TÍO LO HACE

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara......


TÍO LO HACE.
De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SADO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [INCESTO] [SNUFF]


Categoria: Adolescente      Autor: Jackoberlin




Florian, un joven de la gran ciudad, de solo 14 años, fue enviado al campo el verano pasado para visitar a su tío. El trasfondo fue porque él seguía escapando de la casa donde vivía en la ciudad. Como su próximo pariente, su tío ahora debía hacerse cargo de la educación del niño. El tío Albert era dueño de una gran propiedad con ganado y campos de cultivo. Además de sus empleados, solo su hijo Sebastian, de 16 años, vivía con él. Por qué la tía lo había dejado, aunque en ese momento Florian no lo sabía.

Así que llego en el verano, era un caluroso día de julio, vestía solo short de mezclilla y camisa cuando bajo en la estación de la pequeña aldea. Su primo lo recogió de la estación y ambos caminaron por el largo camino hacia la propiedad de su tío. En el camino, Florian siempre notó las miradas de su primo. Ese modelo casi no lo ruboriza desde adelante y atrás. Al llegar a la finca, Sebastian le mostró a su primo la habitación común y le dijo que para el chico especialmente le habían puesto una cama. Luego, su primo hermano condujo al pequeño para que conociera el lugar.

Él le mostró los jardines y los establos. Por la tarde, el tío regresó de la ciudad, donde tuvo que hacer recados. Saludó a su sobrino, a quien no había visto durante años, exuberantemente como un modeló de arriba abajo, dándole vuelta una vez a su propio eje. Hasta ahora todo estaba bien. Los dos muchachos pasaron casi todos los días y noches juntos. Debido a las vacaciones de verano tenían mucho tiempo. Luego, hacia fines de julio, sucedió algo que mato por completo el idilio.

Florian estaba acostado en su cama en la sala común con solo un bóxer. Tendido boca abajo, tratando de leer un libro cuando la puerta se abrió en silencio. Su primo, que también vestía solo un bóxer, todavía estaba un poco mojado por la ducha que acababa de tomar, entro en la habitación. Se sentó al nivel de la pelvis de Florian en el borde de la cama y comenzó a acariciar descaradamente al menor en la espalda. Cuando Florian giró brevemente la cabeza y miró a su primo, esto calmó al pequeño y solo dijo, deberías simplemente disfrutar al ser penetrado.

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

Cuando los gritos de Sebastián eran demasiado fuertes, tomó rápidamente unos calcetines de Florian y se los metió en la boca. Al menos hubo un descanso. Sebastian volvió al pie de la cama, agarró las nalgas de su primo y comenzó a amasarlas suavemente. Siempre lo abría un poco más hasta que finalmente separó las mandíbulas y miró extensamente el pequeño agujero. Riendo, notó que aún era virgen, pero ciertamente no por mucho tiempo.

Florian se colocó firmemente entre sus piernas, buscó los colgantes huevos del niño, los encontró, los tomó en su mano y los apretó, amasándolos amorosamente. Por supuesto, eso dejó frío al chico y rápidamente tuvo una erección. De alguna manera, al pequeño le gustaba bastante ese tratamiento. Al menos hasta allí. De repente, Sebastián soltó los huevos de Florian, se paró frente a la cara del niño y también dejó caer su bóxer.

A la luz quedo un pene adolescente muy tieso con un buen escroto que rebotaba directamente debajo. Florian miró asombrado a ese "monstruo", de no haber tenido el calcetín en la boca, habría hecho ruido de asombro. Sebastian sonrió ante la cara de Florian. Por supuesto que había notado la mirada asombrada del chico. Sin más explicaciones, Sebastian regresó al pie de la cama, extendió las piernas de su primo más joven, separó las nalgas y escupió al chico una buena cantidad de saliva directamente sobre su agujero.

Luego, sin dudarlo, puso su gordo glande en el agujero del niño y con un pequeño grito reprimido, entró en el cuerpo del niño de una sola vez. Florian se levantó lo más que pudo, echó la cabeza hacia atrás, tratando de gritar de dolor, pero la mordaza no permitió que eso sucediera. Su primo mayor lo penetraba duro y sin piedad, una y otra vez. Entonces el momento de la salvación estaba allí, los huevos de Sebastian comenzaron a contraerse, contraerse al cuerpo y el orgasmo había llegado. Sebastian descargó todo su jugo adolescente dentro de su primo.

Florian pensó que finalmente todo había terminado. Pero no había esperado el poder de su primo. Quien repitió todo el procedimiento tres veces más. Sacó su pene del agujero dañado después del orgasmo, esperó hasta que el agujero se cerrara y violo al chico tres veces de la misma manera. Florian quería llamar a su tío, que sabía que estaba en su estudio, pero no podía hablar. Así que tuvo que soportar con lágrimas la violación de su primo, pero pensó en contarle más tarde. Justo en el momento en que Sebastian inseminó nuevamente el culo del más joven, la puerta se abrió de golpe y entró su tío.

-"¿Qué está pasando aquí?" Gritó con su poderosa voz.
-"He desvirgado al pequeño", dijo Sebastián levantándose, nada avergonzado por su desnudez.

-"Parece que estás aun viniéndote, ve a ducharte primero". dijo el tío.

Sebastian salió de la habitación y su tío se acercó a la cama a la que Florian todavía estaba atado. Le habló con calma al pequeño, insistiendo en que no lo quería de esa manera, pero no hizo ningún esfuerzo por liberarlo de las esposas.

-"Veamos qué te hizo", dijo el tío, agarrando las nalgas del pequeño y mirando el trabajo de su hijo.

El agujero del chico comenzó a cerrarse otra vez, pero aun así derramó un poco de semen de Sebastian y corría sobre su escroto hasta la sábana debajo de él, donde formó un charco.

-"Hombre te usó bastante duro", comentó su tío. "Pero tú también eres muy lindo Flo".

Luego el tío inclinó su boca hacia el agujero del chico y comenzó a chupar el semen de su hijo del agujero Florian estaba tan incómodo. Él comenzó a gemir suavemente bajo esa caricia y de inmediato se puso rígido de nuevo. El tío notó la excitación del chico, por supuesto. Si Florian hasta ese momento hubiera pensado que la dura prueba tuvo un final, ahora venía algo mejor.

El tío también se desnudó, arrodillado entre las piernas del chico, que no pudo cerrar y lo penetró, aunque por el semen no fue tan doloroso. Florian se enfureció de nuevo, el pene del tío lo penetro tan fuerte como su primo lo había hecho. Ese entró nuevamente, a la habitación, todavía desnudo. Sonrió a ambos cuando vio que su padre estaba penetrando a su primo. Sin consultar Sebastián fue a la cabeza de Florian, lo tomo del cabello para verle de nuevo su rostro. Florian jadeó, pues el calcetín entró aun más en su boca.

A una señal del tío ambos lo tomaron de los brazos, de modo que los brazos estaban atados ahora en cruz. Sebastián retiro el calcetín de la boca de Florian, el tío tomo las piernas del chico lo levantó y lo penetro en esa posición de nuevo. Sebastian, sin embargo, se paró con las piernas extendidas sobre Florian en la cama, primero dejó que su padre chupara su pene un poco, luego bajó lentamente su trasero hacia la cara de Florian. Se dio cuenta de que su primo también tenía un pequeño culo dulce, limpio y bonito, ya que en su mayoría era aún chico casi de su edad.

Sin que Florian se diera cuenta, comenzó a lamber el agujero del primo con su lengua, cada vez más profundamente, porque se abrió casi automáticamente. Cuanto más lambía Florian al primo, tanto más salvaje se retorcía, mientras le masajeaban de nuevo sus nalgas por su tío que todavía estaba ahí. En esa posición, el tío descargó dos veces seguidas sobre su pequeño sobrino. Luego, padre e hijo se arrodillaron delante de la faz del pequeño atado y el tío incluso penetro a Sebastian por su culo, para que Florian pudiera ver exactamente cómo el pene de su tío se hundía en su propio hijo, una y otra vez, hasta bien Sebastian fue inseminado en su culo.

Luego, el tío y su primo se dieron una ducha, dejando a Florian acostado en la cama aun atado. Incluso cuando cayó la noche, ninguno de ellos se preocupó por él. Sebastian pasó la noche en la cama de su padre. Florian solo lo escuchó los sonidos amortiguados a través de la delgada pared, que los dos parecían disfrutar. En ese momento, Florian tuvo la idea de chantajearlos por violarlo. A la mañana siguiente, en el desayuno, abordó el problema directamente. Exigiría una inmensa suma de dinero a su tío todos los meses, de lo contrario iría a la policía y los denunciaría a los dos.

El tío miró a su sobrino solo por muy poco tiempo, luego miró a su hijo, que estaba sentado frente a él y ahora Florian no era bueno para nada. Ambos se sonrieron el uno al otro sin decir una palabra. Después de que los tres habían terminado de comer, el tío de repente e inesperadamente alcanzó el brazo de Florian. Fue un agarre duro que lastimó mucho al adolescente. "Ven conmigo", dijo el tío solo ligeramente y tiró de Florian de su brazo directamente hacia la puerta del sótano.

Abrió la puerta y empujó a Florian, por lo que tuvo problemas para no caerse por la empinada escalera. Al llegar al sótano, Florian se sorprendió. Estaban en una gran bóveda subterránea que se había convertido en una cámara de tortura totalmente equipada. Todo tipo de dispositivos de tortura estaban ahí. Florian fue empujado más lejos a una jaula de barras de metal resistentes, que era muy baja. El tío le dio a Florian una mascarilla de cuero que solo tenía orificios para respirar y aberturas para los ojos.

La máscara estaba atada con correas de cuero a la cabeza del chico y asegurada con pequeños mechones. Entonces Florian tuvo que meterse en la jaula, que el tío cerró con llave desde afuera. Al irse, el tío apagó la luz, de modo que el adolescente estaba sentado solo en la oscuridad en su jaula. No sabía cuánto tiempo había pasado cuando de repente se encendió la luz. Deslumbrado por el brillo, notó que era Sebastian quien ahora abrió la jaula.

-"Vamos, bastardo", dijo Sebastian, casi tirando de las piernas de Florian de la jaula.

Justo cuando el tío había empujado al niño hacia atrás, Sebastian empujó al niño por las escaleras, de modo que medio cayó, medio corriendo.

-"A la sala de estar", dijo ásperamente Sebastian.

Una vez ahí, Florian notó inmediatamente el cambio. En el círculo se instalaron unas sillas, en las que se sentaban seis hombres viejos y de aspecto rudo vestidos de traje. En el medio de la rueda había una estera de goma en el piso. Florian fue forzado por el tío para colocarse justo en el medio de ellos.

-"Vamos, quítate la ropa", les gritó el tío a los chicos. "Nuestros huéspedes quieren verlos".

Frente a la orden dominante, Florian no se atrevió a contradecirlo y lentamente comenzó a quitarse la camisa. Dado que para la audiencia era un poco lento, fue presionado a que se diera prisa. Así que también se quitó los zapatos, calcetines y pantalón, dejó caer todo y se paró frente a los hombres en calzoncillo.

-"Todo" el tío se regocijó ordenando.

A regañadientes, Florian obedeció y se quitó su bóxer. Si no hubiera tenido puesta la máscara de cuero, habrían visto lo rojo que se había vuelto de la vergüenza. Desnudo, con las manos colgando de los muslos, ahora se quedó allí y dejó que los hombres lo miraran. No dejó de notar que estaban empezando a babear.

-"Date la vuelta, encárate, muéstranos tu ano" le ordenó su tío y Florian obedeció de nuevo.

No le quedaba nada de valor. Mostro su culo dulce de niño en la dirección de los hombres, se inclinó hacia adelante y separó sus nalgas con sus manos. Algunos de los hombres soltaron un gemido. Un suave "bravo" vino de otro hombre. Cuando Florian quiso enderezarse de nuevo, su tío le dijo que tendría que ponerse en cuatro patas, en el medio de la estera de goma. Fue muy embarazoso, el adolescente de 14 años, tuvo que mostrarse desnudo a los extraños.

Así que se arrodilló sobre la estera y supo que había hombres que lo miraban como un trozo de carne. Después de un momento de silencio, escuchó al tío preguntar a los asistentes que estaban dispuestos a pagar. Las ofertas se volcaron. Comenzó con una oferta de 1000 euros y Florian escuchó a los hombres empujando la oferta. La última oferta fue de 100.000 euros. Arrodillándose y con la cara con una máscara de cuero, Florian no sabía de qué se trataba. Escuchó esas inmensas cantidades de dinero para él y se preguntó porque esos hombres querían pagarle tanto dinero a su tío.

Entonces lo sintió. Uno de los hombres se arrodilló detrás de los muchachos, extendió sus nalgas con sus manos y Florian sintió una lengua húmeda en su agujero. Fue genial. Empezó a disfrutarlo, olvidándose de la situación en la que se encontraba, olvidando que había otros hombres, incluidos su tío y su primo. Simplemente disfrutó de la manera en que esta lengua manipulaba su agujero y literalmente estaba lambiéndolo.

El pequeño ano del adolescente comenzó a moverse, abrirse y cerrarse casi automáticamente. Luego escuchó un cierre de cremallera, supo en el mismo momento que inmediatamente sentiría el dolor ya conocido. Apenas lo había pensado, cuando ya sentía el pene del hombre sobre su ano. Sin piedad, el hombre lo penetró. Literalmente desgarro su esfínter aún apretado. Florian escuchó a los otros hombres aplaudir. Se sentía tan explotado y patético, lo cual era. El hombre detrás de él ahora lo penetraba duro y persistentemente su apretado como pequeño agujero. Florian lo sintió como una eternidad, hasta que sintió que el hombre arrojaba todo su jugo dentro de él.

Lentamente, muy lentamente, el hombre sacó su pene ya flácido del culo del chico. Florian solo pensó que habría sido todo y que lo dejarían descansar. Imagínese, cuando se dio cuenta de inmediato que no era así. Tan pronto como su violador sacó su pene, Florian ya sintió el siguiente patán que lo penetraba. Ahora sabía lo que iba a pasar. Todos estos hombres lo penetrarían, uno después del otro. Así es como sucedió. El que tuvo la oferta más alta fue el primero, luego fue uno por uno. Cada uno de los hombres lo penetraron sin ninguna consideración.

Florian fue inseminado por seis hombres en fila. Después de que todos los visitantes se habían inmortalizado en su mente, su primo Sebastián se arrodilló detrás del niño. Él agarró brutalmente las dos nalgas y las separó lo más posible. Girando ligeramente su cuerpo hacia un lado, ahora le mostró a su tío el agujero aún dilatado, del cual goteaba lentamente el semen de los seis hombres. Muy lentamente, el semen corrió por los huevos del adolescente, goteando sobre la estera de goma debajo de él. Luego Sebastián lo soltó. Se desplomó exhausto sin hacer ruido y se quedó boca abajo con las piernas abiertas.

Era una vista hermosa, ese cuerpo de jovencito desnudo sobre la estera de goma. Los invitados, pero también el tío y también Sebastian otra vez tenían cada uno una erección debajo de sus pantalones, como era claramente visible. Ahora el tío tomó la iniciativa. Se acercó a su sobrino desde atrás, lo agarró por las mandíbulas, echó la cabeza hacia atrás y envolvió su cuello con sus brazos. Luego se inclinó sobre el culo del chico, que todavía estaba cansado y lamió con deleite el semen goteante de su ano.

Florian se reavivó instantáneamente por ese trato inusualmente amable de su tío, como era fácil de ver. Su pene joven creció, el prepucio se retiró y desnudó el delicioso glande ligeramente mojado del niño. Cuando el pene de Florian había crecido a su tamaño completo, el tío levantó al niño de sus brazos y lo puso de pie.

-"Bueno, señores, ¿lo prometido es deuda?", Preguntó al círculo de los presentes.

Todos aplaudieron. Miraban boquiabiertos al joven de arriba abajo. Encantados con el pene del chico que se mantenía inclinado lejos del vientre, que ahora comenzaba a gotear ligeramente, aunque ese tipo de actuación era extremadamente embarazoso. Dirigiéndose al hombre que le ofreció los 100.000 euros de Florian, el tío solo dijo.

-"Ahora es tuyo, haz lo que creas necesario con él".

Tan pronto como el tío hablo, el aludido se levantó de su silla. Se acercó a Florian, que todavía estaba en el medio sin ninguna emoción, agarró una correa de perro de una mesa cercana y la sujetó al cuello del chico. Luego lo jaló de la correa, llevándolo sin decir una palabra, hacia la puerta del sótano. Abrió la puerta del sótano y de nuevo llevaron a Florian, pero esta vez un poco más suave que antes. Al llegar a la habitación del sótano, el hombre le dijo al niño que debía enfrentarse a la Cruz de San Andrés.

Él sujetó al adolescente con las restricciones de manos y pies a la cruz. Para que él no pudiera moverse más. Así que quedo de pie, con las piernas separadas, desnudo atado a esa cruz, con las manos en el aire.

Los otros hombres, así como el tío y el primo, mientras tanto, ingresaron a la bóveda del sótano. Habían traído sus sillas desde arriba y se sentaron contra la cruz en una fila contra la pared como espectadores.

El hombre que había comprado a Florian ahora se desvistió lentamente su traje, luego su ropa interior, lo juntó todo prolijamente y lo colocó en una esquina.

Completamente desnudo, el hombre se paró frente a Florian y le pasó la lengua por los labios. Él sonrió ampliamente al chico. Luego se dirigió a la pared, donde colgaban varios "juguetes", agarró el látigo y lo extendió. Sin previo aviso, azotó al colgante Florian en la cruz. Comenzó a azotar el cuerpo del adolescente. En el pecho, los muslos y parte también en los genitales. Después de 50 golpes en el cuerpo, el hombre finalmente se detuvo. Florian solo pudo gritar reprimidamente durante la tortura, ya que todavía tenía puesta la máscara de cuero.

Los espectadores sentados en sus sillas habían recibido una pringas de grasa en el pantalón durante el castigo. Completamente exhausto y sangrando fácilmente por algunos verdugones, Florian ahora colgaba más de la cruz que antes. El hombre lentamente enrolló el látigo otra vez, se acercó a la pared donde lo había tomado y cuidadosamente lo colocó en su lugar. Ahora fue al otro lado de la bóveda del sótano, donde se encontraba una mesa de acero inoxidable con algunas herramientas. Agarró una fina tira de cuero y un bisturí, se acercó a Florian otra vez.

De pie para que los espectadores pudieran verlo todo, agarró el pequeño escroto del chico y le ató los huevos con la tira de cuero. En esa situación, quedo colgando al adolescente, cuando el hombre sentó con los otros espectadores y comenzó una conversación con el tío sobre lo próximo a proceder. Durante aproximadamente un cuarto de hora dejó que el chico colgara con los huevos atados. Lentamente se fueron tornando a un azul oscuro debido a la falta de flujo sanguíneo.

Luego recogió el bisturí de nuevo, que tenía acostado en su regazo durante la conversación, y fue a la cruz donde estaba Florian. De nuevo, se colocó para que la audiencia pudiera ver sin obstáculos. Con su mano izquierda, alcanzó su escroto. Con la derecha, ahora llevó el bisturí al escroto, hizo una ligera presión y la afilada hoja abrió la bolsa de piel. Lentamente, realmente lo disfruto, ahora cortó el saco del chico por la costura.

Luego, presionó ligeramente sus huevos y éstas brotaron de la bolsa abierta, colgando de los conductos seminales para quedar entre las piernas del adolescente. La audiencia aplaudió. Mientras tanto, también habían dado rienda suelta a sus rígidas erecciones, que se mantenían de pie entre las piernas de la audiencia.

-"Córtale los huevos" exigió el tío. 

En su glande ya se formaba una primera gota de líquido pre seminal. Siguiendo la petición, el hombre tomó un cascanueces comercial de la mesita. Conectó el huevo izquierdo del chico, apretando. Florian se puso de pie con los grilletes lo mejor que pudo, se escuchó un grito reprimido. A través de las rendijas de los ojos se podían ver las lágrimas rodando. Luego un suave crujido y el huevo salpicó la bóveda del sótano.

Hubo un rugiente aplauso de los espectadores. Inmediatamente después, el mismo procedimiento con el segundo huevo. Abrazadera, empuje, explosión. Florian ahora era impotente en sus grilletes, el adolescente no había experimentado la explosión del segundo huevo pues estaba conscientemente. Con muchas sales aromáticas y un cubo de agua fría, Sebastian hizo que su primo recuperara la conciencia.

Ahora fue especialmente difícil para el pequeño. El hombre sacó un gran cuchillo de carnicero de la mesa, lo calentó con un soplete hasta que estuvo al rojo vivo. Dio un paso de nuevo al lado de Florian, agarró su pene y tiró de él hacia adelante. Entonces otra vez un grito reprimido a través de la máscara de cuero. El hombre corto el pene de Florian sin miramientos. Los espectadores rugieron, sus penes se alzaron con fuerza en el aire.

Una vez más, Florian cayó en una inconsciencia redentora y Sebastian lo recuperó. Florian fue liberado de los grilletes, pero inmediatamente fue colocado sobre una mesa, boca abajo. El culo del chico estaba en el borde de la mesa. Uno por uno, todos los presentes lo volvieron a penetrar. De todas las maneras lo embistieron, uno por uno, sus duros penes entraron en el apretado ano hasta que todos se vinieron en él.

Como último fue Sebastian a quien se le permitió penetrar a su primo más joven. Lo disfrutó visiblemente, metiendo su duro pene en el inseminado ano del adolescente. En el momento en que Sebastian comenzó a correrse en su primo, agarró el cuchillo de carnicero, con el que le había cortado su pene. Sebastian agarró a Florian por detrás del cabello, echó la cabeza hacia atrás y le cortó su cuello, todavía con su pene en su culo, sin ceremonia alguna.

-"Así terminan los muchachos que nos quieren chantajear", dijo terso el tío.

Mientras su sobrino moría desangrado, degollado sobre aquella mesa.



Historia Original Aquí.






Autor: Jackoberlin       Traductor: DarkSoul

TÍA VICKY

No entendía lo que estaba a punto de suceder. Tía Vicky le había dado una buena taza de té caliente adulterado con un fármaco de excitación / sedante. No tardo mucho luego de que lo bebió en estar tumbado sobre la cama completamente desnudo y sus piernas bien extendidas como abiertas. Él no podía entender porque no había deseaba cerrarlas como seria lo normal. Sus testículos bien desarrollados descansaban en gran medida en la cama con su gran pene semi rígido casi sobre ellos......


