TÍA CRUEL

Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato......


TÍA CRUEL
Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [FEMDOM] [SUMISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato.

Trevor pensó que por lo menos podría ir a la escuela y tener algo de libertad pero se equivoco una vez ahí su tía le informo que ella era maestras y que estudiaría en casa bajo su tutela, lo que desagrado de inmediato a Trevor pero nada pudo hacer al respecto, durante los primeros días no paso nada relevante hasta una tarde que regreso de uno paseo por los alrededores de la casa, pensó en darse una ducha, cuando fue al baño, la puerta estaba entre abierta por lo que pudo ver a su tía toda mojada lavándose el cabello.

Aquella visión de esa frondosa mujer pese a ser tu tía, le produjo un tremenda erección a Trevor que tuvo que ir a toda prisa a su habitación, quitarse su trusa (slip) para masturbarse con furia hasta venirse y poder liberar el esperma que hervía en sus jóvenes y caídos huevos, luego de aquello comenzó a espiar a su tía sobre todo cuando se bañaba o cuando estaba por irse a dormir que solo vestía una ligera camiseta y una tanga negra o rosa en donde sus abultados labios vaginales se marcaban, sus pezones que era ligeramente marrones se transparentaban en la delgada tela de su camiseta.

Sobre todo a Trevor le gustaba observar sus grandes  nalgas blancas como la leche, viendo como el ligero hijo de la tanga se perdía entre ellas, deseando tocarlas, amasarlas, lamberlas y pasar su palpitante pene entre ellas, que en la mayoría de los casos estaba en su mano por fuera de su trusa, masturbándose, aquello se prolongo durante algunos meses, Trevor cada vez era más atrevido lo que además de emocionante le provocaba morbo como excitación, en el fondo Trevor de alguna manera deseaba ser descubierto pero no se imaginaba las consecuencias que eso le podrían traer.

Una noche pensando que estaba dormida Trevor le tomo una foto a esas hermosas nalgas, y ella clara mente escucho el sonido que hizo la cámara de su teléfono, ella solo volteo a verme, sonrió, Trevor asustado al ser descubierto corrió a su habitación no tardo en entrar a su cuarto  se veía obviamente como ella movía, tan ricas y deliciosas nalgas, una erección fue claramente visible debajo de la trusa de Trevor que busco ocultar, ella sabía muy bien que le había tomado una foto y que la estaba espiando con mal sano deseo de hombre.      

Ella sabía lo de la foto, se acerco y sentó a un lado de la cama y le dijo a Trevor.

-“¿Salgo muy bien verdad? Dijo su tía.

Trevor nervioso y sin saber qué hacer, bloquee su celular, y solo le dijo.
           
-“¿De qué habla tía? Fingiendo no saber a lo que ella se refería.

Ella le dio una risa muy sutil pero algo aterradora.     

Ambos sabemos lo que hiciste y me gusta que tengas un bonito recuerdo de tu tía, y al parecer a él también le gusta ver a su tía dijo ella (señalando la erección de Trevor) ahí fue cuando empezó toda la pesadilla para Trevor, su pene ya dudo era de 17 o 18 cm que hizo que Trevor se sonrojara y ella le dijo inclinándose un poco sobre él.

-“Sabes lo que hiciste es muy grosero y debe ser castigado”. Dijo su tía a Trevor.          

Ella no tardo ni dos segundos cuando ya tenía su mano sobre el pene de Trevor, ella solo dijo mientras movía su mano por su la dura erección de su sobrino.

-“Eres un cochino, te encanta masturbarte viéndome desnuda o las nalgas”. Dijo ella.

Bueno sobrino te voy a dar el mayor y mejor placer de tu vida pero mucho me temo que será el último no quiero puercos en mi casa, por más que sean de mi sangre. Trevor iba a decir algo pero sintió una punzada en su cuello y ya no supo más, hasta que se despertó, sintiendo un enorme placer, cuando abrió los ojos Trevor sentía como su glande estaba siendo chupado muy rico por su tía, aquella era la sensación más deliciosa que el adolescente había sentido hasta ese momento en su vida.

Trevor pese a l placer no tardo en notar que estaba amarrado con lamas manos bien sujetas a la espalda y una cuerda daba varias vueltas a su cuerpo, sus piernas estaban semi abiertas pero amarradas a las patas de la base de la cama sobre la que estaba, su tía ya estaba desnuda a un costado dándole aquella mamada, de pronto al notar que Trevor despertó, ella dejo su pene duro como si fuese de hierro.             

Ella se monto sobre Trevor restregando su vagina sin depilar sobre su pene, bañándolo con los juegos que ya brotaban de ella, ella simplemente luego de unos segundos empezó a metérselo tan rico que ella gemía y gemía, mientras se agarraba sus grandes senos, con Trevor gimiendo con los ojos cerrados disfrutando de su singular primera vez, Trevor no tardo en sentir como ella se vino, pero no detuvo su cabalgata ella seguía, gimiendo tan rico hasta que Trevor estaba que ya no aguantaba más y le dije.   

-“TÍA ME VOY A VENIR NO AGUANTO MÁS”. Grito Trevor.

Ella no dijo nada Solo se separo  por un segundo para sentir como el pene del adolescente tenia fuertes contracciones para de nuevo empezar cabalgarlo con más fuerza Trevor soporto unos segundos y ya no aguanto más viniéndose como un toro dentro de su Tía fueron cinco poderosos disparos que fueron a parar profundamente en el sexo de ella, mientras que Trevor gemía y se retorcía de placer, su Tía tuvo otro gran orgasmo que hizo que cayera sobre la cama completamente agotada, dejando el pene de Trevor con semen resbalando de su erección que seguía palpitando apuntado al techo

Luego de unos segundos en los que ambos quedaron jadeantes, ella le dijo.

-“Espero disfrutaras de tu la última vez con una mujer Sobrino”. Dijo su tía.

