Sexo interracial: Mi mamá y mi amigo Francisco – Regreso

Reciban todos los lectores de sexo escrito un saludo de mi parte y el hecho es que sé que han pasado muchos años desde que inicié mi relato erótico de sexo interracial, pero hoy vuelvo para poder continuar y concluir con lo que pasó en ese tiempo. Como sabrán en la actualidad ya soy adulto, terminé la etapa escolar, la universidad y hoy cuento con un trabajo. Y como mencioné, culminar este relato es una deuda para con todos, aunque trataré solo de tocar los asuntos más interesantes que ocurrieron.

Después de ese primer encuentro entre mi madre, Francisco y sus primos, aprovecharon lo más que pudieron esos días de ausencia de mi padre, aunque siempre procuraron no ser vistos por los vecinos y por esa razón venían de noche y entraban por la puerta alterna de la casa que da a un pasaje que tiene arbustos, permitiendo no ser vistos tan fácilmente al entrar. De esas veces que se vieron, uno que otro día coincidió con mi padre llamando a casa para saber cómo nos encontrábamos y mi madre le contaba los pormenores de ese día, aunque lo hacía mientras cabalgaba suavemente a Toño mientras Francisco y Carlos aguantaban las risas de saber que mientras mi padre hablaba tranquilamente con mi madre, su concha se abría ante el pene de aquel negro, llenándola por completo y satisfaciendo su hambre de hembra lujuriosa. Y una vez finalizada la conversación, los tres se echaron a reír dejando ver con mayor precisión el blanco extremo de sus dientes que resaltan por el contraste de su piel. Mi madre también acompañó las risas de ellos, aunque más moderada pero lo que comentaron Toño y mi madre es que fue un momento bastante excitante y morboso, por tanto, para la próxima vez que mi padre llamara y estuvieran ellos lo intentarían con Francisco o Carlos. Y eso no demoró en pasar pues unos días después mi padre llamaba casi a una hora similar mientras mi mamá le lamía la verga a Toño y lo masturbaba a Carlos, y mi amigo se la cogía en perrito. Mi madre se detuvo en lo que hacía para contestar el teléfono y conversar con mi papá, aunque se tuvo que poner de rodillas para eso, pero Francisco hizo lo mismo sin sacar su pene de la vagina de mi mamá y se seguía moviendo mientras con sus manos sobaba sus tetas y sus pezones. La conversación seguía como si nada, y mi amigo disfrutaba de mi madre con los ojos cerrados, aunque también veía a mi mamá abrir los ojos de vez en cuando y aguantar hacer algún ruido cuando mi amigo empujaba toda su verga dentro de ella y supongo que era por lo grande que lo tiene Francisco como siempre decía ella. Y siendo sinceros puedo decir, ahora más que nunca, que era muy excitante verlos juntos, todo acerca del sexo interracial se me hizo muy interesante y por eso fue que me gustaba ver eso y hasta dónde podrían llegar.

Aunque las conversaciones por teléfono no eran largas igual era disfrutada por ellos y luego de eso pues continuaban como siempre entre los tres negros poseyendo a mi madre. Siempre se turnaban en las distintas poses que probaban como cuando los tres se sentaban al borde de la cama y mi mamá se dirigía donde uno de ellos y se sentaba encima, yo podía ver cómo ella agarraba la verga de su amante de turno y la dirigía a su concha y poco a poco se iba insertando acompañada de los gestos de placer de mi madre y una vez hecho eso ella empezaba a moverse con mucha soltura tratando de llenar de placer a su macho. Mi mamá subía y bajaba y sus labios vaginales parecían agrandarse producto de la excitación mientras el mástil negro brillaba por los jugos del interior de ella y eso es lo que decían ellos, lo mucho que se moja y lo caliente que es su concha. Y así, después de un rato se movía de donde estaba y pasaba al siguiente procediendo de la misma manera.

          Qué concha tan caliente tiene señora Norma. – rugió Carlos agarraba las nalgas de mi madre y la ayudaba a subir y bajar de su fierro. Siempre tan calientita y apretadita.

          Ayyyyyy también con tremenda verga me llenas más que nadie. – susurró ella.

          Pero eso no quita que lo disfrute como la buena perra que es. – dijo socarronamente el negro.

Ellos continuaron en lo suyo, entregándose el uno al otro con movimientos suaves y rápidos y yo viendo cómo esa verga entraba centímetro a centímetro y volvía a salir continuamente y sin descanso producto de la juventud del compañero sexual de mi madre, y por las expresiones de Carlos podía saber que gozaba como nadie y que seguro debía sentirse como en el cielo. El negro estaba 26 cm dentro de mi madre y ella envolvía 26 cm de verga, más unidos que nunca nadie detendría eso sino ellos cuando así lo quisieran. Así era cada vez con cualquiera de ellos, mi madre era la perra de esos negros.

