DESLECHADOS Y CASTRADOS

La planta extraía el semen de los condenados por diferentes crímenes, que era usado para cremas, jabones, fertilizantes y los más selectos para procreación o investigación, también en los condenados eran usados como conejillos de indias para probar toda clase de drogas para la impotencia algunas de ellas con resultados nefastos para los pobres en que fue usada dicha droga, todo el proceso era automatizado y Dilian era una de las 30 enfermeras jefes......


DESLECHADOS Y CASTRADOS
La planta extraía el semen de los condenados por diferentes crímenes, que era usado para cremas, jabones, fertilizantes y los más selectos para procreación o investigación, también en los condenados eran usados como conejillos de indias para probar toda clase de drogas para la impotencia algunas de ellas con resultados nefastos para los pobres en que fue usada dicha droga, todo el proceso era automatizado y Dilian era una de las 30 enfermeras jefes.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [PRISIÓN] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Dilian de 32 años era la jefa enfermeras de la planta estatal al servicio del estado esta planta no era como otras fabricas comunes ya que era parte prisión, parte hospital y parte fabrica lechera, a esta planta eran enviados todos los hombres condenados por crímenes graves para que fueran tratados, su estancia en la planta oscilaba entre los 3 meses los menos afortunados y los 2 años que eran casos excepcionalmente afortunados ya que conservaban sus testículos y pene por dos años, siendo la media cinco meses antes de ser convertidos en eunucos nulos de por vida.

La planta extraía el semen de los condenados por diferentes crímenes, que era usado para cremas, jabones, fertilizantes y los más selectos para procreación o investigación, también en los condenados eran usados  como conejillos de indias para probar toda clase de drogas para la impotencia algunas de ellas con resultados nefastos para los pobres en que fue usada dicha droga, todo el proceso era automatizado y Dilian era una de las 30 enfermeras jefes, llegar a ese puesto requería de 10 años de estar laborando en la planta cosa que era raro pero a ella le gustaba mucho lo que hacía.

Era lunes y Dilian estaba feliz, más que nada porque todos los lunes llegaban los nuevos condenados así mismo era el día que los hombre cuyos testículos se habían agotados ya sea de manera natural o por alguna de las drogas usados en ellos eran castrados, a ella le encantaban los lunes, porque además de todo lo ya dicho podía tener algo de placer sexual directo usando a uno o varios de los condenados, que ella misma seleccionaba de entre todo el lote que en suerte le tocaba recibir cada lunes, no era algo ético pero no estaba prohibido y ella se aprovechaba de ello.

9:00 AM ella con resto de las enfermeras 29 enfermeras jefes estaban reunidas en la sala audiovisual de la planta para un ritual que se llevaba a cabo cada lunes. La supervisora en jefe, ya tenía preparada un gran recipiente de cristal transparente con 30 papelitos doblados con un número que designaba a un lote, las enfermeras jefes eran llamadas por su nombre según su antigüedad trabajando en la planta, Dilian era llamada siempre en el doceavo lugar, ella con prisa pero aparentando calma metía su mano en el recipiente y sacaba uno de los papelitos, lo abría y decía el numero en voz alta.

-“Número 8” Dijo ese lunes Dilian.

Lo que causo un mormullo entre sus compañeras mientras menos fuera el numero, mejor el lote que le tocaba en suerte por lo general los lotes del 1 al 10 eran los mejores pues incluían hombre jóvenes incluso de 18 años mientras los lotes del 11 al 20 eran hombre en su mayoría de 30 a 50 y los lotes del 21 en adelante eran hombre de más de 50 años que eran en si mismo malos lotes.

Dilian sintió humedecer su pequeño calzón (braga) al ver aquel numero hacía varios meses que no le tocaba un tan buen lote como ese, luego que a todas les fue asignado su lote cada una de ellas se dirigió a la puerta designada con el numero en suerte junto al equipo de enfermeras que cada uno de ellas comandaba en el caso de Dilian tenía a su cargo a 30 mujeres y 20 hombres, en su mayoría gay o eunuco que en algún momento fueron procesados en esa o entra de las plantas de ese mismo tipo que eran útiles para las tareas pesadas para una mujer. 

Todos incluida Dilian estaban impacientes como ansiosos para que la gran puerta de metal se abriera, un silencio sepulcral lleno toda la nave industrial cuando se escucho el retroceder del transporte de la corte y como este se acoplo con la puerta. Un guardia armado entro por una puerta lateral para entregar a Dilian el manifiesto de la carga, ello lo leyó antes de firmar el hombre dijo antes de irse.

-“Son todos suyos, ¡que Dios los ayude!”. Dijo el guardia.

Antes de salir, pasó una tarjeta por una ranura y la gran puerta de metal marcada con el numero 8 se abrió, uno 20 hombres todo ellos no mayores a los 30 años salieron del transporte iban apenas portando una trusa (slip) de color azul claro que transparentaba sus genitales, todos ellos habían sido despojados de todo el vello y cabello de sus cuerpos, portaban un collar que les obligaba a obedecer todas la ordenes que las enfermeras les daban, Dilian inspecciono uno a uno a cada uno de ellos eso era su deber pero además servía para elegir a uno o dos de ellos para su disfrute personal que era lo que ya deseaba.

De entre todos uno destaco un joven de unos 24 años, el numero que colgaba de su cuello indicaba A554453 busco en el manifiesto en sus manos, condenado a 25 años por robo a mano armada con agravantes, lo que le llamo la atención fue que era atractivo, de buen cuerpo y bien dotado, lo que hizo sentir a Dilian unas agradables cosquillas en el interior de su ya húmeda vagina, hizo llevar al joven a una habitación con las dos enfermeras que lo condujeron riendo en complicidad sabiendo que apenas ella fuese saciada ellas lo podrían usar también.

Era un día caluroso de agosto, el joven de nombre Danilo fue dejado en aquella habitación inmóvil de pie en posición de firmes sin poder mover más que la cabeza, Dilian se  desnudo en el vestuario adjunto a la habitación para luego aparecer ante Danilo para exponer su cuerpo casi desnudo, los ojos del joven se abrieron grandes, al verla portando una minúscula tanga blanco y un sujetador (corpiño) a juego que realzaban sus aun firmes pechos, que ella se coloco en el vestuario.

Dilian supo que acababa de otorgar a ese joven un momento que no olvidaría en su vida, ella aparento hacer algunas cosas dándole la espalda dejándole ver su minúsculo tanga que llevaba puesta dejaba a la vista sus hermosas nalgas que Danilo no pudo dejar de apreciar viendo el movimiento de sus glúteos que acompañaba a cada paso que ella daba.

Dilian giro su mirada hacía el joven y pudo comprobar que los ojos de este estaban clavados en sus nalgas, ella no se enfado, su reacción fue todo lo contrario, no sentía pudor ni vergüenza, después de todo no era la primera vez que hacia algo similar e incluso lo disfrutaba, sentía una extraña sensación que salía entre sus piernas, una calentura que le producía el sentirse deseada por los ojos de aquel hombre que no dejaba de comerle el culo con la mirada. Esa excitación que le producía la situación hizo acercarse a él muy lentamente dándole tiempo a visualizar cada centímetro de su cuerpo semidesnudo. Para ese entonces Danilo tenía una erección completa. Eso a ella le gustaba, ver como su pene estaba deseando salir de la única prenda que cubría su cuerpo en ese momento.

Ella se paró a escasos centímetros de Danilo, acerco sus labios al oído de este, metiendo su mano dentro de su trusa y agarrando bien fuerte su endurecido miembro le dijo.

-“MMMM creo que te gusta lo que estás viendo”. Dijo Dilian.

Mientras le hablaba con una de sus manos lo masturbaba, sin que Danilo pudiera hacer algo al respecto no podía moverse pasó su otra mano por detrás de su espalda y tras un movimiento rápido dejo caer su sujetador al suelo dejando sus senos libres a escasos centímetros de los ojos de Danilo. Lo que hizo que su pene se pusiera aun más dura lo que ella sintió de inmediato.

-“Vaya vaya... que dura se te está poniendo”. Dijo Dilian.

Ella con un comando de voz hizo que el joven se sentara sobre la cama en la habitación y acerco uno de sus senos a su boca, que de inmediato empezó a jugar con el pezón  provocándole un espasmo de placer a Dilian que cerró los ojos y se dejó llevar por la lujuria, ella estaba descontrolada y más cuando él empezó con su lengua a jugar con su pezón, de los lengüetazos pasó a los mordiscos, y la excitación era máxima.

Dilian con un rápido movimiento hizo mil pedazos su delgada trusa para poder liberar su miembro todo tieso, tras unos vaivenes por fin su pene se paró a escasos centímetros de su boca, toda grande y bien dura, fue cuando ella se dio cuenta del gran tamaño que tenia. No pudo esperar más y tras una gran Lambida desde la base hasta la punta, se la metió entera en la boca.

-“¡Dios que rico!” Jadeo Danilo.

Dilian se despojo de su tanga dejando a la vista una entrepierna bien depilada, ella se cocolo sobre él, para comenzar a hacer un 69 Danilo metió su cabeza en medio de sus piernas como pudo para empezar a mover su lengua muy suave, poco a poco fue acelerando el ritmo al compás de los suspiros que cada vez más rápido desprendía ella, Danilo pudo comprobar que sus nalgas eran firmes de primera mano, ella por su parte sujeto con sus manos su cabeza para atraerla a su entrepierna se iba a correr.

No podía aguantar lo excitada que la dejaba todo aquello con su vagina en su boca, Danilo no quería que ese momento acabara Danilo pudo contemplar sus endurecidos pezones y como apuntaban hacia abajo de pronto ella dio un gran gemido y se corrió, la boca de Danilo se lleno de su fluido que no pudo más que tragar, mientras ella gemía de placer, con su cuerpo temblando al ser tocado por un gran orgasmos.

-“¡DIOS OHH SI… SI… MÁS… MÁS…!” Pedía Dilian, jadeando.

Dilian aun con sus piernas temblando y sus juegos bajando por sus muslos se incorporo, hizo que Danilo quedase boca arriba sobre la cama con su imponente miembro todo babeado apuntando al techo, ella se monto sobre él para clavarse su dura erección de un solo sentón muy fuerte que hizo gemir a ambos, el placer de sentir aquel endurecido miembro entrando y saliendo de su mojadísima vagina le provocó una secuencia de gemidos cada vez más fuertes.

Le resultaba increíble a ella como las embestidas de aquel joven le estaban dando tanto placer, deseaba que aquel momento no terminara jamás, quería su pene dentro para siempre, desde fuera se empezaron a escuchar voces eran las otras enfermeras que estaban observando toda la acción desde rendijas en los muros, el sentirse observada le hizo sentir a Dilian aun más excitación y cada embestida iba acompañada por gemidos cada vez más rápidos y fuertes.

Los senos de Dilian oscilaban hacia arriba y abajo con cada nueva embestida aquello duro unos 20 minutos pero que a ambos les pareció una eternidad, de pronto la espalda de ella se fue arqueando a cada golpe se sus nalgas con la pelvis de Danilo, indicando que no podía esperar más iba a correrse, ella también notó que Danilo estaba igual con su pene palpitando ya con fuertes contracciones, Dilian levando la cabeza de Danilo con sus manos aplastando sus bellos senos sobre su pecho y dejo que todo sucediera, con ambos gimiendo de infinito placer.

Dilian empezó a correrse al mismo tiempo que noto como los primeros chorros de cálido semen empezaron a ser disparados dentro de su vagina. Llegaron al orgasmo a la vez, fue algo genial, ella sintió uno de los mayores orgasmos de toda su vida, cuando Danilo termino de vestirse y ella de temblar Dilian se desmonto y se coloco sus prendas rápidamente dejando a Danilo aun con una erección con su cuerpo todo sudado sobre la cama, cuando ella salía por la puerta dio un vistazo, al joven su mirada se cruzó por un instante sabiendo en ese momento no se volvería a repetir jamás.

Dos semanas más tarde Danilo había sido usado, montado y humillado por todas las enfermeras y algunos de los enfermeros a cargo de Dilian, aquella tarde viernes los condenados vagaban por la cinta transportadora, iban desnudos colgados hacia abajo de los pies, con los brazos cruzados a la espalda todos ellos con mordazas de bola en sus bocas y un aparato cilíndrico conectado a sus penes que los succionaba y masajeaba como si fuese una extraña mezcla entre una boca y mano humana, dicha maquina tenia la tarea de exprimir hasta la última gota del semen de sus hombres condenados a sufrir dicho castigo.

Dilian vistiendo su impecable uniforme de enfermera con sus altos tacones supervisaba a los hombres que iban pasando frente a ella, de pronto ella extiende su mano y tomo el tubo que sobre sale del cuerpo de uno de los hombre el cual está conectado a su pene, Dilian observa la cantidad que muestra el contador de semen, sonríe maliciosamente y dice.

-“Bueno numero 1586, creo que ha llegado tu hora de que salgas de aquí” Dije Dilian.

El hombre aterrado al comprender el significado de aquellas palabras se comienza sacudir, con desesperación tratando de soltarse de hacer algo para salvarse, pero no puede hacer nada, Dilian desconecta el tubo y apartar al hombre de la banda transportadora, lo lleva hasta quedar colgando cerca de una mesa de metal de donde ella toma un mango con un lazo metálico, que es de un filamento apenas perceptible pero muy resistente, tomo los huevos del hombre, siente como estos están hinchados, el hombre se sacude con violencia al sentir un terrible dolor cuando sus huevos con tomados por la mano de Dilian.

Dilian coloco el lazo alrededor del pene y huevos de hombre en la base, lo apretó con fuerza, que de nuevo le hizo daño, luego procedió a apretar un botón en de color rojo en el mango que sostenía al lazo en su mano al tiempo que decía.

-“¡Bueno dile adiós a tu hombría!” Dijo Dilian despectivamente.

El hombre no tardo en sacudirse de dolor el filamento firmemente apretado las partes más sensibles de su cuerpo, comenzó a brillar con intensidad, quemándole la piel al tiempo que la cortaba, a los pocos segundos tanto su pene como el escroto con el vital contenido aun en su interior quedaron separados del cuerpo del hombre en la mano de Dilian el cuerpo del recién eunuco nulo se sacudió por unos segundos antes de desmayarse.

Dilian tomo el paquete genital cortado y lo arrojo a un cubo de metal donde otros paquetes ya yacían cortados, carne inservible que sería molida al final del día para luego ser incluida como parte de la comida de los felinos en el zoológico de la ciudad, luego de esa anulación Dilian regreso a su lugar en la banda transportadora, Danilo no tardo en aparecer, los ojos de Dilian brillaron al verlo, cuando ella detuvo la banda y tomo el tubo que estaba conectado a su pene, el cuerpo del joven se estremeció.

-“Vaya parece que ya no te excita verme como antes” Dijo Dilian mientras desconectaba el tubo del pene de Danilo.

El cuerpo del joven que al igual que el otro hombre comenzó a sacudirse tratando de escapar pero antes de que pudiera aflojar aunque fuese mínimamente sus retenciones ya Dilian le había colocado el lazo alrededor de sus huevos y pene, Danilo negó con la cabeza, suplicándole con los ojos a Dilian quien lo miro, se inclino y le dijo al oído.

-“Lo siento pero es algo que debe pasar, pero te recordare como un gran amante”. Dijo Dilian.

Acto seguido presiono el botón rojo y el lazo comenzó a brillar, unos segundos después los grandes huevos como pene de Danilo estaban cercenados descansando en la mano de Dilian, ella tomo una tijera de la mesa y separo con ayuda de ellas el escroto con los que fueron los huevos de Danilo de su pene, para arrojarlos al cubo pero se quedo con el pene aun en erección.

Esa noche al llegar a casa saco de su bolso el pene ya plastificado y conservado, ya no era un pene sino un dildo realista con el que se masturbo una y otra vez, llegando a orgasmo increíbles, hasta que se quedo dormida muerta de cansancio, a la mañana siguiente se levanto aun con el dildo en su interior y dijo que Bueno que este pene ya esta deslechado para siempre.    

El lunes todo comenzó de nuevo, un nuevo lote estaba listo para ser recibido y nuevos hombres estaban por ser “Deslechado y Castrados. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CASTIGO MUY EJEMPLAR

Cardo y Lian eran amantes desde los 17 años pareja estable, se conocían bien pero los cambios en la política dieron como resultado un gobierno ultra conservador que no tardo en emprender una cruzada contra la comunidad LGBT en especial contra la comunidad gay, leyes fueron pasadas para castigar a las parejas gay que mostraran sus amor o afecto en público, incluso se podía castigar a homosexual si alguien si alguno de sus vecinos se quejaba por cualquier razón, lo que dio como resultado la rebelión de la comunidad gay que lucho legal y extra legalmente contra esas medidas......


CASTIGO MUY EJEMPLAR
Cardo y Lian eran amantes desde los 17 años pareja estable, se conocían bien pero los cambios en la política dieron como resultado un gobierno ultra conservador que no tardo en emprender una cruzada contra la comunidad LGBT en especial contra la comunidad gay, leyes fueron pasadas para castigar a las parejas gay que mostraran sus amor o afecto en público, incluso se podía castigar a homosexual si alguien si alguno de sus vecinos se quejaba por cualquier razón, lo que dio como resultado la rebelión de la comunidad gay que lucho legal y extra legalmente contra esas medidas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENECTOMIA] [TORTURA] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Cardo y Lian eran amantes desde los 17 años pareja estable, se conocían bien pero los cambios en la política dieron como resultado un gobierno ultra conservador que no tardo en emprender una cruzada contra la comunidad LGBT en especial contra la comunidad gay, leyes fueron pasadas para castigar a las parejas gay que mostraran sus amor o afecto en público, incluso se podía castigar a homosexual si alguien si alguno de sus vecinos se quejaba por cualquier razón, lo que dio como resultado la rebelión de la comunidad gay que lucho legal y extra legalmente contra esas medidas.

Cardo era rubio de piel muy blanca con músculos bien marcados por todo su cuerpo, practicaba natación a modo profesional y pasaba muchas horas en el gimnasio, Lian por su parte era moreno pero se teñía su cabello de rubio, al igual que cardo tenía un magnifico cuerpo, producto de horas de entrenamiento en el gimnasio, ambos eran poseedores de un gran par de huevos y un pene de buenas proporciones tanto de largo como de ancho que les daba mucho placer el uno al otro, ya que ambos gozaban de ser penetrados por el pene de su pareja.

La pena de la silla como era conocida se instauro varios años atrás pero nadie había sido sometido a dicha pene, casi todas las faltas se resolvían pagando una multa por lo que expresiones de afecto gay seguían dándose en la vía, publica el gobierno federal arto de esa situación giro orden al poder judicial para que se aplicara la ley, se debía dar un ejemplo, aquello fue apenas semanas antes de que Cardo cometiera un error fatal que llevaría no solo a él, sino a Lian a ser los primeros en sentir la silla.

Para ese momento Cardo tenía 27 y Lian estaba por cumplir 28, todo sucedió un sábado pero la verdad es todo comenzó un viernes, ambos tenia de vecino a un hombre mayor que era homofóbico a la tercera potencia, Cardo llego del entrenamiento de natación encontrándose a Lian viendo televisión en la sala este lo llamo a su lado y ambos se besaron con pasión pese a los años que llevaban juntos aun la llama de la pasión estaba muy viva en ambos sobre todo los fines de semana que era cuando mas fogosos se ponían.

Lian se hinco delante de Cardo para de un rápido movimiento bajarle su pantalón como speedo que aun llevaba, que dejo su pene al descubierto para comenzar a darle una mamada, el pene de Cardo media 24 cm más o menos 16 cm blanco con un glande prominente, olía muy rico una combinación entre sudor y cloro, que le encantaba a Lian, de inmediato se comenzaron a escuchaba los gemidos de Cardo que solo hicieron que Lian se excitara aun vez más.

Lian continuo así por un momento, hasta se saco el gran pene de Cardo de la boca le quito por completo su ropa, Lian también quedo desnudo y se puse un poco de lubricante en su culo, Cardo entendió lo que deseaba por lo que se coloco detrás para comenzar a penetrarlo al principio pese a todas la veces que lo había penetrado no entraba pero después de unos segundos Cardo lo logro, para empezar un vaivén un poco salvaje que era como a Lian le gustaba.

Las nalgadas por parte de Cardo a Lian no tardaron en producirse mientras jadeando le decía.           

-“Así vamos se que te gusta esto era lo que quería verdad”. Dejo Cardo.  
-“AAhhhhhh si dame rico así métemela toda”. Respondió Lian.     

Sin ningún pudor ambos se besaban Cardo le dio la vuelta a Lian para penetrarlo con las piernas abiertas, Cardo descendió para mordisquear las tetillas de Lian ahí en el sofá con las cortinas del ventanal que daba a la calle abiertas, Luego de unos minutos le Cardo le ordeno que me sentara sobre su gran erección, Lian sin dudarlo comenzó a cabalgar a Cardo por buen rato hasta en la que Lian no dejo de acariciarlo y besarlo.         

De pronto Cardo saco su pene de Lian a lo que este le dijo.
.
-“Nooo no por favor no me la saques, me encanta tu miembro”.
-“Haaa haaaa siiii me encanta, maaas maaas dame más”. Dijo Lian.

Lian con ansiedad como si fuera un adicto pero al pene de Cardo tomo su pene para metérselo a la boca y succiono como si fuera becerrito, sin dudar se trago todo su enorme falo hasta que los grandes huevos de Cardo quedaron colgando de su barbilla mientras miraba de reojo como Cardo se retorcía de placer mientras se devoraba su gran miembro, Cardo por su parte tenia tomado el pene de Lian, a quien seguía masturbándolo sintiendo su gran pene endurecido en su mano.

Cardo saco su pene de la boca de Lian para penetrarlo de nuevo por otros 10 minutos, antes de decirle a Lian con urgencia mientras su gran erección palpitaba sin dejar de entrar y salir del ano de Lian que también estaba a punto de venirse.

