VENGANZA MAL DIRIGIDA

Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth......


VENGANZA MAL DIRIGIDA
Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ZOOFILIA] [FEMDOM] [CBT]



Categoria: Adolescente      Autor: RavenWings





Heather había estado saliendo con Tim por tres meses. Heather era una hermosa, y bajita chica  1.65 metros, rubia con una gran actitud y sonrisa ganadora. Tim era un tipo grande con músculos marcaditos, pero, debido a su personalidad un tanto tímida y reservada, fue etiquetado como un friki o nerd por la mayoría. Cursaban ambos, segundo de prepa (instituto). Estaban muy enamorados, pero porque estaban en grupos sociales muy diferentes en la escuela, mantenían muy en secreto su relación. Fue una semana antes del último día de la escuela cuando Heather decidió ir con todo con Tim.

Más tarde esa noche, ambos pasaron un tiempo maravilloso expresando su amor al otro en el asiento trasero del coche de Tim. Pero, Heather todavía quería mantener su amor a los demás en secreto. Por lo menos hasta su último año.

-“Por favor. Tim”. Dijo Heather

Por supuesto, haría cualquier cosa por Heather, así que estuvo de acuerdo. Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth.

Beth era una morena de voluntad fuerte que aunque era un año más joven que Heather, era algo más grande que Heather y siempre había sido muy protectora con ella. Cuando Beth oyó que un bastardo había violado a su hermana, creyó cada palabra de ella e inmediatamente comenzó un plan para  vengarse.

Alrededor de una semana después, la escuela había terminado. Como hacían todos los veranos, las chicas pasaban la mayor parte del tiempo haciendo tareas ligeras en la pequeña granja lechera de sus padres. Era más bien una granja de pasatiempos, en realidad, ya que sus padres también eran agentes de bienes raíces de un país pequeño. De hecho, ambos padres iban a desaparecer durante los próximos dos días en una convención estatal de bienes raíces, y dejaron a Heather y a Beth a cargo de la granja como de sus dos hermanas gemelas de 8 años, Katie Y Annie.

Beth vio la oportunidad de vengar la violación brutal de su hermana con sus padres desaparecidos, ella le hizo una llamada a Tim. Le dejó claro a Tim que sus padres habían desaparecido y que le gustaría mucho que Tim viniera a pasar el día. Había asumido que Tim, siendo un bastardo violador caliente que él era, aprovecharía cualquier oportunidad para violar a otra chica indefensa. Tim, sorprendido al recibir una llamada de la hermana de Heather, supuso que Beth estaba llamando en nombre de Heather, probablemente porque Heather era demasiado tímida o algo para llamar en persona.

Así, al día siguiente, Tim llegó a su casa de la granja esperando ser recibido por su querida Heather. En lugar de eso, Beth respondió a la puerta rápidamente antes de que él pudiera tocar la puerta, se lo llevo al dormitorio y cerró la puerta detrás de ella. Tim estaba seguro de que sabía lo que estaba pasando. "La hermana de Heather debe haberle traído aquí como una sorpresa para Heather", pensó Tim. Pero justo cuando Tim se volvía para preguntarle a Beth por qué estaba haciendo eso, sintió un fuerte golpe en su cabeza y quedó inconsciente. Beth había traído una gran sartén de hierro fundido de la cocina para matarlo. Rápidamente comenzó a trabajar. Le quitó toda su ropa. Mientras se quitaba la ropa interior, y su pene broto, ella quedo impresionada con su longitud y circunferencia. -Así que este es el pendejo sucio que violó a mi hermana – se dijo ella, y no pudo evitar agarrarlo y darle un duro tirón de disgusto.

Le metió varios calcetines en la boca y luego cerró la boca con cinta adhesiva. A continuación, le ató las manos fuertemente a la espalda. Ella entonces fue al armario y consiguió una vieja bolsa de lona. Lo trajo a la cama junto con unas tijeras. Cortó tres agujeros cerca de la parte inferior de la bolsa de ropa - dos agujeros grandes con un agujero más pequeño entre ellos. Ella abrió la cremallera de la bolsa de prendas de vestir y, con mucho trabajo, fue capaz de poner las piernas de Tim a través de los grandes agujeros y tirar de él un pantalón hasta que estaba cubriendo su torso.

Lo levantó más hasta que toda su cabeza y su torso quedaron confinados dentro de la bolsa de ropa. Luego lo comprimió y cerró la cremallera firmemente en su lugar para que no pudiera ser abierta por accidente. Tim estaba ahora encerrado en la bolsa de prendas pesadas, con la excepción de que sus piernas sobresalían a través de los agujeros en la parte inferior. "OH, casi me olvido", gritó Beth, "¿cómo puedo torturar y mutilar a tu patético pequeño violador cuando está todavía dentro de la bolsa?" Su glande ya estaba contra el fondo de la bolsa cerca del agujero, Y no fue ningún problema para Beth agarrar su pene flácido para sacarlo por ese agujero.

Colgaba allí, colgando unos buenos 5 pulgadas. El agujero era apenas bastante grande para su pene flojo, pero Beth luchó hasta que ella podía también tirar de ambos testículos a través del agujero. Seguramente, si hubiera estado consciente, habría estado con un dolor insoportable por la forma en que había manejado sus huevos. -Puede que tenga alguna tortura en mente para estas ridículas nueces tuyas -dijo Beth mientras ella se tiraba furiosamente sobre ellos para atraparlos a través del agujero.

Beth tomo una cuerda de nylon y ató cada una de las piernas de Tim a los dos postes de su cama, de modo que los pies de Tim estuvieran en el suelo, su culo estaba en el borde de la cama y su pene y sus huevos colgaban a borde de la cama. Debido a que el agujero estaba tan apretado alrededor de su pene y huevos, y porque había comenzado a recuperar la conciencia, el pene de Tim comenzó a llenarse lentamente de sangre y lentamente a ponerse de pie. Sin darse cuenta de que era una respuesta involuntaria, Beth gritó ante lo que ella percibía como su increíble desprecio.

-"¿Qué carajo crees que estás haciendo, pequeño violador pervertido?" ¿Te estás poniendo duro? ¿Crees que voy a tener sexo o chupar esa cosa después de lo que le hizo a mi hermana? Oh, no, voy a hacer todo lo contrario. Voy a torturar la mierda hasta que sea apenas un pequeño de ornamento que se balancee entre tus piernas. ¡Desearías haber nacido niña! "Tim estaba ahora plenamente consciente y escuchaba cada palabra. Por pura rabia, agarró de nuevo la sartén de hierro fundido y se balanceó como un bate de béisbol hasta que entró en contacto con su pene erecto. Tim se encogió de dolor.

Justo en ese momento sonó el timbre de la puerta. Beth sabía que, como se suponía que debía estar limpiando las escaleras, todo el mundo esperaba que ella contestara la puerta. -Espera aquí violador, y es mejor que aproveches este momento para apreciar la sensación de tener un pene funcional, porque cuando vuelva, voy a mutilar ese pene más allá del reconocimiento. No cerró la puerta detrás de ella. Asumió que sólo sería unos segundos, así que no se molestó en cerrar la puerta. El visitante era un tío que la familia que no había visto en algún tiempo, y en su atención ocupó mucho más de lo que había previsto.

Mientras Beth trataba de deshacerse de su tío para poder volver a su tortura, sus dos hermanas gemelas de 8 años vinieron y llamaron a la puerta de su habitación. Cuando no hubo respuesta, abrieron la puerta y entraron. Aunque estuvieron sorprendidas ante la imagen que tenían delante, no tuvieron miedo y estaban abrumadas por la típica curiosidad de 8 años. "¿Qué es eso?", Comentó Katie. "Creo que es un niño", dijo Annie. "No, quiero decir ¿qué son esas cosas?" Caminaron rápidamente hasta la entrepierna de Tim para inspeccionar lo que habían descubierto.

Tim no podía perder su erección debido a la extrema constricción alrededor de la base de su pene. De hecho, debido a la tortura infligida, su pene se había hinchado aún más. Estaba completamente erecto, y palpitaba suavemente de un lado a otro con cada pulso de su corazón que palpitaba rápidamente. "OH, este es un niño", gritó Annie. "Y esta es su pene. Oí a un par de grandes chicas de quinto grado hablando de ella una vez. Dijeron que a los chicos les gusta que jueguen con sus penes.

 -¿Por qué? -preguntó Katie con incredulidad.

"Porque, les gusta escupir cosas de ellas a las chicas. Si juegas con él lo suficiente, arroja cosas", respondió Annie como si fuera una experta en niños.

"Y éstos son sus huevos" Ella los empujó con un dedo inocente. "No creo que hagan mucho de cualquier manera, excepto quedarse ahí y columpiar así." Los ojos de Katie eran tan anchos como los platos de la cena mientras ella se acercaba lentamente al gran pene palpitante. Ella involuntariamente extendió la mano y lo agarró como si fuera suyo. -¿Podemos hacer que nos salpique cosas? -preguntó Katie en un tono casi suplicante. "Claro". Respondió Annie, disfrutando del papel de maestra y de todo. "Sólo tenemos que frotarlo y jugar con él durante mucho tiempo". Ella comenzó a frotar su enorme glande hinchado, pero se dio cuenta de que necesitaba algo de lubricación. "Necesitamos algo que lo haga resbaladizo," ella dijo. "Voy a buscar un poco de mantequilla", gritó Katie, como ella cerró la puerta y se fue a la cocina. Volvió con la mantequilla en cuestión de segundos. Apresuradamente cerró la puerta del dormitorio detrás de ella, pero no cerró.

-¡Aquí está la mantequilla! -Perfecto, acabo de esparcirla por todas partes, y empezaremos a frotar -dijo Annie. Aplicaron la mantequilla blanda liberalmente al pene de Tim y comenzaron a acariciarla con sus diminutas manos. Para un apalancamiento completo, se acercaron. Ambas chicas estaban riendo de excitación y acariciando el enorme pene en todo su vigor. Ocasionalmente, una chica se deslizaba haciendo que la otra chica recibiera un golpe juguetón y con mantequilla en la cara con el pene de Tim.

Esto serviría para excitar a las chicas aún más y aumentar la risa. Pronto estaban teniendo peleas deliberadas por el pene de Tim, tratando de ver quién podía golpear a la otra en la cara más duro con el hinchado pene.

No pasó mucho tiempo antes de que el perro de la familia, King, oyera el chirrido de las chicas, y vino a investigar. Se acercó a la puerta y la abrió con su hocico. "¡Rey!" Gritaron las muchachas emocionadas. "¿Quieres jugar con nosotras?" King era un pastor alemán muy grande pero apacible. Caminó hasta donde las niñas jugaban, e inmediatamente comenzó a lamerse la mantequilla de sus rostros. Las chicas gritaron de alegría. King comenzó a lamerse la mantequilla del enorme órgano de Tim. Las chicas estaban doblemente intrigadas viendo la larga lengua de King lamer el pene grande.

De repente, gritó Katie. "Hey, King tiene un pene también" Y señaló hacia donde el eje rosado oscuro de King estaba lentamente pero constantemente emergiendo de su funda y cada vez más y más duro. "¡Vaya, tienes razón!" Gritó Annie. Ambas chicas giraron instintivamente y miraron entre las piernas de King para confirmar que King también tenía huevos, igual que el chico con el que habían estado jugando. Mientras King continuaba lamiendo el pene de Tim, las chicas volvieron su atención hacia su perro.

-¿Crees que podríamos conseguir que King nos arrojara sus cosas como las de un chico? -preguntó Katie. "No lo sé, sube bajo él para que puedas jugar con él", le dijo a Annie. Katie se puso de espaldas en el suelo, mientras Annie la ayudaba entre las piernas de Kings, así que se encontró cara a cara con su pene. "Es raro", dijo Katie. "Es muy puntiagudo y tiene una gran protuberancia en la base aquí." "Lambelo como King lame el pene del muchacho", instó Annie. -Parece muy salado -exclamó Katie. Con eso, Katie envolvió firmemente sus pequeñas manos alrededor del pene de King para aprovecharlo y comenzó a insertar todo el eje de King en su boca. Annie observó con asombro que su hermana gemela empujó el pene entero del perro en su boca y comenzó a chuparlo febrilmente.

"¿Cómo sabe eso?" Annie preguntó emocionada. Katie extrajo el largo pene de su boca y se volvió hacia su hermana. "Es realmente largo y va hasta el fondo de mi garganta. Es muy salado, también. El punto de que es muy flexible, pero se siente como si hubiera un hueso dentro de él. Y, cuando lo chupo... Katie cortó su oración en un estado de shock y sorpresa cuando sintió varios disparos impactaron con fuerza en su mejilla. "¡Él se está chorreando!" gritó Annie con placer incontrolado.

Katie, todavía estupefacta, se volvió al pene de King para ver qué estaba pasando, y recibió una ráfaga de semen aguado en su joven rostro. Los chorros de King continuaron implacablemente, de modo que Katie apenas podía hablar de los rápidos chorros de semen que le disparaban en la cara.

 "WOW, LO HICE" gritó Katie, y algunos de los disparos fueron disparados directamente en su boca mientras hablaba. "Mi turno, mi turno", gritó Annie mientras empujaba a su hermana de debajo del perro.

"HEY", gritó Katie.

Pero Annie ya se había posicionado debajo del perro y estaba siendo absolutamente recubierta con un chorro después de un incesante escupir de semen de perro. Mientras tanto, Katie se había acercado al espejo y sólo pudo pronunciar un "WOW" silencioso cuando vio que toda su cara estaba cubierta de semen de perro y que estaba goteando de su barbilla en la parte delantera de su blusa. Rápidamente regresó a ver las hazañas de su hermana bajo el perro. A veces parecía que Annie se ahogaría de las cantidades prolíficas de semen de perro que le disparaba. Pero ella nunca apartó su cara. En un par de ocasiones, incluso abrió la boca y dejó a King disparar varias explosiones de semen justo en su boca, tragando cada gota. Eventualmente, las niñas drenaron a King hasta la última gota de semen que sus huevos podían producir. Cuando esto sucedió, King rápidamente se dio la vuelta y salió trotando fuera de la habitación. Lo último que vieron ellas mientras King atravesaba la puerta fue su hinchado pene de un lado a otro entre sus piernas, todavía goteando un poco de semen residual.

Las chicas se miraron y se rieron. Cada uno estaba cubierto de fluido lechoso. Los frentes de sus blusas estaban empapadas y cada una tenía el cabello húmedo enmarañado en la frente. En el suelo había un charco de semen de perro. Aún no tenían suficiente diversión. Ambas chicas estaban pensando lo mismo, y se lanzaron hacia el duro pene de Tim. Lucharon durante un tiempo, cada uno tirando de ella con fuerza, pero finalmente decidieron tratar de hacerlo juntas. No tenían más mantequilla, por lo que se agacharon y cubrieron sus pequeñas manos con semen de perro y lo utilizaron para la lubricación. Acariciaron y acariciaron el duro pene de Tim sin resultados.

Tim, aunque muy confundido y desorientado, estaba amando cada minuto. Frustradas por su falta de resultados, se tomaron un descanso y lamentaron su incapacidad para hacer que ese muchacho se viniera. -¿Por qué no nos lo echa encima? -gimió Katie. "No lo sé", dijo Annie, "tenemos que chuparle como si fuera el de King". "Sí," dijo Katie, mientras agarraba el pene con un renovado vigor y empezó a lamberlo. Una vez más, Annie estaba absolutamente aturdida por la tenacidad de su hermana mientras veía a su hermana lentamente meter primero el glande, luego el resto de la enorme pene de Tim en su boca. El pene se extendió claramente hasta el fondo de la garganta de Katie, mientras Annie observaba que la respiración de Katie era exclusivamente a través de su nariz y apenas. Los labios de Katie estaban estirados, envueltos alrededor del enorme órgano, y parecía una serpiente tragando un conejo entero.

Ella chupó durante varios minutos, llevando a Tim más cerca del orgasmo, pero cedió en la desesperación justo antes de llevar a Tim al orgasmo. Tim no pudo evitar sentirse decepcionado cuando Katie extrajo el enorme órgano de su boca y lo soltó. "Simplemente no creo que podamos hacer que él nos de su leche" dijo Katie abatida. -Sí, tienes razón -dijo Annie-. "Es mucho más grande que el pene de King." Ella agarró el pene de Tim para sentir su tamaño una vez más. "Y es muy diferente, también".

"Mira al final, es tan redondeado". Ella movió su rostro más cerca e inspeccionó el gigante glande de Tim. "Probablemente, King logro darnos su leche porque su cosa tiene forma de cohete". "Y, él..." La frase de Annie fue cortada cuando su cabeza fue repentinamente fue golpeada de nuevo por la fuerza, por la fuerza de un tremendo chorro de grueso líquido pegajoso expulsado de la punta del pene de Tim. Annie recuperó su compostura justo a tiempo para ser golpeada por otro grueso disparo de semen expulsado con fuerza de la erección de Tim. "¡Le hiciste!" Gritó Katie mientras bailaba con entusiasmo.

Annie casi no la escuchaba mientras estaba ocupada recibiendo una explosión de gruesas cuerdas de semen. El semen llenaba cada orificio de su cara, y ella instintivamente apuntó su pene hacia arriba para que ya no le apuntara directamente a su cara. Tim siguió eyaculando con casi la misma implacabilidad que King había mostrado. Cada gruesa, cuerda de semen fue expulsada con fuerza del pene de Tim, disparaba al aire por lo menos a 60 o 90 cm y estaba literalmente bañando a Annie.

Katie rápidamente saltó bajo la ducha para unirse a la diversión. Las chicas bailaron y chillaron bajo esta ducha de eyaculación durante un minuto completo hasta que el torrente de esperma que emanaba de Tim frenó y finalmente se detuvo. Las muchachas se quedaron en silencio mirándose entre sí por un momento. Entre las duchas que habían recibido del perro y del muchacho, cada una estaba cubierta de espeso semen. Que  les  enmarañó el cabello, cubrió la cara, corría por sus mejillas, y se escurría de sus orejas, narices y mentones, sobre sus blusas.

Justo en ese momento, Heather vino a buscar a su hermana, Beth. Caminó directamente a la habitación de Beth y jadeó ante la escena frente a ella. Al principio se quedó estupefacta, pero cuando recobró sus sentidos, rápidamente observo el escenario. "¿Qué han hecho?" Gritó. Las chicas habían tenido miedo de que se les culpara por el desorden que hicieron, y se sintieron aliviados de que Heather estuviera culpando al muchacho. Al ver la oportunidad de negar toda responsabilidad, las muchachas señalaron tímidamente al muchacho que estaba acostado en la cama y dijeron "él nos hizo jugar con su cosa" Al igual que Beth, Heather era protectora on ellas, Heather siempre había sido muy protectora de las dos gemelas. -Dios mío, sabía que uno de los malditos novios de Beth iba a meternos en problemas algún día. El hijo de puta.

Beth acababa de decir adiós a su tío que visitaba abajo y regresó a su habitación. Ella también estaba horrorizada ante la escena antes aquí. -Dios mío, Beth -dijo Heather-, sabes que no deberías tener a ninguno de tus novios cuando mamá y papá no estén aquí. -¡Mire lo que este hijo de puta le hizo a nuestras hermanitas! Prácticamente las violó. ¡Él los hizo joder, y vino por todos ellos! "" ¿Quién es? ¿Es Rick?

Beth pensó rápidamente. -Sí, es Rick. Pensé que podía confiar en él. Dijo que esperaría aquí en mi cama mientras yo bajaba y respondía a la puerta.

"Vayan a limpiar ustedes y vayan a sus habitaciones, chicas. No es culpa suya -dijo Heather suavemente y reconfortante-.

Después de que las niñas gemelas se fueron, el tono de Heather era todo menos reconfortante. "Mierda. Siempre he odiado a Rick. Sabía que ese bastardo iba a causar problemas -dijo Heather, mirando con asco a los genitales expuestos y engrosados ​​de Tim, que ahora brillaban con su propio semen. "El hijo de puta no merece tener un pene, ¡Se merece que le arranquen su patética salchicha! »Y se lanzó contra el muchacho acostado en la cama, agarrando su pene y huevos, tirando y retorciéndolos con todas sus fuerzas. Apretó los genitales de Tim tan fuerte que empezaron a ponerse azules. Tim dejó escapar un pequeño chillido de dolor. ¡Cállate, hijo de puta! mereces tener tu podrida cosa arrancada de tu cuerpo. -¿Qué vamos a hacer al respecto, Beth? -preguntó Heather con cansancio.

-¿Por qué no? -preguntó Beth riéndose.
-¿Por qué no, qué? -dijo Heather-.

-Bueno, dijiste que merece que le arrancaran el pene de su cuerpo, así que ¿por qué no lo hacemos? Ya sabes, como una venganza por lo que le hizo a nuestras hermanitas. Beth no podía creer el giro de los acontecimientos. Había planeado torturar el pene de Tim y hacerle sentir muy triste por violar a su hermana. Ahora, vio la oportunidad de permitir que Heather vengara su propia violación (incluso si ella no era consciente de ello) torturando el pene de Tim.

-No lo sé, Beth. Tal vez deberíamos sacarlo de la bolsa y preguntarle a Rick qué pasó, así que no lo estamos acusando injustamente.

"No, dejemos la bolsa cerrada. Después de todo, tienes todas las pruebas que necesitas. Nuestras hermanitas están cubiertas de semen. ¿Quién más pudo haberlo hecho? Y, debe haberlas obligado a hacerlo. ¿Por qué más dos chicas de 8 años de edad, quedarían empapadas en semen? Y mira. Su pene sucia todavía esta duro. Incluso después de haberse corrido por todas nuestras hermanitas y de haber sido torturado por ti, es un bastardo que sigue estando duro. "Por supuesto, Tim no podía perder su erección debido a la hinchazón y la estrecha constricción en la base de su pene.

"Bien, hagámoslo", dijo Heather. -Pero ¿qué vamos a hacerle?
"No lo sé. Use tu imaginación."

Ambas chicas inmediatamente obtuvieron una enorme sonrisa en sus rostros. Rápidamente desataron sus piernas, le hicieron levantar y lo llevaron fuera; Su pene y huevos todavía expuestos a través del agujero estrecho en la bolsa se balanceaba hacia adelante y hacia atrás mientras caminaba.

"¿Te gusta correrte, Rick? Oh, te haremos venir. Tenemos un par de maneras realmente inusuales de hacer que un tipo como tú se venga creo que te resultará muy interesante. "Heather dijo en el oído del hombre aterrorizado que, sin que ella supiera era su inocente amante.

Lo condujeron a un patio de la granja lechera de sus padres. Mientras Beth iba a buscar leche del tanque, Heather llevó al cautivo a una gran cabaña parecida a un iglú. Beth rápidamente regresó con un poco de leche y sumergió el pene de Tim completamente en la leche. Había un pequeño agujero en el lado de la cabaña parecida a un iglú. Normalmente reservados para el largo y delgado pezón de un biberón, ahora obligaron el pene de Tim través de él. Así que Tim no pudo alejarse, las dos muchachas pusieron todo su peso en presionarlo contra la pared. De repente, Tim sintió algo que empujaba su pene. Pronto, su pene estaba siendo aspirado una vez más. Pero no era como antes de las niñas. Ahora, su pene estaba siendo aspirado por una garganta muy ancha y succionado con una lengua muy dura de papel de lija. ¡Tim pronto se dio cuenta de que un becerro joven estaba mamando en su pene!

-¿Te gusta eso, violador? -chilló Heather-.
-Has violado a un par de niñas. Podrías también violar a un bebe mientras estés en ello.

Por supuesto, le gusta al becerro. Y, siempre que mantenga rociar un poco de leche en la base de su pene para que el ternero chupe, ese ternero seguirá chupando todo el día. Estoy seguro de que se siente bien ahora mismo. Pero, no pasará mucho tiempo hasta que tu pene quede en carne vida y se extiende hasta el doble de su longitud normal por la garganta de ese becerro. ¡Podrías decir que el ternero te está violando! "Ambas chicas rieron alegremente al pensar en el chico estaba siendo violado por uno de los becerros de su padre.

Efectivamente, la succión constante del becerro pronto hizo que Tim se convulsionara involuntariamente mientras un orgasmo agitaba su cuerpo y disparaba varias cargas de semen por la garganta del ternero que le succionaba. "¿Cómo es ser chupado por el bebé de una vaca?" Preguntó Heather cuando notó que el cuerpo de Tim comenzó a tener espasmos. Las chicas rieron alegremente. -Mejor disfrutar de esa venida rick. Porque ninguna chica humana querrá hacerte correr cuando terminemos contigo. Beth se acercó a la abertura principal de la cabaña y miró adentro. Vio el ternero amamantando febrilmente del largo y estirado pene. También notó algo más. "Hey Rick," gritó ella. "No sabía que eras gay. Debes serlo porque estás siendo succionado por un toro. Las dos muchachas se echaron a reír.

Alrededor de treinta minutos más tarde, ellas acordaron poner fin a la tortura. Tuvieron que tirar de Tim con una buena dosis de fuerza para desalojar su estirado, hinchado y crudo pene de la garganta del becerro hambriento. Su pene era una pulgada o dos más larga de lo que había sido anteriormente.

Luego llevaron a Tim al salón de ordeño. "Vamos a ver, te has corrido en dos inocentes niñas, has arrojado semen por la garganta de una vaca bebé, ¿qué más quieres violar hoy, Rick?" Le hicieron ponerse en cuatro patas (Tres en realidad, ya que sus manos estaban atadas a la espalda) en una de las áreas de ordeña. Separaron las piernas por lo que tenían buen acceso a sus genitales.

-¿Qué me dices de violar una máquina, Rick? -preguntó Heather. "Hemos decidido darte leche. Parece que te gusta venirte en una variedad de formas, por lo que te va a gustar que te aspiremos su leche fuera de ti con una máquina. "

Con eso, Beth lanzó un interruptor que puso en marcha las tremendas y poderosas bombas que controlan las máquinas de ordeña. Beth entró en una habitación y regresó con un aparato de ordeño. Constaba de cuatro cilindros de caucho alineados que normalmente se colocan en las ubres de una vaca. Los cilindros recogen la leche, y la leche se extrae por un tubo largo y transparente donde entra en el tanque de almacenamiento de leche.

"Listo para ser ordeñado, Rick" aullaron las chicas mientras abrieron sus piernas. Colocaron uno de los cilindros de goma en la cabeza de su pene. No había suficiente succión para atraer su pene en el cilindro sin embargo, porque la succión estaba escapando de los tres cilindros no utilizados. Decidieron colocar las bolas de Tim en otro cilindro. Al hacer esto, la succión en su pene y los huevos aumentó, pero todavía era débil. Beth rápidamente se quitó la camisa y el sujetador, dejando que sus amplias tetas cayeran y se balancearan. Sorprendió a Heather cuando se inclinó y dijo "poned las otras dos en mis tetas."

Heather aplicó los dos últimos cilindros de ordeño a las tetas de Beth. Tan pronto como el último cilindro se aplicó a las tetas de Beth, el pene y los huevos de Tim fueron aspiradas violentamente y con fuerza hacia los cilindros de ordeña. Tim estaba en algún lugar entre el cielo y el infierno. La succión en su pene era fantástica, pero el dolor en sus huevos era insoportable. Las tetas de Beth eran demasiado grandes para ser succionadas hasta el fondo de los cilindros y ella disfrutó de una agradable sensación de succión. Durante veinte minutos, las chicas intercambiaron por lo que cada una consiguió tener sus tetas succionadas.

Fue alrededor de veinte minutos más tarde que las chicas notaron un fluido acuoso blanco siendo aspirado por las líneas de leche hacia el tanque de la leche de retención. Efectivamente, miraron hacia abajo para ver a Tim convulsionando con eyaculaciones salvajes otra vez.

"Vamos a dejarte enganchado por un tiempo, ¿de acuerdo Rick?", Dijo Heather. Las chicas decidieron conectar los dos cilindros de ordeño con algo mientras iban a hacer sus tareas diarias alrededor de la granja. Volvieron alrededor de una hora más tarde para encontrar a Tim inconsciente, a un lado, con su pene y huevos succionados hasta el momento en la máquina de ordeño, que comenzaron a tener miedo de que no pudieran sacarlos. Cerraron las bombas de ordeño y volvieron.

De alguna manera lograron sacar los cilindros de ordeño del pene de Tim y sus huevos. "¿Cómo se sienten ahora tus pequeños huevos y tu pequeño pene, Rick? ¿Te gustó ser ordeñado?", Dijo Heather.

Heather estaba claramente disfrutando de la tortura que estaba infligiendo a ese chico. Se estaba volviendo más salvaje y más inhibida a cada minuto. A Beth le gustaba también, y habría tomado un papel más activo, pero le gustaba la idea de dejar que Heather estuviera a cargo de la tortura de su violador (si ella lo sabía o no).

