TÍO LO HACE

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara......


TÍO LO HACE.
De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SADO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [INCESTO] [SNUFF]


Categoria: Adolescente      Autor: Jackoberlin




Florian, un joven de la gran ciudad, de solo 14 años, fue enviado al campo el verano pasado para visitar a su tío. El trasfondo fue porque él seguía escapando de la casa donde vivía en la ciudad. Como su próximo pariente, su tío ahora debía hacerse cargo de la educación del niño. El tío Albert era dueño de una gran propiedad con ganado y campos de cultivo. Además de sus empleados, solo su hijo Sebastian, de 16 años, vivía con él. Por qué la tía lo había dejado, aunque en ese momento Florian no lo sabía.

Así que llego en el verano, era un caluroso día de julio, vestía solo short de mezclilla y camisa cuando bajo en la estación de la pequeña aldea. Su primo lo recogió de la estación y ambos caminaron por el largo camino hacia la propiedad de su tío. En el camino, Florian siempre notó las miradas de su primo. Ese modelo casi no lo ruboriza desde adelante y atrás. Al llegar a la finca, Sebastian le mostró a su primo la habitación común y le dijo que para el chico especialmente le habían puesto una cama. Luego, su primo hermano condujo al pequeño para que conociera el lugar.

Él le mostró los jardines y los establos. Por la tarde, el tío regresó de la ciudad, donde tuvo que hacer recados. Saludó a su sobrino, a quien no había visto durante años, exuberantemente como un modeló de arriba abajo, dándole vuelta una vez a su propio eje. Hasta ahora todo estaba bien. Los dos muchachos pasaron casi todos los días y noches juntos. Debido a las vacaciones de verano tenían mucho tiempo. Luego, hacia fines de julio, sucedió algo que mato por completo el idilio.

Florian estaba acostado en su cama en la sala común con solo un bóxer. Tendido boca abajo, tratando de leer un libro cuando la puerta se abrió en silencio. Su primo, que también vestía solo un bóxer, todavía estaba un poco mojado por la ducha que acababa de tomar, entro en la habitación. Se sentó al nivel de la pelvis de Florian en el borde de la cama y comenzó a acariciar descaradamente al menor en la espalda. Cuando Florian giró brevemente la cabeza y miró a su primo, esto calmó al pequeño y solo dijo, deberías simplemente disfrutar al ser penetrado.

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

Cuando los gritos de Sebastián eran demasiado fuertes, tomó rápidamente unos calcetines de Florian y se los metió en la boca. Al menos hubo un descanso. Sebastian volvió al pie de la cama, agarró las nalgas de su primo y comenzó a amasarlas suavemente. Siempre lo abría un poco más hasta que finalmente separó las mandíbulas y miró extensamente el pequeño agujero. Riendo, notó que aún era virgen, pero ciertamente no por mucho tiempo.

Florian se colocó firmemente entre sus piernas, buscó los colgantes huevos del niño, los encontró, los tomó en su mano y los apretó, amasándolos amorosamente. Por supuesto, eso dejó frío al chico y rápidamente tuvo una erección. De alguna manera, al pequeño le gustaba bastante ese tratamiento. Al menos hasta allí. De repente, Sebastián soltó los huevos de Florian, se paró frente a la cara del niño y también dejó caer su bóxer.

A la luz quedo un pene adolescente muy tieso con un buen escroto que rebotaba directamente debajo. Florian miró asombrado a ese "monstruo", de no haber tenido el calcetín en la boca, habría hecho ruido de asombro. Sebastian sonrió ante la cara de Florian. Por supuesto que había notado la mirada asombrada del chico. Sin más explicaciones, Sebastian regresó al pie de la cama, extendió las piernas de su primo más joven, separó las nalgas y escupió al chico una buena cantidad de saliva directamente sobre su agujero.

Luego, sin dudarlo, puso su gordo glande en el agujero del niño y con un pequeño grito reprimido, entró en el cuerpo del niño de una sola vez. Florian se levantó lo más que pudo, echó la cabeza hacia atrás, tratando de gritar de dolor, pero la mordaza no permitió que eso sucediera. Su primo mayor lo penetraba duro y sin piedad, una y otra vez. Entonces el momento de la salvación estaba allí, los huevos de Sebastian comenzaron a contraerse, contraerse al cuerpo y el orgasmo había llegado. Sebastian descargó todo su jugo adolescente dentro de su primo.

Florian pensó que finalmente todo había terminado. Pero no había esperado el poder de su primo. Quien repitió todo el procedimiento tres veces más. Sacó su pene del agujero dañado después del orgasmo, esperó hasta que el agujero se cerrara y violo al chico tres veces de la misma manera. Florian quería llamar a su tío, que sabía que estaba en su estudio, pero no podía hablar. Así que tuvo que soportar con lágrimas la violación de su primo, pero pensó en contarle más tarde. Justo en el momento en que Sebastian inseminó nuevamente el culo del más joven, la puerta se abrió de golpe y entró su tío.

-"¿Qué está pasando aquí?" Gritó con su poderosa voz.
-"He desvirgado al pequeño", dijo Sebastián levantándose, nada avergonzado por su desnudez.

-"Parece que estás aun viniéndote, ve a ducharte primero". dijo el tío.

Sebastian salió de la habitación y su tío se acercó a la cama a la que Florian todavía estaba atado. Le habló con calma al pequeño, insistiendo en que no lo quería de esa manera, pero no hizo ningún esfuerzo por liberarlo de las esposas.

-"Veamos qué te hizo", dijo el tío, agarrando las nalgas del pequeño y mirando el trabajo de su hijo.

El agujero del chico comenzó a cerrarse otra vez, pero aun así derramó un poco de semen de Sebastian y corría sobre su escroto hasta la sábana debajo de él, donde formó un charco.

-"Hombre te usó bastante duro", comentó su tío. "Pero tú también eres muy lindo Flo".

Luego el tío inclinó su boca hacia el agujero del chico y comenzó a chupar el semen de su hijo del agujero Florian estaba tan incómodo. Él comenzó a gemir suavemente bajo esa caricia y de inmediato se puso rígido de nuevo. El tío notó la excitación del chico, por supuesto. Si Florian hasta ese momento hubiera pensado que la dura prueba tuvo un final, ahora venía algo mejor.

El tío también se desnudó, arrodillado entre las piernas del chico, que no pudo cerrar y lo penetró, aunque por el semen no fue tan doloroso. Florian se enfureció de nuevo, el pene del tío lo penetro tan fuerte como su primo lo había hecho. Ese entró nuevamente, a la habitación, todavía desnudo. Sonrió a ambos cuando vio que su padre estaba penetrando a su primo. Sin consultar Sebastián fue a la cabeza de Florian, lo tomo del cabello para verle de nuevo su rostro. Florian jadeó, pues el calcetín entró aun más en su boca.

A una señal del tío ambos lo tomaron de los brazos, de modo que los brazos estaban atados ahora en cruz. Sebastián retiro el calcetín de la boca de Florian, el tío tomo las piernas del chico lo levantó y lo penetro en esa posición de nuevo. Sebastian, sin embargo, se paró con las piernas extendidas sobre Florian en la cama, primero dejó que su padre chupara su pene un poco, luego bajó lentamente su trasero hacia la cara de Florian. Se dio cuenta de que su primo también tenía un pequeño culo dulce, limpio y bonito, ya que en su mayoría era aún chico casi de su edad.

Sin que Florian se diera cuenta, comenzó a lamber el agujero del primo con su lengua, cada vez más profundamente, porque se abrió casi automáticamente. Cuanto más lambía Florian al primo, tanto más salvaje se retorcía, mientras le masajeaban de nuevo sus nalgas por su tío que todavía estaba ahí. En esa posición, el tío descargó dos veces seguidas sobre su pequeño sobrino. Luego, padre e hijo se arrodillaron delante de la faz del pequeño atado y el tío incluso penetro a Sebastian por su culo, para que Florian pudiera ver exactamente cómo el pene de su tío se hundía en su propio hijo, una y otra vez, hasta bien Sebastian fue inseminado en su culo.

Luego, el tío y su primo se dieron una ducha, dejando a Florian acostado en la cama aun atado. Incluso cuando cayó la noche, ninguno de ellos se preocupó por él. Sebastian pasó la noche en la cama de su padre. Florian solo lo escuchó los sonidos amortiguados a través de la delgada pared, que los dos parecían disfrutar. En ese momento, Florian tuvo la idea de chantajearlos por violarlo. A la mañana siguiente, en el desayuno, abordó el problema directamente. Exigiría una inmensa suma de dinero a su tío todos los meses, de lo contrario iría a la policía y los denunciaría a los dos.

El tío miró a su sobrino solo por muy poco tiempo, luego miró a su hijo, que estaba sentado frente a él y ahora Florian no era bueno para nada. Ambos se sonrieron el uno al otro sin decir una palabra. Después de que los tres habían terminado de comer, el tío de repente e inesperadamente alcanzó el brazo de Florian. Fue un agarre duro que lastimó mucho al adolescente. "Ven conmigo", dijo el tío solo ligeramente y tiró de Florian de su brazo directamente hacia la puerta del sótano.

Abrió la puerta y empujó a Florian, por lo que tuvo problemas para no caerse por la empinada escalera. Al llegar al sótano, Florian se sorprendió. Estaban en una gran bóveda subterránea que se había convertido en una cámara de tortura totalmente equipada. Todo tipo de dispositivos de tortura estaban ahí. Florian fue empujado más lejos a una jaula de barras de metal resistentes, que era muy baja. El tío le dio a Florian una mascarilla de cuero que solo tenía orificios para respirar y aberturas para los ojos.

La máscara estaba atada con correas de cuero a la cabeza del chico y asegurada con pequeños mechones. Entonces Florian tuvo que meterse en la jaula, que el tío cerró con llave desde afuera. Al irse, el tío apagó la luz, de modo que el adolescente estaba sentado solo en la oscuridad en su jaula. No sabía cuánto tiempo había pasado cuando de repente se encendió la luz. Deslumbrado por el brillo, notó que era Sebastian quien ahora abrió la jaula.

-"Vamos, bastardo", dijo Sebastian, casi tirando de las piernas de Florian de la jaula.

Justo cuando el tío había empujado al niño hacia atrás, Sebastian empujó al niño por las escaleras, de modo que medio cayó, medio corriendo.

-"A la sala de estar", dijo ásperamente Sebastian.

Una vez ahí, Florian notó inmediatamente el cambio. En el círculo se instalaron unas sillas, en las que se sentaban seis hombres viejos y de aspecto rudo vestidos de traje. En el medio de la rueda había una estera de goma en el piso. Florian fue forzado por el tío para colocarse justo en el medio de ellos.

-"Vamos, quítate la ropa", les gritó el tío a los chicos. "Nuestros huéspedes quieren verlos".

Frente a la orden dominante, Florian no se atrevió a contradecirlo y lentamente comenzó a quitarse la camisa. Dado que para la audiencia era un poco lento, fue presionado a que se diera prisa. Así que también se quitó los zapatos, calcetines y pantalón, dejó caer todo y se paró frente a los hombres en calzoncillo.

-"Todo" el tío se regocijó ordenando.

A regañadientes, Florian obedeció y se quitó su bóxer. Si no hubiera tenido puesta la máscara de cuero, habrían visto lo rojo que se había vuelto de la vergüenza. Desnudo, con las manos colgando de los muslos, ahora se quedó allí y dejó que los hombres lo miraran. No dejó de notar que estaban empezando a babear.

-"Date la vuelta, encárate, muéstranos tu ano" le ordenó su tío y Florian obedeció de nuevo.

No le quedaba nada de valor. Mostro su culo dulce de niño en la dirección de los hombres, se inclinó hacia adelante y separó sus nalgas con sus manos. Algunos de los hombres soltaron un gemido. Un suave "bravo" vino de otro hombre. Cuando Florian quiso enderezarse de nuevo, su tío le dijo que tendría que ponerse en cuatro patas, en el medio de la estera de goma. Fue muy embarazoso, el adolescente de 14 años, tuvo que mostrarse desnudo a los extraños.

Así que se arrodilló sobre la estera y supo que había hombres que lo miraban como un trozo de carne. Después de un momento de silencio, escuchó al tío preguntar a los asistentes que estaban dispuestos a pagar. Las ofertas se volcaron. Comenzó con una oferta de 1000 euros y Florian escuchó a los hombres empujando la oferta. La última oferta fue de 100.000 euros. Arrodillándose y con la cara con una máscara de cuero, Florian no sabía de qué se trataba. Escuchó esas inmensas cantidades de dinero para él y se preguntó porque esos hombres querían pagarle tanto dinero a su tío.

Entonces lo sintió. Uno de los hombres se arrodilló detrás de los muchachos, extendió sus nalgas con sus manos y Florian sintió una lengua húmeda en su agujero. Fue genial. Empezó a disfrutarlo, olvidándose de la situación en la que se encontraba, olvidando que había otros hombres, incluidos su tío y su primo. Simplemente disfrutó de la manera en que esta lengua manipulaba su agujero y literalmente estaba lambiéndolo.

El pequeño ano del adolescente comenzó a moverse, abrirse y cerrarse casi automáticamente. Luego escuchó un cierre de cremallera, supo en el mismo momento que inmediatamente sentiría el dolor ya conocido. Apenas lo había pensado, cuando ya sentía el pene del hombre sobre su ano. Sin piedad, el hombre lo penetró. Literalmente desgarro su esfínter aún apretado. Florian escuchó a los otros hombres aplaudir. Se sentía tan explotado y patético, lo cual era. El hombre detrás de él ahora lo penetraba duro y persistentemente su apretado como pequeño agujero. Florian lo sintió como una eternidad, hasta que sintió que el hombre arrojaba todo su jugo dentro de él.

Lentamente, muy lentamente, el hombre sacó su pene ya flácido del culo del chico. Florian solo pensó que habría sido todo y que lo dejarían descansar. Imagínese, cuando se dio cuenta de inmediato que no era así. Tan pronto como su violador sacó su pene, Florian ya sintió el siguiente patán que lo penetraba. Ahora sabía lo que iba a pasar. Todos estos hombres lo penetrarían, uno después del otro. Así es como sucedió. El que tuvo la oferta más alta fue el primero, luego fue uno por uno. Cada uno de los hombres lo penetraron sin ninguna consideración.

Florian fue inseminado por seis hombres en fila. Después de que todos los visitantes se habían inmortalizado en su mente, su primo Sebastián se arrodilló detrás del niño. Él agarró brutalmente las dos nalgas y las separó lo más posible. Girando ligeramente su cuerpo hacia un lado, ahora le mostró a su tío el agujero aún dilatado, del cual goteaba lentamente el semen de los seis hombres. Muy lentamente, el semen corrió por los huevos del adolescente, goteando sobre la estera de goma debajo de él. Luego Sebastián lo soltó. Se desplomó exhausto sin hacer ruido y se quedó boca abajo con las piernas abiertas.

Era una vista hermosa, ese cuerpo de jovencito desnudo sobre la estera de goma. Los invitados, pero también el tío y también Sebastian otra vez tenían cada uno una erección debajo de sus pantalones, como era claramente visible. Ahora el tío tomó la iniciativa. Se acercó a su sobrino desde atrás, lo agarró por las mandíbulas, echó la cabeza hacia atrás y envolvió su cuello con sus brazos. Luego se inclinó sobre el culo del chico, que todavía estaba cansado y lamió con deleite el semen goteante de su ano.

Florian se reavivó instantáneamente por ese trato inusualmente amable de su tío, como era fácil de ver. Su pene joven creció, el prepucio se retiró y desnudó el delicioso glande ligeramente mojado del niño. Cuando el pene de Florian había crecido a su tamaño completo, el tío levantó al niño de sus brazos y lo puso de pie.

-"Bueno, señores, ¿lo prometido es deuda?", Preguntó al círculo de los presentes.

Todos aplaudieron. Miraban boquiabiertos al joven de arriba abajo. Encantados con el pene del chico que se mantenía inclinado lejos del vientre, que ahora comenzaba a gotear ligeramente, aunque ese tipo de actuación era extremadamente embarazoso. Dirigiéndose al hombre que le ofreció los 100.000 euros de Florian, el tío solo dijo.

-"Ahora es tuyo, haz lo que creas necesario con él".

Tan pronto como el tío hablo, el aludido se levantó de su silla. Se acercó a Florian, que todavía estaba en el medio sin ninguna emoción, agarró una correa de perro de una mesa cercana y la sujetó al cuello del chico. Luego lo jaló de la correa, llevándolo sin decir una palabra, hacia la puerta del sótano. Abrió la puerta del sótano y de nuevo llevaron a Florian, pero esta vez un poco más suave que antes. Al llegar a la habitación del sótano, el hombre le dijo al niño que debía enfrentarse a la Cruz de San Andrés.

Él sujetó al adolescente con las restricciones de manos y pies a la cruz. Para que él no pudiera moverse más. Así que quedo de pie, con las piernas separadas, desnudo atado a esa cruz, con las manos en el aire.

Los otros hombres, así como el tío y el primo, mientras tanto, ingresaron a la bóveda del sótano. Habían traído sus sillas desde arriba y se sentaron contra la cruz en una fila contra la pared como espectadores.

El hombre que había comprado a Florian ahora se desvistió lentamente su traje, luego su ropa interior, lo juntó todo prolijamente y lo colocó en una esquina.

Completamente desnudo, el hombre se paró frente a Florian y le pasó la lengua por los labios. Él sonrió ampliamente al chico. Luego se dirigió a la pared, donde colgaban varios "juguetes", agarró el látigo y lo extendió. Sin previo aviso, azotó al colgante Florian en la cruz. Comenzó a azotar el cuerpo del adolescente. En el pecho, los muslos y parte también en los genitales. Después de 50 golpes en el cuerpo, el hombre finalmente se detuvo. Florian solo pudo gritar reprimidamente durante la tortura, ya que todavía tenía puesta la máscara de cuero.

Los espectadores sentados en sus sillas habían recibido una pringas de grasa en el pantalón durante el castigo. Completamente exhausto y sangrando fácilmente por algunos verdugones, Florian ahora colgaba más de la cruz que antes. El hombre lentamente enrolló el látigo otra vez, se acercó a la pared donde lo había tomado y cuidadosamente lo colocó en su lugar. Ahora fue al otro lado de la bóveda del sótano, donde se encontraba una mesa de acero inoxidable con algunas herramientas. Agarró una fina tira de cuero y un bisturí, se acercó a Florian otra vez.

De pie para que los espectadores pudieran verlo todo, agarró el pequeño escroto del chico y le ató los huevos con la tira de cuero. En esa situación, quedo colgando al adolescente, cuando el hombre sentó con los otros espectadores y comenzó una conversación con el tío sobre lo próximo a proceder. Durante aproximadamente un cuarto de hora dejó que el chico colgara con los huevos atados. Lentamente se fueron tornando a un azul oscuro debido a la falta de flujo sanguíneo.

Luego recogió el bisturí de nuevo, que tenía acostado en su regazo durante la conversación, y fue a la cruz donde estaba Florian. De nuevo, se colocó para que la audiencia pudiera ver sin obstáculos. Con su mano izquierda, alcanzó su escroto. Con la derecha, ahora llevó el bisturí al escroto, hizo una ligera presión y la afilada hoja abrió la bolsa de piel. Lentamente, realmente lo disfruto, ahora cortó el saco del chico por la costura.

Luego, presionó ligeramente sus huevos y éstas brotaron de la bolsa abierta, colgando de los conductos seminales para quedar entre las piernas del adolescente. La audiencia aplaudió. Mientras tanto, también habían dado rienda suelta a sus rígidas erecciones, que se mantenían de pie entre las piernas de la audiencia.

-"Córtale los huevos" exigió el tío. 

En su glande ya se formaba una primera gota de líquido pre seminal. Siguiendo la petición, el hombre tomó un cascanueces comercial de la mesita. Conectó el huevo izquierdo del chico, apretando. Florian se puso de pie con los grilletes lo mejor que pudo, se escuchó un grito reprimido. A través de las rendijas de los ojos se podían ver las lágrimas rodando. Luego un suave crujido y el huevo salpicó la bóveda del sótano.

Hubo un rugiente aplauso de los espectadores. Inmediatamente después, el mismo procedimiento con el segundo huevo. Abrazadera, empuje, explosión. Florian ahora era impotente en sus grilletes, el adolescente no había experimentado la explosión del segundo huevo pues estaba conscientemente. Con muchas sales aromáticas y un cubo de agua fría, Sebastian hizo que su primo recuperara la conciencia.

Ahora fue especialmente difícil para el pequeño. El hombre sacó un gran cuchillo de carnicero de la mesa, lo calentó con un soplete hasta que estuvo al rojo vivo. Dio un paso de nuevo al lado de Florian, agarró su pene y tiró de él hacia adelante. Entonces otra vez un grito reprimido a través de la máscara de cuero. El hombre corto el pene de Florian sin miramientos. Los espectadores rugieron, sus penes se alzaron con fuerza en el aire.

Una vez más, Florian cayó en una inconsciencia redentora y Sebastian lo recuperó. Florian fue liberado de los grilletes, pero inmediatamente fue colocado sobre una mesa, boca abajo. El culo del chico estaba en el borde de la mesa. Uno por uno, todos los presentes lo volvieron a penetrar. De todas las maneras lo embistieron, uno por uno, sus duros penes entraron en el apretado ano hasta que todos se vinieron en él.

Como último fue Sebastian a quien se le permitió penetrar a su primo más joven. Lo disfrutó visiblemente, metiendo su duro pene en el inseminado ano del adolescente. En el momento en que Sebastian comenzó a correrse en su primo, agarró el cuchillo de carnicero, con el que le había cortado su pene. Sebastian agarró a Florian por detrás del cabello, echó la cabeza hacia atrás y le cortó su cuello, todavía con su pene en su culo, sin ceremonia alguna.

-"Así terminan los muchachos que nos quieren chantajear", dijo terso el tío.

Mientras su sobrino moría desangrado, degollado sobre aquella mesa.



Historia Original Aquí.






