La princesa wikinda pte.2

6

-Venga Mike, ¿podríamos hacer esto de una vez? Mi palo está a reventar por esa perra y ya no aguanto por joderla como loco.
John había regresado cautelosamente y llevaba consigo el tubo metálico fuertemente agarrado. En su camino, había trastabillado un par de veces y a punto estuvo de soltar una grosería por la sorpresa pero había logrado ahogar las palabras en su garganta y no había pasado de un susto. Sin poder evitarlo, no dejaba de imaginarse lo que le pasaría si esos tres despreciables tipos lo descubrían husmeando por ahí mientras se preparaban para perpetuar uno más de sus crímenes.
Regresó junto a la ventana justo cuando los dos tipos sostenian cada quien una mano de la chica mientras su líder amordazaba a Sam con un pañuelo viejo y sucio colocándolo en su boca y amarrándolo con fuerza en su nuca. La jovencita se retorcía sobre su regazo y lanzaba su cabeza hacia atrás buscando conectarlo con un duro golpe, pero los compinches la sujetaban muy fuerte y la tarea de amordazarla rápidamente quedo hecha.
-te digo que te esperes animal- le reprendió a su cómplice en tono severo. – esta niña no es como las perras drogadictas y enfermas con las que te apareas en tu basurero. Esta hermosura hay que tratarla con delicadeza- explicaba con voz pastosa mientras recorría con sus manos la figura de su aterrada víctima- esta es una flor inocente. Con un aroma a pureza que tu sucia nariz no distingue. Debe disfrutarse como lo vinos caros, lentamente, saboreando sin prisas cada centímetro de su cuerpo y cada sensación que evoca.
-lo siento Mike. Es solo que su cuerpo me pone muy caliente y el gordo y yo estamos desesperados por probarla. ¿Nos dejara probarla verdad? – decía mientras el otro sujeto asentía histriónicamente ante cada afirmación de su compañero. Ambos tenían ya una notable erección en sus pantalones y no dejaban de mirar los pechos que asomaban voluptuosos entre su escote y las blancas, gruesas y tersas piernas que se agitaban y levantaban el vestido de la chica dejando poco a sus pobres imaginaciones. 
– después que este angelito sea mío, después de que me beba su carne y su belleza. Cuando la exprima y sacie mi sed de tenerla, de corromperla y de allanarla en cada dulce y tierno rincón de su ser, entonces podrán tomar las sobras. Podrán tomar el cascajo que quede en pie de esta criatura, y podrán saciar sus ganas y placeres con ella.
-eso será suficiente para nosotros jefe-  ambos asintieron mientras se sobaban sus genitales sobre sus pantalones.
A John la personalidad de Mike, el líder, le resultaba muy intrigante. Hablaba con una seguridad y una calma asombrosas. Parecía que no estuviera a punto de violar a una jovencita. Y parecía mirar más allá de las cosas. A veces parecía que sus ojos se perdían en la nada y tal vez por el miedo o cansancio, pero John llego a apreciar que sus pupilas de dilataban por completo y destellos rojizos brillaban en sus ojos. Incluso llego a quitarse de la ventana rápidamente en varias ocasiones por que juraría que el tipo lo estaba mirando fijamente y le sonreía, pero después se regañaba a sí mismo y se decía que era solo producto del nerviosismo y miedo, y que tenía que concentrarse para poder salir con éxito de todo aquello.

La joven cada vez estaba más aterrada. El sudor empezaba a perlar su piel, y gotas de sudor humedecían su frente y sus pechos. Para desgracia de ella, eso no hacía más que hacerla lucir más atractiva para sus captores. Ya con sus manos atadas a su espalda y su boca obstruida, solo soltaba gemidos, lloriqueos y gritos ahogados de auxilio mientras intentaba ponerse de pie. Pero Mike la sostenía fuertemente de la cintura y la abrazaba con fuerza para que no se apartara de su regazo donde la tenía sentada encima. Ella seguía con sus últimas fuerzas intentando pararse, pero él volvía a atraerla para sí haciéndola caer sobre sus piernas de nueva cuenta. El constante choque de su trasero sobre sus genitales estaban haciéndolo cada vez más tenso. Ahora solo prestaba atención a como las nalgas de la chica revotaban sobre él cuando la sentaba encima suyo cada vez que ella intentaba escaparse. Miraba la escena como un loco y sonreía tétricamente disfrutando el espectáculo. Sus compinches aguardaban cautelosos de pie frente a ellos.
De pronto tomo a la chica de la cintura y la giró con fuerza sobre el sofá. Ella se golpeó en los labios con el brazo del sofá mientras sus cabellos le cubrieron el rostro. Quedo a gatas con su cabeza recostada en el brazo del sillón y con sus manos y rodillas sobre el sofá. Él rápidamente de hinco tras de ella en el sofá y tomando sus caderas, restregó su vientre y entrepierna sobre el trasero de la chica que comenzaba a gimotear y a soltar abundantes lágrimas. John estuvo a punto de entrar, pero se detuvo y se dijo que aún no era el momento, tenía que estar seguro de que tendría éxito.
Continúo embistiendo aun con sus ropas puestas a la joven Ward. La chica solo era un objeto sin fuerzas que iba y venía al manejo del tipo. Ella solo estaba sin oponer resistencia mientras la tomaban de las caderas y la movían a placer. La habitación quedo en silencio al dejar de quejarse Samantha, y mientras los otros dos tipos observaban atentos, el único ruido en el lugar era el que producían los glúteos de la chica al impactar con el vientre del abusador. ¡clap, clap, clap, clap! La frecuencia iba en aumento y la sonrisa de placer del líder poco a poco se transformaba en enojo y en deContinúo embistiendo aun con sus ropas puestas a la joven Ward. La chica solo era un objeto sin fuerzas que iba y venía al manejo del tipo. Ella solo estaba sin oponer resistencia mientras la tomaban de las caderas y la movían a placer. La habitación quedo en silencio al dejar de quejarse Samantha, y mientras los otros dos tipos observaban atentos, el único ruido en el lugar era el que producían los glúteos de la chica al impactar con el vientre del abusador. ¡clap, clap, clap, clap! La frecuencia iba en aumento y la sonrisa de placer del líder poco a poco se transformaba en enojo y en desesperación. Nadie decía nada. Él se empeñaba cada vez más en impactarla con mayor fuerza. El sudor cubrió su rostro y sus ojos se cerraban al recibir el salado líquido. Después de casi dos minutos así, soltó a la chica que al no ser sostenida por él, callo sin fuerzas sobre el sillón y segundos después volvió a gimotear quedamente. Él se incorporó y con una rabieta, pateo una bolsa con basura que impacto en la ventana tras la cual se ocultaba John.
-maldita sea. Un millón de veces maldita sea-
Sus sos acompañantes le abrieron paso y lo miraban entre con pena y resignación.
-no se preocupe jefe. Eso es normal. He leído que a muchos hombres les sucede. Solo es cuestión de esforzarse un poco m…- dijo el tipo más flaco.
-cierra tu maldita boca- le grito mientras de la parte trasera de su pantalón sacó una pistola y le apuntó. – no quiero escuchar ninguna palabra sobre esto, idiota. Jamás, escúchame bien, jamás voy a permitir que un ser tan miserable e insignificante como tú insinué tenerme lastima. Antes te mato que recibir lastima de ti.-  
-cla, cla, cla, claro Mike. No me malentiendas, solo, yo, bueno yo.-
Tiene un arma, John al fin pudo comprobar que al menos, tenían un arma. Eso hacia las cosas más difíciles pero no había otra opción. Con arma o sin arma había que continuar con el plan.
-cierra la boca. Solo… cierra tu sucia boca.- se limpió el sudor de la frente con los nudillos de la mano con la que sostenía la pistola. Respiro hondo y apretando el puño de la mano libre, se tronó los huesos. Después de unos segundos en silencio, ordenó.
-Búfalo, sienta a esa mocosa. Desátala y quítale el pañuelo de la boca. Esa perra va ver el hombre que soy.-  
El tipo obeso obedeció y tomándola de los pechos y espalda, la incorporo en el sofá, dejándola sentada. Con su mano apretó el seno izquierdo de la chica y lo palmo mientras con su otra mano se acariciaba su entrepierna. 

-pero que enormes par de tetas te cargas niña, voy a gozar mucho jodiendote muy duro-

Después retiró el pañuelo que le cubría la boca. 
-venga preciosa, así es. Eres una niña muy buena. Guarda silencio para que podamos jugar todos a gusto.- le decía el tipo gordo mientras ella lo volteo a ver con su rostro empapado en lágrimas.
-por favor, se lo suplico. No me lastimen.- le suplicaba en voz tan baja como un susurro.
-lo siento primor, no te escucho.- dijo y después se retiró.
Mike se acercó lentamente a la joven. Sus botas terrosas levantaban motas de polvo que se elevaban atreves de la luz que entraba por la ventana. Llegó junto a la chica y se inclinó hacia al frente para acercarse a su ella. Ella estaba con la mirada en el suelo sollozando quedamente. Con el cañón de la pistola, aparto los mechones de cabello que le cubrían el rostro, y con la mano libre, la tomó de la barbilla y levantó su cara hacia él. Que preciosa eres, le dijo, y después le planto un beso en los labios. Ella pareció recobrar fuerzas y se revolvió para zafarse de su beso, pero él con su mano libre, la tomo de la nuca y no la dejó apartarse. Siguió besándola bruscamente por varios segundos hasta que la soltó, y ella volvió a agachar el rostro y escupió un par de veces en el suelo.
-muy bien amor. No te preocupes. Solo tuvimos una pequeña falla técnica. Nada de cuidado, descuida.- le decía al oído.- Ahora vamos a solucionarlo. ¿Te parece?, ¿quieres ayudarme a solucionarlo?- esperó un par de segundo una respuesta que sabía no llegaría- muy bien. Eso pensé-
Se incorporó lentamente. Volteó a ver a sus acompañantes. Les sostuvo la mirada un par de segundos y asintió un par de veces. Después con la mano que no sostenía el arma, empezó a desabrocharse sus pantalones. Tardó un poco al estarlo haciendo con una sola mano. Después bajo el cierre lentamente. La joven seguía con la cabeza caída sollozando. Una vez bajado el cierre, ayudándose con la mano libre y la ocupada por el arma, bajo sus pantalones y calzones al mismo tiempo. Los bajo hasta las rodillas dejando su pene colgando frente a la joven Ward. Para John el miembro del tipo era enorme, le parecía uno de esos embutidos de carne roja que parecían salchichas enormes y que vendían en los supermercados. Pero también le parecía increíble que después de estar tanto tiempo acariciando a una mujer tan bella como su concuña, no hubiera logrado tener una erección aun.
-venga niña, alza tu cabeza. Mira lo que tengo para ti-  Sam levanto el rostro lentamente y al ver los genitales de su captor, volteo su rostro rápidamente.
-anda, no seas tímida. Solo necesito un poco de tu ayuda. No he dejado de mirar tus labios. Son realmente hermosos y carnosos. Ahora que te he besado he comprobado que son de miel. ¿Podrías por favor, hermosa, usarlos un poco con mi adorable salchicha? Anda pequeña, solo un poco. Ayúdame a despertarla con esa boquita tan linda que tienes y esa saliva tuya que es de miel. Levanta tu rostro, vamos. Solo ponla en tu boca y chupa la paleta más suculenta que jamás haz probado.-
La joven alzó el rostro y lo miro fijamente a la cara. 
-si intentas poner tu sucia cosa en mi boca, te juro que te la arrancare con los dientes. Lo haré, juro que lo haré-
El hombre estalló en carcajadas. Después de unos segundos retomo el aire y volvió a mirarla. Levantó su pistola y la paseo por la cien y los pómulos de la chica, muy lentamente.
-vaya que eres ruda pequeña. Y eso me encanta. Eres como esos roedores del bosque que no huyen cuando me ven acercarme con mi arma. La mayoría salen corriendo, pero unos pocos no lo hacen. Se quedan ahí frente a mí. Solo se quedan a hacerme frente. Sacan los dientes y deciden que pueden luchar y detenerme. Y los amo por eso. Los amo y son de hecho los que mejor sabor tienen  cuando los cocinamos. Tienen un sabor intenso. Estoy seguro que tú también lo tendrás. Basta con verte para saber que no he disfrutado algo más exquisito que tú.  Ahora abre tu maldita boca, y empieza a chupar mi palo o juro por dios que me cansaré de esto y regare tus sesos sobre este sofá.-
Ella se quedó mirándolo, le sostuvo la mirada fijamente con los dientes apretados. 
-prefiero morir, que chuparte tu asquerosa y flácida tripa. Pedazo de carne inservible.-
En el rostro del hombre una sombra de enojo y desprecio asomó. Apretó la quijada y los puños. Samantha, con el rostro aun en alto, cerró sus ojos con fuerza y se preparó para morir. Su respiración se agitó y un chorro de orina broto de su vagina y bajo por entre sus bellas piernas. Él gritó con desesperación y le asestó un fuerte golpe en la frente con el arma. La chica se lanzó de lado y su rostro callo en el sofá, mientras un hilillo de sangre comenzaba a brotar de su frente.

John volvió a amagar con entrar, pero el tipo sostenía el arma aún. Si entraba, no le costaría trabajo hundirle un par de tiros en la frente. Así que volvió a agacharse y continuó observando cuidadosamente.

