SACERDOTE ME HIZO EUNUCO

Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión......


SACERDOTE ME HIZO EUNUCO
Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SUMISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: David G & DarkSoul





Con 22 años era un joven hombre que se moría de ganas de tener buen sexo gay, por aquel entonces se corría el rumor en el pueblo donde vivía que el cura de la parroquia era gay y algo cachando. Mi padrastro me llevo a verlo. Una vez ahí me acerqué al confesionario. Me arrodille para comenzar con mi confesión.    

-“¡Ave María Purísima!” Dijo el Cura.  
-“Sin pecado concebido” Le respondí.
           
-“¿Cuáles son tus pecados hijo mío?” Me pregunto el cura. 
-“He cometido un pecado horrible. Me he acostado con mi padrastro”. Le respondí.      

-“¡¿Cómo?!” Me respondió el cura algo sorprendido.

-“Me arrodille ante él y se la comí como si fuera la última pene del mundo”. Dije.      
  
-“Espera no hablaras de esto en la casa de Dios”. Me dijo el Cura. 

Salió y fuimos a su despacho. Por cómo me miraba pensé que los rumores eran falsos. ¿Como un hombre de 65 años iba a ser gay? Pensé. Ya en el despacho a solas: 

-“Vera padre. mi padrastro...” Iba a comenzar cuando me interrumpió.     

-“Eres un pecador y no hay penitencia suficiente grande para ti”. Me dijo el cura.         

-“lo siento pero me encantan los grandes penes. Y si me perdona puedo hacer que se  sienta mejor”. Le dije.   

-“¿Te refieres a que tengamos sexo? Pregunto el cura.            

El ya estaba babeando y yo también, para serles sincero pese a su edad el cura era bastante atractivo más de lo que pensé en un principio pese a sus canas ya visibles en su cabello.          

-“Si”. Le respondí mirándolo fijamente.
           
Se levanto de la silla y se quito la sotana quedando solo  bóxer en el que se marcaba un buen paquete. Me desnude. Para luego arrodillarme y le quite su bóxer. Y con fuerza salió disparada para arriba su pene ya duro de 20 cm y grueso con las venas bien marcadas. Se la chupe bien haciendo algún intento de que me llegara profundamente en mi garganta.  

Hasta que él me levanto y me puso contra una mesa, me recostó sobre la mesa dejando mis nalgas algo paraditas las separo, me escupió en mi ano directamente, sentí como paso su gran pene entre mis nalgas antes de comenzar a penetrarme, me dolió cuando me la metió pero valía la pena notaba como su gruesa erección me iba reventando mi esfínter anal una y otra vez con sus colgantes huevos  golpeando los míos, al cabo de media hora de romperme el culo la saco dejando mi ano bien abierto, me hizo arrodillar frente a él y se corrió gimiendo de placer sobre mi cara.

Fue una tremenda corrida, luego me hizo masturbarme sintiendo como mi ano palpitaba buscando cerrarse de nuevo hasta correrse sobre el suelo de su despacho mientras me observaba masturbándose sobre una silla con su pene aun erecto chorreando algo de semen y abundante liquido pre-seminal, aquella imagen me hizo correr y tener un intenso orgasmo. Luego me vestí y me fui sin decir nada

Al día siguiente, muy excitado fui a misa. No quería admitir que el cura me gustaba tenía una edad mucho mayor a la mía pero era fuerte y dotado además de guapo. Al finalizar la misa cerró las puertas rápidamente de la iglesia, para luego el cura se sentó a mi lado me miro y pregunto

-¿Parece que quieres más leche bendita?” Pregunto sarcásticamente el cura.       
-“¡Bueno si me da una poquita!” Le respondí. 
 
De nuevo nos fuimos a su despacho, una vez ahí el cura se quito la ropa esta vez llevaba una trusa (slip) de color blanco luego me hizo desnudar mientras se masturbaba, luego me hizo darle una mamada e incluso me hizo meterme sus grandes como bajos huevos en la boca, luego de nuevo volvimos a tener sexo pero esta vez me puse encima del cura.

Sentir sus huevos revotar contras mis nalgas fue fenomenal, mi pene estaba durísimo por lo que rebotaba contra su vientre, sentía su abundante vello púbico sostener mis huevos, mientras me movía arriba y abajo con su enorme pene entrando y saliendo de mi ano, me sentía muy caliente como pocas veces antes, casi me corrí cuando el cura tomo mi pene y comenzó a masturbarme moviendo mi prepucio por mi glande, cuyo ojo ya emanaba una gran cantidad de liquido pre seminal que se agolpo sobre su marcadito vientre.

Aquella cabalgata duro casi media hora, sintiéndome gran parte de ese tiempo siempre al borde del orgasmo al acabar lo hice sobre su vientre y pecho, luego le volví a dar una mamada hasta hacerlo correrse para beberme hasta la última gota de su espeso como caliente semen para luego de nuevo muy feliz irme a casa aun con mi ano abierto.          

Al llegar a casa mi padrastro estaba sentado en el sofá en boxer. Me miro y dijo como ya sospechando algo.  

-¿De dónde vienes? (sin. dejarme contestar siguió).   
-“¡De revolcarte con el cura! ¿Verdad? Dijo mi padrastro.   

-“¡ERES MI PUTA NO LA DEL CURA!”. Grito mi padrastro. 
         
Se levantó y sin darme tiempo a reaccionar me soltó un puñetazo en los testículos, cuando tu madre sale por la puerta tu automáticamente te conviertes en ella. “Ahora prepara la cena escuchaste”. Me dijo mi padrastro.

Me hizo que le bajara su bóxer dejando su pene casi sobre mi rostro y me ordeno que se la empezara a mamar comencé a hacerlo con mi padrastro tomándome de los cabellos, y sin que lo esperara me pateo fuerte en los huevos, el dolor me hizo caer al suelo agarrándome mis huevos y gimiendo de dolor.

Esa misma tarde sin que lo supiera mi padrastro fue a hablar con el cura, no sé de lo hablaron pero tres días después cuando regreso a verlo ya a solas en su despacho me dijo:

-“Has sido un chico muy malo y debes ser castigado” Me dijo el cura.

Acto seguido, me hizo desnudar amarro las manos detrás de la espalda con los brazos cruzados dejando mis nalgas al descubierto, hizo que separara mis piernas para que las amarrara a las patas de mesa y por ultimo ato mi cuello a una pata lo que me dejo inmóvil con mi dorso pegado a la parte superior de la mesa, una vez así, comenzó a azotarme en las nalgas con un cinturón, recitando una oración que apenas recuerdo, pues estaba gimiendo de dolor en ese momento.

Los azotes fueron brutales, me dejaron marcar en las nalgas permanentemente sentí en ese momento que mis nalgas ardían en llamas luego cuando termino de azotarme, me abrió mis nalgas escupió varias veces mi ano y se quito su sotana para bajarse su bóxer y penetrarme de nuevo con su enorme erección, la metió profundamente cada golpe de su pelvis con mis ardientes nalgas me hizo dar un grito de placer y dolor al mismo tiempo.

Sentir los huevos del cura golpear los míos fue maravilloso pero el dolor que sentía cuando su pelvis se estrellaba en mis nalgas era atroz, sin embargo el placer de alguna manera logro superar al dolor y termine viniéndome abundantemente sobre la mesa, gimiendo como pocas veces antes con mi ano contrayéndose espasmódicamente.

Lo que hizo que el pene de cura comenzara a palpitar y al cabo de unos segundos me lo clavo de nuevo por completo para venirse bien profundo en mis entrañas dando un gruñido de placer sobre mi cuello, cuando termino de venirse,  extrajo su pene de una sola vez se escucho como cuando se descorcha una botella de sidra “POP”, dejando mi ano palpitando bien abierto.

El cura fue por algo que no vi, para regresar con una herramienta plateada, cuyas mandíbulas coloco en la parte alta de mi escroto, mientras lo hacía me dijo:

-“Esto es un burdizzo sirve para castrar a los cerdos, tu padrastro y yo llegamos a la conclusión que lo mejor para ti es ser un eunuco y puto para nosotros dos, por lo que voy a proceder a castrarte”. Dijo el cura.

Aquello por supuesto me aterro, trate de soltarme pero me fue imposible por lo que comencé a suplicar en completo terror, no deseaba perder mis huevos, adoraba venirme.

-“NO, NO POR FAVOR NO QUIERO SER CASTRADO, ¡POR FAVOR NOOO!” Gritaba.

En medio de mis gritos el cura cerro las mandíbulas del burdizzo con fuerza, mis ojos se abrieron grandes, una ráfaga de dolor subió por mi espalda hasta que se expreso en un alarido de dolor que salió de mi boca, proveniente de lo más hondo de mi ser.

-“NOOOOOOOO HHHHHAAAAAAAAAAYYY”. Grite,

El apretón del burdizzo duro unos segundos para luego el cura abrió las mandíbulas de metal pero solo para moverlas un poco y volver a cerrarlas, esta vez grite aun más fuerte pues el dolor también se intensifico.

Mis ojos se pusieron en blanco y todo me dio vueltas, no recuerdo nada de lo paso después, solo que desperté desnudo sobre la mesa en el despacho del cura.

Sentía una fuerte punzada en mi entrepierna y al verla pude notar dos marcas en la parte alta de mi escroto, con mis huevos hinchados notablemente, con mi pene con una tremenda erección, el cura me dijo que me vistiera y me fuese a casa, con mucho trabajo logre vestirme camina fue una odisea, cada paso que daba lanzaba punzadas de dolor que me provocaban nauseas y mareas.

Apenas pude llegar a casa, cuando abrí la puerta ahí estaba mi padrastro al verme entrar me dijo.

-“Vaya pero si es mi puta castrada, ¿Qué se siente ser un eunuco para toda la vida?” Me dijo mi padrastro burlonamente.

Luego me hizo desnudarme y me penetro sobre el sofá de la sala en cuatro patas, con cada golpe de sus huevos contra los míos daba un alarido de dolor, pero parecía que mis gritos lo excitaron aun más, duro más de la cuenta en venirse y cuando lo hizo, lo hizo con fuerza en mi interior, luego me dejo ahí con el ano abierto chorreando su semen como la del cura, llorando por mi perdida agarrándome mis hinchados huevos.  

Por varios días sufrí mucho, al ser usado por mi padrastro para calmar su ardor sexual la hinchazón de mis huevos fue bajando poco a poco hasta que desapareció pero entonces mis testículos también comenzaron a desaparecer día a día hasta que solo se sentían como pasitas dentro de mi escroto que también se contrajo hasta parecer que nunca hubiesen colgado dos huevos pesados y bajos debajo de mi pene.

Han pasado varios años y sigo siendo la puta de ambos pero siempre recordare hasta el día de mi muerte cuando el “Sacerdote me hizo Eunuco”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: David G & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SERVICIO DE JARDINERÍA

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente......


SERVICIO DE JARDINERÍA
Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFIACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: Christopher





El amo ya había despedido dos servicios de poda del césped porque no cortaron el césped a una altura consistente de dos pulgadas. Ahora, no me malinterpreten, lo amo mucho, pero la precisión y la pulcritud no están entre las virtudes del Maestro. Eso no suena bastante fiel a su forma. Dijo que era solo para facilitar su pasión por jugar al golf. Pero sospeché que la verdadera razón era que él simplemente no encontraba a los chicos lo suficientemente atractivos. O no exactamente su tipo. Por mi parra era muy sospechoso y muy celoso. Pero como esclavo, ¿Qué tenía que decir al respecto?

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

La relación fue todo lo que esperaba y esperaba que fuera mucho. Me golpeaba y penetraba mejor dijo me violaba con violencia como dureza regularmente. Me azoto, marco, humillo y tatuó. Me hacia siempre estar desnudo, ya fuese verano o invierno, tanto dentro y fuera de la casa. Mis pezones estaban perforados y habían sido bombeados tanto que ahora se extendían a tres cuartos de pulgada de mi pecho. Ponía pesas en mis huevos tan a menudo y durante tanto tiempo, que ahora colgaba unos buenos cinco pulgadas por debajo de mi rígido pene lo que por supuesto me encantaba, ya los sentía rosar con mis muslos cada que caminaba.

Sentir el pene de mi Amo entra y salir de mi ano, mientras me azotaba ya fuese, la espalda, nalgas, abdomen, tetillas o incluso mis propios huevos o pene, una de las cosas mejores que era venirme era sentir como el pene de mi Amo comenzaba a palpitar dentro de mi ano o boca, para luego sentir su cremosa descarga, me encantaba y aun me gusta el sabor de su semen, tan espeso cuando se venía en mi boca pero sentirlo en mis entrañas era aun más placentero

Lo mejor de todo era la esclavitud y la tortura tan ruda a manos de mi amo, que era en verdad cruel en su forma de torturarme, lo que me encantaba. El amo a menudo me tenía apresado en una jaula en el sótano. Incluso le gustaba momificarme en el armario durante días me colocaba un tubo de alimentación y un catéter en mi pene como las únicas aberturas. He estado estirado en bastidores y cruces. He sido amarrado fuertemente. Pero mi favorito de todos los tiempos era cuando mi amo me enterraba por completo vivo.

El amo dejaba un canal bajo excavado en el patio trasero cubierto con una placa de metal y una capa de césped. Solo dos aberturas: un tubo de respiración y una pequeña placa extraíble encima de mi entrepierna para la tortura genitales que a veces me practicaba dado que no podía moverme no podía defenderme o hacer algo para evitarla.

A menudo, después de una tarde de dura disciplina, Una tarde ya casi noche mi Amo me llevó al patio trasero, me hizo desenterrar la placa de acero y me hizo acostarme en el agujero. No hubo necesidad de atarme. Para cuando el metal y la hierba habían sido reemplazados, no iba a ninguna parte aquello era incluso más apretado que un ataúd real, apenas y tenia espacio para que mi pecho se ensanchara cuando respiraba, lo que me dejaba completamente inmovilizado.

-"DUERME BIEN, PRACTICAREMOS EL GOLF POR LA MAÑANA". Gritó este comentario de despedida esa vez.

Me dormí como me ordeno ya que no tenía muchas opciones, además me había acostumbrado a estar en ese tipo de encierro pero el frío de la mañana había penetrado en el suelo, y cuando él apartó la pequeña placa de metal que cubría mi entrepierna, estaba temblando muerto de frio. Su orina caliente que salpicaba mi entrepierna se sentía caliente que incluso fue reconfortante.

Luego sujetó una camilla de tres pulgadas a mi escroto y cerró la placa firmemente en su lugar contra la placa de metal sobre mí. Que colocó mis huevos incluso en la parte superior de la hierba donde se puso una camiseta de golf en mi perforación en mi escroto. Estaba listo para practicar su swing de golf.

Esa fría mañana fue particularmente brutal. Los gritos resonaron en el espacio confinado, y casi me ensordeció. Finalmente se detuvo. Esperaba que me sacara de allí, como a menudo lo hacía, pero no lo hizo para mi terror.

En su lugar, Mi amo me gritó para que lo pudiera escuchar.

-"TIEMPO DE DESAYUNAR, ESTARÉ DE VUELTA PRONTO, MIENTRAS TANTO, PIENSA EN ESTO: HE ELEGIDO HOY COMO EL DÍA PARA TU ÚLTIMO SACRIFICIO DE ESCLAVO". Dijo mi Amo.

Me estremecí por completo por aquellas palabras. Había sabido todo el tiempo que eventualmente me castrarían, pero esperaba tener más tiempo para prepararme, deseaba estar un poco más intacto antes de perder toda capacidad de placer, debo admitir que me gustaba venirme cuando mi Amo me penetraba, se sentía delicioso correrse cuando mi próstata estaba siendo estimulada por el miembro de mi Amo y muchas veces mi pene endurecido estaba siendo al mismo tiempo torturado.

Me preguntaba cómo planeaba hacerlo, había soñados muchas veces en como lo iba a hacer, con un cuchillo al rojo vivo, tijeras, ligas castradoras, quemado o incluso disuelto dolorosamente con productos químicos pero nunca imagine la forma que al final el utilizo, el tiempo pensando en aquello se me fue muy rápido y de pronto escuche algo acercándose a donde estaba.

Escuche un motor distante, sonaba similar y de pronto supe lo que aquel sonido era. Ahí con mis genitales sobresaliendo apenas del alto césped fue cuando me acordé de que era el día para el equipo de servicio que cortaba el césped, con su podadora a motor arreglada especialmente para que cortada a una profundidad de exactamente dos pulgadas.

Ni siquiera pude gritar me desmaye cuando las afiladas aspas me cerceno mi pene y huevos de una sola vez, ahora sigo sirviendo a mi Amo pero sin ya nada en mi entrepierna apenas una cicatriz vertical cubierta por algunos vellos demuestran que algo alguna vez estuvo ahí.




Historia Original Aquí.





Autor: Christopher       Traductor: DarkSoul

SEXO EN LA PLAYA.

Era mediodía, y las olas golpeaban mis pies mientras caminaba por ese tramo de costa. Llevaba mi bikini azul claro y mi tanktop Joan Jett favorito. Ese era mi lugar favorito en la playa. Por lo general, lo tenía todo para mí. Así que me sorprendí al ver una figura a la distancia. Llevaba un speedo negro, y nada más. Cuanto más me acerque, podría decir que estaba razonablemente en forma......


SEXO EN LA PLAYA.
Era mediodía, y las olas golpeaban mis pies mientras caminaba por ese tramo de costa. Llevaba mi bikini azul claro y mi tanktop Joan Jett favorito. Ese era mi lugar favorito en la playa. Por lo general, lo tenía todo para mí. Así que me sorprendí al ver una figura a la distancia. Llevaba un speedo negro, y nada más. Cuanto más me acerque, podría decir que estaba razonablemente en forma.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [VAGINOPLAS]


Categoria: Hetero      Autor: Crunchberry





Era mediodía, y las olas golpeaban mis pies mientras caminaba por ese tramo de costa. Llevaba mi bikini azul claro y mi tanktop Joan Jett favorito. Ese era mi lugar favorito en la playa. Por lo general, lo tenía todo para mí. Así que me sorprendí al ver una figura a la distancia. Llevaba un speedo negro, y nada más. Cuanto más me acerque, podría decir que estaba razonablemente en forma.

No musculoso, pero tampoco sin definición. Un hombre muy atractivo. A medida que me acerqué aún más, comencé a notar que no eran un speedo, sino que de hecho era un vikini negro. No era muy atrevido, así que podía pasar como un speedo, pero me di cuenta. También podía decir que no tenía protuberancia. Quiero decir, ninguna en absoluto. ¿Estaba metido? ¿Era un F2M? ¿Era simplemente desafortunado en la lotería genética? Cuando nos acercábamos cada vez más y nuestros caminos se cruzaron, no pude apartar mi mirada mientras me preguntaba aquello.

"Oye, mis ojos están aquí", dijo, al darse cuenta de que estábamos justo al lado el uno del otro y mi curiosidad había sido expuesta.

-“Um, yo... uh... ¡lo siento!” Le dije.

-"HAHA, está bien, realmente la mayoría de los hombres no les importa que una mujer bonita no mire fijamente nuestra entrepierna". Me dijo.

Todavía avergonzada, pero contenta de haber cortado la tensión continué,

-"Bueno, siendo así, así que..."
-"¿la tienes pequeña?"
-"Bueno sí". Me dijo sin pene lo que me dejo sorprendida de que no se avergonzara de aquello.

"Hehe, está bien, no tengo mucho, pero es un poco más complicado que eso..." Dijo de pronto.

Él tomó mi mano suavemente, y la colocó en su ingle. Normalmente me enfadaría mucho, pero mi curiosidad había tomado el control total de mis facultades. Era suave. No había casi nada ahí. Sin pene, sin testículos. Solo la carne lisa. Sentí lo que pensé que podría ser algún tipo de pene muy corto, o como la hendidura de una vagina, pero nada más.

-"¡Probablemente tengas algunas preguntas!, ¿no?" Me dijo.
-"Sí, ¿qué pasó? ¿Tuviste un accidente?, ¿eres un transgenero?" Dije ruborizándome.

-Bueno, primero, no ha desaparecido por completo, simplemente ha cambiado, todavía soy sexualmente activo, de una manera diferente, más como una mujer, pero como un hombre también.

-¿Entonces es una vagina? pregunté. Sin darme cuenta de que mi mano seguía palpándolo, comencé a hacerle cosquillas con mi dedo distraídamente.

"Mmm... no exactamente..." Él retiro mi mano.

Levantó la parte delantera de su vikini, y movió mi mano debajo de la tela. Ahora podía sentir algo. Se sentía como un clítoris muy ancho. Tenía una capucha que corría hacia abajo y se convertía en  labios inusualmente grandes. Pero mientras mi dedo exploraba más lejos, no había agujero que encontrar. Bueno, no de todos modos. Cuando volvía a subir hasta el clítoris... era cada vez más grande, más largo, como la cabeza de un pene. Justo debajo de él estaba un agujero pequeño, que había comenzado a fugar líquido pegajoso. Saqué mi mano, levanté uno de mis dedos a mis labios y lo lamí, sosteniendo su mirada con mis ojos.