Autor: Jackoberlin       Traductor: DarkSoul

HIJA DE LA NOCHE

Soy un ser de la noche, de las tinieblas condenada a vagar en la tierra de los mortales por toda la eternidad, siempre en busca del alimento que me sustenta, es un instinto mucho más fuerte que cualquier droga, me impulsa a hacer cosa que no deseo pero que necesito, como ahora que estoy sintiendo su pecho velludo sobre la espalda, sus caricias rudas y toscas estimulan mis senos mientras la barba me raspa en la nuca cuando me dice: “que rico te mueves putita, voy a llenarte de leche por zorra”......


HIJA DE LA NOCHE.
Soy un ser de la noche, de las tinieblas condenada a vagar en la tierra de los mortales por toda la eternidad, siempre en busca del alimento que me sustenta, es un instinto mucho más fuerte que cualquier droga, me impulsa a hacer cosa que no deseo pero que necesito, como ahora que estoy sintiendo su pecho velludo sobre la espalda, sus caricias rudas y toscas estimulan mis senos mientras la barba me raspa en la nuca cuando me dice: “que rico te mueves putita, voy a llenarte de leche por zorra”.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SOBRENNATURAL] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Oli77 & Darksoul




Soy un ser de la noche, de las tinieblas condenada a vagar en la tierra de los mortales por toda la eternidad, siempre en busca del alimento que me sustenta, es un instinto mucho más fuerte que cualquier droga, me impulsa a hacer cosa que no deseo pero que necesito, como ahora que estoy sintiendo su pecho velludo sobre la espalda, sus caricias rudas y toscas estimulan mis senos mientras la barba me raspa en la nuca cuando me dice: “que rico te mueves putita, voy a llenarte de leche por zorra”.

El acre olor a sudor y cerveza que desprende son el aroma que inunda mis pulmones opacando mi mente, sus embates son cada vez más rápidos y fuertes; su mano se estampa en mis nalgas dejando una marca rojiza, mientras sus labios recorren mi cuello.   

Mi razón aún no entiende qué me motivó a aceptar sus propuestas, su pinta clásica de macho vulgar y fanfarrón, sus brazos fuerte o el bulto entre sus piernas, sin embargo ahora que lo tengo dentro de mi cada movimiento suyo es un grito de placer que mi vientre utiliza como lenguaje para decirme: “esto es lo que te hacía falta desde hace tiempo vamos goza que aún falta lo mejor”.      

No recuerdo cuando fue la última vez qué en un bar de carretera, aceptara la compañía de un camionero; seguro han pasado años de eso, la plática sobre sus proezas sexuales y su entrepierna mostrando el deseo, por ello no me opuse cuando enfilo hacia un lugar discreto y alejado de donde estuvimos bebiendo. Por lo regular siempre escojo chicos jóvenes, atractivos, bien dotados y en lo mas alto de su virilidad, pero esa noche no podía darme el lujo de escoger.  

En la cabina de su vehículo llegamos al escondido hotel que le sugerí, en cuanto entramos a la habitación me arrojo sobre la cama; mientras se desabotonaba el pantalón y liberaba su instrumento “mira lo que tengo para ti” anuncio a la par que tomo mi cabeza y la diriges hacia su miembro erecto, ya chorreando de líquido pre seminal.    

Es un pene grueso, brillante por la lubricación que ya sale de su cabeza, las venas henchidas son una red que la cubre y que invita a recorrerla con la lengua, comienzo a lamberlo despacio, saboreando cada centímetro, sintiendo como mi tanga se moja con los jugos de mi vagina, siendo una necesidad imperiosa de morderla, de arrancarla de su entrepierna, pero me contengo tengo que ser paciente para que mi satisfacción sea total.        

Antes de que pueda meterla en mi boca y disfrutar de su grosor, me tomas del cabello y nuevamente me arroja al lecho.  

-“Desnúdate y ponte de perrita”. Ordena.          

No espero repetición y me desnudo rápidamente mientras hace lo mismo; estoy ansiosa y mojada por sentirme invadida por su aun vigoroso pene, puede que no sea el de un joven de 25 años pero es justo lo que necesito en este momento. 

La sensación de tu vello, de su lengua en mi cuello, sus manos toscas apretando mis pechos son muy estimulantes sin embargo rompe el contacto por un instante (dejando las paredes de mi vagina hambrientas), solo para colocarme en posición del misionero; hunde su cabeza entre mis muslos y su lengua se recrea en mi clítoris enrojecido, mi depilada vagina escurre ríos de mis jugos, mis manos se prenden de sus caderas y las aproximan a mi boca.      

Disfruto mi sabor a través de tu grueso miembro, chupo despacio tu glande circuncidado, me deleito lambiendo las venas que parecen a punto de estallar; mi respirar se agita, mis caderas se mueven, me siento próxima al orgasmo.

Se separa de mí, adopta una nueva postura y me toma por los tobillos, los colocas en sus anchos hombros y lambe mis pies, una gota de sudor escurre por el vello de su pecho y no puedo evitar el deseo de beberla; con un poco de esfuerzo lo hago y aprovecho para juguetear con su tetilla usando mi lengua.           

Nuevamente me penetra con su caliente herramienta, haciéndome sentir inundada por esa fogosa y firme virilidad, los resortes de la cama del motel barato rechinan al mismo ritmo que mis jadeos; su rostro enrojece, en su grueso cuello se destacan las venas plenas de sangre y vigor.          

Nuestra respiración se agita a la par, el sudor es una leve película que nos hace brillar con la luz que se filtra a través de la persiana cerrada; mi mano diestra acaricia mi sensible botón y la izquierda pellizca rudamente mis propios pezones.  

Finalmente estalla en un intenso orgasmo, antes de que pierda vigor, mis piernas lo aprisionan y muevo mis caderas frenéticamente buscando alcanzar yo también ese pequeño paraíso. Un gemido es la señal de que alcancé la meta, tardas un instante en salir de mí lo que mi vagina aprovecha para cercenar su pene que aun late en mi interior goteando su espeso semen.

El esfuerzo del encuentro pasional y el alcohol que bebió lo han derrotado apenas y nota la falta de su pene, gracias a mis dientes vaginales y fluidos vaginales que son como acido hacen que la herida se coagule y la herida deje de sangran tan rápido como se produjo.      

Acaricio sus nalgas duras y redondas, las mueve un poco, acerco mi lengua a su ano y comienzo a lamberlo; sin embargo, no logro obtener respuesta de su parte mi extraigo su cercano miembro de mi interior aun late con fuerza.          

Aprovecho ese momento para morder, con mis largos colmillos, tu vibrante yugular; ¡adoro esas noches en las cuales primero deleito al cuerpo y después el paladar! 

Abre los ojos sorprendido, pero no tienes capacidad de resistirte, aquella sangre de semental maduro es un deleite, no lo voy a matar, solo beberé la sangre suficiente para calamar mis ansias, luego le doy la vuelta para abrir mi boca grande, sus dos pesados huevos vaciados en ese momento entran en mi boca, clavo mis colmillos en sus huevos, lo que hace que todo su cuerpo se sacuda.

De un fuerte movimiento de mi cabeza, le arranco su escroto con sus huevos en su interior, luego extraigo el saco de piel de su interior y uno a uno me devoro sus huevos, cuando acabo procedo a comerme su miembro aun endurecido no sin antes penetrarme con él una última vez. Con el miembro empapado de mis juego, y su semen que resbala de mi vagina, me como su glande, lo mastico sintiendo con cada nueva mordida orgasmo tras orgasmo, me devoro todo su falo y para cuando acabo, mis fluidos ya corren hasta mis tobillos.

Aquella carne como energía sexual me iban a mantener en calma para seguir con mi vida entre las sombras por tres meses tiempo en que tendré conseguir a otro semental que me llene y nutra para seguir vagando por el mundo mortal.





Autor: Oli77 & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

CIELO E INFIERNO

La joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda......


CIELO E INFIERNO
La joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SOBRENATURAL] [SADO] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [CBT] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Lilith





-“¡Hazlo más suave! ¡Con más delicadeza!” -Ordenó de mal humor Akasha, al hombre que de rodillas ante el diván donde ella se encontraba se esmeraba en besarle los dedos de los pies.
-“¡No olvides que yo soy una Arcángel!” 

Y vaya si lo era, la joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda, su voluptuoso cuerpo estaba recostado a lo largo del diván tapizado de terciopelo rojo.

El hombre sostenía entre sus manos, por el tobillo, uno de los hermosos pies descalzos, su lengua recorría la planta del pie, lamiéndola y masajeándola con extrema adoración. El sumiso estaba desnudo por completo, su miembro desplegaba una erección total, como a punto de estallar, un hilo de líquido pre seminal iba desde el agujero de su glande hasta el piso de mármol, de cuadros blancos y negros. La estancia era un lujoso estudio, con paredes de piedra, y columnas que subían hasta unirse en cruceros, las ventanas ojivales daban paso a la luz a través de sus vitrales multicolores en los cuales el artista había recreado escenas fantásticas de la rebelión de los Ángeles en el cielo.

El hombre deslizó su mano por la pantorrilla de la joven, la piel cremosa y sonrosada, era como el más fino alabastro, inmaculada sin ninguna imperfección, era suave, tersa al tacto, era como tocar el paraíso, un ligero bronceado le daba un tono de oro.

La lengüeta de la fusta golpeó con furia el dorso de la mano del hombre.

-“¡Retira tu asquerosa mano, esclavo!” Sentenció Akasha, haciendo énfasis en la palabra esclavo.
-“¡Sabes que tienes prohibido tocar mi divino cuerpo, tu asquerosa lengua y tus sucias manos solo pueden tocar mis pies, por debajo de mis tobillos”.

-“¡Perdón, Diosa!” Se disculpó el esclavo.
-“¡No! ¡No voy a perdonarte! ¡Esta noche recibirás tu castigo!”

El esclavo asintió resignado. Continuó lamiendo y besando los pies de la joven belleza rubia. Un reloj de péndulo, junto a la pared sonó dando seis campanadas.

-“Es hora de que te retires, gusano, debes ir a hacer el aseo del templo”.
-“Diosa… Si, mi, Diosa…” Balbuceó el hombre con enorme respeto.

-“¡Y más te vale que lo dejes resplandeciente de limpio! ¡O te hago que limpies el piso con la lengua!”
-“Sí, mi Ama”.

Akasha hizo una mueca de desprecio con su lindo rostro y le despidió con un gesto de la mano, se acomodó sobre el diván y cogió de la mesa de café a su lado un libro de tapas de cuero negro, con un pentáculo de plata grabado en la portada. El hombre salió del estudio, fue a un armario de dónde sacó escobas e instrumentos de limpieza y salió por un pasillo a la nave central de la catedral para dar inicio a las tareas de limpieza.

Tres horas después el interior de la catedral relumbraba de limpio, sus grandes puertas de acero estaban cerradas, adentro ardían los cirios de cera negra montados en sus candelabros de plata, sus mortecinas lenguas de fuego creaban misteriosos claroscuros, el hombre estaba de rodillas ante el altar mayor, de espaldas a las bancas, con sus manos unidas en oración. La catedral gótica estaba adornada con efigies de mármol blanco, de voluptuosas amazonas aladas, enfundadas en sexys armaduras y botas, armadas con espadas y látigos, plantadas de pie sobre el cuerpo de hombres desnudos. Tras la mesa del altar mayor, contra la pared del ábside, se alzaba una cruz invertida de madera negra y bajó ella un trono hecho de huesos humanos, con un escabel de calaveras para reposar los pies de la Ama.

-“¡Asumo que tus suplicas son dirigidas hacia mí, gusano!” Escuchó decir a la voz de cristal, mientras los dedos de un hermoso pie descalzo se posaban sobre su frente y empujaban su cabeza hacía atrás. Akasha estaba sentada sobre el altar, desnuda por completo, sus alas blancas extendidas en toda su extensión tras su espalda, la perversa y retorcida sonrisa decoraba su hermoso rostro. En una mano sostenía el cáliz de oro que se había utilizado durante la ceremonia.

-“¡Sí, mi Diosa!” Respondió el hombre sumiso.

Akasha se puso de rodillas sobre el altar, con sus suaves muslos abiertos, posó el gran cáliz de oro bajo su entrepierna y comenzó a orinar dentro de él, su sagrado néctar de oro llenó la copa hasta el borde. Posó la copa sobre la mesa del altar y se puso en pie, alta e imponente, esbelta en toda su angelical hermosura, con un halo de luz recortando el borde de su figura, con sus inmaculadas alas blancas extendidas.

-“¡Bebe!” Ordenó Akasha.
-“¡Te concederé la inmerecida gracia de delectar mi preciado néctar”.

El hombre se apresuró a cumplir la orden, tomo el cáliz entre sus manos y lo apuro como si la vida le fuera en ello.

-“Estarás en ayunas hasta que yo diga, no beberás ni comerás ninguna otra cosa”.

Después de haber dado su ultimátum la preciosa Ángel dio media vuelta y levitando sobre el aire abandonó la nave central de la iglesia. A medianoche el hombre descendió los escalones de piedra que conducían a los sótanos de la catedral, se trataba de una enorme red de galerías subterráneas, antiguas mazmorras, pozos y catacumbas aún más arcaicas que la misma catedral y el castillo que habían sido asentados encima.

Era justo medianoche, la hora a la que Akasha le había citado, iba desnudo y descalzo por completo, como ella lo exigía. llegó al vestíbulo subterráneo, ella estaba de pie en medio de la sala, ataviada con su angelical armadura de combate, en la parte superior, un pectoral de oro esculpido que realzaba sus formas femeninas y acomodaba por arriba sus exquisitos pechos, por abajo llevaba un tanga hecho de oro, calzaba sus pies con botas altas que subían hasta arriba de la rodilla, las botas estaban recubiertas de placas de oro sólido como guardas, sus manos iban cubiertas por guanteletes de oro que subían hasta los codos.

El hombre supo al verla vestida así que esa noche iba a recibir una paliza tremenda. Su pene se irguió en una erección tremenda, apuntado anhelante a su verdugo.

-“Al menos tu saludo es halagador”. Dijo Akasha, con ambas manos en la cintura.

El hombre bajó la mirada en señal de respeto, su erección era bestial, resultado de la excitación de ver la figura de la hermosa y poderosa mujer alada, y también de la castidad forzada que esta le había impuesto, así era, Akasha le había prohibido por completo los orgasmos, la perversa Ángel se había asegurado de que aquello se cumpliera así, usando sus poderes de magia angelical, había hechizado al hombre para que este fuera incapaz de alcanzar el orgasmo y eyacular a menos que ella lo ordenase.

-“Ponte a gatas como el perro que eres”. Ordenó la voluptuosa rubia.
-“Y sígueme, administraré tu castigo en la cámara de torturas”.

Un escalofrío helado recorrió el cuerpo del hombre, la cámara de torturas significaba que ella tenía planeado algo muy severo, el castigo sería cruento e inmisericorde. Atravesaron un amplio corredor, iluminado por antorchas, ella andando de pie, haciendo resonar las suelas de sus botas contra el piso de piedra negra, él siguiéndola a gatas, sobre manos y rodillas, como un perro, la seguía como un borrego que iba al matadero, conforme con su destino, apreciando desde abajo el perfecto espectáculo del trasero de la Ángel, enmarcado por el tanga de oro.

Entraron a la cámara de torturas, era un siniestro salón enorme, estaba iluminado con candelabros donde ardían cirios de cera negra, el lugar poseía un área central despejada, con un circulo de plata engastado al suelo, dentro del círculo se dibujaba un pentagrama hecho con láminas de plata. Alrededor del círculo se hallaban repartidas diversas mesas de madera, sobre las que se desplegaban infinidad de instrumentos de tortura, escalpelos, cuchillas, dagas, ganchos. También podían verse distintas máquinas de tortura, hechas de madera, metal y cuero, empotradas al piso, potros, cruces, jaulas de acero, dentro de los braseros de bronce se calentaban herrajes al rojo vivo, de todas formas y diseños. De las paredes colgaba una colección infinita de látigos, de diversos estilos y tamaños.

Al hombre el corazón le latía con fuerza, recordaba haber entrado a la cámara de torturas solo una vez, la primera noche que había conocido a Akasha, la cruel beldad le había torturado con sadismo hasta el amanecer, ella se había detenido al ver que él había perdido la conciencia y ya no era divertido para ella el continuar golpeándole.

-“¡Anda, camina!” Ordenó, llevándole hasta el centro del pentagrama, en el medio del salón.

Él elevó la vista y observó, ahí en medio de la estrella de cinco puntas se hallaba de pie una misteriosa y esbelta figura femenina. Era una pelirroja de ensueño, ataviada con un bikini de cuero negro, con remaches de acero y cadenas, calzaba botas de caña alta, con suela de plataforma y tacones altos de acero, afilados como estiletes, cubría sus manos con guantes arriba de los codos, el cabello rojo intenso como llamas del infierno, con brillos naranjas, lo llevaba suelto y caía como una cascada de fuego tras su espalda, sus ojos azules eran fríos y refulgían con centelleos metálicos, a ambos lados de su cabeza salían un par de cuernos retorcidos como carneros, tras la espalda la chica desplegaba unas alas negras similares a la de los vampiros.

Era una Súcubo, una Demonio femenino.

La diabólica belleza sonrió, sus sensuales labios los llevaba pintados de carmín negro, todo su maquillaje era oscuro, con sombra gruesa alrededor de los ojos, al sonreír mostró dos blancos colmillos, largos y afilados.

-“¡Akasha, te ves hermosa vestida así, con tu armadura!” Dijo la pelirroja con las manos a la cintura.
-“¡Lilith, tu estas fulminante con esas botas!” Respondió la Arcángel rubia.

Las chicas se abrazaron y se dieron un apasionado y profundo beso en la boca, una a la otra.

-“¿Vamos a divertirnos esta noche con el cerdo del esclavo?” Preguntó Lilith, una vez se separó de los brazos y los labios de Akasha, la pelirroja observaba al tembloroso hombre con profundo desprecio.

 -“Si, aguarda aquí”. Ya vengo.

Akasha fue a examinar una de las colecciones de látigos desplegada en un mostrador de madera, tras examinarlos se decidió por dos y los descolgó de su percha. Regresó al centro del pentagrama, donde la aguardaba Lilith de pie, plantada junto al esclavo que a gatas se mantenía quieto y en silencio. Akasha entregó uno de los dos látigos a Lilith, los instrumentos de tortura estaban hechos de cuero negro endurecido, eran gruesos y sólidos, del tipo usado para azotar bestias. Las chicas caminaron alrededor del esclavo haciendo sonar los tacones de sus botas, sonreían de manera perversa, semejaban lobas salvajes listas para devorar a su presa indefensa. Akasha dio el primer golpe, hizo restallar el cuero contra las espaldas de su esclavo, el golpe fue contundente y arrancó un alarido de dolor al hombre, el desgraciado se agazapó pecho a tierra, el latigazo le había dejado una estela rojiza, gruesa e hinchada como salchicha, casi al borde de verter sangre.

-“¡Anda, ponte a gatas, como perro, sobre manos y rodillas! ¡Si te mueves de nuevo te va a ir peor!”
Lilith tomó impulso y le dio un duro latigazo.

Turnándose de esta manera, las crueles féminas le azotaron con furia, le flagelaron la espalda, en los riñones, glúteos y muslos, los gruesos y largos listones de hematomas recorrían el cuerpo del hombre dándole el aspecto de una cebra de rayas escarlatas. A pesar de arquear la espalda y no dejar de temblar el desgraciado logró mantenerse en su puesto. Después de terminada la paliza, Lilith ordenó al hombre que se acercase y le lamiese las botas, el hombre se acercó hacia la pelirroja a gatas, comenzó a deslizar su lengua por la superficie de cuero negro de las botas, haciendo un esfuerzo por sostenerse a gatas y no caer al piso. En tanto Akasha fue a inspeccionar su colección de látigos en busca de uno nuevo, había cañas de madera de varios largos, látigos cortos y largos, fustas con lengüetas de variadas formas, cogió algunas de las piezas, blandiéndolas y cortando el aire con ellas, haciéndolas silbar de forma ignominiosa, finalmente se decidió por un gato de nueve colas, el terrible instrumento tenía un mango de madera, al que iban sujetas nueve cordones de cuero entrelazados terminados cada uno en un garfio de metal. Tomo el objeto y además tomó una botella de cristal vacía, y regresó al centro del pentagrama.

Lilith abrió su boca al ver el arma que la rubia portaba.

-“¡De manera que si vamos a divertirnos en serio!”
-¡Por supuesto!

La rubia se plantó a un lado del esclavo, con sus piernas abiertas y blandiendo el gato de nueve colas.

-“¡Escucha gusano! voy a azotarte, y mientras lo hago, tú vas a continuar lamiendo las botas de Ama Lilith, te vas a mantener en tu posición de perro a cuatro patas, si no te mueves, ni te caes y si no paras de lamer, entonces se acabará el castigo y te dejaré descansar en tu celda, pero si fallas, entonces vamos a continuar sin parar y te juro que de verdad vas a lamentarlo”. ¡Vas a recibir cinco latigazos!
Akasha lanzó la botella contra el piso, quebrándola en varios pedazos, luego con sus botas de oro pisoteó los restos de los cristales, reduciéndolos más de tamaño. Lilith sonrió con maldad, plantándose tentadora, manos a la cintura, frente a los restos afilados de cristal que yacían en el piso. El hombre gateó hacia ella, teniendo que ubicarse sobre los trozos de cristal roto, lastimándose las palmas de las manos y las rodillas, sin embargo, sacó su lengua y comenzó a lamer las botas de cuero negro de la pelirroja.

En tanto Akasha se ubicó tras el esclavo, elevó su brazo y descargó sobre las espaldas desnudas el primer golpe con el látigo de nueve colas, el impacto hizo trastabillar al pobre al hombre, los gruesos cordones de cuero negro entrelazado le habían golpeado duro, además sentía el dolor de los garfios de acero que se habían clavado en su carne. Akasha tiró hacia atrás para recoger las colas, pero los garfios estaban incrustados oponiendo resistencia, la rubia cogió impulso y dio un poderoso tirón, liberó los garfios al tiempo que arrancaba jirones de piel y carne y hacía saltar la sangre en el aire. Los miembros del hombre vacilaron, pero haciendo un titánico esfuerzo logró sostenerse en su posición, el dolor era terrible, más, debajo de él se hallaban los restos afilados de cristal, si caía se los iba a clavar en la carne, además, lo más importante, sino resistía la golpiza, sabía que le iba a ir terrible, no podía ni imaginar los sádicos castigos que las féminas fueran a administrarle.

