TÍO LO HACE

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara......


TÍO LO HACE.
De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SADO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [INCESTO] [SNUFF]


Categoria: Adolescente      Autor: Jackoberlin




Florian, un joven de la gran ciudad, de solo 14 años, fue enviado al campo el verano pasado para visitar a su tío. El trasfondo fue porque él seguía escapando de la casa donde vivía en la ciudad. Como su próximo pariente, su tío ahora debía hacerse cargo de la educación del niño. El tío Albert era dueño de una gran propiedad con ganado y campos de cultivo. Además de sus empleados, solo su hijo Sebastian, de 16 años, vivía con él. Por qué la tía lo había dejado, aunque en ese momento Florian no lo sabía.

Así que llego en el verano, era un caluroso día de julio, vestía solo short de mezclilla y camisa cuando bajo en la estación de la pequeña aldea. Su primo lo recogió de la estación y ambos caminaron por el largo camino hacia la propiedad de su tío. En el camino, Florian siempre notó las miradas de su primo. Ese modelo casi no lo ruboriza desde adelante y atrás. Al llegar a la finca, Sebastian le mostró a su primo la habitación común y le dijo que para el chico especialmente le habían puesto una cama. Luego, su primo hermano condujo al pequeño para que conociera el lugar.

Él le mostró los jardines y los establos. Por la tarde, el tío regresó de la ciudad, donde tuvo que hacer recados. Saludó a su sobrino, a quien no había visto durante años, exuberantemente como un modeló de arriba abajo, dándole vuelta una vez a su propio eje. Hasta ahora todo estaba bien. Los dos muchachos pasaron casi todos los días y noches juntos. Debido a las vacaciones de verano tenían mucho tiempo. Luego, hacia fines de julio, sucedió algo que mato por completo el idilio.

Florian estaba acostado en su cama en la sala común con solo un bóxer. Tendido boca abajo, tratando de leer un libro cuando la puerta se abrió en silencio. Su primo, que también vestía solo un bóxer, todavía estaba un poco mojado por la ducha que acababa de tomar, entro en la habitación. Se sentó al nivel de la pelvis de Florian en el borde de la cama y comenzó a acariciar descaradamente al menor en la espalda. Cuando Florian giró brevemente la cabeza y miró a su primo, esto calmó al pequeño y solo dijo, deberías simplemente disfrutar al ser penetrado.

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

Cuando los gritos de Sebastián eran demasiado fuertes, tomó rápidamente unos calcetines de Florian y se los metió en la boca. Al menos hubo un descanso. Sebastian volvió al pie de la cama, agarró las nalgas de su primo y comenzó a amasarlas suavemente. Siempre lo abría un poco más hasta que finalmente separó las mandíbulas y miró extensamente el pequeño agujero. Riendo, notó que aún era virgen, pero ciertamente no por mucho tiempo.

Florian se colocó firmemente entre sus piernas, buscó los colgantes huevos del niño, los encontró, los tomó en su mano y los apretó, amasándolos amorosamente. Por supuesto, eso dejó frío al chico y rápidamente tuvo una erección. De alguna manera, al pequeño le gustaba bastante ese tratamiento. Al menos hasta allí. De repente, Sebastián soltó los huevos de Florian, se paró frente a la cara del niño y también dejó caer su bóxer.

A la luz quedo un pene adolescente muy tieso con un buen escroto que rebotaba directamente debajo. Florian miró asombrado a ese "monstruo", de no haber tenido el calcetín en la boca, habría hecho ruido de asombro. Sebastian sonrió ante la cara de Florian. Por supuesto que había notado la mirada asombrada del chico. Sin más explicaciones, Sebastian regresó al pie de la cama, extendió las piernas de su primo más joven, separó las nalgas y escupió al chico una buena cantidad de saliva directamente sobre su agujero.

Luego, sin dudarlo, puso su gordo glande en el agujero del niño y con un pequeño grito reprimido, entró en el cuerpo del niño de una sola vez. Florian se levantó lo más que pudo, echó la cabeza hacia atrás, tratando de gritar de dolor, pero la mordaza no permitió que eso sucediera. Su primo mayor lo penetraba duro y sin piedad, una y otra vez. Entonces el momento de la salvación estaba allí, los huevos de Sebastian comenzaron a contraerse, contraerse al cuerpo y el orgasmo había llegado. Sebastian descargó todo su jugo adolescente dentro de su primo.

Florian pensó que finalmente todo había terminado. Pero no había esperado el poder de su primo. Quien repitió todo el procedimiento tres veces más. Sacó su pene del agujero dañado después del orgasmo, esperó hasta que el agujero se cerrara y violo al chico tres veces de la misma manera. Florian quería llamar a su tío, que sabía que estaba en su estudio, pero no podía hablar. Así que tuvo que soportar con lágrimas la violación de su primo, pero pensó en contarle más tarde. Justo en el momento en que Sebastian inseminó nuevamente el culo del más joven, la puerta se abrió de golpe y entró su tío.

-"¿Qué está pasando aquí?" Gritó con su poderosa voz.
-"He desvirgado al pequeño", dijo Sebastián levantándose, nada avergonzado por su desnudez.

-"Parece que estás aun viniéndote, ve a ducharte primero". dijo el tío.

Sebastian salió de la habitación y su tío se acercó a la cama a la que Florian todavía estaba atado. Le habló con calma al pequeño, insistiendo en que no lo quería de esa manera, pero no hizo ningún esfuerzo por liberarlo de las esposas.

-"Veamos qué te hizo", dijo el tío, agarrando las nalgas del pequeño y mirando el trabajo de su hijo.

El agujero del chico comenzó a cerrarse otra vez, pero aun así derramó un poco de semen de Sebastian y corría sobre su escroto hasta la sábana debajo de él, donde formó un charco.

-"Hombre te usó bastante duro", comentó su tío. "Pero tú también eres muy lindo Flo".

Luego el tío inclinó su boca hacia el agujero del chico y comenzó a chupar el semen de su hijo del agujero Florian estaba tan incómodo. Él comenzó a gemir suavemente bajo esa caricia y de inmediato se puso rígido de nuevo. El tío notó la excitación del chico, por supuesto. Si Florian hasta ese momento hubiera pensado que la dura prueba tuvo un final, ahora venía algo mejor.

El tío también se desnudó, arrodillado entre las piernas del chico, que no pudo cerrar y lo penetró, aunque por el semen no fue tan doloroso. Florian se enfureció de nuevo, el pene del tío lo penetro tan fuerte como su primo lo había hecho. Ese entró nuevamente, a la habitación, todavía desnudo. Sonrió a ambos cuando vio que su padre estaba penetrando a su primo. Sin consultar Sebastián fue a la cabeza de Florian, lo tomo del cabello para verle de nuevo su rostro. Florian jadeó, pues el calcetín entró aun más en su boca.

A una señal del tío ambos lo tomaron de los brazos, de modo que los brazos estaban atados ahora en cruz. Sebastián retiro el calcetín de la boca de Florian, el tío tomo las piernas del chico lo levantó y lo penetro en esa posición de nuevo. Sebastian, sin embargo, se paró con las piernas extendidas sobre Florian en la cama, primero dejó que su padre chupara su pene un poco, luego bajó lentamente su trasero hacia la cara de Florian. Se dio cuenta de que su primo también tenía un pequeño culo dulce, limpio y bonito, ya que en su mayoría era aún chico casi de su edad.

Sin que Florian se diera cuenta, comenzó a lamber el agujero del primo con su lengua, cada vez más profundamente, porque se abrió casi automáticamente. Cuanto más lambía Florian al primo, tanto más salvaje se retorcía, mientras le masajeaban de nuevo sus nalgas por su tío que todavía estaba ahí. En esa posición, el tío descargó dos veces seguidas sobre su pequeño sobrino. Luego, padre e hijo se arrodillaron delante de la faz del pequeño atado y el tío incluso penetro a Sebastian por su culo, para que Florian pudiera ver exactamente cómo el pene de su tío se hundía en su propio hijo, una y otra vez, hasta bien Sebastian fue inseminado en su culo.

Luego, el tío y su primo se dieron una ducha, dejando a Florian acostado en la cama aun atado. Incluso cuando cayó la noche, ninguno de ellos se preocupó por él. Sebastian pasó la noche en la cama de su padre. Florian solo lo escuchó los sonidos amortiguados a través de la delgada pared, que los dos parecían disfrutar. En ese momento, Florian tuvo la idea de chantajearlos por violarlo. A la mañana siguiente, en el desayuno, abordó el problema directamente. Exigiría una inmensa suma de dinero a su tío todos los meses, de lo contrario iría a la policía y los denunciaría a los dos.

El tío miró a su sobrino solo por muy poco tiempo, luego miró a su hijo, que estaba sentado frente a él y ahora Florian no era bueno para nada. Ambos se sonrieron el uno al otro sin decir una palabra. Después de que los tres habían terminado de comer, el tío de repente e inesperadamente alcanzó el brazo de Florian. Fue un agarre duro que lastimó mucho al adolescente. "Ven conmigo", dijo el tío solo ligeramente y tiró de Florian de su brazo directamente hacia la puerta del sótano.

Abrió la puerta y empujó a Florian, por lo que tuvo problemas para no caerse por la empinada escalera. Al llegar al sótano, Florian se sorprendió. Estaban en una gran bóveda subterránea que se había convertido en una cámara de tortura totalmente equipada. Todo tipo de dispositivos de tortura estaban ahí. Florian fue empujado más lejos a una jaula de barras de metal resistentes, que era muy baja. El tío le dio a Florian una mascarilla de cuero que solo tenía orificios para respirar y aberturas para los ojos.

La máscara estaba atada con correas de cuero a la cabeza del chico y asegurada con pequeños mechones. Entonces Florian tuvo que meterse en la jaula, que el tío cerró con llave desde afuera. Al irse, el tío apagó la luz, de modo que el adolescente estaba sentado solo en la oscuridad en su jaula. No sabía cuánto tiempo había pasado cuando de repente se encendió la luz. Deslumbrado por el brillo, notó que era Sebastian quien ahora abrió la jaula.

-"Vamos, bastardo", dijo Sebastian, casi tirando de las piernas de Florian de la jaula.

Justo cuando el tío había empujado al niño hacia atrás, Sebastian empujó al niño por las escaleras, de modo que medio cayó, medio corriendo.

-"A la sala de estar", dijo ásperamente Sebastian.

Una vez ahí, Florian notó inmediatamente el cambio. En el círculo se instalaron unas sillas, en las que se sentaban seis hombres viejos y de aspecto rudo vestidos de traje. En el medio de la rueda había una estera de goma en el piso. Florian fue forzado por el tío para colocarse justo en el medio de ellos.

-"Vamos, quítate la ropa", les gritó el tío a los chicos. "Nuestros huéspedes quieren verlos".

Frente a la orden dominante, Florian no se atrevió a contradecirlo y lentamente comenzó a quitarse la camisa. Dado que para la audiencia era un poco lento, fue presionado a que se diera prisa. Así que también se quitó los zapatos, calcetines y pantalón, dejó caer todo y se paró frente a los hombres en calzoncillo.

-"Todo" el tío se regocijó ordenando.

A regañadientes, Florian obedeció y se quitó su bóxer. Si no hubiera tenido puesta la máscara de cuero, habrían visto lo rojo que se había vuelto de la vergüenza. Desnudo, con las manos colgando de los muslos, ahora se quedó allí y dejó que los hombres lo miraran. No dejó de notar que estaban empezando a babear.

-"Date la vuelta, encárate, muéstranos tu ano" le ordenó su tío y Florian obedeció de nuevo.

No le quedaba nada de valor. Mostro su culo dulce de niño en la dirección de los hombres, se inclinó hacia adelante y separó sus nalgas con sus manos. Algunos de los hombres soltaron un gemido. Un suave "bravo" vino de otro hombre. Cuando Florian quiso enderezarse de nuevo, su tío le dijo que tendría que ponerse en cuatro patas, en el medio de la estera de goma. Fue muy embarazoso, el adolescente de 14 años, tuvo que mostrarse desnudo a los extraños.

Así que se arrodilló sobre la estera y supo que había hombres que lo miraban como un trozo de carne. Después de un momento de silencio, escuchó al tío preguntar a los asistentes que estaban dispuestos a pagar. Las ofertas se volcaron. Comenzó con una oferta de 1000 euros y Florian escuchó a los hombres empujando la oferta. La última oferta fue de 100.000 euros. Arrodillándose y con la cara con una máscara de cuero, Florian no sabía de qué se trataba. Escuchó esas inmensas cantidades de dinero para él y se preguntó porque esos hombres querían pagarle tanto dinero a su tío.

Entonces lo sintió. Uno de los hombres se arrodilló detrás de los muchachos, extendió sus nalgas con sus manos y Florian sintió una lengua húmeda en su agujero. Fue genial. Empezó a disfrutarlo, olvidándose de la situación en la que se encontraba, olvidando que había otros hombres, incluidos su tío y su primo. Simplemente disfrutó de la manera en que esta lengua manipulaba su agujero y literalmente estaba lambiéndolo.

El pequeño ano del adolescente comenzó a moverse, abrirse y cerrarse casi automáticamente. Luego escuchó un cierre de cremallera, supo en el mismo momento que inmediatamente sentiría el dolor ya conocido. Apenas lo había pensado, cuando ya sentía el pene del hombre sobre su ano. Sin piedad, el hombre lo penetró. Literalmente desgarro su esfínter aún apretado. Florian escuchó a los otros hombres aplaudir. Se sentía tan explotado y patético, lo cual era. El hombre detrás de él ahora lo penetraba duro y persistentemente su apretado como pequeño agujero. Florian lo sintió como una eternidad, hasta que sintió que el hombre arrojaba todo su jugo dentro de él.

Lentamente, muy lentamente, el hombre sacó su pene ya flácido del culo del chico. Florian solo pensó que habría sido todo y que lo dejarían descansar. Imagínese, cuando se dio cuenta de inmediato que no era así. Tan pronto como su violador sacó su pene, Florian ya sintió el siguiente patán que lo penetraba. Ahora sabía lo que iba a pasar. Todos estos hombres lo penetrarían, uno después del otro. Así es como sucedió. El que tuvo la oferta más alta fue el primero, luego fue uno por uno. Cada uno de los hombres lo penetraron sin ninguna consideración.

Florian fue inseminado por seis hombres en fila. Después de que todos los visitantes se habían inmortalizado en su mente, su primo Sebastián se arrodilló detrás del niño. Él agarró brutalmente las dos nalgas y las separó lo más posible. Girando ligeramente su cuerpo hacia un lado, ahora le mostró a su tío el agujero aún dilatado, del cual goteaba lentamente el semen de los seis hombres. Muy lentamente, el semen corrió por los huevos del adolescente, goteando sobre la estera de goma debajo de él. Luego Sebastián lo soltó. Se desplomó exhausto sin hacer ruido y se quedó boca abajo con las piernas abiertas.

Era una vista hermosa, ese cuerpo de jovencito desnudo sobre la estera de goma. Los invitados, pero también el tío y también Sebastian otra vez tenían cada uno una erección debajo de sus pantalones, como era claramente visible. Ahora el tío tomó la iniciativa. Se acercó a su sobrino desde atrás, lo agarró por las mandíbulas, echó la cabeza hacia atrás y envolvió su cuello con sus brazos. Luego se inclinó sobre el culo del chico, que todavía estaba cansado y lamió con deleite el semen goteante de su ano.

Florian se reavivó instantáneamente por ese trato inusualmente amable de su tío, como era fácil de ver. Su pene joven creció, el prepucio se retiró y desnudó el delicioso glande ligeramente mojado del niño. Cuando el pene de Florian había crecido a su tamaño completo, el tío levantó al niño de sus brazos y lo puso de pie.

-"Bueno, señores, ¿lo prometido es deuda?", Preguntó al círculo de los presentes.

Todos aplaudieron. Miraban boquiabiertos al joven de arriba abajo. Encantados con el pene del chico que se mantenía inclinado lejos del vientre, que ahora comenzaba a gotear ligeramente, aunque ese tipo de actuación era extremadamente embarazoso. Dirigiéndose al hombre que le ofreció los 100.000 euros de Florian, el tío solo dijo.

-"Ahora es tuyo, haz lo que creas necesario con él".

Tan pronto como el tío hablo, el aludido se levantó de su silla. Se acercó a Florian, que todavía estaba en el medio sin ninguna emoción, agarró una correa de perro de una mesa cercana y la sujetó al cuello del chico. Luego lo jaló de la correa, llevándolo sin decir una palabra, hacia la puerta del sótano. Abrió la puerta del sótano y de nuevo llevaron a Florian, pero esta vez un poco más suave que antes. Al llegar a la habitación del sótano, el hombre le dijo al niño que debía enfrentarse a la Cruz de San Andrés.

Él sujetó al adolescente con las restricciones de manos y pies a la cruz. Para que él no pudiera moverse más. Así que quedo de pie, con las piernas separadas, desnudo atado a esa cruz, con las manos en el aire.

Los otros hombres, así como el tío y el primo, mientras tanto, ingresaron a la bóveda del sótano. Habían traído sus sillas desde arriba y se sentaron contra la cruz en una fila contra la pared como espectadores.

El hombre que había comprado a Florian ahora se desvistió lentamente su traje, luego su ropa interior, lo juntó todo prolijamente y lo colocó en una esquina.

Completamente desnudo, el hombre se paró frente a Florian y le pasó la lengua por los labios. Él sonrió ampliamente al chico. Luego se dirigió a la pared, donde colgaban varios "juguetes", agarró el látigo y lo extendió. Sin previo aviso, azotó al colgante Florian en la cruz. Comenzó a azotar el cuerpo del adolescente. En el pecho, los muslos y parte también en los genitales. Después de 50 golpes en el cuerpo, el hombre finalmente se detuvo. Florian solo pudo gritar reprimidamente durante la tortura, ya que todavía tenía puesta la máscara de cuero.

Los espectadores sentados en sus sillas habían recibido una pringas de grasa en el pantalón durante el castigo. Completamente exhausto y sangrando fácilmente por algunos verdugones, Florian ahora colgaba más de la cruz que antes. El hombre lentamente enrolló el látigo otra vez, se acercó a la pared donde lo había tomado y cuidadosamente lo colocó en su lugar. Ahora fue al otro lado de la bóveda del sótano, donde se encontraba una mesa de acero inoxidable con algunas herramientas. Agarró una fina tira de cuero y un bisturí, se acercó a Florian otra vez.

De pie para que los espectadores pudieran verlo todo, agarró el pequeño escroto del chico y le ató los huevos con la tira de cuero. En esa situación, quedo colgando al adolescente, cuando el hombre sentó con los otros espectadores y comenzó una conversación con el tío sobre lo próximo a proceder. Durante aproximadamente un cuarto de hora dejó que el chico colgara con los huevos atados. Lentamente se fueron tornando a un azul oscuro debido a la falta de flujo sanguíneo.

Luego recogió el bisturí de nuevo, que tenía acostado en su regazo durante la conversación, y fue a la cruz donde estaba Florian. De nuevo, se colocó para que la audiencia pudiera ver sin obstáculos. Con su mano izquierda, alcanzó su escroto. Con la derecha, ahora llevó el bisturí al escroto, hizo una ligera presión y la afilada hoja abrió la bolsa de piel. Lentamente, realmente lo disfruto, ahora cortó el saco del chico por la costura.

Luego, presionó ligeramente sus huevos y éstas brotaron de la bolsa abierta, colgando de los conductos seminales para quedar entre las piernas del adolescente. La audiencia aplaudió. Mientras tanto, también habían dado rienda suelta a sus rígidas erecciones, que se mantenían de pie entre las piernas de la audiencia.

-"Córtale los huevos" exigió el tío. 

En su glande ya se formaba una primera gota de líquido pre seminal. Siguiendo la petición, el hombre tomó un cascanueces comercial de la mesita. Conectó el huevo izquierdo del chico, apretando. Florian se puso de pie con los grilletes lo mejor que pudo, se escuchó un grito reprimido. A través de las rendijas de los ojos se podían ver las lágrimas rodando. Luego un suave crujido y el huevo salpicó la bóveda del sótano.

Hubo un rugiente aplauso de los espectadores. Inmediatamente después, el mismo procedimiento con el segundo huevo. Abrazadera, empuje, explosión. Florian ahora era impotente en sus grilletes, el adolescente no había experimentado la explosión del segundo huevo pues estaba conscientemente. Con muchas sales aromáticas y un cubo de agua fría, Sebastian hizo que su primo recuperara la conciencia.

Ahora fue especialmente difícil para el pequeño. El hombre sacó un gran cuchillo de carnicero de la mesa, lo calentó con un soplete hasta que estuvo al rojo vivo. Dio un paso de nuevo al lado de Florian, agarró su pene y tiró de él hacia adelante. Entonces otra vez un grito reprimido a través de la máscara de cuero. El hombre corto el pene de Florian sin miramientos. Los espectadores rugieron, sus penes se alzaron con fuerza en el aire.

Una vez más, Florian cayó en una inconsciencia redentora y Sebastian lo recuperó. Florian fue liberado de los grilletes, pero inmediatamente fue colocado sobre una mesa, boca abajo. El culo del chico estaba en el borde de la mesa. Uno por uno, todos los presentes lo volvieron a penetrar. De todas las maneras lo embistieron, uno por uno, sus duros penes entraron en el apretado ano hasta que todos se vinieron en él.

Como último fue Sebastian a quien se le permitió penetrar a su primo más joven. Lo disfrutó visiblemente, metiendo su duro pene en el inseminado ano del adolescente. En el momento en que Sebastian comenzó a correrse en su primo, agarró el cuchillo de carnicero, con el que le había cortado su pene. Sebastian agarró a Florian por detrás del cabello, echó la cabeza hacia atrás y le cortó su cuello, todavía con su pene en su culo, sin ceremonia alguna.

-"Así terminan los muchachos que nos quieren chantajear", dijo terso el tío.

Mientras su sobrino moría desangrado, degollado sobre aquella mesa.



Historia Original Aquí.






Autor: Jackoberlin       Traductor: DarkSoul

TORTURA, SECUESTRO, DESVIRGUE Y CORTE

Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar ......


TORTURA, SECUESTRO, DESVIRGUE Y CORTE.
Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar .

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [VIRGEN] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & Darksoul




Empujaba despacio, su ano se defendía con avidez, volvió a intentarlo, no consiguió nada. El cuerpo de Alan se tensaba con cada embestida, la falta de humedad en aquella cavidad iba a costarle caro. Por su parte, su desvirgador le separaba lo más que podía las nalgas, él emitía gemidos preocupantes, no había placer en ellos, era dolor lo que transmitían. Mojó sus dedos con la lengua y fue hacia su ano rápidamente,

Siguió con su tarea, separó más sus piernas, tomó con su mano derecha su pene e intentó meterlo con fuerza, su ano por fin cedió, él soltó un quejido seco y su violador siguió entrando; mientras más rápido sucediera, más rápido terminaría todo. Después de unas suaves embestidas lo consiguió, entró por completo, era momento de embestirlo con dureza, pero él temblaba y no podía dañarlo más, ya había sido suficiente.        

—“Alan, ahora tus clientes no serán solo mujeres, olvida las consideraciones que te tenía”. Dijo su Amo cuando el pene se retiró de su recién desvirgado ano.

Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, Alan sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar.

Era el amante del jefe, sin embargo, disfrutaba la compañía de hombres y mujeres. A Alan le gustaba mucho, tenía ojos verdes y un largo cabello cobrizo, nunca se atrevió a dirigirle una mirada directa, realmente le atemorizaba su presencia en el burdel. Cuando entró en la habitación Alan se incorporó y se hincó junto a la cama, no se aventuró a mirar su rostro después de lo que había pasado entre los dos.           

Virtz entró con dos de los hombres que cuidaban la puerta del burdel por la noche, eran altos y fornidos; los dos se sentaron en un sillón situado frente a la cama, Virtz se quedó en medio de la habitación.     

—“Alan sal de la cama y Marco, quítate toda la ropa, acomódate boca arriba en la cama, Braulio va a amarrarlo”. Ordenó con su habitual calma Virtz.

Así sucedió, el orangután lo amarró con fuerza a los barrotes de la cama y desde ahí pudo ver cómo ataban a Alan de las manos para colgarlo en una estructura de metal a un costado del lecho. Virtz tomó una fusta de la mesita de centro y se acercó a él.

—“Nota que no te até los pies, debes portarte bien o sufrirá las consecuencias ¿lo entiendes?”  Dijo Virtz

Alan asintió despacio mirando a los hombres. Virtz tomó su miembro erecto, lo levantó con firmeza y dejando al descubierto sus testículos comenzó a golpearlos con la fusta. El ardor era insoportable, cada vez azotaba con mayor ímpetu, sin embargo, no era tanto la dolencia lo que le molestaba; el problema era que lo estuvieran mirando.     

Luego de un rato dejó de castigarle los testículos para continuar con el resto del cuerpo, flageló sus pies, piernas, muslos, brazos y abdomen, ahí hizo una pausa, colocó la fusta en la cama y se acercó a su rostro, lambió su cuello, Alan pudo sentir su largo cabello picarle la cara, su lengua era cálida y experta, recorrió su clavícula hacia el pecho, ahí empezó a succionar su tetilla izquierda, sentía placer a pesar de que el cuerpo entero le escocía. Como era de esperarse sus tetillas se endurecieron, erectos como estaban les colocó una especie de pinza metálica, al sentir la primera, sus piernas perdieron el control y dieron un empujón a Virtz, él se incorporó y dio un golpe a Alan con la fusta en el muslo derecho.

La otra pinza en su tetilla termino por arquearle la espalda sin consentirlo y Virtz asestó un golpe con la fusta en el miembro de Alan. Quien intento quedarse quieto, incluso cuando pasó una especie de garra metálica por su piel ya castigada por la fusta, y a pesar del dolor siguió impasible con tal de evitar más daño. Luego de un rato Virtz se apartó de la cama, fue hacia la oscuridad y no dude en echar un vistazo a Alan quien miraba hacia el infinito, parecía que el hecho no lo inmutaba. Virtz tardó un rato en volver, yo quería compartir un poco de intimidad con Alan, decirle algo, tal vez un “lo siento” por esos golpes no le era posible.       

Virtz regresó antes de que pudiera articular palabra, traía consigo una caja de toques, ésta tenía dos barras extensibles, las alargó a su cuerpo y comenzó a propinar descargas sobre las pinzas que tenía en las tetillas, sus piernas querían derribarlo, pero sabía que aquello traería serias consecuencias, así que solo atinó a enterrar los pies en la cama y apretar los dientes hasta que le fue imposible. Abandonó el castigo, le quitó las pinzas y se dirigió a su miembro nuevamente, lo levantó y golpeó sus testículos con una de las barras, sus piernas automáticamente lo derribaron de la cama, cuando Alan percibió su error ya era tarde. Virtz se incorporó normalmente, ni siquiera se enfadó, al contrario, tenía una sonrisa que le preocupó aún más.  

—“Lo que sigue es culpa tuya”. Le dijo Virtz mientras masturbaba el miembro de Alan violentamente.

Aunque éste tardó un poco en responder, finalmente se erecto, así como estaba, Virtz lo sujetó con fuerza y colocó una de las extensiones de la maquina en el glande; Alan se retorció en el aire, él los enredó para no provocarse problemas. Soltó algunos gritos ahogados y sus facciones se descompusieron completamente. Soltó algunos improperios, lo insultó de mil formas posibles y él sin molestarse le dijo:           

—“Tus palabras repercutirán en tu cuerpo”. Dijo Virtz.

Ya era tarde, seguramente Alan estaba deseando haber mantenido la boca cerrada. Pero pese a llevar ya seis meses secuestrado aún era algo rebelde no habiendo aprendido a callar.    

—“Haré lo que me pidas, sé que lo he hecho mal, pero no me hagas daño”. Dijo Alan despacio y con un tono amable.       

—“Lo sé, es tu culpa y pagarás más por ello, cada cicatriz y consecuencia, será culpa tuya, ¿aunque no sé si lo te hare se podrá curar fácilmente? Dijo Virtz.

Y sigue hablando, el castigo irá en aumento en proporción a tus palabras. Alan Calló entendiendo que no había nada que pudiera hacer y siguió expectante ante una oportunidad. Virtz abandonó los tormentos un tiempo considerable, se alejó hacia una mesa que estaba en el fondo y trajo un látigo, se colocó a un lado de Alan y comenzó a flagelarlo, él por su parte mordía su labio inferior cerrando los ojos y aferrando sus manos a las ataduras. Contó once azotes y cada uno causaba una herida profunda. Quería volver a rogar, pero tenía miedo de agregar más sufrimiento a su persona.

Virtz fue a la mesa nuevamente, dejó el látigo, tomó una navaja y observó la reacción de Alan con una sonrisa burlona.

—“Me gustas Alan, sabes que puedo disponer de quien me guste. El Jefe me lo permite, pero tú estabas en la lista Premium ¿Qué dices, te entregas?” dijo Virtz.

-“Sí”. Contesto a toda prisa Alan sin pensar.

No quería que utilizara la navaja en su cuerpo perfecto. Virtz se acercó hacia él con el arma en la mano, cortó las ataduras y se colocó encima de él. Lo besó en la boca, introdujo su lengua y dejó que su cuerpo sintiera su miembro erecto. Acercó su boca a mi oído y en un susurro le dijo

-“Quiero comprobar tu francés”. Dijo Virtz.