-¿Pre seminal? Pregunte.
-"En efecto". Él me respondió

Ambos caminamos juntos hasta que encontramos un lugar junto a las rocas, y él se acostó, con las piernas ligeramente extendidas. Me arrodillé entre ellas, mi mano en su pecho liso, me incliné adentro y le besé una vez, después bajé para ver lo que había estado sintiendo. Le quite lentamente su vikini. Parecía una vagina afeitada, pero con un clítoris muy exagerado con labios grandes y lujosos.

-"Ya ves, lo que me hizo mi ex... heh" Dijo.
-"Oh Dios, ¿ella te hizo esto?" Dije mientras masajeaba su reluciente vagina delante de mí.

-"No es así, ella empezó a querer explorar su lado bisexual". En ese momento pensé que era genial.
¿Qué tipo no querría un trió de vez en cuando?" Me dijo.

Me incline y le besé en la parte superior de su capucha. Se estremeció, por lo que continué.

-“Pero después de un rato ella empezó a darse cuenta que ella prefería las vaginas que los penes, pero ella todavía quería que estuviéramos juntos. un día me preguntó cuánto la amaba..." me contaba él.

Mis labios comenzaron a envolver su clítoris, como una cereza. Una cereza grande.

-"...que haría por ella, le dije 'nada', me dijo que me amaba más que a cualquier otra cosa, pero deseaba tener un vagina en su lugar”.

Mis ojos lo miraron fijamente, con los labios fijos, todavía entonando su enorme y semi-duro clítoris.

-"Ooh, no te detengas...” Dijo gimiendo él.

Me sorprendí al principio, por supuesto, pero lo que ella no sabía era que a menudo había fantaseado acerca de tener una vagina en lugar de un pene. No estaba avergonzado de mi pene o algo parecido estaba orgulloso de hecho, era enorme y grueso, me encantaba penetrar con él y jugar con él, pero siempre me había preguntado cómo vivía la otra mitad, envidiaba las vaginas y secretamente deseaba tener una. Le dije esto, y me dijo que estaba de acuerdo, pero decidiría cómo sería.

Mi lengua estaba lamiendo arriba y abajo de la parte delantera de su clítoris, que tenía una especie de canal que conducía hasta el agujero para la orina debajo de la cabeza. Comencé a concentrarme en esa área, probando su dulce fluido.

-"Oh, sí, eso se siente bien... “ Jadeo él.

Hablamos con un médico que nos dijo que se podía hacer, pero no legalmente en los EE.UU. a menos que me identificara como mujer, lo que no lo hacía. Había, sin embargo, una pequeña isla En el pacífico que realizaba el procedimiento, y él conocía al jefe de cirugía allí, estaba altamente cualificado...

-“Mmm, sí, sigue haciendo eso... " Volvió a jadear él.

Su clítoris continuó creciendo. Era de un tamaño y firmeza de un huevo duro para ese momento. La mitad de uno en todo caso. Le metí un dedo por su ano que entro con facilidad.

-"¡UFFF!” De nuevo jadeo.

Así que hablamos con él en una convención médica cercana, y nos dijo cómo funcionaba el procedimiento: mi tejido eréctil sería eliminado, y mi glande, “o cabeza” sería esculpido para quedar como un pequeño clítoris. Mi pene formaría un canal vaginal corto, mientras que el escroto se sumaría a eso, para hacer pequeños labios vaginales. Me decepcionó con eso, y me pregunte si podía personalizar alguno... "

-“Lo Mordí con mis labios, tirándolos con sus labios vaginales con los dientes”.

-"Le dije que quería un clítoris completo, no quería perder ninguna sensación en absoluto y siempre había amado los grandes labios, por lo que quería tanta piel como fuese posible dedicado a ellos también. No necesitaba un agujero, Porque en el momento por lo menos sólo me identifiqué como hetero, y si eso cambiaba después seguiría teniendo mi ano".

-"Buen, ¿cambió?" Le dije.

"Sí, lo hice. Todavía soy hetero, pero me gusta tener relaciones sexuales con hombres también. Con sus pene me siento como... bueno, como ser complacido por lo que solía tener".

Esto era bueno. Siempre me había encendido por dos hombres juntos. La mayor parte del porno que veía era pornografía gay o lesbiana.

"Él me dijo que podía hacer esto, y también recomendé que la piel justo debajo del glande se usó para alinear el área entre los labios. Pronto llegamos a un acuerdo, y teníamos una cita".

Sabiendo esto, pronto comencé a lamerle por su hendidura. Mi dedo estaba masajeando su próstata, y estaba produciendo cantidades masivas de pre seminal.

-"Ahh... uhh, uhh…” Gimió él

-“Ahora, mis testículos tendrían que ser quitados por supuesto, así que no puedo tener hijos, pero me pondrían un cóctel de hormonas masculinas y femeninas que mantienen mi cuerpo relativamente masculino, Retienen la libido masculina, pero también la respuesta sexual femenina".

Era cierto, parecía responder como una mujer a mis cuidados. Y me estaba divirtiendo mucho más que lo que había comido con cualquiera de mis amantes. Su vagina era una creación perfecta. Estaba masajeando mi propia vagina con mi mano libre. Había trabajado hasta cuatro dedos sin ni siquiera darse cuenta.

-"Ohh, ohh, voy a venirme..." Dijo de pronto.

Empecé a lamber más fuerte. Tenía que ver eso, darle un final feliz a la historia...

-"Oh Dios, sigue haciendo eso, presiona más fuerte mi próstata". Me ordeno.

Me mudé en una posición de 69 para que pudiera comerme también mi vagina. Era espectacular, sabía exactamente qué hacer, como una lesbiana.

-"OH DIOS, ¡ME ESTOY VINIENDO!" Dijo Jadeante.
-"¡MIERDA, YO TAMBIÉN!" Le dije.
"¡Sí, sí, sí!"

Pronto semen translúcido me estaba chorreando. Lo probé, sabía más dulce que el semen de un hombre de verdad. Realmente me gustó el sabor, y con entusiasmo lambí todo. Me empujó y me besó, y nos quedamos allí mientras continuaba.

"Así que después de la operación estuve fuera de servicio, sexualmente, por un tiempo. Mi novia y yo estuvimos juntos por un tiempo, y toda ella amaba mi vagina, ella simplemente no pensaba en mi masculinidad. Resulta que era totalmente lesbiana, y yo no tenía ningún interés en vivir como una mujer así, rompimos amistosamente".

-¿Así que no te molesta en absoluto? Le pregunte.
-"No, no, yo quería esto, y como sucede, es mejor de lo que imaginé". Me respondió.

Pasó una pareja de ancianos. El marido nos notó y jadeó. La mujer soltó una risa enorme. Simplemente nos saludó.

-¿Quieres ir a mi habitación? Le pregunté, después de unos 20 minutos acostado en los brazos del otro.

"Claro, eso suena genial". Me respondió.

Esto iba a ser un infierno de un fin de semana.




Historia Original Aquí.




Autor: Crunchberry       Traductor: DarkSoul

SER COMO KEN

Me paró frente al espejo admirando mi nuevo cuerpo. El dinero extra valió la pena. La cicatriz era apenas visible en mi entrepierna ahora sin sexo. Yo era feliz. Finalmente tenía el cuerpo que quería sin mis odiados testículos y pene entre mis piernas......


SER COMO KEN
Me paró frente al espejo admirando mi nuevo cuerpo. El dinero extra valió la pena. La cicatriz era apenas visible en mi entrepierna ahora sin sexo. Yo era feliz. Finalmente tenía el cuerpo que quería sin mis odiados testículos y pene entre mis piernas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION]


Categoria: Gay      Autor: Stanley





Me paró frente al espejo admirando mi nuevo cuerpo. El dinero extra valió la pena. La cicatriz era apenas visible en mi entrepierna ahora sin sexo. Yo era feliz. Finalmente tenía el cuerpo que quería sin mis odiados testículos y pene entre mis piernas.

Comenzó hace diez años. Bueno, tal vez antes. Recuerdo cuando era más joven estaba fascinado con el muñeco Ken de mi hermana. Miraba fijamente al cuerpo perfectamente liso de Ken mientras me preguntaba celosamente porqué me dotaron de un pene cuando Ken fue salvado de tan feas cosas. Mis fantasías de Ken se quedaron en el fondo de mi mente hasta la universidad. Entonces un día durante una discusión de clase sobre la esclavitud en el Imperio Romano me sorprendió una erección que goteaba. Mi último trabajo sobre el tema recibió una A y un cumplido del profesor sobre la minuciosidad de mi investigación.

Poco sabía que lo que estudiaba durante ese día se convertía en mis fantasías de noche. Desde entonces recogí todo lo que pude sobre el tema de los eunucos, acaparando mi colección bajo la cama como porno. Durante la escuela pase de novio a novio. Con miedo de decirles mis deseos, pronto perdí interés en el sexo y ellos en mí. A medida que se acercaba la graduación, las novelas de Internet y S / M reemplazaron los libros académicos.

Después de la graduación el amigo de un amigo me consiguió mi primer trabajo. El trabajo comenzó a asumir más de mi vida cuando empecé a subir en la compañía. El sueldo era pobre, pero las opciones fluían libremente. Cuando la compañía se hizo pública me convertí en un hombre rico. Pero el boom de punto.com fue a la quiebra de punto.com y fui el encargado de cerrar la oficina y vender los activos que teníamos. Tuve más suerte que la mayoría, terminé bien, pero desempleado con un ego herido.

Pensé que trabajé duro así que decidí que necesitaba unas vacaciones, algún tiempo para descomprimir todo lo que sentía. Después de unas pocas semanas estaba sufriendo de una depresión de pleno derecho. Durante seis meses no hice nada más que ver televisión y navegar por la red. Leí diariamente historias de castración, cuyas historias proporcionaban la única vida sexual que tenía.

La noche de mi trigésimo cumpleaños me senté solo en mi apartamento charlando con extraños en la red. No había salido por dos semanas sobreviviendo con un cacharro de comida chatarra y soda. A eso de las once empecé a beber vodka directamente de la botella. A medianoche me desmayé en el suelo de la sala. A la mañana siguiente me desperté con uno de las peores resacas de mi vida. Me levanté y me dirigí al baño, pero fue detenido por mi reflejo en el espejo del pasillo. Mi camisa estaba manchada de comida y vomito mientras los comienzos de un vientre cervecero se mostraba a través de la brecha entre mi camisa y pantalón. Estaba disgustado y sabía que tenía que hacer algo.

Al día siguiente me uní a un gimnasio y comencé a trabajar. A medida que pasaban los meses, la grasa se quemaba y mis músculos se tonificaban. Un año después me sentía orgulloso de mi cuerpo pero todavía no tenía el aspecto que quería. Demasiado vello, no era suficientemente. Los tratamientos con láser resolvieron este problema. Mientras estaba admirando mi cuerpo en el espejo, me di cuenta de que el bulto en mi entrepierna era lo único que había que arreglar.

Encontré mi solución en la web, un cirujano tailandés me quitaría mi pene sin hacer preguntas. La investigación condujo a una revisión médica y un vuelo a Bangkok. Tres horas después de tocar el suelo me preparaban para la cirugía.

Dos días después me acosté en mi cama viendo una cinta de video de la cirugía. Si no fuera por el dolor entre mis piernas, habría pensado que estaba viendo a alguien más. La grabación comenzó con la enfermera insertando un catéter en mí por mi pene a punto de ser separado. Luego limpió mi ingle con antiséptico. En la esquina de la pantalla un anestesista me inyectó algo en mi IV. En el momento en que estaba inconsciente, el doctor comenzó.

Primero cortó alrededor de la base de mi pene; Cavando profundamente para asegurar que no quedara raíz. Satisfecho de que el órgano estuviera libre, el médico lo deslizó por el catéter y lo depositó sin ceremonias en una bandeja. Luego se trasladó a mis testículos, moviéndolos en mi cuerpo antes de recortar mi escroto. El cirujano terminó redirigiendo mi uretra a un agujero entre mis piernas y luego se apartó para permitir que el cirujano plástico cerrara. Cuando terminó, era difícil saber que se había realizado una cirugía tan drástica.

Pasé las dos semanas siguientes en una casa de playa aislada recuperándome en compañía de cuatro de los otros pacientes especiales del doctor. Uno era un esclavo tailandés joven anulado que habló interminablemente sobre su vida como una de muchas mascotas en el harem de nulos secreto de un industrial rico. Su parloteo era contrastado por los dos osos de Vermont que se habían castrado para asegurarse fidelidad. Durante los primeros días de su recuperación la pareja fue muy amigable pero se retiraron y argumentaron cuando los últimos vestigios de testosterona dejaron sus sistemas. El cuarto paciente era un esclavo alemán penectomizado con un grueso collar de cuero. El esclavo se había sido vendido a un hombre de negocios japonés en una apuesta entre dos amos. Nunca habiendo conocido a su nuevo dueño, el esclavo solo le quedó preguntarse qué tipo de servidumbre le esperaba en Japón.

Las vendas salieron el día antes de mi partida para casa. Mirando hacia abajo a mi entrepierna ahora vacía sabía que finalmente tenía el cuerpo que quería. Dos semanas dure antes de ver mi cuerpo anulado que me hizo sentir increíblemente caliente. Instintivamente intenté que mi pene me aliviara, pero no había nada ahí. Tendría que encontrar la liberación de alguna otra manera.

Mi primer día de vuelta compré un vibrador. Apenas lo inserté antes de que mi cuerpo se sacudiera con el placer de mi primer orgasmo después de la cirugía. Pero eso fue hace meses. Ahora el vibrador no es suficiente y esta noche voy a salir en mi primera cita como nulo. Pero antes de vestir me detengo ante el espejo para admirar mi cuerpo delgado, suave y sin sexo, antes de poner una pequeña tanga femenina que es la prenda que más se ajusta a mi nuevo cuerpo.





Historia Original Aquí.





Autor: Stanley       Traductor: DarkSoul

SOCIEDAD CFNM

El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad......


SOCIEDAD CFNM
El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: MissKateKees & DarkSoul





El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad.

Su vicerectora, la recatada Ester Lindgren, estaba aburrido delante de él, aburrido e irritado, golpeando uno de sus tacones contra la mesa con impaciencia. Había dividido el financiamiento basado en los parámetros habituales de popularidad y el valor general de las sociedades para la vida en el campus. No necesitaba que alguien revisara su trabajo.

-"Espera un minuto." La triste excusa de un hombre le dijo: "¿Qué es esta sociedad que tiene la mayor financiación?  "La Sociedad CFNM"- ¿Solo dice estilo de vida alternativa en la descripción?"

Le miró por encima de los lentes, esperando una explicación. Ester suspiró y lentamente se levantó de la silla, tomando su tiempo para enderezar su chaqueta y su falda. Se inclinó sobre el escritorio y le dirigió una sonrisa maliciosa.

-"Seguramente usted debe saber qué sociedad es Leo". Dijo Ester.

El envejecido hombre no podía dejar de mirar su elegante actitud de deseo. Era alta, mucho más alta que él y tenía el hábito de elevarse sobre él cuando quería sostener su punto. Incluso a los 40 años tenía rasgos juveniles, aunque por lo general se fijaban en un ceño para Leo. Sus anillos marrones cayeron sobre sus hombros. Una chaqueta apretada, abotonada cubría sus pequeños pero firmes tetas y su falda tendría que ser definida como "corta". Debajo de su falda, medias, y para completar su elegante persona, siempre en tacones para tener más altura sobre él, Leo respondió:

-“¿Cómo se supone que sepa qué es con esa descripción? ¿Qué significan estas iníciales? ¿Qué es CFNM exactamente?" Preguntó Leo.

-"CFNM significa Closed Female, Naked Male". Lentamente con una indirecta no tan sutil de condescendencia por su ignorancia, Ester explicó:

Leo se rió de su mención de desnudez; "¡Qué! ¿No lo entiendo? "

Ella puso los ojos en blanco ante su ingenuidad y volvió a sentarse. Levantando las piernas, apoyó los pies sobre la mesa y se reclinó, como solía hacerlo, sin censura. Su falda se elevó para darle a Leo la más mínima visión de sus medias.

-"Las chicas están a cargo, los chicos de la Sociedad se desnudan en sus reuniones".

Leo no podía creer lo que describía con tanta calma. "Era evidente que no era así, debe ser una broma, ¿verdad?"

Detectando el matiz de miedo en su voz, el vicerrector respondió:

-"No Leo. No es broma. He estado en muchas de sus reuniones semanales para comprobar, estoy feliz de decir que todo es cierto. Los chicos están completamente desnudos y tienen que obedecer a a las mujeres".

-Pero ¿por qué, cuál es su motivación?

-“Bueno, por lo que entiendo de mis visitas de investigación a su grupo, se basa en rechazar la anticuada noción de superioridad masculina. Las mujeres jóvenes como estos estudiantes se están volviendo más independientes, sexualmente liberadas y con eso han descubierto un gusto por el dominio sobre los hombres”.

-“Del mismo modo, los hombres de la Sociedad han aceptado que el concepto de dominación masculina es una mentira. No tienen miedo de reconocer su sumisión natural a las mujeres y han cedido a la dominante femenina. Ellos se quitan la ropa para mostrar su vulnerabilidad e inferioridad, dando a las mujeres el poder total sobre sus mentes y cuerpos".

Leo sintió que sus mejillas ardían mientras escuchaba a Ester destruyendo las nociones patriarcales que siempre había asumido que gobernarían para siempre. ¿La sugerencia de que hombres jóvenes brillantes se entregaran voluntariamente a la autoridad femenina? ¡Absurdo! Tratando de parecer no absurdo, tratando de no reírse.

-"Así que déjame adivinar, estas reuniones consisten en una media docena de feministas militantes sentadas alrededor desesperadamente mirando a la puerta con la esperanza de que un hombre sea lo suficientemente estúpido para someterse a ellas". Dijo Leo.

Ester respondió con un ceño fruncido:

-“En realidad no hay Leo. Son inundados con los aspirantes masculinos. Hay una larga lista de espera. Sólo permiten doce o algo así, son muy exigentes en la calidad de los hombres permitidos Erik Forsberg fue uno de los últimos chicos que aceptaron. En cuanto a las chicas, hay unas veinte con tres principales dirigidas por Katrina Nyberg”. Dijo Ester.

Leo apenas podía creerlo. No estaba seguro de si quería creerlo. ¿Erik Forsberg? ¿La estrella del equipo de fútbol de la Universidad? ¿El chico que altamente probable fuese profesional? Era el héroe del campus, impecable de mirar. ¡Imaginarlo desnudo, al mando de sus compañeras de clase, impensable! Sin embargo, Leo no pudo evitarlo, trató de imaginar la escena; Ese hermoso chico rubio alto, despojado de sus ropas, músculos entonados en exhibición para todos, su pene... todas aquellas muchachas que lo rodean, ordenándole, robándole sus ropas y modestia; Una sonriente Katrina Nyberg entró en su mente.

Oh, sí, él sabía de ella, ¿cómo no podía hacerlo? Diecinueve años de edad, era la hija del mayor financiador de la universidad, su madre heredera millonaria Claudia. En los confines de su oficina, Leo había pasado muchos momentos culpables con su pantalón alrededor de sus tobillos, masturbándose vergonzosamente por sus fotos públicamente disponibles en facebook de esa joven Diosa Katrina. Era innegablemente hermosa, una pálida reina de invierno, con una inclinación por unas faldas muy cortas que mostraban sus largas piernas. Su delicado cabello rubio era tan largo que casi alcanzaba su cintura. En verdad, había algo encantador y seductor en ella que Leo no podía resistir.

A pesar de su belleza, Leo se resintió de ella. En esos momentos sórdidos, mientras miraba sus fotos, sacudiendo su pequeño pene sin amor, sentía amargura hacia esta pequeña y rica perra. Tenía que bailar con la melodía de su madre para conseguir fondos y ahí estaba ella, esa arrogante y maleducada mocosa con sus faldas cortas de diseñador y blusas de seda, aparentemente disfrutando de toda aquella vida que le daba.

Para agravar su envidia, sus archivos mostraban sobresalientes calificaciones de todos sus tutores a pesar de la sugerencia de su perfil en línea que ella no era más que una chica de fiesta con poco tiempo para los estudios. Cada vez que enfrentaba a estos tutores masculinos acerca de sus constantes altas calificaciones, hablaban con tanta reverencia por ella como si fuera su propia hija.

Y ahora esto. ¿La idea de Katrina y de sus amigas presumidas, ordenando a hombres jóvenes como Erik Forsberg que se desnudaren y se sometan a ellas, para exponerles sus secretos más íntimos? Fue un vértigo para Leo. Pero para su vergüenza, sintió que su pene presionaba emocionadamente contra su calzoncillo, su pene quedo duro como si fuese de roca.