Akasha lanzó un nuevo latigazo, esta vez estirando suficiente su brazo para clavar las garras de acero en la parte alta de la espalda de su esclavo, luego con un diestro tirón las hizo descender desgarrando la piel en rayas sanguinolentas corriendo a lo largo de la espalda. La roja sangre brotó y comenzó a deslizarse por los costados del hombre, y de ahí empezó a caer en gotas al piso.

Al tercer latigazo, el hombre supo que no iba a soportarlo, las heridas abiertas de su espalda manaban abundante sangre, así como sus manos y rodillas, todo su cuerpo era presa de terribles espasmos, no podía concentrarse en continuar lamiendo las botas de Lilith. Akasha se aproximó por detrás del prisionero, y tomando impulso le descargó una tremenda patada de arriba abajo justo en los testículos, que colgaban libres entre los muslos del hombre, el hueso púbico del hombre crujió, al chocar con él, la placa metálica que cubría la puntera de la bota. Todo se tornó borroso para el esclavo que dio de bruces contra el piso, quedando acostado a lo largo de los fragmentos de vidrio quebrado.

-“¡Eres un perro inútil!” Dijo con despreció Akasha.
-“¡Esta sangrando mucho!” Exclamó Lilith excitada, sus ojos azules brillaban ante la vista del rojo líquido.

Akasha tiró a un lado el gato de nueve colas, e hizo señas a Lilith que le ayudase. Entre ambas pusieron sobre el piso de piedra negra un brasero encendido, repleto de herrajes al rojo vivo. Akasha se sentó sobre la nuca del hombre, y Lilith sobre sus muslos. De manera que lo tenían contraminado contra el piso. A continuación, las chicas comenzaron a cauterizar las heridas de la espalda empleando para ello los hierros al rojo vivo, cuando los herrajes besaban la piel salían despedidas pequeñas columnas de vapor de agua, pronto se pudo sentir el olor a carne quemada.

Le achicharraron la carne de las heridas hasta detener todas las hemorragias. Luego ambas se pusieron de pie, parándose con ambos pies sobre la espalda del hombre, cogidas de las manos, una con otra, comenzaron a saltar sobre la espalda del hombre, Akasha con sus botas planas de suelas gruesas y Lilith con sus botas de tacón de acero, los huesos de las espaldas del hombre crujían a cada salto, mientras que por delante se le incrustaban los filos de los cristales rotos que yacían sobre el suelo.

Las chicas bajaron al piso, cada una tomo uno de los brazos del hombre, levantándole para ponerlo de rodillas. Tenía algunas cortaduras sobre los pectorales, pero ninguna era profunda. Akasha se plantó frente a él y le descargó una dura bofetada con el dorso de su mano enfundada en el guantelete de metal. El golpe hizo al hombre expeler un escupitajo de sangre y le lanzó rodando por el piso.

A continuación, las chicas agarraron el cuerpo del hombre a patadas con sus botas, le dieron fuertes puntapiés en el pecho, en las costillas, en el abdomen, y en los testículos. Lilith le clavaba a talonazos los altos tacones de acero de sus botas, profundo en las carnes, Akasha le dio un pisotón sobre la mano, con la suela plana de su bota, fracturándole los huesos. Le cubrieron el cuerpo de moretones y verdugones.

Las chicas volvieron a tomarlo, cada una de un brazo, y le arrastraron fuera del pentagrama de plata, le colocaron de rodillas en el piso, justo ante una plataforma rectangular de lisa piedra negra sólida, de manera que sus testículos quedaran encima de la superficie de piedra. Primero fue el turno de Lilith, mientras Akasha sostenía al hombre con sus brazos tras la espalda, la pelirroja subió sobre la plataforma, plantada con un pie a cada lado de los testículos del hombre, y sin piedad comenzó a clavarle pisotones en los genitales, con los tacones de acero de sus botas, los tacones de acero perforaron el escroto y los testículos.

Luego Lilith intercambió posiciones con Akasha, la rubia dio pisotones con las gruesas suelas planas de sus botas, prensando los testículos contra la superficie de roca, hasta convertirlos en una masa sanguinolenta.

Las chicas le arrastraron luego hasta una mesa de madera, Lilith le obligó a ponerse de pie, sosteniéndole los brazos tras la espalda, mientras Akasha acomodaba sobre la mesa los restos sanguinolentos de los genitales, la rubia fue a por un hacha de acero que estaba al rojo vivo sobre uno de los braseros y con ella cercenó de un tajo lo que quedaba de los genitales del hombre.

-“¡Ni se te ocurra desmayarte!” Gritó abofeteando a su esclavo, mientras con la otra mano sostenía el hacha por el mango y presionaba el lado de la hoja contra la entrepierna para cauterizar la herida.

Akasha le tomo por la garganta con una mano, apretando sus dedos, Lilith le soltó y comenzó a recorrerle la piel con las garras de acero de sus guantes de cuero negro. El esclavo estaba nada más sostenido por la mano de Akasha, sus miembros estaban demasiado débiles, sus piernas aguadas no podían sostenerlo en pie.

-“¡Eres un inútil!” -Le increpó Akasha.

En tanto las garras de acero de la rubia abrían surcos sobre la piel, dibujando formas sanguinolentas, abriendo heridas anteriores ya cauterizadas.

Akasha, sin soltarle, acercó su rostro al rostro del hombre, el pobre desgraciado contempló de cerca la exquisita belleza de la rubia Arcángel, su rostro de Diosa, sus ojos verdes, sus deliciosos labios rojos y sus cabellos de oro, entre los esténtores de dolor de su demacrado cuerpo sintió una adoración que le embargaba.

-“¡Abre la boca!” Ordenó Akasha con su voz de Ángel.

El obedeció. Ella carraspeó y luego lanzó un escupitajo de su angelical flema dentro de la boca del hombre, quien saboreó el fluido como si fuese la más fina de las ambrosias. Akasha se acercó más y le cogió el labio inferior entre los dientes, apretó duro, hasta hacer fluir la sangre. Se retiró soltando al hombre, que cayó como un guiñapo sin vida sobre el duro piso de piedra negra. Las chicas le cogieron de nuevo a patadas, con más furia, las botas iban y venían, amoratando la piel, quebrando huesos, las botas armadas de puntas de metal de Akasha causaban estragos, Lilith incrustaba sus tacones de acero con duros pisotones por todo el cuerpo, clavó uno de los tacones en la cara del hombre, incrustándolo en el ojo izquierdo. La cruel lluvia de patadas se prolongó durante largo rato, aun ya cuando el hombre había perdido el sentido.

Despertó mucho después, sólo podía ver por su ojo derecho, tenía el cuerpo destrozado, en total agonía, la superficie de su piel quemaba por la fiebre. Estaba de pie, le habían atado a un poste de metal, en el centro de un círculo rodeado de piedras negras, a sus pies había acopiada una buena cantidad de leña. El círculo estaba delimitado por un aro de bronce engastado al piso, el cual poseía grabados signos cabalísticos, la habitación donde se hallaba era de planta circular, con piso y paredes de lisa roca negra, sin ventanas, daba la impresión de ser un estancia subterránea, la única apertura estaba sobre su cabeza, arriba de la hoguera, una tronera que ascendía metros y metros, como una torre, por la apertura superior se observaba una luna llena, cuyos rayos de plata caían iluminando el centro de la estancia. Frente a él vio un gran sillón de cuero negro.

Una puerta de metal se abrió y Akasha y Lilith entraron, la Arcángel y la Súcubo, iban desnudas y descalzas, por completo, la hermosura de sus cuerpos desnudos era deslumbrante, sus largos cabellos sueltos, dorado el de Akasha y rojo fuego el de Lilith, ondeaban libres al viento. Para estar más cómodas, ambas habían hecho desaparecer sus alas, el cual era uno de los poderes mágicos que poseían, también Akasha había desvanecido el halo de luz que circundaba su cuerpo y Lilith había hecho desaparecer los cuernos retorcidos que adornaban su cabeza, además que sus ojos azules ya no brillaban con luz propia. De manera que las féminas se veían ahora más naturales, más humanas, aunque la perfección de las formas de sus cuerpos y las facciones de sus rostros seguían delatando una belleza imposible, manifestando un atractivo sobrenatural. Las chicas se acercaron al borde de la hoguera, justo al inicio del anillo de bronce, Akasha llevaba una tea encendida en su mano.

El maltrecho esclavo las observó haciendo un titánico esfuerzo, habría sufrido una erección al verlas, de no ser porque las sádicas le habían cortado el pene en pedazos. Las chicas sonrieron de forma maligna, Akasha arrojó la tea encendida dentro del círculo, al pie de la leña cubierta en aceite, unas llamas surgieron, alimentándose de la leña seca. Ellas tomaron asiento en el sillón de cuero, una junto a la otra, observaban las lenguas de fuego crecer, el calor daba una confortable tibieza a la habitación. Ambas comenzaron a abrazarse y darse tiernos y profundos besos boca a boca, se comieron a besos, masajeando sus lenguas entre sí, devorándose, con pasión hicieron el amor al calor de la hoguera.

Las llamas crecían y crecían, delimitadas por el círculo de bronce, el humo escapaba arriba por la tronera, ascendiendo. Desde lejos, podía observarse el torreón de la alta chimenea de la catedral, lanzando nubes grises bajo la luz de la luna de plata de la negra noche. 




Historia Original Aquí.




Autor: Lilith       Adaptador: DarkSoul

YANDELA VS ÁNGEL

Yandela caminaba por la calle de aquella gran ciudad causando, suspiros, miradas libidinosas y decenas de erecciones a su paso, su cuerpo era ardiente en toda la extensión de la palabra, ella aunque para los mortales parecía ser una voluptuosa mujer en sus años 30’s en realidad ostentaba una edad de 150,000 años y contando, los mortales no podían verlo pero una larga cola color roja y un par de cuernos rojos adornaban su cuerpo, su larga cabellera llegaba hasta sus estupendas nalgas, aunque no lo aparentaba estaba alerta y nerviosa......


YANDELA VS ÁNGEL
Yandela caminaba por la calle de aquella gran ciudad causando, suspiros, miradas libidinosas y decenas de erecciones a su paso, su cuerpo era ardiente en toda la extensión de la palabra, ella aunque para los mortales parecía ser una voluptuosa mujer en sus años 30’s en realidad ostentaba una edad de 150,000 años y contando, los mortales no podían verlo pero una larga cola color roja y un par de cuernos rojos adornaban su cuerpo, su larga cabellera llegaba hasta sus estupendas nalgas, aunque no lo aparentaba estaba alerta y nerviosa.


[HETERO] [CASTRACION] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [VIOLACIÓN] [SOBRENATURAL]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Yandela caminaba por la calle de aquella gran ciudad causando, suspiros, miradas libidinosas y decenas de erecciones a su paso, su cuerpo era ardiente en toda la extensión de la palabra, ella aunque para los mortales parecía ser una voluptuosa mujer en sus años 30’s en realidad ostentaba una edad de 150,000 años y contando, los mortales no podían verlo pero una larga cola color roja y un par de cuernos rojos adornaban su cuerpo, su larga cabellera llegaba hasta sus estupendas nalgas, aunque no lo aparentaba estaba alerta y nerviosa, estaba siendo cazada.

Gadriel fue enviado para hacer que ella regrese a las profundidades del averno, la caza había tomado milenios aunque para ellos solo fue como unos pocos días, pero Yandela estaba preocupada su perseguidor nunca había estado tan cerca, sentía que estaba cerca por lo que ideo algo para tener una ventaja, logro conseguir uno de los pocos lazos benditos que el vaticano guardaba y aun cree guardas en una de sus bóvedas secretas, un hilo tocado por Dios mismo que puede retener al más poderoso de los ángeles y decidió que si iba a haber una confrontación seria en donde tuviera ventaja.

Yandela se subió a su lujoso auto para conducir a toda prisa a su casa de campo a las afueras de la ciudad, se sirvió un copa de vino, y espero, no paso mucho tiempo antes de que la puerta principal se abriera y una resplandeciente luz lo iluminara todo, era Gadriel que plegando sus alas blancas de ángel entro en la casa con espada en mano, apenas dio un paso dentro de la casa grito.

-“¿YANDELA DONDE ESTAS MALDITA DEMONIO?” Grito Gadriel.
-“Aquí estoy Gadriel” Respondió Yandela detrás de él.

Sorprendido por completo poco pudo hacer para defenderse Gadriel.

Apenas el lazo bendito toco la piel celestial de Gadriel, este se transformo en un lazo dorado de un pulgada de ancho inmovilizando al ángel rodeando todo su cuerpo, apretándose sobre su cuerpo, incluso tapándole sus ojos, la presión del ahora listón dorado hizo que las delicadas ropas del ángel estallaran en cientos de pedazos, dejándolo casi completamente desnudo lo que por supuesto no paso sin ser notado por Yandela cuyos ojos de posaron sobre la entrepierna de su rival celestial, la prenda intima que cubría el abultado paquete de Gabriel dejo al descubierto algo de sus celestiales genitales al rasgarse.

-Yandela se acerco a Gadriel mientras trataba de soltarse en vano, el único que podía romper ese listón dorado que lo apresaba era solo Dios o quien lo puso en ese caso ella, una vez frente a su enemigo tomo lo que quedaba de su prenda intima y se la arranco de un fuerte tirón, arrojando la prenda al piso, un pene grueso de piel blanca con un glande rosa, quedo colgando pesadamente sobre un par de testículos enormes que parecían contener dos puños cerrados en el interior de su saco de piel tan blanco como la leche misma.

De inmediato el sexo de Yandela se humedeció, nunca había estado con un ser celestial y su pene era simplemente magnifico, usando sus poderes hizo flotar a Gadriel hasta uno de los sillones de la sala donde lo dejo sentado con sus blancas alas extendías, sintiendo una gran comezón en el interior de su vagina Yandela se despojo de toda su ropa con excepción de sus medias largas para luego acercarse a donde estaba el ángel y decirle.

-“Vamos a ver qué tal eres para complacer carnalmente a un demonio mujer Gadriel”. Dijo Yandela muy excitada.

Yandela deposito sus enormes senos sobre las piernas de Gadriel para deslizar sus manos sobre sus piernas, Gadriel con desespero le grito.

-“Detente ya maldita hija del averno, no te atrevas a mancillar a un hijo de la luz”. Dijo Gadriel.

Yandela simplemente no contesto, acerco su rostro al pene dormido de Gadriel, abrió la boca y de ella emergió una larga luego que comenzó a lamber el pene como los huevos del ángel, que pese a no desearlo Gadriel se estremeció de placer hacia milenios que no sentía una sensación semejante a esa, su pene comenzó a crecer por si solo sin importar su resistencia.   

Yandela se sorprendió al ver lo enorme que era su pene de no menos de 40 cm muy ancho casi del grosor de un bate de beisbol en su parte más ancha, ella lo lambio con dedicación, estimulando sobre todo el glande que descubrió de su prepucio, haciendo que Gadriel dieron un gemido de placer, poco a poco comenzó a olvidar que era un ángel caza demonios y comenzó a disfrutar del placer que ella le estaba proporcionando había olvidado lo bien que se sentía tener sexo.

De pronto Yandela se subió encima de Gadroeñ, para comenzar a restregar sus ardientes labios vaginales por su enorme falo endurecido, luego coloco la punta de su glande en la entrada de su vagina y aunque parecía imposible, su enorme falo entró apretadamente en ella, haciendo que arqueara su cuerpo de placer y logrando que ambos gimieran de placer al unísono.

-“OOOOOOAAAAHHHH”. Gimieron ambos.  

Una vez que Yandela lo tuvo todo dentro, se volvió loca de placer comenzó a moverse con locura cabalgando a Gadriel con furia salvaje agarrando sus tetas como si fueran bridas, pasados solo unos breves minutos de repente se quedó quieta, lo miró mientras sus ojos se quedaron en blanco, Gadriel que tenía los ojos vendados sintió como un torrente de agua caliente iba mojando sus enorme huevos.

Yandela quedo con tus enorme falo en su interior, con sus huevos aplastando sus huevos, su larga y fina cola se enrosco alrededor del la base tanto de sus huevos como pene cuando ella se desmonto apenas unos segundos, su cola se tenso apretando el pene y huevos de Gadriel que gruño levemente de dolor, sus huevos quedaron aun mas marcados que antes lo que encanto a Yandela que de nuevo lo monto tomando su enorme virilidad en su interior todo mojado que entro aun más fácil que la vez anterior.

Yandela se introdujo todo ese enorme de pene de nuevo, gimiendo en el proceso, apoyó sus manos sobre el pecho de Gadriel, alzo su pelvis para luego dejarse caer sus puños se cerraron y Yandela se estremeció, al sentirse penetrada de nuevo lo que la hizo  exclamar.       

-¡¡¡¡Aaaaaaa!!!!

Ella se derrumbó sobre Gadriel, aplastando sus grandes tetas sobre el pecho del ángel, que sintió sus pezones endurecidos, también sintió como su cuerpo se sacudía mientras gemía sin parar, los gemidos como los temblores que ella daba por el placer que sentía, hicieron creer a Gadriel que ella estaba por desmayarse en cualquier momento, él también estaba gozando y poco le importaba sentir que la cola de ella se estaba estrechando aun mas sobre sus enormes genitales.    

Gadriel podía sentir los acelerados latidos de su corazón sobre su pecho mientras ella subía y bajaba de por su miembro, sintiendo los pliegues internos de su vagina que parecía ser un horno a todo gas, el calor, los fluidos y movimientos lo hicieron que Gradiel gimiera de gusto como pocas veces en toda su larga existencia, hasta que de pronto de su pene broto un enorme chorro de leche sagrada que inundo por completo a Yandela.

-¡¡AAAAHHHHHHOOOHHHH!! Gimieron ambos que más bien fue un alarido de placer.

El semen parecía provenir de una manguera a presión, llego muy hondo del demoniaco pero apasionado cuerpo de Yandela, los huevos de Gadriel se contrajeron descargando chorro tras choro sin fin de su semen sagrado, que también lo hizo estremecerse de placer, cuando Yandela comenzó a sentir que no solo los espasmos del pene de Gadriel disminuían sino los suyos propios también con malicia total comenzó a apretar sus huevos y pene aun con más fuerza con su cola.

Pronto todo placer que Gadriel pudiera estar sintiendo se desvaneció para de lugar al más horrible de los agónicos dolores, la cola de Yandela enrollada en la base de los genitales de Gadriel no solo se estrechaba cada vez más sobre ellos, sino que también los estaba quemando, con un calor abrazador, Yandela se desmonto, al hacerlo un gran chorro de semen mezclado con sus jugos cayó sobre el pene y huevos de Gadriel que se evaporo casi de inmediato.

Unos cuantos minutos después Gadriel lanzo un gran alarido de dolor, cuando su pene como sus enormes huevos fueron separados de su cuerpo, un fluido luminoso rodo por sus piernas, fue poca pero al fin de cuenta sangre de ángel que Yandela recolecto era algo precioso que podría usar más adelante, desnuda y satisfecha Yandela dejo a Gadriel sacudiéndose y gritando de dolor mientras meneando sus voluptuosas nalgas, se iba sosteniendo con su cola, los genitales mutilados el ángel.

Antes de irse con un chasquido de sus dedos libero a Gadriel que de inmediato se llevo sus manos a su entrepierna, y la miro con rabia, mientras con sus poderes regeneraba sus genitales mutilados, con voz de enojo le dijo a ella.

-“Te hare pagar, te voy a encontrar no importa el tiempo que tome”. Dijo Gadriel.

Yandela lo miro con desdén levanto sus pene con su cola cuyo escroto aun estaba unido al pene cercenado aun en erección, dado que no era un pene cualquiera, lo acerco a su boca y le dijo en tono en burlón.

-“Espero con ansias nuestro próximo encuentro”. Dijo Yandela.

Luego dándole un beso al glande del pene cercenado de Gadriel desapareció, y al caza de milenios se reanudo con el primer encuentro siendo para Yandela. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VANESA Y SU CENA

Víctor de 28 años era un pica flor empedernido se le conocían muchas mujeres pero nada serio solo las quería para placer, fue una noche en la fiesta de cumpleaños de uno de sus amigo que conoció a Vanesa una mujer de unos 30 años, de buen cuerpo y senos firmes como redonditos fue lo primero que le llamo la atención de ella como sus labios carnosos que de seguro eran ideales para dar una mamada suprema, cintura estrecha y nalgas paraditas con piernas torneadas que sus altos tacones y minifalda ajustada que llevaba esa noche hacían que resaltaran más......


VANESA Y SU CENA
Víctor de 28 años era un pica flor empedernido se le conocían muchas mujeres pero nada serio solo las quería para placer, fue una noche en la fiesta de cumpleaños de uno de sus amigo que conoció a Vanesa una mujer de unos 30 años, de buen cuerpo y senos firmes como redonditos fue lo primero que le llamo la atención de ella como sus labios carnosos que de seguro eran ideales para dar una mamada suprema, cintura estrecha y nalgas paraditas con piernas torneadas que sus altos tacones y minifalda ajustada que llevaba esa noche hacían que resaltaran más.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CANIBALISMO] [SOBRENATURAL]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Víctor estaba orgulloso de su buen par de huevos y pene que se erguía orgullo sobre su gran par de huevos cuando estaba excitado, a unos nada despreciables 22 cm, grueso y con un glande suave que se retraía detrás de la corona de la cabeza de su pene cuando estaba erector era la delicia de cualquier mujer y Víctor lo sabía muy bien,  con un cuerpo bien trabajado casi de nadador era el deleite de cuanta lo miraba exhibirse en ajustados bañadores donde su enorme paquete en su entrepierna siempre resaltaba.

Víctor de 28 años era un pica flor empedernido se le conocían muchas mujeres pero nada serio solo las quería para placer, fue una noche en la fiesta de cumpleaños de uno de sus amigo que conoció a Vanesa una mujer de unos 30 años, de buen cuerpo y senos firmes como redonditos fue lo primero que le llamo la atención de ella como sus labios carnosos que de seguro eran ideales para dar una mamada suprema, cintura estrecha y nalgas paraditas con piernas torneadas que sus altos tacones y minifalda ajustada que llevaba esa noche hacían que resaltaran más.

