PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INNECESARIAS

Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla......


INNECESARIAS
Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla, Inga fue arrestaba de inmediato.

En un futuro no muy lejano las relaciones gay o todo comportamiento no heterosexual es considerado inadecuado, impropio y se castiga severamente. Tres días después de su arresto aun con la ropa que portaba Inga fue presentaba ante el juez que solo le tomo 20 minutos condenarla a que fuese llevada a él hospital “Santana” que era un hospital siquiátrico para que fuese sometida a un tratamiento experimental para acabar con sus tendencias sucias que al parecer llevaba, ella imploro comprensión de la corte pero no obtuvo nada fue conducida a un auto y llevada al hospital.

En el hospital fue Inga fue recibida por la directora quien estaba dirigiendo un nuevo programa para corregir las desviaciones sexuales en hombres, por lo que apenas llegar fue conducido a la su oficina ahí sentada frente a la atractiva rubia de caderas anchas Inga recibió un pequeño puñado de reglas además de un algunas instrucciones luego fue llevado a su habitación donde fue despojada de toda su ropa incluida la pequeña tanga que usaba dejando sus pequeños testículos al descubierto pero los guardias se sorprendieron al ver que su pene era de buen tamaño, ellos rieron como si supieran algo.

Inga fue obligado a usar como únicas prendas un ajustado bóxer blanco y una camiseta sin mangas tipo sport también blanca, por varios días acudió a platicas grupales y le fueron administrados algunos medicamentos pero lo único que deseaba era salir de ahí, irse lejos y perderse de nuevo del sistema para poder seguir viviendo como quería en libertad absoluta, planeo su huida analizando posibles rutas de escape cuando se sintió lo suficiente preparada ejecuto su plan, pero no llego muy lejos apenas dejo el edificio del hospital se encontró con que este estaba rodeado por la parte de atrás de un alto muro.

Aquello parecía más una prisión que un hospital, Inga fue rápidamente apresada de nuevo pero esta vez no fue llevada a su habitación sino al sótano a penas celdas de castigo y le fue colocada una camisa de fuerza, pero antes fue desnuda las correas de la camisa de fuerza, corrían por los lados de su pene y testículos introduciéndose como el hilo de una tanga entre sus nalgas para conectarse con la parte de atrás de la camisa de fuerza, ella fue dejada en aquel lugar por dos días, apenas le llevaban comida y agua cada tanto.

Uno día los guardias llevaron a Inga hacia una habitación en donde la directora del hospital los estaba esperando con un ajustado vestido que remataba en la parte de abajo en una pequeña minifalda, la directora se le quedo mirando la entrepierna a Inga los guardias solo hicieron muecas y a una seña de la directora se marcharon dejándola sola con Inga que aun tenia la camisa de fuerza puesta con sus genitales expuesto, vulnerables y hasta algo alzados por las correas que cruzaban por entre sus piernas hasta su espalda, que le estaban haciendo daño.

La directora acorralo a Inga contra el muro, casi cae al suelo cuando su botas de color gris que portaba resbalaron, afortunadamente su espalda se apoyo contra el muro en ese momento la directora metió a toda prisa una de sus piernas entre sus piernas que Inga apenas tuvo tiempo de cerrarlas, cuando sintió la mano de ella tomar su pene, sin circuncidar, todo su cuerpo se estremeció cuando sintió que su mano se cerró sobre su pene.

-“Sabes el consejo del hospital ha decidido que lo mejor en tu caso es que seas una mujer, por eso es que ya no vas a necesitar de esto”. Dijo la directora refiriéndose a su pene.

-“¡No, por favor no me quite mi pene!” Suplico Inga.
-“Lo siento pero los papeles con tu nueva identidad como Inga Suarez, ya fueron validados”. Le respondió la directora.

Antes de que Inga pudiera hacer algo para suplicar de nuevo la directora le inyecto algo en el cuello que le hizo la capacidad de hablar, Inga apenas podía emitir pequeños sonidos, apenas gemidos, antes de que Inga comprendiera que estaba pasando sintió una punzada en la base de su pene, que le hizo quedar inmóvil por unos segundos.

La mano de la directora no tardo en continuar manipulando su pene hasta que este respondió a los estímulos, algo raro pasaba pensó Inga, su pene nunca había reaccionado con ninguna mujer, pero aquella mano logro que ninguna había logrado en toda su vida, hacer que tuviera una gran y fuerte erección, la punta de su glande no tardo en comenzar a arrojar liquido pre seminal, empapándolo por completo gracias a la acción de su prepucio bajando y subiendo gracias a la mano de la directora sobre su hinchado glande de un morado leve.

Inga comenzó a excitarse y un pequeño gemido de placer se le escapo, la directora noto su evidente excitación y se coloco de cuclillas frente a ella, siguió bajando y subiendo su prepucio por su glande, hasta que de súbito le dio un largo lengüetazo a la parte baja de su glande que hizo que Inga se estremeciera por completo en ese momento la directora se introdujo tres cuartas partes del rígido pene de 24 cm en su boca, haciendo que Inga viera las estrellas de placer todo su cuerpo tembló y un escalofrío placentero subió por su columna hasta su cabeza. 

Las manos de la directora comenzaron a jugar con sus testículos que colgaban distendidos debajo de su pene como un par de campanitas que debían ser balanceadas para escuchar su dulce sonido, lo que por supuesto incremento el placer de Inga, antes de que lo supiera un dedo de la directora comenzó a hurgar entre sus nalgas hasta dar con su ano, la directora lo retiro para llevarse el dedo a la boca y dejarlo bien mojado de su saliva para regresarlo a su ano e introducirlo hasta tocar la próstata de Inga que de nuevo se estremeció, tuvo que apretar su piernas para no venirse del placer que sintió.

Algo que a la largo se arrepentiría pues esa fue la última oportunidad que tendría Inga de correrse aun con un pene y sentir placer, de pronto el placer se torno en un brutal dolor, la directora del hospital le había cortado el escroto de un solo tijeretazo a Inga, su pene lanzo su ultima carga de semen mezclada con algo de sangre a la boca de la directora, mientras todo su cuerpo se sacudía violentamente de dolor, Inga no pudo disfrutar de su ultimo orgasmo aun con un pene.

Apenas termino de correrse Inga sintió otro nuevo dolor cuando su pene en erección fue cercenado por la misma tijera que lo castro, este nuevo dolor fue más de lo que la mente de Inga podía soportar, su mente como mecanismo de supervivencia hizo que perdiera el sentido casi de inmediato, perdiendo toda consciencia de lo que sucedió después.

Inga estuvo casi un mes sedada hasta que por fin recobro la consciencia poco a poco su mente se volvió completamente lucida de nuevo, cuando lo hizo por completo se percato que tenía dos lindos senos coronados por dos lindas aerolas y pezones rosados quizás de copa “D”.

No solo eso sino ya pequeña tanga que tenia puesta cubriendo su entrepierna de color blanco, por primera vez en su vida no presentaba protuberancia alguna por el contrario delineaba una larga franja flanqueada por dos colonas aquello casi le hizo hacer llorar a Inga era un sueño y una pesadilla hecha realidad.

Varias horas más tarde la directora del hospital se presento, apenas entrar sin decir nada se despojo de toda su ropa para quedar desnuda ante Inga, para luego colocarse un arnés, que tenia incorporado en la parte de adelante un gran dildo, de unos 30 cm de largo muy realista y bastante grueso.

Se subió a la cama donde estaba Inga acostada boca arriba con los brazos y piernas extendidas, le corrió su tanguita para revelar una reluciente vagina, coloco el dildo en la entra de su nuevo sexo y sin más lo hundió en ella poniendo todo su peso en la penetración, Inga sintió un gran dolor como si un rayo le impactara cuando su himen fue desgarrado al ser desvirgada como mujer por ese dildo, el cuerpo de Inga de arqueo y se de ella se emitió un sonido mezcla entre un gemido y un alarido.

Aquello fue una mezcla entre placer y dolor, la directora inclino su cuerpo para que boca se apoderase de uno de su senos, sus dientes mordieron uno de los nuevos pezones de Inga, que lanzo un largo gemido, la directora soltó su pezón para decirle.

-“Ves te dije que no tus huevos eran innecesarias”. Dijo la directora.

Al tiempo que alzo el escroto disecado con los testículos de alguna vez fueron de Inga aun en su interior, los ojos de ella se abrieron grandes y grandes lagrimas rodaron por su mejillas de un color rojo, sintiendo placer como mujer por primera vez en su vida, porque eso es lo que era desde ese momento hasta el resto de sus días.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com       




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BELA LOS OFRECE

Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo......


BELA LOS OFRECE
Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero  por supuesto a  guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo, aunque los sostenes solo los podía usar de vez en cuando.

Pero aun seguía siendo virgen en todos los sentidos, las mujeres no me atraían para nada, aunque si los hombres pero para que me penetrasen, no fue sino hasta que partí a la universidad con 18 años que comencé a vestirme ya puramente de mujer incluso me deje crecer el cabello para teñirlo de rubio, para todos en la universidad era una mujer incluso los profesores no me hablaban por mi nombre verdadero sino por el que adopte, pero cada día que pasaba sentía cada vez más ganas de estar con alguien de ser penetrada, usada y dominada como una putita.

Fue una noche previó a las vacaciones de verano ya con 19 años mientras estaba sentada bajo un árbol leyendo que mis deseos se volverían realidad, en aquel momento era una preciosa chica, que llevaba una falda roja a cuadros de estampando escoses y una blusa blanca, llevaba medias, el recogido en una cola de caballo, los labios rojos, de pronto note como un hombre se me quedo mirando de pronto se estaciono para bajar del auto, se me acerco y me dijo.

-¿Preciosa estas buscando compañía? Me pregunto.

Por alguna razón su mirada penetrante y su abultado paquete al frente de su pantalón me hicieron responder algo que nunca pensé decir.

-“¡Claro que sí!” Le dije lo más sensual que pude.

Acepte, aquella proposición, que me fue algo increíble, al escuchar su voz un poco rara mi corazón comenzó a latir de pensar si acaso el era quien por fin me haría toda una puta y él luego de algunos segundos no pudo evitar preguntar,

-¿Eres una travesti, verdad? Me pregunto algo tímidamente.

Aquella pregunta me molesto algo y le respondí

-“Soy todo lo contrario soy una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre”. Le dije.   

El se puso de pie, pensé que me iba insultar para luego irse o algo peor me prepare para defenderme de una posible agresión de su parte pero por el contrario el me sorprendió con una invitación.    

-“Vamos subamos al auto”            . Me invito él.          

No estaba segura de subir a ese auto con él.     

-¿Por qué debemos subir al auto? Le pregunte.

Su respuesta me sorprendió aun más
           
-¡Es mi primera vez sabes y me encantas, quiero perder la virginidad contigo! Me dijo aquel chico.

No supe que decir era tan perfecta la situación y en ese momento supe que no aquello era ideal además, qué más podía pedir, entonces le dije ya sentados los dos en el auto.

-¿A dónde vamos? Le dije.

Mientras le bajaba el cierre de su pantalón y sacaba mi súper erecto pene y le dije

-¿Puedo? Le pregunte.

Sin esperar respuesta me incline sobre su entrepierna para meterme su pene a la boca, era tan rico, sentir mi lengua rodear todo su glande mientras lo miraba viendo como gozaba se mordía su labio inferior de una manera tan sensual, que pensé que tendría ahí mismo un orgasmo en el auto, mientras le daba una rica mamada él se apresuro a encontrar un motel, al que ya había ido antes, entro con el auto y se cerró detrás era totalmente privado y económico,

Ya ahí, antes de entrar al cuarto lo vi comprar condones y lubricante de una máquina expendedora del lado del conductor, entrar me fui al baño para cuando regrese ya se había quitado la ropa y le pregunte

-“¿Alguna si alguna vez has penetrado a una chica como yo sin condón?” Le pregunte.

A lo que respondió que no, y sin pensarlo se volteo agarro su pene se puso de espalda y levanto mi falda jalo mi tanga a un lado lo que hizo posible que me viera mi ano y sin pensarlo hundió su rostro entre mis nalgas para comenzar a pasar su lengua sobre mi ano, fue tan rico que me grite y gemía de placer en un momento le dije ya deseosa por sentirlo dentro de mí.

-“¡Métemela por favor!”  Aquello casi fue una súplica.

El se incorporo y sin pensar más puso su glande entre mis nalgas que pronto sentí sobre mi ano ya muy bien lubricado, hizo presión y entro a mi cuevita tan calientita de un solo golpe que me hizo dar un grito y jadeando dije.

-“¡QUE RICOO!” Casi gemí.

En ese mismo instante comenzamos a movernos, me sentía en el cielo, me agarraba del cuello, para depositarme en la cama y me penetro como un animal, solo gritaba “¡QUE RICO!” y entre gemidos me dijo que nos viniéramos juntos apenas pude calmarme un poco y le dije que si, entonces me puso en la orilla de la cama y con él detrás, era tan perfecto, dado que era muy delgada me podía alzar y hacerme lo que quisiera, mido el media 1,85 y ella 1,73 era perfecto mientras estaba así me la metía  hasta el fondo, hasta que sus huevos chocaban contras mis nalgas.

Tome mi palpitante pene y comencé a masturbarme mi pene que era demasiado grande para mi gusto hasta que me vino lo que hizo que su ano succionaba su pene que no dejaba de entrar y salir de mi interior, no pudo más y se vino entre gemidos y gritos míos que eran de puro placer, él hundió su pene por completo sintiendo como mi ano le succionaba más su miembro, estaba extasiada, cuando termino de venirse se desplomo a mi lado.

Su pene aun emanaba algo de semen y estaba rígido por completo lo tome y comencé a chuparlo no creí que se viniera otra vez tan solo buscaba extraer hasta la última gota de su sabrosa como espesa leche pero logre hacer que llegase a otro orgasmo, su semen broto a borbotones, pero no saque su pene de mi boca, por lo que tuve que beberme todo su rico semen, me tuvo que parar pues sintió que le iba a explotar su glande como si le estuvieran dando descargas eléctricas en el pene casi grito de placer ¡aquello fue demasiado perfecto!

Aquella noche aquel chico me penetro se vino en mi interior una vez más, fue magnífico, aunque tuvimos algunos otros encuentros ninguno igualo a lo que sentí aquella noche, conforme pasaron los años en la universidad tuve otras parejas pero cada vez el impulso de desprenderme de lo que me colgaba entre las piernas que era para un permanente recordatorio, comenzó a formarse una mal sana obsesión por despojarme de mis genitales masculinos, para ese momento y gracias a los estrógenos que había comenzado a ingerir desde los 20 años me crecieron pequeños senos.   

Pero mi pene aun seguía del mismo tamaño, y mis deseos por masturbarme hasta correrme seguían intactos, además con 28 años había desarrollado un gusto por ser dominado, usado y hasta violado por un buen macho con una impresionante virilidad, fue en esta apoca que conocí a Ama Lucy, quien también era una transexual quien me acepto como una de sus sirvientas en su prestigioso burdel donde acudía una clientela de lo más selecta en su mayoría hombre muy atractivo como bien dotados dispuestos a pagar una buena suma de dinero para disfrutar de una buena noche de sexo anal con un transexual.

Pero los servicios de sus chicas que eran más requeridos y por los que pagaban una gran suma de dinero, era por los nulos, que gracias a la pérdida de sus genitales masculinos por completo habían desarrollado grandiosos cuerpo femeninos que atraía a muchos de los clientes pero para los miembros vip del burdel estaba reservado un manjar aun más exquisito una chica feminizada por completo es decir que le habían hecho una vagina real entre sus piernas luego de haber sido anulada, aquello costaba mucho y era un servicio muy exclusivo.

Trabaje como un año como una de las sirvientes del burdel entre mis tareas además de limpiar, arreglar y servirle copas a los clientes estaba la de darle mamadas, masturbar, lubricar sus anos y en muy raras ocasiones dejar que me penetren, una noche Ama Lucy me dijo que luego de considerarlo mucho estaba lista para ofrecerme el puesto de una de sus chicas que se iba a casar no como un nulo sino ofreciéndome una feminización completa, pero que debía ofrecer mis genitales por mí misma, sabia del ritual lo había presenciado varias veces en mi tiempo en el burdel.

-“¿Qué dices aceptar ser una mujer completa?” Pregunto Ama Lucy.
-“Acepto. ¡Sí!” Dije sin pensar llena de felicidad.
-“Prepárate, tienes la tarde libre, porque esta noche será tu ceremonia”. Dijo Ama Lucy.

Apenas estuve a solas me desnude y me masturbe frenéticamente lo necesitaba, mi pene estaba más duro que nunca antes, me debí correr como cinco veces antes de quedar satisfecha, exhausta, con mi vientre y piernas llenas de mi semen que nunca más volvería a sentir brotar de mi palpitante miembro masculino, que pese al gran placer experimentado momentos antes deseaba que se fuera para siempre.