Casi de inmediato, ella se monto sobre Trevor pero esta vez ella lo hizo rodar hasta quedar sobre la alfombra en el puso con sus pies separados por un trozo de madera que ella amarro a cada tobillo, su tía coloco cada una de sus piernas a cada lado de la cabeza de Trevor pero colocar sus abiertos como peludos labios vaginales sobre su nariz y boca y ordenarle.

-“Vamos pequeño cerdo que esperas para limpiarme el desastre que dejaste en mi interior”. Ordeno su tía.

Trevor puso sentir el aroma de sus jugos que emanaban de su raja, tuvo que abrir la boca para no ahogarse, su lengua comenzó a lamber y beberse el jugo que del sexo de su tía brotaba acompañado de su semen, mientras le limpiaba la raja a su Tía, ella tomo una cuerda muy delgada y la ato por debajo del glande el pene en erección de Trevor, cada tanto le daba un fuerte tirón a su pene aun erección que hacia levantar incluso las nalgas del adolescente del suelo, el nudo corredizo se cerraba sobre el pene en erección de Trevor causándole un enorme dolor que por supuesto le hacía dar un gran grito.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHGGGGG”. Gritaba Trevor.

Aquello se prolongo casi una hora, la boca de Trevor estaba agotada y su lengua seca de tanto succionar, lamber y chupar la vagina de su tía ya completamente limpia fue en ese momento que sin que Trevor se diera cuenta ella tomo una gran tijera, que ella usaba en la cocina para cortar pollos y o otras aves, la había recién afilado, también la hirvió como desinfecto.

Ella se inclino y tomo el pene de Trevor se metió su glande en la boca y para comenzar a darle una nueva mamada que hizo gemir al adolescente de inmediato, excitándolo de nuevo instantáneamente teniendo su raja, ano y nalgas centímetros de sus ojos lo prendieron de inmediato.

Trevor sintió como ella, bajo el nudo corredizo hasta la base de su pene, mientras se tragaba su pene, aquello era el cielo pensaba Trevor gimiendo de placer de nuevo, cuando el nudo estuvo en la base de su pene, ella lo jalo apretándolo fuertemente donde estaba estrangulando el pene de Trevor que estaba en completa erección quizás incluso un poco más grueso de lo habitual que le hizo dar un tremendo gran grito de agónico dolor.

-“AAAAAAAAAAAAHHHGGGGG”. Grito Trevor de dolor al sentir el fuerte apretón de la cuerda en su erección.

Con Trevor aun sacudiéndose de dolor, su tía acerco las afiladas cuchillas de la tijera por encima del pene de Trevor, que sintió algo helado en su pene, iba a decir algo cuando ella cerro la dijera con todas su fuerzas, cercenando el pene de Trevor de manera inmediata de un solo corte que cayó entre sus piernas.

-“AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH” El alarido de dolor que Trevor dio fue descomunal.

Todo el cuerpo del adolescente se convulsiono mientras sentía como algo caliente se extendía por su pelvis y un gran dolor como nunca imagino sentir se extendía por su cuerpo, un pequeño chorro de vomito se escapo de la boca de Trevor antes de desmayarse de dolor.

Cuando despertó a la mañana siguiente parecía todo aquello fue una terrible pesadilla pero cuando trato de levantarse para ir al baño una tremenda punzada de dolor le indico que algo estaba mal, se despojo de la sabana que lo cubría para ver que estaba desnudo, la mirada de Trevor se dirigió con miedo a su entrepierna para observar que de su pene no quedaba nada, había sido cercenado casi por completo apenas un muñón de escasos milímetros sobre salía de su entrepierna por arriba de su huevos, lo que lo lleno de horror, tanto que grito.

-“NOOOOOOOOOOOOOO MALDITAAAAA”. Grito Trevor.

Si tía lo había curado, lo mejor que pudo, dejando una horrible cicatriz en su entrepierna, Trevor tuvo que acostumbrarse a orinar sentado y a recibir masajes prostáticos de su Tía con sus dedos para poder desfogar el esperma que continuamente se formaba en sus huevos que lucían solitarios colgando entre sus piernas aun.

Su tía coloco el pene amputado que alguna vez fue Trevor en  un frasco para conserva y lo lleno de liquido conservante aun se puede al fondo en unas de las alacenas de casa al fondo donde coloca las conservas, Trevor se volvió sumiso y obediente, además de retraído, para todo los que conocen a su tía, él es su obediente sobrino, para ella es su sumiso esclavo eunuco personal para el resto de su días, para Trevor solo es un desdichado joven de 25 años ya, con una “Tía Cruel”.   



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SACERDOTE ME HIZO EUNUCO

Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión......


SACERDOTE ME HIZO EUNUCO
Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SUMISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: David G & DarkSoul





Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión.    

-“¡Ave María Purísima!” Dijo el Cura.  
-“Sin pecado concebido” Le respondí.
           
-“¿Cuáles son tus pecados hijo mío?” Me pregunto el cura. 
-“He cometido un pecado horrible. Me he acostado con mi padrastro”. Le respondí.      

-“¡¿Cómo?!” Me respondió el cura algo sorprendido.

-“Me arrodille ante él y se la comí como si fuera la última pene del mundo”. Dije.      
  
-“Espera no hablaras de esto en la casa de Dios”. Me dijo el Cura. 

Salió y fuimos a su despacho. Por cómo me miraba pensé que los rumores eran falsos. ¿Como un hombre de 65 años iba a ser gay? Pensé. Ya en el despacho a solas: 

-“Vera padre. mi padrastro...” Iba a comenzar cuando me interrumpió.     

-“Eres un pecador y no hay penitencia suficiente grande para ti”. Me dijo el cura.         

-“lo siento pero me encantan los grandes penes. Y si me perdona puedo hacer que se  sienta mejor”. Le dije.   

-“¿Te refieres a que tengamos sexo? Pregunto el cura.            

El ya estaba babeando y yo también, para serles sincero pese a su edad el cura era bastante atractivo más de lo que pensé en un principio pese a sus canas ya visibles en su cabello.          

-“Si”. Le respondí mirándolo fijamente.
           