Víctor por supuesto no tardo en atacar, Vanesa era alegre y con una gran personalidad que no dejo de notar el atractivo bulto que sobresalía de la entrepierna de Víctor pues estaba usando un pantalón de mezclilla blanco muy ajustado, aquella noche ambos la pasaron muy bien rieron mucho y quedaron en salir la próxima semana para ir a bailar, el sábado próximo Víctor tocaba a la puerta de la casa de Vanesa que muy guapa salió para ambos irse a bailar, Víctor no pudo apartar la vista del trasero de ella que lucía espectacular como sus senos que el escote de su blusa dejaba ver casi por completo.

Vanesa estaba sencillamente espectacular, lucía un vestido ajustadísimo, en un tono indefinido de celeste y gris, era como si estuviera desnuda, casi reemplazando la misma piel, sin breteles, sus pezones sobresalían como dos enormes botones y bajaba por su cuerpo en una forma tan entallada que hubiera hecho suspirar al mismo demonio, con una cintura increíble y un par de nalgas por demás generosas, la tela semi transparente marcaba con exageración sus nalgas que las cubría.          

Aquellos movimientos sensuales cautivaron a Víctor ella restregó incontables veces sus nalgas sobre su abultada entrepierna incluso tocándola con sus manos, los besos no tardaron en ser muy apasionados, ambos dejaron el lugar temprano a eso de la media noche ya estaban de nuevo en casa de Vanesa pero con Víctor en el interior, sentado en la agradable sala de estar, la vio desaparecer en su cuarto y volver unos minutos más tarde, el corazón como sus ojos de Víctor casi se le salen, Vanesa se había quitado aquel vestido y apareció solo en ropa interior, todo en negro, ahora lucía una hermosa tanga que dejaba sus enormes nalgas desnudas, unas ligas con medias y zapatos de tacón.

Se había recogido el cabello y pasó a su lado haciéndose la tonta, pero sabía perfectamente lo que hacía, con una sonrisa, destapó una botella de vino, sirvió una copa para compartir con Víctor embobado viéndola, comenzaron a besarse con Víctor recorriendo el camino de su cuello a sus senos, mientras lo hacía con su otra mano acariciabas sus piernas, era una combinación riquísima, para finalmente meter su cabeza en medio de sus senos, los cuales el ligero sostén (corpiño) apenas cubría, sus dedos lentamente recorrían sus muslos, sus manos no tardaron en rosar su tanga, Vanesa gimió se sentía delicioso.
           
Víctor le besaba su cuello con tanta pasión que ella fue cediendo a sus deseos, en ese momento también pego su cuerpo a ella que le hizo sentir su pene que se endurecía y mientras su ella se mojaba, de pronto Vanesa se aparto se puso frente a Víctor, le beso, le quito la camisa y se puso en cuclillas mientras bajaba tu pantalón como su ajustado bóxer para comencé a chupar su dura erección bajando su prepucio para lamber la parte baja de su glande que hizo estremecer de placer a Víctor se sentía tan bien.    

Ella continuo lambiendo cada vez más rápido y delicioso, de pronto ella se detuvo se fue a sentar al sillón frente a Víctor le dijo "por favor, penétrame, quiero sentir tu miembro aunque sea una vez en mi interior, quiero que goces de mis tetas, quiero sentir tu virilidad” estaba ya muy mojada, y deseando el palpitando pene que brillaba de lo ensalivado que lo dejo.           

Vanesa se despojo de todo excepto del liguero, Víctor la acostó en el sillón y comenzó a tocar sus tetas, a chupar sus pezones, a besar su cuello, bajo más, tocando sus piernas, besando poco a poco su abdomen hasta llegar a su sexo.
           
-“¡AAAhhh!!! Gimió Vanesa

Víctor comenzó a chupar su vagina abriéndole sus labios vaginales, saboreo sus jugos, que le supieron tan rico y solo veías de vez en cuanto para ver que como ella lo disfrutaba, aquello continuo hasta que Vanesa tuvo su primer orgasmo y su cuerpo se descontrolo, cuando dejo de gemir Víctor le dio un beso en la boca para que ella saboreara lo mismo que él, su boca estaba impregnada de sus jugos y ella sintió el sabor de su sexo, aquello fue demasiado excitante para ambos.      

Luego Víctor se acomodo sobre ella la penetro de una sola vez, toda su virilidad entro por completo hasta que sus huevos impidieron seguir adelante era una imagen tan erótica, como se movían, como se tocaban, todo era perfecto y Víctor le produjo  otro orgasmo, claro ella podía agarrarse de nada porque sus manos estaban ocupadas pero además de gemir rasguño a Víctor en la espalda, que le dijo      

-“¿Eres una gata salvaje?” Pregunto Víctor.    
-“No. ¡Soy una devoradora de hombres!” Le respondió ella.

Ambos rieron y Vanesa lo sorprendió cuando le dijo 

-“¿Me darías por el culo?" Pregunto Vanesa
-“Claro que sí”. Respondió Víctor casi de inmediato.


Quien con prisa la puso en cuatro patas sobre el sofá y la comenzó a calentar, a tocar y de pronto se la metió por el culo, ¡aaahhhh! Gimió Vanesa al sentir ese duro pedazo de carne en sus entrañas fue casi todo perfecto, aquello duro varios minutos hasta que Víctor sin poder aguantar más le pregunto jadeante.           

-“¿Donde la quieres?” Pregunto Víctor.
-“¡En la boca!” Respondió Vanesa.        

Víctor la hizo girar para que su rostro quedase frente a su palpitante miembro, se estaba masturbando, Vanesa solo abrió la boca esperando el final mientras se masturbaba a centímetros de ella, la adrenalina corría por sus cuerpos, un certero disparo de semen caliente, que apenas noto cuando fue disparado, fue directo a su garganta, y Víctor siguió acabando como si tuviera una ametralladora, su leche viscosa fue a mi boca, otro disparo la impacto en pleno rostro, nariz, ojos, pómulos, era un asesino, no podía controlarlo y empezó a reí, no pude evitarlo, en pocos
segundos todo su rostro estaba cubierto por su leche, que exquisito y erótico fue para ella todo aquello.

Empezó a usar sus dedos para limpiarse, llevando todo a su boca, para degustar su sabor, al fin pudo abrir sus ojos para poder verlo, Víctor jadeaba y respiraba con prisa pero se le notaba feliz, ambos estaban contentos, Vanesa se fue al baño y regreso ya limpia, cenaron desnudos ambos, se terminaron la botella de vino y bueno… lo volvieron a hacer pero esta vez Víctor se corrió en el interior de la vagina de ella luego de que tuviera dos orgasmo más. 

Luego Víctor agotado se durmió, a la día siguiente, cuando despertó estaba muy feliz pero aquel estado de felicidad duro poco, estaba en la cocina, desnudo amarrado de pies y manos con una mordaza en la boca y con sus piernas abiertas, su orgullo sus grandes genitales descansaban cobre una tabla de corte.

-“¡Vaya, por fin despiertas! Ya tenía hambre”. Dijo Vanesa

Víctor miro hacia una ventana era de noche, había dormido todo ese día, trato de soltarse pero no lo logro, pero de nuevo su atención volvió a ella cuanto la sintió tomar sus pesados huevos como pene en ese momento con su glande casi cubriendo su glande, Vanesa estaba dando algunas vueltas a sus genitales con un cordel del usado en la cocina para amarrar carnes, luego la apretó haciendo un gran nuco justo en la base su pene.

Aquel nudo le hizo dar un respingo de dolor, Vanesa mientras acariciaba sus huevos le dijo al confundido Víctor que no entendía nada de lo que ocurría.

-“Lindos huevos, van a hacer una buena cena para mí, lo mismo que tu pene”. Dijo Vanesa.

Vanesa continuo acariciando sus huevos por varios minutos, hasta que abrió un cajón del que saco un cuchillo muy bien afilado, colocando la hoja de acero reluciente por debajo y detrás de los huevos de Víctor que se quedo inmóvil al sentir el filo contra su escroto.

-“En verdad me hiciste gozar como hace mucho no lo hacía”. Dijo Vanesa.
-“MMMM, MMMHH, MMMJJJMMM”, Víctor trato de decir algo.

Vanesa solo rio y luego su rostro se transformo, en un ser horrendo, que comenzó a cortar los genitales de Víctor, cuyo cuerpo comenzó a convulsionar presa del dolor y terror que estaba sintiendo al presenciar como su orgullo estaba siendo arrancado de su cuerpo por aquel ser, apenas tomo unos cuantos segundos para que tanto su escroto con sus huevos adentro y su pene fueron cercenado casi por completo de la entrepierna de Víctor.

Cuando el último pedazo del pene de Víctor fue cortado, todo su cuerpo se convulsiono aun con más violencia para luego desmayarse, Vanesa que portaba una blusa rosa muy escotada tomo los genitales cortados y los coloco en un platón, hirvió algunos berros, y luego coloco tanto es escroto con los huevos adentro aun, con el pene en un plato, los baño con una vinagreta y se dispuso a cenar su rica cena viril, comenzó con el pene, al que corrió el prepucio para darle un mordisco que le arranco el glande para luego bocado a bocado continuar con el resto del pene hasta devorarlo por completo.

Continuo con los testículos, los cuales extrajo del saco de piel que hasta ese momento los habían contenido, uno a uno se los metió en la boca, para devorarlos sintiendo un gran placer al hacerlo, cuando acabo romo la bolsa de piel la lleno de una salsa y se la comió, cuando acabo fue a donde estaba Víctor y le corto una pierna, algo que por supuesto lo hizo despertar y gritar de dolor aunque por la mordaza poco se escucho, así continuo hasta acabar con la vida del atractivo hombre.

Nadie extraño a Víctor, realmente no tenía mucho verdaderos amigos, sus restos o mejor dicho lo que quedaron que fueron solo sus huesos fueron arrojados a una pequeña fosa debajo de la casa de Vanesa junto a otra centena de huesos humanos pertenecientes a hombre tan o mejor dotados  sexualmente como Víctor, que Vanesa se había devorado para su cena.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NO ERA EL CHICO DE JENGIBRE

Había una vez un niño travieso. Su papá y su mamá le dijeron que nunca jugara demasiado lejos de la casa, porque había un montón de criaturas peligrosas en el bosque. Pero él no los escuchó, y un día fue a explorar los bosques por sí mismo......


NO ERA EL CHICO DE JENGIBRE
Había una vez un niño travieso. Su papá y su mamá le dijeron que nunca jugara demasiado lejos de la casa, porque había un montón de criaturas peligrosas en el bosque. Pero él no los escuchó, y un día fue a explorar los bosques por sí mismo.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SOBRENATURAL]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





Había una vez un niño travieso. Su papá y su mamá le dijeron que nunca jugara demasiado lejos de la casa, porque había un montón de criaturas peligrosas en el bosque. Pero él no los escuchó, y un día fue a explorar los bosques por sí mismo.

Después de unas horas, se perdió. También necesitaba orinar.

Abrió la cremallera y sacó su pene, pero no sabía dónde sería un buen lugar para orinar. Así que caminó, tomando su nariz con una mano, y sosteniendo su pene con la otra.

Muy pronto, se encontró con una gran tortuga al lado del camino que estaba recorriendo, por lo que el niño dijo:

-"Señor. Tortuga, Sr. Tortuga, ¿dónde puedo orinar? Pregunto el niño.

Y la tortuga, que era en realidad una tortuga carnívora, miró al pene del chico y pensó que sería un sabroso bocadillo, por lo que le dijo.

-"Puedes orinar dentro de mi boca, pequeño, Tengo mucha sed y podría tomar una poco de ella.

El chico nunca había orinado dentro de la boca de nadie antes. Pensó que beber pis era asqueroso, pero tal vez a las tortugas les gustaba. La tortuga abrió sus mandíbulas y esperó. El muchacho apuntó su pene a la tortuga y separó sus pies.

-"¡No, no así!" Dijo la tortuga.
-¡Vas a mojar mi caparazón y perdere la mayor parte! Acércate".

El muchacho se acercó a la tortuga.

-"Más cerca". Dijo la tortuga.

El muchacho se puso de rodillas delante de la tortuga.

-"Pégalo en mi boca". Dijo la tortuga.

Así que el chico pegó su pene dentro de la boca de la tortuga. De repente, las mandíbulas de la tortuga se cerraron con fuerza ¡SNAP! ¡Pero el chico había saltado atrás, justo a tiempo!

-¡Has intentado morderme el pene! -gritó el muchacho.
-“Así es” Dijo la tortuga con enojo. ¡Y cuando te atrape, lo devoraré todo!

-"¡Hah!" Dijo el muchacho. "Puedes correr y correr lo más rápido que puedas, pero nunca me atraparás, ¡porque tengo un pene y dos buenos huevos!"

Y el chico se dio la media vuelta y salió corriendo. La tortuga se cansó rápidamente y se rindió. El muchacho frenó y todavía necesitaba orinar.

Se encontró con un prado cubierto de hierba, donde dormía un zorro marrón. El muchacho dijo,

-"Señor. Zorro, Sr. Zorro, ¿dónde puedo orinar?"

El zorro se despertó y miró el pene del chico y pensó que sería un sabroso bocadillo, por lo que dijo,

-"Puedes orinar dentro de mi boca, pequeño. Tengo mucha sed y puedo tomar una copa.

El chico pensó que era extraño que el zorro dijera lo mismo que la tortuga, pero tenía que orinar, así que dijo:

-"DE ACUERDO".

El zorro se puso en pie, abrió las mandíbulas y esperó. El muchacho apuntó su pene al zorro y separó sus pies.

-"¡No, no así!", Dijo el zorro. "¡Solo conseguirás que mi piel se moje y desperdicie la mayor parte de ella! Acércate".

El muchacho se acercó al zorro.

-"Más cerca", dijo el zorro.

La boca del zorro estaba tan alta como el pene del chico, así que todo lo que tenía que hacer era caminar.

-"Pégalo a mi boca". Dijo el zorro.

Así que el chico pegó su pene dentro de la boca del zorro.

De repente, las mandíbulas del zorro se cerraron ¡SNAP!

-¡Pero el chico había saltado atrás, justo a tiempo!
-¡Has intentado morderme el pene! -gritó el muchacho.
-Así es -dijo el zorro, enfadado-. ¡Y cuando te atrape, lo devoraré todo!

-"¡Hah!" Dijo el muchacho. "Puedes correr y correr lo más rápido que puedas, pero nunca me atraparás, porque tengo un pene y dos buenos huevos!"

Y el chico se dio la media vuelta y salió corriendo. El zorro era un corredor mucho mejor que la tortuga, pero el muchacho era todavía más rápido que el zorro, y se alejó de él.

Ahora el chico realmente necesitaba orinar con urgencia. Se encontró con una chica vestida de rosa, que estaba sentada en un tronco de árbol, cepillándose el cabello. El muchacho dijo,

-"Niña, niña, ¿dónde puedo orinar?"

La niña dejó de cepillarse el cabello para mirar al chico, que sostenía su pene con ambas manos y haciendo el baile la urgencia por orinar. Ella sabía lo que era un pene, y sabía que solo los niños los tenían. Su estómago gruñó. Hmmmm...

"Puedes orinar dentro de mi boca, pequeño. Tengo mucha sed y puedo tomar una copa.

El chico pensó que era extraño que la niña dijera lo mismo que la tortuga y el zorro, pero realmente necesitaba ir mal, así que dijo:

-"DE ACUERDO".

La niña apoyó los codos en el tocón del árbol y apoyó la barbilla en las palmas de la mano con la boca abierta y esperó. El chico apuntó su pene a la chica y apartó sus pies.

"¡No, no así!" Dijo la niña. "¡Sólo conseguiremos que mi vestido se moje y desperdicie la mayor parte de la orina! Acércate."

El muchacho se acercó a la chica.

-“Más cerca”. Dijo la muchacha-.

La boca de la niña estaba tan alta como el pene del chico, así que todo lo que tenía que hacer era caminar.

-"Pégalo a mi boca". Dijo la muchacha.

Así que el chico pegó su pene dentro de la boca de la chica.

De repente, ¡la boca de la chica se cerró de golpe!

¡Pero el chico había saltado atrás, justo a tiempo!

-¡HAS INTENTADO MORDERME EL PENE! Gritó el muchacho.
-Así es -dijo la niña con enojo-. ¡Y cuando te atrape, lo devoraré todo!

"¡Hah!" Dijo el muchacho. "Puedes correr y correr lo más rápido que puedas, pero nunca me atraparás, porque tengo un pene y dos buenos huevos!"

Y el chico se dio la media vuelta y salió corriendo.

La chica fue tras él. Ella dijo,

"¿Oh si? Bueno, no necesito un pene y dos huevos para atraparte! ¡Tengo transmisión automática! "

El muchacho ya estaba cansado de todo el correr que ya había hecho, pero la chica no lo estaba. Cada vez que la miraba por encima del hombro, ella se acercaba cada vez más a él. Gimiendo, comenzó a orinar mientras corría. La chica pensó que era gracioso y se rió.

Ella finalmente lo atrapó y lo hizo girar. Ella agarró el extremo de su pene con ambas manos, mientras él todavía tenía ambas manos a su lado de ella, y comenzaron a jugar a la guerra del remolcador con ella.

"¡Déjalo ir! ¡Vamos! -gritó el muchacho.

Riéndose, la muchacha luchó contra el niño sobre su espalda, y luego se sentó en su barriga, frente a su pene. La sostuvo de modo que la señaló hacia arriba y usó su falda para limpiarla y secarla. Luego se agachó y lo mordió con ansiedad mientras gritaba.

La muchacha se levantó de él, escupió su pene en su mano, y comenzó a mirarlo y sentir todo alrededor.

El muchacho, mientras tanto, se sentó y comenzó a frotarse entre sus piernas.

-"¡Owwww-ooooooo, me duele! ¡Duele mucho! ¡Me arrancaste mi pene! ¡Me mordiste el pene y me duele!", Gritó el chico.

La muchacha rió, se comió todo y se lamió los dedos.

-¡Y ese fue el final del chico travieso!




Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

MAESTRA DEMONIACA

Aquel año, Maleva tenía a un par que por su comportamiento lograron ganarse su mal versión desde prácticamente el primer momento que entro en el salón, sus nombres eran Marcos y Matías ambos de 15 años, eran parte de una pandilla que se dedicaba al robo de auto partes arrestados dos veces un arresto mas e irían directo al reformatorio algo que Maleva no quería ya que deseaba ser ella misma quien les diera la lección de sus vidas......


MAESTRA DEMONIACA
Aquel año, Maleva tenía a un par que por su comportamiento lograron ganarse su mal versión desde prácticamente el primer momento que entro en el salón, sus nombres eran Marcos y Matías ambos de 15 años, eran parte de una pandilla que se dedicaba al robo de auto partes arrestados dos veces un arresto mas e irían directo al reformatorio algo que Maleva no quería ya que deseaba ser ella misma quien les diera la lección de sus vidas.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCOLAR] [SOBRENATURAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Maleva era la maestro de grupo 3C de la secundaria del colegio especial para chicos problemáticos, todos ellos era adolescentes varones de 15 a 16 años, ese grupo era el que ningún maestro quería tener, eran los chicos más problemáticos y violentos de la escuela la mayoría de ellos permanecía a alguna pandilla o grupo, acusados de delitos como robo, asalto, lesiones e incluso violación, sin embargo Maleva había logrado tener a seis grupos seguidos sin ningún problema, incluso mucho de sus ex alumnos ya estaban en la universidad, incluso algunos a punto de graduarse.

Nadie sabía el motivo de su éxito, pero a nadie le importaba lo importante para la escuela como para su director era el éxito que tenia con esos chicos que nadie quería excepto ella, por alguna razón, pero Maleva guardaba un secreto no cualquier secreto sino uno diabólico literalmente ella no era humana sino que era un demonio, su misión en el mundo mortal era la de causar dolor y angustia entre los humanos lo había estado haciendo por los últimos tres mil años con mucho éxito pero ahora estaba centrada en una forma de dolor muy particular que le proporcionaba un inusitado placer también.

Aquel año, Maleva tenía a un par de alumnos que por su comportamiento lograron ganarse su mal versión desde prácticamente el primer momento que entro en el salón, sus nombres eran Marcos y Matías ambos de 15 años, eran parte de una pandilla que se dedicaba al robo de auto partes arrestados dos veces, un arresto más e irían directo al reformatorio algo que Maleva no quería ya que deseaba ser ella misma quien les diera la lección de sus vidas, que cambiaría no solo el curso de la misma sino también sus cuerpos para siempre.

Maleva por supuesto tomo la forma de una mujer voluptuosamente muy atractiva de cabello pelirrojo con grandes y redondas tetas, además de piernas largas muy bien torneadas, cintura estrecha con vientre plano que resaltaba aun más no solo sus tetas sino sus dos par de nalgas que eran paraditas como firmes, cualquier hombre que las veía tenía una erección inmediata por regla general, sin importar la edad, ella deseaba escarmentar a los dos adolescentes que además era los mejores amigos, por lo que una tarde les puso una trampa que ambos por supuesto no podrían resistir al estacionar no lejos de la escuela un coche último modelo.

Marco y Matías bromeaban mientras caminaban por la calle cuando vieron el auto ahí solitario de un intenso color rojo, la calle estaba solitaria y nadie lo cuidaba era el blanco más perfecto que alguna vez ambos se hubiesen topado, antes de que siquiera lo razonaran ambos tenían desatornilladores en las manos dispuestos a desvalijar el auto, cosa que procedieron a hacer sin mediar palabra alguna apenas se miraron y eso fue suficiente para que se pusieran manos a la obra sin pensar que aquello era una trampa literalmente infernal preparada para ambos.

Ambos adolescentes comenzaron con su labor expertamente quitando espejos laterales, luminarias delanteras como traseras, logo, parrilla, tapones y todo que pudieron meter en sus mochilas antes de dejar la escena a toda prisa, incluso se llevaron el auto estéreo y guía, apenas una hora más tarde estaban ya con el dinero luego de vender las piezas quitadas del auto que ignoraban era de Maleva, ambos se fueron a su casas muy contentos sin imaginar lo que estaba por pasar era viernes por lo que al otro día no tenían que ir al colegio, ambos llegaron a casa tomaron un baño y se fueron a dormir se sentían extrañamente cansados.

