HERMOSO

Era hermoso, haciendo cola en Burger King esperando por su orden, y tan pronto como lo vi supe que tenía que castrarlo. Estaba cerca de los 19 años y era probablemente un estudiante de primer año en la universidad cercana. Tal vez de unos 69 kilos era delgado. A diferencia del color amarillo chillón de algunos de sus compañeros teñidos, tenía el cabello rubio natural, y parecía a profundizar en sus expresivos ojos azules......


HERMOSO.
Era hermoso, haciendo cola en Burger King esperando por su orden, y tan pronto como lo vi supe que tenía que castrarlo. Estaba cerca de los 19 años y era probablemente un estudiante de primer año en la universidad cercana. Tal vez de unos 69 kilos era delgado. A diferencia del color amarillo chillón de algunos de sus compañeros teñidos, tenía el cabello rubio natural, y parecía a profundizar en sus expresivos ojos azules.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [ADVERTENCIA] [SNUF]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper




Era hermoso, haciendo cola en Burger King esperando por su orden, y tan pronto como lo vi supe que tenía que castrarlo. Estaba cerca de los 19 años y era probablemente un estudiante de primer año en la universidad cercana. Tal vez de unos 69 kilos era delgado. A diferencia del color amarillo chillón de algunos de sus compañeros teñidos, tenía el cabello rubio natural, y parecía a profundizar en sus expresivos ojos azules. Tenía las pestañas largas, hermosas, dedos largos y elegantes, y los pies grandes que se hacían que pareciera aún más grande por los zapatos de gran tamaño. 

Si se le dejara madurar iba a convertirse en un hombre muy atractivo en unos cuantos años más, pero las perforaciones que con tanto orgullo lucía en su ceja, labios, las orejas, la nariz empañaban por completo su belleza y exigían la retirada de sus huevos en retribución.

Él no era el único chico que declaraba su individualidad mutilándose a sí mismo; el lugar estaba lleno de jóvenes en su hora de almuerzo y muchos eran aún más horribles de lo que él era. Fue solo que él era el más bello, y también el más alto. Algunos de los más jóvenes de mayor edad y adultos mayores habría sido un puñado de manejar, y también parecía estar algo solitario y con excepción de un par de chicos de su edad que él se mantenía mirando, nadie parecía estar prestando mucha atención a él. Eso significaba que iba a ser mi próxima víctima.

Sé que muchas personas de baja moral leen historias como ésta, y no estoy a punto de ayudarlas en sus perversiones al revelar mis secretos para secuestrar a los chicos: basta con decir que es ridículamente fácil. A diferencia de las chicas, que han sido criados con temor a la violación y el secuestro, los hombres tienen un espíritu de aventura que prácticamente los hace morder el señuelo en mi camioneta donde pronto se encuentran atados y amordazados, preguntándose qué demonios acababa de pasar.

Quince minutos más tarde había movido mi camioneta a un lugar apartado en el bosque varias millas fuera de la ciudad. Ahora estaba completamente desnudo y su cuerpo casi aun el de un adolescente estaba atada con los brazos y piernas abiertos y estirados entre cuatro árboles pequeños. Me gustan los chicos en general, y este era hermosa. Sus brazos y piernas eran largos y ágiles, estaban adornados con solo la luz y vello casi invisible. El arbusto que brotaba de sus axilas era ligeramente más oscuro y más bien escaso, al igual que los rizos en su entrepierna. Sus huevos estaban en perfecta proporción a su construcción, es decir, de buen tamaño, colgando lujosamente bajos entre sus extendidas piernas. Su pene, con un glande rosa y flácida, de un buen tamaño.

Aunque no tenía forma de saber lo que tenía en mente para él era evidente que estaba preocupado por su situación y posiblemente, incluso temeroso por su vida. También estaba a pocos minutos de su primera clase de la tarde. Por fin había dejado de luchar el tiempo suficiente para comprender la gravedad de su situación. La mordaza que había colocado en su boca para silenciarlo le impedía habla inteligiblemente, pero estaba bastante seguro de que podía escuchar sus preguntas.

“¿Qué?” Dijo entre dientes primero.
“Voy a cortarte los huevos”.​ ​respondí lacónicamente. 

A pesar de que le vende los ojos, sus oídos sensibles podrían recoger los matices sutiles en el habla que podrían ser utilizados para identificar a secuestrador.

-“¿Por qué yo?”. Preguntó.

Todavía sin comprender la respuesta a la primera pregunta. ¿Por qué de hecho? No había manera de que pudiera explicar adecuadamente todo a ese chico. Sin duda no era nada personal; no me había ofendido de alguna manera, no me había insultado, no le había arrojado piedras a mi perro ni actos de vandalismo en mi propiedad, de hecho, yo ni siquiera sabía el nombre del chico. Fue simplemente debido a la forma en que había profanado su cuerpo por la perforación de agujeros y llenado los huecos con adornos llamativos, echando a perder con ello su belleza natural. No iba a castrarlo por despecho, ni tratando de castigarlo como individuo. La situación era que alguien como él tenía que ser un ejemplo, y ese era él más práctico que pude encontrar.

-“No me gustan tus perforaciones”, respondí simplemente. 

Sabría el resto de la historia a través de los medios de comunicación con el tiempo, por lo que no di más detalles. Miré el reloj y rápidamente me puse a trabajar. Alcancé entre sus piernas y suavemente tomó su escroto en mi mano, y luego rodar cada uno de sus testículos alrededor de entre los dedos para medir su tamaño. Él retrocedió ante mi tacto a pesar de que aún no le estaba haciendo daño intentado alejarse de mí. Sus huevos eran todavía lo suficientemente pequeños para una liga castradora, por lo que coloque una pequeña liga verde sobre las púas del elastrador. 

A pesar de que todavía tenía los ojos vendados y completamente inconsciente de lo que estaba a punto de hacer, continuó entre dientes protestas a través de su mordaza. Había comprado la herramienta y varios cientos de pequeñas ligas verdes en una venta de liquidación de una granja hacía varios años, y era completamente imposible de rastrear. Este chico tenía la suerte de que sus huevos fuesen aun del tamaño adecuado. Mucho más grande y estaría obligado a utilizar un método diferente, más doloroso.

Apreté los mangos para ampliar la liga, y con cuidado, para que no le causara dolor indebido, trabajé sus huevos pasándolos a través de la liga abierta. La lucha del chico aumento a medida que solté las asas y, a continuación, aumentado aún más mientras rodaba la pequeña liga fuera de los cuatro dientes del elastrador. Espera unos minutos después, para poder continuar con el procedimiento.

Mayores, más grueso, chicos o los que tienen sobrepeso, menos atractivos, o que de alguna manera me han ofendido a mí son menos afortunados en este punto. Su último orgasmo es inducido por un trabajo simple de mi mano, probablemente ni siquiera tan satisfactorio como una hecha por su propia mano, y se permite que la última semilla reproductiva caiga desperdiciada en el suelo del bosque. Los más jóvenes, menos peludos, y probablemente vírgenes como probablemente lo era les doy un mucho mejor tratamiento, me inclinó y tomó su pene en mi boca. 

Tenía un sabor fresco y limpio, con sólo un ligero rastro de almizcle masculino, lo que indicaba que él se había duchado hace muy poco tiempo. A pesar de que la liga le daba cierto grado de dolor su pene respondió rápidamente y se expandió a toda su longitud de siete pulgadas, y se espesa hasta que cómodamente llenó mi boca. Trabajé con mi lengua y los labios sobre su eje hasta su pene estaba todo dentro con mis labios tocando sus huevos restringidos por la liga.

Este último orgasmo, pese a ser inducido por vía oral o a mano, es importante. La Liga alrededor de sus huevos evita la pérdida de sangre innecesario y podría ser fácilmente desplazado si llegara a tener una erección durante o inmediatamente después de su castración. Es común que los chicos como ese consigan erecciones cuando sus huevos son estimulados de modo alguno, y es por eso que debo evitar que eso ocurra de nuevo en unas horas. Trabajando rápidamente ahora, cuando aún estaba en estado de coma algo de su primera y posiblemente última mamada, agarré suavemente sus huevos cautivos, tiró de ellos suavemente, y los cerceno de su cuerpo en un movimiento rápido. 

Si hubiera sido demasiado grande para la liga habría necesitado apretar un torniquete alrededor de su escroto con un tubo de látex, y luego cortar la bolsa abierta para remover los testículos uno a la vez, dejando de este modo parte del tejido escrotal para asegurarme de que el torniquete quedase en su lugar. Eso parece ser un procedimiento mucho más doloroso que el corte de toda la bolsa con un corte rápido.

Me puse de pie y tiró su escroto en el bosque, hice algunas marcas en él en varios lugares con un lápiz especial ultravioleta, y luego lo cubrió con una manta de mi camioneta antes de conducir lejos. Yo probablemente repetir este proceso en dos días, y posiblemente de nuevo dos días después de eso, e incluso más si es necesario para lograr mi objetivo, pero en este momento comenzó mi verdadero trabajo. 

Una vez de vuelta en la carretera utilizó su teléfono celular para llamar al 911 y luego estacionado en las cercanías hasta que vi la ambulancia desviarse por la carretera en mal estado en el bosque. Esa parte es importante para mí; Yo quería que el chico viva y además sano, y para que tuviera una recuperación completa, pero castrado, por supuesto. 

Apenas regreso a mi habitación de motel, activo mi procesador de textos.

Mi primera carta fue a la policía local, diciéndoles detalles que solo el autor de ese delito más que atroz sabría, tales como la ubicación y el diseño de las marcas que solo podían ser vistos bajo luz negro. Mi carta también dejo mis intenciones claras, y también se incluí castrar dirigidas al decano de la universidad, el gerente del centro comercial en el que se encuentra el Burger King, y también a la franquicia del restaurante.


Mi experiencia ha demostrado que una castración por lo general no es suficiente, pero dos o tres casi siempre hace el trabajo. Tuve que hacer seis en esa ciudad antes de que él alcalde y el centro comercial, finalmente recibieran el mensaje, pero valió la pena el esfuerzo e incluso ahora, cinco años más tarde, los jóvenes ahí parecen respetables, incluso un hombre con aretes pequeños conservador dejo lejos sus joyas por un tiempo. Los tatuajes están empezando a mostrarse ahora, así que tal vez tendré que programar una nueva visita.




Historia Original Aquí.



Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

LA VENGANZA

El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar......


LA VENGANZA.
El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VENGANZA] [SNUF]


Categoria: Hetero      Autor: Dulces Placeres & Darksoul




Siendo sincera nunca fui la chica ejemplar, mi excelente figura siempre me puso en una posición de privilegio cuando los hombres debían elegir y ante la competencia frente a otras mujeres, ganaba la supervivencia del más fuerte en mi caso de la más bella. Nacida bajo el signo de virgo, hace un poco más de dos décadas, de cabello negro azabache, lacio, cortado un tanto desprolijo a la altura de los hombros, cara redonda y chata, de grandes ojos verdes, nariz diminuta y labios carnosos, mi rostro está bañado en sutiles pecas.    

Soy bastante alta, pasando el metro setenta, vientre plano, pechos grandes, aunque de silicón, anchas caderas, piernas torneadas, unas nalgas macizas, grandes y apetecible, digna de las mejores actrices de películas pornográficas. A eso hay que sumarle mi total desinhibición por cualquier tipo de práctica sexual, oral, vaginal, anal, todo me encanta, el ‘no’ no está en mi vocabulario en la cama.          

Mi objetivo en la vida era claro, buscaba un hombre con dinero para que me mantuviera por el resto de mi vida, así deambulaba noche tras noche por bares nocturnos, donde frecuentaban los tipos de billeteras gordas que buscan a las mejores mujeres para llevarlas a la cama.          

Así más de una vez terminaba enredada con desconocidos que me daban muy buena plata a cambio del mejor sexo, mientras por mi parre disfrutaba un buen pene y más si encima te pagan que más se puede pedir. No me molesta si piensan que soy una puta fina, de echo lo asumo en mi intimidad.        

Así fue que en una oportunidad conocí a Rodrigo Echenique, un importante empresario, muy conocido que después de la primera cogida quedó hipnotizado conmigo, cuando me visitó por segunda vez supe que había mordido el anzuelo, así sus visitas fueron tan frecuentes hasta que no pudo escapar de la trampa, al poco tiempo solo tenía sexo con él y terminamos casándonos.   

El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar. 

Su poder no parecía tener horizontes, no había lugar donde escapar, no había lugar donde ir, el sin duda me encontraría, una tragicomedia, estaba prisionera en mi castillo de cristal. Se había transformado en un déspota conmigo, como sus coches, sus caballos de carrera, y su ropa italiana, yo formaba parte de su colección. Me había obligado a colocarme esas enormes siliconas, a depilarme definitivamente la vagina, a tatuarme varias parte del cuerpo, piernas brazos, espalda, pechos y hasta sus iniciales en mi pubis lampiño.

Se excitaba mirándome, tenía que improvisar shows para él, como una golfa, metiendo enormes objetos en mi vagina y en mi ano. Hubiera hecho estas cosas con él y por él con sumo placer si tan solo hubiera existido una poco de amor entre ambos, pero poco a poco lo fui odiando más y más y estaba decidida a hacer lo necesario solo para verlo sufrir.        

La vida me daría una oportunidad, esa noche volvíamos de una cena política, era cerca de las dos de la mañana, el chofer nos llevó de regreso a nuestra mansión, todo parecía normal, saludó a la custodia como de costumbre, nada hacía suponer que la traición era inminente. Llegamos a nuestra habitación, casi en silencio, entramos y al encender la luz Rodrigo fue sorprendido por un certero puñetazo que lo derribó al suelo, asustada, me quedé paralizada al ver un tipo enorme, con músculos de acero, que nos amenazaba empuñando un arma. 

Mientras Rodrigo aún estaba en el suelo me dijo aquel hombre.       

-“Señora, pórtese bien, la cosas no es con usted, ¡es con esta basura!” Dijo aquel hombre.         

Mientras decía eso le aplicó una patada en el vientre a mi esposo, a continuación empezó a decirle que lo mandaba vengarse un tal ‘Alture’, por unos negocios en que lo había estafado y no sé cuántas cosas más que yo no entendía, Rodrigo se sintió acorralado y trató de disuadirlo:

-“¡Pará! ¡pará! Tengo mucho dinero… negociemos…” Dijo mi marido.     
-“¡Ja! ¡ja! Basura… no hay dinero que pueda comprarme…” Le respondió el hombre.    

Rogó en varias formas, en todas las posibles, tratando de negociar, pero el extraño se mantenía inmutable, fue cuando mi esposo jugando una última carta pronunció las palabras que jamás pensé escuchar y lo que me hizo de alguna manera querer hacerle daño y creo que ahí decidí que era hora de que fuese yo quien mandara.

-“Puedes usar a mi mujer… ¡es muy bonita! No me hagas daño y puede ser tuya…” Dijo Rodrigo.      

Yo no podía creerlo, maldito cobarde, típico de un miserable, en ese momento el extraño en silencio me miraba pareciendo analizar la propuesta, hasta que el sentencio.

-“De acuerdo, vamos a jugar los tres, a mi manera…” Termino por decir aquel hombre. 

Tomando a Rodrigo del cabello prácticamente lo arrastró hasta una silla obligándolo a sentarse sobre ella para luego esposarle las manos por detrás de manera que no pudiera moverse. Él se sentó a su lado y me dijo:

-“Bueno, tendrás que salvarle el trasero a tu esposo, así que más te vale que seas complaciente conmigo, vamos quiero ver que me ofreces”. Me dijo aquel hombre.    

En ese momento estaba con una tensa calma, incómoda pero excitada, nerviosa pero expectante, aflojé la cremallera de mi vestido celeste dejándolo caer al suelo, quedando solo con una diminuta tanga transparente y mis enormes pechos desnudos, solo que ahora Rodrigo parecía haber cambiado de opinión y me pedía que no le hiciera caso, que no siguiera, casi desnuda ante la mirada de los dos hombres, estaba entre la espada y la pared, negarme por el pedido de mi esposo o seguir ante el extraño que aún empuñaba el arma. El deseo de venganza fue más fuerte y supe que podía ser el momento que había estado esperando por mucho tiempo.       

Me pidió que girara para ver mis nalgas, lo hice pues deseaba completar mi venganza y esa oportunidad era una que no iba a dejar pasar, escuché halagos a mi figura, me excito lo que estaba pasando, era increíble pero mi vagina se mojaba más y más. Creo que el intruso había asumido que yo no haría nada en su contra, por lo que dejando el arma a un costado me llamó a su lado, me acerqué, estando el sentado llegaba a la altura de mis pechos, así que se dispuso a lamerlos, su lengua pasaba por ellos dejando un húmedo rastro de saliva tras de sí.

Llegaba a mis pezones rozándolos apenas, sus manos se perdían en mi entrepierna, una por delante atacando la tanga sobre mi pubis y la otra por detrás se colaba bajo ella acariciando mi caliente ano, todo sutilmente como para hacerme desear más, sin penetrar mi trasero, solo por el contorno, sin tocar mi clítoris, solo por encima de la seda transparente, sin comer mis pechos más de lo necesario.

Trataba de disimular mi placer mirando discretamente a los ojos de Rodrigo quien seguía protestando. Mi amante casual era muy guapo, cansado de este jueguito previo tomó el elástico de la pequeña tanga entre sus poderosas manos y tiró de ella hasta arrancarla dejándome totalmente desnuda, al observar mi pubis depilado con las iniciales tatuadas ‘RSE’ miró con desprecio a mi esposo y lo increpó.    

-“¿Tan poco hombre eres para tatuarle tus iniciales a tu mujer? ¿Qué te hace pensar que te pertenece?” Le dijo. Lo que me alegro.

El no respondía, solo seguía protestando, el macho comenzó entonces a lamber mi zona íntima, dándome besos cerca de mi glande, mojando sus dedos con mis jugos, lentamente, mi clítoris lo deseaba, era increíble la experiencia que estaba viviendo, gozaba con el sufrimiento de mi marido, los segundos pasaban, dos dedos se habían colado en mi vagina que rebalsaba a mares, gesto inequívoco del momento de placer que estaba atravesando, otros dos se habían introducido por mi ano, movía ambas manos jugando en ellos, su aliento caliente rebotaba en mi botoncito, no podía mantenerme en pie, no podía mantener los ojos abiertos, no podía dejar de agitarme, no podía dejar de escapar gemidos, no podía, solo no podía más…     

Rodrigo se dio cuenta de mi estado y comenzó a insultarme. 

-“¡Eras una sucia puta! ¿Te gusta? ¡Niega que te gusta! ¡zorra hija de puta!” Dijo mi marido.    

Simplemente lo ignoré ya que en ese momento el extraño me llevó a la cama haciéndome arrodillar con mis rodillas juntas con mis nalgas hacia arriba, me hizo inclinar arqueándome de modo que mis tetas quedaron contra el colchón, mi esposo tenía el primer plano de toda mi apetecible retaguardia, el intruso se desnudó, de reojo vi un hermoso pene que se preparaba a someterme, escupió su mano y empezó a jugar en mi trasero, tomé aire, se preparaba para dármela por el culo, era mucho para mí, pero solo de imaginar la cara de mi marido esperé deseosa a que lo hiciera.         

Se paró en la cama sobre mi posición con una pierna a cada lado, para luego ir bajando lentamente su miembro sobre mí hasta sentir la punta posarse en mi esfínter anal, empujando lentamente. La verdad es que mi ano se había comido tantos penes que casi sin perder tiempo había ingresado todo por completo, imaginen como gozaba mientras me penetraba, sintiendo esa carne dura entrando y saliendo, me apretaba los pezones, mis gemidos se mezclaban con las protestas que llegaban del otro lado de la habitación.   

-“¡Hijo de puta dejala!” Decía mi esposo.         
-“¡Perra, deja de gozar! Los voy a matar a ambos” Vociferaba mi esposo.  

Cuando creyó suficiente me llevó sobre la silla, forzándome a sentar sobre las piernas de mi esposo, frente a frente, cara a cara, quería que me viera, quería que me sintiera, él se colocó atrás y ahora me llenaba toda mi mojada vagina con su gruesa erección, inmediatamente mis gritos de placer escaparon de mi boca.  

-“¡AAAAAAHHHH DIOS SIIIII!” Gemí.         

