MILF madrina cachonda

Que tal amigos lectores, mi nombre es Fernando, tengo 20 años de edad, soy de piel morena, mido 1.60, Delgado pero con un pene de 18 cm.

Les quiero platicar una historia 100% real, que me paso con mi Madrina Brenda, una MILF de 32 años, alta, delgada con sus ojos de color y piel clara, mide 1.60 de estatura, tiene unos senos exquisitos medianos y duritos, unas nalgas paraditas de buen mirar pero en fin tiene un cuerpazo envidiable por las mujeres.

Un sábado por la mañana me encontraba en mi casa, por lo que oí que tocaban el timbre.

Madrina: ¡Ahijado, buenos días!

Yo: ¡Voy, me estoy poniendo un Short ahorita le abro! Ni tiempo me dio de ponerme camisa más que el puro Short, pero al abrir la puerta veo a mi madrina con un pans de licra blanco, tan pegado que podía mirar la rallita de la puchita que se le marcaba, y valla que tenía una tremenda pucha.

Madrina: ¿Ahijado estabas dormido aún? Ella me miraba de pies a cabeza pero aún más, fijaba su mirada entre mi entre pierna, pues yo no había notado que mi verga estaba erecta.

Yo: ¿Ya estaba por levantarme de la cama, ya estaba despierto?

Madrina: ¿Puedo pasar?

Yo: ¿Si claro? En cuanto le dije que pasará, ella se me abalanzó hacia mi y cerró la puerta.

Madrina: ¿Ahijado he esperado este momento para que me metas la verga? Yo me quedé sin palabras y sin aliento pero pude responder.

Yo: ¿Ma, madrina qué hace? esto no puede estar pasando.

Madrina: ¿Tu déjate llevar nadie se va a enterar de esto anda toca me? La verdad que si la deseaba, pero a quien le dan pan que lloré, así que le seguí el juego, ella tomó mis manos y las puso en sus nalgas, yo las agarraba de arriba hacia abajo y las apretaba, mientras que ella sacaba mi verga con una mano.

Madrina: ¿Ay ahijado pero que herramienta te cargas, pero aún así trataré de comérmela toda? Ella tomó mi pene con sus dos manos se hinco y comenzó a chupármela y al mismo tiempo a chaqueteármela.

Yo: Ay madrina que rica mamada.

Madrina: ¿Te gusta hermoso vergudo? me la comeré yo sola.

Pero después de un rato de chupármela, la puse de pie y la senté en el sillón, quite el licra baje un poco el calzón y le comencé a lamber la vagina, que ya estaba súper húmeda y caliente.

Madrina: ¡Ahhh, si papi así no te detenga mijo!

Decía con una voz agitada, por lo que miraba como se retorcida de lo tan caliente que estaba. Luego de un rato ella me sentó en el sillón, colocó un perservativo y se me montó como loca.

Madrina: ¡Ahhh chiquito así baby, así papasito que siento que me vengo!

Yo cada vez le daba más y más al escuchar eso. Cambié de posición, la puse acostada de lado y yo por detrás de ella le empecé a dar.

Yo: Creo que mi padrino no te coge como yo, ¿verdad?, no me esperaba esto.

Ella trataba de contestar, pero le ganaba más los gemidos de la excitación. Le dije “siento que me vengo madrina”. De pronto, ella se sacó la verga me quitó el condón, y empezó a jalármela hasta eyacular, miré como se tragaba mi semen.

Madrina: Que rica leche ahijado, cómo es que tenías rato sin meterla porque saben ricos, y aventaste mucho.

Yo: Pues lo dejo a su criterio. Mientras tanto ella se le vino un orgasmo sentía que se desmayaba, gritaba un poco fuerte hasta que se le pasó.

Y así fue como paso mi historia con mi Madrina, espero que les haya gustado, así como también espero sus comentarios. Debo de confesar que las mujeres maduras y casadas me vuelven loco.

La entrada MILF madrina cachonda aparece primero en SexoEscrito.com.