VECINA MEXICANA

Javi era un chico de diecisiete años de Madrid, su experiencia sexual era escasa, algunos toqueteos con una medio novia que tenía y las consabidas masturbaciones, para hacérselas no se imaginaba a chicas de su edad, disfrutaba más imaginándose a mujeres maduras que no podían figurarse ser el objeto del deseo de nadie, amas de casa decentes que ni en sueños habían pensado ser infieles a sus maridos, eso sí, dichas mujeres debían de tener dos características, buenas tetas e ir vestidas con falda......


VECINA MEXICANA.
Javi era un chico de diecisiete años de Madrid, su experiencia sexual era escasa, algunos toqueteos con una medio novia que tenía y las consabidas masturbaciones, para hacérselas no se imaginaba a chicas de su edad, disfrutaba más imaginándose a mujeres maduras que no podían figurarse ser el objeto del deseo de nadie, amas de casa decentes que ni en sueños habían pensado ser infieles a sus maridos, eso sí, dichas mujeres debían de tener dos características, buenas tetas e ir vestidas con falda.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Javi & Darksoul.




Javi era un chico de diecisiete años de Madrid, su experiencia sexual era escasa, algunos toqueteos con una medio novia que tenía y las consabidas masturbaciones, para hacérselas no se imaginaba a chicas de su edad, disfrutaba más imaginándose a mujeres maduras que no podían figurarse ser el objeto del deseo de nadie, amas de casa decentes que ni en sueños habían pensado ser infieles a sus maridos, eso sí, dichas mujeres debían de tener dos características, buenas tetas e ir vestidas con falda.

Iba por la calle y se fijaba en las mujeres que cumplían esas premisas, para luego al volver a su casa y masturbarse imaginándolas en mil posturas distintas, lo que más le excitaba era penetrarlas en la cocina sin quitarles la ropa, simplemente subiéndolas la falda y agarrándoles sus tetas.

Javi vivía en un bloque de departamentos, casi todas sus vecinas habían pasado por su imaginación calenturienta, que poco se lo imaginaban. El departamento de al lado estaba vacío desde hacía tiempo, un día Javi oyó ruidos, se asomó por la horilla y vio que estaban haciendo la mudanza, en el descansillo, dirigiendo a los obreros había una mujer de unos cuarenta años, estaba de espaldas, paro la falda azul que llevaba dejaba ver sus rollizas piernas, a Javi le encantaron, siguió observando.

En un momento dado la mujer se dio la vuelta y Javi vio que tenía unas buenas tetas, estaba sudorosa del esfuerzo y debido a ello la camisa se le había pegado al cuerpo, resaltando sus pezones. Además, tenía desabrochados los botones superiores y se le veía el nacimiento de sus senos.

Javi no pudo más, se sacó su pene y empezó a masturbarse mirando a la mujer, que excitante era pensar que ella era ajena a todo ello, se corrió contra la puerta, con lo que tuvo que dejar de mirar para limpiar los restos de su semen, solo faltaba que su madre se diese cuenta, porque esperaba que se hiciese amiga de la vecina para así tener más relación con ella.

Al día siguiente al volver del colegio oyó risas en el salón, se asomó y le dio un vuelco el corazón, era su madre que estaba con la vecina y parecían estar pasándolo en grande.

-“Ah, hola Javi. Te presento a la nueva vecina, se llama Paty y viene de México”. Dijo su madre.
-“Encantado”, dijo Javi, extendiendo la mano para saludarla.

Paty se levantó y se acercó.

-“Mejor dos besos, ¿No?” Dijo con un acento extraño y le plantó dos besos a Javi en la mejilla, éste notó las tetas de su vecina contra el pecho y se puso a cien y rojo como un tomate.

-“Vaya, ¿Nunca te ha besado una mujer?” Pregunto ella.
-“Si”. Balbuceó Javi, bueno, me tengo que ir a hacer las tareas, hasta luego.
-“Hasta luego, Javi, espero que seamos buenos amigos”. Paty.
-“Seguro que si. Paty”. Respondió el adolescente.

Javi se fue al servicio y se empezó a masturbar, se oía a su vecina reírse con su madre e imaginó esa boca chupando su pene, él la agarraba por la cabeza para que se la metiera hasta dentro, como la chupaba la condenada, se corrió, fue una corrida descomunal, si Paty hubiese tenido su pene dentro de la boca no hubiese podido tragarse todo, de eso estaba seguro.