Su pene arrancaba orgasmos de mi vagina, sintiéndola llegar bien profundo, la situación de que el bastardo sufriera con mi goce me enloquecía, mi vagina emanaba fluidos a mares, sus palabras se mezclaban en el aire.          

-“Dale nena, llévate tu mano al clítoris, ¡mastúrbate!” Decía aquel hombre.    
      
-“¡No! ¡No le hagas caso! Maldita perra” Dijo mi esposo.     

Obviamente llevé mi mano a mi entrepierna y me masturbé, lo abracé fuertemente por la nuca y poniendo mi boca casi en su oreja dejé escapar los gritos del orgasmo más terribles y profundos que recuerde en mi vida, estaba feliz en verdad…   

Faltaba el toque de distinción para que la venganza fuese completa, el intruso me hizo arrodillar y abriéndome la boca se masturbó a centímetros, me dijo que me acabaría en la boca, pero no debería tragar una gota, solo mantenerlo hasta que el me indicara que hacer. Mientras el otro seguía insultando en todos los idiomas, yo no le quité la vista de encima mientras el líquido amargo y espeso iba llenando mi boca, me ocupé de contener todo como me había pedido. 

Cuando acabo de venirse tomó el arma, fue donde estaba Rodrigo y poniéndola en su cabeza le dijo.  

-“¡Cagón! ¡Cobarde!, abre bien la boca o te vuelo la cabeza” Le ordeno el hombre a Rodrigo.   

Ya se imaginarán como terminó aquello, me hizo sentar nuevamente sobre mi esposo y darle un enorme beso de lengua, gigante, para transferirle su semen en mi boca a la de mi esposo. La leche ya se había mezclado con mi saliva, sin embargo por efecto de la gravedad dejé caer todo en su boca, haciéndolo tragar todo hasta la última gota, cuando separé los labios miré su cara de asco y no puede evitar sonreírme, era un cobarde.

Rodrigo se había orinado en los pantalones, empezaba a toser por la situación y terminó vomitando lo que había ingerido por mi parte irradiaba placer por los poros.

Me levante y fui hasta el hombre me acerque y lo bese en los labios antes de arrodillarme para darle una nueva mamada, que el hombre agradecido gimiendo de placer.

-“¡Vaya que tu esposa sabe chuparla cerdo!” Dijo el hombre mientras lo apuntaba con su arma.

De pronto me puse de pie y le susurré en su oído.

-“Vuélale los huevos a mi esposo y te pagare lo que me digas” Le dije.

Al principio el hombre me miro extrañado, pero al ver mi rostro de determinación como de odio solo sonrió, para luego decirme.

-“¿Segura que eso desea señora?” Pregunto el hombre.
-“¡Si!” le respondí asintiendo con la cabeza.     

El extraño entonces sonrió y para acercarse a donde estaba mi esposo, le abrió su pantalón para luego usando su fuerza destrozarlo haciéndolo girones, la entrepierna de mi marido quedo solo cubierta por su ajustado bóxer, el hombre tomo su paquete con su mano libre y dijo.

-“Hey mira apenas y es hombre tiene el pene diminuto y huevos de perdiz”. Dijo el hombre.
-“HIJO DE PUTA SUELTAME”. Le grito mi esposo al extraño.

El hombre se le quedo mirando con furia y le destrozo su bóxer, dejando su entrepierna al desnudo, para ese momento había sacado mi teléfono de mi bolso sobre la cama y estaba grabando todo, el extraño, coloco la boca del cañón de su arma que era una .38 especial sobre el escroto de mi marido que al ver amenazada su hombría de nuevos suplico.

-“¡No, espera, espera, llévate a la puta de mi esposa pero no me hagas nada!”. Dijo mi esposo.
-“¡Maldito cobarde ni mereces llamarte hombre!” Dijo el Extraño.

-“PANG, PANG” Se escuchó de pronto.

El hombre le disparó dos tiros casi a quema ropa en los huevos a mi esposo, el dorso desnudo aun sudoroso del extraño quedo salpicado de sangre y tejido, el escroto de mi esposo exploto, llevándose sus huevos en el proceso que se hicieron añicos y se regaron por la alfombra de la habitación.

-“AAAAAAAAAAAAAHHHYYYYY, NOOOOOOO UN MEDICO, UN MEDICO” comenzó a gritar mi esposo. 

El extraño entonces se me acerco aun con el arma humeante, para darme la llave de las esposas para cuando él se retirará, hablo bien claro con mi esposo, le dijo que tenían suficiente información clasificada para hacerlo volar del planeta, que en adelante era suya y las veces que quisiera sin que él protestara, sería la única manera de mantener su status quo, y que nadie supiera el tipo de lacra que era, y por supuesto que ya no era siquiera un hombre.        

Rodrigo, con lágrimas en los ojos mezcla de impotencia como por el dolor de su brutal castración asintió con la cabeza en señal de que aceptaba aquello, no dudaría en darme a otros hombres si era necesario con tal de salvar su pellejo.

Rodrigo se recuperó, pero ahora la que mandaba era yo, le deje claro que si intentaba algo le había dado el video a varios abogados con la instrucción de difundir el video de cómo fue castrado, Rodrigo se volvió más sumiso y ahora es casi mi sumiso esclavo incluso le lambe los huevos al hombre que viene dos veces por semana para darme mucho placer mientras me penetra con su enorme pene, que me hacer gozar como una puta perra, algo que Rodrigo nunca logro





Autor: Dulces Placeres & Darksoul       Adapatador: DarkSoul

CORTADOS EN EL REMOLQUE

Su gran remolque estaba todo listo para las operaciones hace años, había gastado una pequeña fortuna para equipar su vehículo para ese propósito. Todo, luces, mesa especialmente diseñada para las operaciones, correas, cámara de vídeo, pantalla de televisión, caja de instrumental, las drogas y los gabinetes antisépticas, podían ser todos plegados y almacenar sin problemas después de que todo estuviera hecho. Una vez había tenido una “queja” contra él por lo que tuvo que hacer su operación móvil......


CORTADOS EN EL REMOLQUE.
Su gran remolque estaba todo listo para las operaciones hace años, había gastado una pequeña fortuna para equipar su vehículo para ese propósito. Todo, luces, mesa especialmente diseñada para las operaciones, correas, cámara de vídeo, pantalla de televisión, caja de instrumental, las drogas y los gabinetes antisépticas, podían ser todos plegados y almacenar sin problemas después de que todo estuviera hecho. Una vez había tenido una “queja” contra él por lo que tuvo que hacer su operación móvil.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: Memberno




Su gran remolque estaba todo listo para las operaciones hace años, había gastado una pequeña fortuna para equipar su vehículo para ese propósito. Todo, luces, mesa especialmente diseñada para las operaciones, correas, cámara de vídeo, pantalla de televisión, caja de instrumental, las drogas y los gabinetes antisépticas, podían ser todos plegados y almacenar sin problemas después de que todo estuviera hecho. Una vez había tenido una “queja” contra él por lo que tuvo que hacer su operación móvil. 

Se sentó en una silla con su bata quirúrgica y guantes a la espera de sus pacientes. Con las cámaras de vigilancia, era capaz de ver el área alrededor de su gran remolque para ver a intrusos o invitados no deseados. En el exterior, un coche se detuvo. Tres jóvenes salieron, entonces, inesperadamente, un cuarto, un adolescente, salió del asiento trasero del coche. Caminaron lentamente. El líder llamó a la puerta, dos veces según las instrucciones. Esperaron ahí, a la espera de ser admitidos. Él sonrió y abrió la puerta. El líder dio la contraseña correcta cuando abrió la puerta.

Los cuatro entraron al interior, vacilantes tomar asiento en un banco que corría a lo largo del lado derecho.

-“¿Tienes el dinero?”, Preguntó el hombre de la bata.

El joven alto asintió con la cabeza al tiempo que le entrego una bolsa de papel marrón. Contó los crujientes billetes de cien dólares. Según lo acordado, había cuarenta y cinco de ellos, el pago total por adelantado por sus servicios. Abrió la caja fuerte de la pared, coloca el dinero dentro, cerró la puerta y girar el dial.

-“Ahora, ¿Quién es el primero?” Pregunto.
-“Soy Yo”. El líder de los jóvenes dijo.
-"¿Cuál es tu nombre?" Le pregunto el hombre.
-"James". Respondió el joven de unos 24 años.

Los otros dos fueron nombrados Stan y Steve. El adolescente era Gary.

“¿Cuál es la historia de Gary?”, Preguntó el hombre intrigado.

James, que habló por el grupo, explicó que Gary estaba allí para ser castrado. Gary, explicó, que había sido dado por muerto en una zanja después de que su padre le había golpeado casi hasta la muerte porque Gary fue descubierto chupando el pene del hombre que fue a reparar el teléfono. Un anciano lo encontró y lo llevó a su campamento, donde lo habían cuidado hasta que sano. En el campamento, se animó el deseo de Gary a chupar penes, todo el mundo ahí era exclusivamente homosexual. Los ancianos decidieron que Gary debía convertirse en un esclavo de los trabajadores agrícolas, explicó James.

En primer lugar, cada uno tenía que tomar una ducha, después de lo cual se aplica una crema depilatoria a sus escrotos. El vello escrotal lleva a organismos infecciosos, por lo que incluso si un pequeño vello encontrado su camino en la incisión, una infección grave podría resultar. Después de que James, Stan y Steve se había duchado, se les aplico la crema y se retiró todo el vello de sus escrotos, el hombre de la bata aplico una solución antiséptica a James, lo inyectó con novocaína y luego lo coloca boca abajo sobre la mesa. 

Ató sus piernas de James a la mesa ajustar su separación de manera que su escroto quedase colgando entre las piernas muy separadas. Baño el escroto de James a fondo con más antiséptico, luego hizo una pequeña incisión en el lado derecho de la parte trasera de su escroto. Inserto un pequeño gancho, estéril y buscó hasta que había capturado el cable que conectaba el testículo derecho de James con su cuerpo.

El hombre de la bata entonces sacó un lazo de cable y luego se usa una herramienta de sujeción para sujetar primero uno, luego otra abrazadera de plástico firmemente alrededor del lazo de cable. El testículo quedo efectivamente aislado del cuerpo de James. Tiró un poco más de la cuerda que estaba por debajo de las pinzas de la incisión. Con un par de pinzas de bloqueo, agarró el cable expuesto cerca del testículo, luego lo corto con un pequeño bisturí entre la pinza y pinza. Finalmente, removió el testículo de James con las pinzas y la dejó caer en el pequeño plato de acero inoxidable. A continuación, cauterizo el extremo del cable, lo empujó hacia el interior del saco, y luego cerró la incisión, utilizando cemento médico para piel.

La eliminación del testículo derecho de James había durado menos de un minuto. Su izquierdo pronto se unió al primero convirtiéndolo de facto en un eunuco.

-“Es de deshacerse de estas cosas feas que te envenenaban”. le dijo el hombre de la bata.
-"Gracias Señor". Les respondió James.

Stan y Steve sonrieron mientras se levantaba James.

-“¿Quién es el siguiente?” Les preguntó el hombre de la bata.

Stan casi saltó sobre la mesa. Cuando volvió a mirar más de cerca el escroto de Stan, vio que uno de sus testículos era mucho más pequeño que el otro.

“¿Han sido siempre de diferentes tamaños?”  Le preguntó el castrador.

Stan explicó que sus cuerdas se habían sido aplastadas hace unos meses por otra persona, pero que no había llegado hasta el final.

-“Otro trabajo fallido con un Burdizzo”. Pensó el castrador. 

Stan le preguntó si podía retirar su escroto también.

“Con bastante facilidad”. Le respondió el castrador.

Para casi enseguida aplicar el antiséptico. Esta vez, después de varias inyecciones adicionales de novocaína, cortó un círculo completo alrededor del escroto, dejando solo la suficiente piel para que cuando lo suturara, pudiera cubrir la abertura. Con cuidado, sujeto las cuerdas, cortó los testículos por debajo de las pinzas, cauterizar los extremos cortados y empujó las cuerdas de nuevo hacia el cuerpo de Stan. Luego pega los bordes cortados de la piel del escroto restante juntos para sellar la herida.

Stan está hecho le dijo.

Se levantó de la mesa después de haber sido desatado y se paró junto a James.

“Gracias, señor,” Stan dijo en voz baja.

Steve tomó su lugar en la mesa y James lo ató. Él castrador le dijo a James que diera un paso atrás. Después de que James salió del camino, le preguntó si Steve tenía alguna petición especial.

-“Bueno, señor,” dijo después de pensar,
-“¿Podría reemplazar mis huevos con algo para que pareciera que aun los tengo?”

Esta fue una petición que había oído muchas veces antes el castrador.

-“Es posible Steve”, dijo. 
-“Tengo solo la cosa para usted”. El castrador abrió un cajón de la mesa que contenía una docena de pares de diferentes prótesis testiculares blancas de tamaño correcto en solución antiséptica en recipientes de vidrio estériles.

-“Te pareces un tamaño 6, a menos que le gustarían más grande. Creo que tu escroto puede sostener hasta unos de tamaño 10.” Dijo mientras tomaba dos pares de tamaños 6 y 10, respectivamente, y se los mostró a Steve.

-“Me gustaría que el par más grande, señor,” dijo Steve. 

Esta vez hizo un corte mucho más largo en el escroto de Steve para que los testículos de reemplazo mucho más grandes pudieran encajar sin corte adicional o tal vez rasgando la piel. Los nuevos testículos se deslizaron fácilmente en el saco vaciado de Steve después una vez que los cables fueron cauterizados y habían sido empujados hacia atrás. Se pegó los bordes cortados y libero las correas que mantenía a Steve en la mesa. Había tres pares de huevos en la bandeja en ese momento.

Gary mirado hacia el castrador le dijo 

*“Por favor, Señor, ¿podría tomar la mías, también?” Dijo Gary casi como una súplica.

El castrador lo pensó un momento. El campo no le había pagado por Gary, por lo que no estaba obligado a hacerlo de forma gratuita. Pero, de repente, se da cuenta de que los testículos de Gary eran puros. A pesar de que habían pasado años desde que había disfrutado de un par de testículos vírgenes, la mayoría eran de una textura suave y mantecosa con un sabor delicado por lo que se le hizo agua la boca, además estaba el hecho de poder ver al chico desnudo pues en ese momento estaba con una trusa (slip).

“Sí, por supuesto, Gary” Le dijo.

Con eso, Gary se despojó de su trusa posicionado como los otros tenían sobre la mesa. Tuvo que tirar de las correas un montón más para mantener las piernas juveniles de Gary separadas. El castrador tomo su pene y comenzó a masturbarlo a Gary, cuyo pene se endureció rápidamente, primero uno y luego otro de los dedos del castrador se abrieron paso por el ano del adolescente hasta comenzar a masajear su juvenil próstata, aquello fue como una cubetezo del placer.

Gary gruño fuerte mientras su pene lanzaba chorro tras chorro de su blanco líquido, fue la mayor y última corrida viril de su joven vida, apenas termino de correrse, el castrador procedió a castrarlo en su prisa por el hambre de probar sus tiernos huevos, casi olvidó inyectar la novocaína, pero lo recordó en el último momento. El escroto sin vello del pequeño Gary cedió su contenido fácilmente. Sus huevos se unieron a los tres pares más grandes en la charola. El escroto de Gary se unió con pegamento y se levantó rápidamente.

Nunca produciría ningún espermatozoide de nuevo en toda su vida. Su voz seguiría siendo aguda y nunca tendría que afeitarse - extirpación de los testículos a esa temprana edad hace de esas cosas una certeza. Gary le dio las gracias y le preguntó su podía chupar su pene. 

El castrador le dijo a Gary que no podía hacer eso, pero tal vez en otro momento, a continuación, les explico a todos ellos que tenían que tener especial cuidado para mantener sus cortes limpios y cubiertos con el ungüento antibiótico que les daría.

Los cuatro se vistieron rápidamente, luego regresaron al coche con James conduciendo. Observó hasta que el coche se perdió de vista, a continuación, limpio sus instrumentos, la mesa de operaciones, y el resto del equipo de nuevo regresaron a sus escondites. El remolque se veía exactamente como un espacio de vida normal de nuevo.

Se arremangó la camisa, retirando y desechado sus guantes quirúrgicos. Entonces, con gran entusiasmo, comenzó a preparar su cena recién cosechado de los escrotos de aquellos hombres o mejor dicho nuevos eunucos.





Autor: Memberno       Traductor: DarkSoul

REFUERZO ESCOLAR

Todo comenzó a cambiar en la escuela a consecuencia de los malos resultado presentados en mis últimos exámenes en la escuela. Mi madre era la responsable ante la escuela por lo que fue llamada por la dirección. En cuanto llegamos, nos sentamos y la mujer, vestida en el uniforme de la escuela, comenzó a hablar......


REFUERZO ESCOLAR.
Todo comenzó a cambiar en la escuela a consecuencia de los malos resultado presentados en mis últimos exámenes en la escuela. Mi madre era la responsable ante la escuela por lo que fue llamada por la dirección. En cuanto llegamos, nos sentamos y la mujer, vestida en el uniforme de la escuela, comenzó a hablar.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [ESCOLAR] [PADRES] [DOMINACION]


Categoria: Adolescente      Autor: Manhoo & Darksoul




Todo comenzó a cambiar en la escuela a consecuencia de los malos resultado presentados en mis últimos exámenes en la escuela. Mi madre era la responsable ante la escuela por lo que fue llamada por la dirección. En cuanto llegamos, nos sentamos y la mujer, vestida en el uniforme de la escuela, comenzó a hablar.

-"El rendimiento de su hijo no es nada bueno. Viene empeorando cada día. Sus notas cayeron mucho y, en la forma en que está, ya entrando en el segundo semestre, es casi seguro que reprobará el año.

-"Es un buen alumno, todos sus maestros me lo dicen... Pero esto son cosas de la edad, de las hormonas... 15 años es una edad difícil... Por eso estoy preocupada. En vez de estudiar, los chicos empiezan a perder tiempo buscando pornografía. En vez de preocuparse por los estudios, se masturban. Los estudios muestran que pasan al menos 7 horas por semana buscando pornografía. Me gustaría sugerir un procedimiento recientemente aprobado por el gobierno federal”. Dijo la directora.

-“Nuestra escuela tiene un programa piloto, con un equipo multidisciplinario. Consiste en castrar al alumno y, conjuntamente, hacer una intervención con apoyo psicológico y acompañamiento de profesores en las materias que él demuestra mayor dificultad. Todo sin ningún costo para los padres", Dijo la directora.

Cuando ella informó aquel programa me asusté.  Mejor dijo quede horrorizado, me preguntaba cómo podrían proponer semejante salvajada. Pensé que mi madre detendría a la directora, pero en total silencio ella la dejo continuar.

-"No hay que decidir ahora. Lleve estos informativos y luego me comunica su decisión. Queremos lo mejor para su hijo que no le quepa la menor duda, puede resultar drástico el método, pero hemos tenido buenos resultados hasta ahora”. Concluyo la directora.

El regreso a casa lo hicimos en silencio, aunque la presencia de aquellos folletos explicando lo que era la castración hablaban por sí solos. Esa noche ella no comentó nada más, pero la oí conversando en la sala con una amiga, que también tenía un hijo en la misma escuela.

-“En la escuela también me sugirieron la castración”. La otra mujer respondió.
-“Acepté el programa, le cortaron los huevos a Pedro y fue genial. Le cortaron todo hasta su escroto”. 
-“¡Las notas mejoraron bastante como su comportamiento! ¡No me digas!

Luego cambiaron de tema, para mi alivio. Los panfletos que había traído a casa no se habían quedado en esquina, lo que me hizo pensar con que habían sido arrojados a la basura, lo que era una buena señal. Las cosas se tranquilizaron hasta que, un mes después de eso, fui llamado a la dirección. Una vez ahí, fui llevado a la sala de la otra vez donde fue la reunión con mamá. El recorrido me resulto molesto, pero lo hice en silencio. La verdad es que pensaba que mamá no haría nada sin avisarme antes...
Al llegar a la sala, la directora me pidió que me sentara. 

-"Tu madre estuvo esta mañana por la escuela y autorizó su admisión en el proceso de refuerzo escolar. Como hoy es viernes, vamos a hacer las cosas hoy mismo, así tendrás el fin de semana para recuperarte del procedimiento".

