LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL

El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban......


LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL
El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [HUMILLACIÓN] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

Ana una mujer de 45 años, Raquel por su parte de 43 años, Ana la mujer de Tony y Raquel su amante de entre muchas otras, a las cuales les decía que era divorciado y las tenia completamente engañada. Ana y Raquel no se olvidaban de Tony, cada día pensaban en la venganza hacia él, hasta el día en que empezó a fraguarse la venganza.       

Raquel llamo a la puerta de Ana, al abrirla la puerta, entro rápidamente:  

-“Ya tengo la solución, se cual será nuestra venganza”. Dijo Raquel apresuradamente enseñando un libro a Ana.

-“La supremacía femenina, es un libro que por casualidad llego a mis manos comencé a leerle y me dio ideas”. Dijo Raquel entusiasmada.         

-“Explícame”. Dijo Ana mientras se sentaba para escucharla.         

Estuvieron hablando durante horas las dos, trazando un plan, secuestrarían a Tony y le someterían a las más inimaginables humillaciones y castigos, algo que nunca podría olvidar. Elaboraron una lista con todo lo necesario, en los siguientes días ambas estuvieron comprando todo lo necesario y alquilaron una casa un fin de semana a las afueras de la ciudad, todo estaba planeado, solo faltaba poner en marcha la ansiada venganza.     

Era viernes por la noche, Raquel llamo a Tony por teléfono, fingió estar llorando mientras le suplicaba que la perdonara, aunque por dentro solo tenía ganas de vengarse de aquel hombre que tanto daño le hizo, Raquel le dijo que quería verle, quedaron en un bar para charlar, Raquel se aguanto su ira y fingió todo lo que pudo al verle, Tony pensaba que había triunfado y se había salido con la suya una vez más, pero estaba muy equivocado, Estuvieron hablando tranquilamente, Raquel fingía muy bien su papel de arrepentida, En un momento de la conversación Raquel aprovecho el despiste para echar unos polvos en la bebida de Tony, el cual ni se dio cuenta y bebió su bebida tranquilamente sin saber que llevaba unos somníferos muy potentes, que le dejarían totalmente dormido y sin fuerzas.
           
Tony no tardo en comenzar a sentir realmente mal, Raquel le ayudo a llegar al coche con la excusa de que se le pasaría, pero el empeoro y se quedo completamente dormido, un sueño muy profundo debido a una gran cantidad de somníferos, ella arranco el coche y se dirigió a la casa donde se encontraría con Ana, tras un pequeño viaje llego a la casa, Ana la abrió la puerta de la cochera y entre las dos subieron a Tony a una habitación, la venganza de ambas estaba por comenzar.        

Por fin tenían delante al hombre que tanto odio les provocaba, sin mediar palabra entre ellas comenzaron a desnudarlo, le dejaron completamente desnudo durmiendo en el suelo, Ana y Raquel sacaron una mochila llena de objetos que habían comprado, Ana saco unas esposas , le puso las manos a la espalda y lo esposo apretando el metal a sus muñecas, era imposible que se liberara pero no querían correr riesgos y continuaron atándole las manos con una cuerda por las muñecas, ahora era imposible que se liberara.

Con los pies hicieron lo propio, le ataron los pies con fuerza con un buen manojo de cuerdas, se aseguraron que estuviese bien apretadas, ahora ya lo tenía como ellas querían, inmóvil y a su merced. Continuaron atándole, pasando una cuerda por los codos, una por las rodillas, todo lo habían leído del libro, lo tenían bien estudiado, acabaron inmovilizándole por completo. Una vez que estaba completamente atado le dejaron dormir, cuando despertara comenzaría la verdadera acción. 

Pasaron unas horas, Ana y Raquel entraron de nuevo a la habitación, cerraron con llave que guardaron en un lugar seguro, Tony estaba encerrado con ellas dentro e inmóvil, le esperaba algo que no olvidaría. Ana y Raquel se acercaron a él, Ambas comenzaron a darle pataditas para que despertara, ambas llevaban unas botas altas de tacón para la ocasión, al fin despertó, al hacerlo se llevo una gran sorpresa cuando vio a las dos mujeres juntas, primero hizo una sonrisa de burla y luego trato de ponerse de pie, para su sorpresa no podía moverse, ya que estaba muy bien atado, las cuerdas y esposas apretaban su piel fuertemente, no podía levantarse ni moverse.  

-“PERO QUE PRETENDEN, SUÉLTENME PARA DE PUTAS, O LAS MATARE” Empezó a gritarles, seguido de insulto tras insulto.    

-“Solo te lo voy a decir una única vez, cállate, no tienes nada que hacer ahora, lo haremos por las buenas o por las malas, tú eliges”. Raquel con tono muy amenazador y dominante le dejo en claro su situación.

-“PUTA SUÉLTAME O YA VERÁS”- le grito Tony.  
-“Bien será por las malas, te lo advertí”. Le recrimino Raquel.        
-“Dame algo para amordazarlo Ana”. Le pidió Raquel a su amiga. 

Ana saco de la mochila cinta de embalar, se la pasó a Raquel, cuando esta iba a empezar a amordazarlo, Ana la detuvo:        

-“Espera, méteselas en la boca” Ana dijo mientras se quito su calzón (braga) y se las dio a su amiga, Ambas se rieron,

Raquel se inclino sobre él y trato de metérselas, pero se resistía y no abría la boca, ella le tapo la nariz con fuerza, cuando abrió la boca para respirar ella comenzó a introducírselas, las forzó con muchas fuerza, presionaba la nariz y a la vez cada vez se las introducía más, al final entraron por completo, Alrededor de la boca empezó a amordazarle con la cinta de embalar, paso varias vueltas por su cabeza, ahora estaba bien amordazado, no podía emitir nada más que un leve gemido prácticamente inaudible.           

-“Hhhhhmmmmhhhh, hhhhhmmmmmhhhhmmm” Decía Tony.      

-“Ahora grita lo que quieras cerdo”. Raquel con odio le dijo y le soltó una terrible bofetada en la cara.

-“¿Bien que te apetece que le hagamos primero Raquel?” Le pregunto Ana.        

Ella se inclino sobre Tony de nuevo y pegando su cara a la de él dijo.      

-“Azotaremos su nalgas hasta que pida piedad, pero creo que no podrá hacerlo amordazado”, Raquel dijo y comenzó a reírse, estaba disfrutando mucho, era el momento que tanto tiempo deseaba.      

Ambas sacaron de la mochila dos pares de guantes para lavar trastes de goma d color amarillos que habían echado en la mochila, se colocaron bien los guantes a sus mano y sus dedos, cuando terminaron tomaron un cinturón, Raquel fue la primera, lo doblo por la mitad y se acerco a Tony, Ana se acerco también, entre las dos le dieron la vuelta y le pusieron bocabajo, Ana se sentó encima de Tony impidiendo que se moviera, Ana era más pesada y dejo su peso sobre él, ahora no podía moverse nada, Raquel se aproximo a Tony y de pronto descargo el primer azote sobre sus nalgas, se escucho un leve gemido de su boca amordazada, Raquel comenzó a reírse y comenzó a azotarlo una y otra vez, su brazo descargaba el cinturón una y otra vez con fuerza sobre las nalgas de Tony, que empezaron a ponerse rojas, cada vez dolían más los azotes y ella seguía sin ningún tipo de piedad, tenía las nalgas completamente rojas cuando paro.         

-“Toma Ana, dale su merecido a este cerdo” Dijo Raquel al entregar el cinturón a Ana y se cambiaron de posición,

Para continuar azotándolo sin piedad, Ana comenzó a descargar el cinturón en las nalgas de su marido, con cara de rabia azotaba una y otra vez a quien la engaño por completo, estuvo unos minutos azotándolo, cuando paro Tony tenía las nalgas completamente marcadas, ya había sufrido las primeras consecuencias, pero aun le esperaba demasiado de aquellas mujeres.       

-“Dale la vuelta, quiero verle la cara”, Dijo Ana.

Entre las dos le dieron la vuelta y Tony tenía cara de estar pasándolo realmente mal, ojos llorosos y sudado, Raquel se sentó sobre su pecho.          

-“MÍRAME A LA CARA CERDO”. Le dijo gritándole.

De pronto otra bofetada se estrello en la cara de Tony, con fuerza, Raquel se ajusto el guante y siguió mirándole fijamente, pronto le propino una nueva bofetada, empezó a darle bofetadas con su mano enguantada a Tony en la cara, sin apartar su mirada, bofetada tras bofetada, hacia una pequeña pausa mirándole con cara de odio y volvía a soltarle otra, como hicieron con los azotes luego continuo Ana, su guante de goma se estrellaba en la cara de Tony una y otra vez, estaba siendo castigado duramente y humillado ante las dos mujeres que buscaban venganza. La cara de Tony se volvió colorada, quedando adoloridas las nalgas y la cara.    

-“Se está haciendo tarde” Le dijo Ana a Raquel.         
-“Mañana continuaremos, ahora vamos a dormir” Ambas se miraron y rieron.    

Ambas con la mirada sabían que iban a hacer, Raquel se puso a la altura de Tony, se agacho poniéndose en cuclillas y aparto su calzón a un lado y comenzó a orinarle, lleno su rostro con su orina, cuando termino le miro riéndose y le soltó un nuevo bofetón, Ana hizo lo mismo, le orino la cara, ambas sintieron mucha satisfacción al hacer aquello. Ambas se quitaron sus guantes y se lo arrojaron a la cara.         

-“Mañana continuamos cerdo” Dijo Ana.

Ambas salieron de la habitación cerrándola con llave, Tony apenas pudo dormir en toda la noche, su situación no se lo permitía, la puerta se abrió a primera hora en la mañana, Ana y Raquel entraron en la habitación, Ambas iban vestidas con un camisón, se acababan de levantar y fueron a ver a su prisionero, se aproximaron a él.          

-“¿Que tal has dormido Cerdo?” Le pregunto Raquel.           

Raquel le piso la cara con su pie descalzo y apretó su pie contra la cara de Tony.          

-“Contéstame estúpido”. Le recrimino Raquel.

-“HmmmHmmmHHHmmm”. Fue lo único pudo salir de la boca de Tony.

-“Hueles mal Cerdo, habrá que lavarte”. Le recrimino Ana.

Ambas mujeres se echaron una mirada cómplice y dejaron asomar una sonrisa de su rostro, las dos mujeres volvieron con un cubo de agua en sus manos, ambas se pusieron al lado de Tony, levantaron el cubo y empezaron a echarle el agua por encima, comenzaron a lavarlo como a un animal, ambas comenzaron a reírse y burlarse, las dos mujeres se reían a carcajadas, estaban disfrutando, con su venganza.

La mañana trascurrió para Tony bajo la atenta mirada de las dos mujeres, entraban y salían de la habitación, no querían que nada saliera mal, pusieron mucho cuidado en todo. Pronto llegarían más humillaciones para él, Raquel entro en la habitación, tras ella Ana con un recipiente en la mano.

-“Hora de comer, vamos a quitarte la mordaza, ni una sola palabra o te azotamos de nuevo”. Le dijo con tono amenazador Raquel a Tony.

Le quitaron la mordaza de su boca, Tony en un tono muy sumiso pidió que le soltaran, Ambas no hicieron caso a sus palabras, Ana tomo sus guantes de goma del suelo y se los coloco nuevamente, inclinándose hacia la cara de Tony,       

-“Sin mi nunca has sido nada, siempre has comido de mi mano”, Le dijo Ana,

Acto seguido ella tomo un puñado de comida con su mano enguantada y se la puso en la boca a Tony, quien comenzó a comer del guante de Ana, ella lo estaba humillando y haciéndole saber quién mandaba, Tony tenía hambre y sin decir nada comía de la mano de su mujer, sin rechistar comía del repugnante guante de Ana, ella disfrutó viéndole en aquella situación, mostrándole su superioridad. Raquel quiso también humillarle, volcó el plato de comida en el suelo y con su bota lo piso.   

-“Vamos come”. Ella le piso su cara con su bota contra la comida, el continuo comiendo, Raquel estaba llena de orgullo, una sensación de satisfacción la recorría su cara. 

Las dos mujeres habían cumplido con creces su venganza, pero no habían terminado la llevarían hasta el final, le sometieron a crueles castigos y humillaciones a lo largo del día, su peor castigo llego por la noche, Tony había conseguido quedarse dormido, Raquel y Ana entraron en la habitación, cerraron con llave como hacían siempre, se dirigieron hacia Tony, una bofetada en su rostro le despertó.   

-“Vamos a dejarte marchar, pero antes deberás suplicar perdón por todo el daño que nos has hecho”. Con voz muy seria y tranquila se dirigió Raquel a Tony.   

-“Lo siento, lo siento, no lo haré mas”. Se apresuro a decir Tony.   

Ana conmovida por la rabia le soltó un terrible bofetón a Tony.     

-“Así no estúpido, hazlo bien si quieres irte”. Le recriminaron.      

Raquel se puso delante de Tony y se agacho sentándose en su cara, se subió la falda y dejo caer su culo en la cara de Tony. 

-“Suplica perdón mientras besas mi culo”. Raquel estaba muy seria esperando verle suplicar y hacer menor su dolor que tanto la había hecho ese hombre.

Tony suplico todo lo que pudo, se arrastro, se humillo, suplico, pidió perdón, se insulto a sí mismo, beso el culo de Ana y de Raquel, se humillo todo lo que pudo con tal de salir de ahí. Ana y Raquel sonreían, ahora tenían lo que tanto habían deseado, por fin se sentían bien, su venganza las había calmado.

-“Ahora dejarme ir”. Suplico Tony.       
-“NO”. Contestaron rotundamente ambas.        

-“Me lo prometieron, par de putas, zorras… son unas mmmmhhhhhhhmmmhmhm”. Decía Tony cuando fue amordazado de nuevo.

Volvieron a amordazarlo para no escuchar sus insultos y gritos, las dos mujeres se dirigieron tranquilamente a la bolsa, para sorpresa de Tony sacaron de ella unos arneses tipo Strap on, que son arnés con un pene falso, Ana había ido a un sex shop a comprarlos, lo tenían planeado y ahora iban a llevarlo a cabo, Ambas comenzaron a desnudarse, Raquel tuvo una cruel idea, se acerco a Tony con sus medias en la mano, le coloco su media en la cabeza, le tapo la cara con su media, Tony estaba amordazado y con la presión de la media en su cara, era un cruel castigo.  

Ana y Raquel se acercaron con el arnés ya bien ajustado, entre las dos le levantaron y le apoyaron en una silla, las dos mujeres se pusieron sus guantes y comenzaron a meterle sus dedos con vaselina por el ano, Tony gritaba pese a la mordaza, pero lo peor llego después, ambas fueron turnándose e introduciendo el gran pene falso por el ano de Tony, le sodomizaron una y otra vez, Tony solo podía gritar contra su mordaza, Tony sudaba a chorros por el calor, el sufrimiento que sentía, inmóvil, amordazado, una media en la cabeza y aquellas dos crueles mujeres sodomizándolo.           

-“Así aprenderás a tratar a las mujeres”. Le recriminaron a Tony mientras seguían metiendo y sacando el pene falso de su ano, violándolo cruelmente.  

Para cuando ambas terminaron de violarlo a Tony ya no le quedaba nada de orgullo, estaba humillado y castigado, nunca olvidaría todo lo sucedido, la venganza de ambas se había cumplido, dejaron a Tony en el suelo y se fueron, al día siguiente ambas bajaron de nuevo para despertarlo iban desnudas, con una expresión en su rostro extraña.

Raquel le alzo la cabeza a Tony tomándolo de los cabello, le escupió en la cara y le dijo mirándolo firmemente a los ojos.

-“Te vamos a hacer gozar y más vale que lo disfrutes porque será la última vez que te corras en tu patética vida cerdo”. Dijo Raquel mientras masturba a Tony.

Cuando el pene de Tony estuvo lo suficientemente endurecido, ella se lo llevo a su vagina y se dejo caer, los huevos de Tony rebotaron en las nalgas de Raquel del fuerte sentón que ella le dio, ella comenzó a cabalgarlo, con fuerza, apoyando sus manos sobre el pecho de Tony sus gemidos eran sonoros estaba gozando lo mismo que Tony, fue por eso que no vio a Ana sacar de la  bolsa un burdizzo, apenas y sintió como fueron tomados sus huevos para ser colocados entre ambas mandíbulas de acero.

-“MMMMMMMMhhhhh, AAAAAHHHHHH” Gemían Raquel y Tony.
-“Me VENGOOOOO” Grito Raquel.

Sus jugos rebosaron de su vagina mojando incluso los huevos de Tony pero no se detuvo siguió cabalgándolo hasta sentir que su pene comenzó a tener contracciones, le hizo una seña Raquel a Ana que Tony no vio, y cuando Raquel sintió el primer gran disparo de la leche de Tony en su interior se lo hizo saber a Ana por una seña.

Ana entonces imprimió en las manijas del burdizzo que sostenía con ambas manos toda la fuerza que pudo,  cerrando las mandíbulas sobre la parte alta del escroto de Tony cuyos ojos se abrieron grandes y su pene lanzo un chorro tremendo que hizo gritar a Raquel al sentirlo.

-“AAAAAAAHHGGGG” Grito Raquel.

Los ojos de Tony se pusieron en blanco y todo su cuerpo comenzó a convulsionar sin parar por varios minutos hasta que quedo sin sentido, cuando Raquel se desmonto de Tony una gran cantidad de semen que se escapo de su vagina cayó sobre su vientre, Ana tomo un poco de esa leche y se la llevo a la boca para luego decir.

-“Vaya debo decir que voy a extrañar el sabor de la leche de este cerdo”. Dijo Ana, y ambas rieron.

Tony no tardo en ser de nuevo drogado con somníferos, cuando despertó estaba en aquella habitación libre, sin rastro de Ana y Raquel, Tony se levanto sintiendo mucho dolor como pudo se marcho de aquella casa, Tony apenas podía caminar por los castigos que había sufrido, azotes, violación y castración… con su orgullo por los suelos por las humillaciones sufridas, Tony había recibido lo que se merecía, nunca dijo nada de hacerlo todo mundo sabría que era un eunuco algo que su mente de macho nunca podría soportar, simplemente desapareció. 




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CALLEJÓN SIN SALIDA

Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse......


CALLEJÓN SIN SALIDA
Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse.

Un grupo de mujeres hartas de la delincuencia de organizaron y formaron una organización denominada las vigilantes, en su mayoría eran mujeres jóvenes, bien entrenadas en artes marciales y en defensa personal, sin que Carlos lo supiera dejo de ser el cazador y se convirtió en la presa, Mara y Tania estaban en la zona donde operaba Carlos por lo regular esa tarde, estaban en busca de un carterista y golpeador de mujeres que no era Carlos pero que correspondía con la descripción, hombre alto, rubio y roba bolsos.

Tania que iba esa tarde con un top morado iba con un ostentoso bolso de diseñador la vista de Carlos de inmediato lo detecto y no iba a perder la oportunidad de apoderarse de ese bolso, ya que solo el bolso por si mismo podía aportarle una buena cantidad siempre que fuese original, Carlos siguió a Tania hasta la entrada de un callejón su callejón, en donde de inmediato la abordo, llevándola hasta el fondo del callejos que se abría en un patio la amenazo con una navaja para Tania en vez de lucir asustada sonrió y le dijo.

-“¡Creo que hoy no es tu día de suerte!”. Dijo Tania

Apenas termino de hablar y Carlos sintió como una mano lo tomo del cabello, para darle la vuelta, para sentir un fuerte puñetazo en el rostro, era Mara quien portando una chamarra (abrigo, chaquete) color azul fuerte con capucha le pego, Carlos cayó al suelo donde Malo lo tomo de los cabellos para obligarlo a levantarse, aun con sus cabellos tomados le dijo.

-“Vamos es hora de pagar bastardo”. Dijo Mara.

Las piernas de Carlos quedaron abiertas ideales para que Tania que estaba detrás de él procediera a darle una fuerte patada en la entrepierna, que hizo que Carlos pusiera los ojo en blancos sus manos se fueron a sus huevos justo cuando Mara, le dio un fuerte puñetazo que lo dejo inconsciente.

Mara saco su teléfono y llamo para que la camioneta viniera por ellas, entre cinco mujeres subieron al pesado Carlos inconsciente aun a la camioneta cerrada para marcharse, Carlos estaba por vivir la peor de las pesadillas que ni siquiera hubiese podido imaginar. La camioneta se detuvo en una gran casa a las afueras de la ciudad, Carlos fue bajado para ser conducido en calidad de bulto al sótano.

Una vez ahí, le amarraron las manos por las muñecas para luego alzarlo por medio de una polea bien fijada en el techo, los pies de Carlos apenas y tocaban el suelo, le quitaron su chaleco y pantalón de mezclilla que portaba, lo mismo que sus botas dejándolo solo en trusa (slip) de color blanco, que según notaron no se había cambiado en días, con manchas amarrillas al frente de su prenda lo que les causo de asco a Mara y Tania, luego le amarraron un palo de escoba en los tobillos lo que dejo bien abiertas sus piernas y se marcharon dejando colgándolo ahí.

Carlos se despertó una hora más tarde, sus gritos e insultos hicieron notar al par de mujeres que estaba bien despierto lo dejaron gritar un par de horas más antes de bajar a donde estaba, pero no lo hicieron vestidas como antes sino portando un antifaz que no dejaba ver sus rostros, iban casi desnudas, con sus senos descubiertos, con medias altas de color negro y un par de minúsculas tangas color rojo y altos tacones de charol color rojo, Carlos se quedo boca abierto viéndolas descender por las escaleras que daban al sótano.

Ambas se acercaron a donde estaba Carlos, Mara comenzó a pasar su mano por el plano vientre de Carlos, para por fin bajar hasta su entrepierna, el bulto en su trusa era prominente, sintió los pesados huevos y pene de Carlos sostenidos por la delgada tela, le movió un poco el paquete hasta que su manos se cerró sobre sus huevos y se lo apretó con fuerza al tiempo que decía.

-“Te vamos a enseñar a respetar a las mujeres maldito golpeador bastardo de mierda” Dijo Mara.

Carlos quiso decir algo pero apenas abrió la boca Tania le coloco una mordaza de bola que la apretó muy bien en la parte de atrás de su cabeza, dejando sin poder decir nada a Carlos, Tania entonces fue hasta una mesa y regreso con una tijera que le dio a Mara.

Mara paso la afilada tijera por el cuerpo de Carlos que nervioso se estremeció al sentir el frio metal sobre sus tetillas, el metal descendió hasta su trusa que Mara corto por los laterales para luego arrancar la tela y dejar a Carlos por fin completamente desnudo ante ellas, los ojos de Mara se iluminaron al ver la portentosa virilidad de Carlos.

No solo era alto sino también bien dotado, ambas mujeres se quedaron admirando la entrepierna de Carlos por unos segundos, observando cómo tenía el vello rubio púbico bien recortado y como su prepucio cubría hasta la mitad, su glande de un color purpura leve, un poco más abajo dos grandes huevos sin vello alguno quedaron colgando libres bastante bajos, Tania alargo su mano y los sopeso, con malicia dijo para que fuese escuchada por todos.

-“Firmes, pesados y grandes es una pena que para cuando terminemos ya no vayan a seguir así”. Dijo Tania.

Ambas mujeres rieron con malicia que hicieron temer lo peor a Carlos.

Cuando terminaron de ir Tania fue hasta la mesa de antes y tomo una pala de madera de unos 40 cm de largo por 20 en su punto más ancho, tenia pequeños agujeros, ella y Mara echaron suertes para ver quién empezaba primero, Mara gana por lo que Tania con la paleta de madera se coloco detrás de Carlos y Tania tomo el pene ya semí erecto para comenzar a masturbarlo, cubriendo y descubriendo el glande de Carlos con su prepucio de una forma que pronto le hizo tener una asombrosa erección de 25 cm.

Mara espero hasta que Tania dio el primer azote en las nalgas de Carlos para comenzar a darle una mamada con cada nuevo azote el pene de Carlos entraba un poco más en la boca de Mara, Carlos daba un gemido que era más un gruñido mezcla entre placer y dolor, aquello se prolongo por un buen rato hasta que las nalgas de Carlos quedaron morada y enrojecidas con pequeños cortes sangrantes, Carlos ya ni siquiera gemía simplemente su cuerpo por inercia con cada nuevo golpe de la pala, mientras continuaba siendo su pene succionado por el pene de Mara.

Cuando Tania paro sus golpes y Mara saco su pene de su boca Carlos se sintió aliviado pensó que todo había acabado pero estaba en un error estaba por venir lo peor, las dos mujeres intercambiaron lugares no sin antes Mara ir a la mera y tomar algo que Carlos no vio, Tania se inclino y tomo su pene para comenzar a masturbarlo, cuando Mara estaba en posición Tania dijo.

-“Es un lindo pene es una pena que será de maldito bastardo”. Dijo Tania.

En ese justo momento Carlos sintió como Mara le abrió sus nalgas y sintió como algo de plástico comenzó a hacer presión sobre su ano, Carlos apretó sus nalgas dio un gruñido pues era lo único que podía hacer pero pronto la resistencia de su ano fue vencido y el intruso entre sus nalgas lo penetro, los ojos de Carlos se abrieron grandes y casi parte la mordaza en dos de los fuerte que apretó los dientes, sintió un enorme dolor seguido de una punzada como si algo se desgarrara por detrás.

En ese momento Tania se metió su pene en su boca con su prepucio corrido, dejando libre a su glande pero lejos del placer que eso le podría proporcionar, paso a ser algo que le causo dolor cuando Tania usando sus molares le mordió con fuerza su sensible glande, el cuerpo de Carlos se sacudió con fuerza lo que hizo que el enorme dildo realista que le estaba siendo introducido por el ano entrara con mayor facilidad, Carlos estaba en una terrible agonía, para cuando Tania saco su pene de su boca su glande sangraba y palpitaba de dolor.

Mara comenzó a sacar el gran dildo del ano de Carlos, un rio de sangre comenzó a descender desde el interior de sus nalgas para pasar luego por sus piernas para gotear en el suelo, Tania comenzó a masturbarlo con una mano, cada que su prepucio cubría su glande, el cuerpo de Carlos temblaba de dolor, pues su sensible piel rosaba y no dejaba que cicatrizaran las heridas aun sangrantes en su glande, Tania continuo con su trabajo manual por 15 minutos hasta sentir que su pene comenzó a tener espasmo se hizo a un lado, justo cuando el primer gran chorro de semen salió disparado.

A aquel primer chorro le siguió un segundo y un tercero, enormes, copiosos, con mucha fuerza, el pene de Carlos quedo, de la punta goteando semen, cuando Tania se marcho a la mesa para tomar algo que de nuevo Carlos no pudo ver. Tania Regreso a donde estaba Carlos aun siendo penetrado a un gran ritmo por Mara, volvió a tomar su pene y continuo masturbándolo por unos segundos hasta que de repente de un sorpresivo lengüetazo, retiro una gran gota de semen de la punta de su erección, que hizo estremecer a Carlos.

