RETANDO AL PELIGRO

Mi esposa aunque bella y en ocasiones muy ardiente en la cama, ya no me satisfacía por complete, ella siempre me había dicho que si me llegaba a descubrir siéndole infiel me castraría antes de dejarme en manos de otra mujer, cada que lo decía me agarraba de los huevos y me los apretaba, lo que hacía que mi pene saltaba a una dura erección de manera inmediata, por alguna razón que no entendía que disfrutaba de todas maneras, aquellos apretones se volvieron algo regular en nuestros encuentros sexuales......


RETANDO AL PELIGRO
Mi esposa aunque bella y en ocasiones muy ardiente en la cama, ya no me satisfacía por complete, ella siempre me había dicho que si me llegaba a descubrir siéndole infiel me castraría antes de dejarme en manos de otra mujer, cada que lo decía me agarraba de los huevos y me los apretaba, lo que hacía que mi pene saltaba a una dura erección de manera inmediata, por alguna razón que no entendía que disfrutaba de todas maneras, aquellos apretones se volvieron algo regular en nuestros encuentros sexuales.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INFIDELIDAD]


Categoria: Hetero      Autor: Lovelittlegirl & DarkSoul





Mi  esposa aunque bella y en ocasiones muy ardiente en la cama, ya no me satisfacía por complete, ella siempre me había dicho que si me llegaba a descubrir siéndole infiel me castraría antes de dejarme en manos de otra mujer, cada que lo decía me agarraba de los huevos y me los apretaba, lo que hacía que mi pene saltaba a una dura erección de manera inmediata, por alguna razón que no entendía que disfrutaba de todas maneras, aquellos apretones se volvieron algo regular en nuestros encuentros sexuales que poco a poco comenzaron a ser menos frecuentes.

Fue un sábado, cuando fui a celebrar junto a mi esposa el recién ascenso en mi trabajo; fuimos a una discoteca junto a sus amigas y nos divertíamos en grande. Mi esposa se pasó de tragos y estaba casi inconsciente cuando llegamos a la casa de su mamá, donde vivíamos en un anexo. Al entrar veo a Gaby, mi cuñada de 19 años que veía tv de brazos cruzados y notablemente molesta; le pido me ayude a llevar a su hermana al anexo y a regañadientes acepta susurrándome: ¿veo que no te importa qué día es hoy verdad? ¡Cumplimos un año!      

Llevamos a mi esposa entre ambos mientras nos decía cosas sin sentido, la acostamos boca abajo y señalando a Gaby le dije.

-“¡Eres insoportable, pero también eres su hermanita y te amo! Dijo mi esposa.

Acto seguido se queda dormida o por lo menos eso pensé, apague la luz y me abalanzo contra mi cuñadita quien esquivando mis besos susurro sentirse muy molesta. La agarre por sus ricas nalgas para atraerla contra mí cuerpo; camuflados en la oscuridad frotaba mi erección sobre su rajita la delgada tela de su pijama que portaba ayudaba a que ella sintiera mi pene por completo insistiendo en besarla, mi esposa se voltea y en silencio la miramos quitarse falda y panty para comenzar a masturbarse.

Abrazo a Gaby por la espalda apoyando mi erección en aquellas hermosas nalgas, meto una mano dentro de su pijama y acariciándole su linda vagina decido usar mi arma secreta infalible: retarla para despertar la rivalidad entre hermanas por lo que le susurro al oído.     

-“Mira lo que está haciendo tu hermana, ya que no quieres tendré que desquitarme con ella”. Le dije al oído.  

Gaby jadeante se me acerca al oído y me susurra un firme “NO” abriendo un poco las piernas, por lo que  mis dedos comienzan a estimularla mientras con la otra mano manoseo sus senos que si bien no son tan grandes como los de mis esposa tiene unos pezones supremos y le beso el cuello; mi esposa gemía frotando su vagina, dándose el mismo placer que a menos de 2 metros yo le daba a su hermanita, que mordiéndose los labios trataba de contener los gemidos para no llamar la atención de su hermana.   

Apoyando a Gaby sobre la pared de mi habitación deslizo mis manos hasta su cintura para bajarle el pantalón de su pijama, acaricio sus nalgas desnudas por unos segundos se las abro y la penetro hasta el fondo; la tomo firme de las caderas y ella se tapa la boca tratando de suprimir sus gemidos causados por mis fuertes embestidas.     

El silencio de la madrugada satinada por la deliciosa armonía de ambas hermanas gimiendo y el choque de las nalgas de mi cuñadita contra mí pelvis era muy rico. Entre sus ricos gemidos mi esposa balbuceo:           

-“Jorge… amor… chúpamela… anda hazme sentir rico…”- Dijo mi esposa.       

Detengo mi embestida y Gaby voltea hacia mí:           

–“Ni se te ocurra…” Dijo Gaby. 

-“Debo hacerlo, puede despertarse y no imagino el escándalo que armaría”. Dije.         
-“No pares, sigue penetrándome”. Dijo Gaby. 
-“Debo complacerla, no me queda de otra, a menos que…” Dije.   
-“¿A menos qué Jorge?” Pregunto intrigada Gaby.     

Sin darle tiempo a que reaccione, tomo a Gaby por las caderas para posicionarla justo frente a su hermana que con las piernas abiertas de par en par rogaba tiernamente que su raja fuese atendida. La penetro empujándola con fuerza y mi esposa suspira profundamente cuando siente la boca de su hermana; sin tener otra opción Gaby se entrega a la vagina de mi esposa mientras yo, su cuñado, la penetro con fuerza, hundiendo mi duro miembro por completo en ella.    

Estaba experimentando una de mis más anheladas fantasías: un trío con mis dos mujeres amadas quien me iba decir que esos iban a hacer los últimos momentos de placer de mi vida como un hombre de verdad,

Luego de unos minutos Gaby arquea la espalda y levanta su culito, aquella era su señal para pedirme algo que le encantaba y en la más perfecta sincronía mi dedo pulgar entra en el ano de Gaby y ella mete dos dedos en la húmeda vagina que saboreaba, haciendo gemir de placer a mi esposa.         

Las manos de mi esposa toman a Gaby por la cabeza apretándola contra su vagina y en un intenso alarido de ambas al tener el más rico y hermoso orgasmo, mi esposa lanza chorro de jugos y mi semen son recibidos por la apretada vagina de mi cuñada, fueron cuatro poderosos chorros los que arroje me tuve que morder mi labio inferior para no dar un alarido de placer en ese momento, que aun lamento, pues fue una contención innecesaria de mi parte.           

Sin terminar de disfrutar el plácido instante de quietud post orgasmo, nos levantamos cuidadosamente de la cama; Gaby no tardo en comenzar a reclamarme haberla sometido a tan perverso acto y al salir del cuarto le dije.

 -“Caya que la vas a despertar, además eres la culpable de que no la complazca como debería”. Le dije.

Con el semblante molesto me dio un apretón de huevos levemente me beso en los labios lo que me hizo probar los jugos de mi esposa y se marcho, agotado, apenas me subí mi trusa (slip), fui a la cocina bebí algo de agua, fui al baño y regrese a mi cuarto, apenas cerré la puerta sentí un fuerte golpe detrás de la cabeza que me dejo aturdido por unos segundos.

Sentí como dos manos me despojaron de mi trusa que quedo a la altura de mis rodillas, luego sentí como alguien tomo mi pene y se lo llevo a la boca, sentí como una mano estiro mis huevos dolorosamente, con mi pene palpitando dentro de aquella boca, que se lo saco de repente escuche decir.

-“Así que esto salen los jugos de mi hermanita, ¡maldito traidor!” Escuche decir  mi esposa.
-“No es lo que cre…” Intente decirle a mi esposa.

Pero no pude acabar de tratar de explicar sentí un largo como doloroso corte por detrás y por debajo de mi estirada piel escrotal, seguido de un punzante dolor como nunca antes había sentido, sentí algo caliente correr por mis piernas y sin poder contenerme di un gran alarido de dolor.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH” Grite.

Mi alarido hizo venir a Gaby corriendo a nuestra habitación, apenas encendió la luz para poder bien lo que sucedía mi esposa le arrojo mi escroto con mis huevos en su interior a su pecho, que rebotaron, manchando su pijama de esperma y sangre, para luego mi escroto caer al suelo y mis dos amados huevos salirse de la cercenado bolsa de piel que los había contenido desde que nací.

-“AHÍ LOS TIENES MALDITA PUTA DE MIERDA A VER SI AHORA TE SIRVEN DE ALGO”. Le grito mi esposa a Gaby.

Mi cuñada quien momentos antes había disfrutado de mi virilidad quedo en shock al verme revolcándome en el suelo con mis manos en mi entrepierna, toda llena de sangre con mis huevos en el suelo y mi bajo vientre lleno se la que fue mi última eyaculación que no pude disfrutar.

Continuaba gritando de dolor cuando mi esposa de un pisotón, acabo por completo con uno de mis testículos estallándolo bajo su talón, Gaby cayó de rodillas llorando desconsoladamente al ver aquello, mientras que por mi parte solo pude gritar de horror al ver como mi esposa acabo para siempre con mi testículo. 

-“¡NOOOOOOOOO!” Grite.

Luego creo que me desmaye, pues ya no recuerdo más, me desperté en un hospital solo, castrado para el resto de mis días, tarde dos meses en recuperarme, cuando regrese a mi casa extrañado por no recibir visita alguna me encontré con mi suegra quien me dijo que no podía entrar ya más a su casa, me entrego dos maletas con mis cosas y me dijo que mi esposa se había marchado sin decir a donde.

Gaby también se marcho, sin decir nada eso fue hace cuatro años, ahora vivo solo en un cuartito, sin esposa o amante alguna, mi pene ya no puede tener erecciones pues los médicos me explicaron que durante mi castración me cortaron uno de los nervios de mi pene que hace que tenga sensibilidad por lo que apenas y lo siento.

No he logrado tener una erección desde aquella noche y ni siquiera sé que fue de Gaby o de mi esposa ahora entiendo que mi destino es morir solo, sin sexo por el resto de mis días que espeso no sean muchos y todo por “Retar al Peligro”.





Autor: Lovelittlegirl & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

REINA CANÍBAL RAVENOUS

Las Amazonas de hoy en día son Majestuosas. Ella es la Reina de esa tierra lejana. Su piel es bronceada y tiene un aire de superioridad y delicias exóticas. Ella es escoltada por sus asistentes, y ella ya está desnuda, como corresponde a una fiesta así. Su piel oscura brilla a la tenue luz de las velas, pequeñas conchas de ostras decoran su tobillo en pequeñas bandas. Ambos pezones han sido perforados como es su tradición. Diminutas espinas atraviesan los botones erectos. Su cabello es oscuro y suave y está atado detrás de su cabeza. Ella es hermosa... con una cara angular, casi felina y una figura sensual y elegante......


REINA CANÍBAL RAVENOUS
Las Amazonas de hoy en día son Majestuosas. Ella es la Reina de esa tierra lejana. Su piel es bronceada y tiene un aire de superioridad y delicias exóticas. Ella es escoltada por sus asistentes, y ella ya está desnuda, como corresponde a una fiesta así. Su piel oscura brilla a la tenue luz de las velas, pequeñas conchas de ostras decoran su tobillo en pequeñas bandas. Ambos pezones han sido perforados como es su tradición. Diminutas espinas atraviesan los botones erectos. Su cabello es oscuro y suave y está atado detrás de su cabeza. Ella es hermosa... con una cara angular, casi felina y una figura sensual y elegante.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Aethean





Las Amazonas de hoy en día son Majestuosas. Ella es la Reina de esa tierra lejana. Su piel es bronceada y tiene un aire de superioridad y delicias exóticas. Ella es escoltada por sus asistentes, y ella ya está desnuda, como corresponde a una fiesta así. Su piel oscura brilla a la tenue luz de las velas, pequeñas conchas de ostras decoran su tobillo en pequeñas bandas. Ambos pezones han sido perforados como es su tradición. Diminutas espinas atraviesan los botones erectos. Su cabello es oscuro y suave y está atado detrás de su cabeza. Ella es hermosa... con una cara angular, casi felina y una figura sensual y elegante. Todo su cuerpo es suave y lampiño. Ella es una reina guerrera de elite, de las Amazonas orgullosa y elegante. Sus labios están llenos como enrojecidos con jugos de bayas, sus afilados dientes brillantes en la tenue luz. Sus ojos son oscuros y almendrados, de apariencia oriental.

Ella entra y mira alrededor. Ella está ahí para darle a nuestro pobre explorador su última lección por violar su reino. Ningún hombre blanco había llegado ahí antes, y ella siente curiosidad por su virilidad, el sabor de ella. Su lengua se mueve en sus labios con hambre silenciosa... ha estado ayunando por 3 días en preparación.

La habitación ha sido perfeccionada según sus especificaciones. La habitación está suavemente iluminada y el incienso se quema en pequeños trozos. El humo flota en una danza de seducción enredada. De eso, la habitación es de olor dulce. Un banco se instalo debajo del pene de nuestro pobre héroe y pequeños clips decoran la mesa.

Nuestro pobre héroe está cansado y a punto de desmayarse. Él ha sido alimentado y dejado dormir, por supuesto, pero nunca se le permitió recuperar toda su fuerza. Una vez más, está esposado a la delgada pared y sus genitales cuelgan de una abertura en él. Él tiene una erección una vez más, pero sin ninguna necesidad o razón. Ahora su pene se pone duro regularmente y es una señal de su sumisión, y también de la crema especial de hierbas que se le aplicó.

Ella se pavonea hacia él en su camino de realeza y se sienta en el banco. Ella está debajo de su miembro caliente y palpitante. Ella extiende la lengua y comienza a lamber rítmicamente la parte inferior de su pene. Nuestro pobre héroe cierra los ojos y comienza a disfrutar de esa concentración de placer en su sensible carne... incapaz de ver a su Señora. Ella lo lambe y lo chupa, ahondando más en su saco y comienza a chupar eso. Mientras su lengua está ocupada, sus manos se acercan y comienzan a jugar con sus pezones, tirando y retorciendo las delgadas espinas insertados en ellos.

Pronto el miembro nuestro pobre héroe está duro como de roca y la voraz reina caníbal comienza su fiesta. Su boca llega a la punta de su pene y la mueve de un lado a otro con su lengua. Nuestro pobre héroe comienza a temblar de placer, ya que esta área tan sensible recibe ese placer. Él grita por el contacto ácido-dulce. Nuestra voraz reina caníbal nota estos temblores y comienza su festín.

Ella toma centímetro a centímetro de ese largo pene en su boca. Cada vez más lejos, va como si ella realmente lo estuviera inhalando por la garganta. Nuestro pobre héroe puede sentir que su miembro se hunde más y se pierde en la sensación de ser tragado. Los músculos de su garganta se contraen alrededor de él mientras ella comienza a tragar su hinchado pene como si fuera una "gran salchicha viva", de sus machos nativos con las que ella se deleita. De un trago, él está en ella y ella comienza a chupar y llevarlo más profundo aún... aunque ya está casi completo en su interior. Él comienza a retroceder tratando desesperadamente de salvarse de su apetito mortal. Su pene se está sacudiendo tanto como en protesta, como por placer y miedo... ya que parece sentir su destino.

No tiene mucho espacio para retirarse ya que su cintura está asegurada a la pared, sin embargo lo intenta. Pero nuestra voraz reina caníbal está preparada para eso. Con una mano alcanza los clips en la mesa cercana. Son como los clips para un pezón porque son largos con bordes dentados. Cuando nuestro pobre héroe se aleja, su saco apretado queda aplastado con uno de esos clips. Grita en agonía cuando el metal duro se aferra a la fina cubierta de sus huevos, pero aun así encuentra algo de placer. Con cada extracción hacia atrás ella coloca otro clip, uno... dos... tres... finalmente cuatro clips adornan su apretado escroto. Ella aún lo chupa y lo toma más y más profundo con los músculos de su garganta contrayéndose a su alrededor, tirando de él cada vez más profundo, tratando de ordeñar su voluntad.

Pero nuestro pobre héroe todavía tiene voluntad y no cederá. Pero eso está bien, porque nuestra voraz reina caníbal sabe exactamente cómo vencerlo. Ella comienza a alejar su boca de él y por una fracción de segundo nuestro pobre héroe cree que ha ganado. No, hoy no... nunca. Ella clava sus dientes en su pene y comienza a masticarlo. Nuestro pobre héroe ni siquiera puede emitir un sonido porque está demasiado horrorizado por el dolor y la tortura increíble en la que se encuentra. Sus dientes raspan la parte exterior de su pene y muerden su carne como si fuera una fruta suave. Sus muelas comienzan a molerlo. Ella no hace ningún daño real... sin embargo, con la piel sensible junto en lo más alto de la excitación, hacen que sea muy difícil para él tener cualquier voluntad. Sin embargo, se aferra, pero por un simple hilo de su ser anterior.

Ella puede sentir su próxima liberación y mientras ella se burla lo devora, comienza a jugar y tuerce los clips en su carne. Torciéndolos por completo para que la piel se separe de sus huevos. Moliendo, masticando, retorciendo a su miembro, nuestra voraz reina caníbal espera su liberación. Ella no espera mucho.

Nuestro pobre héroe ya no puede sostenerse, finalmente se delata. No solo para un lanzamiento, sino porque su voluntad está rota. Él se ha venido. Con un grito furioso él suelta su semilla blanca caliente en su boca, brotando como un géiser abierto. Finalmente se ha entregado a sus ocultos placeres oscuros. Su carne es ahora para disfrutar y alimentar su voraz apetito.

Ella mueve el prepucio hacia atrás sobre su gran pene y gime con anticipación mientras sus labios se sujetan detrás de la hinchada corona. Sus incisivos afilados se cierran con una fuerza repentina similar a la de un cocodrilo y el placer se convierte en un dolor relámpago mientras sus dientes crueles cumplen su propósito y la tierna carne cede... una, dos y la última mordida corta el glande. Ella lo mueve alrededor de su lengua, saboreando la dulce suavidad y la forma madura antes de moverlo entre sus molares y comenzar a masticar. El sabor especial y la textura de la carne la hacen estar muy mojada debajo y una mano se mueve entre sus piernas con un propósito ansioso.

Ella rápidamente ata una fuerte ligadura alrededor de la base de la carne, la aprieta debajo del escroto y detiene el sangrado.

Ella come el árbol lentamente, tomándose su tiempo con cada mordisco, saboreando el sabor que es ligeramente más dulce que el de los machos de su tierra.

El cautivo blanco gime y siente cada exquisita toma de su pene, lentamente hasta el último bocado de su raíz. Cuando la Amazona retiró los clips y se lleva su escroto a los labios... solo tuvo tiempo de gritar antes de que el intenso dolor lo desmayara. Salvándose del rechinar de sus dientes mientras lo castraba y la cruel masticación de sus huevos.

Solo fue levemente consciente cuando le soltaron sus ataduras y lo llevaron con el resto de la tribu que lo esperaba... para alimentar al resto de las hambrientas amazonas que esperaban pacientemente su propia cena. La rápida oscilación del machete terminó con su sufrimiento de vida.

Debería pasar bastante tiempo antes de que los equipos de búsqueda y rescate lo busquen... pero la Reina Amazona estaría lista, y en realidad estaba buscando un futuro festín. Los hombres blancos sabían mucho mejor de lo que parecían.




Historia Original Aquí.




Autor: Aethean       Traductor: DarkSoul

ROSTRO DE LA DAMA DEL BOSQUE

Jamás he pensado siquiera en denunciarla por someterme a escenarios Femdom aunque lo que ella hace conmigo cada día es técnicamente abuso contra un menor, pero al contrario, aunque me hace sufrir y a veces al límite de mis fuerzas, en serio no podría estar más feliz con mi vida de sumiso y ella confía ciento por ciento en mi silencio......


ROSTRO DE LA DAMA DEL BOSQUE
Jamás he pensado siquiera en denunciarla por someterme a escenarios Femdom aunque lo que ella hace conmigo cada día es técnicamente abuso contra un menor, pero al contrario, aunque me hace sufrir y a veces al límite de mis fuerzas, en serio no podría estar más feliz con mi vida de sumiso y ella confía ciento por ciento en mi silencio.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





El nombre de mi madre y Ama es Mónica Pilar, es recién divorciada, no práctica religión alguna aunque dice ser 'creyente', cuando esto comenzó en el año 2001 ella tenía 40 años, tiene un cuerpo muy atractivo, lo cual es una de las razones por las que estoy enamorado de ella y es su instrumento principal para tenerme siempre detrás de ella como perrito, lo conserva porque hace mucho ejercicio, también desde que yo era muy joven me obligaba a ejercitarme y llegamos a compartir el ejercicio como estilo de vida aunque llegué a ser esbelto pero no atlético.    

Jamás he pensado siquiera en denunciarla por someterme a escenarios Femdom aunque lo que ella hace conmigo cada día es técnicamente abuso contra un menor, pero al contrario, aunque me hace sufrir y a veces al límite de mis fuerzas, en serio no podría estar más feliz con mi vida de sumiso y ella confía ciento por ciento en mi silencio. 

Mi nombre es Juan, mi padre creció profesionalmente y eso es poco decir, vivimos muchos años entre lujos y los placeres que da el dinero pero mis padres se divorciaron porque mi madre y yo queríamos iniciar una nueva vida juntos. Obvio, no le dijo eso a mi padre, mi mamá argumentó que estaba insatisfecha sexualmente sin contar que ella tenía a su vez cuantiosos recursos por su cuenta. No le costó trabajo comprar a mi padre con dinero y la casa donde vivíamos, mi padre es un hombre débil y mi madre le llevaba seis años, mi padre por otra parte deseaba iniciar una nueva vida con una señora cincuentona y amiga de su madre.
           
Desde luego, mi papá nunca se ha enterado que en secreto yo soy el esclavo sexual de mi madre. Viene a mi memoria la ocasión en que mi madre-ama me tuvo a cuatro patas desnudo mientras me azotaba en castigo por haberle mentido, muerto de vergüenza al principio y pensando mil cosas que no podía digerir pero ya después con sumisión y un disfrute total ante cada azote que me propinó esa primera vez.   

Mi miembro, incomprensiblemente, quedo erecto, cosa que no pasó desapercibido a mi madre ya desde ese momento mi Ama.       

Por eso cuando mi Ama me anunció que ahora viviríamos solos en otra casa y otra ciudad supe que ese juego perverso de dominación de ella hacia mí no tendría límites a la par de nuestra incipiente relación incestuosa secreta. La verdad es que no creía que tanta belleza pudiera ser realidad. Podría realizarme al fin como su hijo-esclavo por completo. Un sueño hecho realidad. 

Al llegar a nuestro destino y bajar del avión entró al baño en el aeropuerto, cuando salió, se veía muy sexy, ese pantalón hacían lucir su culo y el top negro resaltaba sus senos muy bien, ahí estaba yo esperándola, se acercó a mí y mi vista se fue directo a sus pezones marcados escandalosamente en el top, me tomó de la mano.          

Llegamos a nuestra nueva casa en esa ciudad costera, la recorrimos desde el sótano, su enorme patio, sus cuatro pisos, todos conectados por una escalera de caracol hecha en mármol, (dos de los pisos con un problema ya que los portones que daban acceso a esos dos pisos de la casa estaban cerrados y la agente de bienes raíces le había dado un juego de llaves con dos llaves equivocadas) ah también había una piscina que aunque bonita estaba en ese momento seca y aunque toda la mansión era inmensa y hermosa estaba casi vacía, los camiones de mudanza todavía tardarían un par de días.

-“Anda cerdita, vamos a dar una vuelta a la playa, ponte tu traje de baño”. Me dijo mientras esbozaba una sonrisa leve que me haría el día. 

Nos empezamos a instalar en el primer piso. Sacó su traje de baño y dejó arriba de la ropa otro traje de tanga con un agresivo estampado de leopardo, ella quería que yo lo viera y que me sorprendiera de que usaría uno como ese. No podía creer que ese sueño fuera posible. Pero eso no era todo, también quería humillarme en público haciéndome usar una tanguita color rosa mexicano con florecitas y hasta unas sandalias que combinaban.          

Entró al baño a cambiarse, tal vez ella había decidido masturbarse para aliviar sus ansias un momento, ya había visto a mi mami y dueña en traje de baño pero siempre de una pieza, era la primera vez que delante mío usaría un traje de baño de dos piezas, prácticamente la estaba viendo con ropa interior, sin pantalones, sin blusas o vestido. 

-“¿Zorrita y tu traje de baño?”    

Lo tengo puesto pero prefiero ir con short.       

-“Claro que No”. Y empezó a reír lo que era música celestial para mí.
-“Quítatelo”.

Sí se te nota tu erección y el color de la tanguita y eso te hace sentir humillada como la putita que eres, quiero que empieces a sufrir esas miradas por mí. Eres un joven pequeño y sumiso al lado de una Diosa, todos entenderán que estar conmigo es estar excitado todo el tiempo y que tú eres víctima de estar atrapado conmigo, eres mi rehén. Es la primera orden con la que te confirmas como mi esclavo en esta nueva etapa.

-“¡Anda, a quitárselo ya!” Me ordeno.  
-“Sí. Ama”. Le conteste.    

Obedecí contento y sonriente en el acto. Bien cerdita, a disfrutar; me dio un beso en la mejilla y me tomó de la mano; la vamos a pasar de maravilla, olvídate que soy tu madre y tu Diosa, imagina que vienes con una amiga tuya, no me trates como tu ama cuando estemos afuera de esta casa.

-“Sí ama, no se preocupe”.           

Además somos amigos.     

-“¿No crees?”         

Sí mi señora pero cómo le llamaré cuando tenga que hacerlo. Por mi nombre, dime Mónica cada vez que me llames, así no dirán que esa mujer no tiene un hombre que lo acompañe, aunque tú no lo seas pero lo aparentas muy bien. No eres más que un monigote sumiso y atenido a todo lo que te doy. Eso no lo debe saber nadie aquí. En público la gente engañada pensará que eres un hombre y que hasta me conquistaste. Disfruta la farsa mientras dure, cerdita.     

“Sí. Muchas gracias por ese privilegio, ama”. Le dije.

Bueno, a la playa. No actuaremos como ama y esclavo sino como un hombre y una mujer que están iniciando una nueva vida. Hacía un calor infernal, nos tomamos dos refrescos cada uno, las dos Sprite más deliciosas que me tomé en la vida. Mónica, olvidando en ese momento que era mi ama me dijo como si nada; “Aquí hay que tener cuidado con donde dejas el refresco. Las abejas llegan de inmediato aquí si lo dejas destapado”. y yo contesté.        

-“Sí Mónica”.          

Juan, ahora que estamos aquí te voy a dar un consejo que muy pronto te será útil.         

-'Sí, Mónica. Gracias”.      
-“Procura tener los ojos abiertos”.         
-“¿Por la inseguridad, Mónica?” Le pregunte. 
-“No bebé”. Rio.
           
No tiene nada que ver con eso. Ésta no es la ciudad infecta de la que venimos. No. No pienses eso. No te lo digo por eso. Te lo digo por tu disfrute personal. Por ejemplo. A ti te gusta ser mi esclavo sexual y toda esta situación.     

-¿No?
-'Sí. Mónica. Me fascina”.
-“Bueno”.

Está bien que reconozcas lo que te da placer. Pero este juego morboso que tenemos tú y yo no es lo único. Está la naturaleza, el mar, sus aromas, sus sonidos. Todo. Pon atención a todo estos días.
Aunque no se relacione con el juego que tenemos tú y yo.   

