A LA VUELTA DE LA ESCUELA

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa......


A LA VUELTA DE LA ESCUELA
Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: Hellydoiloz & DarkSoul





Me llamo Vianney al día de hoy tengo 19 años, mido 1.67 metros, delgada, piel blanca y cabello largo, muy alaciado, de color castaño claro aunque pintado con rayos rubias, ojos entre azules y grises, sin pretender ser vanidosa, dicen que muy bonita, bueno, desde niña siempre he sido muy pretendida por los hombres de todas las edades, en realidad confieso que suelo pecar de vanidosa y pedante, y es que en toda mi vida siempre he sido considerada la más bonita del grupo escolar o de la colonia, y la chica que llama más la atención de los chicos, así era imposible que no se me llegara a subir y tal vez por pasó lo que pasó, de hecho ni yo misma puedo creer que hice lo que hice.

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.         

Para ir a la escuela tenía que cruzar una avenida muy ancha y peligrosa, no me queda de otra que utilizar el puente peatonal más cercano el cual estaba a una esquina y frente a una tienda, casi todos los días solía encontrarme frente a la tienda con Juan Carlos, un vago de 16 o 17 años sin futuro alguno, ya saben, de esos que ni trabajan o estudian, de hecho me lo encontraba tanto de ida como de regreso de la escuela.           

Bueno, en realidad sospechaba que trataba de coincidir con mis horarios para encontrarme y molestarme como era su costumbre, y es que como era amigo de mis primos ya nos conocíamos desde antes solía decirme que yo estaba bien buena, que cuando íbamos a revolcarnos y cosas así, además cuando podía, me agarraba las nalgas o las piernas y aunque yo me enojaba y le daba un manotazo cuando me agarraba, podría decirse que siempre ganó porque por lo menos se daba un buen taco de ojo cuando yo subía el puente, mi faldita corta le dejaba ver hasta mi ombligo, bueno, mi ropa interior que casi siempre era un calzón (braga) aunque alguna que otra vez llegué a ponerme una tanguita.          

Quien sabe porque pero eso no me molestaba, al contrario, me agradaba imaginar todo lo que le provocaba a él al verme subiendo las escaleras del puente era tal mi curiosidad que varias veces fingí detenerme para amarrar las agujetas de mis zapatos, entonces me inclinaba lo suficiente para amarrarlas y observar de reojo a Juan quien tenía una cara que demostraba que le gustaba lo que yo le enseñaba y la lujuria por el antojo de poseerme.          

No me preocupaba la situación pues como siempre él dejaba de molestarme cuando yo le daba de manotazos, en lugar de darme miedo sus acosos, me divertía mucho con sus reacciones, sobre todo cuando lo veía todo excitado y frustrado, sin la más mínima oportunidad de tomarme pues estaba confiada de que no pasaría a más, ya que al ser amigo de dos de mis primos, no se atrevería a hacerme algo más que molestarme, pero… qué equivocada estaba.    

Un día llovió muy fuerte mientras estaba en la escuela, por esa razón el transporte estaba muy lleno y aunque ya había dejado de llover, llegué hasta las doce de la noche, por mi colonia ya casi no había gente en la calle, los negocios ya habían cerrado, incluyendo la tienda del puente, el cual subí sin problemas, pero al ir bajando las escaleras me percaté que abajo y frente a la tienda, estaba Juan Carlos bebiendo lo que parecían cervezas con dos de sus amigos. 

Aceleré el paso para que no se dieran cuenta de mi presencia pero Juan me vio y me interceptó, me dijo que si no quería beber con ellos, le contesté que no y traté de seguir pero él me impidió el paso y me dijo que solo los acompañara un ratito, nuevamente le contesté que no y que tenía prisa.    

Entonces me dijo con voz resignada “Bueno, está bien…”, hizo como que me dejaba pasar pero de pronto con un brazo me tomó de la cintura y con su otra mano me tapó la boca, yo traté de gritar pero no pude, con todas sus fuerzas me arrastró hasta un callejón, sus amigos nos seguían tratando de agarrarme de las piernas pero yo los pateaba sin eficacia.           

Realmente me sentía aterrada, la parte de la calle donde me llevaron estaba muy oscura y solitaria, y me sentía indefensa al percatarme de que nadie podría venir a ayudarme en ese lugar tan escondido Me llevaron hasta donde estaban unas jardineras daban un esplendido escondite, cuando llegamos, los dos amigos ahora sí pudieron agarrarme las piernas, incluso metían sus manos bajo mi falda y mi calzón para sobarme con fuerza mi vagina en eso Juan Carlos les dijo que él iba primero.     

Uno de sus amigos se le acercó para tomar su lugar y mantenerme sujetada y con la boca tapada, pero cuando hacían el cambio yo aproveché y solté un grito de auxilio, en ese momento Juan Carlos me dio un golpe en la cara y me amenazó con golpearme, hasta dejarme tirada sangrando si volvía a gritar.

Eso me dio más miedo y me quedé callada, su amigo se puso frente a mí, metió sus brazos bajo los míos, me jaló hacia él, me dio un beso en la boca y con sus palmas en mi espalda me fue empujando hacia abajo hasta que mi cara quedó en su abdomen y mi trasero algo levantado a merced de ellos. Tardé unos segundos así, supongo que en ese tiempo Juan Carlos estaba bajándose su pantalón y sacando su pene.           

Luego sentí sus dedos fríos tomar mi calzón para bajármelos, la humedad del arbusto y de las goteras de la marquesina de la casa me tenían ya bien empapada a pesar de que yo me había cuidado de no mojarme en el trayecto,  mi calzón se deslizo hasta mis zapatos y mis calcetas blancas, en eso Juan saco una navaja corto la prenda para poderme abrirme mejor las piernas, que luego dejo a un lado, para luego sentir la punta de su pene buscar la entrada de mi vagina, en verdad que su pene parecía querer reventar pues ya estaba muy duro, creo que me tenía tantas ganas que no necesitó estimulación previa, no tardó nada en hallar mi entradita y sin perder tiempo me la fue clavando.

Debo de mencionar que aunque ya no era virgen me dolió mucho, había perdido mi virginidad cuando iba en primero de secundaria, mi novio en ese entonces aún no tenía su pene bien desarrollado por lo que no me abrió mucho, mi llanto no se hizo esperar, más que por el dolor, era por sentirme ultrajada y violada, aún así traté de silenciar mis lamentos pues tenía presente la amenaza de Juan, mientras tanto el me decía.           

“Ahora si Vianney, te voy a penetrar… desde hace tiempo que esperaba este momento y ahora por fin me desquitaré de las veces que me dejaste bien caliente”. Dijo Juan Carlos.   

Fue empujando con más fuerza hasta que me penetró por completo y empezó con su mete y saca diciéndome:

“¡Wow! Por lo que veo soy el primero, estás bien apretada y mira cuánta sangre te salé.
Por fin se me hizo desvirgar a alguien”. Dijo Juan Carlos gimiendo.          

No lo saqué de su error, pensé que tal vez así se apiadaría de mí, pero no, empezó a bombear con fuerza y rapidez a penas pasaron como dos minutos y sacó su pene antes de que eyaculara, creo que lo hizo para no venirse pronto y volverme a penetrar otra vez, entonces su amigo lo relevó y sin decir nada, me la clavó hasta bien dentro, no pude evitar soltar un gemido fuerte que afortunadamente no les importó.           

Su bombeo fue más lento, aunque más fuerte y profundo, creo que tenía el pene más grande porque hasta la sentí tocar fondo, después de varios minutos, me empecé a excitar y dejé de llorar, se sentía tan rico que mis jugos comenzaron a fluir, haciendo una penetración más libre y sin dolor, pero luego recordé que estaba siendo violada y mi odio creció y creció pero sin hacerlo notar.    

Tan solo unos minutos pasaron y tuve mi primer orgasmo, el cual lo notaron todos, Juan Carlos quien dijo:   

“Miren a la muy puta, le gusta ser penetrada, ya hasta se vino”. Dijo Juan Carlos.         

Su amigo que me tenía sujetada agregó:

“No te preocupes pequeña, ahora te vamos a dar más, que te va a gustar puta”.  

Mientras el que me penetraba me dijo:  

“Eres el sueño de todo hombre, estás bien bonita, bien buena y además eres bien puta, ¿qué más se puede pedir?” Me dijo.     

Terminando de decir eso se vino dentro de mí dando un pequeño gruñido, al sacármela, el que me tenía sujetada pidió su turno, pero antes me besó en la boca e hizo que yo misma le sacara su pene del pantalón para mamársela pues estaba algo flácida al principio no quería siquiera tocársela con mis labios pero me dio un golpe en la cabeza y accedí a chupársela.        

Rápido se le paró y cambió de lugar con Juan Carlos, quien también me besó y me dio su pene para mamársela mientras su amigo comenzaba a penetrarme las dos penes parecían reventar, una en mi boca y otra en mi vagina, para entonces mi excitación como mi odio y amenazas me hicieron ser más cooperativa,  por lo que levante mi trasero para tener una mejor penetración, también abrí lo más que pude mis piernas para ser penetraba más profundamente.    

Su bombeo fue algo rápido, porque cuando estaba a punto de tener otro orgasmo, él se adelantó y se vino mucho antes, llenándome de su semen y dejándome sin terminar lo que hizo que mi odio se acrecentara, como el pene de Juan Carlos ya estaba a mil, pidió su turno pero dijo:      

“Ya tuve la fortuna de desvirgarte por la vagina, pero ahora te voy a desvirgar por detrás”. Dijo Juan Carlos.

Solo por un instante, digamos un segundo, me asusté, pero por lo excitada que estaba no me importó y paré un poco más mi trasero, sentí sus manos abrirme las nalgas, aunque ya estaba mojada por el agua de lluvia, Juan Carlos me echó de su saliva, clavó uno de sus dedos el cual metió y sacó hasta que me entraba fácilmente, luego metió dos de sus dedos e hizo lo mismo.

Mientras tanto su amigo me besaba en la boca y en el cuello, hizo una pausa solo para quitarme mi suéter, me desabrochó los botones de mi blusa, me bajó el sostén y se prendió a uno de mis pezones.

Su amigo al ver eso se acercó y se prendió al otro pezón que solo dejaban de chupar para buscar mis labios y luego continuar con su manoseo y mamadas a mis pechos, me quedé muy arqueada de la espalda porque por una parte tenía que parar mi pelvis para permitirle a Juan Carlos desvirgar y penetrar mi ano y así no me doliera mucho, y por otra parte tenía que levantar mi pecho para que no les costara trabajo a sus amigos aunque me hicieron mover hacia afuera de la jardinera para que cupiéramos los cuatro pues el área entre la jardinera y la pared era muy reducido.   

Sin que se dieran cuanta aproveché para tomar la navaja que estaba en el suelo cerca de uno de mis zapatos, por fin el glande de Juan Carlos se insertó en mi ano, comenzó a empujar y sentí mi ano abrirse brutalmente, parecía que se rompería, entonces abrí mis piernas y la presión bajo un poco, no así el dolor que iba creciendo al abrirse paso su erección por mi interior, recuerdo tomar de los hombros a sus amigos, apretando mis manos con fuerza, cerrar mis ojitos y apretar mis dientes para aguantar la penetración. 

Cuando la tenía hasta el fondo se detuvo por unos segundos solo para sujetarme de las caderas con fuerza y comenzar a arremeterme con un mete y saca brutal que me hicieron soltar fuertes gemidos, uno de sus amigos reaccionó y me tapó la boca pero sin golpearme, al poco rato Juan Carlos se vino dentro de mí, pero no quiso sacar su pene a pesar de que sus amigos pedían su turno, como yo tenía mis piernas bien abiertas, a uno de sus amigos se le ocurrió tratar de meter su pene por mi vagina para hacer una doble penetración. 

Me enderezaron un poco, y como pudo me clavó su erección, bueno, solo su glande y unos dos cm de su tronco pudo meter ya que esa posición no permitía entrar más, aún así fue suficiente para excitarlos y venirse, primero se vino su amigo, luego me vine, luego su otro amigo que se había cambiado con el que se vino primero y finalmente se vino Juan Carlos.      

Una vez que me sacaron sus penes, sin darme chance de decir una palabra, los tres me besaron en la boca, para irme parando hasta quedar de rodillas frente a ellos en ese momento los tres colocaron sus penes frente a mi rostro y Juan Carlos me dijo:

-“Vamos putita que esperas danos una mamada, que sabemos que lo deseas”. Dijo Juan Carlos.

Abrí mi boca y Juan me metió casi por completo su miembro aun erecto en mi boca, para echar su cabeza hacia atrás, sus dos amigos colocaron sus penes a su lado como esperando algo de atención, tome uno con mi mano y comencé a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio mientras el otro pene como pude me lo metí en la boca, los tres gozaban con los ojos cerrados gimiendo de placer.

De repente sintiendo un odio como nunca antes había sentido, le clave la navaja en el pene que estaba masturbando que lo atravesó por completo su tronco, moviendo la hoja de acero por el tronco hasta que su pene se dividió en dos, se escucho un grito de dolor desgarrador.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito el amigo de Juan Carlos.

Juan Carlos y su amigo abrieron su ojos para ver a su amigo en el suelo agarrándose su entrepierna sangrando, con rapidez apuñale una y otra vez tanto los huevos de Juan Carlos como los de su amigo debí apuñar más de 10 veces el escroto de su amigo, la ultima puñalada hizo que uno de los testículos del otro amigo de Juan Carlos quedase en la hoja de la navaja arranado de su escroto con el otro sangrando y colgando fuera de su escroto que tome con una de mis manos y se lo arranque,

El escroto de Juan Carlo, también recibió algunas puñaladas mínimo seis o siete, luego le mordí su pene aun en mi boca y mientras gritaba tratando sé sacar su pene coloco la afilada hoja de la navaja bajo su pene y comencé a cortarlo, apenas me tomo tres segundos cercenarlo de su entrepierna, Juan Carlos con los ojos en blanco grito de dolor antes de caer al suelo junto a sus dos amigos.

Con el rostro, senos, vientre y piernas manchadas de sangre me fui rápidamente dejándolos en esa calle obscura y solitaria, mientras corría, escupí el pene de Juan Carlos que se llevo el agua hasta una coladera donde vi que se fue, sonreí al saber que Juan Carlos no tendría un pene el resto de su vida, tuve que exprimir mi suéter, blusa y falda pues estaban empapados, bueno, toda estaba empapada por el agua de lluvia, pues había charcos y goteras por todas partes.

Me vestí como pude, y me dirigí a mi casa cuando llegué vi que ya eran la 1:20 am, le dije a mis padres que no había transporte, que me había quedado un rato en casa de una amiga y que me habían traído en carro, pero que no pude evitar mojarme porque no encontré donde refugiarme de la lluvia gracias a lo mojada pude disimular que había sido violada y tuve pretexto para ir corriendo a bañarme.

Desde ese día evité por más de dos meses pasar por ese puente y por esa tienda para evitar encontrarme con Juan Carlos y sus amigos, tomé otra ruta que aunque más larga, era más segura para mí nunca le conté a nadie lo que me pasó, hasta ahora… pero esto no termino ahí.     

Resulta que un día, ya en la noche, eran casi las 11 pm, no pude pasar por el otro puente más lejano y seguro debido a que por tanta lluvia se había inundado esa zona no me quedó de otra que cruzar por el puente de la tiendita, con la esperanza de que ellos no estuvieran ahí, al bajar del puente de la tienda, nuevamente me topé con Juan Carlo al fondo de la calle, bebiendo casi en los huesos con la mirada perdida que al verme bajar de puente, echo a correr como si hubiese visto al mismo diablo.   

Lo que más me sorprende es que a pesar de todo lo ocurrido m he vuelto toda una puta que me encanta disfrutar de un buen pene duro en mi boca y mas por mi vagina o por detrás sobre todo por detrás, pero siempre por mi propia voluntad, aun cargo a donde quiera que vaya la navaja con la que castre a mis tres violadores.

Me entere que Juan Carlos murió suicidándose colgándose a los pocos meses que lo vi por última vez de sus amigos no sé nada pero no me importan, si están muertos o vivos aun conservo los dos testículos que arranque de uno de los amigos de Juan Carlos en un frasco con conservante que son uno de mis mayores tesoros y cada que los veo me corro sin siquiera tocarme.

Aunque no sé si volvería a ser capaz de castrar a otro hombre en mi vida eso lo sabremos cuando una situación como esa se me volviera a presentar.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Hellydoiloz & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

QUIÉN MANDA AHORA

De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre......


¿QUIÉN MANDA AHORA?
De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Roberto y Jason se conocían desde niños pero Roberto era blanco y Jason negro, desde niños a Roberto le gustaba molestar a Jason se sentía superior a él ya que Jason era pobre y vivía en una casucha con sus padres a penas a metros de donde terminaba la enorme propiedad de los padres de Roberto, quienes eran ricos los problemas en ambos se agravaron cuando la testosterona invadió sus cuerpos en la pubertad, sobre todo después de que Roberto logro ver a Jason desnudo bañándose en un lago cercano, su pene era del doble de tamaño que el de Roberto a los 15 años. 

De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre, de nuevo se lo vio nadando en el lago pero en compañía de otro chico, Roberto no se dejo ver ocultándose detrás de unos matorrales desde donde tenía una plena vista de todo lo que pasaba en el lago.

Roberto observo como el otro chico y Jason se sentaron en la orilla del lago el otro chico cruzo sus brazos mientras conversaban Jason se acerco y le robo un beso él otro chico quiso negar sus labios pero Jason lo agarro de cierta manera que lo forzó dándole un fuerte beso metiendo toda su lengua en él lo que hizo que el chico al final de cuentas aceptara su beso, Jason fue bajando por su cuello, el chico solo emitía gemidos ahogados como no queriendo que siguiera pero tampoco lo detenía y aunque se lo pidiera lo más seguro es que Jasón no pensaba detenerse.      

Jason llego poco a poco a sus pezones los toco, los beso, los mordió y poco a poco le fue quitando la ropa que tenía que era un pequeño short para ese momento el chico blanco tenía su pene bien erecta y peluda para sus 19 años bien desarrollada, tanto Jason como Roberto pudieron ver en todo su esplendor su hombría un pene de hombre en el cuerpo aun de un adolescente Jaseon se la agarro con sus manos y se la llevo a la boca que ya palpitaba, deseaba sentirse engullida en una boca caliente la cual le diera placer poco a poco Jason se la fue llenando de saliva, su cabeza iba y venía desde la punta hasta la base, Roberto oía como aquel chico gemía tratando de evitar disfrutar del momento ahogaba sus gemidos.           

-“No, no.., ¡detente por favor!” decía el chico blanco a penas como un susurro. 

En cierto momento Roberto escucho a Jason decirle a ese chico.

-“Solo disfruta grita si quieres aquí donde estamos nadie te oirá”. Dijo Jason

Para seguir dándole una gran mamada, se metía cada uno de sus huevos en se boca, le chupaba entre su culito y sus huevos le tocaba su anito cerradito con cada caricia con cada mamada se abría poco a poco quería ver desde otro ángulo su orificio anal virgen por lo que Jason luego de algunos minutos hizo que se acostara boca abajo, Jason hizo que levantara un poco sus nalgas, el chico era delgado con cuerpo marcado no de trabajado en el gimnasio pero se le notaba los músculos así que sus nalgas eran redondas, firmes y paraditas, en una palabra deliciosas.  

Jason le abrió sus nalgas para lamber su ano que hizo gemir casi gritar de gusto al chico que le gustaba en cierto momento Roberto se percato ese chico tenso su cuerpo fue tanto placer que sintió por su primer beso negro que se vino.

-“¡AAAAAHHHH!, lo siento ya no aguante más” Le dijo el chico a Jason.,
-“No te preocupes solo disfruta”. Le susurro al oído Jason subiendo hasta su oído.

Mientras agarraba su leche y se la untaba en su aun palpitante pene, momentos después Jason coloco su glande en su entrada anal y le dijo

-“Todavía falta lo mejor”, Le dijo Jason agarrando bien sus caderas.

Para de un gran empujón clavarle todo su duro miembro de 25 cm hasta el fondo, el chico dio un grito que Roberto creyó que lo oyeron hasta el pueblo, se le escaparon unas lágrimas al hico pero Jason lo tranquilizo mientras sentía su erección aprisionada por ese culito recién desvirgado.   

Jason logro ponerse encima de él y cuando sintió que era el momento adecuado empezó a meter y sacar su erección con ganas y deseo cuando se la saco la primera vez Roberto y Jeson pudieron ver que el pene del chico ya estaba erecto de nuevo y que de su ano abierto salían unos hilitos de sangre que mancharon el pene duro como si fuera de roca de Jason.

-“Que delicia saber que eres el primero en un culito virgen”. Se dijo así mismo Roberto ya masturbándose.

Jason de nuevo penetro al chico y empezó a moverse con deseo cada vez más duro, solo se oían los gemidos por ratos mientras los dedos del chico se aferraban a la toalla sobre la que estaba acostado, Jason parecía que ya no aguantaba más quería venirse en el, quería marcarlo como de su propiedad, cuando sintió que pronto se vendría le hizo cambiar de posición y le puse sus piernas que aun temblaban sobre sus hombros y sin darle tiempo a pensar lo volvió a penetrar y Jason pudo ver su expresión de dolor y de placer veía como lo disfrutaba en ese momento lo beso y con una mano le agarraba las piernas y con la otra empezó a masturbarlo.

No paso mucho hasta que el chico blanco se vino sobre su lindo abdomen, Jason sintió como ano apretaba su ya palpitante pene lo que hizo que también se viniera dentro de él, llenando sus estrechas entrañas de su espesa leche, fue delicioso ver como el chico disfruto de ese momento, Roberto por su parte tuvo que morderse el labio inferior para no dar un alarido de placer al venirse contemplando esa escena, cuando Jason se acostó al lado del chico él se acostó sobre, lo beso y cuando sus labios se separaron le dijo.

-“Te amo Jason, gracias por ser tu el primero y quiero ser tuyo las veces que quieras solo un favor no le digas nada a mi papa ni a nadie”. Dijo el chico.

-“Descuida nadie sabrá nada por mi parte”. Le dijo Jason para besarlo de nuevo.

Algunas semanas más tarde, el chico se presento llorando ante Jason todos en el pueblo hablaban de que era gay y que fue penetrado por Jason, que le juro que no le había contado nada a nadie, sin embargo el daño estaba hecho, el chico blanco fue mandado por sus padres lejos y la reputación de Jason quedo manchada para siempre en un pueblo pequeño muy conservador era la muerte social, una tarde mientras Jason iba camino al lago se encontró con Roberto al cruzarse le escucho  decir.

-“Vaya si que disfrutaste del culito virgen de ese chico ¡eh!” Dijo Roberto.

En ese momento Jason supo que el que conto todo en el pueblo había sido Roberto, se dio la media vuelta para ver Roberto sonriéndole como si hubiese ganado una batalla a muerte, aquella sonrisa solo hizo que Jason hirviera en cólera, se le acerco a Roberto pero antes de que pudiera golpearlo Roberto ágilmente le dio una patada en los huevos que hizo que Jason cayera al suelo agarrándose la entrepierna, Roberto se le acerco y le dijo.

-“Sabes yo podría arreglar todo si me dejas disfrutar de tu culito como lo hiciste con aquel chico”. Dijo Roberto.

Aquellas palabras hicieron enfurecer aun mas a Jason que olvido por un momento el intenso dolor que estaba sintiendo para alargar su brazo y tomar los de los huevos a Roberto que abrió los ojos completamente al verse sorprendido no esperaba algo así, por parte del que pensaba totalmente vencido Jason.

-“No Jason espe… ¡AAAAAAAAAAAHHHH!” Grito, Roberto al sentir el gran apretón de Jason sobre sus huevos.

Jason no solo se los apretó sino que se los retorció lo que acrecentó aun más el agudo dolor que Roberto experimento, para casi de inmediato caer al suelo retorciéndose de dolor.

Jason se puso de pie y se monto sobre Roberto, aparto sus manos y molió su entrepierna a golpes, uno tras otros mientras Roberto gritaba hasta que puso sus ojos en blanco y se desmayo por el dolor, Jason tardo algunos segundos en que Roberto estaba desmayado para que dejase de golpearlo, entonces se puso de pie y fue a buscar corriendo un cuerda y cuatro largas estacas que clavo en cuatro lugares alejados del cuerpo de Roberto profundamente en la tierra, luego amarro sus tobillos y muñecas a las estacas y desnudo por completo a Roberto.

Roberto se despertó sintiendo que algo intentaba entrar en su ano virginal, al abrir los ojos sintió el enorme falo de Jason tratando de penetrarlo de inmediato comenzó a suplicar.

-“No  Jason, No lo hagas, por favor NO JASON NO…” Grito desesperado Roberto.
-“AAAAAAAAAHHHHHYYY” Grito muy fuete Roberto.

El grito fue cuando su ano por fin cedió para dar paso al enorme falo de Jason al interior de sus intestinos, Jason lo penetro por completo de una sola vez, sus huevos negros quedaron pegados a las blancas nalgas de Roberto, quien decía gritando.

-“SACALA, SACALA ¡POR FAVOR!” Gritaba Roberto.

Pero Jason estaba dominado para ese momento por el odio, la venganza y la lujuria, lejos de sacarla continuo penetrando a Roberto salvajemente unos 10 minutos más tarde entre gritos aun de dolor Roberto se vino sobre su vientre y pecho de manera copiosa, Jason continuo con sus embestidas como 10 minutos más hasta dar un pequeño gruñido y venirse por completo en lo profundo de los intestinos de Roberto que sintió su leche caliente muy dentro de su ser, para ese momento estaba llorando y suplicaba ya sin fuerza una y otra vez.