-"¿Qué? ¡de ninguna manera!". Le dije. 
-“No es algo opcional, si te resiste lo harán a la fuerza y retiraran tu pene también la elección es tuyo” Dijo la directora en un tomo más severo.

Viendo mis opciones trate de calmarme y ganar un poco de tiempo. Le pregunte.

-“¿Qué es eso de Proceso de Refuerzo Escolar?” Le dije.

"El proceso de refuerzo escolar... Ya hablamos antes de esos es básicamente tu castración. Así que ya no perdamos más el tiempo y vamos a la enfermería que ya nos están esperando”. Dijo la directora cortantemente.

Temblaba mientras acompañe a la directora hasta la enfermería de la escuela. Pensaba en cómo huir de como poder salvar mis huevos. Cómo salir de allí. Intentar gritar por auxilio. Pero nada sería efectivo. ¿A dónde huir? ¿Cómo lo haría si las puertas estaban siempre cerradas? ¡Además por lo dicho por la directora si me resistía sería peor por lo menos no perdería mi pene!

Ya en la enfermería una mujer de blanco, nos esperaba en el pequeño consultorio ella no hizo pasar y nos pidió que nos sentáramos, me extendió la mano y habló: "¿Entonces eres el chico a ser castrado? No temas estamos aquí para ayudarte. Es normal que estés nervioso. Lo que vamos a hacer aquí es muy rápido y solo es el primer paso de algunos cambios en tu vida escolar como vida, veras que todo será por tu bien.

La directora, a mi lado, me miraba, como tratando de identificar la forma en que iba a reaccionar, creo que esperaba que me revelará para poder tener justificación para cortar también mí pene, una satisfacción que no estaba dispuesto a darle, ya era mucho aceptar perder mis huevos aun siendo virgen. Me mantuve serio, sin esbozar sensación alguna, más allá del frío, miedo y angustia que estaba sintiendo.

-"Es un proceso quirúrgico de los más simples y rápidos. Voy a retirar tus testículos y quitar completamente su bolsa escrotal. No voy a tocar tu pene. Normalmente aprovechamos la cirugía para circuncidar, pero eso ya fue hecho contigo, ¿no?” Dijo la doctora.

Solo asentí con la cabeza. La directora entonces tocó mi brazo para preguntarme

"¿Tienes alguna pregunta qué hacer? ¿Si tienes alguna duda, puedes hablar?”. Dijo ella.
-“No, ninguna”. Respondí con un tono osado. 
-“"Entonces quítate la ropa y recuéstate en la camilla". Ordeno la directora.

Con vergüenza principalmente por la directora que estaba ahí viéndome, comencé a quitarme la ropa, intentando demorarse cuanto pudiera tratando de encontrar una vía de escape, dude mucho en quitarme mi trusa (slip), en verdad no deseaba ser visto desnudo, paro al final lo tuve que hacer, luego me recosté sobre la camilla, la doctora me hizo abrir las piernas para dejar mis genitales expuestos, lo que me hizo sonrojar.

Pronto sentí como mis genitales era examinados por unos suaves dedos. La Doctora se colocó unos guantes de látex, en lo que la directora se levantó y se acercó para observar. Me sentía humillado, siendo mirado por ellas de aquella manera que lo hacían. Me estremecí cuando la mano de la doctora tocó mis testículos, pensé que era probablemente las ultimas sensaciones que sentiría en aquella zona en mi vida, ella los miraba, tocaba y apretaba hasta por fin paso a examinar mi pene. Entonces, con una jeringa, aplicó un anestésico en cinco puntos diferentes, alrededor de mi bolsa escrotal. En ese momento el miedo me hizo suplicar. 

-"Por favor, no lo hagan, voy a mejorar mis notas lo juro... ¡No tienen que hacer esto!" Intente suplicar inútilmente.

-"Calma, no te pongas nervioso. Sé que vas a mejorar. Con la castración no vas a tener más atención que para el estudio. La doctora sólo cortará tus huevos. No es demasiado". La directora respondió.

"Voy a probar, dime si sientes algo". Tomando un bisturí, dijo la doctora.

No sentía nada, a pesar de ver su mano moviéndose tomando mi escroto, supe en ese momento que pese aun no haber sido cortado ya era un eunuco, al no poder sentir nada en aquella zona tan sensible de mi cuerpo. 

Sin darme tiempo de nuevo a suplicar y sin decir nada la Doctora abrió mi bolsa escrotal por entre mis huevos, lo abrió por completo la sangre broto, ella la limpio con una gasa, luego tomó uno de mis testículos con una pinza metaliza, colocándolo totalmente hacia fuera y cortó el cordón, que lo unía a mi cuerpo no sin antes colocar dos puntos de sutura, colocando mi testículo en una pequeña bandeja. La directora habló en ese momento:

-"Está casi listo, solo falta unos, ves fue muy fácil”. Dijo la Directora.

Las lágrimas rodaban por mis mejillas mientras la Doctora continuo, cortando mi otro testículo. La directora, para mi incómodo, seguía mirándome, de pronto habló nuevamente dándome una de las peores noticias que le pueden dar a un adolescente.

-"Listo ya cortó el otro. Fue rápido, ¿no?” Dijo la directora

Miré hacia la doctora, molesto y con rabia. Pero en silencio, para ver como ella colocaba el que fue mi último testículo en la bandeja. La doctora no tardo en retirar gran parte de mi bolsa escrotal, usando mi propia piel para coser la herida. De esta forma, parecería que no había tenido un escroto en mí vida. Con un algodón, ella limpió la región cuando termino. 

-“Listo todo fue rápido ¿no es cierto? Ya estás castrado”. Dijo la directora.

Cuando me levante con mi pene en erección duro como nunca antes la directora me dijo.

-"Ahora párate derecho ahí, vamos a tomar una foto para el registro de la escuela" Dijo la Directora.

La situación me era incomoda. Por un instante, pensé en lo que harían con la foto... pero ¿qué podría hacer?, ya no tenía nada que perder en ese momento estaba en un estado de sumisión, La doctora me dio instrucciones sobre cómo limpiarme, sobre los medicamentos que debería tomar y me instruyó para volver el lunes. Luego tomo mi trusa y la puso, me entrego el resto de mi ropa y la erección que aun tenia era evidente debajo de mi prenda.

La directora me acompañó hasta la habitación de antes nuevamente solo portando mi trusa, por suerte lo hicimos por un pasillo privado, al llegar a esa habitación de nuevo, cerró la puerta, y me bajo mi trusa, lo que provoco que mi pene rebotara, sin darme tiempo a reaccionar comenzó a masturbarme, aunque la bese mi pene estaba algo entumecido no era el caso del resto de mi pene, de echo mi glande estaba tan hinchado que parecía que iba a estallar. Mientras me masturba ella me habló. 

-“Desde ahora además de las clases normales, tendría ahora clases extras todos los días, por la tarde, con una duración de 3 horas. Una vez a la semana tendría acompañamiento psicológico, en la propia escuela. Y cada viernes vendrás a verme en esta habitación” Dijo la directora.

De pronto se metió mi endurecido pene en la boca, me estremecí, después de todo era la primer mamada de mi vida y siendo un eunuco, me la chupo por cuatro o cinco minutos antes de que viniera como nunca antes, fue el mayor orgasmo de mi vida pero por alguna razón no se sintió tan bien como cuando aun tenia mis huevos colgando de mi palpitante pene.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”. Gemí al venirme.

La directora se bebió cada chorro que de mi palpitante erección broto, mi última eyaculación viril, ella dijo que aquello fue para limpiar mis conductos y próstata, eso evitaría infecciones dolorosas, cuando todo termino me limpio mi pene aun medio duro con papel higiénico, me ordeno vestirme y eso fue todo

Aquel nefasto día, no volví a la clase. Me fui a casa luego de aquella mamada, Al llegar, Mamá había preparado un pastel. Para conmemorar mi castración como si hubiese algo que celebrar. Su amiga que había conversado un mes atrás, estaba ahí, con su hijo de mi edad. Ella me pidió que le mostrara "mi cirugía". 

"Qué pene lindo. ¡Fue excelente! ¡Esa doctora lo hizo muy buena!" Su amiga dijo.

Aquellas palabras me hicieron sentir aún más molesto, irritado y humillado, pero no dije nada, en cuanto pude me fui a mi habitación y llore mucho, me masturbe hasta quedarme dormido quería sentir mi pene duro todo el tiempo posible mientras fuese posible por lo menos eso pensaba en ese momento.

El lunes, regrese a clases, una compañera, durante el descanso, me dijo. 

-“Oye, déjame verlo" Me dijo.

Me sorprendí, haciéndome el desentendido. Ella insistió.

-"Sé que han castrado. Quiero ver". Dijo ella
-“¡Que claro que no!” Le dije indignado, pero con mi negativa, ella amenazó.
-"Si usted no me muestra cómo quedó, voy a contar a todos que te cortaron. Y vamos, aprovecha que no hay nadie en el salón”. Insistió ella en un tono más severo.

Temiendo una mayor exposición, cedí, me bajé mi pantalón y trusa. Ella, acercándose me tocando, luego dijo.

-"¿Puedo tocar?", Mientras apoyaba sus dedos en mi pene para examinar la cicatriz. 
-"¡Asentí! 
-“Cuando me case, voy a castrar a mi marido también!” Después de clases, ve al baño dijo ella.

Luego de clases me presente en uno de los baños más alejados de la escuela donde ella ya me esperaba desnuda, me hizo entrar a un cubículo se sentó sobre el escusado (water) me desabrocho mí pantalón dejándolo caer a mi tobillo, luego me masajeo mi pene por encima de mi trusa hasta que me la bajo lentamente, hizo que mi pene quedase duro antes de comenzar a darme una mamda.

 "Ya que cortaron tus huevos, ahora podemos divertirnos sin riesgo". Dijo mientras me lo chupaba.

Según ella, los castrados deben servir a las mujeres, siempre, sin nunca sentir otro placer sino el de la sumisión, desde ese día y bajo amenaza de que mi secreto de que era un eunuco me volvió su esclavo sexual, además del sexo que tenía con ella también estaba el que todos los viernes debía darle a la directora aun hoy sigo siendo el esclavo sumiso de mi compañera que se volvió mí esposa años después, demás está decir que mis notas mejoraron mucho desde que fui castrado.





Autor: Manhoo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

PORRISTA UNIVERSITARIA

Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos......


PORRISTA UNIVERSITARIA.
Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & Darksoul




Soy Sergio de 23 años moreno, alto y de buen cuerpo y hasta no mucho tiempo atrás bien dotado. Me apodan el alacrán por el tatuaje que tengo en uno en uno de mis hombros. Todo ocurrió cuando cursaba el primer semestre y otros chicos crearon un equipo de futbol y me preguntaron qué si quería jugar con ellos, a mí me gustaba desde chico ese deporte, así que acepte sin vacilación alguna.         

Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos. Me excite tanto de solo imaginar que esa boca me hiciera un buena mamada que tuve una erección, uno de mis compañeros dijo:

-“Veo que te gusta esa chica”. Dijo mi amigo.  
-“Si, de solo verla me ha excitado”, Le respondí.         
-“Eso se te nota, pero cálmate o las va a asustar”. Añadió mi amigo.

El tenía razón entrenaba con el típico short, de futbolista cortos, ajustados y blancos con mi pene que parecía un tubo de más de 20 cm ya queriéndose salir, tenía que calmarme. Ese día terminó y regresé a casa y corrí al baño a masturbarme imaginándome como seria penetrar a esa chica.     

Los días pasaron y no dejaba de entrenar y ver esa linda chica hasta que un día el balón salió de nuestra cancha y cayo donde ellas estaban, ufff me sentí en el paraíso, el balón quedo justo en la mitad donde estaban todas esas lindas chicas me comencé a excitar, pero recordé que tenía mí short por lo que me relajé hasta que una de ellas me dijo:   

-“Aquí está su balón y tengan cuidado que pueden llegar a pegarle a alguien”. Dijo la chica.

Era ella la vi ahí frente a mi ufff a propósito cuando me estaba entregando el balón le toque las manos, se me hizo la difícil hasta cuando algo paso y me dijo:   

-“Se te nota un buen equipo”. Dijo Ximena.     

Noté que estaba con media erección, pero sin apenarme le dije.       

-“No es nada, aun duerme jajajaja”. Dije con una sonrisa picará.
         
Ella soltó una media risa y se puso algo roja, antes de decirme.       

-“Mucho gusto soy Ximena, ¿eres el jugador al que le dicen alacrán cierto?”. Pregunto Ximena.       
-“Si, le respondí, soy Sergio” Le dije.    
-“Tienes buen cuerpo y se ve que eres lindo”. Dijo ella,        
-“Gracias tú no te quedas atrás eres hermosa, hace tiempo que te observo”. Le dije.        
-“Si lo he notado, hasta mis amigas y yo te hemos visto”. Me dijo ella.      

Jajajjaja todas sus compañeras se reían sonrojadas y con una mirada picara, resulto que mientras yo jugaba ellas también me observaban y me vieron con una erección en más de una ocasión. Pensé que esas chicas no eran tan ingenuas como los chicos creíamos. Le dije a Ximena que si quería ir a tomar algo después del partido. Ella me dijo que sí, pero luego añadió.

-“Ten cuidado que soy una amazona”. Dijo Ximena.  
-“Lo tendré”. Le dije.

Cuando termino el partido me dirigí hacia los vestidores para cambiarme pero en lugar de entrar a mi zona decidí ir a la zona de mujeres para saber si estaba Ximena, pero ella no estaba ahí, estaba mi buen amigo Samuel teniendo sexo con otra chica que gemía de lo rico, no dije nada así que salí para ducharme creyendo que ese día no pasaría nada, al entrar al vestidor de hombres se me hacía raro escuchar pasos pues ya era casi el ultimo, ingrese y estaba Ximena ahí de rodillas frente a un casillero, resultó que ella era la hermana de uno de mis compañeros de juego y estaba sacando algo que Daniel su hermano le había guardado. Aproveche y cerré la puerta, para que nadie nos molestara. 

-“¿Qué haces aquí este lugar es solo para hombres?” Dije en un tono de asombro y rudeza.         
-“Es que mi hermano se le olvido sacar mi ropa y entregármela y me toco venir hasta aquí por ella ya que mi casillero está dañado” Me Respondió.
         
-“Tu hermano no te dejaría entrar aquí con esa ropa y más si hay hombres te podría pasar algo”. Le dije.
-“¿Qué me puede pasar? Aun más quien dice que no quiero que pase algo”. Me respondió.
         
Me sorprendió su respuesta y sin dudarlo le agarre, sin camisa y todo sudado y solo en short poniéndola contra la pared nos comenzamos a besar mientras sentía como mi pene crecía debajo de mi bóxer y nuestras lenguas se entrelazan mis manos agarraba sus redondas nalgas con esa pequeña minifalda mientras ella gemía y me arañaba la espalda.   

Luego mientras nos besábamos decidí meter mi mano por debajo de su falda ufff que delicia, su vagina estaba toda mojada ella quería que la hiciera mía, ella tampoco dudo en agarrarme mi pene hasta que me la saco y dijo.      

-“Enserio solo he tenido dos novios y a ninguno con un pene tan grande como el tuyo, ¿te la puedo chupar?” Me pregunto.     
-“Claro mi pene es tuyo y quiere que tus labios la prueben”. Le dije excitado.
-“¡Solo deseo tus huevos!” Me dijo algo seria. 

Casi de inmediato ella se arrodillo y se puso a mamar como toda una profesional me chupaba mi glande como nunca antes, de arriba hacia abajo, lo lambia, lo chupaba hasta los huevos luego me daba lengüetazos en el glande ya estaba extasiado era lo que había soñado, ella se lo metía hasta la garganta aunque con dificultada pues por tener un pene tan grande y gruesa como la de un buen chaval moreno que era, me estaba no aguante mucho debo reconocer y me vine en primer chorro de semen, ella intento sacarse mi pene de la boca pero la agarre de la cabeza duro y la sujete a mi pene, hice que se tragara toda mi leche, ella me miraba con los ojos llenos de lágrimas.

Mientras limpiaba mi erección de todo mi semen, le dije.      

-“Veo que te gusta chupar, ¿te gusto mi leche?” Le Pregunte.
-”Ummmmmm, Síiii”. Me dijo.   

Para luego seguir chupando mi pene se pasó media hora chupando mi pene mientras ella me daba una gran mamada ella misma se daba dedito estaba mojadita y otra vez me corrí en su boca llenándole sus deliciosos labios de mi espeso y blanco semen, luego de esa segunda gran corrida busque rápido unas colchonetas que habían en los vestidores y la puse sobre el piso con las piernas abiertas le quite la faldita y pude ver que traía una tanga de hilo dental que rompí con brusquedad en mi desesperación por penetrarla.   

-“¿Qué te pasa eres un salvaje? Me dejaras sin ropa para ir a casa” Me dijo.         
-“Cállate puta y disfruta de todo lo que te hare”. Le dije.

Ella me miro con una extraña mirada pero no dijo nada solo de dejo hacer, la tome con más fuerza y le abrí las piernas tenía una rajita depilada y rosadita ya toda mojada, no pude evitar meter mi cara y darle lengua le chupaba su vagina mientras ella gemía y se retorcía de placer, parecía un maldito perro callejero bebiendo agua de su raja me excitaba tomar su liquido con mi lengua y mis dos dedos la estaban haciendo llegar a un gran orgasmo hasta que luego de unos minutos ella dijo.      

-“Meeeeee Veeengooooooooo ahhhhhhhhhhhhhh”. Gimió y dijo Ximena.

Ella descargo con fuerza un liquido orgásmico en mi boca mientras le chupaba su vagina, la cambie de posición para colocarla en cuatro patas ahora podía verle sus nalgas y vagina, me enloquecí dándole lengua en el ano mientras metía uno por uno de mis cinco dedos entre su estrecha vagina ella solo gemía sin control.      

Luego de eso ella me acostó para hacernos un delicioso 69 ella se tragaba toda mi pene mientras yo como un demente estaba perdido dándole lengua sobre su ano y vagina era la visión más estupenda de mi vida sus nalgas eran y siguen siendo hermosas, bien cuidadas como trabajadas, firmes, redondas y paraditas.  

-“Métemela quiero que me hagas tuya” Dijo Ximena luego de algunos minutos.  

Ella se me monto y sentí como mis 20 cm de gruesa y dura erección se abrieron paso entre los pliegues de su mojada vagina vi su cara de dolor y placer, se mordía los labios, y me miraba a los ojos como poseída por la lujuria.  

-“Vamos perro hazme gozar mientras aun tienes huevos” Dijo Ximena.    

Ella solo gemía y gritaba mientras la penetraba. Le levanté para chuparle sus pezones rosados de sus grandes pechos, sentía como mi pene entraba y salía llena de líquido vaginal, ella lo disfrutaba como pocas veces vi a una de mis amantes en turno hacerlo, tampoco había penetrado a una mujer como lo hice ese día, la tenía controlada sentía como su cuerpo se pegaba al mío como ya no se resistía al placer que estaba sintiendo.

La levanté con mis brazos para seguirla penetrado con su espalda pegada a los casilleros. Ella solo gemía “ahhhahaahahhaa siiiiii ahahahhaa”, luego de unos minutos de nuevo la puse en cuatro patas y la penetre desde atrás tomándola de las caderas, le di tan duro que se escuchaba el rebote de mi cuerpo contra sus nalgas, mientras le taladraba la vagina con mis dedos iba trabajando su ano, me eche buena saliva mientras ella gemía primero fue un dedo. Ella trataba apartarse, pero era imposible cada vez que lo hacía más duro lo clavaba y la pegaba a mí, sacaba todo mí pene y de un solo empujón se lo metía, ella gritaba y gemía de dolor y placer decía.

-“Vamos sigue, sigue ahahahahhahahahahhahahahha”. Decía Ximena.      

Cambiamos de posición la senté sobre mis piernas de frente hacia mí, nos besábamos mi lengua llegaba hasta lo más profundo de su garganta mientras ella solo gemía; saque mi pene de su vagina y la arrodille de nuevo la puse a mamar mi erección parecía un bebe chupando, pero si por Dios que forma de mamar buscaba leche y no se la iba a negar por tercera vez, me vine en su boca y ella toda obediente se tragó hasta la última gota.  