-Ve a buscar una buena cuerda de nylon desde el garaje, y encuéntrame bajo la rampa del heno -dijo Heather con una mirada enloquecida en los ojos-. -Es el momento de enseñarle a este bastardo del violador del cerebro una lección. Beth estaba tan emocionada que se lanzó hacia el garaje y recuperó la cuerda de nylon lo más rápido posible. Cuando regresó, Heather había logrado llevar al cautivo de vuelta a la conciencia y lo había llevado por debajo de la rampa del heno. Heather tomó la cuerda de nylon de Beth, ató un extremo firmemente y sin piedad a la base del pone de Tim, y ató el otro extremo a una cuerda que ya colgaba de la rampa del heno.

Tim estaba emitiendo gritos ahogados y retorciéndose en agonía por la tensión del nudo que Heather había atado alrededor de su pene. Heather se acercó a la pared y desató el extremo de otra cuerda que había atado allí. Estos cables formaban parte de un sistema de poleas que normalmente se utiliza para levantar pacas de heno hasta el desván. Hoy planearon levantar algo más. Heather regresó a donde Beth estaba de pie y el tembloroso Tim estaba con un nudo atado firmemente alrededor de su pene. -¿Quieres hacer los honores? -preguntó Heather.

"Creo que esto puede ser un trabajo de dos personas", respondió Beth.

"Tus estupendos días de viriles venidas han terminado Rick. Prepárate para un verdadero dolor, ahora", dijo Heather. Todavía no tenía ni idea de que estaba a punto de mutilar el pene del hombre que amaba.

Las dos chicas se abalanzaron sobre la cuerda con todas sus fuerzas, y Tim comenzó a ser levantado lentamente en el aire de su pene. Tiraron y tiraron hasta que estaba completamente elevado del suelo. Gritó y se agitó durante un rato, pero rápidamente se desmayó. Pronto colgó al revés sin vida, todo su peso apoyado solo en su crudo y rojo pene ahora completamente estirado.

Ellas amarraron el extremo de la cuerda al soporte en la pared para que Tim se suspendiera justo encima del suelo sin que tuvieran la cuerda sujetada. Después de atar la cuerda, Heather corrió al garaje. Con lo que ella regresó dejo en shock, horrorizada, y también emocionó a Beth. Era un cuchillo para maíz, un gran cuchillo afilado muy parecido a un machetee. Beth había planeado simplemente torturar el pene de Tim para enseñarle una severa lección sobre la violación. Nunca había pensado en cortar el pene de Tim. La idea no sólo la intrigó, sino que le dio un orgasmo instantáneo, y ella podía sentir su entrepierna increíblemente húmeda.

-¿De verdad vas a hacer esto, Heather? -preguntó Beth.
-Maldita sea, lo hare. Este hijo de puta merece que su pene sin valor sea cortado de su cuerpo, y lo voy a hacer”.

Debido a que su cuerpo estaba izado sólo lo suficientemente alto como para que estuviera justo fuera del suelo, su pene crudo, mutilado y estirado fue fácil de cortar por ella.

El cuerpo de Tim cayó al suelo sin su pene ya unido a su cuerpo sangrando profusamente.

Dos días después, todo el pueblo hablaba de cómo Beth con engaños y pensando a base de un rumor llevo a Tim su granja y junto con su hermana Heather le corto su pene pensando que fue un violador y que había mancillado a sus hermanitas, Beth fue a prisión por 10 años y Heather por 8 mientras Tim convertido en un eunuco, tuvo que dejar el pueblo con sus padres, para evitar ser señalado y las habladurías.




Historia Original Aquí.





Autor: RavenWings       Traductor: DarkSoul

PACTO SINGULAR

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible......


PACTO SINGULAR
El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ana y Paty era amigas desde la infancia, cuando Ana de 25 años en ese momento estaba por casarse muy ilusionada con Paco su gran amor según ella, Paty le juro que si la trataba mal o le hacía algo ella se encargaría de hacerlo sufrir algo peor que la muerte misma, las dos sellaron su pacto con un beso en la mejilla, luego rieron y días después la boca tuvo lugar, Paty vivía en otra ciudad por lo que luego de la boda ella se fue, para seguir regenteando su negocio de BDSM en la que ella era la Ama suprema del lugar.

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

Rápidamente pasaron cinco años desde la boca de Ana, en la que Paty tuvo poco contacto con ella la mayoría por correo electrónico el ultimo que recibió le pedía ayuda para alejarse de su esposo que la estaba acosando y golpeando. 

Paty le dijo que volaría a su ciudad para llevársela lejos de su esposo por desgracia eran días festivos y no pudo conseguir vuelo alguno hasta cuatro días, para cuando llego por Ana era demasiado tarde ella fue encontrada muerta, golpeada y violada hasta la muerte, Paty apenas pudo reconocer el rostro de su amada amiga de lo desfigurada que los golpes propinados le habían causado, las autoridades culparon a Paco su esposo como el asesino pero él tenía dinero como amigos poderosos que movieron los hilos de la justicia.

Pese a una gran batalla por parte del fiscal, el abogado de Paco se la arreglo para desacreditar a los testigos algunos ni siquiera se presentaron otros desaparecieron, y las pruebas las que aparecieron fueron refutadas fácilmente en conclusión Paco fue declaro inocente del asesinato de su esposa, Paty hablo con el fiscal y este le confirmo que aquello era una injusticia que estaba seguro que él era culpable que seguiría trabajando para poder llevarlo a juicio en una corte federal, pero antes necesitaba encontrar algunas de las pruebas desaparecidas.

Paty por su parte no pensaba esperar a que la justicia fuese servida, ella pensaba llevar a cabo su propia justicia, iba a honrar en pacto que hizo con su amiga a toda costa, espero unos prudentes seis meses pero el fiscal pese a todos su esfuerzos aun seguía con las manos atadas fue entonces que Paty, contrato a una banda local para que secuestraran a Paco su trabajo era solo dejarlos atado e inconsciente en el lugar que ella les señalara, para ganarse una buena cantidad de dinero.

Paco salía de un bar de mala muerte en donde bebió y compartió con mujeres de dudosa reputación, tambaleándose nunca llego a su auto, fue narcotizado y subido a una camioneta.

Paty al ver al robusto cuerpo bien trabajado de Paco ante sus pies sintió un cosquilleo en su entrepierna, al tiempo que sintió que su tanga de color negro bajo su ajustado pantalón se mojaba de sus jugos al tener al asesino de su mejor amiga casi hermana a su merced, algunas horas más tarde Paco aun inconsciente estaba en una gran salón del establecimiento de Paty listo para recibir la justicia que ella le había preparado y no se le fue concedido a su amiga aun.

Ana le conto en sus platicas previas a la boda que Paco estaba bien dotado pero nunca le creyó del todo hasta que despojo a Paco de su ropa interior para ver su pene que pese a estar dormido era muy grueso circuncidado y con un glande en forma de casco de un tamaño de 13 cm con un escroto rechoncho en el que dos grandes huevos descasaban entre sus piernas, casi tocando el suelo una vez despojado de su ropa interior lo que hizo de nuevo excitar a Paty y humedecer su vagina de nuevo.

Paco era un hombre peludo, con un pecho lleno de espeso vello, que descendía por su marcado abdomen hasta su pubis en donde nuevo se espesaba en una mata de vello púbico, su escroto por su parte estaba cubierto por una buena capa de vello púbico lo que hizo repugnar a Paty, por lo que procedió a comenzar con su plan de venganza, primero aseguro los brazos de Paco por sus muñecas para luego colocarles una cadena que estaba unida a una pequeña grúa eléctrica en el techo con la que Paty sin esfuerzo levanto el pesado cuerpo de Paco que quedo casi colgando de sus brazos.

Paty aseguro los tobillos de Paco con grilletes lo que dejo sus piernas bien separadas con sus plantas bien plantadas en el suelo, con la ayuda de una maquinilla de afeitar, Paty comenzó a rasurar el vello desde el pecho, bajando hasta llegar a su vello púbico lo que la maquinilla no pudo quitar lo hizo manualmente con una navaja de afeitar, también rasuro sus fuertes como robustas piernas, para terminar le coloco un pesado como estrecho aro metálico en la parte alta del largo escroto de Paco lo que dejo sus dos huevos bien marcados en el fondo de su saco de piel.

Para terminar le coloco una antifaz sobre los ojos de Paco para que no pudiera ver nada, también le coloco unos tapones contra ruido en sus oídos para que no pudiera escuchar nada y ya para rematar le coloco una mordaza de boca en su boca para que tampoco pudiera hablar o gritar, ya que Paty estaba segura que él iba a gritar como nunca antes en su vida con todo lo que le tenía preparado para esa noche y las siguiente en que iba torturarlo.

Paco no lo sabía aun pues seguía inconsciente, pero pronto entenderá, que su “motivo de orgullo” le servirá a Paty para humillarlo y causarle mucho dolor ella sabía que sus genitales era donde más fácilmente podía lograr doblegar a un hombre no solo físicamente sino también psicológicamente al someterlo, cambiaria sus paradigmas y eso además de obtener justicia para Ana iba a sentir verdaderamente placer.

Sus queridos genitales seguramente eran el punto más débil de Paco, como de la mayoría de los hombres especialmente si es donde centran toda su sexualidad, su esencia viril y su machismo, el tamaño de su pene aunque asombroso le tenía sin cuidado, pero saber que estaba tan orgulloso de sus cositas, le facilitaba la tarea y es que precisamente ese motivo de orgullo lo volvía vulnerable ante ella, por lo que a Paty respecta, si tenía un pene y dos huevos, ya estaba perdido.

Le complacía controlar los impulsos de un macho, a través de la anulación de sus genitales aplicando severos correctivos por medio de la tortura genital, unos huevos, bien atados,  durante  unos minutos,  algo tan elemental como un bondage, cambia de forma inmediata  el modo de pensar y de sentir de los machos, pero tener un anillo pesado metalizo sobre los huevos lo logra aun mas rápido.

A Paty le gustaba separar al máximo los huevos de la base de su entrepierna, esa aparentemente inofensiva técnica se convierte en una atroz tortura, la constricción de la base de los genitales les obliga a mantener una erección, sus miembros permanecerán siempre duros, con normalidad y  la erección aumenta paulatinamente,  cuanto mayor diámetro alcanza el pene más y por los testículos sufren al sentir más dolor.

Es una mezcla entre el dolor y la excitación por la involuntaria erección.  No pierden su virilidad, pero sí el orgullo. El dolor aumenta ante la erección, poco a poco un macho se somete pero Paty tenía otros planes para Paco.

Paty se limito a esperar a que Paco recobrara el conocimiento mientras tanto preparo todo, un par de horas más tarde Paco comenzó a dar muestras de que despertaba no paso mucho hasta que estuvo completamente consciente, comenzó a sacudirse, tratando inútilmente de soltarse, gruñía y se sacudía todo ante la mirada atenta de Paty que comenzó a ponerse un arnés con un dildo de un tamaño enorme muy grueso mientras observaba como el pene de Paco comenzaba a endurecerse.

Era lo que Paty buscaba, ella se acerco a donde estaba Paco, para tomar su pene ya en completa erección, con una mano y comenzar a masturbarlo, por supuesto Paco al sentir aquella delicada mano sobre su miembro se agito.

-“MMMGGGUYYYTTYRR” Dijo Paco.

Pero nada de lo que decía se entendía, Paty, continuo masturbándolo hasta que del ojo de su glande comenzó a fluir abundante liquido pre seminal, en ese momento ella lo tomo de sus caderas apretó los dientes y le propino un tremendo rodillazo directamente en sus atrapados huevos que al no tener a donde retroceder recibieron el impacto de la rodilla por completo.

El cuerpo de Paco se sacudió con violencia por el dolor que el brutal rodillazo le hizo sentir de manera instantánea, aun el cuerpo de Paco estaba sacudiéndose cuando un segundo seguido de un tercer y cuarto rodillazo impactaron sus huevo de manera brutal que hicieron casi partiera la mordaza de bola en su boca en dos de los fuerte que apretó sus mandíbulas, el quinto rodillazo fue el más brutal de todos, casi hizo que Paco perdiera el conocimiento de nuevo, ya para ese momento ambos huevos de Paco comenzaban a hincharse.

Paty entonces tomo una pequeña barra de roatan endurecido y comenzó a azotar las abultadas como duras nalgas de Paco que a sus 32 años estaban aun firmes y paraditas, las golpeaba con fuerza haciendo que el hombre se sacudiera de dolor con cada nuevo impacto, pronto las líneas rojas que dejaban los impactos de barra sobre sus nalgas se volvían moradas para casi enseguida de color negro mientras Paty no dejaba de azotar sus nalgas, Paco sentía como si sus nalgas estuvieran siendo asadas al carbón de ardor como dolor que estaba sintiendo con cada nuevo impacto.

Paty azoto a Paco por casi dos horas no solo en sus nalgas sino también en su espalda dejando ambas con la piel abierta y sangrando, sobre todo las que alguna vez fueron unas bellas nalgas masculinas ahora eran dos masas de carne ennegrecidas y sangrantes, que le estaban dando mucho dolor al completamente bañado en sudo de Paco lo mismo que Paty quien cansada de tanto azote decidió tomar un descanso, para regresar a donde estaba Paco aun con una gran erección que ya le estaba empezando a dolor por todo el rato que su pene había estado endurecido.

De nuevo Paty le dio tres fuertes rodillazos y una patada a Paco el tacón en punta que llevaba impacto justo entre sus dos huevos que hizo que la agonía de Paco fue aun mayor, ella aun llevaba el arnés con el enorme dildo sobresaliendo de su pelvis, Paty se coloco detrás de Paco le abrió sus maltrechas nalgas apretándoselas con fuerza lo que hizo que todo su cuerpo se sacudiera de dolor, coloco la punta del enorme dildo sobre el cerrado ano de Paco que se sacudió tratando de evitar ser penetrado.

-“MMMMGTTTTGGYGYRRRRR”. Paco gruño sin sentido alguno.

Paty lo sujeto de la cintura con fuerza para atraer su fuerte cuerpo hacia ella, lo que hizo que el largo como grueso dildo entrara pese a la resistencia de Paco en su interior.

-“MMMMMMMMMMMMRRRRR”, Grito Paco al sentirse empalado.

Aquel dildo era del groso de un bate de beisbol y casi del mismo largo, Paty sin piedad alguna comenzó a penetrar a Paco cuyo ano no resistió y se desgarro abonando más dolor al que ya estaba sintiendo su próstata estaba siendo estimulada como nunca antes, Paty tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo al mismo tiempo que lo penetraba sin piedad.

Con cada nueva embestidas las nalgas de Paco chocaban contra la pelvis de Paty lo que acrecentaba el dolor que estaba sintiendo en medio de aquella dolorosa como humillante experiencia de estar siendo violado, el pene de Paco comenzó a contraerse con espasmo que solo se incrementaron una vez iniciados, Paty soltó su pene justo cuando estaba por venirse pero eso no detuvo su eyaculación que fue brutal, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron del ojo de su pene, en sucesivos disparos, que brotaron con mucha fuerza, fueron seis o siete los disparos seguidos de un largo goteo de su semen.

Sin embargo Paty no dejo de masacrar el ano y entrañas de  Paco hasta que se vino una segunda vez no tan abundante como la primero pero tardo casi media hora en llevarse a cabo tiempo en que sus entrañas y ano fueron masacrados por completo, Paty satisfecha también pues había alcanzado ya dos fuertes orgasmos con sus juegos chorreando por sus piernas extraño el enorme dildo de las entrañas de Paco cubierto de mierda y sangre, para ir a buscar un pequeño burdizzo, ya con la herramienta en su mano de nuevo se coloco detrás de Paco.

Tomo sus hinchados huevos y los apretó con toda la fuerza que pudo lo que hizo que Paco de nuevo se retorciera de dolor, su pene para ese momento ya estaba desinflado, Paty coloco las mandíbulas del burdizzo justo por debajo del ancho aro de metal que conservaban sus huevos encerrados en la parte baja de su escroto, el cuerpo de Paco tembló al sentir el contacto del metal con su piel escrotal, Paty miro hacia arriba y pensó para ella.

-“Esto es lo que mereces por lo que le hiciste a Ana”. Se dijo Paty a sí misma.

Luego usando toda la fuerza que pudo imprimir cerró las mandíbulas del burdizzo que aplastaron la piel y los conductos que unían los huevos de Paco a su cuerpo.

-“MMMMMMMRRRRMMMMMM” Gruño con fuerza Paco al sentir el apretón del burdizzo.

Paty mantuvo la herramienta cerrada por 20 segundos mientras todo el cuerpo de Paco se sacudía con violencia, luego la abrió las movió un poco y realizo un segundo fuerte apretón, esta vez el cuerpo de Paco, no solo se sacudió sino que convulsiono y su pene que de nuevo se puso rígido lanzo una gran cuerda de semen antes que se desmayara de nuevo.

Paco regreso a la consciencia de una manera brutal al sentir como su pene estaba siendo quemado, Paty usando un soplete se lo quemo por completo en estado de erección el dolor fue brutal y casi durante todo el proceso Paco estuvo consciente, hasta que fin de nuevo se desmayo por el dolor.

Paco se despertó de nuevo en un hospital, le castrado, con un pene quemado e inservible para el resto de su vida, con sus tetillas arrancadas y un ano desgarrado sin mencionar que sus nalgas estaban hechas añicos, que pese a que se iban a curar le iban a quedar horrendas cicatrices en la espalda y nalgas de por vida.

Por fin Seis años después de que Paco fue castrado el fiscal de su ciudad logro poder fincarle responsabilidades por la muerte de su esposa ante un juez federal esta vez el fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión en donde desde la primera noche fue convertida en la putita de los internos que consideraron que un hombre sus huevos no era en verdad hombre.

Paty se alegro cuando se entero que Paco fue encontrado muerto en su celda ahocado por su propia ropa, en la nota que dejo decía.

-“Ya no soporto ser violado y no se mas un hombre es mejor morir que seguir viviendo la constante degradación a la que me veo sometido todos los días, ¡maldigo a quien me castro!”  

Paty feliz llevo flores a la tumba de su amiga un año después de la muerte de Paco en donde le dijo,

-“He cumplido con nuestro pacto amiga”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NO LO HAGAS POR FAVOR

Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo......


NO LO HAGAS POR FAVOR
Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo,  creció para convertirse en una bella adolescente algo sobre protegida  por sus abuelos que la adoraban con locura, todo fue amor hasta los 18 años.

Nadia deseaba algo de libertar por lo que al entrar a la universidad se mudo a un dormitorio donde compartía cuarto con una chica de su misma edad, de la cual se hizo amigo una noche esa chica no la pudo acompañar a una fiesta tenia examen al dia siguiente por lo que quedo con un grupo de estudio Nadia por su parte deseaba ir a aquella fiesta mucho pues iba a ir el chico que le atraía se vistió lo más sensual que pudo y se encamino sin pensar en los peligros que una mujer sola y vistiendo como iba podría enfrentar.

Nunca llego a la fiesta fue detenida por tres hombres jóvenes, como de 20 años ya bastante borrachos quienes la obligaron a ir hasta un pequeña fuente oculta entre matorrales de un parque donde comenzaron a manosearla.

-“No, No Déjenme ir”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia.

Pero uno de ellos la tomo de su ligera blusa con ambas manos y se la abrió rompiéndosela por completo sus lindos como firmes pechos quedaron apenas cubiertos por su sostén (corpiño), de fino encaje negro que solo hizo excitar a los tres hombres.

Aterrada Nadia comenzó a gritar pidiendo ayuda, fue cuando uno de los hombres le dio un fuerte puñetazo en el estomago y otro rápidamente en el juvenil rostro de la joven que la hizo caer al suelo, como si ese fuese la señal los tres hombres como lobos hambrientos se abalanzaron sobre ella, con sus manos le fueron arrancando sus ropas, hasta dejarla solo con su pequeña tanga de encaje color negro, que Nadie agarro con fuerza con sus manos tratando de que no se la quitaran incluso dejando que las manos de esos hombre le apretaran sus senos ya al desnudo.

Pero un fuerte golpe en el estomago hizo que Nadia soltara su tanga, lo que aprovecho el hombre que la golpeo para quitarle la única prenda que aun cubría su bello cuerpo, dejando su sexo al descubierto, apena adornado por un mechón de vello púbico, apenas esa tarde Nadia se depilo su sexo en previsión de si sucedía algo mas con el chico que le gustaba sin imaginar que los que iban a disfrutar de aquello eran esos tres hombres.

-“No, No, No. Me hagan nada”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia de nuevo.

Los tres hombres rieron al unísono, mientras seguían manoseando su cuerpo, uno de ellos dejo de ir apenas para decirle.

-“Calma Preciosa, solo te vamos a hacer gozar, como de seguro desea una putita como tú”. Dijo el hombre.

De inmediato se bajo se pantalón Nadia con horror logro ver como debajo de su bóxer se marcaba ya una tremenda erección, que no tardo en ver en directo era un pene de 20 cm circuncidado que ya estaba derramando liquido pre seminal de la punta, los otros dos hombres, tomaron las piernas de ella para abrírselas Nadie trato de luchar pero nada pudo hacer contra la fuerza de ellos.

Aquel hombre no tardo en restregar su endurecido miembro por los labios vaginales rosados de Nadia, que de nuevo comenzó a gritar uno de los hombres tomo su tanga y se la metió en la boca que redujo el ruido de sus gritos, de pronto los ojos de Nadia se abrieron grandes al sentir como aquel pene comenzó a penetrarla, escucho decir al hombre.

-“Lo tiene muy apretado esta putita”. Los tres hombres rieron de nuevo.

Por lo que el hombre tomo la cintura de Nadia para hundir su miembro con fuerza, que entro por completo desgarrando el himen de Nadia que le hizo arquear el cuerpo del dolor que sintió, no escucho decir al hombre que la penetraba.

-“Vaya esta putita era virgen”. Dijo jadeante el hombre.

Los hombres chiflaron y apoyaron a su amigo, mientras al extraer su pene del interior de Nadia este estaba manchado de sangre, uno a uno tomo su turno el último de ellos le quito la tanga de su boca para insertar su pene y venirse en ella, ya con Nadia completamente catatónica como si no le importara si vivía o moría, cuando los tres se corrieron dos veces en ella la dejaron ahí tirada bañada en semen.

Aquella experiencia de violación marco la vida de Nadia, termino la universidad pero nunca más volvió a salir sola o hablo con otro hombre durante el resto de sus estudios universitarios, la misma noche que todo eso ocurrió llego a su departamento como pudo con sus piernas manchadas en sangre y semen, se baño llorando casi arrancándose la piel de lo fuerte que la tallo, fue en momento que juro que pese le tomara toda la vida se vengaría de aquello hombres.

Dos años después de salir de la universidad conocía a Roberto su actual esposo con la que tiene dos hijos, Roberto supo ser tierno y demostrar que era buen hombre la primera vez que tuvieron sexo fue la primera vez que ella sintió un orgasmo como mujer, lo que la hizo amar aun más a su marido, fue pero no olvido lo que juro en ese baño aquella noche, un años después de su boca su abuelo murió de un infarto, seis meses después se abuela muchos dicen que por la tristeza, como fuese le dejaron una gran herencia en negocios como en dinero a Nadia.

Con su nuevo poder económico Nadia contrato a unos detectives privados que no tardaron mucho en dar resultados el primero en ser encontrado fue el hombre que en segundo lugar la penetro, reconoció su cara pese a los años trascurridos en la foto que el detective el proporciono, Nadia contrato a una pandilla para que el fuese secuestrado, violado y castrado al final cosa que sucedió, a los pocos meses ella supo que lo encontraron colgando de su habitación

-“Se suicidado el muy cobarde”. Pensó Nadia con una alegre maldad que desconocía poder sentir.

El siguiente de aquellos tres hombres en sufrir un destino similar, seis meses después, fue el que se vino en la boca de Nadia, pero a él, le quemaron su pene con soplete de gas hasta dejarlo literalmente carbonizado, sus huevos por otra parte fueron reventados por las fauces de un tornillo de banco que los aplasto hasta que no resistieron tanta presión y explotaron en decenas de pedazos incluso estallando su saco escrotal, esta segunda víctima era ejecutivo de un banco, padre de un niño, que al verse despojado de su virilidad opto también por el suicidio, disparándose un tiro en la boca cuando su mujer e hijo fueron a visita a los abuelos del niño.

La noticia del suicidio de aquel hombre lleno de alegría a Nadia pero ella deseaba terminar con su venganza, el último de los tres hombres le fue esquivo por algunos años, hasta que por fin fue localizado casado y con dos hijos vivía lejos en otra ciudad dueño de una cadena de tiendas, Nadie tuvo que retrasar su venganza por cosas familiares pero con el ultimo hombre ya de 34 años fue secuestrado y dejado en el sótano de la casa de sus abuelos amarrado y vendado.

Aquella semana Roberto se fue de vieja de negocios a Europa no iba a regresar hasta el domingo por lo que tenía una semana, el corazón de Nadia latía con fuerza aceleradamente mientras bajaba uno a uno cada escalón hasta el suelo del sótano, ahí estaba aquel hombre que le violo y desvirgo a los 18 años, acostado boca arriba apenas con un ajustado bóxer con sus manos amarradas a la espalda, completamente indefenso, quien se agito al escuchar que alguien se acercaba a donde estaba recostado.

-“¿Quién está ahí? ¡Ayuda por favor me han secuestrado!” Dijo el hombre.

Nadia apenas pudo contener la risa que la suplica de aquel hombre le provoco, se sentía nerviosa pero al mismo tiempo excitada, incluso sentía su ropa interior mojada de sus jugos, aquella situación era muy excitante para ella por alguna razón, pero en su mente solo quería que ese hombre sufriera un poco de lo muchos que ella sufrió cada noche desde su violación recordando cómo es que fue mancillada por ellos.

Lo primero que hizo Nadie fue usando unas tijeras cortar el bóxer del hombre para dejarlo al desnudo su pene como huevos peludos quedaron al descubierto, aquel miembro era incluso más grande que el de su esposo, que solo le causo al verlo una terrible repulsión incluso tuvo varias arcadas pero logro no vomitar.

Aquel hombre al sentir las manos recorrer su cuerpo y sentirse completamente expuesto de nuevo comenzó a suplicar casi llorando, ya no era tan aterrador como Nadia recordaba.

-“Por favor no me hagan daño pagaran el rescate que pidan solo déjenme hablar con mi esposa”. Dijo el hombre.

Nadia solo guardo silencio mientras le daba la vuelta a su cuerpo para que quedase boca abajo, sus nalgas quedaron al descubierto Nadia planeo algo muy aterrador para él, siendo enfermera quirúrgica sabia como curar pero también como causar un gran daño,  aunque nunca ejerció su profesión su licencia aun era válida por lo que no tuvo problemas en conseguir los suministros médicos.

Luego de checar que el hombre estuviera bien amarrado comenzó a apretar sus nalgas, hasta que finalmente Nadia se las abrió para revelar un ano oscuro como cerradito una expresión de genuina maldad se dibujo en su rostro y modificando la voz le dijo al hombre.

-“¡Ahora vas a saber lo que siente ser violado!” Le dijo Nadia.

Casi al mismo tiempo hundió uno de sus dedos entro de su ano, luego dos hasta que tres de ellos se hundían y salían de su apretado esfínter anal, el hombre solo se retorcía seguía suplicando para que se detuviera, al cabo de unos cuantos minutos Nadia extrajo sus dedos pero eso no era todo, ella fue por un tubo de una pulgada de diámetro por 70 cm de largo, cuyo uno de sus extremos comenzó a restregar por su ano semí dilatado, el hombre al sentir el frio metal girar sobre su ano, se imagino lo que eso supondría por lo que con desesperación de nuevo suplico.

-“¡NO LO HAGAS, POR FAVOR, NO LO HAGAS!” Grito el hombre.

Que se retorció y luchaba tratando de evitar ser penetrado por aquel tubo, pero sus gritos desesperados hicieron que de un solo gran empujón el tubo entrara en sus entrañas profundamente desgarrando el esfínter anal del hombre que comenzó a sangrar mientras él se retorcía y gritaba de dolor al sentir aquel tubo bien dentro de su cuerpo.

En ese momento ella saco un elastrador para colocar rápidamente dos ligas castradoras en lo alto de sus huevos de nuevo el hombre dio un alarido y se retorció como si tuviera convulsiones al sentir el apretón de las ligas en su escroto.

-“AAAAAAAAAAhhhhh”. Grito.
-“Por FAVOR YA BASTA, ¡POR FAVOR!” Suplico gritando el hombre.

Nadia, entonces tomo su pene y coloco otras dos ligas en la bese luego de hacer que quedase en completa erección que de nuevo provoco que el hombre diera un gran alarido de dolor, una vez concluido con las ligas, fue hasta un cubo metalizo en donde estaba un largo trozo de metal sostenido hasta la mitad en posición vertical por carbones ardiendo cuando lo extrajo la mitad brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

Con aquel trozo de metal ardiente, Nadia regreso a donde estaba el hombre aun tratando de extraerse el tubo de su interior con sus manos había logrado sustraer algunos centímetros pero Nadie de un nuevo empujón lo introdujo aun más, el hombre grito de nuevo, Nadia entonces comenzó a introducir el fierro ardiente por el centro hueco del tubo hasta que la parte ardiente tomo los intestinos del hombre perforándolo para seguir su camino ya que estaba afilado por el extremo ardiente, los gritos del hombre si hicieron aterradores mientras sentía como era quemado por dentro sin poder hacer nada.

