MASAJE Y SORPRESA

Aquel lugar era un pequeño negocio algo escondido en un barrio comercial arreglado con muy buen gusto. Me recibió un hombre de unos 35 años, delgado y muy atractivo. Me indicó dónde quitarme la ropa y recostarme boca abajo en una cama para masajes, cosa que hice al instante. Sin ninguna objeción lejos estaba de sospechar que era aquel lugar hasta ese momento me parecía un local de masajes como cualquier otro......


MASAJE Y SORPRESA
Aquel lugar era un pequeño negocio algo escondido en un barrio comercial arreglado con muy buen gusto. Me recibió un hombre de unos 35 años, delgado y muy atractivo. Me indicó dónde quitarme la ropa y recostarme boca abajo en una cama para masajes, cosa que hice al instante. Sin ninguna objeción lejos estaba de sospechar que era aquel lugar hasta ese momento me parecía un local de masajes como cualquier otro.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Vivo en una ciudad muy grande y suelo trabajar de domingo a domingo, quedándome muy poco tiempo para el descanso, cosa que suele dejarme fuertes dolores y tensión en la espalda y hombros. Estaba saliendo de una rutina algo difícil de trabajo y no soportaba la tensión que me aquejaba, no podía más el dolor me estaba matando. Estuve buscando un lugar donde pudiera recibir un masaje relajante para liberar tensiones, pero casi todos los lugares se encontraban cerrados para mi sorpresa ese domingo.           

Busqué al final por internet y encontré un lugar que se ajustaba a mis horarios, por lo que realicé mi cita y acudí. Sin saber que aquel lugar era una tapadera para una empresa que realizaba pruebas de medicamentos para varios laboratorios que deseaban probar sus nuevos productos en humanos para ver que reacciones tenían en el organismo antes de someterlos a aprobaciones de las autoridades de salud para su venta.          

Aquel lugar era un pequeño negocio algo escondido en un barrio comercial arreglado con muy buen gusto. Me recibió un hombre de unos 35 años, delgado y muy atractivo. Me indicó dónde quitarme la ropa y recostarme boca abajo en una cama para masajes, cosa que hice al instante. Sin ninguna objeción lejos estaba de sospechar que era aquel lugar hasta ese momento me parecía un local de masajes como cualquier otro.        

El masaje comenzó normal, aquel hombre trabajó sobre mi espalda, hombros, piernas, todo iba normal, yo iba relajándome cada vez más, sintiendo sus cálidas como grandes manos recorriendo mi piel estaba a punto de quedar dormido cuando el masajista comenzó a sobar la parte interna de mis muslos, cosa que me comenzó a provocar una sensación extraña, que nunca había esperado sentir con un hombre.     

Por más que intenté no prestar atención, a aquello comenzó a excitarme, mi mis huevos comenzaron a cosquillear por dentro de mi escroto, el dijo llamarse Ángel poco antes de decirme que si quería probar un nuevo aceite que prometía darme una relajación como nunca antes, intrigado y sintiéndome como estaba apenas y asentí con la cabeza para evitar moverme, esto con la intención que no notara mi cada vez más notoria excitación.         

Parece que Ángel, no tardo mucho en notar mi excitación mientras pasaba aquel aceite por mi cuerpo, porque comenzó a trabajar sólo en esa zona, poco a poco se acercaba a mis testículos, los rozaba levemente como sin querer, pero cada vez más constantemente. Mi miembro comenzó a ponerse duro y me ponía más y más nervioso.     

Cuando sentía que mi miembro reventaba, Ángel comenzó a masajearlo suavemente esparciendo aquel aceite por mi pene y huevos, no me lo podía creer, me estaba gustando ser masturbado por la mano de Ángel, a la vez que me estaba muriendo de placer, sentía que estaba a punto de venirme cuando de repente las manos de Ángel se detuvieron de manera súbita lo que me hizo reaccionar de mi delirio.

Ángel me pidió que me pusiera boca arriba para continuar, volvió a trabajar por todo mi cuerpo esparciendo el aceito por la parte frontal de mi cuerpo mientras mi miembro palpitaba deseoso de ser tocado nuevamente por sus manos que eran grandes y fuertes.       

Cuando abrí los ojos, Ángel me miraba pícaramente a los ojos, descubrí que sólo vestía un bóxer y que mostraba una gran erección, me tomó de la mano y me la llevó a su entrepierna donde pude sentir su dura erección, no sabía qué hacer, pero movido por la excitación del momento que extrañamente era muy grande lo obedecí y lo tomé por encima del bóxer.

Fue indescriptible lo que sentí en ese momento, nunca había tocado un pene que no fuera el mío, aquello me excito aún más por alguna razón que no entendía me sentía atraído hacia aquel hombre, mi mano no podía apartarse de su endurecido miembro era como si una fuerza invisible me obligara a mantener mi mano sobre su entrepierna, sintiendo el calor que se irradiaba pese a la prenda que lo cubría.

Ángel siguió masajeando mi pene y testículos mientras por mi parte hacía lo propio, aquello era totalmente delicioso, nada me importo en ese momento por alguna razón todas mis tabúes sexuales sobre las relaciones homosexuales desaparecieron de mi mente, fue como todos los miedos sobre tener sexo con otro hombre desaparecieran de mi mente, en algún momento, se despojo de su bóxer para acomodar su pelvis cerca de mi cara y subió a la camilla quedando en una posición parecida a si estuviéramos haciendo un 69.      

Estuvimos unos minutos tocándonos, sentí como me abrió mis nalgas y yo hice los mismo admirando su apretado ano a escasos centímetros de mis ojos, con sus huevos colgando casi rosando mis labios con su pene endurecido pegado a su vientre. Sus huevos eran lampiños, pesados que sueltos se balanceaban entre sus fuertes piernas.

Luego con la ayuda de una de sus manos dirigió su pene a mi rostro, abrí la boca como por inercia sin que me dijera nada e introdujo su duro pene en su boca. Fue delicioso sentir su firme miembro en mi boca, pero eso no fue nada cuando sentí que él hizo lo mismo con mi pene, cerrando sus labios casi en la base de mi erección casi me vengo en su boca en los primeros segundos, sabía lo que hacía, masajeaba mis testículos como todo un profesional.     

Por mi parte, torpemente se lo lambia, hasta algo me impulso a meterlo de lleno en mi boca, fue extraño, era muy excitante, me gusto su sabor, su firmeza, sentir su glande rosando la entrada de mi garganta, sus huevos casi sobre mis ojos, su aroma era embriagador sin mencionar el placer que él me estaba dando con su mamada.  

Así estuvimos durante unos minutos hasta que no pude más, trate de contenerme pero me fue imposible y terminé en su boca, ¡fue un orgasmo épico! Mis huevos quedaron vacíos por completo de la tremenda eyaculación que tuve, fue simplemente el orgasmo más intenso como prolongado de de toda mi vida.           

Después de unos minutos él sacó su pene de mi boca y se vino sobre mi pecho y cara, se levantó, me limpió y terminó de dar el masaje que me hizo sentir esplendido. Todo ocurrió sin siquiera hablar una sola palabra, antes de marcharme Ángel me entrego una tarjeta y me dijo que si sentía alguna molestia por mínima que fuese que hablara al número que aparecía al reverso de la tarjeta.

Llegue a casa y me sentía como en las nubes, aun no podía creer lo sucedido, me di un baño, me coloque una trusa limpia y me metí a la cama, estaba cansado pero muy relajado, no tarde en quedarme dormido profundamente.

El despertador sonó como de costumbre, me levante, me sentía tan bien, como no me había sentido en años, fui al baño y me baje mi trusa (slip) para poder orinar, escuche que algo cayó en la tasa del baño, fue el sonido de algo golpeando el agua, luego sentí como mi entrepierna se mojaba de un liquido caliente que pronto comenzó a bajar por mis piernas.

Lo que me hizo bajar la mirada para ver con horror como mi pene flotaba en el agua del escusado, mis ojos no daban crédito a lo veían, me lleve mis manos a mi entrepierna para ver que ya solo mis huevos permanecían ahí horrorizado levante mi pene del agua para notar que estaba duro, como si fuese de madera, estaba petrificado en su longitud máxima, como si estuviera en erección pero muerto.

Hable al número de la tarjeta y pronto una ambulancia apareció fue llevado a un centro médico privado me hicieron muchas pruebas, pero nada se pudo hacer para devolverme mi pene, un abogado me ofreció una gran suma por concepto de compensación por mi perdida a cambio que no levantara ninguna denuncia, viendo que nada me devolvería mi pene de vuelta acepte el dinero pero puse como condición adicional que se incluyeran sesiones de masajes con Ángel de manera perpetua las veces que quisiera lo que fue aceptado

Desde entonces acudo a esa sala de masaje tener esas manos sobre mi cuerpo y sentir su pene penetrándome que es la única forma que tengo de venirme ahora es una delicia que repito cada vez que puedo, también uso el que fue mi pene petrificado como un consolador llevándome al orgasmo cada que lo uso de una manera extraordinaria, simplemente soy feliz siendo un eunuco, mientras tenga a Ángel y mi pene nadie sabrá por mí de los efectos de ese gel sobre el pene de un hombre.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VIOLACIÓN GAY

Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico......


VIOLACIÓN GAY
Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [CIRCUNCISIÓN] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Aaron Gover & DarkSoul





Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

Pero nunca le dije a nadie ni a mis padres sobre aquello que hoy creo fue un tremendo error, un día fui al colegio como de costumbre pero no había clase por alguna razón pero no me entere de ellos estaba por volver a casa cuando vi a Daniel, Mathew y Brandon los tres se me acercaron me tomaron de los brazos y me llevaron arrastrado hasta la casa de Daniel que era cerca pensé que solo me iban a golpear porque sus padres no estaban en casa, pero aquel iba a hacer un día que nunca voy a poder olvidar mientras viva, para ese momento ya contaba ya con 22 años y estaba por terminar la universidad aunque tenía el físico de un chico de prepa (instituto).

Entre empujones insultos por parte de los tres me llevaron a aquella casa no pudo desistirme era delgado y sin mucha fuerza física o sin la voluntad para hacerlo de todo modos, después de Amarrarme a una silla y golpearme muy fuerte (llore mucho y suplique que se detuviera) me quitaron toda la ropa, incluso mi trusa (slip) lo que me hizo sentir mucha pena y me sonroje, grite pero estaba amordazado para ese momento, me hicieron poner de pie para llevarme a una cama grande, que parecía ser una habitación no usada por alguien.

Para ese momento estaba aterrorizado, no sabía lo que querían hacerme pero de seguro no era nada bueno por lo menos para mí, en sus rostros se dibuja la maldad, sus ojos brillaban intensamente comiéndome con sus miradas lujuriosas que me hizo sentir aun más indefenso que antes de que estuviera desnudo, sentí un leve cosquilleo en mis huevos que se contrajeron contra mi pelvis como si la habitación quedase helada de repente.

Mathew trajo 3 grandes tarros de agua y jabón, Daniel me echo un balde y Mathew me empezó a lavar con el jabón por todo el cuerpo poniendo especial atención en mi pene, incluso corriendo mi prepucio para lavar mi glande, mientras él se desnudaba al igual que Brandon y Daniel, me excite al verlos desnudos eran los primeros hombres que veía desnudos en mi vida lo que hizo que mi pene quedase erecto por completo, lo que hizo que ellos me señalaran y Brandon dijera.

-“Miren a esta puto ya se le paro, en verdad quiere ser penetrado”. Dijo Brandon y todos los demás rieron al escucharlo.

Ya con ambos desnudos empezaron a mojarse entre ellos también y decirme perra, puta y prostituta, entre otras cosas mientras lloraba y gritaba, suplicándoles que me dejasen ir detrás de la mordaza pero a la vez tenía mucho morbo y placer de verlo desnudos tan cerca de mí, me opusieron una navaja en el cuello (Mathew) y dijo que me iba a quitar el trapo que tenía en la boca y si gritaba me mataba, por el miedo me quede en silencio y me lo quito, para luego decirme.

-“Ahora nos la vas a chupar mucho cuidado con los dientes, si nos lastimas te matamos”. Dijo Mathew mostrándome la navaja. 

Mathew acerco su endurecido pene y me hizo hacerle sexo oral pese a la violencia con la que movió mi cabeza tomándome de los cabellos para hacerme tragar su miembro debo decir que lo disfrute después que tener sexo oral con los tres aproximadamente por 30 minutos con la mandíbula adolorida me hicieron acostar boca abajo sobre la cama y me penetraron grite cuando lo hicieron por primera vez se sintió horrible y sentí poco placer era el actor principal en aquella orgia me hicieron eyacular las tres veces que me penetraron cuando los tres acabaron en mi boca Mathew coloco una navaja sobre las venas de mis muñecas y Brandon una en la garganta, Daniel me tomo de los huevos y me dijo

-“Deberíamos matar a un puto como tú, no merece vivir”. Dijo Daniel.

Luego lentamente bajo su navaja a mi pene, estiro mi prepucio hasta casi hacerme gritar de dolor y de un solo corte me corto mi prepucio circuncidándome, luego con mi pene sangrando tomo mi escroto, estirando mi huevos con fuerza hacia abajo, todo mi cuerpo se sacudía de dolor cuando Daniel de dos corte me corto mis huevos, castrándome, me desmaye de dolor de inmediato y para cuando me desperté estaba sobre una banca de un parque.

Trate de levantarme pero una gran punzada me lo impidió, mis manos se fueron a mi entrepierna, estaba vendada y curada de algún modo, me fue obvio que recibieron ayuda de alguien dudo aun que ellos me pudieran curar de aquel modo, como pude sintiendo mucho dolor llegue a casa, por suerte mis padres aun no llegaban, cuando revise mi mochila horas después me encontré con un frasco donde flotando en un liquido estaban los que fueron hasta ese día mis huevos.      

No les dije nada a mis padre, lloro contantemente en silencio, me siento solo y sucio... no sé que hacer es difícil verlos en clase a veces hasta en el baño me hacen tener sexo oral con ellos y cada vez disminuye el placer y pienso en el suicidio tengo miedo... quiero irme pero me da miedo decírselo a mis padres o a otras personas porque ellos sabrán que soy gay... tengo miedo... que la gente sepa que fui violado y castrado por aquellos tres.




Autor: Aaron Gover & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

DESCONOCIDO ASALTANTE

Vivo en Nueva York en uno de esos apartamentos de gran altura, trabajando en un trabajo muy estresante, y no mucho más. Mi rutina diaria consiste en desayunar, ir al gimnasio durante una hora de entrenamiento, ducharme y luego ir al trabajo, donde estoy al día de 8 a 10 horas y luego regreso a casa y me desplomo. Tengo un metro ochenta y cuatro de estatura, un bigotito, un cuerpo musculoso sin vello, redondeado con un grueso pene circuncidado de ocho pulgadas y gruesos como redondos huevos. Mi pene tiene una bonita cabeza de champiñón, que parece desproporcionada a mi pene, especialmente cuando esta suave......


DESCONOCIDO ASALTANTE
Vivo en Nueva York en uno de esos apartamentos de gran altura, trabajando en un trabajo muy estresante, y no mucho más. Mi rutina diaria consiste en desayunar, ir al gimnasio durante una hora de entrenamiento, ducharme y luego ir al trabajo, donde estoy al día de 8 a 10 horas y luego regreso a casa y me desplomo. Tengo un metro ochenta y cuatro de estatura, un bigotito, un cuerpo musculoso sin vello, redondeado con un grueso pene circuncidado de ocho pulgadas y gruesos como redondos huevos. Mi pene tiene una bonita cabeza de champiñón, que parece desproporcionada a mi pene, especialmente cuando esta suave.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo





Vivo en Nueva York en uno de esos apartamentos de gran altura, trabajando en un trabajo muy estresante, y no mucho más. Mi rutina diaria consiste en desayunar, ir al gimnasio durante una hora de entrenamiento, ducharme y luego ir al trabajo, donde estoy al día de 8 a 10 horas y luego regreso a casa y me desplomo. Tengo un metro ochenta y cuatro de estatura, un bigotito, un cuerpo musculoso sin vello, redondeado con un grueso pene circuncidado de ocho pulgadas y gruesos como redondos huevos. Mi pene tiene una bonita cabeza de champiñón, que parece desproporcionada a mi pene, especialmente cuando esta suave. He tenido bastantes oportunidades para saber que una vez que se inicia es difícil detenerse, la mayoría de los muchachos no pueden atravesarla por la garganta, sin desmayarse por la falta de oxígeno. Eso sí, se vuelven una mierda una vez que está dentro de sus apretados culos.

Los fines de semana solían encontrarme en los baños y en varios bares populares, donde podía secar mis huevos. Después del susto del SIDA y los baños cerrados, mi acción se redujo a una mamada ocasional en el metro y mi mano derecha de confianza. Debido a mi trabajo estresante, y al no obtener la acción que necesitaba, siempre estaba en constante estado de calentura. Observé mucho la oficina, cuando caminaba por varios cubículos con una erección en mi pantalón. Quiero decir, incluso cuando era suave, mostraba un gran paquete abultado entre mis piernas.

Llegué a casa tarde una noche y recogí mi correo, notando una carta sin dirección de remitente. Una vez que subí al piso de arriba, lo abrí pensando que era solo otra pieza de correo basura, excepto que tenía un sello de primera clase.

Cuando lo abrí y comencé a leer tuve que sentarme, estaba tan sorprendido. Era una carta escrita a máquina, que detallaba mi rutina diaria y me decía lo bien que la persona que me escribió pensó que era. Se refirieron en detalle a las cosas obscenas que disfrutarían haciéndolo a mi pene y huevos si alguna vez se le daba la oportunidad. Me asuste muchísimo, pensar que alguien me había estado prestando tanta atención, pero al mismo tiempo era un poco excitante.

Entré al baño y me masturbe mientras volvía a leer la carta. Tuve problemas para dormir esa noche, y me desperté varias veces, mojado, con una erección furiosa.

Me sentí un tanto desconcertado a la mañana siguiente, y miré a todos durante todo el día, para ver si había reconocido a alguien que podría haber estado observando durante todo el día. No tenía ni idea, y luego la semana siguiente recibí otra carta por correo. Describía mi semana incluso hasta mis sesiones de masturbación. Realmente me asusté por eso. Busqué en el baño y el dormitorio, pero no encontré nada.

Comencé a saltar en las sombras y para el final de la semana estaba destrozado. Mi concentración en el trabajo se había ido y mi trabajo comenzó a sufrir. Mi jefe me llamó a la oficina y quería saber qué estaba pasando. Le dije que el estrés debía estar llegando y me sugirió que me tomara unas vacaciones. Eso sonó como una gran idea y le dije que haría reservas para vacaciones, si él podía encontrar a alguien que me reemplazara hasta que yo regresara. Dijo que no sería un problema, solo haz las reservas.

Hice los arreglos esa tarde para unas bonitas vacaciones en el Caribe de dos semanas y me fui a casa sintiéndome genial. La semana siguiente, mi trabajo mejoró y dejé todo en muy buena forma. La noche antes de mi vuelo, había otra carta en mi buzón. Empecé a temblar, cuando lo abrí y comencé a leer. Quienquiera que me escribiera, me deseó unas vacaciones agradables y me dijo que me relajara y tomara un buen bronceado, especialmente de mi pene y huevos.


* * *

Llegué al hotel y mi equipaje fue llevado por un botones muy guapo. Quería saber si había algo más que pudiera hacer por mí y, por impulso, le pregunté qué estaba haciendo una vez que salió de servicio. Me sorprendió cuando no dijo nada especial, y estaría más que feliz de estar a mi servicio. Así que hicimos una cita para más tarde esa noche, y bajé, comí, me acosté junto a la piscina durante un par de horas y luego fui y tomé una breve siesta. Acababa de salir de la ducha y se estaba secando cuando llamaron a la puerta. Cuando abrí la puerta, me quedé sin aliento. De pie frente a mí había un galán guapo. Se había quitado la camisa y solo llevaba una tanga ajustada. Entró, cerró la puerta, agarró la toalla y la dejó caer al suelo, cayó de rodillas y chupó mi pene, antes de que pudiera decir una palabra. Era un cabrón de experiencia, pero todavía tenía problemas para ahogarme.

Finalmente, pude apartarlo de mi pene, y moverme a la cama, donde dejó caer su tanga, deleitándome con un buen y largo pene sin circuncidar y colgantes huevos bajos en un escroto sin vello. Caímos en la cama en una posición del sesenta y nueve y en un instante habíamos llegado al clímax juntos. Pasamos toda la tarde en la cama y tuve que admitir que cuando se fue por la mañana, tanto mi pene como mi trasero estaban agotados. Me dejó durmiendo y volvió al trabajo. Más tarde ese día, cuando bajé para comer algo, me encontré con él y le pregunté si estaba interesado en una actuación repetida. Él sonrió y puso mi mano sobre su entrepierna y me preguntó qué pensaba. Me sorprendió encontrar un bulto duro, esforzándose por salir de su pantalón.

Hicimos planes para más tarde esa noche. Y así pasaron las dos semanas completas. Nunca salí a recorrer la isla, pero ciertamente exploré cada curva y grieta de su cuerpo. Cuando finalmente abordé el avión, estaba más deprimido que antes. Nunca había tenido tanto sexo, y con la misma persona, alguna vez en mi vida. Creo que me enamoré

Cuando llegué a casa, subí a mi apartamento y me estrellé. A la mañana siguiente volví al trabajo y me mantuve ocupado hasta la hora del almuerzo, cuando decidí que necesitaba un descanso y fui a la oficina de correos para recoger mi correo. Para mi sorpresa, había otra carta, similar a las demás. Decidí no abrirlo hasta que llegara a casa. No necesitaba arruinar mi tarde.

Cuando llegué a casa, en realidad estaba temblando cuando abrí el sobre. Para mi sorpresa, fui recibido y me dijeron lo contentos que estaban de que me hubiera revolcado con el botones.

Dejé caer la carta con incredulidad. ¿Quién era esa persona y por qué me estaba siguiendo? Tenía que haberme seguido a la isla, ¿cómo podría haber sabido de mis hazañas? Estaba realmente conmocionado y asustado en ese momento. Decidí que era hora de llamar a la policía para ver qué podían hacer para encontrar a esta persona. Decidí pasar por la estación cerca de la oficina durante mi almuerzo del día siguiente y ver lo que sugirieron que haga.

Esa noche, necesitaba dormir un poco, así que tomé una pastilla para dormir y caí sobre la cama. Lo siguiente que recuerdo fue despertar a ese dolor en mis huevos. Traté de bajar la mano y ver qué causaba el dolor, cuando me di cuenta de que no podía mover los brazos y tampoco podía ver nada. Me habían atado, con los ojos vendados y amordazado. Sentí que algo caliente se aplicaba en mi entrepierna y luego algo afilado, deslizándose sobre mi abdomen y alrededor de mi entrepierna.

Por primera vez, escuché a alguien hablar, "Ahora no te muevas, de lo contrario es probable que pierdas algo".

Sentí que me aplicaban una toalla caliente en los genitales y luego sentí en lugar de ver una presencia a mi lado. Quien estaba inclinado y un aliento caliente contra mi oreja dijo: "Sabes que te he estado observando durante meses y no tienes idea de cuánto te envidio, tu buena apariencia, tu gran cuerpo y tus grandes huevos redondos y pesados. Es solo que no justo que lo tengas todo, mientras yo no tenga nada. Así que he decidido tomarte solo una pequeña parte. Estoy seguro de que no me envidiarás ahora, ¿quieres? "

Se alejó y luego sentí su presencia entre mis piernas, la toalla siendo eliminada y luego su boca caliente envolvió mi duro pene hasta llegar a la raíz. La succión que aplicó fue como estar enchufado a una aspiradora. Pensé que estaba a punto de arrancar mi pene de raíz, la succión era tan fuerte. En un segundo, estaba disparando una gran carga en su garganta. Se sostuvo hasta que me dreno y luego sentí algo cálido sobre mi pene y mis huevos otra vez, luego sentí una toalla secándome los genitales.

Levantó mi pene y la colocó sobre mi abdomen y luego sentí como si se pusiera un trozo de cinta adhesiva en la cabeza y lo pegara a mi abdomen. Lo sentí levantar mis huevos y ponerlas en una especie de bloque de madera. Luego hubo un dolor punzante cuando algo afilado cortó en la parte superior del saco. Sentí algo indagando dentro de mi saco y luego este dolor sordo cuando levantó el cordón izquierdo y luego sentí como una cuerda atada fuertemente alrededor del cordón. Lo mismo se hizo con mi cordón derecho, y luego con más dolor cuando presioné el cuchillo en el bloque y de una rebanada rápida, supe que mis bolas ya no estaban unidas a mí.