Descansamos unos minutos en que solo no besamos luego me escupí mi pene con mucha saliva, le abrió sus nalgas y coloco mi glande sobre su ano, para despacio introducirlo ella gemía, mientras con mis dedos le frotaba su clítoris para que se relajara más, el placer se fue apoderando y el dolor se mezcló con el deseo de ser penetrada mi pene no tardo en estar todo dentro de su ano me movía lento aun no la quería lastimar, le di tiempo hasta cuando ella comenzó a moverse y gemir sin parar supe que era el momento de  comenzar a romperle su ano, ella gemía y me besaba con muchas ganas hasta que sentí como soltaba un chorro de su liquido se había venido otra vez. 

Luego de eso ya no aguante por mucho y me vine dentro de sus entrañas, era mi cuarta eyaculación en menos de dos hora sudados y cansados me levante y la ayude a colocarse de pie y vi como por su aun abierto ano salía mí semen, me sentí con el ego crecido pues me había comido lo que quería, nos duchamos juntos y le di un beso en gratitud a su sumisión estaba por comenzar a vestirme cuando ella me dijo al oído. 

-“¡Es hora de pagar!” Escuche susurrarme a Ximena. 

Pensé por uno momento que ella se refería a dinero, pero de pronto sentí que algo que pincho en la nuca y en dos segundos todo mi cuerpo se engarroto, apenas podía respiras y mover mis ojos, estaba paralizado, me fui de espaldas, de no ser por Ximena hubiese azotado en el suelo sin meter las manos.

Ximena me arrastro hasta el largo banco entre los casilleros que habíamos estado usando para tener sexo, donde me recostó boca arriba mi pene estaba en erección apuntando al techo por alguna razón más duro que nunca antes, incluso podía sentir abundante liquido pre seminal resbalar por mi miembro, ella se mondo sobre mí, restregando sus labios vaginales sobre mi vientre, luego se inclinó aplastando sus grandes senos sobre mi pecho para decirme.

-“Tranquilo cariño te inyecte una algo de las toxinas butulinicas pero no temas no morirás solo no podrás moverte en una hora, tiempo más que suficiente para que obtenga mi pago”. Dijo Ximena.

Luego fue hasta el casillero de su hermano saco su bulto y de él extrajo un burdizzo de mangos pequeños todo plateado, me estremecí al verlo regresa a donde estaba paralizado con aquella herramienta, viendo la expresión de mis ojos que de seguro denotaban miedo, ella me dijo.

-“Veo que sabes para lo que sirve esta herramienta ¿verdad?” Dijo ella.
-“¡Si, estas en lo correcto la voy a usar contigo!” Añadio Ximena.
-“Como te dije soy una amazona, y te dije que tus huevos son míos, todo hombre que tiene sexo con una amazona ya no pude volver a tener sexo con otra, por lo menos siendo un hombre completo”. Dijo Ximena mientras acariciaba mis huevos.

Luego sentí como me apretó mis expuestos huevos para jalarlos hacia mis rodillas, sentí cuando coloco las frías mandíbulas del burdizzo en la parte alta de mi escroto, sentí cuando tomo mi pene y se lo llevo a su boca para de nuevo comenzar a darme una mamada, luego de unos minutos se sacó mi pene de su boca solo para hablar.

-“Mejor disfruta que será tu ultima eyaculación como hombre”. Dijo ella para continuar chupando mi pene.

Su mamada se prologo por varios minutos, traté de aguantar tratando de ganar tiempo para poder moverme para evitar ser castrado, pero ella era una experta mamadora y pese a ya haberme corrido cuatro veces luego de 15 minutos comencé a sentir que estaba próximo a correrme de nuevo, traté en vano de aguantas mis músculos no me respondían y de pronto, mi pene comenzó a disparar mi espeso semen, en el justo momento del segundo disparo sentir el terrible mordisco del burdizzo sobre mi escroto.

Mis ojos casi se me salen de mis orbitas del terrible dolor que sentí, mi pene sin embargo siguió lanzando chorro tras chorro de mi leche que Ximena lucho por beberse, aunque mucho se le escapó de su boca para bañar mi pene y huevos moribundos, aún estaba temblando de dolor cuando sentí un segundo fuerte apretón del burdizzo que hizo que mis ojos quedaran en blanco y me desmaye por el dolor.

Para cuando desperté Ximena ya estaba vestida, al ver que abrí los ojos me dijo luego de darme un dulce beso en los labios.

-“Bienvenido a tu nueva vida como eunuco”. Me dijo ella.

Llore en ese momento de impotencia y terror, ya medio podía moverme y antes de irse ella se dio la media vuelta y me dijo.

-“Ni se te ocurra contar algo a alguien o mostrare el video editado en donde se muestra como me violaste y luego te castre, iras a la cárcel y ahí los eunucos no la pasan muy bien, si no dices nada podrás seguir teniendo sexo no solo conmigo sigo con varias de las porristas todo depende de ti cariño”, Dijo Ximena para luego irse.


Han pasado ya varios años de aquello, no dije, por miedo a ser señalado, Ximena me entregaba dosis de testosterona que no sé de donde las sacaba, lo que mantuvo mi cuerpo masculino y mi pene con vida, cumplió lo dijo tuve mucho sexo con las porristas pero ya no era lo mismo, simplemente ya no sentía el mismo, placer ni la misma urgencias por correrme como antes aunque podía durar horas dándole placer a la chica en turno no que me creo una gran reputación en la universidad.



Autor: Anónimo & Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LENI EL ESCLAVO

Aquella tarde Sandy una hermosa como espigada castaña de senos pequeños y pezones como labios vaginales rosados había invitado a sus dos mejores amigas, de 25 vivía solo en una gran mansión, sus padres murieron cuando tenía 19 años dejándole una enorme fortuna, por lo que podía vivir sin preocupación alguna, pero ella tenía gustos muy peculiares, que Rosy y Alma compartían al 100 % con ella, las tres jóvenes mujeres odiaban a los hombres y pensaban que habían sido puesto en el mundo para servir y dar placer a las mujeres, eran los que se conocen como unas Feminazis......


LENI EL ESCLAVO.
Aquella tarde Sandy una hermosa como espigada castaña de senos pequeños y pezones como labios vaginales rosados había invitado a sus dos mejores amigas, de 25 vivía solo en una gran mansión, sus padres murieron cuando tenía 19 años dejándole una enorme fortuna, por lo que podía vivir sin preocupación alguna, pero ella tenía gustos muy peculiares, que Rosy y Alma compartían al 100 % con ella, las tres jóvenes mujeres odiaban a los hombres y pensaban que habían sido puesto en el mundo para servir y dar placer a las mujeres, eran los que se conocen como unas Feminazis.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [FEMDOM] [DOMINACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Aquella tarde Sandy una hermosa como espigada castaña de senos pequeños y pezones como labios vaginales rosados había invitado a sus dos mejores amigas, de 25 vivía solo en una gran mansión, sus padres murieron cuando tenía 19 años dejándole una enorme fortuna, por lo que podía vivir sin preocupación alguna, pero ella tenía gustos muy peculiares, que Rosy y Alma compartían al 100 % con ella, las tres jóvenes mujeres odiaban a los hombres y pensaban que habían sido puesto en el mundo para servir y dar placer a las mujeres, eran los que se conocen como unas Feminazis.

Pero alrededor del mediodía Sandy recibió un paquete de entrega especial, “5” como informaron que debía llamarlo llego custodiado por tres mujeres, 5 era hermoso adolescente que según tenía 16 años, pero aparentaba 15, de piel blanca, nalgas firmes como paraditas, vientre plano ojos claros y cabello castaño, portador de un buen pene y huevos pese a su edad, por lo que había visto en los videos de la página secreta de la que era miembro vip, dicha membresía esta de una cifra de 6 números al año, pero para Sandy eso la tenía sin cuidado. 

“5”, fue bajado de la camioneta cerrada, apenas vestido con un suspensorio de cuero que dejaba sus bellas nalgas adolescentes al descubierto, portaba un collar de metal de color negro en el cuello iba con un antifaz de cuero negro sobre sus ojos y sus brazos esposados a la espalda una mordaza de bola de color negro bien asegurada detrás de su nuca impedía que pudiera hablar, aquello fue una visión que hizo humedecer la tanga que portaba Sandy apenas ver al adolescente, que pronto estaba de pie en la amplia sala de lujosa sala, las mujeres le entregaron la cadena con la que guiaban al adolescente lo que hizo estremecer a Sandy.

-“Ahora es suyo, ¡que lo disfrute!” Dijo la que parecía la líder de aquellas mujeres.

Luego las tres estrecharon la mano de Sandy y se marcharon, dejándola sola con el adolescente que permaneció sin moverse en medio de su sala, Sandy no sabía cómo debía proceder, era su primer esclavo que poseía, aunque tenía ideas muy claras de lo que deseaba hacerle al indefenso adolescente, primero se sirvió una copa de un caro vino para luego quitarle primero el antifaz, los ojos de “5” se abrieron poco a poco mientras sus lindos ojos se acostumbraban a un ambiente tan iluminado.

Luego Sandy le quito la mordaza de bola lo que hizo sentir más cómodo al adolescente, para finalmente liberar sus muñecas de las esposas que las aprisionaba desde quien sabe cuánto tiempo de inmediato el adolescente se puso de rodillas ante Sandy, para luego pronuncia unas tímidas palabras.

-“Soy su fiel esclavo ama, ¡por favor úseme como desee!” Dijo el adolescente.

Sandy solo rio, para luego beber de su copa, se le quedo mirando por un largo rato sin que él se atreviera a mirarla a los ojos, Sandy de pronto le ordeno.

-“¡Ponte de pie!” Le ordeno.
-“¡Desnúdate!” Añadió poco después Sandy.  

El adolescente se ruborizo un poco, pero obedeció sin objetar nada en absoluto, pronto estaba como vino al mundo mostrando a los abiertos ojos de Sandy su nueva Ama, su anatomía masculina por completo, su pene estaba sin circuncidar, su prepucio cubría por completo su glande, sus huevos colgaban bajos dentro de un saco de piel blanca sin vello alguno de hecho el único vello púbico que habita era el que estaba en su monte de venus por encima de su pene y era escaso, Sandy noto que toda su zona genitales fue depilada muy bien recientemente. 

“5” se quedó ahí de pie sin moverse como si fuera una estatua viviente siempre mirando hacia abajo, Sandy se le quedo mirando por unos minutos antes de acercarse a donde estaba, para acariciar su lampiño pecho con su mano derecha, que fue bajando por su dorso, llego a plano vientre y no se detuvo, siguió bajando, pronto sus dedos comenzaron a jugar con el escaso vello genital del adolescente, que no se inmuto, la suave mano de Sandy no tardo en levantar su flácido pene, y comenzar a masturbarlo lentamente poco a poco el pene del adolescente se fue endureciendo y Sandy, descapucho su pene para poder apreciar su rosado glande.

Aquel placentero manoseo para el adolescente duro unos pocos minutos, pero fue suficiente para que del ojo de su hinchado glande en forma de casco comenzara a emanar liquido pre seminal, Sandy lo noto y dejo de masturbarlo lo cual hizo dándole un fuerte manotazo a su endurecida erección, qué por supuesto le provoco mucho dolor, pero apretó los dientes para no emitir ningún sonido, luego ella se pasó a la parte de atrás de “5” para acariciar sus lampiñas nalgas.  

Sandy se las acaricio por unos segundos antes de colocarse en cuclillas, dejo su copa casi vacía en el suelo y con sus dos manos le abrió sus nalgas para revelar el ano rosado, cerradito y bien depilado del adolescente, son uno de sus dedos lo palpo e intento introducirlo, lo que provoco que el adolescente se estremeciera, ella sonrió con esos comprobó que era virgen de esa zona, lo que le agrado, luego tomo su copa y se puso de pie para ordenarle.

-“¡Vístete!” Le ordeno Sandy.

“5” la obedeció tomo su suspensorio de cuero y se lo coloco para quedar de nuevo inmóvil esperando nuevas órdenes, Sandy tomo la correa que aun pendía de su cuello y lo llevo a una habitación donde le dijo que permaneciera hasta que viniera por él, sin mirarla el adolescente solo asintió con la cabeza, Sandy se marchó y se preparó para recibir a sus amigas las cuales al cabo de unas tres horas comenzaron a llegar, Rosy fue la primera en llegar en su elegante auto, Alma fue la última también a bordo de un exclusivo modelo de auto, las tres se saludaron y se sirvieron vino de inmediato.   

Luego de una buena platica y varias copas de un buen vino, llego la hora que las tres mujeres estaban esperando, Sandy dijo.

-“Hora de la diversión chicas”. Dijo Ella.

Las tres rieron al tiempo que comenzaron a despojarse de sus finas ropas, hasta quedar solo en ropa interior, casi al unísono las tres se despojaron de sus sostenes (corpiños) Alma y Sandy tenían senos de similar tamaño, pero Rosy que era rubia tenia senos ligeramente un poco más grandes, las tres quedaron portando tangas muy pequeñas las que no tardaron en irse dejando a las tres jóvenes como bellas mujeres al desnudo, Sandy fue por “5” que llevo a su habitación momentos después tirando de la correa asegurada a su collar del cual despojo y le ordeno para el beneplácito de sus invitadas.

-“Desnúdate”. Ordeno Sandy.
-“Si, Ama”. Fue lo único que dijo “5” antes de quedar desnudo.

El adolescente estaba visiblemente avergonzado, las tres mujeres tenían sexos bien depilados sin nada de vello que cubriera sus lindas rajas, Alma y Rosy de pronto lo agarraron de los brazos para ponérselos tras la espalda, evitando todo movimiento de su parte. Sandy se acercó, y poniéndose frente a él empezó a acariciarle su pecho como lo hizo antes, de pronto entre las tres hicieron que cayera al suelo, mientras seguía siendo dominado por ellas.

Alma y Rosy sujetaron sus brazos impidiéndole que se moviera, Sandy se sentó encima del adolescente, sin meterse su ya endurecido miembro en su raja, aunque lo masturbaba de la manera más sensualmente posible que le habían hecho nunca, los labios vaginales de Sandy estaban masajeando su pene, restregando sus jugos por toda su dura erección, incluso sus huevos quedaron bañados de sus cálidos juegos.

“5” gimió sin poder controlarse, el placer que estaba sintiendo era inmenso, Sandy sabía que yo el adolescente no se iba a resistir, tomo su pene se colocó entre sus piernas para meterse su pene a la boca, el adolescente exhaló un largo suspiro de placer y se dejó deleitar por la succión de mi pene. Sus manos ya no pugnaban por liberarse, sino por tocar, y de eso se aprovecharon Alma y Rosy, que dejaron que les tocara lo que quisiera sus senos, vagina y nalgas mientras Sandy continuaba dándola una mamaba. Tras aquello las otras dos también se arrodillaron para darle una su pene era de por lo menos de 19 cm les las tres hicieron que se corriera con una gran cantidad de semen en sus bocas hasta quedar bien saciadas de leche de hombre.

Luego que “5” se corrió por tercera vez hicieron un descanso, para que recuperaran fuerzas, pero poco después ya estábamos otra vez a la carga. Habían decido con anterioridad las tres que iba tener sexo con el chico hasta que ya les quedaran ganas, después de todo era el único sexo que como hombre iba a tener el nuevo esclavo de Sandy. Ella había decido que “5”debía ser convertido en un fiel sirviente eunuco para el resto de su existencia.

Por las próximos tres días tuvieron toda clase de sexo con el adolescente, no se reservaron ninguna perversión incluso al pobre de “5” le costaba orinar de lo dolorido que le quedó su pene. Las penetro a las tanto por delante como por detrás incluso le hicieron rusas, viniéndose sobre sus senos de las tres, aunque disfruto por mucho de la que le hizo Rosy, hicieron que las masturbara a las tres e hicieron que se corriera varias veces sobre sus rostros, senos, raja y nalgas de las tres llego un momento al tercer día que el pene del cansado adolescente ya no expulsaba más semen, fue cuando las cosas se pusieron más intensas.

Las tres continuaron con su desenfreno sexual por todo otro día hasta que casi le arrancan el pene y huevos al pobre adolescente. Aunque disfruto mucho “5”, fue una experiencia muy dolorosa como para querer repetirla muy a menudo al quinto día las cosas cambiaron. Aquella mañana Sandy lo amarro a una silla de la cocina, mientras ella calentaba las afiladas cuchillas de una tijera, Alma tomo el pene del adolescente y comenzó a darle una suave como sensual mamada, mientras jugaba con sus bajos huevos, “5” tardo en venirse, pero al final lo hizo, aunque no fue una descarga abundante, segundos después de venirse Rosy tomo su prepucio aun con su pene palpitando y lo estiro con fuerza.

Con horror el adolescente presencio como Sandy dirigió la ardiente tijera a su pene pensó que se lo iba a cortar, instintivamente movió su cabeza negando aquella acción, pero no se atrevió a decir ni una sola suplica, cerró los ojos y los abrió grandes cuando sintió una gran punzaba golpearlo, Sandy le había cortado su prepucio circuncidándolo, con horror vio cómo su pene sangraba y todo su cuerpo se convulsiono hasta que se desmayó de dolor, escuchando las risas de aquellas tres mujeres.

“5” aunque su verdadero nombre era Leni, había sido secuestrado desde los 3 años y entrenado para ser un sumiso como obediente esclavo, sometido a toda clase de castigos cuando alguna vez intento revelarse o escapar, por los siguientes tres días estuvo ardiendo en calentura los cuales paso con una mínima ayuda de su Sandy, quien lo dejo sufrir, con su pene palpitando dándole dolor intenso al pobre adolescente, por casi dos meses las tres mujeres lo dejaron en paz de hecho ya Alma y Rosy no estaban en la mansión aunque llegaban de improviso cada tanto.

Para el final de aquellos dos meses, el pene de “5”, ya se había curado y el adolescente estaba de nuevo sano fue entonces una tarde que de nuevo él fue llevado a la habitación de Sandy, donde ya las tres mujeres esperaban desnudas, Sandy le ordeno que se pusiera a cuatro patas Alma se colocó casi también en cuatro patas a su lado derecho para observar su rostro Rosy le acaricio sus nalgas por unos segundos antes de abrírselas justo para que Sandy que portaba un gran dildo metálico que zumbaba (zzzzzz) lo penetrara analmente sin contemplación alguna.

Alma fue testigo de la expresión Leni fue la de sorpresa, angustia y dolor lo que hizo reír a Alma, las mejillas del adolescente se ruborizaron mientras Sandy continuó penetrándolo, violándolo con el dildo, luego de unos minutos saco el primero de los dildos y Rosy le escupió directamente en su abierto ano, Sandy tomo un dildo aún más grueso como largo y lo penetro, todo el cuerpo del adolescente se estremeció de dolor.

Aquello continuo entre risas y burlas de las tres mujeres con Alma sujetando su mentón para poder ver sus expresiones faciales, Sandy y Rosy que se turnaban sacaban y metían el dildo a gran velocidad, masacrando el ano del Leni, quien solo gemía y daba quejidos cada tanto, de pronto el adolescente sintió su pene comenzar a palpitar hasta que arrojo una gran carga de su espeso semen, hacía más de tres semanas que no se corría y lo hizo de manera enorme. Seis poderosos chorros se espeso semen salieron disparados de su pene, provocándole un enorme orgasmo, el más intenso y ultimo como hombre de su toda su vida. 

Aun Leni se estaba recuperando de su tremendo orgasmo con el dildo bien insertando en su ano aun vibrando a la máxima velocidad con su pene aun goteando semen cuando Sandy tomo sus huevos los cuales estaban aún sueltos, apenas se contrajeron cuando se vino, los jalo hacia atrás y sin decir palabra alguna “5” sintió algo metálico que toco su escroto, luego un fuerte pellizco, sus ojos se abrieron grande y no pudo evitar gritar de dolor.

-“AAAAAAAAAAAHHHHGGGGGGYYYY”. Grito Leni.

Sandy había aplastado la parte superior de su escroto con las mandíbulas de un Burdizzo, el dolor fue tremendo para el adolescente que sin embargo no perdió el sentido, pero se quedó retorciéndose con las manos agarrando sus huevos, Alma tomo sus manos luego de unos segundos y se las esposa a la espalda. Rosy tomo el burdizzo para darle otro fuerte apretón al escroto del adolescente, lo mismo hizo Alma minutos después, el escroto de Leni quedo con tres líneas rojas bien marcadas.