Nadie de pronto extrajo el fierro y unos segundos después un gran chorro de sangre broto de la parte alta del tubo, Nadia excitada, volvió a meter el fierro que lo dejo dentro algunos minutos antes de volver a sacarlo de repente para producir otro gran chorro de sangre, al daño estaba hecho, el sangrado interno en el cuerpo del hombre era grave en pocos minutos moriría de no recibir ayuda médica con urgencia, antes de que perdiera la consciencia Nadie le dijo al oído.

-“Te vas a ir al infierno pero sin tus huevos y pene maldito violador”. Le dijo Nadia.
-“No por favor no lo hagas”, Suplico casi susurrando el hombre

Nadie le corto usando una tijera para cortar pollos, los huevos que hizo gritar al hombre y unos segundos después su pene, anulado y con pocos minutos de vida ella le dijo.

-“Me voy a quedar con tu virilidad como recuerdo, ¡disfruta del infierno!” Dijo Nadia.

Luego con el escroto y pene aun ligados, chorreando sangre los puso en un frasco para colocarles luego liquido conservante y los oculto tras unos papeles en una caja fuerte de la que solo ella sabía la combinación.

Días después, Nadia leyó en la prensa el hallazgo de un cadáver terriblemente torturado y mutilado en una ciudad lejana del país, “se sospecha de un ajuste de cuentas de la mafia” decía el artículo, Nadia solo recordaba mientras sus manos masajeaban su inflamado clítoris sobre su cama más feliz que nunca.

-“No lo hagas por favor”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA PELEA DE BATON

Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial......


LA PELEA DE BATON
Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Paul Lawrence





Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial.

Ronnie llevaba pequeño "short pesado" de color azul oscuro, pero no llevaba un cordón o una correa de jock debajo. En cambio, le dieron un estilo tradicional de "kick-boxing" estilo ingle-protector. Se trata de una pequeña "copa" de metal, sostenida en su lugar sólo por delgados cordones de cuero. Un cordón va alrededor de la cintura, con la 'taza' adjunta en la parte delantera, y los extremos están atados a la parte posterior. Otro cordón se une al fondo de la "copa", en la entrepierna, y pasa hacia arriba, entre las nalgas, y está atado a la parte posterior alrededor de la cintura.

No es particularmente cómodo, con los cordones que cortan la piel, pero si está atado correctamente proporciona buena protección. Además, y lo que es más importante, no se puede moverse, como una copa de plástico convencional.

En la pelea Ronnie no fue lo suficientemente rápido para contrarrestar los movimientos de Mike, y rápidamente fue derribado a la lona. Una vez allí, Mike no perdió tiempo en arrancar el pequeño short azul de Ronnie. A partir de entonces, Ronnie tuvo que luchar usando sólo su pequeña "copa" metálica que estaba apoyado por finas correas de cuero. Después de algunos golpes agotadores y algunos golpes fuertes en la cabeza y el abdomen, Ronnie se debilitó lo suficiente como para que Mark lo amarrara a las cuerdas por los brazos, se inclinó y miró a la multitud.

"¿Lo hago?", Ronnie gruñó, luchando por respirar.

'HALZO' ¡los apostadores pagaron para ver!', Mike replica. '¡Ellos pagan para ver a los luchadores ser penetrador en el ring, - y eso es lo que va a pasar contigo!', Mike continuó. "¡Dios no, por favor!", Ronnie gimió, mientras Mike le daba patadas en las piernas, '¡No me molestes! ¡No rompas mi "agujero virgen"!'.

Mike tiró de la parte delantera de su pantalón corto, y tiró de su  jock y 'taza' a un lado, sacando su enorme y rígida erección, los espectadores aplaudieron. Mike ignoró el hecho de que Ronnie seguía usando su protector en la entrepierna, y simplemente empujó el cordón de la correa inferior a un lado mientras empujaba su "herramienta" hacia adelante en la fisura pilosa de las musculosas y sudorosas nalgas de Ronnie.

-¡Mierda, Mike! ¡No por mi "agujero de mierda!", Ronnie suplicó, mientras luchaba contra las cuerdas.

Mike ignora las súplicas de Ronnie, y en unos instantes el enorme pene erecto de Mike fue visto ser obligado a entrar directamente en el recto de Ronnie. '¡DIOS! ¡Mi maldito agujero!", Ronnie gimió cuando Mike empezó a empujar. Aunque Ronnie había dicho que no era "gay", consiguió una erección tan pronto como el gran pne de Mike subió por su ano peludo. Si su "taza" había sido fuertemente atada podría haber contenido su "herramienta" creciente, pero su 'Taza' estaba suelta, el pene erecto de Ronnie eventualmente causó que la Taza se moviera para salir en la posición incorrecta, con resultados catastróficos para Ronnie.

Antes de que esto sucediera, sin embargo, Ronnie se emocionó tanto al ser penetrado que eyaculó, lanzando su primera "carga" de semen por todo el interior de su supuestamente protector de "taza" metálica. Ronnie 'me vengooooo' dijo Mike, y una vez que se vino en Ronnie, le abrió sus nalgas peludas para sacar su pene, luego sacó a Ronnie de las cuerdas y le dio la vuelta. "¡Dios, no!", Ronnie gruñó, dándose cuenta de lo que estaba a punto de suceder. Momentos más tarde, la bota de Mike golpeó la ingle de Ronnie, empujando la taza suelta, el interior de la cual estaba resbaladiza con el semen, contra los viscosos "vellos pubicos" de Ronnie, aplastando sus testículos. ¡Eres un idiota! ¡Mis malditos huevos! - ¡Estoy jodido! ", Ronnie gimió, mientras se hundía en la lona.

Después de una patada más en su ingle, las piernas de Ronnie cedieron, y se desplomó sobre sus rodillas, mientras desesperadamente se aferraba a su "taza" de metal suelta, y luego cayó hacia adelante sobre su vientre. Mientras Mike se paraba sobre él, todo lo que Ronnie podía hacer era retorcerse patéticamente en el suelo. Mientras lo hacía, Ronnie se cubrió, su erección para frotar contra la parte superior de su taza de metal suelta. -¡Oh, mierda! ¡Has pateado mis malditos cojones! ¡Pero ya estoy jodido!", Ronnie gruñó en voz alta mientras eyaculaba, esta vez lanzando su semen sobre su peludo abdomen y lona.

La multitud había disfrutado viendo cómo Ronnie era atormentado por el joven Mike, y viéndolo retorcerse, prácticamente desnudo, en el suelo, pero aunque Ronnie ya lo había hecho dos veces, habían visto muy poco, (sólo un chorrito de cremoso espumoso semen rebosando de los orificios de ventilación en la taza de metal de Ronnie, y algunas gotas de semen en la lona). Ahora querían ver los huevos de Ronnie y su rígido pene, de hecho, lo querían «desnudo», y querían ver un buen «orgasmo» - «lleno», con las piernas extendidas y el gran pene sacudido de Ronnie con una "carga" completa de smene - antes de que Ronnie finalmente fuese "terminado" con un golpe de "knock-out", o aún mejor matado – siendo empalado con las tripas destrozadas con un gran poste en su ano.

Mike tenía que complacer a la multitud, así que se inclinó y desató los cordones de la espalda de Ronnie. Mike volvió a Ronnie y el "paquete" del pobre hombre cayó, y su enorme pene rígido de Ronnie y sus abultados peludos huevos se desprendieron, aparte de sus huevos, y pene de brazos fuertes, Ronnie era un chico duro -desnudo'! Mike tiró de inmediato a Ronnie de las piernas y le dio un puñetazo en el peludo escroto de su oponente indefenso un par de veces, pero no demasiadas, casi juguetonamente. "¡Eres un maldito jodido - Mike!", Ronnie gimió, pateando fuertemente mientras sus peludos huevos eran golpeados. Ahora Ronnie estaba tan avergonzado y asustado que trató de salir del ring, pero Mike le dio un puñetazo en la mandíbula, y Ronnie se dejó caer sobre su espalda, aturdido y semiconsciente. Ahora la multitud quería que Mike penetrara a 'Ronnie, para que pudieran ver al chico desnudo' venirse' y un buen chorro de su semen, (las dos anteriores veces cuando Ronnie se había venido (no hubo mucho que ver), pero Mike, Gay", no quería tocar el enorme pene de Ronnie, que ahora estaba cubierto de pegajoso y viscoso semen de sus dos eyaculaciones previas. En su lugar, Mike arrastró a su oponente "desnudo" a las cuerdas, y lo sentó, frente a las cuerdas y los espectadores.

Mike entonces extendió las piernas de Ronnie, y tiró de la cuerda más baja en el anillo, hacia Ronnie. Mientras que un segundo sostuvo la cuerda, Mike consiguió uno de los cordones de la taza desechada de Ronnie. Mientras Ronnie miraba, horrorizado, Mike ató un extremo del cordón alrededor de la raíz del escroto voluminoso y peludo de Ronnie, con el otro extremo del cordón alrededor de la cuerda inferior. Ahora, si la cuerda era liberada, saldría hacia atrás, probablemente tomando los huevos de Ronnie con ella. Ronnie le rogó a Mike que no lo castrara, y en su terror, el pobre Ronnie empezó a pisotear incontrolablemente, y luego perdió completamente el control de sus entrañas y se cagó ahí mismo, así que estaba sentado en su propio excremento apestoso.

Mike, al ver que Ronnie estaba sentado en su propia mierda, y todavía saliendo asquerosamente, esperó para que los espectadores pudieran tener una buena risa y saborear la incomodidad y la vergüenza evidente de Ronnie. Mike había atado los huevos de Ronnie a la cuerda inferior de modo que pudiera moverlas (sin tocarlas), y esperanzadamente de esta manera 'traer' a Ronnie, y probablemente no era su intención usarlo para castrar a su oponente, Ya que Ronnie era popular entre la multitud.

Ronnie, sin embargo, no podía esperar a que Mike comenzara a tirar de sus huevos, e hizo algo sorprendente. Aunque Ronnie había tenido una "dura erección" la mayor parte de la lucha, fue causada principalmente por los hematomas en la ingle, y no por excitación sexual. A estas alturas, sin embargo, parecía estar incontrolablemente "excitado", (¿quizás porque estaba sentado en su propia mierda?), Agarró su enorme pene sacudiéndola, gimió “me vengo” y comenzó a "lanzar- su semen', ¡usando ambas manos! -¿Quién es el jodido? -preguntó Mike, sonriendo. "Yo soy el cobarde", Ronnie murmuró. "Pero yo no puedo ayudarme a mí mismo - ¡Estoy tan jodidamente duro, solo tengo que penetrar algo!", Admitió Ronnie, mientras miraba a la multitud animando y Luego en sus puños de bombeo, cuando él viciosamente trabajado su enorme pene mientras estaba sentado en su propia mierda.

-“¡Mierda! ¡Me vengo! ¡Estoy por venirme!”.

Ronnie luego gimió, mientras soltaba su enorme y sacudía su pene, y comenzó a disparar repetidos chorros de espumo, espeso y cremoso semen. Entonces, para sorpresa de todo el mundo, mientras él seguía 'eyaculando' ', Ronnie comenzó a venirse' 'por segunda vez, y le dio un segundo y último orgasmo,' vente de nuevo, y chorros otra carga de esperma sobre la lona. Cuando Ronnie tuvo su segunda "eyaculación", de un tirón histérico tiró de la correa adjunta a sus huevos, haciendo que la cuerda inferior a deslizara de los dedos sudorosos de Mike. La cuerda inferior luego se rompió de nuevo, instantáneamente arrancando chillidos y gritos de Ronnie, cuando sintió sus grandes y peludos huevos, ¡incluso cuando el chico pobre y chillón estaba "horrorizado"!

Cuando la cuerda inferior se deslizó de los dedos sudorosos de Mike, Ronnie gritó, "¡DIOS! ¡Mis malditos huevos!", Cuando su gran y peludo bolso escrotal "fue instantáneamente arrancado de su ingle igualmente peludo. Ronnie, todavía gritando, giró inmediatamente hacia el centro del anillo, agarrándose frenéticamente a su mutilada y sangrienta entrepierna, mientras muchos en la multitud abucheaban y gritaban.

Mike, que no quería asumir la culpa de haber mutilado sexualmente a su popular oponente, se levantó, abrió los brazos y se encogió de hombros para indicar que no había castrado a Ronnie. De hecho, Mike estaba en lo cierto, ya que Ronnie había sido responsable de castrarse cuando se sacudió frenéticamente, cuando tuvo su final "eyaculación". Si, en lugar de masturbarse, hubiera dejado que Mike "lo hiciera" tirando de sus huevos, probablemente habría permanecido "intacto".

Después de la castración accidental, Mike quiso hacer que su oponente mutilado pareciera lo más desagradable posible, con la esperanza de que la multitud se volviera contra Ronnie. Para hacer esto Mike le quitó el casco de Ronnie, para que la gente pudiera ver que Ronnie no era el chico guapo que había sido porque su rostro era una máscara horrible, haciendo muecas.

-¡Maldita sea, Mike! ¡No tengo ni puta mierda!", Ronnie gimió, mientras Mike tiraba del guardia de la cabeza, y luego dejaba que Ronnie se contornease en su propia mierda por unos momentos. Para entonces Ronnie ya había tenido suficiente. -¡Por qué me haces esto, Mike! -gruñó Ronnie patéticamente-. Era muy difícil decir si realmente quería decir eso o si era histérico. Mike estaba muy feliz de matar a Ronnie ya que, al final, aumentaría su propia reputación.

Mike le dijo a Ronnie que se abriera de piernas, diciéndole al pobre tipo que lo "terminaría" rápidamente, con una estaca en el culo, (lo cual no era cierto - empalar es una muerte larga y dolorosa). Ronnie, desesperado por el terrible dolor y la humillación para terminar, se recostó y obligadamente extendió sus piernas y levantó sus caderas, para que Mike pudiera ver su ano sucio y peludo. Mike tomó la estaca para llevarlo a Ronnie, lo centró en el peludo "agujero" del pobre gimiente, y lo empujó con todo lo que pudo. "¡DIOS!", Ronnie chilló y se dobló cuando la estaca desapareció dentro de él. La estaca, lubricado por la mierda de Ronnie, entró suavemente durante un tercio de un metro, y luego Mike empujó de nuevo fuerte, y la estaca entró directamente en Ronnie, casi hasta el mango. A medida que el bastón entró, el pene de Ronnie, que había comenzado a desinflarse un poco, al instante se hizo masivamente rígido, gruesa y largo a pesar de que Ronnie no tenía huevos, ¡obtuvo la mayor erección que hubiese tenido en toda su vida!

-¡Mierda, Mike! ¡No estoy terminado! Solo estoy cagando de verdad, pero sin puta mierda! ¡Ayúdame! ¡A que acabe rápido! Ronnie gritó, juramentando a Mike y retorciéndose obscenamente sobre la lona, mientras luchaba por enfrentarse con la estaca de madera gruesa que le había destrozado completamente las tripas.

Ronnie, desnudo, castrado y completamente empalado, continuó retorciendo obscenamente en la lona manchada de mierda, gritando histéricamente y sin sentido por sus huevos. (¿Dónde están mis malditos huevos? - ¡Necesito mis malditos huevos!). Después de retorcerse durante algún tiempo, agarrándose a su ingle mutilada y agarrándose frenéticamente a la estaca, cuya manija estaba sacando de su ano peludo, Ronnie entonces tiró de su erección dolorosamente fuerte, como si estuviera masturbándose de nuevo, y expuso la reluciente 'Cabeza' de su pene.

Momentos más tarde, un líquido salió del pene del muchacho desnudo, pero nadie estaba seguro de si Ronnie se "vino" - de nuevo, o si estaba orinando.

-¿Y tú, Ron?, dijo uno de los segundos, aparentemente ajeno al hecho de que el pobre chico estaba obviamente muriendo.

Ronnie miró por encima, ya casi completamente "fuera de sí".

"¡No jodas!", Ronnie gimió patéticamente. 'Todo lo que puedo joder' es mi maldita tripa - y 'Creo que mi puta jodido va a estallar porque es tan jodido - pero no puedo dejar de hacerlo'! '.

Mientras Ronnie emitió su respuesta, la sangre le salió por la nariz y la boca.

"¡El pobre idiota no sabe si es semen o orina! Comentó Mike a uno de los espectadores en primera fila - una obvia broma – que perdió la mayoría de la multitud, que estaban fascinados al ver la muerte patéticamente obsesiva, repulsiva de Ronnie en agonía.

Ronnie vomitó entonces una gran cantidad de sangre, que se derramó por su pecho velludo.

'Tengo que hacerlo - pero no puedo demonios - ¡porque no tengo huevos! ¡Estoy jodido! ", Ronnie gorgoteó, mientras se sacudía de nuevo sobre la lona, tendido recto, mientras su vientre peludo se ponía rígido, lo cual era una fuerte señal de que estaba casi acabado. Las piernas y los brazos de Ronnie empezaron a moverse incontrolablemente, y su pene masivamente tieso se agitó mientras pulverizaba repentinos y fuertes chorros de orina sobre su pecho peludo.

Finalmente, las caderas de Ronnie se alzaron del estribillo, con su pene todavía rígido y tambaleándose obscenamente, y miró patéticamente a la multitud, como pidiendo ayuda, y luego a Mike.

Ronnie finalmente gruñó, "¡MIERDA DIOS!" Estoy  '¡Mu...!', Presumiblemente a Mike - y luego sus nalgas peludas se contrajeron de nuevo para el escrutinio público - ¡y él estaba finalmente muerto!




Historia Original Aquí





Autor: Paul Lawrence       Traductor: DarkSoul

KOLIA

Budapest es una ciudad que es muy bella para visitar siempre que no caigas en manos incorrectas Kolia de 39 años peludo y con barba, era un típico turista que iba en busca de conoce y algo de acción sexual, siendo gay había escuchado que los bellos chicos de 19 y 20 años podían darle placer siempre y cuando pagara lo suficiente, por lo que luego de conocer los lugares dentro y fuera de la ciudad su interés se volcó a lo sexual, fue así que vía internet se contacto con un chico de 21 años muy atractivo, que ofrecía sus servicios a bajo costo......


KOLIA
Budapest es una ciudad que es muy bella para visitar siempre que no caigas en manos incorrectas Kolia de 39 años peludo y con barba, era un típico turista que iba en busca de conoce y algo de acción sexual, siendo gay había escuchado que los bellos chicos de 19 y 20 años podían darle placer siempre y cuando pagara lo suficiente, por lo que luego de conocer los lugares dentro y fuera de la ciudad su interés se volcó a lo sexual, fue así que vía internet se contacto con un chico de 21 años muy atractivo, que ofrecía sus servicios a bajo costo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [TORTURA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Budapest es una ciudad que es muy bella para visitar siempre que no caigas en manos incorrectas Kolia de 39 años peludo y con barba, era un típico turista que iba en busca de conoce y algo de acción sexual, siendo gay había escuchado que los bellos chicos de 19 y 20 años podían darle placer siempre y cuando pagara lo suficiente, por lo que luego de conocer los lugares dentro y fuera de la ciudad su interés se volcó a lo sexual, fue así que vía internet se contacto con un chico de 21 años muy atractivo, que ofrecía sus servicios a bajo costo.

El chico era muy atractivo por lo menos en las fotos que aparecían en Internet, Kolia no dudo en citarlo en la habitación de su hotel pero el chico le informo que no hacia visitas a domicilio pero que estaría muy feliz de poderlo recibir en su casa, dándole la dirección de la misma y la hora para que llegara, Kolia puntualmente toco el timbre, la puerta se abrió dejando ver a un chico en verdad muy atractivo aun más atractivo que lo que apareció en las fotos, quien lo invito a pasar.

Aquel chico se presento como Julian tenía unos ojos verdes preciosos era alto 1.73 metros apenas un poco más bajo de que Kolia de 1.85 metros, tenía una sonrisa que derretía a cualquiera, estuvimos hablando un largo rato, Julian me informo que él no cobraba con dinero pero que por lo que podía notar tenia lo que necesitaba por sus servicios, Kolioa noto su mirada dirigida a entrepierna por lo que se sintió alagado al mismo tiempo le hizo tomar valor.

Por lo que sin más le dio un beso y toco su paquete el bello joven no lo empujo ni se resistió a su beso por el contrario respondió al mismo con pasión, tenía el paquete grande pese a solo sentirlo por sobre la ropa, sintió Kolia con su malo lo que lo hizo excitar casi de inmediato.  

Kolia con más confianza comenzó a frotar su mano sobre su paquete en su entrepierna, que le hizo dar un apenas audible gemido pero que Kolia logro escuchar por lo que le dio otro beso y él de nuevo correspondió continuaron besándose sin cesar, Julian aprovecho y se subió sobre Kolia para proceder a  comenzar a quitarle su playera, acto seguido Kolia le quito su camisa negra para poder ver lo trabajado que estaba su cuerpo tenía un abdomen muy bien formado y unos pectorales duros.

Cuando nuestros labios se separaron Julian solo le sonrió y siguió bajando besando por su pecho peludo hasta quitarle su pantalón para comenzar a besarle su pene por encima del bóxer Kolia solo disfrutaba asegurando que era la mejor chupaba de su vida Julian prosiguió a quitarle el bóxer que era de color negro sin demora alguna tomo su pene en erección para metérsela a la boca, era grueso y no entraba hasta su garganta, Kolia solo puso su manos en la cabeza y se la apretó hacia su pelvis mientras Kolia gemía de placer Julian siguió chupándosela hasta que comenzó a sacar líquidos pre seminal en gran cantidad.           

Era muy experto pero trataba de darle gusto a Kolia simulando inexperiencia, se metía sus testículos a su boca mientras Kolia sintiendo un mar de placer le decía mientras sentía sus testículos en su boca. Kolia le me dijo.

-“Me la chupas muy rico, no sabía de lo que me perdía hasta ahora, chúpamela así sigue, sigue”. Dijo Kolia.

Aquella mamada duro 15 minutos más gasta que de pronto se detuvo para ponerse de pie, de nuevo se sentó sobre Kolia restregando su pene entre sus nalgas Kolia tenía miedo ya que de seguro no  estaba lubricado y no quería hacerle daño intento 2 veces clavarse su pene en el último intento entro todo de golpe pero pareció que no le dolió mucho gimió al tiempo que le pregunto a Kolia.

.-“¿te gusta? Pregunto Julian.

Kolia movió su cabeza de forma afirmativa el placer que sentía en ese momento le impedía hablar, de nuevo Julian hablo.

-“Lo vas a gozar, como si lo estuvieras haciendo con una mujer”. Dijo Julian.

Al tiempo que comenzó con el movimiento de meter y sacar con cada sentos los testículos de Kolia rebotaban contra sus firmes nalgas haciendo gemir a Julian al parecer le encantaba, pero no tanto como a Kolia que sentía delicioso como su ano le apretaba su pene que era una sensación maravillosa.

Después de los primeros cinco minutos en los que ambos disfrutaron Kolia ya dominado por el placer comenzó a embestirlo con más fuerza y Julian solo gemía lo que provocaba que Kolia se excitara más y más las embestidas subían en intensidad como fuerza pasando ya los 35 minutos de comenzar Kolia sintió como el pene de Julian palpito y de su pene brotaron tres copiosas cuerdas sobre el abdomen y pecho peludo de Kolia.

-“¿Te gusta mi lechita papi?” Le pregunto Julian.
-“Si, se siente cremosa y calientita”. Dijo Kolia.

El ano de Julian comenzó a contraer rítmicamente que hizo perder el control a Kolia que se vino dando un gran alarido de placer, llenando el condón con su espesa leche, se vino como pocas veces antes, gimiendo largamente mientras su pene seguía palpitando, Julian no dejo de moverse hasta que sintió que el pene de Kolia dejo de arrojar su espesa carga.

Cuando Kolio recupero su aliento  le dijo.

-“Quiero penetrarte siempre que tus ricas nalgas sean solo para mí”. Dijo Kolia jadeante.


Julian solo sonrió y le dijo

-“Claro mis nalgas son solo para ese rico pene que cargas entre tus piernas, pero por desgracia el pago que me debes incluye tu pene por lo que creo que no creo que podamos volver a hacerlo nunca, es una pena en verdad porque tienes un rico miembro”. Dijo Julian.

Enseguida de eso se paro y se fue hasta una cajonera de donde saco una pistola de dardos y le disparo dos dardos tranquilizantes en su pecho desnudo Kolia apenas tuvo tiempo de ver la sonrisa malévola de Julian antes de perder el sentido.

Kolia se despertó en lo que parecía un calabozo medieval desnudo con las piernas muy abiertas con los tobillos amarrados y sus brazos estirados en todo lo alto lo que dejaba sus genitales expuesto sentía que se los tenían abarrados con una áspera cuerda, su entrepierna había sido no solo rasurada sino depilada toda la mata de vello púbico de Kolia ya no estaba, ahí espero por un par de horas.

Un hombre que parecía un oso de lo grande, fuerte y peludo que era entro portando un ajustado pantalón de cuero color negro de inmediato sin decir nada encendió varias cámaras de video alrededor de Kolia, para liego comenzar a azotarlo en sus expuestas nalgas con un látigo de tres puntas, pronto las nalgas de Kolia quedaron destrozadas con largas rayas rojas y moretones, con sangre goteando de ellas, el dolor era intenso, luego el hombre tomo un bate para comenzar a golpear sus expuestos como atrapados testículos, el dolor fue inmediato por parte de Kolia.

Los golpes no cesaron hasta que sus testículos quedaron bien hincados casi al borde de la piel de romperse, el dolor era intenso, Kolia suplicaba con desespero.

-“¡Pare, pare, pare Por Favor!” Suplicaba Kolia entre golpe y golpe.

A los golpes del bate de madera le siguieron fuertes patadas por parte del hombre el pene de Kolia, por alguna razón se puso rígido incluso más de cuando penetraba a Julian, las no eran con el pie desnudo sino con fuertes botas con punta de metal, Kolia se corrió tres veces entre las patadas que debieron duran 30 o 40 minutos antes de parar.

Para cuando cesaron las patadas sus testículos estaban totalmente hinchados el hombre se puso de cuchillas tomo su pene también ya bastante maltrecho para darle una pequeña mamada, que hizo estremecer a Kolia no de placer sino de dolor, el hombre termino de succionar el semen que goteaba aun del palpitante pene de Kolia, pronto la boca del hombre dejo su pene para tomar sus testículos con una de sus manos enguantadas con guantes de cuero, se los apretó con fuerza primero, que hizo dar un alarido de dolor a Kolia.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHH”. Dio un alarido Kolia.

Pero no conforme con apretarlos fuertemente, los jalo con fuerza hacia abajo, todo el cuerpo de Kolia se sacudió con violencia, dando alaridos y movimientos de dolor sin poder hacer nada para parar su agonía, sus músculos se tensaron, todo su cuerpo ya brillaba por el sudor que goteaba a raudales por sus nalgas, piernas y brazos agolpándose en sus peludas axilas, por varios minutos el hombre permaneció alternando los apretones y tirones de sus testículos con su mano, haciendo por supuesto gritar, gemir y gruñir de dolor a Kolia, también tomaba su pene para apretarlo fuerte, causándole más dolor.   

Aquella brutal tortura duro casi dos horas luego el hombre se puso de pie para ir por un cuchillo largo muy filoso demostrado su afilada hoja de acero a una de las cámaras, luego regreso junto a Kolia para de nuevo comenzar a patear sus testículos y pene entre alarido y alarido el hombre le dijo.

-“En vez de gritar, gime que son tus últimos momento como hombre”. Le dijo aquel hombre.

Luego de 15 minutos de patadas, el hombre de nuevo se coloco de cuclillas tomo su pene en erección, chorreando abundante liquido pre seminal y sus testículos con una mano, acerco el cuchillo a la parte superior del pene de Kolia, colocando la cuchillas justo donde terminaba la cuerda que lo rodeaba como apretaba, Kolia aterrado suplico.

-“¡NO POR FAVOR!, ¡NO MI PENE, NOOO POR FAVOR!” Grito Kolia.

Pero el hombre sin siquiera mirarlo a los ojos comenzó acortar, el cuchillo no tuvo problema alguna en cercenar su pene, para seguir su camino por su escroto que no tardo también en desprenderse de cuerpo de Kolia que se sacudía con los ojos en blanco en convulsiones, su escroto con sus testículos hinchados al triple de su tamaño normal quedaron dentro de su saco de piel colgando de su pene cercenado por un pequeña porción de piel.

Kolia se despertó en su habitación de hotel, dos días después, al principio pensó que todo fue una pesadilla, se levanto y fue al baño para orinar sentía unas ganas tremendas, apenas bajo su bóxer pero aunque libero el chorro de orina no lo escucho tocar el agua por el contrario sintió un liquido caliente chorrear por sus piernas, al bajar la vista sus ojos se abrieron grandes y se lleno de terror al ver que su pene y testículos no estaban apenas una puntadas permanecían donde estaban sus genitales.