'Sí. Mónica”.

Al llegar a la playa al poco rato mi señora me dijo que nos bronceáramos, sí atraíamos miradas, mi madre-ama dijo que no quería que nos quemáramos con el sol, tomó la crema y me ordenó al oído que me diera la vuelta boca abajo, me untó la crema por mi espalda, mis piernas, lo hacía despacio y procurando excitarme, me dijo que me diera la vuelta y por pensar en que con sus manos acariciando mi pecho no podría disimular el intenso placer que eso me iba a producir, tardé en obedecer, ella me dijo al oído con complicidad, “haz lo que te digo en el acto o nos olvidamos de lo que te dije en la casa y te empezaré a humillar en público, aquí ya no tengo que cuidarme de exhibirte porque nadie nos conoce así que tú decides”, cuando me habló así con ese tono firme y autoritario el mástil se me puso más duro, aún así empecé a obedecer sin importarme que cualquiera pudiera ver mi notoria erección y ella me dijo de repente en voz alta.

-“Está bien Juan, mejor ponme crema a mí”.

Se recostó boca abajo mientras yo pasaba unos segundos recuperándome de ese sacón de onda y empecé a untarla también, era la primera vez que lo hacía, con mis manos sobé su espalda, bajé a sus piernas, sé que ella sentía muy rico, me dijo que le desatara el sostén, que no quería tener marcas y así lo hice. 

Me molesta que me deje marcas el traje ojalá y no hubieran tantos prejuicios y pudiéramos broncearnos desnudos; me dijo. Cuando empecé a desanudarla me dice.
Detente.

Hazlo, detente, esto sí, esto no.   

¿Quién dijo que los esclavos no tenemos capacidad?

Te vas a acostar boca arriba, vas a cerrar tus ojos, a controlar tu respiración y a escuchar con atención. Y así lo hice.    

Mañana o pasado o un día de estos vamos a ir tú y yo a una playa nudista.          

Y comencé a sentir sus manos.    

-“Sí Mónica”, dije mientras la Dueña de mi alma me acariciaba lentamente.        

-“Uy. Tu corazoncito está bombeando a mil”. Te decía. Obviamente ahí vamos a estar ahí tú y yo, desnudos. Yo trataba de controlar mi respiración.      

La idea y las sensaciones me estaban llevando a una nueva dimensión de placer, mi Diosa pellizcaba mis tetillas, me hacía cosquillitas, me acariciaba el cuello y yo tragaba saliva, me sentía de nuevo un niño pequeño. Todavía no he decidido si te voy a poner una cadenita en el cuello de la que te voy a jalar o te voy a pedir que la imagines. Lo que sí es que voy a amarrar un listoncito rojo con un moño alrededor de tu pene y tu excusa de huevitos que tienes. Pero lo que quiero es pasearte a mi voluntad y que todos vean cómo eres feliz siguiéndome. “Por cierto mejor disfruta mientras aun eres un chico intacto”. 

Y mientras me decía eso me masajea el abdomen y me hacía cosquillitas, me empezaba a sentir como un perrito. Solo me faltaba ponerme a hacer 'arf, arf'. Pero eso no es todo. Mientras estemos en la playa nudista no te haré decirme Ama o Señora ni te daré el privilegio de llamarme por mi nombre. Todas las horas que estemos ahí que trataré de que sean las más posibles me vas a llamar Mami.

-“Sí. Mami”. Le dije.          
-“Cuando estemos en la playa nudista, estúpido. Aquí no”. Me dijo ella con enojo.       

Como te decía, -y retomaba las lentas caricias con el bronceador- en la playa cada cosa que te voy a hacer responderme vendrá acompañado de la frase. 'Sí mami'. Pero no lo dirás con el tono habitual. Voy a querer que me lo digas con el tono más aniñado, chiqueado, escandaloso, joto y patético que puedas hacerlo.       

-“Sí. Mónica”. Le conteste.          

Sí hay algún grupo de muchachas atractivas nos acercaremos a ellas, yo adelante y tú atrás como perrito con cadena. Yo diré, 'Qué bonitas chicas hay en esta playa, ¿verdad cerdita?' y tú contestarás 'Siiií Maaaamiiii”.

-“Me encanta la idea Mónica”.    
-“¿Sí? Disfrutas que te humille. ¿Verdad?”.     
-“Sí mucho”.

Dime qué piensas cada vez que miras a una muchacha atractiva en la calle mientras me sigues dos pasos atrás como el perrito que eres. Que nunca estaré con ninguna muchacha que me guste porque he aceptado que seré tu esclavo toda mi vida. Mónica.        

¿Y si no fueras mi esclavo le harían caso?       
No, Diosa de mi Veneración. Porque soy patético y es un privilegio poder servirla.       

Pues sí eres patético ya que no recuerdas una simple orden y no sirves. Acá llámame Mónica. Perdón, Mónica. Ya no me acariciaba y luego retomó. Además cerdito. ¿No has cumplido tu deber sagrado para conmigo hoy! ¿Qué me tienes que decir?         

Sí. En estos momentos estoy sintiendo una conmoción en mis partes bajas al verte con este bikini de leopardo.

Eso es obvio. ¿Qué más?  
-“Te ves como una milf poderosa y atlética y agradezco estar entre tus garras y en tu poder”. 

Ajá. ¿Y qué más?    
-“Me encanta tu cuerpo de mujer embarnecida, atlética y madura”.           
¡Hoy estás falto de inspiración!  
-“Perdón Mónica”. Le dije.          

¿Te gusta ser el esclavo sexual de tu madre?   
-“Sí. Me encanta”.  
-¡Ponte de pie! Y obedecí.
-“Si Ama”.   
-“Perdón. Mami”.   

Y ahi mi Diosa se enojó.   

¡Pero de verdad eres estúpido!    
Que aquí no.

¡Es en casa donde me debes llamar Ama! ¡Te gusta echar a perder nuestro primer día aquí! ¿Sabes qué?  Y del sonoro bofetón que me dio que llamó la atención de todos. Acto seguido, mi ama ya enojada conmigo me gritó en público. No podía creerlo, de verdad se iba a atrever a exhibirme en público por primera vez. 

No vas a estar contento hasta que te exhiba en público por toda esta ciudad como mi esclavo y se burlen de ti! Porque disfrutas eso. ¿Verdad? ¡Pues esto se acabó. Te degrado de nuevo y en público! Y otro bofetón. Una señora milf con cuerpazo en bikini de leopardo cacheteando a un mozalbete con calzones rosas, dándole la humillación más deliciosa de su vida. Y hasta alguien entre la audiencia preguntó. ¿Qué pasa? Lo que me aterró y al mismo tiempo me gustó. 

¿Vamos di quién soy?       

De verdad me iba a llevar a ese límite, pero ni modo, como buen esclavo respondí aunque con la voz quebrada: ¡Sí mi Señora!   Más fuerte.   

¡Sí, mi Diosa, perdóneme por no saber aprovechar el regalo que me dio!  

Bien. Ahora. Delante de toda esta gente me vas a besar los pies. Despacio y vas a subir hasta mis piernas. Ahí es en donde mi miembro volvió a ponerse duro.  

Sí. Mi Señora.          

Tuve que hacer un esfuerzo tremendo para no sonreír. El público de cinco o seis personas en lugar de inhibirme me animaba. Me sentía como todo un actor de teatro.     

Acto seguido me arrodillé y comencé a besar los divinos pies de mi ama. A sentir un poquito de arena en mis labios. Seguimos dando el espectáculo sin que nadie dijera nada ni hiciera nada, un adolescente calenturiento y menor besando los pies de su madre, eso pasaba. Y en el fondo me gustaba y me gustaba mucho. Era el paraíso. Mi castigo y mi humillación terminaron cuando mi Diosa lo dijo y me ordenó: Ahora, me vas a seguir a las palapas dos pasos atrás y ahí me vas a pone bronceador de frente.         

-“Sí. Ama”. Le conteste     

Y ahí estaba el verdadero regalo que mi madre-ama me daba, poder ver desde atrás sus carnes en ese bikini, su cuerpo de Diosa. Por poco veo sus senos, todavía me ardía la cara, era perfecto el momento y me volví a excitar. Ahora unta mi abdomen.    

-“Sí. Mi Señora”. Le conteste.     

Aquel día no pasó gran cosa en la playa hasta que regresamos a la casa. Al hacerlo mi Ama me ordeno que me colocara en un rincón sin moverme hasta que ella ordenase. Así lo hice. Estaba con una erección por toda aquella situación. Así comenzó mi castigo en solitario.
           
¿Pero qué más me podía tener preparado? Sentía el ardor en los cachetes, mi mamita cómo sea pega duro, tenía un torbellino en la mente. Humillado en público y con una tanga rosa. Las cosas que me gustaban. A mi madre-ama se le había ocurrido el castigo ideal, a la parte más masoquista de mi ser le hubiera gustado que a mi ama la circunstancia le hubiera permitido chanclearme en público o latiguearme, pero es lista y no es descuidada en esos aspectos.        

Llamó la atención lo suficiente para atemorizarme pero no para hacer un escándalo que nos impidiera disfrutar de nuestros roles de madre-ama, hijo-esclavo. Hacía muchísimo calor, yo tenía muchísima sed. Era todo parte de mi inmenso placer masoquista. Además empezaba a tener hambre. Era difícil saber si mi madre-ama estaba enojada de verdad o estaba haciendo su papel de ama cruel y arbitraria para mi deleite. 

La verdad es que no esperaba que por un segundo me iba a sentir tentado a estar con esa veinteañera. Una parte de mí sí hubiera querido estar con dos muchachas más cercanas a mi edad que mi madre pero el compromiso que tenía con mi Diosa, la Dueña de mi vida, la exquisita arquitecta de la realización de mis fantasías más enfermas trataba precisamente de privarse. Y de repente escuché detrás mío la melódica voz de mi Diosa.     

'Cerdita, no sé si levantarte el castigo o dejarte aquí sufriendo. Tengo ganas de acostarte conmigo en la hamaca, rozarte con mi cuerpo, abandonar el papel de ama por un rato, tengo ganas de abrazarte y besarte y celebrar contigo que tenemos esta nueva vida pero por otro lado también te quiero sufriendo un par de horas. Seguro tú también quieres sentir mis besos en esos cachetes adoloridos. Por otra parte te quiero aquí imaginando que me meto en el mar sin ti, que hasta me echo un sueño mientras te tengo aquí sufriendo por mi capricho.      

¿Qué hago? ¿Te perdonaré aunque seas un tonto que no puede con una simple orden? ¿Cómo voy a darte más responsabilidades de esclavo entonces? ¿Te perdono o te hago sufrir aquí? Mmmmh.
No sé.

Al final me dijo:     

Quédate ahí y sufre, cerdita.        
Y piensa que probablemente después te tenga otra sorpresa que te hará sufrir más.       

¡Oh, ama cruel! A sabiendas de que sin esa imaginación de falsa esperanza mi tormento podía haber sido más soportable, ahora me encontraba en este ciudad nueva sin familia ni amigos a la total disposición de estaba formidable torturadora.    

Ahora me esperaba una sucesión de exquisitas desgracias en las garras de esta desalmada. Sabía que estos dolorosos obsequios me esperaban. El tiempo pasaba lentísimo y empezaba a darme cuenta de que me estaba dando al mismo tiempo más hambre y ganas de orinar. La excitación ya se me había bajado. Ahora sólo estaba aburrido con otra tanda de pensamientos y divagaciones.Extrañaba ver el cuerpo de mi ama. Es sorprendente lo que unos minutos de aburrimiento le hacen a la mente, sentí una brisa que me refrescó, me memoricé un patrón de grietas en la pared que me tocó ver.
           
Las ganas por orinar aumentaron hasta que finalmente me oriné encima. Ahí quedo el último rastro que aun tenía de dignidad. El charco de orina corrió de mi pierna al piso. Era el ser patético por excelencia y eso me gustaba. ¿Me castigaría mi ama por orinarme así? ¿Me humillaría más? En el estado en que me encontraba podía haber aguantado de todo. El charco se había secado y mi pierna también aunque estaba pegastiosa cuando mi ama me dijo a la mañana siguiente.   

-“Ya voltea, imbécil”.
       
Sígueme me ordeno, lo que hice y me quede a fuera del baño mientras ella se duchaba, aunque nunca me metí al mar el día anterior ansiaba darme una ducha pues el día me había hecho sudar. Al final mi madre-ama me veía desde el espacio de la puerta emparejada aunque yo a ella no la veía, ella me veía todo sudado y me decía: 'Ah, qué bien se siente bañarse. Hasta respira uno mejor. ¿No te parece, zorrita?'           

'Sí ama”.       
-“Bueno. Ven. Métete”. Me ordeno.       

Y así lo hice. Mi ama cerró la puerta del baño. Bueno, sécame ya estúpido.         

-“Sí ama. Claro”.    

Mi madre-ama desnuda, no podía creerlo ni expresarlo con palabras, me faltaba lenguaje, qué cuerpo tan espectacular, de nuevo mi miembro estaba erecto al estar a los pies de mi Diosa y poderla secar centímetro a centímetro. La primera vez que la veía por completo desnuda. Mi espíritu se encontraba lleno de luz. Aquel día, marcaba un antes y un después en la trayectoria de mi ser.       

Mientras me secas, escúchame. No podía dejar de ver su cuerpo. Escúchame, mis ojos están acá

-“Sí. Perdón Señora”.        

Voy a abandonar el papel por unas horas hasta la noche, ya veré. Hasta que no te diga lo contrario ahorita puedes llamarme Ama, Diosa, Mónica o Mami, Mamá o como gustes. Ya no te voy a pegar ni a castigar ni a insultar por hoy. Me voy a poner una playera normal y unos jeans. Tú te puedes poner tu short para que ya no se te vean ese calzón rosa. Ya me divertí. ¿Estamos?            

-“Sí ama”. Dije con el alma fuera del cuerpo.  

Bueno. Espera afuera, bebé.         

El juego por ese día había terminado pero no la convivencia. Por Dios. Por fin había visto a mi Diosa DESNUDA y se había comportado como si nada. Algunos días más tarde ella radiante como siempre me dijo.

-“Vamos a ir a un hotel. A un cuarto pequeño para los dos. Tal vez puedas ver a detalle lo que apenas viste mientras me secabas, tal vez te permita por fin perder tu virginidad conmigo”.     

-“¿Eso te gustaría?” Me pregunto.          
-“Eso sería mi más grande sueño”.         
“¡Oh Dueña de mi alma, mi mente y mi corazón!” Le respondí.      

Dije tal vez. 
No te emociones o tal vez tenga preparado otro juego para ti.         

-“Tal vez no vas a tener tanta suerte, esclavo”. Y me tomó de la mano.
-“Tal vez quiero llevarte al hotel para seguir jugando contigo”.      
-“Tal vez te vende los ojos y no sabrás si voy a besarte o hacerte lamer mi vagina. O mi culo”.
           
Y no sabrás cuánto tiempo te tendré así. Tal vez te haga beber mi néctar vaginal de excitación.
O tal vez llegue después que te duches, te afeite tus piernitas y tus huevitos y tus nalguitas mientras te tengo prisionero con esposas. O tal vez te lleve a una noche loca de antro, pero puede que te haga vestir como a una zorrita sumisa feliz maquillada y con los labios pintados, feliz de estar feminizado.

No sé qué se me va a ocurrir.       

-“Todas son ideas maravillosas Mónica. Me haces sentir en el cielo”.       

Entonces mami me dio un besito en la boca. Siempre deseé tener una hijita pero ahora voy a tener una cerdita sumisa que me va a complacer en todo, ¿estás contenta?    

Sin pensármelo dos veces, de mi boca salió un “SÍ” rotundo.          

Vamos a tomar un taxi ahorita. En el trayecto me vas a llamar Mónica. No importa lo que yo te diga o como te hable. Todo va a ser Mónica. Mónica. Mónica. ¿Estamos?

“Sí. Mónica”.          

Ya en el hotel vuelves a ser mi esclavo. Dos pasos atrás de mí y no hablas hasta que yo te hable, ahí me hablas de puro 'Ama', 'Diosa' Mi Dueña de no ser qué y se me ocurre una nueva que quiero que uses. Pues vámonos. No te vayas a equivocar.        

-“No Mónica”.        

Una vez que el taxista había partido seguí a mi ama, al entrar al hotel me dijo. Ve al lobby y hagas lo que hagas no nuevas tu trasero de ahí. Tengo unos preparativos que hacer.     

-“Sí. Mi Señora Divina”.   

Mi madre-ama debió haber tardado unos cuarenta minutos en hablar con quién sabe quién. Obvio, ese tiempo me la pasé barajando todas las posibilidades que mi torturadora me había formulado.Y mi corazón dio otro vuelco. Llegó la hora, gusano. No vas a emitir ni un sonido hasta que lleguemos al cuarto. Nos metimos al elevador y esperamos hasta que llegó al piso 11. ¡Qué nervios! Luego caminé como perrito tras ella hasta el cuarto 1103. Nos metimos, era un cuarto chiquito, se me ocurría que si yo gritaba por alguna tortura a la que me sometiera mi madre-ama se podía oír a los alrededores. Mi madre-ama habló.        

Pase lo que pase no intentarás salir de este cuarto, yo estaré en otro cuarto preparando mi atuendo, te dejaré encerrado, tienes un mini-refri lleno, una cafetera preparada, si te da hambre puedes comer lo que quieras, no hay problema, una ducha, seguro te vas a duchar, apestas a perro muerto, hay una pijama del hotel, tienes una bonita vista, puedes recorrer la cortina y hasta televisión por cable tienes.
Eres un parásito con suerte.         

-“Sí. Mi Señora Divina”.   

No sé y no quiero hacerte saber cuánto tiempo me tomará prepararme para el próximo terrible escenario al que te voy a someter esclavo, puedo tardarme media hora, una hora, tres horas.No lo sabrás. Pero lo único que te queda claro es que cuando yo me cambie esta ropa y esa puerta se vuelva a abrir y me veas con un atuendo especial y sexy, vas a saber lo que es bueno. Y estés haciendo lo que estés haciendo te desnudarás, te vas a poner tu tanguita rosa en la boca, mordiéndola y te arrodillarás ante mí.   

-“¿Está claro?”       
“Sí. Mi Diosa”.        

Tal vez venga muy cachonda y con ganas de hacerte el amor o tal vez te tenga preparado otro tormento o te vaya a dar la azotada de tu vida y tus gemidos harán que los turistas de los otros cuartos se pregunten qué pasa aquí o te tenga otra sorpresa pero hasta que no lo sepas, tú desnudo, tu tanguita en la boca y de rodillas a mis pies, mirándome, ¿Entendido esclavo?

-“Entendido ama”. 

La primera vez que te azoté te saliste con la tuya, tal vez venga vestida como una demonio de látex, quizá te amordace para que no puedas volver a hechizarme con tus cumplidos y tus palabras y te haga sangrar de verdad y chillar como cerdo y esta vez tal vez no te cure las heridas. Tienes terminantemente prohibido masturbarte. Sé que éste ha sido un día sexualmente incitante para ti y tienes tu mente llena de imágenes sensuales pero si te masturbas lo sabré. Tal vez haya una cámara aquí y te tengo monitoreado mientras me preparo. Si te masturbas esta noche, jamás haremos el amor y te someteré a un castigo de verdad que no será divertido ni tendrá elementos femdom.  

¿Queda claro?         
-“Sí mi ama”.           

Puedes poner el aire acondicionado, dormir un poco si es que te es posible, puedes ver la tele, lo que quieras, puedes ver hasta el canal porno pero nada de masturbarse. Me retiro al cuarto donde me voy a cambiar.       

-“Sí mi ama”.           

Dicho esto mi ama salió. Minutos después comprobé que en serio estaba yo encerrado y que además no había teléfono. Solo unas conexiones en la pared. Era obvio que mi ama lo había mandado retirar. Tampoco había reloj pero puse la tele en un noticiero de un canal local, eran las 22:30. Me entretuve unos minutos observando la vista nocturna. Tenía bastante calor y sí, lo primero fue prender el aire acondicionado. No funcionaba. Tal vez era otra cosa que mi madre-ama había preparado para que yo estuviese calenturiento y sugestionado ante lo que me quisiera hacer, si quería que lamiese las gotas de orina de su vagina iba a estar tan caliente y cachondo que haría lo que me pidiera sin pensar. O tal vez el clima simplemente no servía. También tenía un poco de sueño pero al imaginar los escenarios que mi madre-ama me había dicho, el sueño se me quitaba rápido.

Luego de un rato decidí darme una ducha, me hacía falta, había buena comida japonesa en el mini-refrigerador. ¡Jamás la había probado! Había galletas y café. Las disfruté. Si el aire acondicionado hubiera funcionado habría sido perfecto. Hasta la cara dentro del mini-refri ponía. Ni hablar, era el prisionero más feliz del mundo. Vi estupideces en la tele. Y habían pasado ya una hora y media. Decidí comportarme como un baquetón que simplemente estaba en su cuarto un sábado cualquiera en la noche en la que no hubo plan de fiesta. ¡Ah! Y traté de lavar con shampoo la tanguita rosa que mi madre-ama me compró con tanto amor. 

Incluso me llegué a chutar completa la película ésta de Gladiador. Claro, siempre con el pendiente de que la visita de mi madre-ama me la podía interrumpir cosa que habría sido irónica. Ni siquiera la había podido ver en cine, cuando le había pedido permiso a mi madre para verla con unos amigos al parecer todo había ido bien, me había dado permiso para verla con amigos pero fue muy insistente en saber quiénes.        

De pronto luego que la película término escuche ruido me apresuraba a desnudarme y a ponerme en la posición que mi madre-ama me indicó pero la puerta de esa habitación de hotel seguía cerrada, en medio de mi confusión onírica realmente había pensado que la puerta se abría.  

El calor era sofocante. Apagué la tv. Justo en ese momento la puerta se abrió. Ya desnudo como estaba quede de rodillas frente a la puerta, pensando a la espera ver mi Ama como iba vestida.          

¡Este castigo que se le ha ocurrido me ha hecho pasar el mejor momento de mi vida.
Quiero ser tu esclavo toda mi vida!        

Me atreví a ver a mi ama a los ojos y ella me devolvió la mirada desde su posición superior.
Los dos jadeábamos. Me sonrió y supe en su mirada que siempre seria su esclavo desde esa noche. 
Ella me dijo casi con ternura, casi suplicante.  

-“Eres una verdadera cerdita”
-“Gracias. Eres mi verdadera Diosa porque me diste la vida”.          Le dije.        

-“No te di permiso para verme esclavo”. Y me dio un latigazo sin fuerza.

El sudor marcaba muy bien las formas de su exquisito cuerpo. En ese momento desee que me ordenara que me bebería su sudor. Iba vestida con una tanga de cuero color rojo, un corset rojo también de cuero, medias y tacones altos sus senos estaban desnudos lo que me hizo excitar de inmediato.         

Y en ese momento mi madre-ama se puso a mi nivel y me dio un primer beso en la boca. Sentí fuego en la espalda y mariposas en el estómago. Casi me desmayo. A partir de este momento tu único propósito y razón para existir, la única razón por la que voy a tenerte a mi lado será para adorarme todo el día, todos los días pero el único placer que tendrás como hombre será esta noche y nunca más.

¿Te queda claro, esclavo?
-“Si mi Ama”.

Acto seguido ella fue hasta la mesita de noche a un lado de la cama y saco un elastrador, ya con dos ligas colocadas, abrió la herramienta y me ordeno ponerme de pie, mi pene estaba muy duro con la tanga rosa que llevaba en mi boca ella me dijo que me la quitara.

-“Vamos cerdita abre tus piernas”.
-“Si mi Ama”.

Ella tomo mis huevitos con una mano, casi me vine al sentir sus suaves dedos tomando mi escroto. Para después ir pasando uno a uno mis dos testículos por el centro de las dos ligas estiradas. Cuando ambas ligas estaban en lo alto de mi escroto, ella estiro mis huevos hacia abajo, lo que me hizo dar un gemido de dolor, Mordí la tanga en mi boca cuando las dos ligas se contrajeron contra mi escroto y caí de rodillas sin poder evitarlo de dolor.

Mi Ama me tomo de los cabellos para arrastrarme hasta la cama estaba en una agonía total pero al mismo mas excitado que nunca antes. Hizo que reposara mi alta espalda en la cama lo que dejo mi cuerpo adolescente arqueado, tomo mi pene y se lo llevo a la boca. Aquella fue mi primer y única mamada que tendría en mi vida. El placer como el dolor estaba en lo más alto que se puede sentir.

Aquella mamada que mi madre-ama de dio duro como 15 o 20 minutos, creo que las ligas en mi escroto hicieron que pudiera aguantar tanto sin venirme. Luego ella me hizo acostar boca arriba sobre la cama, para ese momento estaba muy excitado incluso más excitado que mi Ama por lo menos esos creo, se ladeo su tanga a un lado y me dejo ver sus carnosos labios vaginales completamente depilados, ya muy húmedos. Sentí que mi corazón se me salía de mi pecho de lo fuerte que latía.

Pero aquello no fue nada comparado a cuando mi madre-ama tomo mi miembro palpitante y se lo metió por completo por su rajita toda mojada tanto que hizo que mi miembro entrara sin problema alguno y ambos diéramos un gemido de placer.

Con sus manos sobre mi vientre comenzó a moverse sus senos comenzaron a botar, Ella me tomo de los cabellos y me levanto atrayendo mi rostro a sus senos para luego decirme.

-“Vamos Cerdita que esperas para chupar mis pezones”.
-“Si, Ama”. Le dije.

Le estuve chupando, lambiendo y succionando sus pezones a mi Diosa mientras me seguía cabalgando. El dolor que las ligas castradoras me provocaban se me olvido pues estaba siendo desvirgado por mi madre-ama y estaba en el mismo paraíso. Aquello duro casi 40 minutos creo que las ligas hicieron que durara mucho más. Sentía mi pene latir todo el rato que ella me cabalgo. Sintiendo como mi glande iba a explotar en cualquier momento por el gran placer que estaba sintiendo.

Ni siquiera recuerdo si me vine o no, solo recuerdo sentir el mayor placer de mi vida de pronto mientras todo el cuerpo de mi madre-ama se estremeció y la escuche gemir de placer. Luego ya no recuerdo nada hasta la mañana siguiente.

Mi madre-ama me despertó sacudiéndome de los cabellos con mucha violencia.

-“Vamos despierta ya Cerdita, hora de que seas castrado”.
-“Si. Ama”. Dije sintiendo mucho miedo.

Mi Ama me llevo al baño de la habitación ahí un espejo de cuerpo entero me mostro mis erección completa y por debajo mi escroto con mis huevitos en el fondo de un color ya nada saludable, pues estaban muertos por falta de sangre fresca.

Mi madre-ama tomo un cuchillo bien afilado y me dio mi tanga rosa para que mordiera. Cerré los ojos y mi corazón de nuevo latía con fuerza. Estaba aterrado mi mente me decía que huyera pero mis piernas simplemente no se movían. Mi pene dio un respingo al sentir la afilada hoja detrás de mis huevitos. Apreté mis dientes y abrí mis ojos, mi mirada se clavo en los senos de mi Ama. Que justo cuando corto por fin mi escroto por completo por debajo de las ligas castradoras mi pene que no dejo de palpitar expulso tres chorros de mi leche que cayeron sobre sus pechos que me hizo sentir un gran placer y pene al manchar sus inmaculados senos con mi sucia leche pero no pude disculparme pues casi enseguida me desmaye.