El líder Mike se quedó mirando a Sam mientras sollozaba tumbada en el sofá. Él respiraba agitadamente y solo estaba inmóvil viendo a su víctima retorcerse de desesperación y dolor frente a él. Después de unos segundos llamó a el tipo gordo.
-búfalo, ven acá.- el tipo se acercó rápidamente y se paró junto a él.
-dígame, jefe-
Continuó mirándola unos segundos. Alzó su pistola y apuntó a la habitación de junto sin voltear en esa dirección por no apartar la vista de la chica. 
-ve y tráeme a la bruja de la madre. ¿Aún esta viva cierto? –
El tipo gordo se apresuró a la otra habitación y respondió que sí, aún estaba viva, mientras doblaba por un pasillo y se perdía de vista.
Samantha al escuchar esto sollozó con más intensidad. Levantó su rostro del sofá y le dedicó una mirada de desprecio a su captor. La
Sangre comenzaba a secarse en su rostro y su cabello se pegaba en mechones con la humedad de esta. Él solo la miraba con rostro serio y severo. Permaneció inmóvil por los 2 minutos que búfalo tardó en regresar con la señora Ward. Cuando después de ese tiempo, su compañero regresó con la madre de la chica apoyada en su hombro, avanzó hacia ellos para ayudar.
-vaya que está perra tiene aguante. Después del duro golpe que le pusiste en la cabeza con ese tubo, pensé que ya estaba cantando junto a San Pedro-
John reviso inmediatamente el metal entre sus manos y no tardar en apreciar unas manchas rojas en un extremo. De manera que fue con este, pensó.

-vaya que si- respondió búfalo. -por un momento también pensé que había muerto, pero lo comprobé y aún respira normalmente. Creo que solo está desmayada.-

-bien, recuéstala aquí. Ayúdanos animal. Eso es, con cuidado, recárguenla ahi.-

Dejaron a la madre recostada en la pared. Él se incorporó y sacudió su pantalón. Había vuelto a subirlo a su sitio, pero el cinturón continuaba desabrochado por lo que se revolvía con las sacudidas. Tomó después el arma por el cañón,  y lo entrego a el tipo más delgado.
-toma- le dijo. – apuntale a la cabeza a esa perra. Y si su hija no se porta como la putita que quiero que sea, pégale un tiro justo aquí-
Con su dedo índice indicó justo en el ojo izquierdo de la mujer. -va ser todo un espectáculo ese ojo reventándose-

El tipo flaco se hizo con el arma y de inmediato apuntó la zona que se le indicó. Samantha observaba desde el sofá. Lloriqueaba y las lágrimas y fluido nasal se mezclaban y bajaban por un rostro desencajado y asustado. 

Mike avanzó lentamente. Poco a poco acabó con la distancia al sofá y se paró justo frente a la joven. Ella seguía mirando a su madre que seguía inconsciente más allá junto a la pared. Él con la misma mirada sería, volvió a bajarse los
Pantalones, y su largo pene volvió a salir y caer cuan largo era frente el rostro de la joven chica. Ella no lo miro quedar colgando frente a su rostro, mas sin embargo, sabía que estaba ahí. El olor a rancio y sudor le llegó de inmediato a su nariz y no pudo volver a quebrarse y sollozar intensamente. El la dejo llorar algunos segundos y después la apresuró.
-anda, anda ya niña, no tenemos todo el día. Abre tu puta boca y comienza a mamar.

Ella lloraba más y más. Continuaba sin moverse y mirando a su madre con el cañón del arma en la cabeza.

-vamos, que esperas-  él tomó con una mano su pedazo de carne, y lo levantó para poner la cabeza de su pene a escasos centímetros de la boca de la joven. Ella seguía negándose a mirarlo. El olor entro por completo por sus fosas nasales, y rios de lagrimas bajaban por sus mejillas. Estaba quebrada totalmente.

El volvió a animarla a hacerlo. Acercó más su miembro, y chocó la punta con los labios de la chica. Ella cerró los ojos y su boca con fuerza. Metió sus labios dentro de su boca y mientras seguía llorando negó lentamente con la cabeza.  Él insistió unos segundos más, paseando su grueso pene de derecha a izquierda y de regreso, por toda la cerrada comisura de su boca. Después de eso volvió a retirar su pene de su boca y lo soltó quedando colgando nuevamente.

-es suficiente. Mátala- ordenó al compañero con el arma. Apenas escucho esto y un grito desgarrador brotó del pecho de la muchacha. 

-noooooooo. Por dios, por dios, no la mates. Te lo suplico, no la mates-

El tipo el arma volteó a ver a su líder como diciendo “y ahora que”. Mike mantuvo su mirada severa a su compañero y no volteo a ver a la joven cuando gritó por su madre suplicante. Sam seguía gritando y suplicándole mientras bajaba del sofá y quedaba de rodillas frente a él. Pero él no la volteo a ver. Solo miraba a su compañero fijamente, y con un leve movimiento de asentimiento con su cabeza, dio la orden para asesinar a la madre. 

La joven volvió a gritar como loca. El tipo con el arma pasó saliva y lentamente volteo a ver a quién sería su víctima. La miró fijamente y después cerró sus ojos. Samantha dejo de gritar y abrió los ojos como platos. Estaba a un segundo de ver morir a su madre. El hombre apretó su mano con todas sus fuerzas y con su dedo pulgar amartilló el arma dejándola lista para disparar. En ese momento la joven se movió como rayo y con sus dos manos tomó el largo pedazo de carne y metió toda la cabeza en su húmeda boca. Con sus dos manos realizó un rápido movimiento de sacar y meter y con el interior de su boca, y su gruesa lengua, empezó a mamar y humedecer él rancio pene de su captor. Rápidamente un sabor amargo y metálico inundó su paladar. El sabor era tan desagradable que forzaba a su boca a producir más y más saliva para rebajar el desagradable sabor. 
Cuando Mike sintió la suavidad y humedad del interior de la boca de la chica, no pudo evitar soltar un ligero gemido. Alzó su rostro al techo y cerró sus ojos para disfrutar más lo exquisito de la sensación. Una ligera succión comenzó a recorrer todo su pene y sintió como la sangre comenzaba a bajar por todo su cuerpo para acumularse en su palo. Era notorio que la suya era la primera verga que la joven chupaba, pues a pesar de que lo estaba haciendo de maravilla, estaba succionando constantemente  y eso le producía cierta presión ahí abajo. Pero no importaba, la putita al fin se la estaba mamando y no tardaría en poner su palo como un tronco, entonces si que podría atravesarla. La atravesaría como a una perra cualquiera y mientras lo hiciera, la invitaría a seguirse burlando de su pedazo de carne flácido e inservible. Qué tal te entra mi pedazo inservible mi amor, le diría, ¿te sigue pareciendo flácido?. Pero había tiempo para todo, y ahora mismo está disfrutando de una mamada de maravilla.

-oh! Si pequeña, sigue así. Sigue mamando. Sabía que esa boquita tuya sería dulce como la miel. Eres precisamente lo que todo hombre desea como su paraíso. Vamos oh! Oh! Que rico mamas pequeña.

Samantha estaba completamente ida. La adrenalina de estar a segundo de ver una imagen espeluznante la tenían en otra dimensión. Ella continuaba chupando como si lo estuviera disfrutando también. Usaba sus dos manos para masajear el tronco del pene, con su boca succionaba constantemente y con su lengua humedecía y babeaba toda la parte de abajo y los lados de la viscosa cabeza el genital. Su mirada estaba perdida en la nada. Y actuaba como una máquina solamente. Esto poco parecía importarle al hombre, que poco a poco sentia como su pene se hinchaba más y más dentro de la boca de la joven. En un minuto su pene ya estaba completamente erecto, y venas por todo lo largo de su carne, saltaron y se marcaron por doquier. 

El placer estaba en su máximo apojeo. Con sus dos manos, tomó la cabeza de la joven y recogió la mayor parte de su oscura cabellera levantándola como un chongo. Después mientras con una mano sostenía su cabello tras su cabeza, y jalaba y la empujaba hacia su pene al ritmo con el que ella le mamaba, con la otra mano acariciaba sus mejillas y las sentía inflarse y desinflarse casa vez que su grueso aparato entraba y salía de su boca.

John miraba la escena asqueado. Se sentía impotente por no poder ayudarla. El tipo con el arma estaba parado justo de frente al pasillo por donde estaba la puerta por la cual él entraría. Sería un suicidio entrar así ahora. No quedaba más que esperar un poco más y rezar a dios que nadie saliera herido.

El tipo ahora introducía casi la mitad de su pene en la boca de la joven Ward. Con sus dos manos apretaba la cabeza de la chica y la manejaba al ritmo de sus embestidas. El hermoso rostro de la joven estaba empapado en lágrimas y continuaba con la mirada pérdida en el vacío. La rapidez con la que entraba y salía de su boca iba en aumento. Se producía cada vez que el pene entraba y salía de la garganta de la chica un sonido acuoso y húmedo, como cuando el suelo y tus zapatos están completamente empapados y el agua resuma por entre la tela del calzado cada vez que presionas contra el piso en cada paso que das. Qush! Qush! Qush! Qush! Era lo único que se escuchaba en el lugar. Qush! Qush! Qush! Cada vez con un ritmo más intenso. Una de las embestidas fue más fuerte logrando que un considerable pedazo más de carne entrara por su garganta, y quedo enterrada casi por completo. Unos centímetros más y los rosados labios de la chica rozaban el vientre el hombre. La sensación de la calidez y humedad de la garganta de la chica envolviendo casi su pene por completo lo hizo volver a soltar varios gemidos. La mantuvo así de profundo casi cinco segundos hasta que la chica comenzó a tener arcadas intensas. Entonces la saco cuan larga era y se deleitó viendo los chorros de saliva y de sus propios jugos escurriendo por todo lo largo de su carne. Su pene estaba ya muy hinchado y duro. Sentía como le palpitaba la sangre por todo su miembro. No recordaba la última vez que había visto una erección suya tan espectacular. Debía acabar pronto con esto y pasar a joderla. No aguantaría mucho más con la carga en los testículos y sabría dios si podría volver a levantar su juguete en una segunda ocasión. No podía permitírselo. No le entregaría esta delicada princesita a ese par de animales para que la jodieran como cerdos antes que el pudiera hacerlo. Jamás.

Después de la fuerte arcada que tuvo, Samantha volvió de su trance, ahora parecía volver a tomar conciencia de donde estaba y peor aún, de lo que estaba haciendo. Alzó sus enormes y bellos ojos  cafés, y miro el rostro de quien la estaba violando. Rápidamente la imagen del tipo se diluyó en miles de cristales cuando abundantes lágrimas comenzaron a llenar sus ojos de nueva cuenta. Mike no parecía percatarse de esto y continuaba metiendo y sacando rápidamente el pene de su boca. Qush! Qush! Qush! Qush! Qush! Ella seguía con su boca abierta pero había dejado de succionar y su lengua yacía ahora inmóvil recibiendo y despidiendo la carne hinchada y viscosa del palo. Poco a poco sus lágrimas fueron más abundantes y su respiración más agitada. De su pecho brotaron sollozos desesperados y lloriqueos intensos.  El tipo que ya llevaba más de 10 minutos allanando la suave boca de la chica parecía disfrutar de sus lamentos. Con una sonrisa burlona bajo su mirada y le impío las lágrimas sin dejar de llenar de carne la tierna boca, Qush! Qush! Qush! Qush!

-eso es mi niña. Mírame a los ojos. Tienes una mirada tan tierna e inocente. Ahhhh! Que delicia. Mamas la verga como una tierna gatita. Podría renunciar a todo en la vida, Qush! Qush! Qush, podría renunciar a las riquezas del mundo, Qush! Qush! Qush, podría renunciar a absolutamente todo, a cambio de permanecer una eternidad contigo ahí abajo lamiendo y babeando mi palo. Qush! Qush! Qush! – anda niña, mirame a los ojos-

ella inundada en lágrimas desvío su mirada poco a poco.

-te digo que me mires- la tomo de las mejillas y la obligó a verlo. Ella llorando lo miro a los ojos sin dejar de recibir su palo por la boca.

-eso es preciosa. ¿Ya estás lista?  ¿Estás lista para aparearte por primera vez? Tendrás la fortuna de que te monte un verdadero semental y te haga convertirte en una verdadera hembra. 
Ella cerró los ojos y las lágrimas cayeron en abundancia.

John sabía que quedaba poco tiempo, la situación estaba llegando a su punto crítico. Fue entonces cuando lo vio. Estaba tan exhorto en la impactante escena que no se había percatado que el tipo había dejado el arma en el suelo. Su líder estaba disfrutando de la chica y tampoco lo había notado. Ahora el tipo del arma estaba idiotizado viendo como la jovencita mamaba el pene de su compañero. Había dejado lentamente el arma en el suelo y después de incorporarse, desabrocho su pantalón y saco su escueto palo para comenzar a acariciarlo mientras observaba a la pareja frente a él. Su compañero el obeso había seguido su ejemplo, e igual que él, estaba en trance masturbándose mirando a el líder con la joven. John no se lo pensó dos veces, y con cautela pero lo más rápido posible, salió disparado y se dirigió a la entrada de la ruinosa cabaña.

…..

