IVANA LA ENTRENADORA

Ivana era una entrenadora de mucho éxito la mayoría de sus alumnos al salir de la prepa eran contratados con contratos millonarios por equipos profesionales, ella incluso se podía dar el lujo de escoger a los miembros de su equipo, de una camada de aspirantes enorme, la condición que ella ponía a los padres era que le firmaran un poder casi absoluto sobre el cuerpo y mente de sus hijos lo que la mayoría de los padres aceptaba sin dudar luego de la promesa de un jugoso contrato para su hijo......


IVANA LA ENTRENADORA.
Ivana era una entrenadora de mucho éxito la mayoría de sus alumnos al salir de la prepa eran contratados con contratos millonarios por equipos profesionales, ella incluso se podía dar el lujo de escoger a los miembros de su equipo, de una camada de aspirantes enorme, la condición que ella ponía a los padres era que le firmaran un poder casi absoluto sobre el cuerpo y mente de sus hijos lo que la mayoría de los padres aceptaba sin dudar luego de la promesa de un jugoso contrato para su hijo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TRANSEXUAL] [DOMINACIÓN] [ESCOLAR]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Ivana Vergara de 37 años era la entrenadora del equipo de básquet ball de la preparatoria (instituto) desde hacía 12 años, siempre con un éxito arrollador, pero ella tenía un secreto en realidad ella era un él, si desde adolescente comenzó a usar hormonas femeninas, que redujeron sus testículos a su mínima expresión, dotándola de un cuerpo femenino envidiable, pero por alguna razón su pene creció desmesuradamente, pese a todos los esfuerzos de ella por hacer que fuese lo más pequeño que fuese posible, aunque hábilmente lo sabía ocultar en sus ajustadas ropas deportivas.

Ivana era una entrenadora de mucho éxito la mayoría de sus alumnos al salir de la prepa eran contratados con contratos millonarios por equipos profesionales, ella incluso se podía dar el lujo de escoger a los miembros de su equipo, de una camada de aspirantes enorme, la condición que ella ponía a los padres era que le firmaran un poder casi absoluto sobre el cuerpo y mente de sus hijos lo que la mayoría de los padres aceptaba sin dudar luego de la promesa de un jugoso contrato para su hijo.

Pero aquello solo era un plan de Ivana, ella no solo deseaba llevar al éxito a los adolescentes bajo su tutela sino gozar de sus esplendidos cuerpos, de piel tersa, cuerpos atléticos como jóvenes y sus nalgas, firmes, duras y redondeadas pero lo que más deseaba ella era sus orificios entre sus nalgas vírgenes y cerraditos pidiendo a gritos ser desvirgados.  

Ivana era muy atractiva, bastante coqueta, de muy buena figura, que le gusta vestir con faldas cortas y escotes atrevidos, además de usar ajustadas prendas durante los entrenamientos, incluso llegando a portar pequeños bikinis tipo hijo dental que causaba tremendas erecciones en sus pupilos que adoraban verla en aquellas pequeñas prendas, en secreto Ivan les daba a sus chicos un suplemento alimenticio que los ayudaba a rendir mas pero que además hacia que sus miembros crecieran enorme, aunque era algo malévolo porque a la larga aquel suplemento les iba a causar una impotencia permanente casi imposible de revertir.

Si bien Ivana se sentía mujer y tenía clara su orientación sexual era una transexual era clara en algo, no le gustaban los chicos afeminados, con esos gestos amanerados, tan llamativos que le daban asco. Ella deseaba ser una mujer auténtica, con caderas, pechos, aunque siga teniendo pene, las hormonas femeninas en cantidad suficiente la habían hecho desarrollarse como mujer, era muy desinhibida, pero de vez en cuando deseaba meter su gran miembro en un apretado como virginal ano adolescente.

Ivana además de ser muy buena entrenadora tenia algunos fetiches muy peculiares y siempre tomaba a uno de esos chicos bajo un cuidado especial, era su protegido por todo el tiempo que estaba en el equipo, en esa ocasión su nombre era Miguel, Ivana recompensaba al equipo cuando ganaban algún partido crucial con una “fiesta oral” que era como llamaba a las fiestas que organizaba en donde les daba tremendas mamadas a todos los del equipo pero también los castigaba brutamente cuando perdían un partido importante, que ella misma marcaba en el calendario.

Aquella tarde Ivana estaba a solas con el adolescente en el pequeño cuarto donde se guardaban las coas para los entrenamientos, ella lo había estado calentando desde hacía semanas por eso cuando estuvieron a solas cuando le pidió su ayuda Miguel supo que era su oportunidad de actuar, sin darle tiempo a reaccionar Miguel le bajo el ligero short tipo bermudas y puesto, dejando un miembro muy espectacular, a media erección, apunta horizontal hacia adelante, es además un miembro curioso, tiene la punta del glande bien definida, tras la cabeza el falo se va engrosando poco a poco, hasta terminar en su base con un grosor muy respetable.

Ivana sin inmutarse se cerca al adolescente, exhibiendo su portentoso miembro. No hace nada por ocultarlo está cómoda, Miguel con suavidad, extiende su mano para agarrar su grueso pene, no siente especial atracción en ese acto, pero tampoco ninguna repugnancia, es una sensación que el adolescente no puede explicarse.  Ella tampoco hace ningún intento por apartarse, Miguel la masturba un poco, apretando ligeramente su falo, recorriendo con su mano la longitud del glorioso falo, tras unos breves momentos, su pene se pone más rígido, y comienza a elevarse hasta ponerse vertical.  En ese momento, Ivana está ya muy excitada.

- “¿Nadie te ha penetrado todavía? ¿Sigues siendo virgen?” Pregunta Ivana
- “Sí, y me da algo de vergüenza, casi todos mis compañeros, chicas o chicos ya se han estrenado”. Responde Miguel de 15 años apenado.

- “No te preocupes, me encargare de eso”. Le dice Ivana

La mano de Miguel seguía en su pene, apretando delicadamente, con suavidad, teme que si lo hace con fuerza ella terminará eyaculando en su mano, los dos se miran por varios segundos hasta que Miguel pasa la mano por la cabeza y el cuello de Ivana, en una ligera caricia que es como una descarga eléctrica para ella.  Luego, sin más preámbulos, ella se termina de desnudar, sin decir palabra alguna.

Miguel se desnuda rápidamente también, luce un buen miembro, también semi erecto, es más o menos igual de largo que el de ella quizás un poco menos largo y delgado Ivana toma un pote de gel lubricante, Miguel se dirige a ella siempre en femenino, como ya es habitual, ella, con el cabello ahora extendido sobre los hombros, está radiante.

El culito de Ivana esta redondo y respingón con una cinturita bastante marcada Miguel se arrodilla detrás de ella, se le queda mirando sus apetitosas nalgas, que ahora en la posición que esta ella es una visión increíble Miguel ya tiene una tremenda en erección, mientras que el falo de Ivana cuelga vertical, poderoso, aún semi erecto, entre su medio abiertas nalgas, Miguel por instrucción de ella, extiende una pequeña cantidad de lubricante por entre sus nalgas poniendo énfasis en su ano, para aproximarse al terminar, se agarra fuerte el miembro por la mitad para que no se doble, y va pasando despacio la cabeza de su miembro por entre sus nalgas, tocando su ano cada vez que pasa por encima de él, Al tiempo que lo frota y presiona ligeramente.

Miguel repitió aquello varias veces, sin que ninguno dijera nada simplemente gozaban a medida que la operación se repetía, Miguel presiona más al frotar, el ano se estiraba de arriba y abajo como si fuese de goma.  Y con ese estiramiento se abre un poquito, poco, pero lo suficiente para que el pene del adolescente, que es un inexperto, pidiera medio entrar.

Miguel sigue con la presión, sigue el frotamiento, en un momento dado, se decide, deja de frotar y queda quieto con la punta de su miembro sobre el agujero. Presiona con más fuerza hasta que va entrado la cabeza de su falo.

-“Ohhhhhh,    Ayyyyyyyyyyyyyyyyyy,  uufffffffffffff, ufffffff”. Gime Ivana.

Miguel lo ha hecho lo más suavecito que ha podido, pero el adolescente no resiste apenas entra su cabeza, de una fuerte arremetida su esfinter queda abierto, el lubricante ya resbala hasta los testículos y el pene de Ivana, que siguen colgando entre sus piernas, ella ha gemido de placer al notar los huevos de Miguel tocar sus nalgas, en ese momento el grosor de su miembro aumenta y comienza a levantarse.

Miguel la sujeta por la cintura, con su bien dilatado ano, Miguel inicia un leve movimiento de bombeo, Ivana está gozando no se corre porque quiere prolongar tan rico momento. De vez en cuando la saca el adolescente la saca para no correrse. Ambos están sienten gran placer, porque todavía no ha adquirido la experiencia suficiente y su culo está muy entumecido, pero la dicha de sentirse poseída es única, pero aquello no podía durar largamente.

-“No puedo más, voy a reventar,  lo siento, me voy a venir dentro…” Avisa miguel a Ivana.

-“Hazlo, hazlo, por favor, sí, sí, lo quiero, dámelo todo…” Le responde ella jadeando.

Miguel la penetra con total decisión, cuando está totalmente encajada, la agarra con las manos por los hombros y presiona con fuerza hacia atrás, y con sus caderas hacia delante, ahora la penetración es brutal, y ella no puede evitar gemir de placer.

Su ano se contrae de forma involuntaria, que se cierre aprisionando el miembro que la taladra. Miguel, en el éxtasis ya del orgasmo, piensa que ella lo hace voluntariamente para darle más placer, Miguel suelta una tremenda eyaculación en lo más profundo de ella, mientras la sujeta con todas sus fuerzas por los hombros.  

Luego espera un momento de relajación para que la mente vuelva a la realidad y seguidamente retira su miembro, dejándose caer a un lado, sentado en el suelo, Ivana se da la vuelta y lo imita. Se quedan los dos, jadeantes, en el suelo, sentados, recuperando poco a poco el aliento, Ivana suda copiosamente tras aquella faena, el sentir la eyaculación dentro de ella, la ha hecho sentirme auténtica mujer de nuevo.

Ivana no se ha corrido aun, toma su miembro para comenzar a masturbarse despacio, evitando que se corra de inmediato. su dureza es tremenda.  Miguel quiere que también disfrute, como lo ha hecho, por lo que no la interrumpe solo se le queda mirando, pero llega un momento en que ella ya no aguanta más.

-“No puedo más, no puedo más, me corroooo…” Dice Ivana.

Miguel se incorpora rápidamente un poco y se pone de rodillas ante ella, agarra su miembro por abajo con la mano en su parte más gruesa, es sumamente agradable al tacto y se lo lleva su glande a su boca que engulle con satisfacción.  Ella, totalmente asombrada, se incorpora un poco, Miguel acaricia el largo pene de arriba y abajo, mientras succiona el glande, dando mucha lengua a la piel tersa, Se traga lo que puede, casi ahogándose. El resultado es inmediato Ivana levanta las caderas con decisión, metiéndola aún más en la boca, y de momento un tremendo chorro de semen entra en su boca, inundándolo totalmente.  Miguel aguanta bien, sigue chupando mientras la eyaculación continúa con varios chorros intermitentes, luego, cuando las contracciones cesan, sin sacarse el miembro, abre su boca y deja que el semen escurra, abundante, por el pene de Ivana.

De nuevo agotados, se vuelven a sentar en la anterior postura, de pronto Ivana le dice al jadeante pero muy satisfecho Miguel mientras le revuelve su cabello pelirrojo

-“Por cierto..¿ te has dado cuenta que hemos hecho todo sin darnos un beso?¿te apetece?” Le pregunta Ivana.

Sin darle tiempo a responder al adolescente lo besa, fue un beso de lengua muy apasionado mientras con una mano juega con sus huevos, cuando sus bocas luego de varios minutos por fin se separan, ella le dice.

-“¿Ahora tus huevos son míos!” Le dice Ivana con una sonrisa malévola en su rostro.

Por los próximos dos años la relación entre Ivana y Miguel continuo con sus altibajos siempre recompensándolo por alguno logro grupal o individual con buen sexo, hasta aquella noche en que ya Miguel de 17 años, se jugaba el partido de campeonato de la liga estatal, miguel tenía el tiro del gane en sus mano y fallo, lo que trajo como consecuencia que el equipo perdiera, aquello fue una gran ofensa para Ivana era la primera vez en 6 seis que no su equipo no se alzaba con la gloria del título.

Cuando esa noche se marchaba su mirada fue de asesina hacia sus pupilos que de inmediato supieron que vendría un castigo solo les dijo antes de marcharse.

-“Buen juego muchachos los espero el jueves para seguir con los entrenamientos ¡Prohibido faltar!” Dijo Ivana, en un tono áspero.

El jueves todo el equipo se presentó en la cancha techada de la escuela, nadie falto todos sabían que podían ser expulsados por faltar a las practicas, sin un motivo realmente relevante, los 10 adolescentes con sus trajes azules estaban ahí esperando la llegada de Ivana visiblemente nerviosos, aquellos adolescentes esperaron por cerca de una hora hasta que Ivana apareció iba vestida con un top deportivo azul, con su silbado colgando entre sus senos y unas calcetas deportivas blancas como únicas prendas.

El enorme falo de Ivana pese a estar dormido colgaba como si fuera una trompa entre sus piernas, su glande llegaba a la altura de sus rodillas, los adolescentes tragaron saliva sobre todo aquellos que aún eran vírgenes por detrás, sus anos se contrajeron fuerte de solo pensar que iban a ser penetrados por semejante trozo de carne, ella se acercó a los chicos viendo como sus ojos se clavaron en su imponente falo.

-“Vamos que esperan bájense sus short y ropa interior, ya saben cuál será su castigo”. Dijo Ivana.

Los adolescentes entre ellos Miguel obedecieron con temor algunos llorando incluso, aquello era muy humillante, cuando todos estaban enseñando sus genitales bien depilados por orden de Ivana, ella les dijo que se dieran la vuelta, lo que todos hicieron exponiendo a sus ojos sus lindos par de nalgas sin vello alguno, paraditas, duritas y tersas, se quedó admirando aquel gran espectáculo por unos segundos antes de nuevo ordenarles.

-“Vamos a cuatro patas sobre las gradas, todos”. Dijo Ivana.

Ivana se acercó a ello, mientras con una mano se masturbaba su gran falo que comenzó a endurecerse y levantarse en el aire para cuando se colocó detrás de Armando un chico de 16 años de cabello castaño, pero de nalgas blancas como la leche y un ano rosadito situado en el extremo derecho de la fila de culitos, ya su pene estaba rezumando abundante liquido pre seminal de la punta, apenas restregó parte de ese líquido transparente por su ano por dos segundos antes de comenzar a penetrarlo. 

-“AAAAAAAAAAAHhhhh”. Gimio Armando al sentirse empalado.

Ivana lo penetro por completo de una sola vez, uno a uno hijo lo mismo con los otros chicos, pasando por nalgas negras, morenas y blancas Miguel estaba en medio de aquellos chicos y fue el sexto en sentir la terrible virilidad de Ivana en su interior también gimió, el falo de ella era tan grande que las próstatas de los pobres chicos estaban siendo masacradas por aquel falo los pobres chicos se corrieron una y otra vez como Ivana solo que ella lo hizo dentro de sus entrañas.

Para cuando aquella masacre anal termino, cascadas de semen resbalaban de las gradas hacia el piso, dejando una gran mancha blanca que chorreaba de los culos aun abiertos y palpitando de cada uno de los adolescentes, los adolescentes quedaron jadeando mientras sentían sus a anos palpitar con fuerza, buscando cerrarse de nuevo.

Ivana se quedó viendo aquel espectáculo por unos segundos, hasta decirles a los chicos que se podían vestir e irse, recordarles sobre guardar silencio si es que deseaban llegar a profesionales, pero cuando ya todos se marchaban detuvo a Miguel, diciéndole que deseaba hablar con él, todos se fueron dejándolos solos, Miguel se acercó a ella, despacio apenas podía caminar, le dolía su ano, próstata y estaba algo encorvado, cuando llego a donde estaba, Ivana con un rápido movimiento le bajo su short hasta los tobillos y se lo quito, sorprendiendo a Miguel por completo.

Pero eso fue nada de pronto Ivana se puso de pie y lo beso en los labios, fue un beso apasionado cuando se separó del adolescente ella le dijo.

-“Te dije que tus huevos eran míos, ¡ahora los voy a tomar en pago por tu terrible fracaso!” Dijo Ivana.

De pronto todo el cuerpo de Miguel se tensó cuando recibió por parte de Ivana tres poderosos rodillazos en sus expuestos huevos, el ultima de los brutales rodillazos fue tan brutal que hizo que los ojos de adolescente se pusieran en blanca y se desmayó, quedando sin sentido en los brazos de Ivana.

Miguel se despertó amarrado a una mesa de metal con sus piernas abiertas sintiendo una terrible punzada proveniente de sus huevos, de pronto vio a Ivana portando ropas quirúrgicas con un tapabocas cubriendo su rostro, pero lo que siguió no tuvo nada de médico.

Ivana que había colocado dos ligas castradoras en lo alto del escroto de Miguel, tomo una tijera y comenzó a cortar su escroto entre las dos ligas, para ese momento los huevos del adolescente ya estaban muertos pues había permanecido más de dos horas inconsciente con las ligas en sus huevos, sin embargo el dolor fue tremendo, todo su cuerpo se tensó y de no ser por la retenciones se hubiese arqueado, a Ivana apenas le tomo unos cuantos segundos castrar al adolescente, que quedo de nuevo inconsciente sobre la mesa de metal ya como un eunuco.

Siete años después, ganaba con su equipo el campeonato profesional de la liga, la reportera que lo entrevisto luego de ser quien anotara el último punto que les dio la victoria le pregunto a quien se debía su éxito y Miguel simplemente contesto.


-“Se lo debo todo a Ivana la Entrenadora”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

GUILLOTINA EXPRESS

Esa noche Gina estaba muy nerviosa. Era evidente para ella que alguien conocía su secreto, casi brinco y el corazón casi se le sale del pecho cuando sonó el timbre, con su mano temblando apenas logro abrir la puerta de su departamento, sus ojos se abrieron grandes cuando contemplo a Ivana muy sensualmente vestida parada en la entrada de su casa......


GUILLOTINA EXPRESS
Esa noche Gina estaba muy nerviosa. Era evidente para ella que alguien conocía su secreto, casi brinco y el corazón casi se le sale del pecho cuando sonó el timbre, con su mano temblando apenas logro abrir la puerta de su departamento, sus ojos se abrieron grandes cuando contemplo a Ivana muy sensualmente vestida parada en la entrada de su casa.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul




Gina estaba en peligro constante, lo sabía, pero no podía hacer nada al respecto en un mundo dominado por las mujeres ser un hombre no era lo mejor, por lo que cuando su madre murió llevando a su padre para que fuese castrado ella decidió convertirse en una mujer, cambio su nombre de Gino a Gina, se cambió de escuela y dado que le faltaban unos meses para ser mayor de edad la corte le permitió vivir sola, se graduó de la universidad a los 23 años y consiguió un buen trabajo, pero debía ser cuidadosa un paso en falso y su vida perfecta se vendría abajo.

Fue en su oficina que conoció a Ivana, una linda rubia que le atrajo desde que la conoció, aunque por obvias razones no podría insinuarle nada, se moría de ganas por besarla, tenerla entre sus brazos y por supuesto tener sexo con ella, pero no se atrevía a que alguien supiera su gran secreto, Ivana sin embargo era muy observadora y se dada cuenta que debajo de los pantalones o faltas de Gina usaba algo se movía de vez en cuando comenzó a sospechar que ella no era del género que pretendía ser, una tarde Gina recibió un anónimo que decía.

-“Se el secreto que guardas entre tus piernas, espera mi llegada esta noche tenemos que hablar, si huyes contare todo lo que se a las autoridades”. Decía el anónimo.

Esa noche Gina estaba muy nerviosa. Era evidente para ella que alguien conocía su secreto, casi brinco y el corazón casi se le sale del pecho cuando sonó el timbre, con su mano temblando apenas logro abrir la puerta de su departamento, sus ojos se abrieron grandes cuando contemplo a Ivana muy sensualmente vestida parada en la entrada de su casa.

Gina apenas pudo balbucear.

-“Pasa… Por favor… Estás en tu casa”. Dijo Gina.
-“Gracias”. Dijo Ivana muy cordial.

Luego de ambas conversar un poco y tomarse una copa de vino Ivana entro en materia, ella mirándome a los ojos me dijo.

-“Gina sé que no eres una mujer de verdad” Dijo Ivana.

Acto seguido metió una de sus manos por debajo de mi minifalda para tocar mi entrepierna y descubrir mi pene y huevos, que con mucho cuidado trataba de ocultar debajo de mi prenda íntima, aquella acción tan directa fue inesperada y me desarmo, comencé a llorar pensando que todo había terminado que me debería mudar o huir a otro país, quería escapar, correr, pero mis piernas que temblaban no me respondían.

Ivana que estaba sentada junto a mí y me dijo al oído.

-“No le diría a nadie tu secreto pero tienes que hacer algo por mí”. Dijo Ivana al mismo tiempo que con su otra mano sobre mi pierna me la acariciaba.

Asustada le dije que no me tocara y quité sus manos de mis piernas, me levanté y me iba a ir pero se enojó y me dijo.

-“Tengo fotos y que si no me portaba bien le diría mi secreto a las autoridades”. Me amenazo Ivana.   

No podía dejar de temblar y bajé la guardia sabía que estaba pérdida pero al mismo tiempo entendí una cosa aquello no podía ser realidad, me acerqué lentamente a ella esta vez caminando lentamente cuando estaba por sentarme de nuevo ella me dijo.

-“Date una vuelta lentamente quiero verte”. Ordeno Ivana.

