GRANDOTE

Genaro se caso con mamá a los dos años de que enviudo de mi padre, en aquel momento tenía 10 años, el era un hombre alto 1.90 metros, musculoso bastante velludo y de piel morena, con un paquete en su entrepierna bastante grande, era bueno conmigo y suplió las veces de padre a mi parecer, incluso lo llegue a consideran como eso pero eso fue hasta los 14 años cuando me comencé a sentir atraído hacia él, pronto comprendí que era gay......


GRANDOTE
Genaro se caso con mamá a los dos años de que enviudo de mi padre, en aquel momento tenía 10 años, el era un hombre alto 1.90 metros, musculoso bastante velludo y de piel morena, con un paquete en su entrepierna bastante grande, era bueno conmigo y suplió las veces de padre a mi parecer, incluso lo llegue a consideran como eso pero eso fue hasta los 14 años cuando me comencé a sentir atraído hacia él, pronto comprendí que era gay.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [DOMINACIÓN]

Categoria: Gay      Autor: David.G & DarkSoul





Genaro se caso con mamá a los dos años de que enviudo de mi padre, en aquel momento tenía 10 años, el era un hombre alto 1.90 metros, musculoso bastante velludo y de piel morena, con un paquete en su entrepierna bastante grande, era bueno conmigo y suplió las veces de padre a mi parecer, incluso lo llegue a consideran como eso pero eso fue hasta los 14 años cuando me comencé a sentir atraído hacia él, pronto comprendí que era gay pues no solo él me gustaba sino que eran los hombres los que me atraían sexualmente.

Mis miradas comenzaron a ir hacia su entrepierna cuando salía del baño luego de bañarse solo en ropa interior me encantaba cuando usaba bóxer (calzoncillo) de esos ajustados color blanco que con la humedad de su cuerpo se transparentaba dándome esbozos de su largo pene circuncidado o de sus peludos como pesados testículos que colgaban bajos en su entrepierna, Genaro no tardo en darse cuenta de mis miradas lascivas por lo que tuve que comenzar a ser más discreto, escuchar cuando tenían sexo y escuchar los gemidos de mi madre me hacían masturbarme furiosamente imaginando que era a mi quien me penetraba.

A los 19 mi madre murió en un trágico accidente cuando su autobús fue impacto por un tráiler que se quedo sin frenos, de pronto me quede viviendo a solas con Genaro que al poco tiempo comenzó a exhibirse por la casa solo en ropa interior e incluso desnudo, dado que me dijo que siendo hombres solos no teníamos nada de qué avergonzarnos, por lo que comencé a hacer lo mismo aunque lo más que llegue fue a andar en casa en slip (trusa) aquello se mantuvo por varios meses en las que intercambiamos miradas mutuamente pero sin llegar a nada más.

Por aquel entonces decidí comprarme un consolador de 20 cm de color negro de unos 5 de diámetro cuando estaba solo en casa me desnuda y fantaseaba con ser una puta de la calle, a la cual se le acercaba un negro de esos de dos metros con un pene de caballo aquello se repito varias veces hasta un día que creí que estaba solo en casa, repetí mi rutina, me arrodille ante el consolador para empezar a chupar y a tragármela (todo lo que podía, que antes no era mucho, pero ahora...) cuando me sentí ya que no podía me di un cuarto de vuelta para ver a mi padrastro a Genaro que estaba de pie mirándome fijamente.

Sin darme tiempo a explicación alguno me agarró del brazo para llevarme a su habitación debo decir que soy de cabello rubio, piel muy blanca, con un cuerpo muy bien marcado como tonificado por lo menos en ese entonces lo era.

Al llegar a su habitación Genaro me dijo

- ¿eso es lo que quieres? ¿Ser la putita de un macho?
           
No espero mi respuesta me agarró de los huevos y los tiro para abajo por sobre mi slip, dolió pero me gusto sus manos eran ásperas y fuertes, sus manos comenzaron a pasar por todo mi cuerpo una y otra vez, aquello era un sueño hecho realidad.

Mi padrastro me miraba fríamente sujetándome desde atrás, sentía su pene rígido dentro de su ajustado bóxer restregando en mis nalgas sobre mi slip, una de sus manos pronto se deslizo dentro de mi slip para tomar mis testículos y pene que ya para ese momento estaba en completa erección, mientras me masturbaba con su mano dentro de mi ropa interior me dijo.  

-“¿En verdad quieres ser una putita?  Me vas dejarme penetrarte hasta romperte tu ano y dejarte tu  boca llena de mi leche negra”. Me dijo Genaro.        

Me saque su mano de mi entrepierna para darme la media vuelta, me tuve que poner de puntillas para darle un beso en la boca mientras una de mis manos acariciaba su pene muy bien dotado de 26 cm sobre su bóxer de color blanco que estaba seguro me iba dar puro placer ya para ese momento lo tenía como si fuese de roca y lo seguí acariciando.

Lentamente baje por su velludo dorso hasta llegar a su entrepierna le baja su bóxer lentamente para dejar al descubierto su majestuosa erección, sin dudarlo aunque con un poco de temor se la agarre para comenzar a masturbarlo un poco, sintiendo su dureza, largueza y grosor, de pronto el se inclino y me susurro al oído.

-“¿Te gusta?” Me pregunto Genaro.

Casi hipnotizado por aquella barra maciza de carne ante mi le respondí.

-“Si mucho, es magnífica”. Le dije.

-“¡Qué esperas chúpala vamos!” Me dijo.        

Sin dudar abrió mi boca todo lo que pude para engullirla, se la chupe un buen rato hasta que se corrió entre gemidos y gruñidos de su parte su leche calentita quedo en mi boca mientras se la chupaba Genaro me estaba moliendo mis testículos con uno de sus grandes pies por sobre mí slip.

Después de darle mi primera mamada a mi padrastro me excito mucho por lo que mi pene se me puso dura como nunca antes, con el sabor de su semen aun fresco en mi boca el me dijo.

-“Vamos ven aquí”. Me dijo al tiempo que me jalo a la cama.
           
Me acerqué a él para rápidamente quitarme mi slip para proceder a atarme una cuerda en mis testículos y los extremos de la cuerda a la planta de mis pies lo que me mantenía con las piernas flexionadas y abiertas, me coloco también un collar al cuello con esposas que me mantenían las manos a la altura de los pezones, me sentía humillado pero al mismo tiempo muy excitado. Me agarro del collar para tomando unas pinzas para ropa me las colocó por todo mi cuerpo pezones, boca, nariz, orejas, huevos, y una en la punta de mi pene que era la que más me dolió.

Cuando termino de colocar las pinzas me queje de que dolía la pinza en el pene a lo que Genaro me miro y tiro de ella para quitarla lo que me hizo dar un grito de dolor dado que me dolió muchísimo.

-“HHHAAAAAAAYYY”. Grite.
           