Acto seguido se recostó en la cama, desabrochó su pantalón y puso sus manos bajo su nuca diciéndole a Alan “adelante”.  

Intentó entrar en medio de sus piernas, pero su intención era otra.

—“Quiero que me hagas la felación con el culo en alto, quiero que los chicos tengan una fantástica vista desde su posición”. Ordeno Virtz.

Entonces Alan se colocó en cuatro patas y comenzó la felación despacio, primero con lametones recorría el pene de Virtz, justo después siguió con los testículos, posteriormente se tragó su miembro entero, lo sacaba y metía en mi boca rápidamente, esperando que sus movimientos le gustaran y lo distrajeran de sus intenciones.      

—“Basta”. Dijo Virtz al tiempo que alárgama su mano hacia las nalgas de Alan y las golpeaba.

Sin retirar la mano se las acarició y buscó con su dedo índice la entrada de mi ano, sin miramientos introdujo su dedo, lo introducía y separaba sus piernas acariciando sus testículos. Se apartó un momento y regresó con un consolador, lo introdujo en su ano y comenzó a moverlo con rapidez, luego lo dejó dentro y retrocedió nuevamente. Era un objeto extraño, el grosor no era demasiado, sin embargo, era bastante largo, tanto que una parte considerable se quedó fuera entre las nalgas de Alan.

—“Esto sucede por tu culpa Alan”. Dijo Virtz quien aún no terminaba la frase cuando Alan sintió una gran punzada.

El consolador era de metal, lo sabía porque estaba muy frío, pero lo confirmó cuando alargo las dos extensiones de la caja de toques al objeto y Alan sintió cómo le partía en dos sus entrañas. Dos lágrimas recorrieron el rostro de Alan aquello no lo esperaba. Tan rápido como comenzó Virtz retiró la electricidad y su cuerpo se tambaleó un rato. Alan, es mi turno de probar ese culo casi virgen. Ven aquí, voy a hacer que disfrutes una vez más, disfruta todo el tiempo que desees y recuerden que será tu última vez como un hombre intacto, para mañana serás un eunuco y nunca volverás a correrte. 

Virtz se quedó en la cama Alan se aproximó. Los dos se miraron cómo quien ve a su verdugo los otros hombres se sentaron en el sillón expectantes. Ante la amenaza de su torturador Alan no vaciló en llevar su mano a pene, pero éste se encogió e hizo una mueca de dolor.

-“Por favor permite que mi última noche intente gozar todo lo que pueda Virtz”. Suplico Alan.

Luego de eso puso una mano sobre su pecho e hizo que Virtz se recostara en la cama, se inclinó para hacerle una felación y Virtz se abandonó al placer. La lengua de Alan recorrió cada centímetro de su pene y testículos, quería acabar en su boca, pero Virtz se acordó que no podía soltar su semen hasta que él lo permitiera, entonces Alan le susurró al oído.

—“Poséeme, prepárame para lo que sigue”. Dijo Alan con voz quebradiza.

Alan se puso en cuatro nuevamente sobre la cama, pero Virtz tenía pensado algo mejor e hizo que se acostara boca abajo, sin darse cuenta del daño que le causaba su propio peso sobre su lastimado pene, sin embargo, luego de un momento pudo mantenerse en esa posición sin moverse; Virtz aprovechó para darle un beso negro, hundiendo su lengua en su ano y subir por su espalda, volví a descender y lubricar el lugar de la mejor manera posible.       

Esta vez no tuve que empujar mucho para meter su pene en su ano, la punta entró fácil; al escuchar sus gemidos entrecortados la excitación de Virtz llegó al tope, quería embestirlo con fuerza y saciar su hambre, porque sabía que Alan debía estar experimentando dolor. Lo que hizo fue acercarme a su oído, para preguntarle si el ritmo estaba bien, entonces Alan solo asintió con la cabeza. El miembro de Virtz entraba y salía de sus entrañas más rápido, Alan arqueó la espalda y gimió más alto, entonces Virtz intervino.

—“Córrete, para ti esto es todo”. Para Alan fue como una orden.

Unos segundos después, realmente quería aprovechar ese último momento por lo que se vino cuando sintió como el semen de Virtz inundó su cavidad, en gran cantidad, quedando tumbando sobre la cama respirando agitadamente no fue durante mucho tiempo, pues Braulio fue hacia él para amarrar literalmente, sus muñecas a los barrotes de la cama Virtz fue de nuevo hacia la oscuridad para regresar a donde estaba Alan ya bien amarrado.

Alan suplico sin efecto de pronto se escucharon gritos, la tensión iba en aumento, Virtz le introdujo una barra electrificada por el ojo de su glande para penetrarlo de nuevo para poseerlo a su antojo. Virtz lo miro a los ojos, él estaba derrotado desnudo boca abajo sobre la cama expulsando semen de su ano aun latiendo buscando cerrarse.          

De pronto Alan sintió de nuevo un primer latigazo impactando su pierna izquierda y parte del muslo, el segundo le dio en sus nalgas, otro más fue a parar en su espalda, sin embargo, los latigazos se aplicaron con cuido, porque la barra electrificada castigaba mejor, sus nalgas, espalda, hombros, pies, pantorrillas, piernas; parecía meterse en todas partes. No quería que Alan perdiera el conocimiento y terminara sin saber cómo fue castrado.

Fue entonces cuando Virtz tomo de nuevo la afilada navaja y de un rápido movimiento le abrió la blanca piel del escroto de Alan, la sangre broto de inmediato mientras Alan aterrado por aquello solo comenzó a gritar sin parar.            

—“NO… ALTO… NO POR FAVOR… HARE LO QUE SEA…” Alan suplicaba Gritando presa del pánico.

Virtz sin embargo no tardo en extraer sus sangrentes testículos de su bolso de piel, los tomo con una de sus manos, jalando y tensando los cables que los unían aun al cuerpo de Alan, quien continuaba suplicando mientras lloraba, Virtz coloco la afilada navaja debajo de los tensos cables y de un rápido movimiento los corto convirtiendo a Alan en un eunuco para el resto de sus días.

Alan se despertó en una celda pequeña, en aislamiento, esos cuartos eran los más costosos y eso era porque quien los alquilaba podría hacer lo que quisiera en su interior lo que gustara, mutilaciones, golpes, torturas interminables… lo que quieran, en este lugar se olvidaba a quien era puesto, hasta que algún cliente salía insatisfecho diciendo que el personal estaba muerto y quiere la devolución de su dinero.

Aún no llegaba la noche, Alan lo sabía porque la luz que entraba por debajo de la puerta era brillante, pero pudo ver con terror cómo esa luz se iba extinguiendo, esperaba que su primer cliente se compadeciera de sus heridas y no fuese muy cruel.

Para su terror cuando la puerta se abrió fue Virtz al que sus ojos vieron entrar, por unos segundos hubo un tenso silencio y luego él le dijo.


-“Estas listo para tu nueva vida como un esclavo eunuco hasta tu muerte”.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

APLAZADO

Una vez que se planteó la cuestión no fue tan fácil. Chris y Shawn habían estado esperando durante semanas para que los padres de Chris salieran de la ciudad para una planeada escapada. Solo unos días antes, Shawn había planteado su deseo a Chris......


APLAZADO
Una vez que se planteó la cuestión no fue tan fácil. Chris y Shawn habían estado esperando durante semanas para que los padres de Chris salieran de la ciudad para una planeada escapada. Solo unos días antes, Shawn había planteado su deseo a Chris.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SADO] [CANIBALISMO]


Categoria: Adolescente      Autor: Mr. Nip




Una vez que se planteó la cuestión no fue tan fácil. Chris y Shawn habían estado esperando durante semanas para que los padres de Chris salieran de la ciudad para una planeada escapada. Solo unos días antes, Shawn había planteado su deseo a Chris,

-"En la noche que sus padres se fueran de la ciudad, deseo que me corten el pene y huevos".

-"Sí", Chris dijo, pensando acerca de lo primero, pero después de llegar a una decisión completa. "Definitivamente te voy a anular".

Los dos adolescentes habían sido amigos durante casi ocho meses y a ambos les gustaba el mismo tipo de música. Se vestían más o menos de la misma forma y ambos les gustaba emborracharse juntos. En una noche en casa de Chris hace tres meses cuando se emborracha con la bebida que la hermana de Shawn les había comprado, Shawn le dio un beso a Chris en los labios y los dos de ellos comenzaron a besarse con pasión. Minutos después Chris estaba recibiendo caricias en su pene por parte de Shawn y no solo eso también se lo chupaba. Cuando Chris disparó su carga por toda la cara de Shawn y el chico más joven lamió el semen de su piel como si fuera un helado, Chris se dio cuenta de que aquello era muy bueno.

La siguiente noche, Shawn se la chupo a Chris de nuevo, pero esta vez asumió la posición como el chico pasivo y pronto Chris estaba empujando su pene lubricado en el culo deseoso de Shawn, y lo penetro tan duro como pudo. A Shawn le gustaba que fuera duro, que quería el pene de Chris tan profundo de él como fuese posible, y lo estaba consiguiendo. Se hizo pasar por una chica y se quejó con la voz de una chica cada vez que Chris lo penetraba por su culo. La próxima semana Shawn apareció usando pantimedias de su hermana debajo de su pantalón de mezclilla con un agujero en su hendidura hasta la parte trasera. Se puso el lápiz labial rojo y delineador de ojos, que a Chris le gusta porque el cuerpo de Shawn era pálido y pequeña como el de una pequeña niña.

A Chris le gustaba dar a la intemperie y a Shawn le gusta recibir de esa manera. Un sueño que tenían, Chris Shawn era ser esposados ​​al techo de su armario y que le colocaran ligas de goma alrededor del escroto de Shawn. Cuando su escroto se puso morado, Chris encendió un cigarrillo y le quemó su escroto por todas partes. Shawn acabo enseguida de manera abundante por lo mucho que aquello lo dejo excitado. Le pidió a Chris que le torturara su pene, así que Chris tomó agujas y las empujó a través de la cabeza del pene de Shawn. Cuando llegó a 10 agujas, Chris fue al cobertizo y fue a buscar unos dos clavos de 2 x 4 y un martillo. Cuando Shawn vio lo que Chris iba a hacer, comentó.

"Espera, eso es demasiado", dijo. Pero Chris se quitó la ropa interior, revelando sus ocho pulgadas de erección que se balanceaba adelante y atrás mientras recogía una mesa lo suficientemente alta como para descansar los huevos de Shawn adecuadamente. Chris metió su ropa interior en la boca de Shawn y lentamente, utilizando el martillo, para golpear el clavo en la superficie del testículo derecho de Shawn. 

Shawn lloró con la ropa interior en la boca cuando Chris enterrado rápidamente el clavo en la madera, y luego se puso a embestir un clavo a través de su otro testículo. Cuando terminó, Shawn sentía como un insecto clavado en la mesa. Su dolor pronto se calmó con las endorfinas, tonándose en un latido sordo. Chris le quito la mordaza y Shawn tuvo la oportunidad de mirar hacia abajo a sus órganos dañados.

-"¿Qué piensas?" Chris sonrió admirando su trabajo práctico. Había clavado los huevos de Shawn a través de la madera y en la tabla, haciendo de él una parte del mobiliario.

Shawn se dio cuenta de sus huevos estaban ahora dañados sin posibilidad de reparación. A partir de ese momento serían inútiles. Que nunca podría tener hijos, probablemente. Pero no sentía decepción alguna, en vez se sintió liberado, y pronto se preguntó de qué otra manera podría servir a las fantasías de Chris. Esa noche, después de quitar los clavos de sus huevos, Shawn recompenso a Chris penetrándolo por el culo sin lubricante muy duro para mostrar cómo el culo de Shawn lubricado naturalmente en sí mismo era más ardiente que antes. Después de que dejaron de usar lubricante para ser penetrado Shawn tuvo que soportar el dolor cada vez que empezaban.

Fue idea de Shawn tener su pene y testículos cortados. Él sabía que el pensamiento excitaría a Chris tanto como a él lo excitaba. Le dijo en la escuela al día siguiente. Estaba previsto para el fin de semana cuando los padres de Chris iban a estar fuera de la ciudad.

Los dos se pusieron a conseguir los suministros necesarios, puesta en escena viajes falsos al médico para robar anestesia cuando el médico salía de la habitación. Simulaban estar interesados en la clase de biología para que pudieran robar escalpelos. Uno de ellos fingió un viaje a la enfermera para robar una gasa cuando la enfermera estaba de espaldas. Finalmente compraron una botella para celebrar cuando se hubiese consumado todo.

Cuando los padres se fueron los dos adolescentes con videos alquilados y comida en la nevera. Agitaron un adiós al coche cuando salió de la calzada, y luego los dos corrieron a la habitación de Chris. Ambos se quitaron toda su ropa. Ambos tenían erecciones e inmediatamente empezó a chupar Shawn a Chris. Después de que Chris había disparado su carga en la garganta de Shawn, Chris se puso lentamente la ropa de nuevo. Shawn recostado desnudo, jugando con su culo cuando Chris preparo todas las herramientas y coloco una lámina de plástico en el suelo para evitar que nada de sangre manchara la alfombra de sus padres. Luego tomo una silla de metal plegable que coloco sobre el plástico. 

-"Toma asiento". Le dijo a Shawn.

Shawn hizo lo que le dijo. Estaba sonriendo. No podía creer lo que estaba sucediendo realmente y que estaba muy contento de que fuese hecho por él. Ambos habían hecho suficiente investigación en Internet y que sabía que no iba a ser un procedimiento perfecto, pero que iban a hacerlo de todos modos. Pusieron un poco de lubricante en el extremo de una vieja antenas de televisión de orejas de conejo, Chris trabajó la sonda de metal fino por la uretra de Shawn. El metal frío dentro de su uretra se sentía extraño y a Shawn le produjo una erección. Sus pezones se endurecieron y el asiento de la silla se humedeció. 

Chris entonces lleno una jeringa pequeña con anestesia e inyecta pequeñas cantidades por todas partes en las partes íntimas de Shawn, en su pene, alrededor de él, incluso en sus huevos, que todavía estaban magullados con agujeros rojos en ellos desde la semana anterior. Muy pronto Shawn apenas podía sentir su pene y testículos, pero hubo una clara sensación de presión cuando Chris agarró uno de sus huevos heridos y lo apretó. 

-"¿Puedes sentir eso?" Pregunto Chris.

Shawn hizo una mueca,

-"Un poco". Respondió.
-"Está bien pronto ya no sentirás nada. ¿Estás listo?" preguntó Chris.
-"Hazlo. Corta mi pene primero". Le respondió Shawn.

Chris tomó el bisturí y lo enterró en la carne en la base del pene de Shawn y cortó lentamente en el aserrado con movimientos alrededor de la circunferencia de la barra de metal que sobresalía en su uretra. Shawn respiró con fuerza. Se estaba excitando al ver a su pene ser eliminado. Después de esto, se habrá ido para siempre.

Chris corto todo el camino alrededor de la base del pene de Shawn y cortó todo el tejido que conectaba su pene hasta llegar al metal. Cuando lo corto por completo, deslizó el pene hacia arriba y fuera del poste de metal, y la puso suave y sangrando en una de los platos blancos para la cena de su madre. Él agarró un manojo de gasa para detener la hemorragia y le dijo a Shawn que sostuviera la gasa alrededor de la base añadiendo presión a la herida.

-"¿Cómo vas hasta el momento?" Chris le preguntó.
-"Bien". Shawn sonrió. 

Se besaron cariñosamente en los labios. Shawn se dio cuenta del sacrificio que estaba haciendo Chris aunque estaba muy excitado. Pero luego de nuevo a continuo. Con el pene de Shawn ido, el escroto era lo siguiente. Chris trabajó su camino bajo el escroto con el bisturí en forma de media luna hasta que fue capaz de levantar el colgajo cortado de la piel y, finalmente, lo separo del cuerpo de Shawn con unos cuantos cortes más de la maquinilla de afeitar. Chris levantó el escroto cortado y golpeó a Shawn en la cara con él en broma. Todavía estaba caliente.

-"Esto va al triturador de basura". Bromeó.

Shawn rió con sus testículos sueltos y colgando cerca de su culo. Chris tomó una tijera y cortó las cuerdas, sosteniendo cada testículo y maravillándose con los agujeros de los clavos todavía en ellos. Chris a continuación, coloco la uretra de Shawn un poco más bajo antes de que él sacara la antena, de modo que, para el resto de su vida, Shawn tendría que orinar sentado.

Luego ató los cordones y los empujó hacia atrás en el cuerpo de Shawn, recogiendo rápidamente la aguja y el hilo para suturar la herida de Shawn hasta cerrarla. Chris luego se lavó y envolvió la herida en una gasa. Se fue a su mochila, donde sacó pastillas para el dolor que había comprado con el concesionario de drogas en la escuela y los antiinflamatorios que había robado de la oficina del doctor. 

-"Tome éstos regularmente", dijo.

Shawn fue a lavarse y tomar las píldoras cuando bajo con el alcohol Chris se lo arrebató. 

-"Tomándose esas pastillas en seco. Nosotros no quiero que te orines con heridas recientes por el momento". Con eso tomó varios tragos del alcohol.

Esa noche Chris cocino los testículos de Shawn con salsa de hongos y luego de asar su pene lo coloco sobre una cama de verduras. Hizo que Shawn permaneciera desnudo, acurrucado a sus pies mientras él instaló una mesa para uno en el comedor de sus padres. He hizo que Shawn llevara un collar de perro con correa y lo ato a la pata de la mesa para que no pudiera llegar muy lejos. Cuando se movía, tenía que hacerlo sobre sus manos y rodillas.

Como Chris termino de comerse su pene y testículos de Shawn, le dio de comer unos trozos a Shawn debajo de la mesa. Shawn fingió ser un perro esta noche con satisfacción. Estaba feliz por los escasos restos de su pene y testículos que Chris le dio para la cena. Él sabía que después de todo, el papel que jugaba había terminado, irían a la cama donde Chris sería penetrado por el culo duro de nuevo, y Shawn sería su perra agradecida. Y después de que Chris se vino en su culo su respiración se fue ralentizado, hasta quedarse dormido en los brazos del otro, como permanecerían por el resto de sus vidas. 



Historia Original Aquí.





Autor: Mr. Nip       Traductor: DarkSoul

CIELO E INFIERNO

La joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda......


CIELO E INFIERNO
La joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SOBRENATURAL] [SADO] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [CBT] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Lilith





-“¡Hazlo más suave! ¡Con más delicadeza!” -Ordenó de mal humor Akasha, al hombre que de rodillas ante el diván donde ella se encontraba se esmeraba en besarle los dedos de los pies.
-“¡No olvides que yo soy una Arcángel!” 

Y vaya si lo era, la joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda, su voluptuoso cuerpo estaba recostado a lo largo del diván tapizado de terciopelo rojo.

El hombre sostenía entre sus manos, por el tobillo, uno de los hermosos pies descalzos, su lengua recorría la planta del pie, lamiéndola y masajeándola con extrema adoración. El sumiso estaba desnudo por completo, su miembro desplegaba una erección total, como a punto de estallar, un hilo de líquido pre seminal iba desde el agujero de su glande hasta el piso de mármol, de cuadros blancos y negros. La estancia era un lujoso estudio, con paredes de piedra, y columnas que subían hasta unirse en cruceros, las ventanas ojivales daban paso a la luz a través de sus vitrales multicolores en los cuales el artista había recreado escenas fantásticas de la rebelión de los Ángeles en el cielo.

El hombre deslizó su mano por la pantorrilla de la joven, la piel cremosa y sonrosada, era como el más fino alabastro, inmaculada sin ninguna imperfección, era suave, tersa al tacto, era como tocar el paraíso, un ligero bronceado le daba un tono de oro.

La lengüeta de la fusta golpeó con furia el dorso de la mano del hombre.

-“¡Retira tu asquerosa mano, esclavo!” Sentenció Akasha, haciendo énfasis en la palabra esclavo.
-“¡Sabes que tienes prohibido tocar mi divino cuerpo, tu asquerosa lengua y tus sucias manos solo pueden tocar mis pies, por debajo de mis tobillos”.

-“¡Perdón, Diosa!” Se disculpó el esclavo.
-“¡No! ¡No voy a perdonarte! ¡Esta noche recibirás tu castigo!”

El esclavo asintió resignado. Continuó lamiendo y besando los pies de la joven belleza rubia. Un reloj de péndulo, junto a la pared sonó dando seis campanadas.

-“Es hora de que te retires, gusano, debes ir a hacer el aseo del templo”.
-“Diosa… Si, mi, Diosa…” Balbuceó el hombre con enorme respeto.

-“¡Y más te vale que lo dejes resplandeciente de limpio! ¡O te hago que limpies el piso con la lengua!”
-“Sí, mi Ama”.

Akasha hizo una mueca de desprecio con su lindo rostro y le despidió con un gesto de la mano, se acomodó sobre el diván y cogió de la mesa de café a su lado un libro de tapas de cuero negro, con un pentáculo de plata grabado en la portada. El hombre salió del estudio, fue a un armario de dónde sacó escobas e instrumentos de limpieza y salió por un pasillo a la nave central de la catedral para dar inicio a las tareas de limpieza.

Tres horas después el interior de la catedral relumbraba de limpio, sus grandes puertas de acero estaban cerradas, adentro ardían los cirios de cera negra montados en sus candelabros de plata, sus mortecinas lenguas de fuego creaban misteriosos claroscuros, el hombre estaba de rodillas ante el altar mayor, de espaldas a las bancas, con sus manos unidas en oración. La catedral gótica estaba adornada con efigies de mármol blanco, de voluptuosas amazonas aladas, enfundadas en sexys armaduras y botas, armadas con espadas y látigos, plantadas de pie sobre el cuerpo de hombres desnudos. Tras la mesa del altar mayor, contra la pared del ábside, se alzaba una cruz invertida de madera negra y bajó ella un trono hecho de huesos humanos, con un escabel de calaveras para reposar los pies de la Ama.

-“¡Asumo que tus suplicas son dirigidas hacia mí, gusano!” Escuchó decir a la voz de cristal, mientras los dedos de un hermoso pie descalzo se posaban sobre su frente y empujaban su cabeza hacía atrás. Akasha estaba sentada sobre el altar, desnuda por completo, sus alas blancas extendidas en toda su extensión tras su espalda, la perversa y retorcida sonrisa decoraba su hermoso rostro. En una mano sostenía el cáliz de oro que se había utilizado durante la ceremonia.

-“¡Sí, mi Diosa!” Respondió el hombre sumiso.

Akasha se puso de rodillas sobre el altar, con sus suaves muslos abiertos, posó el gran cáliz de oro bajo su entrepierna y comenzó a orinar dentro de él, su sagrado néctar de oro llenó la copa hasta el borde. Posó la copa sobre la mesa del altar y se puso en pie, alta e imponente, esbelta en toda su angelical hermosura, con un halo de luz recortando el borde de su figura, con sus inmaculadas alas blancas extendidas.

-“¡Bebe!” Ordenó Akasha.
-“¡Te concederé la inmerecida gracia de delectar mi preciado néctar”.

El hombre se apresuró a cumplir la orden, tomo el cáliz entre sus manos y lo apuro como si la vida le fuera en ello.

-“Estarás en ayunas hasta que yo diga, no beberás ni comerás ninguna otra cosa”.

Después de haber dado su ultimátum la preciosa Ángel dio media vuelta y levitando sobre el aire abandonó la nave central de la iglesia. A medianoche el hombre descendió los escalones de piedra que conducían a los sótanos de la catedral, se trataba de una enorme red de galerías subterráneas, antiguas mazmorras, pozos y catacumbas aún más arcaicas que la misma catedral y el castillo que habían sido asentados encima.

Era justo medianoche, la hora a la que Akasha le había citado, iba desnudo y descalzo por completo, como ella lo exigía. llegó al vestíbulo subterráneo, ella estaba de pie en medio de la sala, ataviada con su angelical armadura de combate, en la parte superior, un pectoral de oro esculpido que realzaba sus formas femeninas y acomodaba por arriba sus exquisitos pechos, por abajo llevaba un tanga hecho de oro, calzaba sus pies con botas altas que subían hasta arriba de la rodilla, las botas estaban recubiertas de placas de oro sólido como guardas, sus manos iban cubiertas por guanteletes de oro que subían hasta los codos.

El hombre supo al verla vestida así que esa noche iba a recibir una paliza tremenda. Su pene se irguió en una erección tremenda, apuntado anhelante a su verdugo.

-“Al menos tu saludo es halagador”. Dijo Akasha, con ambas manos en la cintura.

El hombre bajó la mirada en señal de respeto, su erección era bestial, resultado de la excitación de ver la figura de la hermosa y poderosa mujer alada, y también de la castidad forzada que esta le había impuesto, así era, Akasha le había prohibido por completo los orgasmos, la perversa Ángel se había asegurado de que aquello se cumpliera así, usando sus poderes de magia angelical, había hechizado al hombre para que este fuera incapaz de alcanzar el orgasmo y eyacular a menos que ella lo ordenase.

-“Ponte a gatas como el perro que eres”. Ordenó la voluptuosa rubia.
-“Y sígueme, administraré tu castigo en la cámara de torturas”.

Un escalofrío helado recorrió el cuerpo del hombre, la cámara de torturas significaba que ella tenía planeado algo muy severo, el castigo sería cruento e inmisericorde. Atravesaron un amplio corredor, iluminado por antorchas, ella andando de pie, haciendo resonar las suelas de sus botas contra el piso de piedra negra, él siguiéndola a gatas, sobre manos y rodillas, como un perro, la seguía como un borrego que iba al matadero, conforme con su destino, apreciando desde abajo el perfecto espectáculo del trasero de la Ángel, enmarcado por el tanga de oro.

Entraron a la cámara de torturas, era un siniestro salón enorme, estaba iluminado con candelabros donde ardían cirios de cera negra, el lugar poseía un área central despejada, con un circulo de plata engastado al suelo, dentro del círculo se dibujaba un pentagrama hecho con láminas de plata. Alrededor del círculo se hallaban repartidas diversas mesas de madera, sobre las que se desplegaban infinidad de instrumentos de tortura, escalpelos, cuchillas, dagas, ganchos. También podían verse distintas máquinas de tortura, hechas de madera, metal y cuero, empotradas al piso, potros, cruces, jaulas de acero, dentro de los braseros de bronce se calentaban herrajes al rojo vivo, de todas formas y diseños. De las paredes colgaba una colección infinita de látigos, de diversos estilos y tamaños.

Al hombre el corazón le latía con fuerza, recordaba haber entrado a la cámara de torturas solo una vez, la primera noche que había conocido a Akasha, la cruel beldad le había torturado con sadismo hasta el amanecer, ella se había detenido al ver que él había perdido la conciencia y ya no era divertido para ella el continuar golpeándole.

-“¡Anda, camina!” Ordenó, llevándole hasta el centro del pentagrama, en el medio del salón.

Él elevó la vista y observó, ahí en medio de la estrella de cinco puntas se hallaba de pie una misteriosa y esbelta figura femenina. Era una pelirroja de ensueño, ataviada con un bikini de cuero negro, con remaches de acero y cadenas, calzaba botas de caña alta, con suela de plataforma y tacones altos de acero, afilados como estiletes, cubría sus manos con guantes arriba de los codos, el cabello rojo intenso como llamas del infierno, con brillos naranjas, lo llevaba suelto y caía como una cascada de fuego tras su espalda, sus ojos azules eran fríos y refulgían con centelleos metálicos, a ambos lados de su cabeza salían un par de cuernos retorcidos como carneros, tras la espalda la chica desplegaba unas alas negras similares a la de los vampiros.

Era una Súcubo, una Demonio femenino.

La diabólica belleza sonrió, sus sensuales labios los llevaba pintados de carmín negro, todo su maquillaje era oscuro, con sombra gruesa alrededor de los ojos, al sonreír mostró dos blancos colmillos, largos y afilados.

-“¡Akasha, te ves hermosa vestida así, con tu armadura!” Dijo la pelirroja con las manos a la cintura.
-“¡Lilith, tu estas fulminante con esas botas!” Respondió la Arcángel rubia.

Las chicas se abrazaron y se dieron un apasionado y profundo beso en la boca, una a la otra.

-“¿Vamos a divertirnos esta noche con el cerdo del esclavo?” Preguntó Lilith, una vez se separó de los brazos y los labios de Akasha, la pelirroja observaba al tembloroso hombre con profundo desprecio.

 -“Si, aguarda aquí”. Ya vengo.

Akasha fue a examinar una de las colecciones de látigos desplegada en un mostrador de madera, tras examinarlos se decidió por dos y los descolgó de su percha. Regresó al centro del pentagrama, donde la aguardaba Lilith de pie, plantada junto al esclavo que a gatas se mantenía quieto y en silencio. Akasha entregó uno de los dos látigos a Lilith, los instrumentos de tortura estaban hechos de cuero negro endurecido, eran gruesos y sólidos, del tipo usado para azotar bestias. Las chicas caminaron alrededor del esclavo haciendo sonar los tacones de sus botas, sonreían de manera perversa, semejaban lobas salvajes listas para devorar a su presa indefensa. Akasha dio el primer golpe, hizo restallar el cuero contra las espaldas de su esclavo, el golpe fue contundente y arrancó un alarido de dolor al hombre, el desgraciado se agazapó pecho a tierra, el latigazo le había dejado una estela rojiza, gruesa e hinchada como salchicha, casi al borde de verter sangre.