Aquella noche miércoles el burdel permanecía cerrado todas las chicas fueron reunidas en el gran salón, Ama Lucy me hizo portar una hot pants alto de látex, que dejaba ver mis nalgas por completo, con una apertura al frente por donde mis genitales sobresalían en la base me hizo amarrar un muño negro bien ajustado, me dio también el top de sirvienta que siempre usaba y un par de medias blancas que me llegaban hasta los muslos, también me dio una charola de plata en donde descanse mis genitales expuesto, en aquel momento llevaba mi cabello teñido de rojo y corto.

Me quede parada frente a la chimenea del gran salón con Ama Lucy a mis lados sosteniendo la charola con ambas manos donde reposaban mis genitales, Ama Lucy dijo entonces viéndome severamente con sus brazos cruzados con su elegante traje sastre en color negro.

-“Vamos has tu juramento”. Ordeno Ama Lucy,

Aspira una gran bocanada de aire antes de hablar, lo cual hice de la manera más solemne posible que era capaz.

-“Juro que doy mis genitales al burdel en plena libertad y juro siempre ser fiel como obediente a Ama Lucy, quien podrá usar mi cuerpo como quiera, cuando quiera en donde ella quiera”. Dije.

Todas las chicas incluida Ama Lucy Aplaudieron al mismo tiempo mientras una de las sirvientas trajo hasta donde estaba Ama Lucy una enorme tijera de las usadas para jardinería cuyas cuchillas brillaban de lo caliente que estaban en ese momento, Ama Lucy las tomo con cuidado de los mangos de madera y se me acerco coloco rápidamente una de las ardientes cuchillas detrás de mi escroto y la otra sobre la base de mi pene y sin decir palabra alguna cerro la tijera, cercenándome mis genitales de un solo corte cauterizando la herida al mismo tiempo.

-“AAAAAAAAAAAAhhhhh” Grite de dolor.

Apenas recuerdo que Ama Lucy levanto mis genitales de la charola de plata justo antes de que cayera al suelo entre convulsiones de dolor, luego ya no recuerdo nada más.

Me desperté en un hospital privado, Ama Lucy y algunas otras amigas del burdel estaban a mi lado, estaba desnuda pero para mi sorpresa mis senos habían crecido enormemente pero eran perfectos coronados por dos lindas aerolas y carnosos pezones, mi entrepierna estaba vendada pero semanas después cuando quitaron el vendaje revelaron un vagina que era simplemente perfecta coronada por un clítoris que de solo verlo se me antojo llevármelo a la boca.

Han pasado ya seis años desde mi feminización completa y no me arrepiento de haber sido transformada en una mujer completa, los clientes que atiendo es uno por semana y son muy atractivos, todos con penes de 25 cm en erección como mínimo quienes adoran penetrarme por delante y por detrás aunque lo que más me gusta es sentir sus virilidades por detrás.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

XINARA

De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto......


XINARA
De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, un secreto que de saberse toda la sensualidad que desbordaba se disolvería en un mundo de prejuicios.

Xinara vivía sola desde hacía seis meses desde que empezó a ir a la universidad, mudándose del interior del país a la capital a una casa que fue de sus abuelos que en ese momento no estaba habitada por lo que ella la tomo como su nueva casa, todo iba muy bien, incluso ya había salido con algunos chicos con los que se había besado apasionadamente se sentía libre de sus padres por primera vez y sentía que podía hacer lo que quisiera, virgen deseaba con ardor dejar de serlo pero no se atrevía a dar ese paso.

Aquella noche sola en su habitación se despojaba de su apretado pantalón de mezclilla luego de un largo día en la universidad, frente al espejo de cuerpo completo en su habitación se despojo de su pequeña tanga blanca muy sudada, para revelar la razón por la que aun seguía siendo virgen, entre sus piernas no había una vagina sino un pene con un par de huevos colgando por debajo Xinara no nació mujer sino hombre, ella era una transexual y deseaba un cambio de sexo pero sus padres se negaban a pagarlo por lo que decidió terminar sus estudios, trabajar y costearse la operación por ella misma.

En la soledad de su habitación podía exponer sus grotescos genitales según ella, liberándolos luego de tenerlos comprimidos y ocultos la mayor parte del día, aquella noche se quedo solo con una holgada blusita color rojo y calcetines (medias) para irse a la cama estaba cansada y deseaba dormir sin imaginar todo lo que iba a pasar esa noche, dado que hacía calor Xinada decidió dormir sin taparse, con el aire acondicionado accionado, apago las luces y en cuestión de minutos estaba profundamente dormida por completo.

A eso de las 1:00 un hombre con un pasamontañas que le cubría su rostro vestido todo de negro penetro en la casa de Xinada, sin hacer el más mínimo ruido, no tardo mucho en encontrar la habitación en donde ella dormía boca abajo con su pierna semi abiertas, la poca luz que se filtraba de la calle le dejo entre ver su pene que se aplastaba contra la cama y sus huevos que descansaban sobre su pene sin circuncidar, aquel hombre sintió una rabia inmediata al descubrir que su objetivo de aquella noche no era una mujer sino un travesti, al principio pensó en matarla por aquel engaño.

Pero viendo el rosado ano cerradito entre aquellas magnificas nalgas el hombre tuvo otra idea nada buena para Xinara, se desvistió por completo quedando solo en su ajustado bóxer (calzoncillo) de color negro en la que pronto se marco una tremenda erección que el hombre obtuvo mientras se acercaba a la cama, donde plácidamente dormía Xinara sin imaginar que estaba a punto de ser atacada sexualmente por dicho hombre, el hombre con cuidado subió a la cama, con sus manos acaricio las preciosas nalgas ante él para abrirlas para admirar el lindo ano entre ellas que pese a la poca luz en la habitación era bien visible.

Xinara apenas se movió pues estaba profundamente dormida mientras aquel hombre siguió admirando su lindo ano por algunos segundos con sus manos abriéndole sus nalgas, sus ojos estaban encendidos de deseo y lujuria, y lo único que deseaba aquel hombre en ese momento era penetrarla pero no tenia certeza de que no iba a gritar al hacerlo, por lo que antes que nada se quito su ropa interior y se la coloco como mordaza a Xinara que hasta ese momento reacciono pero ya era demasiado tarde para evitar lo que ese hombre se proponía.          

Aquella seria una noche inolvidable no solo para Xinara sino también para aquel hombre que para ese momento había asegurado las manos de la joven a su espalda dejándola indefensa y a su merced, Xinara estaba asustada pero por alguna razón comenzó a sentirse muy excitada de pronto lo escucho decir.

-“Prepárate porque desde hoy serás mi puta”. Dijo el hombre.        

Ni acabo de hablar cuando empezó acariciar sus piernas mientras Xinara continuaba acostada boca abajo en la cama sintiendo el cuerpo de aquel hombre desnudo sobre ella, sintiendo su pecho peludos y su pene en erección entre sus nalgas, después de un rato de estar sobre ella Xinara comenzó a sentir su duro pene ya no restregándose entre sus nalgas sino entre ellas con sus manos el hombre le abrió sus piernas para que ella lo pudiese sentir mejor Xinara estaba llorando al pensar que iba a ser penetrada en cualquier momento era lo que tanto deseaba desde hacía mucho tiempo pero no de ese modo iba a hacer violada pero por alguna razón estaba excitada.  

Eso era evidente por la tremenda erección que tenia Xinara incluso su largo prepucio estaba detrás de su glande, de lo excitada que estaba, pronto sintió que había llegado el momento de ser penetrada, había llegado la hora de dejar de ser virgen, sintió el rostro cubierto con el pasamontañas, se introdujo entre sus nalgas para pasarle la lengua por todo su ano, también se lo escupió aquello serviría a modo de lubricante para ser penetrada por el enorme pene que tenia aquel hombre.      

Aquella tremenda erección, estaba acompañado de un par de testículos muy grandes y velludos, había llegado el momento cumbre de la penetración, al principio le acomete Xinara sintió como su enorme pene empezó a penetrarla quería salir corriendo de ahí pero le era imposible además su deseo de sentirse penetrada como una mujer por alguien también la mantenían anclada a la cama, tan solo se retorcía de dolor y placer al mismo tiempo.  

Xinara sintió como fue penetrada de una solida embestida, no tardo mucho en comenzar a sentir sus ataques por demás varoniles y llenos de vigor aquellas embestidas que duraron por varios minutos casi media hora, cuando llego al clímax de la rica penetración sentir su tremenda eyaculación fuera de Xinara que baño sus lindas nalgas fue entre gritos de placer ambos gemían como nunca ninguno de los se habían imaginado por su parte Xinara no podía creer que alguien por fin la hubiera hecho mujer de aquella forma y con tanta virilidad.

El placer, miedo y dolor que Xinara sintió durante ese momento fue tremendo tanto que apenas se percato que ella misma se había venido, de una manera descomunal, un pequeño charquito de semen proveniente de Xinara quedo sobre la colcha de la cama, cuando aquel hombre retiro su aun palpitante pene del interior de Xinara medio tambaleante se percato del pequeño charco de semen, su propio semen no tardo en brotar del ano aun abierto y palpitando de Xinara.

Ver aquel semen mezclarse con el suyo propio que goteaba de los huevos de Xinara ver aquello hizo enfurecer al hombre que aun estaba agitado pero su furia gano a su agotamiento bajo de la cama y fue rápidamente hacia la cocina de la casa, cuando regreso a la habitación Xinara aun trataba de recuperar el aliento, estaba aun en cuatro patas con semen fluyendo de su ano hacia sus huevos que colgaban entre sus piernas oscilando levemente, Xinara de nuevo sintió las manos del hombre en sus nalgas pero solo por uno o dos segundos.

De pronto Xinara sintió como su pene y colgantes testículos fueron tomados de la base por una fuerte mano, antes de que Xinara pudiera decir o hacer algo para soltar sus mal queridos genitales del tal agarre le escucho decir al hombre.

-“Una puta como tú no necesitar de estas cosas colgando entre sus piernas”. Dijo el hombre.

Y de pronto Xinara sintió un agudo dolor proveniente de su entrepierna, Xinara sintió que algo le fue  cortado, para luego ser arrancado, sintió como algo caliente comenzó a escurrirle por sus piernas, el dolor era increíble y luego todo se le puso negro.

Ximara se despertó en un hospital con toda su entrepierna vendada, había estado inconsciente dos días nada quedaba de sus genitales masculinos pese al dolor y el drenaje que sobresalía de las vendas era algo extraño Ximara se sentía bastante feliz por dos motivos, la primera por la pérdida de sus genitales y la segunda por haber perdido su virginidad           , algunos meses después durante uno de los periodos de vacaciones de la universidad fue sometida a una vaginoplastia, que por fin la doto de un sexo femenino entre sus piernas por fin.

Casi un años luego de haber sido asaltada sexualmente ya completamente repuesta de su vaginoplastia, dormía en su cama de nuevo pero esta vez ya con algo de senos gracias a que su cuerpo había perdido todo suministro de testosterona, pero no solo con senos sino portando una tanga que ya no le incomodaba por lo que solo dormía ahí portando aquella pequeña prenda cuando sintió de nuevo unas manos sobre sus nalgas, que la hizo despertar para ver a un hombre de nuevo con un pasamontaña sobre su rostro al que escucho decir mientras le apretaba su pequeñas tetas.

-“Te dije que serias mi putita para siempre”. Dijo el hombre.

Que de un fuerte tirón hizo girones su pequeña tanga para dejar al descubierto por su depilada que hizo que la enorme erección del hombre diera un respingo, Xinara solo dijo sintiendo muy excitada.

-“Te esperaba, quiero que me estrenes mi rajita cariño”. Dijo Xinara.

El hombre sin hacerla esperar hundió su enorme pene en su vagina, desgarrando su recreado himen desvirgándola y haciéndola gemir, el hombre luego de venirse en su vagina, la penetro por su culo que fue aun mejor para ambos, que los hizo llegar a un placer sin comparación hasta que ambos alcanzaron un nuevo orgasmo casi simultaneo.

Desde esa noche aquel hombre visitaba Xinara cada dos dias siempre esperaba a que ella estuviera durmiendo, ella deseaba sus visitas con ardor tanto que comenzó a dormir desnuda y ya solo se despertaba cuando sentía que estaba siendo penetrada ya fuese por delante o por detrás, para todo efecto Xinara ya no era más un travesti sino una mujer bella como sensual dispuesta a complacer al hombre que no solo la violo sino que la despojo para siempre de sus odiados como estorbosos genitales masculinos para transformarla para el resto de sus días en la mujer que ahora era.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RUTH CORTE FINAL

Huérfana desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida......


RUTH CORTE FINAL
Huérfana desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Esa tarde mi Ama Yaida me llamo, lo que me allegro hacia tres semanas que no lo hacía deseaba complacerla, sentir su piel, sus labios, manos y sobre todo escuchar su voz, era la más sumisa de las esclavas aunque en realidad no era una mujer de verdad aunque así lo pareciera, camine hasta donde me indico que me encontrara con ella, iba apenas con una minúscula tanga que se perdía entre mis firmes y paraditas nalgas, con unas medias de seda hasta los muslos cubriendo mi joven cuerpo, recordé como es que termine de ese modo.

Huérfano desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida.

-“¿Mi nombre real?” Pienso para mí.

No recuerdo cual era, simplemente en mi mente siempre ha sido Ruth, si tuve otro antes de ese ya es irrelevante, cuando entre a la pubertad todo cambio eso fue a los 13 años recuerdo, hasta ese momento Ama Yaida simplemente me había enseñado modales y como ser una esclava sumisa.

Al principio mi vello púbico fue tolerado pero a los 15 años fue eliminado por completo con un tratamiento de rayo laser lo que hizo que incluso el incipiente vello facial que crecía en mi barbilla y labio superior desapareciera por completo en ese año comencé recibir mis primeras dosis de estrógenos lo que torno mi piel cada vez más suave y femenina, mis caderas se redondearon, mis piernas se tornearon lo mismo que mis brazos e incluso mi rostro, mi cabello creció fino como sedoso para fines visuales era una mujer.

Me gustaba sentirme femenina, pero el pequeño bulto que apenas se notaba en las pequeñas ropa intima que usaba revelaban que no lo era, por lo menos no por completo, para los 18 años era prácticamente una mujer todo rastro de masculinidad en mis modales, habla y forma de ser habían desaparecido por completo desde hacía varios años, sin embargo no tenia tetas algo que deseaba, era como un símbolo de feminidad que me faltaba, pese a las fuertes dosis de estrógenos mis pechos simplemente se negaban a aparecer.

Una noche a los 19 años luego de una sesión de BDSM con Ama Yaida ella sorpresivamente tomo mi pene y se lo llevo a la boca, fue la primer mamada de mi vida, aquello fue una revelación de placer inigualable, luego me hizo penetrarla, me vine por primera vez en el cálido interior de su sexo, que se sentía húmedo y estrecho, gemí sin poder evitarlo de placer, aquella noche fue la mejor de mi vida, pero Ama Yaida me dijo que pronto eliminaría todo rastro de virilidad en mi cuerpo pues me deseaba como una mujer de verdad.

Aquello fue como un balde de agua fría, la misma noche que me regalo el mayor placer de mi vida, la noche que perdí mi virginidad con mi aun pene entre mis piernas endurecido como nunca antes ella me dijo que perdería esa increíble sensación muy pronto, aquello me dejo muy turbado durante semanas pero pronto lo olvide para continuar con mi vida de placer, dolor y sumisión a manos de mi Ama.

Pero regresando al presente ahora estoy por cumplir 20 años apenas a dos meses y Ama Yaida al parecer a olvidado todo aquello, cada sesión a la que me llama estaba plagada de dolor pero siempre, invariablemente termina conmigo recibiendo una gran dosis de placer indescriptible.

-“Toc Toc”. Golpee en la puerta de la habitación.
-“¿Quién es?” Se escucho preguntar del otro lado a Ama Yaida.
-“¡Ruth!” Respondí mansamente.
-“¡Ah Ruth pasa te estaba esperando!” Respondió mi Ama.

Apenas entrar ella me domino era mucho más fuerte y era más alta aunado que no opuse resistencia alguna, me hizo caer al suelo. Se coloco encima de mí, me sujeto de las manos para acercar su rostro al mío, Podía sentir su respiración agitada, su aliento y su calor mientras me retorcía tratando acomodarme debajo de ella, pero no podía, su fuerza parecía que se había multiplicado por 100 y me tenía dominada mientras sus manos recorrían mis muslos, mis nalgas y mis pechos a su antojo.  

Ella me estaba tratando mas rudamente que otras ocasiones luego hizo algo que siempre hacia  me escupió dentro de mi boca que con gusto recibió su escupitajo, aquello me gustaba, me hacía sentir placer, pero además aquello parecía que siempre gatillaba algo dentro de ella, me tomo y me despojo de mi minúscula tanga, ya completamente desnuda se me quedo mirando mi cuerpo desnudo, para ese momento respiraba agitadamente y solo hice mi cabeza a un lado. 