TÍA VICKY.
No entendía lo que estaba a punto de suceder. Tía Vicky le había dado una buena taza de té caliente adulterado con un fármaco de excitación / sedante. No tardo mucho luego de que lo bebió en estar tumbado sobre la cama completamente desnudo y sus piernas bien extendidas como abiertas. Él no podía entender porque no había deseaba cerrarlas como seria lo normal. Sus testículos bien desarrollados descansaban en gran medida en la cama con su gran pene semi rígido casi sobre ellos.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PADRES] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Fantasy Man




No entendía lo que estaba a punto de suceder. Tía Vicky le había dado una buena taza de té caliente adulterado con un fármaco de excitación / sedante. No tardo mucho luego de que lo bebió en estar tumbado sobre la cama completamente desnudo y sus piernas bien extendidas como abiertas. Él no podía entender porque no había deseaba cerrarlas como seria lo normal. Sus testículos bien desarrollados descansaban en gran medida en la cama con su gran pene semi rígido casi sobre ellos...

Tía Vicky echó un vistazo a su sobrino. Una gran mujer atractiva, de pecho talla 32, que amaba al chico, pero estaba lo bastante preocupada acerca de cómo sus hormonas estaban ahora cambiando su relación. Era casi de 17 años y lo había atrapado mirando a sus firme pechos que sobresalían del frente de su cuerpo en varias veces. Es cierto que ella disfrutaba llevando endebles sostenes push-up debajo de las camisas apretadas que las hacían lucir perfectas para la selección de los hombres con necesidad de "domesticar" en el centro penitenciario donde trabajaba. Sus sospechas se confirmaron; su pene era gigantesco, sin vello y descansaba en gran medida sobre sus sábanas de seda. A través de la experiencia, sabía que los hombres con grandes testículos necesitan ser procesados inmediatamente.

Entró en la habitación, sonrió al adolescente y se sentó junto a él, con sus pesados ​​pechos ligeramente por debajo de su apretada blusa. "Billy", ella suavemente habló, “En verdad sabes cuánto te amo, ¿verdad?" El niño consciente semi sonrió y asintió a su encantadora tía. A pesar de su estado narcotizado su pene comenzó a levantarse a la vista de su hermosa tía sentada tan cerca de él. Vicky volvió a sonreír, consciente de su lucha por no mirar a sus pechos que sobresalían, y continuó.

-"Es el momento he realizado un pequeño procedimiento en ti Billy..." Dijo su tía.

Billy sintió que su tía coloco suavemente sus manos debajo de su gran escroto, levantando sus pesados huevos. 

-"Tus testículos son demasiado grandes y pesados ​​..." Dijo ella sonriendo con simpatía.

Sin embargo, sus ojos lo intentaron, a la vista de sus grandes pechos, bien vestidos y la sensación de sus manos levantando sus pesados huevos causaron que su pene quedase completamente erecto. 

-"Pobrecito..." fue todo lo que dijo su tía.

Con calma ella movió su pene para que no estorbara a su saco....

-"has estado fantaseando sobre mis pechos, ¿no es así Billy?" Preguntó en voz baja su tía, levantando sus huevos como midiendo su peso. 

Él gimió de vergüenza - la droga en su bebida lo mantenía dócil mientras experimentaba su excitación. 

-“Tu pene simplemente no puede controlarse a sí mismo, ¿verdad?" Preguntó retóricamente su Tía, apretándolo suavemente justo por debajo de su glande.

El adolescente vio a la tía Vicky tomar un dispositivo cerca de sus inmediaciones - parecía algún tipo de herramienta para apretar y lo vio como en un sueño, mientras colocaba cuidadosamente el saco grande, hinchado en él...

-"Tus testículos parecen haberse hecho para este tratamiento Billy..." Dijo ella apretando los mangos de la herramienta.

Sus huevos fueron empujados lentamente hasta el fondo de su saco antes de sentir que algo se cerraba firmemente alrededor de la parte superior de su escroto. 

-"No te contengas..." sonrió.
-"Acabo de dejar tus grandes huevos listas". 

Buscando entre las piernas, vio sus huevos presionados en una bola, con sus dos huevos al final de su cuello escrotal ahora doblemente prensado. A medida que el fármaco tuvo más afecto, perdió interés en las abrazaderas apretadas por encima de sus huevos, centrándose en cambio en sus senos enormes. Su pequeño top rosa contorneada perfectamente sus firmes pechos,

-"Sin el equipo adecuado, como estos testículos este tamaño es simplemente demasiado complicado de conseguir..." Ella sostenía ahora sus huevos.

Ella paso con amor para hacer un fuerte nudo de ida y vuelta entre sus suaves manos, cuidadas. Con calma, 'Sé lo que es mejor' dijo con una mirada, continua; "La máquina que suelen utilizar para el drenaje de grandes testículos tiene una manga del pene que bombea, chupa y drena todos los espermatozoides en un frasco". Le apretó los huevos con simpatía, "pero mi amigo quería probar con su caballo, por lo que no puede dejar de correrse”. Dando una suave sonrisa, aclaró: "Es que no quiero que ninguno de ellos ensucie mi blusa nueva ..." ella suspiró y metió su pecho hacia fuera, moviendo lentamente sus pechos gigantescos de lado a lado, que los mostraron exactamente donde ella no quería su semen. 

¡Dios, estaba tan avergonzado! "No, no..." Arrulló, ahuecando su paquete pesado en su palma izquierda y tirando de sus huevos hacia adelante. "No hay necesidad de preocuparse... He castrado a varios hombres cuando estaban llenos y viriles..."

Ella ocultó su excitación como pudo, mientras colocaba una pequeña tijera linda de color rosa entre los pliegues apretado de su escroto bien estirado. "Tus testículos se sienten tan llenos...", sonrió. "Voy a conservarlos y seguros cuando lo corte - la sensación de un juego completo en su mano era bastante satisfactorio..." Billy se quejaba con lujuria para ese momento, sintiendo como fue esturando su escroto expectante. "Voy a contar hasta 3 Billy..." ella estaba apretando ahora "y luego mi tijera te daran un pequeño corte". 

Hizo énfasis en sus palabras apretando suavemente los mangos, lo que le permite sentir una ligera compresión de acero sobre su estirada piel. Tirando un poco más duro, empezó a contar: "Uno...", ella estaba sonriendo cálidamente, sus pezones con el emplazamiento sobresalían por encima de los confines de su delgado sostente. "Dos ...", sonaba casi maternal, "y allí vamos...", susurró, apretando firmemente la tijera, cortando fácilmente su cuello escrotal sin mucho esfuerzo. 

El rostro de Billy era una mezcla de horror e incredulidad, mirando su mano izquierda tirando de sus huevos lejos de su cuerpo. "No ha sido tan malo, ¿verdad Billy?" preguntó ella, manteniéndolos en su mano cuidada, a la altura de los pechos cuyos pezones estaba tan duros que parecía que iban a traspasar la tela en cualquier minuto. 

Billy observó con una expresión horrible como ella los apretó, sintiendo su densidad: "Se siente como una carga grande aun en su interior - ¿apuesto a que no te había corrido en semanas!" Ella rio.



Historia Original Aquí.





Autor: Fantasy Man       Traductor: DarkSoul

TORTURA, SECUESTRO, DESVIRGUE Y CORTE

Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar ......


TORTURA, SECUESTRO, DESVIRGUE Y CORTE.
Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar .

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [VIRGEN] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & Darksoul




Empujaba despacio, su ano se defendía con avidez, volvió a intentarlo, no consiguió nada. El cuerpo de Alan se tensaba con cada embestida, la falta de humedad en aquella cavidad iba a costarle caro. Por su parte, su desvirgador le separaba lo más que podía las nalgas, él emitía gemidos preocupantes, no había placer en ellos, era dolor lo que transmitían. Mojó sus dedos con la lengua y fue hacia su ano rápidamente,

Siguió con su tarea, separó más sus piernas, tomó con su mano derecha su pene e intentó meterlo con fuerza, su ano por fin cedió, él soltó un quejido seco y su violador siguió entrando; mientras más rápido sucediera, más rápido terminaría todo. Después de unas suaves embestidas lo consiguió, entró por completo, era momento de embestirlo con dureza, pero él temblaba y no podía dañarlo más, ya había sido suficiente.        

—“Alan, ahora tus clientes no serán solo mujeres, olvida las consideraciones que te tenía”. Dijo su Amo cuando el pene se retiró de su recién desvirgado ano.

Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, Alan sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar.

Era el amante del jefe, sin embargo, disfrutaba la compañía de hombres y mujeres. A Alan le gustaba mucho, tenía ojos verdes y un largo cabello cobrizo, nunca se atrevió a dirigirle una mirada directa, realmente le atemorizaba su presencia en el burdel. Cuando entró en la habitación Alan se incorporó y se hincó junto a la cama, no se aventuró a mirar su rostro después de lo que había pasado entre los dos.           

Virtz entró con dos de los hombres que cuidaban la puerta del burdel por la noche, eran altos y fornidos; los dos se sentaron en un sillón situado frente a la cama, Virtz se quedó en medio de la habitación.     

—“Alan sal de la cama y Marco, quítate toda la ropa, acomódate boca arriba en la cama, Braulio va a amarrarlo”. Ordenó con su habitual calma Virtz.

Así sucedió, el orangután lo amarró con fuerza a los barrotes de la cama y desde ahí pudo ver cómo ataban a Alan de las manos para colgarlo en una estructura de metal a un costado del lecho. Virtz tomó una fusta de la mesita de centro y se acercó a él.

—“Nota que no te até los pies, debes portarte bien o sufrirá las consecuencias ¿lo entiendes?”  Dijo Virtz

Alan asintió despacio mirando a los hombres. Virtz tomó su miembro erecto, lo levantó con firmeza y dejando al descubierto sus testículos comenzó a golpearlos con la fusta. El ardor era insoportable, cada vez azotaba con mayor ímpetu, sin embargo, no era tanto la dolencia lo que le molestaba; el problema era que lo estuvieran mirando.     

Luego de un rato dejó de castigarle los testículos para continuar con el resto del cuerpo, flageló sus pies, piernas, muslos, brazos y abdomen, ahí hizo una pausa, colocó la fusta en la cama y se acercó a su rostro, lambió su cuello, Alan pudo sentir su largo cabello picarle la cara, su lengua era cálida y experta, recorrió su clavícula hacia el pecho, ahí empezó a succionar su tetilla izquierda, sentía placer a pesar de que el cuerpo entero le escocía. Como era de esperarse sus tetillas se endurecieron, erectos como estaban les colocó una especie de pinza metálica, al sentir la primera, sus piernas perdieron el control y dieron un empujón a Virtz, él se incorporó y dio un golpe a Alan con la fusta en el muslo derecho.

La otra pinza en su tetilla termino por arquearle la espalda sin consentirlo y Virtz asestó un golpe con la fusta en el miembro de Alan. Quien intento quedarse quieto, incluso cuando pasó una especie de garra metálica por su piel ya castigada por la fusta, y a pesar del dolor siguió impasible con tal de evitar más daño. Luego de un rato Virtz se apartó de la cama, fue hacia la oscuridad y no dude en echar un vistazo a Alan quien miraba hacia el infinito, parecía que el hecho no lo inmutaba. Virtz tardó un rato en volver, yo quería compartir un poco de intimidad con Alan, decirle algo, tal vez un “lo siento” por esos golpes no le era posible.       

Virtz regresó antes de que pudiera articular palabra, traía consigo una caja de toques, ésta tenía dos barras extensibles, las alargó a su cuerpo y comenzó a propinar descargas sobre las pinzas que tenía en las tetillas, sus piernas querían derribarlo, pero sabía que aquello traería serias consecuencias, así que solo atinó a enterrar los pies en la cama y apretar los dientes hasta que le fue imposible. Abandonó el castigo, le quitó las pinzas y se dirigió a su miembro nuevamente, lo levantó y golpeó sus testículos con una de las barras, sus piernas automáticamente lo derribaron de la cama, cuando Alan percibió su error ya era tarde. Virtz se incorporó normalmente, ni siquiera se enfadó, al contrario, tenía una sonrisa que le preocupó aún más.  

—“Lo que sigue es culpa tuya”. Le dijo Virtz mientras masturbaba el miembro de Alan violentamente.

Aunque éste tardó un poco en responder, finalmente se erecto, así como estaba, Virtz lo sujetó con fuerza y colocó una de las extensiones de la maquina en el glande; Alan se retorció en el aire, él los enredó para no provocarse problemas. Soltó algunos gritos ahogados y sus facciones se descompusieron completamente. Soltó algunos improperios, lo insultó de mil formas posibles y él sin molestarse le dijo:           

—“Tus palabras repercutirán en tu cuerpo”. Dijo Virtz.

Ya era tarde, seguramente Alan estaba deseando haber mantenido la boca cerrada. Pero pese a llevar ya seis meses secuestrado aún era algo rebelde no habiendo aprendido a callar.    

—“Haré lo que me pidas, sé que lo he hecho mal, pero no me hagas daño”. Dijo Alan despacio y con un tono amable.       

—“Lo sé, es tu culpa y pagarás más por ello, cada cicatriz y consecuencia, será culpa tuya, ¿aunque no sé si lo te hare se podrá curar fácilmente? Dijo Virtz.

Y sigue hablando, el castigo irá en aumento en proporción a tus palabras. Alan Calló entendiendo que no había nada que pudiera hacer y siguió expectante ante una oportunidad. Virtz abandonó los tormentos un tiempo considerable, se alejó hacia una mesa que estaba en el fondo y trajo un látigo, se colocó a un lado de Alan y comenzó a flagelarlo, él por su parte mordía su labio inferior cerrando los ojos y aferrando sus manos a las ataduras. Contó once azotes y cada uno causaba una herida profunda. Quería volver a rogar, pero tenía miedo de agregar más sufrimiento a su persona.

Virtz fue a la mesa nuevamente, dejó el látigo, tomó una navaja y observó la reacción de Alan con una sonrisa burlona.

—“Me gustas Alan, sabes que puedo disponer de quien me guste. El Jefe me lo permite, pero tú estabas en la lista Premium ¿Qué dices, te entregas?” dijo Virtz.

-“Sí”. Contesto a toda prisa Alan sin pensar.

No quería que utilizara la navaja en su cuerpo perfecto. Virtz se acercó hacia él con el arma en la mano, cortó las ataduras y se colocó encima de él. Lo besó en la boca, introdujo su lengua y dejó que su cuerpo sintiera su miembro erecto. Acercó su boca a mi oído y en un susurro le dijo

-“Quiero comprobar tu francés”. Dijo Virtz.

Acto seguido se recostó en la cama, desabrochó su pantalón y puso sus manos bajo su nuca diciéndole a Alan “adelante”.  

Intentó entrar en medio de sus piernas, pero su intención era otra.

—“Quiero que me hagas la felación con el culo en alto, quiero que los chicos tengan una fantástica vista desde su posición”. Ordeno Virtz.

Entonces Alan se colocó en cuatro patas y comenzó la felación despacio, primero con lametones recorría el pene de Virtz, justo después siguió con los testículos, posteriormente se tragó su miembro entero, lo sacaba y metía en mi boca rápidamente, esperando que sus movimientos le gustaran y lo distrajeran de sus intenciones.      

—“Basta”. Dijo Virtz al tiempo que alárgama su mano hacia las nalgas de Alan y las golpeaba.

Sin retirar la mano se las acarició y buscó con su dedo índice la entrada de mi ano, sin miramientos introdujo su dedo, lo introducía y separaba sus piernas acariciando sus testículos. Se apartó un momento y regresó con un consolador, lo introdujo en su ano y comenzó a moverlo con rapidez, luego lo dejó dentro y retrocedió nuevamente. Era un objeto extraño, el grosor no era demasiado, sin embargo, era bastante largo, tanto que una parte considerable se quedó fuera entre las nalgas de Alan.

—“Esto sucede por tu culpa Alan”. Dijo Virtz quien aún no terminaba la frase cuando Alan sintió una gran punzada.

El consolador era de metal, lo sabía porque estaba muy frío, pero lo confirmó cuando alargo las dos extensiones de la caja de toques al objeto y Alan sintió cómo le partía en dos sus entrañas. Dos lágrimas recorrieron el rostro de Alan aquello no lo esperaba. Tan rápido como comenzó Virtz retiró la electricidad y su cuerpo se tambaleó un rato. Alan, es mi turno de probar ese culo casi virgen. Ven aquí, voy a hacer que disfrutes una vez más, disfruta todo el tiempo que desees y recuerden que será tu última vez como un hombre intacto, para mañana serás un eunuco y nunca volverás a correrte. 

Virtz se quedó en la cama Alan se aproximó. Los dos se miraron cómo quien ve a su verdugo los otros hombres se sentaron en el sillón expectantes. Ante la amenaza de su torturador Alan no vaciló en llevar su mano a pene, pero éste se encogió e hizo una mueca de dolor.

-“Por favor permite que mi última noche intente gozar todo lo que pueda Virtz”. Suplico Alan.

Luego de eso puso una mano sobre su pecho e hizo que Virtz se recostara en la cama, se inclinó para hacerle una felación y Virtz se abandonó al placer. La lengua de Alan recorrió cada centímetro de su pene y testículos, quería acabar en su boca, pero Virtz se acordó que no podía soltar su semen hasta que él lo permitiera, entonces Alan le susurró al oído.

—“Poséeme, prepárame para lo que sigue”. Dijo Alan con voz quebradiza.

Alan se puso en cuatro nuevamente sobre la cama, pero Virtz tenía pensado algo mejor e hizo que se acostara boca abajo, sin darse cuenta del daño que le causaba su propio peso sobre su lastimado pene, sin embargo, luego de un momento pudo mantenerse en esa posición sin moverse; Virtz aprovechó para darle un beso negro, hundiendo su lengua en su ano y subir por su espalda, volví a descender y lubricar el lugar de la mejor manera posible.       

Esta vez no tuve que empujar mucho para meter su pene en su ano, la punta entró fácil; al escuchar sus gemidos entrecortados la excitación de Virtz llegó al tope, quería embestirlo con fuerza y saciar su hambre, porque sabía que Alan debía estar experimentando dolor. Lo que hizo fue acercarme a su oído, para preguntarle si el ritmo estaba bien, entonces Alan solo asintió con la cabeza. El miembro de Virtz entraba y salía de sus entrañas más rápido, Alan arqueó la espalda y gimió más alto, entonces Virtz intervino.

—“Córrete, para ti esto es todo”. Para Alan fue como una orden.

Unos segundos después, realmente quería aprovechar ese último momento por lo que se vino cuando sintió como el semen de Virtz inundó su cavidad, en gran cantidad, quedando tumbando sobre la cama respirando agitadamente no fue durante mucho tiempo, pues Braulio fue hacia él para amarrar literalmente, sus muñecas a los barrotes de la cama Virtz fue de nuevo hacia la oscuridad para regresar a donde estaba Alan ya bien amarrado.

Alan suplico sin efecto de pronto se escucharon gritos, la tensión iba en aumento, Virtz le introdujo una barra electrificada por el ojo de su glande para penetrarlo de nuevo para poseerlo a su antojo. Virtz lo miro a los ojos, él estaba derrotado desnudo boca abajo sobre la cama expulsando semen de su ano aun latiendo buscando cerrarse.          

De pronto Alan sintió de nuevo un primer latigazo impactando su pierna izquierda y parte del muslo, el segundo le dio en sus nalgas, otro más fue a parar en su espalda, sin embargo, los latigazos se aplicaron con cuido, porque la barra electrificada castigaba mejor, sus nalgas, espalda, hombros, pies, pantorrillas, piernas; parecía meterse en todas partes. No quería que Alan perdiera el conocimiento y terminara sin saber cómo fue castrado.

Fue entonces cuando Virtz tomo de nuevo la afilada navaja y de un rápido movimiento le abrió la blanca piel del escroto de Alan, la sangre broto de inmediato mientras Alan aterrado por aquello solo comenzó a gritar sin parar.            

—“NO… ALTO… NO POR FAVOR… HARE LO QUE SEA…” Alan suplicaba Gritando presa del pánico.

Virtz sin embargo no tardo en extraer sus sangrentes testículos de su bolso de piel, los tomo con una de sus manos, jalando y tensando los cables que los unían aun al cuerpo de Alan, quien continuaba suplicando mientras lloraba, Virtz coloco la afilada navaja debajo de los tensos cables y de un rápido movimiento los corto convirtiendo a Alan en un eunuco para el resto de sus días.

Alan se despertó en una celda pequeña, en aislamiento, esos cuartos eran los más costosos y eso era porque quien los alquilaba podría hacer lo que quisiera en su interior lo que gustara, mutilaciones, golpes, torturas interminables… lo que quieran, en este lugar se olvidaba a quien era puesto, hasta que algún cliente salía insatisfecho diciendo que el personal estaba muerto y quiere la devolución de su dinero.

Aún no llegaba la noche, Alan lo sabía porque la luz que entraba por debajo de la puerta era brillante, pero pudo ver con terror cómo esa luz se iba extinguiendo, esperaba que su primer cliente se compadeciera de sus heridas y no fuese muy cruel.

Para su terror cuando la puerta se abrió fue Virtz al que sus ojos vieron entrar, por unos segundos hubo un tenso silencio y luego él le dijo.


-“Estas listo para tu nueva vida como un esclavo eunuco hasta tu muerte”.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

TRABAJO SEÑUELO

Austin se sonrió a sí mismo en el espejo, se cepilló los dientes una vez más, fijo su cabello de nuevo. No le dijo a su padre a dónde iba; él solo le había criticado por ello, y le darían más nervioso. Se montó en su bicicleta, y se marchó. Tardó unos 20 minutos en llegar al antiguo almacén a las afueras de la ciudad. Austin se había tomado su tiempo para llegar allí, así que no llegaría todo sudado. Él tenía un poco de curiosidad de porqué fue elegido ese sitio en particular. Este lugar parecía estar abandonado. Era demasiado grande, y en mal estado......


TRABAJO SEÑUELO
Austin se sonrió a sí mismo en el espejo, se cepilló los dientes una vez más, fijo su cabello de nuevo. No le dijo a su padre a dónde iba; él solo le había criticado por ello, y le darían más nervioso. Se montó en su bicicleta, y se marchó. Tardó unos 20 minutos en llegar al antiguo almacén a las afueras de la ciudad. Austin se había tomado su tiempo para llegar allí, así que no llegaría todo sudado. Él tenía un poco de curiosidad de porqué fue elegido ese sitio en particular. Este lugar parecía estar abandonado. Era demasiado grande, y en mal estado.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA] [CANIBALISMO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo




Austin se acababa de graduar de la secundaria, tenía 18 años, 1.75 de estura, un joven muy guapo. Le encantaba jugar con sus amigos; béisbol, el senderismo y natación eran algunos de sus momentos preferidos. Estaba esperando ese verano. ¡Él estaba pensando iba a hacer un mejor verano todavía!

