NO BULGE ISLAND

Una isla pérdida a la que los turistas van a disfrutar de varios días de sexo brutal, castraciones y canibalismo.......


NO BULGE ISLAND
Una isla pérdida a la que los turistas van a disfrutar de varios días de sexo brutal, castraciones y canibalismo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICAICÓN] [BDSM] [GORE] [VIOLACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: Slip7





Buscando por internet descubrí está isla. Era un lugar perdido en la Polinesia que habían comprado un grupo de millonarios para montar uno de los negocios más curiosos y lucrativos de este siglo. Ése grupo contactaba con chicos jóvenes que en distintas páginas web mostraban su deseo de ser castrados, violados y abusados. Los alojaban en la isla en régimen de "todo incluido" y eran pagados generosamente pero debían cumplir algunas normas. Podían circular libremente por la pequeña ciudad que se había construido en No Bulge Island, entrar y consumir en cualquiera de sus establecimientos, pero sólo podían vestir un pequeño calzoncillo blanco y estar, en cualquier momento, a disposición de los clientes.

Decidí hacer la reserva para una semana por € 18.000. El día elegido fui transportado desde otra isla cercana en un gran helicóptero  que ocupábamos unos 30  clientes. Después de más de tres horas de vuelo aterrizamos en aquel extraño lugar. Después de enseñarnos nuestras habitaciones en distintos lujosos hoteles se nos entregó un "kit" compuesto de variedad de cuchillos, tijeras y cutters, además de un pequeño aparato eléctrico a baterías cilíndrico con uno de los extremos metálico y que llamaban "el cauterizador", además había multitud de dildos y pluggs así como pequeños "tapones" alargados de goma de distintos tamaños.

Después de descansar del largo viaje decidí salir a dar un paseo por las calles de aquel lugar. Lo primero que me llamó la atención fue ver a montones de chicos paseando por calles con plena normalidad, iban en grupos, solos, en pareja, risueños y felices, y todos llevando como única prenda un pequeño slip blanco que marcaba perfectamente las formas de lo que ocultaban debajo, se podía apreciar la forma ovalada de sus testículos bajo la blanca tela, o el pene que algunos lo llevaban hacia un lado, otros hacia abajo apoyado sobre los testículos, incluso se podían ver algunos en completa erección saliendo su glande por el elástico superior. Había paquetes de todos los tamaños, algunos enormes y formando un gran bulto en el slip (trusa) que incluso se salía parte de un testículos por la parte lateral o la punta del pene sin circuncidar.

También me llamó la atención algunos chicos en los que se podía apreciar que la bolsa del slip que algún día estuvo rellena por unos preciosos genitales colgaba vacía como un gurruño, entre sus piernas. Otros llevaban los slips rotos de distintas maneras y por cuyos agujeros colgaba un solo testículo, incluso se podía ver en algunos que no quedaba rastro de lo que algún día fueron sus genitales.

Noté como mi pene crecía dentro de mi calzoncillo bajo el short que llevaba. Decidí entrar en un bar. Mientras me tomaba una cerveza observé a un grupo de unos 15 chicos que estaban sentados en esos altos taburetes típicos de los bares y alrededor de una alta mesa circular. Charlaban y reían alegres mientras consumían sus bebidas. Sus paquetes destacaban dejando ver sus formas redondeadas que se acentuaban entre sus piernas al estar sentados con esos minúsculos slips.

Uno de los clientes,  de unos 50 años, se acerco al grupo de muchachos y sin reparo alguno empezó a palpar con sus ansiosas manos los "bultos" que tenían los chicos entre las piernas ante las risas de los chicos. Después de haber palpado y apretado los distintos paquetes, eligió a uno que se puso de pie, el turista bajo el blanco slip del chico y agarrando el prepucio lo bajo dejando al descubierto el sonrrosado glande. Introdujo por la uretra uno de los tapones y comenzó a masturbarlo mientras los demás miraban asombrados la escena. Cuándo el chico empezó a jadear y a eyacular (todo el semen se mantuvo dentro del bonito pene gracias al tapón) el turista saco uno de los afilados cuchillos y empezó a cortar lentamente y con deleite el erecto pene por la parte superior pegado al pubis.
Cuando corto totalmente el pene lo mantuvo en su mano frente al chico y rápidamente con el cauterizador al rojo vivo selló el corte en el que todavía se podían apreciar la sección circular y rojiza de los dos cuerpos cavernosos del pene del chico. También cauterizó la herida del pubis encima de los gordos testículos.