Ella se lanzó nuevamente sobre mí y comenzó a besar mi cuello, mientras sus manos se volvían locas tratando de agarrar la mayor cantidad de carne posible, me estaba casi devorando mi cuerpo con sus ojos y boca estaba a su merced como siempre era suya y lo sabía, una sensación indescriptible recorría mi cuerpo mientras él devoraba mis pechos mas planos que una tabla, mis tetillas estaba endurecidas, y ella jugaba con ellos con su lengua.   

Un largo “MMMMMMM” llenó la habitación que no pude contenerlo dado el placer que sentía ya no tenía control sobre mi cuerpo, solo me retorcía bajo sus manos, besó mis muslos, mis nalgas, las amaso e hizo con ellas lo que quiso y solo gozaba y me retorcía de placer, mientras me seguía devorando con sus manos y boca.         

-“Es hora que me hagas venir”. Dijo de pronto mi Ama.        

Ella iba vestida con un traje de baño negro de látex que contrastaba con su piel oscura, del que haciendo un lado la parte de su entrepierna extrajo su sexo y lo dirigía a mi rostro.

-“Chúpamela”. Me ordeno.          

Su vagina estaba a centímetros de mi rostro era pequeña, pero perfecta,  cerré los ojos y sentí cuando su vagina toco mis labios y mi lengua hurgaba entre sus labios vaginales tratando de entrar en su interior de súbito me tomo de la cabeza y me presionó contra su pelvis su vagina estaba totalmente empapada, parecía un manantial y olía a muy rico, pero aún así abrí mi boca y trate de meterme lo mas que pude de ella en la  boca era una sensación extraña, solo atiné a succionarla, quizá en forma instintiva no lo sé, pero ella comenzó a ronronear como un gatito dado que era un experto en sexo oral para ese momento.           

Aquello duro unos minutos acto seguido se puso en cuatro patas me ordeno que pusiera detrás de ella, la tome de las caderas, subí mis manos hasta mis pechos, los apreté y luego le di un empujón que me hizo dar un gemido de placer cuando todo mi pene se hundió en su interior de mi Ama sentí como mi pelvis choco contra sus nalgas mis huevos para ese entonces ya estaban rojos de tanto placer que sentía.   

Ella como yo nos movíamos una y otra vez, de adelante para atrás y de izquierda a derecha mis manos no dejaban de recorrer su espalda, caderas, pechos y muslos, mi piel se erizaba de placer al paso de sus manos que era como electricidad que recorría por todo mi cuerpo y que no permitía ni hablar, solo entre balbuceos llegaba a gemir y no sé en qué momento comenzó ella a moler sus nalgas contra mi pelvis en círculos lo que me produjo un rictus de placer en mi rostro mientas no dejaba de moverme detrás de ella y esa imagen aún hoy me excita de solo imaginarla, incluso en estos momentos me estoy masturbando mientras escribo esto.        

Ese día fue el mejor sexo de mi vida como hombre Aún hoy me pregunto porque ella me dio ese regalo para luego quitármelo para siempre, cuando Ama Yaida sintió que mi pene estaba por estalla dentro de ella, palpitando, se separo de mi para luego de inmediato obligarme a ponerme de pie, se coloco de nuevo bien su traje de baño y me llevo hasta una gruesa como solida columna de piedra donde me sujeto mis muñecas detrás de la columna por lo alto de mi cabeza.

Ella insistió en que usara mis tacones, mi erección chorreaba liquido pre seminal sobresaliendo como el cuerpo de un unicornio de mi entrepierna, mi Ama me beso en los labios metiendo su lengua en mi boca, nuestras lenguas como dos serpientes en celo se enroscaron por varios minutos hasta que ella se separo de mi para luego susurrarme al oído derecho.

-“¡Ha llegado la hora cariño hoy serás unas mujer de verdad, así que disfruta de tu ultimo orgasmo con tus genitales masculinos!” Dijo Ama Yaida.  

Sus palabras me asustaron como excitaron al mismo tiempo, apenas dejo de decirme esas palabras se coloco a mi lado izquierdo para tomar mi pene con su delicada mano izquierda, para comenzar a masturbarme, comenzó a mover su mano lentamente pero en cuestión de minutos ya lo hacía a gran velocidad, comencé a gemir de placer de nuevo, pese a que mi pene no era muy grande 17 cm si era muy sensible.

-“AAAAAAAHHHHHHH”. Gemía.

Mi pene al cabo de unos minutos se hincho un poco más de lo habitual y comenzó a tener fuertes contracciones hasta que de pronto un gran chorro de mi espesa leche broto de mi palpitante erección, fue una larga cuerda que me hizo gemir de placer al experimentar un enorme orgasmo, seguido de otra y otra cuerda hasta completar cuatro potentes chorros de mi leche.

-“Aaaagggghhh”. Gemí de placer.

Quedamos ahí ambas con la respiración agitada, la de mi Ama era tanto o más que la mía pocas veces me había vaciado de esa manera. Pero eso poco importaba solo que quede muy satisfecha, apenas note cuando ella se aparto de mi lado para ir por un afilado cuchillo que estaba colocado sobre unos carbones encendidos y la hoja de acero brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

-“Bien, este es tu bautizo de sangre, te bautizo con el nombre de Ruth”. Dijo mi Ama.

Al tiempo que jalaba mis huevos lo más lejos de mi cuerpo que pudo, el dolor que eso me causo hizo que toda palabra para tratar de evitar que fuese despojado de mis últimos rastros de masculinidad fuera abortada, mi cuerpo se tenso y apretó los dientes para no gritar, una parte de mi deseaba ese momento y otra parte gritaba que la detuviera para no ser privado del placer que acaba de experimentar pero mis pensamientos se desvanecieron cuando sentí el corte del ardiente cuchillo.

Todo mi cuerpo se sacudió en convulsiones, no hubo grito o palabra alguna simplemente el dolor fue tan intenso que todo mi cuerpo quedo petrificado, aun todo mi cuerpo se estaba sacudiendo de dolor cuando sentí un nuevo corte sobre mis carnes por aquella ardiente hoja de acero, que con solo tres largos cortes me cerceno mi pene aun en erección de mi cuerpo casi a ras de mi pelvis, aquello fue todo, mis ojos quedaron en blanco, mi cuerpo se tenso y me desmaye, el dolor me venció por completo en ese momento.

Me desperté al día siguiente con vendas por toda mi entrepierna que no fueron retiradas hasta dos meses después, para cuando lo hicieron pude ver que ya no había rastro de órgano masculino en mi entrepierna en su lugar dos labios vaginales habían sido creados en mi entrepierna, con un pequeño orificio que desde ese momento seria mi vagina un tatuaje a semejanza de un clítoris fue hecho justo en el lugar donde debería estar ese órgano esencial de toda mujer, pero esa no fue mi mayor sorpresa.

Ama Yaida había mandado plástilizar mi pene, para convertirlo en un dildo, que ahora monta en un árnes que se coloca para que sobresalga de su entrepierna en erección y con él me penetra no solo por mi nuevo orificio entre mis piernas sino que también lo hace por mi ano que al poco de recuperarme de mi cambio de sexo me desvirgo con el que fue alguna vez mi propio pene.

Algo positivo es que ahora tres años después de mi feminización total ya tengo dos tetas de talla D32 y que prometen seguirán creciendo las que son mi orgullo y deleite tanto mía como de mi Ama que no se cansa de chupar como succionar mis pezones oscuros como pequeños, debo confesar que extraño sentir placer como hombre pero adoro ser una mujer de verdad, sumisa y a las ordenes de mi Ama.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SOY UNA MUJER AHORA

Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más......


SOY UNA MUJER AHORA
Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más. .

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACION]


Categoria: Transexual      Autor: Anónimo & DarkSoul





Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más.

Aquel era un día como cualquiera, viajaba en mí auto en dirección a mi trabajo, cuando cuatro mujeres todas de hermosos cuerpos una más linda que la otra, entre 25 y 30 años. Muy bien vestidas, unas con botas y otras con tacos alto de unos 10 centímetros. Una de ellas con un vestido de cuero, en la que sus senos resaltaban bien formaditos y unas lindas botas hasta la rodilla, fue la que más me interesó y llamó mi atención, me hicieron parar. Al momento en que me detuve una de ellas se me acerca preguntando

-“¿Sera que nos puedas llevar?” Me pregunto ella.
-“Por supuesto”. Respondí de manera caballerosa.

El auto en que ellas viajaban se les había descompuesto, pero esa era la forma de que ellas tenían para detener a un caballero para prestarles ayuda. Se subieron las cuatro a mi auto las miraba por el retrovisor y las miraba con gran entusiasmo, la que más me atrajo se sentó al lado mío. Conversamos por un buen rato, sin darme cuenta lo que prontamente ocurriría con mi vida y eso cambiaría completamente de ser un hombre bien parecido de gusto por las mujeres, y sin saber que me convertiría en una de ellas, en ese momento mi mente solo pensaba lo que sería tener sexo con una de ellas o con las cuatro, en aquel momento era soltero y ya vivía solo.

De pronto una de ellas que estaba detrás de mí me tapo la boca y la nariz con un pañuelo impregnado con un producto para hacerme dormir. De ahí no supe más de mí, ni siquiera sé cómo es que no tuvimos un accidente, recobre el sentido quien sabe cuánto tiempo después me desperté en un lugar que no conocía y no sabía dónde estaba, estaba un poco confundido pero algo era claro me habían secuestrado.

Estaba amarrado a una cama de dos plazas, por las piernas y manos, me di cuenta que ya era de noche por un reloj que había en la pared, no lograba entender lo que había pasado, pero si recordaba esa lindas mujeres que venían en mi auto. Las mismas cuatro mujeres entraron donde yo estaba, muy provocativas con unos atuendos para que cualquier hombre se le pare el pene de cómo ellas estaban, sin saber que bajo sus atuendos todas tenían grandes penes, pasado unos momentos en los que me manosearon a su antojo cada una lo mostraron una por una y me lo pasaban por mi boca.

No entendía lo que estaba ocurriendo, una de ellas se me acerco me obligo a aceptar su pene en mi boca, que si lo mordía me iría mal, luego de unos minutos me la saco luego una de ellas se masturbo frente a mi boca hasta que soltó todo su semen sobre mi cara, todas hicieron lo mismo, mi boca la mantenía cerrada para que no entrara ese leche por ella. Luego que todas ellas se vinieron sobre mi rostro se retiraron dejándome completamente solo sin nada más que hacer sí abría la boca el semen correría por mi garganta y tendría que tragármelo, ya estaba cansado lentamente abrí la boca y esa leche se fue introduciendo por mi boca, era medio salado y lo fui degustando y prácticamente me agradó aunque al mismo tiempo sentía asco.

Nuevamente luego de unas cuatro horas regresaron las cuatro e hicieron lo mismo que la vez anterior, me dejaron su semen sobre mi rostro y se fueron, encima de mi boca, no era tan asqueroso que prontamente me lo trague y ya quería que volviesen a masturbarse encima de mí, me tuvieron como tres días haciendo lo mismo sobre mi cara, ya me agradaba su semen para ese momento, ya la estaba deleitando y sentía como escurría por mi garganta.

Después cambiaron y todas ellas me metían sus penes hasta mi garganta para terminar corriéndose en ella, al principio se me atoraba, una tras otra y no paraban, también me tuvieron por tres largos días haciéndome lo mismo y ya me estaba agradando. Después me ponían sus penes para que se los chupara se lo hacía como si fuese una experta se los chupaba y se los mamaba como una loca venían todas les hacía a cada pene lo mismo que al otro ya me gustaba todo eso y así me tuvieron por varios días, y ellas sentían que ya no me desagradaba como al principio y ya sentía ese placer que ellas querían que sintiera.

Empezaron a darme medicamentos no sabía lo que era lo que me estaban dando pero tuve que consumirlo nada podía hacer para evitarlo solo podía tragarlos para ese momento estaba ya sometido a ellas. En uno de esos días vinieron y me maquillaron los ojos, labios,  uñas de manos y pies. Me afeitaron ya que tenía la barba bastante crecida por lo que me la fueron quitando. Trajeron cera para depilarme me quitaron todo el bello que tenía, quede como una hembra completamente depilada, trajeron unas medias de seda me las pusieron con un portaligas que me veía bien afeminada, acercaron un espejo para que me viera y me agradó, una de ellas me dijo, vas a ser como una de nosotras quieras o no te vamos a obligar, y sé que te va a gustar.

Al día siguiente me trajeron unos calzones y una falda de cuero bien acinturada a mi cadera, y unas botas hasta la rodilla con unos tacones de 10 centímetros y un sostén de color rosado, pues senos yo no tenía sin saber que ya pronto empezarían a salirme. Pero aun seguí atado a la cama, un día como cualquier otro ya había perdido la noción del tiempo, me dieron vuelta para quedar boca abajo en la cama y prontamente mi trasero sería completamente descubierto, sacaron mi calzón y mi ano estaba listo para lo que podría venir, yo estaba completamente sometido a ellas.

Una de ellas puso vaselina en la entrada de mi ano para lubricarlo y también vaselina en su pene sabiendo que nada podía hacer solo aguantar su penetración estaban las cuatro y cada una de ellas haría lo mismo que la primera feminizar mi ano, nunca antes alguien habría hecho eso en mi ano era virgen de por ahí hasta ese momento.

Se acerco con su pene con su cabezota roja e inflamado a entrar en mí culo sabía que me dolería entro la cabeza y fue con mucho dolor me brotaron lágrimas del dolor que eso me producía, entraba y salía hasta que no aguantó y dando un gemido se corrió dentro de mí. Todas cada una a su turno me penetraron y se vinieron en mi interior con sus penes palpitando como gimiendo entre mis nalgas dejando su semen en mi interior.

Me dolió tanto que sentía que mi ano estaba grande como desgarrado por tantas embestidas, pensando que no se terminaría nunca. Al día siguiente ya no eran cuatro sino 10 mujercitas que me harían lo mismo del día anterior, pondrían sus penes en mi culo, empezaron una a una un pene más grande que el otro, obligado a tragármelo no quedaba de otra, tenía que resiste ya que estaba sometida por ellas y a donde podría ir sin saber donde estaba.

Pasaron todas se sirvieron de mi cuerpo como culo dos veces cada una, me comí 20 penes ya me estaba agradando todo eso. Y ellas sabían lo que en su tiempo también a ellas le hicieron lo mismo que a mí. Me dejaron tranquilo por un par de días me dieron vuelta al revés como estaba en un principio, pues mi maquillaje se me corrió, volvieron a maquillarme me pusieron nuevamente como una mujercita.

Estaba cansado o cansada ya no sabía si era hombre o era mujer con todos esos penes que entraban por mi culo y por mi boca. Ya no me importaba nada estaba cansada y asumí que ya era una mujer, y ya me estaba gustando todo eso. Todos los días me medicaban no sabía para que era, me las tomaba sin reparar lo que eran. Estuve con medicamentos por largos tres meses, me daban vueltas de un lado para el otro me penetraban por mi boca a veces 10 y a veces 15 por delante y por detrás ya no podía más estaba demasiada cansada así me sometieron por completo no solo de cuerpo sino también de alma y mente.

Sentía que mis senos y pezones que se inflamaban crecían día a día, fueron en un principio muy pequeñitos, y ahora tengo unos senos de mujer bien formaditos y ahora mi sostén los cubre por completo. Ellas me miran y sienten que mis senos ya están bien creciditos y mis facciones ya han cambiado de hombre a mujer y me siento linda. Por lo que desataron de mis amarras y me dejan encerrada en una pieza me dan todo lo que una mujer necesita mi figura es de una mujer, mi cabellara ha crecido y me gusta maquillarme me pintó los labios, las uñas me pongo aros una cadena en mi cuello, me encanta la ropa de cuero, una lindas botas con un tacón de 10 centímetros, que me hacen sentir una hembra bien dotada con unos senos hermoso tan lindos como los de cualquier mujer.

Yo creo que ya nadie me reconocería si alguien me hubiese visto como estaba para ese momento. Me arregle porque me sacarían a dar una vuelta por la ciudad no sola sino las cuatro que me iniciaron en esto de hacerme mujer. Ya era una de ellas muy arregladita linda me veía y me sentía a gusto que los hombres, me miraban y se daban vuelta para mirarme, ahora me doy cuenta que la feminidad esta en los senos y me siento agradecida de lo que ellas hicieron por mi yo no lo podría haber hecho mejor, les tengo tanto cariño, me encanta ser mujer, me fascina,

Luego de ese paseo una de ellas vino a donde me tenían encerrada muy amablemente me informo que habían decidido que iba a ser la primera de ellas en ser diferente que me convertirían en lo más cercano a una mujer de verdad, me dijo que mis órganos masculinos serian removidos por completo, aquello fue todo un shock me quede sin habla me iban a feminizar por completo. Pensé en oponerme pero luego algo en mi me lo impidió, algo que no entendía antes de darme cuenta estaba de nuevo con un paño sobre mi boca y nariz perdiendo el sentido.