Él vivía en un complejo de apartamentos de bajo costo con su padre y sus tres hermanos pequeños. Su Madre los había dejado hace años, impulsada ​por el alcohol y las drogas. Sorprendentemente, Austin se había mantenido al margen de los elementos tanto como le era posible, y había crecido fuerte y hermoso. Él sabía que tenía que alejarse de su padre, y empezar una vida propia. Una que llevaría al éxito y a una vida más feliz.

Por eso, cuando el tomo el volante se quedó en la puerta de entrada, Austin estaba excitado. ¡Era un anuncio para puestos de entrada con una empresa de informática local! ¡Eso era solo lo que estaba esperando! El panfleto decía que debía estar en el almacén de distribución, a las 9 de la noche.

Austin pasó el día trabajando, para quedar bien, y prepararse sicológicamente a sí mismo para la entrevista. Se duchó y se puso sus mejores ropas casuales... pantalón de mezclilla y una bonita camisa de cuello. Su cabello rubio era ondulado en la parte superior, con un poco de cera para el cabello para darle brillo. Mientras se miraba en el espejo, sus músculos se ondulaban a través de la camisa apretada. Sus grandes brazos y los hombros cuadrados eran el resultado de la juventud y el ejercicio. Su pantalón era probablemente un poco pequeño también, y mostraba su gran trasero como sus muslos carnosos. Sus genitales eran siempre un problema para Austin. Ellos eran demasiado grandes, y siempre tenía problemas para ocultarlos.

Austin se sonrió a sí mismo en el espejo, se cepilló los dientes una vez más, fijo su cabello de nuevo. No le dijo a su padre a dónde iba; él solo le había criticado por ello, y le darían más nervioso. Se montó en su bicicleta, y se marchó. Tardó unos 20 minutos en llegar al antiguo almacén a las afueras de la ciudad. Austin se había tomado su tiempo para llegar allí, así que no llegaría todo sudado. Él tenía un poco de curiosidad de porqué fue elegido ese sitio en particular. Este lugar parecía estar abandonado. Era demasiado grande, y en mal estado. Solo una gran serie de edificios organizados, sin nadie alrededor a millas. Bueno, ese era el lugar.

Había un coche aparcado frente a lo que debía ser la oficina. Austin aparcó su bicicleta y entró por la puerta chirriante. Dentro había unas cuantas sillas polvorientas y una alfombra sucia. La única luz de la habitación provenía de la ventana sucia. Austin entró, y la puerta se cerró detrás de él.

-"Hola. ¿Hay alguien aquí?”, Preguntó.
Sin respuesta.

Se estaba poniendo más nervioso. Pero entró en la habitación, y a través de la puerta en el otro extremo. Sentado detrás de una mesa de conferencias estaba un hombre oriental; probablemente de unos 35 años, de cabello negro corto, gafas gruesas, que parecían estar en muy buena forma. Austin notó que sus brazos eran grandes y gruesos para un oriental. Era muy guapo también. El hombre estaba sonriendo, a Austin.

-“Mi nombre es Lee. Me alegro de que hayas podido venir”. Lee se movió un poco en su silla. 
-“Ahora, por favor, quítate toda la ropa para mí”. Le dijo.
-“¿Qué ?” Austin no estaba seguro a donde conducía todo aquello.
-“Por favor, desnúdate. Quiero ver tu gran cuerpo completamente desnudo”.

Austin se quedó allí con la boca abierta.

-“Veras, te he estado observando. Planté ese anuncio falso de trabajo en tu puerta, con la esperanza de que aparecieras. Tienes un cuerpo tan maravilloso. Ustedes, los norteamericanos crecen tan grande y con mucha carne”. Lee se levantó y empezó a pasear alrededor de la mesa hacia Austin.

Austin comenzó a retroceder un poco.

-"Lo ves. Tengo gusto de los muchachos de carne blanca como tú. Me gusta la carne jugosa. Te he estado observando durante meses. Practicas deportes y ejercicios con regularidad para tener músculos más grandes”. Lee se detuvo a unos pasos de Austin. Él sacó una pistola de la parte posterior de su pantalón corto y apuntó a Austin.

-"¿Qué estás haciendo? ¿Por qué tienes esa arma? ¡Solo vine aquí por un trabajo!” Austin estaba aterrado. Había caído en una especie extraña trampa.

Lee miró por encima de Austin. Mirando por un momento sus genitales abultados. 

-“¡Nunca los he visto, pero simplemente no puedo esperar! ¡Deben estar llenos, de lo grande que son! ¡Va a ser muy divertido jugar y comerlos!” Lee estaba por delante de sí mismo. “¡Dije desnúdate!”

Austin dio un paso atrás y comenzó a buscar a tientas su camisa. Seguía sin dejar de comprender lo que estaba pasando. Pero con una pistola apuntando a su pecho, él obedeció. Se sacó la camisa por la cabeza. Lee estaba más excitado ante la visión del abdomen, pecho y brazos tensos músculos. Los zapatos le siguieron a continuación, seguido por los Medias (calcetines). A continuación, el pantalón fue poco a poco desabrochado, abierto para caer al suelo. Austin le dio una patada a la pared detrás de él. Su ropa interior tipo bikini se apretaba a su pelvis no logrando ocultar su miembro abultado y huevos.

Lee estaba hipnotizado. Tales músculos magros de carne grandes eran fabulosos. Y una gran cesta de vello. 

-“¡Ahora la ropa interior por favor!” Dijo Lee.

Austin estaba tan avergonzado. No podía creer lo que estaba sucediendo. Nunca se había expuesto a nadie antes. Tal vez en las duchas de la escuela, pero nunca bajo tal escrutinio. O por la fuerza. Deslizó sus pulgares debajo del elástico de la cintura, y se lo bajo Su gran pene joven corte de 10 pulgadas y sus huevos sueltos bajos quedaron colgando libremente. Estaba mortificado. Lee estaba totalmente satisfecho, con la boca abierta de alegría. "¡Maravilloso! Tan grande y carnoso. Gracias por venir hoy Austin” Él lo miró a los ojos. 

-“Sí, sé tu nombre. Como dije, te he estado observando. ¡Eres simplemente perfecto, nadie te echará de menos! Ahora, por favor entrar por esa puerta”, Lee hizo un gesto con la pistola a una puerta en el lado de la habitación.

Austin hizo lo que se le dijo. Lee lo dirigía desde atrás, con la pistola dirigida a él. Él se dirige a través de un conjunto confuso de los grandes almacenes y pasillos. Finalmente por un tramo de escaleras de metal y por medio de otra serie de pasillos. Austin estaba completamente perdido y aterrado. La temperatura en este edificio era un poco cálida, y Austin estaba empezando a sudar un poco. Sus grandes genitales colgaban bajos por el calor. Podía sentir su gran joven pene comenzar a llenarse un poco de sangre. Esperaba no tener una erección delante de su captor.

Lee observaba desde detrás de Austin. Admirando sus grandes músculos magros. Ellos se hinchaban y flexionaban, y mostraron cada fibra muscular en detalle. Su boca estaba regando saliva, y Lee estaba con una erección, pensando en la tortura y el dolor que iba a infligir a ese gran estadounidense blanco. Comería bien durante los próximos días, y disfrutaría de cada momento con el joven. Pensaba de manera retorcida como iba a gritar en agonía mientras lo azotaba, o mientras lentamente lo dejaba sin piel, cocinaba o lo desmembraba vivo.

Parte II

Terminaron en una gran habitación en un sótano caliente. Estaba iluminada desde arriba con varias lámparas fluorescentes, con paredes blancas sucia, y varias bandejas y contadores alrededor de las paredes. En el centro de la habitación había una mesa de metal de aspecto extraño. Esa a unos 2 metros de largo, 1 metro de ancho, en forma de una bandeja, con 15 cm de grosos alrededor. En el centro había un desagüe. Al subir desde el fondo de la bandeja estaban varios soportes altos 15 cm. En estos soportes habían correas. Se le ocurrió a Austin que eso podría ser una especie de mesa de autopsias.

-“Sube a la mesa de Austin. Boca arriba, con la cabeza” Lee señaló el extremo más cercano de la mesa.

Austin estaba temblando. Él sabía que nunca iba a salir de esa habitación. Con la pistola apuntando a él, se sentó sobre la mesa. Fue genial. Se sentó en el borde, y lentamente se deslizó sobre el soporte central. En realidad, fue posicionada para apoyar la espalda baja, así que por ahora, su culo carnoso se sentó en la parte inferior de la bandeja. Subió sus piernas musculosas temblando, en los soportes de rodilla y tobillo, y se sentó allí.

-“Ahora, antes de colocar, las correas en los tobillos y las rodillas hacia abajo con fuerza.” Lee tenía su pene duro por la anticipación.

Austin hizo lo que se le dijo, coloco las correa en sus tobillos hacia abajo alrededor de 60 cm de distancia, y en sus rodillas alrededor de 45 cm de distancia. Las correas eran viejas de cuero gastado, pero parecía que estaban todavía muy fuertes.

-“Se echó hacia atrás, y la correa de su cuello fue colocada”.

Él sintió en su espalda, un soporte bajo para su espalda baja, dejando su culo suspendido por encima de la mesa. Hubo otro soporte en el centro sin correa, un soporte contorneado que se extendía desde el cuello hasta la parte posterior de la cabeza, y uno en cada muñeca. Austin apretó las correas alrededor de su cuello lentamente. Lágrimas brotaron de sus ojos.

-“Por favor, señor. Déjame ir”. Vaciló y sollozó. 
-"Soy solo un chico. Este verano va a ser grandioso. No quiero estar aquí”.
-"Cállate. Haz lo que digo, o voy a hacer un agujero en ese cuerpo bastante que posees”. Lee se acercó con la pistola y la coloco sobre los huevos de Austins.

-"¡De acuerdo! ¡De acuerdo! ¡Lo haré, no me haga daño!”. Austin se colocó rápidamente la correa de cuero alrededor de su cuello.

-"Eso está mejor". Dijo Lee.

Lee dejó el arma y agarró la muñeca izquierda de Austin, y aseguro muy bien, luego se trasladó a la otra muñeca e hizo lo mismo. Se dio la vuelta y verifico que todas las retenciones estuvieran bien puestas. Luego tomo una mordaza de bola grande para moverla hacia la boca de Austin. Los ojos de Austin se agrandaron cuando se dio cuenta de que iba hacia su boca. Apretó los dientes.

-“¡Abre, o voy a hacer que la abras!” Lee amenazo.

Austin sin embargo no abrió la boca. Lee agarró sus grandes huevos y las sostuvo en su mano libre. “Apuesto que son muy sensibles. Apuesto a que casi no han sido utilizados. ¿Te gustan tus huevos, muchacho?”

Austin se limitó a mover la cabeza asintiendo tanto como pudo.

Lee comenzó a apretar. Más y más duro. Los orbes grandes carnosas se pusieron rojos y Austin empezó a torcer y gritar. Lee solo sonrió y comenzó a tirar de ellos también. “Solo dime cuando hayas tenido suficiente Austin”. Lee se burló.

Lee agregó de repente mucha más presión, y Austin no pudo más. Él abrió la boca y gritó. Lee disfrutó del dolor y el terror durante una fracción de segundo, luego metió la mordaza de bola en la boca de Austin. Fue un ajuste muy apretado, y tuvo que retorcerla para qué entrara. Pero lo hizo hasta el fondo. Efectivamente bloqueando los gritos de Austin y suplicas.

Lee entonces soltó sus huevos.

Acarició con sus manos el gran cuerpo atado de Austin. Era todo suyo. Podía ver lo que quisiera. Y a su antojo para entregar una gran cantidad de dolor y agonía. Su mano se detuvo en los grandes pectorales de Austin, para pellizcar sus pezones. 

-“¡Eres tan perfecto, tan grande y carnoso, que van a ser absolutamente delicioso!” Lee no se había dado cuenta de que había hablado en voz alta, hasta que vio la expresión en el rostro de Austin. Austin, finalmente se dio cuenta de cuál era su destino.

Lee se limitó a sonreír por el terror de Austin. 

-“Eso es chico estas en lo correcto. Voy a comerte. Voy a comenzar con tu jugoso pene y grandes testículos, ablandándolos con especias cocinados y comidos mientras que están unidos aun a ti, mientras ves y sientes cada bocado que les dé. ¿Eso Aterrorizo al Austin”. Lee acariciaba sus genitales. La Sensación de su tamaño y de la carne era única.

El soporte para la cabeza de Austin estaba ligeramente inclinado, para que pudiera mirar a lo largo de su cuerpo. Él sería capaz de ver su propio cuerpo ser preparado, cocinado y comido. Su mente daba vueltas. Esa era una especie de pesadilla Lee lo dejó por un tiempo, para disponer de la bicicleta del chico, y oculto su coche. Cuando regresó un tiempo después, Austin había estado tratando de aflojar sus ataduras. Pero solo logró conseguir una erección. Lee estaba encantado de ver eso.

-"¡Se ve delicioso! ¡Muchas gracias por hacerlo tan grande para mí!” Dijo Lee.

Lee ahora estaba vestida con nada más que un delantal blanco, con una erección sobresaliendo de la parte delantera. Él estaba claramente bien equipado. ¡Pero no tan grande como la de Austin! Su gran pene blanco de Austin era unos buenos 10 pulgadas, y cuando Lee lo acarició, parecía palpitar y pulsar quedando aún más grande. Lee apretó en la base, forzando más sangre a la cabeza, los labios de su glande se separaron abriéndose, ya que se vio obligado dolorosamente. Lee rozó con su mano, y Austin se estremeció.

-“El tiempo para un bocadillo!” Lee exclamo.

Mientras Austin observaba con terror, Lee desenrollo sobre una mesa algunas cosas de miedo. Lee agarró su pene en la base de nuevo, y obligó a la cabeza llena de sangre. Luego lo envolvió con un alambre varias veces alrededor de la parte inferior del glande, más y más fuerte. Austin se volvió loco de dolor cuando la piel fue pellizcada y estrangulaba por el alambre por debajo de su glande en forma de hongo. Él se agito y grito. Sus grandes huevos se contrajeron, y sus músculos se tensaron.

A continuación, Lee comenzó a acariciar el gran falo de carne. Pellizcando los pezones de Austin, y frotando su ondulado abdomen. Austin pronto cedió, y lanzó una gran carga. Mientras eyaculaba, tiro, de su pene lleno de jugo de chico cremoso. Lee estaba contento. Él agarró rápidamente otro cable, y lo ata en la base del gran perro carnoso. Ahora bañado en leche.

Lee sonrió para sí mismo, y se frotó su gran erección. “Gracias. Espero que lo hayan disfrutado, que va a ser la última”.

Lee coloco una bandeja de plástico con bisagras sobre la sección media de Austin. En realidad, eran dos secciones, articuladas entre sí, con un pequeño agujero en el centro. Permitiendo al pene y los testículos de Austin a pasar a través del agujero, a continuación, la bandeja se cerraba por arriba. El pene y los testículos de Austin estaban descansando en la parte superior de la bandeja, en el medio. Sus piernas sostenían la bandeja, que descansaba sobre la mesa estabilizada. Lee acarició las golosinas carnosas de nuevo. Saboreando su tamaño.

Austin bajó la mirada hacia su pene e hinchados huevos atrapados, sus ojos estaban llenos de lágrimas. Lee golpeó ligeramente las grandes bolas sueltas, observando la reacción de Austin. Austin se puso tenso, y flexionó sus músculos. Lee simplemente golpeó más y más duro. A continuación, puso la mano en los testículos y los empujo hacia abajo, y las masajeo un poco. Austin intentó gritar. Retorciendo su cuerpo, tratando de liberarse. El dolor era desgarrador. Lee amainó. Luego puso una caja con tres cables conectados a él. En el extremo de cada cable había una aguja gruesa larga y afilada.

-“Voy a meter uno de estos en cada una de tus bolas, y uno en esa cabeza de seta de tu pene Austin. ¡Va a ser extremadamente doloroso para ti, y muy agradable para mí! A continuación, voy a cocinar estas bellezas. Voy a empezar despacio, para que puedas disfrutar del tremendo dolor. Voy a cocinarlos de a poco”.

Lee agarró el gran pene palpitante, y coloco la punta de la aguja larga en el lado del glande púrpura. En cuanto a Austin, cuando la metió un poco. Austin se tensó. Entonces Lee empujó hasta el final. Austin grito pero la mordaza contuvo el grito. Lee sonrió. Tomo los testículos flexibles sueltos, y puso otra aguja en uno de ellos. Al apretar, la aguja se hundió en su saco, fue muy doloroso presionó la aguja en el testículo. Poco a poco la insertó. Austin gritó y se retorció de nuevo. Sin embargo, Lee seguía sin detenerse. Finalmente llegó a través del otro lado.

Lee recogió el testículo final. Se dio la vuelta. Apretó un poco, y pensó en lo delicioso que iba a ser. Él empujó rápidamente la aguja a través del escroto. Sin advertencia. Austin volvió a gritar, no antes. El frotamiento de pecho sudoroso y temblando abdomen Austin, Lee se volvió en el jugo. Bajo al principio. El cuerpo de Austin se sacudió un poco. Lee podría sentir sus músculos tensos. Él sonrió. Lee comenzó a aplicar la tensión poco a poco, y Austin comenzó a agitarse y luchar. Podía ver sus genitales grandes carnosos tener espasmos al empezar a ser cocinado. Lee simplemente frotó los músculos de Austin, y disfrutó del terror y el dolor. Sus músculos estaban tan grande y tensados.

Después de unos minutos, Lee aplico toda la tensión, y terminó de cocinar su almuerzo. Ellos fueron ahumados y Austin estaba como en otro lugar. Todavía temblando, pero era como no estuviera ahí. Su gran pene se había hinchado y sus huevos se tornaron de un color gris. Estaban muy calientes, muy grandes y húmedos. Estaban cocinados.

Lee sacó algunos cubiertos, y quitó las agujas del pene y los testículos cocinados. Lee atravesó la cabeza con un tenedor, y cortó la cabeza. El esperma cocinado se esparció, y Lee mojo algo de esa crema con el glande cortado. Se lo metió en la boca y lo masticó lentamente. Austin vio todo como en un sueño, como Lee devoraba su gran pene, un bocado a la vez. Podía sentirlo, pero no fue tan malo como ser cocinado en vivo. Había muy poca sangre. Solo un poco de relleno de semen.

Lee abrió una brecha en él escroto y perforó un testículo con el tenedor. Sin cortarla lo saco del escroto, bajó la boca y lo mordió sosteniéndolo con el tenedor. Austin gritó. Estaba claro que estaba todavía muy sensible. Mientras que las cuerdas todavía estaban unidas a ellos, Lee masticó el gran testículo caliente hasta hacerlo una papilla. Luego sacudió la cabeza, y la ingirió. Austin se dejó caer en la inconsciencia.

Lee comió el testículo final en silencio.




Historia Original Aquí.





Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

TÍO ME VUELVE PUTA

Siempre fue muy atento conmigo, decía que era su sobrino favorito, la verdad es que era su único sobrino desde pequeñito me tenía ganas, aún recuerdo cuando yo tenía 7 u 8 años y una vez me sentó en sus piernas y sentí su enorme pene entre mis nalgas, pero mi inocencia a esa edad no me hizo pensar mal......


TÍO ME VUELVE PUTA
Siempre fue muy atento conmigo, decía que era su sobrino favorito, la verdad es que era su único sobrino desde pequeñito me tenía ganas, aún recuerdo cuando yo tenía 7 u 8 años y una vez me sentó en sus piernas y sentí su enorme pene entre mis nalgas, pero mi inocencia a esa edad no me hizo pensar mal.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [INCESTO] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Bueno todo comenzó en una fiesta de navidad durante el 2013, hacía ya cinco años que mis padres murieron en un accidente cuando tenía 17 años, el único pariente vivo era mi tío así que me mudo con el ya con 22 años seguía viviendo en su casa mientras iba a la universidad mi tío de una extraña forma es un completo lujurioso y pervertido lo que me agradaba de alguna manera. Lo describiré, en aquel momento tenía alrededor de 49 años, piel morena, muy poco cabello no es gordo, ni nada por el estilo, de hecho está bien conservado, manos callosas y voz muy grave, feo eso sí pero bastante alegre, me agradaba y me sigue gustando estar cerca de él.           

Siempre fue muy atento conmigo, decía que era su sobrino favorito, la verdad es que era su único sobrino desde pequeñito me tenía ganas, aún recuerdo cuando yo tenía 7 u 8 años y una vez me sentó en sus piernas y sentí su enorme pene entre mis nalgas, pero mi inocencia a esa edad no me hizo pensar mal.           

Esa noche pasó que todos bebimos de más, incluso yo que bebí unas cuantas copas de vino de mas lo que me hizo empezar sentirme más sociable y a ruborizarme. Para entonces mi tío estaba igual. Me aburrí de hablar con sus amigos y me despedí, solo quería dormir un poco, pero al parecer me ignoraron, pues siguieron platicando intensamente, aprovechándose de la situación para mi Tío mi acción no paso en vano. 

Subí las escaleras y noté que él estaba detrás de mí, y me dijo.       

-“Sobrino, Ayúdame a buscar más vino por favor” bastante serio por cierto, yo no me imaginaría lo que tenía planeado, así que decidí ayudarlo.

Por lo que fuimos hasta una habitación que funcionaba como bodega entre otras coas. Una vez ahí vi una sillita y me senté en lo que él buscaba una lámpara pues en esa zona de la casa no había luz. Mientras veía los trastos ahí guardados sentí mis párpados cansados y sin darme cuenta me quedé levemente dormido, para cuando me di cuenta él estaba a un lado mío con sus manos en mi rodilla, de una forma muy fraternal, y dijo

-“¿Encontraste la lámpara?”. Pregunte a mi tío.          

No me respondió solo me dijo.

-“¿Sabes que eres muy guapo de seguro las chicas te siguen mucho verdad? Pregunto mi tío.
-“Pues si tengo novia, la verdad es que piensan que soy gay” Le respondí.
           
Para ese momento y sin enterarme, ya tenía su mano más arriba de mi pierna, a una altura un poco más sugestiva, cómo rayos supo que mis piernas eran mi punto débil. Entonces me dijo.

-“Jajaja ya lo creo, pareces marica, blanquito, sin vello facial, delgado, si fueras niña tendrías muchos pretendientes ¿no crees?  

Aquello me provocó risa, cosa que normalmente no pasaría de no haber estado un poco ebrio y entonces me dijo.        

-“Quizá no seas niña, pero dime algo, ¿alguna vez has estado con un hombre?” 
-“¡NO para nada jajaja”. Respondí.        
-“¿Y te gustaría intentarlo?” Pregunto- 
-“No lo creo tío, verá aun soy joven, y las chicas si me gustan, el sexo es genial”.         