Cuando John entro a la cabaña, trató de avanzar más lentamente. Sus pasos sobre la vieja madera rechinaban y el trataba de darlos lo más suaves posible. Avanzó a lo largo del pasillo entre penumbras. El sol no tardaría en ocultarse y adentro no precia haber servicio eléctrico. Casi a mitad de camino, junto a la pared, había un charquito de sangre que en la oscuridad parecía aceite de auto. John se acercó y agacho para comprobar que efectivamente se trataba de sangre. Probablemente se trataba del lugar donde habían golpeado a la madre. Sigue avanzando y los sollozos de su cuñada se escucharon más cercanos, así como gemidos más y más intensos del infeliz que seguía abusando de la joven. Qush! Qush! Qush! Qush! Qush!
John llego al final del pasillo y colocando el pesado tubo sobre su pie para no producir ruido, asomó lentamente tras el filo de la pared. Pudo observar la desagradable escena. Apreciaba al tipo de perfil, introduciendo y sacando su palo de la garganta de la joven que yacía de rodillas en el piso, con su vestido manchado de polvo y su largo cabello negro y lacio alborotado entre su cuello y hombros. La chica lloraba y con sus dos dulces manos puestas en las piernas del tipo, trataba de empujarlo hacia atrás lejos de ella, pero  sus fuerzas eran ya nulas y solo aplicaba una imperceptible presión en los muslos del hombre. Este en cambio precia con más vigor y energía que antes. Se erguía de pie frente a ella y con sus músculos brazos apretaba la tierna cabeza de la joven y la jalaba hacia él en cada embestida, dominándola y penetrando su boca cada vez con más fuerza y más profundidad. Qush! Qush! Qush! Qush! Qush!

John observó ahora a sus acompañantes. El más gordo estaba casi dándole la espalda, y estaba perdido observando la misma escena mientras se masturbaba. Al tipo más delgado no podía apreciarlo, pues a pesar de estar casi de frente a él, el tipo gordo obstruía la visión y ni él ni John podían establecer contacto visual. Aún así podía ver lo que más le interesaba, el arma. Podía verla en el suelo a un par de pasos del tipo. Si era lo suficiente mente rapido, podría avanzar sin ser visto hasta el tipo gordo, golpearlo fuertemente con el tuvo y después, mientras el otro reaccionaba, asestarle un golpe también, antes de que pudiera recoger el arma. De el infeliz violador se ocuparía al final. Antes de que pudiera incluso sacar su palo de la boca de su cuñada, le pegaría un o dos tiros con su propia arma. Así es como deberían morir los animales.

Algo en los gemidos del tipo le indicó que debía darse prisa. Pasaron a ser más intensos y parecía que podía correrse de un momento a otro. Levantó el tubo en sus manos y se persignó pidiendo a dios que todo saliera bien.

-oh! Oh! Mi niña. Vas a hacer que me corra como un cerdo. Eres un manjar, muñeca. Qush! Qush! Qush! Qush! .Oh! Oh! Será mejor que paremos, te pongas sobre el sofá, pares ese hermoso trasero que tienes y me entregues esa puchita tan tierna para poder reventarla y que sacies a este macho lujurioso.-

John entonces salió disparado como rayo. El tipo gordo apenas pudo voltear un poco al escuchar los pasos. Su mano seguía sobre su pene y sus ojos se resistían a seguir el rumbo de su rostro que volteaba a ver a John, deleitados aún con el acto criminal. John levantó el tubo y con todas sus fuerzas, bateó la cabeza del tipo justo en la nuca que produjo un sonido seco y metálico al recibir el golpe. Ckluuup!. Acto seguido el tipo al que sus amigos llamaban búfalo, cayó de rodillas con los ojos en blanco. 

Ya con la visibilidad libre, el tipo flaco pudo ver quién era quién había entrado corriendo y el que había atacado a su amigo. Abrió los ojos como platos, y aún con su pene en plena erección al aire, trató de agacharse rápidamente. Los dedos de su mano izquierda, la cual estaba ya viscosa por los fluidos de su pene, tocaron el suelo y a ciegas, comenzaron a barrer el piso buscando el arma. John pudo esquivar de un salto el cuerpo del tipo gordo que después de caer de rodillas, había terminado por caer al suelo con toda su inmensidad levantando una nube de polvo, y blandiendo el tubo en el aire, se preparó para volver a usarlo. El tipo al ver a John casi sobre él, grito asustado -hijo de puta- y rápidamente voltio a su costado para dejar de tentar y localizar el arma exactamente. Después de verla unos centímetros más allá de su mano, se apresuró a cogerla. Pero apenas la alcanzó, cuando la luz de sus días se apago para siempre. Un golpe certero en la nuca le partió la cabeza y sólo alcanzó a golpear el arma con la mano, lanzándola varios metros hacia adelante. Cayó recostado sobre el suelo con un charco de sangre y pedazos de cuero y cabellos esparcidos rodeándole la cabeza.

….

Cuando John entraba corriendo por la habitación, Mike había tomado la decisión de correrse en la garganta de Samantha Ward. Estaba experimentando el placer más delicioso de su vida y no quería parar. Se negaba a parar. Se dijo a si mismo que podría descansar un par de minutos después de correrse, y que después podía animar a la chica a que le lamiera de nueva cuenta el palo para volver a ponerlo duro. Entonces si la joderia como loco. Ese niña no se libraría tan fácil de la follada de su vida. Un cosquilleo envolvente nació en su pene y se extendió por todo su cuerpo. Su piel se puso de gallina y todos sus vellos se erizaron por completo. En ese momento se desconecto del mundo. Alzó su cabeza al techo y sus ojos se pusieron en blanco. Embistió la garganta de la chica con un ritmo frenético. Qush! Qush! Qush! Qush! Qush! Qush Qush! Qush!. En ese instante, John golpeaba la cabeza de búfalo. Qush! Qush! Qush! Qush!  

Mike pudo sentir como sus testiculos se comprimían por completo. Los músculos de todo su cuerpo se tensaron al extremo. Tomó con todas sus fuerzas la nuca de la joven e introdujo su palo hasta que no cupo un centímetro más. Un gemido intenso brotó de si garganta, -Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh! – sintió como un calor inmenso subía de sus testículos hacia su vientre y después a través de su pene.
Un grueso chorro de semen salió disparado de la punta de su pene que se encontraba al fondo de la garganta de la joven. Está al sentir el viscoso fluido inundando su garganta abrió sus ojos como platos y sus ojos parecían salir de sus cuencas. Saco sus últimas fuerzas y gimiendo e intentando gritar, empujó con sus dos manos las piernas del tipo para apartarlo de ella y liberarse del grueso palo. Pero la vigorosidad y energía de Mike estaba en su punto máximo y no lo movió ni un milímetro. Al contrario, mantenía su cabeza presa y su carne completamente enterrada en la garganta de la chica. La vista se le nubló y por lo que le pareció una eternidad, sintió chorros y chorros de semen salir y depositarse en el estomago de la dulce muchacha. Está tragaba y tragaba el semen contra su voluntad y su campanilla subía y bajaba al tragar el abundante líquido. Así se mantuvieron unidos por varios segundos, hasta que fuertes arcadas y signos de ahogamiento se reflejaron en el rostro de la joven Samantha. Mike recuperó poco a poco la conciencia y el ruido de un golpe sordo tras de el lo hizo voltear. Su amigo búfalo yacía tirado en el suelo, y su otro amigo caía en ese momento sin vida tras ser golpeado por un hombre que no había visto en su vida.

– pero que mierda está sucediendo – gritó

Su corazón se mantuvo latiendo a mil y pudo observar a mitad de camino entre el invasor y él, su arma que aún continuaba girando sobre si misma después de que su amigo la golpeara con su mano. Rápidamente se giró, y su largo palo, que ya comenzaba a perder dureza, salió cuan largo era de la boca de la joven quien estaba de rodillas con la mirada perdida. Al salir su pene quedó colgando entre sus piernas, y un delgado chorrito de semen y saliva de la chica, caían al suelo desde la punta. Se giró rápidamente y al tratar de avanzar por el arma, tropezó con sus pantalones que estaban abajo envueltos en sus rodillas. Tras de él, la chica no soporto más y poniendo sus dos manos en el suelo, vomito una abundante cantidad de líquido viscoso. Un charco amarillo de vomito con muchas manchas blancuzcas se regó en el suelo. John se sorprendió al ver al tipo moverse tan de prisa que se quedo pasmado e inmóvil. Al verlo caer al suelo tras tropezarse con sus pantalones, recobró el sentido y se lanzó de prisa por el arma. Mike ya en el suelo se percató de que su rival iba tras el arma también y desde el suelo, se impulsó con sus brazos y pierna hacia el arma. Para desgracia de John, el tipo se encontraba más cerca del arma y cayó junto a ella y la tomó con sus dos manos. Levantó el cañón de la pistola rápidamente y con su pulgar amartilló el arma. Un segundo después, dos disparos estallaron dentro de la ya muy oscura habitación.

……..

John entendió que jamás lograría llegar primero por el arma que ese infeliz. Por eso cuando el tipo levantó el arma frente a él, y la amartilló, se lanzó a un costado sin pensar en nada más que en cuanto desearía estar en su aburrida vida de nuevo. Un disparo, un martilleo rápido y un segundo disparo ensordecieron el lugar. La habitación ya estaba casi en total oscuridad, y el resplandor de los disparos, dibujaron una silueta alta y gruesa al fondo de la habitación. Cuando John cayó al piso creyó por un momento que le habían dado. Pero tras revisarse muy rápido, comprobó que había librado los disparos. 

Un golpe seco se escuchó cuando el tipo a quien llamaban búfalo, caía al suelo tras recibir dos disparos en pleno rostro después de haberse incorporado lentamente con un intenso dolor de cabeza por el golpe anterior recibido. Búfalo yacía ahora con su rostro destrozado y sin más dolores de jaqueca de cuál lamentarse. 

Mike era un hombre de poca sensibilidad, y el hecho de acabar de matar a uno de sus amigos, no le causó impacto alguno. Volvió a localizar a John con la mirada a través de la sombría habitación y alzó el arma nuevamente. 

-ahora sí pedazo de mierda. Te mataré como el animal que eres y después podré follarme a está putita como se merece.-

Amartilló el arma. Apuntó el cañón hacia John que permanecía hincado a un par de metros frente a él, con sus brazos cubriéndose el rostro y esperando el impacto para morir. Tensó su dedo índice sobre el gatillo y sonrío. Su dedo se hundió  en el gatillo al mismo tiempo que Samantha Ward golpeaba con su mano el brazo en el cual Mike sostenía el arma. El tronido del disparo volvió a ensordecer la habitación. La bala impactó a un par de pasos de donde se encontraba John. Un resplandor iluminó por un segundo el oscuro espacio y John aprecio cerca de sus manos el tubo metálico con el que golpeó a los otros dos tipos y que había soltado tras correr por el arma. Mike grito de sorpresa al recibir el golpe de la chica y soltó una serie de groserías.

-pero que carajos. Maldita zorra-

Con sus mano libre empujó a la chica hacia atrás. Está trastabilló y resbaló con el charco de su propio vomito haciéndola caer junto al sofá. Mike alzó el arma hacia dónde la chica se retorcía de dolor en el suelo y le apuntó con el cañón. Preparo el disparo pero se lo pensó dos veces y se recordó que primero tenía que hacerla su mujer. Eso era lo que más deseaba en el mundo y ni ella ni nadie se lo impediría.
Giró en redondo hacia John y la sorpresa se reflejó en su rostro. Alzó el arma inmediatamente y logro disparar un segundo después de recibir un seco golpe en la frente. El disparo pasó zumbando junto la oreja de John y fue a estrellarse en la pared. Mike cayó al suelo aún con los pantalones a mitad de sus pierna y el arma salió girando por el suelo. Quedo inconsciente y con su cabello humedecido por el golpe. John grito de coraje junto a él y le atizó tres fuertes patadas al rostro del infeliz, que se torcía al recibir los golpes. 

Segundos después de estabilizar su respiración y latidos, John avanzó despacio junto a la joven que sollozaba y tenía arcadas de asco cada ciertos segundos. Lanzó el tubo metálico y se inclinó junto a la chica. Trató de acariciarle el brazo como consuelo pero la chica estaba muy alterada y rápido se apartó de él y con sus manos lo intentaba golpear.

-hey, hey, tranquila, está bien, está bien. Todo ha terminado. Todo ha terminado.

Samantha explotó en llanto y se dejó abrazar por su cuñado. Este la abrazo con fuerza y le palmeó la espalda tratando de consolarla. La chica había vivido una aterradora experiencia y era lógico que estuviera en shock. 

-todo va a estar bien cariño. Vas a ver que todo estará bien. Tu padre está afuera esperándote. El está con vida.-

Al escuchar esto, Samantha retiró su rostro del pecho de John y preguntó por su mama.

– mi madre, tengo que ver que este con bien. Mama! Mama! Me escuchas-

Trató de incorporarse con dificultades, pero al mirar más allá tras las espaldas de John, soltó un grito de terror.

– cuidado!, es él –

John volteo de inmediato y pudo ver la silueta de Mike acercándose lentamente con el tubo metálico en sus manos. Una capa de abundante sangre le cubría casi el rostro por completo. El tipo estaba ya a escasos pasos de ellos dos y lo único que pensó en ese instante fue abrazar a la chica y protegerla de los golpes poniéndose el de por medio. Pero la joven inundada de odio hacia el hombre, tomó el arma que estaba en el suelo un poco más allá de ella y apuntó el arma con sus dos manos sobre esta. Mike con una cara de odio avanzó más de prisa con el fierro en lo alto y antes de llegar donde ellos, la chica apretó el gatillo sin resultados, después amartilló el arma con un pulgar, y después disparo el arma contra su agresor. La bala impacto en el centro del pecho de Mike. El disparo lo detuvo en seco y una mancha oscura se extendió por su camisa. Click! Y capum! Otro disparo. Está vez no acertó. Después otro, impactando en el estomago. Y otro más en el hombro izquierdo. Dio un paso para atrás, y el hombre al fin cayó de rodillas, y después boca abajo en el suelo, mientras un charco de sangre crecía bajo su cuerpo sin vida. el hombre que había traumatizado a Samantha Ward para toda su vida, y que había causado terror a muchas personas por todo el país, al fin había pagado por todo y yacía sin vida. 