-"N - no puedo creer que Erik sea parte de esto. ¡Él tiene su entrenamiento en que concentrarse! Dijo Leo.

-"Oh, sí lo es. De hecho, fue mi mayordomo personal la última vez que me registré en una de sus reuniones. Un joven muy atento. Un verdadero crédito para la Sociedad". Ester dijo a sabiendas.

Leo la miró aturdido. Parecía muy complacida con ella misma para revelar esto. Tenía que saberlo.

-¿Quieres decir que viste a Erik? ¿Desnudo?" Pregunto Leo.

Ester hizo una pausa para hacer su punto antes de inclinarse hacia adelante con una sonrisa, “Completamente” dijo. Me sirvió bebidas toda la noche, chico encantador, y nunca trató de cubrirse, ni una vez. Sabía que era mi derecho, como mujer, verlo por lo que es realmente: Un hombre desnudo que acepta la superioridad femenina como forma de vida. Si sólo todos nuestros estudiantes masculinos fuesen iluminados como él... o incluso nuestro personal masculino".

Ardiendo de vergüenza de imaginar a Erik desnudo teniendo que servir a Ester, Leo permaneció en silencio, tratando de tomar en este mundo secreto que había tropezado. Inclinó la cabeza, ya que no podía soportar ver la satisfecha satisfacción de la sonrisa de Ester. Después de un breve silencio, Ester dijo:

-“Estás claramente intrigado Leo. ¿Quieres ver cómo sería esta inversión de poder? ¿Por qué no pasas por allí este viernes? ¿Aunque sea para asegurarte de que vale la pena el financiamiento asignado?" Dijo Ester.

Todavía mirando hacia su escritorio él humildemente asintió con la cabeza, necesitaba ver esto. Quería ver eso.

***********

Fue un viernes por la noche. Leo culpó a este raro calor de otoño por su profusa sudoración, aunque en el fondo sabía que era temor de lo que estaba a punto de presenciar. Llevaba un traje de lana pesada en un intento por exudarse de presencia y autoridad. Escapando el clima húmedo, bajó las escaleras hasta una sala de reuniones a la que había sido dirigido por un correo electrónico de Katrina Nyberg. Había sonado muy entusiasmada en su respuesta cuando él la había enviado, pidiéndole humildemente que pudiera entrar a una reunión, solo para comprobar que todo estaba en orden. Este pequeño nivel de interacción con esta joven y bella mujer había sido suficiente para que Leo le dejara caer los pantalones, cerrara la puerta de su oficina y se masturbara nuevamente en sus fotos de facebook.

Y ahora estaba a pocos segundos de entrar en su dominio. Leo estaba jadeando ligeramente, cuando entró en una puerta que conducía a la sala designada. Lo que encontró no debería haberle sorprendido y sin embargo, audiblemente jadeó en estado de shock. Guardando la puerta cerrada con dos jóvenes estudiantes varones. Reconoció a ambos del equipo del rugbi del equipo universitario. Y ambos estaban desnudos. Completamente expuesto a él. De pie, obedientemente, para proteger la puerta sin un trozo de ropa para proteger su cuerpos. Leo disfruto de la vista. Ambos eran bajos, pero muy musculosos. Se parecían más a culturistas que a atletas, verdaderos bizcochos.

Sus ojos cayeron entre sus enormes muslos para descubrir dos muy pequeños de penes y pelotas. No podía dejar de mirar a sus pequeñeces, completamente fuera de proporción con el resto de sus figuras. Fue solo más tarde en la semana que Leo se daría cuenta de que aquellos dos chicos fueron castrados, pero en el momento tuvo una sensación de satisfacción de que esos jóvenes no pudieran ocultar sus defectos obvios a nadie.

Dolorosamente consciente de que el rector de la Universidad estaba mirando fijamente a sus penes, el chico de la izquierda soltó una risa avergonzada y le puso una mano protectora alrededor de la ingle, cubriendo fácilmente todo lo que tenía con una sola palma. Leo volvió a la realidad, enderezándose, se disculpó con los dos hombres por mirarlos fijamente. Le saludaron con calidez, explicándole que tenían órdenes del permitirle conservar sus ropas. Leo se sintió un poco tonto mientras murmuraba algunas palabras de agradecimiento; Que debía estar agradecido a las mujeres por permitirle una dignidad tan básica. Simplemente le pidieron que entregara su teléfono, la Sociedad era un asunto muy privado.

Leo, abrió La puerta y la música golpeó primero, un estilo de música electrónica. Las luces estaban parcialmente apagadas, pero la vista completa de repente se descubrió completamente. Sus ojos corrieron, tratando de captar todos los detalles sorprendentes. Entre los vestidos elegantes y las brillantes joyas, los tacones altos, los peinados perfectamente hechos, estas formas femeninas lindas, había una docena de hombres desnudos. Mientras estas fabulosas visiones de la belleza femenina se sentaban en sofás o se acurrucaban juntas, hablando en tonos excitados, los hombres estaban claramente allí en servidumbre. Varios hombres jóvenes, en forma y desnudos caminaban lentamente entre las damas, con sus penes expuestos colgando, sosteniendo bandejas de plata llenas de copas de champán. De vez en cuando una muchacha convocaba a un chico, tomaba una de esas coas sin comentario, y después lo retiraba con una palmada juguetona a sus nalgas.

Leo trató de identificar el papel de cada hombre. Mientras que la mayoría fueron relegados a los deberes de mayordomo, algunos parecen tener otras tareas. Un guapo hombre negro estaba arrodillado a cuatro patas junto a un sillón. Sobre su espalda desnuda descansaban los pequeños pies de una chica blanca muy pequeña que no podía ser mayor a él. Parecía no tener interés en él y estaba ocupada leyendo un diario de algún tipo.

A Leo le impresionó esa imagen de servidumbre interracial. No podía resistirse a inclinarse para mirar debajo del chico negro, solo para encontrar un largo y pesado pene de un semental envuelto en algún tipo de jaula de metal. Golpeando al muchacho que lo dejó entrar en el brazo, señaló eso y silenciosamente preguntó qué era.
"Oh, eso es un dispositivo de castidad masculina. Una jaula para penes. Sí, esa chica tiene exámenes que se acercan en dos meses y sintió que mientras ella estudiaba lo menos que podía hacer era estar sin erecciones a su alrededor".

Leo se quedó perplejo ante tal arreglo:
-¿Entonces es su novio?
-“Oh no" Respondió el chico casualmente.
-"Ella sólo quería que no tengas erecciones. Cualquier chica puede hacer cualquier petición a un hombre. Si el ejecutivo lo aprueba, tenemos que obedecer”. Dijo el chico
-"¿Pero por qué?"
-"Porque las chicas gobiernan". Respondió el chico en un tono muy tajante.
-"Aceptamos la necesidad de la servidumbre masculina. Nuestro papel es ayudar y servir a estas damas en cualquier forma que deseen" Dijo él.

Leo notó a otro joven que llevaba uno de estos infernales dispositivos de metal alrededor de su pene otro tenía una especie de anillo alrededor de sus huevos a la que se le unía una correa y que era conducido por una chica muy seria. El chico hizo una mueca al marchar a través de la habitación, sus huevos eran dolorosamente arrastrados ante él. Uno o dos muchachos tenían arcos atados alrededor de sus penes en colores bonitos, otro tenía lo que parecían bandas elásticas envueltas firmemente alrededor de su escroto, que había dado vuelta a un azul aterrorizante. Mientras él estaba ansioso por inspeccionar a las damas que habían llegado a esta sociedad de élite, no podía quitarle los ojos para inspeccionar a los jóvenes desnudos que se le ofrecían.

Ciertamente había una mezcla; La mayoría estaban muy bien tonificados y musculosos, pero algunos de los más jóvenes estaban apenas en su desarrollo. Su piel lisa y pequeños penes flexibles escondidas en arbustos emergentes de vello púbico contrastaban estrepitosamente con los atletas. Dos del grupo eran negros, ambos de rodillas para las jóvenes.

El voyeurismo de Leo fue interrumpido por una distintiva voz masculina.
-"Buenas noches señor. ¿Champán?"

Ante él estaba Erik, sosteniendo una bandeja. Con su torso maravillosamente cincelado, abs marcados y piernas poderosas que se paraban separadas. Leo no se sorprendió ente ello. El joven tenía un pene grueso y pesado con dos testículos grandes. Estaba completamente afeitado. ¡Jovenes, colgado y llenos de esperma! Leo estaba celoso del joven con un futuro tan brillante delante de él, pero ahora estaba absolutamente enfermo de envidia.

Dos chicas jóvenes caminaban detrás de Erik, mientras pasaban una de ellas paso sus uñas a lo largo de la parte posterior de los omóplatos, mientras que la otra agarro desvergonzadamente sus nalgas de acero. Erik rió e intercambió bromas con las chicas, aparentemente completamente a gusto con su estado expuesto. Tomando el olor de su perfume embriagador, Leo se tomó el tiempo para dimensionar a las jóvenes lo suficientemente privilegiadas como para ser parte de una sociedad tan femenina. Se consideraba claramente algo para vestir, ya que todos iban vestidos de fiesta, como si fueran a un baile de graduación. Este anciano no podía evitar sentirse excitado por aquellas jovencitas confiadas, vestidas para impresionar pero aparentemente cómodas con su autoridad sobre los desnudos hombres subyugados.

Leo vio la belleza de ébano de Tamika. Sus famosos pechos grandes estaban prácticamente derramando fuera de un vestido azul oscuro de corte bajo. Para el deleite de Leo, estos magníficos senos se movían mientras Tamika le ataba un lazo rosado alrededor del pequeño pene de un muchacho blanco mientras le regañaba verbalmente. Notando la fascinación del Rector, Erik ofreció una explicación:

-"Todos los chicos en sus períodos de prueba de membresia deben usar un arco rosa, allá abajo. Tamika es una gran seguidora de las reglas”. Dijo Erik.

Leo no dijo nada mientras miraba con cierto grado de miedo cuando la joven negra golpeó a los estudiantes de primer año en la cara antes de tirar de él sobre su regazo y soltar una serie de fuertes nalgadas. El chico lloriqueó, pero tomó su castigo, mientras un pequeño grupo de chicas se formaba a su alrededor, regocijando alegremente a Tamika mientras golpeaba sus nalgas con un ritmo despiadado. Viendo esta advertencia, Leo repentinamente recordó una palmada similar que recibió una vez en su adolescencia, por las manos de su tía. Se le había culpado por algo que su prima Stacey había hecho y se redujo a lágrimas cuando su tía repartió el castigo injusto, con Stacey observando con alegría. Leo no podía explicar por qué, pero viendo esa humillante forma de castigo infligida a los novatos desnudos, Leo se sintió excitado y totalmente en apoyo, silenciosamente instando a Tamika a bajar su poderosa mano negra sobre su culo blanco aterrorizado, provocando un patético gemido y  súplicas desesperadas para que parase.

-"¿Estamos disfrutando del espectáculo?"

Fue Katrina. Apareciendo junto a él, parecía una verdadera reina de invierno. Llevaba un vestido de plata pálido que era tan corto que expuso la mayor parte de sus muslos desnudos. Sus tacones plateados brillaban con joyas, al igual que el extravagante collar de diamantes alrededor de su delgado cuello. Su cabello rubio caía flojamente por su espalda hasta la cintura. Leo no podía decir si llevaba maquillaje o no, sus rasgos juveniles parecían tan naturales y sin esfuerzo para él. Un escote desplomado bellamente complementaba la vista dejando ver sus  pechos como manzanas.

En un momento de lujuria loca, Leo pensó culpablemente en cómo podía alcanzar y agarrar cada lado de su escote y desgarrarlo para exponer sus pequeños pechos pálidos. En un instante podría tomar por la fuerza ese delicado pedazo de tela para desnudarla. ¿Tal vez llevaba un sostén de encaje, un g-string? ¿Qué preciosa lencería esta jovencita rica escondía bajo ese vestido? Qué vulnerable iba a estar, allí de pie desnuda ante él, agarrando sus pequeños senos con vergüenza mientras la desnudaba.

Recuperando su compostura, el sonido de la música trajo a Leo de vuelta a la tierra. En lugar de Katrina, fue la masculinidad despojada de manera tan humillante lo que lo atrajo. Mientras Leo miraba aturdido, Katrina jugaba con el pene de Erik mientras susurraba sugestivamente a su oído. Sus dedos delgados dedos trabajaron expertamente su manera de cosquillear sus testículos grandes a vagabundear a lo largo del eje poderoso. Cuando terminó de señalar su punto, Leo notó que su mano de repente cubrió los huevos de Erik bruscamente, provocando un gruñido y Erik estaba de acuerdo en lo que esa diosa le había estado susurrando. Con un apretón final en sus huevos, le hizo un gesto para que se fuera y la dejara con un Leo jadeante. Un Erik semi-erguido obedientemente se alejó y ofreció su bandeja de bebidas al grupo de damas jóvenes mostrando sus nalgadas.

-"¡Bienvenido a nuestro pequeño club!" Katrina sonrió encantadora a Leo mientras empujaba su pecho hacia adelante para que sus pechos estuvieran a poca distancia de él.

-"Estamos encantados de tenerle aquí. ¡Es demasiado fabuloso!” Dijo ella mientras le entregaba una copa de champán de un hombre desnudo que pasaba, Katrina alzó su vaso alternadamente, sugiriendo superioridad.

-“¿Por la feminidad?” Dijo Katrina.

Leo sabía que estaría feliz de aceptar cualquier cosa que esta hechicera tuviera que decir en este momento.

-“Sí, por la feminidad. ¡Y por tí, Katrina!” Brindo Leo.
"-¡Gracias, señor!" Ella respondió, inclinándose hacia adelante para darle un beso en su mejilla húmeda y maltratada.

Leo se quedó paralizado mientras se apretaba contra él. Sus ojos bajaron entonces para disfrutar de la hendidura completa del vestido de Katrina. Él puso ligeramente su mano en la parte baja de su espalda mientras él torpemente devolvía el beso y arriesgaba todo en un breve momento al bajar su mano para tocar brevemente su lindo trasero mientras se separaban. Enrojecido por el beso y la sensación de sus nalgas, Leo tragó todo el contenido de su copa de champán. Katrina se rió de eso y le indicó a un mayordomo que le diera a Leo otra copa.

-"Venga conmigo, señor, necesitamos de un lugar más privado". Tomándolo de la mano, Katrina lo condujo lejos de la puerta a través de la multitud de la fiesta. El sabor dulce del alcohol y de la intimidad física de ser llevado por la mano por Katrina, Leo sintió una oleada de felicidad y entusiasmo. Mientras atravesaban la multitud, Katrina hizo un gesto a los otros dos miembros del ejecutivo para que vinieran con ella. Tamika arrojó al pobre chico al que estaba nalgueando al suelo y ajustó su ajustado vestido como sus tetas antes de seguirlos. Katrina los condujo a una habitación pequeña en la parte trasera y cerró la puerta. De repente, Leo estaba solo con las tres chicas más poderosas del campus.

Permítame presentarle a todo el mundo, señor. Katrina comenzó con Tamika, de quien Leo ya temía. Ella era conocida en el campus como una especie de guerrera feminista, a menudo celebrando manifestaciones contra lo que ella percibía como un privilegio masculino blanco. Su lengua perversa y su estilo agresivo a menudo hacen que sus detractores masculinos, incluyendo a varios de sus conferenciantes, quedasen atónitos y castigados adecuadamente. A pesar de su temor a lo que Erik había descrito como el "enforcador" de la sociedad, Leo no podía dejar de permitir que sus ojos vagaran libremente por su cuerpo de ébano curvilíneo, apenas contenido en el ajustado vestido que llevaba puesta. Él concluyó sus tetas eran de por lo menos una copa D, pero dudó que pocos hombres habían tenido el privilegio de apretar esas bellezas deliciosas. Tamika se encontró con la mirada invasora de Leo con una mirada helada, llenándolo de pavor.

-"Y aquí está Harriet, nuestro miembro más joven pero más precoz". Dijo Katrina.

Leo reconoció que era la joven estudiante que había estado ocupada revisando mientras descansaba los pies sobre el castigado semental negro de la sala principal. Que una chica tan pequeña y de apariencia mansa pudiera aprisionar un orgulloso pene negro en una jaula como aquel era sorprendente. Ya estaba vagamente consciente de ella. Ella había recibido las mejores calificaciones en el país antes de venir a la Universidad de Athena y fue muy elogiada por sus Maestros como un genio. Antes, Leo había encontrado insuficiente su prodigiosa reputación,

-“Rector hoy tenemos un evento especial en honor de su presencia”. Dijo Katrina.
-“¡En serio! ¿Y qué es?” Pregunto Leo con algo de miedo.

Leo no miraba nada, pero mantuvo los ojos fijos en los encantadores ojos de Katrina. La seductora, en una noche. Con una sonrisa orgullosa, Katrina apuntó hacia una puerta. Leo sabía qué hacer. Por lo que camino hacia la puerta seguido de las tres mujeres por detrás.

Apenas entro en  la otra habitación observo a un hombre en cuatro patas, inclinado suavemente para  besar el tacón alto incrustado de joyas de unas de las chicas. En ese momento, él sabía que no había vuelta atrás, aquello era algo en donde Katrina, tenía el control y esperaba que fuese misericordiosa en dejarle ver aquello hasta el final.

Tamika se acerco al chico tomándolo de los huevos.

-“¡Vamos chico blanco! - apasionadamente el chico dio una serie de besos en el tacón alto de piel de leopardo, desesperado por no incurrir en la ira de la diosa de ébano.

Leo se dio cuenta que aquel chico en cuatro patas bien sujeto a la mesa era Erik. Tamika le instruyó con un tono burlón mientras apretaba los grandes huevos de Erik que pese a estar sufriendo un agudo dolor no dejo de besar el tacón de la chica con sus labios incluso pasando su lengua por la parte baja del tacón.

-"Hoy es tu ultimo día como hombre así que disfruta tu ultima venida". Dijo Tamika.

Sintiéndose realmente avergonzado de que su pequeño pene siguiera estando duro bajo de pantalón Leo realmente disfrutaba de la humillación, suspiró mientras observaba como obedientemente Erik peso cada uno de los tacones. Cada par pertenecía a una joven colegiala a la que hace unas horas Leo apenas conocía por sus notas. Ellas lo nalgueaban a medida que pasaban, algunas hacían un comentario sarcástico sobre el gran tamaño del pene y huevos de Erik mientras que otras amenazaron con cortarle su pene.

Un nuevo par se presentó ante Erik que se mostro sumiso ante ellas. Una de aquellos tacones era de suela roja. Leo conocía ese par, no podía ser, no ella, no aquí... levantó la vista - ¡era! ¡Oh, por favor, no!  Con las manos en las caderas y vistiendo una amplia sonrisa malévola, estaba Ester Lindgren, su vicerector. Leo buscó en su mente una explicación. Alguna razón por la cual ella estuviera ahí disfrutando del cuerpo desnudo, de aquel estudiante. No, simplemente no había manera de salir de eso. Ahora era parte de todo aquello y Leo lo sabía.

De pronto Tamika tomo el pene de Erik que comenzó a masturbar ante los silbidos y gritos animándola de las chicas en el lugar, ella comenzó a mover su mano por la barra de carne firme de Erik que pronto quedo en completa erección mientras seguía besando el tacón de Ester, de pronto mientras lo masturbaba se trajo uno de los grandes huevos Erik que chupo como succiono por varios minutos antes de meterse el otro en su boca.

Con sus dos huevos en su boca Tamika comenzó a masturbar a Erik con desesperación mientas con sus dientes mordía la parte alta de su escroto, Erik comenzó a gemir mientras seguía besando los tacones de Ester, al cabo de unos 10 minutos, se escucho un fuerte gruñido de placer.

-“GGGGHHHHHHHRRRRRR”. Gruño Erik. Al tiempo que una enorme descarga de su espeso semen broto de su palpitante pene que expulso ola tras ola de semen con todo su cuerpo temblando de placer.

Con la fuerte erección de Erik aun goteando semen. Tamika comenzó a morder con mayor fuerza su escroto, mientras sacudía su cabeza de un lado a otro. Erik comenzó a gritar de dolor hasta que Tamika se levanto con su boca y mentón ensangrentado, con los grandes huevos de Erik aun en su boca, quien dio un gran alarido y se desmayo. Quedando sobre la mesa, inconsciente sin sus huevos entre sus piernas, castrado para el resto de sus días.

Tamika, escupió sus huevos al suelo, que al golpear el suelo hizo que sus huevos rodaran fuera de su arrancado bolso de piel, Tamika usando sus tacones los aplasto destruyéndolos por completo ante los aplausos y gritos de las demás mujeres entre ellas Ester y Katrina.