-“No, no, no en mi interior”. Susurraba Roberto.

Cuando Jason extrajo sin delicadeza alguna su aun palpitante gran miembro del interior de Roberto un rio de semen mezclado con sangre broto de su ano completamente abierto, Roberto quedo ahí llorando y sin fuerza, mancillado y violado, sintiendo como el semen de Jason brotaba de su interior, Jason se coloco su vieja larga bermuda para ir al recoger una herramienta que le había servido para algunas tareas y que pensaba usar para una muy especial.

Aquella era un tubo de metal con punta con el mango forrado con material aislante, era una especie de picana pero que servía para marcar hoyos en placas de madera para luego ser perforados por una broca de taladro de manera más fácil, Jason la había limado para que tuviera filo la punta, con esa herramienta en la mano regreso donde aun estaba Roberto y comenzó a darle descargas eléctricas directamente en su huevos, que provoco que Roberto se retorciera de dolor  mientras gritaba para que se detuviera, cosa que Jason no hizo estaba cegado por el odio.

Jasen continuo torturando a Roberto con la herramienta y a veces dándole patadas, brutales patadas en sus desprotegidos huevos, al cabo de una media hora ya con los huevos de Roberto visiblemente hinchados, Jason penetro con la herramienta a Roberto por su ano y mantuvo dándole una descarga pese al olor a carne quemada hasta que su pene de nuevo lanzo dos poderosos chorros de su semen mientras Roberto se retorcía de dolor, cuando acabo de venirse Jason extraño la herramienta se inclino y le dijo a Roberto.

-“Espero disfrutaras de tu ultimo orgasmo como hombre, ¡desde hoy serás mi putita!” Dijo Jason.

Acto seguido coloco la afilada punta de la herramienta sobre el escroto de Roberto justo entre sus dos huevos para presionar el botón mientras hacía fuerza, la herramienta comenzó a penetrar en el escroto mientras le daba descargas eléctricas a Roberto.

Quien no dejaba de gritar y retorcerse de dolor, Jason realizo varios agujeros hasta que el escroto de Roberto era una masa sangrante amorfa, en ese momento Jason tomo su destruido escroto y le dijo justo cuando de un fuerte tirón le arranco sus huevos y escroto a Roberto que quedaron en su mano sangrando mientras le decía.

-“¿Quien Manda Ahora?”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES

Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo......


OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES
Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [INCESTO] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Oscar y Omar de 20 y  21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo aunque ya habían tenido sexo las dos parejas aquella ocasión no se dio por alguna razón.

Mientras caminaban a casa ya muy tarde esa noche de pronto Oscar cayó al suelo a los pies de Omar que de inmediato se acerco a ver que le paso a su hermano pero no tardo también en caer al suelo inconsciente, ambos fueron alcanzados por un dardo tranquilizador que los dejos sin sentido, casi de inmediato una camioneta cerrada se detuvo a su lado y dos hombres los subieron en ella para luego partir hacia rumbo desconocido, ninguno de los dos supo cuanto tiempo estuvieron inconscientes o donde estaban cuando despertaron solo que estaban apenas en ropa interior sobre un frio piso de cemento.

Un hombre de unos 55 o 60 años vistiendo una camisa negra se presento ante los dos hermanos de improviso, tomo Oscar quien era el que estaba más cercano a la puerta de la habitación ambos estaba amarrados, el hombre tomo de los cabellos a Oscar para hacer que se pusiera de pie, cuando lo estuvo con sus manos le arranco su trusa (slip) color verde dejando a Oscar completamente desnudo para después llevárselo arrastrado de los cabellos con Omar gritando para que el hombre soltara a su hermano, como pudo se puso de pie pero no pudo salir de la habitación pues la puerta se cerró.

Omar escucho a su hermano Oscar suplicar y gritar, para luego escuchar un jadeos, luego un largo silencio y un grito, escucho la voz de su hermano suplicar gritando. 

-“NO, NO. NO, SACALA, SACALA POR FAVOR”. Gritaba Oscar.

Aquellos gritos y suplicas se prolongaron por varios minutos Omar estaba desesperado trato en varias ocasiones abrirse paso derribando la puerta pero era de solido metal por lo que por más que lo intento poco pudo hacer, para poder derribarla, en su mente pasaron las peores escenas y no estaba tan equivocado.


** ** ** ** ** ** **

Oscar fue llevado a una amplia habitación para ser colocado boca abajo sobre una mesa de madera con sus brazos atados a las patas de manera horizontal, su pelvis como piernas quedaban por fuera de la mesa, sus nalgas de blanca piel como el resto de su cuerpo quedaban expuestos sin ninguna manera de defenderse ahí otro hombre de una edad similar al primero ya los esperaba y ayudo a asegurar a Oscar a la mesa luego se bajo su pantalón para revelar un enorme falo en completa erección, que ya estaba chorreando liquido pre seminal. 

Aquel hombre le apretó la nariz a Oscar quien intento no abrir la boca pero no pudo tuvo que abrirla para respirar y cuando eso sucedió el hombre le introdujo su enorme pene de al menos 26 cm de largo bastante venosa circuncidado por completo hasta que sus pesados huevos quedaron colgado por debajo de la barbilla de Oscar, que sintió como el glande del hombre casi le llegaba a la boca de su estomago, sentía arcadas pero no podía hacer nada para sacar el enorme falo de su boca, el hombre lo tomo de ambos lados de su cabeza para comenzar con un mete saca brutal.

Oscar fue obligado a soportar aquella mamada brutal sin poder hacer nada, la saliva brotaba de la boca de Oscar a raudales bañando los huevos de aquel hombre  que no dejaba de gemir al sentir su glande bien profundo en la garganta de Oscar, que lloraba con el rostro enrojecido mientras el otro hombre comenzó a azotar sus nalgas con sus manos, dándole nalgadas fuertes con una cadencia que le hacía sentir como su sus nalgas estuvieran sobre un comal (parrilla), Oscar nunca pensó vivir algo similar.

De pronto el hombre que lo nalgueaba dejo de hacerlo para también bajarse su pantalón como ropa interior, de reojo Oscar pudo ver su pene erecto de 29 cm sino que mas con su prepucio corrido dejando su glande en forma de hongo al descubierto, aquel hombre se posiciono detrás de Oscar le abrió sus nalgas le escupió su ano tres veces antes de comenzar a restregar su erección delgada pero muy larga por entre sus blancas nalgas, Oscar trato de suplicar que no lo penetrara pero el pene en su boca hacía imposible que pudiera decir algo apenas entendible.

-“¡AAAAHYYYY NNNGGG MMMHHHH!” Gimió Oscar de repente.      

El hombre lo penetro 17 centímetros de carne caliente entraron con la primera estocada, había perdido la guerra, el aullido de dolor que pego fue acallado por el pene en su boca, ese iba a ser el único aullido que haría Oscar pues el hombre que lo penetraba por la boca incremento el ritmo de sus embestidas cada nueva embestida era seguida por sonidos guturales por parte de Oscar que se sentía como le hubiesen insertado un poste telefónico por sus entrañas.           

-“MMMHH”. Gruñía Oscar.         
-“¡SSHHH PUTITO! Tranquilo pronto te encantara y vas a pedir más”. Dijo el hombre a Oscar quien lo penetraba por su ano.        

Cada cosa que le decía ese hombre a Oscar era denigrarlo, mientras seguía bombeado bien profundo, lo que hacía que moviera su pelvis sin querer, son su ano sintiendo fuertes espasmo en ese momento Oscar odio a su ano más que nada en el mundo, después de cada embestida que le llenaba de dolor y sentía como se desgarraba su esfínter anal, para luego sentir una ola de escalofríos de placer que nacían en su ano y le llegaban hasta su cabeza.          

Oscar ya no podía pensar, solo se quedo ahí con la mirada perdida  sintiendo como ambos penes se le enterraban una y otra vez hasta el fondo, el hombre que lo penetraba analmente movía sus nalgas en círculos para que le diera mayor placer, ambas embestidas fueron brutales y duraron varios minutos el primero en venirse fue el hombre que tenía su pene en su boca, Oscar por primera vez en su vida sintió el sabor del semen con una abundante descarga en su boca, escuchando como el hombre gemía de placer.           

Pasaron algunos minutos hasta que el hombre que lo penetraba por detrás  empezó a venirse en su interior, 15 segundos antes Oscar se había corrido sin tocarse siquiera, sus piernas desfallecieron ese  momento, el hombre se aferró muy fuerte a sus caderas mientras se venía gimiendo de placer, por su parte líneas de espesa leche quedaron bajo la mesada, provenientes del pene de Oscar todo aquello desde que comenzó con la mamada a aquel hombre hasta que el otro se vino en su interior debió tardar entre 20 – 25 minutos, pero la venida del hombre en su ano sí que duro fácil 40 segundos, de descarga constante, podía sentir los espasmos en su ano, uno tras otros, con el mordiendo su espalda, por cada uno de ellos.    

Unos 10 segundos después él se salió de Oscar, dejando su ano complemente abierto, algo desgarrado al fin y al cabo lo había desvirgado analmente su ano palpitando dejaba escapar a borbotones la enorme descarga de semen de su violador que se entre mezclaba con su propia sangre, que resbalaba según sintió Oscar por el interior de sus piernas, incluso llegando a gotear de sus huevos, el pene de Oscar por otro lado también quedo palpitante goteando semen de la punta, con el chico aliviado que todo por fin terminara.


** ** ** ** ** ** **

Debieron pasar un par de horas, Omar que ya no escucha ruido alguno, estaba desesperado por ver a su hermano, uno de los hombre que violaron a Oscar, se presento donde aun estaba sobre la mesa de madera para limpiar su rostro del semen ya seco, lo mismo sus nalgas, ano y piernas del semen que escurrió por ellos, para dejarlo presentable, luego cuando termino le ordeno al otro hombre.

-“¡Ya está listo, ve por el otro!” Dijo el sujeto.

El otro hombre obedeció con una sonrisa malévola en su rostro, no tardo mucho en llegar a donde estaba Omar que al verlo entrar, trato de golpearlo embistiéndolo pero fue sometido con un fuerte golpe en el estomago, a le también le fue hecho añicos su trusa dejándolo completamente desnudo, el hombre le coloco un collar de cuero en el cuello y se lo llevo hacia donde estaba su cómplice y hermano al que le habían colocado un aro en la boca a modo de bosar al que estaba unidos partes de cuero que se aseguraron detrás de su nuca y cuello dejando su boca abierta como lista para realiza una nueva mamada.

Omar al ver a su hermano en aquella posición les grito a los dos hombres.

-“MALDITOS QUE LE HAN HECHO A MI HERMA…” Grito Omar pero no pudo terminar la frase cuando uno de los hombre le dio una fuerte cachetada en su mejilla derecha.

Omar fue conducido frente a su hermano, su pene quedo a la altura de su boca, el hombre que lo mantenía bien sujeto, tomo su pene para comenzar a masturbarlo cuando el pene de Omar estuvo completamente en erección alcanzaba los 20 cm, era blanco con un glande rosado en forma de casco circuncidado, el hombre tomo su pene y lo dirigió a la boca de su hermano.

-“No, No Por favor, Noo”. Suplico Omar hasta que sintió la punta de su glande tocar la lengua de Oscar.

El hombre que sujetaba por detrás a Omar empujo su pelvis hacia adelante y su erección se enterró por completo en la boca de su hermano, que abrió los ojos muy grandes al sentir su boca de nuevo rellena por un pene de nuevo y no cualquier pene sino el de su hermano, sintió arcadas de nuevo, al sentir los huevos de Omar colgando debajo de su barbilla.

El otro hombre no tardo en sujetar de sus cabellos a Oscar para comenzar a moverla hacia adelante y atrás, para comenzar a darle una mamada brutal a su hermano, que desesperado suplicaba.

-“Por favor ya basta, basta por favor… ¡MMMMMMM!” Suplicaba pero gemía al mismo tiempo Omar.   

Aquella mamada forzada de hermano a hermano duro entre 8 y 10 minutos antes de que Omar fuese separado de Oscar con su pene todo babeado y palpitante oscilando mientras fue conducido a la parte de atrás de su hermano para quedar su pene entre las firmes como paraditas nalgas de Oscar, que el otro hombre se encargo de abrir para dejar su rosado ano a la vista de Omar.

Con su erección  apunto de penetrar a su hermano Omar suplico de nuevo con lagrimas en los ojos.

-“Por favor déjenos ir, no diremos nada, ¡Por favor!” Suplico Omar con lágrimas rodando por sus mejillas.

Ambos rieron y eso le dijo a Omar que ambos estaba a merced de aquellos tipos, comenzaron a darle de nalgadas, no podía defenderse y de repente comenzó Omar a dar gritos fuertes ya que lo estaban penetrando, le dolía muchísimo, tanto que ya lloraba sin reparo alguno, uno de ellos le coloco una mordaza para que Omar dejase de gritar, mientras uno lo penetraba el otro tomo su pene erecto e hizo que penetrara a Oscar.  

Ambos se turnaron para violar a Omar hasta el cansancio, dentro de todo el miedo, enojo y coraje que le causaba la situación en el fondo sentía algo de placer, pues estaba siendo penetrado pero al mismo tiempo Omar también estaba penetrando, siempre había querido simular una violación pero no así. 

Cuando ambos hombre acabaron dentro de Omar dejaron que este se corriera dentro de Oscar, la descarga de Omar fue enorme y cuando sacaron su pene del interior del ano de su hermano aun disparo dos cuerdas sobre sus nalgas que hizo reír a ambos hombre.

Con ambos jóvenes jadeantes los dos hombres desamarraron a Oscar de la mesa pero le amarraron sus manos a la espalda como las tenia Omar, uno de ellos salió y regreso con una cuchillo eléctrico, aquello alarmo a los jóvenes pero para ese momento estaban con mordazas y sus suplicas eran nada entendibles. Omar fue el primero en sentir la cuchilla en sus carnes su pene aun en erección fue el primero en ser cercenado de su cuerpo.

Su escroto con sus huevos adentro le siguieron convirtiéndolo en un eunuco nulo para el resto de sus vidas, por su parte a Oscar que no se había corrido aun, uno de los hombres comenzó a darle una mamada mientras el otro detenía la hemorragia en la entrepierna de su hermano desmayado  a unos pasos de donde Oscar comenzó a gemir, 5 – 6 minutos duro aquella mamada antes de que Oscar dejase escapar entre un enorme jadeo de placer una gran carga de su semen directamente en la boca del hombre.

Aun no había acabado de venirse por completo con su pene aun dentro de la boca del hombre palpitando, cuando Oscar sintió como el hombre tomo sus huevos y se los corto con el cuchillo eléctrico castrándolo en el acto, Oscar puso los ojos en blanco lanzo un último gran chorro de semen en la boca del hombre y se desmayo por el dolor que su castración le produjo.


** ** ** ** ** ** **

Ambos hermanos fueron vendido a un rico hombre en Asia, para que fuesen sus juguetes sexuales, aun ambos son buscados por sus familiares, cada tanto Oscar penetra a Omar pues aun pude tener erecciones ya que su Amo le da testosterona a ambos para que conserven sus cuerpos masculinos, es el único amor verdadero que pueden darse, Omar a aprendido a apreciar el placer anal que su hermano le proporciona lo suficiente para poder sentir un orgasmo.

Claro nada parecido al enorme orgasmo que sintió cuando se vino dentro de las entrañas de su hermano tres años atrás cuando fueron “Obligados por los Secuestradores”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NUEVOS RECLUTAS

Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte......


NUEVOS RECLUTAS
Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [SUMISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte, pero aun hay dos opciones para evitar ir a la guerra, se puede comprar una licencia administrativa no es acepta muy bien socialmente pero es una opción legal.

Lo malo es que cuesta tu peso en oro literalmente, pocos son los que pueden pagar por este tipo de licencia que solo te salva de ser reclutado por 5 años si se vence se puede renovar por 10 años siempre que pagues un tercio de tu peso en oro.

La segunda opción es que seas un científico que preste sus servicios en los laboratorios de armas bélicas del ejército, lo que solo es para una unos cuantos, mi carta de reclutamiento llego a los 27 años poco después de salir de la universidad.

 Para mi desgracia no pude optar por ninguna de las dos opciones, apenas acababa de pagar todo lo que preste para mis estudios y mis padres no tenían suficiente para pagar mi peso en oro, no era un científico por lo que no tuve más remedio que presentarme al reclutamiento para luego ir al campo de entrenamiento, mi cuerpo estaba bien trabajado entonces con brazos y piernas fuertes, pecho marcados y abdomen plano con abdominales ya bien definidos, de piel morena bien bronceada tenía un par de nalgas de ensueño además era gay, pese a todo llegar al campo de entrenamiento fue como estar en el paraíso.

Si el entrenamiento era agotador pero al final del día siempre tenía una buena recompensa al ver a todos esos cuerpos desnudos en las duchas, o en la barraca viendo pasear a mis compañeros en ropa interior con sus bellos cuerpo bien trabajados la mayoría ostentando bueno paquetes debajo de las delgadas telas de sus, bóxer o trusas (slip) de tantos estilos pero todos de color blanco, siempre me hacia tener una erección, que por lo general terminaba en un sueño húmedo que me obliga a cambiar mi ropa interior a la mañana siguiente.

Mi mejor recuerdo de aquellos días fue durante un ejerció en que debíamos acampar en un bosque cercano de la base, la meta ella llegar a un objetivo usando métodos rudimentarios para orientarnos, aquella primera noche fue única, sentí dolor pero también mucho placer fue la primera de muchas orgias que tendría en mi vida. 

El ejercicio implicaba que debíamos competir con otro grupo de ocho para tratar de llegar y tomar una bandera peleando entre nosotros, lo que implicaba usar armas de fogueo y poder ser tomados como prisioneros, lo que me ocurrió, eran en total ocho hombres de entre 25 a 30 años, eran tarde estaba a punto de oscurecer, todos fumaban y algunos de alguna manera habían bebido licor y uno de aquellos hombres llevaba un poco de droga, la misma por la cual podría ir a prisión, era un lugar peligroso para algo así y sin embargo debían de tener cuidado de alguna redada por parte de los oficiales.

Me tiraron al piso y me golpearon la cara con el suelo, intento echar a correr pero otros dos soldados me tomaron por ambos lados y lo sometieron en el piso, el líder de aquel grupo de hombres miro mis nalgas, que de alguna manera deje paradito, al parecer sus demás compañeros entendieron aquel simple gesto de mi parte.

–“Maricón de mierda, te vamos a enseñar a una buena lección”

Los soldados que me habían sometido me bajaron el pantalón, no entendía porque hacían eso aquellos hombres, lo tome como una forma de humillación simplemente, no esperaba lo que aquellos hombres le hicieron.       

–“Miren las nalgas que ricas de esta perra”. Dijo uno de esos hombres.

Sentí como uno de aquellos hombres introdujo un dedo en mi ano, aquel simple gesto lastimo mi mucosa rectal, uno de esos hombre coloco mi suspensorio en mi boca y me amordazaron, a diferencia de los otros soldados aquel hombre era de tez un poco más clara y poseía ojos claros, aquel uniformado me contemplo, con una sonrisa que se dibujaba en su rostro, a decir verdad aquel soldado ocultaba su orientación sexual a sus compañeros, incluso había fantaseado con penetrar a uno de ellos y para él era el afortunado para ser penetrado no por uno si no por todo su equipo, siempre había querido participar en algo como eso y en ese mismo momento seria espectador y cómplice del abuso de un mí.       

El líder de aquel grupo de hombres fue el primero se bajarse el pantalón y su ropa interior hasta la altura de las rodillas, su tez bronceada combinaba con una fina capa de vello, sus testículos colgaban y se columpiaban mientras su miembro un pene de considerable proporción y grosor era de un tono más oscuro.

–“¡ABRANLE LAS NALGAS AL PUTO!” Grito a dos de sus hombres.

Mientras tanto el coloco su duro miembro sobre mi ano, el glande de aquel hombre era enorme en comparación de mi abertura anal, otro de los uniformados se había sacado también su miembro y se empezó a masturbar contemplando aquella escena de completa dominación, no podía ni defenderme en contra ellos, era imposible que pudiera defenderme contra aquellos ocho sujetos, sentía como el enorme miembro de aquel soldado empezaba a hacerse paso a través de mi ano, sintiendo una fuerte punzada de dolor y quise gritar, largas lagrimas escurrían por mis mejillas, pero eso solo era el principio.

Aquel soldado me tomo de las caderas y comenzó a meter su erección más profundamente con movimientos de cadera, las nalgas de aquel hombre se contraían y relajaban conforme hacia aquel movimiento de vaivén, su miembro empezaba a desgarrar mi ano, y la sensación que eso me producía era de una suavidad y al mismo tiempo de succión tan esplendida que hubiera durado horas penetrándome, pero sabía que no debía de ser egoísta, sus demás compañeros también deseaban disfrutar de mi ano, me tomo fuertemente de los cabellos casi podía arrancármelo.

–“Esta bien apretada esta perra, miren nada más el trabajo que me cuesta penetrarlo”. Jadeo el hombre que me penetraba.  

No solo me penetraba con fuerza para aumentar la sensación en su pene, sino que disfrutaba lastimarme, después de unos minutos de fuertes penetradas al fin aquel soldado eyaculo un abundante chorro de semen

-“¡Dios!, me hiciste correr bien rico, te vamos a hacer nuestra perra”. Dijo mientras se corría en mi interior.

La falta de sexo de aquellos soldados aumentaba de una sobremanera la excitación de aquel grupo, el segundo soldado se coloco atrás me dio una fuerte nalgada, se había sacado su pene del pantalón, su miembro era de igual manera tan grande como el de su compañero, no era la primera vez que me había penetrado por alguien con tal fuerza, algunas veces antes fui sometido por algún novio para complacer sus deseos sexuales, y debo confesar que me volvían loco las nalgadas.

Luego de un movimiento de cadera su miembro se perdió entre mis intestinos, sintió la tibieza de mi cavidad anal, sintiendo la humedad característica de un ano, incluso el semen con la que su compañero anterior había logrado lubricar mis entrañas sintió un poco de envidia al no ser el primero, dicho me hicieron comenzar a disfrutar, vi como se marcaban las venas de su cuello, su rostro se puso rojo, no solo sentía excitación, sentía la necesidad de golpear mis nalgas, las fuertes nalgadas y las profundas penetraciones me llevaron a un punto de extrema excitación.

De pronto sentí un liquido caliente que me bañaba el rostro, incitativamente quiso ocultar mi rostro pero el hombre que me penetraba me tomo por los cabellos y me hico poner el rostro en dirección a la fuente de aquel liquido, uno de los soldados me estaba orinando, los orines se combinaban con lagrimas, incluso al respirar aquel liquido amarillo pasaba hacia su nariz.       

Cuando el primero termino vi como otro de ellos se sacaba su miembro y empezó a orinarme, el soldado que lo estaba penetrando estaba a punto de terminar moviéndome la pelvis para darle mayor placer a su miembro, para ese momento mi ano ya casi estaba acostumbraba a aquellos movimientos de pronto escuche un fuerte gruñido y sentí la segunda eyaculación en mi interior, casi de inmediato un hombre alto y corpulento, cuya erección era un más grande que la de los dos anteriores, incluso el grosor de aquel miembro se comparaba con el grosor de mi antebrazo.          

Sin decir nada simplemente me penetro con fuerza bruta, pude sentir el cuerpo caliente de aquel soldado, tenía una pierna a cada lado de mis nalgas el placer era increíble ya no lloraba sino que estaba gimiendo detrás de mi mordaza, estaba siendo llevado al límite del placer mientras era penetrado los otros soldados lo animaban,  noto como uno de sus compañeros se saco su miembro deseando penetrarme por lo que el hombre que me penetraba entendió la urgencia de su compañero y retiro su miembro de mi ano que empezaba a enrojecerse debido a las múltiples penetraciones, el urgido soldado aprovecho y metió su miembro que no se comparaba con nada con el pene de su compañero pero sin embargo, vi como puso los ojos en blanco cuando me penetro, quiso aguantar todo lo que podía pero apenas después de siete minutos eyaculo, otros de sus compañeros ya estaban listos para seguir penetrándome

Mientras uno de los hombres disfrutaba de mi cuerpo sus otros compañeros esperaban turno sentados junto a una fogata que habían improvisado aquella noche seria larga, se divertirían conmigo hasta al amanecer me dejaron con una enorme cantidad de semen muy profundo de mis intestinos al terminar, al amanecer el líder de ellos me penetro de nuevo por 15 minutos más o menos, después de eso retiro su pene, para luego correrse sobre mi rostro.

– “Has sido una buena puta”. Me dijo al oído al acabar de venirse.
– “Ahora más te vale que no digas nada a nadie y la pasaras mal”.
– “¿Entendiste?”Me dijo amenazantemente.

Solo asentí con la cabeza, los hombres se vistieron me desataron y me quitaron mi suspensorio de la boca para dejarme ahí sobre el suelo del bosque, desnudo, con semen sobre mis nalgas, rostro y huevos, pero sintiéndome una puta consumada.

Dos semanas antes de ser enviados al frente de batalla, nuestro líder de escuadrón nos llamo a una habitación solo a nosotros ocho, al llegar estaba vestido solo con una boina y un pantalón de camuflaje tipo militar, ahí nos hizo desvestir y bajarnos nuestros pantalones como ropa interior hasta los tobillos, nos ordeno que nos masturbarnos hasta obtener una erección completo, cosa que obedecimos pese a la rara que era la orden.

Ahí no dijo que como las mujeres no estaban permitidas en el frente era ya tradición en el ejercito que cada escuadrón antes de ser enviada al frente eligiera a quien sería su puta de trinchera con la que obtendrían placer sexual, el único que estaba permitido ya que la “puta de trinchera” era un eunuco por consiguiente no era un hombre o una mujer por lo que era legal tener contacto sexual sin romper las reglas.