Mi madre, una adicta al sexo interracial

Los encuentros con los primos de Francisco no eran tan seguidos pues ellos tenían labores que hacer, además que solo eran en los viajes que mi padre realizaba de vez en cuando, en cambio, mi madre y mi amigo sí se veían seguido por lo que ya les he contado antes pues el ser vecinos ayudaba a que el vecindario no pudiera sospechar de lo que ocurría en casa. Y mi madre me había dicho que la herida ya estaba curada pero que mi amigo le pidió algunos consejos de adultos y que por eso se iban al cuarto a conversar, yo estaba de acuerdo porque consideraba a Francisco un buen amigo y algo así como un héroe en esa época pues recuerden que eso empezó cuando yo era todavía muy joven. Lo que también empezaron a hacer es que cuando era época de colegio mi amigo venía en la tarde a casa y se encerraban en el cuarto y normalmente él se iba antes que venga mi papá pero otras veces se quedaba hasta que llegara pero para ese momento nosotros estábamos en la sala o en la cocina y Francisco ayudándome en alguna tarea del colegio cosa que así mi padre no podría sospechar que algo pasaba entre ellos pues yo estaba presente y tampoco decía que había pasado algo raro. Más bien al ver esos detalles, mi papá tomaba mayor estima y confianza a mi amigo. Y yo seguía viéndolos a través de la ventana, bien oculto y siempre probando nuevas poses sexuales como una que le decían el cangrejo y donde Francisco está echado y mi madre sentada de espaldas a él pero con las manos hacia atrás y apoyada en la cama, dependiendo de la pose muchas veces no se veía por completo la penetración pero en otras ocasiones, como en esta, la visión era completa. La negra verga entraba y salía sin compasión y sin freno ante los movimientos que realizaba mi madre que se empalaba a su gusto y sabor, mi amigo solo se dejaba llevar por ella mientras lo veía que estaba con los ojos cerrados, signo inequívoco de lo mucho que debía ser su placer y más aún cuando empezaba a mover su cabeza de un lado al otro, Francisco era presa del placer llevado al máximo. Y no era para menos al ver cómo mi mamá quebraba su pelvis y así el pene entraba y salía a buen ritmo y sonido por los gemidos que soltaba pues también ella era consumida por el fuego del placer… definitivamente, ellos parecían hechos para brindarse placer mutuamente sin importarles mi padre en lo absoluto.

          ¡¡¡Ouuuuu ouuuuu!!! – Gemía de placer mi madre sin dejar de moverse.

          Señora Norma, así es difícil dejar de pensar en verla todos los días. – casi carraspeó mi amigo sumergido en el goce.

La vagina de mi madre chorreaba del gusto empapando el negro y gordo pene de Francisco y aunque el teléfono empezó a timbrar, ellos hicieron caso omiso al mismo, la verga entraba y salía como Pedro por su casa y el teléfono timbraba una y otra vez y la verga seguía entrando y saliendo,  quien fuera que estuviera llamando iba a tener que esperar un rato hasta ser atendido. Y así fue que después de varios minutos que parecían infinitos mi madre gritaba y temblaba encima de mi amigo quien a su vez empujaba con fuerza su pene descargando sus huevos por completo y poco a poco se fueron calmando y recuperando el ritmo normal de la respiración aunque se preguntaron por el inoportuno timbrar del teléfono. Esa duda sería resuelta cuando al cabo de un rato, una vez más se escuchaba el repicar del aparato y mi madre ahora sí pudo contestar y por lo que escuché pues era mi padre y mi mamá le daba alguna explicación de porqué no contestó y que se había estado duchando y la llamada era para que no se olvide que íbamos a salir más tarde cuando él llegara. Luego de eso, conversaron un rato más y lo volvieron a hacer ahora en perrito y después se fueron a duchar juntos pues estaban sudados y ya le había dicho a mi padre que se había bañado.

Por ahora esto es lo que les puedo ir compartiendo del relato de sexo interracial y recordando sobre todo lo más saltante de esa época. Aunque no lo crean, volví. Un saludo de parte mía, David, también conocido por mi madre como el gatito ronrón.

La entrada Sexo interracial: Mi mamá y mi amigo Francisco – Regreso aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Diario de la Doctora Miss Love: ¡Ideas navideñas para una noche en pareja!

¿Por qué será que en Navidad nos damos más cuenta de la pareja? En la época previa a la Navidad mi consultorio siempre está lleno y siempre es por lo mismo: parejas que piensan que el otro no las quiere, o que se sienten que han despreciado a sus parejas y buscan que lo arregle.

Muchos me confunden con consejera matrimonial, cuando no lo soy, pero hay algunos casos que, después de ahondar, me doy cuenta que sí puedo resolverlos (a otros simplemente los desvío a un consultor matrimonial que es quien puede ayudar).

Pero, centrándonos en mis casos, os diré que todos ellos carecen de algo: información sexual. Si bien ahora en los colegios e institutos se habla de sexualidad, quizá sea porque los mayores tenemos dificultades de hablar de esos temas con los niños, hace que les expliquemos mal las cosas. Y claro, después pasa lo que pasa.

La sexualidad, aunque se diga que ahora es mucho más abierta, lo cierto es que no. Yo no lo veo así. Es verdad que se puede hablar de manera más libre que hace cincuenta años, pero aún nos queda mucho por aprender.

Por eso, de cara a esas navidades, si quieres regalar a tu pareja algo bonito, me he propuesto dejarte algunas ideas navideñas para una noche en pareja. Porque puede ser un bonito regalo para la pareja.

Si tu pareja es mujer

Si quieres sorprender a tu mujer, el romanticismo es lo más importante. Casi todas las mujeres somos románticas y que la pareja se preocupe por el detalle, que prepare el lugar donde va a hacernos disfrutar es lo mejor.

Intenta preparar el terreno, no sé, una cama con unas rosas encima, un olor agradable (dicen que la mezcla de vainilla y canela es muy afrodisiaca y además estimula), una iluminación adecuada… No te olvides de una buena cena, que puede ser dentro o fuera de casa.