Obedecí y cuando le di la espalda me jalo hacia ella de modo que quedé sentada sobre sus piernas o más específicamente mis nalgas quedaron sobre su pelvis fue entonces que sentí un pene, el cual ya se sentía duro y más grande de lo que alguna vez había imaginado ya que el mío era grande pero no como el que sentí en ese momento. Sin darme tiempo a reaccionar comenzó a besar mis hombros y acariciar mis piernas, no puedo negar que se sentía muy rico, pero al mismo tiempo seguía sumergida en el pánico.

De repente bajó un tirante de mi vestido y lentamente lo deslizo con ternura llegó a mi pezón rosa y suave para empezar a besarlo. En ese momento salió de mi boca un pequeño gemido de placer y ella se rio. Me chupaba tan rico que de repente mis manos acariciaban su nuca y la jalaba hacia mí para que poder besarla que ella pudiera seguir chupando mis senos, la escena de una mujer dándole placer fue lo que siempre soñé, aunque en ese momento no me importa estar sintiendo una erección entre mis nalgas.          

Comencé a relajarme mientras ella me quitaba todo el vestido, continuamente me decía que estaba deliciosa y besaba mis piernas, pero cuando descubrió mis nalgas las besó y chupo a placer para ese momento moría de la pena, miedo y placer después me quito lentamente mi tanga para hacer lo mismo con mi ano, en ese momento supe lo que era el placer, no pude más y me rendí, decidí no luchar más y dejarme llevar entonces arquee mi espalda para ofrecerle mi culito y cuando lo notó me dijo.

-"Te encanta verdad" Me dijo Ivana

Me sentí de alguna forma ofendida, pero a la vez me excité y dije.

-"Soy tuya hazme lo que quieras". Le con excitación y sensualidad.

Ivana se levantó y me beso en la boca al tiempo que agarraba fuerte mis nalgas y me ordenó con una voz de dominación que no pude resistir.

-"Híncate" Ordeno Ivana,

No sabía lo que pasaría a continuación sin embargo obedecí, baje lentamente por su cuerpo y me puse de rodillas me sentía tan sumisa, humillada, vulgar y sexy que ahora temblaba de lo caliente que estaba. Ivana se desabrocho rápido el pantalón llevaba una tanga que también se bajó entonces lo vi, un pene grande muy duro como piedra, estaba tan erecto que su glande salía por completo de su prepucio quise abalanzarme pero el shock de saber que ella era como yo me dejo petrificada solo lo miraba hasta que me tomó por la cabeza y me acercó a su pene, en automático mi boca se abrió y mis ojos se cerraron cuando sentí que ese pene entraba en mi boca sabia rico ya que estaba recién bañado y se lo chupé como jamás creí que lo haría al poco tiempo sus piernas temblaban y tuvo que sentarse en el sillón, no me detuve y quería que terminara en mi boca era mi momento de ser una verdadera puta aunque lo negara.      
    
Comencé a emitir gemiditos y noté que eso lo excitaba más hasta que tomo mi cabeza y me metió hasta la garganta su pene, la verdad pensé que vomitaría, pero de pronto se vino a chorros dentro de mí tengo que confesar que me dio algo de asco sin embargo antes de siquiera pensar en escupir su semen me dijo que lo tragara y obedecí. Cuando termino de venirse saco su pene de mi boca y nos besamos con locura, nuestros penes se rosaban y ambos nos agarrábamos las nalgas para atraer nuestros cuerpos entre sí.

Ivana no tardo en poner en cuatro patas sobre el sofá, me dio dos nalgadas para luego empezar a comerme mi ano, era delicioso sentir su lengua acariciando mi huequito, luego de uno minutos de sentir como me devoraba el culo sentí que coloca su pene entre ms nalgas y la restregaba mientras se masturbaba, estaba tremendamente caliente y no me importaba nada solo quería que me penetrara y me reventara mi virginal culito.
           
El pene de Ivana se sentía aún más gruesa y grande entre mis nalgas, con sus dedos me puso un poco de lubricante poniendo especial cuidado en lubricar mi agujero, sentí como acomodo su pene entre mis nalgas, me tomo de las caderas y de un solo empujón me metió su erección, solo atine a dar un grito sentí como me abrían, sentía que me partían en dos, sentía como con sus manos me tiraba hacia él, por mi parte empujaba quería tener toda esa pieza de carne dentro de mí, la sensación era deliciosa aunque algo dolorosa.

-“Ahora si zorrita siente lo que es bueno, que rico culito tienes bien cerradito”.  Dijo Ivana.

Por mi parte solo sentía como me agarraba de las caderas y me embestía con fuerza, fue delicioso sentir ese pene entrar en mi culo, solo atinaba a gemir mientras me la metía y sentía como me terminaba de abrir, sin sacarla me senté sobre Ivana, este enseguida acarició mis senos con sus manos acariciaba todo mi cuerpo, su pene era tan grueso que me satisfacía, le pedí cambiar de posición pues estaba exhausta, me colocó las piernas al hombro y me metió toda su erección, mientras me ensartaba me decía las ganas que me tenía y lo bien que se sentía de hacerme suya.
           
Mientras me penetraba mordía mis pezones y besaba mis senos, lo que me hacía gemir enloquecida de placer, sin parar, para ese momento estaba completamente perdida, me sentía toda una puta, el aroma a sexo y semen estaba en el ambiente. Ivana termino copiosamente, no había usado protección y me lleno el culo de leche, sentía que me llenaba completamente, cuando me la saco sentí como el semen se escurría entre mis piernas, me quedé tendida sobre el piso completamente exhausta después de tremenda faena.       

Desde ese momento nos volvimos amantes, por lo general era Ivana la que me penetraba, aunque en ocasiones era yo quien la penetraba, hasta correrme en su interior, dejándola bien llena de mi espesa leche, aquello duro cerca de dos años pero todo eso acabo cuando el secreto de Gina fue descubierto por una redada secreta en su lugar de trabajo que iba destinada para atrapar a otro delincuente pero termino con su detención cuando se comprobó por un simple examen de sangre que no era mujer, sino un hombre.

Ya en la estación de policía Gina fue obligada a desnudarse, donde su masivo pene como huevos quedaron al descubierto, así desnuda fue llevada ante el juez quien al ver la evidente evidencia viva que colgaba de la entrepierna de Gina no tardo en dictar sentencia por lo que fue llevada a una sala del mismo juzgado en donde ya otros hombres esperaban desnudos con evidentes grandes erecciones, como era su caso, uno a uno fue conducido dentro de una habitación muchas veces a la fuerza, unos segundos después se escuchaba un fuerte grito y unos instantes después otro hombre era llevado para repetir el ciclo.

 Gina tuvo que esperar casi media hora en la que todas las miradas de los otros a su alrededor estuvieron puestos en su cuerpo desnudo, incluso dos de los hombre quisieron violarla, pero fueron detenidos por los guardias, por fin llegó el turno de ella, quien se quedó sin aliento al ver la guillotina colocada en uno de los extremos de la habitación, una mujer con una bata medica le inyecto algo en su pene que aunque ya estaba erecto que incluso más duro apuntando al techo, ella fue llevada hasta la guillotina, tenía sus manos aseguradas a la espalda, su pene duro como nunca antes con sus huevos fueron asegurado en la guillotina debajo de la afilada hoja de acero toda manchada de sangre, un cubo con los otros penes y huevos cortados fue colocado debajo de su pene.

Gina solo lloraba una mujer leyó la sentencia y de pronto apretó un botón que libero la cuerda que sostenía la cuchilla en lo alto de la pequeña guillotina, la afilada hoja de acero, la afilada hoja cayo como de rayo, Gina apenas fue capaz de verla, mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas, de pronto su pene y pesados huevos cayeron en el cubo cercenado de su entrepierna para siempre, un terrible dolor la invadió y antes de perder el sentido por el dolor dio un gran alarido de dolor, terror y negación.

-“¡NOOOOOOOOOOOOO!” Grito Gina.

Luego fue llevada a una cárcel donde paso seis años siendo violada incontables veces por los hombres ahí recluidos, dado qué sin pene y huevos, peso senos y cuerpo casi de una mujer fue un regalo inesperado para los internos, cuando salió, de prisión Ivana había desaparecido, había perdido todo, casa, coche, trabajo y solo portaba sus ropas, mientras caminaba por las calles esa noche un auto paro junto a ella y escucho que le dijeron.

-“¿Te llevo linda?”  Escucho decir Gina.

Estaba por darle una mala contestación cuando vio que era Ivana, el rostro se le ilumino a Gina que de inmediato subió al auto que partió hacia rumbo desconocido, en algún lugar aún ambas se aman con Ivana seguramente penetrando el ya bien abierto ano que ahora portaba entre sus aun bien firmes y redondeadas nalgas.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DOMINADO POR SHEILA

Abrí la puerta y otra vez me quedé con cara de bobo mientras la saludaba, si antes estaba increíble ahora me había quedado sin adjetivos. Las tetas eran increíbles con unos pezones marcados que te podían sacar un ojo, el culo que marcaba el jean era un 10, redondo, perfecto, trabajado en el gym y unas piernas increíbles, no podía creer que fuera un hombre, seguía pensando que era una broma de Clara, pero me empecé a fijar en los pequeños detalles, cosa que antes no lo había hecho......


DOMINADO POR SHEILA
Abrí la puerta y otra vez me quedé con cara de bobo mientras la saludaba, si antes estaba increíble ahora me había quedado sin adjetivos. Las tetas eran increíbles con unos pezones marcados que te podían sacar un ojo, el culo que marcaba el jean era un 10, redondo, perfecto, trabajado en el gym y unas piernas increíbles, no podía creer que fuera un hombre, seguía pensando que era una broma de Clara, pero me empecé a fijar en los pequeños detalles, cosa que antes no lo había hecho

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BDSM] [DOMINACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: Patsdom & Darksoul




Durante 15 años viví en Bilbao, pero soy de Montevideo, Ingeniero Informático, por cuestiones de trabajo me fui 1 año al extranjero y al volver, como había dejado mi departamento de alquiler me fui a vivir con una amiga, Clara. que en otros tiempos fue mi novia pero siempre mantuvimos una muy buena relación y ahora estaba todo bien, ella tenía su pareja estable y yo mis líos de siempre.

El departamento era grande, con 3 habitaciones, salón ya que era el último piso del edificio, un 5to eso sí, sin ascensor. Llevaba ya 3 semanas ahi, era sábado y volvíamos con mi amiga de hacer unas compras, justo cuando cruzamos el portal entra una morocha increíble. 1.70 de altura, unas tetas firmes, grandes, claramente operadas pero hermosas. Se notaba que venia del gym, vestía unos leggins cortos ajustados como segunda piel y una camiseta musculosa de esas de correr. Tenía unas piernas largas y bronceadas, perfectas. Clara la saludo y me la presentó, se llamaba Sheila y vivía también en el 5to en el otro departamento (eran 2 por piso).

Mi amiga se dio cuenta que se me caía la baba y se empezó a reír disimuladamente mientras ellas empezaron a charlar y a subir las escaleras. Ahí fue cuando me di cuenta del precioso culo que gastaba la morena, firme como una roca, y la tela de los leggins incrustada entre los glúteos. La verdad que estaba hipnotizado mirando ese culo mientras subíamos los pisos hasta el 5to, solo me interrumpió Clara preguntándome si me parecía bien que Sheila viniera a cenar con nosotros esa noche, esto me lo decía con una sonrisa pícara en su cara, mientras yo intentaba responder un "sí, no hay problema" como podía.

Legamos al 5to donde nos despedimos hasta dentro de un rato, con los besos de rigor, bastante cariñosos y muy cerca de la comisura de los labios. Me quede muy caliente, entramos al piso y mi amiga me pregunto:

-“¿Que te pareció el bombón de enfrente?”. Pregunto Clara
-“Buff.. Menuda morena, está como un tren, que pasa ¿por qué pones esa cara de picará? Le pregunte.

-“Si, ya me di cuenta que te gusta, y estoy segura que a ella también le gustas, se lo vi en la cara de cómo te miraba”. Dijo Clara riéndose

-“Jajajaja, si ojala…” Le dije.
-“¿Ojala?? Estás seguro que te quieres liar con ella" Me dijo Clara.

Me di cuenta que el "ella" sonó algo raro y le pregunté ¿por qué me decía eso? a lo que me contesto.

-“No te diste cuenta? ella no es técnicamente "ella" es "el". Me dijo Clara
-¿Que? ¿Como? ¿Es un hombre? Dije.

“Es un transexual, es muy tranquila, tiene su propio negocio de diseño web, no es tan friki como tú pero creo que se podrían entender muy bien”. Dijo Clara.

Todo esto me lo dijo con una media sonrisa, la verdad estaba perplejo. Lo que había visto no podía ser un hombre, era hermosa, bien proporcionada, la verdad que no sabía que pensar, pensaba que era una broma de Clara. Dejamos el tema ahí, nos fuimos a duchar y a cambiar.

A las 21:00 tocaron la puerta, era Sheila que venía vestida simple, con unos jeans y una remera (playera) muy ajustada y unos tacones de infarto. Abrí la puerta y otra vez me quedé con cara de bobo mientras la saludaba, si antes estaba increíble ahora me había quedado sin adjetivos. Las tetas eran increíbles con unos pezones marcados que te podían sacar un ojo, el culo que marcaba el jean era un 10, redondo, perfecto, trabajado en el gym y unas piernas increíbles, no podía creer que fuera un hombre, seguía pensando que era una broma de Clara, pero me empecé a fijar en los pequeños detalles, cosa que antes no lo había hecho. Había una mandíbula más cuadrada que lo normal en una mujer, también había una incipiente nuez y sus hombros eran más anchos de lo de una mujer normal. Intente mirar disimuladamente para ver si veía un bulto entre sus piernas, pero no había nada, o estaba muy bien disimulado.

La cena transcurrió muy amena, Sheila era muy culta y fuimos saltando de tema en tema muy divertidos y con bastante vino tinto. Entre la conversación, los gestos, los detallas, cada vez más me iba dando cuenta que Clara tenía razón y que Sheila venía con sorpresa. Llegamos a las copas y la conversación se fue calentando sobre gustos sexuales. Clara siempre fue muy promiscua y de mente abierta por lo que fue contando sus experiencias (las cuales yo ya las conocía o era protagonista) aunque ahora estaba en pareja y sabía que no iba a pasar nada más que solo charlar, también Clara comentó alguno de mis gustos que ya conocía, como eran los del shibari y bondage y Sheila se comenzó a hacerme preguntas de cómo iba el tema, que ella siempre tuvo curiosidad.

La verdad que no estaba cómodo con la conversación, si hubiera estado seguro que era mujer, seguramente me hubiera animado a contarlo con lujo de detalles, pero no me sentía cómodo hablando de eso con "ella". Comentamos algunas banalidades más y la noche se fue apagando hasta que nos despedimos. Me fui a mi habitación, muy caliente, no sabía bien porqué. Pero estaba caliente, empecé a navegar, empecé a mirar videos de travestis, y terminé masturbándome viendo videos de travestis atados.

La verdad es que estaba confundido, me había calentado la idea, pero no entraba en mi cabeza llevar nada a cabo con Sheila. Clara, tal vez intuyendo mi confusión dejo el tema de lado y volvió un poco la calma en el día a día. Paso un mes cuando Clara me dijo que se iba a ir a vivir con su pareja, que él tenía un departamento cerca con ascensor y más grande y me pregunto si me quería quedar con su departamento. La verdad que el departamento me gustaba, además me lo dejaba de alquiler a un precio ridículo así que acepte.

En los días que Clara se mudó y yo me puse a adecuar el lugar más a mi gusto, nos cruzamos un montón de veces con Sheila, siempre con muy buena onda entre los 2 pero nada más. Seguía con el tema en la cabeza, me daba mucho morbo toda la situación pero no tenía claro cómo encarar conmigo mismo el tema. Siempre fui heterosexual y nunca me había planteado tener algo con una persona del mismo sexo, pero ahora. después de verla y estar con "ella" ya no tenía muy en claro lo que quería. Empecé a maquinar un plan que tenía en la cabeza hace rato. Así que decidí armar un plan una de esas noches.

Era sábado por la tarde y cuando escuche la puerta de su departamento también hice como que iba a salir, bajamos juntos los 5 pisos hablando y cuando estábamos por salir le pregunte si iba a hacer algo esa noche, me contesto que no y le pregunte si quería que pidiéramos unas pizzas, algo informal, me contesto que sí y quedamos para la noche. A las 22:00 llego Sheila, claramente no había entendido el concepto de “algo informal” o iba a por todas (es decir por mi) porqué apareció vestida con un top muy corto que apenas cubría sus pezones y dejaba entrever el gran parte tetas, tanto por arriba como por los costados, un abdomen plano y un pantaloncito muy corto de cuero negro, casi tan grande como un culote y unas botas de tacón alto hasta las rodillas con un tacón de 10 cm. Sentí como mi pene empezó a reaccionar con solo verla. Le dije que estaba realmente preciosa y el piropo hizo efecto porque enseguida se puso colorada. Fuimos a la terraza y cenamos tranquilos Después del postre le dije que iba a ordenar una pequeña sorpresa que me esperara un ratito.

Había preparado una pequeña trampa, tal vez me saldría bien. En una de las zonas apartadas de la terraza, deje un perchero de esos con ruedas que estaba parcialmente cubierto, colgado había un chaleco de fuerza que había comprado hace algún tiempo y todavía sin estrenar, se veía parcialmente una de sus mangas. Esperaba que lo viera y que después me preguntara que era.... Volví al cabo de unos 10 minutos con otras copas llenas, nos sentamos en el sofá bastante cerca, se notaba la tensión ya y ahí fue cuando me preguntó.

-“¿Qué es lo que hay en aquel perchero, esa manga blanca que sobresale?” Pregunto Sheila.
-“¿Cual? a ese ahí, un chaleco de fuerza” Le comente, lo trajeron para una sesión de fotos (a veces haga algunos favores con fotografías) pero no lo llegaron a utilizar y lo dejaron ahí.

-“¿Y lo usaste alguna vez?” Pregunto Sheila.
-“No, está sin estrenar, ¿lo quieres probar?” Hasta ahí llegaba mi plan, y aguante la respiración.

-“¡Pónmelo!” Me ordeno mientras se mordía un labio y se ponía colorada.
-“Si, así lo probamos, yo nunca lo vi puesto” Mentí  y me levante sin darle opciones.

Lo saque del perchero y se lo ofrecí abierto para que meta los brazos, de forma dubitativa metió los 2 brazos juntos, pero ya estaba perdido, de forma rápida y segura lo abroche por detrás, le agarré las mangas y procedí a pasarlas por las hebillas detrás de su espalda. Tuve especial énfasis por que le quedara ajustado y no pudiera moverse. Terminé de tensar todas las correas y le pregunté como estaba:

-“¿Y que tal? estás cómoda
-“uff, si.. no me puedo mover nada”. Dijo Sheila.
-“Espera porque faltan 2 correas más”. Le dije.

Las había dejado para el final, las dos correas que pasan por las ingles para que el chaleco no se pueda sacar por encima de la cabeza, agarré la primera y la fui subiendo suave por el muslo derecho, la pase por la hebilla, ajuste la correa firme contra el glúteo y la asegure, repetí la operación con la de la izquierda solo que esta vez al ir a buscar la correa por entre sus piernas roce apenas su entrepierna con el dorso de la mano, ahí descubrí al 100% que no era mujer, mi mano rozo algo duro puesto hacia atrás entre sus piernas, volví a tensar la correa y la trabé. Ahora sí, era mía o mío, porque ya estaba seguro de lo que era, pero a mi pene no le importaba la tenía tan duro que me dolía.

La hice caminar hasta debajo de las vigas y con una pequeña cinta uní dos anillas del chaleco con la cinta y las vigas, me excuse diciendo que hacia eso por si se destabilizaba intentando zafarse ya que no podría poner las manos para cubrirse, de esa forma estaría más "segura". Sheila estaba claramente excitada, la cara roja y respiraba pesadamente. Le pregunté si estaba bien, me miró con ojos de deseo y me dijo que sí. Fui para donde estaba el chaleco (justo a su espalda) y saqué una caja con mis juguetes, ella no sabía lo que hacía, le dije que además de no poder moverse le iba a privar algún otro sentido, justo cuando me preguntaba "¿Cuál?" le puse un antifaz en los ojos y la sumí en la oscuridad.

En ese momento se empezó a poner nerviosa, me decía que esperara un minuto que había algo que me tenía que decir, que ella era.... en el momento que abrió la boca, le puse una mordaza de bola roja y se la ajuste a la nuca, ella se empezó a mover desesperadamente hasta que mi mano se puso en sus tetas, bajo hacia su abdomen, siguió su camino hacia al sur y acaricié su pene erecto por sobre el pantalón, mientras que con la otra agarraba fuerte su cabello y le decía al oído,

-“Tranquila putita, ya se tu secreto, hoy nos vamos a divertir”. Dije.

Acto seguido, vi que Sheila se relajaba por lo que añadí en voz baja.

-“¿Quieres seguir?" Con un gesto afirmativo de su cabeza empezó la diversión.

Ahora si Shelia estaba realmente excitada, babeaba abundantemente debido a la mordaza y ventilaba muy fuerte. Desabroche las cintas que pasaban por su entrepierna para poder bajarle su pantaloncito y su tanga, liberando un pene rosado, de tamaño mediano pequeño totalmente depilado, una vez que le saque todo, volví a ajustar las cintas al chaleco y le puse un spread-bar en las piernas, tenía una separación de aproximadamente 90 cm, por lo cual no podía cerrar las piernas, su pene quedo erecto e indefensa, así también como su rosado ano.

Era la primera vez que estaba en una situación similar, veía como su pene unido a su cuerpo, y cada vez que lo miraba, más me excitaba las infinitas ideas que se me estaban ocurriendo. Procedí a quedarme desnudo también, no podía más con mi polla encerrado en mis jeans, me apretaba, no recordaba tener mi pene tan duro en años. Lentamente y muy suavemente empecé a recorrer con la yema de mis dedos todo su cuerpo, en especial las piernas y sus nalgas, pero sin tocar su pene, ella se retorcía buscando el contacto que le negaba. Me situé detrás de ella y empecé a bajar un dedo por su culo, roce ligeramente su ano, seguí por su perineo, con las uñas arañe sus huevos y finalmente agarre firmemente su pene.