Han pasado ya tres años y sigo siendo el esclavo eunuco de mi Madre-Ama, gozo cada que la veo desnuda, cada que me tortura y cada que me humilla, en casa me hace ir apenas portando una tanga de mujer mi pene nunca logro desarrollarse al de un hombre adulto luego de ser castrado incluso se contrajo, por lo que mi entrepierna parece lisa.

-“Vamos Cerdita que esperas para secar” Le oigo decir y solo puedo decir,
-“Si. Ama”.  





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RICO BOCADITO

Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra......


RICO BOCADITO
Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ZOOFILIA] [GORE]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra era una manjar de los dioses para los hombres.

Pero Riana tenía un secreto era una de las mejores asesinas a sueldo que se podría contratar, usando sus encantos femeninos como sus habilidades no había objetivo que no pudiera alcanzar, trabajaba desde los 17 años, su primer objetivo fue también el hombre que la desvirgo, esa noche lluviosa en su lujoso penhouse solo portando una pequeña tanga negra sobre el diván recordó aquello por alguna razón cada aniversario lo recordaba, dicen que el primer hombre que convierte a una chica en mujer nunca se olvida y menos si además es tu primer asesinato.

En aquel entonces de Riana de 17 años paso todo los controles para llegar a Victor Andrade, uno de los más poderosas capos de la droga en su momento, quien deseaba una belleza para tener una grandiosa noche de placer, ambos cenaron una exquisita cena antes de que Victor condujera a Riana ya con unas tetas casi del tamaño que poseía en la actualidad hasta la lujoso como elegante habitación con una gran cama con sabanas de seda, con bordados en oro de 24 kilates, aquello era más lujoso que un hotel de cinco diamantes. Me llego el producto en tiempo y en forma la verdad me gusto que llegase muy rápido además el producto es muy bueno, dura 4 horas y se controla música y volumen genial

Riana de pronto se le fue  encima a victo y lo besa, pretendiendo un ímpetu juvenil que agrada al maduro hombre fornido  cuando por fin se separaron Victor la toma de la cintura para atraerla hacia él y de nuevo besarse apasionadamente, la tumba en la cama para comenzar con los toqueteos por todo el cuerpo de la bellísima Riana, le tocaba los senos que estaban guardados por su ajustado vestido de una sola pieza de color negro que Victor sin mayor problema le quito lo mismo que su delicado sostén (corpiño) de encaje negro para admirar los ya erectos pezones, emocionados y pidiendo que se los comiera.         

Lo Victor comenzó a hacer de inmediato lo que hizo que ella empezaba a gemir, sus gemidos eran fingidos aunque estaba sintiendo muy rico su mente estaba concentrada en cómo realizar su tarea no tenia arma alguna pero luego vio pensó en algo, mientras Riana pensaba comenzó a tocarle por encima del pantalón su pene para excitarlo por su parte también tocaba su entrepierna pero por arriba de su tanga, pasaron un largo rato besándose, acariciándose y con Victor degustando de sus senos hasta que ambos no podían más, Victor se separo de ella solo para quitarse la ropa para quedarse con un bóxer blanco en el que se notaba debajo una tremenda erección

Riana casi le arranco el bóxer para poco a poco empezar a darle un oral que solo en sueños él había sentido, por su parte Victo comenzó a lamber su rajita rosada abriendo sus labios vaginales aspirando su rico olor sintiendo como se mojaba mucho y empezó a meter un dedo dentro de ella mientras ella se retorcía cuando Victor lambio su clítoris, Riana ya no pensaba solo disfrutaba, le excitaba aquella situación al saber que pronto acabaría con aquel hombre.

Aquello continuo hasta que Victor le metiera un dedo más, lo que hizo que Riana comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un orgasmo gigantesco donde sus dedos fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que Victor no pensó que fuera posible algo así le encanto ver como aun podía llevar a una jovencita a ese grado de placer y excitación.       

Riana a un sintiendo espasmos dentro de su vagina se levanto hizo que Victor se acostara boca arriba en la cama para de nuevo empezar a darle una rica mamada como una experta aunque duro muy poco, se levanto de repente y se sienta en el soltando un gemido que todo en la mansión escucharon, ella comenzó a cabalgarlo aunque de manera lenta Victor se levanto de tal manera que ella no se moviera mucho pero que le entraran todos sus 22 cm en ella, Riana no tardo en volver a explotar en un orgasmo que hizo que sus pezones pareciera que iba a explotar Victor se levanto para posicionarse encima de ella para comenzar un bombeo con todas sus fuerzas, disfrutando de lo mojada que ya estaba, bombeo hasta que no pude más, mientras chupaba los pezones y cuello de ella, que dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando

-"Adentro no, adentro no". Dijo Riana.  

Victor apenas logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado, el primer chorro le llego a las tetas, el resto simplemente quedo sobre su vagina en la parte de afuera, monte de Venus completamente depilado y plano abdomen.

Ambos cuerpos bañados en sudor quedaron jadeantes pero muy satisfechos, Riana tomo la cabeza de Victor y lo beso para luego con un movimiento rápido quebrarle su cuello y espina dorsal matándolo en el acto, el pene de Victor ya muerto aun estaba duro cuando murió, palpito y se vino con fuerza de nuevo, aquello fue el fin de aquel hombre, Riana se vistió y salió, le dijo a sus hombre que su jefe estaba muy cansado y que no lo molestaran hasta el día siguiente.

Riana desde entonces ha asesinado a muchos más hombres, primero los lleva al paraíso y luego los mandaba al infierno.

Sus remembranzas fueron interrumpidas cuando su teléfono sonó, Riana dejo de jugar con sus labios vaginales, se limpio sus dedos ya mojados de sus juegos y contesto era un nuevo trabajo debía matar al hijo junior de un político que estaba dando mala imagen al partido, debía hacerlo parecer un accidente, Riana era buscada por la policía de 25 naciones pero era la maestra del disfraz, aunque esta vez las cosa no salieron como ella tenía planeado, todo fue una trampa desde el comienzo, ella fue atrapada colocando el dispositivo con el que iba a controlar el auto de lujo de su objetivo.

El juicio fue rápido y fue condenada a solo seis años lo que por supuesto le extraño, pero le alegro, lo que no entendía es que iba a pasar seis años en el mismo infierno, ella fue llevada a una prisión especial al llegar fue llevada a una enfermería estaba desnuda sobre la camilla con ruedas, ahí sus piernas fueron colocadas sobre estribos y un médico le inyecto directamente en su clítoris algún tipo de sustancia lo mismo en sus labios mayores y finalmente antes de una última inyección le dijo.

-“Bienvenida a tu peor pesadilla linda”. Dijo el médico.

Luego todo se le puso negro a Riana pues perdió el conocimiento como efecto de la última inyección recibida en su brazo izquierdo, Riana se despertó sin saber cuánto tiempo había pasado, estaba desnuda con sus brazos fuertemente sujetados con apretados grilletes de acero inoxidable que mantenían sus brazos en alto, su pierna derecha estaba extendida y casi vertical a un lado mientras su pierna izquierda apenas lograba tocar el suelo también con grillete en su tobillo que impedía que pudiera cerrar sus piernas.

Estaba en una gran habitación, sin nada más que ella, no parecía una celda ni siquiera una puerta se apreciaba, de pronto una de las paredes se volvió un gran espejo lo que hizo que Riana pudiera observarse por completo, sus ojos de abrieron grandes al ver que donde antes su lindo sexo estaba ahora colgaban un pene y un par de huevos pesadamente, aquel pene que sobresalía de su pelvis pese a estar en reposo era de buen tamaño y el escroto caía pesadamente con dos impresionantes testículos en su interior, lo que alguna vez fue una vagina ahora era un pene y huevos enormes.

Riana pocas veces había visto genitales masculinos de ese tamaño, de pronto el espejo volvió a ser una pared una pequeña puerta de un metro de alto por 45 de ancho apareció por la entro un perro de la raza Pitbull, de color negro que se le acerco a Riana lentamente, cuando llego a donde ella colgaba se le quedo mirando sus pesados huevos y pene que puso muy nerviosa a Riana, luego el perro estiro el hocico para colocarlo entre sus nalgas olfateando su ano, que hizo estremecer a Riana.

Luego el perro saco su larga lengua y comenzó a lamber los grandes huevos que colgaban frente a él, el pene comenzó a crecer de manera involuntario los ojos de Riana se maravillaron por el tamaño que este alcanzo en pocos segundos unos 29 cm casi tan grueso como uno de sus brazos y muy firme noto como un liquido transparente comenzó a brotar de la punta y de pronto sus ojos de tornaron blanco y todo su cuerpo se sacudió cuando el perro clavo sus colmillos en su escroto y comenzó a tirar, girando la cabeza hasta que termino por arrancarle su escroto dolorosamente.

-“AAAAAAAAAAAAGGGGGG”. Grito Riana con todas sus fuerzas.

Nunca antes había sentido un dolor así, fue como si le arrancaran el alma, sentía la sangre correr por sus piernas, goteando en el suelo mientras el perro devoraba su escroto con su contenido, cuando acabo, la atención del perro se tormo sobre su aun endurecido pene que habia lanzado dos enormes disparos instantes antes de que el perro le arrancara sus huevos, Riana se aterro trato de detener con palabras al perro pero nada pudo evitar que las fauces del can se cerraran sobre su pene hasta que se  lo arranco de tajo.

-“AAAAAAAAAAHHHHHHHH”. Riana dio un alarido de dolor.

Luego se desmayo.    

Para cuando Riana se despertó de nuevo un pene y escroto con dos pequeños testículos en su interior ya estaban de nuevo creciendo en su entrepierna, estaba en una habitación en solitario, apenas recibía comida y bebida tres veces al día, pero no tenía contacto con otra persona, a las dos semanas de su experiencia con el perro ya Riana de nuevo portaba un pene y huevo incluso más grandes que los anteriores, intento jugar con su pene por más que lo intento no pudo lograr una erección.

Algunos días después de nuevo Riana estaba en la misma habitación donde fue mutilada por aquel perro esta ve estaba sobre cuatro soportes bajos tomándolos con sus rodillas y codos, sus piernas bien separadas y con algo chorreando de su ano, de pronto la puerta de antes de abrió para dejar entrar a un enorme pastor alemán, que de inmediato trotando alegremente se acerco a Riana, que al verlo acercar tembló de miedo, su pene comenzó a ponerse duro por alguna razón, su pene incluso quedo más grande que antes, su glande le dolía de lo hinchado que quedo.

Sus pezones también comenzaron a erectarse, toda ella se estaba excitando, todo su cuerpo se estremeció casi hasta llegar al orgasmo cuando la lengua del gran perro comenzó a lamer entre sus nalgas, probando lo que emanaba de su ano, el perro lamio su ano por varios minutos hasta que de pronto sintió las garras del animal rasguñar su espalda y la baba caer sobre ella, de pronto sintió el pene en erección del perro tratando de entrar en ella, lo que la aterro y trato de hacer que el animal se bajar de ella.

Pero con cada movimiento el pene del perro se acomodaba mejor y en uno movimiento de su pelvis el pene logro vencer la resistencia de su ano y entro por completo en su interior, hasta que Riana sintió los huevos del perro golpear los suyos propios que colgaban entre sus piernas.

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Riana.

El perro comenzó a poseerla literalmente como si fuese una perra, sus jadeos los podía escuchar cerca de su oreja, así como sentía sus desesperados embistes, fue doloroso pero placentero luego de algunos minutos del pene de Riana en erección completo brotaron tres disparos de semen que le provocaron un intenso orgasmo su primero orgasmo con un pene, fue diferente a los que sentía cuando tenía una vagina.

Fue un orgasmo concentrado que se extendió por su cuerpo desde la punta de su glande, el perro la siguió penetrando unos minutos hasta que se vino dentro de ella aullando, cuando por fin se bajo de ella pensó que todo había terminado, pero el perro ahora tenía hambre de pronto Riana sintió como el perro lamio su gran escroto, lo que la hizo temblar de miedo, iba a decir algo cuando sintió los enormes colmillos del perro clavarse en su bolso de piel.

El perro le desgarro el escroto dejando sus dos pesados huevos colgando entre sus piernas sostenidos por los conductos que los conectaban a su cuerpo, el perro ataco primero su testículo derecho, arrancándolo, Riana dio un alarido de dolor.

-“AAAAAAAGGGGGG”, Grito Riana.

El dolo fue tan intenso que apenas noto que de su pene broto otro gran disparo de semen, luego cuando el perro termino con su primer testículo le arranco el segundo, para luego seguir con su pene que estaba en completa erección esta vez no le fue arrancado de por completo como la vez pasada sino que el perro se lo comió en tres partes, aunque para el tercer mordisco del perro Riana ya estaba sin sentido.

Aquella era la rutina cada dos o tres semanas Riana era llevada a aquella habitación en donde sus genitales masculinos eran devorados por algún animal incluso una vez su pene y huevos con todo y escroto fueron devorados por una cardumen de pirañas carnívoras, sentir todos esos pequeños peces con sus afilados dientes devorando su pene y huevos fue lo peor del mundo, para cuando Riana fue liberada de nuevo con una vagina entre sus piernas su mente estaba deshecha.

Había envejecido 15 años en solo seis, su belleza se marchito lo mismo que su mente, apenas podía recordar su nombre y el solo ver a un perro o gato le hacían sufrir los más intensos ataques de pánico, termino por ser internada en un hospital siquiátrico aislada de todo mundo, aterrada que de nuevo despertara en aquella habitación atada y con grandes genitales masculinos listo para ser devorados por algún animal que deseaban esos generosos genitales como un “Rico Bocadito”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

REBELDES CAPTURADOS

Ambos generales se encontraron desnudo en una celda húmeda y oscura en la que permanecieron por cuatro días apenas siendo alimentados ambos esperaban ser ejecutados por arqueros que sería una muerte honorable para un soldado y en el peor de los casos en la cruz algo que en verdad los aterraba no por el dolor o el hecho de la agónica muerte sino por ser un castigo indigno para alguien de su rango y posición social, sin embargo la decisión no estaba en sus manos......


REBELDES CAPTURADOS
Ambos generales se encontraron desnudo en una celda húmeda y oscura en la que permanecieron por cuatro días apenas siendo alimentados ambos esperaban ser ejecutados por arqueros que sería una muerte honorable para un soldado y en el peor de los casos en la cruz algo que en verdad los aterraba no por el dolor o el hecho de la agónica muerte sino por ser un castigo indigno para alguien de su rango y posición social, sin embargo la decisión no estaba en sus manos.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [HUMILLACIÓN] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Roma año 50 D.C. el emperador había decretado duros impuestos contra los ciudadanos del imperio lo que hizo que dos jóvenes generales Craxus y Eliopix que alearan para derrocar al emperador,  cada uno con dos legiones a su mando marcharon hacia roma, su rebelión obtuvo victorias fáciles en un principio pero eso fue hasta que se enfrentaron a Atilox el joven hijo de uno de los grandes generales, además muy rico que podía costear ocho legiones el doble de la que Craxus y Elipix tenían todo estaba lista para una gran batalla que por fin tuvo lugar a las faldas del Vesubio.  

Craxus y Eliopix ambos contaban con 29 años al comienzo de aquella batalla con cuerpos esculpidos dado el trabajo pesado que siempre tenían que realizar, ambos rubios y viriles, Atilox de 39 años era un poco más alto que ellos, de cuerpo marcado y atlético además de bien dotado, la batalla fue encarnizada pero al final del día Atilox realizando un movimiento envolvente logro aniquilar a la mayoría de las fuerzas de Craxus y Eliopix, quienes apenas lograron huir pero sufrieron una humillante derrota y se convirtieron en fugitivos.

Lo que quedo de sus legiones fueron crucificados o vendidos como esclavos por seis meses ambos se refugiaron en el Vesubio pero se estaban muriendo de hambre y frio además deseaban sexo con urgencia aun que ambos se habían satisfecho a si mismo deseaban algo más por lo que bajaron para ir por comida y a un burdel sin saber la enorme recompensa que Atilox ofrecía por sus cabezas siempre que fueran entregados vivos, el regenteador del burdel los reconoció a penas entrar les ofreció a sus mejores muchachos y rápidamente dio aviso a la guardia que no tardo nada en presentarse tomando a ambos de sorpresa Craxus alcanzo su gladius pero un fuerte golpe en la cabeza lo dejo sin sentido.

Ambos generales se encontraron desnudo en una celda húmeda y oscura en la que permanecieron por cuatro días apenas siendo alimentados ambos esperaban ser ejecutados por arqueros que sería una muerte honorable para un soldado y en el peor de los casos en la cruz algo que en verdad los aterraba no por el dolor o el hecho de la agónica muerte sino por ser un castigo indigno para alguien de su rango y posición social, sin embargo la decisión no estaba en sus manos.

Ambos orgullosos generales se alumbraban con una pequeña lámpara de aceite, de pronto Craxus noto que el pene de Eliopix estaba en completa erección con su prepucio incluso detrás de su glande y una gota de líquido pre seminal brillaba en la punta no hubo palabras Craxus fue hasta él para fundirse en un beso mientras su mano tomaba su pene y comenzar a masturbarlo cuando sus labios se separaron ambos se estaban masturbando mutuamente ya con fuertes erecciones.

-“Vamos hagámoslo pude ser el ultimo placer en esta vida”. Dijo Craxus ya bastante excitado.

Eliopix solo asintió con la cabeza, y de nuevo ambos se fundieron en un beso mientras sus manos sentían el miembro del otro duro y caliente ya listo para la acción continuaron acariciándose disfrutando de sus cuerpos por algunos minutos hasta que Craxus tomo la iniciativa como siempre, le gustaba siempre estar al frente incluso en esa situación entre ambos.

-¡Díos! Aquello era un manjar pensó Craxus

Craxus beso el pecho y abdomen hasta llegar al pene de Eliopix el cual tomo con su boca, Eliopix movía sus caderas mientras gemía, cada vez que metía su pene en su boca, gemía como si el mundo se fuera a acabar y para ellos era casi cierto.          

Luego de algunos minutos Craxus dejo su pene para subir hasta sus tetillas las cuales mordió y pellizco, hasta llegar de nuevo a su rico pene, la cual volví a metérselo en la boca, mientras Craxus continuaba con la felación, Eliopix le acariciaba la espalda, le besaba la espalda, y con una de sus manos agarraba su pene acariciándolo, luego dejo su pene para alcanzar sus nalgas hasta hurgar en su huequito, para introducirle levemente un dedo por su ano.     

En cuanto Craxus noto el dedo dentro de él, tuvo que sacarse el pene que estaba chupando, y dar un gemido de placer, ¡aaaaahhhhh! Sigue, sigue, le suplico, al cabo de unos minutos Craxus se puso de pie, y Eliopix se llevo su duro pene a su boca que ya estaba soltando líquido pre seminal, le succiono su pene lambiendo todo aquel liquido que salía por su glande, y después de chupar bien chupado el falo de Craxus, se lo saco de la boca, diciéndole que se colocara detrás de él.      

Eliopix se puso a cuatro patas y Craxus se coloco detrás de él, restregando su pene entre sus nalgas, las cuales abrió para írsela clavando lentamente, ¡ooooohhhhh! Gimio Eliopix cuando Craxus termino de meterle todo su pene ¡ooooohhhh! Gimio a su vez Craxus que empezó a bombear con todas sus fuerzas tomando a Eliopix de sus caderas.          

Casi de inmediato Eliopix empezó a jadear algunos minutos más tarde con su pene balanceando al compas del vaivén de las embestidas de Craxus, los gemidos era ya muy fuertes lo que anunciaba que Eliopix estaba a punto de correrse por el tremendo masajeo de próstata que estaba recibiendo. 
        
-“¡OOOOOHHH!, me corro, me corro” Jadeo Eliopix mientras se retorcía de placer.     

Fueron varios disparos que salieron con fuerza directo al abdomen plano de Eliopix  mientras que Craxus lo seguía cabalgado con furia salvaje, cuando el tremendo orgasmo perdió intensidad, Eliopix noto como Craxus le clavaba sus dedos en sus caderas, a la vez que daba unos gemidos de placer cada vez más contantes, sentía como su esfínter se contraía y el pene de Craxus tenía fuertes contracciones sin que él dejase su mete saca, ambos escroto chocaban cada tanto lo que incrementa el placer para ambos, Eliopix pese a ya haberse corrido aun estaba disfrutando mucho.

Pronto las embestida de Craxus se hicieron más desesperadas, tomo por los hombros a Eliopix y lo penetro por completo hundiendo su gran virilidad de 23 cm por completo en las entrañas de Eliopix, al tiempo que lanzo un grito de placer que hizo estremecer por completo el cuerpo de Eliopix al sentir su leche en su interior.

-“¡OOOOOHHHH!, ME CORRO, ME CORRO, ¡OOOOOOHHH!, Grito Craxus mientras sentía el semen salir de su pene para inundar el interior de Eliopix que sintió un orgasmo seco pero increíble al sentir la descarga de Craxus muy hondo dentro de él.   

Cuando Craxus dejó expulsar toda su espesa leche, se quedó inmóvil, sintiendo las palpitaciones de su pene sobre la espalda de Eliopix, hasta que su pene que comenzó a desinflarse se fue saliendo poco a poco de mi ano.      

En esa celda Eliopix había sido tomado como jamás había sido antes; dejándole su ano abierto como nunca; penetrado hasta la extenuación, y bien rellenado de espesa leche, ambos se acostaron en el suelo y comenzaron a acariciarse mutuamente hasta que de pronto la puerta de la celda se abrió y varios guardias sacaron a los dos exhaustos generales de la celda.

Tanto Craxus como Eliopix fueron llevados ante la presencia Atilox quien ya los esperaba, ambos fueron obligados a ponerse de cuatro patas dejando sus esculpidas nalgas a la vista de Atilox y su fiel sirviente esclavo, los guardias se retiraron pero no muy lejos, del aun abierto ano de Eliopix brotaba el semen recién depositado por Craxus que por supuesto no paso desapercibido para el observador general, quien tomando de la cadena a su esclavo exclamo.

-“Vaya parece que nuestros invitados han estado divirtiéndose en su celda sin que nadie los molestara”. Dijo Atilox.  

A continuación Atilox se inclino para acariciar las nalgas de Eliopix que trato de mantenerse sereno, con detenimiento le revisó el culo metiendo dos de sus largos dedos dentro de su aun medio dilatado ano, eso hizo dar un pequeño gemido involuntario que provoco la risa burlona de Atilox y una mirada fulminante a Eliopix por parte de Craxus, luego de unos segundos los dedos dejaron su ano y Atilox se lo llevo  a la boca, solo se escucho después.   

-“MMMMMMMM” proveniente de Atilox mientras saboreaba sus dedos.

Al cabo de unos segundos Atilox dijo poniéndose complemente erguidos.

-“Estos prisioneros se han divertido creo que es hora de que dejen de hacerlo, ¡Quiero que los castren y luego seas regresados aquí!” Ordeno Atilox.

Craxus y Eliopix se miraron con terror trataron de ponerse de pie, de luchar, de defender su hombría pero fueron rápidamente dominados por los guardias que se los llevaron luchando y gritando hasta una amplio patio en donde fueron atados a dos cruces de madera quedando con sus piernas extendías, luego de algunos minutos un anciano bastante repugnante apareció llevando una bolsa, dos banquitos de madera fueron colocados uno frente a cada uno de Craxus y Eliopix el anciano extrajo de aquella bolsa un cuchillo curvo, de nuevo Craxus y Eliopix trataron de luchar inútilmente estaba bien amarrados y amordazados.

El anciano saco dos tiras de cuero mojado que empapo en vinagre con las cuales ato la parte alta de los escrotos de Craxus y Eliopix, muy fuerte luego espero, el calor de sus cuerpos y del sol secaron las tiras apretándolas aun mas sobre sus sacos, ligándolos por completo, luego tomo el escroto de Craxus sintiendo sus dos huevos en su interior se los apretó hasta que se sacudió de dolor, luego coloco el cuchillo curvo detrás de su escroto y con un rápido movimiento se lo cerceno, castrándolo y haciéndolo un eunuco para siempre.

Luego paso con Eliopix son sus huevos jugo un poco más, causándole más dolor y terror antes de colocar el cuchillo detrás de su escroto y se lo corto los  ojos de Eliopix quedaron en blanco por el dolor, luego mientras aun continuaba retorciéndose de dolor, el anciano tomo su prepucio lo estiro con fuera y lo circuncido de un solo corte, hizo lo mismo con Craxus dejando sus glandes al desnudo por primera vez en sus vidas, chorreando sangre, luego cauterizo la herida con fuego y el anciano se marcho llevándose los que fueron sus escrotos con él.         

Dos horas más tarde de nuevo Craxus y Eliopix estaban frente a Atilox con los brazos amarrados a la espalada con sus rodillas en el suelo y su pecho también, lo que dejaba sus nalgas en alto y la falta de sus huevos era muy evidente, Eliopix al verlos desde atrás exclamo a su esclavo.    

-“Que bonito par de culitos tienen estos nuevos eunucos”. Dijo Atilox para luego reír.

Craxus y Eliopix ambos sin decir nada, sintieron como si una daga se les clavara en el corazón lagrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, mientras lloraban en silencio.          

Atilox se desnudo dejando un enorme pene ya en erección a la vista era grueso y de almeno 26 cm de largo con el grosor de un brazo, se posiciono detrás de Eliopix le abrió sus nalgas, aun su herida estaba ligada con el cuero, cuando sintió el enorme falo frotarse entre sus nalgas, no paso mucho antes de que sintiera el enorme glande en forma de hongo comenzar a hacer presión sobre su ano y luego luego dio un grito de dolor cuando por fin fue penetrado por completo por Atilox.

-“AAAAAGHGGGHHH” Grito, Eliopix de dolor.

El ano de Eliopix que nunca antes había sido penetrado por un miembro de ese tamaño o grosor, y menos sin lubricación alguna no resistió aquel terrible embate por lo que termino por desgarrarse, el sangrando resultante actuó como lubricante pero eso no impidió que Eliopix sintiera mucho dolor durante todo el tiempo que la enorme erección de Atilox lo estuvo penetrando que fue un gran rato aunque no se vino en su interior, el pene de Atilox fue retirado de las entrañas de Eliopix todo teñido en sangre dejando su ano completamente destrozado y abierto sangrando.

Atilox sin perder tiempo paso con Craxus, al que también le abrió sus nalgas para restregar su pene entre ellas, Craxus al sentir ese masivo pene entre sus nalgas suplico.

-“No, NO, POR FAVOR, NO LO HA…” Suplico Craxus pero su ruego fue interrumpido.

Atilox lo penetro como a Eliopix de una sola vez hundiendo su enorme falo en su interior desgarrando su ano también, sus huevos que también eran enormes se balanceaban hacia adelante y atrás entre las piernas de Craxus y Atilox, golpeando la herida en donde alguna vez estuvo el escroto de Craxus causándole más dolor, el desgarro anal fue enorme.

La sangre fluía entre sus nalgas para resbalar por sus piernas, Atilox continuo con su salvaje acometida sin prestar atención a los ruegos y gritos de dolor de Craxus que luego de algunos minutos sintió como sus entrañas eran llenadas de espeso y cálido semen que el enorme pene de Atilox comenzó a disparar con el dando un alarido de placer.

Cuando Atilox termino de venirse, extrajo su pene todo manchado de sangre y semen para decirle a su esclavo con su miembro aun duro oscilando entre sus piernas cuando se puso de pie que aun goteaba semen.          