Muchos dirán, sí, está bien, pero tengo hijos. Bueno, los niños se supone que se van a la cama y tu dormitorio puede ser tu santuario. Así que todo es cuestión de que lo prepares allí y que los niños no entren.

Después de eso, un bonito regalo para ellas son los preliminares bien hechos. Nada de cinco minutos y a mojar el churro. Presta atención a cómo se comporta el cuerpo femenino. ¿Sabías que para llegar al orgasmo necesitamos al menos quince minutos? Pues ya sabes lo mínimo que has de darnos de placer.

Que después haya penetración o no eso va a depender de la otra persona. Se supone que es un regalo navideño para ella, ¿no? Ya llegará tu turno.

Si tu pareja es hombre

Si quieres sorprender a tu hombre, el romanticismo puede que no sea lo mejor, aunque ya os digo que hay hombres muy románticos. De todas formas, esto lo dejo a elección y a gusto de la pareja pues cada una lo conoce mejor.

Lo que sí que puede ser una buena idea es sorprenderlo. Intenta hacer algo que no hagas a menudo. Por ejemplo, sexo oral, o dominación. Se trata de sorprenderlo y de hacer que se lo pase bien, y con esas ideas puedes descolocarlo pero, al mismo tiempo, también excitarlo aún más.

Ve poco a poco observando cómo reacciona y, ante cualquier duda, pregunta si se lo está pasando bien. También notarás el efecto en su cuerpo, porque si disfruta el pene te lo va a decir (estará excitado y erecto).

Si bien ellos tardan menos en llegar al orgasmo, puedes hacer que dure más tiempo si vas pausando los movimientos y los toques. Lo volverás loco, eso sí te lo puedo asegurar. Pero merecerá la pena.

Eso sí, cuidado con lo que haces porque muchas mujeres piensan que penetrarse ellas o dejar que vean cómo disfrutan con el cuerpo masculino para ellos es placentero pero hay hombres que pueden sentirse utilizados porque ven que, de preocuparte por su placer, has pasado a preocuparte por el tuyo.

Intenta centrarte en él todo el tiempo y solo cuando él haya disfrutado, puedes pensar en el tuyo. Masturbación, sexo oral, masajes eróticos, etc. son algunas ideas que te puedo dar.

Seguro que con todo esto la noche de Navidad será de las más apetecibles… ¿será Navidad todos los días después de eso? Si lo haces bien, no lo dudo.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

Diario de la Doctora Miss Love: Dime de qué presumes… y te diré lo idiota que eres

Uff, ahora mismo, si te digo la verdad, podría hacer arder a alguien con solo mirarlo. Estoy que trino y la rabia que me ha dado la persona que ha estado aquí ahora mismo ha hecho que hasta la persona que se encarga de coger las citas me pida diez minutos para salir corriendo de aquí. Y no es para menos.

Pero antes de que me digas que no entiendes nada, te lo voy a explicar. Como sabes, cada día recibo a diferentes pacientes. Algunos vienen con un motivo justificado. Otros no saben lo que les pasa e intentan que les digas o les asesores para saber qué hacer. Otros buscan ayuda. Y otros vienen parece que para tocar las “pelotas” y eso que no tengo.

Este paciente llevaba tres sesiones conmigo y, sinceramente, ahora entiendo por qué me lo había pasado mi compañera de trabajo. ¡Es insoportable! Ella tiene un problema en las relaciones de pareja. Lleva varios novios pero no consigue mantenerlos más de seis meses y claro, sus amigas empezaron a decirle que quizás era por algo que ella hacía, que intentara ir a un psicólogo a que le dijeran algo. Y ahí que fue.

Mi compañera declinó atenderla tras cinco sesiones y me pidió el favor a mí así que yo le hice un hueco y, el día que le tocaba, la vi aparecer. Iba, a mi entender, demasiado… diva. No sé, me dio una sensación de que era una mujer que sabía lo que quería y que el problema que tenía era que no lo encontraba. Pero no sospechaba nada más.

Tras pasarle el test y ver que tenía una vida sexual activa, que había practicado sexo y que no se escandalizaba por nada, quise saber cuál era el problema concreto. Creo que a estas alturas tú también te habrás percatado de que el problema era la actitud de ella.

Según me dijo: “quiero una pareja que esté a mi lado, que se case conmigo y con quien pueda vivir bien. No busco a cualquiera sino a alguien que esté a mi altura”. El problema es que “la altura” de ella es demasiado alta para la gente con la que estaba saliendo y, los que sí pueden llegar, o superar, la ven y descubren sus aires de personalidad.

Pero claro, ¿cómo hacerle entender eso? ¿Cómo enseñarle que el amor no es una tarjeta de crédito? Ese era el problema. Ella veía las relaciones de pareja como una cuenta del banco, solo los quería para que desembolsaran dinero para sus gastos. Y las relaciones de pareja no son así.

Muchas veces, cuando veo en los parques a las personas mayores caminando juntas sonrío porque ellos sí que conocen el verdadero amor, lo que de verdad importa: no es el dinero, ni los hijos, ni tampoco vivir. Es saber que, a tu lado, hay otra persona que te completa, que te entiende y te conoce lo suficiente para saber que, aunque ríes, por dentro estás llorando; o que solo con mirarte sabe cuándo necesitas un abrazo o un beso.

En mi primera sesión traté de que se leyera un libro donde se veía, más o menos, la historia que le estaba pasando a ella. ¡Y en la siguiente sesión me dijo de todo! Así que después de respirar varias veces, intenté explicarle y que se diera cuenta de que, lo que ella quería en una persona, no se podía llamar “amor” sino “interés”.