Cuando recupere el sentido estaba de nuevo en la habitación pero desnuda, habían pasado ya varias semanas, me habían mantenido medicada durante todo ese tiempo, mi pene, testículos y escroto se habían ido apenas un pequeño agujero quedaba un poco más abajo de donde estuvo una vez mi pene, los primeros días fueron difíciles ya que tuve que empezar a ir al baño sentado y el no tener mis genitales masculinos de alguna forma me sacaba de balance, pero una vez me acostumbre me gusto sobre todo porque las pequeñas tangas me quedaban mejor que a ninguna de ellas al no tener nada en mi entrepierna, era más mujer que todas ellas.

Me encanta sentir un pene en mi cuerpo, mientras me penetra es exquisito. Soy mujer una linda mujer, ahora ya puedo salir sola camino y los hombres me miran, me encanta ser mujer es maravilloso. Mi nombre es Carolina ahora soy mujer. Ya todas somos amigas ahora ya puedo ser parte de hacer a un hombre lo que me hicieron para hacerlo una linda mujercita como me lo hicieron a mí.

Nunca me olvidaré de esa hermosa experiencia maravillosa aunque no lo puedo penetrar como los demás me agrada sentir su pene en mi interior y su lengua sobre mi pequeño agujero entre mis piernas y el que está entre mis nalgas. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HERMOSO PUTITO

Aun recuerdo su mirada cuando despertó amarrado a la gigante estructura en forma de “X” con sus brazos, piernas, cintura y cabeza totalmente aseguradas sin oportunidad de escape, estaba con una mordaza de bola para que no pudiera escuchar sus gritos que seguramente hubiese dado, me tome mi tiempo para hacer añicos sus ropas, después de todo ya no las iba a necesitar, en pocos minutos solo quedo con su speedo azul que uso en la competencia de natación......


HERMOSO PUTITO.
Aun recuerdo su mirada cuando despertó amarrado a la gigante estructura en forma de “X” con sus brazos, piernas, cintura y cabeza totalmente aseguradas sin oportunidad de escape, estaba con una mordaza de bola para que no pudiera escuchar sus gritos que seguramente hubiese dado, me tome mi tiempo para hacer añicos sus ropas, después de todo ya no las iba a necesitar, en pocos minutos solo quedo con su speedo azul que uso en la competencia de natación.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMINIZACIÓN] [DOMINACIÓN] [SECUESTRO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Deny ha sido mío por cerca de 10 años desde los 15 años ahora de 25 era una hermosura de putita, mi esclava transexual personal, el era un lindo adolescente cuando lo secuestre de la ciudad en donde vivía que esta incluso en otro continente, su cuerpo era una delicia pero lo que me encanto de su cuerpo fue su pene sin circuncidar, cuyo glande apenas sobresalía de aquella capa de piel cuando su pene estaba flácido o rígido por igual, aquello me enloqueció y tuve que hacerlo mío, fue algo que no me pude resistir.

Por supuesto Deny no es su nombre pero es el nombre que le di, luego que lo secuestre y dudo que el recuerde otro nombre que no sea ese; la primera vez que lo vi fue durante una competencia de natación a las que me gusta ir, se pueden encontrar buenos especímenes entre los participantes, aquella vez él llevaba un speedo (traje de baño) muy ajustado de color azul en que se notaba un buen paquete en su entrepierna, sumado a su bello rostro que me lo imagine ya feminizado hicieron que decidiera que debía ser mío.

Ese mismo día lo secuestre al salir de la competencia fue muy fácil el pobre ni siquiera tuvo oportunidad de defenderse dado que uso un paralizaron muy potente, si sus padres lo esperaban estoy seguro que aun hoy lo deben están buscando, esa misma tarde estaba volando con el mi avión privado para luego trasladarlo a mi mansión muy privada en una ubicación secreta.

Aun recuerdo su mirada cuando despertó amarrado a la gigante estructura en forma de “X” con sus brazos, piernas, cintura y cabeza totalmente aseguradas sin oportunidad de escape, estaba con una mordaza de bola para que no pudiera escuchar sus gritos que seguramente hubiese dado, me tome mi tiempo para hacer añicos sus ropas, después de todo ya no las iba a necesitar, en pocos minutos solo quedo con su speedo azul que uso en la competencia de natación.

Mis ojos se abrieron grandes al ver el paquete que se marcaba en la apretada prenda era aun mas grande que lo que pude ver desde las gradas con mis prismáticos, sin dudar lo agarre con una de mis manos lo que hizo que el chico se revolviera tratando de escapar, de inmediato quite la mano, al recordar que aun faltaba mucho para que pudiera disfrutar de su cuerpo como deseaba.

Cuando por fin vi su paquete al desnudo me maraville, era lo que deseaba, con una tijera retire lo máximo del vello indeseable no solo de su entrepierna sino de todo su cuerpo incluido el vello en sus axilas, luego con una navaja de aceitar especial rasura todo lo que quedo pero luego depilar permanentemente su cuerpo con un depilador laser perfectamente luego le puse crema humectante por todo su cuerpo para evitar que tuviera comezón, Deny quedo con un aroma a hembra en celo, que hubiera despertado hasta el libido de un eunuco, pero aunque ardía en deseos de penetrarlo aun no podía antes debía someterlo a un entrenamiento especial.

Decidí que su primera prenda femenina seria un baby doll de seda negra, que apenas cubría sus tersas y redondas nalgas, bien formadas debajo un panty (braga) de encaje negro y como no tenia senos decidí que usara un sostén (corpiño) con relleno a juego con su panty, le pinte sus labios de carmín, puse sombra en sus parpados, pestañas y una peluca que le llegaba hasta los hombros, cuando mire mi obra desde varios ángulos completo, no pude más que sentirme orgullosa, la imagen era la de una perra hambrienta por sexo, de no saber que debajo de esa panty había un buen pene podría haber jurado que aquella era una mujer.       

Así fue como empezó todo, Deny fue sometida a toda clase de castigos y recompensas, pronto a aprendió a comportarse, al año y medio de su llegada ya se vestía con ropas femeninas por completo sin tener que obligarlo, era más sumiso aunque aun tenia explosiones de rebeldía que debían ser corregidas, asi paso otro año y medio más, ya con Deny de 18 años casi estaba listo, los estrógenos puesto en su comida habían logrado que su piel se volviera tan o más suave que la de una mujer.

Pero aun tuve que espera un año hasta que poco después de su cumpleaños 19 para que por fin pudiera disfrutar de Deny, pero antes un detalle, para que pudiera ser en verdad un sumiso por completo necesitaba ser castrado un eunuco es más manejable que un hombre con testículos por alguna razón, por lo que una tarde, hice que Deny quien obedecía ya mis órdenes sin cuestionarlas en absoluto se acostara sobre una mesa de acero inoxidable, ahí lo asegure con sus piernas abiertas ampliamente sobre estribos.

Había castrado a decenas de hombres para ese momento por lo que no necesitaba ya de ayuda alguna, inyecte un poderoso anestésico local que dejo toda su área genital entumecida, una vez que estaba todo listo tome un bisturí levante el escroto de Deny e hice un corte en la parte alta por detrás, por esa apertura en su bolsa de piel extraje uno a uno sus testículo, luego con ellos aun colgando sobre sus nalgas, coloque las dos prótesis testiculares en su lugar, luego corte los testículos convirtiendo a Deny en un eunuco para el resto de su existencia.

Deny apenas y noto que ya no era un hombre propiamente dicho además dudo que para ese momento se considerara uno de todas maneras, pero aun así levante sus dos testículos para que los viera apenas una lagrima rodo por una de sus mejillas, al verlos, luego suture la herida con puntadas muy pequeñas que apenas dejaría una cicatriz pero que por estar en aquel lugar sería muy poco visible.

Un mes después ya con Deny completamente curado de su castración era hora de gozar por fin aquella noche cuanto cerré la puerta de la habitación prácticamente se me abalanzo sobre mi buscando mis labios y sus manos fueron a parar hasta sus redondeadas nalgas bajo el diminuto baby doll, negro que le hice usar nuestros labios se fundieron con su lengua hurgando en mi boca mientras masajeaba sus nalgas aquello me produjo mil sensaciones en todo mi ser, casi como una descarga eléctrica de diez mil voltios, mientras que Deny no dejaba de frotar su pelvis contra la mía.

Mi pene quedo rígido y el suyo también lo que en verdad me hizo sentir delicioso, mis manos acariciaban su pecho por encima de su prenda, en determinado momento me aparte un poco para deshaceme de su Beby Doll, mientras ella atrevidamente me bajo mi pantalón, lo que me dejo con solo un pequeño bóxer de color negro, me hubiera gustado quedarme horas admirando aquella escultural figura, pero ambos estábamos tan ansiosos que de inmediato nos fundimos en un nuevo beso esta vez Deny se tomo mi pene por encima de la tela elástica de mi bóxer, para caminar unos pasos hasta la cama donde me senté.

Deny se coloco de rodillas frente a mí en medio de mis piernas y me ayudo a quitarme mi pequeño bóxer que para ese momento ya tenía una enorme mancha de líquido pre seminal dejando mi enorme trozo de carne ardiente de 26 cm, con un glande color rosado perfectamente descubierta, las venas amenazaban con estallar, la base adornada por un escaso y corto vello púbico color café claro y más abajo dos enormes testículos desprovistos de vello pero rellenos de semen caliente que había reservado para Deny quien sin demora alguna lo tomo con una mano mientras con la otra cobijo mis testículos

Deny se trago mi pene por completo hundiendo su nariz por varios segundos en mi vello púbico embriagándose con el delicioso aroma de macho dominante, del pequeño orificio de mi glande no dejaba de brotaba liquido pre seminal a raudales Deny se bebía gustosa cada gota de aquel elixir con la lengua antes de rodear mi glande con sus labios y comenzar a bajar poco a poco hasta que su nariz se perdía en mi vello púbico, las palpitaciones involuntarias de mi glande contra su garganta le provocaron arcadas, sin embargo ella repitió la operación durante no se cuanto tiempo saboreando cada centímetro de mi enorme barra de carne, hasta que de pronto todo mi cuerpo se tenso y al tiempo que tomaba con ambas manos su cabeza comencé a bombardear su garganta con gruesos chorros de semen espeso y delicioso, que Deny trato de tragar todo pero le fue imposible, parte del semen escapo por la comisura de sus labios.           

Después de varios minutos Deny logro dejar limpio mi pene, lo ayude a levantarme y lo atrajo hacía mi para que me montara mientras le daba la vuelta lo bese apasionadamente, con una mano guiaba mi aun erecto pene, cuando ella sintió la húmeda cabeza contra su pequeño orificio, se estremeció toda y suspiro descaradamente echando la cabeza hacia atrás mordiéndome un labio con placer mientras los delicados pliegues de su ano cedían ante el invasor, pude sentir cada centímetro que se deslizaba en su interior, hasta que por fin mi vello púbico choco contra sus nalgas su ano se contraía y relajaba a voluntad acostumbrándose al intruso, poco a poco comenzó a subir y bajar hasta que en pocos minutos cabalgaba frenéticamente se empalada mi pene mientras no dejaba de masajear sus nalgas y hacer chupetones en mi cuello, mientras ella no paraba de gemir de placer casi como poseída.

No se cuanto tiempo me cabalgo antes de que me aferrara con ambas manos sus caderas y levantara más su pelvis buscando hacer más profunda la penetración para comenzar a descargar en su interior grandes chorros de semen ardiente llenando sus intestinos, los sentí inundar muy dentro ella mientras me revolvía de placer encima de palpitante miembro viril. 

Sin tener tiempo a recobrar el aliento, enseguida me puse de pie hice que Deny hiciera lo mismo, la tome de la cintura y la obligue a girar suavemente, para colocarse a cuatro patas sobre la cama  mientras le abrí sus nalgas para penetrarla nuevamente ella trataba de levantar más sus nalgas para ofrecerme una mejor penetración en aquella posición comencé de nuevo un frenético mete y saca, el ritmo de nuevo yo lo marcaba aferrado a sus caderas, mientras bombeaba con fuerza mi pene a su interior, no paraba de gemir de placer lo mismo que Deny, nuestros húmedos sexos producían un sonido muy excitante y el ambiente se llenaba cada vez más de erotismo.     

Sentí como las piernas le temblaban mientras todo su cuerpo escurría sudor, aquella escena de tener a una hembra completamente sometida a mis deseos sexuales que era lo que Deny se había convertido, ver esa escena me excitaba mucho, por estar en aquella posición sus caderas se ensanchaban, haciéndola lucir un voluptuoso trasero, lo que me excito mucho; Deny se estaba sintiendo plenamente una mujer y como buena hembra tenía que aguantar a su semental, hasta que por fin le clave más los dedos en sus caderas haciéndola respingar un poco y elevar más sus nalgas para ofrecerse toda a mí, lo que hizo que comenzara a inundarla casi con la misma intensidad que lo hice la vez anterior.

Cuando las palpitaciones de mi pene cesaron ambos nos tendimos sobre la cama para descansar un poco, pero quería aprovechar el tiempo al máximo, de pronto Deny se sentó y me beso de nueva cuenta, y de nuevo la penetre hasta correrme en su interior, en verdad me sentí pleno al entender que ella era ya toda una hembra, por completo a mi servicio una putita total.

Esta noche mientras la veo desnuda sobre mi cama con su cabello color morado intenso, con guantes y medias negras con ya el anillo en la base de su pene que desde hace años debe usar debido que a que como es un eunuco su pene no puede mantenerse en completa erección sin estimulación constante, por lo que el anillo ayuda a que así sea. Deny al verme de inmediato desea tener mi pene que palpita bajo mi bóxer ya en erección en su boca.

Creo que pronto hare que le pongan un implantes mamarios por alguna razón sus tetas no crecieron pese a los estrógenos que aun ingiere, su pecho esta tan plano como el primer día que la vi, pero sus nalgas están más redondeadas, firmes y paraditas que antes, ella ya no es un hombre pese al pene en erección que sobresale de su entrepierna, ella es por completo mía para siempre mi esclava sexual siempre deseosa de mi virilidad, es y será mi “Hermoso Putito”.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HERMANA ME ESTRENO

Mi hermana a los 18 años era toda una mujer sus compañas y compañeros de escuela creían que era una mujer, sin saber que debajo de su ropa interior ocultaba genitales femeninos, por mi parte luego de la huida de mi hermana de casa, mi madre se volvió aun más loca, una noche con apenas 11 años todo mi mundo cambio, lo mismo que mi cuerpo......


HERMANA ME ESTRENO.
Mi hermana a los 18 años era toda una mujer sus compañas y compañeros de escuela creían que era una mujer, sin saber que debajo de su ropa interior ocultaba genitales femeninos, por mi parte luego de la huida de mi hermana de casa, mi madre se volvió aun más loca, una noche con apenas 11 años todo mi mundo cambio, lo mismo que mi cuerpo.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [FEMINIZACIÓN] [TRANSEXUAL]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Mi padre murió cuando era aun un bebe, mi madre nunca supero ese duro golpe según mi hermana que era 7 años mayor, cuando tenía 11 años ella se fue de casa, dejándome a merced de mi madre, que luego de la muerte de mi padre se empeño que debíamos ser mujeres, porque las mujeres vivimos más que los hombre y no sufrimos infartos según nuestra madre, por lo que comenzó a vestirnos como mujeres, tanto a mi hermana como a mi pese a haber nacidos como varones con todo lo que eso implica.

Mi hermana a los 18 años era toda una mujer sus compañas y compañeros de escuela creían que era una mujer, sin saber que debajo de su ropa interior ocultaba genitales femeninos, por mi parte luego de la huida de mi hermana de casa, mi madre se volvió aun más loca, una noche con apenas 11 años todo mi mundo cambio, lo mismo que mi cuerpo.

Aquella noche mamá me amarro a mi cama y me desnudo, esa fue la noche que usa una trusa (slip) de hombre en mi vida, ya que mamá luego de esa noche no me dejo usar prenda masculina alguna, ella tomo mi pene y con una tijera cuyas tijeras brillaban de lo caliente que estaban de dos dolorosos cortes me cerceno mi pequeño pene que apenas estaba por empezar a desarrollarse, el dolor fue simplemente indescriptible, creo que me desmaye pensando que me cortaría mis huevitos al despertar constate que no fue así.

Sin embargo mi pene en su totalidad se había ido, apenas un pequeño tubito sobre salía de donde una vez estuvo mi pene, mi madre era enfermera por lo que sabía muy bien como curar y todas esas cosas medicas, sufrí de dolor por varios días pero poco a poco fue pasando aunque llore mucho poco a poco mi enojo fue pasando, sin embargo el odio que se formo en mi corazón hacia a mi madre por haberme hecho aquello creció cada vez más creo que aun la odio, pero tres años después ella murió atropellada, lo que de alguna manera libero de mi cuerpo el dolor y odio que se había acumulado en todos esos años desde que me castro y feminizo.