Ella babeaba y respiraba cada vez más fuerte y movía sus caderas adelante y atrás. Levemente empecé a masturbar su pene a un ritmo frustrantemente lento y ella se retorcía cada vez más, no me di cuenta cuando al quinto o sexto bombeo se tensó como un cable de acero a punto de estallar y empezó a disparar chorros de semen para todos lados. La muy puta había acabado en 30 segundos. Me sentí poderoso, poder hacer acabar a alguien con esa facilidad, con ese nivel de calentura me calentó más de lo que estaba, no me había dado cuenta, pero no me había tocado y ya estaba saliendo liquido pre seminal de mi pene. Sheila, sino hubiera sido por la cinta que la mantenía unida al techo se hubiera caído, cuando se le aflojaron las piernas por el orgasmo, quedó colgando del chaleco totalmente extenuada.

La descolgué de la viga, y la deje contra él apoya brazos del sofá. Con el spread-bar en las piernas y su cara apoyada en la base del sofá, su culo, que aun palpitaba por el orgasmo, quedo expuesto. Busque el lubricante, le puse un buen chorro en su agujero, también en mi pene y la penetre de un solo movimiento hasta el fondo, una sensación hermosa, su ano estaba apretado, pero entro con facilidad acompañado de un gemido largo por parte de Sheila. Empecé a bombear, primero suave y aumentando la velocidad cada vez más rápido, sabía que no iba a durar mucho, era todo placer pero no era el único disfrutando, el pene de Sheila se volvió a parar le pase una mano hacia adelante y le masturbaba al mismo ritmo de mis envestidas, estaba por llegar al clímax cuando el pene de Sheila volvió a convulsionar y otro orgasmo la alcanzo, termine de masturbarla y acelere el ritmo de mis embestidas mientras el ano de Sheila palpitaba y finalmente una electricidad recorrió toda mi columna y acabe como hacía mucho tiempo que no lo hacía en aquella cueva estrecha.

Estábamos los dos agotados, como pude le quité todo a Sheila, el spread-bar, la mordaza, el chaleco y nos fuimos a acostar. Cuando nos acostamos, ella bajo hasta mi pene y me dijo, esto hay que dejarlo bien limpio y me empezó a dar una mamada hasta que la puso firme otra vez. Me la mamaba como nunca me lo había hecho antes, era como si estuviera dentro de mi cabeza, donde tenía que chupar, cuando, con qué velocidad. Con una mano me masturbaba y con la otra me empezó a masajear mi culo, era una sensación alucinante, chupaba desde mi ano, hasta la punta de mi pene sin dejar nada sin chupar en el medio, en un momento volvió a mi pene, se la empezó a tragar suave pero sin pausa mientras un dedo suyo empezaba a jugar con mi ano, lentamente lo fue metiendo al mismo ritmo que su garganta se tragaba mi miembro hasta que su nariz tocaba mi pubis y su dedo medio se había enterrado completamente mientras me hacía un movimiento circular masajeando mi próstata, empezó a subir y a bajar, cada vez más rápido y a mover el dedo cada vez con más presión, hasta que volví a estallar en un orgasmo abrumador, se tragó todo, me la dejo limpia me dio un beso y me dijo.

-“Mañana me toca mi jugar con el chaleco, buenas noches" Y me dormí...

tuve sueños eróticos. En uno de ellos estaba con dos mujeres, las dos vestidas con catsuits de latex, una estaba en una mesa con un fuerte hogtied a la que le ofrecía mi pene y ella lo chupaba; y cambiaba a la otra que estaba atada en la cama, en posición de perrito la cual penetraba, una imagen deliciosa. Me desperté a mitad de la noche con una erección de caballo, fui hasta la cocina a tomar algo fresco y volví a la habitación, seguía caliente y vi a Sheila durmiendo al otro lado de la cama, dudé de despertarla pero preferí dejarla tranquila y seguir durmiendo.

Me desperté, agitado, confundido, pero indudablemente caliente. La erección me dolía y me dio la impresión que si el sueño hubiera seguido todo habría terminado con una polución nocturna cual adolescente. Me levanté nuevamente, me mojé la cara, tomé algo y me volví a dormir. Me despertó, una agradable sensación de calidez emergiendo desde mi pene, no sabía si estaba despierto o soñando hasta que escucho la voz de Sheila.

-“Buenos días dormilón, me encontré con esto (mi pene) despierta antes que tú”. Me dijo Sheila y se volvió a engullir mi pene.

Abrí los ojos y me di cuenta que no podía ver nada, Sheila me había puesto el antifaz, me quise quitar, pero Sheila me dijo: “No te lo quites, ahora me toca a mí jugar un ratito”. Me relaje y ella siguió chupando, suave sin prisas. Me fue calentado poco a poco. Al cabo de un rato, me dijo que me siente en el lateral de la cama, ella se arrodilló en el suelo y fue haciendo su mamada más profunda, estaba a punto de caramelo cuando ella se subió a la cama y se puso detrás mío, pasando una mano por delante y me empezó a masturbar lentamente mientras me besaba el cuello. En un momento dado, me dijo muy sensualmente.

-“Sube los dos brazos, por favor”. Ordeno Sheila.

Recién ahí recordé lo que me había dicho la noche anterior, un escalofrió recorrió mi cuerpo. Levantar los dos brazos era mucho más que una simple petición, era una acción con fuerte repercusión en muchos ámbitos, los cuales no estaba al 100% seguro de querer afrontar o mejor dicho, querer “entregar”. Mi cabeza empezó a maquinar si realmente quería seguir este camino, hasta este momento no había nada que no hubiera hecho antes, ya había agarrado un pene en algún trio con Clara no era para tanto, nunca me había besado con un hombre (aunque a Sheila la había besado, pero la seguía viendo como una mujer), nunca había chupado un pene y claramente nunca me habían penetrado. Todo eso daba vueltas en mi cabeza mientras resonaba en mi cabeza el “sube los 2 brazos, por favor”.

No sé qué pasó, tal vez mi cuerpo reacciono solo, no recuerdo haber dado a mis brazos órdenes de levantarse mientras pensaba todo eso, pero cuando me di cuenta ya tenía los dos brazos hacia adelante. Evidentemente, mi pene que estaba como un mástil, se había hecho cargo de mi cerebro mientras yo pensaba todo eso y había levantado los brazos. Para cuando me di cuenta de la situación, la camisa de fuerza se estaba deslizando por mis brazos y Sheila la estaba abrochando en mi espalda. Sin saber muy bien como atar la camisa, Sheila fue pasando lentamente los lazos de las mangas por las hebillas, probando donde iba cada una y ajustando fuertemente cada una.

Primero cerro toda la camisa por la espalda, luego paso el brazo izquierdo el cual fue el primero en quedar atrapado, luego el derecho. Me hizo levantar y luego ajusto las dos cintas que pasan por las ingles para que la camisa no se salga por la cabeza. Desde atrás me empezó a masajear mí pene y a decirme lo mucho que nos íbamos a divertir que todo iba a ser placer como nunca antes.

Me hizo sentar nuevamente, me volvía a dar una mamada y luego me dijo:

-“He estado mirando en tu cajita de juguetes, tienes muchos y me gustan todos, alguno vamos a utilizar”. Dijo Sheila.

Dicho esto, me dijo que abriera la boca, yo ya estaba jugado y me imaginé que me iba a poner la misma mordaza de bola rojo que había usado con ella, pero me equivoque. Cuando sentí lo que estaba entrando entre mis dientes me di cuenta que era un ring-gag (para aquellos que no lo conocen un ring-gag es un aparato que te deja la boca completamente abierta con un agujero en el medio en el cual puedes pasar un pene de tamaño no muy grande, más o menos como la de Sheila). Evidentemente, esa mañana iban a desvirgar mis dos agujeros.

Ajusto fuertemente el ring-gag y acto seguido, sentí el pene de Sheila ser introducido en mi boca sin yo poder hacer absolutamente nada para evitarlo. La verdad que pensé que iba a ser peor, que me diera asco o algo, pero todo lo contrario. Me metió su pene suavemente y todavía no estaba completamente erecto, poco a poco fui moviendo la lengua mientras Sheila hacia un pequeño vaivén hacia atrás y adelante. Sentir crecer su pene en mi boca me excito, y ella también estaba más excitada porque cada vez intentaba llegar más lejos en mi boca, al poco rato ya intentaba llegar hasta la garganta, me estaba penetrando por la boca.

Cuando pensé que no podía entrar más, sentí que me agarró por la nuca y me incrusto fuertemente contra su pubis, tenía su pene en la garganta y no podía respirar, la tuvo así unos segundos, la sacó completamente con todas mis babas, respire profundamente y acto seguido volvió a repetir la operación unas cuantas veces hasta que, dejando enterrada su pene durante más tiempo, acabo directamente en mi garganta. Me sacó rápidamente el ring-gag y se lanzó a besarme y a recoger todo el resto de su semen mientras nos fundíamos en un beso profundo, acto seguido me hizo volver a abrir la boca y ahora si me puso la mordaza roja en la boca.

-“Es por si se te escapa algún gritito” me dijo Sheila riéndose.

Me puse algo nervioso, pero mi pene seguía estando tan duro como toda la mañana, en ningún momento bajo su erección y ya me empezaba a molestar tanto tiempo erecto. Me recostó en la cama y volvió a darme una mamada, pero estaba vez recorría todos mis huevos, el perineo y mi ano, cada vez pasaba más tiempo con mi ano que con mi pene. Jugaba a introducir su lengua en mi culo, cada vez más profunda yo hacía rato que estaba perdido en una nube de disfrute, su lengua en mi culo, y su mano masturbando lentamente mi polla. Empezó a cambiar nuevamente, mamando mi pene, pero ahora era un dedo el que jugaba con mi ano, primero fue uno, con sus babas para lubricar, pero luego empezó a verter abundante lubricante en mi ano, y rápidamente tenía ya dos dedos jugando y dando círculos. El tercero no se hizo esperar y ya a esa altura quería más, ya no me chupaba mí pene, solo me penetraba con tres dedos, me estaba reventando la próstata.

Tomo mis piernas y las levanto hacia sus hombros, me paso un cojín por la base de mi espalda y sin decir una palabra fue tanteando mi ano con su pene suavemente y luego lo empezó a introducir. Pensé que me iba a partir del dolor, pero lo que paso es qué con la dilatación de los 3 dedos y el abundante lubricante, su pene se deslizó indoloro hasta el final, sentí sus huevos chocar contra mis nalgas y luego empezó a penetrarme, primero suave y luego más fuerte según me quejaba. Estuvo un largo rato de ese modo hasta que con una mano agarro la base de mis huevos y luego me empezó a masturbar rápidamente mientras me taladraba el culo, en esa posición y con ese trato, ya no pude aguantar más, no fue un orgasmo lento de aquellos que se ven venir, este fue todo lo contrario, me llegó de forma explosiva, y empecé a tirar violentos latigazos de leche para todos lados. Si el día anterior al acabar en el culo de Sheila pensé que no podía haber algo mejor, ahora no sabía que pensar, estaba totalmente derrotado después de semejante orgasmo. Sheila siguió bombeando al mismo ritmo y luego de unos pocos segundos ella también llego a su clímax dando gritos de satisfacción.

Luego de eso, se derrumbó junto a mí, quede jadeando por varios minutos sintiendo como la enorme descarga de Sheila salía por mi ano palpitante, de pronto ella me susurro al oído de manera sorpresiva.

-“Sabes creo que eres mejor putita que yo”. Dijo Sheila.

Acto seguido la sentí bajar de la cama, escuché y sentí como salió de la habitación, luego de algunos largos minutos regreso y me hizo poner de pie para llevarme debajo de las vigas de la noche anterior. Ahí aseguro las cintas al chaleco y me dijo al oído.

-“Vas a ser un lindo putito, mi putito”. Me dijo Sheila.

Acto seguido sentí como mi pene aun en erección fue engullido por su boca, sentí como comenzó a jugar con mis huevos con una de sus manos, sentí como fue pasando mis huevos uno a uno entre algo muy tensado, de pronto todo mi cuerpo se tensó de dolor.

-“¡MMMMMMMMMMMM!” Grite de dolor, pero la mordaza apago mi grito.

En ese momento no lo sabía, pero ella me coloco dos ligas castradoras con un elastrador que trajo de su casa, me retorcí lo que me pareció una eternidad de dolor, cuando dejé de retorcerme sentir de nuevo su boca engullendo mi dura erección, luego algunos minutos de nuevo la sentí como se colocó detrás de mí para sentir su miembro en erección frotarse entre mis nalgas. Para al cabo de unos segundos penetrarme de nuevo mientras me masturbaba al ritmo de sus embestidas, aquello debió durar casi 20 minutos, pero en ese momento me parecieron horas hasta bufando Sheila se corrió de nuevo en mi interior.

Cuando termino de correrse, Sheila extrajo mi miembro de mi interior, para dejarme ahí colgando, debieron pasar como dos horas quizás más hasta que regreso, cuando lo hizo me quito la venda de mis ojos aún estaba desnuda con una tremenda erección aún. Ella coloco un espejo de cuerpo entero frente a donde estaba para dejarme ver mis huevos hinchados como nunca antes ya con todo mi escroto de un color negro por la falta de sangre fresca, evidentemente mis huevos estaban muertos. Apenas podía dar crédito a lo que mis ojos veían, Sheila entonces me mostro una gran tijera que portaba en una de sus manos, se arrodillo frente a mí para comenzar a darme de nuevo una gran mamada.

Sheila me la chupo, de tal manera que a los pocos minutos tuve la eyaculación explosiva más grande de todo mí vida de hecho creo que me desmaye de placer por unos segundos, aun todo mi cuerpo temblaba cuando ella coloco las afiladas cuchillas de la tijera en lo alto de mi escroto, justo entre las dos ligas y de un solo tijeretazo mi castro, apenas hubo algo de sangre. Mi pene dio un gran respingo y lanzo una gran cuerda de semen que cayó sobre el rostro de Sheila, todo mi cuerpo convulsiono de dolor por varios segundos cuando por fin deje de sacudirme. Vi a Sheila levantarse sosteniendo en una de sus manos los que alguna vez fueron mis huevos.

Han pasado seis años ahora ella vive en mi departamento, soy su esclavo a tiempo completo, aun me penetra y gracias a la testosterona que me administran periódicamente aún conservo un cuerpo masculino y logro tener fuertes erecciones. Sheila me deja penetrarla de vez en cuando y aunque ya no puedo correrme de manera tan explosiva como antaño creo que disfruto aun más que antes. 




Historia Original Aquí.




Autor: Patsdom & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

CHICO INDU

Tenía una casa que me recordaba a una cabaña de montaña suiza en lugar de a la provincia india. Incluso tenía un "chico" para mí. Hablaba lo suficiente de inglés para entendernos, pero era suficiente. Su trabajo era mantener mis cosas bajo control y mantener la casa limpia y libre de alimañas. Apenas nos hablamos. Seguramente también porque no sabía de qué podría hablar con él......


CHICO INDU
Tenía una casa que me recordaba a una cabaña de montaña suiza en lugar de a la provincia india. Incluso tenía un "chico" para mí. Hablaba lo suficiente de inglés para entendernos, pero era suficiente. Su trabajo era mantener mis cosas bajo control y mantener la casa limpia y libre de alimañas. Apenas nos hablamos. Seguramente también porque no sabía de qué podría hablar con él.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACIÓN] [TRANSEXUAL]


Categoria: Gay      Autor: Oloto




Mi padre no había prometido demasiado en sus cartas. Sin embargo, aquello no era una casa, sino un palacio en el que nos mudamos. En los espaciosos terrenos estaban situados al lado de la residencia en la que la representación de las habitaciones de mi padre y las instalaciones privadas eran también varios edificios funcionales más pequeños y casas de sirvientes.

Tenía una casa que me recordaba a una cabaña de montaña suiza en lugar de a la provincia india. Incluso tenía un "chico" para mí. Hablaba lo suficiente de inglés para entendernos, pero era suficiente. Su trabajo era mantener mis cosas bajo control y mantener la casa limpia y libre de alimañas. Apenas nos hablamos. Seguramente también porque no sabía de qué podría hablar con él.

Después de medio año en la India, mi chico pidió permiso para asistir a una fiesta. No objeté tanto como su madre. Al principio no podíamos imaginar que el festival duraría cuatro semanas. Pero de todos modos, reapareció después de un mes. Él ahora vestía diferente ropa que antes. Me recordaba más a la ropa de las mujeres que conocía de las calles. Pero en la India hay tantos pueblos y religiones, que como británico, se pierde de vista las costumbres y los hábitos de todos modos.

Después de unos días, sucedió algo inesperado. Mi chico me dijo que ahora era una niña, ya no era un niño. Por supuesto, no entendí ni una palabra y primero sugerí que quería decir que de alguna manera había sido aceptado en el grupo de adultos. Sabía que había rituales especiales para eso.

Pero todavía tenía dudas sobre mi propia interpretación. ¿No estaba mi hijo volviéndose mucho más femenino de lo que solía ser? ¿O solo era la otra ropa?

Pero la mayor irritación fue cómo me miró. Eso tenía algo muy familiar a veces. Sin embargo, me abstuve de negarlo porque sus ojos tenían algo que no quería herir o perder. Me miró de nuevo de una manera ligeramente impertinente. Decidí mantener su mirada. ¡Dependía de él bajar los ojos!

Pero no lo hizo y sentí que era cada vez más difícil mantener su mirada fija. Fue como hundirse en sus ojos o hipnotizarme. "Soy tu chica", finalmente dijo en voz baja pero firme. "Eres un hombre, y yo soy tu chica", dijo después de un rato con mucha claridad. "Quiero hacer lo que quieras que haga". Una vez más, pasaron algunos largos momentos. "No tienes que tener miedo, no puedo tener un bebé". Ahora finalmente me había dado cuenta de lo que quería. Mi curiosidad era mucha, por supuesto. Todas las chicas jóvenes que conocía eran absolutamente intocables. Sin una carrera militar completa y un buen trabajo inalcanzable. Pero, ¿era él ella? ¿Cuánto puedes convertirte en un niño?

Mi chico parecía mirarme luchando conmigo. Se acercó a mí y puso mis manos sobre la banda, que cerraba su sari alrededor de su cintura. Con algunas manos temblorosas, liberé una especie de nudo. La prenda cayó al suelo y delante de mí, mi hijo se paró como Dios lo había creado. No, en realidad no. Su rostro podría ser el de una niña, pero su pecho era el de un niño, o una niña muy pequeña. Pero lo que faltaba era lo crucial que marca, la diferencia entre una niña y un niño. No tenía miembro, ni testículos.

En el punto donde los testículos deberían haberse localizado había una especie de pliegue cutáneo. No sabía si las chicas se veían así abajo. Tal vez mi niño siempre había sido una niña. Tal vez lo pasaron como un niño para conseguir el puesto en nuestra casa. Tal vez la transformación fue solo una excusa para explicar algo que pronto haría obvia la naturaleza.

Me contenté con la simple explicación de que un ser humano sin genitales masculinos debe ser una mujer. Así que tal vez mi única oportunidad para probar durante años fue probar lo que los hombres y las mujeres se hacen entre sí.

Entonces dejé que me besara y comencé a abrir mi ropa. Se arrodilló y comenzó a jugar con mi pene, que creció hasta su tamaño completo. Mientras tanto, me quité la camisa y decidí despojarme de mi orgullo masculino y dejarla tomar la iniciativa. Bajé la mecha de la lámpara de kerosene y nos tumbamos en mi cama. En la oscuridad, los sonidos del Djungels se hincharon para un concierto. Quería penetrar de acuerdo con mis escasas habilidades de anatomía pronto en esa hendidura de la piel.

Mis dedos tantearon hacia adelante y encontraron el lugar pronto. Obviamente me complacía jugar con él y empujarlo hacia la apertura. Sin embargo, cuando traté de incluir a mi miembro en ella, ella prefirió encargarse ella misma. Ella tomó mi extremidad en su mano y la colocó en una posición adecuada de la cual yo obviamente debería invadir. Ella obviamente había cambiado de opinión con el "no bebé". Y lo hice también. Tomó un poco de esfuerzo penetrarlo. Le pregunté si todavía era virgen. Ella dijo que sí. Finalmente, sentí como mi miembro penetró en ella. Parecía lastimarla un poco, pero ella no se quejó. Solo cuando comencé a moverme hacia adelante y hacia atrás me hizo comprender que debería reducir la velocidad. ¿Por qué no?

Lentamente, pareció complacerla también. Ya no gimió cuando empujé y respiró con lujuria cuando me alejé un poco. Con el tiempo, casi cayó en una especie de éxtasis y se movió a un ritmo maravilloso. ¡Finalmente era un verdadero hombre! No sé cuánto tiempo estuvimos ocupados así. de todos modos, sentí que se trataba de mí, y en ese momento no conocí más deseos íntimos que llenarla de miss semillas. Los chicos del club de polo explotarían de envidia si supieran... aunque ya había muchachos que se habían hecho algo con algunas chicas.

Sentí que mi miembro flojo se deslizaba fuera de ella. De repente fue un poco más fresco. Y olía a esperma en la habitación. Nos acostamos uno al lado del otro un rato, tomándonos de las manos y afirmando nuestro afecto. Entonces me di cuenta de que sería más sensato volver a ponernos la ropa. Finalmente, mis padres siempre podían llamarme.

Ya era hora de que acudiera al servicio de mensajería de todos modos.

A partir de entonces nuestras reuniones se repitieron casi todas las noches. Una noche, por pura curiosidad, decidí explorar su abdomen con mi lengua. Ella estaba tendida de espaldas y tenía su hermosa y esbelta Beie inclinada y sentada a horcajadas. Para mi asombro, mi lengua no penetró profundamente en ella. Incluso cuando mis dedos penetraron en la abertura, me di cuenta de que después de poco más de una pulgada, había una resistencia elástica que no parecía dejarme pasar. 

