Hazte donante de sangre… Ayuda a otros

sangre-rose-hdr_61-1658¿Sabeis una cosa que me gusta hacer todos los años? Donar sangre. En realidad lo hago siempre que puedo pero, cuando llega el mes de junio, es seguro que voy a hacer mi donación de sangre. Y como no, el 14 de junio, que es el Día de la donación de sangre, antes de ir a mi trabajo suelo pasar antes para donar un poco.

Jejeje, me acuerdo la primera vez que doné sangre. No sé si fueron los nervios, o qué, que cuando salí de la habitación donde me tocó me sentía bien pero, en el pasillo, mientras me colocaba todo para irme, empecé a sentirme mal y solo me acuerdo que un joven gritó algo y al siguiente me sentía flotar.

Cuando me desperté estaba en una camilla con ese joven mirándome fijamente. La verdad es que tuve un despertar estupendo porque estaba… Oye, que una estaba falta de sangre pero el muchacho era lo necesario para que mi cuerpo empezara a fabricar más porque empezaba a ruborizarme jajaja. La verdad es que fui a caer en los brazos de un enfermero que pasaba por allí y que se fijó en mí. Él me cogió en brazos y me metió dentro donde vigiló mis constantes. Le habían dicho que acababa de donar sangre y supongo que supo lo que me pasaba. Además, llevaba encima un refresco y un bocadillo, así que muy listo no tenía que ser.

El caso es que, cuando desperté, me sonrió y yo le sonreí a él y lo único que pude decirle fue: “Hola, guapo”. Jajaja, ahora que lo recuerdo creo que fue una tontería pero él se rió y yo me divertí mucho con esa risa, me encantaba.

Se preocupó bastante por mí porque se quedó mientras me tomaba el refresco y el bocadillo, si hasta me dijo que, si tenía trabajo, llamara porque iba a llegar tarde porque no quería dejarme ir hasta que viera que tenía mejor cara y más fuerzas. Y eso hizo, estuvo cuidando de mí, menos mal que era que salía de su turno de noche porque haber cogido a un enfermero cuando había tantos enfermos… Pero no, lo tuve para mí solita y sin remordimientos.

Estuve hablando con él un poco y la verdad es que fue un encanto. Me gustó, vamos, así que cuando por fin me recuperé y salimos fuera, porque me acompañó y todo, pues nos dimos los teléfonos y quedamos para salir a cenar esa noche. Y anda que no fue bien. Creo que necesité yo la sangre que di por todo lo que quemé esa noche con él jajaja.

Y ahora os preguntaréis qué fue de él, ¿verdad que sí? Pues estuve saliendo un tiempo y fue fantástico, me sentía muy bien con él pero… Digamos que conoció a alguien en el hospital y empezaron a intimar… En fin, que la escogió a ella y yo contenta porque él buscaba algo serio que no podía darle así que mejor así. Lo pasé bien unos meses y después pues a pasar página que es lo que toca.

Pero lo que toca sobre todo es lo siguiente: que os hagáis donantes de sangre, no porque os vayais a marear y vaya al rescate alguien como él sino porque estaréis salvando la vida a otras personas que necesitarán esa sangre. No se pasa dolor, no es algo que ya no puedas recuperar, el cuerpo fabrica sangre cuando ve que tiene poca, así que, si puedes, es un gran regalo el que das a otras personas.

Eso sí, antes de ser donante de sangre mi recomendación es que te hagas un chequeo completo porque no pueden serlo quienes porten alguna enfermedad. Porque si lo haces lo que harás será condenar a otra persona a tenerla (porque también se transmite). Así que lo mejor que podéis hacer antes que nada es ir al médico de cabecera que pueda valorar si soy aptos para ser donante y, si es así, ir a algún sitio donde se done sangre (por ejemplo el 14 de junio, que es el día del donante de sangre) y allí se ocuparán de vosotros. No vais a tardar casi nada y os darán comida y bebida por ello. ¿Qué mejor regalo para una persona que darle vida a otro.