-“Estos dos eunucos serán mis putas de cabecera encárgate de entrenarlas adecuadamente”. Dijo Atilox.

Luego se puso su capa roja y se marcho, dejando a Craxus y Eliopix convertido en eunucos para el resto de sus días, en el suelo llorando, con Craxus sintiendo el semen y sangre correr por sus piernas con una tremenda erección y sin poderse correr nunca más deseando nunca haber sido un par de “Rebeldes Capturados”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

REALIDAD CRUEL

Desnudados y bañados, una vez secos fueron llevados a un mercado en donde a todas luces cada uno de ellos fue subastado cuatro de ellos fueron comprados por una joven mujer negra con una piel de un color parecido al tono del ébano, dos más fueron vendidos a un hombre y dos más Adrian y Teo, fueron vendidos a una mujer que hablo algo con el subastador, los dos fueron bajados de la tarima una vez pagados y llevados a un rincón los otros seis vieron como ambos fueron despojados de sus penes de un rápido golpe de un machete......


REALIDAD CRUEL
Desnudados y bañados, una vez secos fueron llevados a un mercado en donde a todas luces cada uno de ellos fue subastado cuatro de ellos fueron comprados por una joven mujer negra con una piel de un color parecido al tono del ébano, dos más fueron vendidos a un hombre y dos más Adrian y Teo, fueron vendidos a una mujer que hablo algo con el subastador, los dos fueron bajados de la tarima una vez pagados y llevados a un rincón los otros seis vieron como ambos fueron despojados de sus penes de un rápido golpe de un machete.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Aquel vuelo privado salió de Canarias hacía Sudáfrica, donde tendría una pequeña escala para luego continuar hacia Japón llevando a 14 adolescentes todos ellos modelos de trajes de baño y ropa interior para una semana de la moda  juvenil en Tokio, aquellos bellos chicos en su mayoría oscilaban entre las edades de 15 a 17 años algunos de ellos mejor dotados que algunos adultos pues eran precisamente modelos de ropa interior o bañadores por lo que tener un buen paquete era casi un requisito, todo ellos con cuerpos delgados bien trabajados con músculos marcaditos vientres planos si grasa alguna en sus cuerpos.

El avión era un jet de última generación muy cómodo y veloz, adentro los adolescentes iban acompañados por los pilotos y una joven sobre cargo, la cual Rayan trato de llamar la atención desde que despegaron de Canarias sin mucho resultado, volaban a 15000 pies y era de noche algunos de ellos dormían cuando un sobre salto del avión los hizo despertar para encontrarse con que el ala derecha  estaba ardiendo en llamas un misil tierra aire impacto la aeronave, los pilotos comenzaron a pedir auxilio mientras la aeronave comenzó a perder altura con rapidez.

La aeronave entro en perdida rápidamente, los pilotos lucharon por controlar el avión, las alas comenzaron a desintegrarse, de algún modo el avión lentamente comenzó a enderezarse pero era tarde los motores ardían  y no daban la potencia necesario, el avión comenzó a rozar las copas de los árboles, cortando con las alas gruesas ramas como si fueran unos palillos el ala derecha que era la más dañada fue la primera en desprenderse, seguida del ala izquierda y con un fuerte ruido la cola del avión se desprendió llevándose con ella a la sobre cargo, el resto del aparato termino su carrera chocando contra un enorme árbol.

Para luego caer al suelo, el impacto fue brutal y tres de los chicos no lo lograron murieron por aquel impacto al ser sus bellos cuerpo perforados por fierros retorcidos y ramas, los pilotos murieron al impactar de primero con el enorme árbol, como los sobrevivientes descubrieron al amanecer, den total quedaban solo 11 de ellos Rayan era el mayor de todos ellos y había salido prácticamente ileso del accidente, el organizo a los chicos para que salieran del destruido avión, para encontrarse en medio de una espesa selva africana, rodeado de vegetación y sonidos raros e incluso aterradores.

Rayan y los otros chicos pronto comenzaron a escuchar gente viniendo hacia ellos corriendo pronto vieron a hombres con uniforme militar rodearlos, hablaban un lenguaje que ninguno de ellos entendía pero para todo fue evidente rápidamente no venían a ayudarlos, pronto cada uno comenzó a ser sometido, Tony que era el menos entro en pánico y comenzó a correr Roger un año mayor lo siguió lo que animo a Saúl los tres comenzaron a correr y de pronto un ráfaga de una de las armas del que parecía ser el líder de los militares se escucho.   

Tony, Roger y Saúl cayeron abatidos al suelo impactados en la espalda por varias balas, Tony y Saúl murieron en el acto, Roger agonizaba en el suelo, el hombre que les disparo se le acerco y lo remoto con un disparo en la cabeza que acabo con su joven vida de los once apenas quedaron ocho, que rápidamente fueron sometidos, amarrados y llevados por un sendero durante dos días hasta llegar a lo que parecía ser un poblado, ahí cada uno fue llevado a un pequeña celda construida de concreto y con barrotes de acero.

Ahí fueron dejados por varios antes de ser sacados para ser desnudados y bañados, una vez secos fueron llevados a un mercado en donde a todas luces cada uno de ellos fue subastado cuatro de ellos fueron comprados por una joven mujer negra con una piel de un color parecido al tono del ébano, dos más fueron vendidos a un hombre y dos más Adrian y Teo, fueron vendidos a una mujer que hablo algo con el subastador, los dos fueron bajados de la tarima una vez pagados y llevados a un rincón los otros seis vieron como ambos fueron despojados de sus penes de un rápido golpe de un machete.

-“AAAAAAAAAAAAAAhHHHH”. El grito de Adrian y Teo les helo la sangre a los demás.    

Rayan pelirrojo junto a tres mas de sus compañeros fueron dirigidos hasta una elegante casa a las afueras de aquel poblado que estaba rodeada de altos muros, alambre de pies en la parte alta y una malla electrificada hacían imposible el acceso o salida por los muros, los cuatro fueron llevados a un gran salón donde una mujer muy alta, musculosa y de piel negra de cabello corto también oscuro estaba acostado sobre un camastro acojinado completamente sin ropa apenas un pañuelo cubría su entrepierna

Tres de ellos Leonard (Leo), Will y Rayan fueron amarrados con los brazos en alto pegados a una pared a un costado de la enorme mujer que debía medir al menos 1.98 metros de estatura con pechos tan grandes como su cabeza con pezones oscuros, los tres quedaron con las piernas juntas con sus genitales expuestos, el único que no fue atado y amordazado fue Alvin quien quedo de pie a un costado, Alvin rubio de ojos azules como piel muy blanca tenía un pene blanco circuncidado con un glande de color morado y huevos muy bajos.  

Toda el área genital de Alvin estaba sin vello como la de los otros, incluso sus axilas estaban sin vello, la enorme mujer miro al Alvin de arriba a abajo casi comiéndoselo con la mirada antes de hablar en un idioma que Alvin y los demás entendieron.

-“¿Cuál es tu nombre muchacho?” Dijo la mujer a Alvin.
-“¡Al… Alvin!” Respondió algo nervioso el adolescente.
-“Acércate”. Dijo la mujer a Alvin.

Visible nervioso y con miedo Alvin se acerco a la mujer quien se incorporo para quedar sentada, cuando Alvin quedo a la distancia correcta, ella alargo su mano para tomar su colgantes como oscilantes huevos lampiños.

-“¡Bonitos huevos los que tienes!” Dijo la mujer mientras jugaba con los huevos de Alvin.

Que no dijo nada pero su pene comenzó a reaccionar hasta alcanzar su grosor como longitud máxima unos 18 cm nada mal para un adolescente de 16 años, que pronto comenzó a emanar liquido pre seminal de la punta, la mujer dijo ya con su mano sobre el erecto pene de Alvin masturbándolo.

-“Te voy a dejar tener sexo conmigo y más vale que lo disfrutes ya que será tu ultimo placer como hombre”. Dijo la enorme mujer al tiempo que atrajo a Alvin hacia ella.

Lo primero que hizo ella, fue tomar su pene para llevárselo a su boca, el cual se trago sin problema alguno acomodándolo en su cavidad oral sin problema alguna, Alvin dejo escapar una gemido instantáneo de placer “AAAAAAHHHH”, para luego comenzar a disfrutar de la mamada que aquella mujer le estaba dando de manera experta llevándolo a alturas del placer a los que el adolescente nunca hubiese pensado que fuesen posible llegar, luego de unos minutos en los que Alvin olvido todo su entorno incluso que estaba siendo observado por sus compañeros y otros hombres ahí en la habitación.

La mente de Alvin se concentro en el placer que estaba recibiendo, de pronto ella dejo de darle aquella suprema mamada para hacer que se posara sobre ella, el pene duro como nunca antes de Alvin quedo en la entrada de sus depilados labios vaginales de color negro, Alvin apenas empujo un poco para penetrar a la mujer, su pene resbalo dentro de ella sin problema alguna, mientas su rostro quedo entre sus enorme tetas, que pronto Alvin comenzó a lamber y chupar sus pezones mientras movían su pelvis a un buen ritmo.

Aunque el adolescente se esforzó dando lo mejor de sí, sintiendo un gran placer con su pene entrando y saliendo de la mojada vagina de la mujer, ella apenas sentía un leve cosquilleo, aquello duro uno 10 o 12 minutos antes de que las nalgas de Alvin se apretaran, lo que fue bastante visible, su cuerpo ya empapado en sudor también se tenso marcando aun sus músculos en su cuerpo y dando un pequeño grito anuncio.

-“ME VENGOOOOO, ¡DIOS!”

Varios potentes disparos de su espeso semen salieron disparados de su palpitante miembro que estaba por completo en el interior de ella, Alvin gimió de placer en el que fue hasta ese momento el mayor y más prolongado orgasmo de su vida.

Luego de unos segundos Alvin quedo jadeando, con su pene goteando semen aun dentro de ella disfrutando de cómo su gran orgasmo se disolvía lentamente, cuando sintió que lo tomaron de los brazos por dos pares de manos, prácticamente fue arrancado de encima de ella, incluso su pene emergió de su vagina chorreando semen aun, Alvin estaban tan agotado que ni siquiera opuso resistencia, uno de los hombre usando una pequeña cuerda ligo su escroto y pene en la base.

Luego saco uno largo cuchillo de su funda en su cinturón y antes de que Alvin supiera lo que estaba pasando sus ojos se abrieron grandes para quedar en blanco luego dio un pequeño grito y se desmayo quedando con sus manos cubriendo su entrepierna sangrante.

-“AAAAAAAGGGGG”, Grito Alvin antes de desmayarse.

Los otros adolescentes quedaron horrorizados al ver como Alvin fue despojado de su pene y huevos tan rápido, cada uno de ellos vio como la herida de Alvin fue cauterizada a fuego para luego dejar el cuerpo desnudo del adolescente a un lado del camastro.

Uno de los hombres abrió el escroto que apenas unos segundos antes colgaba en la entrepierna de Alvin, extrajo uno de los testículos en su interior y se lo dio a la mujer, que lo tomo, olfateo y luego le dio un mordisco, para devorarlo todo de solo dos bocados, luego exclamo.

-“¡Delicioso!” dijo la mujer.

El hombre tomo el testículo restante como el pene y los coloco en un recipiente hondo de plástico que tapo, luego la mujer señalo a Rayan, que fue desatado y traído peleando ante la mujer, él luchaba con todas sus fuerzas gritando “NO… NO… NO”.  

Rayan a diferencia de sus compañeros tenía un minúsculo mechón de vello púbico pelirrojo sobre su pene, que hacia lucir aun más atractiva su zona púbica, la mujer harta de los forcejeos inútiles del adolescente grito.

-“¡SI NO QUIERE PLACER, ENTONCES CORTENLO YA!” Grito ella.

El hombre que anulo a Alvin, se acerco al aterrado Rayan para tratar de ligar su escroto, aterrado Rayan se calmo y suplico.

-“¡Por favor, por favor quiero placer, placer por favor!” Suplico Rayan.
-“Bueno déjenlo a ver qué puede hacer”. Dijo la mujer.

Los hombres lo soltaron y Rayan se tranquilizo un poco aunque aun estaba asustado, la mujer le indico que se acercara a ella, lo que el adolescente hizo, cuando estuvo a la distancia adecuada ella tomo su pene sin circuncidar para comenzar a masturbarlo, apenas le tomo dos segundos al pene del  Rayan alcanzar su dureza, grosor y longitud total, que era de 22 cm con venas prominentes y un glande en forma de casco de color muy suculento, la mano de la mujer corrió su prepucio y luego se movió para llevarse el duro pene de Rayan a su boca, Rayan tiro su cabeza hacia atrás y gimió de placer.

Ni siquiera una chica en las vegas que le dio una mamada dos años atrás y que era la mejor mamada hasta entonces de Rayan le había hecho sentir lo que en ese momento el adolescente estaba sintiendo, Rayan no dejaba de jadear y gemir, aquello duro varios minutos pero fueron los mejores de toda la vida de Rayan, que luego fue obligado a penetrar a la mujer colocándose sobre ella en la posición del misionero, al principio lambio y succiono sus pezones pero luego sabiendo que era su ultima eyaculación de su vida Rayan disidió disfrutar para sí mismo.

Rayan coloco sus brazos por arriba de las enormes tetas de la mujer para luego pasar sus brazos por debajo de sus axilas y sujetar sus hombros, coloco su boca en su cuello y comenzó con un mete, saca lento, pero que poco a poco comenzó a incrementarse, Rayan gemía y la mujer dio algunos gemidos de placer aislados, a los 20 minutos ya la pelvis de Rayan se movía a gran velocidad, no paso mucho gasta que sus cuerpo y nalgas se tensaran, el pene de Rayan comenzó a contraerse y se vino dando un alarido de placer.

-“AAAAAAAAAAAAAHHH”. Gimió Rayan.

Aun se estaba viendo cuando Rayan fue separado de la mujer, de inmediato sus ojos se abrieron sabedor de lo que estaba por venir, Rayan de nuevo comenzó a luchar y gritar.

-”NO… NO POR FAVOR, NO, SUELTENME”, Gritaba y forcejeaba Rayan.

Pero sus gritos y forcejeos no pudieron evitar que el castrador ligara su pene y huevos para luego cortarlos de con dos rápidos cortes de su afilado cuchillo, que lo convirtieron en un eunuco nulo de manera inmediata.

-“NOOOOOOO” grito Rayan con los ojos en blanco, antes de caer al suelo sin sentido.

Rayan ni siquiera se inmuto cuando sus heridas fueron cauterizadas, los otros dos adolescentes sufrieron el mismo destino de Alvin y Rayan, siendo anulados luego de venirse por última vez en el interior de aquella mujer de alma y piel negra como la noche.

Esa misma noche los cuatro nuevo eunucos nulos sintiendo mucho dolor no solo físico sino también emocional fueron obligados a servirle la cena como desde ese día tendrían que hacerlo a su Ama, que no era nada más ni nada menos que los que fueron alguna vez sus genitales.

En bandejas cada uno de los adolescentes llevo su pene y huevos amputados cocinados en varios platillos a la mujer de negro, además fueron obligados a ver como ella se los comió, disfrutando de los que fueron sus genitales para ese momento perdidos para siempre.

La desaparición del vuelo con los jóvenes modelos, sigue siendo un misterio hasta el día de hoy nadie sabe en donde cayó o si hubo sobrevivientes han pasado la seis años y todos los que aun están con vida Rayan en entre ellos se han visto obligados a ser los esclavos asexuados de aquella mujer y sus hombre viviendo una “Realidad Cruel”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RÁPIDO SIN PIEDAD

Riverix de 22 años era un joven soldado de las fuerzas de Cavinda, un reino que colindaba con las tierras salvajes donde vivían las tribus nómadas la mayoría muy violentas siempre deseosas de conquistas militares, su padre una vez capitán del reino inculco en Riverix su amor por proteger al rey y nación de los bárbaros fue por eso que al cumplir 18 años se unió al ejercito con una recomendación real, que le hizo formar parte de la guardia personal del rey casi de inmediato, pelirrojo y bien dotado era lo bastante atractivo a las mujeres......


RÁPIDO SIN PIEDAD
Riverix de 22 años era un joven soldado de las fuerzas de Cavinda, un reino que colindaba con las tierras salvajes donde vivían las tribus nómadas la mayoría muy violentas siempre deseosas de conquistas militares, su padre una vez capitán del reino inculco en Riverix su amor por proteger al rey y nación de los bárbaros fue por eso que al cumplir 18 años se unió al ejercito con una recomendación real, que le hizo formar parte de la guardia personal del rey casi de inmediato, pelirrojo y bien dotado era lo bastante atractivo a las mujeres.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Riverix de 22 años era un joven soldado de las fuerzas de Cavinda, un reino que colindaba con las tierras salvajes donde vivían las tribus nómadas la mayoría muy violentas siempre deseosas de conquistas militares, su padre una vez capitán del reino inculco en Riverix su amor por proteger al rey y nación de los bárbaros fue por eso que al cumplir 18 años se unió al ejercito con una recomendación real, que le hizo formar parte de la guardia personal del rey casi de inmediato, pelirrojo y bien dotado era lo bastante atractivo a las mujeres lo que por supuesto le agradaba.

Riverix era coqueto, audaz y nada tímido con las chicas, perdió su virginidad a los 15 años en su mundo las cosas pasaban rápido o no pasaban el promedio de vida de un soldado aun siendo de la guardia real era solo hasta los 45 años eso si se tenía suerte de llegar a esa edad, le gustaba el sexo y era un cliente frecuente en el burdel frecuentado por los guardias reales pero de entre todas las mujeres sentía predilección por una en particular que le hacía enloquecer como ninguna otra.

Ella era alta, con un cuerpo de princesa, una carita ángel, unas caderas bien curvilíneas, un par de nalgas paraditas, donde dichoso era el hombre que se perdiera entre ellas; en síntesis una de las mejores mujeres que jamás haya visto un mortal, y no exagero en absoluto al decirlo. Durante algunos meses Riverix había estado tras ellas sin mucho resultado, las coas estaban en relativa calma y su capitán argumentaba que aquello era la calma antes de la tormenta, por lo que alentaba a sus hombres a vivir al máximo pues podrían ser los últimos.     

Cuando caminaba por las calles por donde estaba Riverix la miraba con desesperación, no solo él sino sus compañeros también que la miraban con unas expresiones pervertidas esperando a que ella pasara por su lado para mirarle el trasero y emocionarse la excitante visión de su ajustada prenda sobre sus joven cuerpo todos la deseaban sin disimulo alguno. 

Pero al parecer ella no se interesaba por nada, ni nadie en particular, pero Riverix planeaba llevársela a la cama de alguna manera, una tarde ya casi noche Riverix regresaba a casa luego de un aburrido día, cuando se topo con ella, no había nadie más en esa calle, ya casi completamente en penumbra, para su sorpresa ella se le acerco y le planto en beso en los labios, que Riverix incrédulo que aquello estuviera pasando correspondió. Cuando sus labios se separaron ella le dijo.

-“¡He visto como me miras y creo que te deseo!, ¿te invito a mi casa si aceptas?” dijo ella.
 - ¿Enserio?

-¡Si en serio vamos no está lejos mi casa!
-“Vamos”. Atino a contestar Riverix.    

Al subir por las escaleras que daban a la casa de ella, el pene de Riverix estaba muy duro, ella estaba dos escalones por arriba de él por lo que podía apreciar su trasero casi pegado a su rostro lo que hizo que Riverix se excitara aun más. Quería arrancarle la ropa de una vez y poseerla sobre aquellas escaleras aunque estaba consciente que no podía ser, estaba alucinando y delirando por ella.      

- “Qué bonito, se nota que eres independiente y no vives con familia” Manifestó muy afable Riverix al entrar en su casa.    

Dicho eso, ella se le acercó deliciosamente y lo agarró con sus largas uñas el rostro para de nuevo
besarlo aunque esta vez lentamente, un beso realmente apasionado, un beso enorme con su labios rojos que lo excitaron hasta el infinito, que hizo que los instintos de macho afloraran en Riverix, quien raudo la tomo por la cintura y la atrajo hacia su cuerpo, lo primero que hizo fue agarrar su gran y deseado par de nalgas.          

A Riverix le pareció que tocaba el cielo tomando con sus manos sus dos nalgas ella riéndose como una niña me dijo: “me encanta que me las tomes asó”. Riverix se las acaricio todo lo que quiso y luego intento quitarle el vestido cuando ella lo detuvo,  pensó que era todo pero ella solo dijo.

-“Espero me lo saco yo, no te tomes esa modestia”. Dijo ella.         

Ella quedo ahí más bella que nunca, con un sostén y un calzoncito turquesa transparente ambos cayeron en la cama Riverix quedo sobre ella, le arranco literalmente la delgada tela que le cubría su pecho para comenzar a besar sus tetas por varios minutos, para después bajar a su ombligo, baje un poco más y ahí estaba la única prenda que cubría aquel magnifico cuerpo femenino.        

La cual Riverix quito delicadamente luego le abrió sus piernas y lambio su vagina vehementemente; era deliciosa, suavecita, riquísima, para Riverix que hundió su lengua hasta el cansancio en su vagina, recorriendo cada rincón de su sexo, paral luego darle la vuelta para admirar su grandioso par de nalgas sin perder tiempo sumergió su rostro entero entre sus nalgas para pasar su lengua varias veces sobre su ano, dándole un beso negro, que la hizo gemir de placer        .

Aquello para Riverix fue riquísimo chupar hasta el último resquicio de sus nalgas luego de eso ella lo desnudo sus ojos se encendieron al ver el pene en erección de Riverix. Ella no lo dudo lo tomo para llevárselo  a la boca para chupar, y chupar, pasando su lengua como sus labios desde sus huevos hasta la punta de su glande circuncidado. Riverix tuve que resistir lo más que pudo paran no venirse.

Pasados varios minutos Riverix le dijo que había llegado la hora de hacer lo que durante tanto había deseado y ella feliz. Dejó de chupar su pene para darse la vuelta, poniéndose en cuatro patas Riverix se coloco detrás de ella, coloco la punta ya goteando liquido pre seminal de la punta en la entrada de su vagina y de un solo solido empujón la penetro, por fin, por primera vez.  

-“Uhmm. Ah, ah, ah, ¡se gentil por favor!” Pidió ella jadeando.      


Riverix la tomo con fuerza de sus tetas desde atrás, las estrujo mientras la penetraba, comenzó un mete saca muy duro, con su vida en aquellas nalgas deseadas por todos y tomado por nadie, la penetraba ansioso sin compasión ella gritaba y gritaba misericordia como si fuera su primera vez pero hizo oídos sordos a sus lamentos y le seguí dando cerca de diez minutos con furia enardecida.

Riverix  la penetraba como un potro salvaje de pronto Riverix deja de penetrarla para colocarse boca arriba sobre la cama y le dice que se siente sobre su miembro tomo mojado de sus juego, así lo hace, se sentó sobre su pene pero ubicando su glande sobre su ano y comenzó a mover su culo como meneándolo y después como dando saltitos.   

Riverix la agarro de sus dos nalgas y así le seguí dando hasta el cansancio, hasta el momento en que estuvo a punto de venirse. Rápidamente cuando Riverix estaba a punto de la eyaculación se levanto la agarro de su larga cabellera para hacer que se metiera en su boca su pene sin darle tiempo a nada que ella se trago, dos segundos después con Riverix dando un alarido de placer sin importarle que alguien lo escuchara por fin se vino. 

Fue chorro tras chorro de su leche que parecía que no iba a detenerse, que ella recibió en su boca, bebiéndose todo lo que pudo, lo que no bebió cayó sobre sus pechos y barbilla, ambos quedaron agotados pero felices.        

Quedaron desnudos, se durmieron apretaditos, con Riverix agarrándole las nalgas y ella recostada contra la pared, besándose, hasta que el sueño los venció, aquellos encuentros continuaron por varios meses cada vez eran más intensos pero el capitán de Riverix tenía razón sobre que “aquello era la calma antes de la tormenta”.

La horda de salvajes que estaba por atacarlos actuaron inteligentemente fuera de sus modos operandi habituales, no atacaron aldeas o poblados sino que los evitaron para dirigirse a la capital, apenas fueron divisados cuando comenzaron a rodear las murallas de la capital, cuando la alarma sonó llamando a todos los hombres a sus puestos Riverix estaba teniendo sexo con ella, tuvo que venirse apresuradamente, vestirse a toda prisa y despedirse de ella dándole un beso, no sabía que esa era la última vez que la vería en mucho tiempo.

El asalto a las murallas comenzó antes de que Riverix pudiese llegar a las escaleras para subir en ellas, los atacantes superaban 20 a 1 a los defensores, para cuando Riverix llego a la muralla ya  sus compañeros se estaban batiendo con los defensores en las escaleras en retirada habían sido superados y una brecha en las defensas primarias de la ciudad se abrió pronto hubo una segunda y una tercera, Riverix pronto se vio peleando no por salvar a la ciudad sino su vida, viendo que todo estaba perdido, corrió para tratar de salvar a su amada, a quien ya amaba con locura.

Riverix se abrió camino a sangre y fuego por las calles de la capital pero al llegar a donde había sido su nido de amor durante los meses previos este estaba en llamas por completo, tuvo poco tiempo para pensar en ellos pero de algo si estaba seguro ella no fue consumida por las llamas, sin que lo supiera su amada logro llegar a la seguridad de la ciudadela, Riverix junto con otros soldados se atrincheraron en sus cuarteles y trataron de resistir pero fue inútil al final Riverix cayo inconsciente luego de un fuerte golpe en la cabeza.

Para cuando Riverix recupero el sentido todo había terminado la ciudad que ardía ahora solo humeaba, la capital cayo, la horda celebraba a lo grande, estaba en una celda amarrado con otros de sus compañeros, quienes eran sacados cada tanto, al cabo de dos horas fue su turno, tenia los brazos amarrados al espalda muy bien por lo que pese a la tremenda lucha que hizo no logro liberar sus brazos, esa tanda fueron desnudados por completo, una mujer ya entrada en años sin dientes y con el cabello totalmente cano tomaba sus miembros para chuparlos.

Aquello le produjo repugnancia a Riverix pero también le produjo una tremenda erección, casi de inmediato fue tomado y llevado a una pequeña tarima en cuyo centro dos postes con una cuchi en lo alto estaba colocada bajo entre los postes un agujero se distinguía, Riverix fue obligado a ponerse de rodillas frente a esa cosa, su pene como huevos fueron introducidos en el agujero debajo de la afilada cuchilla que pendía arriba, de pronto su mirada se fijo en una de las muchas salvajes que estaban congregadas en el lugar, estaba devorando algo aterro a Riverix era un pene humano cercenado.

En ese momento Riverix comprendió para lo que servía ese aparato y se le helo la sangre trato de retirar su pene y huevos del agujero pero ya era tarde, el miedo y la perspectiva de ser convertido en un eunuco para el resto de sus días, hizo que su pene comenzara a palpitar y de pronto escucho un rechinar que hizo que su pene comenzara a lanchar una potente carga de su espeso semen como nunca antes, hasta que los ojos de Riverix se abrieron grandes para quedar con la mirada perdida cuando la cuchilla cerceno su pene como huevos de un solo corte.

