UNO DE LOS CUATRO

Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo......


UNO DE LOS CUATRO
Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TROFEO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo. 

Los cuatro llegaron a la hora señalada a los vestidores en donde ya los esperaba, de inmediato le puse seguro a la puerta del vestidor luego que ellos entraron iban vestidos con el uniforme del equipo, short azul, camiseta del mismo tono con el logo de la universidad, como con calcetas largas casi a la rodillas, de inmediato les hice saber que eran una desgracia para el equipo que por su culpa casi estábamos eliminados de la final del campeonato lo que obviamente hizo apenas a cada uno de ellos, luego de la regañada en general, les dije.

-“Vamos quítense ese uniforme que no merecen llevarlo”. Les dije con una expresión de enojo.

Por supuesto debía presentar una expresión de enojo pero por dentro estaba muy contento, sabía que todos ellos eran gay, como yo mismo, me aseguraba que todos los que eran aceptados en el equipo fuesen gay aunque también aceptaba uno que otro hetero solo para guardar las apariencias pero en un 80 % el equipo estaba conformado por hombres gay de entre 18 a 26 años todos ellos estudiantes de la universidad que cursaba su licenciatura o algún posgrado.

En cuestión de segundos los cuatro quedaron solo en calcetas (medias) y suspensorios en las que destacaba sus buenos paquetes al frente bien definidos, sus abdominales bien marcados por encima del elástico del suspensorio eran notarios y sus pectorales de algunos bien definidos y de otros no tanto pero sus tetillas lucían muy apetitosas. Luciendo aun molesto con un tono de voz agresivo les dijo.

-“Dije todo hasta sus suspensorios”. Dije tajante.

 Los cuatro se despojaron de sus suspensorios quedando completamente desnudos, los cuatro estaba bien depilados de todo su cuerpo era un requisito que exigía a los miembros del equipo, incluso el vello bajos sus axilas era removido, apenas les dejaba conservar un pequeño mechos de vello púbico que los hacía lucir aun mas sexis de lo que ya eran y me aseguraban que lo mantuvieran de esa forma con inspecciones periódicas sorpresa, si el vello púbico había crecido de nuevo el castigo era la depilación genital por completo con laser para siempre.

Por tal motivo todos en el equipo cuidaban muy bien de su vello púbico, que siempre mantenían al mínimo como yo se los había dejado cuando entraron al equipo, ninguno de los cuatro hizo el menor intento de cubrir sus genitales pues se los había visto decenas de veces y no tenían razón alguna para cubrírselos.

Una vez que los tuve desnudos ante mí me desnude también ante sus ojos bien abiertos con 39 años era un hombre de buen cuerpo también con todo el vello de mi cuerpo bien depilado excepto una buena mata de vello negro sobre mi pene que cuando me quite mi bóxer se reveló ante ellos en erección era de 20 cm muy grueso casi y sin circuncidar, por debajo dos grandes huevos colgaba no tan bajos pero si lo suficiente como para moverse libremente.

-“Bien chicos ya sabes cuál es el castigo por su falta por favor quiero ver sus erecciones ya”. Les dije a ellos en mi tono de voz molesto.

Los cuatro procedieron a tomarse sus penes para masturbarse por unos segundos hasta que tuvieron erecciones completas y vibrantes a todos sus prepucios ya que ninguno de ellos estaba circuncidado se les corrió detrás de la corona de sus glandes, dejando las cabezas de sus penes al descubierto, de dos de ellas ya emanaba liquido pre seminal de la punta, sin más tome mi elastrador y lo cargue con dos ligas castradoras.

Regrese a donde estaban los cuatro aun ostentando sus erecciones, pero ya visiblemente nerviosos, uno a uno les fui colocando las ligas en sus escroto, cuando dejaba que las ligas se cerraran se escuchaba un ligero gruñido al tiempo que sentía un pequeño temblor de sus cuerpo al cabo de unos pocos minutos los cuatro tenían dos ligas castradoras en la parte alta de sus escrotos, que hizo que sus testículos se destacaran aun mas dentro de sus escrotos ligados, sus penes por su parte estaban tan duros que parecían de piedra de lo excitados que estaban al sentir que sus huevos estaban muriendo en ese momento.

-“Bien chicos tres de ustedes podrán conservar sus huevos hoy y uno será castrado, así que espero se esmeren por hacerme gozar el que menos lo haga desde hoy será un eunuco”. Les digo a los cuatro.

Dicho eso hago que coloquen sus rodillas sobre un largo banco de madera y se inclinen hacia adelante apoyando sus brazos como manos sobre los locker (casillas) metálicas que quedaron frente a ellos, lo que hizo que sus magníficos par de nalgas de los cuatro quedaran completamente expuestos a mi vista, sin saber por cuál de los cuatro comenzar con la diversión.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Comienzo por admirar sus lindas nalgas para luego pasar mi endurecido pene entre sus nalgas, sintiendo como cada uno se estremecía al sentir mi gruesa erección entre sus jóvenes nalgas, el menor de los cuatro tenía 20 años y el mayor 22, siento este el de mejor nalgas sin embargo el de 20 años era el que tenia mejor pene aunque ninguno de los dos era el que tenia los huevos más grandes, pero eso poco me importaba mi elección de quien iba a ser castrado no se basaría en sus atributos físicos sino en el placer que me pudieran dar con sus culitos.

Comencé con el más a la izquierda frente a mí, amasando sus bien formadas nalgas por todo el ejercicio realizado por los entrenamientos, partidos y gimnasio, el se estremece cuando le abro sus nalgas y sumerjo mi rostro entre ellas, raspando las paredes internas de sus nalgas con mi barba de varios días y bigote, pero en verdad tembló cuando mi lengua comenzó a lamber su apretado como rosado ano completamente desprovisto de vello alguno, mi lengua incluso logro penetrarlo un poco mientras me masturba lentamente con una de mis manos.

Con su ano bien lubricado con mi saliva y la punta de mi pene derrochando líquido pre seminal, me incorpore para restregarle mi glande sobre su ano, para luego comenzar a hacer presión sobre su ano, que cedió al embate de mi pene de manera fácil con apenas ejercer un poco de presión mi glande entro lo que lo hizo gemir no solo a él sino a mi también, un empujón mas y todo mi erección entro por completo hasta que mis huevos chocaron contra sus nalgas, lo que provoco que el diera un fuerte gemido de placer.

-“¡AAAAAAAHHHH!” Gimió él.

Bombee mi pene en su apretadito culo, mientras el gemía y sentía como su ano apretaba mi pene mientras entraba y salía por algunos tres minutos para sacarlo, luego pase al de alado del lado derecho que era el menos y también poseedor del culito más apretado pero de nalgas más paraditas de los otros tres también se estremece al sentir mi barba y bigote entre sus nalgas cuando comencé a lubricar su ano, apenas le di unas cuantas lambidas antes de colocar la punta de mi pene sobre su ano también lampiño, estaba tan excitado en ese punto que los penetre de un solo gran empujón.

-“AAAAAAAAAAGGHHHH” Dio un alarido de dolor y placer.

Lo bombee durante un minuto más que al anterior, así continué con cada uno ellos, terminando con el de nalgas más grandes y ricas, su piel era muy blanca, con un ano que se destacaba justo en el centro entre sus nalgas, lo penetre igual de una sola vez, haciéndolo gemir de placer como de dolor, con el sintiendo mi pene casi como succionado por sus entrañas casi me vengo luego de cinco minutos de penetrarlo pero logre sacar mi erección a tiempo para no venirme.





Quede jadeante pero ya había tomado mi decisión.de a cuál de ellos debía ser castrado aunque él fue mi elección desde un principio dado que fue el que peor jugo en el partido de ida, mi elección era el tercero de izquierda a derecha frente a mi fue el penúltimo al que penetre, a los otros tres les dije que se vistieran y se marcharan, recordándoles lo que les podrían pasar si seguían con su mal desempeño en su forma de juego los tres rápidamente se vistieron y se fueron dejándome solo con el único de los cuatro que quedo desnudo.

En su rostro se denotaba miedo, sabía que él era el elegido para perder sus huevos que para ese momento habían pasado de un saludable color rosa a un color azulado leve, note su mirada de terror cuando cerré de nuevo la puerta del cambiador, de manera súbita inesperadamente vi como trato de quitarse las ligas de su escroto, con sus dedos, con desesperación, deje que lo hicieron por unos segundos mientras fue por el cuchillo curvo bien afilado que iba a usar para cortarle sus huevos, cuando vio que iba hacia él con el cuchillo me dijo.

-“Alto ahí, no te me acerques”. Dijo él.

Me pare en seco lo mire por unos segundos antes de decirle.

-“Deja de luchas tus huevos están condenados irremediablemente, ¡pero te puedo conceder un último placer antes de que pierdas tus huevos!” Le dije.

Para de inmediato, seguir avanzando y el retrocediendo, hasta que no pudo hacerlo más, en ese momento el se desplomo de rodillas para comenzar a suplicar por sus huevos que como ya le había dicho estaban condenados mi pene en erección aun babeando liquido pre seminal de la punta quedo a la altura de su cara.

-“Por favor entrenador, ¡por favor prometo esforzarme más pero no me…!” Comenzó a Suplicar.

No deje que terminara de suplicar cuando le metí mi dura erección en su boca por completo tomándolo de la cabeza hundiendo mi glande hasta su garganta, dejando mis huevos colgando a cada lado de su barbilla, los ojos de él se abrieron grandes mientras sentía su lengua comprimida debajo de mi duro pene, para comenzar a masturbarme con su boca, moviendo sus cabeza adelanta y hacia atrás, haciendo que él tuviera arcadas sentía su boca llena de saliva y cuando saque mi pene de su boca un gran torrente de saliva broto de ella.

-“¿Deseas sentir un último orgasmo antes de ser cortado?” Le pregunte.

Aun tosiendo el movió su cabeza de forma afirmativa con lagrimas rodando por sus mejillas le hice ponerse de cuatro patas sobre una de las largas bancas, apoyando sus pecho sobre el asiento de madera, para dejar sus nalgas elevadas a la altura de mi pene que lo volvió a penetrar, dado que estaba todo ensalivado por el mismo entro por su ano de manera fácil por completo de una sola vez hasta que mis huevos chocaron contras su nalgas.

Pase mi mano por un lado de sus cadera para tomar su pene en completa erección, comencé a penetrarlo fuerte mientras lo masturbaba con mi mano, a los pocos minutos ambos ya gemíamos mientras mi mano sentía como su pene comenzó a tener espasmos, por lo que incremente el ritmo de mis embestidas hasta que se sentí que su pene comenzó a expulsar una poderosa descarga sobre su vientre y asiento del banco, aquello hizo que perdiera el control por completo, por lo que también me corrí apenas un segundos después que él dejo de correrse.

Fue una corrida poderosa, abundante y espesa que lleno sus intestinos en lo más hondo que me hizo dar un pequeño alarido de placer, me desplome sobre su espalda sudada jadeante, sintiendo mi pene aun palpitar dentro de sus intestino que lentamente se fue desinflando hasta salirse por completo de su interior, en ese momento el quedo aun jadeante sobre la banca por lo que aproveche para tomar su escroto ya de un color morado.

En ese momento él de nuevo se altero trato de soltarse de mi agarre pero de forma rápida usando el cuchillo curvo le corte su escroto de manera rápida de un solo corte, apenas hubo algo de sangre su pene lanzo un gran chorro de semen en ese momento al tiempo que el dio un gran alarido de dolor antes de desmayarse.

-“¡AAAAAAAAHHHHHHHHHHYYY!” Grito él.

Para cuando despertó su escroto con sus huevos aun dentro habían sido plastificado y montados en una placa con su nombre y una foto de que lucía su portador aun con ellos colgando debajo de su pene.

Al verlos ahí junto a todos los otros, en completo estado de shock le dije.

-“Bienvenido al grupo selecto que han dado sus huevos por el deporte de la universidad”.
-“Ahora eres del grupo selecto”.
-“Uno de los cuatro“.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UN ENEMA ANTES DEL FINAL

El Juez no tuvo piedad alguna cuando me sentencio hace dos horas atrás, las pruebas eran contundentes, y la ley era clara ninguna persona menos de 20 años podía tener sexo, con mis 16 años estaba muy lejos de tener la edad mínima para tener sexo y peor aun todo se agravo por no hacerlo con protección lo que agravo aun más mi caso, pero aquella no era mi primera falta, a los 15 años fui sorprendido masturbándome en la escuela por un profesor que me reporto, aquel episodio hizo que el juez me sentenciara al peor castigo para un hombre y en especial un adolescente puede recibir......


UN ENEMA ANTES DEL FINAL
El Juez no tuvo piedad alguna cuando me sentencio hace dos horas atrás, las pruebas eran contundentes, y la ley era clara ninguna persona menos de 20 años podía tener sexo, con mis 16 años estaba muy lejos de tener la edad mínima para tener sexo y peor aun todo se agravo por no hacerlo con protección lo que agravo aun más mi caso, pero aquella no era mi primera falta, a los 15 años fui sorprendido masturbándome en la escuela por un profesor que me reporto, aquel episodio hizo que el juez me sentenciara al peor castigo para un hombre y en especial un adolescente puede recibir.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TROFEO] [MEDICO]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





El Juez no tuvo piedad alguna cuando me sentencio hace dos horas atrás, las pruebas eran contundentes, y la ley era clara ninguna persona menos de 20 años podía tener sexo, con mis 16 años estaba muy lejos de tener la edad mínima para tener sexo y peor aun todo se agravo por no hacerlo con protección lo que agravo aun más mi caso, pero aquella no era mi primera falta, a los 15 años fui sorprendido masturbándome en la escuela por un profesor que me reporto, aquel episodio hizo que el juez me sentenciara al peor castigo para un hombre y en especial un adolescente puede recibir.

-“Castración”. Dijo el Juez. 

Sentí que un hoyo negro me tragaba al escuchar su sentencia, me arroje a los pies del juez pidiendo piedad sin poderme controlar pero fue sacado por los guardias del juzgado para ser trasladado de inmediato al hospital más cercano certificado para que se llevara mi sentencia. Pero como fue que llegue a esto se los cuento a continuación espero que esto les sirva de algo a algún adolescente que lea esto u no pase por lo que pase.

***************

Todo comenzó cuando llego a mi grupo en la prepa (instituto) una estudiante a medio semestre hija de un militar por lo que fue recibida por el colegio, su nombre Sonia. Soy un chico de tez blanca mido 1.70 no me considero guapo, pero en mi colegio varías chicas decían que era muy guapo, pero en ese entonces no lo veo así, simplemente me creía tener mucha personalidad. Eso sí soy muy decidido, serio, y alegre. Sonia me enamoro desde el primer día que la vi pero ella sería mi perdición a la primera oportunidad que estuvimos solos le dije.

-“Eres una chica muy bonita Sonia, linda y con carisma”. Le dije.  

Sonia sonrió y me vio a los ojos y me dijo.       

-“¿En verdad crees que soy bonita?” Me pregunto Sonia,     
-“Claro lo eres, muy hermosa”. Le Respondí.  
-“¿Crees que tengo buen cuerpo?” Me pregunto casi de inmediato.           

Esa pregunta me sorprendió pero conteste.      

-“Claro tienes un buen cuerpo y muy bonito”. Le dije.          
-“Gracias”. Me dijo ella.   

De pronto ella me besó, estaba sorprendido al principio pero solo me deje llevar por el momento y correspondí a ese beso fue un beso largo y poco a poco fue haciéndose un beso más atrevido y se hizo un beso muy apasionado, de lengua. Desde ese día nos hicimos novios por semanas nuestros besos y caricias solo hicieron aumentar, hasta una tarde que estábamos en su habitación sus padres no estaban pues ambos trabajaban por lo que al salir del colegio nos fuimos a su casa.      

Ya en su habitación luego de algunos besos la acosté en la cama y mientras la seguía besando le agarré sus senos y ella gimió levemente y termino ese beso, le desabotone su blusa del uniforme para luego quitarle su sostén (corpiño) el cual retire para poder ver sus lindos pechos no me pude abstener y comencé a chuparlos lo que hizo que Sonia gimiera quise ir más abajo, llegue a su falda y se la saque rápidamente, dejando al descubierto su panty (braga) blanca verla así me hizo sentir muy excitado ella estaba muy roja de la pena.          

Entonces retire su panty y vi su rosada, rica y apetitosa vagina, la casi como si fuese atraído por un imán baje a comérmela ella comenzaba a gemir más y más fuerte hasta que se vino, estaba muy roja y cuando dejo de temblar me dijo    

-“Ahora me toca darte placer a mi”. Dijo Sonia.          

Me acosté y ella se encargó de quitarme la camisa, me bajo el pantalón y me quede en bóxer así que ella rápidamente me los bajo y mi Pene que estaba en erección quedó al descubierto ello lo miro por unos segundos antes de comenzar a masturbarme, para mí esa sensación fue maravillosa después se lo metió en su boquita mientras disfrutaba cada momento de eso hasta que luego de unos minutos haciéndome sexo oral se levantó, se acostó en la cama abrió sus piernas y me dijo.   

-“Hazme tuya, quiero ser solo tuya y quiero que seas el primer hombre en mi vida, quiero que tomes mi primera vez por favor”. Me dijo Sonia casi suplicante.         

Al escuchar esas palabras me excito tanto, que me acerque a ella acostándome sobre ella para colocar mi pené sobre su dulce vagina y poco a poco fui introduciendo mi pene sentí que atravesé algo y comenzó a salirle algo de sangre, Sonia dio un grito y la bese para disminuir el ruido.          

Empecé a penetrarla a un ritmo lento y poco a poco fue más rápido así duramos un rato estaba por venirme así que le avisé, y ella dijo:      

-“Hazlo a adentró de mi por favor quiero que lo hago adentro de mi”. Dijo Sonia.         

Sin pensarlo, me vine dentro de su húmeda y cálida vagina, pero no saque mi pene y quedamos acostados besándonos, estábamos exhaustos y ella me besaba como yo a ella, aquello era el cielo de pronto se abrió la puerta y era su padre, quien me vio sobre Sonia con mi pene aun dentro de ella, por supuesto me aparto de ella de los cabellos y le entrego a las autoridades, mi semen dentro de ella era una prueba irrefutable para hallarme culpable de violación estatutaria.         

***************

En el hospital fui desnudado y llevado a una habitación, ahí fue colocado boca abajo sobre una camilla estaba asustado y no deje en todo momento de forcejear con los guardias, me aseguraron de manos, rodillas en tal posición que mi pecho quedo sobre la camilla y una correa fue puesta por encima de mi espalda lo que dejo no solo mis nalgas hacia arriba totalmente expuestas sino también mis huevos que quedaron colgando entre mis bien abiertas piernas, aquella posición era muy humillante pero nada como lo que estaba por pasarme.

Algunos minutos luego que los guardias se fueron en los que pase la manera soltarme para huir apareció una enfermera un hombre de unos 29 o 30 años el dijo ser el Dr. Garza quien iba a llevar a cabo mi procedimiento marcado por el tribunal, le implore que me dejase ir, que nunca le contaría a nadie que me ayudo, que me iría lejos pero el Dr. Garza solo sonrió, me estremecí cuando tomo mis huevos con una de sus manos enguantadas y me los presiono hasta hacerme dolor, el dijo cuando los soltó.

-“Si parece que están saludables es una verdadera pena que deban irse”. Dijo el Dr. Garza.
-“Pero antes un pequeño procedimiento” Añadíó el Dr, Garza.
-“¡Por favor! ¡Por Favor, solo déjeme ir!” Suplique de nuevo.
-“¿Dime alguna vez te han aplicado una enema?” Pregunto de pronto el Dr. Garza.

Apenas negué con la cabeza, ni siquiera sabía lo que era eso. De pronto sentí como el Dr, Garza tomo un tubo de crema y extraño un poco de lubricante que puso directamente sobre mi ano, casi de inmediato sentí como comenzó a esparcirlo sobre mi ano con uno de sus dedos al principio luego dos hasta que me penetro con uno de ellos, mis ojos de abrieron grandes era la primera vez que me entraba algo por aquel agujero. Iba a protestar a decirle que sacara su dedo de mi cuando de pronto escuche decir.

-“¡Ahora relájate que esto te dolerá un poco, no te preocupes es normal!” Dijo el Dr, Garza.

Casi de inmediato sentí algo tubular alargado entrando por mi ano, sentí mucho dolor pero el tubo no dejo de entrar hasta estar casi 18 cm dentro de mí, en todo momento gemí de dolor, hasta que dejo de entrar en ese momento escuche un “CLICK” que fue el momento en que fue trabado dentro de mi intestinos por presión negativa (succión), de alguna manera las paredes de mi intestino se pegaron al tubo de metal como si fuese atraído por un poderoso imán.

Luego sentí como las manos del Dr. Garza colocaron una manguera en el extremo que sobresalía de dicho tubo que estaba conectado a una bolsa flexible que colgaba en alto muy por arriba de mi ano, cuando el tubo flexible estuvo bien fijado, escuche decir.

-“Bien disfruta de tu enema”. Dijo el Dr. Garza mientras le daba dos apretones a la bolsa colgando.

De inmediato sentí dos sendos chorros de un liquido tibio inundar mi intestino que no dejo de fluir desde ese momento, mientras que el Dr. Garza se marcho de la habitación dejándome ahí mientras mi vientre comenzó a crecer como si tuviera un embarazo apresurado el dolor como retortijones que sentía eran atroces, deseaba con desesperación defecar pero por mas esfuerzo que hice por expulsar el tubo incrustado en mi interior pujando como si quisiera dar a luz a un imaginario hijo que se formaba en mi interior, no pude expulsar el tubo de mi interior.

Pasada media hora el Dr. Garza reapareció para ese momento estaba desesperado por expulsar todo ese liquido de mi interior. El Dr. Garza se tomo ti tiempo, en desacoplar la manguera en el extremo del tubo para conectar otra que daba a un balde con tapa plástica debajo de la camilla, con una mano tomo mi vientre abultado y presiono un botón al tiempo que presionaba mi vientre.

Fue un alivio comenzar a expulsar todo ese líquido de mi interior, lo hice de forma apresurada gracias a la presión de la mano del Dr. Garza a mi vientre, en cosa de un minuto había dejado de expulsar liquido de mis entrañas, aquello fue en verdad muy reconfortante, pero de nuevo cuando el Dr. Garza retiro el tubo de mi interior sentí como si me desgarraran por dentro.