-“La leche de esta bastardo sabe rica”. Dijo Tania luego de probar la leche de Carlos.

Ambas mujeres rieron maliciosamente, luego Tania agrego de manera lo más casual que pudo.

-“Parece que su precio lo lastima cada que cubre su glande”.
-“No te preocupes cariño ahorita arreglo eso”, Dijo Tania con malicia.

Tania tomo su prepucio y lo estiro todo lo que puco por encima de su glande, el cuerpo de Carlos se arqueo de lo fuerte que se lo jalo, luego de un rápido movimiento usando una tijera quirúrgica, de un solo como rápido corte le cerceno su prepucio, circuncidándolo en el acto.

El cuerpo de Carlos se convulsiono de dolor por unos segundos, mientras su pene chorreaba sangre al suelo, Carlos estaba en una agonía total, de pronto Mara extrajo el gran dildo de su culo para colocarse un guantes de látex negro, con el que lo penetro, Mara busco de inmediato su próstata que oprimió con fuerza, el pene de Carlos aun en erección arrojo un gran chorro de semen, el más grande y potente de toda su vida que iba a hacer el ultimo también.

Tania entonces se coloco unas botas con una punta metálica para comenzar a patear los colgantes huevos de Carlos, quien trato de cerrar sus piernas sin éxito alguno, Mara no tardo en sacar su mano de su interior para unirse a la orgia de patadas que sus huevos estaba teniendo, las patadas iban en aumento en frecuencia como en potencia, pero los huevos de Carlos pese a todo pronóstico resistían.

Ambos mujeres luego de casi una hora estaban agotadas y los huevos de Carlos pese a estar terriblemente hinchados aun estaban enteros, Mara harta de la resistencia de ese par de huevos, fue hasta la mesa de nuevo para regresar con un cuchillo curvo para sin ningún preámbulo, abrirle el escroto a Carlos que se sacudió como poseído por el dolor que eso le produjo, y de un rápido apretón Mara extrajo los dos orbes, por la gran herida del desgarrado bolso de piel.

Tania los tomo, jalándolos, para tensar los conductos que los unían aun al cuerpo de Carlos, quien negaba con la cabeza, suplicando con la mirada que dejase sus mal trechos huevos, pero Mara sin miramiento alguno corto los conductos castrando a Carlos en el acto, todo su cuerpo se sacudió por varios minutos hasta desmayarse por fin.

Carlos fue el tercer delincuente en ser castrado, tardo meses en recuperarse luego de ser encontrado en un basurero apenas con vida, como si fuese una ironía del destino, Carlos trabaja como recolector de basura, castrado, circuncidado y con la próstata dañada ni las drogas para la impotencia pudieron lograr que volviera a tener una erección, Carlos está viviendo para el resto de su vida como un eunuco sin sexo y sin mucho futuro, su vida se ha convertido en un Callejón sin Salida.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BURDEL EXCEPCIONAL 05

Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido......


BURDEL EXCEPCIONAL V
Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [TORTURA] [FISTING] [TRANSEXUAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido que sería su perdición.

Aquella noche Benett se despidió de  su amigo Arturo en la puerta de la piscina olímpica en donde entrenaban para emprender a pie el trayecto de 12 calles a casa su pene estaba en erección se agitaba debajo de su bóxer (calzoncillo) incluso lo sentía húmedo por la gran cantidad de liquido pre seminal que brotaba de él en ese momento, deseaba llegar a casa para masturbarse con urgencia sin embargo nunca llegaría a casa. 

De la nada al doblar una esquina se encontró con Aquella chica parecía tener 16 o 17 años, de piel blanca muy clara, unos senos medianos, pero paraditos, con un par de nalgas que hicieron que a Benett su dura erección diera un respingo, Benett se dio cuenta que debajo de su péquela minifalda negra llevaba una tanga tipo hilo dental, de pronto sin previo aviso ella lo beso, tomando las manos de Benett para que acariciara sus tersas nalgas, Benett estaba sin poderlo creerlo pero le gustaba lo que estaba pasando.

Media hora más tarde los dos estaban sobre una cama inflable dentro de una camioneta cerrada la péquela minifalda no tardo en irse por lo que Benett pudo ver como su tanga se perdía entre sus ricas nalgas, sentía que el corazón se le iba a salir, y su pene estaba a punto de estallar, siguió acariciándola, cuando de pronto ella se quitó su blusa, quedando de frente a él sus ricos senos. Benett entendió el mensaje y comenzó a acariciarle la espalda, sus piernas, le besaba el cuello, para llegar a sus senos los cuales acaricio con una mano, luego se llevo uno a la boca succionando su pezón, lo que hizo que ella comenzara a gemir de placer.

Benett sintió que la camioneta se movía, pero ella le dijo que no le prestara atención que era una de sus amigas quien conducía que al terminar lo llevarían a casa, Benett estaba como hipnotizado por la bella pelirroja que de nuevo comenzó a succionar uno de sus pezones, su Boca bajo hasta su entrepierna de ella donde comenzó a tocarle su rajita por encima de su minúscula tanga, que se encontraba mojadita, la acaricio con movimientos circulares, ella se mordía los labios, ansiosa porque continuara, Benett le quito lentamente su tanga, sintiendo muchos nervios, pensando que en cualquier momento iba a despertar de ese sueño húmedo, Benett la dejo completamente desnuda frente a él, su vagina lucia deliciosa, depilada por completo, con sus nalgas firmes y paraditas.

Ella no tardo también en dejarlo solamente en su apretado bóxer, Ella le indico donde colocar su lengua para comenzar recorrer lentamente su vagina, a succionarle su clítoris, mientras ella se retorcía de placer pidiendo más, le acariciaba los senos y pellizcaba sus pezones mientras su lengua recorría cada pliegue de sus labios vaginales,  de súbito ella lo detuvo pero solo para despojarlo de su bóxer, tomo su pene duro como nunca antes para comenzar a masturbarlo por casi un minuto antes de llevarse su erección a su boca, le pasaba la lengua por el glande y lo introducía en su boca, mientras Benett la tomaba del cabello aquello fue el paraíso para Benett quien cuando estaba por venirse ella se saco su pene de su boca paro solo para hacer que él la penetrara.

Benett coloco la punta de su pene en la entrada de su ya húmedo sexo y comenzó a penetrarla, su miembro entro con mucha facilidad para comenzar a moverse despacio, pero de manera constante lo que hizo que ella diera pequeños gemidos, pese a su edad el pene de Benett era de 20 cm muy grueso aunque con un glande pequeño sin circuncidar.

Luego de un rato ella hizo que Benett se acostase boca arriba y ella se monto sobre él, para comenzar a cabalgarlo ella hacía movimientos circulares con su pelvis lo que enloqueció de placer a Benett luego de unos minutos ella se dejo caer hacia adelante aplastando sus ricos senos sobre el pecho de Benett, quien la  abrazo acariciando su espalda y apretando sus bellas nalgas, mientras ella seguía cabalgándolo,  un poco más despacio, lo que hizo que el placer se intensificara.

Debieron casi 30 minutos gasta que de nuevo los sentones de ella cada vez si hicieron más desesperados, el mete saca era a un ritmo desenfrenado, Benett  no pudo seguirle el ritmo y menos cuando ella acabo y su vagina tuvo espasmos Benett apenas pudo sacar su palpitante erección para descargar su espesa como hirviente leche entre las nalgas de ella, grandes chorros salieron disparados lo que le provocaron un grandioso orgasmo, como nunca antes había sentido ambos quedaron cansados, Benett la miro a los ojos, la abrazo y se fundieron en un apasionado beso final, al cabo de un rato sintieron que la camioneta paro Benett abrió la puerta y salió muy sonriente para descubrir que estaban en medio de la nada.

Al darse la vuelta se encontró con ella apuntándole con una pistola de dardos tranquilizantes.

-“Lo siento cariño, en verdad disfrute mucho pero luego del placer están los negocios”. Dijo ella.

Benett iba a hablar cuando fue impacto por un dardo en su cuello y otro en el pecho, de inmediato sintió que todo se le ponía negro y sintió un mareo, apenas pudo dar algunos pasos intentando huir desnudo sobre un camino de terracería, pero no llego muy lejos antes de caer sin sentido.

** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó luego de quien sabe cuánto tiempo cuando los efectos de los narcóticos perdieron su efecto sobre su cuerpo adolescente despertó para descubrir que está viviendo la peor de las pesadillas que se puedo imaginar, pero para ese momento ya nadie lo podría salvar del infierno que estaba por vivir,

Benett se percato que solo llevaba puesto su ropa interior como única prenda, estaba acostado sobre un frío suelo de concreto, dentro de lo que parecía ser una celda, en su cuello le había sido colocado una especie de collar de cuero sentía algo también dentro de su boca, apenas recordaba algo de lo sucedido antes de despertar su cabeza le daba vueltas, pasaron varias horas hasta que de repente la puerta de donde estaba se abrió, para ese momento toda molestia que sentía había desaparecido, pero solo para ser sustituida por una sed abrazadora y unas tremendas ganas de orinar.

Aquellos dos hombres entraron a donde estaba no le dieron tiempo a decir nada, lo tomaron de los brazos y se lo llevaron a rastras por un largo pasillo mientras no dejaba de gritarles sin mucho existo dedo lo puesto en su boca, para su sorpresa lo llevaron a un baño, una vez ahí frente al escusado uno de los hombres le bajo su bóxer mientras que el otro le ordeno que orinara, para ese momento sentía su vejiga que me iba a estallar, por lo que pese a esa situación, de la punta de su pene comenzó a brotar un fuerte chorro de líquido de fuerte color amarillo.

Por varios minutos la orina fluyo hasta que su vejiga se vació por completo, cuando aquellos dos hombres vieron que había terminado, sin más lo tomaron de los brazos para de nueva cuenta arrastrarlo por el largo pasillo de nuevo, pero sin siquiera dignarse a subirle su bóxer de nuevo, que quedo a la altura de sus tobillos, esta vez lo llevaron hasta una mujer estaba esperando sentada en un pequeño banquillo.

Benett quedo de pie frente a ella,  quien primero tomo un pote de crema para afeitar y puso una gran cantidad de crema en una de sus manos dejo el pote a un lado, y tomo su pene tan solo el sentir sus delicados dedos el juvenil pene comenzó a ponerse duro hasta quedar con una fuerte erección, ella  le dio un largo lengüetazo a la punta de su glande, que hizo gemir de placer a Benett “Haaaaaaaaa” detrás de su mordaza, mientras ella llenaba toda su área genital de crema para afeitar.

La mujer apenas termino con la crema comenzó a usar un rastrillo para afeitar toda su área genital moviendo su pene en erección de un lado para el otro, también afeito sus huevos, detrás de ellos, a los lados, hasta que todo el vello desapareció también afeito sus dos torneadas nalgas, vello del pubis y el caminito de vello que ascendía hasta su ombligo, también depilo el poco vello bajo sus axilas, cuando termino toda su área pélvica estaba tan lampiña como el día que nació, limpio los rastros de crema con un trapo húmedo cuando termino succiono su pene en erección por unos increíbles minutos en los que Benett de nuevo estuvo en las nubes, pero no dejo que llegase al clímax lo que lo dejo con ganas de correrse.

Luego ella tomo una tijera muy afilada, tomo su prepucio lo estiro todo lo que pudo y se lo corto, realizándole una apretada circuncisión el cuerpo de Benett se sacudió de dolor por algunos segundos y de nuevo cuando la mujer cauterizo primero con alcohol y luego a fuego las heridas causadas, Benett aun temblado de dolor, ella le coloco para terminar dos piercing en sus tetillas antes de que por fin fuese llevado a su celda, donde permaneció por dos semanas, apena siendo alimentado pero sin tener contacto con nadie más, pasando frio y miedo por igual.

Luego de ese tiempo los dos hombres regresaron por él, lo tomaron de nuevo para llevarlo de nuevo bien sujeto de los brazos casi a rastras por aquel pasillo hasta un escenario, o por lo menos eso parecía, lo llevaron hasta lo que parecía una pequeña tarima circular de unos 90 cm de diámetro y 30 cm de alto, le sujetaron sus brazos en la parte de arriba y corrieron una cortina circular que lo cubrió por completo, lo que lo dejo ahí desnudo con los brazos en alto, de nuevo tratando de imaginar que era todo aquello y porque esas personas le estaban haciendo todo eso, cuando escucho voces al otro lado de la cortina, se escuchaba como un subastador, animando a los compradores a que ofertaran por algo que no sabía que era.

El Subastador de inmediato pidió 100,000 euros para empezar, las ofertas no se hicieron esperar, de pronto la suma había aumentando hasta 700,000, el subastador dijo, a la una, hizo una pausa para decir, a las dos, otra larga pausa y como vio que nadie más ofertaba dijo vendido a la mesa 12, muchas gracias y que disfruten de su compra, Benett fue bajado de la tarima circular y llevado a una de las habitaciones privadas para ser preparado para iniciar su vida como el nuevo esclavo de quien lo había comprado.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett fue llevado a una habitación con un gran ventanal con barrotes que daban a un gran barranco puesto que el castillo donde estaba en lo alto de un risco, desnudo como estaba, el aire gélido de la montaña lo calo hasta los huesos, fue amarrado con los brazos hacia atrás, con su tordo levemente levantado, le fue quitada la mordaza pero se le inyecto algo para que apenas pudiera hablar por instrucciones de su comprador, sus piernas fueron abiertas  ampliamente, ligeramente flexionadas, su pene fue de nuevo obligado a tener una erección para luego colocarle un anillo apretado en la base de su pene y huevos que dejaron su pene en erección permanente.

Por último le fue pintado en su pecho la palabra “Slave” (esclavo en inglés). Sus huevos de buen tamaño quedaron sueltos y definidos en su escroto, ahí lo dejaron tratando de liberarse sin poder hacerlo, temblando de frio y sin saber qué es lo que estaba por pasar, una media hora más tarde la puerta de aquel lugar se abrió dando paso a un hombre enmascarado con el dorso desnudo, muy musculoso, sin vello alguno y un bañador de color negro tipo trusa (slip), que hizo que Benett se estremeciera de miedo. Aquel hombre o por lo menos eso pensó Benett dijo.

“¡Ya, es hora desvirgar tu culito!”. Dijo aquel ser enmascarado.

Dicho eso aquel ser enmascarado tomos los huevos de Benett con su mano. Apretó fuerte, e hizo algo de daño que hizo que se retorciera y diera un gruñido de dolo, eso lo enfureció por lo que le dio a Benett una fuerte nalgada

-“Calla o voy a tener que castigar te verdad”. Dijo el enmascarado con una vez que no parecía la de un hombre de su edad.

-“Hoy vas a cumplir mis órdenes. No harás nada que yo no te ordene. Si quiero que gimas sino que grites. Si quiero que ladres ladras, si quiero que hables hablas. ¿Has entendido lo que te acabo de decir?” Dijo el enmascarado.

-“Si” Dijo Benett apenas como un susurro.
-¡Parece ser que no!- Dijo en tono severo mientras clavaba sus uñas en los huevos de Benett.

Quien dio un grito de sobresalto e intento cerrar sus piernas.

-“No aprendes”. Dijo el enmascarado.

Acto seguido le separó sus nalgas a Benett con las manos y escupió directamente sobre su ano.

Acto seguido saco un enorme consolador, debía medir 45 cm y era del grueso de un brazo de un hombre adulto, Benett también noto una fusta que era usado para los caballos especialmente diseñada para azotarlos, el enmascarado se acercó al rosto de Benett, lo besó en la boca mientras con una de sus manos agarraba su pene masturbándolo.

-“Abre la boca” Ordeno el enmascarado

Benett abrió su boca y escupió dentro.

-“Trágatelo”. Ordeno

Benett  no tuvo más remedio que tragar.

Entonces se agacho y empezó a comerse su pene, escupía sobre su pene, lo dejo todo lleno de saliva y lo restregaba por todo su pene hasta llegar a sus huevos lampiños

-“Espera aun tenemos para rato” Dijo dándole una fuerte palmada al pene de Benett que se contrajo.

Acto seguido tomo la fusta y comenzó a golpear sus huevos como nalgas con fuerza.

-“Dios, AHHH”. Grito Benett al primer azote en sus huevos.
-“CALLATE” Le grito él enmascarado la vez que me volvía a golpear con más fuerza.

Lo que hizo que Benett soltara un sonido ahogado que no pude reprimir.

-“Parece que deberé a enseñarte a obedecer”. Dijo el enmascarado como lo azoto

Lo azotó unas cuantas veces más por todo el cuerpo, donde lo hacía dejaba una pequeña marca roja visible en su cuerpo.

-“¿Te gusta verdad, te gusta que te pegue?” Pregunto al final.
 -“Benett negó con la cabeza”.

Lo que hizo que otra tanda de azotes impactara su cuerpo, además del dolor que Benett  estaba sintiendo estaba el hecho de que estaba siendo sometido, pero estar a su merced le hacía sentir mucho temor por lo que el dolor se incrementaba.

Cansado de azotarlo el enmascarado paso a la acción, lubricó con una buena dosis de lubricante el enorme consolador para luego ponerse un arnés sobre su trusa negra, para colocar el consolador en un clip especial sobre su pelvis, el sobrante del lubricante lo esparció por el ano de Benett, metió sin problemas un par de sus dejos que le dolió algo a Benett para terminar de lubricarlo.

Cuando termino fue cuando Benett estaba aterrado, lo quería penetrar con el tremendo dildo que usaba de pene sin más, Benett siendo virgen por completo sabía que le iba a doler mucho de verdad, por suerte Benett no se había fijado que tenía en una de sus manos, Era un consolador algo más pequeño que casi de sopetón lo introdujo enteramente por su ano, todo fue de tan de repente que Benett solo sintió un leve desgarro y todo su cuerpo se contrajo de dolor.

-“No soy tan mala como crees”. Le dijo a Benett el enmascarado. Luego lo besó.

Tras la primera inserción paso al más grande, extrajo el anterior dildo que también le causo dolor a Benett para apuntar con el enorme consolador a su ano. Y sin vacilar, comenzó a penetrarlo con el enorme consolador, no de golpe, pero si con rapidez y sin parar hasta que tocó fondo, de Benett broto sin poder contenerlo un grito de dolor que le hizo recibir una bofetada en la cara por eso.

Tomo a Benett por la cintura para comenzar a penetrarlo con locura, Benett sentía que estaba siendo empalado por un poste de teléfonos, en varias ocasiones pensó que iba a morir, por el tremendo dolor que estaba sintiendo, sentía que el estaban desgarrando las entraña, en esa postura podía apreciar perfectamente el consolador como se abría paso dentro de él.

Cuando se cansó de penetrarlo con el gran dildo saco el consolador y se fue directa a la cómoda, dejando a Benett con el culo para afuera, jadeando y con ganas de vomitar, regreso con la fusta para de nuevo comenzar a azotar sus nalgas, con cada azote ella se reía, Benett  sentía que era azotado cada vez con más fuerza y con más rapidez.

De pronto termino de azotarlo fue cuando Benett, sintió un gran vació en su culo, abierto e indefenso y adolorido como nunca antes en toda su vida, el enmascarado se lubrico su brazo hasta el codo y empezó a deslizar sus dedos dentro de Benett, cuatro dedos entraron perfectamente gracias a que su ano ya estaba muy dilatado. El quinto dedo no fue algo diferente, los giraba para conseguir un buen ángulo para ir deslizando su mano dentro del culo del aterrado Benett.

Su mano dio un empujoncito más y entró todo su puño en Benett quien quedo con la mano en su interior, Notaba como movía los dedos dentro de sus entrañas. Tenía metida incluso más allá de su muñeca. Empezó a abrir y a cerrar los dedos dentro y a hacer movimientos en círculos.

Aunque el diámetro de su mano de era algo pequeño el dolor que le producía era infinitamente superior a cualquier cosa que Benett hubiese sentido antes, de pronto comenzó a meter y sacar su brazo de su interior como si lo estuviera penetrando, Benett apretó los labios para no gritar pues el dolor era intenso.

De pronto en medio del mar de dolor que Benett estaba sintiendo, algo se destaco, que fue cuando los dedos del enmascarado se cerraron sobre su próstata, en ese momento Benett no sabía que era pero sintió un espasmo que hizo que su cuerpo se arqueara y todo su cuerpo se tenso cuando los dedos lo presionaron, incluso un pequeño chorrito de liquido pre seminal que no dejaba de salir de su pene en erección salió disparado para caer sobre su pecho.

Benett sentía como sus huevos rosaban el brazo del enmascarado, quien estaba apretando cada tanto sus próstata, su pene no tardo en comenzar a palpitar como nunca antes y unos segundos después dando un alarido casi un gruñido Benett comenzó a correrse, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron de su palpitante pene, parecía que no iba a tener fin, fue el orgasmo más intenso y largo de su joven vida, casi perdió el sentido mientras los chorros de semen brotaban sin cesar de su pene endurecido al máximo.

-“AAHHHFFFFFGGGGGRRRRRRR”. Gruño Benett.

Apenas termino de correrse el brazo en su culo fue extraído por completo de un fuerte jalón que de nuevo hizo sentir a Benett que le arrancaban la vida por su ano. Lo que hizo que diera de nueva cuanta un fuerte grito.

-“AAGGGGHHHHHAAAAA”. Grito Benett.
-“¿Vaya no aprendes verdad?” Dijo el enmascarado.

Acto seguido con su brazo y mano escurriendo lubricante y mierda del interior de Benett se despojo de arnés aun con el gran dildo, para luego despojarse de su trusa color negro, los ojos del agotado y adolorido Benett se abrieron grandes, al ver que en la entrepierna del encapuchado no había genitales masculinos sino femeninos, una rajita perfectamente depilada de gruesos labios quedo a la vista del sorprendido Benett.

El encapuchado no era hombre como hasta ese momento Benett creyó sino que era una mujer, pero sin senos, de hecho todo su cuerpo gritaba y dictaba que era masculino excepto su entrepierna, ella entonces se subió sobre Benett tomo su pene y lo dirigió hacia la entrada de su vagina, con una mano sostenía su aun duro pene y con la otra se abrió sus labios vaginales, apenas se introdujo el glande de Benett se dejo caer, los huevos del adolescente rebotaron contra sus nalgas.

-“AAAAGGGGGGHHHH”, Gruño Benett.

Aquello que le hacía perder la virginidad que tanto anhelaba, además de placer le causo dolor, su pene entro fácilmente su vagina estaba empapada por dentro, pues se había corrido ya dos veces mientras torturaba al adolescente, los sentones que ella le daba a Benett mientras lo cabalgaba pronto dejaron de ser placenteros, aquella dura como salvaje cabalgata se prolongo por varios minutos casi 20 hasta que de nuevo, el pene de Benett comenzó a palpitar, el adolescente estaba tan preocupado por el placer y dolor que estaba sintiendo que no ser percato de la afilada tijera que ella tenía en una de sus manos.

Los ojos de Benett se cerraron cuando comenzó a correrse de nuevo, su ano palpitaba con fuerza, mientras su pene de nuevo arrojaba chorro tras chorro de su semen llevando el interior de la vagina que de un sentón se trago todo su miembro, estaba obteniendo placer pese a todo de un modo que nunca pensó que fuese posible como Benett paso del éxtasis al agónico dolor de nuevo, sus ojos se abrieron para ver con horror como ella le había cercenado el pene con una tijera, su pene cercenado aun estaba en su interior chorreando semen y sangre por el lado del corte.

Lo mismo el muñón que le quedo, Benett ni siquiera grito, no pudo fue como si todo el aire de sus pulmones se congelara, todo su cuerpo se sacudió y se desmayo pocos segundos después.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó en una cama apenas un catre desnudo encadenado por el cuello su pene había desaparecido, era un eunuco a los 16 años lo único que quedaba de su virilidad eran sus huevos que pasarían a hacer una maldición que pronto iba a descubrir.

Benett estaba en la casa de aquel hombre o mujer, no sabía lo que era, desnudo listo para comenzar su nueva vida como uno más de sus esclavos, hasta que se cansara de el fuese vendido o muriera.

Todos ahí eran esclavos eunuco, cada tanto eran llamados por aquel hombre o mujer para tener toda clase de sexo o ser torturados, no complacerlo significaba sentir mucho más dolor del que ya habían sentido, pero aquello era cosa común para los asistentes al “Burdel Excepcional”.

Continuara…   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BRUTAL PENECTOMIA

Con 24 años era un joven hombre en lo mejor de mi vida, con cuerpo atlético gracias a que practicaba natación estaba en la universidad, cuando fue secuestrado por una organización criminal, para ser vendido poco después como un esclavo, durante la subasta tuve que estar desnudo mostrando mi bien dotado miembro viril que aun en estado de reposo era de 16 cm y en erección llegaba a los 26 cm, si bien no era muy grueso si era muy firme, con un glande en forma de casco coloro rosa muy sensible que me hacia tener intensos orgasmos......


BRUTAL PENECTOMIA
Con 24 años era un joven hombre en lo mejor de mi vida, con cuerpo atlético gracias a que practicaba natación estaba en la universidad, cuando fue secuestrado por una organización criminal, para ser vendido poco después como un esclavo, durante la subasta tuve que estar desnudo mostrando mi bien dotado miembro viril que aun en estado de reposo era de 16 cm y en erección llegaba a los 26 cm, si bien no era muy grueso si era muy firme, con un glande en forma de casco coloro rosa muy sensible que me hacia tener intensos orgasmos.


[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 24 años era un joven hombre en lo mejor de mi vida, con cuerpo atlético gracias a que practicaba natación estaba en la universidad, cuando fue secuestrado por una organización criminal, para ser vendido poco después como un esclavo, durante la subasta tuve que estar desnudo mostrando mi bien dotado miembro viril que aun en estado de reposo era de 16 cm y en erección llegaba a los 26 cm, si bien no era muy grueso si era muy firme, con un glande en forma de casco coloro rosa muy sensible que me hacia tener intensos orgasmos.

Mi primera dueña y Ama era una mujer de unos 60 años que me uso como su juguete sexual por cuatro meses, antes de volverme a vender mi segundo Amo fue un hombre de 50 años que gozaba torturarme y dejándome mese con un chastity sin poderme correr, aquello fue brutal, incluso me violo varias veces con su enorme y grueso miembro incluso me desgarro mi ano un par de veces, ya con 23 años fui vendido de nuevo esta vez a una mujer de unos 35 años, que fue donde comenzó mi verdadera pesadilla.

Luego de ser vendido en una subasta por tercera vez fui llevado en una caja a un lugar desconocido aquel lugar al que llegue parecía ser sacado de una película de Rambo, en medio de la selva en lo que parecía ser un campo de prisioneros de guerra, con otras decenas de hombres de todas las edades todos apenas vestidos con diminutos taparrabos todos sucios, con decenas de mujeres en la misma situación mostrando sus senos descubierto, todos llevábamos un collar con un cadena de 35 cm pendiendo al frente, ahí trabajábamos como bestias en las tareas más agotadoras como asquerosas que se puedan imaginar.