Se levanto de la silla y se quito la sotana quedando solo  bóxer en el que se marcaba un buen paquete. Me desnude. Para luego arrodillarme y le quite su bóxer. Y con fuerza salió disparada para arriba su pene ya duro de 20 cm y grueso con las venas bien marcadas. Se la chupe bien haciendo algún intento de que me llegara profundamente en mi garganta.  

Hasta que él me levanto y me puso contra una mesa, me recostó sobre la mesa dejando mis nalgas algo paraditas las separo, me escupió en mi ano directamente, sentí como paso su gran pene entre mis nalgas antes de comenzar a penetrarme, me dolió cuando me la metió pero valía la pena notaba como su gruesa erección me iba reventando mi esfínter anal una y otra vez con sus colgantes huevos  golpeando los míos, al cabo de media hora de romperme el culo la saco dejando mi ano bien abierto, me hizo arrodillar frente a él y se corrió gimiendo de placer sobre mi cara.

Fue una tremenda corrida, luego me hizo masturbarme sintiendo como mi ano palpitaba buscando cerrarse de nuevo hasta correrse sobre el suelo de su despacho mientras me observaba masturbándose sobre una silla con su pene aun erecto chorreando algo de semen y abundante liquido pre-seminal, aquella imagen me hizo correr y tener un intenso orgasmo. Luego me vestí y me fui sin decir nada

Al día siguiente, muy excitado fui a misa. No quería admitir que el cura me gustaba tenía una edad mucho mayor a la mía pero era fuerte y dotado además de guapo. Al finalizar la misa cerró las puertas rápidamente de la iglesia, para luego el cura se sentó a mi lado me miro y pregunto

-¿Parece que quieres más leche bendita?” Pregunto sarcásticamente el cura.       
-“¡Bueno si me da una poquita!” Le respondí. 
 
De nuevo nos fuimos a su despacho, una vez ahí el cura se quito la ropa esta vez llevaba una trusa (slip) de color blanco luego me hizo desnudar mientras se masturbaba, luego me hizo darle una mamada e incluso me hizo meterme sus grandes como bajos huevos en la boca, luego de nuevo volvimos a tener sexo pero esta vez me puse encima del cura.

Sentir sus huevos revotar contras mis nalgas fue fenomenal, mi pene estaba durísimo por lo que rebotaba contra su vientre, sentía su abundante vello púbico sostener mis huevos, mientras me movía arriba y abajo con su enorme pene entrando y saliendo de mi ano, me sentía muy caliente como pocas veces antes, casi me corrí cuando el cura tomo mi pene y comenzó a masturbarme moviendo mi prepucio por mi glande, cuyo ojo ya emanaba una gran cantidad de liquido pre seminal que se agolpo sobre su marcadito vientre.

Aquella cabalgata duro casi media hora, sintiéndome gran parte de ese tiempo siempre al borde del orgasmo al acabar lo hice sobre su vientre y pecho, luego le volví a dar una mamada hasta hacerlo correrse para beberme hasta la última gota de su espeso como caliente semen para luego de nuevo muy feliz irme a casa aun con mi ano abierto.          

Al llegar a casa mi padrastro estaba sentado en el sofá en boxer. Me miro y dijo como ya sospechando algo.  

-¿De dónde vienes? (sin. dejarme contestar siguió).   
-“¡De revolcarte con el cura! ¿Verdad? Dijo mi padrastro.   

-“¡ERES MI PUTA NO LA DEL CURA!”. Grito mi padrastro. 
         
Se levantó y sin darme tiempo a reaccionar me soltó un puñetazo en los testículos, cuando tu madre sale por la puerta tu automáticamente te conviertes en ella. “Ahora prepara la cena escuchaste”. Me dijo mi padrastro.

Me hizo que le bajara su bóxer dejando su pene casi sobre mi rostro y me ordeno que se la empezara a mamar comencé a hacerlo con mi padrastro tomándome de los cabellos, y sin que lo esperara me pateo fuerte en los huevos, el dolor me hizo caer al suelo agarrándome mis huevos y gimiendo de dolor.

Esa misma tarde sin que lo supiera mi padrastro fue a hablar con el cura, no sé de lo hablaron pero tres días después cuando regreso a verlo ya a solas en su despacho me dijo:

-“Has sido un chico muy malo y debes ser castigado” Me dijo el cura.

Acto seguido, me hizo desnudar amarro las manos detrás de la espalda con los brazos cruzados dejando mis nalgas al descubierto, hizo que separara mis piernas para que las amarrara a las patas de mesa y por ultimo ato mi cuello a una pata lo que me dejo inmóvil con mi dorso pegado a la parte superior de la mesa, una vez así, comenzó a azotarme en las nalgas con un cinturón, recitando una oración que apenas recuerdo, pues estaba gimiendo de dolor en ese momento.

Los azotes fueron brutales, me dejaron marcar en las nalgas permanentemente sentí en ese momento que mis nalgas ardían en llamas luego cuando termino de azotarme, me abrió mis nalgas escupió varias veces mi ano y se quito su sotana para bajarse su bóxer y penetrarme de nuevo con su enorme erección, la metió profundamente cada golpe de su pelvis con mis ardientes nalgas me hizo dar un grito de placer y dolor al mismo tiempo.

Sentir los huevos del cura golpear los míos fue maravilloso pero el dolor que sentía cuando su pelvis se estrellaba en mis nalgas era atroz, sin embargo el placer de alguna manera logro superar al dolor y termine viniéndome abundantemente sobre la mesa, gimiendo como pocas veces antes con mi ano contrayéndose espasmódicamente.

Lo que hizo que el pene de cura comenzara a palpitar y al cabo de unos segundos me lo clavo de nuevo por completo para venirse bien profundo en mis entrañas dando un gruñido de placer sobre mi cuello, cuando termino de venirse,  extrajo su pene de una sola vez se escucho como cuando se descorcha una botella de sidra “POP”, dejando mi ano palpitando bien abierto.