-“AAAAGGGGGGGRR”. Gruñí de dolor.

Mi ano quedo muy abierto palpitando y arrojando aun algo de liquido y mierda liquida que el Dr. Garza se encargo de limpiar con toallas de papel desechables, cuando mi ano estaba cerrado y limpio escuche lo que tanto temía hasta ese momento me había olvidado del verdadero motivo del porque estaba ahí.

-“Bien hora de eliminar estos bonitos testículos”. Dijo el Dr. Garza, sin mayor preocupación.

Luego sentí dos rápidos pinchazos en mi escroto que me lo entumecieron casi de inmediato, mis suplicas para no ser castrado como mi lucha por liberarme se acrecentaron, pese a no poder o sentir nada no solo en mis testículos sino en la parte baja de mi pene, nalgas y piernas.

El anestésico era bastante potente para ni siquiera notar cuando el Dr. Garza hizo una incisión con un bisturí láser, entre mis dos testículos, que con un rápido apretó a mi bolso de piel abierto, brotaron para quedar colgando fuera de mi escroto, el Dr. Garza los tomo, los jalo hacia abajo para luego cortarlos de manera rápida con el bisturí laser cauterizando mientras cortaba, apenas sentí un ligero tirón en todo el proceso. Mientras continuaba con mis suplicas.

-“¡Por favor! ¡Por favor no me castre!”
-“¡Por favor no quiero ser un eunuco para siempre!”
-“Por Favor se lo ruego, no me los corte”. Dije ya llorando presa del más absoluto pánico.

De pronto el Dr. Garza se puso de pie y pensé que se había apiadado de mi por mis suplicas, lo que me hizo sentir un rayo de esperanzo en mi mente, pero pronto toda esperanza desapareció cuando él dijo.

-“¿De qué hablas? ¡Ya eres un eunuco!” Dijo con toda naturalidad el Dr. Garza.

Voltee la cabeza para verlo y pude ver en ese momento que sostenía un frasco con dos orbes que de inmediato supe que aquellos trozos ovalados blanquecinos que flotaban en un liquido dentro de un frasco con mi nombre fueron alguna vez mis testículos.

-“NOOOOOOOOOOOO”. Grite y me desmaye.

Cuando me desperté en un cuarto de recuperación con mi entrepierna vendada pues además de castrarme también me circuncidaron quitándome la piel que tanto placer me daba cuando me masturbaba. Tarde tres meses en recuperarme por completo.

**************

Eso fue hace 10 años a Sonia nunca la he vuelto a ver su padre uso sus influencias para cambiarse a otra base y se la llevo lejos, por mi parte el único recuerdo que tengo de mis testículos es una fotografía que el Dr. Garza me entrego de ellos flotando en aquel frasco almacenados en algún estante de un museo de huevos que son donde la gente paga para ir a ver los testículos castrado como el proceso de cómo fueron extraídos de sus dueños.

Extraño correrme pero adoro ser penetrado por detrás que es la única forma de obtener placer ahora, ojala me hubiera podido correr una última vez antes del final de mi edad viril.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UBALDO

Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó......


UBALDO
Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó.

Todo comenzó tres semanas atrás cuando por pura casualidad se encontraron en un callejón una venia de ver a Ubaldo en su taller y la otra iba a verlo, como era natural se enfrascaron en una pelea sin dar o recibir cuartel, con golpes, cachetadas, arañazos, insultos y patadas, pero en medio de la pelea cada una de ellas comenzó a golpear a la otra con su bolso, aquello hizo que el contenido del bolso se esparciera por el suelo, Amalia fue la primera en notar la foto de Ubaldo con Tina en el suelo, la levanto y le pregunto enfurecida.

-“¿QUÉ DEMONIOS HACES CON MI NOVIO PUTA?” Pregunto gritando Amalia.
-“¡NOVIO, ESTROPAJO! ¡UBALDO ES MI NOVIO MALDITA CALLEJERA!”. Le respondió Tina también gritando.

A raíz de esos las aparentes y rotundas enemigas, comenzaron a hablar que les llevo a atar cabos, de una vez por todas, por lo que luego de hablarlo mucho ambas decidieron que debían hacer que no debían permitir que Ubaldo les viera la cara por lo que pasando lo impensable unieron fuerzas al principio no sabían que hacer hasta que Tina dijo con sus ojos brillando de odio.

-“¡Ese malnacido debería ser castrado!” Dijo Tina,

Aquella liberación de la frustración que sentía ella en ese momento les dio la respuesta de cual debía ser su venganza, las dos se miraron con lujuria sintiendo un cosquilleo mientras sus vaginas se humedecían de solo pensar en la idea que de manera tan espontanea les había llegado.

Durante las siguientes semanas tanto Tina como Amalia actuaron con Ubaldo como si nada pasara, aunque por dentro ardían en deseos de llevar a cabo su plan pero debían ser pacientes pues sabían que la mejor oportunidad era durante la fiesta del pueblo en que todos estarían contentos festejando como para prestarles atención a lo que iban a hacerle a Ubaldo.

La fecha de la fiesta del pueblo llego Ubaldo fue sorprendido por Amalia una rubia de grandes pechos y nalgas en el taller cuando estaba por cerrarlo para irse a beber con sus amigos, le hizo entrar y ella se encargo de dejar la puerta abierta para que Tina pudiera ingresar, luego lo beso en los labios mientras comenzó a masajear su paquete en su entrepierna sobre su mugriento pantalón de mezclilla que usaba para trabajar en el taller lo que prendió a Ubaldo de inmediato deseoso como siempre de buen sexo.

Amalia no había tenido sexo con Ubaldo desde hacía dos semanas por varios motivos pero Tina si, por lo que ella iba hacer la ultima en sentir la virilidad de Ubaldo antes de que ellas acabasen con su capacidad de hacerles el amor.

—“Mhmmm”. Gimió Amalia cuando las manos de Ubaldo comenzaron a frotar sus pechos sobre la tela de la blusa que llevaba.     

Si había alguna zona erógena que volvía particularmente loca a Amalia, eran mis pechos sobre todo sus pezones, algo que Ubaldo sabía muy bien, pero aquellos masajes en particular la estaba excitando  como nunca antes, por lo que sabía que estaba por suceder.           

—“Eres una pequeña zorra caliente, ¿eh?” Le susurró al oído Ubaldo a Amalia.

Las manos de Ubaldo trazaron un camino descendiente por el vientre de Amalia. Mientras ella seguía gimiendo como una perra en celo            , excitada como estaba Amalia se puso de rodillas frente a Ubaldo, siendo detenida de inmediato.  

—“No, no. Si vas a mamármela, tienes que estar desnuda”. Ordeno Ubaldo         

Amalia lo miro de forma retadora antes de por fin acceder a aquella petición que no era nada inusual pero que odiaba, por lo menos ella quería que él tuviera la delicadeza de desnudarla con sus manos, ella se despojo de sus ropas con prisa dejando sus grandes senos a la vista.         

—“Esas sí que son unas tetas grandes”. Le dijo Ubaldo.       
—“Ahora puedes comenzar a chupármela”. Concluyo Ubaldo.       

Ubaldo observo cómo sus manos se movían sobre su pantalón, abriendo los botones y bajando el cierre con una rapidez que evidenció su desesperación y excitación ante esa situación, para el momento en que le bajó el pantalón y el bóxer por completo, la mano de Ubaldo ya había agarrado su cabello, de ese modo, sintiendo la presión de sus dedos sobre mi cuero cabelludo, Amalia termino arrodillada ante su erección. No era algo particularmente alucinante en cuanto a tamaño se refería, pero su grosor y la brillante cabeza húmeda la hacían lucir simplemente delicioso. Apenas podía esperar para tenerla dentro de su boca y lamberla.       

—“Abre la boca”. Ordenó Ubaldo tirando nuevamente de su cabello.       

Relamiéndose los labios Amalia saco su lengua para deslizarla solo por la punta de su pene, recogiendo las gotas que ya salían de ella, moviéndola en círculos que parecían complacer a Ubaldo.

—“Trágatela toda”. Ordeno Ubaldo.      

Ella no lo obedeció de inmediato, en cambio, continuo lamiendo con la punta de su lengua la pequeña ranura en la punta de su glande, comenzando a abrir su boca lo suficiente para chupar solo su glande, rozando los dientes con la sensible piel sin dejar de succionar, le sabía exquisito y apenas podía esperar a recibir toda la leche dentro de su boca, Amalia  comenzaba a degustar cada vez más de ese pene cuando un rudo agarre en su cabello la apartó e hizo voltear su cabeza hacia arriba para verlo a la cara.        

Ubaldo realizó un duro movimiento de cadera que forzó la entrada de su pene hasta el fondo de la garganta de Amalia, atragantándola y arrancando pequeñas lágrimas de sus ojos por la impresión y lo brusco del movimiento, sin poder evitarlo, enterró sus uñas sobre las piernas de Ubaldo luchando por apartarse de su pene que no la dejaba respirar, gimiendo sobre la carne caliente sin resultado alguno.

—“Ohhhh, eso se siente muy bien”. Dijo Ubaldo.      

A Amalia le costaba mucho respirar con su pene obstruyendo su garganta, sin embargo, eso no había impedido que los jugos de su vagina comenzaran a salir en mayor cantidad, estaba disfrutando tanto de su trato rudo que su cuerpo respondía a eso, pero ella sabía que pronto llegaría el tiempo de vengarse, una vez que su agarre a su cabello se aflojó y le permitió retirar su glande de su garganta, comenzó a toser y a inhalar todo el aire que le había faltado mientras él se reía de forma silenciosa de ella, a Ubaldo le gustaba hacerle eso a Amalia.      

Cuando se recupero Amalia comenzó a chupar su pene, primero con grandes lametones que hacían a su lengua deslizarse por toda su longitud para luego ella misma enterrarse hasta lo más profundo de su garganta su erección, sus  manos, rozaban y acariciaban sus huevos mientras su cabeza solo se movía de arriba hacia abajo dándole una increíble mamada.     

—“Ahhhh, que bien se siente eso”. Jadeo Ubaldo.     

Sigue así, lo estás haciendo muy bien. Le dijo una y otra vez Ubaldo, estuvo un rato más chupándole su pene, lamiendo sus huevos y saboreando el líquido que salía de su ranura antes de que sintiera pulsar su pedazo de carne en su boca y todo su cuerpo se tensara ante un inminente orgasmo por su parte, y esperaba Ubaldo que por su parte también. Cuando su mano volvió a tomar su cabello con fuerza Amalia logro apartarse antes que se corriera, el primer disparó salió con una fuerza increíble, los músculos de todo el cuerpo de Ubaldo se tensaron mientras dejaba escapar un gemido ahogado y una de las manos de Amalia fue inmediatamente hasta su vagina, acariciando con rapidez su punto de mayor placer para prologar su orgasmo.         

Amelia termino por correrse sin siquiera haberme tocado. Ella miró a Ubaldo en medio de la niebla de placer que nublo sus sentidos después de un orgasmo tan intenso, Su cuerpo seguía caliente y los espasmos que aún tenía su vagina, deseaba tener su pene dentro de ella. Con las piernas aún temblorosas por su orgasmo, Amelia se puso de pie, las grandes y toscas manos de Ubaldo no tardaron en tomarla por los hombros y girarla hasta recargar su espalda contra su pecho, y si bien, Ubaldo no tenía el mejor cuerpo del mundo, su físico la tenía igualmente excitada.    

Sus manos no tardaron en apoderarse de mis pechos con rudeza, apretándolos, rozando los pezones con sus pulgares para ponerlos aún más duros, y tirando de ellos para hacerla retorcerse en una mezcla de dolor y placer.         

—“Qué buenas tetas tienes”. Dijo Ubaldo.       

Sus dedos se cerraron en torno a mis pezones y volvieron a jalarlos con más fuerza, arrancándole un gemido que a duras penas pude contener Amalia que se retorció por su agarre mientras sentía a una de sus manos descender en una larga caricia desde mis pechos hasta la entrada de su vagina que ya estaba chorreando de excitación. El golpe de placer que le sobrevino por su toque a Amalia fue mayúsculo dos de sus dedos la penetraron con fuerza, fue más de lo que pude soportar, Y en medio de un rápido y potente mete y saca, dejé de controlar mis gemidos.  

—“AAAhhhhh”. Gimió Amalia.  

El ataque de sus dedos se extendió durante un par de minutos más, antes de que sin previo aviso los sacara de su cuerpo para penetrarla de una sola estocada toda su erección.


—“AAAAhhhh”. Gimio Ubaldo. 
—“Tu vagina está jodidamente apretada”. Jadeo Ubaldo.     

La primera embestida la dejó sin aire por la fuerza y rapidez, el cuerpo de Amalia ya estaba preparado para recibirlo pero no con esa magnitud, de modo que no pude evitar cerrar los ojos para disfrutar cómo cada parte de su vagina se abría y extendía para amoldarse a su pene. Todo el cuerpo de Amalia se tenso mientras la seguía penetrando con fuerza y rapidez, gimiendo sobre su oído.

Las embestidas de Ubaldo se detuvieron por unos segundos para cambiar el ritmo a uno más lento y duro, de modo que con cada golpe de su pene, su cuerpo chocaba contras sus nalgas, aplastando sus pechos y erizando sus pezones con sus dedos.     

—“¡S-sí!” Gimió con fuerza Amalia.     

Ubaldo estaba tan concentrado en las embestidas que tanto placer le estaban dando que apenas se percato de cuando Tina entro en el taller para ocultarse detrás de un barril metálico con una jeringa llena de un potente tranquilizante para caballos.

Por su parte Amalia estaba desorientada por el placer, tardo un poco en darme cuenta que Tina había entrado, pero de nuevo la razón de Amalia se nublo cuando Ubaldo comenzó a aumentar la rapidez de sus embestidas sintiendo que un nuevo orgasmo se estaba acercando a su cuerpo, ella sabía que no iba a resistir mucho más y sabía por las pulsaciones de su pene, que Ubaldo tampoco duraría mucho tiempo más.    .

Amalia apretó los músculos vaginales lo que hizo gemir a Ubaldo, a Amalia le encantaba que los hombres se corrieran dentro de ella y lee llenaran con su semen por completo, apenas un par de movimientos más de su pene y el orgasmo la alcanzó con toda su fuerza Amalia simplemente gritó en éxtasis, sintiendo las paredes de su vagina ondular y cerrarse con fuerza sobre la erección mientras no dejaba de temblar.           

—“¡Me corro! ¡Me corro!” Dijo Ubaldo.          

Segundos después, cuando su orgasmo todavía no disminuía su intensidad, sintió cómo Ubaldo disparaba toda su carga dentro de ella, caliente y abundante, llenándola por completo.       

-“AAAAAHHHH”. Ambos gimieron.     

Cuando Ubaldo dejo de temblar y pene de palpitar antes de retirar su pene suavemente con un húmedo sonido cuando por fin salió de su vagina, seguida de una delgada y blanquecina cascada conformada por su semen, que se deslizó hasta caer al piso, Ubaldo visiblemente agitado dio unos pasos tambaleante, para subirse su pantalón, muy contento con su pene desinflándose.       

-“Ahhh.. Estuviste genial… Ama…” Decía Ubaldo.   

Pero no logro terminar su frase, cuando Tina como un felino brinco sobre y le inyecto el tranquilizante en el cuello, que en cuestión de segundos lo dejo tendido en el suelo con una expresión de incredulidad lo último que Ubaldo vio fue a ambas mujeres riendo malévolamente mientras su conciencia se apago por completo.

Ubaldo se despertó, para encontrarse amarado de pies y manos que estaban extendidos, poco a poco Ubaldo quedo completamente lucido, trato de liberarse pero no pudo estaba sobre la mesa pesada de metal que usaba para martillar alguno tubos y en donde tenía bien fijado en el centro una prensa de banco, de inmediato sintió como sus huevos estaban frescos de inmediato se percato que un agujero fue hecho en su pantalón de mezclilla por donde su escroto fue extraído.

También Ubaldo se percato que su preciado escroto con su invaluable contenido en su interior, estaban bien asegurados entre las fuertes mandíbulas de la prensa manual, pronto se percato de que Tina y Amalia lo estaban viendo desde el otro lado de la mesa.

-“¿Qué demonios creen que están haciendo? ¡Suéltenme!” Dijo Ubaldo.

Ambas mujeres riendo dijeron al unísono.

-“Solo vamos a hacer que no te vuelvas a burlar de mujeres que crean en tus mentiras”. Dijeron ambas como si lo hubiesen ensayado por varios días.

-“¿De que demoni…?” Trato de preguntar Ubaldo.
-“AAAAAAAAAAAAAGGGGGG” Grito Ubaldo de pronto.

Cuando Tina giro la manivela en la parte de la mesa donde estaban que hizo que las mandíbulas del tornillo de banco se cerraran comprimiendo los huevos de Ubaldo, que de inmediato tenso todo su cuerpo, sacudiéndose con fuerza al sentir una instantánea punzada de dolor que recorrió todo su cuerpo, cuyo epicentro eran sus huevos.

Ubaldo iba a hablar a suplicar que aflojaran el tornillo de banco pero apenas abrió su boca para intentar decir algo, Amalia en esta ocasión giro la manivela que hizo que los huevos de Ubaldo se comprimieran a un más dentro de su escroto, el dolor que estaba sintiendo era brutal en ese momento.

Amalia como poseída por un odio desmedido, le dio dos vueltas más de forma rápida a la manivela, que hizo que Ubaldo apretara los dientes para tratar de contener un alarido de dolor pero no lo logro, el grito que dio retumbo en las paredes de aquel taller mecánico.

-“AAAAAAGGGGGGG”. Grito Ubaldo.

Sus huevos estaba cruelmente comprimidos en dolor que sentía era infernal, sacudía la cabeza en forma negativa sin parar Ubaldo, son sus brazos tratando de romper las retenciones que lo sujetaban a la mesa, Tina mirando a Amalia le tomo la mano para colocar su mano sobre la manivela.

Entre ambas de manera lenta comenzaron a girar la manivela de manera constante, que lentamente comenzó a presionar sus huevos de Ubaldo sin cesar, apenas bastaron unas pocas vueltas de la manivela para que el escroto y huevos de Ubaldo estuvieran a punto de estallar por la tremenda presión sobre ellos por las mandíbulas del banco de tornillo.

Apenas bastaron dos giros más para que el cuerpo de Ubaldo luchando con desespero por soltar sus huevos del banco de tornillo, su cuerpo estaba arqueado, con cada musculo de su cuerpo tensados al máximo, un giro más y los ojos de Ubaldo, se pusieron en blanco con todo su cuerpo sacudiéndose en convulsiones, un giro mas y los huevos de Ubaldo estallaron, haciendo que su escroto de piel estallara como si fuese un globo con agua, expulso los restos de los que fueron los testículos de Ubaldo hasta donde estaban sus pies casi tocando a Tina y Amalia, que sintieron todo su cuerpo temblar al sentir un tremendo orgasmo al verlos, se habían corrido sin siquiera tocarse, sus jugos ya bajaban por sus piernas cuando el cuerpo de Ubaldo se desplomo sobre la mesa sin sentido.

Tina tomo un pequeño soplete y cauterizo le herida sangrante en la entrepierna de Ubaldo, quien apenas se sacudió al sentir su cuerpo la llama del soplete, ambas dejaron a Ubaldo desamarrado sobre la mesa, para luego marcharse y disfrutar de la fiesta del pueblo.

Ubaldo nunca dijo nada pero meses después completamente derrotado vendió el taller y se marcho con un cambio de personalidad que nadie entendió pero Tina y Amalia al verlo abordar el autobús que lo llevaría lejos rieron burlonamente, nadie entendía también como es que aquellas enemigas a morir se habían vuelto tan amigas de forma tan repentina, sin saber que ellas guardaban un secreto que les había llenado de placer y gozo como pocas mujeres sentirían en sus vidas.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UNOS DESCONOCIDOS

Pues ese día entre a ese cine como muchos otros, la película era lo de menos; por lo general muy terribles y de mal gusto. En la sala habían ya varios hombres, que se miraban bien varoniles e incluso algunos dejaban ver que tenían la herramienta en posición de ser usada bajo sus pantalones, la mayoría de ellos iba a masturbarse viendo las escenas proyectadas en la pantalla......


UNOS DESCONOCIDOS
Pues ese día entre a ese cine como muchos otros, la película era lo de menos; por lo general muy terribles y de mal gusto. En la sala habían ya varios hombres, que se miraban bien varoniles e incluso algunos dejaban ver que tenían la herramienta en posición de ser usada bajo sus pantalones, la mayoría de ellos iba a masturbarse viendo las escenas proyectadas en la pantalla.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Lewisvagi & DarkSoul





Aquel chico estaba entre 20 y 22 años, algo delgado para mi gusto, cara atractiva, caballo castaño; un chico bonito y su pene; era de buen tamaño, era algo regordeta, blanquita y con la cabeza rosada como capullo de una rosa. La gente que allí acudía era en su mayoría hombres y se camuflaban en los alrededores para no ser visto entrar ya que lo que allí se exhibía por toda la ciudadanía era bien conocido porno.            

Pues ese día entre a ese cine como muchos otros, la película era lo de menos; por lo general muy terribles y de mal gusto. En la sala habían ya varios hombres, que se miraban bien varoniles e incluso algunos dejaban ver que tenían la herramienta en posición de ser usada bajo sus pantalones, la mayoría de ellos iba a masturbarse viendo las escenas proyectadas en la pantalla.   

No encontré a alguno que me atrajera lo suficiente como para acercarme e intentar ligar con él. Luego de un rato de ver la película y procurar observar a mí alrededor, vi a ese chico que se levantó y salió de la sala. Asumí que iba a los baños que estaban en la parta baja del edificio, un poco escondidos y daban lugar a que se hicieran muchas cosas ahí.         

Lo seguí al llegar al baño de hombres lo encontré, si había ido allí y estaba orinando en el urinario general de esos que son tipo pileta y te colocas al par del que está ahí con un pequeño giro de ojos, puedes observar al de al lado orinando. Así lo hice, el chico no se altero ni dijo nada pese a darse cuenta que le estaba observado su pene. Al voltearlo a ver, él se percató y me miró a la cara directamente; fue cuando le dije:

-“¿Está buena la película verdad?” Le pregunte.         
-“Sí”. Me respondió;
-“Me tiene como a un burro en primavera y bajó la mirada a su pene”. Añadió el chico

Pude comprobar que en verdad le había crecido un poco más, mientras no dejaba de disparar un chorro amarillo muy potente.       

