PACTO DE HONOR

Noto como suelto un goterón de pre semen que se encarga de repartir por todo el glande con el pulgar haciendo círculos, mientras que su lengua ahora se entretiene con el otro huevo. Tomándolo de los cabellos suavemente lo dirijo a mi pene, que le espera duro como el acero. Edgar me mira, se humedece dos dedos de pre semen y me los mete en la boca a la vez que se traga entera mi pene. Gimo, chupo con avidez sus dedos notando mi propio sabor y levanto las caderas para enterrarle más profundo mi rabo, todo a la vez......


PACTO DE HONOR
Noto como suelto un goterón de pre semen que se encarga de repartir por todo el glande con el pulgar haciendo círculos, mientras que su lengua ahora se entretiene con el otro huevo. Tomándolo de los cabellos suavemente lo dirijo a mi pene, que le espera duro como el acero. Edgar me mira, se humedece dos dedos de pre semen y me los mete en la boca a la vez que se traga entera mi pene. Gimo, chupo con avidez sus dedos notando mi propio sabor y levanto las caderas para enterrarle más profundo mi rabo, todo a la vez.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VAGINOPLAS]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Última noche, aquello se acababa por desgracia. Como teníamos dinero suficiente alquilamos una casa rural y nos pegamos una buena juerga. La última noche siempre es especial, nos montamos una fiesta con abundante alcohol y juegos, algunos más subidos de tono que otros entre todos. Justo hemos acabado de jugar a uno en el que el que sale sorteados se tiene que tumbar bocabajo con los ojos cerrados y alguien se tumba encima suyo, si falla en adivinar quién es, la persona nombrada se tumba encima de los dos. El de abajo va quedando aplastado hasta que acierta o se rinde, y es un juego en el que hay mucho contacto físico por supuesto todos estábamos solo en ropa interior.

Ahora hemos pasado a los retos, que pueden ser de cualquier tipo siempre y cuando no impliquen a terceras personas y finalizan con el perdedor bebiendo un trago generoso de licor. Estamos todos, bastante borrachos, y se nota. También he notado las miradas que se lanzan de vez en cuando Carlos y Miguel, y por lo que veo Raúl también se ha percatado, puesto que me mira y hace un ligero gesto con la boca simulando una mamada, aunque no tengo del todo claro si lo hace por ellos o por lo que pasó la otra noche entre ambos.

Son las 5 y media y ya se han ido casi todos a dormir, aunque aún quedamos 4 o 5 despiertos. He venido al baño a mear y al entrar me he encontrado a Edgar haciendo precisamente eso, puesto que no había cerrado la puerta con seguro. Me ha dedicado una sonrisa y ha seguido con lo suyo como si nada. Me coloco a su lado y sacándome el pene comienzo a mear también, sin perder detalle de cómo Edgar suelta un potente chorro por su gordo pene, que tiene circuncidado y que me sigue sorprendiendo por su tamaño aun estando en reposo.

Acabo de mear y se sacude las últimas gotas, pero en vez de guardársela sigue sacudiéndosela poco a poco, mirándome mí pene. Veo como se le va poniendo dura poco a poco, y la mía también comienza a endurecerse según acabo de evacuar. Me la agarra y me la sacude, y también agarro la suya, ya medio erecta que se nota pesada y caliente en mi mano. Se acerca levemente y mis labios van a su encuentro, con la boca ya entreabierta con la lengua ansiosa por encontrarse con la suya. Tengo ya una erección cuando nos separamos, pero la suya aun no está del todo dura, aunque ya me supera en varios centímetros.

Edgar empieza a arrodillarse cuando se abre de nuevo la puerta; no he puesto el seguro al entrar. Raúl se queda parado en la puerta, mirándonos con cara de dormido sin acabar de comprender. Aunque nuestros penes han bajado ligeramente por el susto de ser descubiertos, está clarísimo lo que estábamos haciendo, y pronto Raúl muestra una sonrisa al darse cuenta. Acaba de entrar y cierra la puerta tras de sí, echando el seguro. Edgar (que se ha incorporado) y lo observamos quitarse la camiseta dejando al aire el fibrado torso según se acerca a nosotros sin dejar de sonreír con malicia.

-“No hace falta que te levantes, estas bien así”. Dijo Raúl.

Lo tengo ya a mi lado con su pene de fuera. Agarra a Edgar de los hombros y haciendo una ligera presión lo arrodilla delante de nuestros penes. La mía vuelve a estar dura y es la primera que Edgar engulle, tomando la de Raúl con su mano derecha para comenzar a masturbarlo.

No pierdo detalle de cómo hace desaparecer centímetro a centímetro toda la longitud de mi pene dentro de su boca, pero cierro los ojos suspirando cuando noto mi glande pasando de largo a su garganta. La saca igual de despacio, jugando con la lengua por el camino hasta que sólo el glande queda envuelto por sus labios, su lengua haciendo círculos alrededor y lambiendo la rajita de mi glande. Abandona mi pene para dedicarse a chupar el de Raúl, casi duro del todo. Me dedico a mirar como entra y sale de la boca de Edgar mientras me masturba; le supone aún menos esfuerzo que conmigo el metérsela entera por lo que Raúl no duda en penetrarle la boca agarrándole la cabeza por la nuca y bombeando con las caderas, hasta el punto de provocar que Edgar se empieza a poner rojo y chorretones de saliva caen desde su boca al suelo.

Me inclino para comenzar a lamber y morder el pezón de Raúl, pequeño y duro, él me agarra presionando mi cabeza contra su duro pectoral sin dejar de mover las caderas contra la boca de Edgar. No obstante, poco estoy así, me está empujando la cabeza para que me una a mi amigo. Por el camino beso y paso la lengua, en sus bien marcados abdominales, y al llegar abajo Edgar (rojo y con lágrimas en los ojos, pero con una erección descomunal) pasa a lamberle los huevos dejándome vía libre para comerme el pene de Raúl, totalmente brillante y resbaladizo por el pre seminal y la saliva.

Aprovechando lo húmeda que está hago círculos con la mano alrededor de su glande, haciéndole gemir y retorcerse. El mayor gemido sin embargo lo ha dado al notar como me metía su pene entero en la boca, enterrando la nariz en su pubis. Raúl me tiene agarrado la cabeza impidiendo que me separe, ahogándome con su pene hasta que no puedo más y comienzo a toser, momento en el que me libera. Edgar toma el relevo mientras me recupero del ataque de tos y de nuevo comienza a chupar casi con ansia, por lo que yo lo substituyo chupando los huevos de Raúl.

Alterno entre uno y otro metiéndolos en mi boca, jugando y acariciándolos con la lengua, embriagado por el olor que desprenden y que me satura las fosas nasales. Abandono sus huevos para volver a chuparle su pene, pero Edgar no se retira por lo que ahora tiene dos bocas a disposición de su pene. Nuestras lenguas se encuentran y pelean entre ellas mientras ambos le lambemos su glande, que no deja de expulsar un salado y sabroso líquido pre seminal. Tomándonos de la cabeza a cada uno ha colocado su pene entre ambas bocas y está imprimiendo un ritmo frenético con las caderas, gimiendo sin cesar.

-“Me voy a correr”. Avisa entrecortadamente.
-“Junten sus cabezas”. Ordena.

Se masturba con rapidez mientras su mano izquierda acaricia sus marcados abdominales. Tiene los ojos cerrados y la respiración cada vez más agitada. Edgar y yo estamos mejilla con mejilla esperando la inminente corrida, que no tarda en llegar. Soltando unos gemidos cortos y rápidos, doblando ligeramente las rodillas, Raúl comienza a correrse. El primer trallazo me toma desprevenido y me sorprende cuando se estrella con fuerza contra mi boca, que por suerte estaba cerrada. Los que lo siguen se reparten equitativamente entre Edgar y yo, puesto que Raúl ha pasado a mover caóticamente su pene mientras se masturba por lo que su corrida salta en todas direcciones, manchándonos cabello, cara y cuerpo (“tendría que haberme quitado la camiseta también”).