El líder de escuadrón, dijo que en aquella base, se seleccionaba al soldado que tuviera el pene en erección más chico del escuadrón en erección, por lo que todos comenzábamos a mirarnos primero a nosotros mismos luego a los demás y pronto todos me miraban en ese caso el pene en erección de mi escuadrón era el mío, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando nuestro líder se me acerco y tomo mi pene en erección con su mano derecha para luego decirme.

-“Felicidades has sido seleccionado para ser una puta de trinchera”. Dijo el teniente.

Me quede en estado de shock, por lo que no escuche decirle a los demás que se retiraran, apenas reaccione cuando el teniente comenzó a quitarse su pantalón como ropa interior, para dejar al descubierto su bien esculpido cuerpo con un pene enorme de al menos 26 cm lleno de venas en completa erección, en su mano un aro de metal, que rápidamente coloco en lo alto de mi escroto, luego me beso en la boca para luego decirme.

-“No su líder de escuadrón es mi deber darte un último placer antes de castrado”. Dijo el teniente.

Luego me hizo arrodillar frente a él para que le comenzara a dar una mamada, lambí sus grandes huevos primero para luego hacer lo mismo con su miembro desde la base hasta la punta de su glande que lo hizo gemir, luego me lo metí en la boca, el teniente me tomo de la cabeza para metérmela toda de un sólido empujón que casi me hizo ahogar, la dejo en mi interior por unos segundos y cuando extrajo su miembro le escuche decirme.

-“Te voy a hacer gemir más que esos soldados en el bosque”. Dijo el teniente.

Aquello me dejo helado como sabia aquello no se lo había contado a nadie, pensé para mi mismo mientras seguía dándole una rica mamada al teniente, luego de casi 10 minutos el teniente extrajo su pene de mi boca su liquido pre seminal era bastante sabroso debo decir, me hizo poner en cuatro patas y comenzó a restregar su miembro entre mis nalgas, luego me abrió mis nalgas y me escupió mi ano con tres veces pero antes de penetrarme me dijo.

-“¡Quiero que goces ya que al venirte el anillo se activara y te castrara! ¿Entendiste?” Me dijo.

Asentí con la cabeza y de inmediato sentí como su glande comenzó a penetrarme, no se detuvo hasta que sus huevos que oscilaban bajos golpearon los míos, el teniente espero unos segundos antes de comenzar a moverse, una de sus manos tomo mi pene en erección y comenzó a masturbarme lentamente, no tarde en comenzar a gemir su miembro se sentía deliciosamente bien cada que entraba en mis entrañas.

Aquello duro como 15 minutos, luego me hizo poner de pie para penétrame así, moviendo sus caderas ricamente, mientras me masturbaba al tiempo que me besaba, el cuello, lóbulo de mi oreja derecha para fundirnos en un beso en que nuestras lenguas se entrelazaron en el interior de mi boca, aquello duro otros 15 o 20 minutos en los que gemí sin parar antes de comenzar a sentir como el pene del Teniente comenzó a palpitar y sus embestidas se hicieron aun más rápidas como desesperadas.

De pronto sentir un torrente de liquido caliente en mi interior que me hizo vibrar de placer y mi pene que para ese momento estaba siendo masturbado con prisa comenzó también  arrojar chorro tras chorro de mi blanco semen con ambos gimiendo de place al unísono.

Quede todo agitado, sudado y cansado olvidando el anillo sobre mis huevos, de pronto sentí como el teniente retiro su miembro de mi interior un gran torrente de semen broto de mi ano aun bien abierto en eso sentí una fuerte punzada en mi entrepierna que me hizo llevar mis manos a ella para notar que mis huevos con mi escroto incluido ya no estaban mas unidos a mi cuerpo, sentí como un gran chorro final de semen fue disparado de mi rígido como nunca antes en mi vida.   

Quede en shock al ver mi escroto con mis huevos en su interior en el suelo, luego ya no recuerdo nada, me desperté y ya me había curado, a las pocas semanas fui enviado con mi escuadrón al frente desde un principio fue su desahogo sexual y me encanta ser penetrado cada que se puede, de mi escuadrón original solo el teniente ahora capitán queda vivo, pero siempre la llegada de nuevo hombres bien dotados es bienvenida, me encanta probar a los “Nuevos Reclutas”.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NO LO HAGAS POR FAVOR

Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo......


NO LO HAGAS POR FAVOR
Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo,  creció para convertirse en una bella adolescente algo sobre protegida  por sus abuelos que la adoraban con locura, todo fue amor hasta los 18 años.

Nadia deseaba algo de libertar por lo que al entrar a la universidad se mudo a un dormitorio donde compartía cuarto con una chica de su misma edad, de la cual se hizo amigo una noche esa chica no la pudo acompañar a una fiesta tenia examen al dia siguiente por lo que quedo con un grupo de estudio Nadia por su parte deseaba ir a aquella fiesta mucho pues iba a ir el chico que le atraía se vistió lo más sensual que pudo y se encamino sin pensar en los peligros que una mujer sola y vistiendo como iba podría enfrentar.

Nunca llego a la fiesta fue detenida por tres hombres jóvenes, como de 20 años ya bastante borrachos quienes la obligaron a ir hasta un pequeña fuente oculta entre matorrales de un parque donde comenzaron a manosearla.

-“No, No Déjenme ir”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia.

Pero uno de ellos la tomo de su ligera blusa con ambas manos y se la abrió rompiéndosela por completo sus lindos como firmes pechos quedaron apenas cubiertos por su sostén (corpiño), de fino encaje negro que solo hizo excitar a los tres hombres.

Aterrada Nadia comenzó a gritar pidiendo ayuda, fue cuando uno de los hombres le dio un fuerte puñetazo en el estomago y otro rápidamente en el juvenil rostro de la joven que la hizo caer al suelo, como si ese fuese la señal los tres hombres como lobos hambrientos se abalanzaron sobre ella, con sus manos le fueron arrancando sus ropas, hasta dejarla solo con su pequeña tanga de encaje color negro, que Nadie agarro con fuerza con sus manos tratando de que no se la quitaran incluso dejando que las manos de esos hombre le apretaran sus senos ya al desnudo.

Pero un fuerte golpe en el estomago hizo que Nadia soltara su tanga, lo que aprovecho el hombre que la golpeo para quitarle la única prenda que aun cubría su bello cuerpo, dejando su sexo al descubierto, apena adornado por un mechón de vello púbico, apenas esa tarde Nadia se depilo su sexo en previsión de si sucedía algo mas con el chico que le gustaba sin imaginar que los que iban a disfrutar de aquello eran esos tres hombres.

-“No, No, No. Me hagan nada”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia de nuevo.

Los tres hombres rieron al unísono, mientras seguían manoseando su cuerpo, uno de ellos dejo de ir apenas para decirle.

-“Calma Preciosa, solo te vamos a hacer gozar, como de seguro desea una putita como tú”. Dijo el hombre.

De inmediato se bajo se pantalón Nadia con horror logro ver como debajo de su bóxer se marcaba ya una tremenda erección, que no tardo en ver en directo era un pene de 20 cm circuncidado que ya estaba derramando liquido pre seminal de la punta, los otros dos hombres, tomaron las piernas de ella para abrírselas Nadie trato de luchar pero nada pudo hacer contra la fuerza de ellos.

Aquel hombre no tardo en restregar su endurecido miembro por los labios vaginales rosados de Nadia, que de nuevo comenzó a gritar uno de los hombres tomo su tanga y se la metió en la boca que redujo el ruido de sus gritos, de pronto los ojos de Nadia se abrieron grandes al sentir como aquel pene comenzó a penetrarla, escucho decir al hombre.

-“Lo tiene muy apretado esta putita”. Los tres hombres rieron de nuevo.

Por lo que el hombre tomo la cintura de Nadia para hundir su miembro con fuerza, que entro por completo desgarrando el himen de Nadia que le hizo arquear el cuerpo del dolor que sintió, no escucho decir al hombre que la penetraba.

-“Vaya esta putita era virgen”. Dijo jadeante el hombre.

Los hombres chiflaron y apoyaron a su amigo, mientras al extraer su pene del interior de Nadia este estaba manchado de sangre, uno a uno tomo su turno el último de ellos le quito la tanga de su boca para insertar su pene y venirse en ella, ya con Nadia completamente catatónica como si no le importara si vivía o moría, cuando los tres se corrieron dos veces en ella la dejaron ahí tirada bañada en semen.

Aquella experiencia de violación marco la vida de Nadia, termino la universidad pero nunca más volvió a salir sola o hablo con otro hombre durante el resto de sus estudios universitarios, la misma noche que todo eso ocurrió llego a su departamento como pudo con sus piernas manchadas en sangre y semen, se baño llorando casi arrancándose la piel de lo fuerte que la tallo, fue en momento que juro que pese le tomara toda la vida se vengaría de aquello hombres.

Dos años después de salir de la universidad conocía a Roberto su actual esposo con la que tiene dos hijos, Roberto supo ser tierno y demostrar que era buen hombre la primera vez que tuvieron sexo fue la primera vez que ella sintió un orgasmo como mujer, lo que la hizo amar aun más a su marido, fue pero no olvido lo que juro en ese baño aquella noche, un años después de su boca su abuelo murió de un infarto, seis meses después se abuela muchos dicen que por la tristeza, como fuese le dejaron una gran herencia en negocios como en dinero a Nadia.

Con su nuevo poder económico Nadia contrato a unos detectives privados que no tardaron mucho en dar resultados el primero en ser encontrado fue el hombre que en segundo lugar la penetro, reconoció su cara pese a los años trascurridos en la foto que el detective el proporciono, Nadia contrato a una pandilla para que el fuese secuestrado, violado y castrado al final cosa que sucedió, a los pocos meses ella supo que lo encontraron colgando de su habitación

-“Se suicidado el muy cobarde”. Pensó Nadia con una alegre maldad que desconocía poder sentir.

El siguiente de aquellos tres hombres en sufrir un destino similar, seis meses después, fue el que se vino en la boca de Nadia, pero a él, le quemaron su pene con soplete de gas hasta dejarlo literalmente carbonizado, sus huevos por otra parte fueron reventados por las fauces de un tornillo de banco que los aplasto hasta que no resistieron tanta presión y explotaron en decenas de pedazos incluso estallando su saco escrotal, esta segunda víctima era ejecutivo de un banco, padre de un niño, que al verse despojado de su virilidad opto también por el suicidio, disparándose un tiro en la boca cuando su mujer e hijo fueron a visita a los abuelos del niño.

La noticia del suicidio de aquel hombre lleno de alegría a Nadia pero ella deseaba terminar con su venganza, el último de los tres hombres le fue esquivo por algunos años, hasta que por fin fue localizado casado y con dos hijos vivía lejos en otra ciudad dueño de una cadena de tiendas, Nadie tuvo que retrasar su venganza por cosas familiares pero con el ultimo hombre ya de 34 años fue secuestrado y dejado en el sótano de la casa de sus abuelos amarrado y vendado.

Aquella semana Roberto se fue de vieja de negocios a Europa no iba a regresar hasta el domingo por lo que tenía una semana, el corazón de Nadia latía con fuerza aceleradamente mientras bajaba uno a uno cada escalón hasta el suelo del sótano, ahí estaba aquel hombre que le violo y desvirgo a los 18 años, acostado boca arriba apenas con un ajustado bóxer con sus manos amarradas a la espalda, completamente indefenso, quien se agito al escuchar que alguien se acercaba a donde estaba recostado.

-“¿Quién está ahí? ¡Ayuda por favor me han secuestrado!” Dijo el hombre.

Nadia apenas pudo contener la risa que la suplica de aquel hombre le provoco, se sentía nerviosa pero al mismo tiempo excitada, incluso sentía su ropa interior mojada de sus jugos, aquella situación era muy excitante para ella por alguna razón, pero en su mente solo quería que ese hombre sufriera un poco de lo muchos que ella sufrió cada noche desde su violación recordando cómo es que fue mancillada por ellos.

Lo primero que hizo Nadie fue usando unas tijeras cortar el bóxer del hombre para dejarlo al desnudo su pene como huevos peludos quedaron al descubierto, aquel miembro era incluso más grande que el de su esposo, que solo le causo al verlo una terrible repulsión incluso tuvo varias arcadas pero logro no vomitar.

Aquel hombre al sentir las manos recorrer su cuerpo y sentirse completamente expuesto de nuevo comenzó a suplicar casi llorando, ya no era tan aterrador como Nadia recordaba.

-“Por favor no me hagan daño pagaran el rescate que pidan solo déjenme hablar con mi esposa”. Dijo el hombre.

Nadia solo guardo silencio mientras le daba la vuelta a su cuerpo para que quedase boca abajo, sus nalgas quedaron al descubierto Nadia planeo algo muy aterrador para él, siendo enfermera quirúrgica sabia como curar pero también como causar un gran daño,  aunque nunca ejerció su profesión su licencia aun era válida por lo que no tuvo problemas en conseguir los suministros médicos.

Luego de checar que el hombre estuviera bien amarrado comenzó a apretar sus nalgas, hasta que finalmente Nadia se las abrió para revelar un ano oscuro como cerradito una expresión de genuina maldad se dibujo en su rostro y modificando la voz le dijo al hombre.

-“¡Ahora vas a saber lo que siente ser violado!” Le dijo Nadia.

Casi al mismo tiempo hundió uno de sus dedos entro de su ano, luego dos hasta que tres de ellos se hundían y salían de su apretado esfínter anal, el hombre solo se retorcía seguía suplicando para que se detuviera, al cabo de unos cuantos minutos Nadia extrajo sus dedos pero eso no era todo, ella fue por un tubo de una pulgada de diámetro por 70 cm de largo, cuyo uno de sus extremos comenzó a restregar por su ano semí dilatado, el hombre al sentir el frio metal girar sobre su ano, se imagino lo que eso supondría por lo que con desesperación de nuevo suplico.

-“¡NO LO HAGAS, POR FAVOR, NO LO HAGAS!” Grito el hombre.

Que se retorció y luchaba tratando de evitar ser penetrado por aquel tubo, pero sus gritos desesperados hicieron que de un solo gran empujón el tubo entrara en sus entrañas profundamente desgarrando el esfínter anal del hombre que comenzó a sangrar mientras él se retorcía y gritaba de dolor al sentir aquel tubo bien dentro de su cuerpo.

En ese momento ella saco un elastrador para colocar rápidamente dos ligas castradoras en lo alto de sus huevos de nuevo el hombre dio un alarido y se retorció como si tuviera convulsiones al sentir el apretón de las ligas en su escroto.

-“AAAAAAAAAAhhhhh”. Grito.
-“Por FAVOR YA BASTA, ¡POR FAVOR!” Suplico gritando el hombre.

Nadia, entonces tomo su pene y coloco otras dos ligas en la bese luego de hacer que quedase en completa erección que de nuevo provoco que el hombre diera un gran alarido de dolor, una vez concluido con las ligas, fue hasta un cubo metalizo en donde estaba un largo trozo de metal sostenido hasta la mitad en posición vertical por carbones ardiendo cuando lo extrajo la mitad brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

Con aquel trozo de metal ardiente, Nadia regreso a donde estaba el hombre aun tratando de extraerse el tubo de su interior con sus manos había logrado sustraer algunos centímetros pero Nadie de un nuevo empujón lo introdujo aun más, el hombre grito de nuevo, Nadia entonces comenzó a introducir el fierro ardiente por el centro hueco del tubo hasta que la parte ardiente tomo los intestinos del hombre perforándolo para seguir su camino ya que estaba afilado por el extremo ardiente, los gritos del hombre si hicieron aterradores mientras sentía como era quemado por dentro sin poder hacer nada.

Nadie de pronto extrajo el fierro y unos segundos después un gran chorro de sangre broto de la parte alta del tubo, Nadia excitada, volvió a meter el fierro que lo dejo dentro algunos minutos antes de volver a sacarlo de repente para producir otro gran chorro de sangre, al daño estaba hecho, el sangrado interno en el cuerpo del hombre era grave en pocos minutos moriría de no recibir ayuda médica con urgencia, antes de que perdiera la consciencia Nadie le dijo al oído.

-“Te vas a ir al infierno pero sin tus huevos y pene maldito violador”. Le dijo Nadia.
-“No por favor no lo hagas”, Suplico casi susurrando el hombre

Nadie le corto usando una tijera para cortar pollos, los huevos que hizo gritar al hombre y unos segundos después su pene, anulado y con pocos minutos de vida ella le dijo.

-“Me voy a quedar con tu virilidad como recuerdo, ¡disfruta del infierno!” Dijo Nadia.

Luego con el escroto y pene aun ligados, chorreando sangre los puso en un frasco para colocarles luego liquido conservante y los oculto tras unos papeles en una caja fuerte de la que solo ella sabía la combinación.

Días después, Nadia leyó en la prensa el hallazgo de un cadáver terriblemente torturado y mutilado en una ciudad lejana del país, “se sospecha de un ajuste de cuentas de la mafia” decía el artículo, Nadia solo recordaba mientras sus manos masajeaban su inflamado clítoris sobre su cama más feliz que nunca.

-“No lo hagas por favor”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PLACER DE LA LIBERTAD

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo......


PLACER DE LA LIBERTAD
Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





La plantación era la misma que cuando la dejó, pero Melanie era diferente. El embarazo de Melanie y el nacimiento del bebé de raza mezclada hizo que el interés que tuviera previamente su familia se diluyera. Había probado los placeres que el sexo podía aportar y no iba a renunciar a ellos; Incluso si eso significaba ser mucho más cautelosa sobre la posibilidad de un embarazo.

Su actitud hacia los esclavos también era diferente. Su sonrisa y actitud bondadosa hacia los esclavos era menos genuina y más parecida a sus contrapartes; Un acto que realizan las mujeres debido a que se espera de alguien de clase y crianza. Donde antes había albergado simpatías por las condiciones de los negros, como lo haría con cualquier otro ser humano; Ahora su actitud hacia ellos se parecía a su visión de los animales de granja, ese era su lugar natural. A pesar de que todavía tenía una admiración, incluso un anhelo por su lujuria animal pura, no aumentaba su estatus a sus ojos. Al igual que uno podría estar impresionado con el poder natural de un caballo de carreras, mientras que creer que necesitaba el control constante de un jinete y entrenador para expresar ese poder.

Melanie quería reanudar su pintura. Todo el mundo pensó que era poco aconsejable o increíblemente valiente que ella quería volver a la cabaña que había convertido en su estudio de artista. Se había cerrado desde el "incidente", y necesitaba ser limpiada y la reposición de los suministros. No tardó mucho Melanie en detectar al siervo de la casa que Roger estaba usando para aliviar sus impulsos sexuales. Tenía a la joven Prissy asignada para hacer una limpieza a fondo del estudio bajo su supervisión. Tan pronto como estaban solos en la cabaña Melanie se enfrentó a la chica.

-"Sé que mi esposo, el Amo de la Casa, te usa para... sus necesidades especiales y personales de él", dijo haciendo un gesto hacia las chicas soltera. El miedo se apoderó de la cara de Prissy. No quería volver a tomar agua en las manos del campo bajo el calor. Trabajar en la casa era lo más parecido a sentirse como una persona que había conocido en su vida. Melanie capto inmediatamente las preocupaciones de las chicas.

-“No te preocupes, sé que no tienes ninguna opción en el asunto”. Dijo Melanie tranquilizadoramente. Puedo asegurarme de que sigas trabajando en la casa. Sólo quiero dos cosas de ti.

-¿Qué desea? -preguntó Prissy perpleja. ¿Qué podía necesitar de mí la señora de la casa?

Tú mantienes a mi marido satisfecho para que no me moleste, y me dices cualquier cosa que hayas oído que creas que podría querer saber.

-¿Qué quiere saber? -preguntó ella más desconcertada que nunca.
-"Si dice algo o escucha algo sobre mí, quiero saber qué es".

-"Dios, Melanie." Ella pensó por un momento, entonces agregó" ¿Cualquier cosa? ¿Incluso si eso significa algo desagradable?

"Si cualquier cosa".

"Si él dice que tu vagina no es tan apretado como el mío, incluso ancho" Por lo del bebé "perdido," ella dijo tímidamente. Melanie soltó una pequeña risa desdeñosa.

-“O tal vez no es lo suficientemente grande” -replicó ella sin pensar-. Prissy soltó una risita.
-"¡Eso es cierto! Tengo que esforzarme mucho para sentirlo.

Melanie asintió cortante y Prissy se dio cuenta de que el momento entre ellas había terminado y la formalidad estaba a la orden de nuevo. Bajó la cabeza y volvió a sus deberes.

***

Roger regresó del mercado de esclavos con unas nuevas compras, la más inusual de las cuales era una mujer africana mayor que salía del barco, que ya hablaba bien inglés. Él la asignó a la cocina, donde todos pronto descubrieron que ella era muy buena en el tratamiento de cortes y otras lesiones pequeñas. Le dio el nombre de Sara, pero los esclavos la conocieron por su nombre africano, Batuulo, y la llamaron cuando estaban solos. Había sido una anciana en su tribu y era popular con algunos de los esclavos, ya que podía satisfacer su curiosidad sobre las costumbres de su patria ancestral. Su audiencia no era plenamente consciente de que África no era el mismo lugar o la misma tribu, pero eso no le quitaba el misterio de las historias. Batuulo era también una gudniinka, un "cortador de muchachas". Aunque fascinada por las costumbres africanas, esa idea no agradaba entre los negros americanizados. "La vida de esclavo tiene pocos placeres. Pero si te lo quitas de la cabeza ya no preocupas mas por ello”, como dijo Mammie Jo.

Además de informar sobre las actividades y comentarios de Roger, Prissy se había convertido en los ojos y oídos de Melanie en los barrios de esclavos. Cuando Melanie se enteró de la historia de Sarah sobre el corte de las mujeres, un escalofrío recorrió su espina dorsal. Qué cosa horrible hacer a una mujer, pensó. Su propia búsqueda de la satisfacción sexual en ausencia de compañeros masculinos durante su ausencia le había llevado a descubrir lo que sus libros franceses habían llamado menage a mois. No era tan bueno como un miembro grande y grueso en ella, pero era mejor sin nada. Y lo que es más importante, había aprendido el papel importante que desempeñaba esa pequeña perla cuando un hombre estaba involucrado. La idea de vida sin ese pico de placer parecía un destino peor que la muerte.

Ella estaba aliviada de que Sarah no estuviera practicando sus ritos bárbaros ahí. Además de aterrorizarla al pensar, la noticia también sirvió para reforzar su creciente visión de los negros como algo más que salvajes sin la guía de la raza blanca. Al mismo tiempo, ella secretamente tenía algo de satisfacción y atracción en el pensamiento. Si ella hubiera sabido de esas cosas cuando culpaba a las esclavas por los deslices de Roger, podría haber ordenado que se las hicieran. Ahora no le importaba lo que Roger hiciera mientras él no la molestara.

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

-“No tengo la menor intención de reprocharle nada, señora, pero la repetida dependencia de uno de su tipo a menudo puede ser malinterpretada para obtener permiso para ... sobrepasar sus límites, si se me permite decirlo” -le había dicho cautelosamente.

Melanie tomó el consejo graciosamente pero también en serio. Varios socios evitarían la sospecha de sus actividades reales y después de lo que le sucedió a Buck estaba bastante segura de que ninguno de los hombres esclavos querría anunciar lo que estaba sucediendo. Para hacer que las cosas fueran aún más inocentes, ella haría que el señor Hodges hiciera la selección por ella. Puesto que ella estaría pasando por una variedad de hombres jóvenes si uno era inadecuado ella simplemente no lo solicitaría de nuevo.

Augustus apareció en la puerta del estudio aparentemente para cortar y apilar leña contra los próximos meses de invierno y para hacer cualquier otra tarea que la señorita Melanie tenía para él. Augustus, como cualquier otro joven de la plantación, conocía alguna versión de la historia de lo que le pasó a Buck. Las historias tenían diferentes variaciones pero todos terminaron con Buck siendo castrado por la propia mano de Melanie. Obviamente estaba asustado.

-“Señorita Melanie, estoy aquí para cortar madera para usted, y para trabajar en lo que necesite. No quiero problemas ni otras cosas, solo quiero trabajar” -dijo tan respetuosamente como pudo-. Melanie había llegado a comprender muy bien la dinámica del poder en la plantación.

-“Usted está aquí para hacer lo que yo diga, siempre que lo diga y como yo diga” -dijo fríamente con los ojos cerrados. "¿Está claro?"

-“Si, señorita Melanie” -respondió bajando sus ojos temerosos.

Melanie tomó té y sándwiches enviados desde la casa principal para almorzar. A la hora del almuerzo le dijo a Augusto que podía almorzar y le ofreció una taza de té y un asiento en la pequeña mesa del estudio. Con cautela pero educadamente aceptó. Melanie le ofreció un sándwich.

-"Es carne asada y queso", dijo, "espero que lo encuentres suficiente".

-“Gracias, señora” -dijo-. Augusto nunca había comido tan bien en su vida. Intentó imitar la manera elegante de Melanie de morder el bocadillo y beber su té lentamente.

-“Dime la verdad, Augusto. Cuando estás con tus mujeres, ¿puedes durar mucho cuando estás teniendo relaciones sexuales? "Melanie preguntó tan casualmente como si le hubiera preguntado sobre sus habilidades de carpintería. Augusto casi se atragantó con el té.

-¿Señora? -preguntó incrédulo.

-“No te avergüences” -dijo Melanie con una leve sonrisa-. Soy una mujer casada, conozco esas cosas y es solo una conversación. No estaré avergonzado, responda mi pregunta. Casi tan asustado por no responder Augustus decidió seguir sus órdenes era el camino más seguro.