Mientras el hombre realizaba estas acciones, los demás chicos se habían sacado el enorme y gordo pene del turista y lo masturbaban por turnos encima de la mesa circular. El hombre eyaculo varias veces sobre la mesa dada la excitación que le produjo la lenta castración y las suaves manos de los muchachos manipulando sus genitales.

El hombre propuso un juego a los 15 chicos y estos asintieron alegremente.

Puso el pene cortado en la mesa sobre el abundante esperma y lo giró emulando el famoso juego de la botella. Dio varias vueltas gracias a la lubricación del esperma que había en la mesa. Todos los chicos se pusieron de pie expectantes, a algunos se les salía el pene erecto por los laterales del slip... el pene del compañero dejo de girar y apuntó con el glande a otro de los muchachos. El hombre le obligó a agacharse apoyando al chico sobre el taburete y bajándole el calzoncillos por detrás, cogió el pene cortado y quitándole el tapón lo empezó a introducir en el estrecho ano del chico,

Al principio le costó entrar dado lo gordo que tenía el glande, pero una vez superado el esfínter y empujando con un dedo, entró entero sin dificultad cerrándose acto seguido el estrecho ano manteniendo el pene en su interior que además había empezado a expulsar el semen que aún contenía en su interior. El hombre le volvió a subir su blanco calzoncillo y siguió con el juego. Al final todos los chicos habían sido castrados de sus preciosos penes y cada uno de ellos llevaba en el interior de su culo el pene y el semen de alguno de sus amigos.

Entonces se acerco otro cliente y propuso otra variante del juego. Como todos los chicos mantenían aún sus testículos, puso en fila a los muchacho y sacando el pequeño pene que tenía el cliente comenzaron a chuparlo 5 veces cada uno, adelante...atrás...adelante ...atrás...así hasta el siguiente...y el siguiente ...pasaron varias rondas y parecía que aquel pene erecto pero pequeño no iba a eyacular nunca....pero no...uno de los chico, con melena rubia y lisa levantó sus verdes y abiertos ojos hacia el hombre que jadeaba y convulsionaba, extrajo el pene de la boca del chico y vio como entre los carnosos labios salía chorreando gran cantidad de semen que rápidamente el hombre le obligó tragar.

Luego pidió un cuenco de cristal y sacando los testículos de uno de los muchachos por el elástico lateral del slip procedió a cortarlos con una tijera y tomando el escroto por la parte inferior, vacío los testículos de su bolso en el cuenco, dejando la piel vacía del escroto aparte sobre la mesa. Está acción la realizó a los 14 chicos, menos al rubito que se la había mamado.

Después de cauterizarlos a todos y colocarles de nuevo los calzoncillos, que ahora se veían vacíos y con el trozo de tela que antes contenían unos hermosos y jóvenes genitales colgando arrugado y sin forma. Acto seguido tomo el cuenco con los 28 testículos morados y con el cordón espermático aún colgando y obligando a agacharse sobre el taburete al chico rubio bajó el slip por detrás y intentó introducir uno de los testículos por el ano del chico... como se asomaba el pene que ya llevaba dentro y lo dificultaba, el hombre volvió a sacar su pene y lo introdujo por el ano del chico empujando hacia dentro el pene cortado que tenía en el interior.

Después de eyacular abundantemente comenzó a introducir todos los testículos uno tras otro. Como los últimos parecía que ya no cabían, el hombre empujó fuerte con un dedo para hacer hueco y poder meter los que faltaban...finalmente lo consiguió ante las risas de los demás chicos que ya se habían sentado en los taburetes, por lo que el pene que tenían dentro se les clavaba más dentro.. Finalmente tomo los escrotos vacíos y uno por uno los colocó rellenándolos con los huevitos del rubio que aún colgaban en su sitio natural. Cuándo terminó de colocar todos los escrotos uno dentro del otro (que dada la forma de bolsa y su elasticidad resultó bastante fácil) subió el slip del rubio. Por delante los escrotos hacían un bulto enorme y redondo y por detrás estiraban el slip metiéndoselo entre las redondas nalgas para que la tira de tela impidiera que se salieran los testículos que tenía en sus entrañas.