-¡Sí, se te nota que te ha puesto muy dura!” Le dije.   

Sin mediar palabra, estiré un poco mi mano izquierda y sostuve sus huevos un par de segundos; justos los necesarios para ver que reacción tenía el chico.El chico no se inmutó, proseguí estirando mi mano y tomé su pene en la palma de mi mano. La rodee con mis dedos, no lograba abarcarla toda; era más gruesa de lo que calculé en un principio. Su glande era tipo punta de lanza y el cuerpo de la pene era grueso desde la base hasta el final al llegar a la cabeza se volvía un poco más delgada. 

En eso estábamos, cuando escuchamos pasos que se aproximaban a la puerta; solté su pene y nos colocamos como si orinábamos; pero no tirábamos nada de orina. El que entró fue otro chico, este se veía muy joven; de 18 años recién cumplido supuse. Lo volteo a ver y observo que nos voltea a ver un instante y rápidamente saca su gran pene, sí; solo había visto una así en las porno. El chico era un trigueño tirando a mulato y llevaba puesta una camiseta sin mangas, y un pantalón de mezclilla desteñido que se le ceñía al cuerpo.  

Su pene ya la tenía bien duro, se la volteo a ver y sin decir nada; comienza a masturbarse lento pero sabroso, se notaba que lo disfrutaba. Así como estábamos, el trigueñito me hizo un tipo como saludo con la cabeza y luego se voltea a ver mi pene. Entendí eso como una invitación a tocarlo y así lo hice. Estiré mi mano y tomé su pene bien tieso, luego volteo a ver al blanquito con el que estaba primero y también le tome la pene con la otra mano. Allí estaba, con dos penes; una en cada mano y la mía propia salida de mi pantalón bien dura.

Todo era muy callado, no había necesidad de hablar; los gestos eran nuestras palabras sin sonido y jalando ambos chicos de sus penes los atraje hacia mí y me puse en cuclillas para comenzar a mamarles sus penes al mismo tiempo. Estaba en la cima del cielo, dos jóvenes y hermosos pene a mi disposición para mamarlos a mi antojo. Por suerte el cine estaba algo vacío ese día y no había muchos que usaran los sanitarios, pues estaba en medio mamando una y en ocasiones los dos penes a la vez.  

No me di cuenta pero, en la puerta observándonos estaba otro chico; de unos 25 a 27 años a lo más, sin saberlo los tres eran socios. Era un chico regular, piel canela, cabello negro, ojos negros que hacían juego con su cabello liso y oscuro. Este no esperó mucho y se acercó a nosotros acariciándose por sobre el short de lycra que llevaba puesto y que dejaba adivinar un pene bien parada en su interior. Al acercarse, comencé a darle una mamada lenta pero profunda.    

Luego saltaba de uno en uno y hacía una inserción profunda hasta mi garganta de cada una de esas deliciosas erecciones que estaban a mi disposición. En lo que mamaba a uno, masturbaba a los otros y comencé a desabotonar los pantalones de los dos chicos y a bajar el short del otro, para poder asirme de sus nalgas de cada uno en cada una de las mamadas que por turnos les daba. Estaba en la gloria, ahora eran tres solo para mí; nunca había estado hasta ese momento con más de una persona a la vez.        

Asumí que los chicos no se conocían y se habían calentado lo suficiente con la película; como para aceptar tener una orgía en ese baño. En lo que estaba mamando al blanquito que lo tenía a mi izquierda, pude sentir un trasero paradito, pequeño y muy apretadito; le acariciaba sus nalgas mientras le mamaba su pene, los otros se masturbaban observando cómo mamaba a ese chico. Con sumo cuidado, pasé mis dedos por la raja del chico y pude sentir un poco de vello que había en medio de esas dos nalgas.    

Salté al mulato que estaba en medio y sobando sus huevos, me metí por completo su pene, pude sentir que llegó casi a mitad de mi garganta. Me dieron arcadas, pero volví a metérmelo por completo; para luego comenzar un sube y baja en su tallo bestial. A este le tomé sus huevos en mi mano y estirando mi dedo pude pasar del perineo hasta su pequeño ano y sentir como apretó las nalgas al sentir que lo estaba tanteando ahí.         

Luego fue el turno del trigueño guapo, a este lo tomé de las nalgas y lo atraje un poco más hacia mí; estaba como un tanto alejado. Dando un paso adelante, quedó terminando un semi circulo a mi alrededor y apoyándome con ambas manos en su trasero, comencé a darle una mamada solo en la cabeza de su pene y pasando mi lengua por su frenillo con suma velocidad logre arrancarle un quejido de gusto. Al escuchar el quejido de gusto, con mi mano derecha puesta en su nalga; acaricié el más duro de los tres traseros, una pieza de carne suave, tersa y dura que amasaba con gusto.

A este también le rocé entre sus nalgas, no hiso ademan alguno; luego volví a pasar mis dedos por esa raja que se sentía libre de todo vello mis dedos incursionaron un poco más dentro y pude llegar a su ano fruncido y cerrado. Su trasero era liso completamente, sus piernas eran lampiñas también y su pubis tenía el vello justo para saber que sí era mayor de edad. Con mi dedo medio, hice presión en su trasero y logre meter la primera falange en su recto.     

Un “up” percibí al decir a retroceder y volver a intentar entrar el resto del dedo. Lo estaba mamando y comencé a dedearlo al mismo tiempo, mi pene saltaba sola del gusto que estaba sintiendo. Los demás se masturbaban a nuestros lados, nadie volteaba a ver otra cosa que mi cabeza mamando al chico en turno. Solté al trigueño y fui nuevamente hacia el mulato, esta vez; metí descaradamente mi mano bajo sus huevos y toque su ano con mi dedo medio que en el momento en que me movía hacia él me había metido en la boca y lo tenía lubricado con mi saliva.  

La mano la metí haciendo espacio entre sus piernas y haciendo que las separa un poco para mí y el dedo lo metí sin perder tiempo. Al mismo momento, volvía a hacer una mamada profunda al mulato que no tuvo otra que aceptar que le metiera el dedo; mientras se lo mamaba deliciosamente. Ahora era al mulato al que le metía y sacaba el dedo del trasero. Lo mame y lo dedeé como por un minuto y fui por el blanquito. Este ya había observado como metí mi mano entre las piernas del mulato y al sentir que mi mano iba por el mismo camino, él sólito; separó algo las piernas y sentí como si aflojara sus nalgas para que metiera mi dedo en su ano.   

Su esfínter era mucho más apretado que el de los otros dos, este sí dijo un Uuupp bien sonoro, los demás supieron que mi dedo estaba dentro de él. Los miré de reojo y comprobé que tanto el mulato como el trigueño se voltearon a ver y se sonrieron, con ello compartieron que ellos ya habían recibido su cuota de dedo también. Así estuve con estos tres chicos, los mamaba, los dedeaba y continué como cerca de 20 minutos, sin sospechar que todo aquello era parte de su plan.         

Para ese momento estaba agotado de tanto mamar, pero mi instinto me decía que tenía que continuar; una ocasión de estas no se presenta todos los días, tres jóvenes y con buenas erecciones que se ofrecían a mí para ser mamados y sumando a esto que les metía los dedos en sus traseros a mí antojo. En ese momento, tenía frente a mí a uno de ellos para mamarlo y mis dos manos las tenía metidas en los traseros de los otros dos con uno y dos dedos dentro de sus anos. Los tres, estaban conscientes de que a todos les había metido ya los dedos en los traseros mientras mamaba al otro. Todos ellos se abrían un poco de piernas para darme lugar a que les metiera hasta dos dedos en el anito mientras se masturbaban.

En eso se me ocurrió algo y sacando mis dedos de sus traseros, tomé una de las manos de los que estaba dedeando y las jalé hacia el pene del otro. Al principio no quisieron, luego de tres pequeños tirones de sus manos; los dos accedieron a tomar el pene del otro y seguí mamando al tercero al tiempo que también metí mis dedos en sus traseros. Luego cambié de pene para mamar y automáticamente ellos solos tomaron el pene del otro para masturbarse y continuaba mi labor mamatoría. Ahora no supe cuanto tiempo tendríamos en todo esto, pero uno de ellos comenzó a tirar su leche como catarata y uno de los chorros llegó hasta más de un metro de distancia de donde estábamos, su trasero apretó mis dedos en cada una de los chorros que lanzó.       

Pronto el que estaba mamando anunció que se venía y me aparté, él tomó su pene y comenzó su producción de blanca leche y la tiró contra la pared ocre del baño. Se miraba como salpicaba toda la pared, gruesos chorros de blanca leche quedaron pegados en la pared y comenzaron su camino en descenso. El último de ellos, el mulato; seguía con mis ahora tres dedos dentro de su culo y en tan solo medio minuto de diferencia mientras seguía masturbándose; tiró hacia el cielo, su primer y gran chorro de espesa leche.           

Parecía una fuente luminosa que en vez de agua tiraba semen. Me levanté y con solo un par de sacudidas a mi pene, también derramé mi leche en las baldosas del piso. Luego todos orinamos un poco y pensé que todo había acabado, les dije.

-“Hasta luego ha sido un gran placer”. Dije relamiendo mis labios.

Pero el mulato me tomo de mi brazo y dijo con una voz muy ronca.

-“Espera putito que aun falta lo mejor”. Dijo el mulato.

De inmediato me sujeto los brazos detrás de la espalda y con lujo de violencia me llevo hasta un privado el blanquito bajo la tapa del escusado donde el mulato me hizo apoyar el pecho, para quedar de rodillas con el pecho sobre la tapa y mi culo al aire paradito al desnudo mi rostro quedo a centímetros del tanque del escusado, sentí como alguien me abrió las nalgas y comenzó a lamber mi culito, trate de soltarme pero el mulato me tenia bien agarrado, sin poder contenerlo deje salir un gemido pues aquella lengua me hizo gozar pese a todo.

De pronto sentí la punta del pene del mulato restregándose sobre mi ya muy bien mojado ano, iba a decirle que se detuviera pues nunca me antes me habían penetrado y no deseaba que lo hicieran cuando me inserto solo la cabeza de su pene en mi recto. Mis ojos de abrieron grandes y grite sin poderlo evitar.

-“HHHAAAAAAYYY”. Grite de dolor.

Aquello fue brutal sentía como si me desgarrara al ser empalado por un poste, el mulato apenas aguardo un par de segundo para darme una segunda embestida, esa vez me hundió la totalidad de su enorme miembro, sus huevos quedaron aplastados contras mis nalgas, todo mi cuerpo se sacudió por el dolor que eso me provoco.

Casi sin esperar a que mi ano se acostumbrara a su enorme falo comenzó a bombearme, pronto sentí como una boca se trago mi pene que a los pocos minutos comenzó a tener espasmos hasta que me vine dando un alarido de placer, en la boca o mejor dijo en la garganta de alguno de los otros dos chicos pues no pude ver quien fue quien me dio aquella mamada, el orgasmo que sentir fue el más intenso de mi vida que dio paso al dolor más intenso también de mi vida.          

Apenas termine de venirme la boca dejo de mi pene, y unos segundos después sentir una enorme patada en los huevos, fue tan intensa que creí que mis dos huevos reventaron dentro de mi escroto, pero no fue así, a aquella primera patada le siguieron varias otras, cada una más fuerte que la anterior, simplemente estaba en el infierno luego de estar en el cielo el dolor que sentía era tan intenso que ni siquiera era capaz de gritar apenas daba unos gemidos ahogados de dolor.        

No sé cuantas patadas fueron pero debieron ser no menos de 20, en todo momento el mulato siguió cabalgándome cada vez mas fuerte hasta que dando un fuerte gruñido de placer me lleno todo el interior de mis entrañadas de su ardiente como espesa leche, sentí su pene palpitar hincharse aun más antes de expulsar cuatro poderosos chorros de su leche en mi interior.         

Quede ahí sobre la tasa del baño con mi ano palpitando ya sin ningún pene en mi interior, adolorido al extremo, pero aun faltaba lo peor sentí como el chico blanquito que se masturbaba en ese momento se corrió sobre mis nalgas, para luego tomar mis huevos acercar un cuchillo que tenia a ellos y de un rápido movimiento arrancarme mi escroto con mis huevos en sus interior de un solo corte, el dolor que eso me provoco fue indescriptible, todo mi cuerpo se sacudió y caí al suelo, el chico blanco exprimió mi ensangrentado escroto y extrajo de su interior mis dos testículos.

El mulato del que aun goteaba semen de la punta de su erección, abrió la tapa del escusado (water) para dejar caer mis dos huevos en el agua del escusado el trigueño coloco su mano en la palanca para jalarle a la cadena, aun con mi cuerpo temblando con mi cabeza le indicaba que no lo hiciera no podía hablar para suplicarle por el dolor que aun sentía, pero el solo mirándome dijo.

-¡Esto es lo que se merecen los putos baratos como tú!” Dijo el moreno al tiempo que jalaba la palanca.

-“¡NOOOOOO!” Fue lo único que alcance a gritar antes de desmayarme. 

Justo en eso, la película estaba terminando y la gente salía de la sala. Los tres chicos se marcharon mezclándose con la gente que salía algunos fueron al baño antes de irse y uno de ellos me encontró en un charco de sangre con mis manos en mi entrepierna desmayado según me contaron, fui llevado al hospital en donde desperté convertido por supuesto en un eunuco.   

Pese a que conte todo a la policía nunca hicieron mucho por atrapar a quienes me violaron y castraron, el cine fue cerrado poco después por ordenes de la autoridad, con la Aparicio del video casero los cines que pasaban porno poco a poco fueron desapareciendo sin embargo hoy en día como eunuco no tengo problemas para conseguirme uno o dos buenos chicos bien dotados que me quieran penetrar, después de todo sin huevos soy algo entre un hombre y una mujer digamos que soy un tercer sexo, y todo por andar de caliente con “Unos Desconocidos”.      




Autor: Lewisvagi & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ÚNICA PARRILLADA.

El aroma era simplemente genial cuando llegue ese media a la casa de recreo de Adrian, sabia a que iba y estaba decidido, eso lo tenía claro todo el camino que duro cerca de dos horas por la carretera para llegar a esa apartada finca muy agradable, pese a mi decisión ya tomada no impidió que todo el trayecto tuviese una fuerte como completa erección......


ÚNICA PARRILLADA
El aroma era simplemente genial cuando llegue ese media a la casa de recreo de Adrian, sabia a que iba y estaba decidido, eso lo tenía claro todo el camino que duro cerca de dos horas por la carretera para llegar a esa apartada finca muy agradable, pese a mi decisión ya tomada no impidió que todo el trayecto tuviese una fuerte como completa erección.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





El aroma era simplemente genial cuando llegue ese media a la casa de recreo de Adrian, sabia a que iba y estaba decidido, eso lo tenía claro todo el camino que duro cerca de dos horas por la carretera para llegar a esa apartada finca muy agradable, pese a mi decisión ya tomada no impidió que todo el trayecto tuviese una fuerte como completa erección,  Adrian me abrió la puerta principal de la casa justo cuando iba a tocar a la enorme puerta de madera, mis ojos casi se me salen al verlo cuando la puerta se abrió.  

Adrian estaba desnudo mostrando su magnífico cuerpo bien trabajado con músculos marcados, me recibió con una enorme sonrisa, su cuerpo era bien conocido para mi, muchas veces desde la universidad habíamos tenidos sexo, pero el motivo de mi sorpresa era que su entrepierna estaba lisa, su pene como testículos con todo y escroto ya no estaban donde debían estar, en su lugar una larga línea vertical era visible en el fondo de su entrepierna como si estuviera pintada, el me abrazo luego de darme la mano para invitarme a pasar a la que ya era una reunión bastante movida.

Conocía a casi todos los presentes que ya estaban desnudos o en ropa interior mucho ya sin nada colgando de sus entrepiernas, Adrian me llevo hasta una habitación lejos de ruido de la fiesta ahí antes de abrir la puerta de la habitación me dijo.

-“Te tengo un regalito especial, disfrútalo que será la última vez que puedas penetrar un culito”.

Luego me mostro una amplia sonrisa para luego abrir la puerta y cerrarla, él no entro, de pronto sobre la cama lo vi, un joven hombre de unos 22 o 23 años estaba solo vestido con un ajustado bóxer, lo que dejaba a la vista su magnífico cuerpo que de inmediato me hizo tener una fuerte erección aquel chico era un verdadero manjar. 


** ** ** ** ** ** **

-¿Debes ser Diego?

Pregunto el bello joven extendiendo la mano poniéndose de pie de la cama.

-“¡Si soy Diego, Mucho gusto!”, le respondí estrechando su mano
-“Soy Marco”, dijo él con una enorme sonrisa que solo lo hizo ver más atractivo.

Lo primero que hizo Marco al soltar mi mano, fue arrodillarse frente a mi sin que nuestras miradas se desconectaras me quilo los zapatos, calcetines (medias), pantalón y ropa interior para tomar con urgencia mi pene la cual se paso por su cara una y otra vez, mi pene en erección total no tardo en entrar en su boca que la saboreo, me la chupo como pocas veces, la tuvo en su boca largamente, mientras me daba esa rica mama Marco se fue relajado mientras por mi parte estaba quieto de pie frente a él, con mis mano en su cabeza, imponiendo el ritmo lo que hacía que me la chupara lentamente.

Así estuvimos un largo tiempo, mi libido fue creciendo tan lentamente y feroz como su pene, a mis 35 años estaba en la gloria pero deseaba más por lo que hice a marco que se levantara para acariciar su bello cuerpo largamente, mientras seguía con su rica mamada, empecé a tocar su ano metiendo mi mano dentro de su ajustado bóxer, luego comencé a acariciarle su pene, el cual estaba rezumando liquido de la punta en abundancia.

El tiempo pasaba, pero ambos nos tomábamos con enorme calma, después de todo aquella era nuestra última oportunidad en la vida de sentía aquellas placidas sensaciones, para ese momento mis dedos ya hacía tiempo se habían apoderado de su ano, lo masajeaba con una enorme lentitud ambos no queríamos que aquel momento acabara jamás, mi pene duro como nunca antes estaba toda mojada con su saliva, mientras me comía mis huevos, Marco gimió al sentir mis dedos hondo en su culo lo que hizo que se comiera con más ganas mis huevos, aquello en verdad digno de la mejor película porno que se puedan imaginar.      

Termine moviendo dos de mis dedos, de manera rítmica y lenta, entre gemidos míos y de marco, estuvimos así como media hora, de repente sin ya poder contenerme lo lleve a la cama, lo despoje de su bóxer para adueñarme de sus nalgas, en un instante estaba como coloco encima de Marco ya en cuatro patas a la espera de que lo penetrara, pero para su sorpresa no lo hice solo me coloque detrás de él, acariciando sus bellas como paraditas nalgas de una piel muy blanca sin vello alguno.

Empecé abriéndole las nalgas con mis manos para pasar mi lengua por entre sus nalgas, una y otra vez, lo que hizo que Marco empezara a gemir a cada paso de mi lengua por su ano hasta que me detuve para apretar sus nalgas, una de mis manos rápidamente tomo su pene, que palpitaba como si Marco estuviera por correrse, y de pronto lo azote sin decir nada varias veces, con fuerza, para de nuevo volver a posar su ano con mi boca, Marco no dejaba de gemir como una perra, sometido y gozado por un macho haciéndole gozar sin límites.    

Perdí la razón perdí el más mínimo control, el tiempo no me importó más, mi cuerpo sudaba, mientras mi lengua pasaba una i otra vez aquel rincón incansable para Marco, hasta que me aparte, quedando en cuatro patas, gimiendo y sintiendo como le restregaba mi dura erección entre sus nalgas, se la trate de meter de súbito, pero tuve que intentar varias veces haciendo presión con mi glande sobre su ano Marco gemía como daba grititos al ver cada intento de penetrarlo hasta que en uno de ellos lo conseguí, se la metí toda, dejando su culo abierto y lleno, él quieto suspirando empezó a moverse, lo que hizo que mis gemidos se intensificaran comencé a sentir en mi vientre sentir un cosquilleo como en mi glande.

Apenas pasaron unos minutos antes de que Marco se corriera sin tocarme, sentí su orgasmo cuando su ano enloqueció con pulsaciones, lo escuché gemir y gemir luego de algunos minutos le saque mi pene para hacer que Marco se sentara sobre mi pene como si se sentara en una butaca, empecé a moverme pero Marco me frenó, me hizo moverme mucho más lento, lo tenía agarrado por la cintura, no tardo mucho antes de que Marzo empezara a gemir cada vez más asiduamente hasta que de nuevo sonaba como una puta, le hice dar la vuelta sin que se sacara mi pene para seguir sentado sobre mi pene para que le agarrara sus nalgas comenzó a moverse mirándome, con una mirada de deseo total.

La sensación de tener apretadas sus dos nalgas obligándolo a estar clavado por completo era magnifica, Marco no dejaba de mirarme, mi cuerpo volvía a temblar cada vez más y de de nuevo perdí la razón, no dejaba de ver su mirada fija en la mía, me imaginé como me vería en esos instantes siendo montado por Marco escuchándolo gemir como una perra, sabiendo que lo tenía en mis manos, aquel pensamiento hizo que perdiera el control sentí llegar el mismo placer, fuerte lento imparable, jadee en su cara incapaz de contenerme, sentí perfectamente como interiormente su ano se cerraba y abría sobre mi pene Marco no dejaba de mirarme, sin dejar de moverse mientras los seguía penetrando, de pronto Marco se corrió sobre mi pecho y abdomen, no tardo mucho a que yo hiciera lo mismo pero dentro de sus entrañas dando una alarido de placer.

Ambos nos quedamos abrazando besándonos, hasta que mi respiración agitada se fue normalizando, le saque mi pene y me lo puse en la boca, yo sentado sobre Marco quien hizo todo el trabajo dándome una sabrosa mamada que de nuevo me hizo correrme llenando su boca de leche con una corrida abundante como mientras todo mi cuerpo se estremecía, sentía chocar mi pene dentro de su boca hasta el fondo mientras se la llenaba de leche que se fue a su garganta aunque algo de mi semen  salió por la comisura de sus labios ambos nos quedamos rendidos un largo rato completamente empapados en sudor sobre la cama.

Luego de casi una hora, nos besamos, para ir a tomar una ducha juntos en la que de nuevo los besos y manoseos no se hicieron esperar, luego me coloque mi trusa (slip) para salir de la habitación dándole un último largo beso a Marco y sentir un apretón en mis huevos de su parte que nos hizo rier a ambos.