Y ya en la tercera sesión, cuando me dijo que había empezado a salir con alguien pero que iba a dejarlo porque no estaba a su altura, aunque lo quería mucho, me harté. Sé que no debí decirle todo eso, pero no entiendo cómo las personas desperdiciamos la vida con aquello que no nos sirve y no nos damos cuenta de lo que de verdad importa.

Obviamente, se fue muy ofuscada por cómo la había tratado, diciéndole verdades nada más, pero creo que es una de esas personas que tiene que caer más hondo para darse cuenta de que las cosas no son como ella las ve.

Quizá sea que estoy un poco irascible estos días pero yo creo que el amor va más allá de lo material, no sé qué opinarás tú. ¿Crees que el amor de una pareja se mide por la capacidad de adquisición?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

Diario de la Doctora Miss Love: Buscando al príncipe azul desesperadamente

¡Qué daño ha hecho Disney! Lo sigo diciendo aún a mis años, y porque en televisión, y en dvd, se siguen viendo y vendiendo las películas en las que las mujeres esperan a un príncipe azul. ¡Y de esos no hay!

Ainss, hoy estoy un poco cabreada porque hay una chica que viene a mi consulta. No tiene los treinta años y ya ha estado deprimida por culpa de las relaciones sexuales. ¿Y por qué? Porque busca al príncipe azul desesperadamente y no se da cuenta de que eso solo existen en las novelas y en las películas y series, la realidad es otra completamente distinta.

A ver, no estoy diciendo que no haya príncipes azules en la vida real. Pero hay poquísimos y lo que más te encuentras son sapos verdes. Por eso es que es imposible que una chica pueda encontrarlo tan fácilmente.

Y ahora me dirás, ¿qué pasa porque lo busque? Pues nada, y todo. Cuando eres una mujer que busca un ideal de hombre y ves que no lo hay, ¿qué haces? Te deprimes, piensas que no vas a encontrar el amor, piensas que el problema eres tú y, al final, a quien le echas la culpa de todo es a ti misma. Y eso no me gusta nada.

De hecho, me siento un poco reflejada en esa chica porque yo también me sentía así cuando era más joven. Siempre estaba ilusionada con encontrar a mi príncipe azul, con encontrar a un hombre caballeroso que me protegiera, que me quisiera y amara en cuanto me viera. ¿Y qué nos encontramos cuando salimos? Babosos que van a ver si meten su herramienta, a hombres que solo quieren el polvo de una noche, a hombres que te engañan con la primera de turno, a hombres que se toman su tiempo y te conocen. Pero de esos últimos no hay muchos. Como dice mi paciente: esos están ya cogidos y amarrados.

Me hace gracia saber que ella tiene claras sus metas y objetivos en otros temas pero, en cuestión de amor, decae por completo. No es fea, ni mucho menos. Pero el hecho de no encontrar el amor está haciendo que tire la toalla. Por eso digo que Disney ha hecho mucho daño.

Hace un tiempo quise preguntar entre mis amigas lo que ellas buscaban en un príncipe azul y, ¿sabéis qué? Todas respondieron que buscaban uno con las características de los príncipes de Disney. Pero me llamó la atención que, además, le daban unos calificativos más: chulo, algo machista, prepotente,… Vamos, que les gustaba el malo de la película, que no fuera un cachito de pan sino el malo. Y yo me pregunto, ¿realmente las mujeres nos sentimos atraídos por ese trasgresión de las normas? El resultado que saco es que sí.

Quizá sea una tontería mía pero, entre un hombre bueno con buen corazón, y un hombre malo, con buen corazón en el fondo, escogemos el segundo, quizá porque soltamos más adrenalina, quizá porque nos gusta más. No lo sé. Pero también ese segundo nos da más problemas en la vida real.

Sea como sea, mi paciente tiene un problema importante, aunque no lo creas. Y bajarle los pies a la tierra no es fácil porque sería hundirla más. Sé que muchas mujeres quieren que se hagan realidad muchas escenas de películas, de series o de libros. Pero hay que ser realista, eso solo ocurre en la ficción; pocas veces la realidad se acerca.

Mis consejos en este sentido son:

  • Intenta ser realista. No hay príncipes azules, y si los hay, intenta conocerlo, porque puede ser un sapo disfrazado.
  • Sé tú. No intentes ser otra persona. Muéstrate de manera natural. Si le interesas, se fijará en ti. Si no, ¿qué importa esperar? El amor no tiene edad.
  • No te deprimas. El amor tiene muchas manifestaciones, ¿por qué tiene que ser con un hombre? ¿No puede haber amor entre mujeres, en la familia, entre animales, etc.? ¡Si hasta puedes amar a los juguetes eróticos! Te contaré algo, hace un tiempo vi una frase que me hizo reír: “cuando mi consolador me diga “buenos días, cariño, espero que hayas dormido bien y que el día vaya genial”, los hombres lo tendrá difícil”. ¡Y es verdad! Un consolador hace muchas cosas que hace un hombre, y siempre está predispuesto, no te da pelea y tú lo quieres o lo apartas de la cama.
  • Olvídate de príncipes. Mira a las personas como son, no con ideales estúpidos. No te llevan a nada.

Recuerda que las fantasías no pueden hacerse realidad, así que mira con otros ojos (y no te estoy diciendo que te quedes con lo primero que pase, ojo).