-"Me siento muy bien", dijo, luego hizo una pausa. Incapaz de dejar el silencio en pie, continuó: "Siempre dicen que es bueno antes de que dispare. Un día que no puedo decir que puedo. ¿Todavía no ha fallado? -dijo, con creciente orgullo-. Eso era exactamente lo que Melanie quería oír.

Llevaba un vestido de artista, una prenda de una sola pieza que se deslizaba sobre su cabeza y se extendía debajo de sus rodillas cubriendo todo lo que llevaba debajo de salpicaduras de pintura, excepto que no llevaba nada debajo. En una imitación de un movimiento casual, levantó la pierna para recubrirla en la otra dirección. Se aseguró de que Augustus tuviera a su disposición una vista rápida de su sexo peludo. Observó su pantalón de cerca y vio un movimiento de la tela.

-"Muéstrame lo que le das a las chicas por la noche", dijo tratando de mantener el mismo tono casual.

-No es correcto, ¿verdad, señorita Melanie?

-"¡Quítate ese pantalón, AHORA!" Dijo en un tono que no dejaba dudas de que era una orden. Augustus se deshizo de su pantalón ancho revelando un miembro masculino casi tan largo e incluso más grueso que el que Buck había tenido.

-"Por favor, no me corte, señora", lloriqueó.

-No dispares hasta que yo te dé permiso, y nunca en mí, y no tendrás nada de qué preocuparte-respondió ella con la frescura de una hoja de acero-.

A pesar de la terrible amenaza, el pene de Augusto permaneció duro. Melanie se trasladó a la cama pequeña y levantó su bata, extendiendo las piernas y revelando sus encantos más femeninos. Su pene se crispó.

-"Ahora si eres tan bueno como dices que eres, y puedes demostrarlo", dijo Melanie.

Al igual que Buck antes que él, la visión de la carne mujer ofrecida a él abrumó cualquier otro sentimiento y preocupación. Él deslizó su longitud hacia ella lentamente, asombrado de que realmente estuviera sucediendo, y cuidadosamente bloqueando de su mente cómo había terminado eso para el último negro que estuvo en su lugar. Había pasado tanto tiempo desde que Melanie estuvo llena de un pene de ese tamaño por completo que casi alcanzó su pico con solo su empuje en su interior. Ella se mantuvo en silencio y exigió lo mismo de su joven encargado. Estaba aún más intoxicada por el poder de hacerle sentir dolor por la liberación de lo que había estado con Buck. Ambos se movieron al borde de la felicidad tres veces antes de disminuir la velocidad. En la cuarta vez, Augustus estaba claramente en apuros.

-“Por favor, señorita. Tengo que dejarlo salir. ¡Duele!" Le suplicó. Melanie palmeó sus grandes y llenos huevos, enviando un escalofrío por su espalda. Ella estaba menos preocupada por un derrame accidental que antes, porque ahora se estaba manteniendo un seguimiento más cercano de su ciclo. Ella nunca permitía la penetración los 10 días que comenzaban una semana y una mitad después de su tiempo del último mes comenzado.

-"Déjalo salir. Puedes derramarte fuera de mí la próxima vez, después de que me venga”, dijo firmemente. Solo gimió y asintió con la cabeza. Pronto reanudaron sus movimientos y esta vez el estrecho túnel de amor de Melanie apretó el miembro grueso y ella podía sentir el hormigueo comenzar en las paredes de su vagina y la cresta en su botón de amor. Por un momento, ella fue como un animal, gruñendo y haciendo muecas, y de repente se quedó floja. En ese momento Augustus no pudo soportarlo más. Se libro del agarre de su túnel de amor y disparó una larga corriente de semen en el suelo, seguido de media docena más cada vez menores.

Melanie siguió un modelo similar con unos tres o cuatro chicos, a veces dejando que el azar dictara quién estaba disponible y otras veces pidiendo uno específico. Aunque entre los esclavos era un secreto aún más abierto que cuando estaba con Buck, estaba aún más guardado. El incidente con Buck había mostrado a Melanie un lado cruel y despiadado de que nadie se imaginaba que estuviera allí, y había recordado a todos los negros que sufrirían lo mismo si la noticia de tal escándalo llegaba a la comunidad blanca.

Ese arreglo funcionó bien para Melanie durante la próxima década más o menos. Ignoraba alegremente toda la política que alguna vez le había interesado. Incluso las otras mujeres, que previamente habían hecho caso de permanecer ignorantes de los asuntos nacionales, tenían un mayor interés que ella.

-¿No tiene usted la menor preocupación de que esos yanquis traten de forzar su forma de vida sobre nosotros? -preguntó Charlotte Rupert con asombro. Melanie solo se rió.

-“Mi querida Charlotte, si hay algo que he aprendido de mi época en el Sur, es que nada cambia realmente aquí”.

Cuando estalló la guerra, Roger, como muchos de los otros hombres, se sintieron obligados a unirse a la lucha. Como terrateniente podía permitirse formar su propio regimiento de milicias y nombrarse coronel. Era una unidad más pequeña que la mayoría, pero estaba llena de hombres orgullosos como él, seguros de que harían un trabajo rápido con los Yankees y estarían en casa a tiempo para las cosechas. Melanie se sintió aliviada de que él se fuera, aunque solo fuera por unos meses.

Fue alrededor de un mes antes de la Navidad de 1861 cuando recibió la noticia de que Roger había muerto en la batalla de Ivy Mountain en Kentucky el 8 de noviembre. Melanie hizo todo el espectáculo apropiado de dolor y duelo, mientras continuaba sus asuntos clandestinos. Sus principales preocupaciones eran cómo mantener la plantación en marcha. Las escaseces debidas a la guerra ya hacían difícil mantener los suministros necesarios y su algodón valía muy poco debido al bloqueo de los Yankees. Los corredores del bloqueo compraron el algodón barato sabiendo que la mayor parte de él se perdería consiguiendo más allá de los barcos de Yankee, y el precio en los fardos supervivientes tuvo que cubrir todas las pérdidas así como las ganancias del corredor. Aunque el algodón del Sur estaba en demanda, si el precio final era demasiado alto, las fábricas de Inglaterra podían comprar tan fácilmente algodón egipcio de mayor calidad.

El estrés de tratar de mantener la plantación a flote hizo requerir de Melanie "relajaciones especiales" de todo el más importante para ella. Con el fin de sentir que todavía tenía algún control sobre su vida que ejercía aún más control sobre sus jóvenes a cargo, exigiendo aún más hazañas de Hércules de resistencia de ellos. Para sus chicos, el sexo solía ser más que suficiente para contrarrestar el remoto temor de los resultados terribles, ahora era difícil disfrutarlo, siendo superado por el miedo real y presente al fracaso de realizar a su satisfacción. Después de mantenerse en el borde durante casi una hora, no pudo soportar más y sacó y derramó su semilla sobre su vientre. Melanie estaba instantáneamente y doblemente enfurecida de que se derramara sin permiso y que lo hizo en su cuerpo. Ella lo amordazó con un trapo y lo ató al mismo roble que había sido escenario del castigo de Buck. Ella se lanzó contra el pobre muchacho con un látigo de caballo, mientras gritaba "¿Cómo te atreves a desobedecerme?" Sus gritos seguramente habrían atraído a una multitud si no lo hubiera amordazado. Su golpe final golpeó su bajo testículo colgando con una grieta sólida. En un instante su cuerpo se puso rígido y luego comenzó una serie involuntaria de estremecimientos por todas partes. El vómito salió de su nariz cuando no pudo salir de su boca. Melanie lo cortó, quitó la mordaza y regresó a la casa principal. Cuando llegó a la cocina, señaló a Sarah.

"Hay un chico de mi estudio que necesita se cuidado. Ve, ahora", dijo y casualmente se acercó a su habitación.

Batuulo agarró su bolsa de cuero y encontró al muchacho todavía tendido en la base del árbol. Ella pidió ayuda y varias mujeres que estaban lavando ropa vinieron en su auxilio. Llevaron al chico a la cabaña más cercana y comenzaron a lavar sus sangrientas heridas. Fue entonces cuando Batuulo advirtió el oscurecimiento e hinchazón del testículo. Había visto heridas como ésa en África. Ella sabía que había sangrado dentro del escroto que sostenía los huevos masculinos. El muchacho estaba recuperando la conciencia, y sintiendo el dolor en su ingle. Alcanzó las partes heridas y Batuulo le dio una palmada en la mano.

-"Estas gravemente herido. Puedo ayudarte, pero tengo que cortarte. Si no lo hago, podrías perderlo todo", dijo. El chico estaba aterrorizado, y claramente no sabía qué hacer. "¿Confías en mí?", Preguntó. Solo podía asentir con la cabeza.

Tomó un cuchillo e hizo una pequeña hendidura en su bolsa de piel. La sangre se derramó junto con un poco de líquido claro, luego se redujo a un goteo. Echó agua sobre la herida y buscó la fuente del sangrado. Como ella temía que fuera del "huevo" en sí. Se volvió hacia una de las mujeres reunidas y le entregó algo de su bolsa que parecía un gran par de pinzas.

"Caliente la punta de esto en el fuego hasta que brille", le dijo. Al oír esto, el muchacho empezó a gritar.

"¡NO! ¡Por favor, no! "

-Aquí, chico -dijo Batuulo con dulzura-, es solo uno de ellos. Tienes dos, estarás bien. La expresión de sus ojos decía que todavía no estaba convencido. "Si no tomo uno, ambos se hincharan, se pondrán negros y luego ambos lo perderás o morirás".

Las otras mujeres lo abrazaron fuertemente. Batuulo tomó las pinzas calentadas y pellizcó el cordón que sostenía el huevo. Hubo un sonido “sizzling” y un horrible olor cuando ella cortar el "huevo". El chico gritó, pero su dolor no fue tan grande como cuando el látigo lo golpeó. Se dobló un poco de su piel de saco para cubrir la rendija y la pegó junto con alguna sustancia con aspecto extraño que guardaba en una pequeña lata.

-¿Cómo te llamas? -preguntó Batuulo.
-“Mel” -dijo-.

***

Fue a principios de 1865 cuando todo se vino abajo. Solamente los viejos y los muchachos fueron dejados en la ciudad y ningunas fuerzas confederada estaban en la región. Los soldados yanquis estaban a solo unos días de viaje y los esclavos de muchas de las plantaciones circundantes habían huido. Seguramente las manos del campo aquí serían las próximas, pensó Melanie. Los trabajadores de la casa podría quedarse y eso podría ser suficiente para mantener los huertos tendidos para que todos pudieran comer. Estaba pensando en todas estas contingencias cuando escuchó cosas que se rompían y gente gritaba. Estaba fuera de su dormitorio ya medio camino de la gran escalera cuando vio a la multitud de negros en el vestíbulo de entrada.

Muchas de las manos del campo nunca habían estado dentro de la mansión y estaban aturdidas al mirar silenciosamente. Otros manejaban sus rastrillos y azadas como armas y gritaban. Melanie reconoció a Mammie Jo, Augustus y algunos de los otros chicos con los que había estado íntimando en el frente de la multitud. Y estaba Buck, que parecía mucho más viejo, suave y débil en su cuerpo, pero con una cara tan dura como el acero.

-¡Vemos por ella! -gritó y todos subieron corriendo las escaleras. Melanie huyó a su habitación, pero dos hombres grandes la detuvieron antes de que ella pudiera cerrar la puerta del dormitorio, como si eso los hubiera mantenido fuera. La empujaron a la cama y ataron sus muñecas a los postes de la cama con las cuerdas toscas. Mammie Jo y Buck se adelantaron. Buck habló.

-Tenemos un asunto pendiente que atender -dijo amenazadoramente-. Mammie Jo y los demás asintieron solemnemente.

-"Tomó a mi hijo, un... un..." Mammie La ira de Jo se expreso en lágrimas. ¡Mutilado! ¿Por qué no aguantó venirse? ¿Sabes que él es débil? Todos los días se agota al límite. Pero todos los tiempos de la vida para empujarlos más allá del límite. "

"Sólo estaba tratando de hacerlo mejor para los dos", dijo ella dándose cuenta de que todo el mundo sabía y no tenía sentido intentar mentir sobre eso ahora.

-Pensé que podrías decir algo así -dijo Mammie Jo, sonriendo. La multitud se separó y Batuulo dio un paso adelante.

Me llamas Sarah, pero mi nombre es Batuulo. “Y tú eres un ejemplo perfecto de porque hay que cortar a algunas mujeres". Recordando lo que hizo Batuulo en su viejo país, Melanie comenzó a luchar, pero las cuerdas le sujetaron firmemente los brazos. Ella juntó las piernas y trató de meterlas bajo su cuerpo, pero solo resultó en inútil retorciéndose. Dos hombres grandes con los brazos del tamaño de la mayoría de los muslos de los hombres cada uno agarro una pierna, ató otra cuerda áspera alrededor de sus tobillos a los postes de la cama del pie de la cama. Melanie quedo con las piernas extendidas. Su simple vestido de la casa se le había subido y sus mangas la cubrían desde arriba de las rodillas hasta la cintura.

-Qué bonitas prendas interiores tienes. Casi es una lástima tener que destruirlas", dijo Batuulo.

Sacó un pequeño cuchillo de una bolsa de cuero que llevaba. La hoja era oscura y manchada de muchos años de uso, pero se podía ver el afilado borde había sido cuidadosamente mantenido como brillaba en la luz. Batuulo cortó el fondo y el calzón (braga) por debajo hasta que pudieran ser completamente arrancados de su cuerpo. Melanie estaba en pánico mientras la realidad de su situación se estrellaba en ella.

"Por favor, no hagas esto. Te lo ruego. Por el amor de Dios, no me hagas esto. Ella estaba suplicando. "Tomen lo que quiera de la casa, no voy a notificar a las autoridades. Firmaré sus papeles de libertad, cualquier cosa.

"Ya tomamos lo que queremos de la casa", dijo Mammie Jo. "Ya no hay ninguna 'autoridad' no hay a quien 'notificar, no necesito papeles de libertad. Los yanquis dicen lo mismo, y los soldados van por la calle diciéndolo”.

Batuulo había terminado de quitar toda la ropa interior de Melanie, revelando su sexo espeso y labios llenos. Su clítoris seguía escondido debajo de su capucha, pero eso no lo protegería. Atada a su cama, su sexo vulnerablemente expuesto para que todos lo vieran, Melanie estaba fuera de su mente con la idea de que nunca volvería a experimentar lo que sus libros franceses llamaban la petite mort.

-"Sí, les castigué horriblemente", confesó desesperadamente. -Tú más que a todos, Buck. Lo siento. Veo que ahora estaba mal pedir siempre más. Entiendo tu enojo, tu necesidad de esta venganza. Fuiste castigado por llegar a tu placer demasiado pronto, pero, por favor, lo has alcanzado antes de que lo fueras... -se calló incapaz de ponerse a usar las palabras. Batuulo sonrió, ya lo había visto antes cuando las chicas mayores eran cortadas. Para ella solo añadía más pruebas de que esta mujer blanca estaba atada al Diablo con esta carne.

-¿Qué es exactamente lo que estás pidiendo, mi lady? -preguntó Batuulo, con una sonrisa de sabiduría y su mejor imitación de gente blanca hablando. Melanie se ruborizó de vergüenza, pero no pudo dejar pasar esta oportunidad, aunque fuera remota.

"Desata una de mis manos y déjame en paz en la habitación por... solo un poco de tiempo". Ella dijo.

-"¡Absolutamente no!" Gritó prácticamente Batuulo. "¡No seré parte de un comportamiento tan vil!"
-Está bien, déjame con Augustus.

Batuulo y Mammie Jo susurraron de un lado a otro por un momento, pero Melanie no pudo decir lo que se dijo. Batuulo tenía una mirada severa en la cara.

"Le concederemos algo como su petición, pero sus días de recoger sus favoritos han terminado", dijo Batuulo. Ella y Mammie Jo se volvieron para salir de la habitación. En la puerta Batuulo se detuvo y miró por encima de su hombro.

Volveré por ti más tarde. Disfruta si puedes.

Como si su salida fuera una señal, uno de los hombres grandes que la habían atado se interpuso entre sus piernas y dejó caer su pantalón. Su enorme pene ya estaba duro, y parecía más un antebrazo que un pene.

"¡No! ¡Espera! Todavía no estoy lista -le suplicó Melanie-. En su temor estaba seca como un hueso ahí abajo. Podría haber estado hablando una lengua extranjera. El brutal golpeó de su miembro enorme en ella. La sequedad la hizo sentir como si estuviera siendo raspada y quemada y su tamaño parecía que estaba siendo desgarrada por dentro. Gritó tan fuerte que los del primer piso la oyeron como si estuviera en la habitación. El hombre grande pronto arrojó su semilla profundamente en ella acompañada de gruñidos. Cuando se retiró pudo sentir su eyaculación emanando de ella.

Pero otro hombre rápidamente tomó su lugar. Él era más del tamaño que estaba acostumbrada, y gracias a la lubricación del semen del primer hombre se deslizó sin dolor, aunque todavía estaba dolorida por el primer encuentro. Eran manos sucias y sudorosas; Que sabían cuándo estaban húmedos por última vez, y mucho menos bañados. Cuando uno terminaba otro tomaba su lugar, la pesadilla no terminaría. La acumulación cada vez mayor de semen en ella redujo la fricción agradable para los hombres, permitiéndoles durar más tiempo. El constante movimiento de sus partes femeninas, combinado con el grosor de algunos de los hombres poco a poco la despertaba. El aumento de su excitación atrajo su atención lejos de la terrible realidad y lo peor que la esperaba al final de su violación en grupo.

De repente, su lujuria se apoderó completamente y comenzó a temblar y a gritar. Se tensó toda y luego se quedó floja. Su violador salió a chorros poco después y se retiró. La calma pacífica que sentía después de su cumbre pronto se hizo añicos cuando otro hombre se coloco entre sus piernas. Puede que hubiera terminado, pero todavía había más hombres que querían un trozo de la señorita blanca. Después de lo que pareció la mayor parte del día, aunque solo pudo haber sido varias horas, el último hombre gimió y gruñó al dejar su secreción pegajosa en ella. El último hombre se quitó se subió el pantalón y salió de la habitación, mientras Batuulo, Mammie Jo, Buck y Mel entraron. Batuulo llevaba su pequeña bolsa de cuero y un tazón pequeño, Mammie Jo tenía un cubo con unos trapos cubiertos por el costado.

"Esto es normalmente para las mujeres, pero creo que Buck y Mel tienen un interés en ver esto hecho", dijo Batuulo.

-Las limpian un poco -dijo Mammie Jo, mientras le echaba algo de agua a su sexo y la limpiaba con los harapos. -Los hombres suelen dejar un lío, ¿no? -preguntó riéndose.

El agua fría y el dolor en sus brazos y piernas la devolvieron a la realidad de que la violación había terminado y ahora algo peor iba a suceder. Batuulo estaba examinando las partes sexuales de Melanie con cierto detalle, tirando y tirando de diferentes partes. Se centró en el clítoris que Melanie sabía que podía producir un pico de placer por sí solo. A pesar de ella y de todo el pequeño órgano había pasado, comenzó a endurecerse.

"En mi patria llamamos a esta parte de una mujer el kintirka. Para impedir que una muchacha se entregue a sí misma a demasiado placer y para hacerla más interesada en agradar a un hombre, cortamos la punta de esto. Lo llamamos kintir, ver como su nombre, solo más corto. Kintirka, kintir -dijo levantando el pulgar y el índice y acortando la distancia entre ellos-.

-¿Es... eso es lo que me vas a hacer? -preguntó nerviosamente Melanie. Batuulo ignoró su pregunta y continuó su explicación.

-"Algunas mujeres, ellas se atan al Diablo con esta carne. Hacen cosas malas en busca de sus propios placeres egoístas. Para ellos no es suficiente para reducir un poco la sensación. Para ellas debemos tomar el kintirka de sus raíces. Y también tomamos el faruuryaha", dijo tocándose los labios del pétalo de flor del sexo de Melanie.

"¡NO! Oh, por favor, no, no me hagas eso! "Melanie gritó cuando el impacto de lo que Batuulo acababa de decir la golpeo.

Batuulo se acercó más entre sus piernas y abrió su bolsa. Mammie Jo sostuvo una gran vela para iluminar mejor su trabajo. Melanie se preguntó porque no sólo usaban una de las lámparas de aceite, había muchas en la habitación. El viejo cuchillo reapareció, Melanie hizo otro inútil tirón en sus ataduras.

"Mantente muy quieta, o mi corte no será exacto. Podrías sangrar hasta morir si me haces cortar demasiado en el lugar equivocado -dijo Batuulo con un extraño tono tranquilizador-. Tiró de la solapa izquierda de la piel, estirándola. La hoja del cuchillo estaba en la parte superior, justo debajo del clítoris. En un instante el cuchillo cortó en una fracción de pulgada, liberando la parte superior de los labios del clítoris, y luego en un movimiento largo y descendente la hoja separó el resto de ella de su cuerpo. Melanie se puso rígida y dio un grito apagado durante el corte. Batuulo levantó el trozo de piel. Estaba redondeada por un lado, su curva se extendía suavemente y luego volvía a entrar, mientras que el otro era un borde afilado y liso, aunque cubierto de un poco de sangre. Melanie empezó a llorar cuando lo vio colgando de los dedos de Batuulo. Colocó con cuidado la carne cortada en un paño pequeño, y luego secó otra en un líquido oscuro y lo presionó contra el corte que acababa de hacer. Se quemó, pero causó sólo una sorprendida toma de aire de la ex señora de la casa.

-Y ahora, por el otro lado -dijo ella con toda naturalidad-. Cuando el cuchillo se acercó a sus otros labios Melanie comenzó a gemir y luchar, sabiendo lo que vendría.

-“Manténganla firme” -dijo Batuulo a Buck y Mel. Cada uno agarró un muslo con un brazo mientras que el otro fijó sus caderas a la cama. Ella gritó más cuando se retiraron los segundos labios, aunque solo pudo hacer eso porque ella anticipó el dolor que causaría. Pronto el líquido astringente quemado se aplicó a ese lado de su sexo y un buen par de faruuryaha estaban tendidos uno al lado del otro sobre el paño.

-“Sujétenla, muchachos” -le dijo Batuulo a Mel y Buck-, este próximo será muy doloroso. Tengo que cortar bajo el kintirka y luego también sobre la parte superior de ella y pelar la piel. "Ella hizo sus cortes con cuidado y Melanie gritó y gritó en cada corte y en ocasiones trató de luchar como el cuchillo expuso su clítoris. No era más grande que el dedo meñique de un bebé, al menos eso era todo lo que podía ver.

-¿Por qué? -preguntó Buck, un poco asombrado de que todo eso se llevara a cabo una pequeña pieza de carne.

-Sí, pero kintirka es muy astuto, como un caracol. La mayor parte de ella está escondida en el interior. Tiene dos colas o raíces que bajan por cada lado de su abertura. "Batuulo cogió algo que parecía un gran par de pinzas. Utilizando la herramienta de pinzas, agarró el clítoris firmemente y se detuvo exponiendo más de ella en la apertura que había hecho.

"AYYYYIIIIII," Melanie gritó de dolor. "Por el amor de Dios, ten piedad."

"Esta es la misericordia de Dios", ella le respondió a Melanie, luego a Mammie Jo, "Este recipiente alimenta la sangre a kintirka, cuando la corte use la llama de la vela para detener la sangre." Las pinzas ahora pellizcaron el vaso sanguíneo y cortaron el cuchillo Desde el clítoris, y Mammie Jo cauterizó el vaso con la llama todo el tiempo, mientras los sonidos sobrenaturales provenían de Melanie, sus pies temblaban incontrolablemente. Batuulo continuó tirando del clítoris mientras trabajaba el cuchillo a través de pequeños hilos de piel que parecían sujetarla al resto de su cuerpo. Mammie Jo pensó lo mismo que cortar la piel de un pollo. De repente, una corriente de orina salió de debajo del área cortada y empapó la cama. Al fin, el clítoris entero fue liberado. Su cabeza era pequeña y delgada, pero las raíces eran gruesas y largas. La forma en que Batuulo lo sostenía para que todos lo vieran, aún agarrándose a las pinzas, hacía que las raíces se movieran y se movieran, haciéndola parecer viva, como una especie de gusano mutante. Melanie gritó ante la vista y deseó desmayarse, pero no pudo.

Batuulo colocó el kintirka junto a la faruuryaha, claramente iba a mantenerlos como trofeos de algún tipo. Usando una aguja y un hilo ordinarios, puso unas cuantas puntadas en la hendidura que había hecho en la parte superior del sexo de Melanie, y la cubrió con más líquido astringente y, por buena medida, vertió cera fundida sobre la herida. Las cuerdas estaban desatadas y todo lo que Melanie pudo hacer fue enrollarse en una bola y llorar.

Instrumentos y recuerdos fueron reunidos y todos salieron de la mansión en busca de un nuevo lugar para comenzar su nueva vida. Cuando se secaba en unas pocas semanas, el kintirka de Melanie se asemejaría a una entrepierna de pollo, y Batuulo tendría un nuevo collar que usar. La violación y la mutilación de Melanie se convertirían en la horrorosa historia de advertencia del día.




Historia Original Aquí.





Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

LA PELEA DE BATON

Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial......


LA PELEA DE BATON
Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Paul Lawrence





Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial.