La entrada La princesa wikinda pte.2 aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mi primer orgasmo: me masturbé con la almohada

 

Haciendo un ejercicio de memoria sobre mi adolescencia, recordé mi primer orgasmo a través de la masturbación, de la auto-satisfacción; y sí, fue demasiado placentera.

Cuando pasé a nivel secundaria, mis padres estaban por terminar de construir un nivel más a la casa; lo que daba como resultado el ansiado deseo de tener un espacio para mí sola: mi habitación. Aún recuerdo que la pinté de colores rosas con morados (estaba de moda pintar un par de paredes de un color y el resto de otro); también mis primeros muebles: una cama bonita, un espejo de cuerpo completo para verme antes de salir, una lámpara para leer en las noches, un ropero que olía a madera fresca; en fin, todo era lindo, la luz de la ventana me encantaba porque el sol no entraba de forma directa, sino que podía ver el atardecer. En fin, estaba emocionada por tener un espacio para mí.

También en la secundaria conocí nuevas amistades, aunque había algunos compañeros y compañeras que conocía de otros grupos y de mi mismo grupo en la primaria (primaria y secundaria quedaban a pocas calles de distancia entre sí). Una de esas nuevas amistades era Chelsea, una chica muy bonita y con la que de inmediato tuve una conexión de amistad. No pasó ni el primer bimestre de evaluación cuando ya nos habíamos contado toda nuestra vida mutuamente, sabíamos los gustos, temores, deseos y anécdotas familiares más graciosas. Justo por estas fechas decembrinas, en vacaciones, ella vino a mi casa y se quedó una noche a dormir. Pero no pasó nada; aún éramos muy niñas, tampoco había despertado (y creo, nunca lo hizo) mi lado lésbico y si acaso hablamos de los chicos que nos gustaban. Eso sí, ambas coincidíamos en que nuestro cuerpo era raro, que no teníamos pene, y que aquello que nos decían como “conchita” no era otra cosa sino la vagina… nunca entendí el mundo de los adultos de no querer nombrar las cosas como son.

De regreso a la escuela, una profesora de ciencias sociales nos pidió un trabajo de historia, hacer una investigación de una civilización antigua; obtener la información de internet y preparar una “exposición” del tema. Ambas estábamos nerviosas, pues aunque el trabajo en equipo podíamos decidir con quién trabajar, nunca nos había gustado pararnos enfrente del salón. Entonces fui a su casa el fin de semana siguiente, yo no tenía computadora porque mis papás habían gastado mucho dinero en la renovación de la casa y en la compra de todos esos muebles en mi habitación. Desde que entré, Chelsea me parecía un tanto extraña, como pensando en otra cosa; su mamá tuvo que salir rápido a dejar unas cosas a su trabajo y regresaba, así que mi amiga aprovecho para decirme que fuéramos al estudio donde se encontraba la computadora, no pensé que fuera tan matada para hacer el trabajo. Y la realidad es que no era así, igual que yo, no destacábamos mucho en la escuela, apenas y una que otra materia por demás del promedio. Su premura se debía a que tenía la casa sola. Y me contó que había encontrado “algo” en Internet… una página, fue así como conocí el porno. Me dijo que hace unos días había empezado a ver la página, ver vídeos y esas cosas. Me dijo que si ya me había masturbado, que si no sentía cosquillas; y cuando le dije que no entendía, que lo más que sentía era algo en el estómago por un chico de la escuela, me dijo: “Yo ya me toqué, y es demasiado rico, mira”.

Entonces miré, me puso un vídeo donde una mujer joven, muy atractiva de cuerpo, un cabello corto y lacio de color negro, con luces color uva, se encontraba sola en una habitación muy oscura, sólo se veía la cama blanca, y la tenue iluminación de velas. La mujer estaba desnuda sobre la cama, a la vista podía observarse un par de senos majestuosos, grandes, firmes, con los pezones parados; su mirada retadora, como incitando a que alguien entrara y la tomara. Comenzó a recorrer su cuerpo con sus propias manos, algo así como un masaje, no pude evitar sonreír, pensé que a eso Chelsea se refería con “tocarse”, pero estaba equivocada. Poco a poco, sus manos comenzaron a descender hacia su vientre, sus manos con dedos largos y uñas pintadas de color uva se acercaban cada vez más a la vagina, la cual se veía empapada (tras un acercamiento de la cámara) y hasta me pareció ver que latente, que palpitaba como un corazón (años después entendería el por qué la vagina se mueve por sí sola). Ver la humedad en su vagina me hizo sentir humedad en la mía, y quizás también a Chelsea, a quien no volteé a mirar porque no quería perderme nada de lo que estaba viendo.

La mujer pasó su dedo medio por encima de sus dedos vaginales, mientras arqueaba poco a poco su cuerpo, con el índice y dedo medio, tocaba con cierta fuerza sus labios exteriores, de arriba para abajo y de nuevo hacia arriba hasta concentrarse en un punto de carne pequeño, con un tono más claro de color (años después sabría que se le dice clítoris). Entonces metió su dedo en su vagina húmeda y la reacción, el fuerte suspiro, jadeo o gemido (no sé… más bien ya no recuerdo que fue) de su rostro me hizo sentir ese dedo dentro de mí, esa necesidad fiera, urgente por también hacer lo mismo que se estaba haciendo. Así que eso era tocarse, como decía Chelsea. El movimiento era despacio, pero iba en aumento, después metió al mismo tiempo su dedo anular; pensé que sentiría dolor, no me imaginaba que por aquella pequeña abertura podría caber tanto, pero su rostro decía todo lo contrario, parecía que disfrutaba de tener no uno sino dos dedos dentro de sí, que incluso sus movimientos se hicieron más rápidos y se movía de un lado para otro encima de la cama, sus gemidos fueron en aumento, había perdido la noción del tiempo y anhelaba saber cómo terminaría el vídeo. Pasaron sólo un par de minutos más para que la mujer del vídeo pasara a la mejor parte, cambió de posición, dejó de meterse los dedos, colocó las almohadas en medio de la cama, hizo con ellas como un monte y se posó encima de ellas, entonces, como si montara una bestia salvaje, comenzó a moverse, a contonear su cintura por encima de las almohadas, mientras tomaba con fuerza una de éstas, la otra mano se la llevaba a sus senos para presionarlos, pellizcarse los pezones, y acercarse el pezón a su lengua mientras seguía moviéndose cada vez con mayor desenfreno…

Entonces se escuchó la puerta de la casa de mi amiga y caí en cuenta que su mamá había regresado, cuando volteé a ver a Chelsea quedé casi en shock tenía una de sus manos metida debajo del short de deportes (ese día, habíamos tenido gimnasia en la escuela); se estaba tocando mientras veíamos el vídeo, no pensé que lo estuviera haciendo, todo el tiempo estuve al pendiente de la pantalla de la computadora y jamás creí que estuviera viendo ahora a mi amiga así, con una mano dentro. Obviamente la sacó casi de inmediato, quizás al ver mi cara de espanto o no sé de qué. Salí de la casa casi de inmediato, argumentando que ya le había dado mi parte a Chelsea, que el trabajo era para la siguiente semana y que también tenía cosas que hacer en casa, que me habían llamado. Ya a la salida y camino a mi casa también me puse a preguntarme por qué le había dado tantas explicaciones a su mamá, quizás ni ella sabía a qué había ido a su casa. Me faltaba algo, tenía que conocer el final, debía saber hasta dónde podía llegar una, así que ya en la entrada de mi casa me decidí a que esa noche descubriría el resto del misterio.

Me bañé, argumentando en casa la clase de gimnasia, sólo bañé mi vagina por encima, si acaso con algo de jabón en los labios, pero no quise tocarme ni nada, quería esperar hasta estar en mi habitación. Cerré con seguro, pocas veces lo hacía, no quería sorpresas ni dar explicaciones, limpié la cama (tenía cosas de la escuela encima) cambié las fundas de las almohadas, y así, desnuda (después del baño sólo traía la toalla) acerqué el espejo de cuerpo entero de la habitación para tenerlo frente a la cama, me recosté en está, en el respaldo de la cama, y me vi desnuda, abrí las piernas y vi mi vagina, aunque no tan cerca, podía reconocer sus labios mayores y menores, el clítoris, y esa humedad que ahora me resultaba cada vez más familiar, más cómoda y agradable. Introduje mis dedos como en lo había aprendido apneas unas horas antes, primero recorrí mis labios vaginales, introduje el dedo medio, dos… luego tres dedos, la sensación se hacía más deliciosa mientras que a la par llevaba la otra mano a mis senos, a mis pezones rosas y pellizcarlos; el cuerpo dejó de obedecerme y sin darme cuenta la espalda ya se había arqueado, la cadera se movía al compás del movimiento de mis dedos, los cuales ya se encontraban empapados de mis jugos vaginales… era hora de cambiar de posición.

Tomé una almohada, la puse en medio de la cama, me subí encima viéndome de frente al espejo, apoyé mis dos manos sobre otra almohada, sentí un punto duro de ésta y ahí decidí frotar mi vagina, poco a poco, humedeciendo la tela y también elevando el calor de mi interior; sentía cómo el clítoris rosaba con la tela, con la almohada que ahora se me figuraba a cualquier pene delicioso, erecto, dentro de mí y listo para cabalgarlo. Mi cadera volvía a moverse, junto con mis muslos que parecían haber cobrado más fuerza, el vaivén sobre de mi clítoris sobre la almohada me proporcionaba un placer indescriptible, hasta ahora insospechado, pensaba que el mayor placer de una mujer a la hora del sexo era dejarse meter el pene y listo, abrir las piernas y esperar que el hombre le provocara todo el deseo y placer a una: estando yo arriba descubrí que podía controlar mi cuerpo con mayor libertad, que podía decidir cuándo parar, cuando salir y cuando hacerlo correr. Mi mente entonces me traicionó, dejé de pensar en todo eso, para concentrarme en un único objetivo: experimentar lo que ya no pude terminar de ver en el vídeo en casa de Chelsea. Quería saber cómo terminaría, los gemidos, los pellizcos en los senos, toda esta auto-satisfacción placentera debía de llegar a un punto sin retorno, a un placer aún mayor. Y no estaba equivocada, me moví con más intensidad, rosaba más duro mi clítoris con la almohada, me pellizcaba los pezones rosados con mayor fruición e incluso soltaba leves suspiros y gemidos (ya sin importar si me escuchara alguien en casa –y por suerte, no me escucharon–); cada vez más caliente, cada vez más húmedo, cada vez más placentero y ahora ya no pensaba en la palabra “pene” sino en la palabra verga, sí, así, una deliciosa verga que me calmara este calor que traía dentro, una verga venosa, firme, dura, poder sentir su textura al natural dentro de mi cuerpo, bañarla en mis jugos y domarla a través de mi cuerpo; ya no podía detenerme, me seguía moviendo, no sabía de dónde sacaba tantas energías, no parecía cansada y si estuviera poco importaba, el placer que me provocaba la fricción de mi clítoris en la almohada era tanta, tan inmensa, tan grande, tan indescriptible, tan delicioso… oh sí, rico, oh sí, oh sí una verga dentro, oh sí, así… así… así…

Sentí una explosión de placer dentro de mí, mi cuerpo –empezando por mis caderas– se movían sin control, como si temblaran, caí de inmediato a la cama, suspiré, gemí, reconocí el sudor de mi espalda, de mi nuca, mis manos se movían solas sobre mi cuerpo para darme unas pequeñas caricias, unos roces apenas sobre mis brazos, mis piernas, estaba sonriendo y me reía sin saber el por qué. Eso era la dicha, así se reconoce el placer, eso era un orgasmo a través de la auto-satisfacción. Entonces me vino a la mente Chelsea, y sabía que cuando la volviera a ver la perdonaría por estarse metiendo la mano y tocándose con el vídeo. No hay mayor sexo que el que se da una misma. Ahora lo sé.

La entrada Mi primer orgasmo: me masturbé con la almohada aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

MI PRESENTACIÓN

Quisiera utilizar este escrito-relato a modo de presentación e introducción para mis futuras actividades en este sitio que me ha acompañado ya varios años, desde mi adolescencia hasta estos días de joven ya no adolescente. Perdón, no sé en qué categoría debo etiquetarme. ¿En cuál debe de ir una mujer de veintidós años? Esa será mi edad el próximo mes. Innumerables ocasiones he entrado acá con la necesidad de acompañar con letras mi libido en éxtasis, mi cada vez más creciente ansiedad de placer y experimentación. Desde mis veinte años comparto departamento con una amiga, su nombre es Caitlin. Vivo bien, no me hace falta nada, ningún apartado económico por el cual quejarme. Esto gracias a mis padres. Sí, soy una niña de papá. Esto me provoca numerosas ideas en mi cabeza que, espero, ir contando poco a poco por aquí. Encuentro esto como una perfecta manera de desahogar mis pensamientos.

Bueno, sola me encontraba yo algún sábado de Enero, sin ningún plan y sin Caitlin alrededor. Ella sí tiene una vida social activa, tiene novio y salió con él. Yo estaba acurrucada en mi sala mirando alguna deprimente película de Godard, la cual cumplía perfectamente su misión. Al terminar, aburrida y triste caminé directamente a mi habitación, me tiré en mi comodísima cama y cerré mis ojos. Como suele ocurrir cuando una persona cierra sus ojos por convicción y no gracias al cansancio y necesidad de dormir, empecé a repasar mi vida. Las altas y las bajas. Los momentos alegres y las desventuras. El qué hubiera pasado si tal y esas dudas existenciales aún presentes en mí. Después de horas llegué al apartado amoroso y sexual, aventuras y bellezas que he tenido la fortuna de probar. He de declararme una mujer bisexual que disfruta su sexualidad sin tabús ni traumas.