Para cuando Alma dejo de presionar el burdizzo sobre el escroto de Leni esté ya estaba sin sentido sobre el piso, las tres mujeres rieron y notaron se también se habían corrido sin darse cuenta de lo excitadas que estaban.

Leni o “5” como le dice Sandy aún vive en su mansión, sus testículos son historia ahora seis años después, su cuerpo aun es delgado por la testosterona que ella le administra, pero su pene es apenas visible se encogió hasta casi desaparecer, Alma y Rosy aun van con Sandy para torturarlo o hacer que les coma sus rajas hasta venirse una y otra vez, en una de sus ya famosas orgias orales.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JULIÁN ME SECUESTRO

Aquella tarde de verano Randy un atractivo como joven hombre de 27 años salía de su casa para irse a reunir con unos amigos iba con ropas muy ligeras su idea era pasarla en casa de unos de sus amigos con unas amigas alrededor de una piscina, cuando sintió que algo le pincho en el cuello apenas tuvo tiempo de voltear para ver a Julián detrás de él sosteniendo una jeringa vacía, cuyo contenido no tardo en dejarlo completamente inconsciente a merced de Julián, al que había rechazado pues él no era gay......


JULIÁN ME SECUESTRO.
Aquella tarde de verano Randy un atractivo como joven hombre de 27 años salía de su casa para irse a reunir con unos amigos iba con ropas muy ligeras su idea era pasarla en casa de unos de sus amigos con unas amigas alrededor de una piscina, cuando sintió que algo le pincho en el cuello apenas tuvo tiempo de voltear para ver a Julián detrás de él sosteniendo una jeringa vacía, cuyo contenido no tardo en dejarlo completamente inconsciente a merced de Julián, al que había rechazado pues él no era gay.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [TORTURA] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul




Aquella tarde de verano Randy un atractivo como joven hombre de 27 años salía de su casa para irse a reunir con unos amigos iba con ropas muy ligeras su idea era pasarla en casa de unos de sus amigos con unas amigas alrededor de una piscina, cuando sintió que algo le pincho en el cuello apenas tuvo tiempo de voltear para ver a Julián detrás de él sosteniendo una jeringa vacía, cuyo contenido no tardo en dejarlo completamente inconsciente a merced de Julián, al que había rechazado pues él no era gay.

Randy se despertó en lo que parecía ser una bodega un sótano, con un terrible dolor de cabeza, estaba casi desnudo lo único que le cubría era su ajustado bóxer de cadera baja de color azul estaba amarrado con los brazos en alto formando una “L”, sus muñecas le dolían por estar sosteniendo su peso,  le habían colocado sus tobillos en un tablón de 30 cm de ancho por casi dos metros de largo en que hicieron dos agujeros apenas lo suficientes grandes para que pasaran sus tobillos, lo que lo dejo con las piernas abiertas incapaz de cerrarlas, aquello era un secuestro o una broma de muy mal gusto pensó Randy.

De pronto sintió que una mano lo empezó a manosear todo su cuerpo se estremeció y escucho decir.

-“Hola hermoso”.

El corazón de Randy latía a prisa de temor, sus ojos se abren grandes cuando descubre que era Julián quien le está quitando la mordaza que lleva puesta apenas la retira de su boca Randy empezó a pedir auxilio, gritando con todas sus fuerzas, Julián lo agarra del mentón y le dice mirándolo a los ojos.

-“No grites porque nadie te va escuchar por más que grites”. Le dijo Julián.
-“¿Por qué me tienes aquí? ¿Qué quieres de mí?” Pregunto Randy.
-“Te quiero a ti, a tu cuerpo, ahora soy tu dueño me perteneces eres mi juguete y haré contigo lo que me plazca es mejor que colabores si no te voy a tener que castigar entendido” Dijo Julián.

-“¡DEPRAVADO SUÉLTEME TE VOY A MATAR!” Le grito Randy.

Julián le dio un puño tan fuerte en el rostro que le reventó el labio a Randy y le dijo

-“Así que eres rebelde pero te voy a domar.” Dijo Julián.      

Julián no tardo en agarrar una tijera y destrozar el bóxer de Randy dejándolo completamente desnudo, para luego traer agua y jabón con el que empezó a bañarlo manoseaba todo el cuerpo de Randy, el cual sentía mucha impotencia al saber que otro hombre lo tocaba, cuando termino lo seco con una toalla, para luego irse por casi una hora, dejando solo a Randy.

Cuando Julián regreso lo hizo trayendo consigo un sello de metal al rojo vivo, para decirle.

-“Ahora que eres mío te voy a marcar para el resto de tus días”. Dijo Julián.
-“¡No por favor, no lo haga, hare lo que se…!” Randy no pudo terminar su suplica.

Julián aplico el sello sobre el pecho de Julián al que provoco tanto dolor que se desmayó, cuando recupero el sentido comenzó a insultarlo y Julián agarro un látigo de varias colas con la que comenzó a azotar las carnes de Randy lo hizo muchas veces dejándolo casi inconsciente.   

Transcurrieron unos días Randy seguía atado en la misma posición, Julián lo alimentaba y afeitaba la cara, axilas y genitales también lo bañaba cada día y medio, pero Randy apenas podía moverse, un día Julián llego y lo tomo de los huevos jalándolos hacia atrás para apresarlos con dos tablas planas de color negro, no solo aprisiono sus huevos sino también su pene que quedaron sobresaliendo debajo de las nalgas de Randy, dado que las tablas topaban con sus piernas, el cuerpo de Randy se vio obligado a quedar un poco encorvado hacia adelante.

Luego de eso Julián comenzó a lamber todo su cuerpo cosa que le provoco mucho asco a Randy las lambidas continuaron hasta que su lengua llego a sus nalgas que habían quedado a su merced, Julián se las abrió y empezó a meterme uno de sus dedos por el virginal ano de Julián, que se estremeció al sentir violado su tan preciada virginidad, dignidad y masculinidad. 

-“¡No por favor, no más!” Suplico Randy.

Pero Julián no hizo caso alguno a sus suplicas y comenzó a dilatar su ano colocando lubricante y saliva al tiempo que comenzó a introducir uno de sus dedos profundamente en Randy, no tardo en meter dos dedos, los metía y los sacaba despacio lo que redujo el dolor que sentía incluso comenzó a disfrutarlo, en ese momento Julián introdujo tres dedos, Randy no sabía que pensar le dolía, pero le gustaba, para el cuarto dedo era más dolor que placer lo que sentía.

-“Aaaahhh aaaahhhhg”.Gruño Randy de dolor.

Julián entonces saco sus dedos y comenzó a estimular su pene que ya estaba erecto, de pronto Randy sintió como comenzó a introducirle una antena por su uretra, su erección se vino abajo por el dolor que sintió.

-“Eso no te gusta verdad, creíste que lo ibas a disfrutar nada más, jajajaja aquí mando yo idiota”. Dijo Julián.

Casi de inmediato le apretó los expuestos huevos a Randy como su pene.

-“AAAAHH NOO AHHHHHGG” Grito de dolor Randy.
-“¡Por favor no más!” Suplico Randy era muy doloroso, lo que Julián le hacía.

Dado que estaba obligado a estar encorvado, sus nalgas quedaban expuestas Julián se las abrió y coloco su glande sobre su ano, apenas presiono un poco y su glande entro por completo, apenas se quedó quieto dos segundos antes de comenzar a embestirlo con movimiento salvajes como violentos, lo que hizo dar un gran alarido de dolor a Randy, al sentirse desvirgado de aquella forma tan brutal.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito Randy.

Una y otra vez, era penetrado violándolo sin compasión alguna, cuando su recto empezó a contraerse el dolor fue insoportable para Randy, quien ya no tenía noción del tiempo, creyó que moría de dolor sus piernas apenas lo podían sostener, sentía como su ano se desgarraba por el pene de Julián que pese a solo tener 22 cm de largo y no ser muy grueso, lo sentía como si fuera un poste el que lo estaba penetrando sin piedad.

-“¡No, ya nooooo más por favor!” Suplico Randy.

Como el pene de Randy aun tenia insertado la antena que era un objeto metálico, Julián lo aprovecho para darle una descarga eléctrica que le llego hasta su vejiga, el dolor que sintió fue demasiado no supo a bien cuantas descargas le dio antes de perder el conocimiento, cuando despertó de nuevo solo sentía un terrible dolor, no podía moverse, pero sentía como el pene de Julián aun lo penetraba, de pronto escucho un gruñido y fuerte jadeo de su violador.

-“AAAAAHhh… ¡Me Vengooo!” Dijo Julián. 
-“¡NO, POR FAVOR SAL, SALTE!” Grito con desesperación Randy.      

Pero Julián hizo de nuevo caso omiso de su suplica para llenar sus entrañas de su espeso semen, hasta que descargo por completo sus huevos, cuando termino de venirse aun jadeante extrajo su palpitante pene aun goteando semen del interior de Randy que quedo mancillado, humillado y agotado llorando sostenido por sus muñecas, mientras Julián se marchó riendo lleno de felicidad.

Julián comenzó a violar y torturar a Randy sobre todo le gustaba azotarlo, golpear sus gordos huevos y por supuesto violarlo, luego de tres meses de esa rutina la voluntad como la mente de Randy estaban ya sometidas a la voluntad de Julián, pero aún faltaba algo para que Randy fuese de verdad un completo esclavo totalmente sumiso.

Un día Julián llego trayendo consigo una tijera de las usadas para destazar pollos en las pollerías, se acercó a Randy, le abrió las nalgas y comenzó a lamber su ano, para luego bajar hasta sus hinchados huevos, dos días antes los había azotados hasta dejarlos del triple de su tamaño normal pese a que ya se habían deshinchado algo aún estaban muy sensibles e hinchados, Randy se estremeció de dolor cuando Julián agarro sus huevos primero para luego pasar a su pene que comenzó a masturbar.

La mano de Julián se movía con prisa por el pene de Randy que no tardo en ponerse todo lo rígido que era capaz, la lengua de Julián recorría los hinchados huevos de Randy, aquello era doloroso y placentero al mismo tiempo, apenas pasaron unos minutos antes de que el pene de Randy comenzara a palpitar, lo que hizo que la mano de Julián acelerara el ritmo, apenas pasaron unos segundos antes de que el palpitante pene de Randy comenzar a expulsar semen a raudales fueron seis grandes chorros de espeso semen, los que lanzo, Randy estaba aún jadeante cuando Julián coloco la tijera sobre las tablas negras que aprisionaban los genitales de Julián desde hacía meses.

Julián sin decir nada comenzó a cerrar las cuchillas de la tijera, el cuerpo de Randy se estremeció de dolor como nunca antes cuando sintió como las afiladas cuchillas comenzaron a cortar la piel de la base de sus genitales.

-“AAHHHHH NO ALTO, NOOO POR FAVOR”. Grito aterrado Randy.

Pero ya era tarde por más que rogara Randy, ya que Julián estaba decidido a hacerlo su esclavo eunuco nulo de por vida, las cuchillas siguieron cortando y unos pocos segundos luego de comenzar el pene aun chorreando semen como el escroto unido a su miembro conteniendo los huevos de Julián cayeron al suelo cercenados, las tablas que hasta ese momento habían retenido a los genitales también cayeron al suelo, seguida de una gran hemorragia, todo el cuerpo de Randy comenzó a sacudirse, no hubo gritos, ni jadeos solo convulsiones hasta que por fin se desmayó de dolor.


Aquello fue hace seis años Randy sigue siendo el esclavo de Julián que adora tener su pene palpitando en su boca y ano, disfruta con locura de su semen, mientras aun lo buscan por sus padres y amigos nadie lo ha vuelto a ver desde aquella tarde de verano, Julián es un eunuco sumiso completamente dominado a la voluntad de su secuestrador y ahora amo, que disfruta de ver la entrepierna vacía de su eunuco cada que le da una mamada o antes de que lo penetre.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JONAS Y SU HERMANA

Jonas tenía 14 años cuando sus padres murieron en un accidente, su hermana en ese momento de 20 años se hizo cargo de él, dado que ella era la mayor heredo todo y la parte que le tocaba a su hermanito ella lo debía administrar, para sorpresa de todos vendió todo y ambos se mudaron a una amplia casa en el campo lejos de todo y todos, en aquel lugar Ella convirtió a su tímido hermanito en su sumiso esclavo, no fue difícil para ella hacerlo ya que lo manipulo sexualmente para lograrlo......


JONAS Y SU HERMANA.
Jonas tenía 14 años cuando sus padres murieron en un accidente, su hermana en ese momento de 20 años se hizo cargo de él, dado que ella era la mayor heredo todo y la parte que le tocaba a su hermanito ella lo debía administrar, para sorpresa de todos vendió todo y ambos se mudaron a una amplia casa en el campo lejos de todo y todos, en aquel lugar Ella convirtió a su tímido hermanito en su sumiso esclavo, no fue difícil para ella hacerlo ya que lo manipulo sexualmente para lograrlo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [DOMINACIÓN] [ESCLAVITUD]  


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Jonas tenía 14 años cuando sus padres murieron en un accidente, su hermana en ese momento de 20 años se hizo cargo de él, dado que ella era la mayor heredo todo y la parte que le tocaba a su hermanito ella lo debía administrar, para sorpresa de todos vendió todo y ambos se mudaron a una amplia casa en el campo lejos de todo y todos, en aquel lugar Ella convirtió a su tímido hermanito en su sumiso esclavo, no fue difícil para ella hacerlo ya que lo manipulo sexualmente para lograrlo.

Fue cuando Jonas tenía 15 años recién cumplidos, fue una noche en que Jonas dormía ella se metió a su cama lo que lo despertó de momento quedo con las nalgas al aire, tenía puesta una tanguita roja, bien enterrada entre sus bien formadas nalgas, Jonas apenas vio ese espectáculo, su pene estaba por acabar solo con mirarla, ella hizo que comenzara a acariciarla con su mano pasando sus dedos, por donde se enterraba la tanguita entre sus nalgas, mientras ella le bajo su trusa (slip), para comenzar a masturbarlo muy suavemente, no quería hacer ningún movimiento excesivo.        

Después de unos segundos apenas Jonas estaba por acabar, pero la excitación de algún modo hizo que aguantara, de pronto paso lo impensable, su hermana dejo de masturbarlo, y fui acercando sus nalgas a su cara muy despacito, Jonas pudo olerlo, levanto un poco su cabeza, estiro lo más que pude la lengua, y le lambio toda la tanguita, de bien debajo de sus piernas, hasta arriba donde comenzaba a perderse entre sus nalgas.      

Jonas estaba como loco, quería acabar, seguí masturbándolo, mientras él apoyaba la palma de su mano izquierda en una de sus nalgas, iba intercalando mientras le metía el dedo sobre la tanguita, de a poco fue viendo cómo se mojaba su pene, hasta que empezó a chorrear semen sobre la cama, sentía como le salía el semen, mientras tenía una sensación extraña en las piernas, como de debilidad.  

Una vez que acabo, ella le paso un dedo por glande limpiando los restos de semen que le quedaban, llevándose su dedo a su boca para probar el semen de su hermanito.

Después esa vez, Jonas comenzó a ser manipulado por ella, quien ya lo mandaba como quería comenzó a andar desnudo por la casa, hasta que ella le coloco un collar todo lo acepto Jonas por tener la oportunidad de volver a sentir lo que sintió esa noche.

Un día Jonas ya no aguanto más las ganas con su pene endurecido como una roca, empezó a masturbarme, cerraba los ojos, y escuchaba a su hermana gemir, imaginando que era él quien en ese momento la estaba penetrando, en esos momentos su cuerpo reaccionaba solo, y empezaba a mover la cadera de adelante para atrás, mientras se masturbaba con una mano, mientras que la otra acariciaba su cuerpo.         

En su cabeza, se imaginaba sus gemidos, se repetía a mí mismo, “si toma putita, recibe el pene de tu hermano, ¿te gusta?”, mientras continuaba en su mente escuchando sus gemidos, no tardaba mucho en sentir como acababa, su semen fluía de la punta de su pene, hacia piso su abdomen, huevos o la cama.        

De pronto su hermana entro para ver su pene que estaba a reventar aun arropada por la mano de Jonas, ella fue hasta donde estaba y antes de que pudiera decir algo le agarro su pene para comenzar a masturbarlo mientras lo masturbaba con su mano le pregunto.

-“¿Te gusta verdad? Dijo ella. 
-“Si…” Jadeo Jonas como respuesta.

Ella comenzó a masturbarlo más fuerte y con cara de sádica, hasta que de nuevo Jonas se corrió a mansalva quedando todo su dorso lleno de semen y la mano de ella llena de semen también, Ella se la llevo a la boca para lamber la espesa leche no dejo ni gota, cuando acabo le dijo.

-“Que rica está tu leche hermanito”. Dijo ella.

Viendo que su pene todavía estaba tieso y se la llevo a la boca para exprimirla y sacar hasta lo último de su leche, lo que le hizo sentir una Jonas una sensación extraordinaria nunca antes le habían dado una mamada, cuando Jonas se corrió por tercera vez ella se puso de pie y se dispuso a marcharse, pero antes le dijo.

-“Creo que ya es hora de que te desvirgue hermanito y seas mi esclavo para siempre”. Dijo ella para luego marcharse.

Dos semanas después ya con Jonas ardiendo por tener su primera vez su hermana lo llamo y ante su asombro comenzó a desnudarse ella le enseño como tocar a una mujer que fuera al ritmo que ella le pidiera, le enseño como comerse sus tetas despacito y luego le pidió que se las mordiera ella se quitó su tanga y se abrió de piernas para tomar de los cabellos a Jonas y llevar su boca a su raja que estaba ardiendo y empapada tuvo 2 o 3 orgasmos mientras Jonas le comía su vagina.

Fue cuando por fin fue el turno de nuevo del tieso pene de Jonas que reventar de volver a sentir placer su hermana comenzó a chuparla y chuparla aquello hizo gemir como nunca a Jonas de pronto ella se la saco de la boca y le dijo.

-“Es hora que te desvirgue esclavo”. Dijo ella llamándolo esclavo por primera vez.
-“Vamos ven métemela”. Le ordeno ella.

Ella se tumbó en la cama y Jonas se puso encima de ella, quien tomo su pene para colocar su glande en la entrada de su húmeda raja, de un solo movimiento Jonas la penetro por completo, “ooohhhhh” gimió Jonas al sentir aquella sensación tan caliente, su vagina estaba ardiendo, Jonas no tardo en comenzar a moverse luego se dio la vuelta y le dijo.

-“Tienes que aprender pero no te corras adentro lo quiero todo en mi boca”. Le dijo ella.

Ella lo cabalgaba muy fuerte, sonaban sus nalgas con cada nuevo sentón que ella le daba a Jonas chap chap chap chap y cuando estaba por venirse de desmonto para llevarse a la boca su pene, el semen broto a borbotones sin darle tiempo a ella de tragar Jonas no se había masturbado en tres días y tenía los huevos bien llenos,, los labios como el rostro de su hermana quedaron llenos del tibio semen de Jonas que dio un gran alarido mientras se venía.

Ella algo molesto por lo ocurrido tomo el pene de Jonas que otra vez estaba como una barra de hierro, ella se la trago hasta los huevos para darle una gran mamada pronto Jonas estaba que se iba a correr por lo que ella comenzó a chupar y chupar más fuerte hasta que Jonas no pudo soportar y reventó dentro de su boca esa vez ella se tragó todo hasta que no dejo ni gota del semen de su hermanito, Jonas quedo exhausto sobre el piso con su pene palpitando aún.

Su hermana sintiendo le dio una patada en el pecho que le hizo caer de espaldas con las piernas abierta a Jonas antes de que supiera lo que estaba pasando sintió una fuerte patadas en los huevos que le hizo literalmente quedar con los ojos en blanco luego otra y otra patada, luego de la tercera ya ni siquiera hizo amago por proteger su zona genital, simplemente estaba sin fuerza alguna para moverse, las brutales patadas de su hermana se prolongaron por varios minutos hasta que Jonas termino por desmayarse por el dolor.