Lo siguiente que recuerdo fue despertar por la luz del sol que entraba por mi ventana, cegándome parcialmente cuando abrí los ojos. Inmediatamente, sentí dolor en mi ingle y me levanté sobre los codos y miré hacia abajo entre mis piernas. Mi pene todavía estaba pegado a mi abdomen, pero mis huevos se habían ido y la entrepierna estaba negra y azul.

No podía creer que la pesadilla hubiera resultado en eso. Si hubiera ido a la policía con la primera carta, imagine que nada de eso hubiera ocurrido. Finalmente alcancé el teléfono y llamé al trabajo, diciéndoles que había recibido una intoxicación alimentaria anoche, y que estaba en cama. Con suerte, estaría trabajando el lunes siguiente, ya que ya era viernes. Resultó ser un largo fin de semana, pero el que me había mutilado sabía cómo coserme. Pude caminar y el lunes, pude ir al trabajo, pensé que era todo ese día estaba a punto de regresar a casa, cuando mi jefe se detuvo.

Parecía preocupado de que aún me mirara mal, y me dijo que si necesitaba descansar unos días más, él lo entendería. Le agradecí su preocupación, pero le dije que estaba seguro de que estaba mejorando.

Esa noche, había otra carta en mi buzón, junto con una foto de mis huevos flotando en un contenedor. En la parte inferior de la carta, un mensaje que decía: "tus huevos flotan solos aquí, y seguro que les gustaría alguna compañías. Si desea proporcionar un compañero, simplemente deje encendida la luz de la cocina".

Monté en el ascensor hasta mi piso, abrí la puerta, encendí la luz de la cocina y tomé dos pastillas para dormir. Sabía que iba a ser otra larga noche.




Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

COSA POR HACER

Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre......


COSA POR HACER
Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [TROFEO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre.        
La madre de Jim, Shane, nunca había deseado realmente un varón, más bien, una niña habría sido de su preferencia. Las chicas son tiernas, lindas y huelen bien francamente, Shane podría imaginarse criando a una chica. Después de todo, se sentía más cómoda con la gente de su mismo sexo.

Un niño varón fue inesperado y desagradable para Shane. Al principio ella se cansó de perseguir a Jim y su comportamiento masculino agresivo y franco. A los diez años, Jim corría desnudo por toda la casa. No porque fuera extraño ni nada, era solo que Shane había perdido interés en Jim. A ella no le importaba si estaba vestido o no cuando estaba en casa. Era demasiado esfuerzo para frenarlo.

Alrededor de la mitad de la edad de 13 años, el pene de Jim se desarrolló por completo. Todavía estaba sin vello, pero su pene estaba lleno, largo y pesado. Incluso flácido, su pene colgaba grueso entre sus piernas. Shane se había divorciado por once años y la falta de un hombre en su vida, sexualmente, la había dejado frustrada por mucho tiempo. Shane comenzó a verse a sí misma protagonizando anhelante entre las piernas de Jim. Si estuvieran tumbados en el sofá viendo la televisión y apareciera una chica bonita en la pantalla, el pene de Jim comenzaba a crecer. Shane no pudo evitar notar esto. Pronto ella estaría mirando solo el pene antes que ella.

Para su propia conmoción e incomodidad, el pene de Jim se estaba convirtiendo en una pieza de fantasía. Shane se imaginaría coqueteando con su hijo, acariciando su pecho sin vello y frotando sus huevos. Podría imaginar besarlo profundamente como una mujer sabe cómo hacerlo.

Shane entendió cómo las mujeres afectaban a los hombres. Los hombres eran visuales, fácilmente estimulados por el tacto y podían ser atraídos rápidamente a un estado de lujuria. Ella había sabido de amigas que habían hecho que los hombres aceleraran, hombres que ni siquiera les gustaban mucho estas mujeres. Luego, en el calor de la pasión, la mujer le quitaría el condón al hombre. Posicionaría su húmeda vagina sobre su vara y se sentaría. Estas mujeres describieron la avalancha total de poder que sentían, sabiendo muy bien lo que estaba sucediendo mientras que el macho solo podía enfocarse en su orgasmo en construcción.

Luego, el boom, nueve meses después, los bebés y el matrimonio forzado y los pagos de manutención infantil. Pronto vendrían nuevos autos, casas nuevas y sementales más jóvenes. Después de todo, si un hombre ha tenido sexo, la mujer merece un poco a cambio. Una mujer es una Diosa después de todo, y para la mayoría de los hombres su vagina era el último altar para la adoración. Eso no era correcto para un chico, por lo que a las niñas se les decía. Pero el comportamiento modelado por otras mujeres y su propio impulso natural, egoísta y sexual son los verdaderos maestros.

Así que Shane miró el pene joven y sustancioso de Jim y deseó hacerlo. Quería excitarlo, sentirlo en su boca tan indefenso, chuparlo, lamberlo, meterlo por su culo. Ella quería seducirlo y sentirlo. Ella quería tomar a Jim que la penetrara por el culo. Las fantasías de Shane construidas y construidas dentro de ella. Día tras día, semanas.  Su pasión se convirtió en una especie de locura.

Un día, Shane tenía a una amiga más. Otra divorciada llamada Jill que había ejecutado la estafa del hombre como lo llamaban las damas en el círculo social. Era rica y tenía todos los objetos que podía desear, incluidos unos pocos amantes. Jill era una pantera en la jungla y Shane y todos los demás lo sabían. Jim había estado dando vueltas por la casa todo el tiempo y Jill lo había notado.

Shane vio los ojos de Jill rastrear el pene como el culo de Jim. De vez en cuando, Jill tiraba algo de la mesa y le pedía a Jim que lo recogiera. Shane estaba paralizada, Jim se inclinaba y dejaba al descubierto su lindo y pequeño pene y sus huevos simplemente quedaban colgando ahí, apuntando al suelo.

Después de una hora o dos de hablar, lo que a las mujeres les encanta hacer, Shane fue a usar el baño. Shane se detuvo justo en la esquina hacia la cocina, ella se sobresaltó por el sonido de bofetadas húmedas y gemidos ligeros. ¿Qué podría estar pasando ahí? La imaginación de Shane despegó, podía imaginar que el cartero había venido y se había dejado seducir por Jill. Un hombre mayor con su pene en su vagina era la imagen que se le vino a la mente.

Shane miró por la esquina y su boca se abrió. Jim estaba inclinado sobre la mesa de la cocina, la boca de Jill cerca de su trasero. Ella estaba lamiendo su ano, su pene y huevos atrapados a través de sus piernas. Jill estaba tirando de los huevos y el pene de Jim. Estaba jadeando, mirando con los ojos abiertos a la pared. Jill estaba tirando y tirando a un ritmo furioso.

Jim se puso rígido, su espalda se arqueó, y el aire escapó de sus pulmones. Sus caderas comenzaron a moverse hacia adelante y Jill disparó su mano libre entre sus piernas, directamente debajo de sus huevos. El pene de Jim chorreó semen en un ritmo pequeño pero constante.

Después de unos momentos su aliento comenzó a calmarse, Jill hizo girar a Jim y le ofreció su mano ahuecada llena de su semen. Él no sabía qué hacer. Ella lo instó a seguir la orden de la mujer, sacó su lengua y comenzó a lamberla. Jill pacientemente, casi como una madre, le dio a Jim su jugo de chico. Ella frotaba su pene y luego se la puso en la boca. Ella solo se sentó allí por lo que pareció una eternidad. Luego levantó a Jim, le dio unas palmaditas en la espalda y lo envió fuera a la cocina. Antes de irse, ella le susurró algo al oído que su madre no pudo escuchar.

Shane podía ver la piel roja y arañada del pene y huevos Jim, que al menos estaban un poco magulladas cuando Jim salió de la habitación. Entonces Jill dijo: "Está bien, Shane, puedes entrar ahora".

Shane estaba aturdida. Entró, se sentó y las dos mujeres comenzaron a hablar de lo que acababa de suceder. Hablaron de la creciente necesidad de Shane de la acción de un pne y de cómo Jim estaba causando tanto estrés indebido. Jill hizo que Shane abriera su corazón y llorara un montón en el proceso. Jill explicó que es injusto que un chico le haga eso a su madre y que se debe hacer algo. Dado que Shane nunca había querido tener un chico, en realidad era culpa de Jim la incomodidad de Shane. Solo había una solución, Jim tendría que ayudar a Shane con un hermoso gesto de generosidad y amor.

"¿Qué sería eso?", Preguntó Shane. Jill dijo que, dado que el pene y los huevos de Jim eran la causa de todos los problemas, deberían ir.

Un momento de silencio se hizo en la cocina. Shane objetó que nunca podría obligar a su hijo a renunciar a su virilidad. Jill preguntó si Shane ayudaría a Jim a ayudar a su madre con esta acción si era algo que Jim quería. Shane pensó un poco más. La respuesta fue sí, pero Shane estaba seguro de que Jim nunca lo aceptaría.

-"Solo un momento", dijo Jill, "Jim, ¿puedes venir por favor?"

Shane se sentó en estado de shock, Jim dobló la esquina de inmediato. Jill debe haberle dicho que se quede lo suficientemente cerca como para escuchar su conversación y, como un chico bueno y cariñoso, lo hizo.

Jim le dijo a su madre que le gustaba su pene y huevos y que no quería perderlos. Últimamente soñaba mucho con meter su pene en las chicas y arrojar sus cosas blancas dentro de ellas. Había soñado con hacerle lo mismo a su madre y eso le molestaba mucho. Shane y Jim se miraron la una a la otra y se dieron cuenta de que cada una temía que algún día tendrían sexo con él. Que la tensión sexual entre ellos llevaría a algo que los desgarraría y a su relación. Ambos se dieron cuenta de que no querían que eso sucediera alguna vez.

Jill casualmente, cariñosamente acarició el trasero de Jim con una mano. Jim se sentó en la rodilla de su madre, sus huevos incómodamente atrapados contra el material de su pantalón. Se inclinó hacia adelante y comenzó a besarla en la boca. Introdujo su lengua, su pene se endureció y él comenzó a acariciar su pierna. Ella experimentó eso de una manera fuera del cuerpo, observó despreocupada mientras él se acercaba al regazo y la entrepierna de su pantalón.

Cuando su respiración volvió a la normalidad, él le pidió que por favor hiciera lo que Jill sugirió y le quitara el pene y sus huevos. Por favor, por favor, por favor, suplicó. No los quiero si se interpondrán entre nosotros de esta manera. Jill asintió solemnemente sobre su hombro, una pequeña sonrisa se detuvo en la comisura de sus labios.

"Tengo una idea, hagamos esto especial para Jim", dijo Jill. "Démosle algo para recordar sus genitales". Él te dará un regalo y tu le darás uno. Será totalmente especial".

Jim y Shane se preguntaron qué tenía en mente. Ella sugirió que arreglaran que le cortaran el pene, pero solo en el momento exacto en que estaba teniendo su orgasmo final en las manos de su madre. De esa manera, era inevitable que su madre le diera una experiencia especial y sorprendente, y él le daría su hermoso y pesado pene. Pensaron en silencio y luego estuvieron de acuerdo. Jim besó a su madre en la mejilla y dijo que le gustaría hacerlo pronto. Shane también lo quería pronto, al día siguiente. Jill dijo que podría ayudar con los preparativos, pero le gustaría que Jim se quede en su última noche como un chico completo. Fue aceptado por todos.

Esa noche, Jill entró en la habitación de invitados en la que se estaba quedando Jim y le puso un anillo en su pene no tuviera una erección. Luego ella sacó un consolador y lo penetro por el culo. Ella le quitó anillo del pene y dejó que su pene se agrandara, y luego volvió a ponerle el anillo. Le pidió a Jim un pequeño favor para ayudarlo a él y a su madre. Jim dijo seguro y lo penetro por el culo todo el tiempo que pudo. Pasaron las horas y su pene baboso, relleno y restringido se metió dentro y fuera de su culo. Ella estaba en éxtasis. Ella nunca había sido penetra así durante tanto tiempo, y para agradecerle especialmente, Jim siguió penetrándola incluso después de que su pene quedo en carne viva y roja por tanto frotamiento.

Cuando se cansó, se retiró y ella se dio la vuelta. Ella lo atrajo hacia sí y envolvió sus dedos alrededor de la base de su pene. Ella comenzó a frotar contra su vello púbico y esto hizo que la piel de su pene se inflamara y doliera. Disfrutó mucho de eso, le gustaba hacer que un pene se sintiera tan sensible que el chico pensó que podría morir.

Jim estaba increíblemente dotado de resistencia y la dejó hacerlo hasta que le dolió tanto el pene que deseaba haberlo perdido. Luego pensó en el día siguiente y sonrió. Jill sabía lo que estaba pensando, las mujeres siempre lo hacen. Ella sacó un frasco de crema de aloe vera y dejó que le pusiera algo a su pene. El alivio fue increíble, del placer al dolor al alivio del dolor. Mañana sería aún mejor, pensó Jill para sí misma.

El día siguiente fue muy comercial. A Jim le dieron buena comida todo el día, Shane y Jill establecieron un ambiente especial en la sala de estar. Jim fue llevado a la habitación y acostado en la mesa. Jill levantó las piernas del chita tan atrás que estaban atadas con sus tobillos alrededor de las orejas. Shane tuvo un flashback de Jim siendo un bebé estando en la misma posición en la que solía meter las piernas para poder cambiarle el pañal. Ahora Jim había vuelto para un cambio mucho más grande que nunca.

Jill sacó unas pastillas, un porro y una copa de vino con una botella llena detrás. Las dos mujeres mayores alimentaron a Jim con suficientes drogas para hacer que una mirada de ensueño cruzara su rostro, se volvió totalmente relajado, su pene flácido y colgante. Jim estaba en la posición más vulnerable en la que había estado alguna vez. Las dos mujeres sonreían para ese momento, Shane feliz de que su hijo experimentaría éxtasis y sería feliz. Jill estaba feliz de poder manipular esa situación y de que ambas pudieran quitar un pene. Le pareció tan gratificante hacer algo tan permanente. Sabía que ese joven no tenía la experiencia para hacer una elección como esa. Todavía no podía imaginarse qué sacrificio realmente estaba haciendo. Lo mucho que echaría de menos su pene y la capacidad de llegar al orgasmo. El hecho de que ninguna chica lo querría nunca y la frustración sexual que le esperaba cada día de su vida. Jugar con niños era muy divertido porque al final te dejan lastimarlos. Quieren que los lastimes.

Shane se acercó a su hijo atado y expuesto. Ella le metió la lengua por el culo. Lo lambió,  chupó su pene, lo puso duro hasta que su gran pene se dejó caer en su mano. Ella vio lo rojo que estaba y se dio cuenta de que incluso mientras obtenía placer de su trabajo manual, también le dolía. Esto lastimó a Shane pero sabía que valía la pena porque, sobre todo, Jim simplemente le había rogado por ese momento. Puede que no le gustase tener un hijo, pero ciertamente lo amaba.

Jim comenzó a gemir y Shane fue más rápido, quería que ese dolor terminara lo antes posible. Pero justo cuando Jim llegó al punto de no retorno, Jill detuvo a Shane. Ella dijo que era el gran momento de Jim y que debería tener la oportunidad de llegar a la experiencia definitiva. Jill sacó una cámara de video en un trípode y comenzó a grabar. Ella pensó que Shane y Jim querrían ver los eventos más tarde. Jill también trajo un artilugio de aspecto extraño. Era un dispositivo de mano con un gatillo. Jim no podía ver lo que las damas estaban haciendo, incluso cuando Jill le mostró a Shane cómo deslizar el dispositivo sobre el pene de Jim. Luego apretó el gatillo y todo habría terminado, una banda elástica aprisionaría el pene y una cuchilla lo separaría, cortaría este gran trofeo varonil. Jill le susurró algo al oído a Shane y ella asintió con la cabeza.

Jim ya se estaba desmayando cuando le dieron más marihuana para fumar, más vino y más píldoras. Su pene estaba rojo y su madre comenzó de nuevo con él. Jim se desorientó y comenzó a gritar de alegría y dolor. Jill se acercó y se rascó las partes íntimas con las uñas. Jim estaba adolorido, lloraba, se reía mientras las damas comenzaban a complacer y torturar su paquete simultáneamente.

Jim estaba más que excitado, en un estado de placer divino. Su pene era tan duro como el cemento. Las mujeres estaban empezando a extraer pequeñas cantidades de sangre. Se detuvieron y comenzaron, se detuvieron y comenzaron, creando un ritmo de picos y valles increíbles. Se construyó en una cabeza y Jill asintió con la cabeza a Shane, ambos sabían lo que vendría en cualquier momento: Jim. No solo Jim, sino el último momento de Jim. Iba a correrse y luego se despediría del sexo con mujeres para cumplir con su deseo.

Shane apartó las nalgas de Jim y le metió los dedos en el culo. Ella colocó el mecanismo alrededor de su pene. Bajó la cabeza y apretó los labios alrededor del miembro palpitante de su hijo, comenzó a arrastrar la cabeza hasta la punta del pene, chupando y rodeándolo con los labios, la lengua y saliva, raspándolo ligeramente con los dientes, como si sacara su semen con succión Jim se tensó, Shane llegó al final de su pene y el orgasmo llego.

Fue una gran sacudida, una convulsión, un llanto su orgasmo, semen y semen y más semen corriéndose por la boca de Shane. Sabiendo que era la última vez que Jim iba a correrse en su vida, lo mantuvo en su boca. Y en el momento final, acercándose al mayor chorro de todos, su dedo tembló y ella presionó el botón. Wham. El pene de Jim fue cortado cerca de la base, colgó de la boca de Shane por un momento y luego la dejó caer en un contenedor que estaba colocado cerca.

Ella se había corrido un poco antes y al hacerlo se aseguró de que Jim tuviera la mejor experiencia, tal como Jill le había susurrado a Shane que hiciera. Jim estaba en las alturas viniéndose cuando perdió su pene y ese momento quedó congelado para siempre. No solo después de que él se vino, sino cuando ella se venía. El último chorro más grande quedó dentro de Jim para siempre.

Shane se arrodilló y metió la lengua en la boca de su hijo, ella le devolvió su semen y la probó por última vez. Se besaron por minutos, disfrutando lentamente el momento que habían hecho juntos.

Años más tarde, Jim vio el video con su madre y se abrazaron como una madre y su hija en el sofá. Atrás quedaron las fantasías de la lujuria y el sexo. O eso pensó Shane, porque Jim todavía tenía sus huevos y por eso pensaba en venirse y tener uno orgasmo una vez más. Hubiera dado cualquier cosa por hacerlo incluso un tiempo de su vida. Estaba tan frustrado consigo mismo por haber tomado la decisión que tomó. Cada vez que veía a una chica guapa, su pene, lo que quedaba, se ponía un poco rígido, pero nunca podía bajarse. Algunas noches lloraba solo para dormir, sollozando por sus propias acciones y por la falta de vida sexual. Pero en el fondo había algo más, había una especie de orgullo. Esto había sido hecho para ayudar a su madre. Este fue el último regalo que le había dado y sabía que era amado.

Por el consejo de Jill, su madre tenía su pene preservado en una caja transparente para que Jim pudiera guardarla en su habitación. Lo miraba por la noche y soñaba con penes largos y duros que penetraban y eyaculaban algo que él nunca más en su vida podrá volver a hacer.




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

NOCHE AMATEUR

El Blastoff Club parecía un bar normal con un escenario, y Tim pensó que tener que comprar una membresia de $ 20 para entrar era solo un truco. Jordy no dejó de decirle: "Tienes que ver lo que sucede en ese lugar", pero hasta el momento, no estaba tan impresionado. El lugar estaba escasamente decorado y tenuemente iluminado, a excepción de los focos rosados enfocados en el escenario, y todos los actos aparentemente se realizaban desnudos, incluso el cómic stand up que estaba encendido cuando llegaron un poco antes de las 10 p.m. La música era un corte por encima de una disco, mecánica enlatada, lugares generalmente favorecidos, rítmicos y oscuros......


NOCHE AMATEUR
El Blastoff Club parecía un bar normal con un escenario, y Tim pensó que tener que comprar una membresia de $ 20 para entrar era solo un truco. Jordy no dejó de decirle: "Tienes que ver lo que sucede en ese lugar", pero hasta el momento, no estaba tan impresionado. El lugar estaba escasamente decorado y tenuemente iluminado, a excepción de los focos rosados enfocados en el escenario, y todos los actos aparentemente se realizaban desnudos, incluso el cómic stand up que estaba encendido cuando llegaron un poco antes de las 10 p.m. La música era un corte por encima de una disco, mecánica enlatada, lugares generalmente favorecidos, rítmicos y oscuros.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ADVERTENCIA] [CANIBALISMO] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Rob-Cole





El Blastoff Club parecía un bar normal con un escenario, y Tim pensó que tener que comprar una membresia de $ 20 para entrar era solo un truco. Jordy no dejó de decirle: "Tienes que ver lo que sucede en ese lugar", pero hasta el momento, no estaba tan impresionado. El lugar estaba escasamente decorado y tenuemente iluminado, a excepción de los focos rosados ​​enfocados en el escenario, y todos los actos aparentemente se realizaban desnudos, incluso el cómic stand up que estaba encendido cuando llegaron un poco antes de las 10 p.m. La música era un corte por encima de una disco, mecánica enlatada, lugares generalmente favorecidos, rítmicos y oscuros. Pero la cerveza de barril que recibió en el bar fue una de $ 5,00.

Era la noche de "No Talento", que Tim interpretó como "noche de aficionados", y a juzgar por el cómic, que produjo algunas risas pero muchos silencios muertos, se suponía que la desnudez compensaría un montón. El cómic fue seguido por un chico go-go de cabello oscuro, que sin duda era decorativo, pero no podía bailar, valió la pena.

Sin embargo, el maestro de ceremonias era casi un espectáculo en sí mismo. Era sorprendentemente guapo, delgado y enérgico de unos 20 años con cabello castaño cortado a la moda y un conjunto que consistía en un chaleco de cuero negro abierto, cinturón de cuero negro, botas negras, anilla de polo cromada ancha y extremadamente apretada y una sonrisa infantil. Su zona de la ingle estaba completamente lampiña. Su impresionante pene con glande en forma de casco rosa se mantuvo rígido, los huevos se levantaron y se sujetaron a ambos lados de ella, aparentemente por una fina varilla o alambre que atravesaba ambos huevos y su pene.

Las cadenas ligeras entre el cinturón y los bucles en la parte exterior de ambos testículos mantenían todo el trabajo recto contra su desnudo vientre. Excepto tal vez por las cadenas, el arreglo parecía bastante permanente, por lo que bombear su pene era prácticamente imposible, por lo que Tim solo podía preguntarse por la durabilidad de la erección.

Las cosas comenzaron a mejorar con otro chico go-go. Era un lindo negro cuyo truco estaba haciendo girar una serie de pesas de colores brillantes unidas a un pesado anillo a través de la cabeza de su larga y delgada erección. Balanceó los pesos en círculos verticales con él, alcanzando una velocidad respetable, y Tim se preguntó si el anillo de la cabeza no se habría soltado. Siguió aumentando el tamaño de los pesos hasta que llegó a lo que dijo que era dos libras, estirando su pene a más de un pie de largo. Se mantuvo bastante flojo y parecía una cuerda de chocolate unida a su entrepierna. Le dijo a su audiencia que su objetivo era conseguir al menos dos pies de largo, "Así que puedo atar un nudo en él", que nos hizo reír.

Durante la mayor parte de esto, la multitud había sido escasa, pero el lugar estaba lleno para cuando el niño negro terminó, y había un aire casi tangible de expectativa.

-"¿Ahora qué?" Tim miró a Jordy.
-"Espera y verás."

El maestro de ceremonias subió al escenario otra vez. "Ese atuendo es tan salvaje", comentó Tim. "¿Cómo lo mantiene?"

Jordy se encogió de hombros. "Pero las cosas están a punto de volverse más salvajes".

-"De acuerdo, muchachos", decía el maestro de ceremonias, "Sorpresa' y estoy feliz de decir que tenemos un voluntario. Jason, ¿estás listo?"

-"Aquí vamos", dijo Jordy.