-“Es verdad, pero te has preguntado qué se siente?”  
-“Obvio, verlas tener un orgasmo es increíble, hasta me da envidia”. Le dije.      
-“No se diga más”. Respondió mi Tío.

De pronto sacó una manguera delgada de su bolsillo junto con una bolsa como de suero.        

-“¿Qué es eso?” Pregunte.
-¨La respuesta a tu pregunta”. Respondió mi tío.         

Me bajó el pantalón de un solo movimiento, tal que provocó que mi zipper se rompiera, fue salvaje como sorpresivo. Tomó una botella de vino y la roció sobre mis piernas desnudas, haciendo que con el líquido se marcara mi pene para nada erecto sobre mi ropa interior. Con el pantalón roto y las piernas mojadas me levanté y le dije,

-“¡Qué carajos haces!” Dije.        

Entonces se levantó, me tomó por el cuello con sus manos y me contestó de una forma muy intimidante.

-“¿Escucha bien perrita, he esperado mucho tiempo para poder hacer esto desde hoy tu culito es mío, además reconozco a un maricón cuando lo veo?” Dijo mi tío.         

Me asusté y traté de quitármelo de encima, pero la verdad toda esa violencia me estaba calentando, era un hombre caliente que quería penetrarme desde que era pequeño. Sin dejar de recorrer sus duras manos en mis piernas hasta llegar a mi pene semi-erecto, entonces me tomó con fuerza, me ahorcó levemente, mientras me desgarraba mi trusa (slip), entonces sentí su gran lengua recorrer mi ano y mi pene al mismo tiempo mi excitación fue tal que levante mi trasero hacia él un poco, y me dijo al oído momentos después.           

-“¡No que no putita! ahora te voy a embriagar como nunca en tu vida”. Dijo mi tío.
           
Esto me confundió un poco porque lo normal era que tratara de penetrarme enseguida pero no fue así. Tomó su manguera, la lleno de lo que quedaba de vino para introducir la manguera por mi ano, fue fácil para él hacerlo, pues me tenía en una posición parecida a la que colocan a los niños para darles una tunda por portase mal sobre la silla.      

Estaba atónito, y poco a poco fue presionando la bolsa, haciendo que el vino entrara por mi ano. Sentía cómo el alcohol quemaba mi cavidad rectal, pero por algún motivo me ponía la mente en blanco de la perversión a la que estaba siendo sometiendo, el nivel de excitación que tuve fue increíble. Mientras hacía eso no paraba de darme nalgadas, de besarme las piernas, de tocarme con esas manos ásperas, y me decía.

-“Por fin podré hacerte mi puta” Decía mi tío. 

Nadie podría escucharme siquiera aun si gritaba por ayuda, la música estaba tan alta en la sala que no llegaba a escuchar casi nada de lo que pasaba en la sala hasta donde estábamos. Pocos fueron los minutos que pasaron para que me sintiera sumamente ebrio y fue entonces cuando amarró mis manos y mis pies de modo que no podría hacer nada al respecto, me tenía totalmente sometido, tomó mi calzoncillo para meterlo en mi boca de una forma brutal, sacó el enema de mi ano, y escupió entre mis nalgas.

Me tomó el rostro con sus manos y muy cerca me dijo.

-“Te voy a abrir tu ano como la puta que eres ¿entendiste?” Dijo mi tío.
           
Mi mente ebria confundida y reventando de placer solo pudo pensar en lo asqueroso de la situación y sin embargo solo deseaba que me penetrara como una esclava sexual rebajado a un simple objeto de lujuria. Me tomo del suelo para cargarme como si nada y él se puso debajo boca a arriba, a mí me puso en una posición en la que mis pies amarrados daban al techo, con una de sus manos tomaba su prominente pene, quizá de unos 25 cm de largo bastante gruesa y curveada.
           
Tomó con la otra mis piernas y lentamente insertó su grueso pene por mi ano, el dolor fue increíble me sentía aún más caliente la entrada de mi ano, al punto que parecía estar en llamas, solté un grito más de dolor que de placer, y cuando el escucho esto se volvió el mismo demonio, comenzó a penetrarme tan duro que me desgarro provocando que sangrara un poco, su fuerza era tal que sentía sus enorme huevos arrugados chocar con mis nalgas.           

Pasaron un par de minutos hasta que cambio de posición, tomó un cuchillo y cortó mis ataduras de mis pies, me puso en cuatro patas y mientras me ahorcaba me penetraba como un perro en brama. Igualmente pasaron unos cuantos minutos, en ese punto mi mente estaba totalmente paralizada de placer, mis ojos creo que estaban en blanco igualmente.        

Me acomodó en el suelo boca arriba y sacó una cámara, me asusté al ver eso, entonces, tomo mis rodillas y junto ambas piernas para levantarlas, ý me comenzó a tomar fotos, no podía creerlo sentía mucha vergüenza, y él me dijo.    

-“Guardaré para siempre estas imágenes, así tendré un recuerdo de cuando aun eras un hombre”. Me dijo mi tío.

Tomó alrededor de unas 30 y de distintas formas, mientras le daba una mamada y mis lágrimas salían pero mi rostro expresaba placer, mientras metía hasta 4 dedos por mi ano, mientras ofrecía mi trasero a su pene, mientras me abría de piernas. En fin todo terminó cuando me penetraba mientras estaba en una posición parecida a la llave Full Nelson, y fue  ahí donde tuve el orgasmo más fuerte que jamás he tenido, sentí dos veces como su pene palpitaba y sacaba una cantidad de semen asombrosa, sacó su pene de mi ano ya rojo que no dejaba de chorrear semen. 

Luego mientras jadeaba ahí sobre el suelo sintiendo como su semen resbalaba por entre mis nalgas saliendo de mi ano, que palpitaba queriendo cerrarse de nuevo sentí como me tomo de los huevos los jalo con fuerza y sentí un fuerte punzada, si grite o no, apenas recuerdo algo de ese momento, simplemente me quede sin aliento, mis ojos se me pusieron en blanco y ya no supe más.

Me desperté en una cama donde pasaría la noche, y aun sentía sus golpes en mis nalgas y piernas, sentía palpitar mi ano, lo que de algún modo me excitaba pero también sentía una fuerte punzada en mi entrepierna, apenas y recordaba todo lo sucedido esa misma noche.         

Ahora soy la esclava sexual de mi tío, termine castrado y bajo su control nadie sabe de la perdida de mis huevos ya que mi tío trabaja como enfermero quirúrgico y no tuvo problema alguno en curarme nunca creí que yo fuera esa clase de persona, incluso frecuento una gasolineria donde viejos, apestosos y pervertidos buscan jovencitos para violar, me gusta ir, me ha pasado en dos ocasiones que me penetran o mejor dicho violan, creo que ya se están pasando la voz y es para mí tanto preocupante como delicioso.

Pero el pene que mas disfruto ahora es el de mi tío aun, que no se cansa de llenarme mis entrañas de su espesa leche desde que me hizo una puta de verdad.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

TIGRESA

Esa noche aquella mujer se sentó uno de los bancos altos de aquel bar y escudriñó a la multitud, buscando a su próxima víctima. Y allí estaba él, sentado solo, no era desagradable, con una expresión algo aburrida en su rostro. Ella lo miró fijamente. Después de unos segundos, se dio cuenta de que se estaba poniendo incómodo, que era lo que ella deseaba......


TIGRESA
Esa noche aquella mujer se sentó uno de los bancos altos de aquel bar y escudriñó a la multitud, buscando a su próxima víctima. Y allí estaba él, sentado solo, no era desagradable, con una expresión algo aburrida en su rostro. Ella lo miró fijamente. Después de unos segundos, se dio cuenta de que se estaba poniendo incómodo, que era lo que ella deseaba.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CANIBALISMO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Ja299





Esa noche aquella mujer se sentó uno de los bancos altos de aquel bar y escudriñó a la multitud, buscando a su próxima víctima. Y allí estaba él, sentado solo, no era desagradable, con una expresión algo aburrida en su rostro. Ella lo miró fijamente. Después de unos segundos, se dio cuenta de que se estaba poniendo incómodo, que era lo que ella deseaba.

Empezó a mirar a su alrededor, y luego sus ojos se encontraron con los suyos. Ella se rió para sí misma mientras él la miraba; ella llevaba su pequeño vestido a rayas tipo piel de tigre. Él era suyo desde ese momento. Se acercó para presentarse, caminando de forma felina, mostrándose sensual.

No se molestó en prestar atención a su nombre. "¿Te gustaría venir conmigo?" – le susurró al oído. Por supuesto que él lo haría. Vivía a pocas cuadras de distancia, le dijo, deja su coche aquí. Consiguió su abrigo y se fueron con él comiéndosela con los ojos.

Abrió la puerta del pequeño apartamento (ella no vivía allí, por supuesto) y se rió mientras sus ojos se abrieron de sorpresa. La habitación estaba llena de plantas de todo tipo. Grandes arbustos frondosos y pequeños árboles cubrían cada espacio en el suelo... excepto por un colchón en el centro de la habitación que era muy evidente lujosamente cubierto con sábanas selectas. Aquel lugar era sofocante – ya que mantenía el apartamento a una temperatura de 38 grados noche y día durante todo el año. -Yo soy una tigresa -dijo ella-, y estoy en casa en la jungla. Él sonrió torpemente, y cerró la puerta detrás de ellos. Sin prestar mucha atención a sus palabras.

Ella se quitó el vestido y supo que ella lo había excitado: todo lo que llevaba bajo el vestido era una camisola escasa que terminaba en la mitad de la cadera. Ella gruñó y se abalanzó sobre él.

Antes de que pudiera reaccionar, le quitó la camisa y empezó a despojarlo de su pantalón de mezclilla. Ambos quitaron el pantalón y como su ajustado bóxer de color negro, y él se quitó los zapatos y los calcetines mientras lo llevaba por aquella selva de plantas hasta el gran colchón en el centro de la habitación.

Ella le miró a los ojos y gruñó y ella lo empujó hacia abajo y se agachó encima de él. Bajó la mano hacia el matorral y sacó cuatro esposas, e ignoró sus preguntas mientras rápidamente sujetaba sus muñecas y tobillos a cuatro árboles convenientemente ubicados alrededor del colchón. "Shh," dijo ella, y de frente a sus piernas, ella volvió su atención a sus genitales. Para casi de inmediato pasas sus largas uñas por el escroto mientras agarraba su pene flácido con la otra mano. Ella comenzó a acariciarlo suavemente mientras ella bajaba su vagina despertada y goteando sobre su cara. "Adelante", ronroneó, y él comenzó a lamberla y chupar suavemente su clítoris. Sus ojos se cerraron y sus caderas se movieron, y ella hizo pequeños ruidos de maullido disfrutando de su lengua que se deslizaba por su muy húmedo sexo.

Lentamente, sintió un intenso calor dentro de ella, y ella gimió fuertemente, molió su sexo inflamado sobre su boca, y agarró el pene agrandando firmemente - y entonces ella gritó y sus jugos brotaron directamente sobre su boca. Se espasmo fue tremendo y ella solo aguanto unos segundos antes de desplomarse agotada por el gran placer sentido.

Continuó lamiéndola lentamente mientras ella permanecía sobre él, jadeando pesadamente. Finalmente, ella se levantó, y aún sosteniendo su pene para ese momento muy duro, se agachó entre sus piernas. "Eso estuvo genial", dijo sonriendo maliciosamente. "Pero sabes que los gatos siempre juegan con su comida antes de que se la coman". Ella observó el pene erecto y el escroto tenso, y de repente se lanzó. Ella chupó el pene dentro y fuera de su boca con lujuria, como hambrienta, agarrando el eje firmemente. Se sentó y acarició el pene salvajemente, con fuerza, y se agachó para succionarle de nuevo con hambre, como si aquel pene fuese el último sobre la tierra.

Dos minutos de una frenética mamada y acaricias fue todo lo que pudo aguantar el placer era demasiado, y como ella lo sintió hincharse en su boca ella agarró el escroto y apretó firmemente. Con un enorme grito en parte de dolor y en parte de placer él eyaculó directo en su boca. Ella sintió como el semen brotaba de su palpitante pene, sobre su lengua mientras ella succionaba suavemente ahora, y probaba su pegajosa y almizclada salinidad. Después de varios chorros, ya había terminado. Levantó la cabeza, le miró a los ojos, y muy lentamente y deliberadamente se tragó todo su semen.

Ella se inclinó hacia delante, respiró una respiración almizclada y perfumada en su rostro, y le susurró al oído: -Ese fue el aperitivo, ahora el plato principal. Antes de que pudiera hacerle preguntas estúpidas, se movió de nuevo entre sus piernas, acarició su pene arrugado y goteando aun semen, lo chupó suavemente con la boca y le mordió el glande. El grito. La sangre brotó sobre ella mientras mascaba el trozo de carne cruda. Tragándolo, mordió el resto del pene. Le gustaba ver el chorro de sangre desde el agujero donde antes estaba un pene mientras masticaba lo que antes era un pene.

Ella lo tragó, y atacó al escroto con sus dientes, estirando la delgada piel, luego rasgando y rasgando. Ella apenas masticó los trozos de escroto que ella arrancó, tragándolos casi enteros. Tenía sangre en el cabello, por todo su rostro y cuerpo, y le encantaba. No prestó atención a los enormes gritos estridentes, lo que le interesaba era desnudar a su premio: pronto los dos testículos estaban desnudos, esperando ser cortados. Así lo hizo, mordiendo sus cuerdas de conexión y terminando su virilidad para siempre, si "él" hubiese vivido, pero el dolor y la pérdida de sangre hicieron que su vida terminase esa misma noche.

Ella comió algunas partes más de su cuerpo y enterró el resto en alguna de aquellas macetas que servirían de abono para su selva personal. 




Historia Original Aquí.





Autor: Ja299       Traductor: DarkSoul

TONY

Mi vida no fue un camino de rosas… Desde mi infancia viví solo con mi madre, soy hijo de una relación no buscada y ella es el espejo de lo que soy. En un principio la inocencia de mi edad no me dejaba ver quien era mi madre, pero con el correr de los años, cuando tuve razonamiento propio poco a poco advertí en ella una mala persona. Ambiciosa, deseosa de una posición social que nunca tendría se enganchaba con cuanto hombre se cruzara en su camino y en cada hombre ella veía una oportunidad......


TONY
Mi vida no fue un camino de rosas… Desde mi infancia viví solo con mi madre, soy hijo de una relación no buscada y ella es el espejo de lo que soy. En un principio la inocencia de mi edad no me dejaba ver quien era mi madre, pero con el correr de los años, cuando tuve razonamiento propio poco a poco advertí en ella una mala persona. Ambiciosa, deseosa de una posición social que nunca tendría se enganchaba con cuanto hombre se cruzara en su camino y en cada hombre ella veía una oportunidad.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACIÓN] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay       Autor: Dulces Placeres & DarkSoul





Mi vida no fue un camino de rosas… Desde mi infancia viví solo con mi madre, soy hijo de una relación no buscada y ella es el espejo de lo que soy. En un principio la inocencia de mi edad no me dejaba ver quien era mi madre, pero con el correr de los años, cuando tuve razonamiento propio poco a poco advertí en ella una mala persona. Ambiciosa, deseosa de una posición social que nunca tendría se enganchaba con cuanto hombre se cruzara en su camino y en cada hombre ella veía una oportunidad.

Fue duro vivir a su lado, tuve muchos ‘padres improvisados’, demasiados… Nunca pude hacerme a la idea, ella traía tipos a la casa y básicamente cambiaba sexo por dinero, aunque no era muy inteligente, generalmente cambiaba sexo por promesas, y cambiaba de hombres como cambiaba de ropa interior. No se preocupaba demasiado por mí, mi llegada al mundo no estaba en sus planes, así que luego de un tiempo me era normal escuchar el crujir de su cama o sus gemidos exagerados.   

Mamá fumaba demasiado, y por su culpa a los trece años adquirí su vicio, trabajaba por necesidad, hoy aquí, mañana allá, no duraba en ningún empleo, tampoco le interesaba… Ella era el estereotipo de mujer que se grabó en mi mente, y toda mujer la veía a ella, pronto odié todo lo referido al sexo opuesto y si bien en un principio no sabía por dónde iría mi sexualidad lo innegable era que cada vez que intentaba acercarme a una chica no podía evitar sentir repulsión y asco.        

Tarde o temprano me recordaban a mi madre, y por mas buenas chicas que parecieran ser siempre las veía como trepadoras, interesadas, que estaban conmigo solo por sacarme una moneda. Volviendo al tema de los hombres que conocí por ella, puedo decir que al principio me fue difícil, pero con el tiempo se mi hizo costumbre la ‘entrada y salida’ de caballeros en nuestra casa, hubo de todos, tipos buenos, cariñosos, que me trataron como el padre que nunca tuve, gente noble por los cuales derramé algunas lágrimas en las despedidas y con algunos que aun mantengo contacto a pesar que ya son historia, otros por su parte, festejé el momento de la separación, tipos rudos, faltos de cariño, más de uno me levantaba la mano ante la pasividad y mirada cómplice de mi propia madre.   

Hacía seis meses que Antonio, o Tony como lo llamábamos vivía en casa con nosotros, tiene dos taxis con los que se gana la vida, uno que manejaba el y otro con chofer, en un par de oportunidades me había ofrecido uno de los coches para qué yo me hiciera unos pesos pero la verdad es que estaba muy ocupado con mi vocación, quería ser actor.          

Era un tipo robusto, corpulento, debe pesar más de cien kilos, con voz grave y una barba espesa, de andar desalineado, de burdas costumbres, de comer la comida con la mano, de beber directamente desde la botella, de eructar en público sin el menor remordimiento, una persona extrovertida que en mi lista de apreciaciones se acercaba más a los ‘indeseables’ que a los ‘preferidos’.

Me molestaba que me humillara, cuando mi mamá no nos veía, solía decirme al oído que era una ‘mariquita’, su perfil ya comentado contrastaba con mi delgadez, mis modales, mis aspiraciones actorales y mi negación a convertirme en un esclavo del taxi, la casi ausencia de contactos con mujeres de mi parte, a pesar de tener ya dieciocho años y preferir seguir siendo un ‘mantenido por mamá’ hacían nuestros mundos diametralmente opuestos.         

Cada tanto pasaba a mi lado y disimuladamente me tocaba el culo, mi enojo provocaba una risa socarrona de su parte, realmente lo disfrutaba, hasta en algunas oportunidades cuando estaba descuidado me tomaba por sorpresa y valiéndose de su fuerza me tomaba por los brazos y refregaba su paquete entre mis nalgas.          

Sucedió un mes luego de cumplir 20 años, hacía un tiempo ya que mamá trabajaba de mesera en una rosticería a cuadras de casa, Tony había hecho turno de noche por lo que había llegado al amanecer. Me levanté a eso de las nueve, cuando ella partía como lo hacía a diario.  Me puse a estudiar en el mayor silencio posible para que Antonio pudiera descansar, no quería molestarlo. El reloj daba las doce cuando lo sentí despertar, la luz de su dormitorio se encendió y luego de unos minutos apareció su imagen frente a mis ojos.    

Estaba desalineado, despeinado, sacándose las lagañas con sus dedos, con una ajustada, camiseta que marcaba su prominente abdomen, con un par de agujeros que le daban ese toque tan repugnante propio de él, descalzo, con sus piernas desnudas, su trusa (slip) celeste marcaba una inconfundible erección típica de todo hombre que recién se levanta, su gruesa herramienta se acomodaba hacia su izquierda llegando casi a la línea del hueso de su cadera, con extrañeza mi vista se había fijado en su sexo y no podía quitarle los ojos, Tony sin un dejo de promiscuidad no hacía nada por disimular y creí notar un poco de altanería de su parte.         

Se desperezó con un gran bostezo y me pidió que le preparara un sándwich mientras el sé arreglaba un poco, giró sobre sí mismo y se dirigió al baño rascándose el culo dejando ver en su slip otro agujero dejando en mi la imagen de ‘modelo masculino subdesarrollo’.      

Improvisé un emparedado con lo que había disponible, lo dejé sobre la mesa y el vino a mi lado, masticaba con la boca abierta cosa que me crispaba los nervios y me impedía concentrarme en la lectura, él sabía que me molestaba ya que una sonrisa se dibujaba en su rostro cada vez que lo miraba, su vista estaba fija en mí en todo momento, como pensando algo, cuando terminó, tomó un trago, se limpió con su ante brazo, desde el codo a la mano, se levantó y después de unos minutos volvió a mi lado y dándome una bolsa me dijo.  

-“Toma, es de tu madre, quiero ver cómo te queda, y quiero ver que tan buen actor eres… ve a tu cuarto, te doy cinco minutos…”   

Encendió la tv y empezó a jugar con el control remoto, saltando de canal en canal, fui a mi cuarto con intriga, había lencería de mi madre, incluso zapatos de tacón alto. 

Me desnudé en silencio y me sorprendí a mí mismo con una irrefrenable erección, la situación estaba fuera de control y eso me excitaba más aun todavía, estaba por comenzar un camino sin retorno. Primero me puse el sostén que me costó acomodar por mi falta de práctica y la remera ajustada que a ella le quedaba tan bien, me sentí un tanto ridículo puesto que a pesar de mi delgadez tengo torso de hombre la prenda calzó demasiado ajustada, improvisé colocando medias en el sostén para darle cierta lógica a la situación.     

La mejor parte fue sentir la dulzura de las largas medias subiendo por mis piernas hasta los muslos, casi llegando a mis genitales, soy muy lampiño y mis piernas siempre fueron muy suaves y piel muy blanca contrastaban con la fina negrura del nylon.      

La tanga fue el escollo más grande, era demasiado pequeña, fue hermoso sentirla deslizar entre mis nalgas, pero adelante no fue fácil, está diseñada para mujeres, no para guardar ‘un paquete’ pero con mi tremenda erección, tuve que esforzarme para doblegar a mi pene y esconderlo bajo la lencería de mamá, además me apretaba demasiado los huevos que se mantenían comprimidas más abajo La corta falda no fue problema, la elasticidad de la tela se adaptó a mis caderas, por último los zapatos, dos números más chicos no era mucho, pero sentí mis pies demasiados apretados. Me incorporé y caminé como ebrio sobre esos tacones a los que me subía por primera vez en mi vida.

Fue raro porque ese tipo no me agradaba en lo más mínimo, pero al mismo tiempo tenía la boca seca y sentía una terrible excitación y mi sangre hervía por mi cuerpo, me veía como mujer, odiaba a mi madre por lo que era, pero ahora estaba en sus zapatos y me vi a mi mismo como la veía a ella y me odié por eso, pero había algo en mí que me empujaba, que me obligaba a seguir adelante, una fuerza mágica demasiado potente como para poder negarme.         