Aunque para mí ya era tarde, para mi hermana no, ella y yo nos convertimos en los herederos de ella, mi hermana ya de 21 me convenció de vender la casa y compramos otra en un pequeña ciudad con el resto del dinero pusimos un negocio, para todo el mundo éramos un par de hermanas que trataban de salir adelante luego de la perdida de nuestros padres, por supuesto nadie sabía que en realidad éramos un par de transexuales, que solo vestíamos ropa de mujer pero que debajo teníamos cuerpo de hombre por lo menos solo mi hermana para ese momento.

Ella no sabía lo que mi madre me había hecho, pensaba que debajo de mi ropa interior aun había un pene y un par de huevos, en parte era cierto aun, con ya casi 15 años en esos momentos el sexo que me era ajeno pero lo deseaba, sentía muchos deseos pero apenas podía gozar en mis sueños húmedos, por alguna razón siempre me soñaba con el cuerpo perfecto de mi hermana lo que me excitaba mucho un tarde mi hermana llego con una minifalda muy ajustada y su body pegado a sus grandes tetas ya que tomaba estrógenos desde los 12 años yo estaba con un short de mezclilla apretadito como me gustaban y playerita viendo la tv era sábado.           

De pronto mi hermana empezó a quitarse su body para quedar sin sostén (corpiño) y empezó a masajearse sus teas frente a mí, a ella le gustaba hacer eso pero hacía tiempo que no lo hacía frente a mí, se estuvo manoseando por un buen rato frente a mí que me quede ahí sin saber qué hacer, luego se quito su minifalda quedándose con su tanga tipo hilo dental, su gran ene se marcaba muy bien debajo de su pequeña prenda intima aquello hizo que me comenzara  excitar mucho, también quería participar pero no sabía qué hacer hasta que de pronto sentí una mano en mi culo.

Cuando voltee era nada más que mi hermana quien me tomo una de mis manos y me la llevo hacia su entrepierna lo que toque era enorme y duro, sabía que no era una chica de verdad era un transexual con cuerpo de mujer que en un momento no pensaba sabía que era algo malo, simplemente me deje llevar para que me hiciera lo que ella deseara y así poder perder mi virginidad de una vez por todas, algo que necesitaba con urgencia.   

Ella o el me como lo quieran ver, se puse de pie y se quito su tanga, luego me llevo a su cuarto me hizo sentar en la cama y ella quedo de pie frente a mí, puso su enorme pene frente a mi cara y cada vez se ponía más grande como grueso, ella me dijo mientras sostenía su dura erección con una de sus manos

-“Vamos mételo en tu boca y veras que es delicioso”. Dijo mi hermana muy excitada.

Escuchándola solo la obedecí de inmediato tragándome toda su enorme pene que debía ser de fácil de 22 cm me la metí hasta mi garganta era muy grande para mi boca, pero tenía algo de experiencia ya para ese momento en cuanto a mamadas, luego le dije cuando ya llevaba un buen rato dándole un mamada lo mejor que podía.

-“Hermana soy virgen deseo perder la virginidad contigo”. Le dije a mi hermana.
-“Claro hermanita quitarte la virginidad es algo que he deseado hacer desde que nos mudamos, hare que los disfrutes más solo te quitare la virginidad anal”. Dijo mi hermana.

-“Es la única que puedo perder ahora”. Le respondí.

Mi hermana se me quedo mirando como no entendiendo mis palabras que quito mi blusita y shorcito para empezar a pasar su lengua por mis nalgas que manoseaba para luego quitarme mi calzón (braga) me abrió las nalga y paso su lengua sobre mi ano, ella solo me lambia el ano pero lo hacía tan bien que comencé a gemir ella era la experta en sexo anal y no yo, la deje que me hiciera lo que quiera.       

Ensalivo uno de dedos y lo metió en mi cerradito ano al comienzo me lo hacía despacio pero después acelero su dedo como sus besos y lambidas, de pronto sin decirme nada me dio la media vuelta, los ojos de mi hermana se abrieron grandes al ver que en mi entrepierna solo estaban mis huevitos pero no mi pene, con mirada aterrada me miro para preguntarme.

-“¿Qué te paso?” Pregunto alterada mi hermana.
-“Mamá me corto mi pene hace tres años”. Le dije.

Mi hermana se puso de pie y me beso en los labios cuando despego sus labios de los míos lagrimas corrían por sus mejillas, ella me dijo.

-“Lo siento, lo siento hermanita”. Dijo llorando mi hermana.
-“Nunca debí abandonarte con ella“. Dijo mi Hermana.
-“No es tu culpa hermana además gracias a eso casi soy un mujer de verdad”. Le dije.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  
Mi hermana me sonrió mientras se secaba sus lágrimas, luego mientras se masturbaba para volver a tener su pene firme y duro a toda capacidad me pregunto.

-“¿Aun quieres sentir mi pene hermanita?” Pregunto mi Hermana
-“Si, aun deseo dejar de ser virgen”. Hermana.
-“¿Quieres que use condón?” Me pregunto mi hermana.

No sabía por lo que le dije que quería su pene al natural así que saco un pote de vaselina y me unto una buena cantidad por mi ano y entre las nalgas pero sobre todo en mi ano que estaba bien cerradito.

Prácticamente ya estaba lista para la penetración entonces ella me hizo colocar las manos sobre la cama y mis pies sobre el suelo lo que dejo mi culo a su disposición, me abrió las nalgas y coloco su hinchado glande sobre mi ano, lo restregó sobre el por unos segundos para luego comenzar a penetrar mi ano apretando con fuerzas y introduciéndolo poco a poco, con mi ano bien lubricado de vaselina comenzó a entrar, estaba aterrada mi ano no se abría para su enorme pene pero ella insistió.

Me dolió mucho le iba a decir que ya no quería pero entonces empujo con fuerza y entro todo sus 22 cm de carne en mi ano no lo podía creer que ya no era virgen analmente, pero luego me empezó a doler y empecé a gritar de dolor pero cuando la sacaba y metía de nuevo sentía algo que me gustaba, esa sensación de apretar mi culo contra toda su enorme pene dentro de mi ano era delicioso no quería que se detuviera, hasta que la saco de mi culo e hizo que se la chupara estaba rica luego ella se acostó boca arriba en la cama y me hizo montarme sobre ella dándole la espalda.

Ella puso de nuevo su pene entre mis nalgas e hizo que me lo clavara por completo para ese momento mi ano ya estaba semi abierto de sus arremetidas de por lo menos de 20 minutos previos, comencé a saltar sobre mi hermana que me acaricia mis tetillas, nalgas y me sujetaba de los brazos hacia atrás por ratos aquello duro otros 20 minutos hasta que de repente sentí que mis entrañas recibían un liquido caliente pero ella me la seguía metiendo más y más fue lo máximo tener mi culo lleno de su leche, que me hizo también llegar al clímax.    .

De pronto del agujero que estaba sobre mis huevitos broto un potente chorro de mi espeso semen, seguido de otro y otro, en total fueron cinco potentes chorros con bastante fuerza incluso cayeron sobre la cama entre las rodillas de mi hermana haciendo sentir por primera vez en mi vida un intenso orgasmo, cuando termine de venirme mi hermana un me penetro por unos segundos antes de desplomarme sobre ella.

Ambas nos Besamos, sobre la cama por un largo rato conmigo aun sobre mi hermana, sintiendo como semen seguía brotando del agujero en donde una vez estuvo mi pene, para seguir bañando mis huevos, cuando terminamos de besarnos le dije a mi hermana que aun estaba algo jadeante.

-“Gracias por desvirgarme de esta manera en verdad lo goce mucho”.  Le dije a mi hermana.

Desde ese momento nuestros encuentros se produjeron en cualquier momento algunas días hasta cuatro veces, lo que me hizo sentir cada vez más y más femenina, incluso deje de usar mis calzones de niña y comencé a usar tangas, mi hermana me enseño a como ocultar mis huevos para que no se notaran, también comencé a usar ajustadas minifaldas y a los 16 años le di la primera mamada a un hombre que por supuesto hasta el día de hoy no creo que sospeche que era una mujer transexual.

Ahora tengo 18 años y mi hermana estaba rumbo conmigo al hospital en una enorme ciudad para que por fin me quiten mis testículos y me hagan una vagina, tengo ya bueno senos casi tan grandes como los de mi hermana gracias a las dosis de estrógenos que comencé a tomar desde los 14 años.

Son una mujer muy atractiva lo sé por la forma en que los hombres me miran cuando voy por la calle, pero aun solo he sido penetrada por mi hermana de forma anal espero que pronto ella me desvirgue vaginalmente en verdad deseo que ella estrene mi nueva vagina cuando esté totalmente curada, aun puedo sentir el semen de mi hermana resbalar hasta mi ano mientras camino a mi habitación en el hospital, de su ultima descarga que me deposito antes de salir de casa.

En verdad adoro sentir su enorme pene en interior y sentir sus descargas dentro de mi son lo máximo.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ZORRA DE CANTINA

El morbo hacia el mundo de las ficheras, (mujeres fáciles) siempre me atrajo por alguna razón que no comprendo hasta hoy, saber que se siente, ser deseada y que puedan pagar simplemente si es que le agradas a alguien, además de la combinación de ser servicial, atenta, y exhibirte como mercancía, era una de mis fantasías más recurrentes como travesti, no podía dejar pasar una oportunidad como esa cuando se presento la oportunidad......


ZORRA DE CANTINA
El morbo hacia el mundo de las ficheras, (mujeres fáciles) siempre me atrajo por alguna razón que no comprendo hasta hoy, saber que se siente, ser deseada y que puedan pagar simplemente si es que le agradas a alguien, además de la combinación de ser servicial, atenta, y exhibirte como mercancía, era una de mis fantasías más recurrentes como travesti, no podía dejar pasar una oportunidad como esa cuando se presento la oportunidad.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TRANSEXUAL] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





El morbo hacia el mundo de las ficheras, (mujeres fáciles) siempre me atrajo por alguna razón que no comprendo hasta hoy, saber que se siente, ser deseada y que puedan pagar simplemente si es que le agradas a alguien, además de la combinación de ser servicial, atenta, y exhibirte como mercancía, era una de mis fantasías más recurrentes como travesti, no podía dejar pasar una oportunidad como esa cuando se presento la oportunidad.     

La oportunidad se presento cuando Eduardo uno de mis contactos me platico que era encargado de una cantina, no era un antro de altura, tampoco un tugurio donde van puros borrachitos pero, definitivamente no era un lugar muy respetable, constantemente me contaba su fascinación y experiencia con chicas travestis para intentar convencerme, al preguntarle con algo de nervios ¿puedo ir vestida a tu local como mujer?, me excite de sobremanera, cuando me dijo que había tenido meseras travestis, y lo que cobraban, más lo que el cliente les dejaba ya no tuve más dudas.
Averigüe la ubicación de dicha cantina (bar de mala muerte), pero antes lo visite como cualquier hombre sin que lo supiera, lo pude ver llenito con barba, y tatuado, no era un Adonis pero si lo suficiente educado presentable y sobre todo pervertido para decidirme, así que un día, pase la tarde eligiendo mi atuendo de fichera cantinera o mujer de la vida fácil como le quieran llamar, el chiste era parecer vulgar pero al mismo tiempo excitante y del ambiente.

Ya vestida con mi atuendo me dirigí a su bar, fui como hombre, por supuesto pero debajo de mi pantalón algo holgado estaba ya vestida como mujer. Al llegar a la cantina me senté en una mesa y pedí algo de beber luego de unos minutos me fui al baño.

Me despoje de mis ropas de hombre para revelar un coordinado de medias de encaje suaves, con liguero y un discreto corset en color negro clásico, no sabía cómo interpretar a la fichera así que supuse que no importaba lo vulgar que me viera, una faldita roja lisa que apenas dejaba ver los glúteos, mis piernas gruesas hacían buen juego con el encaje negro en el torso, la cabellera a media espalda, el maquillaje algo exagerado y largas pestañas junto a zapatos de tacón negros hacían una delicia de la vista, ciertamente me veía muy vulgar, esos nervios abrazadores casi impiden que saliera del baño.

Las mirada sorprendidas y morbosa de unos pocos clientes me hicieron desear dar marcha atrás mientras me dirigía a mí mesa, apenas me senté note al encargado acercarse rápidamente, mientras yo temerosa, me imagine que me sacaría del lugar en el acto por cómo iba vestida.  

-¿Deseas que sirvo algo cariño? Me pregunto en vez de correrme. 

Sin yo darme cuenta me había acabado mi bebida, alcance a decir con muchos nervios, tratando de fingir la voz “otra igual gracias”, mientras veía a mi alrededor, el morbo y el titubeo de esos hombres tomando sus bebidas, rudos, machos, albañiles y obreros. Me tomé rápido dos más para vencer la agitación mientras el dependiente ya se había sentado a mi lado.         

-“Nunca la ganan”, me decía, mientras hablaba no se qué cosas de fútbol, jamás me había llamado la atención, ese deporte.        

-“¿Trabajas por aquí? Pregunto luego de un rato.
-“Busco trabajo de lo que sea ya ves como está la situación”. Le respondo.

Para luego escuchas los típicos clichés del desempleo y la culpa del gobierno etc, ya saben lo típico en ese tipo de conversaciones. Mientas me daba cuenta que ya su mano rozaba los encajes del liguero y la  parte baja de la pequeña falda. Luego de algunos minutos el me dijo.        

-“ya casi voy a cerrar, al menos la puerta, la gente sigue entrando, no te preocupes”. Dijo el dependiente.

Al poco me di cuenta que ya solo estábamos nosotros y algunos otros pocos hombres, con su constante platica y mi morbo hacían que deseara que aquel hombre me pidiera por favor algo más de acción, cuando me dijo si gustaba ayudarle, no recuerdo siquiera si le dije que si, total que ya me había dado instrucciones de cómo servir una mesa, que las bebidas las preparaba él y que la ficha era al final y no sé qué más cosas me dijo.      

Cuando me llamo uno de esos pocos clientes que aun quedaban, me levanté de la barra donde hablábamos, con cierta excitación ante el taconeo y el meneo le tome al cliente su orden con bastante nervio, regresando con la charola, con su cerveza, era lo más servicial que podía, colocando mi mano en el muslo del cliente, me causaba al mismo tiempo repulsión que excitación el saberme mercancía, deseada y obediente, al poco el señor que serví se fue al baño mientras me di cuenta que el encargado me esperaba ya en la barra.    

Al regresar él me hizo pasar al otro lado de la barra mientras se manoseaba las nalgas, sabía lo que tenía que hacer, no hubo palabras, solo me puse de rodillas y le abrí su pantalón, le baje su ropa interior para tomar su pene para comenzar una rica felación casi obligada tras el mostrador a su pene más bien feo, grueso y con mucho vello.

Él ya no me sonreía mientras colocaba en mi boca pene ya en erección para seguir con mi tarea, sabía cómo meterlo hasta provocarme náusea. Sin embargo fue lo suficientemente paciente para que yo misma le ofreciera mis nalgas, no hubo preparación previa, ni amor ¡así es la vida de las ficheras! Eso me preguntaba mientras él me usaba, acariciaba el encaje, se aseguro de dilatar mi ano y embestir casi con odio, cuando casi decía ya basta, el me saco su palpitante pene y se aseguró de ver como eyaculaba, inundando mi cara con una última humillación al venirse sobre mi cara.

Aquello me dejo agotada, pensé que era todo por aquella noche pero en ese siento que dos manso por detrás de mi me sujetan era el hombre que le había servido que se había ido al baño, quien me sujeta por detrás, me hizo recostar sobre la barra, con el encargado agarrándome de los brazos mientras me dijo directo a la cara de la que aun escurría su espeso semen.

-“Ahora veras lo que es una verdadera puta de cantina”. Dijo con una mueca de Maldad.

Las manos del segundo hombre ya apretaban mis nalgas mientras liberaba su pene de sus ropas tenía un pene ya erecto de unos 20 cms aproximadamente, de grosor normal, peludo y unos testículos grande y colgantes, el dependiente aun tenía una erección y me acerco a mi boca e hizo que me la tragara de nuevo una de sus manos se coloco sobre mi nuca marcando la velocidad de la mamada, no así la cantidad de pene ya que ya estaba toda dentro, pero de algún modo pude tragármela sin problema alguno.

El otro hombre me levanto la pequeña falda hasta la cintura y me arranco la tanga que llevaba para meter su cara entre mis nalga, para comenzar a lamber con su lengua mi ano, así estuvo por unos segundos hasta que coloco su durísima erección sobre mi ano y de un jalón me introdujo la mitad provocándome un ligero dolor, pero fue más placer, no pudo esperar más y lo empuje todo introduciendo el resto de pene en mi, casi de inmediato comenzó con el bombeo primero lento pero al poco rato más veloz hasta que sentí que quería meterse el completo.

Entre espasmos y quejidos escupió su semen caliente en mi interior, desfalleciente se recargo en mi sin sacar su pene, mientras yo apretaba mi culo exprimiendo cada gota de su leche que aun brotaba de su palpitante pene aun en mi interior, mientras continuaba dándole una mamada al dependiente.           
De pronto siento al dependiente tomar mis manos para amarrarlas por detrás de la espalda me saca su pene de la boca y casi de inmediato me amordaza entonces escucho al otro hombre decir mientras saca su pene aun duro de mi interior.       