-“¡Anda, ponte a gatas, como perro, sobre manos y rodillas! ¡Si te mueves de nuevo te va a ir peor!”
Lilith tomó impulso y le dio un duro latigazo.

Turnándose de esta manera, las crueles féminas le azotaron con furia, le flagelaron la espalda, en los riñones, glúteos y muslos, los gruesos y largos listones de hematomas recorrían el cuerpo del hombre dándole el aspecto de una cebra de rayas escarlatas. A pesar de arquear la espalda y no dejar de temblar el desgraciado logró mantenerse en su puesto. Después de terminada la paliza, Lilith ordenó al hombre que se acercase y le lamiese las botas, el hombre se acercó hacia la pelirroja a gatas, comenzó a deslizar su lengua por la superficie de cuero negro de las botas, haciendo un esfuerzo por sostenerse a gatas y no caer al piso. En tanto Akasha fue a inspeccionar su colección de látigos en busca de uno nuevo, había cañas de madera de varios largos, látigos cortos y largos, fustas con lengüetas de variadas formas, cogió algunas de las piezas, blandiéndolas y cortando el aire con ellas, haciéndolas silbar de forma ignominiosa, finalmente se decidió por un gato de nueve colas, el terrible instrumento tenía un mango de madera, al que iban sujetas nueve cordones de cuero entrelazados terminados cada uno en un garfio de metal. Tomo el objeto y además tomó una botella de cristal vacía, y regresó al centro del pentagrama.

Lilith abrió su boca al ver el arma que la rubia portaba.

-“¡De manera que si vamos a divertirnos en serio!”
-¡Por supuesto!

La rubia se plantó a un lado del esclavo, con sus piernas abiertas y blandiendo el gato de nueve colas.

-“¡Escucha gusano! voy a azotarte, y mientras lo hago, tú vas a continuar lamiendo las botas de Ama Lilith, te vas a mantener en tu posición de perro a cuatro patas, si no te mueves, ni te caes y si no paras de lamer, entonces se acabará el castigo y te dejaré descansar en tu celda, pero si fallas, entonces vamos a continuar sin parar y te juro que de verdad vas a lamentarlo”. ¡Vas a recibir cinco latigazos!
Akasha lanzó la botella contra el piso, quebrándola en varios pedazos, luego con sus botas de oro pisoteó los restos de los cristales, reduciéndolos más de tamaño. Lilith sonrió con maldad, plantándose tentadora, manos a la cintura, frente a los restos afilados de cristal que yacían en el piso. El hombre gateó hacia ella, teniendo que ubicarse sobre los trozos de cristal roto, lastimándose las palmas de las manos y las rodillas, sin embargo, sacó su lengua y comenzó a lamer las botas de cuero negro de la pelirroja.

En tanto Akasha se ubicó tras el esclavo, elevó su brazo y descargó sobre las espaldas desnudas el primer golpe con el látigo de nueve colas, el impacto hizo trastabillar al pobre al hombre, los gruesos cordones de cuero negro entrelazado le habían golpeado duro, además sentía el dolor de los garfios de acero que se habían clavado en su carne. Akasha tiró hacia atrás para recoger las colas, pero los garfios estaban incrustados oponiendo resistencia, la rubia cogió impulso y dio un poderoso tirón, liberó los garfios al tiempo que arrancaba jirones de piel y carne y hacía saltar la sangre en el aire. Los miembros del hombre vacilaron, pero haciendo un titánico esfuerzo logró sostenerse en su posición, el dolor era terrible, más, debajo de él se hallaban los restos afilados de cristal, si caía se los iba a clavar en la carne, además, lo más importante, sino resistía la golpiza, sabía que le iba a ir terrible, no podía ni imaginar los sádicos castigos que las féminas fueran a administrarle.

Akasha lanzó un nuevo latigazo, esta vez estirando suficiente su brazo para clavar las garras de acero en la parte alta de la espalda de su esclavo, luego con un diestro tirón las hizo descender desgarrando la piel en rayas sanguinolentas corriendo a lo largo de la espalda. La roja sangre brotó y comenzó a deslizarse por los costados del hombre, y de ahí empezó a caer en gotas al piso.

Al tercer latigazo, el hombre supo que no iba a soportarlo, las heridas abiertas de su espalda manaban abundante sangre, así como sus manos y rodillas, todo su cuerpo era presa de terribles espasmos, no podía concentrarse en continuar lamiendo las botas de Lilith. Akasha se aproximó por detrás del prisionero, y tomando impulso le descargó una tremenda patada de arriba abajo justo en los testículos, que colgaban libres entre los muslos del hombre, el hueso púbico del hombre crujió, al chocar con él, la placa metálica que cubría la puntera de la bota. Todo se tornó borroso para el esclavo que dio de bruces contra el piso, quedando acostado a lo largo de los fragmentos de vidrio quebrado.

-“¡Eres un perro inútil!” Dijo con despreció Akasha.
-“¡Esta sangrando mucho!” Exclamó Lilith excitada, sus ojos azules brillaban ante la vista del rojo líquido.

Akasha tiró a un lado el gato de nueve colas, e hizo señas a Lilith que le ayudase. Entre ambas pusieron sobre el piso de piedra negra un brasero encendido, repleto de herrajes al rojo vivo. Akasha se sentó sobre la nuca del hombre, y Lilith sobre sus muslos. De manera que lo tenían contraminado contra el piso. A continuación, las chicas comenzaron a cauterizar las heridas de la espalda empleando para ello los hierros al rojo vivo, cuando los herrajes besaban la piel salían despedidas pequeñas columnas de vapor de agua, pronto se pudo sentir el olor a carne quemada.

Le achicharraron la carne de las heridas hasta detener todas las hemorragias. Luego ambas se pusieron de pie, parándose con ambos pies sobre la espalda del hombre, cogidas de las manos, una con otra, comenzaron a saltar sobre la espalda del hombre, Akasha con sus botas planas de suelas gruesas y Lilith con sus botas de tacón de acero, los huesos de las espaldas del hombre crujían a cada salto, mientras que por delante se le incrustaban los filos de los cristales rotos que yacían sobre el suelo.

Las chicas bajaron al piso, cada una tomo uno de los brazos del hombre, levantándole para ponerlo de rodillas. Tenía algunas cortaduras sobre los pectorales, pero ninguna era profunda. Akasha se plantó frente a él y le descargó una dura bofetada con el dorso de su mano enfundada en el guantelete de metal. El golpe hizo al hombre expeler un escupitajo de sangre y le lanzó rodando por el piso.

A continuación, las chicas agarraron el cuerpo del hombre a patadas con sus botas, le dieron fuertes puntapiés en el pecho, en las costillas, en el abdomen, y en los testículos. Lilith le clavaba a talonazos los altos tacones de acero de sus botas, profundo en las carnes, Akasha le dio un pisotón sobre la mano, con la suela plana de su bota, fracturándole los huesos. Le cubrieron el cuerpo de moretones y verdugones.

Las chicas volvieron a tomarlo, cada una de un brazo, y le arrastraron fuera del pentagrama de plata, le colocaron de rodillas en el piso, justo ante una plataforma rectangular de lisa piedra negra sólida, de manera que sus testículos quedaran encima de la superficie de piedra. Primero fue el turno de Lilith, mientras Akasha sostenía al hombre con sus brazos tras la espalda, la pelirroja subió sobre la plataforma, plantada con un pie a cada lado de los testículos del hombre, y sin piedad comenzó a clavarle pisotones en los genitales, con los tacones de acero de sus botas, los tacones de acero perforaron el escroto y los testículos.

Luego Lilith intercambió posiciones con Akasha, la rubia dio pisotones con las gruesas suelas planas de sus botas, prensando los testículos contra la superficie de roca, hasta convertirlos en una masa sanguinolenta.

Las chicas le arrastraron luego hasta una mesa de madera, Lilith le obligó a ponerse de pie, sosteniéndole los brazos tras la espalda, mientras Akasha acomodaba sobre la mesa los restos sanguinolentos de los genitales, la rubia fue a por un hacha de acero que estaba al rojo vivo sobre uno de los braseros y con ella cercenó de un tajo lo que quedaba de los genitales del hombre.

-“¡Ni se te ocurra desmayarte!” Gritó abofeteando a su esclavo, mientras con la otra mano sostenía el hacha por el mango y presionaba el lado de la hoja contra la entrepierna para cauterizar la herida.

Akasha le tomo por la garganta con una mano, apretando sus dedos, Lilith le soltó y comenzó a recorrerle la piel con las garras de acero de sus guantes de cuero negro. El esclavo estaba nada más sostenido por la mano de Akasha, sus miembros estaban demasiado débiles, sus piernas aguadas no podían sostenerlo en pie.

-“¡Eres un inútil!” -Le increpó Akasha.

En tanto las garras de acero de la rubia abrían surcos sobre la piel, dibujando formas sanguinolentas, abriendo heridas anteriores ya cauterizadas.

Akasha, sin soltarle, acercó su rostro al rostro del hombre, el pobre desgraciado contempló de cerca la exquisita belleza de la rubia Arcángel, su rostro de Diosa, sus ojos verdes, sus deliciosos labios rojos y sus cabellos de oro, entre los esténtores de dolor de su demacrado cuerpo sintió una adoración que le embargaba.

-“¡Abre la boca!” Ordenó Akasha con su voz de Ángel.

El obedeció. Ella carraspeó y luego lanzó un escupitajo de su angelical flema dentro de la boca del hombre, quien saboreó el fluido como si fuese la más fina de las ambrosias. Akasha se acercó más y le cogió el labio inferior entre los dientes, apretó duro, hasta hacer fluir la sangre. Se retiró soltando al hombre, que cayó como un guiñapo sin vida sobre el duro piso de piedra negra. Las chicas le cogieron de nuevo a patadas, con más furia, las botas iban y venían, amoratando la piel, quebrando huesos, las botas armadas de puntas de metal de Akasha causaban estragos, Lilith incrustaba sus tacones de acero con duros pisotones por todo el cuerpo, clavó uno de los tacones en la cara del hombre, incrustándolo en el ojo izquierdo. La cruel lluvia de patadas se prolongó durante largo rato, aun ya cuando el hombre había perdido el sentido.

Despertó mucho después, sólo podía ver por su ojo derecho, tenía el cuerpo destrozado, en total agonía, la superficie de su piel quemaba por la fiebre. Estaba de pie, le habían atado a un poste de metal, en el centro de un círculo rodeado de piedras negras, a sus pies había acopiada una buena cantidad de leña. El círculo estaba delimitado por un aro de bronce engastado al piso, el cual poseía grabados signos cabalísticos, la habitación donde se hallaba era de planta circular, con piso y paredes de lisa roca negra, sin ventanas, daba la impresión de ser un estancia subterránea, la única apertura estaba sobre su cabeza, arriba de la hoguera, una tronera que ascendía metros y metros, como una torre, por la apertura superior se observaba una luna llena, cuyos rayos de plata caían iluminando el centro de la estancia. Frente a él vio un gran sillón de cuero negro.

Una puerta de metal se abrió y Akasha y Lilith entraron, la Arcángel y la Súcubo, iban desnudas y descalzas, por completo, la hermosura de sus cuerpos desnudos era deslumbrante, sus largos cabellos sueltos, dorado el de Akasha y rojo fuego el de Lilith, ondeaban libres al viento. Para estar más cómodas, ambas habían hecho desaparecer sus alas, el cual era uno de los poderes mágicos que poseían, también Akasha había desvanecido el halo de luz que circundaba su cuerpo y Lilith había hecho desaparecer los cuernos retorcidos que adornaban su cabeza, además que sus ojos azules ya no brillaban con luz propia. De manera que las féminas se veían ahora más naturales, más humanas, aunque la perfección de las formas de sus cuerpos y las facciones de sus rostros seguían delatando una belleza imposible, manifestando un atractivo sobrenatural. Las chicas se acercaron al borde de la hoguera, justo al inicio del anillo de bronce, Akasha llevaba una tea encendida en su mano.

El maltrecho esclavo las observó haciendo un titánico esfuerzo, habría sufrido una erección al verlas, de no ser porque las sádicas le habían cortado el pene en pedazos. Las chicas sonrieron de forma maligna, Akasha arrojó la tea encendida dentro del círculo, al pie de la leña cubierta en aceite, unas llamas surgieron, alimentándose de la leña seca. Ellas tomaron asiento en el sillón de cuero, una junto a la otra, observaban las lenguas de fuego crecer, el calor daba una confortable tibieza a la habitación. Ambas comenzaron a abrazarse y darse tiernos y profundos besos boca a boca, se comieron a besos, masajeando sus lenguas entre sí, devorándose, con pasión hicieron el amor al calor de la hoguera.

Las llamas crecían y crecían, delimitadas por el círculo de bronce, el humo escapaba arriba por la tronera, ascendiendo. Desde lejos, podía observarse el torreón de la alta chimenea de la catedral, lanzando nubes grises bajo la luz de la luna de plata de la negra noche. 




Historia Original Aquí.




Autor: Lilith       Adaptador: DarkSoul

XIUX CRUELES

Tom y sus dos compañeros estaban en problemas, eran buscadores de oro pero su codicia los había llevado a aventurarse dentro de territorio de los Xiux, habían encontrado un rico lleno de oro y las alforjas de sus caballos estaban llenas del metal dorado, pero estaba huyendo por sus vidas perseguidos por una partida de 30 Xuix que los descubrieron saliendo de la parte más sagrada de su territorio. Tom con sus dos compañeros corrían a todo galope disparando a sus perseguidores, pero iban muy pesados para poder escapar debían dejar el oro sino querían perder la vida......


XIUX CRUELES
Tom y sus dos compañeros estaban en problemas, eran buscadores de oro pero su codicia los había llevado a aventurarse dentro de territorio de los Xiux, habían encontrado un rico lleno de oro y las alforjas de sus caballos estaban llenas del metal dorado, pero estaba huyendo por sus vidas perseguidos por una partida de 30 Xuix que los descubrieron saliendo de la parte más sagrada de su territorio. Tom con sus dos compañeros corrían a todo galope disparando a sus perseguidores, pero iban muy pesados para poder escapar debían dejar el oro sino querían perder la vida.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [TORTURA] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Tom y sus dos compañeros estaban en problemas, eran buscadores de oro pero su codicia los había llevado a aventurarse dentro de territorio de los Xiux, habían encontrado un rico lleno de oro y las alforjas de sus caballos estaban llenas del metal dorado, pero estaba huyendo por sus vidas perseguidos por una partida de 30 Xuix que los descubrieron saliendo de la parte más sagrada de su territorio. Tom con sus dos compañeros corrían a todo galope disparando a sus perseguidores, pero iban muy pesados para poder escapar debían dejar el oro sino querían perder la vida.

Duoglas no estuvo dispuesto a dejar aquella fortuna que tanto trabajo le corto obtener, tomo un camino diferente con su oro nunca se le volvería a ver si escapo o no, nadie lo sabe, Tom y Andy dejaron la mayoría de su oro y galoparon tratando de llegar a un lugar seguro pero Andy fue alcanzado por tres flechas en la espalda muriendo sobre su cabalgadura, Tom continuo por un rato mas pero su caballo no resistió estaba agotado y se reventó, cayendo al suelo, Tom trato de huir a pie pero fue alcanzado, recibiendo un fuerte golpe en la cabeza que lo dejo inconsciente de inmediato.

Tom se despertó con un fuerte dolor detrás de su cabeza, estaba colgando de la rama de un fuerte árbol, con las manos atadas juntas por las muñecas, con sus piernas atadas casi a la altura de sus rodillas y tobillos, sus pies no tocaban el suelo, estaba desnudo con el sol a punto de ocultarse en el horizonte, logro distinguir algunas formas humanas, luego presencio como varios indios, danzaron alrededor de un fogata como celebrando alguna ceremonia pero nadie lo toco o lo señalo simplemente lo dejaron colgando ahí.

Tom paso una terrible noche, esperando ser asesinado en cualquier momento, temblando de miedo y frio por igual, pero nada paso, pese a la situación en la estaba el cansancio como el entumecimiento de sus brazos y piernas hicieron que por fin en algún momento de la noche el suelo lograra vencer su miedo para quedarse dormido, Tom apenas despertó hasta muy temprano en la mañana cuando sintió que unas manos recorrían su cuerpo, despertó sobresaltado al sentir como sus manos eran recorridas por unas ásperas manos masculinas, al abrir sus ojos se vio rodeado de tres jóvenes guerreros que lo manoseaban con negras intenciones en sus miradas.

Trato de luchar de soltar sus manos pero estaba sin fuerza, mientras tanto las manos de los guerreros recorrían, su pecho, nalgas, espalda, vientre plano y marcadito, para luego llegar a sus huevos y pene que no se salvaron de ser manoseados.

-“¡SUÉLTENME MALDITOS DEPRAVADOS DE MIERDA!” Les grito Tom a los guerreros.

Pero pese al tono furioso de su tono de voz, los tres guerreros Xiux solo rieron mientras seguían manoseando a Tom que siguió gritándoles y tratando de soltarse pero pese a todo lo que intento no pudo evitar que su pene quedase rígido gracias a los manoseos recibidos.

Uno de los guerreros maliciosamente tomo sus dos huevos con su mano, dijo algo que Tom no entendió y se los apretó con fuerza tanta que lo hizo gritar, todo su cuerpo se sacudió en completa desesperación buscando como librar sus huevos de la mano de ese fuerte guerrero que se los apretaba con verdadera furia, Tom sintió mientras aun sentía el fuerte apretón como otra mano tomo su pene en erección por la base, para comenzar a subir y bajar por su endurecido miembro masturbándolo, cada que la mano llegaba a su glande se lo apretaba con fuerza.

Aquello solo hacia aumentar el nivel de dolor que Tom estaba sintiendo en ese momento. Otro de los guerreros que parecía ser el líder de los tres, dijo algo al tiempo que blandía una antorcha en todo lo alto en su mano derecha, se acerco en donde estaba siendo Tom manoseado, de pronto sintió como sus nalgas estaban siendo quemadas por la llama de la antorcha del tercer guerrero, el aroma a vello quemado llego a fosas nasales de Tom todo su cuerpo se sacudió, el guerrero quemo no solo el todo el vello de sus nalgas sino el que estaba entre ellas también.

Ano y nalgas de Tom quedaron tan lampiñas como el día que nació aunque con ligeras quemaduras, el guerrero termino su tan inusual depilación y se despojo se su taparrabo, los otros dos guerreros al observar la tremenda erección de su líder rieron, era enorme de 28 cm grueso y con muchas venas con un glande oscuro que palpitaba ya para ese momento, sujetaron a Tom y cada uno de ellos tomo una de sus nalgas que aparto para dejar su recién depilado ano a la vista de su líder que se acerco a Tom.

El enorme miembro endurecido del guerrero comenzó a frotarse entre las nalgas abiertas de Tom, que con desespero trataba de soltarse, de evitar lo que a toda luces aquel guerrero planeaba hacer, el guerrero dejo una buena cantidad de liquido pre seminal sobre el ano de Tom antes de que de manera súbita comenzara a penetrarlo con su descomunal erección, lo que le causó un gran dolor en cada una de sus embestidas le hizo sentir que lo partía en dos, a la tercera embestida ya los peludos huevos del guerrero chocaron contra las lampiñas nalgas de Tom.        

Mientras Tom era penetrado daba gritos de dolor, lo que excitaba más al los tres guerreros sobre todo al que lo estaba desvirgando en ese momento, el pene de Tom también endurecido estaba goteando liquido pre seminal a raudales, los otros dos guerreros continuaban manoseándolo, pellizcando su tetillas, huevos y nalgas por lo que el dolor se incremento por al sentirlo por todo su cuerpo, Tom en ese momento deseo morir, como iba a poder vivir luego de semejante deshonra por parte de esos indios, nunca volvería a hacer el mismo pensó para sí mismo.

Con cada una de sus penetraciones en el momento de hacerlo con sus fuertes antebrazos elevaba su  dorso el indio haciendo más profunda y efectiva su penetración pero también causando mucho más dolor en Tom, al cabo de pocos minutos de brutales embestidas el guerrero lanzo fuerte grito de victoria seguida de una larga y copiosa eyaculación cuando alcanzo su orgasmo, se vino dentro de los intestinos de Tom que solo pudo derramar lagrimas al sentir su caliente semilla dentro de sus entrañas.

Los tres guerreros festejaron la venida de su líder, ambos violador y violado quedaron exhaustos especialmente Tom que apenas pudo descansar brevemente otro de los guerreros tomó el lugar que dejo su líder para comenzar a penetrar a Tom con fuerza de nuevo, quien sentía su culo partido en dos por su descomunal erección y la potencia de cada una de sus embestidas, el pene de ese segundo guerrero no era tan largo pero era incluso más grueso que el anterior.

Aquel guerrero lo continuó embistiendo con fuerza y rudeza en cada una de sus embestidas Tom volvía a sentir mucho dolor y el saber que estaba siendo violado no ayudaba en nada a calmar sus ansias de morir, ese segundo guerreo se vino en medio de un tremendo orgasmo luego de lo que pareció un eternidad para Tom ya que duro mucho mas rato que el anterior, pero esa vez antes de acabar extrajo su pene de mi ano para que su leche regara sus nalgas, muslos y espalda baja, se vino copiosamente dando un alarido de placer.

El último de los guerreros hizo que Tom lanzara su propio semen de su palpitante pene, sin siquiera estimulo alguno a su miembro, se vino en medio de sus brutales embestidas, apenas pudo disfrutar de la que sería su última eyaculación en su vida, minutos más tarde el último de los guerreros Xiux se vino en su interior también, gritando de emoción y placer.

Tom quedo colgando con su barbilla tocando su pecho, estaba desecho no solo física sino mentalmente, sentía su ano palpitar buscando cerrarse, sentía la sangre y semen chorrear de su desgarrado ano, los tres guerreros se fueron por dejándolo solo por algunos minutos en las que solo pudo llorar en silencio, en esos momento solo deseo que acabaran con su vida lo más pronto posible para acabar con todo ese sufrimiento que sentía para siempre.

Tom fue dejado en paz por dos o tres horas, quizás más tiempo seria un poco de pasado el medio día que los guerreros regresaron hasta donde permanecía colgado, de nuevo  los tres guerreros comenzaron a manosear a Tom que no hizo nada por resistir no tenía ya caso pensó para sí mismo, cuando su pene de nuevo alcanzo su máxima firmeza las manos se apartaron de su cuerpo y el líder de los tres guerreros quedo frente a Tom con un cuchillo que humeaba, Tom pensó que había llegado por fin su fin, agradeció al cielo por aquello e incluso rezo en silencio.

Sus se cerraron cuando el guerrero se le acerco a la espera del golpe que acabara con su vida, pero se abrieron grandes cuando el guerrero no clavo el cuchillo en su pecho o cuello sino que una de sus manos tomo su pene en erección y acerco el humeante cuchillo que sostenía con su otra mano a su hinchado glande, lo que de inmediato lo aterro y comenzó a sacudirse para tratar de soltarse con las pocas fuerzas que le quedaban, los otros dos guerreros sujetaron su cuerpo y su líder hizo un primer muy doloroso corte detrás de la corona del glande de Tom.

El guerrero con una expresión de disfrute hizo un corte circular en el pene de Tom profundo, todo el cuerpo de Tom se sacudió tensando cada uno de sus músculos mientras daba fuertes alarido de dolor, cuando termino de hacer aquel corte hizo lo mismo pero en la base del pene de Tom que de nuevo se retorció de dolor, la sangre chorreaba por su pene a raudales cuando el líder de los guerreros hizo un último corte a lo largo de todo la parta baja de su erección, para luego con su mano libre hundir sus largas uñas por el corte superior y comenzó a levantar la piel.

El inclemente guerrero comenzó a arrancar la piel del pene, desollándolo, Tom en pánico total sintió el mayor dolor de su vida grito con desesperación tratando de que el indio se detuviera.

-“NOOOOO, NOOOO POR FAV… NOOOO”. Grito Tom.

Pero el indio no se detuvo hasta que le arranco toda la piel de su pene dejando un tronco bañado en sangre, palpitando que le estaba produciendo un terrible dolor a Tom, con su pene sangrando sus huevos estaban bañados en sangre cuando el guerrero los tomo con una de sus manos.

Se los estiro con fuerza y de un solo movimiento de su mano corto el escroto con su preciado contenido del cuerpo de Tom que grito dando un terrible alarido, para rematar mientras el cuerpo de Tom se convulsionaba de dolor con espuma saliendo de su boca, tomo su sangrante pene y le cerceno su glande que se llevo a la boca, lo mastico y trago, para recibir los gritos de los otros dos guerreros, Tom que continuaba sacudiéndose de dolor se desmayo poco después pensando que era su ansiado fin.   

El cuerpo de Tom ni siquiera se inmuto cuando sus heridas fueron cauterizada por la llama de un antorcha, se le amarro a cuerpo un bulto lleno de oro y se le amarro a dos tronco para luego ser dejado a la deriva en las aguas de un caudaloso rio.

Tom fue encontrando flotando en el rio, días después cerca de un fuerte, rescatado y atendido apenas logro sobrevivir, le tomo seis meses volver a caminar y cuando se recupero todos querían saber donde obtuvo tanto oro, pero Tom nunca dijo nada.

Seis años después de su terrible experiencia un joven de la misma edad de cuando fue castrado apareció y le ofreció a Tom una generosa cantidad de dinero si le decía la ubicación exacta en donde buscar oro, Tom se le quedo mirando y le dijo que deseaba hablar a solas.

Ya a solas Tom pregunto.

-“¿Jovencito ya no eres virgen verdad?” Pregunto Tom.
-“¡No señor ya no lo soy!” Respondió el joven apenado.
-“¿Dime cambiarias todo el oro del mundo por su virilidad?” Pregunto Tom.
-“No señor por nada del mundo daría mi virilidad”. Respondió el joven.

Tom entonces se bajo el pantalón y le mostro su entrepierna, como su pene fue mutilado y sus huevos ya no estaba donde alguna vez colgaron, tomo le dijo al joven llorando.

Si no quieres terminar muerto o algo peor como fue mi caso olvídate del oro y aléjate lo más que puedas de territorio de los Xiux, el joven se cuenta esa misma tarde tomo su cabello y se marcho para nunca volver, hasta el día de hoy nadie sabe es ese rincón del rio en donde el oro espera a quien esté dispuesto a arriesgar su vida o virilidad.    



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LIAN Y ARTURO

Hacía seis meses que Arturo se mudo con Lian eran vacaciones y ambos disfrutan de su tiempo libre con toda clase de juegos y sexo, aquella noche Lian iba a llevar a Arturo a otro nivel de dolor placer entre otras cosas de las que no habría vuelta atrás, Lian había deseado hacerle eso a Arturo desde el primer momento que vio sus lampiño escroto con sus dos grandes huevos en su interior, estaba ansioso y al mismo tiempo excitado todo el día tuvo una potente erección debajo de su ropa interior que por supuesto no paso sin ser vista por Arturo......


LIAN Y ARTURO
Hacía seis meses que Arturo se mudo con Lian eran vacaciones y ambos disfrutan de su tiempo libre con toda clase de juegos y sexo, aquella noche Lian iba a llevar a Arturo a otro nivel de dolor placer entre otras cosas de las que no habría vuelta atrás, Lian había deseado hacerle eso a Arturo desde el primer momento que vio sus lampiño escroto con sus dos grandes huevos en su interior, estaba ansioso y al mismo tiempo excitado todo el día tuvo una potente erección debajo de su ropa interior que por supuesto no paso sin ser vista por Arturo.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SADO] [DOMINACIÓN] [BDSM]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Arturo de 23 años era un fanático del BDSM y SADO, desde adolescente le había gustado ser dominado y torturado por los hombres siendo gay, le agradaba ser usado como un juguete por su pareja en turno, además de atractivo tenia buen cuerpo especialmente tenía un gran par de nalgas y un par de testículos que eran envidiables, definidos y grandes, le gustaba toda clase de tortura mientras estaba siendo poseído por su ano por un buen pene sintiendo los testículos de un hombre rebotar contras sus nalgas, Por su parte Lian de 25 años era un dominador nato. 

El padre de Lian murió cuando tenía 20 años en un accidente de auto junto con su madre, su padre era un dominador absoluto decía “Las cosas se toman no se ganan”. Dueño de un gran cadena de fabrica de telas entre otras coas Lian tenía un gran cuerpo, con un gran par de huevos y pene, era gay, joven y muy rico, que contrastaba con Arturo que provenía del seno de una familia de clase humilde trabajadora, ambos se conocieron en la universidad con Arturo de 19 y  Lian de 24. Hacia un año que estaban saliendo en secreto.

Hacía seis meses que Arturo se mudo con Lian eran vacaciones y ambos disfrutan de su tiempo libre con toda clase de juegos y sexo, aquella noche Lian iba a llevar a Arturo a otro nivel de dolor placer entre otras cosas de las que no habría vuelta atrás, Lian había deseado hacerle eso a Arturo desde el primer momento que vio sus lampiño escroto con sus dos grandes huevos en su interior, estaba ansioso y al mismo tiempo excitado todo el día tuvo una potente erección debajo de su ropa interior que por supuesto no paso sin ser vista por Arturo.

