EJECUCIÓN IMPENSADA

En el juicio me declare culpable alegando una pequeña locura temporal donde mi mente se cegó por celos y rabia al descubrir a mi esposa engañándome pero las pruebas estaban en mi contra mis averiguaciones sobre las actividades de mi esposa demostraron que ya desde hacía mucho tiempo antes de matarla sabia de sus infidelidades, fui declarado culpable pero me dieron una sentencia mínima dado los atenuantes pero aun así debía cumplir con 8 años de prisión y ser sometido a la decapitación......


EJECUCIÓN IMPENSADA
En el juicio me declare culpable alegando una pequeña locura temporal donde mi mente se cegó por celos y rabia al descubrir a mi esposa engañándome pero las pruebas estaban en mi contra mis averiguaciones sobre las actividades de mi esposa demostraron que ya desde hacía mucho tiempo antes de matarla sabia de sus infidelidades, fui declarado culpable pero me dieron una sentencia mínima dado los atenuantes pero aun así debía cumplir con 8 años de prisión y ser sometido a la decapitación. Nunca imagine que mi ejecución fuese a ser asi.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Si la asesine lo admito, se lo merecía la muy hija de puta, se la pasaba engañándome con cuanto hombre se le pusiera en frente pero pese a todas sus muchas infidelidades la amaba ella creía que no sabía o sospechaba nada de lo que hacía con todos esos hombres pero simplemente miraba hacia otro lado, pero en secreto contrate a gente para que la siguieran y me reportaran todos sus movimientos, fue por esas personas que supe todas sus infidelidades pero algo que no soporte fue la idea de perderla, por eso cuando me reportaron que ella estaba por abandonarme pero irse con uno de sus amantes llevándose una gran parte de mi fortuna estalle en cólera.

Le perdone todo pero el que me abandonara, no se lo podía permitir me presente en el departamento de su amante, destroce la puerta para entrar, los encontré en la sala desnudo era obvio lo que estaban haciendo sobre todo al ver el pene del tipo brillando completamente empapado en los jugos de mi esposa, una rabia me invadió me perdí al ver la escena saque mi pistola calibre .44 y le di dos disparos al tipo uno en los huevos que lo hizo caer al suelo.

Mientras se revolcaba en el suelo agarrando su entrepierna sangrante, gritando de dolor con sus huevos sobre la alfombra me acerque a donde estaba para darle un tiro en la cabeza que acabo con su vida al instante, mi esposa trato de calmarme de convencerme que me amaba, pero en ese momento estaba perdido simplemente me acerque a ella y le di un tiro en la cabeza que la mato al instante ella quedo sobre el sofá desnuda con sus bellos ojos abiertos con la chispa que tenían apagados para siempre.

En el juicio me declare culpable alegando una pequeña locura temporal donde mi mente se cegó por celos y rabia al descubrir a mi esposa engañándome pero las pruebas estaban en mi contra mis averiguaciones sobre las actividades de mi esposa demostraron que ya desde hacía mucho tiempo antes de matarla sabia de sus infidelidades, fui declarado culpable pero me dieron una sentencia mínima dado los atenuantes pero aun así debía cumplir con 8 años de prisión y ser sometido a la decapitación que no era otra cosa que debía ser castrado, algo que no esperaba, mi abogado el más caro del país hizo hasta lo imposible por conmutar la pena.

Sin embargo ninguna de sus recuerdos próspero en la corte, pese a todos los intentos ningún juez estuvo dispuesto a escuchar los alegatos de mis abogados al final unos cinco años luego de ingresar a prisión mi última oportunidad de anular la decapitación pero no resulto ya para ese momento de 36 años fui notificado que el tribunal ordeno que se llevase a cabo la sentencia original 15 días luego de habérseme notificado aquello me cayó como un balde de agua fría, desde ese día no pude dejar de masturbarme en cada momento.   


** ** ** ** ** ** **

15 días más tarde, fui llevado al lugar en donde se suponía se llevaría a cabo la sentencia fui despojado de toda mi ropa para quedar completamente desnudo, me aseguraron mis manos a la espalda cruzándolos a la altura de mis pulmones para luego hacerme entrar a una habitación que más parecía un consultorio médico que una cámara de ejecuciones, mis ojos se abrieron grandes al ver lo que ahí se encontraba hacía años que no veía a una mujer y menos desnuda como la que estaba ahí frente a mí

Ahí de pie justo al aparato que me despojaría de toda virilidad para el resto de mi vida estaba una mujer rubia de grandes tetas con los brazos cruzados, con su pubis completamente depilado de anchas caderas que se me quedo mirando sonriendo cautivadoramente mi pene comenzó a crecer sin que pudiera evitarlo, incluso no me percate de ello hasta que estuvo tan duro que me empezó a dolor, la mujer me dijo que me acercara a ella lo que hizo lentamente sintiendo un gran nerviosismo después de todo estaba caminando a mi castración voluntariamente.