Las siguientes semanas fueron muy difíciles para Jonas su linda hermana no perdía oportunidad para humillarlo, torturarlo y por supuesto golpear brutalmente sus hinchados huevos, por casi dos meses tuvo que vivir con dolor constante pues su hermana dejaba a que sus huevos se deshincharan un poco para de nuevo atacar, esto para evitar que el cuerpo de Jonas se acostumbrara al dolor, aquella terrible tortura de ballbusting fue lo peor incluso ella le obligo a tener  sexo con ella varias veces con sus huevos hinchados, lo que fue aún más doloroso para Jonas cada que se venía era como si cristales rotos circularan por su pene.

El clímax de toda esa gran masacre testicular llego tres meses después de perder su virginidad, Jonas fue de nuevo obligado a tener sexo con su ya por completo Ama y hermana, cuando se corrió por tercera vez ella hizo que Jonas se acostara en el suelo boca abajo le amarro sus manos a la espalda cruzados y le abrió sus piernas grandes colocando dos palos de escoba uno en sus robillos y otro en sus rodillas los cuales amarro a ellos lo que dejo sus piernas de Jonas bien abiertas.

Su hermana entonces tomo una cuerda y amarro el escroto de Jonas lo más arriba que pudo, luego la jalo lo que hizo que sus huevos quedasen sobresaliendo por debajo de sus nalgas entre sus piernas, los estiro lo más que pudo lo que por supuesto causo un gran dolor a Jonas, ella trajo un sólido bloque de madera y un martillo para ablandar carne de metal, con el que sin mediar palabra comenzó a golpear los huevos expuesto de Jonas.

Golpe tras golpe Jonas gritaba de dolor hasta que en uno de esos golpes se escuchó un claro sonido, al tiempo que el martillo ablandador choco con su testículo derecho.

-“CRACK”. Sonó.

El cuerpo de Jonas se convulsiono de dolor, su testículo derecho había reventado por fin, su hermana riendo solo dijo.

-“Solo queda uno para que seas un eunuco”. Dijo ella

Para casi de inmediato comenzar a golpear el último de los testículos intacto pero hinchado, Jonas le suplicaba llorando que se detuviera cuando apenas llevaba seis nuevos golpes se escuchó de nuevo.

-“CRAAACK”, Fue un sonido más prolongado que el primero.

Los ojos de Jonas se pusieron en blanco cuando todo su cuerpo se sacudía sin parar, su pene en erección lanzo los últimos tres grandes chorros de semen de su vida que por el dolor no pudo disfrutar, su cuerpo se sacudió por varios minutos hasta que se desmayó.


Jonas a los casi 16 años fue convertido en eunuco para el resto de sus días que pasara como el fiel y sumiso esclavo de su hermana quien disfruta de ver su pene encogido muerto entre las piernas de su esclavo que ahora solo vive para complacerla con la lengua, dedos o ano, ella no se cansa de poseerlo analmente y de disfrutar de su lengua.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CEDIENDO A MÍ ACOSADOR

Los hechos de este relato se remontan a mi adolescencia, desde la escuela siempre fui molestado y golpeado por mis compañeros, por decirlo sufría de bullying aunque en ese tiempo no tenía ese nombre. Me llamo Julián y actualmente tengo 27 años y mi historia comenzó a los 15, cuando iba en prepa (instituto)......


CEDIENDO A MÍ ACOSADOR.
Los hechos de este relato se remontan a mi adolescencia, desde la escuela siempre fui molestado y golpeado por mis compañeros, por decirlo sufría de bullying aunque en ese tiempo no tenía ese nombre. Me llamo Julián y actualmente tengo 27 años y mi historia comenzó a los 15, cuando iba en prepa (instituto).

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [HUMILLACIÓN] [VIRGEN]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & Darksoul




Los hechos de este relato se remontan a mi adolescencia, desde la escuela siempre fui molestado y golpeado por mis compañeros, por decirlo sufría de bullying aunque en ese tiempo no tenía ese nombre. Me llamo Julián y actualmente tengo 27 años y mi historia comenzó a los 15, cuando iba en prepa (instituto).

Como dije siempre fui víctima de bullying por mi apariencia y mi manera de comportarme, soy de piel muy blanca y cabello oscuro, y en aquel tiempo era algo delgado, pero tenía un trasero redondo que resaltaba en mi figura de chico, lo cual me daba aún más problemas porque me generaba burlas de mis compañeros, y hasta solían nalguearme diciendo que parecían nalgas de mujer.    

Entre todos quienes me molestaban había uno que lo hacía de manera constante, su nombre es Darío, era un chico más alto y fuerte que todos en clase por tener dos años más que el resto, había reprobado dos años. El solía acosarme mucho, me jalaba del cabello y me golpeaba las nalgas y me decía que mi trasero estaba para cogerlo, sabía pasar a mi lado y me decía al oído "cuando te dejas coger te corto los huevos". Me molestaba mucho cuando lo hacía y el solo reía a carcajadas. Su acoso fue subiendo de nivel y ya no sólo me nalgueaba, sino que aprovechaba las clases de gimnasia para tocar mi trasero y poner su dedo entre mis nalgas como simulando meterlo.      

Cierto día entré al baño y ahí estaba Darío, traté de no mirarlo y continuar al urinario, terminé y cuando me di vuelta, Darío estaba parado con su pene erecto fuera del pantalón y me dijo meneando su pene con su mano.

-"Mira lo que tengo para tu culito". Dijo Darío.

Me quedé paralizado por un instante viéndolo y luego salí corriendo de ahí mientras Darío se reía. Luego de unos días de seguir soportando su acoso, en clase de inglés nos colocaron en parejas para realizar un proyecto, y como era muy aplicado mi compañero elegido fue Darío por ser bastante dejado en la materia.

No lo acepté y pedí cambiar de compañero, pero el profesor no lo hizo, en fin me tocaría estudiar con mi acosador. Nos encontramos en la biblioteca del colegio y él dijo "voy a estudiar tu culito", yo me enojé y quise retirarme, y fue ahí cuando Darío metió su mano dentro de mi pantalón y bóxer jalándome hacia la silla, caí sentado con la mano de Darío en mi trasero, me quedé quieto mirando si alguien había visto lo que pasó, pero nadie se había fijado, no se un si eso fue para bien o para mal.     

Le pedí que sacara su mano y en lugar de eso puso su dedo en mi ano intentando meterlo, sentí una corriente en mi cuerpo y quedé inmóvil. Pasaron algunos segundos hasta que reaccioné y saqué la mano de Darío de entre mis nalgas, él se reía y pasaba su dedo por su nariz para luego decirme casi en voz baja.

-"Hueles a culito virgen". Dijo Darío.     

Estaba muy sonrojado y salí de ahí sin decir nada. Pero todo el resto de ese día me quede pensando en lo que había sucedido. Al siguiente día volví a estudiar con Darío, pero esta vez nos vimos en mi casa para eso, yo pensaba que en mi casa él ya no me acosaría. Por esos azares de la vida ese mismo día mi madre salió y tuve que recibir solo a Darío, cuando llegó a solas cuando subíamos las escaleras a mi cuerpo él jaló mi pantalón dejando mi trasero desnudo delante suyo, me dio una nalgada y dijo.

-"Que lindo trasero tienes". Dijo Darío.  

En ese momento llegué al límite de mi enojo y traté de golpearlo, pero esquivó mí golpe, Darío reía y me dijo que me tranquilizara, le dije gritando.

-"¿POR QUÉ ME MOLESTAS TANTO? ¿QUE QUIERES?" Le grite.

Ahí fue cuando él me dijo.

-"Quiero penetrarte por el culo. dámelo y te dejo de molestar, pero recuerda lo que te he dicho tus huevos serán míos después". Dijo Darío

Me quedé en silencio unos momentos y dije.

-"Lo que sea con tal que dejes de acosarme". Le respondí, sin pensar en las consecuencias.

Darío sonrió y entramos a mi cuarto, conmigo decidido a todo con tal de librarme de su acoso.

-"¿Qué quieres que haga?" Le pregunté.

Él me pidió vaselina o aceite de bebés. Había visto porno anal por lo que pensaba que podría soportar lo que Darío me pedía con tal de terminar con su acoso.         

Regresé al cuarto con el aceite y Darío estaba en mi cama completamente desnudo, la imagen que tenía de su pene era muy diferente a lo que ahora veía, era un pene grueso de unos 18 cm, tenía mucho vello para su edad, la piel era oscura y lleno de venas ya su glande estaba al descubierto con su prepucio corrido por completo por debajo de su glande en forma de casco.     

Empecé a temblar mientras me acercaba a la cama, Darío me pidió que me desnudara y así lo hice.no estaba excitado ni nada, solo temblaba de nervios, nadie me había visto desnudo y menos un chico. Me senté a su lado y Darío me pidió que me acostara, colocó unas almohadas bajo mi pelvis quedando mis piernas levantadas, se notaba que él ya tenía cierta experiencia. Me miró y comenzó a acariciar mis muslos y mis nalgas.

-"Por fin me voy a comer este culito" dijo mientras acercó su boca a mi ano abriendo mis nalgas.

Comenzó a lamber desde la base de mis testículos hasta mis virginal ano, mis piernas temblaban por la sensación, de pronto siento que mete uno de sus dedos, mi virginal ano permitía por primera vez la entrada de algo. Respiraba hondo mientras Darío metía y sacaba su dedo de mi ano, no me fijé en qué momento, pero ya no era uno sino dos los dedos que estaban abriendo mi ano.     

Mi pequeño pene de 14 cm estaba erecto y disfrutaba de lo que Darío hacía por alguna razón todo aquello me estaba gustando, Darío sacó sus dedos y embarró de aceite su pene y también mi ano, sentí la punta buscando mi entrada virginal y de un solo golpe metió su dura erección desvirgando por completo mi ano adolescente.      

Grité como loco, sentía que su pene me partía a la mitad, la tenía toda adentro y el dolor de mi primera vez recorría todo mi cuerpo. Jadeaba agitado y me mordía los labios, empecé a gemir al tiempo que Darío comenzó a moverse, lo hacía despacio, su pene casi no se movía por lo apretado de mi ano. Puso más aceite y de a poco el pene de Darío se deslizaba más libremente, mi ano dilatado empezaba a darme gozo en cada embestida. 

Darío sudaba y me decía que tenía el mejor culo y que desde que me vio sabía que me penetraría. Chupaba mis pies y yo gritaba pero de placer, su pene le daba a mi ano un placer difícil de explicar a quién no lo ha sentido. Los dos sudábamos y mi cama se sacudía mucho, no sé cuánto tiempo Darío estuvo penetrándome, pero fueron varios minutos quizás media hora, hasta que con una expresión de felicidad gritó.

-"SSIIIIII". Grito Darío.

Entendí que había llenado mi culo de su semen. Darío estaba muy agitado y seguía lamiendo mis pies, sacó su pene semiduro y yo sentí que mi ano quedó abierto. Empezó a besar mis piernas hasta llegar a mi pene erecto, se lo metió a la boca y sentí mi primera mamada, Darío metió dos dedos en mi ano mientras chupaba mi pene, la sensación de sentir ese doble placer me hizo eyacular en la boca de Darío, casi de inmediato se levantó y fue al baño sonriendo, mientras me quedé en la cama con todo el cuerpo electrificado por el placer recibido.         

Cuando regresó Darío me dijo.

-“Me ha encantado tu ano”. Me dijo.

Mi acosador me había dado el mejor placer hasta ese momento de mi vida. Pero aún faltaba algo que no me iba a dar mucho placer, Darío se me acerco y me amarro mis manos a la cabecera de mi cama, luego colocas una almohada debajo de mis caderas, para luego salir me dijo que pronto volvería, por mis huevos.

Me quede jadeante en la cama cuando regreso traía una herramienta algo rara como un alicate (pinza) de metal con una mandíbula con bordes planos, en ese momento no sabía lo que era, pero ahora sé que era un burdizzo, Darío tomo mis huevos y los acaricio por varios minutos lo que hizo que de nuevo tuviera una erección completa.

Fue entonces que coloco las mandíbulas del Burdizzo en lo alto de mi escroto, se inclinó y se tragó mi pene por completo, para comenzar a darme una nueva mamada, unos 20 minutos después, en los que no deje de retorcerme de placer, estaba por venirme con mi pene palpitando en la boca de Darío, cuando el primero de mis disparos salió de mi boca él cerro el burdizzo, mi cuerpo se arqueo en una mezcla de dolor y placer difícil de describir aquel fue el final de mis días de virilidad para convertirme en el eunuco que ahora soy.

Desde ese día su actitud hacia mi cambió, ya no me molestaba, en cambio se volvió mi protector y mejor amigo e incluso amantes a los 21 nos mudamos a vivir juntos, aunque trágicamente murió unos meses después en un accidente de auto nunca olvidaré los momentos de placentera e intimidad con Darío mi acosador me brindo y aunque me volvió un eunuco gracias a él ahora disfruto como no tienen idea cada vez que un hombre de verdad me penetra causándome más placer que cuando aún tenía mis huevos colgando en mí entrepierna.





Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

MÉDICO ME TOCA

Era un sábado en la mañana tenía una cita médica con mi doctora por unos fuertes dolores que tenía en la ingle desde hacía semanas, me bañé y me vestí muy temprano, decidiendo ponerme una trusa (slip) color rojo que me quedaba muy apretado, lo que creo que fue el culpable de todo. Tenía por ese entonces 16 años con una novia, con la que tuve sexo varias veces deliciosamente no con la frecuencia con la que hubiese deseado......


MÉDICO ME TOCA
Era un sábado en la mañana tenía una cita médica con mi doctora por unos fuertes dolores que tenía en la ingle desde hacía semanas, me bañé y me vestí muy temprano, decidiendo ponerme una trusa (slip) color rojo que me quedaba muy apretado, lo que creo que fue el culpable de todo. Tenía por ese entonces 16 años con una novia, con la que tuve sexo varias veces deliciosamente no con la frecuencia con la que hubiese deseado..

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & Darksoul




Era un sábado en la mañana tenía una cita médica con mi doctora por unos fuertes dolores que tenía en la ingle desde hacía semanas, me bañé y me vestí muy temprano, decidiendo ponerme una trusa (slip) color rojo que me quedaba muy apretado, lo que creo que fue el culpable de todo. Tenía por ese entonces 16 años con una novia, con la que tuve sexo varias veces deliciosamente no con la frecuencia con la que hubiese deseado.

Aun así, ese día el medico que me atendió me hizo sentir un placer totalmente nuevo, pero también el ultimo de mi vida como un hombre viril de verdad, fui acompañado por mí padre, pues según mamá era mejor de esa manera. Llegamos a mi cita y me di cuenta inmediatamente como me miraba con ganas aquella doctora madurita de ojos claros y unos 40 años.          

Ya una vez en la consulta después de un rato haciéndome preguntas algo incomodas y personales desnudarme con la mirada me dijo que pasara a la camilla. Ahí me acosté boca arriba y lo primero que hizo fue tomarme la presión, aprovechándose para acomodar mi mano sobre su pene. Lo sentí muy duro ya por encima del pantalón que tenía. Todo aquello me tenía desconcertado, pero de alguna manera muy excitado.

Luego de algunas otras pruebas y manoseos hablo con mi padre, seguramente le pidió que esperara a fuera un momento porque apenas dejo de hablar con él mi padre salió del consultorio diciendo que iría al baño, cosa que por supuesto no le creí pero que creí era lo mejor en ese momento.       

Después que mi padre se marchó ella me bajo rápidamente el pantalón y me subió la camisa para verme mi pecho. Comenzó a palparme mi pecho bajando su mano por mi abdomen, hasta bajarme mi trusa (slip) roja lentamente, para luego palparme mis testículos durante mucho tiempo, hasta que poco a poco mi pene se fue poniendo durísimo por tanto manoseo en mi área intima.
           
Después de que era muy evidente, ella sin reparo alguno y lo agarro fuertemente con su mano, diciéndome:

-“Se te ha puesto muy duro”. Dijo ella.  

No aguantaba más, estaba que explotaba claro, por su culpa, sentía me venía por lo que superando mi pena y vergüenza le suplique.      

-“Por favor chúpamela por favor” Le suplique jadeando.
-“Primero tienes que mojarte, porque según ella le encantaba saborear el líquido pre seminal”. Me respondió ella.         

Me hizo aguantar mucho masturbándome y rozándome la punta muy lento con su lengua, como estaba tan excitado me mojé muchísimo rápidamente, sentí el líquido transparente resbalar por mi endurecido pene ahí si comenzó a mamármelo, con el líquido pre seminal se sintió delicioso y no pude aguantar mucho, viniéndome a borbotones en su boca después de unos apenas 4 minutos de mamada, llamando su boca por entero de mi espeso semen, aquella fue mi primera y única mamada de mi vida viril que sin saberlo también fue mi última eyaculación de mi vida.

Luego de aquello la doctora salió y hablo con mi padre, de algo que no pudo escuchar se tardó como media hora, para cuando ambos regresaron al consultorio ya me había aseado y vestido de nuevo, tenía una sonrisa de oreja a oreja, aunque mi padre estaba al borde del llanto, me abrazo como si me fuesen a ejecutar en breve, luego me dijo que debía de ser valiente, que todo era por mi bien, luego me dijo que obedeciera en todo a la doctora y se marchó.

La doctora entro ya vestida con ropas quirúrgicas lo que me asusto, ella me ordeno desnudar por completo lo que obedecí, pensando tontamente que obtendría más placer como la vez anterior, pero esa vez luego de acostarme sobre la camilla de nuevo boca arriba ella salo unos estribos de la parte abajo y me coloco las piernas en ellos para luego asegurarlas con correas.

Aseguro mi pecho y brazos con gruesas correas dejándome prácticamente a su merced, luego tomo un pote de crema de afeitar y esparció una generosa cantidad por toda mi entrepierna especialmente por mi escroto que no tardo en comenzar a afeitar con una afilada hoja de afeitar retirando todo el bello de mi escroto, altas piernas y pubis dejando mi zona púbica tan lampiña como cuando aún era un niño.

Luego sentí como me inyecto alrededor de mi pene y luego hizo lo mismo en mi escroto me dolió mucho, el dolor hizo que olvidara le pena que estaba sintiendo en ese momento por tener una tremenda erección de nuevo. Al cabo de unos segundos ya no sentía nada de mi pelvis que quedo entumecida por completo, fue cuando la vi tomar un bisturí de una charola de metal que coloco a su lado, ella estaba sentada entre mis abiertas piernas usando un tapabocas.

Sentí unos algo húmedo y sentí que mi escroto se apretó, luego sentí dos tirones y algunas leves punzadas para después escuchar dos golpes secos provenientes de un cuenco de metal, ni siquiera sospeché que aquellos dos golpes fueron provocados por mis testículos cuando fueron depositados ahí, luego de ser extraídos y cortados de mi escroto.

Luego de unos minutos la doctora se quitó los guantes de látex, manchados de sangre, para tomar mi aun endurecido pene, que comenzó a masturbar fue cuando me dijo.

-“Ahora necesito que te corras para limpiar bien todos los conductos que aún quedan en tu cuerpo”. Dijo Ella,

No entendí en ese momento a que se refería, solo pensaba en el placer que de nuevo me estaba haciendo sentir, dado que mi pene no estaba entumecido, me sentía en las nubes de nuevo, ella hábilmente bajaba y subía mi prepucio por mi glande haciendo que me estremeciera y gimiera sin parar hasta unos minutos después de comenzar a masturbarme ya no pude contenerme y me corrí.

-“AAAAAAAHHHH”. Gemí.

Fue el mejor orgasmo de mi vida, aunque de inmediato note que algo estaba mal, pues no hubo una explosión de líquido blanco como de costumbre, sino que solo fueron unas gotas de un líquido color crema claro eso si salió con mucha fuerza cuando el placer del orgasmo desapareció le pregunte a la doctora.

-“¡Porque mi semen salió de ese color?” Pregunte.
-“Es normal, dentro de poco será casi trasparente ya que sin tus testículos lo que eyaculas ya no tiene esperma”. Respondió ella.

-“¿Qué? ¿Cómo que sin mis testículos?” Pregunte aterrado.
-“Si te he castrado, mira aquí están tus testículos y como puedes ver ya el cáncer bien avanzado, mucho me temo que deberás someterte a una buena ronda de quimioterapias”. Dijo la doctora mostrándome el cuenco con mis testículos extirpados.