Con un largo suspiro Raúl aprieta su pene dejando caer las últimas gotas de su corrida. Edgar por su parte me agarra y me besa con ansias, por lo que todo el semen que tenía en los labios ahora se distribuye entre ambas bocas.

-“Mira que son un par de maricones, ¿eh?” Se ríe Raúl.
-“Hay que repetir esto más a menudo, que la chupan muy bien”. Dice al final.

Y sin previo aviso se agacha y nos da un corto beso en los labios a cada uno. Le observamos en silencio para luego aun sorprendidos vestirse e irse sin dejar de sonreír en ningún momento, y entonces nos miramos, aún incrédulos por lo último que acaba de pasar.

-“Estoy muy caliente y llevo desde el otro día deseando metértela de nuevo. Deja que te penetre”. Le pido a Edgar.
-“Esta bien, pero vamos a la habitación”. Me contesta.

Una de las ventajas de esa casa rural es que tiene habitaciones de sobras y repartidas por toda la casa, por lo que no tardamos en encontrar una no tan lejos que no estuviese ocupada, así podíamos gozar de intimidad y era menos probable que nos escucharan. Mientras Edgar comprueba algo en su móvil (celular) me he ido quitando la ropa, así que le espero totalmente desnudo en la cama, con mi pene duro y húmedo de excitación. Deja el móvil a un lado y se sube a la cama a cuatro patas, su cabeza directamente a la altura de mi pene. Entierra la nariz en mis huevos, aspirando fuertemente, y yo le facilito el acceso abriendo mis piernas y doblando las rodillas. Tira de mi pene hacia sí, dejando mi glande al aire y metiéndose un huevo en la boca.

Noto como suelto un goterón de pre semen que se encarga de repartir por todo el glande con el pulgar haciendo círculos, mientras que su lengua ahora se entretiene con el otro huevo. Tomándolo de los cabellos suavemente lo dirijo a mi pene, que le espera duro como el acero. Edgar me mira, se humedece dos dedos de pre semen y me los mete en la boca a la vez que se traga entera mi pene. Gimo, chupo con avidez sus dedos notando mi propio sabor y levanto las caderas para enterrarle más profundo mi rabo, todo a la vez.

Edgar no decepciona, la habilidad y experiencia que tiene chupando son simplemente increíbles. Controla el ritmo perfectamente y es capaz de soportar un buen rato de ser penetrado por la boca metiéndose todo mi pene hasta el fondo, mientras masajea mis huevos o me pellizca los pezones, siempre con las manos ociosas.

De golpe me ha agarrado y levantado las piernas, por lo que me encuentro con el culo expuesto en una postura no muy cómoda, todo sea dicho. El primer lengüetazo en mi ano me hace dar un pequeño respingo e instintivamente lo contraigo, pero lo relajo según prosigue comiéndome el culo y descubro que esta nueva sensación no es tan mala. Siento una mezcla entre cosquillas y placer que poco a poco se va decantando más hacia lo segundo, sobre todo ahora que su lengua ya no acaricia sino que se introduce completamente en mi ano. Abandona mi ano para retomar la mamada que me estaba haciendo, pero la mano que antes jugaba con mis huevos ahora descansa más abajo, su dedo corazón en mi interior haciendo ligeros movimientos circulares de penetración.

Me tiene ya al límite del orgasmo, y pese a que estoy deseando metérsela no puedo contenerme más y entre gemidos y espasmos exploto violentamente en su boca, agarrándole con fuerza la cabeza y apretándole para que no pueda retirarse. Su dedo se mueve más rápidamente dentro de mí mientras me corro, y mi culo lo aprieta fuertemente con cada contracción que doy. Lejos de intentar apartarse, él mismo se mete mi pene hasta la garganta recibiendo y tragando todos los trallazos que le disparo en su interior.

-“¿Qué no querías metérmela?” Me pregunta cuando termina de limpiarme mi pene.
-“Y lo sigo queriendo” Respondo recuperándome.

Pero es imposible contenerse con el pedazo de mamada que me estabas haciendo. Pero no te preocupes que me sigue quedando leche y ganas de penetrarte el culo. Me sobran ganas así como a ti te sobra ropa. Le guiño el ojo y Edgar se ríe animadamente. Se quita la ropa rápidamente, tirándola al suelo sin orden alguno.

-“¿Quieres mi culo? Pues aquí lo tienes, todo para ti”. Me dice.

Se colca a cuatro patas encima de mí, regalándome un primer plano de su culo sin apenas vello. Sin darle más vueltas (no sé si será el alcohol, la excitación, o pensar que es mi última noche como hombre, tal vez una mezcla de todas) me lanzo a enterrar mi cara entre sus nalgas, que separo con ambas manos. Paso mi lengua de arriba abajo haciendo presión cuando pasa por encima de su ano, que noto como se contrae. Hago círculos con la lengua, notando como se distienden y relajan los músculos hasta que puedo introducirla en su interior, y comienzo entonces un mete, saca con la lengua mientras le estrujo las nalgas.

Concentrado como estoy comiéndole el culo no me había dado cuenta de que Edgar me la estaba comiendo de nuevo, hecho del cual acabe por tomar conciencia al notar el placer de su lengua jugando con mi glande. Mi pene no ha bajado un ápice su dureza, y tras morderle la nalga izquierda le pido que me deje penetrarlo ya.

Edgar se tumba en la cama bocarriba y abre las piernas, agarrándolas con las manos para dejar su culo expuesto. Tras colocarme de rodillas entre sus piernas, me escupo bien mí ano que esparzo por toda la longitud y bajo hasta que mi glande se coloca en su entrada. Comienzo a hacer presión poco a poco, notando como mi pene va entrando centímetro a centímetro. Su culo se siente muy estrecho, me aprieta el pene y eso me encanta. Edgar está con los ojos cerrados y los labios apretados, y yo no me detengo hasta que mi cuerpo hace tope contra sus nalgas, aparentemente ya no puedo introducir más. Y digo aparentemente porque agarrándole de la cintura y dando un golpe de caderas consigo clavársela hasta el fondo, arrancándole un gemido de sorpresa.

-“¡Ah! Dios, sí… vuelve a clavármela hasta el fondo”. Me pide.
-“¿Así?”. Le pregunto dando otro golpe de cadera. Doy otro. Y otro más-. ¿Así o más fuerte?
-“Más fuerte”. Me responde.
-“¿Qué dices?”- Golpe de cadera-. No te he oído bien.
-“¡Que me des más fuerte! ¡Que me revientes y me la claves hasta el fondo, que no siento nada!” Me dice.

El cabrón me ha conseguido picar así que dejo los golpes secos de cadera para pasar a enterrarle mi pene lo más profundo posible casi con violencia, provocando que la cama se mueva en el proceso y él gima con cada acometida.

-“Deberíais intentar ser un poco menos escandalosos” La voz proviene de la puerta y me toma totalmente de improvisto.

Salgo de Edgar deprisa y corriendo me intento tapar según me giro. Juan nos observa desde el umbral de la puerta, apoyado en el marco con el torso desnudo y con una evidente erección marcado en su trusa (slip).

-“¿Qué rayos haces tú aquí?” Le increpo enojado.

Por alguna razón me cabrea que sea él quien nos haya sorprendido puede porque él era el designado para terminar con mis días de virilidad.