Bajo un sol abrazador con temperaturas que superaban los 40 grados la mayoría del tiempo aquello era un infierno, de tanto en tanto alguno de mis compañeros hombre era llamado por nuestra Ama para nunca más regresar, o si regresaba lo hacía en tal estado que más parecía un Zombie que una persona, los castigos para quien tratara de escapar o revelarse eran severos, corte de orejas, perdida de un ojo, azotes, violación por un burro, e incluso la amputación de una mano o peor del miembro viril, lo que era lo más temido por todos los hombres.

Como si fuera una broma de mal gusto aquel lugar era llamado “Campo Paraíso”, el sexo con las mujeres esclavas del lugar estaba prohibido para los esclavos pero no para los guardias, que abusaban sexualmente de ellas a su gusto, sin que nadie pudiera hacer algo al respecto, había adolescente e incluso ancianos, el hombre más mayor de los esclavos tenía 69 años y según nos conto estaba ahí hacia 36 años, que él era el esclavo originalmente de la madre de nuestra Ama actual que al morir aquella mujer no solo heredo aquel lugar sino a los esclavos en su interior.

Aquel hombre nos conto que escapar era imposible, la propiedad estaba en medio de una selva que a su vez estaba en una isla, lejos de tierra firme la única forma de salir de la isla era por aire ya que ningún barco pasaba o llegaba, la única ley era la de su Ama y nos conto que todos sus compañeros iníciales habían muerto o fueron ejecutados por intentar escapar o sublevarse, nos dijo que si queríamos vivir era mejor hacer lo que se nos ordenaba cuando se lo hacía, aquella historia fue como un balde de agua fría para mí un joven de 23 años condenado a vivir de ese modo.

Por supuesto la edad y la falta de sexo hicieron de las suyas fue en ese periodo de desesperación que conocí a Bertha una mujer de 29 años de grandes senos y culo hacia tres años que estaba en aquel lugar pese a todo su belleza física no había sido menguada por el lugar, poco a poco nos fuimos atrayendo hasta que paso lo que tenía que pasar entre un hombre y una mujer, a la naturaleza no se le puede engallar o tratar de contener y menos cuando de sexo se trata.

Bertha una noche se encontró conmigo en la parte alta del corral de los cerdos el olor no era precisamente lo más romántico del mundo pero era el único lugar seguro donde poder dar rienda suelta lo que ambos queríamos y necesitábamos, por supuesto ambos creímos que aquel era un lugar seguro pero nos equivocamos y ambos lo íbamos a lamentar en un futuro cercano, mucho más de lo que podríamos imaginar pero en ese momento ambos solo queríamos sentirnos, tocarnos, gozar y gemir de placer, estaba muy excitado como nunca antes en mi vida.

El primero en llegar fui yo, coloque unos sacos de alimento y cobijas viejas encima de los sacos a modo de que luciera como una cama, me acosté sobre ella para probarla, se sentía muy bien, debo confesar que me sentía muy ansioso, incluso más de cuando tuve sexo por primera vez, también estaba muy excitado y eso era evidente dado la pequeña prenda que cubría mi cuerpo, de pronto escuche que alguien subía las escaleras, cuando su rostro apareció me sentí aliviado, pero cuando sus grandes tetas quedaron a la vista mi pene dio un fuerte respingo Bertha de seguro noto por la expresión que su rostro mostro.  

Lejos de sentirme apenado como en una situación normal me hizo sentir muy excitado, Bertha termino de subir las escaleras y se dejo caer sobre la cama improvisada no tardamos en comenzar a besarnos con mis manos apretando como masajeando sus grandes tetas mientras nuestras lenguas se entrelazaban en nuestras bocas, parecía que no hubiese un mañana para nosotros, simplemente nos entregamos a una pasión desbordada que nuestros cuerpos nos exigían, bloqueando cualquier pensamiento racional, simplemente estábamos dominados por nuestras hormonas y cuerpos, queríamos mejor dicho necesitábamos sexo.

No pude resistirme por mucho tiempo separe mi boca de la de Bertha para empezar a besar sus tetas como un desesperado, haciendo la misma operación con la otra, posteriormente pasé a sus pezones y empecé a chuparlos como si me estuviese amamantando, ella mientas tanto había comenzado a suspirar y a murmurar.    
.
-“Chupa, chupa, como si fueses un bebé, ¡¡¡que rico!!!” Decía Bertha.     

Si, me encantaban, hubiese pasado el resto de mi vida chupándotelas, pero había que seguir, el tiempo era precioso, la recosté de nuevo en la improvisada cama para seguí mamando aquellas tetas, bajando poco a poco hacia su ombligo, mientras con mis manos seguía sobándole sus grandes tetas, pronto llegue a la única prenda que cubría su cuerpo un calzón (braga) que tuvo mejores días, sucio y oloroso, del cual despoje por completo para comenzar a usar mi lengua, metiéndosela su rica raja, buscando su clítoris, cuando lo encontré empecé a succionarlo, ella se arqueo y dio un pequeño gemido de gusto. 

-“Sigue, sigue, ¡Dios que sabroso!, sigue, sigue” Me susurraba Bertha.

 Continué, lambiendo y chupando su raja hasta que sentí la humedad en mi lengua, se había corrido, pero todavía no la había penetrando algo que deseaba con locura, me coloque encima de ella y volví a sus tetas para que volviese a excitarse y excitarme yo a su vez, no hizo falta mucho, en cuanto le di un par de lambidas a los pezones ya estaba otra vez muy excitada.      

-“Vamos que esperas penétrame ya no aguanto más”. Bertha me dijo casi suplicando al oído.

Bertha se coloco a cuatro patas encima de la cama, con sus tetas le colgando, sin más preámbulos me despoje de mi taparrabos para dejar mi gran miembro duro como nunca antes al desnudo, de la punta ya chorreaba abundante liquido pre seminal, se lo restregué por su raja un par de veces antes penetrarla hasta el fondo empujando con fuerza, no me costó mucho porque estaba muy abierta, y empecé a bombear, las tetas le bailaban al ritmo de mis embestidas, hasta que se las agarré fuerte como si fuera a ordeñarlas.   

Al poco tiempo sin poder evitarlo pues estaba muy excitado no aguanté más y me corrí dentro de ella, el semen reboso de su vagina pues fue una corrida majestuosa y descomunal, ambos acabamos agotados encima de lo que llamamos cama en ese momento.    

Luego de alguno minutos de nuevo mi pene estaba duro de nuevo me senté sobre ella para colocar mi pene entre sus tetas, y se la agarré bien, comenzando un movimiento de sube y baja que me volvió loco, tenías las tetas súper calientes y daba gusto tocárselas con las manos y con mi pene a la vez, Bertha mientras tanto no había perdido el tiempo y se lleno mi glande a la boca mientras con una de sus mano se daba placer frotando su raja y clítoris.  

No aguantamos mucho y nos corrimos al poco, yo le eché toda mi leche en las tetas y se las restregué bien algo de mi semen también llego a sus labios por lo que ella quedó saciada de leche, acabe encima de de ella, acariciando sus teta mientras ella con una mano me masturba, con su mano bajando por todo mi miembro hasta llegar a mis huevos con los que jugaba, luego de nuevo la volví a penetrar pero esta vez de ladito, de cucharita, con mis manos apretándole sus tetas mientras la penetraba, esta vez ella se corrió primero y varios minutos después fue mi turbo llenando de nuevo su vagina de mi leche en lo más profundo con ambos gimiendo de placer.

Luego de aquello dormimos algo y cada uno se fue a su barraca, no sin antes darnos uno muy apasionado beso, repetimos aquello varias veces por las próximas dos semanas hasta una noche que ella no llego a la cita, lo que me preocupo, al día siguiente trate de buscarla le pregunte a algunas de sus amigas por ella pero solo me dijeron que los guardias se la habían llevado, temí lo peor mi mente se la imagino siendo violada brutalmente entre varios de los guardias, sin que pudiera hacer algo.

Dos días después los que fueron una tortura mental fue llevado por varios guardias hasta el edificio central del campo, ahí fue desnudado, bañado e incluso rasurado y depilado de todo el bello de mi dorso y entrepierna, aquel lugar era el único que contaba con aire acondicionado del lugar, el fresco que sentía mi piel desnuda fue agradable, luego fui llevado hasta una habitación bien iluminada, limpia y ordenada, apenas se abrió la puerta mis ojos se abrieron grande Bertha estaba ahí, sobre un mueble de madera en forma triangular, en la cima una gran línea de protuberancias metálicas se destacaba.

Estaba desnuda, sujeta a ese mueble, con sus grandes tetas colgando a cada lado de la forma piramidal, con pesas colgando de sus pezones para ese momento muy esturados, le habían colocado una diadema con orejas de gato, su calzón estaba bajado a media pierna y sus nalgas estaban en alto, dejando ver su rosado ano como labios vaginales bien abiertos, por ella resbalaba una gran cantidad de semen aun fresco me fue evidente que ella había sido sometida a una violación grupal recientemente, trate de ir en su ayuda pero fue sujetado como dominado por los guardias.

En mi desesperación no me percate en una primera instancia que detrás de Bertha estaba colocada una guillotina pero no era para cortar cabezas, por lo menos no de las que sobresalen de los hombros, sino de la que sobresale de las entrepiernas masculinas, los guardias me llevaron hacia la guillotina y me colocaron frente a ella, uno de los guardias tomo mi pene y me masturbo hasta que tuve una erección total, en ese momento colocaron mi pene por el agujero para eso debajo de la cuchilla y lo aseguraron de tal manera que me era imposible retirar mi pene en erección.

Me amarraron las manos y piernas a los postes que sostenían a la cuchilla de la guillotina en todo lo alto y una última retención fue colocada sobre mis nalgas a modo que no pudiera ni hacer el intento de mover mi pelvis hacia atrás, también me colocaron un dildo plug en mi ano que comenzó a estimular mi próstata, y ya de ultimo me colocaron una mordaza de bola en mi boca para evitar que pudiera hablar o gritar, uno de los guardias me dijo al oído.

-“Disfruta mientras puedas, que no será por mucho”. Dijo el guardia para irse riendo.

Luego que los guardias se fueron la dueña y Ama no solo de Bertha sino de todos los del campo entro, ella fue hasta donde estábamos y tomo mi pene, el cual estaba muy duro, me masturbo por algunos segundos antes de hablar.

-“En verdad pensaron que no iba a saber que se estaban revolcando para de cerdos” Dijo nuestra Ama.

-“Saben que el sexo entre los esclavos está prohibido y por lo tanto debo dar un ejemplo con ustedes, ahora tú la vas a penetrar y es mejor que goces porque cuando te vengas, bueno será la última vez que lo hagas como un hombre”. Dijo nuestra Ama.

Aquellas palabras me hicieron estremecer, ella entonces tomo mi pene y lo llevo a la raja de Bertha, con su otra mano le abrió sus labios para hacer que mi pene entrara en ella, luego movió a Bertha para que quedase bien penetrada, con una fuerte nalgada nuestra ama le indico a Bertha que comenzara a moverse, lo que hizo casi de inmediato, se sentía magnifico sobre todo porque estaba todo húmedo por sus jugos y el semen de quien sabe cuántos hombres.

Aquello duro varios minutos, hubo momentos en que quería mover mi cadera pero me era imposible todo el trabajo lo hizo ella, con su vaivén, las pesas en sus pezones se movían causándole dolor a Bertha, mientras que mi duro miembro que salía y entraba de ella le causaba placer, ella se corrió dos veces dando gemidos de placer antes de que mi pene comenzara a dar signos de estar listo para explotar, mi pene comenzó a tener contracciones y mi respiración se hizo más agitada, aguante todo lo que pude hasta que dando un gran alarido comencé a venirme en su interior.

-“¡DIOS; ME VENGOOOO!”Grite con placer.

Apenas el primer gran chorro de mi semen impacto el fondo del útero de Bertha, cuando la cuchilla de la guillotina cayo, fue como un reyo, apenas la vi pasar frente a mis ojos, en menos de un segundo pase del más sublime de los placer al más horrendo de los dolores, mi amado pene quedo dentro de la vagina de Bertha que sintió como sus nalgas fueron impactadas por un chorro de mi sangre, luego varios chorros de mi semen salpicaron sus nalgas y espalda, ella también grito.

-“NOOOOOOOOO”. Grito Bertha.

Todo mi cuerpo se sacudió por unos segundos y me desmate, cuando desperté estaba en una cama con mi herida que era donde una vez estuvo mi pene suturada, aquello fue un duro golpe para mi mente de hombre, quede en un estado catatónico por meses, era como un zombie realizando mis labores mecánicamente.

Poco a poco fue saliendo de mi estupor, una tarde vi a Bertha, le habían cercenado su tetas y clítoris, ambos lloramos abrazados en un rincón secreto, aun seguimos siendo esclavos del campo, cada tanto Bertha me penetra con uno de sus dedos mientras me chupa mis huevos hasta hacerme correr, que es la única manera que tengo de desfogarme y obtener placer, por mi parte también usos mis dedos mientras lambo lo que le dejaron de sus labios vaginales, poniendo especial atención en su punto G, hasta lograr que alcance un orgasmo.

Sin embargo ambos siempre recordamos aquel día en que deje de ser un hombre de verdad para convertirme en un eunuco gracias a una “Brutal Penectomia”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.


Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

A GUSTO DEL CLIENTE

Alan de 28 años era un joven deportista de cuerpo atlético y músculos marcaditos, era atractivo ciertamente y con un buen pene, aquella mañana Alan se ejercitaba como todas las mañanas, corriendo por el parque aun cubierta por una ligera bruma matutina, iba vestido con un ajustado pants color gris, sudadera con capucha que le cubría su cabeza escuchando sus audífonos, al pasar por un área de arboles sintió un fuerte pinchazo en su cuello y dos segundos más tarde ya no supo nada......


A GUSTO DEL CLIENTE
Alan de 28 años era un joven deportista de cuerpo atlético y músculos marcaditos, era atractivo ciertamente y con un buen pene, aquella mañana Alan se ejercitaba como todas las mañanas, corriendo por el parque aun cubierta por una ligera bruma matutina, iba vestido con un ajustado pants color gris, sudadera con capucha que le cubría su cabeza escuchando sus audífonos, al pasar por un área de arboles sintió un fuerte pinchazo en su cuello y dos segundos más tarde ya no supo nada.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Alan de 28 años era un joven deportista de cuerpo atlético y músculos marcaditos, era atractivo ciertamente y con un buen pene, aquella mañana Alan se ejercitaba como todas las mañanas, corriendo por el parque aun cubierta por una ligera bruma matutina, iba vestido con un ajustado pants color gris, sudadera con capucha que le cubría su cabeza escuchando sus audífonos, al pasar por un área de arboles sintió un fuerte pinchazo en su cuello y dos segundos más tarde ya no supo nada, todo se le puso negro, de repente y aquello fue el inicio de su pesadilla. 

Lo siguiente que supo Alan fue despertar en lo que parecía ser una celda estaba vestido solo con su ropa interior, zapatos, pants y sudadera habían desaparecido, apenas su trusa (slip) de dolor gris de la marca CK aun cubría su marcadito cuerpo, le dolía su espalda, cuello y terriblemente la cabeza, conforme pasaron las horas el dolor de cabeza poco a poco paso hasta que desapareció por completo y fue cuando Alan se comenzó a plantear realmente en donde es que podría estar y porque estaba con las manos amarradas a la espalda casi desnudo.

Alan quiso ponerse de pero sus piernas no le respondieron, quiso gritar pero al intentarlo sintió como si algo en su tráquea se desgarrara, poco a poco sus piernas le respondieron no así su voz que aunque ya no sentía dolor al intentar gritar, el volumen de su voz era bajo muy bajo apenas un susurro, habían pasado ya tres horas desde que se despertó en aquel lugar, cuando la puerta, la unida entrada o salida de esa habitación que era de metal se abrió para que una mujer de lentes con un chongo en lo alto de la parte posterior de la cabeza entro.

Esta mujer iba vestida apenas con una leve tanga de color negro de cuero, con dos medias negras que casi le llegaban a su pelvis y un par de tacones negros de charol, Alan se le quedo viendo era muy atractiva de unos 45 años aproximadamente con un gran par de senos coronados por dos aerolas pequeñas en cuyo centro se erguían dos carnosos pezones, tanto los pezones como las aerolas que los rodeaban eran de un leve color rosa que hacia lucir sus senos aun más atractivos y suculentos, la mujer se le quedo viendo por unos segundos antes de acercarse a donde estaba de pie.

Lo primero que hizo ella al llegar al lado de Alan fue acariciar su fuerte pecho, su suave mano bajo por su pecho hasta acariciar sus marcados abdominales, pero no se detuvo, siguió bajando hasta posar su mano por encima del paquete de Alan, por encima de su trusa, lo que le hizo dar un respingo, sus miradas se cruzaron por unos segundos, no hubo palabra alguna en todo ese rato, simplemente ambos estaban ahí, con ella acariciando a Alan y este dejándose tocar sin resistencia alguna. 

-“¡Ya me tienes toda mojada!" De pronto aquella mujer hablo.

Su respiración era profunda y una sonrisa sensual adornaba su rostro. Sus labios buscaron los de Alan y se fundieron en un primer beso apasionado, sus labios devoraban los de Alan y su lengua jugaba dentro de su boca, Alan no entendía nada de lo que pasaba pero le estaba gustando mucho por lo que dejo que ella continuara con aquel beso mientras seguían manoseándolo, de pronto sintió como sus manos fueron liberadas pero en vez, de tratar de detenerla Alan comenzó a acariciarla con verdadera lujuria.

La mano izquierda de Alan bajo desde su pecho hasta encontrar su entrepierna y el tacto de sus dedos se encontró con el cuero de su interior que ya reflejaba su humedad, ella al sentir sus dedos entre sus piernas las abrió un poco más, como ofreciéndose para el tacto fuera completo, el beso fue aun más intenso sin duda ella quería devorarlo por completo y llego hasta a morder bruscamente su labio inferior de Alan.        

Su mordida en lugar de hacerlo retroceder intensifico el rose de sus dedos por sobre su tanga sus dedos eran un mar de jugos podía sentir perfectamente su mojada vagina, su vulva inflamada bajo la el cuero que cubría su sexo, los dedos de Alan apartaron la tanga para hurgar a través de los pliegues de sus ya inflamados labios vaginales, hasta encontrar su clítoris que por la fricción de sus dedos sobre la tela intensificaba sus sensaciones; asiendo que sus flujos fueran en aumento; tras unos cuantos roses más su respiración se intensifico y acelero.       

-“Ahhh siii si si siiiiiii asiiiiii así así que ricoooooo”. Jadeo ella.    
-“¡Diooooos que placer, que gusto, siiiiiiii asiiiii!” Dijo ella.          
-“Ummm, ohhhh siiiiiiiiiii aghhhhhhhhhhhh”. Gimio ella.   

Su espalda se arqueo, y gimió fuertemente; sus piernas casi se doblaron, su cuerpo se hizo inerte en los brazos de Alan, momento que aprovecho para retirar su mano de entre sus piernas y llevarla hasta la altura de su boca para así probar sus jugos, el sabor que Alan probo era embriagante y adictivo, tras un par de suspiros y dejarla reponerse un momento recupero el aliento así como la compostura.

Y con un delicado pero ardiente beso agradeció el primer orgasmo que Alan le provoco.

Ella apenas se acomodo su diminuto triangulo frontal apenas cubría lo hinchado de su sexo que hacía que el hilo trasero se perdiera entre la redondez y carnosidad de sus hermosas y bien torneadas nalgas, Alan pudo notar que tenía un culo de infarto, el tamaño de semejante par de senos era difícil de cubrir con sus manos, aquellos senos eran grandes, voluptuosos, se mostraban desafiantes ante la gravedad a pesar de su volumen, colgaban bellamente de su pecho, sus pezones invitaban a ser chupados con desesperación y desenfreno.  

Alan aun no salía de su hipnosis en la que lo había dejado el ver su cuerpo casi desnudo, noto como sus ojos se centraron en el bulto que se formaba en su trusa ella se acerco sigilosamente a Alan quedando su rostro justo frente a su hinchada entrepierna; su mano izquierda se deslizo sutilmente dentro de su trusa e inicio una serie de caricias que hicieron estremecer a Alan; hábilmente con una sola mano libero su miembro de su encierro, el cual se irguió imponentemente ante el asombrado rostro de la bella mujer.           

Sus ojos brillaron de lujuria mientras mordía sutilmente su labio inferior, notando el grosor de su hinchado miembro, su mano deslizo la piel de su prepucio liberando la cabeza ya roja de su pene, dejando salir las primeras gotas de líquido pre seminal que corrieron hasta alojarse en el venoso e inflamado tronco del pene de Alan uno de sus dedos alcanzo a tomar una gota que gustosa llevo hasta su boca y degusto con una cara de perversión absoluta. 

-“Que rico, sabe”. Dijo ella.
           
Tras decir eso su mano derecha empezó a subir y bajar por el largo de su pene, con un movimiento semi lento; provocando que en cada embate el placer fuera en aumente arrojando así más liquido seminal y causando palpitaciones de placer a lo largo de su erección, Alan se limitaba a deleitarse a disfrutar de la erótica escena, desde su posición observaba la lujuria en sus ojos, las sensualidad de sus hermosos senos colgado entre sus piernas y la femineidad de su espalda culminando en esas nalgas en forma de corazón que le invitaban a morderlas, besarlas y nalguearlas fuertemente.  

El movimiento de su mano poco a poco fue haciéndose más rápido haciendo que las palpitaciones se incrementaran así como la fuerza de su erección fue cuando su boca se dirigió hacia su pene y con su lengua lambio su glande, con suaves movimientos lambio la cabeza cual helado derritiéndose entre sus manos; el primer contacto de su lengua hizo que la piel de Alan se erizara y un largo e inesperado impulso eléctrico recorrió todo su cuerpo, provocando un escalofrió involuntario y una nueva palpitación de mi pene.     

Ella continuo con esas largas y placenteras lambidas recorriendo el largo de su venoso y grueso pene hasta llegar a sus huevos los cuales acaricio con la punta de su hábil lengua de manera muy sensual, y tras un par de minutos de hacer eso comenzó a introducir una porción de su pene en su boca, mientras con su lengua lambia su glande, la succión de sus labios hizo que el pene de Alan poco a poco fuese desapareciendo entre sus deliciosos labios, los movimientos de entrada y salida que en un inició fueron lentos y pausados; se incrementaron en velocidad lo cual le hizo estremecer de placer.

Su mano izquierda empezó a jugar con sus testículos mientras su boca continuaba con la mamada y su mano derecha se acariciaba incesantemente, era la mejor mamada que Alan había recibido en su vida, esa mujer era sin duda una experta en las artes orales, su boca engullía la totalidad de su pene, causando arcadas que le proporcionaban un enorme placer ya que la contracción de su garganta masajeaba mi glande, además de provocar que hilos de baba salieran de su boca.

Sus senos se bamboleaban de arriba abajo por su incesante mamada Alan se inclino para amasarlas, estrujarlas, recorriendo cada centímetro de su enorme volumen; hasta encontrarse con sus hermosos pezones, que debido a la excitación del momento habían incrementado su tamaño sintiéndolos totalmente erectos los cuales Alan se dedico a apretar y retorcer cual perillas, causando gemidos de placer por parte de ella, por lo que continuo con más ahincó la mamada; ensalivando completamente su endurecido miembro, de manera intempestiva interrumpió la felación y se incorporo un poco dejando a la altura de sus rodillas la enormidad de sus prominentes y hermosos senos.    

El pene de Alan palpitaba de excitación sabiendo lo que seguía, sus senos avanzaron desafiantes e imponentes arropando su erección, las manos de ella se dirigieron a sus voluminosos senos aprisionando en su totalidad su ensalivado miembro y dio inicio a una maravillosa masturbación con sus senos, el tacto de su piel en su pene verga lo estaba volviendo loco, sus hermosos senos subían y bajaban por el venoso tronco, causando un placer sin precedentes.    

El placer se intensifico cuando hábilmente su lengua encontró el punto exacto del placer de Alan, situado en la parte de abajo del glande donde el frenillo del prepucio termina e inicia la cabeza de su pene; causando que su mente se perdiera en una oleada de placer indescriptible; bastaron un par de lengüetazos en esa zona para que las palpitaciones de su pene fueran incesantes y sintiera la inminente sensación que precede a una venida bestial; la respiración de Alan era agitada e intensa provocando que emitiera bramidos de placer como lo hace un toro justo antes de venirse.    

Ella apenas tuvo tiempo de abrir sus hermosos labios su pene exploto en varios potentes chorros de leche, causando que Alan bramara de placer como nunca antes, debido a la intensidad de su eyaculación los primeros chorros fueron a parar en su cabello, unos cuantos más a sus mejillas y labios; pero los más abundantes entraron justo en su boca llenándola de su leche, causando que se formaran hilos de leche por la comisura de sus labios. 

Tras un par de segundos saboreando ella se trago totalmente aquella espesa leche, mientras sus hermosos pechos liberaron el aun erecto pene de Alan, posteriormente ella succiono su pene para que le exprimiera el glande para sacar hasta la última gota de semen.    

Poco a poco el corazón y respiración de Alan regresaron a la normalidad, e incluso su pene se relajo, regresando a su estado de reposo, aunque a decir verdad se notaba un poco mas hinchada de lo habitual, supuso por la intensa sesión de sexo oral que había tenido, aquel primer encuentro termino con un apasionado beso.    

De pronto los brazos de ella rodearon su cuello mientras su cuerpo se pegaba al de Alan fundiéndonos nuevamente en un delicioso y apasionado beso los brazos de Alan rodearon su  cintura, mientras una de las manos de ella bajo por su nuca y cuello hasta llegar a mi pecho, por su parte las manos de Alan decididas iniciaron el viaje hasta alojarse sobre su hermoso par de nalgas firmes y voluptuosas cubiertas aun por un insignificante tira de tela, las cuales acaricio, amaso y palmee a su gusto había olvidado por completo su situación.

Las caricias y besos por parte de ambos se incrementaron llevándolos a una frenética lucha de cuerpos que deseaban el placer máximo de una buena sesión de brutalmente, ella de nuevo ya jugaba con su pene su mirada se lleno de lujuria, anhelando con desenfreno el inicio de la que sería una épica y placentera penetración.

Alan sin ya poder soportar tanta excitación, sus manos se colocaron a los costados de sus amplias y hermosas caderas, para sujetar el fino hilo que sostenía aquella delicada y totalmente húmeda tanga jalo cuidadosamente hasta llenar al fin de sus hermosos pies, para tener acceso libremente a al objeto de su deseo en ese momento, la lujuria que reflejaban en sus ojos, Alan le abrió su piernas y su rostro se sumergió entre sus piernas; pero ahora teniendo ante mis ojos la majestuosidad de los pliegues de su hermosa vulva totalmente desnuda que aun derramaba flujos profusamente.      