-“NOOOOOOOOOOOO”. Grito Kolia.

Kolia abandono la ciudad y el país anulado para toda su vida, meses después descubrió en una página que visitaba de temática gay un video en donde él era el protagonista donde se mostraba como era torturado y anulado, mientras veía como era despojado de sus genitales las lagrimas corrían por sus mejillas, al recordar el placer que nunca más en su vida podría disfrutar de nuevo.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MANFRED EN EL BOSQUE

La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo......


MANFRED EN EL BOSQUE
La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [BALLBUSTING]


Categoria: Gay      Autor: Ballmeat





La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo.

Manfred estaba orgulloso de su cuerpo joven y atlético, orgulloso de 95 kilos de músculo puro que poco a poco había acumulado durante su adolescencia con todo el trabajo que paso alzando hierro en su sala de pesas en casa. Ahora paso los meses que tenía antes de ir a la universidad construyendo su cuerpo, inflando sus bíceps, añadiendo definición a sus abdominales, agregando más y más músculos a su ya grande y robusto cuerpo.

Desde que sus padres se fueron, Manfred desarrolló una especie de ritual diario. Se despertaba a las 8:00 AM, consumía un enorme desayuno de media docena de huevos, luego trabaja en su sala de pesas hasta la tarde, cuando empezaba la diversión. Por la tarde, brillando con el sudor de su entrenamiento, sus músculos bombeados y abultados por sus esfuerzos, Manfred se pone sus botas como un única ropa y camina hacia el bosque. Allí, convencido de que nadie más lo miraba, Manfred se apoyaba en una lisa corteza de abedul, agarrará su pene fláccido, lo acariciaba hasta que  sus 8 pulgadas quedaban duras recorriéndola con su mano hasta el orgasmo durante horas y horas.

Solo se detenía cuando el cielo comenzaba a oscurecerse y el bosque se enfriaba, que era el momento cuando se preparaba, sacudía  violentamente su pene y dispararía su carga diaria en un orgasmo masivo.

Después de masajear su próstata por más de cuatro horas, Manfred nunca dejaba de arrojar una enorme carga: una docena de gruesas cuerdas de leche blanca cada noche. Le ayudó a tener huevos del tamaño de los limones también ayudaba un montón produciendo esperma para alimentar su eyaculación. Durante el mes pasado, había marcado treinta árboles diferentes con su semen, plantó su semilla viva en sus raíces. Manfred lo veía como una manera de marcado como un animal lo hacía con su territorio.

Una noche, habiendo construido un orgasmo particularmente masivo durante cinco horas, Manfred estaba demasiado absorto por las olas de placer que emanaban de su pene para notar que habían llegado cinco hombres y rodeado el árbol al que estaba reclinado. Los ojos de Manfred estaban cerrados, su boca todavía gemía de placer, incluso cuando cuatro de los hombres agarraron cada uno de sus miembros y lo contuvieron. Los párpados de Manfred se abrieron con miedo. Estaba demasiado sorprendido para gritar - e incluso si lo hacía no había nadie más para oírlo de todos modos. Luchó para liberarse, flexionando sus poderosos brazos, pecho y piernas contra los extraños que lo sostenían. Pero su régimen de levantamiento de pesas en la mañana había tomado su peaje. Los músculos de Manfred, por grandes que fueran, estaban exhaustos por el esfuerzo de todas las prensas de banco, sentadillas y levantamientos de peso antes ese día. Sus pectorales y bíceps se flexionaron en vano contra sus captores, que después de todo no eran particularmente débiles.

Aunque todos ellos eran más bajos que Manfred, eran de fornida construcción con gruesos brazos que podían resistirse a las luchas de Manfred.

El quinto hombre estaba solo, sonriendo. Más grande que todos los otros cuatro hombres, tenía un grueso cuello de toro y brazos que eran carnosos con músculos. Debía de pesar tanto como Manfred, aunque era tres pulgadas más bajo. Miró el cuerpo de Manfred tímidamente, disfrutando de la exhibición de musculatura bien definida que el joven estaba dando en las luchas contra sus compañeros.

-Llévenlo -dijo-.

Los dos hombres que sostenían los brazos de Manfred los levantaron hasta dos robustas ramas bajas del árbol de abedul que Manfred había planeado originalmente rociar con su semen. Los dos hombres abrazaron los gruesos miembros de Manfred golpearon sus piernas contra los lados opuestos del tronco del árbol de abedul. El último hombre sacó un largo rollo de cinta aislante y aseguró las muñecas y los tobillos de Manfred al abedul.

Cuando terminó, los cuatro hombres lo soltaron, pero Manfred continuó luchando contra la cinta adhesiva. Su torso estaba libre y Manfred parecía empujar violentamente al aire mientras trataba de soltar sus brazos y piernas.

"¿¡Qué desean!?" Manfred finalmente pregunto con su voz.

"Deja de gritar", dijo el hombre, "no hay nadie aquí para escucharte, te hemos estado observando durante el mes pasado, te hemos estado filmando, fotografiándote. Por horas, aunque debo decir que eres muy atractivo... ¿Quién sabía que un hombre podía hacer tanto esperma?... Pero con huevos del tamaño de estos, no esperaba menos. Se rió mientras apretaba los testículos de Manfred con sus dedos, abultados por la carga no gastada del día.

El hombre agarró y arrancó un ramo de ramas de los abedules y los pegó en un extremo, como un cepillo. Lo pesó meditativamente, y de repente comenzó a golpear a Manfred sobre su pecho, sus muslos interiores y su pene palpitante. Manfred gritó con cada golpe y rogó al hombre que se detuviera. Las ramas de abedul estaban dejando manchas rojas dolorosas en todo el cuerpo cincelado de Manfred.

Los brazos y los pectorales golpeados de Manfred se abultaron contra sus restricciones cada vez que lo azotaban. Su pene seguía siendo duro, después de cinco horas de estímulo constante su próstata estaba demasiado llena y su erección se negaba a morir, incluso cuando el hombre azotó sin piedad su duro pene.

Las lágrimas comenzaron a formarse en las esquinas de los ojos del joven.

"¡Ya estas llorando, eso fue solo el comienzo!" Dijo el hombre mientras usaba las ramas para azotar los huevos de toro de Manfred. Quien gritó, pero el hombre no se detuvo. Su escroto se estaba volviendo de un rojo enojado y retrocediendo en su abdomen.

"Mis huevos, no mis huevos... por favor, mis huevos, mis huevos", Manfred estaba gimiendo sin sentido con lágrimas corriendo por los lados de su rostro infantil. Su poderoso y varonil marco parecía agotado, ya que se hundía desamparadamente de sus restricciones.

-No te preocupes -dijo el hombre mientras agarraba los testículos de Manfred-, todavía están bien, ¿puedes sentirlos? Y los apretó viciosamente.

"¡¡NO!!" Manfred gritó, y empujó su cuerpo hacia arriba y hacia abajo por el dolor. Sus abdominales se agitaban con la continua agonía de sus huevos.

El hombre hundió una larga miniatura en el testículo derecho de Manfred, haciendo que el joven (apenas fuera de su infancia) gritara como un animal herido. Cuando soltó el par de huevos, Manfred se recuperó lo suficiente de sus sentidos para gritar maldiciones a sus captores. El hombre retrocedió y echó todo su peso atrás para lanzar una patada a los testículos de Manfred. La bota de punta de acero se estrello perfectamente en el testículo derecho de Manfred y lo aplastó contra la corteza del árbol detrás de él.

Manfred se volvió insensible con las lágrimas, cuando el hombre lanzó un puñetazo después del golpe a las joyas de la familia de Manfred. Cada vez que le daba un puñetazo, el hombre le clavaba los nudillos en la tierna carne de Manfred, machacándola hasta que se volvía suave e hinchaba hasta el doble de su tamaño normal. Pronto, la erección grande de Manfred se volvió fláccida y se dejó caer sobre sus huevos, pero el hombre siguió golpeando, esta vez sometiendo toda la carne de Manfred a su puño cruel.

"Wow", dijo el hombre con un asombro burlón, "estos son huevos grandes, podríamos usarlas para jugar al tenis si las cortamos".

Tenía el testículo derecho de Manfred en la mano. Solo un podía caber a la vez en su mano ahora. Se sentía pesado, y estaba oscuro de todos los moretones. Los huevos del joven parecían un par de ciruelas maduras para comer. Uno de los otros hombres sacó y abrió una caja llena de pequeños alfileres. Afortunadamente, Manfred estaba demasiado aturdido con su presente dolor para notarlo y deducir lo que significaba para él y sus testículos.

El hombre tomo un alfiler largo y afilado en su mano derecha mientras masajeaba suavemente el testículo derecho de Manfred en su mano izquierda. Se asomó a la piel escrotal del muchacho con el alfiler y luego lo introdujo lentamente en el corazón de la virilidad de Manfred.

El joven lanzó un grito agudo después de gritar, como si estuviera teniendo algún tipo de orgasmo. A pesar del dolor, el pene de Manfred empezó a engrosarse y a elevarse a sus 8 pulgadas. El hombre se dio cuenta y comenzó a acariciar el pene del chico. Se estremeció de placer, y su glande púrpura asomó por debajo de su prepucio, una cabeza tan púrpura como los huevos magullados que colgaban debajo de él.

"Parece que disfrutas de este tipo de cosas, chico guapo", se burló el hombre mientras conducía otro alfiler al orbe derecho de Manfred. Esta vez fue un poco más grueso, un alfiler más ancho. Una gota de sangre rezumaba en su punto de entrada. Tomó dos alfileres más pequeños y perforó los dos pezones de Manfred, luego tomó un alfiler largo y lo atravesó por la prominente cabeza del pene de Manfred. Quien gritó en una mezcla de agonía y placer, comenzó a empujar sus caderas, liberando la carga acumulada de todo el día. Doce largas rayas de sangre mezcladas con esperma salieron de su pene y golpearon al hombre en la cara. El hombre lo disfrutó, recogiendo todo el esperma fresco de su cara con la palma de su mano y lamiéndolo.

"Esa es toda la diversión para esta noche, vaquita. Nosotros volveremos mañana... si nos apetece", dijo el hombre que se fue con sus compañeros, dejando Manfred todavía atado al árbol, con un pene semi erecto perforado A través de la cabeza, pasando por los genitales y los pezones, sollozando incontrolablemente.

---

Manfred colgó del abedul robusto toda la noche, incapaz de dormir. Tenía hambre, no había cenado, pero el dolor sordo en su estómago no era nada comparado con las olas continuas de dolor que emanaban de sus pezones perforados, pene y huevos. Pero el dolor había disminuido, Manfred podía soportarlo. Además de construir sus bíceps y pantorrillas, el entrenamiento con pesas le había dado al joven un alto umbral de dolor.

De alguna manera, el dolor era reconfortante y tranquilizador para Manfred. Mientras les dolía, Manfred sabía que su pene y sus huevos seguían vivos...

---

Era de mañana, y Manfred todavía estaba luchando para liberarse de sus retenciones cuando los cinco hombres regresaron. Manfred dirigió a los hombres una mirada desafiante y gruñó una maldición. El tipo grande que lo torturó ayer extrajo bruscamente todos los alfileres del pene, huevos y pezones de Manfred. Su extracción sacó sangre fresca, y renovó el dolor agudo en los genitales de Manfred.

"Mira lo que encontramos cuando saqueamos tu casa", dijo el hombre, mientras levantaba una de las pesas de Manfred. Una de 40 libras, era una de las más ligeras.

De repente, el quinto hombre apretó la pesa en el escroto de Manfred, haciendo que el niño gritase de dolor.

¡Ugh! Mis huevos... paren. Mis pelotas, oh mis pelotas... "Los gritos de Manfred se derrumbaron en gemidos.

"¿Qué pasa? Pensé que eras fuerte ¿No puedes soportar un poco de levantamiento de pesas? ", Se burló mientras golpeaba la pesa en el escroto abultado de Manfred otra vez.

Después de apisonar a Manfred una docena de veces, el quinto hombre dejó caer la mancuerna y apretó los gruesos bloques de músculo que formaron los pectorales de Manfred, luego movió sus manos hacia abajo para sentir la definición de los abdominales de su abdomen plano. No podía evitar estar asombrado de lo exquisitamente viril que era Manfred. Incluso en ese momento, aunque estaba impotente unido a un árbol, el poderoso y sudoroso cuerpo del joven rezumaba masculinidad.

"Vamos a ver cuánto esperma pueden hacer tus dañados huevos". murmuró.

El hombre agarró el pene flácido de Manfred y comenzó a acariciarlo. Cuando estaba pulsando con una erección completa de 8 pulgadas, también agarró su testículo derecho de Manfred y comenzó a apretarlo salvajemente mientras continuaba acariciando el pene de Manfred. Después de muchos largos minutos de ese dolor y placer, Manfred arqueó la espalda y eyaculó. Una docena de chorros de copiosa crema blanca salieron disparados de su erección golpeando el pecho del hombre en ángulo recto. El hombre se sorprendió por el poder de la eyaculación de Manfred. Cada tiro de semen se sentía como un cañón de agua disparando en su pecho a través de la fina tela de su camisa. El frente de la camisa del hombre estaba empapado de esperma de Manfred.

Una vez más, estaba asombrado de lo viril que era el joven. El hombre tomo los testículos hinchados de Manfred en sus manos. Y ahora toda esa virilidad, pensó el hombre, estaba en sus manos y bajo su control. Dentro de su pantalón, su propio pene del hombre se puso rígido ante ese pensamiento.

"Así que tuviste tu orgasmo. ¿Qué piensas, maldito, debo aplastar tus testículos ahora y dejarte sin sexo para siempre? "El hombre preguntó. El mismo pensamiento de robar a Manfred de su virilidad fue tan excitante para él. Pensó en convertir a ese semental en un novillo antes de que fuera lo bastante mayor para descubrir su sexualidad, robarle a Manfred su futura vida sexual y hacer que sus jóvenes y firmes músculos se alejaran de la falta de testosterona. Imaginó cómo se vería Manfred como un eunuco gordo, con senos vacilantes creciendo en el antiguo lugar de sus pectorales, y cómo Manfred sonaría con una voz femenina aguda en vez de la masculina baja que tenía en ese momento.

Pero Manfred estaba demasiado adolorido para pensar con coherencia. Su mente era como la de un animal sin sentido, y él sólo podía hacer ruidos de bestias como gruñidos como respuestas a la pregunta del hombre.

El hombre sonrió, "Bueno, parece que vas a perder tus huevos, muchacho."

"Deja al tipo solo", dijo uno de los compañeros del hombre, deteniéndolo, "no vayas demasiado lejos."

Pero el hombre ya estaba demasiado excitado para dejar a Manfred. Le dolía quitarle los huevos de Manfred, ansiaba destruir la virilidad del joven.

-Bien, haremos un compromiso. Sólo aplastaré uno de sus grandes huevos.

El hombre se arrodilló y tomó el gran testículo derecho de Manfred en su boca. Era el testículo de un joven que aún se desarrollaba en medio de la pubertad. El testículo estaba salado por sudor en la boca del hombre. Rodó el testículo por su lengua. La mitad de la virilidad de Manfred, la mitad de la fuente de testosterona que ayudó a Manfred a construir sus poderosos músculos abultados, la mitad de sus espermatozoides y con ellos la mitad de todos los niños posibles que Manfred podría tener: La mitad de lo que hacía a Manfred un HOMBRE - estaba en su boca, y entre sus dientes, listo para ser destruido. Nunca antes se había sentido tan poderoso.

El hombre colocó cuidadosamente el testículo de Manfred entre sus molares, vaciló, luego mordió con fuerza. Oyó un silencioso sonido de "pop" en su boca y sintió como estallo como un globo de agua en varios trozos. Manfred soltó un grito gutural. Su cuerpo se estremeció en agonía, y todos sus músculos se flexionaron contra sus restricciones casi arrancaron las gruesas ramas del viejo abedul al que estaba atado. El hombre seguía arrodillado con los restos de la mitad de la hombría de Manfred en su boca. Los masticó en una masa consistente y líquida, saboreando el control que tenía sobre Manfred. En su mente, se imaginó a Manfred con solo su testículo izquierdo, con la mitad de su dotación desaparecida, lo ridículo que Manfred se verá en speedo con un bulto desequilibrado, lo grotesco que Manfred se vería desnudo al tener relaciones sexuales con solo un enorme testículo colgando en su escroto Con demasiado espacio libre...

Finalmente, el hombre escupió el saco medio vacío de Manfred cuando terminó.

-¡Oh, chico guapo, te he arruinado para siempre! ¡He destruido tu precioso testículo, ahora eres sólo medio hombre! ", Se rió, y sus amigos se rieron con él.

-¡Apuesto a que no harás tanta crema de muchachos en el futuro con sólo un testículo! -se burló el hombre, mientras él y sus amigos se alejaban y dejaban al Manfred inconsciente colgando del árbol.

Pero de pronto regreso y de una fuerte patada destruyo de lo que quedaba de la virilidad de Manfred quien dio un último grito liberándose por fin del árbol para caer en el suelo inconsciente su pene lanzo un último gran chorro de su cremosa leche sobre su marcado abdomen. Luego aquellos hombres desaparecieron para siempre.  




Historia Original Aquí.






Autor: Ballmeat       Traductor: DarkSoul

CASTIGO PÚBLICO

El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte......


CASTIGO PÚBLICO
El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte; Los hombres a cargo de un patriarcado benigno, las mujeres que críaban familias, algunas con sus propias tiendas, o trabajando para otros hasta que se casaban.

Sin embargo, como cualquier otro pueblo y ciudad en Heartland, las mujeres estaban realmente a cargo. Simplemente preferían hacerlo todo en silencio, y detrás de escena. Los hombres podían imaginar que estaban a cargo y manejar todos los detalles como ser alcalde, sheriff, fiscal, etc. pero cualquier cosa que las mujeres querían que se haga se hacía, cuándo y cómo querían que se hiciera.

Incluso los hombres como el juez Hargrove no sabía cómo lo hacían, pero cuando la esposa o novia de un hombre comentó que "muchas mujeres" pensaban que debía hacerse algo en su capacidad pública oficial más que perder el sexo con su señora estaba en riesgo si él no cumplía. Podía estar seguro de que todas las mujeres de la ciudad se sentían de la misma manera y cada una a su manera podía hacer que su vida pasara de difícil hasta llegar a triunfar sobre algunas acusaciones perjudiciales que todos jurarían. No había una organización o grupo formal, y nadie parecía saber de un momento o lugar donde se reunieran, pero en lo que respecta a los hombres sus decisiones eran unánimes y no sujetas a apelación. Si un hombre no tenía esposa o novia el mensaje podría ser pasado por un miembro de la familia femenina, o incluso un compañero de trabajo o conocido.

Betsy Spring se había mudado a la ciudad hace unos seis meses, no estaba claro de dónde venía. Como la mayoría de las pequeñas ciudades de Heartland, los vecinos la recibieron educadamente como una forma de satisfacer su curiosidad y de apaciguar o confirmar sus sospechas. Betsy se había equivocado de pie con las mujeres de la ciudad por estar más interesado en conocer a sus maridos que a las mujeres que la acogían, así como a los demás hombres de la ciudad. Eso era particularmente desafortunado puesto que la Srta. Spring era una morena muy atractiva en sus veinte años. Este comportamiento hizo que todos, hombres y mujeres por igual, creyeran que no debía permanecer en Heartland.

La esposa del juez, Mary, se había quejado de la recién llegada muchas veces y expresaba su frustración de que a pesar de los indicios y las advertencias directas, "aquella mujercita" seguía usando a los hombres para conseguir lo que quería. Así fue como el juez Hargrove se enteró por primera vez del caso. Mary casualmente mencionó durante la cena que Sarah Stewart había presentado una queja formal sobre el atuendo público de Miss Spring en más de una ocasión y que mañana el caso se presentaría en la corte.

"Muchas mujeres sentían que era culpable y merecía el castigo máximo, ya que no era realmente la primera vez, solo la primera vez que había llegado a la corte". Mary lo dijo en un tono tan tranquilo y casual que podría casi imaginarse que ella no tenía intención que fuese una orden o que sería seguida como tal.

"Sí, querida", fue una respuesta tan automática que el Juez no recordaría haber dicho. Se quedó con la ilusión de que era su elección, porque así funcionaban las cosas en Heartland.

La Srta. Elisabeth Spring se sentó en la mesa de los acusados con una blusa de corte bajo que amenazaba con exponer los pezones de sus senos de bronce. Aunque llevaba un vestido, su paso repetido de piernas dio al juez suficientes vislumbres para demostrar que no llevaba ropa interior. El juez estaba empezando a creer que su esposa y las otras mujeres tenían razón, nada parecía estar diciendo lo contrario. Varias mujeres testificaron sobre la ropa reveladora que la habían visto usar en numerosas ocasiones. Cuando se le preguntó sobre los incidentes que le llevaron a presentar su queja, Sarah Stewart se mostró muy feliz de testificar.

"Ella estaba vestida de modo vergonzoso y seductor, como ahora, cuando se acercó a mí y a mi marido, Zach, en la ferretería. Conmigo allí mismo, empujó sus pechos a su lado mientras ella le preguntaba dónde podía encontrar un gran tornillo, como el que estaba sosteniendo". Zach, un hombre grande y fornido pelirrojo que era dueño de la ferretería de la ciudad, se retorció un poco en su asiento.

En el interrogatorio el abogado de la Srta. Spring tenía poco para poder contener el testimonio de Sarah.

"Señora. Stewart, ¿su esposo tocó a la acusada? ¿Dijo o hizo algo para alentar su conducta de esta manera?

"No". Sarah respondió disparando una mirada a Zach que en ese momento estaba aún más incómodo.

-Así que su queja es únicamente la acusación de «indecencia pública», no las ofensas más graves de adulterio o fornicación, ¿es eso correcto, señora Stewart?

"Sí. Pero todos sabemos que es solo cuestión de tiempo.

-Sí, señora -dijo deferentemente el abogado defensor-, pero en este momento es su única queja ante el tribunal, ¿no es así?

"Sí lo es. En este momento, "Sarah respondió lentamente y tan fríamente que casi se vieron como las palabras fluían.

-Gracias, señora Stewart -continuó el abogado de la defensa al juez-. "Su Señoría, la defensa descansa. Mi cliente ha renunciado a un juicio por jurado y está lista para su veredicto y si es encontrado culpable, sentencia".

El juez Hargrove comenzó su discurso sin vacilar, tuvo tiempo de sobra para prepararse.

"Srta. Spring, la encontrarla culpable no es difícil. De hecho, estoy desagradablemente sorprendido de que usted insistiera en llevar esto a juicio en lugar de declararse culpable inmediatamente y ahorrarnos tiempo a todos. Sin embargo, aún más impresionado que su evidente culpa es su aparente rechazo a cumplir con los estándares y valores de nuestra comunidad. Su vestimenta y comportamiento hoy en esta corte es razón más que suficiente para sentenciarle a la pena máxima. Veinticuatro latigazos con un látigo en la plaza pública". El juez Hargrove golpeó su martillo y regresó a sus aposentos para vestirse de civil. No quería perderse su castigo.

El abogado de la señorita Spring le explicó lo que significaba la frase y por primera vez parecía genuinamente asustada. Dos guardias inmediatamente la tomaron por cada brazo y rápidamente la escoltaron fuera de la corte y en la plaza pública. Una de las ventajas de conocer el veredicto de antemano era la preparación. La picota ya estaba en su lugar. Fue construida para que el culo del prisionero estuviera colocado de manera prominente a través de una gran abertura mientras las manos y los pies estaban asegurados en agujeros más pequeños, forzando al preso a arrodillarse, cabeza abajo. Betsy pronto se desnudó completamente y se aseguró en la picota. Una multitud ya se había reunido para presenciar su castigo.

El alguacil de la corte salió sosteniendo un largo látigo. Lo tenso unas cuantas veces para mantenerlo firme y medir su distancia. Betsy estaba llorando y se estremeció ante el sonido. Una corriente de color amarillo pálido salió de su sexo, por la picota hasta los adoquines. Algunos en la multitud se rieron. Sin previo aviso, el alguacil sacudió su látigo y golpeó su culo con las mejillas medias con un resonante sonido. Betsy gritó tan fuerte que resonó en los edificios del otro lado de la plaza. Luchó por liberarse de la picota, pero sus esfuerzos eran inútiles. El látigo volvió a golpear.

"¡AYYYEEEEE! ¡NOOOOO! ¡POR FAVOR! -gimió.

El juez Hargrove se preguntó cómo soportaría todo el castigo si estaba tan angustiada después deñl segundo golpe. Rápidamente volvió a concentrarse en la vista que estaba recibiendo, que era mucho más completa de lo que se le había ofrecido en la sala del tribunal. Los labios de la vagina de Betsy sobresalían en su posición y sus tentativas de liberarse de la picota y el incesante latigazo del látigo hicieron que su sexo hiciera los movimientos más lascivos. Muchos de los hombres trataron de esconder sus erecciones de sus esposas y novias, mientras que las mujeres trataron de ocultar que se daban cuenta. Era raro que una mujer fuera castigada, pero en este caso podría terminar algo del misterio para los hombres y recordarles que podrían estar en la picota si se salían de la línea.

"¡Por favor no más! ¡Lo siento! ¡No lo volveré a hacer nunca más! Lo prometo Betsy estaba frenética e interrumpida por frecuentes gritos cuando el látigo golpeaba una y otra vez.

Mary Hargrove estaba de pie junto a Sarah y comentó que esto debía enseñarle a la joven Spring una conducta apropiada.

-No lo sé -respondió Sarah-, creo que es muy obstinada.

Ninguna de las dos mujeres mostró la menor simpatía por la joven con su sexo desnudo al mundo, recibiendo uno de los castigos más dolorosos que Homestead podía ofrecer. La punta del látigo encontró sus labios vaginales. Betsy encontró una nueva voz para sus gritos, la más fuertes hasta ese momento. Más orina salió de su raja. María y Sara estaban secretamente satisfechas por su humillación y sufrimiento.

Betsy no podía creer cuánto dolor había soportado. ¿Nunca se entumecerán? Se preguntó a sí misma, pero no lo hizo - el verdugo sabía cuán frecuente golpear para prolongar el dolor y no desencadenar una relajante liberación de endorfinas. Nada de lo que dijo hizo ninguna diferencia; Mendigando un momento de descanso, prometiendo hacerlo mejor, disculpándose, pidiendo misericordia, nada de eso cambió el ritmo de los golpes, y el dolor abrasador caliente en su trasero.

Después de lo que debieron ser los 5 minutos más largos de su vida, los azotes terminaron. Y el dolor seguía palpitando, incluso en su lugar más privado donde el látigo había golpeado varias veces. Ahí es cuando se dio cuenta de que Betsy estaría en esta posición incómoda y expuesta durante las próximas 24 horas. Estaba horrorizada ante el pensamiento, pero demasiado exhausta para tratar de pedir una cierta misericordia. Si suplicar por la misericordia no le había salvado del látigo, no la salvaría de eso, razonó ella correctamente.

La mayoría de la multitud se dispersó, algunos de los hombres más jóvenes trataron de quedarse un poco más para mirar los encantos sexuales maltratados en exhibición. Otras mujeres pronto les animaron a volver a sus negocios y no solo quedarse de pie, mirándola fijamente, "para que no tentaran a alguna indiscreción y se encontraran en esa misma posición". Durante el día la gente seguía con sus asuntos habituales cruzó a través de la plaza y mirándola, pero la mayoría no hacía contacto visual, o permanecía demasiado tiempo. Algunos de los transeúntes, especialmente las mujeres, lanzaron un bufido burlón u otro gesto de desaprobación, como para reforzar su acuerdo con su castigo y advertirle de otros desafíos al statu quo.

Llegó la noche y los habitantes se retiraron a sus hogares. Las extremidades de Betsy le dolían y se agolpaban desde su posición y ella se había molestado y se había cagado más de una vez, y todo se había quedado ahí. Debía de ser cerca la medianoche cuando creyó oír pasos en los adoquines de la plaza.

-¿Hay alguien ahí? -gritó ella, el miedo empezó a captar su voz.

No hubo respuesta, pero el sonido continuó acercándose. Estaba viniendo de detrás de ella, y definitivamente eran pasos.

"Por favor no me hagas daño. Siento mucho ofendido a alguien. Te prometo que no lo haré más, por favor, no me hagas daño", dijo con desesperación y miedo en su voz.

No hubo respuesta, pero oyó algo pesado en el pavimento y luego se le aplicó algo húmedo y suave a la espalda. Era una esponja llena de agua tibia, podía sentirla calmante y lavar su mugre.

"¡Oh gracias! ¡Gracias! ¡Dios los bendiga por su bondad!" El alivio fue abrumador. La suave esponja logró limpiar cada pliegue y fisura de su cuerpo, su caricia casi tan bienvenida como el toque de un amante. La sensación de gratitud se convirtió repentinamente en miedo al sentir algo extendiendo los labios de su vagina - era, sin duda, un pene, uno grande.