-“Ahí te va”. Dijo Cardo.

De pronto el pene de Cardo comenzó a eyacular mientras gemía como todo un semental en celo  derramando toda su leche dentro de Lian, que izo que también eyaculara con fuerza, Lian trato de beberse su propia leche pero sus disparos solo llegaron a su pecho, ambos se quedaron así jadeantes por un momento, mientras Lian sentía el pene de Cardo aun latiendo con fuerza dentro de él, Cardo saco su pene y Lian casi de inmediato se hinco para chupar su pene hasta dejarlo completamente limpia, luego fue el turno de Cardo que realizo también una gran mamada a Lian el resto de la tarde y noche se la pasaron teniendo sexo hasta quedar dormidos uno en brazos del otro, desnudo oliendo a semen, sudor y sexo.

A la mañana siguiente sábado ya tarde, Cardo, se despertó lo que también despertó a Lian, se coloco su ajustado speedo para salir por el periódico seguido de Lian apenas en trusa (slip), cuando tomo el periódico en Lian metió una de sus manos dentro de su speedo para tomar sus huevos a Cardo mientras lo besaba todo esto ante la vista inquisidora de su vecino que incluso grabo todo con su teléfono, que sirvió para su denuncia ante las autoridades, dos semanas más tarde ambos estaban compareciendo ante un juez, con ellos y su abogado esperando solucionar todo con una multa, pero los tres fueron sorprendidos cuando el Juez sentencio a ambos a la silla.

Cardo y Lian no sabían bien a bien que implicaba aquella sentencia, pero su abogado si, por lo que rápidamente interpuso un recurso de apelación pero le fue negada, un segundo recurso fue también rechazado,  pronto las puertas y salidas que ambos tenían para salir bien librados del castigo al fueron sentenciados se fueron cerrando una a una, el gobierno deseaba que ellos sirvieran como ejemplo, para inhibir a los infractores de la ley que cada vez eran más y más, el último recurso interpuesto por su abogado fallo por lo que tres meses después de ser sentenciados ambos fueron llevados a donde se iba realizar el castigo.

Ni cardo ni Lian se habían visto en los tres meses y al verse trataron de ir a los brazos del uno del otro pero los guardias de la prisión lo impidieron, ambos fueron desnudados rápidamente, para ser introducidos en una habitación, donde dos sillas algo extrañas fueron colocadas, ahí fueron obligados Cardo y Lian a Sentarse, colocando sus piernas sobre dos estribos donde sus tobillos fueron asegurados, sus muñecas fueron aseguradas en la parte alta del respaldo de la silla que era alto, lo que los dejo con las piernas abiertas y sus genitales expuestos por completo.

Un hombre que vestía como un enfermero, se acerco primero a Lian y tomo su pene que masturbo hasta que estuvo en completa erección, en ese momento aquel hombre le metió por la uretra una larga barra de metal de 7 milímetros de diámetro, que quedo sobresaliendo del ojo del glande de Lian, luego le colocaron una jaula de metal a su pene que se ajusto de alguna forma a su pene a la perfección para rematar el hombre le coloco dos electrodos uno sobre cada uno de sus huevos e hizo lo mismo con sus tetillas, finalmente el hombre inyecto a Lian en sus huevos algún tipo de sustancia que le hizo sentir muy excitado.

Repitió los mimo con Cardo luego varias guardias trajeron un carrito con un largo tubo sobresaliendo de uno de sus lados el hombre coloco en cada extremo de aquello tuvo un dildo en verdad largo como grueso, luego lubrico los anos de cada uno de ellos e introdujo el dildo casi por completo en el interior de sus entrañas, cuando todo estuvo listo, el director del centro de retención en donde estaban leyó la sentencia y cuando termino agrego.

-“¡Que Dios tenga piedad de sus cuerpos y almas!” Dijo el director.

Acto seguido vio su reloj y bajo una palanca ubicada a uno de sus lados lo que hizo que los dildos comenzaran entrar y salir de sus ano a un muy bien ritmo pese al tamaño aquello se sentía bien para ambos, el placer duro hasta que un descarga eléctrica fue dada a sus huevos como tetillas, haciendo que sus cuerpo se tensaran y dos chorros de semen buscaran la manera de salir por sus penes pese a la uretra estar bloqueada lo que les causo gran dolor a ambos.

Pero aquello no fue lo peor al dildo que los penetraba para ese momento de una manera salvaje le broto una protuberancia que comenzó a presionar sus próstatas de manera brutal, las inyecciones dadas a ambos hicieron que comenzaran a venirse una y otra vez, casi de manera continua al principio pese a las descargas eléctricas fue muy placentero pero al cabo de 10 eyaculaciones ya no era nada agradaba por el contrario comenzó a hacer una terrible tortura de la que ninguno de los dos podía escapar, su pene presionaba la jaula en la que estaba prisionero, palpitando con fuerza cuando su semen quería abandonar su miembro.

A la hora de haber comenzado su castigo ya ambos gritaban por clemencia sintiendo un terrible dolor proveniente de sus tetillas, huevos y pene por igual con semen saliendo disparado hacia todas direcciones, sus vientres, pechos, silla y suelo ya estaban manchados de grandes cantidades de semen que sin embargo no dejaba de brotar casi de manera continua de su obstruido uretra, ambos no dejaban de gritar.

-“Ahhhh Mi PENE AAAHHHH”. Gritaba Cardo.
-“AAAHHH MI PENE NO MÁS”. Gritaba Lian.

Aquello terrible tortura muy húmeda se prolongo para ambos por otras dos horas, deshidratados, sudados, cubiertos de sudor y aun gritando Cardo fue el primer en tener una enorme eyaculación que incluso arrojando fuera de su pene la barra de metal que estaba bien dentro de su erección por la fuerza con que se vino, pero no solo sino que fue tanta la fuerza con la que se vino que su glande literalmente exploto, convirtiendo en una masa sanguinolenta del que chorreaba sangre y semen a borbotones, con Cardo gritando y convulsionando por igual cuando de pronto su escroto estallo como si fuese un globo lleno de agua.

Los dos grandes huevos de Cardo salieron disparados hacia direcciones diferentes, cercenados de su cuerpo, Cardo dio un alarido aterrador ante la mirada de horror de Lian para luego desmayarse. El glande de Lian tardo algunos minutos mñás en estallar para luego su escroto hacer lo mismo, pero a diferencia de Cardo solo uno de sus dos grandes testículos salió disparado el otro quedo colgando de de los conductos que lo unían a su cuerpo, pero solo duro unos segundos hasta que exploto haciéndose añicos, el cuerpo de Lian se tenso con fuertes convulsiones sus ojos se pusieron en blanco y se desmayo.

Aquel primer empleo de la silla sobre Cardo y Lian hizo que las protestas como todo acto de exhibicionismo gay cesara de inmediato, nadie quería pasar por lo que ambos pasaron no luego de que el video de lo que les paso fue difundido en redes sociales y la Internet, Cardo y Lian se convirtieron en el símbolo de una resistencia que paso a la clandestinidad aunque ambos tuvieron que vivir por el resto de sus días atormentados luego de sufrir aquel “Castigo muy Ejemplar”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HETEROS ASUSTADOS

"Mierda. Solo mantén la calma y estarás bien", aconsejó James a los otros pasajeros del corto autobús en el que viajaban. "Recuerde, un juez no nos ha condenado a prisión por lo que no nos pueden tocar, simplemente tratan de asustarnos". James era el abogado del grupo. "Será como cuando visitaron la escuela. Un tipo con aspecto de culo malo te atravesará la cara y te dirá que te van a dejar indiferente y convertirte en la perra de todos, pero eso es todo lo que pueden hacer"......


HETEROS ASUSTADOS
"Mierda. Solo mantén la calma y estarás bien", aconsejó James a los otros pasajeros del corto autobús en el que viajaban. "Recuerde, un juez no nos ha condenado a prisión por lo que no nos pueden tocar, simplemente tratan de asustarnos". James era el abogado del grupo. "Será como cuando visitaron la escuela. Un tipo con aspecto de culo malo te atravesará la cara y te dirá que te van a dejar indiferente y convertirte en la perra de todos, pero eso es todo lo que pueden hacer".

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [VIOLACIÓN] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Zipper





"Papá dijo que a veces a los chicos en la cárcel les quitan los huevos, y dejan que los más viejos los penetren", dijo Kevin, el niño gordo.

"Sí. Escuché algo así en las noticias", dijo otro adolescente.

"Mierda. Solo mantén la calma y estarás bien", aconsejó James a los otros pasajeros del corto autobús en el que viajaban. "Recuerde, un juez no nos ha condenado a prisión por lo que no nos pueden tocar, simplemente tratan de asustarnos". James era el abogado del grupo. "Será como cuando visitaron la escuela. Un tipo con aspecto de culo malo te atravesará la cara y te dirá que te van a dejar indiferente y convertirte en la perra de todos, pero eso es todo lo que pueden hacer".

Los chicos tenían catorce a diecisiete años; todos habían pasado un tiempo en la cárcel juvenil del condado por diversas ofensas como hurtos en tiendas, robos, vandalismo, peleas y asaltos menores. Todos habían probado drogas hasta cierto punto y todos habían soportado una sesión de intimidación en la que los contras experimentadas acudían a las escuelas locales y se les ponían cara y les contaban lo que les esperaba en la cárcel, donde se dirigían sin duda alguna.. Ninguno de ese grupo había prestado atención a las advertencias y por consiguiente, había reincidido y se le había ofrecido la oportunidad de reducir su tiempo si visitaban una prisión estatal.

"Simplemente será una búsqueda de bandas, y luego un grupo de tontos perdedores se volverán a enfrentar, como antes". James estaba tratando de aliarse con sus propios miedos, así como con cualquier otro que los otros muchachos pudieran haber tenido.

James tenía solo seis años cuando entró en conflicto con la ley. Su padre se había detenido a buscar combustible y James lo había acompañado para pagar el combustible. Había una pantalla de caramelo casi a la altura de los ojos y el chico le había pedido a su padre que le comprara un bar de Snickers. Papá se negó, por lo que el chico se embolsó un bar de todos modos y fue abordado por el gerente de la tienda. Devolvió el dulce y se le ordenó a papá que pagara dos dólares o se enfrentara a un enjuiciamiento, una suma que posteriormente sacó de la piel del culo del joven. ¿La lección aprendida fue? Que no te atrapen

Cuando James cumplió doce años, era un hábil ladrón. Mercancía, dinero de monederos sin protección, juguetes de otros niños, incluso una bicicleta misteriosamente encontraron su camino a su posesión. Cuando los huevos del muchacho cayeron, se volvió más audaz y continuó su juerga de un solo hombre, siempre limitando a tomar al menos de mil dólares y nunca recurriendo a la violencia que le ganaría un año en el Reformatorio del Estado en lugar de una breve visita a las instalaciones juvenil en la cárcel del condado.

Su primera exposición al programa Hetero Asustados fue a los catorce años cuando lo atraparon saqueando automóviles estacionados. Los desacuerdos de la prisión del estado hablaron duro y asustaron a algunos niños, pero James los vio a través de ellos y sonrió y se rió cuando se pusieron en cara y trataron de intimidarlo. Justo después de cumplir los diecisiete años, lo atraparon nuevamente, esta vez por elegir el bolsillo de un joven. El juez era un funcionario electo preocupado por el presupuesto del condado y, en otras épocas, le habría ofrecido al muchacho la opción de pasar un año en la cárcel después de lo cual seguramente sería reclutado o alistado de inmediato en el Ejército o Cuerpo de Marines, cualquiera de los cuales Les daba la bienvenida a jóvenes tontos que creían que eran duros. Las cosas eran diferentes ahora, y en cambio el juez exigió un mes en la cárcel juvenil o una visita durante la noche a la Penitenciaría del Estado para que el niño obtuviera una vista previa de su futuro como adulto.

El autobús fue admitido a través de una serie de puertas cerradas y finalmente descargó a sus pasajeros en el Centro de procesamiento de admisión. James estaba familiarizado con eso; Había sido procesado en la sala de aduana una docena de veces y siempre era lo mismo. Primero se verificaba su identidad, luego se le liberaba de todas las posesiones y, finalmente, lo revisaban y entregaban su ropa. La primera vez, cuando era un adolescente, fue una prueba humillante y degradante desvestirse, rodar hacia atrás el prepucio, levantar su pene y balancear sus huevos, finalmente, ponerse en cuclillas sobre un espejo y abrir sus nalgas para inspeccionarlo todo el tiempo siendo observado por la vieja guardia ficticia. Más tarde, cuando adquirió confianza y supo que su cuerpo era normal, se volvió divertido intentar que el guardia hiciera una mueca, y sospechó que, si le hubieran dado suficiente tiempo, podría incluso hacer que el viejo hijo de puta lo golpeara.

Este tipo no era diferente, y a James le pareció que disfrutaba realmente de su trabajo, un trabajo que incluía ponerse guantes de goma y hacer un examen exhaustivo del escroto de cada chico, como si esperara sentir el contrabando en su interior, y luego pasaba un dedo por el vello, entre los dedos de los pies, y finalmente subía a su culo mientras cada niño se agachaba a la vista de los demás.

James fue el último en la fila, y mientras esperaba, se tomó el tiempo para examinar a los otros niños. Larry, el más joven, parecía apenas adolescente pero su asalto a su maestro con un cuchillo lo convirtió en el delincuente más serio del grupo. Kevin era un repetidor de una tienda con una voz como la de una niña y era tan gordo que su pata rechoncha y sus pequeños huevos eran apenas visibles. Él se retorció y gritó una obscenidad aguda cuando se le insertó el dedo en su agujero, pero cuando se puso de pie luego tuvo una erección. Kyle era un auténtico y duro culo que consiguió que sus jovencitas intimidaran a niños más pequeños. Él también estaba bien dotado y lo sabía, y él era el único del grupo que no parecía intimidado o avergonzado por el proceso. Varios otros chicos que James no sabía que habían tenido que pasar, y luego fue su turno para el control demencial de la cavidad.

Una vez que se completó el control de seguridad, el grupo, aún desnudo, fue arrastrado por el largo bloque de celdas al centro de admisión donde completarían el procesamiento de admisión. "Disfruten de su estancia, chicos", el hombre se rió mientras se iban.

"¡Hey gordo! ¿Ocultas un pene detrás de las manos o algo más? Una de los presos dijo cuando el grupo pasó por su celda.

"Hey pene de cabello, ¡eres mío!"
"¡Mío mío mío! ¡Qué dulce eres!"
"¡Tienen caras de bebes!"

"Mira lo que tengo para ti, muchacho" James escuchó una voz baja al pasar la última celda. Se giró para ver a un negro agitando su enorme pene a él, y por primera vez se preguntó si era real o simplemente otra parte orquestada del espectáculo.

Finalmente, el grupo llegó al centro de examen de admisión. "Tomen asiento en el banco y esperen a que los llamen por su nombre", anunció el carcelero, "y no hagan ruido". James se dejó caer en el banco abarrotado, tratando de mantener suficiente espacio a cada lado de él para evitar tocar a los chicos desnudos a su lado. Unos minutos más tarde, el chico gordo fue llamado a la oficina, y quince minutos más tarde salió el carcelero. "Carter, James. Anuncio".

James se puso de pie y el carcelero lo hizo pasar por una puerta a una habitación bien iluminada que se parecía a cualquier otro consultorio médico. Dos ayudantes blancos se sentaron sonrientes en la esquina, comiéndose su desnudez, mientras el doctor se sentaba en el pequeño escritorio leyendo un gráfico. "Siéntate en la mesa", dijo secamente, sin molestarse en agregar 'por favor' a la orden. James se sentó en la mesa de examen cubierta de papel mientras el médico escuchaba su corazón y su pecho con un estetoscopio y revisaba sus oídos, ojos, nariz y garganta. "Está bien, ahora acuéstate en tu lado izquierdo y dobla ligeramente las rodillas". James escuchó el ruido del grifo y algunos otros ruidos no específicos detrás de él mientras el médico se metía con algo o con el otro. "Está bien, vas a tener un enema ahora, así que mantente quieto".

James sintió un escalofrió involuntario cuando sintió que el pequeño tubo de plástico entraba en él, y escuchó la risita contenida de los asistentes disfrutando de su incomodidad, luego sintió la cálida presión hinchada mientras sus intestinos se llenaban de agua. "Está bien, el inodoro está allí", dijo finalmente el médico, apuntando hacia el inodoro. James apenas pudo sostenerlo y él anuló con un grito fuerte incluso antes de que estuviera completamente sentado. Buscó un rollo de papel higiénico, luego el mango para limpiar el lío pero tampoco pudo encontrarlo. Tal vez los conserjes ficticios estaban planeando ordenar su mierda, buscando contrabando. Bien, déjalos.

"Cruza los brazos de esta manera", dijo el médico, cruzando los brazos sobre su pecho. "Inclínese sobre la mesa y extienda tus piernas". James hizo lo que se le indicó, y sintió la textura áspera de una toalla de papel grueso pasar a través de sus nalgas, seguido por los médicos que exploraban el dedo entrando en él.

"¡MIERDA!" Él gritó involuntariamente ante la intrusión, y bruscamente se levantó y se dio vuelta. Los dos encargados entraron y le agarraron los brazos y ninguno lo empujó suavemente hacia abajo sobre la mesa y lo sostuvo con seguridad. Su cara se puso roja cuando sintió que el médico le separaba las nalgas, luego sintió una sensación cálida y resbaladiza cuando una especie de sustancia grasienta fue forzada por su recto. "¡Doble Mierda!" Fue todo lo que pudo decir.

"Me lo agradecerás más tarde", dijo el médico, quitándose el guante de látex. "Está bien, sácalo de aquí". Un carcelero fuerte lo escoltó desde la oficina, a la vuelta de la esquina, a través de una habitación de suministros llena de ropa, y aún desnudo, de vuelta al bloque de celdas. "Aquí tienes, niño", anunció el carcelero, abriendo una celda. "Que te diviertas".

James escuchó el grito agudo del niño gordo desde alguna parte del bloque de celda y luego un golpe cuando la puerta se cerró detrás de él. Una mano callosa lo agarró del hombro y lo obligó a ponerse de rodillas mientras otra mano se disparaba entre sus piernas y se apoderaba de su escroto. "Abre tu boca, muchacho". James miró hacia arriba para ver el mismo enorme negro con el torso desnudo que le había agitado su pene antes, y al menos a otros cuatro hombres sin camisa.

********

"Hasta luego, pastelitos", dijo alguien a la celda a la mañana siguiente mientras el carcelero escoltaba al muchacho sangrante y cojeando a través de la sala de suministros y hacia el consultorio médico para su examen de partida. Le dolía el culo y, con cada paso que daba, provocaba una descarga involuntaria de semen, que corría por sus nalgas y piernas. Sus huevos estaban hinchados al doble de su tamaño normal, después de haber sido exprimidas y golpeadas durante toda la noche para alentarlo a abrir la boca. James había escuchado y usado términos como "chupasangres", "chupadas" y "carajo", pero nunca había soñado que a una persona se le pudiera hacer tal depravación; de hecho, nunca se dio cuenta de que algunos de los actos que había tenido que realizar eran incluso posibles. Él sabía una sola cosa con certeza, y eso era que nunca bajo ninguna circunstancia se involucraría en ninguna situación que pudiera resultar en una sentencia de prisión, y prometió comenzar de nuevo su vida.

El médico verificó cualquier hematoma o signos de abuso obvios, pero las desventajas habían sido cuidadosas y las únicas lesiones visibles del niño eran sus huevos obviamente hinchados y aparentemente tiernos. Soportó otro enema de limpieza y luego se inclinó dócilmente sobre la mesa mientras el médico aplicaba un poco de salvia analgésica sobre el tejido desgarrado y tierno. James se estremeció cuando el médico palpó suavemente sus testículos hinchados. "Te sentirás mucho mejor en un par de días", dijo el médico, y luego apuñaló al chico en su nalga con una jeringa.

James se despertó con la boca seca y desorientado, y tardó unos minutos en darse cuenta de que estaba en algún tipo de clínica u hospital o algo así, y que su tobillo izquierdo estaba esposado al marco de la cama. Él se estiró para rascarse, como cualquier otra mañana, pero en lugar tener su trusa (slip) que siempre llevaba en la cama, descubrió que estaba desnudo. Levantó la cabeza y miró hacia abajo para ver un tubo de orina un catéter sobresaliendo de su pene, y otro tubo, rojo de drenaje, que sobresalía de una herida suturada en su escroto recién afeitado pero ahora vacío. Cerró los ojos y volvió a bajar la cabeza, finalmente abrió los ojos para mirar a su alrededor. Había media docena de otras camas en el pabellón, todas ocupadas, e inmediatamente reconoció el gordo y el culo desnudo de Kevin en la cama junto a él y la forma leve del inconsciente Larry en otra cama.

Aunque aún estaba confundido, recordó lentamente los acontecimientos de los últimos días, hasta su examen de alta. Eventualmente se dio cuenta de que el televisor montado en la pared transmitía las noticias.

"Las autoridades han publicado los nombres y las fotos de los once jóvenes desaparecidos en lo que se cree es el robo de un autobús de la prisión. El autobús transportaba a los once jóvenes a la prisión del Estado de Nuevo México para un programa cuando los jóvenes aparentemente dominaron al guardia y al conductor, escapando con el autobús. El guardia y el conductor fueron puestos en libertad y el autobús fue encontrado abandonado en México. Estos jóvenes deben ser considerados armados y peligrosos y se les advierte a los ciudadanos que no traten de aprehenderlos.

"En otra historia, los funcionarios de la prisión afirman que los rumores que afirman que los hombres jóvenes están siendo mutilados y mantenidos como esclavos sexuales en la prisión son manifiestamente falsos y completamente infundados, y que una investigación interna no ha encontrado evidencia que respalde tales sucesos".




Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

HUEVOS DEL PRISIONERO 87

Sacudido y asustado, el prisionero 09-000-87 se quitó el uniforme de la cárcel y lo puso sobre la mesa según lo ordenó el guardia de la entrada de la prisión. Convicto de ser el conductor del auto al robo a una tienda de conveniencia que salió mal. Su amigo había disparado y matado al empleado, por lo que el prisionero 87 fue culpable de asesinato por delito grave y recibió una condena de cadena perpetua......


HUEVOS DEL PRISIONERO 87
Sacudido y asustado, el prisionero 09-000-87 se quitó el uniforme de la cárcel y lo puso sobre la mesa según lo ordenó el guardia de la entrada de la prisión. Convicto de ser el conductor del auto al robo a una tienda de conveniencia que salió mal. Su amigo había disparado y matado al empleado, por lo que el prisionero 87 fue culpable de asesinato por delito grave y recibió una condena de cadena perpetua.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: TopManFL





Sacudido y asustado, el prisionero 09-000-87 se quitó el uniforme de la cárcel y lo puso sobre la mesa según lo ordenó el guardia de la entrada de la prisión. Convicto de ser el conductor del auto al robo a una tienda de conveniencia que salió mal. Su amigo había disparado y matado al empleado, por lo que el prisionero 87 fue culpable de asesinato por delito grave y recibió una condena de cadena perpetua.

A los 21 años de edad, con una apariencia perfecta y un cuerpo trabajado durante horas en el gimnasio, 87 habían sido muy populares en la cárcel. El culo y la mandíbula de 87 fueron bien utilizados en la cárcel tanto por los guardias como por los presos que habían sobornado los tornillos adecuadamente para que los asignaran a su celda.

87 entró en la sala de vestuario y se paró en los contornos de los pies en el suelo. El Sargento Masters miró de arriba a abajo y se acercó a él. Con sus labios casi tocando los labios de Albert, susurró: -Hay 4789 reglas en el sistema penitenciario. Pero, el que falta en el libro es la regla cero, que es la única regla de mierda que importa. La regla cero es que soy dueño de tu culo.

Piensas lo que te digo que pienses, ves lo que te digo que veas, oyes lo que te digo que oigas, solo dices lo que te digo. Escucha cualquier cosa que no te diga que escuches y te cortaré las orejas, veré algo que no te diga que veas y te quitaré los ojos, di una palabra que no te digo que digas y Te cortaré la lengua. ·No dude de mí palabra". Se quedó allí y miró al rostro del hermoso guardia. "¿Entiendes eso, prisionero?" Apenas capaz de hablar desde horas de haber sido penetrado la cara durante el año pasado en la cárcel, 87 lo miró y dijo, "Señor, sí, Señor".

El Sgt. Master se acercó a donde su abrigo pesado colgaba en la pared. Y se puso el abrigo, sus guantes y un sombrero caliente. Llegando a más de Él se convirtió el termostato a 40 grados (Fahrenheit). Una ráfaga de aire frío golpeó a 87 en su espalda y comenzó a temblar y temblar. El sargento Master tiene una rigidez en su pantalón de ver el aire frío hacer su trabajo.

Después de que la habitación alcanzó la temperatura adecuada, Masters se levantó desde donde había estado asegurándose de que no se moviera de las marcas en el suelo.

Es hora de ver lo que estás escondiendo. Alcanza y pasa las manos por su cabello. Tire de sus orejas hacia atrás.

-“Abre la boca...". Dice Master.

Continuó y el frío penetró en el cuerpo, llenando su corazón de un dolor que era como sentarse en un baño de hielo.

"Levanta la lengua".

Master se acerco para ver de cerca. Su boca volvió a moverse muy cerca de la boca de 87. Cuando Master pronunció el siguiente comando, Su escupir salpicó la boca abierta de 87.

-"Deja la boca abierta, perra, necesito asegurarme de que no hayas metido nada entre tus encías y tus mejillas". Ordeno Master.

Con gran dificultad levantó la mano y sacó los labios para mostrar el interior de su boca con mayor detalle. Solo para ser un bastardo aún mayor, Masters se acercó al control del acondicionador de aire, "esta capa y el sombrero son muy cálidos" y lo bajó otros 5 grados, trayendo otra miserable explosión de frío a 87.

La revisión continuó por mucho más tiempo de lo normal. Cuando Master llegó al escroto apretado de 87, dio el comando normal, "levanta tu escroto". 87 se conformó y se sorprendió cuando la mano masiva de Master lo agarró por el escroto y lo apretó con fuerza.

-"Necesito de asegurarme de que estos son reales y no una forma de contrabandear contrabando". 87 hizo una mueca de dolor, pero no gritó ni se inclinó.

Lo que hizo que Master incrementaron la presión sobre sus huevos, 87 se mantuvo estoico.

-"Estos pueden no ser reales - tendrán que salir para poder ver mejor" 87 miró horrorizado a Master.

-"O puedes esperar aquí mientras que un oficial médico viene a ver si estoy en lo correcto. Eso normalmente toma alrededor de 12 a 24 horas y nunca me han contradicho todavía. Simplemente sacar el material sospechoso me llevará solo unos minutos".

No sabía si debía hablar o simplemente esperar.

Master se burlo y una vez más su boca fue presionada cerca de los labios perfectos de 87, "aquí es donde te digo que pienses, qué decir, perra. Puedes pensar retirar el contrabando probable aquí ahora es mejor que esperar por el médico. Puedes pensar que una celda caliente suena bastante bien en este momento. Dirás: Señor, prefiero que elimines las drogas ilegales que he escondido en mi escroto".

"Entonces, ¿qué tienes que decir?", El aliento de Sargent llego a 87 dado que su cara estaba muy cerca de 87 que se preguntó si debería besar a Master antes de hablar.

"Señor, prefiero que elimine las drogas ilegales que he escondido en mi escroto"."Muy buena opción, déjame conseguir mi cuchillo de bolsillo y un poco de cuerda de pesca. He hecho esto antes a los tontos tratando de introducir drogas o armas en el escroto. Tomará unos minutos. "Una hora a más tardar, tendré tus huevos en una bolsa con una cremallera, Master hizo un corte debajo de la cuerda de pescar bien apretada en su escroto, 87 gruño de dolor cuando su escroto con sus dos huevos fue separado de su cuerpo para siempre.

Master escoltó al prisionero a su nueva casa. Una celda de segregación administrativa de un solo preso de 9x9. Con lo que quedo de su escroto atado por las cuerda de pesca muy apretada, fue arrojado a su celda sin miramiento alguno.

La celda tenía más de 40 grados y se requería que 87 llevaran el uniforme de la prisión de lana. "Bienvenido al infierno, perra - recuerda la regla cero, yo soy dueño de tu culo", dijo Master cuando cerró la puerta de golpe. Finalmente, 87 empezaron a sentirse mejor. Después de todo, de ahora en adelante, no necesitaba pensar, todo lo que veía y escuchaba le sería dictado, y solo hablaría lo que le dijeran.




Historia Original Aquí.




Autor: TopManFL       Traductor: DarkSoul

YIMBA ORDEÑADO

El veredicto de la corte era final Yimba de 23 años había pasado los último dos en prisión, por un homicidio imprudencial por conducir en estado de ebriedad, la corte había decidido cero tolerancia con los asesinos al volante alcoholizados por lo que la última apelación y esperanza que tenia de ser liberado y aun mejor evitar el castigo ordenado en primera instancia le fuese revocado, pero nada de eso paso, por el contrario todo fue ratificado, ordenándose que se procediera de inmediato con el castigo tan temido por todos los hombres desde su implementación......


YIMBA ORDEÑADO
El veredicto de la corte era final Yimba de 23 años había pasado los último dos en prisión, por un homicidio imprudencial por conducir en estado de ebriedad, la corte había decidido cero tolerancia con los asesinos al volante alcoholizados por lo que la última apelación y esperanza que tenia de ser liberado y aun mejor evitar el castigo ordenado en primera instancia le fuese revocado, pero nada de eso paso, por el contrario todo fue ratificado, ordenándose que se procediera de inmediato con el castigo tan temido por todos los hombres desde su implementación.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [VAGINOPLAS] [PRISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





El veredicto de la corte era final Yimba de 23 años había pasado los último dos en prisión, por un homicidio imprudencial por conducir en estado de ebriedad, la corte había decidido cero tolerancia con los asesinos al volante alcoholizados por lo que la última apelación y esperanza que tenia de ser liberado y aun mejor evitar el castigo ordenado en primera instancia le fuese revocado, pero nada de eso paso, por el contrario todo fue ratificado, ordenándose que se procediera de inmediato con el castigo tan temido por todos los hombres desde su implementación.

Su abogado y padres trataron de evitar que fuese llevado por los guardias a la clínica pero nada podían hacer, la decisión del tribunal supremo era definitiva, su padre imploro con lagrimas clemencia a la corte pero fue ignorada, durante todo el trayecto Yimba tubo una erección pensando que nunca volvería a tener gozo como hombre e incluso que esa sería su última erección de su vida, lagrimas rodaron por sus mejillas lamentando sus errores, a su mente vino lo vivido con Janus un hombre de 28 años condenado a ocho años de cárcel por asalto que era su compañero de celda.

Janus habia sido desde que fue declarado culpable mi compañero de celda era un chico guapo, sexy y rudo; el mide alrededor de 1.85, moreno claro, delgado pero con músculos, sus brazos y abdomen eran perfectamente marcados; Yimba recordó cuando lo vio por primera vez acostado boca arriba llevando puesto solo una trusa (slip) blanca en el que se marcaba un gran bulto; no pudo evitar mirarlo y escudriñar cada parte de su cuerpo, ver que tenía un poco de sexy bello en su pecho y un hilo de ellos que se perdían en bajo su trusa; intento disimular y parecer lo más normal posible, pero le resultaba difícil al ver sus grandes ojos verdes y su boca carnosa.       

Por su parte Yimba era delgado, blanco, con buena nalgas y con cara de inocente, y desde lejos se veía que era algo gay y por lo tanto era blanco fácil para muchos de la prisión, Yinba recordó como fueron pasando los días y las semanas, a los tres meses su confianza se había transformado en una buena amistad, podíamos pasar horas platicando y riendo, y siempre se veían con unas miradas que decían más de mil palabras.      

Una noche platicaron sobre sexo y le contó sobre sus experiencias que había tenido antes de ingresar a la cárcel, Janus le me confesó que desde entonces no había tenido nada con nadie y que ya no aguantaba las ganas de estar con una chica lo que fue una decepción, para Yimba, Janus quería estar con una chica lo que significaba cero posibilidades para él; y de la nada le dijo:      

-“Aunque tú eres bonito y algo femenino, tienes cara y cuerpo de chica, bueno en gran parte”.  Dijo Janus.

Su afirmación fue tan fuerte que hizo quedar sin palabras a Yimba solo le sonrió, con su rostro totalmente rojo.
           
-“Lo bueno que me debes un gran favor” Dijo Janus.

Para Yimba fue como una corriente eléctrica y sin darle tiempo de ocultarlo se percató de su notoria erección lo que hizo que Janus empezara a reírse a carcajadas, haciendo sentir a Yimba todo un imbécil, llegó la hora de dormir y Yimba se quedo dormido profundamente, cuando más dormido estaba siente una presión en su pecho y abdomen, que le hizo abrir los ojos para darse cuenta de que Janus estaba arriba de él, mirándolo fijamente, sin camisa, con sus ojos inyectados de lujuria.          

-“¿Estás listo para pagar lo que me debes?” Pregunto Janus sin importar si quería o no.           
-"Más que listo para pagarte". Dije Yimba armándose de valor.      

Con sus manos fuertes Janus lo tomó de la cintura y le hizo quedar arriba de él, después lo tomó de la nuca y se llevó rapidez su rostro hacia su cara para darle un beso con mucha pasión, su cuerpo se sentía caliente y su boca sabía a gloria; mientras lo tenía arriba de él besándose, con sus manos empezó a acariciar sus nalgas de Yimba apretándolas con fuerzas, que él aprovecho para moverlas de forma provocativa.

-"Que rico culo tienes Yimba" Dijo Janus

Al tiempo que le dio una nalgada que hizo gemir de placer a Yimba, con sus dos manos Janus le indicó que bajara y con gusto lo hizo, beso a su paso cada parte de su abdomen, lo lambia y disfrutaba de su rico olor, Janus solo se retorcía de placer; cuando baje hasta pelvis se dio cuenta que su trusa contenía una gran erección y se marcaba un gran bulto, no pude más, le quito su trusa y su pene salió disparado hacia su cara pegándole en la frente.

-“¡Santo Dios!” Exclamo Yimba.

Debía de medir entre 22 o 23 centímetros, grueso y con unas venas que se marcaban por todo su tronco, circuncidado con un glande rosado en punta; quedo maravillado con sus ojos brillando al ver esa arma tan grande y potente pese a la tenue luz que entraba por la ventaba con barrotes.          

Sin demora Yimba se engullo todo lo que pudo de ese enorme pene dentro de su boca y solo pudo tragar un poco más de la mitad por lo grueso y grande que era, que hizo lanzar un gemido de macho excitado Janus lo que hizo intentar meter más de su pene a Yimba, pudo más su calentura y termino por tragarse todo su mástil, hasta que su nariz se hundió en la abundante mata de vellos de Janus; quien dio un pequeño grito y suspiros que le hicieron saber que estaba haciendo buen trabajo, Yimba lambia su tronco, metiendo sus huevos dentro de su boca, por un momento agradeció estar en prisión.

Después de varios minutos de estar mamando su hermoso y enorme pene, de gozar con su sabor salado y limpio, Janus los agarró por los hombros y de manera rápida y desesperada lo despojó de su ropa y le hizo recostar boca abajo, quedando su culito a su disposición, Yimba levanto sus nalgas y arqueo su espalda para que se viera más provocador       

Sin darle tiempo de nada Yimba sintió como hundía su cara y su lengua entre sus nalgas para lamber su hoyito, sin poder evitarlo dio un gran gemido de placer que retumbó en las paredes, pero no les importó ser escuchados; él estaba haciendo un trabajo espectacular, hundía su lengua lo más que podía dentro de su ano y hacía círculos dentro de él que le hacían ver el paraíso a Yimba; después empezó a meter un dedo, lo hizo lentamente pero sin detenerse hasta que todo su dedo estuvo dentro de él, empezó a hacer círculos y rozaba su próstata haciendo que se retorciera de placer, después empezó a meter dos dedos y después tres, Yimba estaba en la gloria en ese momento no existía nada más en el mundo más que Janus y él; cuando sacó sus dedos volvió a darle un beso negro para lubricarme más; luego se recostó para hacer subir a Yimba sobre él:

-"Es hora de pagarme". Dijo Janus.        

Yimba sabía lo que tenía que hacer, agarro su pene y lo puse en la entrada de su hoyito que estaba bien lubricado y poco a poco empecé a meter su gran herramienta dentro de él; cuando su glande entró Yimba grito de placer y su ano se contrajo haciendo Janus babeara de placer, quien lo sostenía de la cintura lo que le hizo saber que él tenía el mando, poco a poco empezó a meter el resto de su erección hasta que por fin sus vellos tocaron mis nalgas, Yimba sentía su ano extendido, le dolía pero era más fuerte el placer que estaba sintiendo.         

-“¡Eres una putita de verdad!” Dijo Janus.       
-“Si soy tu putita, toda tuya”. Respondió Yimba.        

Casi de inmediato Janus comenzó a embestirlo fuertemente, ensartando todo su miembro de un solo golpe, sentirlo dentro de él era lo mejor que le había pasado en su vida; de pronto Janus se salió por completo, lo que hizo sentir a Yimba un enorme vacío dentro de él, Janus hizo que se  pusiera boca abajo, para empezó a penetrarlo así, clavando todo su pene de un solo golpe lo que hizo que un gemido se ahogara en Ymba, lo taladraba con fuerza y sin parar, sentía como con cada penetración me habría más y más; de pronto el pene de Yimba empezó a pulsar y supo que estaba por venirse,  sin tocarse, solo con la acción del pene dentro.

Yimba sintió que su vista se nublaba y empezó a correrse de manera abundante, gritando y haciendo que su ano se contrajera, lo que hizo que el pene de Janus tuviera más fricción; al sentir como su ano lo apretaba más no pudo evitar venirse y varios potentes chorros de su sabrosa leche se depositaron dentro del culito de Yimba, que sentía como lo llenaba; Jadenante Janus le dijo al acabar de venirse.

-“Ahora eres toda mía", Dijo Janus.
-"Si soy toda tuya las veces que quieras". Dijo Yimba.          

Luego Janus se salió, aunque Yimba hubiera preferido dormir con su pene dentro de él y nunca sacarlo; con sus dedos Janus agarro un poco de su semen que salía de su aun abierto ano e hizo que Yimba lo lambiera, luego de nuevo una mamada, para terminar con un beso antes de que Janus se fuese dormir a su cama. 

Desde entonces habían sido una pareja feliz, tenían sexo todos los días, lo que hacía su vida fuese más llevadera en la prisión, y hasta se le olvido la condena que pendía sobre él, Yimba fue sacado de sus recuerdos cuando el transporte de la corte se detuvo de súbito para el ser sacado por los guardias y se llevado dentro de un edificio por un pequeña puerta, estaba temblando de miedo no deseaba lo que estaba por pasar se preguntaba si su relación con Janus podría soportar el que fuese despojado de su virilidad para siempre, pero Yimba tuvo poco tiempo para pensar. 

Yimba fue obligado a esperar por cerca de dos horas solo en trusa, donde era notoria su tremenda erección fue conducido por tres guardias a una habitación en donde por fin fue desnudado, ahí, un hombre con cubre bocas, lentes especiales y baba, usando un aparato especial láser depilo todo el área pélvica de Yimba, por todos lados incluido entre sus nalgas, dejando su ano como genitales tan lampiños como el día que nació, luego ese mismo hombre le inyecto algo en su pene para luego hacer lo mismo con sus testículos, que fue algo muy doloroso.

luego fue llevado así desnudo a otra habitación en donde fue obligado a acostarse boca abajo sobre una plancha de cerámica blanca con un agujero, con un anillo de goma por donde fue introducido su aun erecto pene.

Yimba trataba de ser valiente de no demostrar su temor, pero lo cierto es que estaba aterrado, ya con su pene dentro de agujero, sus brazos fueron estirados hacia arribe de su cabeza, para ser asegurado en un extremo de la plancha, sus piernas fueron separadas y también aseguradas en el otro extremo, un hombre con ropas quirúrgicas, tapa bocas y gorro con un estetoscopio colgando de su cuello, abrió un compartimiento debajo de la plancha de cerámica, instantes después Yimba sintió como su duro pene fue manipulado por una mano, que le coloco algo alrededor de su pene.

Luego el hombre se coloco unos guantes de látex, para tomar un pote de lubricante pero no de un lubricante cualquier, sino de uno especial, le abrió las nalgas a Yimba para poner una generosa cantidad de ese lubricante que iba servir además de lubricante en ese momento, como sensibilizador de su ano como paredes internas de su recto para que desde ese momento gozara aun mas al ser penetrado por detrás, luego aquel hombre le inserto por su ano un tubo metálico similar en tamaño y forma al pene de Janus que hizo Yimba sintiera un estremecimiento.

El hombre cuando termino de insertar el tubo, le susurro al oído.

-“Ahora relájate y todo será más rápido, ¡Disfruta mientras puedas!” Le dijo el hombre a Yimba.

Luego presiono uno botones de un panel de control en la pared a un costado de donde estaba Yimba y él sintió como comenzó a ser embestido por aquel tubo, que comenzó no solo a masajear sino a darle pequeñas descargas eléctricas sobre su próstata, al mismo tiempo, Yimba sentía como su pene estuviera siendo masturbado y succionado por una boca, todo su cuerpo se tenso por instinto.

-“AAAHHHHHH” Gimió levemente Yimba de placer.

Por algunos minutos el placer fue genial, Yimba no pudo resistir mucho y se corrió dando una gran alarido de placer.

-“¡Dios me VENGOOOOO!” Grito Yimba.

Fue una de sus eyaculaciones más potentes y copiosas de su vida, viniéndose como nunca antes pero tanto lo que masajeaba su pene como su próstata no se detuvieron, al cabo de unos minutos Yimba de nuevo se volvió a venir.

En el plazo de la próxima hora Yimba se corrió 15 veces, todas de manera copiosa, para el termino de aquella primera hora, todo su cuerpo estaba cubierto y brillaba por la gruesa capa de sudor que lo cubría, continuaba gritando pero ya no de placer sino implorando que acabara aquella tortura.

-“¡CORTEN, YA, POR FAVOR YA NO MÁS!” Gritaba Yimba una y otra vez.

Pero nadie hizo caso de sus ruego aquello duro por dos horas más, hasta que el recipiente que estaba colocado por debajo de su pene quedo lleno de casi un litro de semen, lo único que se le proporciono durante esas tres horas a Yimba fue abundante agua.

Cuando el recipiente estaba casi listo, el hombre que dirigía todo, espero que Yimba se viniera una última vez entre alaridos de dolor para presionar un comando especial en el panel de control y los ojos de Yimba quedaron en blanco cuando las cuchillas cortaron de tajo su pene y huevos anulándolo para el resto de su vida, todo el cuerpo de Yimba se sacudió con violencia por algunos segundos antes de desmayarse por el terrible dolor que sentía.

Para cuando Yimba despertó ya era otro día, lo primero que hizo fue tratar de llevarse sus manos a su entrepierna pero estas estaban amarradas, no fue sino hasta tres días después que se le permitió ver su entrepierna, cuando fue retirado el vendaje, de sus genitales ya no quedaba nada, incluso en ese momento lo que parecía ser una vagina por lo menos por fuera se mostraba en su entrepierna, bien tenia labios vaginales, mayores, menores y hasta lo que parecía ser un clítoris no contaba un agujero más que para evacuar su orina.