Me quedé en shock por unos segundos, me negaba a creer que aquello estuviera pasando, mira mi entrepierna y vi mi escroto aun relleno, aunque con algunos puntos de sutura, viendo la doctora mi expresión de confusión añadió.

-“Si, te los extirpe lo que hay ahora dentro de tu escroto son solo prótesis testiculares, solo para estética pero en realidad ya no cumplen con ninguna función”. Dijo la Doctora.

-“NOOOOOOOOOOOO”. Grite de desesperación.

Mi padre entro al oírme gritar y me abrazo fuerte mientras le susurraba.

-“Me han castrado… Me han castrado…” Repetía una y otra vez.

De eso ya han pasado 10 años, supero el cáncer, pero perdí mis testículos, aun puedo tener erecciones y tengo una esposa, con la que tengo buen sexo pero nunca he vuelto a sentir el mismo placer de cuando me vine en la boca de la doctora aquella tarde en que me castro.




Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

UN DÍA DE VERANO

Fue un día de verano en que fuimos a la playa mi novia y yo. Bueno la que era mi novia en ese tiempo, si no recuerdo mal, era un día bastante caluroso y habíamos ido a una playa solitaria que conocía de antes, una caleta muy bonita en donde podríamos estar solos......


UN DÍA DE VERANO.
Fue un día de verano en que fuimos a la playa mi novia y yo. Bueno la que era mi novia en ese tiempo, si no recuerdo mal, era un día bastante caluroso y habíamos ido a una playa solitaria que conocía de antes, una caleta muy bonita en donde podríamos estar solos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Alan & Darksoul




Fue un día de verano en que fuimos a la playa mi novia y yo. Bueno la que era mi novia en ese tiempo, si no recuerdo mal, era un día bastante caluroso y habíamos ido a una playa solitaria que conocía de antes, una caleta muy bonita en donde podríamos estar solos.

Ella llevaba un bikini de esos con poca tela aguantada tan solo con un par de nudos, aunque tampoco nada escandaloso, pero que a mí me tenía con unas ganas de quitárselo que no podía con ellas (sobre todo la parte de abajo que tenía dos nudos a los lados y con solo deshacerle uno se le iría al suelo). Buscamos un sitio para poner la toalla y después de estar un rato tomando el sol decidimos irnos al agua un rato, y es que era la única manera de combatir un poco el calor que hacía. Por supuesto el agua estaba bastante calientita pero fresca, cuando me había metido en el agua hasta la cintura, la agarre y la eche al agua.

Entonces comenzamos a echarnos agua, a empujarnos y ahogarnos el uno al otro, en fin el típico jueguito, y con tanto roce con su cuerpo le levante sin querer la parte de arriba del bikini dejando una de sus tetas al descubierto.

-“¿Qué, tratas de hacer?” Me dijo mientras se lo ponía rápidamente en su sitio.
-“Bueno, ha sido sin querer”. Le dije.
-“Ya, ya, seguro. Pues yo también se hacer cosas sin querer”. Me dijo ella.

Y diciendo eso se pegó a mí y me echo mano al paquete que pese a estar en el agua tenía ya un tamaño considerable.

-“¿Vaya, ese bulto es por mí?” Me pregunto.
-“Y que te esperabas, después de tanto roce con ese cuerpazo que tienes como quieres que se me ponga”. Le respondí.

Tampoco me iba a quedar atrás así que coloque mi mano por debajo de su brazo y le baje lo suficiente el bikini como para colarle un par de dedos entre sus piernas. Entonces nos fundimos en un largo beso y nos pegamos aún más sentirnos mejor. después éramos jóvenes y deseábamos sentirnos el uno al otro, seguimos un rato más acariciándonos hasta que con uno de mis dedos comencé a frotarle su clítoris. Ella pego un salto hacia atrás y dijo: “no, no, ¡aquí no!”         

Supongo que los dos pensamos lo mismo dado que habíamos dejado el coche en la entrada de la plata poco visible, así que salimos del agua y fuimos a algunas de nuestras cosas para ir al coche para continuar lo que habíamos empezado en el agua. Hice lo que pude para disimular mi enorme erección, así que cuando llegamos a donde estaba las cosas me puse la toalla por delante y casi sin secarnos nos dirigimos hacia el coche.   

El camino se me hizo eterno, y es que no podía esperar a quitarle ese bikini que me tenía loco. Al llegar al coche saqué las llaves y abrí la puerta de atrás. No había nadie en las cercanías por lo menos eso pensaba, así que me senté en el sillón de atrás y ella se sentó a mi lado, cerró la puerta y colgó una de las toallas en la ventanilla para tapar un poco. Sin pude esperar y comencé a besarla mientras le abría el nudo en su espalda de la parte de arriba del bikini y se lo levanté dejándome ver sus preciosas tetas.

Seguí besándola mientras le acariciaba una de ellas dándole suaves pellizcos en el pezón. Ella era bastante morena de piel, pero como nunca se quitaba el bikini para tomar el sol tenía la piel alrededor de los pezones realmente blanca (con forma de triángulos), cosa que a mí me excitaba un montón. Separé mis labios de los suyos y me dirigí hacia sus tetas y comencé a besarlas, morderlas, a lo que ella respondió con pequeños gemidos de placer.

Mientras tanto ella no había parado de acariciarme el pene sobre el bañador, así que el bulto era ya enorme y no aguantaba más. Como si hubiera oído mis pensamientos, con una mano me bajo ligeramente el bañador mientras con la otra me lo saco y se puso a masturbarme suavemente. Seguí besándole y lambiéndole las tetas, mientras con la otra mano comencé a subir poco a poco por sus piernas hasta llegar a sus muslos sintiendo como temblaban de excitación al acariciarlos.

Llevé mi mano hacia su cadera y de un tirón le deshice uno de los nudos de la parte de abajo de su bikini. Lo aparte con suavidad y seguí acariciándola, a lo que ella respondió abriendo ligeramente sus piernas mostrándome sus labios vaginales empapados de tanta excitación.

Creo que nunca la había visto tan húmeda hasta ese momento, y es que la situación era bastante morbosa y a ella le encantaba la sensación de que alguien nos pudiera ver. Seguí acariciándola un rato más haciendo círculos alrededor de su sexo, y notaba como ella se iba calentando más y más y sus gemidos eran cada vez más profundos. Estaba tan excitada que no quise hacerla esperar más, así que le separe un poco más sus piernas y lleve dos de mis dedos hasta su clítoris y comencé a masajearlo suavemente dándole ligeros pellizcos mientras le introducía otro dedo en su vagina.

Había levantado ya la cabeza de sus tetas y fui besando su cuello en dirección a su boca mientras seguía masturbándola cada vez más fuerte. Ella también fue aumentando poco a poco el ritmo de su mano que seguía subiendo y bajando alrededor de mi pene cada vez más rápido, tanto que me iba a correr de un momento a otro si no paraba. No quería acabar de esa manera, así que tome su mano y me separe de ella haciendo que se diera la vuelta y se pusiera de rodillas sobre el asiento.          

Me agaché frente al asiento, detrás de ella y comencé a besarle las piernas, subiendo cada vez más arriba. Poco a poco las seguí recorriendo con mi lengua hasta llegar a su vagina, que estaba tan húmeda que sus jugos le resbalaban por el muslo y las gotas le llegaban casi hasta la rodilla. Le abrí un poco las piernas y enterré mi cabeza entre ellas recorriendo todo su sexo con mi lengua, con lo que sus gemidos no tardaron en volver.

A ella eso le volvía loca, así que sus gemidos eran cada vez más profundos, aunque tratara de evitarlos, y más aun cuando tome su clítoris entre mis labios, succionando a la vez que lo acariciaba con profundos lametones. pude notar como se estremecía todo su cuerpo y como iba abriendo más y más sus piernas para facilitarme la tarea mientras yo seguía penetrándola con mi lengua, parando de vez en cuando para dedicarme a su clitorís.

Sus gemidos eran ya pequeños gritos de placer, cuando de repente ella aparto mi cabeza y se dio la vuelta. Me levante y nos dimos un apasionado beso tras el cual me dijo.

-“No puedo más, me vas a volver loca”. Me dijo ella.
-“¿Y eso es malo?” Le pregunte.
-“No, ¡pero quiero sentirte dentro de mí ya!” Dijo ella muy excitada.

Como pudo tomo su bolso que estaba en el asiento delantero y saco un condón, nos sentamos de nuevo uno al lado del otro y seguimos acariciándonos y besándonos mientras ella lo abría. Volvió a masturbarme suavemente mientras seguía dándome besos por el cuello. Entonces se separó un poco, se agacho sobre mi pene y después de mirarme de reojo y sonreírme comenzó a darle besos y se lo metió de un tirón en la boca.

Su cabeza comenzó a subir y bajar mientras su lengua hacia círculos alrededor de mí entrepierna y su mano seguía acariciándolo de arriba a abajo. Ella lo chupaba maravillosamente y estaba logrando arrancarme suspiros de verdadero placer. De vez en cuando se lo sacaba de la boca y lo lambia, recorriéndolo con la lengua haciéndome temblar de gusto para luego volver a metérselo en la boca y seguir mamándomelo mientras entraba y salía de sus labios.

Estuvo así un rato hasta que separo su cabeza, me puso el condón y volvió a metérselo en la boca para colocarme poco a poco el condón con suaves movimientos de su lengua. Cuando ya estaba estirado del todo se levantó, se quitó el bañador que lo tenía atado a una sola pierna y se sentó encima de mí, besándome mientras se dejaba caer poco a poco y se introducía mi pene en su vagina. Entonces me abrazo y comenzó a moverse rítmicamente arriba y abajo mientras yo ayudaba al movimiento de sus caderas con las manos en sus nalgas.

Poco a poco fue aumentando el ritmo y comenzamos a besarnos para apagar un poco sus gemidos mientras mi pene entraba y salía de su vagina, hacia bastante calor, así que los dos estábamos empapados en sudor y eso no hacia más que excitarnos aún más. Mi cuerpo comenzaba a estremecerse y ya notaba que no iba a tardar en correrme si seguía moviéndose de esa manera, así que tuve que frenarla un poco. Ella se echo un poco hacia atrás apoyándose en los asientos de delante y freno un poco el ritmo mientras le acariciaba las tetas que en ese momento quedaron a mi disposición.   

Sus gemidos volvían a oírse ahora en todo el coche mientras seguía moviendo sus caderas levantando su cuerpo para después bajar y dejar que mi pene la penetrara hasta el fondo. Aproveche que se había recostado un poco más hacia atrás para llevar una mano a su clítoris acariciándolo y presionándolo al ritmo de la penetración. Ahora era su cuerpo el que temblaba y se estremecía cada vez que mi pene la penetraba y sus suspiros eran cada vez más intensos. Yo ya no podía aguantar mucho más, sentía que me venía, y al cabo de un rato me corrí apretándola hacia mi mientras le daba un fuerte beso.

Ella siguió moviéndose ahora más despacio mientras mi pene explotaba dentro de ella liberando la tensión de cada musculo de mi cuerpo. Nos quedamos así abrazados durante un buen rato con mi pene aun dentro de ella, siguiendo con el beso y tratando de recuperar la respiración.

No sé cuánto tiempo seguimos así hasta que estábamos por ponernos los bañadores tras otro beso para volver a la playa a refrescarnos con el agua, lo que hicimos. Al llegar a la playa nos encontramos con seis hombres que estaban revisando nuestras cosas que habíamos dejado en la playa al verme acercar a ellos rieron maliciosamente.

-“¿Qué están haciendo? ¡Dejen nuestras cosas!” Le dije algo molesto.
-“¡Que pasa, estas molesto! ¿Qué no te gusto tirarte a esa preciosura chico!” Dijo uno de esos hombres que parecía ser el líder.

Aquel hombre era un hombre alto de unos 40 años, de unos 1.85 de alto, muy musculoso y con un gran paquete sobresaliendo de su bañador tipo slip de color negro que estaba usando, era evidente por su respuesta que nos vieron teniendo sexo en mi auto.

-“Malditos pervertidos ¿NOS ESTABAN ESPIADO?” Les dije gritando.
-“Que va, solo pasábamos cuando escuchamos los gemidos de tu chica”.
-“Sabes esos gemidos nos han dejado con ganas porque no nos la prestas un rato para que también nosotros disfrutemos, ¿Qué dices chico?” Dijo aquel hombre.

-“¡EN TUS SUEÑOS MALDITO ESTÚPIDO!” Le dije ya muy enfadado.
-“No deberías ser tan grosero con tus mayores chico”. Dijo el hombre.

De pronto me dio una cachetada que hizo que perdiera los estribos y me lance contra él, ambos caímos a la arena, donde nos revolcamos estaba por darle un primer puñetazo en su rostro cuando mi puño fue detenido, cuando dos se sus amigos me detuvieron y me separaron de él, luche para que me soltarán, pero eran muy fuertes, el hombre se levantó y me dijo.

-“Lamentaras el haberme agredido ¡perro!” Dijo aquel hombre.

Apenas termino de hablar me dio dos fuertes golpes en el abdomen sacándome el aire dos golpes en el rostro que me partió el labio y para rematar me dio dos rodillazos en los huevos que me dejaron viendo las estrellas hasta que perdí el sentido.

Para cuando desperté no sé cuantos minutos después, mi novia estaba siendo violada por tres tipos al mismo tiempo uno le estaba penetrando su boca con su enorme falo, otro estaba debajo de ella penetrándola por su vagina con un pene de no menos de 22 cm y el ultimo sobre ella, taladrándole su ano con un pene de 27 o 28 cm muy grueso, los tres gemía aquellos pese a llenarme de rabio de alguna manera me excito y tuve una tremenda erección que mi bañador no ayudo a ocultar, de pronto escuche decir al líder de esos hombre.

-“¡Miren a su novio ya se le paro!” Dijo el hombre a un lado de donde estaba.

No fue sino hasta ese momento que lo vi, estaba amarrado a una palmera, con los brazos hacia atrás y las piernas separadas. El hombre estaba desnudo, con su pene aun chorreando semen de la punta, se me acerco y me tomo del cabello. tenía una mordaza por lo que no podía decirle nada, él me miro y me dijo.

-“Es hora de pagar por tu insolencia, solo déjame decirte que el sexo de tu novia en verdad es una delicia cálido y apretadito, ¡una verdadera delicia!”. Dijo el hombre. 

-“MMMMM GGGGHH HGGGG” Fue lo único que salió de mí.

Entonces el hombre saco un cuchillo muy afilado con la que corto mi bañador dejándome desnudo de nuevo con mi tremenda erección que ya rezumaba liquido pre seminal de la punta apuntando al cielo, el hombre me tomo de mis huevos con una de sus manos y los jalo hacia abajo.

-“Espero disfrutaras de tu novia, ya que fue tu ultima vez con una mujer como hombre”. Dijo el hombre.

Acto seguido coloco el cuchillo detrás de mis huevos. Al sentir el metal todo mi cuerpo se estremeció, negué con la cabeza, traté de suplicar. “MMMMMMMM”, cuando de pronto sentí la más terrible punzada de dolor de toda mi vida, fue como ser hervido vivo. Cuando de pronto lo vi, el hombre se incorporó sosteniendo el que fue apenas unos instantes mi escroto con mis huevos en su interior.

Aquel hombre me había castrado, el dolor no me dejo disfrutar de mi última eyaculación como hombre, todo mi cuerpo se sacudió por varios segundos y de nuevo me desmaye.

Me desperté en un hospital, con mis padres a mi lado, me habían convertido en eunuco lo sabía, lloré mucho, mi novia fue violada salvajemente por los seis hombres, paso varios meses en un hospital siquiátrico, pero cuando salió simplemente no me podía ni ver, el solo hecho de hacerlo le hacía gritar de pánico al recordarle lo que paso.

Por supuesto terminamos, hace años que no sé nada de ella, por mi parte vivo mi día a día, lo mejor que puedo de los hombres que nos atacaron nada se sabe, no he vuelto a tener sexo con nadie desde aquello, mi pene pese a los medicamentos y hormonas hace años que no tiene una erección y mi ropa interior me queda holgada dado que ya no tengo con que llenar la entrepierna desde aquel funesto día de verano. 





Autor: Alan & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

CHICO DEL AUTOBÚS

Le correspondí su beso y poco a poco comencé a desabrochar su cinturón y su pantalón hasta que él se bajó el pantalón quedando en bóxer, la adrenalina me mataba pero estaba seguro de lo que hacía, bajé lentamente y comencé a lamerlo por encima de su bóxer que ya se había humedecido con su líquido pre seminal, con los dientes le bajando su ajustado bóxer cuando de repente saltó frente a mí un delicioso pene de unos 20 cm aproximadamente, con el vello recortado y circuncidado, no lo podía creer, era perfecto incluso mejor que el de mi amor......


CHICO DEL AUTOBÚS.
Le correspondí su beso y poco a poco comencé a desabrochar su cinturón y su pantalón hasta que él se bajó el pantalón quedando en bóxer, la adrenalina me mataba pero estaba seguro de lo que hacía, bajé lentamente y comencé a lamerlo por encima de su bóxer que ya se había humedecido con su líquido pre seminal, con los dientes le bajando su ajustado bóxer cuando de repente saltó frente a mí un delicioso pene de unos 20 cm aproximadamente, con el vello recortado y circuncidado, no lo podía creer, era perfecto incluso mejor que el de mi amor.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Urigoenitz & Darksoul




Cierto día regresaba de unas vacaciones en la que nada me salió como pensé de hecho estaba algo enojado por todo lo sucedido, mi acompañante me dejo por un chico muy guapo por lo que me dirigía hacia mi lugar de residencia en autobús que iba con muchos lugares desocupados y me tocó sentarme solo, el viaje era por la noche así que era un poco aburrido, transcurridos dos horas de viaje me percaté de que atrás de mi venía un chico muy guapo medía 1.70 aproximadamente, piel clara, ojos cafés, complexión atlética y una barbita que le hacía ver muy sexy.

Por mi parte mido 1.69 metros, cuerpo delgado, tez clara, ojos cafés y cabello negro, aunque soy delgado no tengo un cuerpo atlético y marcado como el chico que mencione, fue uno exactamente de ese tipo que me hizo perder a mi amigo y al que deseaba confesarle mi amo en la playa a la que fuimos de vacaciones por lo que debo confesar que un cierto resentimiento me invadió mientras lo observaba

Lo observaba mucho debido a que en realidad era muy atractivo e imagina lo que le haría pensando que fue el quien me arrebato a mí amor, en una de esas cruzamos las miradas a lo poco que se alcanzaba a ver en la oscuridad y vi cómo se comenzó a agarrar el paquete, lo hacía de manera muy sugerente, lo veía más y más sin que él se imaginara lo que pasaba por mi mente en esos momentos, aunque también me sentía atraído por su gran paquete que era evidente en su apretado pantalón.   

Así pasaron cómo una hora aproximadamente y el me llamaba a sentarme con él, pero no me decidía, cuando por fin me convenció me pasé junto a él y comencé a tocar su bulto que se sentía muy rico y de pronto comenzó a besarme, aquel atrevimiento además de sorprenderme y agradarme termino por convencerme que debía hacerlo pagar, debía dejar claro que no por ser tan atractivo podían hacer lo que quisieran, con quien quisieran sin consecuencia alguna.  

Le correspondí su beso y poco a poco comencé a desabrochar su cinturón y su pantalón hasta que él se bajó el pantalón quedando en bóxer, la adrenalina me mataba pero estaba seguro de lo que hacía, bajé lentamente y comencé a lamberlo por encima de su bóxer que ya se había humedecido con su líquido pre seminal, con los dientes le bajando su ajustado bóxer cuando de repente saltó frente a mí un delicioso pene de unos 20 cm aproximadamente, con el vello recortado y circuncidado, no lo podía creer, era perfecto incluso mejor que el de mi amor.    

Comencé por lamber sus testículos y lamber su ingle lentamente mientras él se retorcía tanto como podía, así nos la pasamos un buen rato hasta que por fin introduje su endurecido pene en mi boca, el me empujaba la cabeza para que la metiera toda y me llegaba hasta la garganta que por cierto tengo bien profunda y amaestrada, lambía todo ese rico trozo de carne y con la lengua hacía masajitos en la punta cosa que hacía que se retorciera de placer aún más.      