Riverix apenas noto la afilada hoja caer y convertirlo en eunuco su pene aun disparando su semen salto por los aires junto con sus huevos aun unidos a su pene para luego caer a una bandeja de acero mientras Riverix se quedo como pasmado para luego desmayarse, despertó dando un enorme alarido de dolor cuando la herida en su entrepierna en donde alguna vez se irguió su gran miembro viril fue cauterizado a fuego con un hierro al rojo vivo

Algunos de los que fueron convertido en eunucos no lo lograron muriendo al poco tiempo Riverix logro sobrevivir pese a todo, para ser convertido en un eunuco, usado como cosa pasando los siguientes 20 años como esclavo de la horda hasta que fue por fin derrotada y logro escapar le tomo un año llegar a donde se la antigua capital de Cavinda estuvo ubicada, ahora era murallas en ruinas medio reconstruidas con chochas de granjeros en el interior para su sorpresa un joven con una espada lo intercepto y le pidió su nombre apenas lo hizo el apuesto hombre alto y fornido se puso a llorar, para de inmediato llevarlo en presencia de una mujer.

Los ojos de Riverix se abrieron grandes cuando vio a la mujer curtiendo una piel con el cabello cano casi en su totalidad ya con algunas arrugas pero era sin duda era ella, que de pronto levanto la vista y por unos segundos que parecieron eternos ella y Riverix se miraron para luego ambos correr a su encuentro.

Luego de un beso como si no hubiese un mañana, ella le presento a Riverix al joven apuesto y fornido que según ella era su hijo, Riverix lloro al ver que en la entrepierna de aquel hombre un enorme paquete se marcaba incluso más grande que el que alguna vez Riverix ostento.   

Ella y Riverix se casaron y aunque ya no podían tener sexo antaño aun se disfrutan uno al otro, y todo por aquella horda que castro a Riverix “Rapido sin Piedad”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ROULETTE

El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa......


ROULETTE
El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Eric S





Mi nombre es Peter Graham. Estaba pronto a comenzar mi último año en una prestigiosa universidad en USA en el otoño. Cuando leí sobre los relatos de eunucos, sabía que sólo tenía que contar mi historia.

El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa.

Bueno, mis primeros tres años en la universidad, estudié sin cesar, tomando clases de ruso, política y economía. Finalmente, tuve algunas habilidades reales que podía comercializar ahí. El otoño pasado estaba buscando trabajo en una oficina de colocación cuando me encontré un anuncio para un programa de pasantías con del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. Alrededor de seis meses después de enviar mi solicitud, me sorprendí al recibir una carta en el correo invitándome a Moscú para el verano. Todos mis gastos eran pagados. ¡Estaría pasando mi verano con el Servicio Exterior de Rusia! No serían capaces de creer lo emocionado que estaba si se lo dijera.

Mi semestre de primavera aceleró en anticipación de mi extraordinaria experiencia de verano. Antes de que lo supiera, estaba en un avión preparándome para ir a Moscú. Cuando entré en la zona de reclamo de equipaje, me di cuenta de un hombre de pie allí con mi nombre en una tarjeta. ¡Guau, incluso habían enviado un coche para recogerme desde el aeropuerto!

De más está decir que estaba caminando en el aire, pero eso fue solo el comienzo. Cuando entré en el sedán negro marca Mercedes y comencé el viaje al edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores, otro hombre que había estado esperando en el coche comenzó a informarme sobre los eventos planeados para la noche. Para mi sorpresa, me dijeron que estaría asistiendo a una cena con el Ministro y algún dignatario extranjero. Mi cabeza estaba tan lejos en las nubes que apenas podía contenerme.

Por la tarde y al caer la noche, me preparé para la cena oficial. No podía creer que todo eso estuviera sucediendo. Después de la cena, uno de los agregados del Ministro se acercó a mi mesa y me dijo que el propio Ministro quería reunirse conmigo y presentarme al Ministro de Asuntos Exteriores de Tujona, el dignatario visitante de una nación africana recién independiente. Me acompañó a una habitación lateral donde vi la imponente forma del ministro acurrucado en la esquina con el guapo joven príncipe africano. De repente, oí el chasquido de un martillo golpeando una bolsa, luego una risa voluminosa. Solo me tomó unos minutos para darse cuenta de que el Ministro estaba caminando a su contraparte a través del juego tradicional de la ruleta rusa.

Después de que el Ministro volviera a apretar el gatillo con el arma contra su propia cabeza, sonrió ampliamente y pasó la pistola al príncipe. El príncipe tomó el revólver con cierto temor, pero estaba claro que no podía rechazarlo y salvar la cara con un grupo de rusos varoniles y con un estudiante universitario estadounidense mirando. Colocó el cañón de la pistola contra la sien, disparó el gatillo y de nuevo el clic del martillo señaló su supervivencia. Después de haber enfrentado a su demonio por la noche, una nueva ronda de vodka se pasó alrededor y la bebida se reanudó en serio.

Eso fue solo el comienzo de una de las mejores experiencias de aprendizaje de mi vida. Después de esa noche, mi verano se llenó de un acontecimiento extraordinario tras otro.

Me sorprendieron otra vez durante mi última semana en Moscú para ser convocados a la oficina del ministro. Él me felicitó por el buen trabajo que había hecho durante mi estancia allí, y me dijo que había planeado una recompensa por mi servicio. Lo acompañaría a África en un viaje recíproco para visitar la nueva nación de Tujona. A la mañana siguiente, debía estar listo para acompañar al Ministro.

Al día siguiente emprendimos el viaje. Fue un vuelo largo, y luego un recorrido de 6 horas desde el aeropuerto del país vecino donde el Palacio Nacional se encontraba. Cuando llegamos, nos trataron como la realeza - literalmente el tratamiento de la alfombra roja, con pétalos de rosa y todo. El mismo príncipe que había asistido a mi primera cena formal en Moscú fue nuestro anfitrión como el rey estaba en una expedición de caza en las selvas de la pequeña nación tribal.

La cena fue fabulosa, y después hubo mucho entretenimiento. Toda la noche fue vertiginosa. Después, descubrí que nuestras bebidas habían sido condimentadas con una droga poderosa que liberaba nuestras inhibiciones. Fue después de la medianoche cuando el ministro se desmayó en la mesa por la combinación del vodka que trajimos con nosotros y de los ricos narcóticos corriendo por nuestras venas. Poco después de ser llevado a su cama, el príncipe se levantó y brindó a la delegación rusa. Su brindis fue bien recibido por el resto de los rusos, pero después de un momento de pitidos y aplausos, el príncipe volvió a hablar. Esta vez, lamentó el hecho de que el Ministro estuviera en la noche. Estaba decepcionado de que el ministro no pudiera reunirse con él en un juego de la ruleta Tujana que había preparado para la noche.

El segundo del Ministro miró rápidamente por la habitación. Estaba muy nervioso por este viaje porque el nuevo plan de desarrollo ruso dependía de los recursos naturales de Tujona. Por supuesto, él mismo no quería arriesgarse a cualquier "juego" que el príncipe tenía en la manga. Después de todo, las incógnitas pueden ser muy peligrosas. Sin embargo, el príncipe tendría su juego, o las negociaciones de mañana serían más tensas. El me miró entre ojos y me nombró para ocupar el lugar del Ministro. Sería mi último servicio al gobierno ruso.

Yo estaba borracho he ido... Sin pensar en nada, me paré con mi copa, brindé al príncipe y accedí a aceptar el desafío. El príncipe se acercó a mí y me besó en la mejilla. Tomándome de la mano, me sacó de la habitación por una entrada trasera. Entramos en una habitación que me perseguirá hasta el final de mis días. No solo por los eventos que pronto iban a pasar allí, sino también por la belleza de corte del lugar. La habitación estaba pintada de colores con ricos tapices que colgaban de cada pared. El suelo estaba cubierto de gruesas capas de almohadas de felpa cubiertas de seda, y sobre esas almohadas estaban las seis mujeres más hermosas que había visto.

Cada una estaba desnuda y pintada de la manera tradicional de la gente de esa pequeña nación selvática. Ninguna de ellas tenía menos de 1.80 metros de alto. Mis ojos se deslizaron a través de la habitación, mirando a las seis con intensidad. El príncipe se inclinó hacia mí y dijo en perfecto inglés: "Seis recamaras, seis mujeres, seis bocas".

Cada una de estas hermosas obras de arte está entrenada en las maneras de complacer a un hombre con su boca. Cada una fue tomada de su aldea y dado un mes de entrenamiento completo. Cualquier  de ellas le daría la mejor mamada de tu vida. Tú y yo nos desnudaremos y cada uno escogerá una para complacernos".

Realmente estaba empezando a gustarme la idea de esta versión de la ruleta rusa. ¿Cómo podría perder. Seis mujeres perfectas con bocas perfectas?. Iba a conseguir mi primera mamada. ¡Qué manera de terminar mi verano perfecto! Fue en ese momento que el príncipe chasqueo los dedos y dos hombres entraron a través de las puertas de la habitación. Cada uno sostenía una lanza perversamente afilada. En ese momento no podía entender porque podía necesitar fuerza para que aceptara mi desafío, pero el príncipe se inclinó hacia mí y susurró: -Una de ellas, es caníbal, una boca hambrienta.

En ese punto, el príncipe permitió que su túnica cayera al suelo. Estaba completamente erecto, y caminó hacia el centro de la habitación con su pene balanceándose en el aire caliente y húmedo de la noche. Caminó lentamente en el círculo, examinando a cada una de las chicas. Después de haber hecho tres círculos alrededor de las mujeres, se agachó y agarró a una por el cabello. Él atrajo su boca abierta a su pene y lo deslizó lentamente en su humedad.

Con un sorbo rápido, se tragó su glande como el resto de su pene y comenzó a trabajar su dureza con los músculos de su garganta flexible. Podía ver sus ojos clavados en los suyos mientras deslizaba sus labios por su eje con el ritmo de sus caderas. Estaba teniendo sexo con su rostro con abandono, su cuerpo convulsionando con un pulso loco. Finalmente, su cuerpo tuvo espasmos cuando el semen se deposito en su boca. Fue entonces cuando soltó un grito agudo antes de caer al suelo agarrando su entrepierna. Después de rodar de un lado a otro durante un minuto, sus ojos se abrieron y su boca se dividió en una sonrisa. Se puso de pie, mostrándome su pene todavía semi-duro. Se volvió para limpiar lo último de su semen en los labios de la muchacha, ella se levantó y salió de la habitación.

Cinco barriles, cinco bocas, una bala caníbal. Dijo mientras me indicaba que me desnudara. Temiendo la punta de la lanza a no más de una de cinco posibilidades de un bocado, me despojé rápidamente. Me sorprendí al descubrir que mi bóxer parecía una carpa con una tremenda erección por debajo, con furioso furor los deslice sobre mis muslos. Antes de que supiera lo que estaba haciendo, estaba caminando en el mismo círculo que el príncipe, pero esta vez sólo alrededor de las cinco bellezas restantes. Mientras pasaba frente a cada una, ella sonreía y se lamía sus dientes. Después de tres círculos, mi pene ya goteaba estaba esforzándose, pero todavía no podía decidirme. El príncipe se aclaró la garganta y dijo: -La aurora viene pronto. Con eso los dos guardias bajaron sus puntas de lanza hacia mí. Conseguí el punto y asentí con la cabeza a la chica que yacía frente a mí.

Se deslizó lánguidamente hasta sus rodillas y tiró de mí hacia ella con las manos en mi culo. Al principio, se frotó la cara en mi espesa capa de vello púbico. Podía oírla inhalar mi olor profundamente mientras ella empezaba a tirar suavemente de mi arbusto con sus dientes. En ese momento, mi pene estaba apuntando hacia arriba. Luego plantó una serie de besos suaves en mis apretados huevos, luego las succionó con su boca una por una. Mientras ella chupaba cada testículo, mi escroto se suavizó y relajó en su boca caliente. El movimiento de succión hizo bajar a cada uno tan profundamente en mi saco como era posible.

Después que complació a mis huevos al máximo, ella deslizó su boca sobre la base de mi pene y lentamente trabajó su lengua por el eje. Mi prepucio cubría casi todo mi glande, y una vez que alcanzó la punta, rodó su lengua debajo de él sacando la esencia misma de mi pene, sudor y pre-semen. Ella abrió la boca completamente y permitió que mi masculinidad se deslizara dentro. Mierda, pensé, ¡esto se siente tan jodidamente bien! ¡Mi primera mamada!

Cuando mi cabeza pasó los músculos de su garganta podía sentir la tensión en mis huevos se empezó a construir. Evidentemente, ella también. Ella lo sacó de su garganta y comenzó a trabajar mi glande con su lengua. Obviamente quería que llenara su boca con mi semen. Sentí que sus labios se bloqueaban contra mi eje justo detrás de la corona de mi glande. No quería perder una gota.

Cuando empecé a sentir las olas del placer emanar de mi pene, mis rodillas se debilitaron y agarré su cabeza con mis manos. Sentí una gruesa cuerda de mi semen explotar del agujero en mi glande, y mi cabeza se volvió hacia atrás mientras me deleitaba en mi placer. Jorobado después de un chorro de flujo de mí en su boca devoradora, y yo era ajeno a cualquier cosa, pero mi semen virgen. Fue entonces cuando sentí fuertes manos agarrando mis brazos, tirándome hacia las suaves almohadas. Yo estaba todavía viniéndome y el placer impidió cualquier lucha.

Mi cuerpo sudaba profusamente por el calor africano, y mi piel se pegaba a las ricas almohadas de seda. Me di cuenta de que los dos guardias habían dejado caer sus lanzas y me estaban sujetando. Los labios de la mujer seguían fijos en mi glande. El príncipe se acercó a nosotros y dijo, "Juedialu, has ganado tu comida. Mientras salía de la habitación, volví a mirarla a los ojos y vi un hambre que nunca había visto antes.

Mi pene seguía estando duro en su boca, pero se estaba encogiendo rápidamente ante la comprensión de que la bala me había encontrado. Cuando mi cabeza se deslizó dentro de mi prepucio, sus dientes reemplazaron sus labios mientras ella agarró mi prepucio. Al principio suavemente, pero después aplicando más presión, ella comenzó a rechinar sus dientes hacia adelante y hacia atrás sobre la piel sensible de mi pene. El dolor era agudo, pero todavía soportable mientras ella me sonreía con un trozo de piel entre los dientes y la sangre le cubría sus labios. Mientras tragaba mi prepucio, empecé a pensar que me escaparía con una mera circuncisión.

Pero ella volvió a su fiesta, tomando mi glande otra vez en su boca. Sus dientes descansaron justo detrás de mi glande y ella mordió con una presión lenta y constante. Estaba chillando, pero todavía podía sentir su succión de la sangre de los agujeros dentales abiertos que ahora perforaban mi glande desde el eje. Finalmente, ella metió el lío sangriento entre sus molares y sentí el estallido y ella masticó a través de mi pene. "Esta es buena carne, pero es demasiado trabajo. ¿Alguno de ustedes tiene un cuchillo afilado?" ella preguntó. Yo estaba en una neblina, pero poco después de su solicitud, sentí dos dolores agudos entre mis piernas. En ese momento, me desmayé. La última imagen que recuerdo fue a ella salir de la habitación con mi pene y huevos en una pequeña charola de oro.

Cuando desperté, ya estaba en el avión del Servicio Exterior de Rusia volando de Frankfurt a Nueva York. Exploré la zona, esperando que todo hubiera sido un sueño, pero todo lo que me quedaba de mi masculinidad era un pequeño vendaje blanco. Cuando llegué a casa y desempaqueté, encontré una carta de una página del Ministro disculpándose por lo que pasó y un cheque por un millón de dólares. Dándome las gracias a nombre del pueblo ruso por mi sacrificio. Todo lo que puedo decir es que al menos no soy virgen.




Historia Original Aquí.




Autor: Eric S       Traductor: DarkSoul

RESTAURANTE EXCLUSIVO

Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera......


RESTAURANTE EXCLUSIVO.
Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Miguel




Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

Jackie por el contrario era una mujer divorciada de 27 años con cabello moreno y rasgos asiáticos. El divorcio de su ex marido le había reportado una considerable fortuna y gracias a ello su tren de vida era la de una mujer sin complejos respecto al dinero. Jackie era más alta que Dyanna pero al contrario, sus pechos eran más pequeños.

Ambas se encontraron en el gimnasio como de costumbre, y fue entonces cuando Jackie le dijo a Dyanna que la invitaría a comer tras los ejercicios del gimnasio.

-“Espero que vengas con hambre, porque el sitio donde voy a llevarte es ciertamente exclusivo y selecto”. Le dijo Jackie a Dyanna con aire misterioso.

Dyanna le aseguró que así sería con una sonrisa, pero durante toda la hora del gimnasio Dyanna se preguntaba a qué clase de sitio la llevaría Jackie. Una vez terminados los ejercicios del gimnasio, ambas de ducharon y se subieron en la limusina de Jackie que las llevaría al restaurante.

-“He de confesar que estoy ciertamente intrigada”. Reconoció Dyanna una vez dentro del coche.
-“Te garantizo que disfrutarás de la comida”. Le aseguró Jackie con una sonrisa en los labios.

Descubrí el restaurante por una amiga y procuro ir un mínimo de dos veces por semana. Incluso hay veces que me paso el día entero allí combinando comida y cena. Dyanna se sentía más y más intrigada cada vez mientras la limusina de Jackie se adentraba en los barrios más pobres de la ciudad. Tras varios minutos recorriendo oscuras y desconocidas calles para Dyanna, finalmente el coche se detuvo en un callejón sin iluminación y ambas mujeres se bajaron del coche. Jackie despidió a su chófer diciéndole que le llamaría cuando le necesitase, y con aire seguro se dirigió a una destartalada puerta sin ningún rótulo exterior visible. A Dyanna le extrañó que ese fuese un restaurante de alta categoría como los que Jackie solía frecuentar, pero decidió no decir nada.

Jackie tocó un disimulado timbre tres veces, y tras unos minutos de espera la puerta se abrió automáticamente. Jackie y Dyanna entraron en una lujosa sala de espera que nada tenía que ver con el exterior. Carísimos cuadros y esculturas decoraban la estancia mientras ambas mujeres esperaron sentadas en unos lujosos sofás de piel. Tras unos minutos de espera, apareció en la estancia un hombre que se dirigió hacia Jackie de manera afectuosa.

-“Mi querida Jackie”. Dijo el desconocido mientras se dirigía a ella con una amplia sonrisa en la boca. –“Siempre es un placer verte por aquí”. Añadió poco después.
-“¡André!” Le respondió Jackie sonriendo mientras se daban un beso en la mejilla.
-“Te presento a Dyanna, una muy buena amiga que viene conmigo por primera vez va a disfrutar de las delicias del restaurante”. Añadió Jackie.

-“”Ohhh… Qué alegría”. dijo André dirigiéndose a Dyanna.
-“Espero disfrute de la comida. Las amigas de Jackie siempre son bienvenidas”.
-“Mi amiga no sabe el tipo de manjares que aquí se disfrutan”. Dijo Jackie,
-“Así que espero que no le defraudes, André”.
-“Nadie se ha quejado jamás”. Respondió André,
-“Seguro que nuestros menús agradaran a tu amiga. Hoy tenemos un género magnífico”.

Los tres se dirigieron hacia el comedor principal con Dyanna más intrigada que nunca después de las palabras de André. El comedor era inmenso y estaba casi lleno a pesar de ser un día entre semana. A Dyanna le sorprendió que casi la mayoría de clientes, por no decir casi todos, eran mujeres. La mayoría de mediana, pero también grupos de chicas adolescentes e incluso madres con sus hijas de 6 o 7 años. También le sorprendió a Dyanna el olor. Era un olor agradable el que salía de las cocinas, mezcla de carne asada y especias que abrió el apetito de Dyanna.

André las condujo por el amplio comedor hasta la mejor mesa del local, no en vano Jackie era una de las mejores clientas.

-“Enseguida les traigo la carta”. Dijo André.
-“Mientras tanto disfruten de este aperitivos. Están recién tomados”. Añadio.

Un camarero había dejado sobre la mesa una pequeña bandeja con dos pequeñas bolitas del tamaño de nueces y dos copas llenas de un líquido blanco.

-“¿Qué son?” Preguntó Dyanna sorprendida. Nunca había visto nada parecido.
-“Cómetelo y no preguntes”. Respondió Jackie mientras tomaba una bolita con los dedos y se lo introducía en la boca.

-“Saboréalo primero y muerde después”. Añadió.

Dyanna obedeció y se introdujo una bola en la boca. Tenía un cierto sabor ácido pero agradable. Tras un cierto tiempo sacándole todo el jugo, finalmente Dyanna mordió la bola y de ella salió un líquido templado que hizo las delicias de Dyanna.

-“¡Delicioso!” Reconoció Dyanna.
-“Brindemos ahora”. Le dijo Jackie mientras tomaba la copa de líquido blanco con aire de satisfacción.

-“¿Qué es?” Quiso saber Dyanna mientras alzaba su copa con aire divertido.
-“Parece semen”.
-“Lo es cariño”. Le respondió Jackie mientras sonreía a su amiga.
-“¿Cómo?” La cara de Dyanna era de sorpresa total.

-“¿Amiga, qué clase de restaurante crees que es éste?” El rostro de Jackie era diversión absoluta apenas pudiendo evitar reírse.

-“¿Pero… Pero... Semen de qué animal?” Quiso saber Dyanna.
-“De hombre, por supuesto. Yo sólo como lo mejor” Le informó Jackie con total tranquilidad.

Las bolitas que acabas de comer y que tanto has disfrutado son los testículos de un joven recién castrado. Dyanna aún estaba asimilando lo que Jackie acababa de decirle. Era un restaurante donde se comía carne humana sin ningún rubor. Trató de no pensar en eso y ante la insistencia de Jackie bebió el contenido de su copa hasta dejarla vacía. El sabor le resultó exquisito para su sorpresa. El semen le gustó como nunca antes imaginó, y pasó su lengua por los labios para rebañar los restos que allí habían quedado. Jackie por el contrario bebió su copa a pequeños sorbos, saboreando cada gota de aquel delicioso néctar masculino.

-“¿Pero esto es legal?” Ppreguntó Dyanna intrigada -.
-“Por supuesto que sí” Le tranquilizó Jackie.
-“Aquí solo se cocinan genitales masculinos. En todas sus variedades. El restaurante tiene un gran surtido de muchachos listos para ser castrados”.  

-“¿Los mantienen aquí de forma consentida?” Preguntó Dyanna inocentemente.
-“Los hombres cobran grandes cantidades de dinero a cambio de sus genitales”. Le informó Jackie.

Y nunca faltan candidatos, por lo cual el restaurante se permite escoger los mejores sementales. Cada día son castrados más de 100 jóvenes y para el día siguiente ya tienen preparados otros 100. Hay una gran lista de espera, créeme. Y luego están los menores de edad. Los testículos que acabamos de disfrutar serán probablemente de un menor de edad. Yo ya he aprendido a diferenciarlos. Al ser menores de edad necesitan autorización de sus progenitores, pero como en los adultos, nunca faltan los candidatos. Sus genitales suelen ser usados como aperitivos o para menús infantiles.

Mientras Dyanna aun trataba de asimilar todo lo que estaba oyendo y su temperatura interior subía rápidamente. Antes de que pudiera decir nada apareció André con dos enormes cartas que dio a cada una de las chicas.

-“Espero que hayan disfrutado del aperitivo”. Les dijo mientras recogía las copas vacías y la bandeja sin restos de los testículos.

-“Mucho André” Le dijo Jackie.
-“Yo no necesitaré carta, he probado casi todo ya y vengo con las ideas claras”.
-“Perfecto” Respondió André mientras recogía la carta.
-“¿Y que va a ser?

-“Quiero un pene relleno de mucho semen bien hecho a la parrilla con mucha salsa de semen y fresas. El glande jugoso, André, que sangre un poquito”. Dijo Jackie.
-“¿Los huevos cómo los quiere?” Preguntó André -.
-“Los quiero cocidos en su bolsa escrotal y con abundante salsa de semen y especies picantes”.
-“¿Y su amiga?” Preguntó André dirigiéndose a Dyanna.
Dyanna estaba obnubilada leyendo la amplísima carta que había ante ella. Más de 200 platos todos con el ingrediente básico de genitales masculinos. La verdad es que todos tenían un aspecto delicioso y Dyanna no supo por cuál decidirse.

-“¿Permites que te aconseje?” Le ayudó Jackie.
-“Sí, por favor”. Dyanna agradeció la ayuda de su amiga.
-“André” – le dijo Jackie al maitre,
-“A mi amiga tráigale una brocheta de pene bien jugosa y unos testículos rebozados.
-“¿Te parece bien Dyanna?
-“Sí, claro” Dijo la rubia sonrojándose ligeramente.
-“Magnífica elección señoritas” Les dijo André mientras apuntaba el pedido.
-“¿Ahora quieren acompañarme a escoger la carne?”
-“¡Claro!” Respondió Jackie mientras se levantaba.

Los tres bajaron unas escaleras que conducían a una amplia galería con cristaleras a ambos lados. En su interior había decenas de hombres desnudos de todas las razas posibles. La mayoría de ellos estaban magníficamente dotados, con enormes penes venosos e inmensos huevos que colgaban entre sus piernas.

-“Escoge tu semental, cariño”. Le dijo Jackie a Dyanna entre risas.

A cualquier parte que Dyanna mirara había hermosos muchachos. Cuerpos espectaculares bien formados y unos genitales que a Dyanna le parecieron todos exquisitos, más pensando que dentro de un rato estarían en su plato. Tuvo de admitir que eso la excitó mucho, aunque no supo porque macho decidirse.

-“¡Quiero aquél!” La voz que sonó a su espalda era la de Jackie, que ya había elegido su comida.

Era un hermoso joven de unos 20 años, rubio y ojos azules, con un musculado cuerpo y un pene tamaño medio pero muy ancho, y unos grandes huevos que se veían muy apetecibles. André llamó a un camarero que se introdujo en la vidriera y se llevó al joven rubio a la cocina.

Mientras, Dyanna se veía incapaz de decidirse por alguno. Todos se veían tan adorables. A su lado había una madre con su hija de apenas 15 años que también estaban buscando la que sería su comida. La niña se había empeñado en un hermoso hombre negro con un pene de más de 30 centímetros. Un ejemplar espectacular con unos huevos del tamaño de naranjas.

-“¿Estás segura de que podrás con todo eso, hija?” Le decía la madre -.
-“Sí mamá” Le respondía la niña con voz infantil.
-“Además es mi cumpleaños y me lo prometiste”.
-“Esta bien hija”. La madre avisó a un camarero que se llevó al hombre negro a la cocina.

Dyanna enseguida pensó en lo afortunada que era aquella niña, pero volvió a centrarse en su tarea de buscar el que sería su cena. Como había pedido brocheta, decidió que debía tener un miembro considerablemente largo, así que finalmente se decidió por un jovencito más bien delgado, de cabello castaño y unos bonitos ojos verdes, además de un pene que casi le llegaba a la rodilla. Su escroto también era generoso, y a Dyanna se le empezó a hacer agua la boca.

-“¡Ése!” Dijo Dyanna señalando al joven.

Inmediatamente un camarero se lo llevó a la cocina para ser preparado.

-“Ahora si quieren acompañarme a la bodega”. Les dijo André.
-“La comida aún tardará un rato en prepararse”.
-“Queremos ver cómo los cocinan” Le interrumpió Jackie.
-“¿Cómo?” La pregunta tomo a André por sorpresa.
-“Queremos estar en la cocina mientras los preparan”. Insistió Jackie.
-“Pero eso no se puede Jackie.…” Respondió André un tanto apurado.
-“No sé si los cocineros estarán de acuerdo”.
-“Estarán de acuerdo, ¿verdad André?” Las palabras de Jackie sonaron casi a amenaza.