** ** ** ** ** ** **

Apenas salí de la habitación y mi pene quedo en erección de nuevo pese a haberme corrido ya dos veces, mi ropa interior quedo convertida en una carpa, Adrian no tardo en abrazarme para con una gran sonrisa de oreja a oreja viendo que estaba muy satisfecho por su regalo preguntarme.

-“Diego ya estás listo o necesitas un poco más de placer antes del corte”.

Lo cierto es que aunque sus palabras fueron todo un shock, considere que era tiempo del corte después de todo toda esa acción sexual con el bello Marco me había abierto el apetito por lo que le dije con una buena sonrisa a Adrian; “¡Estoy listo vamos ya!”, Adrian me palmeo en una de mis nalgas para conducirme hacia el amplio patio trasero de la casa en donde una gran piscina domina la vista, apenas abrió la puerta un agradable aroma a carne siendo asada lleno mis fosas nasales, Adrian me llevo hasta un extremo de la piscina en donde tenía todo preparado.

En todo el trayecto no pude quitar los ojos de los varios asadores sobre cuyas parrillas descansaban ya los genitales de decenas de hombre que para ese momento eran eunuco nulos para el resto de sus días como estaba por ser convertido, apenas la inyección que Adrian aplico en mi pene que era un anestésico local especial hizo que dejara de verlos, luego de unos segundos coloco una abrazadera por debajo de mi escroto para luego cerrarla sobre mi pene en erección, Adrian espero unos segundos y antes de presionar el botón que me convertiría en nulo le dio un largo lengüetazo a mi glande que me hizo estremecer como nunca antes.

Estaba por decir que se detuviera que no deseaba ser un eunuco, que no deseaba renunciar para siempre a aquellos placeres cuando escuche un “CLICK”, no hubo dolor y todo fue instantáneo, ante mis asombrados ojos quedaron en la palma de una de las manos de Adrian el que era mi pene y escroto conteniendo a mis dos testículos, era tarde para dar marcha atrás, en mi entrepierna quedo una larga línea vertical de color rojo, era un eunuco nulo para el resto de mis días.

Una pequeña lagrima comenzó a rodar por mi mejilla izquierda Adrian me beso en los labios por unos segundos antes de decir muy alegre.

-“Gracias por la carne selecta que donas”.

Luego fue hasta uno de los asadores y coloco los que hasta hace unos segundos fueron mis genitales que tanto placer me proporcionaron, luego tapo el asador, ambos regresamos a donde estaban todos al verme entrar hubo aplausos, chiflidos y felicitaciones, pero en el fondo no compartía aquel eufórico entusiasmo, por alguna razón sentía que había tomado la decisión equivocada, pero de la que ya no podía arrepentirme.

Mis pensamiento de arrepentimiento fueron interrumpido cuando vi a Marco caminar hacia mí, al igual que casi ya todos en esa habitación incluyéndome ya no le colgaba nada de sus bellos genitales en su entrepierna, nos pusimos a conversar y besarnos por ratos hasta que Adrian llamo para que saliéramos al patio para comer, a todos nos sirvieron un plato cuyo platillo principal era un pene con su escroto aun unido a él, y en su interior un par de testículos que fueron de alguien apenas hacia unos minutos, para mi sorpresa Adrian me dio mi plato y me dijo susurrándome al oído.

-“Disfrútalos que estos son los de Marco y los tuyos se los día a él”.

De inmediato busque a Marco con la mirada solo para verlo morder el que fue alguna vez mi glande, lo que me excito pese a todo tome con las manos el pene asado de Marco y me lo metí en la boca, como si le fuera a hacer una mamada pero en lugar de eso lo mordí, para comenzar a devorarlo, tenía un sabor exquisito.

Han pasado ya dos años de aquello, ahora vivo con Marco aunque no podemos tener sexo entre nosotros somos felices en ser dos pasivos nulos que disfrutan de ser penetrados por un enorme pene, pero siempre recordando el sabor exquisito de nuestros penes durante aquella “Única Parrillada”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UN PEQUEÑO GRAN PROBLEMA

Con 17 años era un joven adolescente común y corriente como cualquier otro, era medio nerd pues portaba lentes que aun uso, para ese momento ya había alcanzado mi estatura actual 1.75 metros, de piel blanca y cabello castaño oscuro, era atractivo a las chicas aunque un poco tímido, había tenido sexo una sola vez a los 15 años con una amiga que también fue su primera vez, fue mi única novia......


UN PEQUEÑO GRAN PROBLEMA
Con 17 años era un joven adolescente común y corriente como cualquier otro, era medio nerd pues portaba lentes que aun uso, para ese momento ya había alcanzado mi estatura actual 1.75 metros, de piel blanca y cabello castaño oscuro, era atractivo a las chicas aunque un poco tímido, había tenido sexo una sola vez a los 15 años con una amiga que también fue su primera vez, fue mi única novia.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Con 17 años era un joven adolescente común y corriente como cualquier otro,  era medio nerd pues portaba lentes que aun uso, para ese momento ya había alcanzado mi estatura actual 1.75 metros, de piel blanca y cabello castaño oscuro, era atractivo a las chicas aunque un poco tímido, había tenido sexo una sola vez a los 15 años con una amiga que también fue su primera vez, fue mi única novia, pero sus padres se mudaron a otra ciudad y ya saben la relación se enfrió y termino por desaparecer.

Con ella las cosas se dieron de forma natural debo decir no hubo presión ni prisa, simplemente paso y debo decir que nos gusto mucho a ambos aunque me vine fuera de ella debo decir que fue uno de mis mejores orgasmo de mi vida, pero la vida continuo a falta de pan pues lo que hubiese por lo que continué con mis rutinarias masturbaciones que por supuesto realizaba hasta tres veces al día sobre todo los fines de semana, que me llenaban de gusto y placer el sentir como brotaba mi tibia leche de mi duro como palpitante pene a grandes chorros.

Debo admitir que mis testículos no era la gran cosa de hecho creo que eran un poco más pequeños que la media para un hombre de mi edad aunque estaban sin vello alguno, eso de manera natural pese a tener una gran mata de vello púbico que debía recortar y afeitar seguido mi escroto era otra historia jaman me creció ni un solo vello ahí, lejos de preocuparme me encantada sentir la piel suave, sedosa y libre de cualquier vello en aquella zona, aunque cuando hacia ejerció quedaban nadando en un mar de sudor dentro de mi ropa interior, algo que me era desagradable.

Bien recuerdo muy bien la noche anterior a que comenzara mi pequeño calvario que culmino conmigo siendo convertido en un eunuco, aquella noche de veranos hacia mucho y por alguna razón me sentía especialmente excitado, me fui a la cama y con la luz de la calle alumbrando mi habitación me quede solo en ropa interior sobre la cama con una completa erección por debajo, con mis manos acariciando mi pene bien marcado en mi trusa (slip) así como mi cuerpo que me hizo a sentir sensaciones placenteras conocidas, aquello en verdad se sentía muy bien.

Primero me despoje por completo de mi trusa para comenzar a probar con diferentes formas de masturbación con dos manos, al revés, con la ayuda de las piernas y otras muchas más que se me ocurrieron o sabia como hacer luego cuando me masturbe por un largo rato ya que había leído que cuanto más tardara en correrme más cantidad de semen saldría por lo que el disfrute era más, pues así lo hice aquella noche ya que era viernes y tenía mucho tiempo.
           
Ese día por alguna razón me dieron ganas de sentir lo que sentía estimular el famoso punto G masculino, ya desde hacía un tiempo me gustaba observar mi ano como nalgas lampiñas como bien formadas por
el deporte que practicaba pese a ser algo nerd, me excitaba de sobremanera y cuando me abría las nalgas y ver ese anillo rosado, cerradito y sin vello Uff me encantaba verlo tanto que me estremecía de excitación.
           
Había leído que lo mejor era poner algo de lubricante en un dedo para  hacer círculos alrededor del ano, provocándome una sensación increíble al hacerlo, luego lentamente comienzo a introducir mi dedo que entra demasiado bien antes de darme cuenta ya tenía varios dedos sin apenas sentir dolor, cuando sacaba mis dedos volvían a su estado normal, es decir cerradito y a la espera empecé un mete y saca, al principio era una sensación extraña pero luego poco a poco lo iba disfrutando más mientras con mi otra mano me iba masturbando con más prisa.
           
De pronto sentí una punzada de dolor en mi interior cuando creo alcance mi punto G, lo que hizo que mi pene tuviese un largo como potente espasmo que me hizo gemir, esa noche al correrme, disfruté muchísimo ya que mientras que mi pene contraía al correrme, las paredes de mi ano me apretaban sobre mis dedos aunado a una sensación de dolor que entre toda esa mezcolanza de sensaciones me hicieron sentir delicioso.

Aquella fue una corrida increíble fueron seis largos chorros, que cayeron sobre mi pecho como abdomen plano, incluso algo de mi espeso semen cayó sobre mi boca abierta y barbilla, mi lengua no tardo en salir para probar algo de ese rica como tibia leche mientras todo mi cuerpo aun estaba bajo el embrujo de un potente orgasmo como poco había sentido en mi vida, me limpie luego de eso y me puse mi trusa para dormir destapado agotado y feliz.

Me despertaron los gritos histéricos de mi madre ya bien entrada la mañana del sábado cuando entro a mi cuarto a despertarme y noto que todo el frente de mi trusa una prenda que portaba estaba toda manchada de sangre, rápidamente me vi mi entrepierna y era verdad mi trusa estaba toda empapada en sangre lo peor es que no me había percatado a qué hora sucedió no sentí nada, esa mismo día mis padres me llevaron al hospital luego que me cambie la ropa interior por supuesto, todos íbamos con algo de preocupación.

Luego de una leve espera en la sala de espera del hospital fui atendido por el médico general quien me pidió que me quitara el pantalón como la ropa interior luego de que mis padres le contaron lo sucedido pero apenas me baje el pantalón los ojos de todos sobre todo los del médico al ver que de nuevo una mancha de sangre era evidente en mi ropa interior de color blanco de algodón, el médico de inmediato tomo el teléfono de su escritorio y pidió una cama para que fuese admitido en el hospital, algunos minutos después estabas en una amplia sala de reconocimiento.

Una cosa era ser visto por un medico hombre que ya conocía de años y otra era estar desnudo de la cintura para abajo con mis genitales expuestos como mis nalgas ante varios médicos en su mayoría mujeres casi de la edad de mi madre, estaba muy avergonzado pero eso no fue nada cuando una de esas mujeres se coloco un guante de látex y se me acerco, para ordenarme que apoyara las manos sobre una mesa de metal que mis nalgas sobre salieran mas, todo ante la mirada inquisidora de m madre que solo hacía que todo fuese más vergonzoso.

De pronto una Dra, me abrió mis tiernas como firmes nalga para comenzar a masajear mi ano, con uno de sus dedos enguantados, para mojar mi ano con bastante lubricante, luego comenzó a introducir su dedo por mi ano mientras con otra mano comenzó a palpar mi huevitos, de pronto sentí un gran temblor y de mi pene ya en completa erección broto un gran chorro de sangre no de semen como espere, todos se me quedaron viendo con caras largas, luego la Dra. con su dedo aun en mi interior dijo algo que me aterro.

“Siento algo anormal creo que es un tumor en la próstata”.

Luego de algunos estudios adicionales se determino que tenía un tumor en la próstata, se programa una cirugía para tres días después, estaba aterrado me masturbe todo lo que pude, y casi todo el tiempo tenía una fuerte erección, creo que me vine sangre como semen por igual unas 40 veces antes de la cirugía, la cual se llevo a cabo sin mayores problemas cuando desperté apenas y sentía algo de dolor, pero fue como si apenas pestañara y todo acabo, lo que me hizo sentir aliviado.

Me consolaba saber que si bien ya mi próstata era historia aun conservaba mis huevos aunque pequeños para mi eran importantes ya que me daban mi energía sexual, así como fuertes erecciones, pero apenas llegue a casa luego de que me dieron de alta, aquella primera noche fuera del hospital busque masturbarme obtuve mi erección acostumbrada pero algo estaba mal, me masturbe por horas y horas pero solo un poco de liquido amarillo broto de mi pene que por alguna razón no se sentía tan firme como antaño, atribuí eso a que mi cuerpo aun estaba sintiendo los efectos de la operación.

Luego de algunas semanas de continuar esa situación estaba desesperado mi pene cada vez era más difícil hacerlo que tuviera una erección, por lo que en desesperación me arme de valor para ir a ver al cirujano que me opero en el hospital tuve que esperar para que me recibiera pero cuando lo hice le dije lo que me pasaba el mirándome serio me dio unas pastillas dijo que eran testosterona cuando pregunte porque necesitaba algo así el me miro con extrañeza y dijo ¿Cómo lo no lo sabes muchacho?.

-“¡Saber! ¿Qué tengo que saber?”

Le pregunte en un tono inquisitivo, luego él, se dio la media vuelta para sacar de un archivero un expediente con mi nombre, “si aquí esta mira”, me dijo “además del retiro de tu próstata que fue lo principal detectamos que tus testículos como parte de tu pene también estaba ya comprometidos por el cáncer por lo que tuvimos que extirpar tus testículos. Me quede helado como habían podido y quien les dio el permiso.

-“¿Quien autorizo eso?”
-“Tus padres lo hicieron, ya que aun eres menor de edad”.

Me quede helado pero entonces me surgió otra pregunta.

-“¿Cómo es que aun siento mis testículos dentro de mí escroto?”.

“Eso es debido”, dijo el cirujano, a que colocamos prótesis testiculares para que tus genitales tuvieran un aspecto normal, por eso es que debido a que de facto de castramos debes usar estas píldoras para que puedas seguir teniendo un cuerpo masculino y por supuesto erecciones.

Salí del hospital devastado, sabiendo que ya no era un hombre de verdad sino un eunuco para el resto de mis días, llore todo el camino a casa, pese a tomar las pastillas mi pene no recupero la firmeza de antaño aunque si una buena parte, que ya era algo, pero desarrolle un complejo hacia las mujeres ya que no me sentía lo suficiente hombre para estar con una.

Luego de la universidad con el dinero que ganaba comencé a contratar a prostitutas a las que no les importaba si me corría o no, a ellas solo les importa el dinero que les pago no para nada mi “Pequeño Gran Problema”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ÚLTIMOS DÍAS DE VIRILIDAD

No les aburriré contando cómo es que llegue a esta infernal prisión, lo cierto es que con 35 años creí que podría salirme con la mía, en ese momento era un hombre en plenitud, con un cuerpo bien trabajado en el gimnasio con abdominales marcados, rostro varonil y atractivo a las mujeres además de estar bien dotado, con un par de huevos enormes que colgaban siempre bajos y un pene que un sin estar en erección media uno buenos 15 cm bastante ancho que era mi orgullo e envidia de todos los hombre que lo observaron......


ÚLTIMOS DÍAS DE VIRILIDAD
No les aburriré contando cómo es que llegue a esta infernal prisión, lo cierto es que con 35 años creí que podría salirme con la mía, en ese momento era un hombre en plenitud, con un cuerpo bien trabajado en el gimnasio con abdominales marcados, rostro varonil y atractivo a las mujeres además de estar bien dotado, con un par de huevos enormes que colgaban siempre bajos y un pene que un sin estar en erección media uno buenos 15 cm bastante ancho que era mi orgullo e envidia de todos los hombre que lo observaron.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





No les aburriré contando cómo es que llegue a esta infernal prisión, lo cierto es que con 35 años creí que podría salirme con la mía, en ese momento era un hombre en plenitud, con un cuerpo bien trabajado en el gimnasio con abdominales marcados, rostro varonil y atractivo a las mujeres además de estar bien dotado, con un par de huevos enormes que colgaban siempre bajos y un pene que un sin estar en erección media uno buenos 15 cm  bastante ancho que era mi orgullo e envidia de todos los hombre que lo observaron.

Con esas características como por mi personalidad era muy solicitado por las mujeres por lo que tener buen sexo nunca fue problema, pero eso ya quedo en el pasado, aquello recuerdos de estarme viniendo en abundancia en la boca, culo o vagina de una hermosa como hambrienta mujer solo viven ahora en mis recuerdos, hace un mes se llevo a cabo la primera parte de mi sentencia la cual consistía en que me fuesen amputados mis brazos y piernas al principio pensé poder resistir el shock de saber que estaban arruinando mi hermoso cuerpo para el resto de mis días.

Ahí estaba cubierto con una trusa/(slip) de esas blancas con bragueta al frente, que era la única prenda que cubría mi cuerpo, con mis cuatro fuertes extremidades extendías a todo lo que daba casi sentía que las querían arrancar en vez de cortar, me habían administrado un fuerte analgésico para el dolor pero aun estaba consciente, cuatro fuertes mujeres encapuchadas portando largos mandiles de plástico negro sostenían en sus manos una pequeña motosíerra de cadena de cuchilla dos veces el tamaño adecuado para el motor, la directora del penal leyó la sentencia e inmediatamente después ellas activaron las motosierras que rugieron cuando sus cuchillas comenzaron a girar.

Fue en ese momento que la parte delantera de mi trusa se volvió una carpa, por la tremenda erección que tuve casi al instante que escuche rugir los motores pero pese a estar mi virilidad en plenitud mi valor por otro lado dejo mi cuerpo comencé a llorar y suplicar como un niño.

-“NO POR FAVOR NO, ¡POR FAVOR!”
-“NO LO HAGAN, MI ABOGADO ESTA POR LLEGAR CON LA APELACIÓN”
-“POR FAVOR NO, NO, ¡NOOO!”         

Grite con desesperación mientras trataba de soltarme pero las corres sobre mi pecho, cuello y abdomen no me dieron ninguna posibilidad.

De pronto sentí las primer dos cuchillas giratorias comenzar a cercenar mis brazos, no había dolor pero el terror que estaba sintiendo al ver cómo me despojaban de mi extremidades superiores era peor que cualquier dolor, la sangre, carne y piel comenzaron volar hacia todos lados, apenas les tomo 10 o 12 segundos despojarme de mi brazos, cortando a uno 18 cm de mi hombre, justo cuando ellas terminaron las otras dos mujeres comenzaron a cortar mis piernas, les tomo 10 segundos llegar al hueso entre una gran cantidad de sangre, en esos momento sentí que me corrí pero no sentí placer alguno aunque note la humedad dentro de mi trusa.

La cual para ese momento estaba toda ya empapada de mi sangre, pasaron otros 10 segundos antes de que fuese separado definitivamente de mis piernas, cuando eso paso, ellas rápidamente colocaron planchas calientes en mis muñones para cauterizar las cuatro heridas al mismo tiempo, aquello fue todo si bien no grite de dolor lo hice de horror y desesperación, me desmaye luego de aquello, me desperté en una habitación toda de blanco con un suelo de mosaicos tipo los usados en los quirófanos.

Estaba desnudo, colgando en el aire sostenido por cuatro fuertes correas que rodeaban mis muñones vendados, aquello era una posición además de incomoda dolorosa, mis huevos y pene colgaban pesadamente hacia abajo, una mujer entro unos minutos después que me desperté sosteniendo un enorme cilindro de acero de uno 35 o 40 cm de largo por 7 u 8 cm de diámetro, en uno de los extremos era plano y en el otro redondeado, ella se me acerco, comprobó mi pulso y luego sin aviso previo comenzó a penetrarme con aquel cilindro por mi ano virgen, supe que aquello era un dildo de inmediato.

Mis gritos de dolor no se hicieron esperar ya que los efectos del analgésico que me habían dado para cortarme las extremidades ya estaba casi pasando por completo, sentí como si me estuvieran empalando por un poste de teléfonos, la muer lo introdujo hasta la mitad, antes de meter casi la totalidad de aquel cilindro de un fuerte empujón, mi ano se desgarro y comenzó a fluir sangre, mientras continuaba retorciéndome de dolor, mi pene por alguna razón de nuevo se puso rígido llegando a los 29 cm con una dureza jamás sentida, para mi sorpresa la mujer tomo mi erección con una de sus manos y se lo llevo a la boca.

En eso sentí como el enorme cilindro en mi interior comenzó a vibrar, una sacudida de placer recorrió todo mi cuerpo, la mujer me estaba dando una enorme mamada mientras con una de sus manos jugaba con mis huevos apretándolos levemente por ratos y otras fuertemente, mientras con su otra mano sacaba y metía el dildo de mi interior, aquello fue descomunal, placer y dolor se entremezclaron de una manera nunca antes experimentada, no tarde mucho en comenzar a sentir que estaba por correrme.

La mujer creo que también lo noto y justo cuando el primer gran chorro de mi espeso semen broto directo en su boca, ella me clavo al dildo a fondo, mientras me apretó mis huevos brutalmente, todo mi cuerpo se convulsiono, grite de dolor y placer mientras sentía como chorro tras chorro de mi semen broto de mi pene como nunca antes en mi vida aquella fue la primera de muchas eyaculaciones fenomenales que se sucederían a lo largo de los próximas semanas a manos de varias mujeres realizando el mismo ritual, mamada, dildo y apretón hasta la eyaculación de mi parte en sus ansiosas bocas.

Aquello continuo como ya dije por varias semanas hasta una tarde en que pensé que aquello se repetiría pero estaba en un error aquella tarde la mujer que entro a donde estaba iba desnuda con un largo mandil de plástico, portaba una tijera que brillaba intensamente, era grande ya que era del tipo usado para jardinería, fue en ese momento que supe que algo pasaba, trate de soltarme pese a saber que no podía llegar muy lejos aunque me liberara, no tarde en sentir una de sus manos sobre mis nalgas, momentos antes de que activara de nuevo el dildo que desde hacía semanas estaba dentro de mi sacado escasamente para que hiciera mis necesidades.

No tarde en sentir su boca engulléndose mi pene que no tardo de nuevo en quedar durísimo, aquella mujer en verdad era una maestra del sexo oral, las otras mujeres me habían dado muy buenas mamadas pero la que ella me estaba dando simplemente era fenomenal de otro mundo juro que casi perdí el sentido del placer que sentí, no tarde también en sentir como el dildo comenzó a entrar y salir de mi ano, de manera brutal.