Recordé mis acostones favoritos, mis personas favoritas, mis películas, fotografías y relatos eróticos que marcaron mi sexualidad. Pronto me descubrí mordiéndome delicadamente mi labio inferior, la piel de gallina, mi mano en mis senos por encima de mi suéter y ese inquietante cosquilleo en los muslos y entrepierna. Me había excitado. Velozmente encendí mi teléfono y me dirigí a mi sitio de videos favoritos, elegí uno y comenzó a reproducirse. Solo subí el volumen y lo dejé de lado, lo que pasara en la pantalla no me importaba. Solo quería escuchar los gemidos de la actriz como respuesta a las duras embestidas y nalgadas que su fornicador le estaba proporcionando. Qué delicia, necesito ser ella en este instante.

Los gemidos y demás sonidos corporales estaban en pleno apogeo cuando mi mano ya se había deslizado por debajo de mi suéter. Tocaba con una delicadeza y suavidad, ajena a mi acompañamiento sonoro, mi abdomen y poco a poco subía mis manos hasta mi brasier. Disfruto los detalles, me encanta la lencería, Disfrutaba tocar el encaje, el algodón y la tela y amasar con ternura mis pechos. Iba acariciando mi teta derecha con la punta de mi dedo índice y al poco tiempo mis movimientos me llevaron a sentir mi erecto y rosado pezón, mientras mordía con más fuerza mi labio. Mi mano izquierda se encontraba inquieta y acariciaba mis muslos y piernas por encima de mi pantalón. El cosquilleo en mi entrepierna ya era brutal. Pedía a gritos una caricia, un lengüeteo, un aliento, un dedo ajeno, un falo. A falta de lo anterior, mi fría y delicada mano me ayudaría como en otras tantas veces. Pronto las caricias subieron de mis piernas a mi pelvis y encantada pude sentir mi calor, deslicé mis dedos hacia el botón del pantalón y lo desabroché.

Acomodé mi cabeza en una almohada, y mi espalda baja en otras dos. Bajé mi cierre y encontré mi ropa interior. Bajé un poco mis pantalones y toqué mi encaje. Estaba absolutamente empapada. El video debía ir por la mitad, y la chica seguía jadeando y gritando por más y más. Mi mano derecha ya no solo se encargaba delicadamente de uno de mis pechos, iba y venía de uno a otro y de mi boca a mis pezones, los humedecía, amasaba y tocaba con la furia del apetito sexual extremo. Más abajo, una traviesa mano izquierda se introdujo debajo de mi negro calzón. Mi pelvis completamente depilada estaba ardiendo y con una humedad impresionante, pase un par de dedos por mis jugos y rápidamente me los llevé a mi boca, me encantan mis jugos, me encanta sentir mi dedo en mi boca, acariciarlo con mi lengua, jugar con él e imaginar además que es un erecto miembro masculino. Le estaba practicando una felación a mi dedo, pero mi cabeza me hacía pensar que lo que tenía dentro era el pene más delicioso del mundo.

Mis tetas seguían siendo muy bien atendidas por mi mano derecha,  a la que pronto se le unió la izquierda. Mis caderas tomaban vida propia y comenzaban a agitarse y moverse con furor. Comprendí que esa parte de mi cuerpo me demandaba mucha atención. Bajé ahora mi mano derecha y de un golpe introduje un dedo en mi vagina. Mi gemido fue precioso. Me sumé a mi banda sonora de fondo y comencé a jadear y a pedir por más, justo como la actriz. Me estaba follando, me estaba encantando, mis tetas se sentían riquísimas y suaves, yo cada vez me mojaba más y pronto un dedo fue insuficiente, metí otro y luego otro, con tres dedos en mi cálido interior y mis jugos brotando como primeriza mis gemidos ya habían sepultado a los de mi teléfono.

“Ummmmm, sí, qué delicia, qué rico me estoy follando. Quiero más”

– Eran las palabras que dulce y extasiadamente salían de mi boca sin control. Una de mis manos se aferró con fuerza a mis senos, mis labios y boca se apretaron y comencé a levantar mis caderas, estas iban y venían en un vaivén loco de arriba abajo con mis tres dedos dentro. El orgasmo estaba cerca. El orgasmo llegó, yo estallé y grité llena de placer. Un grito genuino y natural producto de una deliciosa sesión. Mi “Aaaaahhhhhhhh” fue largo, mis jugos abundantes y mi satisfacción fue total.

En el video la mujer ya se había puesto de rodillas pidiendo el semen de su hombre, aquel que le había proporcionado una cogida tremenda, aquel que le puso el culo rojo de tantas nalgadas, aquel que estaba a punto de gritar de placer como yo, mientras se vaciaba en la cara de la mujer, así como yo lo hice a mitad de mi cama y en mis hábiles y fieles dedos.

Soy Andrea, esta fue mi presentación. Pronto escribiré más de mis andanzas.

La entrada MI PRESENTACIÓN aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Le mandé mi foto hot’ a mi mamá.

Tengo 21 años, mi mamá es una mujer brillante, físicamente es blanca, poco gordita, simpática y de nalgas grandes. Es obvio que se da cuenta de mis intenciones y deseos, deja sus calzones húmedos y manchados para después yo mojarlos más con mi semen, sin embargo no me dice nada.

La he visto desnuda, me encanta. Una mañana se fue al trabajo, estuvimos mensajeandonos y le dije que si podía enseñarle una foto, me dijo que si y que no se enojaría, me atreví aparte de que me excite mucho en ese momento y la mande, vio mi pene y sin alargarme está rico, no dijo nada y no se se esté molesta por eso o lo contrario.

La entrada Le mandé mi foto hot’ a mi mamá. aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Conociendo a julieta

Hola buen día, mi nombre es Alex, soy un joven estudiante de México, más específicamente de la ciudad de Monterrey y lo que voy a contarles a continuación es totalmente real, por lo que los nombres de la historia no son los verdaderos, pero además de eso, el 95% de esta historia es real y así tratare de mantenerla. Sin más preámbulos les contare lo afortunado que soy.

Mis gustos se inclina por el BDSM y por lo tanto desde hace años que veo y leo artículos, relatos y cualquier cosa relacionada con ello, y de hecho esta es la primer página donde empecé a leer relatos eróticos; antes me conformaba con videos pero me aburrieron, así fue como encontré la categoría de No Consentido y esa semilla se fue metiendo más y más en mi cabeza, pero claro, es y sigue siendo solo una fantasía, pero pensé en buscar a una mujer que compartiera dicha fantasía mediante una app que ya tenía instalada ya desde antes para conocer gente y practicar mi inglés, así que utilice dicha app para publicar lo siguiente -Busco a una mujer para simular una violación/abuso– (Cabe recalcar que las publicaciones se van perdiendo así que cada cierto tiempo la publicaba de nuevo). a veces respondían en la misma publicación con insultos y al chat privado de igual forma, pero había otras ocasiones donde había mujeres interesadas en ello pero la mayoría en otras ciudades y las pocas locales algunas no se animaron porque tenían familia o desconfiaban de mí, y es totalmente comprensible.

Por mi parte yo seguía leyendo los relatos aquí de NC y me excitaba la fuerza con la que se tomaba a las mujeres y en algunos relatos se les hacían cosas humillantes aunque no muchas, se utilizaba más la fuerza y dando clics en relatos y autores di con la categoría de DOMINACIÓN y esa nueva semilla profundizo más y se repitió lo de la app, con este mensaje –Alguna mujer que le guste o tenga curiosidad de ser humillada verbal y físicamente? -.

Sumando el tiempo de la publicación de la Simulación y este de Humillación fueron 6 meses en los cuales estuve buscando a una mujer dispuesta a ello; hasta que en enero del presente encontré lo que tanto buscaba y recuerdo bien el mensaje con el que me contestaron en el privado y fue el siguiente – Jajajaja hasta a las vírgenes nos gusta eso- y así fue como conocí a Julieta, rápidamente entablamos una conversación y continúe hablando con ella no sin antes confirmar que era una mujer y no un hombre como tantas veces me habían pasado ya, y lo hice le di una indicación que siguió al pie de la letra y así empezó nuestra relación D/s.

Se que esta historia puede ser tediosa, pero la creo necesaria para que puedan comprender y les pido una disculpa si mi forma de escribir es mala, es la primera vez que hago esto, cualquier comentario es bienvenido y se los agradeceremos bastante.

Les agradecemos la lectura de este relato, sinceramente: Alex y Julieta.

La entrada Conociendo a julieta aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Sobrinita, nueva mujer!!!

Yeni, mi encantadora sobrinita… Mi prima, a la que durante años tuvimos sexo, decidió irse a los EUA , dejó a mis 3 sobrinas solas, encargadas con una tía, de ese tipo brujas mojigatas, las niñas me hablaban por teléfono para que las visitara porque así, la bruja si las dejaba salir. Con el tiempo la tía casi no lesContinuar leyendo »

La entrada Sobrinita, nueva mujer!!! aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

SOMETIDOS Y HUMILLADOS

Compañeros y compañeras,esta es la historia que les paso a nuestros amigos íntimos o así nos la han comunicado ellos por escrito,tengo que deciros que es muy fuerte,yo la verdad no se lo que pensar ya que nunca se a oído en logroño nada de estas historias,pero bueno vosotros,vosotras valorareis De recién casados hicimos un viaje de fin de semanaContinuar leyendo »

La entrada SOMETIDOS Y HUMILLADOS aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

PRELUDIO:Relato personal,1ªParte

una vez escribí a una revista un relato corto,esta revista se puso en contacto con nosotros para decirnos:un consejo,para que te salgan bien las narraciones,tienes que disfrutar escribiéndola,haciendo revivir en tus propias carnes,todo tipo de aberraciones y malas formas de hablar.Eso si,todo explicado con todo lujo de detalles,morbosos,humillantes,en una palabra excitante para el lector. Antes de seguir adelante con misContinuar leyendo »

La entrada PRELUDIO:Relato personal,1ªParte aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

PRELUDIO:Relato personal,1ªParte

una vez escribí a una revista un relato corto,esta revista se puso en contacto con nosotros para decirnos:un consejo,para que te salgan bien las narraciones,tienes que disfrutar escribiéndola,haciendo revivir en tus propias carnes,todo tipo de aberraciones y malas formas de hablar.Eso si,todo explicado con todo lujo de detalles,morbosos,humillantes,en una palabra excitante para el lector.
Antes de seguir adelante con mis relatos,explicaros que mucha parte de mis historias son las que hemos vivido mi pareja y yo personalmente,eso si siempre con el beneplácito de mi compañera:Mas tarde tras discurrir largo tiempo plagado de psicoanalistas,de silencios eternos que en cualquier otra pareja hubiera traído consigo una perdida total de deseo sexual,se canalizo en la siguiente historia:Un sábado del mes de julio de hace bastante tiempo ,estando en casa de unos familiares en las que ya se sabe no se pueden tener intimidades,mi compi y yo salimos a cenar,cenamos en tolosa una copiosa cena,regada con abundante vino,tras la cual,nos fuimos al cine usurbe,tras media hora de película en un cine con tan solo cuatro personas mas en la sala,alejadas considerablemente.debido al alcohol que corría por mis venas,mi mente se volvió lujuriosa y empece poco apoco a meterle mano a mi compañera en la entrepierna,ella que también estaba bien regada en alcohol se dejo llevar y tras un largo rato en el que mis dedos entraban y salían de su peladito coño,dicho sea completamente mojado ya,mi compañera se levanto un poco del asiento y disimuladamente se quito las bonitas bragas que llevaba,acto seguido,se abrió mas de piernas para facilitar mis tocamientos,al rato encendida completamente de lujuria,me bajo la cremallera del pantalón y de una acometida se la trago entera.
En ese punto estábamos cuando entro el dichoso acomodador,nosotros rápidamente nos recompusimos lo mejor que pudimos y encendidos de lujuria,salimos del cine y nos fuimos rápidamente al coche para a no mucho tardar dar rienda suelta a nuestra lujuria.yo que nunca en la vida había echo tal cosa,no sabia ni donde había un buen sitio para retozar las parejas,ni corto ni perezoso,me dirigí hacia la escuela profesional del goyerri y de allí tome rumbo a los aparcamientos del parque oyangu.subimos y bajamos no se cuantas veces hasta que encontramos nuestro sitio perfecto,con el morro del coche pegado a los frondosos robles que rodean dicho parque,ni que decir alejados del camino principal y completamente fuera de la vista de curiosos,apague las luces y rápidamente nos pasamos al asiento trasero y bloqueamos el coche.hecho esto metí la mano en la entrepierna de mi compi que por supuesto seguia sin bragas desde el cine,al rato cuando el coño de mi compi empezaba ya a rezumar liquido,me saco la mano de su coño y acto seguido se puso a cuatro patas,lo mas rápidamente posible me quito los pantalones y los calzoncillos para acto seguido tragarse entera mi enhiesta polla.yo con mis manos libres levante las faldas de mi compi hasta la cintura dejando su precioso culo al aire y a la luz de la luna,era todo un espectáculo,acto seguido desabotone su blusa y saque sus hermosos pechos del sujetador,mientras ella me estaba comiendo los huevos.justo en ese momento oí unos pequeños golpes en las ventanillas traseras de nuestro coche,acto seguido abrí los ojos y me quede estupefacto de lo que vi,dos individuos,pollas en ristre golpeaban nuestras ventanillas traseras y otro con un enorme bate estaba encima del capo y amenazanteme decía que abriera o rompía la luna trasera,en un acto impulsivo desbloquee las puertas y al momento abrieron las puertas traseras del coche y agarrando ami compi por la cintura la sacaron del coche y la pusieron un pasamontañas solo abierto por el agujero de la boca y el de la nariz.mi compi no se dio cuenta de nada hasta que de golpe la arrancaron de mi polla y de un tirón la sacaron a la calle y le pusieron el pasamontañas.mientras sucedía todo esto me mantuve en el asiento trasero como petrificado viendo como los tres enmascarados se hacían con mi compi a la fuerza,acto seguido uno de los enmascarados abrió mi puerta y me saco a mi también del coche,me ato las manos a la espalda y me amordazo la boca para acto seguido volverme a meter en el coche no sin antes decirme vas a ver lo guarra que puede ser tu mujer con unos buenos maestros como nosotros,bajo la ventanilla para que viera bien el terrible espectáculo y cerro la puerta.yo quería cerrar los ojos y me empeñaba en desasirme de las cuerdas pero todo era en vano y mis ojos llorosos se mantenían abiertos como platos viendo inpavido como los tres enmascarados agarrando a mi mujer de los hermosos pezones la habían trasladado a la parte delantera del coche,no sin antes haberle atado las manos ala espalda.mientras tanto mi compañera les farfullia increpaciones de todo tipo a las cuales los encapuchados respondían como por resorte palmeandole sonoramente su precioso y rosado culo.una vez trasladada a la parte delantera del coche los tres encapuchados apoyaron su culo en el capo y atrayendo a mi mujer por los pezones hacia ellos la dijeron así¨¨no queremos hacerte daño,así que si haces lo que te decimos mas pronto acabaremos y nadie acabara herido,lo has entendido bien so guarra¨¨ä lo cual mi mujer después de un buen pellizco en los pezones les dijo que si.en ese momento otro de los encapuchados se levanto del capo y de un solo manotazo le subió la bonita falda de mi mujer casi hasta donde le llegaba el sujetador,claro esta que antes de atarla le habían quitado la blusa y sus hermosos pechos estaban como yo los había dejado,fuera del sujetador solo que ahora sus pezones permanecían enhiestos merced a los estrujamientos de los encapuchados.