Su intimidad hacia juego totalmente con la sensualidad de su cuerpo; una delgada y fina línea de vello púbico se dibujaba sobre su monte de Venus, la cual terminaba justo en el inicio de unos prominentes y brillosos labios mayores; que revelaban su ya punzante y dilatada raja, sus labios repitieron las acciones besando la nacarada y brillosa cara interna de sus muslos, provocando tenues suspiros, jadeos y gemidos que eran emitidos por los bellos labios de ella,           

Ella con desesperación coloco una de sus manos sobre su monte de Venus, ayudando a separar totalmente los pliegues de su mojada vagina; permitiendo que la lengua de Alan fuera aun más profundo en su hermosa gruta y revelando ante sus ojos el palpitante capuchón que recubría su hermoso y brillante clítoris que para este momento ya se percibía inflamado al igual que los labios menores. lo que la hizo gemir.

-“AAAAHHHHHH”. Gimió ella.

Tras este último gran gemido, Alan supo que había llegado a un nuevo orgasmo aun más intenso que el anterior que le propiciaron sus dedos; Alan con los labios y barbilla todos empapados de sus jugos, sin pensarlo Alan se abalanzó sobre ella y la penetro su miembro no tuvo problema alguno en entrar completo para luego comenzar con el mete y saca, lo hacía frenéticamente, Ella lo abrazaba y  le encajaba las uñas en su espalda, los dos gemían, luego de unos minutos cambiaron de posición y ella se sentó encima de Alan para cabalgarlo, lo besaba y acariciaba, al igual que al principio se movía de una forma frenética pero luego esos movimientos cambiaron por un ritmo más lento y suave.

Poco minutos después Alan la hizo poner en cuatro patas y la volvió a penetrar, así estuvieron por unos minutos, hasta que Alan la abrazo mientras se movía para tomar sus senos y apretarlos con fuerza, llego a un punto en que Alan se movió rápidamente, su respiración como la de ella ya eran agitadas ambos estaban por acabar y llegar al orgasmo, entonces súbitamente Alan dio un gemido fuerte dándole tres embestidas fuertes y luego paro, Mientras su pene le llenaba su vagina de su espesa leche, luego ambos cayeron uno al lado del otro completamente exhaustos, se besaron por unos segundos y lentamente Alan se quedo dormido, rendido luego de semejante sesión de sexo, la mejor de toda su vida.

Para cuando Alan se despertó de nuevo, la felicidad que sentía desapareció casi de inmediato cuando se percato que le habían colocado una mordaza de bola en la boca, un collar de cuero ancho de color negro que le cubría todo el cuello, un cinturón rodeaba su cintura también de grueso cuero negro con varias argollas metálicas, en algunas de ellas estaban ancladas sus muñecas a las que le habían colocado grilletes de cuero dejando su manos detrás de su cuerpo, sus tobillos también tenían grilletes de cuero.

Estaba solo en el suelo de aquella habitación, de pronto dos hombres vinieron y lo sacaron para llevarlo a una sala bien iluminada para colocarlo sobre un pedestal circular con una barra de acero sobresaliendo del centro, de 1.50 metros de alto, en su extremo superior culminaba con un dildo acanalado de 30 cm los hombre pese a la lucha que presento Alan lo alzaron, abrieron sus nalgas y colocaron la punta de ese dildo sobre su virgen ano, para luego soltarlo, la gravedad hizo el resto, insertando el dildo profundamente en Alan.

Todos su cuerpo se sacudió y tembló al sentirse desvirgado de aquella forma, quedo penetrado de puntillas sobre la base para evitar que mas de ese dildo entrara en sus entrañas Alan noto algunas cámaras de video colocadas frente a él que se encendieron lo que indicaban que lo estaban filmando pero no sabía la razón, luego de algunos minutos y una puerta se abrió una mujer con largo vestido azul fuerte de mangas largas con zapatos gruesos que la hacía parecer una abuelita entro.

Era ella, la mujer que tanto lo había hecho gozar no hacía mucho, aunque Alan tuvo problemas para notar que era ella en un principio, ella se acerco a donde estaba y le dijo al oído.

-“has sido vendido a un buen precio ahora comportarte si no quieres que sea peor esclavo”. Dijo ella. 
          
-“¡Por cierto en verdad goce mucho de nuestro encuentro, en una pena que tu nueva dueña quiera un eunuco porque tu leche fue muy rica!” Añadió ella.

Cuando termino de hablar extrajo de un bolsillo un elastrador y tomo el escroto de Alan que se estremeció al sentir un ligero apretón de su mano, para luego pasar uno a uno cada uno de sus testículos por en medio de la tensa liga, luego ella mirándolo a los ojos quito el seguro del elastrador y los ojos de Aldo se abrieron grandes al sentir como su escroto quedo ligado por la liga castradora, que hizo que casi de inmediato su cuerpo se convulsionara, al sentir un dolor como nunca antes en su vida.

Unos instantes después cuando dejo de temblar ella le coloco un chastity (cinturón de castidad) muy elegante de metal sobre su pene, uno minutos después ella regreso con otra mujer una rubia con una vestido de cuero negro de mangas largar con una minifalda minúscula, con medias negras que sobresalían por completo por debajo de la minifalda, con tacones negro, quien fue presenta como su nueva dueña.

Ella la que coloco la liga le pregunto a la otra mujer.

-“Este es nuevo esclavo señora. Si lo desea puedo colocar un catéter y anillar su pene ahora mismo y en 20 días entregarlo como un esclavo nulo”. Dijo ella.

Luego se produjo un silencio absoluto en la que Alan miro a la rubia con mirada suplicante hasta que ella dijo.

-“No será necesario deseo disfrutar de su buen pene, pero sin los riesgos que sus huevos me puedan traer, no deseo un embarazo y no deseo usar medicamentos y condones eso lo resta placer, por lo que solo necesito que este castrado”. Dijo la rubia.

Luego ambas mujeres se fueron, Ella de nuevo regreso dos horas después para ese momento los huevos de Alan ya eran historia ahora venia armada con una dijera, se acerco a donde estaba para tomar su hinchado escroto y apretarlo lo que hizo que Alan casi se desmayara de dolor. Ella se acerco  a su oído y le dijo.

-“En verdad voy a extrañar tu espesa leche pero negocios son negocios”.  

Entonces sufriendo un horrendo dolor y terror Alan vio como ella acerco la gran tijera a la parte alta de su escroto para colocar las afiladas cuchillas debajo de la liga castradora, el miembro de Alan presionaba dolorosamente las paredes del chastity y de pronto sus ojos quedaron en blanco, todo su cuerpo se convulsiono y de su miembro brotaron tres potentes chorro de su leche, justo cuando le fue cercenado su escroto, castrándolo en el acto y convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días.

Ella levantando el escroto sangrante, ennegrecido en su mano, dijo ante un Alan desmayado.

-“Lo siendo en verdad pero aquí es A Gusto del Cliente”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

ZORAYA LA TRAV

Siguieron a la distraída Zoraya que iba escuchando música con sus audífonos puestos, cuando caminaba por una calle solitaria, la camioneta de Lorenzo se detuvo a su costado y dos de sus amigos tomaron a Zoraya de los brazos y la metieron tan rápidamente a la camioneta que ella no tuvo tiempo de reaccionar, luego la camioneta arranco a toda prisa, perdiéndose entre las calles de la gran ciudad, Lorenzo y compañía con Zoraya, condujo hasta una bodega de su padre que usaba para sus fiestas......


ZORAYA LA TRAV
siguieron a la distraída Zoraya que iba escuchando música con sus audífonos puestos, cuando caminaba por una calle solitaria, la camioneta de Lorenzo se detuvo a su costado y dos de sus amigos tomaron a Zoraya de los brazos y la metieron tan rápidamente a la camioneta que ella no tuvo tiempo de reaccionar, luego la camioneta arranco a toda prisa, perdiéndose entre las calles de la gran ciudad, Lorenzo y compañía con Zoraya, condujo hasta una bodega de su padre que usaba para sus fiestas.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [BALLABUSTNG] [VIOLACIÓN] [SECUESTRO] [HUMILLACION] [TORTURA]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Aquella tarde Zoraya de 20 años rubia natural caminaba por la calla con sus altos tacones color rosa, regresaba de una entrevista de trabajo en la que no le fue muy bien, no muy lejos de ella una panda de varios hombres entre 25 y 27 años bromeaban adentro de la camioneta de Lorenzo, que era hijo de uno de los hombres más ricos de la región al ver a la linda Zoraya les dijo a sus amigo.

-“¿Hey chicos quieren pasar un grandioso rato, con esa rubia?” Pregunto Lorenzo
-“¡SSIIIIIII!” Fue la respuesta de todos.

Acto seguido siguieron a la distraída Zoraya que iba escuchando música con sus audífonos puestos, cuando caminaba por una calle solitaria, la camioneta de Lorenzo se detuvo a su costado y dos de sus amigos tomaron a Zoraya de los brazos y la metieron tan rápidamente a la camioneta que ella no tuvo tiempo de reaccionar, luego la camioneta arranco a toda prisa, perdiéndose entre las calles de la gran ciudad, Lorenzo y compañía con Zoraya, condujo hasta una bodega de su padre que usaba para sus fiestas, orgias entre otras cosas era muy grande y aislada.

Zoraya fue bajada de la camioneta luchando, gritando y pataleando, entre varios tuvieron que sujetarla para llevarla hasta un sillón, ahí Lorenzo hizo que la depositaran, Zoraya iba a ponerse de pie cuando Lorenzo le apunto con un arma, y le dijo.

-“Mira ricura más vale que cooperes si no quieres terminar muerta enterrada en aquella fosa de concreto”. Dijo Lorenzo señalando con la boca del arma que sostenía una fosa de concreto detrás de Zoraya.

Lo que hizo que ella se quedase sentada quieta, atemorizada en el viejo y mal oliente sillón, fue entonces que todos mirándola con ojos de lujuria, ella temió lo peor.

Lorenzo le dijo luego de unos tensos segundos.

-“Ahora te vas a desnudar para nosotros ricura y más vale que obedezcas sin objetar nada”. Dijo Lorenzo.

Zoraya se le quedo mirando como suplicándole que no la sometiera a semejante humillación, pero Lorenzo al ver que ella solo se le quedo mirando le grito apuntando el arma a su frente.

-“VAMOS QUE ESPERAS MALDITA PUTA DESNUDATE”.  Le grito Lorenzo a Soraya.

Que aterrada, no tuvo más remedio que ponerse de pie, comenzó quitándose  su blusa rosa, dejando a la vista su sostén (corpiño) de color blanco, luego se despojo de su falta, también rosa, dejando sus medias sostenidas por un liguero blanco a la vista de todos, lo mismo que su pequeña tanga de color negro, temblando se despojo de su sostén para revelar un pecho plano coronado por dos pequeños pezones.

-“Esta puta es mas plana que una tabla”. Dijo Lorenzo.

Lo que provoco que todos sus amigos rieran, haciendo sentir a Zoraya muy humillada, ella se quedo ahí tratando de cubrir su cuerpo casi completamente desnudo con sus manos pero al ver que no se despojaba de su Tanga, Lorenzo ordeno dos de sus amigos.

-“Sujeten a esta puta un momento muchachos”. Ordeno Lorenzo.

Lorenzo se acerco a Zoraya y la manoseo por unos segundos antes de tomar su tanga con sus fuertes brazos y con fuerza  hizo girones su prenda intima, ante un grito de desespero de Zoraya.

-“¡NOOOOoooo!”. Grito Zoraya.

Lorenzo dio unos pasos hacia atrás y sus ojos se abrieron grandes al ver un pequeño pene y un par de pequeños huevos que pese a su tamaño eran sin embargo genitales masculinos, aquello fue como si se hubiera sacado la lotería con sin igual algarabía en su voz se aparto para que los demás vieran la entrepierna desnuda de Zoraya mientras decía.

-“Miren no es una puta sino un putito invertido”. Dijo Lorenzo.

De nuevo las risas de sus amigos causaron una gran humillación en Zoraya que se sentía vejada, expuesta y estaba a punto del llanto al pensar en lo que estaba por venir, y no estaba tan equivocada, Lorenzo aprovechando que ella estaba aun sujetada por dos de sus amigos, le propino una tremenda patada en sus pequeños huevos que hizo que Zoraya casi vomitara su almuerzo al caer al suelo para revolcarse de dolor, como nunca antes en su vida.

Entre todos la levantaron, se sacaron sus penes e hicieron que Zoraya aun adolorida por la tremenda patada propinada en sus huevitos comenzara a chupárselas uno de ellos le toco las nalgas para luego decir.

-“Dios esta putita si está muy buena”. Dijo uno de los amigos de Lorenzo.

Aquellos manoseos se prolongaron por largo tiempo hasta que de nuevo Zoraya quedo revolcándose en el suelo producto de una nueva patada en los huevos, de pronto Lorenzo la tomo del cabello y la jalo rápido hacia el sillón, Zoraya de pronto sintió un dedo entrando por su culito virgen, le dolió y grito, pero Lorenzo no tenia delicadeza alguna lo metía rápido y brutalmente luego lo saco para meter dos dedos de golpe mientras la nalgueaba, Zoraya trataba de huir de él, pero él la jalaba de la cintura con un solo brazo.

Lorenzo que iba con bermuda de bolsas gris azulado se lo bajo, Zoraya  en eso sintió que la levanto dejándola con la cara sobre el respaldo del sillón y el asiento, con sus nalgas expuestas al aire, súbitamente Zoraya sintió que intentaba penetrarla, grito y pataleo, intentando bajarse del sillón pero Lorenzo comenzó a nalguearla, no pudo hacer mucho, tardo unos 20 segundos en comenzar a penetrarla, Zoraya sintió el peor dolor de su vida, comencé a llorar y a gritar mientras escuchaba las risas y vítores de los amigos de Lorenzo. Quien le dijo.

-“Estas muy estrecha puta, no puedo entrar”. Dijo Lorenzo.

Saco un poco su dura erección de 19 cm que tenía en su culo la levanto de los cabellos y la arrojo sobre el apoya brazos del sillón quedando sus nalgas aun más expuestas con la cara casi tocando el suelo, Lorenzo tomo un poco de crema y se embarro su endurecido miembro, se acercó a ella y le dijo al oído tomándola de los cabellos

-“Ahora si puta vas a saber lo que es hombre de verdad”. Dijo Lorenzo.

Zoraya supo que no iba a poder evitar que la penetrara y se quedo inmóvil como toda una perra de pronto el verdadero mayor dolor de su vida la golpeo, todo el grueso pene de Lorenzo entro en ella sin piedad, la jalo del cabello y comenzó a bombearla con brutalidad como un animal ella lloraba y gritaba, sus gritos se escuchaban como si estuvieran matando a una persona, y no era para menos la estaban violando brutalmente por aquel gran pene, “si a las mujeres les duele la primera vez imagínense a por el culo”.            

Zoraya lloro, grito y suplico. su agonía duro por 30 minutos en ese tiempo, completamente empinado y con todo el gran miembro de Lorenzo en su interior sintió como chorros calientes brotaron y llenaron sus entrañas, Zoraya supo que había terminado, demás por sus alaridos de placer que él dio, Lorenzo saco su pene y ella quedo rendida sobre el reposa brazos del sillón, Lorenzo le levanto la cabeza tomándola de los cabellos para decirle

-“Tienes el culo como toda una zorra virgen o debo decir ex virgen”. Dijo Lorenzo lo que provoco que todos sus amigos rieran.

Zoraya sentía su recto lleno de su leche y en eso no pude contenerlo más en su interior salió con algunos gases, sangre y excremento, Lorenzo lo vio y le dijo te mereces una propina tomo.

Tomo un billete lo enrollo y se lo metió por el culo, para empujarlo con sus dedos. Se subió su ropa interior y bermuda, pero al poco tiempo Zoraya sintió mientras aun estaba ahí tirada sobre el sillón, ultrajada y violada, las manos de uno de los amigos de Lorenzo lo primero que dijo fue decir
  
-“Miren Lorenzo hizo que se cagara la puta”. Dijo aquel hombre.

Todas la miradas se fueron al ano de Zoraya que se sentía humillada como nunca antes, apenas podía ver quien era quien la manoseaba pero sintió como se sacaba su pene, tardo unos 30 segundos y ya la estaba penetrando, ya no sentí dolor su pene era más pequeño que el de Lorenzo, Zoraya no sabía  cuánto tiempo paso, pero todos la violaron y terminaron dentro de ella, al final ellos la dejaron atada hasta que se quedo dormida, agotada y expulsando semen de su ano.

Zoraya se despertó amarrada a una columna sentía algo en su interior, le habían metido por el ano varios vibradores tipo bala y un consolador de los que expanden con una válvula, los vibradores estañan activados y sus controles pendían entre sus piernas, las cuales estaban muy abiertas con un larga barra de metal separando sus piernas, dicha barra estaba sujeta a sus tobillos con cinta de embalar. Uno de los hombres dijo.

-“Miren la puta ya despertó”. Dijo una voz.

Unos minutos después Lorenzo vestido y con una gorra colocada hacia atrás, se acerco a Zoraya, para tomar una válvula de aire color negro que colgaba entre sus piernas, luego de apretarla un par de veces dijo.

-“Veamos cuanto resiste esta putita antes de venirse y que su próstata reviente”. Dijo Lorenzo.

Para ese momento el pene de Zoraya que era minúsculo ya tenía una erección de 9 cm, de el caían grandes gotas de liquido pre seminal, sus huevitos encogidos y no desarrollados por la ingesta de hormonas femeninas desde los 14 años, estaban contraídos en la base del pene de Zoraya, quien poco a poco comenzó a sentir como una gran opresión se formaba en su interior, con cada apretón de la válvula negra, Zoraya se estremecía, aunado al estimulo de los vibradores en su interior.

Aquello continuo por varios minutos hasta que su pequeño pene comenzó a palpitar estaba por llegar al orgasmo, sus próstata estaba siendo oprimida enormemente, de pronto ella grito.

-“ALTO BASTA, YA NO MAS, ¡NOOOOO!” Grito Zoraya.

Al tiempo que de su pene salieron expulsados tres fuertes chorro de semen, pero Lorenzo no se estaba satisfecho, continuo apretando la válvula, Zoraya se retorcía y gemía de dolor, uno minutos más tarde se corrió de nuevo aunque ya no tan abundante y explosivamente como la primera vez, para cuando se corrió la tercera vez lo que salió de su pequeño pene fue sangre ya no semen, en ese momento Lorenzo apretó un par de veces más y antes de alejarse, le propino tres fuertes patadas en los huevitos Zoraya que casi la llevaron al desmayo.

Cada unos de sus amigos e incluso Lorenzo tomaron turno para patear los huevitos de Zoraya, para cuando terminaron la eterna sesión de ballbusting extremo con ella, su escroto estaba hinchado al triple de lo normal con sus dos huevitos reventados por completo en su interior con ella desmayada amarrada aun a la columna, con sangre goteando de su pene desinflado para ese momento.

Luego de aquellos todos se pusieron a beber hasta quedar complemente inconscientes de lo borrachos que quedaron, Zoraya se despertó en la madrugada, su pene había hecho que sus retenciones que eran de cinta se aflojaran, con mucho esfuerzo logro liberar sus brazos para poder extraer el enorme dildo de su ano, así como los vibradores, algunos aun funcionando, mientras los extraía, sentía correr sangre por sus piernas, estaba agotada y muy adolorida.

Zoraya se quito sus tacones para no hacer ruido, apenas podía caminar, vio a sus secuestradores, violadores y torturadores regados por todas partes privados por completo de lo borracho que estaban aquel lugar olía a alcohol y semen, Zoraya estaba más que enojada quería venganza y en eso en una mesa vio una tijera, a su mente llego una forma ideal para vengarse de esos malvados y malcriados junior de una forma que nunca olvidarían y que el dinero de sus padres no podría remedia jamás.

Zoraya a gatas pues apenas podía caminar, uno a uno les fue descubriendo sus entrepiernas, dejando sus penes a la vista, lo tomaba y de un rápido corte se los cercenaba con la tijera, para colocarlos en un lado en donde pronto hubo un montoncito de penes cercenados, dejo de ultimo a Lorenzo que apenas de percato cuando ella le abrió y bajo su bermuda, incluso le acaricio su paquete por encima de su ropa interior antes de bajarla hasta sus rodillas.

Luego ella se inclino y le susurro al oído del inconsciente Lorenzo.

-“Esto es lo que se merece un perro violador como tú”. Le dijo Zoraya.

Acto seguido levando el pene de Lorenzo y se lo cerceno, el cuerpo del joven hombre se sacudió por unos segundos antes de quedar inmóvil, Zoraya aun no terminaba, tomo el dildo inflable y se lo introdujo por detrás a Lorenzo para comenzar a inflarlo, hasta que de el muñón aun sangrante que fie lo que quedo de su pene, broto el semen, y no parto hasta que además de semen broto sangre por la uretra cercenada, señal de que la próstata de Lorenzo era también historia.

Zoraya introdujo los penes cortados en su bolso que encontró tirado en el piso, se vistió y paro la hemorragia de su ano con papel higiénico y se marcho, se llevo su camioneta que abandono cuando estaba ya de nuevo en una zona transitada de la ciudad, luego despareció nadie volvió a saber de ella ni donde está.

Lorenzo y sus amigos se despertaron para encontrarse castrados sin sus penes, Lorenzo creyó morir al verse despojado de su miembro viril, incluso tuvo que ser internado en un hospital siquiátrico por seis meses para controlar sus impulsos suicidad pues no quería vivir sin un pene, con incontinencia urinaria por el resto de sus días al no tener próstata, además de siempre estar deseoso de correrse sin poder hacerlo ni por estimulación anal o normal aquello en si mismo era una tortura perpetua.

Lorenzo termino suicidándose dos años después luego de salir del hospital siquiátrico arrojándose por un precipicio con su auto, en una nota que dejo dijo.

-“papá perdón pero no pudo vivir siendo un vil patético eunuco”. Dijo en su nota Lorenzo.  

El padre de Lorenzo aun busca a la responsable de lo sucedido a su hijo sin pensar que el responsable de todo fue su propio hijo desde un principio el solo quiere venganza de “Zoraya la Trav”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SECUESTRADO POR ANA

Era viernes por la noche, me prepare para salir y tomar unas copas, me puse mis mejores ropas y me dispuse a pasar una agradable noche, fui a una discoteca lujosa y conocida que a menudo frecuentaba, un lugar donde acude mucha gente por la noche. Llegue el sitio estaba muy animado aunque no encontré a nadie conocido, pedí una copa en la barra y espere a que llegase alguien que conociese, a pesar de estar el sitio animado empezaba a aburrirme, estaba solo tomando una copa y observando a la gente, el tiempo pasaba y ya empezaba a plantearme el irme a otro lugar hasta que sucedió lo inesperado, una mujer muy atractiva se acerco a mí......


SECUESTRADO POR ANA
Era viernes por la noche, me prepare para salir y tomar unas copas, me puse mis mejores ropas y me dispuse a pasar una agradable noche, fui a una discoteca lujosa y conocida que a menudo frecuentaba, un lugar donde acude mucha gente por la noche. Llegue el sitio estaba muy animado aunque no encontré a nadie conocido, pedí una copa en la barra y espere a que llegase alguien que conociese, a pesar de estar el sitio animado empezaba a aburrirme, estaba solo tomando una copa y observando a la gente, el tiempo pasaba y ya empezaba a plantearme el irme a otro lugar hasta que sucedió lo inesperado, una mujer muy atractiva se acerco a mí.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era viernes por la noche, me prepare para salir y tomar unas copas, me puse mis mejores ropas y me dispuse a pasar una agradable noche, fui a una discoteca lujosa y conocida que a menudo frecuentaba, un lugar donde acude mucha gente por la noche. Llegue el sitio estaba muy animado aunque no encontré a nadie conocido, pedí una copa en la barra y espere a que llegase alguien que conociese, a pesar de estar el sitio animado empezaba a aburrirme, estaba solo tomando una copa y observando a la gente, el tiempo pasaba y ya empezaba a plantearme el irme a otro lugar hasta que sucedió lo inesperado, una mujer muy atractiva se acerco a mí.     

Era una mujer joven y atractiva, era unos años mayor que yo, tendría algo menos de 30 años, me dijo que se llamaba Marta, se acerco a la barra y empezó a hablar conmigo, nos presentamos y empezamos a entablar conversación, pronto descubrí que también era muy simpática, estuvimos un buen rato hablando, hasta que ella se me insinuó.       

-“¿Te gustaría tomar una copa en mi casa?, ¡estaremos más tranquilos!” Me dijo Marta.          

Sin dudarlo un momento acepte encantado, sin duda pensaba que aquella era mi noche de suerte y me equivoque por completo. Tomamos un taxi y ella me indico donde vivía, que era un poco lejos, a las afueras de la ciudad, al cabo de un rato llegamos a donde decía que era su casa, era una casa grande con un bonito jardín, atravesamos el jardín y entramos a la casa, nos dirigimos al salón y ahí empezamos a tomar unas copas, estuvimos otro rato charlando agradablemente, hasta que las cosas cambiaron.    

Marta tomo mi copa, dijo que iba a echarme hielo en la copa, un gesto muy amable por su parte, pero era todo lo contrario, volvió con mi copa con hielo, y continuamos charlando y bebiendo, pronto me bebí aquella copa, al cabo de unos minutos empecé a encontrarme algo mal, eran unos pequeños síntomas que poco a poco fueron a mayores, empecé a marearme, la cabeza me daba vueltas, empecé a perder las fuerzas y ver borroso. Marta se dio cuenta que algo me pasaba y ella sabía perfectamente lo que era, ella había echado algo en mi bebida y esos eran sus efectos, al poco tiempo me quede prácticamente inmovilizado, no sabía que había tomado ni que pretendía aquella mujer.

Marta se levanto y tomo su teléfono e hizo una llamada, ella se sentó y se quedo esperando, estaba a su lado sin poder moverme, ella no me dirigió ninguna palabra, era como si no estuviese ahí, su simpatía había desaparecido por completo, al cabo de unos momentos alguien entro en la casa y se dirigió hacia nosotros, era otra mujer, una mujer más mayor que marta.   

Era una mujer de al menos 45 años, de complexión ancha, con caderas anchas, estaba algo obesa y con unos brazos y pernas anchas, era una mujer con el cabello rubio rizado, con un rostro serio, sus pasos sonaban en la habitación, llevaba unos zapatos de tacón altos que sonaban mucho, iba vestida de forma provocativa, con una falda corta y medias negras. Ella se acerco hasta nosotros, me echo una mirada de arriba abajo y después se dirigió hacia Marta, se saludaron afectivamente y empezaron a hablar.      

-“Espero que te guste lo que te he traído”. Dijo Marta.          
-“Si, me gusta mucho”. Respondió aquella mujer.      
-“Espero que lo disfrutes mucho”. Le deseo Marta a ella.     
-“No te quepa la menor duda”. Respondió mientras sacaba dinero, para darlo a Marta. 

No me lo podía creer, estaban pagando por mí, me estaban tratando con un simple objeto, La nueva mujer había pagado a Marta para que me trajera hasta ella. 

-“¿Antes de irte me puedes ayudarme con él?”  Le pregunto a Marta.

