El invitado

Estaba ansiosa porque sabía que llegaría en breve y estaba mojada solo de pensarlo. Habíamos hablado de cómo sería nuestro primer encuentro, muchas fantasías, cuando llamara al timbre yo lo estaría esperando…desnuda, mojada…

Cuando decidimos el día estábamos excitados, él me dijo que vendría empalmado todo el viaje, y yo me tocaba sin parar.

Suena el timbre, seguramente sería mi invitado…me quito la bata y dejo mi cuerpo desnudo a la vista, mis pechos están tan erectos que me duelen, mi coñito mojadísimo y mi boca ansiosa.

Cuando abro la puerta me mira…directo a mis pechos, suelta la maleta y se acerca… coge mis pechos con las dos manos y empieza a chupar los pezones con frenesí, lo dejo hacer, pues me tiene muy caliente.

Le aparto la cabeza y empiezo a agacharme…mmm qué bien dotado estaba, con esa pedazo de polla tan dura, tan rica. Mi lengua la recorre, succiono sin parar mientras le acaricio los huevos. Está tan dura que me atraganto…eso lo debe poner cachondo porque me folla la boca con rabia. No quiero que se corra aún, pero se nota las ganas que teníamos. Lo miro mientras le chupo el pene sin parar y sus ojos me dijeron lo que estaba a punto de pasar… Con un gemido gutural me preguntó: ¿te aviso?

Yo solo quería tragármelo todo, dejarla limpia, ponerla dura otra vez y que me rompiera de lo lindo. Abrí mi boca para que me lo diese todo, esa corrida alucinante que casi me atraganta…mmmm qué rico, con sus dedos metía en mi boca la lefa que no cabía.

Ahora solo quedaba esperar para la gran follada…

 

La entrada El invitado aparece primero en SexoEscrito.com.