Uno 15 minutos de comenzar con la mamada comencé a sentir que estaba por venirme y justo cuando mi palpitante pene arrojo el primer gran chorro de mi espeso semen, el placer que era enorme en ese momento se transformo en dolor, fue como si mi cuerpo fuese alcanzado por un rayo, sentí que cada celular de mi cuerpo estallaba al mismo tiempo, al sentir un dolor indescriptible, todo lo que quedaba de mi cuerpo se sacudía con violencia, no comprendí lo que pasaba hasta que la mujer se coloco delante de mí y se saco mi pene de su boca.

Algo de la que fue mi última carga se derramaba por su barbilla cuando mi pene aun en erección dejo su boca, mis pesados huevos aun colgaban por debajo, unidos a mi pene por un trozo de piel, ella con una enorme sonrisa en sus ojos que me observaba experimentando un dolor enorme dijo.

-“Sentencia cumplida pronto serás liberado ¡Eunuco!”

-“NOOOOOOOOOOO”.

Fue el grito que alcance a dar antes de desmayarme, eso fue hace dos años ahora vivo, mi vida se a esto se le puede llamar vivir, mendigo en las calles una moneda, dependo de la buena voluntad de un joven que me hace favor de sacarme de mi cuarto que apenas tengo para pagar cada mes que me saca a la calle para pedir una moneda a quien pase.

El sexo para mi simplemente ya no es posible, mi ano quedo tan destrozado que ni siquiera puedo prostituirme pues quedo tan mal que nadie siente placer al meter su miembro en mi, de mis magníficos genitales ya no quedo nada. Ni siquiera un pequeño muñón, ya ni los sueños húmedos son lo que era, y eso cuando los tengo, que son muy escasos, si mi vida es un infierno.

Pero pese a todo por alguna razón pese a ver sufrido mucho aún recuerdo con mucha excitación, pese a no tener huevos o pene, mis “Últimos Días de Virilidad”.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UN DÍA EN LA D

Acababa de darle la vuelta al cartel de “cerrado” para abrir y sentarme detrás del mostrador cuando sonó la campana de la puerta principal. Mirando desde mi periódico, vi cómo un hombre musculoso de 20 años entró. Echó un vistazo alrededor de mi pequeña tienda, con los ojos sobre las vitrinas que corrían por las paredes de la izquierda y la parte posterior, hasta el pequeño mostrador de la isla donde me sentaba en el centro de la tienda y luego la pared de botellas, Movió la mano derecha. Evidentemente decidió que estaba en el lugar correcto......


UN DÍA EN LA D.
Acababa de darle la vuelta al cartel de “cerrado” para abrir y sentarme detrás del mostrador cuando sonó la campana de la puerta principal. Mirando desde mi periódico, vi cómo un hombre musculoso de 20 años entró. Echó un vistazo alrededor de mi pequeña tienda, con los ojos sobre las vitrinas que corrían por las paredes de la izquierda y la parte posterior, hasta el pequeño mostrador de la isla donde me sentaba en el centro de la tienda y luego la pared de botellas, Movió la mano derecha. Evidentemente decidió que estaba en el lugar correcto.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: SinFully





Acababa de darle la vuelta al cartel de “cerrado” para abrir y sentarme detrás del mostrador cuando sonó la campana de la puerta principal. Mirando desde mi periódico, vi cómo un hombre musculoso de 20 años entró. Echó un vistazo alrededor de mi pequeña tienda, con los ojos sobre las vitrinas que corrían por las paredes de la izquierda y la parte posterior, hasta el pequeño mostrador de la isla donde me sentaba en el centro de la tienda y luego la pared de botellas, Movió la mano derecha. Evidentemente decidió que estaba en el lugar correcto, después de todo, se acercó a mí.

"Saludos". Puse mi sonrisa más alegre. "¿Cómo puedo ayudarle hoy?"

-Estoy aquí por los penes. -Puso una gran mano bronceada en el mostrador, tratando de inclinarse casualmente, pero logrando sólo hacerlo parecer incómodo.

"Ah, sí. Aquí hay para comprar, actualizar, vender, empeñar o ¡simplemente ver! "Hice un gesto a los vitrinas.

"Oh. ¿Se Pueden empeñar?

"Si por supuesto. Damos dos meses y seis meses para refrendo. Damos un 10% extra por dos meses de empeño. Si no se recoge antes de que termine el período, vendemos las mercancías. "Saqué un folleto brillante y lo puse en la superficie de mármol falso. "Sin embargo, ofrecemos otro 10% por ventas directas".

"Tengo que pagar una deuda, así que supongo que mejor averiguar cuánto vale primero, ¿no?" Me miró para confirmarlo.

Asentí y me levanté, saliendo del mostrador y guiando al hombre a sentarse en un salón de peluche que estaba contra el extremo superior de la isla. "Ahora, si pudieras quitarte las prendas inferiores, por favor". Sonreí cortésmente, mientras abría un empate en el mostrador y sacaba un gran tubo transparente con un mango plateado. Él asintió con la cabeza, sus manos agitándose mientras empujaba su pantalón y calzoncillo hacia abajo.

Deslice el tubo hacia abajo en la parte superior de su pene flácido, y presioné el botón rojo en el mango. Un láser rojo corría por la longitud del plástico. Con su pene no erguido.

"Uh, tengo que hacerlo. . . "

"No, no". Presioné el botón azul y el tubo destelló. El interior del pene rápidamente se elevó a excitación turgente. Era una bonita pieza, de unas siete pulgadas, con una ligera curva hacia arriba, una cabeza de hongo grande, de unos tres pulgadas de diámetro. Sin cortar, lo cual era bueno. El corte era todavía popular, pero sin cortar tenía más flexibilidad; Podría venderlo a alguien que lo buscara.

El láser rojo retomo su curso otra vez y miré las medidas en la pantalla de salida, tirando del tubo para arriba y del pene hice que aumente un poco. Fruncí los labios, pensando en los precios actuales del mercado. -Puedo darle 250 dólares por la venta directa -dije finalmente, volviendo a meter el tubo en su estuche, para que se desinfectara.

Él vaciló, mirando hacia abajo la pieza que se balanceaba entre sus piernas. "¿300?" Preguntó. "Necesito $ 300, no puede ser por menos".

Sacudí la cabeza. "$ 275 es lo mejor que puedo hacer".

"Bien bien. Voy a tomar eso. "Suspiró, su pecho se desinfló en señal de derrota.

Abrí el segundo cajón y saque un anillo ajustable de plata en otra manija. "Te puedo dar un momento para un último orgasmo, ¿si quieres?"

Se sonrojó, pero asintió con la cabeza. Señalé una puerta con cortinas. "Puedes hacerlo ahí".

Levantó su pantalón con una mano, ruborizándose, pero se apresuró a entrar en la cortina.

Tintineo. La campana de la puerta volvió a sonar y dejé la herramienta que estaba sosteniendo, dirigiéndome al nuevo cliente. "¡Bienvenido a la D! ¿Cómo puedo ayudarte? "Sonreí.

Una pareja se paró en la puerta, ambos de treinta años. Ambos llevaban trajes de negocios y parecían los típicos escaladores profesionales. Ella habló primero, su lápiz de labios carmesí cubría sus labios frunciéndose elegantemente, cada palabra acentuada. "Estoy aquí para una actualización para mi novio, para nuestra noche de bodas". Asentí, pensando que eso podría ser lucrativo. "Por favor, siéntese". Hice un gesto hacia el sofá de nuevo, un sofá en el lado opuesto para ella. "¿Ahora, tiene algo específico en mente?" Dije, tomando de nuevo el medidor nuevamente desinfectado.

"Ah, nada específico. . . "Parecía avergonzado, sentándose en el sofá.
"Algo más grande". Ella respondió.
"¿Te importa bajarte el pantalón y la ropa interior, por favor?" Le pregunté.

Lo hizo con vacilación, con sus manos temblando en su cintura.

Traté de calmarlo tratándolo casualmente, mientras acomodaba el tubo en su suave pene, acurrucado en un nido rubio de vello púbico. El láser corrió, luego el flash y su erección creció. Observé como alcanzaba la excitación completa. Una buena pieza de masculinidad, en mi opinión. Supongo que debe haber sido una reina de tamaño real; Él tenía un bonito, perfectamente recto pene de ocho pulgadas, cortado, con un diámetro de tres pulgadas y media. Miré la lectura. "Puedo darte un intercambio de $ 300 por este. ¿Quieres ver lo que ofrecemos?

La miró y ella respondió caminando hacia el gabinete.

Saqué el tubo y lo acomodé en el contenedor, antes de seguirla. "Ahora, tengo uno bonito de nueve pulgadas, cuatro pulgadas de diámetro aquí a $ 500. No conseguimos muchos de estos grandes. "Le indiqué.

Apretó los labios contra la erección. Era un poco más oscuro que el color de piel de su novio, lo cual supongo que la alejó cuando ella siguió adelante.

¿Qué tal un diámetro de diez pulgadas, cuatro pulgadas, sin cortar. $ 700. "Me moví para sacar la llave de mi bolsillo.

Me gustaría mirarlo.

Lo saque de su estuche y lo levanté. Era casi una combinación perfecta para su color de piel, con una bonita cabeza color púrpura, bien proporcionada y una ligera curva del eje. Se lo di a ella. La mujer la sostuvo en sus manos, sintiendo como se sentía envolver una mano alrededor de ella, tirando el prepucio hacia adelante y hacia atrás. Ella finalmente me lo devolvió con un movimiento de cabeza.

Él lo tomará.

Lo llevé al mostrador, pasando al marido que pronto estaría usando esta pieza. Era pesado, y esperaba que estuviera preparado para empezar a usar ropa interior con un fuerte apoyo. "¿Le gustaría nuestra extensión de garantía adicional de 60 días, además de nuestra garantía de devolución de un mes?"

"No gracias".
"¿Efectivo o tarjeta?" Escribí las cantidades en el registro, eliminando el precio.
"Tarjeta."
"Sólo pase por aquí". Hice un gesto.

Deslizó su tarjeta de crédito de platino a través del escáner, y puso su nip, sin emoción en su rostro. Sonó para indicar aceptación. Sonreí y me dirigí de nuevo al marido, recogiendo la herramienta y el pene de nuevo en el camino, para arrodillarme delante de él, el otro pene colocado en una bandeja. "Esto no dolerá ni un poco". Sonreí alentándolo, mientras deslizaba el anillo por su pene, el metal se ajusto automáticamente a su circunferencia. Parpadeó, pero solo lo miró con una expresión ligeramente preocupada, mirando a su novia de vez en cuando nerviosamente, como si desaprobara cualquier reacción.

El anillo hizo clic en la base de su erección y en ese momento apreté el botón. Hubo un destello  y él hombre siseó, y yo retiré su pene ahora separado, acomodándolo en la bandeja. Tome el pene de reemplazo y lo introduje en el anillo hasta que chasqueó, y luego presioné para alinearlo cuidadosamente en el punto en blanco donde el hombre había tenido su pene hace un momento. Pulsé el segundo botón, otro flash, y luego deslice el anillo y procedí a dejarlo. Recogiendo la bandeja, sonreí al aliviado novio. "Ahora, advierto a los clientes que puede tomar un día para estar totalmente operativo, aunque a menudo está funcionando de inmediato".

Él asintió, levantando su ropa interior otra vez.

Ella sonrió y se puso de pie. "Gracias." Sonreí y le devolví un pequeño regalo. En el interior había un folleto gratuito sobre el cuidado del pene, una muestra de lubricante y un condón.

"Disfrute de su compra". Sonreí mientras salían de la tienda al tintineo de las campanas, volviéndose para ver donde mi otro cliente se había ido. Él emergió ante mi pensamiento, sonrojándose. "Lo siento, estaba demasiado avergonzado para salir con alguien aquí". "No es un problema. Espero que te hayas divertido. "Sonreí, mientras preparaba mis herramientas de nuevo. "Ahora, ¿puede llenar un formulario rápido para mí? Necesario para el departamento de salud. "Le pasé una tableta”.

Se sentó, su erección volvió, y volvió su atención a la forma en la pantalla.

Arrodillándome delante de él, le deslicé el anillo por su pene. Siempre era mejor lidiar con esta parte mientras estaban distraídos, según había descubierto. Hizo clic en el fondo. Presioné el botón y el flash, y yo estaba de pie sosteniendo un buen pedazo de virilidad. Miró hacia abajo, sorprendido jugando en sus rasgos cuando había terminado, cuando puse el pene en una bandeja con el vecino del hombre de negocios y lo deslice hasta el mostrador, escribiendo la transacción. Le entregué $ 275 en efectivo un momento después tomando la tableta.

"Uh, gracias." Murmuró, rojo como remolacha otra vez.
"¡Gracias por visitar a la D!" Le sonreí y, encorvado, se apresuró a salir por la puerta.

Acababa de introducir las nuevas adquisiciones en un baño desinfectante cuando volvió a sonar la puerta. Miré hacia arriba, deslizando el cajón cerrado ahora desinfectando los penes, y fruncí el ceño. -¿Tienes identificación, chico?

Un chico delgado con ropas de delincuente se acercó al mostrador y me deslizó su identificación. Él apenas parecía de 16, con su cuerpo flaco, de piel rojiza y acné.

Lo miré y fruncí el ceño. ¿Zachariah?

-Sí, soy yo. No me pongas nombre. "Frunció el ceño, las manos profundamente en sus bolsillos de mezclilla, el cinturón de cadena crujió.

"¿Qué buscas entonces?" Le devolví su identificación.
"Necesito vender mi pene". Se sonrojó, y añadió como una idea posterior "eh, señor".

"Siéntate". Hice el procedimiento habitual, pero él tuvo que quitarse sus zapatos sucios y luchar para quitarse el pantalón de mezclilla apretado, antes de que pudiera deslizar el tubo sobre su pene. Agradecido de que estuviera realmente limpio. El láser. Destello. Erección. Fruncí el ceño ante el resultado. El chico tenía una extraña curva en su pene, que de otro modo sería un impresionante pene flaco de nueve pulgadas en erección. Pero la curvatura hizo que su longitud se redujera un tercio, era un inconveniente. Lo miré. "Te puedo dar $ 50 por la venta, menos por empeñarlo".

-Pero, quiero decir, no es muy pequeño. Parecía molesto, y agregó a otro señor, como si fuera una idea posterior. Me preguntaba si se echaría a llorar. Su extravagancia de una virilidad era probablemente una vergüenza y haría el sexo doloroso, así que simpatice con él.

"Mira, te haré algo por ti. Tengo un pene de cuatro pulgadas, quiero decir que es saludable y todo, cortado, pero agradable, recta y grueso. Solo un poco pequeño para vender. Te daré eso además de  los 50 dólares.

Él sonrió positivamente con deleite, asintiendo ansiosamente, con su rostro brillando de alegría. Me levanté y saqué el pequeño pene de mi gabinete de rarezas; Los penes inusuales que yo ocasionalmente podía vender, pero solo se ganaba en las ventas. Pequeños fetichistas de penes, ese tipo de cosas les atraía. Coloque el nuevo pene en una bandeja a su lado, deslice la herramienta por su longitud y esperé el clic. Luego presione el botón, y dejó escapar un gruñido de sorpresa mientras sacaba su pene torcido lejos de su cuerpo. Unos momentos más tarde, un pene perfectamente bien de cuatro pulgadas estaba fijado en su cuerpo en reemplazo.

"Gracias, señor". Sonrió, mientras saltaba para volver a ponerse su ajustado pantalón.

Asentí mientras introducía su pene en el cajón desinfectante, y le entregué la tableta para completar el formulario, mientras tomaba el dinero. Él sonrió abiertamente hasta el final, agarrando su dinero.

Era bastante feliz cuando me acomodé con mi periódico. Tenía un centro del cliente que sólo alimentaba sus penes de pastor alemán. Algo sobre su esposo difunto siendo abusivo; Había dejado las pilas de dinero que utilizaba para conseguir su pequeña venganza. Le vendí las rarezas como la masculinidad de ese chico.

Terminé el periódico y dos crucigramas antes de que el siguiente cliente apareciera una hora más tarde. La campana sonó y dejé caer mi pluma cuando un hombre grande se arrastró hasta el mostrador, con las manos hundidas en los bolsillos de su pantalón de algodón. Lo miré de arriba abajo. Un hombre negro extremadamente grande, una gorra de béisbol sobre su cabello, pantalón de vestir y sudadera colgando flojamente sobre su musculoso cuerpo.

"Necesito cambiar. Necesito algo más pequeño".

Asentí y me levanté de mi taburete. Eso sucedió a veces; Un pene enorme era la envidia de la mayoría de la gente, pero no es divertido realmente poseerlo a largo plazo. Era pesado, no cabía en muchos agujeros, y tomaba mucha energía para levantarse. "Por favor, eche un vistazo a mi selección". Sonreí, saliendo de la isla a través de la salida y llevándolo a mi gran pero no titánica selección de penes. ¿Qué tan grande pensabas?

Uh. . . -¿De ocho pulgadas? Él levantó una ceja, aparentemente inseguro.

Asentí y señalé un par. "Ahora, tenemos una selección de varios penes étnicos. Usted podría apegarse con algo más a su color, tener algo teñido o ir por la variedad. ¿Qué tal este? 8 pulgadas, sin cortar, caucásico, recto. Inusualmente grueso de cuatro pulgadas de diámetro. Sólo $ 400".

"Hmm. . . ¿Puede ser teñido?

"Por supuesto. Podemos hacerle del tono exacto que su dotación actual, si usted tiene gusto, o lo modifica para requisitos particulares. Los ejes más oscuros son populares ahora para los hombres negros.

-Lo mismo al natural, por favor. Me lo llevo".

"Genial." Abrí el armario y extraje el pene dentro cuidadosamente, cerrándolo detrás. "Esto será un extra de $ 100."

"Eso está bien". Dijo, acomodándose en el sofá sin que se lo dijera.

Saqué las herramientas, colocando el nuevo pene en una bandeja. "Puede por favor. "Me volví hacia él, para verlo ya de pie en sus calcetines y camisa, ropa y zapatos cuidadosamente apilados. "Oh. De todos modos, tendré que hacer una medición de tu pene actual para el precio. "Me volví hacia él con el tubo, arrodillándome y deslizando sobre el pene flácido más no pequeño. El láser rojo corrió, luego parpadeó. Miré con los ojos abiertos mientras su pene se desplego, creciendo y creciendo. . . Se detuvo justo antes de que la cabeza golpeara la parte superior del tubo. Nunca tuve . . . Guau. Miré las medidas. Quince pulgadas. -¡Bueno, eso es enorme!

Parecía un poco halagado, pero era difícil saberlo.

"El precio sería de $ 500, así que parece que tienes tu pene de forma gratuita." Le sonreí, como me quitó el tubo y revisó los códigos de color. Los escribí en una pequeña pantalla en un cuadrado de tamaño de tostadora, y luego se abrió y colocó el pene en el interior, cerrándolo y presionándolo para dar inicio.

"Así que, ¿esto duele?"

"No en absoluto". Sonreí, mientras deslizaba el anillo de eliminación por su longitud. Se tensó en sus límites de ancho al llegar al fondo. Hice clic en el fondo y toda su longitud cayó bajo su propio peso. Lo tome antes de que golpeara el suelo. Cuando lo dejé en la bandeja, el horno de tintura emitió un pitido y la puerta se abrió. Extraje un pene ligeramente caliente, ahora de color idéntico al que acababa de quitar. Repitiendo el procedimiento, retrocedí un momento más tarde cuando el hombre admiró su nuevo pene. Le entregué la tableta con la forma para todos los donantes del pene mientras deslizaba su antiguo pene en la caja de desinfección con las otras contribuciones de ese día. Conocía a unos cuantos millonarios que pagarían bien por esa pieza de carne.

Me devolvió el formulario un momento más tarde y se fue con una sonrisa.

Me acomodé en mi crucigrama, revisando el reloj. Era un fin de semana, así que cerraba en una hora; Estaba feliz con mis ventas y adquisiciones hasta ese momento sin embargo. La mayor parte de la siguiente hora vi solo a un adolescente comprando una caja de condones, y estaba a punto de cerrar la tienda cuando la puerta sonó y mi último cliente entró. Puse una sonrisa ganadora cuando el hombre entró. 21, fue una suposición. Solo un hombre. Era guapo de una manera juvenil. "¿Cómo puedo ayudarte hoy?" Le pregunté mientras se detenía en el mostrador, mirando mis precios con curiosidad.

"Oh. . . Se volvió hacia mí como si no se hubiera dado cuenta de que había alguien en la tienda antes de hablar. Necesito un consolador.

"¿Oh? ¿Alguna necesidad especial? Tengo una gama encantadora de penes que podemos hacer dildos por una tarifa pequeña. "Consigo casos como esto de vez en cuando. Gente que quiere un consolador hiperrealista; Sobre todo dicen que son "para sus novias".

"Oh no. Quiero que la mía se convierta en un consolador.

Me detuve. Bueno, no, no era un caso habitual. -Podemos hacer eso también, ¿quizás quieras mostrarme el futuro consolador? Le hice un gesto hacia el sofá, sacando mis herramientas. Por favor, desnúdate. Se quitó el pantalón de mezclilla y el calzoncillo, para que deslizara el tubo de medición sobre su flácida virilidad. Láser rojo, flash. Su erección creció rápidamente, y dentro del tubo había unos siete pulgadas, pálidas, de 1,5 pulgadas de diámetro, cortadas, bonitas y rectas. Hacerlo dildo serán unos $ 200.

"No hay problemas."
"¿Te importa si pregunto por qué?" Quité el tubo mientras hablaba.

"Oh, relación de larga distancia. Mi novia quiere algo para masturbarse, y eso me hace sentir engañando. Parece que con esto mato dos pájaros de un tiro. Asentí. Bueno, eso tiene sentido, pensé mientras recogía el separador y lo deslizaba por el pene. Hizo clic. Llegó al fondo. Destello. Su pene se desconectado y se lo quitó. "Ahora, tomará un momento prepararlo".

Él asintió comprensivamente y comenzó a vestirse.

Deslice el pene recién separado, todavía caliente, en una segunda caja junto al horno de tintura que había usado antes. Hice clic en unos botones y cerré la puerta. Escuche el zumbido. Me volví hacia el hombre, dándose cuenta de que se había dirigido a mi exhibición de consoladores de plástico baratos.

"Supongo que necesito algo para ver ahora mismo" Comente para hacer platica mientras esperábamos.

Asentí. "Bueno, estos son todos de buena calidad, pero todavía baratos. Nuestro modelo más popular es el Hole Rocker XL. Saqué una caja de la estantería, con una ilustración lasciva de un gran consolador de plástico negro. "Sólo $ 45."