Finalmente el grupo de chicos, se dirigió felices y entre risas hacia la salida del bar. Me fije que al rubio le colgaba un chorro de esperma de la tela del slip que llebaba entre las nalgas, seguramente al apretar los huevos dentro algunos habían estallado dejando salir el esperma que contenían en su interior o por los conductos espermaticos mezclado con el esperma del pene cortado y el esperma del propio turista que había hecho el juego.

Antes de salir el rubio me dirigió la mirada y sonrió entreabriendo sus gruesos y carnosos labios, pude apreciar que hilos de esperma colgaban entre sus labios. Con Mirada picara me guiñó uno de sus verdes ojos. Pensé que al final no se había tragado el esperma del gordo con el pene pequeño, seguramente lo guardaba para saborearlo tranquilamente en otro momento.

Entonces después de tomar varias cervezas decidí salir a la calle.

Me senté en un banco de piedra a la sombra de los árboles que había a lo largo de la calle. Seguí observando a  los chicos paseaban por la calle como siempre en slip blanco, sus paquetes pasaban a la altura de mis ojos, Veía los bultos bajo el slip marcando claramente sus formas, y los que llevaban el slip flácido y vacío, la tela blanca ahora arrugada todavía insinuaba como un molde, las formas redondeadas que alguna vez llenaron ese calzoncillo. Mi mirada se dirigió hacia un chico que charlaba con otro y que tenía el slip hecho jirones, entre las tiras blancas que colgaban del elástico de su cintura colgaba un testículo

De su cordón espermático fuera del escroto que se había convertido en un trozo de piel arrugada y con el otro testículo totalmente destrozado en varios trozos que asomaban entre los restos de su slip... su pene colgaba hacia un lado y entre los jirones del calzoncillo se apreciaba el destrozo que había sufrido aquel pene, estaba doblado 90° y con varios cortes profundos como si fueran anchas rodajas que prácticamente lo atravesaban, uno de los turistas que paseaban por allí, al cruzarse con este chico le agarró con fuerza el testículo que colgaba y sin dejar de caminar se lo arrancó de cuajo y se lo comió masticándolo con energía.

Me fije en un adolescente que tenía un paquete perfecto, los testículos quedaban perfectamente marcados bajo la tela del slip,  la costura los separaba, el testículo derecho era visiblemente más pequeño que el izquierdo, el pene hacia un lado y el reborde ancho que indicaba el comienzo del glande quedaba marcado bajo la blanca tela. Uno de los clientes se acerco sonriente y con un largo punzón en la mano derecha empezó a clavarlo repetidamente en aquel bulto perfecto, le propino más de 20 puñaladas en el paquete, algunas atravesaron los testículos del infortunado chico, otras se clavaron en distintas partes del pene y finalmente introdujo lateralmente el punzón por la punta del pene con intención de atravesarlo longitudinalmente, pero al equivocar la trayectoria salió por la mitad del miembro y atravesando un testículo clavo su punta levemente en el muslo..

Mientras ocurría esto otro cliente llevaba a otro chico con una cuerda atada fuertemente al bulto de sus calzoncillos, el pene y testículos sobresalían atados bajo la blanca tela cuando el hombre tiraba de la cuerda, lo hizo poner en posición de cuclillas y bajándole la parte de atrás del slip le instó a que evacuara, vi como del ano del chico asomaba la cabeza de un glande... poco a poco salió un pene entero que cayó al pavimento con un sonoro ¡ploch! Y después siguieron saliendo penes de aquel suave y lampiño culo. En un momento en el suelo había como unos diez o doce penes de todas formas, colores y tamaños, el hombre obligó al chico a ponerse a cuatro patas y comer todos aquellos exquisitos penes del suelo sin usar las manos.

Luego lo hizo poner de pie y estirando de la cuerda saco un cutter y cortó de golpe el bulto atado por debajo del lazo de la cuerda quedando todo el paquete del chico colgando de la cuerda y envuelto todavía por en trozo de tela del slip, volteó la cuerda y soltándola salió volando con lo que antes fue un órgano genital masculino atado hasta quedarse enganchado en la rama de un árbol. Entonces me dice cuenta que de los árboles colgaban penes y testículos en gran cantidad, como en un árbol de navidad.