Quien contesto afirmativamente, las dos mujeres me miraron, no sabía que pretendían, entre las dos me levantaron y me ayudaron a caminar, apoyándome en ellas llegamos hasta el final del pasillo, abrieron una puerta y había escaleras hacia abajo, con su ayuda las bajamos y la nueva mujer saco una llave con la que abrió una puerta, aquello era un sótano, no era muy grande, tenía una cama, un armario, una silla y alrededor había trastos por los suelos, estaba algo sucio el sótano y era algo frio y no tenía ninguna ventana, entramos en él y me dejaron en el suelo. Marta y la otra mujer se despidieron, Marta me dejaba a solas con aquella mujer obesa y fuerte sin saber que pretendía.      

Cuando se marcho Marta aquella mujer entro en el sótano y se dirigió hacia mí, se inclino y sin decir nada empezó a quitarme la ropa, no la costó mucho esfuerzo moverme, ya que soy una persona de complexión delgada, pudo manejarme fácilmente y quitarme la ropa, al momento estaba completamente desnudo, ella se dirigió al armario y de el saco un manojo de cuerdas, tomo una cuerda y me ató las manos a mi espalda y empezó a atármelas, al momento me ato las manos con fuerzas, dio varias vueltas con la cuerda sobre mis muñecas tensando la cuerda y apretando la cuerda a mi piel, se levanto y tomo otra cuerda e hizo lo mismo con mis pies a la altura de los tobillos, al momento estaba atado de pies y manos, todavía seguía medio dormido y no pude poner ningún tipo de resistencia, me ato con facilidad, cuando termino de atarme sin decir una palabra se marcho, dejándome encerrado a oscuras, atado de pies y manos.       

Tardo un rato en empezar a pasarse el efecto de aquello que me habían dado, según recuperaba mis fuerzas intentaba liberarme, pero descubrí que era imposible, estaba atado fuertemente, lo intente una y otra vez pero no conseguí nada, aquella mujer no era la primera vez que ataba a alguien, ante mis intentos en vano de liberarme opte por pedir ayuda, me puso a pedir ayuda por si alguien podía oírme, pero la única que me escucho fue aquella mujer, escuche sus tacones bajando la escalera, abrió la puerta y entro dirigiéndose a mi lado:      

-“Veo que ya te has despertado”. Me dijo aquella mujer.    
  
-“Ahora voy a presentarme, soy Ana y a partir de ahora voy a ser tu dueña, a partir de hoy me perteneces y yo te enseñare como debes comportarte”. Me dijo Aquella mujer con un tono Autoritario.

-“¿Has entendido cerdo?”. Me pregunto.          

Estaba asustado y solo pretendía salir de ahí, continué pidiendo ayuda, algo que la enfado mucho.

-“Cállate porque no vas a salir de aquí, obedéceme o será mucho peor”. Me recrimino en un tono más fuerte.

Pero no la hice el menor caso, gritar era lo único que podía hacer, y continué haciéndolo.       

-“Cállate cerdo” Me propino una fuerte bofetada mientras me pedía que me callara.
 -“Vuelve a abrir la boca y será la última vez que la abras”. Ante aquella bofetada la insulte con odio, lo que provoco otra fuerte bofetada.          

-“Te lo advertí, no volverás a abrir la boca”. Ella fue al armario y tomo cinta de embalar, me dio la vuelta poniéndome bocabajo en el suelo , ella se levanto la falda y empezó a quitarse su braga (calzón), se quito una de color negra, grande, la oprimió con su mano y se inclino hacia mí, me tomo por el cabello levantándome la cabeza y con la otra mano acerco su braga a mi boca, pronto me llego un fuerte hedor, trate de no abrir la boca, pero ella insistió con fuerza y su braga poco a poco fueron introduciéndose en mi boca, tenía fuerza en sus brazos y empezó a introducirlas poco a poco, la forzó hasta que entraron por completo en mi boca, llenando mi boca, una vez que estaban dentro tomo la cinta de embalar y dio varias vueltas con ella sobre mi boca y cabeza, con su mano se aseguro que quedara bien pegada a mi boca , ahora estaba totalmente amordazado, no podía hacer el más mínimo ruido con aquella mordaza, ahora estaba bajo su completo control. 

-“Calladito estas más guapo cerdo, yo te enseñare a obedecerme, jamás se te ocurrirá desobedecerme”. Tras decir aquello ella empezó a reírse de mí, se levanto y de nuevo se marcho de la habitación.       

Continué en aquel sótano, estaba encerrado y a oscuras, mis intentos por desatarme eran imposibles, desistí de intentarlo, acepte mi situación totalmente inmovilizado, pasa un largo rato hasta que sentí sus tacones bajando las escaleras, ella abrió la puerta, entro en la habitación y cerró la puerta de nuevo con llave, guardándose la llave en su ropa interior, se acerco a mí y me puso un zapato en mi cara, me piso la cara mientras me hablaba de forma autoritaria.           

-“Ahora me perteneces y hare contigo lo que me plazca pero antes voy a enseñarte a obedecerme”.  Me dijo Ana mientras me apretaba su tacón a mi cara.

Ama se dirigió hacia el armario donde tomo unos guantes, eran unos guantes de goma amarillos, empezó a ponérselos, se puso los guantes con dificultad, los guantes la quedaban muy apretados en su mano y brazo, eran unos guantes amarillos muy sucios casi de color marrón, estaba asustado no sabía que pretendía, trate de arrastrarme hacia la puerta, una idea absurda, estaba atado y la puerta cerrada, ella se rio al verme.

-“No podrás salir de aquí, ahora eres mío y no te dejare ir y será mejor que te portes bien o me harás enfadar” Me dijo mientras ella continuaba ajustándose los guantes a sus dedos, cuando termino tomo un cinturón de cuero y lo doblo por la mitad.        

-Ahora aprenderás quien manda aquí cerdo” Me dijo de una forma muy tranquila, era una mujer muy fría y perversa.   

Ella tomo la silla que había en la habitación y la coloco en el medio de la habitación, se empezó a quitar la falda, quedándose en braga y medias negras hasta los muslos, se acerco a mi me tomo por el cabello y me atrajo hacia ella, me tomo, acostándome bocabajo sobre la silla, mi pecho quedaba apoyado en el asiento de la silla, ella se acerco a mí y abrió sus piernas, metió mi cabeza entre sus piernas y las cerro con fuerza, sus anchos muslos me apresaban ejerciendo una fuerte presión en mi cara y con una mano levanto mis manos atadas dejando mi trasero al descubierto y a su antojo.          

-“Ahora estate quieto y no me hagas enfadar”. Me dijo Ana, algo absurdo porque no podía moverme ni oponer resistencia. 

Con la otra mano ella tomo el cinturón y de pronto recibí un fuerte azote en el trasero, antes de reponerme de este azote ya estaba recibiendo otro y otro, sus azotes eran dolorosos y tomo un ritmo constante, el sonido del cinturón contra mi trasero resonaba en la habitación, de mi solo salía un leve gemido de mi mordaza, ella continuo azotándome una y otra vez, al cabo de unos minutos era muy doloroso, cada azote dolía más y más, tenía el trasero ardiendo y ella sin piedad seguía azotándolo, la azotaina era interminable, al poco tiempo unas lagrimas salieron de mis ojos mientras ella seguía azotando con fuerza y apretando sus muslos para que no pudiese lo más mínimo moverme, cerré los ojos y espere a que aquello acabara, fue una azotina muy larga que me dejo el trasero completamente dolorido y marcado, cuando ella termino de azotarme me libero de entre sus piernas, caí rendido al suelo, el trasero me ardía.     

Ella se inclino hacia mí, levanto mi barbilla hacia ella

-“No me desobedezcas nunca o recibirás todas las azotes que sean necesarias hasta que comprendas quien es tu dueña”. Me dijo mientras me acaricio suavemente la cara con sus manos. Comprobé que sus guantes emitían un olor desagradable.

–“ahora eres mi perrito y harás lo que te ordene”. Continuo diciéndome mientras me acariciaba.      
-“Ahora me darás placer, pórtate como un buen perrito”. Me dijo mientras continuaba acariciándome como a su perrito.   

Ella se sentó en la silla y me puso de rodillas junto a ella.    

-“ahora voy a quitarte la mordaza, una sola palabra y te azoto de nuevo” Me amenazo Ana, no estaba dispuesto a recibir otra azotaina así que la hice caso, ella me quito la mordaza sacándome la braga de mi boca, respire aliviado por la boca.          

-“Bésame los pies perrito” Me dijo Ana.

La obedecí y me incline a sus pies y empecé a besar tanto sus pies como zapatos, cuando lambí sus zapatos ella se quito un zapato, acerco su pie con sus medias negras a mi boca y me metió el pie en la boca, lambí su pie dentro de mi boca dejando sus medias húmedas, al momento aparto ese pie y me dio su otro pie, mientras lambia su pie ella me acariciaba como a su perrito, ella tomo un zapato con su mano y me metió el tacón en mi boca, lambí los tacones de Ana.      

-“Ahora túmbate en el suelo perrito”. Me dijo Ana.

Obedecí, me tumbe boca arriba en el suelo, ella se puso de pie y se puso a mi altura y empezó a inclinarse hasta que se sentó en mi pecho.

-“Haz disfrutar a tu dueña perrito”.  Después de decirme esto empezó a inclinarse hasta mi cara y se sentó en cuclillas sobre mi cara, su trasero me aplasto la cara, el olor de su trasero entro por mi nariz, yo aparte la cara al instante, ella se levanto enfadada.     

-“No vuelvas a apartar la cara o lo lamentaras”. Me amenazo de una forma muy autoritaria.

Luego volvió a sentarse sobre mi cara, de nuevo empecé a respirar su trasero, apenas podía respirar , cuando estaba exhausto se levanto de mi cara dejándome respirar, sin apenas darme tiempo volvió a sentarse sobre mí, repitió eso una y otra vez, respiraba con dificultad, no aguantaba más esa situación, la pedí que me soltara pero ella me hizo caso omiso, ella se levanto y se quito su braga que llevaba puesta, me metió esa otra braga de nuevo en mi boca y se sentó de nuevo en mi cara, ahora solo podía respirar por la nariz, y lo único que respiraba era el olor de su trasero, continuo asfixiándome con su trasero durante un largo rato dándome apenas tiempo para respirar, ella se la notaba que estaba disfrutando mucho con aquella situación.      

Ella paro y se sentó sobre mi pecho, empezó a ajustarse los guantes a sus dedos,
-“Ahora lámelo bien y no me hagas enfadar perro” Me amenazo de nuevo Ana y me saco la braga de mi boca.

Se sentó de nuevo en mi cara.

-“Lambelo bien perro” Me ordeno,

En un principio no obedecí lo que me ordeno, ella se sentó sobre mi pecho de nuevo y me propino una fuerte bofetada, después volvió a sentarse en mi cara, esta vez saque la lengua tímidamente para lamber su ano, ella volvió a sentarse en mi pecho y me abofeteo varias veces, sus manos enguantadas  se estrellaron en mi cara varias veces.        

-“Quiero sentir tu lengua dentro de mi perro”. Me ordeno Ana.

Saque mi lengua y empecé a lamber sus nalgas y ano, ella movía su trasero suavemente sobre mi cara, estaba disfrutando mientras me sentía totalmente humillado ante ella y su trasero, me esmere con mi lengua no quería recibir más bofetadas o azotes, cuando quedo satisfecha hizo lo mismo con su sexo, empecé a lamber su sexo y ella empezó a gemir de placer, - muy bien perrito, sigue- me decía mientras lamia su sexo, al rato su sexo empezó a estar húmedo, lambí sus flujos mientras ella disfrutaba, cuando quedo satisfecha paro sentándose en mi pecho.          

-·Te has portado muy bien perrito”. Me felicito Ana.

Luego metió uno de sus dedos en su sexo, sacando el dedo totalmente húmedo, acerco el dedo a mi boca y lo metió en ella, tuve que lamer su flujo sobre su dedo, lo hizo una y otra vez, mi boca sabia completamente a sus flujos, ella metió su dedo en su ano, aquello no pretendía lamberlo pero antes de darme cuenta ya tenía su dedo en mi boca, ahora sabia porque sus guantes olían tan mal, no era la primera vez que lo hacía, lambí su repugnante dedo varias veces hasta que ella se levanto.        

-“Ahora voy a darte placer a ti”. Ana se levanto y saco un bote con vaselina, ella se sentó en la silla y me puso encima de sus rodillas, me apoyo sobre sus grandes muslos, ella se echo vaselina en su dedo y acerco su dedo a mi ano, note como su dedo se introdujo en mi, aquello me dolió, era mi primera vez que me pasaba algo así, intente resistirme y quejarme, pero lo único que conseguí fue que me volviera a amordazar y a amenazar con algo aun peor.     

-“Vuélvete a mover y te prometo que te corto tu asqueroso pene pero”. Me dijo Ana.

Luego continuo introduciendo su dedo en mi ano, aquello me dolía y ella metió su dedo completamente para empezar a moverlo en mi interior, sacaba y metía sus dedo, poco apoco dejo de dolerme aquello, cuando lo dilato lo suficiente ella se levanto y tomo un arnés con un pequeño pene, se puso aquel juguete, la quedaba muy ajustado a su cadera, ella empezó a untar vaselina por el pene de plástico, yo gritaba entre mi mordaza porque sabía lo que venía a continuación, ella se acerco despacio a mí, me puso de rodillas, ella se acerco por detrás, me abrazo por detrás y poco a poco empecé a notar como aquel pene se acercaba a mi trasero, empezó a introducir el pene de plástico en mi ano, aquello me dolía pero ella continuo metiéndolo, cuando entro en mi interior ella empezó a sacarlo y meterlo por mi trasero, fui violado por ella una y otra vez, notaba su pene en mi interior y su cuerpo pegado al mío, durante un largo raro forzó mi ano una y otra vez, sus muslos golpeaban en mis nalgas y me penetraba rápidamente. 

Luego de un rato ya estaba muy cansado de tantos castigos y humillaciones recibidos a lo largo de la noche, por lo que trate de revelarme lo que me hizo caer al suelo, los a Ana que era insaciable y muy cruel, le molesto no dejaba de humillarme, se quito el arnés, se inclino hacia mi trasero y empezó a meter con su mano el pene en mi de manera brusca y rápida.          

-“Perro mal ahora veras como trato a los perros como tu disfruta mientras puedas”. Ella dijo

Metió el pene en mi ano y con cinta de embalar empezó a pegarlo para que se quedara en mi interior, tras mucha cinta de embalar consiguió sujetar el juguete en su lugar, Ana tenía pensado dejarme puesto el pene de plástico en mi ano.          

-“Te advertí que te portaras bien y no me hicieras enfadar”. Me recrimino Ana,

Se levanto y fue hasta el armario del que saco una tijera de las para podar setos, se me acerco de nuevo y me dio la vuelta para tomar mi pene comenzó a masturbarme con una de sus manos enguantada, hasta que me vine copiosamente sobre mi vientre y pecho, luego ella dejo mi pene y coloco la tijera justo en la base.

-“Ahora veremos cómo te portas sin tu pene perro”. Dijo Ana.
-“MMMMMMMMMNGGGFDDD” Trate hablar pero la mordaza me lo impidió.
-“¡CLACK!” Sono.
-“MMMMMMMMMMM” Grite de dolor.

Ana me corto con la afilada tijera mi pene cercenándolo por completo, la sangre broto al tiempo que todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor, Ana fue por algo y regreso a donde estaba retorciéndome, sentí que algo me quemaba mi entrepierna era Ana que con un soplete cauterizo mi herida, para luego colocar un pequeño cilindro de oro para que uretra no se cerrara, luego me dijo ahí retorciéndome y antes de desmayarme la escuche decir.

-“Creo que lo voy a pasar muy bien contigo”. Dijo riéndose y burlándose de mí,

Me arrojo los guantes a la cara y se fue de la habitación. Apenas escuche como cerraba con llave por fuera y como se alejaba dejándome atad, amordazado con un consolador dentro de mí y castrado.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

ME CREÍA EL GIGOLÓ SUPREMO

Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética......


ME CREÍA EL GIGOLÓ SUPREMO
Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





-“500 mil a la una… a las dos”.   
-“¡Vendido por 500 mil!” Oí decir a alguien mientras golpeaba una mesa con un mazo.           

La mordaza de bola en mi boca impedía que pudiera decir algo y la jaula donde estaba que pudiera escapar de ese sitio. Aún me encontraba incrédulo ante esa situación, no podía creer que me estuviera pasando. En ese momento acababa de ser subastado y vendido a otro hombre, un tipo viejo, gordo y de apariencia extranjera.

Varios hombres más chiflaron mientras la jaula donde estaba desnudo y solo con un collar en mi cuello estaba siendo bajada del escenario principal para subir a otro chico más joven que yo, en las mismas condiciones, lo más seguro que para ser vendido al igual que lo fui.          

Fui llevado a una camioneta donde me subieron en la parte trasera. Ahí otras dos jaulas ya esperaban. En una había dos niños, como de 10 años, en otra, un joven de mayor edad que yo. Los pequeños silenciados también con una mordaza de bola no paraban de llorar y sollozar, azotando la jaula como intentando desesperadamente abrirla para escapar. El otro joven y yo solo nos regresamos la mirada mutuamente, él, en ese momento bajó su mirada, demostrando pesimismo, en ese momento lo supe, no era un sueño, habíamos sido vendidos, éramos ahora propiedad de otro ser humano, fue entonces que mi cara se desencajó y no pude evitar llorar. Tras aproximadamente esperar una hora y con dos jóvenes de nuestra edad más en la camioneta, cerraron la puerta y ésta empezó su marcha.    

Mi nombre es Javier, tengo 17 años. Hasta hace unos días estaba estudiando el bachillerato (instituto). Desde más joven hacia mucho ejercicio por eso mismo tengo un muy buen cuerpo, debido a eso muchos gays se acercaban a mí, para pedirme favores sexuales, que me encargaba de hacer siempre y cuando me convencieran con una buena cantidad de dinero.       

Tenía una clientela nutrida, dos o tres veces por semana varios hombres me buscaban para hacerme cargo de sus culos. El que me probaba regresaba por más, además siempre me recomendaban con sus amigos. Precisamente ese fue el grave error, por el cual ahora estoy aquí.   

Un día un chico llegó a la escuela, quería un favor.    

-“Hola guapo, me han hablado de ti”. Me dijo tocándome el rostro.           
-“$ 5,000 y ni un centavo menos, a cambio te daré 4 horas de placer”. Contesté.
-“¡Vaya! Tú sí que vas al grano, eso me agrada”. Reviró mientras tocaba mi abdomen. 
-“Pero se nota que eres buena mercancía así que no discutiré”. Agregó.   

Caminamos hasta su auto, y manejó una distancia considerable, pensé que era lo mejor pues así no me vería gente conocida. Grave error de mi parte. Llegamos a una casa a las afueras de la ciudad, muy grande y lujosa. Si dejaba feliz a este putito podría sacarle mucho jugo, pensé. Bajamos del auto y entramos a la casa.  

-“¿Quieres algo de tomar bombón?” Me pregunto.     
-“Por ahora no… gracias”. Le dije mirando todo el interior de la casa.      
-“Ponte cómodo, es tu casa guapo”. Dijo mientras se acercaba a mí por la espalda.        

En ese momento beso mi cuello llevando sus manos a mi abdomen, recorriéndolo por completo, posteriormente levantó mi camisa quitándola y llevándola posteriormente a su cara para olerla con detenimiento.

-“Veo claramente que ya eres todo un hombre”. Dijo.           

En ese momento volteo hacia la cocina mientras yo quede ahí parado en la sala. En un punto donde él podía verme. Tomo una botella y se sirvió un trago mientras me decía

-“No seas penoso, ya te dije que es tu casa, ponte cómodo” Insinuó con una mirada masiva.  

Sabiendo que es lo que quería darme a entender me voltee hasta quedar frente a él, me desabroche los tenis, me quite los calcetines, para incorporarme y desabrochar mi pantalón, el cual lentamente lleve al piso junto con mis bóxer (calzoncillo), para quedar expuesto a sus ojos. Silvando como en gesto de aprobación el solo se limitó a verme desnudo.

Mi pene era de tamaño normal, unos 17 - 18 cm flácido, pero grueso. Puse mis manos tras de mí cabeza mientras estaba ahí parado, como incitándolo más, así que inmediatamente él se tomó de golpe su trago y se acercó a mí. Me tomó de la mano y fuimos a su habitación. Llegando hizo sentarme al borde de la cama donde empezó a mamármela hasta el fondo, sentía su nariz resoplando en mis vellos púbicos.           

-“¿Quieres lechita putito?” dije mientras miraba como se tragaba mi pene.          
-“Mhhhmmmm”. Dijo con mi pene llenando su boca como en señal de aceptación.       

Solo bastaron un par de minutos para que soltara varios chorros de mi leche en su garganta y boca, el cual bebió sin dejar una sola gota, lamiendo hasta los restos que había en su mejilla y los restos que también había en mi falo.     

-“¡Deliciosa!” Exclamó mientras empezaba a desvestirse.   
-“Ahora te toca a ti complacerme bebé”. Dijo mostrándome su culo.         

Acostándose en el borde de la cama, boca abajo, empezó a menear su trasero. Sabía lo que quería. 
Me acerqué y empecé a lamerme su culo, a comérmelo. El putito gemía como si estuviera en la gloria. Su culo dilataba con cada lamida que le daba.       

-“Métemela”. Dijo. 
-“Pónmelo con la boca”- Insinuando que me pusiera un condón.   
-“Házmelo a pelo”. Contestó.      
-“Sin condón no”. Le dije.
-“Te pago lo que quieras pero házmelo a pelo” Dijo mientras me daba un bote de lubricante. 

Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética.      

Sus gritos eran fuertes, al igual que el sonido de mis caderas chocando con sus nalgas, pero veía que lo estaba disfrutando al máximo. Mientras estaba en la faena besaba su cuello, mordía sus orejas, jalaba un poco su cabello o simplemente lo besaba en los labios. Veía en su cara un éxtasis supremo.

Tras unos diez minutos de embestidas bestiales aumente el ritmo un poco más hasta venirme en su interior, mientras el gritaba como loco sintiendo mi leche recorriendo su intestino. Me quede quieto besándolo en los labios hasta que poco a poco mi pene se puso flácido y salió lentamente de su culo, enrojecido y con hilillos de mi semen caliente escurriendo. 

Me recosté a su lado mientras el ponía su cabeza en mi pecho retomando el aliento, mientras tocaba mi cuerpo diciéndome:

-“Wow, eso se sintió magnifico”. Mientras besaba mi pecho.          

Durante las siguientes tres horas lo hicimos unas 5 veces más, y en todas me vine dentro de él, estábamos agotados pero el tenis una cara de satisfacción total. Tras quedarnos acostados un rato abrazándonos él se levantó y se fue a la cocina mientras yo aproveché a ir al baño de la habitación para ducharme. Estaba en eso cuando el entro con un vaso de jugo, el cual me ofreció.           

-“Estuviste maravilloso. Valdrás cada centavo”- dijo mientras reía (ahora entiendo el por qué de su risa)
-“Anda, bebé un poco para que te recuperes”. Dijo instando a que bebiera el jugo.        

Estaba completamente agotado y sediento por esa faena que me aventé. Así que lentamente me tomé el jugo. Asimismo mi amante temporal se unió conmigo en el baño, aprovechando a recorrer mi cuerpo con el jabón, aprovechando cada minuto que aún teníamos juntos. Al salir no sabía porque pero me sentía muy agotado, tanto que me senté en el borde de la cama, mientras sentía que un sueño abrazador me envolvía. Poco a poco fui perdiendo la conciencia hasta quedar profundamente dormido.

Al despertar me encontraba amordazado y amarrado en la cama. Por más que intentaba zafarme me era imposible. A mi lado se encontraba aquel tipo, con una sonrisa malévola dibujada en su rostro.         

-“Veo que ya despertaste”.          
-“Al parecer la droga tuvo efecto” Dijo con una voz irónica.           
-“Espero hayas disfrutado mucho la vida que llevabas, por qué se terminó”. Agregó.    

Al decir aquello sentía mi corazón explotar de miedo, pues pensaba que sería asesinado. Pataleaba intentando zafarme a como diera lugar sin lograrlo, al darme cuenta que mi lucha era imposible empecé a llorar.

-“Aaaw, los hombres no lloran querido”. Dijo con voz burlona.     
-“No te preocupes, no te haré nada que te haga daño, no me servirías así”. Agregó.       

En ese momento dos tipos entraron a la habitación con una caja plástica grande con varios agujeros, en la cual me metieron mientras forcejeaba y la cerraron. Por más que golpeaba la tapa está no cedía, y una oscuridad siniestra me cubría.     

-“Por el solo te podemos dar 200 mil”. Oí a alguien decir.    
-“Oh”.
-“Es más de lo que me dieron por el último”. Dijo aquel chico que me había engañado.
-“Bueno, este tipo tiene mejor cuerpo”. Dijo la otra persona.          
-“Y créeme, aguanta mucho, vale muchísimo la pena”. Agregó el perpetuado de mi situación. 

-“Bueno. Nos vamos, si tienes a alguien más ya sabes que hacer”. Termino de decir aquella otra persona mientras sentía que cargaban la caja conmigo en su interior.           

Intentaba gritar, pero al parecer nadie podía escucharme. Alcance a ver a través de uno de los agujeros y ya era de noche, no se veía gente pasar por las calles. Bruscamente me subieron a la cajuela de un auto y la cerraron.  

No sé por cuánto tiempo estuvieron manejando, pero se me hizo eterno. Cuando el auto se detuvo mi corazón estaba a mil. Se abrió la cajuela y lentamente me bajaron. Asomando mi ojo por el agujero no podía ver nada, seguís oscuro, pero esta vez sin casas, ni calle. Parecía que estaba en un lugar muy alejado. Pude ver una casa grande, entramos por un costado, por el jardín. Pude ver que era llevado a algo así como unas caballerizas, donde al abrir una de ellas fui puesto dentro y ahí me dejaron.

A la mañana siguiente me encontraba sin dormir, no sabía qué era lo que querían de mi, cuando escuché a alguien acercarse a donde me encontraba.        

-“Hay que empezar a preparar a este perro”. Oí decir a alguien.      

Sentí como la caja donde estaba se movía nuevamente, el trayecto no duro mucho. Aventaron la caja bruscamente al suelo, casi inmediatamente quitaron la tapa dejándome expuesto. La luz del sol de mediodía me enceguecía. Dos tipos muy grandes y corpulentos me sacaron de esa caja, aventándome al suelo. Inmediatamente tomaron una manguera y empezaron a rociarme con mucha presión.   

-“Asegúrate de lavar bien a este perro, si no el jefe se enojará” Dijo uno de ellos al otro que me rociaba con la manguera.    