 

La entrada PRELUDIO:Relato personal,1ªParte aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

PRELUDIO:Relato personal,2ªParte.


Ayer nos quedamos en el momento en que los tres encapuchados estaban apoyados en el capo de nuestro coche y mi mujer arrastrada por sus sonrosados pezones,frente a ellos,completamente indefensa.
Acto seguido,no sin antes haberle dado a mi mujer una sonora bofetada en sus  rosadas nalgas.Le dijeron así “ahora como guarra que eres te vas a comer bien comidas nuestras pollas junto con la de tu asqueroso maridito,una vez bien comidas nos tienes que decir cual es la de tu compañero.
Si aciertas a la primera se acaba todo y podeis seguir con lo vuestro,ahora bien si fallas una vez te follaremos los tres tu peladito coño.
Si fallas una segunda vez te volveremos a follar pero ahora por tu rosado culo y si vuelves a fallar te follaremos por todos tus agujeros a la vez,lo has entendido bien puta guarra”.
A lo cual mi mujer llorando a viva voz les contesto que si lo habia entendido.
Hicieron como que me sacaban del coche,abriendo y cerrando la puerta y sin mas dilacion el primero asio con extrema dureza los colorados pechos de mi mujer y hacercandola hacia si,agarro la cabeza de mi mujer y la guio hasta su enorme polla completamente enhiesta,mi compañera chupo y chupo hasta que le engancho su preciosa cabeza el siguiente y la guio hasta su enhiesta polla.
Asi de estas formas estubo mi mujer chupando y chupando hasta que la hicieron sentir que habia chupado cuatro pollas incluida la mia.
A todo esto mientras se la chupaba a cada uno los otros viendola de esta guisa,le arrancaron la falda y le quitaron el sujetador dejando solo a mi mujer con los zapatos,para acto seguido con el culo en pompa que les dejaba todo a su entera disposicion empezaron a manosearle,estrujarle y palmearle bien palmeado todos los rincones de mi compañera hasta que su cuerpo antes sonrosado,ahora parecia un tomate morron.
Uno de ellos,el que parecia llebar la voz cantante,le pregunto a mi mujer a carcajada limpia,si sabia cual era la polla de su marido.
Mi mujer dijo entre sollozos que no sabia cual era a lo cual el encapuchado que llevaba la voz cantante,sin mediar palabra,la tumbo en el suelo completamente mojado y lebantandole las piernas apunto su enorme polla en el colorado coño de mi esposa y de una acometida se la hundió hasta el fondo.Mi mujer al verse sometida de estas formas y con sus manos libres intento en vano desembarazarse de aquellos individuos,pero ellos al darse cuenta de su error mandaron a uno de los que estaba esperando para follársela hacia la cabeza de mi mujer y agarrándole las manos se las echo para atrás,para acto seguido apoyar sus rodillas en los brazos de mi mujer y así a la vez que la tenia bien sujeta le metió su enorme polla a mi mujer por la boca y se la follo también por la boca.
Mi mujer viendose completamente sujeta,dejo de devatirse e intento relajarse para que no la hicieran mas daño del que estaban ya haciendole.
Viendola mas tranquila a mi mujer el que estaba taladrandole el coño,se paso las piernas de mi mujer por los hombros para asi dejar sus manos libres y asi de esta guisa pudo tranquilamente relamiendose de gusto palmear,estrujar y pellizcar los lindos pechos de mi mujer.
A la vez que la hacia esto le dijo a mi mujer “la anterior vez has fallado con la boca,haber si ahora igual con el coño tienes mas suerte en adivinar cual es la polla de tu marido”,acabada la charla bombeo y bombeo el coño de mi esposa hasta que al rato se corrió fuera del mismo.
En ese mismo instante el que habia estado follandosela cambio de posicion y se fue donde el que la estaba sujetando y follandosela por la boca,para asi dejar sitio al que estaba detras de el esperando para follarsela por el coño y haciendo una calcamonia del anterior se la follo a lo bestia hasta que se canso,pero este lo unico que no se corrio.
El siguiente ocupo su lugar y como no hizo lo mismo que sus predecesores,pero si que se corrio.
Momento el cual para seguir el macabro juego le mando con la mano al que no se habia corrido que volviera a follarsela,no acabo de mandarle y ya estaba follandosela,si cabe con mas furia que la primera vez hasta que con una terrible sacudida tambien se acabo corriendo encima de mi mujer.
El que estaba follandole la bonita boca le dijo asi a mi mujer “ahora bien guarra sabria tu coño decirnos cuando lo ha follado la polla de tu marido,ya que como no aciertes tendremos que probar suerte con tu sonrosado culo haber si el tiene mas capacidad deductiva”.
Mi mujer como es logico no supo que decir aparte de diversas inprecaciones y amenazas vagas.
Los otros se empezaron a reir a carcajadas y cuando se calmaron le dijeron que fuera preparando su hermoso culo.La pusieronde rodillas,la volvieron a atar las manos a la espalda y los tres enmascarados se pusieron a su alrededor,fumando tranquilamente un cigarro.
De mientras y correlativamente hizieron que mi mujer se fuese tragando sus colillas,ya que asi se quedaron sus pollas,cuando de nuevo fueron como puros habanos,apagaron sadicamente sus cigarros en las tetas y el coño de mi mujer,mejor no contaros el sufrimiento que estaba pasando mi mujer.
Cuando mi mujer acabo de llorar de dolor,uno de ellos se tumbo en la yerba con su enorme polla en ristre,y los otros dos como si lo hubieran hecho ya un monton de vezes,pusieron a mi mujer de pie y poniendose uno a cada lado de ella,la agarraron cada uno de una pierna y a su vez sujetandola por los hombros,la subieron en volandas para acto seguido guiarla hasta donde estaba la enorme polla del que esperaba en el suelo,este agarro las hermosas nalgas de mi mujer y separandolas sin miramientos,apunto su miembro erecto en el estrecho agujero del culo de mi mujer,momento el cual les mando alos otros que la irian bajando y subiendo,eso si con mucho cuidado de que no se saliese su pollon del culo de mi mujer.
El mismo metodo lo repitieron tres vezes mas para seguir con su juego,hasta que se corrieron los tres en el goloso culo de mi mujer.
Momento el cual la volvieron a poner de rodillas y como la vez anterior se colocaron a su alrededor y encendieron sus apestosos cigarrillos y la volvieron a hacer tragar sus decrepitas pollas.
Entre risas de nuevo la volvieron a hablar asi “guarra como le ha ido a tu hermoso culo,ya sabria decirnos cual a sido la polla de tu marido” y volvieron a reirse a carcajadas esperando en vano la respuesta de mi mujer que estaba medio desfallecida.
Esto les desagrado de tal manera que los tres al unisono y con una total indecencia,se mearon encima de ella para acto seguido volverle a hacer tragar sus pollas y mientras tanto volver a apagar sus cigarros en las partes mas sensibles de ella.
Cuando volvieron a estar erectas sus pollas,uno de ellos le hizo abrir bien sus piernas a mi magullada y terriblemente violada mujer,mientras otro pasaba por debajo de ella hasta colocarse con su enhiesta polla de cara a la espalda de mi mujer y justamente en la vertical de su magullado culo.
Acto seguido los otros dos la hizieron ponerse de rodillas para que el que estaba debajo de ella la agarrase bien las caderas y abriendo sus nalgas volver a taladrarla el culo sin piedad.Cuando la tubo metida hasta los huevos,sin sacarla,la agarro bien de las rollizas tetas y empujo su cuerpo hacia el hasta que el coño de mi mujer quedo completamente expuesto en todo su esplendor a los otros dos encapuchados,momento el cual uno de ellos apollo su enorme pollon en el y la taladro bestialmente,por ultimo el que quedaba apoyo su polla en la boca de mi mujer y agarrando su preciosa cabeza,con movimientos de vaiven acompasados con los otros dos la follo sin piedad tambien por la boca.
Acto seguido con todos los agujeros de mi mujer taponados con sus enormes pollones,la follaron freneticamente intercambiandose las posiciones hasta que todos sus terribles pollones habian taladrado todos los hermosos agujeros de mi mujer,hasta que dos de ellos se corrieron en la boca de mi mujer y el ultimo en el culo,inundando el calido cuerpo de su inagotable esperma.
Cuando terminaron de limpiarse en su bonito cuerpo,totalmente magullado,la tumbaron sobre la yerba y volvieron a mearse encima de ella.
Momento el cual mi mujer acabo de caer en una inconsciencia de la cual no desperto hasta pasadas dos horas en el asiento trasero del coche,sin hablarme,rapidamente me desato y se abrazo a mi con todas sus fuerzas,acto seguido se vistio como pudo su malherido cuerpo.
Yo le pregunte que haber que haziamos si ir a la policia o no se que a lo cual ella no se si por miedo al ridiculo de que una pareja adulta estubiera haciendo el amor en un coche o por no volver a revivir aquellos asquerosos momentos me dijo que fueramos para casa.
Llegamos a la casa de mis parientes casi amanciendo,se metio en el baño y se tiro dos horas bañanadose en sales de baño y curando sus dolorosa heridas superficiales,aunque nuestra mayor herida era la psiquica,a la cual rapidamente nos pusimos en manos de buenos psicologos y tras un largo periodo de tratamiento con otras parejas que habian pasado por nuestra terrible experiencia,hoy en dia puedo decir que aquel dia se a curado en nuestra cabeza pero no se a olvidado,como habeis podido leer.



La entrada PRELUDIO:Relato personal,2ªParte. aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

PRELUDIO:Relato personal,2ªParte.

Ayer nos quedamos en el momento en que los tres encapuchados estaban apoyados en el capo de nuestro coche y mi mujer arrastrada por sus sonrosados pezones,frente a ellos,completamente indefensa.Acto seguido,no sin antes haberle dado a mi mujer una sonora bofetada en sus  rosadas nalgas.Le dijeron así “ahora como guarra que eres te vas a comer bien comidas nuestras pollasContinuar leyendo »

La entrada PRELUDIO:Relato personal,2ªParte. aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

LA PRIMERA PRUEBA:El Despertar De Una Bomba Sexual.

Hola Queridos Amigos y Amigas lectoras,como os prometí,y lo prometido es deuda,aquí estoy de nuevo con vosotros para relataros las dos pruebas que tuvimos que pasar para entrar en este grupo liberal de élite.Pero con un gran cambio,a raíz del comentario de Tonio,me propuse involucrarla en el asunto y tras largos rifirrafes,lo conseguí,así que las dos pruebas que realizamos os las va a contar mi compañera Vanesa,y como no sabe nada de ordenador yo humildemente intentare transcribirlas al pie de la letra.