-“Le dije yo que viniese” Dice Edgar

Esa sí que no me la esperaba. Ahora sé qué hacía Edgar con el móvil antes. Era normal que de momento estuviera confundido y no supiera ni lo que querías, pero ya has visto que no hay nada de malo en simplemente disfrutar y pasarlo bien, sobre todo cuando luego de esta noche no podrás volver a hacerlo como ahora.

-“¿Qué te parece si la pasamos bien los tres?”
-“Puedes empezar por volver a meterme tu pene hasta el fondo como hacías hace un momento”. Me dice Edgar de manera conciliadora.

Sigo mirando fijamente a Juan, quien está serio sin moverse de la puerta. Su pene sigue duro, mientras que la mía ha bajado un tanto por la tensión de la situación. Mientras hablaba, Edgar se ha ido colocando a mi espalda de rodillas también y tengo su polla apoyada en mi espalda, puedo notarla dura y caliente. Me besa suavemente el cuello, acariciándome el torso con una mano mientras la otra me hace ladear la cabeza para dejar mi cuello totalmente a su merced. Cierro los ojos y un suspiro se me escapa cuando me muerde, y finalmente la excitación vuelve a abrirse paso.

-“Está bien, pero que me la chupe hasta que la vuelva a tener dura. Luego te pienso destrozar el culo, que lo sepa”. Les digo.

Como respuesta pasa a comerme con más pasión el cuello, y me dejo hacer sin abrir los ojos. Noto a Juan delante de mí, y mi boca le recibe entreabierta cuando junta sus labios con los míos. Nos besamos de forma salvaje, nuestras lenguas entrando totalmente en la boca del otro, danzando la una, alrededor de la otra mientras nuestros labios quedan mojados de saliva. Le agarro con fuerza del cuello, impidiendo que separe su boca de la mía, y él me toma el pene en respuesta.

-“¿Qué se supone que debo hacer si ya la tienes dura del todo?” Me lo pregunta con voz sensual, pasando la lengua por mi labio inferior al acabar de formularla. Sin responderle le empujo la cabeza hasta mi pene, que comienza a chupar.

Edgar ha abandonado mi cuello y se ha separado de mí. No sé qué está haciendo hasta que lo noto entre mis piernas, se ha tumbado bocarriba metiendo la cabeza entre mis piernas, y me está comiendo los huevos mientras Juan se dedica a jugar con mi glande. Noto la lengua de Edgar acariciarme el perineo, y finalmente llega hasta mi ano. Me dejo caer sobre su cara, plantándole el culo en la boca para que me pueda meter la lengua hasta el fondo, y su nariz queda entre mis huevos. Juan me está demostrando que él también puede meterse mi pene entero en la boca, aunque con mayor dificultad que Edgar, y yo gimo mientras me pellizco el pezón para aumentar el placer que sus dos bocas me están haciendo sentir.

Empujándome las nalgas dejo salir a Edgar de debajo, quien se vuelve a tumbar ofreciéndome su culo. No me lo pienso y lo penetro de una sola estocada, arrancándole un quejido. Juan se coloca de pie en la cama y me ofrece su pene. Lo agarro sopesando su peso y dureza; aun con lo grande que es no supera la de Edgar. Lo recorro con la lengua la gota que hay en la punta y espero con la lengua fuera a que se agache pera compartirla, tras lo cual me meto media pene en la boca y comienzo a succionar con ansias.

Comienzo también a mover las caderas, retomando como penetraba antes el estrecho culo de Edgar. Estoy teniendo problemas para coordinar las embestidas y la mamada, pero Juan en seguida lo soluciona agarrándome la cabeza con dos manos y comenzando a penetrarme la boca. De esta manera solo me centro en penetrar de forma rápida el culo de Edgar, con embestidas cortas y profundas. Él gime sin parar, agarrándose a las sábanas mientras yo le taladro sin piedad. Apenas puedo gemir porque mi boca está totalmente llena del gordo pene de Juan, que cada vez intenta llegar más al fondo provocándome una que otra arcada. Agarrándome la cabeza con ambas manos de golpe logra meterla entera en mi boca, y comienzo a toser con lágrimas en los ojos. Me ha encantado sentirla toda.

-“Dame más” Le suplico.
-“¿Quieres más?” Asiento con la boca entreabierta-. Tranquilo que tendrás más.

No obstante, se aparta y se baja de la cama. No entiendo qué pretende hasta que se coloca detrás de mí de rodillas también. Quiero protestar pero me empuja hacia delante y caigo sobre Edgar, quien me recibe comiéndome la boca con lujuria y aferrándose a mi espalda. Juan por su parte me separa las nalgas y me escupe en el ano, y acto seguido noto la cabeza de su pene comenzando a hacer presión. Realmente su glande es grande y siento como si me partiese en dos cuando entra de sopetón en mi culo. No puedo reprimir el bufido de dolor, y nos quedamos todos quietos un momento mientras mi culo se acostumbra al inesperado visitante.

Ya no me duele, así que agarro a Juan del culo y poco a poco lo acerco a mí, empalándome en el proceso. He dejado de moverme porque necesito que primero mi culo se dilate como para alojar semejante pene. La sensación es increíble, y rara también. Me siento totalmente lleno, y soy incapaz de contener los gemidos según su pene se va abriendo paso. Aún no la ha metido entera pero ya se está retirando, para volver a entrar justo después, comenzando un lento mete, saca que me va arrancando bufidos.

Su pene se siente descomunal y cada vez que la mete provoca que la mía de un bote, me está encantando esta sensación. Además, cada vez sus embestidas llegan un poco más adentro, y provocan que mi pene también se mueva dentro del culo de Edgar, por lo que comienzo a sentir placer por partida doble.

Le indico que se esté quieto y entonces soy yo el que comienza a moverse adelante y detrás, clavándome en la polla de Juan al retroceder del culo del Edgar y viceversa. Comienzo lentamente, pero voy subiendo el ritmo buscando cada vez más placer, alternando movimientos cortos y rápidos con otros más lentos y amplios que me permiten clavársela hasta el fondo a Edgar y también llenarme el culo a más no poder del pene de Juan, el cual me está empezando a volver loco. Pronto no puedo contenerme y me doy cuenta de que me estoy moviendo con frenesí gimiendo sin parar en la boca de Edgar, que no deja de besarme.

Tras un rato llevando yo el ritmo Juan se ha cansado de no poder despacharse a gusto. Aprovechando que con su peso corporal y su posición puede controlar la situación fácilmente comienza a moverse, con embestidas fuertes y profundas. Siento que me está destrozando el culo a base de embestidas, me la clava entera haciéndome ver las estrellas, pero también haciéndome gemir de placer, me encanta como su pene me llena totalmente y cómo cada vez acelera más el ritmo, resoplando y jadeando. Edgar por su parte se está masturbando con furia, mirándonos con cara de vicio y de calentura, recibiendo mi pene que se ensarta en su culo cada vez que Juan me la clava. La combinación de la penetración que me están pegando entre ambos me tiene extasiado, y siento cómo mi cuerpo se prepara para soltar toda la leche que me queda en el culo de Edgar. Justo les voy a avisar cuando…

-“Puff no puedo más, tienes un culo súper estrecho y estoy muy caliente, me voy a correr” Avisa Juan.
-“¡Lléname el culo que yo también me corro! ¡DIOS, Me Corro!” Dije
.
Y menuda corrida. Juan de golpe me la ha clavado aún más profundo de lo que había llegado antes y ha comenzado a correrse en mi culo, desencadenando que haga lo mismo en el de Edgar. El orgasmo es tan bestial que me tienen que tapar la boca para intentar ahogar mis gemidos, que no puedo (ni quiero) controlar, y me da la sensación de que me estoy horas corriendo de lo intenso que es.