El agua estaba helada, con mis manos y pies atados me era imposible salir de esa situación y de aquel lugar. Después de un par de minutos se acercaron nuevamente a mí, me pusieron un collar en el cuello con una placa. La placa tenía el número 12, para después llevarme a otro lugar, como un establo, al avanzar por ese establo logré ver algunas jaulas con muchachos en su interior y otras vacías. Algunos forcejeando por salir de su aprisionamiento sin fruto aparente, todos con un collar y una placa con número. Al llegar a una jaula vacía, mis cuidadores la abrieron, era pequeña, quitándome mis ataduras de pies y manos, violentamente, me metieron con exceso de violencia a ella, ya estando dentro un candado impediría que pudiera abrirla       .

Pasaban los días, y nosotros simplemente estábamos encerrados en nuestras jaulas. Aunque cabíamos perfectamente acostados y tenía la suficiente altura como para sentarnos no dejaba de ser una prisión de acero. Para comer nos servían la comida y el agua en unos tazones para perro, los cuales ponían al frente de la jaula. Esta misma tenía un hueco por el cual solo cabía la cabeza, así que para comer teníamos que ponernos de rodillas, sacar la cabeza y comer directamente del tazón, como un perro. Noté que algunos muchachos más pasaron por mí misma situación y fueron agregándose a esa abadía conforme los días pasaban.       

No recuerdo bien pero transcurrieron aproximadamente dos semanas desde que llegué. No sabía nada de mi familia, ni de que hacía en ese lugar. De repente oí un camión, el cual entró al establo.  Cuando los cuidadores se acercaron a mí, tomaron la jaula y la cargaron conmigo en su interior, aproximándose al camión. Cuando estuvieron en la caja trasera, me levantaron y me aventaron al fondo, deslizándome por el piso. Golpeé con otra jaula, deteniendo mi movimiento, un breve momento después sentí una jaula golpear mi jaula por el costado, era otro chico, y así sucesivamente. Había otros dos tipos arriba de la caja acomodando y apilando las jaulas, asegurándoles para que en la transportación no lastimarnos.    

-“¡Son todos!” Exclamó uno.       

Dándole unos golpes al camión, este arranco y se puso en marcha. No sé cuantos éramos pero fácil más de una treintena. Había desde niños pequeños, como de unos cinco años, hasta jóvenes de unos 24-25, pero sin duda la mayoría la conformábamos adolescente como de entre 15 y 18 años.  

Tardamos varias horas en el camión. Oíamos bullicio de ciudad en más de una ocasión pero no podíamos pedir auxilio. Las mordazas que nos habían puesto nos impedían gritar. Cuando finalmente se detuvo y las puertas de la caja se abrieron fuimos sacados uno por uno, y llevados a una bonita casa en una loma, en los suburbios de alguna ciudad que no reconocía. La extensa propiedad y la lejanía de la ciudad harían más que imposible que nos escucharan si gritábamos.           

Todos fuimos colocados en una estancia, donde nos desataron y nos quitaron la mordaza. Nos alimentaron y al terminar nos pusieron una mordaza de bola. A media tarde abrieron las puertas permitiendo el ingreso de varios hombres y mujeres que se nos quedaban viendo entre risas, caminando en un pasillo con jaulas a cada lado, observándonos como checándonos a detalle.

Cuando nadie más pasó, dos hombres se llevaron la primera jaula, un chico moreno como de mi edad, a través del pasillo hacia a otra habitación. Entraron y cerraron la puerta. La jaula nunca regresó, los que si regresaron fueron estos mismos tipos por otra jaula, un tipo rubio, con el cual hicieron lo mismo. Una a una, las jaulas fueron llevadas a aquella habitación hasta que llegó el momento en que yo fui llevado.           

-“Jaula número doce!” Dijo un presentador en un escenario mientras era llevado cerca de él.

-“Esta mascota tiene 17 años, todo un semental”. Continuaba diciendo mientras los tipos me ponían sobre una mesa a la vista de toda una multitud que me miraba maravillado.       

-“Vean que hermoso cuerpo tiene este lindo perrito, iniciaremos la subasta con 200 mil”. Dijo mientras golpeaba el borde de la mesa con su mazo       

¿Perro? ¿Acaba de decir que soy un perro? Mi mente estaba en shock, mil cosas pasaban por mi mente que ignoré por completo el hecho que la multitud pujaba por mi, para comprarme.        

-“500 mil a la una… a las dos. Vendido por 500 mil pesos. ¡Al afortunado caballero! Felicidades, pase por su mascota”. Dijo el vendedor mientras la multitud aplaudía y yo salía de mi shock para darme cuenta que acababa de ser vendido.        

Fui subido a una camioneta donde ya había varias jaulas esperando. Tras esperar un rato y algunas jaulas más, partimos. Estaba oscuro, y la camioneta se movía muy rápido. Pese a eso el trayecto fue largo. Todos lloramos durante el trayecto. Llegamos a algún lugar, fuimos bajados de la camioneta y metidos a una casa pequeña en algún lugar muy apartado de todo. Nos llevaron hasta una habitación donde había un tipo y una mesa grande.    


-“Aquí está el material, ya sabes lo que el cliente quiere”. Dijo el tipo que nos había comprado en la subasta

-“Empezaré a trabajar ahora mismo”. Le contesto el otro mientras se ponía una bata blanca.  
-“Te los dejo entonces, volveré por la mercancía en unos días”. Agregó nuestro comprador.   
-“Yo me encargo” Le contesto nuevamente aquel hombre..  

Aquel tipo estrechó su mano para inmediatamente salir de la casa.

-“Que buenos perritos me trajo ahora, lástima que deba convertirlos en perras”. Nos dijo a todos mientras se reía.          

Con ayuda de dos asistentes a su lado, primero tomaron la jaula de los niños la abrieron y sacaron a uno quien no dejaba de patalear. Al quitarle la mordaza de su boca empezó a gritar, llorando y pidiendo por su mamá.      

-“Grita lo que quieras cachorro, nadie te escuchara”. Dijo aquel tipo mientras se reía.  

Tomaron al niño y lo colocaron sobre la mesa, sujetándolo con fuerza mientras ponían una mascarilla sobre su nariz y boca.        

-“Respira hondo, vamos, eso”. Dijo el hombre.           

Poco a poco los movimientos del niño se empezaron a tornar lentos hasta que finalmente quedó dormido. Uno de los asistentes tomó una videocámara y empezó a grabar todo lo que pasaría. El tipo acomodo primero el collar del niño, haciendo que la placa se viera en el vídeo, nunca se lo quitó. Luego tomó un bisturí y lentamente hizo un corte en los huevitos del niño. Sacando los testículos del escroto de aquel niño los cortó hasta dejarlo castrado. Los otros muchachos y yo sacudíamos nuestras jaulas intentando zafarnos para salvar a aquel niño, pero fue imposible.          

Terminando de castrarlo la cirugía continúo. Lentamente cortó la piel del pene desde su base hasta la punta dejándolo expuesto. Nosotros no podíamos hacer nada más que mirar atónitos mientras la hombría de aquel inocente era arrebatada. Tras dos horas de cirugía donde antes había un pene ahora había una cavidad similar a una vagina.      

-“El siguiente paciente por favor”. Dijo el maldito degenerado.      

Tomando al otro niño, repitió de principio a fin todo el procedimiento. Ahora entendí todo. Entendía por qué decían que querían perras en lugar de perros. Ese era nuestro destino.
Nos querían como juguetes sexuales anormales.         

Al terminar con el otro niño, uno de los asistentes lo cargo hasta la jaula donde se encontraba su otro hermano. Porque hasta eso, nunca dejaron de meternos en la jaula, de tratarnos como unos viles animales.

-“Que lindas quedaron estás cachorritas”. Decía mientras su risa y la de sus ayudantes inundaban la habitación.

Salieron un rato, y tras un par de horas volvieron y sacaron de la jaula al chico con el que nos regresamos a ver en la camioneta al principio. Solo volteó a verme llorando. Intentaba escapar de los ayudantes de aquel médico sádico, pero estaba débil por la mañana alimentación que habíamos recibido. Al igual que los pequeños fue forzado a dormir por la anestesia y posteriormente todo rastro de virilidad que poseía desapareció, dando lugar a una vagina. 

Al acabar con él se acercaron a mi jaula, me sacaron de ella y aunque logré golpear a uno de mis captores otro logro someterme. Forzándome a subir a esa mesa, peleando por evitar respirar aquel gas, pero todo fue inútil. Lentamente mi cuerpo se fue entumeciendo y mi conciencia se perdió poco a poco.          

Al despertar un dolor muy agudo me oprimía en la entrepierna, sollozos y gritos se oían en la habitación. Al voltear a ver a la jaula vecina podía ver a uno de los muchachos gritar maldiciones mientras tocaba su parte baja, la cual ya no tenía nada. Al otro lado los niños decían que les dolía mucho y lloraban. Fue entonces que me toqué, y en efecto, había desaparecido. Mis huevos y mi pene ya no estaban. Solo podía sentir un hueco y una sonda saliendo de él. Lo único que hice fue llorar mientras gritaba de dolor y rabia.           

Han pasado varios meses ya. Mi nombre actual es Rocko y soy un perro mascota acompañante. En el prostíbulo donde me han mantenido mi tarea es complacer en todos sus caprichos a mi amo. Me han prohibido usar ropa, solo debo usar mi collar. Los clientes me adoptan (compran) por días, semanas o incluso un par de meses. El collar en mi cuello no se puede quitar. Para evitar escapar del prostíbulo le dicen a los clientes que me deben encadenar. Igual tengo insertado un chip que si me lograra escapar me encontrarían en un par de minutos, así que ya no hago el mínimo intento de hacerlo.

Ya estoy acostumbrado a tantas cosas; que me penetren por el culo, la vagina o la boca, ya sean humanos, perros u otros animales. Ha habido amos que solo me han dado de comer comida para perro así que me he llegado a acostumbrar. Uno, el otro día me llevo a una playa nudista con una correa, permitiendo que todo el mundo me viera. Mi vida ahora es ser una mascota, no tengo ninguna preocupación más.      

Al final de todo no es tan malo. (?)




Historia Original Aquí.




Autor: Zekyasha       Adaptador: DarkSoul

SECUESTRADO Y VIOLADO

Mi nombre Michel tenía 15 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era un alumno de instituto privado tenia padre y hermanos, un día salí de clases a las 2 de la tarde para abordar el autobús rumbo a casa, cuando baje del autobús, me encontré con que la calle que usaba usualmente para llegar a casa estaba cerrada por obas por lo que tome un ruta alterna de pronto se detuvo un auto a mi costado, del que bajaron dos hombres uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más......


SECUESTRADO Y VIOLADO
Mi nombre Michel tenía 15 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era un alumno de instituto privado tenia padre y hermanos, un día salí de clases a las 2 de la tarde para abordar el autobús rumbo a casa, cuando baje del autobús, me encontré con que la calle que usaba usualmente para llegar a casa estaba cerrada por obas por lo que tome un ruta alterna de pronto se detuvo un auto a mi costado, del que bajaron dos hombres uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [VIOLACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: Anonimo & DarkSoul





Mi nombre Michel tenía 15 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era un alumno de instituto privado tenia padre y hermanos, un día salí de clases a las 2 de la tarde para abordar el autobús rumbo a casa, cuando baje del autobús, me encontré con que la calle que usaba usualmente para llegar a casa estaba cerrada por obas por lo que tome un ruta alterna de pronto se detuvo un auto a mi costado, del que bajaron dos hombres uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más.      

Cuando desperté me encontraba amarrado a una silla, amordazado, estaba desconcertado no sabía porque alguien quería secuestrarme no era parte de una familia de dinero, aparecieron dos hombres uno le dijo al otro ya despertó vamos a llamar al jefe, veo que el que llamo a ese tipo le dice al otro dijo el jefe que ya deposito el medio millón de dólares, depositara el resto cuando le llegue la mercancía, intuí que hablaban de mi pero me parecía extraño que pagaran esa cantidad por mí, además dijo uno de los tipos, “mañana madrugamos a llevarlo al aeropuerto privado allí nos esperan unos hombres que se encargaran de transportar la mercancía”, me asuste pues no sabía a dónde me iban a llevar.      

Así transcurrió la noche dormí muy poco, cuando amaneció aparecieron los hombres uno de ellos me agarro y subió al hombro me metieron al baúl de un carro y me llevaron anduvimos casi una hora, después siento que el carro se detiene me bajaron era un aeropuerto allí estaban dos hombres más uno de mis secuestradores le dice aquí está la mercancía como el jefe cumplió yo también, los otros hombres me subieron a la avioneta y uno me dijo “papi no te preocupes en unas horas vas a llegar a tu dueño pero vas a tener que dormir” el hombre saco una jeringa y me inyecto algo, no supe más. 

Cuando desperté habían pasado varias horas todavía estábamos en el avión tenía mi pantalón húmedo quizás me orine mientras dormía, el hombre se acerca dijo “ya despertaste, ya vamos a llegar a lo que va a ser tu nueva casa”, no entendía nada de lo que pasaba, sentí que aterrizamos los hombres me bajan y me suben al baúl de un carro andamos como una hora cuando abrieron el baúl me bajaron y todo era como un bosque, uno de los hombres me desata un poco los tobillos y dice bueno ahora hay que caminar, accedí estaba muerto de hambre y sed, caminamos dos horas cuando llegamos a una casa en medio del bosque, un hombre abre la puerta y entramos dijo el jefe los está esperando, entendí que era el que había pagado por mí pero no entendía que quería ese tipo de mí, entramos a lo que era su oficina me acuestan a un mueble y aparece el dichoso jefe un hombre como de 40 años bien vestido, dijo “les pago el flete fue un placer hacer negocios con ustedes”, los tipos se fueron ahora estaba en manos de otro.      

El tipo me empieza a manosear dice “hola”, mi corazón latía de temor, él llama a dos de sus hombres y les dice “instalen a mi huésped en la habitación que acondicionamos para él”. Los tipos me llevan cargando abren una puerta bajan escaleras era un sótano abren una puerta de metal y está muy oscuro prenden la luz los tipos me acuestan en la cama, desatan mis tobillos y los atan a los barrotes de la cama luego desatan mis muñecas y rápidamente las atan al cabecero de la cama los hombres se van y me dejan ahí un rato, cuando llega el hombre con una mujer joven me dice.

-“Como esta mi huésped”.

Me quita la mordaza y yo empiezo a pedir auxilio el hombre me agarra del mentón y me dice

-“No grites porque nadie te va escuchar estamos en medio del bosque en un sótano”.

Entonces le dije “porque me tenía ahí, que quería de mí”,

Él me dijo

-“te quiero a ti, a tu cuerpo, ahora soy tu dueño me perteneces porque pague por ti eres mi juguete y haré contigo lo que me plazca por eso es mejor que colabores si no te voy a tener que castigar”. “¿Entendido?”-

Le dije sin entender bien mi situación.

-“DEPRAVADO SUÉLTEME TE VOY A MATAR”.  Le grite.

El hombre me dio un puñetazo tan fuerte que reventó mi labio y dijo “veo que eres rebelde pero te voy a domar”, el hombre le dijo a la mujer que trajera comida y agua, ella acato la orden llego con una bandeja y ella me dio de comer en la boca tenía tanta hambre por lo que me comí todo.  

Cuando termine de comer el hombre le ordeno a la mujer que me quitara la ropa entonces ella me desabrocho la camisa luego quito mi correa, desabrocho mi pantalón agarro unas tijeras y destrozo mi pantalón luego mi bóxer dejándome completamente desnudo, la mujer trajo agua y jabón me empezó a echar agua y jabón el hombre manoseaba todo mi cuerpo bañándome me daba impotencia al saber que otro hombre me tocaba, después me secaron con una toalla, le dije al hombre que cuanto tiempo pretendía tenerme atado y no presto atención luego me dieron ganas de ir al baño, y les dije necesito ir al baño la mujer aflojo un poco las ataduras de mis tobillos y coloco un recipiente debajo de mí y me dijo ya puedes cagar y mear dijo el hombres evacue mi vejiga y mis intestinos luego la mujer me limpio con papel higiénico, cosa que nunca pensé que pasaría.   

La mujer me cepillo los dientes, el hombre solo observaba y dijo ella será la que te bañe, limpie y te de comer para eso le pago vas a permanecer atado todo el tiempo estamos lejos de tu país nadie te va a encontrar, le dije “¿qué me van hacer”, él me dijo todo a su tiempo, veo que trajo un sello de metal que ardía de lo caliente que estaba y me dijo “ahora como eres mío te voy a marcar”.

Le suplique muerto de miedo.

-“No por favor no lo haga”. Pero no me hizo caso alguno.

Saco el sello de metal de entre los carbones calientes le dijo a uno de los hombres que me sostuvieran fuerte y lo coloco en mi pecho, lo que me provoco tanto dolor que me desmaye, después empecé a insultarlos y el tipo agarro mi propia correa (cinturón) y me golpeo muchas veces dejándome casi muerto.           

Transcurrieron unos días yo seguía atado, la mujer me daba comida, me afeitaba la cara axilas y genitales y me bañaba cada día y medio estaba entumecido por la posición ya que no me podía mover mucho, un día el hombre llego se subió encima de mí, para empezar a lamber todo mi cuerpo cosa que me provoco mucho asco y agarro mis tobillos y los amarro a la cabecera de la cama quedando mi trasero a su merced empezó a meterme los dedos y después me violo.

Salvo algunas noches en que la mujer venia y me daba a una mamada o cabalgaba lo que me daba mucho placer debo admitir casi siempre era violado por aquel hombre que odiaba con todas mis fuerzas     

Esta rutina sucedió una y otra vez, pasaron varios años como dos estando ahí atado y torturado por ese hombre. De muchas maneras incluso una vez me hizo lamber su ano y me defeco en la boca mientras amenazo con cortarme mis huevos con una tijera si no me tragaba toda su mierda.

Pasaron algunos meses y una noche vino de nuevo con unos carbones ardiendo, de los que saco un gran cuchillo, la hoja brillaba de lo caliente que estaba, hizo que la mujer me diera una magistral mamada pero no dejo que me corriera, ella se saco mi pene palpitando a punto de estallar, que fue cuando fue tomado por el hombre y me dijo.

-“Bueno creo que es hora de tomar un pequeño recuerdo”. Dijo el hombre.

Luego con el cuchillo comenzó a cortar mi pene, el dolor fue terrible, la sangre broto a raudales y todo mi cuerpo se tenso a lo máximo grite y le suplique que se detuviera, pero no se detuvo hasta que cerceno por completo mi pene, castrándome. Luego me desmaye, llore por semanas por mi perdida, odiando a todo mundo en especial a ese hombre, trate de morir de hambre no deseaba seguir viviendo, pero poco a poco me fui haciendo la idea que ya no era un hombre de verdad.           

Un día luego que había aceptado mi nueva realidad el hombre entro y me inyecto, cuando desperté estaba en un hospital en México yo era de Venezuela tarde meses en recuperarme y regrese a mi país a seguir con mi vida, aunque convertido en un eunuco, marcado y sin posibilidad de placer como hombre por el resto de mi vida gracias a ese hombre que me secuestro y violo.




Autor: Anonimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WAM Y SONIA

Sonia de 37 años era una mujer Madura, soltera y rica, era una dominatrix, le gustaba tener el control de los hombres a su alrededor y también disfrutaba de una Buena castración, hasta ese día había despojado de su virilidad a seis hombres, siempre disfrutando de excelentes orgasmos al momento de cortarlos aquella tarde en su terraza elevada de su mansión junto al mar, en toples observaba a lo lejos los vellos cuerpos sobre la arena, uno en particular llamo su atención, era un joven de unos 25 o 27 años , de cuerpo atlético y buen paquete al frente de su ajustado bañador ......


WAM Y SONIA
Sonia de 37 años era una mujer Madura, soltera y rica, era una dominatrix, le gustaba tener el control de los hombres a su alrededor y también disfrutaba de una Buena castración, hasta ese día había despojado de su virilidad a seis hombres, siempre disfrutando de excelentes orgasmos al momento de cortarlos aquella tarde en su terraza elevada de su mansión junto al mar, en toples observaba a lo lejos los vellos cuerpos sobre la arena, uno en particular llamo su atención, era un joven de unos 25 o 27 años , de cuerpo atlético y buen paquete al frente de su ajustado bañador.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Sonia de 37 años era una mujer Madura, soltera y rica, era una dominatrix, le gustaba tener el control de los hombres a su alrededor y también disfrutaba de una Buena castración, hasta ese día había despojado de su virilidad a seis hombres, siempre disfrutando de excelentes orgasmos al momento de cortarlos aquella tarde en su terraza elevada de su mansión junto al mar, en toples observaba a lo lejos los vellos cuerpos sobre la arena, uno en particular llamo su atención, era un joven de unos 25 o 27 años , de cuerpo atlético y buen paquete al frente de su ajustado bañador tipo slip (trusa).

Sonia se mojo los labios al estremecerse con un orgasmo, el interior de su vagina se humedeció de solo pensar en despojar de ese buen espécimen de hombre de su virilidad, no lo dudo, llamo a Juana y le señalo al hombre, Sonia solo dijo.

-“¡Lo quiero!” Dijo Sonia.

Juana era su ama de llaves, confidente y cómplice en cualquier actividad nada licita que ella deseara llevar a cabo, Juana solo asintió con la cabeza y se marcho, ante una sonrisa de Sonia que ya estaba jugando con su empapado clítoris.

Esa misma noche luego de tomar un refrescante baño Sonia, llamo a Juana para preguntar por su encargo, Juana sumisamente le informo al respecto.

-“Esta en el sótano mi señora listo para lo que disponga”. Dijo Juana, en su diminuto traje de Maid.

Sonia solo sonrió con malicia al escuchar sus palabras, pero luego le dijo con tono de voz que denotaba su curiosidad.

-“Vamos Juana, solo los hechos cuéntame los detalles que de seguro me harán mojar” Dijo Sonia.
-“Si mi señora”. Respondió Juana.

¡Mi señora! Comenzó Juana su relato, luego de su mandato y que se fue de compras, me coloque el bikini blanco que me hizo el honor de regalar el verano pasado ese diminuto cuya parte de abajo se pierde entre mis nalgas.

-“A ya recuerdo ese que contrasta mucho con el color de tu piel y que no deja nada a la imaginación” Dijo Sonia interrumpiendo.

-“Ese mismo mi Señora”. Confirmo Juana.

Me tape con una toalla y fui en busca del joven que me señalo, al llegar a la playa aun estaba ahí, pero estaba por irse, sus amigos al parecer ya se habían ido unos minutos más y no lo encontraba de inmediato comencé mi coqueteo descarado que hizo que se fijara en mí.

-“¿Me imagino que no hubo problema alguno para seducirlo?” Pregunto Sonia.
-“Es correcto mi Señora”. Respondió Juana.

-“Él me agarro de la cintura y me metió toda su lengua en mi boca, mientras deslizaba su mano a mis nalgas”. Dijo Juana.

-“Me imagino estar en esa situación similar, disfrutando de las atenciones de ese semental” Dijo Sonia.

Juana continuó con su relato.

-“Me dijo al oído que me quería comerme completita mientras pasaba sus manos por mis nalgas y nos besábamos como si fuéramos novios, no tardamos en estar en mi habitación me desabrochó mi sujetador para dejar mis senos al descubierto mientras él se veía atónito frente a mí se quito su bañador su pene se veía cada vez más grande nos tumbamos en la cama ya completamente excitados y deje me hiciera lo que deseara seguíamos besándonos cuando de un pronto hizo a un lado mi bikini para masturbarme por un par de minutos hasta que sin más demora me la metió en mi rajita”.

-“Vaya si que te diviertes Juana”. Dijo Sonia.

Juana continuó con su relato.

-“Su pene era gruesa no tan largo se coloco encima de mí, se movía un montón mientras me mantenía mis piernas abiertas mientras recibía sus embestidas una tras otra mientras gemía y gemía porque me estaba penetrando como nadie, solo gemía ahhhhh ahhhhh ahhhhh siiiiiii siiiii asiiiiii asiiiiii papiiiii le decía a él, me siguió penetrando mi rajita”. 

-“Eres toda una puta Juana”. Dijo Sonia.

Juana continuó.

-“Estaba toda sudada y el encima mío penetrándome riquísimo, cambiamos de posición, nos movíamos de placer mientras sonaban nuestras piernas mientras seguía embistiéndome, gemía de placer, ¡debo confesar que el chico sabe cómo moverse!, luego me coloco boca abajo y me metió  dos dedos en mi vagina que comenzó a mover muy fuertemente estaba empapada enseguida me vine él se rio, de lo caliente solté algunos gemidos ¡ahhhh ahhhhh ahhhh¡ de nuevo me volvió a penetrar con más fuerza aún, sentía como sus huevos chocaban con mis nalgas”.

-“De oírte contar eso ya se me antojo probarlo, aunque creo que el chico ya no será capaz de volver a tener o dar tanto placer luego que acabe con él”. Dijo Sonia riendo malévolamente.

Juana continuó con su historia.

-“Por ultimo me hizo hacerle una mamada, tome su palpitante pene con su mano y me la empezó a meter, no podía parar de metérmela en mi boca, lamerla y chuparla, sus gemidos eran guturales en verdad gozo de mi lengua, se vino en mis tetas al final entre jadeos, lanzando cuatro poderoso chorros de su espesa leche, cuando acabo de venirse nos besamos como unos locos en la boca, para luego empezar a lamer mis pezones como loco, limpiando su propia leche que me hizo probar de nuevo me hizo gemir ahhhhh siiiiii ahhhhhhh siiiii”.

-“Estaba por penetrarme de nuevo cuando lo inyecte en el cuelo y se desplomo sobre mi”. Concluyo Juana.

-“¿Eso fue todo Juana?” Pregunto Sonia.
-“Si, mi Señora, eso fue todo”. Respondió Juana.
-“¡Muy buen trabajo como siempre!” Dijo Sonia sonriendo.
-“Gracias mi señora, fue un placer como siempre”. Dijo Sonia con una sonrisa picara en su rostro.

Una hora más tarde, Sonia vistiendo un pantalón de cuero color negro, una blusa ombliguera, también de cuero negro con un generoso escote y zapatos de tacón altos también negros, apareció donde estaba el chico que según Juana se llamaba Wam un nombre raro, según Juana significaba “gentil”, el cabello de Sonia teñido de pelirrojo estaba suelto, llegándola a media espalda, Wam se inquieto al oír acercarse a alguien, los zapatos de Sonia resonaban en el suelo de ladrillos cerámicos.

-“¿Quien está ahí?, ¡Suéltenme, no tengo dinero!, !Vamos responda¡” Dijo Wam.

Sonia se quedo admirando el bello cuerpo masculino de aquel joven hombre, completamente desnudo ante ella, no la podía ver, le colocaron un antifaz negro sobre los ojos que le tapaba la visión estaba contra una pared, grilletes en sus muñecas y tobillos sujetados a la pared con cadenas lo mantenían en aquel lugar, un collar también fue colocado en su cuello, que también estaba sujetado con cadenas a la pared.

Sonia dirigió su mirada, a su zona genital, su pene colgaba sin vida sobre sus dos huevos, el vello púbico era escaso, apenas un pequeño mechón que hacia lucir su cuerpo lampiño muy sexy, lo que hizo que el interior de la vagina de Sonia comenzara a humedecerse.