"¡Oh no! POR FAVOR NO LO HAGA! No es seguro, este es mi momento más fértil. Vuelve conmigo la próxima semana, te dejaré hacer lo que quieras. ¡Por favor, no ahora, no así! "Su súplica era sincera, pero el hombre detrás de ella no dijo nada. Él sólo mantuvo una presión constante contra su apertura. El agua no proporcionaba verdadera lubricación, pero la cabeza de su pene ya estaba dentro.

Su pene se hinchaba más grande, algo sobre la posibilidad de dejarla embarazada lo excito. El pensamiento de que él podría hacer que su vientre delgado hermoso se inflara como un globo lo estaba acercando al borde. ¡Y esas tetas! ¿Podrían realmente crecer cuando se llenaran de leche? Con un empuje repentino enterró su miembro en sus profundidades. Betsy gritó de dolor cuando la carne seca se frotó ásperamente contra su tierno túnel.

"¡NO!" Gritó, "¡AYÚDA! Alguien ayúdeme. ¡VIOLACIÓN!"

Pero nadie vino. Aunque era técnicamente contrario a la ley aprovecharse de los prisioneros en la picota, todo el mundo sabía que sucedía de vez en cuando y solo lo consideraba parte del castigo. Afortunadamente para Betsy, la fricción extra le hizo eyacular después de solo media docena de embistes, y luego terminó. Por desgracia, se vino mucho y su posición obligaría a todo el semen a la piscina en su cuello uterino. Lo sacó de su adolorido y ardiente vagina para desaparecer en la noche sin una pista de su identidad.

La Srta Elisabeth Spring comenzó a usar ropa más conservadora. Ella evitó asiduamente coquetear con los hombres casados, y lo hizo mucho más discretamente con los solteros. La mayoría de las mujeres todavía la miraban sospechosamente, para ellas simplemente no "encajaba". Tal vez fue porque nadie sabía exactamente de dónde venía ni por qué se quedaba. En el corazón de las diferencias era cómo ella iba sobre conseguir las cosas hechas. Betsy estaba acostumbrada a usar la sexualidad para conseguir lo que quería. Para ella era la forma natural en que las mujeres lo hacían, por adelantado y claramente a cargo, todo por el sexo.

En un par de meses regresó a la corte del juez Hargrove, esta vez acusada de un crimen de adulterio mucho más grave. Como antes, su culpabilidad era incontrovertible pues el bebé en su vientre lo demostraba.

"Srta Spring, la corte toma nota de su mejor comportamiento en muchos aspectos desde su última aparición aquí. Sin embargo, la evidencia de relaciones sexuales fuera del matrimonio es obvia y mis opciones para su castigo son limitadas. Si nombra a su hombre y él se compromete a casarse contigo, ambos seréis castigados como antes. ¿Quieres nombrar a tu cómplice criminal?

-No puedo, señoría -dijo ella con tanto respeto y humildad como pudo. "No sé quién fue." En esto la galería estaba murmurando acerca de dormir con tantos hombres que no tenía ni idea de quién era el padre, etc. El Juez golpeó su mazo para ordenar.

"¿Cómo es que no lo sabes?", Preguntó.

-Me violaron, su Señoría. La noche que pasé en la picota, un hombre vino en medio de la noche y me violó. Nunca vi su rostro, nunca oí su voz.

-Mi querida, señorita Spring, esta es la primera vez que oímos hablar de esta supuesta violación que supuestamente tuvo lugar hace casi tres meses. Tienes que admitir que suena bastante conveniente ahora. ¿Tienes alguna explicación de porqué no has mencionado esto hasta ahora? "María le había dejado claro que Elisabeth iba a recibir el máximo castigo a menos que estuviera de acuerdo en casarse con el hombre, pero ella no le había prohibido intentar Llegar al fondo de la historia.

"Creo que no pensé que nadie me creería y no estaba seguro de que le importara a nadie. Lloré pidiendo ayuda, grité "violación" esa noche, pero no vino nadie ", trató de mantener la voz tranquila y libre de acusaciones.

-Señorita Spring, personalmente me gustaría creerle, pero como juez debo tratar con hechos que puedan ser probados. Sé que usted mantiene un gran interés en muchos de los jóvenes de la ciudad. Aunque nada impropio puede ser probado con cualquiera de ellos en particular, parece probable que las cosas fueron un poco más con uno de ellos de lo previsto. Parece mucho más probable que una violación que ni siquiera se puede probar, y mucho menos describir a un sospechoso. Betsy estaba aterrorizada, pero esperaba no hacer una exhibición inútil que pudiera mostrarse alguna misericordia. Ésta fue esencialmente la respuesta que la esposa del juez dio a su propia pregunta, ¿y si la señorita Spring fue violada? Excepto que María había añadido "las mujeres creen que ella merece esto en cualquier caso".

"Por lo tanto, te condeno a 50 latigazos en la picota de pie para que los latigazos puedan ser distribuidas por yu cuerpo y 24 horas en la picota de cuatro puntos".

"¿Mi bebé…?"

"Tu vientre se librará del látigo. En este punto las mujeres habían sido muy claras, no le permitirían escapar o posponer el castigo solo porque llevaba a un niño «concebido en pecado». Permitiría un pase libre a cualquier acusada.

Betsy fue desnuda y escoltada hasta la plaza donde su cuello y muñecas estaban asegurados para su azote. Temblaba de miedo, ¿cómo podía soportar más de dos veces tantos golpes como antes? Trató de ser fuerte, para contener sus gritos, pero no sirvió de nada. Por el sexto azote gritaba y lloraba por misericordia, y hasta ahora el látigo sólo le había tocado la espalda y nalgas.

El siguiente látigo se curvó alrededor de su espalda y golpeó su seno derecho justo debajo del pezón. Su grito de dolor ni siquiera se terminó antes de que el látigo golpeara de nuevo y esta vez se acurrucó lo suficiente alrededor para golpear el pecho izquierdo en el pezón. Como sus pies no estaban asegurados involuntariamente trató de evitar el látigo, pero solo podía moverse un poco de un lado a otro. El látigo golpeó la parte posterior de sus muslos. Tratando de sacudirse el dolor parecía que estaba corriendo en su lugar. Para los espectadores experimentados este espectáculo se llama “La Danza del Látigo' y es encantador de la misma manera que los ruegos de misericordia; Su ocurrencia es completamente predecible y mientras pueden ser creativos (incluso cómicos), son inútiles, ya que no tienen ningún efecto sobre el castigo en absoluto.

La "Danza del látigo" en realidad se refiere a la forma de torsión y rizado de cómo se mueve la punta alrededor del cuerpo después del primer impacto. Al igual que el golpe donde la punta ardiente logró ponerse entre sus piernas y golpear sus partes más tiernas a pesar de su movimiento casi constante. Como si tuviera una mente propia, el látigo encontró un blanco tierno con cada golpe - los pezones de sus pechos, el "sentarse" donde la parte superior del muslo se encuentra con las nalgas, la parte de atrás de sus piernas, incluso entre esas nalgas Para plantar un beso ardiente en su ano. Por supuesto, más de unos pocos golpearon el asiento de su feminidad.

Betsy gritó y pidió misericordia sin ser escuchado. Los hombres más jóvenes con los que había estado coqueteando disfrutaban claramente de su segunda vista de su cuerpo desnudo en tres meses. Era muy raro que una mujer fuera culpable de algo que justificara un castigo como ese. Cada uno se preguntó quién era el hombre que la preño, el hombre que debía estar tomando un azote con ella, y muchos se alegraron de que no pudieran ser el único.

Cuando el 50º golpe del látigo hubo aterrizado, Betsy gritaba y sollozaba continuamente, aunque ella colgaba sin fuerza, sus piernas apenas la sostenían lo suficiente como para evitar poner todo su peso en su cuello y muñecas. El alguacil y un ayudante la sacaron de la picota y la colocaron en la de cuatro puntas, como había soportado para su primer azote. Betsy se lastimó demasiado para temer incluso la noche que le esperaba.

En medio de la noche oyó pasos. Su corazón latía con fuerza, y ella gritó.

"¡AYUDA! ¿Hay alguien? POR FAVOR alguien viene a hacerme daño".

¿Estos pasos parecían más ligeros que antes, quizá un muchacho? Al menos ella no podía quedar 'más embarazada' pensó para sí misma. Como antes una esponja limpiaba sus partes de su inmundicia. Podía ver un poco de luz derramándose en la plaza detrás de la picota. Habían traído una lámpara.

"Si te gusta lo que ves, por favor, no me hagas daño demasiado", trató de sonar dulce y casi seductora. No había respuesta desde atrás.

El enjuague de sus partes se hizo cuando la mano sostuvo un paño fino sobre su vagina para secarlo. La mano lo colocó en los pliegues de sus labios y clítoris. Podía sentir la mano y se sentía como una mujer. Entonces el paño fue empapado con alcohol frío y aplicado quemando su región inferior.

"¿Qué... qué está pasando?", Preguntó desesperada. Su única respuesta fue un terrible dolor cuando algo se apoderó de su clítoris y lo tiró con fuerza.

"AHHHHHHYYYEEEEEEE" su grito del dolor del tirón subió repentinamente más arriba como un dolor agudo, ardiente tomó su lugar. Tardó un momento en darse cuenta de que su capullo de placer debía haber sido cortado. Ella gritó y sollozó.

"¿¡Qué me has hecho!?"

-¿Qué debería haber hecho antes? -dijo una voz ronca e inidentificable. Algo cálido, como el tono, estaba manchado en su sexo. Las luces se encendieron en algunas casas a pocas cuadras de la calle. Pero la mujer con el cuchillo ya había desaparecido en la oscuridad cuando las primeras personas llegaron a ver lo que había sucedido.

El doctor James fue convocado, pero aparte de desinfectar y suturar adecuadamente la herida no había nada que pudiera hacer. Describió la naturaleza de sus heridas a Srta Spring.

"¿Lo haré...?", Trató de preguntar, temeroso de la respuesta.

"Posiblemente. Pero no será fácil. El clítoris se extiende más hacia adentro y parcialmente alrededor de la vagina. Con suficiente estimulación puede ser capaz de llegar al clímax. Necesitará un hombre dispuesto a ser paciente con usted y preferiblemente uno con mucha resistencia".

La noticia de lo que se le a Elisabeth se extendió rápidamente entre las mujeres. Algunos estaban horrorizados por la brutalidad del acto, aunque a regañadientes admitió que probablemente se lo merecía y que podría mejorar las cosas con ella. Sarah Stewart señaló que era uno de los castigos que utilizaban aquellas personas extrañas al oeste, las que tenían el gracioso nombre Virinoj Direktita. Mientras que parecían demasiado "sobre la tapa" para la mayoría de la gente de Heartland, algunos, como Sarah, pensaron que hicieron algunas cosas correctas.

Betsy perdió interés en coquetear con los hombres. Si algo iba a pasar por ella, un hombre sin miedo a lo que le había sucedido tendría que buscarla. Además pronto tendría un bebé para cuidar. Y ahí es donde el asunto parecía concluido en lo que respecta a todos. Hasta aproximadamente un año después.

El bebé de Betsy Spring nació sano, un pequeño muchacho fornido apenas debajo de 10 libras, que ella nombró Peter. A los tres meses de edad su color de cabello verdadero salió, y era de color rojo. Incluso sin enviar a una prueba de ADN era obvio quién era el padre. Zach Stewart era el único pelirrojo en Homestead, en todos los pueblos vecinos para el caso. Su robusta construcción era incluso evidente en el joven Peter Spring. Por la fuerza de eso solo, Sarah Stewart, ella misma, presentó cargos de adulterio contra su marido. Elisabeth Spring lo acusó de violación. Sarah tenía poco más de 40 años y le preocupaba que no se viera como lo hacía cuando atrajo a su marido por primera vez. Había querido una familia, tanto por la experiencia de la maternidad, como también como una forma de ligar a su hombre a ella cuando la atracción sexual ya no era el evento principal. Pero Sarah era estéril y preocupada de que su historia juntos y el negocio podría no ser suficiente para mantener su interés.

Zach Stewart se sentó frente a su abogado escuchando una evaluación bastante contundente de su situación.

"Zach, no te voy a engañar, es malo. Pero podría ser peor si hubiera más pruebas de la violación. Los cargos de la Mujer de la Primavera no irán a ningún lado ya que no hay testigos, ni siquiera ella. Sin una confesión tuya, solo puede probar que tuviste sexo con ella. Gracias a Dios estos no son los días del Consejo Femenino o su acusación sería suficiente. Aquí es una pena de prisión, pero en otros lugares sigue siendo castración. Los cargos de adulterio son otro asunto. Tú también puedes confesarlo, porque tú y yo sabemos que no necesitamos enviar una prueba de ADN para confirmar que el niño es tuyo.

"¿Si confieso que hay alguna posibilidad de misericordia en la sentencia?" Preguntó nervioso. Estaba recordando los 50 azotes que Betsy tomó y cómo no podía imaginar cómo lo soportaba.

-Honestamente no lo sé, Zach. Si fuera por tu mujer solo, yo diría 'no'. Por otro lado, el mismo sentimiento que hizo que la Srta Spring tuviera el castigo completo la última vez podría funcionar a su favor. Sin haber reconocido realmente la violación, podrían tomar el punto de vista de que ella tenía que venir en la picota y no había ningún asunto en curso".

Zach se declaró culpable del cargo de adulterio. La fiscalía nunca presentó la acusación de violación, lo que enojó a la señorita Spring, que había pensado que ahora, por fin, tendría justicia. Para la sorpresa de la mayoría de los hombres, que nunca comprendieron completamente la aversión de las mujeres de la Srta Spring, fue condenado a sólo 24 golpes del látigo y 24 horas en la picota.

Zach vio que Sarah se había asegurado de que ella estaba en una buena posición para ver su castigo. Su enojo y disgusto con él era peor que la humillación pública. Esa noche hace un año era más que solo tener sexo diferente, aunque eso era parte de eso. En ese momento se sentía como si estuviera agregando a su justo castigo, pagándole la espalda por venir a él delante de su esposa y hacer las cosas difíciles para él en casa. Si no se hubiera quedado embarazada nada de eso estaría pasando. Por supuesto que ella lo había advertido, pero en el calor de su lujuria y auto justificación solo le dio vuelta. Desnudo y en la picota, hizo un silencioso voto de no avergonzarse aún más gritando y suplicando. Y en algún lugar profundo sabía que lo haría.

Se las arregló para permanecer en silencio durante los primeros seis golpes. Los siguientes seis provocaron gruñidos y gemidos. Al décimo octavo golpe estaba gritando de dolor, y sintiéndose aún más avergonzado. Se habría sentido mortificado al ver a Sarah sonriendo ligeramente ahora que estaba en un verdadero dolor. El látigo siguió cruzando su trasero. La punta del látigo se curvó e impacto su pene.

"¡AAHHHHHGAWWD!" Grito Zach

El golpe siguiente golpeó su testículo izquierdo. A pesar de que su muslo absorbió mucha de la fuerza del golpe, comenzó a hiperventilar.

"¡POR FAVOR! ¡MISERICORDIA! Suficiente, por favor…  No puedo seguir".

Pero el verdugo continuó entregando los azotes prescritos y Zach pronto sollozaba, su promesa a sí mismo solo era una memoria embarazosa y amarga. Fue entonces cuando la sonrisa de Sarah se llenó. Mientras la muchedumbre se vaciaba de la plaza, Betsy pasó junto a la picota y silbó: -¡No fuiste castigado ni la mitad!

En medio de la noche Zach oyó pasos por detrás. Sabiendo que no podía resultar bueno, inmediatamente comenzó a pedir ayuda. Pero no se encendieron luces en las casas de la calle. Nadie iba a involucrarse. Sentía que las manos femeninas limpiaban sus partes íntimas con una esponja, tal como había hecho con Betsy.

"Mira, lamento haberte dejado embarazada. Sé que me has advertido, pero no pude evitarlo. Por favor, lo siento. Déjame hacer otra cosa para compensarte. ¿Necesita ayuda con el niño? Puedo darte dinero. "Balbuceó al suponiendo que era Betsy, pero luego se le ocurrió que incluso podría ser Sarah. -Sarah, si eres tú, lo siento, querida. Solo esperaba extender su castigo luego presumir cuando estuviéramos juntos en la tienda. Sus súplicas se encontraron con el silencio.

"No. Oh no. ¡NO! ¡POR FAVOR, NO! "Gritó mientras sentía que algo era atado firmemente alrededor de la parte superior de su escroto. Un momento después hizo un grito sobrenatural cuando algo afilado cortó sus huevos justo debajo de donde fueron amarrados. Este grito de angustia sacó a algunos de sus camas pero su agresor había desaparecido hacía mucho tiempo en la noche. Zach fue llevado a la oficina del doctor James y examinado.

-¿Puedes recolocarlos, doctor? -preguntó frenéticamente.
-No es tan fácil, Zach. Los tienes…"
-Pero ¿puedes hacerlo? ¿Puedes intentar?"

¡Zach! Zach, Doc levantó la voz para que se tranquilizara y escuchara: "Tal vez si los tuviera, pero no los tengo. Ellos fueron cortados de manera limpia y quien lo hizo se los llevó".

Zach miró fijamente al médico.

"Puedo recetarte algunas inyecciones de testosterona, pero debes saber que pueden no ser completamente eficaces en la restauración de la misma función que antes. Necesitas tener tus expectativas bajo control y aceptar que las cosas sexualmente pueden ser muy diferentes. Si puedes aceptar eso, entonces hay una mejor oportunidad para un mejor resultado".

En casa Sarah era toda sonrisa y actitud cariñosa.

-"¿Cómo te va, querido?", Preguntó con su cara súbitamente seria con preocupación.
-"El doctor me dio algo para el dolor, me siento bien. Sólo necesito descansar un rato.

"Por supuesto. He arreglado tu lado de la cama con almohadas extra para mantener los pies elevados y para amortiguar tu trasero.

-"Gracias." Una pausa pensativa, entonces "¿Sarah?"
-"¿Sí, querida?" Sonríe de nuevo.

"Realmente lo siento mucho. ¿Puedes perdonarme?"

-"Si cariño. Has pagado el precio por tus transgresiones. Debemos considerar la pizarra limpia y seguir adelante desde aquí. "

Zach se preguntó si quería decir el precio que incluía sus testículos. ¿Era ella?

Me siento mal por el chico. Sé que querías hijos conmigo, y... bueno, ¿no era lo que yo quería que sucediera? "La sonrisa de Sarah nunca cedió mientras ella respondía con calma.

-Pero, querida, te lo advirtió, ¿verdad? Y siguió adelante de todos modos. ¿No es cierto? La habitación estaba tan tranquila que dio sentido al término silencio ensordecedor. -Por lo menos eso es lo que me dijo.

"¿Cuando lo hiciste…?"

-Oh, Betsy no es una chica tan mala. Su último viaje a la picota realmente pareció sacar al diablo de ella, por así decirlo. Ya verás, ahora es una mujer muy cambiada. Pasaremos más tiempo con ella y con Peter. Ella aceptó nuestro ofrecimiento de ayudar, tanto personal como financieramente, en criar a su hijo. Sarah palpitaba una de las almohadas mientras añadía: "Ambos pensábamos que debías recibir el castigo máximo; Ella fue muy inflexible, ¿pero puedes culparla? Obviamente, nos rechazaron. Pero supongo que después de todo tuviste un castigo máximo. -Lo palmeó suavemente la zona de la ingle y puso una cara valiente-.

"Lo que me hicieron fue malo, fue cruel e ilegal", aunque las palabras eran desafiantes, su tono era suave y calmo, como si toda la pelea hubiera sido eliminada con sus huevos. Sarah le respondió con los mismos tonos suaves.

"Violar a una mujer en la picota también es cruel e ilegal, y nadie fue condenado por eso, porque solo una confesión no bastaba para un caso." Luego, reflexionando un poco, añadió: "Estás en la misma posición que Betsy, Solo una confesión llevaría a tu culpable ante la justicia -hubo una pausa embarazosa-, a menos que sientas que ya se ha hecho justicia.

La mente de Zach giró en confusión. ¿Fue su esposa quien lo traicionó o la mujer que violó quién era también la madre de su hijo? Ya no importaba - nada iba a traer de vuelta sus huevos.




Historia Original Aquí.




Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

¿QUIÉN ERA?

No recuerdo nada hasta llegar ahí, simplemente mi mente está a oscuras, recuerdo salir de mi casa, aquella ya casi noche de sábado para ir a reunirme con unos amigos, recuerdo poner la llave de mi auto en la cerradura de la puerta y luego de súbito nada, todo fue oscuridad, si me cargaron, trasportaron o incluso violaron nunca lo sabré, desperté en ese lugar aturdido y con un fuerte dolor de cabeza que apenas me dejaba pensar con claridad......


¿QUIÉN ERA?
No recuerdo nada hasta llegar ahí, simplemente mi mente está a oscuras, recuerdo salir de mi casa, aquella ya casi noche de sábado para ir a reunirme con unos amigos, recuerdo poner la llave de mi auto en la cerradura de la puerta y luego de súbito nada, todo fue oscuridad, si me cargaron, trasportaron o incluso violaron nunca lo sabré, desperté en ese lugar aturdido y con un fuerte dolor de cabeza que apenas me dejaba pensar con claridad.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





No recuerdo nada hasta llegar ahí, simplemente mi mente está a oscuras, recuerdo salir de mi casa, aquella ya casi noche de sábado para ir a reunirme con unos amigos, recuerdo poner la llave de mi auto en la cerradura de la puerta y luego de súbito nada, todo fue oscuridad, si me cargaron, trasportaron o incluso violaron nunca lo sabré, desperté en ese lugar aturdido y con un fuerte dolor de cabeza que apenas me dejaba pensar con claridad, poco a poco el dolor fue pasando y apenas habían pasado unos minutos luego que el dolor se fue que ese hombre apareció.

Nunca le vi su rosto por completo apenas su mentón y labios llevo siempre una sudadera con capucha que le cubría gran parte de su rostro, también llevaba un  largo short color azul, estaba descalzo como yo mismo, pero a diferencia de ese hombre yo estaba amarrado casi desnudo apenas mi trusa (slip) de color azul cubría mi bien trabajo cuerpo, estaba de pie sostenido por cuerdas que se tensaban hacia el techo de manera inclinada dos de ellas y una vertical, mis muñecas estaban amarradas a mi cintura por una cuerda que rodeaba mi cuerpo.

Más abajo mis piernas se mantenían separadas por cuerdas amarradas a mis tobillos, estaba sobre una plataforma de madera o al similar de color negro, estaba viendo a una larga pared de un color morado tenue sin poder volteara mi rostro por completo para ver lo que había detrás de mí, aunque podía sentir el calor de potentes lámparas alumbrando mi cuerpo aquel hombre con sus manos desnudas se me acerco para comenzar a acariciar mi cuerpo, primero mi espalda, luego mis fuertes piernas y finalmente mis bien redondeadas como fuertes nalgas por encima de la prenda que las cubría en ese momento.

Si bien no estaba amordazado por alguna razón no podía hablar, pero eso no era lo peor sino que me sentía extrañamente excitado, más que nunca antes en toda mi vida, las caricias de las manos de ese hombre pronto hicieron que mi pene comenzara a crecer dejando mi ropa interior como una carpa de circo el hombre lo noto y pasando una mano por entre mis piernas por debajo de mi pelvis llego hasta mis huevos y pene que comenzó a masajear, primero jugó con mis huevos y luego tomo mi pene por sobre la elástica tela de mi trusa.

Por extraño que parezca aquello hizo que liquido pre seminal brotara de la punta de mi pene circuncidado creando una visible como gran mancha de humedad con epicentro justo en donde el ojo de mi glande hacia contacto con la tela, aquello simplemente me estaba haciendo gozar de una manera como nunca antes había sentido y eso que nunca antes había tenido tendencias gay, hasta ese día solo pensaba en mujeres y en el placer que entre sus piernas mi duro miembro podía conseguir, de pronto comencé a ser nalgueado.

Los azotes de aquella mano masculina pese a ser dolorosos también eran muy placenteros con cada nuevo azote mi cuerpo se estremecía, sentía a mi pene contraerse con fuerza como si alguien le estuviera haciendo una mamada y estuviera a punto de venirme pero con la diferencia que nadie tenía mi pene en boca alguna, apenas estaba siendo masturbado por una mano levemente pero no al desnudo sino sobre la tela de mi trusa, que por alguna razón se sentía aun más grandioso que cualquier mamada dada a mi persona en mi vida, aquello era desconcertante pero al mismo excitante.

-“MMMMMMMM” Era lo único que podía emitir en esos momentos.

Luego de alguno minutos aquel hombre comenzó a bajar la parte posterior de mi ropa interior, trate de evitarlo con mis manos pero poco pude hacer para dejar al desnudo mis nalgas, mi prenda quedo enrollada debajo de mis nalgas, aquel hombre comenzó entonces a nalguearme directamente sobre la piel de mis imponentes nalgas, aquellas nuevas nalgadas se prolongaron como por espacio de dos horas el hombre paraba para acariciar o descansar pero solo por unos segundos al termino de ese tiempo mis nalgas ardían de lo rojas que se habían puesto.

Apenas dejo de nalguearme sentí como las manos de ese hombre me abrieron mis nalgas, gruñí de dolor cuando lo hizo, pero pronto gemí de nuevo pero esta vez de puro placer, cuando aquel hombre comenzó a lamber mi ano directamente con su lengua.

-“AAAAAAHHHHHHH”. Gemi.

Aquello fue una revelación por completo, nunca imagine que mi ano me pudiera dar tanto placer ya que nadie antes me lo había lambido de aquella manera que ese hombre me lo estaba haciendo, pronto no solo fue solo su lengua la que hurgaba en mi ano sino también dos de sus dedos que terminaron por penetrarme, gruñí.

-“GGGRRRRR”. Al sentir algo de dolor.

Aquellos dos dedos me estuvieron penetrando mi ano virginal por algunos minutos antes de que fueran extraídos, pero rápidamente fueron sustituidos no por otros dedos sino por un enorme dildo, con el que ese hombre me penetro sin piedad alguna, desgarrándome por dentro cuando de un solo empuje introdujo cerca de 20 cm en mi interior desvirgándome analmente en el acto.

-“AMMMMMMMGGGGRRRR”. Gruñi de dolor de nuevo.

Luego de unos segundos en que el hombre no movió el dildo en mi interior comenzó con un mete, saca lento al principio hasta consolidar un ritmo que lejos de causarme dolor me empezó a producir placer.

En gran medida debido que dicho dildo me estaba masajeando al ritmo adecuado mi próstata, lo que hizo que mi pene se endureciera de nuevo a todo lo que daba sino es que aun más, la mano del hombre que mantenía agarrado mi pene, termino por bajar la parte delantera de mi trusa, para dejar expuestos mi dura erección y huevos, que para ese momento se apretaban contra mi pelvis, el placer iba en aumento y solo hizo incrementar cuando una mano comenzó a masturbarme en directo piel con piel mi palpitante pene.

-“AAHHHHH, AAAHHHH”, No dejaba de gemir en ese momento.

Aquello se prolongo por casi media hora pero cada que estaba por venirme y el hombre lo notaba, paraba el movimiento del dildo, para también dejar mi pene, la mano que estaba en mi palpitante erección se iba a mis huevos para apretarlos con fuerza hasta hacer que todo mi cuerpo se retorciera de dolor.

-“NMMMMMMMMMN”. Gruñía de dolor.

Cuando aquel hombre consideraba que había el pasado el peligro de correrme, de nuevo comenzaba todo de nuevo aquello se repitió tres o cuatro veces en un espacio de media a una hora, aunque bien pudieron ser dos horas, la verdad es que había perdido toda noción del tiempo para ese momento, cuando soltó mis huevos por última vez mis ganas por venirme habían llegado a un límite insoportable, pensé que de nuevo se repetiría todo aquello dejándome frustrado de nuevo pero en lugar de eso el hombre saco el dildo de mi interior, solo mi pene y se retiro un poco.

Sentir como mi ano palpitaba mientras buscaba como cerrarse nuevo fue algo único, sentí alivio pensé que todo había terminado pero de pronto de nuevo vuelvo a sentir como mis nalgas son abiertas de nuevo, siento como me escupen directamente sobre mi aun abierto ano, por lo que gran parte del escupitajo penetro directamente en mis entrañas.

De pronto vuelvo a sentir algo entre mis nalgas no dedos, no dildo sino algo cilíndrico muy caliente me tomo algunos segundos darme cuenta que era un miembro viril en erección, era el pene de ese hombre cuyo glande no tardo en posarse sobre mi aun palpitante ano, sentí una de sus manos tomarme por mi hombro derecho y otra de sus manos por mi cadera del lado izquierdo y de pronto lo sentí empujar, su pene entro en mi interior de una sola vez, mis ojos se abrieron grandes y lance un gemido de dolor, placer y terror todo ello al mismo tiempo.

-“AMAMAMAMAMAMA”. Gemi.

Mientras me penetraba sentí que algo metálico se posicionaba sobre la base alta de mi escroto pero no le di mayor importancia de alguna manera también aquello pese a que estaba siendo violado me estaba gustando, pronto aquel hombre comenzó a moverse, el sonido que hacia su pelvis al chocar contras mis nalgas enrojecidas era tan erótico que me llevo al borde del orgasmos al cabo de unos pocos minutos.  