Cuando por fin mi mente vuelve a su sitio me doy cuenta de que he caído desplomado encima de Edgar, quien en algún momento también se ha corrido llenándose el torso de semen, el cual ahora también me mancha a mí. Mi culo sigue lleno del pene de Juan, y esta palpitando, pero ha sido bestial estoy deseando repetir. Por desgracia sé que no habrá una próxima vez, era la última noche que tendría mis genitales en su sitio.

A la mañana siguiente tarde, casi medio día, estaba acostado boca arriba sobre una gran mesa de madera en la cocina solo en trusa, amarrado y amordazado, todos estaban ahí también solo en ropa interior. Todos con evidentes erecciones con manchas de humedad obvias justo donde la raja de sus glandes tocaba la tela de sus prendas. Carlos fue el encargado de despojarme de mi trusa usando un cuchillo para dejar mi dura erección y huevos a la vista de todos, un pequeño hilo de líquido pre seminal, se extendía de la puta de mi miembro a mi abdomen, formando un pequeño charco un poco más arriba de mi pubis.

Juan no tardo en colocarse entre mis piernas, para tomar mis huevos, los alzo. Sentir sus manos sobre mis huevos que iban a hacer las ultimas manos que sintieran mis huevos me hizo estremecer. Sin mucho preámbulo tomo un uno de dos cuchillos para colocar la afilada hoja de acero y de un solo rápido corte me castro, por completo, todo mi cuerpo se tensó arqueándose. Mi pene lanzo una gran carga final. Con todo mi cuerpo aun temblando tomo un segundo cuchillo para tomar mi pene que palpitaba son cesar.

Juan no tardo en comenzar a serruchar mi pene que alzo, el dolor fue bestial grite sin parar, pero la mordaza apago gran parte de mis gritos. Le tomo apenas unos pocos segundos cercenar mi pene, que alzo para que todos vieran, la sangre que de mi pene cercenado broto me baño mis piernas y abdomen, fue lo último que recuerdo pues me desmaye después de eso.

Me desperté ya curado por Edgar qué siendo un reconocido cirujano plástico, no tuvo problemas en hacerme una vaginosplastía, que dejo una vagina entre mis piernas, aunque sin clítoris y agujero para ser penetrado, apenas un agujero para la orina, cuando me recupere empecé a usar ropa interior femenina que un uso. Juan y Carlos aun me buscan para penetrarme, lo cual disfruto como no tienen idea aunque siento algo de envidia por el pene de Edgar y una furia que deshago con sexo hacia Juan por no haber sido el quien tuviera que honrar con sus genitales nuestro Pacto de Honor. 





Historia Original Aquí.    





Autor: Darksoul       Traductor: DarkSoul

POR CURIOSO TERMINE ASÍ

Cuando tenía 15 años por querer experimentar cosas de las que no tenía idea caí en las manos de un sádico que me usaría durante un fin de semana para satisfacer sus fantasías más sucias, y dolorosas. No voy a asegurar que esto es real, porque muchos lo creerían y otros no. Tampoco diré que es ficticio por qué probablemente no lo sea. Al final ustedes deciden que creer.......


POR CURIOSO TERMINE ASÍ
Cuando tenía 15 años por querer experimentar cosas de las que no tenía idea caí en las manos de un sádico que me usaría durante un fin de semana para satisfacer sus fantasías más sucias, y dolorosas. No voy a asegurar que esto es real, porque muchos lo creerían y otros no. Tampoco diré que es ficticio por qué probablemente no lo sea. Al final ustedes deciden que creer..

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACION] [VIOLACIÓN]



Categoria: Adolescente      Autor: Sumiso15100 & Darksoul




Cuando tenía 15 años por querer experimentar cosas de las que no tenía idea caí en las manos de un sádico que me usaría durante un fin de semana para satisfacer sus fantasías más sucias, y dolorosas. No voy a asegurar que esto es real, porque muchos lo creerían y otros no.  Tampoco diré que es ficticio por qué probablemente no lo sea. Al final ustedes deciden que creer. Primero que nada, me gustaría describirme, a como era en ese entonces, ya que esto sucedió hace 4 años. Tenía 15 años (Actualmente tengo 19), comenzaba la preparatoria y era un completo idiota e ignorante. Ya saben, creí que conocía como funcionaba el mundo.          

Físicamente medía menos de 1.70 metros. Mi piel es clara, cabello castaño oscuro tirando a negro. Mis ojos color miel y era muy delgado. No tenía cuadritos, solo estaba como plano de mi abdomen. Mi pene no era muy grande, aún sigue sin serlo, y acaso mediría unos 15 centímetros en erección y delgado. Y no mentiré diciendo que tenía un trasero de ensueño, pero plano no estaba.
Tenía lo mío.

Para dar muy poco trasfondo diré que perdí mi virginidad a los 14 con un vecino. Tuvimos sexo un par de veces más, pero consiguió pareja y me dejó no sin antes amenazarme con no decir nada. Desde entonces me la vivía caliente. El porno y los chats gays eran mi única vida sexual. Las pocas personas que lograba conocer cerca de donde vivía, no querían nada conmigo por ser menor. Y los que si querían vivían en otro país.

Así que me masturbaba a diario. Entonces conocí el porno sadomasoquista o BDSM y mi calentura explotó. Me masturbaba pensando en que era yo el pasivo que era violado en los videos. Al que golpeaban, al que azotaban, al que le causaban dolor. La lluvia dorada y el fisting se volvieron mi obsesión. Entonces conocí a mi verdugo, por así llamarle. En una página Web algo conocida llamada Manhunt.

Me hice un perfil falso, y después de mil rechazos di con un perfil perfecto. Su nombre era parecido a “MachoDominanteAlgo” y en sus gustos estaba prácticamente todo seleccionado. Le mandé un mensaje y realmente el tiempo se me hizo lento. Pensé que no le importaba porque nunca respondió hasta el otro día. Me preguntó si era el de la foto a lo que respondí que no. Le mandé fotos mías y entonces, para mi sorpresa, me pidió el número de mi celular (teléfono móvil).    

No quiero hacer el cuento largo así que todo eso se resumió en el llamándome. De puta y zorra nunca me bajó, pero me gustaba. Y tontamente le mandé mil fotos mías en tantas posiciones como él pidió. Me pidió que le asegurara que no iba a tener problemas legales y yo acepté. También me dijo que quería tenerme todo el sábado y domingo. Y gracias a mi mejor amiga que mintió por mí en mi casa le dije que pasaría con ella el fin de semana.     

El sábado a las 3:00 pm le vi en donde quedamos. Lo vi fuera de su auto fumando un cigarro y debo admitir que era mejor de lo que pensaba.

No sé su estatura exacta pero para mí medía 1.80 más o menos. Quizá menos ya que en ese entonces era demasiado enano y cualquiera era más alto que yo. Tenía 33 años pero yo le veía más joven.

Se veía grueso, grande. No gordo, ni relleno. Como si hubiera hecho mucho ejercicio y ahora hubiera dejado de hacerlo ya que no estaba ya marcado pero su cuerpo seguía viéndose sexy. La verdad no se mucho de gimnasio y eso así que no sabría decirles. Su cabello oscuro como el mío y sus ojos marrones. Y realmente no era muy agraciado, no era la persona más guapa que haya visto pero no me importó.

Lo saludé y me hizo un poco de platica sobre mis estudios, mi vida. Y otras cosas. Olvidé mencionar un pequeño detalle, le aseguré que tenía experiencia. Cosa que era mentira. Sin saber él solo hacía tiempo a que no hubiera carros ni gente en la calle para después abrir el maletero y pedirme amablemente que entrara. Cosa que hice. Fue el viaje más incómodo de mi vida. 