Liam sorprendió a Arturo al salir de su cuarto con una toalla puesta, con la luz que entraba de las ventanas se le iluminaba todo el cuerpo, su pecho no tenía vello alguno y sus pectorales estaban bien torneados, su abdomen era plano más no marcado, un escaso camino de vellos por debajo del ombligo en vertical hacia abajo llevaba a su vello púbico escaso, sus piernas torneadas con pocos vellos rubios, excitaron a Arturo de inmediato.

Lian se acercó a Arturo que estaba desnudo sobre un sofá color crema y lo beso, Arturo solo se dejo llevar, comenzó a abrir y cerrar sus labios procurando dejar en medio los labios de Lian, sentía cosquillas en su estomago como siempre que lo besaba de esa manera, Lian no tardo en introducirle su lengua brutalmente en su boca y rodarla por dentro de la de Arturo, era una sensación tremenda y combinada con su excitación la hacía mucho más sublime, un brazo rodeaba la cintura de Arturo para empujarlo hacia Lian, la toalla cayó al suelo pero se siguieron besando, las manos de Lian recorrían la espalda de Arturo, Lian se separo de sus labios para besar su cuello, sentía como sus manos lo ponían nervioso, le paso su lengua por todo mi cuello hasta llegar a su boca, le giró la cabeza y le mordía los oídos, la erección, de Arturo ya derramaba liquido pre seminal cuando comenzó a masturbar su pene luego sus manos pasaron a sus nalgas y metía sus dedos entre ellas.

Arturo estaba en éxtasis, Lian no paraba de besarlo mientras le metía dos dedos por su ano.   

-“No te contengas déjate llevar”. Le dijo Lian a Arturo.        

Sin pensarlo Lian tomo sus muñecas y le coloco grilletes de cuero unidas con una cadena, también le coloco un collar sujeto sus brazos al collar por delante, luego Lian se puso de rodillas detrás a Arturo, quien sintió como le abrió sus nalgas para meter su lengua dentro de su ano, le daba lengüetazos y la movía en espiral, le escupía, lo nalgueaba y pellizcaba Arturo solo se quejaba en voz baja disfrutando del momento.     

-“¡Quiero escucharte gritar”. Le dijo Lian.       

Lian comenzó a nalguéalo aun mas fuerte apretándole los huevos de tanto en tanto lo que hizo que Arturo comenzara a gemir más fuerte, Lian se paró Arturo sentía su pene entre sus nalgas, lo veía por detrás de su hombro, le había crecido a 25 cm, sus venas se le marcaban, en su pene y en sus brazos me lo comenzó a empujar, mientras le escupía saliva y la untaba en su ano, y con la otra mano lo tomaba del cuello, después la paso su boca y metió sus dedos, mientras Arturo sentía su duro pene entre sus nalgas que lo intentaba meter poco a poco iba entrando, una sensación extraña pero placentera era aquello pero a Arturo de cierta forma le gustaba.          

De pronto Lian se metió de golpe para sin esperar nada comenzar a mover sus caderas como un poseído, solo sonaba el choqué entre sus y pelvis mientras Arturo sentía el mejor dolor del mundo, de nuevo Lian le coloco mordaza que estaba unida al collar con una de sus manos e intencionalmente Arturo la mordió, le gustaba tanto aquellos juegos que lo hacían gemir, Lian le daba unas embestidas más fuertes, los cojines del sofá se hundían y rechinaba mientras Arturo gritaba de dolor y placer detrás de su mordaza.           

De pronto Lian le echó otro escupitajo de saliva y se la volvió a meter, penetrándolo más fuerte el sonido era cada vez más grande y Lian gemía como loco de placer, de tanto en tanto le escupía en la cara, Lian se detuvo solo para colocar una apretada liga en lo alto de los testículos de Arturo al que unió con otra cadena hasta su collar luego de nuevo se la metió mientras le sujetaba de su cuello y su pene entraba y salía del ano de Arturo a gran velocidad casi por completo. 

Luego de nuevo de un rato en esa posición Lian se tumbo sobre el sofa, boca arriba y le dijo a Arturo "montame" lo obedeció subiéndose tímidamente para comenzar a saltarle encima, lo estaba dominando, arqueaba su espalda con movimientos de todo tipo mientras las manos de Lian le retorcían los pezones para luego terminar tomando su pene para de nuevo comenzar a masturbarlo.        

-“Sabes Arturo desde que te vi me gustaste, además de que he querido cortarte estos grandes huevos”. Le dijo Lian mientras le apretaba sus huevos ya de un color moradito.           

-“Ahora si vas a conocer lo que es dolor”. Le dijo Lian.

De nuevo lo tumbo sobre el sillón lo puso en cuatro a Arturo, para tomar la cadena que estaba conectada a los testículos para jalarla con fuerza lo que hizo que sus ojos se abrieron grandes al dar un gran mugido de dolor.

-“Lian comenzó a penetrarlo tan duro que hizo incluso llorar a Arturo, sus mugidos eran súplicas de que parará, el seguía, le gritaba "PARA" aunque solo se escuchaba como mugidos que parecían excitar aun más a Lian, aquello era la fantasía que por largo tiempo habia deseado cumplir y esa noche la estaba llevando a cabo pese al dolor que Arturo estaba sintiendo.  

Lian tomo una fusta y comenzó no solo azotar las nalgas sino la espalda de Arturo que comenzó a retorcerse de dolor lo que hizo que sus nalgas se movieran ricamente lo que llevo a Lian al borde de venirse jadeante le dijo a Arturo.

-"Eres un goloso, no tienes llenadera, pero eso hoy se acaba". Le dijo Lian.

Lian penetro de nuevo a Arturo de manera brutal, la expresión en su cara cambio a un gesto de placer que lo obligo a abrir la boca y gritar, mientras le estiraban los testículos a Arturo, sintiendo sui ano caliente cubriendo su pene,  apenas unas pocas embestidas bastaron para que todo su semen fuese depositado en el interior de Arturo fue una eyaculación tremenda,  apenas acabo rápidamente  sacó su pene. Para decirle al exhausto Arturo.

-“Creo que te he preñado de la cantidad de leche que te acabo de dejar dentro putita”. Dijo Lian.

 Al mismo tiempo que comenzó a masturbarlo su mano se movía por el endurecido pene de Arturo hasta que arqueando la espalda todo lo que pudo se corrió fue una gran corrida seis poderosos chorros de cremoso liquido blanco brotaron del pene de Arturo que cayeron sobre el sofá para el derrumbarse al acabar de venirse bañado en sudor con su ano aun abierto filtrando semen de Lian.  

Ambos permanecieron en silencio sobre el sillón por unos minutos antes de que Lian de nuevo de levantara para irse a la ducha no sin antes darle un par de besos en las nalgas a Arturo que quedo rendido aun amordazado en el sofá viendo como su amante se iba a la ducha aun con una enorme erección balanceándose por delante.

Arturo comenzó a inquietarse cuando la excitación del momento fue pasando y el dolor que provenía de sus huevos que estaban siendo horcados por la liga lo golpeo, hacia caso 40 minutos que aquella liga había sido colocada, Arturo trato de soltarse pero Lian aseguro muy bien sus retenciones algo que nunca antes hizo, trato de quitarse la mordaza para llamarlo pero sus dedos quedaban a milímetros de ella, por más que se estiro no logro tocarla, de pronto cuando intento algo nuevo un enorme dolor hizo que retorciera de dolor como nunca antes,  su pene aun en erección lanzo una enorme carga de semen que quedo sobre su plano abdomen y pecho de Arturo, fue un orgasmo muy intenso que tuvo sin siquiera tocarse o desearlo.

Media hora después que se fue Lian regreso esta vez con una enorme tijera de las usadas para cortar lamina de metal, hizo que Lian se colocara de cuatro patas y lo volvió a penetrar, esta vez sin lubricación previa alguna, Arturo se retorció al sentir su pene de nuevo dentro en medio de esa nueva sesión de sexo Lian tomo los hinchados huevos de Arturo, que apretó con fuerza para jalarlos hacia atrás, lo que hizo retorcer a Arturo de dolor, también sintió dolor cuando unos segundos de apretón de sus huevos Lian saco su dura erección de un solo jalón casi rasgando las paredes del ano de Arturo.   

Lian sin soltar los huevos de Arturo que aun seguía retorciéndose de dolor coloco las cuchillas de la tijera para colocarlas debajo de la liga en su escroto, para tomar las manijas con ambas manos Arturo sintió las frías cuchillas en sus huevos y trato de hacer algo pero era tarde Lian cerró con toda la fuerza que pudo imprimir la tijera, cercenando de un solo corte el escroto de Arturo castrándolo expeditamente, los ojos de Arturo se abrieron grandes para quedar en blanco al sentir de forma brutal una oleada de dolor como nunca antes imagino que fuese posible sentir.

Arturo se retorció unos segundos antes de caer sobre el sofá sin sentido, Lian alto el escroto de Arturo del que extrajo los dos testículos para colocarlos en un frasco con conservante, que coloco en un lugar perfectamente a la vista de todos.

Arturo se recupero por completo tres semanas después y aunque al principio estaba enojado con Lian pronto lo perdono y se convirtió de hecho en su esclavo y eunuco personal, dejo la universidad y se dedico en cuerpo y alma a su Amo, quien por supuesto adora penetrarlo y torturarlo, Arturo goza de su pene en su interior y del dolor que Lian le provoca, a aprendido a tener orgasmos prostáticos los cuales goza igual o incluso más que sus orgasmos de cuando aun tenía su huevos y aun era un hombre no el eunuco sumiso que es ahora.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JUEGOS SADISTAS

Julián de 22 años era un atractivo hombre gay que se ganaba la vida la vida como bailarín erótico en un establecimiento para gay de alta categoría su rutina era una de las más esperadas de la noche sobre todo cuando se despojaba de su pantalón para quedar solo en aquella pequeña prenda que dejaba sus enormes huevos como pene bien marcados, hacienda babear de deseo a todos los presentes que le arrojaban billetes de todas denominaciones para cuando caía su ultima prenda......


JUEGOS SADISTAS
Julián de 22 años era un atractivo hombre gay que se ganaba la vida la vida como bailarín erótico en un establecimiento para gay de alta categoría su rutina era una de las más esperadas de la noche sobre todo cuando se despojaba de su pantalón para quedar solo en aquella pequeña prenda que dejaba sus enormes huevos como pene bien marcados, hacienda babear de deseo a todos los presentes que le arrojaban billetes de todas denominaciones para cuando caía su ultima prenda.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [SADO] [BDSM]  


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Julián de 22 años era un atractivo hombre gay que se ganaba la vida la vida como bailarín erótico en un establecimiento para gay de alta categoría su rutina era una de las más esperadas de la noche sobre todo cuando se despojaba de su pantalón para quedar solo en aquella pequeña prenda que dejaba sus enormes huevos como pene bien marcados, hacienda babear de deseo a todos los presentes que le arrojaban billetes de todas denominaciones para cuando caía su ultima prenda  el local era un volcán en erupción con algunos de los clientes incluso masturbándose viendo aquel bello cuerpo moviéndose desnudo sobre el escenario.

Entre los presentes que aquella noche observaban los movimientos sensuales de Julián estaban dos hombres altos, musculados con pechos como vientres marcados, ambos tenían sus cabezas completamente rapadas, era como si nunca hubieran tenido cabello en su vida, sus ojos no dejaban de seguir el gran pene que se bamboleaba entre las fuertes como esbeltas piernas de Julián, cuando él abandono el escenario entre aplausos y vítores ambos se marcharon del lugar, pero solo para esperar entre la penumbra de un oscuro estacionamiento a que su presa apareciera.

Ambos tuvieron que espera un largo rato dado que ignoraban que Julián cuyo nombre artístico era “Titan”, tenía una segunda presentación esa noche por lo que no apareció por aquel oscuro estacionamiento hasta tres horas después seria las 3:00 Am cuando visiblemente cansado se dirigía a su auto, pero fue interceptado por uno de esos hombres al principio Julián creyó que se trataba de admiradores sabia como tratarlo aunque era una molestia para él a esas horas, pero pronto fue sujetado por detrás y un trapo fue colocado sobre su boca como nariz, en cuestión de segundos quedo inconsciente, para ser cargado por ambos hombres a su auto con el cual se alejaron.

El auto de Julián fue enterrado en lo profundo de un bosque, sería muy difícil de encontrar por no decir imposible por su parte el aun inconsciente hombre fue llevado a una enorme mansión aislada de todo, no había teléfono, señal para celular (movil) tampoco un camino se llegaba a la mansión por medio de un elevados al cual se accedía por un túnel a 40 metros por debajo de la mansión y solo los ojos de algunos de alguno de aquellos dos hombres abría las puertas.

Aquella construcción era un vestigio de la guerra fría, aquella mansión era la fachada para un bunker anti nuclear que quedo obsoleto por lo que fue vendido al mejor postor era un lugar prácticamente al que no se podía llegar a pie, intentar escapar sin usar el ascensor era prácticamente un suicidio, ahí fue donde Julián recupero el sentido, al día siguiente de su secuestro.

Para su sorpresa estaba desnudo, y amarrado con las manos detrás de la espalda, estaba también amordazado en el piso en una habitación en la que ningún mueble o decoración se encontraba de pronto los dos hombres entraron iban desnudos con botas que les llegaban hasta la mitad de sus pantorrillas ambos con brazaletes de cuero en sus muñecas y uno de ellos llevaba algo extraño atravesando su pecho todo en cuero negro.

Por supuesto al verlos Julián se asusto, los dos hombres lo levantaron con sus fuertes brazos para llevarlo fuera de la habitación por un largo pasillo fue transportado hasta llegar a una amplia sala llena de tapices en las paredes como en el suelo, sobre un tapiz dorado con rojo estaba colocado un carrito dorado de metal Julián fue coloco con cuidado debajo, ahí fue asegurado por correas y cuerdas, un soporte cilíndrico de metal fue introducido por su ano quedando presionando su próstata, causándole dolor ya que dicho cilindro era muy grueso.

Julián se retorcía su cabeza era una de las pocas cosas que sobresalían del carrito la otra cosa esa su pene que para ese momento aun estaba flácido, pero aun así era bastante grande, pero pronto sintió un agudo dolor en la base provocado por la inserción de una aguja que inyecto algo en su pene que pronto alcanzo su tamaño máximo de 24 cm que quedo muy rígido incluso más de lo que normalmente quedaba, uno de los hombre con guantes negros lo tomo para comenzar a masturbarlo pero solo por unos segundos.

Pues inexplicablemente del pene de Julián broto un enorme chorro de espeso semen, lo que por supuesto produjo un inusual placer para Julián que siempre había durado mucho antes de venirse incluso cuando se masturbaba, el hombre apenas espero unos segundos antes de volver a comenzar a masturbarlo, pero esta vez comenzó a lamber su pene desde abajo para rematar con su lengua en la punta de su glande.

Lo que de nuevo a los pocos segundo le produjo a Julián un segundo y aun más intenso orgasmo que el anterior fueron tres los abundante chorros que brotaron de su palpitante pene el cual sintió crecer aun más que antes, no solo se alargo sino que también lo hizo en grosor lo sorprendente es que él se hubiese corrido de tal manera en tan corto tiempo luego de hacerlo por primera vez, el segundo hombre con la cosa atravesando su pecho se monto casi de inmediato sobre el carrito.

Su pene era enorme y estaba en completa erección Julián sintió como ese hombre de nalgas firmes las comenzó a restregarse su aun muy dura erección entre ellas, aquello duro apenas unos cuento minutos cinco o seis minutos antes de de nuevo su falo comenzara a palpitar con fuerza el hombre sobre el carrito solo se coloco sobre su miembro de tal manera que la copiosa descarga que se produjo segundos después impactara directamente sobre su ano, por supuesto el semen reboto y baño la columna de sangre de donde broto.

Apenas de nuevo la erección de Julián dejo de expulsar semen como dejo de crecer como engrosarse, el hombre sobre el carrito de metal tomo su dura barra de carne para colocar la punta de su glande sobre su bien lubricado ano con su propio semen, restregó la punta del glande sobre su ano por unos segundos antes de comenzar a hacer presión, su esfínter anal no tardo en ceder ante la presión del glande que entro por completo a los intestinos del hombre, seguido casi de inmediato por el resto de su ya enorme virilidad para ese momento de al menos 27 cm de largo.

El Hombre comenzó a mover acompasadamente cabalgando a Julián que sentir su pene ser arropado por paredes estrechas como cálidas, pronto a su pesar Julián sintió al cabo de algunos minutos de ser cabalgado como su pene de nuevo comenzó a tener fuertes espasmos hasta que dejo escapar cuatro potentes chorro de su espeso semen directamente en el interior del hombre que lo estaba montando en ese momento.

Pero aquel hombre no se detuvo pese a sentir aquella enorme descarga viril en su interior por el contrario continuo cabalgando a Julián aun más fuerte con su erección golpeando masivamente la parte superior del carrito de metal produciendo un sonido regular al ritmo de su cabalgata.

-“PAK… PAK…PAK…” Se escuchaba por toda la habitación.

De pronto sintió Julián que el cilindro dentro de él comenzó a vibrar, lo que hizo que a los pocos minutos de nuevo descargara una nueva gran cantidad de su semen, en ese momento el hombre que lo cabalgaba dando un pequeño alarido de placer se vino sobre el carrito de metal, que por medio de un agujeritos que tenía el espeso semen comenzó a gotear sobre el pecho de Julián, aun con su pene latiendo y creciendo el hombre se desmonto de él, para darle paso al otro.

Quien de inmediato intento introducirse los 30 cm de la erección de Julián que además de larga era ya muy gruesa tuvo algunos problemas y gruño cuando por fin logro que entrara el glande para luego todo el resto, de nuevo se escucho el golpeo del gran pene del hombre que comenzó a cabalgar de manera salvaje como si no existiera un mañana.

-“PAK… PAK…PAK…” Se escucho de nuevo en la habitación.

Y de nuevo el muy duro pene de Julián no tardo en venirse, abundantemente, lo mismo que el hombre que lo cabalgaba, pero Julián estaba a punto del desmayo con una tremenda deshidratación con todo su cuerpo literalmente bañado con una gruesa capa de sudor que de hecho chorreaba con gruesas gotas goteando sobre la alfombra sobre la que estaba, sin embargo el segundo hombre no detuvo su cabalgata pese a estar su interior lleno del semen de Julián.

El segundo hombre continuo cabalgándolo hasta que también se corrió en abundancia dando alaridos de placer mientras lo hacía, sintiendo la cuarta descarga de Julián en su interior, para cuando se desmonto de un arroyo de semen broto de su entrañas para ese momento el pene de Julián era de 37 cm y de por lo menos 12 cm de diámetro su pene parecía un bate de beisbol ya presentaba la piel péquelas cuarteaduras, en el glande y en el tronco por igual que eran muy dolorosas.

Julián sentía también como la parte baja de su pene casi en la base estaba presionando contra algo filoso, aunque la verdad es que estaba ya casi inconsciente, de pronto escucho un ruido mecánico su pene volvió a explotar arrojando una enorme cantidad de semen por los aires al tiempo que los ojos de Julián se pusieron en blanco por el dolor que sintió en medio del mayor orgasmos que jamás sintió en su vida.

El dolor que Julián alcanzo a sentir antes de perder el conocimiento fue cuando su pene fue cercenado por una afilada cuchilla convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días, estuvo inconsciente por 15 días, despertó en un hospital luego de que fue encontrado por unos excursionistas a 500 kilómetros de donde fue llevado.  

Por supuesto la noticia que fue encontrado sin su pene para Julián fue devastador después de todo quien quería ver a una desnudista sin pene, estaba arruinado tuvo que encontrar otro trabajo además de la noticia de que sus días como activo habían acabado, seis meses luego de salir del hospital recibió un paquete largo al abrirlo se encontró con su pene tan grande como estaba la última vez que estuvo unido a él.

Se sentía al tacto como si aun estuviera vivo aunque no fuese así, estaba plastificado con una técnica especial, había una nota que decía.

-“Esperamos que goces de tu pene como nosotros lo hicimos en nuestro interior”. Decía la nota.

Firmado.

Tus Secuestradores.      



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CASTIGO DE MI VECINA CRUEL

Me encantaba burlarme y reírme de mi vecina. Hasta que un día me secuestro y me castigo duramente haciéndome pagar mis faltas.......


CASTIGO DE MI VECINA CRUEL
Me encantaba burlarme y reírme de mi vecina. Hasta que un día me secuestro y me castigo duramente haciéndome pagar mis faltas. Dando me un castigo que jamas podre olvidar mientras viva..

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [FEMDOM] [SADO]


Categoria: Hetero      Autor: Sumisso





Subí las escaleras a trompicones, apenas me tenía en pie, estaba demasiado borracho para mantener el equilibrio. Subía cantando en voz alta una vieja canción que habla de sexo, drogas y rock and roll. Me agarraba a la barandilla con una mano e intentaba subir las escaleras sin caerme, algo que resultaba realmente difícil. Había estado toda la noche bebiendo, bailando y fumando más de lo que el cuerpo puede aguantar. la resaca del día siguiente iba a ser bestial pero que me quiten lo bailado como dice el refrán. A duras penas llegue al tercer piso, hice una pausa  y comencé a reírme a carcajadas delante de la puerta de mi insoportable vecina. ¡Qué diría si me viese en este estado!, se escandalizaría y comenzaría a gritarme. Ella que es una mujer muy seria y estricta y no tolera la rebeldía ni los malos modales o comportamientos inapropiados.    

Me paré frente a su puerta y en un momento de rebeldía y más bien por los efectos del alcohol se me ocurrió la brillante idea de aporrear su puerta y comenzar a reírme de ella llamándola de cualquier  forma inapropiada  que se me ocurría en el momento.

-“vieja foca, bola de billar, vieja bruja”.... -  Seguía aporreando su puerta y riéndome a carcajadas yo solo.  

La puerta no tardó mucho en abrirse. En el umbral apareció mi vecina. Una mujer viuda de cincuenta y tantos  años, rellenita y voluptuosa, ancha de caderas  y de carácter realmente terrible que se pasaba la vida criticando y refunfuñando cualquier cosa que vaya contra sus principios puritanos. En fin, una vecina que cualquiera de nosotros  puede tener en su vecindad y que nos detesta con toda su alma intentándonos hacer la vida imposible. Una vez hechas las presentaciones, continuare relatando lo que sucedió: Apareció en la puerta  vestida con una bata de felpa entre abierta  sin anudar y su camisón de raso.  Su vestimenta la completaba con muchos rulos de colores enrollados sobre su cabello . Comencé a reírme sin parar al contemplarla vestida de aquella guisa, era una perfecta "  maruja " .Continué para mi diversión  faltándola al respeto delante de sus narices mientras ella me contemplaba de forma pasiva con una mirada laser de odio que casi me atravesaba.

-“Una ballena con rulos en la cabeza, jajajajajajaja” - Continuaba riéndome sin cesar delante de sus narices.

Agoté toda la paciencia que pudiese tener mi detestable vecina, despertándola a altas horas de la noche y burlándome a carcajada suelta de ella completamente borracho. La señora me agarró de la muñeca de mi mano con cara de pocos amigos y me empujó al interior de su casa. Casi me caigo de bruces debido al repentino empujón y al estado de embriaguez  en el que me encontraba. Me dejé llevar por la situación, era conducido y agarrado por mi muñeca al interior de su casa, me tropezaba con todo sin parar de reírme, era una situación muy divertida.  Estaba deseando conocer  cuál sería el desenlace de esta pequeña aventura en el interior de su casa. ¿Me llevaría al interior de la ducha con agua fría? ¿Me regañaría como si todavía fuese un adolescente? Jajaja. Era completamente divertido ver a mi vecina tan enfadada y enrabietada  mostrando su odio hacia mí.  No podía parar de reírme de mi vecina y lanzarla cualquier improperio que se me ocurría con mi legua suelta.

Me condujo agarrado por mi muñeca hasta el salón de su casa y solo recuerdo que me tumbó sobre algo duro, creo recordar que era una mesa y en apenas unos segundos me quede dormido debido a mi estado ebrio. Estaba tan cansado y borracho que me quedé completamente dormido roncando a pierna suelta sobre aquella superficie dura.

El tiempo transcurrió sin darme cuenta de nada, Caí dormido profundamente ajeno a todo cuanto sucediese a mi alrededor. Mi cuerpo ya no aguantaba más el exceso de alcohol y quede casi inconsciente. Los rayos de luz cegadores que entraban por la ventana me despertaron. La cabeza me dolía horrores debido a la resaca. Tras un momento de confusión  empecé a recordar todo, la noche anterior había bebido demasiado. Fui a incorporarme realizando un gran esfuerzo debido a mi lamentable estado y comprobé que no podía moverme. Abrí los ojos de sopetón y comprobé como me encontraba tumbado bocabajo sobre una mesa baja  de madera de salón. Mis muñecas estaban atadas cada una a una pata de la mesa  y mis tobillos corrían la misma suerte. Un momento, me encontraba completamente desnudo. ¿Quién me había atado y desnudado? Mi sorpresa fue en aumento cuando descubrí que  llevaba un collar grueso de perro al rededor de mi cuello y este estaba sujeto con un candado  a una pequeña argolla de forja  de la mesa. ¿ Como había llegado a esta situación ?. Comencé a recordar todo, esto había sido obra de mi detestable vecina.

Intenté desatarme con todas mis fuerzas  pero fue inútil, las cuerdas apretaban bruscamente mis manos y pies a las  patas de la mesa. La presión de las cuerdas era intensa, apretaban y mordían mi piel sin piedad. Sentía un fuerte dolor, ahhhhhh  estaban demasiado apretadas, me hacían daño, me habían atado con mucha fuerza.  El collar estaba firmemente sujeto a la argolla y solo podía ladear la cabeza levemente. Transcurridos unos minutos desistí de intentar desatarme, era imposible, había sido atado a conciencia. Los nudos no cedían y la cuerda me producía un fuerte dolor que aumentaba según me iba despertando.

-"Aaaahhhhh" "Aaaaaaahhhh "  me quejé airadamente por la fuerza con que estaba atado e inmovilizado.

La culpable de mi situación hizo acto de presencia en el salón de la casa donde me encontraba atado. El collar que rodeaba mi cuello sujeto a la mesa me impedía levantar la mirada, tan solo ladear un poco la cara, lo sufriente para observar y confirmar como todo había sido obra de mi vecina.  Comprobé como mi vecina me miraba de forma impasible con el rostro muy serio desde el umbral de la puerta. Su cara delataba un terrible enfado y odio hacia mí.

- Veo que por fin has despertado - . Ironizó la señora.
- Suéltame inmediatamente - La reproche furioso.

- No estás en condiciones de exigir nada. Si no te has dado cuenta quien manda aquí soy yo. Veremos si ahora eres tan valiente y  te atreves a insultarme y faltarme al respeto como hiciste  anoche - . Contesto la señora subiendo el tono de voz  ante mis continuas exigencias para que me soltara.

-“Vieja foca, bola de billar, vieja bruja”...- Repetí de forma muy chulesca todos los improperios que la dediqué la noche anterior. No iba a doblegarme o asustarme ante aquella mujer.

-“Vas a lamentar haberme faltado al respeto, te prometo que nunca más volverás a hacerlo. Vas a arrepentirte de haberlo hecho”. Me respondió con un tono de voz muy amenazante.

La señora avanzó hacia la mesa donde me encontraba sujeto  y se colocó frente a mí. Contemple sus robustas piernas y pantorrillas que asomaban por debajo de su bata y camisón. Levante con mucho esfuerzo la vista y me eche a reír de nuevo al observar como continuaba llevando sus rulos en su cabeza. ¡Era una autentico espanto sin ningún tipo de glamur!

- Jajajaja - Continué riéndome sin cesar debido a su aspecto.

Llamo mucho mi atención algo que agarraba en una de sus manos. Me fijé detenidamente y observé como sujetaba unos sucios y apestosos  guantes de goma de fregar .Eran los guantes con los que cada mañana fregaba y tiraba la basura. ¡Que pretendía hacer con ellos! ¿Por qué los sujetaba en su mano? Me asusté al observar como mi vecina comenzó a enfundarse sus guantes de goma en sus manos. Me miraba fijamente esbozando una perversa sonrisa al descubrir mi miedo. Se escuchaba el sonoro y continuo chasquido que producía la goma al tratar de enfundarse los ajustados guantes en sus corpulentos brazos y manos. Mi miedo fue en aumento y rápidamente traté de averiguar que pretendía:

- ¿Qué estás haciendo? - La pregunte nervioso y asustado.

-“Lo que debería de haber hecho hace mucho tiempo. Voy a enseñarte modales, aprenderás a respetarme y obedecerme”. -  ¡Qué pretendía, estaba aterrado!

Tranquilamente tomándose su tiempo  se ajusto sus guantes a ambas manos, la quedaban muy ceñidos en sus robustos brazos  y con dificultad logró enfundárselos en ambas manos hasta quedar bien ajustados. Si deseaba provocarme miedo enfundándose los guantes lo había conseguido sobradamente.