Ambos se quedaron dormidos prontamente sin darse cuenta lo hicieron al mismo tiempo al poco tiempo sus mentes soñaban, ambos estaban inmersos en un sueño compartido, en uno de los laboratorios de biología de su escuela estaba amarrados  de rodillas sobre dos mesas, apenas vestidos con sus trusas (slip) la de Marco era Azul y la de Matías verde en ambas se marcaba visiblemente un paquete al frente, ambos tenían collares negros en sus cuellos, Matías fue el primero que trato de hablarle a Marcos pero aunque sus labios se movían no salía nada de su boca parecido a palabras tan solo apenas audibles chillidos.

Ambos trataron de moverse pero pese a que lo intentaron con todas sus fuerzas no lograron mover ni uno de sus músculos, ambos adolescentes tenían cuerpos marcados, ambos de abdomen plano y pectorales definidos, con dos nalgas bien formadas, sus penes circuncidados eran de un tamaño respetable para un adolescente de su edad, de pronto se abrió una puerta y ambos adolescentes siguieron la sombra de forma femenina que se les acerco hasta quedar frente a ambos era su maestra Maleva pero con dos cuernos sobresaliendo de su cabeza y una larga cola muy delgada que terminaba en una punta de flecha en la punta.

Su ajustada blusa de color blanca con las mangas largas remangadas más alto que sus codos, la parte delantera de su blusa estaba desabrochada lo que dejaba sus grandes tetas casi al descubierto su sostén (corpiño) de color negro quedaba a la vista, y parecía que el botón por debajo de sus tetas estaba por salir despedido, portaba una minifalda negra tan corta que la parte inferior de la tanga que portaba era visible, su atuendo se completaba con un par de medias negras como por dos tacones negros de charol.

-“En verdad creyeron que no iba saber quien se robo las partes de mi auto. ¡MALDITAS RATAS DE QUINTA!” Grito Maleva.

Ambos adolescentes se miraron uno al otro aterrados, pero sus pensamientos fueron interrumpidos.

-“Pero no se preocupen les voy a dar una lección que nunca en toda su vida van a olvidar”. Dijo Maleva en un tono dulce.

Ella agito su larga cola, con la que golpeo el paquete de Marco, quien se retorció de dolor pero el golpe no solo le causo dolor sino que hizo añicos su trusa dejándolo desnudo, Maleva hizo lo mismo que Matías.

Ambos adolescentes quedaron desnudo y al poco tiempo ostentando dos completas como fuertes erecciones que Maleva se encargo de tomar con sus manos para comenzar masturbarlos, el dolor que el golpe con su cola les provoco en su genitales se desvaneció cuando su mano se poso sobre sus erecciones dando lugar a una muy agradable sensación de manera inmediata a ambos adolescentes, cuyos penes no tardaron en comenzar a filtrar de la punta abundante liquido transparente que Maleva de tanto en tanto recogía con la lengua, que pasaba por su glande de ambos causándoles más placer.

El temor que ambos sintieron al ver a su maestra con cola y cuernos se desvaneció por arte de magia y ahora ambos estaban gozando como nunca antes en su vida, Maleva movía su mano por ambas erecciones causando un placer inigualable, al cabo de unos minutos con un movimiento de su cuerpo el botón que mantenía aun su blusa tapando su sostén (corpiño) de dolor negro cedió por fin dejando su sostén y tetas al descubierto, lo que provoco que ambos penes dieron un fuerte respingo para arriba lo que hizo sonreír malévolamente a Maleva.

De la nada el sostén como toda las demás prendas de Maleva se desvanecieron como si un calor intenso las evaporara de inmediato, dejándola completamente desnuda, Maleva que estaba sentada sobre una silla bastante cómoda les dijo a ambos adolescentes.

-“Ahora vamos a divertirnos y disfruten porque nunca más en sus vidas podrán volver a sentir lo que están por sentir”. Dijo Maleva.

Se coloco de rodillas sobre la silla que era con ruedas en la base, para acercar sus nalgas al pene de Matías, para ella inclinarse hacia adelante lo que hizo que sus grandes tetas quedasen colgando delante de uno de sus penes, al tiempo que de su boca emergió una larga lengua como la de una serpiente bípeda que comenzó a lamberle los huevos a Marco, que dejo escapar un hondo gemido de placer.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHH”. Gimió Marco.

Por su parte Matías también estaba disfrutando, de las bellas nalgas de Maleva, su pene se restregó entre ellas por casi un minuto antes de que con la ayuda de su cola que al parecer obedecía y fungía como una mano más de ella, dirigió su erección a la entrada de su raja apenas provista de una pequeña mata de vellos rojos en la parte superior.

La cola restregó el glande de Matías por su raja y clítoris de Maleva por unos segundos antes de colocarla en posición para penetrarla, al mismo tiempo Maleva tomo el glande de Marco con sus dos labios, en simultaneo ella se introdujo los dos penes uno en su boca y el otro por su vagina, los gemidos de placer por parte de ambos adolescentes se produjeron de manera instantánea, el placer que ambos sintió en ese momento no tenia comparación con nada del mundo, Maleva comenzó a moverse, parecía una serpiente retorciéndose de tal manera que causaba mucho placer a ambos adolescentes.

Marco estaba recibiendo la mejor mamada que un mortal podría recibir, sintiendo su glande hasta muy dentro de la garganta de Maleva cuya lengua jugaba con todo su pene envolviéndola por completo, era como si lo estuvieran masturbando y al mismo tiempo succionando todo eso con su pene inmerso en un océano de espesa saliva caliente, por su parte Matías, sentía su pene entrar y salir a gran ritmo de la vagina de Maleva que era estrecha pero al mismo tiempo suave como fácil de penetrar, bien mojada, calientita, con pequeñas protuberancias que hacían sentir a Matías aun más placer.

Maleva intercambiaba de posición cada cinco minutos para degustar el pene de Matías y Marco tanto en su boca como por su vagina y ano, de pronto pasados casi dos horas de aquello que parecía no tener fin, con los adolescentes sorprendido de haber aguantado tanto sin haberse venido, fue Marco quien en ese momento estaba sintiendo la boca de Maleva sobre su pene el primero en sentir como algo hurgaba entre sus nalgas, los ojos de Marco se abrieron grandes al sentí como la punta de la cola de Maleva se introdujo por su virginal ano, desvirgándolo.

Su pene dio un fuerte respingo y Marco lanzo un gran gemido de dolor como de placer, la punta de la cola que se doblo para poder penetrarlo con mayor facilidad, una vez dentro de Marco se desdoblo para posarse sobre su próstata como si fuese un parche, para comenzar a masajearlo al principio a aquello fue una sensación increíblemente placentera para el adolescente pero cuando comenzó a tirar y calentarse hasta quemar el interior de Marco el placer se torno en un desesperado y aterrado intento por sacar la cola de su interior, cuando de pronto el pene de Marco comenzó a venirse.

Su palpitante erección de una dureza como nunca antes experimentada comenzó a arrojar chorro tras chorro de su espesa leche directamente en la boca de Maleva, que se bebió todo aquel espeso liquido sin desperdiciar ni una sola gota, los gritos de placer como de dolor de marco se entremezclaron aquello duro 10 eternos minutos, para Marco fueron horas en que estuvo en la gloria y en el infierno al mismo tiempo pero aquello no fue nada a lo que seguía, Maleva entonces se trago su pene por completo para de un solo como solido mordisco, arrancarle el pene a Marco.

Al mismo tiempo que le arranco su próstata con la ayuda de su cola, el rostro de Maleva quedo salpicada de sangra y semen, con Marco sacudiéndose de dolor como si tuviera un ataque epiléptico, por su parte Matías que fue testigo de aquella sangrienta escena sintió como su pene que estaba penetrando la vagina de Maleva comenzó ser succionado con más fuerza por su sexo, Matías no tardo en sentir la cola de ella comenzar a hurgar entre sus nalgas hasta que también lo desvirgo analmente, no paso mucho hasta que como Marco su próstata sintió un fuerte fuego que la quemaba con un abrazo mortal.

Las caderas de Matías pese al dolor se movían por sí mismas, incluso sus embestidas eran más rápidas como más desesperadas, en su mente estaba fija la imagen de su amigo perdiendo su pene, de pronto comenzó a correrse, los chorros de espeso semen brotaron de su palpitante pene por cerca de 12 minutos antes de sentir como la vagina de Maleva le arrancaba su pene de un mordisco como si fuese una boca también, Matías grito de dolor para quedar ahí inmóvil temblando con sangre y semen brotando de su entrepierna.

Maleva espero unos minutos antes de ponerse de pie para darles un beso en los labios a ambos adolescentes perplejos sin saber si aquello era real o una pesadilla, pero fueron sacados de su estupor cuando Maleva moviendo su cola como un látigo golpeo su entrepierna de nuevo apenas un golpe basto a cada uno para cercenarles su escrotos con sus huevos aun en su interior.

-“AAAAAAAAAAAAAYYYYYYY”, Gritaron ambos.

Maleva levando sus escrotos del suelo para sacar sus testículos de su interior y en presencia de ambos comérselos uno a uno, mientras ambos seguían gritando, Maleva al terminar de comerlos les dijo.

-“Buen fin de semana los veo el lunes en clase”. Dijo Maleva.

En ese justo momento ambos adolescente sobresaltados y completamente empapados en sudor, despertaron cada uno en su habitación, poco a poco se fueron calmando, sus corazones dejaron de palpitar desbocadamente y su respiración volvió a la normalidad, ambos se levantaron al baño necesitaban orinar con urgencia, ambos casi gritan de terror al bajarse sus trusas y ver que en sus entrepiernas no había nada, era como si nunca hubiese existido algo ahí, apenas un pequeño agujero que desde ese momento les serviría para orinar sentados.

Ambos adolescentes quedaron en shock frente a la tasa del baño, con la orina brotando del agujero en donde una vez ostentaron sus penes.

El lunes siguiente ambos se presentaron a clases como Maleva les ordeno sin decir nada, desde ese momento fueron los estudiantes modelo, y todo gracias a la "Maestra Demoniaca”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INFERNAL

Iker de 44 años era el líder Mafioso local, controlaba la prostitución, el juego, bebida, drogas y comercio de personas, tenía las manos metidas en todos los ilícitos que en la pequeña ciudad Vasca se realizaba nada se movía sin que él lo supiera por supuesto tenía muchos enemigos, había llegado a ser el jefe de la mafia local matando a su antecesor, dotado de un grandioso cuerpo que pese a su edad cuidaba mucho haciendo ejercicio en su pequeño pero bien abastecido gimnasio particular ......


INFERNAL
Iker de 44 años era el líder Mafioso local, controlaba la prostitución, el juego, bebida, drogas y comercio de personas, tenía las manos metidas en todos los ilícitos que en la pequeña ciudad Vasca se realizaba nada se movía sin que él lo supiera por supuesto tenía muchos enemigos, había llegado a ser el jefe de la mafia local matando a su antecesor, dotado de un grandioso cuerpo que pese a su edad cuidaba mucho haciendo ejercicio en su pequeño pero bien abastecido gimnasio particular.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [VIOLACIÓN] [SOBRENATURAL]

Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Iker de 44 años era el líder Mafioso local, controlaba la prostitución, el juego, bebida, drogas y comercio de personas, tenía las manos metidas en todos los ilícitos que en la pequeña ciudad Vasca se realizaba nada se movía sin que él lo supiera por supuesto tenía muchos enemigos, había llegado a ser el jefe de la mafia local matando a su antecesor, dotado de un grandioso cuerpo que pese a su edad cuidaba mucho haciendo ejercicio en su pequeño pero bien abastecido gimnasio particular era poseedor de un gran pene de unos 27 en erección.

El cual estaba circuncidado, su pene era coronado por un glande en forma de casto de color rosa intenso, su miembro era su orgullo, además aquel pene venía acompañado de dos testículos bastante grandes que le daban la fuerza necesaria a su miembro viril para poder complacer a quien quisiera, era gay aunque pocos lo sabían, pero además le gustaba dominar, sentirse en control, la violación era lo que más le gustaba, sentir como su víctima no podía hacer nada para evitar ser mancillada, evitar que su gran miembro entrara por su ano, sentir como aquel hombre violado perdía algo de su masculinidad al ser penetrado.  

Aquella noche de entre todo el cargamento de gente que había llegado, le llamo la atención un chico de unos 22 o 23 años delgado pero de buena musculatura, rostro aun algo infantil pero con un par de nalgas que hizo tener una erección al verlo ahí de pie con aquel pantalón de mezclilla (vaquero) ajustado que se pegaba a su cuerpo, ordeno que fuese llevado a su habitación y atado boca abajo sobre su viejo colchón en otra habitación, sus hombre obedecieron para dejar al joven indefenso ante Iker, quien no tardo en estar manoseando al joven.

Un una larga navaja, hizo jirones la ropa vieja y sucia del aterrado joven que le suplicaba que se detuviera que no le hiciera nada, portando solo su sucia ropa interior que no tardo también en quedar hacha girones, las nalgas blancas, firmes y bien formadas del joven quedaron a la vista de Iker quien las tomo con sus manos, apretándolas con fuerzas, luego se la abrió para revelar un ano oscuro y cerradito, el chico era virgen lo que excito aun más a Iker, sin pensarlo sumergió su rostro entre sus nalgas para comenzar a lamber el ano del joven.

Quien al sentir la mojada lengua de Iker se frunció, lo que lo excito aun más, luego de varios lengüetazo Iker ya no podía aguantarse las ganas de penetrarlo se bajo su pantalón y ropa interior se coloco un condón para comenzar a restregar su enorme miembro entre sus nalgas, el joven aterrado y llorando le suplicaba que no lo hiciera, que no lo violara pero sus suplicas, solo excitaban mas a Iker que no tardo en colocar la punta de su glande sobre el ano del joven que opuso una gran resistencia pero de nada sirvió.

Iker solo hizo más presión y su enorme falo erecto se hundió hasta la mitad del joven, quien dio un gran alarido de dolor al sentirse penetrado por un pene por primera vez en su vida, por su parte Iker dio un gran alarido de placer, Iker no tardo en comenzar un brutal mete, saca del ano desvirgado del joven que no tardo en desgarrarse, la sangre sirvió de lubricante no obstante lo que alivio algo el dolor del joven, que gritaba una y otra vez.

-“¡Por favor sáquela, sáquela!” Suplicaba el joven con mucha desesperación.

Las embestidas de Iker eran brutales su pene se hundía por completo en las entrañas del joven, sus testículos casi chocaban con los de su víctima con cada nueva embestida, Iker estaba gozando desmesuradamente de aquella violación que no se percato que alguien entro en la habitación los gritos de agonía y suplica del joven ayudaron también a que no se percatara de la presencia, que con pistola en mano se acerco a Iker, justo cuando su pene comenzó a llenar el receptáculo del condón con su espeso semen, se escucho una fuerte detonación.

-“BANG”.

Una bala cruzo todo el cráneo del Iker desde atrás hasta salir por uno de sus ojos matándolo en el acto, apenas disfruto un segundo de su último orgasmo mortal antes que su cuerpo cayera sin vida sobre su víctima que baño con su sangre, pese a estar muerto su pene seguía escupiendo su semen su ultima descarga que pudo disfrutar.

** ** ** ** ** ** **

Iker se despertó en un lugar vacio enorme estaba flotando en el aire, como si estuviera en el espacio, no sentía la gravedad, estaba desnudo retenido por cuatro grilletes luminosos dos en sus muñecas y dos en sus tobillos con sus piernas y brazos extendidos.

Aquello era irreal, parecía un sueño pensó Iker, debía ser una pesadilla pero, luego de ocho o nueve horas pensó que no podía ser una pesadilla, el tiempo dejo de ser importante tal vez pasaron dos o tres días Iker perdió toda noción de tiempo por extraño de pareciera en todo ese tiempo no tuvo hambre o ganas de defecar u orinar, de pronto una mancha roja en medio de todo ese espacio de color gris fuerte apareció conforme se acercaba a Iker, la mancha comenzó a ser más definida primero le pareció un hombre luego un gigante de por lo menos 3 metros.

Hasta que por fin pudo distinguir que era un ser humanoide con piernas y brazos enorme, toda su piel era de color rojo, con garras negras en vez de uñas ojos verdes de un tono muy intenso, cuernos con punta sobre saliendo de su frente y una cola larga que terminaba en punta aquello era la representación típica de un demonio, un escalofrió se apodero de Iker al notar que el tamaño de ese ser no era lo único grande que tenia, su pene aun flácido de dolor rojo era enorme.

Además de grueso, acompañado de un par de testículos que eran del tamaño de la cabeza de Iker, cuando estaba a cosa de un metro del, armándose de valor se atrevió a preguntar.

-“¿Dónde estoy? ¿Quién eres?” Pregunto Iker en un tono insolente.  

Iker recibió de pronto un fuerte impacto en sus fuertes y firmes nalgas, que lo hizo estremecer por completo aquello fue muy doloroso, se sintió como si alguien lo hubiese pateado en sus testículos, pero fue un coletazo por parte de la larga cola de ese ser, que con voz muy penetrante que le hizo helar la sangre dijo.

-“¡Estas en el infierno! ¡Y soy tu castigador asignado!”

Los ojos de Iker se abrieron grandes no por lo que dijo el ser sino al ver como su enorme pene comenzó a crecer hasta quedar incluso de mismo grosor que uno de sus muslos sino es que más grueso, de su glande rojo intenso sobresalían pequeñas protuberancias, el ser sin mediar palabra alguna mas con Iker se coloco detrás de él, con sus enorme manos que Iker sintió como si estuvieran en llamas le abrió sus nalgas, tal como él se lo hizo al chico que violaba antes de ser asesinado.

El ser se puso de rodillas como si un suelo se formase bajo ellas, abrió la boca y una larga lengua de al menos 20 o 25 cm emergió de su boca que terminaba en punta, con la que comenzó a lamber el ano rosa y cerradito de Iker virgen pues pese a ser gay de toda su vida nunca había dejado nadie penetrarlo.

-“¡AAAAAAAAAAHHHHHH!” Grito Iker al sentir la lengua sobre su ano.

Aquella lengua parecía ser plomo líquido, le estaba quemando aquella área de su cuerpo tan sensible, Iker se retorció e imploro al ser que se detuviera mientras sus gritos y temblores de dolor se prolongaron por horas, el ser parecía no cansarse nunca, de pronto el ser dejo de lamber su ano de manera súbita.

La cabeza de Iker se desplomo sobre su fuerte como marcado pecho, el sudor caía de su rostro sobre su dorso lampiño, a raudales, sus pulmones trataban de aspirar aire como diera lugar, pero el alivio de Iker duro poco al sentir como el descomunal falo del ser en erección comenzó a restregarse en sus nalgas quemándolas, lo que provoco que diera un alarido de dolor.

-“¡AAAAAAAAAAAHHHHH!” Grito Iker sin control.

Los ojos del alguna vez jefe mafioso se abrieron grandes cuando sintió como ese falo comenzó a tratar de penetrarlo pese a su enorme tamaño, en pánico Iker comenzó a suplicar como el muchacho que violaba momentos antes de morir, sus lagrimas comenzaron a brotar por sus ojos y de pronto Iker sintió como si literalmente un poste de metal ardiendo al rojo vivo lo penetrara, abriéndolo, desgarrando y quemando no solo su ano sino la totalidad de sus entrañas, podía sentía el glande del ser en su estomago literalmente.

-“NOOOOOOO, AAAAAAHHHHHH”. Grito Iker.
-“¡Por favor sácala, sácala, ya no más, piedad!” Suplico Iker con mucha desesperación.

Pero el ser solo rio, Iker comprendió que estaba recibiendo el mismo trato que él le dio a infinidad de hombres que fueron violador por él, su miembro poco a poco comenzó a ponerse rígido hasta alcanzar su longitud máxima, quedando más dura que nunca antes, estaba tan duro que Iker pensó que su glande iba a estar en cualquier momento, mientras él seguía con sus suplicas y alaridos de dolor al sentir como el enorme miembro del ser entraba y salía de sus entrañas, quemándolo por dentro, con cada nueva embestida.

Aquella masacre al ano y entrañas de Iker duro horas quizás días, Iker se corría copiosamente cada tres o cuatro horas, mientras el ser le lambia sus orejas, cuello, hombros, pecho o espalda mientras seguía suplicándole sus manos lo sujetaba de varias partes de su anatomía para que la penetración fuese más profunda, por ultimo mientras el ser descargaba lo que parecía ser lava hirviente en su interior una de sus manos con garras tomaba su pene.

Iker  dando un grito al sentir su pene ser quemado, comenzó a sentir como era masturbado hasta que se corrió en ese momento, mientras su espesa leche brotaba a raudales de su pene, el ser le arranco su pene de fuerte tirón, seguido de un gran chorro de sangre mezclado con el semen de Iker que dio un alarido de dolor al sentir un dolor indescriptible.  

El ser con su enorme pene aun dentro de Iker se llevo su pene que escurría sangre y semen a su boca y de una mordida se comió la mitad de su pene para luego de unos segundos devorar la otra mitad, Iker estaba en shock, pero el ser aun no terminaban sin sacar su pene de su interior le arranco los testículos con todo y escroto, de nuevo Iker grito.

-“AAAHHHH NOOOOOOOO”. Grito Iker.

El ser se llevo su arrancado saco a su boca, ahí exprimió el saco de piel para devorar uno a uno los testículos de Iker que se desmayo cuando el ser extrajo su enorme falo de si interior desgarrando completamente su ano, un gran chorro de sangre, mierda y semen del ser broto de su interior en gran cantidad, antes de perder el sentido.

Iker se despertó de nuevo en aquel sitio colgando por aquellos grilletes de energía, recordó todo por lo que con terror miro hacia abajo, a su entrepierna pero apenas vio un pene de un recién nacido con un par de testículos del mismo tamaño, no sentía dolor alguno pero seguía ahí desnudo, con el pasar del tiempo sus genitales de nuevo crecieron hasta quedar del mismo tamaño que cuando murió en ese momento la mancha roja que diviso al llegar a ese lugar de nuevo apareció a lo lejos hasta que de nuevo el ser apareció frente a él, para de nuevo volver a repetir aquella terrible tortura.  