Cuando salió del baño vio que su madre se estaba despidiendo de ella.

-“¿Es simpática la vecina, verdad?” Pregunto su madre.
-“Si, mucho”. Dijo Javi.
-“Me ha dejado las llaves por si algún día se olvida las suyas o tenemos que echarle un vistazo a la casa”.
-“Muy bien”. Dijo Javi que ya pensaba como aprovecharse de la situación.

Estuvo observando y vio que Paty salía de casa todos los días sobre las once para volver sobre las dos, tiempo más que suficiente para hacer lo que se deseaba. Un día que no estaba su madre en casa esperó a ver salir a la vecina, cuando la vio irse tomo las llaves y se dirigió hacia su casa. Entró y fue hacia la lavadora, esperaba que hubiese ropa sucia de ella, la abrió y entre el revoltijo de prendas eligió una braga (calzón) negra y un sujetador del mismo color, se llevó la braga a la nariz, olían a hembra, notó algo y vio que se trataba de un vello púbico de su vecina, se lo guardó.

El sujetador no olía a nada, pero solo pensar que había estado en contacto con sus tetas le volvía loco. Con esas prendas se fue al dormitorio, abrió el armario y pasó la mano por las faldas que había allí colgadas, le gustaba notar la suavidad de la tela y sus estampados. Con todo ello ya llevaba una erección de campeonato, se tumbó en la cama, se puso la braga sobre su nariz y el sujetador lo utilizó para masturbarse, era como tener su pene en contacto con sus tetas, empezó despacito, quería durar, pero la situación le era tan excitante que al poco rato se corrió, todo el sujetador quedó llenó de su semen, tenía que arreglar aquello.

Se levantó, alisó la cama como pudo y con la braga y el sujetador en la mano se dirigió hacia la cocina, su idea era limpiar el sujetador con agua antes de dejarlo en la lavadora, esperaba que Paty no se diese cuenta. Cuando iba por el pasillo se abrió la puerta de la calle y apareció Paty, sorprendiéndolo, no sabía qué hacer.

-“¿Se puede saber qué haces, Javi?” Pregunto Paty.
-“Nada, Paty, estaba en casa y oí como caía agua y pasé a tu casa a ver si te habías dejado algún grifo abierto.
-“Ya, ¿Y eso que llevas en la mano, que es?” Le pregunto ella.
-“Nada, lo encontré tirado en el suelo e iba a llevarlo a la lavadora”.
-“¿Tú te crees que soy tonta?” Venga dámelo.

Javi le dio el sujetador y la braga. Paty se quedó mirando el sujetador con los ojos muy abiertos.

-“Vaya, veo que no has perdido el tiempo, ¿Y esto?” Pregunto ella.

Javi agachó la cabeza y no dijo nada.

-“¿Te has masturbado con mi sujetador?”
-“Si, Paty, por favor no le digas nada a mi madre”. Suplico Javi.
-“Bueno, ya veremos, ¿Es que te gustó?”
-“Si, me gustas mucho”.
-“Ya veo ¿Y qué es lo que más te gusta de mí?” Le pregunto inquisitiva ella.
-“No sé… Todo”. Balbuceo Javi.
-“A ver si lo adivino ¿Son mis tetas?” Dijo Paty agarrándoselas con fuerza.
-“Si, tus tetas me encantan”. Dijo Javi.
-“Vaya, ¿Nunca has visto unas?”
-“No”, dijo Javi. “Bueno si, en la playa”. Corrigió Javi.
-“¿Quieres ver las mías?” Pregunto Paty empezando a desabrocharse la blusa.

Javi no sabía que decir, se quedó con la boca abierta viendo los pechos de Paty dentro de un sujetador blanco.

-“¿Quieres que me lo quite?” Pregunto ella.
-“Si, quítatelo”. Javi se apresuró a contestar.
-“¿Estás seguro Javi? ¡ Hay un alto precio que deberás pagar! ¿Estás dispuesto a pagarlo?” Pregunto Paty.
-“Si, si lo que sea”. Dijo Javi muy excitado.

Paty se desabrochó el sujetador y aparecieron sus tetas grandes, algo flácidas pero apetecibles, Javi se acercó y llevó las manos hacia ellas, las empezó a manosear con fuerza.

-“¡Oh, Paty, que tetas, como me gustan!”
-“¡Chuparlas Javi, cómeme las tetas!” Le ordeno Paty mientras le sobaba su pene por encima del pantalón ya en erección.