El cura fue por algo que no vi, para regresar con una herramienta plateada, cuyas mandíbulas coloco en la parte alta de mi escroto, mientras lo hacía me dijo:

-“Esto es un burdizzo sirve para castrar a los cerdos, tu padrastro y yo llegamos a la conclusión que lo mejor para ti es ser un eunuco y puto para nosotros dos, por lo que voy a proceder a castrarte”. Dijo el cura.

Aquello por supuesto me aterro, trate de soltarme pero me fue imposible por lo que comencé a suplicar en completo terror, no deseaba perder mis huevos, adoraba venirme.

-“NO, NO POR FAVOR NO QUIERO SER CASTRADO, ¡POR FAVOR NOOO!” Gritaba.

En medio de mis gritos el cura cerro las mandíbulas del burdizzo con fuerza, mis ojos se abrieron grandes, una ráfaga de dolor subió por mi espalda hasta que se expreso en un alarido de dolor que salió de mi boca, proveniente de lo más hondo de mi ser.

-“NOOOOOOOO HHHHHAAAAAAAAAAYYY”. Grite,

El apretón del burdizzo duro unos segundos para luego el cura abrió las mandíbulas de metal pero solo para moverlas un poco y volver a cerrarlas, esta vez grite aun más fuerte pues el dolor también se intensifico.

Mis ojos se pusieron en blanco y todo me dio vueltas, no recuerdo nada de lo paso después, solo que desperté desnudo sobre la mesa en el despacho del cura.

Sentía una fuerte punzada en mi entrepierna y al verla pude notar dos marcas en la parte alta de mi escroto, con mis huevos hinchados notablemente, con mi pene con una tremenda erección, el cura me dijo que me vistiera y me fuese a casa, con mucho trabajo logre vestirme camina fue una odisea, cada paso que daba lanzaba punzadas de dolor que me provocaban nauseas y mareas.

Apenas pude llegar a casa, cuando abrí la puerta ahí estaba mi padrastro al verme entrar me dijo.

-“Vaya pero si es mi puta castrada, ¿Qué se siente ser un eunuco para toda la vida?” Me dijo mi padrastro burlonamente.

Luego me hizo desnudarme y me penetro sobre el sofá de la sala en cuatro patas, con cada golpe de sus huevos contra los míos daba un alarido de dolor, pero parecía que mis gritos lo excitaron aun más, duro más de la cuenta en venirse y cuando lo hizo, lo hizo con fuerza en mi interior, luego me dejo ahí con el ano abierto chorreando su semen como la del cura, llorando por mi perdida agarrándome mis hinchados huevos.  

Por varios días sufrí mucho, al ser usado por mi padrastro para calmar su ardor sexual la hinchazón de mis huevos fue bajando poco a poco hasta que desapareció pero entonces mis testículos también comenzaron a desaparecer día a día hasta que solo se sentían como pasitas dentro de mi escroto que también se contrajo hasta parecer que nunca hubiesen colgado dos huevos pesados y bajos debajo de mi pene.

Han pasado varios años y sigo siendo la puta de ambos pero siempre recordare hasta el día de mi muerte cuando el “Sacerdote me hizo Eunuco”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: David G & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NUEVOS RECLUTAS

Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte......


NUEVOS RECLUTAS
Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [SUMISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte, pero aun hay dos opciones para evitar ir a la guerra, se puede comprar una licencia administrativa no es acepta muy bien socialmente pero es una opción legal.

Lo malo es que cuesta tu peso en oro literalmente, pocos son los que pueden pagar por este tipo de licencia que solo te salva de ser reclutado por 5 años si se vence se puede renovar por 10 años siempre que pagues un tercio de tu peso en oro.

La segunda opción es que seas un científico que preste sus servicios en los laboratorios de armas bélicas del ejército, lo que solo es para una unos cuantos, mi carta de reclutamiento llego a los 27 años poco después de salir de la universidad.

 Para mi desgracia no pude optar por ninguna de las dos opciones, apenas acababa de pagar todo lo que preste para mis estudios y mis padres no tenían suficiente para pagar mi peso en oro, no era un científico por lo que no tuve más remedio que presentarme al reclutamiento para luego ir al campo de entrenamiento, mi cuerpo estaba bien trabajado entonces con brazos y piernas fuertes, pecho marcados y abdomen plano con abdominales ya bien definidos, de piel morena bien bronceada tenía un par de nalgas de ensueño además era gay, pese a todo llegar al campo de entrenamiento fue como estar en el paraíso.

Si el entrenamiento era agotador pero al final del día siempre tenía una buena recompensa al ver a todos esos cuerpos desnudos en las duchas, o en la barraca viendo pasear a mis compañeros en ropa interior con sus bellos cuerpo bien trabajados la mayoría ostentando bueno paquetes debajo de las delgadas telas de sus, bóxer o trusas (slip) de tantos estilos pero todos de color blanco, siempre me hacia tener una erección, que por lo general terminaba en un sueño húmedo que me obliga a cambiar mi ropa interior a la mañana siguiente.

Mi mejor recuerdo de aquellos días fue durante un ejerció en que debíamos acampar en un bosque cercano de la base, la meta ella llegar a un objetivo usando métodos rudimentarios para orientarnos, aquella primera noche fue única, sentí dolor pero también mucho placer fue la primera de muchas orgias que tendría en mi vida. 

El ejercicio implicaba que debíamos competir con otro grupo de ocho para tratar de llegar y tomar una bandera peleando entre nosotros, lo que implicaba usar armas de fogueo y poder ser tomados como prisioneros, lo que me ocurrió, eran en total ocho hombres de entre 25 a 30 años, eran tarde estaba a punto de oscurecer, todos fumaban y algunos de alguna manera habían bebido licor y uno de aquellos hombres llevaba un poco de droga, la misma por la cual podría ir a prisión, era un lugar peligroso para algo así y sin embargo debían de tener cuidado de alguna redada por parte de los oficiales.

Me tiraron al piso y me golpearon la cara con el suelo, intento echar a correr pero otros dos soldados me tomaron por ambos lados y lo sometieron en el piso, el líder de aquel grupo de hombres miro mis nalgas, que de alguna manera deje paradito, al parecer sus demás compañeros entendieron aquel simple gesto de mi parte.