Iker sufriría aquel horrible tormento una y otra vez por toda la eternidad aquel iba a hacer su final y brutal castigo “Infernal”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: daksoulpgm@gmail.com

HERMANO DRENÓ VIRILIDAD

Una vez fui un antiguo dios de la fertilidad, pero la tribu que me adoró está extinguida desde hace mucho tiempo. Ahora, paso mis días interminables e inmortales atormentando a la gente de la raza humana que se ha olvidado tan descuidadamente de mí. Estaba rondando las calles invisiblemente, sin ser visto por los mortales, cuando los percibí. Mis próximas víctimas......


HERMANO DRENÓ VIRILIDAD
Una vez fui un antiguo dios de la fertilidad, pero la tribu que me adoró está extinguida desde hace mucho tiempo. Ahora, paso mis días interminables e inmortales atormentando a la gente de la raza humana que se ha olvidado tan descuidadamente de mí. Estaba rondando las calles invisiblemente, sin ser visto por los mortales, cuando los percibí. Mis próximas víctimas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: Ballmeat





Una vez fui un antiguo dios de la fertilidad, pero la tribu que me adoró está extinguida desde hace mucho tiempo. Ahora, paso mis días interminables e inmortales atormentando a la gente de la raza humana que se ha olvidado tan descuidadamente de mí. Estaba rondando las calles invisiblemente, sin ser visto por los mortales, cuando los percibí. Mis próximas víctimas.

Eran hermanos, uno de ellos era mucho más adulto y más maduro. Leí su mente y vi que tenía 21 años. Su nombre era Richard, y el nombre de su hermano menor era David. Tenía sólo 15 años, y su hermano lo llamó "Lil Dave".

Estaban en casa, solos juntos, en un gimnasio en el sótano. Lil Dave estaba haciendo ejercicios de banca mientras su hermano lo veía. Solo levantaba la barra con dos pesos de veinticinco libras en cada extremo. Muy fuerte para un niño de 15 años.

"Estupendo. Eso es. Estás haciendo un buen progreso. Ahora es mi turno -dijo su hermano mayor de 20 años-. Tomó los platos de veinticinco libras y dio unas palmadas en tres placas de cuarenta y cinco libras a cada lado. Podía leer su mente. Podía ver sus deseos. Quería mostrar a su hermano lo fuerte que era. Quería hacerle ver a su hermano su fuerte pecho y flexionando sus gruesos brazos mientras accionaba sus músculos. Quería afirmar su estatus como el hermano mayor alfa que era muchas veces más grande y más fuerte. Podía ver todos sus pensamientos tácitos, toda su competitividad.

Y pude ver los pensamientos de Lil Dave también. Podía ver su admiración por su fuerte hermano mayor, su deseo de querer crecer y ser tan grande como Richard algún día. Y pude ver su envidia, y sus celos.

Richard estaba vestido con un apretada licra. Sus gruesos mechones negros de vello en la axila madura estaban resbaladizos con el sudor de su entrenamiento. Hizo fuertes sonidos de bestias como gruñidos con cada levantamiento. Su ropa se corrió un poco mostrando todas las estriaciones de sus pectorales gruesos y carnosos cada vez que levantaba la barra. Las venas a lo largo de sus grandes tríceps y antebrazos surgieron con cada esfuerzo. Podía sentir a Lil Dave admirando todo eso, mirando los músculos sudorosos de su hermano mayor con envidia, deseando que fuera él quien tuviera algo de esa fuerza varonil.

La habitación estaba completamente dominada por el hedor del sudor de Richard. La camiseta suelta de Lil Dave apenas estaba manchada de sudor. Él se sentía muy consciente de sí mismo ahí en su flaco cuerpo casi pre adolescente junto a su hermano maduro y adulto, que era mucho más hombre que él.

Con un último gruñido fuerte, Richard vuelve a sujetar el peso. Chocan contra el estante.

"Está bien Lil Dave, gran entrenamiento", dice mientras golpea a sus hermanos de vuelta. Una gran impresión dándole un fuerte apretón de mano con su sudor se deja en la camisa de Lil Dave. ¡Oh, una diferencia tan pequeña en años hace una gran diferencia en los cuerpos de los mortales!

"Ojalá pudiera ser más fuerte más rápido," lamentó Lil Dave.

No te preocupes, hermano. Tú compartes los mismos genes que yo. En poco tiempo, serás tan grande como mi cuerpo", dijo Richard mientras flexiona su brazo derecho delante de la cara de David. Su gran montículo de músculo bíceps se eleva y endurece justo delante de los ojos de David. Era un músculo masculino fuerte, poderoso y puro. Una vez más sentí la envidia que venía de David mientras miraba como el bulto gigante de su hermano delante de él, y supe exactamente qué hacer.

-Vamos a bañarnos e ir a comer -dijo Richard mientras camina hacia las escaleras, pero tengo otros planes para él.

De repente, Richard dejó de caminar y cae al suelo. "¡Ugh!" Gruñó él mientras se encogía en una posición fetal y toma su entrepierna con ambas manos.

"¿Qué pasa hermano?" Pregunta David.

"Mis huevos. Se siente como si alguien me hubiera pateado con fuerza los huevos, "Richard gimió, sus manos todavía sujetas a su ingle, y su cuerpo musculoso grande enrollado en un montón patético en el suelo.

"¡Ugh!", Gruñó de nuevo, esta vez alcanzando con sus dos manos debajo de su ligero licra de gimnasia para agarrar la carne de sus genitales directamente. "Duele. Me duele mucho. Algo está mal".

"Bájate la licra para dejarme echar un vistazo", dice David.

"¡Ugh!" Gruñe Richard de nuevo, esta vez aún más fuerte, y rápidamente se baja su licra y los echa a un lado...

-Aparta las manos -le dice David-. No puedo ver nada con ellos en el camino.

A regañadientes, Richard retira sus manos de su ingle, revelando su pene y sus huevos. Estaban un poco por encima de la media. Su pene fláccido tenía cinco pulgadas de largo y sus huevos eran grandes y redondas como pesadas en su saco suelto. Su entrepierna estaba afeita para dar mejor sexo a su novia, que era penetrada bastante regular.

-Parece que no hay nada malo en ellos -dijo David mientras extendía las manos para examinar los huevos de sus hermanos-.

En el momento en que sus dedos rozaron el escroto David, sintió algo como una descarga eléctrica que atravesó todo su cuerpo.

"Whoa", dijo David, "Creo que también siento algo en mis huevos".

David también se quitó su licra y reveló su propio pene y huevos jóvenes. En realidad tenía más vello que su hermano, un pequeño mechón de finos vellos estaba encima de su pequeña pene apenas adolescente. Su pene fláccido era como un pequeño botón, ni siquiera de una pulgada de largo, y sus huevos eran pequeños, como pequeñas canicas, en su apretado saco, apenas caído.

"¡Ugh!" Richard gruñó de nuevo, y David levanto su escroto para ver lo que estaba mal.

En el momento en que sus manos tocaron los huevos de Richard de nuevo, David pudo sentir algo como de electricidad fluyendo hacia él una vez más. Lo ignoró y echó un vistazo a los huevos de su hermano en sus manos. Estaban suaves, cálidas y sudorosas en su saco, temblaban en su palma como dos animales vivos. David rodó los testículos con los dedos, maravillándose de su tamaño y suavidad, a diferencia de sus dos guisantes duros, preguntándose qué podía estar mal con ellos.

"No parece que haya nada malo en ellos...", dijo David, pero luego él sintió lentamente que algo gracioso estaba sucediendo. De repente se dio cuenta: al principio, los huevos de Richards eran tan grandes que apenas cabían en su mano aun de tamaño infantil. Ahora parecían poder acomodarse cómodamente, aunque con un poco de incomodidad, en la palma de su mano. ¿Los testículos de su hermano se encogían?

"Ugh!" Richard gruñó de nuevo, su ingle lleno de dolor. Sus manos involuntariamente alcanzaron su entrepierna una vez más, y sacaron sus bolas de la palma de David. David sintió que la electricidad que fluía hacia él de repente se detuvo.

"¿Qué les pasa?", Gritó Richard mientras sus manos sentían sus huevos, "¡son más pequeños! Algo anda mal en mis huevos. Se están volviendo más pequeños. ¡Ayúdame, David!

David miró su propia entrepierna y se sorprendió. Donde habían colgado sus diminutos y pequeños testículos, ahora, eran dos testículos adultos de tamaño completo colgaban entre sus piernas en un saco bajo. Antes, solo tenían el tamaño de pequeñas canicas, ahora eran pequeños testículos de forma ovalada y de hombre real. David no sabía lo que estaba sucediendo, pero sabía que quería volver a tomar los testículos de su hermano en sus manos para confirmar su sospecha.

"Rápido, déjame ver tus testículos de nuevo", David le dijo a su hermano, pero Richard estaba agarrando desesperadamente sus huevos y se negó a mover las manos, "¡Déjate agarrarlas un momento!" David gritó desesperadamente y trató de sacar las manos de su hermano de sus huevos.

En el momento en que sus manos tocaron las manos de su hermano, sintió que la energía fluía hacia él una vez más, y supo que en realidad no necesitaba tocar los testículos de su hermano. Cualquier parte de su cuerpo lo haría. Cualquier parte de su cuerpo haría que la transferencia ocurriera.

David apoyó suavemente la mano en el bíceps de Richard, el que se flexionó frente a su rostro hace unos momentos, tan orgulloso y fuerte. David miró sus propios huevos y pudo verlos crecer literalmente. Se expandían, poco a poco, llenándose cada vez más de testosterona y de esperma que producía esa carne, convirtiéndolo de un niño en un hombre viril y fértil. Con la otra mano, David agarró sus propios huevos y las sintió expandirse en su palma. Podía sentir que su saco se aflojaba y que sus testículos se hacían más duros. Él estaba chupando la virilidad de su hermano mayor de gran tamaño, y le encantaba.

"¡Mis huevos, algo anda mal en mis testículos!" Richard sollozó de dolor y angustia. Estaba tirando desesperadamente de su encogido escroto, como si tratara de arrancar sus propios testículos de su cuerpo. Pero todos sus esfuerzos eran inútiles mientras la mano de David descansaba sobre su bíceps de luchador y sudorosos. Desafortunadamente, Richard estaba tan desesperado que ni siquiera notó que la mano de su hermano tocaba suavemente su brazo.

Los testículos de David eran ahora del mismo tamaño que los huevos de Richard originalmente. Podía sentir toda la testosterona, la agresión, la energía, el poder, fluyendo de sus recién descubiertas glándulas de virilidad entre sus musculosos muslos. Pero pudo ver que su diminuto pene de tamaño pequeño todavía no había crecido, y todavía podía sentir la electricidad fluir hacia él desde el bíceps de Richard, y él sabía lo que tenía que seguir haciendo.

"¡NOOOOOOO!" Richard gritó, "¡no mi pene! ¡No mi pene también! "

Él agarró desesperadamente su pene flácido, tirando de él, y extendiéndolo hacia fuera como si intentara evitar que se retractara en su cuerpo. Ahora descubierto, David pudo ver que los testículos de Richard se habían encogido del mismo tamaño que sus propios testículos adolescentes habían sido antes. Eran pequeñas cosas en un saco apretado entre los muslos de su hermano musculoso. David pensó que parecían absolutamente ridículos.

Observó cómo su hermano tiraba de su pene. La había crecido a ocho pulgadas de largo, una fina aguja alargada que se extendía desde su entrepierna. Poco a poco, el miembro estirado comenzó a retraerse, cada vez más corto, desapareciendo poco a poco a pesar de los desesperados esfuerzos y los gritos de Richard.

"¡Mi pene, mi gran pene, no!"

David miró su propia entrepierna y vio que su pene había salido de su escondite en la ingle, que lentamente empujaba y se hacía más gruesa. El prepucio estaba creciendo las venas visibles, la cabeza era cada vez más grande y ardía. No era de dos pulgadas de largo cuando estaba flácido, ahora era de tres pulgadas, ahora era grande y gordo como el pene fláccido de un hombre normal, y luego creció aún más. Se volvió de un total de cinco pulgadas de largo cuando flácido, al igual que el pene original de su hermano. Colgaba grueso y pesado como un péndulo de carne de hombre de su cuerpo de chico delgado.

Después de haber agotado completamente a su hermano mayor su pene y huevos, todavía se aferraba a los bíceps de su hermano, y podía sentir el músculo muy lentamente e imperceptiblemente encogerse y suavizar. Dejé que el flujo de músculo en David continuara por un corto tiempo antes de que se desvaneciera. David podía sentir el flujo de descargas eléctricas cada vez más pequeñas hasta que finalmente se fue. Finalmente soltó su suave agarre del ligeramente disminuido bíceps derecho de su hermano y se colocó frente al espejo frente al estante en cuclillas para examinarse a sí mismo.

La camisa holgada que llevaba ya no parecía tan ancha. Se la quitó y se quedó allí desnudo, excepto por sus zapatos. Ahora tenía una pizca de marcados pechos, y un paquete de seis estaba mostrándose a través de su abdomen. Él flexionó sus brazos pequeños y pequeñas protuberancias de bíceps aparecieron. Ahora tenía un cuerpo fuerte y apto.

Se volvió hacia su sollozante hermano mayor en el suelo. Sus nuevos huevos se los estaba jalando con agresividad y confianza. Miro a Richard y se sentó sobre su pecho.

-¿Qué estás haciendo? -preguntó Richard, confundido.

Sin decir nada, David alcanzó una mano detrás de él y agarró el pene y sus huevos encogidos de su hermano. Eran diminutos y apenas cabían en sus dedos. Los apretó y Richard jadeó de dolor.

"¿Ves estas pequeñas cosas, Richard?" David preguntó, "Ya no soy Lil Dave. Eres pequeño ahora. Lil 'Richard. Lil Rick. Lil Pene. "Sonrió, y apretó los genitales del hombre arruinado sin piedad," realmente Lil Pene".

Finalmente, Richard notó el gran pene y huevos de su hermano justo debajo de su barbilla.

"¡Mi pene, mis huevos!" Richard jadeó.
"No", dijo David, "Mi pene. Mis huevos ahora".

El gran pene de David comenzó a moverse. Poco a poco, sintió su primera erección grande en su vida cuando el pene se elevó a una dura y completa erección de ocho pulgadas de longitud, palpitante con el deseo joven y seguro.

Richard miró fijamente, hipnotizado ante el gran pene duro delante de él. Su pene, perdido. Ahora el pene de su hermano.

-Quieres que no lo hagamos -se burló David-. Lo quieres de vuelta.

Richard asintió con la cabeza.

Entonces, tómalo. Toma todo de ella. Trágate mi gran pene, hermano de Lil Pene".

Richard vaciló al principio, pero finalmente envolvió sus labios alrededor de la cabeza del gran pene que solía ser el orgullo y el centro de su masculinidad.

-¡Toma más! - Dijo David.

Richard se amordazó cuando más y más de los ocho pulgadas desaparecieron por su garganta. Las lágrimas caían de sus ojos de la angustia de su virilidad perdida.

En pocos minutos, David tuvo su primer orgasmo real. Sus ojos se cerraron de placer y su joven cuerpo se estremeció mientras disparaba su semen por la garganta de su hermano.

-“Tómatelo todo” -dijo David, y obedientemente obedeció, tragándose las gotitas de la virilidad de David ahora superior, tragando su semilla masculina, subconscientemente preguntándose si podría recuperar algo de su virilidad perdida de esa manera.

A lo largo de toda esta dura prueba, el pene encogido de Richard nunca se movió de su entrepierna. Sus huevos permanecieron contraídos contra la base de su diminuto pene. Sabía que su pene nunca volvería a crecer y endurecerse, y sus huevos eran totalmente infértiles. Estaban completamente secos. Él era tanto un hombre como un niño pre adolescente para siempre. ¿Qué pensará su novia cuando lo vea? Sonrío ante la idea.

Pero David seguía camino a la pubertad. Su gran pene y huevos balanceaban incluso más grandes mientras él progresaba a su edad adulta. Con los años se volverá cada vez más arrogante y seguro cuando su pene y huevos explotaran en tamaño y lo llenaran de hormonas masculinas para llenar su próstata con esperma.

Mi trabajo estaba completo. Dejé a los hermanos entonces, uno completamente sin nada, con su estomago lleno de semen de su hermano menor, y uno todavía un muchacho joven pero con el equipo orgulloso de un hombre maduro colgando entre sus fuertes piernas.



Historia Original Aquí





Autor: Ballmeat       Traductor: DarkSoul

ZAFIRA LA VAMPIRA

Con 29 años Jorge era un hombre en plenitud a punto de casarse con su bella prometida, con la que por supuesto disfrutaba de esplendidas noches de sexo pero cada uno aun vivían por separado, aquella noche estaba haciendo un inusual calor para ser otoño y el ventilador de Jorge se descompuso dos días atrás por lo que obligado por el calor decidió abrir la ventana de su habitación......


ZAFIRA LA VAMPIRA
Con 29 años Jorge era un hombre en plenitud a punto de casarse con su bella prometida, con la que por supuesto disfrutaba de esplendidas noches de sexo pero cada uno aun vivían por separado, aquella noche estaba haciendo un inusual calor para ser otoño y el ventilador de Jorge se descompuso dos días atrás por lo que obligado por el calor decidió abrir la ventana de su habitación.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENE] [SOBRENATURAL]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 29 años Jorge era un hombre en plenitud a punto de casarse con su bella prometida, con la que por supuesto disfrutaba de esplendidas noches de sexo pero cada uno aun vivían por separado, aquella noche estaba haciendo un inusual calor para ser otoño y el ventilador de Jorge se descompuso dos días atrás por lo que obligado por el calor decidió abrir la ventana de su habitación, que de inmediato refresco el cuarto, dese su cama Jorge podía ver la fantástica luna llena que esa noche dominaba todo el firmamento sin imaginar los hechos que eso ocasionaría.

Serian como la media noche con el cuerpo de Jorge siendo bañado por los rayos  de la luna llena que solo cubría una pequeña trusa (slip) color verde, sus fuertes como sus bien formadas nalgas eran notablemente notorias tal vez fue lo que atrajo al ser de la noche a su habitación, Jorge de cabello rubio no sintió cuando en el marco de su ventana una hermosa figura femenina apenas cubierta con una pequeña tanga de color negra se planto de cuclillas, observándolos con sus ojos endemoniados mientras se lamia sus largos colmillos con su alargada lengua inhumana. 

La mujer figura femenina de grandes senos floto hasta la cama para quedar flotando sobre el cuerpo de Jorge, que sintió un leve estremecimiento pero no se despertó, de pronto ella se acerco a uno de sus oídos y le susurro algo al oído a Jorge cuyo cuerpo tembló, luego sus ojos destellaron con un rojo intenso por unos segundos para luego apagarse y casi de inmediato ella comenzó a descender sobre su cuerpo mientras sus manos recorrían el cuerpo de Jorge, que apenas se inmuto con las caricias de los largos  dedos de largas uñas de aquella mujer.

James apenas despertó cuando sintió unas manos sobre sus nalgas al tiempo que dos senos se aplastaban contra su espalda, pero lejos de estar asustado o preguntándose qué pasaba se sentía muy excitado, cada caricia era todo un gozo para Jorge, su pene comenzó a palpitar fuerte dentro de su trusa, que apenas lo podía contener, estaba tan duro como pocas veces antes lo había sentido en su vida, aquella mujer le hizo girar en la cama para quedar frente a frente, los ojos de Jorge de abrieron grandes al verla, sus colmillos largos como blancos fue lo primero en lo que su ojos se fijaron.

Ella vio casi enseguida la sobresaliente erección de Jorge, no tardo mucho en despojarlo de su trusa para dejar su pene al desnudo, ella gimió y jadeó lamiéndose sus labios con su larga lengua, mientras comenzó a restregar su pelvis sobre la pelvis de Jorge que sintió sus labios vaginales por encima de su pequeña tanguita, Jorge sintió como si sus movimientos fueran dirigidos, por lo que sus manos procedieron a despojarla de su tanga.      

La inhumana figura femenina comenzó a acariciar el pene de Jorge masturbándolo a lo que él correspondió tomando sus grandes senos, los cuales comenzó a masajearlo, inmediatamente su vagina comenzó a  mojarse, los movimiento de sus largos dedos sobre su pene, llevaron a Jorge a lo más alto del placer a cabo de unos segundos ella comenzó a bajar por su fuerte pecho pasando su larga lengua por en medio de sus marcados abdominales.    

Sus labios no tardaron en apretarse y besarlo por completo, ella pasaba su larga lengua por todo su pene erecto y grueso como por sus huevos de pronto ella se acostó, a su lado, dejando su pene libre ella se abrió las piernas, para que Jorge se zambullera entre ella para comenzar a lamber sus raja pese a que sentía el calor que provenía de su interior como sus fluidos sus labios vaginales como clítoris se sentían fríos, pero a Jorge poco eso le importo, entre resoplido y gemidos de ella concentro sus esfuerzos en hacerla gozar, sintiendo como se retorcía de placer, Jorge sentía un ardor como nunca antes que lo impulsaba a mover su lengua sobre aquella vagina como nunca antes se lo había hecho a una mujer.

Al cabo de unos 20 minutos Jorge se coloco sobre ella coloque mi muy dura erección en la entrada de su vagina para dejarle caer todo mi peso cuando la penetré ella de inmediato comenzó a moverse frotando su vagina con mi pene que comenzó a entrar y salir de ella, los gemidos por parte de ella, por su parte Jorge jadeaba como loco mientras aceleraba sus embestidas dándole con todo lo que tenia, mientras la besaba, manoseaba y se perdía en medio de un enorme placer como nunca antes había sentido en su vida.
           