Pero era que ese par de tetas me habían nublado la mente, cuando estuvo frente a ella, con una mano comenzó a masturbarme lo que me hizo enloquecer no me pude contener y me lance sobre sus tetas, las besé, lamí y mordí, por todos lados con mi boca me hubiese gustado apretarlas pero no podía, ella gimió al sentir mis labios en sus pezones, su grandes tetas era perfectas mientras ella seguía masturbando mis 20 cm de carne dura como nunca antes.

Luego de algunos minutos ella se aparto un poco para ponerse de rodillas sus ojos se posaron en mi dura erección, se acerco despacio y lo tomo de nuevo con su mano para llevárselo a la boca y comenzar a darme una rica mamada, ¡Dios que rico me lo chupo!, se la trago toda hasta los huevos, lo lamia de arriba abajo sin dejar un centímetro sin ensalivar, aquella tetuda prosiguió con su mamada por uno 15 minutos pero no dejo que me corriese en su boca, algo que deseaba hacer con mucha ansiedad.

Luego ella me hizo sentar sobre el banco escalonado acolchado que en la parte alta descansaba la guillotina, ella se coloco sobre mí con sus piernas a cada lado de mi cabeza para luego hacer sumergir mi boca en su ya húmeda y caliente vagina, que rico sabor tenía sus jugos, se la lamí toda, el clítoris lo apreté con mi lengua hasta que dio un largo gemido, de arriba abajo le pasaba la lengua y baje hasta su ano, como se retorcía y gritaba ¡Si, SIGUE! Cuando le pase mi lengua sobre su ano, aquel encuentro era algo que no esperaba pero que no iba a perder la oportunidad de disfrutar.      

Ella se corrió directo en mi boca, luego de eso me hizo sentar para ella sentarse sobre mí, coloco la punta de mi pene en la entrada de su vagina para dejarse caer en un fuerte sentón que hizo que la penetrara de un solo golpe por completo que nos hizo gemir de placer a ambos parecía que estuviese poseída por cómo se movía, ella misma comenzó a mover sus caderas a un ritmo frenético y sin control.

Era como si me estuviera ordeñando ella estaba brincando como montando a un potro salvaje y por fin pude ver esos pechos saltar arriba, abajo una y otra vez, luego de unos minutos ellas se dio la vuelta para seguir cabalgándome lo que dejo sus enormes tetas frente a mí, por lo que lance a lamerlos y hacerles de todo lo que podía con mi boca, debió haberse corrido más de una vez porque de la nada se retorcía y ponía  los ojos en blancos mientras sentía que su vagina se contraía con ricos espasmos sobre mi pene que no dejaba de entrar y salir de ella.  

Estuvimos así por media hora, mientras ella me pedí más y más mientras se movía como poseída, no deje de clavarle mi dura erección en el interior caliente de su empapada vagina mientras gemía y me decía “¡Más Duro!” hasta que ya no pude más y le inunde el interior con mi espesa leche como caliente semen que salió a borbotones de mi pene como nunca antes lo había hecho, sentí que mi todos los fluidos de mi cuerpo me abandonaban por mi pene fue como si mi eyaculación nunca fuese a terminar, fue el mejor orgasmo de toda mi vida y al mismo tiempo el ultimo como hombre.         

Caí rendido sobre aquella escalerilla acolchada con ella sobre mi sintiendo su enorme tetas sobre mi pecho mientras ella me confesó que hacía dos años que no había tenido un orgasmos como el que le hice sentir.


** ** ** ** ** ** **

Cuando nos recuperamos ella se limpio las manos con una toalla desinfectante, lo mismo que su entrepierna por donde mi semen mezclado con sus jugos resbalaban por sus piernas, luego me limpio mi pene y huevos con otra toallita húmeda desinfectante, luego procedió a tomar un pote de espuma para afeitar y coloco una generosa cantidad de aquella espuma por mis huevos, pubis y pene masturbando por unos segundos mi aun endurecido pene para luego comenzar a afeitar mi vello púbico.