Me obligo a limpiar la casa entera en aquella postura tan incómoda mientras él se quedo viendo la televisión en su habitación, al acabar fue ahí para avisar que había acabado las tareas, me miro me sonrió y se acerco a mí. Me abrazo y con su mano levanto mi cabeza se me acerco me agarro los testículos y los empezó a apretar.

-“He tenido una idea prepárate que hoy tu ano dejara de ser virgen”. Me dijo Genaro.

Para de nuevo atraerme a su gran cama, me hizo poner las manos sobre la cama para luego apoyar mi pecho sobre el colchón lo que dejo mis nalgas a su completa disposición, sentí sus grandes manos tomar mis nalgas, apretarlas con fuerzas para luego abrirlas, al tiempo que sentí su lengua comenzar a lubricar mi ano, su barba de candado me raspaba las paredes internas de mis nalgas lo que me hizo comenzar a gemir de placer como nunca antes en toda mi vida, fue un momento memorable.

De pronto Genaro saco el consolador que había comprado dado que tenía un chupón de succión en la base Genaro lo coloco en la parta baja de la cabecera casi su glande de plástico tocaba el colchón Genero me ordeno dado que quedo muy cerca de mi boca.

-“Vamos que esperas putita chúpalo como si fuese mío”. Me ordeno Genaro.

Apenas moví mi cabeza un poco para comenzar a lamber, apenas le di unas cuantas lambidas antes de metérmela en la boca, comencé a darle una mamada imaginando que era el pene de Genaro, mientras sentía como el enorme pene de mi padrastro ardiendo de lo caliente que estaba se deslizaba entre mis nalgas.

Podía sentir como el líquido que brotaba del ojo de su glande mojaba mi ano, pronto comencé a sentir como ese gran miembro comenzó a hacer presión sobre mi virginal ano, de pronto sentí una fuerte embestida que me hizo alucinar de dolor, luego otra y a la tercera sentí como mi ano se abrió por completo dando paso al enorme pene de Genaro, que entra casi hasta la mitad, la embestida fue tan fuerte que me trague el dildo que estaba chupando casi por completo.

Una nueva embestida hizo que aquel miembro entrara por completo sentí los peludos testículos de mi padrastro chocar contra mis nalgas, por instinto trate de estirar y cerrar mis piernas pero al estar atadas mi escroto, solo me hice aun más daño solo pude dar un mugido por el dildo que estaba profundamente en mi garganta ahogándome, mi padrastro viendo esto hico a mi cuerpo retroceder lo suficiente para que pudiera volver a respirar, se quedo quieto luego de eso por unos segundos antes de comenzar a moverse para comenzar con un mete saca muy lento mientras con sus manos jugaba con mis tetillas pellizcándolas fuertemente.

El dolor pronto se convirtió en placer, tanto que estaba como loco mi pene estaba duro pegado a mi abdomen babeando sin cesar liquido pre seminal, luego de 10 o 12 minutos sin siquiera tocarme me vine, lanzando cuatro poderosos chorros de mi semen que empaparon mi abdomen, mi ano se contrajo en espasmos que Genaro noto, por lo que acelero su embistes al tiempo que me dijo al oído.

-“¡Vamos goza putita, goza!” Me dijo Genaro.

Unos cuantos minutos más tarde se vino dando un gran alarido de placer mientras chorro tras chorro de su caliente como espeso semen me inundo, no saco su enorme erección de mi interior hasta que se su pene dejo de palpitar por completo al hacerlo dejo mi ano abierto por completo palpitando para tratar de cerrarse por completo de nuevo,

Estaba agotado pero muy satisfecho con el dildo aun en mi boca, quede inmóvil, respirando pesadamente, lo sentí bajar de la cama, para regresar unos instantes después, sentí cuando una de sus grandes manos tomo mi escroto para tirar de mis testículos hacia atrás con fuerza mi cuerpo se tenso de dolor y fue entonces que le escuche decir.

-“¡Una verdadera putita no necesitar de estos para disfrutar de su macho!” Me dijo Genaro.

Sin esperar a que pudiera reaccionar o moverme sentí algo filoso en la parte alta de mi escroto y de pronto todo mi cuerpo se sacudió en terribles convulsiones afectado por el más horrible de los dolores cuando mi padrastro me castro de un rápido corte con un muy afilado cuchillo despojándome de mi escroto y testículos para siempre.

Recuerdo sacudirme sin parar por espacio de unos dos minutos sintiendo la sangre correr por mis muslos también recuerdo volverme a correr hasta que todo paso cuando me desmaye al ya no poder soportar semejante dolor.

Desde aquello ya no soy el hijastro de mi padrastro soy su putita y esclava, que siempre estaba disponible para ser usada y penetrada por cualquier de sus agujeros, siempre dispuesta a darle placer que es la única manera que tengo ahora de obtenerlo también, Genaro siendo enfermero me suministra dosis de testosterona apenas mínimas para evitar que mi cuerpo se torne femenino, pero no tanto como para evitar que mi pene se encogiera y marchitara, por lo que ahora seis años después de aquel día mi pene ya no sirve más que para evacuar.

Debo decir que añoro mis días en que podía tener una erección e incluso correrme, añoro esos orgasmos sentir mi semen sobre mi abdomen pero también adoro sentir el enorme miembro viril de Genero en mis entrañas y boca, pero peor aun adoro sentir su leche en mi interior como boca que es lo más sabroso del mundo ahora para mí.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: David.G & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GEMELOS SECUESTRADOS

Soy una secuestratrix uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años......


GEMELOS SECUESTRADOS
Soy una secuestratrix uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [VIRGEN]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Soy una secuestratrix aunque no sé si el término está bien empleado, uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años y de preferencia vírgenes.

Por lo general pasaban de dos a tres años entre cada secuestro ya que debía elegir muy bien a mis victimas debía comprobar muy bien que los padres de mis victimas tuviera una buena capacidad económica, había pasado muchas semanas observando una escuela particular muy exclusiva mis objetivos eran un par de gemelos pelirrojos hijos unidos de un político en ascenso y una rica empresaria que tenían suficiente dinero para pagar por sus hijos lo que les pidiera, ambos chicos eran de 15 años y eran unos adolescentes despreocupados que iban por la vida gozando de la posición económica de sus padres.

Pero había un problema ambos chicos estaba siempre bien custodiados por cuatro guardaespaldas que los seguían a todos lados menos cuando iba a nadar, pues les prohibían la entrada a la piscina a menos que usaran traja de baño por lo que esperaban a fuera de las instalaciones acuáticas supe que ese era mi lugar para actuar me hice socia de ese club con identificaciones falsas y espere, luego cuando vi la oportunidad actué fue un miércoles los chicos acostumbraban a ir ese día al club para usar la amplia piscina como otras instalaciones porque era cuando menos gente asistía.