Jorge le dio y le di, con todo, ella hizo lo suyo, la excitación los dominaba a ambos, con el cuerpo de Jorge todo bañado en sudor se vino, eyaculando monstruosamente, chorro tras chorro de su espeso semen broto de su erección directamente dentro de su vagina, que ella disfrutó sintiéndolo calentito en su interior, mientras que Jorge sentía sus fluidos bañar su pene y gritaba como loca al experimentar no solo ella sino también Jorge un tremendo orgasmo como pocas veces en su vida por no decir nunca antes uno igual. 

Pero aquel tremendo orgasmo fue el comienzo apenas unos segundos después aun con Jorge agitado pero con una tremenda erección aun comenzó a penetrarla por su ano u vagina a dos vías, mientras ella se masturba de lo lindo, aquello duro de nuevo por varios minutos hasta que de nuevo Jorge eyaculo sobre su cuerpo, senos y boca, ella se tragó todo el semen, que pudo antes de comenzar  a lamber su pene del que aun salía algo de semen, aquello hizo que Jorge sintiera un placer de locura y furia hasta llenarla de abundante semen de nuevo directamente sobre su boca.       

Aquello dejo a Jorge rendido sobre la cama satisfecho como nunca antes, con aquella figura femenina aun chupando su pene de pronto sintió como sus dientes tomaron su prepucio y comenzó a estirarlo, clavando sus largos colmillos en su sensible piel, traspasándola.

De pronto ella le arranca el prepucio a Jorge, de un rápido movimiento de su cabeza, el cuerpo de Jorge pese a ellos se arquea no de dolor sino de placer, lanza un gemido ahogado al sentir un orgasmo seco.

-“¡AAAAAAAAAAAHHHH!” Gime Jorge.

Mientras aquel ser devoraba la sensible piel de Jorge sus ojos se quedaron mirando su pene ensangrentado, sus ojos parecieron encenderse al ver la sangre fluir de su pene aun en erección de Jorge que no dejaba de palpitar, luego ella subió por su marcado abdomen hasta su pecho que rasguño profundamente con las largas uñas de su mano derecha, la sangre de inmediato broto de las heridas que ella no tardo en comenzar a sorber con su boca directamente.

Jorge no sentía dolor sino un gran placer, echo la cabeza hacia atrás cerró los ojos mientras gemía, no entendía cómo era posible aquello debería estar sintiendo mucho dolor como miedo en ese momento pero en su lugar sentía un enorme placer como nunca antes en su vida había sentido, ni siquiera estaba preocupado por haber perdido su prepucio de aquella manera tan brutal.

Luego de succionarle la sangre por algunos minutos de nuevo ella con su enigmática mirada comenzó a bajar por su pecho como vientre, tomo su pene aun sangrando pero en erección para metérselo en la boca sus largos colmillos comenzaron rosar su tronco, hasta que de manera inesperada se clavaron en su erección, la sangre de inmediato comenzó a brotar de su pene erecto pero lejos de sentir dolor el cuerpo de Jorge se arqueo de placer, mientras ella bebía su sangre directamente de los agujeros hechos en su pene, Jorge sentía como le estuvieran succionando su semen directamente de su próstata.  

El cuerpo de Jorge se retorcía de placer de pronto una de las afiladas uñas de ella de deslizo por hasta su escroto para luego clavarse profundamente en su saco de piel, que luego descendió rasgando la piel, abriendo su escroto de par en par, la sangre fluyo a raudales, sus dos testículos no tardaron en brotar de su abierto escroto, ella los tomo estirando los conductos que los unían al cuerpo de Jorge pero lejos de causarle dolor aquello le causo tal placer que su pene aun dentro de su boca tuvo un fuerte espasmo seguido de un enorme descarga de su espeso semen directamente en la boca de ella.

Fue el mejor orgasmo sentido en su vida de Jorge, aun superior del que sintió al correrse dentro de su vagina, ella se trago tanto su sangre como su semen sin desperdiciar ni una sola gota de sus vitales fluidos, mientras el gemía y retorcía de placer, Jorge no daba crédito a lo que estaba pasando simplemente deseaba sentir más sin importarle nada, incluso que sus dos testículos estaban expuestos y en la mano de aquel ser, nada solo quería seguir gozando.

De pronto ella le arranca sus dos testículos de un manotazo, que de nuevo lejos de hacer sentir un horrible dolor a Jorge le hizo correrse de nuevo de manera asombrosa en la boca de ella de nuevo que no dudo en tragarse todo, Jorge estaba en el Olimpo del placer cuando sintió como los dientes afilados de ellas se clavaron detrás de su descubierto y sangrante glande, Jorge sintió como los dientes de ella se abrieron paso por su pene hasta que por fin se lo arranco pero de nuevo en vez de un gran dolor Jorge sintió el mayor placer de toda su vida fue tanto que simplemente perdió el conocimiento.

Lo último que Jorge escucho fue el nombre de ella.

-“Me llamo Zafira recuérdalo”, Dijo ella.

Jorge despertó dos días después en un hospital, fue encontrado en su cama por su prometida, desnudo con él en un charco de su propia sangre, Jorge tardo meses en recuperarse, pero nunca fue el mismo, ya no podía caminar bien y tenia pesadillas su prometida pese al amor que sentía por él no se caso con Jorge no luego de ver y saber que nunca podría hacerla madre y peor aun hacerle el amor como un hombre de verdad.

Ahora Jorge vive solo, siempre duerme desnudo con la ventana abierta a la espera de aquel ser para que le quite lo que le queda de virilidad y en el proceso si es posible que le quite su patética existencia en lo que se ha convertido su vida para morir envuelto por placer al sentir las manos, cuerpo, vagina y boca de “Zafira la Vampira”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WILLY EL DRAGÓN

Wankix era el enemigo desde siempre de Dougan señor de los altos de Gimer mientras Wankix era el señor de Lorka, dos estados feudales en pugna desde muchas décadas atrás en aquel mundo medieval dominado por el poder de la espada, magia e ignorancia de la población en general aquel conflicto derivo en un una nueva batalla entre las fuerzas de ambos líderes, pero a diferencia de otros encuentros Wankix recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo tiro del caballo dejándolo inconsciente, sus fuerzas pensando que estaba muerto huyeron dejándolo en el campo de batalla......


WILLY EL DRAGÓN
Wankix era el enemigo desde siempre de Dougan señor de los altos de Gimer mientras Wankix era el señor de Lorka, dos estados feudales en pugna desde muchas décadas atrás en aquel mundo medieval dominado por el poder de la espada, magia e ignorancia de la población en general aquel conflicto derivo en un una nueva batalla entre las fuerzas de ambos líderes, pero a diferencia de otros encuentros Wankix recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo tiro del caballo dejándolo inconsciente, sus fuerzas pensando que estaba muerto huyeron dejándolo en el campo de batalla.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Wankix era el enemigo desde siempre de Dougan señor de los altos de Gimer mientras Wankix era el señor de Lorka, dos estados feudales en pugna desde muchas décadas atrás en aquel mundo medieval dominado por el poder de la espada, magia e ignorancia de la población en general aquel conflicto derivo en un una nueva  batalla entre las fuerzas de ambos líderes, pero a diferencia de otros encuentros Wankix recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo tiro del caballo dejándolo inconsciente, sus fuerzas pensando que estaba muerto huyeron dejándolo en el campo de batalla.

Los hombres de Dougan rápidamente se percataron que Wankix no estaba muerto por lo que procedieron a llevarlo al castillo, donde recibieron órdenes de desnudarlo, al hacerlo Dougan se percato del enorme falo que pese a estar dormido caso era de la misma envergadura que la suya, además de un esplendido cuerpo Duogan ordeno que Wankix fuese llevado a una de las habitaciones del castillo y fuese dejado desnudo en ella, dado que nunca había visto la cara de Dougan pensaba tomar ventaja de aquello para obtener algo de placer como diversión con algo que se le ocurrió.

Cuando Wankix recupero la consciencia horas después, Dougan estaba a su lado en otra cama desnudo fingiendo que estaba también inconsciente, Wankix alarmado pronto se percato que habia sido hecho prisionero, de su peor enemigo esperaba ser pronto ejecutado de una manera espantosa pero en ese momento su mente solo se concentro en el bello hombre desnudo rubio tendido en la otra cama que era muy bello con facciones muy masculinas que de alguna manera lo atrajeron sin saber la razón se acerco a él y le sacudió el hombre, al abrir los ojos Wankix se estremeció al ver sus penetrantes ojos verdes que lo miraron directamente a los ojos.

-“¿Quién eres? ¿Dónde estamos?” Pregunto con un tono alarmado Dougan.
-“Soy Wankix y creo que somos prisioneros de Dougan”. Respondio Wankix.
-“Que debemos escapar de ese sadico”. Dijo Dougan alarmado.
-“Tranquilo” Le dijo Wankix mientras lo ayudaba a ponerse de pie.

Wankix viendo que el bello rubio estaba algo asustado se le acerco lentamente para darle un paternal abrazo. Cuando lo abrazo sintió la calidez de su cuerpo desnudo, al parecer no le importaba que estuviera sin ropa la mano de Wankix empezó a pasar por su cuerpo comenzando por su pecho y después bajando lentamente hasta llegar a mi vientre donde se detuvo para mirarlo a los ojos, sin decir una sola palabra lo volvió abrazar fuertemente como si nunca lo quisiera soltar, el correspondió el abrazo de la misma manera, no les importaba que estuvieran desnudos ni que sus penes para ese momento erectos se estuvieran tocando.

Incluso era agradable esa sensación de abrazar a alguien sintiendo el calor de su cuerpo, al levantar la mirada sus rostros quedan a escasos centímetros donde en un instante se besaron de una forma muy apasionada. En ese momento Wankix no sabía que pensar pero la sensación de los labios de aquel rubio sobre los suyos era indescriptible, el cosquilleo en su estómago fue más fuerte que nunca así como el sudor que emanaba de sus cuerpos, después de permanecer abrazados y besándose por unos segundos y cuando sus bocas se separaron le dijo.  

-“Lo siento, no pude contenerme, no pude evitarlo”. Dijo Winkex a Dougan.      

Para Dougan que sentía nuevamente excitado le fue evidente que Winkix también lo estaba por la tremenda erección que tenían ambos en ese momento Winkix se le quedo viendo su erección con una sonrisa. Dougan dando un paso hacia Winkix acerco sus labios a los suyos y le dio un apasionado beso, en ese momento nada más importaba para ambos solo se dejaron llevar, Dougan sentía su lengua húmeda intentando introducirse en su boca, permitiéndolo lo abrazo y suavemente bajo sus manos por su cuerpo para apretar sus nalgas a lo que Winkix respondió de la misma forma pero para sujetar y frotar su endurecido pene.    

Ambos se recostaron en la cama sin separarse aun besándose, acariciándose con frenesí Winkíx sintió como Dougan le apretaba sus huevos fuertemente En ese momento no sintió dolor solo placer, podía sentir su piel caliente junto a la suya mientras su respiración se volvía cada vez más agitada, su sudor mezclándose con el suyo e intercambiando sus cálidos alientos, Dougan se separó un momento para poder respirar el sudor se cuerpo hizo que la nueva sensación fuese mil veces mejor, sus cuerpos resbalaban con cada movimiento con mayor facilidad, mientras Dougan le daba una suave masturbación a Winkix.     

Winkix deslizo su mano hacia el ano de Dougan y empezó a jugar con él, lo acariciaba e intentaba introducir un dedo ocasionando que su corazón latiera aún más rápido que antes que era seguido por un calor intenso que brotaba de su cuerpo, su respiración era más intensa y al momento de lograr introducir su dedo le hizo soltar un fuerte gemido a Dougan.      

-¿Te gustó? Le pregunto Winkix.
-“Sí, me gusta mucho no pares por favor”. Respondió Dougan.       
-¿Quieres sentir algo mejor? Pregunto Winkix.           
-“Sí, lo que sea” Dijo Dougan.     

Al momento de decirlo Winkix dirigió a boca a su pene introduciéndoselo completamente, Dougan expertamente comenzó a succionarlo con fuerza como si se tratara de algo muy sabroso ocasionándole a Winkix espasmos y ganas de orinar, lo sacaba para lamer todo su glande jugándolo con su boca, el pene de Winkix estaba a punto de reventar después de apenas unos minutos de aquella grandiosa felación que Dougan le estaba haciendo pero antes de que pudiera correrse Winkix quería hacer lo mismo con su pene en erección. 

Winkix se recostó boca arriba y Dougan se coloque sobre él en cuatro patas dejando mis nalgas y ano su alcance, Winkix no tardo en meterse su pene dentro de su boca con un gran impulso se trago por completo, lo fui introduciendo lo más profundo que pude hasta llegar a sus huevos, su sabor era un poco salado y sentía como si fuera un globo lo que chupaba con la diferencia que estaba duro, mientras lo chupaba, sus dedos jugaban con su culito  dilatándolo más y más que introducía dentro de él,

A Dougan le gustaba como le abría sus nalgas pero lo más rico fue sentir en un instante la lengua calientita tocar su ano y recorrer todo el camino con su lengua desde su ano hasta su endurecido pene, ambos estuvieron así dos minutos hasta que la sensación combinada de tener su pene en su boca mientras el succionaba el mío y un dedo dentro de su ano ocasionó que el cuerpo de Dougan comenzara a temblar y sentir espasmos más fuertes que sumados a unas increíbles ganas de venirse mientras su cuerpo se contraía concluyo por expulsar la carga acumulada en sus huevos con mucha fuerza provocándole un primer gran orgasmo.

-“¡AAAAAHHHHHH!” Gimio Dougan.

Winkix se detuvo unos instantes y le pregunto, si estaba bien… Dougan no le respondíó, pero jadeaba visiblemente Winkix se deslizo por un lado para dejar aun en cuatro patas sobre la cama para empezar a mover su pene circularmente sobre el ano de Dougan, al sentir como su cuerpo se estremeció supo que estaba más que dispuesto a todo… empezó a le estocadas suaves como lentas, luego rápidas y fuertes, de pronto Winkix empujo su dura erección en un solo envión por su ano, que creía era virgen, se sentía como si lo fuera pero ya no más pensó para su mismo Winkix,

Dougan lanzo un alarido de placer y sin moverse espero a que Winkix empezara a moverse, con sus ojos apretados, por su parte Winkix sentía como el ano de Dougan latía y parecía apretar como aflojarse sobre su pene, como queriendo aún más… Claro producto de la excitación y el morbo del momento… Finalmente, comenzó a sacar y meter su ardiente erección de las entrañas de Dougan que casi de inmediato comenzó a gemir de placer.   

Al unísono, ambos gemían mientras el pene de Winkix entraba y salía en la habitación, solo se oía  el golpeteo de la pelvis de Winkix con las nalgas de Dougan que no dejaba de gemir aquello continuo por 20 o 25 minutos y como si estuvieran sincronizados, los dos eyacularon al mismo tiempo Winkix inundado el culo con su elixir, que fue abundante y caliente, tanto que al sacar su pene su semen comenzó a escurrir por las piernas de Dougan… fueron tal vez 4 o 5 fuertes choror, que ardientes llegaban hasta el fondo de sus entrañas  y con una estocada final, Winkix se desplomo sobre la cama con Dougan cayendo sobre su pene para luego darse un apasionado en la boca.        

Sus lenguas, era como si quisieran devorarse mutuamente, su lengua luchaban dentro de sus bocas y su saliva ahogaba su excitación. Pero pese a esa tremenda corrida cuando Winkix saco su pene de Dougan su palpitante erección aun seguía disparando largos y abundantes chorro de espeso  semen… había logrado por primera vez una eyaculación, como nunca antes, con las nalgas de Dougan llegas de semen jadeante encima de Winkix ambos quedaron besándose sobre la cama hasta quedarse dormidos.

Winkix se despertó cuando el seguro de la puerta de habitación sonó como si alguien lo intentara a abrir, Winkix no encontró por  ningún lado a Dougan, varios guardias de pronto entraron a la habitación, con los que Winkix forcejeo pero fue sometido rápidamente luego fue llevado aún desnudo a un gran patio donde fue sujetado a un sólido muro con grilletes bien empotrados en el muro, donde sujetaron sus muñecas y tobillos.

Ahí quedo Winkix por espacio de varias horas hasta que de pronto una puerta se abrió y Dougan apareció desnudo con una tremenda erección detrás de él un pequeño dragón venia felizmente caminando guiado por una cadena que Dougan sostenía, de inmediato Winkix supo que ese hermoso rubio que tanto placer le había dado no hacia tanto tiempo, quedo claro que no era un prisionero mas y que había sido engañado sin saber la razón de aquella farsa, Dougan con el dragón llegaron a donde estaba y dijo.

-“¿Como estas Winkix?” Dijo Dougan.
-“¿Quién eres en realidad Dougan?”. Pregunto Winkix.
-“Soy el señor y amo de estas tierras como castillo”. Respondió Dougan.

En ese momento Winkix comprendió que había intimado con su peor enemigo, iba a comenzar a insultarlo cuando Dougan hablo.

-“Déjame presentarte a mi mascota, se llama Willy y me temo que tiene algo para ti”. Dijo Dougan.

Winkix estaban con centrado en su rubio enemigo que no presto atención a que el pequeño dragón se había colocado debajo de él, y estaba olfateando sus huevos, Winkix sintió el cálido aliento de Willy que le hizo tener una tremenda erección, Willy pareció estar contento al ver la erección de Winkix.

De pronto una pequeña llamarada de color azul broto  de las fosas nasales del hocico del dragón, que hizo que el gran miembro viril de Winkix ardiera en llamas, fue como si su pene estuviese bañado en brea, la llama no se extinguió, de alguna manera pese a sentir dolor aquella llama sobre su pene lo hacía sentir como si alguien lo estuviera masturbando lentamente de pronto en medio de la desesperación y terror que le hicieron sentir a Winkix ver su pene en llamas una enorme descarga de su espeso broto de la punta de su miembro.

Mucha de la descarga blanca baño al Willy que se lamio aquella sustancia con especial gusto, fue en ese momento que Winkix comenzó a sentir un dolor indescriptible sus alaridos de dolor eran desgarradores y de pronto el dragón abrió sus fauces de manera monumental para engullirse tanto el pene en llamas como los huevos de Winkix los ojos de la bestia y Winkix se miraron fijamente antes de que esta le arrancara sus amados órganos viriles convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días, pese a lo brutal de aquello hubo muy poca sangre.

Cuando Willy dejo de masticar los órganos viriles de Winkix lanzo una llamara final que cauterizo cualquier sangrado que pudiera haber en su entrepierna, aquello fue todo Winkix se desmayo más que por dolor por la impresión de verse despojado de lo más preciado para él.

Winkix fue dejado en un lugar en donde sus hombres lo encontraron cabe señalar que luego de aquello nunca volvió haber un encuentro entre ambos feudos, y se dice que Winkix siempre repetía entre pesadillas el nombre de Willy, nadie sabía quién era ese que le causaba tanto miedo a su señor.

Aunque luego se supo de un enorme dragón que merodeaba por los altas llanuras que algunos llamaban “Willy el Dragón”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WILL Y LAS PERVERSAS.

Will de 16 años era un adolescente caliente y listo para el sexo en cualquier momento con erecciones a todas horas y ganas de correrse también no dejaba pasar mañana y noche sin descargar sus huevos de la carga de semen que constantemente producían por lo que la masturbación era parte de su vida diaria desde los 14 años que descubrió lo que era masturbase gracias a un video de Internet, virgen aun estaba en busca siempre de alguna mujer......


WILL Y LAS PERVERSAS
Will de 16 años era un adolescente caliente y listo para el sexo en cualquier momento con erecciones a todas horas y ganas de correrse también no dejaba pasar mañana y noche sin descargar sus huevos de la carga de semen que constantemente producían por lo que la masturbación era parte de su vida diaria desde los 14 años que descubrió lo que era masturbase gracias a un video de Internet, virgen aun estaba en busca siempre de alguna mujer.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SOBRENATURAL] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Will de 16 años era un adolescente caliente y listo para el sexo en cualquier momento con erecciones a todas horas y ganas de correrse también no dejaba pasar mañana y noche sin descargar sus huevos de la carga de semen que constantemente producían por lo que la masturbación era parte de su vida diaria desde los 14 años que descubrió lo que era masturbase gracias a un video de Internet, virgen aun estaba en busca siempre de alguna mujer que le abriera las piernas para poder experimentar lo que era el sexo por primera vez.

Will no era feo y mucho menos tímido de hecho tenía un carácter bastante alegre y abierto, era bien desenvuelto con las chicas, pero aun virgen, pero todo eso cambio cuando una tarde cuando regresaba de la prepa (instituto) un camioneta cerrada se detuvo abruptamente a un costado, su puerta se abrió y un dardo impacto en su cuello, que lo dejo sin sentido en cuestión de segundos ni siquiera pudo gritar por auxilio nadie vio nada pues en ese momento transitaba a pie por una calle solitaria por donde cortaba camino para su casa.

Will despertó en lo que parecía ser una cueva estaba solo en ropa interior aquella caverna estaba sin ventana y solo una puerta de madera solida era la única entrada o salida de donde estaba, en su tobillo le había sido colocado un grillete de metal a la que se le unía una larga cadena, que sin embargo no le permitía llegar a la puerta, grito por horas y horas pero nada paso, se canso y se durmió profundamente a consecuencia del cansancio, hambre y aburrimiento pero de pronto Will se despertó súbitamente al escuchar que la puerta se abrió de repente.

Ante los ojos de Will una chica de unos 18 o 19 años de cabello negro largo hasta un poco mas debajo de sus hombros vestida apenas con una panti coloro rosa fuerte en la que se marcaban perfectamente sus labios vaginales, pero sus senos como el resto de su cuerpo estaba desnudo, los ojos de Will se abrieron grandes, al verla su pene tuvo una erección casi de inmediato, que hizo aparecer una sonrisa picara en el bello rostro de la chica que llevaba una bandeja en sus manos con algo de comida que acento a poca distancia de Will.

-“¡Hola soy Jiny! ¿Cómo te llamas guapo?” Pregunto la morena.
-“¡Me llamo Will!” Contesto el adolescente con algo de pena.
-¿Dime Jiny porque me han secuestrado? Pregunto Will algo nervioso.
-¡Lo siento lindo pero eso no te lo puedo decir! Respondió Jiny, añadiendo.
-“Ahora come y regresare en un rato para pasarle muy bien”. Dijo Jiny para besar en los labios a Will fue un beso largo como apasionado.