"Bueno. Tomaré su palabra como ciertas sobre eso.

La máquina emitió un pitido y saque el consolador recién acuñado. El detalle era como si aun tuviera vida, pero la textura era ahora plástica. Probó el peso de él, y luego lo deslice en una caja blanca anódina. El cliente dejó el otro consolador, y escaneé el código de barras, calculé el costo y sonreí. ¿Tarjeta o efectivo?

"Tarjeta por favor".

"Maravilloso, sólo escanear aquí y ponga su nip" Dije, deslizándolos a todos en una bolsa blanca y añadiendo el recibo cuando se imprimió.

"¡Disfrute de su compra!" Me entusiasmó cuando aceptó la bolsa y se marchó.

Mirando el reloj, sonreí. Era hora fui a la puerta giré la señal de abierto a cerrado y me dirigí de nuevo al mostrador para contar las recaudaciones del día.




Historia Original Aquí.






Autor: SinFully       Traductor: DarkSoul

UNA MEJOR GANANCIA

Una vez que mi práctica de doctor había sido establecida apropiadamente en el nuevo clima soleado me puse a investigar a la localidad y la cultura de modificación de cuerpos. Estaba realmente floreciente y ofrecía una gran variedad de elecciones. Solo para hacer que las cosas se infecten con algunos hombres con mí hongo favorito mientras se realizaban exámenes de rutina u otra cirugía menor. Me gustaba mantener sus testículos en mi mano luego de su castración......


UNA MEJOR GANANCIA
Una vez que mi práctica de doctor había sido establecida apropiadamente en el nuevo clima soleado me puse a investigar a la localidad y la cultura de modificación de cuerpos. Estaba realmente floreciente y ofrecía una gran variedad de elecciones. Solo para hacer que las cosas se infecten con algunos hombres con mí hongo favorito mientras se realizaban exámenes de rutina u otra cirugía menor. Me gustaba mantener sus testículos en mi mano luego de su castración.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: Steve





Pasé el viaje desde Chicago revisando la anatomía de los pezones mientras conducía a California. Mi negocio en Chicago de infectar los genitales y luego recibir pago para divertirme cortándolos había sido un gran éxito financiero, pero necesitaba más. Tenía grandes planes para el lugar, podía ver formas de establecer un instituto e incluso obtener dinero público para seguir castrando a los hombres.

Una vez que mi práctica de doctor había sido establecida apropiadamente en el nuevo clima soleado me puse a investigar a la localidad y la cultura de modificación de cuerpos. Estaba realmente floreciente y ofrecía una gran variedad de elecciones. Solo para hacer que las cosas se infecten con algunos hombres con mí hongo favorito mientras se realizaban exámenes de rutina u otra cirugía menor. Me gustaba mantener sus testículos en mi mano luego de su castración.

Mi ruptura vino cuando descubrí que había una compañía importando condones de Columbia, donde me había infectado del hongo original y había contraído la enfermedad. Tomé unas cortas vacaciones, usando un pasaporte falso, en Colombia me dispuse a visitar a los fabricantes de preservativos como un posible importador. Me mostraron toda la fábrica. De pasada logré inclinar mi pequeña botella de esporas en la cuba que contenía el lubricante que se usaba en la versión americana de sus condones. No podíamos estar de acuerdo en precios así que me fui pronto ese día para los Estados Unidos.

De vuelta en casa, había repetido mi truco anterior de conseguir algunos anillos infectados en un estudio de perforación y en unas semanas el primero de mis clientes especiales, comenzaron a llegar. Un adolescente llegó por primera vez con un pezón infectado fue uno de mis pacientes más rentables. Tenía mucho dinero y un buen plan de seguro de salud. Pasamos algunas semanas dándole inyecciones cada vez más grandes y dolorosas en los senos antes de que los pezones se abrieran. Otro par de semanas y luego tuve que quitar los pezones. Fueron 3 meses antes de que los pechos estuvieran tan gravemente ulcerados que me pidieron que los removiera. Mientras ella estaba fuera por la operación me las arreglé para infectar sus genitales por lo que la tuve unos nuevos 6 meses divertidos.

Mientras yo la estaba tratando, el primero de mis condones empezó a llegar. El primero era un muchacho gay muy bonito. Cuando se quitó la ropa, esperaba poder empezar con su pene, pero era su ano el que estaba infectado. Para cuando salió ese primer día lo había extendido a su pene, y en 3 meses a sus testículos también. Su ano fue un desafío quirúrgico al principio, pero se me ocurrió una solución muy adecuada. Dejé que el hongo ulcerase el esfínter lo suficiente para poder quitar el músculo del anillo del esfínter. Una vez que el agujero quedo de un par de pulgadas de ancho corte suficiente del intestino inferior y detuve la infección.
De este modo, el paciente quedó con un agujero permanentemente abierto. Para evitar la necesidad de una colostomía, solo lleva un tapón demasiado grande todo el tiempo. Sobra decir que me gustó ver sus genitales destruidos por la infección por hongos casi tanto como me gustaba darle dolorosas inyecciones en cada testículo. Una vez que estaba en la comunidad gay empecé a tener un suministro sin fin de pacientes.

Dado que los pacientes con hongos también estaban apareciendo con otros médicos, era hora de la siguiente fase de mi plan. Publique un par de artículos académicos sobre la enfermedad y su tratamiento, incluyendo las drogas que realmente lo curaban. Pocos meses después empecé una serie de artículos de prensa sobre la enfermedad y aumenté la conciencia pública. Casi inmediatamente otros médicos comenzaron a registrar muchos casos. Pronto el Departamento de Salud Pública inició un estudio para localizar la fuente de la epidemia. Fue rastreado de nuevo a los condones colombianos. Fui aclamado como un héroe desconocido cuando los oficiales encontraron mis documentos académicos sobre la enfermedad y las notas que publiqué de mi paciente original en Chicago. Pronto otros Doctores me referían pacientes, muchos de los cuales eran según mi tratamiento anterior.

Tenía algunos trucos en la manga y ahora era el momento de usarlos. Había cultivado selectivamente el hongo durante algunos años y había desarrollado una serie de fármacos resistentes. Dejé el primero de ellos en un salón penetrante en LA y esperé los resultados. Con en un mes hubo informes de las nuevas infecciones resistentes a los medicamentos. En este momento presenté la solicitud de financiación para crear un instituto de investigación completa para combatir ese hongo mutante rápidamente mutante. Y lo obtuve.

Ahora, con un gran equipo de investigadores, muchos de los cuales estaban investigando diferentes cepas del hongo que realmente eran míos. Seguí moviendo nuevas cepas del laboratorio hacia la población sin que los investigadores lo supieran. Hicimos una fortuna. Puse las nuevas cepas para trabajar unos meses antes de que los investigadores presentaran una cura. Esto significaba que siempre nos elogiaban por la velocidad con la que encontrábamos curas, pero siempre había unos pocos pacientes incurables a los que podía operar.

Decidí retirarme pronto, ya que tenía suficiente dinero para satisfacer mis necesidades. Mi juego final fue conseguir que el hongo entrara en la industria del cine porno. Había un tipo que realmente quería castrar. Él iba a ser mi objetivo final. Lo seguí durante meses. Él era muy cuidadoso y limpio y justo cuando yo estaba desesperado de conseguirlo escuché que usaba una bomba de vacío para expandir su pene. Solo había un fabricante de bombas en la zona. En pocas semanas había logrado infectar a todos los fabricantes de existencias de anillos de sellado de caucho. Unos cuantos pacientes aparecieron con una infección alrededor de su pene rastreable al fabricante de la bomba, junto con los cientos de los normales. Seis meses iban a pasar antes de que un día fui llamado por el objetivo. Como alguien que ganaba mucho quería verme dado que era el experto mundial en el hongo. Por supuesto que lo vería.

Inspeccioné cuidadosamente el conjunto de genitales más famoso en el circuito porno. Eran muy grandes, bien formados, suavemente afeitados y completamente libres del hongo, tenía herpes. En el momento en que él dejó mi consultorio sin embargo él tenía el hongo, y el mejor y más virulento que tenía. Mi consejo para él era que tenía una infección muy leve de la piel, le inyecté contra ella, para usar la crema durante una semana o así y luego volviera. Con eso volvió sin su conocimiento propagar el hongo a todos y cada uno con los que tuvo sexo en sus películas.

Yo controlé la enfermedad de modo que él fue sexualmente activo con él durante un par de meses antes de dejar que desarrolle la primera llaga. El mes uno fue gastado reduciendo su pene de 14 pulgadas a un muñón insignificante. Me rogó que amputara en lugar de seguir tratándolo. Le dejé acostumbrarse a la pérdida de su pene durante un par de meses, durante el cual un número de otros en la escena porno comenzó a pagar visitas. El tiempo estaba subiendo y quería retirarme así que el siguiente objetivo era su ano. Su ano ya estaba bastante estirado y de cualquier manera que estaba impaciente para llegar a trabajar en sus huevos por lo que tuve que usa una rápida y desagradable dosis en él. El esfínter estaba fuera en unas pocas semanas.

Hacia el final me agradeció por haber intentado tan duramente salvar sus genitales y me pagó una suma sustancial extra, fue muy conmovedor en realidad. Mantuve el escroto bien ulcerado durante todo el tiempo. Deje que el hongo se desarrolle solo en un testículo a la vez para que yo pudiera castrarlo dos veces. En el extremo sin embargo todas las cosas buenas deben terminar y tuve que quitar todo el tejido dañado y curar la infección. Había empezado con un gran pene y un gran saldo bancario que ahora tampoco tenía. Muy satisfactorio.

Era hora de retirarse. Mis servicios a la medicina fueron reconocidos con varios honores académicos. Fui nombrado profesor visitante en un par de escuelas de medicina y todavía era presidente del instituto de investigación que había fundado. Mi instituto celebró una gran fiesta de retiro y mi técnico original, ahora director de investigación, hizo un discurso de despedida antes de presentarme un regalo, una maravillosa estatua romana, algo así como a lo largo de los siglos también había perdido sus genitales. Fue un gran remate, solo estropeado por la leve picazón que sentía en mi ingle.



Historia Original Aquí.




Autor: Steve       Traductor: DarkSoul

UNA NOCHE INOLVIDABLE

Conocí a esa mujer, aquella noche semanas atrás, ella me hizo enamorarme de inmediato haciéndome vibrar como nunca en el sexo, divorciado al igual que ella tenía 39 años cuando todo paso, hasta ese momento el sexo para mi había sido de lo más convencional como mi ex, sin mayores sobresaltos digamos que bastante conservador......


UNA NOCHE INOLVIDABLE
Conocí a esa mujer, aquella noche semanas atrás, ella me hizo enamorarme de inmediato haciéndome vibrar como nunca en el sexo, divorciado al igual que ella tenía 39 años cuando todo paso, hasta ese momento el sexo para mi había sido de lo más convencional como mi ex, sin mayores sobresaltos digamos que bastante conservador. Con ella viviría lo que nunca antes pero pagaría un precio muy alto.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [CIRCUNCISIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Conocí a esa mujer, aquella noche semanas atrás, ella me hizo enamorarme de inmediato haciéndome vibrar como nunca en el sexo, divorciado al igual que ella tenía 39 años cuando todo paso, hasta ese momento el sexo para mi había sido de lo más convencional como mi ex, sin mayores sobresaltos digamos que bastante conservador.        

Todo comenzó en un bar, la conocí junto a dos amigas de ella y por parte iba con un amigo, ellas estaban ese sábado de fiesta, al final conseguí seducirla por lo menos eso pensé en ese momento, ella tiene 32 años, divorciada recientemente según me conto, sin hijos, alta para ser mujer, rubia unas piernas largas y bonitas con un gran par de senos que son más bien pequeños pero bien redondeados unas caderas muy bien moldeadas, luego de beber unas copas conseguí llevarla a mi casa, íbamos algo borrachos, ya de madrugada, subimos a mi apartamento donde comenzamos de nuevo a hablar pero esta vez ella hablaba de su matrimonio, ella iba bastante más borracha que yo, me habló de su desgraciada vida sexual, con su ex, me dijo que nunca había hecho ninguna fantasía con él, ninguna de las que ella imaginaba, le dije ¿Por qué? y ella me dijo que su ex marido era demasiado mojigato echándose a reír al decirlo, tras ello me dijo que una de las cosas que le excitaba era que la azotaran como a una niña en su culo.

Nunca había hecho nada de eso, así directamente, no negare que si había dado algún azotito cuando tenía sexo, de pronto para mi sorpresa, ella se levantó frente a mí, se quitó su vestido llevaba ropa interior color lila y negro, se quitó el sujetador (corpiño) mientras sentado me que le quede mirándola, se puso en mi regazo y ante mi tuve aquel culito precioso en unas minúscula tanga primero lo acaricie ella coloco la cabeza acomodada en dos cojines totalmente relajada veía su mejillas con sus ojos cerrados como si durmiera, cada vez apretaba más cada una de sus nalgas con mis manos hasta que por fin me decidí y di una pequeña nalgada con mi mano, después le di otra algo más fuerte, ahora sí dio un suspiro, a este le siguió otra nalgada más fuerte y ya más confiado pero a su vez ello me hacia estar más y más excitado, me iba gustando más y más, hasta que llegué a una intensidad que sabía que le estaba doliendo ella daba algún “¡ayy! De tanto en tanto pero nada más.

La azoté marcándole sus nalgas con ms manos, ella gritaba en el momento de dolor pero nunca se quitó o dijo que me detuviera, cuando paré, ella sola se quitó de mi regazo, ahora de pronto era como si fuera otra mujer, no me miraba bueno si pero era una mirada distinta sin decir palabra alguna, me quitó la camisa, el pantalón, los zapatos los calcetines y por último mi calzoncillo se arrodillo después de eso para colocarse en cuatro con una mirada de lujuria que me estremeció de verdad. 

Ella empezó a lamer los dedos de mis pies, Dios que sensación sentir y ver a aquella mujer allí postrada a mis pies, podría tener a muchísimos hombres y la tenia ahí para mí de esa forma, subió su boca hasta mis rodillas, pero solo para volver a mis pies, hasta que no pude más la jale hasta mi entrepierna donde ella se puso casi inmediatamente a chupar mi pene, de una forma de lo más deliciosa, allí en plena madrugada me dio la mejor chupada de mi vida, que la terminó de manera soberbia, abriendo su boca y haciéndome correr en ella y sobre su bello rostro que denotaba placer mientras gemia al sentir los chorros de espeso semen brotar de mi palpitante pene.       

Cuando terminó, supe que estaba más que caliente ella que yo,  pero necesitaba descansar por lo que me fui a la ducha para darme un baño ella entró cuando estaba por finalizarla se metió dentro me besó mientras agarraba mi pene con su mano, le dije que me estaba orinando que me iba a salir y no me dejó siguió tocándome le aparté diciéndole que no podía más pero ella volvió a tomar mi pene y empecé a orinar ahí en la ducha, ella apuntó mi polla con el amarrillo chorro saliendo de él a su vientre y me orine en ella no me miraba mi pene sino a mis ojos ella fue bajando hasta que mi pene apuntaba a su cara con ella ya de rodillas frente a mi ahora fui yo quien le quito la mano y terminé de orinar sobre su cara su cuello y tetas, ella cuando terminé se levantó y me besó que mordiéndome los labios me hizo daño, salimos del baño sin secarnos, hasta el dormitorio,

En un completo estado de excitación la tiré sobre mi cama para abrirle las piernas y comenzar a comerle su vagina entre gritos como gemidos de ella, quien no tardo en correrse, pero eso no impidió nada seguí chupándola hasta que ella se volvió a correr, cuando eso paso nos pusimos de rodillas los dos de nuevo, la besé la mordí le di la vuelta mordí con fuerza sus nalgas ella gritó, me separé le di un azote fuerte y la puse de nuevo a cuatro patas mi pene estaba de nuevo a punto pero lo que hice fue meterle mi pene de un golpe y penetrarla moviéndome todo lo que podía de fuerte eso la hacía gritar y le daba con la máxima fuerza con mi pelvis golpeando sus nalgas, ella no dejaba de gritar de contonearse de agarrar la almohada de decirme gemir con fuerza mientras me decía.

-“Sigue, sigue no pares, sigue, Dios sigue destrózame, Dios aaaah aaayy aayyy sigue, sigué, pégame, aaaayyy”.

Ella se corrió de nuevo, le saqué mi pene me tumbé en la cama para que ella se me pusiera encima la besé y comencé a moverla primero suavemente pero ella misma empezó al poco a hacerlo con violencia y de nuevo la agarré por su culo para comenzar a golpearla a la vez que la penetraba ella gritaba empezaba de nuevo a decirme que no la dejara de penetrar que le pegara y daba gritos de nuevo se corrió de nuevo se quitó de encima de mí, para que yo me pusiera ahora encima de ella, la penetre de nuevo para comenzar a moverme hasta que me corrí dentro de ella dando verdaderos gritos de placer como nunca antes en toda mi vida.        

Quede rendido totalmente exhausto luego de toda esa gran sesión de sexo estaba muy satisfecho creo que como nunca antes en toda mi vida, de pronto siento que ella se incorpora colocando una de sus rodillas entre mis piernas pensé que aun tenía ganas de mas, iba a decirle que espera un poco a que me recuperara pero en eso sentí un enorme punzada de dolor que subió por mi vientre como lava hirviente para llegar a mi estomago y causarme nauseas ella me había dado una enorme patada en los huevos fue tan brutal que perdí el conocimiento por varios minutos.

Cuando recobre el conocimiento estaba amarrado, a los extremos de mi propia cama con mis piernas bien extendidas sintiendo a mis vulnerables huevos palpitar. Estaba además amordazado y vendado de los ojos pero podía sentirla a ella encima de mi trate de liberarme pero nada paso, de pronto sentí otro brutal rodillazo en mis huevos que casi me hizo tragarme mi propia lengua del intenso dolor que sentí, le siguió otro y otro rodillazo que me hizo revolcarme de dolor que era muy agudo.

Entre rodillazo y rodillazo sentía como ella con una mano me masturbaba mi endurecido pene como nunca antes estaba sufriendo como nunca pero de alguna manera estaba muy excitado, de pronto sentí que mi prepucio fue estirado de manera violenta, casi como si ella quisiera arrancármelo pero no con sus dedos sino con su dientes lo que lo hizo a un más doloroso, de pronto sentí una cuchilla y un “CLICK” luego todo mi cuerpo comenzó a temblar mejor dicho a convulsionar como nunca antes estaba en un verdadero infierno ella me había circuncidado de manera brutal.

Podía sentir como la sangre chorreaba por mi pene que pese a todo el dolor seguía muy rígido, mugía y gruñía que era lo único que podía hacer dada la mordaza en mi boca, ella siguió masturbándome como dándome fuertes rodillazos en los huevos por un largo pero en verdad lago rato aquello se me hizo una eternidad, ella apenas se detuvo cuando deje de quejarme y solo mi cuerpo se sacudía mas por la violencia de sus rodillazos que por el dolor que me causaban con mis testículos grotescamente hinchados y morados luego de haber sufrido infinidad de rodillazos.

Para cuando se detuvo respire con alivio pensé que todo había acabado pero mi alivio aunque aun con mucho dolor, duro muy poco pues pronto la sentí de nuevo subirse a la cama para colocarse entre mis piernas, sentí de pronto que mis hinchados testículos fueron levantados con una mano para ser depositados sobre una superficie plana, luego sentí como la parte alta de mi escroto fue amarra fuertemente tanto que de nuevo me hizo gritar de dolor.

Por unos dos o tres minutos solo sentí la mano de ella masturbándome hasta que de pronto sentí una amplia cuchilla metálica rozar mi escroto por debajo de la cuerda con que estaba amarrada, de pronto escucho un sonido fuerte como de un golpe seco.

-“PAACK”.

Luego todo mi cuerpo comenzó a sacudirse en violentas convulsiones, mi pene arrojo un gran, mejor dicho enorme chorro de mi espeso semen la mayor corrida y ultima de mi vida, en medio de un terrible dolor me desmaye de nuevo.

Me desperté a más del medio día, estaba sobre mi cama pensé que todo aquello había sido una pesadilla, reí pero cuando trate de incorporarme para ir al baño una punzada de dolor me ataco al mirar mi entrepierna que era de donde provenía el dolor note que mi escroto con su vital contenido ya no estaba, lleno de terror me lleve mis manos a mi entrepierna pude sentir una cuerda atada a lo que quedaba de mi escroto también me fije que mi pene ya no tenía capuchón de piel, todo lo que sentí no fue una pesadilla sino la realidad.

Llame a emergencias pero en el hospital fue poco lo que pudieron hacer por mí, más que curar adecuadamente mis heridas, de esa mujer no he vuelto a saber nada, nadie la conoce a ella o sus amigas de aquel bar, han pasado ya varios años y vivo como eunuco recordando el placer como el dolor que me provoco aquella mujer durante la que para mi será para siempre “Una Noche Inolvidable”.  




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ÚLTIMO GRITO

Mi nombre era Jorge Andrés pero era conocido como Jorgito, de 20 años que hacía poco los había cumplido alto, piel blanca, delgado, ojos color avellana, cabello bien cortado y era famoso entre las chicas, era chistoso, divertido, conquistador y amante del cine, pero seguía siendo virgen casi tuve una relación con mi mejor amiga en mi propia casa pero llego mi padre ......


ÚLTIMO GRITO
Mi nombre era Jorge Andrés pero era conocido como Jorgito, de 20 años que hacía poco los había cumplido alto, piel blanca, delgado, ojos color avellana, cabello bien cortado y era famoso entre las chicas, era chistoso, divertido, conquistador y amante del cine, pero seguía siendo virgen casi tuve una relación con mi mejor amiga en mi propia casa pero llego mi padre. Perdiendo mi única oportunidad de tener sexo con una mujer para el resto de mi vida.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [BDSM] [TORTURA]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era una noche oscura y tenebrosa corría por mi vida por el oscuro bosque, estaba desnudo y adolorido por lo que paso el aquel día, mi culo me dolía y no era capaz de borrar lo que paso de mi mente. Todo comenzó hace una semana en mayo, vivía solo con mi padre a orillas de rio a veces me quedaba viendo por la ventana a las chicas que se tiraban casi desnudas al agua. Ellas eran unas diosas con hermoso pechos y buenas nalgas pero de repente vi a un joven de cabello negro, alto que me miraba fijamente a mí, me parecía conocido tenía la sensación que me espiaba desde mucho antes, que quería y porque me miraba con esos ojos.         