Un rubio de piernas largas, tal vez de 19 años, fue casi literalmente expulsado de un grupo de hombres jóvenes con los que había estado parado. Subió los peldaños al escenario, sonriendo nerviosamente. Vestía pantalón de mezclilla ajustado y una camiseta azul, que procedió a quitarse con fuerte aliento de la audiencia, sonrojándose furiosamente todo el tiempo. Su pene se levantó de los pantalones y se quedó allí, sonriendo como un idiota y aparentemente paralizado por la vergüenza hasta que, cebado por el público, comenzó a jugar consigo mismo, tirando de sus huevos colgantes y golpeando su pene de lado a lado. Todo el paquete se había afeitado por completo.

-"¡Vamos, idiota, Jason!" gritó uno de los tipos con los que había estado parado.
-"¡Sí, vamos a verlo disparar!" alguien más en la multitud insistió en voz alta.

El chico se congeló por un momento. Obviamente estaba en una agonía de vergüenza. Tim supuso que estaba allí en un desafío. Pero su desconcierto no pareció afectar su pene. Continuó defendiéndose bastante bien. Él había estado parado un poco de lado. El maestro de ceremonias, sonriendo, le puso una mano en el hombro y lo giró suavemente para que mirara al público por completo.

Otros en la multitud recogieron el "¡Idiota!" estribillo. El maestro de ceremonias le susurró algo al oído y finalmente lo obligó a hacerlo. De pie con los pies bien separados y sosteniendo una mano detrás de su espalda, agarró su pene que sobresalía con la otra y comenzó un lento, deliberado bombeo, arriba y abajo a lo largo de todo el eje. Alrededor de medio minuto en eso, su mano ya no se movía tan despacio. Sus grandes y pesados huevos revoloteaban salvajemente mientras bombeaba. El maestro de ceremonias dio un paso atrás, no dejando el escenario como lo había hecho para los otros actos.

Aunque estaba un poco perplejo por esta actuación, Tim lo observó con interés, sintiendo que su propio pene se endurecía en la pernera de su pantalón. Se dio cuenta de que uno de los chicos que estaban cerca, en la multitud, desabrochó sus pantalón 501 y sacó su propia pene para jugar.

Jason estaba a punto de correrse, su mano se movía cada vez más rápido.

-"Probablemente sucederá cuando él dispare", dijo Jordy.
-"¿Qué?"

La pregunta de Tim fue respondida casi de inmediato por los eventos en el escenario. Una cuerda de semen blanco se arqueaba desde el pene del joven rubio hacia la multitud. Casi al mismo tiempo, hubo dos estallidos fuertes, como petardos, desde las proximidades de su entrepierna.

-"¡Jesús!" dijo Tim.

Jason palmeó su polla contra su estómago para mirar. Y miró fijamente.

Sus testículos literalmente habían explotado. Su escroto colgaba hecho jirones desde la base del pene. Sorprendentemente, había poca sangre, o al menos poco que pudiera verse por la iluminación del escenario.

La audiencia explotó de una manera diferente, en silbidos y aullidos de risa encantada.

El chico solo se quedó allí, mirándose a sí mismo.

-"¡Qué demonios!" dijo Tim, volteándose hacia su amigo. Pero Jordy también se estaba riendo. -"¿Qué te dije?", Cantó. "¡Eso es lo que llamo hacer estallar una nuez!"

El maestro de ceremonias le dio una palmada al rubio en el trasero y le cantó a la audiencia: "¿Qué tal eso, muchachos, fue eso o no fue una verdadera eyaculación?"

Esto trajo más ruidos de apreciación. Jason forzó una sonrisa incomoda. Todavía estaba sosteniendo su pene, como si no supiera qué otra cosa hacer.

-"La primera vez que sucedió", dijo tímidamente.

Por supuesto, esto trajo más risa.

-"Vamos a tener un buen deporte real", instó el maestro de ceremonias.
-"¿No te dije que este lugar era salvaje?"

Tim miró a Jordy. Los ojos grises de su colega masturbándose brillaban en su rostro juvenil de nariz respingona y su entrepierna estaba abultada.

-¿Pero cómo hicieron eso? ¿Lo sabía? El tiene que tener".

-"Sabía que su atuendo, o parte de él, probablemente se desperdiciara. Simplemente no sabía cómo".

-"Ya veo", dijo Tim, sin ver nada, excepto que Jordy estaba inmensamente excitado por todo eso.

-"Piden voluntarios antes del espectáculo", explicó pacientemente Jordy, "luego te llevan y verifican lo que tienes antes de regresarte. He oído que te dan una oportunidad para ayudar a mantener el ritmo".

-"Lo que explicaría cómo el maestro de ceremonias mantiene su erección".

-"¿Qué? Oh, seguro. No hay duda. De todos modos, alguien me dijo que le dieron a los voluntarios una inyección de analgésicos, luego le vendaron los ojos y le hicieron cosas a sus carnes, como si probablemente reemplazaran los huevos de este tipo con bombas de cereza. El maestro de ceremonias podría estallarlos cuando se viniera".

-"¿Y él no sabía que le habían sacado sus huevos?"
-"Supongo que no."
-"Pero lo vimos subir al escenario".
-"Sí, pero ya estaba arreglado".

Tim negó con la cabeza, sin saber si creía algo de esto o no.

-"Pero no pueden simplemente dejarlo así".

-"Oh, no lo harán. Lo llevarán de vuelta y recortarán lo que queda de su escroto agradable y limpio, y se colocaran una curita o algo así". Jordy se rió entre dientes como si la idea le hiciera las cosquillas. "No es gran cosa."

Efectivamente, apareció un tipo que tomó al rubio por el brazo y lo condujo hacia una puerta en la parte posterior del escenario.

Mientras tanto, el maestro de ceremonias llamaba a otro voluntario para ofrecer el premio de la puerta de la tarde. "Todos ustedes dicen lo que será. Todo lo que el voluntario tiene que hacer es venir aquí, quitarse los pantalones, y masturbarse. Vamos, chicos, desafíense a sí mismos. Es solo partes fungibles, es divertido y no lo es". 'duele un poco'

-"¿De qué se trata todo esto?"
-"Espera y verás. Mejor aún, ¿por qué no te ofreces?"
-"Tienes que estar bromeando.

La audiencia estaba nerviosa, con chicos por toda la habitación siendo instados por sonrientes compañeros a subir al escenario. El mismo hombre que había guiado a Jason salió de la puerta en la parte posterior del escenario llevando una pequeña mesa con varias cosas sobre ella.

"Vamos chicos, es su espectáculo. ¿Están nerviosas todas estas noches?" el maestro de ceremonias estaba diciendo.

Abajo cerca del frente, alguien parecía estar avanzando. Luego subió los escalones hasta el escenario y se volvió nerviosamente hacia el público: un pelirrojo pequeño, con pecas y ojos sorprendentemente azules. Como el rubio con las nueces que explotaron, estaba sonriendo y ruborizándose.

-"Córtaselos", alguien gritó.
-"¿Cuál es tu nombre, amigo?" el maestro de ceremonias preguntó.

El pelirrojo intentó decir algo, tuvo que aclararse la garganta, finalmente logró decir "Eric".

-"Escuchemos por Eric".
-"Quítelo", gritaron varios tipos, en medio del aplauso que siguió, provocando risas.

Eric vaciló, miró al sonriente maestro de ceremonias, luego se quitó la camisa de punto verde de manga corta y dejó al descubierto un pecho liso y sin vello. Miró al maestro de ceremonias de nuevo, quien hizo un gesto hacia abajo con una mano, luego se balanceó primero en una pierna y luego en la otra para desatarse y quitarse los zapatos.

-"¿Está arreglado esto también?" Tim preguntó.
-"No esta parte, no. Esta es la parte que me gusta, porque tienes que hacer lo que diga la multitud".

Eric se quitó su pantalón de color marrón claro para revelar un paquete desproporcionadamente grande para su esbelto cuerpo, afeitado pero con un arbusto de cabello rojizo oscuro sobre la base. El pene salió turgente y rígido casi de inmediato sin que el hombre lo tocara. Sus huevos no eran nada especial, pero la cabeza de su pene, era grande y bulboso, captó la atención de Tim de inmediato. Parecía una fruta exótica. El propio pene de Tim, que se había ablandado cuando las nueces de Jason habían reventado, comenzó a ponerse duro de nuevo.

-"Wow, esa pene tiene que ser al menos nueve pulgadas", comentó Jordy. "Seguramente se lo cortaran. Y probablemente sus huevos también".

La cara del chico era casi tan roja como su cabello, pero se enfrentó a su audiencia con valentía, agarrando sus muñecas detrás de su espalda y empujando sus caderas y su erección hacia adelante.

"Bueno, es obvio que Eric tiene mucho que ofrecer", blasfemó el maestro de ceremonias. "¿Qué va a ser, muchachos?"

La habitación estaba en un alboroto, con chicos gritando los nombres de varios elementos de la anatomía masculina. El maestro de ceremonias esperó, y después de un par de minutos, una especie de consenso se desarrolló en la multitud, con la mayoría de los chicos gritando: "¡PENE!" o "¡Hotdog!" Entonces alguien gritó: "¡TODO!" El resto rápidamente lo tomó, golpeando sus pies y cantando: "¡Todo! ¡Todo!"

La cara del pelirrojo se había convertido en un estudio consternado. Pero su enorme órgano masculino estaba, en todo caso, sobresaliendo aún más.

-"No lo entiendo", dijo Tim.

-"¿Qué es lo que piden?" Jordy respondió con una sonrisa traviesa. "Las salchichas y las cebollas del chico serán el premio de esta noche".

Tim negó con la cabeza, todavía no lo entendía. "¿Alguien lo chupa, o algo?"

-"Vamos, hay que poner su Pene y huevos a punto".
-"Uh, quieres decir, ¿cortado y entregado?"
-"Por supuesto."
"¿Pueden ellos hacer eso?" Tim estaba muy consciente de su propio pene y sus huevos.
-"Tiempo".

En el escenario, el pelirrojo y el maestro de ceremonias habían consultado. Eric estaba claramente molesto. Estaba discutiendo y sacudiendo la cabeza vigorosamente. Sonriendo, el maestro de ceremonias respondió con una paciente discusión que era casi inaudible por el ruido de la multitud, pero Tim escuchó algo acerca de ser un buen deporte y no decepcionar a "sus admiradores". Los jóvenes del público gritaban y pateaban con los pies. Alguien gritó algo acerca de no perder el conocimiento, lo que hizo que Eric alzara la vista. Negó con la cabeza lentamente un par de veces más, pero se mantuvo malhumorado cuando el maestro de ceremonias tomó lo que Tim reconoció como una pistola de hipo de la mesa y le dijo algo. La pelirroja vaciló, luego levantó sus huevos e hizo una mueca cuando el maestro de ceremonias lo golpeó en la entrepierna.

-"Espero que tengas tu talón de boleto", dijo Jordy. "Es un trozo de carne caliente".

Tim se palpó el talón en el bolsillo, todavía sin creer que eso estuviera sucediendo.

El maestro de ceremonias tomó un trozo corto y grueso de lo que parecía una manguera o tubería negra, incongruentemente arrastrando un largo cable eléctrico, desde la mesa y se dirigió al lateral del escenario para enchufarlo.

-"Oigan, usarán el lazo", dijo Jordy.
-"¿Qué es eso?"
-"Ya lo verás. Es realmente limpio".

Otros en el público aparentemente también reconocieron el artilugio. Hubo una lluvia de aplausos y un par de silbidos. El maestro de ceremonias respondió levantándolo y sonriendo. Ahora Tim vio que tenía un gran lazo de alambre, tan delgado que era casi invisible, sujeto al extremo opuesto al cable.

Mientras tanto, Eric se había agachado para hablar con un tipo algo mayor, alguien con quien había venido, arriba en la multitud, con el pene sobresaliendo entre sus piernas y sus huevos colgando. Estaban claramente discutiendo. Eric parecía enojado y asustado.

El maestro de ceremonias esperó un momento y Eric se puso de pie, obviamente molesto, pero ahora parecía un poco apaciguado. El hombre al que había estado llevando estaba sonriendo. El pene de Eric estuvo muy erecto siempre, la cabeza reluciendo con pre-semen. Se volvió hacia el maestro de ceremonias para ver a lo que la multitud había reaccionado, pero sí reconoció el artilugio que el maestro de ceremonias estaba sosteniendo, no reaccionó.

-"Él no sabe lo que es. Esto va a estar bien", se rió Jordy.
-"Entonces, ¿qué es lo que hace?"
-"Ya verás."

Los ojos del pelirrojo se agrandaron y miró el artilugio que el maestro de ceremonias estaba sosteniendo. Por un momento, pareció que se iba a negar nuevamente. Luego, torció una esquina de su boca, se encogió de hombros y asintió. Separo los pies de par en par y empujó sus caderas hacia adelante, poniendo una mano detrás de su espalda. El maestro de ceremonias inmediatamente se arrodilló y deslizó el lazo de alambre sobre el pene de Eric hasta la base del pene. Eric agarró su pene con fuerza con su mano libre y comenzó a bombear lentamente, luego más rápidamente. La multitud calló expectante. La manzana de Adam de Eric se balanceó.

-"Hombre, esto será algo genial", dijo Jordy.

Después de un par de minutos, el semen brotó de la cabeza del cucurucho entre los dedos de Eric. Instantáneamente, el lazo de alambre brilló al rojo vivo y el maestro de ceremonias lo bajó y volvió a colocarse entre las piernas del pelirrojo. Había un olorcillo de pelo chamuscado, pero nada más parecía suceder. El maestro de ceremonias se enderezó, sosteniendo el lazo, ahora oscuro otra vez. Eric se mantuvo inmóvil, con una expresión peculiar en su rostro. Luego levantó lentamente la mano que agarraba su pene. El pene y sus huevos se desprendieron de su entrepierna, que fueron cuidadosamente cortados de su entrepierna. Él los miró, pareciendo aturdido.

La multitud se volvió loca. Para su sorpresa, la pene de Tim bajó violentamente por la pernera de su pantalón.

-"¿Qué tal eso? ¿Qué tal eso?" Jordy estaba gritando.

El pelirrojo continuó mirando fijamente su pene y testículos liberados, hacia la sorprendentemente pequeña herida cauterizada donde habían estado y hace poco. Por el momento, parecía ajeno a la multitud. El último episodio del pequeño drama requería que Eric eligiera el boleto ganador de su pene. Todavía con aspecto aturdido, sin embargo, logró gritar con voz fuerte, "316".

-"Oye, ese soy yo", jadeó Tim.
-"Así se hace", dijo Jordy. "Sube aquí".

Tim se dirigió al escenario y subió los escalones, demasiado consciente del bulto que bajaba por la pernera de su pantalón y de la gran mancha húmeda al final. Pero sintiéndose llamado por algún tipo de gesto, se volvió y saludó tentativamente a la multitud y logró una sonrisa para Jordy. Eric miró a su erecto pene un momento más, luego se lo tendió a Tim. De cerca, Tim podía ver lágrimas en sus ojos. Pero también parecía un hombre que acababa de enfrentar un desafío y ganó.

-"Creo que estos son tuyos ahora", dijo. "Espero que los disfrutes tanto como yo".
-"Gracias, hombre", dijo Tim.

Luego, sorprendido por su propia audacia, agarró el gran pene justo por encima de sus huevos, estaban calientes y firmes en su mano y la piel estaba seca y lisa, Tim deslizó la piel hacia arriba y hacia abajo con la otra mano.

-"Si esa cosa dispara otra vez, me caigo de aquí", bromeó el maestro de ceremonias, sacando una risa de la multitud.

Tim le dio a Eric una amistosa palmada en el trasero, su mirada se detuvo brevemente en la sorprendentemente pequeña herida entre las piernas del pelirrojo, y abandonó el escenario.

Más tarde, en el automóvil, mientras examinaba nuevamente su trofeo en la bolsa de plástico, le dijo a Jordy.

-"Debo admitir que nunca imaginé que vería algo así. Y esa cosa del lazo simplemente lo quitó todo, como si no fuera nada".

-"Sí, lo sé. Eso también me pasó a mí cuando lo vi por primera vez".

-"¡Entonces te dan este pequeño folleto sobre maneras de cocinarlos, como si estuviera hecho todo el tiempo!" Lo hojeó, aunque estaba demasiado oscuro en el automóvil para leer las recetas.

-Jordy se rió. "Wow".

Tim guardó silencio por un momento, metiendo la mano en la bolsa para jugar con los testículos que habían sido de Eric.

-"¿Alguna vez piensas en ser voluntario?"

Jordy se detuvo por una luz roja. Miró a su amigo y sonrió de oreja a oreja.

-"¿Qué piensas?"

Tim se rió. Su polla estaba dura como de piedra en sus jeans otra vez.

-"Avísame cuando lo hagas".



Historia Original Aquí.




Autor: Rob-Cole      Traductor: Darksoul 

CLASE DE ANATOMÍA DE LA SRTA. COLBERT

"¡Así que la próxima semana vamos a ver si podemos encontrar un voluntario o dos para que podamos hacer una demostración real, y no tener que usar un consolador! Gracias a todos. Que tengas un gran día" Con eso, Claire Colbert despidió a nuestra clase de anatomía avanzada......


CLASE DE ANATOMÍA DE LA SRTA. COLBERT
"¡Así que la próxima semana vamos a ver si podemos encontrar un voluntario o dos para que podamos hacer una demostración real, y no tener que usar un consolador! Gracias a todos. Que tengas un gran día" Con eso, Claire Colbert despidió a nuestra clase de anatomía avanzada.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [ESCOLAR] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: AlanaFitz & DarkSoul





"¡Así que la próxima semana vamos a ver si podemos encontrar un voluntario o dos para que podamos hacer una demostración real, y no tener que usar un consolador! Gracias a todos. Que tengas un gran día" Con eso, Claire Colbert despidió a nuestra clase de anatomía avanzada.

Mis amigas y yo estábamos mareadas de emoción. ¿Podría ser eso real? Después de varias demostraciones de aula usando salchichas, consoladores y otras representaciones fálicas, la Srta. Colbert desafió a la clase a reclutar voluntarios reales para realizar... ¡una verdadera penectomía!

La nuestra es una escuela secundaria particularmente progresista, conocida por ofrecer cursos avanzados para estudiantes inteligentes. Pero los chicos eran escasos. No era una escuela privada de chicas. De hecho era una escuela pública. Fue creada para atraer a estudiantes avanzados y darles un ambiente de aprendizaje acelerado. Y solo por suerte, mucho más chicas que chicos cumplían los requisitos para la admisión.

Algunos positivos y negativos resultan de la muy sesgada relación chico-chica. Con aproximadamente un muchacho por cada seis muchachas, no hay casi ninguna lucha en los pasillos o disturbios los salones de clase. Así que todos podemos centrarnos mucho mejor en el aprendizaje.

Cuando tenemos un baile en la escuela, los chicos parecen tener una gran ventaja. ¿Puede cualquier chico no terminar con una chica bonita como su cita? Y de hecho, la mayoría de los chicos llegan con una chica muy atractiva en su brazo.

Entonces, ¿qué hacen las otras cinco de cada seis chicas? Bueno, la mayoría de nosotros solo vamos con otras chicas! No es la gran cosa. Las probabilidades son, incluso que las muchachas que llegan con muchachos terminarán bailando con otras muchachas, puesto que la mayoría de los muchachos odian bailar, él parecer.

Y así, no se necesita un cirujano cerebral para averiguar que la mayoría de las chicas en la escuela se sienten atraídos por otras chicas. Es bastante común en todas partes hoy para las chicas de secundaria ser bi, pero en nuestra escuela, la mayoría de las niñas son en su mayoría lesbianas. Que creo que es genial. Especialmente cuando una escuela como la nuestra tiene muchísimas chicas muy calientes compitiendo para entrar.

Lo que me lleva de nuevo al desafío de la señorita Colbert.

"Lisa, ¿quién sabes que podríamos conseguir para la demostración de la clase?" Le pregunté a mi mejor amiga.

"Dios, no sé, Alana... Rompí el mes pasado con Scott. Todavía somos amigos. Pero no puedo imaginar que él dijera sí a que se le quitara el pene.

"Estoy de acuerdo. Eso es algo difícil de convencer a un chico. Sé que Jack de mi clase de gimnasia no puede mantener sus ojos fuera de mí, pero ¿qué estaría dispuesto a sacrificar para conseguirme? "Lisa y yo nos miramos, como si esperara repentinamente leer la mente de la otra. Lisa es ardiente y es muy popular en la escuela, especialmente en las fiestas. Ella se ha sabido que es muy salvaje y para poner muy excitadas a otras chicas con quienquiera que se ha atrevido a costarse con ella. Su lengua deslizándose dentro y fuera de una vagina afeitada de otra muchacha puede hacer que la muchacha más recta intente sexo con una muchacha.

"Jack es el mejor amigo de David Pierce... ¿sabes, de Covington High School? David y Jack me miran como si estuvieran excitados todo el tiempo... y por los paquetes en sus short, apuesto a que ambos están bien dotados! "Lisa dijo.

Jack y David... Apuesto a que tienes razón, Lisa. Pasan por mi casa tarde todos los sábados por la mañana. ¿Me pregunto si podríamos atraerlos un poco? Podríamos disponer en nuestro micro-bikinis y esperar hasta que los veamos venir... luego frotamos aceite de todo nuestro cuerpo la una a la otra y ver qué... bueno, ¿qué 'surge'! ¿Qué piensas?"

"Oh, estoy dentro. Creo que podemos llamar su atención. Tal vez podamos incluso echar un vistazo a su equipo de "demostración". No querríamos llegar hasta el final de la clase y tener que aprender solo  que ellos tienen salchichitas. "Lisa tenía razón. Las demostraciones hasta ahora fueron todas con dildos y perritos calientes midiendo por lo menos 15 cm. Así que claramente la señorita Colbert no querría nada más pequeño.

"Lisa, duerme esta noche en mi casa y podemos terminar de prepararnos para los chicos. Entonces mañana podremos establecer nuestra pequeña trampa y ver qué podemos atrapar.

"Okey... Me encantaría... Llamaré a mi mamá de tu casa... y tal vez podamos navegar por la red juntos por un tiempo... mirar penes, echa un vistazo a las que más nos gustan... Conozco algunos sitios realmente lindos, de grandes y carnosos penes... un montón de ellos están siendo chupados por otro tipo muy musculoso, pero que me excita un poco, ¿sabes? "Lisa se estaba poniendo caliente mientras pensaba más en penes, sexo y vaginas... bueno, Lisa era simplemente una chica muy cachonda.

"Eso suena divertido", dije, "Me encantaría ver algunos de esos sitios. Sabes, sería muy bueno tener un novio dispuesto a posar así, ¿no crees?

"¿Te refieres a posar desnudo, acariciándolo fuertemente, mientras chupa un buen, largo y grueso pene? ¡Sí! Sería. No hay suficientes chicos que estén dispuestos a hacer eso por sus amigas, pero siempre estoy buscando a esos tipos de chicos".

-Yo también, Lisa. Me siento increíblemente húmedo pensando en eso. Es gracioso. Sé que cuando se trata de sexo, soy como la mayoría de las chicas... prefiriendo el sexo con otras chicas todos los días. Pero ver chicos calientes chupando penes siempre me excita. "

"¡Bien, Alto, me estoy realmente poniéndome caliente, mientras más hablamos de eso! Vamos a ir a algún lugar donde podamos disfrutar de un poco de intimidad y... ¡bueno, disfruta de una cierta intimidad! "Lisa suplicó.

Nos dirigimos directamente a mi casa. Mis padres no estaban en casa y no estarían por horas. Hasta mi habitación y rebotando en mi cama matrimonial, Lisa y yo caímos en un profundo y húmedo beso, nuestras manos inmediatamente sobre los cuerpos de la otra. Ambas somos de pequeños senos y tenemos cuerpos delgados, largos y deportivos. En solo unos segundos nos quedamos en tanga y las camisetas. Sus dedos encontraron su camino debajo de la banda elástica de mi ropa intima que estaba húmeda y casi se veía a través de ella. Su dedo medio se deslizó suavemente en mi húmeda y empapada vagina y pronto sentía los primeros placeres de un orgasmo.

"Espera, espera, espera" dije, "¿No vamos a ver a chicos chupando penes en internet, primero?"