Ronnie llevaba pequeño "short pesado" de color azul oscuro, pero no llevaba un cordón o una correa de jock debajo. En cambio, le dieron un estilo tradicional de "kick-boxing" estilo ingle-protector. Se trata de una pequeña "copa" de metal, sostenida en su lugar sólo por delgados cordones de cuero. Un cordón va alrededor de la cintura, con la 'taza' adjunta en la parte delantera, y los extremos están atados a la parte posterior. Otro cordón se une al fondo de la "copa", en la entrepierna, y pasa hacia arriba, entre las nalgas, y está atado a la parte posterior alrededor de la cintura.

No es particularmente cómodo, con los cordones que cortan la piel, pero si está atado correctamente proporciona buena protección. Además, y lo que es más importante, no se puede moverse, como una copa de plástico convencional.

En la pelea Ronnie no fue lo suficientemente rápido para contrarrestar los movimientos de Mike, y rápidamente fue derribado a la lona. Una vez allí, Mike no perdió tiempo en arrancar el pequeño short azul de Ronnie. A partir de entonces, Ronnie tuvo que luchar usando sólo su pequeña "copa" metálica que estaba apoyado por finas correas de cuero. Después de algunos golpes agotadores y algunos golpes fuertes en la cabeza y el abdomen, Ronnie se debilitó lo suficiente como para que Mark lo amarrara a las cuerdas por los brazos, se inclinó y miró a la multitud.

"¿Lo hago?", Ronnie gruñó, luchando por respirar.

'HALZO' ¡los apostadores pagaron para ver!', Mike replica. '¡Ellos pagan para ver a los luchadores ser penetrador en el ring, - y eso es lo que va a pasar contigo!', Mike continuó. "¡Dios no, por favor!", Ronnie gimió, mientras Mike le daba patadas en las piernas, '¡No me molestes! ¡No rompas mi "agujero virgen"!'.

Mike tiró de la parte delantera de su pantalón corto, y tiró de su  jock y 'taza' a un lado, sacando su enorme y rígida erección, los espectadores aplaudieron. Mike ignoró el hecho de que Ronnie seguía usando su protector en la entrepierna, y simplemente empujó el cordón de la correa inferior a un lado mientras empujaba su "herramienta" hacia adelante en la fisura pilosa de las musculosas y sudorosas nalgas de Ronnie.

-¡Mierda, Mike! ¡No por mi "agujero de mierda!", Ronnie suplicó, mientras luchaba contra las cuerdas.

Mike ignora las súplicas de Ronnie, y en unos instantes el enorme pene erecto de Mike fue visto ser obligado a entrar directamente en el recto de Ronnie. '¡DIOS! ¡Mi maldito agujero!", Ronnie gimió cuando Mike empezó a empujar. Aunque Ronnie había dicho que no era "gay", consiguió una erección tan pronto como el gran pne de Mike subió por su ano peludo. Si su "taza" había sido fuertemente atada podría haber contenido su "herramienta" creciente, pero su 'Taza' estaba suelta, el pene erecto de Ronnie eventualmente causó que la Taza se moviera para salir en la posición incorrecta, con resultados catastróficos para Ronnie.

Antes de que esto sucediera, sin embargo, Ronnie se emocionó tanto al ser penetrado que eyaculó, lanzando su primera "carga" de semen por todo el interior de su supuestamente protector de "taza" metálica. Ronnie 'me vengooooo' dijo Mike, y una vez que se vino en Ronnie, le abrió sus nalgas peludas para sacar su pene, luego sacó a Ronnie de las cuerdas y le dio la vuelta. "¡Dios, no!", Ronnie gruñó, dándose cuenta de lo que estaba a punto de suceder. Momentos más tarde, la bota de Mike golpeó la ingle de Ronnie, empujando la taza suelta, el interior de la cual estaba resbaladiza con el semen, contra los viscosos "vellos pubicos" de Ronnie, aplastando sus testículos. ¡Eres un idiota! ¡Mis malditos huevos! - ¡Estoy jodido! ", Ronnie gimió, mientras se hundía en la lona.

Después de una patada más en su ingle, las piernas de Ronnie cedieron, y se desplomó sobre sus rodillas, mientras desesperadamente se aferraba a su "taza" de metal suelta, y luego cayó hacia adelante sobre su vientre. Mientras Mike se paraba sobre él, todo lo que Ronnie podía hacer era retorcerse patéticamente en el suelo. Mientras lo hacía, Ronnie se cubrió, su erección para frotar contra la parte superior de su taza de metal suelta. -¡Oh, mierda! ¡Has pateado mis malditos cojones! ¡Pero ya estoy jodido!", Ronnie gruñó en voz alta mientras eyaculaba, esta vez lanzando su semen sobre su peludo abdomen y lona.

La multitud había disfrutado viendo cómo Ronnie era atormentado por el joven Mike, y viéndolo retorcerse, prácticamente desnudo, en el suelo, pero aunque Ronnie ya lo había hecho dos veces, habían visto muy poco, (sólo un chorrito de cremoso espumoso semen rebosando de los orificios de ventilación en la taza de metal de Ronnie, y algunas gotas de semen en la lona). Ahora querían ver los huevos de Ronnie y su rígido pene, de hecho, lo querían «desnudo», y querían ver un buen «orgasmo» - «lleno», con las piernas extendidas y el gran pene sacudido de Ronnie con una "carga" completa de smene - antes de que Ronnie finalmente fuese "terminado" con un golpe de "knock-out", o aún mejor matado – siendo empalado con las tripas destrozadas con un gran poste en su ano.

Mike tenía que complacer a la multitud, así que se inclinó y desató los cordones de la espalda de Ronnie. Mike volvió a Ronnie y el "paquete" del pobre hombre cayó, y su enorme pene rígido de Ronnie y sus abultados peludos huevos se desprendieron, aparte de sus huevos, y pene de brazos fuertes, Ronnie era un chico duro -desnudo'! Mike tiró de inmediato a Ronnie de las piernas y le dio un puñetazo en el peludo escroto de su oponente indefenso un par de veces, pero no demasiadas, casi juguetonamente. "¡Eres un maldito jodido - Mike!", Ronnie gimió, pateando fuertemente mientras sus peludos huevos eran golpeados. Ahora Ronnie estaba tan avergonzado y asustado que trató de salir del ring, pero Mike le dio un puñetazo en la mandíbula, y Ronnie se dejó caer sobre su espalda, aturdido y semiconsciente. Ahora la multitud quería que Mike penetrara a 'Ronnie, para que pudieran ver al chico desnudo' venirse' y un buen chorro de su semen, (las dos anteriores veces cuando Ronnie se había venido (no hubo mucho que ver), pero Mike, Gay", no quería tocar el enorme pene de Ronnie, que ahora estaba cubierto de pegajoso y viscoso semen de sus dos eyaculaciones previas. En su lugar, Mike arrastró a su oponente "desnudo" a las cuerdas, y lo sentó, frente a las cuerdas y los espectadores.

Mike entonces extendió las piernas de Ronnie, y tiró de la cuerda más baja en el anillo, hacia Ronnie. Mientras que un segundo sostuvo la cuerda, Mike consiguió uno de los cordones de la taza desechada de Ronnie. Mientras Ronnie miraba, horrorizado, Mike ató un extremo del cordón alrededor de la raíz del escroto voluminoso y peludo de Ronnie, con el otro extremo del cordón alrededor de la cuerda inferior. Ahora, si la cuerda era liberada, saldría hacia atrás, probablemente tomando los huevos de Ronnie con ella. Ronnie le rogó a Mike que no lo castrara, y en su terror, el pobre Ronnie empezó a pisotear incontrolablemente, y luego perdió completamente el control de sus entrañas y se cagó ahí mismo, así que estaba sentado en su propio excremento apestoso.

Mike, al ver que Ronnie estaba sentado en su propia mierda, y todavía saliendo asquerosamente, esperó para que los espectadores pudieran tener una buena risa y saborear la incomodidad y la vergüenza evidente de Ronnie. Mike había atado los huevos de Ronnie a la cuerda inferior de modo que pudiera moverlas (sin tocarlas), y esperanzadamente de esta manera 'traer' a Ronnie, y probablemente no era su intención usarlo para castrar a su oponente, Ya que Ronnie era popular entre la multitud.

Ronnie, sin embargo, no podía esperar a que Mike comenzara a tirar de sus huevos, e hizo algo sorprendente. Aunque Ronnie había tenido una "dura erección" la mayor parte de la lucha, fue causada principalmente por los hematomas en la ingle, y no por excitación sexual. A estas alturas, sin embargo, parecía estar incontrolablemente "excitado", (¿quizás porque estaba sentado en su propia mierda?), Agarró su enorme pene sacudiéndola, gimió “me vengo” y comenzó a "lanzar- su semen', ¡usando ambas manos! -¿Quién es el jodido? -preguntó Mike, sonriendo. "Yo soy el cobarde", Ronnie murmuró. "Pero yo no puedo ayudarme a mí mismo - ¡Estoy tan jodidamente duro, solo tengo que penetrar algo!", Admitió Ronnie, mientras miraba a la multitud animando y Luego en sus puños de bombeo, cuando él viciosamente trabajado su enorme pene mientras estaba sentado en su propia mierda.

-“¡Mierda! ¡Me vengo! ¡Estoy por venirme!”.

Ronnie luego gimió, mientras soltaba su enorme y sacudía su pene, y comenzó a disparar repetidos chorros de espumo, espeso y cremoso semen. Entonces, para sorpresa de todo el mundo, mientras él seguía 'eyaculando' ', Ronnie comenzó a venirse' 'por segunda vez, y le dio un segundo y último orgasmo,' vente de nuevo, y chorros otra carga de esperma sobre la lona. Cuando Ronnie tuvo su segunda "eyaculación", de un tirón histérico tiró de la correa adjunta a sus huevos, haciendo que la cuerda inferior a deslizara de los dedos sudorosos de Mike. La cuerda inferior luego se rompió de nuevo, instantáneamente arrancando chillidos y gritos de Ronnie, cuando sintió sus grandes y peludos huevos, ¡incluso cuando el chico pobre y chillón estaba "horrorizado"!

Cuando la cuerda inferior se deslizó de los dedos sudorosos de Mike, Ronnie gritó, "¡DIOS! ¡Mis malditos huevos!", Cuando su gran y peludo bolso escrotal "fue instantáneamente arrancado de su ingle igualmente peludo. Ronnie, todavía gritando, giró inmediatamente hacia el centro del anillo, agarrándose frenéticamente a su mutilada y sangrienta entrepierna, mientras muchos en la multitud abucheaban y gritaban.

Mike, que no quería asumir la culpa de haber mutilado sexualmente a su popular oponente, se levantó, abrió los brazos y se encogió de hombros para indicar que no había castrado a Ronnie. De hecho, Mike estaba en lo cierto, ya que Ronnie había sido responsable de castrarse cuando se sacudió frenéticamente, cuando tuvo su final "eyaculación". Si, en lugar de masturbarse, hubiera dejado que Mike "lo hiciera" tirando de sus huevos, probablemente habría permanecido "intacto".

Después de la castración accidental, Mike quiso hacer que su oponente mutilado pareciera lo más desagradable posible, con la esperanza de que la multitud se volviera contra Ronnie. Para hacer esto Mike le quitó el casco de Ronnie, para que la gente pudiera ver que Ronnie no era el chico guapo que había sido porque su rostro era una máscara horrible, haciendo muecas.

-¡Maldita sea, Mike! ¡No tengo ni puta mierda!", Ronnie gimió, mientras Mike tiraba del guardia de la cabeza, y luego dejaba que Ronnie se contornease en su propia mierda por unos momentos. Para entonces Ronnie ya había tenido suficiente. -¡Por qué me haces esto, Mike! -gruñó Ronnie patéticamente-. Era muy difícil decir si realmente quería decir eso o si era histérico. Mike estaba muy feliz de matar a Ronnie ya que, al final, aumentaría su propia reputación.

Mike le dijo a Ronnie que se abriera de piernas, diciéndole al pobre tipo que lo "terminaría" rápidamente, con una estaca en el culo, (lo cual no era cierto - empalar es una muerte larga y dolorosa). Ronnie, desesperado por el terrible dolor y la humillación para terminar, se recostó y obligadamente extendió sus piernas y levantó sus caderas, para que Mike pudiera ver su ano sucio y peludo. Mike tomó la estaca para llevarlo a Ronnie, lo centró en el peludo "agujero" del pobre gimiente, y lo empujó con todo lo que pudo. "¡DIOS!", Ronnie chilló y se dobló cuando la estaca desapareció dentro de él. La estaca, lubricado por la mierda de Ronnie, entró suavemente durante un tercio de un metro, y luego Mike empujó de nuevo fuerte, y la estaca entró directamente en Ronnie, casi hasta el mango. A medida que el bastón entró, el pene de Ronnie, que había comenzado a desinflarse un poco, al instante se hizo masivamente rígido, gruesa y largo a pesar de que Ronnie no tenía huevos, ¡obtuvo la mayor erección que hubiese tenido en toda su vida!

-¡Mierda, Mike! ¡No estoy terminado! Solo estoy cagando de verdad, pero sin puta mierda! ¡Ayúdame! ¡A que acabe rápido! Ronnie gritó, juramentando a Mike y retorciéndose obscenamente sobre la lona, mientras luchaba por enfrentarse con la estaca de madera gruesa que le había destrozado completamente las tripas.

Ronnie, desnudo, castrado y completamente empalado, continuó retorciendo obscenamente en la lona manchada de mierda, gritando histéricamente y sin sentido por sus huevos. (¿Dónde están mis malditos huevos? - ¡Necesito mis malditos huevos!). Después de retorcerse durante algún tiempo, agarrándose a su ingle mutilada y agarrándose frenéticamente a la estaca, cuya manija estaba sacando de su ano peludo, Ronnie entonces tiró de su erección dolorosamente fuerte, como si estuviera masturbándose de nuevo, y expuso la reluciente 'Cabeza' de su pene.

Momentos más tarde, un líquido salió del pene del muchacho desnudo, pero nadie estaba seguro de si Ronnie se "vino" - de nuevo, o si estaba orinando.

-¿Y tú, Ron?, dijo uno de los segundos, aparentemente ajeno al hecho de que el pobre chico estaba obviamente muriendo.

Ronnie miró por encima, ya casi completamente "fuera de sí".

"¡No jodas!", Ronnie gimió patéticamente. 'Todo lo que puedo joder' es mi maldita tripa - y 'Creo que mi puta jodido va a estallar porque es tan jodido - pero no puedo dejar de hacerlo'! '.

Mientras Ronnie emitió su respuesta, la sangre le salió por la nariz y la boca.

"¡El pobre idiota no sabe si es semen o orina! Comentó Mike a uno de los espectadores en primera fila - una obvia broma – que perdió la mayoría de la multitud, que estaban fascinados al ver la muerte patéticamente obsesiva, repulsiva de Ronnie en agonía.

Ronnie vomitó entonces una gran cantidad de sangre, que se derramó por su pecho velludo.

'Tengo que hacerlo - pero no puedo demonios - ¡porque no tengo huevos! ¡Estoy jodido! ", Ronnie gorgoteó, mientras se sacudía de nuevo sobre la lona, tendido recto, mientras su vientre peludo se ponía rígido, lo cual era una fuerte señal de que estaba casi acabado. Las piernas y los brazos de Ronnie empezaron a moverse incontrolablemente, y su pene masivamente tieso se agitó mientras pulverizaba repentinos y fuertes chorros de orina sobre su pecho peludo.

Finalmente, las caderas de Ronnie se alzaron del estribillo, con su pene todavía rígido y tambaleándose obscenamente, y miró patéticamente a la multitud, como pidiendo ayuda, y luego a Mike.

Ronnie finalmente gruñó, "¡MIERDA DIOS!" Estoy  '¡Mu...!', Presumiblemente a Mike - y luego sus nalgas peludas se contrajeron de nuevo para el escrutinio público - ¡y él estaba finalmente muerto!




Historia Original Aquí





Autor: Paul Lawrence       Traductor: DarkSoul

INFERNAL

Iker de 44 años era el líder Mafioso local, controlaba la prostitución, el juego, bebida, drogas y comercio de personas, tenía las manos metidas en todos los ilícitos que en la pequeña ciudad Vasca se realizaba nada se movía sin que él lo supiera por supuesto tenía muchos enemigos, había llegado a ser el jefe de la mafia local matando a su antecesor, dotado de un grandioso cuerpo que pese a su edad cuidaba mucho haciendo ejercicio en su pequeño pero bien abastecido gimnasio particular ......


INFERNAL
Iker de 44 años era el líder Mafioso local, controlaba la prostitución, el juego, bebida, drogas y comercio de personas, tenía las manos metidas en todos los ilícitos que en la pequeña ciudad Vasca se realizaba nada se movía sin que él lo supiera por supuesto tenía muchos enemigos, había llegado a ser el jefe de la mafia local matando a su antecesor, dotado de un grandioso cuerpo que pese a su edad cuidaba mucho haciendo ejercicio en su pequeño pero bien abastecido gimnasio particular.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [VIOLACIÓN] [SOBRENATURAL]

Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Iker de 44 años era el líder Mafioso local, controlaba la prostitución, el juego, bebida, drogas y comercio de personas, tenía las manos metidas en todos los ilícitos que en la pequeña ciudad Vasca se realizaba nada se movía sin que él lo supiera por supuesto tenía muchos enemigos, había llegado a ser el jefe de la mafia local matando a su antecesor, dotado de un grandioso cuerpo que pese a su edad cuidaba mucho haciendo ejercicio en su pequeño pero bien abastecido gimnasio particular era poseedor de un gran pene de unos 27 en erección.

El cual estaba circuncidado, su pene era coronado por un glande en forma de casto de color rosa intenso, su miembro era su orgullo, además aquel pene venía acompañado de dos testículos bastante grandes que le daban la fuerza necesaria a su miembro viril para poder complacer a quien quisiera, era gay aunque pocos lo sabían, pero además le gustaba dominar, sentirse en control, la violación era lo que más le gustaba, sentir como su víctima no podía hacer nada para evitar ser mancillada, evitar que su gran miembro entrara por su ano, sentir como aquel hombre violado perdía algo de su masculinidad al ser penetrado.  

Aquella noche de entre todo el cargamento de gente que había llegado, le llamo la atención un chico de unos 22 o 23 años delgado pero de buena musculatura, rostro aun algo infantil pero con un par de nalgas que hizo tener una erección al verlo ahí de pie con aquel pantalón de mezclilla (vaquero) ajustado que se pegaba a su cuerpo, ordeno que fuese llevado a su habitación y atado boca abajo sobre su viejo colchón en otra habitación, sus hombre obedecieron para dejar al joven indefenso ante Iker, quien no tardo en estar manoseando al joven.

Un una larga navaja, hizo jirones la ropa vieja y sucia del aterrado joven que le suplicaba que se detuviera que no le hiciera nada, portando solo su sucia ropa interior que no tardo también en quedar hacha girones, las nalgas blancas, firmes y bien formadas del joven quedaron a la vista de Iker quien las tomo con sus manos, apretándolas con fuerzas, luego se la abrió para revelar un ano oscuro y cerradito, el chico era virgen lo que excito aun más a Iker, sin pensarlo sumergió su rostro entre sus nalgas para comenzar a lamber el ano del joven.

Quien al sentir la mojada lengua de Iker se frunció, lo que lo excito aun más, luego de varios lengüetazo Iker ya no podía aguantarse las ganas de penetrarlo se bajo su pantalón y ropa interior se coloco un condón para comenzar a restregar su enorme miembro entre sus nalgas, el joven aterrado y llorando le suplicaba que no lo hiciera, que no lo violara pero sus suplicas, solo excitaban mas a Iker que no tardo en colocar la punta de su glande sobre el ano del joven que opuso una gran resistencia pero de nada sirvió.

Iker solo hizo más presión y su enorme falo erecto se hundió hasta la mitad del joven, quien dio un gran alarido de dolor al sentirse penetrado por un pene por primera vez en su vida, por su parte Iker dio un gran alarido de placer, Iker no tardo en comenzar un brutal mete, saca del ano desvirgado del joven que no tardo en desgarrarse, la sangre sirvió de lubricante no obstante lo que alivio algo el dolor del joven, que gritaba una y otra vez.

-“¡Por favor sáquela, sáquela!” Suplicaba el joven con mucha desesperación.

Las embestidas de Iker eran brutales su pene se hundía por completo en las entrañas del joven, sus testículos casi chocaban con los de su víctima con cada nueva embestida, Iker estaba gozando desmesuradamente de aquella violación que no se percato que alguien entro en la habitación los gritos de agonía y suplica del joven ayudaron también a que no se percatara de la presencia, que con pistola en mano se acerco a Iker, justo cuando su pene comenzó a llenar el receptáculo del condón con su espeso semen, se escucho una fuerte detonación.

-“BANG”.

Una bala cruzo todo el cráneo del Iker desde atrás hasta salir por uno de sus ojos matándolo en el acto, apenas disfruto un segundo de su último orgasmo mortal antes que su cuerpo cayera sin vida sobre su víctima que baño con su sangre, pese a estar muerto su pene seguía escupiendo su semen su ultima descarga que pudo disfrutar.

** ** ** ** ** ** **

Iker se despertó en un lugar vacio enorme estaba flotando en el aire, como si estuviera en el espacio, no sentía la gravedad, estaba desnudo retenido por cuatro grilletes luminosos dos en sus muñecas y dos en sus tobillos con sus piernas y brazos extendidos.

Aquello era irreal, parecía un sueño pensó Iker, debía ser una pesadilla pero, luego de ocho o nueve horas pensó que no podía ser una pesadilla, el tiempo dejo de ser importante tal vez pasaron dos o tres días Iker perdió toda noción de tiempo por extraño de pareciera en todo ese tiempo no tuvo hambre o ganas de defecar u orinar, de pronto una mancha roja en medio de todo ese espacio de color gris fuerte apareció conforme se acercaba a Iker, la mancha comenzó a ser más definida primero le pareció un hombre luego un gigante de por lo menos 3 metros.

Hasta que por fin pudo distinguir que era un ser humanoide con piernas y brazos enorme, toda su piel era de color rojo, con garras negras en vez de uñas ojos verdes de un tono muy intenso, cuernos con punta sobre saliendo de su frente y una cola larga que terminaba en punta aquello era la representación típica de un demonio, un escalofrió se apodero de Iker al notar que el tamaño de ese ser no era lo único grande que tenia, su pene aun flácido de dolor rojo era enorme.

Además de grueso, acompañado de un par de testículos que eran del tamaño de la cabeza de Iker, cuando estaba a cosa de un metro del, armándose de valor se atrevió a preguntar.

-“¿Dónde estoy? ¿Quién eres?” Pregunto Iker en un tono insolente.  

Iker recibió de pronto un fuerte impacto en sus fuertes y firmes nalgas, que lo hizo estremecer por completo aquello fue muy doloroso, se sintió como si alguien lo hubiese pateado en sus testículos, pero fue un coletazo por parte de la larga cola de ese ser, que con voz muy penetrante que le hizo helar la sangre dijo.

-“¡Estas en el infierno! ¡Y soy tu castigador asignado!”

Los ojos de Iker se abrieron grandes no por lo que dijo el ser sino al ver como su enorme pene comenzó a crecer hasta quedar incluso de mismo grosor que uno de sus muslos sino es que más grueso, de su glande rojo intenso sobresalían pequeñas protuberancias, el ser sin mediar palabra alguna mas con Iker se coloco detrás de él, con sus enorme manos que Iker sintió como si estuvieran en llamas le abrió sus nalgas, tal como él se lo hizo al chico que violaba antes de ser asesinado.

El ser se puso de rodillas como si un suelo se formase bajo ellas, abrió la boca y una larga lengua de al menos 20 o 25 cm emergió de su boca que terminaba en punta, con la que comenzó a lamber el ano rosa y cerradito de Iker virgen pues pese a ser gay de toda su vida nunca había dejado nadie penetrarlo.

-“¡AAAAAAAAAAHHHHHH!” Grito Iker al sentir la lengua sobre su ano.

Aquella lengua parecía ser plomo líquido, le estaba quemando aquella área de su cuerpo tan sensible, Iker se retorció e imploro al ser que se detuviera mientras sus gritos y temblores de dolor se prolongaron por horas, el ser parecía no cansarse nunca, de pronto el ser dejo de lamber su ano de manera súbita.

La cabeza de Iker se desplomo sobre su fuerte como marcado pecho, el sudor caía de su rostro sobre su dorso lampiño, a raudales, sus pulmones trataban de aspirar aire como diera lugar, pero el alivio de Iker duro poco al sentir como el descomunal falo del ser en erección comenzó a restregarse en sus nalgas quemándolas, lo que provoco que diera un alarido de dolor.

-“¡AAAAAAAAAAAHHHHH!” Grito Iker sin control.

Los ojos del alguna vez jefe mafioso se abrieron grandes cuando sintió como ese falo comenzó a tratar de penetrarlo pese a su enorme tamaño, en pánico Iker comenzó a suplicar como el muchacho que violaba momentos antes de morir, sus lagrimas comenzaron a brotar por sus ojos y de pronto Iker sintió como si literalmente un poste de metal ardiendo al rojo vivo lo penetrara, abriéndolo, desgarrando y quemando no solo su ano sino la totalidad de sus entrañas, podía sentía el glande del ser en su estomago literalmente.

-“NOOOOOOO, AAAAAAHHHHHH”. Grito Iker.
-“¡Por favor sácala, sácala, ya no más, piedad!” Suplico Iker con mucha desesperación.

Pero el ser solo rio, Iker comprendió que estaba recibiendo el mismo trato que él le dio a infinidad de hombres que fueron violador por él, su miembro poco a poco comenzó a ponerse rígido hasta alcanzar su longitud máxima, quedando más dura que nunca antes, estaba tan duro que Iker pensó que su glande iba a estar en cualquier momento, mientras él seguía con sus suplicas y alaridos de dolor al sentir como el enorme miembro del ser entraba y salía de sus entrañas, quemándolo por dentro, con cada nueva embestida.