Mi nombre era Jorge Andrés pero era conocido como Jorgito, de 20 años que hacía poco los había cumplido alto, piel blanca, delgado, ojos color avellana, cabello bien cortado y  era famoso entre las chicas, era chistoso, divertido, conquistador y amante del cine, pero seguía siendo virgen casi tuve una relación con mi mejor amiga en mi propia casa pero llego mi padre y al verme desnudo con aquella mujer me tomo, me golpeo en la cara y furioso me dijo: “esta casa no es de putas, si quiere hacerlo háganlo lejos de aquí".       

Estudiaba el último año juntos con mis amigos hacíamos bromas a compañeros y profesores por igual. Tenía mi victima perfecta que era Esteban me encantaba humillarlo por marica y travestí frente al salón por su gusto a los hombres como alguien puede tener sexo con otro de su mismo sexo pensaba. Al salí de clases vi de nuevo aquel joven que me miraba, era el mismo que me espiaba el día anterior, yo lo seguí y el desconocido empezó correr directo al baño, quise averiguar que planeaba, así que entre al baño y nada. Pero una puerta se abrió de ahí salió el joven sin camisa quien me pregunto:      

-¿Te gusta mi cuerpo?       
-¿Qué quieres de mi? le respondí
-¡Quiero tu cuerpo!

 tanta ropa puesta hace mucho daño porque no te quitas la ropa y hacemos el amor desnudos aquí, así dijo el joven y procedió a quitarse el pantalón como ropa interior para quedar completamente desnudo. “¡Ahora es tu turno!”        

-¡Estás loco primero muerto o suicidarme que hacer esa locura marica! - dije furioso "que asco seria hacer eso así" que con rabia tome al joven desnudo y lo saque del baño. Procedí a golpearlo frente a la multitud y el joven no se defendía. Llame a mis amigos y todos entre cuatros le dimos una paliza a ese gay desnudo que pedía “¡no más por favor!”   

Felipe en su casa se miro en el espejo desnudo, estaba golpeado y le dolía todo su cuerpo gracias a la profesora pudo salvarse pero recordaba su caras que le miraban asustadas, con desprecio especialmente Jorge y cámaras por todos lados. ¿Porque me odiaba? con rabia planeo una venganza quería que Jorge tuviera una pesadilla sin fin. Felipe tenía 19 años era alto, delgado, ojos cafés, cabello negro y cuerpo velludo. Se había enamorado de Jorge hace dos meses quiso hablar con él y no pudo por su timidez pero porque quiso desnudarse frente a Jorge la primera vez o quería conquistarlo y mostrarle como era su bello cuerpo y no volví al colegio por miedo incluso en el Internet estaba el vídeo, que lo avergonzaba y llenaba de rabia. Su venganza estaba hecha, tenías las herramientas listas y un amigo que quería también humillar a Jorge estaba listo.       

Gracias a la golpiza que le di a Felipe fui castigado en el colegio por un mes tenía que quedarme después de clases tres horas más para cumplir mi castigo. Mis amigos se liberaron de castigo dado que fui yo el que comencé a golpear a ese estúpido marica debía pagar por mis acciones. Después de cumplir el castigo, volvía a casa muy tarde tenía que cruzar las calles solitarias todos los días no había nadie ni un alma en pena, pero sentía cada vez que alguien me seguía. Un día salí muy tarde y vi dos personas que andaba muy cerca de mí, estaba oscuro y no podía ver sus caras.

Decidí andar ligero pero ellos seguían atrás, tenía rabia y miedo; tome la decisión de enfrentarme a ellos. Pero se adelantaron alguien me golpeo fuerte con un bate de béisbol y al caerme al suelo, alguien dijo: "ahora es tu turno" y me desmaye.         

Me desperté estando atada cada extremidad con una cuerda, grite auxilio varias veces pero nadie me escuchaba, de repente sale Esteban (tenía 18 años, era bajo, piel demasiado blanca y cabello café, y muy delgado, había tenido sexo con muchos hombres) y Felipe sonriendo ambos. Les grite- ¡maricas suéltame y juro por mi padre que los matare a ambos, que quiere de mí!- ellos dijeron que solo querían mi cuerpo y fue cuando comenzó mi peor pesadilla.

Inmovilizado comenzaron a golpearme y quitarme la ropa: primero la camiseta, luego con tijera cortaron mi pantalón y por ultimo mi bóxer fue rasgado parar quedar desnudo frente a esos dos lunáticos

Felipe no tardo en quedar desnudo lo mismo que Jorge, gritaba así que me taparon la boca para proceder a violarme, me besaron despacio todo mi cuerpo y por primera vez me chuparon mi pene largo lo que me hizo sentir en el cielo, pero no era tan velludo y empezaron a besarme mis grandiosas nalgas Felipe que era exigente afeito a Jorge de todo el vello en sus nalgas  y testículos. Me besaron por mucho rato y ahora tocaba el turno de sus herramientas.      

Fue horrible cuando me obligaron chupar el peludo y grande pene de Felipe que me hizo sentir nauseas y Esteban le daba nalgadas con sus manos me colocaron pinzas en las tetillas por mucho rato y el dolor más insoportable lo sentí cuando metieron su pene por mi culo virgen ambos hicieron eso quería tomarlos a golpes y castrarlos en ese mismo momento pero no podía apenas me tuve que aguantar sus embestidas.           

Fui azotado, de muchas formar hasta que tomaron una delgada caña con la que azotaron mis nalgas  hasta que quedaron rojas en extremos. Mis testículos fueron amarrados a una cuerda y estirado a la otra esquina, me golpearon en el pene, hubo electricidad y la parte más dolorosa fue cuando esteban metió su puño por completo por mi ano.   

El pene de Felipe en erección arrojo su cremoso semen sobre mi cara y Esteban seguía metiendo su pene por mi culo repetidas veces de forma salvaje. Nunca se sintió bien, me usaron para un sinfín de juegos bondage me convirtieron en su juguete sexual incluso Esteban empezó a orinarme encima, pasaron dos días de pura diversión para ellos en la que Felipe se sentía bien.    

Pase los dos días desnudo frente a esos dos homosexuales, me arrepentido de haber insultado a Esteban en las clases e incluso quiso haber humillado a Felipe frente a todos. Olía sus propias orinas y mierda, me dolía el cuerpo por estar casi 50 horas atado, la comida era espantosa, me tiraban agua fría para bañarme, quería morir, lo peor de todo es que Felipe grabo un vídeo conmigo desnudo y lo subió a Internet. Ahora el mundo entero me vería como una estrella porno gay, esa era la primera vez que tuve sexo con alguien y no me gusto para nada.      

Cuando fui desatado, caí al suelo, ellos se rieron de mí. El cuerpo me dolía, el cuerpo no soportaba más sexo anal u oral, me tomaron de los brazos y me taparon la cabeza con una bolsa me llevaron en un carro por mucho rato, y cuando me liberaron, Felipe dijo: “Ahora Jorge corre y ruega que no atrapemos si quieres seguir siendo hombre".   

Comencé a corre en una noche oscura corría por mi vida por un oscuro bosque, estaba desnudo y adolorido por lo que paso aquellos día, mi culo me dolía y no era capaz de borrar aquella escena infernal, primero necesitaba llamar a la policía para decirles que fui raptado y violado. Pero sería la burla de pueblo y seria llamado "el hetero que se acostó con los maricas" no tarde mucho en encontrar una carretera y por suerte pensé vi venir un carro, cuando se detuvo se bajaron dos hombres de 30 y 25 años musculosos; quienes en un principio pretendieron ayudarme.

Les narre que me habían asaltado, robándome todo incluso la ropa, y que me perdí en el bosque por mucho tiempo, el hombre de 25 años se quitó la camisa y con eso pude cubrirme mis partes íntimas. Los dos hombres decidieron ayudarme y me llevaron en el auto mientras iba en el asiento de atrás estaba deseando olvidar todo, pero el hombre de 30 años me mostro un vídeo en su teléfono y al verlo, escuche: "muérete marica por gay" escuchaba alguien gritando "no más". y de pronto me di cuenta que era el vídeo en el cual él y su amigos golpeaba a Felipe desnudo. 

El carro se detuvo, el hombre de 25 años se bajó y me arrastro, me quito la camisa que me había prestado, y quede desnudo de nuevo, el hombre de 30 me tomo y de forma rápida me amarra con cuerdas las manos y piernas y me echa a la cajuela del carro, quise gritar pero mi boca fue amordazada por el hombre de 25 años quien dijo: -“muérete marica por heterosexual, soy gay junto con mi compañero y tú te burlaste de alguien por ser gay, cuando tu golpeas a uno de nosotros estas golpeado a todos.          

Hoy es tu día de suerte desde hoy serás mi joven esclavo por mucho tiempo,  quise gritar no quería pasar de nuevo por todo aquello, la puerta del maletero se cerró y durante varias horas pase en el carro atado, fue sacado y vi una casa abandonada, me llevaron a dentro hasta un lugar en donde uno de los hombres dijo:   

-Comienza el juego, meteré mi pene por tu buen culo, por tu pequeña boca, te haremos algunas cosas como nunca veras una mujer en tu vida solo a nosotros y nunca veras la luz de día de nuevo ¡ya no necesitaras tus huevos nene!
           
En eso sentí como el hombre más joven me agarro mis huevos jalándolos hacia adelante fuerte mientras el otro hombre me sujetaba por el pecho y cabeza, el otro hombre saco un cuchillo bien afilado y me cerceno mi escroto de dos limpios cortes convirtiéndome en un eunuco para el resto de mis días. El dolor me hizo gritar antes de desmayarme.

-“NOOOOOOOO”  

***********

Felipe fue acusado de la desaparición de Jorge,  pero fue liberado al poco rato él siguió teniendo amoríos por muchos lado pero no olvidaba al cuerpo de Jorge desnudo. Esteban encontró su verdadero amor, mientras en el bosque la gente que pasa cerca de una cabaña oculta entre los árboles dice escuchar una voz de un hombre que  gritando pide "no más" y en algún lugar Jorge está siendo un esclavo sexual convertido en eunuco él nunca volvería a usar ropa mientras viva y nunca sabrá lo que es tener su pene dentro de una vagina ya que esta sin vida por la falta de testosterona en su cuerpo.






Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ÚLTIMA PARADA DE CUSTER

Era un caluroso día de junio en 1876 y el general Custer peleaba por su vida, sus valientes hombres yacían muertos y moribundos a su alrededor, ¿cómo podía haberlo hecho tan mal? Los indios de las llanuras ahora lo rodeaban y él era el último hombre en pie......


ÚLTIMA PARADA DE CUSTER
Era un caluroso día de junio en 1876 y el general Custer peleaba por su vida, sus valientes hombres yacían muertos y moribundos a su alrededor, ¿cómo podía haberlo hecho tan mal? Los indios de las llanuras ahora lo rodeaban y él era el último hombre en pie. Aquello era apenas el principio del fin.

[HETERO] [PENE] [FANTASÍA] [TORTURA] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Debbydoo





Era un caluroso día de junio en 1876 y el general Custer peleaba por su vida, sus valientes hombres yacían muertos y moribundos a su alrededor, ¿cómo podía haberlo hecho tan mal? Los indios de las llanuras ahora lo rodeaban y él era el último hombre en pie.

"¡Tira tu arma, cara pálida!" Gritó uno de los valientes guerreros.

Al ver que estaba completamente sin munición Custer se vio obligado dejar caer su arma al suelo. De repente, otros dos bravos guerreros lo agarraron, arrastrándolo a través del suelo hasta una carreta quemado, víctima de la batalla. Las ruedas todavía estaban intactas y los guerreros le ataron los brazos y las piernas a los radios. Entonces, tan de repente como habían aparecido, los guerreros hicieron una carrera loca a sus caballos, saltaron sobre ellos y galoparon lejos, una nube de polvo les seguía sus pistas. Seguro que estaban muy apresurados, reflexionó Custer. ¿Por qué deberían partir tan de repente?

El sol golpeó a Custer mientras él yacía con los brazos y las piernas atados a los rayos de la carreta, gotas de sudor formadas en su frente y goteaba sobre su camisa mientras intentaba desesperadamente aflojar las cuerdas, trató de girar sus muñecas pero los indios habían hecho bien su trabajo y no podía liberarse, Custer estaba atrapado. Una vez más la interrogante se formó en su mente, ¿por qué me dejarían solo? Entonces oyó un ruido de cascos de caballo acercarse - ¡alguien más estaba viniendo!

Custer frunció los ojos contra la luz del sol y vio a tres squaws desmontar de sus caballos, se acercaron a él con una gracia confiada que sugería un poder animalista similar a los movimiento de los gatos grandes, estas muchachas no caminaban - ¡acechaban! A medida que se iban acercando, Custer empezó a distinguir sus formas con su borrosa visión. Todos usaban piel de ante cosida cerca de la piel, era un corte práctico que permitía el máximo movimiento a expensas de la formalidad, y el resultado era muy revelador. Custer arruinó los ojos contra el resplandor del sol y vio que tenían rasgos faciales europeos con la piel bronceada de los Sioux o Cheyenne, ¿quizás el resultado de la mezcla de razas? Los indios de las llanuras no eran desconocidos para secuestrar a niños y casarlos con familias nativas cuando llegaban a la mayoría de edad.

La chica principal se adelantó y habló con Custer.

"Finalmente le tenemos Cabello de Oro", Ella dijo.

Cuando su sombra pasó por encima de Custer, fue capaz de percibirla lo suficiente como para hacer un examen adecuado de sus captores. Apenas estaban fuera de su adolescencia y todas las chicas eran pequeñas y delgadas, pero no flacas, tenían una fuerza muscular que era evidente a través de la tensión de sus prendas de vestir. Los tobillos fuertes conducían a los muslos, a los contornos redondos, a un estómago firme y a un pecho amplio que apenas era sostenido en su lugar por el cuero marrón. Todas las chicas tenían grandes ojos almendrados y rasgos delicados con su cabello oscuro atado en trenzas, podrían haber robado el espectáculo en cualquier concurso de belleza si la situación hubiera sido radicalmente diferente.

-¿Quiénes son ustedes? -gruñó Custer, con la boca seca y polvorienta después de todo lo que había pasado.

"Soy la domadora de Sementales, la cultivadora de Árboles y la Oradora de Estrellas". Dijo la chica principal, indicando a sus compañeros.

-¿Podría traerme un poco de agua, por favor?

Oradora de Estrellas deshizo la bolsa de agua que estaba atada a su cinturón y vertió algunas gotas en la cara y boca de Custer.

"Eso es mejor, gracias". Dijo Custer.

La fresca y dulce agua apagó la sed de Custer y sus pensamientos comenzaron a reunirse, ¿qué era exactamente lo que sus captores pretendían hacer con él? El mejor curso de acción era probablemente era hacer una conversación cortés y ver si podía conseguir un poco más de información.

"¿Qué tipo de nombre es Domador de Sementales?" Él dijo, "¿Domas caballos?"

Domadora Sementales y las otras chicas se echaron a reír por su pregunta, parecía una fuente de gran diversión para ellas y sus lados se estremecían mientras robaban miradas desviadas la una a la otra.

"Déjame explicar Cabelle Dorado" dijo ella, sonriendo dulcemente. "En nuestra tribu hay muchos caballos y realizamos un ritual para controlar los números, es un trabajo muy importante y los hombres nos temen por ello. Nosotros somos, lo que su gente llama, "sacerdotisas", ¿creo? Cuando nuestra tribu captura prisioneros es un día muy especial porque nos son dados para el ritual del caballo".

-Pero ¿por qué te llamas Domadora de Sementales si no tomas ningún caballo? -preguntó Custer, confundido por la extraña explicación. Sus oscuros ojos almendrados se iluminaron con alegría mientras le sonreía.

"Ah, Cabello Dorado... No tomo caballos, pero tomo algo muy especial del caballo". Las muchachas comenzaron a reír mientras que la percepción lenta hizo comprender a Custer.

Domadora de Sementales se sintió excitada ante la perspectiva de tener el poder máximo sobre un hombre tan guapo, por debajo de su ropa interior comenzó a humedecerse como su mente rápidamente formó un plan. Tomó un paño de su cinturón y lo humedeció con agua, y comenzó a limpiar la frente de Custer.

"Cabello Dorado estás sucio y necesitas estar limpio". Ella dijo suavemente mientras deliberadamente empujó sus pechos en la cara de Custer y se esforzó por acercarse. Sus delicadas manos limpiaron suavemente el rostro y el cuello de Custer, luego empezó a desabrocharle los botones de su camisa para limpiar con el paño frío su torso. Custer se estremeció cuando alcanzó su estómago. Luego sintió que la cintura de los botones del pantalón se deshacía mientras Domadora de Sementales se los quitaba, dejando al General atado en ropa interior. Custer trató de controlarse mientras sentía sus manos moviéndose hasta los tobillos y trazando lentamente el paño húmedo hacia su entrepierna. Él miró hacia abajo y vio sus lindos ojos mirando hacia atrás de él, ella sabía exactamente lo que estaba haciendo y el efecto que estaba teniendo. Custer sintió un rubor de vergüenza cuando su ingle comenzó a reaccionar ante la sensación.

"¿Me pregunto si eres tan grande como un semental?" Ella sonrió mientras miraba directamente la protuberancia creciente de Custer y soplaba un poco de aire suavemente en ella, su rostro a solo unos centímetros de la ropa interior de tela fina cubriendo lo que quedaba de su dignidad. Domadora de Sementales movió su mano aún más arriba, brevemente moviéndola contra los testículos de Custer mientras movía su mano a su muslo.

"¡Dom, Domadora eres tan mala!" Dijo Cultivadora de Árboles mientras ella y Oradora de Estrellas se sentaban a su lado. ¡No puedo creer que lo hayas tocado allí!

-¿Tocar en dónde? -preguntó Domadora de Sementales, con aire de inocencia.

-Lo has tocado aquí -dijo Cultivadora de Árboles, metiendo el dedo en la ropa interior abultada del general.

"¡No, no lo hice!" Replico Domadora de Sementales. -Lo toqué aquí -su mano se apretó alrededor de los testículos de Custer y le dio un suave apretón.

El pobre Custer pensó que iba a explotar, no podía controlarse por más tiempo. Habían pasado semanas desde que su esposa le había mostrado afecto y ahora estas tres hermosas chicas lo estaban molestando hasta el punto de tortura. Mientras las manos seguían empujando y sondeando, sintió que su pene se hinchaba poniéndose de pie por toda la atención.

Las tres chicas se quedaron boquiabiertas ante el punto prominente que se extendía contra la delgada tela. Oradora de Estrellas había estado lentamente haciendo su camino alrededor de la parte de atrás de la rueda de la carreta hasta que ella estaba sentada detrás de Custer, su cara bonita saliendo de entre sus piernas. Habló por primera vez y rió a sus compañeras.

"Creo que si fuera a tocarlo entonces lo haría aquí", dijo.

Custer sintió un pequeño dedo que se abría camino entre la parte de atrás de sus muslos y se empujaba rudamente entre sus nalgas. Él estiró el cuello y vio a Oradora de Estrellas mirándolo con una sonrisa traviesa en su cara.

-¿Quizá quieras saber por qué me llaman Cultivadora de Árboles? Custer volvió la cabeza hacia la otra chica. "Me gusta hacer crecer los árboles", dijo Cultivadora de Árboles cuando empezó a tirar de la ropa interior de Custer. Tu árbol se ve muy bonito.

El pene erguido de Custer rebotó como un resorte cuando su ropa interior fue tirada completamente abajo y las muchachas todas jadearon de placer. Cultivadora de Ärboles sacó un cuchillo pequeño y afilado y cortó la ropa interior como el pantalón de Custer dejando sus piernas y sus genitales desnudos expuestos al aire. Entonces tomó una botella pequeña de una bolsa en su cinturón y vertió un poco de aceite a lo largo del miembro duro de Custer, sus manos ligeramente lo frotaron a lo largo de su erección. Cultivadora de Árboles tomó los testículos de Custer con una mano mientras seguía dando golpecitos con las puntas de los dedos a lo largo de su pene, luego comenzó a pellizcar suavemente los lados del eje con las yemas de sus dedos. La erección de Custer se hizo aún más prominente cuando ella suavemente pellizcó la punta, Cultivadora de Árboles sintió la cabeza subir y bajar mientras ella ronroneaba hacia Custer.

"¡Cabello Dorado tu árbol crece muy grande!"

Custer sintió algunas manos delicadas en sus muslos detrás de él mientras sus nalgas estaban separadas suavemente.

"Y ahora descubrirás por qué me llaman Oradora de Estrellas".

Custer sintió una extraña sensación cuando su parte más privada quedó expuesta y, de repente, una intensa oleada de emoción mientras la joven comenzó a lamerse y chuparlo de una manera que nunca había imaginado. Se ruborizó profundamente ante la indignidad mientras su erección se endurecía. Domadora de Sementales sonrió mientras retiraba su prepucio y miraba con admiración el largo y rígido eje. Entonces ella guiñó un ojo a Cultivadora de Árboles y dijo.

"Ha, sería una lástima tomar un árbol tan agradable y fuerte, reducirlo sería un desperdicio, ¿tal vez deberíamos plantar uno nuevo en su lugar?"

"¿Cómo haríamos eso?" Dijo Cultivadora de Árboles, rodeando gentilmente su uña puntiaguda alrededor del agujero de la uretra de Custer. Estaba emocionada de que su amiga tuviera un plan y la vista del gran pene había dejado algunos remiendos húmedos en su ropa interior de tela. El semental siempre es peor cuando tratamos de atormentar los penes, secretamente a Cultivadora de Árboles le encantaba también, pero tenía miedo de admitirlo a sus amigas ya eso se había convertido en algo más que un ritual para ella.

La mente de Cultivadora de Árboles vagaba por su fetiche secreto, a veces, cuando no podía dormir por la noche, imaginaba atar a todos los jóvenes de su tribu y torturarlos uno por uno. Ella se aseguraría de que estuvieran erguidos al principio, un pene duro es mucho más sensible y ella sabía todas las maneras de asegurarse de que permanecieran rígidos. Podía entonces experimentar a su antojo, había oído que algunas de las tribus de la Florida usaban glándulas de insectos, otras sofocaban el pene con miel y dejaban que los animales salvajes se los comieran. Cultivadora de Árboles se puso más nerviosa mientras pensaba en ello, quería mirar a sus ojos cuando sucediera. Entonces la voz de Domadora de Sementales la volvió a la realidad.