"Sí... definitivamente... pronto... pero primero..." contestó sin aliento, "Necesito probar tu vagina... déjame quitarte la tanga... oh, sí, tu rajita es tan hermosa! Mmmmmmmm... Oh, parece deliciosa... déjame separar tus piernas más... mmmmmmm.... Amo tus labios, son tan bonitos y rosados y húmedos.... Mmmmmm... mira cómo se separan fácilmente! .... ¡Oh, Alana, tengo que chupar tu clítoris!"

Lisa mojó su cara hasta que ella tuvo su nariz en su clítoris con su vagina por debajo. Su lengua comenzó una rotación lenta pero firme en la capucha de mi clítoris. Pronto su lengua deslizó más allá de sus labios vaginales y profundamente en su interior. Ella la estaba penetrando con su lengua y estaba pronto a venirse, venirme y venirme... ¡Pensé que iba a llegar más allá del placer! Su cara hermosa, su boca completamente envuelta alrededor de mi vagina, chupando y lambiendo hasta el orgasmo y después del orgasmo... ninguna muchacha nunca miró más imponente y más hermoso que Lisa con su cara enterrada entre mis piernas extendidas y en mi sexo lampiño, mojado, afeitado.

Lisa se movió gradualmente, colocando su propia vagina por encima de su cara, y luego lentamente la bajó para satisfacer sus labios y lengua. Sus manos se acercaron para agarrar sus nalgas para tirar de su vagina hacia ella y mantenerlo en su lugar. Lisa usó sus manos para mantener sus piernas extendidas lo más ampliamente posible, así su cuerpo se mantendría arqueado para ofrecerle a su siempre entusiasta ataque oral. Y ahora también tenía una vagina afeitada hermosa, suavemente para chupar, lamber y beber de su contenido.

Por el resto de la tarde se quedaron así... haciendo un  69, viniéndose y viniéndose una y otra vez.

Y esa noche prepararon todo para el sábado. Su objetivo era simple. Utilizar sus encantos y un poco del encanto lésbico para atraer a los dos muchachos para que fuesen voluntarios para ser nuestros invitados en la clase de Anatomía de Miss Colbert. Finalmente iban a ver una verdadera y viva penectomía. ¡Dos penectomías, si tenían suerte!

El sábado las dos se sentaron en el porche de la casa, solo en diminutos vikinis listas para entrar en acción, unas dos horas después Jack y David aparecieron caminando iban bromeando, los dos adolescentes de 17 años eran altos, atractivos y con músculos definidos aunque no en exceso Jack era rubio y David pelirrojo, apenas los vieron ambas se despojaron de sus sostenes para comenzar a untarse crema bronceadora.

Los dos adolescentes al pasar frente a la casa no pudieron evitar ver aquel espectáculo, pero el clímax llego cuando ambas se dieron un apasionado beso, juntando sus pechos y aplastando sus pezones entre ellos con todo sus bellos cuerpos brillando, aquella escena hizo que Jack y David tuvieran una tremenda erección que era evidente debajo de sus bermudas color caqui que llevaban.

Lisa y Alana separaron sus labios para voltear a ver los dos absortos adolescentes frente a ellas, se pusieron de pie, mostrándoles sus tersos senos, para luego con una seña invitarlos a acercarse a ellas, Jack y David no lo dudaron, fue como ser atraído por una fuerza invisible, los cuatro se fueron al pateo trasero de la casa donde Alana tomo y Jack para comenzar a besarlo en la boca, Liza toma a David e hizo lo mismo.

Los besos de ambas parejas fueron apasionados, ellas despojaron de sus playeras a ambos por lo que sus pechos comenzaron restregarse por sus marcados dorsos, los dos adolescente no tardaron en comenzar a pasar sus manos por sus nalgas, senos y piernas de ambas, fue entonces que Alana hizo su movimiento a una seña de ella Lisa se aparto como Alana de sus deseosos amantes.

-“Chicos si quieren tenernos deberán firmar esta hoja de consentimiento”. Dijo Alana.

Aquello parecía una hoja de consentimiento normal en la que especificaba que ambos deberían comparecer desnudos el lunes en la clase de la Srta. Colbert, lo que ninguno de ellos leyó fue que autorizaban el retiro de sus penes durante la clase. Por lo excitado que ya estaban Jack y David firmaron sin leer bien aquel documento, una vez firmado la acción entre los cuatro continuo pero ya no en el patio sino en la habitación de Alana sobre su amplia cama.

Alana y Lisa terminaron de desnudar a Jack y David, los acostaron en la cama donde comenzaron darles lambidas primero y luego una mamada suprema a ambos adolescentes Jack poseía un pene de 19 cm circuncidado con huevos de buen tamaño mientras que David tenía un pene de 18 cm sin cortar con venas sobresaliendo por todo sus tronco con un par de huevos enormes, aquella mañana y tarde las dos parejas disfrutaron de los placeres sexuales a todo lo que daba incluso Alana y Lisa intercambiaron de pareja para poder ambas disfrutar de aquellos dos buenos penes condenados a morir el lunes.

El lunes a ya en la escuela Alana y Lisa fueron a la oficina de control donde entregaron las hojas de consentimiento firmadas por Jack y David, también entregaron las instrucciones de la Srta. Colbert, luego se marcharon, apenas Jack y David entraron a la escuela fueron requeridos en la oficina de control donde el Sr. Sander, los inmovilizo con un aparato sónico usado por la policía, Jack y David quedaron como estatuas sin poder moverse pero completamente conscientes sin saber lo que pasaba.

El Sr. Sander, despojo de sus ropas a ambos adolescentes dejándolos solo en ropa interior, coloco a ambos sobre bases con ruedas como si fueran maniquíes y espero a que la Srta. Colbert que también fue requerida en la oficina pasara a recogerlos para su clase, lo que sucedió no mucho tiempo después, muy contenta la Srta. Colbert seguida de ambos adolescentes paralizados se dirigió a su salón donde ya las chicas la esperaban.

-“Bueno dias chicas, hoy gracias a sus compañeras Lisa y Alana tenemos a dos voluntarios para poder realizar no una sido dos penectomías”. Dijo la Srta. Colbert.

Apenas termino de dar ese anuncio el Sr. Sander introdujo a Jack y David paralizados en ropa interior al salón, el asombro de las chicas al ver a ambos atractivos adolescentes casi desnudo frente a ellas fue más que evidente, cuando el Sr. Sander se marcho, la Srta. Colbert, tomo un cutter y con su ayuda corto la ropa interior primero de David y luego de Jack dejando a ambos desnudos frente a la concurrencia femenina.

-“¡Bien clase vamos a empezar!” Dijo la Srta. Colbert.

Luego de explicar algunas cosas ya vistas a modo de recordatorio señalando en donde es que se encontraban aquellas partes en el pene y testículos de ambos adolescentes, para ese momento aterrorizados por completo, tomo un cuchillo curvo y dijo tomando el pene de Jack en una de sus manos.

-“Chicas hay dos formas de hacer una penectomía una es dejar un pequeño muñón, la otra es el retiro del pene por completo, como tenemos dos voluntarios hoy, vamos a hacer las dos, pero antes hay que decidir quién de ambos tendrá un muñón y el otro no”.

Se escucharon risas ahogadas por parte de la clase.

-“Alana y Lisa lo justo es que ustedes decidan”. Dijo la Srta Colbert.

Lisa y Alana que estaban sentadas juntas deliberaron entre ellas unos segundos antes de que Alana se pusiera de pie para decir.

-“¡Completa David y Jack con muñón!” Dijo Alana.

Ambos adolescentes se estremecieron al escuchar las palabras de Alana, la Srta. Colvert sonrió y explico cómo realizar una penectomía dejando un muñón.

-“Es la cosa más simple, solo se corta el pene dejando un pequeño trozo del mismo, usualmente de 1 o 2 cm, (tomo un marcador e hizo un raya punteada alrededor del pene de Jack) en este caso dejare 1.5 cm desde la base”. Añadió la Srta Colbert.

Luego ella comenzó a masturbar a Jack lo que sorprendió a las alumnas, el pene del adolescente pero al terrible terror que estaba sintiendo, comenzó a poner rígido, apenas tardo unos segundos en estar completamente en erección, cuando lo estuvo la Srta. Colbert usando el cuchillo curvo que sostenía corta profundamente sobre las rayas marcadas en su pene, los ojos de Jack se abrieron grandes al ser golpeado por un intenso dolor de manera inmediata.

La sangre comenzó a fluir de su pene, mientras la cuchilla cortaba y cortaba, justo cuando estaba por separar su pene, del ojo de su glande brotaron dos fuertes disparos de su semen, que hizo dar un alarido general por parte de la audiencia.

-“¡HIIIUUUGGGG!”
-“No pasa nada es normal que el macho que está siendo cortado eyacule”. Dijo la Srta, Colbert.

Momentos después ella sostenía el miembro cortado de Jack en su mano, lo mostro a la clase y luego aplico una crema especial sobre el muñón sangrante que lo cicatrizo instantáneamente, dejando un pequeño agujero para la orina.

De inmediato paso el pene cercenado al que paro la hemorragia a una de las chicas para que se lo pasaran, mientras se movió con David, quien lloraba con lagrimas rodando por sus mejillas a raudales ya su pene estaba endurecido por completo.

La Srta. Colbert uso un depilador láser para eliminar todo el vello púbico de David, luego clavo la afilada punta del cuchillo curvo debajo de su pene, para luego hacer un profundo corte alrededor del pene, que tenía espasmos, justo cuando ella termino de hacer el corte circular, el pene de David expulso tres fuertes chorros de su semen, la Srta. Colbert, explico a la clase cuales ligamentos se debían cortar, señalándolos y cuáles no, luego de 20 agónicos minutos para David su pene entero fue separado de su cuerpo.

Luego la Srta. Colbert aplico de nuevo la crema y una oquedad quedo por arriba de los huevos de David con un pequeño orificio en el centro, tanto David como Jack tendrían que sentarse cada que quisieran orinar desde ese momento.

“RING, RING”. Sonó.

-“Con esto concluimos la clase de hoy, por favor devuelvan los penes al salir y no olviden estudiar lo visto habrá examen el viernes próximo”. Dijo la Srta. Colbert.

Quien detuvo a Alana y Lisa antes de salir y les ofreció los penes de los dos nuevos eunucos, como premio por su colaboración para la clase, lo que ambas aceptaron y antes de irse cada una de ellas se acerco a uno de los adolescentes aun paralizados y los besaron con pasión en los labios. Ambas les dijeron al oído.

-“Fue una de las mejores tarde de mi vida, la del sábado y esta fue la mejor clase de Anatomía de la Srta. Colbert”.     

Luego ambas se marcharon llevándose cada una, uno de los miembros amputados durante la clase.    
  




Autor: AlanaFitz & DarkSoul       Traductor y Adaptador: DarkSoul

WENDY Y FELIPE

Felipe de 14 años vestido todo de negro, junto a su hermana Wendy, daban el ultimo adiós a sus padres recién fallecidos en el cementerio local, Wendy de 30 años era la media hermana de Felipe pues su padre se caso en segundas nupcias con su madre, sin embargo era la única pariente que tenia, ella acepto hacerse cargo del delgado adolescente, dos semanas luego del funeral con todo arreglado ambos viajaron a la ciudad donde Wendy tenía su casa......


WENDY Y FELIPE
Felipe de 14 años vestido todo de negro, junto a su hermana Wendy, daban el ultimo adiós a sus padres recién fallecidos en el cementerio local, Wendy de 30 años era la media hermana de Felipe pues su padre se caso en segundas nupcias con su madre, sin embargo era la única pariente que tenia, ella acepto hacerse cargo del delgado adolescente, dos semanas luego del funeral con todo arreglado ambos viajaron a la ciudad donde Wendy tenía su casa.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PADRES] [ADVERTENCIA] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Felipe de 14 años vestido todo de negro, junto a su hermana Wendy, daban el ultimo adiós a sus padres recién fallecidos en el cementerio local, Wendy de 30 años era la media hermana de Felipe pues su padre se caso en segundas nupcias con su madre, sin embargo era la única pariente que tenia, ella acepto hacerse cargo del delgado adolescente, dos semanas luego del funeral con todo arreglado ambos viajaron a la ciudad donde Wendy tenía su casa, era soltera y vivía sola,  los primeros días pasaron sin mayores incidentes, con algunas que le parecieron raras a Felipe.

Wendy parecía que lo celaba y vigilaba demasiado pero pensó que aquello era algo por la recién muerte de su padre, Felipe aunque triste era un adolescente al fin y pronto la pena de la pérdida de sus padres comenzó a ser vencida por la necesidad de auto complacencia sexual, habían pasado ya cuatro semanas desde que se vino por última vez y una noche tuvo un estupendo sueño húmedo que lo hizo descargar abundantemente dentro de su pequeña trusa blanca que tuvo que ser cambiada, pero que libero la presión en sus testículos aun en crecimiento.  

Desde esa noche sus ganas por masturbarse se renovaron de nuevo con mayor ímpetu que antes, pero Wendy lo mantenía ocupado y vigilado la mayor parte del tiempo incluso mientras se bañaba insistía que lo hiciera con la puerta abierta, lo que de alguna forma incomodaba a Felipe aunque solo por algunos días luego se acostumbro, pronto comenzó en su nuevo colegio y cada que llegaba a casa aprovechaba para bañarse y masturbarse en la bañera, pues Wendy no llegaba de su trabajo hasta la noche, por lo que disponía de unas horas de soledad para sí mismo.

Wendy vigilaba a su hermanito no por querer protegerlo sino para evitar que se masturbara pues consideraba esa práctica como un pecado atroz, que en los jóvenes hombres debía ser evitada para que sus almas no se perdieran en las llamas del infierno pese a no parecerlo ella era muy religiosa, secretamente también revisaba la ropa interior de Felipe sin que lo supiera antes de lavarla, fue por eso que descubrió la enorme mancha de semen en una de sus prendas de la noche que tuvo el sueño húmedo pero ella lo mal interpreto como que estaba haciendo una actividad pecaminosa. 

Felipe disfrutaba de sus tardes en soledad andando solo en trusa (slip) incluso algunas veces incluso sin ropa alguna cubriendo su cuerpo, le gustaba observar su pene en erección cada día más grande, frente al gran espejo de cuerpo entero de la sala, pero lo que más disfrutaba era masturbarse en la bañera, con su glande sobresaliendo del ajuga jabonosa, bajando su prepucio sobre su húmedo glande hasta que su espeso liquido blanco brotaba de la punta, sintiendo como sus testículos se contraían contra su pelvis y todo su cuerpo se estremecía agradablemente por varios segundos que lo hacían gemir.

Pasaron cuatro meses desde que Felipe vivía con Wendy, aquella tarde estaba disfrutando de un refrescante baño,  jugando como ya era costumbre con su pene en erección, Wendy salió temprano del trabajo pues iban a instalar algunos equipos y se decidió que a los empleados no necesarios darles el resto del día libre, por lo que llego a casa varias horas antes de lo usual, escucho apenas entrar a la casa ruido de agua, Felipe no cerró la puerta, no había necesidad estaba solo por lo menos eso suponía, Wendy subió la escaleras y se quedo observando la escena sin ser vista.

Los ojos de Wendy se abrieron grandes al ver el pene de Felipe de color claro, con poco vellos púbicos rubios oscuros, un palo de carne de venas pronunciadas casi a punto de estallar, y un glande hermoso con un par de huevos, aun sin vello, pero hermosos y colgantes, que se sacudían mientras su mano bajaba y subía por su endurecido pene, ese par de huevos era los más hermosos que había visto en su vida, Wendy había tenido solo una experiencia sexual y era que la atormentaba, pensando que por ese rato de placer, condeno su alma para siempre, pero incluso el hombre con el que perdió su virginidad no tenía un par de huevos como los de Felipe.

Cuya ímpetu juvenil le hacía estar siempre deseoso de sexo, Wendy escuchaba como el agua sonaba cuando sus huevos la tocaban para elevarse, el prepucio de Felipe cubría y descubría su glande, lo que la hizo sentirse más caliente de lo que ya estaba, sus piernas de Felipe eran fuertes y bien marcadas, se le notaba que hacia algún deporte, muy seguramente futbol, tenía los músculos bien marcados, y cuando se inclino hacia abajo para acomodarse en la bañadera levantándose un poco Wendy noto que también era dueño de un gran trasero, unas nalgas firmes y marcadas, bien respingadas que le provoco abalanzarse y apretárselas, oler y hasta lamber esas nalgas hermosas de su hermanastro.

Felipe comenzó a palpar lentamente sus testículos durante mucho tiempo, hasta que poco a poco su pene cuya mano seguía moviéndose por él, comenzó a palpitar, era muy evidente, que estaba por venirse ya no aguantaba más, estaba que explotar por lo que acelero el movimiento de sus manos, se puso de pie dejando su esbelto cuerpo a expuesto por completo a los ojos de Wendy.

El liquido pre-seminal brotaba ya a raudales del ojo de su glande no aguanto mucho su mano rozaba la punta muy lentamente estaba tan excitado sintiendo delicioso que no pudo aguantar mucho viniéndose a borbotones chorro tras chorro broto de su pene con fuerza incluso uno de ellos cayendo fuera de la bañera, su mano no dejaba de moverse, sus huevos se contrajeron a su cuerpo y Felipe dio un gemido con los ojos cerrados disfrutando de su enorme orgasmo, mientras era observado por Wendy.

-“¡DIOS OOOOOOOHHHHH!” Gimió Felipe.

Justo cuando estaba en lo más alto de su placer escucho decir desde la puerta.

-“¿Qué crees que estás haciendo maldito pecador?” Pregunto Wendy.

Los ojos de Felipe se abrieron grandes y de inmediato trato de cubrirse sus genitales con la mano, trato de sumergirse en el agua de la bañera pero Wendy lo fue a buscar y lo saco tirando de una de sus ojeras, para tenerlo desnudo apenado y cohibido ante ella, que no dejaba de mirarlo de nuevo le pregunto.

-“¿Te estabas masturbando verdad?” Pregunto Wendy.

Felipe solo asintió con la cabeza con pena ante la pregunta de ella, sin saber que más hacer.

Wendy abrió uno de los cajones debajo del lavabo y caso un gran cepillo que le servía para limpiar la bañara era de madera y el mango era largo, pero en el área de las cerdas era ancho como ovalado, hizo que Felipe se secara y luego Wendy coloco una sus piernas al borde de la bañara que la dejo en forma de “L” invertida sobre la hizo recostar a Felipe aun desnudo, depositando su abdomen sobre su muslo izquierdo, las nalgas de Felipe, apretaditas, blancas y paraditas que parecían un durazno maduro quedaron expuestas a Wendy.

-“Ahora te voy a quitar las ganas de seguir haciendo esas cochinadas”. Dijo Wendy.

Para comenzar a azotar esas bellas nalgas con el cepillo, golpe tras golpe lo daba con más fuerza, Felipe trato de no llorar o gritar pero al quinto azote le fue inevitable, todo su cuerpo se cimbraba con cada nuevo azote, rápidamente se perdió la cuenta de cuantos fueron, Felipe solo le suplicaba luego de un rato.

-“PARA, PARA POR FAVOR, NO LO VOLVERE HACER, ¡LO JURO!” Suplicaba Felipe.

Cuando Wendy se detuvo lo miro y sorpresivamente para Felipe una de sus manos tomo sus huevos.

-“Si rompes tu promesa, prometo que acabare con este par de huevos, ¿entendiste?” Le dijo Wendy apretando sus huevos hasta hacerlo caer al suelo y revolcarse de dolor.

Luego se marcho, dejando a Felipe adolorido por partida doble en el baño, quien no pudo sentarse sin sentir dolor en dos semanas, por seis meses pareció que aquella lección por parte de Wendy surgió el efecto deseado pero Felipe ya de 15 años casi 16, estaba deseoso de sexo se hizo de novio de una de sus compañeras de escuela, y sus ansias fueron más grandes que el miedo, una tarde la llevo a su casa.

Felipe pensó en tener la casa solo para él, ya que Wendy según le dijo se fue a un conferencia a otra ciudad, pero era mentira solo quería poner a prueba a Felipe.

Apenas ambos entrar a la casa comenzaron a besarse pero Felipe estaba pendiente de que no apareciera su hermana pero luego de un rato los besos y caricias le hicieron perder toda preocupación y se dejo llevar por la pasión para comenzar a besar aquellos labios hermosos, su saliva era como dulce, su aliento fresco y sus manos comenzaron a hacer lo suyo, tocaba aquellas tetas, las sobaba, una de sus manos bajo para tocar entre sus piernas, que ella abrió al sentir su mano para cerrarlas para apresarla entre ella, la mano de Felipe se introdujo dentro de su calzón (braga) para llegar a su rajita, ella apretó nuevamente sus piernas dejando su mano prisionera, como pudo comenzó a mover sus dedos y pude pasar el índice por el medio de su rajita.

-“AAAAAHHHH”. Felipe la escucho gemir levente, apenas separando sus labios de los suyos.   

Ella abrió las piernas y Felipe pudo palpar sus labios vaginales, logrando tocar su clítoris, sentía aquella cueva muy mojada, sus líquidos salían y se impregnaban en su mano, ella era virgen y limpia, se siguieron besando mientras Felipe le aflojo el botón de su falda para poder meter su mano con comodidad, ella tomó su mano y me dijo al oído,

-“¿vamos a tu cuarto?” Dijo ella.

Al llegar ambos se recostaron con cuidado en la cama para de nuevo comenzar a besarse nuevamente, Felipe ya con ella sin falda manoseaba su vagina con total libertad, sobaba sus labios vaginales, bajaba hacia su culo y volvía a hacer la misma rutina todo por dentro de su calzón.
           
Ella mientras le acariciaba la espalda con una mano y con la otra su pene, Felipe le quito su blusa, quedando en calzón y sostén (corpiño) ella hizo hice lo propio dejando a Felipe solo en trusa, mientras se seguían besando, de pronto Felipe se coloco encima de ella, besaba sus labios con pasión, frotando su pene contra su vientre y ella abría cada vez más las piernas, cuando ya estaba a reventar se saco pene y lo volvió a frotar sobre su entrepierna, ella con su mano se lo acariciaba, Felipe con desesperación le quito su calzón y puso su glande en la entrada de su rajita y ella le dijo al oído en forma de susurro,

-“¡Soy virgen!” Dijo ella. 
-“¡Yo también!” Respondió Felipe.
-“Lo haremos con cuidado y hasta donde quieras”. Añadió Felipe.

Justo cuando Felipe inicio la penetración, Wendy con cuidado de no hacer ruido entraba en la casa, de inmediato noto la falta escocesa en la sala, lo que la enojo, nunca pensó que Felipe se atreviera a traer una mujer a su casa y menos a tener sexo con ella, Wendy estaba enojada, decepcionada y celosa, subió para escuchar los gemidos de una mujer del otro lado de la puerta.

Felipe la penetraba poco a poco, su pene estaba muy duro con líquido pre-seminal brotando a raudales, cuando entraba en su raja se iba solo hacia dentro, entonces, cuando ya sentía que ella apretaba las piernas, sabía que era porque sentía dolor, se quedaba quieto en su movimiento y seguía besando aquellos labios, cuando sentía que ella aflojaba y movía su vientre, empujaba para meterlo un poco más, estaba tratando de desvirgarla con mucha delicadeza, aquello duro hasta que Felipe noto que su pene había entrado todo.

Wendy entre abrió la puerta, con mucho cuidado para poder ver lo que ocurría, ni ella ni Felipe se percataron de que estaban siendo observados por Wendy.

Felipe le besaba sus senos mientras con sus manos levando levemente su pelvis para que su pene entrara hasta el fondo, para luego comenzar un mete y saca pausado para el goce y disfrute de ambos, cuando Felipe ya estaba por venirse le dijo que lo haría fuera de ella pero ella le dijo que quería que se viniera en su culo, aquello acabó con la sensatez, de Felipe cuando ella se dio vuelta, palpo el agujero de su culo, puso su glande ya a punto de explotar y por lo bien lubricado que estaba, comenzó a empujar cuando entró su glande, ella apretó su esfínter y Felipe ya  no aguanto más y se vino en un torrente de semen que ni el mismo podía controlar.

Ella gimió para ambos quedarse quietos mientras a Felipe le salía hasta la última gota de espesa leche, así estuvimos un largo rato hasta que su pene se salió por sí solo, se besaron y la acompañé al baño, al ella salir del baño se vistieron para luego despedirse con un largo y profundo beso y un abraso fuerte, ella le dijo lo mucho que le había gustado y que deseaba que se repitiera, antes de irse Felipa la volví a besar y paso nuevamente su mano por su entrepierna, con Wendy viendo todo desde su habitación.

