DILDOS SUPERSÓNICOS (POESÍAEROTICOPORNOSURREALISTA)

Entre el valle del Tíbet y el monte de Venus corren miles de lenguas o ríos o mares o tal vez carreteras de seda adheridas al cuero con licores nocivos para los cerebros, pero imprescindibles para las hadas viscosas, como el pergamino huidizo hasta tal punto que, antes de nacer, ya estaba muerto en alguna cuneta inverosímil como las canciones ruidosas del capellán, que rinde pleitesía al oso de más de una tonelada de angustias.

Y los californianos degenerados escondidos entre los juncos de estrellas, níveas como las calaveras de los antiguos romanos, redondos como el ojo de un volcán yerto entre el zumbido calibrado de los tordos de casa Triana, errante como el carro de miss 2023.

Y no es válida la resignación ante los cientos de gemidos liberados de las bocas crujientes de los sapos quemados de tanto cigarrillo apagado en su hipotecada charca.

Abierta como las antorchas humantes que salen de su vagina de cremosa licuación, fomentada desde las camillas de un hospital cualquiera de cualquier anfiteatro liliputiense del sur de la zona pública aérea, que se castiga cuando el maremágnum del zorro con raro sexapil y con testículos de rinoceronte maduro y sin remordimiento de haberse comido el nido de amor de un sacerdote triturado por tener la sotana demasiado abre-fácil.

Restar las micromilésimas que separan una nalga y otra sin rezar ni padrenuestros ni hostias en forma de bombas racimo con cacatúas chirriantes al masticar huesos de termitas cachondas al probar las salivas de la tierra volátil y sincera.

Notas la germinación en tu clítoris de llama ancestral y lejana en los tiempos de las tribus urbanas, que sólo depositan el voto cuando una prostituta les limpia la dermis de peinados a la derecha y cinturones con escudos asesinos.

Has rezado hoy ante los maniquís sadomasoquistas que te ordenan que limpies todos los días el sable sediento de orgasmos interminables con el amor de una madre.

La fábrica de robots ha vendido dildos supersónicos que se resguardan de las tormentas antes de que suene el rayo de algún superhéroe.

La entrada DILDOS SUPERSÓNICOS (POESÍAEROTICOPORNOSURREALISTA) aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.