Aquella tarde estaba en la piscina portando un ajustadísimo traje de baño completo de esos que tienen un cierre al frente que se cierra desde el cuello hasta la entrepierna de pierna alta que ser perdía entre mis nalgas, el cierre estaba lo suficiente abierto como para dejar todo el canal que mis senos formaba entre ellos cuando los chicos llegaron a la piscina disimuladamente salí del agua, los dos se me quedaron mirando embobados pude ver como sus penes crecieron debajo de sus bañadores, solo sonreí pícaramente, me acerque a uno de ellos y sin decirle nada le planté un beso en los labios mientras una de mis manos le apretó sus huevos por encima de su balador.

-“¡Si quieren más de eso, ambos síganme!” Les dije a los gemelos con voz muy sensual.

Luego me aleje sin voltear a atrás no lo pude ver pero estoy segura que ambos clavaron sus ojos en mis firmes nalgas que se contoneaban alegremente a la vista mientras camine rumbo a los vestidores, no tarde en escuchar paso que seguían a los míos, debo decir que modestia aparte a mis 36 años un conservo un cuerpo que muchas de 20 años ya quisieran tener.

Cuando ambos chicos llegaron a donde estaba tome a uno al que se notaba más ansioso, seguramente el hermano al que no bese, al que le estampe un apasionado beso, hice que sus manos se posaran sobre mis nalgas, atraje a su hermano para los tres fundirnos en un beso en que nuestras lenguas juguetearon sin parar, aquello era rico y desee seguir pero debía actuar no tenía mucho tiempo, de entre mi traje de baño saque dos pequeñas jeringas, con las que inyecte a los desprevenidos adolescente en el cuelo dos segundos después estaban en el puso sin sentido.

Con la ayuda de un monta cargas (diablito) portátil que lleve en mi maleta simulando ser ropa, pude sacar los cuerpos inertes de ambos chicos hasta mi auto luego conduje, para cuando los guardaespaldas se percataran de la desaparición de los dos hermanos ya estaría en el lugar donde iba a estar con mis dos nuevas víctimas, ya en mi “guarida”, hice un video con los dos gemelos inconsciente tan solo vestidos con sus pequeños bañadores tipo speedo de color azul cielo, por supuesto modifique la voz por medios electrónicos para que pareciera la voz de hombre.

Luego que mande el video a sus padres usando un mensajero privado, solo me quedo esperar, un tiempo prudente calculando que dicho video llegase a manos de sus padres, hice la llamada y exigí una buena suma de dinero por ambos, por supuesto su padre se negó siendo uno de los políticos que mas estaba luchando contra el secuestro no esperaba otra respuesta por lo que me alegro al escuchar esta respuesta ya que me daba la oportunidad de mucha diversión algo que por supuesto deseaba desde hacía mucho tiempo, solo me resto esperar a que despertaran ambos.

Mientras tanto me a poner un traje de cuero con un cierre que iba desde mi escote hasta mi entrepierna una peluca pelirroja y unos lentes de sol oscuros, una vez preparada coloque a ambos chicos en la posición que deseaba que se encontraran cuando despertaran a uno de ellos luego de amarrarlos muy bien con sus piernas flexionadas hacia atrás de su cuerpo lo mismo que sus brazos, lo levante en el aire, dada la posición en la que quedo su bañador se perdió entre sus blancas como firmes nalgas, aquella visión hizo humedecer el interior de mi vagina. 

Por otro a su hermano lo senté sobre un cómodo sillón de piel de color amarrillo en donde por medio de correas de cuero lo deje totalmente inmovilizado, pero por precaución le amarre antes sus manos a la espalda, a él también lo amordace, luego fue por un carrito en cuya parte de arriba tenia puesto en orden un buen numero de juguetes sexuales entre otras cosas que iba a usar con ellos, coloque las cámaras en posición y cuando comenzaron a despertar las encendí para que grabaran lo que iba a pasar a continuación algo que sus padres debían disfrutar.

Los adolescentes no tardaron en darse cuenta de la situación en la que estaban lo que los hizo entrar en pánico casi de inmediato, el que no estaba amordazado que era el que estaba suspendido en el aire me dijo con un tono de lo más molesto y altanero que me hizo enojar mucho de solo escucharlo.

-“¡Maldita suéltanos o nuestro padre te matara!” Dijo uno de los gemelos.

Era obvio que dada la burbuja en la que estaba viviendo que no entendía la situación en la que estaba y mucho menos comprendía que la que mandaba era yo y ya no ellos como seguramente estaban acostumbrados.

Sin decir nada me acerque al gemelo en el sillón amarillo para darle no una sino tres fuertes cachetadas en su bello rostro que de inmediato me valieron una réplica grosera por parte de su hermano.

-“Maldita no le hagas daño, infeliz no sabes con quienes estas tratando”. Dijo el gemelo.

Me acerque a donde estaba colgado para tomar su paquete que se marcaba muy bien en su apretado bañador con una de mis manos para decirle mirándolo a los ojos.

-“La que manda ahora soy yo, malcriado, hare lo que me plazca con ustedes”. Le dije.

El adolescente apretó los dientes e intento no gritar por el dolor que le estaba provocando al apretarle sus huevitos con mi mano por encima de su bañador, pero por más que lo intento no pudo evitar que de él brotara una muestra de dolor.

-“AAAAAAAAAHHHYYYYY”. Grito el gemelo.

La expresión en su rostro fue de alivio cuando solté su entrepierna para ir hacia el carrito del que tomo un delicada pluma de ganso con la que me acerque a su hermano en el sillón pasándomela por todo mi cuerpo, al llegar en donde estaba comencé a pasar la pluma por su cuerpo especialmente sobre sus tetillas y bulto en su entrepierna, su pene no tardo en comenzar a crecer hasta quedar en completa erección que no solo fue evidente para sino también para su hermano.

Deje la pluma para tomar una pequeña tijera del carrito con la que corte las partes laterales de su bañador, que luego jale con fuerza con una de mis manos dejando desnudo al adolecente hice lo mismo con su hermano colgado, dejando a los dos desnudos, sus rostros estaban rojos intensamente de la vergüenza de verse al desnudo ante una mujer.

Pero sus ojos de ambos se abrieron grandes cuando me baje por completo el cierre al frente de mi prenda, para comenzar a despojarme de la misma, quede apenas portando una muy diminuta tanga de color azul, con mis senos al aire, mis pezones estaban duro en erección total de lo excitada que estaba, fue entonces que les pregunten.

-“¿Son vírgenes verdad?” Fue mi pregunta.

Aunque no obtuve respuesta era evidente que lo eran las tremendas erecciones que presentaban ambos incluso con sus prepucios corridos hacia atrás de sus glandes solo reí con malicia al ver su penes de 13 o 14 cm de largo.

Tome otra dijera de la mesita y les dije a ambos mientras abría y cerraba las cuchillas de la tijera frente a mí, de forma muy maliciosa.

-“Hoy los voy hacer hombre pero también eunucos” Les dije.

Ambos se miraron sin saber lo que era un eunuco, reí, al pensar que pronto lo sabrían, procedí primero con el chico en el sillón tome su pene para estirar su prepucio lo más que pude cubriendo su glande en el proceso, coloque las afiladas cuchillas de la tijera lo más cercano que pude a la punta de su glande y procedí a cortar, el cuerpo del adolescente se estremeció de dolor.