–“Maricón de mierda, te vamos a enseñar a una buena lección”

Los soldados que me habían sometido me bajaron el pantalón, no entendía porque hacían eso aquellos hombres, lo tome como una forma de humillación simplemente, no esperaba lo que aquellos hombres le hicieron.       

–“Miren las nalgas que ricas de esta perra”. Dijo uno de esos hombres.

Sentí como uno de aquellos hombres introdujo un dedo en mi ano, aquel simple gesto lastimo mi mucosa rectal, uno de esos hombre coloco mi suspensorio en mi boca y me amordazaron, a diferencia de los otros soldados aquel hombre era de tez un poco más clara y poseía ojos claros, aquel uniformado me contemplo, con una sonrisa que se dibujaba en su rostro, a decir verdad aquel soldado ocultaba su orientación sexual a sus compañeros, incluso había fantaseado con penetrar a uno de ellos y para él era el afortunado para ser penetrado no por uno si no por todo su equipo, siempre había querido participar en algo como eso y en ese mismo momento seria espectador y cómplice del abuso de un mí.       

El líder de aquel grupo de hombres fue el primero se bajarse el pantalón y su ropa interior hasta la altura de las rodillas, su tez bronceada combinaba con una fina capa de vello, sus testículos colgaban y se columpiaban mientras su miembro un pene de considerable proporción y grosor era de un tono más oscuro.

–“¡ABRANLE LAS NALGAS AL PUTO!” Grito a dos de sus hombres.

Mientras tanto el coloco su duro miembro sobre mi ano, el glande de aquel hombre era enorme en comparación de mi abertura anal, otro de los uniformados se había sacado también su miembro y se empezó a masturbar contemplando aquella escena de completa dominación, no podía ni defenderme en contra ellos, era imposible que pudiera defenderme contra aquellos ocho sujetos, sentía como el enorme miembro de aquel soldado empezaba a hacerse paso a través de mi ano, sintiendo una fuerte punzada de dolor y quise gritar, largas lagrimas escurrían por mis mejillas, pero eso solo era el principio.

Aquel soldado me tomo de las caderas y comenzó a meter su erección más profundamente con movimientos de cadera, las nalgas de aquel hombre se contraían y relajaban conforme hacia aquel movimiento de vaivén, su miembro empezaba a desgarrar mi ano, y la sensación que eso me producía era de una suavidad y al mismo tiempo de succión tan esplendida que hubiera durado horas penetrándome, pero sabía que no debía de ser egoísta, sus demás compañeros también deseaban disfrutar de mi ano, me tomo fuertemente de los cabellos casi podía arrancármelo.

–“Esta bien apretada esta perra, miren nada más el trabajo que me cuesta penetrarlo”. Jadeo el hombre que me penetraba.  

No solo me penetraba con fuerza para aumentar la sensación en su pene, sino que disfrutaba lastimarme, después de unos minutos de fuertes penetradas al fin aquel soldado eyaculo un abundante chorro de semen

-“¡Dios!, me hiciste correr bien rico, te vamos a hacer nuestra perra”. Dijo mientras se corría en mi interior.

La falta de sexo de aquellos soldados aumentaba de una sobremanera la excitación de aquel grupo, el segundo soldado se coloco atrás me dio una fuerte nalgada, se había sacado su pene del pantalón, su miembro era de igual manera tan grande como el de su compañero, no era la primera vez que me había penetrado por alguien con tal fuerza, algunas veces antes fui sometido por algún novio para complacer sus deseos sexuales, y debo confesar que me volvían loco las nalgadas.

Luego de un movimiento de cadera su miembro se perdió entre mis intestinos, sintió la tibieza de mi cavidad anal, sintiendo la humedad característica de un ano, incluso el semen con la que su compañero anterior había logrado lubricar mis entrañas sintió un poco de envidia al no ser el primero, dicho me hicieron comenzar a disfrutar, vi como se marcaban las venas de su cuello, su rostro se puso rojo, no solo sentía excitación, sentía la necesidad de golpear mis nalgas, las fuertes nalgadas y las profundas penetraciones me llevaron a un punto de extrema excitación.

De pronto sentí un liquido caliente que me bañaba el rostro, incitativamente quiso ocultar mi rostro pero el hombre que me penetraba me tomo por los cabellos y me hico poner el rostro en dirección a la fuente de aquel liquido, uno de los soldados me estaba orinando, los orines se combinaban con lagrimas, incluso al respirar aquel liquido amarillo pasaba hacia su nariz.       

Cuando el primero termino vi como otro de ellos se sacaba su miembro y empezó a orinarme, el soldado que lo estaba penetrando estaba a punto de terminar moviéndome la pelvis para darle mayor placer a su miembro, para ese momento mi ano ya casi estaba acostumbraba a aquellos movimientos de pronto escuche un fuerte gruñido y sentí la segunda eyaculación en mi interior, casi de inmediato un hombre alto y corpulento, cuya erección era un más grande que la de los dos anteriores, incluso el grosor de aquel miembro se comparaba con el grosor de mi antebrazo.          

Sin decir nada simplemente me penetro con fuerza bruta, pude sentir el cuerpo caliente de aquel soldado, tenía una pierna a cada lado de mis nalgas el placer era increíble ya no lloraba sino que estaba gimiendo detrás de mi mordaza, estaba siendo llevado al límite del placer mientras era penetrado los otros soldados lo animaban,  noto como uno de sus compañeros se saco su miembro deseando penetrarme por lo que el hombre que me penetraba entendió la urgencia de su compañero y retiro su miembro de mi ano que empezaba a enrojecerse debido a las múltiples penetraciones, el urgido soldado aprovecho y metió su miembro que no se comparaba con nada con el pene de su compañero pero sin embargo, vi como puso los ojos en blanco cuando me penetro, quiso aguantar todo lo que podía pero apenas después de siete minutos eyaculo, otros de sus compañeros ya estaban listos para seguir penetrándome

Mientras uno de los hombres disfrutaba de mi cuerpo sus otros compañeros esperaban turno sentados junto a una fogata que habían improvisado aquella noche seria larga, se divertirían conmigo hasta al amanecer me dejaron con una enorme cantidad de semen muy profundo de mis intestinos al terminar, al amanecer el líder de ellos me penetro de nuevo por 15 minutos más o menos, después de eso retiro su pene, para luego correrse sobre mi rostro.