Para ese momento me di cuenta que me había corrido en mi calzoncillo, aquello fue una excitación difícil de describir. Y por supuesto, cualquier cosa que ellas o yo pudiéramos decir al respecto sobraba por completo.

Leo estaba confundido por su significado, hasta que Katrina le dijo que aquello era la muestra máxima que un hombre podía darle a una mujer. Por supuesto. Leo Inclinó la cabeza con vergüenza sin poder contradecirla, luego se despidió de su ayudante, la mujer que hasta ahora había descartado como irrelevante.

-Lunes-

Leo estaba sentado ocioso en su escritorio esa tarde cuando su secretaria, Linnea, llamó a su puerta y entró. Era una criatura tímida. Aunque claramente muy atractiva con sus brillantes ojos verdes bajo las cejas oscuras y finas de figura atlética, era cada centímetro profesional. Leo con frecuencia deseaba que se vistiera más provocativa como Ester, pero la joven educada nunca hizo nada fuera de tono y Leo la insultó por ello.

-"Discúlpeme Sr. Nilsson señor. Hay dos estudiantes aquí que desean verte, Tamika y Harriet? No creo que tengan una cita..."

Leo se puso en pie en la silla al mencionar sus nombres.

-"¡Está bien!
¡Déjelas entrar inmediatamente! Dijo Leo.

Estando nervioso, Leo le dijo de ella, preguntándose porque Tamika y Harriet se atreverían a ir a su santuario donde ellas no tenían poder alguno. Claramente consternado por su súbito arrebato, Linnea dejó pasar a las chicas y las dejó, cerrando la puerta detrás de ella. Leo intentó actuar a cargo.

-"Hola chicas. Los dos están encantadores esta tarde, yo ...
-“No creo que tu adulación sea apropiada señor -dijo Harriet bruscamente-. En un instante, se había afirmado una vez más sobre Leo, que se dejó caer en su silla y permaneció en silencio.

Tamika inspeccionó casualmente la oficina de Leo, recogiendo al azar pedazos y piezas de ningún interés particular. De un lado dijo en voz baja: -¿Y por qué sigues vestido?

El rector no podía creer lo que estaba pasando.

 - “¿Por qué sigues vestido?" Repitio Tamika.

El furioso arrebato de Tamika horrorizó a Leo, él entró en pánico y pensó que su secretaria bien pudo haber oído eso por la puerta. De pie se despojo a toda prisa, arrojando su ropa desechada al suelo. Harriet observó divertida, riendo risueña ante la vergüenza de verlo. Y allí estaba él. El Rector, descalzo y desnudo en su propio despacho. Manos a los costados, cabeza abajo, su pequeño pene escondido en su espeso arbusto. Tamika se acercó a inspeccionarlo, burlándose de desprecio por su físico poco impresionante: "La próxima vez no se atreva a quedarse vestido en nuestra presencia". Y con eso ella sacudió su poco el pene flácido ásperamente, haciéndole estremecerse.

-"Estamos aquí para preguntar sobre los archivos que guarda. Hemos escuchado algunas cosas muy interesantes de un representante de estudiantes llamado Felicity que el programa de ciencias del deporte es supervisado muy vigorosamente. Especialmente la... salud... de los muchachos. Y escuchamos una copia de todas... las medidas... se guardan aquí".

Leo estaba profundamente preocupado por haberse enterado de eso. Fue Ester quien había aprobado los exámenes físicos altamente invasivos de los miembros masculinos del curso de ciencias del deporte. ¡Sospechaba que algunas copias de las mediciones reveladoras ya habían salido, estaba asustado por los muchachos involucrados que no más mujeres deberían ver sus mediciones privadas, sobre todo compañeros de estudio!

-¿Por qué? ¿Por qué los necesitan? – Leo ofreció en una fútil defensa.

Harriet habló, claramente irritada por el retraso. "Algunos chicos de primer año en el campus no parecen entender el camino de las cosas aquí y están causando problemas para la Sociedad y el movimiento feminista. Ellos pasan a ser chicos en ese curso. Tendrán que someterse a esos médicos. Y se registraron todas sus PEQUEÑAS mediciones. Estos serán de gran utilidad para nosotros al tratar con ellos y enseñarles que este es un colegio femenino".

Leo trato de razonar con ellas pero Tamika se irrito rápidamente y le apretó sus huevos fuerte, diciendo.

-“Cállate y muéstranos los archivos maldito viejo”. Dijo Tamika.

Leo fue hasta un gran archivero del que saco una carpeta que decía.

-"1er año Ciencias del Deporte - Exámenes médicos masculinos".

Katrina se inclinó sobre él y lo besó en los labios cuando le entrego la carpeta. Fue un beso prolongado, con su lengua jugando con la suya. Cuando sus labios se separaron ella le dijo.
-¡No olvides, reunión de la sociedad mañana Leo! Dijo Katrina

Mientras miraba ansiosamente, se volvió antes de irse y dijo:

"¿Sabías que todavía no tengo novio?" Ella sonrió y lo dejó pasar la noche tratando de decodificar ese adiós coqueteo. ¿Sería su novio? ¿Seguramente no? Lo que le esperaba, de ahora en adelante, su encantadora, Katrina estaba a cargo. Todo era suyo para gobernar.

Leo se pregunto si terminaría como Erik como un eunuco para el resto de sus días al servicio de Katina y la sociedad CFNM.







Autor: MissKateKees & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SUPLICANTES Y VENCIDOS

Sergio y Andy eran amigos desde los 10 años, incluso perdieron la virginidad con la misma mujer a los 16 años en un trió antológico que siempre recordaran en sus mentes mientras vivan, ahora de 30 años estaban en problemas ambos eran parte de una unidad de elite de la policía federal en México especializada en narcotráfico su unidad conformada por 15 feroces hombres fue enviada a una pequeña comunidad en la sierra del estado (provincia) de Guerrero con la orden de capturar a un peligroso capo de las drogas......


SUPLICANTES Y VENCIDOS
Sergio y Andy eran amigos desde los 10 años, incluso perdieron la virginidad con la misma mujer a los 16 años en un trió antológico que siempre recordaran en sus mentes mientras vivan, ahora de 30 años estaban en problemas ambos eran parte de una unidad de elite de la policía federal en México especializada en narcotráfico su unidad conformada por 15 feroces hombres fue enviada a una pequeña comunidad en la sierra del estado (provincia) de Guerrero con la orden de capturar a un peligroso capo de las drogas.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]



Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Sergio y Andy eran amigos desde los 10 años, incluso perdieron la virginidad con la misma mujer a los 16 años en un trió antológico que siempre recordaran en sus mentes mientras vivan, ahora de 30 años estaban en problemas ambos eran parte de una unidad de elite de la policía federal en México especializada en narcotráfico su unidad conformada por 15 feroces hombres fue enviada a una pequeña comunidad en la sierra del estado (provincia) de Guerrero con la orden de capturar a un peligroso capo de las drogas.

Aquel tipo de misión era el día a día de su unidad, acostumbrada a siempre regresar con su presa, por lo general iban escoltados por dos helicópteros pero a medio camino una tormenta repentina obligo a los helicopteros a cambiar de ruta, la orden fue reunirse con las unidades de tierra a 30 kilometro del poblado y desde ahí coordinar el asalto, el viaje fue relativamente tranquilo pese a la fuerte lluvia justo cuando las tres camionetas blindadas comenzaron a internarse por una vereda de terracería hacia la sierra fue que todo cambio y no para bien pues fueron emboscados por hombre fuertemente armados.

Sergio y Andy que iban en la segunda camioneta vieron como la que iba delante de ellos voló por los aires envuelta en llamas, cuando un pequeño misil lo impacto lanzado desde una loma, todos en su interior murieron de inmediato, el resto rápidamente bajo de las camionetas para no correr la misma suerte, los disparos de las armas automáticas de grueso calibre comenzaron a escucharse, uno a uno los sobrevivientes de la unidad comenzaron a hacer abatidos por los disparos, de pronto en medio de la terrible balacera se escucho otra explosión cuando una segunda camioneta exploto.

-“¡BOOOOOM!” Se retumbo en el lugar.

Sergio y Andy, que estaban espalda contra espalda protegiéndose uno al otro cuando se sucedió la explosión fueron arrojados por la fuerza de la onda expansiva de la explosión a 20 metros impactando fuertemente sobre un pedrusco de manera muy violenta, el impacto fue tal que ambos quedaron inconscientes, sin saber que para su fortuna o desgracia fueron los únicos sobrevivientes de su unidad, ambos no tardaron en ser encontrados por sus agresores quienes se los llevaron a bordo de una camioneta, hacia un pareja desconocido a unos 90 km del lugar de la emboscada.

Una vez bajados de la camioneta Sergio y Andy fueron desvestidos apenas dejados en ropa interior Andy llevaba una trusa (slip) blanca bastante tradicional mientras que Sergio llevaba un bóxer de cintura baja de los que resaltan el paquete de color azul, ambos fueron colocados sobre dos largas lonas, una color tierra y la otra verde pasto, sus tobillos y muñecas fueron amarrados con cuerdas a estacas firmemente clavadas al suelo, ahí los dejaron hasta que al cabo de dos horas ya con el sol bajando en el horizonte ambos comenzaron a despertar primero lo hizo Sergio quien despertó a Andy a base de llamarlo.

Pero sus llamado angustioso por saber si su amigo casi hermano estaba bien llamaron la atención de sus captores que rápidamente se acercaron hacia donde ambos estaban pronto ambos escucharon una voz decir detrás de donde estaban.

-¡Miren no más lo que no ha traído la providencia!” Dijo la voz.

Pronto el hombre que dijo aquella palabras quedo frente a ambos pero aquello no ayudo pues el solo verlo los hizo ponerse muy nerviosos, ya que dicho cuyo mitad superior de su cuerpo estaba desnudo no paraba de rascarse los huevos por encima de su pantalón, a ambos les llamo mucho la atención pues tenía un bulto considerable, mientras hablaba con otros hombres que solo se reían de sus burlas hacia ambos, Sergio y Andy comenzaron a notar como el pene del aquel hombre crecía debajo de su pantalón.

Sergio comenzó a mirar hacia todos lados buscando alguna referencia que les indicara en donde estaban pero aquella era una zona apartada de la que la vista de curiosos y poco conocida aun para los residentes de la región por lo que aquellos hombre no serían molestados, para lo que fuese que tenían pensando a hacerle, Sergio miro a Andy, su mirada le dijo que no había esperanza de rescate o huida de pronto Sergio tuvo que dejar de mirarlo cuando sintió como fue agarrado por el cuello y casi es ahorcado por aquel hombre.        

Quien lo soltó casi en el último momento cuando Sergio pensó que era su fin, aquel sujeto dijo.

-“Creyeron que iba a atrapar a nuestro jefe verdad polizontes, pero ahora vamos a mostrarles a todos los del gobierno lo que les espera si es que vuelven a meterse en donde no los llaman”. Dijo el hombre.

Que a una seña dos de sus hombre usando cuchillo de caza hicieron añicos la ropa interior de Sergio y Andy que en un pocos segundos quedaron completamente desnudos ante aquello hombres que se rieron al verle los huevos entre sus abiertas piernas.

-“¡He observado que se me han quedado viendo mi paquete!, ¿Son Maricones?” Dijo el hombre.
-“JAJAJAJAJAJAJAJA” se escucho una risa de todos los hombre a su alrededor.

Ni Sergio o Andy supieron que responder el cuerpo de Andy temblaba no de miedo pues la temperatura había empezado a descender y ambos estaban desnudos pero a Sergio pese a todo, aquella situación de alguna manera lo excito dejando a la vista una erección.      

-¿RESPONDAN SON PUTOS? Les pregunto gritando aquel hombre.         
“¡NO!” Grito en respuesta Sergio.          
-“No, ¿Qué?”. Dijo el hombre.    
-“¡NO SOMOS PUTOS, MALDITO! Grito Andy en esa ocasión.

El hombre fue hasta detrás de Sergio ante el señalamiento de uno de sus hombres y le al ver su erección, rio, lo que hizo que los demás lo hiciera igual, para luego tomar sus huevos de Sergio, y decirle.

-“Pues tu verga, dije otra cosa, ¡puto!”. Dijo el hombre.

Al tiempo que le apretaba sus huevos a Sergio quien comenzó a retorcerse de dolor, al sentir aquel brutal apretón en sus sensibles huevos.

-“AAAAAAAGGGGGGGG”. Grito Sergio.
-“Suéltalos… Suáltalos… AAGGGG”, Dijo Sergio suplicante.
-“¡Bien ahora van a probar lo que es un verdadero macho putos! Dijo el hombre.

Quien de nuevo se coloco delante de ambos bravos policías, para desabrocharse el pantalón, que se bajo un poco para hacer lo mismo con su ropa interior ante los ojos de Sergio y Andy un descomunal pene de al menos 27 cm muy grueso, oscuro con venas muy saltanas recorriendo su tronco quedo a la vista ya emanaba liquido pre seminal en abundancia de la punta, ambos temieron lo peor, comenzaron a forcejear, buscando liberarse de sus retenciones para por lo menos morir evitando ser violados que era peor que quedarse sin hacer nada.
           
-“¡Ahora van a sentir lo que es un verdadero hombre!           ” Dijo aquel sujeto.
-“Es hora de que paguen estos puto muchachos”. Les dijo a sus hombres.

Sergio y Andy no podían creer lo que les estaba pasando, aquel tipo estaba por sodomizarlos a su antojo, pronto Sergio sintió el enorme glande restregarse entre sus nalgas, restregando el liquido pre seminal que brotaba de su ojo sobre su ano, de pronto se la clavo sin pensárselo o advertencia previa, aquello le hizo estremecer de dolor fue como sentir ser empalado por un poste de teléfonos.

-“¡AAAAAAAAAAAHHHHHHH!” Grito Sergio.
-“Sácala,... Sácala, ¡Por favor!” Suplico Sergio al hombre.
-“¡Era virgen muchachos!” Dijo el hombre.

Lo que provoco que sus hombres comenzaran a silbar, aplaudir y reír      

-“¡Aahhh!” No podía parar de gemir el hombre.

Aquel hombre comenzó a moverse, con un vaivén salvaje, como si quisiera que su dura erección le saliera por la boca a Sergio mientras Andy solo podía ver como su amigo estaba siendo violado de aquella manera tan brutal sintiendo como sus nalgas, y huevos eran manoseadas por manos extrañas que se esforzaba por evitar pero que le era imposible.      

-“Así aprenderán a no volver a venir a nuestro territorio”. Decía el hombre entre gemido y gemido

Cada embestida, hacia que su erección entrara más y más profundo en Sergio que para ese momento su ano estaba desgarrado y sangraba, al cabo de 10 minutos saco su pene de Sergio lo que fue un alivio pero solo para clavársela a Andy, de una sola estocada, desvirgándolo en el acto, Andy no pudo evitar dar un alarido de dolor al sentir aquel enorme falo por completo en su interior.  

-“Nooooo, NOOOOOOOO” Grito Andy.           

Andy estaba sufriendo como nunca antes pero Sergio no la estaba pasando mejor, pues otro de aquello hombre había tomado el lugar del que al parecer era su jefe penetrándolo de lleno con tal brutalidad que con cada nueva embestida sus grandes huevos que eran muy bajos chocaban con sus propios huevos causándole mucho dolor.

Al cabo de 15 minutos más el jefe que penetraba a Andy dando un gran alarido de placer comenzó a correrse, lanzando chorro tras chorro en el interior de Andy que al sentir el caliente semen comenzó a suplicarle.    

-“No adentro, por favor… por favor… no dentro” Suplicaba Andy.

Pero era demasiado tarde, cuando termino de venirse el jefe de aquello hombre con su enorme falo aun dentro de Andy palpitando, el hombre que estaba penetrando a Sergio dijo.

-“¡Me Corrooo OOHHHHHHH!” Anuncio el otro hombre.   
-“No dentro… NO DENTRO…”. Alcanzo a gritar Sergio.     

Pero como en el caso de Andy también era demasiado tarde, toda la descarga de aquel hombre se deposito en el interior de sus entrañas consumando su degradación como humillación total como hombre tanto de Sergio como de Andy que quedaron ahí boca abajo con lagrimas rodando por su mejillas.

Sergio y Andy debieron soportar ser penetrados hasta por tres veces por algunos de esos hombres que invariablemente se vinieron en su interior, pese a sus suplicas, aquello duraría tres largos días, al caer la noche, apenas los tapaban con unas cobijas para que no murieron de frio a media tarde de nuevo eran violados por aquellos hombres sin contemplación alguna, al anochecer sus anos palpitaban irritados buscando cerrarse mientras una gran cantidad de semen mezclados de varios de esos sujetos resbala entre sus nalgas hasta sus huevos, para luego gotear hasta el suelo.         

Pero al cuarto día Sergio y Andy vieron acercarse a esos hombre, supusieron que de nuevo saciarían sus ganas con ellos, pero aquella tarde las cosas iba a hacer algo diferentes luego que ambos fueron penetrados por cada uno de ellos, los cuales no se corrieron en sus culos sino sobre sus caras, el líder de aquellos sujetos hablo para decirles algo que los dejo helados de terror.

-“Bueno putitos veo que les ha gustado sentir nuestras vergas dentro de sus culos, por lo que hemos decido que dado que ya son unas putas consumadas no creemos necesario que tengan huevos, después de todos las putas no los tienen”       .

Con eso uno de los hombres le entrego un cuchillo al líder que emanaba humo de la afilada hoja de lo caliente que estaba, el líder colocando sus pies a cada lado de la cadera de Sergio tomo sus huevos desde detrás, las nalgas de Sergio se levantaron por inercia al sentir como sus huevos eran jalados como levantados hacia arriba y atrás de su cuerpo, Sergio noto cual era la intención de ese hombre por lo presa del terror comenzó a suplicarle.  

-“NO… NO… ESPERA, POR FAVOR, TE LO PUEDO CHUPAR PERO NO ME LOS CORTES POR FA…” Grito Sergio en desesperación total.

Pero no alcanzo a terminar su suplica pues el hombre de un rápido movimiento con la mano que tenía el ardiente cuchillo, le arranco los huevos a Sergio castrándolo en el acto, que al sentir que fue despojado de la fuente de su virilidad comenzó a sacudirse al tiempo que dio un alarido.

-“¡NOOOOOOOOOOOO!” Grito Sergio.

Todo su cuerpo se sacudió en convulsiones por unos segundos antes de que por fin se desmayo por el dolor que estaba sintiendo en ese momento.

Andy intento suplicar mientras trataba de soltarse pero corrió con la misma suerte, aunque en su caso el líder de esos hombre primero le quemo cada uno de sus huevos con la parte plana del ardiente cuchillo antes cortárselos con todo y escroto para convertirlo como a Sergio en un eunuco para el resto de sus días, también grito cuando la fuente de su leche viril le fueron arrancados.

-“NOOOOO. AAAAAAAGGGGGG”. Grito Andy.

Luego todo su cuerpo se convulsiono también por algunos segundos antes de que también se desmayara sintiendo como su pene lanzo una última descarga aunque no logro experimentar placer alguno en su última eyaculación.

Sergio y Andy despertaron dos días después en un hospital en Acapulco, habían sido encontradas por otra unidad de su misma fuerza policiaca, ambos al ver que nada quedaba de sus huevos debajo de sus penes lloraron por muchas horas Andy incluso trato de suicidarse pero Sergio lo impidió a tiempo, ambos fueron condecorados cuando se recuperaron, por sus servicios se les dio de baja del servicio de forma honrosa y se les concedió la jubilación anticipada, ambos se mudaron de su ciudad natal para ir a radicar lejos, compraron una casa en donde comenzaron a vivir juntos.

Gracias a las dosis de testosterona aun podían tener erecciones cuando esta ya no surtía afecto recurrieron a los medicamentos para la disfunción eréctil, se turnaban para penetrarse entre sí, pues era la única manera que podían obtener placer por medio de estimulación prostática aquello fue una  consecuencia de sus reiteradas violaciones en sus mentes ya no era unos hombres no luego de haber suplicado y ser vencidos por completo por aquellos hombres.

En las mentes de Sergio y Andy eran unas putas como les habia dicho aquel hombre que meses después de mudarse vieron en la tv la noticia de cómo fue encontrado su cadáver desmembrado faltándole los brazos, huevos y pene lo que les alegro pero nada remediaba lo que eran, para el resto de sus vidas unos eunucos.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SELECCIÓN INSTITUCIONAL

Mediados del siglo XXII, el mundo es un lugar muy distinto al actual toda reproducción sexual ya no es libre, sino controlada por el estado, el mundo se ha vuelto una nación global ya no hay países sino el país, si bien ya no hay guerras , pobreza o hambrunas, todo lo que tiene que ver con la vida de un individuo está controlado por el estado, los hombres a la edad de 17 años son elegibles para la reproducción por su parte las mujeres lo son a los 16, pero esta selección no es hecha por ellos sino por computadores.......