Tomé aire y volví al comedor, donde Tony se reía como un niño viendo unos viejos dibujos animados a tal punto que no notó mi presencia, tuve que tocarlo al hombro para que volteara a verme, esperé con expectación su respuesta hasta que exclamó:  

- ¡Guau! que niña bonita… te llamaré…           
-¡Pamela! Quiero que me digas Pamela – exclamé antes que el lanzara un nombre al aire.       
- Bien… bien… serás Pamela entonces…         

Antonio me miró de arriba abajo, me hizo acercar a su lado y girar sobre mi eje, me dio una nalgada, acomodó la silla, abrió sus piernas y me indicó que bajara entre ellas, le hice caso, me sentí goloso, mi pene tomaba fuerza bajo la tanga, él se relajó, su pene estaba a centímetros de mi rostro oculto bajo ese vieja trusa, tomó una de mis manos e hizo que acariciara su paquete, estaba rígido e imponente, estaba nervioso, besé la tela, entonces el mismo se lo quitó, como el mástil de un velero a la deriva su enorme pene se sacudió de lado a lado, era bastante grande, su cabeza estaba desnuda, sin prepucio, gruesa, levemente curvada, sus testículos peludos colgaban más abajo, la fotografiaba mentalmente respirando excitado, solo la miraba, Tony apuró la jugada.          

- Y bien Pamela, mi amigo te espera…  

Lo tomé con mi mano derecha, la sensación fue indescriptible, comencé a acariciarlo y a jugar con él, a masturbarlo como yo mismo me masturbaba, lo rodee por completo, su glande brillaba, me mordía los labios en deseo, pero aún no me animaba, mi respiración se entrecortaba, el notó mis ganas y también mi indecisión, mis temores de la primera vez, puso mi cabeza entre sus manos y me condujo hacia su sexo, su aroma me resultó exquisito, cerré los ojos, y me rendí, metí su duro pene en mi boca, comencé a chuparla como poseído, era tan grande, tan rica, Tony exclamó.     

- ¡Tranquila Pamela! despacio, despacio… con cariño…      

Comprendí que estaba siendo demasiado brusco, mi calentura me saco de control y lejos de ser placentero podía resultarle molesto, traté entonces de recordar cada escena de sexo oral que había visto, pornografía puro, y traté de replicarlo en él lo que me traían los recuerdos, las cosas cambiaron entonces para ambos, me relaje y comencé a disfrutar esa mamada, Tony se entregaba, fui por su cabeza, por su cuerpo, transformé mi lengua en una de serpiente, acaricié sus huevos, el sacó mis manos y las apoyó en sus muslos, solo quedó mi boca y su pene, nada más, su placer y mi placer, el tomo mi cabeza nuevamente entre sus manos y comenzó a empujar cada vez más abajo, sentí su tronco introducirse profundo, su glande en mi garganta, hasta darme arcadas, trataba de zafarme pero él tenía mucha fuerza y seguía empujando, me cortaba la respiración…          

Al fin pareció apiadarse y me liberó, mientras recuperaba el aliento dijo.

- Serás buena como tu madre Pamelita, lo llevas en los genes…      

Me hizo incorporar, noté entonces que mi pene había escapado por el costado de la tanga y se marcaba en la falda, Tony al notarlo dijo.      

-“Te gusta putita, te gusta…”       

Y me llevó a su cuarto, el que compartía con mamá, me hizo acomodar sobre el colchón, en cuatro patas, apoyado en mis codos, con mi culo hacia el techo, lo sentí levantar la falda y luego meter el dedo bajo la tanga para correrla a un costado, mi pene y mis huevos quedaron ahora completamente desnudas a su vista, estaba duro como piedra, lo vi tomar una crema y luego perderse a mis espaldas, la yema de su pulgar acarició mi esfínter, tomé mis nalgas entre mis manos y me abrí para él, para darle el mejor plano, el siguió con el juego haciéndome desear, y al poco tiempo me iba relajando, y mi anillito iba cediendo, pronto la yema cambió por la punta y su dedo gordo el cual se introdujo, siguió jugando, acariciando, había cambiado a dos dedos, y luego probó un tercero…     

Había llegado el momento, se acomodó a mis espaldas, mordí mis labios entre mis dientes, cerré los ojos, me tomó por la cintura, sus dedos aun lubricados resbalaron en mi piel, jugó un poco, su carne contra la mía, empujó un poco, luego un poco más, el dolor se apoderó de mí, me dio tiempo a acostumbrarme, a que me siguiera relajando, un poco más, y otro más, ya estaba, ya estaba… Cuando pasó la cabeza, pasó todo el tronco, me doblé de placer, luego de los primeros empujones me fui acostumbrando a él, ¡que rico se sentía! me fui perdiendo, apretaba fuerte mis labios pero no podía mantenerme haciéndolo, comencé a gemir, me fui perdiendo, que rico se sentía su pene en mi culo, tan grande, tan ancho, los gemidos habían dado lugar a gritos, gritos acompasados a sus embates…

Me giró poniéndome boca arriba, levantó mis piernas para volver a enterrármela, que bien se sentía, mientras me la daba por el culo nos mirábamos fijamente, ese hombre que tanta repugnancia me causaba estaba quitándome la virginidad, lo veía embestir como un toro, mi pene estaba duro, chorreada de jugos transparentes, necesitaba masturbarme pero él no me dejó, tampoco hizo falta, en esa posición su miembro calzaba perfecto, parecía hecho a mi medida, jamás había imaginado tanto placer, de pronto me sentí acabar, solo provocado desde atrás, desde adentro, mi pene comenzó a lanzar chorros de leche, grité, gemí, el semen caliente cayo por mi vientre, por mi pecho, apreté mi esfínter sobre su tronco, apenas terminé Tony sacó su pene y se vino sobre mí, como una manguera su leche caliente cayó sobre mi cuerpo hasta la última gota.    

Antonio pasó una de sus manos sobre la mezcla de leches que había impregnado las prendas que tenía para llevarlas a mi boca, casi ordenándome dijo         

- “Prueba su sabor Pamela, haz lo que hace tu puta madre…”         

Sentí el sabor del semen en mis labios, cuando volviendo a la realidad me di cuenta que había pasado demasiado tiempo, seguramente mi madre no tardaría en volver y sus prendas estaban hechas un desastre, el solo rio como demostrando que poco le interesaba el tema.         

Como un rayo di por terminado el encuentro y con premura acomodé todo en su lugar, a pesar de lo mucho que me dolía mi pobre esfínter anal recién desvirgado.        

Aquel día nació Pamela, con mi primera relación sexual con Tony, quien se convirtió en mi amante por algunos meses las cosas continuaron de aquel modo con Antonio penetrándome en todas las posiciones que se puedan imaginar me encantaba sentir su pene en mi interior portando ropa de mujer. Hasta una noche en que todo cambio y no para bien sino que paso algo que me hizo odiar a Toni para siempre de una manera inmensa.

Todo comenzó una noche en que mi madre fue contratada para ser mesera en una boda por lo que estaría fuera toda la noche, me fui a dormir solo en tanga (la compre especialmente para que me la viera usar Tony) pero esa noche el estaba en el taxi, aun así me la deje esperando que cuando volviera me encontrara con aquella prenda.

Me desperté en la madrugada serian como la 1 o 2 Am cuando sentí que algo me apretaba las nalgas cuando abrió los ojos me encontré con que Tony estaba a mi lado, me habían amarrado las manos a la cabecera y mis piernas a las patas de la cama, un hombre obeso con aliento alcohólico estaba sobre mí, sentía su miembro endurecido frotándose entre mis nalgas, trate de luchar pero Tony que ya estaba solo en trusa se la bajo y me hizo tragarme su dura erección.

Casi al mismo tiempo me sentí penetrado por el duro miembro del otro hombre que era un poco más grande que el de Tony, si bien no me dolió físicamente aquella violación a la que estaba siendo sometido sentí como mi alma y corazón se partieron en mil pedazos, el otro hombre se vino algunos minutos después entre gemidos de placer, en mi interior babeando mi espalda.

Luego se bajo de encima para que Tony ocupara su lugar, mientras el hombre me dio su pene para que se la mamara, olía asquerosa y estaba llena de rastros de semen, pero me la tuve de tragar, aquello duro otros 20 minutos hasta que el hombre se vino en mi boca, al tiempo que Tony lo hacía en mi interior. Tony dijo.

-“Muy bien putita, lo has hecho muy bien”.

Tony se bajo de mí, mientras mis lágrimas corrían por mis mejillas, el otro hombre se vistió y le dio algunos billetes a Tony, le escuche decir.

-“Wow fue grandioso tiene un culito y boca excepcional a ver cuando lo repetimos”.
-“Cuando quieras ya sabes el precio”. Le dijo Tony al hombre.

Luego ambos se marcharon y me dejaron llorando ya desamarrado sobre mi cama con el semen de ambos brotando de mi ano aun abierto, Tony me había convertido en una puta barata y de nuevo rompió todas mis ilusiones de haber encontrado a alguien que me entendiera, un calor se extendió por mi cuerpo, que poco a poco se transformo en odio, esa noche no dormí, estaba muy furioso para hacerlo, como a las dos horas Tony regreso, se caía de borracho, seguramente se casto en alcohol lo que aquel hombre le pago por violarme, lo que me enfureció aun más.

Espero unos minutos y entre a la habitación, Tony solo en trusa (slip) dormía roncando sobre la cama, me acerque sin hacer ruido, con un gran cuchillo que afile durante todo el tiempo que espere con una piedra de esmeril, le baje su trusa con cuidado, con calma, sin prisa hasta dejarla a la altura de sus rodillas, estaba tan borracho que apenas lo sintió, luego tome sus huevos y pene que pese a estar dormido era grande, con mi mano, coloque la afilada hoja de acero por debajo de sus huevos y lo hice.

Tres cortes bastaron para cercenar sus huevos con su pene del cuerpo de Tony que despertó al sentir el terrible dolor que de su entrepierna brotaba, como la sangre en ese momento, me miro sosteniendo el cuchillo ensangrentado en una mano y en la otra los que fueron alguna vez los genitales que tanto ame y disfrute, sus manos se fueron a su entrepierna, mientras daba alaridos de dolor.

-“¡MALDITO PUTO, TE VOY A MATAR, TE VOY A MATAR”. Gritaba Tony.

Antes de salir de la habitación, saque sus dos testículos de saco de piel y los arroje al suelo luego con mi pie los aplaste hasta hacerlos papilla ante los ojos aterrados de Tony quien grito.

-“NOOO, MALDITO TE VOY A DESOLLAR VIVO”. Grito Tony al ver sus huevos ser destruidos.

Pero nada podía hacer, el dolor lo mantenía revolcándose en la cama, con sus manos tratando de contener la hemorragia. Tome mis cosas que ya tenía empacadas, le deje una nota a mi madre y me fui para no regresar jamás a mi casa, si Tony me denuncio a las autoridades o no, es algo que no sé.

Vivo en una ciudad alejada, todos me conocen como Pamela y creen que soy una mujer, he conseguido trabajo en teatro y radio, también doy clases de maquillaje en la que me he vuelto una experta, estoy pensando en operarme para cambiarme de sexo pero cada que veo el pene que alguna vez fue de Tony en el frasco en donde lo conservo con liquido para embalsamar tengo una terrible erección que me hace masturbarme hasta acabar dando alaridos de placer.  

No lo sé quizás Tony si tenía razón en algo y soy una verdadera puta.
  




Autor: Dulces Placeres & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TILLY

Tilly era de herencia indeterminada, pero supongo que ella era una especie de cruza entre Labrador y Shorthair. Ella era de color amarillo, pero no tenía el pelo largo como un labrador típico y también era algo más pequeño, quizás 15 kilos. Pague sesenta y cinco mil dólares por ella en 1980, lo cual fue un montón de dinero, incluso si el precio de compra incluía cuatro acres de tierra, una antigua casa de labranza, un pequeño granero y un tractor John Deere desgastado. La salud de la pareja estaba en descenso y era hora de que se mudasen a un centro de atención asistida, y me dejaron claro que cuidar a Tilly era parte de la venta......


TILLY
Tilly era de herencia indeterminada, pero supongo que ella era una especie de cruza entre Labrador y Shorthair. Ella era de color amarillo, pero no tenía el pelo largo como un labrador típico y también era algo más pequeño, quizás 15 kilos. Pague sesenta y cinco mil dólares por ella en 1980, lo cual fue un montón de dinero, incluso si el precio de compra incluía cuatro acres de tierra, una antigua casa de labranza, un pequeño granero y un tractor John Deere desgastado. La salud de la pareja estaba en descenso y era hora de que se mudasen a un centro de atención asistida, y me dejaron claro que cuidar a Tilly era parte de la venta.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ZOOFILIA]


Categoria: Hetero      Autor: Zipper





Cuando eras un niño ¿alguna vez has tenido tu propio perro? No me refiero al perro de la familia; ¿Me refiero a tu propio perro, uno que alimentes, cuides y se te sea leal solo a ti? ¿Lo entrenaste para hacer algunos trucos ordenados como estar en sus patas traseras y bailar o arrebatar una galleta de su hocico a tu mando? ¿Todos tus amigos estaban envidiosos porque nunca tuvieron una mascota tan genial? Bueno, yo tampoco tuve una. Claro, papá tenía un pequeño perro que se sentaba en su regazo y gruñía amenazadoramente cada vez que me acercaba. Se cagaba en el suelo y luego subía su pierna y orinaba cuando estaba limpiando. Ladraba y gruñía en lo general, hizo mi vida aún más miserable de lo que ya era y odiaba al pequeño hijo de puta con una pasión por lo general reservada para matones escolares o ex esposas. No fue hasta que estuve cerca de los treinta que tuve mi propio perro.

Tilly era de herencia indeterminada, pero supongo que ella era una especie de cruza entre Labrador y Shorthair. Ella era de color amarillo, pero no tenía el pelo largo como un labrador típico y también era algo más pequeño, quizás 15 kilos. Pague sesenta y cinco mil dólares por ella en 1980, lo cual fue un montón de dinero, incluso si el precio de compra incluía cuatro acres de tierra, una antigua casa de labranza, un pequeño granero y un tractor John Deere desgastado. La salud de la pareja estaba en descenso y era hora de que se mudasen a un centro de atención asistida, y me dejaron claro que cuidar a Tilly era parte de la venta.

Tilly tenía tan sólo un año de edad, perfectamente domesticada, y tan dulce y adorable como el perro que siempre deseé cuando era niño. Dormía en el interior, pero era lo suficientemente digna de confianza como para correr afuera libremente cuando quería hacerlo, y la primera modificación que hice en la casa fue instalar una puerta para mascotas en la parte trasera para que pudiera ir y venir cuando quisiera mientras estuviera en el trabajo. Pronto se hizo evidente que ella también estaba perfectamente en casa en el asiento delantero de mi camioneta pick-up, por lo que por lo general iba conmigo cada vez que instalaba los gabinetes que hacía. El resto del tiempo me hacía compañía en el granero, que había convertido en mi despacho o en la casa. Ella amaba a la gente pero también ponía un frente defensivo cuando alguien entraba al patio, y después de un mes ella parecía considerarme como su hombre principal, amo y mejor amigo.

No aprendí de sus talentos especiales hasta la noche en que tuvimos una tormenta. Son comunes en el este de Washington en el verano y me desperté al primer ruido de truenos y me quedé despierto cuando la tormenta se acercó. A Tilly no le gustaban los truenos y tan pronto como la tormenta se acercó, entró silenciosamente en el dormitorio y saltó al pie de la cama. Iba a regañarla y enviarla de regreso a su habitual lugar junto a la estufa en la sala de estar, pero me quedé dormido antes de llegar a ella. Me desperté a la mañana siguiente con una erección, como de costumbre, y cuando me enrollé me ​​di cuenta de que Tilly se había deslizado bajo las sábanas y ahora estaba en la cama conmigo.

Antes de que pudiera espantarla, acarició mis huevos con su cálida nariz y las lambió hábilmente varias veces. Había oído la vieja broma sobre el maricón en el bar con un perro que podía dar mamadas, solo el maricón tenía que mostrarle cómo una vez más, pero sabiendo que los perros habían evolucionado con la capacidad de matar con la boca no había de manera que alguna vez iba a dejar que uno se apoderara de mi pene.

"Abajo, muchacha", dije, empujándola lejos. Ella vino de vuelta y empezó a lamer mis huevos de nuevo, y esta vez incluido mi pene. Finalmente rodé, extendí mis piernas, y dejé que ella tuviera su camino conmigo. Ella comenzó en mi culo y trabajó su camino hasta y alrededor de la cabeza de mi pene, volviendo con frecuencia a mis huevos, repitiendo los largos y lentos latidos con su lengua flexible hasta que explote en uno de los orgasmos más intensos que nunca había experimentado.

Me habían hecho mamadas muchas veces antes, durante y después de mi matrimonio de cinco años, y había experimentado algunas de las putas más exóticas del mundo durante mi gira por Vietnam, pero nunca me había venido simplemente con mi pene y huevos siendo lambidos. A excepción de la masturbación ocasional que había sido célibe durante más de un año y ahora las gruesas cuerdas de mi semen comprimido casi me cubrían el vientre. Tilly ni siquiera vaciló: ella lo lamió con avidez, como si fuera su mascota favorita, luego saltó y se retiró a su propia cama de perro en la sala de estar mientras me preparaba el café de la mañana y tomaba una ducha.

¿Estaba mal? Sí. ¿Le obligué a hacerlo? No. ¿La hice parar? Demonios no. Estos pensamientos y muchos más corrían por mi cabeza ese día mientras seguía mi trabajo. Me dije a mí mismo que porque no había ninguna penetración sexual en realidad no era realmente bestialidad, como si eso hiciera el acto pervertido más aceptable. Finalmente lo deseché y resolví salir y socializar más a menudo, y tal vez incluso desarrollar una relación de algún tipo de chica.

Esa noche Tilly durmió en su propia cama de perro, y fue sólo cuando me oyó que me movía y se dirigió a mi lado de la cama, donde me miró como esperando una invitación para presentarse. La envié de vuelta a la sala de estar antes de salir de la cama. Ella era solo un perro, pero por alguna razón todavía no quería que ella viera que tenía una erección. Mi resolución se había desvanecido por la mañana siguiente, sin embargo, y le permití a Tilly otro de mis orgasmos más excelentes. Era como si yo fuera un chico joven y acababa de descubrir la masturbación: sabía que estaba mal, y juré que nunca lo haría de nuevo, pero era de alguna manera impotente para detenerme.

Cuando era un niño, al final aprendí que todos los demás lo hacían también y finalmente llegué a la conclusión de que cazar era perfectamente normal, pero ahora no había manera de que pudiera convencerme de que obtener una mamada de un perro era normal, saludable y actividad adulta.

Sin embargo, me detuve un poco y sólo permitió que Tilly me atendiera dos veces a la semana. Eventualmente, ambos llegamos a mirar hacia el miércoles y el domingo por la mañana y creo que ella estaba tan ansiosa por complacerme como yo estaba a conseguir su mamada. Después de unas semanas me las arreglé para castigar mis sentimientos de culpa sólo para tenerlos superficie en momentos extraños.

-Hey, Jeff -le preguntó un amigo un día. -¿Viste que la chica Fred ha estado andando? Cristo, qué perro. Podría hacer mucho mejor que eso. "No recuerdo cómo respondí, pero seguro que recuerdo que mi cara se puso roja.

-"¿Qué pasa Jeff?", Preguntó John un día en la calle.
-Lo mismo, viejo,  -contesté-, ¿y tú?

"Solo follando al perro," respondió John, usando la vieja broma cansada que describía perfectamente que estaba desempleado.

A pesar de que estaba avergonzado por mi comportamiento, no perturbara a Tilly un poco. Ella siguió siendo tan entusiasta como esa primera vez, y aunque ahora tomaba más tiempo para hacer estallarme ella respondió trabajando aún más duro en conseguir que me viniera. Casi actuaba como si no tuviera nada mejor que hacer.

Puede que estuviera un poco abrumado, pero en el fondo yo seguía siendo un hombre y a veces coqueteaba con una dama que trabajaba en el almacén de madera. Fui a la secundaria con Charlene, camino de regreso cuando, pero en realidad no nos conocíamos. Ahora estaba divorciada, igual que yo, y también buscaba compañero. No me tomo en serio ni nada y solo coqueteamos un poco durante mis frecuentes visitas a la maderería hasta el sábado por la noche me detuve en Safeway y la vi jugando bajo el capo de su auto. "¿Grandes problemas?" Pregunté.

"Creo que debe ser el Brain Box", respondió, refiriéndose a los módulos de encendido electrónico que los coches acababan de salir y de lo  que nadie sabía nada. Probablemente tendré que hacerlo remolcar.

-¿Necesitas un viaje a casa o a cualquier otro sitio? Le pregunte

-Bueno, iba a llamar a un taxi, pero si lo estás preguntando, sí. Ella puso sus cosas en la parte trasera de mi camioneta y subió. Me invitó a tomar una cerveza fría y lo siguiente que supe es que estábamos arriba teniendo sexo como un par de adolescentes alimentados por las hormonas.

Llegué a casa justo después de la medianoche, le di un golpecito a Tilly en la cabeza, y me fui directamente a la cama, completamente agotado. Tilly entró a la mañana siguiente, como de costumbre, listo para complacerme, y echó una ojeada tentativa a mi entrepierna antes de meter su cola entre sus piernas y escabullirse por la puerta. Estaba a punto de salir a dormir después de la noche con Charlene y realmente no me importaba, así que me levanté, tomé una ducha y fui a hacer el café. Tilly no estaba en ninguna parte, pero había dejado su tarjeta de visita en el suelo de la cocina. Era la única vez que había cagado en la casa.

Ella se había ido todo ese día y cuando llegó a casa esa noche ella todavía parecía estar enfadada conmigo y ella se enfurruñó durante la mayoría de los próximos dos días, pero el miércoles por la mañana estaba de vuelta a mi lado en la cama. Me quise negar, pero finalmente cedí y me trato con su mejor actuación. Era una especie de presumir de mi ego tener dos perras competir por mis afectos, así que no hice nada para desanimarla, pero el próximo sábado por la noche estaba de vuelta en el cama con Charlene.

Hice una concesión a Tilly esta vez, sin embargo, y tomé una ducha larga y jabonosa antes de ir a casa. Tilly me encontraba en la puerta, metió el hocico en mi entrepierna y se retiró a su cama. La rutina de la ducha podría haber engañado a un ser humano, pero no a un perro. Ella me ignoró el día siguiente y el lunes, pero de vuelta a mi cabecera el martes por la mañana. Así fue que pasé el resto del verano siendo compartido por dos perras: Tilly el martes por la mañana y Charlene el sábado por la noche. Charlene nunca sospechó mi infidelidad y Tilly llegó a aceptarlo, y si no hubiera sido tan impetuoso como para presentarlas a las dos las cosas todavía podrían estar bien.