– “Has sido una buena puta”. Me dijo al oído al acabar de venirse.
– “Ahora más te vale que no digas nada a nadie y la pasaras mal”.
– “¿Entendiste?”Me dijo amenazantemente.

Solo asentí con la cabeza, los hombres se vistieron me desataron y me quitaron mi suspensorio de la boca para dejarme ahí sobre el suelo del bosque, desnudo, con semen sobre mis nalgas, rostro y huevos, pero sintiéndome una puta consumada.

Dos semanas antes de ser enviados al frente de batalla, nuestro líder de escuadrón nos llamo a una habitación solo a nosotros ocho, al llegar estaba vestido solo con una boina y un pantalón de camuflaje tipo militar, ahí nos hizo desvestir y bajarnos nuestros pantalones como ropa interior hasta los tobillos, nos ordeno que nos masturbarnos hasta obtener una erección completo, cosa que obedecimos pese a la rara que era la orden.

Ahí no dijo que como las mujeres no estaban permitidas en el frente era ya tradición en el ejercito que cada escuadrón antes de ser enviada al frente eligiera a quien sería su puta de trinchera con la que obtendrían placer sexual, el único que estaba permitido ya que la “puta de trinchera” era un eunuco por consiguiente no era un hombre o una mujer por lo que era legal tener contacto sexual sin romper las reglas.

El líder de escuadrón, dijo que en aquella base, se seleccionaba al soldado que tuviera el pene en erección más chico del escuadrón en erección, por lo que todos comenzábamos a mirarnos primero a nosotros mismos luego a los demás y pronto todos me miraban en ese caso el pene en erección de mi escuadrón era el mío, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando nuestro líder se me acerco y tomo mi pene en erección con su mano derecha para luego decirme.

-“Felicidades has sido seleccionado para ser una puta de trinchera”. Dijo el teniente.

Me quede en estado de shock, por lo que no escuche decirle a los demás que se retiraran, apenas reaccione cuando el teniente comenzó a quitarse su pantalón como ropa interior, para dejar al descubierto su bien esculpido cuerpo con un pene enorme de al menos 26 cm lleno de venas en completa erección, en su mano un aro de metal, que rápidamente coloco en lo alto de mi escroto, luego me beso en la boca para luego decirme.

-“No su líder de escuadrón es mi deber darte un último placer antes de castrado”. Dijo el teniente.

Luego me hizo arrodillar frente a él para que le comenzara a dar una mamada, lambí sus grandes huevos primero para luego hacer lo mismo con su miembro desde la base hasta la punta de su glande que lo hizo gemir, luego me lo metí en la boca, el teniente me tomo de la cabeza para metérmela toda de un sólido empujón que casi me hizo ahogar, la dejo en mi interior por unos segundos y cuando extrajo su miembro le escuche decirme.

-“Te voy a hacer gemir más que esos soldados en el bosque”. Dijo el teniente.

Aquello me dejo helado como sabia aquello no se lo había contado a nadie, pensé para mi mismo mientras seguía dándole una rica mamada al teniente, luego de casi 10 minutos el teniente extrajo su pene de mi boca su liquido pre seminal era bastante sabroso debo decir, me hizo poner en cuatro patas y comenzó a restregar su miembro entre mis nalgas, luego me abrió mis nalgas y me escupió mi ano con tres veces pero antes de penetrarme me dijo.

-“¡Quiero que goces ya que al venirte el anillo se activara y te castrara! ¿Entendiste?” Me dijo.

Asentí con la cabeza y de inmediato sentí como su glande comenzó a penetrarme, no se detuvo hasta que sus huevos que oscilaban bajos golpearon los míos, el teniente espero unos segundos antes de comenzar a moverse, una de sus manos tomo mi pene en erección y comenzó a masturbarme lentamente, no tarde en comenzar a gemir su miembro se sentía deliciosamente bien cada que entraba en mis entrañas.

Aquello duro como 15 minutos, luego me hizo poner de pie para penétrame así, moviendo sus caderas ricamente, mientras me masturbaba al tiempo que me besaba, el cuello, lóbulo de mi oreja derecha para fundirnos en un beso en que nuestras lenguas se entrelazaron en el interior de mi boca, aquello duro otros 15 o 20 minutos en los que gemí sin parar antes de comenzar a sentir como el pene del Teniente comenzó a palpitar y sus embestidas se hicieron aun más rápidas como desesperadas.

De pronto sentir un torrente de liquido caliente en mi interior que me hizo vibrar de placer y mi pene que para ese momento estaba siendo masturbado con prisa comenzó también  arrojar chorro tras chorro de mi blanco semen con ambos gimiendo de place al unísono.

Quede todo agitado, sudado y cansado olvidando el anillo sobre mis huevos, de pronto sentí como el teniente retiro su miembro de mi interior un gran torrente de semen broto de mi ano aun bien abierto en eso sentí una fuerte punzada en mi entrepierna que me hizo llevar mis manos a ella para notar que mis huevos con mi escroto incluido ya no estaban mas unidos a mi cuerpo, sentí como un gran chorro final de semen fue disparado de mi rígido como nunca antes en mi vida.   

Quede en shock al ver mi escroto con mis huevos en su interior en el suelo, luego ya no recuerdo nada, me desperté y ya me había curado, a las pocas semanas fui enviado con mi escuadrón al frente desde un principio fue su desahogo sexual y me encanta ser penetrado cada que se puede, de mi escuadrón original solo el teniente ahora capitán queda vivo, pero siempre la llegada de nuevo hombres bien dotados es bienvenida, me encanta probar a los “Nuevos Reclutas”.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VOLVIÉNDOME LOCA

Israel y yo nos miramos con simpatía sin saber lo que sucedería después, él en verdad me gustaba, era guapísimo y se fijaba en mí, durante los ensayos en casa de mi hermana siempre tenía consideraciones conmigo, terminábamos cerca de la media noche y él me acompañaba para que no regresara sola a casa, aunque yo iba en mi auto él se subía conmigo y me acompañaba, cierto día no pude más y lo invite en la tarde a que me acompañara a realizar unos pagos a un centro comercial......