Apenas se marcho Wendy apareció ante Felipe que estaba solo en trusa subiendo las escaleras para ir a su habitación cuando vio a su hermanastra mirándolo con una expresión de furia total en su mirada, tanto que un escalofrió recorrió toda su espalda, Felipe no esperaba verla hasta en unos días.

-“Veo que te gusta revolcarte como un cerdo con perdidas ¿Verdad?”.  Dijo Wendy.

Antes de que pudiera reaccionar Wendy lo tomo de los cabellos a Felipe y lo arrastro a su habitación, ahí, le dijo luego de arrancarle literalmente su única prenda que cubría su cuerpo, tomando con una mano del mentón y con la otra de sus huevos que aun estaba pegajoso y oliendo a sexo.

-“Te dije que si volvías a hacer tus cochinadas acabaría con tus huevos y es una promesa que pienso cumplir”. Dijo Wendy.

Felipe iba a decir algo a ponerse firme, a demostrar que ya era un hombre que no podía ser manejado por ella, pero entonces sintió un fuerte apretón en sus huevos que lo hizo retorcerse de dolor.

Seguido al fuerte apretón se sucedieron tres fuertes rodillazos en sus huevos que lo hicieron caer al suelo retorciéndose al sentir un infernal dolor, Wendy aprovecho aquello para amarrarle las manos por detrás de la espalda lo mismo que sus piernas uso lo que tenía a mano, luego fue a la cocina y regreso con un afilado cuchillo, tomo los huevos de Felipe que aterrado comenzó a agitarse buscando soltarse.

-“NO, NO NOOOO, NO ME LOS PUEDES CORTAR, NOOO LO HAGAS”. Grito Felipe.

-“¡Que no te los puedo cortar obsérvame!” Dijo Wendy.

Ella coloco el afilado cuchillo debajo del escroto de Felipe, lo estiro casi hasta que casi le arranco sus huevos, Felipe se retorcía de dolor que aunque era intenso no fue nada comparado a lo que sintió cuando Wendy comenzó a cortar su escroto, sangre, semen y lagrimas brotaron por todas partes, pero al final Felipe quedo tendido sin sentido castrado sobre el suelo de la habitación de Wendy.

Wendy le dijo a Felipe que si decía algo de lo que le hizo, les mostraría a todos sus huevos que flotaban en un frasco que ella tenía bien guardado, por lo que todos sabrían que Felipe ya no era un hombre sino un eunuco.

Felipe se volvió el adolescente más sumiso y obediente luego de su castración, nadie sabe que es un eunuco, pero nunca más a podido tener sexo ni siquiera masturbarse pese a que cada noche sueña que sus huevos le han crecido de nuevo y puede volver a desvirgar a una linda virgen como su compañera, la única mujer con la que tuvo sexo por el resto de sus días, mientras viva.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  



image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PRANKSTERS

Chris se despertó con un fuerte dolor de cabeza, la luz del sol entrando a través de la ventana en su rostro. "Oww..." gimió, llevando una mano a su palpitante cabeza. Había bebido mucho la noche anterior, y estaba pagando por ello ahora. La fiesta había sido impresionante, aunque - un montón de diversión, pero él estaba teniendo dificultades para recordar todo en ese momento......


PRANKSTERS
Chris se despertó con un fuerte dolor de cabeza, la luz del sol entrando a través de la ventana en su rostro. "Oww..." gimió, llevando una mano a su palpitante cabeza. Había bebido mucho la noche anterior, y estaba pagando por ello ahora. La fiesta había sido impresionante, aunque - un montón de diversión, pero él estaba teniendo dificultades para recordar todo en ese momento.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [TROFEO] [DESECHABLE]


Categoria: Gay      Autor: Zoroaster





Chris se despertó con un fuerte dolor de cabeza, la luz del sol entrando a través de la ventana en su rostro. "Oww..." gimió, llevando una mano a su palpitante cabeza. Había bebido mucho la noche anterior, y estaba pagando por ello ahora. La fiesta había sido impresionante, aunque - un montón de diversión, pero él estaba teniendo dificultades para recordar todo en ese momento.

Se frotó la cabeza y sintió sólo rastrojo. Genial, pensó para sí. Debo haberme desmayado temprano y me afeitaron la cabeza de nuevo. Se toco los ojos para sentir las cejas, pero también había rastrojos ahí.

Sus amigos se gastaban bromas como ésa el uno al otro todo el tiempo - juveniles, sí, pero era diversión. Se había despertado antes cubierto de crema de afeitar, o su mano en un vaso de agua de refrigeración con una mancha húmeda en el pantalón. Una vez que lo ataron desnudo en el porche - estaban preocupados de que vomitara y no pudiera rodar, pero los policías no parecieron pensar que la solución fue la más apropiada. Chris fue con el recientemente  de comprar donde compraron en el supermercado local Nair y papel higiénico que era algo regular.

El pantalón de Chris estaba desabrochado, y deslizó una mano para sentirse alrededor. Hijo de puta, pensó. Ellos tomaron su pene de nuevo.

La última vez que robaron su pene, no pudo encontrarla por días. Incluso después de que finalmente lo encontró debajo del sofá, él todavía se sentó para orinar unas cuantas veces sólo por costumbre. Esperaba que esta vez nadie se hubiera olvidado de dónde lo habían puesto, como Lars... alguien ha pasado su último semestre y todavía no lo han encontrado. Lars estaba bastante enojado al principio, pero siempre había sido más pasivo, y después de un rato dejó de molestarse en buscarlo. Cuando realmente necesitaba uno, solo tomaba prestado el de alguien más.

Chris se levantó y volvió a su habitación. Tal vez lo dejé en el tocador o algo así, pensó. A veces hacía eso en las fiestas cuando quería mantenerse fuera de problemas, pero esta vez no hubo suerte. Molesto, se desnudó y se dirigió al baño para tomar una ducha.

Steve ya estaba allí, todavía mojado por la ducha. Notó que Chris entraba y lo miraba. -También perdiste tu pene, ¿eh? Preguntó Steve riendo un poco. Chris miró hacia abajo a su entrepierna, y seguro, todo lo que tenía colgado eran sus hinchados huevos.

"Sí. Mierda", contestó Chris. -¿Sabes quién los tomó?

"No lo sé, pero no me vine anoche y estoy a punto de estallar, si no lo encuentro pronto creo que mis huevos van a explotar". Lavó los pedazos restantes de crema de su cara y espuma encima de su ingle.

-“Al menos tienes tu cabello”. Le dijo Chris.

"Sí, um... Me ayudó con eso," Steve se rió. -Pero no te han hecho las cejas, te ves bien con la cabeza afeitada, sin embargo, debes mantenerla así.

-Sí, pero entonces empezarán a hacer algo peor. Chris entró en la ducha comunal y encendió el agua. Se sentó y lo dejó correr sobre él, por sus brazos y sobre su pecho y a través de su ingle inerte, deseando que su cabeza se sintiera mejor.

Unos minutos más tarde, Pete entró, su polla grande y gruesa, dura con de madera por la mañana. Él y Chris gruñeron un saludo mutuamente sin mucho afán, y Pete encendió el chorro de agua junto a Chris. Chris se sentía un poco mejor ahora que estaba levantado y moviéndose. Volvió a los lavabos para afeitarse. Steve ya se había ido, pero ahora Eric estaba levantado y se sentaba a echar una orinada en el inodoro.

-"Hombre, ¿se llevaron el de todos?" Eric le preguntó a Chris cuando lo vio.
-Pete todavía tiene el suyo -le respondió Chris.
-Sí, pero se fue temprano anoche con ese tipo, ¿recuerdas?
-Oh, claro, no lo sé, sólo la otra persona que he visto es Steve, y la suya.

"Sí," suspiró Eric, levantándose ahora que ya había terminado. Alargó la mano y se estiró bostezando. "Juro, estoy enfermo de esta mierda, puedo lidiar con la otra mierda, pero estoy harto de despertar sin pene, hombre". Eric regresó al cuarto de baño. "Pete, ¿puedo pedir prestada tu pene para masturbarme?"

"Sí, yo también," Chris intervino. Podría necesitar una buena jalada.

"Eh, lo siento chicos, tengo que ir a encontrarme con Darren." Darren era el chico de Pete. Chris pensó que era un tipo agradable pero un poco pensativo.

"Aww, vamos, hombre, justo mientras te estás vistiendo", suplicó Eric.

Pete lo pensó, luego cedió. "Uh... bueno, está bien, pero no lo pierdas, y solo tienen unos veinte minutos - estoy apurado". Bajó la mano y apretó en la base, luego sacó su pene y se la dio a Eric, quien la colocó en su entrepierna, la apretó y la pegó. Instantáneamente, se disparó con fuerza, y Eric se dedicó a masturbarla.

-Pero, Pete – replico a Eric-. Siempre quieres ser el primero.

"Es probable, amigo. Ese es mi privilegio" Pete bufó. "Veinte minutos", le recordó a Eric, y salió a vestirse.

Eric no tardó en disparar su carga. Chris se quedó mirando y observando. Una vez que Eric solto su carga, le dio el pene de Pete a Chris, y Chris comenzó a acariciarlo. "Hombre, nunca he tenido el de Pete duro antes", él dijo. -Esto está bien, es muy grueso -le dijo a Eric-.

"Sí, me lo estás diciendo, tú nunca lo has tenido en tu culo antes", Eric estuvo de acuerdo. "Voy a desayunar, ¿quieres cuando termines?"

-Sí, suena bien -le dijo Chris, y se quedó para terminar de masturbarse.

Después del desayuno, Chris y Eric regresaron a la casa. Lars, Tyler y Steve estaban paseando por la sala de estar, limpiando o acostándose con resacas de enfermería. Chris estaba al menos contento de ver que no era el único que había caído presa de la navaja de alguien. Lars estaba tan calvo como él.

Tyler se abalanzó sobre ellos cuando entraron por la puerta. "¿Alguno de ustedes tiene un pene que puedo pedir prestado?" preguntó. "Tengo una llamada de la naturaleza que quiero responder".

-No, hombre, lo siento -respondió Chris.
"Sí, nosotros también. ¿Alguien tiene un pene?" -preguntó Eric a la habitación.
-No -dijo Steve-. Alguien dijo que Pete tiene.

-Sí, le pedimos prestado el suyo antes pero él se iba a encontrar con su muchacho, - les dijo Eric. "¿Quién diablos tomó todos nuestros penes?"

Todos se encogieron de hombros. "Todo lo que hice fue afeitarle a las cejas de Chris después de que se desmayó", les dijo Tyler. "No recuerdo mucho sobre el resto de la noche, sin embargo". Chris le lanzó una mirada fulminante a Tyler. "Eh, idiota, ya me hiciste la mismo hace dos meses, ¿recuerdas?" Tyler se defendió.

"Oh... sí, claro", Chris se acordó. "¿Así que alguien recuerda lo que pasó?" Todo el mundo negó con la cabeza. "¡Hombre, esto es una mierda!" Exclamó Chris. "Me pregunto si alguien nos dio un montón de calmantes o algo así..."

-Te acostumbras -comentó Lars jugando con sus huevos. "No es tan malo una vez que lo haces, pero las primeras semanas de realmente son duras".

"Hombre, no quiero acostumbrarme", respondió Eric, quitándose la camisa. Arrgh. Se dejó caer en el sofá junto a Lars y se quitó el pantalón. "Supongo que este es el sofá de anotación. Todavía estoy jodidamente caliente". Él comenzó a acariciar sus huevos también.

-Aquí, hombre, prueba esto -le dijo Lars, inclinándose sobre la entrepierna de Eric y tomando los huevos de su compañero con su boca.

Lars los rodó con la lengua, a veces dejándolos caer hacia atrás y lamiendo donde normalmente estaba el pene de Eric. Eric solo gimió y se recostó, disfrutando de lo que podía sentir. Chris ayudó a Tyler y Steve a terminar de limpiar. Volvieron a la sala de estar justo cuando los huevos de Eric se detuvieron y el semen se escurrió por el orificio y por encima de sus huevos. Lars lo limpió con la boca, luego se sentó en el sofá para ver la televisión con el resto de ellos.

-"Así que", anunció a la habitación. "Decidí que voy a cortar mis huevos". Los demás lo miraron, sorprendidos.

-"¿Por qué?, siempre puedes usar el pene de otra persona", le preguntó Tyler.

-"Sí, pero estoy harto de tener que pedirlo todo el tiempo, y francamente, estoy harto de estar caliente", les dijo Lars. "Estaba hablando con Ed, ese tipo en la tienda, lo hizo hace unos años, dijo que es bastante agradable, que iba a venir el viernes y lo hare".

-"¿Ed? No sabía que era uno de esos tipos", comentó Steve.

-"Sí, él me contó toda la historia, cuando tenía diecisiete años se fue a México y una puta que había comprado terminó quitándole su pene y se fue con él dijo que no podía soportar estar caliente todo el tiempo, terminó por abandonar la escuela por eso, así que los había cortado", explicó Lars. -Dice que le gusta.

Chris imaginó a Lars, todo liso en la ingle. Como el mamador no oficial de la casa, Lars realmente no necesitaba sus huevos de todos modos, pero Chris se preguntó si él todavía estaría tan dispuesto a darlos después de algún tiempo. Seguramente lo esperaba; Lars era genial con su boca. Sólo pensarlo lo volvió a excitar. Una hora más tarde, Pete entró por la puerta. Los cuatro estaban tumbados, todavía viendo la televisión. -¿Qué pasa, muchachos? -preguntó Pete.

¡Oh, hombre, por fin! -exclamó Tyler. "Amigo, necesito tu pene, por favor, sólo por unos minutos?"

Pete puso los ojos en blanco. -¿Aún no has encontrado todos los suyos? preguntó.

-No, buscamos por toda la casa.

-"Muy bien... hombre, puedes pedirlo prestado ahora, pero no voy a seguir haciéndolo a ti cada vez que necesites una mierda", Pete se quejó, bajando  su pantalón. Lanzó a Tyler su pene y se sentó en el sofá al lado de Lars.

Tyler se lo puso, pero antes de que empezara a masturbarlo, Lars se arrodilló y comenzó a chuparlo. Tyler no tuvo ninguna queja, y pronto disparó su carga por la garganta de Lars.

"Hey, hombre, ¿puedo...?" -preguntó Chris. Pete simplemente agitó la mano con desdén. Tyler entregó el pene a Chris, luego a Steve, y finalmente de vuelta a Pete.

Pete se lo puso de nuevo y de inmediato se estremeció. "Jesús lo dejaron todo babeado, gente... está muy irritado ahora..."

"Hombre, somos como esas brujas de Macbeth o algo así", bromeó Chris. "Seis chicos y sólo un pene entre nosotros".

Unas horas más tarde todos habían llamado a todos los que sabían que habían estado allí, pero no había pistas. "Creo que vi algunos Nu Zetas aqui", dijo uno de los amigos de Chris. Preguntó a los otros chicos, y dijeron, sí, sus amigos habían visto a algunos de esos tipos allí también.

-¿Crees que lo hicieron? -preguntó Tyler.
-"No lo sé", respondió Steve. -¿Por qué lo harían?

Todo el mundo miró alrededor de la habitación, y eventualmente sus ojos se fijaron en Eric, que estaba mirando sus pies y volviéndose un color rojo brillante. "Umm... podría saber".

"¿Qué?" -le preguntó Chris, su disgusto evidente.

-¿Recuerdas el mes pasado cuando fuimos a su casa? -preguntó Eric. Los chicos asintieron. "Escuché que el decano se enojó porque los curadores viajaban al campus al día siguiente, y al parecer ellos se metieron en un montón de mierda por ello. Tal vez es una cosa de venganza".

"Parece muy probable", aceptó Chris. "¿Así que, hacemos?"

Los cuatro chicos sin tardanza llegaron a la casa de Nu Zeta y llamaron a la puerta. El tipo que contestó era obviamente una promesa; él tenía su pene atado a una cuerda alrededor de su cuello - la materia frat hazing usual. "¿Sí?" el chico los saludó, con una mirada sospechosa en la cara.

-Tengo que hablar con Tommy -le dijo Eric al chico. La promesa asintió y fue a buscarlo. Un minuto o dos más tarde, Tommy fue a su encuentro a la puerta. Tan pronto como vio quién era, se echó a reír.

-¿Te lo has imaginado ya? bromeó "Estoy impresionado."

Los cuatro se relajaron, el misterio aparentemente resuelto. "Amigo, vamos, hombre, necesitamos nuestras penes de vuelta", le dijo Eric.

-Está bien, espere un minuto, entre. Tommy los dejó entrar en la sala de estar, se acercó a la caja de trofeos frat, y agarró un puñado de penes. -No sé de quién es cada cual.

-Esa es mía -dijo Steve, tomando uno con un príncipe Alberto de gran tamaño en la cabeza-. Dejó caer su pantalón, se lo puso y suspiró aliviado.

"Ahí está mi chico". dijo Eric, levantando su miembro corto, pero grueso. Tyler vio la suya también.

"No estoy seguro de donde vinieron todos estos", dijo Tommy. Parece que de vez en cuando terminamos con extras.

Chris estaba mirando a través del cubo, pero no pudo encontrar su pene. Había varios ahí, pero ninguno era suyo. Mierda, la mía no está aquí.

-Sí, hombre -le dijo Tommy-. "Recuerdo, el tuyo ya estaba desaparecido, con ese otro tipo... ¿cuál es su nombre, Larry o algo así?"

"Lars. Sí, perdió su lugar hace un año", le dijo Eric.

Chris estaba pateando a través del cubo de todos modos en la vana esperanza de que Tommy estaba equivocado. Parecía que la mayoría de los de allí eran bastante pequeños. Chris no era precisamente muy arrollador, pero era de un tamaño mucho más grande que los que estaban en el cubo. "Oye, amigo, no se lo diré a nadie", dijo Tommy en voz baja, "pero mira, si quieres agarrar uno, Hazlo. Sé cómo apesta perderlo".

Chris suspiró. "No... ninguno de estos realmente vale la pena. Gracias de todos modos".

Caminaron de regreso a su casa, Chris esta triste. Los otros trataron de consolarlo, pero no fue de mucha ayuda. "Así que si no tomaron el mío, ¿quién diablos lo hizo?" -preguntó Chris en voz alta.

Cuando regresaron a la puerta, Lars los estaba esperando. "¿Come te fue?" preguntó.

"Tenemos todos los nuestros, pero el de Chris", respondió Tyler. "No ha aparecido, ¿verdad?"

Lars parecía preocupado. -Bueno, tal vez... -dijo-. Encontré esto en el patio de atrás. Levantó un pene mal mutilado. "Parece que los vecinos lo golpearon con una cortadora de césped." Se la entregó a Chris, que la examinó atentamente, y con una sensación de hundimiento se dio cuenta de que era realmente suya. -Lo siento, amigo -le consoló Lars-.

Chris solo suspiró, derrotado. -Muy bien, -murmuró, dejándose caer en el sofá-.

"Hey hombre, puedes pedir prestado el mío, sabes," Tyler trató de hacer que se sintiera mejor. El otro intervino con ofertas similares, pero Chris simplemente asintió con la cabeza.

"Sí, gracias... Quiero decir, funciona y todo, pero no es lo mismo, ¿sabes?"

Tomó prestado un pene unas cuantas veces la primera semana, pero como él dijo, simplemente no era lo mismo. Tal vez estaba deprimido porque la suya estaba perdida y se había ido para siempre, pero los penes de otros hombres no tenían la sensación correcta. Después de esa primera semana se dio por vencido. "Supongo que me quedaré solo de ahora en adelante", decidió. Tal vez me acostumbrare a eso, como Lars lo había hecho.

Lars era comprensivo, y después de ese primer mes llamó a Chris a su habitación y cerró la puerta. -De acuerdo, te diré algo, pero tienes que prometer que no le dirás a ninguno de los otros chicos -dijo-.

"Está bien," Chris asintió.

Lars abrió la puerta del armario y busco en el fondo hasta encontrar una caja de puros. "Terminé encontrándolo como dos meses después de que lo había perdido", dijo, abriendo el estuche para revelar el pene de Lars dentro. -Estaba en el fondo de mi cajón de calcetines por alguna razón.

Chris no lo había visto mucho; Lars lo había "perdido" su sólo un poco después de Chris lo había conocido. Ahora que lo veía de cerca, estaba bastante impresionado: largo, grueso y agradable con un gran glande. Miró a Lars, confundido.

"No preguntes por qué, simplemente no me gusta usarlo y realmente no lo quiero, ¿de acuerdo? Pero, mira... si lo quieres, es tuyo". Lars le dijo.

"Wow, um, Lars, eso es... eso es genial de tu parte", dijo Chris, sacándolo del estuche. Era pesado, con gruesas venas carnosas. Chris lo puso y lo dejó ponerse duro, extendiéndose a sus nueve pulgadas. "Wow. Tienes uno grande".

"Sí," suspiró Lars. "Voy a ir mañana para cortarme los huevos, lo iba a tirar cuando volviera, pero creo que tal vez te gustaría tenerlo".

Chris lo bombeó varias veces, pero simplemente no fue lo mismo. -Ya sabes -dijo, quitándoselo-, esto podría sonar un poco raro, pero -le devolvió a Lars-, creo que me quedaré con la pica.

"No me suena raro, recuerda a quién estás hablando", le sonrió Lars. "Extraño, ¿no?, una vez que no lo tienes por un tiempo ya no lo quieres."

-Sí -respondió Chris, ahora se daba cuenta.

-"Oye, ¿quieres venir conmigo mañana?"
-¿Qué, para que te corten los huevos?
-Sí, necesito un paseo.

-Sí, claro, te llevaré. Chris hizo una pausa durante un minuto. -¿te gustan los paseos?



Historia Original Aquí.





Autor: Zoroaster       Traductor: DarkSoul

A LA VUELTA DE LA ESCUELA

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa......


A LA VUELTA DE LA ESCUELA
Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: Hellydoiloz & DarkSoul





Me llamo Vianney al día de hoy tengo 19 años, mido 1.67 metros, delgada, piel blanca y cabello largo, muy alaciado, de color castaño claro aunque pintado con rayos rubias, ojos entre azules y grises, sin pretender ser vanidosa, dicen que muy bonita, bueno, desde niña siempre he sido muy pretendida por los hombres de todas las edades, en realidad confieso que suelo pecar de vanidosa y pedante, y es que en toda mi vida siempre he sido considerada la más bonita del grupo escolar o de la colonia, y la chica que llama más la atención de los chicos, así era imposible que no se me llegara a subir y tal vez por pasó lo que pasó, de hecho ni yo misma puedo creer que hice lo que hice.

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.         

Para ir a la escuela tenía que cruzar una avenida muy ancha y peligrosa, no me queda de otra que utilizar el puente peatonal más cercano el cual estaba a una esquina y frente a una tienda, casi todos los días solía encontrarme frente a la tienda con Juan Carlos, un vago de 16 o 17 años sin futuro alguno, ya saben, de esos que ni trabajan o estudian, de hecho me lo encontraba tanto de ida como de regreso de la escuela.           

Bueno, en realidad sospechaba que trataba de coincidir con mis horarios para encontrarme y molestarme como era su costumbre, y es que como era amigo de mis primos ya nos conocíamos desde antes solía decirme que yo estaba bien buena, que cuando íbamos a revolcarnos y cosas así, además cuando podía, me agarraba las nalgas o las piernas y aunque yo me enojaba y le daba un manotazo cuando me agarraba, podría decirse que siempre ganó porque por lo menos se daba un buen taco de ojo cuando yo subía el puente, mi faldita corta le dejaba ver hasta mi ombligo, bueno, mi ropa interior que casi siempre era un calzón (braga) aunque alguna que otra vez llegué a ponerme una tanguita.          

Quien sabe porque pero eso no me molestaba, al contrario, me agradaba imaginar todo lo que le provocaba a él al verme subiendo las escaleras del puente era tal mi curiosidad que varias veces fingí detenerme para amarrar las agujetas de mis zapatos, entonces me inclinaba lo suficiente para amarrarlas y observar de reojo a Juan quien tenía una cara que demostraba que le gustaba lo que yo le enseñaba y la lujuria por el antojo de poseerme.          