SELECCIÓN INSTITUCIONAL
Mediados del siglo XXII, el mundo es un lugar muy distinto al actual toda reproducción sexual ya no es libre, sino controlada por el estado, el mundo se ha vuelto una nación global ya no hay países sino el país, si bien ya no hay guerras , pobreza o hambrunas, todo lo que tiene que ver con la vida de un individuo está controlado por el estado, los hombres a la edad de 17 años son elegibles para la reproducción por su parte las mujeres lo son a los 16, pero esta selección no es hecha por ellos sino por computadores.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Mediados del siglo XXII, el mundo es un lugar muy distinto al actual toda reproducción sexual ya no es libre, sino controlada por el estado, el mundo se ha vuelto una nación global ya no hay países sino el país, si bien ya no hay guerras , pobreza o hambrunas, todo lo que tiene que ver con la vida de un individuo está controlado por el estado, los hombres a la edad de 17 años son elegibles para la reproducción por su parte las mujeres lo son a los 16, pero esta selección no es hecha por ellos sino por computadores.

Sam cumplió 17 hace dos semanas y recibió un aviso para que se presentara en el centro de reproducción regional dos semanas después por lo que ese día estaba en camino hacia el centro por su parte Sandra cumplió 16 hacia dos semanas y también estaba rumbo hacia el centro ambos no se conocían en absoluto, pero estaba destinados a vivir aquella experiencia en la misma fecha y centro ellos no lo sabían pero una computadora los había emparejado según sus genes, tipos de sangre y orígenes étnicos, que los hacía compatibles.  

En este mundo en que todo lo controlaba el estado, ambos eran vírgenes, Sam incluso era tímido pese a tener un buen cuerpo y estar bien dotado sexualmente hablando, además era alto 1.76 metros mientras que Sangra era bajita de senos casi inexistentes, cadenas ancha, cabello corto y piel muy blanca el escaso vello púbico que le brotaba en su sexo se lo depilaba constantemente pues no le gustaba, por su parte Sam también se depila el vello púbico por completo que en su caso era abundante desde los 14 años, ambos llegaron al centro con media hora de diferencia.

La primera en ser llamada fue Sandra quien entro al consultorio en donde una doctora le pedio que se desnudara, lo que hizo sin mayor problema, ahí ella le practico un examen físico completo incluido uno ginecológico, luego le pedio que pasara una pequeña habitación en donde le dijo que tomara asiendo que pronto la llamaría para conocer a su emparejamiento, algo nerviosa esperando que su pareja fuese bien parecido y fuese lo que ella tanto había soñado hizo lo que se le pidió sin protesta alguna, simplemente se sentó en la pequeña habitación y comenzó a imaginar cómo sería el padre de su hijo.

Unos minutos más tarde Sam fue llamado, se puso de pie y camino algo nervioso hacia el consultorio donde la misma doctora le pidió que se desnudara, lo que fue un shock por lo menos esperaba quedarse al menos en ropa interior pero no tenía muchas opciones con su rostro brillando de un intenso rojo de despojo de su ajustado bóxer para exponer su gran pene complemente depilado a los ojos de la doctora quien apenas mosto una pequeña sonrisa al ver al adolescente desnudo ante ella, le realizo carias pruebas y al final palpo su testículos, levanto su pene y corrió su glande para ver su movilidad.

Cuando la doctora termino de revisar a Sam, ella comprobó su nivel de excitación por lo que lo masturbo por unos segundos el pene del adolescente respondió de inmediato a la estimulación poniéndose rígido por completo e incluso el ojo de su glande comenzó a emanar liquido pre seminal en abundancia, ella le dijo.

-“Tienes un pene inusualmente grande para tu edad Sam, es algo que se veo poco, en verdad creo que eres un candidato ideal para la reproducción”. Dijo la Doctora mientras dejaba de masturbarlo.

Aquello hizo sentir mucha vergüenza pero al mismo algo de orgullo a Sam, a quien se le ordeno que permaneciera de pie en el centro del consultorio mientras la doctora, termino de llenar algunas formas en su pantalla antes de ir por Sandra la cual saco de la habitación en donde estaba y la llevo al centro del consultorio, los ojos de la adolescente se abrieron grandes al ver al chico desnudo con un enorme pene colgando en su entrepierna que seguramente sería el padre de su hijo, quedo impresionada y aliviada al ver que era bastante guapo, superando incluso sus expectativas.

Sam permaneció con la cabeza baja todo ese rato, apenas le dio la mano a Sandra cuando le fue presentada por la doctora, por su parte Sandra se quedo ahí viendo su pene sin poder apartar su vista de su miembro, su glande era en forma de hongo lo que le provoco un leve cosquilleo en la parte interna de su vagina, deseaba agarrarla sentirla en su mano pero con la doctora presente no se atrevía, luego de que la doctora los emparejo en su pantalla formándolos como pareja oficial que era lo más parecido a una boda dijo.

-“Sam ya puedes besar a Sandra”. Dijo la doctora.

Sam se inclino para darle un tímido beso a Sandra en los labios, para fines prácticos con ese hecho ellos eran marido y mujer, la doctora los llevo a otra habitación con una enorme cama, en donde los les hizo acostar en la blanda cama para luego decirles.

-“Disfruten que para eso están aquí”. Dijo la doctora.

Para luego marcharse cerrando la puerta, apenas eso sucedió Sandra se le abalanzo a Sam, montándose sobre él, y le dijo muy jovialmente.

-“Sabes Sam nunca pensé tener la suerte de tener un marido tan bien dotado como tú”. Dijo Sandra.

Sandra no le dio oportunidad alguna a Sam de contestar pues le planto un apasionado beso en los labios que por fin hizo despertar los instintos de macho del adolescente que no tardo en corresponder al apasionado beso de la chica, ambos se besaron mientras sus manos exploraban sus jóvenes cuerpos, sintiendo por primera vez en su vida un desbordado deseo sexual que les era permitido por primera vez, el pene de Sam no tardo en comenzar a frotarse entre las nalgas redonditas como suculentas de Sandra que al sentir su miembro solo la hizo excitarse aun más.

Por 10 minutos se continuaron besando, se sentían muy excitados pero muy avergonzados lo raro era que al mismo tiempo quería seguir, sin embargo sus instintos sexuales imperaron, una de las manos de Sandra comenzó a masturbarlo, Sam se quedo tumbado boca arriba en la cama y abrió los ojos grandes cuando Sandra comenzó a comerse su duro miembro, siéndose en el cielo con su pene dentro de su boca.    

Sam apenas pudo aguantar unos segundos antes de no pude aguantar más y descargar en ese momento… 6 o 7 chorros bien cargados de su espeso semen directamente en la boca de Sandra, él se levantó asustado para pedirle disculpas cuando termino de correrse pero ella lo beso, lo que le hizo sentir todo el sabor de su semen de su boca a la suya, cuando sus bocas se separaron ella le dijo.

-“Ahora me toca a ti”. Le dijo Sandra.   

Sam asintió con la cabeza de nuevo el quedo acostado sobre la cama, Sandra coloca cada una de sus piernas a cada lado de su cabeza para que Sam intentara hacer su mejor esfuerzo mamándole su raja bien cerradita que tenia, Sandra se masajeaba su clítoris, lo que la hacía sentir demasiado rico, gemía de placer como una loca mientras Sam pasaba su lengua por toda su raja.      

Sandra luego de unos minutos de gozo pleno insto a Sam para que la penetrara con sus dedos, lo que hizo, pronto sintió como sus dedos se movían en la entrada de su vagina… sabía que pasaría después de eso, así que se relajo lo más que pudo y dejo que el hiciera lo que quisiera, sintió algo de dolor cuando metió el primer dedo casi por completo, intento disimularlo, pero el dolor que sintió fue notorio.

Avergonzado por causarle dolor Sam intento retirar su dedo pero Sandra no lo dejo, le dijo que estaba bien que continuara; Sam estuvo estimulándola con un dedo por unos minutos, noto como estaba impaciente por meterle el segundo… con su miembro tan grande como lo tenía seguramente debería abrirlo con todos sus dedos pensó ella para que no la lastimara cuando la penetrara.    

Sam animado por Sandra metió un segundo dedo en su ya empapada vagina, el dolor no fue tan grande, de hecho, le gustó mucho, los movió por unos minutos e inserto su tercer dedo Sandra sintió un poco de dolor acompañado de una gran excitación y placer, Sam continúo estimulando por unos minutos, hasta fue la propia Sandra quien se aparto de Sam.

-“Quiero que me cumplas mis fantasías ¡por favor!”-  Le dijo Sandra.
-“Lo hare con mucho cuidado, espero no te duela”. Le respondió Sam.     

Sandra se coloco entonces sobre la cama boca arriba colocando un almohadón bajo sus nalgas Sam coloco su hinchado grande en la entrada de su vagina, en ese momento Sandra supo que le iba a doler, por el grosor de su glande intento relajarse todo lo que pudo, Sandra sintió como poco a poco la erección de Sam se abría paso dentro de ella hasta que de pronto Sam no soporto tanto placer y comenzó de nuevo a eyacular… grandes chorros cayeron sobre su vientre, pelvis y pechos de Sandra.

Durante al menos 10 minutos Sam se disculpo pero Sandra dijo que no había problema, se la chupo por algunos minutos y de nuevo hizo que se colocara sobre ella para que la intentara penetrar su vagina aun estaba bien lubricada, sintiéndose muy excitada en ese momento, mientras el pene de Sam de nuevo la comenzaba a penetrar ella se moría de placer y de pronto sintió como su cosa entraba en ella de pleno, por fin Sam la había penetrado, rompiendo su himen, desvirgándola para siempre sin sacar su miembro de su vagina, ambos se quedaron quietos hasta que ella le  indico que comenzara a embestirla, Sandra como Sam jamás habían sentido tanto placer en toda su vida.        

-“AAAAhhhhhhhhhhhhh”. Ambos solo podían gemir de tanto placer.

El pene de Sam llegaba más profundo que cualquier cosa antes, lo cual le excitaba aún más a Sandra luego de unos 20 minutos ella se siente penetrada bruscamente mientras sentía como el pene de Sam comenzó a palpitar en su interior de pronto sintió como Sam descargaba grandes chorros de su semen dentro de ella, causándole tres orgasmos corridos que le hicieron ver las estrellas a Sandra, mientras sentía como sus jugos se desbordaban de su vagina.  

-“AAAAAhhhhhh”- Gimieron ambos mientras se corrían.

Ambos se quedaron unos minutos así sin moverse sintiendo sus sexo palpitar hasta que lentamente Sam extraño su pene de su vagina siendo la primera vez de Sandra cuando lo hizo noto que estaba sangrando un poco… pero bueno, un poco de sangre no arruinaría ese momento, no luego de tanto placer.

-“Eso fue increíble, hay que repetirlo”. Le dijo Sam emocionado a Sandra se limpiaba su pene de la sangre, semen y jugos.

Ambos reposaban cuando de nuevo la doctora entro en la habitación, el pene de Sam ya se había desinflado casi por completo y ambos retozaban, acariciándose y besándose sobre la cama, a ninguno de los dos les importo aquella intromisión sabían que era algo normal, la doctora como una muestra del semen recién depositado en la vagina de Sandra que recién habían perdido su virginidad, para colocarla sobre un porta muestra, antes de salir les dijo a los adolescentes.

-“Por favor límpiense y pónganse su ropa interior, luego salgan por favor”. Dijo la doctora.

Ambos aun continuaron unos dos minutos luego que se fue la doctora besándose y manoseándose, luego se limpiaron lo mejor que pudieron con unas toallitas desechables, para luego poner su ropa interior que la doctora les había llevado a la habitación, para cuando terminaron de ponerse las prendas ya el análisis de fertilidad del semen de Sam estaba listo, pero el resultado no era nada bueno, el resulto arrojo que Sam era estéril, lo que significaba de debía ser castrado para no dar esperanzas falsas a las mujeres y denotar que no era un macho fértil. 

Para cuando Sandra y Sam salieron de la habitación ya la doctora los esperaba ella le indico a Sandra que acompañara a una enfermera para que le hicieron un examen final eso nadie se lo había dicho pero estaba tan contenta que no objeto nada le dio un beso a Sam y se marcho con la enfermera, luego la doctora le dijo a Sam que se colocara en un silla algo extraña en el asiento tenía un agujero, Sam tampoco objeto nada y se sentó.

Apenas apoyo los brazos en los descansa brazos, dos grilletes se cerraron sobre su brazos y muñecas, otros dos lo hicieron sobre sus rodillas y tobillos para finalizar con una última retención a modo de un gran collar de metal sobre su cuello que además de impedir que pudiera mover la cabeza, lo dejo sin posibilidad de emitir cualquier sonido, todo aquello de manera súbita alarmo a Sam de inmediato, la Doctora movió una palanca en la base de la silla y estaba se movió elevando las piernas de Sam, la Doctora, entonces extrajo del agujero de la silla un lazo conformado por un fino filamento de metal.

El cual coloco alrededor de los testículos de Sam en la parte alta apretándolo, ligando el escroto del adolescente que hizo una mueca de dolor al sentir el fuerte apretón del filamento, cuando estuvo todo preparado la doctora le hablo.

-“Sam siento informarte que la muestra de tu semen tomada de Sandra mostró que eres estéril según la ley y muy a mi pesar debo proceder a castrarte, ¡lo siento mucho!” Dijo la Doctora muy seria.

Los ojos de Sam denotaron miedo, terror e incredulidad a lo que sus oídos le escucharon decir a aquella mujer frente a él.

Trato de luchar de soltarse de la silla pero todo fue inútil la Doctora luego de escribir algo en la pantalla de su escritorio regreso a donde estaba Sam, aun luchando con sus retenciones para decirle.

-“Sam tranquilo todo será rápido, sentirás algo de dolor pero no mucho ¡Lo siento de nuevo!”. Dijo la Doctora.

Con eso ella presiono un botón a un costado de la silla y el filamento de inmediato comenzó a calentarse, quemando la sensible piel escrotal de Sam que comenzó a sacudirse de dolor, a los pocos segundos su escroto comenzó a dar vueltas, cada vez más y más rápidas, apenas 15 segundos desde que todo empezó el escroto de Sam conteniendo sus testículos se desprendió de su entrepierna castrándolo, los ojos de Sam se pusieran en blanco y se desmayo más que por el dolor por el hecho de saberse despojado de la fuente de su virilidad.      

Media hora después Sandra regreso, estaba muy contenta cuando abrió la puerta del consultorio toda su alegría como por arte de magia se esfumo.

-“¡Sam me acaban de…!” Dijo Sandra antes de callar.

Pues noto a Sam de nuevo desnudo en medio de la habitación con su gran pene flácido adornando su entrepierna pero él estaba llorando, de inmediato Sandra supo la razón, pues sus testículos ya no estaban en donde deberían de estar.

Con lágrimas en los ojos Sandra se acerco a Sam para preguntarle lo que era obvio.

-“¿Que te han hecho?” Pregunto Sandra visiblemente consternada.
-“Lo hemos castrado”. Respondió la Doctora.
-“¿Por qué?” Pregunto Sandra ya llorando.
-“¡Descubrimos que Sam es estéril!” Dijo la Doctora.
-“¡Estéril! Pero si me han dicho que estoy embarazada”. Dijo furiosa Sandra.
-“Eso es verdad, pero te hemos inseminado con el semen de un donante anónimo”. Dijo la Doctora.

Sam y Sandra se abrazaron y lloraron, mucho junto, las uniones de emparejamiento eran imposibles de romper una vez hechas por lo que ambos se volvieron pareja oficial, Sam sigue complaciendo a Sandra con su enorme pene pero ya no siente lo mismo, aunque difícilmente se viene precozmente como cuando se conocieron y tuvieron sexo por primera vez. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SABROSO ESPÉCIMEN

Esa tarde al llegar a la casa luego de un cansada mañana de compras en donde me la pase comprando lencería para usar en la cama con mi esposo al que adoraba me lo encontré saliendo del baño desnudo su pene colgaba pesadamente y se me antojo metérmelo a la boca......


SABROSO ESPÉCIMEN
Esa tarde al llegar a la casa luego de un cansada mañana de compras en donde me la pase comprando lencería para usar en la cama con mi esposo al que adoraba me lo encontré saliendo del baño desnudo su pene colgaba pesadamente y se me antojo metérmelo a la boca. Pero me detuvo pues me tenia preparado algo aun mejor.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Me case muy joven a los 19 años con un hombre que me llevaba 10 años, pero que sabia como complacerme no solo sexualmente sino de otras formas quien me daba todo no solo desde el punto de vista afectuoso sino material, el sabia de mi gusto por ser una castradora y mi pasión por torturar a hombres por lo que nos compro una mansión en un lugar apartado donde podríamos tener total privacidad, la servidumbre era selecta y firmaron acuerdos de confidencialidad por los que eran bien pagados, ellos no veían o escuchaban nada.

Esa tarde al llegar a la casa luego de un cansada mañana de compras en donde me la pase comprando lencería para usar en la cama con mi esposo al que adoraba me lo encontré saliendo del baño desnudo su pene colgaba pesadamente y se me antojo metérmelo a la boca.

Pero me detuvo, atrajo mis labios a los suyos y nos fundimos en un largo beso, luego cuando nuestras bocas se separaron me susurro al oído.

-“Te tengo un regalito en el sótano linda”. Me dijo mi esposo.

Ni bien había terminando de decir esas palabras que mi vagina ya estaba toda húmeda, lo bese en los labios de nuevo con alegría y solo le dije.

-“Gracias Cariño, prepárate para cuando vuelva”. Le dije antes de salir de la habitación.

Me desvestí camino al sótano, para colocarme un juego de lencería color rosa fuerte, que hacían juego con mis tacones altos de plataforma color rojo, el conjunto era un sostén (corpiño) con gran escote y una tanga que se perdía entre mis nalgas, así vestida descendí en el elevador hasta nuestra habitación de juegos, en donde apenas abrirse las puerta del elevador note aquel hombre sentado en medio de la habitación.

Ahí en medio de la habitación completamente desnudo, un hombre de 27 o 28 años casi de mi misma edad con un buen físico cuyos abdominales tenia marcaditos estaba sentado en un bloque sólido de madera bien clavado a una amplia base, sus tobillos estaban asegurados con grilletes al blog de madera con sus brazos elevados también asegurados con grilletes a una barra de metal por arriba de su cabeza, tenia colocado una mascar de cuero negro de la que solo sobresalía su boca y mentón, no podía verme sus genitales sobresalían bien asegurados de una pequeña guillotina en su entrepierna.

Cuando me acerque a donde estaba note que sus huevos habían sido depilados y estaban notoriamente sensibles su pene era de buen tamaño lo que hizo que un cosquilleo me internamente en mi vagina me hiciera estremecer, me acerque y tome su pene con mi mano derecha lo que hizo que aquel rico hombre se estremeciera, al sentir como su pene era tomado por una mano femenina.

-“¿Quién eres?”
-“¡Por favor ayuda me han secuestrado! ¡Suéltame!” Dijo el hombre.

-“Claro que te voy a ayudar guapo pero a venirte una última vez antes de convertirte en un eunuco”. Le dije mientras lo masturbaba.

Para ese momento su pene ya había crecido a su máximo tamaño, que era unos nada despreciables 24 cm sin circuncidar, le corría su prepucio una y otra vez, viendo como aquella sensible piel cubría su glande de un lindo color purpura, el ojo de su glande no tardo mucho en comenzar a arrojar liquido transparente mientras la respiración del hombre iba en aumento, daba pequeño gemidos y me fue evidente que estaba excitado, acelere el vaivén de mi mano lo que hizo que a los pocos minutos su pene comenzara a palpitar no deseaba que se corriera aun.

Por lo que le plaste sus huevos entre mi rodilla y la tabla de la pequeña guillotina que hizo que el hombre diera un pequeño grito de dolor y todo su cuerpo se sacudiera, sin poder hacer nada para evitar el dolor que estaba sintiendo ese momento.

-“¡AAAAAGGGGG!” Grito el hombre.

Pero logre mi cometido su pene perdió firmeza y dejo de palpitar lo que era lo que buscaba, cuando estuvo segura que su excitación casi llevada al clímax se calmo de nuevo comencé a masturbarlo, hasta que de nuevo hice que su pene alcanzara una erección total.

Entonces lo beso bajando lentamente hasta llegar a mi pene, lo comienzo a rodear con la lengua, haciendo círculos y mordisqueando mis huevos, hasta que llego con mi lengua a la puntita de su pene, de la que ya salía el liquido transparente ese que sale cuando los hombres están bien calientes, entonces presiono con mi lengua su glande hasta que me la introdujo en mi boquita, para ensalivarla por completo, chupándolo con mi lengua y mirándolo.          

