Sexo en el centro comercial con sorpresa…

Hola amig@s,

Hace algunos años mi mujer y yo tuvimos una temporada que nos gustaba follar en lugares públicos, creo que casi todas la parejas han pasado por esa etapa. Nos gustaba especialmente tener sexo en el centro comercial más importante de nuestra zona y que pertenece a una conocida marca en España. Una noche al salir del cine, estábamos bastante calientes y nos dirigimos a los baños de la planta baja, a esas horas el centro está cerrado pero quedan abiertas algunas zonas del parking y servicios. Nos metimos en el servicio de mujeres y nos dirigimos a la última puerta en donde cerramos con el pestillo. Comenzamos a besarnos mientras yo metía mi mano por debajo de la falda y deslizaba la palma por los labios del coño de mi mujer. Me encanta pasear la mano así, sintiendo todas partes húmedas y calientes hasta que llega el momento de introducir mi dedo corazón dentro de ella y jugar con él en su interior, sentir sus espasmos, hasta que llega el momento de  follarla con los dedos muy rápido hasta casi ver que llega al orgasmo y parar, hacer que te desee tanto que la folles y ver esa mirada de “házmelo”.

Estaba muy excitado y llegó el momento de dirigir la cabeza de mi mujer hacia mi polla, y ella respondió con gusto, chupando generosamente mi pene y huevos, deleitándome con la sensación de tener mis partes llenas de su saliva, con mis manos agarrando su cabello y guiándola para follarme la polla con la boca. Cuando ya necesité la necesidad de poseer su cuerpo la levanté, le quité el tanga totalmente empapado, la empotré contra la pared poniendo pierna derecha apoyada en el retrete y la otra pierna aguantando con mi brazo derecho. El baño era pequeño, por lo que mi mujer apoyaba sus manos contra la pared y puerta formando una cruz, y así, en esa postura, se la clavé. Mi polla totalmente hinchada y dura la penetraba; al principio lentamente, después acelerando el ritmo y fuerza de las embestidas, ya podíamos sentir cómo nuestros muslos se mojaban y…

Sexo en el centro comercial…con espontánea incluida

De repente, alguien entra al baño, ¡¡e intenta abrir la puerta en donde estábamos!! Nos quedamos paralizados, no decimos nada, me quedo dentro de ella sin mover ni un músculo. Pero la desconocida no dijo nada y se metió en el baño de al lado. Mi mujer y yo nos miramos a los ojos, como diciéndonos no hagas ruido.

Sin embargo, en unos segundos empecé a oír uno sonido un muy singular… ¡La desconocida se estaba masturbando! Ese sonido tan característico de una paja femenina… me pongo duro mientras lo recuerdo. Aquella mujer se estaba masturbando a nuestro lado, y puede que fuera a causa nuestra, puede que se hubiese puesto tan caliente al intuir que una pareja estaba follando en el baño de al lado que no se reprimió en darse placer. Me pongo duro de recordarlo  y en aquel momento todavía mucho más. Finalmente, la mujer acabó en un par de minutos y se fue.

Entonces seguí follándome a la que entonces era mi novia, pero imaginando que esa mujer abría la puerta y nos miraba practicar sexo mientras ella se masturbaba viéndonos y nosotros a ella.

Reconozco que me lo he imaginado muchas más veces, y también he fantaseado pensando en qué habría pasado si no hubiéramos puesto el pestillo…

 

La entrada Sexo en el centro comercial con sorpresa… aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.