-“Esta perrita es magnífica creo que deberías contratarla de planta no crees”. Dijo el hombre.
-“Si, tienes razón pero antes hay que hacerla algo no crees”. Dijo el dependiente con ambos riendo.

De pronto otros hombres aparecieron y me violaron a su gusto algunos me la metieron por mi boca y otros por detrás debí ser usada por diez o más hombres quede toda bañada en semen luego que todos esos hombres alcoholizados se vinieron en mi, quede semi inconsciente por lo que no note como me llevaron a una pequeña bodega que olía a cerveza rancia.

Sentí como me amarraron mis piernas y brazos a las patas de una mesa, Luego vi como en un sueño al dependiente colocarse entre mis piernas tomo mi pene y lo comenzó a masturbar lo escuche decir.

-“Una puta de cantina con necesita de un prepucio”. Dijo malévolamente el dependiente.

Luego sentí un agudo dolor que casi me hizo vomitar si grite o no, es algo que no recuerdo pero algo si es seguro en ese momento fue circuncidado por un rápido tijeretazo que cerceno la totalidad de mi prepucio exponiendo para siempre mi glande.

Luego el dependiente sin importar el dolor que podría estar sintiendo siguió masturbándome hasta hacer que me corra sobre mí la péquela falta que para ese momento estaba a arremangada a la altura de mi ombligo. Mi pene aun en erección estaba chorreando semen y sangre cuando sentí al dependiente tomar mis huevos.

Ni siquiera recuerdo ver o sentir la tijera ser colocada en la parte alta de mi escroto y de repente sentí un agudo dolor, superior a cualquier dolor que sentí antes, un dolor intenso, penetrante, devastador proveniente de mi entrepierna y mis ojos quedaron en blanco es todo lo que medio puedo recordar.

Me desperté ya bastante tarde al día siguiente en mi cama, podía sentir el olor a semen seco por toda mi piel aun portaba el liguero y la falda casi me llegaba al pecho, me sentía mareado y con nauseas, como pude llegue al baño tenía unas enormes ganas de vaciar mi vejiga pero cuando mi mano se fue a mi entrepierna todo mi mundo cambio.    

Debajo de mi pene sin glande no sentía nada, con miedo alce mi pene para no ver nada por debajo, me había castado por completo, caí de rodillas frente a escusado, no pude evitar vomitar mientras mi orina caí al suelo aquello debía ser una broma, y creo que en algún momento me desmaye, me desperté tendido en el suelo, en medio de un charco de mi propia orina, solo para comprobar que era cierto me habían castrado.

Luego bañarme con cuidado regrese a mi cama estaba llorando sin saber qué hacer, en eso note una nota en la cama que decía.

-“Gracias por la noche espectacular que nos regalaste desde hoy siempre serás bienvenida en la cantina, te esperamos para seguir con la diversión”.

-“Zorra de Cantina”.

Mi pene se encogió con el tiempo hasta quedar incluso más pequeño que el de un niño, me crecieron unos senos preciosos copa D 38 y mis nalgas se hicieron grandes como redondeadas, mi piel quedo sueva y tersa son la preferida de los clientes de la cantina y creo que me gusta ser un fichera, una travesti castrada cuyos clientes usan y pagan por tenerme, me encanta sentirme una cosa deseada un objeto, aunque debo decir que extraño correrme y tener erecciones pero también debo decir que me gusta ser una “Zorra de Cantina”.
            



Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

YARIDIA SOMETIMIENTO TOTAL

Mi nombre actual es Yaridia pero no siempre fue así, no hace mucho tiempo mi nombre, mi verdadero nombre era Yarin un atractivo hombre rubio, bien dotado poseedor de un pene y huevos grandes, además de un cuerpo musculoso bien trabajado de 27 años pero todo eso cambio cuando conocí a Yam la que pensé era una linda joven siendo bisexual nunca me intereso el sexo de una persona solo el placer que esta me podía proporcionar, la conocí en una fiesta y desde ese momento no solo mi mundo sino mi cuerpo cambio para siempre......


YARIDIA SOMETIMIENTO TOTAL
Mi nombre actual es Yaridia pero no siempre fue así, no hace mucho tiempo mi nombre, mi verdadero nombre era Yarin un atractivo hombre rubio, bien dotado poseedor de un pene y huevos grandes, además de un cuerpo musculoso bien trabajado de 27 años pero todo eso cambio cuando conocí a Yam la que pensé era una linda joven siendo bisexual nunca me intereso el sexo de una persona solo el placer que esta me podía proporcionar, la conocí en una fiesta y desde ese momento no solo mi mundo sino mi cuerpo cambio para siempre.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMINIZACION] [TRANSEXUAL]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Mi nombre actual es Yaridia pero no siempre fue así, no hace mucho tiempo mi nombre, mi verdadero nombre era Yarin un atractivo hombre rubio, bien dotado poseedor de un pene y huevos grandes, además de un cuerpo musculoso bien trabajado de 27 años pero todo eso cambio cuando conocí a Yam la que pensé era una linda joven siendo bisexual nunca me intereso el sexo de una persona solo el placer que esta me podía proporcionar, la conocí en una fiesta y desde ese momento no solo mi mundo sino mi cuerpo cambio para siempre.

Recuerdo beber más que solo dos cervezas en la fiesta por lo que cuando Yam me pidió que me fuera con ella a su apartamento acepte en forma consciente sin saber que aquello era una trampa pero mis ganas por una buena noche sexo superaron cualquier temor y dudas que mi mente pudiera tener, ya en su departamento los besos y caricias no se hicieron esperar, Yam era un morena con una larga cabellera, grandes tetas y un culo que de solo verlo cuando caminaba hizo que mi pene se endureciera con gran alegría y para ese momento tenía sus nalgas en mis manos lo que solo endureció aun más mi pene.

Con un vestidito corto en el que se notaban perfectamente sus grandes pechos y sus infartantes nalgas que como ya dije las estaba apretando, cuando separo sus labios de los míos me tomo de la mano y me llevo al cuarto, nos miramos y nos comimos la boca a besos a más no poder de nuevo, Yam lentamente comenzó a quitarme el pantalón, cuando me quito mi ropa interior mi pene salto ya listo para la acción, ella me masturbo por unos segundos antes de empezar a chupar como nunca nadie me lo había hecho en mi vida.

No tuve realmente problemas en despojarla de su ajustado vestidito lo hice con ella de espaldas quedando ante mis ojos su hermosa cola como el de una manzana y al girar sorpresa tenía un pene debajo de esa tanguita que ya estaba parado y sobresalía, me dijo “te asuste” ya que quede helado, era la primera vez que me pasaba que estaba con un transexual pero mi momentáneo titubeo se termino cuando ella se me acerco y me besa algo a lo que no me resistí, toma mi mano y la lleva a su pene, la tome con mi mano sintiendo su calidez para empezar a masturbarla, me gusto sentirlo mientras ella me hacía lo mismo.

Me dije a mí que me gustaría probarla y no dije nada me sentó en la cama y me la puso en los labios y no sé porque pero abrí mi boca y empecé a chuparlo, ella me dijo luego de un rato con una muy evidente excitación “por favor para deja de hacerlo”, cuando me saque su pene de mi boca ella  se acostó y nos las chupamos como media hora, haciendo un rico 69 mientras me metía dedos por el ano me dijo “penétrame por favor” al tiempo que ella se puso en cuatro patas, la vista de su bello culo con los dos huevos colgando por debajo me hicieron sentir súper excitado.

Apenas termino de decirlo cuando ya tenía mi rostro sumergido entre sus nalgas que abrí con mis manos para comenzar a lamber su lindo ano sin vello alguno, le di lengua entre gemidos sonoros que Yam daba, para luego de manera cuidadosa irla penetrando, cuando mis huevos chocaron con sus nalgas, extraje lentamente mi pene pero sin llegar a sacar mi glande de sus entrañas, para volver a hundir mi falo por completo, de esa manera comencé con un mete saca que llevo al mismo paraíso de lo caliente y apretado que su culito estaba.

La estuve penetrando sin parar hasta que luego de unos 20 minutos ella me dijo “¿quiero penetrarte te animas? Solo asentí con la cabeza, aquello de alguna manera me dejo sin habla, me hizo acostar en la cama y empezó a meterme un dedo por mi ano, después dos y escupía cada tanto para lubricarlos los que aumentaba mi placer “Dios fue tan rico”, saco un condón y una crema que me empezó a poner por mi ano para luego empezar a embestirme se tomo su tiempo para penetrarme pero luego de un rato su pene me entro y con movimientos lentos me penetraba hasta llegar a un  ritmo en verdad enloquecedor.

Aquella monta duro como 30 minutos entre gemidos ella me hizo una pregunta algo inusual para ese momento ¿te gusta el porno? “Si”, conteste. ¿Qué partes? Dijo; “las acabadas en la boca”  dije. “Son mi parte favorita” quieres que acabemos mutuamente en nuestras bocas lo que me hizo prender como nunca antes por lo que me arrodille frente a ella, mirando hacia arriba a sus grandes senos cuando comencé a  chupar su pene y me empezó a masturbar de pronto dijo “ahí viene mi leche” dijo ella al tiempo que me llenaba la boca de su espesa leche toma la que pude y algo cayó sobre mi pecho me gusto demasiado, y desde ese momento creo que comenzó mi adicción al semen.

Aun con la espesa leche en mi boca ella dije “quiero probar la tuya” pero a diferencia de mi no dejo caer ni una gota de mi leche y así mostrando una expresión de mucho placer se la tomo, fue increíble, venirme de esa forma luego con semen aun en nuestros labios nos besamos y masturbamos, hasta drenar nuestros penes de cualquier remanente de semen seguimos jugando entre nosotros hasta quedarnos dormidos desnudos.

A la mañana siguiente me desperté pero para mi sorpresa estaba con las manos atadas a la cama y mis pies lo mismo, Yam estaba a mi lado desnuda al ver que desperté ella tomo mi pene comenzó a darme una nueva mamada, hasta que de nuevo me vine experimentando un gran orgasmo con Yam bebiéndose hasta la última gota de mi leche cuando ella termino de beberse mi leche ella se limpio sus labios y me dijo.

-“Espero disfrutaras tu última corrida como hombre”.

Aquello me asusto y trate de luchar pero en eso sentí un fuerte pinchazo en mi cuello que hizo que todo se me volviera negro recobre el conocimiento brevemente en un quirófano, pero apenas fue por un momento, la próxima vez que abrí los ojos estaba en una cama con el rostro vendado, lo mismo que mi entrepierna y pecho que lucía mucho más abultado que antes, me sentía muy adolorido y mareado.

Pasaron semanas antes de que mis vendas fueran retiradas cuando lo hicieron quede aterrorizado por lo que me habían hecho, mi marcados pectorales de hombre que tanto trabajo me costaron conseguir en el gimnasio se habían ido, ahora de mi pecho colgaban dos enormes como suculentas tetas, mis caderas también se habían ensanchado, mi vientre estaba plano y definido como el de una mujer ya no tenía mis abdominales de hombre, mi rostro también había sido moldeado para parecer más femenino con labios carnosos y sensuales ideales para dar ricas mamadas, pero no solo mi cuerpo era femenino ahora sino que mi virilidad también fue destruida.

Para mi horror mi pene que aun flácido era de 16 cm ahora apenas era de 4 cm, cuyo glande ahora estaba perforado por un enorme anillo metálico de alguna forma mi bien dotado pene había sido reducido a casi a nada mi prepucio también se había ido, lo único que quedo intacto de mis genitales fueron mis enormes testículos aun bien resguardados dentro de mi escroto, pero ya no era libre, por su fuese poco antes de salir de la habitación en la que me recupere me colocaron un ancho anillo de metal en el cuello con un grueso anillo de acero al centro.

Yam se presento algunos días después para penetrarme por primera vez como un transexual, ella cuando termino de correrse en mi interior me informo que aquello fue mi bautizo de semen, que desde ese momento mi nombre seria Yaridia, desde ese momento fui obligado a hacer películas porno en donde casi siempre mi coprotagonista(s) de escena(s) se venían casi siempre en mi boca, una de mis coprotagonistas era casi siempre Raiza una bella rubia de cabello muy corto de grandes senos que tenía un pene casi igual al que alguna vez tuve.    

Luego de algunos meses me entere que mi pene le fue trasplantado a Raiza y que su pene me fue puesto, aun sigo siendo una esclava de esa organización que obtiene mucho dinero por mis videos siendo la protagonista en escenas simples, múltiples o orgias me han usado sexualmente miles de veces desde que feminizaron y no veo para cuando termine esta horrible pesadilla, ni siquiera se en donde es que estoy podría estar en la Luna o Marte, solo salgo de mi celda para ser bañado antes y después de alguna escena en la que participo.

Luego de nuevo soy regresado a mi celda ya ni siquiera puedo masturbarme, mi nuevo pequeño pene pese a que podría tener una erección de 12 cm el anillo en mi glande hacia que tener una erección fuese muy doloroso, pero eso ya no importa, hace seis meses me fue por fin complemente amputado, Yam me ha dicho que no falta mucho para que mis escroto junto con mis testículos, para ser feminizado por completo y sea vendido como una esclava sexual a algún magnate árabe.

Hoy estoy de nuevo en el quirófano sintiendo como la anestesia está haciendo efecto, para cuando vuelva a abrir mis ojos será totalmente una mujer mi testículos se habrán ido para siempre no se si podre vivir sin siquiera poderme correr aunque fuese por estimulación prostática, mientras todos se oscurece se que pronto tendré dos opciones la muerte o un Sometimiento Total.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DESEANDO SER UNA PUTITA

Con 30 años me había entregado primeramente como esclavo a los 20 años de aquel lugar que por el día era un lugar para el jugueteo erótico y por las noches se transformaba en burdel, poco a poco la matrona del lugar me fue administrando grandes dosis de estrógenos, que poco a poco me provocaron que me crecieran senos, que terminaron siendo dos perfectos globos muy suculentos para cualquier hombre que los vieran mi rostro como mi piel se torno mas femenina e incluso mi huevos y pene se encogieron pero aun los tenia......


DESEANDO SER UNA PUTITA
Con 30 años me había entregado primeramente como esclavo a los 20 años de aquel lugar que por el día era un lugar para el jugueteo erótico y por las noches se transformaba en burdel, poco a poco la matrona del lugar me fue administrando grandes dosis de estrógenos, que poco a poco me provocaron que me crecieran senos, que terminaron siendo dos perfectos globos muy suculentos para cualquier hombre que los vieran mi rostro como mi piel se torno mas femenina e incluso mi huevos y pene se encogieron pero aun los tenia.

[TRANSEXUAL] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMINIZACION]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Con 30 años me había entregado primeramente como esclavo a los 20 años de aquel lugar que por el día era un lugar para el jugueteo erótico y por las noches se transformaba en burdel, poco a poco la matrona del lugar me fue administrando grandes dosis de estrógenos, que poco a poco me provocaron que me crecieran senos, que terminaron siendo dos perfectos globos muy suculentos para cualquier hombre que los vieran mi rostro como mi piel se torno mas femenina e incluso mi huevos y pene se encogieron pero aun los tenia.  

Por las noches atendía a los clientes solo con una panty, tipo cachetero que mas me quedaba como tanga dada mis prominentes nalgas, aquella prenda ocultaba casi a la perfección mi minúsculo pene y huevos, para casi todos los clientes que me veían caminar entre ellos con mi larga cabellera rubia ondulada, mis labios pintados de carmín y mi cadena pendiendo entre mis senos era una mujer que despertaba en ellos las más fuertes erecciones, incluso les daba mamadas o lamidas de culo pero nada más, mi Ama no me tenia autorizado para poder ser penetrado o mostrar mi verdadero sexo.

Pero deseaba ser una de las chicas, en alma y mente lo era, aunque no de cuerpo por lo menos no del todo una pequeña, minúscula parte de mi cuerpo gritaba con ruidoso estruendo que no era una mujer, que nunca lo seria mientras tuviera esas cosas colgando de mi entrepierna, aun si mi pene estaba constantemente prisionero de un chastity especial que impedía que pudiera tener una erección además de darle un toque decorativo, una vez mi pene despertó involuntariamente al ver una escena que me excito pero fue tan doloroso que casi perdí el sentido.

Deseaba sentir lo que era ser penetrado por uno de aquello penes, duros y viriles de alguno de los clientes, sentir sus manos recorrer mis nalgas, vientre, piernas pero sobre todo sentir como me apretaba mis senos, deseaba con locura ser una putita como el resto de las mujeres del lugar, le suplique durante años a mi Ama que simplemente se negó a hacer que me quitaran aquello que me colgaba para poder ser una de sus chicas, pero todo eso cambio una noche de tantas de manera inesperada, no por mi cuenta sino por la de uno de los clientes.