No supe cuánto tiempo pasó pero cuando por fin se detuvo y apagó el carro estaba en una cochera y no sabía dónde estaba. Bien pudo secuestrarme y yo hubiera cooperado sin saberlo. Me entregó una bolsa de plástico de un auto servicio y me ordenó que guarda mis pertenencias y ropa ahí. Inmediatamente obedecí y cuando estaba desnudo se burló de mi por el tamaño de mi pene.

—“Ahora entiendo porque eres una puta, mira esa cosita”. Fueron las palabras que usó.
Nunca las olvidare. 

Me tomó del cabello y tiró de él mientras me quejaba hasta que me llevó a su habitación. Esa parte creo que fue la mejor de toda mi larga estadía. Se tiró sobre mí y a pesar de que su peso era enorme comparado con el mío poco le importó. Nos besamos apasionadamente y me manoseó lo más que pudo. No se me olvida que pasó su lengua por mi mejilla de una manera tan morbosa que me sentí extraño. 

—“¿Tienes sed perrita?” Me preguntó y se sobó su pene.       
—“Si señor” Dije.   

Entonces de nuevo me llevó del cabello logrando que me quejara de nuevo y me llevó a su regadera ya que no quería manchar nada de su habitación. En ese momento el morbo llenó mi cuerpo, por fin iba a probar la lluvia dorada.  Cuando él retiró toda su ropa me quedé demasiado admirado por su gran cuerpo, me excité mucho.  

—“Abre la boca zorrita”. De nuevo me ordenó y me puse de rodillas para abrir la boca lo más que pude.

Ahí comenzó mi tortura. Cuando el chorro amarillo de orina salió de su miembro para caer en mi boca me di cuenta que aquello era muy diferente a masturbarme pensando en eso. El sabor era amargo, salado, horrible. De inmediato escupí y comencé a tener arcadas sintiendo como algo de su orina caía por mi rostro. El olor era tan fuerte que sentía que se me impregnaba a la piel y aquello ya no era placentero, me daba mucho asco.

—“Abre la puta boca” Me ordenó pero me negué.       

Le dije que no me gustaba y entonces fue cuando se molestó.

Tomó un vaso de plástico que tenía en el baño, no sé para qué, y lo colocó en su miembro para seguir orinando ahí mientras yo continuaba escupiendo saliva tratando de quitarme el mal sabor. Cuando terminó de orinar lo que sentí fue dolor y ardor por una fuerte cachetada que me pegó.
Tanto que mis ojos comenzaron a lagrimear.    

—“Eres una puta mentirosa” Dijo molesto.       
—“Dijiste que te encantaban la orina”.  

Intenté explicar que lo sentía, que quería probar y que no me gustó. Mi voz sonaba entrecortada, sabía que estaba a nada de llorar pero solo me gané otra cachetada y las lágrimas se hicieron presentes. A la mala me abrió la boca y dejó caer su orina en mi boca para con su mano libre tapándola. Intenté apartar su mano pero fue inútil. Intente escupir pero solo se filtraba muy poco de entre mis labios. Al final tuve que tragar todo y las arcadas me invadieron. El me soltó y traté de vomitar pero al estar en ayunas, otras cosa que él me pidió, no pude vomitar nada.     

—“Eso les pasa las putas mentirosas como tú” Y el resto de su orina cayó sobre mi cabello haciéndome sentir asqueroso y nauseabundo. 

Pensé que al verme llorar me iba a dejar ir, pero no fue así.  Había caído en las garras de un sádico, y en sus propias palabras pedófilo. 

Tuve la suerte de que me dejó bañarme, en teoría porque solo me cayó agua de la regadera, solo porque no quería apestar su colcha. Cuando me sacó del baño del cabello de nuevo aún seguía llorando. Tomó una cuerda, de esos que usan para colgar ropa, y amarró mis manos a la espalda algo apretado. Y déjenme decirles que esas cosas raspan y lastiman mucho.     

—“¿Querías probar? Ahora no te vas sin probar todo” Me amenazó y tomó de su escritorio una cuchara de madera, de esas grandes que suelen usar para cocinar.       

Con ella comenzó a azotar mis nalgas desnudas. Mi cuerpo luchaba por esquivarlos pero era inútil. Los primeros golpes logré aguantarlos. No supe en que numero de golpe iba cuando comencé a gritar con fuerza y a pedir piedad. Mis nalgas me ardían a más no poder, gritaba en cada golpe; sentía un horrible dolor acompañado de ardor. Pero él seguía azotando y maldiciéndome con cada golpe.   

—“Ahora tenemos que medir tu culo” Dijo para luego marcharse para regresar con una escoba de plástico.

Seguía llorando y pidiendo piedad pero parecía que eso lo enojaba más o le excitaba. Porque cuando se enojaba me metía dos cachetadas y tiraba de mi cabello. Le puso un condón al palo de plástico de la escoba y lo acercó a mi ano, a pesar de que luche por evitarlo. Cuando introdujo un poco de ese palo me quejé. Me sentía humillado y no sentía excitación como para disfrutarlo, pero no me lastimaba.

Solo me incomodaba. Mientras iba metiéndolo fue que la sensación de ir al baño creció y continué con mis quejidos. Hasta que empujó con tanta fuerza que no sé cuánto entró, solo sé que tocó algo dentro de mí que me hizo gritar desesperadamente. Por un segundo mi rostro se tornó rojo y me quedé sin habla.

—“Ahí está tu medida”. Dijo de la manera más burlona posible y comenzó a penetrarme con el palo de escoba de una manera ruda.          

Ya no lo metía a fondo como lo hizo anteriormente, pero aun así me dolía mucho y me lastimaba de tal manera que no podía parar de llorar. Y para mi sorpresa, esa solo era una de las tantas cosas que me iba a hacer esos días. Luego que termino con la escoba me violo a toda regla con su pene que era mucho más grueso que el palo de la escoba, me hizo acabar sin siquiera tocarme mi pene. El dolor que sentía cuando su pelvis chocaba con mis nalgas no me hizo posible disfrutar el que fue mi última eyaculación como hombre.

Cuando termino de correrse en mi interior, me dejo ahí con mi ano abierto palpitando, estaba agotado sintiendo como su semen se escurría de mi ano por entre mis nalgas. Lo sentí regresa a donde estaba un con las nalgas elevadas y mi ano abierto cuando me tomo de los testículos con una de sus fuertes manos, apretándolos con fuerza, tanto que me hizo gritar de dolor casi llegando al punto del desmayo.      

Fue un alivio cuando me soltó, respire pesadamente mientras continuaba llorando, de pronto sentí como me pateo en mis expuestos testículos, con tal fuerza que mis rodillas se levantaron del suelo, el dolor fue terrible y creo que me desmaye porque ya no supe más.   

Cuando me desperté ya era de noche y estaba amarrado boca arriba sobre una mesa en la cocina, sentí de inmediato al abrir los ojos una fuerte punzada proveniente de mi entrepierna. Trate de gritar, pero me percate que estaba amordazado. Vi a mi amo que estaba a un lado de donde estaba desnudo calentando algo en la estufa, sus nalgas eran impresionantes, que por alguna razón fue donde se clavó mi atención en ese momento.

Cuando luego de unos minutos mi Amo se dio la vuelta lo vi sosteniendo un cuchillo cuya hora estaba brillando de lo caliente que estaba, me asuste pensé que me iba a matar luche tratando de soltarme pero nada logre.

-“Ahora vas a hacer una perrita de verdad para el resto de tu vida ¡Esto te enseñara a no mentir nunca más zorrita!” Dijo en tono molesto mi Amo.    

