Amor filial con mi madre en Madrid

Acababa de llegar de clase, cuando me encontré con mi madre ya mencionada en relatos anteriores, Pilar, haciendo las maletas, al llegar a casa, le pregunté a mi madre que si pasaba algo, entonces me dijo que me había llamado unas cuantas veces pero que no le cogía el teléfono. A continuación, me explicó lo que pasaba, me preguntó queContinuar leyendo »

La entrada Amor filial con mi madre en Madrid aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mamada de mi madre por sorpresa

Acababa de llegar de clase, cuando al abrir la puerta de casa, me di cuenta de que no había nadie en casa. Normalmente suele estar mi madre, que como ya he mencionado en relatos XXX anteriores se llama Pilar, pero justamente ese día no estaba en casa, cosa que me extrañó bastante. A los cinco minutos de llegar yo, escuché la puerta de casa. Al verme, mi madre se sorprendió un poco y me dijo: “¡hombre, qué pronto has llegado!” respondiéndole que hoy había terminado un poco antes.

Mi madre se fue a su habitación para cambiarse de ropa y ponerse la de estar en casa y nos pusimos a comer. Al terminar de comer, noté a mi madre con algo de prisa, pero no le dije nada. Entonces, me fui a la habitación para mirar unas cosas en el ordenador, cuando mi madre me llama y me dice que si podía hablar conmigo en el salón. Acto seguido, le dije que sin ningún problema.

Espectacular mamada de mi madre

Fui al salón, en el salón, me disponía a sentarme, cuando mi madre me cogió del brazo y me puso al lado de una mesa grande donde celebramos comidas familiares. Me quitó todo, y acto seguido, se puso en cuclillas para hacerme una mamada y masturbarme. Durante la mamada de mi madre, me preguntaba repetidamente que si me gustaba. Por mi parte, mientras disfrutaba de la mamada de mi madre le quité la camiseta y el sujetador, y le empecé a manosear los pechos mientras que me decía, “¡cuánto te gustan mis pechos, cariño!” soltando después una carcajada.

Finalmente, cuando terminó la mamada de mi madre, me separé un poco de ella, me hice una paja y eyaculé sobre sus tetas.

 

Vota qué te ha parecido

La entrada Mamada de mi madre por sorpresa aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mi tía vuelve a mi casa para pasar unos días

Mi tía (Amparo) y yo (Raúl) pasados unos meses de todo lo que ocurrió con mi madre (Pilar), nos levantamos un día mi madre y yo, y nada más levantarnos, mi madre me dio un beso. Recordad que mi tía sigue viviendo con mi madre y conmigo.

Empezamos a hablar de todo lo que pasó con Amparo y nosotros dos cuando quedamos para que viniese a vivir con nosotros y todo ese tema.

Mi tía se levantó como un día normal y me dio un beso a mi madre y otro a mí.

Cuando le dio el beso mi tía a mi madre, Amparo nos dijo que se iba a duchar así dejaba la ducha libre para el siguiente que viniese a ducharse. Se le había olvidado coger la ropa interior como hace por costumbre para ponérsela en el baño.  Salió completamente desnuda del baño a buscar su ropa interior, no nos habíamos dado cuenta de que Amparo estaba completamente desnuda. Mi madre entró en el baño al terminar Amparo de ducharse, ya se había secado cuando mi madre estaba en sujetador y bragas para disponerse a quitárselas, mientras salía mi tía y entraba mi madre se dieron un beso y Amparo espero hasta que mi madre se desnudase por completo, mi madre se dio cuenta de que yo estaba mirando y como no le gusta que yo le vea desnuda al igual que a mi tía, cerró la puerta del baño. Amparo fue a la cocina para beber agua con la ropa interior ya puesta, unas bragas de color verde y un sujetador beige; le hice una foto de cómo iba mi tía en bragas y sujetador. Se dio cuenta y se enfadó conmigo como nunca. Al salir mi madre de la ducha mi tía se lo contó a mi madre y me dijo que quién me creía yo que era para hacerle una foto a mi tía en ropa interior.

Después de comer me metí en mi habitación y me hice una paja. Mientras me la estaba haciendo, mi tía entró en mi habitación y me preguntó que qué estaba haciendo, al instante llegó mi madre y como seguían cabreadas conmigo volvimos a discutir.

Salieron de mi habitación enfadadas por lo que había pasado. Al rato, me entraron ganas de hacer pis, así que fui al baño, aproveché que mi madre estaba en el baño y al entrar ella me miró y se ocultó sus partes intimas.

Una hora después, estando los tres en el salón, de repente mi madre se va a su habitación y mi tía a la suya. Al momento, mi madre fue a la habitación de mi tía maquillada, con un vestido y unas sandalias de tacón y mi tía maquillada (igual que mi madre), con una minifalda vaquera, unas sandalias grises que le había dicho en su día que me gustaban y una camiseta de tirantes.

Cuando salieron de las habitaciones me dijeron que iban a salir y que ahora venían. Al regresar a casa me dijeron que si estaban guapas para mí y le respondí que estaban preciosas.

A continuación me levanté y me rápidamente fui a mi habitación con la excusa de colocar algo. Al instante Pilar vino hacia mi habitación y me dio un beso, salí al salón y me encontré a mi tía masturbándose, al vernos a mi madre y a mí, mi madre en bragas y sujetador y yo desnudo, me miró y me dijo que le encantaba mi pene.

Amparo me empezó a hacer una mamada mientras que desnudaba a mi madre por completo.

Al rato, mi madre se puso en cuclillas y me dijo que quería hacerme una cubana; metí el pene entre sus pechos y ella me empezó a masturbar mientras que Amparo le metía un vibrador a mi madre por la vagina (que era lo que habían salido a comprar en realidad). Después le metí el pene a mi madre por el coño mientras que Amparo probaba el vibrador. Al sacarse mi tía el vibrador de su vagina, le entraron ganas de hacer pis, y como estaba en cuclillas y mi madre debajo, se hizo pis allí mismo.

Finalmente, mi madre eyaculó como nunca antes la había visto eyacular, y me dio un beso diciéndome había que repetir.

 

La entrada Mi tía vuelve a mi casa para pasar unos días aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.