Dos días después de descubrir lo que ahora estaba en su entrepierna, Yimba fue devuelto a la prisión y a los brazos de Janus, que no podía creer lo que vio cuando Yimba esa noche se lo mostro, Janus le dijo a un Yimba que lloraba.

-“Bueno por lo menos ahora si eres una puta de verdad”.  Dijo Janus.

Lo que hizo reír a Yimba, esa noche tuvieron sexo, aunque Janus solo lo podía penetrar por detrás y Yimba sintió aun mas placer que antes al ser penetrado por el duro pene de Janus su clímax no fue lo que solía ser, con el tiempo ambos aprendieron a disfrutar de la nueva condición de Yimba.

Janus fue liberado un año antes que Yimba pero le prometió que lo esperaría lo cual hizo ahora ambos viven juntos y disfrutan a su manera de su sexualidad aunque Yimba tiene pesadillas recurrentes sobre que está de nuevo siendo ordeñado brutalmente en aquella clínica que le quito su virilidad para siempre convirtiéndolo en el nulo y putita que será para el resto de sus días.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA CÁRCEL

Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido......


LA CÁRCEL
Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Luisiose1985ab





Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido.       

Y yo seguía aquí atrapado en la monotonía, hace un par de días me había mirado en un espejo, ya no era el mismo.  Unas grandes ojeras, bastante demacrado y estaba consciente de mi pérdida de peso. La blancura de mi piel resaltaba más todos esos rasgos. Lo único positivo de esos últimos días fue que el diablo, el jefe de la cárcel, había conseguido a otra víctima a la cual romperle el culo y se había olvidado de mí pero igual estaba a sus órdenes.   

La única persona que se preocupaba por mi era Chiquitín, mis viejos amigos habían desaparecido y mi madre abandonado así que estaba en manos de él. Nunca pensé que sería tan débil, hace unos meses atrás trataba a todos como una mierda y creía tener el control de todo pero ahora era al revés. Chiquitín se estaba haciendo cargo del dinero de mi pagos (un monto que todos los presos debíamos pagar para protección) sino podría correr con la putísima suerte de irme muchísimo peor de lo que ya me iba.  

En mi mente estaba algo bastante claro cuando llegue aquí y es que no me gustaban los hombres, después de que el diablo y su grupo me violaran se había remarcado esto pero el destino me estaba jugando sucio. Mi miedo era un presagio. Aunque Chiquitín quería entablar una relación conmigo, yo me negué. Le repetí una y otra vez que no me gustan los hombres y que no disfruto con ellos pero él fue claro al decirme “que así no quisiera terminaría teniendo sexo con él”.      

Todavía recuerdo cuando nos besamos en su cama y toda esa sensación de protección que genero ese momento que de una u otra forma hizo mella en mí pero aun así no podía, nunca había pensado que le tendría miedo al sexo. Una noche pasó lo que debía pasar, ese gigante me jalo de la cama y de un empujón me lanzo a la suya, se monto sobre mí y no venia por las buenas ya eso lo había intentado, reconozco que soy un cabeza dura. Si algo debo agradecerle a mi compañero de celda es que siempre fue sincero sino la situación en la que estoy ahora no sería tan buena dentro de lo que cabe.         

Me había inmovilizado con su peso y fuerza, rompió mi camiseta (franela) y me quito lo demás en segundos. Había tratado de escaparme pero él es una mole lo que facilito todo el trabajo. Aquel cincuentón ya no era mi amigo, ya no era mi protector su semblante había cambiado y desde hacía unos días sabia que se estaba cansado de mi fragilidad, de mis negaciones y egoísmo. Me volteo en la cama y con el pantalón a medio bajar dejo a su disposición lo que quería de mí. Mis lágrimas caían y yo estaba en silencio.        

-“Si grito será peor”. Pensé.         

Ese no era el pene del Diablo ni de cerca, trataba de apartarme pero yo sabía muy adentro que debía hacerlo aunque no podía imaginarme con ese pene dentro de mí. Sus dedos empezaron a entrar en mi culo llenos de saliva, primero uno hasta llegar a 4 lo que me provoco bastante dolor.
Pareció eterna mi preparación.

-“Esto lo hago por tu bien chiquito, yo te salvare de ti mismo”-Susurro Chiquitín quien estaba obstinado.

Puso su ene en mi ano y empezó a jugar con su glande sobre él, de un lado a otro pero no paso mucho hasta que de un intento entro el glande.

-“AAAYYYY”- Grite y luego mordí el colchón.         

No había dejado de entrar, en menos de un minuto ya estaban sus 25 cm hasta el fondo y no era lo largo sino lo grueso lo que realmente me estaba causando daño. Me sentía estallar, con el dolor y las paredes de mi culo estirándose a cada segundo y unas ganas de cagar me inundaron pero no podía hacer nada. Chiquitín estuvo aplastándome con su gran cuerpo mientras su pene estaba adentro de mi, hasta que unos minutos después empezó con el mete y saca que desataron mis gritos. Cada persona en la cárcel debió escucharme, la forma en la que ese pene abría mi culo no me dejo guardar nada para mí.         

Todavía recuerdo mis contracciones cada vez que ese pene abría mi culo de manera lenta pero concisa. Él no me dio descanso y aunque no fue tan brusco como Diablo me sentí morir. Chiquitín se corrió en mi culo, todo eso fue para mí una eternidad. Quedo dormido encima de mí con su pene adentro aunque yo no podía conciliar el sueño, me sentía como una puta. No podía acostumbrarme a sentir la humedad en mi culo y como se habían abierto las paredes. Me ardía pero era algo soportable nada comparado con el primer momento de la penetración.        

Después de 3 noches, se repitió la misma situación diariamente hasta que el dolor se fue borrando de esa manera tan maldita y hay algo que no puedo dejar de confesar, perdí todo placer al sexo. Más que un acto que se disfruta, el sexo paso a ser algo que solo debía hacerse. Hubo un día que desperté con la conmoción de los presos, algo se avecinaba y yo no sabía la razón. Había amanecido como dicen por allí con las sabanas pegadas a los cachetes aunque chiquitín no me había usado en la noche.

-“Buen día”-Me había sacado de mi letargo chiquitín- Levántate que el día de hoy será largo.


-“¿Más largo?”-dije totalmente contrariado-¿Qué se supone que se hará hoy? ¿Nos vamos para la playa?

-No Diego, no has tenido la dicha de conocer lo que pasa cuando llega un violador.

Dentro de la cárcel es día de fiesta cuando llega un violador, eso ya lo sabes y también todo el mundo. Hoy es la venganza de los presos a lo que a su criterio merecen un trato peor.

Estaba un poco agitado porque no sabía del todo como iba a resultar, empecé a reflexionar y como siempre caí en cuenta que mi vida estaba tan llena de caminos por alcanzar que no vi cuando agarre el camino equivocado y la convertí en una simple mierda. Por eso estoy aquí, porque algunos errores se pagan caros y aquí estoy con mis deudas.         

Un mes después del encuentro con Diablo ya no sabía quién era, me sentía sucio siempre tenía la sensación de que los demás sabían lo que pasaba aunque de hecho lo ignoraban porque era algo normal ahí. Me aislé casi del todo y digo casi porque chiquitín fue el único que pudo mantenerse conmigo. Hoy me hundiría en la miseria por estas leyes de la cárcel, si tuviese la oportunidad de apretar un botón para hacer estallar esta mierda, la volaría conmigo mismo adentro.        

-“Los guardias han avisado que hoy viene un violador, hoy debes ser fuerte porque lo que veras no será fácil” -Dijo Chiquitín con su cara seria-El violo a un familiar cercano a uno de los jefes.

-¿Entonces lo van a matar?- pregunte inocentemente.           
-Si, le llegará su hora pero todavía no.   

VIOLACIÓN

Los guardias habían desaparecido, no había ni uno a la vista, el patio estaba inundado de presos como nunca antes haciendo filas obedeciendo al que tiene el verdadero poder. 

El violador debía ser sodomizado por todos, eso es pan de cada día y no solo en las cárceles de Venezuela.

Un hombre blanco, de 40 años, bastante flaco y de cabello castaño yacía inmovilizado por una cuerda en su cintura, estaba boca abajo y sus manos amarradas descansaban en su espalda. Una mesa modificada estaba siendo utilizada para dejar su boca y culo a disposición de todos. Se notaban los moretones en sus costillas, piernas y cara de los muchos golpes, sus ojos rojos, la cara llena de líquidos viscosos y su culo abierto asemejaba un volcán de donde brotaba un líquido blancuzco.

Hace un par de horas era un culo virgen que ni siquiera había probado un dedo, a las 11 de la mañana ya lo habían utilizado más de 100 personas. La cámara de un teléfono grababa como un mulato con un enorme pene no dejaba ni respirar al violador, las babas habían hecho un charco en el suelo y se habían unido con la leche que había depositado hace segundos. Su cara roja y sus muecas reflejaban la desesperación pero no tenia manos para defenderse solo debía soportar. Cuando chiquitín se acerco al sujeto, todos empezaron a gritar elevando los ánimos de los que esperaban en la fila. El morbo y la perversión ya no era simplemente algo de las celdas sino de los pasillos y del patio interno.   

Ese hombre con cuerpo de aquellos que trabajan en el campo debido a su espalda ancha y unos brazos enormes, de apodo Chiquitín, sabía que él era el espectáculo y se notaba que lo disfrutaba. Con semblante relajado, casi inexpresivo y con paso seguro, desabrocho su pantalón y los dejo en el suelo, dejando ver una carpa monstruosa. Luego bajo un bóxers rojo y apareció un pedazo de carne de 25 centímetros y que no podía ser rodeado por sus propias manos. Se masturbo unos segundos, coloco un preservativo que estrangulaba su pene, lanzo un escupitajo y luego fue en busca de ese culo.

-“Chiquitín, chiquitín, chiquitín”-Todos gritaban.       .

Su glande se había colocado en el dilatado ano del hombre, empujo medio pene y se escucho al ahora violado gritar con toda sus fuerzas y bajaban lagrimas por sus cachetes, luego entro la mitad faltante y sus gritos fueron minimizados por la multitud de presos que disfrutaban. Ese enorme pene empezó a salir una y otra vez de ese culo que aunque ya había albergado decenas pero ninguna de la magnitud de Chiquitín por lo que la dilatación todavía no era suficiente para albergar tan monstruosa erección. Un maracucho coloco su pene en la boca para tapar los gritos, elevando el desespero del ahora violado que trataba de soltarse sin ningún resultado.      

Minutos después Chiquitín había tomado un ritmo bastante violento y de la nariz del violado salían mocos y otros flujos, volviéndose una pesadilla para aquel hombre que ya casi no reaccionaba, se había forzado tanto en obtener bocanadas de aire pero eran casi imposibles. Fueron 20 minutos con el monstruoso pene en su culo hasta que Chiquitín pego un grito y acelero las embestidas, luego se saco el preservativo lleno de líquidos blancos y descargo todo el contenido en la espalda de su víctima.

Fueron un par de horas las que espere para llegar a mi turno, yo estaba sorprendido con el espectáculo que había dado Chiquitín, nunca lo había visto de esa forma. Ahora no me preocupaba tanto aquel preso sino que yo también debía ser parte de todo eso, Chiquitín me había dado una pastilla de viagra porque si no lo hacía, podía meterme en más problemas. No sé cómo me atreví, ni como lo hice. Me había puesto un short previendo la situación, escogí su boca y sus babas asquerosas en contacto con mi pene que después me resultaron excitantes, utilice su boca como utilizaba a mis novias y como llevaba muchos días sin eyacular, acabe en su garganta dejándolo sin respiración.

Desde que había entrado en la cárcel no había podido ni siquiera gozar de una buena masturbación y ahora como una broma de Dios, sentía placer. Diablo y su grupo me veían como un pedazo de carne, se hablaban por lo bajo y reían pero no sé cómo logre no dejarme intimidar. Me largue con el corazón acelerado y fui a mi cama donde no pude aguantar más.       

Los gritos, su asfixia y su desesperación quedaron en mi cabeza. Recordé cada vez que Diablo y Chiquitín me habían hecho a quien estaba siendo utilizado por todos en la cárcel. Me hundí más…

Esa noche mi compañero no me bajo a su cama. El sabía el estado en el que estaba y agradecí a Dios que esa noche no me tocara. Últimamente me mantenía inexpresivo a todo aunque la amargura me fue dominando. Si hace unos meses atrás me hubiese dicho que iba a tener una pareja hombre e iba a estar en la cárcel iba a preferir un tiro en la sien pero cuando la vida te quiebra todo lo que era empieza a tambalearse.

Y como si la vida no me hubiese tratado lo suficientemente mal. Unos meses después, mi compañero de celda fue trasladado a Miranda donde residía su familia. Me había sumido en la impotencia cuando me entere de todo esto, sufría de ataques de pánico pero solo me quedo ser fuerte. El era lo más parecido a un amigo y sumado a eso, ya no tenía un protector que a cambio de favores sexuales me facilitará las cosas. Era una locura, el mismo que me violaba me ayudaba. Gracias a él, Diablo había dejado de buscarme y ahora gracias a mi mismo, estaba perdido en esa maldita cárcel sin nadie.

-“Espero que te vaya bien Diego, no te aconsejare porque nunca me escuchas así que adiós”-Dijo con la cara algo descompuestas y dejo en mis manos una cepillo de dientes con lo que parecía ser una hojilla, improvisando una navaja.

Como era de esperar mis miedos florecían de nuevo, sin protección y sin dinero quede a merced del grupo de Diablo. Pase a ser parte literalmente de las putas. Diablo era el jefe de esta cárcel y aunque tenía enemigos igual contaba con la mayor cantidad de aliados, armas y drogas. Muchos de los guardias estaban comprados por él, maldita sea el dinero. Y así fue como pensé que quede en la celda de “Caraca”, uno de los tantos súbditos. El mismo me había elegido cuando llegue con mis cosas y no sabía que carajos hacer.

Debía tener 23 años y para serles sincero no era agraciado, un flaco, de piel oscura, alto y cuando hablaba denotaba su poca educación pero la vida me había deparado eso. Sin llegar la noche me había puesto a mamársela, tenía un pene normal pero su dureza y una curva hacia arriba me dificultaban el trabajo. La rudeza con la que utilizaba mi boca me provocaban arcadas y con ellas un sinfín de babas. A diferencia de Chiquitín le gustaba jugar con su pene por mi cara. Lo bueno es que no pasaba mucho tiempo hasta que llegaba su leche directa a mi garganta y sentía alivio.

Ese mismo día en la noche me obligo a chupársela de nuevo y siguiendo sus órdenes tuve que probar un pene, el cual fue como un golpe en la cabeza, me perdí entre su pene hasta de nuevo hacerlo acabar. Por recompensa a mis servicios antes de irse dejo en mis manos dos porros y un encendedor. Todo esto había sido un paseo con lo que venía, esa celda se había convertido en un puticlub. Aunque la cárcel necesitaba más celda ya que en algunos lugares convivían más de 10 presos, yo tenía esa celda para mí.   

A todas horas venían los amigos de Diablo y aunque había pensado que esa celda era la de Caraca me equivoque, el solo se encargaba de la puta preferida de Diablo el cual nunca me volvió a tocar, para eso les pagaba a los guardias para pasar prepagos que le hacían todos los servicios y cuando se antojaba de un culo virgen buscaba entre la carne fresca. Debía pasar casi todo el día desnudo dispuesto a lo que me hicieran. Sé que todos tenemos una opción pero hacer resistencia solo era agravar la situación, cuando mi primera violación casi no podía dormir del dolor no solo en mi culo sino en todo mi cuerpo. Entre en un estado de depresión y eso sumado a las drogas que cada día me metía empeoraba todo.           

Era la puta especial para ellos y no lo digo por simplemente decirlo realmente era así, mi cara, mi contextura y hasta mis vellos, me hicieron el platillo más apetecible. Solo me dejaba hacer, cada vez necesitaba más de la anestesia que me provocaban las drogas. Fui convirtiéndome en un maestro del sexo ya que todos los días pasaban no menos de 20 personas por mi boca, culo o ambas. Debía cumplir un cronograma que incluían las comida, aseo y hasta hacer ejercicios. A diferencia de otros reclusos que los habían convertidos prácticamente en mujeres yo debía parecer, actuar y ser un hombre pero dispuesto a saciar la sed. De los demás hombres.     

Nunca volví a sentir una erección mientras tenia sexo a menos que me obligaran a tenerla como había pasado muy pocas veces o en las mañanas al despertar. La idea de todo era humillarme como el hombre que era aunque yo solo era un cuerpo dispuesto a todo, un espíritu partido. Su excitación se basaba en mi miseria, en mi dejadez en la rudeza de sus penes cuando me penetraban y yo no podía hacer más que gritar. Hubo una vez que más de 10 sujetos, no recuerdo bien, me rodearon.

Era un fin de semana y uno de ellos estaba cumpliendo años, entre whiskey, sexo y mucha droga se celebró.

Fue en el baño, yo estaba arrodillado en el piso bajo los efectos de una raya de cocaína esperando que la fiesta comenzara. Esos hombres me hicieron mamarles sus penes hasta el cansancio, mientras uno me penetraba otro me daba de comer y mis manos masturbaban a los otros por turnos. Había aprendido que mientras más placer le diera más rápido terminarían, esa era mi nueva ley. Acostado en un banco, hacían rayas de cocaína en mi cuerpo y las absorbían con sus narices.

A mí me hacían oler constantemente desde sus penes lo que me provocaba una sensación que he pensado que disfrute.

Entre alcohol, coca y marihuana transcurrió la fiesta. No sé cuantas veces hice acabar a esos hombres pero recuerdo la sensación de la leche pegada a mi piel y saliendo de mi culo. Luego que esos hombres me utilizaron, estaba demasiado drogado me habían hecho consumir mucho no recuerdo muy bien por esto mismo, tal vez haya sido mi imaginación pero me vienen imágenes de dos guardias que me utilizaron como favor por la fiesta, no recuerdo sus caras pero recuerdo dos personas en uniforme.        

Situaciones como estas se repitieron una y otra vez, era intocable pero a la vez estaba perdido. Me hice adicto a la cocaína y todos los días obtenía mi dosis, estaba acostumbrado al sexo y a donde quisieran que fuera iba para tenerlo. Las conversaciones que tenia con prácticamente mis dueños eran como “mamela”, “tomate la leche” o “abre ese culo” algunos travestis hablaban conmigo en descansos pero nada en profundidad.        

Como todos los excesos y la sed por poder nunca trae paz, mucho había durado esa tranquilidad. Había comenzado la guerra entre el grupo de Diablo y Paco, fueron dos días de tiroteo, puñaladas y peleas. Caraca murió y muchos de los que habían estado conmigo. Diablo había sido derrocado, murió de más de 50 tiros, su enemigo le pidió a los integrantes que trabajaran para él pero se negaron. Eso originó que la pelea siguiera por varios días más pero todo esto termino por fortalecer a Paco.

Mientras tanto yacía encerrado en la celda, pasando los efectos de la abstinencia a la coca. Gracias a Daniela una travesti que me ayudó a pasar todo este proceso no fui víctima de toda esa guerra. Todavía recuerdo que sudaba muchísimo, el malestar en el cuerpo era muy fuerte, todo yo estaba sumido en un mundo donde el nerviosismo, la paranoia y hasta los ataques de pánico me tenían descontrolado.           

Cuando la cárcel se tranquilizo, yo todavía estaba pasando todo esto. No sabía lo que me pasaba hasta después cuando Pacho, mi nuevo compañero de celda me explico todo tiempo después a veces tenía sexo con Pacho por gusto pero paso más de un año para que ocurriera. No es un bruto haciéndolo y con él empecé a sentir el verdadero placer. También continué intercambiando favores sexuales con algunos presos pero de mutuo acuerdo.    

Sin embargo cuando las cosas parecían mejorar, algunos de los antiguos secuaces de el Diablo me tomaron una tarde me llevaron al baño me desnudaron me amordazaron y me violaron hasta el cansancio. Aquello no era nada inusual pero cuando terminaron de saciar sus ansias de seco y de venirse varias veces en mi culo vino lo peor. Dos de ellos tomaron mis piernas y me las abrieron mis brazos fueron atados una regadera lo que dejo mis huevos expuestos y colgando. El jefe de ellos comenzó  darme patadas y puñetazos en los huevos tan fuerte que creí que era mi fin.

Luego de cómo 20 minutos de esos brutales golpes usando una navaja, me abrió mi bolso de piel lampiño desde hacia tiempo justo por la mitad. La sangre broto de inmediato y el hombre solo apretó mi abierto escroto para que mis dos testículos ya muy hinchados brotaran del interior de mi escroto sangrante. Ambos testículos quedaron colgando, el hombre los tomo los jalo y exprimió con fuera con su mano, mi pene palpito y expulse mi última carga viril de mi vida, fueron tres fuertes disparos de mi espesa leche que cayeron sobre mi pecho y abdomen, del ojo de mi glande aun brotaba semen cuando el hombre me corto los huevos con una navaja hecha con cepillo de dientes. Todo mi cuerpo se sacudió con violencia ni siquiera note cuando corto mi prepucio, circuncidándome pues creo que para ese momento estaba ya sin sentido.  

Luego de aquello pase mese inmerso en una terrible depresión nunca lo había confesado pero hubo un momento que pensé en suicidarme, en agarrar el arma de los amigos de Diablo y dispararme pero no sé porque razón no lo hice en su momento, quizás me faltaron huevos para hacerlo.          

Ahora soy uno más en estas paredes, lo acepto y sé que estas rejas te cambian por completo. Solo puedo aconsejarle esto a los que andan por malos caminos, cuiden sus vidas. También pensé que me estaba comiendo el mundo y nunca me pasaría nada, que haría lo que quisiera y después terminaría en una isla del Caribe gastando millones.      