Hola AMIGOS Y AMIGAS,me llamo Vanesa como bien sabéis ya por mi compañero Eduardo,y soy una sometida y humillada desde hace algún tiempo,y me encanta serlo,disfruto como una cerda con las morbosidades que se le ocurren a mi compañero,viernes si,viernes no.Tengo que deciros que antes de que nos pasara lo del cine,era una mujer muy pudorosa,aunque en la intimidad era muy ardiente,a causa de este vil acto estuvimos apunto de separarnos,pero en un acto de contrición le di otra oportunidad,lo cual me alegro infinitamente,ya que a raíz de ese trascendental momento,mi compañero cambio radicalmente,y pasado un tiempo poco a poco me fue metiendo en un mundo de morbosidades infinitas,experiencias super excitantes,y situaciones super exhibicionistas que me hacen sentirme una verdadera guarra,soy y seré su eterna esclava.Para muestra si os parece antes de entrar en la propia historia,casi prefiero contaros hasta que punto e llegado de esclavismo en el buen termino que paso a contaros sin ir mas lejos,este mismo viernes pasado,que hacia un frió en la calle terrorífico:

Como todos los viernes,hacia las 8h30 de la tarde,me vestí con mas capas que una cebolla y cuando iva a entrar en el baño a peinarme y arreglarme para salir al pintxopote,me choque con mi compañero que salia del mismo,lo primero que sentí fue su penetrante mirada de morbosidad sin limite,y me moje al momento sabiendo que iva a ser otro viernes especial como la del famoso día del garaje que tan bien os la contó mi compañero,acto seguido me agarro de una mano,y el reculo hasta quedar sentado en la taza del bater y yo a un palmo de el,sin mediar palabra me quito el vestido de punto y me dijo no pensarías salir así conmigo cerda,yo como os podéis suponer ya estaba super mojada,y anhelante de que hiciera de mi lo que le apeteciera,lo cual así hizo,metió sus dos manos en mi cintura,y enganchando mis medias negras y mis bragas blancas de un empujón me las bajo hasta los pies,acto seguido me ayudo a acabar de quitármelas,y sin mas cojio las bragas completamente húmedas y me las metió en la boca diciendo,saborea tu pelado coño húmedo so guarra,de seguido me obligo a volverme a poner las medias y me las subió hasta la altura de mi ombligo,luego se lo pensó mejor y me las volvió a bajar y me las quito,acto seguido me quito el sujetador,cuando ya saboreaba una buena follada,se levanto.,me trajo el abrigo y salimos a la calle.Como cada viernes nos dimos una vuelta por la calle laurel,y mi compañero en cuanto entrabamos en un sitio concurrido aprovechaba y disimuladamente me metía su amplia manaza entre los botones y jugaba a pellizcarme,estrujarme o meterme sus dedos en mi húmedo coño hasta que por mis jestos estaba a punto de correrme,momento el cual sacaba su mano y me atusaba el abrigo.

Después de unos cuantos potes  con el consiguiente martirio de dejarme siempre con las ganas,cogimos rumbo de casa,o eso pensaba yo,ya que en cuanto llegamos al casino cojio y puso rumbo al parque del ebro,bajamos por las escalera que da al paseo de la rivera,y cojiendo el mismo fuimos paseando hacia la plaza de toros,eso si parándonos en cuanto no veíamos a nadie y unas veces sacándome mis tetas y dejándolas al aire me las estrujaba y martirizaba mis enhiestos pezones,otras me abría el abrigo por la parte de abajo,me lo obligaba a tener abierto para que el pudiera palmearme mi húmedo coño,o estrujármelo,yo como comprenderéis de cada vez iva mas enfebrecida y con unas ganas locas de que me follara de una vez.Seguimos caminando de esta guisa hasta llegar al palacio de congresos,pero por la parte de atrás,donde mas oscuro estaba,no había ni un alma,gracias a dios.Me mando que me quitara el abrigo y mientras el hacia una llamada,sonaron tres toques y lo paro,de seguido izo otra llamada y colgó igual,yo con premura y servilismo me quite el abrigo y allí quede completamente desnuda y ofrecida a quien quisiera mirar,mientras mi compañero jugaba con el teléfono.Cuando acabo,me obligo a que me pusiera de rodillas,me abriera de piernas y aposentara mi culo en la mojada y fría yerba,yo al contacto con la yerba y tal y como iva de enfebrecida me corrí salvajemente,mi compañero se saco su enhiesta polla y sin preludio me la metió en la boca,yo del gusto y sin que el me dijera nada,empece a palmearme con todas las ganas del mundo mi sonrosado y pelado coño hasta que me corrí como una poseída.Cuando volví a abrir los ojos después de semejante orgasmo,me encontré con dos mulatos pollas en ristre,del susto que me lleve,no grite porque tenia la polla de mi compañero en la boca follándome sin parar,cuando por fin conseguí verlos claramente se me fue todo el miedo ya que eran nuestros dos amigos de anteriores y satisfactorias aventuras,y al pensar en la velada que me esperaba me volví a correr salvajemente.Sin cambiar de postura,restregando mi culo por la yerba empece con verdadera fiebre de polla a comérmelas todas hasta que estuvieron completamente enhiestas,acto seguido me levantaron en volandas y mi compañero metiendo tres dedos en mi coño completamente húmedo me guió hasta un banco en el cual ya me estaba esperando uno de nuestros amigos de batalla con la polla enorme completamente erecta,estando ya enfrente de el completamente ofrecida,entre mi compañero y nuestro otro amigo me agarraron de las piernas y yo me enganche a sus amplios hombros,me arrimaron al que estaba sentado,me abrieron las nalgas heladas dándole la espalda al que estaba sentado, y con mucha experiencia apoyaron mi helado culo blanco sobre la cabeza de la enhiesta polla,y me fueron bajando despacito hasta que la enorme polla quedo completamente incrustada en mi húmedo culo,una vez completamente enculada,el que me estaba enculando agarro mis hermosa tetas y tiro de mi hacia atrás hasta dejar completamente expuesto mi superhumedo y sonrosado coño,yo al ver que nadie me penetraba por delante,empece a palmearlo como una loca hasta que me corrí frenéticamente,en ese momento el compañero de mi amigo me aparto la mano de mi pelado , superhumedo y colorado coño y apoyando la cabeza de su grandisima polla,me penetro brutalmente de un solo empeyon,mi compañero se subió al banco y me penetro mi boca,nuestros amigos,los que me estaban literalmente taladrando el culo y el coño con sus enormes manos mientras uno me palmeaba mis ya coloradas tetas,el otro me estrujaba los pezones,deciros que pensé que iban a explotar mis buenas tetas es poco.Al ratito en esta postura me corrí bestialmente cuando sentí que el que me penetraba el culo se corrió a lo bestia dentro de mi.Cuando se tranquilizo un poco,agarro mi sonrosado culo y me lo levanto,y de una forma acrobática se aparto del banco,acto seguido mi compañero haciendo la mis maniobra se coloco en el puesto del otro y sin perder tiempo me la quiso meter en mi sonrosado y superdilatado culo,pero como estaban tan resbaladizas mis partes punibles se resbalo hacia arriba y cuando choco con la otra polla,se abrió también paso en mi superdilatado coño,y tuve la experiencia mas gloriosa de toda mi vida,estaba siendo penetrada por dos grandes pollas por mi pelado y húmedo coño,que queréis que os diga,cuando se corrieron los dos a la vez dentro de mi,tuve un orgasmo apoteosico. Se levantaron todos,me pusieron de pie y mi compañero agarrándome de nuevo del coño escurridizo que tenia,me llevaron de nuevo hasta la yerba,me volvieron a poner de rodillas y a aposentar mi acalorado culo en la yerba,los tres con las pollas flácidas se pusieron a mi alrededor y encendieron un cigarro,yo sin que nadie me lo dijera me puse a chupar todas las pollas a turno,hasta que se volvieron a empalmar,y a su vez me puse a palmear mi húmedo y colorado coño para que no se me enfriara,cuando ya estuvieron sus miembros completamente enhiestos entre los tres me tumbaron sobre la yerba fría y húmeda,y uno por uno se pusieron encima mía con sus pollas enhiestas a la altura de mis hermosas tetas,fueron metiendo sus enormes pollas entre mis hermosas tetas,y estrujandomelas me follaron las tetas hasta que todos se corrieron en ellas,ellos se vistieron y yo quede hay tumbada sobre la yerba completamente expuesta y caliente,ya no sentía ni el frió,yo con ganas de mas todabia me volví a palmear mi pelado coño y mis hermosas tetas,hasta que me volví a correr,ellos al ver como estaba pringada de semen por todos lados,se acercaron a mi y mirándose entre ellos,me dieron la vuelta,y allí quede con las sonrosadas tetas y el colorado coño pegadas a la yerba,yo al sentir el frió tan intenso sobre mis acaloradas partes,me corrí como en mi vida lo había echo,fue tal la corrida que mi coño empezó a echar chorros de líquidos seminales,ellos aun no conformes y dándome palmadas en mi sonrosado culo me obligaron a arrastrarme por la yerba húmeda y fría hasta que me limpiara bien todas mis partes mientras ellos se fumaron otro cigarro,cuando lo acabaron,me ayudaron a levantarme y rápidamente me pusieron el abrigo,nos despedimos y nosotros siendo casi las dos de la mañana llegamos a casa,yo desfallecida.Nada mas entrar,me quite el abrigo y me fui a dar un baño espumoso y calentito,y lo que no sabe mi compañero,que rápidamente se cambio y se fue a la cama es que estando en el baño empece a volver a revivir la experiencia tan sabrosona que había tenido,poco a poco me fui metiendo dedo a dedo en el húmedo coño,hasta que casi sin darme cuenta,me encontré con toda la mano dentro de mi sonrosado coño hasta la muñeca,como os podéis suponer me corrí como una loca,eso ya fue el no va mas,yo sin mas fuerzas me salí de la ducha,me puse el pijama y a soñar que llegara otro viernes y con el otra nueva experiencia.

Me parece que a los que nos  conocían por lo que os contaba mi marido,espero os halla quedado claro como a sido mi paso desde la humillación brutal del cine,siendo una mujer super pudorosa,pero super ardiente,hasta el momento actual,por lo cual me podéis llamar lo que os apetezca,pero experiencia no vivida es experiencia perdida.A continuación paso a contaros ya sin mas dilación nuestra primera prueba,que os aseguro no tiene desperdicio.

LA PRIMERA PRUEBA:Empezare justo donde acabo mi compañero el relato El Principio del Cambio,acabábamos de recibir un sobre grande,rápidamente nos fuimos a la sala para leerlo y cuando ya sentados cómodamente fui a abrirlo,y doy gracias a dios que mi compañero,acordándose que había dejado la comida en el fuego,yo sin perdida de tiempo lo abrí,y e ahí mi sorpresa cuando saque una foto tamaño grande y de calidad suprema de mi coño completamente colorado  una enhiesta polla perforándome el culo,me quede alelada,pero seguí mirando el sobre grande y dentro había otro pequeñito en el que ponía para Vanesa,justo justo lo había guardado a buen recaudo cuando apareció mi compañero,y al verme con semejante foto se quedo perplejo y alucinado.Busco sin recompensa en el sobre grande haber si venia algo mas pero no lo encontró y se fue nuevamente a la cocina a seguir preparándome una suculenta paella,yo sin perdida de tiempo me fui al baño a abrir el otro sobre mas pequeñito,ya sentada en la taza leí lo que ponía,y no era otra cosa que la prueba seria ese mismo viernes,que ropa debía llevar puesta,para que entendáis la ropa interior y que nos pasaría un taxi a recogernos por nuestra casa a eso de las nueve de la noche.

Por fin llego el viernes,y yo me prepare como me habían ordenado y le mande a mi compañero que se vistiera,ya que iva a venir un taxi a buscarnos para llevarnos a donde realizaríamos nuestra primera prueba.A la hora convenida llamaron al timbre y era el taxista,nos pusimos los abrigos y bajamos a la calle,donde nos esperaba el taxista,le ordeno a mi compañero que se sentara detrás,y acto seguido me abrió a mi la puerta delantera,con los nervios que llevaba poco me fije,pero mi primera impresión fue de que era un jovencito atractivo.En cuanto entro el taxista al coche nos entrego dos antifaces negros grandes,de esos que se usan para dormir y nos ordeno que nos los pusiéramos,acto seguido me dijo a mi que le enseñara la invitación,yo no entendía nada pero enseguida me lo hizo entender,guarra lo que quiero es que te quites ese abrigo y me enseñes como vas vestida,enseguida entendí y me quede asustada de enseñar mi cuerpo a un perfecto desconocido y encima en nuestra calle que aunque se transita muy poco ya que no hay casi ningún comercio siempre hay algún perdido.Como vio que no reaccionaba me grito vamos guarra que no tenemos todo el tiempo,y sino os bajáis ahora mismo,yo en un minuto tuve que valorar la situación y me dije,si te vas exhibiendo casi todos los viernes y te han usado como tanto deseas,así que tome una rápida decisión,me quite el abrigo y a ciegas lo pase para atrás,luego lentamente me fui subiendo mi bonita falda plisada hasta el final de mis muslos,entonces el taxista perdiendo un poco los nervios me ordeno que me levantara la falda hasta casi las tetas,yo medio asustada,medio excitada me la levante hasta donde me lo pidió,quedando totalmente expuesta a la pérfida mirada del taxista y de cualquiera que pasara por la calle en ese momento,el taxista rápidamente me increpo cerda así tenias que venir vestida,ya te estas quitando inmediatamente esas medias,yo ya excitada por su forma brusca de hablarme,rápidamente me las enganche por la cintura,y con cierto remilgo levante un poco el culo,me las baje hasta los pies y me las quite del todo,el rápidamente me ordeno que se las diera,las olio y sin mediar palabra me las metió en la boca diciéndome vete saboreando tu húmedo coño cerda,acto seguido viendo que era un poco remilgada y se me había bajado la falda,me recrimino,quítate esa puta falda de una puta vez guarra que para lo que te va a servir,yo temiendo represalias o castigos rápidamente me la solté y levantando el culo me la quite y así quede completamente expuesta al depravado del taxista y a cualquiera que pasara,con tan solo una tanga que por cierto ya no me tapaba nada ya que se me había metido por completo dentro de mi húmedo coño,el taxista ya también excitado por lo que veía,me palmeo mi sonrosado coño y agarrando mi tanga me la arranco,quedando ahora si completamente expuesta a el,sin darme tregua metió tres dedos en mi húmedo coño y apretándomelo me guió hasta casi el borde del asiento,y dándome una sonora palmada me obligo a abrir las piernas de par en par acto seguido me dijo guarra quiero ver como te calientas ese pelado coño hasta que te corras.Cuando vio que le obedecía sumisamente,arranco el taxi y cuando llevábamos un ratito se metió por algún camino no asfaltado,yo al parar el taxi pensé que ya habíamos llegado a donde le habrían mandado llevarnos y pare de palmearme el coño,entonces el taxista me interpelo alguien te a mandado parar so cerda pero bueno esta bien,ahora por haberme desobedecido quiero que te acabes de quitar toda la ropa guarra puritana,yo sin perdida de tiempo me quite el jersey,luego mi trasparente blusa,y para terminar mi bonito sujetador quedando como dios me trajo al mundo a su pleno antojo,el sin perder tiempo salio del taxi y estrujándome mis enhiestos pezones me hizo salir del mismo,me dio la vuelta y me dijo guarra ahora vas a limpiar mi taxi con tu bonito cuerpo,de pronto empezó a jarrear,y yo tan excitada como estaba,al notar semejantes gotas de agua sobre mi cuerpo super excitado me fui como una histérica,acto seguido me agarro mis manos enlazándolas en mi espalda y me dijo como te sueltes las manos sabrás lo que es un castigo guarra,y empujando mi desnudo cuerpo contra su taxi empezó a restregarme mi húmedo cuerpo contra el mismo,me corrí justo en el momento que mis tetas y mi coño tocaban la helada y húmeda carrocería de su taxi ,mientras el palmeaba mis blancas y mojadas nalgas,cuando llegamos al capo delantero del taxi suavemente me agacho hasta que todo mi cuerpo rozaba el mismo y me fue restregando por el mismo,que puedo deciros mis hermosas tetas y mis erizados pezones se pusieron que a mi me parecía que me iban a explotar entre el calor del motor,la humedad de la lluvia y el frió que hacia.