Me sorprendió lo mucho que la sensación en mi pene podría engañarme. Mi pene tenía unas 7 pulgadas de largo en ese momento y tuve la sensación de que él estaba al menos medio hundido en su cuerpo. Ahora, cuando me propuse escalar desde el frente por primera vez, ella tomó la iniciativa e introdujo mi miembro. Por primera vez desde la posición de su pelvis, me di cuenta de que no podría haber penetrado su vagina. Solo había una forma más para mi pene. "Quiero penetrar tu vagina" le dije algo decepcionado y confundido. Ella me dijo que tendría que esperar unos años más antes de que la piel de su vagina se hubiera estirado lo necesario para hacerlo.

Él o mejor dicho ella me explicó lo que tenía que ver con la feminización de un chico. En su casta, es habitual que los hijos nacidos segundos, si son especialmente bellos, sean convertidos en esposas. En el contexto de una gran fiesta, después del comienzo de la pubertad, se cortan las extremidades y se cortan los testículos del saco. Luego se presiona la piel restante del escroto con una especie de cinturón en la depresión que forma una especie de pasaje a la cavidad abdominal. Con diferentes longitudes de insertos de madera, esta piel se estira en los próximos años hasta que sea lo suficientemente larga como para absorber una extremidad erecta. Hasta que llegue el momento, el ex chico puede disfrutar analmente.

Estaba un poco decepcionado. Sin dudas, el sexo con él fue maravilloso, pero no había sexo con el que pudiera probar mi hombría antes que mis amigos. Sin embargo, en ausencia de alternativas apropiadas, mantuve a mi chico quieto y anhelé el día en que también pudiera inaugurar la otra apertura. Le llevó solo dos años llegar allí. Pero incluso entonces generalmente lo hacíamos del modo habitual.

Desafortunadamente, mi padre fue transferido de nuevo y tuvimos que mudarnos de nuevo. Después de la independencia, intenté como turista encontrar a mi chico de nuevo. Creo que también lo vi. Pero parecía una vieja puta y había perdido toda la elegancia y suavidad que una vez aprecié de él.

En un prostíbulo cercano pedí que un joven eunuco experimentara con él una vez más lo que experimenté de adolescente con mi chico. La penetré por detrás y la disfruté con mi pene para estimular tanto la próstata que experimentamos un orgasmo al mismo tiempo.




Historia Original Aquí.





Autor: Oloto       Traductor: DarkSoul

DISFRUTE ANTES DEL CORTE

Mi nombre real es Jorge pero todos me conocen desde los 15 años como Diane, me volví una trasvesti a los 15 años, me encantaba usar prendas femeninas desde niño, por alguna razón la ropa interior de hombre nunca me agrado, este problema se agravo cuando entre en la pubertad, me comenzaron a llamar la atención de sobre manera la lencería que los bóxer o trusas (slip) para hombres las tangas para mujeres eran mi perdición mientras más pequeñas más me gustaban, comencé a comprar estas prendas y a usarlas a escondidas ......


DISFRUTE ANTES DEL CORTE
Mi nombre real es Jorge pero todos me conocen desde los 15 años como Diane, me volví una trasvesti a los 15 años, me encantaba usar prendas femeninas desde niño, por alguna razón la ropa interior de hombre nunca me agrado, este problema se agravo cuando entre en la pubertad, me comenzaron a llamar la atención de sobre manera la lencería que los bóxer o trusas (slip) para hombres las tangas para mujeres eran mi perdición mientras más pequeñas más me gustaban, comencé a comprar estas prendas y a usarlas a escondidas.

[TRANSEXUAL] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [DOMINACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Mi nombre real es Jorge pero todos me conocen desde los 15 años como Diane, me volví una trasvesti a los 15 años, me encantaba usar prendas femeninas desde niño, por alguna razón la ropa interior de hombre nunca me agrado, este problema se agravo cuando entre en  la pubertad, me comenzaron a llamar la atención de sobre manera la lencería que los bóxer o trusas (slip) para hombres las tangas para mujeres eran mi perdición mientras más pequeñas más me gustaban, comencé a comprar estas prendas y a usarlas a escondidas.

Soporte hasta los 15 años en que mi madre me descubrió vestido de mujer, en ese momento todo exploto, fue un gran peso que se me quito de encima pero mi padre era un homofóbico crónico me hecho de la casa a punta de insultos y golpes, mi madre luego me entrego una ropa con algo de ropa, dinero y objetos personales me deseo suerte con lagrimas en los ojos, desde ese día comencé a valerme por mí mismo, me di cuenta que la vida no era tan fácil y me dedique a lo único que podía hacer, sin estudios ni edad legal para trabajar.

Si en efecto me prostituí, comencé a vender mi bien formado cuerpo por dinero, sorprendí de cuantos hombres deseaban tener sexo con una “shemale” como luego supe que nos llamaban, al principio fue difícil ya que era virgen, pero alguien me pago para fuese él quien me desvirgara, me dolió mucho la primera vez pero poco a poco me comenzó a gustar era una mezcla extraña de dolor con placer cada que me penetraba uno de mis clientes no todos eran atractivos, jóvenes o atléticos, tenía que acceder a hacerlo con quien estuviera dispuesto a pagar mi tarifa.

Para los 20 años ya era una rubia muy atractiva, gracias al empleo de hormonas femeninas mis nalgas se desarrollaron como las de una mujer de manera esplendida, paraditas, firmes que formaban un erótico corazón, eran mi orgullo por desgracias mis senos no se desarrollaron, estaba ahorrando para operarme y ponerme senos pero en eso en una noche fría de finales de noviembre conocí al hombre que cambiaria mi vida, Dan era un atractivo padrote que regenteaba a docenas de chicas como shemale, él no deseaba sexo, ya que estaba enamorado del dinero, fue él quien me dijo que dejara las calles.

Con su ayuda por supuesto no desinteresada, comencé a trabajar en un club SM y BDSM, por aquel momento mi compañera con la que compartía departamento se mudo con su novio a otra ciudad y me dejo sola, vivía en un edificio de apartamentos en la que 90 % eran shemale y el resto gay, buscar otro departamento como ese iba hacer difícil por no decir imposible por lo que acepte la sugerencia de Dan, a mediados de Diciembre comencé a trabajar en aquel lugar, al principio me sentía fuera de lugar pero pronto estaba como si siempre hubiese trabajado en aquel lugar.  

El dinero comenzó a abundar pero a la comisión que debía darle a Dan, me quedaba lo suficiente para pagar la renta y vivir bien para los 24 años era una Diosa rubia que los clientes deseaban sobre las demás del club, donde íbamos apenas vestidas con pequeñas tangas de látex, negras, amarrillas o rojas dependiendo del día o la ocasión, en donde nuestros paquetes se marcaban muy bien, no todas éramos shemales, habían hombres y mujeres aunque la mayoría si éramos shemales, poco a poco me fue gustando el dolor.

Los clientes me pagaban para que accediera a jugar, a simular sus más oscuras como dolorosas fantasías de dominación, sm o violación, por aquellos días comencé a sentir una imperiosa necesidad de perder mi pene, que sin bien no se había desarrollado a todo su potencias era lo suficiente grande cuando estaba duro para ser bastante evidente debajo de las pequeñas tangas de látex, deseaba perder mi pene deseaba dejar de sentir la imperiosa ganas de tocarlo, de estimularlo, de masturbarme hasta venirme, después de todo deseaba ser lo más femenina posible de algún modo no deseaba perder mis testículos, solo mi pene.

A los 25 años llego la oportunidad uno de los clientes me hizo una propuesta luego de uno de nuestros encuentros, su semen aun chorreaba por entre mis nalgas conmigo jadeando luego de sus salvajes como fuertes embestidas que me dio cuando me tomo mi pene y me dijo mirándome a los ojos.

-“¿No te gustaría perder tu pequeño pene?” Me pregunto.
-“¡Claro que me gustaría!” Le respondí.
-“En ese caso estoy dispuesto a pagar una buena suma por tener el placer de cortarlo”. Dijo él.

Me quede atónita, aquel hombre me dijo que iba a concederme uno de las cosas que en ese momento mas deseaba y además me iba a pagar muy bien.

Por supuesto no tarde mucho en aceptar su propuesta, pero había condiciones, la primera es que debía hacerse fuera del club, en segundo lugar, la sesión donde perdería mi miembro comprendería sexo salvaje, doloroso y torturas, el hombre no estaría solo sino acompañado de otro hombre amigo suyo que era cirujano especializado en urología, en tercero, una vez comenzada la sesión pese a no desearlo se llevaría a cabo la penectomia sin alternativa alguna, pensé por algunos días la propuesta y termine por aceptar.

Una semana más tarde había pedido un permiso en club para faltar tres meses, dije que me iba a someter a un tratamiento médico, todos intuyeron que me refería a colocarme implantes de seno pero era otro tipo de tratamiento el que tenía en mente, con muchos nervios llegue a la dirección que me fue indicada, un hombre me hizo pasar era una casa muy grande como lujosa, ahí dos abogados me hicieron firmar papeles donde daba mi consentimiento expreso para lo que iba a pasar.

Ellos se aseguraron que entendía las implicaciones de lo que firmaba, e insistieron que leyera como firmara cada una de las hojas de todos los documentos que me pusieron en frente, lo que hice, luego cuanto todos esos trámites fueron resueltos el hombre que pagaba apareció con su amigo, al que presento como al Doctor, el cual era un hombre alto, delgado, atractivo y con un porte muy varonil.

Por su parte el otro hombre era ya un maduro con un prominente abdomen con pecho velludo de unos 55 o 60 años de manos grandes, no tan alto como el Dr, ni tan atractivo aunque a su modo muy varonil en su forma de tratarme.

Ambos me condujeron hasta lo que parecía ser una bodega, en donde se encontraba una mesa amplia baja  de madera, con varias retenciones ya fijadas en ella, el Dr. me hizo algunas preguntas medicas básicas, “presión, azúcar, si padecía de alguna alergia, peso, etc”. En fin, varias cosas cuando las preguntas terminaron el otro hombre que llamare el Jefe, ordeno que dejara mis cosas sobre una silla y me quitara la ropa, lo que hizo sintiendo mucha excitación pero también muchos nervios como ansiedad, por lo que estaba a punto de pasar, lo cual sabia como iba a terminar.

Mientras de despojaba de mis prendas los dos hombre hacían lo mismo, estaba por quitarme mi diminuta tanga de látex color amarrillo que elegí usar para esa ocasión por ser la que mejor me quedaba dado el tono muy blanco de mi piel cuando el Jefe me detuvo.

-“¡Espera no te la quites aun!” Dijo el Jefe.

Al enderezarme pudo verlo apenas portando una ajustada trusa (slip) lisa en la que se le marcaba su gran paquete, ya conocía su pene que era grande en todo los sentidos pero mis ojos se abrieron al ver al Dr. que también portaba una trusa blanca pero aun más pequeña que la del Jefe.

El bulto que se formaba en la entrepierna del Dr. era enorme, que me hizo cerrar las nalgas de solo imaginar lo que me iba doler al sentir su miembro erecto entrando en mí. El Jefe me dijo que me acercar cuando lo hizo me tomo del cabello para llevar mi cabeza hacia atrás y me dijo con voz amenazadora.

-“Vamos puta chúpamela” Dijo el jefe mientras bajaba mi cabeza a su entrepierna.

Él, solo se bajo un poco su trusa para dejar al descubierto su pene y peludos huevos, empecé casi de inmediato a darle una mamada deliciosa, como ninguna mujer supongo le había dado, se saboree su pene verga, se veía que enserio le encantaba, lambí hasta mis huevos, me la trague toda, si bien era de un tamaño respetable lo que más atraía de su pene era su grosor, luego de unos minutos en que sus huevos estaban que nadaban en saliva que salía de mi poca el jefe me dijo.

-“Vamos puta dame un beso negro como tú sabes”. Dijo el Jefe.

Me hizo quedar de rodillas detrás de él, le abrí sus peludas nalgas para ver su ano, estaba más caliente que nunca, abrí su ano y lo lambí como un plato de comida, el Jefe gimió rico mientras succionaba y lambia su ano, pasando mi lengua entre sus nalgas, mientras con una de mis manos lo seguía masturbando, aquello continuo por varios minutos hasta que mi boca quedo seca de tanto lamber, chupar y succionar su ano que quedo resplandeciente y bien lubricado por mí saliva, para cuando mi rostro salió de entre las nalgas del Jefe el Dr. ya estaba desnudo contemplando el espectáculo, masturbándose con un pene que era enorme y grueso de cuyo ojo del glande ya salía abundante liquido pre seminal.

Apenas me puse de pie, y sentí las manos del Dr. sobre mis nalgas, me las amaso, abrió y apretó, para luego despojarme mi tanga, para dejarme completamente desnuda, mi pene y huevos lampiños completamente depilados quedaron expuesto ya con mi pene con una ligera erección, entre los dos me llevaron a la baja mesa, me aseguraron mis muñecas a dos retenciones a la altura de mi cabeza, luego el Jefe flexiono mis piernas hacia adelante y las abrió para colocarles retenciones anchas de cuero casi a la altura de las rodillas.

Lo que me dejo con mis genitales expuestos, lo mismo que mi ano y sin poder hacer nada para defenderme aunque lo quisiera, el Jefe ni siquiera vio mi pene, solo se concentro en penetrarme,
Se lambió los dedos y los metió en mi ano de manera dolorosa luego colocó su grueso glande sobre mi expuesto ano para comenzar a hacer presión hasta que de una sola vez entro se sentía delicioso, aunque me dolió algo, fue un dolor agradable, me penetro sin condón, algo que hacía mucho no sentía.         

Apenas entro todo su pene comencé a gemir de placer, el Jefe comenzó a penetrarme, fuerte pero muy rico intente mover mis manos a mis nalgas para sentir como su pene entraba y salía de mi  apretadito ano, pero no pude olvide que mis manos estaban aseguradas a la mesa. 

-“Que rico culito tienes puta”. Dijo el Jefe.      

Le iba a responder algo pero apenas abrió la boca y el miembro ya completamente endurecido del Dr, entre en mi boca, llevando mi cabeza hacia atrás, me penetro en la boca por completo, me tuve que tragar sus 23 cm que sentía que me llegaban a la boca del estomago, el Dr. apenas me sacaba su miembro lo esencial para que pudiera respirar, aquello paso a ser una verdadera tortura como nunca antes había sentido, sintiéndome en un continuo sofocarme mientras era penetrada por mis dos agujeros de placer.

Estuvimos un rato así hasta que ambos cambiaron de posición, para cuando el Jefe saco su miembro de mi interior estaba por venirme, Estaba tan excitado con mi pene palpitando como nunca antes  quería seguir siendo penetrada, de pronto el Dr. me abrió mis nalgas con sus grandes manos el iba a penétrame en ese momento.
           
Se quedo observando mi ano abierto por unos segundos y cuando estaba por penetrarme el pene del Jefe me penetro por la boca, para un instante más tarde sentir como los 23 cm del pene de Dr. me penetraban por completo sentí su pene delicioso y suave, sentía como mi ano caliente lo albergaba como palpitaba su pene en mi interior la metía y la sacaba completa repetitivamente, lento, de haber podido gemir lo hubiese hecho como nunca antes me hacía sentir mujer por completo como nunca antes.

-“¡Que… rico!” Dijo el Dr. Jadeando-   
-“Verdad que tiene un culo muy rico la muy puta”. Le dijo el Jefe.

Luego casi 20 minutos de nuevo cambiaron de posiciones el jefe de nuevo me penetro pero esta vez tomo mi pene duro como nunca antes y comenzó a apretarlo, pasaba su dedo índice en la parte baja de mi glande mientras me seguía penetrando el placer era delicioso gemía muy rico pero mis gemidos solo duraron hasta que el Dr. de nuevo metió su pene en mi boca, sus huevos quedaron sobre mis ojos separados por mi nariz.

El Dr. metía su pene en mi boca por completo aquello fue sublime no pude más y rápidamente me vine, deje salir un gran chorro de semen, seguido de otro y otros todo mi pecho, abdomen y piernas quedaron salpicados de mi semen que parecía no querer dejar de salir, el Dr. me saco su pene de mi boca y comenzó a venirse, su espeso semen cayó sobre mi pecho para luego gruesas gotas chorrear hasta mi boca que me bebí, jadeando de gusto.

Por su parte el Jefe sin dejar de penetrarme y aun masturbándome se vino dentro de mi delicioso como caliente y apretado ano, se vine deliciosamente hasta el fondo, sentí como sus peludos huevos se contrajeron contra su pelvis, pegados a mis nalgas, mientras vaciaban su contenido en mi interior.

Aun jadeaba con el pene del Dr. goteando su semen en mi boca cuando el Jefe se separo de mi, sentí un gran vació cuando extrajo su pene de mis entrañas, sentí como mi ano comenzó a tratar de cerrarse, el Jefe regreso con una tijera, tomo mi pene aun en erección y comenzó a masturbarme, el Jefe abrió las afiladas cuchillas de la tijera y las coloco a ambos lados de mi erección en la base, sentía el filo presionar contra la piel casi cortándola.

Aquello de una forma extraña me excito como nunca antes y en poco minutos de nuevo mi pene que palpitaba con fuerza comenzó a arrojar chorro tras chorro de mi semen, gemí fuerte y de pronto sentí como la tijera cerro cercenando mi pene, mis ojos quedaron en blanco todo mi cuerpo se convulsiono, no recuerdo si grite, pues a los dos segundos me desmaye por el dolor.     

Me desperté en una clínica privada con el Dr. a mi lado revisando el vendaje en mi entrepierna, estuve dos meses en el hospital antes de que me dieron de alta de mi pene no quedo nada apenas un pequeño agujero por donde mi orina ahora sale.

Regrese un mes después al club, sin pene y con senos, era la envidia de las demás shemales, los clientes se peleaban literalmente por estar conmigo, gane mucho dinero, pues todos querían penetra a una travesti sin pene, sin embargo, solo puedo eyacular de manera explosiva cuando el Jefe o el Dr. que aun me frecuenta, aunque ya no en el club sino de manera particular me penetran en especial cuando el enorme pene del Dr. me hace acabar con sus fuertes como salvajes envestidas.

Aun disfruto y creo que mas de cuando me cortaron, se que algún día daré el paso para que me retiren mis huevos y me hagan una vagina entre las piernas para ser una mujer real, mientras tanto seguiré disfrutando como antes del corte.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BURDEL EXCEPCIONAL 05

Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido......


BURDEL EXCEPCIONAL V
Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [TORTURA] [FISTING] [TRANSEXUAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido que sería su perdición.

Aquella noche Benett se despidió de  su amigo Arturo en la puerta de la piscina olímpica en donde entrenaban para emprender a pie el trayecto de 12 calles a casa su pene estaba en erección se agitaba debajo de su bóxer (calzoncillo) incluso lo sentía húmedo por la gran cantidad de liquido pre seminal que brotaba de él en ese momento, deseaba llegar a casa para masturbarse con urgencia sin embargo nunca llegaría a casa. 

De la nada al doblar una esquina se encontró con Aquella chica parecía tener 16 o 17 años, de piel blanca muy clara, unos senos medianos, pero paraditos, con un par de nalgas que hicieron que a Benett su dura erección diera un respingo, Benett se dio cuenta que debajo de su péquela minifalda negra llevaba una tanga tipo hilo dental, de pronto sin previo aviso ella lo beso, tomando las manos de Benett para que acariciara sus tersas nalgas, Benett estaba sin poderlo creerlo pero le gustaba lo que estaba pasando.

Media hora más tarde los dos estaban sobre una cama inflable dentro de una camioneta cerrada la péquela minifalda no tardo en irse por lo que Benett pudo ver como su tanga se perdía entre sus ricas nalgas, sentía que el corazón se le iba a salir, y su pene estaba a punto de estallar, siguió acariciándola, cuando de pronto ella se quitó su blusa, quedando de frente a él sus ricos senos. Benett entendió el mensaje y comenzó a acariciarle la espalda, sus piernas, le besaba el cuello, para llegar a sus senos los cuales acaricio con una mano, luego se llevo uno a la boca succionando su pezón, lo que hizo que ella comenzara a gemir de placer.

Benett sintió que la camioneta se movía, pero ella le dijo que no le prestara atención que era una de sus amigas quien conducía que al terminar lo llevarían a casa, Benett estaba como hipnotizado por la bella pelirroja que de nuevo comenzó a succionar uno de sus pezones, su Boca bajo hasta su entrepierna de ella donde comenzó a tocarle su rajita por encima de su minúscula tanga, que se encontraba mojadita, la acaricio con movimientos circulares, ella se mordía los labios, ansiosa porque continuara, Benett le quito lentamente su tanga, sintiendo muchos nervios, pensando que en cualquier momento iba a despertar de ese sueño húmedo, Benett la dejo completamente desnuda frente a él, su vagina lucia deliciosa, depilada por completo, con sus nalgas firmes y paraditas.

Ella no tardo también en dejarlo solamente en su apretado bóxer, Ella le indico donde colocar su lengua para comenzar recorrer lentamente su vagina, a succionarle su clítoris, mientras ella se retorcía de placer pidiendo más, le acariciaba los senos y pellizcaba sus pezones mientras su lengua recorría cada pliegue de sus labios vaginales,  de súbito ella lo detuvo pero solo para despojarlo de su bóxer, tomo su pene duro como nunca antes para comenzar a masturbarlo por casi un minuto antes de llevarse su erección a su boca, le pasaba la lengua por el glande y lo introducía en su boca, mientras Benett la tomaba del cabello aquello fue el paraíso para Benett quien cuando estaba por venirse ella se saco su pene de su boca paro solo para hacer que él la penetrara.