Sentí como si su pene fuera un termómetro de esos de caricatura que fuese a explotar de lo caliente y duro que estaba era evidente que pese a todo estaba gozando y eso era lo que deseaba que gozara como nunca antes en su vida, me lo metía hasta la garganta y aunque sentía arcadas cuando me la tragaba toda, me sentía muy excitada tanto que sentía como por mis piernas chorreaban mis jugos.    

Estuvo chupando aquella barra de carne como 10 minutos, disfrutando de su sabor no lo soltaba para nada cada que sentía que estaba por correrse le apretaba sus huevos para evitar que lo hiciera, mientras se la seguía mamando comencé a masturbarme pues me sentía muy caliente, al saber que aquella iba a ser que aquello era los últimos momentos de virilidad de ese sabroso macho.           

Sintiendo que estaba yo por explotar me monto sobre él, despojándome de mis tacones para apoyar mis pies sobre el bloque de madera semi rodeando sus caderas, levanto la cadera, tomo su pene con una de mis manos mientras con los ojos cerrados, froto su glande entre mis labios vaginales que ya se encontraba bien mojada, puso la punta en la entrada di un suspiro y me deje caer, hundiéndome toda su virilidad en mi completamente empapada rajita que la recibió sin problema alguno.   

Pude ver su expresión pese a la máscara que cubría su rostro, tal vez tenía algún tiempo sin tener sexo pero no me importaba me mantuve un ratito ahí sin moverme antes de empezar a moverme despacito, disfrutando cada movimiento aquello duro poco antes de empezar a cabalgarlo muy rápidamente, con movimientos bruscos hasta que provoco que empezara temblar.    

Mientras lo cabalgaba gemía muy rico entonces como a los 10 minutos sentí que ya no aguantaba, detuve mis movimientos pero lo suficiente para que se le pasara algo las ganas de correrse, estaba a punto de venirme cuando comencé a moverme de nuevo por lo que enterrando mis uñas en su espalda alcance otro gran orgasmo, y hasta puse los ojos en blanco del placer que sentí, cuando mi vagina dejo de palpitar estaba más muy mojado, y empecé a moverme aun más rápido escuchando y deleitándome con los sonidos de nuestros sexos al chocar, incrementado por la gran cantidad de fluidos corporales producían.        

Deje de moverme hasta que no pude más, pese a sentir como se vino en mi interior descargando toda mi leche en mi vagina fue un momento sublime, pero su pene pese a eyacular enormemente continuo erecto, palpitando aun en mi interior, entonces antes de que pasara cosa continué moviéndome disfrutando de su falo estaba sorprendida ya que esas cosas no pasan generalmente de manera muy común, pero en ese momento poco me importaba.     

Mientras seguíamos cogiendo solo se escuchaban además de las penetraciones por nuestras venidas, nuestras gemidos de placer el semen parecía desbordarse del interior de mi vagina, lo mismo que mis jugos que bañaban sus huevos.   

No podía sacar de mi mente la imagen de sus huevos estaba muy excitada me la volví a clavar por completo sintiendo sus huevos topar la parte baja de mis nalgas, me quede inmóvil dejando su erección adentro de mi empapada vagina, sin moverme, observando su rostro y pecho sintiendo su pene como palpitaba en mi interior, sintiendo su calor, espere uno minutos y de nuevo comencé a moverme lo más rápido que pude y esta vez no pude impedir la explosión que se dio de manera simultánea antes de que terminara de correrse por segunda vez me desmonte de él sacando su pene aun palpitante de mi vagina, viendo como escurría su lechita bien caliente desde mi vagina por mis piernas.

Tambaleante me desmonte de ese sabroso macho, estaba todo bañado en sudor lo mismo que yo misma, mis piernas apenas me podían sostener, aquellos fueron algunos de los cuatro mejores orgasmo de mi vida, me limpie con unas toallitas húmedas todo el semen y jugos que brotaba de mi vagina, para luego hacer lo mismo lo que hizo que el pene del hombre siguiera aun erguido como si aun quisiera seguir disfrutando, mientras le limpiaba su erección y huevos le pregunte.

-“¿Te ha gustado?” Le pregunte.
-“¡Oh vaya… que si!” Me respondió con voz entrecortada.
-“Me alegro pues fue tu ultimo orgasmo como hombre”. Le dije.

De inmediato el hombre que se había comportado de manera dócil hasta ese momento, comenzó a sacudirse, tratando de soltarse, pero por más que lucho no lo logro, ya repuesta de mis orgasmos y portando de nuevo mi sexy conjunto de lencería rosa con mis tacones, le dije.

-“Ya no te agites no hay nada que puedas hacer, ya verás que ser un eunuco para el resto de tu vida no es tan malo, pero antes hay que hacer algo con ese pellejo que cubre la cabecita de tu miembro, ¿no creer?” Le dije.

Acto seguido fui hasta una mesa de donde tome un peque cuchillo bien desinfectado muy bien afilado, cuando regrese a donde estaba aquel hombre cuyo pene aun estaba palpitando en erección total, tome su prepucio se lo estire con fuerza lo que hizo que el diera un gruñido de dolor.

-“AAAAAAGGGGGGGGRRRR”. Gruño.

Antes de que pudiera decir o suplicar corte su prepucio en dos para luego tirar de la piel hacia atrás arranco de su pene las dos partes fue tan fácil como pelar un plátano por supuesto el dolor que él sintió debió ser brutalmente indescriptible, se quedo ahí sacudiéndose como si tuviera un ataque epiléptico sin siquiera poder gritar de dolor.

En apenas 5 segundos lo había circuncidado de una manera brutal, su pene sangraba pero aun se mantenía erguido, acariciando su vientre que se hundió y expandía en agitación total espere a que su cuerpo se recuperara un poco de aquel terrible momento que había sentido, conservaba lo que fue alguna vez su prepucio sangrante en mi mano izquierda, cuando me percate que estaba más recuperado, ya con su respiración bastante normalizada, le dije con mi voz más sensual que tenía en su oído izquierdo.

-“¿Listo para ser convertido en un eunuco total?”. Le pregunte sarcásticamente.
-“No… No… POR FAV…”. No termino de suplicar.

Su suplica fue interrumpida por mí, al colocarle en su boca los despojos de su glande que obligue a tragar, y mientras eso pasaba, simplemente quite el seguro de la cuchilla de la pequeña guillotina en la que sus bellos genitales estaban asegurados para presionar el botón que disparo la afilada como péquela cuchilla con micha fuerza hacia arriba, sus huevos como pene aun en erección cayeron al suelo aun unido por una sección de piel, mientras el dio un alarido de dolor al sentir el súbito corte de su virilidad.

-“¡NOOOOOOOOOOOO!” Grito.

Luego se desmayo, tome sus genitales y observándolos le susurre al oído aun sabiendo que no podía escucharme.

-“Has estado genial, te recordare por siempre, se que serás un magnifico eunuco cariño”. Le dije.

Luego me marche con sus genitales sangrantes en mi mano, al llegar a la sala se los entregue al mayordomo con la instrucciones de que fueran montados y colocados en mi colección personal, el mayordomo solo dijo.

-“Si señora”. Dijo mi mayordomo.

Fue a toda prisa a mi habitación en donde mi esposo desnudo me esperaba con una tremenda erección de su pene de 26 cm grueso y venoso, para tener una grandiosa tarde de sexo en la que obtuve seis potentes y sublimes orgasmos más, mientras reposábamos en la cama mi marido me pregunto pícaramente.

-“¿Qué te pareció mi regalito amor?” Pregunto mi esposo.
-“Fue un ¡Sabroso Especimen!” Le respondí con una enorme sonrisa.

El fue vendido como esclavo en asía según tengo entendido y cada que veo su pene y huevos que cuelgan aun unido a su falo colocado en un marco tipo trofeo de casa, siento que mi vagina se inunda de mi jugos ha habido otros regalitos pero creo que hasta ahora ninguno con el que disfrutara más que con él pienso que en verdad fue un “Sabroso Espécimen”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SOY UNA MUJER AHORA

Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más......


SOY UNA MUJER AHORA
Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más. .

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACION]


Categoria: Transexual      Autor: Anónimo & DarkSoul





Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más.

Aquel era un día como cualquiera, viajaba en mí auto en dirección a mi trabajo, cuando cuatro mujeres todas de hermosos cuerpos una más linda que la otra, entre 25 y 30 años. Muy bien vestidas, unas con botas y otras con tacos alto de unos 10 centímetros. Una de ellas con un vestido de cuero, en la que sus senos resaltaban bien formaditos y unas lindas botas hasta la rodilla, fue la que más me interesó y llamó mi atención, me hicieron parar. Al momento en que me detuve una de ellas se me acerca preguntando

-“¿Sera que nos puedas llevar?” Me pregunto ella.
-“Por supuesto”. Respondí de manera caballerosa.

El auto en que ellas viajaban se les había descompuesto, pero esa era la forma de que ellas tenían para detener a un caballero para prestarles ayuda. Se subieron las cuatro a mi auto las miraba por el retrovisor y las miraba con gran entusiasmo, la que más me atrajo se sentó al lado mío. Conversamos por un buen rato, sin darme cuenta lo que prontamente ocurriría con mi vida y eso cambiaría completamente de ser un hombre bien parecido de gusto por las mujeres, y sin saber que me convertiría en una de ellas, en ese momento mi mente solo pensaba lo que sería tener sexo con una de ellas o con las cuatro, en aquel momento era soltero y ya vivía solo.

De pronto una de ellas que estaba detrás de mí me tapo la boca y la nariz con un pañuelo impregnado con un producto para hacerme dormir. De ahí no supe más de mí, ni siquiera sé cómo es que no tuvimos un accidente, recobre el sentido quien sabe cuánto tiempo después me desperté en un lugar que no conocía y no sabía dónde estaba, estaba un poco confundido pero algo era claro me habían secuestrado.

Estaba amarrado a una cama de dos plazas, por las piernas y manos, me di cuenta que ya era de noche por un reloj que había en la pared, no lograba entender lo que había pasado, pero si recordaba esa lindas mujeres que venían en mi auto. Las mismas cuatro mujeres entraron donde yo estaba, muy provocativas con unos atuendos para que cualquier hombre se le pare el pene de cómo ellas estaban, sin saber que bajo sus atuendos todas tenían grandes penes, pasado unos momentos en los que me manosearon a su antojo cada una lo mostraron una por una y me lo pasaban por mi boca.

No entendía lo que estaba ocurriendo, una de ellas se me acerco me obligo a aceptar su pene en mi boca, que si lo mordía me iría mal, luego de unos minutos me la saco luego una de ellas se masturbo frente a mi boca hasta que soltó todo su semen sobre mi cara, todas hicieron lo mismo, mi boca la mantenía cerrada para que no entrara ese leche por ella. Luego que todas ellas se vinieron sobre mi rostro se retiraron dejándome completamente solo sin nada más que hacer sí abría la boca el semen correría por mi garganta y tendría que tragármelo, ya estaba cansado lentamente abrí la boca y esa leche se fue introduciendo por mi boca, era medio salado y lo fui degustando y prácticamente me agradó aunque al mismo tiempo sentía asco.

Nuevamente luego de unas cuatro horas regresaron las cuatro e hicieron lo mismo que la vez anterior, me dejaron su semen sobre mi rostro y se fueron, encima de mi boca, no era tan asqueroso que prontamente me lo trague y ya quería que volviesen a masturbarse encima de mí, me tuvieron como tres días haciendo lo mismo sobre mi cara, ya me agradaba su semen para ese momento, ya la estaba deleitando y sentía como escurría por mi garganta.

Después cambiaron y todas ellas me metían sus penes hasta mi garganta para terminar corriéndose en ella, al principio se me atoraba, una tras otra y no paraban, también me tuvieron por tres largos días haciéndome lo mismo y ya me estaba agradando. Después me ponían sus penes para que se los chupara se lo hacía como si fuese una experta se los chupaba y se los mamaba como una loca venían todas les hacía a cada pene lo mismo que al otro ya me gustaba todo eso y así me tuvieron por varios días, y ellas sentían que ya no me desagradaba como al principio y ya sentía ese placer que ellas querían que sintiera.

Empezaron a darme medicamentos no sabía lo que era lo que me estaban dando pero tuve que consumirlo nada podía hacer para evitarlo solo podía tragarlos para ese momento estaba ya sometido a ellas. En uno de esos días vinieron y me maquillaron los ojos, labios,  uñas de manos y pies. Me afeitaron ya que tenía la barba bastante crecida por lo que me la fueron quitando. Trajeron cera para depilarme me quitaron todo el bello que tenía, quede como una hembra completamente depilada, trajeron unas medias de seda me las pusieron con un portaligas que me veía bien afeminada, acercaron un espejo para que me viera y me agradó, una de ellas me dijo, vas a ser como una de nosotras quieras o no te vamos a obligar, y sé que te va a gustar.

Al día siguiente me trajeron unos calzones y una falda de cuero bien acinturada a mi cadera, y unas botas hasta la rodilla con unos tacones de 10 centímetros y un sostén de color rosado, pues senos yo no tenía sin saber que ya pronto empezarían a salirme. Pero aun seguí atado a la cama, un día como cualquier otro ya había perdido la noción del tiempo, me dieron vuelta para quedar boca abajo en la cama y prontamente mi trasero sería completamente descubierto, sacaron mi calzón y mi ano estaba listo para lo que podría venir, yo estaba completamente sometido a ellas.

Una de ellas puso vaselina en la entrada de mi ano para lubricarlo y también vaselina en su pene sabiendo que nada podía hacer solo aguantar su penetración estaban las cuatro y cada una de ellas haría lo mismo que la primera feminizar mi ano, nunca antes alguien habría hecho eso en mi ano era virgen de por ahí hasta ese momento.

Se acerco con su pene con su cabezota roja e inflamado a entrar en mí culo sabía que me dolería entro la cabeza y fue con mucho dolor me brotaron lágrimas del dolor que eso me producía, entraba y salía hasta que no aguantó y dando un gemido se corrió dentro de mí. Todas cada una a su turno me penetraron y se vinieron en mi interior con sus penes palpitando como gimiendo entre mis nalgas dejando su semen en mi interior.

Me dolió tanto que sentía que mi ano estaba grande como desgarrado por tantas embestidas, pensando que no se terminaría nunca. Al día siguiente ya no eran cuatro sino 10 mujercitas que me harían lo mismo del día anterior, pondrían sus penes en mi culo, empezaron una a una un pene más grande que el otro, obligado a tragármelo no quedaba de otra, tenía que resiste ya que estaba sometida por ellas y a donde podría ir sin saber donde estaba.

Pasaron todas se sirvieron de mi cuerpo como culo dos veces cada una, me comí 20 penes ya me estaba agradando todo eso. Y ellas sabían lo que en su tiempo también a ellas le hicieron lo mismo que a mí. Me dejaron tranquilo por un par de días me dieron vuelta al revés como estaba en un principio, pues mi maquillaje se me corrió, volvieron a maquillarme me pusieron nuevamente como una mujercita.

Estaba cansado o cansada ya no sabía si era hombre o era mujer con todos esos penes que entraban por mi culo y por mi boca. Ya no me importaba nada estaba cansada y asumí que ya era una mujer, y ya me estaba gustando todo eso. Todos los días me medicaban no sabía para que era, me las tomaba sin reparar lo que eran. Estuve con medicamentos por largos tres meses, me daban vueltas de un lado para el otro me penetraban por mi boca a veces 10 y a veces 15 por delante y por detrás ya no podía más estaba demasiada cansada así me sometieron por completo no solo de cuerpo sino también de alma y mente.

Sentía que mis senos y pezones que se inflamaban crecían día a día, fueron en un principio muy pequeñitos, y ahora tengo unos senos de mujer bien formaditos y ahora mi sostén los cubre por completo. Ellas me miran y sienten que mis senos ya están bien creciditos y mis facciones ya han cambiado de hombre a mujer y me siento linda. Por lo que desataron de mis amarras y me dejan encerrada en una pieza me dan todo lo que una mujer necesita mi figura es de una mujer, mi cabellara ha crecido y me gusta maquillarme me pintó los labios, las uñas me pongo aros una cadena en mi cuello, me encanta la ropa de cuero, una lindas botas con un tacón de 10 centímetros, que me hacen sentir una hembra bien dotada con unos senos hermoso tan lindos como los de cualquier mujer.

Yo creo que ya nadie me reconocería si alguien me hubiese visto como estaba para ese momento. Me arregle porque me sacarían a dar una vuelta por la ciudad no sola sino las cuatro que me iniciaron en esto de hacerme mujer. Ya era una de ellas muy arregladita linda me veía y me sentía a gusto que los hombres, me miraban y se daban vuelta para mirarme, ahora me doy cuenta que la feminidad esta en los senos y me siento agradecida de lo que ellas hicieron por mi yo no lo podría haber hecho mejor, les tengo tanto cariño, me encanta ser mujer, me fascina,

Luego de ese paseo una de ellas vino a donde me tenían encerrada muy amablemente me informo que habían decidido que iba a ser la primera de ellas en ser diferente que me convertirían en lo más cercano a una mujer de verdad, me dijo que mis órganos masculinos serian removidos por completo, aquello fue todo un shock me quede sin habla me iban a feminizar por completo. Pensé en oponerme pero luego algo en mi me lo impidió, algo que no entendía antes de darme cuenta estaba de nuevo con un paño sobre mi boca y nariz perdiendo el sentido.

Cuando recupere el sentido estaba de nuevo en la habitación pero desnuda, habían pasado ya varias semanas, me habían mantenido medicada durante todo ese tiempo, mi pene, testículos y escroto se habían ido apenas un pequeño agujero quedaba un poco más abajo de donde estuvo una vez mi pene, los primeros días fueron difíciles ya que tuve que empezar a ir al baño sentado y el no tener mis genitales masculinos de alguna forma me sacaba de balance, pero una vez me acostumbre me gusto sobre todo porque las pequeñas tangas me quedaban mejor que a ninguna de ellas al no tener nada en mi entrepierna, era más mujer que todas ellas.

Me encanta sentir un pene en mi cuerpo, mientras me penetra es exquisito. Soy mujer una linda mujer, ahora ya puedo salir sola camino y los hombres me miran, me encanta ser mujer es maravilloso. Mi nombre es Carolina ahora soy mujer. Ya todas somos amigas ahora ya puedo ser parte de hacer a un hombre lo que me hicieron para hacerlo una linda mujercita como me lo hicieron a mí.

Nunca me olvidaré de esa hermosa experiencia maravillosa aunque no lo puedo penetrar como los demás me agrada sentir su pene en mi interior y su lengua sobre mi pequeño agujero entre mis piernas y el que está entre mis nalgas. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SIERVO DE MI ESPOSA

La primera vez, que se le pedí a una chica que me dominara y fuese mi Ama tenía 21 años, llevábamos varios meses saliendo y creí que sería la ideal, simplemente, me dejó esa misma noche, además de que varias amigas, pronto se enteraron de lo que paso y lo que le había pedido a ella, aquello me valió de lección, de airear mis verdaderas inclinaciones aun con personas de confianza pero también con el tiempo, me ayudaría a encontrar lo que deseaba......


SIERVO DE MI ESPOSA
La primera vez, que se le pedí a una chica que me dominara y fuese mi Ama tenía 21 años, llevábamos varios meses saliendo y creí que sería la ideal, simplemente, me dejó esa misma noche, además de que varias amigas, pronto se enteraron de lo que paso y lo que le había pedido a ella, aquello me valió de lección, de airear mis verdaderas inclinaciones aun con personas de confianza pero también con el tiempo, me ayudaría a encontrar lo que deseaba..

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [FEMDOM] [BDSM]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





A mis 16 años me fue claro que era sexualmente, heterosexual aunque sumiso, de ser posible esclavo de una mujer, pero a esas edades seguía fingiendo aunque cada vez me era más difícil. La primera vez, que se le pedí a una chica que me dominara y fuese mi Ama tenía 21 años, llevábamos varios meses saliendo y creí que sería la ideal, simplemente, me dejó esa misma noche, además de que varias amigas, pronto se enteraron de lo que paso y lo que le había pedido a ella, aquello me valió de lección, de airear mis verdaderas inclinaciones aun con personas de confianza pero también con el tiempo, me ayudaría a encontrar lo que deseaba.

Además de a mi novia perdí a sus amigas, su amistad, eso me marcó, hasta tal punto que apenas salía de casa, ni me interesaba buscar mujeres, fue una época en la que dediqué mis esfuerzos a mi trabajo e ir prosperando, hasta poder independizarme además de ser una época dedicada a internet, a estar metido en chats, a bajar películas, o autolesionarme para mi satisfacción sexual cuando me era posible, a solas en casa de mis padres.

Conseguí independizarme años veintiséis años, hace 7 años, ese fue mi gran año, en todo, me independicé un mes de febrero, compré un buen departamento, tenía y tengo un buen trabajo, tenía un buen coche, pero en lo demás me iba fatal, es decir mi vida amorosa no existía.