Lloraba y movía la cabeza negando tratando de soltarme cuando tomo mi escroto con su mano apretando mis testículos en su interior muy fuerte todo mi cuerpo se tensó y arqueo por el dolor. Vi como en cámara lenta como acerco el ardiente cuchillo a mi escroto que hasta ese momento no me había percatado que estaba ligado con una liga castradora.    

Cuando comenzó a cortar el dolor fue horrible pensé que me iba desmayar en cualquier momento, pero para mí desgracia no sucedió tuve que soportar todo el proceso de perder mis testículos consciente, cuando termino alzo mi escroto todo ensangrentado con mis testículos en su interior aun y me dijo.     

-“Ahora si eres toda un puta”. Dijo mi Amo sonriendo.

El resto del fin de semana me humillo y torturo de muchas formas, mi pene expulso lo último de mi semen que había en mi cuerpo y el domingo en la noche me dejo abandonado en un paradero de autobuses todo adolorido con apenas poder caminar, sangraba levente por mi ano y por donde hizo el corte que me castro aun con la liga castradora en su lugar.     

Como pude llegue a casa, no dije y nada pero tuve fiebre por varios días, luego poco a poco fui mejorando, ahora a mis 19 años soy como bien dijo mi aun Amo una puta de verdad.      





Autor: Sumiso15100 & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

PEQUEÑO PROBLEMA

Mirando hacia atrás fue un accidente casual que cambió el curso de mi vida para siempre. Me había olvidado mi toalla después de una ducha y corrí a agarrar rápidamente una del armario. Nunca olvidaré la conmoción de mi mamá cuando ella se enteró de mi pequeño problema. Sus ojos apenas alcanzaron a ver mientras caminaba pasado y ella cortésmente sonrió sacudiéndose cualquier incomodidad. Pero entonces, cuando me daba la vuelta, ella estaba allí de pie con curiosidad por mi cuerpo desnudo con una expresión ansiosa. No pensé mucho de ello hasta más tarde esa noche cuando vino a verme a mi habitación......


PEQUEÑO PROBLEMAL
Mirando hacia atrás fue un accidente casual que cambió el curso de mi vida para siempre. Me había olvidado mi toalla después de una ducha y corrí a agarrar rápidamente una del armario. Nunca olvidaré la conmoción de mi mamá cuando ella se enteró de mi pequeño problema. Sus ojos apenas alcanzaron a ver mientras caminaba pasado y ella cortésmente sonrió sacudiéndose cualquier incomodidad. Pero entonces, cuando me daba la vuelta, ella estaba allí de pie con curiosidad por mi cuerpo desnudo con una expresión ansiosa. No pensé mucho de ello hasta más tarde esa noche cuando vino a verme a mi habitación.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENE] [PEQUE] [MEDICO] [FEMINIZACIÓN] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: Vegas




Mirando hacia atrás fue un accidente casual que cambió el curso de mi vida para siempre. Me había olvidado mi toalla después de una ducha y corrí a agarrar rápidamente una del armario. Nunca olvidaré la conmoción de mi mamá cuando ella se enteró de mi pequeño problema. Sus ojos apenas alcanzaron a ver mientras caminaba pasado y ella cortésmente sonrió sacudiéndose cualquier incomodidad. Pero entonces, cuando me daba la vuelta, ella estaba allí de pie con curiosidad por mi cuerpo desnudo con una expresión ansiosa. No pensé mucho de ello hasta más tarde esa noche cuando vino a verme a mi habitación.

-“Kenny... no quiero que esto parezca extraño pero ye vi salir de la ducha la otra vez...”
-“Oh, lo siento por eso, se me olvidó mi T-” cortándome mitad de la frase. 
-“No, eso está bien... Ummm, no es que ... ¿Cómo puedo decir esto..." Decia mamá.

Hizo una pausa y respiró profundamente, incapaz de mirarme a los ojos.

“Estoy un poco preocupado por algo de lo que me di cuenta... no es que algo este mal 'Mi madre volvió a respirar hondo.' Wow, esto es una pregunta difícil... Algo sobre tus uh-hum p-partes... Estoy un poco preocupada y no quiero hacerte sentir incómodo, pero no pude dejar de notarlo...”

-“¿Mi pene... es muy pequeña no es así?”
-“No, es perfectamente normal, pero parecía tal vez un poco subdesarrollado para tu edad. Esto no es nada de qué preocuparse estoy segura, solo estaba pensando que a lo mejor sería bueno que lo viera un profesional, eso es todo”.

Mi cuerpo se inundó con olas incontrolables de emoción y los ojos se hincharon. Se sentó junto a mí en la cama y ella me dio unos golpecitos suaves en la espalda y hablo en voz muy baja.

-“¿Te importa si te pregunto algo?"
"¿Pregúntame qué?"
-“No tienes algún vello, ahí abajo, ¿verdad?”

Agaché la cabeza con algo de vergüenza, me frotó el hombro con afecto.

-“Mamá… ¿Podría simplemente dar un rápido vistazo... sólo para ver si estoy exagerando sobre el tamaño?” Tartamudee

Ella tomó una respiración profunda, mordiéndose el labio y rápidamente se puso de pie mirando muy incómoda con la situación. Se detuvo, reacia a contestar. 

-"Sí. Seguro, porqué no. Entiendo; echemos un vistazo. Todo va a estar bien, ¿de acuerdo?”

Dejé caer mi pantalón y ella inspecciono brevemente el escroto y el pene y trató de tirar suavemente lejos de mi cuerpo en vano. Abrí mis ojos y tenía una expresión de horror, sus ojos se veían en estado de shock y su boca abierta. Sus manos suaves se sentían tan bien a pesar de que he tratado de resistirse a ella, que comenzaron en ciernes una erección. Estoy seguro de que hubo más de 3 pulgadas. Pero se dio cuenta rápidamente y me subio mi ropa interior a lo largo de mi parte inferior y fingió que no fue testigo de mi excitación. Ella me dio una palmadita en la espalda y rápidamente salió de la habitación.

Capitulo 2

Nos encontramos con el especialista al día siguiente. El nombre del doctor era Todd, que era un hombre alto, complexión atlética, de pelo en pecho y barba sin afeitar recortada. Parecía más viejo que mi mamá, se sonrieron el uno al otro y se llevaban muy bien.

-“¿Ahora cual parece ser el problema?”, Preguntó el doctor.
-“Kenny ha expresado cierta preocupación por su desarrollo físico”. Dijo mamá
-“¿Desarrollo?” Replicó el doctor.

Mi madre me miró, reacia a contestar. 

-“Bueno... ¿Cómo puedo decir esto... me preocupa... A Kenny le preocupa el tamaño de su pene y el hecho de que él no tiene ningún vello púbico”.

-“Eso es perfectamente comprensible, vamos a echar un vistazo, Kenny ¿te importa si tu madre está aquí con nosotros “. Pregunto el especialista.
“No me importa”. Conteste.

Me desnudé y me puse una bata médica que la enfermera me trajo y me acosté sobre una camilla. El doctor comenzó su examen con la enfermera garabateando notas. Una vez más, me encontré con una situación similar cuando el doctor examinó mi pene, sus manos se sentían tan bien que empecé en ciernes a tener una erección de 3 pulgadas. No pude evitarlo, pero rotar mis caderas y moler su mano ligeramente. El doctor tomó rápidamente su mano, así que estuve penetrando el aire, miraba a mi madre y la enfermera, todos sonrieron el uno al otro, lo que fue una vergüenza para mí.

-"¡Kenny, Tsk Tsk... ahora descansa y ponte la ropa de nuevo! Eso es inapropiada frente a la joven enfermera y el buen doctor," mi mamá regañó.

El doctor se sentó en un taburete. 