No me preocupaba la situación pues como siempre él dejaba de molestarme cuando yo le daba de manotazos, en lugar de darme miedo sus acosos, me divertía mucho con sus reacciones, sobre todo cuando lo veía todo excitado y frustrado, sin la más mínima oportunidad de tomarme pues estaba confiada de que no pasaría a más, ya que al ser amigo de dos de mis primos, no se atrevería a hacerme algo más que molestarme, pero… qué equivocada estaba.    

Un día llovió muy fuerte mientras estaba en la escuela, por esa razón el transporte estaba muy lleno y aunque ya había dejado de llover, llegué hasta las doce de la noche, por mi colonia ya casi no había gente en la calle, los negocios ya habían cerrado, incluyendo la tienda del puente, el cual subí sin problemas, pero al ir bajando las escaleras me percaté que abajo y frente a la tienda, estaba Juan Carlos bebiendo lo que parecían cervezas con dos de sus amigos. 

Aceleré el paso para que no se dieran cuenta de mi presencia pero Juan me vio y me interceptó, me dijo que si no quería beber con ellos, le contesté que no y traté de seguir pero él me impidió el paso y me dijo que solo los acompañara un ratito, nuevamente le contesté que no y que tenía prisa.    

Entonces me dijo con voz resignada “Bueno, está bien…”, hizo como que me dejaba pasar pero de pronto con un brazo me tomó de la cintura y con su otra mano me tapó la boca, yo traté de gritar pero no pude, con todas sus fuerzas me arrastró hasta un callejón, sus amigos nos seguían tratando de agarrarme de las piernas pero yo los pateaba sin eficacia.           

Realmente me sentía aterrada, la parte de la calle donde me llevaron estaba muy oscura y solitaria, y me sentía indefensa al percatarme de que nadie podría venir a ayudarme en ese lugar tan escondido Me llevaron hasta donde estaban unas jardineras daban un esplendido escondite, cuando llegamos, los dos amigos ahora sí pudieron agarrarme las piernas, incluso metían sus manos bajo mi falda y mi calzón para sobarme con fuerza mi vagina en eso Juan Carlos les dijo que él iba primero.     

Uno de sus amigos se le acercó para tomar su lugar y mantenerme sujetada y con la boca tapada, pero cuando hacían el cambio yo aproveché y solté un grito de auxilio, en ese momento Juan Carlos me dio un golpe en la cara y me amenazó con golpearme, hasta dejarme tirada sangrando si volvía a gritar.

Eso me dio más miedo y me quedé callada, su amigo se puso frente a mí, metió sus brazos bajo los míos, me jaló hacia él, me dio un beso en la boca y con sus palmas en mi espalda me fue empujando hacia abajo hasta que mi cara quedó en su abdomen y mi trasero algo levantado a merced de ellos. Tardé unos segundos así, supongo que en ese tiempo Juan Carlos estaba bajándose su pantalón y sacando su pene.           

Luego sentí sus dedos fríos tomar mi calzón para bajármelos, la humedad del arbusto y de las goteras de la marquesina de la casa me tenían ya bien empapada a pesar de que yo me había cuidado de no mojarme en el trayecto,  mi calzón se deslizo hasta mis zapatos y mis calcetas blancas, en eso Juan saco una navaja corto la prenda para poderme abrirme mejor las piernas, que luego dejo a un lado, para luego sentir la punta de su pene buscar la entrada de mi vagina, en verdad que su pene parecía querer reventar pues ya estaba muy duro, creo que me tenía tantas ganas que no necesitó estimulación previa, no tardó nada en hallar mi entradita y sin perder tiempo me la fue clavando.

Debo de mencionar que aunque ya no era virgen me dolió mucho, había perdido mi virginidad cuando iba en primero de secundaria, mi novio en ese entonces aún no tenía su pene bien desarrollado por lo que no me abrió mucho, mi llanto no se hizo esperar, más que por el dolor, era por sentirme ultrajada y violada, aún así traté de silenciar mis lamentos pues tenía presente la amenaza de Juan, mientras tanto el me decía.           

“Ahora si Vianney, te voy a penetrar… desde hace tiempo que esperaba este momento y ahora por fin me desquitaré de las veces que me dejaste bien caliente”. Dijo Juan Carlos.   

Fue empujando con más fuerza hasta que me penetró por completo y empezó con su mete y saca diciéndome:

“¡Wow! Por lo que veo soy el primero, estás bien apretada y mira cuánta sangre te salé.
Por fin se me hizo desvirgar a alguien”. Dijo Juan Carlos gimiendo.          

No lo saqué de su error, pensé que tal vez así se apiadaría de mí, pero no, empezó a bombear con fuerza y rapidez a penas pasaron como dos minutos y sacó su pene antes de que eyaculara, creo que lo hizo para no venirse pronto y volverme a penetrar otra vez, entonces su amigo lo relevó y sin decir nada, me la clavó hasta bien dentro, no pude evitar soltar un gemido fuerte que afortunadamente no les importó.           

Su bombeo fue más lento, aunque más fuerte y profundo, creo que tenía el pene más grande porque hasta la sentí tocar fondo, después de varios minutos, me empecé a excitar y dejé de llorar, se sentía tan rico que mis jugos comenzaron a fluir, haciendo una penetración más libre y sin dolor, pero luego recordé que estaba siendo violada y mi odio creció y creció pero sin hacerlo notar.    

Tan solo unos minutos pasaron y tuve mi primer orgasmo, el cual lo notaron todos, Juan Carlos quien dijo:   

“Miren a la muy puta, le gusta ser penetrada, ya hasta se vino”. Dijo Juan Carlos.         

Su amigo que me tenía sujetada agregó:

“No te preocupes pequeña, ahora te vamos a dar más, que te va a gustar puta”.  

Mientras el que me penetraba me dijo:  

“Eres el sueño de todo hombre, estás bien bonita, bien buena y además eres bien puta, ¿qué más se puede pedir?” Me dijo.     

Terminando de decir eso se vino dentro de mí dando un pequeño gruñido, al sacármela, el que me tenía sujetada pidió su turno, pero antes me besó en la boca e hizo que yo misma le sacara su pene del pantalón para mamársela pues estaba algo flácida al principio no quería siquiera tocársela con mis labios pero me dio un golpe en la cabeza y accedí a chupársela.        

Rápido se le paró y cambió de lugar con Juan Carlos, quien también me besó y me dio su pene para mamársela mientras su amigo comenzaba a penetrarme las dos penes parecían reventar, una en mi boca y otra en mi vagina, para entonces mi excitación como mi odio y amenazas me hicieron ser más cooperativa,  por lo que levante mi trasero para tener una mejor penetración, también abrí lo más que pude mis piernas para ser penetraba más profundamente.    

Su bombeo fue algo rápido, porque cuando estaba a punto de tener otro orgasmo, él se adelantó y se vino mucho antes, llenándome de su semen y dejándome sin terminar lo que hizo que mi odio se acrecentara, como el pene de Juan Carlos ya estaba a mil, pidió su turno pero dijo:      

“Ya tuve la fortuna de desvirgarte por la vagina, pero ahora te voy a desvirgar por detrás”. Dijo Juan Carlos.

Solo por un instante, digamos un segundo, me asusté, pero por lo excitada que estaba no me importó y paré un poco más mi trasero, sentí sus manos abrirme las nalgas, aunque ya estaba mojada por el agua de lluvia, Juan Carlos me echó de su saliva, clavó uno de sus dedos el cual metió y sacó hasta que me entraba fácilmente, luego metió dos de sus dedos e hizo lo mismo.

Mientras tanto su amigo me besaba en la boca y en el cuello, hizo una pausa solo para quitarme mi suéter, me desabrochó los botones de mi blusa, me bajó el sostén y se prendió a uno de mis pezones.

Su amigo al ver eso se acercó y se prendió al otro pezón que solo dejaban de chupar para buscar mis labios y luego continuar con su manoseo y mamadas a mis pechos, me quedé muy arqueada de la espalda porque por una parte tenía que parar mi pelvis para permitirle a Juan Carlos desvirgar y penetrar mi ano y así no me doliera mucho, y por otra parte tenía que levantar mi pecho para que no les costara trabajo a sus amigos aunque me hicieron mover hacia afuera de la jardinera para que cupiéramos los cuatro pues el área entre la jardinera y la pared era muy reducido.   

Sin que se dieran cuanta aproveché para tomar la navaja que estaba en el suelo cerca de uno de mis zapatos, por fin el glande de Juan Carlos se insertó en mi ano, comenzó a empujar y sentí mi ano abrirse brutalmente, parecía que se rompería, entonces abrí mis piernas y la presión bajo un poco, no así el dolor que iba creciendo al abrirse paso su erección por mi interior, recuerdo tomar de los hombros a sus amigos, apretando mis manos con fuerza, cerrar mis ojitos y apretar mis dientes para aguantar la penetración. 

Cuando la tenía hasta el fondo se detuvo por unos segundos solo para sujetarme de las caderas con fuerza y comenzar a arremeterme con un mete y saca brutal que me hicieron soltar fuertes gemidos, uno de sus amigos reaccionó y me tapó la boca pero sin golpearme, al poco rato Juan Carlos se vino dentro de mí, pero no quiso sacar su pene a pesar de que sus amigos pedían su turno, como yo tenía mis piernas bien abiertas, a uno de sus amigos se le ocurrió tratar de meter su pene por mi vagina para hacer una doble penetración. 

Me enderezaron un poco, y como pudo me clavó su erección, bueno, solo su glande y unos dos cm de su tronco pudo meter ya que esa posición no permitía entrar más, aún así fue suficiente para excitarlos y venirse, primero se vino su amigo, luego me vine, luego su otro amigo que se había cambiado con el que se vino primero y finalmente se vino Juan Carlos.      

Una vez que me sacaron sus penes, sin darme chance de decir una palabra, los tres me besaron en la boca, para irme parando hasta quedar de rodillas frente a ellos en ese momento los tres colocaron sus penes frente a mi rostro y Juan Carlos me dijo:

-“Vamos putita que esperas danos una mamada, que sabemos que lo deseas”. Dijo Juan Carlos.

Abrí mi boca y Juan me metió casi por completo su miembro aun erecto en mi boca, para echar su cabeza hacia atrás, sus dos amigos colocaron sus penes a su lado como esperando algo de atención, tome uno con mi mano y comencé a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio mientras el otro pene como pude me lo metí en la boca, los tres gozaban con los ojos cerrados gimiendo de placer.

De repente sintiendo un odio como nunca antes había sentido, le clave la navaja en el pene que estaba masturbando que lo atravesó por completo su tronco, moviendo la hoja de acero por el tronco hasta que su pene se dividió en dos, se escucho un grito de dolor desgarrador.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito el amigo de Juan Carlos.

Juan Carlos y su amigo abrieron su ojos para ver a su amigo en el suelo agarrándose su entrepierna sangrando, con rapidez apuñale una y otra vez tanto los huevos de Juan Carlos como los de su amigo debí apuñar más de 10 veces el escroto de su amigo, la ultima puñalada hizo que uno de los testículos del otro amigo de Juan Carlos quedase en la hoja de la navaja arranado de su escroto con el otro sangrando y colgando fuera de su escroto que tome con una de mis manos y se lo arranque,

El escroto de Juan Carlo, también recibió algunas puñaladas mínimo seis o siete, luego le mordí su pene aun en mi boca y mientras gritaba tratando sé sacar su pene coloco la afilada hoja de la navaja bajo su pene y comencé a cortarlo, apenas me tomo tres segundos cercenarlo de su entrepierna, Juan Carlos con los ojos en blanco grito de dolor antes de caer al suelo junto a sus dos amigos.

Con el rostro, senos, vientre y piernas manchadas de sangre me fui rápidamente dejándolos en esa calle obscura y solitaria, mientras corría, escupí el pene de Juan Carlos que se llevo el agua hasta una coladera donde vi que se fue, sonreí al saber que Juan Carlos no tendría un pene el resto de su vida, tuve que exprimir mi suéter, blusa y falda pues estaban empapados, bueno, toda estaba empapada por el agua de lluvia, pues había charcos y goteras por todas partes.

Me vestí como pude, y me dirigí a mi casa cuando llegué vi que ya eran la 1:20 am, le dije a mis padres que no había transporte, que me había quedado un rato en casa de una amiga y que me habían traído en carro, pero que no pude evitar mojarme porque no encontré donde refugiarme de la lluvia gracias a lo mojada pude disimular que había sido violada y tuve pretexto para ir corriendo a bañarme.

Desde ese día evité por más de dos meses pasar por ese puente y por esa tienda para evitar encontrarme con Juan Carlos y sus amigos, tomé otra ruta que aunque más larga, era más segura para mí nunca le conté a nadie lo que me pasó, hasta ahora… pero esto no termino ahí.     

Resulta que un día, ya en la noche, eran casi las 11 pm, no pude pasar por el otro puente más lejano y seguro debido a que por tanta lluvia se había inundado esa zona no me quedó de otra que cruzar por el puente de la tiendita, con la esperanza de que ellos no estuvieran ahí, al bajar del puente de la tienda, nuevamente me topé con Juan Carlo al fondo de la calle, bebiendo casi en los huesos con la mirada perdida que al verme bajar de puente, echo a correr como si hubiese visto al mismo diablo.   

Lo que más me sorprende es que a pesar de todo lo ocurrido m he vuelto toda una puta que me encanta disfrutar de un buen pene duro en mi boca y mas por mi vagina o por detrás sobre todo por detrás, pero siempre por mi propia voluntad, aun cargo a donde quiera que vaya la navaja con la que castre a mis tres violadores.

Me entere que Juan Carlos murió suicidándose colgándose a los pocos meses que lo vi por última vez de sus amigos no sé nada pero no me importan, si están muertos o vivos aun conservo los dos testículos que arranque de uno de los amigos de Juan Carlos en un frasco con conservante que son uno de mis mayores tesoros y cada que los veo me corro sin siquiera tocarme.

Aunque no sé si volvería a ser capaz de castrar a otro hombre en mi vida eso lo sabremos cuando una situación como esa se me volviera a presentar.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Hellydoiloz & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

KISAMI

Buscando por internet se le ocurrió una idea luego de leer sobre como una brasileña de 18 años había vendido de su virginidad en € 130,000, pensó que podría hacer lo mismo por lo que coloco un anuncio en un sitio que abordaba esos temas y espero, no paso mucho tiempo para que comenzara a recibir ofertas algunas de broma y otras series pero de hombres no deseaba ningún tipo de sexo gay deseaba perder su virginidad con una mujer pero además deseaba ganar buen dinero para la operación de su madre......


KISAMI
Buscando por internet se le ocurrió una idea luego de leer sobre como una brasileña de 18 años había vendido de su virginidad en € 130,000, pensó que podría hacer lo mismo por lo que coloco un anuncio en un sitio que abordaba esos temas y espero, no paso mucho tiempo para que comenzara a recibir ofertas algunas de broma y otras series pero de hombres no deseaba ningún tipo de sexo gay deseaba perder su virginidad con una mujer pero además deseaba ganar buen dinero para la operación de su madre.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Kisami hijo de un japonés y una preciosa española con 15 años debía ver por su madre y por el  mismo su padre murió de cáncer dos años atrás, la enfermedad de su padre los dejo en bancarrota total, perdieron la casa, el auto y apenas lograban sobrevivir con lo de la seguridad social y la raquítica pensión de su padre por eso Kisami tuvo que ver cómo conseguir trabajo su madre aún joven entro en una severa depresión que la mantenía incapacitada para trabajar y peor aún enfermo también de cáncer seno, el cual necesitaba ser operado con urgencia. 

Buscando por internet se le ocurrió una idea luego de leer sobre como una brasileña de 18 años había vendido de su virginidad en € 130,000, pensó que podría hacer lo mismo por lo que coloco un anuncio en un sitio que abordaba esos temas y espero, no paso mucho tiempo para que comenzara a recibir ofertas algunas de broma y otras series pero de hombres no deseaba ningún tipo de sexo gay deseaba perder su virginidad con una mujer pero además deseaba ganar buen dinero para la operación de su madre y otros gastos.

Como a las tres semanas de colocar el anuncio recibió una oferta al parecer seria de una mujer muy atractiva por lo menos en la foto que le mando de unos 16 años, que le ofrecía la gran suma de  €500,000 pero no solo por quitarle la virginidad sino por estar con ella por una semana en su residencia de playa y por algo más que no podía decirle por mensaje por lo que si estaba interesado debían verse en persona.

Dos días después un auto condujo a Kisani hasta una enorme mansión en un barrio exclusivo de la ciudad.

Un mayordomo condujo al adolescente hasta una amplia como elegante sala de estar donde le hicieron esperar, la mujer en cuestión no tardo en aparecer, era alta, de cabello castaño corto grandes tetas, abdomen plano, caderas anchas, nalgas paraditas y grandes con piernas torneadas como largas en verdad era muy atractiva además vestía muy elegante con prendas de diseñador, la mujer se presento como Sofía, e hizo que le sirviera el té más sabroso que Kisami hubiese probado en toda su vida con las galletas y panecillos de lo más sabrosos, luego de comer y beber dos tasas de ese té, la mujer dijo.

-“Bien como te dije en el correo deseo tu compañía por una semana al termino de la cual te retirare tu pene, es una fantasía que tengo desde que era adolescente que en verdad quiero hacer, te daré la mitad del dinero ahora si aceptas y la otra mitad al terminar, adicionalmente pagare los gastos médicos de la operación de tu madre en el mejor hospital del país ¿Qué dices aceptas?” Dijo Sofía.

Kisami se quedo helado aquella mujer quería despojarlo de su pene, de la fuente de su placer, había descubierto la masturbación a los 14 años y ahora se enfrentaba a la posibilidad de no poder volver a masturbarse, nunca más.

Kisami sopeso aquella proposición la oferta era inmejorable si no fuese por la pérdida de su pene, pero sabía que si lo rechazaba su madre que ya estaba en riesgo podría estarlo aun más el tiempo apremiaba y no iba a conseguir una cantidad de dinero igual en el corto y puede que el largo plazo siquiera así que sorbió un poco más de su té y mirando a Sofía a los ojos le respondió.

-“Muy bien acepto el trato”. Dijo Kisami nerviosamente.
-“¡Perfecto, hare todos los arreglas el próximo domingos te espero en mi casa de playa!” Dijo Sofía.

Acto seguido ella se puso de pie y fue hasta donde estaba Kisami, le dio un dulce beso en los labios y se marcho, el mayordomo no tardo en llegar y condujo al adolescente a la puerta, antes de abordar el lujoso auto que lo llevo  a aquella mansión le dio al adolescente un sobre con varias tarjetas medicas y el pase medico para internar a su madre en el mejor hospital de la ciudad como del país, cosa que ocurrió ese mismo día, su madre fue operada dos días después con Kisami a su lado.

Llegada la fecha Kisami fue recogido por un hombre en el hospital, su madre firmo unos papeles que el adolescente le pidió que firmara dado que estaba aun bajo los influjos de calmantes firmo los papeles sin realmente leerlos, el hombre condujo a Kisami al aeropuerto, para llevarlo a bordo de un jet privado a una ciudad costera, luego por auto a un mansión a 15 km de la ciudad con su propia playa privada, ahí ya Sofía lo estaba esperando y le hizo pasar, tratándolo como si fuese un familiar.

Sofía condujo a Kisami por el interior de la elegante mansión no había nadie más en ella incluso el hombre que lo conducido hasta la casa se marcho una vez que entro en ella, Sofía llevo al adolescente a la terraza trasera de la cada una pequeña bahía de arenas blancas y un mar azul turquesa deslumbraron los ojos de Kisami, era la primera vez en su vida que sus ojos veían tal belleza natural, Sofía tomo una bolsa de papel de una mesita para dársela a Kisami, era de una marca de ropa exclusiva en su interior un bañador tipo speedo de color rojo se encontraba.

Sofía le dijo a Kisami que se pusiera esa prenda que es la única que iba a necesitar durante su estancia en aquella casa, el adolescente obedeció pese a la pena que sentía de ser visto por ella en aquella prenda, al volver de cambiarse se encontró con Sofía portando un pulcro y sexy vikini color blanco sus grandes senos fue lo primero que el adolescente noto, ella lo tomo de la mano para llevarlo al mar donde nadaron, bromearon y hablaron en muchas cosas no solo dentro sino fuera recostados en dos camastros sobre la playa privada.

Luego de almorzar y descansar por una hora, con los cuerpos bien bronceados al sol, Sofía, tomo un pote de crema, para dárselo a Kisami para decirle.

-“No seas malo ponme algo de bloqueador no quiero quemarme por el sol”. Dijo Sofía
-“¡Claro enseguida!” Respondió Kisami.

Aquello puso nervioso al adolescente después de todo era la primera vez que iba a hacer algo así, Kisami apenas se distrajo un momento pero cuando levanto la vista ahí estaba Sofía con una enorme sonrisa pero sin la parte de arriba de su vikini, dejando al descubierto sus dos grandes tetas en forma de torpedo, los ojos del adolescente se abrieron grandes al ver sus ricos pezones expuestos, su pene comenzó a crecer dentro de su bañador sin que lo notara.

Kisami procedió a ponerle el bronceador por todo su cuerpo poniendo especial énfasis en sus tetas y nalgas que estaban descubiertas ya que su tanga era tipo hilo dental de las que se pierden entre las nalgas por detrás, luego de terminar de aplicar la crema Sofía se coloco una camisa blanca de color blanco pero no la cerro dejo sus tetas a la vista la erección del adolescente amenazaba con salirse de su bañador, por lo que ella sin decirle nada se lo quito.

Ambos comenzaron a besarse apasionadamente en un momento dado Kisami se posiciono detrás de ella para seguir besándola, mientras con una manos acariciaba y jugaba con sus tetas, mientras con la otra sostenía su cabeza mientras se besaban, con él desnudo, ella podía sentir su erección presionarse sobre su espalda, Sofía no tardo mucho en mover una de sus manos para comenzar a masturbar a Kisami quien despegando sus labios de los de ella, dio un gemido de placer.

Sofía estaba sentada sobre un taburete que pronto hizo a un lado, se dio la media vuelta, arrodillándose frente a Kisami, tomo su pene, corrió su prepucio y comenzó a chuparle su glande. El adolescente apenas pudo dejar escapar un suspiro el placer fue tan grande que lo abrumo por completo.

De repente ella puso su endurecido pene entre sus tetas envolviéndolo con ellos, en eso escupió sobre su glande y comenzó a mover la lengua alrededor del glande  eso provoco que Kisami se volviera loco de placer tanto que tuvo un ligero espasmo que provocando que ella se cayera de espaldas al suelo y antes de que se levantara se coloco sobre ella posicionando su pene de nuevo entre sus tetas y comenzó a moverse como si la estuviera penetrando, aquel movimiento de caderas era de manera instintiva, más que por experiencia.      

-“¡AH SI!” Dijo ella cuando vio como su glande aparecía y desaparecía de entre sus Tetas.
           
Kisami estaba más que feliz en ese momento hasta que sintió que estaba a punto de venirse ella lo noto y lo detuvo de golpe mientras se ponía de pie se fue quitando la blusa y la tanga para quedar completamente desnuda ante él adolescente de cuyo ojo de su glande chorreaba liquido pre seminal para ese momento.

Sofía se recostó sobre el taburete sobre su abdomen lo que dejo sus nalgas a la vista, separo sus piernas ampliamente dejando también su linda rajita completamente depilada Kisami ni lento ni perezoso me puso detrás de ella y rápidamente busco como penetrarla, ella tuvo que guiar su pene a la entrada de su vagina para que el adolescente por fin la pudiera penetrar.  

Se escucho un gran gemido salir de la boca de Sofía acompañado por el sonido de sus embestidas a su vagina que estaba ya más que húmeda, Kisami estaba en el cielo al sentir su pene deslizarse en su interior con una mano la agarro de su hombro y con otra de su otra mano le apretaba y jugaba con sus pezones e intercambiaba esa mano mientras ella jugaba con clítoris cosa que hacía que se mojara más y las embestidas eran cada vez más salvajes.

Luego de unos minutos ella se acostó totalmente sobre su suelo pero boca arriba lo que hizo que  abrazara con sus piernas alrededor de la cadera de Kisami mientras seguía penetrándola con fuerza, el suelo estaba todo mojado de sus fluidos mientras se escuchaba tanto el sonido de su húmeda vagina y el choque de los testículos del adolescente estaban bastante bajos las manos de Kisami estaban ocupadas con sus tetas mientras seguía con los movimientos de cadera haciéndolos cada vez más vigorosos.  

Salía saliva de la boca de Kisami, quizás por no haber tenido sexo así de duro nunca, Kisami la escucho decir de pronto.