Aquella masacre al ano y entrañas de Iker duro horas quizás días, Iker se corría copiosamente cada tres o cuatro horas, mientras el ser le lambia sus orejas, cuello, hombros, pecho o espalda mientras seguía suplicándole sus manos lo sujetaba de varias partes de su anatomía para que la penetración fuese más profunda, por ultimo mientras el ser descargaba lo que parecía ser lava hirviente en su interior una de sus manos con garras tomaba su pene.

Iker  dando un grito al sentir su pene ser quemado, comenzó a sentir como era masturbado hasta que se corrió en ese momento, mientras su espesa leche brotaba a raudales de su pene, el ser le arranco su pene de fuerte tirón, seguido de un gran chorro de sangre mezclado con el semen de Iker que dio un alarido de dolor al sentir un dolor indescriptible.  

El ser con su enorme pene aun dentro de Iker se llevo su pene que escurría sangre y semen a su boca y de una mordida se comió la mitad de su pene para luego de unos segundos devorar la otra mitad, Iker estaba en shock, pero el ser aun no terminaban sin sacar su pene de su interior le arranco los testículos con todo y escroto, de nuevo Iker grito.

-“AAAHHHH NOOOOOOOO”. Grito Iker.

El ser se llevo su arrancado saco a su boca, ahí exprimió el saco de piel para devorar uno a uno los testículos de Iker que se desmayo cuando el ser extrajo su enorme falo de si interior desgarrando completamente su ano, un gran chorro de sangre, mierda y semen del ser broto de su interior en gran cantidad, antes de perder el sentido.

Iker se despertó de nuevo en aquel sitio colgando por aquellos grilletes de energía, recordó todo por lo que con terror miro hacia abajo, a su entrepierna pero apenas vio un pene de un recién nacido con un par de testículos del mismo tamaño, no sentía dolor alguno pero seguía ahí desnudo, con el pasar del tiempo sus genitales de nuevo crecieron hasta quedar del mismo tamaño que cuando murió en ese momento la mancha roja que diviso al llegar a ese lugar de nuevo apareció a lo lejos hasta que de nuevo el ser apareció frente a él, para de nuevo volver a repetir aquella terrible tortura.  

Iker sufriría aquel horrible tormento una y otra vez por toda la eternidad aquel iba a hacer su final y brutal castigo “Infernal”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: daksoulpgm@gmail.com

VIOLADA EN DICIEMBRE.

Tenía 18 años, fue un 30 de Diciembre, era viernes aún lo recuerdo, fue cerca de las 3 de la tarde, cuando un amigo de papá llamó a casa, como no había nadie pues conteste el teléfono, me dijo que tenía un problema con su carro, que si mi padre podía ir, entonces le dije que estaba sola y que mi padre no estaba, el me dijo, "y tu carlita, puedes venir a ayudarme, es solo que vengas a acelerar el auto" como aun algo inocente fui......


VIOLADA EN DICIEMBRE
Tenía 18 años, fue un 30 de Diciembre, era viernes aún lo recuerdo, fue cerca de las 3 de la tarde, cuando un amigo de papá llamó a casa, como no había nadie pues conteste el teléfono, me dijo que tenía un problema con su carro, que si mi padre podía ir, entonces le dije que estaba sola y que mi padre no estaba, el me dijo, "y tu carlita, puedes venir a ayudarme, es solo que vengas a acelerar el auto" como aun algo inocente fui.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENE] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Tenía 18 años, fue un 30 de Diciembre, era viernes aún lo recuerdo, fue cerca de las 3 de la tarde, cuando un amigo de papá llamó a casa, como no había nadie pues conteste el teléfono, me dijo que tenía un problema con su carro, que si mi padre podía ir, entonces le dije que estaba sola y que mi padre no estaba, el me dijo, "y tu carlita, puedes venir a ayudarme, es solo que vengas a acelerar el auto" como aun algo inocente fui, vivía como a 2 o 3 cuadras (calles), en cuanto llegue a su casa note el olor a alcohol, a pesar de eso me saludo.

Me hizo entrar, me pregunto en donde estaban mis padre y bla bla bla, ahora que soy más grande y lo pienso, estaba notoriamente borracho, sin embargo en ese momento no le di importancia, pasaron como 15 minutos y me ofreció un refresco, entonces me dieron ganas de ir al baño, le pedí permiso y fui, allí vi condones encima de la taza, pero de nuevo no le di importancia, no que pensé al ver esos globos transparentes, aunque estaban usados, cuando salí del baño, el estaba parado, Roberto es alto, mide 1,85 más o menos, y era bastante robusto, uno 100 kilos, y por mi parte apenas un palito frente él, además bastante velludo, era una chica de 19 años indefensa, era delgada pesaría poco más de 55 kilos y media 1,67 quizás menos por esos días.

De la nada noto que me empieza a mirar mucho, en ese momento traía unos jeans (pantalón de mezclilla) ajustados, y una polera (blusita), me dice estas muy linda, ya has creciendo, serás una mujer muy bella, pero alguien debe marcarte antes, se rió, yo no entendía nada, al rato me dijo basta niña, deja de mirarme con esos ojos, yo no podría nunca tenerte en mis brazos para mi tu eres como un hija, yo le dije tío que dice lo veo como un hombre nada más, y aquí empezó lo feo, me levanta la voz y me grita que le no me mientas, “tu quieres que te haga mujercita, quieres que te desvirgue, ¡eso quieres!”, se acercó donde estaba y me tiro fuerte del brazo, me dolió bastante, me empezó a decir muchas cosas, como que él sería mi primer hombre, etc.      

Me hizo entrar en una habitación, era oscura, no habían ventanas ni nada, solo una cama, cerró bien la puerta, las paredes eran de puro muro así que yo creo que no se escuchaban los gritos, luego de que cerró la puerta, me dijo ahora si mi Carlita hermosa, serás mía por fin, te podre hacer mía, como tú querías, te haré mujer, ¡¡MI MUJER!!, cuando seas grande tal vez le prestes el culo a otros, pero yo seré tu hombre por siempre. 

Me beso y luego me empezó a pegar, con mucha violencia y fuerza me pego de tal forma que me tiro a la cama, donde me sujeto fuertemente, se bajó los calzoncillos y con fuerza me bajo el pantalón, ay comenzó todo, con rabia me agarro de los brazos con una mano y me las aplastó, con su otra mano me seguía pegando y me tiraba el cabello, mientras me decía cosas horribles, como “que era una maldita degenerada, que merecía morir, que él me estaba dando lo que quería, etc”.        

Lamentablemente con 18 años era virgen, pequeña, indefensa, sin condón y sin lubricante, me lo metió con mucha fuerza y rabia, me siguió insultando, me hizo sangrar y yo entre lágrimas de dolor e impotencia, le suplicaba que parara, "pare por favor me duele" "sácalo tío me duele mucho" "por favor tío, estoy sangrando", llore mucho mientras me violaba, el me pegaba, y me mordía, parecía que me arrancaría la piel, muchas veces grite ayuda, pero me pegaba más fuerte, y me decía que mientras más me resista más me iba a hacer sufrir, “me mordía los pezones casi arrancándolos”.   

Me estuvo violando con su duro pene entrando y saliendo no solo de mi vagina sino también de ano que también me reventó por cerca de una hora y algo así, luego de tanto sufrimiento, eyaculo dentro de mí, dejándome en mi interior una gran descarga de su leche, se quedó encima mío sin moverse por unos segundos hasta que me dijo “que me amaba que en mi cuerpo siempre estarían sus espermatozoides, que yo siempre tendría algo de el dentro de mí”, me dijo también que “era una prostituta por desearlo, por tener ganas de que sea mi hombre, por haberle abierto las piernas como una zorra fácil”, me dijo, “que me merecía que alguien me diera lo que tanta quería”.    

Me siguió pegando un rato y luego me fue al baño y me dijo que me limpiara el culo porque estaba muy manchado.   

Llorando como pude me limpie la sangre y el semen que corrían entre mis piernas. La sangre aunque poca no dejaba de salir de mi vagina, fue entonces que algo se apodero de mi, un odio, rabia como deseo de venganza de apodero de mi cuerpo, de reojo vi algo brillar en el suelo era un pequeño machete algo oxidado pero aun bastante filoso, espero que saliera del baño apostada a un lado de la puerta y temblando pero con una gran rabia me abalance sobre el apenas entro de nuevo en la habitación. 

De alguna manera lo hice caer sobre la cama, lanzando un poderoso golpe con el pequeño machete, le cercene de un solo golpe su pene y uno de sus testículos que salieron disparados a una de las paredes para luego caer al piso por supuesto aquello provoco que el diera un enorme grito de dolor, sus manos se fueron a su entrepierna mientas la sangre comenzó a brotar a raudales.    

Muerta de miedo deje caer el machete y tome mis ropas, me vestí rápidamente y corrí a casa para darme una ducha, mientras temblaba como si estuviera fiebre cosa que tuve esa noche y mi madre me cuido toda la noche, por algunos días pensé que vendrían a arrestarme por haber asesina pero nada paso, por lo que poco a poco el temor paso.           

Actualmente lo sigo viendo y me sigue pesando lo que me hizo, luego de eso, a pesar de ver la persona que me violo y de estar actualmente en una relación con un hombre, que me hace muy feliz, solo me consuela saber que nunca más habrá podido hacerle lo que me hizo esa tarde pues ya no es un hombre como mi novio sino un eunuco por el resto de su vida.         

Actualmente el tiene 54 y yo 29, pero a pesar de todo esto sigo viendo en navidades o fiestas en casa de mis padres, aunque ya no siento temor al verlo solo lastima de su patética vida.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VIOLADA EN PIJAMA

Tenía la certeza que era vigilada, aunque no me sentía amenazada. Supongo que era demasiado confiada, y estar a la sombra de mi marido me había hecho serlo más, a pesar que siempre me advertía que no me fiase de nadie. Aquella noche había pedido algo para cenar. Me duché, me puse el pijama y encendí la televisión, a la vez que abrí un libro. Estaba aburrida y solo esperaba que me entrase el sueño. De repente llamaron a la puerta......


VIOLADA EN PIJAMA
Tenía la certeza que era vigilada, aunque no me sentía amenazada. Supongo que era demasiado confiada, y estar a la sombra de mi marido me había hecho serlo más, a pesar que siempre me advertía que no me fiase de nadie. Aquella noche había pedido algo para cenar. Me duché, me puse el pijama y encendí la televisión, a la vez que abrí un libro. Estaba aburrida y solo esperaba que me entrase el sueño. De repente llamaron a la puerta.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Isabelcani & DarkSoul





Dedo decir que vivía holgadamente y en la comodidad del hogar. Por eso, cuando conocí a Alberto en la universidad, cuando ambos estudiábamos derecho, él dos cursos por encima de mí, me pareció una persona muy interesante, y me enamoré casi al instante de él.

Alberto se licenció y comenzó a trabajar. Enseguida nos casamos, antes de acabar la carrera me quedé embarazada de Pilar, nuestra hija, que ya había cumplido los veintiún años, y se había quedado en casa mientras nosotros trabajábamos en aquel lugar, donde Alberto defendía a personas perseguidas por el régimen. Mi marido se había convertido en un prestigioso abogado a nivel internacional, mientras que yo, estaba siempre a su lado pero en la sombra. Nunca me importó porque era consciente que no sería capaz nunca, de hacer lo que él hacía.

Aunque nos movíamos con libertad cuando íbamos a ese país, sabíamos que nos seguían, hasta el punto de conocer bien al oficial Martínez, a quien le encontrábamos en los restaurantes y bares a los que asistíamos, imagino que por averiguar con quien nos reuníamos. Un par de veces había llamado a declarar a Alberto, pero no había encontrado ninguna prueba que lo comprometiera.

La última vez que había visto al oficial, había sido una semana antes de aquella fatídica noche. Habíamos cenado con un cliente. Alguien relacionado con el trabajo que deberíamos hacer y que conocía bien a los que estaban sentados a la mesa. Estaban Martínez que debía ser algo mayor que yo, en torno a 50 años, otro hombre de unos 35, de quien supimos que era su compañero, llamado López, y un chico joven, algo más que nuestra hija, de quien supimos que era el hijo de Martínez, y a quien todos conocían por Fran. Martínez había enviudado años atrás, y solía llevar a su hijo, con cierta frecuencia, a ciertos “trabajos”. Nos comentó que Fran era un joven bastante prepotente, el cual, a la sombra de su padre, había hecho de su entorno, un cortijo particular.

Tenía la certeza que era vigilada, aunque no me sentía amenazada. Supongo que era demasiado confiada, y estar a la sombra de mi marido me había hecho serlo más, a pesar que siempre me advertía que no me fiase de nadie. Aquella noche había pedido algo para cenar. Me duché, me puse el pijama y encendí la televisión, a la vez que abrí un libro. Estaba aburrida y solo esperaba que me entrase el sueño. De repente llamaron a la puerta. Al preguntar quién era, la respuesta me sorprendió.

-“Servicio de habitaciones”. – Respondió una voz masculina al otro lado de la puerta.

Había cenado en la habitación y pensé que venían por los platos de la cena, aunque me resultaba raro, ya que solían llevárselos por la mañana. no llevaba ropa interior,  que no evitaba el vaivén de mis pechos al caminar.

-¿Beatriz Núñez? – Preguntaron los dos hombres.

Los reconocí. Eran Martínez, López y otro agente que no conocía. Preguntaron también por mi marido, que evidentemente no estaba conmigo.

Tiene que venir con nosotros, Beatriz.
Voy a vestirme.
No. No hay tiempo. Nos están esperando abajo.
Kane, busca en la habitación lo que ya sabes.

El joven quedó en mi cuarto, No me esposaron, pero los dos hombres me llevaron agarrada por los antebrazos por la parte de atrás para subir a un montacargas que nos llevó al sótano. No había nadie, pero en la puerta nos esperaba un coche. Abrieron la puerta, y vi que además del conductor estaba Fran, el hijo del oficial Martínez.

Los dos oficiales se sentaron a ambos lados, mientras yo permanecía en el centro.. Allí me bajaron del coche y entre ambos me llevaron a una habitación, algo más lujosa que una vulgar mazmorra y bastante amplia, con una cama, mesas y sillas y baño. Me sentaron y empezaron a preguntarme donde estaba mi marido y en qué consistían las claves que utilizábamos en nuestros mensajes. Al principio eran condescendientes, pero poco a poco, su educación fue bajando y comenzaron a amenazarme.

Dígame Beatriz. Sabe dónde está su marido o las personas que lo han contratado?
No lo sé. – Respondí con contundencia.
Está bien. Entonces firme la declaración.

No hubo más conversación. Me presentaron un papel en el que indicaba que desconocía el paradero de Alberto y nuestros clientes. Me sentí aliviada, lo firmé y pensé para mis adentros que había sido absurdo llevarme hasta allí.

-“Sabemos que nos mientes, Beatriz” Señaló Martínez.
-“No me preocupa. Obtendremos la información de otra forma”. Sentencio.

Su comentario sonó amenazante.

Me situaron más o menos en la mitad de la habitación. Se encontraban los dos oficiales, el hijo de Martínez y otro hombre más, supongo que un guardia, que flanqueaba la puerta. De repente noté como varias manos empezaban a tocarme. Lo hacían por las piernas, tocaron mis nalgas y llegaron a mis pechos, momento en que grité y moví mis manos para protegerme.

Al hacerlo, López me dio una bofetada, noté como levantó ligeramente la camiseta del pijama y noté un fuerte escozor en la parte baja de mi estómago. Vi que Martínez llevaba algo en la mano. Después supe que era una pistola eléctrica. Era un aparato en forma de V, de aspecto estremecedor. Me hizo muchísimo daño, quedé sin respiración y me incline tanto que parecía que me habían roto los huesos. Apenas podía respirar. Me tumbaron en la cama durante unos segundos. Me dieron un poco de agua hasta que recuperé el aliento. Seguía respirando fuerte, con bastante ansiedad y sobre todo, muy asustada.

-“vamos a averiguar lo que deseamos pero vamos a hacerlo de la manera que nos resulte mucho más divertida tu confesión”. Dijo el hijo de Martinez.

Entre dos oficiales volvieron a levantarme y me hicieron colocar las manos, por detrás de la cabeza. Antes de seguir, he de decirte que esta pistola eléctrica tiene tres posiciones. He utilizado la de menor potencia. Si vuelves a no obedecer, la siguiente descarga será al máximo nivel. No lo repetiré. ¿Ha quedado claro?

Asentí con la cabeza a la vez que mis ojos rezumaban lágrimas. Estaba segura de no poder volver a soportar un dolor como el de antes, y mucho menos si era más fuerte.

Vamos Beatriz. Vuelva a ponerse de pie y con las manos detrás de la cabeza.

De manera lenta, obedecí. De nuevo se colocaron los tres hombres a mí alrededor y volvieron a manosearme, solo que ahora apenas me movía por miedo a las represalias. Mis pechos, y sobre todo mis pezones fueron presas de los dedos de los tres hombres.

-¿Han visto como se le han puesto las tetas de duras?” Comentó preguntando Martínez a López, y sobre todo a su hijo.
-“Debe gustarle”. Respondió el joven con cierta fanfarria.

No me gustaba nada y me sentía más denigrada por el comentario. Movía el cuerpo, intentando dificultar los tocamientos, pero sin dejar de apoyar las manos en mi cabeza. Sus manos pasaban por todo mi cuerpo, incluida la parte del pantalón.

-“Ha llegado el momento de verte las tetas. Quítate la camiseta del pijama”. Ordenó Martínez.

Escuché, haciendo hincapié en que habían pasado a tutearme y sobre todo que querían que comenzara a desnudarme. En ese momento lo supe. Sabía que esa noche iban a violarme. Quedé mirando fijamente al oficial mientras sacaba la pistola eléctrica y me decía.....

-“Creo que estás un poco sorda. He dicho que te quites la camiseta del pijama”. Sentenció mientras veía y escuchaba la corriente que pasaba de un polo a otro de la pistola.

Empecé a llorar en silencio. Bajé las manos y procedí a quitarla por encima de mi cabeza. Mis pechos fueron quedando al descubierto, y las manos se depositaron en ellos. Empezaron a tocarlos y a pellizcarlos, pero Martínez los paró.

No olviden que estamos trabajando. Tenemos que hacer algo. Vamos a fotografiarla para luego enviárselas a su marido y que salga de su escondite. Que tenga una clave para hablarnos no quiere decir que si le mandamos las fotos no las reciba y sepa que son reales. – Dijo sacando una cámara bastante grande y entregándosela a su hijo.

-“No, por favor, les diré donde están las personas que buscan”. Dije.

-“Ya has declarado, preciosa, y ahora lo vamos a hacer de una forma más divertida. Tu marido nos llamará y nos contará todo lo que queremos saber. Ahora quiero que dejes de llorar y hagas lo que te vayamos diciendo”. Añadió el oficial más veterano mientras sacaba el pañuelo para secar mis ojos.

Me llevó hacia la cama, pensé que me iba a tirar sobre ella para violarme, pero se sentó, e hizo que yo lo hiciera sobre su pierna. Me ordenó agarrararle por el cuello y su hijo comenzó a fotografiar la situación. Intentaba no llorar, tal y como me habían ordenado. Después fue López quien se acercó a mi e hizo lo mismo. Me colocó también sobre su rodilla, y mostrando mis pechos y la cara, fui de nuevo fotografiada Después se colocaron uno a cada lado, me hicieron pasar los brazos por detrás de su cuello, primero solo posando, y después mientras me tocaban los senos sin ningún pudor.

-“Ahora vuelve a la posición que tenías antes, las manos detrás de la cabeza”. Me dijeron.

Tan sólo pasó la mano por la pistola y me miró. Subí instantáneamente las manos para dejarlas colocarlas como me dijo. De inmediato, Martínez, agarró mi pecho con fuerza y lo llevó a su boca. Lo succionó y miró. Yo me mostraba pasiva, tan sólo humillada por la vergüenza. Su hijo, le imitó, agarrándome el otro pecho y haciendo lo mismo que su padre, más torpemente, mordiéndolos y haciéndome daño. Padre e hijo se apartaron y de nuevo los tres, para que Martínez se colocase detrás de mí, agarrándome los pechos y susurrándome al oído mientras los masajeaba.

-“Me gustas mucho, Beatriz. Vas a hacer las delicias de mi hijo con estos pechos”. Dijo Martinez.

Martínez siguió tocando y moviendo mis pechos, mientras que con sus pies hizo que separase ligeramente las piernas. En esos momentos sus manos pasaron de mis pechos a mi trasero, Fran empezó a tocarme la cara y el cabello, mientras que López bajó los dedos por mi estómago hasta llegar al pantalón. Al llegar con su mano a la altura de mi sexo, e intentar pasarla entre las piernas, las cerré instintivamente, quedando atrapada entre ellas.

-“¡Vaya! A la señora Beatriz no le gusta que metas la mano entre sus piernas!” Dijo el oficial mayor.

Si no quiere que le pases la mano por encima de su vagina, será mejor que al menos nos lo enseñe. Fran, es tu día, y has de hacer los honores.

-“¡Por favor, no! – Empecé a suplicar a sabiendas que no conseguiría nada.
-“¡Déjenme marchar!” Suplique casi llorando.

Martínez giró la parte interna del pantalón para que quedase al descubierto la fina cinta que lo fijaba a mi cintura por dentro, y se la ofreció a su hijo. El joven se puso un poco colorado ante la ocasión que le ofrecía su progenitor. Fran agarró uno de los extremos de la cinta y tiró de él. Noté como el pijama se ensancho. Su padre y él mismo tiraron de la parte que sujetaba mis caderas. El pantalón cayó solo hasta mis tobillos, quedando completamente desnuda.

Me sentí completamente humillada. Apreté los codos uno contra otro e intenté bajarlos para ocultar levemente mis pechos. Mis ojos estaban húmedos y veía turbio. Al ver la cara del muchacho noté que tenía los ojos fuera de sus órbitas y sin parar de mirar mi cuerpo. Lo primero que hizo fue llevar su mano, tocar el vello de mi sexo y pasar su dedo entre los labios vaginales.

-“El cabello lo tiene rubio, pero el de su vagina es negro”. Comentó el muchacho.

“Eso es porque está teñida”. Respondió el otro oficial

-¿Fran, qué te parece si ahora Beatriz se tumba en la cama, abre sus piernas y tú le haces una inspección visual y táctil? Será como un libro de texto que te mostrará los encantos de una preciosa mujer. – Dijo sonriente a su hijo. – Tú ya sabes lo que pretendemos. Abre las putas piernas. – Gritó.

Me giré y miré a la cama. López me agarró del brazo y me tiró de malas maneras sobre ella. Me dijeron que colocase los brazos por debajo de la almohada. Las piernas me las separaron entre los dos oficiales, haciendo que estuvieran flexionadas ligeramente, apoyadas las plantas de los pies en el colchón. Beatriz. Vas a hacer todo lo que te pidamos porque aún no tengo decidido si enviaré esas fotos a tu marido, pero primero quiero que me respondas a una pregunta muy íntima. ¿Con cuántos hombres has estado a parte de tu esposo?

-“Nunca ha habido otro hombre en mi vida”. Respondí a la vez que rompía a llorar, por la certeza que aquello se quebrantaría aquella noche.

El joven se había quedado completamente desnudo, mientras que los oficiales solo iban vestidos con su ropa interior. Fran se colocó entre mis piernas y aunque no me penetraba, podía sentir su miembro erecto rozando mi vagina. En la situación en la que estaba lo único que me veía capaz de evitar que mi marido se sintiera profundamente humillado con esas fotos, era obedecer sin rechistar. Empezó a acariciarme el cabello y la cara para enseguida bajar a mis pechos. Los tocó lentamente mientras sus ojos no perdían detalle de lo que veían tal y como le había aconsejado su padre. Los besó y mordió mis pezones. Se entretuvo manoseándolos para seguir bajando por mis costillas y estómago. Giré la cabeza, no quería sentir lo que iba a pasar instantes después.

El joven se apartó un poco y fueron los dos hombres quienes comenzaron a tocar mis pechos, mientras que Fran se acercó a mi vagina y comenzó a acariciarme entre las piernas. Las manos empezaron a recorrer todo mi cuerpo, de arriba a abajo, mientras yo seguía expuesta, y aún más, cuando me separaron aún más las piernas para proceder a separarme los labios vaginales y que el chico pudiera contemplar y tocar mi clítoris. Empecé a temblar entre los nervios y el miedo.

-“Cómeselo. Pásale la lengua igual que haces con el dedo. Fíjate como se mueve la zorra. Como sólo ha estado con el maricón de su marido, nunca le han tocado su raja así”. Dijo su padre.

Fran palpó mi parte más íntima. Siguiendo las instrucciones de su padre, mojó el dedo medio en su boca y empezó a masajear el clítoris de manera circular. Después noté como su boca se clavó en mi sexo y su lengua comenzó a recorrerlo de arriba a abajo. Me revelaba y a pesar de tener las piernas abiertas levanté el culo de las sábanas a la vez que lloraba de manera intensa y temblaba de manera convulsa, aunque poco podía hacer para evitarlo. El joven dejó paso a su padre que hizo lo mismo y este, después de un buen rato, a su compañero. Los dedos y manos se iban intercambiando, pero siempre cerca de mis pechos y sexo. Mi cara la giré, clavándola en la almohada, intentando protegerme y sobre todo no mirar todo lo que hacían aquellos tres hombres.

Pasaban de separarme los labios mayores para llegara a mi clítoris a los menores para dejar descubierta la entrada de la vagina y meter sus dedos.

-“Venga hijo, ¿qué esperas? Penétrala”. Dijo su padre.
-“Ya voy papá”. Respondió el joven sonriendo.