VOLVIÉNDOME LOCA
Israel y yo nos miramos con simpatía sin saber lo que sucedería después, él en verdad me gustaba, era guapísimo y se fijaba en mí, durante los ensayos en casa de mi hermana siempre tenía consideraciones conmigo, terminábamos cerca de la media noche y él me acompañaba para que no regresara sola a casa, aunque yo iba en mi auto él se subía conmigo y me acompañaba, cierto día no pude más y lo invite en la tarde a que me acompañara a realizar unos pagos a un centro comercial. Aquello seria solo el inicio con un final que el joven y ardiente adolescente no se esperaba.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SUMISIÓN]  


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Me llamo Lucía, tengo 39 años y soy una mujer casada, morena, delgada pero aún con un cuerpo atractivo; tengo una hija de 12 años, vivo una vida de comodidades ya que mi familia tiene una muy buena posición económica, debido a que mis padres siempre me inculcaron el estudio de la música varios integrantes de la familia decidimos formar un conjunto musical, mi hermana tocaría la batería, mi cuñado la guitarra, un primo la guitarra de acompañamiento y yo lo teclados, así que faltaba alguien que tocará el bajo y fue ahí donde mi primo invito a Israel, un chico de escasos 17 años, delgado, blanco y muy, pero muy guapo.

Desde el primer día Israel y yo nos miramos con simpatía sin saber lo que sucedería después, él en verdad me gustaba, era guapísimo y se fijaba en mí, durante los ensayos en casa de mi hermana siempre tenía consideraciones conmigo, terminábamos cerca de la media noche y él me acompañaba para que no regresara sola a casa, aunque yo iba en mi auto él se subía conmigo y me acompañaba, cierto día no pude más y lo invite en la tarde a que me acompañara a realizar unos pagos a un centro comercial.

Ese día me puse una falda corta la cual resaltaba mis largas piernas, durante el trayecto de ida Israel no dejaba de verme las piernas, las cuales mi faldita no era capaz de cubrir debido al movimiento de ellas al manejar el auto, cuando terminamos de realizar los pagos regresamos al auto que se encontraba en el estacionamiento y él se ofreció a manejar a lo cual accedí, cuando iba a abrirme la portezuela sin decir nada me tomo de la cintura y me besó, no reaccioné de momento porque ese beso me gusto, o mejor diría que me encantó, entramos al auto y sin decir nada me volvió a besar, pero esta vez sus manos buscaron entre mis piernas y yo fingí un poco de resistencia aunque eso era lo que había deseado desde el principio, ya tenía decidido hacerme la sumisa pues deseaba además de gozar realizar una fantasía en Israel que deseaba hacer desde adolescente pero antes quería gozar.

…Por favor Israel, no… no seas así conmigo, no… ¿qué me quieres hacer?

Pero él no decía nada, seguía besándome y tocando cada vez más adentro de mis piernas, separándolas y llegando hasta mi ya mojada vagina por lo excitada que estaba.

Por favor, aahhh… Nos van a ver… Aaahhhh… No…. Soy casada y no debo hacer esto… aahhh… Te lo ruego, detente por favor… Nooo… Aaahhh…

Él tomó mi mano y la puso en su entrepierna donde pude tocar su erección, me dijo con sus movimientos como tocársela y luego se la sacó, pude ver al fin esa hermoso pene, no era muy grande, un poco más que la de mi marido pero esta estaba duro, muy duro, seguí tocando su cosa hasta que con un movimiento de su mano sobre mi nuca me bajó hacia su erecto miembro, quería que se la mamara.

¡No Israel!… Eso no por favor… No sé hacer eso…. Soy decente… Por favor no me obligues a eso… Aahhh… Nnnooo… Aaaggghhh…. Nnnnoooaaaggghhhhhh….

Y me la metió en la boca, empecé a chupársela, él empujaba mi cabeza contra su miembro erecto el cual entraba una y otra vez en mi boca hasta que con un empujón de su cadera hacia arriba se me vino adentro sin dejar que yo me quitará de su cosa que escupía chorros interminables de semen haciendo que yo me tragara toda su gran venida.

Nos fuimos de aquel estacionamiento sin decir palabra, con el sabor de su semen en mi boca, cuando llegamos él dijo.

-“Mañana te veo otra vez”.

Al otro día pasé por él y volvió a decirme que el conduciría mi auto, me pase del otro lado y nos fuimos, durante el trayecto volvió a tomar mi mano y ponerla en su miembro, el cual estaba duro, cuando me di cuenta ya estábamos entrando a un motel, quise protestar pero no lo hice aquello era perfecto para mis planes, entramos al cuarto y él me besó, me toco toda para luego desnudarme, después de tocar a su antojo cada parte de mi cuerpo él se quito la ropa y así desnudos los dos, me penetro, fue la locura, me la metió estando él arriba, después yo encima de él dándole sentones sobre su pee, me empinó y así me la metió, me volvió a dar su pene para que se la mamara de nuevo, hizo lo que quiso conmigo, me tomo a su antojo hasta que vaciándose en mi estomago termino de tener sexo por ese día.

Ese fue el comienzo de una relación de sumisión ante él, por lo menos eso es lo que él creía,  sus visita a la casa se fueron haciendo más frecuentes y un día en una fiesta con todos los invitados y yo sentada frente a él en la sala, con la mirada me decía que le abriera las piernas para verme los calzones (braga), y yo, le obedecía y abría mis piernas rápidamente a fin de que él me viera, me sacó a bailar y bailando agarrándome las nalgas descaradamente fue cuando supe que era hora de poner fin a todo aquello.