Gritaba pero la mordaza evito que sus gritos  se escuchan a toda potencia la sangre broto escurriendo por su pene hasta sus testículos el vello púbico en ambos era escaso casi eran totalmente lampiños, apenas acabe con el primero pase con el otro dejando al chico en el sillón retorciéndose de dolor, su hermano al ver aquello y ver que estaba por hacerle lo mismo comenzó a llorar sin control y para cuando tome su pene comenzó a suplicar.

-“NO, NO POR FAVOR NO LO HAGAS, JURO QUE SERE BUENO…” Decía.

Pero no deje que siguiera sus patéticas suplicas corte su prepucio incluso aun más ajustado que lo hizo con su gemelo, el grito desgarrador que dio fue notoriamente grande, las gotas de sangre comenzaron a gotear de su pene en erección casi de inmediato, ahora con ambos circuncidados era la hora de obtener algo de placer para mi, con mi vagina y tanga muy empapadas de mis jugos fue hasta el gemelo en el sillón.

Me monte a horcajadas sobre el adolescente coloque con la ayuda de una de mis manos su pene entre mis mojados labios vaginales lo restregué entre ellos unos segundos manchándome de su sangre, antes de colocarlo en la entrada de mi vagina, para luego solo dejarme caer, su pene entro en mi por completo sentí sus testículos revotar contras mis nalgas, gemí aunque el adolescente no estaba para nada gozando no con su reciente circuncisión.

Comencé a moverme sintiendo como su pene entraba y salía de mi vagina, mis juegos bañaros su pene descendiendo hasta sus testículos, aquello duro seis o siete minutos antes de comenzar a sentir como su pene comenzó a tener fuertes espasmos, por lo incremente el ritmo de mis sentones.

No tarde en sentir el gran choro se semen disparado desde su pene inundar mi vagina, fueron cinco, que salieron con gran fuerza, me causo gran placer pero no llegue al orgasmo, me desmonte del chico para ir hacia su hermano, hice que su cuerpo descendiera un poco para que su pene quedase a la altura de mi vagina.

Me incline un poco hacia adelante su pene quedo entre mis nalgas, moví cuerpo un poco tome su pene e hice que me penetrara de una sola vez, el adolescente cuyo pene aun sangraba no dio un alarido de placer sino de dolor, sin embargo sus gritos lejos de hacerme desistir me excitaron aun más de lo que ya estaba.

Con mis manos movía su cuerpo adelante y atrás sintiendo como sus testículos chocaban con mis labios vaginales de ven en cuando me masajeaba mi glande mi tanga solo la había ladeado un poco por mi nalga derecha pero su pene entraba sin dificultad alguna, me estuvo penetrando por espacio de 7 o 8 minutos creo yo que la posición ayudo a que el adolescente aguantara un poco más que su gemelo, pero también su pene comenzó a latir con fuerza.

Llegue a un fuerte orgasmo con las paredes de mi vagina contrayéndose con fuerza, sobre su pene que no dejaba de latir lo que hizo que seis potentes descargas fuesen expulsadas de su erección entre alaridos de su parte tanto de placer como de dolor por igual.

Luego con mis piernas temblando producto de mi orgasmo me separe de él, cuando su pene salió de mi interior un gran chorro de semen mezclado con mis jugos broto de mi vagina para caer al suelo l tiempo que se escucho un sonoro (PLOP), que me gusto.

Con mis piernas aun temblando fue hasta la mesita y tome un tijera grande con las cuchillas muy afiladas una tijera especial hecha con acero quirúrgico, con ella me dirigí al gemelo en el sillón, sin más tome su escroto coloque la tijera en lo alto y se lo corte de un solo tijeretazo los ojos del adolescente se pusieron en blanco con su pene lanzando un fuerte y gran chorro de semen, para luego desmayarse, con sangre bañando su muslos.

Coloco que escroto cercenado en la mesita y fui hacia su hermano, que en pánico total trato de soltarse lloraba y suplica para cuando tome su pene con una de mis manos, con la tijera ensangrentada como manchada por el semen de su hermano aun, se la puse en los labios al tiempo que dije.

-“SSSHHHHH, silencio será rápido” Le dije.

El se me quedo viendo en terror absoluto y sin darle tiempo a reaccionar le corte su pene semi desinflado, el adolescente puso los ojos en blanco al tiempo que dio un fuerte alarido, la sangre salió con fuer roció mezclándose con su semen antes de desmayarse.

Tome su pene recién cortado aun sangrante, el escroto con los testículos de su hermano aun dentro, para colocarlos en una caja que envié a sus padres con el video de todo aquello advirtiéndoles que de no recibir el pago en el plazo que ahí marcaba aquellos seria una insignificancia a lo que les iba a hacer a sus hijos.

Mientras esperaba me divertí torturando a ambos, despojándolos de sus virginidades anales, la única manera que tendrían desde ese momento de obtener placer por el resto de sus días, el pago llego y los libere, como prometí, ahora solo tengo que esperar a que llegue la hora de que de nuevo consiga un par de gemelos para mas diversión y ganancias.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FUÍ ENTREGADO

Con 23 años era un hombre en la flor de la edad, viviendo en Bagdad en una gran casa donde era el hijo del dueño y su heredero mi madre aunque cariñoso y rico era un hombre sin escrúpulos incluso vendió a mi madre a otro hombre cuando tenía 10 años todo por dinero y porque ya no lo satisfacía, nunca pensé que correría la misma suerte, debí marcharme apenas pude pero a donde sin dinero y sin esposa no tenía a donde ir......


FUÍ ENTREGADO
Con 23 años era un hombre en la flor de la edad, viviendo en Bagdad en una gran casa donde era el hijo del dueño y su heredero mi madre aunque cariñoso y rico era un hombre sin escrúpulos incluso vendió a mi madre a otro hombre cuando tenía 10 años todo por dinero y porque ya no lo satisfacía, nunca pensé que correría la misma suerte, debí marcharme apenas pude pero a donde sin dinero y sin esposa no tenía a donde ir.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Con 23 años era un hombre en la flor de la edad, viviendo en Bagdad en una gran casa donde era el hijo del dueño y su heredero mi madre aunque cariñoso y rico era un hombre sin escrúpulos incluso vendió a mi madre a otro hombre cuando tenía 10 años todo por dinero y porque ya no lo satisfacía, nunca pensé que correría la misma suerte, debí marcharme apenas pude pero a donde sin dinero y sin esposa no tenía a donde ir, una tarde el príncipe Tarek el hijo menor del sultán vino a la casa.

Estuvo hablando conmigo por un largo rato luego hablo con mi padre el príncipe era bastante atractivo como culto, casado con dos hijos que vivía en un palacio a las afueras de la ciudad, se rumoraba que tenía un harem de 90 concubinas, se marcho sin despedirse, sin saberlo aquella tarde mi destino había cambiado para siempre, dos días después mientras caminaba de regreso a casa luego de ir a orar a la mezquita por la tarde fue aprendido por unos guardias para ser llevado al palacio del príncipe Tarek sin que me dieran razón alguna.