Jiny apenas separo sus labios de los de Will se puso de pie y se marcho dándole al adolescente un vista de sus impresionantes bien formadas nalgas que hicieron que su pene en erección aun diera un fuerte respingo.

Unas dos tres horas más tarde Jiny regreso, venia un balde en la que flotaba una esponja, se acerco a Will y sin decirle nada tomo la esponja y empezó a lavarle su cuerpo, solo con ese primer contacto Will quedo muy excitado por aquella situación que provoco que tuviera casi al instante una tremenda erección descomunal que alcanzo los 19 centímetros que quedo en todo su esplendor a la vista de Jiny debajo de su ropa interior que era la única prenda que cubría el cuerpo de Will.       

Jiny le quito su ropa interior a Will sin mayor esfuerzo para seguía frotando su cuerpo con la esponja húmeda y poco a poco bajo hasta su erecto pene donde comenzó a frotarlo suavemente, primero con la esponja hasta que la dejo a un lado para Jiny comenzar a hacer lo mismo pero sin esponja, acariciaba su pene suavemente para al cabo de uno minutos empezar a masturbarlo subiendo y bajando cada vez a una velocidad superior, Will no daba crédito a lo que estaba ocurriendo, pero pronto noto que se iba a correr, ella se dio cuenta y apretó la base de su polla cortando la eyaculación, de tajo y le dijo.          

-“Todavía no, cariño”. Dijo Jiny.

Ella entonces se dio la media vuelta dándole la espalda a Will para despojarse de su panty (braga) al agacharse el pene de Will en total erección quedo entre sus magnificas nalgas ya al desnudo, Will hombre al fin y al cabo no pudo resistirse a frotar su glande contra sus labios vaginales, lo que le produjo un  espasmo a Jiny quien jadeando le dijo. 

-“Ay cariño que caliente la tienes”. Lo que hizo excitar aun más a Will.   

Entonces Will sin dudarlo repitió dicha acción, que le dio un gusto tremendo como nunca antes había sentido en su corta vida Jiny de repente se gira y le da un beso en la boca que Will respondió de inmediato encantado, sus lenguas se juntaron y el baje una de sus manos hasta su raja toda afeitada sin un solo vello en toda su entrepierna, lo que dejaba admirar toda su belleza, Will  empezó a penetrarla con dos dedos como lo había visto en una porno, parecía que Jiny se moría de gusto por lo que saco los dos dedos y dejo de besarla, se le quedo mirando fijamente y ella se lleve esos dos dedos relucientes con sus flujos a la boca, lo que lo dejo sorprendido, y por supuesto, cuando Jiny termino de chupar sus dedos le dijo.   

-“¡Vamos… Cariño métemela!” Dijo Jiny con voz agitada.  

De inmediato Jiny tomo el pene de Will para dirigirlo a la entrada de su vagina, su pene no tuvo dificultad en entrar y de inmediato ella comenzó a moverse lo que hizo que Will empezara a penetrarla los gemidos de ambos pronto fue lo único que se escuchaba en aquella celda convertida en habitación ella seguía con sus gemidos, parecía que gozaba brutalmente, tanto como Will lo hacía, pues era la primera ver que lo hacía estaba siendo desvirgado por una de sus secuestrares pero en ese momento eso no le importaba.           

- “¡AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH!”    Gemía Jiny.  
-“SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!” Repetía ella una y otra vez.     
-“¡AAAAAAAAAAAAAHHHHHH!”
-“SIGUEE, SIGUEEE ¡DAME MÁS FUERTEEEE!” Pedía Jiny.       
-“¡ME CORROOOOOOOOOOOO!” Grito de repente Jiny.   

Jiny noto como se corría brutalmente mientras él la seguía bombeando sabiendo que no iba a aguantar mucho se estaba volviendo loco sentir como se corría mientras seguía penetrándola, y no se equivocaba unos dos minutos después Will se corría desfasadamente dentro de su vagina expulsando 6 o 7 grandes chorros con tal fuerza que llegaron hasta su útero.

Jadeante Will saco su polla de su vagina, aun chorreando semen aun y cayó de rodillas pues su piernas apenas podían sostenerlo Jiny se puso de cuatro patas ante Will tomo su pene para empezar a chupar su aun erecto pene limpiando los restos de sus jugos que había dejado sobre su pene, se lo chupaba tan bien que Will sentía que estaba en la gloria misma mientras él le tocaba los pezones de esas maravillosas tetas que tenia, y nuevamente sintió como se corría otra vez, esta vez no fueron tantos chorros los que golpearon contra su garganta, pero se podía apreciar como se le salía de la boca parte del semen que descargo en su boca.

Will cayo exhausto mientras Jiny se limpiaba el semen de sus labios y con semen chorreando entre sus piernas, tomo su ropa interior, sin ponérsela camino meneando sus magnificas nalgas hasta la puerta no sin antes decirle al desfallecido pero muy contento Will.

-“Estuvo muy bien cariño mañana vendré por mas, ahora descansa y repón tus fuerzas” Dijo Jiny.

Luego se marcho, dejando a Will que poco a poco se recupero de los dos enormes orgasmos que había experimentado durante su primera vez.

Durante las siguientes dos semanas todos los días unas horas después de llevarle su almuerzo Jiny y Will se enfrascaban en un tremendo encuentro sexual que los hacía gritar hasta correrse dando alaridos de placer, una tarde Jiny le trajo su almuerzo a Will y lo beso en los labios de manera muy sensual que dejo al adolescente muy excitado por lo que se comió su almuerzo sin sospechar que en esa comida estaría su perdición, y se quedo dormido a la espera de Jiny.

Will se despertó para encontrarse en otra habitación sobre una viga de madera apenas podía moverse, sin embargo logro ver a Jiny y a otra chica rubia, de senos pequeños incluso por lo menos en apariencia menor a Jiny estaba tan solo vestida con una ajustada panty, ella le dijo a Jiny.

-“Vaya ahora entiendo porque no querías que fuese procesado antes Jiny”. Dijo la rubia

Luego la rubio le dio algunas nalgadas a Will que pese a sentir el ardor que esas nalgadas le hicieron sentir no puso ni gemir, gruñir o gritar de dolor,  luego usando sus piernas le abrió sus piernas a Will lo que dejo sus huevos y pene colgando entre ellas.

La rubia sin piedad alguna, comenzó a patear los colgantes huevos de Will que incluso su cuerpo se elevaba unos milímetros de la viga con cada impacto de la pierna de la rubia sobre sus huevos que no dejo de patear hasta que sus huevos quedaron del doble de sus tamaño normal visiblemente hinchados Will que quería dar alaridos de dolor, no podía más que respirar aceleradamente, sin poder gritar por alguna razón.

Cuando la Rubia dejo de golpear los huevos de Will fue hasta una mesa y regreso con una tijera pero no solo eso sino con elastrador, ya cargado con dos ligas, dado lo hinchado que estaban los huevos de Will tuvo muchos problemas para pasarlos por en medio de las extendidas ligas, cuando paso los huevos de Will por las ligas, libero el seguro del elastrador y la liga se contrajo sobre el escroto del adolescente que sintió un terrible dolor de inmediato, todo su cuerpo comenzó a temblar y sacudirse sin control, todo esto ante la mirada de Jiny que observaba todo con los brazos cruzados solo vestida con su panty rosa.

La rubia espero a que el cuerpo de Will dejase de sacudirse para tomar la enorme tijera que había traído y coloco las afiladas cuchillas entre ambas ligas castradoras colocadas en su escroto para cercenar su bolso de piel con su contenido viril en su interior de un solo corte, que quedo en la mano de la rubia, el cuerpo de Will se sacudió con fuertes convulsiones de dolor, sus ojos se pusieron en blanco y antes de perder el sentido de nuevo escucho la rubia decirle a Jiny.

-“Aquí tienes tu trofeo”. Dijo la rubia Jiny.

Will despertó, en un hospital, castrado para el resto de sus días, lloro mucho por su perdida, aunque conto todo a las autoridades jamás encontraron a mujeres con la descripción que el conto ni con el lugar que también describió pero desde su incidente otros tres casos parecidos han aparecido todos ellos de adolescentes castrados, las autoridades las llamas “las perversas”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GÁRGOLA

Sentado en aquel lugar que se promocionaba virtualmente como “antro extraño por la noche”, escondido detrás de una galería de la concurrida avenida trataba de disfrutar esa noche luego de tanto tiempo siendo de piedra. Intentaba ver cualquier cosa, me servía como excusa para seguir disfrutando. Un hombre musculoso con camisa sin mangas atendía la barra, haciendo una mueca idiota con su boca cada vez que le tocaba saludar a algún caballero......


GÁRGOLA
Sentado en aquel lugar que se promocionaba virtualmente como “antro extraño por la noche”, escondido detrás de una galería de la concurrida avenida trataba de disfrutar esa noche luego de tanto tiempo siendo de piedra. Intentaba ver cualquier cosa, me servía como excusa para seguir disfrutando. Un hombre musculoso con camisa sin mangas atendía la barra, haciendo una mueca idiota con su boca cada vez que le tocaba saludar a algún caballero.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Sentado en aquel lugar que se promocionaba virtualmente como “antro extraño por la noche”, escondido detrás de una galería de la concurrida avenida trataba de disfrutar esa noche luego de tanto tiempo siendo de piedra. Intentaba ver cualquier cosa, me servía como excusa para seguir disfrutando. Un hombre musculoso con camisa sin mangas atendía la barra, haciendo una mueca idiota con su boca cada vez que le tocaba saludar a algún caballero.

Le pedí un mojito y me dio dos, esa era la promoción permanente del local. En una de las mesas del fondo un grupo de hombres de camisa, corbata y zapatos lustrados cada cierto rato se reían explosivamente, recordando tal vez alguna antigua y repetida anécdota laboral. El ruido del choque de copas y vasos se mezclaba con antiguos hits de Depeche Mode, Erasure y Eurythmics. No pude escribir más que un par de líneas. Solo pensaba en unos brazos grandes y velludos que me aprisionaran por la espalda, una respiración agitada en el cuello y vellos barba rozándome los hombros, tal como había pasado con un masajista durante esa misma tarde. No deseaba escribir. Pagué y salí sin despedirme.   

Caminé un rato por la avenida que había cambiado mucho desde la última vez que la recorrí con sus autos de formas extrañas, a un lado de la ribera del río. Sin detenerme por nada en particular, observe dentados en algunas bancas, apoyados en un árbol o apoyados en la verja se encontraban aquello hombres que deambulan por la ciudad cuando cae la noche, aquello aun no había cambiado pensé, moviéndose sin rumbo y alejándose siempre de la luz. Pasé cerca de uno de ellos, retrasé un poco el paso y busqué su mirada. Me miró de reojo por un instante. Caminé un poco más y me di la vuelta. El individuo se había acercado a un árbol para orinar, mirándome mientras sacaba su pene del pantalón. Terminó y se mantuvo ahí, moviéndolo de un lado a otro, en círculos, hacia arriba y abajo mientras miraba concentrado sus maniobras y me mordía los labios.

Me hizo un gesto con la mano y al segundo ya se lo estaba chupando. Estando ahí me preguntaba por qué lo hacía. Me lo saqué de la boca y miré hacia arriba: vi un rostro desfigurado, con los ojos inyectados en sangre y la piel llena de cicatrices. Seguí mamando al monstruo, pero a los pocos segundos me levanté y me despedí diciéndole que en realidad solo estaba de paso. “No, quiero tocarte”, expresó rompiendo el silencio con una voz que asemejaba a un infante, mientras una mano firme y peluda me intentaba agarrar el pene. Le di un no rotundo y continué mi camino.   

-“No lo pienses tanto, bonito”, me dijo el masajista luego de darme un último beso al salir de su departamento en el centro.

Detectó que los dolores en mi espalda venían de la mente.

-“¿Estás enfermo de algo?” Me preguntó mientras pasaba sus manos por mis escuálidas piernas.
-“No lo sé”. Le repliqué.

Me pidió que me girara para darme la última parte del masaje. Me empezó a masturbar. Yo quería tocarlo, lamer su cuerpo, pero eso no estaba incluido en el servicio. Era un poco menor que yo y tenía buen físico pero unos ojos apagados, que igualmente me parecían atractivos. Como no lograba eyacular, empezó a respirar agitado en mi oído y besarme el cuello. Sentía mucho placer, pero no lograba acabar. En un momento nuestros labios estuvieron tan cerca que nos empezamos a besar. Él se subió a la camilla y me abrazó mientras hundía su nariz en mi nuca.

Unos mensajes por Whatsapp fueron los que interrumpieron la escena. Me incorpore a contestarlos y con eso ya se daba por terminado nuestro encuentro. Volví a recordar su beso de despedida cuando me di cuenta que había caminado hasta un enorme parque, cerca de un gran teatro. Me senté en uno de los bancos donde las señoras de las cercanías descansan por las tardes con sus perros y las jóvenes parejas hacen una pausa con sus hijos que comen algodones de azúcar. Estaba frente a un museo, al lado de una escultura gigante con diversos seres alados.

A mi lado se sentó un ser alto, de canas y de severa expresión. Me preguntó qué hacía. Le dije que simplemente caminaba.

-“Quiero que me den una mamada”, dijo de pronto.
-“Feliz lo haría, pero aquí no se puede”, le respondí.

Propuso ir a casa que quedaba a la vuelta. Terminé aceptando. Era un inmueble antiguo y espacioso que quedaba al frente al parque. Llegamos a su habitación, se quito la ropa y se acostó en la cama, a la vez que buscaba una caja de cigarrillos en la cómoda. Le mire fumando mientras pasaba mi lengua por todo su envejecido cuerpo.       

-“¿Te gusta hijo mío?”, expresó de pronto.      
“Sí, me encanta”. Le dije. 
-“¿Te gusta chuparla?” Pregunto.           
-“Sí”. Le respondí. 
-“¿Sí qué? Señaló cortante.          
-“Sí, papi”. Dije complaciente.    
-“Muy bien mi niño lindo, ¿quién manda aquí?” Dijo después.       
-“Usted, papito”. Fue mi respuesta.        

-“Soy suyo, tócame”. Le dije mientras me abría de piernas y le mostraba mi ano.           
“Te quiero, hijo mío”. Me dijo pegándome fuerte en las nalgas.      

Seguí dándole una mamada por un rato más hasta que su pene empezó a convertirse en una masa amorfa, cada vez más insignificante. Se había quedado dormido. Me quedé ahí un poco más, pero luego preferí vestirme. Pensé en robarle algo de su habitación, en compensación, pero solo vi cuadros de caballos, cruces, libros cristianos y fotografías antiguas. Lo desperté para que me fuera a despedir, nos despedimos dándonos la mano. 

Llegué hasta una calle céntrica donde un tipo venía atravesando la calle. No me atreví porque sabía que los vehículos descienden de imprevisto por aquella curva. Pasó por mi lado y me tocó la entrepierna, diciéndome fugazmente que tenía que cruzar. Me di vuelta y lo observé. Joven, cabello negro peinado hacia arriba, buen cuerpo. Muy penetrable. Me preguntó con voz de ebrio si tenía un cigarro, pero le dije que no fumaba de eso. Le ofrecí algo más y pareció especialmente emocionado. Fuimos a una parte más escondida y comenzamos a fumar. Se voló al instante elogiándome a cada rato lo que le había convidado. Caminamos un poco más y le dije que me gustaba recompensar a la gente de mi agrado. Respondió que entonces también tenía que recompensarme de algún modo.      
     
Con descaro le miré el bulto del pantalón. Se dio cuenta y me sonrió. Le dije que pasáramos a un motel, que pagaba. Justo andaba con un billete de 10 en el bolsillo. Llegamos y entramos, en el cuarto piso de un pequeño edificio ubicado al lado de un café. En la última puerta había que tocar un timbre. El piso parecía imitar al mármol, una pequeña pileta de piedra se emplazaba en uno de sus rincones y las paredes tenían grandes espejos circulares con marcos dorados. El lugar era atendido por unas amables señoras, algunas ya muy ancianas a una de ellas la conocí de joven cuando ayudaba a su madre en ese mismo lugar, quienes eran las encargadas de limpiar las sábanas de los fluidos esparcidos por gente promiscua.

Llegamos a la habitación y él se acostó tapándose los ojos con los brazos. “Estoy muy contento”, señaló entre confundido y agradecido. Apagué la luz y me encargué de desvestirlo lentamente. Luego mi boca se encargó de recorrerlo por completo. Saboreando su pedazo de carne, lentamente, para después de golpe llevarlo hacia el fondo de mi garganta, donde el hombre aprovechó de presionar con fuerza con una de sus manos en mi nuca, tan fuerte hasta sentir ganas de vomitar, no de asco sino porque ya no pude respirar, comenzó a doler, sientes que un líquido más espeso se empieza a acumular en tu interior, y las arcadas son cada vez más intensas. Me pregunto si me gustaba, le dije que me encantaba, como siempre.           

Estuve también por un buen rato chupando sus peludos testículos hasta que decidí seguir bajando. Le pasé la lengua lentamente por su ano y fui entrando entre sus paredes de a poco. Comenzó a gemir, en tono grave, alargando cada sonido. Todo eso lo hacíamos no estando completamente despiertos. De repente, me tomó de la cintura para introducir su pene erecto, acto que me sacó del estado de ensoñación en que me encontraba para llevarme al dolor placentero. Su virilidad me hacía enloquecer. Sentía su barba cálida cuando nos decidimos a besarnos. Después de un rato acabó y se quedó dormido.         

Me quedé en silencio, en posición fetal. Luego lo abracé y cerré los ojos pensando en que en ese mismo lugar había estado hace tiempo con Vicente, un día en que después de hacer el amor lloramos ante la posibilidad de perdernos mutuamente (cosa que sí ocurrió finalmente). Recordé que era invierno y que solo llegábamos ahí para poder abrazarnos y hacernos cariño debajo de las usadas frazadas. Yo le prometí que nunca lo olvidaría (eso sí lo cumplí). Me acosté en el pecho del desconocido, mientras me cubría con uno de sus brazos. Despertamos con el sonido del teléfono al lado de la cama, donde una de las señoras nos avisaba que ya se habían cumplido las tres horas. Entré al baño y me lavé la cara. Me vi al espejo y me encontré delgado en extremo. Cuando salí el hombre ya se había ido.        

Bajé y volví a caminar por la calle desviándome en dirección al lugar más alto que ubique. Mientras subía veía a hombres escondidos entre los árboles, detrás de los basureros con el insigne logo de la municipalidad y las esculturas de piedra. En una parte más peligrosa hice también uso de las manos para continuar. Me vi sentado en el pasto con mi antiguo amor, cuando lo observaba por horas pensando en que me encontraba frente a la persona más hermosa de este planeta. Me vi besándolo con ternura, tomarle las manos y acariciarle el cabello. El sonido de cascada me hizo regresar a la realidad.

Caminé a duras penas y llegué hasta la torre más alta, donde el viento me golpeaba con violencia a la cara. Allí arriba se veía, en las escalinatas de piedra, entre los matorrales, atrás de un negocio, a hordas de hombres entregando cada parte de sus cuerpos a algún solitario compañero. Uno de ellos se acercó introduciendo al segundo su miembro erecto en mi boca. Me sumergí entre sus vellos sudorosos. Luego llegó otro, con el pene más grueso y húmedo, quien mientras me lo metía en la boca comenzó a besarse con el otro sujeto. Sentí que por detrás alguien me estaba bajando el pantalón, escupiendo en uno de sus dedos para introducirlo en mi ano.

Después ya no tenía uno de mis zapatos porque otro hombre me estaba lamiendo los pies. Cada vez aparecían más y más penes, manos, culos y bocas por todo mi cuerpo. Pasaron los minutos y mientras cerraba los ojos escuchaba masculinos gemidos, para luego sentir chorros de semen caliente que caían sobre mí.      

Lo último que recuerdo es haber esbozado una sonrisa antes de sentir cómo todos mis músculos comenzaron a apretarse con violencia. Las caricias se detuvieron. Escuché unos gritos previos a que sintiera que me daban vuelta con violencia, me despojaban de toda la ropa y me separaban las piernas. Sentí una lluvia de escupitajos y orina caliente sobre mi cuerpo. Entre confundido y extasiado, vi mi sombra en el reflejo del suelo formado por la luna. Me hicieron palanca en una de mis extremidades hasta que cedió, me arrojaron piedras por la espalda y marcaron mi desnudez con cigarrillos encendidos.

Uno aquellos hombres e atravesó el ano con un palo largo y afilado, repetidas veces mientras mis gritos eran apagados entre varias manos. La sangre comenzó a descender a raudales por las escaleras del edificio hasta la siguiente planta, luego sentí que alguien tiro de mis huevos con fuerza, y luego sentí como usando una afilada navaja me los arrancaron castrándome en el acto, mi grito fue ahogado por la mano en mi vida y luego me desmaye por el terrible dolor que estaba sintiendo.

Antes de perder el sentido por completo sentí como algunos de esos hombres se vinieron sobre mi cuerpo entre gemidos y gruñidos de placer. Los primeros rayos del sol aparecían en el horizonte cuando me desperté, apenas pude subirme mi pantalón cuando los rayos del sol tocaron mi rostro petrificándolo de inmediato.

El resto de mi cuerpo corrió la misma suerte, quedando petrificado buscando abrocharme el pantalón y tomándome de la entrepierna desprovista de mis huevos.

Dos horas más tarde el conserje del edificio subió al mirador para encontrarse con la estatua de un hombre que no debería estar ahí, una mancha de sangre casi seca corría por las escaleras y un escroto en cuyo interior se apreciaban dos testículos como si fueran de verdad de piedra reposaban en el suelo a unos pasos de la estatua.

El hombre termino de limpiar la sangre y tomo los testículos dejándolos en la mano de la estatua que nunca volvería a tener vida, aquella extraña estatua pasaría los próximos treinta años en aquel sitio, siendo admirada por miles de personas antes de ser llevada a un museo de arte, donde aún permanece, quizás algún día vuelva a cobrar vida cuando la luz de la luna se vea incrementada por aquella extraña alineación planetaria de la noche que cobro vida aquella Gárgola. 
  



Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darkasoulpgm@gmail.com