Mi vecina cachonda me tenía ganas

Desde pequeño, durante casi 10 años he vivido en una casa alquilada. Tenía una vecina cachonda de 18 años, yo era muy jovencito y todos los días la observaba. Casualmente, desde el techo de mi casa se podía ver su cuarto, así que miraba cada día, cómo se cambiaba y se quitaba la ropa… sabía a qué hora subir para verla desnuda. Tenía unos pechos grandes y un culo delicioso. Cada noche mis ojos se deleitaban con ese espectáculo, pero sucedió que ella me notó cuando la estaba viendo y se me quedó mirando por unos 2 segundos, luego salió de su habitación y yo me apresuré a bajar al primer piso de mi casa.

A día siguiente, como todos los días, salí de mi casa a tomar el aire y ahí estaba ella,en la puerta de su casa mirándome como medio molesta y medio pícara. Se acercó y me dijo:

-Tenemos que hablar niño (pues yo era muy joven).

Follándome a mi vecina cachonda

En la noche, subí al techo y ahí estaba mi vecina cachonda esperándome, estaba con un short corto y una blusa verde. Entonces mi miembro empezó a ponerse erguido y creo que ella se dio cuenta, pues me dijo:

-Que te pasa niño, ¿tan caliente te pongo?

Le dije que sí, y que quería metérsela. Luego me miró con cara como que medio sorprendida, se dio la vuelta y cuando se iba a ir dijo:

-Nunca he tenido relaciones con uno de tan joven. Entonces ella saltó al techo de mi casa y me bajó el buzo, empezó a mamarlo y yo me sentía genial, agarraba su cabello y lo movía una y otra vez. Después la aparté y la puse de espaldas. No me aguanté y le bajé el short y su calzón, y me quedé fascinado por lo grande que era su culo. No lo pensé dos veces y se la metí. Ella ahogaba sus gemidos porque cualquier persona podría escucharnos, pero a mí eso solo me excitaba más y le seguía dando hasta que ella se vino y pude sentir lo caliente que estaba. No resistí y me vacié dentro de ella, quien gimió de placer. Saqué mi pene de su vagina y lo tomó con su boca, lo mamó tan deliciosamente que me vacié de nuevo en su boca.

Después de terminar me dio un beso en la mejilla y otro en el cuello. Me dijo:

-Lo hiciste bien niño, me gustó, tal vez te llame luego…-y diciendo esto saltó hacia su techo y se fue.

Me quedé anonadado con lo que había sucedido y tuve muchos sueños con mi vecina cachonda y lo que habíamos hecho. De vez en cuando subía y ella me llevaba a su cuarto, donde me la cogía una y otra vez. Sus padres nunca se enteraron y los míos tampoco, pero me mudé a un departamento y solo la he visto un par de veces desde entonces .Daría lo que fuera por volver a vivir en esa casa. Cada vez que la observo se me viene a la cabeza todo lo que hicimos.

La entrada Mi vecina cachonda me tenía ganas aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.