Benett coloco la punta de su pene en la entrada de su ya húmedo sexo y comenzó a penetrarla, su miembro entro con mucha facilidad para comenzar a moverse despacio, pero de manera constante lo que hizo que ella diera pequeños gemidos, pese a su edad el pene de Benett era de 20 cm muy grueso aunque con un glande pequeño sin circuncidar.

Luego de un rato ella hizo que Benett se acostase boca arriba y ella se monto sobre él, para comenzar a cabalgarlo ella hacía movimientos circulares con su pelvis lo que enloqueció de placer a Benett luego de unos minutos ella se dejo caer hacia adelante aplastando sus ricos senos sobre el pecho de Benett, quien la  abrazo acariciando su espalda y apretando sus bellas nalgas, mientras ella seguía cabalgándolo,  un poco más despacio, lo que hizo que el placer se intensificara.

Debieron casi 30 minutos gasta que de nuevo los sentones de ella cada vez si hicieron más desesperados, el mete saca era a un ritmo desenfrenado, Benett  no pudo seguirle el ritmo y menos cuando ella acabo y su vagina tuvo espasmos Benett apenas pudo sacar su palpitante erección para descargar su espesa como hirviente leche entre las nalgas de ella, grandes chorros salieron disparados lo que le provocaron un grandioso orgasmo, como nunca antes había sentido ambos quedaron cansados, Benett la miro a los ojos, la abrazo y se fundieron en un apasionado beso final, al cabo de un rato sintieron que la camioneta paro Benett abrió la puerta y salió muy sonriente para descubrir que estaban en medio de la nada.

Al darse la vuelta se encontró con ella apuntándole con una pistola de dardos tranquilizantes.

-“Lo siento cariño, en verdad disfrute mucho pero luego del placer están los negocios”. Dijo ella.

Benett iba a hablar cuando fue impacto por un dardo en su cuello y otro en el pecho, de inmediato sintió que todo se le ponía negro y sintió un mareo, apenas pudo dar algunos pasos intentando huir desnudo sobre un camino de terracería, pero no llego muy lejos antes de caer sin sentido.

** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó luego de quien sabe cuánto tiempo cuando los efectos de los narcóticos perdieron su efecto sobre su cuerpo adolescente despertó para descubrir que está viviendo la peor de las pesadillas que se puedo imaginar, pero para ese momento ya nadie lo podría salvar del infierno que estaba por vivir,

Benett se percato que solo llevaba puesto su ropa interior como única prenda, estaba acostado sobre un frío suelo de concreto, dentro de lo que parecía ser una celda, en su cuello le había sido colocado una especie de collar de cuero sentía algo también dentro de su boca, apenas recordaba algo de lo sucedido antes de despertar su cabeza le daba vueltas, pasaron varias horas hasta que de repente la puerta de donde estaba se abrió, para ese momento toda molestia que sentía había desaparecido, pero solo para ser sustituida por una sed abrazadora y unas tremendas ganas de orinar.

Aquellos dos hombres entraron a donde estaba no le dieron tiempo a decir nada, lo tomaron de los brazos y se lo llevaron a rastras por un largo pasillo mientras no dejaba de gritarles sin mucho existo dedo lo puesto en su boca, para su sorpresa lo llevaron a un baño, una vez ahí frente al escusado uno de los hombres le bajo su bóxer mientras que el otro le ordeno que orinara, para ese momento sentía su vejiga que me iba a estallar, por lo que pese a esa situación, de la punta de su pene comenzó a brotar un fuerte chorro de líquido de fuerte color amarillo.

Por varios minutos la orina fluyo hasta que su vejiga se vació por completo, cuando aquellos dos hombres vieron que había terminado, sin más lo tomaron de los brazos para de nueva cuenta arrastrarlo por el largo pasillo de nuevo, pero sin siquiera dignarse a subirle su bóxer de nuevo, que quedo a la altura de sus tobillos, esta vez lo llevaron hasta una mujer estaba esperando sentada en un pequeño banquillo.

Benett quedo de pie frente a ella,  quien primero tomo un pote de crema para afeitar y puso una gran cantidad de crema en una de sus manos dejo el pote a un lado, y tomo su pene tan solo el sentir sus delicados dedos el juvenil pene comenzó a ponerse duro hasta quedar con una fuerte erección, ella  le dio un largo lengüetazo a la punta de su glande, que hizo gemir de placer a Benett “Haaaaaaaaa” detrás de su mordaza, mientras ella llenaba toda su área genital de crema para afeitar.

La mujer apenas termino con la crema comenzó a usar un rastrillo para afeitar toda su área genital moviendo su pene en erección de un lado para el otro, también afeito sus huevos, detrás de ellos, a los lados, hasta que todo el vello desapareció también afeito sus dos torneadas nalgas, vello del pubis y el caminito de vello que ascendía hasta su ombligo, también depilo el poco vello bajo sus axilas, cuando termino toda su área pélvica estaba tan lampiña como el día que nació, limpio los rastros de crema con un trapo húmedo cuando termino succiono su pene en erección por unos increíbles minutos en los que Benett de nuevo estuvo en las nubes, pero no dejo que llegase al clímax lo que lo dejo con ganas de correrse.

Luego ella tomo una tijera muy afilada, tomo su prepucio lo estiro todo lo que pudo y se lo corto, realizándole una apretada circuncisión el cuerpo de Benett se sacudió de dolor por algunos segundos y de nuevo cuando la mujer cauterizo primero con alcohol y luego a fuego las heridas causadas, Benett aun temblado de dolor, ella le coloco para terminar dos piercing en sus tetillas antes de que por fin fuese llevado a su celda, donde permaneció por dos semanas, apena siendo alimentado pero sin tener contacto con nadie más, pasando frio y miedo por igual.

Luego de ese tiempo los dos hombres regresaron por él, lo tomaron de nuevo para llevarlo de nuevo bien sujeto de los brazos casi a rastras por aquel pasillo hasta un escenario, o por lo menos eso parecía, lo llevaron hasta lo que parecía una pequeña tarima circular de unos 90 cm de diámetro y 30 cm de alto, le sujetaron sus brazos en la parte de arriba y corrieron una cortina circular que lo cubrió por completo, lo que lo dejo ahí desnudo con los brazos en alto, de nuevo tratando de imaginar que era todo aquello y porque esas personas le estaban haciendo todo eso, cuando escucho voces al otro lado de la cortina, se escuchaba como un subastador, animando a los compradores a que ofertaran por algo que no sabía que era.

El Subastador de inmediato pidió 100,000 euros para empezar, las ofertas no se hicieron esperar, de pronto la suma había aumentando hasta 700,000, el subastador dijo, a la una, hizo una pausa para decir, a las dos, otra larga pausa y como vio que nadie más ofertaba dijo vendido a la mesa 12, muchas gracias y que disfruten de su compra, Benett fue bajado de la tarima circular y llevado a una de las habitaciones privadas para ser preparado para iniciar su vida como el nuevo esclavo de quien lo había comprado.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett fue llevado a una habitación con un gran ventanal con barrotes que daban a un gran barranco puesto que el castillo donde estaba en lo alto de un risco, desnudo como estaba, el aire gélido de la montaña lo calo hasta los huesos, fue amarrado con los brazos hacia atrás, con su tordo levemente levantado, le fue quitada la mordaza pero se le inyecto algo para que apenas pudiera hablar por instrucciones de su comprador, sus piernas fueron abiertas  ampliamente, ligeramente flexionadas, su pene fue de nuevo obligado a tener una erección para luego colocarle un anillo apretado en la base de su pene y huevos que dejaron su pene en erección permanente.

Por último le fue pintado en su pecho la palabra “Slave” (esclavo en inglés). Sus huevos de buen tamaño quedaron sueltos y definidos en su escroto, ahí lo dejaron tratando de liberarse sin poder hacerlo, temblando de frio y sin saber qué es lo que estaba por pasar, una media hora más tarde la puerta de aquel lugar se abrió dando paso a un hombre enmascarado con el dorso desnudo, muy musculoso, sin vello alguno y un bañador de color negro tipo trusa (slip), que hizo que Benett se estremeciera de miedo. Aquel hombre o por lo menos eso pensó Benett dijo.

“¡Ya, es hora desvirgar tu culito!”. Dijo aquel ser enmascarado.

Dicho eso aquel ser enmascarado tomos los huevos de Benett con su mano. Apretó fuerte, e hizo algo de daño que hizo que se retorciera y diera un gruñido de dolo, eso lo enfureció por lo que le dio a Benett una fuerte nalgada

-“Calla o voy a tener que castigar te verdad”. Dijo el enmascarado con una vez que no parecía la de un hombre de su edad.

-“Hoy vas a cumplir mis órdenes. No harás nada que yo no te ordene. Si quiero que gimas sino que grites. Si quiero que ladres ladras, si quiero que hables hablas. ¿Has entendido lo que te acabo de decir?” Dijo el enmascarado.

-“Si” Dijo Benett apenas como un susurro.
-¡Parece ser que no!- Dijo en tono severo mientras clavaba sus uñas en los huevos de Benett.

Quien dio un grito de sobresalto e intento cerrar sus piernas.

-“No aprendes”. Dijo el enmascarado.

Acto seguido le separó sus nalgas a Benett con las manos y escupió directamente sobre su ano.

Acto seguido saco un enorme consolador, debía medir 45 cm y era del grueso de un brazo de un hombre adulto, Benett también noto una fusta que era usado para los caballos especialmente diseñada para azotarlos, el enmascarado se acercó al rosto de Benett, lo besó en la boca mientras con una de sus manos agarraba su pene masturbándolo.

-“Abre la boca” Ordeno el enmascarado

Benett abrió su boca y escupió dentro.

-“Trágatelo”. Ordeno

Benett  no tuvo más remedio que tragar.

Entonces se agacho y empezó a comerse su pene, escupía sobre su pene, lo dejo todo lleno de saliva y lo restregaba por todo su pene hasta llegar a sus huevos lampiños

-“Espera aun tenemos para rato” Dijo dándole una fuerte palmada al pene de Benett que se contrajo.

Acto seguido tomo la fusta y comenzó a golpear sus huevos como nalgas con fuerza.

-“Dios, AHHH”. Grito Benett al primer azote en sus huevos.
-“CALLATE” Le grito él enmascarado la vez que me volvía a golpear con más fuerza.

Lo que hizo que Benett soltara un sonido ahogado que no pude reprimir.

-“Parece que deberé a enseñarte a obedecer”. Dijo el enmascarado como lo azoto

Lo azotó unas cuantas veces más por todo el cuerpo, donde lo hacía dejaba una pequeña marca roja visible en su cuerpo.

-“¿Te gusta verdad, te gusta que te pegue?” Pregunto al final.
 -“Benett negó con la cabeza”.

Lo que hizo que otra tanda de azotes impactara su cuerpo, además del dolor que Benett  estaba sintiendo estaba el hecho de que estaba siendo sometido, pero estar a su merced le hacía sentir mucho temor por lo que el dolor se incrementaba.

Cansado de azotarlo el enmascarado paso a la acción, lubricó con una buena dosis de lubricante el enorme consolador para luego ponerse un arnés sobre su trusa negra, para colocar el consolador en un clip especial sobre su pelvis, el sobrante del lubricante lo esparció por el ano de Benett, metió sin problemas un par de sus dejos que le dolió algo a Benett para terminar de lubricarlo.

Cuando termino fue cuando Benett estaba aterrado, lo quería penetrar con el tremendo dildo que usaba de pene sin más, Benett siendo virgen por completo sabía que le iba a doler mucho de verdad, por suerte Benett no se había fijado que tenía en una de sus manos, Era un consolador algo más pequeño que casi de sopetón lo introdujo enteramente por su ano, todo fue de tan de repente que Benett solo sintió un leve desgarro y todo su cuerpo se contrajo de dolor.

-“No soy tan mala como crees”. Le dijo a Benett el enmascarado. Luego lo besó.

Tras la primera inserción paso al más grande, extrajo el anterior dildo que también le causo dolor a Benett para apuntar con el enorme consolador a su ano. Y sin vacilar, comenzó a penetrarlo con el enorme consolador, no de golpe, pero si con rapidez y sin parar hasta que tocó fondo, de Benett broto sin poder contenerlo un grito de dolor que le hizo recibir una bofetada en la cara por eso.

Tomo a Benett por la cintura para comenzar a penetrarlo con locura, Benett sentía que estaba siendo empalado por un poste de teléfonos, en varias ocasiones pensó que iba a morir, por el tremendo dolor que estaba sintiendo, sentía que el estaban desgarrando las entraña, en esa postura podía apreciar perfectamente el consolador como se abría paso dentro de él.

Cuando se cansó de penetrarlo con el gran dildo saco el consolador y se fue directa a la cómoda, dejando a Benett con el culo para afuera, jadeando y con ganas de vomitar, regreso con la fusta para de nuevo comenzar a azotar sus nalgas, con cada azote ella se reía, Benett  sentía que era azotado cada vez con más fuerza y con más rapidez.

De pronto termino de azotarlo fue cuando Benett, sintió un gran vació en su culo, abierto e indefenso y adolorido como nunca antes en toda su vida, el enmascarado se lubrico su brazo hasta el codo y empezó a deslizar sus dedos dentro de Benett, cuatro dedos entraron perfectamente gracias a que su ano ya estaba muy dilatado. El quinto dedo no fue algo diferente, los giraba para conseguir un buen ángulo para ir deslizando su mano dentro del culo del aterrado Benett.

Su mano dio un empujoncito más y entró todo su puño en Benett quien quedo con la mano en su interior, Notaba como movía los dedos dentro de sus entrañas. Tenía metida incluso más allá de su muñeca. Empezó a abrir y a cerrar los dedos dentro y a hacer movimientos en círculos.

Aunque el diámetro de su mano de era algo pequeño el dolor que le producía era infinitamente superior a cualquier cosa que Benett hubiese sentido antes, de pronto comenzó a meter y sacar su brazo de su interior como si lo estuviera penetrando, Benett apretó los labios para no gritar pues el dolor era intenso.

De pronto en medio del mar de dolor que Benett estaba sintiendo, algo se destaco, que fue cuando los dedos del enmascarado se cerraron sobre su próstata, en ese momento Benett no sabía que era pero sintió un espasmo que hizo que su cuerpo se arqueara y todo su cuerpo se tenso cuando los dedos lo presionaron, incluso un pequeño chorrito de liquido pre seminal que no dejaba de salir de su pene en erección salió disparado para caer sobre su pecho.

Benett sentía como sus huevos rosaban el brazo del enmascarado, quien estaba apretando cada tanto sus próstata, su pene no tardo en comenzar a palpitar como nunca antes y unos segundos después dando un alarido casi un gruñido Benett comenzó a correrse, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron de su palpitante pene, parecía que no iba a tener fin, fue el orgasmo más intenso y largo de su joven vida, casi perdió el sentido mientras los chorros de semen brotaban sin cesar de su pene endurecido al máximo.

-“AAHHHFFFFFGGGGGRRRRRRR”. Gruño Benett.

Apenas termino de correrse el brazo en su culo fue extraído por completo de un fuerte jalón que de nuevo hizo sentir a Benett que le arrancaban la vida por su ano. Lo que hizo que diera de nueva cuanta un fuerte grito.

-“AAGGGGHHHHHAAAAA”. Grito Benett.
-“¿Vaya no aprendes verdad?” Dijo el enmascarado.

Acto seguido con su brazo y mano escurriendo lubricante y mierda del interior de Benett se despojo de arnés aun con el gran dildo, para luego despojarse de su trusa color negro, los ojos del agotado y adolorido Benett se abrieron grandes, al ver que en la entrepierna del encapuchado no había genitales masculinos sino femeninos, una rajita perfectamente depilada de gruesos labios quedo a la vista del sorprendido Benett.

El encapuchado no era hombre como hasta ese momento Benett creyó sino que era una mujer, pero sin senos, de hecho todo su cuerpo gritaba y dictaba que era masculino excepto su entrepierna, ella entonces se subió sobre Benett tomo su pene y lo dirigió hacia la entrada de su vagina, con una mano sostenía su aun duro pene y con la otra se abrió sus labios vaginales, apenas se introdujo el glande de Benett se dejo caer, los huevos del adolescente rebotaron contra sus nalgas.

-“AAAAGGGGGGHHHH”, Gruño Benett.

Aquello que le hacía perder la virginidad que tanto anhelaba, además de placer le causo dolor, su pene entro fácilmente su vagina estaba empapada por dentro, pues se había corrido ya dos veces mientras torturaba al adolescente, los sentones que ella le daba a Benett mientras lo cabalgaba pronto dejaron de ser placenteros, aquella dura como salvaje cabalgata se prolongo por varios minutos casi 20 hasta que de nuevo, el pene de Benett comenzó a palpitar, el adolescente estaba tan preocupado por el placer y dolor que estaba sintiendo que no ser percato de la afilada tijera que ella tenía en una de sus manos.

Los ojos de Benett se cerraron cuando comenzó a correrse de nuevo, su ano palpitaba con fuerza, mientras su pene de nuevo arrojaba chorro tras chorro de su semen llevando el interior de la vagina que de un sentón se trago todo su miembro, estaba obteniendo placer pese a todo de un modo que nunca pensó que fuese posible como Benett paso del éxtasis al agónico dolor de nuevo, sus ojos se abrieron para ver con horror como ella le había cercenado el pene con una tijera, su pene cercenado aun estaba en su interior chorreando semen y sangre por el lado del corte.

Lo mismo el muñón que le quedo, Benett ni siquiera grito, no pudo fue como si todo el aire de sus pulmones se congelara, todo su cuerpo se sacudió y se desmayo pocos segundos después.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó en una cama apenas un catre desnudo encadenado por el cuello su pene había desaparecido, era un eunuco a los 16 años lo único que quedaba de su virilidad eran sus huevos que pasarían a hacer una maldición que pronto iba a descubrir.

Benett estaba en la casa de aquel hombre o mujer, no sabía lo que era, desnudo listo para comenzar su nueva vida como uno más de sus esclavos, hasta que se cansara de el fuese vendido o muriera.

Todos ahí eran esclavos eunuco, cada tanto eran llamados por aquel hombre o mujer para tener toda clase de sexo o ser torturados, no complacerlo significaba sentir mucho más dolor del que ya habían sentido, pero aquello era cosa común para los asistentes al “Burdel Excepcional”.

Continuara…   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ZORAYA LA TRAV

Siguieron a la distraída Zoraya que iba escuchando música con sus audífonos puestos, cuando caminaba por una calle solitaria, la camioneta de Lorenzo se detuvo a su costado y dos de sus amigos tomaron a Zoraya de los brazos y la metieron tan rápidamente a la camioneta que ella no tuvo tiempo de reaccionar, luego la camioneta arranco a toda prisa, perdiéndose entre las calles de la gran ciudad, Lorenzo y compañía con Zoraya, condujo hasta una bodega de su padre que usaba para sus fiestas......


ZORAYA LA TRAV
siguieron a la distraída Zoraya que iba escuchando música con sus audífonos puestos, cuando caminaba por una calle solitaria, la camioneta de Lorenzo se detuvo a su costado y dos de sus amigos tomaron a Zoraya de los brazos y la metieron tan rápidamente a la camioneta que ella no tuvo tiempo de reaccionar, luego la camioneta arranco a toda prisa, perdiéndose entre las calles de la gran ciudad, Lorenzo y compañía con Zoraya, condujo hasta una bodega de su padre que usaba para sus fiestas.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [BALLABUSTNG] [VIOLACIÓN] [SECUESTRO] [HUMILLACION] [TORTURA]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Aquella tarde Zoraya de 20 años rubia natural caminaba por la calla con sus altos tacones color rosa, regresaba de una entrevista de trabajo en la que no le fue muy bien, no muy lejos de ella una panda de varios hombres entre 25 y 27 años bromeaban adentro de la camioneta de Lorenzo, que era hijo de uno de los hombres más ricos de la región al ver a la linda Zoraya les dijo a sus amigo.

-“¿Hey chicos quieren pasar un grandioso rato, con esa rubia?” Pregunto Lorenzo
-“¡SSIIIIIII!” Fue la respuesta de todos.

Acto seguido siguieron a la distraída Zoraya que iba escuchando música con sus audífonos puestos, cuando caminaba por una calle solitaria, la camioneta de Lorenzo se detuvo a su costado y dos de sus amigos tomaron a Zoraya de los brazos y la metieron tan rápidamente a la camioneta que ella no tuvo tiempo de reaccionar, luego la camioneta arranco a toda prisa, perdiéndose entre las calles de la gran ciudad, Lorenzo y compañía con Zoraya, condujo hasta una bodega de su padre que usaba para sus fiestas, orgias entre otras cosas era muy grande y aislada.

Zoraya fue bajada de la camioneta luchando, gritando y pataleando, entre varios tuvieron que sujetarla para llevarla hasta un sillón, ahí Lorenzo hizo que la depositaran, Zoraya iba a ponerse de pie cuando Lorenzo le apunto con un arma, y le dijo.

-“Mira ricura más vale que cooperes si no quieres terminar muerta enterrada en aquella fosa de concreto”. Dijo Lorenzo señalando con la boca del arma que sostenía una fosa de concreto detrás de Zoraya.

Lo que hizo que ella se quedase sentada quieta, atemorizada en el viejo y mal oliente sillón, fue entonces que todos mirándola con ojos de lujuria, ella temió lo peor.

Lorenzo le dijo luego de unos tensos segundos.

-“Ahora te vas a desnudar para nosotros ricura y más vale que obedezcas sin objetar nada”. Dijo Lorenzo.

Zoraya se le quedo mirando como suplicándole que no la sometiera a semejante humillación, pero Lorenzo al ver que ella solo se le quedo mirando le grito apuntando el arma a su frente.

-“VAMOS QUE ESPERAS MALDITA PUTA DESNUDATE”.  Le grito Lorenzo a Soraya.

Que aterrada, no tuvo más remedio que ponerse de pie, comenzó quitándose  su blusa rosa, dejando a la vista su sostén (corpiño) de color blanco, luego se despojo de su falta, también rosa, dejando sus medias sostenidas por un liguero blanco a la vista de todos, lo mismo que su pequeña tanga de color negro, temblando se despojo de su sostén para revelar un pecho plano coronado por dos pequeños pezones.