Deseado ansiosamente ser tratada como mujer y como puta quería que algún hombre me abordara y me ofreciera dinero por poseer mi cuerpo, cuando aquella noche mientras fue a la bodega en busca de unas cosas que me encargaron fue abordada por aquel hombre, quien entro en la bodega cerrando la puerta con llave. 

De solo imaginarme que aquel hombre me haría suya por dinero hizo que se multiplicara por mil mi excitación y la lujuria estaba muy excitada y deseosa de ser cogida por un hombre pero no podía imaginaba que aquello noche iba a pasar y menos de esa manera pero por fin iba a ocurrir lo que tanto anhelaba, que un macho me abordara…

-“¿Hola preciosa cómo estás?” Me dijo ese hombre.
-“Muy bien ¿y tú como estas? Sabes los clientes no deben estar aquí”. Le respondí con una sonrisa.
Aquel hombre era, de espalda gruesa, moreno, de 1.80 m de estatura aproximadamente se me acerco y me empieza a acariciarme las nalgas diciéndome.

-“Que lindas nalgas tienes primor”. Me dijo
-“Gracias”. Le dije sin sobresaltarme.

Aquello era algo normal para mi, cientos de clientes antes que él, me habían nalgueado o acariciado mis nalgas dijo llamarse Aldo mientras me seguía manoseando las nalgas, hasta que de repente  metió su mano por debajo de mi cachetero corriendo hacia un lado, me acaricio mi ano con sus largos dedos, estaba tan excitada que no me importo nada en ese momento, solo me importaba que Aldo me hiciera suya, así que lo deje hacer, que me manoseara todo lo que quisiera.          

Como no me resistía, empezó a presionar con uno de sus dedos la entrada de mi ano, tratando de penétrame mientras dejaba escapar unos ligeros gemidos de placer, Aldo empezó a penetrarme con cuidado con sus dedos, mi excitación era infinita, nada me importaba fue algo increíble, me sentía como una verdadera puta con aquel cliente impaciente y desesperado por penetrarme.           

Me hacía sentir como una verdadera y provocativa mujer, incluso se me olvide de lo que tenía entre mis piernas por completo, Y aunque al principio me dolió un poco, la excitación mitigaba ese dolor, pues nadie me había penetrado por el culo en mi vida, pero luego de un rato solo sentía placer y dejé que me lo metiera hasta el fondo, luego lo saca un poco e introduce dos dedos, para jugar con ellos dentro de mí, me sentía en las nubes, mi morbo se multiplicaba por miles, mientras solo deseaba entregarme por completo a Aldo. 

De pronto Aldo sacando sus dedos de mi ano me dice.

-“¡Saca mi pene!”Mientras se baja cremallera del pantalón Aldo.

Rápidamente le saque su gran falo, tan duro como un palo, me sentía inmensamente feliz de saber que como mujer podía despertar tanta lujuria en un hombre, Aldo me dijo.

-“Date vuelta”. Dijo Aldo.
           
Yo sin hacerle esperar me di media vuelta dándole la espalda y me incliné un poco hacia adelante apoyándome sobre unas cajas de madera sobre mis pechos para dejar libres mis manos, levanté lo más que podía mi trasero y abrí yo misma mis nalgas para exponerle mi ano y facilitarle la tarea Aldo no me hizo esperar y coloca la punta de su pene en la entrada de mi ano para empuja con fuerza.

La penetración fue muy brusca y hasta el fondo, haciéndome lanzar un leve quejido de dolor, sentía que se me doblaban las piernas, pero Aldo me rodeo la cintura impidiéndolo, gemía por el dolor, pero a Aldo no le importaba, solo le importaba penetrarme; me penetraba hasta el fondo y sin sacarlo completamente me volvía a ensartar, clavándomelo hasta el fondo con mucha fuerza, como si quisiera atravesarme toda, sacándomelo por la boca, Aldo me daba fuerte nalgadas diciendo

-“Tranquila que el dolor pasara pronto y lo vas a disfrutar muchísimo”. Me dijo Aldo.

En efecto, poco a poco el dolor se fue disipando mientras el placer solo hacia incrementarse, disfrutaba cada milímetro del enorme falo, estaba en el cielo del placer Aldo aumentaba cada vez más el ritmo de las penetraciones, me concentre en disfrutar gemía de placer mientras él me decía muchas cosas que me excitaban aún más…

-“Que rica estás, que culito tan delicioso, quiero romperte el culito… etc”. Decia Aldo.

Y yo, loca por la lujuria, le rogaba que abuzara de mí, le decía…

-“Rómpeme, rómpeme si quieres mi amor, quiero ser tuya, abusa de mi todo lo que quieras, hazme tu mujer, quiero ser tuya, tu perra, atraviésame toda”. Le decía.

Sentir cómo ese gran falo me ensartaba hasta lo más profundo de mis entrañas me llevó al éxtasis, perdiendo la noción de todo, sin pensar en que me estaban clavando en la bodega como a una perra,  el riesgo de que fuera descubierta, pero el peligro solo me excito aún más, y solo me concentraba en disfrutar cada milímetro del gran falo, que atravesando mi ano, hasta que estallé una vez más en un indescriptible orgasmo anal; Me temblaban las piernas, me esforzaba para que no se me doblaran y poder seguir disfrutando de las salvajes y profundas penetraciones.         

Infinitamente satisfecha, dejé que siguiera cogiéndome y disfrutando mi ano, mis nalgas por fin sentí sus espasmos y como me inundo de semen, me quedé inmóvil y deseosa de tener ese gran falo dentro de mí por un buen rato, pero ese rato fue fugas y siento como me lo va sacando lentamente mientras me acariciaba mis nalgas,  cuando me lo sacó por completo me erguí y me di media vuelta para verle la cara y decirle.

-“¿Espero que te haya gustado?” Le pregunte.
-“Linda fue muy rico, tienes un culito delicioso y espero que se repita”. Me respondió.
-“Pero si no tuvieras estas horribles cosas creo que sería aun mejor”. Dijo Aldo.

Al tiempo que me tomaba mi pene que chorreaba para ese momento sin parar liquido pre seminal con algo de mi semen, me había corrido sin darme cuenta y sin tener una erección, cuando Aldo dejo mi pene, sintiendo mucha vergüenza me subí de inmediato mi cachetero para cubrir mi entrepierna.

Aldo saco un fajo de billetes y me los evento a la cara para luego decir.

-“¡Aquí tienes puta!” Dijo Aldo.

Para luego meterse su pene aun chorreando semen de la punta dentro de su pantalón se subió el cierre y se marcho, quede ahí sin saber que hacer no me dolo que me dijera puta sino que no le gustaba mi pequeño pene colgando de mi entrepierna, aquello fue muy doloroso, tome el dinero y lo lleve a un cajón en mi cuarto.

Luego fue a la cocina, que estaba ajetreada como siempre, nadie noto que tomo un afilado cuchillo, luego me fue una habitación conjunta, tome aire, levante mi pene, apreté mis dientes y lance un golpe con el cuchillo que cerceno mi pene casi de un solo golpe, el dolor fue brutal, pero aun quedaba algo de mi pene único por lo que tuve que cortarlo, el segundo corte fue aun más doloroso lo que me hizo dar un grito de dolor que no pude contener por más que lo intente.

-“¡AAAAAAAAAAAAHHHHHH!” Grite de dolor.

La sangre broto a raudales y me desmaye por el terrible dolor indescriptible que mi propia amputación de mi pene me estaba causando en ese momento, mi grito por supuesto alerto a las chicas de la cocina que no tardaron en descubrirme.

Me desperté en mi cama, estaba desnudo con mi entrepierna vendada un tubito salía de las vendas, aquello no era tan malo, sentía algo de dolor pero no mucho, un mes después cuando me retiraron las vendas por completo me entere que mi Ama luego de mi auto amputación me hizo castrar también para mandarme a hacer una vagina entre mis piernas la primera vez que la vi, pese a que aun estaba hinchada se me hizo la mejor vagina del mundo.

Cuando me recupere, comencé a trabajar como una más de las chicas, ya no solo dando mamadas o dejándome acariciar por los clientes, Aldo se volvió uno de mis clientes regulares y con el que más gozo de todos, a él aun le gusta penetrarme por mi culo, aunque ahora también goza del placer de penetrarme por mi vagina, le gusta correré en mis dos agujeros en una misma sesión y me gusta que me trate como la puta que tanto tiempo estuve deseando ser pero que ahora soy por derecho propio y completamente sin nada que me recuerde que alguna vez fue un hombre o que algo estuvo colgando entre mis piernas.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com      





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

XILA EUNUCO O NO

Luego de terminar la secundaria convencí a mis padres que ya no quería seguir vistiendo como hombre al principio se opusieron pero les dije que me apoyaban o lo haría sin su permiso, al final terminaron por aceptar, durante las vacaciones de verano deje de ser hombre para que la mujer que en mi dormía viera la luz, me deje crecer el cabello aun mas de cómo ya lo tenía, que era rubio, me compre ropa de mujer en especial ropa interior muy sexy......


XILA EUNUCO O NO
Luego de terminar la secundaria convencí a mis padres que ya no quería seguir vistiendo como hombre al principio se opusieron pero les dije que me apoyaban o lo haría sin su permiso, al final terminaron por aceptar, durante las vacaciones de verano deje de ser hombre para que la mujer que en mi dormía viera la luz, me deje crecer el cabello aun mas de cómo ya lo tenía, que era rubio, me compre ropa de mujer en especial ropa interior muy sexy. Aquello fue el inicio de mi nueva vida, como Xila.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [TRANSEXUAL]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 25 años soy casi una mujer, porque digo esto, ¡bueno verán! En realidad naci hombre con pene y huevos, eso fue hasta los siete años, en que en compañía de mi familia fuimos embestidos por un conductor ebrio que no respeto la señal de alto, el impacto fue tal por conducir el otro auto a exceso de velocidad que el auto en que viajaba salió volando el conducto que nos embistió murió en el acto, mi familia junto conmigo que estaba en el asiendo trasero quedamos atrapados dentro de nuestro auto un fierro retorcido me cerceno mi pequeño pene para siempre.

También mis testículos resultaron severamente dañados, los médicos apenas y los pudieron salvar, pero mi pene fue imposible de recolocar, pues el daño fue muy severo, a los siete años me convertí en un eunuco pero aunque lograron salvar parte de mi virilidad esta no trabajo como se espera a los 14 años ya presentaba el cuerpo de un chica de esa edad con senos creciendo en mi pecho y caderas ensanchándose, a los 15 años tenía senos ya bien desarrollados redondos y firmes con un par de nalgas que todos los hombre volteaban a ver.

Luego de terminar la secundaria convencí a mis padres que ya no quería seguir vistiendo como hombre al principio se opusieron pero les dije que me apoyaban o lo haría sin su permiso, al final terminaron por aceptar, durante las vacaciones de verano deje de ser hombre para que la mujer que en mi dormía viera la luz, me deje crecer el cabello aun mas de cómo ya lo tenía, que era rubio, me compre ropa de mujer en especial ropa interior muy sexy, mucha de ella la tuve que desechar por aun tener testículos no me acomodaba como debería.

Mis padres me inscribieron a una nueva escuela ya con un nuevo nombre en donde nadie me conocía, para todo incluso mis compañeras era una mujer y mi cuerpo así lo decía, por miedo a que mi secreto fuese descubierto no tuve novio hasta los 21 años un chico lindo de la universidad que pese saber mi secreto no huyo de mi, pero terminamos no por mi secreto sino porque él era infiel pero él, fue el primero en penetrarme por mi ano, cosa que gusto con el obtuve mi primer orgasmo anal como eyaculación por estimulación prostática. 

Poco después de mi rompimiento con mi primer novio conocí a Jorge un chico un año mayor que estaba por concluir sus estudios universitario él era alto 1.90 metros de estatura con cuerpo atlético de vientre plano no falco, fuertes piernas y muy bien dotado en lo sexual además besa muy rico, aun sigo con él estamos pensando en casarnos después de todo casi somos marido y mujer llevamos viviendo juntos desde que tenía 23 años, sus padres creen que soy una mujer y mis padres lo han aceptado les contare como es que me enamore perdidamente de Jorge.


** ** ** ** ** ** **

Todo comenzó un fin de semana en que salí con unas amigas a una fiesta de la universidad ahí una de ellas me presento a Jorge quien de inmediato tuvo química conmigo, toda esa noche no dejamos de hablar y reírnos como dos idiotas en verdad su sentido del humor fue una de las cosas que me hicieron enamorarme de él, terminamos esa noche intercambiando números telefónicos, al siguiente fin de semana recibí una invitación a salir lo que me hizo sentir muy contenta por supuesto acepte, como a los tres meses de estar saliendo a diario se me declaro.

En medio de una cena muy romántica pero le dije que antes de darle mi respuesta debía saber algo por lo que lo cite en mi departamento que tenia por aquel entonces sin compañeros pues mis padres insistieron que estaría más cómoda estando sola, el sábado siguiente Jorge llego con un gran ramo de rosa que me entrego luego lo lleve hasta el amplio sofá de la sala de estar en donde le dije que no era lo que él veía, el me miro y dijo “eso no me importa ¡te amo!”

Nos besamos y con miedo me despoje de mi vestido quedando solo en ropa interior, estaba bastante nerviosa en ese momento pues apenas otro hombre me había visto así me sentía como si fuera aun virgen en ese momento de pronto Jorge se puso de pie me tomó por la cintura con delicadeza y me dio un súper beso, fue riquísimo y hasta me hizo levantar un pie me sentí un poco tonta pero excitada.

Jorge me tomaba de la cadera y me manoseaba las piernas, las nalgas y me metía las manos por dentro de mi tanga y me toqueteaba me miró de tal forma que parecía que me iba a embarazar solo con la mirada tocó mis huevos a través de mi ropa interior, tiró de las liguitas laterales de mi tanga para quitármela, no le importó que no fuese una mujer lo que por supuesto me excito y acabo con mis miedo, me quito mi sostén (corpiño), me lameteo todas las tetas y después me hizo un exquisito sexo oral, lamiendo mis huevos como el pequeño hoyito por donde orinaba desde los 7 años terminando con su lengua metida entre mis nalgas.     

Prono mi mano estaba dentro de su pantalón, ya no podía esperar más y lo desabroche todo lo más rápido que pude, y al quitarle el bóxer descubrí el miembro más delicioso del mundo, no lo podía medir pero fácil era de 26 o 28 cm ya en erección sin circuncidar, más gordo en la punta tenía un sabor tan dulzón que me empalagó, me lo comí todo y Jorge pudo evitar luego de algunos minutos venirse dentro de mi boca, nunca había probado semen, al principio me resistí, pero como no tenía mal sabor me aventuré a probar, y estuvo fabuloso.

Después me tomó con fuerza y me coloco boca abajo sobre el sofá levantando mis nalgas dulcemente y me penetró tan deliciosamente, que ni siquiera sentí dolor; quizá porque ya tenía tan dilatado el ano de tanta pasión previa que ni hizo falta lubricante me penetro por unas 2 horas,  terminó muchas veces y nunca supe cómo hizo para mantener su pene erecto y duro como roca todo ese tiempo, pero siempre que terminaba, me hacía sexo oral por unos 10 minutos y después estaba listo de nuevo para el ataque.  

A la última vez que me penetró, lo hizo de forma muy salvaje, con fuerza, insertando toda su gran erección en mi interior para ese momento lo cabalgaba conmigo encima de Jorge con el lambiendo y chupando mis pezones, sintiendo como sus huevos rebotaban contra mis huevos, se vino de tal manera que se me escurría el semen por fuera de mi ano, chorreando por mis nalgas, el cual probé y tenía mejor gusto que el primero, terminamos acostados besándonos empapados en sudor para luego dormir por primera vez juntos a la mañana siguiente antes de marcharse me penetro de nuevo hasta hacerme correr mientras él se vino en mi interior de nuevo con ambos gimiendo de placer.


** ** ** ** ** ** **

Desde entonces amo a Jorge quien es tierno, detallista y sobre todo entiende por lo que estoy pasando esta noche es especial pues Jorge ya hace un año que esta de residente en un hospital para poder ser cirujano, esta noche es especial porque Jorge me va a quitar por fin mis testículos lo que me tiene muy nerviosa, en parte porque voy a perder la capacidad de venirme aunque según Jorge los orgasmos que siendo cuando mi que es algo liquido brota de mi agujero por arriba de mis huevos no son ni la mitad de intensos que los suyos como un hombre intacto.

Mientras le estoy dando una rica mamada siento como el espeso semen de Jorge que deposito dentro de mis entrañas hacia unos minutos resbala por mis gordos y colgantes huevos hacia el suelo, mientras siento el rico sabor de si gran pene en mi  boca jugando con mi lengua que hurga entre su prepucio y glande provocando que Jorge este gimiendo de placer lo que me encanta, minutos más tarde se viene de nuevo en mi boca y sin reparo alguno me bebo todo su rico semen. 