Me gustaba Charlene y quería llevar nuestra relación a un nuevo nivel, así que la invité a mi lugar un sábado por la tarde. "Eso es Tilly", le expliqué mientras el perro venía saltando alegremente hasta mi camioneta. "Ella vino con el lugar, así que estoy un poco atascado con ella".

-Es una verdadera hermosura, ¿no es así, muchacha? -susurró Charlene, dándole palmaditas a Tilly en la cabeza. Tilly emitió su saludo estándar que le daba todas las personas, metió la nariz en la entrepierna de Charlene, pero luego se levantó bruscamente y gruñó. Era la primera vez que actuaba de esa manera.

"¡Tilly!", Exclamé, "Sé amable ahora, ella es una amiga". Ella retrocedió y se sentó, pero estaba obviamente desconfiada de esta criatura con la que evidentemente había estado intimando. Le di a Charlene un tour de la pequeña superficie, mi oficina, y finalmente la casa. La última habitación que visitamos fue mi dormitorio, y Charlene se dejó caer en el borde de mi cama, se quitó el suéter y se quedo en sujetador. Fue una oferta que no pude rechazar, pero antes de que llegáramos mucho más lejos, Tilly entró en la habitación y saltó sobre la cama entre nosotros.

"¡Abajo, muchacha!" La regañé, y luego le expliqué a Charlene, "Ustedes saben lo celosas que ustedes las chicas son.

"Sí, yo supongo que sí. A ella no parece que me quiera, ¿verdad?

"Ella lo superará", le contesté, "Después de todo, ella es sólo un perro." Puse a Tilly afuera y cerré  la puerta del dormitorio, la primera vez que lo hacía. -¿Dónde estábamos? -le pregunté a Charlene mientras me quitaba mi pantalón. Tilly se quejó y rascó la puerta e incluso ladró un par de veces cuando me fui con ella a la cama, pero ella finalmente se dio por vencido y nos dejó tener sexo en paz.

Sabía que habría otro montón de mierda de perro en el piso de la cocina, pero por ahora tenía otras cosas en mente. Mis encuentros con Charlene implicaban generalmente una cogida rápida duramente furiosa, más una media hora del resto y una charla dulce, y entonces una copulación más suave apacible como a las mujeres les gusta. Fue durante este período de media hora que sucedió. Charlene estaba a mi lado en la parte superior de la cama, acariciando suavemente mi pene todavía flácida, cuando la ventana se rompió hacia dentro y un proyectil amarillo de 15 kilos entró en la habitación.

Tilly estaba en la cama en un instante y metió la nariz en mi entrepierna todavía húmeda. Eso no era un olor casual y exploratorio, ni tampoco era uno de sus trabajos de lamer. En vez de eso, me tomó los dos testículos con la boca. Grité, y Charlene gritó, pero nada pudo disuadir a la perra despreciada. Ella se aferró, sacudió la cabeza como si estuviera matando a una rata, y rápidamente incluso tardo menos que en decirlo me castró.

Las autoridades querían que Tilly fuese dormido, alegando que un perro que mordiera los huevos de su amo era un peligro para la comunidad, pero contraté a un abogado para combatirlo. Charlene es historia, por supuesto, pero Tilly y yo seguimos juntos. Todavía me da trabajos con su lengua, y todavía los disfruto, pero no hay forma de que la deje chuparme mi pene que es lo único que me queda.




Historia Original aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

TORTURADO POR JACK

Timoty o Tim como era conocido caminaba todo quitada de la pena por la calle, su bien trabajados músculos de su cuerpo se marcaban en la ajustada camisa color azul rey que portaba aquella tarde, estaba feliz estaba por ser aceptado en el sindicado de la mafia local, aquello le daría un nombre y lo haría virtualmente intocable por los ampones de poca monta, por eso decidió caminar por aquella calle del barrio rojo de la ciudad para que todos lo vieran sabedor que el rumor de su ascenso a la cúpula del poder era eminente......


TORTURADO POR JACK
Timoty o Tim como era conocido caminaba todo quitada de la pena por la calle, su bien trabajados músculos de su cuerpo se marcaban en la ajustada camisa color azul rey que portaba aquella tarde, estaba feliz estaba por ser aceptado en el sindicado de la mafia local, aquello le daría un nombre y lo haría virtualmente intocable por los hampones de poca monta, por eso decidió caminar por aquella calle del barrio rojo de la ciudad para que todos lo vieran sabedor que el rumor de su ascenso a la cúpula del poder era eminente.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [TORTURA] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Timoty o Tim como era conocido caminaba todo quitada de la pena por la calle, su bien trabajados músculos de su cuerpo se marcaban en la ajustada camisa color azul rey que portaba aquella tarde, estaba feliz estaba por ser aceptado en el sindicado de la mafia local, aquello le daría un nombre y lo haría virtualmente intocable por los hampones de poca monta, por eso decidió caminar por aquella calle del barrio rojo de la ciudad para que todos lo vieran sabedor que el rumor de su ascenso a la cúpula del poder era eminente, todos a su paso lo saludaban, lo que lo lleno de arrogancia.

Sin embargo pese a su alegría una pena lo embargaba, cuando aquel hombre negro cruzo frente a Tim sonriéndole su mente se remondo seis meses atrás cuando era un don nadie un mafioso de boca monta en aquel hotel de mala muerte en la que él como Jack un negro de impresionante cuerpo y genitales habían estado vigilando por dos semanas a un pequeño comercio que no era controlado por ninguna de las familias de la ciudad por lo que podía ser robada con seguridad, pero estaban esperando el momento justo, necesitaban robar por lo menos $ 500,000.00 para poder pagar la entrada de ambos en el sindicato.

Ambos eran amantes desde hacía tres años, Tim adoraba ser penetrado por Jack además idolatraba sus mamadas que eran majestuosas, Tim estaba bien dotado pero Jack lo superaba, su ano fue desvirgado una segunda vez cuando Jack lo penetro por primera vez, sin embargo en la mente de Tim pese a todo lo que sentía por Jack estaba la traición, planeaba quedarse con todo el dinero y deshacerse se Jack, después de todo hombres bien dotados se pueden conseguir con dinero pensaba Tim.

Aquella tarde Jack estaba sobre la cama descansando Tim tomaba un baño acababa de llegar y estaba todo sudado, mientras se enjabonaba entre sus nalgas no pudo evitar meterse un dedo, su pene rápidamente reacciono al pensar en el pene de Jack que en erección era de 29 cm, su mano tomo su pene ya duro y comenzó a masturbarse, Tim sentía el agua correr por su cuerpo, sintiendo su dedo lubricado por el jabón entrar y salir de su ano, que se contraía a su paso como si quisiera sorberlo para nunca más dejarlo ir, era una sensación muy rica pero Tim quería algo más en ese momento quería el pene de Jack dentro de él.

Para sorpresa de Tim cuando salió del baño vio a ese negro acostado en la cama con su pene dormidita esperando por él y su culito, Jack se había despojado de su trusa (slip) de color blanca en la que se notaba un gran paquete por delante para quedar medio adormilado sobre la única cama de la habitación, Tim termino de secarse para quedar completamente desnudo antes de acostarse junto a él, sus manos empezaron a acariciarle su pene que pese a estar dormida era enorme lo que hizo que ese pedazo de carne empezara a crecer, cuando aun le faltaba crecer Tim no soporto más las ganas de saborearla por lo que se la metió en la boca y empezó a saborear esa gran trozo de carne negra.

Tim le pasaba la lengua, se la escupía, sentía como si estuviera en una escena de aquellas películas porno donde unas grandes penes se penetran lindos culitos, así se sentía como si estuviera en una porno más que habían espejos a su alrededor, Tim saboreo su enorme falo como por 20 minutos después vino lo más difícil pero que era lo que más deseaba desde que salió del baño; Jack lo empezó con meterle el dedo en su ano y poco a poco fue dilatándolo y me hecho le ensalivo todo su ano lo que hizo gemir a Tim de placer al sentir aquel beso negro antes de que Jack empezar a penetrarlo.

Pasa como tres minutos intentando penetrarlo pero como siempre le era difícil a Jack su enorme pene era demasiado grande y el ano de Tim le empezaba a doler Jack le echaba saliva pero su ano estaba tan estrecho que era muy difícil la penetración estaba tenso y nervioso por lo que del asalto además los pensamientos de la traición que tenía pensado no dejaban relajar a Tim; por lo que Jack acostumbrado a aquellas dificultades le hizo acostar boca abajo y procedió a penetrarlo despacio entonces fue cuando Tim empezó a sentir aquella gran erección introduciéndose por su recto.

El siempre apretado ano de Tim termino por sucumbir ante semejante trozo de dura carne negra, abriéndose para darle paso lo que le hizo sentir en ese momento un dolor y una grandes ganas de venirme casi de inmediato pero ese endurecido pene negro no dejo que saliera nada de él y entonces Jack empezó a moverse delicadamente por su recto; fue cuando Jim como siempre empezaba a sentir un dolor tan rico que le calentaba cada vez más su ano que estaba ya penetrado casi por completo fue cuando Jack decidió meter toda su erección y fue entonces donde Jim ya sin control empezó a gemir y gemir de placer y dolor por igual.      

-“¡Dios quiero más, ya no aguanto me vendré Jack!” Le dijo Tim al negro.          
-“Aguanta que te romperé el culo hasta que me venga y quiero verlo abierto por completo”. Le contesto Jack

Fue entonces que Jack lo tomo como a una perra y lo sometió a él rompiéndole literalmente el culo... después hizo poner a Tim en cuatro patas para empezar a darle un placer inmenso y sentir complacido de que su hoyo aguantara tener semejante cosa en él... cada vez que la sacaba de su ano quedaba al descubierto totalmente dilatado y palpitante lo miraba todo adentro y eso excitaba a Jack aquello en verdad tipo de película porno... Jack lo penetro fuertemente hasta terminar corriéndose dentro de Tim, por su parte Tim se corrió sobre la cama, ambos  quedaron cansados de tanto placer, el ano de Tim quedo tan abierto que podía meter los cinco dedos en él y pese a todo aun quería seguir siendo penetrado.

Pero el deber llamaba, la camioneta que debía transportar el dinero del negocio llego y ambos se vistieron rápidamente, para dar el ansiado golpe, las cosas sucedieron rápido y como estaban planeados ambos huyeron con $ 650,000.00 en su poder, estaban felices pero entonces se produjo la traición de Tim, quien cuando Jack abandono el auto para ir a comprar unas cervezas lo abandono llevándose todo el botín sin importarle lo que le pasara.

De  pronto un auto le cerró el paso era una camioneta cerrada tipo wagon, la puerta lateral se abrió y un sonriente Jack dijo.

-“Hola Tim que te parece si damos un paseo”. Dijo Jack.

Tim quedo petrificado, trato de huir pero algo le pincho en la espalda y ya no supo más, una pistola teaser fue usada en el, aplicándole 15000, voltios a Tim que lo dejo inconsciente casi de inmediato por supuesto no sin que sintiera mucho dolor en el proceso, aunque solo lo soporto unos pocos segundos. 

Tim se despertó desnudo bajo una lámpara amarrado de pies y manos a una fuerte silla de madera, le dolía todo su cuerpo, miro hacia todos lados pero no vio a nadie a su lado una mesa vieja de madera con algunas cosas, de pronto algunos minutos más tarde una puerta se abrió, Jack completamente desnudo apareció su pene aun era impresionante pero algo raro noto Tim de inmediato donde estaban sus grandes huevos que colgaban por debajo de su impresionante trozo de carne, Jack se coloco un grueso mandil de plástico negro y unos guantes del mismo color.

Se coloco un gorro quirúrgico y un tapa bocas con la que cubrió su boca, luego se acerco a Tim que se le quedo mirando como tratando de pensar que es lo que pretendía su antiguo amante, Jack sin pronunciar palabra alguna tomo el pene de Tim para comenzar a masturbarlo hasta que obtuvo sus 22 cm de dureza, en ese momento Jack lo soltó y fue a la mesa donde destapo un frasco con una etiqueta que con una calavera en la etiqueta, vacio una generosa porción sobre su mano izquierda y voltio a ver a Tim.

-“Ahora veras lo que es sufrir de verdad maldito traidor”. Le dijo Jack a Tim visiblemente molesto.

Jack tomo el pene de Tim con la mano en el liquido flotando sobre el guantes, Tim se sobre encogió pensando que sentiría dolor pero no paso nada, Jack continuo masturbándolo un par de segundos antes de que le dijera.

-“Tim, luego de que abandonaste los dueños de la tienda me encontraron ellos eran parte de la familia Benett, pero lo mantenían en secreto, me torturaron y me destrozaron uno de mis huevos cómo pudiste seguramente notar”. Dijo Jack.

El rostro de Tim era de miedo ya cuando hizo aquella pausa para luego continuar.

-“Sin embargo no te delate, de no haber escapado cuando lo hizo seguramente hubiese terminado siendo castrado por completo y arrojado al mar con mis pies en un bloque de cemento”. Dijo Jack mirándolo a los ojos para luego añadir.

-“Voy a hacer que pagues por todo lo que provocaste al traicionarme ¡sabes te amaba! Pero ahora solo te odio, voy a hacer que siempre estés excitado y nunca más vuelvas a sentir placer al venirte por el resto de tu patética vida Tim”.

-“Espera, espera Jack por favor no me hagas nada, te puedo dar dinero, ¿es lo que quieres verdad?” Suplico Tim.

Jack lo miro por unos segundos sintiendo un terrible desprecio por Jack, para luego decirle.

-“Sabes ese liquido con el que estoy frotando tu pene es un acido muy fuerte en cuestión de segundos tu pene va tener horribles quemaduras de tercer grado”. Dijo Jack muy serio.

-“NOOOOOOO, POR FAVOR JACK LAVA MI PENE, LAVALO POR FAVOR”. Grito suplicante Tim.

Jack riendo dijo.

-“¡De acuerdo lo lavare!” Dijo Jack,

Pero en vez de lavarlo con agua, Jack lo baño con mas acido, que hizo que Tim comenzara a gritar mientras se sacudía de dolor al sentir su pene quemarse.

-“NOOOO, NOOOO, NOOOO AYUDAAAA”. Gritaba Tim.

Luego de algunos minutos ya con el pene de Tim con terribles quemaduras Jack tomo un largo trozo de metal que en la punta terminaba en punta como si fuese un triangulo escaleno con dos de sus lados que eran los que terminaban en punta bien afilados, Jack lo sumergió en un pote con una pasta de color azulado muy espesa, que sostuvo en su mano derecha mientras que con su mano derecha continuaba masturbando la fuerte erección de Tim  con un gran glande del que emanaba liquido pre seminal ya.

-“Sabes Tim esta pasta es sosa cautica con azufre se usa para limpiar tuberías industriales, creo que es hora de limpiar permanentemente algunas de tus tuberías ¿no lo crees?” Dijo Jack.

Tim se quedo mirando aquel trozo de metal completamente en shock, Jack lo acerco a su pene y cuando estaba por meterlo en su uretra, Tim suplico de nuevo.

-“Jack por favor, no lo hagas, el número de cuenta es 5585466688180044, la clave es súper verga, llévate todo el dinero no me hagas ya nada, ¡por favor!”. Suplico Tim.

Jack solo sonrió y sin contestarle nada a Tim comenzó a introducir esa arista metálica por su uretra, que no tardo en comenzar a cortar y quemar el interior del pene de Tim, la sangre comenzó a fluir a borbotones, el dolor era simplemente descomunal los ojos de Tim se pusieran en blanco ni siquiera pudo gritar del terrible dolor, Jack introdujo todo ese metal hasta la base de su pene, luego comenzó un mete saca infernal moviendo de dirección levemente a cada penetración lo que cortaba y quemaba a cada pasada el dolor era infernal para Tim que se desmayo en varias ocasiones.

A los 20 minutos el pene de Tim estaba dividió en tres hasta la base, con la sangre brotando sin parar, Jack tomo sus huevos y se los apretó tan fuerte que de la sangrante herida brotaron tres potentes chorros semen y luego Tim se desmayo.     

Tim recobro el conocimiento tres días después en un hospital, su pene no pudo ser salvado por lo que tuvo que ser amputado por completo, aquello fue aun peor que la muerte misma para Tim, no solo eso su dinero se había esfumado, cuando Tim salió del hospital apenas podía caminar, desde ese momento iba a cojear por el resto de sus días, una semana después se entero que Jack era parte del sindicado, ahora era intocable a menos que el fuera del sindicato.

Dos semanas más tarde Tim fue secuestrado, ahora vive como el esclavo de Jack en su mansión siempre está desnudo y Jack le ha dicho que si no lo obedece le arrancara sus huevos el único remanente de su virilidad antes de matarlo sádicamente, Tim que añoraba poder y riquezas ahora es solo un esclavo eunuco al que Jack no se cansa de torturar y humillas de cualquier forma posible siempre recordándole que el ya no es más un hombre sino solo un despojo, una basura patética.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TÍA CRUEL

Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato......


TÍA CRUEL
Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [FEMDOM] [SUMISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato.

Trevor pensó que por lo menos podría ir a la escuela y tener algo de libertad pero se equivoco una vez ahí su tía le informo que ella era maestras y que estudiaría en casa bajo su tutela, lo que desagrado de inmediato a Trevor pero nada pudo hacer al respecto, durante los primeros días no paso nada relevante hasta una tarde que regreso de uno paseo por los alrededores de la casa, pensó en darse una ducha, cuando fue al baño, la puerta estaba entre abierta por lo que pudo ver a su tía toda mojada lavándose el cabello.

Aquella visión de esa frondosa mujer pese a ser tu tía, le produjo un tremenda erección a Trevor que tuvo que ir a toda prisa a su habitación, quitarse su trusa (slip) para masturbarse con furia hasta venirse y poder liberar el esperma que hervía en sus jóvenes y caídos huevos, luego de aquello comenzó a espiar a su tía sobre todo cuando se bañaba o cuando estaba por irse a dormir que solo vestía una ligera camiseta y una tanga negra o rosa en donde sus abultados labios vaginales se marcaban, sus pezones que era ligeramente marrones se transparentaban en la delgada tela de su camiseta.

Sobre todo a Trevor le gustaba observar sus grandes  nalgas blancas como la leche, viendo como el ligero hijo de la tanga se perdía entre ellas, deseando tocarlas, amasarlas, lamberlas y pasar su palpitante pene entre ellas, que en la mayoría de los casos estaba en su mano por fuera de su trusa, masturbándose, aquello se prolongo durante algunos meses, Trevor cada vez era más atrevido lo que además de emocionante le provocaba morbo como excitación, en el fondo Trevor de alguna manera deseaba ser descubierto pero no se imaginaba las consecuencias que eso le podrían traer.

Una noche pensando que estaba dormida Trevor le tomo una foto a esas hermosas nalgas, y ella clara mente escucho el sonido que hizo la cámara de su teléfono, ella solo volteo a verme, sonrió, Trevor asustado al ser descubierto corrió a su habitación no tardo en entrar a su cuarto  se veía obviamente como ella movía, tan ricas y deliciosas nalgas, una erección fue claramente visible debajo de la trusa de Trevor que busco ocultar, ella sabía muy bien que le había tomado una foto y que la estaba espiando con mal sano deseo de hombre.      

Ella sabía lo de la foto, se acerco y sentó a un lado de la cama y le dijo a Trevor.

-“¿Salgo muy bien verdad? Dijo su tía.

Trevor nervioso y sin saber qué hacer, bloquee su celular, y solo le dijo.
           
-“¿De qué habla tía? Fingiendo no saber a lo que ella se refería.

Ella le dio una risa muy sutil pero algo aterradora.     

Ambos sabemos lo que hiciste y me gusta que tengas un bonito recuerdo de tu tía, y al parecer a él también le gusta ver a su tía dijo ella (señalando la erección de Trevor) ahí fue cuando empezó toda la pesadilla para Trevor, su pene ya dudo era de 17 o 18 cm que hizo que Trevor se sonrojara y ella le dijo inclinándose un poco sobre él.

-“Sabes lo que hiciste es muy grosero y debe ser castigado”. Dijo su tía a Trevor.          

Ella no tardo ni dos segundos cuando ya tenía su mano sobre el pene de Trevor, ella solo dijo mientras movía su mano por su la dura erección de su sobrino.

-“Eres un cochino, te encanta masturbarte viéndome desnuda o las nalgas”. Dijo ella.

Bueno sobrino te voy a dar el mayor y mejor placer de tu vida pero mucho me temo que será el último no quiero puercos en mi casa, por más que sean de mi sangre. Trevor iba a decir algo pero sintió una punzada en su cuello y ya no supo más, hasta que se despertó, sintiendo un enorme placer, cuando abrió los ojos Trevor sentía como su glande estaba siendo chupado muy rico por su tía, aquella era la sensación más deliciosa que el adolescente había sentido hasta ese momento en su vida.

Trevor pese a l placer no tardo en notar que estaba amarrado con lamas manos bien sujetas a la espalda y una cuerda daba varias vueltas a su cuerpo, sus piernas estaban semi abiertas pero amarradas a las patas de la base de la cama sobre la que estaba, su tía ya estaba desnuda a un costado dándole aquella mamada, de pronto al notar que Trevor despertó, ella dejo su pene duro como si fuese de hierro.             

Ella se monto sobre Trevor restregando su vagina sin depilar sobre su pene, bañándolo con los juegos que ya brotaban de ella, ella simplemente luego de unos segundos empezó a metérselo tan rico que ella gemía y gemía, mientras se agarraba sus grandes senos, con Trevor gimiendo con los ojos cerrados disfrutando de su singular primera vez, Trevor no tardo en sentir como ella se vino, pero no detuvo su cabalgata ella seguía, gimiendo tan rico hasta que Trevor estaba que ya no aguantaba más y le dije.   

-“TÍA ME VOY A VENIR NO AGUANTO MÁS”. Grito Trevor.

Ella no dijo nada Solo se separo  por un segundo para sentir como el pene del adolescente tenia fuertes contracciones para de nuevo empezar cabalgarlo con más fuerza Trevor soporto unos segundos y ya no aguanto más viniéndose como un toro dentro de su Tía fueron cinco poderosos disparos que fueron a parar profundamente en el sexo de ella, mientras que Trevor gemía y se retorcía de placer, su Tía tuvo otro gran orgasmo que hizo que cayera sobre la cama completamente agotada, dejando el pene de Trevor con semen resbalando de su erección que seguía palpitando apuntado al techo

Luego de unos segundos en los que ambos quedaron jadeantes, ella le dijo.

-“Espero disfrutaras de tu la última vez con una mujer Sobrino”. Dijo su tía.