Ella me rasuro todo mi vello púbico lentamente, teniendo sumo cuidado de no cortarme aquella parte tan delicada, pero al mismo tiempo con ternura, mientras de tanto en tanto me lanzaba un mirada seductora, luego de algunos minutos ella termino su tarea dejando mi entrepierna libre de cualquier vello que pudiese haber crecido ahí, dejando mi entrepierna tan lampiña como la de un niño recién nacido, luego procedió a limpiar los restos de espuma y vello púbico con toallas desechables con alcohol para luego aplicar un desinfectante poderoso alrededor de toda mi zona púbica que me provoco un fuerte ardor.

Luego de eso espero uno segundos para limpiar de nuevo mi zona púbica con más toallitas desinfectantes, cuando acabo me hizo subir al segundo peldaño de la escalerilla acolchada pero mi pelvis quedo muy por encima de la guillotina entonces ella me ayudo a quedar de rodillas con mis rodillas apoyadas en el segundo peldaño, lo que hizo que mi pene como huevos quedasen justo a la altura necesaria para ser colocado en la apertura para ello de la guillotina, ella coloco mi pene y huevos debajo de la cuchilla mientras la miraba manipular mi pene en completa erección.

Por alguna razón deje que ella me hiciera todo aquello sin resistirme, estaba como hipnotizado por ella, cuando acabo de asegurar mi pene en la guillotina mis huevos como erección quedaron trabados me era imposible sacarlos aunque quisiera, ella se coloco al frente y se inclino para llevase mi pene de nuevo a su boca, gemí fuerte cuando eche mi cabeza hacia atrás de placer, ella en verdad sabia como dar una mamada, estaba disfrutando de aquella rica sensación cuando ella coloco sin que me diera cuenta una de sus manos en la manivela de la guillotina y de pronto la llevo hacia abajo.

De pronto deje de sentir placer, pero no sentía dolor simplemente no sentía nada de lo que ella me estaba haciendo con la boca fue como si su boca y mi pene desaparecieran, abrí los ojos para inclinar la cabeza hacia adelante cuando lo hizo, la vi a ella con mi pene aun en su boca con mis huevos colgando en su barbilla pero sangrando, con mis genitales cercenados por completo de mi cuerpo para siempre, en ese justo momento como si un latigazo impactara en mi cuerpo me impacto un agudo dolor que me hizo dar un alarido de dolor.

-“AAAAAAAHHHHHHYYYYYY”

Todo mi cuerpo se agito primero para luego comenzar a convulsionar, en un mar de dolor, aquello fue de un nivel que no se puede describir, mis ojos no tardaron en quedar en blanco luego que casi se me salen de sus orbitas por el dolor, no paso mucho tiempo antes de que todo se me pusiera negro, pues me desmaye aquello fue superior a mis fuerzas y mi mente simplemente no lo soporto, por lo que se apago como un mecanismo de defensa para salvarme del horrible dolor que estaba sintiendo en esos momentos.


** ** ** ** ** ** **

Me desperté horas después en una cama en la enfermería de la prisión, con mi entrepierna ya cosida y vendada, apenas un pequeño tubo amarillo sobresalía de los vendajes para que pudiera orinar tarde casi cuatro semanas en recuperarme, para luego ser llevado a un ala especial de la prisión en donde ponían a los eunucos nulificados para evitar que fuesen violados por los presos de la población general, ahí pase el resto de mi condena, recordando noche a noche mis últimos momentos de placer como hombre en compañía de esa esplendida rubia.

Meses después de salir de prisión no podía olvidar a la rubia que me despojo de mi virilidad, por lo que contrate gente para que la encontraran, resulto que ella era una enfermera clínica que trabajaba en un hospital local una tarde me le presente al principio se asusto pensó que le iba a hacer daño por lo que le hice pero luego le explique que desde ese día no podía dejar de pensar en ella, por extraño que parezca ella me dijo lo mismo y me hizo una revelación que no esperaba había tenido un hijo mío.

Tres meses después nos cazamos y ella aun vive conmigo nuestro sexo es diferente pero aun puedo complacerla con mi lengua y gracias a una cara prótesis biogenética que simulan a un pene y huevos aunque no me hacen sentir lo mismo que cuando aun tenia los míos de verdad me hacen gozar y ella goza mucho también, nuestro hijo tiene ahora 14 años y sus huevos han bajado se que ha empezado a masturbarse, pronto sabrá  lo que es tener sexo con una mujer y sé que lo disfrutara como yo lo hice.

Solo espero que el no tenga que pasar nunca por una decapitación como lo hizo yo y si lo hace solo espero que el tengo como lo hice yo, una “Ejecución Impensada”    


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com