Sentía la respiración entrecortada de aquel hombre con cada una de sus embestidas sobre mi espalda, escuchaba sus resoplidos como gemidos muy cerca de mi nuca, el vaivén de su miembro duro y muy grueso pronto se hizo brutal, masacrando mi ano, recién estrenado, aquello también me llevo a lo más alto del placer y sin poderme contener mi pene que no dejaba de palpitar lanzo el primero de cinco grandes chorro de espeso como hirviente semen que impactaron sobre la pared frente a la que estaba pese a estar a casi un metro de distancia de ella.

Gemí y me estremecí mientras mi pene lanzaba chorro tras choro de mi semen, vaciando mis huevos en el proceso, justo cuando iba en el último gran chorro sentí como el pene de aquel hombre que también palpitaba en mi interior comenzó a venirse dejando su espeso contenido bien adentro de mis entrañas, escuchar sus gemido mientras se corría hicieron que de nuevo tuviera un orgasmo aunque seco, apenas dos gotitas de semen brotaron de mi aun palpitante pene, el hombre detrás de mí, se relajo poco a poco mientras extraía su miembro de mi interior.

En el justo momento que sentí como el semen que coloco en mi interior comenzó a brotar por mi palpitante ano, ya sin su miembro en mi interior sentí que algo apretó mi escroto al principio fue un dolor agudo, luego fue un dolor pulsante y finalmente un dolor infernal.

Todo mi cuerpo comenzó a sacudirse en temblores incontrolables, sentí algo caliente correr por mis piernas y de pronto vi mi escroto conteniendo aun mis dos huevos en su interior frente mi rostro aquello fue todo me desmaye por el dolor como por la impresión de saberme castrado.

Me desperté en un hospital, según me contaron fui descubierto a las afueras del hospital casi a punto de morir, tarde varios meses en recuperarme, y aunque la policía inicio una investigación aun no encuentras al culpable de mi secuestro, violación y castración.

Una de las consecuencias que tuvo aquello en mi vida es que me volví gay ahora siempre deseo tener un buen y duro pene en mi penetrándome, además me he vuelto muy popular entre la comunidad gay pues todos quieren conocer y penetrar a un eunuco de verdad.

Pese a todo quiero volver a que me haga sentir lo que me hizo sentir durante mi secuestro que no he podido volver a sentirlo con nadie, aun quiero saber “¿Quién era?”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ORGÁSMICA TORTURA

Me encontré con Danilo, en aquel sórdido cuarto de motel a las afueras de la ciudad, iba decidido a todo con 28 años era un hombre que había estado negando su verdadera orientación sexual por mucho tiempo, por medio a mis padres, a la sociedad, al que dirán era un gay de closet, incluso me obligue a tener sexo con varias novias para que no hablaran mal de mí y mi virilidad no quedase entre dicho pero no sentí nada de placer con ellas......


ORGÁSMICA TORTURA
Me encontré con Danilo, en aquel sórdido cuarto de motel a las afueras de la ciudad, iba decidido a todo con 28 años era un hombre que había estado negando su verdadera orientación sexual por mucho tiempo, por medio a mis padres, a la sociedad, al que dirán era un gay de closet, incluso me obligue a tener sexo con varias novias para que no hablaran mal de mí y mi virilidad no quedase entre dicho pero no sentí nada de placer con ellas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [TORTURA] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Me encontré con Danilo, en aquel sórdido cuarto de motel a las afueras de la ciudad, iba decidido a todo con 28 años era un hombre que había estado negando su verdadera orientación sexual por mucho tiempo, por medio a mis padres, a la sociedad, al que dirán era un gay de closet, incluso me obligue a tener sexo con varias novias para que no hablaran mal de mí y mi virilidad no quedase entre dicho pero no sentí nada de placer con ellas, al contrario penetrarlas era solo un deber no un placer, pero me obligue a hacerlo.

A Danilo no lo conocía en persona hasta esa noche, que me abrió la puerta de la habitación, nuestro contacto fue únicamente por skype pero por llamada de voz nunca de video excepto la última vez en la que quedamos para vernos él era de piel clara, muy velludo, de abdominales marcados y un bigote muy poblado, por mi parte era delgado aunque sin músculos marcados, con poco vello, con excepción de mi entrepierna que estaba muy poblada de vello negro que era mi orgullo desde mi más temprana adolescencia, por alguna razón eso les gustaba a las mujeres y hombres por igual que había conocido.

Danilo estaba con una minúscula trusa negra cuando me hizo entrar en su habitación apenas cerró la puerta de repente siento en mi mano que algo me está tocando, es algo duro, está caliente y solo escucho una voz que me dijo "agárralo", no hay duda, es la voz de Danilo pues era el único además de mi en esa habitación, en ese momento pasaron mil cosas por mi cabeza, pero por alguna razón termine agarrándolo aunque fue por determinación propia que empecé a masturbarlo, pasando mi mano por todo el endurecido tronco, sintiendo las venas que sobresalían por su superficie.

Solo escuchaba como Danilo emitía pequeños jadeos, cuando siento como una mano entra en mi pantalón para agarrar mi pene, honestamente debo admitir que para ese momento estaba muy erecto, sabía porque aunque una parte de mi se negaba a aceptarlo, tanto mentirme a mi mismo me habían convencido que me gustaban las mujeres pero la idea de estar masturbando a otro hombre me gustaba y más que fuera tan atractivo como bien dotado como Danilo por lo que decido voltearme para verlo.         

Mi sorpresa al hacerlo es que él estaba ya totalmente desnudo, ninguno de los dijo algo, no sé ni cómo pero me desnudé por completo y me coloque de rodillas frente a él, volví a agarrar su pene que estaba muy duro y me lo metí a la boca, para comenzar a darle una mamada muy rápida, solo escuchaba su respiración, ya que tenía los ojos cerrados, al cabo de unos minutos Danilo me detiene y me levanta, me tumba sobre la cama y me voltea para hacer un 69, en cuanto él se metió mi pene a la boca empecé a jadear de placer.

Para ese momento ya me encontraba muy excitado, simplemente me deje llevar por la pasión, Danilo empezó a lamberme el ano, y en lugar de decirle que parara solo gemía, aquello era lo más sublime que hubiese sentido en mi vina, era tan excitante, me empezó a meter sus dedos en mi ano mientras me masturbaba con la otra mano, mientras entre gemidos apenas atine a decirle que siguiera, me gustaba mucho lo que estaba pasando, pero ya no aguantaba mucho, saqué su pene de mi boca y le dije que iba a correrme pronto, el se levantó me puso de nuevo de rodillas y me pidió que se la mamara, lo que seguí haciendo, casi de forma automática disfrutando de su gran erección

De pronto Danilo suelta un gemido muy duro y ahí entendí que se estaba viniendo, pero algo me impulso a no querer separarme, así que recibí su espeso semen, no me cupo todo en la boca, de hecho me salió por la comisura de mis labios, pero me encanto, cuando terminó de venirse, me levantó, me tumbó de nuevo sobre la cama y me empezó a masturbar rapidísimo, gemía encantado mientras su mano recorría mi erecto pene.

Aquello no duro mucho pues no pude más y le dije que ya me iba a correr, el se agachó, puso mi glande en su boca y me seguía masturbando, fue muy placentero, no pude más y solté mi semen en su boca, el se lo trago todo, lo que me hizo dar un gran gemido de placer, cuando deje de expulsar mi espeso semen el solo me chupo un rato más el pene para darme la vuelta sobre la cama me abrió las nalgas y comenzó de nuevo a lamber mi ano que de nuevo me hizo comenzar a gemir de placer.

Sumiso e inexperto accedí a lo que todo lo que me decía Danilo; de pronto me dio una almohada y dijo

-“Muérdela que te va a doler”, Dijo Danilo sabedor que era virgen.

Sentí cuando me escupió en mi ano y me dijo abre bien tus nalgas por lo que con mis manos me las abrí casi de inmediato sentí su grueso pene sobre mi ano y sin más empezó a penetrarme, el dolor fue inexplicable, le decía que parara, que me dolía; pero él era una bestia y me dijo, que si lo había calentado, tenía que apagar el fuego y fue cuando me tomo por mis caderas y la terminó de meter.            

Mi gritó fue ahogado por la almohada. Él solo me dijo muévete para que te acostumbres al tamaño y grosor, lo que de nuevo obedecí, Danilo no tardo en empezó con el vaivén de su pelvis sus embestidas de verdad me estaba destrozando, hasta que logre zafarme, aquello fue más por instinto que por quererlo, y mi culito ardía, se sentía feo, y no sentía mis piernas. Pero mi alivio no tardo de nuevo me penetro y esa vez si goce a lo grande, incluso me corrí sin siquiera tocar mi pene.
           
Se la terminé mamando y sobándosela hasta que se vino de nuevo en mi boca, luego ambos caímos rendidos sudorosos sobre la cama aquello fue lo último que recuerdo de aquella noche de sábado, no recuerdo que paso, si me desmaye, me drogaron o algo más, simplemente ya no supe más de mí hasta que desperté  sobre un colchón negro, una gruesa correa de cuero con una enorme hebilla me rodeaba mi torso mis piernas estaban flexionadas y muy abiertas, mis brazos estirados por arriba de mi cabeza y amarrado a lo cabecera de metal de aquella extraña cama.

Me habían colocado un bozal o algo parecido con un dildo que se adentraba casi a mi garganta, un collar de cuero me impedía levantar mucho la cabeza, me habían depilado las axilas como el vello púbico lo que molesto trate de luchar pero me fue imposible soltarme de mis retenciones de pronto dos hombre portando pequeñas tangas de cuero en las que no notaba un enorme paquete al frente encapuchados por completo aparecieron  uno de ellos llevaba un enorme vibrado al que le habían colocado un aditamento para que pudiera soportar a un pene.

El hombre que lo llevaba tomo mi pene y me masturbo hasta que quedo en completa erección para luego colocar el aditamento justo que quedo debajo de mi glande, el otro hombre llevaba un grueso como largo dildo negro, el cual anexo a lo que parecía ser un motor eléctrico que accionaba un pistón, lo lubrico muy bien antes de colocar la punta sobre mi expuesto ano, para ese momento el otro hombre ya había asegurado el vibrado a mi vientre con alguna clase pegamento, cuando el dildo negro estuvo bien dentro de mí momento en que agradecí el no ser virgen para ese momento los dos hombres retrocedieron unos pasos.

Cada uno portaba un control remoto que no tardaron en utilizar, lo que activo el pistón y el vibrador, súbitamente estaba sintiendo un vaivén aun peor que el de Danilo con el dildo negro entrando y saliendo de mi ano, mientras mi pene era de alguna extraña manera masturbado, el placer fue inmediato, ambos hombre se marcharon dejándome ahí gimiendo detrás de mi mordaza, o bozal lo que fuese que fuera.

-“¡MMMMMM! ¡MMMMMMM!” Era lo único que de mi salía.

No tarde mucho en venirme, ese primer, segundo y tercer orgasmo fueron geniales pero para el cuarto aquello comenzó a ser molesto ya no era para nada placentero para el séptimo ya era una tortura espantosa para el decimo estaba gritando para que alguien viniera y apagara aquellas maquinas infernales.

Para la decimo quinta eyaculación apenas eran unas gotas mi pene estaba visiblemente irritado y cada vez me costaba mucho más venirme, mi pene estaba rojo visiblemente irritado, habían pasado cerca de tres horas desde que me vine por primera vez, los hombre encapuchados no aparecieron de nuevo hasta tres horas más tarde, para ese momento ya deliraba de dolor y agotamiento.

Los hombre lentamente quitaron todo los implementos que me habían atormentando todo mi vientre, piernas y pecho estaban bañados en semen uno de los hombres lo lambio y bebió en gran parte lo que no quito con la lengua lo hizo con una toallita húmeda, el otro hombre desapareció para regresar poco después con un burdizzo, temblé al ver la reluciente herramienta, sabia para lo que servía y aunque intente luchar de nuevo para soltarme mi cuerpo no me respondía simplemente no tenía fuerza para oponerme en ese momento a lo que desearan hacerme esos dos hombre.

Uno de ellos tomo mi escroto y comenzó a jugar con mis huevos aquello solo me hizo delirar de dolor ya que mis testículos estaban muy hinchados y sensibles, el otro hombre coloco las mandíbulas en la parte alta de mi escroto, con mi mirada les suplique no lo hicieran, pero simplemente mis suplicas fueron ignoradas incluso creo que ni fueron notadas, estaba aterrado tratando de obtener fuerzas de donde fuera cuando mis ojos quedaron en blanco todo mi cuerpo comenzó a convulsionar sin control, fue como si me hubiesen arrojado en agua hirviendo, y no pudiera salir.

Aquello fue justo el momento cuando se cerró el burdizzo y mis cuerdas que conectaban mis huevos a mi cuerpo fueron aplastadas dolorosamente, simplemente aquello fue demasiado me desmaye…

Me desperté de nuevo en un sitio extraño lo primero que hice fue llevarme mis manos a mis huevos pero solo para sentir que ya no estaban más ahí, de hecho todo mi escroto fue removido con su vital contenido, fue como si nunca hubiese tenido nada debajo de mi pene que también fue circuncidado, días más tarde fue vendido como esclavo.

Me compro un hombre asiático que me quería como guardia de su harem, han pasado cinco años mi pene se ha encogido desde entonces hasta casi desaparecer, escapar es imposible y ni siquiera sé si alguien me busca, además no le veo caso huir para regresar a una vida y una sociedad que solo me vera como un fenómeno, solo me queda seguir viviendo de mis recuerdo de cómo goce del pene de Danilo y como sufrí durante mi “Orgásmica Tortura”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LOS HUEVOS DE RAMI

Esta noche finalmente iba a conseguir mi venganza. Había pasado un año desde que Rami me había engañado y se había ido. Ahora lo tenía atado, erguido con las piernas extendidas. Esta noche perdería sus huevos por traidor e infiel. Cuando finalmente se despertó, comenzó a respirar pesadamente, entró en pánico. Todavía estaba vestido, las manos atadas a un poste por encima de su cabeza y sus piernas separadas por una cuerda......


LOS HUEVOS DE RAMI
Esta noche finalmente iba a conseguir mi venganza. Había pasado un año desde que Rami me había engañado y se había ido. Ahora lo tenía atado, erguido con las piernas extendidas. Esta noche perdería sus huevos por traidor e infiel. Cuando finalmente se despertó, comenzó a respirar pesadamente, entró en pánico. Todavía estaba vestido, las manos atadas a un poste por encima de su cabeza y sus piernas separadas por una cuerda.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA]


Categoria: Gay      Autor: Sbuster





Esta noche finalmente iba a conseguir mi venganza. Había pasado un año desde que Rami me había engañado y se había ido. Ahora lo tenía atado, erguido con las piernas extendidas. Esta noche perdería sus huevos por traidor e infiel.  Cuando finalmente se despertó, comenzó a respirar pesadamente, entró en pánico. Todavía estaba vestido, las manos atadas a un poste por encima de su cabeza y sus piernas separadas por una cuerda. Él luchó contra sus restricciones mientras me le acercaba detrás de él. No lo había amordazado. Nadie más que yo lo oiría gritar.

-"¿¡Qué estás haciendo!?" el exclamó al verme.
-"Déjame ir". Dijo Remi

Me acerqué a él y agarré su entrepierna a través de su pantalón de mezclilla. Se retorció. Eso era a menudo cómo comenzaba entre nosotros. A Rami le gustaba abusar de sus huevos y me gustaba abusar de ellas. Nos hacía la pareja perfecta.

-"Por favor, no hagas eso". Rami estaba asustado. Él sabía lo que quería.

Apreté el bulto en mi mano y su boca se abrió de par en par cuando él gimió. "Mis huevos, no". Podía sentir su pene creciendo, empujando hacia atrás contra mi apretón aplastante. Lo solté y retrocedí, luego lo patee con fuerza entre sus piernas. "Ohhhhh" gimió. Lo pateé de nuevo. Y otra vez. Y otra vez. Entonces le di un rodillazo en sus huevos.

-"¡MIERDA!" Gritó cuando empezó a tirar contra sus restricciones de nuevo.

Desabroché su pantalón y alcancé su miembro. Era duro. Mis caricias eran más ásperas de lo que le gustaba, pero no pudo evitar ponerse un poco encendido a través del miedo. Dejé su pene erguido en el pantalón y tiré de sus huevos a través de su calzoncillo y pantalón de mezclilla. Hacía calor en la habitación, y sus huevos colgaban bajos. Eran majestuosos. No eran enormes pero no eran pequeños tampoco. Su escroto era suave y lampiño. Rodé sus huevos en mi mano por un minuto. Me miro. Asustados por ellos.

Caminé detrás de él y agarré mi herramienta. Un cuchillo. Grande y muy afilado. Cuando volví a aparecer con él, él me grito violentamente. "¡NOOOO! Por favor, no lo hagas NO, NO CORTES MIS HUEVOS, ¡POR FAVOR, NO LOS CORTES!" Su pánico me llenó de mucha excitación. Pero no era hora de cortar sus huevos todavía.

Mientras sacudía violentamente sus huevos se balancearon fuera de su pantalón, azotándose de un lado a otro. Logré agarrarlos y apretarlos mientras los sacaba del cuerpo de Rami. Su respiración se hizo pesada. Ya no estaba gritando. Él solo miró con los ojos abiertos sus huevos en mi mano y el cuchillo en la otra. Apreté fuerte y él soltó un gemido fuerte. Parecía estar al mismo tiempo teniendo un ataque de pánico y aún así tratando de disfrutar de sus últimos momentos con sus queridos huevos. Pero, por desgracia, los dejé ir, y tomé su camisa, y la corté.

Rami era tan hermosa como siempre. Delgado pero musculoso. Su piel morena relucía de sudor. Me froté la mano sobre su pecho, todavía jadeando. "No voy a cortar tus huevos Rami", finalmente hable. "Los extraño, quiero jugar con ellos".

-Por favor, no lo hagas. Terminamos. Se acabó. Por favor, déjame ir ", suplicó.

"Lo haré, solo necesito hacer esto primero". Golpeé sus huevos. Suavemente al principio, y luego más y más rápido. Rami gruñó, tirando de sus caderas con cada golpe.

Me encantaba la manera en que su pantalón se envolvía alrededor de su cintura, sin cinturón, con solo sus huevos colgando. Que empezaron a tornarse de un rojo brillante mientras seguía golpeándolos. Podía ver su pene empujando en posición vertical contra su pantalón. Comencé a masajearlo con mi otra mano. "Siempre te gustaron las bofetadas". Dije.

"Son muy fuertes. Por favor, deja de golpear mis huevos. POR FAVOR DEMONIOS" .Él gritó. Se estaba enfadando. Tanto por estar atado contra su voluntad, como por su duro e inflexible esfuerzo, continué frotando su pantalón.

Di un paso atrás y le di unas patadas a Rami. Él gimió cuando su rostro se puso rojo. Empezó a lucho de nuevo contra sus restricciones. "¡PARA MIERDA! ¡Déjame cogerte! "Gritó tan fuerte como pudo. "¡ALGUIEN QUIEN SEA AYUDA!"

Di un paso adelante y agarré sus huevos y apreté fuerte. Rami perdió el aliento en medio de un grito y suspiro. "Ahhhh, mierda", murmuró, "tú los estás aplastando." Seguí apretando fuerte. Lo miré a los ojos mientras lo veía perder la esperanza. -Por favor, no hagas estallar mis huevos -gimió. "Dios, por favor no mis huevos" Sus ojos se llenaron de lagrimas.

Dejé ir sus huevos y alcanzó su pene a través de su pantalón. Estaba perdiendo su erección, pero la hice pasar por la abertura y empecé a masturbarlo. "Está bien Rami. Déjame hacerte venir. "Le acaricié un poco su pene y luego se lo chupé. -gritó mientras gimió de placer. Rodé sus huevos en mi mano suavemente mientras lo hacía. Él no tardo en venirse. Fue su última vez.

Empujé su pene de nuevo dentro de su pantalón, dejando sus huevos de nuevo expuestos. Fui y agarré el cuchillo otra vez. Rami empezó a llorar de nuevo. Aun más fuerte.

"Demonios no. Por favor, no hagas esto. Necesito mis huevos. Me encantan mis huevos. Por favor, podemos volver a estar juntos. ¡No hagas esto!" Suplico Remi.

"Estaba en medio de sus suplicas Rami". Cuando le grité de vuelta. Me deshice de su pantalón. Tú estabas jodiendo ese imbécil. Me dejaste. Para que me castraran. Así que voy a hacer lo mismo con tus huevos".

"¡No!", Gritó. "¡Dios no, por favor! ¡POR FAVOR! NO MIS HUEVOS. "Se retorció mientras tomaba su fruta madura. Ahora eran gordos y rojos. Volvió a entrar en pánico. Esa era la vencida y lo sabía. Estaría arruinado para siempre. Su virilidad desaparecería. Nunca más se vendría. Nunca disfrutaría de ser abofeteado en sus preciosas joyas de nuevos.

Tome sus huevos y se los estire de él y posé el cuchillo debajo de su estirado escroto. Dejó escapar un grito suave mientras el cuchillo se movía y le cortaba los huevos. Empezó a llorar de nuevo cuando la sangre se precipitó por su ingle. Deje sus huevos  y fui directamente a trabajar tratando de curar su herida.

-"Por favor, déjame desangrar". Dijo suavemente,
-"No quiero vivir sin mis huevos". Suspiro Remi.

Hice caso omiso de su petición. La muerte era demasiado fácil para él. Una vez que lo tenía estabilizado, volví y agarrar su escroto cortado. Lo colgué delante de su cara. "Estos son míos para siempre Rami."

Él rompió en llanto.

Dejándolo así me fui, sin sus huevos para siempre como un eunuco.



Historia Original Aquí.




Autor: Sbuster       Traductor: DarkSoul

PÓKER DE PRENDAS

El siempre impecablemente preparado y vestido de moda Jack tenía el cabello rubio lacio, sedoso, perfectamente recortado al último estilo, ojos brillantes azules con el cuerpo lampiño y delgado de un moderno Adonis. El joven de 16 años era fuerte, sin ser demasiado musculoso al extremo de lo antiestético, y también era el quarterback estrella de fútbol americano en la escuela secundaria local, que solo añadía mas a sus atractivos en cuanto a las chicas locales......


PÓKER DE PRENDAS
El siempre impecablemente preparado y vestido de moda Jack tenía el cabello rubio lacio, sedoso, perfectamente recortado al último estilo, ojos brillantes azules con el cuerpo lampiño y delgado de un moderno Adonis. El joven de 16 años era fuerte, sin ser demasiado musculoso al extremo de lo antiestético, y también era el quarterback estrella de fútbol americano en la escuela secundaria local, que solo añadía mas a sus atractivos en cuanto a las chicas locales.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [TORTURA]


Categoria: Adolescente      Autor: Pueros





(En una ciudad pequeña y provincial en la actualidad)

Jack, el único hijo de padres muy respetables y prósperos, acababa de cumplir los 16 años de edad y era la envidia de la mayoría de los otros chicos de la ciudad, porque era el adolescente masculino más claramente deseado por las chicas.

El siempre impecablemente preparado y vestido de moda Jack tenía el cabello rubio lacio, sedoso, perfectamente recortado al último estilo, ojos brillantes azules con el cuerpo lampiño y delgado de un moderno Adonis. El joven de 16 años era fuerte, sin ser demasiado musculoso al extremo de lo antiestético, y también era el quarterback estrella de fútbol americano en la escuela secundaria local, que solo añadía mas a sus atractivos en cuanto a las chicas locales.

Las muchachas consideraban a Jack un novio trofeo, alguien con quienes muchas estarían felices de perder su virginidad, a pesar de la evidencia clara de su promiscuidad y de la incredulidad. En consecuencia, el joven de 16 años disfrutaba del mal camino con un número de las mujeres de edad similar en la ciudad antes de sin ceremonias pasar a la siguiente chica para cumplir su fantasía. Por lo tanto, los encantos físicos del adolescente no eran, por desgracia, acompañados por bendiciones de carácter similares.

Jack estaba frecuentemente en compañía de una pandilla de aduladores adolescentes de edad similar, la mayoría de los cuales estaban ansiosos por ganar de alguna manera el éxito regular de su héroe con las chicas. Sin embargo, el joven de 16 años no era popular con la mayoría de los otros chicos de la ciudad, y no solo era por los celos.

El éxito con las chicas y en el deporte se le había ido a la cabeza a Jack, y se disgustaba permanentemente como si fuera un verdadero regalo de Dios para las mujeres y para el campo de juego, menospreciando regularmente a sus compañeros menos logrados en el proceso. Sin embargo, todavía no había escasez de mujeres adolescentes que quisieran salir con el joven de 16 años, la última de las cuales era todavía virginal Jill.

Jill era una hermosa morena de edad similar, y Jack hizo uso de unas vacaciones de fin de semana a Las Vegas, emprendidas por sus padres, para invitar a su nueva novia a su casa, que se encontraba en un gran terreno, en un lugar bastante solitario en el borde de la ciudad. El muchacho estaba totalmente decidido a privar a la chica de su virginidad. Sin embargo, la noche no comenzó bien, en lo que respecta a tales aspiraciones libidinosas masculinas.

Jack y Jill inicialmente escucharon algunos CDs nuevos de música y bebieron cerveza fría de sus padres en el refrigerador. El anfitrión adolescente masculino tenía la intención de aflojar las inhibiciones de su joven invitada femenina con alcohol antes de intentar satisfacer sus impulsos lujuriosos. Sin embargo, después de varios posteriores e inocentes besos como acaricias sobre sus ropas en el sofá, la chica comenzó a mostrar signos de renuencia a seguir adelante.

En consecuencia, Jack abrió el gabinete de botellas de sus padres para comenzar a dar Jill grandes vasos de vodka con jugo de naranja, que comprendía mucho más contenido de vodka que de jugo, antes de reanudar sus apasionados abrazos con la chica. Sin embargo, su invitada femenina, a pesar de su evidente y creciente embriaguez, seguía resistiendo a algo más que besos y caricias, mostrando una decepcionante reticencia a quitarse la ropa. Jack frustradamente empezó a preguntarse si había cometido un error al seleccionar a Jill como su última conquista. No estaba interesado en las chicas con las que debía esforzarse para conseguirlas, ya que no tenía la paciencia para el ritual del cortejo. Su pene bastante largo y delgado estaba acostumbrado a placeres más fácilmente ofrecidos.

Mientras la pareja seguía besándose y acariciándose inocentemente, Jack pensó en echar a Jill de su casa y dirigirse a su pequeño libro negro, donde no solo guardaba los números telefónicos de conquistas anteriores, sino que también les daba marcas. A las jóvenes de 16 años les otorgaba puntos, de cada diez en cinco categorías, por su atractivo físico, la disponibilidad inmediata, la vivacidad social y la capacidad sexual, incluyendo una puntuación adicional por su competencia en la felación.

Jack, sin embargo, ahora se dio cuenta del tiempo en un reloj de pared cercano, cuya tardanza sugirió que su elección de amante fresca podría ser extremadamente limitada, así como la mesa de cartas que sus padres, usaban para sesiones de bridge regulares con amigos. Una idea, en cuanto a cómo animar a Jill para desnudarse, entró en su mente brillante, pero perversamente lasciva de 16 años.

Con el pretexto de volver a llenar sus vasos vacíos del gabinete de bebidas de sus padres, Jack se separó temporalmente del abrazo de Jill. Posteriormente regresó no solo con vasos de vidrio copiosamente rellenados, sino también con un paquete de cartas, que presentó a la chica, mientras le preguntaba "¿Quieres jugar?"

La virginal Jill había disfrutado bastante de la reciente sesión de besuqueo. Sin embargo, como ella se sentía un poco mareada debido a su reciente consumo de alcohol, también estaba ahora lista para un descanso y diversión alternativa. Jill era bastante tímida y conservadora en lo que respecta al sexo, y también tenía un plan para retener los avances del chico por más tiempo que cualquier otra chica, y por lo tanto decidido dejar la casa de Jack sin haber concedido demasiado a él. Ella tristemente también juzgó mal al muchacho, creyendo que tal acercamiento podría animarlo a cortejarla de manera más acostumbrada, más larga, haciendo así que su relación durara por mucho más tiempo que el de los otros que había gozado previamente.

Jill pensó ingenuamente que las peleas anteriores de Jack habían sido cortas porque las novias involucradas habían sido seducidas con demasiada facilidad, mostrando claramente que eran indignas de él. Ella sentía erróneamente que obligándolo  a esforzarse podría atraer al muchacho en una relación más tradicional, duradera, que sería la envidia de todas las otras adolescentes femeninas en ciudad.

"¿Qué... juego de cartas... ¿Quieres... Quieres jugar?" -preguntó Jill, entre unos cuantos hipos, que simbolizaban su reciente ingesta de alcohol. "¡Poker de Prendas!" Su nuevo novio contestó, mientras exhibía una amplia sonrisa.