Ya lo sabes, yo soy donante de sangre, ¿lo eres tú?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, Diario Secreto, Doctora Miss Love, salud

Di basta al cáncer

bowl-240214_960_720Mis queridos Loves, ¿qué tal estáis? La verdad es que cada día me sorprendéis más porque sé que estáis por ahí y, aunque no se comente mucho en el blog (tiene hambre el pobre, está falto de cariño de esas palabras vuestras…) pues sé que por las redes me seguís bastante así que me siento muy feliz de teneros.

Hoy la verdad es que no es un día muy bonito para mí por la fecha que es… Veréis, el 4 de febrero es el día Mundial del cáncer y la verdad es que yo he perdido a una persona en esa fecha así que no es algo por lo que me alegre mucho, de ahí el título de lo que escribo hoy.

Sé que los estudios e investigaciones están cada vez más cerca de dar con una cura para el cáncer, para que no mueran más personas de ningún tipo de cáncer, pero aún falta y a veces me paro a pensar si no sería mejor que todos los países del mundo se unieran y dejaran de crear guerras estúpidas para luchar contra las enfermedades, contra las injusticias y, en definitiva, ser un mundo globalizado donde todos trabajaran para ayudar a todos.

Sí, lo sé, es una utopía lo que estoy diciendo pero es que es verdad. Pararos a pensar. ¿Qué pasa con el paro? Hay mucho en unos sitios, poco en otros. ¿Y si pudiéramos dar trabajo a todas las personas? Sería lo mejor porque todos los sistemas se sostendrían por sí solos.

Los políticos… me abstendré de ese tema porque eso me enerva y hoy no tengo el humor para ser ácida y sí para ser hiriente pero solo diré que, si no se llenan sus bolsillos y dejan el dinero tranquilo, a lo mejor las cosas no irían tan mal y no estaríamos como estamos ahora (y no me refiero solo a los partidos que puedan gobernar ahora sino a los anteriores y a los que vendrán, que todos sabemos que la profesión de político es la que más dinero da por hacer menos cosas).

Seguro que tú que me lees, querid@ has perdido también a algún ser querido por el cáncer. Lleva instaurada mucho tiempo esta enfermedad pero hay valientes que salen de ella, que luchan con todas sus fuerzas para que no les venza, y lo consiguen. A todas esas personas yo creo que hay que darles un homenaje porque son símbolo de superación y porque han hecho cosas de las que uno no está preparado.

La mayoría de las personas se deprimen cuando le dicen que tienen cáncer, es lógico, se sabe que puede llegar a ser mortal y que no hay cura. ¿Pero por qué no frenarla ya?

¿Sabéis? A mi consulta va una pareja cuya mujer ha tenido cáncer de mama y le tuvieron que extirpar los dos pechos para que no se reprodujera. Ahora tienen problemas para mantener relaciones sexuales, no por él, que la sigue viendo igual (si viérais cómo la mira, está tan enamorado de ella que sería capaz de pasar él por ese trauma para que ella no hubiera tenido que hacerlo); es ella la que tiene problemas porque siente que no es la misma. ¿Qué le diríais vosotros a esas mujeres que se sienten menos mujer por no tener pechos?

En la sociedad te enseñan que una mujer es un culo y dos tetas (perdón si os ofende, queridas), y no es así. Somos mucho más que un cuerpo, que un físico, y es lo que tenemos que meternos en la cabeza. Por eso no pasa nada si nos quitan una parte de nuestro cuerpo, porque, mientras no sea nuestra mente, cualquier cosa es sustituible, reemplazable y, sobre todo, prescindible. Lo importante es conservar esa forma de ser, esa mente que se tiene y que te hace única.

Esto es lo que hoy quiero hablar con ella. La he citado en un café donde estoy esperándola y espero que lo entienda. Y, si esto sirve para muchas más que me leéis pues genial, yo me sentiré bien por vosotras porque os lo merecéis, y porque las relaciones pueden seguir siendo iguales, no cambia nada. Afortunadamente las mujeres no tenemos solo un punto erógeno y desde luego los pechos no es precisamente el punto por el que llegamos al clímax así que… ¿por qué no ver las ventajas de no tenerlos?