-“Ahora Kenny quiero saber si puedo ser perfectamente sincero contigo?”

Me enfrenté a ellos, mi cara era de color rojo brillante, lo único que podía hacer era mover la cabeza arriba y abajo.

-“Bueno, estas en buen estado de salud física Kenny en general, pero tenían razón para estar preocupados. Se está produciendo una baja producción de testosterona que se llama hipogonadismo y como resultado se tiene una condición llamada micro pene y ginecomastia. Debido a la deficiencia de la hormona del crecimiento por lo que tu cuerpo tiene un desequilibrio. Es por eso que su pene parece anormalmente pequeño y el pecho de Kenny se ha convertido en algo más importante”.

-“¿Qué significa esto para Kenny? ¿Cuáles son sus opciones... seguramente debe haber algún tratamiento disponible?" Mi mamá dijo con prisa.

-“Bueno, podríamos iniciar un tratamiento hormonal, pero quiero ser honesto con ustedes dos. Es difícil decir si Kenny va a ganar considerable tamaño del pene por cualquier inyección de testosterona”.

La cara de la enfermera era de color rojo brillante y ella estaba sonriendo pero probablemente fue porque era incómodo estar en la habitación. Se notaba que estaba tratando de actuar lo más profesional posible. Mi mamá estaba muy conmocionada por la noticia. Corrí hacia ella por comodidad, me abrazo durante un minuto. 

-“Vas a estar bien dijo. Vamos a salir de esto, te prometo que todo va a estar bien”.
}
Capítulo 3

Más tarde esa noche, mi mamá hizo la cena y me sentí mucho mejor. Se veía absolutamente impresionante y lista para salir con un vestido negro pequeño. Se mostró claramente sus largas piernas y mientras se agachaba para servirme, la parte superior se abrió y pude ver claramente sus pechos que llevaba sin sujetador. Ella me vio sorprendido de frente y rápidamente envolvió la parte superior firmemente alrededor de ella, cubriéndose la vista de mi mirada.

-"¡Tsk, Tsk, Kenny, que no es para ti!" Mi mamá dijo con enojo. 
-"Hablé con el doctor y lo invité esta noche, dijo que estaría dispuesto a venir a la casa para administrar las inyecciones de la hormona personalmente y creo que es muy profesional ayudarnos en este momento tan importante.”

-“¿Por qué estás bien vestido?”
-“Bien Kenny me dijo Todd que después de las inyecciones, que si podíamos pasa un tiempo juntos”.

Un poco más tarde sonó el timbre y se levantó para abrir la puerta para Todd. Iba bien vestido en una camisa de botones y pantalón, y parecía más grande de lo que recordaba, apenas y paso a través de la parte superior del marco de la puerta y sin agacharse.

“Hola Doctor,” dije mirando hacia él.

Él me dio una palmada en la parte superior de la cabeza cuando entró.

-“Hola, Kenny” Me dijo.

Mi mamá se acercó a saludarlo con un abrazo grande. Pude ver la mano de Todd deslizarse suavemente hacia arriba a la parte trasera de mi madre exponer la ropa interior de color rosa brillante que tenía en virtud de su vestido. Ambos podían verme sorprendido frente y mi mamá sacudió la cabeza con incredulidad. Ella susurró algo al oído de Todd y él se acercó a mí llevando su maletín y se sentó a mi lado.

-“OK Kenny, ¿necesito te quites el pantalón y dejar para poder inyectarte?”
-"¿Podemos hacer las inyecciones más tarde, por favor, mamá... que, por favor?"
"Tonterías, Kenny, el médico está listo y tenemos reservas en media hora... ", dijo con la mayor naturalidad.

Con nerviosismo comencé a bajarme los pantalones para exponer una pequeña erección que hacia una tienda de campaña en mi ropa interior. Mi mamá levantó las manos con asombro. 

-"!De verdad Kenny, esto se está convirtiendo en un problema serio".

Me ruboricé sin control, mi madre miró a Todd con desdén por mi comportamiento. Bajé la cabeza cuando Todd me bajó la ropa interior hasta los pies y procedió a medir mí pecho y pene. Sacó su kit médico preparado para inyectar mi trasero. Me dolió un poco, pero en un segundo todo había terminado y los dos salieron de la casa sonriendo, obviamente entusiasmados con su cita.

No pude dormir en absoluto, rodando y girando sobre toda la noche y mi trasero estaba todavía un poco adolorido por la vacuna anterior. Fui a la habitación de mi madre y busqué entre sus cosas femeninas. He intentado con algunas de sus ropas y robó algunas tangas y sostenes para jugar. Con el tiempo, pude oír a mi madre y Todd volver a casa y me encontré de nuevo en mi habitación con un par de tangas y un sostén suficientemente pequeño que casi pude ajuste. Caminaban por el pasillo y entraron en el dormitorio principal y en ningún momento se pudo oír crujir su cama y mi mamá gemir en voz alta.

Me escapé de mi habitación y acerqué más al final del pasillo para que pudiera escuchar más de los ruidos. Empecé a frotar mi pene a través de la ropa interior cuando la puerta se abrió. Todd estaba sobre mí en la puerta completamente desnudo. Su pene era enorme... la cosa más gruesa y más amplia que jamás había visto. No podía apartar los ojos de ella. Pude ver a mi mamá en la cama levantando la cabeza de la almohada confundida, con el pelo mojado todavía aferrado a su frente. Me levantó por mi axila y me llevó a la sala de estar en el pasillo y me tiró sobre su rodilla, tomando mi oído, susurrando en voz baja.

-"Pequeño pervertido... Mirate... Eso es repugnante!"

No podía responder... me quedé petrificado, nunca había sido doblado sobre las rodillas de un hombre.

-"¿Te gusta escuchar a tu madre teniendo sexo... todo vestido en la ropa interior de mujer como un marica?" Dijo Todd.

Negué con la cabeza aunque sí y Todd me bajo mi tanga para que colgara alrededor de mis tobillos. Mi pene estaba ahora frotando la pierna desnuda y él podía decir que estaba encendido, mi respiración pesada delataba mi excitación. Frotó mi trasero y luego me dio cinco nalgadas.

-"¿Te gustaría llenar ese sostén?"

Empecé a moler su muslo contra mi pene y empecé a temblar incontrolablemente.

-"Creo que te gustaría no es cierto... si tan solo te convierto en una chica?"

Mi pene estaba gobernando mi cabeza en este momento, sin darme cuenta de lo que estaba comprometido, negué con la cabeza.

-"Si aceptas, lo mantendré esto entre nosotros y te daré lo que quieres pequeña mariquita". Dijo Todd.

En ese momento pude oír a mi madre entrar en la sala de estar. Tenía la cabeza hacia el suelo sobre su regazo, mis nalgas aún estaban rojas por las nalgadas.

-"Creo que Kenny ha aprendido la lección", dijo Todd en un tono de autoridad.
-"Bueno... muchas gracias Todd. No sabes lo mucho que esto significa para mí. ¿No sé lo que se le ha metido últimamente?" Ella me miró y sacudió la cabeza. 

-"Kenny, espero que hayas aprendido la lección. Sabes que no es apropiado molestar a mamá cuando ella pasa tiempo para ella y que sabes mejor que vestirse con mi ropa interior no es correcto. ¡Vuelve a tu habitación ahora y quiero decir inmediatamente!" Dijo Mamá.

Me levanté viendo a Todd con una sensación de derrotado y humillado como me sacó mi ropa interior. Traté de caminar a mi mamá para disculparse, pero ella estaba caminando hacia Todd. Ella le dio un largo abrazo y le susurró algo al oído.