Cuando acabamos de dar la vuelta completa a su taxi,abrió mi puerta,se sentó en mi asiento y agarrando mi cabeza me guió hasta su enhiesto y enorme miembro y yo en cuanto note la cabeza de su enorme polla abrí la boca y me la trague hasta que casi devolví,entonces el con sus manos moviendo mi cabeza me follo la boca impasiblemente hasta que se corrió en mi garganta,casi me ahogo,solo tenia ganas de devolver aunque también os diré que de lo excitaba que estaba me salio el liquido seminal por mi completamente húmedo coño,levanto mi cabeza,me soltó las manos y me volvió a meter en el taxi,me cerro la puerta y el taxista se coloco en su asiento, sin ni arrancar el taxi me dijo guarra colócate como estabas antes y que no se te enfrié ninguna parte punible guarra,yo le entendí rápidamente,me coloque en la esquina de mi asiento,abrí las piernas y tal y como estaba de excitada me palmee efusivamente mi húmedo coño y mis hermosas y coloradas tetas,momento el cual arranco el taxi y dándole la vuelta nos volvimos a poner en carretera.

Tras un ratito de coche,el taxi volvió a parar pero yo no pare de palmearme mis coloradas y húmedas partes hasta que de golpe se abrió mi puerta del taxi,y una mano paro la mía y me dijo buenas noches Corazón ya veo que nuestro compañero taxista a echo lo que le hemos pedido,me hizo poner de pie,cerro la puerta y le dijo al taxista agárrala de donde quieras y sígueme,yo por la voz enseguida supe que era Gaspar.

Acto seguido gaspar saco a mi compañero del coche que en ningún momento le oí decir nada en todo el viaje,yo creo que aunque no veía tenia que estar excitadisimo,casi tanto como yo.Del sitio poco os puedo decir ya que iva con los ojos tapados,pero por el sonido de los camiones refrigeradores,me supuse que era en alguna parada de camiones.

En cuanto gaspar se puso en marcha,el taxista cerro su coche y agarrándome de mis enhiestos y colorado pezones tiro de mi,yo con mis manos libres sintiéndome completamente expuesta me fui a tapar mi super húmedo coño,el taxista al verlo agarro mis manos y me las guió hasta mis coloradas tetas, obligándome a estrujármelas mientras el metió tres o cuatro dedos  en mi húmedo y pelado coño,me lo estrujo y tiro de el,yo entre el frió que hacia,lo exhibida que me sentía y lo excitada que estaba,me corrí frenéticamente,el taxista le llamo a gaspar y le dijo fíjate que guarra traemos que se a corrido en mis dedos. Gaspar solo me dijo muy bien Vanesa ese es el espíritu que buscamos.

Al poco rato de mi paseo exhibicionista,entramos en algún lugar en el que hacia bastante menos frió,momento el cual el taxista dejo libre mi húmedo coño y acto seguido me agarro gaspar de los enhiestos pezones y tirando de mi me llevo hasta el centro de lo que yo me supuse un granero,soltó mis pezones,se puso detrás mía y me dio un empujón hasta que choque con otro cuerpo que por lo poco que note estaba igual que yo,es decir como dios la trajo al mundo a mi enseguida me vino a la mente,a que es mi amiga y compañera de orgías Leire.

En ese momento hablo gaspar con tono firme,como ya os conocéis quiero que nos deis un buen espectáculo maltrandosois el cuerpo de vuestra compañera,la que acabe con su cuerpo mas colorado tendrá un castigo menor.

Empezamos ambas tanteandonos nuestras partes intimas suavemente hasta que leire rompió la tregua y con fuerza inusual me empezó a palmear mis hermosas tetas y a estrujar mis enhiestos pezones,yo sin perdida de tiempo tantee su húmedo y pelado coño y se lo palmee con todas mis ganas eso con una mano,mientras con la otra le palmee con fuerza su hermoso culo. Así estuvimos un buen rato martirizándonos nuestras partes punibles corriéndonos innumerables veces hasta que gaspar nos mando parar,y agarrándome de las manos me obligo a tumbarme en el frió suelo con las piernas bien abiertas,acto seguido puso a leire encima mía pero al revés y de golpe nos quito los antifaces negros,yo lo primero que vi fue el coño húmedo y pelado de leire a la altura de mi boca,cuando sin que nadie me lo dijera me fui a comer el precioso coño de leire,la oí gritar y ponerse completamente tensa,yo no entendí nada hasta que echando la vista a los lados vi que estábamos rodeadas de innumerables hombres pollas completamente en ristre. Gaspar al vernos parar seriamente nos hablo queréis seguir o tiráis la toalla,yo sin dudarlo empece a lamer el húmedo y colorado coño de leire,momento el cual leire estando como estaba excitadisima empezó a lamer el mio,ya al tiempo con este jugoso juego nos olvidamos por completo de todas las pollas que nos rodeaban y nos corrimos ambas frenéticamente.

Tras un ligero descanso gaspar se puso de rodillas al lado de mi boca y sin mediar palabra me metió su enhiesta polla en la boca y me follo la misma hasta tenerla completamente enhiesta,acto seguido me cogió las manos y me obligo a agarrar las preciosas nalgas de leire,y en cuanto las tuve bien abiertas saco su polla de mi  boca y apoyando la punta en el estrecho culo de leire,de un golpe se la metió hasta el fondo,yo a su vez note como alguien me levantaba el culo,abrían mis también coloradas nalgas de un empellón me sentí completamente enculada,de vez en cuando sacaban sus pollas de nuestros hermosos culos y nos las metían en la boca para acto seguido volver a encularnos hasta el fondo,así estuvieron hasta que se corrieron dentro de nuestros bonitos y dilatados culos.

Acto seguido pusieron dos bancos con espacio entre ambos en medio de la caseta,iluminada con cuatro reflectores,nos ayudaron a levantarnos del suelo a leire y a mi y allí quedamos completamente expuestas a todos los que nos rodeaban,que sin perder tiempo y a una señal de gaspar,se lanzaron como lobos hambrientos sobre nuestros sonrosados cuerpos,estrujándonos,palmeándonos y pellizcando cada rincón de nuestros bonitos cuerpos desde los pezones,pasando por las hermosas tetas y nuestros pelados,húmedos y sonrosados coños,para acabar en nuestros ya coloradisimos culos,no lleve la cuenta de cuantas veces me corrí,y leire por sus jadeos por el estilo.

A un gesto de gaspar todos se apartaron,dejándonos como podéis suponer colorados nuestros bonitos cuerpos pero super excitadas y con ganas de guerra.Nos dejaron un poco recobrar fuerzas,mientras gaspar y mi compañero se tumbaron en los bancos,con sus enhiestas pollas en ristre,entonces gaspar me ordeno que me acercara y que sin perdida de tiempo me la metiera en el culo que tenia completamente dilatado,yo no perdí tiempo y sin que me dijera nada,le di la espalda y poniéndome encima suya me abrí las nalgas apunte bien su pollon en mi culito y de un solo golpe me la trague entera,momento en el que gaspar pellizcando mis pezones me tiro hacia atrás para así dejar completamente expuesto mi húmedo y colorado coño,cuando ya estuve aposentada y enculada me ordeno mira a tu compañero como encula a leire y lo vi claro que lo vi y bien cerca ya que cada hombre estaba en posiciones contrarias,lo cual me sobre excito,entonces gaspar llamo a Jon y le dijo a que esperas no ves que esta guarra de vanesa te esta ofreciendo su húmedo coño,este no perdió tiempo apoyo su pollon en mi coño y enaltecido de como mi compañero enculaba a Leire,me penetro bestialmente palmeándome sin parar mis hermosas tetas ni que decir tiene,que el taxista hacia lo propio con leire,mientras los que miraban semejante escena,completamente enardecidos por turnos nos follaban nuestras lindas bocas.

Aquello fue el éxtasis cuando se corrieron dentro de nosotras,momento el cual nos dejaron coger un poco de aliento,al poco rato y como para volverse a poner a tono nos palmearon,estrujaron y pellizcaron hasta que las dos nos corrimos como locas,en ese momento nos volvieron a poner en la misma postura que antes pero cambiaron,el que nos había follado el sonrosado coño,ahora le tocaba encularnos y al revés el que nos había enculado nos follaba brutalmente nuestro coño,ni que decir de los de alrededor siguieron follando nuestras lindas bocas hasta que se corrían,bien dentro de nuestra boca que fueron pocos,los que mas descargaron su leche sobre nuestras sonrosadas tetas,quedando literalmente bañadas en lefa. Cuando todos y digo todos se corrieron sobre nosotras o dentro de nosotras,nos dejaron tumbadas en los bancos que tanto placer nos habían dado,mientras los hombres se recomponían y reían charlando amigablemente.

Una vez recompuestos nos pusieron de pie,y dándonos cachetadas,estrujándonos el colorado coño y las tetas,nos fueron sacando de aquella caseta y nos llevaron hasta el lavadero de coches,y metiendo monedas en la maquina del agua templada y en la del cepillo con jabón nos lavaron bien lavadas todas nuestras irritadas partes intimas mientras otros los mas valientes,sin miedo a mojarse se acercaron y siguieron dándonos palmadas por todo nuestro bonito cuerpo hasta que acabamos con todas nuestras partes intimas irritadisimas,pero super extasiadas de la estupenda prueba que habíamos vivido.

Rápidamente vino gaspar con dos toallas y nuestros abrigos,y mientras nosotras nos secábamos lo mejor que podíamos gaspar les pregunto a los camioneros,que os lo habéis pasado bien,a lo cual todos respondieron que si y que les encantaría participar en mas experiencias como esa,y sin mas se despidió de ellos,luego ya dirijiendose a nosotras nos dijo bueno,vosotras ya sabéis,recibiréis nuestra notificación para que realizeis la segunda y ultima prueba,o no queréis hacerla guarras,a lo cual las dos respondimos al unisono si mi amo.

Gaspar mando traer nuestro taxi,y mientras venia,nos despedimos de leire y jon y como no de gaspar,que como en plan despedida nos estrujo a las dos nuestro irritado pero super húmedo coño,nosotros nos volvimos a montar en el taxi que nos había llevado,ahora si los dos atrás,y hacia las cinco de la mañana llegamos a casa.

Mi compañero como siempre fue llegar a casa ,quitarse la ropa y quedarse dormido,yo como siempre me di un baño relajante soñando ya en que y cuando seria la siguiente prueba,al rato después de secarme bien me di crema hidratante desde los pezones hasta el culo sin olvidarme de mi colorado coño,me puse el pijama y a dormir,que ya era hora.

Ya para no aburriros mas,me gustaría que me dijerais si os a gustado y que os gustaría mas que la segunda prueba os la relate una humilde servidora o mi querido compañero de fatigas y algo mas.

Sin mas un cordial saludo de una pareja amiga siempre vuestra y que soñéis con los angelitos o con lo que os apetezca mas.

 

 

La entrada LA PRIMERA PRUEBA:El Despertar De Una Bomba Sexual. aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

LA PRIMERA PRUEBA:El Despertar De Una Bomba Sexual.

Hola Queridos Amigos y Amigas lectoras,como os prometí,y lo prometido es deuda,aquí estoy de nuevo con vosotros para relataros las dos pruebas que tuvimos que pasar para entrar en este grupo liberal de élite.Pero con un gran cambio,a raíz del comentario de Tonio,me propuse involucrarla en el asunto y tras largos rifirrafes,lo conseguí,así que las dos pruebas que realizamos osContinuar leyendo »

La entrada LA PRIMERA PRUEBA:El Despertar De Una Bomba Sexual. aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.