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

Diario de la Doctora Miss Love: Los miedos del sexo cuando se está embarazada

¿Sabéis lo que es tener de paciente a una embarazada? Hace unas semanas me dijo mi secretaria que tenía una cita con una mujer que había llamado algo desesperada. Al principio pensé que era algo habitual, porque muchas veces pasa, pero cuando llegué y vi que estaba embarazada de siete meses, me extrañó mucho.

No sé, el test que le pasé era correcto, a simple vista no venía qué problema podía tener pues había una relación sólida, iba a ser padres por primera vez, y además veía que ella lo quería, y que confiaba en que él también la amaba.

Así que, cuando se sentó, le pregunté directamente cuál era el problema. Y me quedé sin palabras.

El problema de esta mujer era el miedo que le tenía al sexo en su estado.

No sabía si echarme a reír o empatizar con ella y pensar que muchas mujeres pasan por esos miedos. Pero, claro, normalmente eso se trata con el médico que te ve cada poco tiempo para ver cómo evoluciona el embarazo. Fue después cuando descubrí que, la persona que revisaba su embarazo, era su suegro. ¿Cómo iba a preguntarle algo así al padre de su marido? Ja, ja, ja, por eso prefirió buscar a una psicóloga relacionada en el sexo, para aclarar dudas y miedos que tenía.

Los psicólogos somos expertos pero, en ciertas cuestiones, estamos más limitados. Y eso me pasaba en este aspecto. Yo no sabía si el médico aconsejaba o no el sexo, si había riesgo o no, si tenía el tapón mucoso intacto o no. Todo eso había que tenerlo en cuenta. Así que solo pude recomendarle que acudiera a otro médico y que expusiera el caso porque yo solo podía hablarle en términos generales, no concretos.

Aun con eso me pidió que la informara, y la verdad es que me pareció una mujer muy correcta. No porque fuera educada, sino porque buscó información en personas profesionales. Quería saber los riesgos que podía haber en el sexo durante el embarazo, y quería saber los beneficios que podía tener. Eso no lo hace cualquiera; la mayoría de mujeres tienen tres comportamientos: abstención de sexo durante todo el tiempo que dura el embarazo (e incluso después); sexo a destajo sin importar el bebé; o aquellas que se informan y que van con cuidado.

Ella era del tercer grupo y me encantó hablar de esos temas y poder comentarle que, en principio, no había problemas y sí muchos beneficios (empezando porque, en el momento del parto, si se han mantenido relaciones sexuales, se tarda menos).

Le di el teléfono de un médico amigo mío que estaba segura podría ayudarle y le dije que llevara todos los documentos que tuviera de su embarazo para que los revisara y pudiera darle algunos consejos si quería mantener relaciones sexuales. También yo le hablé de ciertas posturas sexuales que son muy cómodas para las embarazadas y de síntomas que podían decirle que no iba bien la cosa.

Creo que quedó bastante satisfecha y la vi salir más aliviada, al menos por ahí me sentí útil aunque no hubiera aclarado todas sus dudas.

El sexo en el embarazo es uno de los temas que más miedo da a muchas mujeres porque piensan que van a hacerle daño al pequeño. Pero hay que tener en cuenta que, salvo que la pareja tenga una herramienta muy larga, esta no suele llegar al útero que es donde está el bebé, y no se le va a dar con el pene al pequeño ni, en ocasiones, lo sentirá. Lo único que sí notará es la alegría y el placer de la madre, así como la unión con el padre. Y eso, loves, es muy bueno porque cierra el vínculo mucho más que cualquier otro gesto o regalo que se le haga.

Unos días después, llamé a mi amigo médico y le pregunté por esta paciente. Había pasado ya por su consulta y quise informarme de si estaba bien y si le había recomendado el sexo, solo eso puesto que más son datos personales y privados que sabía no podía compartir. Así que me alegré mucho de saber que el embarazo marchaba bien. Creo que, para el próximo, si está igual, el sexo será parte de su día a día sin ningún miedo.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

Diario de la Doctora Miss Love: Me pongo pero no me pone

¿Alguna vez te has sentido como el título? ¿Alguna vez te has sentido excitada por algo pero, a la hora de la verdad, has perdido la excitación? Esto, aunque no lo creas, es algo muy habitual. Y un motivo por el que las parejas rompen.

Hace unos meses tuve en mi consulta una pareja que me decía eso mismo. La mujer se excitaba rápidamente, ya fuera porque la tocara su marido, porque viera alguna escena, o simplemente porque imaginara algo. El problema venía cuando miraba a su marido y… ploff, se le iba la excitación, o ya no le apetecía seguir. Y claro, dejaba al pobre marido que no podía aguantarse.

Lo primero que pensé fue en compadecerme del marido. El pobre tenía que estar pasándolo mal porque hablamos de una relación que, por un motivo o por otro, no pueden consumar bien. Por eso les pedí que me dijeran en lo que pensaban cuando estaban manteniendo relaciones sexuales.

Al principio se sintieron incómodos. Lo noté sobre todo en ella así que los separé. Pedí que el marido saliera y le pregunté directamente a la mujer porque intuía que por ahí estaba el problema. Y ella me dijo: “mientras está haciéndome cosas yo pienso en él, o en una sombra, depende del momento, imagino lo que me hace, o lo que me gustaría que me hiciera, y disfruto mucho. Pero cuando me fijo en él entonces me vienen todos los problemas que tenemos”.