Pero la realidad es otra y no saben cuánto me arrepiento de destruirme a mí mismo y a mi familia. Hoy en día ayudo a los nuevos reclusos en caso de violación y aunque es imposible evitarlas, los consejos y algunos trucos pueden cambiar su vida.

Aquí en esta cárcel he dejado parte de mi mismo, espero que sirva de algo mi sacrificio y experiencia.




Autor: Luisiose1985ab       Adaptador: DarkSoul

ZOMBIES DE CALABOZO

Aquella prisión era todo menos que común, en el extreme más alejado de la galaxia era hasta donde la humanidad había logrado llegar, en los tres años de exploración especial en el siglo XXV luego de tres siglos de haber desarrollado la tecnología que le permitió abrirse camino por las estrellas en aquel lugar orbitando una pequeña luna habitable se encontraba la temible prisión de “SIGATA III”, donde se encontraban recluidos algunas de las criaturas y entidades más peligrosas de la galaxia......


ZOMBIES DE CALABOZO
Aquella prisión era todo menos que común, en el extreme más alejado de la galaxia era hasta donde la humanidad había logrado llegar, en los tres años de exploración especial en el siglo XXV luego de tres siglos de haber desarrollado la tecnología que le permitió abrirse camino por las estrellas en aquel lugar orbitando una pequeña luna habitable se encontraba la temible prisión de “SIGATA III”, donde se encontraban recluidos algunas de las criaturas y entidades más peligrosas de la galaxia.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [PRISIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Aquella prisión era todo menos que común, en el extreme más alejado de la galaxia era hasta donde la humanidad había logrado llegar, en los tres años de exploración especial en el siglo XXV luego de tres siglos de haber desarrollado la tecnología que le permitió abrirse camino por las estrellas en aquel lugar orbitando una pequeña luna habitable se encontraba la temible prisión de “SIGATA III”, donde se encontraban recluidos algunas de las criaturas y entidades más peligrosas de la galaxia como por supuesto algunos de los criminales peligrosos como atroces de todo el sector.

El capitán Artex al mando de su nave “Nova” era un conocido contrabandista y pirata de la zona buscando durante años por la flota estelar de 45 años Artex era un hombre de un grandioso cuerpo de grandes huevos como pene, sus apetitos eran muy peculiares siempre en cada nava que asaltaba buscaba en la tripulación o pasajeros a los jovencitos más atractivos, con buen par de nalgas y de ser posible bien dotados aunque no tanto como él para desvirgarlos incluso a la fuerza le gustaba hundir su “espada” que era como llamaba a su gran pene en erección en un virginal ano.

Tres semanas atrás “Nova” ataco un pequeño carguero de pasajeros y cargas, no fue un reto para Artex para capturarlo, entre los pasajeros había un lindo joven de 22 años de nombre Cristian poseedor de un cuerpo muy atlético y varonil con un trasero hermoso bien duro y firme, de esos glúteos que te provocan tenerlos agarrados todo el tiempo, muy ricos, ese joven tenía dos, que de inmediato llamo la atención de Artex que sin saberlo aquel joven era una agente de la flota estelar que pronto seria su perdición.

Cristian le pidió al capitán pirata unirse a su tripulación aquello no era insólito por lo que acepto la petición del joven que desde el primer momento se convirtió en su favorito para nadie de la tripulación del Nova fue un secreto que el capitán pronto iba a hacer suyo al nuevo miembro de la tripulación como casi todos en su momento había sido incluso algunos lo seguían siendo,
.          
Artex ya sentía mucha atracción por aquel hombre, solo al verlo se ponía erecto al instante de inmediato se ponía su pene a reventar claro que trataba siempre de disimularlo, una noche ya con todos en la nave listos para dormir Artex entro en el camarote sin llamar Cristian había comenzado a desvestirse, pero pese al verlo entrar no lo detuvo de quitarse su camiseta pegada para dejar ver su cuerpo tan deliciosamente varonil luego casi le da un infarto a Artex cuando comenzó a soltarse el cinturón y se inmediato se baja la cremallera para dejar caer su pantalón, aquello era un plan de Cristian sabedor de las debilidades del capitán pirata

Artex de inmediato clavo su mirada en el bulto enorme que a su parecer su pene estaba en semi erección, no podía creer lo que veía, era un hombre demasiado sexy semi desnudo frente a él pero el espectáculo no acabo Cristian se volteó para que pudiera apreciar su glorioso para de nalgas que hizo que el pene de capitán pirata se levantara quedando visiblemente erecto bajo su extra ajustado pantalón.

Cristian no dudo en bajarse su apretaba ropa interior para dejar sus nalgas desprotegidas tan redonditas y deliciosas Artex como atraído por un magnetismo invisible, fue hasta Cristian para comenzar a manosear sus lindas nalgas en ese momento su corazón comenzó a latir, llegó un momento en que su pene se puso como un fierro de lo duro que estaba y empezó expulsar cantidades asombrosas de liquido claro pre seminal pero no dejo de acariciar, palpar y apretar aquellas nalgas sin que su dueño dijera nada al respecto tampoco se movía era como si fuese una estatua.   

Unos  minutos después Cristian hizo un movimiento lo que hizo que Artex retirar sus manos pero sus ojos se fijaron en su entrepierna así que acerco su mano para acariciar su abdomen por donde bajo su mano lentamente hasta sentir sus vellos púbicos tocar su pene semi erecto lo hizo sentir muy excitado podía sentir todo su pene se lo quería arrancar y llevárselo a la boca en ese mismo momento, Artex se quedó sin exagerar como unos 10 minutos acariciando su pene pero luego apretando con más intensidad ese delicioso pene.        

El pene de Cristian pronto quedo de 18 o 19 cm de largo erecto con unos pesados testículos por debajo mientras lo seguía masturbando el pene de Artex seguía emanando una gran cantidad de liquido pre seminal aquello era una locura total, al principio su mano se movía despacio luego de unos minutos ya se movía con más intensidad, aquel meneo de su pene hizo que no se pudiera aguantar y se lleve su erección a la boca

-“¡Dios que delicia!” Pensó para sí mismo Artex.

Lentamente comenzó a  chuparle su prepucio luego lo bajo para lentamente comenzar a lamber su glande de tanto masturbarlo hizo que le saliera algo de líquido pre seminal y eso era algo delicioso para el fuerte pirata baje su lengua hasta un testículo  para luego chuparlo, de pronto escucho a Cristian de placer, su primer gemido.        

-“AAAHhhhhh”, Gimió Cristian.

Artex viendo directo a los ojos de Cristian le pregunto.        

- “¿Así que eres virgen?”Pregunto Artex.
-“Si, nunca he tenido sexo con otro hombre”. Respondió Cristian. 

Dicho eso Artex le introdujo un dedo en su ano lo movió como si buscara algo en su interior aquello duro solo unos pocos minutos, luego le abrió sus bellas nalgas para lamber su cerradito ano color rosa hasta que lo dejo todo húmedo y bien lubricado luego hizo que Cristian se inclinada apoyando sus codos sobre el colchón de su cama Artex de inmediato se bajo su pantalón para liberar su enorme pene en erección de al menos 28 cm de casi 6 cm de diámetro.

Artex abriendo sus nalgas de Cristian coloco entre sus nalgas su pene con su glande presionando sobre su ano y de pronto paso, de un solo gran empujón la tremenda erección de Artex lo penetro por completo, Cristian lo sentía todo dentro.     

Cristian fingió sentir dolor, incluso casi lloro y suplicante le pidió que se la sacara, Artex lo recostó boca abajo para el colocarse encima de él, pasó un brazo por debajo de su cuello y le dijo al oído.  

-“¿Querías mi pene, no? ¡ahí la tienes!” Le dijo Artex.         
-“Duele, mucho por favor sácala”. Suplico Cristian.  
-“Espera pronto pasara el dolor, ya verás cómo me vas a pedir más y más”. Le dijo Artex.      

Artex se quedo quieto hasta que sintió que el ano de Cristian se acostumbro a su gran erección empezó con un mete y saca lento, Cristian parecía que estaba extasiado, estaba sintiendo delicioso, por lo que le dijo al pirata.           

-“¿Puedes hacerlo más rápido?” Pregunto Jadeante Cristian.           
-“Ves te dije que pedirías más”. Respondió Artex.
           
Artex aumento sus embestidas bombeándolo por un buen rato hasta que saco su pene de su ano y le ordeno a Cristian que se acostara boca arriba, su pene entraba y salía perforando sus entrañas a un ritmo alucinante en un momento dado Artex se agachó para morderle una tetilla a Cristian quien sintió de repente como se la empieza a meter más rápido, al poco siente como su pene comienza a palpitar nota que el pirata está por terminar, y de repente suelta unos chorros de espeso semen que caen entre su nariz y boca, ya que Artex logra sacar su palpitante pene a tiempo y colocarla a escasos centímetros del rosto de Cristian.        

Artex aun con su pene palpitante toma de la nunca a Cristian para meterle su pene en la boca quien comenzó a limpiar con sus labios y lengua los restos de semen que tenía, luego le chupo los huevos por inercia y se volvió a meter su pene a la boca dándole una tremenda mamada hasta hacer que el pirata terminar esta vez dentro de su boca.
           
Artex tuvo sexo con Cristian durante varios semanas seguidas, dos o tres veces a la semana hasta que varias naves de la flota estelar acorralaron al nova justo en ese momento Artex estaba teniendo sexo con Cristian por lo que no pudo dar las órdenes oportunas para escapar del cerco enemigo que pronto los abordo, la lucha dentro del Nova fue sin cuartel al final Artex quedo acorralo en su camarote con Cristian a la que entrego un arma, pero para su sorpresa él la utilizo en modo aturdidor para dispararle a traición.

Mientras Artex era llevado a un navío prisión vio a Cristian portando el uniforme de la flota con el rango de comandante, en ese momento supo que todo fue una trampa bien urdida por la flota estelar para capturarlo, cuando Artex paso a su lado le dijo.

-“Ve vengare así sea lo último que haga, Maldito Traidor” Le dijo Artex a Cristian.

Algunos días después Artex con algunos de su tripulación llegaron a la prisión de “SIGATA III”, ya ahí los estaba esperando Cristian el fornido pirata tuvo que ser controlado por varios guaridas, por fin  le fueron asegurados sus fuertes brazos a la espalda, para posteriormente ser desnudado por el mismo Cristian usando un dispositivo paralizador, la mirada de Artex era de odio total hacia Cristian una vez desnudo y con una gran erección gracias la aplicación de una sustancia para ese menester inyectado directamente en su miembro viril Artex fue llevado a una celda muy especial.

-“Bien déjame presentarte a los Odex, o mejor conocidos como los zombis de los calabozos, esta raza no resisten estar prisioneros mucho tiempo, luego de unos días se transforman, su piel se vuelve blanca ceniza y sus dientes se tornan filosos además pierden la razón y se vuelven caníbales pero no se devoran entre si, por el contrario solo a otras razas o animales, además de que tienen predilección por los miembros viriles y testículos, espero disfrutes tu estancia con ellos”. Dijo Cristian.

Luego la enorme tapa circular de la parte superior de la celda donde dos de esos Odex esperaban, se abrió apenas los suficiente para que Artex pudiera pasar, Cristian se acerco al pirata y le susurro al oído.

-“Gracias por todo el placer que me diste en verdad lo disfrute”. Susurro Cristian.

Luego lo empujo, mientras caía Cristian de nuevo dejo que el pirata recuperara la movilidad, pero era tarde para impedir caer en aquella celda circular, apenas toco el fondo Artex se puso de pie pero para ese momento uno de los Odex ya estaba detrás de él sujetándolo de sus brazos aun sujetos a la espalda pronto el segundo estaba de rodillas a su costado izquierdo.

-“NO MALDITOS ZOMBIES SUÉLTENME, SUELTENME”. Les Grito Cristian.

La primera mordida que sintió fue sobre su hombro derecho casi donde su cuello comenzaba, la sangre broto de inmediato, el Odex comenzó a beberse la sangre, Artex en pánico comenzó a sacudirse para tratar de soltarse pero ese ser que era más alto y fuerte lo tenía bien sujeto, mientras tanto el otro odex paso uno de sus largos brazos por entre sus piernas para tomar su escroto justo en la base, estirando sus testículos con fuerza hacia abajo mientras con su otra mano tomo su enorme pene.

-“AAAAAA NO SUELTENME”. Siguió gritando Artex.

Pero lo Odex no le prestaban atención, sus mentes no entendían de razones o palabras, de pronto el ser arrodillado a su costado izquierdo, mordió su enorme erección casi en la base, los ojos de Artex se abrieron en grandes al tiempo que lanzo un alarido de dolor cuando el Odex le arranco un buen trozo de su pene.

-“AAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito Artex.

El Odex sin compasión alguna continuo mordiendo su pene, mordida a mordida fue cercenando el miembro viril del pirata que solo podía gritar dolor la sangre brotaba a raudales de la herida causada luego de cada mordisco, de pronto Artex sintió el mayor dolor de toda su vida hasta ese momento cuando el Odex le arranco su pene caso por completo.

-“NOOOOOOO AAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito Artex.

Casi simultáneamente el Odex le arranco sus grandes huevos jalando con una fuerza descomunal de su escroto con su manos, aquello fue todo Artex, fue incapaz de seguir consciente el dolor era enorme pensó que era su fin, y también pensó que era lo mejor, vivir sin el placer que sus genitales le brindaban no era vivir, se desmayo viendo como uno de Odex se devoraba su pene mientras el otro saco uno de sus testículos del que fue su escroto para comenzar a comérselo.

Artex se despertó varios días después, sin un brazo y anulado por completo, en el hospital de la prisión, tuve que ser sedado pos varios días para evitar que atentara contra su vida, por los próximos 30 años fue la putita de la prisión cuando fue liberado ya no era ni la sombra que fue, demacrado, obeso y siempre deseoso que un pene lo estuviera penetrando termino sus días algunos años después alcoholizado en un burdel gay en donde solo atendía a los pobres dado que cobraba muy poco y muchas veces dejaba que le penetrasen por un trago.

Murió de un infarto nadie se percato de su muerte hasta varios días después, en un diario que llevaba maldecía a Cristian pero más que todo maldecía con toda su alma a los “Zombies de Calabozo”.    


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ZIGOR EN LA PRISIÓN

El auto con los funcionarios de juzgado se abrió paso por la gran puerta de metal que daba paso al gran complete penitenciario para menores infractores de Torbuk, dentro con rostro serio viajaba Zigor de 16 años recién cumplidos hacia tres días, fue detenido por matar al violador de una amiga, el juez de aquel país comunista en plena guerra fría fue muy duro lo sentencio a 15 años de prisión pero al ser menor solo debería estar en reclusión hasta los 20 en una cárcel para menores por lo menos eso pensaba Zigor al ser bajado del auto oficial......


ZIGOR EN LA PRISIÓN
El auto con los funcionarios de juzgado se abrió paso por la gran puerta de metal que daba paso al gran complete penitenciario para menores infractores de Torbuk, dentro con rostro serio viajaba Zigor de 16 años recién cumplidos hacia tres días, fue detenido por matar al violador de una amiga, el juez de aquel país comunista en plena guerra fría fue muy duro lo sentencio a 15 años de prisión pero al ser menor solo debería estar en reclusión hasta los 20 en una cárcel para menores por lo menos eso pensaba Zigor al ser bajado del auto oficial.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [PRISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





El auto con los funcionarios de juzgado se abrió paso por la gran puerta de metal que daba paso al gran complete penitenciario para menores infractores de Torbuk, dentro con rostro serio viajaba Zigor de 16 años recién cumplidos hacia tres días, fue detenido por matar al violador de una amiga, el juez de aquel país comunista en plena guerra fría fue muy duro lo sentencio a 15 años de prisión pero al ser menor solo debería estar en reclusión hasta los 20 en una cárcel para menores por lo menos eso pensaba Zigor al ser bajado del auto oficial.

El atractivo adolescente de buen cuerpo era casi un huérfanos su madre murió siendo aun muy niño su padre era un alcohólico que lo único que le importaba era beber y conseguir dinero para seguir bebiendo, por lo que Zigor prácticamente se crio en la calle, como todo adolescente sin estudios pensaba que todo se resolvió con violencia en las calles la ley que imperaba era la del más fuerte, pero aquella vez no pudo escapar de la justicia, por lo que termino ahí, siendo conducido por un largo pasillo hacia la aduana de la prisión.

Ya en la aduana la directora de la prisión una mujer de unos 45 años bastante conservado y vestida con un traje sastre entallado donde sus frondosos senos resaltaban al frente a la altura de su pecho, donde sus dos pezones eran visiblemente notorios, ahí a Zigor le fue ordenado que se desvistiera pero que conservara su ropa interior, Zigor sin hacer ninguna expresión en su rostro comenzó a quitarse sus viejas ropas desgastadas no paso mucho tiempo antes de que el adolescente quedo solo con su trusa (slip) liso de color negro de pierna alta.

Zigor portando su desgastada ropa interior donde su genitales quedaban bien marcados fue revisado por un hombre en bata blanco usando un estetoscopio como otros aparatos le hizo un chequeo bastante completo de su condición física, luego cuando termino su revisión fue llevado a una bascula en donde fue pesado, luego la directora se plato frente a Zigor y se inclino para bajarle de un fuerte tirón su ropa interior que sorprendió al adolescente al quedar completamente desnudo ante la madura mujer como el resto de los presentes en la habitación, ya sin su trusa la directora de la prisión se incorporo para levantar su pene sin circuncidar con uno de sus dedos.

Zigor trato de permanecer imperturbable pero su pene no parecía compartir su actitud que comenzó a crecer sobre la mano de la mujer que lo sostenía en ese momento, su glande pronto emergió entre la piel de su prepucio revelando un glande rosado, no paso mucho tiempo para que su pene quedase completamente erecto, la directora le dijo a Zigor inclinándose a un costado de su oído izquierdo.

-“Tienes un lindo pene muchacho”. Dijo la directora.
-“Pero debo decirte que en este centro no está permitidos los hombres sin circuncidar”. Añadió al final ella.

Eso por supuesto hizo alterar al adolescente su pene tuvo un espasmo involuntario que lo levanto uno milímetros de la mano ella que hizo sonreír de manera maliciosa a la directora, quien entonces cerro su mano sobre el pene en erección para comenzar a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio por su glande, lo que por supuesto hizo excitar de inmediato al adolescente notoriamente mientras lo masturbaba la directora le decía una a una las reglas de la prisión, para cuando dejo de enumerar las reglas ya el ojo del glande de Zigor estaba goteando abundante liquido pre seminal.

La directora apenas termino de decir las reglas soltó el pene del adolescente que estaba por llegar a su clímax dejando su pene palpitando para darse la vuelta y ordenar al hombre de bata blanca.

-“Realice su circuncisión de inmediato”. Dijo la directora.

Apenas ella salió de la habitación el hombre de bata blanca hizo una seña a dos de los guardias que de inmediato sujetaron a Zigor para llevarlo a una silla en donde fue asegurado con grilletes de metal sus piernas quedaron bien abiertas en alto lo que dejo a sus testículos como pene aun en erección completamente expuestos, aquello por supuesto puso a defensiva al adolescente ya que no sabía que pasaba pero algo era seguro no era nada bueno para él.

Zigor no sabía que era una circuncisión, de haberlo sabido hubiese luchado aun más, el hombre de bata blanca se coloco entre sus abiertas piernas y le inyecto su pene con una larga aguja que hizo gritar al adolescente de dolor pero solo por un instante ya que poco a poco toda sensación en su pene desapareció, cuando el médico se cercioro que su pene estaba insensible, tomo una bisturí con el que realizo dos cortes.  

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Zigor al ver aquello con horror.

Pero el médico no hizo caso de los gritos del adolescente, hizo un corte en su prepucio por arriba de su glande y otro por debajo incluso cortando el frenillo, su sensible prepucio quedo colgando a ambos lados de su glande sangrando, luego el médico ton una tijera corto cada aleta de piel circuncidándolo de ese modo para siempre, luego coloco algunos puntos, algo de desinfectante y le inyecto algunos antibióticos como analgésicos al adolescente que lloraba en ese momento su pérdida para luego vendarle su pene.

A Zigor luego de ese se le dio ropa nueva incluida ropa interior se le ordeno vestir y fue llevado a una celda con otro chico más o menos de mis edad, aquella noche su compañero de celda de nombre Kelmer le aconsejo que lo que le había pasado no era nada que todos al entrar sufrían algo así, si aun no estaban circuncidados pero que había cosas aun peores, que obedeciera a las reglas y si la directora quería algo especial que la complaciera en todo si no quería terminar en el bloque “E” que era para los eunucos.

-“¿Eunucos?”
-“¿Qué es un eunuco?” pregunto algo extrañado Zigor.

Kelmer se le quedo mirando con algo de incredulidad pero luego comprendió que su compañero de celda en verdad no conocía ese terminó por lo que le dijo.

-¿Si sabes lo que es castrar verdad?” Pregunto Kelmer.
-“Ummmm creo que sí”. Respondió Zigor.
-“¿Según tu que es castrar?” Le pregunto algo incrédulo Kelmer.
-“Es cuando a los animales se les quita sus huevos”. Respondió Zigor.
-“Correcto ahora cuando a un hombre se le quitan los testículos  o pene se le llama eunuco”. Afirmo Kelmer.

Zigor se quedo en silencio al escuchar aquellas palabras, en aquel lugar podían quitarle sus testículos por romper las reglas, en eso recordó la regla seis “no masturbación”, aquello era terrible Zigor adoraba correrse mientras se auto estimulaba le pregunto a Kelmer.

-“¿Entonces no puedo masturbarme?” Pregunto Zigor.
-“¡No! A menos que quieras terminar como un eunuco”. Respondió Kelmer.