Al llegar al palacio mi padre estaba ahí, junto a un hombre le vi tomar una bolsa con monedas para luego irse, le grite con desesperación, trate de correr hacia el pero fui detenido por los guardias, el hombre que le entrego el dinero a mi padre dijo.

-“¡No te esfuerces, ahora eres un esclavo te ha vendido!” Dijo el hombre.

Luego me mostro un papen en donde decía que me vendía como esclavo al príncipe, mientras era arrastrado hacia el interior del palacio grite sin cesar.

-“PAPÁ, PAPÁ SALVAME”. Pero mi padre no vino en mi auxilio.

Ya una vez en el palacio fui despojado de mi turbante, mi cabello negro como la noche quedo al descubierto, el hombre que me dio el papel ordeno a los guardias riendo entre dientes.

-“Vamos llévenlo a que lo  preparen su alteza lo está esperando”. Ordeno el hombre.

Los guardias me llevaron a una habitación en donde fui despojado de toda ropa y dignidad, desnudo fue llevado hasta un suntuoso baño en donde un anciano me despojo de todo mi bello cabello dejando mi cabeza completamente rapada usando una afilada navaja luego de cortar todo mi cabello, el vello púbico o de cualquier otra zona de mi cuerpo también fue removido, incluido el vello que rodeaba mi ano.

Luego fui llevado a una enorme piscina de agua caliente en donde dos ancianos con una sonrisa que me hizo estremecer en sus arrugados rostros me lavaron muy bien incluso dentro de mis entrañas usando un pequeño tubo metálico que permitió que entrara el agua en mi interior por mi ano, cuando estaba más limpio que nunca antes fue sacado del balo y se me pusieron cadenas con grilletes en mis muñecas y tobillos apenas y podía caminar, luego fue conducido por aquel palacio hasta una habitación.

Antes de abrir la puerta un hombre que iba con los guardias toco a la puerta, escuche a los guardias reír, el hombre entro y salió unos instantes después me tomo del hombre y me hizo entrar, cerrando la puertas tras de mí, la habitación era amplia pero poco iluminada, camine unos pasos hasta ver al príncipe sentado sobre un fino taburete completamente desnudo, su cuerpo era aun más bello sin ropa de lo que imagine, sus ojos se posaron en los míos por unos segundos antes de clavarse sobre mi entrepierna, sentí a mi pene tener un espasmo involuntario cuando él me dijo.

-“Ven acércate quiero verte mejor”. Ordeno el príncipe.

Obedecí aquella orden que me hizo con una voz muy cálida como si me estuviera acariciando, cuando estuve a unos centímetros el me tomo de mis manos para levantarlas un poco para descubrir mi pene y huevos que trataba de ocultar de su vida por vergüenza, mirándome a los ojos el príncipe dijo.

-“No es necesario que te cubras después de todo hoy es el ultimo día que los podrás lucir”. Dijo cálidamente el Príncipe.

Sin comprender lo que me trataba de decir le pregunte tímidamente.

-“¿Qué quiere decir con eso su alteza?” Pregunte.

-“Deseo que seas mi amante, pero la ley no me permite tener intimidad con un hombre, pero un eunuco no es un hombre por lo que tengo un pequeño harem de eunuco para mi placer”. Dijo dulcemente el príncipe.   

Aquella explicación me hizo sentir aterrorizado me iban a cortar mi hombría y luego no solo sería un esclavo sin sexo sino un juguete sexual para alguien de la realeza.

Sin pensar me arrodille frente al príncipe Tarek y comencé a suplicar.

-“¡Por favor alteza, no me corte, hare lo que me diga seré su fiel sirviente y dejare que me haga lo que quiera pero no me haga un eunuco!” Suplique casi al borde del llanto.

El príncipe levanto mi rosto tomándome de mi mentón, nuestras miradas se cruzaron por unos segundos antes de que él me dijera, en su tono de voz dulce pero firme.

-“¡Lo siento pero así deben ser las cosas!” Dijo el Príncipe.
-“Pero tenemos esta noche para que goces por última vez hay que aprovecharla”. Añadió el Príncipe.

Al tiempo que el príncipe se puso de pie,  me hizo hacer lo mismo y luego de mirarme por uno segundos movió mis manos para preguntar.  

-“¿Que tienes ahí?” Pregunto en voz baja.        

Con mis manos trate de ocultar mi erección, el príncipe me sonrió en ese momento me percato que con su mano se sacudía una enorme erección y me hizo señas para que me acercara aun mas a él, me acerque sin que insistiera una segunda vez, con su mano trato de tocar mi erección pero logre retroceder.

Él rápidamente extendió su mano para sujetar la cadena que se extendía entre mis muñecas para agarrar mi pene, lo manoseo y lanzo una pequeña risita, lentamente el príncipe me condujo hasta una amplia y cómoda cama, el me tapo con las sabanas mientras con una mano acariciaba mi pecho con la otra seguía masturbándome.     

-“¿Te gusta?” Me pregunto luego de un rato.   

Asentí con la cabeza y trate de decir que "si" pero estaba muy nervioso por lo que no pude, de pronto tomo mi mano y se la llevo a su pene erecto para que lo tocara, estaba duro y ya algo húmedo, sin poder evitarlo dirigí la vista a su pene en erección, aquello me hizo poner más nervioso de lo que estaba, el me miraba esperando que hiciera algo, lentamente fui agarrando mi pene en estado de erección, mientras me miraba con sus ojos, al tiempo que con una de sus grandes manos tomo mi glande cubierto por mi prepucio, lo bajo y una gota de liquido pre seminal cayo a mi abdomen, con sus dedos lo tomo y la lambió.         

Pronto su mano lo tomo era gruesa, venosa y circuncidada, empezó a estrujarla, sentía mi pene latir mientras su mano pasaba por su longitud, de pronto el me pregunto.         

-“¿Has estado alguna vez con un hombre?” Pregunto el príncipe    

Negué con la cabeza.         

-“¿Te la ha chupado un hombre?” Pregunto luego el príncipe.        

Negué tímidamente.           

-Me imagino que eres casi virgen, no dijo él, asentí con la cabeza mirando hacia abajo avergonzado, el tomo mi pene con sus dedos y fue acercando su cabeza a mi pene, con su lengua empezó a lamber mi glande y mis huevos, nunca antes me la habían chupado y era tan rico, los gemidos salían involuntariamente de mi, el con su mano tapo mi boca para que no gritara, mi pene latía al ritmo de su mamada, sintiendo que de seguir iba a venirme el príncipe se detuvo.

-“¡Vamos hazme lo mismo!” Me ordeno el Príncipe al separar su boca de mi pene.       