-“Esta puta es mas plana que una tabla”. Dijo Lorenzo.

Lo que provoco que todos sus amigos rieran, haciendo sentir a Zoraya muy humillada, ella se quedo ahí tratando de cubrir su cuerpo casi completamente desnudo con sus manos pero al ver que no se despojaba de su Tanga, Lorenzo ordeno dos de sus amigos.

-“Sujeten a esta puta un momento muchachos”. Ordeno Lorenzo.

Lorenzo se acerco a Zoraya y la manoseo por unos segundos antes de tomar su tanga con sus fuertes brazos y con fuerza  hizo girones su prenda intima, ante un grito de desespero de Zoraya.

-“¡NOOOOoooo!”. Grito Zoraya.

Lorenzo dio unos pasos hacia atrás y sus ojos se abrieron grandes al ver un pequeño pene y un par de pequeños huevos que pese a su tamaño eran sin embargo genitales masculinos, aquello fue como si se hubiera sacado la lotería con sin igual algarabía en su voz se aparto para que los demás vieran la entrepierna desnuda de Zoraya mientras decía.

-“Miren no es una puta sino un putito invertido”. Dijo Lorenzo.

De nuevo las risas de sus amigos causaron una gran humillación en Zoraya que se sentía vejada, expuesta y estaba a punto del llanto al pensar en lo que estaba por venir, y no estaba tan equivocada, Lorenzo aprovechando que ella estaba aun sujetada por dos de sus amigos, le propino una tremenda patada en sus pequeños huevos que hizo que Zoraya casi vomitara su almuerzo al caer al suelo para revolcarse de dolor, como nunca antes en su vida.

Entre todos la levantaron, se sacaron sus penes e hicieron que Zoraya aun adolorida por la tremenda patada propinada en sus huevitos comenzara a chupárselas uno de ellos le toco las nalgas para luego decir.

-“Dios esta putita si está muy buena”. Dijo uno de los amigos de Lorenzo.

Aquellos manoseos se prolongaron por largo tiempo hasta que de nuevo Zoraya quedo revolcándose en el suelo producto de una nueva patada en los huevos, de pronto Lorenzo la tomo del cabello y la jalo rápido hacia el sillón, Zoraya de pronto sintió un dedo entrando por su culito virgen, le dolió y grito, pero Lorenzo no tenia delicadeza alguna lo metía rápido y brutalmente luego lo saco para meter dos dedos de golpe mientras la nalgueaba, Zoraya trataba de huir de él, pero él la jalaba de la cintura con un solo brazo.

Lorenzo que iba con bermuda de bolsas gris azulado se lo bajo, Zoraya  en eso sintió que la levanto dejándola con la cara sobre el respaldo del sillón y el asiento, con sus nalgas expuestas al aire, súbitamente Zoraya sintió que intentaba penetrarla, grito y pataleo, intentando bajarse del sillón pero Lorenzo comenzó a nalguearla, no pudo hacer mucho, tardo unos 20 segundos en comenzar a penetrarla, Zoraya sintió el peor dolor de su vida, comencé a llorar y a gritar mientras escuchaba las risas y vítores de los amigos de Lorenzo. Quien le dijo.

-“Estas muy estrecha puta, no puedo entrar”. Dijo Lorenzo.

Saco un poco su dura erección de 19 cm que tenía en su culo la levanto de los cabellos y la arrojo sobre el apoya brazos del sillón quedando sus nalgas aun más expuestas con la cara casi tocando el suelo, Lorenzo tomo un poco de crema y se embarro su endurecido miembro, se acercó a ella y le dijo al oído tomándola de los cabellos

-“Ahora si puta vas a saber lo que es hombre de verdad”. Dijo Lorenzo.

Zoraya supo que no iba a poder evitar que la penetrara y se quedo inmóvil como toda una perra de pronto el verdadero mayor dolor de su vida la golpeo, todo el grueso pene de Lorenzo entro en ella sin piedad, la jalo del cabello y comenzó a bombearla con brutalidad como un animal ella lloraba y gritaba, sus gritos se escuchaban como si estuvieran matando a una persona, y no era para menos la estaban violando brutalmente por aquel gran pene, “si a las mujeres les duele la primera vez imagínense a por el culo”.            

Zoraya lloro, grito y suplico. su agonía duro por 30 minutos en ese tiempo, completamente empinado y con todo el gran miembro de Lorenzo en su interior sintió como chorros calientes brotaron y llenaron sus entrañas, Zoraya supo que había terminado, demás por sus alaridos de placer que él dio, Lorenzo saco su pene y ella quedo rendida sobre el reposa brazos del sillón, Lorenzo le levanto la cabeza tomándola de los cabellos para decirle

-“Tienes el culo como toda una zorra virgen o debo decir ex virgen”. Dijo Lorenzo lo que provoco que todos sus amigos rieran.

Zoraya sentía su recto lleno de su leche y en eso no pude contenerlo más en su interior salió con algunos gases, sangre y excremento, Lorenzo lo vio y le dijo te mereces una propina tomo.

Tomo un billete lo enrollo y se lo metió por el culo, para empujarlo con sus dedos. Se subió su ropa interior y bermuda, pero al poco tiempo Zoraya sintió mientras aun estaba ahí tirada sobre el sillón, ultrajada y violada, las manos de uno de los amigos de Lorenzo lo primero que dijo fue decir
  
-“Miren Lorenzo hizo que se cagara la puta”. Dijo aquel hombre.

Todas la miradas se fueron al ano de Zoraya que se sentía humillada como nunca antes, apenas podía ver quien era quien la manoseaba pero sintió como se sacaba su pene, tardo unos 30 segundos y ya la estaba penetrando, ya no sentí dolor su pene era más pequeño que el de Lorenzo, Zoraya no sabía  cuánto tiempo paso, pero todos la violaron y terminaron dentro de ella, al final ellos la dejaron atada hasta que se quedo dormida, agotada y expulsando semen de su ano.

Zoraya se despertó amarrada a una columna sentía algo en su interior, le habían metido por el ano varios vibradores tipo bala y un consolador de los que expanden con una válvula, los vibradores estañan activados y sus controles pendían entre sus piernas, las cuales estaban muy abiertas con un larga barra de metal separando sus piernas, dicha barra estaba sujeta a sus tobillos con cinta de embalar. Uno de los hombres dijo.

-“Miren la puta ya despertó”. Dijo una voz.

Unos minutos después Lorenzo vestido y con una gorra colocada hacia atrás, se acerco a Zoraya, para tomar una válvula de aire color negro que colgaba entre sus piernas, luego de apretarla un par de veces dijo.

-“Veamos cuanto resiste esta putita antes de venirse y que su próstata reviente”. Dijo Lorenzo.

Para ese momento el pene de Zoraya que era minúsculo ya tenía una erección de 9 cm, de el caían grandes gotas de liquido pre seminal, sus huevitos encogidos y no desarrollados por la ingesta de hormonas femeninas desde los 14 años, estaban contraídos en la base del pene de Zoraya, quien poco a poco comenzó a sentir como una gran opresión se formaba en su interior, con cada apretón de la válvula negra, Zoraya se estremecía, aunado al estimulo de los vibradores en su interior.

Aquello continuo por varios minutos hasta que su pequeño pene comenzó a palpitar estaba por llegar al orgasmo, sus próstata estaba siendo oprimida enormemente, de pronto ella grito.

-“ALTO BASTA, YA NO MAS, ¡NOOOOO!” Grito Zoraya.

Al tiempo que de su pene salieron expulsados tres fuertes chorro de semen, pero Lorenzo no se estaba satisfecho, continuo apretando la válvula, Zoraya se retorcía y gemía de dolor, uno minutos más tarde se corrió de nuevo aunque ya no tan abundante y explosivamente como la primera vez, para cuando se corrió la tercera vez lo que salió de su pequeño pene fue sangre ya no semen, en ese momento Lorenzo apretó un par de veces más y antes de alejarse, le propino tres fuertes patadas en los huevitos Zoraya que casi la llevaron al desmayo.

Cada unos de sus amigos e incluso Lorenzo tomaron turno para patear los huevitos de Zoraya, para cuando terminaron la eterna sesión de ballbusting extremo con ella, su escroto estaba hinchado al triple de lo normal con sus dos huevitos reventados por completo en su interior con ella desmayada amarrada aun a la columna, con sangre goteando de su pene desinflado para ese momento.

Luego de aquellos todos se pusieron a beber hasta quedar complemente inconscientes de lo borrachos que quedaron, Zoraya se despertó en la madrugada, su pene había hecho que sus retenciones que eran de cinta se aflojaran, con mucho esfuerzo logro liberar sus brazos para poder extraer el enorme dildo de su ano, así como los vibradores, algunos aun funcionando, mientras los extraía, sentía correr sangre por sus piernas, estaba agotada y muy adolorida.

Zoraya se quito sus tacones para no hacer ruido, apenas podía caminar, vio a sus secuestradores, violadores y torturadores regados por todas partes privados por completo de lo borracho que estaban aquel lugar olía a alcohol y semen, Zoraya estaba más que enojada quería venganza y en eso en una mesa vio una tijera, a su mente llego una forma ideal para vengarse de esos malvados y malcriados junior de una forma que nunca olvidarían y que el dinero de sus padres no podría remedia jamás.

Zoraya a gatas pues apenas podía caminar, uno a uno les fue descubriendo sus entrepiernas, dejando sus penes a la vista, lo tomaba y de un rápido corte se los cercenaba con la tijera, para colocarlos en un lado en donde pronto hubo un montoncito de penes cercenados, dejo de ultimo a Lorenzo que apenas de percato cuando ella le abrió y bajo su bermuda, incluso le acaricio su paquete por encima de su ropa interior antes de bajarla hasta sus rodillas.

Luego ella se inclino y le susurro al oído del inconsciente Lorenzo.

-“Esto es lo que se merece un perro violador como tú”. Le dijo Zoraya.

Acto seguido levando el pene de Lorenzo y se lo cerceno, el cuerpo del joven hombre se sacudió por unos segundos antes de quedar inmóvil, Zoraya aun no terminaba, tomo el dildo inflable y se lo introdujo por detrás a Lorenzo para comenzar a inflarlo, hasta que de el muñón aun sangrante que fie lo que quedo de su pene, broto el semen, y no parto hasta que además de semen broto sangre por la uretra cercenada, señal de que la próstata de Lorenzo era también historia.

Zoraya introdujo los penes cortados en su bolso que encontró tirado en el piso, se vistió y paro la hemorragia de su ano con papel higiénico y se marcho, se llevo su camioneta que abandono cuando estaba ya de nuevo en una zona transitada de la ciudad, luego despareció nadie volvió a saber de ella ni donde está.

Lorenzo y sus amigos se despertaron para encontrarse castrados sin sus penes, Lorenzo creyó morir al verse despojado de su miembro viril, incluso tuvo que ser internado en un hospital siquiátrico por seis meses para controlar sus impulsos suicidad pues no quería vivir sin un pene, con incontinencia urinaria por el resto de sus días al no tener próstata, además de siempre estar deseoso de correrse sin poder hacerlo ni por estimulación anal o normal aquello en si mismo era una tortura perpetua.

Lorenzo termino suicidándose dos años después luego de salir del hospital siquiátrico arrojándose por un precipicio con su auto, en una nota que dejo dijo.

-“papá perdón pero no pudo vivir siendo un vil patético eunuco”. Dijo en su nota Lorenzo.  

El padre de Lorenzo aun busca a la responsable de lo sucedido a su hijo sin pensar que el responsable de todo fue su propio hijo desde un principio el solo quiere venganza de “Zoraya la Trav”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RICO BOCADITO

Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra......


RICO BOCADITO
Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ZOOFILIA] [GORE]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra era una manjar de los dioses para los hombres.

Pero Riana tenía un secreto era una de las mejores asesinas a sueldo que se podría contratar, usando sus encantos femeninos como sus habilidades no había objetivo que no pudiera alcanzar, trabajaba desde los 17 años, su primer objetivo fue también el hombre que la desvirgo, esa noche lluviosa en su lujoso penhouse solo portando una pequeña tanga negra sobre el diván recordó aquello por alguna razón cada aniversario lo recordaba, dicen que el primer hombre que convierte a una chica en mujer nunca se olvida y menos si además es tu primer asesinato.

En aquel entonces de Riana de 17 años paso todo los controles para llegar a Victor Andrade, uno de los más poderosas capos de la droga en su momento, quien deseaba una belleza para tener una grandiosa noche de placer, ambos cenaron una exquisita cena antes de que Victor condujera a Riana ya con unas tetas casi del tamaño que poseía en la actualidad hasta la lujoso como elegante habitación con una gran cama con sabanas de seda, con bordados en oro de 24 kilates, aquello era más lujoso que un hotel de cinco diamantes. Me llego el producto en tiempo y en forma la verdad me gusto que llegase muy rápido además el producto es muy bueno, dura 4 horas y se controla música y volumen genial

Riana de pronto se le fue  encima a victo y lo besa, pretendiendo un ímpetu juvenil que agrada al maduro hombre fornido  cuando por fin se separaron Victor la toma de la cintura para atraerla hacia él y de nuevo besarse apasionadamente, la tumba en la cama para comenzar con los toqueteos por todo el cuerpo de la bellísima Riana, le tocaba los senos que estaban guardados por su ajustado vestido de una sola pieza de color negro que Victor sin mayor problema le quito lo mismo que su delicado sostén (corpiño) de encaje negro para admirar los ya erectos pezones, emocionados y pidiendo que se los comiera.         

Lo Victor comenzó a hacer de inmediato lo que hizo que ella empezaba a gemir, sus gemidos eran fingidos aunque estaba sintiendo muy rico su mente estaba concentrada en cómo realizar su tarea no tenia arma alguna pero luego vio pensó en algo, mientras Riana pensaba comenzó a tocarle por encima del pantalón su pene para excitarlo por su parte también tocaba su entrepierna pero por arriba de su tanga, pasaron un largo rato besándose, acariciándose y con Victor degustando de sus senos hasta que ambos no podían más, Victor se separo de ella solo para quitarse la ropa para quedarse con un bóxer blanco en el que se notaba debajo una tremenda erección

Riana casi le arranco el bóxer para poco a poco empezar a darle un oral que solo en sueños él había sentido, por su parte Victo comenzó a lamber su rajita rosada abriendo sus labios vaginales aspirando su rico olor sintiendo como se mojaba mucho y empezó a meter un dedo dentro de ella mientras ella se retorcía cuando Victor lambio su clítoris, Riana ya no pensaba solo disfrutaba, le excitaba aquella situación al saber que pronto acabaría con aquel hombre.

Aquello continuo hasta que Victor le metiera un dedo más, lo que hizo que Riana comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un orgasmo gigantesco donde sus dedos fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que Victor no pensó que fuera posible algo así le encanto ver como aun podía llevar a una jovencita a ese grado de placer y excitación.       

Riana a un sintiendo espasmos dentro de su vagina se levanto hizo que Victor se acostara boca arriba en la cama para de nuevo empezar a darle una rica mamada como una experta aunque duro muy poco, se levanto de repente y se sienta en el soltando un gemido que todo en la mansión escucharon, ella comenzó a cabalgarlo aunque de manera lenta Victor se levanto de tal manera que ella no se moviera mucho pero que le entraran todos sus 22 cm en ella, Riana no tardo en volver a explotar en un orgasmo que hizo que sus pezones pareciera que iba a explotar Victor se levanto para posicionarse encima de ella para comenzar un bombeo con todas sus fuerzas, disfrutando de lo mojada que ya estaba, bombeo hasta que no pude más, mientras chupaba los pezones y cuello de ella, que dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando

-"Adentro no, adentro no". Dijo Riana.  

Victor apenas logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado, el primer chorro le llego a las tetas, el resto simplemente quedo sobre su vagina en la parte de afuera, monte de Venus completamente depilado y plano abdomen.

Ambos cuerpos bañados en sudor quedaron jadeantes pero muy satisfechos, Riana tomo la cabeza de Victor y lo beso para luego con un movimiento rápido quebrarle su cuello y espina dorsal matándolo en el acto, el pene de Victor ya muerto aun estaba duro cuando murió, palpito y se vino con fuerza de nuevo, aquello fue el fin de aquel hombre, Riana se vistió y salió, le dijo a sus hombre que su jefe estaba muy cansado y que no lo molestaran hasta el día siguiente.

Riana desde entonces ha asesinado a muchos más hombres, primero los lleva al paraíso y luego los mandaba al infierno.

Sus remembranzas fueron interrumpidas cuando su teléfono sonó, Riana dejo de jugar con sus labios vaginales, se limpio sus dedos ya mojados de sus juegos y contesto era un nuevo trabajo debía matar al hijo junior de un político que estaba dando mala imagen al partido, debía hacerlo parecer un accidente, Riana era buscada por la policía de 25 naciones pero era la maestra del disfraz, aunque esta vez las cosa no salieron como ella tenía planeado, todo fue una trampa desde el comienzo, ella fue atrapada colocando el dispositivo con el que iba a controlar el auto de lujo de su objetivo.

El juicio fue rápido y fue condenada a solo seis años lo que por supuesto le extraño, pero le alegro, lo que no entendía es que iba a pasar seis años en el mismo infierno, ella fue llevada a una prisión especial al llegar fue llevada a una enfermería estaba desnuda sobre la camilla con ruedas, ahí sus piernas fueron colocadas sobre estribos y un médico le inyecto directamente en su clítoris algún tipo de sustancia lo mismo en sus labios mayores y finalmente antes de una última inyección le dijo.

-“Bienvenida a tu peor pesadilla linda”. Dijo el médico.

Luego todo se le puso negro a Riana pues perdió el conocimiento como efecto de la última inyección recibida en su brazo izquierdo, Riana se despertó sin saber cuánto tiempo había pasado, estaba desnuda con sus brazos fuertemente sujetados con apretados grilletes de acero inoxidable que mantenían sus brazos en alto, su pierna derecha estaba extendida y casi vertical a un lado mientras su pierna izquierda apenas lograba tocar el suelo también con grillete en su tobillo que impedía que pudiera cerrar sus piernas.

Estaba en una gran habitación, sin nada más que ella, no parecía una celda ni siquiera una puerta se apreciaba, de pronto una de las paredes se volvió un gran espejo lo que hizo que Riana pudiera observarse por completo, sus ojos de abrieron grandes al ver que donde antes su lindo sexo estaba ahora colgaban un pene y un par de huevos pesadamente, aquel pene que sobresalía de su pelvis pese a estar en reposo era de buen tamaño y el escroto caía pesadamente con dos impresionantes testículos en su interior, lo que alguna vez fue una vagina ahora era un pene y huevos enormes.

Riana pocas veces había visto genitales masculinos de ese tamaño, de pronto el espejo volvió a ser una pared una pequeña puerta de un metro de alto por 45 de ancho apareció por la entro un perro de la raza Pitbull, de color negro que se le acerco a Riana lentamente, cuando llego a donde ella colgaba se le quedo mirando sus pesados huevos y pene que puso muy nerviosa a Riana, luego el perro estiro el hocico para colocarlo entre sus nalgas olfateando su ano, que hizo estremecer a Riana.

Luego el perro saco su larga lengua y comenzó a lamber los grandes huevos que colgaban frente a él, el pene comenzó a crecer de manera involuntario los ojos de Riana se maravillaron por el tamaño que este alcanzo en pocos segundos unos 29 cm casi tan grueso como uno de sus brazos y muy firme noto como un liquido transparente comenzó a brotar de la punta y de pronto sus ojos de tornaron blanco y todo su cuerpo se sacudió cuando el perro clavo sus colmillos en su escroto y comenzó a tirar, girando la cabeza hasta que termino por arrancarle su escroto dolorosamente.

-“AAAAAAAAAAAAGGGGGG”. Grito Riana con todas sus fuerzas.

Nunca antes había sentido un dolor así, fue como si le arrancaran el alma, sentía la sangre correr por sus piernas, goteando en el suelo mientras el perro devoraba su escroto con su contenido, cuando acabo, la atención del perro se tormo sobre su aun endurecido pene que habia lanzado dos enormes disparos instantes antes de que el perro le arrancara sus huevos, Riana se aterro trato de detener con palabras al perro pero nada pudo evitar que las fauces del can se cerraran sobre su pene hasta que se  lo arranco de tajo.

-“AAAAAAAAAAHHHHHHHH”. Riana dio un alarido de dolor.

Luego se desmayo.    

Para cuando Riana se despertó de nuevo un pene y escroto con dos pequeños testículos en su interior ya estaban de nuevo creciendo en su entrepierna, estaba en una habitación en solitario, apenas recibía comida y bebida tres veces al día, pero no tenía contacto con otra persona, a las dos semanas de su experiencia con el perro ya Riana de nuevo portaba un pene y huevo incluso más grandes que los anteriores, intento jugar con su pene por más que lo intento no pudo lograr una erección.

Algunos días después de nuevo Riana estaba en la misma habitación donde fue mutilada por aquel perro esta ve estaba sobre cuatro soportes bajos tomándolos con sus rodillas y codos, sus piernas bien separadas y con algo chorreando de su ano, de pronto la puerta de antes de abrió para dejar entrar a un enorme pastor alemán, que de inmediato trotando alegremente se acerco a Riana, que al verlo acercar tembló de miedo, su pene comenzó a ponerse duro por alguna razón, su pene incluso quedo más grande que antes, su glande le dolía de lo hinchado que quedo.

Sus pezones también comenzaron a erectarse, toda ella se estaba excitando, todo su cuerpo se estremeció casi hasta llegar al orgasmo cuando la lengua del gran perro comenzó a lamer entre sus nalgas, probando lo que emanaba de su ano, el perro lamio su ano por varios minutos hasta que de pronto sintió las garras del animal rasguñar su espalda y la baba caer sobre ella, de pronto sintió el pene en erección del perro tratando de entrar en ella, lo que la aterro y trato de hacer que el animal se bajar de ella.