Pero luego añadió, no te preocupes que por lo menos por las próximas tres semanas estas a salvo con ese vendaje y el dolor que sentirías al querer masturbarte, te mantendrá a lejos del radar de la directora y de tus instintos, pero luego deberás tener mucho auto control por lo pronto vamos a dormir.

Kelmer tuvo razón por las próximas semanas no tuvo ganas de masturbarse no con el dolor que sentía provenir de la parte alta de su pene, pero cuando el médico retiro los puntos como el vendaje las cosas cambiaron ya que sus testículos estaba muy cargados de esperma deseando salir a como diera lugar, Zigor logro aguantar sus ganas de masturbarse por tres largos días en los que casi a toda hora presentaba una total erección que era difícil de ocultar, al cuarto día ya no pudo contenerse, por lo que busto un lugar solitario.

Para ese momento Zigor ya conocía lo suficiente de la prisión como para saber en dónde podría estar un buen rato solo, por lo que fue hasta atrás de la lavandería ahí se saco su pene y huevos por fuera de su pantalón sin bajárselo, se acostó en el piso, su pene estaba en erección incluso antes que su mano se cerrara sobre él, Zigor sentía raro masturbarse sin contar ya con su prepucio estaba tan acostumbrado a la sensación de su piel bajando y subiendo por su glande más sin embargo no tardo mucho en sentir como su pene comenzó a palpitar.

Zigor conocía muy bien esa sensación, apenas le bastaron unas cuantas pasadas de su mano para que su pene expulsara con mucha fuerza chorro tras chorro de su espeso semen sobre su marcadito abdomen se tuvo que morder su labio inferior para que el inmenso placer que todo su cuerpo experimento en ese momento no le hiciera gemir con fuerza de gozo, quedo jadeante con semen resbalando por su pene y mano que aun sujetaba su palpitante pene luego de ese tremenda corrida la mayor de toda su vida, después de todo era el periodo más largo sin correrse desde que comenzó a masturbarse a los 14 años.   

Desde ese día cada dos días iba al mismo lugar para auto complacerse, siempre detrás de los carritos de lavandería hasta correrse, poco a poco comenzó a tomar más confianza y ya no solo se sacaba sus genitales de su pantalón sino que llego a bajárselo junto con su ropa interior para dejar su pelvis lampiña, pues pese a su edad aun no tenia vello en su escroto y púbico era escaso pero dado el color rubio apenas era visible aunque si se sentía al tacto.

Pero una tarde mientras se masturbaba de lo más a gusto Zigor fue descubierto por uno de los guardias que de inmediato se lo llevo a la dirección así como estaba lo hizo caminar por los pasillos a la vista de todos con sus genitales expuestos, con su ereccion oscilando hacia todas las direcciones una vez frente a la directora que se le quedo mirando su pene, el guardia describió la falta de Zigor con un gesto de una mano la directora despidió al guardia que antes de irse le dijo al adolescente en el oído.

-“Espero que gozaras masturbándote”. Dijo el guardia.

Luego se marcho, dejando al adolescente solo con la madura directora, quien se puso de pie, para ir al lado del adolescente, la directora era una mujer rubia, hija de Alemania oriental, tenía títulos y posgrados como para llenar una pared, sus ojos eran de un azul intenso, nariz respingada y barbilla redondita, era alta y su andar elegante, su voz suave contrastaban con la dureza de su mirada así como la frialdad de su carácter, además todos en la prisión le tenían miedo por una razón que pronto Zigor estaba por averiguar.

-“Bueno Zigor creo que tendrás que recibir un buen castigo”. Dijo la directora.

Por alguna razón las palabras de aquella mujer en mucho tiempo, hizo que Zigor, sintiera que sus mejillas se coloreaban y su blanca piel no impedía que se notara, llevaba el cabello suelto y su fragancia parecía formar una aureola a su alrededor entonces el adolescente observo incrédulo como ella dejo caer su ropa, pronto sintió como ella lo besos sus bocas sedientas se bebían una a la otra, ella hizo que la boca del adolescente la recorriera palmo a palmo, como si quisiera fotografiar con su lengua el mapa entero de su piel erizada y tibia, los ojos de Zigor se deleitaron con la visión de esos pliegues rosaditos, mojados por el deseo, mordió sus pezones con suavidad, dejé que mis senos.

-“Dios… esto no puede estar sucediendo”. Zigor, pero ella le cerró la boca con la suya.

Un hilo dental violeta semitransparente cubría la vagina totalmente depilada de la directora, que pronto dejo su cuerpo, Zigor fijo su atención en sus senos redondos y frondosos ella comenzó mordisquear los labios del adolescente, sus lengua seguían entrelazándose y la boca del adolescente solo se apartaba de la de ella para lamber o succionar sus rosaditos pezones, de pronto ella inclinó la cabeza y tras estampar un suave beso en la punta de pene del adolescente, comenzó a recorrerlo a lo largo con su juguetona lengua, rodearlo con sus labios introduciéndolo lentamente en su boca, y aquello fue el paraíso para Zigor, quien prácticamente inerme, le acariciaba el cabello como la espalda viéndole sus nalgas mientras ella seguía con su labor, de succión, sobre su pene.

Aquello no podía durar mucho, parecía que Zigor iba a estallar y con un espasmo de placer que recorrió todo su cuerpo eyaculo una gran cantidad de semen en el interior de la boca de la directora que ella se bebió por completo, de pronto ella dejo su pene para hacer que la penetrara profundamente el momento fue indescriptible para él adolescente, quien comenzó a  bombearla con fuerza y rítmicamente, ella movía la cintura realizando un preciso movimiento circular que le ayudaba a mantener sujetando y dirigiendo su cintura.

El pequeño ronroneo que emitía al principio, poco a poco fueron aumentando de volumen para convertirse en sonoros gemidos y en el momento del clímax en un autentico aullido de placer por parte de ella mientras Zigor seguía frenético su labor hasta que de nuevo se corrió esta vez dentro de su vagina dando un gran gruñido de placer.

La directora se puso de pie y se coloco su pequeña tanga que no tardo en mojarse por el semen que comenzó a brotar de su vagina, tomo su intercomunicador y ordeno que vinieran los guardias, apenas termino de vestirse cuando los guardias entraron en su despacho, la directora le lanzo una mirada fría a Zigor de cuyo pene aun goteaba algo de semen y les dijo a los guardias.

-“Lleven a este sacrificio con el doctor debe ser castrado”. Dijo la directora.
-“¡No por favor!, no prometo no volver a romper las reglas ¡pero no me corte los huevos!” Suplico Zigor.

-“Llévenselo”. Ordeno la directora.
-“¡NOOOOO POR FAVOR NOOOOO!” Zigor fue sacado gritando sus suplicas de su despacho.

Con el adolescente luchando con todas sus fuertes con su pene duro como nunca antes fue llevado hasta la enfermería donde fue colocado de nuevo en aquella silla con las piernas separadas, el médico se nuevo se sentó entre sus piernas, con el adolescente luchando y suplicando el médico le dijo a Zigor.

-“Calma, calma muchacho, sino quieres que también te corte el pene”. Dijo el médico.

Mientras que tomo su pene y acerco un afilado bisturí a la base del endurecido pene, lo que hizo que Zigor se quedase inmóvil por temor a que le cortara su pene, el médico pronto inyecto sus testículos con un potente anestésico, que pronto dejo el escroto y testículos del adolescente sin sensación alguna, por lo que el médico le dijo al chico que observaba todo aterrorizado, que no dejaba de observar todo lo que el médico hacia.

-“Espero disfrutaras chico porque desde hoy ya no serás más un hombre” Dijo maliciosamente el médico.

El médico no le dio tiempo alguno para que Zigor rogara o dijera algo antes de abrirle por completo su blanco escroto, el médico usando su experiencia para esos menesteres tardo apenas unos pocos segundos en tener a ambos testículos del adolescente por fuera de su escroto ante la mirada atónita y aterrada de Zigor que ni siquiera puedo hablar al ver sus dos orbes por fuera de su escroto, el médico sin sacar cada uno de sus testículos de las membranas que los rodeaban cauterizo los conductos que los unían al cuerpo del adolescente con bastante rapidez.

Luego usando una tijera quirúrgica corto uno a uno los testículos del adolescente que con horror vio como el médico lo despojo de la fuente de su virilidad para siempre, cuando el último de sus testículos cayó sobre la charola honda curvada de acero Zigor grito no de dolor sino más bien de terror.

-“NOOOOOOOO”. Grito Zigor

Luego todo su cuerpo lucho contra sus retenciones hasta que se calmo, cuando eso sucedió, el médico suturo su escroto y vendo la zona, luego coloco sus testículos ya desprovistos de la membrana que los cubría en un frasco con el nombre completo del adolescente la fecha y la edad de él en ese momento.

Los dos orbes quedaron flotando en liquido conservante y lo vio colocarlo con otros decenas de frascos en un estante, luego le dijo a los guardias que solo vieron aquello con una mueca de malicia en sus rostros.

-“Lleven al nuevo eunuco al pabellón E”. Dijo el médico.

Zigor fue sacado de la enfermería sin fuerza alguna en calidad de bulto desnudo, por lo que todos por donde pasaron con observaron que había sido castrado, para cuando fue liberado a los 20 años Zigor ya no era ni la sombra de lo que una vez fue, gordo y con un pene encogido hasta quedar incluso más pequeño que el pene de un niño recién nacido, sin testículos con una aleta de piel vacía debajo de su pequeño miembro, que ya no reaccionaba aun ante el mejor estimulo, estaba muerto e incluso para orinar de pie le era complicado, dado el tamaño por lo que tuvo que comenzar a orinar sentado.

Tres años después de su liberación se suicido en la nota que dejo solo decía.

-“No puedo vivir siendo un eunuco por el resto de mis días ¡lo siento!”  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

EUNUCO POR MANDATO

El príncipe Felipe III, heredero al trono de aquel reino lucho con todas sus fuerzas con su pequeña pero fiel guardia hasta que el ultimo de sus guardias expiro su último aliento a manos del enemigo, un usurpados que deseaba tomar el poder cuando el Rey y padre de Felipe cayó enfermo vio la oportunidad y ataco el castillo, la batalla fue feroz pero al final todos los guardias leales y el Rey mismo cayeron abatidos el único que no fue muerto por alguna razón fue el príncipe Felipe que desde entonces hacia tres meses estaba preso en los calabozos del castillo......


EUNUCO POR MANDATO
El príncipe Felipe III, heredero al trono de aquel reino lucho con todas sus fuerzas con su pequeña pero fiel guardia hasta que el ultimo de sus guardias expiro su último aliento a manos del enemigo, un usurpados que deseaba tomar el poder cuando el Rey y padre de Felipe cayó enfermo vio la oportunidad y ataco el castillo, la batalla fue feroz pero al final todos los guardias leales y el Rey mismo cayeron abatidos el único que no fue muerto por alguna razón fue el príncipe Felipe que desde entonces hacia tres meses estaba preso en los calabozos del castillo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





El príncipe Felipe III, heredero al trono de aquel reino lucho con todas sus fuerzas con su pequeña pero fiel guardia hasta que el ultimo de sus guardias expiro su último aliento a manos del enemigo, un usurpados que deseaba tomar el poder cuando el Rey y padre de Felipe cayó enfermo vio la oportunidad y ataco el castillo, la batalla fue feroz pero al final todos los guardias leales y el Rey mismo cayeron abatidos el único que no fue muerto por alguna razón fue el príncipe Felipe que desde entonces hacia tres meses estaba preso en los calabozos del castillo.

Una tarde de esas Felipe recibió la visita del nuevo auto proclamado Rey de aquellas tierras, apenas abrió la pesada puerta de su celda Rufus que era su nombre avanzo hacia Felipe para tomarlo con una de sus manos por su mentón, para decirle viéndolo a los ojos.

-“¡Vaya pero si es el principito sin reino!” Dijo Rufus sarcásticamente.

Acto seguido hizo añicos la camisa como el pantalón de Felipe que estoico no dijo nada solo miro a su captor con un odio tremendo deseando estar libre para poderlo matar con sus propias manos, Rufus no tardo en hacer añicos también la calzona de Felipe dejándolo desnudo de la cintura hacia abajo.

-“Vaya buen cetro real y mira esas perlas imperiales”. Exclamo Rufus.

Mientras tomo con una manos su pene y con la otra los enormes huevos colgantes de Felipe que de nuevo tuvo que contener su furia que se iba acumulando en su interior, sin embargo Felipe no pudo evitar que su pene se pusiera rígido apenas con unos cuantos toques de la mano áspera de Rufus pues no se había corrido en varias semanas sus únicas fuentes de placer en esos momentos eran sus sueños húmedos.

Del ojo del pene de Felipe pronto comenzó a chorrear un tranparente liquido que Rufus al verlo solo hizo una mueca de maldad, ante el asombro total de Felipe, Rufus se arrodillo ante él, tomo su pene y se lo llevo a la boca, Felipe de 23 años no pudo evitar gemir de placer ya que hacía meses que no sentía su pene dentro de una boca de ninguna cortesana de la corte, fue un sonido gutural involuntario pero al fin y al cabo de placer.

-“AAAAAGGGGHHHHHH”. Gimió Felipe.

Rufus se la continuó chupando, metiéndose en enorme falo de 22 cm por completo en su boca, mientras jugaba con los verdaderamente enormes huevos de Felipe, quien todo el odio acumulado en su cuerpo durante meses se transformo de súbito en un mar de placer, fue como si su ser fuera transportado a otra dimensión, Felipe estaba en la gloria disfrutando como nunca de una mamada dada por un hombre pero no solo eso sino de su peor enemigo.

Rufus se tragaba la virilidad del joven príncipe por completo incluso raspando la corona de su circuncidado glande con sus dientes que le daba a Felipe dolor y placer al mismo tiempo, los jadeos como gemidos de Felipe no dejaron de escuchar en aquella celda durante los 15 placenteros minutos que Rufus estuvo dándole aquella mamada a Felipe.

Tan abrupto como Rufus tomo el pene de Felipe para llevárselo a su boca, así lo dejo para ponerse de pie, para tomarlo del mentón y decirle.

-“Ahora es tiempo de que yo goce y te impregne de mi leche real”. Dijo burlonamente Rufus.

Felipe trato de resistirse pero pese a su buena musculatura fue dominado por los fuertes brazos de Rufus, Felipe lucho aun más duro cuando vio sacar a Rufus su inmenso pene como de 25cm. gruesa y venoso cuando dejo caer su pantalón, con su pene muy cabezona Rufus embadurnó su pene de grasa de cerdo que era muy gruesa, tanto que Felipe no lo podía creer, aquello, parecía una rama, tomo su enorme virilidad en sus manos y lo comenzó a lubricar, mientras tanto Rufus comenzó a darle tremendos golpe en los costados a Felipe.

Aquella grasa tenía un olor fuerte, casi hace que Felipe vomite pero en ese momento no era lo que le importaba si no lo grande que era el pene de Rufus quien luego de engrasar su pene muy bien comenzó a engrasar el ano de Felipe metiéndole dos dedos de una vez por su virginal ano, algo que por supuesto le dolió mucho, pero no quiso gritar no quiso darle esa satisfacción a Rufus quien al ver que Felipe no respondía como él esperaba le dio un fuerte rodillazo en sus bajos como pesados huevos desde atrás que por supuesto hicieron que Felipe gritara de dolor.

-“AAAAAAAAAYYYYYYY”. Grito Felipe sin poder contenerse.

Aun Felipe estaba bajo los efectos del enorme rodillazo a sus huevos cuando sintió que Rufus le metió su enorme pene por su ano, sintió que algo se rompió, que algo se desgarro, ya que era muy gruesa, pero eso a Rufus poco le importo comenzó el mete y saca de manera inmediata cuando su pene estaba casi todo dentro de un enorme ritmo, mientras Felipe gritaba de dolor pues le estaba doliendo mucho mientras lo embestía Rufus le daba fuertes nalgadas a Felipe, para luego sentir como Rufus lo jalaba muy fuerte de su cabello para atraerlo hacia él y que su pene se hundiera aun más profundamente en sus intestinos.

Con cada nueva embestida Felipe sentía que una enorme estaca lo atravesaba hasta el corazón sentí que en cualquier momento su corazón iba a explotar por el dolor que estaba sintiendo de pronto siente como Rufus comenzó a correrse dentro de sus entrañas en ese momento Rufus jadeante y muy excitado le clava sus uñas en sus nalgas mientras llegaba a su clímax, Felipe sintió como le llenaba sus entrañas de espeso y caliente semen mientras gemía de placer Rufus en su oído derecho,, con su pene entrando y saliendo mientras palpitando no dejaba de venirse en el interior de Felipe.

Cuando dejo de correrse Rufus lejos de sacar su aun palpitante pene comenzó a penetrarlo como una bestia, lo que hizo sentir a Felipe que le destrozaban las entrañas, terminando de destrozarle su ya desgarrado ano, las lagrimas rodaban por el rostro de Felipe sin control mientras gritaba y suplica para que Felipe se detuviera.

-“Basta, Basta, detente, ¡Sácala, ya por Favor!” Alcanzo a suplicar Felipe.

Quien perdió en medio de aquella terrible violación un momento el conocimiento causado por el dolor tan fuerte que sufrió, cuando Rufus se corrió una segunda vez, lo hizo con aun más fuerza y dando alaridos de placer, para cuando extrajo su pene de Felipe un rio de semen, sangre y mierda broto de inmediato de su muy abierto ano de Felipe.  

-“Estuviste fantástico Felipe”. Le dijo jadeante Rufus.
-“Ahora espera a ti pronto vendrán por ti para cortar estas hermosas perlas”. Dijo Rufus agitando con sus manos sus enormes huevos de Felipe.

Quien apenas reacciono pues estaba agotado como para poder poner atención a las palabras de Rufus, quien antes de irse le dio una fuerte patada en sus huevos de Felipe que hizo que quedase prácticamente sin sentido sostenidos por sus brazos bien asegurados por grilletes en las muñecas a una solida columna de piedra.

Esa mis noche Felipe fue despertado cuando la puerta de su celda de abrió aun podía sentir escurrir algo de semen y sangre de su aun abierto ano cuando vio entrar a un hombre calvo con una barba de varios días, alto y musculoso portando un cuchillo pequeño pero que se notaba estaba muy bien afilado el hombre coloco una gran antorcha sobre uno de los soportes de la celda que dejo bien iluminado a Felipe,

Luego el corpulento hombre se acerco para quedarse viendo los enormes huevos de Felipe por algunos segundos aquella mirada tan perturbadora para Felipe por algún motivo hizo que su pene comenzara a levantarse ante el asombro de aquel hombre, al cabo de unos segundos el hombre dijo.

-“Ahora entiendo porque su Majestad desea que esos huevos desaparezcan”: Dijo el hombre.

Acto seguido alargo el brazo y tomo sus pesados huevos sopesándolos con su mano, sintiendo su tibieza como su firmeza por uno segundos antes de agarrarlos con fuerza de la base, estrechando el cuello del escroto y estirándolo con fuerza hacia abajo, la mirada de Felipe fue de asombro total y de pronto el hombre acerco el afilado cuchillo a su escroto al tiempo que dijo.

-“Bueno Alteza creo que no habrá heredo que pelee por este reino”. Dijo el hombre.

Súbitamente Felipe comprendió a lo que el hombre se refería con esas palabras, iba a decir algo, tratar de luchar pero en eso sintió una terrible punzada proveniente de su entrepierna, que pronto se transformo en un dolor agónico, sus ojos se pusieron en blanco y de su boca broto un alarido de dolor y terror por igual.

-“¡NOOOOOOOOOOOOO!” Grito Felipe.

Para luego desmayarse viendo como el corpulento hombre sostenía el que fue su escroto, con sus pesados huevos aun dentro completamente cercenados para siempre de su cuerpo, convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días.

Felipe fue vendido semanas después como esclavo a un reino lejano nunca se supo más de él, Rufus que tanto anhelaba el poder fue derrocado por sus propios guardias seis años más tarde, se dice que lloro, suplico y chillo como un cerdo cuando su pene y huevos le fueron arrancados de su cuerpo por el mismo corpulento hombre que castro a Felipe convirtiendo a ambos en “Eunucos por Mandato”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

APRESADO Y VIOLADO

Era uno de los manifestaste hacia el régimen siendo gay éramos unos parias aunque todos a mi alrededor en la gran marcha de protesta nos conocíamos, incluso me había acostado con algunos de ellos en el pasado, aunque nadie en la marcha creo que se hubiese atrevido a decir que era gay en ese momento por miedo a ser encarcelado, asesinado o algo peor por el régimen que era homofóbico en extremo, con 26 años era un joven hombre atractivo, rubio y bien dotado era bien cotizado entre mis amigos que además buscaban penetrarme por mi apretado culito......


APRESADO Y VIOLADO
Era uno de los manifestaste hacia el régimen siendo gay éramos unos parias aunque todos a mi alrededor en la gran marcha de protesta nos conocíamos, incluso me había acostado con algunos de ellos en el pasado, aunque nadie en la marcha creo que se hubiese atrevido a decir que era gay en ese momento por miedo a ser encarcelado, asesinado o algo peor por el régimen que era homofóbico en extremo, con 26 años era un joven hombre atractivo, rubio y bien dotado era bien cotizado entre mis amigos que además buscaban penetrarme por mi apretado culito.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Era uno de los manifestaste hacia el régimen siendo gay éramos unos parias aunque todos a mi alrededor en la gran marcha de protesta  nos conocíamos, incluso me había acostado con algunos de ellos en el pasado, aunque nadie en la marcha creo que se hubiese atrevido a decir que era gay en ese momento por miedo a ser encarcelado, asesinado o algo peor por el régimen que era homofóbico en extremo, con 26 años era un joven hombre atractivo, rubio y bien dotado era bien cotizado entre mis amigos que además buscaban penetrarme por mi apretado culito.