Se acercó a mí con sus manos enguantadas y me soltó dos tremendas bofetadas en la cara, PLAAAAAAAFFFF PLAFFFFFFF. La goma de su guante chocó fuertemente en mi cara, dejando bien rojo mi rostro y completamente humillado. Me ardía el rostro debido a sus tremendas bofetadas.

- Vas a lamentar haberme insultado. Voy a hacértelo pagar muy caro. Te advertí que un día recibirías tu merecido y siempre cumplo lo que prometo - .Me replicó la señora mientras se ajustaba de nuevo sus guantes y se preparaba para abofetearme de nuevo. PLAAAAFFFF PLAAFFFF . volvió a humillarme estampando su guante en mi cara y dejando mi cara con un fuerte escozor.

-“Ahhhhhh ahhhh”. - Me queje airadamente por el dolor de sus bofetadas.
- “Suéltame maldita zorra”. - La grite irritado, algo que no debería de haber hecho.

-“Shhhh shhh, no volverás a insultarme. No volverás abrir tu sucia boca”. -  Me contestó en un tono muy estricto y amenazante.

Metió su mano por debajo de su camisón y se bajó su braga (calzón) por las rodillas hasta sacarlas por los tobillos. Agarró su gran braga sucia con una mano y se inclino hacía mi.

-“Te prometo que no vas a volver a  insultarme ni faltarme al respeto nunca más. Vas a permanecer calladito y con la boca cerrada mientras te enseño como debes tratarme”-. Su tono de voz me causó un gran pánico, estaba muy asustando sin saber que pretendía.

Su mano izquierda enguantada atenazó fuertemente mi nariz sin poder oponer resistencia alguna por mi parte. Al instante  me faltaba el aire y la goma de sus dedos continuaba cerrando mis fosas nasales, no podía respirar provocando astutamente  de esta perversa forma que abriese la boca para tomar aire. Su mano derecha agarraba echas un ovillo sus sucias bragas. Abrí la boca y  encontré su mano  forzando sus bragas al interior de mi boca. Empujó con sus dedos sus apestosas bragas sin cesar en su empeño  hasta que entraron por completo inflando mi boca. Un sabor rancio inundo mi boca, sabían de forma detestable, aquello era realmente humillante y deshonesto. Indefenso y humillado contemplé como agarró un rollo de cinta americana y pegó el extremo en mi boca, comenzó a dar vueltas con el rollo sobre mi boca y cabeza asegurándose que no pudiese escupir mi mordaza. Rodeó mi boca y cabeza una y otra vez con la cinta americana hasta quedar satisfecha. Pasó su mano sobre  la cinta para que  pegase por completo  a  mi boca quedando así fuertemente amordazado.

Intenté escupir la mordaza  pero era imposible, estaba bien sujeta y no lograría quitármela por más que lo intentase. El detestable sabor de sus sucias bragas era repugnante y nada podía hacer para evitarlo, no dejaba de saborearlo una y otra vez. Traté de gritar y pedir ayuda pero al igual que repugnante era eficaz su mordaza, no se escucho ni un murmullo. Me sentía completamente humillado e impotente, no podía escapar de sus garras, era un muñeco bajo su control absoluto.

-“PLAAAAAAAFFFFF, PLAAAAAAAAFFFFFF, PLAAAAAAAAAAAFFFFF”-. Me abofeteó duramente sin compasión.

-“¡Ves! ahora está mucho  mejor, no tengo que aguantar  más tus quejas- .PLAAAAAAFFFFF”. Volvió a abofetéame como un autentico pelele. Su mano enfundada en sus guantes de goma se estrelló en mi cara una y otra vez.

Ahora no podía quejarme ni insultarla, sus bragas inflaban mi boca por completo  y silenciaban todo sonido proveniente de ella. Era terriblemente humillante ser abofeteado duramente por mi vecina una y otra vez sin poder evitarlo. Deseaba gritar y pedir ayuda pero no podía, recibía sus duras bofetadas en mi rostro de forma incansable. Detestaba sus guantes de goma, eran muy dolorosos, la goma de su mano producía un fuerte escozor en mi cara .

Me abofeteó hasta quedar satisfecha. Mi cara estaba completamente roja y me ardía por completo. Me sentía humillado tanto por sus bofetadas como por el sabor repugnante que producían sus bragas sucias en mi boca.  Una vez cesaron sus bofetadas, mi vecina  abandonó la habitación para unos  minutos después regresar sujetando algo en su mano. Ladeé la cabeza con dificultad y comprobé como la señora agarraba en su mano enguantada un cinturón grueso de piel. Azotó suavemente su  palma de la mano con   el cinturón produciendo un fuerte chasquido en la habitación. Pretendía intimidarme y asustarme mostrándome lo letal y doloroso que podría ser su cinturón. Quedé aterrado al comprobar cómo se acercaba hacia mí con él en la mano.

-“hmmmm, hmmm”- Intenté gritar y pedir ayuda pero no pude, su mordaza era tan humillante como  eficaz.

-“Ahora te voy a castigar duramente como te mereces, te aseguro que cuando termine me suplicaras perdón desesperadamente”. Se  regocijó observando el miedo reflejado en mis ojos. ¡Quería azotarme con su cinturón! Intente de nuevo liberarme pero era incapaz, gritar también era imposible .Tuve que aceptar que nada ni nadie podría salvarme de su castigo.

La señora se detuvo a escasos centímetros detrás de mí. No podía girar la cabeza y no pude ver a mi vecina pero si pude sentirla. Levantó su mano y escuché un fino zumbido antes de descargar su cinturón de cuero  sobre mi culo. ZAAAAAAAASSSSSSSSS. Sentí un fuerte aguijonazo sobre mi piel. Vi las estrellas literalmente y sentí un fuerte dolor y escozor. Mi grito quedó silenciado por mi mordaza, ni siquiera disponía de la voluntad de quejarme o gritar, solo aguantar mi dolor silenciosamente entre mi mordaza. No tuve tiempo de reponerme del dolor del primer correazo  cuando volví a sentir su cinturón en mi piel.

ZAAAAAAAASSSSSSSS. ZAAAAAAAASSSSSSSS volvió a azotarme con dureza sobre mi trasero. Eran terriblemente dolorosos sus azotes. Me ardía el culo como un brasero ardiente. Sentía unas ganas incontrolables de gritar, llorar y sobre todo suplicar piedad.

ZAAAAAAAAAAASSSSSS, ZAAAAAAAAASSSSSSSSS, ZAAAAAAAAASSSSSSSSS. Mi vecina no cesaba de azotarme duramente una y otra vez sin cesar el ritmo. La azotaina era insoportable, me azotaba cruelmente con su correa  de forma estricta sin ningún tipo de compasión. Sus azotes seguidos y con ritmo me provocaban un dolor intenso. ¡Por favor que paré ya! Pensaba en mi interior pero la señora no dejaba de azotarme una y otra vez. ZAAAAAAAASSSSSS, ZAAAAAAAASSSSSS.

No tardé en echarme a llorar debido al dolor que me producía su cinturón y la fuerza con que me azotaba. Mi llanto hizo sonreír a mi vecina, sintió una gran satisfacción viendo como sufría  con su castigo. Se detuvo y su mano enguantada  tiró  fuertemente de mi pelo acercando su cara a la mía:

-“¿Ahora no eres tan valiente (chulo) verdad?, solo eres una llorona. Aprenderás la lección te lo aseguro, te azotaré hasta que lo crea conveniente. De hoy en adelante me trataras con mucho respeto y me obedecerás sin rechistar en todo cuanto te ordene te lo aseguro”- . Soltó mi cabello, tiró del extremo de sus guantes ajustándoselos a sus dedos  y continuó su labor azotándome.

¿Cuánto tiempo transcurrió? Para mí fue una eternidad.

No paró de azotarme una y otra vez hasta dejarme el culo ardiendo y bien marcado. Mi llanto no la detuvo, no sintió ningún tipo de compasión hacia mí, su odio era infinito. Nunca había imaginado que podía detestarme tanto. Ella llevaba razón de ahora en adelante las cosas serían distintas, me había dejado bien claro quién mandaba. Su azotaina fue tremendamente larga y  perdí la noción del tiempo. La resaca se me quito por completo, fue un método infalible. No volvería a faltarla al respeto nunca más, me había dado razones de peso.

Tras una larga azotaina dio por concluido mi castigo pero solo momentáneamente. Dejó su correa en un lado de la sala y  me hablo con un tono muy estricto:

-“Ahora te quedarás así hasta que a mí me apetezca, cuando regrese  me suplicaras perdón, por tu bien espero que sea sincero de lo contrario no tendré ningún inconveniente en volver a empezar a azotarte”- . Me asustó de forma contundente. No estaba dispuesto a soportar otra azotaina. Había sido un suplicio y no deseaba que volviese a suceder.

Se quitó sus guantes  de goma ceñidos a sus manos y se los guardó en el bolsillo de su bata  por si volvía a necesitarlos  .Antes de marcharse me dirigió unas palabras: 

-“Reflexiona sobre tu comportamiento y cómo vas a suplicarme perdón. Espero que cuando regrese te disculpes antes mi por tu comportamiento de lo contrario tendré que seguir castigándote”.- Tragué saliva por el miedo que me produjo.

Se marchó de la habitación y me quedé en la sala inmovilizado sin poder mover un solo musculo de mi cuerpo  y con mi repugnante mordaza. Rápidamente me puse a pensar como suplicaría perdón y que palabras usaría. Mi trasero dolorido me incentivaba a pensar sobre mis palabras de disculpa. Mi vecina llevaba razón aprendería modales. Estaba deseando suplicarla piedad y humillarme ante ella para que me perdonara.

Me dejó en aquella situación mucho tiempo. Se tomo su tiempo, no tenía ninguna prisa, era consciente que estaba pasándolo realmente mal en aquella posición tan incómoda. Tenía dolorido todo mi cuerpo y mi cabeza no dejaba de pensar una y otra vez como iba a suplicar a la señora su perdón. Permanecí encerrado, atado y amordazado varias horas hasta que mi vecina regreso de nuevo a la habitación. Portaba un vaso de agua en su mano y se acercó hasta mí:

-“Tienes sed ¿verdad?- . Contesté afirmativamente con la cabeza”. Tenía la boca completamente seca debido a la mordaza y la resaca de la noche anterior. Deseaba con todas mis fuerzas un trago de agua.

La cruel señora me quitó mi mordaza y acercó el vaso de agua a mi boca. Bebí rápidamente debido a mi sed y agradeciendo su gesto de generosidad.

PLUUUUFFFFFFFFF. Escupí el agua que me ofreció. ¡Era agua salada!. Mi vecina comenzó a reírse a carcajadas observando mi cara.

-“Si quieres agua tienes que ganártelo. ¡Pídeme perdón!”- .Me recriminó burlándose de mí con el vaso de agua en su mano y una sonrisa en su rostro.

-“Por favor señora suplico su perdón. No volveré nunca jamás a faltarla al respeto. Haré cuanto me pida. No la desobedeceré nunca más. Por favor suélteme, no lo haré mas”-. Me humillé y le supliqué perdón desesperadamente. Sus promesas se habían cumplido, la suplicaba perdón y me rendía a sus pies. Ella había vencido, haría cuanto quisiera, me había doblegado a su merced,  no volvería a faltarla al respeto nunca más.

-“Todo eso ya lo sé que lo harás, no hace falta que me lo digas. Se perfectamente que a partir de ahora me obedecerás sin rechistar en todo momento. Tus suplicas no me convencen, son fingidas y no sinceras. Tendré que seguir castigándote hasta que aprendas la lección y tus disculpas sean sinceras”- . Mi estricta vecina sacó sus guantes de goma del bolsillo de su bata y comenzó a ajustárselos de nuevo en ambas manos. Observé aterrado como volvía a colocarse sus guantes en las manos, eso significaba que iba a continuar su castigo.

-“NOO, NOOO, no lo hare más”.- Suplique desesperadamente.

Mi vecina me miraba fijamente con cara de odio mientras terminaba  de enfundarse sus guantes. Hizo caso omiso a mis suplicas y se  acercó a mí agarrando en su mano  de nuevo la repugnante mordaza. Cerró mi nariz con una mano y nuevamente volvió a introducir su apestosa braga en mi boca quedando nuevamente amordazado. Agarró de nuevo su cinturón grueso de piel  y me habló de forma muy estricta:

-“Bien, Tendré que seguir insistiendo en tu castigo hasta que me supliques perdón como me merezco. Te prometo que esta vez seré mucho más dura, lo de antes solo eran caricias”- .  Levanto su mano y de nuevo volvió a azotarme una y otra vez de forma mucho más dura sin tener ningún tipo de piedad. Lamenté verdaderamente mi falta de respeto hacia mi vecina. Nunca más volvería a hacerlo lo prometo. Jamás volvería a faltarla al respeto.

Cuando termino de azotarme la vecina fue hasta un cajón y saco un burdizzo. Lo que de nuevo me aterro pues sabia para lo que servía aquella pinza, ella se me acerco con ella la sentí tomar mi escroto con una de sus manos enguantadas. Sentí como sus dedos apretaron individualmente cada uno de mis testículos.

-“Bien con esto vas a hacer obediente y sumiso de aquí en adelante”. –Dijo ella con voz algo maliciosa.

Negaba con la cabeza, tratando de soltarme con desesperación, inmerso en un pánico total, sentí cuando coloco las mandíbulas metálicas en la parte alta de mi escroto, sentí como presiono las mandíbulas un poco lo que hizo presión sobre la piel de mi bolso de piel. Me retorcí de dolor cuando ella me dio varias fuertes palmadas con una de sus manos sobre mis testículos y mis ojos se pusieron en blanco cuando sentí la mandíbula del burdizzo cerrarse sobre la parte alta de mi escroto aplastando los conductos que unían a mis testículos con el resto de mi cuerpo.

Aquello fue un dolor tan brutal que simplemente todo mi cuerpo comenzó a convulsionar, mientras se tenso con fuerza, en algún momento de todo ese inmenso dolor que estaba sintiendo me desmaye, para cuando desperté estaba aun desnudo pero ya libre de ataduras con un terrible dolor en las nalgas y entrepierna, sabia que era ya un eunuco las lagrimas brotaron por mis mejillas sin control. Ella me arrojo mi ropa y me dijo:

-“Vístete y márchate recuerda desde ahora serás respetuoso si no quieres que todo el mundo vea la grabación de tu humillación y castración ¡Eunuco!” Dijo ella con malicia en su tono de voz.

Les aseguro que no pude sentarme durante una buena temporada. Recibí una cruel azotaina, mi culo quedó completamente dolorido y marcado, así como que no puede caminar bien por meses, combinado con un dolor incesante mientras mis testículos se encogieron si remedio alguno dentro de mí escroto. Desde aquello se me quitaron por completo las ganas de volver a insultarla o faltarla al respeto. Su castigo fue infalible.

Desde ese día, me paraba a saludarla educadamente con mucho respeto mientras ella con una sonrisa perversa en su rostro me miraba complicadamente y sujetaba sus guantes de goma en sus manos dispuesta a enfundárselos si fuera necesario.

ZAAAAAAAAAAASSSSSSSSSSS.


FIN.

Agradeceré sus comentarios en  sumisso22@yahoo.es




Autor: Sumisso       Mail: sumisso22@yahoo.es

SECUESTRADO EN MI PROPIA CASA

Mis padres partieron el viernes que era feriado a eso del medio día, me despedí de ellos en la puerta de la casa, deseándoles buen viaje, sintiendo como mi pene palpitaba debajo de mi ropa interior, apenas se fueron tuve que esperar dos horas para evitar ser sorprendido por si tuvieran que regresar por alguna razón, pasado ese tiempo supuse que estaba seguro por lo que me despoje de mi ropa quedándome solo en trusa (slip), en la que se notaba mi pulsante como dura erección......


SECUESTRADO EN MI PROPIA CASA
Mis padres partieron el viernes que era feriado a eso del medio día, me despedí de ellos en la puerta de la casa, deseándoles buen viaje, sintiendo como mi pene palpitaba debajo de mi ropa interior, apenas se fueron tuve que esperar dos horas para evitar ser sorprendido por si tuvieran que regresar por alguna razón, pasado ese tiempo supuse que estaba seguro por lo que me despoje de mi ropa quedándome solo en trusa (slip), en la que se notaba mi pulsante como dura erección. Aquello seria el inicio de un fin de semana lleno de placer pero sobre todo de dolor.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SADO] [TORTURA] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Estaba muy contento ese jueves pues mis padres se iban a ir a pasar un fin de semana con mis abuelos llevándose a mi molestoso hermanita cuatro años menor con ellos en ese momento el de 12 y yo de 16 años, me iban a dejar la casa para mí solo,  por lo que podría en ropa interior o desnudo viendo porno en la gran televisión de las sala sin preocuparme de que mi hermanita me viera e incluso pensé podría invitar a algunos amigos o una chica para poder tener sexo con ella sin preocupación alguna.

Mis padres partieron el viernes que era feriado a eso del medio día, me despedí de ellos en la puerta de la casa, deseándoles buen viaje, sintiendo como mi pene palpitaba debajo de mi ropa interior, apenas se fueron tuve que esperar dos horas para evitar ser sorprendido por si tuvieran que regresar por alguna razón, pasado ese tiempo supuse que estaba seguro por lo que me despoje de mi ropa quedándome solo en trusa (slip), en la que se notaba mi pulsante como dura erección, tome mi DVD que había preparado y me dispuse a pasar la mejor de las tarde frente al televisor en la sala.

Una vez en la sala, me desnude por completo exhibiendo mis colgantes huevos encerrados en mi lampiño escroto como mi pene 16 cm en completa erección ya filtrando bastante líquido pre seminal de la punta, coloque el DVD en el reproductor tome el control y me senté en el amplio como cómodo sillón de cuero de la sala mis nalgas desnudas sintieron la tersura del cuero prendí el televisor y un video porno uno de mis preferidos comenzó al tiempo que comencé a masturbarme, moviendo mi mano por mi pene sin reparo alguno.

Mi mano bajaba hasta la base de mi pene para subir hasta mi inflamado glande una y otra vez, hasta que luego de varios minutos me vine con fuerza, sobre mi vientre y pecho gimiendo sonoramente gozando de mi intenso orgasmo sin temor a ser escuchar por mis padres o hermanita como era casi la regla en la que tenía que morderme mi labio inferior para que mis gemidos de placer en la noche no fueran escuchados por nadie, pero esa ocasión podía dar rienda suelta a mi gozo sin preocupación alguna, me vine tres veces antes de irme a duchar y dormir totalmente agotado pero muy contento.


** ** ** ** ** ** **

Estaba tan agotado que no me percate cuando alguien entro a la casa, en mi desesperación por masturbarme se me olvido activar el sistema de seguridad de la casa, de seguro fue narcotizado con algo porque no sentí cuando aquella mujer me amarro y amordazo con una mordaza de bola que coloco en mi boca, apenas me percate de ello hasta ya entrada la mañana que abrí los ojos para encontrarme en mi cama amarrado sin poder moverme.

Aquello me alarmo de inmediato trate de soltarme pero pese a todo el esfuerzo que hice poco sirvió estaba bien amarrado con las manos a la espalda con cuerdas entrelazadas atravesando mi pecho, mis piernas estaban unidas, amarradas por los tobillos, rodillas y piernas, pero por si todo aquello no fuese suficiente incluso mi escroto estaba amarrado fuertemente lo mismo que la base de mi pene que por alguna razón estaba en erección, como a la hora que desperté una bella mujer usando un antifaz apareció con sus senos desnudos que eran grandes como firmes de largas botas negras que llegaban más a allá de las rodillas cubriendo su sexo con una minúscula tanga de color negro de cuero.

Por supuesto al ver semejante hembra en mi habitación mis ojos se abrieron grandes, sobre todo por cómo se presento, la mujer sin decir palabra alguna se me acerco para ir pasando una de sus manos por mi piernas por la que fue subiendo hasta llegar a mis huevos los cuales agarro con una mano, apretándolos levemente luego rasguñándolos con sus largas uñas, aquello por supuesto me dolió como no tienen idea, pero ello pareció disfrutarlo pues observe como se mojos sus carnosos labios con su lengua..

Luego su mano se paso a mi erección para comenzar a masturbarme lo que obviamente me hizo sentir placer después de todo era un adolescente en plena capacidad sexual, luego de algunos minutos para mi asombro total ella se coloco a un lado de mi, se inclino para comenzar a lamer mi glande pasando su lengua por la cabeza de mi erección hasta de improviso se la metió toda de una sola vez, sentí como su lengua jugaba y lubricaba la base de mi pene que sentía palpitar dentro de su boca con mi glande en su garganta.

Aquello era algo nuevo, si bien no era mi primer mamada de mi vida si fue por mucho la más excitante como placentera, ella se tragaba mi pene por completo una y otra vez, haciendo que mi cuerpo se tensara de placer, cuando estaba por venirme ella me agarraba los huevos para clavar sus largas uñas en mi escroto lo que me causaba tal dolor que todas ganas de venirme desaparecían de inmediato luego ella esperaba unos segundos para continuar con su maravillosa mamada que me hacían sentir en el mismo paraíso gimiendo detrás mi mordaza pese al miedo que aun sentía.

Luego de los que debieron ser los 20 o 25 minutos más sublimes de mi vida hasta ese momento ella se bajo de la cama, de nuevo sin decir palabra alguna, se despojo de su minúscula tanga, dejando ante mis ojos una raja completamente depilada de grueso labios vaginales bien cerrado que parecía ser una empanadita, ella de nuevo se subió a la cama para montarse sobre mi pelvis, tomo mi pene con una mano mientras con la otra se abrió su raja para revelar uno vagina rosadita, coloco la punta de mi pene en la entrada de su hoyito y fue descendiendo lentamente.

Mi pene entro dentro de ella de forma lenta, pude sentir cada uno de sus pliegues internos mientras mi glande entraba en ella, el descenso no se detuvo hasta que sus nalgas estaban sobre mis piernas aplastando a mis huevos, luego de unos segundos ella comenzó a moverse, elevándose y bajando rítmicamente mientras mi pene entraba y salía de su interior, con cada nuevo sentón sus grandes nalgas aplastaban fuertemente a mis indefensos huevos, lo que me producía al mismo tiempo dolor y placer en una mezcla de lo más única.

Luego de algunos minutos ella se corrió, dando un largo gemido, sus pezones se endurecieron mientras ella se los apretaba con fuerza, mi pene fue bañado de sus juegos para luego mis huevos eso la dejo agotada por lo que cayó sobre mi pecho, sus grandes senos se aplastaron contra mi pecho, nuestros cuerpos todos empapados en sudor aun seguían disfrutando, ella no dejaba de mover su pelvis arriba y abajo, para ese momento podía sentir sus gemidos en mi oído derecho, no tarde mucho en venirme con fuerza dentro de ella, en medio del orgasmo más intenso de mi vida hasta ese momento.

Ella jadeante lo mismo que yo mismo, se desmonto, cuando lo hizo un gran chorro de semen mezclado con sus juegos salió de su vagina para caer sobre mi bajo vientre, luego ella al ver mi pene aún duro como roca, se monto dándome la espalda para seguir cabalgándome, sus nalgas que era sublimes, redondeadas casi como si hubiesen sido por un escultor griego bajaban y subían a un grandioso ritmo, cada que subían sus nalga se abrían dándome una visión espectacular de su ano, mientras gemía de placer absoluto pese a estar siendo violado.

Ella se vino una vez más antes de que sin cambiar de posición tomar mi pene balado por sus flujos y semen, para poner la punta de mi glande sobre su ano, ella hizo un poco de presión, dando un sonoro gruñido cuando mi glande entro en ella para luego todo mi pene hasta la empuñadura perderse en sus entrañas ella no tardo en de nuevo comenzar a subir y bajar, mi pene se sentía atrapado, pero estaba gozando como nunca antes imagine, me vine en sus intestino por segunda vez a la media hora con todo mi cuerpo tensado dando gemidos ahogados de placer.


** ** ** ** ** ** **

Durante los siguiente dos días ella me uso como su juguete sexual, dándome apenas dos o tres horas para reponerme, entre encuentro y encuentro me daba algo de comer como de beber para luego colocarme la mordaza para continuar violándome una y otra vez, pero pese a que disfrute como nunca antes pronto todo ese grandioso gozo que ella me estaba dando y que también ella disfrutaba lo iba a tener que pagar muy caro, con dolor como nunca antes pensé que pudiera sentir en toda mi vida.

Fue el domingo en la mañana que me despertó, luego de una noche de sexo descomunal estaba agotado por completo, aun seguía amarrado y mi pene aun erección por alguna razón pese a todo el sexo que había tenido en las últimas 36 horas, luego me enteraría que ella colocaba viagra en las comidas o bebidas que daba por lo que mi pene se mantenía en constante erección, ella como ya dije apareció esa mañana con una charola de metal la que dejo en mi mesita de noche en la charola estaban decenas de agujas de todo tamaño que al verlas como es natural me hizo inquietar.

Ella tomo una aguja larga de unos 18 cm de largo muy delgada, tomo mi escroto y sin decir nada comenzó a atravesarlo, primero pasando la aguja por mi testículo derecho, luego el izquierdo hasta que la afilada punta de la aguja asomo por el otro lado, por supuesto todo esto mientras le gritaba que se detuviera aunque por la mordaza solo se escuchaban mugidos en vez de desesperadas suplicas, ella tomo otra aguja e hizo lo mismo que con la anterior pero esta vez comenzando por mi testículo izquierdo.

Para cuando iba por la quinte aguja mi pene comenzó a tener fuertes espasmo para venirse en un torrente de semen que quedo sobre mi abdomen, pero eso no detuvo a esa mujer clavo una sexta aguja atravesando mis ambos testículos antes de tomar agujas más pequeñas de 3.5 a 5 cm que comenzó a clavar sobre mis testículos una tras otra, haciendo que me desmayara una y otra vez por el dolor que aquello me estaba causando.

Media hora después de comenzar con esa terrible tortura mis huevos parecían un alfiletero sin mentir no menos de 30 agujas de todos los largos y grosores habían sido clavadas en mi escroto como en mis testículos, luego ella se detuvo pero no fue sino hasta que las agujas se le terminaron, luego salió de la habitación dejándome ahí retorciéndome de dolor, regreso con un taladro del que sobresalía un pequeña broca de uno 5 mm de diámetro, ella no tuvo que enchufar el taladro ya que era a baterías, se acerco con una diabólica expresión en su rostro cuando tomo mi pene aun en erección me estremecí, pero aunque accionaba el taladro de tanto en tanto no hizo de momento nada con él, se limito a masturbarme.  

Luego de media hora ella salió para regresar con un pequeño soplete, que encendió, con la llama a 400 grados comenzó a calentar la broca del taladro cuando esta que era de acero quedo al rojo vivo, tomo mi pene de nueva cuenta acciono el taladro para ir acercando la ardiente broca al ojo de mi glande mientras negaba con la cabeza, sacudiéndome buscando soltarme y poder impedir lo que ella quería hacer pero doto fue imposible, pronto sentí el abrazador calor de la broca dentro de mi pene bajando por mi uretra, quemando el interior de mi pene en el proceso.

Todo mi cuerpo se tenso por el indescriptible dolor pero eso no era todo la broca estaba girando por lo que mientras ibas bajando por mi pene, también molía los tejidos en su camino el dolor era en verdad desgarrador, no sé cuantas veces perdí el conocimiento durante aquella terrible tortura, luego ella extrajo la broca sin consideración alguna de mi pene provocándome una terrible hemorragia, pero si creí que lo peor había terminado me equivocaba.

Con la broca empapada de mi sangre, ella la calentó de nuevo con el soplete hasta hacerla brillar de nuevo, luego comenzó a taladrarme mi pene, haciendo agujeros por todo mi pene que se volvió una masa de carne de sangre, aquello fue el mismo infierno, mientras taladraba mi pene iba clavando agujas calientes en mi escroto, aquello fue tan brutal que me desmaye para no reaccionar más.

Tengo vagos recuerdo de regresar a la conciencia y ver como ella incluso me desolló la piel de mi pene lleno de agujeros para ese momento con un cuchillo de caza, hasta que mi mente se bloqueo por completo por el dolor cayendo en una especie de coma, mis padres al llegar ese domingo en la noche me encontraron amarrado con mis genitales destrozados sobre mi cama apenas con vida.  


** ** ** ** ** ** **

Me llevaron de emergencia al hospital en donde poco pudieron hacer por mi pene que tuvo que ser amputado en su totalidad mis testículos no corrieron una mejor suerte pese a que hicieron todo lo posible por salvarlos no lo lograron tuvieron que ser removidos, según me contaron cerca de 80 agujas fueron colocadas en mis testículos que presentaban también seis agujeros de broca en ellos, cuando salí del hospital seis meses después era un eunuco total.

De la mujer que me violo y destrozo mi vida para siempre, condenándola a vivirla sin más sexo nada se sabe, la policía tiene reportes de otro casos similares lejos de mi ciudad pero aun no han logrado dar con la causante de tanto dolor, aun hoy 10 años después mientras veo como mi hermana se está casando y lo que él espera esa noche algo que jamás podre hacer en mi vida de nuevo recuerdo el gran placer que sentí a manos de esa perversa mujer que me volvió un eunuco para el resto de mi vida cuando fui por ella “Secuestrado en mi propia Casa”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RANCHO SCOTT

La esclavitud está prohibida hasta en ese pequeño planeta en el extremo de la galaxia, sin embargo el rancho Scott propiedad de uno de las primeras familias colonas del planeta que además es el más grande abarcando la totalidad de una gran isla en el ecuador del planeta, si bien la esclavitud está prohibida no lo está los trabajos forzados para los convictos, el rancho es uno de los pocos lugares en donde la totalidad de la mano de obra está compuesta por convictos......


RANCHO SCOTT
La esclavitud está prohibida hasta en ese pequeño planeta en el extremo de la galaxia, sin embargo el rancho Scott propiedad de uno de las primeras familias colonas del planeta que además es el más grande abarcando la totalidad de una gran isla en el ecuador del planeta, si bien la esclavitud está prohibida no lo está los trabajos forzados para los convictos, el rancho es uno de los pocos lugares en donde la totalidad de la mano de obra está compuesta por convictos. La vida es dura lo mismo que las reglas, pero los castigos son brutales.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





La esclavitud está prohibida hasta en ese pequeño planeta en el extremo de la galaxia, sin embargo el rancho Scott propiedad de uno de las primeras familias colonas del planeta que además es el más grande abarcando la totalidad de una gran isla en el ecuador del planeta, si bien la esclavitud está prohibida no lo está los trabajos forzados para los convictos, el rancho es uno de los pocos lugares en donde la totalidad de la mano de obra está compuesta por convictos, en su mayoría muy peligrosos a los cuales se les trata de una manera brutal. 

Aquellos que tienen la mala fortuna de llegar ahí, es por haber sido condenados por violación, fraude mayor, robo de banco, narcotráfico, asesinato y traición a la patria, por lo que los internos del rancho prisión está conformada por la crema y nada de los delincuentes del planeta, al llegar a la isla a los internos se les coloca un chip en el interior de su cráneo que no puede ser removido salvo las herramientas adecuadas, este chip hace que los guardias puedan paralizar al interno ya sea de manera individual o colectiva o si su vida está en peligro detonar una pequeña carga que vuelve a su cerebro papilla.

Aquel pequeño planeta estaba ligeramente más cerca de su sol que la tierra por lo que en primavera, verano y hasta otoño la temperatura sobre todo en el ecuador llegaban a los 47 grados a la sombra, los trabajadores convictos en su mayoría trabajan en los campos y otras labores del rancho completamente desnudos que era la única forma de poder sobre vivir en aquellos terribles calores lo que dejaba a sus cuerpos bien bronceados dado el trabajo duro todos los hombres desarrollaban magníficos cuerpos.

Los guardias que iban a caballo iban generalmente con el dorso desnudo con grandes sombreros, en ese infierno Quaid llego tenía 29 años trabajaba como ejecutivo en un gran banco en la capital pero era ambicioso, durante años se beneficio de los bonos que el banco ofrecía por llegar a ciertas metas financieras paro para lograr esas metas, Quaid tuvo que falsificar documentos, crear cuantas y transferir fondos sin el consentimiento de los clientes del banco cuando se descubrió aquello el fue despedido y acusado de fraude mayor condenado a 45 años termino en aquella isla ya hacía tres años.


** ** ** ** ** ** **

Quaid era un hombre ya de buen cuerpo cuando llego a la isla con abdominales y pectorales igualmente marcados, cabello castaño claro ojos cafés, rostro muy varonil, pene grueso aun en estado de reposo pero que en erección llegaba a los 20 cm con dos grandes huevos que colgaban sueltos bastante bajos para Quaid era difícil caminal desnudo sintiendo como sus grandes huevos chocaban con sus muslos una y otra vez sobre todo cuando estos estaban bañados en sudor, en esos momento desearía tener un bóxer o trusa que pudiera usar pero nada de eso estaba permitido.

Quaid había logrado hacerse de una buena reputación en aquel lugar pero no a costa de tener muchos enemigos, el era fogoso por lo que sus ganas de sexo pronto hicieron buscar a un chico recién llegado que buscara protección a cambio de poder penetrarlo, siempre había carne fresca que se sometía a su degradantes deseos para obtener su protección en ese momento era el turno de Kurtis un chico de 21 años condenado por asesinar a un policía durante un robo a 40 años de prisión, sin posibilidad de libertad condicional.

Aquella noche Quaid cito a Kurtis en aquella bodega de apeos de agricultura en donde habia colocado un viejo catre, Kurtis era un chico rubio de bien cuerpo, pene promedio lo mismo que sus huevos pero de un lindo culito paradito en cuyo centro se ubicaba un hoyito rosadito y apretadito que a Quaid le gustaba tanto lamer para ver como se contraía como penetrar sintiendo su esfínter anal contraer una y otra vez mientras penetraba al joven, Kurtis llego puntual entrando en la bodega sin hacer ruido de pronto una tenue luz lo sorprendió pero al ver a Quaid sobre la cama ya con una erección se tranquilizo.  

Kurtis que era tímido y algo cobarde, tenía razones para estar nervioso las relaciones sexuales entre hombre estaba prohibidas, sobre todo la sadomización aquello se castigaba de forma muy severa en aquel lugar, ninguno de los dos deseaba sufrir aquel castigo pero Quaid siempre audaz dispuesto a correr riesgo no estaba nervioso sino ansioso por comenzar a penetrar el lindo culito de Kurtis que estaba frente a él completamente desnudo, con un dedo Quaid le ordeno al nervioso Kurtis que se acercara cuando lo hizo señalando con su mano su dura erección dijo.

-“¡Ya sabes que hacer!”

Kurtis sin remedio alguno se posiciono entre las fuertes piernas de Quaid tomo su pene circuncidado, para llevárselo a la boca, se lo trago todo, los huevos de Quaid quedaron contra el mentón de Kurtis que, lentamente se saco su pene pero solo para volvérselo a tragar, a los pocos minutos la cabeza de Kurtis bajaba como subía tragándose la dura erección de Quaid, Kurtis no tardo en comenzar a sentir el sabor del liquido pre seminal de la erección que estaba mamando el cual brotaba con abundancia de aquel endurecido pene, aquello era algo conocido por lo que siguió con su magnífica mamada mientras Quaid gemía bajito disfrutando de aquello.

Luego de 15 minutos Quaid hizo que Kurtis se le subiera encima, su pene completamente empapado en la saliva del joven Kurtis se restregó entre sus nalgas mientras él se retorcía sus pezones de forma brusca, que hicieron que Kurtis diera quejidos que tuvo que acallar para evitar que fuesen escuchados, no paso mucho tiempo hasta que Quaid coloco la punta de su pene de la que aun brotaba buena cantidad de liquido pre seminal que sirvió como lubricante sobre el fruncido ano de Kurtis, Quaid no tuvo que hacer mucha fuerza para que su glande entrara en las entrañas de Kurtis

Las firmes nalgas de Kurtis descendieron hasta tocar los grandes huevos de Quaid, quien sin esperar nada comenzó con su mete, saca tomando el esbelto cuerpo de Kurtis por la cintura mientras este apoyaba sus manos sobre el fuerte pecho de Quaid, aquello era una cabalgata brutal, Kurtis se mordía su labio inferior para evitar gemir o dar algún grito que pudiera ser escuchado fuer de aquella precaria bodega, los minutos se hicieron eternos Kurtis con una tremenda erección fue el primero en venirse sobre el abdomen y fuerte pecho de Quaid.

Unos segundos más tarde Quaid se vino con fuerza puesto que no se había podido en dos semanas dentro del recto de Kurtis dando un pequeño gemido clavando su dura erección hasta la empuñadura, fueron tres potentes como abundantes chorros los que inundaron las entrañas de Kurtis, ambos quedaron ahí jadeantes empapados en sudor, con el pene de Quaid aun palpitando dentro de su culo, cuando de pronto la precaria puerta se abrió de golpe y varios guardias entraron como un tornado para capturar a ambos jóvenes siendo sorprendidos realizando la peor falta al reglamente de aquel infernal lugar.


** ** ** ** ** ** **

A la mañana siguiente tanto Kurtis como Quaid amanecieron atados a dos sendos postes, con las manos por encima de sus cabezas, con las piernas separadas, en el cuello de sus escrotos dos anillos de metal habían sido colocados muy apretadamente pero no lo suficiente para cortar la circulación pero si para hacer daño del que sobresalía una aro metálico, ambos hombre permanecieron ahí sufriendo el infernal calor de mediados del verano de aquel planeta hasta poco más del medio día todos los internos de aquella sección que eran más de 2000 se reunieron alrededor de ellos.

El feje de los guardias dijo para que todos los escucharan.

-“Estos que ven a aquí fueron atrapados anoche en un acto de sodomizacion, ustedes saben cuál es el castigo por lo que vamos a proceder, la decisión es suya ahora”,

Dos guardias colocaros sendos baldes de metal entre las piernas de ambos hombre sostenidos por el anillo que sobresalía de sus escrotos, todos los internos se pusieron en fila luego de tomar una piedra cada uno de ellos podía tomar una sola piedra del tamaño que fuera para ser depositada en algunos de los baldes de metal entre las piernas ya sea de Kurtis o Quaid.   

Uno a uno los prisioneros iba pasando depositando la piedra que llevaban en el gran balde de metal entras las piernas de los condenados, por supuesto el balde de Quaid pronto comenzó a llenarse, sus enemigos habían presionado a los convictos para que depositaran sus piedras en su balde que pronto estaba hasta la mitad el escroto de Quaid en ese momento sostenía entre 5 y 7 kilos lo que le estaba un horrible dolor que apenas podía contener, por su parte el escroto de Kurtis apenas sostenía 500 gramos.

Para cuando solo faltaban apenas 50 hombre en depositar sus piedras estos cargaban piedras de entre 800, gramos a algunas de 1 o 2 kilos, uno incluso deposito en balde ya casi lleno una piedra de 5 kilos de forma brusca mientras mostraba en su rostro una enorme sonrisa malévola, para ese momento el escroto de Quaid estaba estirado al máximo, sosteniendo ya entre 30 y 40 kilos estaba suplicando matando su orgullo por completo para que detuvieran todo aquello pero el bien sabía que no había escape de todo aquello el bien sabia cual iba a ser el resultado pero no lo deseaba por eso es que en ese momento estaba suplicando con desesperación.

-“¡POR FAVOR, YA NO MAS!, POR FAVOR. ¡NO QUIERO SER UN EUNUCO POR FAVOR!”

Gritaba Quaid con desesperación entre todos los internos se escucho una sarcástica como cruel respuesta a su desesperada suplica.

-¡QUE PASA QUAID, ALÉGRATE PRONTO SERÁS NUESTRA PUTITA!

Las risas de todos ante ese grito mordaz no se hizo esperar, pronto Quaid sabía que su escroto estaba en el límite cuando comenzó a sentir como la piel comenzó a rasgarse, provocando que varias líneas de sangre comenzaran a surcar su estirado escroto, para ese momento Quaid en desesperación total lloraba y se retorcía pidiendo perdón.

De pronto Brutus un hombre enorme de más de dos metros de grandes músculos pero sin mucho cerebro quedo frente Quaid, en sus manos sostenía una enorme piedra de no menos de 15 kilos, en su deformado rostro lleno de cicatrices, una diabólica sonrisa se dibujaba, Quaid le suplico con la mirada, moviendo la cabeza en forma negativa para que dejase caer esa gran piedra en su ya lleno balde pero Brutus levanto la piedra y la dejo caer en el balde desde lo alto.

-“PAAAC”

Se escucho fuerte cuando la piedra se estrello en el balde, esturando el escroto de Quaid más a la del límite, Quaid grito de dolor, mejor dicho lanzo una gran alarido de dolor, su pene en erección total estaba palpitando, sintiendo como su escroto se desprendía lentamente sin que pudiera hacer algo para evitarlo y de pronto sucedió, se escucho un gran estruendo cuando el balde de metal golpeo el suelo entre las piernas de Quaid, quien sintió un enorme oleada de dolor al tiempo que su pene lanzo un gran ultimo gran chorro de su espesa leche, a casi tres metros de donde estaba.

Quaid con todo su cuerpo sacudiéndose inmerso en un gran dolor, apenas pudo bajar la cabeza para mirar su escroto con sus grandes huevos que con el impacto se salieron de su bolso de piel para quedar sobre la tierra, sus ojos abiertos grandes no podían dar crédito a lo que veían y de pronto uno de los guardias usando pesadas botas se acerco a donde estaban sus huevos para reventarlos de un fuerte pisotón que todo los prisioneros aplaudieron con entusiasmos, dando vítores mientras que Quaid solo grito.

-¡NOOOOOOOOOOOOO!  


** ** ** ** ** ** **

Quaid paso varias semanas en el hospital del rancho cuando se recupero, fue puesto a trabajar en una zona aun más dura que antes, ahí sufrió su primera violación masiva, siendo penetrado por primera vez en su vida no por uno sino por 15 hombre poco a poco se volvió una de las putitas del rancho que era como llamaban a los eunuco en aquel lugar, incluso Kurtis lo penetraba periódicamente lo que hacía que Quiad que alguna vez sintió su palpitante pene dentro de Kurtis para ese momento colgando entre sus piernas sin vida llorara amargamente

Décadas más tarde Quaid fue liberado mientras esperaba para embarcar en el transporte que lo llevaría fuera de ese infierno ya obeso, calvo y avejentado, observaba a los recién llegados, desnudos caminar a la sala en donde eran fichados, observando cómo algunos tenían fuertes erecciones como él la tuvo cuando llego a ese lugar, y pensó cuantos de todos aquellos terminarían como al terminar sus condenas.

Cuantos de todos esos hombres viriles que llegaban ese día terminarían como eunucos sufriendo el mismo castigo que el sufrió en el Rancho Scott.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SECUESTRADO, ABUSADO Y ABANDONADO

El, van poco visible gris avanzaba a través de la noche. La carretera estaba desierta. Los faros de los automóviles eran la única fuente de luz. No había casas, sin alumbrado público, sin tráfico. Todo estaba tranquilo y silencioso. Era cerca de la medianoche. Dentro de la camioneta, la música techno sonaba tope de las bocinas. El conductor y su acompañante conversaban, entre risas y bromas......


SECUESTRADO, ABUSADO Y ABANDONADO
El, van poco visible gris avanzaba a través de la noche. La carretera estaba desierta. Los faros de los automóviles eran la única fuente de luz. No había casas, sin alumbrado público, sin tráfico. Todo estaba tranquilo y silencioso. Era cerca de la medianoche. Dentro de la camioneta, la música techno sonaba tope de las bocinas. El conductor y su acompañante conversaban, entre risas y bromas. Pronto ambos someterían a su victima a los mas terribles tormentos en una aislada cabaña.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [TORTURA] [SADO] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: Jayse





El, van poco visible gris avanzaba a través de la noche. La carretera estaba desierta. Los faros de los automóviles eran la única fuente de luz. No había casas, sin alumbrado público, sin tráfico. Todo estaba tranquilo y silencioso. Era cerca de la medianoche. Dentro de la camioneta, la música techno sonaba tope de las bocinas. El conductor y su acompañante conversaban, entre risas y bromas.

Andrew y Brett siempre habían estado cerca. Eran gemelos idénticos, ambos guapos y atractivo, altos como atlético, con el cabello negro azabache y ojos castaños."¡Enciende la música!" Andrew gritó a su hermano. "No quiero oírle gritar". Se rió. "Todavía". Brett rió y subió el volumen. Los gritos de la parte trasera de la furgoneta eran ahogados por los sonidos sordos de las manos de Brett que tamborileaban en el salpicadero, con el ritmo de la música.

Los gemelos vestidos de la misma manera, que compartían el mismo gusto por la música, les gustaba las mismas películas, estaban a favor de la misma comida. Ellos hacían todo juntos. Cuando Gaz se había instalado en el barrio, y Brett como Andrew habían tomado una aversión inmediata por él. Gaz era de 29 años de edad, un chico tímido, apenas 1.75 metros de estatura, con el cabello oscuro. Era un poco solitario. Los gemelos se burlaban de él debido a su tamaño, lo intimidaban y atormentaban al verle. Ahora él estaba la parte de atrás de su camioneta, atado, asustado y gritando.

Andrew condujo la furgoneta por la carretera hacia un camino que era muy pequeño y cubierto de plantas que la mayoría de la gente lo hubiera pasado. Un poco más tarde, el camino terminaba, y la furgoneta se detuvo frente a una cabaña. Andrew apago el motor. La música se detuvo.

Silencio.

Gaz levantó la cabeza y miró hacia arriba, con los ojos enrojecidos por el llanto. Los gemelos se volvieron y lo miraron. Luego se echaron a reír. "Míralo", Brett rió. "¡Basta con mirar a la pequeña perra!" "Oh, él tiene miedo", dijo Andrew sarcásticamente. Se volvió hacia su hermano, con una enorme sonrisa en su rostro. "¿Crees que se ha cagado en su pantalón?" Brett se estremeció. "¡Eww! ¡Patético perdedor!"

"¿Qué van a hacer conmigo?" Gaz susurró, con su voz ronca en vez de gritar.

Andrew sonrió. "Vamos a una fiesta".
"Vamos a tener un poco de diversión", Brett intervino.
"Bueno, tal vez tu no", Andrew rió. "Pero vamos a tenerla..."

Se bajaron del coche y abrieron las puertas traseras. Brett agarró los pies Gaz y trató tirar de él hacia fuera. Gaz estaba pateando y gritando, "¿wow, mira como lucha Andy?", Brett sonrió. "Él cree que solo pateando puede salir de esto..." Andrew se rió entre dientes. "¡Patético perdedor!" Sin demasiado esfuerzo, Brett levantó a Gaz. "Oh, Brett", dijo Andrew causalmente. Brett miró. "No me llames Andy", dijo Andrew dando una patada a su hermano en la ingle. Su pie conecto con el gran bulto en el pantalón de mezclilla de Brett, aplastando sus huevos a su cuerpo.

Brett dejó escapar un gruñido de sorpresa y se dejó caer al suelo Gaz. Se dobló, agarrándose la entrepierna. "Me las reventaste", él se rió, frotando su entrepierna. Gaz estaba en el suelo, gimiendo de dolor. "Se le ha caído la perra", comentó Andrew mientras abría la puerta de la cabina. Brett rió y agarró los pies Gaz 'y lo arrastró a la cabaña. Brett despojo a Gaz de sus ropas hasta dejarlo desnudo y lo ató a una silla de madera, mientras que Andrew estaba fuera, encendiendo el generador que suministra electricidad a la cabaña.

"¡Andy, vamos, tienes que ver esto!" Brett gritó desde el interior de la cabaña.

Andrew apretó sus ojos. "¡No me llamen Andy!" Gritó él. "¡Vamos, no vas a creer esto!" Gritó Brett. Andrew suspiró y tomo la caja de herramientas que estaba de pie cerca del generador. Cuando entró en la cabaña, su hermano estaba llorando de la risa. "¡Mira eso!" a Brett le faltaba el aliento. "¡Mira su patético pene!"

Andrew dejó caer la caja con las herramientas eléctricas y se acercó. "¿Qué mierda?", se rió. Gaz estaba completamente desnudo, con un temblor recorriendo su cuerpo pálido, las lágrimas corrían por su rostro. Entre sus muslos, un diminuto pene flácido, tal vez 2.5 o 5 cm de largo, estaba sentado sobre un arrugado escroto. Andrew tuvo que mirar de cerca para detectar los dos pequeños guisantes dentro del escroto de Gaz '.

"¿Son esos sus huevos?" Andrew se rió.
"No sé si se puede llamar así", Brett reflexionó. "Pero, sí, supongo que lo son".

Andrew y Brett se echaron a reír. Gaz dejó escapar un sollozo lamentable. "Maldita sea, no tenemos mucho con que trabajar”, Andrew suspiró. Brett se encogió de hombros. "¿Qué esperabas? Un  tipo chaparro como él..." "Supongo que tienes razón", dijo Andrew. "Pero tenía un poco de esperanza de que él nos diera una sorpresa". Brett rió. "No tuvimos esa suerte". Andrew abrió la caja de herramientas. "¿Empezamos con su pene o los testículos?"

Brett se encogió de hombros. "No lo sé. ¿Por qué no dejamos que él decida?"Andrew sonrió y se volvió a Gaz. Gaz tenía los ojos cerrados. Su cuerpo estaba temblando de miedo. "Hey perra", dijo Andrew. Gaz hizo una mueca. "¡Hey, perra!" Gritó Andrew. "¡Abre los putos ojos! ¡Mírame cuando estoy hablando contigo!"  Los ojos de Gaz se abrieron y miraron a Andrew.

"¿Qué desea perder primero, perra?" Andrew sonrió. "¿Tu pene o uno de tus huevos?"

Gaz se le quedó mirando. Andrew se rió entre dientes. "Él es tan lindo, ¿verdad?" Brett rió. "¡Él va ser mucho más lindo sin su pene!" Andrew se rió.  Gaz se aclaró la garganta. "Por favor---" Su voz se quebró. "Por favor, no me hagan---" "¡Te he hecho una pregunta, perra!" Andrew lo interrumpió. "¿Qué quiere perder primero? ¿Tú patético pene pequeño o tus pequeñas canicas? "

Los ojos de Gaz pasaron de Andrew a Brett y de nuevo a Andrew. Los hermanos gemelos estaban sonriendo como los gatos de Cheshire.

"Yo---" Los ojos de Gaz se llenaron de lágrimas. "YO---"

"YO--- YO --- --- YO", Andrew se burlo de él. Se volvió hacia su hermano. "Parece que no puede decidir"

"Es un perdedor", Brett suspiro. "¿Por qué no empezamos en sus huevos?" Andrew sonrió. "Suena como un plan". Metió la mano en la caja de herramientas y saco un par de cables que arranco del coche. Las levantó y sonrió. "¿Quién quiere unos huevos fritos?" Brett rió. "Oooooh, ¡huevos fritos! ¡Mis favoritos! "Se volvió a Gaz y sonrieron. "Espero que te gusten, también".

Andrew rió mientras se colocaba una batería de coche delante de Gaz. "Sabes", dijo casualmente, "estos huevos son casi demasiado pequeña para asar". Hizo un guiño a Gaz. "Estoy seguro de que estarán bien si lo hacemos rápido..." Apretó los cables a los huevos de Gaz, se ríe en voz alta cuando Gaz gritó de dolor. "¡Por favor!" Gimió Gaz. "Por favor, no hagan eso". Andrew se arrodilló delante de la batería del coche y miró a su hermano. "Él no quiere que hagamos esto".

"¿Ah, no?" Brett sonrió a Gaz. "¡Bueno, mala suerte, perra!" Se volvió a Andrew. "¡Fríelas, hermano!" Andrew conecto los cables a la batería del coche. Gaz chilló de dolor cuando la electricidad pasó a través de sus pequeños huevos. Su cuerpo se balanceaba en la silla cuando sus huevos se frieron en pedazos inútiles de carne muerta. Andrew y Brett se reían, viendo la destrucción de los huevos de Gaz. El humo comenzó a subir de su entrepierna y de Gaz. De repente, el cuerpo de Gaz quedó inerte.

"¡No!" Gritó Brett". ¡Maldito perdedor!" Andrew intervino. Brett tiró de los cables de la batería del coche. "¡El muy puto marica!" Se quedó mirando el cuerpo inerte de Gaz. Su escroto era de color rojo brillante. "¡Hey!" Gritó Andrew a Gaz. "¡Despierta, perra!" Brett llevó su pierna hacia atrás y hacia abajo pisando fuerte los lamentables huevos de Gaz. "¡Despierta!", Gritó, haciendo crujir los huevos de Gaz una y otra vez hasta que los ojos Gaz  se abrieron y dejó escapar un gemido de dolor.

"Mi Huevos", gimió, mirando a su magullado escroto, enrojecido. "Mataron mis huevos..."

Andrew se rió y le dio una patada en los patéticos huevos de Gaz tan duro como pudo, haciendo que Gaz aullara de dolor. "te desmayaste, perra". "No queremos que te desmayes", dijo su hermano con una sonrisa. "Y nos aseguraremos que no pase de nuevo", a continuación Andrew. Fue a buscar una jeringa y lo llenó de una sustancia lechosa de un pequeño frasco. Entonces él la sostuvo en alto. "¿Dónde quieres que lo inyecte?"  Los ojos de Gaz se abrieron grandes. "Por favor---". "¡Deja de quejarte, perra!" Gritó Brett. "Vamos a destruir tu pene y los testículos de todos modos - ¡mejor guarda silencio o lo vamos a hacer más doloroso para ti!"

"Esto no es un analgésico, por cierto. Es para paralizar y nos va a asegurar de que te mantengas despierto todo el tiempo", explicó Andrew con una sonrisa, moviendo su dedo en contra de la jeringa. "Así que te pregunto de nuevo. ¿Dónde quieres que te inyecte? "

Gaz estalló en lágrimas. Andrew miró a su hermano. "Puto llorón", se rió entre dientes. Brett rió. Llegó entre los muslos de Gaz y agarró su pequeño pene. "Aquí", dijo. "Inyéctalo en su pene". Andrew rió. "Ewww". Brett rió. "Mientras apuntaba la aguja a su glande". Gaz sacudió la cabeza con violencia. "¡No, por favor, no!" Andrew se rió. Los dos hermanos se arrodillaron delante de Gaz. Brett tenía agarrado el pequeño pene de Gaz ', y Andrew clavó la aguja en su sensible glande de Gaz, justo por encima de la salida de su uretra.

Gaz gritó desde la parte superior de sus pulmones. Los gemelos rieron mientras Andrew vació el contenido de la jeringa en el pene de Gaz. Cuando la jeringa estaba vacía, empujó más y más hasta que la punta de la aguja salió en la parte inferior del pene de Gaz.

"¡Ay!", Se rió Brett. "¡Creo que perfore su pene pequeño!"

Andrew se rió y sacó la jeringa. Hizo un guiño a su hermano y clavó la aguja en el eje de Gaz una y otra vez, hasta que el pequeño pene estaba cubierto de sangre. Gaz gemía de dolor, mirando a la fuente de su dolor, su pene con sangre y sus huevos fritos. "Está bien", Brett miro a Andrew. "Hemos frito sus huevos y perforado su pene. ¿Que sigue?" Andrew sonrió y se revolvió la caja de herramientas, hasta que encontró un par de alicates. "Esto se ve muy desagradable", Brett rió. "¡Sí, lo es!" Andrew dijo alegremente. Se arrodilló delante de Gaz y aplica los alicates en su pequeño huevo izquierdo. Miró a Gaz a los ojos y apretó el alicate cerrándolo, aplastando su testículo entre las mandíbulas de metal.

Gaz chillaba de dolor mientras Andrew tiró y tiró de su pobre testículo izquierdo, aplastando sin piedad. Brett le estaba mirando, riéndose del dolor de Gaz. Metió la mano en la caja de herramientas y saco un gran martillo. "¿Te importa si me uno a ustedes?", Le sonrió a su hermano."Para nada", Andrew se rió entre dientes. "¡Pero no dude en golpear su testículo derecha adentro de su escroto!" Brett rió y se agachó junto a Andrew. Miró el escroto de Gaz. "Maldita sea", él se rió, "esa puta cosa es tan pequeña..." Él levantó el martillo y lo envió para estrellarse, sobre el huevo derecho de Gaz en el primer intento golpeo solo la piel de su escroto. Lo intentó una vez más. En el tercer intento, se las arregló para golpear el testículo derecha de Gaz muerto, haciéndolo crujir cuando la dejo plana, mientras que su hermano estaba tirando en su testículo izquierdo.

La voz de Gaz había vuelto ronca por todos los gritos. Estaba llorando, quejándose y gimiendo mientras los gemelos brutalmente atormentaban sus genitales. Después de un par de golpes, su testículo se rompió al ser aplastado por el martillo, Andrew tomó la caja de herramientas de nuevo. Para buscar algo dentro, hasta que encontró un clavo oxidado.

"¡Ooooh! – Esto va a doler" rió Brett.

Andrew sonrió. "¡Oh, sí!" Él puso el dedo en la parte superior del testículo de Gaz. Quien cerró los ojos, gimiendo de dolor. Andrés trajo el martillo, quien clavo el clavo por el testículo de Gaz hasta clavarse en la superficie de la silla. "¡Ay!" Brett gritó, encogiéndose en la simpatía, antes de sacar el clavo del testículo Gaz 'y entregarlo a Andrew. "¡Hazlo otra vez!" Andrew se rió. Alineó el clavo sobre el testículo de Gaz de nuevo, asegurándose de elegir otro punto. ¡ZAS! El clavo atravesó la carne del testículo de Gaz con facilidad, provocando un alarido de dolor.

Una vez más, Brett sacó el clavo y se lo entregó a Andrew que procedió a perforar el pobre testículo Gaz una vez más. Después de media docena de veces, los gemelos se cansaron de su pequeño juego. El escroto de gas era un caos sangriento, magullado. Su testículo derecho de veía abultado y la pinza lo apretaba de forma irregular, su testículo derecho había sido perforado por el clavo oxidado también. Su pequeña escroto estaba cubierto de sangre.