Nunca os rindáis al cáncer, Loves. Solo decid basta.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, cancer, Diario Secreto, Doctora Miss Love, salud

O terminas tú el tabaco, o lo hago yo

woman-918616_960_720Buenas, Lovers, ¿qué tal va el mes de mayo? Espero que bien. Yo hoy vengo con algo que me ha pasado y que bueno, a muchos les parecerá divertido, y a otros no. Pero ahí va. ¿Os ha pasado alguna vez que se os haya acercado un hombre, o una mujer, en un bar, restaurante o en cualquier sitio, con un cigarro en la mano y os haya hablado? A mí me ha pasado y soy anti tabaco, así que el que me venga con tabaco ya de por sí tiene muy pocas posibilidades de tener algo conmigo. Si además ese tipo se pone a hablarte y el humo del tabaco te da, ni que decir tiene del aliento a tabaco que destilan, la cosa es peor aún.

Así que, ni corta ni perezosa, cogí su cigarrillo y lo apagué en mi copa pidiendo la cuenta y diciéndole al señor, si es que se le puede llamar señor, que la próxima vez que hable con alguien a quien no conoce, al menos lo haga sin el tabaco, que si él quiere morir, me parece bien, pero los demás queremos aguantar sanos un poco más en el mundo.

Yo lo siento, querid@s, si alguno de vosotros o vosotras fumáis pero es que es algo que no entiendo demasiado bien y como el 31 de mayo es el día sin tabaco, pues estoy un poco más irascible porque veo que todos los que fuman están quitándose años de encima como si nada y no se dan cuenta de que se meten en el cuerpo veneno.

Veréis, yo antes fumaba. Bastante, la verdad. Pero después de que un amigo mío muriera de cáncer de pulmón por culpa del tabaco empecé a investigar y lo que encontré no me gustó nada, de hecho dejé prácticamente el tabaco de la noche a la mañana; cuando tenía ganas de fumar me ponía delante del ordenador y leía los informes que había descargado y me decía: ¿es eso lo que quieres? Y da igual que fumes poco o mucho, esto te toca sin saber.

Recuerdo que tenía un novio hace unos años que fumaba aunque no me lo había dicho. Yo notaba algo cuando me besaba pero como usaba un producto para refrescar el aliento pues no terminaba de pillarlo (porque además no fumaba delante mía). Hasta que una noche lo pillé.

Me cabreé mucho, por supuesto, todavía no me habéis visto cabreada pero ese tipo sí que me vio y creo que le expliqué bien clarito que, o terminaba él con el tabaco, o lo hacía yo jejeje. ¿Sabéis qué hice? Después de discutir con él y que éste dijera que tampoco pasaba nada por uno o dos al día le dije que muy bien, que no pasaba nada. Nos fuimos a la cama y… digamos que estaba tan excitado que no se dio cuenta de que lo había atado a la cama. De pies y manos. Él pensaba que era parte del juego pero no, no fue así.

Una vez atado, empecé a atormentarle, le hice de todo, bueno, se entiende. Lo besé, acaricié, masturbé,… todo menos dejarle llegar al clímax, no quería que lo hiciera así que estaba cada vez más frenético. Tuve que amordazarle para que no alertara a los vecinos (que una tiene dignidad y no es cuestión de que se presente la policía cuando tienes a un tipo así).

Y cuando menos lo esperaba, fui hasta el paquete de tabaco y encendí uno. Le dije que si quería y me dijo que sí. Solo que, en lugar de dárselo, se lo fui poniendo por el cuerpo, no al punto de hacerle quemaduras, no soy tan burra, pero sí calentarlo un poco y ponerlo nervioso. De hecho, cuando llegué a su cosita entre las piernas se puso tan lívido que tuve que preguntarle si quería que dejara el tabaco. Asintió corriendo, creo que no se desnucó de milagro. Así que le pregunté si él también dejaría el tabaco, que, como veía, era muy malo para nuestra relación.

También asintió a eso así que lo mantuve atado y amenazándolo con el tabaco pero, al mismo tiempo, dándole placer. Fue más bien placer y dolor pero se logró correr.

Después lo desaté y se levantó corriendo. Yo creí que iba a vestirse e irse pero no, lo que hizo fue coger el paquete de tabaco y lo tiró por el WC. Me dijo: Contigo hay que tener cuidado.

