La donación de semen

La Actriz XXX Dylan Ryder

Este relato ficticio trata de un joven de 21 años que decide ir a donar semen, por primera vez, atraído por la compensación de 50 U$S.

 

Tras llegar a la clínica y notificar su identidad y el turno para la donación la enfermera de recepción le da un pequeño pote esterilizado. Ingresa a la sala de donaciones. Básicamente un pequeño cuarto con lavamanos, muchas toallas de papel y ningún material para ayudarle a eyacular. Por un momento se queda pensado en la enfermera, una mujer de menos de 30, cabello negro y aparente pechos redondos y generosos

 

Vista las perceptivas se baja el pantalón y la ropa interior y comienza masturbarse. La incomodidad del lugar, el frio y solo disponer de sus manos y nada mas hace que, a pesar de llevar un rato en ello, apenas logra una semierección.

De repente alguien toca a la puerta –¿Puedo pasar señor?– Es la enfermera. Él responde que sÍ tras levantarse la ropa. Al entrar la enfermera le mira a él, después al frasco estéril vació y lo vuelve a mirar a él.

 

Ella levanta una ceja y le hace la pregunta –¿Necesitas ayuda?

Él sorprendido apenas suelta un –¿eh?

Yo creo que sí.

 

Inmediatamente después se baja la parte superior de su uniforme, dejando descubierto su corpiño, el chico ya empieza a sospechar que sus tetas no parecen grandes, son grandes. Y cuando se quita el corpiño lo confirma…son senos redondos, firmes y de 110 centímetros de contorno (36DD).

Tiene una erección mayor que la que tuvo desde que entró al cuarto. Se queda paralizado por la situación. La enfermera se acerca lentamente y, mientras lo mira a los ojos, con una mano le baja el pantalón y la ropa interior y le saca el pene.

Se arrodilla y él ve cómo lo masturba. Primero con una mano y después con la otra, alternando.

 

Dura y firme– Dice ella-creo que no habrá problema en llenar ese “tarrito”-.

 

Lo sigue masturbando. En un momento con la mano izquierda le rodea la punta, en torno al glande y con la lengua le hace cosquillas en la base del miembro.

 

Evito pasar la lengua por la punta para que el semen no se vaya a mezclar con saliva– Le aclara.

-Sí…está bien…mmm…haz como que…como quieras…tú eres la que sabe– Dice él.

Sé algunas cosas– Y con absoluta lujuria le recorre la mitad inferior del pene con la punta lengua.

 

Se detiene por un momento y saca un pequeño frasco, aclara que es lubricante. Se lo pone entre los pechos hasta que quedan bien húmedos y mojados. Toma el erecto pene del donante y se lo pone entre los senos, con las manos hace presión para que sus pechos compriman el pene y empieza a mover su torso de arriba a abajo.

Lo está masturbando con sus pechos. El lubricante hace que se deslice suavemente y no haya fricción que le incomode. Él cierra los ojos y se deja llevar por la sensación de esos grandes y suaves senos.

Cuando lleva un rato ella le pide que por favor le avise cuando esté cerca de eyacular. Cuando llega el momento –Voy…a eyacular– la linda enfermera deja de masturbarlo con los pechos, para hacerlo con una mano, mientras la otra sostiene el frasco esterilizado debajo.

Eyacula y derrama el contenido en el frasco es espasmos de placer. Mientras la mano femenina sigue tomándole el miembro empapado en saliva y lubricante erótico.

 

El abre los ojos y la ve dirigirse al lavamanos para dejar el frasco cerrado allí. Cuando vuelve el le dice que –Aun queda un poco de semen– y ella responde –De eso me encargo yo-. Vuelve a arrodillarse para pasar su lengua, esta vez, a lo largo de todo el pene, y tomando todo el semen que queda con ella. El donante la ve cerrar la boca y, evidentemente, tragar.

Se pone de pie, y mientras se sube el vestido y el corpiño le dice:

 

Gracias por tu donación. En unos días recibirás tu cheque por 50 U$S

De nada. No tendré problemas en volver a venir– Responde mientras se levanta la ropa.

Como gustes. Pero recuerda que solo puedes donar una cantidad limitada de veces. Pero no tengo problemas, de antes o después, ayudarte a llenar “este tarro”– Se señala la zona baja del vientre-es mas cálido y suave- Y, por ultimo, la enfermera le da un beso en la mejilla y le guiña un ojo antes de salir de la habitación.

La entrada La donación de semen aparece primero en SexoEscrito.com.