Casi de inmediato, ella se monto sobre Trevor pero esta vez ella lo hizo rodar hasta quedar sobre la alfombra en el puso con sus pies separados por un trozo de madera que ella amarro a cada tobillo, su tía coloco cada una de sus piernas a cada lado de la cabeza de Trevor pero colocar sus abiertos como peludos labios vaginales sobre su nariz y boca y ordenarle.

-“Vamos pequeño cerdo que esperas para limpiarme el desastre que dejaste en mi interior”. Ordeno su tía.

Trevor puso sentir el aroma de sus jugos que emanaban de su raja, tuvo que abrir la boca para no ahogarse, su lengua comenzó a lamber y beberse el jugo que del sexo de su tía brotaba acompañado de su semen, mientras le limpiaba la raja a su Tía, ella tomo una cuerda muy delgada y la ato por debajo del glande el pene en erección de Trevor, cada tanto le daba un fuerte tirón a su pene aun erección que hacia levantar incluso las nalgas del adolescente del suelo, el nudo corredizo se cerraba sobre el pene en erección de Trevor causándole un enorme dolor que por supuesto le hacía dar un gran grito.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHGGGGG”. Gritaba Trevor.

Aquello se prolongo casi una hora, la boca de Trevor estaba agotada y su lengua seca de tanto succionar, lamber y chupar la vagina de su tía ya completamente limpia fue en ese momento que sin que Trevor se diera cuenta ella tomo una gran tijera, que ella usaba en la cocina para cortar pollos y o otras aves, la había recién afilado, también la hirvió como desinfecto.

Ella se inclino y tomo el pene de Trevor se metió su glande en la boca y para comenzar a darle una nueva mamada que hizo gemir al adolescente de inmediato, excitándolo de nuevo instantáneamente teniendo su raja, ano y nalgas centímetros de sus ojos lo prendieron de inmediato.

Trevor sintió como ella, bajo el nudo corredizo hasta la base de su pene, mientras se tragaba su pene, aquello era el cielo pensaba Trevor gimiendo de placer de nuevo, cuando el nudo estuvo en la base de su pene, ella lo jalo apretándolo fuertemente donde estaba estrangulando el pene de Trevor que estaba en completa erección quizás incluso un poco más grueso de lo habitual que le hizo dar un tremendo gran grito de agónico dolor.

-“AAAAAAAAAAAAHHHGGGGG”. Grito Trevor de dolor al sentir el fuerte apretón de la cuerda en su erección.

Con Trevor aun sacudiéndose de dolor, su tía acerco las afiladas cuchillas de la tijera por encima del pene de Trevor, que sintió algo helado en su pene, iba a decir algo cuando ella cerro la dijera con todas su fuerzas, cercenando el pene de Trevor de manera inmediata de un solo corte que cayó entre sus piernas.

-“AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH” El alarido de dolor que Trevor dio fue descomunal.

Todo el cuerpo del adolescente se convulsiono mientras sentía como algo caliente se extendía por su pelvis y un gran dolor como nunca imagino sentir se extendía por su cuerpo, un pequeño chorro de vomito se escapo de la boca de Trevor antes de desmayarse de dolor.

Cuando despertó a la mañana siguiente parecía todo aquello fue una terrible pesadilla pero cuando trato de levantarse para ir al baño una tremenda punzada de dolor le indico que algo estaba mal, se despojo de la sabana que lo cubría para ver que estaba desnudo, la mirada de Trevor se dirigió con miedo a su entrepierna para observar que de su pene no quedaba nada, había sido cercenado casi por completo apenas un muñón de escasos milímetros sobre salía de su entrepierna por arriba de su huevos, lo que lo lleno de horror, tanto que grito.

-“NOOOOOOOOOOOOOO MALDITAAAAA”. Grito Trevor.

Si tía lo había curado, lo mejor que pudo, dejando una horrible cicatriz en su entrepierna, Trevor tuvo que acostumbrarse a orinar sentado y a recibir masajes prostáticos de su Tía con sus dedos para poder desfogar el esperma que continuamente se formaba en sus huevos que lucían solitarios colgando entre sus piernas aun.

Su tía coloco el pene amputado que alguna vez fue Trevor en  un frasco para conserva y lo lleno de liquido conservante aun se puede al fondo en unas de las alacenas de casa al fondo donde coloca las conservas, Trevor se volvió sumiso y obediente, además de retraído, para todo los que conocen a su tía, él es su obediente sobrino, para ella es su sumiso esclavo eunuco personal para el resto de su días, para Trevor solo es un desdichado joven de 25 años ya, con una “Tía Cruel”.   



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TARDE EN EL BOSQUE

Theo huérfano de ambos padres, vivía desde pequeño con sus tíos, algo tímido fue blanco desde un comiendo de sus primas dos años mayores a él, poco a poco Theo se volvió un sumiso esclavo de ellas dos quienes gozaban humillándolo e incluso torturándolo de las formas más nefastas como vergonzosas posibles, para sus 21 años Theo estaba completamente dominado por ellas, sin embargo creyó que estaba por librarse de Karen y Tania pues se gano una beca completa para irse a estudiar a una universidad......



TARDE EN EL BOSQUE
Theo huérfano de ambos padres, vivía desde pequeño con sus tíos, algo tímido fue blanco desde un comiendo de sus primas dos años mayores a él, poco a poco Theo se volvió un sumiso esclavo de ellas dos quienes gozaban humillándolo e incluso torturándolo de las formas más nefastas como vergonzosas posibles, para sus 21 años Theo estaba completamente dominado por ellas, sin embargo creyó que estaba por librarse de Karen y Tania pues se gano una beca completa para irse a estudiar a una universidad.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [INCESTO] [HUMILLACION] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Theo huérfano de ambos padres, vivía desde pequeño con sus tíos, algo tímido fue blanco desde un comiendo de sus primas dos años mayores a él, poco a poco Theo se volvió un sumiso esclavo de ellas dos quienes gozaban humillándolo e incluso torturándolo de las formas más nefastas como vergonzosas posibles, para sus 21 años Theo estaba completamente dominado por ellas, sin embargo creyó que estaba por librarse de Karen y Tania pues se gano una beca completa para irse a estudiar a una universidad lejos del pueblo donde habitaba.

Theo pese a su edad era virgen sin embargo no es que fuese feo sino que sus primas le tenían prohibido tener novia alguna, sin embargo Theo amaba masturbarse, le encantaba venirse cuantas veces fuese posible aunque sus primas odiaban que lo hiciera, decían que era algo asqueroso, pero a él no le importaba se masturbaba a escondidas sin que ellas lo supieran por lo menos eso pensaba, sin embargo incluso sabían en donde se masturbaba que era el viejo granero de una granja abandonada cerca de su casa a las orillas de un bosque que los tres conocían bien.

Aquella tarde Theo se dirigió a su refugio faltaban tres semanas para irse a la universidad y deseaba con locura venirse luego de ver un video porno en su teléfono, por lo que apenas terminar sus tareas corro a su escondite, iba ya con una fuerte erección luchando por salir de su trusa (slip), por lo que apresuro el paso sintiendo como el liquido pre seminal brotaba del ojo de su glande que ya palpitaba de lo excitado que Theo estaba en ese momento, rápidamente subió para acostarse en la paja en la superior del viejo granero, se desabrocho pantalón y bajo su trusa, su miembro broto en erección con fuerza de inmediato.

La mano de Theo se apodero de su pene circuncidado y comenzó a bajar y subir por él, la sensación de inmediato le hizo dar un pequeño gemido apenas perceptible, aquello se prolongo por varios minutos estaba gozando con los ojos cerrados imaginando que estaba con una linda chica cuando de pronto se escucho.

-“Theooo, donde es que te la estas jalando, vamos maldito chaquetero (pajillero) déjate tu cosa y aparece”. Dijo Tania.

Seguidos de dos risas provenientes de Karen y Tania, Theo asustado se subió su trusa y pantalón, pero su playera se le olvido así apareció antes ellas, Karen al verlo, le hizo bajar diciendo.

-“Vamos escoria baja te tenemos un regalo de despida”. Dijo Karen en tono burlón.

Para cuando Theo bajo ya su erección se había ido, las dos hermanas Karen y Tania hicieron que Theo las siguiera sin camisa por el bosque, Theo estaba visiblemente nervioso sabía que iba a ser castigado por ellas por lo que estaba haciendo pero pedir perdón sería reconocer que estaba haciendo algo malo lo que le haría sufrir un castigo peor a lo que ellas ya tenían planeado para él.

Ambas jóvenes llevaron a Theo hasta un gran árbol en medio del bosque, una vez ahí Tanía que era rubio le dijo con voz firme de mando.

-“¡Vamos bájate el pantalón y tu asquerosa trusa Theo!” Ordeno Tania.

Karen se rio, Theo quedo paralizado, nunca antes le habían ordenado algo por alguna de ellas, no supo cómo reaccionar simplemente no hizo nada, de pronto sintió como Karen comenzó a desabrochar su pantalón Theo trato de detenerla pero Tania lo tomo del brazo y le dijo que se quedara quieto, Karen le bajo el pantalón hasta por debajo de las rodillas.

Luego ella tomo el elástico de su trusa color blanca para bajarla lentamente, Karen, se maravillo al ver las bien formadas nalgas de su primo y sumiso primo, la trusa enrollada bajo hasta las rodillas exponiendo no solo las nalgas sino los genitales de Theo que trato de cubrir casi de inmediato con sus manos, cuando Karen termino de bajar la prenda se incorporo por completo de nuevo, ambas se quedaron viendo el cuerpo del joven Theo, para casi al mismo tiempo comenzar a pasar sus manos por su espalda hasta descender a sus nalgas, las cuales acariciaron y apretaron.

Cada una se adueño de una de sus nalgas, abriéndolas y cerrándolas aquellas manos hicieron que el pene de Theo que nunca antes había sentido ese tipo de manoseas por mano femenina alguna, comenzara a crecer bajos sus manos, ellas hicieron que retirara sus manos de su entrepierna revelando una tremenda erección con el glande en forma de casco de color rosa ya sobresaliendo por completo de su prepucio que se contrajo hacia atrás del glande de Theo lo excitado y asustado que estaba en ese momento pues no sabía lo que ellas pretendían pero no iba a hacer nada bueno para el seguramente.   

-“Sabes tienes un buen pene es una pena que ya no te va a servir para darte placer”. Dijo Tania mientras lo masturbaba.

-“Te vamos a dar el honor de tener sexo con nosotras pero ya no podrás hacerlo con mujer alguna luego de hoy” Añadió Karen.

Al terminar de hablar ambas rieron maliciosamente, cuando terminaron de reír ambas se despojaron de sus pantalones como blusas, la primera en quitarse el sujetador (corpiño) fue Karen, seguida de Tania, ambas tenían senos pequeños pero muy sugerentes, coronados con dos pequeños pezones color rosa, que excito de inmediato a Theo de solo verlos.

Su pene comenzó a chorrear líquido pre seminal, de la punta a raudales era la primera vez que veía no solo un par sino dos pares de tetas, tan de cerca al desnudo, Tania fue la primera en quitarse su tanga de color blanco, Karen por su parte permaneció con su calzoncito (braga) de color verde mientras su hermana se coloco frente al asustado pero excitado Theo, ella acerco su bellas nalgas a la pelvis de Theo hasta que su endurecido pene de 22 cm quedo entre sus firmes nalgas, Tania sintió el calor que del pene en erección de Theo emanaba.

El líquido pre seminal que del pene de Theo no dejaba de fluir comenzó a lubricar entre las nalgas de Tania, que pronto se abrió sus nalgas con sus propias manos para dejar que el pene de Theo fuese arropado por sus dos nalgas lo que hizo dar un gemido en placer al Theo, involuntariamente.

-“Eres un puerco, no mereces este regalo, mejor goza todo lo que puedas porque no habrá otra oportunidad”.  Le dijo Karen al oído a Theo mientras acariciaba sus nalgas y colgantes huevos desde atrás. 

Karen termino de desnudar a Theo antes de pasar entre sus piernas y tomar su pene en erección, mientras las nalgas de su hermana continuaban restregándose a su pelvis, de pronto Theo se estremeció al sentir una mano nerviosa, que era la de Karen tomar su pene, ella notaba sus venas latiendo, hinchándose, no era la primera que tomaba un pene, pero nunca el gran miembro de su primo sumiso, cuyo pene fue poniendo más grande ante sus caricias, Karen le dio un besito en su glande rosado. Luego Theo vio como ella se metía medio pene hasta la garganta, fue un momento pero casi me ahogo Karen.

Karen siguió tratando de engullirse aquel palo de carne caliente mientras se le escapaban las babas por la comisura de los labios, ella lambia y tragaba cuanto pude notando como el sexo de su hermana ya chorreaba de su jugos de lo excitada que estaba Karen no tardo en sentir que Theo estaba a punto de correrse, se la saco de la boca, con prisa y se puso de pie detrás de él, Theo casi grita de enojo pues estaba en el cielo pero fue transportado al infierno cuando sintió una fuerte patada en los huevos desde atrás dada por Karen.

-“AAAAAAAAAAAHHHGGGG”, Grito Theo de dolor.

Aun con sus huevos pulsantes de dolor Karen tomo el pene aun endurecido de Theo y lo coloco en la entrada de la vagina de su hermana, quien se echo para atrás clavándose toda la virilidad de Theo por completo, ella dio un gemido de placer cuando Theo empezó a penetrarla al principio muy lentamente pero a medida que la pasión lo excitaba más, hundía su pene hasta llegar a lo más íntimo de la vagina de Tania, esa penetración tan excitante le dio ánimos a Karen para abrirle las nalgas a Theo y comenzar a lamber con intensidad su fruncido ano, que hizo que Theo se retorciera de placer al sentir el primer beso negro de su vida.

Karen sacó de pronto su pene y lubricando como estaba lo coloco sobre el esfínter de Tania, Theo no tardo en empezar a penetrarla por su delicado culito… al principio Tania sintió un escozor insoportable pero luego al lubricar más el pene comenzó a sentir una sensación jamás sentida, ahora era Theo que presa de una locura incontenible por saberse dueño de ese virgo anal empezó a sacar y meter su pene haciendo estremecer a Tanía hasta que una eyaculación copiosa irrigó el recto de ella, fueron varios disparos de de semen que lubricaron el recto de Tania, quien también llegó a su poderoso el semen fue espeso e inacabable que la llenaba mientras Tanía gritaba y se contorsionaba de placer con el pene de Theo latiendo aun dentro de la no de Tania.

De pronto Theo que estaba bufando de placer sobre la espalda de Tania sintió de nuevo una patada en los huevos un más fuerte que la anterior, fue tan intenso el dolor que perdió el conocimiento por unos minutos, cuando recupero el sentido era Karen la que lo estaba cabalgando, tenía las manos atadas a la espalda y ella estaba sobre él,  Karen gemía de placer sin parar. Mientras la decía.

-“¡Vamos, goza, maldito bastardo, goza!” Decía Karen.

El placer que la apretada vagina de Karen le estaba dando a Theo hizo que no notara que dos mandíbulas metálicas de un burdizzo estaba ya puestas en lo alto de su escroto dispuestas a cerrarse, de pronto Karen comenzó a venirse, las paredes de su vagina comenzaron a palpitar lo que hizo que el pene de Theo también comenzara a tener contracciones.

Un grito al unisonó de los dos se escucho cuando ambos llegaron al clímax, entre los gemidos de Karen ella dijo.

-“AHORA… TANIA… AHORA”. Grito Karen.           

Tania cerró las mandíbulas del burdizzo y el placer de Theo se transformo en un horrible dolor como nunca antes había sentido en toda su vida.

-“AAAAAAAAAAAGGGGGGHHHH”. Grito Theo   

Theo se desmayo mientas todo su cuerpo se sacudía con convulsiones, cuando despertó Karen y Tania ya estaban vestidas, aun sentía un gran dolor punzante proveniente de sus huevos con miedo a la respuesta pregunto.

-“¿Qué me hicieron?” Pregunto Theo.
-“Poca cosa bastardo, ¡solo te castramos!”. Dijo Tania tomando del mentón a Theo.

Las lagrimas de Theo recorrieron sus mejillas mientras observaba como ellas dos regresaban a la casa dejándolo ahí recercado en aquel árbol, con sus manos agarrando sus hinchados huevos, desde entonces convertido en un eunuco siempre ha recordado aquel placer que ya nunca más ha podido disfrutar pues su pene se encogió y no se excita por más que lo intente aun usando medicamentos para la impotencia, siempre Theo siempre recuerda su único placer sexual aquella “Tarde en el Bosque”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TRABAJO Y ESTUDIO

Acababa de graduarme de la escuela secundaria y estaba listo para encabezar mi primer año en la universidad. Por desgracia, mi universidad costaba mucho dinero, y tuve que tomar un trabajo de estudio. Realmente no sabía a lo que me inscribí justo después de mi 18 cumpleaños cuando elegí "asignarme a cualquier trabajo de estudio porque soy un estudiante pobre de 18 años", pero sabía que necesitaba algo de dinero......


TRABAJO Y ESTUDIO
Acababa de graduarme de la escuela secundaria y estaba listo para encabezar mi primer año en la universidad. Por desgracia, mi universidad costaba mucho dinero, y tuve que tomar un trabajo de estudio. Realmente no sabía a lo que me inscribí justo después de mi 18 cumpleaños cuando elegí "asignarme a cualquier trabajo de estudio porque soy un estudiante pobre de 18 años", pero sabía que necesitaba algo de dinero.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ESCOLAR] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Jearns85





Acababa de graduarme de la escuela secundaria y estaba listo para encabezar mi primer año en la universidad. Por desgracia, mi universidad costaba mucho dinero, y tuve que tomar un trabajo de estudio. Realmente no sabía a lo que me inscribí justo después de mi 18 cumpleaños cuando elegí "asignarme a cualquier trabajo de estudio porque soy un estudiante pobre de 18 años", pero sabía que necesitaba algo de dinero.

Una curiosidad interesante acerca de nuestra escuela es su política hacia los hombres. Mi universidad, todos los varones de la escuela de 10.000 estaba lleno de chicos de la universidad jóvenes calientes entre 18 y 21 gestiona la sexualidad de esta universidad masculino. En el primer año, todos los estudiantes son circuncidados firmemente. Alrededor del 95% de los estudiantes en estos días no están cortados, y los que ya están cortados se cortan aún más. Luego, en el segundo año, todos los estudiantes son equipados con accesorios permanentes de castidad. Finalmente, en el tercer año, los estudiantes tienen sus penes removidos. Su lógica es que controla los impulsos sexuales y aumenta los estudios académicos. A la mayoría de los hombres no les importaba demasiado, y era simplemente una espera que finalmente pasara.

Me presenté a la escuela el primer año y conocí a mi compañero de cuarto, Mike, un chico lindo, de 18 años, alto y bien musculoso. También me hice amigo de unos cuantos otros muchachos al otro lado del pasillo, Craig, muy caliente, de 18 años, a quien le puse un ojo, Jonny de 18 años, que tenía buen cabello, y un nadador llamado Jake, cuyo paquete podía verse desde su atlética ropa interior  muy fácilmente.

Bajé tarde para la reunión de estudio de trabajo, y parecía como si todo fuera tomado. Tenía el último en la lotería y subí para conseguir el último trabajo disponible. Mi trabajo era ayudar a modificar los penes de los estudiantes de mi clase. Oh genial, me murmuré a mí mismo, yo soy el tipo que tiene que jugar con penes. No es que no me importara, yo era gay, pero había algunas peculiaridades interesantes. Por ejemplo, se requería que antes de hacer cualquier cosa a un pene, tal como el bloqueo, circuncidarlo o quitarlo, debo chupar y tragar el semen al hombre. Entonces debía hacer otro trabajo, limpiar los penes, afeitarlos, no estaba demasiado adelantado al respecto. Por lo menos las horas eran buenas, tuve que trabajar 2-5 cada día, teniendo cuidado de por lo menos 10 individuos por día. Me gusto ser conocido como el toma penes en algún momento.

El primer día de trabajo fue bastante bueno. Estaba lleno de videos y llenaba papeleo. Mi mentor mayor me acompañó durante mi día normal. Como era solo para mi clase, solo estaría haciendo circuncisiones mi primer año, castidad el siguiente, y penectomías el resto. Entonces mi último año serviría como mentor para el próximo estudiante de primer año. Mi mentor era caliente, alto, musculoso, bien construido.

Terminamos nuestra primera sesión con mi primera lección de succión de miembros, si pudieras llamarlo así. Se quitó la ropa y solo quedaron allí en bóxer. Me dijo que me arrodillara  y se los chupara. Dan, mi mentor, bajó su bóxer y vi lo que haría con todos los penes de nuestra escuela. Tenía un pesado par de huevos y un muñón redondeado de un pene de aproximadamente de una pulgada de largo sobre él. El trozo era pequeño, pero parecía duro y tembloroso. Me llevó la mano a sus huevos y me dejó frotarlas, se sentían pesadas y llenas. Movió mi mano hacia su muñón y lo sentí por primera vez. Al igual que un pene, pero sin la cabeza, y mucho más pequeño. Dan gimió cuando lo sentí la primera vez. Él metió su muñón en mi boca, para que chupara el muñón.

Era mucho más fácil que cualquier otro pene que hubiese tenido en mi boca, pero era diferente. Se sentía mucho más caliente, como un hombre que necesita venirse. Me atrajo como loco, el olor, el sentimiento, la tensión sexual. Froté sus huevos mientras chupaba su trozo de una pulgada. Recibí mi sorpresa del día unos minutos más tarde, cuando de repente sentí su caliente semen entrando en mi boca. Tragué semen por primera vez, que nunca tragué antes, siempre dejé que el chico me viera en mi cara, pero esta vez y a partir de ahora tenía que tragar. Sabía muy caliente y sabía que iba a disfrutar mucho.

El resto de mi semana de entrenamiento fue igual. Aprendí a realizar las circuncisiones, vi a un estudiante de segundo año castigar, y observé mi primera penectomía. En realidad me sorprendió, pero me gustó ese trabajo. También estaba encontrando nuevos amigos. Mi compañero de cuarto y Jonny comenzaron a salir, y mucho a mi placer sexual, Craig tenía algo por mí, y nos convertimos en novios. Jake el tipo nadador eran amigos cercanos con todos nosotros y se nos unía a menudo. Era un fin de semana muy caliente sexualmente cuando nos reuníamos. Lo mejor de todo, estaba practicando mis habilidades de chupar penes, y todos lo amaban cuando gustosamente me tragaba sus descargas.

Después de unas semanas, los muchachos comenzaron a entrar. Era todo al azar; Recibirían un correo electrónico la noche anterior, eran excusados de las clases y enviado a la clínica para obtener su circuncisión. Algunos tipos odiaban ir primero, por último, algunos querían hacerlo ya, y otros querían mantener su prepucio el mayor tiempo posible. Solo lo hacía cuando entraban.