"¿Cómo... Tu... juega eso?" -preguntó Jill, aparentemente ajena a las implicaciones detrás del nombre del juego. Jack procedió a decirle y mostrarle, mientras invitaba a la chica a sentarse a su lado en el exuberante suelo alfombrado.

“Se separo de la baraja entre ellos, así", aconsejó el muchacho sonriendo, mientras le entregaba la mitad de las cartas", y entonces simplemente, a su vez, colocamos la más alta de nuestras cartas en el medio. Hasta que uno de nosotros revela una, el oponente tiene que sacar otra superior en dos o tres intentos, dependiendo de si el original era respectivamente un Jack, Reina o Rey. Si tienen éxito, la responsabilidad Está ahora en el otro para hacer lo mismo. Quienquiera que falle, pierde todas las cartas expuestas, más algo más. ¡Si toda la mano se pierde, las cartas son devueltas y el juego continúa hasta que otras cosas también se pierden por completo!"

"¿Qué... es eso... 'algo más'... y 'otras cosas'?" Jill preguntó inocentemente, en medio de más hipo, aparentemente todavía prestando poca atención al nombre del juego de cartas propuesto. -Por supuesto, prendas de vestir -respondió Jack-, ya que el eventual perdedor es quien acabe completamente desnudo. El hermoso rostro de Jill se ruborizó de inmediato, no solo por su estupidez al no darse cuenta del objetivo último del juego a partir de su nombre, sino también de lo que representaba ese objetivo. Ella también empezó a chasquear algo incoherentemente, mientras que ella ahora intentó despejar su mente confundida para intentar rechazar la sugerencia de Jack con la diplomacia apropiada. Sin embargo, el joven depredador sexual masculino estaba listo para una reacción negativa.

Antes de que Jill pudiera salpicar algo más que "No, quiero decir... es un poco... prematuro...", Jack replicó: "No vas a ser tímido conmigo, ¿verdad? Solo por diversión, prometo que no hay intención más siniestra, sin embargo, si no quieres jugar, creo que deberíamos dejarlo hasta aquí y te llamaré un taxi para que te lleve a casa.

Aunque Jack no lo había dicho específicamente, Jill, a pesar del alcohol, apreció instintivamente que "Dejarlo hasta ahí" se refería no solo a las actividades de la noche, sino también a su nueva relación. Inmediatamente se preocupó no solo por perder su asociación embrionaria con el chico, sino también por la indudable burla que recibiría de sus compañeros por hacerlo después de solo una cita truncada. Con mucha reticencia, Jill le dijo a un Jack muy feliz: "¡Ok, juguemos!" El par luego sostuvo 26 cartas cada una en sus manos. Por una vez, Jack fue educado y le permitió a Jill la prerrogativa femenina de ir primero. La revelación de un cinco en el suelo alfombrado antes ellos fue el resultado.

Jack saco un siete de diamantes y Jill el diez de corazones antes de que la primera Reina de espadas, fuera colocada en el montón creciente por el muchacho. Ella reveló entonces un dos de espadas antes de que feliz siguiera con un Rey. Tres cartas numeradas más tarde y su oponente se estaba desprendiéndose de su primer artículo de ropa, es decir, su zapato deportivo izquierdo.

Jack, sin duda, habría empezado desde ahí si se hubiera dado cuenta de que tendría que entrar en el juego de cartas para animar a Jill a arrojar al menos parte de su ropa, como un preludio de otra actividad aún más placentera. Sin embargo, no había disfrutado de tal previsión y, en consecuencia, ahora experimentaba un poco de mala fortuna, con su otro zapato y ambos calcetines desechados antes de que su hermosa oponente morena perdiera su primer artículo de calzado.

Jack también perdió la mano siguiente, así que hubo quitado su camiseta con reticencia, lo que lo dejo vestido solo con su ajustado pantalón de mezclilla azul y bóxer rojo por debajo. Mientras tanto, especialmente después de su carrera de éxito, que prometió pronto tener a su nuevo novio hermoso completamente desnudo con poca pérdida de su propia ropa, Jill se estaba convirtiendo no sólo más acostumbrado a la idea del juego de cartas, sino también cada vez más emocionada con ese pasatiempo.
El entusiasmo recién descubierto de Jill fue ejemplificado por los gritos de "Fuera, Fuera", mientras su joven macho lentamente se sacó su camiseta por su pecho lampiño, bien proporcionado y sobre su cabeza, antes de arrojar la prenda encima de su calzado. Jack se sentó enfrente de la muchacha, ataviada con su ajustado pantalón de mezclilla que lucía un ligero tono rojizo de vergüenza en su hermoso rostro. Jack empezó a preguntarse si su racha de mala suerte le haría quedar desnudo antes de que Jill hubiera arrojado más de un zapato. Sin embargo, afortunadamente para el chico, la fortuna le volvió y la chica de repente comenzó a perder prendas de vestir en rápida sucesión. A su calzado le siguió su blusa, que dejaba solo un escaso sostén negro que cubría sus grandes senos.

El pene de Jack estaba ahora duro y palpitante, dentro de los apretados confines de su pantalón, mientras Jill exhibía su pecho lleno y un inmensamente atractivo escote profundo. De hecho, el muchacho casi se vino cuando se dio cuenta de que los pezones rosados de senos no estaban cubiertos por el escaso sujetador. Las oraciones de Jack fueron respondidas nuevamente cuando ganó la siguiente mano también, por lo que su recompensa fue observar cómo se quitaba ella mis su pantalón ajustados. Su pene oculta se estremeció cuando observó cómo la prenda de algodón era lentamente arrastrado por las caderas de la chica, por sus muslos y por sus piernas flexibles, hasta que finalmente salió de ellos para colocar el atuendo en su propio montón creciente de ropa desechada.

El ahora, una vez más, ampliamente sonriendo Jack casi eyaculo en su pantalón de nuevo a la vista de la minúscula tanga negra de Jill, que representaba la última cubierta y defensa de su joya vaginal virginal. Sin embargo, la sonrisa se borró de su rostro cuando la suerte se volvió de nuevo en su contra. En lugar de que Jill fuera obligada a quitarse el sostén y su tanga para revelar su hermosa forma desnuda a su oponente, Jack se enfrentó primero al retiro de su pantalón entre cánticos renovados y entusiasmados de "Fuera, Fuera!" El rostro del chico también exhibió un tono rojo aún más profundo y avergonzado que antes, mientras sus escaso ajustado bóxer rojo quedo expuesto, proporcionando a la chica una apreciación completa y clara de la forma, tamaño y emoción actual de los órganos masculinos dentro, así como sus delgadas piernas masculinas.

Jill colocó las tres castas en la alfombra. A esa carta le siguieron dos cartas más numeradas de su oponente escasamente vestido hasta que Jack reveló al rey de corazones. Para Jack, el traje parecía más apropiado porque, si la chica tampoco presentaba una tarjeta igual, haría que su corazón se deleitara al tener que mostrar sus pechos desnudos delante de él. Sin embargo, desafortunadamente para los deseos agudos del muchacho, la muchacha evocó a una reina de espadas, con el género y el juego que indicaban aparentemente condenación para su opositor masculino joven. Los peores temores de Jack se materializaron, ya que ninguna de sus dos cartas siguientes era del tipo que necesitaba Por lo tanto, cuando el muchacho se levantó para quitar su última prenda, tuvo que soportar gritos más fuertes, excitados y ahora extáticos femeninos de "¡Fuera, Fuera!"

Jack intentado lo mejor posible evitar despojarse de su pequeño bóxer, como resultado de la dureza permanente de su pene rebelde, principalmente animando a su pene a adoptar una postura verticalmente más baja que horizontal. Sin embargo, el adolescente de 16 años abandonó renuentemente sus esfuerzos, ya que la amplitud total de la excitación de sus hermosos genitales masculinos jóvenes fue revelada inminentemente a los ojos encantados de Jill.

Jack vaciló al principio, cuando sus dedos se introdujeron en a cada lado de su ropa interior, mientras que Jill mantuvo sus gritos burlones y excitantes de "¡fuera, fuera" El chico, por supuesto, había estado desnudo ente otras chicas antes, pero las circunstancias actuales parecían algo diferente y algo humillantes. Sin embargo, él finalmente arrancó el coraje necesario y tiró hacia abajo sobre su última y escasa prenda.

Jack fue recompensado por su valentía por un fuerte jadeo de la excitación de Jill, cuando su larga y delgada erección del muchacho finalmente y literalmente, quedaron a la vista, a pesar de la aparente resistencia anterior a perder su cubierta final proporcionada por su bóxer. Ella, en ese momento, miró en silencio, encantada, mientras su prenda se escabulló y bajó por las piernas del muchacho, y él se paró frente a ella, con las manos a los costados.

-“Parece que estas ganoso”. Dijo Jill.

De alguna manera eso avergonzó a Jack, mientras su rostro se sonrojaba intensamente y su pene desenfrenado empezó a elevarse aún más al ver a Jill, que seguía vestida con ropa interior. La chica no respondió de inmediato, mientras su mente extrañada recibía, por primera vez, la deliciosa visión de los genitales masculinos, bien proporcionados y excitados. Jill observó que los órganos sexuales de Jack eran grandes sin ser obscenamente enormes, y poseía un escroto sin vello que comprendía dos testículos deliciosamente bajos. De hecho, la única señal de vello alrededor de los genitales del chico era su coronación relativamente indistinta, de vello rubio.

Mientras Jill reflexionaba sobre la forma desenfrenada de Jack en aparente y silenciosa excitación, el tema de su placentera atención empezó a considerar cómo, en las circunstancias de su triste derrota, todavía podía tentar a la chica a unirse a él en desnudez y más. La idea le vino rápidamente, justo cuando su desesperado pene ahora ansiosamente quería penetrarla, aunque en un contexto completamente diferente.

-Voy a vestirme de nuevo -dijo Jack de repente y, para su deleite, Jill cayó de inmediato en su trampa. "Oh", le preguntó con otro hipo, "Vas... ¿tienes que hacerlo?"

-Bueno -respondió Jack-, la alternativa es seguir jugando el juego. "¿Qué quieres decir?" -preguntó Jill.

-Bueno -respondió Jack-, creo que es justo que tenga la oportunidad de verte desnuda, aunque solo sea por un breve instante. ¿Qué tal si seguimos jugando hasta que me das esa oportunidad y, mientras tanto, por cada pérdida adicional Yo incurriré, ¡me quedaré desnudo por otros cinco minutos!"

Jill momentáneamente reflexionó sobre la sugerencia de Jack antes, indudablemente todavía imprudentemente desconcertada por el alcohol, así como la emoción y el deseo de mantener al niño desnudo por lo menos un poco más de tiempo, eventualmente estuvo de acuerdo. Sin embargo, ella no estaba tan desorientada que no había utilizado su posición de fuerza clara para negociar más pérdidas de quince minutos cada una y no solo cinco del muchacho.

Jill fue ayudada en su eventual aquiescencia uniéndose a Jack en varios tragos más de vodka y aceptando que ningún daño real podría venir en dejar que su nuevo novio la viera desnuda, siempre y cuando no tuvieran sexo. Por lo tanto, más cartas fueron pronto repartidas, por su joven oponente pronto se vio obligado a aceptar otra hora de desnudez, ya que su suerte continuó abandonándolo por un largo tiempo.

La fortuna le volvió de nuevo. Jack fue recompensado por su paciente empeño y continuó humillado por la eliminación del sujetador de Jill, que ella logró sin querer realizar de una manera más seductora antes de revelar sus jóvenes, pero firmes y sustanciales, senos desnudos a su novio repentinamente en silencio babeando. Poco después, tras la adición de otra media hora en desnudez de Jack y varios tragos más apenas diluido a los estómagos jóvenes excitados, la pequeña tanga negras de Jill se fueron escurriendo lentamente por sus piernas flexibles, exponiendo su vagina, como nalgas curvilíneas su joya vaginal virginal. Esta última estaba protegida por un pequeño mechón de vello bien arreglado que revelaba su verdadero estado de morena.

Jill se quedó momentáneamente desnuda ante el muy encantado e impresionado Jack, cuyo pene vertical y palpitante había estado expulsando desde hacía mucho tiempo una copiosa cantidad de liquido pre seminal. Ella entonces realizó una vuelta seductora, aunque algo inestable, lenta ante su nuevo novio encantado, de modo que él pudiera tener una apreciación de su cuerpo inmaculado desde todos los ángulos, antes de pagar. Ahora era el turno de Jack de preguntar, en relación con el pago, "¿Tienes que hacerlo?" "Sí," contestó Jill con una sonrisa dulce, amplia y traviesa, "¡pero, según mis cálculos, no puedes cubrirte por otra 1½ horas!"

Desafortunadamente, Jack, él mismo ahora bastante peor por el alcohol, no compartió la diversión de Jill en la situación. Las necesidades desesperadas y desenfrenada del muchacho regularmente egoísta todavía no se habían satisfecho, y ahora le disgustaba profundamente el aire, altivo, irrespetuoso adoptado actualmente por su nueva novia, así como su intención de cubrirse. Antes que la inestable y desnuda Jill supiera lo que estaba sucediendo, Jack se puso de pie y la abrazó una vez más. Los brazos fuertes del muchacho envolvió a la chica y él comenzó a besarla, moviendo rápidamente sus labios ansiosos hacia atrás y hacia delante entre su hermoso rostro y senos igualmente impresionantes.

Una vez que Jill comenzó a darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, empezó a resistirse, aunque con suavidad al principio.

-“Por favor, Jack” Le pidió inicialmente cortésmente, mientras trataba delicadamente de librarse de los fuertes brazos del muchacho.

Sin embargo, su amante estaba ahora demasiado adelantado por la pasión irresistible como para escuchar cualquier suplica. El rostro y los pechos de Jill pronto se humedecieron con la saliva de Jack, mientras continuaba implacablemente besándolos, a pesar de la desesperada lucha y frecuentes gritos de "¡Por favor, no!" El pecho de la chica también estaba siendo maltratado de forma regular y áspera, mientras seguía resistiéndose enérgicamente.

La lucha de Jill comenzó a ser cada vez más frenética, cuando sintió que una de las manos de Jack comenzaba a explorar el área alrededor de su vagina. Después de esa intrusión manual, luego dio paso a la sensación clara de una erección grande y húmeda empujando contra su propio pubes, ella gritó y golpeó al autor. Jack, para ese momento estaba demasiado excitado para resistir a sus impulsos alcoholizados, respondió golpeando a Jill con brutalidad a través de su bello rostro, terminando efectivamente su resistencia y causando un moretón que comenzó a formarse. El muchacho entonces arrastró a la muchacha al piso y procedió a privarla de su virginidad.

Después, Jack, saciado, se encontró mirando con desdén a Jill, sollozando en silencio en posición fetal de dolor en el suelo alfombrado. Recogió y vació su vaso de vodka antes de volver a llenar su copa por completo. Luego volvió a mirar a la chica y le sugirió, con voz arrastraba:

-“Disfrutaste puta, sé que sí. Cuando estés listo para más, ¡te estaré esperando en mi cama!”. Dijo Jack.

Jack se alejó tambaleándose hacia las escaleras a su dormitorio, dejando a Jill sollozando en el suelo. El chico no suele roncar, pero esos ruidos pronto resonaron en las escaleras hasta las orejas repentinamente sordas de la chica horrorizada. Cuando el aún desnudo Jack se despertó después de su sueño, descubrió que Jill, desnuda en ese momento sin lágrimas, estaba junto a su cama. El chico también descubrió que debía de haber deshecho su camiseta, ya que estaba ahora inmovilizado atado, con la cara hacia arriba y atado por piezas de la prenda a las cuatro columnas de metal de su cama.

Jack estaba inicialmente excitado en lugar de preocupado por su situación porque Jill exhibía una expresión muy interesante, seductoramente sonriente en su cara magullada pero todavía hermosa. En consecuencia, el pene del chico de 16 años de edad rápidamente quedo en rigidez de nuevo. Al parecer, la impresión inicial de Jack acerca de lo que sucedía fue confirmada cuando Jill, con sus rosados ​​pezones desnudos, literalmente sobresalientes como resultado de su aparente excitación sexual, declaró, en voz baja y seductora:

-“Bueno, muchachote, parece que te gusta Jugar. Veamos si te gusta este pasatiempo en particular”.

El pene duro de Jack, mostraba un poco de semen residual en su glande de su anterior aventura dentro de Jill, comenzó a palpitar tan intensamente como siempre cuando la hermosa chica desnuda se reunió con él en su cama, sentada entre sus piernas firmemente unidas. Ella entonces lo agarró y comenzó suavemente a masturbarle su miembro muy dispuesto para la acción. "Dios," declaró Jack, mientras Jill lo llevaba sin remordimientos hacia el clímax, "¡eso se siente bien!" -¿Quiere decir que me dará buenas notas en su pequeño libro negro? -preguntó Jill, aparentemente con indiferencia y con una dulce sonrisa.

Jack se dio cuenta de que había abierto el cajón de la mesita, en el que guardaba el mencionado libro. El muchacho, por supuesto, no sabía que Jill había estado buscando algo más cuando se encontró con él. Sin embargo, lo que esta otra cosa pasó a ser ahora se hizo evidente cuando la chica dejó sus servicios manuales a la erección que desenfrenada goteaba liquido pre seminal. Jill en su lugar comenzó a atar la base de su enorme escroto firmemente, ganando una protesta del muchacho, que preguntó.

-"¿qué estás haciendo?" Pregunto Jack.
-"Pensé que te gustaba jugar duro", respondió Jill en una voz calmada.
-"Así que ¿por qué no simplemente te recuestas y disfrutas de lo que voy a hacerte?" Añadió Jill.

Jack obedeció, cerrando los ojos al hacerlo, ya que nunca le había importado un poco, antes de sucumbir a un chillido cuando sintió que su pene desenfrenada era golpeada. Echó un vistazo a su entrepierna, desde su perspectiva atada e inclinada sobre su cama. Jack vio a la hermosa y desnuda Jill aún arrodillada entre sus piernas estiradas, pero ahora sosteniendo una pequeña regla de 6 pulgadas en su mano, presumiblemente recogida de un pequeño grupo de objetos en la cama a su lado, cuya composición no podía determinar. "¡Ay!" El chico chilló de nuevo, mientras ella una vez más golpeaba con fuerza su erección excesivamente con su pequeño implemento de plástico.

-"¿Qué estás haciendo?" Jack volvió a preguntar.
-"Estoy jugando duro contigo", contestó Jill,
-"Como jugaste conmigo. ¿No te gusta un poco de S & M?" Pregunto Jill.
-"No me molesta la esclavitud". Contestó Jack,

"mientras me masturbes o me dejes penetrarte, pero no creo que me guste nada más, ya que no me duele". -Es una pena -dijo Jill-, porque también he preparado esto para ti algo especial. Ella le mostró al él un par de pinzas, unas pinzas  para papel de dos tamaños, un encendedor y un cuchillo pequeño muy afilado.

-"¿Para qué son?" Preguntó Jack cada vez más preocupado.
-“Bueno” Contestó Jill.

“Las pinzas me permitirán arrancar todo tu vello púbico, y las pinzas más tarde, estoy seguro, resultarán muy decorativas cuando se unan a tu pene huevos, que el encendedor sin duda también mantendrá muy caliente, si no asado, ¡hasta que esté listo para extraer tus testículos calientes con el cuchillo!"

Sosteniendo el glande de Jack para mantener el pene duro del muchacho en posición vertical, Jill reanudó su vicioso golpeteo contra el miembro palpitante de su joven víctima de tortura genital. Este último, quizás particularmente a las circunstancias, se negó a volver a la flacidez durante el largo y prolongado castigo sobre su pene. Mientras tanto, la ubicación de la casa de Jack, en grandes terrenos en un lugar bastante solitario en las afueras de la ciudad, ahora ayudaba a la venganza de Jill, ya que nadie escucharía los muchos gritos fuertes de su joven víctima durante las largas horas nocturnas. Tales gritos alcanzaron un pico temprano cuando ella comenzó a golpear hacia abajo sobre el incongruentemente todavía erecto pene del muchacho, antes de girar su atención al contenido oval bien definido en su escroto vulnerable.

Los gritos de Jack y las súplicas de misericordia asociadas, en realidad se volvieron más bien apagadas debido a la falta de aire súbito, ya que Jill golpeaba duramente sus huevos con su regla de plástico. Su castigo no fue ayudado por el hecho de que sus vínculos efectivos lo retenían eficientemente de lo que su cuerpo instintivamente quería hacer, es decir cubrirse, con las manos sus genitales agonizados. Los gritos y las súplicas de Jack finalmente regresaron a los antiguos niveles altos cuando Jill empezó a arrancarle su vello púbico, vello por vello. Sin embargo, la longevidad de esta tortura en particular fue afortunadamente acortada por el hecho de que el parche rubio era bastante pequeño para un adolescente de 16 años de edad.

Después de más de una hora de arrancar vellos, Jill finalmente frotó sus manos sobre la piel lisa, previamente ocupada por el vello rubio de Jack. En celebración, ella entonces comenzó a adornar el milagrosamente todavía erecto y palpitante pene del muchacho con la más pequeña de sus abrazaderas, tomado anterior de un escritorio de abajo. El rostro de Jack se contorsionó nuevamente de dolor, mientras las pequeñas pero muy ásperas abrazaderas poco a poco pellizcaron la carne de su pene, desde su hinchado glande, sin circuncidar hasta la base. Jill finalmente se sentó para admirar su trabajo, viendo el instrumento que la había violado e impregnado ahora decorado.

El pene de Jack había sido pellizcado dolorosamente, de arriba a abajo y por todos lados, con abrazaderas metálicas. Jill entonces se preguntó sobre la capacidad de su pene sin soporte del muchacho para permanecer decididamente en posición vertical, a pesar del peso y el castigo de las pequeñas abrazaderas. Jill entonces trajo dos abrazaderas mucho más grandes lo que atrajo la atención de los ojos azules llorosos y legítimamente temerosos de Jack.

-¡Estos son para tus huevos! Jill exclamo.

Jack continuó suplicando que su tormento cesara de repente cuando la falta de aire volvió a superar a su hermoso cuerpo joven. Jill había abierto las mandíbulas de la primera abrazadera, la había colocado sobre uno de los testículos del muchacho y luego la había soltado sin piedad. Las placas de metal se apretaron contra el agonizante testículo vulnerable. Jill entonces permitió que el cuerpo tembloroso de Jack se recuperara antes de amenazar el otro testículo del muchacho con la misma tortura. "¡Por favor no!" Su joven víctima volvió a suplicar pero, como antes, infructuosamente. De repente, la respiración agonizante, una vez más sobrepasó sus pulmones.

La todavía desnuda Jill volvió a sentarse para admirar su obra, y se divertía al ver los genitales de Jack envueltos por la serie de abrazaderas, mientras mantenía una exhibición de notable excitación. No pudo resistirse a darle una pequeña bofetada a su glande con el clip de metal para que se balanceara intrigantemente antes de reanudar su decidida postura erguida. Jill entonces quitó rápidamente todas las abrazaderas, creando casi tanto dolor en los genitales de Jack como le había inducido al montar los accesorios, y tomo el encendedor. Ella entonces sostuvo su glande con los dedos de su mano desocupada y se preparó para calentar la dura superficie del pene debajo, marcada en ese momento con unas rayas rojas donde las abrazaderas habían sido fijadas recientemente.

"¡Por favor no!" Jack volvió a pedirle inútilmente antes de experimentar una intensidad de dolor genital no alcanzada previamente durante la parte anterior de la venganza de Jill. Ella había encendido su implemento y estaba pasando la llama por toda la longitud y anchura del rígido pene del muchacho, teniendo cuidado de infligir el máximo dolor sin causar que la carne se quemara. El pene torturado de Jack se mantuvo increíblemente desenfrenado durante todo el angustioso proceso, que cambió el tono de marfil de la mayor parte de su cálido pene a un rojo uniforme. Jill entonces llevo la llama al escroto sin vello del muchacho.

Los gritos de Jack alcanzaron ahora un verdadero crescendo, mientras sus testículos eran lentamente asados. Mientras tanto, Jill comentó sarcásticamente: "Me pregunto si tus huevos sabrán mejor cocinadas en mantequilla, tal vez, lo intentaré una vez que los haya extraído con mi cuchillo". Jill pasó mucho tiempo convirtiendo los genitales de Jack en una exhibición agonizante, uniformemente calentada y enrojecida antes de emitir finalmente su llama, ya que parecía estar disfrutando completamente de ese tormento en particular. Sin embargo, la chica finalmente devolvió el encendedor a la cama y tomo su cuchillo.

-“¡Ese fue el aperitivo”. Declaró Jill-

¡Y ahora para el plato principal! Luego introdujo su cuchillo en la carne caliente, roja y escrotal de Jack, justo debajo de su pene todavía increíblemente duro y palpitante, en el cruce de sus gemelos.

-"¡Por favor no!" Jack rogó una vez más.

Esta vez Jill inicialmente contestó la súplica del chico con palabras en lugar de una acción dolorosa.

-“No te acuerdas como te suplique” Comentó Jill con frialdad.

“Refiriéndose a sus súplicas de antes, antes de que me estuvieras violando, por lo que no me siento obligada a darme cuenta de las tuyas ahora, ¡sino que me veo obligado a asegurarme que no violes a otra chica en el futuro!" Sin más ceremonias, Jill cortó el escroto de Jack, cortando crujientemente, una línea de corte que dividió su escroto. Ella en cambio, buscó inexpertamente el contenido interior, mientras el chico gritaba incoherentemente y se retorcía en agonía física y mental debajo de ella.

La mano sangrienta de Jill finalmente encontró el testículo izquierdo ligeramente más grande de Jack, que expuso. Ella entonces coloco su pequeña hoja bajo el cordón espermático de dicho testículo.

-"¡Por favor no!" Jack gritó de nuevo.

Pero la infructuosa infidelidad de su grito desesperado se demostró rápidamente cuando una Jill encantada y sonriente exhibió ante los ojos azules horrorizados del chico un pequeño orbe blanco en su mano ensangrentada. "Ahora," la muchacha entonces anunció, "¡hagamos de ti un eunuco completo!" Jack vio su testículo extraída burlonamente descansar en su propio ombligo. El chico también pronto sintió los dedos una vez más escrudiñando, explorando su escroto ahora medio vacío, hasta dar con su testicular restante que fue introducido al mundo exterior.

-“Di adiós a tu virilidad” Le sugirió Jill a su joven víctima, mientras apretaba su hoja contra otro cordón espermático revelado y vulnerable.

-"¡Por favor no!" Jack gritó una vez más inútilmente. El muchacho, de repente y de manera inesperada, se quedó en silencio, aparte de unos cuantos gemidos de éxtasis, mientras su hermoso cuerpo desnudo ahora vibraba visiblemente.

Simultáneamente a su conversión en un eunuco completo, inclinada y desnuda de Jack disfrutó de un orgasmo final. Al hacerlo, su vertical pene emitió un copioso chorro blanco sobre su vientre, pecho, cuello y cara, en gran cantidad tal vez con un simbolismo apropiado, llegando a descansar en su ombligo, junto a su testículo izquierdo.

El hecho de que, en esa noche, Jill hubiera sido la primera víctima de violación, posteriormente fomentó el posterior encubrimiento de ese crimen y el de la venganza por tortura genital y castración del joven violador.  Después de que las emociones se establecieran más tarde, las víctimas jóvenes, así como sus familias aterrorizadas y las autoridades médicas y policiales, estaban contentas de mantener el incidente tranquilo y dejar que las cosas se olvidaras, como el castigo terrible infligido por Jill parecía coincidir con el crimen original perpetrado por Jack. Esta consideración por parte de los funcionarios también se relacionaba tanto con el mantenimiento de la reputación de legalidad pacífica de la ciudad como con la consideración de los dos adolescentes implicados.

Jack y su familia abandonaron la ciudad más tarde, en circunstancias misteriosas en lo que respecta a la mayor parte de la población. Igualmente extraño para los adolescentes locales fue la temprana pérdida repentina del muchacho de interés en sus aduladores, chicas y fútbol americano y rumores de una nueva disposición para ser el receptor más que el proveedor de una buena puta. Tal vez, muchos de sus anteriores rivales masculinos conjeturaron y abrazaron agudamente a todos los que quisieran escuchar, Jack había sido furtivamente gay después de todo.

Al final, sin ninguna promoción de Jill, la reputación residual de Jack en su ciudad natal, demasiado escasa y estrecha, a la que el eunuco secreto nunca regresaría, no era la de un semental y deportista estrella, sino quizás, sino la de un gay en esas circunstancias.




Historia Original Aquí.





Autor: Pueros       Traductor: DarkSoul

MARCADO Y CORTADO

Con 27 años era un motociclista del camino desde los 18 años era 1964 y estaba con mi moto viajando sin rumbo por aquella solitaria carretera me creí lo suficiente rudo para afrontar a cualquier o cualquier peligro que se me presentara sin imaginar que había cosas que pueden estar más allá de todo control que se puede tener, mi casco tipo oficial alemán de la segunda guerra mundial de pronto salió volando cuando mi cabeza golpeo el suelo al no estar asegurado cuando mi moto fue embestida de pronto ......