-“Vamos nene como si quisieras hacerme un hijo”. Dijo Sofía.

Escucha a ella decirle eso hizo que Kisami perdiera el poco control que aún conservaba, su cuerpo se sacudió al sentir como se estaba viniendo dentro de ella, Sofia al sentir el caliente como espeso semen del adolescente brotando de los testículos lanzo un gran gemido de placer al sentir como también llego a un gran orgasmo.          

-“¡AAAAAAHHHH!” Gimio Sofía.        

A pesar de haber eyaculado Kisami siguió moviéndose unos minutos más hasta que sintió una segunda eyaculación, no tan copiosa como la primera ella cayo rendida, y cuando Kisami retiro su aun palpitante pene de ella el suelo se lleno de semen también, pasaron unos minutos y solo se escuchaba sus respiraciones agitada y Kisami veía como sus manos jugaban con el semen que  salía de ella lo agarraba y trataba de meterlo de nuevo o lamerse sus dedos.

Aquella tarde lo volvieron a hacer sin que se bañaran antes el semen de Kisami contribuyo para que el adolescente sintiera aun mas placer cuando lo volvieron a hacer, Kisami se vino aun más fuerte y copioso en esa ocasión, cuando ella le recordó que esa era una de las últimas veces que iba a penetrar a una mujer en su vida, lo que hizo que eyaculara dando un gran alarido de placer, ambos quedaron jadeantes sobre el piso con Kisami sobre ella succionando sus pezones.

Luego de esa rica sesión de sexo tomaron un baño, cenaron y se fueron a la cama juntos, a la mañana siguiente Sofía despertó a Kisami dándole una rica mamada hasta que se vino en su boca, ella se bebió todo su semen, espeso y copioso cuando acabo le dijo.

-“Sabes creo que me podría acostumbrar al sabor de su semen”. Dijo Sofía.

Durante los siguientes días fue una mezcla, de playa y sexo casi todo el tiempo se la pasaban desnudos, en la casa, con Kisami ostentando una dura erección que ella aprovecha para hacer que la penetrara o para darle una mamada los 17 cm de la erección del adolescente al parecer eran suficientes para llevarla a lo más alto del éxtasis.

Pero como dicen no hay fecha que no llegue o plazo que no se cumpla, pronto llego el sábado, y en la noche le dijo Sofía a Kisami que mañana le iba a cortar su pene, lo que hizo que tuviera una fuerte erección esa noche tuvieron sexo salvaje hasta que literalmente los testículos de Kisami quedaron secos y él se quedo dormido son su rostro entre los grandes senos de ella.          

A la mañana siguiente como ya era costumbre Kisami fue despertado ya tarde con una rica mamada, cuando estaba disfrutando al máximo ella le dijo.      

-“Disfruta cariño que es la ultima mamada de tu vida”. Sentencio Sofía.

Kisami, quedo muy excitado, tratando de contener su eyaculación, para alargar aquella mamada lo máximo que pudiera deseaba sentir el mayor tiempo posible aquel placer, después de todo nunca más iba a poder hacerlo, por lo que luego de 15 minutos Sofía cansada de chupar se monto sobre él, para comenzar a cabalgarlo, Kisami se incorporo para prenderse con su boca sus pezones.

Hasta que se corrió como nunca antes dentro de ella, gimiendo o mejor dicho dando alaridos de placer entre sus grandes tetas mientras sentía su pene palpitar arrojando su cremoso semen en su interior hasta quedar seco y caer rendido sobre la cama, con ella cayendo sobre su dorso aplastando su tetas sobre su sudado pecho, hasta que ambos se recuperaron de sus tremendos orgasmos.

-“Eso fue magnífico nene” Dijo Sofía al recuperarse.

Luego se bajo de encima de él y de la cama, para indicarle al adolescente que debían ir al baño. Kisami aun con una erección completa la siguió viendo moverse sus nalgas y como el semen chorreaba por el interior de sus piernas.      

Sofía se encargo de bañarlo con un jabón especial poniendo especial cuidado sobre su pene aun duro y testículos, también depilo cualquier vello púbico de sus genitales, cuando estuvo pulcro y seco ella le coloco dos ligas castradoras en la base de su pene para luego llevarlo a la bañera, de una gaveta extrajo una tijera de un sobre de papel, era una dijera quirúrgica, le dio algo para que mordiera al adolescente y coloco las cuchillas abiertas debajo de su pene.         

El pene de Kisami al sentir las cuchillas se hizo hacia arriba, pero ella lo tomo con una mano y mirándolo a los ojos le pregunto.

-“¿Estás listo nene?” Pregunto Sofía.

Kisami solo movió la cabeza en forma afirmativa, y casi de inmediato sintió una punzada de dolor cuando ella comenzó a cortar su pene, justo entre ambas ligas, el dolor fue brutal pero logro soportarlo ella tardo apenas menos de un minutos en separar su pene de su cuerpo, dejándole un minúsculo muñón, cuando Kisami vio su pene levantado ya no pudo más y se desmayo.        

Tres semanas después estaba recuperado y volvió con su madre que estaba mucho mejor, pero para ese momento sentía una enorme necesidad de venirse sin poder hacerlo, un mes después recibió una carta era de Sofía para indicarle que deseaba verlo, de nuevo el encuentro se llevo a cabo en su casa de la ciudad.

Ahí ella le propuso si quería ser su juguete sexual permanente, que viviría en la casa de la playa y podría venir a ver su madre a la ciudad cuando quisiera, ella dijo que extrañaba el sabor de su semen y sabía cómo hacer para extraerlo de sus testículos que aun colgaban en su entrepierna.

Kisami también extrañaba venirse, sobre todo al pasar frente al que fue su pene flotando en un frasco sobre una cómoda en liquido conservante por termino por aceptarlo y desde entonces es el eunuco y juguete personal de Sofía que lo ordeña todas las mañanas dándole un masaje prostático hasta que su semen brota de su pequeño muñón para que ella se beba todo su semen como si fuese la más rica de las leches condensadas.     



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com

       




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ZIGOR EN LA PRISIÓN

El auto con los funcionarios de juzgado se abrió paso por la gran puerta de metal que daba paso al gran complete penitenciario para menores infractores de Torbuk, dentro con rostro serio viajaba Zigor de 16 años recién cumplidos hacia tres días, fue detenido por matar al violador de una amiga, el juez de aquel país comunista en plena guerra fría fue muy duro lo sentencio a 15 años de prisión pero al ser menor solo debería estar en reclusión hasta los 20 en una cárcel para menores por lo menos eso pensaba Zigor al ser bajado del auto oficial......


ZIGOR EN LA PRISIÓN
El auto con los funcionarios de juzgado se abrió paso por la gran puerta de metal que daba paso al gran complete penitenciario para menores infractores de Torbuk, dentro con rostro serio viajaba Zigor de 16 años recién cumplidos hacia tres días, fue detenido por matar al violador de una amiga, el juez de aquel país comunista en plena guerra fría fue muy duro lo sentencio a 15 años de prisión pero al ser menor solo debería estar en reclusión hasta los 20 en una cárcel para menores por lo menos eso pensaba Zigor al ser bajado del auto oficial.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [PRISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





El auto con los funcionarios de juzgado se abrió paso por la gran puerta de metal que daba paso al gran complete penitenciario para menores infractores de Torbuk, dentro con rostro serio viajaba Zigor de 16 años recién cumplidos hacia tres días, fue detenido por matar al violador de una amiga, el juez de aquel país comunista en plena guerra fría fue muy duro lo sentencio a 15 años de prisión pero al ser menor solo debería estar en reclusión hasta los 20 en una cárcel para menores por lo menos eso pensaba Zigor al ser bajado del auto oficial.

El atractivo adolescente de buen cuerpo era casi un huérfanos su madre murió siendo aun muy niño su padre era un alcohólico que lo único que le importaba era beber y conseguir dinero para seguir bebiendo, por lo que Zigor prácticamente se crio en la calle, como todo adolescente sin estudios pensaba que todo se resolvió con violencia en las calles la ley que imperaba era la del más fuerte, pero aquella vez no pudo escapar de la justicia, por lo que termino ahí, siendo conducido por un largo pasillo hacia la aduana de la prisión.

Ya en la aduana la directora de la prisión una mujer de unos 45 años bastante conservado y vestida con un traje sastre entallado donde sus frondosos senos resaltaban al frente a la altura de su pecho, donde sus dos pezones eran visiblemente notorios, ahí a Zigor le fue ordenado que se desvistiera pero que conservara su ropa interior, Zigor sin hacer ninguna expresión en su rostro comenzó a quitarse sus viejas ropas desgastadas no paso mucho tiempo antes de que el adolescente quedo solo con su trusa (slip) liso de color negro de pierna alta.

Zigor portando su desgastada ropa interior donde su genitales quedaban bien marcados fue revisado por un hombre en bata blanco usando un estetoscopio como otros aparatos le hizo un chequeo bastante completo de su condición física, luego cuando termino su revisión fue llevado a una bascula en donde fue pesado, luego la directora se plato frente a Zigor y se inclino para bajarle de un fuerte tirón su ropa interior que sorprendió al adolescente al quedar completamente desnudo ante la madura mujer como el resto de los presentes en la habitación, ya sin su trusa la directora de la prisión se incorporo para levantar su pene sin circuncidar con uno de sus dedos.

Zigor trato de permanecer imperturbable pero su pene no parecía compartir su actitud que comenzó a crecer sobre la mano de la mujer que lo sostenía en ese momento, su glande pronto emergió entre la piel de su prepucio revelando un glande rosado, no paso mucho tiempo para que su pene quedase completamente erecto, la directora le dijo a Zigor inclinándose a un costado de su oído izquierdo.

-“Tienes un lindo pene muchacho”. Dijo la directora.
-“Pero debo decirte que en este centro no está permitidos los hombres sin circuncidar”. Añadió al final ella.

Eso por supuesto hizo alterar al adolescente su pene tuvo un espasmo involuntario que lo levanto uno milímetros de la mano ella que hizo sonreír de manera maliciosa a la directora, quien entonces cerro su mano sobre el pene en erección para comenzar a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio por su glande, lo que por supuesto hizo excitar de inmediato al adolescente notoriamente mientras lo masturbaba la directora le decía una a una las reglas de la prisión, para cuando dejo de enumerar las reglas ya el ojo del glande de Zigor estaba goteando abundante liquido pre seminal.

La directora apenas termino de decir las reglas soltó el pene del adolescente que estaba por llegar a su clímax dejando su pene palpitando para darse la vuelta y ordenar al hombre de bata blanca.

-“Realice su circuncisión de inmediato”. Dijo la directora.

Apenas ella salió de la habitación el hombre de bata blanca hizo una seña a dos de los guardias que de inmediato sujetaron a Zigor para llevarlo a una silla en donde fue asegurado con grilletes de metal sus piernas quedaron bien abiertas en alto lo que dejo a sus testículos como pene aun en erección completamente expuestos, aquello por supuesto puso a defensiva al adolescente ya que no sabía que pasaba pero algo era seguro no era nada bueno para él.

Zigor no sabía que era una circuncisión, de haberlo sabido hubiese luchado aun más, el hombre de bata blanca se coloco entre sus abiertas piernas y le inyecto su pene con una larga aguja que hizo gritar al adolescente de dolor pero solo por un instante ya que poco a poco toda sensación en su pene desapareció, cuando el médico se cercioro que su pene estaba insensible, tomo una bisturí con el que realizo dos cortes.  

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Zigor al ver aquello con horror.

Pero el médico no hizo caso de los gritos del adolescente, hizo un corte en su prepucio por arriba de su glande y otro por debajo incluso cortando el frenillo, su sensible prepucio quedo colgando a ambos lados de su glande sangrando, luego el médico ton una tijera corto cada aleta de piel circuncidándolo de ese modo para siempre, luego coloco algunos puntos, algo de desinfectante y le inyecto algunos antibióticos como analgésicos al adolescente que lloraba en ese momento su pérdida para luego vendarle su pene.

A Zigor luego de ese se le dio ropa nueva incluida ropa interior se le ordeno vestir y fue llevado a una celda con otro chico más o menos de mis edad, aquella noche su compañero de celda de nombre Kelmer le aconsejo que lo que le había pasado no era nada que todos al entrar sufrían algo así, si aun no estaban circuncidados pero que había cosas aun peores, que obedeciera a las reglas y si la directora quería algo especial que la complaciera en todo si no quería terminar en el bloque “E” que era para los eunucos.

-“¿Eunucos?”
-“¿Qué es un eunuco?” pregunto algo extrañado Zigor.

Kelmer se le quedo mirando con algo de incredulidad pero luego comprendió que su compañero de celda en verdad no conocía ese terminó por lo que le dijo.

-¿Si sabes lo que es castrar verdad?” Pregunto Kelmer.
-“Ummmm creo que sí”. Respondió Zigor.
-“¿Según tu que es castrar?” Le pregunto algo incrédulo Kelmer.
-“Es cuando a los animales se les quita sus huevos”. Respondió Zigor.
-“Correcto ahora cuando a un hombre se le quitan los testículos  o pene se le llama eunuco”. Afirmo Kelmer.

Zigor se quedo en silencio al escuchar aquellas palabras, en aquel lugar podían quitarle sus testículos por romper las reglas, en eso recordó la regla seis “no masturbación”, aquello era terrible Zigor adoraba correrse mientras se auto estimulaba le pregunto a Kelmer.

-“¿Entonces no puedo masturbarme?” Pregunto Zigor.
-“¡No! A menos que quieras terminar como un eunuco”. Respondió Kelmer.

Pero luego añadió, no te preocupes que por lo menos por las próximas tres semanas estas a salvo con ese vendaje y el dolor que sentirías al querer masturbarte, te mantendrá a lejos del radar de la directora y de tus instintos, pero luego deberás tener mucho auto control por lo pronto vamos a dormir.

Kelmer tuvo razón por las próximas semanas no tuvo ganas de masturbarse no con el dolor que sentía provenir de la parte alta de su pene, pero cuando el médico retiro los puntos como el vendaje las cosas cambiaron ya que sus testículos estaba muy cargados de esperma deseando salir a como diera lugar, Zigor logro aguantar sus ganas de masturbarse por tres largos días en los que casi a toda hora presentaba una total erección que era difícil de ocultar, al cuarto día ya no pudo contenerse, por lo que busto un lugar solitario.

Para ese momento Zigor ya conocía lo suficiente de la prisión como para saber en dónde podría estar un buen rato solo, por lo que fue hasta atrás de la lavandería ahí se saco su pene y huevos por fuera de su pantalón sin bajárselo, se acostó en el piso, su pene estaba en erección incluso antes que su mano se cerrara sobre él, Zigor sentía raro masturbarse sin contar ya con su prepucio estaba tan acostumbrado a la sensación de su piel bajando y subiendo por su glande más sin embargo no tardo mucho en sentir como su pene comenzó a palpitar.

Zigor conocía muy bien esa sensación, apenas le bastaron unas cuantas pasadas de su mano para que su pene expulsara con mucha fuerza chorro tras chorro de su espeso semen sobre su marcadito abdomen se tuvo que morder su labio inferior para que el inmenso placer que todo su cuerpo experimento en ese momento no le hiciera gemir con fuerza de gozo, quedo jadeante con semen resbalando por su pene y mano que aun sujetaba su palpitante pene luego de ese tremenda corrida la mayor de toda su vida, después de todo era el periodo más largo sin correrse desde que comenzó a masturbarse a los 14 años.   

Desde ese día cada dos días iba al mismo lugar para auto complacerse, siempre detrás de los carritos de lavandería hasta correrse, poco a poco comenzó a tomar más confianza y ya no solo se sacaba sus genitales de su pantalón sino que llego a bajárselo junto con su ropa interior para dejar su pelvis lampiña, pues pese a su edad aun no tenia vello en su escroto y púbico era escaso pero dado el color rubio apenas era visible aunque si se sentía al tacto.

Pero una tarde mientras se masturbaba de lo más a gusto Zigor fue descubierto por uno de los guardias que de inmediato se lo llevo a la dirección así como estaba lo hizo caminar por los pasillos a la vista de todos con sus genitales expuestos, con su ereccion oscilando hacia todas las direcciones una vez frente a la directora que se le quedo mirando su pene, el guardia describió la falta de Zigor con un gesto de una mano la directora despidió al guardia que antes de irse le dijo al adolescente en el oído.

-“Espero que gozaras masturbándote”. Dijo el guardia.

Luego se marcho, dejando al adolescente solo con la madura directora, quien se puso de pie, para ir al lado del adolescente, la directora era una mujer rubia, hija de Alemania oriental, tenía títulos y posgrados como para llenar una pared, sus ojos eran de un azul intenso, nariz respingada y barbilla redondita, era alta y su andar elegante, su voz suave contrastaban con la dureza de su mirada así como la frialdad de su carácter, además todos en la prisión le tenían miedo por una razón que pronto Zigor estaba por averiguar.

-“Bueno Zigor creo que tendrás que recibir un buen castigo”. Dijo la directora.

Por alguna razón las palabras de aquella mujer en mucho tiempo, hizo que Zigor, sintiera que sus mejillas se coloreaban y su blanca piel no impedía que se notara, llevaba el cabello suelto y su fragancia parecía formar una aureola a su alrededor entonces el adolescente observo incrédulo como ella dejo caer su ropa, pronto sintió como ella lo besos sus bocas sedientas se bebían una a la otra, ella hizo que la boca del adolescente la recorriera palmo a palmo, como si quisiera fotografiar con su lengua el mapa entero de su piel erizada y tibia, los ojos de Zigor se deleitaron con la visión de esos pliegues rosaditos, mojados por el deseo, mordió sus pezones con suavidad, dejé que mis senos.

-“Dios… esto no puede estar sucediendo”. Zigor, pero ella le cerró la boca con la suya.

Un hilo dental violeta semitransparente cubría la vagina totalmente depilada de la directora, que pronto dejo su cuerpo, Zigor fijo su atención en sus senos redondos y frondosos ella comenzó mordisquear los labios del adolescente, sus lengua seguían entrelazándose y la boca del adolescente solo se apartaba de la de ella para lamber o succionar sus rosaditos pezones, de pronto ella inclinó la cabeza y tras estampar un suave beso en la punta de pene del adolescente, comenzó a recorrerlo a lo largo con su juguetona lengua, rodearlo con sus labios introduciéndolo lentamente en su boca, y aquello fue el paraíso para Zigor, quien prácticamente inerme, le acariciaba el cabello como la espalda viéndole sus nalgas mientras ella seguía con su labor, de succión, sobre su pene.

Aquello no podía durar mucho, parecía que Zigor iba a estallar y con un espasmo de placer que recorrió todo su cuerpo eyaculo una gran cantidad de semen en el interior de la boca de la directora que ella se bebió por completo, de pronto ella dejo su pene para hacer que la penetrara profundamente el momento fue indescriptible para él adolescente, quien comenzó a  bombearla con fuerza y rítmicamente, ella movía la cintura realizando un preciso movimiento circular que le ayudaba a mantener sujetando y dirigiendo su cintura.

El pequeño ronroneo que emitía al principio, poco a poco fueron aumentando de volumen para convertirse en sonoros gemidos y en el momento del clímax en un autentico aullido de placer por parte de ella mientras Zigor seguía frenético su labor hasta que de nuevo se corrió esta vez dentro de su vagina dando un gran gruñido de placer.

La directora se puso de pie y se coloco su pequeña tanga que no tardo en mojarse por el semen que comenzó a brotar de su vagina, tomo su intercomunicador y ordeno que vinieran los guardias, apenas termino de vestirse cuando los guardias entraron en su despacho, la directora le lanzo una mirada fría a Zigor de cuyo pene aun goteaba algo de semen y les dijo a los guardias.

-“Lleven a este sacrificio con el doctor debe ser castrado”. Dijo la directora.
-“¡No por favor!, no prometo no volver a romper las reglas ¡pero no me corte los huevos!” Suplico Zigor.

-“Llévenselo”. Ordeno la directora.
-“¡NOOOOO POR FAVOR NOOOOO!” Zigor fue sacado gritando sus suplicas de su despacho.

Con el adolescente luchando con todas sus fuertes con su pene duro como nunca antes fue llevado hasta la enfermería donde fue colocado de nuevo en aquella silla con las piernas separadas, el médico se nuevo se sentó entre sus piernas, con el adolescente luchando y suplicando el médico le dijo a Zigor.

-“Calma, calma muchacho, sino quieres que también te corte el pene”. Dijo el médico.

Mientras que tomo su pene y acerco un afilado bisturí a la base del endurecido pene, lo que hizo que Zigor se quedase inmóvil por temor a que le cortara su pene, el médico pronto inyecto sus testículos con un potente anestésico, que pronto dejo el escroto y testículos del adolescente sin sensación alguna, por lo que el médico le dijo al chico que observaba todo aterrorizado, que no dejaba de observar todo lo que el médico hacia.

-“Espero disfrutaras chico porque desde hoy ya no serás más un hombre” Dijo maliciosamente el médico.

El médico no le dio tiempo alguno para que Zigor rogara o dijera algo antes de abrirle por completo su blanco escroto, el médico usando su experiencia para esos menesteres tardo apenas unos pocos segundos en tener a ambos testículos del adolescente por fuera de su escroto ante la mirada atónita y aterrada de Zigor que ni siquiera puedo hablar al ver sus dos orbes por fuera de su escroto, el médico sin sacar cada uno de sus testículos de las membranas que los rodeaban cauterizo los conductos que los unían al cuerpo del adolescente con bastante rapidez.

Luego usando una tijera quirúrgica corto uno a uno los testículos del adolescente que con horror vio como el médico lo despojo de la fuente de su virilidad para siempre, cuando el último de sus testículos cayó sobre la charola honda curvada de acero Zigor grito no de dolor sino más bien de terror.

-“NOOOOOOOO”. Grito Zigor

Luego todo su cuerpo lucho contra sus retenciones hasta que se calmo, cuando eso sucedió, el médico suturo su escroto y vendo la zona, luego coloco sus testículos ya desprovistos de la membrana que los cubría en un frasco con el nombre completo del adolescente la fecha y la edad de él en ese momento.

Los dos orbes quedaron flotando en liquido conservante y lo vio colocarlo con otros decenas de frascos en un estante, luego le dijo a los guardias que solo vieron aquello con una mueca de malicia en sus rostros.

-“Lleven al nuevo eunuco al pabellón E”. Dijo el médico.

Zigor fue sacado de la enfermería sin fuerza alguna en calidad de bulto desnudo, por lo que todos por donde pasaron con observaron que había sido castrado, para cuando fue liberado a los 20 años Zigor ya no era ni la sombra de lo que una vez fue, gordo y con un pene encogido hasta quedar incluso más pequeño que el pene de un niño recién nacido, sin testículos con una aleta de piel vacía debajo de su pequeño miembro, que ya no reaccionaba aun ante el mejor estimulo, estaba muerto e incluso para orinar de pie le era complicado, dado el tamaño por lo que tuvo que comenzar a orinar sentado.

Tres años después de su liberación se suicido en la nota que dejo solo decía.

-“No puedo vivir siendo un eunuco por el resto de mis días ¡lo siento!”  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

YA NO NECESITAS ESTO

Con 20 era un joven hombre que nunca imagino terminar sus días como un esclavo, de lentes, atractivo según mis amigas y buen cuerpo iba en mi segundo año de universidad, cuando fui invitado a una fiesta secreta de una de los club de la universidad por lo que animado por algunos de mis amigos termine por decidir asistir a dicha fiesta sin imaginar como aquella decisión cambiaria mi vida para siempre, sin que en ese momento lo supiera por supuesto......


YA NO NECESITAS ESTO
Con 20 era un joven hombre que nunca imagino terminar sus días como un esclavo, de lentes, atractivo según mis amigas y buen cuerpo iba en mi segundo año de universidad, cuando fui invitado a una fiesta secreta de una de los club de la universidad por lo que animado por algunos de mis amigos termine por decidir asistir a dicha fiesta sin imaginar como aquella decisión cambiaría mi vida para siempre, sin que en ese momento lo supiera por supuesto.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [TROFEO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 20 era un joven hombre que nunca imagino terminar sus días como un esclavo, de lentes, atractivo según mis amigas y buen cuerpo iba en mi segundo año de universidad, cuando fui invitado a una fiesta secreta de una de los club de la universidad por lo que animado por algunos de mis amigos termine por decidir asistir a dicha fiesta sin imaginar como aquella decisión cambiaría mi vida para siempre, sin que en ese momento lo supiera por supuesto, aquella noche me vestí para la ocasión y en compañía de mis amigos fuimos a la fiesta.