Tras unos momentos de duda, finalmente André asintió con la cabeza y les aseguró que estarían presentes durante el cocinado.

-“Genial” Gritó Jackie satisfecha.
-“Ahora vamos a las bodegas”.

Los tres se dirigieron a otra estancia donde se preparaban los caldos del local. Otra vez Dyanna volvió a asombrarse cuando entraron en una estancia donde decenas de hombres atados eran literalmente ordeñados por succionadores conectados a sus penes. Los hombres eran estimulados mediante descargas eléctricas en su escroto que aceleraban la secreción de esperma. Aproximadamente cada 30 segundos un chorro de semen salía del pene de cada uno de los hombres y caía en un enorme cuenco con capacidad para 2 litros puesto delante de cada hombre.

André les dio a las chicas unas cucharillas a cada una para que probaran de cada cuenco y escogiesen el que más les gustase. Jackie y Dyanna empezaron con el primero y tras varios agradables minutos habían probado de todos los cuencos. A Dyanna todos le parecieron deliciosos. Los había más espesos, más líquidos, con diferentes sabores (frutas, licor…), que se conseguía, como les explicó André, inyectando el producto deseado en el escroto del hombre.

Finalmente, Jackie y Dyanna se decidieron por un semen espeso y de sabor afrutado para las salsas con las que cocinarían sus platos, y por uno un poco más líquido con cierto sabor a vino para sus copas. En total, 2 litros del primero, y 1 litro del segundo. André tomó nota y enviaron el primero a cocina y el segundo a su mesa.

Tras aquello los tres se dirigieron a la cocina del restaurante. A Dyanna le llamó la atención lo grande que era. El ritmo era frenético con camareros entrando y saliendo de la cocina mientras los chefs preparaban manjares genitales que desprendían un embriagador aroma. Había ayudantes que limpiaban a los hombres que iban a ser cercenados, o les ponían unas mordazas y vendas en los ojos para que no gritaran o vieran lo que se les avecinaba. Había por lo menos más de 50 puestos de cocina individuales donde un chef se encargaba de su respectivo pedido. Por lo tanto 50 hermosos jóvenes dispuestos a ser castrados adornaban cada cocina. Algunos estaban empezando a ser cocinados lentamente, mientras que otras elaboraciones estaban a punto de acabar.

Era fácil saber cuáles eran los últimos, ya que en ellas el chico se retorcía de dolor, sudaba copiosamente o alaba a través de la mordaza. Todo acababa con un violento corte donde el hombre se desmayaba y era retirado por dos camareros mientras sus miembros cocinados salían en una bandeja rumbo al comedor.

Cuando Jackie, Dyanna  y André entraron, este último preguntó por el jefe de cocina, y al rato apareció un hombre sudoroso que resultó ser el jefe de cocina. Se le veía muy atareado por la cantidad de trabajo que había, pero decidió atender a André.

-“¿Quién se encarga del relleno y la brocheta de la mesa 4? – le preguntó André -.
-“¿La 4?… Carol”. Le respondió el jefe de cocina.

Los tres se dirigieron al puesto de cocina de Carol. Al llegar allí, tanto el chico que había escogido Dyanna, como el que había escogido Jackie, se encontraban bien atados y preparados para pasar por la cocina, así como la jarra de 2 litros de semen para las salsas que previamente habían escogido.

-“Carol, hoy tendrás espectadoras”. Se limitó a decir André.
-“Las propias comensales”. Añadio.

Tras estas palabras André se retiró para continuar con su trabajo dejando a Carol en compañía de Jackie y Dyanna.  

-“Prometemos no molestarte ni interrumpirte mientras trabajas”. Le dijo Jackie medio en broma. 
-“Me llamo Jackie y mi amiga es Dyanna”. Dijo Jackie.
-“Al contrario”. Respondió Carol con una amplia sonrisa,
-“Será un placer tener compañía mientras trabajo y poder explicaros las elaboraciones. me llamo Carol”. Añadio la Chef.

Carol era una atractiva mujer de unos 22 años. Pese a su juventud ya llevaba varios años trabajando allí, y era la mano derecha del jefe de cocina.

-“Pongámonos manos a la obra”. Sentenció Carol.

Empezaremos con el rubio que es el que más trabajo va a llevar.  Carol tomo una amplia tira de cuero y la pasó bajo el escroto del rubio y luego la ató sobre el pene del chico. Estiró lo más fuerte que pudo, lo que provocó que el chico rubio se estremeciese, dejando que tanto el escroto como el pene quedasen aprisionados. Repitió la misma operación con el chico de Dyanna, provocando en él, el mismo dolor que había causado con el otro.

-“Con esto conseguimos que a la hora del corte evitemos el sangrado”. Explicó Carol satisfecha.

Casi al mismo tiempo los penes de ambos hombres se elevaron en una poderosa erección que entusiasmó tanto a Dyanna como a Jackie. Carol puso un tapón en la punta del pene del hombre rubio, y seguidamente le aplicó un tubo estimulador en el pene que comenzó a masturbarle con rápidos movimientos. El chico rubio no tardó en alcanzar el éxtasis ni unos segundos, pero el tapón evitó que se perdiese su preciado líquido, quedando atrapado dentro del pene.

Carol puso dos parrillas en marcha para que fuesen tomando calor mientras el chico rubio continuaba sufriendo espasmos debido a las continuas sacudidas del tubo succionador. En apenas 3 minutos eyaculó 5 veces por lo menos, lo que hizo que su pene se fuese hinchando por minutos.

-“Dejaremos que eyacule unas veces más hasta que el interior del pene quede bien relleno”. Explicó Carol a sus dos atentas oyentes.
-“Mientras hacemos tiempo para que se calienten las parrillas. Vamos ahora a por el otro”. Dijo Carol.

Carol abrió un cajón donde había numerosas varillas de diferentes tamaños y grosores. Echo una mirada al enorme pene del hombre castaño, y finalmente sacó una varilla de medio metro de bastante grosor. Luego la depositó en la segunda parrilla mientras metía una cuchara en la jarra de dos litros de semen y rociaba la varilla de aquel lubricante líquido. Los rostros de Jackie y Dyanna no podían aparentar más que una enorme satisfacción.

Carol volvió su atención hacia el primer chico que seguía sufriendo constantes espasmos. Su pene inflado era tal, que a Carol le costó quitarle el succionador. Una vez liberado, el hombre pareció aliviarse por momentos, dando suspiros de alivio. Carol palpó el miembro inflado y erecto para comprobar su estado, y quedó satisfecha. También comprobó si el tapón de la punta del pene tenía alguna fuga, y viendo que no había ninguna, sonrió complacida.

-“Ya podemos ponerlo a fuego lento para que se vaya cocinando”. Les dijo Carol mientras con una palanca las brasas de la parrilla subían hasta quedar casi pegadas al pene.

Inmediatamente el joven rubio comenzó a retorcerse de dolor, pero al estar completamente inmovilizado, nada pudo hacer excepto resignarse a su suerte. Su pene inflado y relleno de semen casi tocaba las brasas, así que se esforzaba en mantener la erección para alejarla de las brasas.

Carol fue a la segunda parrilla, donde la varilla había adquirido un color rojizo una vez que estaba al rojo vivo. Carol volvió a echarle otra abundante cucharada de semen, que provocó que las brasas chisporrotearan al contacto con el semen.

-“Por estas cosas adoro mi trabajo”. Les dijo Carol con una sonrisa mientras comprobaba que la varilla estaba suficientemente caliente, tocándola levemente con la punta del dedo.

Sin ningún miramiento introdujo la varilla al rojo vivo por la punta del pene del chico castaño. Nada más sentir la varilla ardiente, el chico soltó un grito de dolor, apenas amortiguado por la mordaza.

-“Hay que hacerlo muy lentamente, para que la varilla vaya cauterizando el interior, y al mismo tiempo conseguimos que la carne interior no quede cruda, sino sabrosa”. Les dijo Carol

Mientras introducía la varilla muy lentamente en el pene, ajena a los increíbles dolores que estaba sufriendo aquel chico. La varilla fue lentamente desapareciendo en el interior del pene del chico. A pesar de medir medio metro, prácticamente había sido totalmente engullida por aquel enorme pene, lo que decía mucho del tamaño de aquel miembro.

Tanto Jackie como Dyanna permanecían absortas viendo como Carol hacía tope con la varilla en la ingle del muchacho. Los espasmos del chico no hicieron más que acrecentar aquella excitación que ambas sentían en ese momento. Aquél hombre sudaba a raudales y daba muestras de sufrir unos dolores inimaginables, pero su pene no disminuyó de tamaño en ningún momento. Al igual que con el primer chico, Carol subió la parrilla hasta dejarla a la altura del pene, y para que se cocinara de forma uniforme.

“Ahora vamos a dejar los penes a fuego lento y nos ponemos a trabajar los escrotos”. Dijo Carol mientras aplicaba una cucharada de semen de la jarra en cada miembro.

Carol llenó de agua dos cuencos y los colocó sobre sendos hornillos individuales. Los encendió y los colocó exactamente bajo los escrotos de ambos hombres. Mediante unos ajustes, los escrotos quedaron sumergidos en los cuencos en su totalidad, y Carol subió la llama al máximo posible. Si el dolor que padecían ambos chicos ya era indescriptible, con sus penes en las brasas, a eso se sumó que en breve sus testículos serian escaldados.

-“Mientras cocinamos la carne, nos dedicaremos a preparar las salsas”. Explicó Carol.

Tomo un enorme bol en el que introdujo aceite, fresas, sal y un cuarto de litro del exquisito semen que Jackie y Dyanna habían escogido. Después sacó una gran jarra transparente de la nevera que contenían las mismas deliciosas bolas que tanto Dyanna como Jackie habían degustado como aperitivo al llegar al restaurante.

“El testículo machacado da un toque de acidez a la salsa”. Dijo Carol mientras extraía cuatro bolas y las metía en el bol.

-“Parece que se me están acabando los huevos”.  Exclamó Carol mientras observaba la gran jarra casi vacía, y necesitaré más para la segunda salsa.

Con total tranquilidad pulsó un intercomunicador y simplemente dijo:

-“Soy Carol, subirme más testículos”. Dijo ella.

Tras decir eso, se puso a machacar la mezcla resultante del bol con un mortero, mientras con la mirada no perdía de vista el estado de los genitales de los hombres, comprobando que no se quemaran demasiado.  En apenas unos minutos, un camarero se acercó al puesto de Carol acompañado de unos 10 muchachos jóvenes y completamente desnudos.

-“Perfectos”. Se limitó a decir Carol al verlos llegar.

Los muchachos apenas tendrían 14 o 15 años, lo que no evitó que Carol sacase un afilado cutter y en diez rápidos y expertos movimientos obtuviese 20 nuevos testículos para sus salsas, que introdujo en la jarra que antes estaba casi vacía. Los diez mareados muchachos fueron retirados para aplicarles curas en su bolsa escrotal, pero ya vacíos para siempre.

Dyanna se preguntó cuánta cantidad de testículos usarían en el restaurante cada día, ya que cada puesto de cocina (y eran 50 puestos) tenía una jarra similar a la de Carol, pero todas llenas.

-“Usamos escrotos de jóvenes adolescentes porque apenas están desarrollados”. Explicó Carol.
-“Y no interfieren con el sabor principal, además de ser más baratos”. Añadio-
-“¿Cuántos escrotos cortan a diario?” Quiso saber Dyanna.
-“Bufff… Depende del día”. Respondió Carol.
-“Hoy castraremos unos 150 ejemplares adultos, aunque quizás ese número suba ya que esta noche tenemos una despedida de soltera con más de 30 chicas hambrientas y eso puede ser una locura”.

-“Desconozco el número exacto de adolescentes que castramos, pero yo más o menos uso 50 escrotos juveniles al día. Los días de mucho trabajo podemos llegar a castrar 300 adultos, pero afortunadamente nuestro almacén está siempre lleno”. Añadió Carol.

Los jadeos del chico rubio interrumpieron la conversación. No paraba de moverse ante el dolor que estaba padeciendo. Su pene completamente hinchado y lleno de semen parecía a punto de explotar, y el tapón también parecía a punto de salir disparado. Trataba de separar su pene de las brasas, pero Carol lo volvía a empujar hacia abajo con fuerza haciendo que aquel trozo de carne se tostase bien y expulsase un agradable aroma. Además, el cuenco con agua donde reposaba su escroto ya hervía furiosamente multiplicando el dolor que ya de por sí sufría.

Carol retiró el cuenco hirviendo para inspeccionar la bolsa escrotal, que se encontraba muy dilatada. Tocó ligeramente ambos testículos con los dedos y con una amplia sonrisa decidió que era el momento para insertar la salsa. Retiró la mezcla del bol y la introdujo en una jeringuilla de tamaño considerable hasta que quedó llena del líquido. Con lentitud, acercó la jeringuilla hacia el humeante y escaldado escroto del joven rubio e introdujo la punta. Al bajar el émbolo poco a poco, el arrugado y colgante escroto empezó a hincharse a causa del líquido. A medida que el contenido de la jeringuilla disminuía, el tamaño del escroto aumentaba enormemente hasta alcanzar el asombroso tamaño de un coco. Parecía a punto de estallar, lo mismo que su pene, pero Carol expertamente lo volvió a introducir en el cuenco hirviendo.

-“En unos minutos ya estará listo”. Les dijo Carol. Provocando en Jackie un escalofrío.

Carol se volvió hacia el chico castaño, ensartado como estaba con la varilla en su pene. Carol volvió a rellenar la jeringuilla con la misma mezcla que el anterior, pero en vez de inyectarla en el escroto, la vació lentamente en aquel pene ensartado. Este se hinchó ligeramente en las brasas, pero luego volvió a su posición original. También gemía a causa del dolor, y el agua de su cuenco burbujeaba abundantemente. Carol bajó el cuenco y también a este le dio el visto bueno.

Tomó un pequeño pero afiladísimo cuchillo y lentamente hizo un amplio corte entre ambos testículos. Cortó desde la base del pene (con sumo cuidado porque éste estaba sobre las brasas) hasta casi el ano. Con unas pinzas, ya que la piel estaba ardiendo, separó la piel a ambos lados liberando unos huevos colgantes humeantes y escaldados solo unidos a su dueño por unas finas venas que estaban a punto de desaparecer por el calor.  Los volvió a cubrir con la bolsa escrotal para mantenerlos calientes, pero ya no los acercó más al cuenco hirviendo. Estaban ya en su punto.

-“En unos minutos estarán degustando estas maravillas, chicas”. Les informó Carol ante la alegría de ambas chicas.

Carol se esmeró en la salsa del chico de Dyanna. Sobre una mesa esparció harina, semen de la jarra, y cuatro testículos de los chicos que le acababan de traer. Rápidamente lo machacó todo hasta quedar una masa semi sólida y lo dejo así.

-“Hora de emplatar chicas”. Anunció eufórica Carol.
-“Empezaremos con el tuyo, Dyanna,  ya que Jackie lo quiere bien cocido”.

Dicho esto, Carol agarró un enorme cuchillo y retiró la parrilla sobre el la que estaba puesto el pene del chico castaño. Tenía un agradable color dorado ensartado en la varilla, y el olor que desprendía era embriagador. Carol se agachó y se puso a la altura del miembro en la brocheta. Acercó el cuchillo lo máximo que pudo al vientre del hombre, justo antes de las tiras de cuero, y lentamente empezó a cortar el pene.

Al primer corte cayó un abundante líquido transparente, que no era otra cosa que el semen que antes había inyectado, pero nada de sangre, lo cual era una buena noticia. Carol se acercó más para ver el interior, y satisfecha comprobó que el interior estaba bien hecho y la carne jugosa. Entonces continuó moviendo el cuchillo hasta que esté chocó con la varilla.  Repitió la operación por la parte de abajo del pene hasta que ya nada lo unía a su antiguo dueño. Retiró la varilla con el pene insertado y lo depositó en una bandeja. Del extremo recién cortado fluía abundante semen caliente que pronto inundó la bandeja y dándole un aspecto realmente apetecible. Después lo roció con más semen templado de la jarra de 2 litros y el plato ya estaba listo.

-“Vamos a por el segundo plato de Dyanna”. Anunció Carol. testículos rebozados.

Se volvió a acercar al hombre al que acababa de cortarle su más preciada hombría, pero esta vez se dirigió al escroto. Afortunadamente para el chico, hacía ya bastante tiempo que había perdido el conocimiento, lo que le evitó mayores dolores. Volvió a abrir la bolsa escrotal con las pinzas y allí estaban aquellos testículos aun humeantes.

-“¿Quieres cortarlas tú?” Dijo Carol dirigiéndose a Dyanna.

Dyanna no tuvo que responder. Simplemente agarró unas tijeras y se puso al lado de Carol.

-“Corta por aquí y por aquí”. Le indicó Carol a una emocionadísima Dyanna que obedeció sus instrucciones.

Dyanna cortó el fino conducto que mantenía aun unido al testículo, y al hacerlo este cayó en una bandeja. Luego repitió la operación con el otro, que también cayó en la bandeja.

-“Ahora retiraremos la bolsa escrotal, que acompañará a los testículos en el plato. Córtala sin miedo, Dyanna”. Le dijo Carol.

Dyanna pasó las tijeras por todo el borde de la bolsa escrotal, que se fue desprendiendo poco a poco hasta acabar en la bandeja. Carol ordenó a unos camareros que ya podían llevarse al hombre, ya que nada más podía conseguirse de él. Hace apenas una hora era un hombre con un poderosísimo miembro viril de más de 35 centímetros y unos huevos grandes y jugosos. Ahora tenía un muñón donde antes estaba el pene y apenas se vislumbraban dos pequeños conductos rojos que colgaban donde antes estaban los testículos.

Carol tomo ambos testículos, los rebozó con la masa sólida que había hecho antes, y los introdujo en una sartén a fuego lento.

-“Vamos ahora con el plato de Jackie mientras los testículos de Dyanna se van haciendo”. Anunció Carol.

Carol se volvió hacia el chico rubio que aún estaba consciente, pero sus movimientos ya no eran tan acelerados. Suda copiosamente y su pene y escroto completamente hinchados aun reposaban sobre el fuego. Carol retiró la parrilla y el cuenco de agua hirviendo y tomo de un cajón un alambre de 1 metro aproximadamente con dos asas en sus extremos.

-“Esta es la parte más complicada”. Explicó Carol mientras pasaba el alambre por sus testículos, rodeándolos totalmente justo al lado de las tiras de cuero.

-“Debemos procurar seccionar todo el conjunto sin que se escape el relleno”. Añadió Carol.

Dicho esto, Carol apretó el alambre con fuerza y tras unos segundos todo el aparato genital del chico rubio se desprendió sobre una bandeja. Sorprendentemente el conjunto se mantuvo intacto y no perdió nada de su relleno para satisfacción de las tres chicas. Las tiras de cuero evitaban que el relleno saliese, mientras que la entrepierna del chico quedó completamente vacía a excepción del corte que no sangró debido al calor que cauterizó la herida. Los camareros se llevaron al joven rubio casi desmayado convertido para siempre en un eunuco nulo.

Sobre la bandeja reposaban los genitales humeantes y muy dorados que tenían un aspecto delicioso. Carol pinchó levemente el inflado glande a punto de estallar y súbitamente unas gotas de semen caliente salieron del interior.

-“Pueden ir a su mesa, chicas. En breve les llevarán los platos”. Les dijo Carol con aire de satisfacción.

Dyanna y Jackie obedecieron no sin antes agradecerle a Carol su trabajo y dedicación y prometiendo que cuando volviesen sería ella quien preparase sus platos. Se sentaron en su mesa a esperar sus platos mientras degustaban el delicioso semen que habían escogido antes, y que reposaba en una cubitera de hielo. Mientras lo hacían podían disfrutar de los numerosos y sabrosos platos que los camareros llevaban a las diferentes mesas. Penes y escrotos en multitud de cocciones surcaban las mesas, incluido el gigantesco pene y escroto del hombre negro que la chica del cumpleaños había escogido.

Se veía delicioso mientras un camarero lo llevaba a la mesa de madre e hija, adornado con una vela de cumpleaños mientras semen fluía de su glande bañando todo el plato. La niña no cabía en sí de gozo. Aquél pene apenas cabía en la bandeja de lo grande que era, y sus huevos eran de un tamaño descomunal.

Dyanna y Jackie se miraron con complicidad mientras tomaban su tercera copa de semen, y casi inmediatamente dos camareros llegaron a su mesa trayendo su comida. Dyanna pensó que ambos platos tenían un aspecto espectacular, aún humeantes y bañados en salsa blanca. Dyanna empezó con la brocheta. Nada más darle el primer bocado, el semen de su interior resbaló por sus labios. Aquella combinación de la carne que se deshacía con el semen caliente de su interior hizo las delicias de Dyanna. Combinó el sabor de la brocheta caliente con el espeso semen templado que hacía de salsa y consiguió una mezcla de sabores increíble. En apenas unos minutos la varilla estaba completamente vacía, y su plato reluciente sin ningún rastro de semen.

A continuación, Dyanna fue por sus testículos rebozados. Partió un huevo con un cuchillo, lo que indicaba que estaba en su punto. Se llevó a la boca una mitad bien humedecida en salsa de semen que encantó a Dyanna. El testículo se rompía cuando Dyanna lo mordía ligeramente, liberando multitud de sabores hasta entonces desconocidos para ella. Dio cuenta de ambos testículos en apenas unos minutos, diciéndose a sí misma que era la mejor comida que había degustado en su vida.

Mientras Jackie también daba cuenta de su pene relleno. Lentamente cortó el pene con un cuchillo y todo el semen acumulado en su interior salió a borbotones. Aquél humeante líquido se mezcló con el semen tibio del plato dando al conjunto un aspecto muy apetecible. Jackie seccionó el grande y tras untarlo en semen se lo introdujo en la boca. Tenía una textura y una cocción inmejorable. Tras saborearlo unos instantes, Jackie lo mordió, haciendo que de su interior saliese más semen caliente, llevando a Jackie a sensaciones indescriptibles. El resto del pene era un poco más duro, pero igualmente muy sabroso, más aún si estaba bien bañado en semen, como era el caso.

Tras acabar con aquel delicioso pene, Jackie se dirigió hacia el escroto. La bolsa escrotal tenía forma de cuenco, por lo que Jackie cogió una cuchara y la introdujo en el interior lleno de semen donde flotaban dos grandes testículos cocidos. Jackie dio cuenta de ellos saboreando cada bocado. Estaban en su punto, y la mezcla de semen con fresas de su interior le resultó delicioso. Tras vaciarla con frenesí, la bolsa escrotal quedó arrugada y flácida, por lo que Jackie decidió comérsela mientras aún conservaba semen en sus bordes.

Ambas mujeres dieron buena cuenta de sus platos acompañadas de grandes dosis de semen que repetidamente vertieron en sus copas. Al cabo de una media hora, la botella de semen estaba completamente vacía, así como los platos.

-“Creo que ha sido la mejor comida que he comido nunca”. Reconoció Dyanna con una sonrisa.

-“Creo que tendré que venir más a menudo”. Aseguro.
-“Sabía que te gustaría”. Respondió Jackie.
-“Además, aún hay infinidad de platos que debes probar. ¡Qué te parece si repetimos mañana?

Tras unos segundos de duda Dyanna le respondió con una sonrisa.

-“¿Y qué te parece si aprovechamos y nos quedamos a cenar?” Jackie la miró divertida, llamó a un camarero con la mano, y le dijo.

-“Camarero, tráiganos otra botella de semen y la carta”. Dijo Jackie.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Miguel       Mail: mikelsasi23@gmail.com

RESORT 01

Después de dos días en la isla ya estaba desarrollándose y acostumbrándose a la rutina de la vida ahí. En primer lugar, nunca vio a sus padres, que estaban disfrutando que sabe qué tipo de travesura sexual por lo que él y su hermana Brandy, que era mayor que él por un año, los dejaron para disfrutar de la sección solo para adolescentes del lugar. Todos los días era playas, descansar junto a la piscina, entretenimiento en vivo, comida increíble, y tiki bares que servían bebidas mezcladas para adultos; Muchos de los adolescentes a menudo se veían muy embriagados......


RESORT 01
Después de dos días en la isla ya estaba desarrollándose y acostumbrándose a la rutina de la vida ahí. En primer lugar, nunca vio a sus padres, que estaban disfrutando que sabe qué tipo de travesura sexual por lo que él y su hermana Brandy, que era mayor que él por un año, los dejaron para disfrutar de la sección solo para adolescentes del lugar. Todos los días era playas, descansar junto a la piscina, entretenimiento en vivo, comida increíble, y tiki bares que servían bebidas mezcladas para adultos; Muchos de los adolescentes a menudo se veían muy embriagados.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: Martineasy





A Ben le encantaba la vida en el complejo. Su familia no era rica, así que nunca se imaginó que alguna vez tendría la oportunidad de experimentar una experiencia tan tentadora y lujosa... y las chicas, oh Dios mío, él caminaba constantemente alrededor con una erección bajo su short de playa. A sus dieciséis años sus hormonas estaban en pleno apogeo y el sexo era su prioridad número uno en la vida, y en esa isla del paraíso el sexo parecía ser la atracción número uno. ¡Nunca habiendo imaginado que él tendría la oportunidad de pasar tanto como un día en la isla, Ben todavía no podía creer el hecho de que él gozaría de sus placeres por casi dos semanas!

Después de dos días en la isla ya estaba desarrollándose y acostumbrándose a la rutina de la vida ahí. En primer lugar, nunca vio a sus padres, que estaban disfrutando que sabe qué tipo de travesura sexual por lo que él y su hermana Brandy, que era mayor que él por un año, los dejaron para disfrutar de la sección solo para adolescentes del lugar. Todos los días era playas, descansar junto a la piscina, entretenimiento en vivo, comida increíble, y tiki bares que servían bebidas mezcladas para adultos; Muchos de los adolescentes a menudo se veían muy embriagados por nunca haber recibido la admisión gratuita a bebidas para adultos antes.

Ben disfrutaba unos cuantos Mai Tais de vez en cuando, pero nunca hasta el punto de emborracharse, lo suficiente como para hacer que él se confiara lo suficiente para coquetear con las chicas en el complejo, la mayoría de los cuales en un estado constante de risa loca. No había conseguido anotar nada con ninguno de ellas, pero eso no importaba, había muchachas que trabajaban en el complejo, que veían sus deseos, chicas no mucho más grandes que él, que realmente sabían cómo hacer que sus dedos se curvaran en formas sin no siquiera haberlo imaginado.

Comprendiendo lo sexualmente activos que eran todos en el complejo, incluso su hermana, Ben vio el razonamiento de tener que someterse a chequeos exhaustivos dos veces al día en la sala médica. Todo el mundo llevaba un brazalete médico electrónico, cuando vibraba y parpadeaba sabían que era hora de su examen de rutina diaria. Enfermedades de transmisión sexual donde el gran hombre malo boogey constantemente era advertido acerca de en sus clases en educación sexual en secundaria de la escuela, y sabiendo que el recurso era tan minucioso en el monitoreo y la exploración para tales cosas ponían en la mente de Ben cosas raras. Justo ayer tuvo su primera mamada, una joven asiática de veinte años la que tomo su pene palpitante duro durante menos de dos minutos antes de que sus caderas comenzaran a tronar y se viniera en su caliente boca succionadora. Ese lugar era verdaderamente un paraíso.