Tenia miedo de hacer algo mal así que lo mire, pero el príncipe me tomo de la nuca y acerco mi cabeza a su pene, era tan grande y grueso que no entraba en mi boca por completo, con mi lengua trate de jugar con su glande, el gemía así que asumí que lo hacía bien, luego trate de meterme su pene en mi boca y mamarlo, logre meterme la mitad y él se retorcía de placer.  

-“Para, para”. Me ordeno. 

Pensé con miedo que había hecho algo mal, así que me avergoncé y baje la mirada.      


-“Muéstrame tu culito”. Me ordeno apenas me aparte un poco.       

Me moví en la cama y me arrodille de espaldas a él erguiendo mi dorso y le enseñe mis nalgas que tome con mis manos para abrirlas y quedara mi ano al descubierto.         

-“¡Una verdadera lindura!” Me dijo admirando mi culo.       

Me empezó a masajear mis nalgas hasta paro el me hizo darme la vuelta para él con sus manos abrirse sus nalgas me hizo acercarme para que mi rostro quedara lo más cerca de su agujero que ponía a mi disposición. 

-“¡Lámbelo!” Me Ordeno.

Realmente no quería, pensé que iba a ser algo desagradable pero aun así obedecí y acerque mi lengua a su ano para empezar a lamberlo, el gemía y me decía que siguiera, al cabo de unos segundos él se paro su pene estaba a tope y se coloco de tal manera que me dejo su agujero a mi disposición, de pronto me dijo.           

-“¡Quiero que me la metas”. Me dijo el Príncipe.        

Con temor y sin saber muy bien cómo hacerlo me acerque y el escupió en su mano para luego pasarla por su agujero, volvió a escupir y me lubrico el pene me tomo de los huevos y me fue acercando a él, puso mi pene sobre su ano y despacio la fue metiendo, por mi cuenta empecé a hacer movimiento que al parecer le encantaban, él gemía despacio y me agarraba de los brazos con fuerza, puse mis manos en su pecho y mientras lo penetraba sintiendo en mi pene la calidez de su interior jugaba con sus tetillas con mis dedos.           

No se sentía distinto a cuando me masturba pero me provocaba mucho placer y antes de que me viniera me ordeno que sacara mi pene, estaba a punto de correrme y como el ordeno saque mi pene y tres chorros de leche impactaron en su abdomen y huevos, temí que aquel terrible accidente de mi parte me costaría la vida iba a comenzar a suplicar su perdón cuando él me ordeno.     

-“Límpiame con tu lengua”. Me dijo.     

Desesperado acerque mi cara a su abdomen y el olor a semen inundo mis fosas nasales, con mi lengua fui limpiando cada gota de semen que había caído en su bello y esbelto cuerpo, cuando termine de limpiar cada gota de mi semen el príncipe se coloco detrás de mí y me dijo.

-“Me toca ahora a mi”. Me dijo gentilmente, al tiempo que escupió en su mano de nuevo.       

Aquellas palabras me asustaron, su pene era muy grande y mi ano era virgen, solo nunca me habían metido nada antes, por ahí.          

Trate de negar con la cabeza pero el príncipe detrás me hizo acostar boca arriba para luego separar mis nalgas con sus mano, paso la lengua por mi agujero, me gusto tanto que no dije nada, con su lengua abrió y lubrico mi agujero, se paro y froto su gran pene entre mis nalgas, sabía que me la iba a meter trate de relajarme y de respirar, empezó por la punta tratando de meter su glande, un gemido salió de mi que hizo que la quitara rápidamente, fue tan fuerte que ambos nos quedamos en silencio.

Volvió a meter su glande entre mis nalgas y esta vez si logro penetrarme, un segundo empujón y todo su pene me entro, sentí mucho dolor pero en cuanto empezó a moverse me encanto fue mucho el placer que sentí fue inmenso y no quería que no la sacara nunca, pero al cabo de unos minutos se estaba por venir, saco su pene para que más de cinco chorros de leche caliente bañaran mi pecho, abdomen y pubis de su cálido semen.          

Mi cara recibió algunas gotas de su semen así que con mi lengua trate de limpiarme un poco, el sabor de su semen era similar al mío, el se acerco y lamió todo su semen de mi pecho y mi pubis, se acerco a mi cara y me limpio todo el semen que había quedado ahí.        

Luego el regreso besando mi pecho como abdomen hasta tomar su pene y el mío a la vez, ambos estaban semi erectos, pero realmente ya no tenía nada más en mi para lanzar, por lo menos eso pensaba en ese momento el Príncipe empezó a masturbarnos lentamente hasta que tuve un orgasmo aunque expulse muy poco semen en cambio él lanzo una gran y gloriosa descarga de su espeso  néctar, que de nuevo cayó sobre mi abdomen y pecho.

Me quede dormido en sus brazos completamente exhausto pero muy feliz, me despertaron tarde al siguiente día por varios guardas, apenas abrió los ojos me tomaron de los brazos para sacarme de la cama y de la habitación busque por todos al príncipe pero no lo encontré fui llevado a una burda habitación con una enorme pila de carbones mas parecía una cocina, ahí fui amarrado a una solida mesa de madera.

Los guardias que me llevaron ahí, se marcharon riéndose de mi dura erección que presentaba cuando me dejaron bien sujeto a la mesa, un rato más tarde el príncipe acompañado de un anciano, entraron en la habitación el anciano al verme dijo.

-“¡Buen ejemplar alteza!”
-“¿Va a desea que lo castre solamente o que le quite su bolso o todo?”. Pregunto el anciano.

Aquella pregunta me dejo helado había olvidado lo que me dijo la noche anterior sobre convertirme en un eunuco de su harem, el príncipe me miro por unos segundos antes de responderle al anciano con su tono de voz cálido como calmado.

-“¡Deseo que le quites todo lo que este bajo su miembro!” Respondió el Príncipe.

En ese momento el pánico me hizo hablar pero a saber que no era correcto.

-“POR FAVOR ALTEZA NO ME CORTE SERE DISCRETO NUNCA DIRE NADA PERO POR FAVOR NO QUIERO SER UN EUNUCO”. Dije gritando por la desesperación.

El príncipe se me acerco con su mano tomo mi pene y me masturbo unos instantes hasta que liquido pre seminal comenzó a brotar del ojo de mi glande en ese momento soltó mi pene y me dijo con su característico tono de voz.

-“¡Lo siento, pero así debe ser!”.
-“Procede”. Le ordeno el príncipe al anciano.

Para luego marcharse a sentarse en una cómoda silla al fondo de la habitación, en pánico trate de liberarme pero no pude, pronto sentí como el anciano me amarro mi escroto con una delgada tira de cuero, dejando mis testículos bien marcado en mi saco de piel, luego el hombre fue hasta donde estaban los carbones encendidos para regresar portando un cuchillo curvo que humeaba de lo caliente que estaba.

La punta bien afilada de dicho cuchillo la clavo en la parte alta de mi escroto, para luego jalar el cuchillo hacia abajo, desgarrando a su paso mi saco de piel, abriéndolo por completo el dolor fue inimaginable di alarido tras alarido de dolor, pronto mis dos testículos estaban fuera de mi saco, el anciano los tomo con una mano y corto los conductos que los unían a mi cuerpo, convirtiéndome en ese momento en un eunuco para el resto de mis días.