Comencé a llorar y suplicar para que no lo hiciera, su padre dijo.

-“Alégrate, vas a estrenar a un jovencito, deberías sentirte orgullosa. Vas a ver lo que es un hombre de verdad. Cuando acabemos contigo tendrás criterio para comparar”. Dijo su padre.

Antes que volvieran a amenazarme clavé mi cabeza en la almohada, dispuesta a recibir al chico en mis entrañas. Notaba como el joven se iba colocando entre mis piernas, ayudado por los dos oficiales que me las abrían y acomodaban. Noté como su excitación estaba al máximo al rozarse con mi vagina hasta que la sentí dentro. Pensé que ya estaba, no había vuelta atrás. Fran intentaba besarme. Llegaba a mis pechos sin dificultad a la vez que cabalgaba sobre mí. Intentaba alcanzar mi boca pero solo dejaba que besara mis mejillas.

-“Beatriz. El chico quiere besarte. Será mejor que colabores un poco y lo hagas. Besos con lengua. Ya sabes lo que puedo enviar a tu marido”. Dijo refiriéndose a las fotos.

López agarró mi cabeza por la nuca y la levantó ligeramente. No tuvieron que volver a advertirme y fui yo, quien con mi boca abierta y dispuesta busqué la del joven para fundirnos en besos eternos, donde notaba como su lengua se cruzaba con la mía y recorría todo los rincones de mi boca. El joven continuó penetrándome. A cada embestida le notaba más excitado y sabía que no tardaría mucho en terminar. Su respiración se volvió más agitada y sus movimientos convulsos. Se aferró fuerte a mis antebrazos y a pesar de pedirle que no eyaculase dentro de mí, hizo caso omiso, sintiendo un chorro caliente y líquido en mi interior.

El joven se levantó de manera lenta, con una enorme sonrisa de satisfacción, mirando a los de su padre y a López que le felicitaban por su estreno, mientras me tiró un rollo de papel para que me limpiase el semen que sobresalía de mi vagina.

-“Enhorabuena Fran. Has dado a Beatriz lo que llevaba buscando años, pero no se atrevía a pedirlo”. Comentó entre risas. Vemos López, te toca a ti ahora.
-“¿No prefieres ser tú? – Respondió.
-“No. Yo seré el último.
-“¿Qué te apetece hacer con ella?” Le pregunto
-“¡Una mamada estaría bien!” Respondió López.

Me agarró del brazo para levantarme de la cama y situarme de rodillas. El oficial se desnudó del todo y dejando su miembro a la vida. Me pareció enorme y me asusté, echando para atrás la cabeza. Me colocó su miembro en perpendicular a mis labios y me hicieron sacar la lengua mientras Martínez sacó varias fotos. Me colocó la cara en diversas posturas, pero siempre procurando que se viera bien y con el pene rígido de su compañero junto a ella.

-“¡Ahora agárrala, no muerde!” Dijo refiriéndose a su miembro.

López llevó mi boca hasta su pene e hizo que lo tragase hasta el fondo. Me tenía tomada por el cabello, casi a la altura de la raíz, por lo que manejaba mi cabeza y mi boca a su antojo, si no quería morirme de dolor resistiéndome. Tan solo mantenía la boca abierta, el oficial jugaba conmigo mientras yo me mantenía agarrando mis manos a sus caderas o agarrando su pene, según me iba mandando. Noté como una mano se acercaba a mi trasero y metía su dedo en mi vagina. De inmediato, una segunda mano también me acarició y el dedo fue a mi ano. La palma del oficial más joven llegó a mis pechos y pellizcó mis pezones, sin parar de hablar mientras le hacía la felación, lanzando comentarios obscenos y animándome a continuar.

-“Vamos putita, sigue chupando. Me encanta cuando tenemos una mujer como tú para nuestros caprichos. Sigue, así, así…”

-“Demonios Fran. Otra vez tienes una erección. ¿Qué pasa? ¿Quieres que te la chupe Beatriz cuando termine con López?” Le pregunto su padre.

Pues sí, quiero que lo haga. Me han dicho que era mi día y era para mí, así que quiero que me haga lo mismo. Escuchaba, totalmente avergonzada y con lágrimas, sus comentarios. Era consciente que me tocaría hacer algo con el padre de Fran, pero no contaba que también debería hacerlo por una segunda vez con el joven. Sentí como iba a culminar en mi boca, se agitó y dejó su pene dentro, casi llegando hasta mi garganta, lo que me provocó unas fuertes arcadas que casi me hicieron vomitar. Después de unos instantes, que me parecieron eternos, la sacó de mi boca y de nuevo me tiró un rollo de papel higiénico para que me limpiara.

El joven se acercó a mí de inmediato sin permitir que levantase mis rodillas del suelo, que ya me dolían y acercó su pene a mis labios. Me pidió que pasara la lengua y la recorriese de la punta hasta la base.

-“Hazlo despacio, y cuando llegues al inicio, quiero que me chupes los huevos”. Ordeno Fran.

Imitó al oficial y me agarró fuerte del cabello para que hiciera lo mismo. Estaba de nuevo tremendamente excitado y su miembro igual de excitado que cuando me había penetrado. Dirigió mi boca a su antojo, y de vez en cuando sacaba su miembro de ella para que le lamiese los testículos. Le oía gemir, a la vez que empezaba a insultarme, sin duda envalentonado por los dos oficiales que allí se encontraban.

-“Vamos zorra, sigue chupando. Métela ahora toda dentro, así...” Decía Fran

No tuve que esperar mucho para que el joven sacara su miembro de mi boca para esparcir su semen por entre mis labios. Los dos hombres más mayores le aplaudieron y felicitaron por haber culminado en mí por segunda vez.  Volví a limpiarme. Tanto Fran como López se habían vestido y tan sólo Martínez continuaba desnudo, por lo que supuse que era su turno. Dentro de todo lo malo que estaba viviendo sabía que era el final, aunque también era consciente que era el más inflexible de los tres, y haría todo lo que placiese conmigo para obtener lo que quería.

-“Ponte sobre la cama, a cuatro patas, como una perra, como lo que eres”. Me ordeno.

Me quedé inmóvil, imagino que en ese momento seguía conmocionada por todo lo que estaba viviendo aquella noche. Hasta que de nuevo el oficial de más edad me hizo reaccionar. Vas a ponerte de rodillas sobre la cama, porque puedo volver a utilizar la pistolita y también puedo mandar las fotos tan sexys que te hemos sacado y enviárselas a tu esposo. Ante sus continuas amenazas opté por volver a ceder y me coloqué sobre la cama, tal y como me había indicado. Noté como se situó detrás de mí.

Rozándome con su miembro y acariciando mis nalgas. Pasó la mano por mi sexo, de manera brusca, tocando primero el vello, después pasando el dedo por mi abertura de arriba a abajo y finalmente metiendo el dedo en mi vagina. Noté, una fuerte embestida como me penetraban de nuevo. Pensé que afortunadamente se conformaría con tener sexo vaginal conmigo. Era brusco y se montaba en mí mientras percibía el tamaño de su miembro. Acercaba sus manos para tocarme los pechos, pellizcarlos de manera violenta lo que producía que a veces gritase de dolor, y se acercaba a mis oídos para provocarme con sus improperios.
  
Sus palabras eran tan crueles como lo que me hacía. Veía borroso porque comencé a llorar con más intensidad y las lágrimas rodaban por mi cara y caían sobre la cama. Veía a los otros dos hombres como sombras que se movían alrededor de la cama. De repente, Martínez paró.

-“Ahora voy a probar tu otro agujero”. Dijo él
-“No, por favor, ¡por ahí no!” – Protesté entre súplicas a sabiendas que no serviría para nada.
-“Soy virgen por detrás”. Le dije.
-“Entonces te estrenaré y sabrás lo que es bueno”. Dijo con deseo Martinez.

Mentí, pero ya era tarde para rectificar. Aquello aún le daba más morbo. Lo había probado un par de veces, lo suficiente para conformar a Alberto y dejarle claro que no me gustaba el sexo anal. Martínez colocó su pene a la entrada de mi ano y empujó con fuerza. Grité y caí hacia adelante entre el daño y la fuerza del oficial. Ahora estaba tumbada en la cama mientras que seguía perforando mi ano una y otra vez. Vi, por el color de su ropa, que el joven se sentó en la cama, junto a mi cabeza. Limpió las lágrimas de mis ojos y pude ver con claridad. Intentaba aguantar el dolor apretando los dientes y cerrando mis manos con fuerza mientras agarraba las sábanas. El dolor era horrible y el peso de mi agresor apenas me dejaba respirar. Fran me miraba y noté cierta ternura en él mientras mesaba mi cabello y me acariciaba.

Martínez intentaba llegar con sus manos a mis pechos, apoyados sobre el colchón. Cuando lo consiguió de nuevo volvió a apretarlos, aunque para ese momento estaba a punto de llegar al clímax y apenas siguió. El hombre se levantó. Sentí un fuerte alivio al liberarme de su peso. Esperaba que me devolvieran al hotel y que jamás esas fotos llegaran a mi marido ni a gente conocida.

-“Vamos a dejarla limpita antes de llevarla a su celda. Mañana la utilizaré para devolver un favor y después ya decidiremos si enviamos o no esas fotos”. Dijo Martínez entre risas.

Procediendo a limpiar mis orificios delantero y trasero. Sus manos se deslizaban con suavidad en mi cuerpo. Por último lo limpiaron de arriba a abajo y me hicieron salir. El joven Fran fue el encargado de secarme.

-“Ahora la llevaremos a su celda”. Dijo Martínez.

Fran recogió el pijama que seguía en el suelo y fue a entregármelo para que me vistiera, pero de nuevo su padre intervino. No se lo des. La llevaremos a su celda así, desnudita, y tú llevarás el pijama en la mano para que se vea bien. Todos se imaginarán lo que hemos hecho con ella.

Al llegar a la celda, separaron la cama de la pared para dejarla centrada, a la altura de los barrotes de la puerta. Me colocaron la almohada de la cama y otra que trajeron en el suelo. Vamos a llevarnos tu pijama como recuerdo. Dormirás en el suelo toda la noche, sobre la manta que te hemos preparado y te esposaremos las manos al somier de la cama y dejaremos la luz de la celda encendida, así el que lo desee, podrá verte.

No tuve ya fuerzas para lanzar una última protesta. Deseaba quedarme sola aunque fuera así, expuesta. Quedé con la cabeza levantada, desnuda frontalmente mirando hacia las rejas, permitiendo a quien pasara poder observarme. Durante la noche pude ver como hombres se acercaban a la puerta de la celda para observar mi cuerpo desnudo, pero me dejaron tranquila hasta el día siguiente.

Toda esa noche no dormí solo simule estarlo llore mucho pero además de llorar comencé a sentir un terrible odio, que poco a poco hizo que sintiera como si mi sangre comenzara a hervir pero no solo eso sino que sentía como mi corazón latía sin control. Me jure a mi misma que obtendría venganza de aquella humillación contra esos tres hombres aunque no sabía cómo hacerlo. A la mañana siguiente mi oportunidad para mi revancha llegaría a mis manos casi como si Dios quisiera mi venganza por alguna razón.

A la mañana siguiente Fran con López aparecieron en mi celda para llevarme de nuevo a la habitación donde la noche anterior me habían violado. Justo cuando López me empujo sobre el colchón de la habitación, Martinez apareció, diciendo.

-“Hijo tienes una hora debemos irnos luego aun tenemos cosas que hacer”. Dijo Martinez.
-“Si papá, me daré prisa”. Le contesto Fran.  

De inmediato supe que Fran de nuevo pretendía violarme, López llevaba la pistola eléctrica en una de sus manos por lo que no hubo necesidad de decir que obedeciera de nuevo, estaba aun desnuda cuando Fran solo ya en ropa interior se acostó sobre mí. Sentí de inmediato su pene duro restregándose sobre mi sexo por debajo de su ropa interior.

Fran se bajo su ropa interior hasta las rodillas con prisa para comenzar a restregar su pene entre mis labios vaginales. López a su vez se desnudo por completo exhibiendo su dura erección para luego sentarse a mi lado en la cama mientras Fran comenzó a penetrarme de nuevo gimiendo y respirando pesadamente entre mis pechos lleno de placer. López tomo mi cabello para mover mi cabeza hacia su pelvis, sentí su glande descubierto de su prepucio sobre mis labios. Sintiendo un terrible asco no tuve más remedio que abrir mi boca para albergar su miembro en el interior de mi boca.

Mis manos estaban en lo alto, en algún momento algunos minutos más tarde, al tiempo que el pene de López comenzó a tener espasmos, su clímax estaba cerca, López sentía tal placer que dejo rodar la pistola eléctrica por la cama hasta una de mis manos sin darse cuenta, de inmediato de reojo y viendo borroso ya que las lagrimas rodaban por mis mejillas en ese momento logre ver lo que mis dedos palpaban de inmediato supe lo que tenía que hacer.

De Inmediato como pude me saque el miembro de mi boca, para darle una descarga a toda capacidad directamente en los testículos de López. Quien dando un grito todo su cuerpo se sacudió de dolor para luego caer inconsciente a mi lado Fran pensando que su compañero gritaba de placer al venirse no le prestó atención en su lugar apresuro sus embestidas. Pero no tenia intensión de dejarlo acabar de nuevo en mi interior, lo empuje y le dio un descarga directamente en el centro de su pecho Fran se sacudió y cayó al suelo también inconsciente.

Me sentía realmente excitada, ardiente en deseos de acabar con aquellos dos pero algo me hizo ver que matarlos no era lo mejor sino que había una manera más eficiente de hacerlos sufrir con mi cuerpo sintiendo un gran odio, busque en la habitación algo para amarrar a ambos. Pronto encontré algo con que amarrarlos pero no solo eso sino también con que amordazarlos. Use su propia ropa interior que metí dentro de sus bocas para sellarla con una cuerda para evitar que ellos pudieran expulsarlas de sus bocas. Usando algo de agua que encontré los hice volver a la consciencia.

Los dos de inmediato supieron que estaba en problemas. Trataron de soltarse sin mucho éxito, por los próximos minutos me dedique a darles descargar con la pistola eléctrica en su mínima capacidad directamente en sus testículos o penes, que los hizo retorcerse de dolor, aquello continuo hasta que se acercaba la hora del regreso de Martinez. Me coloque a un lado de la puerta y espere algunos minutos más tarde apareció. Entrando sin prestar mucha atención.

-“Bueno chicos se acabo la diversión hora de…” Alcanzo a decir.

Le aplique la pistola eléctrica directamente en su cuello a máxima capacidad, Martinez apenas se sacudió y cayó al suelo, lo desnude y amarre sobre una silla que estaba en una esquina, ahí lo ate con mucha dificultad no sin antes desvestirlo dejándolo completamente desnudo, cuando lo tenía bien a amarrado como amordazado lo desperté salpicando agua en su rostro.

De inmediato apenas recupero la consciencia sus ojos se abrieron enorme al ver a su hijo y subalterno amarrados desnudos sobre el colchón, de pronto me lanzo una mirada de odio al verme no muy lejos de él tenía en mis manos la cámara con la que me tomo las fotos la noche anterior. Con le tome algunas fotos como estaba, antes de decirle al oído.

-“Ahora veras lo que les paso a los miserables violadores como tú”. Le dije con una voz cargada de odio. Pero además sintiendo una rabia que apenas podía controlar.  

Había encontrado un viejo y oxidado martillo como una espátula para quitar pintura aunque vieja aun mantenía su filo mi mente voló y supe en ese momento para que me podrían servir. Primero fui hasta donde estaba López que me miro aterrado al verme acercar. Con la pistola eléctrica lo deje inconsciente de nuevo.

Le extendí sus piernas, para dejar sus genitales totalmente expuestos. Tome un ladrillo grueso que encontré en el suelo que coloque debajo de sus testículos. Aparte su pene para colocar la parte afilada de la espátula sobre la parte alta de su escroto para tomar el martillo que levante por arriba de mi cabeza. Lance el golpe para golpear el mango de la espátula. El golpe fue contundente dado que imprimí en dicho golpe toda la fuerza que poseía como todo mi odio.

La espátula se clavo un milímetro en el bloque de concreto. El escroto de López fue cercenado de un solo golpe castrándolo de un solo golpe. La espátula fungió como guillotina, cortando su escroto limpiamente. El dolor hizo que él despertara justo cuando levantaba su escroto con sus testículos aun dentro sangrando con mi mano al ver lo que había hecho y el dolor lo golpeo que lo hizo gritar de dolor.

-“MMMMMMMMM”. Grito López.

Pero por la mordaza que tenía apenas se escucho como un mugido su enorme grito mientras todo su cuerpo comenzó a convulsionar. Su pene se puso duro casi de inmediato y en medio de sus convulsiones y mugidos lanzo la que seguramente fue su última carga viril de su vida. Luego de desmayo, con su entrepierna sangrando.

Fran como su padre al ver lo que había hecho, comenzaron a luchar para tratar de soltarse pero no pudieron hacerlo. Para cuando llegue a donde estaba el joven ya estaba llorando de haber podido hablar estoy segura que me hubiese suplicado patéticamente como el cobarde que era. Sin piedad del joven lo deje inconsciente con la pistola eléctrica, Para colocar el bloque debajo de sus testículos.

Martinez comenzó a agitarte, moviéndose con violencia tratando de impedir que le haga a su hijo lo mismo que López. Pero solo lo veo, mostrando mi desdén hacia lo que hacía para Fran tenía reservado algo diferente en vez de apartar su desinflado pene pero aun pegajoso y oliendo a mis jugos, coloque la parte afilada de la espátula en la base de su pene. Acomode sus testículos de cierta forma que quedara a cada lado de su miembro.

-“¡MMMMMMMM!” Escuchaba decir a Martinez.

Levante el martillo y espere unos instantes para que Fran comenzara a despertar cuando vi que reaccionaba sin duda alguna descargue el fulminante golpe. El pene como escroto del joven fueron cercenados de un solo corte. Fran abrió grandes lo ojos y comenzó a sacudirse presa del más absoluto de los dolores seguramente. Sus piernas y abdomen quedaron manchadas de sangre casi de inmediato. Al levantar su pene cercenado, también su escroto lo hizo pues aun estaba unido a el por un trozo de piel.

Cuando se desmayo, mire al horrorizado Martinez que vio como me le acerque, lucho hasta que lo deje inconsciente con la pistola eléctrica, coloque el bloque debajo de sus testículos. Pero esta vez coloque la espátula apenas por detrás de la corona de su miembro. Corrí su prepucio hacia atrás, para dejar a la vista su glande. Luego descargue el golpe que le cerceno su glande de tajo.

Martinez despertó presa del dolor, con su pene sangrando que baño sus piernas como mis pechos de su sangre, tome la espátula y coloque la parte afilada entre sus dos testículos. De nuevo descargue otro golpe su escroto literalmente se partió en dos, sus dos testículos brotaron del bolso de piel reventado bañados en sangre, los tome con una de mis manos y se los arranque sin compasión alguna. Su cuerpo se retorció y sacudió grotescamente hasta que se desmayo.

Estaba en un estado de shock total, me limpie la sangre como pude tome el uniforme de Martinez, con una gorra me tape la cara, gracias a este ardid logre salir de aquel horrible lugar sin que nadie me detuviera, ya afuera tome el primer taxi que paso y regrese al hotel, tome mis cosas apresuradamente y le indique a mi esposo que me alcanzara en el aeropuerto.

Cuando llego y vio el estado tan alterado en el que estaba, no lo dudo, usando sus influencias logro que un avión diplomático con ambos abordo abandonara aquel país. Alberto nunca me pregunto qué me sucedió hasta hoy, pero estoy segura que intuyo lo que sucedió cuando a mitad del vuelo al escapar mi vagina comenzó a sangra levemente y de ella broto algo de semen. Alberto fingió no ver nada y yo rápidamente me fui al baño del avión donde me limpie.

Años después de aquello supe que Martinez y López se suicidaron poco después de lo que les hice Fran término en cárcel en donde fue encontrado colgando de su celda luego de ser violado por 50 de los prisioneros al descubrir que no tenía nada entre sus piernas.

Aun entonces no me atreví a decirle nada a Alberto de lo sucedido aquella noche, pero desde que supe que todos ellos estaban muertos he podido dormir mejor que nunca e incluso gozo mas cuando tengo sexo con mi esposo.




Historia Original Aquí.
        





Autor: Isabelcani & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

XULIAN ES CASTRADO

Xulian un nombre nada común, era gay desde su más temprana adolescencia, le gustaba sentirse penetrado, perdió su virginidad a los 15 años con un compañero del colegio con la que estuvo de novio por casi tres años hasta que se marcho en la universidad, en donde por supuesto tuvo mucho sexo con muchos otros hombre gay que no buscaban una relación sino solo placer como el mismo deseaba, pero aquellos grandiosos días estaban en el pasado ......


XULIAN ES CASTRADO
Xulian un nombre nada común, era gay desde su más temprana adolescencia, le gustaba sentirse penetrado, perdió su virginidad a los 15 años con un compañero del colegio con la que estuvo de novio por casi tres años hasta que se marcho en la universidad, en donde por supuesto tuvo mucho sexo con muchos otros hombre gay que no buscaban una relación sino solo placer como el mismo deseaba, pero aquellos grandiosos días estaban en el pasado.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Xulian un nombre nada común, era gay desde su más temprana adolescencia, le gustaba sentirse penetrado, perdió su virginidad a los 15 años con un compañero del colegio con la que estuvo de novio por casi tres años hasta que se marcho en la universidad, en donde por supuesto tuvo mucho sexo con muchos otros hombre gay que no buscaban una relación sino solo placer como el mismo deseaba, pero aquellos grandiosos días estaban en el pasado con 30 años estaba concentrado en su trabajo como abogado y en conseguir una relación estable con algún hombre.

Esa noche estaba algo cansado por lo que llegando a casa, era viernes y no tuvo ganas de salir, por lo se me dio un refrescante baño, se  seco muy bien, para luego colocarse un jock (calzoncillo) deportivo de esos que dejan las nalgas prácticamente al descubierto de color rojo con bordes negros y se fue a la cama, siempre dormía boca abajo, apago la luz y en breves momentos estaba soñando, Xulian no recuerdo haber sentido algún toque, sonido o cosa extraña que le indicara que algo estaba pasando a su alrededor o que hubiese alguien más en la habitación.

Se desperté de pronto, al abrir los ojos se encontró con las luces de su habitación encendidas a máxima potencia, pero eso fue lo que le llamo la atención sino que estaba amarrado por alguna clase de grilletes de cuero con largas tiras muy resistentes boca abajo de muñecas y tobillos, Xulian trato de soltarse pero por más que lo intento no pudo hacer, otra cosa que nota casi de inmediato es que no podía emitir ningún sonido fue como sus cuerdas vocales le hubiesen sido extraídas por completo, intento una y otra vez gritar pero no logro emitir sonido alguno.





De pronto entro en la habitación un chico de unos 26 o 27 años, de piel ligeramente broceada y cuerpo atlético como marcadito, portaba una trusa (slip) muy pequeña lisa de color blanco, en la que se marcaba un abultado paquete al frente de su entrepierna en otras circunstancias Xulian se hubiese abalanzado sobre el joven, besado y abierto las nalgas para permitirle que su pene en erección lo penetrase hasta ambos correrse pero en esa situación en la que estaba no sabía cómo actuar o reaccionar ante la presencia de aquel bello joven que no tardo en subirse a la cama donde estaba.

Xulian se estremeció cuando sintió una de las manos del chico sobre su espalda, pensó en preguntarle ¿quién era?, ¿Qué quería? Pero recordó que no podía hablar por lo que no le vio caso intentar esforzarse para ese fin, de pronto el chico se despojo de su única prenda dejando al descubierto un pene de buen tamaño incluso estando flácido, con un par de huevos colgando muy bajos casi a la misma altura de donde terminaba la punta de su glande, el chico se coloco detrás de Xulian sobre él y comenzó a restregar sus genitales entre sus expuestas nalgas.

De pronto Xulian escucho hablar a ese guapo como bien dotado joven.

-“Vamos a divertirnos mucho”. Dijo el joven cuyo nombre no sabía.

Poco a poco su pene que se restregaba en sus nalgas comenzó a ponerse duro primero 11, luego 16 hasta llegar a los 22 cm más o menos, grueso y venoso aquel miembro en erección era mejor de lo que creyó Xulian en un principio,      pero aquel pene en erección solo era el comienzo de una noche que cambiaría su vida para siempre.         

Aquel joven de pronto luego de varios minutos de estar sobre él, toma una crema que tomo de su mesita de noche a un lado de la cama y le echa un poco del contenido sobre su ano para empezar a dilatarlo, mientras le besaba al parecer con mucho amor y cariño su espalda, nuca como hombros, donde le dio leves mordisquitos mientras hacía círculos con su lengua de alguna manera aquello hizo que Xulian se retorciera de placer.           

Luego llegó hasta su cuello, se lo besó, chupó y lamió como le dio la gana, para luego pasar su lengua por toda su espalda hasta que se detuvo en sus nalgas, las masajeaba, las apretaba, para luego pasar la punta de su nariz por ambas para hacer que Xuluan sintiera su respiración por completa, al cabo de unos minutos le abrió sus nalgas para sintiera su aliento cálido acercarse más a donde él quería, a donde ambos querían para ese momento.          

Aquel joven usando sus manos le abrió sus nalgas a Xulian por completo y le pasó la lengua lentamente entre sus nalgas obvio que eso hizo estremécelo lo que hizo que el joven volviera a pasar su lengua por segunda vez pero más lento, dejando esa vez un gran cantidad de saliva, seguido, le dio varios besitos que lo estremecieron de placer, Xulian ya yo gemía pues estaba en el séptimo de placer nadie de sus amantes antes le había hecho algo así.
           