Entendí rápido el porqué, cerca un grupo de turistas violaba a un chico con apariencia asiática, uno tras otro iban introduciendo sus penes y vaciando litros de esperma en el interior del muchacho, uno de ellos ató sus testículos con una cuerda y echándolas por encima de una rama estiraron con fuerza entre varios hasta dejarlo colgado de sus huevos, del ano del chico chorreaba la leche que más de 35 personas que habían depositado, entonces lo agarraron por las piernas y los brazos y empezaron a tirar con fuerza.... llegó el momento en que su escroto no aguantó más y se rasgó cayendo el chico al suelo y quedando sus testículos colgando del árbol.

Otros le ataban el pene o todo el paquete, por lo que el paseo arbolado era como un muestrario de todo tipo de genitales. En el banco de piedra de al lado estaba otro chico bocarriba con las piernas colgando a ambos lados del banco, un hombre de pie sobre el banco pisoteaba con fuerza el paquete del chico hasta que al aplastar los testículos contra la piedra uno de ellos se salió por el lateral del slip y cayó al suelo, el hombre lo piso retorcidamente con la punta de su zapato reventándolo hasta que por los laterales de la suela salían trozos de carne y esperma.

Decidí pasar a la acción, mi pene reventaba dentro de mi slip y pantalón, me fijé en un bulto blanco, redondo y enorme que pasaba, sin pensarlo puse al chico a cuatro patas sobre el banco aparté hacia un lado  el slip que tenía encajado entre sus nalgas y sacando mi pene (de un tamaño normal y estrecho) se lo introduje en el ano, a medida que iba entrando notaba como dentro del ano de aquel chico había objetos blandos que iban rodeando mi pene pero no me importó de lo caliente que estaba, me corrí varias veces en su interior y al sacarla vi como un chorro de esperma salía de su esfínter y chorreaba hacia abajo, después ¡¡plofch!! Salió un testículo de su ano y cayó en el banco.... luego otro y otro...y otro   ¡Ploch!. .¡ploff!... así pude contar 28, entonces me di cuenta quién era el chico... ¡el rubio de labios carnosos del bar!

Sobre el banco de piedra se había depositado una especie de sopa formada por esperma  (el que traía acumulado desde el bar más el mío y el de a saber cuántos clientes más que se lo habrían violado) y testículos de distintos tamaños. Obligue al chico a ponerse de rodillas en el suelo y empezar a comerse todos aquellos testículos que se habían cocinado en el interior de su ano y con salsa blanca y espesa. Él comenzó a comerlos con ansiedad. Eso me excitó aún más y desnudándome me quedé sólo con mis calzoncillos blancos y me arrodillé a su lado para ayudarle a comer (me di cuenta del hambre que tenía, ya que no había comido nada desde que llegué).

Tome uno chorreando de esperma por el conducto espermático y me lo introduje en la boca. La sensación fue indescriptible...lo primero el sabor agridulce del esperma, luego de machacar el testículo entre mis muelas, la explosión de sabor a carne cocida, dura pero crujiente... me embriago y seguí comiendo más testículos.

De repente noté como me agarraban por detrás, me levantaron y entonces vi que eran turistas que me habían confundido con uno de los chicos. No podía hablar ya que tenía testículos todavía en la boca a medio tragar. Entonces el hombre del punzón empezó a darme puñaladas en el escroto a través del calzoncillo....blanco, introdujo uno de sus dedos por uno de los agujeros que había hecho en el calzoncillo y lo rasgó. Mi pene y testículos salieron fuera colgando, mis huevos estaban perforados por varios sitios pero mi pene se mantenía intacto ye increíblemente erecto.

El hombre se dio cuenta y agarrándolo con una mano empezó a atravesarlo de lado a lado por distintos sitios, guardó el punzón y mientras masturbaban mi maltrecho pene, con la otra mano golpeaba y estrujaba mis huevos. Finalmente eyaculé, pero no sólo por la punta del glande, también salía esperma por los agujeros que me había hecho a lo largo de toda mi pene. Luego saco una especie de quemador de cocina y con la intense llama fue asando mis genitales, los restos de mi slip ardían por el calor de la llama. En un momento dado el hombre se arrodilló ante mí, mi pene colgaba ya flácido, la piel del prepucio que cubría el glande se había retraído por el calor del fuego dejando al descubierto mi glande que tenía un color dorado y tostado.