-“¡MALDITA SEA CONTESTEN! ¿QUÉ ES LO QUE QUIEREN DE MÍ?” Grito Wam.

Fue entonces que Sonia que lo tomo de su barbilla, la que apretó con fuerza, que hizo que el joven guardara silencio, por un par de segundos se hizo un silencio tenso para Wam aquello fue eterno, antes de escuchar la voz de Sonia decirle al oído.

-“¡Deseo tu virilidad!” Dijo Sonia.

Aquellas palabras, sorprendieron como alarmaron a Wam, cuyas piernas estaban ligeramente abiertas, Sonia llevaba con ella un rollo de una cuerda muy fina pero resistente, con la que de inmediato dio varias vueltas en la base de sus huevos y pene que antes de que terminara de dar las vueltas ya estaba en completa erección, Sonia solo sonrió al ver su pene hinchado al máximo, con sus venas bien saltonas y marcadas por su endurecido tronco, luego se retito uno pasos.

-“¿Qué pasa?, ¿qué me hacen?” Dijo Wam.

Instantes antes de que recibiera la primer brutal patada en sus huevos por parte de Sonia, que lo hicieron retorcerse de dolor, sus rodillas se doblaron e intento caer su cuerpo al suelo, paro el collar en su cuello se lo impidió, Wam tuvo que sacar fuerzas de flaqueza para no morir ahorcado, su cuerpo aun sentía los efectos de aquella dolorosa primer patada cuando una segunda se sucedió, seguida casi al instante de una tercera, cuarta, quinta… hasta que Wam perdió la cuenta, ya ni gritaba, solo se retorcía y trataba de no caer.

La serie de patadas, puñetazos, apretones, descargas eléctricas con un teaser, sobre sus huevos y pene duraron horas quizás tres pero para Wam parecieron muchas más, para cuando Sonia se detuvo, los huevos de Wam estaba visiblemente muy hinchados, fue entonces que lo dejo descansar unos minutos mientras ella iba por una de sus herramientas favoritas, una llave perica (de esas que tienen un engranaje para abrir y cerrar), la cual fue modificada para que pudiera hacerlo gracias a una pequeña manivela, con ella regreso a donde estaba Wam, se puso de cuclillas frente a él y coloco las mandíbulas de la herramienta sobre su testículo izquierdo. 

El cuerpo de Wam se sacudió cuando las mandíbulas, apresaron su testículo hinchado, Sonia comenzó a darle vuelta a la manivela hasta que la presión sobre el testículo por parte de las acanaladas mandíbulas planas de la herramienta ya ejercía, una gran presión sobre él, Wam comenzó a convulsionar y a suplicar.

-“No, NO, NO MAS, ¡POR FAVOR!” Gritaba suplicando Wam.

Sonia no tuve piedad estaba disfrutando de sobre manera todo aquello, sentir como la virilidad de ese hombre estaba siendo destruida por ella, ya le había provocado dos fuertes orgasmos, podía sentir los flujos de su vagina empapar su tanga.

Dejo descansar un momento a Wam para quitarse toda su ropa y quedar desnuda, los flujos comenzaron a resbalar por sus piernas mientras ella continuo apretando las mandíbulas sobre el testículo de Wam, pasaron 20 infernales minutos para Wan antes de que su testículo no soportara más dolor y estallara dentro de su escroto, aquello fue infernal, el dolor casi hizo que quebrara los dientes de lo fuerte que apretó la mandíbula dando posteriormente un gran alarido de dolor, Sonia sin compasión y sin esperar a que cuerpo dejase de sacudirse coloco las mandíbulas en su testículo restante.

-“¡NOOOOOO POR FAVOR NOOOOO!” Grito aterrado Wam cuando sintió a Sonia mover la herramienta a su otro testículo, sin percatarse que era el único que le quedaba aun entero y funciona.

-“¿Listo para ser un eunuco?” Dijo Sonia.
-“NOOOOO, POR FA…” Trato de decir Wam, pero fue interrumpido.

Sonia apretó su testículo con fuerza con la herramienta, dado que estaba muy hinchado aquel apretón le causo un terrible dolor a Wam que tuvo que lanzar un poderoso alarido de dolor, Sonia sin contemplación siguió girando la manivela hasta que el testículo restante de Wam exploto como su gemelo.

-“PLOP” Se escucho cuando exploto el testículo de Wam.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHGGWW” Grito Wam.

De su pene salieron disparados tres fuertes como grandes chorros de su semen que fueron a impactar en el rosto como entre las tetas de Sonia, que con un dedo recogió algo del semen y se lo llevo a la boca para luego exclamar.

-“¡Muy sabrosa leche!” Dijo Sonia.

Wam aun se convulsionaba de dolor cuando Sonia ya armada con una tijera tipo para podar arbustos de jardinería, coloco las afiladas hojas debajo del escroto deforme de Wam, que sintió las frías hojas, intento suplicar de nuevo.

-“AAAHGGG POOT POT, FAVVET”. Balbuceo Wam.

Pero Sonia simplemente, cerró con todas sus fuerzas las afiladas cuchillas y el pene con el escroto conteniendo los huevos hechos puré de Wam cayeron al suelo, Wam, se sacudió por unos minutos y se desmayo, a Sonia no le importo que se estuviera ahorcando por el collar en su cuello, simplemente tomo los genitales cortados y se los llevo ya en la casa le dijo a ama de llaves.

-“Juana encárgate del cuerpo y pon estos en mi sala personal de trofeos”. Dijo Sonia.

-“Si mi Señora”. Dijo Juana.

Quien tomo los genitales sangrando de fueron alguna vez de Wam y los coloco en un frasco con liquido conservante para colocarlos en un estante junto a los otros, luego Juana se llevo el cuerpo sin vida de Wam en su bote privado muy lejos mar adentro y lo arrojo dentro de una bolsa con varias rocas, nunca nadie encontraría su cuerpo ni sabría lo que fue de Wam.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LOTE PARA LA SUBASTA

Los doce de nosotros nerviosamente caminábamos alrededor de la pequeña habitación. Algunos intentaban hacer una pequeña charla mientras que otros prefirieron mantenerse en silencio. El más viejo todavía no tenía 18 años y el más joven tenía unos quince años, pero tenía una tarjeta de identificación que indicaba que acababa de cumplir dieciocho años. Eso no era infrecuente, ya que muchos chicos de la calle falsificaban documentos de identidad......


LOTE PARA LA SUBASTA
Los doce de nosotros nerviosamente caminábamos alrededor de la pequeña habitación. Algunos intentaban hacer una pequeña charla mientras que otros prefirieron mantenerse en silencio. El más viejo todavía no tenía 18 años y el más joven tenía unos quince años, pero tenía una tarjeta de identificación que indicaba que acababa de cumplir dieciocho años. Eso no era infrecuente, ya que muchos chicos de la calle falsificaban documentos de identidad.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [SUBASTA]



Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





Los doce de nosotros nerviosamente caminábamos alrededor de la pequeña habitación. Algunos intentaban hacer una pequeña charla mientras que otros prefirieron mantenerse en silencio. El más viejo todavía no tenía 18 años y el más joven tenía unos quince años, pero tenía una tarjeta de identificación que indicaba que acababa de cumplir dieciocho años. Eso no era infrecuente, ya que muchos chicos de la calle falsificaban documentos de identidad.

Algunos de nosotros habíamos estado allí por varias semanas, y el último había llegado hace unos días. Antes de nuestros secuestros, todos habíamos sido adolescentes sin hogar que vivíamos en las calles; ahora estamos siendo retenidos en un sótano pequeño y mal ventilado que parecía ser el vestuario de una escuela abandonada. Las almohadillas para dormir cubrían el piso, y la comida era traída a diario. Habíamos sido drogados y estábamos inconscientes durante nuestro transporte y cada uno de nosotros había despertado para encontrar que una camiseta simple y una trusa (slip) habían substituido nuestra ropa, zapatos, y todos los artículos personales. Agregando a nuestra confusión estaba el hecho de que todos teníamos números, del uno al doce, marcados en nuestro muslo izquierdo con algún tipo de rotulador.

El ruido del perno de la puerta anunciaba la llegada de Martin, nuestro guardián.

-“Bueno, señoras, fórmense alineamos por el número, más bajo primero” -dijo Martin-.

Él es grande y tiene una especie de presencia de mando que es difícil de ignorar; otros tres hombres grandes, cada uno armado con Tasers y latas de gas pimienta, respaldan su aura de autoridad.

-“Está bien” -dijo Martin tan pronto como habíamos formado una línea destartalada-, quítense las camisas y las trusas.

La mitad de los muchachos obedecieron inmediatamente pero el resto vaciló, y uno finalmente habló por todos. –“No” -dijo el número doce, el recién llegado-. Martin apuntó su Taser al chico reacio y repitió su orden de desnudarse.

"¡Hazlo, hombre!", Advirtió el numero tres. -¡La activara si no lo haces, y duele como el infierno!

El arma ya había sido utilizada en algunas de las primeras llegadas, y ninguno de nosotros fue testigo de la manifestación para arriesgarse a una sacudida por el dispositivo. La advertencia fue escuchada, y pronto todos estábamos desnudos, frente al líder. Algunos llevaron la desnudez fácilmente, como las ratas del gimnasio de la escuela secundaria o los adolescentes que acaban de tener sexo; otros se movían nerviosamente como muchachos jóvenes en el primer día de clase de gimnasia, inseguros del protocolo, o chicos gordos avergonzados de sus cuerpos.

-"Ahora me seguirás por las escaleras y subiremos al escenario, donde te alinearan justo como ahora cuando estén detrás de la cortina", dijo Martin. "Cualquiera que intente saltar del escenario será recompensado adecuadamente", agregó, blandiendo su Taser. "Cuando se le mande, se volteará y mirará hacia la izquierda. Cuando lo ordene, gírate y muestren su parte trasera al escenario, abre las piernas e inclínate hacia adelante. Mantenga las manos a los lados en todo momento. ¿Lo entendieron? ¿Alguna pregunta?"

"Sí," Tres habló. "¿Qué pasa, si no queremos?"

-¿Alguna otra pregunta? -preguntó Martin, negándose a responder a la primera pregunta. "Bien, la multitud está esperando, vamos".

Martin nos condujo por las escaleras y subimos al escenario, colocándonos detrás de la cortina. "Está bien, separence un poco. Manos a los costados, número cuatro.

Ese era yo. Inconscientemente, había colocado mis manos delante de mi entrepierna.

"Separa tus piernas un poco más, número seis", continuo ajustando nuestras posiciones hasta que quedó satisfecho.

Podíamos oír la risa de una multitud bulliciosa, pero hasta que se abrió la cortina no teníamos ni idea de que había cincuenta hombres cómodamente sentados en sillas bien acolchadas en pequeñas mesas de cóctel en el antiguo gimnasio. La mayoría tenía bebidas delante de ellos en las mesas, y muchos estaban blandiendo largos como negros puros cubanos. No lo sabíamos en ese momento, por supuesto, pero cada uno había pagado quinientos dólares por el privilegio de estar allí, y muchos gastarían varios miles más de dólares para satisfacer sus perversiones antes de que terminara la velada.

-"Gracias a todos por estar aquí esta noche, caballeros", una voz amplificada se dirigió a la multitud, "y bienvenidos a la quinta subasta anual de caridad de Children's Cancer. Tenemos una selección verdaderamente sobresaliente para que ustedes pueda pujar esta noche, así que sin más preámbulos, echemos un vistazo a ellos para que todos puedan hacer sus selecciones".

La multitud guardo silencio cuando la cortina se levantó para revelar a nosotros doce alineados en el escenario. Cada uno de nosotros era un poco diferente: unos eran peludo, casi como un simio, mientras que otros parecían como si recortaran regularmente sus pubes y afeitaran sus muslos. Algunos eran rubios, algunos morenos, otros de castaños. Uno tenía el pecho masivo y los músculos bien desarrollados con el cuerpo de un obrero, uno era extremadamente flaco, pero todos estaban en forma. Algunos de nosotros habíamos sido circuncidados mientras otros permanecían sin cortar. Dos podrían casi calificar para ser una estrella del porno y tres merecidos como "Shorty" o "Stubby".

Todos tenían huevos adolescentes típicos que colgaban bajos por el calor emitido por las intensas luces centradas en nosotros. Lo único que parecía tener en común era que éramos delgados. Ninguno de nosotros tenía más de de 18 años, e incluso el constructor no pesaba más de 75 kilos.

Los hombres sentados frente a nosotros eran igualmente diversos. Algunos llevaban el sombrero tradicional asociado con los árabes, mientras que otros estaban inmaculadamente adornados en costosos trajes. Unas cuantas botas de vaquero y los Stetson obligatorios, mientras que otros parecían terratenientes justo al lado de los sitios de construcción. La única cosa que todos tenían en común era la expresión lujuriosa y lasciva en sus rostros. La mayoría de ellos nos escudriñaron, pasando de uno a otro, pero uno me miró directamente, como si fuera una serpiente y yo su presa. Tenía el rostro duro y los ojos crueles de un depredador, por primera vez desde mi secuestro comencé a tener un asomo de lo que estaba a punto de suceder. Resultó que sólo tenía la mitad de razón.

-“Hacia la izquierda” -ordenó Martin después de que hubieran transcurrido cinco minutos. Den la media vuelta y agáchese. Extiende tus piernas, número ocho.

Nos mantuvo en esa posición incómoda por lo menos dos minutos antes de ordenar que volvamos a estar de frente a la audiencia.

La pared final del antiguo gimnasio, frente a los hombres sentados, se iluminó de repente mientras un proyector iluminaba una gran pantalla blanca. La imagen finalmente entró en el foco para revelar a un hombre y una chica que estaban en una cama redonda grande. Solo me había venida una vez en las tres semanas que había estado ahí, y el porno tuvo un efecto inmediato. Mire alrededor para revelar que no estaba solo en ese aspecto.

"Las manos a los costados, tres, cuatro y ocho", ordenó Martin. Supongo que no era el único que había intentado ocultar su erección.

"Está bien, gire a la derecha y mire la pantalla". Nos mantuvieron así, con los penes erguidos, hasta el final de la película y luego regresamos al vestuario. Nuestros trusas y camisetas, no estaban ahí, así que nos sentamos en las almohadillas desnudos y tratamos de no mirar los genitales de cada uno.

La puerta finalmente se abrió y el número uno fue escoltado fuera de la habitación. "¿Qué crees que está pasando?" Doce no preguntó a nadie en particular.

"Estamos siendo subastados", respondí.

La mirada en los ojos de ese tipo era suficiente para convencerme.

-¿Para qué? -preguntó Seis. Era casi tan denso como Doce.
"¿Quién te compre te penetrara por el culo?", Le informé.

"Tú sabes todo sobre esas cosas, ¿eh?" Dos, el tipo peludo, era una especie de asno inteligente.

-Conozco a los chicos que les ha ocurrido -respondí-, y unos cuantos más que se venden a sí mismos.

-¿Quieres decir que pasaremos el resto de nuestras vidas siendo esclavos sexuales? -preguntó Ocho. Él era el más pequeño y menos maduro de nosotros, y aunque él afirmó que él tenía dieciocho, creo que quince podría ser más su edad real.

-No lo creo -dijo Dos-. "Martin nos aseguró que todos estaríamos en casa a finales de esta semana, y hasta ahora no nos ha mentido".

-Sí, el viejo Martin es un maldito santo, ¿verdad? -exclamó once.

Nos sentamos y hablamos de ello durante media hora, hasta que finalmente el débil y casi lejano sonido de un grito apenas penetró en las gruesas paredes de hormigón y en las puertas insonorizadas de nuestra prisión.

-"Parece que uno de esos árabes compró a Uno", dijo Once. "He estado alrededor de algunos de esos tipos y todos tienen penes del tamaño caballos".

"¿Más grande que el de Siete?" Preguntó Tres, señalando la entrepierna de Siete. Nuestras erecciones se habían calmado, pero el pene suave de Siete todavía era del tamaño de un plátano grande.

Me pregunto cómo será.

"Uh, depende del tipo", dijo Once humildemente. "Si el tipo es, uh, ya sabes, como si no fuera muy grande, y si estás lubrificado y él va lento no hace mucho daño. Pero si él es grande y acaba por meterla, se siente como si te estuvieran dividiendo en dos. "Once no alzó la cabeza cuando entregó esta información, pero aún podía ver que su rostro estaba rojo como remolacha. Un chico en la calle hace lo que tiene que hacer para sobrevivir. Tengo suerte porque tengo un trabajo como mensajero en bicicleta. Otros lo tienen la misma suerte.

Dos y tres fueron convocados, y media hora más tarde fue mi turno de subir las escaleras. Esperaba regresar al escenario, pero fue llevado al gimnasio, donde se había colocado una plataforma baja acolchada del tamaño de una cama doble. Éste iba a ser el bloque de subastas y al parecer el lugar para la acción subsiguiente, y me ordenaron que me parara sobre él y mostrara mi cuerpo en varias posiciones.

-¿Qué ofrecen por este buen ejemplar joven? -preguntó el subastador-. ¿Quién empezará con quinientos dólares? ¿Oigo cuatro?

"¡Cuatro!" El grito vino de un hombre en la parte de atrás. Yo esperaba que el hombre con ojos crueles hiciera una oferta, pero ni siquiera parecía interesado.

"Cinco", dijo otro hombre, levantando su tarjeta con un número.

-¡Seis! -replicó el primer postor. Su insistencia en ganar debe haber transmitido al resto de los licitadores, porque sólo subió a ochocientos cincuenta dólares antes de que el martillo bajara.

-“En privado” -dijo el hombre, señalando la cortina del escenario-. Por lo menos mi desfloración no iba a ser un espectáculo público.

Un guardia nos escoltó hasta el escenario que había detrás de la cortina y esposó una de mis muñecas a una barra que corría a lo largo de una gran cama que había sido colocada allí.

-“Disfrute, señor” -dijo el guardia-. Estaré de vuelta en quince minutos.

-"Relájate, hijo, no seré yo el que te haga daño, simplemente acuesta y extiende tus piernas", dijo mi comprador en voz baja mientras aflojaba su corbata y se quitaba la camisa. Luego se arrodilló entre mis piernas y comenzó a lamber mis huevos.

¡Había esperado ser penetrado por el culo y estaba recibiendo una mamada en su lugar!

-La audiencia detrás de la cortina asume que estas siendo penetrado, así que tienes que ir junto con esa ilusión -dijo el hombre, su voz fue no más que un susurro.

-“¡Maldita sea, eres demasiado grande! ¡No puedo soportar algo así!” "Prácticamente rogué mientras lambía lentamente todo mi pene. -¡Por favor, señor, no! ¡Me desgarrarás! "Nuestro público invisible rugió con aprobación, y el hombre me sonrió antes de tomar mi pene en su boca. Grité con fingida agonía cuando él no me penetró, y volví a gritar varias veces mientras no se alejaba, todo para el obvio placer de la muchedumbre que escuchaba, pero el gemido que solté cuando me vine en su boca fue real: fue la primera mamada que había recibido, y la cosa más placentera que jamás había experimentado y mi reacción al estímulo me pareció la mayor carga que jamás había disparado.

-“En cuclillas sobre el cubo” -dijo el guardia, dándome un par hojas de papel higiénico. Eché un rápido vistazo al cubo antes de agacharme sobre él; Uno, dos y tres no habían tenido tanta suerte como yo, y habían depositado el placer de su comprador en el cubo oxidado junto con los restos de papel higiénico con los que se habían limpiado después. Me pregunté, como el guardia me llevó a mi comprador y fuera de la etapa, si los otros chicos me creerían cuando les dije lo que había sucedido. Probablemente no.

-La segunda parte comenzará -anunció el subastador tan pronto como me había dado un paso atrás en el bloque de subastas.

Jeez, no de nuevo, pensé cuando la subasta comenzó. Seguramente no tendría suerte dos veces seguidas, y todavía terminaría teniendo un pene por el culo.

"Una vez, dos veces, ¡vendido! ¡Dos mil dólares por el privilegio de castrarlo! -preguntó el subastador mientras bajaba el martillo, vendiendo mis huevos al hombre con ojos crueles. "¿Quién empezará con cien para la liga?" Me quedé allí en estado de shock porque el derecho de aplicar un torniquete alrededor de mi escroto se vendió por doscientos dólares al mismo hombre con los ojos crueles, y si no fuese por los dos fuertes guardias que me sostenían ciertamente habría intentado escapar.

-“De acuerdo” - dijo el subastador-, que pagará cien dólares por retenerlo por las ligas y el corte. Recuerde ahora, necesitamos cuatro personas para que el licitador ganador elija a sus ayudantes. ¿Uno cincuenta? Gracias señor, ahora setenta y cinco. “¡A la una, a las dos, vendido! "

Cuatro hombres jóvenes fuertes rápidamente me llevaron luchando contra la superficie elevada del bloque de subastas y me mantuvieron inmóvil, con las piernas separadas. Mi comprador se puso con calma un delantal para proteger su fina ropa de mis fluidos corporales, luego se coloco un par de guantes quirúrgicos. Podía sentir físicamente mi escroto contraerse mientras mis huevos trataban de enterrarse de nuevo en mi abdomen, y luego el sondeo de sus dedos mientras los buscaba. Era la primera vez desde la secundaria que otro chico había tocado mis huevos.

-“Los tengo” -le anunció a la corona que ahora se movía alrededor, y luego los tiró entre mis muslos y comenzó a envolver el torniquete de látex alrededor del cuello de mi escroto. Grité y forcejee, pero cada vuelta adicional de la tubería elástica solo sirvió para ayudar a sellar mi destino. Finalmente terminó de aplicar el constrictor, luego se levantó y admiró su trabajo durante unos segundos antes de sacar una pequeña navaja de color plateado de su bolsillo. La abrió con un movimiento practicado de su muñeca, luego se inclinó y colocó la punta contra la tierna piel de mi escroto, justo entre mis  abultados testículos. Grité de nuevo.

Sentía la hoja de la navaja, cortando la piel, para unos segundos después sentir mis dos testículos fuera de mi escroto colgando apenas sostenidos por los conductos que los unían a mi cuerpo, el hombre los tomo los jalo con fuerza lo que me hizo gritar de dolor y de un rápido momento me los corto, provocando que diera un alarido de dolor, al sentir un dolor indescriptible.

"¡Despierta, amigo! ¡Vamos despierta! "Mi compañero de cuarto estaba sacudiendo mi hombro. "¡Estas bien! Solo tienes un mal sueño o algo así.

Abrí los ojos, el corazón casi se me salía del pecho, y de inmediato disparé mi mano a mi entrepierna para asegurarme de que había sido sólo un sueño 'luego me destapo de la sabana y se sentó, todavía temblando. "Debe de haber sido un sueño infernal". Mi compañero de habitación dijo, señalando el fluido pegajoso algo acuoso en la sabana.

"Sí," dije débilmente, "lo fue".

Sentía mi mis huevos en mis dedos, aun agitado aun, poco me fui calmando, lo que mi compañero de habitación ignoraba era que mis huevos en realidad eran prótesis colocados luego de mi castración real y que aquello que el tomo como una pesadilla era una remembranza de lo que en realidad me paso varios años atrás.




Historia Original Aquí.
  




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

TORTURADO POR JACK

Timoty o Tim como era conocido caminaba todo quitada de la pena por la calle, su bien trabajados músculos de su cuerpo se marcaban en la ajustada camisa color azul rey que portaba aquella tarde, estaba feliz estaba por ser aceptado en el sindicado de la mafia local, aquello le daría un nombre y lo haría virtualmente intocable por los ampones de poca monta, por eso decidió caminar por aquella calle del barrio rojo de la ciudad para que todos lo vieran sabedor que el rumor de su ascenso a la cúpula del poder era eminente......


TORTURADO POR JACK
Timoty o Tim como era conocido caminaba todo quitada de la pena por la calle, su bien trabajados músculos de su cuerpo se marcaban en la ajustada camisa color azul rey que portaba aquella tarde, estaba feliz estaba por ser aceptado en el sindicado de la mafia local, aquello le daría un nombre y lo haría virtualmente intocable por los hampones de poca monta, por eso decidió caminar por aquella calle del barrio rojo de la ciudad para que todos lo vieran sabedor que el rumor de su ascenso a la cúpula del poder era eminente.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [TORTURA] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Timoty o Tim como era conocido caminaba todo quitada de la pena por la calle, su bien trabajados músculos de su cuerpo se marcaban en la ajustada camisa color azul rey que portaba aquella tarde, estaba feliz estaba por ser aceptado en el sindicado de la mafia local, aquello le daría un nombre y lo haría virtualmente intocable por los hampones de poca monta, por eso decidió caminar por aquella calle del barrio rojo de la ciudad para que todos lo vieran sabedor que el rumor de su ascenso a la cúpula del poder era eminente, todos a su paso lo saludaban, lo que lo lleno de arrogancia.

Sin embargo pese a su alegría una pena lo embargaba, cuando aquel hombre negro cruzo frente a Tim sonriéndole su mente se remondo seis meses atrás cuando era un don nadie un mafioso de boca monta en aquel hotel de mala muerte en la que él como Jack un negro de impresionante cuerpo y genitales habían estado vigilando por dos semanas a un pequeño comercio que no era controlado por ninguna de las familias de la ciudad por lo que podía ser robada con seguridad, pero estaban esperando el momento justo, necesitaban robar por lo menos $ 500,000.00 para poder pagar la entrada de ambos en el sindicato.

Ambos eran amantes desde hacía tres años, Tim adoraba ser penetrado por Jack además idolatraba sus mamadas que eran majestuosas, Tim estaba bien dotado pero Jack lo superaba, su ano fue desvirgado una segunda vez cuando Jack lo penetro por primera vez, sin embargo en la mente de Tim pese a todo lo que sentía por Jack estaba la traición, planeaba quedarse con todo el dinero y deshacerse se Jack, después de todo hombres bien dotados se pueden conseguir con dinero pensaba Tim.

Aquella tarde Jack estaba sobre la cama descansando Tim tomaba un baño acababa de llegar y estaba todo sudado, mientras se enjabonaba entre sus nalgas no pudo evitar meterse un dedo, su pene rápidamente reacciono al pensar en el pene de Jack que en erección era de 29 cm, su mano tomo su pene ya duro y comenzó a masturbarse, Tim sentía el agua correr por su cuerpo, sintiendo su dedo lubricado por el jabón entrar y salir de su ano, que se contraía a su paso como si quisiera sorberlo para nunca más dejarlo ir, era una sensación muy rica pero Tim quería algo más en ese momento quería el pene de Jack dentro de él.

Para sorpresa de Tim cuando salió del baño vio a ese negro acostado en la cama con su pene dormidita esperando por él y su culito, Jack se había despojado de su trusa (slip) de color blanca en la que se notaba un gran paquete por delante para quedar medio adormilado sobre la única cama de la habitación, Tim termino de secarse para quedar completamente desnudo antes de acostarse junto a él, sus manos empezaron a acariciarle su pene que pese a estar dormida era enorme lo que hizo que ese pedazo de carne empezara a crecer, cuando aun le faltaba crecer Tim no soporto más las ganas de saborearla por lo que se la metió en la boca y empezó a saborear esa gran trozo de carne negra.