No conforme con ellos, tomo la piel vacía que en ese momento era mi escroto y la corto, dejando la tira de cuero en su lugar para luego cauterizar la piel que quedo sangrante, lo que me hizo dar un nuevo alarido de dolor hasta que me desmaye.

Tarde varias semanas en reponerme de mi castración, mi pene poco a poco dejo de ponerse duro, el príncipe me usaba cada tanto como a los otros eunucos de su harem a su muerte todos fuimos liberados con 56 años era un hombre con dinero pero sin sexo, añorando mis días como el esclavo de sexual de un hombre de sangre real, y odiando a mi padre que por dinero fue capaz de venderme para luego entregarme.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FRUSTRADO ESCAPE

Babaría 1574, Frederic de 16 años un adolescente algo regordete, de grandes nalgas, rubio de ojos verdes, de piel muy blanca aunque eso podo importaba ya que era un sirviente de una rica casa pero no solo eso sino que en realidad era un esclavo aunque en dicha casa no era tratado de dicha forma en estricto derecho Frederic era un esclavo desde su nacimiento sus padres hacia mucho que se habían marchado vendidos a otras casas de la ciudad, por lo que estaba solo......


FRUSTRADO ESCAPE
Babaría 1574, Frederic de 16 años un adolescente algo regordete, de grandes nalgas, rubio de ojos verdes, de piel muy blanca aunque eso podo importaba ya que era un sirviente de una rica casa pero no solo eso sino que en realidad era un esclavo aunque en dicha casa no era tratado de dicha forma en estricto derecho Frederic era un esclavo desde su nacimiento sus padres hacia mucho que se habían marchado vendidos a otras casas de la ciudad, por lo que estaba solo.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [VIRGEN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Babaría 1574, Frederic  de 16 años un adolescente algo  regordete, de grandes nalgas, rubio de ojos verdes, de piel muy blanca aunque eso podo importaba ya que era un sirviente de una rica casa pero no solo eso sino que en realidad era un esclavo aunque  en dicha casa no era tratado de dicha forma en estricto derecho Frederic era un esclavo desde su nacimiento sus padres hacia mucho que se habían marchado vendidos a otras casas de la ciudad, por lo que estaba solo, su trabajo era atender el establo de la familia.

Frederic había descubierto la masturbación a la edad de 15 años viendo a un chico mayor hacerlo y desde eso no había podido parar de hacerlo por lo menos una vez por semana ya que sabía que eso era pecado pero simplemente no podía contralar su mano combinado con el placer que sentía cada que ese liquido brotaba de su pene sin circuncidar lo hacía ser tan adictivo para el adolescente que no podía dejar de masturbarse, pero una noche su mundo conocido hasta ese momento iba a dar un vuelco por completo sin el proponérselo.

En la casa además de los amos, vivían varios de sus hijos entre ellos su hija menor Astrid, de 16 años una bella adolescente rubia de ojos azules de cabellera larga y senos pequeños aun en desarrollo que era una hermosura en toda la expresión de la palabra,  aquella noche ya tarde todos dormían pero Frederic se quedo tarde atendiendo a un caballo por lo que cuando termino subió a la parte alta del establo para dormir sobre la fresca paja que era donde por lo general dormía, se quito su pantalón para quedar solo en camisón todo roído, sin nada por debajo.

El aire fresco que entraba de una pequeña ventana hizo que su pene adolescente comenzara a levantarse sin proponérselo, Frederic se dejo caer sobre la paja, alzándose su camisón para dejar al descubierto su pene su mano no tardo en rodearlo, para comenzar a bajar y subir su prepucio, el placer que el adolescente sintió fue inmediato, la punta de su glande de color rosa no tardo en comenzar a emanar liquido transparente de la punta, estaba gozando tanto de aquello con los ojos cerrados que no se percato que Astrid que esa noche no podía dormir, subió la escalera que daba al lecho del adolescente.

Frederic reacciono cuando escucho el crujir de uno de los tablones de la escalera al abrir los ojos la vio casi frente a él a Astrid viéndolo con sus lindos ojos muy abiertos, sintiendo mucha vergüenza Frederic se cubrió lo más rápido que pudo, Astrid termino de subir, iba vestida solo con un largo camisón la luz de la luna que se filtraba por la ventana transparento la tela por lo que Frederic pudo verle sus pezones y su vello púbico cubriendo su sexo, ella se arrodillo a un lado de donde estaba aun acostado el adolescente y le pregunto.

-“¿Qué es lo que estabas haciendo?” Pregunto dulcemente Astrid.
-“¡Nada cosas de hombres!” Respondió toscamente Frederic.
-“Vamos enséñame esa cosa dura que tienes ahí, ¡quiero verla por favor!” Replico Astrid.

El rostro de Federic quedo muy rojo ante tal proposición, sabía que aquello estaba mal pero de alguna aquello lo hizo excitar de nuevo su pene se puso rígido y como si sus manos tuvieran vida propia se subió su camisón para dejar de nuevo a la vista de la ansiosa Astrid el primer pene en erección que veía en su corta vida, ella se le quedo mirando por unos segundos antes de preguntar.

-“¿Puedo tocarla?” Pregunto ella.

Frederic dudo por unos segundos pero aquello de alguna forma era lo que deseaba que hiciera por lo que termino por contestar.

-“Bueno, ¡está bien tócala!” Respondió Frederic.

La mano de Astrid se acerco a su pene que descansaba sobre su vello púbico rubio y lo toco, cuando deslizo su mano por su tronco el prepucio del adolescente descendió exponiendo su glande lo que asusto a la chica, quien retiro su mano a toda prisa, diciendo.

-“¡Lo siento!” Dijo Astrid Ruborizada.
-“No pasa nada mira se corre es normal en los hombre”. Dijo Frederic descubriendo su rosada glande con su mano de nuevo.   

Aquella noche Astrid solo jugó con aquel pene que era algo nuevo para ella, sintiendo su calidez y dureza, sintiendo como esa piel se deslizaba para dejar al descubierto aquel hongo rosado como le llamo ella en la parte superior, luego simplemente se marcho, al hacerlo Frederic se masturbo como nunca antes hasta correrse y gemir muy fuerte sintiendo el mayor orgasmo de su vida hasta ese momento, recordando la sensación de tener una manos sobre su miembro que no era la suya.

A la siguiente noche, Astrid de nuevo apareció en el lecho de Frederic y le rogo que le dejase ver su “cosa” como ella nombro a su pene, el adolescente no se hizo mucho del rogar deseo todo el día volver a sentir la suave mano de ella sobre su pene, de nuevo cuando Frederic se descubrió su entrepierna su pene estaba en erección completa, de nueva cuenta la delicada mano de Astrid comenzó a bajar y subir el prepucio del adolescente, cuyo glande quedaba expuesto uno segundos antes de volver a ser cubierta por la piel que era corrida.