De repente me levantó y volvió a besar y comenzó a tocarme las nalgas de manera suave y después salvaje, estaba ya muy excitado, de pronto se escuchó en el sonido del autobús que íbamos a parar para los que quisieran comprar, estirar las piernas o ir al baño, rápidamente nos separamos y me senté en otro asiento, cuando las luces se encendieron nadie de los pocos que iban en autobús noto nada.

Él apenas chofer abrió la puerta se bajó, haciéndome una seña discreta para que lo siguiera, lo que hice, pero no antes de tomar una navaja de mi equipaje, estaba por entrar al baño cuando él me llamo por de fuera y nos fuimos detrás de aquella tienda y gasolinera, unos grandes contenedores nos tapaban de miradas indiscretas, se sentó sobre unas cajas de plástico con su pene bien duro y chorreando liquido pre seminal. 

Me bajé mi pantalón y ropa interior para sentarme sobre su pene, pero sin que me penetrara y me movía muy rico y el me gemía en el oído desde atrás me lambía el cuello y se retorcía un poco, nuevamente volvía a bajar y seguí mamándosela por un rato más hasta que ya no pudo y terminó en mi boca... se vino a raudales tanto que no me cupo en la boca y se me escurrió.   

Comenzó a masturbarme hasta que también terminé igual abundantemente, pero quería sentir su pene, por lo que se la chupe hasta que la tuvo dura de nuevo, el empezó a gemir sonoramente pues se la mamaba como una autentica puta, por lo que tome mi ropa interior y se la metí en la boca, lo que soluciono el problema, además aquello era parte de mi plan.

Me senté sobre su pene, restregando su dura erección entre mis nalgas, el saco un condón y se lo puso, para casi enseguida sentir la punta de su pene ya enfundado en látex presionando mi ano, no tardó mucho en penetrarme, mi peso como la gravedad ayudaron a que me entrara toda, me estremecí al tenerlo todo dentro sus huevos casi chocaban con los míos cada que le daba un buen sentón, paso un de sus brazos por uno de mis costados, tomo mi pene para comenzar de nuevo a masturbarme.  

Vaya qué si sabía moverse el muy desgraciado, me estaba llevando a la gloria misma con su mano y pene bien dentro de mí, sin que se diera cuenta tome la navaja preparándome para mi clímax, unos 10 minutos después ambos estaban llegando al punto de no retorno sintiendo como su pene palpitaba en mi interior, así como el mío hacia lo mismo rodeada de su mano.

Sentí como comenzó a correrse el primero, gimió fuerte pero mi ropa interior en su boca impidió que se escuchar mucho, por mi parte no tarde en arrojar una segunda gran carga, cuando ambos quedamos sin fuerza conmigo sobre su cuerpo tome sus huevos y se lo jale con fuerza, lo que hizo que todo su cuerpo se tensara sin darle tiempo a reaccionar le clave la navaja entre sus huevos lo que lo hizo dar un salto que casi me derriba al suelo pero logre reaccionar para con tres rápidos movimientos de mi mano cortarle su escroto por completo con sus huevos aun dentro.

Cuando me levante de él todo su cuerpo se sacudió apenas alcanzo a ver cuándo le mostré su saco de piel todo ensangrentado con sus huevos aun dentro, temblando sosteniendo por una de mis manos, sus ojos se pusieron en blanco y se desmayó, le quite su pantalón para tomar su bóxer, con una cuerda que encontré le hice un rudimentario torniquete con lo que quedo de su escroto aun unido a su entrepierna usando su bóxer como vendaje.  

Luego con sus huevos aun en mi mano me fui al baño que no estaba muy lejos por suerte no había nadie, me lavé mis manos y el escroto lo mejor que pude los envolví con algo de papel higiénico y los envolví en mi ropa interior que extraje de su boca, para guardarlos en la bolsa de mi pantalón me arreglé la ropa, para luego subir al autobús, el chofer arranco minutos después luego de dar dos avisos a los pasajeros para que abordaran.

De aquel guapo hombre que convertí en eunuco aquella noche de despecho jamás volví a saber nada de él, aunque aún conservo sus huevos dentro de un frasco y cada que los veo me masturbo frenéticamente hasta correrme explosivamente, recordando al chico del autobús.





Autor: Urigoenitz & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

LAS GEMELAS

Sandra y Elena son dos gemelas rubitas de ojos claros, de apenas dieseis años y vírgenes, al momento que todo paso las relaciones entre ellas eran especiales, iban juntas a todos lados, alegrando la vista a quien las veía pasar por partida doble pues las dos están muy buenas y (sobre todo en verano) solían y aun lo hacen vestir con prendas muy pequeñas, entre sus conocidos había el rumor de que eran un poco lesbianas y algo sádicas......


LAS GEMELAS.
Sandra y Elena son dos gemelas rubitas de ojos claros, de apenas dieseis años y vírgenes, al momento que todo paso las relaciones entre ellas eran especiales, iban juntas a todos lados, alegrando la vista a quien las veía pasar por partida doble pues las dos están muy buenas y (sobre todo en verano) solían y aun lo hacen vestir con prendas muy pequeñas, entre sus conocidos había el rumor de que eran un poco lesbianas y algo sádicas.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & Darksoul




Sandra y Elena son dos gemelas rubitas de ojos claros, de apenas dieseis años y vírgenes, al momento que todo paso las relaciones entre ellas eran especiales, iban juntas a todos lados, alegrando la vista a quien las veía pasar por partida doble pues las dos están muy buenas y (sobre todo en verano) solían y aun lo hacen vestir con prendas muy pequeñas, entre sus conocidos había el rumor de que eran un poco lesbianas y algo sádicas.

Aquel rumor de debía a que eran muy cariñosas la una con la otra, se hacían confidencias, vamos se llevaban muy bien y no tenían relación conocida con ningún chico de su edad, es ahí donde entre mi nombre es Luis de 17 años sin novia en el momento que todo paso vivía frente a Sandra y Elena, muchas veces coincidimos al salir de casa y siempre nos saludábamos, en ese momento me parecían dos chicas muy simpáticas y educadas pero por aquel tiempo comencé a notar algo distinto en sus miradas, una cierta picardía que me hacía estremecer.

Un viernes por la noche llaman a mi puerta estaba solo ya que mis padres se fueron a una convención de la especialidad de mis padres ambos eran publicistas veo por la mirilla de la puerta que son Sandra y Elena, supuse que se iban a alguna fiesta por lo guapas que estaban y debían de venir a pedirme algún favor o algo así, así que abrí y las invité a pasar, estaban muy sexys, las dos vestidas igual, minifalda, medias negras, blusa de seda blanca, zapatos de tacón, olían a rico y levemente perfumadas.

-“¿Quiénes serán los afortunados que las hagan suyas?” Me pregunte a mí mismo.

Las invité a tomar algo, aceptaron unos refrescos y se sentaron en un sillón de mi sala, cuando regrese con los refrescos me hicieron sitio entre ellas, y les pregunté a que se debía aquella visita, me respondió Sandra casi de inmediato muy cordial luego de darle un sorbo a su bebida.

-“Veras Luis, Elena y yo somos vírgenes, hemos tenido alguna experiencia pero todos los chicos con los que nos topamos son bastantes torpes y como tú nos gustas a las dos, y sabemos que eres bastante experto a juzgar por el número de novias que has tenido hemos pensado pedirte que tú nos desvirgaras”. Dijo Sandra de lo más natural.

¡Me quedé helado! Aquellas dos maravillas querían que yo las desvirgara. Como no dije nada porque aquello me tomo de sorpresa Elena dijo.

-“Si no deseas discúlpanos, pero teníamos que proponértelo porque nos pareces la persona más adecuada, además a las dos nos excitas…”  Pero de pronto dejo de hablar.

De manera súbita dio beso en la boca, seguido de otro, y fue en ese momento que reaccione y le meto un beso, en que nuestras lenguas se entrelazan, mientas comencé a quitarle su blusa, poco a poco, mientras Sandra me besa el cuello por el otro lado y comienza a quitarme la camisa, me besa el pecho, y mordisquea mis tetillas, mientras ya tengo las tetas de Elena a mi disposición y comienzo a masajearlas mientras nos besamos.

Aquello era como un sueño hecho realidad, aunque estaba en la gloria había un precio que debería de pagar por aquello, aunque en ese momento no lo sabía, Sandra que se había despojado de la blusa tomo mi cabeza y me beso también, pare de repente todo aquello lo que les sorprendió a ambas y les dije.

-“Si quieren que las desvirgue a las dos tendremos que tener un poco de orden y tendrán que hacer lo que les diga”. Les dije sintiéndome dueño de la situación, apenas había tenido sexo con dos chicas antes y no era ningún experto sexual como ellas pensaban.

Las dos aceptaron así que les ordene que se pusieran las dos una al lado de la otra delante de mí, me puse entre ellas les subí las minifaldas, con cada mano empecé a acariciar sus muslos subiendo cada vez más hasta llegar a sus húmedas prendas íntimas estuve un rato frotándoles las vulva con sus tangas puestas, luego se las abaje a ambas, e hice que se sentaran una a cada lado y comencé a masturbarlas mientras ellas me besaban y buscaban la bragueta de mi pantalón las masturbaba sincronizadamente a los dos sintiendo sus labios vaginales humedecerse cada vez más.

Cada poco introducía un poquito mis dedos índices en sus rajas, en un momento dado me levante y me metí entre las piernas de Elena tenía una vagina preciosa rosadita y con escaso bello rubio, comencé a lamberlo despacito escuchando sus gemidos, separé con mis dedos sus labios vaginales, buscando su clítoris y los labios menores para darle un repasito, los tenía voluptuosos muy salidos muy apropiados para darles unos suaves mordisquitos, cosa que Elena agradeció con unos gemidos, cuando levante la vista, cosa que me encantaba cuando le hacía eso a una mujer, para darme una perspectiva maravillosa, Veo a Sandra que le está lambiendo los pezones a Elena, así que era cierto, se entienden bien entre ellas pensé.

Luego de casi media hora de  juegos decidí que ya era el momento de desvirgar a Elena, le di el ultimo repaso lamiéndole muy rápido el clítoris e introduciéndole mi lengua en su vagina cuando noté que se corría insistí en su clítoris hasta que dejo de emitir sonidos se había corrido a base lambidas y tenía la raja bien lubricado así que le abrí bien las piernas y con dos dedos le abrí sus labios vaginales los separé y apoye mi glande contra ellos, estaba bastante bien dotado así que empuje con mucho cuidado mi grande y endurecido miembro.

Elena gemía despacito cuando noto la presión de mi pene en su vagina, se la introduje un poco más y comencé a moverme un poquito hacia delante y detrás, al poco noté que la humedad del sexo de Elena había aumentado así que se la metí de un golpe, ella puso los ojos en blanco y dio un grito corto, luego comencé a penetrarla despacio, los gemidos habían cambiado de tono y ahora ya eran gemidos de placer, sentí una su sangre bañar mis huevos mientras la penetraba, así como mi pene lo que hizo sentir muy bien.

Sandra que había estado observando me acerco su vagina a mi boca y al mismo tiempo que penetraba  Elena le fui comiendo su rajita, era exactamente igual al de Elena con esos característicos labios menores tan grandes que producían el mismo efecto al morderlos que a Elena, las dos gemían al unísono y eso resultaba insoportable para mi excitación que aumentaba por momentos así que cuando Elena se corrió estrepitosamente, me deje ir y me corrí sobre el vientre de Elena, la leche le llegó hasta las tetas y ella se la restregó por los pezones y el ombligo.

Sandra debió ver peligrar su desfloración al ver cómo me corrí, pero como tenía mi lengua en su raja llegándole hasta lo más adentro posible, además tenía 17 años y estaba muy excitado no tenía de que preocuparse, una vez Sandra se corrió en mi boca soltando un poquito de un líquido blanco que saboreé con gusto, me recosté en el sillón y puse a cada gemela a un lado, les pregunté si sabían hacer una mamada y me dijeron que no pero que estaban dispuestas a aprender, así que les fui dando indicaciones y ellas muy obedientes las fueron siguieron.

-“Elena tu lámeme los huevos, así y tu Sandra toma mi duro pene, retírale la piel del prepucio y métetelo en la boca con cuidadito sin tocar mucho con los dientes chúpalo y pásale la lengua como si fuera un helado”. Les ordene.

-“Así ¿ves cómo le gusta?” Añadí cuando comenzaron a chupar.

-“Ahora dejarme que les masajee sus rajas por detrás, así unos deditos en sus culos, Elena mójate el dedo índice en tu raja y métemelo por el culo, dame unas lambidas antes, así, Sandra ahora cámbiate, lambe mis huevos y tu Elena, ahora que está bien erecta lambe el frenillo, esa piel que une el glande con el resto, así muy bien, ahora lámbelo todo, métetelo en la boca y haz como si tu boca fuera tu vagina”. Les indique.

-“Sandra ha llegado tu hora”, Le dije luego de unos minutos.

Puse a Sandra a cuatro patas, le di los últimos lametones, le metí bien la lengua y le lambí también un poquito su cerradito ano, cosa que no le disgustó, le abrí sus labios vaginales como antes con dos dedos, apoye mi glande contra aquellos labios gordos y poco a poco se la fui metiendo, despacito, cuando ya estaba el glande dentro otra vez una agradable descarga eléctrica me recorrió, ella gemía un poco, despacito, luego un poco más rápido, pero solo la puntita había entrado, de nuevo note que la lubricación de Sandra mejoraba seguramente por las gotas de lubricante que mi pene iba dejando en su interior y de nuevo de un solo gran arrimón de mi cadera y tomo mi miembro estaba dentro de ella.

Sandra dio un leve gemido me quede quieto unos segundos sintiendo como algo de su tibia sangre resbalaba por mis huevos antes de empezar a bombear su vagina, los gemidos pasaron a gritos de placer y Elena para mi sorpresa me abrió las nalgas para posar su boca sobre mi ano, dándome un beso negro que me hizo estremecer, bombeaba mientras sentía la lengua de Elena aquello se prolongó un buen rato, dado que me había corrido ya una vez cuando las dos se habían corrido a gusto se la saque a Sandra y me puse de pie, las dos se pusieron de rodillas delante de mí, tomo mi pene con la intención de masturbarme y correrme en sus caras pero no me dejaron sus bocas se abalanzaron sobre mi palpitante erección

Me la chuparon hasta que me corrí en sus bocas, tetas y cabello, dando un gran gemido de placer. Lo que iba a ser una simple desfloración paso a ser un curso de iniciación al sexo para ellas, y una especialización maravillosa para mí, estaba todo agotado, bañado en sudor con mi pene palpitando goteando semen frente a ambas cuando de pronto Sandra sin previo aviso me dio un fuerte golpe en los huevos que me dejo viendo las estrellas, quede de rodillas sobre el piso, agarrándome los huevos, fue cuando Elena me coloco un paño sobre la boca y nariz que me dejo sin sentido casi de inmediato.

Me desperté en lo que parecía ser un baño con losas blancas por todas partes, estaba bien sujeto a una de las paredes, con los brazos extendidos a los lados y las piernas bien abiertas, tenía también un collar de metal que rodeaba mi cuello bien empotrado en la pared, otro anillo metálico rodeaba mi cintura, y sentía que algo fue introducido por mi ano muy profundamente era algo cilíndrico de al menos 25 cm de largo muy grueso casi se sentía como un tubo de una pulgada de diámetro.

Estaba amordazado con una mordaza de bola, por lo que por más que intenté gritar para pedir auxilio no lo conseguí, minutos más tarde Elena apareció portaba una minúscula tanga negra, con su madre, pensé que ella me ayudaría, pero para mi sorpresa y terror ella le dijo a su hija.

-“Buen espécimen hija será un buen esclavo eunuco para las dos, ahora límpialo, rasúralo y córtalo, ¡lo dejo todo en tus manos!” Dijo su madre para luego irse sin más.

Elena apenas se marchó su madre tomo una esponja, la humedeció y comenzó a pasarla por todo mi cuerpo, lavándolo suavemente, estaba limpiando mis muslos cuando Sangra apareció completamente desnuda con sus tetas rebotando con cada paso que daba, mi pene comenzó a levantarse al verla ya para ese momento estaba semi rígido y con su cuerpo al desnudo termino de endurecerse.

Sandra llego a donde estaba y tomo mi pene con una de sus manos para comenzar a masturbarme mientras su mano se deslizaba por mi pene ella dijo.

-“Disfruta ahora que puedes porque pronto ya no podrás como eunuco”. Dijo Sandra para reír sin dejar de masturbarme.

Cuando Elena termino de lavarme, salió sin decir nada, mientras tanto Sangre comenzó a darme una mamada estaba de nuevo en la gloria sintiendo mi duro erección en el interior de su boca, Elena tardo unos minutos en regresar para cuando lo hizo estaba casi por correrme, pero de pronto Sandra dejo mi pene y mis ojos se abrieron grandes al ver lo que Elena traía en su mano un elastrador ya cargado con dos ligas verdes.

Luche con todas mis fuerzas mientras Elena ayudada por Sandra pasaban cada uno de mis testículos por entre las estiradas ligas, sabia para lo que servían gracias a un video porno que vi varios meses antes, no deseaba perder mis huevos, pero nada de lo que hice evito que Eleva colocara las ligas en lo alto de mi escroto, mi pene por su parte estaba tan duro que apuntaba al techo, con gran cantidad de líquido pre seminal resbalando hasta mis huevos, Sandra tomo mis dos huevos con una mano y los jalo hacia abajo casi me los arranco de lo fuerte que jalo y entonces sentir el terrible apretón de las ligas sobre mi escroto.

Todo mi cuerpo se estremeció y de mi pene salieron disparados tres fuertes disparos uno de ellos impacto entre las tetas de Elena el otro en su plano vientre, fue el orgasmo más intenso de mi vida pero que el dolor que estaba sintiendo en ese momento se encargó de que no lo disfrutara, me sacudí de dolor por varios minutos hasta que me calme, entonces Sandra se inclinó y de un largo lengüetazo limpio el semen que aun quedo colgando de mi palpitante pene.

-“Espero disfrutaras de tu ultimo orgasmo como hombre”. Dijo Sangra.

Ambas se marcharon riendo dejándome ahí sufriendo un terrible dolor y aterrado sintiendo como mis huevos con cada segundo que pasaban se acercaban cada vez al punto de no poderlos salvar, los minutos se me hicieron horas y las horas una eternidad luche pedí ayuda hasta que ya no pude más, deshidratado y cansado el sueño me venció.

Me desperté cuando sentí que unas manos acariciaban mi pecho, desperté de lo que pensé era una pesadilla, pero no era todo cierto Sandra y Elena ahí estaban, las dos portando la misma tanga con sus tetas al aire, Elena me quito la mordaza, lo que fue un alivio y Sandra me dijo.

-“¿Cómo esta nuestro nuevo eunuco?” Pregunto Sandra.

Con lágrimas brotando de mis ojos le respondí.

-“Por favor… ¡Corten las ligas no quiero ser un eunuco por piedad! ¡Aún se pueden salvar!” Les suplique.
-“Jajajajajajaja” Ambas rieron a mi desesperada suplica.

Sus risas hicieron sentirme muy humillado, de pronto Elena dejo de reírse y me dijo.

-“¿Salvar? ¿De qué hablas? ¡Ya eres un eunuco para el resto de tus días!”. Dijo Elena.

Debí poner una cara de incredulidad ante sus palabras que ella añadió.

-“¡Ya no tienes huevos debajo de tu pene esclavo!” Dijo ella.

En ese momento levanto un escroto aun con una liga en la parte superior, ennegrecido y muerto con dos orbes en su interior, era mi escroto y huevos, sin poderlo creer lo que veía, baje la mirada muerto de miedo para ver que efectivamente mi pene colgaba entre mis piernas, pero sin mis huevos me habían castrado mientras estaba sin sentido.

-“¡NOOOOOOOOOOOOOO!” Grite de terror para luego desmayarme por el terrible shock.


Han pasado seis años desde aquello soy un fiel y sumiso esclavo eunuco, un juguete al servicio de Sandra y Elena, me mantienen en el amplio sótano debajo de su casa, nadie sabe que estoy ahí, si mis padres o alguien aun me buscan no lo sé, pero no creo que me encuentren nunca, mi pene se ha encogido tanto que apenas es visible, Sandra me ha dicho que pronto me cortara esa “cosita” como ella le llama ya que no sirve de nada. Soy el eunuco de unas gemelas y pese a todo creo que me encanta.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul