SIAVI-BOT 2.0

Sam un Siavi-Bot 2.0 vaga por el mundo su misión como las de todos los de su clase es la de encontrar a violadores y castigarlos, pero a diferencia de la versión 1.0, los de la versión 2.0 ya no solo dependían del pene y semen de sus víctimas para sobrevivir, fueron equipado con sistemas que procesan la comida que ingieren para obtener sus baterías cargadas lo que les permitía llevar una vida más normal, además podían disfrutar del sexo solo por placer y no por deber......


SIAVI-BOT 2.0
Sam un Siavi-Bot 2.0 vaga por el mundo su misión como las de todos los de su clase es la de encontrar a violadores y castigarlos, pero a diferencia de la versión 1.0, los de la versión 2.0 ya no solo dependían del pene y semen de sus víctimas para sobrevivir, fueron equipado con sistemas que procesan la comida que ingieren para obtener sus baterías cargadas lo que les permitía llevar una vida más normal, además podían disfrutar del sexo solo por placer y no por deber.


[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zafiro & DarkSoul





2136, Siglo  XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano.

El gobierno de varias naciones crearon un programa al que llamaron Si-a-vi (sistema anti violación), a un científico se le ocurrió la idea de usar androides para en vez de remediar una vez cometida la violación era mejor prevenir y cazar a los depravados sexuales antes de que cometieran un delito sexual con un humano de verdad, así crearon a los Siavi-Bot, que serian 5 versión antes del fin del programa que era secreto pero luego se volvió publico por lo que el delito de violación disminuyo drásticamente, esto fue hasta que la empresa quebró.

Los Siavi-Bot dejaron de producirse y un posterior incendio acabo con todo registro escrito y digital de los Siavi-Bot nadie sabe cuántos de ellos aun caminan entre los humanos, ni siquiera si es que aun lo hacen, sin embargo no todo los Siavi-Bot fueron construido iguales la versión 2.0 era un poco diferente de la versión original.

Sam un Siavi-Bot 2.0 vaga por el mundo su misión como las de todos los de su clase es la de encontrar a violadores y castigarlos, pero a diferencia de la versión 1.0, los de la versión 2.0 ya no solo dependían del pene y semen de sus víctimas para sobrevivir, fueron equipado con sistemas que procesan la comida que ingieren para obtener sus baterías cargadas lo que les permitía llevar una vida más normal, además podían disfrutar del sexo solo por placer y no por deber.

Aquella mañana la unidad No 279 cuyo nombre dado era Sam abrió los ojos había estado en modo ahorro de energía por 9 horas en otras palabras estaba durmiendo a su lado Luis de 26 años con un cuerpo de ensueño como el de Sam que fue dotado de un cuerpo de nadador olímpico, de piel muy blanca, cabello castaño oscuro, nalgas firmes y pene de buen tamaño circuncidado del mismo tomo que el resto de su piel, le había dicho a Luis que tenía 22 años lo que no era tan falso pero su cuerpo aparentaba aun la de un chico de 17 casi 18 años.

Sam amaba a Luis por lo menos su mente artificial le hacía sentir algo especial por el hombre plácidamente dormido solo con su trusa (slip) de color blanco con un ancho elástico color rojo, en el que se marcaba su gran paquete al frente de su entrepierna, Sam se quedo viendo a su amado por varios segundos hasta que abrió los ojos, y con una sonrisa que siempre lo cautivaba le dijo.

-“Buenos días bebé”. Dijo Luis a Sam.

Ambos luego se fundieron en un tierno como apasionado beso, que duro casi 10 minutos en los que se acariciaron con Sam sobre Luis, que metió sus manos dentro de sus trusa para acariciar las firmes como lampiñas nalgas de Sam, sus lenguas no dejaron de pelear dentro de sus bocas, para cuando se separaron ambos estaban sin aliento simplemente quedaron jadeaban boca arriba sobre la cama con tremendas erecciones notoriamente visibles debajo de sus trusas, ambos luego se levantaron Luis debía ir a trabajar y Sam también.

Ya en la cocina Luis no resistió la tentación le bajo su trusa a Sam para abrirle sus firmes nalgas, sumergir su rostro y lamber su ano para luego penetrarlo, hasta que Luis se corrió en su interior haciendo que Sam se corriera abundantemente también, ambos se besaron y Luis se vistió para irse al trabajo de muy buen humor.

Sam por su parte pese a la gran descarga de semen de Luis en su interior supo que hora para salir de caza, no quería desactivarse que para Siavi-Bot era lo mismo que morir, pese a no tener su energía en niveles críticos su programación la exigía por lo menos un violador cada seis meses o su mente se apagaría, había postergado lo más posible salir de casa pero ya no podía postergarlo por más tiempo.

Sam bostezo y se estiro antes de ir a vestirse era necesario verse y asemejarse a un adolescente masculino de recién cumplidos los 17 años, por lo que se vistió con ropas que le hacían ver aun más joven y luego salió rumbo a un sitio donde seguramente podría encontrar alguna buena presa.

Sam a media tarde caminaba por aquella calle sórdida del barrio rojo de la ciudad hacia meses que no se paraba por ahí, portando un pantalón de mezclilla muy apretado que resaltaba su entrepierna y nalgas paraditas con una playera (ramera) tipo sport, muy pegada a su cuerpo que marcaba sus bien marcados abdominales, simulaba ser un gigolo de la zona, no tardo mucho en conseguir que varios hombres se acercaran a preguntar su precio.

Pero a todo los ignoro, de pronto un hombre se estaciono Sam se reclino sobre la ventana del copiloto para ver lo que deseaba aquel hombre apenas lo hizo ese hombre lo tomo de la camiseta y tiro de ella para introducirlo al auto casi por completo, Sam sintió como aquel hombre arranco dado en la posición que quedo poco podía hacer para impedir cualquier cosa que ese hombre quisiera hacer, luego sintió un fuerte golpe en la cabeza y Sam fingió desmayarse había encontrado a su víctima.

Sam fingió regresar en sí, en una habitación de una casa a las afueras de la ciudad, una hora más tarde, el hombre lo había dejado solo en trusa y le ordeno que se diera un baño apuntándole con un arma que Sam vio que era falsa pero fingió temor para obedecer lo que el hombre dijo, para entrar al baño y desnudarse para darse una ducha,

De pronto aquel hombre entro al baño y lo primero que vio fue el atlético cuerpo totalmente desnudo de Sam, sus brazos musculosos, sus nalgas poderosas, con unas piernas dignas de un corredor, se quedo mudo no sabía que decir, el cuerpo de Sam era tan esplendido, todo mojado con el agua resbalando por su cuerpo. Sam nota la mirada de aquel hombre ríe y le dice.

-“¿Que nunca has visto a un chico desnudo, además no tiene nada de malo mirar es natural? Dijo Sam en un tono desafiante.

Poco después Sam ya seco salió del baño sus ojos eran brillantes y alegres, por inercia aquel hombre miro hacia abajo para verle su buen pene que le colgaba entre sus piernas aun en estando flácido de unos 14 o 15 centímetros sin prepucio y que estaba seguro debía ser un pene verdaderamente enorme  en erección. El hombre se le quedo viendo a los ojos y me dijo.

-“Vamos que esperas sube a la cama que es hora de disfrutar”. Dijo el hombre aun con el arma.  

-“¿Te gusta lo que ves? ¿Vamos no es lo que deseas?” Pregunto Sam de rodillas sobre la cama mostrando su magnífico cuerpo.

-“¿Vamos no es pene lo que deseas?” Dijo Sam a aquel hombre.

Quien molesto por la osadía del chico tomo con su mano su pene y de inmediato el pene de Sam comenzó a hincharse hasta quedar de un respetable grosor los dedos de aquel hombre apenas y se cerraba, apenas le tomo unos segundos quedar a Sam con una erección total de no menos de 23 centímetros de largo.           

Las manos de aquel hombre recorrían el magnífico pene de Sam una y otra vez, quien cerraba los ojos dando unos ligeros gemidos que hicieron excitar de sobre manera a aquel hombre. Una de sus manos se movió entre sus piernas, hasta llegar a su ano y al tocarlo Sam dio un prolongado gemido y lo miro, lo que hizo terminar de enloquecer a aquel hombre que para ese momento apenas estaba en trusa (slip) con una ostentosa erección por debajo.    

Hizo que Sam se pusiera de espaldas con brusquedad con sus enormes manos recorrió su cuerpo con desesperación sin tacto, lentamente baja su mano derecha por el pecho de Sam hasta tomar de nuevo su pene que comienza a masturbar muy rítmicamente mientras con su mano izquierda al mismo tiempo le acariciar entre sus nalgas y poco a poco introduce un dedo haciendo que su respiración se acelere, sus enormes dedos le estaban dando placer a Sam, mientras que su otra mano de forma rítmica bajaba y subía por su endurecido pene.    

Aquel hombre no pudo resistirse más, le agarra de las nalgas y vuelve a meterle su dedo por su ano, de pronto saca su dedo para hacer que Sam se coloco a cuatro patas sobre la cama, para bajarse su trusa y comenzar a restregar su duro pene por entre sus nalgas hasta colocar la punta de su pene sobre sus bien cerradito ano de color rosa de Sam. Quien le dice fingidamente.

-“No, No, lo hagas por Favor…” Suplica Sam.
           
Pero el hombre le pone una mano sobre su boca para poco a poco ir empujando su pene por su ano Sam siente como poco a poco su ano se abre, siente como el enorme pene de ese hombre de 25 cm va entrando en él, todos sus sistemas están alertas listo para recolectar aquel miembro Sam quiere que este ya toda dentro, desea acabar rápido, no le agrade serle infiel a su amado pero sabe que no tiene opción.       

Le fue imposible no gemir a Sam pero pronto lo cambio por un grito, mientras el hombre jadeaba por el placer que le produjo ver y sentir como su gran erección se perdía entre las nalgas de ese hermoso adolescente para empezar a moverse a su ritmo violento haciendo que la penetración fuera más profunda gimiendo de placer al sentir como el ano de Sam se contraía con cada nueva embestida, entre embestidas el hombre le dijo a Sam.

-“¿Tu culo tiene mucha hambre, te gusta cómo te la meto? ¿Te gusta..?
-“Ya no más por favor duele mucho”. Dijo Sam fingidamente.
           
Aquella suplico hizo que el hombre se prendiera aun más  embistiendo a Sam con más fuerza y violencia tomándolo de sus caderas estrellando su pelvis con sus firmes nalgas, hacía que sus nalgas impactaran con fuerza contra su pelvis, incluso los huevos de ambos que se balanceaban entre sus piernas chocan con fuerza de tanto en tanto.        

Sam no tardo en sentir como el pene de ese hombre comenzó a tener espasmos sin que este dejase de entrar y salir de su ano con violencia y desesperación, Sam se movió un poco levantando su nalgas para lograr que el pene del hombre entrar con mayor facilidad por completo lo que hizo decirle al hombre.

-“Ya sabía… que eras… un putito”. Dijo jadeante el hombre.

Mientras seguía penetrando a Sam que comenzó a calentar las cuchillas listo para cercenarle el pene, el calor que las cuchillas que rodeaban su abierto ano, solo hicieron que el placer que el hombre sentía en ese momento se incrementara, con una violenta embestida final el hombre dejo todo su pene en el interior de Sam al tiempo que grito lleno de placer.

-“¡DIOS ME VENGOOOOO!” Grito el hombre.

Sam casi de inmediato sintió como su conducto rectal fue llenado en lo profundo del cálido como espeso semen de aquel hombre, que chorro tras chorro descargo una gran carga, fueron cuatro grandes chorros seguidos de dos más pequeños, los indicadores de Sam quedaron todos en verde, casi de inmediato, Sam supo que era hora de actuar, activo su modo de juicio y giro su cabeza 180º para que quedarse viendo al hombre cuyo cuerpo temblaba de placer con los ojos cerrados.

Cuando el hombre termino de venirse abrió los ojos y se encontró siendo observado por Sam con su cabeza dada vuelta por completo, fue en ese momento con el hombre en shock que le dijo Sam.

-“Por el delito de violación se le condena a la pérdida de su miembro viril” Dijo Sam con voz muy fuerte y profunda.

Fue en ese momento que el hombre comprendió que estaba ante la presencia de un Siavi-Bot y trato de razonar con él.

-“No… No. Espera…” Dijo el hombre.

Pero era tarde, las cuchillas se cerraron el afilado iris de acero se cerro, cercenando y dejando su miembro en el interior de Sam que de nuevo regreso a su cabeza a la posición normal mientras el hombre se revolcaba en el suelo de dolor con sus manos sosteniendo su entrepierna desprovista de su miembro viril, con su herida cauterizada pero aun sangrando un poco, algo de sangre también resbalo por el interior de las blancas nalgas de Sam, quien se vistió rápidamente dejando dando alaridos de dolor a aquel hombre.

Esa noche ya en casa en su cama con Luis a su lado solo en trusa, acariciándose, Luis le metió uno de sus dedos dentro de su ano y sintió algo duro como húmedo en su interior lo que le extraño por lo que Sam al ver la cara de extrañeza de Luis le dijo.

-“¿Pasa algo cariño?”. Pregunto Sam.
-“Siento algo húmedo en ti interior”. Dijo Luis.
-“Es la leche que me dejaste en la mañana aun no he querido desecharla, sabes que me encanta sentir tu leche en mi interior”. Dijo Sam mintiendo por supuesto.

Ambos se fundieron en un beso y esa noche fue Sam quien penetro a Luis hasta que ambos se quedaron dormidos, con Sam checando sus indicadores que estaban todos en verde lo que significaba que en varios meses no iba a tener que serle infiel a Luis para poder seguir viviendo, cumpliendo con la tarea que le fue encomendada. 

No todos los Siavi-Bot son como Sam pero esa es otra historia… 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 








Autor: Zafiro & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SOBRE ZAPATOS

Tengo muchos zapatos ¡Montones de ellos! ¡Creo que algunas personas podrían decir que tengo un fetiche hacia los zapatos, y que podrían tener razón! ¡De esos zapatos, mis tacones rojos con punta abierta son los que me encantan mucho! Para mí eso es lo máximo no sé si eso sea de gente normal.......


SOBRE ZAPATOS
Tengo muchos zapatos ¡Montones de ellos! ¡Creo que algunas personas podrían decir que tengo un fetiche hacia los zapatos, y que podrían tener razón! ¡De esos zapatos, mis tacones rojos con punta abierta son los que me encantan mucho! Para mí eso es lo máximo no sé si eso sea de gente normal..

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTINS] [DOMINACIÓN] [PIES]



Categoria: Hetero      Autor: Rachael





Tengo muchos zapatos ¡Montones de ellos! ¡Creo que algunas personas podrían decir que tengo un fetiche hacia los zapatos, y que podrían tener razón! ¡De esos zapatos, mis tacones rojos con punta abierta son los que me encantan mucho! Para mí eso es lo máximo no sé si eso sea de gente normal.

Cuando estoy jugando con mi falda negra corta y el corsé de cuero rojo, ¡tengo que llevar zapatos rojos! ¡Y esos en particular son cómodos! ¡Ojalá la foto hubiera salido mejor! ¡Voy a ver si puedo hacer que mi amigo me toma una mejor para mí! El ya piensa que soy rara, ¿por qué no presionarlo?

De todos modos, me encanta cuando estoy en un club y me encuentro con un chico que no puede quitarme los ojos de encima. La mayoría de los hombres solo quieren mirar mis tetas, o mi trasero. ¡A algunas les gustan mis piernas largas y tonificadas! Sin embargo,  todo eso es aburrido para mí. ¡Estoy buscando a un hombre que revise mis dedos antes que cualquier otra cosa! Sé que no necesariamente significa nada, pero es una buena pista de que tal vez querrán algo que me encantaría hacerle... ¡Una buena patada en los huevos!

Conocí a un hombre hace un par de semanas en una fiesta de barrio cerca de Venice Beach. Estaba sentado, bebiendo un trago y hablando con mis amigos cuando lo sorprendí mirándome. Era un poco mono, quizás demasiado serio, ¡pero tenía un gran potencial de diversión! Lentamente moví mis piernas y volteé un poco más hacia él y las cruzaba lentamente. Él no se movió. ¡Sus ojos estaban pegados a mis pies todo el tiempo! Sonreí para mi interior y me pregunté si tendría que dar el primer paso.

Resultó que no. Vino y me preguntó si quería bailar y lo dejé llevarme al borde de la multitud. Todo el mundo se movía en un frenesí, y me encontré bailando con tres o cuatro personas diferentes a la vez, ¡lo que no es inusual para un Rave! ¡Normal, en realidad! Pero también fue frustrante porque quería mantener a mi nuevo amigo cerca de mí hasta que descubriera exactamente en lo qué estaba metido.

Finalmente, por acuerdo silencioso, nos encontramos algo solos, o al menos lo más solos posible con un par de cientos de personas por toda la calle. Estábamos al lado de una taberna al aire libre, una carpa con un montón de barriles y muchachos de la fraternidad bebiéndola. Dejé que me tomara de la mano y nos metimos en las sombras, detrás de la tienda a un callejón. Incluso ahí podíamos ver a una docena de personas o más pasando una botella, un porro o simplemente besándose en la penumbra.

Ambos estábamos acalorados y sudados, y me sentí bien solo de relajarme y dejar que el aire fresco de la noche me rodeara. Él sacó un cigarrillo y me lo ofreció, pero negué con la cabeza porque no fumaba. Se encogió de hombros, lo encendió y luego dijo "Me encantan tus zapatos".

Era tan simple como eso. Sin nombres, sin tonterías acerca de dónde era. Solo mis zapatos. Le pregunté qué le gustaba de ellos.

"Los talones, los dedos abiertos. Me gustan las correas del tobillo. Me gusta la forma en que estás parado con las pantorrillas apretadas, equilibrándote tan fácilmente". Él habló en voz baja, con un tono sensual de hecho. Algunos chicos se atan la lengua, se avergüenzan o simplemente se avergüenzan de hablar de un interés específico. ¡Pero no ese tipo! Continuó, "Me gustan los dedos de tus pies también. La forma en que mueves y los arreglaste. ¿Lo hiciste o vas a algún lado?"

Le dije que lo hice yo mismo y que estaba muy orgulloso de mis pies. Me acerqué un poco para que pudiera sentir el calor de mi cuerpo en la noche y le dije que me gustaba un hombre que apreciaba cada parte de mí. Él solo sonrió y tomó otra calada de su cigarrillo, con cuidado de volar el humo lejos de mí. Le pregunté si quería tocar mis pies.

"¿Aquí?" preguntó. Y le pregunté si tenía un mejor lugar en mente. Por supuesto que sí... Su departamento.

Saludé a mis amigos mientras regresábamos entre la multitud. Resultó que vivía bastante cerca y caminamos juntos haciendo pequeñas charlas en el camino. Se llamaba Jeremy y tenía 20 años. Conocíamos a algunas de las mismas personas que aparecieron, Ravers y Goths, y fue muy divertido hablar sobre ellos.

Cuando llegamos a su apartamento, él hizo las excusas superficiales por el desastre y me ofreció una cerveza, o jugo, ¿o...? Tome un asiento en su sofá y él tomó una cerveza de su cocina para luego sentarse a mi lado. El incómodo silencio duró 6 segundos antes de inclinarse y nos besamos. Su boca sabía a cigarrillos y cerveza, pero no me importó. Mi cuerpo anhelaba atención y moví mis manos hacia su cabello espeso y arenoso, sosteniendo su cabeza mientras nos besábamos. Las propias manos de Jeremy estaban en mi espalda y luego se deslizaban hacia el frente, entre nosotros, deshaciendo la pequeña cuerda de encaje que sostenía el corsé. Gemí y chupé su lengua cuando sus manos encontraron mis firmes pechos, con sus pulgares presionando contra mis endurecidos pezones.

Cuando finalmente rompimos nuestro beso, lo hicimos para tomar aire que tanto necesitamos. Mi parte superior de cuero estaba en el sofá detrás de mí y Jeremy se inclinó para besar mis senos de a una por vez. Me recosté y lo vi ponerse de rodillas en el suelo frente a mí. Mis piernas estaban extendidas, dándole una amplia vista abierta entre mis muslos y mi calzón (braga) húmeda con mis jugos. Jeremy sonrió y comenzó a besar, lamber y mordisquear su camino por mis piernas, con sus manos masajeando mis muslos y pantorrillas a medida que avanzaba.

Cuando su boca llegó a uno de mis pies comenzó a lamber mis pies, bañándolos con su lengua. Me estaba haciendo cosquillas, pero se sentía demasiado bien para reír. Observé mientras él también lambía mi zapato, tomando el talón en su boca y chupando como si fuera un pene. ¡Eso me estaba mojando! Me habían hecho adorar un pie antes, pero nunca como el obviamente ¡Fue un placer darle a Jeremy mi pie! ¡Pasó unos buenos 10 minutos en mi pie izquierdo antes de moverse hacia el derecho y repetir su técnica!

Cuando pareció terminar, me incliné para tomar su barbilla en mi mano. Lo incliné hacia arriba para poder ver su rostro. Parecía casi asustado y supe que era un sumiso real cuando veo uno. Le dije que había hecho un buen trabajo... Pero quedaba un poco de suciedad en el talón izquierdo. Me dio una sonrisa de agradecimiento e inmediatamente inclinó su boca a la tarea, lamiendo y chupando la mancha imaginaria.

Utilicé mi otro pie para presionar suavemente contra su entrepierna, haciéndolo cambiar su peso de una rodilla a la otra mientras extiendo sus piernas con mi dedo del pie. Podía sentir su dureza filtrándose a través de su pantalón caqui y dejó escapar un pequeño gemido mientras movía el dedo del pie hacia abajo y hacia arriba, buscando sus huevos. "¿Te gusta eso?" Le pregunté. "¿Te gusta cuando toco tus huevos con mi pie?"

"¡Oh si!" él respiró, todavía sosteniendo mi otro pie en sus manos, masajeándolo.

Extendí la mano y aparté mi calzón para que pudiera ver la humedad de mi vagina. Me froté el clítoris con los dedos mientras lo veía mirarme. Le quité el pie de las manos y le dije que se enderezara y pusiera las manos a la espalda. Jeremy lo hizo de inmediato y no se movió cuando me incliné para desabotonar su pantalón. Tiré de la cremallera hacia abajo y metí la mano dentro de su bóxer. Su pene era largo y duro, tan gruesa como mi muñeca y líquido pre seminal rezumaban de la punta.

Saqué su pene y luego lo alcancé por debajo, agarrando sus pesados huevos en mi mano. Giré mi mano alrededor de ellos, dándoles un pequeño apretón para ver cómo reaccionaría Jeremy. Cerró los ojos y dio una pequeña inhalación. También saqué sus bolas de su ropa interior, así que colgaron del borde de su pantalón. Sus piernas abiertas evitaron que sus pantalones cayeran por sus muslos y se veía tan sexy así. Completamente vestido con su hermosa erección y grandes huevos peludos expuestos para que pudiera hacer lo que quiera.

Lo obligué a permanecer así mientras extendía mis piernas otra vez, echándome hacia atrás con un pie extendido para jugar con mis pies con sus huevos y pene. Mi vagina estaba muy mojada. Metí un dedo y luego otro, penetrándome mientras Jeremy miraba. Le di a sus huevos pequeñas patadas con los dedos de los pies. ¡Realmente no podían balancearse, pero se veían tan sexy!

Moví mis piernas para que los talones atraparan los huevos de Jeremy como unas tijeras debajo de su pene. Apreté las suelas de mis zapatos, atrapando el escroto entre las puntas de mis pies y los brillantes tacones rojos. ¡Fue incómodo para mí pero valió la pena! ¡La expresión de Jeremy no tenía precio! ¡Tenía miedo de que él se fuera a correr en ese momento, cuando comencé a juntar mis pies, amenazando con aplastar sus huevos entre los zapatos que adoraba!

Retrocedí y me toqueteé frenéticamente. Le dije a Jeremy que podría tener mis pies o mi vagina. ¡Pero él no podría tener ambas cosas! ¡Tendría que decidir ahora mismo y decirme lo que quería! ¡Su pene se movía arriba y abajo, amenazando con correrse en cualquier momento! Aparté completamente mis pies de él y me senté ahí.

"Quiero tus pies". Él dijo.
"¿Qué fue eso, Jeremy?" Bromeé, "No te escuché".

Con voz más alta, dijo: "¿Puedo ponerme de pie, señora?"

"Ahhh... ¡Eso es mejor!" Sonreí y toqué con la suela de mi zapato derecho hasta la punta de la pene de Jeremy. Lo froté untando su líquido pre seminal por todo el fondo de mi zapato recién lavado. Levanté mi pierna y le dije que me mostrara cuánto deseaba mi pie.

Jeremy inmediatamente comenzó a lamber su propio jugo del cuero. Lo vi cerrar los ojos y arrastrar la lengua por el fondo con movimientos largos y lentos. Tragando y haciendo un sonido de bajo zumbido mientras lo hacía. Me quedé impresionada y le pregunté a Jeremy qué le gustaría hacer, cuál era su fantasía ya que él era un esclavo tan bueno.

-'Ama... me gustaría, quiero decir, señora, ¿me patearías... allí... en mis huevos?', Preguntó en voz baja y real, como un niño pidiendo algo secreto de Papá Noel que nunca esperaba recibir.

¡No podía creer lo que oía! ¡Me moría de ganas de plantar el pie en sus hermosos huevos! ¡Pero una Amante Ama no puede parecer demasiado ansiosa por complacer a su esclavo! Le dije que lo haría, pero ¡solo si él entendía que lo haría tan duro como podría! ¡Lo haría más de una vez si sentía que el primer golpe no fue bueno! Y él tendría que satisfacerme después, ¡tendría que hacer que me corriera con la boca de inmediato! ¡No importaba cuánto dolor sintiera! Le dije que si no podía aceptar estos términos no lo haría.

Jeremy rápidamente asintió y parecía que acababa de ganar la lotería de California. ¡Apuesto a que había estado soñando con eso por mucho tiempo y que nunca había tenido los huevos para pedirlo antes, o que nunca había encontrado a alguien que aceptara hacerlo! Bueno, esa fue su noche de suerte!

Se desnudó e hice lo mismo, dejando solo mis zapatos. ¡Mi vagina estaba llena de jugos y el ardor me estaba volviendo loca! ¡Sabía que no tendría que hacer mucho para que me corriera después de que lo pateara! ¡También sabía que tendría que patearlo dos veces sin importar cuán buena o mala fuera la primer patada! ¡¡Sabía que lo amaría tanto como a mí!!

Él se paró frente a mí con sus manos entrelazadas detrás de su espalda. ¡Un delgado pero saludable hombre de 20 años de edad con un pene duro por la anticipación! Sus huevos finalmente estaban sueltos y me arrodillé frente a él para besarlos tiernamente antes de que los apretara con fuerza. Puse mis labios contra cada uno y luego los empujé con mi dedo índice, mirándolos balancearse ligeramente de un lado a otro... ¡Eso iba a estar muy bien!

Di un paso atrás y lo miré. Le di una última oportunidad para retroceder, quería que estuviera seguro antes de que fuera demasiado tarde. Él solo sonrió y me dijo que estaba listo. A algunos tipos les gusta cerrar los ojos. Tal vez por miedo, tal vez para que no involuntariamente trataran de bloquear o esquivar mi pie. Pero Jeremy quería mirar, casi podía verlo retorcerse por el dolor esperado.

Escogí mi lugar justo debajo de su pene y frente a sus huevos. Sabía que no iba a ser lo mejor, pero le dolería muchísimo y ¡tendría una buena razón para patearlo de nuevo! ¡Llevé mi pierna hacia atrás y luego hacia adelante lo más fuerte posible, ¡gruñendo con el esfuerzo! Mis brazos estaban afuera, ¡era poesía! ¡Un pequeño salto de mi pie izquierdo y mis dedos de los pies atraparon su saco de piel justo en el frente y justo debajo de su pene. Jeremy se estremeció en el último momento, pero no le sirvió de nada.

Sus manos se dirigieron inmediatamente a sus huevos, cubriéndolas mientras sus rodillas se doblaban. El aire salió volando de él y pensé que estaba por desmatarse. Pero Jeremy era fuerte, se mantuvo despierto y me acerqué, abrazándolo, entre sus brazos y sus costillas. Lo besé y le dije que todo estaría bien, que casi había terminado. Me miró con su cara de cenicienta e intentó susurrar algo sobre que no era tan malo como pensaba. Lo tuve de pie y levanté mis brazos debajo de los suyos, moviéndolos para que estuvieran sobre mis hombros. "Eso es todo", decía, "solo apóyate en mí..."

Cuando pareció que se estaba recuperando, lo besé nuevamente y cuando retiré mi boca, levanté la rodilla tan fuerte como pude directamente en sus huevos. ¡Sus ojos se abrieron y esta vez él cayó! Sentí que tenía los brazos flojos alrededor de mi cuello y él cayó en posición fetal a mis pies. ¡Mi vagina estaba empapada! ¡Mis pezones duros como diamantes! Lo dejé allí tumbado un momento, jadeando por el aire, con los ojos desgarrados, y haciendo que esos dulces muchachos de arcadas emitieran sonidos cuando dolían.

Me puse a su lado y lo volteé sobre su espalda. Me senté en su cara, empujando mi vagina empapada contra su boca. No sé porque me encantaba eso, pero tener a un hombre indefenso retorciéndose de dolor mientras me lambia mi vagina sobre su cara solo me hizo correrme y correrme. Estaba pellizcando mis tetas y rebotando en su cara mientras mis jugos llenaban mi vagina y corría entre mis piernas sobre la cara de Jeremy.

Cuando tuve lo que parecía un centenar de pequeños orgasmos combinados en un gran orgasmo largo, finalmente me calmé... Jeremy no se había movido mucho desde que le di la vuelta y me quedé en su boca, de cara a sus pies. Aparté sus manos de su pene y sus huevos y vi que todavía estaba duro. ¡Fue increíble! ¡Había visto chicos que se corrían antes cuando los pateé y los vi expulsar su semen en un abrir y cerrar de ojos! ¡Pero nunca esperé que un hombre pudiera permanecer duro después de ser pateado y luego acunando sus huevos!

Me incliné y comencé a masajear su pene. Sus huevos ya estaban hinchados y se ponían rojas casi violetas. Su pene también pude ver estaba magullado donde mi dedo del pie la había atrapado en la base y debe haberle dolido terriblemente cuando le estaba dando ese trabajo manual porque estaba gimiendo y llorando en mi vagina y sus manos intentaban hacer que me detuviera. !Pero solo me reí y le di una bofetada, ¡sabía lo que necesitaba! ¡Venirse!

Así que le di un masaje en su hinchado pene, moviendo mi mano hacia arriba y hacia abajo hasta que finalmente comenzó a escupir su caliente y espeso semen. ¡Su cuerpo estaba temblando y pude imaginar a sus pobres huevos magullados esforzándose por vaciar su carga. ¡Los agarré con mi otra mano y los apreté con fuerza, tratando de sacar cada gota de esperma de ellos! Pensé en tratar de aplastarlos, arreglarlo para que no tuviera que sufrir de correrse nunca más.

"¿Te sentiste bien?" Le pregunté y él, que solo gimió, así que lo tomé como un sí. "¡Entonces te encantará esto!" Sonreí, pensando en todo el dolor y la frustración que le estaría salvando más adelante en la vida.

Apreté sus huevos más fuerte, usando ambas manos ahora y entrelazando mis dedos para atrapar esos huevos maduros entre mis palmas. "¡Dime que me amas!" Susurré con urgencia, sintiendo que de mi sexo corrían mis jugos. "¡Dime!" ¡Apreté tan fuerte como pude! Aguantando la respiración y sintiendo cada músculo de mi cuerpo esforzándose contra sus preciosos testículos.

"¡¡No tan duro!! Su voz se quebró con un fuerte gemido estremecedor cuando su prime testículo pareció estallar bajo la presión, seguida una fracción de segundo más tarde por el otro.

¡No paré de exprimir! Me froté las palmas juntas, masajeando su saco y sintiendo la textura del pudín de sus huevos ahora irremediablemente aplastados que rezumaban hacia adentro y hacia atrás. Estaba delicioso y deseé poder verlo, lo que debe haber parecido ese grueso pegote dentro de su magullado y ahora hinchado escroto. Me levanto lentamente, viendo como mi recién descubierto amante se comba, sus párpados caídos, su respiración superficial y débil. Me preguntaba si un chico podría morir por eso, pero no lo creía. Sabía que se sentía terrible en este momento, pero más tarde, después de que se había acostumbrado a la idea de no tener que volver a correrse nunca más, me lo agradecería.




Historia Original Aquí.




Autor: Rachael       Traductor: DarkSoul

SECUESTRADO POR ANA

Era viernes por la noche, me prepare para salir y tomar unas copas, me puse mis mejores ropas y me dispuse a pasar una agradable noche, fui a una discoteca lujosa y conocida que a menudo frecuentaba, un lugar donde acude mucha gente por la noche. Llegue el sitio estaba muy animado aunque no encontré a nadie conocido, pedí una copa en la barra y espere a que llegase alguien que conociese, a pesar de estar el sitio animado empezaba a aburrirme, estaba solo tomando una copa y observando a la gente, el tiempo pasaba y ya empezaba a plantearme el irme a otro lugar hasta que sucedió lo inesperado, una mujer muy atractiva se acerco a mí......


SECUESTRADO POR ANA
Era viernes por la noche, me prepare para salir y tomar unas copas, me puse mis mejores ropas y me dispuse a pasar una agradable noche, fui a una discoteca lujosa y conocida que a menudo frecuentaba, un lugar donde acude mucha gente por la noche. Llegue el sitio estaba muy animado aunque no encontré a nadie conocido, pedí una copa en la barra y espere a que llegase alguien que conociese, a pesar de estar el sitio animado empezaba a aburrirme, estaba solo tomando una copa y observando a la gente, el tiempo pasaba y ya empezaba a plantearme el irme a otro lugar hasta que sucedió lo inesperado, una mujer muy atractiva se acerco a mí.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era viernes por la noche, me prepare para salir y tomar unas copas, me puse mis mejores ropas y me dispuse a pasar una agradable noche, fui a una discoteca lujosa y conocida que a menudo frecuentaba, un lugar donde acude mucha gente por la noche. Llegue el sitio estaba muy animado aunque no encontré a nadie conocido, pedí una copa en la barra y espere a que llegase alguien que conociese, a pesar de estar el sitio animado empezaba a aburrirme, estaba solo tomando una copa y observando a la gente, el tiempo pasaba y ya empezaba a plantearme el irme a otro lugar hasta que sucedió lo inesperado, una mujer muy atractiva se acerco a mí.     

Era una mujer joven y atractiva, era unos años mayor que yo, tendría algo menos de 30 años, me dijo que se llamaba Marta, se acerco a la barra y empezó a hablar conmigo, nos presentamos y empezamos a entablar conversación, pronto descubrí que también era muy simpática, estuvimos un buen rato hablando, hasta que ella se me insinuó.       

-“¿Te gustaría tomar una copa en mi casa?, ¡estaremos más tranquilos!” Me dijo Marta.          

Sin dudarlo un momento acepte encantado, sin duda pensaba que aquella era mi noche de suerte y me equivoque por completo. Tomamos un taxi y ella me indico donde vivía, que era un poco lejos, a las afueras de la ciudad, al cabo de un rato llegamos a donde decía que era su casa, era una casa grande con un bonito jardín, atravesamos el jardín y entramos a la casa, nos dirigimos al salón y ahí empezamos a tomar unas copas, estuvimos otro rato charlando agradablemente, hasta que las cosas cambiaron.    

Marta tomo mi copa, dijo que iba a echarme hielo en la copa, un gesto muy amable por su parte, pero era todo lo contrario, volvió con mi copa con hielo, y continuamos charlando y bebiendo, pronto me bebí aquella copa, al cabo de unos minutos empecé a encontrarme algo mal, eran unos pequeños síntomas que poco a poco fueron a mayores, empecé a marearme, la cabeza me daba vueltas, empecé a perder las fuerzas y ver borroso. Marta se dio cuenta que algo me pasaba y ella sabía perfectamente lo que era, ella había echado algo en mi bebida y esos eran sus efectos, al poco tiempo me quede prácticamente inmovilizado, no sabía que había tomado ni que pretendía aquella mujer.

Marta se levanto y tomo su teléfono e hizo una llamada, ella se sentó y se quedo esperando, estaba a su lado sin poder moverme, ella no me dirigió ninguna palabra, era como si no estuviese ahí, su simpatía había desaparecido por completo, al cabo de unos momentos alguien entro en la casa y se dirigió hacia nosotros, era otra mujer, una mujer más mayor que marta.   

Era una mujer de al menos 45 años, de complexión ancha, con caderas anchas, estaba algo obesa y con unos brazos y pernas anchas, era una mujer con el cabello rubio rizado, con un rostro serio, sus pasos sonaban en la habitación, llevaba unos zapatos de tacón altos que sonaban mucho, iba vestida de forma provocativa, con una falda corta y medias negras. Ella se acerco hasta nosotros, me echo una mirada de arriba abajo y después se dirigió hacia Marta, se saludaron afectivamente y empezaron a hablar.      

-“Espero que te guste lo que te he traído”. Dijo Marta.          
-“Si, me gusta mucho”. Respondió aquella mujer.      
-“Espero que lo disfrutes mucho”. Le deseo Marta a ella.     
-“No te quepa la menor duda”. Respondió mientras sacaba dinero, para darlo a Marta. 

No me lo podía creer, estaban pagando por mí, me estaban tratando con un simple objeto, La nueva mujer había pagado a Marta para que me trajera hasta ella. 

-“¿Antes de irte me puedes ayudarme con él?”  Le pregunto a Marta.

Quien contesto afirmativamente, las dos mujeres me miraron, no sabía que pretendían, entre las dos me levantaron y me ayudaron a caminar, apoyándome en ellas llegamos hasta el final del pasillo, abrieron una puerta y había escaleras hacia abajo, con su ayuda las bajamos y la nueva mujer saco una llave con la que abrió una puerta, aquello era un sótano, no era muy grande, tenía una cama, un armario, una silla y alrededor había trastos por los suelos, estaba algo sucio el sótano y era algo frio y no tenía ninguna ventana, entramos en él y me dejaron en el suelo. Marta y la otra mujer se despidieron, Marta me dejaba a solas con aquella mujer obesa y fuerte sin saber que pretendía.      

Cuando se marcho Marta aquella mujer entro en el sótano y se dirigió hacia mí, se inclino y sin decir nada empezó a quitarme la ropa, no la costó mucho esfuerzo moverme, ya que soy una persona de complexión delgada, pudo manejarme fácilmente y quitarme la ropa, al momento estaba completamente desnudo, ella se dirigió al armario y de el saco un manojo de cuerdas, tomo una cuerda y me ató las manos a mi espalda y empezó a atármelas, al momento me ato las manos con fuerzas, dio varias vueltas con la cuerda sobre mis muñecas tensando la cuerda y apretando la cuerda a mi piel, se levanto y tomo otra cuerda e hizo lo mismo con mis pies a la altura de los tobillos, al momento estaba atado de pies y manos, todavía seguía medio dormido y no pude poner ningún tipo de resistencia, me ato con facilidad, cuando termino de atarme sin decir una palabra se marcho, dejándome encerrado a oscuras, atado de pies y manos.       

Tardo un rato en empezar a pasarse el efecto de aquello que me habían dado, según recuperaba mis fuerzas intentaba liberarme, pero descubrí que era imposible, estaba atado fuertemente, lo intente una y otra vez pero no conseguí nada, aquella mujer no era la primera vez que ataba a alguien, ante mis intentos en vano de liberarme opte por pedir ayuda, me puso a pedir ayuda por si alguien podía oírme, pero la única que me escucho fue aquella mujer, escuche sus tacones bajando la escalera, abrió la puerta y entro dirigiéndose a mi lado:      

-“Veo que ya te has despertado”. Me dijo aquella mujer.    
  
-“Ahora voy a presentarme, soy Ana y a partir de ahora voy a ser tu dueña, a partir de hoy me perteneces y yo te enseñare como debes comportarte”. Me dijo Aquella mujer con un tono Autoritario.

-“¿Has entendido cerdo?”. Me pregunto.          

Estaba asustado y solo pretendía salir de ahí, continué pidiendo ayuda, algo que la enfado mucho.

-“Cállate porque no vas a salir de aquí, obedéceme o será mucho peor”. Me recrimino en un tono más fuerte.

Pero no la hice el menor caso, gritar era lo único que podía hacer, y continué haciéndolo.       

-“Cállate cerdo” Me propino una fuerte bofetada mientras me pedía que me callara.
 -“Vuelve a abrir la boca y será la última vez que la abras”. Ante aquella bofetada la insulte con odio, lo que provoco otra fuerte bofetada.          

-“Te lo advertí, no volverás a abrir la boca”. Ella fue al armario y tomo cinta de embalar, me dio la vuelta poniéndome bocabajo en el suelo , ella se levanto la falda y empezó a quitarse su braga (calzón), se quito una de color negra, grande, la oprimió con su mano y se inclino hacia mí, me tomo por el cabello levantándome la cabeza y con la otra mano acerco su braga a mi boca, pronto me llego un fuerte hedor, trate de no abrir la boca, pero ella insistió con fuerza y su braga poco a poco fueron introduciéndose en mi boca, tenía fuerza en sus brazos y empezó a introducirlas poco a poco, la forzó hasta que entraron por completo en mi boca, llenando mi boca, una vez que estaban dentro tomo la cinta de embalar y dio varias vueltas con ella sobre mi boca y cabeza, con su mano se aseguro que quedara bien pegada a mi boca , ahora estaba totalmente amordazado, no podía hacer el más mínimo ruido con aquella mordaza, ahora estaba bajo su completo control. 

-“Calladito estas más guapo cerdo, yo te enseñare a obedecerme, jamás se te ocurrirá desobedecerme”. Tras decir aquello ella empezó a reírse de mí, se levanto y de nuevo se marcho de la habitación.       

Continué en aquel sótano, estaba encerrado y a oscuras, mis intentos por desatarme eran imposibles, desistí de intentarlo, acepte mi situación totalmente inmovilizado, pasa un largo rato hasta que sentí sus tacones bajando las escaleras, ella abrió la puerta, entro en la habitación y cerró la puerta de nuevo con llave, guardándose la llave en su ropa interior, se acerco a mí y me puso un zapato en mi cara, me piso la cara mientras me hablaba de forma autoritaria.           

-“Ahora me perteneces y hare contigo lo que me plazca pero antes voy a enseñarte a obedecerme”.  Me dijo Ana mientras me apretaba su tacón a mi cara.

Ama se dirigió hacia el armario donde tomo unos guantes, eran unos guantes de goma amarillos, empezó a ponérselos, se puso los guantes con dificultad, los guantes la quedaban muy apretados en su mano y brazo, eran unos guantes amarillos muy sucios casi de color marrón, estaba asustado no sabía que pretendía, trate de arrastrarme hacia la puerta, una idea absurda, estaba atado y la puerta cerrada, ella se rio al verme.

-“No podrás salir de aquí, ahora eres mío y no te dejare ir y será mejor que te portes bien o me harás enfadar” Me dijo mientras ella continuaba ajustándose los guantes a sus dedos, cuando termino tomo un cinturón de cuero y lo doblo por la mitad.        

-Ahora aprenderás quien manda aquí cerdo” Me dijo de una forma muy tranquila, era una mujer muy fría y perversa.   

Ella tomo la silla que había en la habitación y la coloco en el medio de la habitación, se empezó a quitar la falda, quedándose en braga y medias negras hasta los muslos, se acerco a mi me tomo por el cabello y me atrajo hacia ella, me tomo, acostándome bocabajo sobre la silla, mi pecho quedaba apoyado en el asiento de la silla, ella se acerco a mí y abrió sus piernas, metió mi cabeza entre sus piernas y las cerro con fuerza, sus anchos muslos me apresaban ejerciendo una fuerte presión en mi cara y con una mano levanto mis manos atadas dejando mi trasero al descubierto y a su antojo.          

-“Ahora estate quieto y no me hagas enfadar”. Me dijo Ana, algo absurdo porque no podía moverme ni oponer resistencia. 

Con la otra mano ella tomo el cinturón y de pronto recibí un fuerte azote en el trasero, antes de reponerme de este azote ya estaba recibiendo otro y otro, sus azotes eran dolorosos y tomo un ritmo constante, el sonido del cinturón contra mi trasero resonaba en la habitación, de mi solo salía un leve gemido de mi mordaza, ella continuo azotándome una y otra vez, al cabo de unos minutos era muy doloroso, cada azote dolía más y más, tenía el trasero ardiendo y ella sin piedad seguía azotándolo, la azotaina era interminable, al poco tiempo unas lagrimas salieron de mis ojos mientras ella seguía azotando con fuerza y apretando sus muslos para que no pudiese lo más mínimo moverme, cerré los ojos y espere a que aquello acabara, fue una azotina muy larga que me dejo el trasero completamente dolorido y marcado, cuando ella termino de azotarme me libero de entre sus piernas, caí rendido al suelo, el trasero me ardía.     

Ella se inclino hacia mí, levanto mi barbilla hacia ella

-“No me desobedezcas nunca o recibirás todas las azotes que sean necesarias hasta que comprendas quien es tu dueña”. Me dijo mientras me acaricio suavemente la cara con sus manos. Comprobé que sus guantes emitían un olor desagradable.

–“ahora eres mi perrito y harás lo que te ordene”. Continuo diciéndome mientras me acariciaba.      
-“Ahora me darás placer, pórtate como un buen perrito”. Me dijo mientras continuaba acariciándome como a su perrito.   

Ella se sentó en la silla y me puso de rodillas junto a ella.    

-“ahora voy a quitarte la mordaza, una sola palabra y te azoto de nuevo” Me amenazo Ana, no estaba dispuesto a recibir otra azotaina así que la hice caso, ella me quito la mordaza sacándome la braga de mi boca, respire aliviado por la boca.          

-“Bésame los pies perrito” Me dijo Ana.

La obedecí y me incline a sus pies y empecé a besar tanto sus pies como zapatos, cuando lambí sus zapatos ella se quito un zapato, acerco su pie con sus medias negras a mi boca y me metió el pie en la boca, lambí su pie dentro de mi boca dejando sus medias húmedas, al momento aparto ese pie y me dio su otro pie, mientras lambia su pie ella me acariciaba como a su perrito, ella tomo un zapato con su mano y me metió el tacón en mi boca, lambí los tacones de Ana.      

-“Ahora túmbate en el suelo perrito”. Me dijo Ana.

Obedecí, me tumbe boca arriba en el suelo, ella se puso de pie y se puso a mi altura y empezó a inclinarse hasta que se sentó en mi pecho.

-“Haz disfrutar a tu dueña perrito”.  Después de decirme esto empezó a inclinarse hasta mi cara y se sentó en cuclillas sobre mi cara, su trasero me aplasto la cara, el olor de su trasero entro por mi nariz, yo aparte la cara al instante, ella se levanto enfadada.     

-“No vuelvas a apartar la cara o lo lamentaras”. Me amenazo de una forma muy autoritaria.

Luego volvió a sentarse sobre mi cara, de nuevo empecé a respirar su trasero, apenas podía respirar , cuando estaba exhausto se levanto de mi cara dejándome respirar, sin apenas darme tiempo volvió a sentarse sobre mí, repitió eso una y otra vez, respiraba con dificultad, no aguantaba más esa situación, la pedí que me soltara pero ella me hizo caso omiso, ella se levanto y se quito su braga que llevaba puesta, me metió esa otra braga de nuevo en mi boca y se sentó de nuevo en mi cara, ahora solo podía respirar por la nariz, y lo único que respiraba era el olor de su trasero, continuo asfixiándome con su trasero durante un largo rato dándome apenas tiempo para respirar, ella se la notaba que estaba disfrutando mucho con aquella situación.      

Ella paro y se sentó sobre mi pecho, empezó a ajustarse los guantes a sus dedos,
-“Ahora lámelo bien y no me hagas enfadar perro” Me amenazo de nuevo Ana y me saco la braga de mi boca.

Se sentó de nuevo en mi cara.

-“Lambelo bien perro” Me ordeno,

En un principio no obedecí lo que me ordeno, ella se sentó sobre mi pecho de nuevo y me propino una fuerte bofetada, después volvió a sentarse en mi cara, esta vez saque la lengua tímidamente para lamber su ano, ella volvió a sentarse en mi pecho y me abofeteo varias veces, sus manos enguantadas  se estrellaron en mi cara varias veces.        

-“Quiero sentir tu lengua dentro de mi perro”. Me ordeno Ana.

Saque mi lengua y empecé a lamber sus nalgas y ano, ella movía su trasero suavemente sobre mi cara, estaba disfrutando mientras me sentía totalmente humillado ante ella y su trasero, me esmere con mi lengua no quería recibir más bofetadas o azotes, cuando quedo satisfecha hizo lo mismo con su sexo, empecé a lamber su sexo y ella empezó a gemir de placer, - muy bien perrito, sigue- me decía mientras lamia su sexo, al rato su sexo empezó a estar húmedo, lambí sus flujos mientras ella disfrutaba, cuando quedo satisfecha paro sentándose en mi pecho.          

-·Te has portado muy bien perrito”. Me felicito Ana.

Luego metió uno de sus dedos en su sexo, sacando el dedo totalmente húmedo, acerco el dedo a mi boca y lo metió en ella, tuve que lamer su flujo sobre su dedo, lo hizo una y otra vez, mi boca sabia completamente a sus flujos, ella metió su dedo en su ano, aquello no pretendía lamberlo pero antes de darme cuenta ya tenía su dedo en mi boca, ahora sabia porque sus guantes olían tan mal, no era la primera vez que lo hacía, lambí su repugnante dedo varias veces hasta que ella se levanto.        

-“Ahora voy a darte placer a ti”. Ana se levanto y saco un bote con vaselina, ella se sentó en la silla y me puso encima de sus rodillas, me apoyo sobre sus grandes muslos, ella se echo vaselina en su dedo y acerco su dedo a mi ano, note como su dedo se introdujo en mi, aquello me dolió, era mi primera vez que me pasaba algo así, intente resistirme y quejarme, pero lo único que conseguí fue que me volviera a amordazar y a amenazar con algo aun peor.     

-“Vuélvete a mover y te prometo que te corto tu asqueroso pene pero”. Me dijo Ana.

Luego continuo introduciendo su dedo en mi ano, aquello me dolía y ella metió su dedo completamente para empezar a moverlo en mi interior, sacaba y metía sus dedo, poco apoco dejo de dolerme aquello, cuando lo dilato lo suficiente ella se levanto y tomo un arnés con un pequeño pene, se puso aquel juguete, la quedaba muy ajustado a su cadera, ella empezó a untar vaselina por el pene de plástico, yo gritaba entre mi mordaza porque sabía lo que venía a continuación, ella se acerco despacio a mí, me puso de rodillas, ella se acerco por detrás, me abrazo por detrás y poco a poco empecé a notar como aquel pene se acercaba a mi trasero, empezó a introducir el pene de plástico en mi ano, aquello me dolía pero ella continuo metiéndolo, cuando entro en mi interior ella empezó a sacarlo y meterlo por mi trasero, fui violado por ella una y otra vez, notaba su pene en mi interior y su cuerpo pegado al mío, durante un largo raro forzó mi ano una y otra vez, sus muslos golpeaban en mis nalgas y me penetraba rápidamente. 

Luego de un rato ya estaba muy cansado de tantos castigos y humillaciones recibidos a lo largo de la noche, por lo que trate de revelarme lo que me hizo caer al suelo, los a Ana que era insaciable y muy cruel, le molesto no dejaba de humillarme, se quito el arnés, se inclino hacia mi trasero y empezó a meter con su mano el pene en mi de manera brusca y rápida.          

-“Perro mal ahora veras como trato a los perros como tu disfruta mientras puedas”. Ella dijo

Metió el pene en mi ano y con cinta de embalar empezó a pegarlo para que se quedara en mi interior, tras mucha cinta de embalar consiguió sujetar el juguete en su lugar, Ana tenía pensado dejarme puesto el pene de plástico en mi ano.          

-“Te advertí que te portaras bien y no me hicieras enfadar”. Me recrimino Ana,

Se levanto y fue hasta el armario del que saco una tijera de las para podar setos, se me acerco de nuevo y me dio la vuelta para tomar mi pene comenzó a masturbarme con una de sus manos enguantada, hasta que me vine copiosamente sobre mi vientre y pecho, luego ella dejo mi pene y coloco la tijera justo en la base.

-“Ahora veremos cómo te portas sin tu pene perro”. Dijo Ana.
-“MMMMMMMMMNGGGFDDD” Trate hablar pero la mordaza me lo impidió.
-“¡CLACK!” Sono.
-“MMMMMMMMMMM” Grite de dolor.

Ana me corto con la afilada tijera mi pene cercenándolo por completo, la sangre broto al tiempo que todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor, Ana fue por algo y regreso a donde estaba retorciéndome, sentí que algo me quemaba mi entrepierna era Ana que con un soplete cauterizo mi herida, para luego colocar un pequeño cilindro de oro para que uretra no se cerrara, luego me dijo ahí retorciéndome y antes de desmayarme la escuche decir.

-“Creo que lo voy a pasar muy bien contigo”. Dijo riéndose y burlándose de mí,

Me arrojo los guantes a la cara y se fue de la habitación. Apenas escuche como cerraba con llave por fuera y como se alejaba dejándome atad, amordazado con un consolador dentro de mí y castrado.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

SIAVI-BOT 1.0

2136, Siglo XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano......


SIAVI-BOT 1.0
2136, Siglo XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA] [VIOLACIÓN]

Categoria: Adolescente      Autor: Zafiro & DarkSoul





2136, Siglo  XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano.

El gobierno de varias naciones uso esta clase de androides para un programa al que llamo Si-a-vi (sistema anti violación), a un científico se le ocurrió la idea de usar a estos androides para en vez de remediar una vez cometida la violación era mejor prevenir y cazar a los depravados sexuales antes de que cometieran un delito sexual con un humano de verdad, fue así que se crearon los Siavi-Bot 1.0, que serian la primera versión de 5, el programa era secreto pero luego se volvió publico por lo que el delito de violación disminuyo drásticamente, esto fue hasta la empresa quebró.

Los Siavi-Bot dejaron de producirse y un posterior incendio acabo con todo registro escrito y digital de los Siavi-Bot nadie sabe cuántos de ellos aun caminan entre los humanos, ni siquiera si es que aun lo hace, pero las atenciones de hombre que han sufrido penectomia en los hospitales cada tanto tiempo hace suponer a los expertos que los Siavi-Bot aun existen, pero nadie sabe donde están y porque siguen cazando a los violadores, aunque a las autoridades y sociedad poco le importan, se sienten más seguros sabiendo que hay alguien que caza a los desviados sexuales antes de que ataquen.

Aquella mañana de verano en el sótano de un edificio abandonado la unidad No 137 cuyo nombre dado era Kevin abrió los ojos había estado en modo ahorro de energía por tres meses pero era hora de recargar energía, tenía dos semanas para hacerlo sino quería desactivarse que para Siavi-Bot era lo mismo que morir, bostezo y se estiro no era necesario pero sintió la necesidad de hacerlo, estaba desnudo y su cuerpo como expresiones se asemejaban al de un adolescente masculino de recién cumplidos los 17 años.

Esa tarde Kevin que busco entre sus tres bolsas grandes uno de sus seis trajes de baño uno rojo muy pequeño tipo speedo donde se le marcaba muy bien su paquete, se lo puso, luego un short y una playera, tomo sus lentes de sol y su patineta para luego salir de aquel lugar sin ser visto para ir a la playa no tan lejos apenas a unas siete calles, en el trayecto saludo a varios conocidos, dejándose ver, conversando alegremente con ellos hasta llegar a la playa, donde se despojo de su ropa y se quedo solo en bañador.

Pese a aparentar aquella tierna edad, inocencia y fragilidad lo cierto es que era muy fuerte y ya llevaba 20 años realizando aquella misma rutina, el nunca moriría mientras consiguiera el combustible para seguir funcionado, Kevin necesitaba semen humano, y algo de tejido para poder vivir por seis meses más, le gustaba estar vivo, le gustaba sentirse joven y sobre todo le gustaba lo que hacía, aunque fuese algo programado por alguien desde que fue creado, se asoleo y nado permaneciendo en la playa por varias horas hasta que el sol comenzó a bajar y la playa estaba ya casi vacía.

Kevin estaba por irse, cuando un hombre alto, fuerte y de piel muy morena, con el cabello casi completamente rapado lo tomo del brazo cuando estaba por salir de la playa, Kevin se le quedo mirando y supo por como lo miraba, el ritmo cardiaco y su respiración que aquel hombre iba a darle la energía que tanto necesitaba, pero antes debía aparentar que era un chico normal, debía actuar como tantas veces lo había hecho antes, Kevin trato que lo soltara.

-“¡Suélteme que le pasa!” Dijo Kevin con tono indignado.
-“Tranquilo, solo quiero hablar”. Dijo el hombre con voz amable.

Kevin sabia que mentía, sus sensores como experiencia se lo decían sin embargo actuó como se esperaba, mirándolo con desconfianza, por lo que le dijo.

-“¿De qué quiere hablar conmigo? ¡Ni siquiera lo conozco!”. Dijo Kevin
-“Soy Tom, caza talentos juveniles y creo que tienes potencial para ser una estrella”. Dijo el hombre.

Kevin de nuevo sabía que mentía pero le siguió la corriente.

-“¿En serio cree que puedo ser una estrella?”  Dijo Kevin con alegría.
-“Claro porque no vamos a que te tomen unas fotos para ver que sale”. Dijo Tom.
-“¿En serio?” Pregunto Kevin.
-“Claro mi auto esa cerca y prometo que será divertido”. Respondió Tom.

Kevin fue conducido por Tom a un elegante auto, lo hizo subir y arranco hacia la ciudad pero de último minuto se desvió hacia la autopista, lo que hizo que Kevin preguntara.

-“¿Hacia dónde vamos?” Pregunto Kevin.
-“Oh no te preocupes las oficinas de la agencia están fuera de la ciudad” Respondió Tom.

Desde ese momento Tom comenzó a pasar sus manos por el cuerpo de Kevin pasando su mano por su miembro, no dejando de apretarlo cada vez más… mmm, aunque la verdad… Kevin era el primero que no deseaba apartarla hacia caras de dejarlo hacer como haciéndole pensar a Tom que  aquello era normal si deseaba triunfar en el medio del espectáculo aquello se prolongo durante todo el trayecto, Kevin solo tenía puesto su speedo y playera, por lo que la mano de Tom no tenía muchos obstáculos para acariciar su cuerpo adolescente.

De pronto el auto dejo la autopista y se dirigió por un camino vecinal hasta que se detuvo, Tom bajo e hizo bajar a Kvin, que puso una expresión de extrañeza, como de miedo, apenas la puerta del auto se cerró, Tom cambio su actitud, tomo de uno de los brazos a Kevin para llevárselo hasta una construcción abandonada, ahí prendió una lámpara y le dijo.

-“Vamos pequeño hora de hacer un casting privado, desnúdate”. Ordeno Tom.

Kevin se quedo sin hacer nada, hasta que Tom viendo que no lo obedecía, saco de entre sus ropas un cuchillo y dijo que si no hacia lo que le ordenaba se vería obligado a hacerle daño, lo que hizo que Kevin fingiendo un llanto inexistente se despojo de sus prendas hasta quedar desnudo por completo. Tom también se desvistió hasta quedar desnudo mostrando un pene grande, sin circuncidar, con dos pesados testículos colgando bajos entre sus piernas, en comparación el pene de Kevin era casi el de un niño aun, un poco más grande y con dos huevos envueltos de un saco de piel muy blanca completamente lampiño.

Ton se le acerco a Kevin para sujetarlo, mientras con su mano izquierda lo “obligaba” a masturbarlo, con la derecha le apretaba sus nalgas a conciencia, el pene de Tom ya estaba duro como una estaca, quizás por saber que estaba obligando al adolescente a masturbarlo o quizás por sentir aquella suave mano sobre su miembro, como uno de sus dedos presionaba sobre el orificio anal de Kevin que dejo escapar un gemido “Aaahhh”.

Incluso Tom sintió sus piernas flaquear de Kevin su mano dejo su ano para pellizcar uno de sus tetillas tirando de el “Aaahhh” de nuevo Kevin gimió, quien siente su cuerpo cada vez más cerca, sintiendo primero su respiración sobre su propio cuello, acto seguido su áspera lengua la que recorre su cuello babeando su oreja, sintiendo como se la introduce dentro de su boca,  como su lengua chupa su lóbulo y recorre toda su lengua.

Sin que Kevin lo dejase de masturbar siente la presión de su glande sobre sus nalgas, notando como lo coloca en su ingle y como comienza a moverse, sintiéndola recorrer hasta golpear sus bajos testículos. Mientras al oído le dice

“¿Qué prefieres antes?”.
“Comértela o que te penetre aquí mismo”. Dije Tom

Tom no dejo que Kevin respondiera, hizo que suelte su duro miembro y lo obliga a arrodillarse frente a él llevando su pene a su boca, le advierte que si lo lastima lo pagara caro mostrando el cuchillo que sostiene en una de sus manos, Tom comienza por deslizarla su pene por sus labios a pesar su glande por ellos. Tom se la fue introduciendo poco a poco, pero debido al grosor, me le imposible introducírsela completamente, saco su miembro e hizo que Kevin se dedicara a lamber todo su tronco, saboreando en forma descendiente hasta sus enormes y peludos huevos.

Tom gemía de placer con cada lambida del adolescente, aquello duro varios minutos en que Tom gozo en grande. Pero Aunque Kevin parecía inexperto y asustado todo era parte del plan que se desarrollaba como tantas otras veces antes.

-“Dios que cosa más linda, no tienes nada de vello en el cuerpo ni en la ingle, ni el culo y menos la espalda, me encanta”. Dijo Tom.

Mientras hablaba hizo poner de pie a Kevin, le dio la vuelta de nuevo para comenzar por meterle un dedo por su culo, Kevin siente unos minutos después dos, gime “aaahhh”, deseando que sean no tres sino ya su pene Cuando Tom le presiona su nuca fuertemente, tanto que no lo puede apartar, mientras entre suspiros le hace saber.

“Aaahhh… Dios, aaahhh… Uuummm… Eres todo un putito”. Le dice Tom
 “Ven, deseo probar ese culito que tienes”. Dice al Fin Tom.

Kevin siente su cuerpo acercarse, sintiendo como este comienza a besar desde sus nalgas muslos hasta su alta espalda, Tom Deja de besar para ahora ponerse a acariciarme la espalda e ir descendiendo hasta sus nalgas, que primero acaricia y poco después comienza a comérselas, no dejando de decirle.

“Ves cómo te gusta, ves eres como todos, tanto decir que no y al final pides más”. Dijo Tom.

Tom va dejando poco a poco que sus dedos vayan preparándolo Kevin siente como le introduce muy despacio sus largos dedos, como ese primer dedo deja su lugar a que sean dos, quejándose cuando en vez de dos ahora son tres todo es parte del plan, incluso el pene de Kevin se puso rígido, era delgado y de apenas 15 cm pero con una gran firmeza.  

-“Ahora estás listo, vas a disfrutar como una nena”. Le dice Tom.

Kevin siento su glande alojarse entre sus nalgas, presionando poco a poco sobre su lampiño ano, hasta que se va alojando dentro de su orificio anal, entrando poco a poco, hasta que lo hizo por completo en ese momento se escucho un grito por supuesto fingido.

-“AAAAHHHYYY” Grita de dolor fingido Kevin. Sabiendo que la hora que espera se acerca.

Tom no deja de besar tanto su cara, cuello o hombros, mientras sus fuertes brazos sujeta su cuerpo, siendo ellos los que marcan la penetración, Kevin siente sus golpes secos los que poco a poco le hacen fingir que está aguantando dolor. Lo que hace que Tom se detenga durante unos minutos, tiempo que hace que el ano de Kevin adapte no solo al tamaño de su miembro, sino también al grosor. Para luego  Volver a moverse, sintiendo como su glande se aloja dentro de los intestinos del adolescente, mientras sus paredes anales presionan su miembro.

“¿Quieres que me detenga?” Pregunto Tom
 Contestando casi en susurros…

“Noooo… mmm, noooo… aaahhh, sigue por favor… sigue”. Dijo Kevin.

Tom no tardo en comenzar a acelerar sus embestidas que realizaba con mayor profundidad, sintiendo como su miembro de casi veinte centímetros taladraba al adolescente. Pese a su edad casi 40 años Tom tenía un increíble aguante no dejaba de moverse, de penetrarlo, sintiendo placer una vez tras otra.

Habían pasado 30 minuto que Tom lleva penetrándolo, ya Kevin no daba muestras que le doliera nada, por el contrario gemía y se retorcía como si sintiera mucho placer, de nuevo todo era parte del plan, sabía que al moverse de esa forma excitaría aun mas a Tom y este acabaría por venirse más pronto, para darle lo que tanto deseaba Kevin.

Las embestidas de Tom eran cada vez más fuertes y profundas, sintiendo como su pene se pasaba por la próstata falsa de Kevin, de pronto Tom se detiene y saca su pene justo cuando se iba a correr, sacándola con rapidez y a pesar del dolor, estaba por descargar sobre las nalgas de Kevin, que tuvo que actuar rápido sino quería perder aquella energía que tanto necesitaba, por lo que le dijo.

-“Vamos que esperas quiero tu leche en mi interior”. Dijo Kevin.

Aquello sorprendió a Tom pero no se lo pensó dos veces lo penetro por completo de nuevo, a la segunda embestida descargo una gran cantidad de chorros de su semen que rebotaron en las paredes internas de Kevin. Los indicadores de energía que marcaban en rojo, rápidamente marcaron verde, con cada nuevo chorro de la leche de Tom la energía subía recargando las baterías de Kevin a todo su capacidad, escucho su respiración acelerada, sus gemidos y siente su pene palpitar, siente como acaricia su espalda, mientras termina de correrse.

Kevin estaba preparado para tomar la otra parte que tanto necesitaba, pequeñas puntas afiladas brotaron de su abierto ano, las cuales comenzaron a calentarse, Kevin espero hasta que la última gota de semen de Tom broto de su miembro en ese momento el girando la cabeza en 180 grados, de manera grotesca miro a Tom quien abrió los ojos luego de sentir aquel tremendo orgasmo y se horrorizo a ver el rostro del adolescente frente a él.

Kevin no lo dejo hablar, diciéndole.

-“Por el estatuto 351 de la ley penal sobre delitos sexuales, se le haya culpable de violación en agravio de un menor, por tal motivo se le condena a la pérdida de su pene de manera inmediata”. Dijo Kevin con una voz muy grave.

Apenas termino de decir aquella palabras, su ano se cerro, cuchillas muy afiladas y calientes se cerraron en forma de iris, como el obturador de una cámara fotográfica, cercenando el pene de Tom de manera abrupta, sus ojos se abrieron grandes, un terrible dolor lo golpeo, dio dos pasos hacia atrás y su mirada se fue a su entrepierna, cuando sus manos iban a tocar el ahora espacio vació, un pequeño chorro de orina y sangre broto de su casi inexistente muñón, Tom cayó de rodillas con sus manos ensangrentadas.

-“¡DIOS NOOOOOOOO! ¡TE VOY A MATAR!” Grito Tom a Kevin.

Como pudo se puso de pie para írsele encima a Kevin que ya había dejado el modo de sumiso adolescente, ahora podía actual con libertad, gracias a su fuerza sobre humana, domino a Tom e incluso usando una técnica militar lo dejo inconsciente, luego tomo sus ropas y se marcho dejando a Tom en aquel lugar lamentando cuando despierte el haberse encontrado con Kevin por el resto de sus días.

Kevin procesaría el pene aun en su interior, obtendría nutrientes y algunas otras cosas que su piel necesitaba, luego desecharía lo que quedase del miembro de Tom en algunos días, en algún baño público, por los próximos tres meses Kevin se divertiría con sus amigos para luego entrar en un letargo, para despertar y volver a cazar violadores hasta que no pueda seguirlo haciendo.

No todos los Siavi-Bot son como Kevin pero esa es otra historia…  




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com







Autor: Zafiro & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SECUESTRADO Y VIOLADO

Mi nombre Michel tenía 15 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era un alumno de instituto privado tenia padre y hermanos, un día salí de clases a las 2 de la tarde para abordar el autobús rumbo a casa, cuando baje del autobús, me encontré con que la calle que usaba usualmente para llegar a casa estaba cerrada por obas por lo que tome un ruta alterna de pronto se detuvo un auto a mi costado, del que bajaron dos hombres uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más......


SECUESTRADO Y VIOLADO
Mi nombre Michel tenía 15 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era un alumno de instituto privado tenia padre y hermanos, un día salí de clases a las 2 de la tarde para abordar el autobús rumbo a casa, cuando baje del autobús, me encontré con que la calle que usaba usualmente para llegar a casa estaba cerrada por obas por lo que tome un ruta alterna de pronto se detuvo un auto a mi costado, del que bajaron dos hombres uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [VIOLACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: Anonimo & DarkSoul





Mi nombre Michel tenía 15 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era un alumno de instituto privado tenia padre y hermanos, un día salí de clases a las 2 de la tarde para abordar el autobús rumbo a casa, cuando baje del autobús, me encontré con que la calle que usaba usualmente para llegar a casa estaba cerrada por obas por lo que tome un ruta alterna de pronto se detuvo un auto a mi costado, del que bajaron dos hombres uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más.      

Cuando desperté me encontraba amarrado a una silla, amordazado, estaba desconcertado no sabía porque alguien quería secuestrarme no era parte de una familia de dinero, aparecieron dos hombres uno le dijo al otro ya despertó vamos a llamar al jefe, veo que el que llamo a ese tipo le dice al otro dijo el jefe que ya deposito el medio millón de dólares, depositara el resto cuando le llegue la mercancía, intuí que hablaban de mi pero me parecía extraño que pagaran esa cantidad por mí, además dijo uno de los tipos, “mañana madrugamos a llevarlo al aeropuerto privado allí nos esperan unos hombres que se encargaran de transportar la mercancía”, me asuste pues no sabía a dónde me iban a llevar.      

Así transcurrió la noche dormí muy poco, cuando amaneció aparecieron los hombres uno de ellos me agarro y subió al hombro me metieron al baúl de un carro y me llevaron anduvimos casi una hora, después siento que el carro se detiene me bajaron era un aeropuerto allí estaban dos hombres más uno de mis secuestradores le dice aquí está la mercancía como el jefe cumplió yo también, los otros hombres me subieron a la avioneta y uno me dijo “papi no te preocupes en unas horas vas a llegar a tu dueño pero vas a tener que dormir” el hombre saco una jeringa y me inyecto algo, no supe más. 

Cuando desperté habían pasado varias horas todavía estábamos en el avión tenía mi pantalón húmedo quizás me orine mientras dormía, el hombre se acerca dijo “ya despertaste, ya vamos a llegar a lo que va a ser tu nueva casa”, no entendía nada de lo que pasaba, sentí que aterrizamos los hombres me bajan y me suben al baúl de un carro andamos como una hora cuando abrieron el baúl me bajaron y todo era como un bosque, uno de los hombres me desata un poco los tobillos y dice bueno ahora hay que caminar, accedí estaba muerto de hambre y sed, caminamos dos horas cuando llegamos a una casa en medio del bosque, un hombre abre la puerta y entramos dijo el jefe los está esperando, entendí que era el que había pagado por mí pero no entendía que quería ese tipo de mí, entramos a lo que era su oficina me acuestan a un mueble y aparece el dichoso jefe un hombre como de 40 años bien vestido, dijo “les pago el flete fue un placer hacer negocios con ustedes”, los tipos se fueron ahora estaba en manos de otro.      

El tipo me empieza a manosear dice “hola”, mi corazón latía de temor, él llama a dos de sus hombres y les dice “instalen a mi huésped en la habitación que acondicionamos para él”. Los tipos me llevan cargando abren una puerta bajan escaleras era un sótano abren una puerta de metal y está muy oscuro prenden la luz los tipos me acuestan en la cama, desatan mis tobillos y los atan a los barrotes de la cama luego desatan mis muñecas y rápidamente las atan al cabecero de la cama los hombres se van y me dejan ahí un rato, cuando llega el hombre con una mujer joven me dice.

-“Como esta mi huésped”.

Me quita la mordaza y yo empiezo a pedir auxilio el hombre me agarra del mentón y me dice

-“No grites porque nadie te va escuchar estamos en medio del bosque en un sótano”.

Entonces le dije “porque me tenía ahí, que quería de mí”,

Él me dijo

-“te quiero a ti, a tu cuerpo, ahora soy tu dueño me perteneces porque pague por ti eres mi juguete y haré contigo lo que me plazca por eso es mejor que colabores si no te voy a tener que castigar”. “¿Entendido?”-

Le dije sin entender bien mi situación.

-“DEPRAVADO SUÉLTEME TE VOY A MATAR”.  Le grite.

El hombre me dio un puñetazo tan fuerte que reventó mi labio y dijo “veo que eres rebelde pero te voy a domar”, el hombre le dijo a la mujer que trajera comida y agua, ella acato la orden llego con una bandeja y ella me dio de comer en la boca tenía tanta hambre por lo que me comí todo.  

Cuando termine de comer el hombre le ordeno a la mujer que me quitara la ropa entonces ella me desabrocho la camisa luego quito mi correa, desabrocho mi pantalón agarro unas tijeras y destrozo mi pantalón luego mi bóxer dejándome completamente desnudo, la mujer trajo agua y jabón me empezó a echar agua y jabón el hombre manoseaba todo mi cuerpo bañándome me daba impotencia al saber que otro hombre me tocaba, después me secaron con una toalla, le dije al hombre que cuanto tiempo pretendía tenerme atado y no presto atención luego me dieron ganas de ir al baño, y les dije necesito ir al baño la mujer aflojo un poco las ataduras de mis tobillos y coloco un recipiente debajo de mí y me dijo ya puedes cagar y mear dijo el hombres evacue mi vejiga y mis intestinos luego la mujer me limpio con papel higiénico, cosa que nunca pensé que pasaría.   

La mujer me cepillo los dientes, el hombre solo observaba y dijo ella será la que te bañe, limpie y te de comer para eso le pago vas a permanecer atado todo el tiempo estamos lejos de tu país nadie te va a encontrar, le dije “¿qué me van hacer”, él me dijo todo a su tiempo, veo que trajo un sello de metal que ardía de lo caliente que estaba y me dijo “ahora como eres mío te voy a marcar”.

Le suplique muerto de miedo.

-“No por favor no lo haga”. Pero no me hizo caso alguno.

Saco el sello de metal de entre los carbones calientes le dijo a uno de los hombres que me sostuvieran fuerte y lo coloco en mi pecho, lo que me provoco tanto dolor que me desmaye, después empecé a insultarlos y el tipo agarro mi propia correa (cinturón) y me golpeo muchas veces dejándome casi muerto.           

Transcurrieron unos días yo seguía atado, la mujer me daba comida, me afeitaba la cara axilas y genitales y me bañaba cada día y medio estaba entumecido por la posición ya que no me podía mover mucho, un día el hombre llego se subió encima de mí, para empezar a lamber todo mi cuerpo cosa que me provoco mucho asco y agarro mis tobillos y los amarro a la cabecera de la cama quedando mi trasero a su merced empezó a meterme los dedos y después me violo.

Salvo algunas noches en que la mujer venia y me daba a una mamada o cabalgaba lo que me daba mucho placer debo admitir casi siempre era violado por aquel hombre que odiaba con todas mis fuerzas     

Esta rutina sucedió una y otra vez, pasaron varios años como dos estando ahí atado y torturado por ese hombre. De muchas maneras incluso una vez me hizo lamber su ano y me defeco en la boca mientras amenazo con cortarme mis huevos con una tijera si no me tragaba toda su mierda.

Pasaron algunos meses y una noche vino de nuevo con unos carbones ardiendo, de los que saco un gran cuchillo, la hoja brillaba de lo caliente que estaba, hizo que la mujer me diera una magistral mamada pero no dejo que me corriera, ella se saco mi pene palpitando a punto de estallar, que fue cuando fue tomado por el hombre y me dijo.

-“Bueno creo que es hora de tomar un pequeño recuerdo”. Dijo el hombre.

Luego con el cuchillo comenzó a cortar mi pene, el dolor fue terrible, la sangre broto a raudales y todo mi cuerpo se tenso a lo máximo grite y le suplique que se detuviera, pero no se detuvo hasta que cerceno por completo mi pene, castrándome. Luego me desmaye, llore por semanas por mi perdida, odiando a todo mundo en especial a ese hombre, trate de morir de hambre no deseaba seguir viviendo, pero poco a poco me fui haciendo la idea que ya no era un hombre de verdad.           

Un día luego que había aceptado mi nueva realidad el hombre entro y me inyecto, cuando desperté estaba en un hospital en México yo era de Venezuela tarde meses en recuperarme y regrese a mi país a seguir con mi vida, aunque convertido en un eunuco, marcado y sin posibilidad de placer como hombre por el resto de mi vida gracias a ese hombre que me secuestro y violo.




Autor: Anonimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SIGUIENTE

Santiago no comprendía lo que pasaba, su abogado con prisa llevo a una apelación de emergencia al juez de apelaciones pero le fue negado, para ese momento Santiago estaba ya en uno de los largos pasillos del tribunal, uno de los guardias le quito las esposas mientras él pensaba que seis años de prisión no eran tan malo, el guardia le ordeno que se quitara la ropa, lo que le extraño sobre todo estando en aquel pasillo pero el guardia insistió, Santiago no tuvo más remedio que acceder pero se quedo con su bóxer......


SIGUIENTE
Santiago no comprendía lo que pasaba, su abogado con prisa llevo a una apelación de emergencia al juez de apelaciones pero le fue negado, para ese momento Santiago estaba ya en uno de los largos pasillos del tribunal, uno de los guardias le quito las esposas mientras él pensaba que seis años de prisión no eran tan malo, el guardia le ordeno que se quitara la ropa, lo que le extraño sobre todo estando en aquel pasillo pero el guardia insistió, Santiago no tuvo más remedio que acceder pero se quedo con su bóxer.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





El juicio fue rápido, Santiago conocido ratero de autos y pequeños hurtos era su tercer vez en el tribunal, la ley era clara su abogado en verdad se gano la paga defendiendo a Santiago como pudo para demostrar su inocencia pero las pruebas sobre todo el video donde se apreciaba claramente como golpeo al pobre hombre mayor de aquella tienda que asalto lo condenaba sin remedio el Juez, ordeno le fuese aplicada la sentencia de la castración de inmediato y fuese recluido por seis años, los guardias tomaron a Santiago y lo sacaron del tribunal.

Santiago no comprendía lo que pasaba, su abogado con prisa llevo a una apelación de emergencia al juez de apelaciones pero le fue negado, para ese momento Santiago estaba ya en uno de los largos pasillos del tribunal,  uno de los guardias le quito las esposas mientras él pensaba que seis años de prisión no eran tan malo, el guardia le ordeno que se quitara la ropa, lo que le extraño sobre todo estando en aquel pasillo pero el guardia insistió, Santiago no tuvo más remedio que acceder pero se quedo con su bóxer (calzoncillo), el guardia dijo.

-“¡Todo!” Dijo el guardia.

No era extraño que a los convictos se les pidiera desnudarse pero por lo general lo hacían en las aduanas de la prisión no en los pasillos de los tribunales pero de todas maneras Santiago lo hizo, quedando completamente desnudo se cubrió sus genitales con  sus manos mientras el guardia y otro hombre con una bata blanca de medico salió de la puerta frente a la que estaba, Santiago no se percato pero hombre de corbata y camisa de manga larga se le quedo mirando su bien formado par de nalgas, paradito, además de peludo, ya que él era algo peludo aunque se depilaba de vez en cuando.     

-“Bien ya puedes pasar”.
-“Sargento espere aquí, gritare si pasa algo” Dijo el hombre con la bata medica.

Santiago era un hombre de 36 años, fornido con músculos marcados y alto casi 1.88 metros, su pecho estaba bien definido y una buena mata de vello púbico protegía la base de sus genitales sus huevos eran pesados y caídos con un pene sin circuncidar, en realidad era un buen espécimen de hombre, pero sus errores lo habían llevado a ese fin, el hombre de la bata le dijo que se sentara y que pronto seria llamado.

Santiago quedo ahí sentado cubriéndose sus miserias al principio pero al ver que no había nadie más, quedo a sus anchas, luego de algunos minutos otro hombre de unos 25 años llego a donde estaba, llorando y cubriendo su entrepierna el hombre de la bata le dijo que se sentara y esperara, Santiago iba a preguntarle a cuanto tiempo lo condenaron cuando un hombre de unos 26 o 27 años con una bata medica cerrada abrió una puerta y dijo mirando un porta papeles. “Siguiente”. Para luego añadir.

-“¡Santiago Órnelas usted sigue!” Dijo el atractivo como joven hombre.

Santiago ya acostumbrado a estar desnudo camino sin cubrirse sus genitales lo que hizo que tanto su pene como huevos oscilaran mientras camino para entrar a donde ese joven muy atractivo le indico una vez dentro cerró la puerta y le indico que se sentara en una camilla para revisarlo.

Aquel joven se presento como Alex, se abrió la bata para luego ponerse guantes de látex, lo que dejo a la vista de Santiago que debajo de la bata apenas llevaba una pequeña trusa (slip), un gran paquete sobresalía de su entrepierna lo que llamo poderosamente la atención de Santiago que pese a no ser gay, siempre le habían llamado la atención los hombres bien dotados.

Alex, procedió a revisar el cuerpo de Santiago, palpando su cuello, pecho, abdomen y finalmente su pene para luego de dejarlo regido su gran par de huevos, que alzo, palpo y apretó levemente, antes de preguntar.

-“¿Es alérgico a algo?” Pregunto Alex.
-“¡No que yo sepa!” Respondió Santiago.

Luego terminar de escuchar su corazón y pulmones por delante Alex le ordeno a Santiago que se diera la vuelta y se acostara boca abajo, lo que hizo, las manos de joven pasaron por su espalda recorriéndola por completo antes de llegar a sus nalgas las cuales apretó, masajeo y finalmente abrió para exponer el peludo ano de Santiago, de un color rosa oscuro.

Alex, tomo un pote de una crema, vacio una generosa porción entre las nalgas de Santiago, para luego con sus dedos enguantados esparcirla, uno de sus dedos, jugó con el ano, e incluso logro introducirlo por completo dentro de Santiago que dio un gemido involuntario que apenas ellos dos escucharon.  

-“¡AAAAAaahhhh!” Gimió Santiago.

-“¿Sabes para que has sido enviado aquí Santiago?” Le pregunto Alex, mientras seguía jugando con su ano con su dedo.

-“Me… Imagino… Que para una… Revisión médica de rutina antes… Ir a prisión”. Respondió jadeante Santiago.

-“¡No! ¡Estás aquí para ser castrado!” Dijo Alex.

En ese momento antes de que Santiago pudiera decir o hacer algo al respecto varias correas y retenciones de metal se cerraron sobre él, dejándolo completamente inmóvil boca abajo sobre aquella camilla, que hizo temer a Santiago.

-“SUELTENME, TE DIGO QUE ME SUELTES”. Grito Santiago.
-“Lo siento pero no puedo hacerlo, son órdenes judiciales, lo que puedo darte es un último placer antes de que te corte los testículos”.

-“¿Que dices deseas placer o pasamos al corte directamente?” Pregunto Alex.
-“Placer quiero placer”, Dijo con algo de miedo Santiago.

De pronto la mesa se dividió desde la mitad, separando las piernas de Santiago y dejando su pene como huevos colgando en el aire, Alex tomo un paño con el que limpio la crema entre sus nalgas, el trapo no solo retiro la crema sino todo el vello ahí encontrado, dado que la crema era depilatoria, ya con su ano y nalgas complemente lampiñas Alex se las abrió sumergió su rostro entre sus nalgas y comenzó a lamber su ano, todo el cuerpo de Santiago se estremeció al sentir sobre su ano la lengua cálida como húmeda del joven.

Luego de dejar el ano de Santiago bien humedecido de su saliva Alex se coloco delante de Santiago para quitarse la bata y procedió a bajarse su trusa lo que dejó salir su gran pene ya en erección, que era blanco, con un glande rosado, con poco vello, medía aproximadamente unos 27 cm, Santiago se quedo mirándola fijamente y dijo finalmente “wow”, su pene se puso rígido casi de inmediato.     

-“¿Que nunca has visto un pene como este?” Pregunto Alex. 
-“No, nunca es muy grande”. Respondió Santiago.     
Alex empezó a masturbarse suavemente por un par de minutos, hasta que dijo:    

-“¿Ahora me la vas chupar?” Dijo Alejandro.  
Alex acerco su pene al rostro de Santiago, al inicio con un poco de timidez, pero al olfatear y saborear ese rico pene, sintió algo que nunca antes había sentido, Santiago comenzó a chupar tontamente al inicio, tratando de hacerlo lo mejor posible, pero era la primera vez que le daba a una mamada a otro hombre.        

-“Aaahhh… que rico la chupas, cómetela toda, cuidado con los dientes”. Dijo Alex.       
-“Sí, sigue así… Chúpala… Cómetela toda”. Jadeaba Alex. 

Mientras Alex con sus dos manos agarraba la cabeza de Santiago para que la chupara toda, aquella mamada duro uno cinco minutos antes de que Alex alejara su pene de su boca, no deseaba venirse aun.

Para Santiago iba a hacer su primera vez, y a pesar que de que se moría de ganas de que ese semental de hombre lo penetrara, tenía miedo a que lo lastimara, e inseguramente dijo.          

-“Tengo miedo, ¿Me va a doler?”. Pregunto Santiago.             .
-“No te preocupes tratare de ser gentil”. Dijo Alex.    

Santiago se coloco de nuevo detrás de Santiago entre sus piernas, restregó su pene entre sus nalgas unos segundos antes de empezar a penetrarlo lentamente, Santiago sintió como se iba abriéndose su ano y de repente el empujó un gran pedazo de pene dentro de él, que le hizo dar un grito y llorando Santiago le suplico.         

-“¡AAAHHHH…! Sácalo, sácalo que me duele, sácalo”. Dijo Santiago.    

Alex aprecio un poco de sangre, cuando se quedo inmóvil mirando fijamente sus nalgas acariciándole la espalda, aquello duro unos minutos Alejandro sentía la calidez de las entrañas de Santiago.   

-“Qué rico ano tiene, hoy sentirás lo que es un verdadero hombre por primera vez”. Dijo Alex.         

Que casi de inmediato procedió a meter su glande poco a poco, ambos gemían Alex de placer y Santiago de dolor; sin embargo ya no decía ni una sola palabra, solo gemía, quería sentir todo su pene dentro de él, de pronto sintió un gran dolor que invadió todo su cuerpo, las piernas le empezaron a temblar, todo aquel pene estaba dentro de él; sentía como su pelvis y sus testículos chocaron con sus nalgas; permanecieron así por un rato, luego Alex empezó con un mete y saca lento.

-“La primera vez siempre duele, pero después tu ano se acostumbra y lo vas a disfrutar”. Dijo Alex. 

Casi al mismo tiempo Alex comenzó acelerar el mete y saca, mientras que Santiago sentía que lo partían en dos, hasta que después de unos minutos lo empezó a gustar; Santiago disfrutaba y le calentaba el hecho de sentir un pene dentro de él por su parte Alex con sus manos empezó a sobar sus nalgas y apretarlas, mientras empezaba a moverse más y más, la sensación era sumamente increíble, sin duda alguna era una sensación inigualable y que disfrutaban al máximo los dos.         

Dentro de aquella habitación se podía sentir el calor y olor a sexo, estaban completamente sudados y sus cuerpos pegados entre sí, también se podía escuchar el sonido al momento que Alex metía y sacaba su pene de su ano; la camilla se movía al compás ellos, lo que los excitaba aún más, Alex seguía masajeando sus nalgas mientras Santiago gemía, cuando de pronto empezó a gemir como toro y Santiago sintió como su pene se engrosaba dentro de él, mientras que le apretaba con más fuerza, Santiago por su parte estaba un poco agotado pero lo disfrutaba,

Santiago no tardo en sentir un líquido caliente y espeso que inundaba todas sus entrañas con varios choros, era el semen de Alex que dejo dando un grito de placer llenando de su leche sus intestinos por completo, Alejando jadeante quedo aun con su palpitante pene en el interior de Santiago sobre su espalda agotado, jadeante.   Pasados unos segundos aun jadeante Alex dijo.          

-“Ha sido uno de mis mejores orgasmos, ¡me encanto tu apretadito culo!” Dijo Alex.   
-“A mí me encanto tu rico pene y tu rica espesa leche”. Le respondió Santiago.  

Ambos se quedaron acostados abrazados por un corto rato, mientras que Santiago sentía como toda su leche salía de su aun dilatado ano, mientras Alex con sus manos le frotaba sus nalgas, y Santiago podía ver como su pene se iba haciendo cada vez más pequeña, sin embargo Santiago no se había venido aun.           

Mientras el ano de Santiago aun dejaba salir semen y sangre, Alex lo empezó a masturbar oliendo el aroma de su ano su mano bajaba y subía por el palpitante pene en erección de 19 cm de Santiago, solté, de pronto todo su cuerpo se tenso, apretando sus nalgas al tiempo que varios choros de semen caliente y espeso, salieron disparados hacia el suelo del pene de Santiago, la mano de Alex no dejo de moverse hasta que la última gota de semen broto del palpitante pene de Santiago que jadeante quedo sin fuerza sobre la camilla.

Alex sabia que ese era el mejor momento para castrar a un hombre, tomo el cortador láser, tomo su escroto, asegurándose que sus dos huevos estuvieran en el fondo, lo estiro con fuerza, hacia él, lo que hizo que Santiago diera un grito de dolor.

-“¿AAAAAA QUE HACEEESSS?” Grito Santiago.

Alex, rápidamente cortó el escroto con el láser, amputándolo por completo, apenas hubo un leve sangrado, la herida quedo cauterizada y sellada por el calor del laser, todo el cuerpo de Santiago se convulsiono de dolor sin comprender lo que había pasado, cuando todo su cuerpo dejo de temblar Alex se levanto y fue hasta quedar frente a él, para mostrarle lo que apenas unos segundos atrás fuera su escroto como testículos que le dieron un placer al venirse, al comprender lo que Alex sostenía en su mano Santiago solo pudo gritar con horror.

-“¡NOOOOOOOOOOOO!”. Grito Santiago.

Luego se desmayo. Santiago se despertó algunos minutos más tarde ya liberado, Alex lo ayudo a vestirse y lo acompaño a la puerta, ya estaba vendado y curado, caminaba lentamente llorando antes de salir Alex se coloco su trusa y cerro la bata, luego le dio un beso a Santiago en la boca y le dijo.

-“En verdad lo disfrute mucho, ahora cuídate y espero verte alguna vez más”. Dijo Alex.

Luego tomo su porta papeles, y cuando salió al pasillo Santiago, Alex dijo, al chico joven que aun esperaba con otro hombre.

-“¡Siguiente!”


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SECUESTRADO Y ESCLAVIZADO

Sergio de 15 años nunca imagino el vuelco que su joven vida iba a tomar, mientras regresaba del colegio aquella noche, caminaba distraídamente, hasta llegar a la calle por la que infinidad de veces paso siempre mal iluminada pero a Sergio no le importaba conocía aquella calle con los ojos cerrados por lo que se dispuso a cruzarla era su única opción para llegar a casa sin tener que dar un enorme rodeo, Sergio estaba por salir de aquella calle oscura cuando sintió que algo le pico en el cuello y ya no supo más......


SECUESTRADO Y ESCLAVIZADO
Sergio de 15 años nunca imagino el vuelco que su joven vida iba a tomar, mientras regresaba del colegio aquella noche, caminaba distraídamente, hasta llegar a la calle por la que infinidad de veces paso siempre mal iluminada pero a Sergio no le importaba conocía aquella calle con los ojos cerrados por lo que se dispuso a cruzarla era su única opción para llegar a casa sin tener que dar un enorme rodeo, Sergio estaba por salir de aquella calle oscura cuando sintió que algo le pico en el cuello y ya no supo más.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Sergio de 15 años nunca imagino el vuelco que su joven vida iba a tomar, mientras regresaba del colegio aquella noche, caminaba distraídamente, hasta llegar a la calle por la que infinidad de veces paso siempre mal iluminada pero a  Sergio no le importaba conocía aquella calle con los ojos cerrados por lo que se dispuso a cruzarla era su única opción para llegar a casa sin tener que dar un enorme rodeo, Sergio estaba por salir de aquella calle oscura cuando sintió que algo le pico en el cuello y ya no supo más.

Sergio recupero el conocimiento  en lo que parecía ser una habitación de hotel, lo habían desvestido y apenas estaba llevando su trusa (slip) de color rojo que se puso esa mañana, su playera de algodón blanca y sus calcetines (medias), en aquella habitación se encontraban otras dos camas, pero en ese momento estaban vacías, además de un pequeño baño completo no había nada mas en la habitación, ni siquiera tenía una ventana, por lo que Sergio no pudo saber si era de día o noche, trato de abrir la puerta pero por más que lucho esta no se abría al parecer concluyo Sergio solo se era posible abrirla por fuera.

Luego de todos los intentos frustrados porque alguien abriera o Serio pudiera abrir la puerta se acostó en la cama donde se despertó, inspecciono la habitación con la mirada, se fijo que las camas estaban revueltas, señal de que alguien durmió o dormía en ellas, también Sergio pensó en su situación, luego de mucho pensarlo llegar la conclusión que lo habían secuestrado, pero apenas llego a esa conclusión se hizo dos preguntas ¿Quién lo secuestro? Y ¿Por qué razón?, después de todo su familia no tenía dinero.

Sergio pensó que ni siquiera habrían notado su ausencia para sus padres Sergio era solo un estorbo apenas le prestaban atención, sus pensamientos fueron interrumpidos cuando la puerta de la habitación que era de metal se abrió y una joven fue arrojada hacia el interior completamente desnudo, lo que hizo que los ojos de Sergio se abrieran grandes, la joven era muy atractiva, de cabello castaño que le llegaba hasta los hombros, quedo en el suelo cerca de la puerta llorando se le notaban algunos moretones en sus brazos y piernas, Sergio con cautela se acerco a ella, sin que se percatara de su presencia hasta que la toco.

-“¡Calma, no llores ven vamos a la cama!” Dijo Sergio tratando de ser amable.

La chica asustada se aparto de él, cubriendo su desnudes lo mejo posible con sus manos, con miedo y rabia en sus ojos, mientras miraba a Sergio de pie frente a ella, le pregunto inquisitivamente.

-“¿Quién eres?, ¿Qué haces aquí?” Pregunto ella.

Sergio viendo el miedo en la expresión del rostro de la joven que ya temblaba, le sonrió antes de extenderle la mano para ayudar a ponerse de pie, al tiempo que le decía.

-“Me llamo Sergio y creo que me han secuestrado como a ti, ¡me desperté hace unas horas en aquella cama!” Dijo Sergio con una sonrisa a la joven.

Ella tomo su mano con la que se ayudo a ponerse de pie, sin decir palabra alguna fue hasta una de las camas y tomo algo con que cubrir su desnudes los ojos de Sergio no daban crédito de lo bien formadas que estaban sus nalgas tuvo una erección casi de inmediato que se esforzó en ocultar pero fue inútil la chica dijo con desdén al ver como su trusa se expandió por su erección.

-“Todos los hombres son unos cerdos”, Dijo la chica.

Lo que hizo ruborizar a Sergio y su erección bajo lentamente. Cuando su erección cedió Sergio le pregunto a ella.

-“¿Cómo te llamas?” Le pregunto tímidamente Sergio.

Ella lo miro con desdén y una expresión de enojo por dos segundos antes de que por fin le respondiera a su pregunta.

-“Me llama Vanessa, ¡pero me puedes decir Vane!” Dijo ella.
-“Mucho gusto Vane, como ya dije me llamo Sergio”. Dijo el extendiendo su mano.

Ambos comenzaron a platicar fue ahí donde Vane le conto a Sergio que eran usados para la prostitución entre otras cosas, que la otra cama la ocupaba un chico de 17 años al que le habían cortado el pene y rara vez se quedaba en el cuarto.

-“¿Crees que me vayan a cortar mi pene?” Pregunto Sergio asustado con una tremenda erección de nueva cuenta.

-“¡Es lo más seguro!” Dijo Vane tratando de asustarlo.

Vane le conto que el otro chico se llamaba Fabián, aquella primera noche Sergio espero que se durmiera Vane para masturbarse frenéticamente, hasta correrse mordiendo la almohada para no ser escuchado por Vane,  aquello de perder su pene lo había excitado mucho.

Durante las próximas semanas Vane que ya era obligada a prostituirse lo siguió haciendo Sergio no tardo también en ser obligado a tener sexo con mujeres mayores su primera vez fue con una mujer de 50 años, aunque lo gozo le repugno el aroma y piel de aquella mujer pasada de peso con lonjas como enormes tetas, fue como a la tercera semana de su estadía en ese lugar que conoció a Fabián, luego de regresar de estar con una clienta al entrar al cuarto lo vio acostado desnudo sobre la cama a un costado de la que ocupaba, ver su entrepierna sin pene alguno le hizo tener una tremenda erección de inmediato.

Fabián noto la erección de Sergio debajo de su trusa y lo miro antes de decirle.

-“Debes ser Sergio, ¿verdad?” Pregunto Fabián.
-“Si, y ¿tú debes ser Fabián?” Así es le contesto.
-“Buena erección la que tienes ahí guardada, alguna vez tuve una como esa”. Le dijo Fabián con un tono de tristeza en su voz.

Sergio hablo un poco con Fabián antes de dormirse ya que estaba algo cansado cuando despertó ya no estaba en la habitación pero su Vane, quien lo estaba observando sobre todo su entrepierna, Sergio miro hacia ella y comprendió la razón. su trusa de nuevo estaba convertida en una carpa de circo, lo que le hizo sentir de nuevo mucha vergüenza.

Pero el ver a Fabián sin un pene en su entrepierna lo hizo tener casi un sueño húmedo, de hecho una mancha de humedad se notaba justo donde su glande hinchado tocaba la tela, rápidamente trato de cubrirse con la sabana pero Vane le dijo que no era necesario que de hecho deseaba ver su pene tantas veces verlo duro debajo de aquella tela habían logrado hacérselo desear según dijo ella.

Por lo que procedió a colocar sus manos en las pierna de Sergio que se le quedo mirando sus senos a Vane, las manos subieron hasta llegar a su abdomen, que acaricio por uno segundos antes de que sus dedos se introdujeran debajo del elástico que rodeaba la cadera de Sergio para comenzar a bajarle su trusa, que descendió lentamente hasta dejar su pene en ereccion apuntando al techo de la habitación con una gran gota de liquido pre seminal en la punta que Vane observo por algunos segundos, le quito su trusa por completo y dijo.

-“¡Vaya es más grande de lo que imagine!” Dijo Vane.

Ambos se miraron frente a frente, se abrazaron como si nunca más se fueran a y Sergio fue sorprendido cuando vane empezó a besarlo, Vane le quito su playera y ambos quedaron completamente desnudos, se acostaron en la cama y Vane se hizo un chongo en el pelo tomo el pene de Sergio circuncidado y comenzó a chuparlo, lo hacía con tanta saliva que cada vez que separaba su boca de su pene se veían los hilos de baba, mientras ella se la chupaba Sergio le metía dos dedos en su vagina, ambos tenían ya una buena experiencia sexual.

Vane le dio a Sergio una de las mejores por no decir la mejor mamada de su vida, cuando extrajo su pene de su boca para ponerse bocabajo sobre la cama casi Sergio le hace un reclamo pero al ver sus lindas nalgas se excito tanto que no le importo solo quiso penetrarla, estando en esa posición Sergio decidió que deseaba no hacerle sentir dolor tanto, así que tome un poco de lubricante y con su dedo índice, poco a poco lo fue lubricando metiéndolo hasta que se dilato su ano de vane lo suficiente.       

Lugo Sergio se puso lubricante en la mano y la comenzó a frotar su pene hasta que estuvo todo bien lubricado, con Vane  boca abajo, se puso sobre ella, se agarro el miembro y coloco su glande sobre su ano, con un movimiento lento comenzó a introducirle su endurecido pene, y aunque su ano estaba un poco dilatado Sergio aprecio como se devoro su pene lentamente. 

Para Sergio sentir las paredes del recto de Vane frotarse contra su glande fue riquísimo, por su parte Vane gemía demasiado, Sergio podía sentir como su ano apretaba su pene, mientras se besaban Vane le dijo que lo quería anal y vaginal por lo que Sergio opte por penetrarla por ambos lados, sacaba su pene de su ano y lo introducía a su vagina, y viceversa, lo que hizo que ambos gimieran sin parar. 

Por ratos Sergio la penetraba por delante y por otros por detrás hasta que Vane dijo que estaba por venirse, lo que hizo que Sergio que también sentía que estaba por venirse, rápidamente la penetrara por la vagina hasta que sintió un ligero chorro de liquido viscoso salir de su raja, casi seguida mientras Sergio sentía sus huevos ser mojados Vane soltó un grito de placer, Sergio estaba casi en el límite por lo que rápidamente saco su pene y se lo introdujo en su ano.

Apenas bastaron unas cuantas acometidas de Sergio antes de que eyaculara dentro de ella,  fueron tres potentes chorros de su espeso semen, seguidos de varios pequeños disparos al sacar su pene el semen se escurrió por entre sus nalgas, llegando a su abierta vagina un riquísimo jugo anal, que era una mezcla entre semen con el lubricante, Sergio tomo un poco de es liquido con un dedo, Vane se llevo el dedo a sus labios y enseguida ella lo chupo.

Ambos terminaron volviéndolo hacer luego de bañarse y se durmieron abrazados de cucharita, Vane mientras sentía el calor del cuerpo de Sergio detrás de ella con su pene desinflado entre sus nalgas le dijo.

-“Espero que esta pesadilla termine pronto para poder amarnos libremente”. Dijo Vane.

Luego beso apasionadamente a Sergio, que correspondió el beso jugando con su pezón derecho con una mano y con la otra dedeando su clítoris hasta sentir como el cuerpo de Vane se estremeció de placer, cuando ella llego a otro orgasmos para luego ambos dormirse envueltos en un manto de felicidad.

Aquel primer encuentro entre Vane y Sergio fue el principio de algo que duraría varios meses, Vane sin embargo seguía siendo obligada a prostituirse atendiendo hasta a 10 hombres por noche incluso más aunque con ellos el condón era algo estrictamente necesario, mientras que con Sergio lo hacía sin condón alguno pero solo lo dejaba venirse en sus entrañas o boca, rara vez en su vagina,  no deseaba quedar embarazada mientras estuviera en ese lugar, en su ultimo encuentro sexual Vane lo dejo correrse en su vagina.

Conforme los días pasaban Sergio se sentía más molesto sabiendo que Vane no era solo de él, saber que las manos y miembros de otros hombres la tocaban y penetraban lo hacían arder en deseos de matar, por lo que planeo una forma de escapar por lo  menos eso pensó, como pudo se las arreglo para conseguir un tubo, una tarde cuando el hombre que vino por Vane, apenas la tomo del brazo como hacia siempre Sergio se le fue encima golpeándolo en la cabeza espalda con el tubo hasta dejarlo aturdido en el suelo, Sergio cubrió a Vane con una sabana y la tomo del brazo para sacarla de la habitación cerrando la puerta detrás de ellos, lo que dejo al hombre encerrado en el interior de la habitación.

-“¿Sergio que has hecho?” Dijo asustada Vane, mientras ambos corrían por el pasillo.

Sergio estaba decidido a liberar a ambos, bajaron por una escalera hasta la parte de abajo, ambos lograron ver la calle estaban a solo 15 metros de la libertad, pero entre la calle y ellos habia dos hombres que vigilaban la entrada, Sergio exploro la parte de atrás del lugar pero no había salida alguna más que esa, por lo que decidió salir peleando le dijo a Vane.

-“¡Vane pase lo que pase, huye y pide ayuda!”, Le dijo Sergio.

Ambos corrieron a la puertas los hombres se vieron sorprendidos por lo que Vane logro pasar paro Sergio fue tomado de un brazo, usando el tubo golpeando al hombre logro soltarse pero para ese momento el otro hombre ya estaba sobre él, Vane aterrada gritaba y uno de los hombre trato de agarrarla pero Sergio de un golpe con el tubo logro hacer que cayera al suelo, luego le grito a Vane.

-“CORREE HUYEEE PIDE AYUDA”.  Grito Sergio.

Vane aterrada comenzó a correr sin rumbo, mientras Sergio seguía forcejeando con aquellos dos hombre de pronto sintió dos pinchazos en la espalda, Sergio no tomo en cuenta que el administrador de ese hotel de mala muerta también era parte de todo aquello.

El viejo hombre le disparo dos dardos de una pistola teaser que descargo 15,000 voltios en el cuerpo de Sergio que comenzó a convulsionar hasta caer al suelo sin sentido alguno, Sergio se despertó desnudo varias hora después estaba en lo que parecía un quirófano sobre una mesa de operaciones amarrado con los brazos extendidos, sus piernas sobre dos estribos también amarradas apenas podía moverse, levantando la cabeza vio que todo su vello publico había sido eliminado, estaba amordazado y con frio, aterrado sin saber que pensaban hacerle.

De pronto un hombre vestido con ropas quirúrgicas y un tapa bocas apareció, el hombre se coloco entre las piernas abiertas de Sergio y mientras revisaba el instrumental quirúrgico le dijo.

-“Vaya que has armado un lió, los jefes están muy molestos, y me han pedido que hago algo especial contigo, espero disfrutas de tener sexo con aquella chica que logro escapar porque ya nunca podrás volver a disfrutar de una mujer en tu vida”. Dijo el hombre.

-“Bueno todo está listo, por desgracia me prohibieron usar anestesia por lo que tendrás que aguantar mucho dolor, así que prepárate y despídete de tu pene y huevos”. Dijo el hombre.

Sergio comenzó a tratar de soltarse pero por más que lucho no logro nada, de pronto sintió una terrible punzada justo en medio de sus dos huevos, fue el momento que el hombre comenzó a cortar la piel de su escroto justo entre ambos orbes, al experto cirujano apenas le tomo unos pocos minutos despojar al aterrado y adolorido Sergio de sus huevos, luego Sergio sintió como el hombre corto su saco escrotal vacio, para casi inmediatamente sentí un corte circula alrededor de la base de su pene.

Unos cinco minutos después al borde del desmayo por el terrible dolor que estaba sintiendo Sergio pudo apreciar como el hombre levanto su pene extraído hasta la raíz incluida su próstata, quitándole toda posibilidad de placer a Sergio para siempre como hombre, el dolor y shock de presenciar su pene en lo alto siendo mostrado por aquel hombre que lo tenía agarrado el que fuese su pene con una de sus manos hizo que finalmente Sergio perdiera el sentido.

Se despertó tres semanas después lo mantuvieron sedado para que se curara mejor, su entrepierna estaba lisa, apenas una línea de suturas se apreciaba, toda su virilidad se había ido, Sergio maldijo al mundo y lloro mucho pero nada podía hacer ya para que sus genitales regresaran, de nuevo cuando se recupero fue llevado a una habitación con tres camas ahí estaba Fabián que al verlo entrar dijo.

-“Es una pena Sergio, lo siento tu genitales en verdad eran muy buenos”. Dijo Fabián con tristeza.

Ambos se abrazaron y lloraron juntos, por un largo rato, así pasaron los ratos un nuevo adolescente se unió a ellos y no paso mucho en ser castrado, fue poco después de que Sergio cumplió 32 años que una redada de las autoridades por fin los rescato a él y a Fabián de las garras de aquella organización, la noticia fue la sensación de los medios informativos, algunos días después de su liberación Sergio se reencontró con Vane que iba acompañada de un adolescente.

Ella lo presento con el nombre de Sergio y le dijo que era su hijo, las lagrimas brotaron sin cesar pero el daño estaba hecho, Sergio era un nulo no solo se conformaron con arrebatarle su juventud, fue castrado, “Secuestrado y esclavizado”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SABROSA BARBACOA

Vietnam 1972 la Guerra ya llevaba tiempo cuando el teniente Sander arribo a ahí, aquella mañana tres compañías de la 11ª Brigada de Infantería iniciaron una operación de búsqueda y destrucción en el área de My Son. El objetivo de la Compañía C era el 48º Batallón del Vietcong, que según los servicios de inteligencia tenía su base en una aldea conocida en los mapas militares estadounidenses con el nombre de My Lai-4. Los estadounidenses comenzaron lanzando un ataque por aire......


SABROSA BARBACOA
Vietnam 1972 la Guerra ya llevaba tiempo cuando el teniente Sander arribo a ahí, aquella mañana tres compañías de la 11ª Brigada de Infantería iniciaron una operación de búsqueda y destrucción en el área de My Son. El objetivo de la Compañía C era el 48º Batallón del Vietcong, que según los servicios de inteligencia tenía su base en una aldea conocida en los mapas militares estadounidenses con el nombre de My Lai-4. Los estadounidenses comenzaron lanzando un ataque por aire.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NUIFICACIÓN] [HUMILLACIÓN] [TORTURA] [CBT] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Vietnam 1972 la Guerra ya llevaba tiempo cuando el teniente Sander arribo a ahí,   aquella mañana tres compañías de la 11ª Brigada de Infantería iniciaron una operación de búsqueda y destrucción en el área de My Son. El objetivo de la Compañía C era el 48º Batallón del Vietcong, que según los servicios de inteligencia tenía su base en una aldea conocida en los mapas militares estadounidenses con el nombre de My Lai-4. Los estadounidenses comenzaron lanzando un ataque por aire.

No encontraron resistencia en la zona de aterrizaje y, por lo tanto el teniente Sander desplego las secciones 1ª y 2ª en el poblado. Al ver la llegada de los soldados algunos aldeanos comenzaron a correr y fueron abatidos a tiros. La 2ª sección arrasó la mitad norte de My Lai-4, arrojando granadas dentro de las chozas y matando a todo lo que saliera de ellas. Violaron y asesinaron a las jóvenes del poblado, rodearon a los civiles y los mataron. Media hora después, las mujeres jóvenes capturadas fueron violadas fueron entre 10 y 20 mujeres y niñas para después asesinarlas. 

El teniendo Sander disfruto desvirgar a un linda vietnamita de 19 años a la que penetro sin compasión alguna pese a las suplicas de la joven, hundió su blanco pene sin circuncidar de una sola vez hasta el fondo, sintiendo como desgarro el himen de la joven a su paso, la penetro por media hora en la que Sander gozo a raudales escuchando como era animado por sus hombre, pellizcando los pezones de la joven que en todo momento no dejo de llorar hasta venirse en su interior de una forma descomunal dando un gran alarido de placer.

Pero pronto las cosas cambiaron con la guardia bajas las dos secciones fueron tomadas por sorpresa, cuando el vietcong ataco, los disparos se sucedieron por todos lados, los estadounidenses luchaban por sus vidas desesperadamente muchos murieron aun con una erección, sin haberse podido venir una última vez, Sander con algunos de sus hombre se vio acorralado en una péquela choza derruida, el operador de radio trataba de pedir ayuda aérea pero los helicópteros aun estaban descargando tropas en otro lugar de pronto una granada estallo matando a todo menos a Sander que quedo sin sentido pero vivi.

Sander fue llevado en calidad de prisionero inconsciente a una base del vietcong en lo profundo de la selva donde se despertó, ahí fue golpeado e interrogado de muchas formas durante la mayor parte de las horas del día, le encerraban en una especie de jaula en la que escasamente podía estirar las piernas, algunas veces lo metían dentro de un rio para que las sanguijuelas o algo peor dieran buena cuenta de él, en otras lo sumergían en una letrina llena de excremento y orina de cerdo y humano, Sander apenas conservaba su trusa (slip) sucia y rota pero era la única prenda que aun tenia, por las noches cuando hacia frio la pasaba mal sobre todo cuando estaba en el rio.

Los brutales interrogatorios a los que Sander se vio sometido duraron meses, Sander simplemente perdió la noción del tiempo bien podría haber pasado un año o más, sin esperanza a ser rescatado se resigno a morir a manos del enemigo, por varias semanas Sander fue dejado en su apretada celda sin ser molestado, hasta que una tarde fue sacado y llevado a unos baños donde fue bañado de pies a cabeza dejándolo muy limpio en especial las ancianas de lo bañaron poniendo especial atención en lavar su pene, sobre todo por debajo de su prepucio.

Luego Sander fue llevado a una habitación en donde una mesa de metal reluciente de las tipo usadas en las morgues estaba puesta con sus patas bien ancladas en el suelo de cemento, sus piernas fueron abiertas y amaradas a dos de las patas de la solida mesa, sus brazos amarrados juntos y fuertemente atados a la parte baja de la mesa. Auna que lo dejaron bien atado dejaron a Sander ahí por casi dos horas preguntándose qué nuevo tortura le iban a infligir para que confesara algo que no deseaba hacer o que no sabía.

Luego de ese tiempo ya las piernas y nalgas le duelen por estar tanto tiempo en aquella posición tan incómoda posición, he tratado de levantarme pero ha sido inútil, mis manos y pies se encuentran bien atados y es casi imposible tratar de hacer algo aquello era  algo desesperante pero tenía miedo de que alguien viniese y lo torturase, las ideas para escapar se le habían agotado ¡demonios ni siquiera puedo levantarme mi trasero de la mesa! Pensaba Sander para sí mismo.  

De pronto dos jóvenes mujeres una portando la insignia de coronel y otra la de mayor, ambas eras unas atractivas vietnamitas, que pronto comenzaron a despojarse de sus uniformes hasta quedar completamente desnudas ante la mirada atónita de Sander, la coronela tenía grandes senos mientras la mayor tenia senos pequeños pero ambas con vaginas muy apetitosas, de pronto la Coronela se monto encima de Sander, luego coloco cada una de sus piernas a cada lado de su cabeza para dejar su rajita frente a su cara, su mano se dirigió su sexo y se abrió los labio vaginales la nariz de Sander de inmediato capto el olor de su dulce aroma.  

Aquello hizo sentir humillado de inmediato a Sander y al mismo tiempo muy excitado el olor no era para nada repugnante, ella no se limito y la nariz de Sander paseaba con parsimonia por toda su vagina hasta que visito sus labios y jugó con ellos un rato hasta que ella le ordeno que abriera la boca. Sander se resistí no estaba preparado para eso pero fue su cara de demonio y una cachetada por parte de la Mayor que lo dejo aturdido lo que me hizo abrir la boca, tocando con ella su vagina abierta.

-“Pásale la lengua”. Dijo con toda tranquilidad.          

Sander saco su lengua y fui pasándola por toda su raja, primero donde un pequeño sabor salado llego a sus papilas gustativas y luego por los bordes donde un sabor levemente salado y amargo fueron arrastrados por su lengua mientras una gran lucha interna no era simplemente darle un oral con su boca a una mujer sino luchar con odio y miedo que sentía hacia el pueblo de esa mujer por todo lo hecho por ellos hasta ese momento.  

Sander introdujo su clítoris muy inflamado a su boca y empecé a chuparlo con ganas quería que se corriera rápido, sabía que tenía el poder de excitarla esperaba que al darle una buena mamada podía salvarse de cualquier cosa que tuvieran pensando hacerle además era algo que pese a todo deseaba hacer, su boca se fue llenando de saliva y la succión iba cada vez con más fuerza de pronto sintió como una boca se metió su trozo de carne ella, solo trato de apretar sus labios como pudo sobre su clítoris, la lengua de Sander hacia círculos como loco tal vez aquello le gustaba que se lo hicieran a muchas de las mujeres les encantaba mientas la boca que estaba chupando su pene se trago el resto de su erección que iba entrando hasta tragárselo todo.   

De pronto la Mayor empezó a mover su pelvis, apenas Sander podía respirar estuvo un largo tiempo torturándolo de esa forma hasta que comenzó a hacerlo un poco más lento y aunque igual le costaba respirar por lo menos había un mínimo alivio. 

Mientras tanto la mayor sacaba su pene de su boca pero cincos segundos más tarde se la volvía a meter completa y la sacaba para repetir una y otra vez la maniobra, mientras escuchaba la risa de la coronel de satisfacción que ahora se había convertida en su violadora, sin embargo Sander no estaba a salvo, la tranquilidad momentánea era el cielo porque la desesperación de no poder respirar con su vagina sobe su boca era lo peor que había sentido en toda su vida.    

De pronto Sander sintió algo viscoso que comenzó a ser aplicado sobre su ano, con sus nalgas abiertas, lo que lo alarmo, aparto su boca de la vagina y suplico. 

-“Por favor, no sigas suplicando eso”. Suplico Sander llorando una y otra vez pero sin efecto alguno.    
       
Sander sintió su frio dedo en la entrada de mi culo que todavía no comenzaba a hacer presión solo lo frotaba como haciéndole cosquillas cosa que ligeramente logro pero que no quiso que lo notaran, lo que no pude disimular fue cuando metió el dedo de un solo golpe que le hizo dar a Sander un gritito. El dedo fue dando vueltas una y otra vez por largo tiempo y su incomodidad era más que evidente, Sander no entendía porque razón no utilizo más lubricante se quedo con lo que agarro del comienzo.

Un segundo dedo fue introducido al juego, el dolor invadió su culo pero no era tan fuerte como otros dolores que había experimentado era más la falta de delicadeza y humillación lo que le dolía a Sander,.

Sentía aquello dedos tocar sus paredes intestinales una y otra vez mientras su cuerpo se iba adaptando cada vez más, su pensamiento en ese momento era que no le gustara nada de eso, pero cuando uno de los toco algo por un segundo hizo que su pene empezara a vibrar, la mayor sin que Sander lo viera tomo un pene plástico de la caja y lo embadurnó de la crema fría y lo introdujo lentamente pero sin parar por su ano, esa nueva sensación no le desagrado del todo y ellas lo notaron.

Viendo como Sander ya no lloraba ni suplicaba fue sacando y metiendo cada vez más rápido el pene hasta que se oyó de su boca un gemido bajo pero aun así un gemido que hizo reír a ambos lo que hizo aun más humillante la situación para Sander, su respiración iba en aumento y aunque trataba de evitarlo su pene se fue poniendo duro no podía ocultarlo ya se estaba entregando al placer eso hizo que la Mayor se entusiasmara para ir moviendo cada vez más rápido el ritmo del consolador y como nuevo juego empezó a sacarlo y meterlo completamente haciendo que el pene de Sander vibrara aquello forma no le gusto a Sander prefería cuando lo dejaba adentro casi todo y lo movía, cada vez que lo sacaba y lo metía de nuevo lo estremecía porque la sensación en si culo era demasiado intensa como al principio de todo esa violación.     

De pronto la mayor saco el falo de su ano pero solo para meterlo a paso firme esta vez Sander no pude resistir, grito como desfallecido, no se lo esperaba, le dolió ella no movió el consolador solo lo dejo ahí hasta el fondo.        

Luego de unos segundo la mayor comenzó de nuevo con los rápidos movimientos apuntando a diferentes sitios de mi culo que me ponían como loco, mi pene erguido por completo parecía estallar, las gotas de pre seminal bajaban por mi pene a raudales una de las manos de la Coronela cuya raja aun lambia Sander, tomo su pene para masturbarlo lentamente, ella gimió intensamente cuando por fin se vino en gran parte sobre su cara con grandes gemidos.       

La mayor seguía penetrando a Sander como una loca hasta que con su mano derecha tomo su pene y empezó a subir y a bajar muy rápido, solo bastaron tres movimientos para que Sander dando un gemido terminar abundantemente sobre el pecho y abdomen, de la coronela que recibió toda la potente descarga de Sander mientras que sentía como su ano de  apretaba sobre el pene de plástico y ya no quería más ese pene en su ano.       

-“Sácala por favor no puedo más”. Comenzó a suplica casi desfallecido Sander.

Pero los movimientos de la Mayor no pararon en ningún momento solo aumentaron a medida que sus gritos se hacían presentes, hasta que sintió como de nuevo la coronela se estremecía sobre él y sentía más húmedo de lo normal su raja y ano hasta que de nuevo se vino sobre su boca y barbilla.

-“Maldito Yanki, mira como me dejaste”. Dijo la Coronela.

La Mayor de inmediato fue a una mesa y regreso con un trapo con la que la coronela se limpio la gran carga de semen que Sander disparo también regreso con un pequeño soplete al verlo la coronela, tomo el pene de Sander aun palpitando para decirle.

-“Es hora de una rica barbacoa”. Dijo la coronela antes de ordenarle a la Mayor.

-“¡Vamos procede, quiere ese trozo bien cocido!” Ordeno la Coronela.

La Mayor prendió el soplete y una gran llama brotaba de la boquilla la Coronela aparto la mano del pene de Sander que sintió de pronto el doloroso abrazo de las candentes llamas sobre su pene directamente.

-“AAAAAAAAAAHHHH”, Grito Sander.

Pero su grito fue apagado cuando la Coronela de nuevo coloco su aun chorreante vagina sobre su boca, Sander casi se ahora, al tragar los fluidos que emanaba su vagina, el dolor era intenso sentía su pene ser quemado directamente, el dolor era tan intenso que ni siquiera podía gritar luego de unos segundos, todo su bien tonificado cuerpo se tenso y un aroma a carne asada inundo el lugar.

Aquella infernal agonía continuo hasta que la piel del escroto de Sander contraída por las terribles quemaduras termino por ceder y sus dos testículos quedaron colgando entre sus abiertas piernas, la mayor al verlos, apago la flama, los tomo con sus manos y se los arranco apenas tuvo que usar fuera ya que los conductos que los unían a su cuerpo estaban ya quemados ni quiera hubo sangre, aunque sí mucho dolor para Sander cuyos músculos de su cuerpo se tensaron por completo.

Luego la mayor trajo un cuchillo y se lo dio a la coronela que tomo el pene de Sander casi completamente carbonizado para ese momento y antes de cortarlo dijo.

-“Este es el castigo que todos los violadores de nuestra nación y mujeres deberían sufrir”.
-“Espero te guste la vida siendo un eunuco maldito bastardo”. Dijo la Coronela.

Para comenzar a cortar el pene de Sander que se retorció de dolor, incapaz de gritar por la intensa agonía que estaba sintiendo, apenas y recuerda si logro aguantar o no el corte simplemente Sander se desmayo, antes que todo terminara.

Se despertó vendado de su entrepierna viendo como las mujeres se comían los que fueron alguna vez sus amados genitales cuando lo vieron despertar, la coronela, corto el glande del resto de su amputado pene lo clavo con un tenedor y levantando como para llevárselo a la boca le dijo.

-“Gracias por esta Sabrosa Barbacoa”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SACERDOTE ME HIZO EUNUCO

Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión......


SACERDOTE ME HIZO EUNUCO
Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SUMISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: David G & DarkSoul





Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión.    

-“¡Ave María Purísima!” Dijo el Cura.  
-“Sin pecado concebido” Le respondí.
           
-“¿Cuáles son tus pecados hijo mío?” Me pregunto el cura. 
-“He cometido un pecado horrible. Me he acostado con mi padrastro”. Le respondí.      

-“¡¿Cómo?!” Me respondió el cura algo sorprendido.

-“Me arrodille ante él y se la comí como si fuera la última pene del mundo”. Dije.      
  
-“Espera no hablaras de esto en la casa de Dios”. Me dijo el Cura. 

Salió y fuimos a su despacho. Por cómo me miraba pensé que los rumores eran falsos. ¿Como un hombre de 65 años iba a ser gay? Pensé. Ya en el despacho a solas: 

-“Vera padre. mi padrastro...” Iba a comenzar cuando me interrumpió.     

-“Eres un pecador y no hay penitencia suficiente grande para ti”. Me dijo el cura.         

-“lo siento pero me encantan los grandes penes. Y si me perdona puedo hacer que se  sienta mejor”. Le dije.   

-“¿Te refieres a que tengamos sexo? Pregunto el cura.            

El ya estaba babeando y yo también, para serles sincero pese a su edad el cura era bastante atractivo más de lo que pensé en un principio pese a sus canas ya visibles en su cabello.          

-“Si”. Le respondí mirándolo fijamente.
           
Se levanto de la silla y se quito la sotana quedando solo  bóxer en el que se marcaba un buen paquete. Me desnude. Para luego arrodillarme y le quite su bóxer. Y con fuerza salió disparada para arriba su pene ya duro de 20 cm y grueso con las venas bien marcadas. Se la chupe bien haciendo algún intento de que me llegara profundamente en mi garganta.  

Hasta que él me levanto y me puso contra una mesa, me recostó sobre la mesa dejando mis nalgas algo paraditas las separo, me escupió en mi ano directamente, sentí como paso su gran pene entre mis nalgas antes de comenzar a penetrarme, me dolió cuando me la metió pero valía la pena notaba como su gruesa erección me iba reventando mi esfínter anal una y otra vez con sus colgantes huevos  golpeando los míos, al cabo de media hora de romperme el culo la saco dejando mi ano bien abierto, me hizo arrodillar frente a él y se corrió gimiendo de placer sobre mi cara.

Fue una tremenda corrida, luego me hizo masturbarme sintiendo como mi ano palpitaba buscando cerrarse de nuevo hasta correrse sobre el suelo de su despacho mientras me observaba masturbándose sobre una silla con su pene aun erecto chorreando algo de semen y abundante liquido pre-seminal, aquella imagen me hizo correr y tener un intenso orgasmo. Luego me vestí y me fui sin decir nada

Al día siguiente, muy excitado fui a misa. No quería admitir que el cura me gustaba tenía una edad mucho mayor a la mía pero era fuerte y dotado además de guapo. Al finalizar la misa cerró las puertas rápidamente de la iglesia, para luego el cura se sentó a mi lado me miro y pregunto

-¿Parece que quieres más leche bendita?” Pregunto sarcásticamente el cura.       
-“¡Bueno si me da una poquita!” Le respondí. 
 
De nuevo nos fuimos a su despacho, una vez ahí el cura se quito la ropa esta vez llevaba una trusa (slip) de color blanco luego me hizo desnudar mientras se masturbaba, luego me hizo darle una mamada e incluso me hizo meterme sus grandes como bajos huevos en la boca, luego de nuevo volvimos a tener sexo pero esta vez me puse encima del cura.

Sentir sus huevos revotar contras mis nalgas fue fenomenal, mi pene estaba durísimo por lo que rebotaba contra su vientre, sentía su abundante vello púbico sostener mis huevos, mientras me movía arriba y abajo con su enorme pene entrando y saliendo de mi ano, me sentía muy caliente como pocas veces antes, casi me corrí cuando el cura tomo mi pene y comenzó a masturbarme moviendo mi prepucio por mi glande, cuyo ojo ya emanaba una gran cantidad de liquido pre seminal que se agolpo sobre su marcadito vientre.

Aquella cabalgata duro casi media hora, sintiéndome gran parte de ese tiempo siempre al borde del orgasmo al acabar lo hice sobre su vientre y pecho, luego le volví a dar una mamada hasta hacerlo correrse para beberme hasta la última gota de su espeso como caliente semen para luego de nuevo muy feliz irme a casa aun con mi ano abierto.          

Al llegar a casa mi padrastro estaba sentado en el sofá en boxer. Me miro y dijo como ya sospechando algo.  

-¿De dónde vienes? (sin. dejarme contestar siguió).   
-“¡De revolcarte con el cura! ¿Verdad? Dijo mi padrastro.   

-“¡ERES MI PUTA NO LA DEL CURA!”. Grito mi padrastro. 
         
Se levantó y sin darme tiempo a reaccionar me soltó un puñetazo en los testículos, cuando tu madre sale por la puerta tu automáticamente te conviertes en ella. “Ahora prepara la cena escuchaste”. Me dijo mi padrastro.

Me hizo que le bajara su bóxer dejando su pene casi sobre mi rostro y me ordeno que se la empezara a mamar comencé a hacerlo con mi padrastro tomándome de los cabellos, y sin que lo esperara me pateo fuerte en los huevos, el dolor me hizo caer al suelo agarrándome mis huevos y gimiendo de dolor.

Esa misma tarde sin que lo supiera mi padrastro fue a hablar con el cura, no sé de lo hablaron pero tres días después cuando regreso a verlo ya a solas en su despacho me dijo:

-“Has sido un chico muy malo y debes ser castigado” Me dijo el cura.

Acto seguido, me hizo desnudar amarro las manos detrás de la espalda con los brazos cruzados dejando mis nalgas al descubierto, hizo que separara mis piernas para que las amarrara a las patas de mesa y por ultimo ato mi cuello a una pata lo que me dejo inmóvil con mi dorso pegado a la parte superior de la mesa, una vez así, comenzó a azotarme en las nalgas con un cinturón, recitando una oración que apenas recuerdo, pues estaba gimiendo de dolor en ese momento.

Los azotes fueron brutales, me dejaron marcar en las nalgas permanentemente sentí en ese momento que mis nalgas ardían en llamas luego cuando termino de azotarme, me abrió mis nalgas escupió varias veces mi ano y se quito su sotana para bajarse su bóxer y penetrarme de nuevo con su enorme erección, la metió profundamente cada golpe de su pelvis con mis ardientes nalgas me hizo dar un grito de placer y dolor al mismo tiempo.

Sentir los huevos del cura golpear los míos fue maravilloso pero el dolor que sentía cuando su pelvis se estrellaba en mis nalgas era atroz, sin embargo el placer de alguna manera logro superar al dolor y termine viniéndome abundantemente sobre la mesa, gimiendo como pocas veces antes con mi ano contrayéndose espasmódicamente.

Lo que hizo que el pene de cura comenzara a palpitar y al cabo de unos segundos me lo clavo de nuevo por completo para venirse bien profundo en mis entrañas dando un gruñido de placer sobre mi cuello, cuando termino de venirse,  extrajo su pene de una sola vez se escucho como cuando se descorcha una botella de sidra “POP”, dejando mi ano palpitando bien abierto.

El cura fue por algo que no vi, para regresar con una herramienta plateada, cuyas mandíbulas coloco en la parte alta de mi escroto, mientras lo hacía me dijo:

-“Esto es un burdizzo sirve para castrar a los cerdos, tu padrastro y yo llegamos a la conclusión que lo mejor para ti es ser un eunuco y puto para nosotros dos, por lo que voy a proceder a castrarte”. Dijo el cura.

Aquello por supuesto me aterro, trate de soltarme pero me fue imposible por lo que comencé a suplicar en completo terror, no deseaba perder mis huevos, adoraba venirme.

-“NO, NO POR FAVOR NO QUIERO SER CASTRADO, ¡POR FAVOR NOOO!” Gritaba.

En medio de mis gritos el cura cerro las mandíbulas del burdizzo con fuerza, mis ojos se abrieron grandes, una ráfaga de dolor subió por mi espalda hasta que se expreso en un alarido de dolor que salió de mi boca, proveniente de lo más hondo de mi ser.

-“NOOOOOOOO HHHHHAAAAAAAAAAYYY”. Grite,

El apretón del burdizzo duro unos segundos para luego el cura abrió las mandíbulas de metal pero solo para moverlas un poco y volver a cerrarlas, esta vez grite aun más fuerte pues el dolor también se intensifico.

Mis ojos se pusieron en blanco y todo me dio vueltas, no recuerdo nada de lo paso después, solo que desperté desnudo sobre la mesa en el despacho del cura.

Sentía una fuerte punzada en mi entrepierna y al verla pude notar dos marcas en la parte alta de mi escroto, con mis huevos hinchados notablemente, con mi pene con una tremenda erección, el cura me dijo que me vistiera y me fuese a casa, con mucho trabajo logre vestirme camina fue una odisea, cada paso que daba lanzaba punzadas de dolor que me provocaban nauseas y mareas.

Apenas pude llegar a casa, cuando abrí la puerta ahí estaba mi padrastro al verme entrar me dijo.

-“Vaya pero si es mi puta castrada, ¿Qué se siente ser un eunuco para toda la vida?” Me dijo mi padrastro burlonamente.

Luego me hizo desnudarme y me penetro sobre el sofá de la sala en cuatro patas, con cada golpe de sus huevos contra los míos daba un alarido de dolor, pero parecía que mis gritos lo excitaron aun más, duro más de la cuenta en venirse y cuando lo hizo, lo hizo con fuerza en mi interior, luego me dejo ahí con el ano abierto chorreando su semen como la del cura, llorando por mi perdida agarrándome mis hinchados huevos.  

Por varios días sufrí mucho, al ser usado por mi padrastro para calmar su ardor sexual la hinchazón de mis huevos fue bajando poco a poco hasta que desapareció pero entonces mis testículos también comenzaron a desaparecer día a día hasta que solo se sentían como pasitas dentro de mi escroto que también se contrajo hasta parecer que nunca hubiesen colgado dos huevos pesados y bajos debajo de mi pene.

Han pasado varios años y sigo siendo la puta de ambos pero siempre recordare hasta el día de mi muerte cuando el “Sacerdote me hizo Eunuco”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: David G & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SERVICIO DE JARDINERÍA

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente......


SERVICIO DE JARDINERÍA
Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFIACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: Christopher





El amo ya había despedido dos servicios de poda del césped porque no cortaron el césped a una altura consistente de dos pulgadas. Ahora, no me malinterpreten, lo amo mucho, pero la precisión y la pulcritud no están entre las virtudes del Maestro. Eso no suena bastante fiel a su forma. Dijo que era solo para facilitar su pasión por jugar al golf. Pero sospeché que la verdadera razón era que él simplemente no encontraba a los chicos lo suficientemente atractivos. O no exactamente su tipo. Por mi parra era muy sospechoso y muy celoso. Pero como esclavo, ¿Qué tenía que decir al respecto?

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

La relación fue todo lo que esperaba y esperaba que fuera mucho. Me golpeaba y penetraba mejor dijo me violaba con violencia como dureza regularmente. Me azoto, marco, humillo y tatuó. Me hacia siempre estar desnudo, ya fuese verano o invierno, tanto dentro y fuera de la casa. Mis pezones estaban perforados y habían sido bombeados tanto que ahora se extendían a tres cuartos de pulgada de mi pecho. Ponía pesas en mis huevos tan a menudo y durante tanto tiempo, que ahora colgaba unos buenos cinco pulgadas por debajo de mi rígido pene lo que por supuesto me encantaba, ya los sentía rosar con mis muslos cada que caminaba.

Sentir el pene de mi Amo entra y salir de mi ano, mientras me azotaba ya fuese, la espalda, nalgas, abdomen, tetillas o incluso mis propios huevos o pene, una de las cosas mejores que era venirme era sentir como el pene de mi Amo comenzaba a palpitar dentro de mi ano o boca, para luego sentir su cremosa descarga, me encantaba y aun me gusta el sabor de su semen, tan espeso cuando se venía en mi boca pero sentirlo en mis entrañas era aun más placentero

Lo mejor de todo era la esclavitud y la tortura tan ruda a manos de mi amo, que era en verdad cruel en su forma de torturarme, lo que me encantaba. El amo a menudo me tenía apresado en una jaula en el sótano. Incluso le gustaba momificarme en el armario durante días me colocaba un tubo de alimentación y un catéter en mi pene como las únicas aberturas. He estado estirado en bastidores y cruces. He sido amarrado fuertemente. Pero mi favorito de todos los tiempos era cuando mi amo me enterraba por completo vivo.

El amo dejaba un canal bajo excavado en el patio trasero cubierto con una placa de metal y una capa de césped. Solo dos aberturas: un tubo de respiración y una pequeña placa extraíble encima de mi entrepierna para la tortura genitales que a veces me practicaba dado que no podía moverme no podía defenderme o hacer algo para evitarla.

A menudo, después de una tarde de dura disciplina, Una tarde ya casi noche mi Amo me llevó al patio trasero, me hizo desenterrar la placa de acero y me hizo acostarme en el agujero. No hubo necesidad de atarme. Para cuando el metal y la hierba habían sido reemplazados, no iba a ninguna parte aquello era incluso más apretado que un ataúd real, apenas y tenia espacio para que mi pecho se ensanchara cuando respiraba, lo que me dejaba completamente inmovilizado.

-"DUERME BIEN, PRACTICAREMOS EL GOLF POR LA MAÑANA". Gritó este comentario de despedida esa vez.

Me dormí como me ordeno ya que no tenía muchas opciones, además me había acostumbrado a estar en ese tipo de encierro pero el frío de la mañana había penetrado en el suelo, y cuando él apartó la pequeña placa de metal que cubría mi entrepierna, estaba temblando muerto de frio. Su orina caliente que salpicaba mi entrepierna se sentía caliente que incluso fue reconfortante.

Luego sujetó una camilla de tres pulgadas a mi escroto y cerró la placa firmemente en su lugar contra la placa de metal sobre mí. Que colocó mis huevos incluso en la parte superior de la hierba donde se puso una camiseta de golf en mi perforación en mi escroto. Estaba listo para practicar su swing de golf.

Esa fría mañana fue particularmente brutal. Los gritos resonaron en el espacio confinado, y casi me ensordeció. Finalmente se detuvo. Esperaba que me sacara de allí, como a menudo lo hacía, pero no lo hizo para mi terror.

En su lugar, Mi amo me gritó para que lo pudiera escuchar.

-"TIEMPO DE DESAYUNAR, ESTARÉ DE VUELTA PRONTO, MIENTRAS TANTO, PIENSA EN ESTO: HE ELEGIDO HOY COMO EL DÍA PARA TU ÚLTIMO SACRIFICIO DE ESCLAVO". Dijo mi Amo.

Me estremecí por completo por aquellas palabras. Había sabido todo el tiempo que eventualmente me castrarían, pero esperaba tener más tiempo para prepararme, deseaba estar un poco más intacto antes de perder toda capacidad de placer, debo admitir que me gustaba venirme cuando mi Amo me penetraba, se sentía delicioso correrse cuando mi próstata estaba siendo estimulada por el miembro de mi Amo y muchas veces mi pene endurecido estaba siendo al mismo tiempo torturado.

Me preguntaba cómo planeaba hacerlo, había soñados muchas veces en como lo iba a hacer, con un cuchillo al rojo vivo, tijeras, ligas castradoras, quemado o incluso disuelto dolorosamente con productos químicos pero nunca imagine la forma que al final el utilizo, el tiempo pensando en aquello se me fue muy rápido y de pronto escuche algo acercándose a donde estaba.

Escuche un motor distante, sonaba similar y de pronto supe lo que aquel sonido era. Ahí con mis genitales sobresaliendo apenas del alto césped fue cuando me acordé de que era el día para el equipo de servicio que cortaba el césped, con su podadora a motor arreglada especialmente para que cortada a una profundidad de exactamente dos pulgadas.

Ni siquiera pude gritar me desmaye cuando las afiladas aspas me cerceno mi pene y huevos de una sola vez, ahora sigo sirviendo a mi Amo pero sin ya nada en mi entrepierna apenas una cicatriz vertical cubierta por algunos vellos demuestran que algo alguna vez estuvo ahí.




Historia Original Aquí.





Autor: Christopher       Traductor: DarkSoul

SEXO EN LA PLAYA.

Era mediodía, y las olas golpeaban mis pies mientras caminaba por ese tramo de costa. Llevaba mi bikini azul claro y mi tanktop Joan Jett favorito. Ese era mi lugar favorito en la playa. Por lo general, lo tenía todo para mí. Así que me sorprendí al ver una figura a la distancia. Llevaba un speedo negro, y nada más. Cuanto más me acerque, podría decir que estaba razonablemente en forma......


SEXO EN LA PLAYA.
Era mediodía, y las olas golpeaban mis pies mientras caminaba por ese tramo de costa. Llevaba mi bikini azul claro y mi tanktop Joan Jett favorito. Ese era mi lugar favorito en la playa. Por lo general, lo tenía todo para mí. Así que me sorprendí al ver una figura a la distancia. Llevaba un speedo negro, y nada más. Cuanto más me acerque, podría decir que estaba razonablemente en forma.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [VAGINOPLAS]


Categoria: Hetero      Autor: Crunchberry





Era mediodía, y las olas golpeaban mis pies mientras caminaba por ese tramo de costa. Llevaba mi bikini azul claro y mi tanktop Joan Jett favorito. Ese era mi lugar favorito en la playa. Por lo general, lo tenía todo para mí. Así que me sorprendí al ver una figura a la distancia. Llevaba un speedo negro, y nada más. Cuanto más me acerque, podría decir que estaba razonablemente en forma.

No musculoso, pero tampoco sin definición. Un hombre muy atractivo. A medida que me acerqué aún más, comencé a notar que no eran un speedo, sino que de hecho era un vikini negro. No era muy atrevido, así que podía pasar como un speedo, pero me di cuenta. También podía decir que no tenía protuberancia. Quiero decir, ninguna en absoluto. ¿Estaba metido? ¿Era un F2M? ¿Era simplemente desafortunado en la lotería genética? Cuando nos acercábamos cada vez más y nuestros caminos se cruzaron, no pude apartar mi mirada mientras me preguntaba aquello.

"Oye, mis ojos están aquí", dijo, al darse cuenta de que estábamos justo al lado el uno del otro y mi curiosidad había sido expuesta.

-“Um, yo... uh... ¡lo siento!” Le dije.

-"HAHA, está bien, realmente la mayoría de los hombres no les importa que una mujer bonita no mire fijamente nuestra entrepierna". Me dijo.

Todavía avergonzada, pero contenta de haber cortado la tensión continué,

-"Bueno, siendo así, así que..."
-"¿la tienes pequeña?"
-"Bueno sí". Me dijo sin pene lo que me dejo sorprendida de que no se avergonzara de aquello.

"Hehe, está bien, no tengo mucho, pero es un poco más complicado que eso..." Dijo de pronto.

Él tomó mi mano suavemente, y la colocó en su ingle. Normalmente me enfadaría mucho, pero mi curiosidad había tomado el control total de mis facultades. Era suave. No había casi nada ahí. Sin pene, sin testículos. Solo la carne lisa. Sentí lo que pensé que podría ser algún tipo de pene muy corto, o como la hendidura de una vagina, pero nada más.

-"¡Probablemente tengas algunas preguntas!, ¿no?" Me dijo.
-"Sí, ¿qué pasó? ¿Tuviste un accidente?, ¿eres un transgenero?" Dije ruborizándome.

-Bueno, primero, no ha desaparecido por completo, simplemente ha cambiado, todavía soy sexualmente activo, de una manera diferente, más como una mujer, pero como un hombre también.

-¿Entonces es una vagina? pregunté. Sin darme cuenta de que mi mano seguía palpándolo, comencé a hacerle cosquillas con mi dedo distraídamente.

"Mmm... no exactamente..." Él retiro mi mano.

Levantó la parte delantera de su vikini, y movió mi mano debajo de la tela. Ahora podía sentir algo. Se sentía como un clítoris muy ancho. Tenía una capucha que corría hacia abajo y se convertía en  labios inusualmente grandes. Pero mientras mi dedo exploraba más lejos, no había agujero que encontrar. Bueno, no de todos modos. Cuando volvía a subir hasta el clítoris... era cada vez más grande, más largo, como la cabeza de un pene. Justo debajo de él estaba un agujero pequeño, que había comenzado a fugar líquido pegajoso. Saqué mi mano, levanté uno de mis dedos a mis labios y lo lamí, sosteniendo su mirada con mis ojos.

-¿Pre seminal? Pregunte.
-"En efecto". Él me respondió

Ambos caminamos juntos hasta que encontramos un lugar junto a las rocas, y él se acostó, con las piernas ligeramente extendidas. Me arrodillé entre ellas, mi mano en su pecho liso, me incliné adentro y le besé una vez, después bajé para ver lo que había estado sintiendo. Le quite lentamente su vikini. Parecía una vagina afeitada, pero con un clítoris muy exagerado con labios grandes y lujosos.

-"Ya ves, lo que me hizo mi ex... heh" Dijo.
-"Oh Dios, ¿ella te hizo esto?" Dije mientras masajeaba su reluciente vagina delante de mí.

-"No es así, ella empezó a querer explorar su lado bisexual". En ese momento pensé que era genial.
¿Qué tipo no querría un trió de vez en cuando?" Me dijo.

Me incline y le besé en la parte superior de su capucha. Se estremeció, por lo que continué.

-“Pero después de un rato ella empezó a darse cuenta que ella prefería las vaginas que los penes, pero ella todavía quería que estuviéramos juntos. un día me preguntó cuánto la amaba..." me contaba él.

Mis labios comenzaron a envolver su clítoris, como una cereza. Una cereza grande.

-"...que haría por ella, le dije 'nada', me dijo que me amaba más que a cualquier otra cosa, pero deseaba tener un vagina en su lugar”.

Mis ojos lo miraron fijamente, con los labios fijos, todavía entonando su enorme y semi-duro clítoris.

-"Ooh, no te detengas...” Dijo gimiendo él.

Me sorprendí al principio, por supuesto, pero lo que ella no sabía era que a menudo había fantaseado acerca de tener una vagina en lugar de un pene. No estaba avergonzado de mi pene o algo parecido estaba orgulloso de hecho, era enorme y grueso, me encantaba penetrar con él y jugar con él, pero siempre me había preguntado cómo vivía la otra mitad, envidiaba las vaginas y secretamente deseaba tener una. Le dije esto, y me dijo que estaba de acuerdo, pero decidiría cómo sería.

Mi lengua estaba lamiendo arriba y abajo de la parte delantera de su clítoris, que tenía una especie de canal que conducía hasta el agujero para la orina debajo de la cabeza. Comencé a concentrarme en esa área, probando su dulce fluido.

-"Oh, sí, eso se siente bien... “ Jadeo él.

Hablamos con un médico que nos dijo que se podía hacer, pero no legalmente en los EE.UU. a menos que me identificara como mujer, lo que no lo hacía. Había, sin embargo, una pequeña isla En el pacífico que realizaba el procedimiento, y él conocía al jefe de cirugía allí, estaba altamente cualificado...

-“Mmm, sí, sigue haciendo eso... " Volvió a jadear él.

Su clítoris continuó creciendo. Era de un tamaño y firmeza de un huevo duro para ese momento. La mitad de uno en todo caso. Le metí un dedo por su ano que entro con facilidad.

-"¡UFFF!” De nuevo jadeo.

Así que hablamos con él en una convención médica cercana, y nos dijo cómo funcionaba el procedimiento: mi tejido eréctil sería eliminado, y mi glande, “o cabeza” sería esculpido para quedar como un pequeño clítoris. Mi pene formaría un canal vaginal corto, mientras que el escroto se sumaría a eso, para hacer pequeños labios vaginales. Me decepcionó con eso, y me pregunte si podía personalizar alguno... "

-“Lo Mordí con mis labios, tirándolos con sus labios vaginales con los dientes”.

-"Le dije que quería un clítoris completo, no quería perder ninguna sensación en absoluto y siempre había amado los grandes labios, por lo que quería tanta piel como fuese posible dedicado a ellos también. No necesitaba un agujero, Porque en el momento por lo menos sólo me identifiqué como hetero, y si eso cambiaba después seguiría teniendo mi ano".

-"Buen, ¿cambió?" Le dije.

"Sí, lo hice. Todavía soy hetero, pero me gusta tener relaciones sexuales con hombres también. Con sus pene me siento como... bueno, como ser complacido por lo que solía tener".

Esto era bueno. Siempre me había encendido por dos hombres juntos. La mayor parte del porno que veía era pornografía gay o lesbiana.

"Él me dijo que podía hacer esto, y también recomendé que la piel justo debajo del glande se usó para alinear el área entre los labios. Pronto llegamos a un acuerdo, y teníamos una cita".

Sabiendo esto, pronto comencé a lamerle por su hendidura. Mi dedo estaba masajeando su próstata, y estaba produciendo cantidades masivas de pre seminal.

-"Ahh... uhh, uhh…” Gimió él

-“Ahora, mis testículos tendrían que ser quitados por supuesto, así que no puedo tener hijos, pero me pondrían un cóctel de hormonas masculinas y femeninas que mantienen mi cuerpo relativamente masculino, Retienen la libido masculina, pero también la respuesta sexual femenina".

Era cierto, parecía responder como una mujer a mis cuidados. Y me estaba divirtiendo mucho más que lo que había comido con cualquiera de mis amantes. Su vagina era una creación perfecta. Estaba masajeando mi propia vagina con mi mano libre. Había trabajado hasta cuatro dedos sin ni siquiera darse cuenta.

-"Ohh, ohh, voy a venirme..." Dijo de pronto.

Empecé a lamber más fuerte. Tenía que ver eso, darle un final feliz a la historia...

-"Oh Dios, sigue haciendo eso, presiona más fuerte mi próstata". Me ordeno.

Me mudé en una posición de 69 para que pudiera comerme también mi vagina. Era espectacular, sabía exactamente qué hacer, como una lesbiana.

-"OH DIOS, ¡ME ESTOY VINIENDO!" Dijo Jadeante.
-"¡MIERDA, YO TAMBIÉN!" Le dije.
"¡Sí, sí, sí!"

Pronto semen translúcido me estaba chorreando. Lo probé, sabía más dulce que el semen de un hombre de verdad. Realmente me gustó el sabor, y con entusiasmo lambí todo. Me empujó y me besó, y nos quedamos allí mientras continuaba.

"Así que después de la operación estuve fuera de servicio, sexualmente, por un tiempo. Mi novia y yo estuvimos juntos por un tiempo, y toda ella amaba mi vagina, ella simplemente no pensaba en mi masculinidad. Resulta que era totalmente lesbiana, y yo no tenía ningún interés en vivir como una mujer así, rompimos amistosamente".

-¿Así que no te molesta en absoluto? Le pregunte.
-"No, no, yo quería esto, y como sucede, es mejor de lo que imaginé". Me respondió.

Pasó una pareja de ancianos. El marido nos notó y jadeó. La mujer soltó una risa enorme. Simplemente nos saludó.

-¿Quieres ir a mi habitación? Le pregunté, después de unos 20 minutos acostado en los brazos del otro.

"Claro, eso suena genial". Me respondió.

Esto iba a ser un infierno de un fin de semana.




Historia Original Aquí.




Autor: Crunchberry       Traductor: DarkSoul

SER COMO KEN

Me paró frente al espejo admirando mi nuevo cuerpo. El dinero extra valió la pena. La cicatriz era apenas visible en mi entrepierna ahora sin sexo. Yo era feliz. Finalmente tenía el cuerpo que quería sin mis odiados testículos y pene entre mis piernas......


SER COMO KEN
Me paró frente al espejo admirando mi nuevo cuerpo. El dinero extra valió la pena. La cicatriz era apenas visible en mi entrepierna ahora sin sexo. Yo era feliz. Finalmente tenía el cuerpo que quería sin mis odiados testículos y pene entre mis piernas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION]


Categoria: Gay      Autor: Stanley





Me paró frente al espejo admirando mi nuevo cuerpo. El dinero extra valió la pena. La cicatriz era apenas visible en mi entrepierna ahora sin sexo. Yo era feliz. Finalmente tenía el cuerpo que quería sin mis odiados testículos y pene entre mis piernas.

Comenzó hace diez años. Bueno, tal vez antes. Recuerdo cuando era más joven estaba fascinado con el muñeco Ken de mi hermana. Miraba fijamente al cuerpo perfectamente liso de Ken mientras me preguntaba celosamente porqué me dotaron de un pene cuando Ken fue salvado de tan feas cosas. Mis fantasías de Ken se quedaron en el fondo de mi mente hasta la universidad. Entonces un día durante una discusión de clase sobre la esclavitud en el Imperio Romano me sorprendió una erección que goteaba. Mi último trabajo sobre el tema recibió una A y un cumplido del profesor sobre la minuciosidad de mi investigación.

Poco sabía que lo que estudiaba durante ese día se convertía en mis fantasías de noche. Desde entonces recogí todo lo que pude sobre el tema de los eunucos, acaparando mi colección bajo la cama como porno. Durante la escuela pase de novio a novio. Con miedo de decirles mis deseos, pronto perdí interés en el sexo y ellos en mí. A medida que se acercaba la graduación, las novelas de Internet y S / M reemplazaron los libros académicos.

Después de la graduación el amigo de un amigo me consiguió mi primer trabajo. El trabajo comenzó a asumir más de mi vida cuando empecé a subir en la compañía. El sueldo era pobre, pero las opciones fluían libremente. Cuando la compañía se hizo pública me convertí en un hombre rico. Pero el boom de punto.com fue a la quiebra de punto.com y fui el encargado de cerrar la oficina y vender los activos que teníamos. Tuve más suerte que la mayoría, terminé bien, pero desempleado con un ego herido.

Pensé que trabajé duro así que decidí que necesitaba unas vacaciones, algún tiempo para descomprimir todo lo que sentía. Después de unas pocas semanas estaba sufriendo de una depresión de pleno derecho. Durante seis meses no hice nada más que ver televisión y navegar por la red. Leí diariamente historias de castración, cuyas historias proporcionaban la única vida sexual que tenía.

La noche de mi trigésimo cumpleaños me senté solo en mi apartamento charlando con extraños en la red. No había salido por dos semanas sobreviviendo con un cacharro de comida chatarra y soda. A eso de las once empecé a beber vodka directamente de la botella. A medianoche me desmayé en el suelo de la sala. A la mañana siguiente me desperté con uno de las peores resacas de mi vida. Me levanté y me dirigí al baño, pero fue detenido por mi reflejo en el espejo del pasillo. Mi camisa estaba manchada de comida y vomito mientras los comienzos de un vientre cervecero se mostraba a través de la brecha entre mi camisa y pantalón. Estaba disgustado y sabía que tenía que hacer algo.

Al día siguiente me uní a un gimnasio y comencé a trabajar. A medida que pasaban los meses, la grasa se quemaba y mis músculos se tonificaban. Un año después me sentía orgulloso de mi cuerpo pero todavía no tenía el aspecto que quería. Demasiado vello, no era suficientemente. Los tratamientos con láser resolvieron este problema. Mientras estaba admirando mi cuerpo en el espejo, me di cuenta de que el bulto en mi entrepierna era lo único que había que arreglar.

Encontré mi solución en la web, un cirujano tailandés me quitaría mi pene sin hacer preguntas. La investigación condujo a una revisión médica y un vuelo a Bangkok. Tres horas después de tocar el suelo me preparaban para la cirugía.

Dos días después me acosté en mi cama viendo una cinta de video de la cirugía. Si no fuera por el dolor entre mis piernas, habría pensado que estaba viendo a alguien más. La grabación comenzó con la enfermera insertando un catéter en mí por mi pene a punto de ser separado. Luego limpió mi ingle con antiséptico. En la esquina de la pantalla un anestesista me inyectó algo en mi IV. En el momento en que estaba inconsciente, el doctor comenzó.

Primero cortó alrededor de la base de mi pene; Cavando profundamente para asegurar que no quedara raíz. Satisfecho de que el órgano estuviera libre, el médico lo deslizó por el catéter y lo depositó sin ceremonias en una bandeja. Luego se trasladó a mis testículos, moviéndolos en mi cuerpo antes de recortar mi escroto. El cirujano terminó redirigiendo mi uretra a un agujero entre mis piernas y luego se apartó para permitir que el cirujano plástico cerrara. Cuando terminó, era difícil saber que se había realizado una cirugía tan drástica.

Pasé las dos semanas siguientes en una casa de playa aislada recuperándome en compañía de cuatro de los otros pacientes especiales del doctor. Uno era un esclavo tailandés joven anulado que habló interminablemente sobre su vida como una de muchas mascotas en el harem de nulos secreto de un industrial rico. Su parloteo era contrastado por los dos osos de Vermont que se habían castrado para asegurarse fidelidad. Durante los primeros días de su recuperación la pareja fue muy amigable pero se retiraron y argumentaron cuando los últimos vestigios de testosterona dejaron sus sistemas. El cuarto paciente era un esclavo alemán penectomizado con un grueso collar de cuero. El esclavo se había sido vendido a un hombre de negocios japonés en una apuesta entre dos amos. Nunca habiendo conocido a su nuevo dueño, el esclavo solo le quedó preguntarse qué tipo de servidumbre le esperaba en Japón.

Las vendas salieron el día antes de mi partida para casa. Mirando hacia abajo a mi entrepierna ahora vacía sabía que finalmente tenía el cuerpo que quería. Dos semanas dure antes de ver mi cuerpo anulado que me hizo sentir increíblemente caliente. Instintivamente intenté que mi pene me aliviara, pero no había nada ahí. Tendría que encontrar la liberación de alguna otra manera.

Mi primer día de vuelta compré un vibrador. Apenas lo inserté antes de que mi cuerpo se sacudiera con el placer de mi primer orgasmo después de la cirugía. Pero eso fue hace meses. Ahora el vibrador no es suficiente y esta noche voy a salir en mi primera cita como nulo. Pero antes de vestir me detengo ante el espejo para admirar mi cuerpo delgado, suave y sin sexo, antes de poner una pequeña tanga femenina que es la prenda que más se ajusta a mi nuevo cuerpo.





Historia Original Aquí.





Autor: Stanley       Traductor: DarkSoul

SOCIEDAD CFNM

El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad......


SOCIEDAD CFNM
El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: MissKateKees & DarkSoul





El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad.

Su vicerectora, la recatada Ester Lindgren, estaba aburrido delante de él, aburrido e irritado, golpeando uno de sus tacones contra la mesa con impaciencia. Había dividido el financiamiento basado en los parámetros habituales de popularidad y el valor general de las sociedades para la vida en el campus. No necesitaba que alguien revisara su trabajo.

-"Espera un minuto." La triste excusa de un hombre le dijo: "¿Qué es esta sociedad que tiene la mayor financiación?  "La Sociedad CFNM"- ¿Solo dice estilo de vida alternativa en la descripción?"

Le miró por encima de los lentes, esperando una explicación. Ester suspiró y lentamente se levantó de la silla, tomando su tiempo para enderezar su chaqueta y su falda. Se inclinó sobre el escritorio y le dirigió una sonrisa maliciosa.

-"Seguramente usted debe saber qué sociedad es Leo". Dijo Ester.

El envejecido hombre no podía dejar de mirar su elegante actitud de deseo. Era alta, mucho más alta que él y tenía el hábito de elevarse sobre él cuando quería sostener su punto. Incluso a los 40 años tenía rasgos juveniles, aunque por lo general se fijaban en un ceño para Leo. Sus anillos marrones cayeron sobre sus hombros. Una chaqueta apretada, abotonada cubría sus pequeños pero firmes tetas y su falda tendría que ser definida como "corta". Debajo de su falda, medias, y para completar su elegante persona, siempre en tacones para tener más altura sobre él, Leo respondió:

-“¿Cómo se supone que sepa qué es con esa descripción? ¿Qué significan estas iníciales? ¿Qué es CFNM exactamente?" Preguntó Leo.

-"CFNM significa Closed Female, Naked Male". Lentamente con una indirecta no tan sutil de condescendencia por su ignorancia, Ester explicó:

Leo se rió de su mención de desnudez; "¡Qué! ¿No lo entiendo? "

Ella puso los ojos en blanco ante su ingenuidad y volvió a sentarse. Levantando las piernas, apoyó los pies sobre la mesa y se reclinó, como solía hacerlo, sin censura. Su falda se elevó para darle a Leo la más mínima visión de sus medias.

-"Las chicas están a cargo, los chicos de la Sociedad se desnudan en sus reuniones".

Leo no podía creer lo que describía con tanta calma. "Era evidente que no era así, debe ser una broma, ¿verdad?"

Detectando el matiz de miedo en su voz, el vicerrector respondió:

-"No Leo. No es broma. He estado en muchas de sus reuniones semanales para comprobar, estoy feliz de decir que todo es cierto. Los chicos están completamente desnudos y tienen que obedecer a a las mujeres".

-Pero ¿por qué, cuál es su motivación?

-“Bueno, por lo que entiendo de mis visitas de investigación a su grupo, se basa en rechazar la anticuada noción de superioridad masculina. Las mujeres jóvenes como estos estudiantes se están volviendo más independientes, sexualmente liberadas y con eso han descubierto un gusto por el dominio sobre los hombres”.

-“Del mismo modo, los hombres de la Sociedad han aceptado que el concepto de dominación masculina es una mentira. No tienen miedo de reconocer su sumisión natural a las mujeres y han cedido a la dominante femenina. Ellos se quitan la ropa para mostrar su vulnerabilidad e inferioridad, dando a las mujeres el poder total sobre sus mentes y cuerpos".

Leo sintió que sus mejillas ardían mientras escuchaba a Ester destruyendo las nociones patriarcales que siempre había asumido que gobernarían para siempre. ¿La sugerencia de que hombres jóvenes brillantes se entregaran voluntariamente a la autoridad femenina? ¡Absurdo! Tratando de parecer no absurdo, tratando de no reírse.

-"Así que déjame adivinar, estas reuniones consisten en una media docena de feministas militantes sentadas alrededor desesperadamente mirando a la puerta con la esperanza de que un hombre sea lo suficientemente estúpido para someterse a ellas". Dijo Leo.

Ester respondió con un ceño fruncido:

-“En realidad no hay Leo. Son inundados con los aspirantes masculinos. Hay una larga lista de espera. Sólo permiten doce o algo así, son muy exigentes en la calidad de los hombres permitidos Erik Forsberg fue uno de los últimos chicos que aceptaron. En cuanto a las chicas, hay unas veinte con tres principales dirigidas por Katrina Nyberg”. Dijo Ester.

Leo apenas podía creerlo. No estaba seguro de si quería creerlo. ¿Erik Forsberg? ¿La estrella del equipo de fútbol de la Universidad? ¿El chico que altamente probable fuese profesional? Era el héroe del campus, impecable de mirar. ¡Imaginarlo desnudo, al mando de sus compañeras de clase, impensable! Sin embargo, Leo no pudo evitarlo, trató de imaginar la escena; Ese hermoso chico rubio alto, despojado de sus ropas, músculos entonados en exhibición para todos, su pene... todas aquellas muchachas que lo rodean, ordenándole, robándole sus ropas y modestia; Una sonriente Katrina Nyberg entró en su mente.

Oh, sí, él sabía de ella, ¿cómo no podía hacerlo? Diecinueve años de edad, era la hija del mayor financiador de la universidad, su madre heredera millonaria Claudia. En los confines de su oficina, Leo había pasado muchos momentos culpables con su pantalón alrededor de sus tobillos, masturbándose vergonzosamente por sus fotos públicamente disponibles en facebook de esa joven Diosa Katrina. Era innegablemente hermosa, una pálida reina de invierno, con una inclinación por unas faldas muy cortas que mostraban sus largas piernas. Su delicado cabello rubio era tan largo que casi alcanzaba su cintura. En verdad, había algo encantador y seductor en ella que Leo no podía resistir.

A pesar de su belleza, Leo se resintió de ella. En esos momentos sórdidos, mientras miraba sus fotos, sacudiendo su pequeño pene sin amor, sentía amargura hacia esta pequeña y rica perra. Tenía que bailar con la melodía de su madre para conseguir fondos y ahí estaba ella, esa arrogante y maleducada mocosa con sus faldas cortas de diseñador y blusas de seda, aparentemente disfrutando de toda aquella vida que le daba.

Para agravar su envidia, sus archivos mostraban sobresalientes calificaciones de todos sus tutores a pesar de la sugerencia de su perfil en línea que ella no era más que una chica de fiesta con poco tiempo para los estudios. Cada vez que enfrentaba a estos tutores masculinos acerca de sus constantes altas calificaciones, hablaban con tanta reverencia por ella como si fuera su propia hija.

Y ahora esto. ¿La idea de Katrina y de sus amigas presumidas, ordenando a hombres jóvenes como Erik Forsberg que se desnudaren y se sometan a ellas, para exponerles sus secretos más íntimos? Fue un vértigo para Leo. Pero para su vergüenza, sintió que su pene presionaba emocionadamente contra su calzoncillo, su pene quedo duro como si fuese de roca.

-"N - no puedo creer que Erik sea parte de esto. ¡Él tiene su entrenamiento en que concentrarse! Dijo Leo.

-"Oh, sí lo es. De hecho, fue mi mayordomo personal la última vez que me registré en una de sus reuniones. Un joven muy atento. Un verdadero crédito para la Sociedad". Ester dijo a sabiendas.

Leo la miró aturdido. Parecía muy complacida con ella misma para revelar esto. Tenía que saberlo.

-¿Quieres decir que viste a Erik? ¿Desnudo?" Pregunto Leo.

Ester hizo una pausa para hacer su punto antes de inclinarse hacia adelante con una sonrisa, “Completamente” dijo. Me sirvió bebidas toda la noche, chico encantador, y nunca trató de cubrirse, ni una vez. Sabía que era mi derecho, como mujer, verlo por lo que es realmente: Un hombre desnudo que acepta la superioridad femenina como forma de vida. Si sólo todos nuestros estudiantes masculinos fuesen iluminados como él... o incluso nuestro personal masculino".

Ardiendo de vergüenza de imaginar a Erik desnudo teniendo que servir a Ester, Leo permaneció en silencio, tratando de tomar en este mundo secreto que había tropezado. Inclinó la cabeza, ya que no podía soportar ver la satisfecha satisfacción de la sonrisa de Ester. Después de un breve silencio, Ester dijo:

-“Estás claramente intrigado Leo. ¿Quieres ver cómo sería esta inversión de poder? ¿Por qué no pasas por allí este viernes? ¿Aunque sea para asegurarte de que vale la pena el financiamiento asignado?" Dijo Ester.

Todavía mirando hacia su escritorio él humildemente asintió con la cabeza, necesitaba ver esto. Quería ver eso.

***********

Fue un viernes por la noche. Leo culpó a este raro calor de otoño por su profusa sudoración, aunque en el fondo sabía que era temor de lo que estaba a punto de presenciar. Llevaba un traje de lana pesada en un intento por exudarse de presencia y autoridad. Escapando el clima húmedo, bajó las escaleras hasta una sala de reuniones a la que había sido dirigido por un correo electrónico de Katrina Nyberg. Había sonado muy entusiasmada en su respuesta cuando él la había enviado, pidiéndole humildemente que pudiera entrar a una reunión, solo para comprobar que todo estaba en orden. Este pequeño nivel de interacción con esta joven y bella mujer había sido suficiente para que Leo le dejara caer los pantalones, cerrara la puerta de su oficina y se masturbara nuevamente en sus fotos de facebook.

Y ahora estaba a pocos segundos de entrar en su dominio. Leo estaba jadeando ligeramente, cuando entró en una puerta que conducía a la sala designada. Lo que encontró no debería haberle sorprendido y sin embargo, audiblemente jadeó en estado de shock. Guardando la puerta cerrada con dos jóvenes estudiantes varones. Reconoció a ambos del equipo del rugbi del equipo universitario. Y ambos estaban desnudos. Completamente expuesto a él. De pie, obedientemente, para proteger la puerta sin un trozo de ropa para proteger su cuerpos. Leo disfruto de la vista. Ambos eran bajos, pero muy musculosos. Se parecían más a culturistas que a atletas, verdaderos bizcochos.

Sus ojos cayeron entre sus enormes muslos para descubrir dos muy pequeños de penes y pelotas. No podía dejar de mirar a sus pequeñeces, completamente fuera de proporción con el resto de sus figuras. Fue solo más tarde en la semana que Leo se daría cuenta de que aquellos dos chicos fueron castrados, pero en el momento tuvo una sensación de satisfacción de que esos jóvenes no pudieran ocultar sus defectos obvios a nadie.

Dolorosamente consciente de que el rector de la Universidad estaba mirando fijamente a sus penes, el chico de la izquierda soltó una risa avergonzada y le puso una mano protectora alrededor de la ingle, cubriendo fácilmente todo lo que tenía con una sola palma. Leo volvió a la realidad, enderezándose, se disculpó con los dos hombres por mirarlos fijamente. Le saludaron con calidez, explicándole que tenían órdenes del permitirle conservar sus ropas. Leo se sintió un poco tonto mientras murmuraba algunas palabras de agradecimiento; Que debía estar agradecido a las mujeres por permitirle una dignidad tan básica. Simplemente le pidieron que entregara su teléfono, la Sociedad era un asunto muy privado.

Leo, abrió La puerta y la música golpeó primero, un estilo de música electrónica. Las luces estaban parcialmente apagadas, pero la vista completa de repente se descubrió completamente. Sus ojos corrieron, tratando de captar todos los detalles sorprendentes. Entre los vestidos elegantes y las brillantes joyas, los tacones altos, los peinados perfectamente hechos, estas formas femeninas lindas, había una docena de hombres desnudos. Mientras estas fabulosas visiones de la belleza femenina se sentaban en sofás o se acurrucaban juntas, hablando en tonos excitados, los hombres estaban claramente allí en servidumbre. Varios hombres jóvenes, en forma y desnudos caminaban lentamente entre las damas, con sus penes expuestos colgando, sosteniendo bandejas de plata llenas de copas de champán. De vez en cuando una muchacha convocaba a un chico, tomaba una de esas coas sin comentario, y después lo retiraba con una palmada juguetona a sus nalgas.

Leo trató de identificar el papel de cada hombre. Mientras que la mayoría fueron relegados a los deberes de mayordomo, algunos parecen tener otras tareas. Un guapo hombre negro estaba arrodillado a cuatro patas junto a un sillón. Sobre su espalda desnuda descansaban los pequeños pies de una chica blanca muy pequeña que no podía ser mayor a él. Parecía no tener interés en él y estaba ocupada leyendo un diario de algún tipo.

A Leo le impresionó esa imagen de servidumbre interracial. No podía resistirse a inclinarse para mirar debajo del chico negro, solo para encontrar un largo y pesado pene de un semental envuelto en algún tipo de jaula de metal. Golpeando al muchacho que lo dejó entrar en el brazo, señaló eso y silenciosamente preguntó qué era.
"Oh, eso es un dispositivo de castidad masculina. Una jaula para penes. Sí, esa chica tiene exámenes que se acercan en dos meses y sintió que mientras ella estudiaba lo menos que podía hacer era estar sin erecciones a su alrededor".

Leo se quedó perplejo ante tal arreglo:
-¿Entonces es su novio?
-“Oh no" Respondió el chico casualmente.
-"Ella sólo quería que no tengas erecciones. Cualquier chica puede hacer cualquier petición a un hombre. Si el ejecutivo lo aprueba, tenemos que obedecer”. Dijo el chico
-"¿Pero por qué?"
-"Porque las chicas gobiernan". Respondió el chico en un tono muy tajante.
-"Aceptamos la necesidad de la servidumbre masculina. Nuestro papel es ayudar y servir a estas damas en cualquier forma que deseen" Dijo él.

Leo notó a otro joven que llevaba uno de estos infernales dispositivos de metal alrededor de su pene otro tenía una especie de anillo alrededor de sus huevos a la que se le unía una correa y que era conducido por una chica muy seria. El chico hizo una mueca al marchar a través de la habitación, sus huevos eran dolorosamente arrastrados ante él. Uno o dos muchachos tenían arcos atados alrededor de sus penes en colores bonitos, otro tenía lo que parecían bandas elásticas envueltas firmemente alrededor de su escroto, que había dado vuelta a un azul aterrorizante. Mientras él estaba ansioso por inspeccionar a las damas que habían llegado a esta sociedad de élite, no podía quitarle los ojos para inspeccionar a los jóvenes desnudos que se le ofrecían.

Ciertamente había una mezcla; La mayoría estaban muy bien tonificados y musculosos, pero algunos de los más jóvenes estaban apenas en su desarrollo. Su piel lisa y pequeños penes flexibles escondidas en arbustos emergentes de vello púbico contrastaban estrepitosamente con los atletas. Dos del grupo eran negros, ambos de rodillas para las jóvenes.

El voyeurismo de Leo fue interrumpido por una distintiva voz masculina.
-"Buenas noches señor. ¿Champán?"

Ante él estaba Erik, sosteniendo una bandeja. Con su torso maravillosamente cincelado, abs marcados y piernas poderosas que se paraban separadas. Leo no se sorprendió ente ello. El joven tenía un pene grueso y pesado con dos testículos grandes. Estaba completamente afeitado. ¡Jovenes, colgado y llenos de esperma! Leo estaba celoso del joven con un futuro tan brillante delante de él, pero ahora estaba absolutamente enfermo de envidia.

Dos chicas jóvenes caminaban detrás de Erik, mientras pasaban una de ellas paso sus uñas a lo largo de la parte posterior de los omóplatos, mientras que la otra agarro desvergonzadamente sus nalgas de acero. Erik rió e intercambió bromas con las chicas, aparentemente completamente a gusto con su estado expuesto. Tomando el olor de su perfume embriagador, Leo se tomó el tiempo para dimensionar a las jóvenes lo suficientemente privilegiadas como para ser parte de una sociedad tan femenina. Se consideraba claramente algo para vestir, ya que todos iban vestidos de fiesta, como si fueran a un baile de graduación. Este anciano no podía evitar sentirse excitado por aquellas jovencitas confiadas, vestidas para impresionar pero aparentemente cómodas con su autoridad sobre los desnudos hombres subyugados.

Leo vio la belleza de ébano de Tamika. Sus famosos pechos grandes estaban prácticamente derramando fuera de un vestido azul oscuro de corte bajo. Para el deleite de Leo, estos magníficos senos se movían mientras Tamika le ataba un lazo rosado alrededor del pequeño pene de un muchacho blanco mientras le regañaba verbalmente. Notando la fascinación del Rector, Erik ofreció una explicación:

-"Todos los chicos en sus períodos de prueba de membresia deben usar un arco rosa, allá abajo. Tamika es una gran seguidora de las reglas”. Dijo Erik.

Leo no dijo nada mientras miraba con cierto grado de miedo cuando la joven negra golpeó a los estudiantes de primer año en la cara antes de tirar de él sobre su regazo y soltar una serie de fuertes nalgadas. El chico lloriqueó, pero tomó su castigo, mientras un pequeño grupo de chicas se formaba a su alrededor, regocijando alegremente a Tamika mientras golpeaba sus nalgas con un ritmo despiadado. Viendo esta advertencia, Leo repentinamente recordó una palmada similar que recibió una vez en su adolescencia, por las manos de su tía. Se le había culpado por algo que su prima Stacey había hecho y se redujo a lágrimas cuando su tía repartió el castigo injusto, con Stacey observando con alegría. Leo no podía explicar por qué, pero viendo esa humillante forma de castigo infligida a los novatos desnudos, Leo se sintió excitado y totalmente en apoyo, silenciosamente instando a Tamika a bajar su poderosa mano negra sobre su culo blanco aterrorizado, provocando un patético gemido y  súplicas desesperadas para que parase.

-"¿Estamos disfrutando del espectáculo?"

Fue Katrina. Apareciendo junto a él, parecía una verdadera reina de invierno. Llevaba un vestido de plata pálido que era tan corto que expuso la mayor parte de sus muslos desnudos. Sus tacones plateados brillaban con joyas, al igual que el extravagante collar de diamantes alrededor de su delgado cuello. Su cabello rubio caía flojamente por su espalda hasta la cintura. Leo no podía decir si llevaba maquillaje o no, sus rasgos juveniles parecían tan naturales y sin esfuerzo para él. Un escote desplomado bellamente complementaba la vista dejando ver sus  pechos como manzanas.

En un momento de lujuria loca, Leo pensó culpablemente en cómo podía alcanzar y agarrar cada lado de su escote y desgarrarlo para exponer sus pequeños pechos pálidos. En un instante podría tomar por la fuerza ese delicado pedazo de tela para desnudarla. ¿Tal vez llevaba un sostén de encaje, un g-string? ¿Qué preciosa lencería esta jovencita rica escondía bajo ese vestido? Qué vulnerable iba a estar, allí de pie desnuda ante él, agarrando sus pequeños senos con vergüenza mientras la desnudaba.

Recuperando su compostura, el sonido de la música trajo a Leo de vuelta a la tierra. En lugar de Katrina, fue la masculinidad despojada de manera tan humillante lo que lo atrajo. Mientras Leo miraba aturdido, Katrina jugaba con el pene de Erik mientras susurraba sugestivamente a su oído. Sus dedos delgados dedos trabajaron expertamente su manera de cosquillear sus testículos grandes a vagabundear a lo largo del eje poderoso. Cuando terminó de señalar su punto, Leo notó que su mano de repente cubrió los huevos de Erik bruscamente, provocando un gruñido y Erik estaba de acuerdo en lo que esa diosa le había estado susurrando. Con un apretón final en sus huevos, le hizo un gesto para que se fuera y la dejara con un Leo jadeante. Un Erik semi-erguido obedientemente se alejó y ofreció su bandeja de bebidas al grupo de damas jóvenes mostrando sus nalgadas.

-"¡Bienvenido a nuestro pequeño club!" Katrina sonrió encantadora a Leo mientras empujaba su pecho hacia adelante para que sus pechos estuvieran a poca distancia de él.

-"Estamos encantados de tenerle aquí. ¡Es demasiado fabuloso!” Dijo ella mientras le entregaba una copa de champán de un hombre desnudo que pasaba, Katrina alzó su vaso alternadamente, sugiriendo superioridad.

-“¿Por la feminidad?” Dijo Katrina.

Leo sabía que estaría feliz de aceptar cualquier cosa que esta hechicera tuviera que decir en este momento.

-“Sí, por la feminidad. ¡Y por tí, Katrina!” Brindo Leo.
"-¡Gracias, señor!" Ella respondió, inclinándose hacia adelante para darle un beso en su mejilla húmeda y maltratada.

Leo se quedó paralizado mientras se apretaba contra él. Sus ojos bajaron entonces para disfrutar de la hendidura completa del vestido de Katrina. Él puso ligeramente su mano en la parte baja de su espalda mientras él torpemente devolvía el beso y arriesgaba todo en un breve momento al bajar su mano para tocar brevemente su lindo trasero mientras se separaban. Enrojecido por el beso y la sensación de sus nalgas, Leo tragó todo el contenido de su copa de champán. Katrina se rió de eso y le indicó a un mayordomo que le diera a Leo otra copa.

-"Venga conmigo, señor, necesitamos de un lugar más privado". Tomándolo de la mano, Katrina lo condujo lejos de la puerta a través de la multitud de la fiesta. El sabor dulce del alcohol y de la intimidad física de ser llevado por la mano por Katrina, Leo sintió una oleada de felicidad y entusiasmo. Mientras atravesaban la multitud, Katrina hizo un gesto a los otros dos miembros del ejecutivo para que vinieran con ella. Tamika arrojó al pobre chico al que estaba nalgueando al suelo y ajustó su ajustado vestido como sus tetas antes de seguirlos. Katrina los condujo a una habitación pequeña en la parte trasera y cerró la puerta. De repente, Leo estaba solo con las tres chicas más poderosas del campus.

Permítame presentarle a todo el mundo, señor. Katrina comenzó con Tamika, de quien Leo ya temía. Ella era conocida en el campus como una especie de guerrera feminista, a menudo celebrando manifestaciones contra lo que ella percibía como un privilegio masculino blanco. Su lengua perversa y su estilo agresivo a menudo hacen que sus detractores masculinos, incluyendo a varios de sus conferenciantes, quedasen atónitos y castigados adecuadamente. A pesar de su temor a lo que Erik había descrito como el "enforcador" de la sociedad, Leo no podía dejar de permitir que sus ojos vagaran libremente por su cuerpo de ébano curvilíneo, apenas contenido en el ajustado vestido que llevaba puesta. Él concluyó sus tetas eran de por lo menos una copa D, pero dudó que pocos hombres habían tenido el privilegio de apretar esas bellezas deliciosas. Tamika se encontró con la mirada invasora de Leo con una mirada helada, llenándolo de pavor.

-"Y aquí está Harriet, nuestro miembro más joven pero más precoz". Dijo Katrina.

Leo reconoció que era la joven estudiante que había estado ocupada revisando mientras descansaba los pies sobre el castigado semental negro de la sala principal. Que una chica tan pequeña y de apariencia mansa pudiera aprisionar un orgulloso pene negro en una jaula como aquel era sorprendente. Ya estaba vagamente consciente de ella. Ella había recibido las mejores calificaciones en el país antes de venir a la Universidad de Athena y fue muy elogiada por sus Maestros como un genio. Antes, Leo había encontrado insuficiente su prodigiosa reputación,

-“Rector hoy tenemos un evento especial en honor de su presencia”. Dijo Katrina.
-“¡En serio! ¿Y qué es?” Pregunto Leo con algo de miedo.

Leo no miraba nada, pero mantuvo los ojos fijos en los encantadores ojos de Katrina. La seductora, en una noche. Con una sonrisa orgullosa, Katrina apuntó hacia una puerta. Leo sabía qué hacer. Por lo que camino hacia la puerta seguido de las tres mujeres por detrás.

Apenas entro en  la otra habitación observo a un hombre en cuatro patas, inclinado suavemente para  besar el tacón alto incrustado de joyas de unas de las chicas. En ese momento, él sabía que no había vuelta atrás, aquello era algo en donde Katrina, tenía el control y esperaba que fuese misericordiosa en dejarle ver aquello hasta el final.

Tamika se acerco al chico tomándolo de los huevos.

-“¡Vamos chico blanco! - apasionadamente el chico dio una serie de besos en el tacón alto de piel de leopardo, desesperado por no incurrir en la ira de la diosa de ébano.

Leo se dio cuenta que aquel chico en cuatro patas bien sujeto a la mesa era Erik. Tamika le instruyó con un tono burlón mientras apretaba los grandes huevos de Erik que pese a estar sufriendo un agudo dolor no dejo de besar el tacón de la chica con sus labios incluso pasando su lengua por la parte baja del tacón.

-"Hoy es tu ultimo día como hombre así que disfruta tu ultima venida". Dijo Tamika.

Sintiéndose realmente avergonzado de que su pequeño pene siguiera estando duro bajo de pantalón Leo realmente disfrutaba de la humillación, suspiró mientras observaba como obedientemente Erik peso cada uno de los tacones. Cada par pertenecía a una joven colegiala a la que hace unas horas Leo apenas conocía por sus notas. Ellas lo nalgueaban a medida que pasaban, algunas hacían un comentario sarcástico sobre el gran tamaño del pene y huevos de Erik mientras que otras amenazaron con cortarle su pene.

Un nuevo par se presentó ante Erik que se mostro sumiso ante ellas. Una de aquellos tacones era de suela roja. Leo conocía ese par, no podía ser, no ella, no aquí... levantó la vista - ¡era! ¡Oh, por favor, no!  Con las manos en las caderas y vistiendo una amplia sonrisa malévola, estaba Ester Lindgren, su vicerector. Leo buscó en su mente una explicación. Alguna razón por la cual ella estuviera ahí disfrutando del cuerpo desnudo, de aquel estudiante. No, simplemente no había manera de salir de eso. Ahora era parte de todo aquello y Leo lo sabía.

De pronto Tamika tomo el pene de Erik que comenzó a masturbar ante los silbidos y gritos animándola de las chicas en el lugar, ella comenzó a mover su mano por la barra de carne firme de Erik que pronto quedo en completa erección mientras seguía besando el tacón de Ester, de pronto mientras lo masturbaba se trajo uno de los grandes huevos Erik que chupo como succiono por varios minutos antes de meterse el otro en su boca.

Con sus dos huevos en su boca Tamika comenzó a masturbar a Erik con desesperación mientas con sus dientes mordía la parte alta de su escroto, Erik comenzó a gemir mientras seguía besando los tacones de Ester, al cabo de unos 10 minutos, se escucho un fuerte gruñido de placer.

-“GGGGHHHHHHHRRRRRR”. Gruño Erik. Al tiempo que una enorme descarga de su espeso semen broto de su palpitante pene que expulso ola tras ola de semen con todo su cuerpo temblando de placer.

Con la fuerte erección de Erik aun goteando semen. Tamika comenzó a morder con mayor fuerza su escroto, mientras sacudía su cabeza de un lado a otro. Erik comenzó a gritar de dolor hasta que Tamika se levanto con su boca y mentón ensangrentado, con los grandes huevos de Erik aun en su boca, quien dio un gran alarido y se desmayo. Quedando sobre la mesa, inconsciente sin sus huevos entre sus piernas, castrado para el resto de sus días.

Tamika, escupió sus huevos al suelo, que al golpear el suelo hizo que sus huevos rodaran fuera de su arrancado bolso de piel, Tamika usando sus tacones los aplasto destruyéndolos por completo ante los aplausos y gritos de las demás mujeres entre ellas Ester y Katrina.

Para ese momento me di cuenta que me había corrido en mi calzoncillo, aquello fue una excitación difícil de describir. Y por supuesto, cualquier cosa que ellas o yo pudiéramos decir al respecto sobraba por completo.

Leo estaba confundido por su significado, hasta que Katrina le dijo que aquello era la muestra máxima que un hombre podía darle a una mujer. Por supuesto. Leo Inclinó la cabeza con vergüenza sin poder contradecirla, luego se despidió de su ayudante, la mujer que hasta ahora había descartado como irrelevante.

-Lunes-

Leo estaba sentado ocioso en su escritorio esa tarde cuando su secretaria, Linnea, llamó a su puerta y entró. Era una criatura tímida. Aunque claramente muy atractiva con sus brillantes ojos verdes bajo las cejas oscuras y finas de figura atlética, era cada centímetro profesional. Leo con frecuencia deseaba que se vistiera más provocativa como Ester, pero la joven educada nunca hizo nada fuera de tono y Leo la insultó por ello.

-"Discúlpeme Sr. Nilsson señor. Hay dos estudiantes aquí que desean verte, Tamika y Harriet? No creo que tengan una cita..."

Leo se puso en pie en la silla al mencionar sus nombres.

-"¡Está bien!
¡Déjelas entrar inmediatamente! Dijo Leo.

Estando nervioso, Leo le dijo de ella, preguntándose porque Tamika y Harriet se atreverían a ir a su santuario donde ellas no tenían poder alguno. Claramente consternado por su súbito arrebato, Linnea dejó pasar a las chicas y las dejó, cerrando la puerta detrás de ella. Leo intentó actuar a cargo.

-"Hola chicas. Los dos están encantadores esta tarde, yo ...
-“No creo que tu adulación sea apropiada señor -dijo Harriet bruscamente-. En un instante, se había afirmado una vez más sobre Leo, que se dejó caer en su silla y permaneció en silencio.

Tamika inspeccionó casualmente la oficina de Leo, recogiendo al azar pedazos y piezas de ningún interés particular. De un lado dijo en voz baja: -¿Y por qué sigues vestido?

El rector no podía creer lo que estaba pasando.

 - “¿Por qué sigues vestido?" Repitio Tamika.

El furioso arrebato de Tamika horrorizó a Leo, él entró en pánico y pensó que su secretaria bien pudo haber oído eso por la puerta. De pie se despojo a toda prisa, arrojando su ropa desechada al suelo. Harriet observó divertida, riendo risueña ante la vergüenza de verlo. Y allí estaba él. El Rector, descalzo y desnudo en su propio despacho. Manos a los costados, cabeza abajo, su pequeño pene escondido en su espeso arbusto. Tamika se acercó a inspeccionarlo, burlándose de desprecio por su físico poco impresionante: "La próxima vez no se atreva a quedarse vestido en nuestra presencia". Y con eso ella sacudió su poco el pene flácido ásperamente, haciéndole estremecerse.

-"Estamos aquí para preguntar sobre los archivos que guarda. Hemos escuchado algunas cosas muy interesantes de un representante de estudiantes llamado Felicity que el programa de ciencias del deporte es supervisado muy vigorosamente. Especialmente la... salud... de los muchachos. Y escuchamos una copia de todas... las medidas... se guardan aquí".

Leo estaba profundamente preocupado por haberse enterado de eso. Fue Ester quien había aprobado los exámenes físicos altamente invasivos de los miembros masculinos del curso de ciencias del deporte. ¡Sospechaba que algunas copias de las mediciones reveladoras ya habían salido, estaba asustado por los muchachos involucrados que no más mujeres deberían ver sus mediciones privadas, sobre todo compañeros de estudio!

-¿Por qué? ¿Por qué los necesitan? – Leo ofreció en una fútil defensa.

Harriet habló, claramente irritada por el retraso. "Algunos chicos de primer año en el campus no parecen entender el camino de las cosas aquí y están causando problemas para la Sociedad y el movimiento feminista. Ellos pasan a ser chicos en ese curso. Tendrán que someterse a esos médicos. Y se registraron todas sus PEQUEÑAS mediciones. Estos serán de gran utilidad para nosotros al tratar con ellos y enseñarles que este es un colegio femenino".

Leo trato de razonar con ellas pero Tamika se irrito rápidamente y le apretó sus huevos fuerte, diciendo.

-“Cállate y muéstranos los archivos maldito viejo”. Dijo Tamika.

Leo fue hasta un gran archivero del que saco una carpeta que decía.

-"1er año Ciencias del Deporte - Exámenes médicos masculinos".

Katrina se inclinó sobre él y lo besó en los labios cuando le entrego la carpeta. Fue un beso prolongado, con su lengua jugando con la suya. Cuando sus labios se separaron ella le dijo.
-¡No olvides, reunión de la sociedad mañana Leo! Dijo Katrina

Mientras miraba ansiosamente, se volvió antes de irse y dijo:

"¿Sabías que todavía no tengo novio?" Ella sonrió y lo dejó pasar la noche tratando de decodificar ese adiós coqueteo. ¿Sería su novio? ¿Seguramente no? Lo que le esperaba, de ahora en adelante, su encantadora, Katrina estaba a cargo. Todo era suyo para gobernar.

Leo se pregunto si terminaría como Erik como un eunuco para el resto de sus días al servicio de Katina y la sociedad CFNM.







Autor: MissKateKees & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com