Y es que, cuando llevas tiempo con una persona, y además las cosas no van bien, ya sea en el trabajo, el hogar, etc. hace que, el sexo, se resienta. Ella se concentraba en su mente para no pensar en nada, pero al mirarlo, era como si volviera a la realidad y los problemas la atacaban hasta tal punto que perdía todo lo ganado.

Claro que está que eso tenía una consecuencia negativa: su marido pensaba que no disfrutaba, que no era suficiente para ella. Y las discusiones eran mayores. Así que tenía que actuar para conseguir solucionar el problema.

En el caso del hombre, pensar lo que se dice pensar no lo hacía. Solo se dejaba llevar porque su mujer ya lo excita bastante. Pero cuando llegaba el momento, ver que ella estaba incómoda le hacía sentir mal.

¿Qué hacía? Pues les pedí que se fueran un fin de semana de la ciudad. No me importaba el destino pero sí que no estuviera relacionado con su familia, amigos, trabajo, etc. Que se dejaran llevar y que olvidaran el tema del trabajo o de responsabilidades por dos días. Digamos que les insinué que se imaginaran que eran una pareja recién casada sin cargas familiares ni de trabajo.

Cuando volvieron a la siguiente cita estaban mucho más contentos, obviamente. Pero tenían que lidiar con el problema, sobre todo ella. Así que propuse que, su habitación, fuera una de las que quedaba libres de problemas. Tenía que entender que, de puertas para adentro, esa habitación era para verla como el lugar de una pareja recién casada, sin problemas, sin responsabilidades, solo para el disfrute.

No es que con ello haya solucionado las cosas, porque queda aún el hecho de que sepa asimilar los problemas y organizarse para que no le afecten en su vida social y amorosa, pero al menos es un comienzo. Por supuesto, la comunicación con su pareja es importante porque, aunque ella no se lo contara, él se daba cuenta de que algo pasaba. Y a veces, contando con la pareja, esta puede redirigir ese problema hacia una nueva solución. Es decir, que cuando nota que algo no va bien, o que se ha perdido la excitación, puede volver a empezar si sabe el motivo por el que ha pasado.

Me hace gracia el hecho de que, a menudo, creamos problemas cuando es más sencillo comentar lo que pasa y solucionarlo entre los dos. En este matrimonio fue tan sencillo como decirle al marido que el problema venía de las responsabilidades del hogar y el trabajo para que también se prestara a ayudar y, así, no cargarse ella demasiado. Pero es que los roles de hombre y mujer están tan interiorizados que se cometen fallos cuando un cambio solo puede hacer mucho bien.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

La profesora particular

Hola a tod@s, este es mi primer relato erótico y aunque sea un novato espero que les guste esta historia de sexo en la que me follé a mi profesora particular. Mi nombre es Andrés y esta historia comienza hace unos años. El inicio del curso fue bastante difícil ya que yo al ser un estudiante mediocre me costó adaptarmeContinuar leyendo »

La entrada La profesora particular aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Gimiendo en habitaciones contiguas

Recuerdo perfectamente la primera vez que te vi. Mamá dijo que había conocido a alguien y quería que cenaramos con él y su hija, dijo que tenias mi edad y seguro nos llevariamos bien. Entre al restaurante y ahí estabas, sentada junto a tu papá, eras tan agradable, me sentí atraida inmediatamente. Pronto nuestros padres decidieron vivir juntos y teContinuar leyendo »

La entrada Gimiendo en habitaciones contiguas aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Diario de la Doctora Miss Love: Mi pareja quiere sexo estando con la regla, ¿qué hago?

El otro día una de mis amigas me llamó por teléfono apurada. Y claro, como vi que no había forma de sacarle nada a través de la línea de teléfono, le dije de quedar (cosa que aceptó). Y después de un par de cafés, me confesó lo que había pasado.

Su novio y ella habían quedado unos días atrás y habían estado en su casa. Pero como ella estaba con la regla, sabía que, lo del sexo, quedaba descartado. Hasta que la cosa subió un poco y su novio, cuando ella le dijo que no podía por el periodo, se puso aún más burro. ¡Y lo hicieron!

Ya, ya sé que no es para tanto, pero si viérais a mi amiga y lo colorada que estaba. Más cuando yo me eché a reír e hice que las demás mesas nos miraran como si estuviéramos poseídas. Pero bueno, me hizo gracia porque es una duda que tienen muchas mujeres.

Mantener relaciones sexuales con la regla no es malo. Tampoco es que sea una maravilla, pero bueno, hay quien disfruta más porque, al estar más sensible esa zona, se siente más. Por supuesto, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, ¿lo has planteado así?

Cosas buenas del sexo con la regla

Las terminaciones nerviosas y la zona están más sensibles con lo que puede disfrutarse más.

Estás más excitada.

Tienes lubricación extra (por la sangre).

Te ayuda con los dolores menstruales. De hecho sirve de alivio, sobre todo si sueles tener cólicos, porque hace que se mueva la zona.

Te ayuda a “vaciarte”. Con esto quiero decir que la sangre sale más rápido y se limpia mucho mejor la zona.

Cosas malas del sexo con la regla

Manchas. Por eso siempre es mejor hacerlo en la ducha, en el agua o en un lugar donde puedas limpiarte fácilmente después. Si usas la cama hay que protegerla con toallas o algo parecido.

Puede resultar vergonzoso, más que nada porque la sangre es muy escandalosa y asusta mucho.

Te puedes quedar embarazada. Aunque se piense que no, puede ocurrir. De hecho, algunos hombres opinan que esos días de regla es cuando no tienen por qué usar condones. Y, claro, después pasa lo que pasa.