El hombre acercó su boca y de un mordisco arrancó ese glande para mascarlo y tragarlo con frucción.... siguió con el resto del pene y luego se metió el escroto con los dos testículos y sin cortarlos de un mordisco los machacó entre sus muelas mientras todavía estaban unidos a mi cuerpo. Cuando aquello ya solo era una masa informe de carne triturada los cortó con sus incisivos y se lo tragó todo.

Mientras el del punzón realizaba sus perversiones, los turistas que pasaban por allí apartando o los restos de mi slip del culo me penetraban sin piedad depositando su esperma dentro de mi, en cuanto uno sacaba su pene de mi ano, y aunque estuviera chorreando esperma, llegaba otro y empujando el esperma hacia dentro con su glande me penetraban sin piedad. Calculó qué me penetraron unas 20 personas mientras me "comían" mi paquete.

Como estaba prácticamente desnudo me dirigí al muchacho rubio que había dejado en el banco, que estaba muerto de risa, y le obligué a que me diera sus calzoncillos y aunque estaban pringosos del esperma que había salido de su ano, me los puse. Instintivamente intenté colocarme el paquete con la mano.... pero allí ya no había nada. La tela del slip colgaba arrugada por delante... y por detrás notaba como iba saliendo de mi dolorido y escocido culo la gran cantidad de esperma que habían depositado en su interior hasta empapar la tela del slip atravesándolo y chorreando hacia afuera quedando colgado un largo y espeso hilo blancuzco con una gran gota en el extremo.

Al ir a reclamar, rápidamente pusieron a mi disposición un grupo de los mejores cirujanos del mundo y a un nutrido grupo de chicos desnudos para que eligiera el paquete que me iban a implantar quirúrgicamente.

Elegí un pene bastante más grande y grueso que el que tenía anteriormente. Los testículos del muchacho también eran perfectos, redondos e iguales que todavía se mantenían pegados y sin descolgarse a la base del pene envueltos por un escroto rosadito, liso y sin vello.

Ahora después de cicatrizados los puntos, todo funciona perfectamente y cada vez que me masturbo me da la sensación de estar masturbando a alguno de aquellos chicos.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Autor: Slip7         Mail: slip7@hotmail.com

SELF SERVICE

Restaurante innovador en el que los comensales pueden comer todo lo que quieran, su principal novedad es una pared con agujeros de donde cuelgan genitales masculinos y donde los clientes lo pueden cocinar y cortan a su gusto para luego cortarlos......


SELF SERVICE
Restaurante innovador en el que los comensales pueden comer todo lo que quieran, su principal novedad es una pared con agujeros de donde cuelgan genitales masculinos y donde los clientes lo pueden cocinar y cortan a su gusto para luego cortarlos.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]



Categoria: Hetero      Autor: Slip7





Pagas la entrada y ocupas una mesa...

Lo primero que te llama la atención ya en el lugar es la parte donde está "la carne", una pared con unos agujeros estratégicos por donde cuelgan los genitales de más de 40 hombres de todos los tamaños formas y colores.

En la parte superior ves las cabezas y caras de los afortunados (se les paga cuantiosamente por su sacrificio).

Los comensales se dirigen hacia este muro y con una bandeja, en la que llevan un plato, cuchillo con hoja aserrada y unos accesorios curiosos....

El que lleva una especie de pequeño soplete de cocina se acerca a uno de los penes que salen del orificio y comienza a asarlo dirigiendo la llama del quemador a lo largo del fláccido pene.... al aplicar calor sobre el glande este empieza a crecer de tamaño y expulsa una buena descarga de espeso semen casi sin fuerza pero en abundancia sobre el plato que el comensal se encarga de recoger con el plato con regocijo...

Acto seguido empieza a cortar con el cuchillo ese cilindro carnoso y con la piel crujiente y churruscada y con el glande de color marrón oscuro y goteando semen aun de su más reciente y última corrida.

El pene no tarda en caer en el plato y lo corta en rodajas de 1,5 cm de grosor ante de la vista atónita del recién castrado. No tarda nada en pincha la punta del glande con el tenedor y untándolo con una buena cantidad de semen aun caliente y espeso se lo hace comer, masticar y tragar a su antiguo ex propietario, que después de asentir aprobando el asado, el comensal se dirige a su mesa para compartir el manjar, al lado una chica con la bandeja se regocija mientras espera que el pene que ha elegido no se haya asando desde el interior ya que le ha introducido por la uretra una gruesa varilla eléctrica que está al rojo de lo caliente que ya está.