Tim le pasaba la lengua, se la escupía, sentía como si estuviera en una escena de aquellas películas porno donde unas grandes penes se penetran lindos culitos, así se sentía como si estuviera en una porno más que habían espejos a su alrededor, Tim saboreo su enorme falo como por 20 minutos después vino lo más difícil pero que era lo que más deseaba desde que salió del baño; Jack lo empezó con meterle el dedo en su ano y poco a poco fue dilatándolo y me hecho le ensalivo todo su ano lo que hizo gemir a Tim de placer al sentir aquel beso negro antes de que Jack empezar a penetrarlo.

Pasa como tres minutos intentando penetrarlo pero como siempre le era difícil a Jack su enorme pene era demasiado grande y el ano de Tim le empezaba a doler Jack le echaba saliva pero su ano estaba tan estrecho que era muy difícil la penetración estaba tenso y nervioso por lo que del asalto además los pensamientos de la traición que tenía pensado no dejaban relajar a Tim; por lo que Jack acostumbrado a aquellas dificultades le hizo acostar boca abajo y procedió a penetrarlo despacio entonces fue cuando Tim empezó a sentir aquella gran erección introduciéndose por su recto.

El siempre apretado ano de Tim termino por sucumbir ante semejante trozo de dura carne negra, abriéndose para darle paso lo que le hizo sentir en ese momento un dolor y una grandes ganas de venirme casi de inmediato pero ese endurecido pene negro no dejo que saliera nada de él y entonces Jack empezó a moverse delicadamente por su recto; fue cuando Jim como siempre empezaba a sentir un dolor tan rico que le calentaba cada vez más su ano que estaba ya penetrado casi por completo fue cuando Jack decidió meter toda su erección y fue entonces donde Jim ya sin control empezó a gemir y gemir de placer y dolor por igual.      

-“¡Dios quiero más, ya no aguanto me vendré Jack!” Le dijo Tim al negro.          
-“Aguanta que te romperé el culo hasta que me venga y quiero verlo abierto por completo”. Le contesto Jack

Fue entonces que Jack lo tomo como a una perra y lo sometió a él rompiéndole literalmente el culo... después hizo poner a Tim en cuatro patas para empezar a darle un placer inmenso y sentir complacido de que su hoyo aguantara tener semejante cosa en él... cada vez que la sacaba de su ano quedaba al descubierto totalmente dilatado y palpitante lo miraba todo adentro y eso excitaba a Jack aquello en verdad tipo de película porno... Jack lo penetro fuertemente hasta terminar corriéndose dentro de Tim, por su parte Tim se corrió sobre la cama, ambos  quedaron cansados de tanto placer, el ano de Tim quedo tan abierto que podía meter los cinco dedos en él y pese a todo aun quería seguir siendo penetrado.

Pero el deber llamaba, la camioneta que debía transportar el dinero del negocio llego y ambos se vistieron rápidamente, para dar el ansiado golpe, las cosas sucedieron rápido y como estaban planeados ambos huyeron con $ 650,000.00 en su poder, estaban felices pero entonces se produjo la traición de Tim, quien cuando Jack abandono el auto para ir a comprar unas cervezas lo abandono llevándose todo el botín sin importarle lo que le pasara.

De  pronto un auto le cerró el paso era una camioneta cerrada tipo wagon, la puerta lateral se abrió y un sonriente Jack dijo.

-“Hola Tim que te parece si damos un paseo”. Dijo Jack.

Tim quedo petrificado, trato de huir pero algo le pincho en la espalda y ya no supo más, una pistola teaser fue usada en el, aplicándole 15000, voltios a Tim que lo dejo inconsciente casi de inmediato por supuesto no sin que sintiera mucho dolor en el proceso, aunque solo lo soporto unos pocos segundos. 

Tim se despertó desnudo bajo una lámpara amarrado de pies y manos a una fuerte silla de madera, le dolía todo su cuerpo, miro hacia todos lados pero no vio a nadie a su lado una mesa vieja de madera con algunas cosas, de pronto algunos minutos más tarde una puerta se abrió, Jack completamente desnudo apareció su pene aun era impresionante pero algo raro noto Tim de inmediato donde estaban sus grandes huevos que colgaban por debajo de su impresionante trozo de carne, Jack se coloco un grueso mandil de plástico negro y unos guantes del mismo color.

Se coloco un gorro quirúrgico y un tapa bocas con la que cubrió su boca, luego se acerco a Tim que se le quedo mirando como tratando de pensar que es lo que pretendía su antiguo amante, Jack sin pronunciar palabra alguna tomo el pene de Tim para comenzar a masturbarlo hasta que obtuvo sus 22 cm de dureza, en ese momento Jack lo soltó y fue a la mesa donde destapo un frasco con una etiqueta que con una calavera en la etiqueta, vacio una generosa porción sobre su mano izquierda y voltio a ver a Tim.

-“Ahora veras lo que es sufrir de verdad maldito traidor”. Le dijo Jack a Tim visiblemente molesto.

Jack tomo el pene de Tim con la mano en el liquido flotando sobre el guantes, Tim se sobre encogió pensando que sentiría dolor pero no paso nada, Jack continuo masturbándolo un par de segundos antes de que le dijera.

-“Tim, luego de que abandonaste los dueños de la tienda me encontraron ellos eran parte de la familia Benett, pero lo mantenían en secreto, me torturaron y me destrozaron uno de mis huevos cómo pudiste seguramente notar”. Dijo Jack.

El rostro de Tim era de miedo ya cuando hizo aquella pausa para luego continuar.

-“Sin embargo no te delate, de no haber escapado cuando lo hizo seguramente hubiese terminado siendo castrado por completo y arrojado al mar con mis pies en un bloque de cemento”. Dijo Jack mirándolo a los ojos para luego añadir.

-“Voy a hacer que pagues por todo lo que provocaste al traicionarme ¡sabes te amaba! Pero ahora solo te odio, voy a hacer que siempre estés excitado y nunca más vuelvas a sentir placer al venirte por el resto de tu patética vida Tim”.

-“Espera, espera Jack por favor no me hagas nada, te puedo dar dinero, ¿es lo que quieres verdad?” Suplico Tim.

Jack lo miro por unos segundos sintiendo un terrible desprecio por Jack, para luego decirle.

-“Sabes ese liquido con el que estoy frotando tu pene es un acido muy fuerte en cuestión de segundos tu pene va tener horribles quemaduras de tercer grado”. Dijo Jack muy serio.

-“NOOOOOOO, POR FAVOR JACK LAVA MI PENE, LAVALO POR FAVOR”. Grito suplicante Tim.

Jack riendo dijo.

-“¡De acuerdo lo lavare!” Dijo Jack,

Pero en vez de lavarlo con agua, Jack lo baño con mas acido, que hizo que Tim comenzara a gritar mientras se sacudía de dolor al sentir su pene quemarse.

-“NOOOO, NOOOO, NOOOO AYUDAAAA”. Gritaba Tim.

Luego de algunos minutos ya con el pene de Tim con terribles quemaduras Jack tomo un largo trozo de metal que en la punta terminaba en punta como si fuese un triangulo escaleno con dos de sus lados que eran los que terminaban en punta bien afilados, Jack lo sumergió en un pote con una pasta de color azulado muy espesa, que sostuvo en su mano derecha mientras que con su mano derecha continuaba masturbando la fuerte erección de Tim  con un gran glande del que emanaba liquido pre seminal ya.

-“Sabes Tim esta pasta es sosa cautica con azufre se usa para limpiar tuberías industriales, creo que es hora de limpiar permanentemente algunas de tus tuberías ¿no lo crees?” Dijo Jack.

Tim se quedo mirando aquel trozo de metal completamente en shock, Jack lo acerco a su pene y cuando estaba por meterlo en su uretra, Tim suplico de nuevo.

-“Jack por favor, no lo hagas, el número de cuenta es 5585466688180044, la clave es súper verga, llévate todo el dinero no me hagas ya nada, ¡por favor!”. Suplico Tim.

Jack solo sonrió y sin contestarle nada a Tim comenzó a introducir esa arista metálica por su uretra, que no tardo en comenzar a cortar y quemar el interior del pene de Tim, la sangre comenzó a fluir a borbotones, el dolor era simplemente descomunal los ojos de Tim se pusieran en blanco ni siquiera pudo gritar del terrible dolor, Jack introdujo todo ese metal hasta la base de su pene, luego comenzó un mete saca infernal moviendo de dirección levemente a cada penetración lo que cortaba y quemaba a cada pasada el dolor era infernal para Tim que se desmayo en varias ocasiones.

A los 20 minutos el pene de Tim estaba dividió en tres hasta la base, con la sangre brotando sin parar, Jack tomo sus huevos y se los apretó tan fuerte que de la sangrante herida brotaron tres potentes chorros semen y luego Tim se desmayo.     

Tim recobro el conocimiento tres días después en un hospital, su pene no pudo ser salvado por lo que tuvo que ser amputado por completo, aquello fue aun peor que la muerte misma para Tim, no solo eso su dinero se había esfumado, cuando Tim salió del hospital apenas podía caminar, desde ese momento iba a cojear por el resto de sus días, una semana después se entero que Jack era parte del sindicado, ahora era intocable a menos que el fuera del sindicato.

Dos semanas más tarde Tim fue secuestrado, ahora vive como el esclavo de Jack en su mansión siempre está desnudo y Jack le ha dicho que si no lo obedece le arrancara sus huevos el único remanente de su virilidad antes de matarlo sádicamente, Tim que añoraba poder y riquezas ahora es solo un esclavo eunuco al que Jack no se cansa de torturar y humillas de cualquier forma posible siempre recordándole que el ya no es más un hombre sino solo un despojo, una basura patética.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SECUESTRADO Y ESCLAVIZADO

Sergio de 15 años nunca imagino el vuelco que su joven vida iba a tomar, mientras regresaba del colegio aquella noche, caminaba distraídamente, hasta llegar a la calle por la que infinidad de veces paso siempre mal iluminada pero a Sergio no le importaba conocía aquella calle con los ojos cerrados por lo que se dispuso a cruzarla era su única opción para llegar a casa sin tener que dar un enorme rodeo, Sergio estaba por salir de aquella calle oscura cuando sintió que algo le pico en el cuello y ya no supo más......


SECUESTRADO Y ESCLAVIZADO
Sergio de 15 años nunca imagino el vuelco que su joven vida iba a tomar, mientras regresaba del colegio aquella noche, caminaba distraídamente, hasta llegar a la calle por la que infinidad de veces paso siempre mal iluminada pero a Sergio no le importaba conocía aquella calle con los ojos cerrados por lo que se dispuso a cruzarla era su única opción para llegar a casa sin tener que dar un enorme rodeo, Sergio estaba por salir de aquella calle oscura cuando sintió que algo le pico en el cuello y ya no supo más.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Sergio de 15 años nunca imagino el vuelco que su joven vida iba a tomar, mientras regresaba del colegio aquella noche, caminaba distraídamente, hasta llegar a la calle por la que infinidad de veces paso siempre mal iluminada pero a  Sergio no le importaba conocía aquella calle con los ojos cerrados por lo que se dispuso a cruzarla era su única opción para llegar a casa sin tener que dar un enorme rodeo, Sergio estaba por salir de aquella calle oscura cuando sintió que algo le pico en el cuello y ya no supo más.

Sergio recupero el conocimiento  en lo que parecía ser una habitación de hotel, lo habían desvestido y apenas estaba llevando su trusa (slip) de color rojo que se puso esa mañana, su playera de algodón blanca y sus calcetines (medias), en aquella habitación se encontraban otras dos camas, pero en ese momento estaban vacías, además de un pequeño baño completo no había nada mas en la habitación, ni siquiera tenía una ventana, por lo que Sergio no pudo saber si era de día o noche, trato de abrir la puerta pero por más que lucho esta no se abría al parecer concluyo Sergio solo se era posible abrirla por fuera.

Luego de todos los intentos frustrados porque alguien abriera o Serio pudiera abrir la puerta se acostó en la cama donde se despertó, inspecciono la habitación con la mirada, se fijo que las camas estaban revueltas, señal de que alguien durmió o dormía en ellas, también Sergio pensó en su situación, luego de mucho pensarlo llegar la conclusión que lo habían secuestrado, pero apenas llego a esa conclusión se hizo dos preguntas ¿Quién lo secuestro? Y ¿Por qué razón?, después de todo su familia no tenía dinero.

Sergio pensó que ni siquiera habrían notado su ausencia para sus padres Sergio era solo un estorbo apenas le prestaban atención, sus pensamientos fueron interrumpidos cuando la puerta de la habitación que era de metal se abrió y una joven fue arrojada hacia el interior completamente desnudo, lo que hizo que los ojos de Sergio se abrieran grandes, la joven era muy atractiva, de cabello castaño que le llegaba hasta los hombros, quedo en el suelo cerca de la puerta llorando se le notaban algunos moretones en sus brazos y piernas, Sergio con cautela se acerco a ella, sin que se percatara de su presencia hasta que la toco.

-“¡Calma, no llores ven vamos a la cama!” Dijo Sergio tratando de ser amable.

La chica asustada se aparto de él, cubriendo su desnudes lo mejo posible con sus manos, con miedo y rabia en sus ojos, mientras miraba a Sergio de pie frente a ella, le pregunto inquisitivamente.

-“¿Quién eres?, ¿Qué haces aquí?” Pregunto ella.

Sergio viendo el miedo en la expresión del rostro de la joven que ya temblaba, le sonrió antes de extenderle la mano para ayudar a ponerse de pie, al tiempo que le decía.

-“Me llamo Sergio y creo que me han secuestrado como a ti, ¡me desperté hace unas horas en aquella cama!” Dijo Sergio con una sonrisa a la joven.

Ella tomo su mano con la que se ayudo a ponerse de pie, sin decir palabra alguna fue hasta una de las camas y tomo algo con que cubrir su desnudes los ojos de Sergio no daban crédito de lo bien formadas que estaban sus nalgas tuvo una erección casi de inmediato que se esforzó en ocultar pero fue inútil la chica dijo con desdén al ver como su trusa se expandió por su erección.

-“Todos los hombres son unos cerdos”, Dijo la chica.

Lo que hizo ruborizar a Sergio y su erección bajo lentamente. Cuando su erección cedió Sergio le pregunto a ella.

-“¿Cómo te llamas?” Le pregunto tímidamente Sergio.

Ella lo miro con desdén y una expresión de enojo por dos segundos antes de que por fin le respondiera a su pregunta.

-“Me llama Vanessa, ¡pero me puedes decir Vane!” Dijo ella.
-“Mucho gusto Vane, como ya dije me llamo Sergio”. Dijo el extendiendo su mano.

Ambos comenzaron a platicar fue ahí donde Vane le conto a Sergio que eran usados para la prostitución entre otras cosas, que la otra cama la ocupaba un chico de 17 años al que le habían cortado el pene y rara vez se quedaba en el cuarto.

-“¿Crees que me vayan a cortar mi pene?” Pregunto Sergio asustado con una tremenda erección de nueva cuenta.

-“¡Es lo más seguro!” Dijo Vane tratando de asustarlo.

Vane le conto que el otro chico se llamaba Fabián, aquella primera noche Sergio espero que se durmiera Vane para masturbarse frenéticamente, hasta correrse mordiendo la almohada para no ser escuchado por Vane,  aquello de perder su pene lo había excitado mucho.

Durante las próximas semanas Vane que ya era obligada a prostituirse lo siguió haciendo Sergio no tardo también en ser obligado a tener sexo con mujeres mayores su primera vez fue con una mujer de 50 años, aunque lo gozo le repugno el aroma y piel de aquella mujer pasada de peso con lonjas como enormes tetas, fue como a la tercera semana de su estadía en ese lugar que conoció a Fabián, luego de regresar de estar con una clienta al entrar al cuarto lo vio acostado desnudo sobre la cama a un costado de la que ocupaba, ver su entrepierna sin pene alguno le hizo tener una tremenda erección de inmediato.

Fabián noto la erección de Sergio debajo de su trusa y lo miro antes de decirle.

-“Debes ser Sergio, ¿verdad?” Pregunto Fabián.
-“Si, y ¿tú debes ser Fabián?” Así es le contesto.
-“Buena erección la que tienes ahí guardada, alguna vez tuve una como esa”. Le dijo Fabián con un tono de tristeza en su voz.

Sergio hablo un poco con Fabián antes de dormirse ya que estaba algo cansado cuando despertó ya no estaba en la habitación pero su Vane, quien lo estaba observando sobre todo su entrepierna, Sergio miro hacia ella y comprendió la razón. su trusa de nuevo estaba convertida en una carpa de circo, lo que le hizo sentir de nuevo mucha vergüenza.

Pero el ver a Fabián sin un pene en su entrepierna lo hizo tener casi un sueño húmedo, de hecho una mancha de humedad se notaba justo donde su glande hinchado tocaba la tela, rápidamente trato de cubrirse con la sabana pero Vane le dijo que no era necesario que de hecho deseaba ver su pene tantas veces verlo duro debajo de aquella tela habían logrado hacérselo desear según dijo ella.

Por lo que procedió a colocar sus manos en las pierna de Sergio que se le quedo mirando sus senos a Vane, las manos subieron hasta llegar a su abdomen, que acaricio por uno segundos antes de que sus dedos se introdujeran debajo del elástico que rodeaba la cadera de Sergio para comenzar a bajarle su trusa, que descendió lentamente hasta dejar su pene en ereccion apuntando al techo de la habitación con una gran gota de liquido pre seminal en la punta que Vane observo por algunos segundos, le quito su trusa por completo y dijo.

-“¡Vaya es más grande de lo que imagine!” Dijo Vane.

Ambos se miraron frente a frente, se abrazaron como si nunca más se fueran a y Sergio fue sorprendido cuando vane empezó a besarlo, Vane le quito su playera y ambos quedaron completamente desnudos, se acostaron en la cama y Vane se hizo un chongo en el pelo tomo el pene de Sergio circuncidado y comenzó a chuparlo, lo hacía con tanta saliva que cada vez que separaba su boca de su pene se veían los hilos de baba, mientras ella se la chupaba Sergio le metía dos dedos en su vagina, ambos tenían ya una buena experiencia sexual.

Vane le dio a Sergio una de las mejores por no decir la mejor mamada de su vida, cuando extrajo su pene de su boca para ponerse bocabajo sobre la cama casi Sergio le hace un reclamo pero al ver sus lindas nalgas se excito tanto que no le importo solo quiso penetrarla, estando en esa posición Sergio decidió que deseaba no hacerle sentir dolor tanto, así que tome un poco de lubricante y con su dedo índice, poco a poco lo fue lubricando metiéndolo hasta que se dilato su ano de vane lo suficiente.       

Lugo Sergio se puso lubricante en la mano y la comenzó a frotar su pene hasta que estuvo todo bien lubricado, con Vane  boca abajo, se puso sobre ella, se agarro el miembro y coloco su glande sobre su ano, con un movimiento lento comenzó a introducirle su endurecido pene, y aunque su ano estaba un poco dilatado Sergio aprecio como se devoro su pene lentamente. 

Para Sergio sentir las paredes del recto de Vane frotarse contra su glande fue riquísimo, por su parte Vane gemía demasiado, Sergio podía sentir como su ano apretaba su pene, mientras se besaban Vane le dijo que lo quería anal y vaginal por lo que Sergio opte por penetrarla por ambos lados, sacaba su pene de su ano y lo introducía a su vagina, y viceversa, lo que hizo que ambos gimieran sin parar. 

Por ratos Sergio la penetraba por delante y por otros por detrás hasta que Vane dijo que estaba por venirse, lo que hizo que Sergio que también sentía que estaba por venirse, rápidamente la penetrara por la vagina hasta que sintió un ligero chorro de liquido viscoso salir de su raja, casi seguida mientras Sergio sentía sus huevos ser mojados Vane soltó un grito de placer, Sergio estaba casi en el límite por lo que rápidamente saco su pene y se lo introdujo en su ano.

Apenas bastaron unas cuantas acometidas de Sergio antes de que eyaculara dentro de ella,  fueron tres potentes chorros de su espeso semen, seguidos de varios pequeños disparos al sacar su pene el semen se escurrió por entre sus nalgas, llegando a su abierta vagina un riquísimo jugo anal, que era una mezcla entre semen con el lubricante, Sergio tomo un poco de es liquido con un dedo, Vane se llevo el dedo a sus labios y enseguida ella lo chupo.

Ambos terminaron volviéndolo hacer luego de bañarse y se durmieron abrazados de cucharita, Vane mientras sentía el calor del cuerpo de Sergio detrás de ella con su pene desinflado entre sus nalgas le dijo.

-“Espero que esta pesadilla termine pronto para poder amarnos libremente”. Dijo Vane.

Luego beso apasionadamente a Sergio, que correspondió el beso jugando con su pezón derecho con una mano y con la otra dedeando su clítoris hasta sentir como el cuerpo de Vane se estremeció de placer, cuando ella llego a otro orgasmos para luego ambos dormirse envueltos en un manto de felicidad.

Aquel primer encuentro entre Vane y Sergio fue el principio de algo que duraría varios meses, Vane sin embargo seguía siendo obligada a prostituirse atendiendo hasta a 10 hombres por noche incluso más aunque con ellos el condón era algo estrictamente necesario, mientras que con Sergio lo hacía sin condón alguno pero solo lo dejaba venirse en sus entrañas o boca, rara vez en su vagina,  no deseaba quedar embarazada mientras estuviera en ese lugar, en su ultimo encuentro sexual Vane lo dejo correrse en su vagina.

Conforme los días pasaban Sergio se sentía más molesto sabiendo que Vane no era solo de él, saber que las manos y miembros de otros hombres la tocaban y penetraban lo hacían arder en deseos de matar, por lo que planeo una forma de escapar por lo  menos eso pensó, como pudo se las arreglo para conseguir un tubo, una tarde cuando el hombre que vino por Vane, apenas la tomo del brazo como hacia siempre Sergio se le fue encima golpeándolo en la cabeza espalda con el tubo hasta dejarlo aturdido en el suelo, Sergio cubrió a Vane con una sabana y la tomo del brazo para sacarla de la habitación cerrando la puerta detrás de ellos, lo que dejo al hombre encerrado en el interior de la habitación.

-“¿Sergio que has hecho?” Dijo asustada Vane, mientras ambos corrían por el pasillo.

Sergio estaba decidido a liberar a ambos, bajaron por una escalera hasta la parte de abajo, ambos lograron ver la calle estaban a solo 15 metros de la libertad, pero entre la calle y ellos habia dos hombres que vigilaban la entrada, Sergio exploro la parte de atrás del lugar pero no había salida alguna más que esa, por lo que decidió salir peleando le dijo a Vane.

-“¡Vane pase lo que pase, huye y pide ayuda!”, Le dijo Sergio.

Ambos corrieron a la puertas los hombres se vieron sorprendidos por lo que Vane logro pasar paro Sergio fue tomado de un brazo, usando el tubo golpeando al hombre logro soltarse pero para ese momento el otro hombre ya estaba sobre él, Vane aterrada gritaba y uno de los hombre trato de agarrarla pero Sergio de un golpe con el tubo logro hacer que cayera al suelo, luego le grito a Vane.

-“CORREE HUYEEE PIDE AYUDA”.  Grito Sergio.

Vane aterrada comenzó a correr sin rumbo, mientras Sergio seguía forcejeando con aquellos dos hombre de pronto sintió dos pinchazos en la espalda, Sergio no tomo en cuenta que el administrador de ese hotel de mala muerta también era parte de todo aquello.

El viejo hombre le disparo dos dardos de una pistola teaser que descargo 15,000 voltios en el cuerpo de Sergio que comenzó a convulsionar hasta caer al suelo sin sentido alguno, Sergio se despertó desnudo varias hora después estaba en lo que parecía un quirófano sobre una mesa de operaciones amarrado con los brazos extendidos, sus piernas sobre dos estribos también amarradas apenas podía moverse, levantando la cabeza vio que todo su vello publico había sido eliminado, estaba amordazado y con frio, aterrado sin saber que pensaban hacerle.

De pronto un hombre vestido con ropas quirúrgicas y un tapa bocas apareció, el hombre se coloco entre las piernas abiertas de Sergio y mientras revisaba el instrumental quirúrgico le dijo.

-“Vaya que has armado un lió, los jefes están muy molestos, y me han pedido que hago algo especial contigo, espero disfrutas de tener sexo con aquella chica que logro escapar porque ya nunca podrás volver a disfrutar de una mujer en tu vida”. Dijo el hombre.

-“Bueno todo está listo, por desgracia me prohibieron usar anestesia por lo que tendrás que aguantar mucho dolor, así que prepárate y despídete de tu pene y huevos”. Dijo el hombre.

Sergio comenzó a tratar de soltarse pero por más que lucho no logro nada, de pronto sintió una terrible punzada justo en medio de sus dos huevos, fue el momento que el hombre comenzó a cortar la piel de su escroto justo entre ambos orbes, al experto cirujano apenas le tomo unos pocos minutos despojar al aterrado y adolorido Sergio de sus huevos, luego Sergio sintió como el hombre corto su saco escrotal vacio, para casi inmediatamente sentí un corte circula alrededor de la base de su pene.

Unos cinco minutos después al borde del desmayo por el terrible dolor que estaba sintiendo Sergio pudo apreciar como el hombre levanto su pene extraído hasta la raíz incluida su próstata, quitándole toda posibilidad de placer a Sergio para siempre como hombre, el dolor y shock de presenciar su pene en lo alto siendo mostrado por aquel hombre que lo tenía agarrado el que fuese su pene con una de sus manos hizo que finalmente Sergio perdiera el sentido.

Se despertó tres semanas después lo mantuvieron sedado para que se curara mejor, su entrepierna estaba lisa, apenas una línea de suturas se apreciaba, toda su virilidad se había ido, Sergio maldijo al mundo y lloro mucho pero nada podía hacer ya para que sus genitales regresaran, de nuevo cuando se recupero fue llevado a una habitación con tres camas ahí estaba Fabián que al verlo entrar dijo.

-“Es una pena Sergio, lo siento tu genitales en verdad eran muy buenos”. Dijo Fabián con tristeza.

Ambos se abrazaron y lloraron juntos, por un largo rato, así pasaron los ratos un nuevo adolescente se unió a ellos y no paso mucho en ser castrado, fue poco después de que Sergio cumplió 32 años que una redada de las autoridades por fin los rescato a él y a Fabián de las garras de aquella organización, la noticia fue la sensación de los medios informativos, algunos días después de su liberación Sergio se reencontró con Vane que iba acompañada de un adolescente.

Ella lo presento con el nombre de Sergio y le dijo que era su hijo, las lagrimas brotaron sin cesar pero el daño estaba hecho, Sergio era un nulo no solo se conformaron con arrebatarle su juventud, fue castrado, “Secuestrado y esclavizado”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com