En mayo, por primera vez, bajé de noche a mi nuevo barrio, fui a tomar una copa a un bar que vi ambientado hasta en la calle había gente, pedí la copa y de pronto la vi pesar, con el tiempo la conocí, era una amiga de mi ex, la más pequeña en edad, no en cuerpo que era es súper bello, tenía en ese entonces 23 años, cabello largo, castaño, alta, 1,74 imaginensela en tacones, iban con un pantalón de mezclilla, que detonaban sus piernas largas y un culito precioso, como sus pechos bien puestos, ella me vio también se acercó poco después, diciéndome.         

- Hola, ¿no te acuerdas de mí? Dijo Ella.          
- Si, le dije dándole dos besos.
           
En realidad estaba nervioso, tras olvidar aquel mal rato, hacia años, ahora creía estar a salvo en mi nuevo barrio y me encontraba a alguien que me conocía y además me decía que vivía también allí con sus padres.          

No dejaba de mirarme, una vez volvió con su reunión de amigos y amigas, yo, imaginaba que le estaba contando que me había ocurrido años atrás, todo estaba en mi imaginación, pero yo lo creía así, cuando terminé la copa, salí, ella salió, diciéndome que si no me despedía, le dí dos besos y me marché.

Físicamente, mido 1,79 cms peso 76 kilos, bien formado, de pene 20 centímetros y gruesa en erección antes, para ese momento tenía 33 años, pasó unas semanas de aquel encuentro, hasta que la vi por la calle, por mi barrio se acercó a mi diciéndome que no me había vuelto en el bar al que ella iba los viernes y sábados, que a ver si me veía por allí, fui al siguiente sábado, ya era principios de junio, llegué a una hora tarde, cerca de la una, de la mañana, ellos estaban dentro ella me llamó al verme entrar y me hizo sentarme con sus amigos, tras presentarme, después ella, me habló de sus antiguas amigas es decir las que antes eran mías también y de mi ex, ya estaba casada, con hijos, las demás cada cual había tomado vuelo y ya no trataba a ninguna, la veía conversar con los amigos y amigas de voz dulce melosa, hablar calmado, así hasta más o menos las tres cuando empezaron a marcharse algunos, yo decidí también irme, ella se levantó y me dijo que también se iba, que la acompañara a su casa iríamos andando pues vivíamos cerca me dijo, así lo hicimos, habíamos bebido tres copas, cada uno.        

Caminamos por la acera, ella hablando de las antiguas amigas, después de mi ex y de pronto
sacó el tema, estábamos cerca de mi portal, junto a un pequeño jardín, cuando me dijo.           

-“Me diste pena, eso es algo muy intimo para sacárselo a un hombre o una mujer, para decirlo a los amigos y que se rían de uno”.      

Yo no decía nada me sentía mal volviendo a recordar todo aquello al decirlo ella.        

-“¿de verdad, te gusta eso?” Pregunto Ella.      

No dije nada, ella paró en la pared pegada al jardín, oscuro, me miró yo parado y su mano rápidamente se puso en mi entrepierna sentí como se acomodaba hasta agarrar mis testículos y pene, además del pantalón ella apoyada en la pared, fue apretando, empecé a gemir de dolor mi mano fue a su brazo, para quitar su mano, pero ella apretó más di un grito de dolor.
           
-“Sssssssshhhh, silencio te van a oír, quita tu mano de ahí perro”. Ordeno ella.  

Su voz aunque apagada para no ser oídos era distinta, segura, firme, mientras su mano, me iba encorvando mientras ella apretaba más, hasta apoyar en la pared mis manos mientras ella me decía. 

-“Ahora vamos a subir a tu casa, desde que te vi, estaba deseando adiestrarte, mmmmmm como me pusiste al verte tras tanto tiempo y suelto sin adiestrar aún”.           

Me soltó, fui al portal, abrí extasiado, sentía el dolor en mi sexo y me consumía el placer, en mi cerebro, subimos abrí la puerta, cerré encendí la luz de la sala, ella detrás de mí, me tomo del cabello como me dolía grite, apenas fueron varios segundos me dio la vuelta quedé frente a ella y me abofeteó, me cubría, con mis manos, ella se fue hacia mi hasta derribarme en el suelo, me puso encima las dos rodillas en mi espalda, me dolía las dos rodillas clavadas en mi espalda, ella iba con un vestido ese día, que se quitó poco después, siguió de rodillas me tiró del cabello y mi cadera hasta quedar de lado.

Su mano fue a mi cinturón lo desabrocho al igual que mi pantalón se levantó y tirando de ellos tras sacar mis zapatos, ella de pie, me sacó el pantalón, después la camisa, quede en bóxer de color negro mal puestos, ella de nuevo se arrodillo, para dejarme de nuevo contra el suelo, sacó el cinturón, me puso a 4 patas mis brazos y cabeza apoyadas en el sofá me dio un azote con el cinturón muy fuerte, grité, escuché movimientos de ella segundos después me había metido su minúscula tanga (braga) en mi boca y me amenazaba con golpearme más si la escupía, me quito mi bóxer y me golpeó sin parar mis nalgas, hasta que decidió parar, me había dejado desnudo y con mis nalgas marcadas ardiendo de dolor.

Adolorido me hizo tirarme en el suelo, boca arriba, tiró de mi hasta quedar en el centro del salón y se abrió de piernas de pie se subió un poco el vestido y me orino mi cuerpo y cara con ella de pie, nada más terminar, se sentó en mi cuerpo mi pene para ese momento estaba muy dura pues cuando me orino me excite como nunca, fue algo sublime para mi, recibir su preciado y caliente liquido.     

Me agarró mi erección y se la fue metiendo entre gemidos, cuando la tuvo dentro empezó a moverse como si yo fuera algo de quien disfrutar no alguien, gemía se contorsionaba, daba grititos hasta que se corrió mojándose por completo, se sacó mi pene, se fue más atrás la miró dura la agarro la fue apretando, empecé a gemir a moverme de dolor tomo con su otra mano mis huevos, empezó a apretarlos, mi pene bajaba por momentos hasta que quedó en reposo, me miró para decirme

-“Así me gusta, obediente, tu pene solo debe ser para complacer nada más”. Dijo ella. 

Tras aquello me preguntó que tenia, le indiqué donde estaba las pinzas y fusta, collar y cadena, era lo único que tenia, me pregunto por cuerdas, le indiqué que tenía una sin estrenar de tendedero, le indiqué donde estaba y la tomo de la cocina y me llevó a mi dormitorio como un perrito me ató, de pies y manos me dejó tirado en el suelo y me dijo que vendría a la mañana así que iba a saber que no iba en broma nada de aquello y que le pertenecía, se fue tomo mis llaves de la casa escuché cerrar y se fue, pasé mucho miedo atado en el suelo a veces me quedaba dormido, hasta que apareció sobre las 10 de la mañana, diciéndome

-“Has aprendió que va en serio ¿verdad?” Dijo ella.
-“¡Sí!” Le respondí.           

Durante ese día me tuvo en mi casa encerrado, limpie mi casa a sus ordenes cocine, le serví como su nuevo siervo, lambí sus pies largamente, después me daba a lamber sus tetas, su vagina, se corría, descansaba y se metía mi pene cuando estaba muy excitada la usaba hasta correrse, era algo rápido para que yo no pudiera correrme y siempre atenta para nada más terminar sacársela y apretármela golpeármela hasta hacer bajar la erección.

Ya casi de noche me puso un condón y se puso a moverla sin dejar de mirarme, hasta que me corrí en el condón me lo sacó le hizo un nudo y se lo llevó, quede todo adolorido pero muy contento sobre mi cama por primera vez estaba satisfecho para mí fue como volver a perder la virginidad.        

Fue la primera vez de muchas sesiones, también para ella, de ese estilo, aunque siempre era el que las deseaba. Desde ese momento fue su sumiso esclavo, por supuesto para todos fuera de mi casa éramos novios así estuvimos como dos años hasta que ella me dijo que deseaba casarse aquello  no fue una propuesta sino una orden, nos casamos seis meses después, en una boda de lo más tradicional pero en la intimidad era no solo su esclavo sino además su marido, pero sobretodo su siervo, su perro, ya ella más experimentada,

Al poco de casarnos a los seis meses quedo embarazada de Sergio nuestro primero hijo y dos años después llego Zafiro nuestra hija mejor y ultima que engendraría hasta ese momento habíamos sido un matrimonio muy feliz ya padres, pero algo estaba por cambiar una noche ella me ato a la cama me amordazo y dijo.

-“Ha llegado la hora que seas un completo sumiso y perro para mí”. Dijo ella.

Mientras se restregaba mi pene en erección entre sus nalgas desnudas, su vagina humedecía mi bajo vientre, para luego agregar.

-“Y como todos saben un perro castrado es más dócil y sumiso que uno con huevos”. Dijo ella.

Aquellas palabras me aterraron, trate de soltarme no deseaba ser castrado, si deseaba ser dominado pero no ser un eunuco, pero era tarde, por más que luche nada pude hacer para soltarme, ella saco un pequeña navaja y me abrió mi escroto, todo se me nublo, mi cuerpo comenzó a convulsionar de dolor al poco rato sentí como uno de sus dedos enguantado en látex hurgó dentro de mi escroto hasta que extrajo a mis dos testículos que quedaron por fuera de mi bolso de piel por primera y única vez en mi vida.

Ella tomo mis huevos con una de sus manos y me los apretó fuerte, grite fuerte pero la mordaza apago el que debió ser el mayor grito de mi vida de dolor, luego estiro mis huevos hasta tensar los conductos con los unían a mi cuerpo, aquello fue aun más doloroso que su fuerte apretón, no pude ver o sentir cuando ella coloco la afilada hoja de acero debajo de mis conductos tensados pero su sentí cuando corto ambos de una sola vez, todo mi cuerpo se sacudió como nunca antes, mi vista se oscureció y me desmaye el dolor fue simplemente indescriptible.

Cuando me desperté a la mañana siguiente ella me beso en los labios, cuando se separo de mi dijo.

-“¡Bienvenido a tu nueva vida como mi perro castrado amor!” Dijo ella.

Me quede en la cama agarrando mi entrepierna, con mis manos sentí mi bolso de piel vacio, llore mucho pero ya no se podía hacer nada, me había convertido en el eunuco esposo, esclavo, perro y sumiso de mi esposa.

Aun seguimos juntos Sergio nuestro hijo mayor tiene 16 años y hay veces mientras duerme voy a su cuarto para ver como su bóxer se levanta cuando tiene una erección nocturna, se que se masturba y eso me llena de envidia al saber que el único hombre viril en la casa no soy yo sino mi hijo, yo soy solamente un “Siervo de mi Esposa”.




Autor: Anónimo & DarSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SOMETIDO ENTRE VELAS

Aquello comenzó a preocuparme pero cuando comenzó tocar y lamer todo mi cuerpo mis preocupaciones y temores se desvanecieron de inmediato de mi mente. Cada lugar donde pasaba su boca dejaba su saliva y la dejaba sensible, tomaba ventaja para dejar aun más sensibles ciertos lugares que ella sabía muy bien que eran mis zonas erógenas......


SOMETIDO ENTRE VELAS
Aquello comenzó a preocuparme pero cuando comenzó tocar y lamer todo mi cuerpo mis preocupaciones y temores se desvanecieron de inmediato de mi mente. Cada lugar donde pasaba su boca dejaba su saliva y la dejaba sensible, tomaba ventaja para dejar aun más sensibles ciertos lugares que ella sabía muy bien que eran mis zonas erógenas.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACION]


Categoria: Hetero      Autor: Juancarlitozzz & DarkSoul





Por aquella época ya llevaba un buen tiempo con mi ama aunque para todo el mundo era mi novia, era muy delgado, estatura 1,73, piel clara, cabello y ojos cafés con tengo 30 años. Ella es llenita sin ser gorda, piernona, estatura 1,62, piel morena, cabello negro, ojos cafés, es 23 años pero pese a su juventud muy sádica, tiene un cuerpo que me encanta, todo de buen tamaño sin nada exuberante y unos piercings con un tatuaje que me vuelven loco aun hoy día. Ambos somos switch por lo menos creo que aun lo soy.

Bueno todo comenzó un día que regresé de un viaje por el extranjero por motivos de trabajo. Mi ama paso a recibirme en el aeropuerto para ir a casa. Llegue muy cansado así que le dije que me recostaría en la cama un rato, me extraño que ella no dijera nada, debí percatarme del peligro pero estaba tan cansado que simplemente lo ignore. Me desnude como era ya la costumbre ya que no puedo dormir bien con ropa, de hecho ella insistía en que la casa estuviera siempre desnudo. Debo haber dormido unas cuantas horas quizás 4 o 5 horas. 

Al despertar cual fue mi sorpresa que ella me había puesto mi collar y atado boca arriba en la cama, por lo que no me pude levantar. Ella estaba en la habitación iluminada tan solo por unas cuantas velas. Al verme despertar y moverme, aunque no pude, me dijo.

-"Ahh veo que ya despertaste mi pequeño gatito, espero estés cómodo porque así te voy a tener un muy buen rato”. Dijo mi Ama.  

Dicho esto se acerco a besarme en los labios, lo cual al final solo fue un truco para estar cerca y distraerme, pues a medio beso me colocó una mordaza de bola. Mientras abrochaba la correa me dijo.           

 -"Lo siento gatito no quiero que hagas ruido y me distraigas". Dijo mi Ama.       

Aquello comenzó a preocuparme pero cuando comenzó tocar y lamer todo mi cuerpo mis preocupaciones y temores se desvanecieron de inmediato de mi mente. Cada lugar donde pasaba su boca dejaba su saliva y la dejaba sensible, tomaba ventaja para dejar aun más sensibles ciertos lugares que ella sabía muy bien que eran mis zonas erógenas.

Terminó chupando por un buen rato mis huevos junto con mi pene, que lo tenía bien duro para cuando termino. Después de un rato tomó una de las velas diciéndome.

-"Ahora si mi gatito es hora de jugar". Dijo mi Ama.
           
Dicho lo anterior comenzó a dejar caer lentamente una y otra gota de cera sobre mi pecho, cada vez más cerca de mí hasta que vio que mi reacción era lo suficientemente intensa.
Entonces a esa altura comenzó a dejar caer muchas gotas una a una sobre mi pecho, mis piernas, pies y en especial mis tetillas. Solo me sacudía con la sensación de cada gota. Una vez cubiertas mis tetillas y que ya no sentía tanto calor pensé que vendría la calma pero no.   

Ella quitó la cera acumulada y volvió a tirar cera, esta vez con la vela más cerca. Solo me podía retorcer ahí atado y sacar aire por la boca de mis gritos ahogados con la mordaza. Para mí la sorpresa fue que empezó a tirar la cera en mis huevos, la cera caía y caía, parece que los quería cubrir por completo y así paso. No podía creer lo que me estaba haciendo, me dolía una enormidad pero me gustaba de sobre manera de alguna forma.   

Luego se puso a chupar mi pene hasta ponerlo como mástil de nuevo y entonces también lo salpicó de cera. Me dijo, “me gusta cómo se te ve con la cera mi pequeño gatito, espero que lo estés disfrutando tanto como yo”.      

Cada gota se sentía más intensa que la anterior. No podía creer que estaba ahí a su merced y siendo su juguete. Era un dolor rico la verdad. El no poder hablar, ni gritar me hacía sentir totalmente sometido. Su cara lo decía todo, lo disfrutaba como niña con su nuevo juguete favorito. Finalmente terminó de jugar con la vela. Se puso a quitarme suavemente la cera de todo mi pene lo que me produjo más dolor pero también placer.       

Terminando de hacerlo se montó sobre mí, ella estaba mojadísima, así que mi pene entro en ella sin problema alguno y comenzó a moverse como poseída. Sus movimientos eran deliciosos y yo lo tenía súper sensible después de la cera caliente que me había puesto minutos atrás. Tanto dolor había valido la pena pensé en esos momento al sentir aquella monta de una forma muy intensa como nunca antes.

Ella empezó a tener una cadena de orgasmos deliciosos, se le veía en su cara y sentía como escurría sobre mis huevos sus flujos. Finalmente dijo, gatito creo que es hora de hacerte terminar, y tomó unas pinzas para pezones y me las colocó, los apretaba suavemente hasta que veía que yo saltaba. Entonces pasaba a apretar y jalar el otro, así hizo varias veces, hasta que vio que yo no aguantaría más presión.        

Entonces comenzó a moverse de la manera más deliciosa jalando las pinzas como quería, yo solo quería gritar de dolor y placer pero no podía. Finalmente sentí que iba a terminar, al sentir mi pene tener fuertes espasmos. Ella seguía moviéndose mientras me decía.

-"Que rico se siente tu leche gatito, te estás viniendo un montón, eso me encanta". Dijo mi Ama.

Finalmente dejo de moverse para que terminara de venirme. Una vez que terminaron mis espasmos se levanto y me dijo con un tono de voz de lo más erótico posible.

-"Es hora de que tomes tu lechita mi pequeño gatito". Dijo mi Ama apretando mis huevos.

Ella me quito la mordaza y coloco su sexo sobre mi cara para que se lo lambiera. Estaba lambiendo como loco, era delicioso saborear sus fluidos combinados con mi leche que le escurría y ensuciaban toda mi cara. Mientras sentía como sus manos jugaban con mis huevos, de pronto sentí como todo su cuerpo se sacudió y un rio de sus jugos cayó sobre mi boca, nariz y mentón que parecía que no iba a tener fin mientras la escuchaba gemir de placer.

En el tope de su gozo sentí que ella apretó fuerte mis huevos pero no pude gritar, simplemente porque mi boca estaba en ese momento llena de sus jugos, gritar hubiese significado ahogarme pero no implica que no sintiera un agudo dolor, pero eso no fue nada a lo que estaba por venir.

Cuando ella dejo de correrse en mi boca, se bajo de la cama para ir a la cómoda a un lado de la cama, de uno de los cajones superiores saco un elastrador reluciente color plata, en ese momento no sabía para lo que sería aquello pero algo si sabía, que no era para nada bueno para mí.

Mi ama se subió de nuevo a la cama y coloco de nuevo la mordaza en mi boca diciendo.

-“De nuevo lo siento gatito, pero no deseo que los vecinos preguntes que fueron esos gritos”. Dijo mi Ama.

En ese punto comencé a asustarme que es lo que ella quería decir con eso, sentí y vi como ella se coloco entre mis piernas para luego tomar mis huevos los rodo entre sus dedos, los apretó lo que hizo que de nuevo mi cuerpo se retorciera de dolor hasta donde podía, luego estiro mis huevos hasta donde pudo, mis huevos llegaron casi a la mitad del camino ente mi pelvis y rodillas, mi Ama los sostuvo ahí, mientras con su otra mano coloco el burdizzo en la parte alta de mi escroto.

Cuando soltó mis huevos fue un gran alivio pero que no duro mucho, mi Ama con sus manos sobre las dos manijas del burdizzo dijo.

-“Gatito voy a extrañar el sabor de tu leche pero es necesario para que seas por fin totalmente mío y completamente sumiso”. Dijo mi Ama mirándome a los ojos directamente.

Sus palabras me aterraron busque soltarme pero de pronto, sentí una enorme punzada cuando ella cerro aquella herramienta sobre mi escroto fue un dolor infernal lo que sentí, grite como nunca antes, pero la mordaza hizo que apenas se escuchara un leve grito de dolor mientras todo mi cuerpo se sacudía con violencia que no hizo que ella soltara las mandíbulas pese a todo el movimiento violento de mi cuerpo.

Momentos después cuando estaba más calmado, mi Ama reajusto las mandíbulas del Burdizzo y que de nuevo mordió mi escroto, el dolor que sentí fue mucho mejor que la vez anterior pero igual me retorcí de dolor aunque ya no con tanta intensidad. Me desmaye luego de ese segundo apretón del burdizzo.   

Finalmente a la mañana siguiente cuando desperté estaba desatado, mi Ama al ver que desperté se acerco y nos besamos intensamente para luego volver a dormimos un rato abrazados, cuando desperté de nuevo ella me dijo.

-“Ahora era un eunuco gatito. ¿Cómo te sientes?” Pregunto mi Ama.

Por extraño que parezca solo atine a decirle.

-“Muy bien como nunca antes”. Le dije.

Y no estaba mintiendo fue como si me quitaran un enorme peso que estuve cargando por mucho tiempo creo que ese peso fue mi virilidad o algo similar, desde ese momento me volví completamente sumiso y obediente por completo a las ordenes de mi aun cruel Ama.




Autor: Juancarlitozzz & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SEXO CON LA TRIBU

Seguí por un sendero que me encontré, pero la zona era diferente, había mucha más vegetación y los arboles no dejaban pasar tanto la luz. Me detuve sobre una roca para descansar y beber un poco de agua. Cuando alce la vista vi delante de mí a un hombre en taparrabos. Parecía joven, de unos 29 años. Media 1,70 más o menos y se le veía fuerte, estaba bien musculado y tenía unos abdominales que cualquiera envidiaría......


