Recorriéndote despacio

Tu voz dulce me llama y me acerco muy despacio a ti. Tu boca y mi boca se rozan, se tocan, se saborean. Nuestros alientos cálidos se mezclan.

Te respiro y tú me respiras nos juntamos, tan cerca y nos unimos en un abrazo sin final. Es entonces cuando nuestras lenguas se enroscan en  un baile lento suave y muy sensual, y cada vez más juntos nuestras bocas mas pegados, tan pegados que nos cuesta respirar. Lo hacemos con locura no nos separamos el calor recorre nuestros cuerpos, cada vez más calientes nos fundimos piel a piel.

Me paseo por tu piel acariciando tus piernas con todo mi deseo. Entreabres las piernas, llego a fruto exquisito, la rozo con mi lengua. Vibras en cada lamida y arqueas tu cuerpo en un instante. Te frotas en mi boca, no te detienes, me tienes atrapado entre tus piernas, me mojas toda la cara… y cuando al fin sueltas tus fluidos, me bañas todo. Me gusta sentir cómo resbalan tus jugos por mis labios y, al mismo tiempo, llevar mi lengua por todos tus rincones…

La entrada Recorriéndote despacio aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.