Así que, si no quieres vértelas conmigo, Love, si fumas, no te me acerques.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2015, Doctora Miss Love, salud, tabaco

En el día de la salud… ¡Repartamos salud!

mujer-relajada-disfrutando-del-mar_1098-1441El 7 de abril es el día de la salud, Loves, ¿lo sabíais? A mí me gusta estar enterada de los días principales aunque, habiendo tantos, tendría que estar escribiendo todos los días y tampoco es eso. Así que hoy me vais a permitir hablar del día de la salud porque considero que es bastante importante.

Y es que… “Tres cosas hay en la vida: Salud, dinero y amor. El que tenga las tres cosas que de gracias a Dios”. Creo que era así, no me he equivocado y si es así por favor perdonadme que lo estaba haciendo de oídas y no soy muy buena yo cantando y memorizando las letras. Pero viene a decir lo que uno querría.

Así que voy a autoanilizarme yo misma y a ver si tengo todo.

Tengo dinero… Tampoco es que nade en una piscina pero al menos llego a fin de mes y, de vez en cuando, me puedo permitir algún caprichito que no sea muy caro (que después vienen las sorpresas e imprevistos y hay que tener una huchita para esas cosas, cuando se sale lo ahorrado entonces va a la hucha de los caprichos jajajaja). Así que por ahí no me quejo, hay muchas personas que lo pasan mal y hay que pensar también que ellos harían lo mismo.

Amor…. Más que amor, en mi caso pongo sexo. Amor se encuentra en la familia, que me quiere muchísimo, en los amigos, que me quieren como yo a ellos, a unos más que otros, es lógico, hay con quien haces más buenas migas y con quien haces menos. Y bueno, también en la pareja, pero ese amor de verdad solo lo encuentras a partir del tercer año que es cuando el encanto del enamoramiento dicen que desaparece. Mira a tu pareja, ¿te hace sentir algo? ¿Hace que acabes sonriendo sin saber por qué pero solo con mirarla ya sonríes? Entonces, querido mío, querida mía, estás enamorado y tu cuerpo destila amor. Y eso es muy difícil encontrarlo hoy día.

Salud. Bien, llegamos al punto mejor. Siempre se ha dicho que la salud es lo más importante, pero hay que reconocer que la salud sin amor ni dinero no te sirve de nada. Pero oye, que es mejor tenerla que no. Afortunadamente yo la tengo y estoy orgullosa de ella porque, hasta ahora, no me ha dolido nada ni me he quejado por nada.

Eso sí, suelo estar de médicos cada pocos meses porque me gusta chequearme, no solo porque soy activa sexualmente sino porque considero que la prevención es mucho más importante que la cura. Si algo se puede evitar antes de que pase, ¿por qué no hacerlo?

No suelo recurrir a la automedicación. Lo que hago es, por ejemplo, si estoy resfriada, pues tengo un papel donde apunté lo que me recetó mi médica cuando fui a verla este año y así me compro lo mismo (que después he de ir a llevar las recetas). Es una forma de empezar el tratamiento efectivo sin tener que molestarla cuando hay muchas otras personas que pueden ser más urgentes que yo.

El ejercicio y la alimentación también son importantes para la salud. Comer de todo, hacer algo de ejercicio todos los días. Esas cosas que a veces nos ponen de los nervios porque es restringirnos algo u obligarnos a hacer ejercicio, pues son buenas y te harán que vivas más. Quizás ahora no lo notes pero, con el paso del tiempo lo harás.

Así que, como el Día Internacional de la Salud está por aquí, en el mes de abril, creo que lo mejor es que le prestes un poco de atención a la tuya. Al fin y al cabo es la única que hay y es mejor que la cuides para que, cuando llegues a viejo o vieja, tengas la misma vitalidad que ahora tienes. ¿No crees que es hora de ponerte un freno y empezar a pensar en el futuro. Yo lo hago, y sabéis, Loves, que yo vivo el presente, pero en cuestión de salud no me la juego, que luego quiero seguir teniendo esta marcha si tengo cuarenta, cincuenta, sesenta o setenta años. ¡Y si me dejan hasta más!

En fin, si no queréis, al menos haced el día de la salud algo especial (y que sea saludable). Puede que no te sirva o a lo mejor sí, ¿quién sabe?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2015, Doctora Miss Love, salud