Pero con cada movimiento el pene del perro se acomodaba mejor y en uno movimiento de su pelvis el pene logro vencer la resistencia de su ano y entro por completo en su interior, hasta que Riana sintió los huevos del perro golpear los suyos propios que colgaban entre sus piernas.

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Riana.

El perro comenzó a poseerla literalmente como si fuese una perra, sus jadeos los podía escuchar cerca de su oreja, así como sentía sus desesperados embistes, fue doloroso pero placentero luego de algunos minutos del pene de Riana en erección completo brotaron tres disparos de semen que le provocaron un intenso orgasmo su primero orgasmo con un pene, fue diferente a los que sentía cuando tenía una vagina.

Fue un orgasmo concentrado que se extendió por su cuerpo desde la punta de su glande, el perro la siguió penetrando unos minutos hasta que se vino dentro de ella aullando, cuando por fin se bajo de ella pensó que todo había terminado, pero el perro ahora tenía hambre de pronto Riana sintió como el perro lamio su gran escroto, lo que la hizo temblar de miedo, iba a decir algo cuando sintió los enormes colmillos del perro clavarse en su bolso de piel.

El perro le desgarro el escroto dejando sus dos pesados huevos colgando entre sus piernas sostenidos por los conductos que los conectaban a su cuerpo, el perro ataco primero su testículo derecho, arrancándolo, Riana dio un alarido de dolor.

-“AAAAAAAGGGGGG”, Grito Riana.

El dolo fue tan intenso que apenas noto que de su pene broto otro gran disparo de semen, luego cuando el perro termino con su primer testículo le arranco el segundo, para luego seguir con su pene que estaba en completa erección esta vez no le fue arrancado de por completo como la vez pasada sino que el perro se lo comió en tres partes, aunque para el tercer mordisco del perro Riana ya estaba sin sentido.

Aquella era la rutina cada dos o tres semanas Riana era llevada a aquella habitación en donde sus genitales masculinos eran devorados por algún animal incluso una vez su pene y huevos con todo y escroto fueron devorados por una cardumen de pirañas carnívoras, sentir todos esos pequeños peces con sus afilados dientes devorando su pene y huevos fue lo peor del mundo, para cuando Riana fue liberada de nuevo con una vagina entre sus piernas su mente estaba deshecha.

Había envejecido 15 años en solo seis, su belleza se marchito lo mismo que su mente, apenas podía recordar su nombre y el solo ver a un perro o gato le hacían sufrir los más intensos ataques de pánico, termino por ser internada en un hospital siquiátrico aislada de todo mundo, aterrada que de nuevo despertara en aquella habitación atada y con grandes genitales masculinos listo para ser devorados por algún animal que deseaban esos generosos genitales como un “Rico Bocadito”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INNECESARIAS

Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla......


INNECESARIAS
Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla, Inga fue arrestaba de inmediato.

En un futuro no muy lejano las relaciones gay o todo comportamiento no heterosexual es considerado inadecuado, impropio y se castiga severamente. Tres días después de su arresto aun con la ropa que portaba Inga fue presentaba ante el juez que solo le tomo 20 minutos condenarla a que fuese llevada a él hospital “Santana” que era un hospital siquiátrico para que fuese sometida a un tratamiento experimental para acabar con sus tendencias sucias que al parecer llevaba, ella imploro comprensión de la corte pero no obtuvo nada fue conducida a un auto y llevada al hospital.

En el hospital fue Inga fue recibida por la directora quien estaba dirigiendo un nuevo programa para corregir las desviaciones sexuales en hombres, por lo que apenas llegar fue conducido a la su oficina ahí sentada frente a la atractiva rubia de caderas anchas Inga recibió un pequeño puñado de reglas además de un algunas instrucciones luego fue llevado a su habitación donde fue despojada de toda su ropa incluida la pequeña tanga que usaba dejando sus pequeños testículos al descubierto pero los guardias se sorprendieron al ver que su pene era de buen tamaño, ellos rieron como si supieran algo.

Inga fue obligado a usar como únicas prendas un ajustado bóxer blanco y una camiseta sin mangas tipo sport también blanca, por varios días acudió a platicas grupales y le fueron administrados algunos medicamentos pero lo único que deseaba era salir de ahí, irse lejos y perderse de nuevo del sistema para poder seguir viviendo como quería en libertad absoluta, planeo su huida analizando posibles rutas de escape cuando se sintió lo suficiente preparada ejecuto su plan, pero no llego muy lejos apenas dejo el edificio del hospital se encontró con que este estaba rodeado por la parte de atrás de un alto muro.

Aquello parecía más una prisión que un hospital, Inga fue rápidamente apresada de nuevo pero esta vez no fue llevada a su habitación sino al sótano a penas celdas de castigo y le fue colocada una camisa de fuerza, pero antes fue desnuda las correas de la camisa de fuerza, corrían por los lados de su pene y testículos introduciéndose como el hilo de una tanga entre sus nalgas para conectarse con la parte de atrás de la camisa de fuerza, ella fue dejada en aquel lugar por dos días, apenas le llevaban comida y agua cada tanto.

Uno día los guardias llevaron a Inga hacia una habitación en donde la directora del hospital los estaba esperando con un ajustado vestido que remataba en la parte de abajo en una pequeña minifalda, la directora se le quedo mirando la entrepierna a Inga los guardias solo hicieron muecas y a una seña de la directora se marcharon dejándola sola con Inga que aun tenia la camisa de fuerza puesta con sus genitales expuesto, vulnerables y hasta algo alzados por las correas que cruzaban por entre sus piernas hasta su espalda, que le estaban haciendo daño.

La directora acorralo a Inga contra el muro, casi cae al suelo cuando su botas de color gris que portaba resbalaron, afortunadamente su espalda se apoyo contra el muro en ese momento la directora metió a toda prisa una de sus piernas entre sus piernas que Inga apenas tuvo tiempo de cerrarlas, cuando sintió la mano de ella tomar su pene, sin circuncidar, todo su cuerpo se estremeció cuando sintió que su mano se cerró sobre su pene.

-“Sabes el consejo del hospital ha decidido que lo mejor en tu caso es que seas una mujer, por eso es que ya no vas a necesitar de esto”. Dijo la directora refiriéndose a su pene.

-“¡No, por favor no me quite mi pene!” Suplico Inga.
-“Lo siento pero los papeles con tu nueva identidad como Inga Suarez, ya fueron validados”. Le respondió la directora.

Antes de que Inga pudiera hacer algo para suplicar de nuevo la directora le inyecto algo en el cuello que le hizo la capacidad de hablar, Inga apenas podía emitir pequeños sonidos, apenas gemidos, antes de que Inga comprendiera que estaba pasando sintió una punzada en la base de su pene, que le hizo quedar inmóvil por unos segundos.

La mano de la directora no tardo en continuar manipulando su pene hasta que este respondió a los estímulos, algo raro pasaba pensó Inga, su pene nunca había reaccionado con ninguna mujer, pero aquella mano logro que ninguna había logrado en toda su vida, hacer que tuviera una gran y fuerte erección, la punta de su glande no tardo en comenzar a arrojar liquido pre seminal, empapándolo por completo gracias a la acción de su prepucio bajando y subiendo gracias a la mano de la directora sobre su hinchado glande de un morado leve.

Inga comenzó a excitarse y un pequeño gemido de placer se le escapo, la directora noto su evidente excitación y se coloco de cuclillas frente a ella, siguió bajando y subiendo su prepucio por su glande, hasta que de súbito le dio un largo lengüetazo a la parte baja de su glande que hizo que Inga se estremeciera por completo en ese momento la directora se introdujo tres cuartas partes del rígido pene de 24 cm en su boca, haciendo que Inga viera las estrellas de placer todo su cuerpo tembló y un escalofrío placentero subió por su columna hasta su cabeza. 

Las manos de la directora comenzaron a jugar con sus testículos que colgaban distendidos debajo de su pene como un par de campanitas que debían ser balanceadas para escuchar su dulce sonido, lo que por supuesto incremento el placer de Inga, antes de que lo supiera un dedo de la directora comenzó a hurgar entre sus nalgas hasta dar con su ano, la directora lo retiro para llevarse el dedo a la boca y dejarlo bien mojado de su saliva para regresarlo a su ano e introducirlo hasta tocar la próstata de Inga que de nuevo se estremeció, tuvo que apretar su piernas para no venirse del placer que sintió.

Algo que a la largo se arrepentiría pues esa fue la última oportunidad que tendría Inga de correrse aun con un pene y sentir placer, de pronto el placer se torno en un brutal dolor, la directora del hospital le había cortado el escroto de un solo tijeretazo a Inga, su pene lanzo su ultima carga de semen mezclada con algo de sangre a la boca de la directora, mientras todo su cuerpo se sacudía violentamente de dolor, Inga no pudo disfrutar de su ultimo orgasmo aun con un pene.

Apenas termino de correrse Inga sintió otro nuevo dolor cuando su pene en erección fue cercenado por la misma tijera que lo castro, este nuevo dolor fue más de lo que la mente de Inga podía soportar, su mente como mecanismo de supervivencia hizo que perdiera el sentido casi de inmediato, perdiendo toda consciencia de lo que sucedió después.

Inga estuvo casi un mes sedada hasta que por fin recobro la consciencia poco a poco su mente se volvió completamente lucida de nuevo, cuando lo hizo por completo se percato que tenía dos lindos senos coronados por dos lindas aerolas y pezones rosados quizás de copa “D”.

No solo eso sino ya pequeña tanga que tenia puesta cubriendo su entrepierna de color blanco, por primera vez en su vida no presentaba protuberancia alguna por el contrario delineaba una larga franja flanqueada por dos colonas aquello casi le hizo hacer llorar a Inga era un sueño y una pesadilla hecha realidad.

Varias horas más tarde la directora del hospital se presento, apenas entrar sin decir nada se despojo de toda su ropa para quedar desnuda ante Inga, para luego colocarse un arnés, que tenia incorporado en la parte de adelante un gran dildo, de unos 30 cm de largo muy realista y bastante grueso.

Se subió a la cama donde estaba Inga acostada boca arriba con los brazos y piernas extendidas, le corrió su tanguita para revelar una reluciente vagina, coloco el dildo en la entra de su nuevo sexo y sin más lo hundió en ella poniendo todo su peso en la penetración, Inga sintió un gran dolor como si un rayo le impactara cuando su himen fue desgarrado al ser desvirgada como mujer por ese dildo, el cuerpo de Inga de arqueo y se de ella se emitió un sonido mezcla entre un gemido y un alarido.

Aquello fue una mezcla entre placer y dolor, la directora inclino su cuerpo para que boca se apoderase de uno de su senos, sus dientes mordieron uno de los nuevos pezones de Inga, que lanzo un largo gemido, la directora soltó su pezón para decirle.

-“Ves te dije que no tus huevos eran innecesarias”. Dijo la directora.

Al tiempo que alzo el escroto disecado con los testículos de alguna vez fueron de Inga aun en su interior, los ojos de ella se abrieron grandes y grandes lagrimas rodaron por su mejillas de un color rojo, sintiendo placer como mujer por primera vez en su vida, porque eso es lo que era desde ese momento hasta el resto de sus días.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com       




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BELA LOS OFRECE

Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo......


BELA LOS OFRECE
Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero  por supuesto a  guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo, aunque los sostenes solo los podía usar de vez en cuando.

Pero aun seguía siendo virgen en todos los sentidos, las mujeres no me atraían para nada, aunque si los hombres pero para que me penetrasen, no fue sino hasta que partí a la universidad con 18 años que comencé a vestirme ya puramente de mujer incluso me deje crecer el cabello para teñirlo de rubio, para todos en la universidad era una mujer incluso los profesores no me hablaban por mi nombre verdadero sino por el que adopte, pero cada día que pasaba sentía cada vez más ganas de estar con alguien de ser penetrada, usada y dominada como una putita.

Fue una noche previó a las vacaciones de verano ya con 19 años mientras estaba sentada bajo un árbol leyendo que mis deseos se volverían realidad, en aquel momento era una preciosa chica, que llevaba una falda roja a cuadros de estampando escoses y una blusa blanca, llevaba medias, el recogido en una cola de caballo, los labios rojos, de pronto note como un hombre se me quedo mirando de pronto se estaciono para bajar del auto, se me acerco y me dijo.

-¿Preciosa estas buscando compañía? Me pregunto.

Por alguna razón su mirada penetrante y su abultado paquete al frente de su pantalón me hicieron responder algo que nunca pensé decir.

-“¡Claro que sí!” Le dije lo más sensual que pude.

Acepte, aquella proposición, que me fue algo increíble, al escuchar su voz un poco rara mi corazón comenzó a latir de pensar si acaso el era quien por fin me haría toda una puta y él luego de algunos segundos no pudo evitar preguntar,

-¿Eres una travesti, verdad? Me pregunto algo tímidamente.

Aquella pregunta me molesto algo y le respondí

-“Soy todo lo contrario soy una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre”. Le dije.   

El se puso de pie, pensé que me iba insultar para luego irse o algo peor me prepare para defenderme de una posible agresión de su parte pero por el contrario el me sorprendió con una invitación.    

-“Vamos subamos al auto”            . Me invito él.          

No estaba segura de subir a ese auto con él.     

-¿Por qué debemos subir al auto? Le pregunte.

Su respuesta me sorprendió aun más
           
-¡Es mi primera vez sabes y me encantas, quiero perder la virginidad contigo! Me dijo aquel chico.

No supe que decir era tan perfecta la situación y en ese momento supe que no aquello era ideal además, qué más podía pedir, entonces le dije ya sentados los dos en el auto.

-¿A dónde vamos? Le dije.

Mientras le bajaba el cierre de su pantalón y sacaba mi súper erecto pene y le dije

-¿Puedo? Le pregunte.

Sin esperar respuesta me incline sobre su entrepierna para meterme su pene a la boca, era tan rico, sentir mi lengua rodear todo su glande mientras lo miraba viendo como gozaba se mordía su labio inferior de una manera tan sensual, que pensé que tendría ahí mismo un orgasmo en el auto, mientras le daba una rica mamada él se apresuro a encontrar un motel, al que ya había ido antes, entro con el auto y se cerró detrás era totalmente privado y económico,

Ya ahí, antes de entrar al cuarto lo vi comprar condones y lubricante de una máquina expendedora del lado del conductor, entrar me fui al baño para cuando regrese ya se había quitado la ropa y le pregunte

-“¿Alguna si alguna vez has penetrado a una chica como yo sin condón?” Le pregunte.

A lo que respondió que no, y sin pensarlo se volteo agarro su pene se puso de espalda y levanto mi falda jalo mi tanga a un lado lo que hizo posible que me viera mi ano y sin pensarlo hundió su rostro entre mis nalgas para comenzar a pasar su lengua sobre mi ano, fue tan rico que me grite y gemía de placer en un momento le dije ya deseosa por sentirlo dentro de mí.

-“¡Métemela por favor!”  Aquello casi fue una súplica.

El se incorporo y sin pensar más puso su glande entre mis nalgas que pronto sentí sobre mi ano ya muy bien lubricado, hizo presión y entro a mi cuevita tan calientita de un solo golpe que me hizo dar un grito y jadeando dije.

-“¡QUE RICOO!” Casi gemí.

En ese mismo instante comenzamos a movernos, me sentía en el cielo, me agarraba del cuello, para depositarme en la cama y me penetro como un animal, solo gritaba “¡QUE RICO!” y entre gemidos me dijo que nos viniéramos juntos apenas pude calmarme un poco y le dije que si, entonces me puso en la orilla de la cama y con él detrás, era tan perfecto, dado que era muy delgada me podía alzar y hacerme lo que quisiera, mido el media 1,85 y ella 1,73 era perfecto mientras estaba así me la metía  hasta el fondo, hasta que sus huevos chocaban contras mis nalgas.

Tome mi palpitante pene y comencé a masturbarme mi pene que era demasiado grande para mi gusto hasta que me vino lo que hizo que su ano succionaba su pene que no dejaba de entrar y salir de mi interior, no pudo más y se vino entre gemidos y gritos míos que eran de puro placer, él hundió su pene por completo sintiendo como mi ano le succionaba más su miembro, estaba extasiada, cuando termino de venirse se desplomo a mi lado.

Su pene aun emanaba algo de semen y estaba rígido por completo lo tome y comencé a chuparlo no creí que se viniera otra vez tan solo buscaba extraer hasta la última gota de su sabrosa como espesa leche pero logre hacer que llegase a otro orgasmo, su semen broto a borbotones, pero no saque su pene de mi boca, por lo que tuve que beberme todo su rico semen, me tuvo que parar pues sintió que le iba a explotar su glande como si le estuvieran dando descargas eléctricas en el pene casi grito de placer ¡aquello fue demasiado perfecto!

Aquella noche aquel chico me penetro se vino en mi interior una vez más, fue magnífico, aunque tuvimos algunos otros encuentros ninguno igualo a lo que sentí aquella noche, conforme pasaron los años en la universidad tuve otras parejas pero cada vez el impulso de desprenderme de lo que me colgaba entre las piernas que era para un permanente recordatorio, comenzó a formarse una mal sana obsesión por despojarme de mis genitales masculinos, para ese momento y gracias a los estrógenos que había comenzado a ingerir desde los 20 años me crecieron pequeños senos.   

Pero mi pene aun seguía del mismo tamaño, y mis deseos por masturbarme hasta correrme seguían intactos, además con 28 años había desarrollado un gusto por ser dominado, usado y hasta violado por un buen macho con una impresionante virilidad, fue en esta apoca que conocí a Ama Lucy, quien también era una transexual quien me acepto como una de sus sirvientas en su prestigioso burdel donde acudía una clientela de lo más selecta en su mayoría hombre muy atractivo como bien dotados dispuestos a pagar una buena suma de dinero para disfrutar de una buena noche de sexo anal con un transexual.

Pero los servicios de sus chicas que eran más requeridos y por los que pagaban una gran suma de dinero, era por los nulos, que gracias a la pérdida de sus genitales masculinos por completo habían desarrollado grandiosos cuerpo femeninos que atraía a muchos de los clientes pero para los miembros vip del burdel estaba reservado un manjar aun más exquisito una chica feminizada por completo es decir que le habían hecho una vagina real entre sus piernas luego de haber sido anulada, aquello costaba mucho y era un servicio muy exclusivo.

Trabaje como un año como una de las sirvientes del burdel entre mis tareas además de limpiar, arreglar y servirle copas a los clientes estaba la de darle mamadas, masturbar, lubricar sus anos y en muy raras ocasiones dejar que me penetren, una noche Ama Lucy me dijo que luego de considerarlo mucho estaba lista para ofrecerme el puesto de una de sus chicas que se iba a casar no como un nulo sino ofreciéndome una feminización completa, pero que debía ofrecer mis genitales por mí misma, sabia del ritual lo había presenciado varias veces en mi tiempo en el burdel.

-“¿Qué dices aceptar ser una mujer completa?” Pregunto Ama Lucy.
-“Acepto. ¡Sí!” Dije sin pensar llena de felicidad.
-“Prepárate, tienes la tarde libre, porque esta noche será tu ceremonia”. Dijo Ama Lucy.

Apenas estuve a solas me desnude y me masturbe frenéticamente lo necesitaba, mi pene estaba más duro que nunca antes, me debí correr como cinco veces antes de quedar satisfecha, exhausta, con mi vientre y piernas llenas de mi semen que nunca más volvería a sentir brotar de mi palpitante miembro masculino, que pese al gran placer experimentado momentos antes deseaba que se fuera para siempre.

Aquella noche miércoles el burdel permanecía cerrado todas las chicas fueron reunidas en el gran salón, Ama Lucy me hizo portar una hot pants alto de látex, que dejaba ver mis nalgas por completo, con una apertura al frente por donde mis genitales sobresalían en la base me hizo amarrar un muño negro bien ajustado, me dio también el top de sirvienta que siempre usaba y un par de medias blancas que me llegaban hasta los muslos, también me dio una charola de plata en donde descanse mis genitales expuesto, en aquel momento llevaba mi cabello teñido de rojo y corto.

Me quede parada frente a la chimenea del gran salón con Ama Lucy a mis lados sosteniendo la charola con ambas manos donde reposaban mis genitales, Ama Lucy dijo entonces viéndome severamente con sus brazos cruzados con su elegante traje sastre en color negro.

-“Vamos has tu juramento”. Ordeno Ama Lucy,

Aspira una gran bocanada de aire antes de hablar, lo cual hice de la manera más solemne posible que era capaz.

-“Juro que doy mis genitales al burdel en plena libertad y juro siempre ser fiel como obediente a Ama Lucy, quien podrá usar mi cuerpo como quiera, cuando quiera en donde ella quiera”. Dije.

Todas las chicas incluida Ama Lucy Aplaudieron al mismo tiempo mientras una de las sirvientas trajo hasta donde estaba Ama Lucy una enorme tijera de las usadas para jardinería cuyas cuchillas brillaban de lo caliente que estaban en ese momento, Ama Lucy las tomo con cuidado de los mangos de madera y se me acerco coloco rápidamente una de las ardientes cuchillas detrás de mi escroto y la otra sobre la base de mi pene y sin decir palabra alguna cerro la tijera, cercenándome mis genitales de un solo corte cauterizando la herida al mismo tiempo.

-“AAAAAAAAAAAAhhhhh” Grite de dolor.

Apenas recuerdo que Ama Lucy levanto mis genitales de la charola de plata justo antes de que cayera al suelo entre convulsiones de dolor, luego ya no recuerdo nada más.

Me desperté en un hospital privado, Ama Lucy y algunas otras amigas del burdel estaban a mi lado, estaba desnuda pero para mi sorpresa mis senos habían crecido enormemente pero eran perfectos coronados por dos lindas aerolas y carnosos pezones, mi entrepierna estaba vendada pero semanas después cuando quitaron el vendaje revelaron un vagina que era simplemente perfecta coronada por un clítoris que de solo verlo se me antojo llevármelo a la boca.