Una noche luego de un largo ensayo él de nuevo me llevo a un hotel para someterme a su antojo seguramente pero ese día tenía otros planes, en esa ocasión ya en el cuarto, de nuevo me dejo completamente desnuda para luego hacer que yo hiciera lo mismo con él, me ordenaba que los desnudara lentamente e incluso que lo despojara de su topa interior con los dientes cosa que hizo de nuevo esa noche para luego cogerme una y otra vez, primero se vino dentro de mí en la ducha y luego me llevó a la cama donde me penetro por casi una hora en varias posiciones antes de venirse por segunda vez.

Estaba por activar mi plan secreto de esa noche cuando el me dijo.

-“Te voy a dar por atrás… ¡me vas a dar tu culo hoy!

Siendo virgen de ahí… ya que mi marido nunca me había penetrado por ese lugar… se me antojo probar por primera vez por lo que le dijo “por favor papacito… que me va a doler”

Y en verdad era virgen de ahí, esa noche perdí la virginidad de mi culito, Israel me estrenó mi ano, después de eso me volvió a coger por delante, para altas horas de la noche ese malvado ya me había cogido tres veces y yo pensé que eso sería todo pero me equivoqué, me lo volvió a hacer otras dos veces, yo no entendía de dónde sacaba tanta leche ese jovencito, cuando estaba quedándose dormido me puse su pene en mi boca para darle una nueva mamada lo que le hizo darme una gran sonrisa, se la chupe como nunca antes cuando estaba por correrse le clave una aguja en su escroto para inyectarle un poderoso tranquilizante que hizo que luego de su grito de dolor quedase completamente inconsciente en unos pocos segundos.

Israel se despertó colgando de sus brazos amordazado y desnudo con dos tubos metálicos amarrados a sus rodillas como tobillos lo que dejaba sus piernas abiertas, con las puntas de los dedos de sus pies apenas tocaba el suelo, conmigo frente a él con una pequeña tanga de color rojo, restregando mis senos sobre sus bien marcaditos abdominales, su mirada denotaba desconcierto y miedo a la vez, cuando nuestras miradas se encontraron, mientras masturbaba su pene en erección le dijo con un tono bastante calmado.

-“Bueno Israel, he sido buena contigo, sumisa y complaciente es hora de que pagues por todo lo que has tomado de mi, hace mucho que deseo realizar una fantasía”.
-“¿Sabes cuál es?”

Israel movió si cabeza en forma negativa, diciendo que ignoraba lo que deseaba, por lo que mirándolo a los ojos mientras le daba un largo lengüetazo en su glande le dije poniéndome de pie de nueva cuenta.

-“¡Deseo… Castrar a un Hombre!”

Mis palabas fueron acompañadas con un fuerte apretón a los testículos colgantes de Israel que hicieron que se agitara con violencia tratando de escapar a ese cruel como doloroso destino pero por más que lucho no pudo soltarme mientras por mi parte fue a una mesa por una tijera de las usadas en jardinería, de las usadas para cortar rosas o ramas delgadas.

Cuando regrese a donde estaba solo se escuchaban mugidos y sollozos con lagrimas rodando por las mejillas de él, sentí como todo su cuerpo se estremeció cuando tome de nueva cuenta su escroto para rodar en mi mano las joyas de la familia, sintiendo la calidez de sus testículos como su firmeza entre mis dedos, todo su cuerpo se retorció cuando acerque la tijera a su escroto con la que realice un gran corte vertical justo entre ambos testículos que literalmente dividió su escroto casi en dos.

-“UUUUUUMMMMMM… AJAHAHAHAHAHA”

Eran los sonidos que Israel hacia mientras su cuerpo se agitaba de dolor, lo que ayudo a que sus dos testículos salieran de su escroto cortado por si solos totalmente bañados en sangre, sus dos orbes quedaron colgando a la mitad de sus muslos, me acerque de nuevo a él cuando su cuerpo dejo de convulsionar, tome sus testículos con mi mano desnuda sentí como unas gotas de sangre me salpicaron mis piernas y abdomen, el se me quedo mirando con una mirada suplicante.

Seguramente me estaba rogando por sus testículos pero para ese momento estaba loca de deseos, con sus dos testículos en mi mano izquierda estaba sintiendo grandes espasmos dentro de mi inundada vagina mi tanga estaba completamente empapada, estaba sintiendo el mayor orgasmos de mi vida y sin estimulación alguna, estaba en la gloria completamente enloquecida por el deseo y lujuria que estaba sintiendo en ese momento.

Primero sin dejar de mirar a Israel corte los cables que conectaba su testículo derecho los cuales estaban tensos dado que estaba jalando con fuerza sus testículos hacia abajo, con la tijera, todo su cuerpo se convulsiono de dolor pero no solté sus testículos para ese momento solo uno el izquierdo aun estaba unido a su cuerpo, justo cuando estaba por cortarlo un enorme chorro de su espeso semen broto de su palpitante pene para bañarme mis senos lo que me hizo tener otro potente orgasmo, con mis piernas temblando corte, castrado al adolescente convirtiéndolo en un eunuco para el resto de su vida.

Todo el cuerpo de Israel se sacudió con mucha violencia eran convulsiones por el dolor, con un pequeño soplete cauterice como pude las heridas sangrantes de él que se desmayo mientras lo hacía sintiendo, otros dos potentes orgasmos en el proceso, coloque sus dos testículos en una frasco de cristal con una etiqueta con su nombre, luego me vestí de nuevo.

Como pude me lleve el cuerpo inconsciente de él a mi auto para entregarlo a un hombre quien me pago un buen dinero, según me dijo los eunuco en Asía son muy bien cotizados y un joven tan atractivo como Israel pronto seria comprado para servir como juguete sexual de algún pervertido por una buena suma de dinero.

Aquella vez fue la última vez que vi a Israel, aun hoy extraño sentir su pene penetrándome y la energía que tenia al tener sexo conmigo aun conservo sus testículos en el frasco y cada que los veo experimento un gran orgasmos, no se creo que me están dando ganas de volver a castrar a un lindo jovencito ¿será que me estaré Volviendo Loca? 




Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com