Ben estaba con su hermana, junto a su hermana, ambos esperando en la enfermería adornada con bebidas afrutadas mezcladas, pensando en querer probar un anal por primera vez cuando eventualmente sería abordado por una de las azafatas sexy. Estaba soñando despierto sobre lo apretado y caliente que sería el culo de la chica se iba a sentir envolviéndose alrededor de su pene, se preguntó si su pene no explotaría de repente vibrando y viniéndose apenas lo introdujera.

"Parece que es hora de el chequeo", dijo Ben a su hermana, "¿Vas a estar en la piscina por un tiempo más?"

Brandy estaba poniendo el pecho en una toalla de playa, con la parte superior de su bikini desatada para permitir que ella volviera a broncearse uniformemente, "No sé", pensó por un momento, "probablemente terminaré esta bebida y luego iré a recibir un masaje..."

Ben se levantó y volvió a ponerse su bañador, "Con un final muy feliz, apuesto", dijo burlonamente con una risita.

Brandy se dio la vuelta, exponiendo sus tetas a su hermano, "Sí, poco, un masaje especial, entonces probablemente un poco de pene también".

Ben se ruborizó, "Jesús, está bien, tú ganas, eres tan raro", él extendió la mano para bloquear los pechos de su hermana, "Bueno, voy a estar desnudo con algún culo cuando termine con mi examen puedes apostarlo", dijo algo burlona tratando de bruto a su hermana, pero ella se burló y se recostó.

Ben se encogió de hombros y empezó a darse la vuelta por el otro lado de la playa, en short para ver las adolescentes vestidas de bikini que se mezclaban y bebían alrededor de la gran piscina. Muebles de playa, bares tiki, y mesas con sombrillas de estilo cabaña de paja que salpicaban el paisaje. Todo el mundo parecía estarse tocando, coqueteando, o besándose. Dios, tengo que mejorar mi forma de hablar con las chicas, pensó Ben mientras sonreía a una linda chica que le guiñaba el ojo y le devolvía la sonrisa. Bueno, hola, pensó, pero siguió caminando, esperando que ella estuviera allí cuando regresara. Los chequeos no tomaban normalmente demasiado tiempo, unos diez a quince minutos.

La instalación médica se veía como todos los otros edificios de la isla en el exterior, como un extravagante complejo hotelero, pero en el interior era clásico blanco y estéril como cualquier otro hospital. Los atuendos de la enfermera eran notablemente un poco más atrevidos que se verían en un hospital típico sin embargo, ése era el único recordatorio de donde estaba en el mundo al entrar ahí.

Ben escudriñó su pulsera a un lector en el gran escritorio en forma de herradura de la recepcionista y su información apareció en su pantalla, "Ben Saunders", dijo la recepcionista linda con una sonrisa.

"Sí", Ben sonrió y se frotó la parte posterior de su cuello, "¿Um, estas aquí para un chequeo?"

Las grandes puertas dobles que separaban la sala de espera de las habitaciones de los pacientes se abrieron y otra enfermera llegó a saludar a Ben para introducirlo. Lo condujo a una habitación que era un poco diferente de las típicas habitaciones de chequeo a las que se había acostumbrado. Éste parecía ser una sala de operaciones real, solo que más simple que los que había visto en programas de televisión. Una doctora de mediana edad estaba allí esperando por él, tomando notas en una tableta.

"Hola, Ben", la mujer le saludó, tenía una máscara médica alrededor de su cuello para revelar su sonrisa desarmante, "Soy la enfermera Fletcher y ésta es mi asistente, Amy. Por favor siéntate", dijo ella con Un movimiento de su mano enguantada hacia una mesa de examen, tenía estribos y esparcidores de pierna como una mesa de examen ginecológico- Ben al instante consiguió una imagen en la cabeza de los dedos enguantados de la enfermera Fletcher deslizándose dentro de su culo para trabajar su próstata mientras su ayudante Amy acariciaba su pene.

Ben se ruborizó y sacudió al pensar en eso en su mente, "Um ok... ¿Está todo bien?" Estaba un poco nervioso por el repentino cambio en su rutina, pero racionalizó que solo había estado aquí unos días, tal vez eso era normal.

"Muy bien", dijo la enfermera Fletcher y se paró junto a Ben mientras se sentaba en la mesa de examen, con los pies colgando a un pie del suelo, dejó que sus sandalias se deslizaran de sus pies para descansar sobre el suelo de baldosas. No tomará demasiado tiempo entonces estarás libre de nuevo".

Ben se encogió de sorpresa cuando la enfermera Fletcher le inyectó algo en la parte superior del brazo. -Ay -dijo sorprendido-. ¿Qué fue eso?

"Dale un segundo y verás", dijo la enfermera con la misma sonrisa reconfortante, pero autoritaria.

Aquello golpeó a Ben muy rápidamente, había intentado drogarse antes en una fiesta en casa y eso era cien veces mejor - el calor y la euforia se lavaron sobre su cuerpo, "Woah..." Dijo con una gran sonrisa.

"Woah tiene razón". Dijo la enfermera con una risita, "Ahora quítate el short y sube tus piernas en esos estribos para mí. Esto va a ser increíble".

Ben ya estaba descamisado, así que se quitó el short para quedar completamente desnudo, la idea de que estas dos mujeres lo deleitaran volvió a la mente cuando se deslizó y se recostó, levantando las piernas y dejándolas descansar y elevadas . El calor y la euforia continuaron irradiando a través de su cuerpo, las pupilas de Ben se dilataron y él comenzó a reír y morder su labio inferior cuando la ayudante de la enfermera, Amy ató sus muñecas y tobillos firmemente en su lugar.

"Me encanta este lugar, quiero decir, me encanta aquí este lugar", Ben volvió a reír, entrando en un estado de ensueño, cada toque y sensación se sentía muy agradable, su pene creció hasta tener una erección delgada, pero muy turgente.

"Yo también, querido, más que tú", la sonrisa de la enfermera Fletcher desapareció detrás de su máscara quirúrgica mientras ella la levantaba por encima de su cara.

Amy comenzó a preparar los instrumentos que la enfermera Fletcher necesitaría para la cirugía, bisturíes, fórceps, una pluma de cauterización, un catéter rígido; Ben no reconoció fácilmente todos los instrumentos, su mente estaba en una niebla muy susceptible, "¿Para qué es todo eso?" -preguntó con voz entrecortada a través de labios sonrientes.

-Voy a quitarte el pene y los testículos -dijo la enfermera Fletcher con toda naturalidad-, y vas a sentirte increíble, de veras te va a encantar eso.

El cóctel que la enfermera Fletcher le había inyectado hizo que su mente fuera muy maleable a la sugerencia: "¡Impresionante!" Sonrió, levantando la cabeza para tratar de ver sus genitales vulnerables.

Amy tomó su pene en su mano y comenzó a acariciarlo suavemente, su tacto envió hormigueos y ondulaciones a través de su pelvis hasta su espina dorsal, Ben gimió en éxtasis, "Vas a estar muy contento y feliz de no tener genitales, ya verás".

"¿Por qué me quejaría, va a ser increíble", Ben dijo arrastradamente entre gemidos.

"Sí, va a ser asombroso, vas a estar muy feliz de no tener pene y huevos", la enfermera Fletcher pasó la punta de su bisturí por el centro de su escroto, abriendo su bolsa holgada, exponiendo sus testículos jóvenes y potentes, "¿Te preguntarías cómo su familia fue capaz de pagar este viaje es porque se les dio un tremendo descuento. Tú y tu hermana entraron a una lotería con la posibilidad de ser completamente anulados. Un precio tuvo que ser pagado, y ahora estás pagando Esa deuda".

Ben asintió y cerró los ojos, sintiendo nada más que placer extremo de tener sus genitales cortados, "Una deuda tiene que ser pagada".

Una tras otra, la enfermera Fletcher estiró los testículos expuestos del adolescente y los ligó con fuerza antes de sujetarlos con un par de pinzas. Ben gimió muy fuerte y emitió una aparentemente interminable carga de eyaculación mientras la enfermera veía suavemente a través de sus cordones venosos y espermáticos, separando los testículos de Ben de su cuerpo.

"Di adiós a tus huevos, Ben", dijo Amy con una risita mientras dejaba de acariciar su pene todavía rígido, cubierto de semen brillante.

Ben abrió los ojos para ver a la enfermera Fletcher sosteniendo un par de pinzas, dos bolas sangrientas de carne colgando de ellas por sus cuerdas, "Adiós, huevos", dijo con una risa, una sonrisa soñolienta se dibujo en sus labios.

La enfermera Fletcher depositó los testículos cortados en un recipiente de acero y preparó el catéter rígido. Amy limpió la erección del adolescente y la mantuvo firme mientras la enfermera insertaba el catéter por la uretra, provocando otro gemido de placer del chico ahora semi-consciente que estaba a punto de sentirse abrumado por las intensas sensaciones de placer que su cerebro estaba registrando.

-Aquí viene la mejor parte” le anunció la enfermera Fletcher a Ben, con gran esfuerzo levantó la cabeza para verla encajar una gruesa y fuerte liga alrededor de la base de su pene con una herramienta que no podía entender-: “Es hora Para decirle adiós a tu pene, y estarás mucho mejor sin el".

"Oh genial", Ben dijo lamiéndose sus labios, enviando hormigueos a través de su cara entera, "Ha sido real", dijo e hizo un signo de la paz con una mano contenida.

Amy tiró suavemente de su dura erección mientras la enfermera Fletcher cortaba alrededor de su base justo encima de la gruesa liga, cortando todo el camino hasta el catéter rígido, "Casi desaparecido", ronroneó en su máscara, sus ojos se centraron intensamente en el aserrado poco a poco con bisturí. Cuanto más cortaba, más su pene empezaba a desinflarse mientras la sangre atrapada dentro empezaba a fluir libremente desde la línea de incisión que corría alrededor de su base tensora. Mientras todavía estaba a medio erecta, el bisturí terminó su trabajo, y Amy rió mientras sacaba el pene cortado del muchacho por el largo plástico como sacando un trozo de carne de un kabob shish.

El chico se estremeció cuando otro orgasmo le hizo retroceder las caderas, llenando el catéter de su ultima descarga -Parece que disfrutaste de tener tu pequeña mejora terminada -la enfermera Fletcher rió-.

La borrosidad de su visión le hacía difícil descifrar lo que estaba viendo, Ben observó a Amy lanzando su pene ya cortada y fláccida en el cuenco con el resto de su masculinidad, "Ohhh, sí", dijo Ben, "¡Mucho!"

****

Algún tiempo después, la hermana de Ben, Brandy, lo encontró tendido junto a la piscina, mirando hacia las copas de los árboles tropicales, más allá de las paredes del complejo.

"Ahí estás, te he estado buscando por todas partes", dijo mientras se acostaba junto a él, sus mejillas aún se sonrojaban de la intensa sesión de mierda que acababa de disfrutar, "¿Qué has estado haciendo? ¿Consigue algo de acción? "

Ben sonrió y se giró para hacer frente a ella, "Fue increíble", dijo, "Y no, eso no va a suceder".

Brandy se burló y ajustó su top de bikini, "¿No podría encontrar una chica aquí que te dejaría ir cerca de su culo con esa cosa?"

Ben siguió sonriendo, "No… Te mostraré".

Brandy retrocedió un poco cuando Ben empezó a deslizar su bañador de playa lo suficiente para exponerse, pero su repugnancia rápidamente se convirtió en intriga cuando se dio cuenta de que su hermano ya no tenía pene, "Oh Dios mío", susurró tratando de mantener la voz baja, "¿Qué diablos te pasó?"

"Fue increíble", dijo Ben de nuevo, sonriendo alegremente, dijo "Adiós pene y huevos".

La conmoción de Brandy pronto comenzó a disminuir, la felicidad de Ben y la satisfacción le hicieron evidente que era lo que él había deseado, pero aún así, era muy extraño por decir lo menos... Su hermano ya no era un chico real. A pesar de sí misma comenzó a ponerse muy caliente y húmeda entre las piernas, sintiendo su clítoris hincharse y cosquillear contra el forro de bikini, se preguntó si ella también terminaría como su hermano. Brandy frunció el ceño, pero cómo, pensó, no tengo pene ni huevos que perder.

"Mamá y papá van a impedirlo", dijo por fin.

Ben se encogió de hombros, "Una deuda tiene que ser pagada".




Historia Original Aquí.
  





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

REDUCCIÓN DELINCUENCIAL

La ciudad de Nan era la mayor del planeta pero con un grave problema de delincuencia, se había intentado todo durante décadas, pero se llego a un punto en que los policías se volvieron tan delincuentes o más que los mismos delincuentes que debían atrapar, algo debía que hacerse, fue que el alcande escuchando a un hombre radical hizo aprobar una ley en la que todo delincuente que fuese atrapado debía ser sometido a un tipo de castigo publico muy severo......


REDUCCIÓN DELINCUENCIAL
La ciudad de Nan era la mayor del planeta pero con un grave problema de delincuencia, se había intentado todo durante décadas, pero se llego a un punto en que los policías se volvieron tan delincuentes o más que los mismos delincuentes que debían atrapar, algo debía que hacerse, fue que el alcande escuchando a un hombre radical hizo aprobar una ley en la que todo delincuente que fuese atrapado debía ser sometido a un tipo de castigo publico muy severo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





La ciudad de Nan era la mayor del planeta pero con un grave problema de delincuencia, se había intentado todo durante décadas, pero se llego a un punto en que los policías se volvieron tan delincuentes o más que los mismos delincuentes que debían atrapar, algo debía que hacerse, fue que el alcande escuchando a un hombre radical hizo aprobar una ley en la que todo delincuente que fuese atrapado debía ser sometido a un tipo de castigo publico muy severo.

Todo criminal que fuese atrapado y condenado debía pagar por su crimen no con tiempo encerrado, sino pasando ese tiempo de su condena dando un servicio a la comunidad, salvo a aquellos que fueran condenados por violación, asesinato o fraude agravado quienes en automático luego de ser condenados eran castrados públicamente y luego enviados a minas penitenciarias de donde nunca saldrían con vida, todos los demás criminales perdían sus derechos y se convertían en esclavos debían pasar sus condenas al servicio de la comunidad de varias formas e incluso pudiendo ser castrados.

Este castigo se aplicaba para hombres y mujeres por igual pero eran más los hombre que eran castigados que las mujeres digamos que la delincuencia en Nan era un asunto prácticamente del género masculino casi en su totalidad. Pese al posible castigo la delincuencia no bajaba hasta que se comenzó a aplicar la nueva ley.

Preparación.

Adoro mi trabajo como preparador del municipio, es un trabajo agotador pero muy gratificante lo hago desde los 20 años ahora a los cuarenta soy todo un experto, la cosa es muy fácil a los condenados se les coloca un collar de metal en el cuello que es prácticamente imposible de quitar sin la llave maestra, este collar se coloca desde el tribunal cuando me son entregados ya están desprovisto de todo el vello de su cuerpo incluido el cabello de sus cabezas, axilas, piernas, ano e incluso púbico.

El collar hace que toda orden con un control de mando como es mi caso les sea imposible de desobedecer, apenas son desembarcados y los guardias del tribunal se marchan comprueba las fechas que es el tiempo que estarán prestando servicio como esclavos, el tiempo mínimo es de 30 días y el máximo es de 5 años, comienzo primero con los de 30 días pues deseo que estén listo y prestando su servicio el mayor tiempo posible.

Dejo a los que tendrán más tiempo de ultimo, con este último grupo me tomo mi tiempo después de todo no hay prisa, les ordeno seguirme hasta un gran patio con un gran tanque suspendido en el aire de acero, del que cuelgan varias mangueras negras en cuyo uno de sus extremos una especie de dildo es visible, hago que cada uno de ellos hagan un círculo alrededor del tanque para luego ordenarles que se pongan en cuatro patas, lo que hacen de inmediato no dicen nada pero sé que todos están protestando en sus mentes saben lo que está por venir lo que me excita debo admitir.

Todos quedan con sus manos y piernas algo abiertas, luego uno a uno les inserto el extremo de la  manguera con el dildo por sus anos, algunos de ellos vírgenes que sin compasión alguna desvirgo ahí mismo, puedo sentir como sus cuerpos tiemblan cuando son penetrados por aquel dildo, luego presionando un botón, dejo fluir un liquido especial que comienza a llenar sus intestino, dándoles una lavativa intestinal, al poco tiempo sus vientres están abultados como si todos estuvieran embarazados, están sintiendo dolor pero ni siquiera pueden gritar si no les doy la orden. 



image host



Cuando escucho un “BEEP” es que el tangue esta vacio en ese momento les retiro las mangueras de sus culos a cada uno de ellos pero lo hago de un tirón no sin antes decirles que aprieten bien sus anos, eso evitar que se escape algo del liquido depositado en ellos,  una vez todos desprovistos de las mangueras me saco mi enorme pene el cual estimulo, que queda en erección con sus 32 cm a plenitud pronto siendo de negro estoy muy bien dotado, froto mi enorme falo bastante grueso entre las nalgas de cada uno de ellos.

Por supuesto ninguno de ellos quiere ser penetrado por mi enorme erección, selecciono al de mejor culito para comenzar a restregar mi glande por su agujerito cuando estaba todo empapado de mis fluidos pre seminales, tomo mi pene y apunto mi glande a su ano, de una sola brutal embestida lo penetro, algo del liquido que está contenido en sus entrañas sale, pero el resto permanece lo que me facilita la desvirgación anal, sin esperar a que su ano se acostumbre a mi pene comienzo a moverme, puedo notar en el rostro de mi victima como está sufriendo un terrible dolor.

Aquello dura varios minutos entre 15 o 20 por lo regular antes de que mi pene comience a palpitar y de pronto comienza a arrojar grandes cantidades de espeso semen en el interior de mi victima que para ese momento por lo general está llorando grandes lagrimas recorren sus mejillas incapaz de detener aquella violación como humillación, para ese momento por lo general mi victima en turno y se ha corrido por el terrible masajeo de su próstata por parte de mi erección él no lo sabe pero esa fue su última eyaculación viril de su vida.  

Cuando termino de correrme extraigo mi falo del interior de sus entrañas cuando lo hago su ano no puede volverse a cerrar de forma rápida por lo que el liquido en sus intestinos cargado de semen y mierda comienza a fluir de su interior como un enorme chorro mal oliente de color chocolate, de pie lo observo antes de ordenar.

-“Liberen sus culos” Ordeno.

Los demás esclavos a mi alrededor dejar fluir el liquido en su interior que es absorbido por las rendijas de las cañerías que han sido colocadas en el suelo, cuando todos terminan de expulsar todo el liquido con papel sanitario les limpio sus culos.

Cuando termino tomo un cortador de lazo láser, me coloco detrás del hombre que viole, sus huevos y pene cuelgan entre sus piernas, su pene esta desinflado y una gotita de semen por lo general aun es visible en la punta de su pene, coloco el lazo del dispositivo en la base de su pene y huevos miro su rostro él sabe lo que va a pasar y me suplica con la mirada pero solo le sonrió al tiempo que activo el dispositivo, sus huevos y pene quedan en mi mano cercenados de su dueño para siempre.

-“AAAAAAAAAAAHHHHH” Grita el hombre.

Es algo involuntario e imposible de evitar, aquel es el aviso del nacimiento de un nuevo eunuco, con sus genitales en mi mano ordeno que todos se pongan de pie para que los lleve a sus posiciones en donde pasar el resto de sus condenas, en la entrepierna del recién convertido eunuco una cicatriz roja muy visible casi brillando se aprecia con algunas gotitas de sangre que para cuando es colocado en su posición ya se han secado.

Los esclavos se dividen en dos secciones los que pueden ser castrado y los que pueden ser penectomizados o anulados por completo por lo general los últimos grupos permanecen a esta última sección.

Sección para Castrar.

Me encanta visitar la sección para castrar es algo sublime ver a todos esos hombres en aquella posición incapaces de evitar ser penetrados o peor ser despojados de lo que les da su fuerza viril, todos ellos están fijados a un muro con sus dorsos doblados totalmente sus rostros están a la altura de sus tobillos, sus cabezas están encerradas en jaulas rectangulares con sus brazos asegurados hacia arriba y sus piernas extendías, exponiendo sus huevos y pene como sus nalgas y ano bien visibles entre ellas.

Tanto sus huevos como pene están rodeados por tres anillos de metal, además su pene están encerrado en un chastity que hace muy dolorosa cualquier erección, cada que tengo ganas de algo de sexo, voy hacia el salón de la sección dos me gusta ir temprano entre las 10:00 o 11:00 de la mañana pues es cuando por lo general no hay nadie, si acaso uno o dos hombres más en el lugar pero por lo general tengo todo el enorme salón con todos esos culitos expuestos a mi disposición.

Luego de pagar los 25 créditos que cuesta la entrada, en la taquilla se me entrega dos condones y un cortador de anillo láser, si bien se recomienda el uso de los condones prefiero hacerlo sin barreras que limiten mi placer pese a los riesgos para mi salud que eso conlleva, una vez entrar en el salón lo recorro todo hasta encontrar al primero que me llame mi atención, me acerco a donde está y le abro bien sus nalgas, para comenzar la pasarle mi lengua sobre su expuesto ano, siento como todo su cuerpo se estremece y hasta lo escucho gemir.

Pero no hace o dice nada por impedir que continué, simplemente se queda ahí, luego de dejar su ano bien lubricado con mi saliva, me saco mi pene de mi pantalón tan solo me bajo mi cierre y por ahí extraigo mi ya dura erección, restregó mi glande por entre sus nalgas unas cuantas veces antes de introducirle mi erección casi por completo, como también me extraigo mis huevos estos chocan casi con los huevos de ese pobre infeliz que para ese momento está sintiendo mi virilidad por completo en su interior, apenas comienzo a moverme también comienzo a gemir.

Algunas veces me toca en suerte penetrar un culito virgen que no ha sido tocado por pene alguno como es el caso en está ocasión, sentir ese canal apretadito como cálido que abraza mi pene mientras su ano, palpitando trata de cerrarse en la base de mi erección es genial.   



image host

http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



-“¡AHHHH, MMMMM. AAAAAHHHH!”. Gimo de placer.

Los pies de esos infelices no toca el suelo por lo que se siente como si estuvieran flotando mientras los penetro, aquello es el cielo para mí, que me muevo penetrándolo con pasión, salvajismo sin importarme que sea una persona, para mí en ese momento es solo un objeto que estoy usando para mi placer.

Algunas veces suelto las caderas del hombre que estoy penetrando para estirar mi brazo para alcanzar el ano del que está al lado para penetrarlo con uno o dos de mis dedos, pero siempre que siento mi pene comienza a palpitar luego de 20 minutos señal de que estoy por venirme tomo las caderas del hombre que estoy penetrando para imprimir un ritmo salvaje y atroz, casi como si quisiera reventarle su culo de lo fuerte que lo penetro hasta que de súbito mi pene escupe con fuerza mi descarga.

Siento como si una súper nova naciera en mi interior, con una enorme explosión que hacer que chorro tras chorro de mi espeso semen por lo general cuatro o cinco, inunden el interior de aquel hombre, siempre es de ese modo ya que dejo acumular mi semen por varios días antes de acudir para desfogarme, con mi pene aun palpitando lo extraigo de su interior, mi semen no tarda en brotar de su pulsante ano que busca cerrarse, tomo el cortador de lazo laser, y hago como que lo voy a usar en el esclavo cuyos ojos reflejan terror.

Pero no, ya tengo escogida mi victima pero no es él, por lo general no castro a quien me acaba de regalar un enorme orgasmo, en su lugar camino con mi pene y huevos por fuera de mi pantalón hasta la victima seleccionada por lo general el hombre con los huevos más pequeños de todos los de ahí, no es contra las reglas hacer eso, llego a donde está y restregó mi pene aun con rastro de mi semen entre sus nalgas, acaricio sus huevitos unos segundos y antes de que se dé cuenta, uso el cortador laser y lo he castrado.

Observo como su pene lanza un ultima descarga de semen mientras me meto mis huevos y pene dentro de mi pantalón, recojo escroto recién cortado con la preciada carga en su interior del suelo y me marcho, al llegar a casa, extraigo los huevos del bolso de piel para colocarlos en una resina especial que los mantendrá conservados para la eternidad como si estuvieran aun vivos, tengo ya 34 pares con el ultimo y son mi más preciada colección, espero poder seguir consiguiendo más de esos huevitos y placer de esos delincuentes convertidos en esclavos.    

Sección llévelo todo.

Para cuando se hizo el anuncio de cómo se iba a tratar a la delincuencia debo decir que me emocione, mi excitación fue tal que no pude dejar de masturbarme por varias semanas cuando se abrieron los salones para esclavos en el ayuntamiento fue uno de los primeros en ir y desde entonces no dejo de asistir por lo menos una vez por semana hay veces dos, por lo general asisto los sábados por la mañana que es cuando no hay nadie o poca gente me gusta visitar la sección donde me puedo llevar todo el paquete de los esclavos lo que excita de sobre manera.

En esta sección al entrar encuentras a los condenados desnudos empotrados en la pared separados a penas por un metro uno del otro, sus cabezas están encerradas en jaulas de metal cuadradas, están boca arriba apoyados contra el muro por su espalda y hombros, sus rodillas están aseguradas al muro, mientras que sus brazos están hacia abajo también asegurados al muro lo que deja su ano como genitales completamente expuestos, con el cortador de lazo laser en una mano de manera visible camino como pasando revista, los inspecciono y luego de verlos a todos hago mi selección.

Escojo siempre al que tiene el mayor conjunto de huevos o pene de todos los que están ahí en ese momento, hoy escogí a uno con un par de huevos impresionantes aunque su pene no se quedaba atrás pese al chastity se notaba que tenía una buena envergadura, sin dudarlo fue hasta donde estaba coloque el lazo laser alrededor de sus genitales ante la mirada aterrada, se notaba que quería suplicar y aunque sus labios se movían de él no salía ningún sonido dado que se les ha ordenado a todos guardar silencio hasta nueva orden.

Una vez intente ordenarles que hablaran pero no funciono, activo el lazo laser y su pene como huevos son cortados de manera limpia como rápida, los ojos del infeliz se tornan blancos y todo su cuerpo tiembla por unos segundos antes que queda ahí sin fuerza, totalmente vencido y convertido en un eunuco total para el resto de sus días, ton su pene y huevos en una de mis manos siento como mi pene palpita por dentro de mi pantalón, me bajo mi cierre para extraer mi enorme pene en erección como huevos que quedan colgando bajos, le escupo en su ano y lo penetro sin compasión alguna.   



image host


Los ojos del desdichado de nuevo se tornan blancos al sentir de nuevo un increíble dolor, debe estar sintiendo que está siendo partido en dos, siendo como su cuerpo en especial sus piernas se estremecen, al sentir todo mi pene en su interior con mis huevos peludos aplastándose contra sus lampiñas nalgas, me quedo así, con mi erección por completo en su interior por unos segundos antes de comenzar con mi mete y saca, que desde un primer momento es brutal, con cada nuevo embiste mis huevos se aplasta algo dolorosamente para mi contra sus nalgas pero el placer que siento supera cualquier dolor.