Astrid hizo esto por algunos minutos observando como aquella torre de carne, se alargaba y ensanchaba conforme pasaba el tiempo de pronto Frederic dio un largo gemido de puro placer y todo su cuerpo se estremeció como nunca antes cuando sintió como la lengua de Astrid le dio un largo lengüetazo desde la mitad de su miembro que remato en la punta de su glande lo que más disfruto, casi hizo que la leche del adolescente brotara pero Frederic logro apretar las nalgas justo a tiempo para evitar que eso ocurriese.

-“¡Por favor señorita hágalo de nuevo!” Pidió Frederic muy excitado.
-“Esta bien solo porque tiene un buen sabor”. Dijo Astrid.

De nueva cuenta ella pasó su húmeda como cálida lengua por el pene de Frederic, que de nuevo se retorció de placer, estaba a punto de explotar, cuando una voz se escucho.

-“¿Que está Pasando aquí?” Dijo la nana de Astrid.

La mujer de unos 40 años había pasado a media noche a ver como estaba Astrid y no la encontró sobre su cama por lo que comenzó a buscarla, de casualidad se le ocurrió ir a buscar a Frederic para que la ayudara a buscarla dado que ambos eran muy unidos de niños pensó que él podría saber donde podría estar, pero apenas entrar al establo escucho los gemidos del adolescente subió las escaleras para ver lo que ahí pasaba.

Aquella bochornosa escena que la nana presencio pronto fue conocida por los padres de Astrid pese a los ruego de ella de que les contara nada, su padre estaba furioso, lo mismo que su madre luego un largo interrogatorio se llego a la conclusión que las cosas entre ambos adolescentes no habían llegado más lejos afortunadamente, pero algo debía hacerse Frederic debía irse y pero al mismo tiempo debía recibir un severo castigo.

Fue la madre de Astrid que dijo que ella podía encargarse de eso de una manera rápida y discreta, mientras tanto Frederic permaneció encerrado en una pequeña habitación desnudo por tres días, hasta que tarde la madre de Astrid entro en su habitación apenado el adolescente se cubrió sus partes intimas con su manos por lo que no pudo evitar que ella lo tomase de los cabellos para tirando de ellos sacarlo de la habitación hasta la calle que daba a parte trasera de la casa, donde un hombre montando a caballo con otros tres ya los esperaban.

Frederic reconoció al hombre era el tratante de esclavos más cruel de la región, se decía que le gustaba comerse los corazones de sus esclavos aun latiendo, la madre de Astrid dijo al ver la cara de terror del adolescente.

-“Bueno muchacho este es tu nuevo dueño estoy segura que sabrá que hacer contigo”. Dijo ella.

Luego se inclino y tomando la oreja derecha de Frederic le dijo en voz baja.

-“Espero disfrutaras de la lengua de mi hija porque será el único placer que tendrás como hombre por el resto de tu patética vida”. Dijo severamente la madre de Astrid.

Frederic no entendió muy bien el significado de esas palabras pero no debía ser nada bueno para él, no con ese hombre ahí frente a él, entro en pánico y comenzó a correr como si estuviera siendo perseguido por el mismo demonio, sorprendiendo por completo al hombre y a la madre de Astrid.

El hombre a caballo saludo a la mujer para comenzar la persecución de Frederic junto a sus hombres, el adolescente corrió por las calles sin gente del poblado tomando algunas atajos su misión era llegar al bosque, supuso que una vez que lograra brincar el pequeño muro que separaba al pueblo del bosque estaría a salvo.

Frederic corrió con todas sus fuerzas, sin voltear a atrás, escuchaba los cascos de los caballos que cada vez se acercaban más, pero no aflojo el paso, como una centella salió entre las casa para comenzar a correr por un terraplén el muro estaba a solo 40 metros, pensó que lo lograría, pero justo cuando estaba por brincar el muro un lazo se cerró en su cuello, casi ahorcándolo cuando su cuerpo fue jalado bruscamente hacia atrás, cayendo sobre el pasto e impidiendo su escape improvisado por completo.

Pronto Frederic se vio sujetado y amarrado el fue llevado hasta el bosque por el camino, lejos del pueblo, mientras era amarrado a un árbol a un lado del camino el hombre que lo observaba desde su caballo le pregunto.

-“¿Solo por curiosidad que ibas a hacer una vez saltaras el muro muchacho?” Pregunto el hombre.

Frederic no respondió, a la pregunta, pero se altero cuando uno de aquellos hombres le coloco un lazo fuertemente apretado en lo alto de su escroto, sus huevos quedaron bien marcados en la blanca y lampiña piel de su saco escrotal, el manoseo en aquella parte de su cuerpo hizo que tuviera una erección completa, tan fuerte que incluso su prepucio se corrió hacia atrás dejando casi por completo su glande al descubierto.

Los hombres rieron al ver aquello, lo que hizo sentir una gran vergüenza al adolescente pero pronto su atención se volvió a las palabras del hombre aun montado.

-“Bien disfruta de miembro por última vez duro, tus antiguos amos me encargaron algo especial para ti como parte del acuerdo de compra venta muchacho”. Dijo aquel hombre

Cuando termino de hablar otro hombre le entrego la cuerda que sobresalía de su escroto y la ato a su montura. Frederic comenzó a respirar aceleradamente, sentía su corazón latiendo fuertemente el hombre le dio una palmadita al lomo de su caballo y este avanzo, tensando la cuerda que estaba unida a su escroto lo que por supuesto hizo gritar de dolor a Frederic.

-“AAAAAAAAHHHH NOOOOO”. Grito el adolescente.
-“¡NOOO POR FAVOR ALTO!” Suplico gritando Frederic.

Pero el hombre a caballo no hizo caso de sus desgarradoras suplicas, con sus piernas alentó al caballo para que siguiera hacia adelante, y de pronto el escroto con el vital contenido para Frederic se desprendió de su entrepierna convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días de forma instantánea, dio un gran alarido de dolor, su agonía fue tan que no pudo disfrutar de la tremenda eyaculación como nunca antes en su vida, la ultima leche que alguna vez produciría salió disparada de su pene con gran fuera.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”. Grito Frederic,

Luego el dolor hizo que perdiera el sentido, cuando se recupero estaba sobre un caballo podía sentir algo húmedo en su entrepierna para no sentía sangre, paso varios días ardiendo en fiebre pero logro sobre ponerse, fue vendido a un comerciante árabe que lo llevo a Jerusalén donde pasaría el resto de sus días como uno de los guardias de un harem.

Todas las noches luego de su castración Frederic soñaba que lograba saltar el muro y que se encontraba con Astrid a la que nunca volvió a ver en su vida y tenia sexo con ella, algo que tampoco pudo tener en su vida, ya que fue castrado siendo virgen nunca supo lo que era estar a cabalidad con una mujer y mucho menos introducir su pene marchito entre sus piernas y todo por ese “Frustrado escape”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Imagen.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com