Una hora más tarde estoy amarrada en la cama con los brazos amarrados a la cabecera sobre unas sabanas de papel, con las pierna separadas, Jorge esta a mi lado con un cubre bocas y un mandil quirúrgico y su bóxer, su pene en erección aun es más que evidente en su ropa interior pese al mandil, Jorge delicadamente me inyecto en varias partes mi escroto como mis testículos buscando hacerme el menos daño posible pero sin conseguirlo aquello se sintió horriblemente doloroso, como nunca antes sentí en mi vida, ni cuando me desperté sin mi pene.

Luego mientras la anestesia surtía efecto, Jorge desinfecto todo mi escroto como áreas adjuntas con yodo y otros desinfectantes luego se puso a jugar con mis pezones que estaban más duros y erectos que nunca antes en toda mi vida, pasados unos 45 minutos Jorge usando una aguja probo mi escroto apenas y reaccione lo que le indico que estaba lista, en ese momento el me beso en los labios para luego preguntarme.

-¿Estas lista cariño?

Le conteste moviendo la cabeza en forma afirmativa, mi corazón latía a toda prisa como si quisiera salirse entre mis grandes tetas cuando lo vi abrir un sobrecito de papel para extraer un afilado bisturí.

Luego con suavidad pero firmeza, hizo un largo corte ante mi mirada nerviosa en medio de mis huevos, con un algodón controlo el sangrado para luego apretarme fuerte mi abierto escroto, mis dos testículos en su interior salieron uno a la vez por la apertura para quedar expuesto por fuera de mi bolso de piel por primera y única vez en mi vida, Jorge expertamente realizo un par de suturas separadas por un centímetro en cada uno de los conductos que unían los testículos a mi cuerpo.

Luego usando otro bisturí que saco de un sobrecito de papel, corto cada uno de mis testículos, cortando justo en medio de las dos suturas en los conductos, deposito cada uno de mis testículos en una charola curva de acero para luego suturar mi desinflado bolso de piel que quedo como una aleta de piel sin forma todo arrugado entre mis piernas, le suplique que lo cortara pero me dijo que con eso luego haría que me hicieran una vagina que tuviera cierta sensibilidad, como la de una mujer de verdad, pero que antes había que esperar que sanara la herida.

Luego me mostro mis testículos los cuales vi por largo tiempo hasta que él, se los llevo para ponerlos en gran frasco de cristal para llenarlo con liquido conservante para luego regresar y poner junto al televisor en la recamara, aquello era extraño y lo sigue siendo, siempre que me penetra los veo ahí flotando en el frasco, lo que hace que me sienta muy excitado al pensar que esos dos orbes fueron alguna vez mis testículos colgando dentro de mi escroto que ahora ha desaparecido por completo para dar paso a una vagina que Jorge adora penetrar de la misma manera que mi ano.


** ** ** ** ** ** **  

Jorge y yo nos vamos a casar en dos semanas por lo que hemos dejado de tener sexo desde hace casi dos meses, Jorge esta que revienta de ganas de penetrarme pero la espera valdrá la pena para la noche de bodas que para entonces ambos estaremos ardiendo en deseos de estar en brazos uno del otro como la primera vez.

Algunos creen que somos la pareja perfecta, creo lo somos aunque no sé si dirían lo mismo si supieran que antes fui un hombre que fue convertido en eunuco a los siete años y terminando de anular por completo por el que será mi esposo y amor por siempre hace poco más de un año.

So soy un travesti, un eunuco o cosa no lo sé, ni me importa solo me importa tener a Jorge a mi lado, disfrutando de mi cuerpo transformado en mujer para el resto de mi vida.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VIRGINIDAD PERDIDA DE NUEVO

Nos fuimos adentrando juntos en el mundo de la esclavitud, BDSM y por supuesto de la modificación, nuestros juegos sexuales cada vez más incluían más dolor que placer por lo menos para mí aunque para Andy era siempre puro placer, fue luego de salir de la universidad a los 24 años que Andy me coloco mi primera liga castradora en mi escroto y me penetro con ella puesta esa fue la primera vez que no me pude correr aunque lo deseaba......


VIRGINIDAD PERDIDA DE NUEVO
Nos fuimos adentrando juntos en el mundo de la esclavitud, BDSM y por supuesto de la modificación, nuestros juegos sexuales cada vez más incluían más dolor que placer por lo menos para mí aunque para Andy era siempre puro placer, fue luego de salir de la universidad a los 24 años que Andy me coloco mi primera liga castradora en mi escroto y me penetro con ella puesta esa fue la primera vez que no me pude correr aunque lo deseaba. Aquello fue el inicio de lo que llevaría a mi cambio de sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [TRAMSEXUAL] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Conocí a Andy en la universidad con 21 años, nos gustamos de inmediato, fue como amor a primera vista pero mi sorpresa fue mayor cuando descubrí que a Andy le gustaba todo ese rollo de castración y modificaciones corporales genitales, algo que siempre había sido uno de mis grandes fetiches secretos, lo que me hizo estar más unido a él, comenzamos a tener sexo a los pocos meses de conocernos y aunque era bueno sentirlo venirse en mi interior como que faltaba algo, no voy a negar que no me agradaba venirme pero deseaba no seguir eyaculando.

Pronto nos fuimos adentrando juntos en el mundo de la esclavitud, BDSM y por supuesto de la modificación, nuestros juegos sexuales cada vez más incluían más dolor que placer por lo menos para mí aunque para Andy era siempre puro placer, fue luego de salir de la universidad a los 24 años que Andy me coloco mi primera liga castradora en mi escroto y me penetro con ella puesta esa fue la primera vez que no me pude correr aunque lo deseaba y apenas me vine hasta que Andy corto la liga luego de venirse en mi interior.

Cada vez nuestros juegos incluían azotes, ligas castradoras y aguja aquello era mi vida siempre había querido ser un sumiso y pasivo esclavo, Andy estaba haciendo realidad mi sueño una noche llego a casa con un burdizzo, de solo verlo tuve una erección muy fuerte me dijo que pronto seria tiempo de usarlo en mi, al principio me negué pero poco a poco Andy me fue convenciendo con la promesa que además de castrarme haría que me colocaran una vagina en medio de las piernas para poder incluso poder ser penetrado por dos penes a la vez e incluso tres su además daba una mamada.

Aquella imagen de estar siendo usado por tres hombres a la vez me hizo tener fuertes eyaculaciones por las próximas semanas, hasta una noche en que Andy saco del cajón el burdizzo, mirándome a los ojos tomo la herramienta para decirme “¡ha llegado la hora de que pierdas tus huevos amor!”, escucharlo decir esa palabras hizo que de inmediato mi trusa (slip) quedase como una carpa de la fuerte erección que tuve en tan solo un instante, se me acerco para basarnos apasionadamente para luego llevarme de la mano a nuestra cama con él mismo solo en ropa interior.


** ** ** ** ** ** **

Una vez en la cama el me despojo de mi trusa blanca para hacer lo mismo con la suya de color negro, nos quedamos ambos de rodillas sobre la cama, el procedió a amarrarme las manos a la espalda mientras sentía un hormigueo intenso en mis huevos, mi pene no dejaba de tener fuertes contracciones, derramando ya abundante liquido pre seminal, como pocas veces antes había hecho, estaba muy excitado y Andy apenas me había tocado alguna de mis zonas sensibles o erógenas para ese momento.

Andy termino de amarrarme mis manos para colocarse de nuevo frente a mí, de rodillas aun ambos, chupó mis tetillas, con lo que me encanta eso, me los mordía, abría su boca por completo y sentía lo caliente de su lengua, que rico me mordía, me besó el cuello, me puso de espaldas hincado sobre la cama, y empezó a morderme las nalgas, esa sensación de cosquillas que te daba por todo el cuerpo cuando me las muerden me encanta, me dedeaba mientras me mordía las nalgas, hasta que chupo mi ano abriéndome mis nalgas, “woowwww”

Qué manera de chupar, lamer y succionar, me encanta que me haga eso, me chupo un rato hasta que empezó a jugar con su pene pasándola por entre mis nalgas, metía la cabeza y la sacaba de mi ano, varias veces lo hizo haciéndome gemir, aquella noche estaba dispuesto a disfrutar a lo máximo pues era la última vez que lo haría como un hombre intacto, de pronto Andy me dijo “toma aire”, lo hice y cerré los ojos en ese momento me penetro con toda su dura erección que me hicieron dar un gemido de dolor y placer al mismo tiempo.    

Andy me beso el cuello para susurrarme al oído “¡disfruta que hoy empieza tu nueva vida como puta!” Con esas palabras empezó a cogerme de una manera loca, parecía que no había cogido en años, lo escucharlo bufarlo que me excitaba, ese gemido de hombre, ese gruñido de animal, mientras sacaba su pene por completo y se agachaba a chuparme el culo, jalaba mis testículos y los chupaba también, de pronto me acostó y puso mis piernas en sus hombros, verlo cogerme viendo las expresiones de rostro que refleja lo excitado que estaba, wooww… escuchaban sus huevos chocando contra mis nalgas, y los sentía chocar, me decía cosas como.      

-Te dije que te iba a gustar.          
-Eres tan puta desde hoy.  
-Serás mi perra para siempre.      

Y efectivamente, estaba por convertirme en su puta desde ese día hasta el fin de mi vida, pero en ese momento solo deseaba seguir disfrutando de la dura erección que no dejaba de taladrarme mi palpitante esfínter anal, el cual sentía arder por la fricción generada por su pene de Andy entrando y saliendo con verdadera desesperación de mis entrañas, mientras con sus manos pellizca mis tetillas, retorciéndolas, lo me hacía retorcerme de placer.    

Andy siguió cogiéndome en esa posición, hasta que se vino entre jadeos y gruñidos dentro de mí, su pene se puso más duro y ancho al lanzar su leche en mi interior, jadeantes no quedamos así un rato, con él encima de mí, le dije que no se saliera, que lo quería dentro lo más posible, me encanta que me diga cosas mientras me coge, cuando su pene se desinflo, se salió de mi interior por si solo cuando eso sucedió, Andy tomo mi pene con una mano para llevárselo a la boca, mientras me daba una sabrosa mamada me masturbaba al mismo tiempo con su otra mano hurgaba en mi culo hasta comenzar a masajear mi próstata.

Aquello me hizo estremecer, gemí de placer, aquellas atenciones nunca Andy las había tenido conmigo, todo mi cuerpo comenzó a retorcerse de placer, mi pene duro como nunca antes no dejaba de filtrar liquido pre seminal, en eso mi erección se hincho aun más de lo que ya estaba, cuando comenzó a tener fuertes convulsiones mi pelvis se levanto de la cama cuando arrojo tres grandes chorros dentro de la boca de Andy que se los bebió por completo mientras experimentaba uno de los mayores orgasmos de mi vida.


** ** ** ** ** ** **

Andy me dejo jadeante sobre la cama para ir por el burdizzo apenas recuerdo verlo colocar las mandíbulas metálicas de la herramienta en la parte alta de mi escroto, apenas reacciones cuando Andy ejerciendo toda la cuerda que sus manos podían ejercer cerro el burdizzo aplastando los conductos que unían mis huevos al resto de mi cuerpo de subido sentí una dolorosa punzada como no se pueden imaginar, el dolor era tanto que ni pude gritar, mis ojos se quedaron en blanco y me desmaye a los pocos segundos mientras mi cuerpo experimentaba fuertes convulsiones.

Me desperté a la mañana siguiente sintiendo mucho dolor en mi entrepierna con mis huevos como escroto muy hinchados, el solo hecho de moverme o caminar me hacían sentir horribles punzadas de dolor, la hinchazón poco a poco fue bajando con ayuda de hielo y analgésicos que me hicieron soportar el dolor, pronto mis huevos comenzaron a desaparecer y mi escroto quedo como un globo desinflado colgando debajo de mi pene, algunos meses más tarde luego de la desaparición de mis huevos Andy me hizo someterme a una cirugía para remover mi pene y que me crearan una vagina entre mis piernas.

No me opuse y algunos días más tarde estaba de vuelta en casa pero con una vagina entre mis piernas creada con la piel de mi pene y mi glande ahora era mi clítoris, Andy le solicito al cirujano que no removiera mi próstata cosa que no se hico por lo que pese a todo sigo manteniendo mi próstata por lo que puedo sentir placer de manera anal y vaginal, también empecé casi de inmediato luego de la cirugía con una terapia de reemplazo hormonal para que mi cuerpo de músculos bien definidos no perdiera firmeza y generara rasgos femeninos.

Algo que tanto Andy como yo mismo no deseábamos que sucediera, también se solicito que mi nuevo sexo fuese virgen por lo que se me creo un himen, pero habría que esperar algunos meses por lo menos seis meses antes de poder desvirgarme por orden medica, los meses pasaron muy lentamente aunque Andy me penetraba analmente ardía en deseos de sentir lo que sería ser penetrado por mi vagina, me recupera muy bien y de pronto el médico dijo que veía obstáculo para que pudiese hacer uso sexualmente hablando de mi vagina.


** ** ** ** ** ** **

Andy dejo pasar dos semanas antes de una noche llegar con chico de cómo nuestra misma edad el cual dijo “¡será nuestro invitado especial esta noche!” Lo dijo de cierta manera que me dio a entender que esa noche haríamos un trío lo que me excito de inmediato, luego de cenar y hablar por un largo rato en el que supe que el nombre del chico era Joel, Andy dijo “bueno creo que es hora de la acción no crees Joel”, a lo que el joven solo respondió asintiendo con la cabeza en señal de aprobación.

Los tres nos fuimos a la habitación en donde no tardamos mucho en estar completamente desnudos ambos se colocaron a mi costado para comenzar a masturbarlos con mis manos, no tardo mucho en que comenzara a escuchar los gemidos tanto de Joel como de Andy mientras mi mano se movía de arriba abajo sobre sus ya duras erecciones, debo confesar que me sentía muy excitado en esos momento como hacía tiempo no me sentía, Joel y Andy se turnaban para besarme apasionadamente nuestras lenguas jugaban como serpientes en celo en el interior de nuestras hambrientas bocas.

Estuvimos así un largo rato con una mano Joel acariciaba una de mis nalgas mientras Andy hacia lo mismo con la otra y de vez en cuando una de las manos de Andy se movía a mi entrepierna para estimular mi nuevo clítoris que me hacia dar pequeños gemidos de placer, luego Andy nos atrajo a todos a la cama, en donde se acostó boca arriba, con su dura erección apuntando al techo, me hizo montarme sobre él para restregarme su glande por mis labios vaginales hasta dejar la punta de su pene en la entrada de mi raja, me tomo de la cinta, nuestras miradas se cruzaron por un segundo.

Y de pronto me hizo bajar la pelvis de un solo golpe hasta que los huevos de Andy rebotaron contra mis nalgas, su erección entro de lleno en mi nuevo sexo rasgando mi himen en el proceso, desvirgándome de una vez por todas, no pude evitar gritar de dolor al sentir como mi himen fue desgarrado por ese ariete de carne viril, sentí como algo cálido baño el pene de Andy que hizo que mi torso se acostara sobre el suyo para comenzar a basarnos mientras comenzaba su mete, saca de mi estrenada vagina.

De pronto sentí como Joel quien había estado ahí hasta ese momento como un mero espectador me abrió mis nalgas para escupir dos veces sobre mi palpitante ano, luego coloco la punta de su dura erección sobre mi ano para hacer presión no tuvo mucho problema en penetrarme por aquella vía pero siendo su pene un poco más ancho que el de Andy, me hizo sentir como si me estuvieran penetrando analmente por primera vez, Andy dejo de moverse hasta que Joel me penetro por completo, con sus huevos aplastados contra mis nalgas, para de nuevo comenzar a moverse.

-“¡AAAAAAAAHHHHH!”

Gemí sin poder evitarlo fuertemente, fue genial sentirme penetrado por aquellos dos falos masculinos uno por mi ano y otro por mi vagina que comenzaron a moverse, no tardo mucho en que todo mi cuerpo experimento un estremecimiento y de agujero de mi nueva uretra broto un liquido claro que era mi nueva forma de venirme, experimente tres de esos grandiosos estremecimientos que ahora llamo orgasmos antes de que Joel primero seguido casi de inmediato por Andy me llenaran tanto por detrás como por delante con sus cálidas como espesas leches que me hicieron de nuevo llegar a un orgasmos.


** ** ** ** ** ** **

Han pasado ya seis años de aquel prime trío Andy aun trae hombres incluso más de uno para tener sexo conmigo pero Joel sigue siendo uno de los recurrentes, me encanta sentirme lleno de sus miembros viriles por todos mis agujeros incluso la boca al mismo tiempo y pese a lo que se podría gozo aun mas de cuando aun tenía mis huevos y pene unidos a mi cuerpo en el lugar en donde ahora está mi vagina.

Sin embargo si he de ser sincero, debo recocer que nunca más he vuelto a sentir orgasmos tan intensos como aquella noche en que tuve mi prime trío y Andy me hizo suyo lo que me hizo Perder mi virginidad de nuevo.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.


Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com