La marcha tenía como objetivo el palacio presidencial de la nación pero las fuerzas anti disturbios no impidieron la marcha pese a ser miles fuimos reprimidos con violencia incluso usando perros, entre el caos que sucedió cuando las fuerzas antidisturbios arremetieron contra la marcha fue alcanzado por una bala de goma en la cabeza que me hizo caer golpeándome contra un tubo lo que me hizo quedar inconsciente por no sé cuánto tiempo quede sin sentido pero cuando recobre el conocimiento estaba en una celda con otros cientos de hombre apenas en ropa interior como los demás.

Uno de mis compañeros de celda al que se le notaba un enorme paquete al frente de su ajustado bóxer, que estábamos detenidos en alguna prisión de la policía estuve en aquella celda por seis días, antes de que fuese sacado esposado por dos guardias quienes me llevaron a un habitación con una gran mesa en el centro, ahí los guardias me despojaron de mi slip (trusa) para dejarme completamente desnudo dejándome ahí solo, no había en donde sentarse en aquella habitación a menos que no fuese en el puso o sobre la mesa por lo que me senté sobre la mesa.

Como a los 20 minutos de quedarme ahí apareció un hombre muy atractivo de cabello castaño y magnifico cuerpo con un impresionante bulto delante de su ropa interior que era la única prenda que estaba usando, incluso el bulto era más grande que el de mi compañero de celda, el hombre sin decir palabra alguna se despojo de su slip, para dejar al descubierto ante mis ojos un pene enorme en total estado de reposo aun, con un par de huevos enormes colgando por debajo bastante bajos que parecían un par de cencerros, luego se me acerco sin apartar la vista de mi cuerpo desnudo.

Aquel hombre llego a donde estaba penetrándome con su mirada como si quisiera arrancarme el corazón por un momento pensé que estaba ahí para torturarme y matarme y en parte lo que pensaba no estaba del todo mal, cuando llego a donde estaba ya de pie junto a la mesa, tomándome de los hombros dijo con una voz muy varonil.

-“¡Date la vuelta maldito puto!”, Dijo mientras me hacia girar con sus manos.

Cuando estaba de espaldas a él, me hizo inclinar hacia adelante, para no caer tuve que apoyar mis manos sobre la mesa de metal frente a mí, en ese momento él comenzó a restregar sus enormes genitales entre mis nalgas de inmediato aquello me hizo excitar mi pene comenzó a crecer lo mismo que el de él, sentí como su miembro viril cobraba vida entre mis nalgas alargándose y engrosándose sin cesar, aunque no logre verlo en ese momento su masiva erección debía tener no menos de 28 cm aunque mi pene era grandes en erección de 22 cm no se comparaba a la de ese hombre, quien no dejo de restregar su pene entre mis nalgas, empapando el canal entre mis nalgas de su abundante liquido pre seminal que brotaba de la punta de su glande circuncidado podía sentir sus enormes huevos casi rosando los míos mientras seguía pasando su endurecido pene entre mis nalgas mientras con sus manos me tenia bien sujeto de mis caderas.

-“¡Tienes un culito magnifico!” Dijo ese hombre de improviso.

Aquel hombre de improviso se agacho para empezar a comerme las nalgas no tardo en abrirme las nalgas para comenzar a darme un riquísimo beso negro, solo me retorcía del placer mientras gemía, sintiendo su lengua tratando de entrar en mi ano, aquello fue delicioso mientras duro de pronto sentí como metió un dedo en mi ano y empezó con el mete saca para dilatarlo, pero no se dilataba lo suficiente, por lo que al cabo de unos minutos metió dos dedos pero nada un no se dilato lo suficiente pero eso no importaba pues estaba en verdad muy excitado para ese momento, el hombre supo que su pene definitivamente no entraría fácilmente, por lo que se puso de pie y me abrió de nuevo las nalgas.

Aquel hombre estaba tan excitado, incluso creo que más que yo mismo que solo me eche saliva directamente sobre mi ano para que él comenzara a trata de introducir su pene, no podía, me dolía mucho ya era enorme, jadeante con mi pene chorreando liquido pre seminal de la punta en abundancia le dije.

-“Por favor espera, ¡duele, hazlo lentamente o me vas a partir en dos!” Le suplique.

-“Claro que si, serás mi perra desde ahora maldito puto”. Me contesto el hombre.

Al parecer mi suplica lo excito mucho por lo que empujo su enorme y duro pene con mucha más fuerza, venciendo la resistencia de mi ano, hasta que  introdujo la totalidad de su enorme glande mis ojos casi se me salen, dio un grito agudo de dolor.

-“¡AAAAAAHGHGGGG!”

Me dolió mucho, me retorcí tratando de zafarme pero me tenía muy bien tomado de las caderas por lo que no pude escapar me dijo.
           
- “Así me gusta perra, abre bien las nalgas mientras me las abría con las manos”.          

Saco su glande pero solo por dos segundos antes de que de nuevo lo volviera a introducir y esta vez usando todo su cuerpo como un peso para que entrara mas no pude escapar y su pene se hundió todo en mi ano, sentía como sus vello púbico quedo aplastado entre mis nalgas grite de dolor al sentirme empalado como nunca antes en mi vida.

 -“Cállate maldito puto”, Me dijo mientras me nalgueaba.

Cuando termino de azotarme con su mano empezó el mete saca, que poco a poco hico que comenzara a disfrutar solo me quejaba hasta que en un momento empecé a gemir de puro placer, al sentir como mi próstata estaba siendo masajeada a un brutal ritmo, apenas gemí el hombre me dijo mientras seguía con su vaivén.

-“Así quería oírte gimiendo como la autentica puta que eres”. Dijo gimiendo el hombre.         

Su trato me hico excitarme aun más de lo que ya estaba aquella excitación era  demasiado, además en los 30 minutos que me estuvo penetrando nunca me saco ni una sola vez su enorme pene de mi culo y eso me volvió más loco aun, por lo que sin siquiera tocarme mi pene comenzó a arrojar chorro tras chorro de mi espeso semen en medio de un enorme orgasmos con mi ano desgarrado contrayéndose contra su enorme miembro mientras me venía como nunca antes.
           
De subido apenas terminar de correrme, el hombre me saco su enorme pene sin cuidado alguno y me hizo arrodillarme frente a él y me dijo.

-“Chúpamela como si tu vida dependiera de ellos”. Me dijo con una sonrisa diabólica.
-“Y Más vale que te tomes toda mi leche puta”. Sentencio el hombre.

Su pene aún enorme estaba toda sucia y tuve que lamberla que estaba manchado de mi sangre y heces fecales con un mal olor pero eso a ese hombre no le importo apenas abrí la boca, me enterró su pene hasta el fondo sentí una enorme arcada que apenas pude controlar, apenas bastaron uno segundos para sentir su masiva eyaculación en mi boca, fue tanto su semen que no lo pude contener todo en mi boca y algo de esa tibia leche cayó al suelo.

-“¡Te dije que te la bebieras toda puta de mierda!” Dijo el hombre muy molesto.

Saco su pene de mi boca y me dio un enorme puñetazo que me hizo caer a unos metros con mi labio partido, sangrando, el hombre enfurecido fue hasta donde estaba para tomarme de los cabellos y llevarme hasta la mesa donde me hizo apoyar mi torso sobre la superficie de la mesa, aseguro mis brazos por arriba de mi cabeza y mis piernas a dos de las patas de la pesada mesa de metal.

-“Espero que disfrutaras tu última venida puta”. Dijo colérico el hombre.

Al tiempo que tomaba mis huevos para estirarlos con fuerza hacia abajo, hasta hacerme gritar de dolor, hasta hoy aun no sé de donde tomo un afilado cuchillo, lo cierto es que no importa de dónde lo tomo sino que lo tenía en su mano, era un cuchillo largo tipo carnicero muy afilado con el que me corto mi escroto por completo de un solo corte en un segundo era un hombre y al otro un eunuco.

-“¡AAAAAAAAHHHHYYYY!” Grite de dolor.

Todo mis cuerpo se convulsiono se dolor hasta que me desmaye.

Pasaron varios días en los que ardí en fiebre muchas veces estuve al borde de la muerte, algo que en esos momento deseaba, pero de algún modo sobreviví, pero no para bien me convertí en la puta literalmente hablando de los guardias de aquella prisión para cuando fue liberado tres años más tarde en solo un guiñapo de lo fui, me costó mucho trabajo superar aquello, incluso por un tiempo fui un prostituto de callejón dejaba que me la metieran por centavos, logre salir de ese infierno gracias a un amigo que me reconoció un día.

El me llevo a su casa, me cuido y apoyo poco a poco el amor surgió entre los dos, ahora 20 años más tarde, ambos estamos por casarnos el régimen militar ya no está y hay leyes nuevas que nos permiten cazarnos, el me hace sentir pleno y lo amo mucho como nunca pensé amar a otra persona pero pese a mis recuerdos nefasto en aquella cárcel creo que extraño el pene de aquel hombre que me violo pero me llevo a la gloria nunca supe que fue de él o si aun vive, solo espero algún día no muy lejano por lo menos una vez mas ser su puta cuando de nuevo sea Apresado y Violado. 




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DAGGER29

"Pueden descansar hombres". Le respondí, sin siquiera saber la respuesta apropiada. Ambos eran de la Guardia Primaria y ninguno tenía más de dieciocho o diecinueve años, diez años menos que yo. Tampoco había lesiones aparentes; Que estaban consistentes con su posición que había sido rendida por un oficial superior para prevenir derramamiento de sangre......


DAGGER29
"Pueden descansar hombres". Le respondí, sin siquiera saber la respuesta apropiada a su saludo. Ambos eran de la Guardia Primaria y ninguno tenía más de dieciocho o diecinueve años, diez años menos que yo. Tampoco había lesiones aparentes; Que estaban consistentes con su posición que había sido rendida por un oficial superior para prevenir derramamiento de sangre.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PRISIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Zipper





"Pies húmedos a las dos", anunció el piloto. Miré hacia arriba desde mi pantalla de monitoreo de amenazas para ver la costa nebulosa por delante. En ciento veinte segundos estaríamos a veintitrés millas al este, sobre el océano abierto y a salvo de los artilleros antiaéreos de la República, donde podíamos ser rescatados si éramos derribados. Podemos mojarnos esperando al helicóptero salvavidas, pero no seríamos prisioneros. Estábamos abajo en las malas hierbas, yendo como solía decir mi abuelo de era de vapor. Nuestra baja altura proporcionaba inmunidad contra las baterías antiaéreas, pero nos ponía dentro del rango de cada tirador terrestre de la República embalando un rifle, aunque solo fuese por una fracción de segundo.

La carrera había sido sin incidentes, por lo menos sin muchos incidentes como una misión de combate caliente pudiera ser, y la liberación de las bombas, mi trabajo, había sido justo en el blanco. Mi trabajo ahora era monitorear y rastrear como combatir las amenazas del radar de la República por miedo a que pusieran un misil en el culo de nuestra Dagger mientras el piloto volaba de regreso al porta aviones.

El sonido no era más ominoso que una moneda de diez centavos cayendo en una lata, pero segundos más tarde el piloto anunció con calma: "Salvavidas, Dagger dos-niner, perdiendo la presión de la unidad". Eso era malo; Sin presión hidráulica los controles de la aeronave serían como si estuvieran congelados en concreto y completamente ineficaces y nos convertiríamos en pasajeros en lo que eventualmente se convertiría en un paseo de la muerte.

"Roger, dos-nueve. Estaremos con ustedes en tres, "respondió el piloto del helio, como si un rescate de mar fuera un hecho cotidiano. El helio saldría de su estación y hacia el oeste a donde esperábamos llegar, y otro helio sería lanzado del portador para tomar su lugar.

"Lo estoy perdiendo", anunció el piloto, y luego utilizó el último de su autoridad de control para levantar la nariz, la velocidad aumento como la altitud. "¡EXPULSAR! ¡EXPULSAR! EJECT!" Fueron las últimas palabras que le escuche decir.

Agarré las dos manijas amarillas y tiré, un segundo más tarde fui propulsado hacia arriba fuera de la aeronave. Mi tobogán se abrió y el asiento se deshizo inmediatamente y estaba flotando hacia abajo. Solo. El piloto todavía no había salido cuando el Dagger cayó sobre un ala, cayó la nariz y exploto en una bola de fuego en el bosque.

Mi interrogador quería saber todo sobre mi unidad y mis objetivos como nuestras órdenes permanentes, pero hasta ahora no había divulgado nada. Había sido minucioso e intimidante, pero no amenazador. "Soy un guardia de servicio con la Marina de la Federación", le recordé. "Y bajo los acuerdos firmados tanto por la Federación como por la República, así como mi código de conducta como oficial, estoy obligado a proveerle sólo mi identificación y rango". El mantra se me había perforado en el entrenamiento básico. -Y como oficial -añadí-, exijo el respeto debido a mi posición. Había estado compartiendo una celda con hombres alistados; Los oficiales tienen derecho a habitaciones separadas.

-¿Un oficial? -replicó él. "¿De Verdad? ¿Conduce con valentía a los hombres a la batalla? No eres más un oficial que un grano en el culo de una rata. Apuesto a que ni siquiera te dejan comer en la misma mesa con los verdaderos oficiales, ¿verdad? "No me levanté al cebo, pero esencialmente tenía razón. Todos los Especialistas en Entrega de Armas deben ser oficiales, y yo había sido enviado rápidamente a Ensign al terminar mi entrenamiento. Los comisionados regulares me miraban por la nariz.

Los individuos alistados que compartían mi celda se habían ido la mañana siguiente y pensé que mi pedido de celda separada había sido concedido, pero esa noche tuve dos nuevos compañeros de celda. -¡Señor! -dijeron al unísono, saludando.

"Pueden descansar hombres". Le respondí, sin siquiera saber la respuesta apropiada. Ambos eran de la Guardia Primaria y ninguno tenía más de dieciocho o diecinueve años, diez años menos que yo. Tampoco había lesiones aparentes; Que estaban consistentes con su posición que había sido rendida por un oficial superior para prevenir derramamiento de sangre.

Kevin y Loren afirmaron ser de la misma ciudad, pero no se habían conocido hasta que fueron llamados a entrenar con la Guardia. Su unidad había sido trasladada a la zona de hostilidades inmediatamente después de su entrenamiento básico, y habían sido capturados una semana después, así que reclamaron, de todos modos. No estaba tan seguro: los secuestrados y los no cónyuges suelen ser enviados a un campo de detención inmediatamente después de la captura, y no encarcelados con oficiales. Estos chicos podrían muy bien ser plantas de la República encargadas de sacar información de mí, así que tuve cuidado de no decir nada en su presencia.

Traté de ser agradable con los dos, teniendo cuidado de no revelar nada que pudieran repetir durante su propio interrogatorio. Ambos habían sido escolares hace un año y pasaban la mayor parte del tiempo hablando de la escuela secundaria, las chicas, los deportes, los coches, la música y las películas actuales de las que nunca había oído hablar. Tampoco estaban casados o comprometidos, pero Loren había dado su anillo de bachillerato a una chica, prometiendo que harían el anuncio oficial cuando volviera. Mientras tanto, él parecía ser el más agradable de la pareja, pero las constantes referencias al sexo que él decía sonaban más como inventadas. Sin embargo, me agradaron los chicos y lamenté que tuviera que mantener mí distancia, bajo diferentes circunstancias podríamos haber llegado a ser buenos amigos.

Cada soldado sabe más de lo que piensa que hace, y el menor detalle insignificante puede dar información valiosa a un interrogador experto. Es por eso que los abogados instruyen a los clientes a permanecer en silencio. Incluso la charla ociosa puede revelar escasez de alimentos o combustible que puede ayudar al enemigo. Mi interrogatorio fue específico e intenso: objetivos primarios y secundarios y rutas de vuelo dentro y fuera de la zona de hostilidades, cada día se estaba volviendo un poco más intenso.
Por eso fue tan difícil de aguantar.

No estaba seguro pero creo que había algo entre Wilson y Kevin un día al despertar los sorprendí acomodándose sus pantalones y limpiando de sus bocas algo blanco, no dije nada pero me fue evidente que se habían dado placer oral uno al otro.

Cierto día un guardia bajó por el pasillo. Mi enemigo, el interrogador de la República, estaba con él. -¡Wilson! ¡A la puerta! ¡Ahora! Cada orden transmitía innecesariamente la urgencia, pero Loren rápidamente cruzó la celda hacia la puerta. "¡Giro de vuelta! ¡Las manos detrás a tu espalda!

Las esposas eran normalmente usadas para todos los traslados, y pensé que estaba a punto de ser llevado a interrogatorio, pero una vez fuera de la celda, el muchacho fue abruptamente forzado al piso. Sus pies fueron atados con una cuerda robusta, y entonces sus piernas fueron dobladas y sus manos y pies atados detrás de su parte posterior. ¿Castigo? No había hecho nada para justificar tal tratamiento y empecé a protestar, pero antes de que pudiera decir algo, el guardia bajó con un cuchillo y cortó la ropa del muchacho, dejándolo desnudo y vulnerable en el suelo del corredor.

Aunque compartíamos una celda común con una ventana abierta, o una letrina como la llamaban los muchachos del ejército, no había visto a ninguno de mis compañeros de celda desnudos. Respetábamos la privacidad de los demás y rechazamos cuando era apropiado. Sabía que el chico solo se afeitaba una vez por semana, pero me sorprendió de inmediato por su aspecto inmaduro. Su cuerpo estaba casi sin vello, él era delgado y liso a pesar del régimen físico de entrenamiento básico. Si no fuera por el grosor de su pene y el peso de sus huevos fácilmente podría haber pasado por un adolescente mucho más joven.

El interrogador tomó una longitud de un metro de largo de un tubo de látex de su bolsillo, ató un pequeño lazo en un extremo, y luego deslizó el lazo completo sobre su muñeca. Se agachó, agarró el escroto de Loren, deslizó el nudo alrededor de los huevos del muchacho y lo apretó, luego estiró el resto del tubo varias veces alrededor de los cautivos huevos. "Él se quedará así hasta que razone y decida responder a mis preguntas", informó el interrogador. "Mañana habrá uno para ti también", le hizo un gesto a Kevin. "Según los reportes, no te harán daño", me dijo al salir.

A pesar de la frescura del piso de concreto, un brillo de sudor cubrió el rostro de Loren. "¡Señor! ¡Haga algo! ¡Por favor! ¡No dejes que me hagan esto!

"¿Señor?" Kevin habló, "¿No puede hacer algo? Quiero decir, Cristo, ¿cuánto tiempo tiene antes, de que ya sabe?

No tenía ni idea, pero supongo que no tardaría más de una hora en castrar a Loren. Había sido entrenado en todas las formas de aceptar y sobrevivir a los interrogatorios, pero nada en mi entrenamiento había incluido un escenario donde alguien más estaba siendo torturado para extraer información de mí.

"¿Señor? ¡Por favor! ¡Conteste sus preguntas! "Imploró Kevin. Claro, podría haber respondido a las preguntas, pero eso sólo habría llevado a más preguntas, la mayoría de las cuales estaba moralmente obligado a no responder. Además, todavía no estaba convencido de que al menos uno de estos chicos no fuera realmente un soldado de la República fingiendo. Si hubieran sido de mi propia unidad, podría haber caído.

"No puedo", le respondí.

-Tal vez puedas escribirle a su chica una carta. El desprecio de Kevin por mí era obvio. Explícale por qué no hiciste nada mientras Loren fue castrado.

Loren seguía vivo pero apenas consciente a la mañana siguiente, pero sus testículos eran historia. Eran de un fuerte color negro para entonces y cubierto de moscas cuando fiel a su palabra, el interrogador vino por Kevin. Sabiendo lo que le esperaba, Kevin luchó con todas sus fuerzas para evitar el destino de Loren, y fue entonces cuando supe que no estaba fingiendo. A diferencia de su compañero más estóico, Kevin pasó todo el día maldiciéndome mientras sus huevos se iban muriendo poco a poco.

Una tregua de paz fue firmada tres días después, y una semana después estaba de vuelta en el portaaviones, de camino a casa. Le di un informe completo al oficial de inteligencia, incluyendo el tratamiento del enemigo a mis dos compañeros de celda, y sus nombres completos y su número de unidad.

"Ninguna unidad", me dijo un día después. "Y ningún guardia con esos nombres fueron reportados como desaparecidos o capturados. Buen trabajo, Liahona.

Dormí un poco mejor esa noche, pero no mucho. En algún lugar, yo sabía, había dos jóvenes que ahora tenían un odio ardiente tanto para la Federación como por su propio país.



Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

RÁPIDO PROCEDIMIENTO

Rubén estaba muy nervioso como el resto de los otros hombres a su alrededor que estaban siendo transportados hacia la clínica para dar cumplimiento a la sentencia de la corte, a los 35 hombres en ese autobús sellado y custodiado por guardias armados les esperaba una afilada cuchilla, como parte de sus sentencias, las leyes se han endurecido, los hombres que cometían algún delito y eran declarados culpables debían pagar con su pene primero y si reincidían con sus testículos......


RÁPIDO PROCEDIMIENTO
Rubén estaba muy nervioso como el resto de los otros hombres a su alrededor que estaban siendo transportados hacia la clínica para dar cumplimiento a la sentencia de la corte, a los 35 hombres en ese autobús sellado y custodiado por guardias armados les esperaba una afilada cuchilla, como parte de sus sentencias, las leyes se han endurecido, los hombres que cometían algún delito y eran declarados culpables debían pagar con su pene primero y si reincidían con sus testículos. Pero ese día solo perderían todos sus amados penes para siempre.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [PRISIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Rubén estaba muy nervioso como el resto de los otros hombres a su alrededor que estaban siendo transportados hacia la clínica para dar cumplimiento a la sentencia de la corte, a los 35 hombres en ese autobús sellado y custodiado por guardias armados les esperaba una afilada cuchilla, como parte de sus sentencias, las leyes se han endurecido, los hombres que cometían algún delito y eran declarados culpables debían pagar con su pene primero y si reincidían con sus testículos, si cometen otro delito se les corta la lengua y si llegasen a cometer cuatro delitos grabes como robo, violación, asesinato , desfalco o fraude se les feminizaba para luego ser enviados a un prostíbulo en Marte de por vida como esclavas sexuales.