¿Recuerdas cuando éramos jóvenes? En tu décimo octavo cumpleaños hacías que los árboles de los muchacho crecieran a propósito y yo los disparaba con flechas sin punta?

Los ojos de Cultivadora de Árboles se iluminaron con excitación perversa mientras pensaba en las payasadas de su juventud. "¡Oh sí, sería un juego divertido de jugar!" Ella se sonrojó brillantemente, claramente excitada ante el juego que su amigo tenía en mente. Se volvió para mirar el pene rígido, ¿qué querías decir con "plantar un árbol nuevo"?

Domadora de Sementales retrocedió unos pasos y tomó una pequeña aljaba y se arqueó a su bolsa, era diminuta en comparación con un arco regular, de solo unos 15 centímetros de largo y las flechas no más gruesas que un monta dientes. Normalmente se utilizaba para eliminar pequeñas lagartijas o pájaros.

Custer consiguió recuperar lo suficiente sus sentidos de los caricias pervertidas de la muchacha para notar el extraño comportamiento de Domadora de Sementales.

"¿Qué están haciendo? ¿Por qué necesitan eso? ", Dijo.

-Déjame mostrarte Cabello Dorado -dijo Domadora de Sementales, mientras colocaba una flecha en su arco-.

"Cuando no tomamos árboles nos gusta plantar nuevos, este es un juego divertido de jugar, me gusta mucho".

Ella sonrió mientras miraba cuidadosamente a la ingle de Custer.

Cultivadora de Árboles se deslizó hacia un lado cuando Domadora de Sementales disparó. La flecha voló a través del aire y rozó la parte inferior del pene de Custer, clavándose en uno de sus testículos. Custer gritó horrorizado mientras su pene se balanceo salvajemente. Las tres chicas empezaron a reír, disfrutando claramente de la situación y burlándose de su presa.

"Debemos mantenerlo duro." Dijo Domadora de Sementales. "De lo contrario, no es divertido disparar contra un árbol pequeño".

"Déjamelo para mí" Dijo Oradora de Estrellas mientras empujaba su lengua profundamente entre las nalgas de Custer.

El corazón de Custer latía más rápido y sus nalgas se contrajeron incontrolablemente mientras la joven le violaba con renovado vigor, era tan bonita y, sin embargo, disfrutaba de realizar un acto tan degradante. Ella ciertamente estaba a la altura de su nombre inusual.  Cultivadora de Árboles pellizcó la punta del pene de Custer otra vez y pasó sus dedos en el eje, aumentando su erección y burlándose del miembro hinchado. Custer estaba cerca de perder el control, unos movimientos más de esa mano y estaba seguro que explotaría.

"Dispara ahora" Dijo a Domadora de Sementales mientras otra flecha volaba por el aire, las otras chicas se agacharon mientras la flecha hacía impacto en el bosque a una fracción de distancia de la punta roja brillante del glande de Custer.

-Lo tendré al próximo. -sonrió perversamente Domadora de Sementales mientras avanzaba. "¡Voy a apuntar mi flecha hacia abajo de su orificio de orina!"

Las otras chicas sonrieron y reprendieron a su amiga.

"Eres tan cruel Semental", Bromeo Cultivadora de Árboles. Así que eso es lo que tu amiga quería decir con "plantar un nuevo árbol". Imaginarlo hizo que Cultivadora de Árboles se mojara por la anticipación, se arrodilló al lado de la rueda de la carreta y discretamente deslizó su mano entre sus muslos y se frotó mientras ella pasaba sus uñas largas arriba y abajo de la longitud del pene erecto de Custer.

"¿Imagina cuánto le dolerá a nuestro pobre Cabello Dorado cuando la flecha se introduzca por su pequeño agujero? Cultivadora de Árboles de repente resbaló el prepucio hacia atrás exponiendo su glande y muy suavemente empujó la punta de su uña índice por la uretra.

"¡Su árbol grande se romperá y no podrá jugar con él nunca más!"

La voz de Cultivadora de Árboles se tambaleó ligeramente al sentirse acercándose al clímax. Mientras seguía sondeando la punta del pene de Custer con su uña, se frotó más fuerte con su otra mano. Una voz se echó a reír de detrás de Custer cuando Oradora de Estrellas intervino. "¿Teeheehee, me pregunto qué dirá tu esposa cuando lo encuentre con una flecha atrapada en su parte más sensible?"

-Probablemente desearía que también estuviera aquí para divertirse -dijo el Domadora de Sementales mientras trazaba otra flecha-.

"Aceptarlo y manténganlo duro, este tiro lo hará. Creo que sería divertido disparar justo cuando esté a punto de estallar, ¿qué les parece?

"¡Oh sí!" Dijo Cultivadora de Árboles. Hizo un círculo con los dedos y lo movió hacia arriba y hacia abajo del eje del miembro palpitante de Custer, tirando del prepucio hacia adelante y hacia atrás vigorosamente. "Creo que está casi ahí." Cultivadora de Árboles podía sentir acercándose a un orgasmo también.

Custer trató de gritar en protesta, pero sabía que no serviría de nada, trató de luchar contra la inminente explosión, pero las chicas no se detuvieron. El continuo movimiento de los dedos de Cultivadora de Árboles y de la lengua de Oradora de Estrellas era demasiado para soportar, gruñó mientras se acercaba. Cultivadora de Árboles sintió que los testículos de Custer se estrecharon y palpitaba su pene, y Oradora de Estrellas sintió como el ano de Custes se contrajo apretándose alrededor de su lengua que se retorcía sobre él.

-¡Ahora! -gritó Cultivadora de Árboles, sacó el prepucio tan fuerte como pudo exponiendo la punta sensible y la uretra abierta de Custer-. Cultivadora de Árboles se mordió el labio con dificultad cuando se sintió llegar al borde.

Custer sintió una oleada poderosa mientras comenzaba el orgasmo.

"¡Ooooooooooooooooooh!" Él gritó mientras sus jugos corrían a lo largo de su cuerpo.

Justo en ese momento la pequeña flecha impactó directamente en la uretra abierta de Custer, hundiéndose fuertemente.

Custer gritó en agonía mientras las chicas aplaudían.

Cultivadora de Árboles se vino, vino y vino. Ella sintió que su cuerpo se convulsionaba violentamente mientras el éxtasis la envolvió. Domadora de Sementales no pudo evitar notar que su amiga estaba temblando y que había líquido fluyendo por el interior de sus muslos. Cultivadora de Árboles se ruborizó profundamente cuando abrió los ojos, su secreto finalmente se sabía.

Custer siguió gritando y moviéndose violentamente, su pene subiendo y bajando con la flecha todavía dentro de él. Las chicas empezaron a reír histéricamente ante la peculiar vista.

-¡Mira sus cosa ahora! -gruñó Oradora de Estrellas cuando alcanzó el pico por detrás de la otra rueda de la carreta.

-¿No le parece gracioso burlarse así? ¿Qué le pasó a Cultivadora de Árboles?

"Cultivadora de Árboles tiene un secreto sucio". Respondió Domadora de Sementales. "Ella se estaba tocando a sí misma a través de todo el asunto, ¿no es correcto Cultivadora de Árboles?"

Cultivadora de Árboles miró el suelo con vergüenza mientras sus amigas se reían.

"Está bien, Árbol," sonrió Domadoras de Sementales, sus oscuros ojos brillando bajo la luz del sol. "Tengo el mismo interés, ¿de qué otra manera cómo crees que tengo estas ideas? Me gusta fantasear acerca de atormentar las partes de los hombres todo el tiempo. Y estoy seguro que Oradora de Estrellas tiene un interés malsano con el sexo anal.

Oradora de Estrellas se sonrojó profundamente. "No lo he probado todavía, pero es verdad que no puedo dejar de pensar en ello". Se volvió hacia sus amigos y levantó la parte de atrás de su falda de piel de ante, revelando un pequeño tapón de madera que había metido en su ano.

"Así que parece que todos somos traviesas en este aspecto." Dijo Domadora de Estrellas. "¡Nunca supe que mis amigas fueran tan malas como yo!"

"¿Qué debemos hacer con el pobre Cabello Dorado?" Pregunto Cultivadora de Árboles. Todavía está gritando de dolor.

"Sus gritos atraerán a sus compañeros", dijo Domadora de sementales. "¿Qué mejor manera de encontrarlo con una flecha en su propio pene?

-Sí, será mejor que nos vayamos -dijo Oradora de Estrellas, subiendo suavemente a su pony para no molestar a su tapón. El rebote de la silla le había llevado al orgasmo varias veces en el pasado, su trasero ahora era tan sensible que ni siquiera necesitaba tocarse.

-¿Crees que su esposa realmente desearía haber participado? -preguntó Cultivadora de Árboles.

"Por supuesto", sonrió Domadora de Semental, "Ella es una chica igual que nosotras ¿no es así?"

Los tres cabalgaron hacia la puesta de sol sobre sus ponis y se rieron ante el pensamiento, los gritos de Custer resonaron detrás de ellos.

Custer fue encontrado muerto con su pene destrozado por una flecha.

FIN




Historia Original Aquí.






Autor: Debbydoo       Traductor: DarkSoul

UNO MÁS PARA EL SR. THOMAS

El Coronel Mattey era el encargado de las tropas asignadas a esa alejada haciendo para protegerla de los ataques de tribus renegadas, era un hombre sin escrúpulos que vendería a su propia madre por dinero, el Sr Thomas lo sabía muy bien por eso cuando su hija exigía un nuevo juguete era Mattey el encargado de conseguirlo, por supuesto siempre que recibiera una buena recompensa por sus servicios......


UNO MÁS PARA EL SR. THOMAS
El Coronel Mattey era el encargado de las tropas asignadas a esa alejada haciendo para protegerla de los ataques de tribus renegadas, era un hombre sin escrúpulos que vendería a su propia madre por dinero, el Sr Thomas lo sabía muy bien por eso cuando su hija exigía un nuevo juguete era Mattey el encargado de conseguirlo, por supuesto siempre que recibiera una buena recompensa por sus servicios. Michelle un joven huérfano seria secuestrado anulado y vendido como esclavo en la haciendo del Sr. Thomas.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





África del sur 1885 el imperio británico controla a sus colonias con mano de hierro, el Sr. Thomas es un rico terrateniente con muchísimo dinero, tanto que incluso posee un lindo harem de jóvenes para que entretengan a su bella hija, por supuesto el no desea que ella corra ningún riesgo o este expuesta a alguna tentación que manche su honra como su virginidad, por lo que todos esos jóvenes son eunuco no por voluntad propia sino a la fuerza ellos no están ahí por querer sino que son esclavos prisioneros para siempre en aquella gran haciendo lejos de la civilización.

El Coronel Mattey era el encargado de las tropas asignadas a esa alejada haciendo para protegerla de los ataques de tribus renegadas, era un hombre sin escrúpulos que vendería a su propia madre por dinero, el Sr Thomas lo sabía muy bien por eso cuando su hija exigía un nuevo juguete era Mattey el encargado de conseguirlo, por supuesto siempre que recibiera una buena recompensa por sus servicios, esa tarde el fue convocado por el malvado Sr. Thomas quien le encargo que consiguiera un chico de 15 o 16 años pero no africano sino europeo.

Aquella petición sorprendió a Mattey iba a negarse, secuestrar a un adolescente negro de alguna aldea no era gran problema pero un chico europeo lo pondría en peligro de ir a la cárcel o algo peor, pero cuando el Sr. Thomas le dijo cuanto iba a pagar por su encargo apenas hizo una reverencia y dijo “sus deseos son mis órdenes milord”, para luego retirarse ante la mirada complaciente del hombre que lo miro marcharse a la espera de recibir su encargo en la brevedad posible, Mattey paso toda aquella noche pensando que hacer no podía dejar pasar ganar ese dinero.

En eso se le ocurrió una idea a las afueras del pueblo más cercano, a unos 200 km abundaban los chicos huérfanos europeos, adolescentes sin padre o madre que fueron asesinados hace 6 años luego del ataque de un tribu hostil, nadie extrañaría o buscaría a uno de esos pobres chicos que viven solos en las casas de sus padres mendigando o trabajando en lo que podían para sobrevivir, muchos de ellos analfabetos que apenas pueden hablar bien el idioma con cuerpos bronceados por estar trabajando bajo el inclemente sol desde muy temprano.


** ** ** ** ** ** **

Mattey se dirigió hacia el lugar en donde podría conseguir la mercancía que el Sr, Thomas estaba dispuesto a pagar tan bien, le tomaría 4 días en llegar a caballo, acompañado de dos hombres de su entera confianza que lo habían acompañado en otras misiones similares cuya discreción estaba más que comprobada por Mattey, mientras el trió de hombres estaba a unas horas a caballo de su destino, ya con el sol del cuarto día ocultándose luego de salir de la hacienda en las afueras del pueblo en una derruida cabaña dos adolescentes daban rienda suelta a sus pasiones juveniles.

Lauren de 15 y Michelle de 15 años también estaban a solas en la que alguna vez fue la casa de los padres de Michelle, besándose, se amaban desde hacía un año siendo novios desde los 14 años eran más animales que hombres, para ellos no existía el decoro, las buenas costumbres, el deshonor, para ellos solo existía lo que sentían el uno por el otro, así como el placer que sus jóvenes cuerpos les proporcionan cuando hacían ese acto que de tanto placer los llenaba, sobre todo cuando Michelle vacía ese liquido blanco en el interior de Lauren.  

Lauren besaba con pasión a Michelle no era la primera vez que ambos hacían eso, Michelle mientras tanto despojaba de las roídas como sucias ropas a Lauren hasta dejarla en su calzón (braga) largo casi hasta las rodillas con algunos hoyos en él, la adolescente no llevaba sostén, apenas un tira de tela sostenía sus aun incipientes senos, que si bien eran pequeños estaban coronados por dos pequeños pezones color rosa que enloquecían a Michelle cuyo pene palpitaba debajo de su pantalón mientras estaba siendo acariciado por la mano de Lauren quien en ese momento sentía su dureza total.

Minutos después ya con ambos adolescentes desnudos yacían en el suelo de aquella derruida caballa, siendo calentados por sus cuerpos y el fuego de la chimenea que alumbraba con su luz la habitación, Lauren estaba lamiendo las tetillas de Michelle que dejaba escapar pequeños gemidos, para luego seguir bajando hasta llegar a su ombligo en donde se detuvo para jugar un momento luego llego a su pene corrió el prepucio del pene en erección de Michelle, para dejar su glande al descubierto para notar algo de esmegma que ella retiro con uno de sus dedos haciendo que el adolescente se retorciera de placer.

Luego le dio varios lengüetazos a la parte baja de su glande para después metérsela a la boca, la erección de Michelle apenas llegaba a los 15 cm que para Lauren era una enormidad, apenas podía meterse la mitad de su erección pero que para Michelle era más que suficiente para sentirse en la gloria, luego de algunos minutos Michelle aparto a Lauren pera dejarla boca arriba sobre aquella gran piel de ese león que su padre había cazado le abrió las piernas todo lo que pudo para comenzar a lamer su pequeña vagina concentrando su atención en el pequeño botón hinchado en la parte superior de su sexo que la hacía retorcerse y gemir de placer.

Aquellas atenciones orales por parte de Michelle a Lauren cuya vagina estaba sin vello aun apenas una leve pelusa comenzaba a aparecer en su sexo, se prolongo por 10 o 15 minutos haciendo gemir fuerte a la chica, que llamo poderosamente la atención del Coronel Mattey que recorría aquel barrio pobre a las afueras del pueblo oculto entre la penumbra de la noche de aquellas calles mal o nulamente iluminadas, sus ojos se abrieron grandes al ver el erótico espectáculo que ambos adolescentes estaban estelarizando.

Mattey por medio de un rendija logro ver a los jóvenes en el piso, justo en el momento que Michelle dejaba de lamer la hermosa vagina de Lauren para colocarse sobre ella, ambos adolescentes se besaron con pasión mientras Michelle le apretaba sus pequeñas tetas, restregando su dura erección entre los labios vaginales bien lubricados de Lauren que con sus piernas rodeo las caderas de Michelle para atraerlo hacia ella, lo que hizo que su pene entrara en su vagina de una sola vez, apenas  dejo de hacerlo cuando los colgantes huevos de Michelle toparon con su pelvis en ese momento Lauren gimió de placer.

Michelle no tardo en comenzar a moverse, con su pelvis alzándose y bajando para enterrar su pene una y otra vez en la apretada pero bien lubricada vagina de Lauren, ambos adolescentes no tardaron en comenzar a gemir, Lauren se retorcía en total éxtasis mientras que Michelle con los ojos cerrados se esforzaba por no correrse para seguir disfrutando del gran placer que estaba sintiendo en esos momento, ninguno de los dos se percato que estaban siendo observados maliciosamente por Mattey que con una gran erección se masturbaba viendo el espectáculo.

Lauren se vino dos veces entre gemidos y soplidos, Michelle luego del segundo orgasmo de Lauren comenzó a sentir que el suyo propio se acercaba con su pene teniendo fuertes contracciones, sus huevo se apretaron a su pelvis y dando un fuete gemido comenzó a descargar dentro de Lauren su espeso semen juvenil con cuatro fuertes disparos, por fuera Mattey llego a su orgasmo vaciando su semen sobre las pared de aquella cabaña, mordiéndose su labio inferior para que ninguno de los adolescentes pudieran escuchar sus gemidos, Michelle termino de correrse y cayó a un lado de Lauren, agitado como agotado pero muy contento.


** ** ** ** ** ** **

Una hora más tarde Michelle ya recuperado del intenso encuentro sexual, se coloco su pantalón para salir de la cabaña deteniéndose un momento para admirar a su amada dormir plácidamente desnuda en el piso, pero las ganas de orinar le ganaban por lo que salió de la casa apenas dio un pasos cuando alguien le tapo la boca y lo sujeto por debajo de los brazos, alzándolo del piso y llevándoselo lejos del pueblo de manera apresurada no fue difícil la cabaña estaba prácticamente fuera del pueblo pronto Mattey sus secuaces y Michelle cabalgaban de regreso a la Hacienda del Sr. Thomas.

Nadie  vio o escucho algo, Michelle simplemente desapareció en medio de la noche, durante gran parte de la noche cabalgaron luego amarraron a Michelle a un árbol amordazándolo para que los tres hombre durmieran hasta el amanecer para desatar al adolescente y continuar su camino, deteniéndose cada tantas horas para descansar, comer o beber algo hasta que por fin se detuvieron con el sol a punto de ocultarse, prepararon una fogata y amarraron a Michelle a un árbol cercano, como la noche anterior.

Pero esta vez algo era diferente uno de los hombres saco un bolsa de la que saco varios cuchillos, tiras de cuero y otras cosas coloco varios hierros al fuego que al cabo de unos minutos estaban al rojo vivo, en ese Mattey le dijo algo a ese hombre al oído que Michelle no escucho, el hombre que ya sostenía varias tiras de cuero solo sonrió para luego acercarse al asustado Michelle, le despojo de su pantalón que era la única prenda que cubría su joven cuerpo en ese momento para revelar su genitales apenas con algo de vello.

El hombre tomo los bajos huevos del adolecente que se retorció tratando de que lo soltara para colocarle un fuerte nudo con una de las tiras de cuero de forma muy apretada que hizo que Michelle se retorciera de dolor, hizo lo mismo con su pene pero primero lo manipulo masturbándolo unos segundos para que alcanzara un fuerte erección, cuando lo hizo coloco un fuerte nudo en la base de su erección que de nuevo hizo que el adolescente se retorciera de dolor, una vez ya con los nudos en su lugar el hombre mojo los genitales de Michelle con algo de agua y se retiro. 

Los tres hombre riendo y bromeando esperaron por dos horas mientras la tiras de cuero se apretaban aun mas sobre los genitales del adolescente que se retorcía y gruñía de dolor constantemente pasado las dos horas, el hombre armado con un cuchillo que brillaba ardientemente ligeramente curvado, se acerco de nuevo a Michelle quien lo vio acercarse con una expresión de terror en su rostro, el hombre con una sonrisa diabólica levanto el escroto del adolescente para jalarlo hacia él, fuertemente provocándole al adolescente un fuerte punzada en el bajo vientre como si alguien lo hubiese pateado de improviso.

Antes de ni siquiera de poder recuperar el aliento Michelle puso los ojos en blanco cuando sintió como su escroto por completo le fue arrancado por completo de un rápido corte, su cuerpo con músculos marcados comenzó a sacudirse, el hombre dejo el escroto cortado con los dos testículos en su interior delicadamente a un lado, para evitar de su contenido se derramase por la tierra, luego tomo el pene del muchacho que palpitaba fuertemente buscando eyacular algo que ya nunca más sucedería durante la vida de Michelle, sin piedad el hombre coloco el aun ardiente cuchillo bajo el pene del chico.

El hombre con un rápido movimiento de manera experta cerceno casi por completo el pene de Michelle cuyo cuerpo aun sintiendo los efectos de su castración se retorció de nuevo al sentir un nuevo horrible dolor, apenas pudo permanecer consciente unos segundos antes de desmayarse, el hombre entonces, con el pene recién cercenado aun en su mano, fue hasta la fogata dejo el pene sobre una sartén y regreso a donde estaba el adolescente con dos hierros al rojo vivo, con los que cauterizo la herida del minúsculo muñón de su pene como la dejaba por su castración, Michelle apenas y se percato aunque su cuerpo se sacudió con fuerza.


** ** ** ** ** ** **

Una semana más tarde Mattey se presento ante el Sr. Thomas con su presa, encadenado y amordazado, completamente desnudo, las heridas en su entrepierna aun eran evidentes pero estaban sanando muy bien apenas Michelle tuvo fiebre un solo día, la hija del Sr, Thomas estuvo muy contenta al ver su nuevo juguete por lo que Mattey fue muy bien recompensado, aquello era el inicio de la nueva vida como esclavo y eunuco de Michelle sin que nadie de su vida anterior lo volviera a ver.

Lauren tuvo un hermoso niño nueve meses después de la desaparición de Michelle pese a que hizo todo por encontrarlo nadie sabía nada, el solo desapareció, algunos dicen que fue atacado por algún león o devorado por alguna bestia.

Sin saber que él vive, una vida miserable como esclavo siendo “Uno más para el Sr. Thomas”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
    




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com