Infecciones. Hay que tener más cuidado con la higiene y con las infecciones ya que hablamos de una zona que, en esos momentos, está muy receptiva.

Después de explicarle todo esto a mi amiga, tuve que hacerle algunas preguntas como si ella se había sentido bien haciéndolo, porque muchas veces haces las cosas solo porque a tu pareja le gusta pero a ti no. Y por lo que vi, creo que la pilló por sorpresa porque no lo había asimilado aún. Entonces le pregunté si lo había disfrutado y, cuando me dijo que sí, fue respuesta suficiente para quedarme tranquila.

Después de eso empezó a hacerme preguntas sobre sexo con la regla, supongo que porque le atrajo lo suficiente como para probar. Oye, que una le tiene que sacar algún beneficio a que nos visite la “señora de rojo” todos los meses, que encima de que es un engorro, vamos también a estar sin sexo esos días. Por ahí no paso, no señor.

No sé por qué muchas mujeres tienen miedo al sexo estando con la regla. No hay nada de malo, lo único que hay que tener más cuidado con la higiene pero, si los dos están sanos, y se toman precauciones, no pasa nada. De hecho, y como he dicho antes, tiene muchos beneficios.

Pero, claro, en un momento así, es difícil pensar en algo como eso. ¿A que sí? Pues os propongo algo: si os da miedo, grima o simplemente decís que no os gusta, ¿por qué no lo probáis antes de censurar un comportamiento? Estoy segura de que muchas disfrutaréis.

En fin, os digo esto porque sé que muchas tenéis miedo al sexo cuando tenéis la regla y en realidad no tiene por qué pasar nada. Si mancháis, pues ya sabéis, a la ducha, la bañera o la piscina. Quizás el primer día no sea el momento ideal, pero el segundo y tercero, que es cuando estáis más sensibles, mancháis más y además la excitación es mayor, ya veréis lo bueno que es un polvo.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

Diario de la Doctora Miss Love: Soy lesbiana, ¿y ahora?

De los muchos pacientes que tengo, un grupo al que me encanta ayudar es al que sale del armario. Da igual que sean gays o lesbianas, me encanta hacer que estas personas pierdan el miedo de ser como son, que no les importe que los miren o los tachen de una u otra forma porque en realidad no hacen daño a nadie con ello.

Y es que, en ocasiones, y por mucho que se diga, somos hipócritas porque decimos una cosa y pensamos otra, nos ponemos en la piel de ellos y, por detrás, les damos la cuchillada. Pues bien, en mi caso siempre trato de hacer lo correcto.

Uno de los pacientes que tuve, hará un par de años, me caló bastante. Era una chica que acudía por primera vez a mi consulta y me llamó la atención que, quien la acompañaba, era su madre. Al principio pensé que no era nada malo porque la madre habría notado algo, porque quería ayudar a su hija. Pero creo que era la hija la que estaba más perdida que ella.

Y es que, cuando se sentaron en el sillón y les pregunté cuál era el motivo de su visita, la hija no supo decirme nada y la madre se la quedó mirando y solo me respondió: eso mismo. Al principio pensé que era apatía, o algo por el estilo, pero conforme hablaba con ellas y sacaba información me di cuenta de lo que ocurría.

La hija no llegaba a saber que era lesbiana. Ella se sentía atraída por mujeres pero no pensaba que eso fuera algo que debiera sentir, de ahí que se censuraba y, claro, había algo que le faltaba, algo con lo que no se sentía feliz. Comenzó a salir con chicos y, aunque la cosa iba bien, al poco se cansaba de las relaciones.

La madre se había dado cuenta e intentado hablar con ella (en estas situaciones siempre es la familia la que censura, peor no la propia persona) pero no obtuvo buen resultado. De ahí venir a verme.

Y, sinceramente, la pregunta que le hice la dejó muy descolocada: ¿Por qué no te permites ser feliz? Creo que fue la primera vez que me miró directamente a los ojos de todo el tiempo que estuvo dentro. Y en ellos no encontró censura, ni miedo. Solo encontró a una persona que quería ayudarla, que quería que se sintiera bien siendo lo que le gustara ser, y que no pasaba nada por ser atraída por mujeres.

En las sesiones siguientes fue abriéndose un poco y descubrí que el problema venía por una maestra que tuvo en primaria. Era una mujer mayor y, cuando la pilló con, en esa época, su mejor amiga dándose un beso, la castigó y le dijo que las niñas no podían hacer eso, que no estaba bien y que las niñas a quien debían dar besos eran a los niños. Y de ahí venía todo.

Había interiorizado tanto ese “castigo” que pensaba que sentirse atraída por una mujer era algo muy malo y de lo que debía huir. Pero claro, cuando conseguí llegar al fondo del asunto, me asustó lo siguiente: ¿Y ahora qué?

Ella es una mujer valiente pero, como ella, hay muchas mujeres, y hombres, que se sienten perdidos, que no saben bien qué hacer o dónde buscar. Así que os doy un consejo: intentad buscar en vuestra ciudad alguna asociación, o algún grupo en el que se reúnan más personas con vuestros mismos gustos. Aunque os dé corte acudir, hacedlo porque os daréis cuenta que no estáis solos, que en realidad hay más personas con el mismo problema, con las mismas dudas y miedos que vosotros. Y a lo mejor también encontráis allí mismo a personas que os entienden y que os completan.

Por supuesto, siempre tenéis un apoyo en la familia o en profesionales que no os censuran. Porque no importa lo que nos atraiga, sino lo de dentro, el ser.