No tengo piedad, mientras le destrozo su ano solo pienso que nunca este en su posición no desearía sufrir lo que ahora le estoy haciendo sufrir, veo como el resto de los condenados nos observan deseando que no tenga antojo de sentir mi erección en su interior, algunos lloran como lo hace quien estoy penetrando sintiéndose acabado, humillado y vejado de la peor manera que un hombre o eunuco puede ser tratado, todo acaba en menos de 15 minutos mi pene comienza a contraerse hasta que dando un alarido de placer me corro en su interior.

-“AAAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito de Placer.

Siempre me corro abundantemente seis o siete chorros son los que brotan de mi palpitante erección, que me hacen flaquear las piernas, el placer es tan grande que siento que mi corazón me va a explotar mientras lleno los intestinos de aquel eunuco con mi cremosa leche, cuando extraigo mi pene de su interior aun esta goteando algo de semen, me limpio mi pene aun rígido sobre sus nalgas que para ese momento comienza a desinflarse, una vez recuperado de mi enorme orgasmo, me meto mis genitales a mi pantalón, tomo sus genitales cortados y me marcho.

Liberación.

Cuando el tiempo de fin de condena ha llegado, retiro a los hombre que aun conservan sus huevos y pene de las diferentes salas a las que fueron mandados, conforme son cortados son eliminados y llevados a una sala en donde solo eunucos son colocados aunque no lo parezca es la sala que mayor recaudación tiene.

Cuando son por fin liberados de los collares en un patio, los que han perdido sus genitales por lo general caen de rodillas tomándose su entrepierna gritando y maldiciendo a todo, lo que han logrado permanecer intactos agradecen a Dios y se marchar casi de inmediato luego de vestirse.

Esta forma de castigo ha tenido una tasa de existo de 80 % es muy extraño que vea a un hombre caer de nuevo como delincuente condenado, cuando eso sucede no se le da una oportunidad yo mismo lo castro luego de haberlo violado seis veces, anulándolo por completo tengo siete paquetes completos montados en placas de madera como si fueran trofeos de caza de los delincuentes reincidentes.

Pero en resumen este programa que la población apoya en un 95 % ha logrado su propósito, y espero que dure por mucho tiempo más logrando como lo ha logrado una “Reducción Delincuencial”.  





Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RAXPHE EL GUERRERO

Aquel mundo dominado por la espada y la magia era cruel, Raxphe de 17 años había destacado en el uso de la espada por lo que se había convertido en guerrero, en ese mundo o matabas o te mataban, por supuesto había destinos aun peores que la muerte, Raxphe tuvo suerte o por lo menos eso pensó cuando fue acepto en el gremio de los “Titanes Negros”, una horda de mercenarios que ponían sus espadas al servicio del mejor postor, aquella campaña militar no era la primera para el adolescente quien vestido con su armadura negra ya bastante gastada seguía a sus camaradas al combate......


RAXPHE EL GUERRERO
Aquel mundo dominado por la espada y la magia era cruel, Raxphe de 17 años había destacado en el uso de la espada por lo que se había convertido en guerrero, en ese mundo o matabas o te mataban, por supuesto había destinos aun peores que la muerte, Raxphe tuvo suerte o por lo menos eso pensó cuando fue acepto en el gremio de los “Titanes Negros”, una horda de mercenarios que ponían sus espadas al servicio del mejor postor, aquella campaña militar no era la primera para el adolescente quien vestido con su armadura negra ya bastante gastada seguía a sus camaradas al combate.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [CASTRACIÓN] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Aquel mundo dominado por la espada y la magia era cruel, Raxphe de 17 años había destacado en el uso de la espada por lo que se había convertido en guerrero, en ese mundo o matabas o te mataban, por supuesto había destinos aun peores que la muerte, Raxphe tuvo suerte o por lo menos eso pensó cuando fue acepto en el gremio de los “Titanes Negros”, una horda de mercenarios que ponían sus espadas al servicio del mejor postor, aquella campaña militar no era la primera para el adolescente quien vestido con su armadura negra ya bastante gastada seguía a sus camaradas al combate.  

Raxphe creyó que estaba de suerte, su compañero de tienda murió esa tarde durante el asalto a la muralla de la ciudad de Thorte una gran ciudad amurallada protegida por poderosos magos de la orden de “Nix”, que deseaba ser conquistada por el Rey Althor, aunque se sentía algo triste por la pérdida de su amigo aquella era una oportunidad que no pensaba desaprovechar después de todo hacía dos semanas que no podía tener un momento a solas y deseaba con desesperación vaciar sus huevos.

Por lo que esa noche a solas en su tienda se quito su armadura y ropa para quedar desnudo, su pene y huevos eran de un tamaño bastante más grande que los de un adulto pues estaba muy bien dotado no era virgen pues perdió su virginidad apenas unirse al gremio de mercenarios en un sórdido prostíbulo que varios del gremio solían visitar, sin demora tomo su pene bastante blanco con un glande de color casi naranja  empezó a mover suavemente su mano, bajando y subiendo por toda la extensión de su erección que no tardo en ponerse rígido por completo.

Lo sujetaba con su mano derecha, que apenas podía cerrarse alrededor de su pene, sintiendo su calor y su textura, mientras su otra mano se deslizo casi inconscientemente a una de sus tetillas para pellizcarlo, Raxphe se recreaba todos sus sentidos su mano se movía de arriba a abajo una vez, y luego otra vez, y a la tercera dio un gemido que pareció más de dolor que de placer, y su pene comenzó a palpitar en su mano.

Cuando sentía que ya no podía mas, paraba y luego repetía el procedimiento una y otra vez, mientras yo trataba de ver su pene, pero el placer que sentía le mantenía los ojos cerrados, luego de casi media su mano aun recorría todo ese duro camino bien conocido que tanto le gusta sobre su pene en erección, para ese momento su  otra mano ya jugaba con sus huevos, después de un rato ya no le importaba si hacia ruido o no Raxphe solo comenzó a mover su mano más y más rápido, lo que volvió su pene más duro hasta que consiguió lo que tanto deseaba un orgasmo y se vino, tres potentes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene provocando que diera un gran gemido de placer.   

Raxphe soltó su pene para lentamente recobrar el ritmo normal de su respiración su cuerpo estaba bañado en sudor, su pene poco a poco perdió su firmeza como  tamaño y él se relajo hasta quedarse plácidamente  dormido con sus manos acariciando su joven cuerpo, aquello fue una gran liberaron que su cuerpo demandaban con premura desde hacía días.

A la mañana siguiente todos fueron convocados la estrategia demandaba que la hermandad atacara una sección del muro ese día, ya con todos preparados el ataque empezó todos se lanzaron al muro y pese a las bajas y heridos lograron romper la defensa.

Raxphe iba entre los que irrumpieron en la segunda oleada por lo que logro llegar a lo alto de la muralla sin mucho peligro, ahí aniquilo a tres enemigos cuando de pronto un mago apareció frente a ellos, el resto de sus compañeros retrocedieron pero él, no pensó que si lograba matar al mago eso le traería fama, pese a que trato de ser detenido por unos de sus compañeros no logro y Raxphe ataco al mago quien con un movimiento de su báculo lo dejo fuera de combate, mientras la luchas continuo a su alrededor.

Raxphe despertó cuando ya era de noche en una celda, había sido capturado, aquello era malo sobre todo porque vio como varios de los prisioneros que fueron tomados ese día fueron ejecutados al ser decapitados de manera rápida y sin piedad, pensó que era su fin, por lo que sin importar que alguien lo viera se masturbo exponiendo su enorme falo y huevos a la vista de los guardas que riendo comentaron algo entre ellos, sin saberlo Raxphe que dio un gran gemido de placer al venirse había sellado su propio destino al exponer su pene ante el enemigo.

A la mañana siguiente Raxphe fue despertado cuando los guardias abrieron su celda, supuso que venían para que fuese llevado a su ejecución u no estaba del todo mal, pero era una clase distinta de ejecución, con el forcejeando fue llevado hasta un pozo en donde ya lo esperaba un mago, que con un movimiento de su báculo hizo que la armadura y ropa de la cintura hasta las rodillas del adolescente volaran en cientos de pedazos exponiendo sus nalgas, huevos y pene ante todos los congregados ahí, aquello solo enfureció a Raxphe que busco con desesperación soltarse de las manos de los guardias.

De nuevo el mago toco con la punta de su báculo el pene de Raxphe que se sintió de inmediato muy excitado, su pene quedo en completa erección casi de inmediato, todos se sorprendieron al ver el tamaño de su pene erguido, el mago solo sonrió y dijo a los presentes.

-“He aquí nuestro sacrificio a nuestro dios Gauma”. Dijo el mago.

Luego señalando a Raxphe ordeno.

-“¡Abran el pozo y arrojen la chico!”. Ordeno el mago.

Tres guardias fueron necesarios para mover la palanca que abrió la pesada losa que cubría el pozo, los guardias entonces llevaron al forcejeante Raxphe hasta la orilla del pozo teniendo cuidado de caer ellos dentro con él.

Sin esperar nada Raxphe fue arrojado al pozo fue una caída de 15 metros, pensó que el impacto sería brutal pero cayó sobre algo suave, parecía ser una especia de limo que amortiguo su caída, se puso de pie y noto que aquella sustancia verdosa emitía alguna clase de luz, dio algunos pasos  antes de no poder mover las piernas fue como si estuvieran atascadas al intentar usar las manos estas también quedaron atascadas, lo que lo dejo casi en cuatro patas con las piernas extendidas.

De pronto sintió como su pene en erección fue engullido por el limo verde, aquello lo alarmo pero pronto sintió como si aquel limo cobrara vida y le comenzara a dar una mamada, aquello en verdad se sentía muy bien, su cadera comenzó a moverse casi por sí sola, buscando penetrar al limo verde una y otra vez, mientras sentía como si erección era succionada de manera muy placentera, Raxphe comenzó a gemir sin que lo pudiera evitar el placer solo hizo ir en aumento a cada momento exponencialmente que era algo que no entendía pero que estaba disfrutando.

-“¡AAAAAAHHHHH!” Gemía Fuerte Raxphe.

Aquello se prolongo por unos minutos hasta que sintió que algo estaba buscando penetrarlo, su ano era mojado como por una lengua y de pronto fue penetrado por el limo, Raxphe apretó los dientes aquello fue doloroso pero pronto cuando comenzó a ser estimulada su próstata se volvió muy placentero, su pene no tardo en comenzar tener contracciones no paso mucho hasta que de nuevo comenzó a arrojar una nueva gran carga de su espeso semen que lo hizo gemir de nueva cuenta de placer.

-“¡AAAAAAAAAAAAAAHHHHH!” Gimió fuerte y largamente Raxphe.

Quien sintió el más intenso y largo orgasmo de su vida, pero apenas dejo de venirse con su cuerpo aun temblando de placer, todo cambio el placer se torno dolor cuando su pene comenzó a ser succionado de manera brutal, era como si el limo se lo quisiera arrancar, también comenzó a sentir como su pene era envuelto por un calor que prontamente dejo de ser agradable cuando comenzó a quemar la sensible piel de su pene, que no tardo mucho en que le salieron ampollas primero, luego la piel se rasgo hasta que la piel desapareció.

El pene de Raxphe quedo reducido a una tubo bañado en sangre su escroto no la estaba pasando mejor la piel no tardo en deshacerse dejando a sus dos grandes orbes expuesto colgando de sus cuerdas, el dolor era simplemente agónico, el pobre adolescente estaba con los ojos en blanco chorreando espuma blanca por la boca, simplemente estaba en el infierno, el primero de sus dos testículos en desprenderse fue el derecho seguido unos segundos después del izquierdo, el dolor que eso le provoco hizo que se desmayara, pero recobro levemente el conocimiento cuando su pene fue arrancado de su entrepierna de raíz por la tremenda succión del limo.

-“¡AAAAAAAAAAAGGGGHHHHHH!” Grito Raxphe para de nuevo desmayarse.

Creyo que era su fin que su cuerpo seria devorado por aquel ser, pero no, varios magos usando sus poderes lograron sacar el cuerpo del adolescente varias horas más, estaba terriblemente desfigurado, anulado y son una pierna y una mano que también habían sido consumidas por el ser, fue dejado casi a punto de la muerte a las puertas de la ciudad con un mensaje en su pecho.

-“Es es lo que espera a los enemigos de Thorte”. Decía la nota.

Raxphe gracias a los magos del rey Althor logro sobrevivir pero quedo tan horriblemente desfigurado que no podía mostrar su rostro, sin sexo alguno o posibilidad de placer como hombre se hundió en la bebida volviéndose un alcohólico muriendo a los 35 años solo y añorando un orgasmo más que nunca sucedió, en su tumba algunos de los que fueron sus compañeros de armas escribieron.

-“Aquí yace Raxphe el Guerrero”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RAMITA PODADA

Randy era un hombre de 36 años al que le encantaba las jovencitas entre 18 y 24 años si eran vírgenes mejor, si bien estaba provisto de un pene de buen ver no era la gran cosa apenas algo por arriba del promedio en erección, su físico venido a menos luego de entrar de plano en sus años 30’s era compensado con un enorme facilidad de palabra y una personalidad de lo más simpática, soltero y sin hijos hasta donde sabia, aunque sospechaba de uno que otro por ahí......


RAMITA PODADA
Randy era un hombre de 36 años al que le encantaba las jovencitas entre 18 y 24 años si eran vírgenes mejor, si bien estaba provisto de un pene de buen ver no era la gran cosa apenas algo por arriba del promedio en erección, su físico venido a menos luego de entrar de plano en sus años 30’s era compensado con un enorme facilidad de palabra y una personalidad de lo más simpática, soltero y sin hijos hasta donde sabia, aunque sospechaba de uno que otro por ahí.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [CASTRACIÓN] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Randy era un hombre de 36 años al que le encantaban las jovencitas entre 18 y 24 años si eran vírgenes mejor, si bien estaba provisto de un pene de buen ver no era la gran cosa apenas algo por arriba del promedio en erección, su físico venido a menos luego de entrar de plano en sus años 30’s era compensado con un enorme facilidad de palabra y una personalidad de lo más simpática, soltero y sin hijos hasta donde sabia, aunque sospechaba de uno que otro por ahí, trabajaba para poder los fines de semana a la caza de sus presas favoritas.

Por supuesto aquella noche de sábado no podía ser la excepción siendo verano era la época idónea del año para obtener lo que tanto le gustaba, por lo que estaba en aquella disco de moda en aquella playa en una ciudad costera a escasos 30 minutos de donde vivía, algo que era casi perfecto para él, Randy, entro en la disco dueño de la escena no tuvo que hacer cola el cadenero lo conocía y siempre le daba su buena propina para que lo dejara entrar, ya dentro y luego de dos copas inicio con su presa de aquella noche.

Los primeros objetivos fueron desechados rápidamente ya que o bien iban con un gran número de amigas algo para lo que Randy no estaba de humor esa noche o iban con novio, vio varios objetivos potenciales pero de entre ellos rápidamente una chica capto su atención, esa una chica en un vestido entallado, menudita de piel blanca y una culo de infarto, destaco de entre todas porque sus amigas se marcharon y ella quedo sola bailando en la pista, lo hizo con varios chicos antes de que Randy la abordara y atrajera hacia su mesa.

-“¿Cómo te llamas preciosa?” Pregunto Randy mientras le servía una copa.
-“Aura” Dijo ella visiblemente pasada de copas.

Aquello era perfecto para Randy quien sonrió al escuchar su respuesta ella seria la presa para esa noche, luego de beber algunas cosas de nuevo salieron a la pista Randy prácticamente la tuvo que sostener en la pista, lo que aprovecho para meterle mano, palpar sus perfectas nalgas como senos, sin que la chica opusiera resistencia alguna, luego comenzaron con los besos apasionados como si quisieran comerse uno al otro, Randy le introdujo una de sus manos dentro de su pantalón para que palpara sus huevos y pene.

No paso mucho tiempo para que ambos estuvieran fuera de la disco rumbo a una pequeña habitación que Randy rentaba en el puerto frente al mar, no tardaron ni 5 minutos en llegar, él la ayudo a llegar hasta la habitación en donde la despojo de toda su ropa exceptuando su tanga de color verde, Randy entonces se desvistió con prisa quedándose en su ajustado bóxer blanco “Calvin KLein” que por debajo se apreciaba una notoria erección, Randy de inmediato comenzó a succionar y lamber los pezones erectos de la chica sobre su cama.  

Randy ardía en deseos de penetrarla, su excitación estaba al máximo pero sabía que tenía que complacerla primero a ella, tenía que dejar una buena impresión y un recuerdo imborrable en la joven que casi estaba ya dormida, gimiendo bajito, continúo besando despacio aquellos tiernos senos hasta notar que ella temblaba con cada roce de sus labios sobre sus pezones, su mano bajo entonces lentamente hasta su tanga, jugando con sus dedos por encima, notando la humedad y el calor que emanaba de aquella joven vagina.           

Randy siguió besando sus pechos bajando hasta su ombligo, con ambas manos le quito su tanguita lentamente sin prisa, disfrutando de cómo su sexo quedaba al descubierto, dejándola desnuda y excitada a su merced.

-“No, no, alto”. Dijo Aura casi como un susurro.

Randy besó sus pies y recorrió con su lengua sus piernas desde los tobillos hasta los muslos, los gemidos de la muchacha le indicaban que iba por buen camino, aunque de tanto en tanto ella volvia a decirle.

-“No, no para por favor”. Decía Aura apenas audible.

Abrió sus piernas y se dispuso a lamber la tierna y húmeda vagina, pero Aura se opuso apartándole la cabeza con ambas manos, Randy le tomó las manos con suavidad y las sujetó con firmeza, sin mayor oposición le besó el clítoris y lambió toda la vagina saboreando sus jugos mientras Aura gimió de placer, lamió desde el clítoris hasta el ano ocasionándole orgasmos múltiples a la jovencita.

-“No Para, Por Favor Para ¡NO!” Dijo Aura pese a todo.

Una vez seguro de lo que había logrado vencer la resistencia de la joven, procedió a quitarse su bóxer lo hizo con prisa no deseaba perder el momento, su pene duro y mojado quedo libre, con premura lo coloco en la entrada de su vagina jugueteando con la punta de su glande con su clítoris y sus labios vaginales con movimientos circulares mientras mordisqueaba sus pezones y acariciaba sus nalgas, Aura trato de alejarlo sus manos se apoyaron pecho peludo pero apenas y tenía fuerza, su mente decía no pero su joven cuerpo decía sí.

Reuniendo fuerzas Aura logro empujar a Randy unos centímetros de ella, para decirle.

-”No Quiero, Ya Detente”.  Dijo Aura.

Randy viendo que perdía el control, con una mano la tomó de la nuca y la besó con pasión desmedida, con la otra mano la tomó de la cadera para de un solo empujón penetrarla la lubricación natural de su vagina hizo fácil la introducción de su pene en la estrecha vagina virginal de Aura que soltó un grito contenido y abrazó con fuerza a Randy mientras empezaba con los movimientos ondulantes con su pene entrando y saliendo de ella, Aura simplemente se quedo ahí inmóvil con lagrimas rodando por su mejillas.

Sin embargo Randy logro generar otro orgasmo a Aura, ésta vez el orgasmo fue más intenso y agotador que la dejó a exhausta tendida sobre la cama, Randy se corrió dentro de ella dando una alarido de placer, cuando se retiro noto como un hilillo de sangre brotaba de su vagina, para luego un rio de semen, aquello le hizo poner una expresión de felicidad había logrado desvirgar a otra jovencita que lo recordaría como el primer hombre que la hizo mujer para siempre.

Randy fue al baño, tomo una ducha se vistió y le dijo a Aura.

-“Fue genial Aura, espero lo podamos repetir, cuando lo desees puedes usar el baño y un enorme gusto haberte conocido”. Luego Randy se marcho sin más.

Aura quedo sobre su cama en posición fetal sintiendo como la sangra, sus jugos y semen brotaban de su vagina, llorando para cuando por fin se puso de pie, juro ante Dios que su violador tendría el justo castigo que esos bastardos merecen.

Aura luego de dejar pasar unos dos meses comenzó a seguir a Randy no fue difícil encontrarlo sabiendo donde llevaba a sus conquistas, fue de ese modo que se percato de varias otras víctimas pronto Aura vio su oportunidad, Randy salió solo de aquella misma disco donde la abordo, “noche de mala suerte”  peso para sí misma camino hasta el sin que la viera y le coloco un paño sobre su boca y nariz que lo dejo inconsciente en pocos segundos.

Randy se despertó con los ojos vendados, estaba amarrado en una cruz formada por tubos de metal, sus brazos abrazaban el travesaño horizontal, lo que era una posición muy incómoda, cuerdas lo sujetaban a esa estructura de metal por completo, cuerdas  rodeaban su cintura y pelvis pasando por debajo de sus piernas para que pudieran sostener sus pecho pero al mismo tiempo rosando la piel, su piernas estaban también amarradas, estaba desnudo con su pene y huevos completamente vulnerables, en un lugar que no podía ver y sin saber la razón de porque había sido secuestrado. 

-“¡Por favor si lo que quieres es dinero no tengo mucho pero te puedo lo que tengo”. Dijo Randy escuchando y sintiendo que algo o alguien se movía, cerca donde estaba.

Aura apenas se había graduado como bioquímica por lo que no tuvo problemas en conseguir todos los químicos que necesitaba para lo que tenía planeado, sin decir nada seguía mezclando los químicos mientras Randy continuaba hablando.

-“¡Vamos dime que deseas!”. Decia Randy.
-“¡Se que está ahí! ¿Quién eres? ¿Por qué me haces esto?”. Decía algo ya inquiero Randy.

De pronto Randy sintió una mano femenina recorrer su muslo izquierdo hasta llegar a su huevos, en ese momento que se estremeció escucho una voz.

-“¡Es hora de pagar, violador!” Dijo Aura aunque Randy no sabía que era ella.

-“¿Quién eres?, “¡Yo no soy un violador!”. Dijo Randy enojado.

Eso dicen todos los de tu calaña que todo fue consensuado, que nunca escucharon decir ¡No!, pero claramente te dije que te detuvieras, Randy buscaba entre sus recuerdos para poder recordar de quien era esa voz que le sonaba tan familiar pero al mismo tiempo tan desconocida.

-“¿Vamos quien eres?” Volvió a preguntar Randy.
-“Ni siquiera puedes reconocerme, ¡eres un canalla!”. Dijo Aura.

Acto seguido le apretó sus huevos, fuerte, muy fuerte casi como si quisiera aplastarlos con sus propias manos.

-“¡AAAAAGGGGGGGG!” Grito Randy.

Aquel brutal apretón por parte de Aura duro solo uno segundos pero para Randy que nunca antes había sentido un apretón como ese en su vida fue toda una eternidad, pero el alivio que la liberación de la presión le causo duro poco, pues pronto su pene a medio camino de una erección completa, sintió como era tomado para ser inyectado en la base, primero luego en el glande el pinchazo que más le dolió y finalmente en cada uno de sus testículos.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHH”. Grito Randy de Dolor.

Randy sintió como si le fuera inyectado lava ardiente en su pene y huevos, dado que era una especie de resina plástica en estado liquida que estaba a unos 60 grados, el ardor era intenso pero su pene poco a poco fue quedando rígido hasta quedar completamente erguido pero aquella era una erección completamente diferente, pues no había placer sino puro dolor, tan agudo que Randy era incapaz de hablar de él solo brotaban gritos de agonía. Mientras su pene estaba siendo plastificado.

Al cabo de 10 minutos la resina inyectada en su pene y huevos se había solidificado lo suficiente para que su pene presentara una ligera curva hacia arriba que el pene de Randy solo presentaba cuando él en verdad estaba muy excitado, aunque en ese momento no lo estaba, sino que estaba en una agonía total, cuando la mano de aquella mujer que lo mantenía como su prisionero toco de nuevo su pene para recorrer toda su rígida longitud apenas y sintió su mano deslizándose por su erección, al cabo de unos segundos ya no sintió nada.

Aquello alarmo a Randy de inmediato quien con desesperación dijo.

-“¿QUÉ ME HAS HECHO MALDITA?” Pregunto Randy gritando.
-“Nada, solo matar esta barrita de carne para que no pueda violar a nadie más”. Dijo Aura.
-“¿QUÉ? ¡MALDITAA TE MATARE!”. Grito Randy muy agitado.

-“¡Oh! Parece que tu ramita esta algo doblada creo que será necesario podarla”. Dijo Aura burlonamente.

Acto seguido se fue de la habitación dejando a Randy solo por algunos minutos, cuando regreso Aura iba vestida como si fuese a realizar labores de jardinería, e incluso se hizo unas trenzas, llevaba un sombrerito y sostenía unas tijeras para podar con dos largos mangos color amarrillo.

Se acerco a donde estaba Randy cuyo pene aun estaba endurecido, Aura coloco las afiladas cuchillas de la gran tijera sobre su pene justo por la mitad, que era por donde la curvatura del pene de Randy comenzaba y dijo.

-“Creo que lo cortare desde aquí”. Dijo Aura.
-“NO… NO. ESPERA… Te puedo Compensar NO CORTES NADA”. Dijo con desesperación Randy.

Pese a no poder sentir el frio del filo de las hojas de acero sobre su pene.

-“Tienes razón mejor lo cortare por completo”. Dijo Aura.
-“NO… NO… ¡POR FAVOR!” Grito Randy.

-“CLICH”. Se escucho.
-“NO… NO… ¡POR FAVOR!” Seguía repitiendo Randy.

Sin percatarse que su pene había sido cortado desde varios segundos atrás, su miembro amputado quedo en las mano de Aura, apenas y hubo sangrando el muñón que le quedo a Randy era minúsculo y apenas unas gotas resbalaron gasta sus huevos pero estaba tan desesperadamente suplicando que lo cortaras que no noto el calor de su sangre aunque su escroto aun tenía algo de sensibilidad sus huevos estaban muertos ya en su interior, por la acción de la resina inyectada en ellos.

Aura sin decir nada, simplemente alzo su escroto para colocar las cuchillas por detrás y por debajo de los huevos de Randy que en esta ocasión sin sintió las frías cuchillas debajo de huevos, pegadas a su perineo, lo que hizo que de nuevo se inquietara.

-“NO… NO…” Comenzó a suplicar Randy de nuevo.
-“CLICH”. Se escucho de nuevo.

Lo que esta vez, si hubo un pequeño sangrando por lo Randy pudo sentir un liquido caliente bañar sus piernas, no le tomo mucho para percatarse que era su propia sangre la que estaba sintiendo, aterrado grito.

-“NOOOOOOOOOO”. Grito Randy.

Quien buscaba de manera desesperada de soltarse pero en eso Aura de nuevo coloco un trapo sobre su nariz y boca que lo dejo inconsciente en cuestión de segundos.

Randy se despertó dos días después en la habitación de un hospital, con su entrepierna vendada, loco de angustia, se quito los vendajes como pudo para ver las horribles puntadas que ahora adornaban en donde alguna vez estuvieron sus genitales masculinos que tanto placer le proporcionaron.

-“NOOOOOOOOOOOOOOO”. Grito.

Tuvo que ser sedado por varios días hasta que acepto que había dejado de ser un hombre, para el resto de sus días, solo sería un eunuco nulo, desprovisto de todo placer sexual por lo menos como un hombre, ahora solo obtendría placer de manera anal algo que por supuesto le repugnaba.

Tres meses después de dejar el hospital recibió un paquete, en su interior había un dildo, una copia de su pene en plástico azul, junto con un disco que coloco en su reproductor, ahí una mano femenina mostraba a la cámara sus huevos plastificados como su pene con aquella ligera curva debajo se mostraba un cartel que decía “Ramita Podada”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com