"Vamos a terminar con sus huevos", Brett sonrió, "antes de que nos centramos en su pequeño pene". Andrew se rió entre dientes. "De acuerdo". Agarró un tornillo de banco de la caja de herramientas. Los dos hermanos lo aplicaron al escroto de Gaz, asegurándose de que sus dos testículos fueran aplastados hasta quedar planos. Poco a poco, giraron el tornillo.

"Oh, mira, van a explotar", Brett rió.

Los gemelos rieron, viendo a los pequeños huevos de Gaz aplastarse por el tornillo de banco. Las pequeñas albóndigas de carne cada vez quedaban planas y más planas. "Increíble", Andrew sonrió, girando el tornillo más y más fuerte. "Pensé que estaban listas para estallar". Brett rió. "Las pequeñas son más duras de lo que pensaba. Tal vez ellas lo logr…"

¡SQUITCH!

Brett y Andrew se echaron a reír cuando el huevo derecho de Gaz y se convirtió en sustancia viscosa blanda que estaba chapoteando dentro de su escroto. "No", Brett ha muerto. "Muerta está". Miró a Gaz. "¿Cómo te sientes en haber perdido tu testículo?" Andrew se rió y continuó girando el tornillo.

SQUATCH!

"Vaya", Brett rió. "Permítanme expresarlo de otro modo: ¿Cómo se siente haber perdido tus dos huevos?"

Andrew se echó a reír. Gaz daba arcadas y náuseas, demasiado débil para gritar. Andrew aflojo el tornillo de banco, agarrando el patético escroto de Gaz, vacío que estaba llena de puré de testículo. "Tienes que sentir esto", se rió. "¡Muy divertido!" Su hermano no tuvo que repetirlo dos veces. Los gemelos compartían una risa, mientras tocaban en escroto de Gaz, blando con salsa de testículo en su interior.

"Hey, perra", Brett sonrió. "¿Alguna vez te preguntaste como se ve tu escroto desde el interior?" Hizo un guiño a Gaz. "¡Bueno, supongo que lo estas a punto de descubrir!"  Los ojos de Gaz se abrieron con terror Brett alcanzo un cortador de caja (cutter). Brett agarró el escroto de Gaz, riendo con entusiasmo, y presiono el saco blando contra la silla. Luego se lo abrió, dividiendo el escroto con un movimiento rápido. Los dos hermanos se rieron cuando la sangre comenzó a correr por las piernas de Gaz. Algo de materia pulposa irreconocible lo que una vez fue la virilidad Gaz cayó al suelo con un splash húmeda.

"Ewwww", los dos hermanos se encogieron.

"¡Mira lo que queda de tus huevos, perra!" Andrew se rió entre dientes. "¡Esto es jodidamente hilarante!"

Brett piso el charco grueso y pegajoso en el suelo y se echó a reír. "Esos pequeños huevos hicieron un buen lío, ¿verdad?  "Mira, hay algo que queda en el interior", Andrew sonrió y abrí el interior del escroto sangrante, de par en par. Las lágrimas corrían por la cara y gritó de dolor cuando Andrew arrancó los restos de los huevos de Gaz y tiró la masa pegajosa en el suelo donde aterrizó con otro splash húmeda.

Brett rió y alcanzó entre las piernas de Gaz. "¿No dejaste nada para mí, hermano?" Su hermano gemelo rió. "Lo siento. Su escroto está totalmente vacío". Brett inspeccionó el escroto de Gaz. Andrew tenía razón. Estaba vacío. Una, bolsa vacía de piel inútil arrugada, con sangre. Brett se encogió de hombros. "Muy bien, ahora vamos a ver lo que podemos hacer con su pequeño pene".

Gaz estaba sollozando, con el rostro pálido y desencajado de dolor, sus ojos se llenaron de miedo. Brett trajo un taladro de la caja de herramientas y se rió. Andrew se rió. "¡Oh, mierda, esto va a ser impresionante!" Brett rió. "Su agujero de orinar es un poco pequeño, ¿no crees?"

Andrew se rascó la barbilla, pretendiendo que pensaba seriamente la observación de su hermano. "Sí", dijo finalmente. "Tal vez tengas razón..." Miró a Brett y sonrió. "¿Cree que se podría hacer algo al respecto?" El hermano rompió a reír. Brett alineó el taladro eléctrico y pulso el botón. El zumbido del taladro eléctrico llenó la cabaña.

"Nooo!" Gaz gimió débilmente. Brett no le hizo caso y embistió la broca del taladro en la uretra de Gaz. Quien gritó en agonía mientras Brett perforaba su pequeño pene. Brett y Andrew estaban gritando de risa cuando la sangre brotaba con trozos triturados que volaban por el aire de la punta del glande de Gaz. Después de lo que pareció una eternidad, Brett detuvo el taladro y miró lo que quedaba del pequeño pene de Gaz. Había sangre por todas partes. Los hermanos se miraron y rieron. Andrew miró su reloj. "Se está haciendo tarde", dijo. Brett asintió. "Vamos a acabar con su pito", Andrew sugirió de manera casual.

"¿Quieres ir a comer pizza esta noche?"

Brett pensó por un momento. "Si suena bien". Andrew asintió y tomo un afilado gancho de la caja de herramientas. Metió el gancho en el eje del pene de Gaz, provocando un gemido de angustia. Luego lo tiró con fuerza. La piel se arrancó del pene de Gaz y Andrew tropezó hacia atrás, chocando contra la pared.

Brett se echó a reír. "Aw, mierda", Andrew gimió, frotando su espalda. "Pendejo de mierda". Su hermano estaba rugiendo de risa, sin aliento, mientras señalaba a la piel del pene de Gaz. Andrew levantó las cejas y se acercó. "Mierda", se rió. El diminuto pene de Gaz 'era un pedazo de carne cruda, sangriento, con la cabeza destrozada y destruida, su piel arrancada por completo.

"Ni siquiera pudiste arrancarle su pito", Brett rió. Andrew frunció el ceño y miró a su hermano gemelo. "Cállate. ¡Lo he hecho docenas de veces! "

Brett rió. "Sí, pero esta vez se jodió".  Andrew lo miró. Entonces agarró el pene de Gaz, sin piel para clavar el gancho profundamente en su carne. Gaz dejó escapar un alarido miserable. Andrew comenzó a tirar. Brett lo observaba, con una expresión divertida en su rostro. Gaz estaba gritando de dolor mientras su pene se extendía más y más. De repente, se arrancó limpiamente de su cuerpo.

Andrew tropezó hacia atrás. Pero esta vez se las arregló para mantenerse en pie. Brett estaba riendo a todo pulmón. Andrew levantó el gancho con el pene arrancado de Gaz todavía unido a él. "¿Ves?" Andrew dijo casualmente. "Pedazo de mierda". Brett rió. Observaron a Gaz por un momento, retorciéndose, llorando y gimiendo en la silla, su entrepierna cubierta de sangre. No quedaba nada excepto una bolsa vacía de piel. Sin pene. Sin huevos.

Brett miro a Andrew. "¿Pizza?" Andrew dejó caer el gancho con el pene de Gaz'. Se posó junto al charco de baba que habían sido los huevos de Gaz. "Pizza", Andrew asintió. Los gemelos salieron de la cabaña y se metieron en el coche.

El, van poco visible gris condujo a través de la noche de nuevo ellos disfrutaban de la música mientras Gaz, moría lentamente desangrado en un agonía total en aquella cabaña.




Historia Original Aquí.





Autor: Jayse       Traductor y Adaptador: DarkSoul

RETRIBUCIÓN SOCIAL 02

Al salir de aquel infierno solo pensaba en vengarme, recupere mi nombre ya no era solo un número una cosa, pero aun tenía una vagina entre mis piernas, volvía a ser James Esteban Scott Mendoza de 38 años, fui liberado pues al ser feminizado se me restaron 20 años de mi condena por todo el sufrimiento que vino después, tenía el cabello todo cano, pero además de mi venganza deseaba volver a ver a aquel joven con el que tanto disfrute......


RETRIBUCIÓN SOCIAL 02
Al salir de aquel infierno solo pensaba en vengarme, recupere mi nombre ya no era solo un número una cosa, pero aun tenía una vagina entre mis piernas, volvía a ser James Esteban Scott Mendoza de 38 años, fui liberado pues al ser feminizado se me restaron 20 años de mi condena por todo el sufrimiento que vino después, tenía el cabello todo cano, pero además de mi venganza deseaba volver a ver a aquel joven con el que tanto disfrute. Era hora de tomar vengar de hacerle sentir lo que ellos me hicieron.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BI-SEXUAL] [TORTURA] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Al salir de aquel infierno solo pensaba en vengarme, recupere mi nombre ya no era solo un número una cosa, pero aun tenía una vagina entre mis piernas, volvía a ser James Esteban Scott Mendoza de 38 años, fui liberado pues al ser feminizado se me restaron 20 años de mi condena por todo el sufrimiento que vino después, tenía el cabello todo cano, pero además de mi venganza deseaba volver a ver a aquel joven con el que tanto disfrute, antes que me convirtieran en mujer, una de las cosas que descubrí es que mis padres muertos ya desde hacía dos décadas.

Pero no me dejaron desamparado dejaron todos sus enormes bienes en un fidecomiso a mi nombre, con la esperanza de que alguna vez pudiera salir de donde sea que me enviaron, ahora con mi nombre de regreso reclame lo que era mío, con dinero y con la casa en donde me crie de nuevo siendo mías, conduje el que fue mi auto, aquel en donde fui arrestado hasta una clínica muy exclusiva de cirugía cosmética, en donde retiraron de mi cuerpo cualquier marca, seña o rastro de que alguna vez fui un esclavo.

En aquella clínica gracias al avance con células madres lograron que de nuevo recuperara en gran parte mi juventud perdida, mi voz, mi cabello regreso a su tono normal, mi musculatura incluso quedo más marcada que antes e incluso mi pene volvió a crecer en mi entrepierna desapareciendo todo rastro de la vagina que tenia, para poco después ante mis incrédulos ojos un gran par de huevos hacer su aparecieron dentro de un gran escroto, mis testículos eran del doble de tamaño que fueron los primeros que colgaron en mi entrepierna lo mismo que mi pene, lo que me hizo de nuevo sentir un hombre viril que lucía una edad de 28 años.

Luego de algunas semanas asumí mi papel como presidente del grupo Scott el cual para esas fechas había crecido enormemente siendo una de las mayores corporaciones a nivel mundial, me di cuenta que le empresa tenía varios campos esclavistas por el mundo revise la lista en búsqueda de mi amado pero no estaba, luego busque en el registro público y encontré su número asignado a un campo en América del sur, viaje hasta ahí, luego de algunas cortas negociaciones logre que me vendieran a mi amado ahora decrepito y marchito ya no era la sombra de quien alguna vez fue cuando tenía 18 años, hice mover al departamento legal de la empresa y logre que su sentencia fuese revocada antes de tiempo como la mía.

Cuando recibí la orden de liberación corrí hasta la celda en donde estaba, para darle la noticia hasta ese momento el no me había visto, cuando entre y le dije que era libre se me hecho a los brazos llorando agradeciéndome él ni siquiera me reconoció cuando le dije quien era sus ojos sin el brillo que alguna vez tuvieron, se abrieron grandes para volver a tener ese bello brillo ambos caímos de rodillas y comenzamos a llorar abrazados como si hubiésemos recibido la peor de las noticias posibles, hasta que luego de un rato él se calmo.

De súbito él se despego de mi cuerpo que lo tenía abrazado para irse a un rincón de aquella celda, para comenzar a balbucear “¡no me veas, no me veas!”, me costó mucho trabajo convencerlo que todo estaba bien, dos días más tarde estábamos en la misma clínica que lograron regresarme a la virilidad él quien me dijo se llamaba Tom, me pidió que solo deseaba un pene promedio lo mismo que sus huevos deseo al que accedí sin embargo quedo con un cuerpo de nadador que al verlo luego de todo el proceso denudo me hizo tener una erección palpitante debajo de mi ropa interior.

Apenas pude contener mis ganas de volverlo a penetrar hasta llegar a casa, apenas cerré la puerta que daba a la calle lo tome por la cintura para comenzar a besarnos con una loca lujuria, ya adentro de mi habitación estando frente a frente le dije “me gustas desde que te vi por primera vez Tom”, no deje que dijera nada pues rápidamente le dio un beso muy apasionado que él recibió cerrando los ojos y se dejo llevar por mis carnosos labios mientras mi lengua invadía su cavidad bocal como cuando tuvimos sexo por primera vez, ese beso duro como unos 5 minutos mientras lo abrazaba, le tocaba la nuca, bajando mis manos hasta sus paraditas nalgas que presione lo que me excito, haciendo que mi pene palpitara de nuevo.

Tomo llevo una de sus manos al gran bulto al frente de mi pantalón el también tenía una erección el cual tocaba muy apasionado aunque su pene no era tan grande como el mío, le desabroche el pantalón y el igual a mí, nuestros pantalones bajaron hasta los pies quedamos al descubierto pues con nuestros pantalones cayeron también nuestra ropa interior, Tom empezó a agarrar mi pene que es muy gruesa mientras le agarraba sus lindas nalgas y se las presionaba atrayéndolo hacia mí, le hice dar la vuelta para colocarlo contra la pared, me puso tras de Tom frotando mi duro pene contra su lindo par de nalgas entre ellas, mientras le besaba la oreja, el cuello mientras el gemía por la excitación que estaba sintiendo.

Pasaron 10 minutos en los que estuvimos así, deseaba penetrarlo pero también quería que él estuviera al borde del delirio como yo mismo cuando lo hiciera por fin, nos acostamos en la cama Tom se puso boca arriba con mis manos le abrí mis piernas sin dejarnos de besarnos empecé a acariciarlo por todo el cuerpo mientras iba bajando poco a poco besando su cuerpo hasta llegar a su pene que seguía erguida la cual empecé a chupar, también le chupaba los huevos como si fuese un experto sintiendo ganas de venirme le hice dar la vuelta para empezar a besar sus lindas nalgas mientras acariciaba su ano con mi lengua empapándolo de mi saliva para empezar a meter uno de mis dedos que hizo gemir a Tom de lo excitado que estaba.   

Tom ya no soporto más me hizo tenderme boca arriba sobre la cama para luego montarse sobre mí para luego empezar a besar mi cuello, bajar y chupar mis tetillas que estaban muy duritas, hasta me las mordía lentamente Tom acerco su pene a mi boca para de nuevo empezar a chupársela toda media 17 cm estaba muy rica se la chupe duro quería que se viniera en mi boca, mientras se las se mamaba veía su cara de gozo que tenía lo que provoco chupar más y más duro hasta cuando me dijo que ya se iba a venir y lo empecé a masturbar hasta que de pronto sentí como su semen salía hacia mi boca y se la seguía mamando mientras se corría en mi boca cuando acabo de venirse me empezó a besar lo que hizo que los dos nos tragamos su semen tan rico pero aun seguíamos muy excitados.      

Tom y yo nos quedamos acostados en la cama mirándonos fijamente sonriendo el uno al otro descansamos como unos dos minutos y volvimos con los besos apasionados él se puso boca abajo y yo lo monte frotando mi pene de unos 26 cm entre sus nalgas mientras besaba su espalda, bajando por ella cuando llegue a sus nalgas se las abrí, para escupirle su ano y empezó a meter de nuevo un dedo, Tom se revolvía sintiendo mucho placer a los pocos minutos ya lo penetraba con dos dedos hasta el punto de estar su ano bien dilatado.

En ese punto supe que era de penetrarlo lo cual hizo de forma lenta fue una sensación extraordinaria recordando aquel placer que años atrás vivimos Tom cuando sintió mi pene todo dentro comenzó con un movimiento de caderas mientras que yo con un mete y saca despacio conforme pasaba el tiempo aumente la velocidad y más me sentía en las nubes podía escuchar como sentir como mis huevos golpeaban sus nalgas mientras ambos gemíamos de placer estuvimos en esa posición como unos 10 minutos después lo hice parar a un costado de la cama con las manos apoyadas en la cama y  empecé a penetrarlo muy duro mientras lo masturbaba.

Luego recosté a Tom boca arriba y le abrí sus piernas penetrándolo completamente, quedando cara a cara en la posición del misionero los dos nos veíamos y nos dábamos cuenta de que teníamos una cara de excitación, nos dábamos besos muy ricos de lengua mientras continuaba con el mete y saca muy duro escuchando el sonido de mis huevos chocando contra sus nalgas cuando me canse Tom se monto para darme uno sentones muy fuerte que solo gozaba le presionaba sus nalgas y lo empujaba hacia mí, sentía un enorme placer y más rápido lo hacía, el pene de Tom duro como piedra botaba contra mi vientre empecé a masturbarlo rápido lo que lo hizo gemir.

-“¡AAAAAAHHHH!”

Mi mano no dejo de moverse por su dura erección hasta que salió disparado con mucha fuerza su espeso semen que cayó sobre mi cara, abdomen y pecho con sus labios tomo algo de su semen y me beso para que probara su dulce néctar el cual me pareció muy rico, luego Tom se puso en cuatro patas para que lo penetrara desde atrás lo que me hizo sentir en las nubes comencé a penetrarlo fuerte con salvajismo mientras le mordisqueaba el lóbulo de su oreja derecha que lo hizo enloquecer de placer cuando estaba por venirme se lo dije.

-¡Me vengooo!

Tom rápidamente  se saco mi pene de su ano para tragárselo con su boca hasta que mi semen calientito inundo su boca dejo toda mi copiosa descarga en su boca para luego fundirnos en un  apasionado beso y entre los dos disfrutar del sabor de mi nuevo semen, luego ambos caímos rendidos y muy satisfecho uno al lado del otro abrazados nos quedamos acostados así hasta quedarnos dormidos estoy seguro que Tom también recordó aquella primera vez en aquel campo de esclavos cuando éramos jóvenes que solo queríamos disfrutar, ahora además queríamos amar.  

a la mañana siguiente nos despertamos y de nuevo tuvimos sexo, luego cuando le frotaba mi aun dura erección entre sus nalgas llenas de mi cremoso semen le comencé a decir sobre mi venganza el estuvo de acuerdo en todo, dijo que me apoyaría en todo lo que le pidiera, mientras nos bañábamos con Tom enjabonándome todo mi cuerpo solo pensaba en Saúl Vangner el hijo y de señor Thomas Vangner el autor de toda el sufrimiento que tuve que pasar, solo para que su padre se quedase con una pequeña empresa y él se quedase con mi novia ahora su esposa.

Logre averiguar muchas coas gracias a un dedicado grupo de detectives privado que contrate desde que fui liberado para ese momento todos los campos de esclavos que tenia la corporación Scott estaban cerrados, con los trabajadores reubicados en campos donde eran bien tratados y no se aplicaban castigos físicos, menos uno, el cambo donde Tom y Yo tanto sufrimos se lo compre al dueño anterior a buen dinero, el cual me encargue que perdiera en los casinos ya que era un jugador empedernido, cuando no pudo pagar su gran deuda fue condenado a 25 años y me encargue de comprar su lote, ahora él era uno de los internos en donde una vez él fue el amo y señor.

En el caso de Saúl las cosas iban a hacer un poco más complicadas sin embargo una investigación más cuidadosa dejo al descubierto un fraude cometido sobre su propia empresa millonario en contra de los cientos de accionistas que fueron despojados de millones en ganancias que Saúl por supuesto se embolso disfrazándolo como una perdida, la estrategia fue simple, mande todo lo descubierto a los medio, luego pague para que hicieran las cosas más grandes de lo que eran e inventaron otros cargos Saúl no tardo en ser arrestado, me las arregle repartiendo dinero en los tribunales secretamente para que el caso de Saúl fuese dado a uno de los jueces más severos de la corte mientras los medios no dejaban de seguir la noticia.

El resultado fue una condena para Saúl que pese a tener 40 años como yo mismo parecía tener 25 gracias a programas de rejuvenecimiento con células madre,  el delito de cuello blanco era castigado severamente el Juez le impuso una condena de 45 años de prisión lo que lo condeno a la esclavitud, muchos ofrecieron por su lote pero yo ofrecí mucho mas por lo que al final de ese grandioso día, Saúl estaba en transporte hacia el mismo campo ahora de mi propiedad a donde tanto Tom como yo fuimos enviados              

Los nuevos recién llegados al campo entre ellos el orgulloso aun Saúl, fueron obligado a bajar del transporte les fueron retirados las esposas y grilletes en su lugar les colocaron collares que apenas dejaba espacio para insertar un lápiz si eso era mucho decir en verdad estaban muy ajustados, después se les ordeno formarse en una línea a todos, cuando todos estuvieron formados, un hombre les dio la bienvenida al rancho de retribución social número 301 llamado “paraíso” aquellas palabra que las escuche desde una cómoda oficina aquella vez me hicieron estremecer al recordar todo lo vivido en dicho campo el hombre continuo con su locución.

“Ustedes ahora ya no son parte de la sociedad, ya no son ciudadanos de ningún país, ni siquiera humanos podemos hacer casi lo que queramos con ustedes sus únicos derechos ahora son que  no podemos matarlos sin justificación, ni dejarlos sin 3 comidas diarias. Por lo demás podemos con ustedes lo que queremos, siempre que no pongamos en riesgo su vida la cual pasara dentro de la extensión de este rancho, mientras más rápido acepten eso ser mejor para todos ustedes”.

“el collar que llevan ahora es un collar de control cuando cometan alguna falta y a criterio de algunos de mis guardias requieran ser castigados lo harán así”.

Les mostro un control remoto y apretó un botón, que hizo que una descarga eléctrica se aplicara a todo los hombres que estaban en la línea, haciendo que cayeran al suelo provocándoles un agudo dolor, cuando el hombre creyó que ya era suficiente castigo retiro su dedo del botón y hablo de nuevo.

“Si no quieren sufrir este u otros castigos peores que este deben hacer lo que se les dice a la primera orden”.

Revivir todo aquello fue muy doloroso para mi, por eso no traje a Tom para el revivir todo aquello podría ser muy traumático, incluso más que lo fue para mí, observe la mirada de furia de Saúl cuando la descarga termino de aplicarse aquella mirada la conocía muy bien y me dijo que no pasaría mucho tiempo para que el volviera a ser castigado, mi mente fue sacada de sus pensamientos por la voz del hombre que seguía hablando.  

“Si están pensando que les será muy fácil escapar, piénsenlo muy bien antes de intentar hacerlo, todo la extensión del rancho que comprende varias hectáreas está cercado por un muro de acero de 15 metros de alto electrificado con torres de vigilancia cada 50 metros además minas antipersonales 100 metrosantes de llegar al muro aleatoriamente y otras trampas que no les voy a revelar y estamos autorizados a usar fuerza letal contra los que intenten escapar. Bien desde hoy como ya dije no son más humanos son menos que animales y como tales serán tratados”.

Aquella palabras y castigo me trajeron de nuevo tantos recuerdos amargos que por un breve instante quizás un segundo o dos en verdad pensé tener piedad de Saúl pero pronto mi ansias de venganza se apoderaron de todo mi ser cuando vi que los recién llegados eran dirigidos hacia la inspección por medio de las cámaras lo vi entrar a donde unas mujeres todas con batas blancas como de doctoras se movían de un lugar a otro de ese lugar, una de las muchas mujeres que estaban en ese lugar se acerco a Saúl para conducirlo hasta cierta posición para luego presenciar como intercambiaron alguna información luego fue conducido a una especie de cuarto con grilletes y un fuego como de herrero en un rincón, ver ese cuarto me hizo estremecer. 

Minutos después entro una mujer como de 30 años la cual miro a Saúl, ya con unos guantes de látex, quien le ordeno a Saúl que se desnudara por completo Saúl pensando como yo lo hice en su momento que era una revisión médica de rutina empezó a desnudarse hasta quedar solo en ropa interior de una marca muy exclusiva que marcaba su gran paquete al frente, cuando la mujer vio que no me quitaba mi ropa interior apretó el botón de castigo de su control lo que aplico una descarga eléctrica en Saúl, cuando ceso el protesto lo que lo hizo volver a recibir una descarga, así que antes de recibir una tercera dolorosa descarga se despojo de su ropa interior.

La mujer le indico sin expresión alguna en su rostro que se colocara en una especie de marco de metal de forma rectangular que estaba apoyada en la pared, cuando lo hizo le dijo que elevara sus brazos todo lo que pudiera cuando lo hizo ella apretó un botón y sus brazos fueron sujetados por unos grilletes al marco de metal, luego le dijo que separara las piernas hasta que sus talones tocaran el lugar en donde se unían dos líneas del marco, cuando lo hizo otro par de grilletes se cerraron sobre sus tobillos ya con Saúl bien asegurado una grúa lo levanto del suelo para colocarlo en el centro de la habitación, Luego con una linterna, pasando sus manos sobre su piel reviso todo su cuerpo, sentir aquella mano sobre su cuerpo hizo que el pene de Saúl se pusiera rígido apuntando al techo.

La mujer no tardo en ver su dura erección, sin decir nada fue hasta donde había una maquina con un tubo de metal como de esos que sirven para ordeñar a las vacas, tomo ese tubo y lo coloco en su erección después trabo ese aparato a su pene sacando el aire, encendió la maquina y mientras la maquina aspiraba su pene tomo otro tubo y sin que Saúl se diera cuenta lo inserto por su ano sin lubricante alguno, profundamente, después procedió a conectarlo lo que hizo que empezara a vibrar y darle unas pequeñas descargas directamente a su próstata, Saúl no tarde mucho en expulsar todo el semen que estaba contenido en sus testículos, que había estado contenida por mucho tres semanas desde que fue arrestado, Saúl no pudo contener el grito de placer que eso su orgasmos le provoco.

Luego la mujer fue hasta una bandeja de metal y regreso con una jeringa y con la ayuda de un pequeño banco de metal, su cara quedo a la altura de la cara de Saúl, solo para decirle “los animales no hablan” mientras lo inyectaba a solo unos milímetros de su manzana de adán al frente de su cuello, eso le produjo un ardor y dolor que hicieron que su cuerpo se sacudiera violentamente tratando de que ese dolor cesara. Después de unos segundos sus gritos de dolor se convirtieron en graznidos y el dolor ceso, pero cuando trato hablar su boca se movía pero de ella no salían palabras si no sonidos guturales sin sentido, ver aquello me hizo estremecer de nuevo al recordar lo que sentí cuando me lo hicieron a mí.

Cuando ella vio la desesperación de Saúl por saber que pasaba dijo “¡calma, calma!” lo que acabo de hacer es matar tus cuerdas vocales como ya dije los animales no hablan, los ojos de Saúl se abrieron grandes expresando furia y terror al mismo tiempo, “eso significaba que no podrás volver a hablar”, Saúl tenía cara que no lo podía creer, luego ella fue hasta donde estaba los carbones al rojo vivo formo un numero con números individuales de hierro al rojo vivo, cuando termino el numero lo llevo hasta donde estaba Saúl desesperado por soltarse, fue hasta una de las mesas y tomo uno algodones mojados en alcohol los paso unas tres veces sobre una de sus nalgas para luego mercar a Saúl como ganado con esos números ardientes repitió el mismo proceso en ambas nalgas solo que en una estampo el sello de la granja, provocándole a Saúl tanto dolor como nunca antes había sentido en toda su vida.

Una vez marcado, retiro el tubo de ordeña que estaba aun unido a su pene y el estimulador rectal,  después tomo una herramienta y coloco lo que parecía ser una arandela de metal como de 1 cm. de diámetro y lo puso en la herramienta, al presionar la herramienta con su mano esta estiro el aro que parecía de metal varias veces hasta dejarlo del tamaño como de una pulsera o un poco más grande de diámetro. Se acerco y tomo el escroto de Saúl, lo estiro tanto como le fue posible me de nuevo le provoco un gran dolor paso el escroto en medio de la liga metálica para retirar la liga de la herramienta esta regreso casi de inmediato a su tamaño original quedando colocada en la parte superior de su escroto haciendo que sus testículos no pudieran salir ya de su bolso de piel.

Luego Ella tomo una manguera y le ordeno que cerrara los ojos y que no los abriera hasta que ella se lo indicara, lo baño con lo que parecía agua pero a presión por todos lados incluso su rostro, cabeza es mas incluso entre sus nalgas con ese liquido, cuando por fin le dijo que podía abrir mis ojos de nuevo ya estaba Saúl colocando de vuelta a la posición inicial en donde, cuando por fin lo libero del marco Saúl se percato que  todo el vello de su cuerpo, incluido, púbico, anal, cejas, pestañas y cabello ya no estaba.

Ella le dijo ya puedes irte DZ178585, esa fue la primera vez que Saúl escucho el que sería su nuevo nombre, después de eso fue sacado con un grupo de otros hombres y llevado a un gran edificio rectangular, con lo que parecían literas de hecho eran filas de 20 literas una sobre otra en forma vertical separadas en altura apenas por un metro y cada litera tenía apenas 90 cm. de ancho con un colchón de apenas unos centímetros de espesor también se le advirtió que cualquier acto sexual con otro de ese pabellón daría lugar a un severo castigo y la masturbación estaba estrictamente prohibida.