Cada vez que llega a mi consulta una persona con este problema me acuerdo de este caso y sé que, si ella ahora es muy feliz con su pareja, y que además tienen una niña estupenda, cualquiera que tenga ovarios o cojones, va a ser capaz de encontrar su final feliz.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad

Una Compañera de Lujo 2

Anteriormente en “Una compañera de lujo“ Era un hombre de unos 30 años y soltero, nada fornido, que acostumbraba usar lentes y llevar la barba de dos o tres días de largo. Había quedado con un amigo para “pasar un rato” con una conocida de él. Una mujer de gran belleza, atrevimiento y pechos muy generosos. Para ello, y que laContinuar leyendo »

La entrada Una Compañera de Lujo 2 aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Relato erótico de una infidelidad femenina

Saludos. Soy nuevo en esta página web de relatos eróticos. Este relato erótico es de una experiencia sexual totalmente real. Quizás a los que leáis esto os parezca lo típico y no os llame la atención pero es mi vivencia y algo que me pasó y que jamás pensé que me sucedería a mí.              Soy músico profesional de giras yContinuar leyendo »

La entrada Relato erótico de una infidelidad femenina aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Diario de la Doctora Miss Love: Ese desconocido dolor en el momento más incómodo

Hoy os quiero contar algo que me pasó hace algunos años. Es algo personal pero que he vivido también con pacientes y, obviamente, su caso era más difícil.

Veréis, hubo un tiempo en que el sexo para mí no era algo tan habitual en mi vida. Digamos que me tiré varios años sin relaciones sexuales. Y, cuando por fin volvió a dar guerra, en ese sentido, el dolor también llegó.

Me explico. Cuando tienes relaciones sexuales, después de un tiempo sin hacer nada, la zona está más estrecha y eso hace que, a la hora de la penetración, duela. Yo lo sabía, así que el dolor no me vino por sorpresa, sino que intenté manejar la situación y predisponer a mi pareja en ese momento para que me diera tiempo y asimilara que necesitaba ir con más cuidado. Pero, ¿y si ocurre cuando una persona empieza a dar rienda suelta a su sexualidad?

Aunque no lo creas, hay mujeres con este problema. Y es tan sencillo de explicar como sentir dolor a la hora de la penetración. Da igual que la pareja lo haga suave, y despacio; o sea un bruto. El dolor se mantiene porque no se hace nada por aliviarlo. De hecho, eso lo único que provoca es que cada vez se tengan menos ganas de sexo. Y menos ganas de querer estar con la pareja porque se sufre con ella.

Por la consulta han pasado mujeres con este problema, algunas desesperadas porque realmente estaban enamoradas y temían perder a sus parejas. Y siempre les he contado mi caso. Porque pueden identificarse, no al cien por cien, pero al menos sí en un cuarenta por ciento.

¿Qué se hace cuando se siente dolor en la penetración? Pues lo primero es hablar con la persona. Normalmente, cuando pasa, se deja el sexo y cada uno por su lado, pero como es una situación incómoda y de la que no quieres hablar, pues haces como que no ha pasado. Pero si se repite, empiezas a pensar que tu cuerpo te está diciendo algo. Y que quizá no estéis hechos el uno para el otro. Cuando el realidad el problema es más tuyo que de otra persona. Se trata de un mecanismo que tiene tu cuerpo para “protegerse” de algo que puede darte miedo.

De hecho, el dolor a menudo suele ser la manifestación del miedo al sexo (sí, eso que os expliqué en otra ocasión). E igual que ocurre, también se puede curar. En este caso, la curación podríamos decir que es muy placentera porque, para ayudar a que no se sienta dolor en la penetración, se utilizan diferentes consoladores, de varios tamaños, para ir acostumbrando a la vagina a sentirse abierta. Y aunque pienses que es fácil eso, en realidad no, porque no tienes que lidiar solo con lo que sientes ahí abajo, sino también con lo que sientes arriba.

En este caso, contar con la pareja para mí es imprescindible. Tiene que entender lo que te pasa y ser paciente ya que, en ocasiones, para nosotros la pareja se convierte en un pilar y, si nos rechaza, se puede crear un trauma peor (hasta tal punto de no querer mantener relaciones sexuales nunca).

Junto a eso, y el uso de consoladores, el hecho de los masajes entre la pareja ayuda un poco a desinhibirse y a hacer que se sienta mejor esa persona. Además, se consigue que se relaje porque la relación sexual se basa más en caricias, besos y abrazos, en conocer el cuerpo de la otra persona o en satisfacerlo de otro modo (oral, anal en algunas ocasiones). Porque a menudo pensamos que solo el sexo vaginal es sexo de verdad.

Pero para que os hagáis una idea, si a mí, que soy profesional de esto, sé lo que es sentir ese “dolor”, imaginad multiplicado por lo que sería una disfunción sexual. Lo que sí os puedo decir es que se cura, y que no tenéis que vivir atormentadas. Solo hay que ponerse en contacto con alguien experto y tener fuerza de voluntad para lograr ese objetivo: disfrutar del sexo sin dolor. Porque no debe doler (algo que muchas veces se piensa de manera errónea).


Archivado en: Diario Secreto Tagged: Diario Secreto, Doctora Miss Love, Erótico, Erotismo, Historias, historias eroticas, Literatura, love, miss, miss love, Relato, relato erótico, Relatos Eróticos, sensualidad, sexo, Sexualidad