SEXO CON LA TRIBU
Seguí por un sendero que me encontré, pero la zona era diferente, había mucha más vegetación y los arboles no dejaban pasar tanto la luz. Me detuve sobre una roca para descansar y beber un poco de agua. Cuando alce la vista vi delante de mí a un hombre en taparrabos. Parecía joven, de unos 29 años. Media 1,70 más o menos y se le veía fuerte, estaba bien musculado y tenía unos abdominales que cualquiera envidiaría.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Caradura22 & DarkSoul





Ya no podía recordar cuándo fue la última vez que tuve vacaciones, así que decidí dejar todo que bien ganado me lo tenía para irme a explorar la jungla. Lo que no sabía era la aventura que iba a vivir. Mi nombre Ángel y tenía 27 años. Cuando todo ocurrió. Mi vida era de lo más normal. Trabajo en una oficina y mi tiempo libre lo dedicaba a hacer deporte, leer y muy de vez en cuando quedaba con chicos pues era y sigo siendo gay.
           
Por aquellos días estaba muy estresado por la cantidad de trabajo que tenía, así que como hacía mucho que no tomaba mis vacaciones, planee irme una semana de exploración con un grupo a una selva a América del Sur. Fueron varias horas de vuelo, pero ya podía ver por la ventanilla como el avión descendía hacia el aeropuerto. Cuando bajamos del avión el guía que viajaba con nosotros nos acompaño hacia el autobús del hotel donde nos íbamos a hospedar que ya estaba preparado. Tras otras largas horas de viaje por caminos llegamos por fin al hotel.

Era un hotel muy sencillo, pero tenía mucho encanto. Después de registrarnos y darnos las habitaciones, me dirigí hacia la mía para descansar, ya que estaba cansadísimo y al día siguiente nos íbamos de excursión para adentrarnos en la selva. Me despertaron unos golpes en la puerta.

-“Ya es de día, y pronto partiremos con el grupo”. Escuche al guía decir tras la puerta.

Me levante, me di una ducha rápida y fui a desayunar con el resto del grupo antes de irnos. A las nueve nos fuimos, para ver si podíamos ver algún animal interesante. El camino era largo y hacia bastante calor, así que en esos momentos agradecía hacer deporte muy a menudo. Solía hacer natación así que tengo una espalda ancha y fuerte, y también practicaba algo de futbol por lo que tenía buenos gemelos y piernas sin contar con mis abdominales bien marcados que aún conservo.       
Llegamos a un claro donde nos detuvimos a ver una pantera que descansaba en una rama, así que aproveche para sacar unas fotos. Me quede un poco despistado y cuando quise darme cuenta el grupo ya no estaba. Empecé a andar para ver si los encontraba, pero no había ni rastro de ellos. Además no tenía cobertura en el teléfono (móvil).

-¡No me lo podía creer, me ha perdido! Exclame para mí mismo.    

Seguí por un sendero que me encontré, pero la zona era diferente, había mucha más vegetación y los arboles no dejaban pasar tanto la luz. Me detuve sobre una roca para descansar y beber un poco de agua. Cuando alce la vista vi delante de mí a un hombre en taparrabos. Parecía joven, de unos 29 años. Media 1,70 más o menos y se le veía fuerte, estaba bien musculado y tenía unos abdominales que cualquiera envidiaría.    

También llevaba el cuerpo pintado y una lanza. De hecho no estaba solo había unos cuatro más como él a mi alrededor, de repente uno me agarro por detrás y me ato las manos con tanta rapidez que poco pude hacer para defenderme. De pronto me encontraba caminando por un camino siguiendo a estos cinco hombres. No sabía que iban a hacer conmigo, pero no podía parar de fijarme en sus cuerpos y en lo sexys que se les veía con esos taparrabos. Al cabo de un rato llegamos a un gran claro, donde se veía una especie de aldea con varias chozas hechas con grandes ramas y cubiertas por hojas.    

Allí me entregaron a unos jóvenes hombres de unos 20 años que iban vestidos iguales que ellos, pero sin pintura y les dijeron algo en un idioma que no pude comprender. Estos muchachos me llevaron a una de las chozas y me desnudaron, me metieron en una especie de bañera y me lavaron bien. No sabía si estaba asustado o me estaba excitando. Cuando me lavaron, me afeitaron todo el cuerpo, me rociaron con una especie de aceite que olía muy bien y me pusieron también un taparrabos que parecía de otro material al de los que llevaban ellos.

En ese instante dos de los hombres que me habían traído me sacaron de la choza y me llevaron a la que parecía una más grande. En esa choza había otro hombre sentado en una gran silla tallada en madera. Este hombre era un poco diferente a los demás, se veía más alto y grande. Debía de medir 1,80 por lo menos y era el que más musculado estaba.

Tenía unos pectorales impresionantes en los que tenia pintados unas rayas blancas al igual que en los brazos, los cuales eran fuertes y grandes. Tenía unos abdominales bien definidos y duros, de los que se pueden rayar queso en ellos y estaba completamente depilado, lo que hacía que se vieran perfectos. Iba vestido con un taparrabos, pero este era de otro color y llevaba unas pulseras y un collar de algún tipo de metal.

Debía de ser el líder. A su lado, de pie, había otro hombre igual a los que me habían bañado.

-Hola. Me dijo el hombre que estaba de pie en mi idioma.    
-“Estas en el poblado de la tribu Koakti”.         
-“Hola”. Le respondí algo sorprendido. 
-¿Por qué me han vestido así? Pregunte.           
-“Es la vestimenta de los prisioneros”. Respondió el hombre          
-¿Soy su prisionero?- Le pregunte algo alterado.        

-Sí, te hemos hecho prisionero porque está prohibido entrar en nuestro territorio sin permiso.           
-“Me he perdido, iba con un grupo y me despiste, solo estaba buscándolos”. Dije en mi defensa.
-“No hay excusas, ahora deberás pagar las consecuencias por tu falta”. Me dijo.           

En ese momento los dos hombres que entraron conmigo me quitaron el taparrabos dejándome totalmente desnudo y se marcharon de la choza. El hombre que estaba de pie se acerco con un cuenco de madera con varios trocitos de fruta de un intenso color rojo.         

-¡Come! Me ordenó.          
-¿Qué es esto? Pregunte.   
-“Es fruta típica de nuestro poblado”. Respondió       

Sin fiarme mucho comí un trozo tras esto el hombre salió con el cuenco de la choza. No sé qué clase de fruta era esa, pero no paso más de un minuto que me la había comido y empecé a sentirme muy excitado y se me puso el pene duro como una piedra, debía ser afrodisiaca.    

De pronto el líder también tomo un trozo de fruta de otro plato que había junto a él, se quito su taparrabos y dejo al descubierto un gigantesco pene. Nunca había visto nada igual, debía de medir 28 cm cuando termino de crecer. Al instante me hizo signos de que me acercara con la mano.  

Me acerque sin dudarlo mucho, necesitaba probar ese pene fuese como fuese. Me arrodille delante de él y empecé a pasarle la lengua desde los huevos hasta la punta del glande. Estaba deliciosa, cuanto más la probaba más quería. Me estaba poniendo eufórico, así que decidí que era el momento de tragármela y empecé a chupársela. Al principio me costó un poco pero finalmente me la trague entera. De vez en cuando miraba su cara y él tenía en un rostro una expresión de absoluto placer.            
Cuando ya llevaba un buen rato chupándosela me levante y me senté sobre su pene mientras el aun seguía sentado. Pensaba que no me iba a entrar entera, pero mi culo estaba ansioso de tragársela toda y cuando entro sentí un placer que recorrió todo mi cuerpo. Me agarro con sus fuertes manos por el culo, y yo puse las mías en sus pectorales.        

Empecé a cabalgar sobre ese pene mientras que mi pene, que media 19 cm, rozaba con sus abdominales. Estábamos besándonos, sus besos sabían muy bien, todavía podía notar el sabor delicioso de la fruta que habíamos comido, así que me emplee a fondo con su boca. Eso le gusto mucho porque empezó a embestirme con fuerza mientras yo lo cabalgaba y mi pene empezó a latir con mucha fuerza por el roce con sus abdominales. Los dos estábamos empapados en sudor, las marcas de su pecho se habían borrado por el tacto con mis manos y el sudor, y yo estaba experimentando el mayor placer que nunca había sentido.         

Ya no pode aguantar más, mi pene disparo unos potentes chorros de semen que le llegaron hasta la cara y recubrieron todo su pecho. Enseguida se volvió loco y se levanto tomando de los brazos para penetrarme salvajemente mientras me agarraba a sus hombros y espalda. Podía sentir la fuerza de aquel enorme pene mientras me embestía, sumado al roce con su pecho lleno de mí semen me estaba haciendo vibrar de placer, lo que hizo que me volviera a correr una vez más.
           
El siguió embistiéndome con fuerza y yo deseaba que no parara, hasta que al final empezó a gritar de puro placer y me lleno las entrañas de su muy caliente como espeso semen, sintiendo como su pene palpitaba con violencia mientras me estaba llenando de su leche sin dejar de penetrarme con su enorme virilidad.

Cuando me aparte volví a ponerme de rodillas para limpiarle el resto de semen que le quedaba en su pene y los huevos mientras mi culo aun palpitaba por los 28 cm que había tenido dentro. Hasta que no se la limpie entera no me dejo levantarme. Al terminar volvieron a entrar los dos guardas que me habían traído, me llevaron a que me bañaran otra vez para quitarme el sudor y me llevaron a otra choza para que descansara.  

Estaba agotadísimo por el día tan largo que había tenido y me dormí pronto, pero algo me decía que no me dejarían salir tan fácilmente de aquel poblado. Así fue a la mañana siguiente fui despertado aun tenía una tremenda erección pero mi pene me dolía cuando lo tome note que mi pene estaba si rígido pero frio y de una textura extraña parecía ser de madera y no de carne, además el solo tocarlo me hizo sentir un terrible punzada de dolor.

En ese mismo momento los hombres que me capturaron entraron a la choza. Me tomaron de los brazos y de nuevo me los amarraron a la espalda rápidamente, me sacaron de la choza y me llevaron a una especie de placa en cuyo centro un alto y solido poste estaba colocado ahí me amarraron. Dejándome inmovilizado por completo. El hombre que hablaba mi idioma apareció trayendo consigo una mesa cuya parte superior quedo a la altura de mi pene endurecido que para ese momento me estaba doliendo mucho.

-“AAAAAHHHHHHHHH”. Grite de dolor cuando lo tomo con una de sus manos.

El hombre coloco mi pene sobre la mesa usando una fina tira de cuero para dejar mi falo completamente asentado en la mesa, luego hizo una reverencia al hombre que estaba sentado en aquella silla tallada que al parecer el jefe de la tribu y con quien había tenido el sexo más intenso de mi vida, luego hablo a toda los reunidos en la plaza, para luego decirme.

-“El rey ha decidido que eres digno para el sacrificio a la diosa de la Fertilidad”. Dijo ese hombre.

Luego se coloco y tocado de plumas se coloco a mi lado y uno de los jóvenes muchachos le entrego un machete en ese momento comenzó a inquietarme.

-“Espera, Esperan ¿qué piensan hacer…?” Quise preguntar.

Pero el hombre se dio la media vuelta y de un solo golpe del machete me cerceno mi endurecido pene, que quedo inerte sobre la mesa. Aquello me dejo en shock por dos segundos antes de gritar de dolor y terror al ver que me habían despojado de mi miembro viril para el resto de mis días.

-“¡AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHGGG!” Grite para luego desmayarme.

Me desperté al día siguiente ya curado, atendido en todo por aquellos dos jóvenes que ya no usaban taparrabos en mi presencia me di cuenta que ellos también les habían quitado sus penes, cuando me recupere, comencé a ser visitado por varios hombre de la tribu quienes me penetraban a placer sus miembros viriles eran enormes no tan grandes como las del rey pero si muy cerca.

Fui su puta por tres meses antes de que me liberaran para ese momento mi búsqueda se había terminado nadie me daba por vivo cuando aparecí, las autoridades buscaron manejar el asunto discretamente y en pocos días estaba en casa con una gran suma de dinero a modo de compensación por mi silencio y perdida, el gobierno de aquel país no deseaba mala publicidad que espantara al turismo.

Ahora soy un eunuco y aunque siento ya no poder gozar tanto al venirme como antes, gozo a mi manera mientras soy penetrado por el culo y me masajean mi próstata hasta venirme por el orificio sobre mis huevos, lo malo es que ahora solo admito ser penetrado por machos bien dotados, todo pene por debajo de los 23 cm rígido no me hace no cosquillas.




Historia Original Aquí





Autor: Caradura22 & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

SIRI ENVIÓ A LA ENFERMERA

Cuando estaba en la universidad, ganaba dinero en una clínica en la frontera. Iban muchos gringos allí para colonoscopias baratas. Están realmente llenos hasta allí de comer su comida gringa. Y el olor. Era repugnante a no más. Me he movido para quedar de espalda a ella. Un buen movimiento. No me gustan las sorpresas. Ahora sé un buen chico. Dé vuelta a esa bata alrededor así que la abertura está al frente. Eso es lo que voy a examinar. "Lo hice a tientas, pero hice lo que me dijo.......


SIRI ENVIÓ A LA ENFERMERA
Cuando estaba en la universidad, ganaba dinero en una clínica en la frontera. Iban muchos gringos allí para colonoscopias baratas. Están realmente llenos hasta allí de comer su comida gringa. Y el olor. Era repugnante a no más. Me he movido para quedar de espalda a ella. Un buen movimiento. No me gustan las sorpresas. Ahora sé un buen chico. Dé vuelta a esa bata alrededor así que la abertura está al frente. Eso es lo que voy a examinar. "Lo hice a tientas, pero hice lo que me dijo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Arab Nights





Adriana y yo nos acurrucábamos en el sofá viendo la televisión cuando sonó el timbre de la puerta. Fui a la puerta. Una mujer fornida con un mal ceño estaba de pie allí sosteniendo una pequeña bolsa de lona.

¿Este es el 4212 de Court Plaza? ¿Eres, Fred?
"Sí".

"Soy la enfermera Olga Ratcheado de Fulfillment. Necesito entrar.

La miré. Puedes usar la alfombra para quitarte el barro de los zapatos.

-Eso no es barro. Mi paciente anterior tenía una gran diarrea. Pero creo que ya está todo controlado, "declaró desafiante mientras ella empujaba a mi derecha para entrar. Hizo un ruido metálico mientras ella y su bolsa de lona, pasaron a mí lado.

Dejó su bolsa en la mesa de la cocina y la abrió y empezó a sacar las cosas. "Ven acá. Debo examinarte -ordenó-. Adriana vino a ver lo que pasaba.

"¿Qué es todo esto?"

"¿Tiene problemas con su libertad? ¿Le doy un chequeo gratuito?", Dijo ella mientras ella buscaba mi brazo y me empujó hacia ella. Ella tomó mi presión arterial y nivel de oxígeno en la sangre con uno de esos sensores de dedo. Luego sacó un depresor de lengua y me abrió la boca para poder mirar dentro. Abrió una botella, sacó una jeringa y la sumergió en la botella y retiró el émbolo para aspirar líquido. O tomas esto por la boca o puedo encontrar otro camino. He usado esta jeringuilla en ambos extremos. "Ella agarró la coronilla de mi cabeza con una mano, mi barbilla con la otra, abrió mi boca, echó el líquido en mi boca y entonces presionó mi boca cerrada y cerro mi nariz hasta que me trague todo él liquido.

"Muy bien. Vamos más rápido cuando trato a los hombres como a perros. Esto será corto. No hay razón para hacerlo más largo".

"¿Para qué estás aquí?"

Ella me ignoró y levantó mi camiseta para escuchar mi corazón y mis pulmones. Estaba empezando a sentirme gracioso, un poco loco.

"¿Qué líquido era ese?" Le pregunté.

"Un poco más tranquilo. Algunos pacientes no me molestan - se calman. Todos los médicos lo hacen. Ponte esto “, ordenó. Me entregó una bata para exámenes médicos.

Me arrastré al baño y me lo puse. Cuando volví, me miró con desaprobación. Carajo No soy un proctólogo. Cuando estaba en la universidad, ganaba dinero en una clínica en la frontera. Iban muchos gringos allí para colonoscopias baratas. Están realmente llenos hasta allí de comer su comida gringa. Y el olor. Era repugnante a no más. Me he movido para quedar de espalda a ella. Un buen movimiento. No me gustan las sorpresas. Ahora sé un buen chico. Dé vuelta a esa bata alrededor así que la abertura está al frente. Eso es lo que voy a examinar. "Lo hice a tientas, pero hice lo que me dijo.

Se puso los guantes de examen y comprobó mis genitales. Adriana la miró atentamente. Ahora vamos.

Para entonces ya estaba empezando a sentirse tambaleante. Ella paso su brazo derecho alrededor de mi cintura y me sujetó la mano izquierda como si me estuviera guiando con ella. "Esto no es bailar. No quiero ni siquiera saber o quiero ser tu amiga. No es como si fueras importante como un cocinero de la cafetería. O un hombre rico con alguna enfermedad terminal.

Caminamos hasta el dormitorio. Adriana nos siguió. Mientras estaba allí, ella puso uno de esos protectores plastificados y un par de toallas limpias en la cama y me ayudó a acostarme. Sacó dos estribos para los pies de la bolsa que los fijó a la cama con sendos tornillos. Los estribos tenían correas y ella las ajusto para que me rodearan los tobillos para que mis piernas estuvieran abiertas. Entonces antes de que pudiera protestar sacó dos correas más y me sujeto las manos a la cama. Con eficiencia mecánica me afeitó la ingle, luego tomo una esponja con un líquido naranja que paso por mi escroto y llenó una jeringa para inyectar en un par de lugares en mi escroto en cosa de segundos.

Se volvió hacia Adriana y dijo: -¿Quieres ayudar? Esta será una gran experiencia de aprendizaje para tí Mi lema – “nunca deje a un hombre colgado".

Le daré crédito. Parecía que ella sabía lo que estaba haciendo mientras cortaba y retrocedía las capas ahí abajo como una cebolla - y me dejó ahí con lágrimas. Luego sacó mis testículos del saco. Parecían cerezas en el tallo colgando allí. La perra le preguntó a Adriana, "¿Quieres manejarlos?" Señalando una caja de guantes de látex. Adriana se los puso y tomo con cuidado mi testículo izquierdo con las puntas de sus dedos. No sé si fue la ligera sensación como un dentista que trabajaba en una boca sedada o la visión de ella con uno de mis testículos o la mirada de ella estar maravillada en sus ojos, pero para ese momento tenía una furiosa erección. Adriana luego suavemente lo dejó.

"Bueno, vamos a avanzar." Ratcheado tiró de mis testículos un poco para asegurarse de que estaban completamente fuera y luego los ató. -¿Quieres terminarlos?

Adriana se mordió la comisura de la boca y no pude quitar los ojos de sus manos mientras ella lentamente cortaba cada uno de ellos. Ella colocó cada uno en un pequeño tazón de metal entre mis piernas. "¿Puedo conservarlos?", Preguntó.

No son nada para mí. Desechos médicos - dijo la perra mientras sacaba el cuenco con un gesto de desprecio de su mano y me terminó.

Adriana los puso en una bolsa y los sostuvo con ambas manos sobre su corazón.

Sus testículos murieron. Tiempo para el servicio fúnebre. La vista pública con tus amigas mañana ", comentó la perra.

A través de la bruma de la sedación pude reunir suficientes palabras para preguntar cómo sucedió esto.

"Usted tonto. Ni siquiera sabes que Siri tomó tu orden para ser castrado.

"Espera". Luché para pensar claramente. He estado tratando de aprender español una vez que comencé con Adriana. Estábamos jugando con Siri. Tuve la idea de poner el idioma al español. Sería un incentivo más para aprender. Algunos click y se hice. Había estado pensando en llevar a Adriana en un largo viaje de fin de semana a México. Le pregunté cómo decir vacaciones o escapar.

Adriana me dijo, "Escapar”. Pero todo el mundo lo acorta a capar".

Entonces me acordé de lo que dije. Siri. Quiere un capador".

Miré a Adriana. Mi voz era incrédula cuando le pregunté, "Adriana, ¿estás seguro que capar significa escape?"

"Oh mi amor, dijiste la palabra, no lo hice", dijo Adriana. Su boca era simpática, pero sus ojos brillaban como diamantes negros.

Pero pronto la perra había recogido y empacado todo y estaba de camino a la puerta. Al salir, dijo: -Al final esto parecerá gracioso.

Me sorprendió que conociera tantas palabras cuando apenas hablaba bien ingles.



Historia Original Aquí.




Autor: Arab Nights       Traductor: DarkSoul