Así es como hacíamos las circuncisiones. Primero hacíamos entrar al tipo, se quitaba todo excepto su ropa interior. Se sentaba en una silla con ropa interior mientras le contaba lo que estaba por pasar y explicaba el procedimiento. Firmaba un papeleo y luego íbamos al quirófano.

En la sala de operaciones, lo hicimos acostarse sobre una mesa modificada. Por lo general, se quitaban su bóxer lentamente, con miedo, pero sabían que estaban en buenas manos. Tenía una media erección, con su espalda sobre la mesa y estribos en sus piernas. El tipo debía acostarse, apoyarse con el resto del cuerpo en la parte plana restante; Sus piernas se extendían suavemente con su pene en la posición perfecta para trabajar con él. Lo primero era que se lo chupara. No puedo decirles cuán grandioso era cada una de los penes que chupe. Nunca había probado tanto prepucio y semen antes, y me encantó cada última gota de ello. Los chicos por lo general se venían muy rápido, a excepción de los que sabían que era la última mamada con el prepucio de su vida.

Entonces cortaba de su prepucio lo más apretado que podía haciendo una línea. Mi trabajo era hacerlo lo más bajo posible y lo más apretado posible, para hacer las erecciones difíciles y la sensación sexual más baja. Tomaba el dispositivo del anillo láser y movía lentamente el anillo alrededor del prepucio. Lo vendaba, y el tipo era libre para irse. Por lo general, los chicos estaban fuera de acción durante dos o tres semanas. Ellos no eran requeridos para venir para un chequeo después de tres semanas, pero algunos de ellos lo hacían. Recibieron una extra mamada, y me encantaba cuando veía cómo la circuncisión cambiaba sus hábitos sexuales. La mayoría dijo que declinó mucho la sensación sexual, y dolía tener una erección. Pero todavía participan en el sexo, pero menos. Para mi boca, significaba mamadas más largas y cargas más grandes en mi boca.

Siempre que mis amigos cercanos entraban, me aseguraba de que los atendiera bien. Para mis amigos más cercanos, corté un poco más. Ellos vinieron hacia la mitad del semestre, y realmente lo disfrutaron. De todos los demás sabían quién los cortó, realmente me gustaba el leve dolor que acompañaba a las erecciones, y escucharon que la disminución de la sensibilidad hace que dure más tiempo. Craig me rogo que lo cortara tan fuerte como humanamente fuese posible. Acabé haciendo su corte muy bajo, parecía que nunca había tenido un prepucio para empezar. Gemía con un ligero dolor cada vez que lo tomaba en mi boca, y su pene recién cortado se sentía orgásmico en mi culo.

Fue mi turno de cortarme en enero, y no sabía qué hacer. Más tarde descubrí que mi mentor estaba de vuelta. Era su trabajo esta vez darme el corte. Nunca me chupó el pene antes, pero cuando lo hizo por primera vez, fue un orgasmo que hizo volar mi mente. Dan acarició mi prepucio y lo lamió como loco. Sabía que iba a extrañarlo, pero estaba emocionado de ver lo que todos mis amigos habían conseguido. Le supliqué a Dan que lo cortara tan apretado como humanamente fuese posible. Al igual que Craig, el mío estaba enrojecido con mi cabeza. Parecía que nunca había tenido prepucio. Mi pene me dolió mucho durante los primeros dos meses después, cada erección estaba teñida de dolor. Me tomaba casi una hora venirme ahora, en vez de diez minutos. Estaba tan caliente, y Craig y yo disfrutábamos cada vez que teníamos sexo y nos la chupábamos.

El resto del semestre terminó muy bien. Terminé el último tipo en abril, pero me mantuvieron con mentor por los dos años próximos de mi trabajo. También comencé a chupar más pene en el trabajo, ya que coaccione al director para que sea un requisito que cada chico viniera para un chequeo. Eso es más de 1.000 recién cortado pene viniéndose en mi boca. Ese verano estaba lleno siendo un cubo de semen y siendo penetrado todas las noches por Craig y mis otros amigos.

El año siguiente fue una historia diferente. Todos nuestros impulsos sexuales iban a ser encerrados fuertemente, sin ninguna manera de bajar en absoluto. Creo que cada uno de nosotros amigos tuvimos la oportunidad de penetrar y chuparse todos los días porque nunca sabíamos cuándo estaríamos encerrados. Desafortunadamente para mi, mi novio fue el primero de mis amigos que encerraron. Casi lloré cuando lo vi entrar por la puerta, porque no quería ver ese pene encerrado lejos de mi culo. Mis otros amigos y yo estuvimos de acuerdo en que nos seguiríamos jodiendo hasta que el último pene se hubiese ido, así que todavía tendría acción, pero esperaba poder tener más tiempo con mi juguete.

Traje a Craig a la misma habitación y le di una larga mamada. Él estalló en mi boca y tragué como si no hubiera terminado. Yo sabía que iba a estar molesto por poner ese pene de distancia. Cogí el cinturón de acero y empecé a acomodarlo alrededor de su cintura. Lo encajaba bien como se suponía y preparé sus huevos por la zona de espera. Entonces tomé la funda de plástico y la deslice por su pene. Puse el pene de nuevo, atrapado en frente del área de los huevos, y se deslizó el tubo de orina de la funda de plástico en posición en el orificio de orina hacia el fondo. Lo cerré con los pernos. No había manera de que pudiera sacarlo.

Esa noche intenté sin parar tratar de llevar a Craig con mis amigos, pero Craig seguía frustrado sexualmente. El cinturón realmente hacia su magia. Uno por uno a todos nos pusimos los cinturones, y Jake el nadador fue el afortunado en ir de último, pero al menos tuvimos un buen pene de nadador antes de que todos estuviéramos encerrados. Todavía pasábamos tiempo juntos, acariciándonos y acariciándonos. Recurrimos un poco a los consoladores, pero en su mayoría preferimos el acariciarse el cuerpo, los besos y las pequeñas formas de energía sexual. Nos ponía lo suficientemente calientes sin más que hacer ya que nuestros penes seguían encerrados. Todos tuvimos que colocar nuestro tubo de plástico siempre usábamos los urinarios.

Mi primer alivio sexual se produjo unos dos meses después de que me encerraron, tuve un sueño con Craig en la que todos los chicos me penetraban, mientras que todos en la escuela, estaba disparando su carga de semen por mi boca. Sentí presión y tensión sexual en mi sueño Craig me sacudió; Y me desperté con una extraña sensación de placer, y volví a dormir. No fue hasta la mañana cuando Craig me despertó que me di cuenta de lo que pasó. Todo en el lugar en mi cama donde mi tubo de orina era colocado estaba con una gran pila de semen. Tuve un sueño húmedo único. Por lo menos se sentía bien sacar algo del semen fuera. Los otros chicos se enfrentaron a cosas similares también. Después de mi primer sueño húmedo, los conseguía cada dos semanas después, y la descarga de semen regular me ayudó mucho a mi mismo.

Ya que todos los penes estaban encerrados antes en el año escolar, me encontré con menos que hacer en las últimas partes del año escolar. Con el fin de ayudar con el estudio de trabajo junior, me entrene en las penectomías. Esta vez me estaba poniendo los penes de los chicos de último año en mi boca.

Mi primer tipo fue un deportista muscular de algún deporte. Tuve que tomar una herramienta especial que mi manager me dejó usar y se la regrese de inmediato (para que no me quitara yo mismo mi cinturón de castidad) para romper el cinturón de metal y quitarlo. Tuve mi primer vistazo a lo que un año de castidad hace. Su pene se veía enorme cuando finalmente estaba creciendo duro y libre, y sus huevos eran enormes.

Puse mi lengua por todos sus sudados huevos y pene que había sido encerrado. Nunca antes un sabor me había embriagado de tanto placer sexual. Mi pene se esforzaba dolorosamente en el cinturón de castidad de metal. Fue tan delicioso. El chico estaba gimiendo de placer mientras trabajaba su pene por todos lados. En menos de diez minutos, tuve su carga caliente goteando por mi boca. Fue una explosión que apenas pude manejar; El semen fue enorme. Tragué y limpié su polla.

Tomé la herramienta de penectomía de la estantería en el armario. Era circular con una abertura para el pene para deslizarse a través de su erección. Lo coloque a la pulgada requerida de la base y le pregunté si quería cortar más. Dijo que lo que tenía estaba bien. Presioné el botón y lo oí girar durante unos segundos. El láser estaba cortando y sellando instantáneamente la herida. Después de quince segundos, el pene cayó en mi mano, y el hombre era libre de salir. Se subió su bóxer, dejando que mostraba un paquete más pequeño; Y puse su pene en el cubo de penes.

Después de hacer unos cincuenta de ellos, realmente me gusto. Estaba interesado en ver cómo iba a cortar a todos esos hombres. Mi verano fue sexualmente frustrante como no se imaginaba. Pasar mi tiempo desnudo alrededor de la casa con mis genitales y los de los demás en nuestros cinturones me hizo tan desesperado por una mamada, pero no había manera. Al menos cada vez que tenía sueños húmedos, me llamaban para que lamiera lo que quedaba.

El año siguiente comenzó un torbellino de remociones de pene. Todo el mundo era tan erótico como los que yo hacía como estudiante de segundo año. El olor, el sabor, las cargas enormes. Los peores fueron donde tuve que cortar a mis amigos. Jake fue muy duro porque me encantaba su pene. Pero él consiguió la suerte de ser el primero de todos mis amigos. Cuando llegó el momento de cortarme, tuve otro estudiante de segundo año al que había estado ayudando a cortar. Opté por obtener mi pene eliminado un poco más, alrededor de una media pulgada restante. Pensé que se veía mejor de los otros trabajos que he hecho. El resto fue succión a mi pene y eliminación horas de trabajo, en realidad estuve alrededor desnudo, en lugar de solo mi bóxer. Los chicos que llegaban al menos sabían lo que estaba pasando. Para mí, mi nuevo muñón se sentía muy bien para jugar, especialmente cuando Craig lo chupaba.

Craig fue el último en hacerse. Otra vez casi me vine cuando tragué su última carga. Se sentía tan delicioso en mi boca. Lamentablemente fui a ir a buscar la herramienta para eliminar mi pene favorito. De hecho le dije que debía hacerse un muñón de una pulgada y media, dejándome a mí y a él con un sexo con el cual jugar. Craig fue firme, sin embargo, me dijo que no. Me agarró la mano y la deslizó hasta la base. Ponerlo en la base significaba que tendría un pene de alrededor de un montículo nada más. Traté de decirle que por lo menos dejara una media pulgada, pero él dijo que no. Tenía que cumplir. Dentro de unos segundos más tarde, el pene de mi novio fue convertido a un montón plano redondeado sobresaliendo sobre sus pesados huevos. Él me besó y fui al siguiente chico.

Después de una semana de tiempo de curación, Craig y yo, ya fuera de la castidad y recién sin pene, empezamos a jugar más. Sin penes, realmente nos concentramos en el frotamiento corporal y los besos. Me encantaba cuando Craig y yo nos tocáramos el culo unos a otros. Eso siempre me puso muy duro. Craig era un gran imbécil por cortarse todo, pero nunca por generalmente me importo, me venía quizá una vez por semana; Pero él me dejaría eyacular en su entrepierna para que yo la lamiera. La succión de Craig era difícil. Poco donde agarrar, pero se sentía bien lamber o frotar. Ojalá me hubiera dejado mantener la pulgada extra. Craig me dijo que le encantaba ni siquiera tener un muñón valía la pena, porque siempre estaba caliente para mí, y el consolador. Él nunca se ha venido de nuestras preliminares. Tiene un sueño húmedo cada cinco días. Me encanta despertar con las sábanas o mi culo mojado cuando él se viene. Los consigo tal vez una vez por semana o dos, y es orgásmico caliente sentir ser penetrado por Craig en la noche, mientras eyaculo en mi sueño, y Craig lo hace también. Pero en la vida real estamos participando en la acción.

Terminé mi trabajo y conseguí un trabajo similar en la clínica de salud gay en una gran ciudad. Ahora me pagan $ 50,000  al año, comenzando por cortar, encerrar y circuncidar penes; Escogen lo que quieren. Algunos sólo quieren sus penes, otros simplemente quedan encerrados, etc. Mi clientela tiene diferentes razones para hacer estos tres, pero es una buena profesión. El trabajo incluso hace una cosa nueva, donde quitar los testículos de los hombres, y reemplazarlos con falsos huevos que emiten un poco de testosterona. De esta manera todavía podrán mirarse y actuar como hombres, pero sin deseo sexual para el sexo.

Todos nosotros todavía estamos juntos y disfrutamos de muchas noches salvajes y frikis. Todavía me encanta mi penectomía, y aunque realmente extraño perder algunas noches, las experiencias que he sentido sin mi pene son mucho mejores de lo que sentía antes.




Historia Original Aquí.





Autor: Jearns85       Traductor: DarkSoul

TYRONE MI AMO

Tengo, o mejor dicho tenía 19 años, 1.83 metros de alto, con el cabello de color marrón claro de longitud media, sin llegar al cuello, y he sido un constructor físico desde la escuela. Había ganado la mayoría de los trofeos en la sección Junior y me estaba preparando para los Campeonatos Regionales de Clase Senior. No tengo problemas para encontrar chicas de hecho sentía que a veces era demasiado popular. Me dijeron que era clásicamente guapo y las mujeres nunca se quejaron de mi rendimiento......


TYRONE MI AMO
Tengo, o mejor dicho tenía 19 años, 1.83 metros de alto, con el cabello de color marrón claro de longitud media, sin llegar al cuello, y he sido un constructor físico desde la escuela. Había ganado la mayoría de los trofeos en la sección Junior y me estaba preparando para los Campeonatos Regionales de Clase Senior. No tengo problemas para encontrar chicas de hecho sentía que a veces era demasiado popular. Me dijeron que era clásicamente guapo y las mujeres nunca se quejaron de mi rendimiento.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [DOMINACIÓN]



Categoria: Gay      Autor: Doug Kentr 





Si no hubiera dicho que lo ayudaría trabajando en diferentes cosas el cambio habría sido muy diferente. Yo no habría conocido a Tyrone N'gomo, ¿qué otra cosa sería diferente me pregunto? Bueno, cambié los turnos para la semana, esa semana fatídica, y algo sucedió.

Primero déjeme presentarme y describirme como estaba al principio de la historia.

Tengo, o mejor dicho tenía 19 años, 1.83 metros de alto, con el cabello de color marrón claro de longitud media, sin llegar al cuello, y he sido un constructor físico desde la escuela. Había ganado la mayoría de los trofeos en la sección Junior y me estaba preparando para los Campeonatos Regionales de Clase Senior. No tengo problemas para encontrar chicas de hecho sentía que a veces era demasiado popular. Me dijeron que era clásicamente guapo y las mujeres nunca se quejaron de mi rendimiento.

Normalmente cuando trabajaba mi turno de 9.30 pm - 6am en la imprenta, iba a mi práctica en gimnasio directamente desde el trabajo, Joe, el gerente lo abre a las 6.30 y recibo alrededor de una hora de entrenamiento intensivo antes de que el gimnasio comience a ocuparse. Pero debido al cambio de turno llegué a las 2.30 de la tarde.

Vi a Tyrone de inmediato, no podía no hacerlo, fuerte, negro y parado en la esquina fumando. No fumo y no aprecio a la gente contaminando mi ambiente. Se acercó a mí de inmediato para presentarse y descubrí, si yo era gay. No soy. Después de una hora o algo así que use la corredora fue casa para trabajar en casa. Mientras me iba Tyrone me invitó a tomar una copa, le dije que no y me fui.

Al día siguiente Tyrone me estaba esperando cuando llegué. Trató de captar mi atención todo el tiempo que estaba entrenando y como hice para no hacerlo se acercó a charlar conmigo. Había sido un mal día y le dije que las tres cosas que más me disgustaban eran los fumadores, los gays y los negros. Se volvió y me dejó de pie. Miércoles, llegué y fui a Tyrone a disculparme, él me escuchó, sin decir nada, solo mirándome con sus grandes ojos negros, mirando a mi alma, tartamudeé hasta detenerme, sintiéndome débil. Más tarde, antes de irme, traté de hablarle una y otra vez y empecé a sentirme débil. En el camino a casa entré en un estanco y me compré 20 cigarrillos.

El jueves por la tarde, cuando llegué Tyrone se acercó y me ofreció un cigarrillo por el que estaba agradecido cuando había terminado mi última en el camino hacia el gimnasio. Terminé mi entrenamiento y Tyrone y yo fuimos a tomar una copa. Debemos haber estado en el bar por un largo tiempo porque estaba oscuro cuando nos fuimos pero solo puedo recordar estar allí un corto tiempo. Fuimos a su lugar para otro trago y debió haberme afectado porque tuve que correr a trabajar desde su casa por la mañana.

Tyrone me recogió del trabajo el viernes y fuimos directamente a su casa parando solo para conseguir cigarrillos, por alguna razón parecía estar fumando muy fuertemente (60 cigarrillos al día), Tyrone fuma cerca de 120 al día y sobre él se ve bien, dice que me conviene también. Tan pronto como llegamos a su lugar Tyrone me dijo que me desnudara, lo que hice, él se saco su pene y me dijo que “chúpala”. Afortunadamente me arrodillé delante de él y tomé las 12 pulgadas llenas de pene negra en mi boca. Me lambió y chupó por lo que me parecieron años y luego me penetro por la boca hasta que él disparó su carga en mi garganta, fue la experiencia más satisfactoria de mi vida.

Casi de inmediato, Tyrone me tiró sobre mi estómago y empujó su hombría por mi conducto trasero, el dolor mezclado con el placer fue casi insoportable y cuando empezó su rítmico mete saca  de mi culo pensé que moriría de placer. Más tarde esa noche después de mucho más de lo mismo Tyrone me dijo que había invitado a unos amigos para una fiesta y que yo sería el invitado de honor y la atracción principal.

Empezaron a llegar alrededor de las nueve, y descubrí que todos tendrían un papel que desempeñar en mi próxima transformación. Tyrone me dijo que yo era un fanático aburrido, y que él tenía la intención de cambiar todo eso y que mi fumar como el realineamiento sexual era sólo el comienzo antes de que la noche acabara, me prometió que me convertiría en una ninfómana masculina, si eso significaba que él me penetraría más, yo estaba más que feliz. Me enteré más tarde de algunos de los invitados en la fiesta. Todos los cuales me penetraron muchas veces, que eso fue solo era el principio.

Leroy era un médico especialista en el aumento mamario sería su tarea darme los pechos y los labios negroides, Tony, un peluquero, se encargaría de mi cabello y Wayne, un director de arte de mi maquillaje, todo esto había empezado a parecer perfectamente normal Y me encontré hablando de la próxima transformación muy clínicamente con estos "especialistas".

La fiesta sin duda se fue con un swing, y yo era muy popular con todo el mundo que perdí la cuenta de las veces que fui penetrado, solo sé que no era suficiente, pero Tyrone compensó eso cuando la fiesta terminó. El domingo por la noche, cuando me dejó vestirme con una mini falda de cuero, un cinturón, unas medias y unas botas de tacón alto, me pareció que eso era lo que la naturaleza había pretendido desde hacía mucho tiempo, usar esa ropa era la guinda del pastel.

Lunes, el día de mi cita con Leroy, estaba deseando eso. Como quería tetas para poder usar el sujetador que Tyrone me había mostrado anoche. Primero mis labios se mejoraron para darme una mirada negroide, Tyrone dijo que mejoraría la cabeza. Cuando terminaron, Tyrone dijo que mi nariz no se veía bien, así que Leroy la rompió y la reajustó y la ensancho cuando sane. Después de las tetas, esto al parecer tendrá que tomar varias sesiones para permitir que cada implante se asiente, pero al final necesito al menos una doble copa D.

Tony fue el siguiente y él ha teñido con peróxido mi cabello rubio y lo mantendrá así una vez por semana por lo que no habrá raíces mostrándose. Maquillaje junto con Wayne, qué transformación, ha ocultado el moretón alrededor de mi nariz y me ha dado una cara completamente nueva y las instrucciones para lograrlo por mí mismo.

El martes, Tyrone me dijo que lo mejor estaba por llegar ese día, me estaba llevando a la cirugía, él me había arreglado para que me quitaran el pene, pero me estaba permitiendo conservar mis testículos, ya que de eso se encargaría Randy, Aunque él tendría el saco estirado de modo que colgaría abajo entre mis piernas a mis rodillas. No recuerdo mucho de la cirugía o el día siguiente, pero cuando al siguiente desperté estaba con un pequeño pene, era solo la punta realmente y es realmente muy inteligente. No puedo vacilar en absoluto, pero no necesito un alivio adicional porque Tyrone encuentra a la gente a follarme todo el tiempo, tanto que a veces tiene que ir sin él. Aunque por supuesto yo nunca lo rechazaría.

Mis tetas fueron acabadas y terminaron en doble E, mis labios y la nariz se hicieron varias veces para hacerme ver más y más negroide, luego vino la perforación. Mis oídos tienen túneles de 20mm en los lóbulos con anillos de 18 mm de anchos de 40mm de diámetro interior, tengo 25 anillos de 2.4mm alrededor del borde exterior de cada oreja y un espigón de 15mm fantástico a través de mi tabique (Tyrone dice que me hace ver aún más negroide) Pero hace que sea difícil afeitarme el labio superior. A través de cada uno de mis pezones tengo un anillo del mismo tamaño que tengo a través de mis túneles de carne de lóbulo y tengo un Príncipe Alberto del mismo tamaño.

Mi escroto todavía se está agrandando en el momento que tomará solamente dos y medio litros de solución salina, pero Tyrone espera doblar eso, y cuando eso este terminado yo tendré los anillos por todas partes y mis huevos estarán listos para continuar el estiramiento. Tyrone dice que no puedo tatuar mi cara porque me quitará los piercings y el maquillaje, pero él considerará tener tatuado el delineador y el lápiz labial, así que siempre parezcan perfectos, Wayne supervisará eso.

Esto ocurrió hace unos dieciocho meses, y ahora estoy completo, tengo largos cabellos rubios, y llevo short y mini faldas, calcetín blanco corto y sandalias de tacón alto, mi Amo Tyrone dice que me parezco a una Spice Girl masculina, a excepción de que Baby Spice no tiene un escroto arrastrando en el suelo mientras camina. Mi Amos Tyrone, como él prefiere que yo llame, me ha anunciado como un "macho afeminado grotesco que necesita ser penetrado", en su catálogo, creo que eso lo resume.



Historia Original Aquí.




Autor: Doug Kentr       Traductor: DarkSoul