Del apenas recién castrado todavía cuelgan sus redondos testículos en el interior de su escroto, un chico joven se acerca ansioso y palpándolos los agarra con fuerza con una mano mientras que con la otra corta la bolsa con el cuchillo de sierra con ansiedad... directamente  se introduce el escroto en la boca y apretando las muelas sobre uno de los testículos lo revienta en su boca sintiendo como el esperma que aún quedaba en su interior salta salpicando incluso la comisura de sus labios... chorreando por la lampiña barbilla y se dirige masticando todavía los restos del otro testículo y escroto a su mesa.

El pene que tenía la varilla al rojo vivo en su interior ya humea a todo lo largo por lo que la chica extrajo el hierro y comienza a cortarlo lo más cerca posible del pubis, lo agarro con su manita y se introdujo la punta entre los dientes para luego cerrarlos lentamente pero con mucha fuerza, logrando cercenar el glande entero de una sola mordida, para paladearlo con la boca entreabierta y sintiendo con la lengua el agujerito por donde antes salía la leche y terminar colocándolo entre sus muelas traseras para aplastarlo y degustar su intenso sabor que ahora dicha carne luego de ser cocina tiene.

Con el resto del pene aun en su mano se dirigió a su mesa para compartir con los que ahí la esperan, no sin antes haberla obligado a meter dicho pene en el anterior  de la boca de su anterior dueño para  darle un gran bocado y tragarse un trozo de su propio pene cocinado que ya nunca más le podrá dar placer alguno.

Mientras tanto Otros clientes se dirigían con su plato en el que podías apreciar dos testículos asados con agujas al rojo vivo y el escroto vacío al lado con aspecto oscuro y crujiente hacia otros genitales completos que sólo utilizaban para masturbar y utilizar su esperma como salsa para aderezar su plato de testículos asados, una verdadera delicia para algunos de los clientes de aquel restaurante.

Otros clientes iban de pene en pene vaciando su leche en un vaso hasta llenarlo e irse a la mesa con la "bebida" era una especia de leche bronca que según algunos poseía poderes afrodisiacos.

Por supuesto, los chicos que habían perdido sus genitales por completo eran sustituidos rápidamente por otros, eran curados y pagados generosamente antes de enviarlos a casa sin sus preciadas posesiones viriles.

El negocio funcionaba perfectamente, aunque había algunos problemas que eran captados por las cámaras de seguridad.

Como en cualquier self service puedes comer todo lo que quieras, pero a diferencia de otros lugares en ese lugar no debía sobrar nada en los platos.

Pues se observaban a clientes que iban al baño y clandestinamente se introducían los penes o testículos recién cortados en el interior de su vagina o ano, según sexo y luego colocándose la ropa interior y vistiéndose se sentaban en sus mesas para luego pagar y marcharse a casa con el "producto" en su interior. Lo que estaba prohibido.

Una chica que vestía minifalda fue detenida porque (y no sabemos cómo se lo había introducido) salía del local chorreando esperma desde su braguita (calzón) por sus muslos y dejando un rastro de espesas gotas blanquecinas en el suelo, ella fue obliga a comerse el pene en la cocina del restauran desnuda.

Ella explico que quería masturbarse con el pene en su casa para luego comerlo  en privado, el capitán de meseros le dijo que aquello iba en contra de las reglas, le dijo que por dicha acción estaría prohibida su entrada en el restaurante por seis meses, lo que hizo llorar a la mujer pero así eran las reglas.

Mientras tanto uno chico de apenas 18 años se acerco a uno de los conjuntos más grandes que eran de un negro, le corto el enorme pene negro sin circuncidar y huevos, para luego dárselos al chef para que luego de algunos minutos le fueran servidos ambos en sus mesa completamente empanizados bañados en una salsa de champiñones, el chico corto con su cuchillo y con cada bocado que daba se notaba como todo su cuerpo se estremecía.

Una erección era visible bajo su pantalón, aquello era común en aquel lugar y nadie dijo nada, además todos estaban ocupados disfrutando de sus selectos como ricos platillos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Slip7       Mail: slip7@hotmail.com