Rubén de 27 años era un atractivo hombre joven, en la plenitud de la vida, ingeniero graduado con honores, pero eso poco importaba ya, se caso con el amor de su vida a los 25 años un años después de terminar la escuela, consiguió un buen trabajo pero todo eso se derrumbo cuando la empresa en donde laboraba quebró luego de un colapso de la bolsa, casi todos los otros hombres que estaban con él, en el autobús tenían una historia similar, desesperado por aportar dinero.

Rubén pensó que asaltando una pequeña tienda en donde sabían tenían buen dinero en efectivo podría solucionar sus problemas inmediatos, creyó que ilusamente que no sería atrapado, planeo todo por tres días pero apenas salió de la tienda con el botín todo se complico una patrulla que pasaba por el lugar de casualidad se vio alertada y pronto comenzó una persecución que no duro mucho por mucho que lo intento Rubén termino siendo arrestado con el botín aun en su chaqueta, el juicio fue rápido con el resultado predecible, “culpable”.

Pese a los ruego de su joven y bella esposa que dijo en la corte que estaba embarazada de 9 semanas, el juez estaba atado de manos sentencio a Rubén a la penectomia, su esposa perdió el sentido al escuchar la sentencia, Rubén trato de ir a su lado pero fue detenido por los guardias, que lo sacaron del tribunal, con él luchando, gritando el nombre de su esposa que estaba siendo atendida por paramédicos, mientras que el fue llevado a una celda a la espera de ser transportado a la clínica donde se llevaría a cabo la sentencia.


** ** ** ** ** ** **

Todos los hombres dentro del autobús esposados y asegurados en sus asientos estaban callados, pensativos algunos llorando, Rubén estaba con los ojos cerrados recordando su luna de miel con su esposa, apenas dos años atrás, en aquel pequeño pero intimo hotel de una paradisiaca isla del Caribe, su mente se lleno de esos recuerdos, de ella besándolo, acariciando su cuerpo y pene que estaba por perder para siempre, de pronto como un relámpago la recordó a ella saliendo del baño apenas con una diminuta tanga blanca que hizo que su pene quedase duro como el acero.

Rubén se sintió de nuevo sobre la suave como amplia cama de esa habitación de hotel, viendo acercarse a su esposa a el que estaba acostado sobre la cama solo con su bóxer blanco ajustado en el que se le notaba un gran paquete al frente, ella se subió a la cama y gateando de manera felina llego a Rubén para ambos fundirse en un apasionado beso, las tetas de ella redondas y grandes se aplastaron sobre el fuerte pecho de él, mientras sus lenguas se entrelazaban dentro de sus bocas con las manos de Rubén amasando las firmes nalgas de su esposa.

Rubén no tardo en sentir una de las manos de su esposa dentro de su bóxer, jugando con sus huevos y pene duro como el acero en completa erección, tanto la tanga de ella como su bóxer no tardaron en abandonar sus excitados cuerpos, cuando sus labios se separaron ella comenzó a jugar con las tetillas de Rubén con su boca sin dejar de masturbarlo y jugar con sus huevos, para luego bajar por sus marcaditos abdominales hasta llegar su pene el cual beso justo en la parte baja de su glande que hizo estremecer a Rubén de placer.

Pero ese placer no se comparo cuando ella se introdujo su pene hasta la mitad en su boca, aunque ella era virgen ya que en los tres años del noviazgo nunca dejo que Rubén tuviera sexo ella, le estaba dando la mejor mamada de su vida hasta ese momento, que se prolongo por varios minutos hasta que Rubén decidió que era hora de probar el sexo de su esposa por lo que la aparto para colocarla boca arriba le abrió las piernas para sumergir su rostro entre sus piernas, para comenzar a comerse la vagina de su esposa.

Rubén le abrió los labios vaginales bien cerraditos de su esposa para pasarle la lengua desde abajo hasta arriba rematando en su ya inflamado clítoris que hizo que ella diera un hondo como largo gemido de placer, sus pezones se pusieron aun más duros de lo que ya estaban, Rubén continuo, con su lengua lambiendo su vagina haciendo retorcer de placer a su esposa hasta que decidió que estaba lo suficientemente mojada para intentar penetrar algo que ella deseaba con premura, cuando él se coloco sobre ella para quedar en la posición del misionero se besaron con pasión.

El pene de Rubén que no dejaba de expulsar liquido pre seminal se restregaba entre los labios vaginales de su esposa, quien rodeo su cintura con sus piernas para atraerlo hacia ella, lo que hizo que el pene de Rubén entrara en ella solo fue el glande pero ella dio un quejido de dolor, que hizo tratar de retroceder a Rubén pero ella no dejo que lo hiciera por el contrario con sus piernas lo atrajo con fuerza hacia ella, lo que provoco que el pene de Rubén entrara casi por completo en ella rasgando su himen desvirgándola en el acto.

Ambos se quedaron quietos, Rubén no prosiguió con la penetración hasta que el cuerpo de su esposa dejo de temblar y sintió que su vagina se relajo en ese momento el comenzó con un mete y saca lento, mientras se seguían besando, los únicos momentos en que despegaban sus labios era para emitir gemidos de placer, poco a poco Rubén fue subiendo la intensidad como velocidad de sus embestidas haciendo que su esposa alcanzara al cabo de 15 minutos su primer gran orgasmo que empapo sus huevos de sus juegos una y otra vez mientras se aplastaban contra su pelvis.

Rubén siguió penetrándola hasta que ella alcanzo un segundo orgasmos, en ese momento él, comenzó a penetrarla aun con más fuerza, se separo para incorporarse pero sin sacar su dura erección de ella, la tomo de la cintura para poderla penetrar aun más hondo y fuerte mientras sus gemidos de placer lo volvía cada vez más loco de placer, Rubén no tardo en sentir como su pene comenzó a palpitar estaba como correrse, lo sabía, y su esposa estaba deseosa de sentir su cálido semen en su interior, justo cuando estaba por lanzar su gran carga, Rubén fue sacado de su erótico recuerdo cuando el autobús se detuvo bruscamente.


** ** ** ** ** ** **

Rubén abrió los ojos para ver como todos a su alrededor presentaban una tremenda erección como la que el mismo tenía bajo su pantalón, los guardias pronto apresuraron a todos a bajar para entrar a la clínica para ser llevados por un enorme elevador de carga hasta el puso seis de ese torre medica para luego conducirlos hasta un amplio consultorio con una gran sala de espera en donde todos fueron obligados a quitarse la ropa con excepción de su ropa interior.

Que por debajo presentaban todo una enorme erección, varios médicos entonces revisaron rápidamente a cada uno de ellos para verificar su estado de salud, cuando terminaron uno de los guardias le dio un lista en orden alfabético de todos los hombres semi desnudos en la habitación a una enfermera vestida con un traje de enfermera color azul muy sexy como ajustado cuya minifalda era muy corta que llevaba altas botas blancas y sus labios pintados de color rojo carmesí, quien llamo al primero de la lista que tuvo que ser llevado por los guardias a dentro de otro consultorio.

De pronto mientras los demás esperaban se escucho un grito que les hizo helar la sangre a todos.

-“¡NOOOOOOOOO!”

A los pocos minutos la enfermera salió para llamar al siguiente de la lista, luego de unos instantes se volvía a escuchar un grito desgarrador para luego silencio, uno a uno cada uno de los hombre fue pasando al consultorio algunos por su propio pie, otros obligados por los guardias pero al final era el mismo resultado “grito y silencio”, el nombre de Rubén era uno de los últimos de la lista, por lo que fue llamado cuando apenas quedaban 3 más en la sala de espera. 

Rubén sintiendo un miedo atroz se puso de pie cuando escucho su nombre pretendiendo valentía, para caminar por cuenta propia hasta el interior del consultorio, un guardia se quedo ahí para ver que Rubén no intentara nada, enfermera se estaba colocando un guante nuevo de látex en su mano derecha, le dijo a Rubén que se despojara de su ropa interior sin siquiera voltearlo a ver, con sus manos temblando se despojo lentamente de su bóxer para luego a una seña de la enfermera acercarse hasta la guillotina que amputaría su pene en completa erección en ese momento.

Cuando Rubén se acerco a la mesa donde estaba colocada una guillotina similar a las usadas para cortar papel con un mango en uno de los extremos de la afilada cuchilla que se sostenía en el aire rígidamente unida por el otro extremo a una pesada base de metal, pudo observar el pene del hombre que lo antecedió aun asentado en la mesa en erección pero no sangraba apenas estaba ahí como si fuese un dildo realista de plástico, pero sus pensamientos fueron interrumpido de nuevo cuando la enfermera tomo tu erecto pene con su mano enguantada.

La enfermera con desdén miro su pene antes de inyectar un liquido blanco espeso en la base primero luego detrás de la corona de su glande, que en pocos segundos hizo que su pene quedase rígido como nunca antes, pero al mismo tiempo hiciera sentir a Rubén un gran dolor cuando eso sucedió la enfermera de manera rápida coloco el rígido pene de Rubén sobre la base de metal de la guillotina y sin miramiento alguno hizo presión con la cuchillas sobre su pene, cercenándolo de un solo corte, lo que hizo dar a Rubén un tremendo grito más que de dolor de terror.

-“¡NOOOOOOOOOO!”   


** ** ** ** ** ** **

Rubén despertó en una habitación con su esposa a su lado sin su pene para el resto de su vida, una sonda sobresalía de su muñón, tanto él como su esposa lloraron abrazados durante horas antes de quedarse dormidos luego de que la virilidad de su amado esposo fuese retirado de su cuerpo luego de un “Rápido Procedimiento”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OFICIAL DE SELECCIÓN

Me sentí algo aliviada cuando descubrí sobre el viejo escritorio tan solo cuatro carpetas estaban tan sorprendida que le pregunte al guardia si aquello era una broma pero él me respondió que no lo era, bien no tarde mucho en leer los expedientes para cuando le dije al guardia que hiciera pasar al primero de los cuatro era el medio día......


OFICIAL DE SELECCIÓN
Me sentí algo aliviada cuando descubrí sobre el viejo escritorio tan solo cuatro carpetas estaban tan sorprendida que le pregunte al guardia si aquello era una broma pero él me respondió que no lo era, bien no tarde mucho en leer los expedientes para cuando le dije al guardia que hiciera pasar al primero de los cuatro era el medio día. Aquel seria un grandioso día en la que obtendría mucho placer.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PRISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Lunes principio de mes es uno de mis días más ajetreados de todos los meses, verán me llamo Lola y tengo 40 años desde hace 20 años trabajo para el ministerio de reproducción, ha cerca de un siglo  a finales del siglo XXI se aprobó una ley que sentenciaba a los menores que cometían, robo, asalto con arma de fuego, lesiones o daños en estado alcohólico o drogado a ser castrados si la oficial de selección así lo determinaba, los violadores y asesinos eran castrados en automático luego de su juicio donde se les declaraba culpables de dicho delito.

Por cuestiones prácticas dicha selección de quien será castrado o no se lleva a cabo cada primer día del mes o laborable del mismo, mis compañeras y yo dejamos el trabajo de oficina por un día para ir hacia los diferentes centros de retención juveniles hoy me tono en suerte uno de mis preferidos el centro de reclusión de menores No. 6, verán este centro es mi preferido porque a este son enviados los delincuentes menores de edad mejor desarrollados físicamente por alguna razón casi todo ellos ya tienen cuerpos de hombres con sus genitales igualmente desarrollados.

Caso contrario ocurre en otros centros de retención en donde los que son enviados a ese lugar aun son chicos adolescentes casi niños, pero a la que me dirijo hoy no es el caso, casi todo los internos parece hombres jóvenes de entre 20 y 21 años aunque en realidad apenas superen los 17 años la gran mayoría, son las 11 de la mañana cuando me presento en el lugar los guardias me conocen y saben para lo que estoy ahí, me dejan pasar sin mayores problemas hasta el área donde llevare a cabo la revisión, para eso me cambio de ropa.

Para mi labor uso ropa tipo quirúrgica, una camisola holgada de color azul oscuro sin nada de debajo, también me coloco un pantalón del mismo color también holgado sin nada debajo me remuevo de toda mi ropa interior desde la primera vez que hice aquel trabajo comprendí que era lo mejor, uso una sandalias ligera y me coloco mi gafete que me acredita como oficial de selección, luego me siento frente a un escritorio donde me doy a la tarea de leer cada uno de los expedientes de los adolescentes que voy a inspeccionar ese día.


** ** ** ** ** ** **

Me sentí algo aliviada cuando descubrí sobre el viejo escritorio tan solo cuatro carpetas estaban tan sorprendida que le pregunte al guardia si aquello era una broma pero él me respondió que no lo era, bien no tarde mucho en leer los expedientes para cuando le dije al guardia que hiciera pasar al primero de los cuatro era el medio día; el primer chico era alto de cabello negó delgado y con una mala actitud él no estaba nada conforme por tener que pasar por esa prueba, casi de inmediato le pedí que se desvistiera.

Pronto el quedo solo en ropa interior pude notar su piel bronceada con su abdomen marcadito, piernas y brazos atléticos sin nada de vello en su torso con excepción de un caminito que comenzaba desde su ombligo para perderse debajo de su ropa interior. La cual le pedí que se despojara con enojo lo hizo, para quedar ante mí un pene delgado acompañado de dos grandes testículos bastante bajos, todos cubierto de abundante vello, su pene no estaba circuncidado pero era lo bastante grande para ser el de un hombre adulto, le pedí que se diera la vuelta y sus nalgas eran una maravilla firmes como redondas.

Me le quede mirando algo embobada por algunos segundos antes de decirle al guardia que lo pasara a la siguiente habitación, luego hice pasar al siguiente, según su expediente era un asaltante que hirió a un dependiente con arma de fuego, el chico que se presento ante mi era menor alto que el anterior de cabello castaño oscuro pero lindos ojos claros, delgado, le ordene que se desnudara cosa que hizo sin reparo o mueca alguna de desagrado ante mi quedo desnudo en unos segundos ya que sin pedírselo se despojo también de su ropa interior.

Sus nalgas de ese segundo chico eran supremas sobre todo porque estaban bien demarcadas por un mancha de un traje de baño que hacía ver sus nalgas blancas en comparación al resto de su piel bronceada, su pene era más grande y grueso que el primero pero sus testículos eran pequeños, no tenía un vientre marcado como el anterior pero era mucho más atractivo, a mi pesar tuve que colocar una “x” en la casilla que marcaba castración antes de mandarlo a la siguiente sala, para dar paso al tercer chico que estaba a la espera.

El tercer chico era algo tímido se desnudo de manera muy lenta como tratando de retrasar lo inevitable, era igual delgado con un pene grande y venoso circuncidado su glande era de color rosado y sus huevos eran bajos como grandes, apenas contaba con algo de vello por arriba de su pene, sus nalgas por el contrario eran caídas y planas nada atractivas él según  su expediente fue sentenciado por violencia luego que casi mato a un compañero que le hizo una broma sin mayor significancia, coloque un “x” también en el formulario y pedí que se lo llevaran para dar paso al último de los cuatro.

El último de los cuatro una vez desnudo resulto ser el mejor dotado de los cuatro con un pene en verdad enorme sin circuncidar con testículos grandes aunque apretados a su pelvis, sus nalgas eran bonitas pero no impresionantes, pero de algún modo se me antojaron me les quede mirando por algunos segundos antes de que lo mandara con el resto de sus compañeros y apenas salió de la habitación marque con una “x” la casilla castrar en el formulario que sello su destino tanto de el cómo de los otros tres chicos.

Pero aun faltaba algo más fue hasta la otra habitación e hice que los cuatro se pusieran viendo la pared con sus brazos en alto y sus piernas separadas, le muestro a una cámara colocada ahí mi identificación le digo mi nombre y luego procedo a colocarme detrás de cada uno de los chicos, para deslizar una de mis manos por debajo de sus nalgas para llegar hasta su escroto lo tomo y aprieto fuerte cuando el chico se estremece por el dolor como por la sorpresa le dijo “di 33”, lo que hace, cuando eso ocurre me paso con el siguiente para repetir hasta completar dicha acción con los cuatro chicos luego hago que se lleven al único que tuvo la suerte de conservar sus testículos por esa ocasión, luego tomo un burdizzo y sin que el primero de ellos se dé cuenta coloco las mandíbulas metálicas en la parte alta de su escroto cierro la herramienta para castrarlo en el acto el adolescente grito de dolor lo que hizo que sus compañeros se diera cuenta de lo que pasaba los dos se cubrieron sus genitales y trataron de huir pero fueron rápidamente retenidos por los guardias.

Mientras el primero de ellos que fue castrado aun se revolcaba en el suelo de dolor repetí dicha operación el chico de pequeños testículos castrándolo en el acto, que también dio un gran alarido que hizo que cesaran sus suplicas para no ser castrado cayendo en el suelo para revolcarse de dolor, con el ultimo supe de inmediato que no iba a poder usar el burdizzo dado que sus testículos estaban muy apretados en su entrepierna por lo que opte por otra opción el elastrador, mientras me suplicaba llorando que lo castrara, coloque dos ligas castradoras de color verde en la herramienta.

Luego uno a uno pase sus testículos en medio de las estiradas ligas, luego solté el seguro y los testículos del lindo chico quedaron atrapados dentro de su ligado escroto, el chico cayo chillando y gritando de dolor para luego comenzar a suplicar que le quitaran las ligas cosa que intento con desesperación sin mucho existo pedí a los guardias que se llevaran a los otros dos chicos a la enfermería donde finalizarían su castración retirando de su escroto sus testículos ya muertos para quedarme a solas con el chico que aun suplicaba y lloraba tratando de quitarse las ligas en su escroto.

Una vez solos me despoje de mis ropas para quedar al desnudo ante el desesperado chico cuyo pene en erección era enorme de unos 24 o 25 cm, con cada una de las venas que recorrían su superficie hinchadas al máximo, su pene palpitaba como si quisiera venirse pero sin poder fui hasta donde estaba y tome su pene apartando sus manos de sus genitales para llevármelo a la boca de inmediato lo escuche gemir, olvidándose casi de inmediato como siempre ocurría que hacia eso del dolor y que sus testículos estaban muriendo para concentrarse en el placer que le estaba dando con mi boca.

Por su reacción estaba segura que aquella era la primer mamada de su vida y por desgracia creo que la última también, le doy la mejor mamada que soy capaz quiero que goce que gima de placer será seguramente la última oportunidad que lo haga supongo con una mujer, sé por experiencia que ese magnífico pene duro como  el acero una vez que no cuente con sus testículos se marchitara poco a poco hasta que solo se aun colgajo inservible para el resto de su vida luego de unos minuto lo dejo para hacerlo acostar en el suelo boca arriba.

Sin dudarlo me monte sobre su pelvis, mis senos pronto fueron tomados por sus manos, apretándolos y jugando con mis endurecidos pezones, tome su dura erección para colocarlo en la entrada de mi depilada vagina, para dejarme caer de un solo golpe, los dos gemimos aunque debo confesar que lo mío fue mejor dicho un grito al sentirme empalada por el enorme pene de ese chico por completo, sentí como sus testículos revotaron contra mis nalgas, creo que le arañe su pecho del placer que me hizo sentir, me quede quieta por unos segundos antes de comenzar a moverme de forma circular.

Con cada nuevo sentón podía sentir sus testículos fríos, puesto que estaban muriendo rebotar en mis nalgas, el placer nos envolvió por completo cobijándonos bajo su manto, nos perdimos por el placer que ambos nos dábamos creo que me vine como tres veces mi último orgasmo fue tan brutal que le bañe de mis jugos sus testículos y piernas por igual del torrente que salió de mi vagina pese a estar siendo penetrada aun por el gran pene del chico que solo gemía sin parar, aquello duro casi media hora aunque me parecieron horas.

De pronto pensé a las dos ligas puestas en su escroto el adolescente poseído por la lujuria que me tenia para ese momento bien sujeta de mis caderas se estremeció sentí como algo caliente me lleno no era semen estaba seguro de ello pero eso no importo lo deposito tan hondo de mi vagina en donde pocos hombre por no decir ningún otro había llegado con su pene y menos con su eyaculación que me hizo experimentar el orgasmos más intenso de mi vida hasta ese momento, los dos nos desplomamos exhaustos con mis senos aplastándose sobre el pecho todo empapado de sudor del adolescente.

-“¡Gracias!”

Le dije, jadeando antes de levantarme como pude pues aun me temblaban mis piernas, sentía algo resbalar por el interior de mis piernas pero no lo quise ver, antes de salir de la habitación escuche que me dijo él adolescente aun el piso de forma desesperada.

-“¡POR FAVOR, POR FAVOR QUITA LAS LIGAS!”

Me di la media vuelta solo para verle su escroto de un color ya morado oscuro y con una expresión en mi rostro le dije.

-“No tiene caso, tus testículos ya están muertos, eres un eunuco para el resto de tus días”

Cerré la puerta y cuando lo hice escuche un grito de terror y desesperación con claridad.

-“¡NOOOOOOOO MALDITAAAAAA NOOOOO!”


** ** ** ** ** ** **

Me vestí en la otra habitación, no sin antes limpiarme mi entrepierna en ese momento supe que lo que el adolescente arrojo en mi interior fue una gran cantidad de liquido pre seminal, como nunca antes lo vi hacerlo a ningún hombre, luego de esos certifique las tres castraciones me viste con la ropa con la que llegue y converse por unos instantes con el director del centro de retención antes de salir por donde llegue.

Ya eran las 5:00 PM cuando pise el estacionamiento estaba cansada pero satisfecha de ese magnifico día y de ser una Oficial de Selección.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com