La noche fue algo más de lo mismo, como toda fiesta desenfrenada de la universidad, alcohol, música estridente y chicas algo fuera de control, luciendo sus cuerpos de manera sexy, fue a la media noche cuando una de esas chicas una rubia muy atractiva me planto un beso en los labios mientras bailábamos con ella restregando sus grandes senos sobre mi pecho me fui evidente que ella deseaba algo que solo besos y caricias esa noche por lo que sintiéndome muy excitado también pronto ambos estábamos en un lugar apartado besándonos con verdadero ardor.

Aquella bella rubia comenzó a desabrochar mi cinturón para luego hacer lo mismo con mi pantalón, no tardo mucho en bajar el cierre de mi pantalón mientras me seguía basando con su lengua jugando con la mía dentro de mi boca, sentí su mano masajear mis testículos como pene ya en erección por encima de mi ropa interior, pero apenas duro unos segundos antes de que ella introdujera su mano dentro de mi prenda para tomar mi erección con su mano, la que comenzó a masturbar, pronto tanto mis testículos como mi pene estaban por fuera de mi ropa interior con ella pasando su mano por mi pene.

Debieron pasar unos segundos quizás un minuto en lo que ella me masturbo antes de que dejase de besarme para arrodillarse rápidamente frente a mí para llevarse mi endurecido pene a la boca, cerré los ojos al sentir el mayor placer hasta ese momento de toda mi vida, aquella rubia en verdad sabia como dar una mamada se trago todo mi pene de una sola vez con sus barbilla quedando entre mis dos testículos, mi pene era de 20 cm en erección total como estaba en ese momento pero además era muy grueso.

Ella me tomo de mis nalgas mientras que por mi parte la toma de la cabeza sujetándola del cabello, aquello era la gloria, de tanto en tanto la miraba y de solo pensar que pronto la iba a penetrar mi excitación crecía y crecía, ella no dejaba de mover su cabeza como lengua, sacando y metiéndose todo mi pene en su boca apretándome las nalga en medio de toda esa salvaje pero increíble mamada sentí como me rasguño una de mis nalgas, entre jadeos de mi parte de placer me desvanecí de pronto simplemente ya no supe más de lo que me paso.

Me desperté solo en topa interior en una jaula cerrada con un enorme bote al que se le coloco el asiento de un escusado (water) para que hiciera mis necesidades también había varias botellas de agua de 2 galones como también mucha comida empacada, galletas, atún en lata abre fácil entre otras coas que se podían comer sin cocinar, pero que además podían conservarse en condiciones de consumo sin necesidad de refrigeración hacia un calor sofocante en aquel lugar, se sentía un bamboleo por lo que supe que estaba a bordo de una embarcación me fue evidente que me habían secuestrado.

Pase las siguientes dos o tres semanas en aquella jaula, no sabría decirles el tiempo posible exacto que estuve ahí ya que luego de unos días perdí la noción del tiempo, luego varios hombres rudos muy fornidos como armados me sacaron de mi prisión, era pleno día por lo que la luz del sol me cegó por varios minutos hasta que mis ojos de nuevos se acostumbraron de nuevo pero esos minutos fueron vitales para no ver a donde me llevaron, de pronto estaba con otros hombres todos ellos jóvenes también en ropa interior, como única prenda.

Algo que me percate de inmediato es que todos los hombres ahí reunidos ahí, además de estar atados como yo lo estaba en ese momento y amordazados fue que todos eran muy atractivos con bellos como bien formados cuerpos de diferentes nacionalidades, pronto se me hizo claro que ya no estaba en mi país por la forma en que hablaban los guardias que con armas de asalto muy modernas nos vigilaban, debí pasar ahí una semana quizás dos antes de ser sacado de nuevo, para ser llevado a un baño en donde mujeres ya mayores me depilaron todo el bello de mi cuerpo del cuello para abajo.

Aquellas mujeres pusieron especial cuidado en mi vello púbico, sobre todo el de mi escroto, nalgas y ano, me dejaron casi completamente lampiño apenas respetaron mi cabello, luego fui llevado desnudo a una cámara donde me hicieron colocar de pie con los brazos extendidos a los costados, con un guardia amenazándome con dispararme con una rifle mientras la plataforma rotaba y las cámaras que me rodeaban captaban mi cuerpo en todo su esplendor, escuchaba hablar a un hombre y no tarde en comprender que aquello era una subasta, me estaban vendiendo.

Iba a tratar de hacer algo pero el miedo a ser asesinado de un disparo del guardia que me apuntaba me hizo mantener inmóvil, luego de unos 25 minutos al parecer dejaron de pujar por mi por lo que se cerró mi venta, fui llevado a una habitación en donde me dejaron sobre un suave colchón, algunos los guardias que llevaron a ese lugar solo reían maliciosamente mientras hablaban entre ellos en un idioma que no entendía, señalando mis expuestos genitales, lo que me hizo sospechar que algo nada bueno estaba por ocurrirme pero no sabía que ni siquiera me lo imaginaba de haberlo hecho estoy seguro que hubiese peleado hasta la muerte.

Algunos minutos más tarde una hermosa mujer pelirroja entro en la habitación, iba vestida con largos guantes de látex color negro casi hasta los hombros, también un shorcito muy pequeño del mismo color que combinaba con su top que apenas llegaba debajo de sus grandes senos pero que remataba en la parte de arriba en un cuello de tortuga también de color negro, sus ojos eran de un intenso color azul que de inmediato me cautivaron sentí algo de pena al estar desnudo ante ella pero al parecer eso a ella no le importo mientras se me acerco observando mi entrepierna.

Cuando esa muy bella pelirroja llego a donde estaba simplemente me beso mientras ella con una mano se sobaba su linda vagina con mis dedos y con su otra mano me agarro mi pene que empezó a masturbar lo que hizo que me excitara, casi de inmediato con su ayuda logre acostarme por completo sobre el colchón ella se desnudo quedándose con sus guantes antes de colocar sus piernas a ambos lados de mis piernas y ordenarme que le hicieron un oral, por lo que empecé a besarle sus labios vaginales que estaban ya muy húmedos, se notaba que estaba muy excitada.

Le mordí uno de sus labios vaginales bien depilados y rosaditos suavemente mientras trataba de  meterle mi lengua hasta donde pudiera, ella jugaba con sus senos apretándose sus pezones, pero solo con una mano la otra la usaba  para estimular su ano con sus dedos que pasaba en forma circular el cual hacia como si se abriera y cerraba de repente no muy lejos de donde mi lengua seguía lambiendo su vagina en especial su clítoris.

-“Sigue… Sigue… No pares”. La escuche decir entre jadeos.          

De pronto ella se dejo caer aplastando sus grandes senos sobre mi vientre tomo mi pene en erección para empezar a chuparlo como toda una profesional nunca había sentido algo así, me sentía estar en una película porno incluso era mucho mejor mamadora que la rubia de la fiesta, ella se metía todo mi pene en su boca como si se lo estuviera tragando aquello duro varios minutos ella llego a dos potentes orgasmos por lo que pude sentir y ver por la cantidad de sus juegos que brotaron de su rajita.      

Luego de ese segundo orgasmo de ella me continuemos dando sexo oral por algunos minutos más antes de que ella se pusiera de pie pero solo para montarme de nuevo pero esta vez mi pene la penetro por su raja, con ella sentándose sobre mi pelvis casi de inmediato comenzó a moverse viéndonos cara a cara, mientras ella me cabalgaba me mordía los labios hasta que baja sus senos para que se los chupara aunque también le di pequeños mordiscos sobre sus pezones que la hicieron gemir de placer, a mi parecer le gusto mucho.           

Ella me estuvo cabalgando de ese modo por momento incorporándose para que viera como sus senos oscilaban arriba y abajo por varios minutos, hasta que de súbito se detuvo se saco mi muy duro pene de su vagina pero solo para colocar mi mojado glande de sus jugos sobre su rosadito ano la punta de mi pene bien mojado de su liquido vaginal como de mi fluido pre seminal que ella se restregó un poco para que fungiera a modo de lubricante empezó a bajar lo que hizo que la empezara a penetrar cuando todo mi glande estaba en su interior, no dijo ni se quejo de nada así que siguió metiéndolo. 
      
Cuando iba más de la mitad se quejo un poquito como queriendo decir que le dolía mas sonó a un gemido de placer para mí, el sobrante de mi pene no tardo en estar en su interior por completo cuando ella se dejo caer sobre mi pelvis de repente para que le doliera supongo lo menos posible luego de eso ella se quieta unos segundos antes de comenzar a sacarse mi pene para empezar con un lento pero placentero mete y saca.  

Con cada embestida de su pelvis cada vez iba más rápido sentía como que me iba a venir en cualquier momento así ello lo noto también por lo empezó a moverse lentamente para no me  corriera tan pronto pero al cabo de unos minutos ya no pude más, tal placer era más de lo que podía soportar por lo que le dije.   

-“¡Me VENGOOOO!” Casi grite.

Apenas unos segundos de eso me corrí dentro de ella, en sus entrañas, ella sintió lo caliente que estaba mi espesa leche mis testículos quedaron aplastados contra sus redonditas nalgas, en ese momento con mi pene palpitando como su ano en su interior, fueron varios choros que expulse, experimentando el mayor orgasmo de mi vida y sin saberlo el ultimo también como hombre.

Quedamos acostados sobre el colchón jadeantes un buen rato al terminar, con ella jugando con mi pene, con una mano y con la otra con su vagina metiéndose sus dedos en ella, también estimulando su vagina mientras la observaba lleno de excitación, sus pezones aun estaba erectos luego que se corrió de nuevo con su ano aun expulsado algo de mi semen que deposite en su interior me dijo mientras me acariciaba mi pecho.

-“Bueno cariño eso fue genial pero desafortunadamente tu nuevo dueña requiere que te haga algunas modificaciones antes de tu entrega en verdad es una pena porque es un lindo pene este que tienes”. Dijo la pelirroja,

Sin comprender lo que ella quería decir le dije.

-“¿Qué tipo de modificación?” Le pregunte algo nervioso.

Sin decir nada mas mostrando una sonrisa maliciosa me masturbo mi pene por unos segundos más para luego ponerse de pie para ponerse sus minúsculas prendas para luego ayudarme a ponerme de pie cuando ambos estuvimos de pie con mi erección apuntando al suelo ella se me acerco por mi lado izquierdo, para rodear mi cuello con su brazo derecho en cuya mano sostenía un afilado cuchillo y me dijo mientras con su otra mano me masturbaba.

-“Bueno cariño en tu nueva vida ya no vas a necesitar esto”. Dijo ella refiriéndose a mi pene erecto.

En ese momento supe porque esos guardias se reían, y porque de esa risa malévola por parte de esa hermosa pelirroja me quede helado al comprender que era poco lo que podía hacer para evitar lo que ella pensaba hacerme algo que para mí en ese momento era peor que la muerte misma sobre todo luego de ese tremendo orgasmo que acaba de experimentar con el primer y único anal que tendré en tendría en mi vida.

Pese a no tener muchas opciones comencé a tratar de soltarme a forcejear pero pronto ella se arrodillo frente a mí para llevarse mi pene a su boca, se lo trago por completo, sentí como sus dientes comenzaron a cerrarse sobre la base de mi pene pensé que me lo iba a arrancar con los dientes pero al mismo tiempo estaba sintiendo de nuevo mucho placer, sintiendo como su lengua rozaba la parta baja de mi glande que pronto me llevaron casi al orgasmo de nueva cuenta.

Cerré mis ojos y eche mi cabeza hacia atrás del placer que estaba sintiendo justo cuando sentía que estaba por llegar de nuevo al orgasmo, sentí una tremenda punzada en mi entrepierna, que me hizo abrir los ojos al bajar la mirada vi con horror como la pelirroja se sacaba mi pene palpitando mejor dijo teniendo pequeños espasmos sin control mientras era extraído de su boca, sentí como la sangre chorreaba por mis huevos y piernas, casi de rodillas antes de lanzar un tremendo alarido de dolor como de negación a lo que me estaba pasando.

-“NOOOOOOOOOOOOO”. Grite.

Luego simplemente me desmaye.

Tres semanas después, fui entregado a mi nuevo amo un hombre que me compro par que fuese el guardia de su harem personal, la pelirroja me entrego en persona a ese hombre un árabe al parecer muy rico, también le entrego un frasco con el que fue mi pene en su interior flotando en un liquido conservante diciéndole a mi nuevo amo aquellas palabras que me había dicho antes de castrarme.

-“Aquí tiene, él Ya no Necesita esto”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UNO DE LOS CUATRO

Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo......


UNO DE LOS CUATRO
Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TROFEO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo. 

Los cuatro llegaron a la hora señalada a los vestidores en donde ya los esperaba, de inmediato le puse seguro a la puerta del vestidor luego que ellos entraron iban vestidos con el uniforme del equipo, short azul, camiseta del mismo tono con el logo de la universidad, como con calcetas largas casi a la rodillas, de inmediato les hice saber que eran una desgracia para el equipo que por su culpa casi estábamos eliminados de la final del campeonato lo que obviamente hizo apenas a cada uno de ellos, luego de la regañada en general, les dije.

-“Vamos quítense ese uniforme que no merecen llevarlo”. Les dije con una expresión de enojo.

Por supuesto debía presentar una expresión de enojo pero por dentro estaba muy contento, sabía que todos ellos eran gay, como yo mismo, me aseguraba que todos los que eran aceptados en el equipo fuesen gay aunque también aceptaba uno que otro hetero solo para guardar las apariencias pero en un 80 % el equipo estaba conformado por hombres gay de entre 18 a 26 años todos ellos estudiantes de la universidad que cursaba su licenciatura o algún posgrado.

En cuestión de segundos los cuatro quedaron solo en calcetas (medias) y suspensorios en las que destacaba sus buenos paquetes al frente bien definidos, sus abdominales bien marcados por encima del elástico del suspensorio eran notarios y sus pectorales de algunos bien definidos y de otros no tanto pero sus tetillas lucían muy apetitosas. Luciendo aun molesto con un tono de voz agresivo les dijo.

-“Dije todo hasta sus suspensorios”. Dije tajante.

 Los cuatro se despojaron de sus suspensorios quedando completamente desnudos, los cuatro estaba bien depilados de todo su cuerpo era un requisito que exigía a los miembros del equipo, incluso el vello bajos sus axilas era removido, apenas les dejaba conservar un pequeño mechos de vello púbico que los hacía lucir aun mas sexis de lo que ya eran y me aseguraban que lo mantuvieran de esa forma con inspecciones periódicas sorpresa, si el vello púbico había crecido de nuevo el castigo era la depilación genital por completo con laser para siempre.

Por tal motivo todos en el equipo cuidaban muy bien de su vello púbico, que siempre mantenían al mínimo como yo se los había dejado cuando entraron al equipo, ninguno de los cuatro hizo el menor intento de cubrir sus genitales pues se los había visto decenas de veces y no tenían razón alguna para cubrírselos.

Una vez que los tuve desnudos ante mí me desnude también ante sus ojos bien abiertos con 39 años era un hombre de buen cuerpo también con todo el vello de mi cuerpo bien depilado excepto una buena mata de vello negro sobre mi pene que cuando me quite mi bóxer se reveló ante ellos en erección era de 20 cm muy grueso casi y sin circuncidar, por debajo dos grandes huevos colgaba no tan bajos pero si lo suficiente como para moverse libremente.

-“Bien chicos ya sabes cuál es el castigo por su falta por favor quiero ver sus erecciones ya”. Les dije a ellos en mi tono de voz molesto.

Los cuatro procedieron a tomarse sus penes para masturbarse por unos segundos hasta que tuvieron erecciones completas y vibrantes a todos sus prepucios ya que ninguno de ellos estaba circuncidado se les corrió detrás de la corona de sus glandes, dejando las cabezas de sus penes al descubierto, de dos de ellas ya emanaba liquido pre seminal de la punta, sin más tome mi elastrador y lo cargue con dos ligas castradoras.

Regrese a donde estaban los cuatro aun ostentando sus erecciones, pero ya visiblemente nerviosos, uno a uno les fui colocando las ligas en sus escroto, cuando dejaba que las ligas se cerraran se escuchaba un ligero gruñido al tiempo que sentía un pequeño temblor de sus cuerpo al cabo de unos pocos minutos los cuatro tenían dos ligas castradoras en la parte alta de sus escrotos, que hizo que sus testículos se destacaran aun mas dentro de sus escrotos ligados, sus penes por su parte estaban tan duros que parecían de piedra de lo excitados que estaban al sentir que sus huevos estaban muriendo en ese momento.

-“Bien chicos tres de ustedes podrán conservar sus huevos hoy y uno será castrado, así que espero se esmeren por hacerme gozar el que menos lo haga desde hoy será un eunuco”. Les digo a los cuatro.

Dicho eso hago que coloquen sus rodillas sobre un largo banco de madera y se inclinen hacia adelante apoyando sus brazos como manos sobre los locker (casillas) metálicas que quedaron frente a ellos, lo que hizo que sus magníficos par de nalgas de los cuatro quedaran completamente expuestos a mi vista, sin saber por cuál de los cuatro comenzar con la diversión.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Comienzo por admirar sus lindas nalgas para luego pasar mi endurecido pene entre sus nalgas, sintiendo como cada uno se estremecía al sentir mi gruesa erección entre sus jóvenes nalgas, el menor de los cuatro tenía 20 años y el mayor 22, siento este el de mejor nalgas sin embargo el de 20 años era el que tenia mejor pene aunque ninguno de los dos era el que tenia los huevos más grandes, pero eso poco me importaba mi elección de quien iba a ser castrado no se basaría en sus atributos físicos sino en el placer que me pudieran dar con sus culitos.

Comencé con el más a la izquierda frente a mí, amasando sus bien formadas nalgas por todo el ejercicio realizado por los entrenamientos, partidos y gimnasio, el se estremece cuando le abro sus nalgas y sumerjo mi rostro entre ellas, raspando las paredes internas de sus nalgas con mi barba de varios días y bigote, pero en verdad tembló cuando mi lengua comenzó a lamber su apretado como rosado ano completamente desprovisto de vello alguno, mi lengua incluso logro penetrarlo un poco mientras me masturba lentamente con una de mis manos.

Con su ano bien lubricado con mi saliva y la punta de mi pene derrochando líquido pre seminal, me incorpore para restregarle mi glande sobre su ano, para luego comenzar a hacer presión sobre su ano, que cedió al embate de mi pene de manera fácil con apenas ejercer un poco de presión mi glande entro lo que lo hizo gemir no solo a él sino a mi también, un empujón mas y todo mi erección entro por completo hasta que mis huevos chocaron contra sus nalgas, lo que provoco que el diera un fuerte gemido de placer.

-“¡AAAAAAAHHHH!” Gimió él.

Bombee mi pene en su apretadito culo, mientras el gemía y sentía como su ano apretaba mi pene mientras entraba y salía por algunos tres minutos para sacarlo, luego pase al de alado del lado derecho que era el menos y también poseedor del culito más apretado pero de nalgas más paraditas de los otros tres también se estremece al sentir mi barba y bigote entre sus nalgas cuando comencé a lubricar su ano, apenas le di unas cuantas lambidas antes de colocar la punta de mi pene sobre su ano también lampiño, estaba tan excitado en ese punto que los penetre de un solo gran empujón.

-“AAAAAAAAAAGGHHHH” Dio un alarido de dolor y placer.

Lo bombee durante un minuto más que al anterior, así continué con cada uno ellos, terminando con el de nalgas más grandes y ricas, su piel era muy blanca, con un ano que se destacaba justo en el centro entre sus nalgas, lo penetre igual de una sola vez, haciéndolo gemir de placer como de dolor, con el sintiendo mi pene casi como succionado por sus entrañas casi me vengo luego de cinco minutos de penetrarlo pero logre sacar mi erección a tiempo para no venirme.





Quede jadeante pero ya había tomado mi decisión.de a cuál de ellos debía ser castrado aunque él fue mi elección desde un principio dado que fue el que peor jugo en el partido de ida, mi elección era el tercero de izquierda a derecha frente a mi fue el penúltimo al que penetre, a los otros tres les dije que se vistieran y se marcharan, recordándoles lo que les podrían pasar si seguían con su mal desempeño en su forma de juego los tres rápidamente se vistieron y se fueron dejándome solo con el único de los cuatro que quedo desnudo.

En su rostro se denotaba miedo, sabía que él era el elegido para perder sus huevos que para ese momento habían pasado de un saludable color rosa a un color azulado leve, note su mirada de terror cuando cerré de nuevo la puerta del cambiador, de manera súbita inesperadamente vi como trato de quitarse las ligas de su escroto, con sus dedos, con desesperación, deje que lo hicieron por unos segundos mientras fue por el cuchillo curvo bien afilado que iba a usar para cortarle sus huevos, cuando vio que iba hacia él con el cuchillo me dijo.

-“Alto ahí, no te me acerques”. Dijo él.

Me pare en seco lo mire por unos segundos antes de decirle.

-“Deja de luchas tus huevos están condenados irremediablemente, ¡pero te puedo conceder un último placer antes de que pierdas tus huevos!” Le dije.

Para de inmediato, seguir avanzando y el retrocediendo, hasta que no pudo hacerlo más, en ese momento el se desplomo de rodillas para comenzar a suplicar por sus huevos que como ya le había dicho estaban condenados mi pene en erección aun babeando liquido pre seminal de la punta quedo a la altura de su cara.

-“Por favor entrenador, ¡por favor prometo esforzarme más pero no me…!” Comenzó a Suplicar.

No deje que terminara de suplicar cuando le metí mi dura erección en su boca por completo tomándolo de la cabeza hundiendo mi glande hasta su garganta, dejando mis huevos colgando a cada lado de su barbilla, los ojos de él se abrieron grandes mientras sentía su lengua comprimida debajo de mi duro pene, para comenzar a masturbarme con su boca, moviendo sus cabeza adelanta y hacia atrás, haciendo que él tuviera arcadas sentía su boca llena de saliva y cuando saque mi pene de su boca un gran torrente de saliva broto de ella.

-“¿Deseas sentir un último orgasmo antes de ser cortado?” Le pregunte.

Aun tosiendo el movió su cabeza de forma afirmativa con lagrimas rodando por sus mejillas le hice ponerse de cuatro patas sobre una de las largas bancas, apoyando sus pecho sobre el asiento de madera, para dejar sus nalgas elevadas a la altura de mi pene que lo volvió a penetrar, dado que estaba todo ensalivado por el mismo entro por su ano de manera fácil por completo de una sola vez hasta que mis huevos chocaron contras su nalgas.

Pase mi mano por un lado de sus cadera para tomar su pene en completa erección, comencé a penetrarlo fuerte mientras lo masturbaba con mi mano, a los pocos minutos ambos ya gemíamos mientras mi mano sentía como su pene comenzó a tener espasmos, por lo que incremente el ritmo de mis embestidas hasta que se sentí que su pene comenzó a expulsar una poderosa descarga sobre su vientre y asiento del banco, aquello hizo que perdiera el control por completo, por lo que también me corrí apenas un segundos después que él dejo de correrse.

Fue una corrida poderosa, abundante y espesa que lleno sus intestinos en lo más hondo que me hizo dar un pequeño alarido de placer, me desplome sobre su espalda sudada jadeante, sintiendo mi pene aun palpitar dentro de sus intestino que lentamente se fue desinflando hasta salirse por completo de su interior, en ese momento el quedo aun jadeante sobre la banca por lo que aproveche para tomar su escroto ya de un color morado.

En ese momento él de nuevo se altero trato de soltarse de mi agarre pero de forma rápida usando el cuchillo curvo le corte su escroto de manera rápida de un solo corte, apenas hubo algo de sangre su pene lanzo un gran chorro de semen en ese momento al tiempo que el dio un gran alarido de dolor antes de desmayarse.

-“¡AAAAAAAAHHHHHHHHHHYYY!” Grito él.

Para cuando despertó su escroto con sus huevos aun dentro habían sido plastificado y montados en una placa con su nombre y una foto de que lucía su portador aun con ellos colgando debajo de su pene.

Al verlos ahí junto a todos los otros, en completo estado de shock le dije.

-“Bienvenido al grupo selecto que han dado sus huevos por el deporte de la universidad”.
-“Ahora eres del grupo selecto”.
-“Uno de los cuatro“.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com