MARCADO Y CORTADO
Con 27 años era un motociclista del camino desde los 18 años era 1964 y estaba con mi moto viajando sin rumbo por aquella solitaria carretera me creí lo suficiente rudo para afrontar a cualquier o cualquier peligro que se me presentara sin imaginar que había cosas que pueden estar más allá de todo control que se puede tener, mi casco tipo oficial alemán de la segunda guerra mundial de pronto salió volando cuando mi cabeza golpeo el suelo al no estar asegurado cuando mi moto fue embestida de pronto.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [TORTURA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Con 27 años era un motociclista del camino desde los 18 años era 1964 y estaba con mi moto viajando sin rumbo por aquella solitaria carretera me creí lo suficiente rudo para afrontar a cualquier o cualquier peligro que se me presentara sin imaginar que había cosas que pueden estar más allá de todo control que se puede tener, mi casco tipo oficial alemán de la segunda guerra mundial de pronto salió volando cuando mi cabeza golpeo el suelo al no estar asegurado cuando mi moto fue embestida de pronto por un auto sin que pidiera ver de dónde vino.

Cuando me repuse del impacto y sorpresa inicial aun con dolor por el fuerte golpe que recibí al caer de la moto en movimiento, me dispuse a afrontar a quien se había atrevido a dañar a mi bella moto cuando me puse de pie y me di media vuelta para buscar a mi atacante un dardo tranquilizante impacto en mi cuello en cosa de un segundo todo se me puso negro para ya no saber más, apenas recuerdo sentir caer de nuevo al suelo pero no más de eso.

Cuando desperté estaba amarrado a lo que parecía una columna de concreto, estaba amordazado y amarrado con una cuerda que daba la vuelta a la columna como a mi cuerpo que mantenía mi cuerpo presionado contra la columna apenas podía mover mis manos, mis piernas y cabeza, pese a ser fuerte no pude hacer nada para liberarme de aquella columna, luego de casi una hora un hombre de unos 37 años alto, musculoso con un aro de metal en el centro de su pecho con cuatro tiras gruesas de cuero negro que se extendían hasta su espalda apareció, llevaba un pantalón algo extraño.

Aquel hombre de cabello bien recortado, alto de piel bronceada, llevaba un pantalón de cuero negro, donde sus genitales quedaban a la vista, su pene estaba en erección era enorme de unos 27 cm acompañados de dos huevos grandes no muy bajos, su pene estaba en erección con su prepucio corrido hacia atrás, trate de hablar de decirle que me soltara pero aquel hombre solo se me quedo mirando por un largo rato antes de comenzó a masajear mis nalgas con sus manos, mientras dijo.

-“¡Vaya, vaya que tenemos aquí, carne fresca!” Dijo Aquel hombre.

Mientras continuaba masajeando mis nalgas primero por encima del pantalón pero no tardo mucho en meter sus manos dentro incluso dentro de mi ropa interior para masajear y apretar mis nalgas incluso uno de sus dedos se introdujo entre ellas para llegar a mi ano, el cual presiono para sacar su dedo y llevárselo a su nariz, darle una aspirada y exclamar.

-“¡Que rico olor a macho tienes en verdad eres un manjar!” Dijo el hombre.

Para ese momento no dejaba de moverme aquello no me gustaba ese marica de seguro no tenía la más mínimas buenas intenciones conmigo pero pese a todo el nuevo esfuerzo que hice poco pude hacer para evitar seguir siendo manoseado por sus fuertes como grandes manos.

Aquel hombre me estuvo manoseando por un buen rato mientras me retorcía tratando de que me soltara pero al parecer mis forcejeos solo hicieron que se excitara aun más de lo que ya estaba, me comenzó a frotar su enorme miembro viril entre mis nalgas sobre el pantalón, pero no duro mucho mientras lo hacia sus manos rodearon mi cadera, para desabrocharme el pantalón, el muy infeliz me bajo mi pantalón hasta las rodillas donde me lo dejo para continuar restregando su miembro entre mis nalgas pero ya sobre mi trusa (slip).

No paso mucho rato para que ese hombre me bajara mi trusa apenas hasta por debajo de mis nalgas quedaron al descubierto con mis manos intente que no fuera así pero nada pudo evitar que mis nalgas quedaran al descubierto, luego me empujo contra la columna mientras me beso el lóbulo de la oreja derecha, luego el cuello haciéndome gruñir no de placer sino de odio, luego empieza despacio a besarme las nalgas va aumentando el ritmo a la vez que juega con mis huevos que cuelgan entre mis piernas desde detrás, al final llega a un ritmo en el que no puedo parar de gemir pese a mi pene hasta que de pronto comienza succionar mis huevos.

“Le suplico que pare que su lengua no toque la punta de mi glande”. Pero solo yo entiendo mi suplica, la mordaza en mi boca que toda comunicación con aquel hombre sea imposible de pronto me hace dar un gemido de exasperación, cuando se mete entera en la boca mi pene jalándolo desde atrás para chuparla rápido, creí que iba a correr por aquel deleite pues no había tenido sexo en varias semanas pero no dejo que sucediera, se saco mi pene de su boca para ponerse de pie sube a la altura de mi cuello y me besa compartiendo su aliento y saliva con mi cuello y lóbulo de mi oreja de nuevo.

Mis nalgas como mi ano quedan a la altura de su pene, que para ese momento se está restregando de nuevo entre mis nalgas que el abre para arropar a su miembro en erección, después de frotarlo un poco, la punta de su glande del cual siento emana liquido pre seminal empieza a tratar de penetrarme, y como no estaba acostumbrado punta entro desgarrándome por completo, lo demás entro de manera más fácil, cuando estaba toda dentro me da un beso en el cuello y me pregunta de manera sarcástica.

-“¿Te ha hecho daño?” Pregunto aquel hombre.

No respondo pues no pudo aunque quisiera, la mordaza, la falta de aliento como el dolor hacer imposible que pueda hacer cualquier ruido, por lo que él empieza a bombear, primero despacio metiéndola toda dentro y sacándola poco a poco cada vez más rápido, arrancándome cada vez gemidos de dolor, a la vez que me tiembla todo el cuerpo y él me toma de los cabellos para tirar de mi cabeza hacia atrás.         

Aquel continuo penetrándome por media hora cuando sentía que estaba por correrse empieza a hacerlo muy rápido a la vez que me besa el cuello y me dar nalgadas, llevándome a  un infierno que nunca pensé sentir, era placer y dolor nada parecido a lo sentido antes en mi vida, cuando ya no puedo más se corrió hecho que hizo que mi ano se contraiga lo que le provoco un orgasmo aun más fuerte a aquel hombre que suelte cuatro chorros de esperma dentro de mí, cuando suelta mis caderas extrae su enorme falo que sentí como ni nunca fuera a dejar de salir de lo largo que era, de inmediato se coloca de rodillas me abre las nalgas y empieza a lamer mi ano, por lo que gimo, continúa así hasta que hace que me corra mientras me masturba y suelto todo el semen acumulado en mis huevos sobre la columna una parte y mi trusa otra fue un orgasmo intenso como prolongado como ningún otro sentido en mi vida hasta ese momento.        

Tras eso con mi pene aun chorreando semen el hombre me introduce un par de dedos en mi culo hasta que toca algo que me hace temblar fue como si tocara un botón que me diera placer al instante, pese a haberme corrido apenas unos instantes previos mi pene al cabo de unos minutos de masajeo de aquello dedos comienza a palpitar, fuerte, se pone duro aun más duro que antes y de nuevo arroja un trió de enorme chorro de mi espeso semen que me provoca un orgasmo descomunal todo mi cuerpo se tembló y me deja las piernas temblando de no estar amarrado a la columna creo que hubiese caído al suelo pues mis piernas no me hubiesen podido sostener.

El hombre entonces retiro su rostro de entre mis nalgas, para poner de pie de nueva cuenta aquello fue un alivio pensé que todo había terminado, pero aquello no duro el hombre aun con una tremenda erección fue hasta un deposito de carbones encendidos que estaban justo detrás de mí, se coloco un par de guantes resistentes al calor, para luego tomar un hierro que uno de sus extremos tenía una “M”, que brillaba intensamente de un color naranja e incluso un pequeña llama ilumino mis nalgas, que pronto sintieron el calor de aquel hierro encendido.

Cuando creo que estaba por ser marcado como un vil res, sintiendo el calor de aquella letra que me quemaba mi nalga izquierda pese a estar a varios centímetros de ella, el hombre dijo sosteniendo el hierro ardiente con sus manos, con una enorme sonrisa malévola en su rostro.

-“¡Estoy seguro que serás un grandioso esclavo eunuco putito!” Dijo el hombre.

Iba a gruñirle algo pero en eso la letra ardiente toco mi nalga, presionándose contra la piel, todo mi cuerpo se tenso y sacudió de dolor, pese a que solo estuvo sobre mi nalga unos cuantos segundo antes de que retirara la ardiente letra, sentí un fuerte ardor como si aun estuviera ahí sobre mi nalga por varios minutos quizás media hora antes de que el escozor comenzara a bajar.

De nuevo tontamente pensé que todo había terminando, el hombre se fue a marcar a otros hombres que estaban a mi alrededor, algunos completamente desnudos pude escuchar gritos, gemidos y gruñidos porque no solo se limitaba a marcarlos, sino a azotarlos con un látigo o a violarlos como en mi caso, para cuando regreso a donde estaba ya habían pasado cerca de una hora desde que me marco.

Mi nalga aun me ardía paro ya no con la intensidad de antes, el hombre tomo algo de sal y la restregó por mi nalga marcada lo que hizo que casi partiera mi mordaza en dos de lo fuerte que la mordí, al sentir un dolor bestial proveniente mi nalga, luego el hombre introdujo su mano entre mis piernas para tomar mi escoro, lo jalo hacia atrás como antes, pero esta vez no delicadamente sino brusca y dolorosamente, una vez que mis huevos estaban bien visibles debajo de mis nalgas, sentí un pinchazo fuerte entre mis dos testículos que casi hizo que mis ojos quedaran en blanco.

Ese fue el principio del fin de mi virilidad, el hombre usando un pequeño cuchillo muy afilado cuya hoja de acero ardía de lo caliente que estaba abrió una gran herida en mi escroto, mientras cortaba la bolsa de piel también cauterizaba, por lo que hubo poco sangrado pero eso no redujo el enorme dolor que eso me hizo sentir, en cuestión de minutos mis dos testículos estaban fuera de mi escroto colgando sostenidos solo por los conductos que los unían a mi cuerpo aun, para ese momento estaba convulsionando sin control alguno.

El hombre tomo uno de mis testículos estirando el conducto que lo unía a mi cuerpo al máximo lo que me provoco aun más dolor, sentí como cauterizo los conductos primero con la parte plana del cuchillo un pequeño aroma a semen y carne quemada llego a mis fosas nasales, para luego sentir como lo corto por debajo de donde cauterizo, mi cuerpo de nuevo se sacudió con mucha violencia antes de cortar el ultimo de mis testículos el hombre hablo de manera muy malévola.

-“Desde ahora ya no eres un hombre sino un eunuco disfruta de tu nueva vida”. Dijo el hombre.

Para luego cortar el último de mis testículos mi pene en erección total en ese momento lanzo la que sería mi última carga viril de mi vida, luego todo mi cuerpo se sacudió por algunos minutos y en medio todo eso me desmaye por el terrible dolor que estaba experimentando.

Me desperté no se cuanto tiempo después dentro de una enorme jaula, apenas vestido con mi trusa, ya no sentía dolor alguno, mi mano se fue a mi entrepierna para notar que debajo de mi pene el cual había sido circuncidado ya no se encontraba nada, incluso mi bolso vacio de piel sido removido por completo.

Semanas después fue vendido en una subasta de lo más humillante en la que desnudo me vendieron al mejor postor mi primer dueño me uso como su juguete sexual penetrándome las veces que quiso y haciendo que le diera mamadas cuando quería cuando mi pene perdió toda capacidad de erección varios meses después fue vendido a un harem en donde aun estoy, todos los días disfruto de bellos cuerpo femeninos desnudos sin poder siquiera poder tener una erección con mi pene atrofiado y reducido, lo que me hace maldecir mi vida todas las noches y recordar con odio a aquel hombre que me Marco y Corto, seguramente solo por placer y dinero. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro esáa Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

KEVIN SE VENDE

Su nombre es Kevin dice el letrero que antecede a la escena de tortura a la que se ve sometido por otro hombre. De 30 años es un hombre fuerte, sano, de buen cuerpo y viril pero ¿por qué entonces termino en un video CBT Snuff que se vende en exclusiva en una página de la deep web? Todo tiene que ver con uno de sus hijos. el menor de ellos quien necesitaba una operación con urgencia......


KEVIN SE VENDE
Su nombre, Kevin dice el letrero que antecede a la escena de tortura a la que se ve sometido por otro hombre. De 30 años es un hombre fuerte, sano, de buen cuerpo y viril pero ¿por qué entonces termino en un video CBT Snuff que se vende en exclusiva en una página de la deep web? Todo tiene que ver con uno de sus hijos. el menor de ellos quien necesitaba una operación con urgencia.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [TORTURA] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Su nombre es Kevin dice el letrero que antecede a la escena de tortura a la que se ve sometido por otro hombre. De 30 años es un hombre fuerte, sano, de buen cuerpo y viril pero ¿por qué entonces termino en un video CBT Snuff que se vende en exclusiva en una página de la deep web? Todo tiene que ver con uno de sus hijos. el menor de ellos quien necesitaba una operación con urgencia, una operación que le salvaría la vida, pero que su seguro medico no cubría por ser aun experimental.

Desesperado por conseguir el dinero para la operación termino en un momento de locura por aceptar venderse para la realización de dicho video, en el se estipulaba torturas y prácticas sexuales extremas así como perdidas orgánicas pero poco le importo, en ese momento Kevin hubiese dado la vida si eso salvaba la de su hijo, termino por hacer el trato y recibir la jugosa cantidad de dinero que se apresuro a usar para la operación aun le sobro bastante para comprar una casa y un auto nuevo, también reservo algo para sí mismo.

Kevin se presento en la fecha acordada en la dirección acordada, era una bodega, ahí un hombre de unos 45 o 46 años vestido todo de negro y con la cabeza rapada lo recibió, le hizo entrar hasta una gran habitación toda de blanco sin casi nada de muebles, una vez ahí le dijo que se desnudara, Kevin con renuencia pero sabedor que no tenía muchas opciones, por lo que hizo lo que el hombre le dijo, el no se presento simplemente comenzó a hablarle sin decirle sin siquiera su nombre Kevin creyó que era mejor de esa manera, una vez desnudo el hombre de negro hizo que diera varias vueltas hasta que lo detuvo.

Sus manos se posaron sobre las firmes y bien formadas nalgas de Kevin, el hombre se las abrió para poder observar su cerradito ano virginal. Lo que por supuesto molesto mucho a Kevin pero no dijo nada, luego le dio la vuelta para acariciar su fuerte pecho como vientre semi marcadito, las manos de aquel hombre se fueron a su pene y huevos los cuales levanto al tiempo que exclamo.

-“Muy bonitos huevos hombre”. Dijo el hombre de negro.

Kevin nos supo que contestar solo asintió con la cabeza, sintiéndose mas humillado que nunca antes en toda su vida. Aquel hombre comienza a masturbarlo hasta hacer que el pene de Kevin no circuncidado alcance un erección total, en ese momento su otra mano suelta sus huevos para colocarse detrás entre sus nalgas. Uno cuantos segundos después con aun su otra mano bajando y subiendo por el pene de Kevin le introduce sin miramientos un dedo de su mano en su ano.

El cuerpo de Kevin se contrae instantáneamente, ante esa invasión en una zona tan íntima y sensible. Acción que provoca que su sensual pecho rasurado se expanda. El hombre de negro le dice:

-“¡Relájate! recuerda que ahora eres un puto y sumiso esclavo”.  Le dice el hombre de negro.

Mientras le dice aquellas palabras aprovecha para meter otro dedo dentro de su caliente orificio, a la vez que le sigue masturbando. Uno a uno los dedos del hombre van entrando en el culo de Kevin que para ese momento ya apoyaba sus manos sobre una mesa con su dorso ligeramente inclinado hacia adelante lo que dejo sus nalgas aun mas respingadas, al cabo de 10 minutos, toda la gruesa y lubricada mano del que ya era su Amo, estaba dentro del culo de Kevin, quien aullando, dando  gritos de dolor.

Kevin le suplica con desesperación que le sacara el puño de su culo.

-“Amo por favor… me duele. Amo... saque el puño... por favor, se lo suplico Amo...”  Pedía Kevin con lágrimas rodando por sus mejillas.

Pero al cabo de unos cuantos minutos pese a todo pronóstico incluso de sí mismo, empieza a jadear de placer, por esa extraña sensación, que le produce la total sumisión a su Amo y notar dentro suyo algo tan grande y duro, como su puño que para ese momento ya estaba también dentro un trozo del antebrazo de aquel hombre. Aquella estreno anal había sido brutal, incluso rasgándole su ano pero de algún modo también muy placentero.

El ambiente estaba cargado de dolor, placer y sexualidad; todo ellos siendo captada por varias cámaras en ese mismo instante. A las fosas nasales de Kevin lleno en ese momento un olor a semen y orina, que le dujo que aquel lugar era usado para el sexo duro desde hacia tiempo Kevin para esos momentos estaba ya como ido, simplemente dejándose hacer lo que aquel hombre de negro deseara hacerle era tan solo el juguete sexual de aquel hombre que practicaba con su cuerpo todas las perversiones sexuales que su mente pudiera imaginar.

El pene de Kevin en erección no deja de babear líquido viscoso transparente de la punta, luego de algunos minutos el hombre de negro extrae su mano del culo destrozado de Kevin para hacer que se ponga de rodillas frente a él. Se abre el pantalón y se baja el cierre para luego bajarse su calzoncillo blanco y extraer de su interior un enorme pene ya en erección de 30 cm, grueso, circuncidado y lleno de visibles venas saltonas por todo su ancho tronco, lo acerca al rostro de Kevin que lo veo acercarse con sus ojos bien abiertos.

Kevin aspira profundamente para llenarse del olor a orina y pene que desprende el gran miembro viril de ése hombre de mirada malévola. Y con completa sumisión, abre la boca y empieza a tragarla glotonamente cómo puede... Dentro de esa boca húmeda y caliente, su pene adquiere un volumen y dureza aún mayor, llenándole por completo su boca... Kevin chupa con verdadera ansia el miembro del soldado, que no deja de jadear de placer, que experimenta un mundo de sensaciones que le hace sentir mucho placer, lambiendo viciosamente la comisura de su enrojecido glande, succionándoselo con los ojos cerrados, mientras sobre su lengua queda abundante líquido pre seminal que sale de aquel miembro duro como si fuera de piedra.

Los cuerpos de los dos quedaron enganchados en aquella vorágine por un tiempo que para Kevin le parece infinito. De pronto, las piernas del hombre de negro comenzaron a temblar... con sus manos que tenía en la cabeza de Kevin hace que su rostro se apriete contra su sexo y hunde sin contemplaciones su enorme erección hasta el fondo de su garganta, Kevin creyó que se iba a ahogar. Mientras siente como un espasmo recorrió el cuerpo de aquel hombre, quien mugiendo cómo un toro de celo, descargo su furia sexual en una tormenta de semen que lleno la garganta de Kevin.

Quien con los ojos muy abiertos por aquella sorpresa, intento tragar frenéticamente los chorros de leche, a la vez que su Amo sacaba ésa gran pene de su boca para no ahogarse, el ultimo chorro de espeso semen le cayó sobre la cara a Kevin que se sintió una basura total en ese momento lo único que le detenía en no revelarse era pensar en que su sacrificio estaba salvando la vida de su hijo.

Cuando el hombre de negro termino de venirse lo miro complacido, sonríe y, cómo si contara con la complicidad y anuencia del cielo, le da un terrible cacheta en el rostro a Kevin que no tiene tiempo de sentir miedo o poder reaccionar unos segundos más tarde el hombre de negro satisfecho, se sacude los hilitos de semen que cuelgan de su pene, encima del cuerpo de Kevin.

Con Kevin aun en el suelo lubrica generosamente el enrojecido agujero de su ano le abre sus nalgas y hunde sus gruesa como dura erección hasta aplastar sus huevos contras sus nalgas. En ese momento, el hombre de negro empieza pausadamente a penetrarlo, aumentando progresivamente el ritmo de las embestidas, Kevin gime de dolor, cada que el hombre hunde su enorme falo en el interior de su culo. Empieza a jadear casi al mismo ritmo de las envestidas, que cada vez son más bruscas. 

Kevin estaba exhausto por esa enculada bestial, que lo estaba dejando casi sin aliento con el culo adolorido e irritado. El hombre de negro empieza a cascársela está muy excitado evidentemente a más no poder aúlla cómo un semental en celo y sus última embestidas son violentas, se corre en el interior del culo de Kevin, que llena de viscoso semen Kevin abre los ojos grandes con lagrimas corriendo por sus mejillas al notar cómo los chorros de semen de aquel macho entran a presión en sus entrañas, quien se estaba deslechando dentro de él como poseído en pleno éxtasis por el cúmulo de sensaciones que le ha hecho vivir el apretado culo de Kevin.

Su pene explota de placer, cuando saco su aun palpitante miembro su glande aun derrama algo de su espeso semen sobre las nalgas de Kevin, que queda lleno de medallones de blanco esperma por sus nalgas y baja espalda, el hombre de negro casi de inmediato se Guarda su miembro aún endurecido dentro del calzoncillo blanco y se abrocha lentamente la bragueta mientras Kevin queda en el suelo bañado en semen y sudor, jadeante sin saber si algún día podrá superar aquella terrible humillación para a su masculinidad.

Aun con Kevin jadeando el hombre le coloco dos grilletes de cuero acolchado en sus muñecas, de las que se entendías dos fuertes cables de acero, luego el hombre fue hasta un pequeño panel de control donde presiono un gran botón verde, de súbito el cuerpo de Kevin comenzó a ser elevado, con sus brazos siendo tensados hacia arriba en cuestión de segundos ya todo su cuerpo flotaba en el aire sostenido de sus brazos. El hombre mientras estaba siendo colgando le coloco una mordaza de bola en la bola que aseguro en su nuca, luego con el cuerpo ya suspendido hizo que Kevin flexionara sus rodillas para colocar las plantas de sus pies juntos, atando luego sus dedos, luego tomo una pinza a presión color plata para estirar su prepucio para apretarlo por las fauces de la pinta que luego tenso con un delgado cable a los dedos de Kevin cuyo prepucio quedo muy bien estirado y cualquier intento de separar sus pies le causaba mucho dolor.

Otro cosa que sucedió fue que sus nalgas quedaron muy apretadas por la posición de sus piernas, el hombre de negro tomo una larga pala de caucho color negro, la pala era de unos 50 cm de largo con péquelas protuberancias con 10 de ancho con un mango de unos 12 cm con el que empezó a azotar las nalgas de Kevin sin miramiento alguno, con cada nuevo azote su cuerpo se sacudía, al principio poco pero al cabo de 30 azotes sus nalgas le ardían de sobre manera por lo que cada nuevo golpe de la pala le provocaba como aguijonazo gigante que hacia sacudir todo su cuerpo de dolor.

-“MMMMMMMMM”. Era lo único que podía decir Kevin por la mordaza en su boca.

Algunos de los golpes de la pala alcanzaron sus huevos que también estaban sujetos por pinzas, que fueron los que más le dolieron, al cabo de unos minutos algo del semen que el hombre de negro deposito en las entrañas de Kevin comenzó a filtrarse entre sus apretadas como enrojecidas nalgas, aquellos terribles azotes que también dejaron su espalda palpitando de dolor se prolongaron por unos 25 infernales minutos para Kevin.

Pero aun faltaba cosas peores, que los azotes, el hombre de negro fue hasta una mesa y tomo un dildo metálico que introdujo en su culo, el semen que de su ano aun brotaba sirvió a modo de lubricante por lo que Kevin no sintió tanto dolor pero cuando ese enorme falo de metal comenzó a vibrar, masajeando su próstata hizo que su pene comenzara a crecer, lo que de inmediato fue un problema pues su prepucio estaba firmemente sujeto a su dedos de sus pies, su pene no dejo de hacer presión buscando elevarse para apuntar al techo.

Kevin comenzó a sacudirse prese se un enorme dolor en una de esas sacudidas involuntarias sintiendo que sus brazos se iban a desprender de su cuerpo en cualquier momento en esos momento de agonía sintió que de repente que algo se desgarro, cuando por fin logro bajar la mirada vio que su prepucio se había roto arrancándose un enorme trozo de aquella sensible piel que para ese momento dejaba gotear abundante sangre sobre sus talones.

-“MGMGMGMGGMGMGM” Gimió Kevin de dolor.

Mientras todo su cuerpo se sacudió en agónico y terrible dolor. El hombre de negro se acerco de nuevo a Kevin al ver que lo que esperaba que ocurriera por fin había sucedido. Tomo su pene en erección para masturbarlo,  subiendo y bajando la desgarrada piel por su glande lo que le produjo aun más dolor a Kevin, aquella nueva masturbación duro solo unos pocos segundos pero fue más que suficiente para casi hacer que se desmayara pues era un dolor agónico difícil de describir con palabras el que Kevin experimento en esos momentos.

Pero aun faltaba algo peor, el hombre de negro saco un tijera muy afilada, dejo de masturbarlo, tomo si sangrante prepucio y lo estiro con violencia hacia él, Los ojos de Kevin casi quedaron en blanco por el dolor que sintió y el hombre de negro dijo.

-“Parece que este trozo de piel ya no sirve de nada es mejor eliminarlo” Dijo el hombre de negro.

Lo que hizo estremecer a Kevin de terror, trato de liberarse, de decir algo pero demasiado tarde todo su cuerpo se sacudió de nuevo con violencia cuando el hombre de negro corto de un solo tijeretazo su prepucio por completo, circuncidándolo por completo de un solo y brutal corte que casi hizo que perdiera el conocimiento del dolor que eso le produjo.

El hombre de negro, se aparto viendo como su cuerpo se sacudía grotescamente, espero algunos minutos a que Kevin dejase de moverse, en ese momento con su pene aun chorreando sangre el hombre de negro ya con un cuchillo curvo hirviente en sus manos se acerco a Kevin para decirle.

-“¿Listo para ser un eunuco?” Le pregunto a Kevin sin esperar respuesta.
-“MRMRMRMRMR” Fijo Kevin tratando de implorar clemencia.

Pero sus no entendibles ruegos fueron ignorados por aquel hombre que extrajo el enorme dildo de su culo desgarrándolo aun más de lo que ya estaba, Kevin sintió como en ese momento además de semen también sangra resbalaba por entre sus nalgas. El hombre de negro tomo el escroto de Kevin apretando sus huevos los estiro para que sobresalieran por debajo de sus nalgas lo que por supuesto genero aun más dolor agónico para Kevin que no dejaba de sacudirse buscando soltarse para salvar sus huevos y virilidad de aquel terrible final.

Pero nada pudo hacer de pronto sintió como la parte alta y estirada de la piel de su saco escrotal comenzó a ser quemada, el dolor fue simplemente infernal para Kevin, su cuerpo se sacudió con violencia de nuevo pero eso solo sirvió para que el cuchillo curvo cortase aun mas rápido la piel en cosa de pocos segundos el escroto completo de Kevin quedo cercenado por completo en una de las manos del hombre de negro que cauterizo la herida sangrante en su entrepierna lo que provoco que por fin luego todo ese dolor Kevin perdiera la consciencia.

Para cuando despertó estaba en el piso desnudo con su entrepierna y pene vendados, estaba solo en la mesa en la habitación un frasco de cristal contenía los que fueron una vez sus huevos flotando en liquido conservante, a su lado una nota.

-“Fue muy divertido tenerte en la filmación. ¡Espero que tu hijo se recupere!”. Decía la nota sin firma alguna.

Kevin con mucho dolor se vistió como pudo, para irse a casa, meses después su hijo ya recuperado era la mejor recompensa para el ahora castrado Kevin, que gracias al dinero que conservo pudo mandarse reconstruir un escroto y colocarse implantes testiculares, su esposa nunca se entero de lo que tuvo que hacer para conseguir el dinero para salvar a su hijo.

Sin embargo desde eso Kevin tiene pesadillas sobre todo luego de tener sexo con su esposa que gracias a los medicamentos contra la impotencia puede aun lograr, sus huevos reposan en un estante en el sótano de su casa detrás de grandes frasco de clavos y tornillos de vez en cuando baja para verlos y llora sin control al saber que ahí reposa lo que lo hacía hombre, al saber que él es y será un eunuco para el resto de sus días.

El unido consuelo que a Kevin le queda es ver como su hijo corre y poco a poco se vuelve un hombre esta por entrar a la pubertad y sabe que pronto comenzara a masturbarse solo espera que buena gozar tanto o más de sus huevos como él lo hizo antes de ser castrado para que muchos otros se masturben viendo el video en donde dejo de ser hombre a manos de aquel hombre de negro.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia,



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com