Los días pasaban lentamente Saúl parecía tener problemas en aceptar su nueva realidad, los guardias y capataces me informaban que era castigado constantemente por no obedecer o peor tratar de agredir a alguien del personal por lo que recibía descargas constantemente, incluso una vez logro sorprender a uno de los guardias y logro golpearlo severamente su castigo fueron 100 latigazos en sus nalgas, que eran esplendidas quedaron destrozadas y marcadas luego de eso Saúl poco a poco fue entendiendo, su rebeldía se apago y obedecía sin pensar a la primera orden, Ordene le fueran asignadas las tareas más desagradables y agotadoras, cuando la noche caí, Saúl devoraba su cena para luego caer dormido totalmente exhausto luego de su agotadora jornada de trabajo.
  
Una mañana como a las tres semanas de haber llegado a ese lugar, Saúl junto a otros hombres antes de que les sirvieran de comer fueron llevados hasta un edificio en el que nunca antes habían estado era muy grande como en donde dormían cuando llegaron a ese edificio ya había otros haciendo cola algunos bastante ansiosos y otros en total indiferencia como Saúl, en ese momento solo pensaba en comer. Saúl espero en la fila por cuatro largas horas, hasta que alguien vio su número en su nalga y lo ingreso en una pequeña pantalla para luego indicar a uno de los guardias que lo sujetaba del brazo un numero, el guardia condujo a Saúl a un apartado cubículo sin puerta solo con dos paredes que delimitaban ese espacio, el quedo muy sorprendido al ver frente a él una vagina totalmente expuesta de una persona que estaba boca arriba con las piernas abiertas a todo lo que daban, encerrada en una caja de madera que le cubría todo el dorso de la cintura hacia arriba

De aquella mujer solo sobresalía su sexo por una apertura frontal que dejaba expuesta y totalmente al deleite de quien pudiera su vagina completamente depilada,  el guardia que lo llevo hasta ese cubilo lo coloco frente a esa vagina y le sujeto sus tobillos a unos postes de metal que estaban ahí colocados para ese propósito, antes de irse le dijo “tienes 40 minutos gózalos”. Para cuando el guardia se fue Saúl que no había tenido sexo ni eyaculado en casi un mes, ya tenía una enorme erección, su ya no controlaba sus acciones y unos pocos segundos después de quedarse solo ya tenía su dura erección totalmente dentro de esa cálida y lubricada vagina, sus caderas se movían por si solas gobernadas completamente por sus ansias de macho, cuya dura erección penetraba esa vagina desconocida como un pistón bien engrasado, con su escroto chocando a cada embestida contra sus nalgas era algo sublime para Saúl.

El sudor resbalaba por los muslos de Saúl, sus caderas se movían casi por mente propia, hasta que de pronto se escucho un sonido gutural que hizo las veces de gemido cuando el palpitante pene de Saúl descargo su semen acumulo en sus huevos dentro de aquella vagina con potentes chorros que le hicieron vibrar de placer, Saúl estaba como poseído siguió penetrando aquella vagina el resto del tiempo, sin descanso hasta que el tiempo se acabo y el guardia vino por él, cuando saco su pene de aquella cavidad el semen se derramos por sus nalgas cuando Saúl fue sacado aun tenía gran erección, todo aquello me hizo revivir mi primera experiencia como la de Saúl en aquel lugar sin que Saúl lo supiera aquella vagina no era la de una mujer sino la que tenía entre sus piernas el que fuese el dueño de aquel campo que estaba pagando en carne viva lo que le hizo a cientos de hombre como a mí en ese lugar.

Deje que pasaran unos tres meses en los que no regrese para nada a aquel campo, mientras tanto dedique mi tiempo a concentrarme en que el causante de que Tom terminara ahí conmigo terminara siendo vendido como esclavo aunque eso iba a hacer algo que requeriría de mucha astucia como de tiempo y dinero, cuando regrese al campo ya era hora de que Saúl en verdad comenzara a pagar con lagrimas de sangre todo lo que su ambición me provoco, di la orden para que le fuesen eliminados sus genitales y fuese convertido en una perra para el placer de los condenados a aquel lugar

Saúl fue llevado al edificio donde fue marcado donde la más cruel de las que laboraban en ese lugar ya lo esperan con sus guantes de látex puestos Saúl fue puesto sobre el marco de metal y la grúa lo elevo para colocarlo en el centro de la habitación, luego de ver el expediente de Saúl se limito a decir “¡vaya, vaya parece que hoy no es tu día de suerte cariño!” Espero disfrutaras tu vida como hombre porque desde hoy ya no lo serás más, al tiempo que dijo eso agarro el pene de Saúl el cual acaricio por unos segundos, hasta hacer que su palpitante glande quedase completamente hinchado.

Saúl solo se concentro en el placer que ella le estaba dando sin poner atención en sus palabras, luego de unos segundos ella se fue hacia pero solo para regresar con algo conocido por el estimulador anal, le abrió las nalgas coloco el dispositivo en posición e hizo presión hasta que este estuvo bien dentro de sus intestinos, después coloco el tubo de ordeña sobre su palpitante pene pero no lo prendió solo lo coloco y trabo sacando el aire de el dejándolo sujeto por vacío, eso extraño a Saúl para verla después ir hasta un cajón saco un control remoto vio de nuevo el expediente tecleo algo en el control y después reviso el numero impreso en su nalgas, volvió a teclear algo en su control después de eso se coloco frente a Saúl y le dijo “disfruta tu ultimo orgasmo como hombre”, mientras acariciaba su escroto con una maliciosa sonrisa en su rostro Saúl no pudo razonar lo dicho por aquella mujer cuando ella presiono un botón en su control.

Saúl experimento como el aro que le habían colocado cuando llego en la base de su escroto empezó a vibrar era una sensación extraña pero placentera, era agradable sentía como su escroto se movía de una forma nunca antes experimentada provocándole placer en verdad estaba disfrutando de aquella sensación, paro de pronto sintió que algo estaba mal el anillo no solo vibraba a gran velocidad si no que se estrechaba a cada momento apretándose más y más sobre el cuello de su escroto, después de algunos minutos aquello era muy doloroso, pero era un dolor que le daba al mismo tiempo placer, de pronto el estimulador anal empezó a vibra segregando algún tipo de liquido en su recto el cual pronto se lleno de ese liquido que empezó a escurrir de su ano al piso al principio eran gotas después ya era todo un chorro.

De la nada Saúl sintió un fuerte apretón en la base de su escroto el aro estrangulaba su escroto con sus testículos en su interior de pronto Saúl en medio del dolor estaba acercaba de su orgasmo instintivamente movía sus caderas tratando de penetrar algo, al mismo tiempo el ordeñador en su pene empezó a vibrar y a succionarlo pero el dolor que el aro le provocaba en la base de su escroto se hizo muy agudo hasta que de pronto una gran cantidad de semen la mayor cantidad que expulsara en su vida empezó a llenar el tubo de ordeña al tiempo que gruñía de placer.

Mientras el espeso semen de Saúl llenaba el tubo, el aro se cerró aun más y vibrando más rápido tanto que su escroto ahora chocaba contra el tubo de ordeña de lo violento que el aro vibraba, todavía no se había recuperado de su primer gran orgasmo cuando escucho un ruido seco golpeando el charco en el piso, casi al mismo tiempo experimento un gran dolor, su cuerpo se convulsiono y de repente escucho un clic metálico al tiempo que sintió como el tubo de la ordeñadora se separo de su entrepierna Saúl con mucho dolor y miedo incline su cabeza hacia delante solo para ver como su pene como su escroto no estaban mas donde deberían de estar ya no era más un hombre lo habían nulificado, luego se desmayo.

Cuando Saúl despertó se sobresalto pero pensó que todo aquello había sido una pesadilla así que rápidamente se levante para verse pero no había sido un sueño si no una terrible realidad para ese momento no tenía mi pene o escroto en su lugar tenía una hermosa vagina su pecho había crecido hasta formar dos redondos y hermosas tetas de mujer coronados por dos hermosos como carnosos pezones además sus caderas se habían ensanchado y sus labios eran más carnosos, lo habían feminizado, Saúl lloro por días hasta que ya no tuvo más lagrimas que derramar.

Cuando se recupero de su cambio de sexo Saúl fue llevado a un nuevo pabellón esta vez al de mujeres, luego fue llevado al edificio donde las ansias sexuales de los hombres de aquel lugar eran desfogadas, fue llevada a un cubículo pero estaba vacía no había vagina o pene colocado ahí de pronto lo comprendí su vagina seria que iba a ser colocada ahí se resistió pero fue rápidamente contenida y puesta en posición fue asegurada y la caja fue cerrada dejando su nueva vagina expuesta, en ese momento supe que era hora de hacerle una visita,

De pronto Saúl sentía como era penetrada por primera vez por una enorme erección, la penetre lentamente hasta que mi escroto tocaron sus nalgas para luego retirar mi pene violentamente pero solo para volverlo a meter lentamente luego de hacerlo unas 30 veces comencé a penetrarla con furia como su un pistón fuese quien la penetrara de una forma frenética, podía sentir mi sudor resbalando por sus nalgas, aquello duro hasta que sentí como mi pene se contraía mis embestidas se hicieron más frenéticas y aceleradas hasta que su recién estrenada vagina fue llenada por mi espeso semen.     
Cuando saque mi aun duro pene del interior de Saúl mi semen se escurrió por fuera de su vagina, hice que aquel día 65 hombres se satisficieran en ella hasta que su voluntad fue quebrada cuando Saúl fue sacada de aquella caja, su mirada estaba perdida sabía que su vida como la conocía había terminado, ya solo respiraba porque tenía que hacerlo pero ya no era una persona era un autómata, ordene que cada día de lunes a sábado el fuese acoplado con 60 o 70 hombres, luego simplemente me faltaba algo para completar mi venganza con Saúl, la cual estaba casi completa

Una tarde ordene que Saúl fuese llevada y colocada en una caja especial, esa tarde el campo recibiría la visita de un nutrido grupo de jóvenes de 18 años todos ellos estudiantes estaban ahí como parte de un programa para que vieran lo que les podía pasar si cometían algún delito grave, la mujeres fueron llevadas al pabellón de las mismas en donde se les mostro la vida que llevaban aquellas mujeres y lo que debían hacer en aquel lugar muchas de ellas salieron llorando.

En cuanto a los chicos fueron llevados a un recorrido por el campo para que vieran como era que los hombres desnudos trabajaban, luego seleccione a unos 20 entre ellos el hijo mayor de Saúl para que probaran lo que era el castigo a una mujer, el hijo de Saúl de nombre Thomas como su abuelo, fue colocado frente a una caja que fue súbitamente descubierta, dejando ante su vida y la de sus 19 compañeros seleccionado una jugosa y bien lubricada vagina, luego se le dijo que podían penetrarlas se les animo a hacerlo, con la condición de que cuando se estuvieran viniendo dentro levantara la tapa de la caja.

Todos como buenos jóvenes que eran con ganas de tener sexo aceptaron, se bajaron sus pantalones como ropa interior para revelar sus palpitante jóvenes erecciones que pronto comenzaron a penetrar las vaginas frente a ellos, los bramidos, gemidos y gruñidos de placer por ese grupo de jóvenes hombre no se hizo esperar, los chicos movían sus caderas con desesperación, gozando con cada nueva embestidas, hasta que el primero de ellos abrió su caja para revelar a la joven mujer en su interior.

Thomas no tardo mucho en comenzar a mostrar los síntomas de que estaba por venirse, sus nalgas se tensaron y pronto justo cuando el primero de sus fuertes disparos de semen inundaban la vagina que estaba penetrando abrió su caja, el rostro de Thomas como el de Saúl quedaron blanco de inmediato, Thomas no pudo evitar descargar tres de sus cuatro abundantes chorros en el interior de la vagina de su padre el último de ellos cayó sobre su vientre, antes de que él se subiera su ropa interior y pantalón para salir corriendo de aquel lugar con lagrimas en los ojos.

Aquello fue todo para Seúl, dos meses después camino por voluntad propia por un campo minado, sus piernas volaron en mil pedazos por la fuerza de la explosión cuando piso una mina, al caer otra mina se activo justo en su espalda destrozando su cuerpo en cientos de pedazos matándolo de forma inmediata, hice que sus restos fuesen incinerados y sus cenizas fueran arrojadas a una letrina para luego nunca más pensar en él y lo que me hizo.     

Ahora era tiempo de concentrarme en la venganza de mi amado, Tom me había contado toda su historia el culpable de que terminara en ese lugar fue su mejor amigo Tony quien lo hizo aparecer como el asesino de una mujer siendo él, responsable desgraciadamente Tony desapareció después del juicio y encontrarlo iba a hacer difícil pero el dinero todo lo puede, tarde seis meses en encontrarlo pero lo logre, cuando lo hice era hora de hacerlo sufrir.


Continuara…   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com







Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UN BATE BASTA

La unidad sombra negra fue creada luego de la segunda guerra mundial, no es una unidad oficial o creada por el ejército estadounidense, fue creada por soldados negros para obtener justicia de actos racistas cometidos hacia ellos por los soldado blancos, operan en la clandestinidad, nadie sabe quien son sus miembros y por supuesto a que unidades pertenecen, pero pese a no tener reconocimiento oficial no quiere decir que no cuenten con recursos y por supuesto el poder suficiente para realizar su labor......


UN BATE BASTA
La unidad sombra negra fue creada luego de la segunda guerra mundial, no es una unidad oficial o creada por el ejército estadounidense, fue creada por soldados negros para obtener justicia de actos racistas cometidos hacia ellos por los soldado blancos, operan en la clandestinidad, nadie sabe quien son sus miembros y por supuesto a que unidades pertenecen, pero pese a no tener reconocimiento oficial no quiere decir que no cuenten con recursos y por supuesto el poder suficiente para realizar su labor. Aquella noche tres soldados blancos están por pagar la violación que cometieron contra un soldado negro algunos meses atrás.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SADO] [PENE]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





La unidad sombra negra fue creada luego de la segunda guerra mundial, no es una unidad oficial o creada por el ejército estadounidense, fue creada por soldados negros para obtener  justicia de actos racistas cometidos hacia ellos por los soldado blancos, operan en la clandestinidad, nadie sabe quien son sus miembros y por supuesto a que unidades pertenecen, pero pese a no tener reconocimiento oficial no quiere decir que no cuenten con recursos y por supuesto el poder suficiente para realizar su labor en cualquier parte del mundo su emblema es una bate de madera.

En la pasado su campo de operaciones estaba muy limitado pero conforme los negros fueron ganando rangos en las fuerzas armadas en todos las ramas de las mismas el mundo se convirtió en su campo de operaciones, ahora la unidad sombra negra cuenta entre sus filas a generales tanto en el ejercito como en la fuerza aérea, también con almirante en la marina, entre otra buena cantidad de oficiales de alto rango que les permiten realizar sus operaciones protegidos en el más hermético de los secretos, hoy una unidad de cinco miembros comandados por el Coronel Maiwen están rumbo a Afganistán.

Hace tres meses del sargento de infantería Marlon Lee, asignado a tareas de administración salió de su turno para regresar al campamento cuando fue interceptado por tres soldados blancos, el sargento Lee es bajito con un cuerpo escuálido por eso se le asigno tareas administrativas además usa lentes, los tres soldados blancos lo llevaron a dar un paseo por supuesto en contra de su voluntad pero ellos eran mas y mucho mas fuertes por lo que el Sargento Lee poco pudo hacer para evitar que se lo llevaran hasta una péquela casa derruida y abandona a la afueras de la ciudad.


** ** ** ** ** ** **

Arrojaron al asustado Sargento Lee según relato a la unida sobre un viejo y mal oliente colchón de la única habitación de aquella casa que contaba con una fuerte puerta de metal la cual cerraron muy bien por dentro, los tres soldado blancos empezaron a desabrocharse los pantalones, eso puso muy nervioso a Lee quien se puso de pie y dijo “Yo me largo de aquí” uno de los soldados blanco con rango de teniente lo tomo del brazo de una manera muy fuerte y jalándolo hacia él, le dijo: “De aquí no te vas hasta que nos hayamos bajado el calentura putito”. En ese momento Lee pudo sentir su aliento alcohólico y tembló.

Aquel teniente le planto un beso, que Lee trato de evitar haciéndose para atrás pero le había agarrado la cabeza impidiendo que escapara, puso resistencia de sus labios pero logro meter su lengua, lo que le hizo sentir mucho asco aunque ese teniente besaba mi bien Lee no le correspondió el beso,  cuando soltó su cabeza empezó a desabrocharle la camisa que traía puesta, mientras tanto otro de los soldado blancos ya le acariciaba sus nalgas, Lee trato de reaccionar, trato de huir de nuevo pero esta vez otro de los hombre, le había agarrado para impedirle que corriera.

El teniente se aparto un poco mientras los otros dos hombres empezaron a desnudar a Lee mientras forcejaban pero al cabo de unos minutos habían conseguido su objetivo y el teniente ya estaba de nuevo cerca de ellos con una cuerda con la que le amarraron las manos, mientras Lee les suplicaba para que se detuvieran pero hicieron caso omiso a su ruegos, los tres cuerpos de los soldado blancos estaban muy marcados y sus penes eran bastantes grandes para ser de unos blancos, con los tres  completamente Lee noto que ya estaban excitados, babeando liquido pre seminal de la punta de sus erecciones

Las erecciones de los otros dos sujetos eran de unos 20 y 22 cm muy blancas, la del Teniente era de un poco más de 14 cm con una cabeza anaranjada en forma de hongo; empezaron tocar a Lee por todo el cuerpo, mientras el teniente comenzó tocar su pene hasta que estuvo en erección, mientras Lee seguía pidiendo que pararan pero ya no gritaba, uno de ellos empezó a tocar y apretar sus nalgas; luego uno de ellos se hincó y comenzó a darle una mamada a Lee, dándole muy a su pesar un placer increíble, fue entonces hicieron que me hincara frente al teniente cuyo pene se estaba masturbando en completa erección.

Entre los dos hombre hicieron poner el rostro de Lee frente al erecto pene del teniente, Lee tenía los labios bien apretados ya que le daba asco tener que chupar ese pene pero el Teniente le tapó la nariz consiguiendo que abriera la boca y en ese momento le metió su erección, para comenzar con un mete y saca sin contemplación alguna, con el Teniente tomándolo de la cabeza para forzarlo a mamarle su pene, hundiendo la cabeza de su pene hasta muy adentro de la garganta de Lee, de vez en cuando Lee lo miraba a la cara para ver el placer que estaba sintiendo, mientras gemía de placer:

-“¡¡¡Verdad que te gusta, eres una puta, una puta mamadora, Aaaaaaah!!!”

De pronto hicieron poner a Lee en cuatro patas y uno de los otros le abrió las nalgas, para empezar a chuparle el culo lo que le hizo gemir sin querer pero sus gemidos fueron aplacados por el pene del teniente, que no había dejado de entrar y salir de su boca, por completo hasta que sus huevos se aplastaban contra su barbilla mientras le decía.

-“¡Sigue putita, aaaah! Quiero… Que me… ¡Saques toda aaaaah! ¡La leche de… mis huevos!

De pronto Lee sintió como alguien le metió dos dedos de un solo golpe, cuando el teniente saco su pene para golpearla la cara con ella Lee grito de dolor, pero su grito pronto fue silenciado cuando el teniente volvió a meter su pene a su boca, la cual Lee tuvo que seguir mamando a pesar del dolor, hasta que luego de un rato Lee sintió como era penetrado por otro dedo, pero su grito no se escucho pues el pene de Teniente en ese momento estaba bien adentro de su garganta.

Ya con el ano de Lee bien dilatado, sintió como aquello dedos se retiraron de sus culo para de pronto sentir como era penetrado por un cálido glande, volví a sentir dolor pero lo aguanto y dos segundos después fue penetrado el resto de aquel pene de un solo golpe, esa vez grito muy fuerte con lagrimas saliendo de los ojos de Lee el teniente al ver eso dijo:

-“Ya… Ya… Putita, te va a gustar… ¡Aun mas cuando sientas la mía!”

Lee comenzó casi de inmediato a sentir un mete y saca muy despacito; de alguna manera uno de los soldados se metió debajo de él y comenzó a darle una mamada mientras lo masturbaba y en ese momento el hombre que lo penetraba acelero el ritmo de su embestidas, el chico que lo penetraba comenzó a bramar como perro montando a una perra para luego decirle a Lee con voz entrecortada:

-“ SSSiiiiiiii, putitaaaa… Mueve. Tu… Culo……. Siiii”
-“Sigue… AAAAAAAAAH… pronto… Proarás mi leche… ¡aaaaaaaaaaaaaah!”

Cada yanto los tres cambiaban de posición, Lee en verdad sintió que era partido en dos cuando fue el turno del Teniente de penetrarlo, el hundió en su ano la totalidad de su erección que además de ser muy larga era muy gruesa hasta que sus huevos se aplastaron contra las nalgas de Lee que sintió como su ano se desgarraba entre cada embestida que el Teniente le daba.

Después de largo un rato los tres dejaron a Lee, se pusieron frente a él para comenzar masturbarse desesperadamente, lee vio como sus penes comenzaron a agitar e incluso a hincharse mas y de pronto uno de ellos dijo:

-“Meeeeeeeee… Veeee… Goooooooooooooooo AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!      

Corriéndose sobre el rostro de Lee. Casi de inmediato otro dijo:

¡AAAAh… Aaaaagaaaaaash… Meeee… Veeeeen AAAAAAAAAAAAH SSSSSSSSSIIIIIIII!

También su espeso semen fue a dar al rostro de Lee, el Teniente que estaba por correrse se posiciono detrás de Lee pasando su pene por entre sus nalgas masturbándose con ellas, hasta que se escucho un gemido.

-“¡SIIIIIIIII, DIOS. AAAHHHHH!”

El espeso como caliente semen  del Teniente cayo por la espalda baja y nalgas de Lee en gran cantidad mientras el Teniente se masturba para no desperdiciar nada de su leche, Luego ellos obligaron a Lee a lamer el semen que cayó en el sucio piso hasta que lo limpio por completo el Teniente luego le dio un  largo como obsceno beso.

Al concluir los tres se vistieron para marcharse de lo más alegres dejando a Lee desnudo bañado en sus leches sobre aquel viejo colchón llorando y jadeando, antes de salir el Teniente le dijo “¡gracias putita todo fue muy rico ¡recuerda si dices algo te ira muy mal además te quedará la fama de marica algo que se que no quieres que los demás piensen de ti!”.


** ** ** ** ** ** **

Todos los soldados en el ejercito saben que denunciar una violación acabaría con su carrera militar además seria estigmatizado y terminaría por ser dado de baja, por esa razón cada soldado negro sabe que deben en vez de denunciar hablar con “sombra negra”, todos saben que lo único que tienen que hacer es colocar una carta dirigida al Teniente John Lawdre un nombre inventado claro, pero que el correo mandara a donde es debido a la centra y centro de operaciones de “Sombra Negra”, los cuales investigaron el caso para descubrir que el Teniente tenía antecedentes de asalto sexual que nunca prosperaron.

Una revisión a más minuciosa a los antecedentes de los atacantes nos hizo creer en la veracidad del relato de Lee, por lo que buscamos más pruebas de vigilancia de drones, cámaras de seguridad y testigos lo que descubrimos fue que un dron que volaba sobre la ciudad capto el momento en que los tres hombres blanco metían a la fuerza a Lee en aquella casa de su relato, cámaras de seguridad en la base confirmaron lo dicho y con ellas logramos averiguar la identidad de los tres implicado en aquella violación grupal.

Nuestra unidad llego a una pista secreta del ejecito a las fueras de la ciudad de Kabul, bajamos y vamos en auto hasta la base nadie obstruye nuestro paso no conmigo en el auto un Coronel del ejercito, pronto tenemos a los tres malditos violadores sedados y en el vehículo, con los que regresamos a la pista secreta metemos en auto en un pequeño hangar de metal y preparamos los patíbulos donde ellos serán ejecutados esa misma noche, dejamos a un hombre en la entrada que nos avisara si alguien se acerca, para no ser sorprendidos.

Los patíbulos son dos fuertes tubos de metal conectados por otra barra de metal fuerte de acero, que descansan sobre largos y pesados maderos, los tres hombres blancos son desnudados para luego atar sus tobillos y manos a la barra de acero que conecta a los postes dejando sus culos y genitales totalmente expuestos, cuando los tres han sido colocados en esa posición es hora de despertarlos para que enfrente su doloroso castigo el cual aplicamos sin compasión alguna de la misma manera que ellos no tuvieron compasión alguna con su pobre e indefensa víctima, pronto los tres están despiertos y aterrados al verse en aquella situación.

Voy al vehículo y abro un largo maletín de metal en donde está bien protegido un bate de madera, los tres oficiales negros nos quitamos las camisas y todo lo que cubre nuestros negros pechos quedando desnudos de la cintura para arriba, en ese momento el Teniente dice “¡qué demonios está pasando aquí exijo nos liberen pedazos de mierda negra!” aquel comentario me hizo enojar mucho por lo que tomo de los cabellos al Teniente y le escupo en el rostro para luego decirle “esto es por lo que le hicieron al Sargento Lee”, apenas dije ese nombre los ojos de los tres hombre se abrieron grandes.

Luego añado “¡comienza con este hijo de puta!” le ordeno a uno de mis hombres quien se coloco frente al hombre que está en medio de los tres con el bate entre sus manos, cuando iba a escupir el bate a modo de lubricante lo detengo “Espera el no merece esas delicadezas hazlo en seco”. El teniente me mira asustado al comprender el significado de mis palabras luego comienza a suplicar “por favor, esperan, esperen todo ha sido un mal entendido, no, no por favor, podemos llegara a un acuerdo”.

-“¡NOOOOOOO Espera, Espera!” Con desesperación el teniente suplico.

Cuando el hombre tan negro como la noche misma coloco la parte más ancha del bate de madera sobre su ano, para luego presionarlo con fuerza lo que hizo que su ano cediera y comenzara a darle paso a ese gran intruso, pronto 10 cm del bate estaban dentro de él que se revolvía y gritaba de dolor al sentirse empalado por aquel bate de madera, que por mucho era superior en grosor, dureza y largueza que cualquier miembro viril humano, los gritos del Teniente no cesaron hasta que el bate dejo de entrar en él.

Para ese momento tres cuartas partes del bate estaban en su interior, mi hombre procedió a darle un brutal mete saca que hizo que su muy dilatado ano se rasgara, produciéndole un ligera hemorragia pero cuyo dolor era intenso, sumado al brutal masaje a su próstata el teniente estaba siendo brutalmente violado aquello continuo por espacio de 15 minutos hasta que considera que era suficiente aun quedaban dos por ajusticiar y no teníamos mucho tiempo, mi hombre saco el bate del culo del Teniente lo limpio y luego lo alzo por encima de su cabeza con ambas manos.

A la espera de mi señal, con la mirada de terror del Teniente en el, a una señal mía, mi hombre lanzo el primero de sus brutales golpes sobre los expuestos huevos del Teniente que  al ver como el bate iba a sus huevos no pudo evitar lanzar un grito de horror y angustia al mismo tiempo.

-“¡NOOOOOOOOOOOOO!”

El primer brutal golpe del bate dio justo entre ambos testículos, causando más dolor que daño alguno, pero el segundo brutal golpe impacto sobre el testículo izquierdo, lo mismo que el  tercero de los golpes, lo que hizo que ese testículo reventara dentro de su escroto.

Aquello hizo que el cuerpo del Teniente se convulsionara mientras de su pene brotaron tres fuertes chorros de su leche el ultimo con algo de sangre, pero los golpes continuaron ante las suplicas y gritos de dolor del Teniente que imploraba con desesperación que se detuvieran de la misma manera que el teniente Lee lo hizo, pensé para mis adentro, algunos golpes más tarde el segundo y último de sus testículos reventó luego de un brutal golpe directo del bate sobre él, lo que hizo que su pene ya en erección lanzara dos últimos grandes chorros de semen sobre su abdomen mientras todo su cuerpo se convulsionaba de dolor.

Pero aquello no era todo mi hombre dejo el bate en el suelo para acercarse al Teniente tomo su pene que aun escurría algo de semen de la punta lo masturbo por unos segundos hasta que estaba seguro que estaba tan dura como podía estar, con sus dos manos sobre su erección, lo doblo hasta que lo fracturo, casi justo por la mitad, la cual quedo colgando sobre su vientre, y todo el lugar se lleno de un fuerte grito de dolor antes que el teniente perdiera el sentido.

Los otros dos hombres sufrieron un castigo igual fueron violados por el bate hasta que sus anos reventaron, luego se les reventaron sus huevos con brutales golpes del bate para por ultimo fracturar sus penes con las manos de verdugo haciendo que gritaran de dolor antes de desmayarse por el dolor, luego los tres fueron descolgado y esperamos una hora, para luego llevarlos a un hospital en donde los dejamos, ahí aunque repararan el daño de su pene estoy quedarían inservibles de por vida, ellos serian uno eunuco nulos por el resto de su existencia.


** ** ** ** ** ** **

En cuando a denuncia nunca había las victimas de nuestros ajusticiamientos sabían que si hablaban ellos mismo quedarían expuestos por lo que preferían callar y mantener sus castraciones en secreto para evitar que fueran estigmatizados.  

Esa misma noche, luego de dejar a los ajusticiados en el hospital volamos a casa no sin antes dejarle una carta al teniente Lee, con solo el logo de la unida impreso en el papel y tres palabras en el centro de la misma “Un Bate Basta”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com