Javi empezó a chupar las tetas de Paty y a jugar con la lengua con su pezón que estaba súper duro, mientras notaba la mano de Paty, no podía más y se corrió dando un pequeño gemido de placer. Paty lo tomo de la mano y se lo llevó hacia su habitación.

-“¿Has tenido alguna vez sexo?” Pregunto Paty.
-“No”. Le respondió con pena Javi.
-“¿Me quieres penetrar?”. Le pregunto seria Paty.
-“Si, claro”. Le respondió Javi con el rostro iluminado.

Paty le bajó el pantalón y los calzoncillos, para aparecer el pene erecto de Javi en toda su gloria.

-“Vaya, chico que buen pene tienes no está nada mal”. Dijo Paty.

Paty se quitó la braga y se subió la falda, se tumbó en la cama y abrió bien las piernas. Javi se quedó mirando su vagina, era la primera que veía al natural.

-“Ven aquí, Javi, penétrame”. Ordeno Paty.

Javi se tumbó a su lado, se agarró su endurecido pene y la dirigió a la vagina de Paty.

-“Despacio, Javi”, Le dijo.

Javi empezó a metérsela, estaba caliente, daba gusto estar dentro de ella, le agarró las tetas y empezó a moverse como lo había visto en las películas porno.

-“Tranquilo, mi amor, disfruta que es la única vez de tu vida”. Le dijo ella.

Javi era inexperto y no comprendió esas palabras, solo le importaba su placer, se le salió su pene un par de veces, pero luego logró llevar un ritmo constante que hacía estremecerse a Paty.

-“No te corras dentro aun Javi”.
-“Esta bien… Paty”. Jadeo Javi.

Cuando Javi sintió que se iba a correr sacó su pene de la vagina de Paty, le dio un par de sacudidas más y roció sus tetas con su espeso semen, gimiendo como nunca antes en toda su vida, todo su cuerpo se estremeció de placer.

-“Muy bien campeón” dijo Paty mientras se restregaba el semen de Javi por las tetas.

Para ser la primera vez lo has hecho muy bien, seguro que con el tiempo mejorarías, pero creo que esto será un gran recuerdo que atesorar cariño. Pero creo que tu tiempo como hombre se ha acabado.

Paty le dio en ese momento una fuerte patada en los huevos al jadeante Javi que le dejo con los ojos en blanco todo su cuerpo tembló ni siquiera pudo gritar de dolor antes de desmayarse al lado de Paty aun con su pene palpitando lo mismo que su cuerpo, bañado en sudor.

Javi abrió los ojos para encontrarse sobre una mesa de metal, estaba amordazado y con las piernas extendidas, de pronto vio a Paty a su lado sus tetas estaban al aire y ella sostenía una gran dijera cuyas tijeras estaba afilando lentamente con una piedra de esmeril.

Cuando Paty se acercó al adolescente, Javi comenzó a tratar de soltarse, extrañamente su pene estaba más duro que nunca, estaba tan duro que parecía ser de plástico, incluso le dolía de una manera indescriptible.

Javi dejo de moverse cuando Paty tomo su pene, causándole aún más dolor del que ya tenía.

-“Calma, calma cariño, el dolor pronto pasara”. Dijo Paty.
-“Desgraciadamente tu pene ya está más allá de toda salvación posible”.
-“Veras Javi lo he plástilizado, a ciertas mujeres ricas les gusta los dildo hiper realistas”.
-“Desafortunadamente para ti Javi, el precio por tener sexo conmigo será tu pene y libertad” Dijo Paty.

Javi comenzó a agitarse de nuevo cuando ella coloco las afiladas cuchillas de la tijera en la base de su pene, de un rápido corte se lo cerceno, apenas hubo algo de sangre, Javi grito más de terror que de dolor, Paty levanto su cercenado miembro y mientras lo pasaba por sus grandes tetas le dijo.

-“Pagaran un buen precio por el cariño”. Dijo Paty.

Han pasado seis años desde que Javi desapareció, su madre aun lo busca incluso Paty la ayuda de vez en cuando a pegar volantes por las calles, sin imaginar que ella sabe en dónde está, Javi termino como un esclavo sexual, un eunuco en un burdel de asía, donde es apenas un trozo de carne a la venta para el placer.  





Autor: Javi & Darksoul.       Adaptator: DarkSoul