Han pasado ya seis años desde mi feminización completa y no me arrepiento de haber sido transformada en una mujer completa, los clientes que atiendo es uno por semana y son muy atractivos, todos con penes de 25 cm en erección como mínimo quienes adoran penetrarme por delante y por detrás aunque lo que más me gusta es sentir sus virilidades por detrás.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

XINARA

De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto......


XINARA
De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, un secreto que de saberse toda la sensualidad que desbordaba se disolvería en un mundo de prejuicios.

Xinara vivía sola desde hacía seis meses desde que empezó a ir a la universidad, mudándose del interior del país a la capital a una casa que fue de sus abuelos que en ese momento no estaba habitada por lo que ella la tomo como su nueva casa, todo iba muy bien, incluso ya había salido con algunos chicos con los que se había besado apasionadamente se sentía libre de sus padres por primera vez y sentía que podía hacer lo que quisiera, virgen deseaba con ardor dejar de serlo pero no se atrevía a dar ese paso.

Aquella noche sola en su habitación se despojaba de su apretado pantalón de mezclilla luego de un largo día en la universidad, frente al espejo de cuerpo completo en su habitación se despojo de su pequeña tanga blanca muy sudada, para revelar la razón por la que aun seguía siendo virgen, entre sus piernas no había una vagina sino un pene con un par de huevos colgando por debajo Xinara no nació mujer sino hombre, ella era una transexual y deseaba un cambio de sexo pero sus padres se negaban a pagarlo por lo que decidió terminar sus estudios, trabajar y costearse la operación por ella misma.

En la soledad de su habitación podía exponer sus grotescos genitales según ella, liberándolos luego de tenerlos comprimidos y ocultos la mayor parte del día, aquella noche se quedo solo con una holgada blusita color rojo y calcetines (medias) para irse a la cama estaba cansada y deseaba dormir sin imaginar todo lo que iba a pasar esa noche, dado que hacía calor Xinada decidió dormir sin taparse, con el aire acondicionado accionado, apago las luces y en cuestión de minutos estaba profundamente dormida por completo.

A eso de las 1:00 un hombre con un pasamontañas que le cubría su rostro vestido todo de negro penetro en la casa de Xinada, sin hacer el más mínimo ruido, no tardo mucho en encontrar la habitación en donde ella dormía boca abajo con su pierna semi abiertas, la poca luz que se filtraba de la calle le dejo entre ver su pene que se aplastaba contra la cama y sus huevos que descansaban sobre su pene sin circuncidar, aquel hombre sintió una rabia inmediata al descubrir que su objetivo de aquella noche no era una mujer sino un travesti, al principio pensó en matarla por aquel engaño.

Pero viendo el rosado ano cerradito entre aquellas magnificas nalgas el hombre tuvo otra idea nada buena para Xinara, se desvistió por completo quedando solo en su ajustado bóxer (calzoncillo) de color negro en la que pronto se marco una tremenda erección que el hombre obtuvo mientras se acercaba a la cama, donde plácidamente dormía Xinara sin imaginar que estaba a punto de ser atacada sexualmente por dicho hombre, el hombre con cuidado subió a la cama, con sus manos acaricio las preciosas nalgas ante él para abrirlas para admirar el lindo ano entre ellas que pese a la poca luz en la habitación era bien visible.

Xinara apenas se movió pues estaba profundamente dormida mientras aquel hombre siguió admirando su lindo ano por algunos segundos con sus manos abriéndole sus nalgas, sus ojos estaban encendidos de deseo y lujuria, y lo único que deseaba aquel hombre en ese momento era penetrarla pero no tenia certeza de que no iba a gritar al hacerlo, por lo que antes que nada se quito su ropa interior y se la coloco como mordaza a Xinara que hasta ese momento reacciono pero ya era demasiado tarde para evitar lo que ese hombre se proponía.          

Aquella seria una noche inolvidable no solo para Xinara sino también para aquel hombre que para ese momento había asegurado las manos de la joven a su espalda dejándola indefensa y a su merced, Xinara estaba asustada pero por alguna razón comenzó a sentirse muy excitada de pronto lo escucho decir.

-“Prepárate porque desde hoy serás mi puta”. Dijo el hombre.        

Ni acabo de hablar cuando empezó acariciar sus piernas mientras Xinara continuaba acostada boca abajo en la cama sintiendo el cuerpo de aquel hombre desnudo sobre ella, sintiendo su pecho peludos y su pene en erección entre sus nalgas, después de un rato de estar sobre ella Xinara comenzó a sentir su duro pene ya no restregándose entre sus nalgas sino entre ellas con sus manos el hombre le abrió sus piernas para que ella lo pudiese sentir mejor Xinara estaba llorando al pensar que iba a ser penetrada en cualquier momento era lo que tanto deseaba desde hacía mucho tiempo pero no de ese modo iba a hacer violada pero por alguna razón estaba excitada.  

Eso era evidente por la tremenda erección que tenia Xinara incluso su largo prepucio estaba detrás de su glande, de lo excitada que estaba, pronto sintió que había llegado el momento de ser penetrada, había llegado la hora de dejar de ser virgen, sintió el rostro cubierto con el pasamontañas, se introdujo entre sus nalgas para pasarle la lengua por todo su ano, también se lo escupió aquello serviría a modo de lubricante para ser penetrada por el enorme pene que tenia aquel hombre.      

Aquella tremenda erección, estaba acompañado de un par de testículos muy grandes y velludos, había llegado el momento cumbre de la penetración, al principio le acomete Xinara sintió como su enorme pene empezó a penetrarla quería salir corriendo de ahí pero le era imposible además su deseo de sentirse penetrada como una mujer por alguien también la mantenían anclada a la cama, tan solo se retorcía de dolor y placer al mismo tiempo.  

Xinara sintió como fue penetrada de una solida embestida, no tardo mucho en comenzar a sentir sus ataques por demás varoniles y llenos de vigor aquellas embestidas que duraron por varios minutos casi media hora, cuando llego al clímax de la rica penetración sentir su tremenda eyaculación fuera de Xinara que baño sus lindas nalgas fue entre gritos de placer ambos gemían como nunca ninguno de los se habían imaginado por su parte Xinara no podía creer que alguien por fin la hubiera hecho mujer de aquella forma y con tanta virilidad.

El placer, miedo y dolor que Xinara sintió durante ese momento fue tremendo tanto que apenas se percato que ella misma se había venido, de una manera descomunal, un pequeño charquito de semen proveniente de Xinara quedo sobre la colcha de la cama, cuando aquel hombre retiro su aun palpitante pene del interior de Xinara medio tambaleante se percato del pequeño charco de semen, su propio semen no tardo en brotar del ano aun abierto y palpitando de Xinara.

Ver aquel semen mezclarse con el suyo propio que goteaba de los huevos de Xinara ver aquello hizo enfurecer al hombre que aun estaba agitado pero su furia gano a su agotamiento bajo de la cama y fue rápidamente hacia la cocina de la casa, cuando regreso a la habitación Xinara aun trataba de recuperar el aliento, estaba aun en cuatro patas con semen fluyendo de su ano hacia sus huevos que colgaban entre sus piernas oscilando levemente, Xinara de nuevo sintió las manos del hombre en sus nalgas pero solo por uno o dos segundos.

De pronto Xinara sintió como su pene y colgantes testículos fueron tomados de la base por una fuerte mano, antes de que Xinara pudiera decir o hacer algo para soltar sus mal queridos genitales del tal agarre le escucho decir al hombre.

-“Una puta como tú no necesitar de estas cosas colgando entre sus piernas”. Dijo el hombre.

Y de pronto Xinara sintió un agudo dolor proveniente de su entrepierna, Xinara sintió que algo le fue  cortado, para luego ser arrancado, sintió como algo caliente comenzó a escurrirle por sus piernas, el dolor era increíble y luego todo se le puso negro.

Ximara se despertó en un hospital con toda su entrepierna vendada, había estado inconsciente dos días nada quedaba de sus genitales masculinos pese al dolor y el drenaje que sobresalía de las vendas era algo extraño Ximara se sentía bastante feliz por dos motivos, la primera por la pérdida de sus genitales y la segunda por haber perdido su virginidad           , algunos meses después durante uno de los periodos de vacaciones de la universidad fue sometida a una vaginoplastia, que por fin la doto de un sexo femenino entre sus piernas por fin.

Casi un años luego de haber sido asaltada sexualmente ya completamente repuesta de su vaginoplastia, dormía en su cama de nuevo pero esta vez ya con algo de senos gracias a que su cuerpo había perdido todo suministro de testosterona, pero no solo con senos sino portando una tanga que ya no le incomodaba por lo que solo dormía ahí portando aquella pequeña prenda cuando sintió de nuevo unas manos sobre sus nalgas, que la hizo despertar para ver a un hombre de nuevo con un pasamontaña sobre su rostro al que escucho decir mientras le apretaba su pequeñas tetas.

-“Te dije que serias mi putita para siempre”. Dijo el hombre.

Que de un fuerte tirón hizo girones su pequeña tanga para dejar al descubierto por su depilada que hizo que la enorme erección del hombre diera un respingo, Xinara solo dijo sintiendo muy excitada.

-“Te esperaba, quiero que me estrenes mi rajita cariño”. Dijo Xinara.

El hombre sin hacerla esperar hundió su enorme pene en su vagina, desgarrando su recreado himen desvirgándola y haciéndola gemir, el hombre luego de venirse en su vagina, la penetro por su culo que fue aun mejor para ambos, que los hizo llegar a un placer sin comparación hasta que ambos alcanzaron un nuevo orgasmo casi simultaneo.

Desde esa noche aquel hombre visitaba Xinara cada dos dias siempre esperaba a que ella estuviera durmiendo, ella deseaba sus visitas con ardor tanto que comenzó a dormir desnuda y ya solo se despertaba cuando sentía que estaba siendo penetrada ya fuese por delante o por detrás, para todo efecto Xinara ya no era más un travesti sino una mujer bella como sensual dispuesta a complacer al hombre que no solo la violo sino que la despojo para siempre de sus odiados como estorbosos genitales masculinos para transformarla para el resto de sus días en la mujer que ahora era.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RUTH CORTE FINAL

Huérfana desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida......


RUTH CORTE FINAL
Huérfana desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Esa tarde mi Ama Yaida me llamo, lo que me allegro hacia tres semanas que no lo hacía deseaba complacerla, sentir su piel, sus labios, manos y sobre todo escuchar su voz, era la más sumisa de las esclavas aunque en realidad no era una mujer de verdad aunque así lo pareciera, camine hasta donde me indico que me encontrara con ella, iba apenas con una minúscula tanga que se perdía entre mis firmes y paraditas nalgas, con unas medias de seda hasta los muslos cubriendo mi joven cuerpo, recordé como es que termine de ese modo.

Huérfano desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida.

-“¿Mi nombre real?” Pienso para mí.

No recuerdo cual era, simplemente en mi mente siempre ha sido Ruth, si tuve otro antes de ese ya es irrelevante, cuando entre a la pubertad todo cambio eso fue a los 13 años recuerdo, hasta ese momento Ama Yaida simplemente me había enseñado modales y como ser una esclava sumisa.

Al principio mi vello púbico fue tolerado pero a los 15 años fue eliminado por completo con un tratamiento de rayo laser lo que hizo que incluso el incipiente vello facial que crecía en mi barbilla y labio superior desapareciera por completo en ese año comencé recibir mis primeras dosis de estrógenos lo que torno mi piel cada vez más suave y femenina, mis caderas se redondearon, mis piernas se tornearon lo mismo que mis brazos e incluso mi rostro, mi cabello creció fino como sedoso para fines visuales era una mujer.

Me gustaba sentirme femenina, pero el pequeño bulto que apenas se notaba en las pequeñas ropa intima que usaba revelaban que no lo era, por lo menos no por completo, para los 18 años era prácticamente una mujer todo rastro de masculinidad en mis modales, habla y forma de ser habían desaparecido por completo desde hacía varios años, sin embargo no tenia tetas algo que deseaba, era como un símbolo de feminidad que me faltaba, pese a las fuertes dosis de estrógenos mis pechos simplemente se negaban a aparecer.

Una noche a los 19 años luego de una sesión de BDSM con Ama Yaida ella sorpresivamente tomo mi pene y se lo llevo a la boca, fue la primer mamada de mi vida, aquello fue una revelación de placer inigualable, luego me hizo penetrarla, me vine por primera vez en el cálido interior de su sexo, que se sentía húmedo y estrecho, gemí sin poder evitarlo de placer, aquella noche fue la mejor de mi vida, pero Ama Yaida me dijo que pronto eliminaría todo rastro de virilidad en mi cuerpo pues me deseaba como una mujer de verdad.

Aquello fue como un balde de agua fría, la misma noche que me regalo el mayor placer de mi vida, la noche que perdí mi virginidad con mi aun pene entre mis piernas endurecido como nunca antes ella me dijo que perdería esa increíble sensación muy pronto, aquello me dejo muy turbado durante semanas pero pronto lo olvide para continuar con mi vida de placer, dolor y sumisión a manos de mi Ama.

Pero regresando al presente ahora estoy por cumplir 20 años apenas a dos meses y Ama Yaida al parecer a olvidado todo aquello, cada sesión a la que me llama estaba plagada de dolor pero siempre, invariablemente termina conmigo recibiendo una gran dosis de placer indescriptible.

-“Toc Toc”. Golpee en la puerta de la habitación.
-“¿Quién es?” Se escucho preguntar del otro lado a Ama Yaida.
-“¡Ruth!” Respondí mansamente.
-“¡Ah Ruth pasa te estaba esperando!” Respondió mi Ama.

Apenas entrar ella me domino era mucho más fuerte y era más alta aunado que no opuse resistencia alguna, me hizo caer al suelo. Se coloco encima de mí, me sujeto de las manos para acercar su rostro al mío, Podía sentir su respiración agitada, su aliento y su calor mientras me retorcía tratando acomodarme debajo de ella, pero no podía, su fuerza parecía que se había multiplicado por 100 y me tenía dominada mientras sus manos recorrían mis muslos, mis nalgas y mis pechos a su antojo.  

Ella me estaba tratando mas rudamente que otras ocasiones luego hizo algo que siempre hacia  me escupió dentro de mi boca que con gusto recibió su escupitajo, aquello me gustaba, me hacía sentir placer, pero además aquello parecía que siempre gatillaba algo dentro de ella, me tomo y me despojo de mi minúscula tanga, ya completamente desnuda se me quedo mirando mi cuerpo desnudo, para ese momento respiraba agitadamente y solo hice mi cabeza a un lado. 

Ella se lanzó nuevamente sobre mí y comenzó a besar mi cuello, mientras sus manos se volvían locas tratando de agarrar la mayor cantidad de carne posible, me estaba casi devorando mi cuerpo con sus ojos y boca estaba a su merced como siempre era suya y lo sabía, una sensación indescriptible recorría mi cuerpo mientras él devoraba mis pechos mas planos que una tabla, mis tetillas estaba endurecidas, y ella jugaba con ellos con su lengua.   

Un largo “MMMMMMM” llenó la habitación que no pude contenerlo dado el placer que sentía ya no tenía control sobre mi cuerpo, solo me retorcía bajo sus manos, besó mis muslos, mis nalgas, las amaso e hizo con ellas lo que quiso y solo gozaba y me retorcía de placer, mientras me seguía devorando con sus manos y boca.         

-“Es hora que me hagas venir”. Dijo de pronto mi Ama.        

Ella iba vestida con un traje de baño negro de látex que contrastaba con su piel oscura, del que haciendo un lado la parte de su entrepierna extrajo su sexo y lo dirigía a mi rostro.

-“Chúpamela”. Me ordeno.          

Su vagina estaba a centímetros de mi rostro era pequeña, pero perfecta,  cerré los ojos y sentí cuando su vagina toco mis labios y mi lengua hurgaba entre sus labios vaginales tratando de entrar en su interior de súbito me tomo de la cabeza y me presionó contra su pelvis su vagina estaba totalmente empapada, parecía un manantial y olía a muy rico, pero aún así abrí mi boca y trate de meterme lo mas que pude de ella en la  boca era una sensación extraña, solo atiné a succionarla, quizá en forma instintiva no lo sé, pero ella comenzó a ronronear como un gatito dado que era un experto en sexo oral para ese momento.           

Aquello duro unos minutos acto seguido se puso en cuatro patas me ordeno que pusiera detrás de ella, la tome de las caderas, subí mis manos hasta mis pechos, los apreté y luego le di un empujón que me hizo dar un gemido de placer cuando todo mi pene se hundió en su interior de mi Ama sentí como mi pelvis choco contra sus nalgas mis huevos para ese entonces ya estaban rojos de tanto placer que sentía.   

Ella como yo nos movíamos una y otra vez, de adelante para atrás y de izquierda a derecha mis manos no dejaban de recorrer su espalda, caderas, pechos y muslos, mi piel se erizaba de placer al paso de sus manos que era como electricidad que recorría por todo mi cuerpo y que no permitía ni hablar, solo entre balbuceos llegaba a gemir y no sé en qué momento comenzó ella a moler sus nalgas contra mi pelvis en círculos lo que me produjo un rictus de placer en mi rostro mientas no dejaba de moverme detrás de ella y esa imagen aún hoy me excita de solo imaginarla, incluso en estos momentos me estoy masturbando mientras escribo esto.        

Ese día fue el mejor sexo de mi vida como hombre Aún hoy me pregunto porque ella me dio ese regalo para luego quitármelo para siempre, cuando Ama Yaida sintió que mi pene estaba por estalla dentro de ella, palpitando, se separo de mi para luego de inmediato obligarme a ponerme de pie, se coloco de nuevo bien su traje de baño y me llevo hasta una gruesa como solida columna de piedra donde me sujeto mis muñecas detrás de la columna por lo alto de mi cabeza.

Ella insistió en que usara mis tacones, mi erección chorreaba liquido pre seminal sobresaliendo como el cuerpo de un unicornio de mi entrepierna, mi Ama me beso en los labios metiendo su lengua en mi boca, nuestras lenguas como dos serpientes en celo se enroscaron por varios minutos hasta que ella se separo de mi para luego susurrarme al oído derecho.

-“¡Ha llegado la hora cariño hoy serás unas mujer de verdad, así que disfruta de tu ultimo orgasmo con tus genitales masculinos!” Dijo Ama Yaida.  

Sus palabras me asustaron como excitaron al mismo tiempo, apenas dejo de decirme esas palabras se coloco a mi lado izquierdo para tomar mi pene con su delicada mano izquierda, para comenzar a masturbarme, comenzó a mover su mano lentamente pero en cuestión de minutos ya lo hacía a gran velocidad, comencé a gemir de placer de nuevo, pese a que mi pene no era muy grande 17 cm si era muy sensible.

-“AAAAAAAHHHHHHH”. Gemía.

Mi pene al cabo de unos minutos se hincho un poco más de lo habitual y comenzó a tener fuertes contracciones hasta que de pronto un gran chorro de mi espesa leche broto de mi palpitante erección, fue una larga cuerda que me hizo gemir de placer al experimentar un enorme orgasmo, seguido de otra y otra cuerda hasta completar cuatro potentes chorros de mi leche.

-“Aaaagggghhh”. Gemí de placer.

Quedamos ahí ambas con la respiración agitada, la de mi Ama era tanto o más que la mía pocas veces me había vaciado de esa manera. Pero eso poco importaba solo que quede muy satisfecha, apenas note cuando ella se aparto de mi lado para ir por un afilado cuchillo que estaba colocado sobre unos carbones encendidos y la hoja de acero brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

-“Bien, este es tu bautizo de sangre, te bautizo con el nombre de Ruth”. Dijo mi Ama.

Al tiempo que jalaba mis huevos lo más lejos de mi cuerpo que pudo, el dolor que eso me causo hizo que toda palabra para tratar de evitar que fuese despojado de mis últimos rastros de masculinidad fuera abortada, mi cuerpo se tenso y apretó los dientes para no gritar, una parte de mi deseaba ese momento y otra parte gritaba que la detuviera para no ser privado del placer que acaba de experimentar pero mis pensamientos se desvanecieron cuando sentí el corte del ardiente cuchillo.

Todo mi cuerpo se sacudió en convulsiones, no hubo grito o palabra alguna simplemente el dolor fue tan intenso que todo mi cuerpo quedo petrificado, aun todo mi cuerpo se estaba sacudiendo de dolor cuando sentí un nuevo corte sobre mis carnes por aquella ardiente hoja de acero, que con solo tres largos cortes me cerceno mi pene aun en erección de mi cuerpo casi a ras de mi pelvis, aquello fue todo, mis ojos quedaron en blanco, mi cuerpo se tenso y me desmaye, el dolor me venció por completo en ese momento.

Me desperté al día siguiente con vendas por toda mi entrepierna que no fueron retiradas hasta dos meses después, para cuando lo hicieron pude ver que ya no había rastro de órgano masculino en mi entrepierna en su lugar dos labios vaginales habían sido creados en mi entrepierna, con un pequeño orificio que desde ese momento seria mi vagina un tatuaje a semejanza de un clítoris fue hecho justo en el lugar donde debería estar ese órgano esencial de toda mujer, pero esa no fue mi mayor sorpresa.

Ama Yaida había mandado plástilizar mi pene, para convertirlo en un dildo, que ahora monta en un árnes que se coloca para que sobresalga de su entrepierna en erección y con él me penetra no solo por mi nuevo orificio entre mis piernas sino que también lo hace por mi ano que al poco de recuperarme de mi cambio de sexo me desvirgo con el que fue alguna vez mi propio pene.

Algo positivo es que ahora tres años después de mi feminización total ya tengo dos tetas de talla D32 y que prometen seguirán creciendo las que son mi orgullo y deleite tanto mía como de mi Ama que no se cansa de chupar como succionar mis pezones oscuros como pequeños, debo confesar que extraño sentir placer como hombre pero adoro ser una mujer de verdad, sumisa y a las ordenes de mi Ama.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com