Pero como si eso no fuera suficiente, Xulian sintió cómo con sus dedos le abrían su ano para así introducirle la lengua a más no poder, cosa que logró  ya así estuvo por un buen rato, después aquel joven comenzó a morderla ambas nalgas, una por una, dejando marcas, como si quisiera marcar su territorio, siguió subiendo por su espalda hasta llegar a una de sus orejas donde le dijo.     

-“¡Bien ahora aguanta!”. Le dijo el joven.        

Xulian sintió su glande sobre su dilatado ano para luego sentir una tremenda embestida que de un solo fuete empujón le introdujo su endurecido pene provocando que viera el cielo, sus ojos casi se le pusieron en blanco tanto de dolor como de placer, el joven comenzó a un mete saca, súper rico como divino, que de inmediato hicieron que Xulian tuviera  una tremenda erección.





http://relatos-de-eunucos.blogspot.com


Todo el pene del joven se dejaba sentir con cada una de sus embestidas con su pene llegando hasta lo más profundo de las entrañas de Xulian          aquel chico sabia como moverse muy rico se lo mete y se lo saca de forma muy divina, la prenda de Xulian queda toda húmeda por delante de la gran cantidad de liquido pre seminal que de su endurecido pene estaba brotando en ese momento.

De momentos se detenía como suspirando pero pronto reiniciaba sus embestidas enterrándole su enorme pene bien dentro, me dio una embestida hasta el fondo que hizo a Xulian lanzar gemido ahogado, él se rió y me mordió la oreja duro, al tiempo que comenzó con un vaivén lento para después incrementar sus embestidas con tanta furia que le dolía, se quejaba, intentaba apartarlo un poco elevando sus nalgas pero de nada sirvió.        

Ambos cuerpos estaban empapados en sudor, aquel joven le daba más duro, como si no le importara un bledo si le dolía o no, puso cara de serio, y comenzó a penetrarlo aun más duro, me agarraba las nalgas y me las apretaba fuerte, se le acercó al oído y se lo mordió, le metía la lengua, aquello hizo que el dolor pasara un poco, pero le me hacía moverse como una perra en celo, que de alguna manera  hacía apaciguar el dolor.        

Debieron pasar como 10 minutos luego de que comenzó a embestirme furiosamente cuando Xulian sintió como le dio un beso en su hombre y le escucho decir.

-“¡Me vengo!” Dijo el joven.       

El acelera sus embestidas y grita de repente A

-“AHHGGSSS DIOOOOOOS AAAAAAAAAAHHHHHHHHH”. Grita el joven.  

Xulian siente que echa chorros y chorros de espeso semen en su interior cuando ya no puede más con su aun palpitante pene se lo saca y le echa más semen sobre sus nalgas y me las aprieta duro para darle una nalgada y se las besa.

Ambos quedan tan cansados que se quedan dormidos. Con el Joven desnudo arriba de él con su semen saliendo de su aun bien abierto y latiendo ano Xulian se despierta de nuevo cuando siente que la única prenda que cubre su cuerpo es hecha girones con la ayuda de una tijera, en ese momento el Joven descubre que Xulian se había corrido dentro de su prenda mientras lo penetraba, lo que le hizo decir al ver la gran descarga en la prenda.

-“Vaya si que te ha gustado perra”. Dijo el chico.
-“Me alego así tendrás algo para recordarme por siempre”. Dijo el joven.

Luego coloco una generosa porción de gel para rasurar sobre el escroto de Xulian que procedió a rasurar con la ayuda de un rastrillo desechable cuando su escroto estuvo tan lampiño como el de un niño de 5 años, aquel hombre usando una hojilla de afeitar, le abrió su escroto dividiéndolo casi por la mitad lo que hizo que los ojos de Xulian quedasen en blanco del dolor que experimento, con todo su cuerpo sacudiéndose con violencia, sus dos testículos bañados en sangre quedaron expuestos por fuera de su bolsa protectora casi de inmediato.

El joven atacante dejo que Xulian dejase de sacudirse para tomar sus testículos con la mano que estaba protegida por un guante de látex, con la misma hojilla corto los conductos que unían aquellos dos orbes al cuerpo de Xulian, lo que lo convirtió en el acto en un eunuco para el resto de su existencia, el dolor que por su parte experimento fue horripilante de su boca broto espuma, todo su cuerpo se tenso e incluso uno de sus dientes se quebró de lo fuerte que apretó sus mandíbulas, luego de unos segundos en que su cuerpo se sacudió sin control se desmayo por fin.

Xulian se despertó a la mañana siguiente sábado sobre su cama desnudo sintiendo una enorme erección estar siendo aplastada por su abdomen también sintió algo húmedo por debajo de su pelvis, abdomen y pene, pensó que se había corrido en la noche a consecuencia de un sueño húmedo algo que hacía mucho tiempo que no tenia.   

Pensando que todo aquello con aquel bello joven había sido un mal sueño se levanto pero apenas sus pies tocaron el suelo sintió una terrible punzada proveniente de su entrepierna, lo que le hizo bajar la mirada para observar que su escroto como su preciado contenido no estaba más donde debería estar.

Aquello no había sido un sueño, se dio la vuelta para ver una gran mancha de sangre sobre su cama, debajo de su tremenda erección unos puntos de sutura marcaban en donde alguna vez estuvo su escroto, en la mesita de noche una nota decía “Léeme”.

Cuando lo hizo Xulian leyó algunas instrucciones para evitar el dolor como el uso de los medicamentos dejados sobre la mesita, de último había un comentario personal que decía.

-“Ahora eres mi perra, vendré de vez en cuando a visitarte así que cuida bien de ese bello culito que tienes que ahora es mío para siempre”.

Firma:

Tu Nuevo Amo.




Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

XINARA

De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto......


XINARA
De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, un secreto que de saberse toda la sensualidad que desbordaba se disolvería en un mundo de prejuicios.

Xinara vivía sola desde hacía seis meses desde que empezó a ir a la universidad, mudándose del interior del país a la capital a una casa que fue de sus abuelos que en ese momento no estaba habitada por lo que ella la tomo como su nueva casa, todo iba muy bien, incluso ya había salido con algunos chicos con los que se había besado apasionadamente se sentía libre de sus padres por primera vez y sentía que podía hacer lo que quisiera, virgen deseaba con ardor dejar de serlo pero no se atrevía a dar ese paso.

Aquella noche sola en su habitación se despojaba de su apretado pantalón de mezclilla luego de un largo día en la universidad, frente al espejo de cuerpo completo en su habitación se despojo de su pequeña tanga blanca muy sudada, para revelar la razón por la que aun seguía siendo virgen, entre sus piernas no había una vagina sino un pene con un par de huevos colgando por debajo Xinara no nació mujer sino hombre, ella era una transexual y deseaba un cambio de sexo pero sus padres se negaban a pagarlo por lo que decidió terminar sus estudios, trabajar y costearse la operación por ella misma.

En la soledad de su habitación podía exponer sus grotescos genitales según ella, liberándolos luego de tenerlos comprimidos y ocultos la mayor parte del día, aquella noche se quedo solo con una holgada blusita color rojo y calcetines (medias) para irse a la cama estaba cansada y deseaba dormir sin imaginar todo lo que iba a pasar esa noche, dado que hacía calor Xinada decidió dormir sin taparse, con el aire acondicionado accionado, apago las luces y en cuestión de minutos estaba profundamente dormida por completo.

A eso de las 1:00 un hombre con un pasamontañas que le cubría su rostro vestido todo de negro penetro en la casa de Xinada, sin hacer el más mínimo ruido, no tardo mucho en encontrar la habitación en donde ella dormía boca abajo con su pierna semi abiertas, la poca luz que se filtraba de la calle le dejo entre ver su pene que se aplastaba contra la cama y sus huevos que descansaban sobre su pene sin circuncidar, aquel hombre sintió una rabia inmediata al descubrir que su objetivo de aquella noche no era una mujer sino un travesti, al principio pensó en matarla por aquel engaño.

Pero viendo el rosado ano cerradito entre aquellas magnificas nalgas el hombre tuvo otra idea nada buena para Xinara, se desvistió por completo quedando solo en su ajustado bóxer (calzoncillo) de color negro en la que pronto se marco una tremenda erección que el hombre obtuvo mientras se acercaba a la cama, donde plácidamente dormía Xinara sin imaginar que estaba a punto de ser atacada sexualmente por dicho hombre, el hombre con cuidado subió a la cama, con sus manos acaricio las preciosas nalgas ante él para abrirlas para admirar el lindo ano entre ellas que pese a la poca luz en la habitación era bien visible.

Xinara apenas se movió pues estaba profundamente dormida mientras aquel hombre siguió admirando su lindo ano por algunos segundos con sus manos abriéndole sus nalgas, sus ojos estaban encendidos de deseo y lujuria, y lo único que deseaba aquel hombre en ese momento era penetrarla pero no tenia certeza de que no iba a gritar al hacerlo, por lo que antes que nada se quito su ropa interior y se la coloco como mordaza a Xinara que hasta ese momento reacciono pero ya era demasiado tarde para evitar lo que ese hombre se proponía.          

Aquella seria una noche inolvidable no solo para Xinara sino también para aquel hombre que para ese momento había asegurado las manos de la joven a su espalda dejándola indefensa y a su merced, Xinara estaba asustada pero por alguna razón comenzó a sentirse muy excitada de pronto lo escucho decir.

-“Prepárate porque desde hoy serás mi puta”. Dijo el hombre.        

Ni acabo de hablar cuando empezó acariciar sus piernas mientras Xinara continuaba acostada boca abajo en la cama sintiendo el cuerpo de aquel hombre desnudo sobre ella, sintiendo su pecho peludos y su pene en erección entre sus nalgas, después de un rato de estar sobre ella Xinara comenzó a sentir su duro pene ya no restregándose entre sus nalgas sino entre ellas con sus manos el hombre le abrió sus piernas para que ella lo pudiese sentir mejor Xinara estaba llorando al pensar que iba a ser penetrada en cualquier momento era lo que tanto deseaba desde hacía mucho tiempo pero no de ese modo iba a hacer violada pero por alguna razón estaba excitada.  

Eso era evidente por la tremenda erección que tenia Xinara incluso su largo prepucio estaba detrás de su glande, de lo excitada que estaba, pronto sintió que había llegado el momento de ser penetrada, había llegado la hora de dejar de ser virgen, sintió el rostro cubierto con el pasamontañas, se introdujo entre sus nalgas para pasarle la lengua por todo su ano, también se lo escupió aquello serviría a modo de lubricante para ser penetrada por el enorme pene que tenia aquel hombre.      

Aquella tremenda erección, estaba acompañado de un par de testículos muy grandes y velludos, había llegado el momento cumbre de la penetración, al principio le acomete Xinara sintió como su enorme pene empezó a penetrarla quería salir corriendo de ahí pero le era imposible además su deseo de sentirse penetrada como una mujer por alguien también la mantenían anclada a la cama, tan solo se retorcía de dolor y placer al mismo tiempo.  

Xinara sintió como fue penetrada de una solida embestida, no tardo mucho en comenzar a sentir sus ataques por demás varoniles y llenos de vigor aquellas embestidas que duraron por varios minutos casi media hora, cuando llego al clímax de la rica penetración sentir su tremenda eyaculación fuera de Xinara que baño sus lindas nalgas fue entre gritos de placer ambos gemían como nunca ninguno de los se habían imaginado por su parte Xinara no podía creer que alguien por fin la hubiera hecho mujer de aquella forma y con tanta virilidad.

El placer, miedo y dolor que Xinara sintió durante ese momento fue tremendo tanto que apenas se percato que ella misma se había venido, de una manera descomunal, un pequeño charquito de semen proveniente de Xinara quedo sobre la colcha de la cama, cuando aquel hombre retiro su aun palpitante pene del interior de Xinara medio tambaleante se percato del pequeño charco de semen, su propio semen no tardo en brotar del ano aun abierto y palpitando de Xinara.

Ver aquel semen mezclarse con el suyo propio que goteaba de los huevos de Xinara ver aquello hizo enfurecer al hombre que aun estaba agitado pero su furia gano a su agotamiento bajo de la cama y fue rápidamente hacia la cocina de la casa, cuando regreso a la habitación Xinara aun trataba de recuperar el aliento, estaba aun en cuatro patas con semen fluyendo de su ano hacia sus huevos que colgaban entre sus piernas oscilando levemente, Xinara de nuevo sintió las manos del hombre en sus nalgas pero solo por uno o dos segundos.

De pronto Xinara sintió como su pene y colgantes testículos fueron tomados de la base por una fuerte mano, antes de que Xinara pudiera decir o hacer algo para soltar sus mal queridos genitales del tal agarre le escucho decir al hombre.

-“Una puta como tú no necesitar de estas cosas colgando entre sus piernas”. Dijo el hombre.

Y de pronto Xinara sintió un agudo dolor proveniente de su entrepierna, Xinara sintió que algo le fue  cortado, para luego ser arrancado, sintió como algo caliente comenzó a escurrirle por sus piernas, el dolor era increíble y luego todo se le puso negro.

Ximara se despertó en un hospital con toda su entrepierna vendada, había estado inconsciente dos días nada quedaba de sus genitales masculinos pese al dolor y el drenaje que sobresalía de las vendas era algo extraño Ximara se sentía bastante feliz por dos motivos, la primera por la pérdida de sus genitales y la segunda por haber perdido su virginidad           , algunos meses después durante uno de los periodos de vacaciones de la universidad fue sometida a una vaginoplastia, que por fin la doto de un sexo femenino entre sus piernas por fin.

Casi un años luego de haber sido asaltada sexualmente ya completamente repuesta de su vaginoplastia, dormía en su cama de nuevo pero esta vez ya con algo de senos gracias a que su cuerpo había perdido todo suministro de testosterona, pero no solo con senos sino portando una tanga que ya no le incomodaba por lo que solo dormía ahí portando aquella pequeña prenda cuando sintió de nuevo unas manos sobre sus nalgas, que la hizo despertar para ver a un hombre de nuevo con un pasamontaña sobre su rostro al que escucho decir mientras le apretaba su pequeñas tetas.

-“Te dije que serias mi putita para siempre”. Dijo el hombre.

Que de un fuerte tirón hizo girones su pequeña tanga para dejar al descubierto por su depilada que hizo que la enorme erección del hombre diera un respingo, Xinara solo dijo sintiendo muy excitada.

-“Te esperaba, quiero que me estrenes mi rajita cariño”. Dijo Xinara.

El hombre sin hacerla esperar hundió su enorme pene en su vagina, desgarrando su recreado himen desvirgándola y haciéndola gemir, el hombre luego de venirse en su vagina, la penetro por su culo que fue aun mejor para ambos, que los hizo llegar a un placer sin comparación hasta que ambos alcanzaron un nuevo orgasmo casi simultaneo.

Desde esa noche aquel hombre visitaba Xinara cada dos dias siempre esperaba a que ella estuviera durmiendo, ella deseaba sus visitas con ardor tanto que comenzó a dormir desnuda y ya solo se despertaba cuando sentía que estaba siendo penetrada ya fuese por delante o por detrás, para todo efecto Xinara ya no era más un travesti sino una mujer bella como sensual dispuesta a complacer al hombre que no solo la violo sino que la despojo para siempre de sus odiados como estorbosos genitales masculinos para transformarla para el resto de sus días en la mujer que ahora era.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VENGANZA DEL MAYOR

Douglas de 34 años era un joven como gallardo oficial de la caballería, estaba asignado al fuerte Hurt cuando la noticia de la caída del fuerte Waltan a manos de los indios rebeldes que acabaron con toda la guardición del fuerte incluido su hermano y padre que era el comandante del fuerte, pero no solo eso según los médicos hubo sobrevivientes entre ellos su hermano que fueron además de violados salvajemente......


VENGANZA DEL MAYOR
Douglas de 34 años era un joven como gallardo oficial de la caballería, estaba asignado al fuerte Hurt cuando la noticia de la caída del fuerte Waltan a manos de los indios rebeldes que acabaron con toda la guardición del fuerte incluido su hermano y padre que era el comandante del fuerte, pero no solo eso según los médicos hubo sobrevivientes entre ellos su hermano que fueron además de violados salvajemente.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [GUERRA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Douglas de 34 años era un joven como gallardo oficial de la caballería, estaba asignado al fuerte Hurt cuando la noticia de la caída del fuerte Waltan a manos de los indios rebeldes que acabaron con toda la guardición del fuerte incluido su hermano y padre que era el comandante del fuerte, pero no solo eso según los médicos hubo sobrevivientes entre ellos su hermano que fueron además de violados salvajemente, fueron torturados  horriblemente hasta la muerte, como su hermano por lo que Douglas juro vénganse del jefe de esos salvajes así fuese lo último que hiciera en la vida.

Douglas siendo el único sobreviviente de su familia heredo la fortuna familiar, la casa, las haciendas y plantaciones de tabaco, le tomo dos años ser liberado el ejercito, en realidad pidió una licencia de 5 años lo que le fue concedido con el grado de Mayor, usando su gran fortuna contrato a unos 100 hombres y comenzó a dar casa a esos indios que tomaron el fuerte Waltan, pero las cosas estaban complicadas dado que los atacaron el fuerte se habían dispersado luego del ataque por lo que concentro sus esfuerzos en el jefe indio que dirigió el ataque.

La casa del jefe Awatak de 38 años para ese momento ya había tomado varios meses cuando el grupo de Douglas ya de 36 años recibió un aviso de uno de sus hombres dedicado a buscar entre los pueblos, villas y escondrijos donde le informaba que Awatak estaba oculto en una montaña a 120 km de donde se encontraba con 30 hombres, de inmediato Douglas reunió a sus hombres y cabalgando día y noche llegaron a la tarde siguiente a su destino, viendo que estaban en desventaja y tomarlos por sorpresa era poco realista decidió esperar a que bajaran, estaba seguro que no iban a tardar en moverse.

Cuando Axatak abandono la montaña con sus hombres fue rápidamente interceptado por los hombres de Douglas y él mismo, una pequeña refriega, entre ambos grupos se desato Awatak fue golpeado en la nuca cayendo de su caballo y un fuerte golpes en la cabeza lo dejo inconsciente el resto de sus hombres los que no fueron muertos huyeron dejando a su líder a merced de Douglas que no podía esperar para comenzar con su venganza, Awatak fue llevado a un claro en el bosque cercano, donde fue amarrado de tal forma que sus nalgas quedaron elevadas y su pecho sobre la tierra.

Douglas hizo que todos sus hombres se fueran y lo dejasen solo, se quito la ropa quedando solo con su sombrero, sus guantes y botas su bello cuerpo esculpido como si fuese una estatua griega clásica quedo al descubierto como su pene que era largo de 22 cm curvo hacia arriba, acompañado de dos grandes testículos, y una gran mata de vello púbico rubio del mismo tomo que el cabello en su cabeza, sus fuertes piernas contrastaban con su enorme falo masculino listo para la acción.

Awatak no tardo en despertar, trato de moverse pero no pudo estaba fuertemente atado, luego de algunos minutos sintió unas fuertes manos enguantadas sobre sus expuestas nalgas, que se las abrieron para dejar al descubierto su oscuro ano, cerrado y con algo de vello, sintió un aliento entre sus nalgas por unos segundos antes de escuchar una voz.

-“Ahora vas a sentir lo que debió sentir mi hermano cuando lo violaste maldita escoria”. Dijo Douglas.

Terminando de hablar, con sus nalgas abiertas le escupió directamente sobre su ano para incorporarse y colocar su babeante glande sobre el ano de Awatak.

Douglas comenzó a hacer presión sobre el ano de su enemigo, mientras este intentaba impedir que aquel trozo de carne entrara en él, pero Douglas lo agarro por las caderas con sus manos enguantadas para poder hacer mayor presión lo que hizo el trabajo, introduciendo su hinchado glande rosado en las entrañas de Awatak.

-“Te voy a dar el mejor masaje anal que hayas tenido en tu vida, gózalo que será tu ultimo gozo en tu vida”. Dijo Douglas cegado por el odio y la excitación.        

En eso mete la cabeza de su pene, sintiendo un leve ardor sobre su glande cuando entra aun más, Awatak se quedó quieto por algunos segundos mientras le iba enterrando toda su pene en él, Douglas gimió victorioso al saber que desde ese momento ese culito era suyo, sin compasión una vez con su pene todo dentro empezó a bombearlo lentamente, sintiendo como el indio sentía dolor, se sentía lleno, se sentía como si se fuese a partir en dos ó algo parecido pero luego ese dolor desapareció pero le quedo una sensación de miedo mezclado con placer a Awatak.  

Douglas lo penetraba por completo sintiendo sus enormes testículos aplastarse contras las nalgas morenas del indio para después sacar su pene por completo para sentir como se estremecía, mientras se reía al ver las muecas que hacía por lo que incremento sus embestidas, esta vez, su pene entraba completamente y sus embestidas eran fuertes como sin piedad dándole a entender que su culito era de él, después sus bombeos aun fueron más fuertes Douglas no paraba de gemir mirando como su pene se perdía en el interior de Awatak, que cada vez penetraba con más fuerza causándole una gran erección que se pego a su vientre.

-“¡OOOHHHHHH!” Gimió Douglas de repente.

De ahí en adelante sus embestidas aumentaron más y más y su respiración se acelero sin control, que eran de forma desesperada con su pene palpitando.

-¡Ohhhh Aghhhhh Dios Oh sí! Gimió Douglas.

Fue justo el momento en que seis chorros de semen salieron expulsado con mucha fuerza de su palpitante erección dentro de las entrañas de Awatak que sin poder evitarlo soltó una gran cantidad de semen como nunca antes había expulsado en su vida. Jamás ninguno de los dos había eyaculado tanto semen en su vida, por supuesto eso les produjo tremendos orgasmo a ambos como nunca antes en su vida.           

Douglas sintió su erección aun palpitando dentro del culo de Awatak por uno segundos antes de sacarlo, para apreciar como su ano palpitaba tratando de cerrarse con un rio de su semen mezclado con la mierda de él comenzó a fluir hasta sus colgantes huevos.

Douglas medio tambaleándose a consecuencia de su tremendo orgasmo, levanto a Awatak con sus potentes brazos para darle tres fuertes golpes en su rostro y abdomen que lo dejaron de nuevo fuera de combate, rápidamente aprovecho eso para desamarrarlo y llevarlo hasta un poste que sus hombre habían bien anclado al suelo, en donde lo amarro de nuevo por los tobillo y muñecas.

A Douglas se le hizo eterno la espera mientras Awatak de nuevo volvía a la consciencia, Douglas aun desnudo y con una tremenda erección esperaba que despertara con el sable de su padre en su mano derecha, tenía planeado algo terrible para matar al indio de una manera de lo más sádica como cruel, estaba de nueva cuenta cegado por el odio, su deseo de venganza estaba de nueva cuanta gobernando sus acciones y no iba a parar hasta obtener lo que por largo tiempo había esperado, sobre todo no teniendo su venganza en sus manos.

Awatak regreso a la conciencia para ver a Douglas frente a él desnudo con su mano enguantada masturbándolo, su pene aun  chorreaba algo de semen de la punta que pronto alcanzó su tamaño total que era incluso aun mas grande que el de Douglas no solo eso sino que además más grueso, lo que enojo aun mas al rubio oficial, que dejo de mastúrbalo para tomar su bien dotado miembro por su enorme glande y sin decir una sola palabra coloco la punta del afilado sable una vez de su padre justo en el ojo del glande de Awatak.

Quien miro a Douglas con terror mientras este comenzó a ejercer presión con él sable sobre su erecto pene, el sable comenzó a penetrar en el miembro viril, cortándolo lo que hizo que Awatak comenzara a gritar de dolor, no suplicaba solo gritaba mientras la sangre comenzó a chorrear y salpicar no solo sus piernas sino también las de Douglas, que no dejo de hundir la larga hoja de la espada en su erección, dividiendo el magnífico pene casi por la mitad, cuando la punta del sable llego a la base del pene Douglas con una mueca de malicia hizo un rápido moviendo y las dos piezas del pene de Awatak cayeron cercenadas sobre el charco de sangre en el suelo a los pies del Awatak.

El cuerpo de Awatak comenzó a convulsionar de dolor, pero Douglas no paró ahí, él quería destruir al indio, tomo sus huevos bañados en sangre para ese momento para con su sable arrancarlo, cortarlo de su entrepierna un gran chorro de sangre broto en ese instante, Awatak dio un alarido de dolor final y se desmayo, Douglas estaba tan excitado y poseído por su venganza que ni siquiera noto que se había vuelto a venir sin siquiera tocarse solo por la excitación que sintió al despojar de más odiado enemigo de su virilidad.

Douglas dejo a Awatak sangrando sobre aquel poste, dejándolo desangrar con sus huevos colgando de una de sus manos, Douglas se reunió con sus hombres ya vestido pero una tremenda erección aun era evidente en su entrepierna pero ninguno de ellos dijo nada, su segundo al mando se le acerco y le pregunto de forma algo tímida.

-“¿Douglas lo mataste?” Le pregunto uno de sus hombres.

Douglas lo miro fijamente y le respondió casi de forma casual.

-“¡Hice algo aun peor!” Respondió Douglas.

Acto seguido arrojo a los pies de su hombre los huevos de Awatak, sus hombre al comprender lo que era esa masa de carne ensangrentada, todos tuvieron una tremenda erección cuando montaron para alejarse cabalgando siguiendo a su realizado líder que había alcanzado su buscada venganza.

Años más tarde ya casado Douglas regreso a las filas del ejército en donde los rumores sobre lo que hizo lo que sus hombre a su mando llamaba la “Venganza del Mayor”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com