Capítulo 4

Cuando me desperté por la mañana, Todd ya se había ido y mi mamá estaba preparando unas tostadas y té, estaba vestida de manera muy conservadora en pantalón largo y un suéter. Me senté junto a ella en la mesa y me serví un poco de jugo.

-"Siento lo de anoche, no me refiero a avergonzarte delante de Todd". Dije.
"No está bien Kenny, entiendo. Estás pasando por una gran cantidad de cambios en este momento". Dijo mamá.

-"¿A dónde fue Todd tan temprano?" Pregunte.
-"Él fue a la farmacia, me dijo que tenía que conseguir algo para tu nuevo tratamiento. Él debe estar de vuelta en cualquier momento. Quiero que te disculpes con Todd cuando él vuelva. Sabe que él realmente se preocupa mucho de ti". Dijo Mamá.

Un poco más tarde Todd apareció y entró, él le dio a mi mamá un beso y se sentó a mi lado.

-"Lo siento por la forma en que actué anoche Todd". Dije.
-"Está bien... Kenny esto va a arreglar todo.
¿Recuerda lo que hablamos anoche?" Me dio un guiño. 
-"¿Estás listo para la inyección?"

Estaba muy nerviosa y no sabía qué decir, mi madre estaba de pie allí mismo.

-"Creo que sí", fue todo lo que pude decir mientras me bajaba el pantalón.

Capítulo 5

Para avanzar rápidamente, las cosas progresaron muy lentamente en realidad. En los próximos meses, Todd fue a vivir con nosotros y se convirtió en el jefe de la familia. Él quería que hiciera las tareas para poder pasar más tiempo con mi mamá. Realmente apreciaba a Todd y me gustó el hecho de que siempre estaba ocupado haciendo lavandería, limpieza o cocinar. Incluso empecé a servir a mi mamá y Todd el desayuno en la cama los fines de semana. Mi mamá podría decir que disfrutaba la rutina así que empezó a darme cada vez más responsabilidades en la casa. Ella pensó que era lindo cuando intentaba agradar a Todd.

Continué sin embargo masturbándome todos los días, Todd entraba en mi habitación temprano en la mañana y empecé a disfrutar de la forma en que me hacia correr. Las cosas simplemente generalmente me hacia sentir más relajado alrededor de la casa. Mi mamá y Todd se sentía más cómodos mostrando su afecto a mi alrededor, ellos se besaban, abrazaban, incluso conmigo en la sala. Mi mamá estaba muy orgullosa del hecho de que dejé de tener erecciones cuando estaban siendo cariñosos y el hecho de que ahora ya no acechaba su habitación cuando tenían “Sexo”.

Una mañana mi mamá entró en mi habitación sin previo aviso para dejar un poco de ropa y accidentalmente me vio cambiándome de ropa. Me apresuré a taparme con una manta, pero se puso de pie en la puerta y se veía completamente mortificada.

-"¿Kenny, te puedo ver mejor?" Dijo mamá.
-"Realmente no creo que sea un buen momento mamá". Le respondí.
"Eso no es nada que no haya visto antes... Va a estar bien... Solo un rápido vistazo".

Me di la vuelta para mirarla y dejó caer la manta al suelo. Había desarrollado incipientes senos con grandes areolas y mi pene ahora era tan pequeña que era prácticamente inexistente. Mi trasero se había vuelto más redondo y mi piel más suave, pude ver por la expresión de mi madre que estaba mortificada.

Ella llamó a Todd para que viniera y me puso delante de ellos completamente desnudo.

-"Su condición parece más grave que antes", dijo Todd actuando sorprendido.
-"Yo diría que sí... ¡Su pene casi a desaparecido por completo!"
-"Debo admitir que sí parece más pequeño", dijo Todd dándome un guiñó de ojo.
-"Su pecho y las caderas han crecido demasiado... él está comenzando a parecer... que está empezando a parecerse a una ... c-chica".

-"Kenny, me dejar darte un vistazo" dijo Todd, cuando él se sentó en mi cama.

Me di la vuelta y Todd comenzado a examinar los testículos y el pene, mientras mamá miraba. No tenía una erección pero sus cálidas manos todavía se sentían bien al tocarme.

-"Sus testículos han disminuido claramente". Dijo Todd continuando actuando sorprendido.
-"Kenny, Mi mamá dijo en voz baja. "¿Puede tu pene... puede aún obtener una erección.. Quiero decir… ¿Cómo puedo decir esto… ¿Todavía funciona?"

Empecé a sonrojarme y bajé la cabeza, sin querer contestar.

-"No pasa nada Kenny, se lo puede decir mamá ... ¿Puede ponerse algo duro?"

Negué con la cabeza y mi mamá parecía decepcionada.

"Creo que los tres deberíamos tener una conversación". dijo Todd.

Acarició un espacio en la cama y rápidamente se sentó mirando hacia él con los ojos abiertos para su aprobación.
Mi mamá se acomodo en el regazo de Todd y se enroscó en su hombro para mayor comodidad. Todd me sonrió con malicia mientras la sostenía en sus brazos.

-"Shh shh... que va a bien", dijo, consolando a mi mamá. 
-"Oye, tenemos que considerar al menos la posibilidad de cirugía de reasignación de sexo".
"¿Qué... volver a Kenny en una chica?" Dijo Mirando hacia mi pene. 
-"Es tan pequeño ahora... Simplemente no lo entiendo... Nunca será capaz de encajar en la vagina de una mujer". mi mamá dijo con la mayor naturalidad.

-"Kenny tiene una cosa para desgastar la ropa interior", dijo Todd con una sonrisa.
-"Ahora Kenny, quiero que seas perfectamente honesto conmigo... ¿considerarías ser una chica?" mi madre dijo en voz baja.

-“Negué con la cabeza, pero dije, sí”.

Mi mamá se veía aturdida, ella miró a Todd y él sonrió.

-"Bueno, de ahora en adelante se podía vestir como una niña y si le gusta... supongo que podría ser mi hija.. ¿te gustaría intentarlo?"

Negué con la cabeza pero dije sí, otra vez.

Todd sonrió y se inclinó y besó a mi madre en los labios. Se abrazaron y se miraron a los ojos con amor.

-"Pues bien, a partir de mañana tendremos que llamarle Karen, Kenny no va a encajar más y vamos a tener que conseguir ropa nueva".

Mi mamá se veía un poco aliviada, probablemente porque teníamos un plan ahora, rápidamente se levantó con ganas de salir de mi habitación. Tomó la mano de Todd y comenzaron a dirigirse a la puerta.

-"Mamá, como voy a ser una niña si todavía tengo un pene?" Le pregunté con curiosidad.

Mi mamá volvió a mirar a mi pequeño pene una vez más y miró a Todd. "Bueno, sí ... por ahora lo tendrás".


Volvieron al final del pasillo y podía oírlos cuando cerraron su puerta. Me lavé los dientes y justo antes de llegar a la cama, podía escuchar los sonidos familiares de su cama crujir y los fuerte gemido de mi madre y rei para mi mismo antes de dormir.



Historia Original Aquí.



Autor: Vegas       Traductor: DarkSoul

PERROS DE UNA SOLA AMA

Mi nombre es Antonio o mejor dicho era, actualmente estoy casado con María, tenemos 20 años de casados ya. Tenemos cinco hijos, cuatro varones y una mujer. Ellos son Antonio de 19 años, Jesús de 18, Ángeles de 17, Mauricio de 16 y Felipe de 15 años. Una familia aparentemente del todo normal......


PERROS DE UNA SOLA AMA
Mi nombre es Antonio o mejor dicho era, actualmente estoy casado con María, tenemos 20 años de casados ya. Tenemos cinco hijos, cuatro varones y una mujer. Ellos son Antonio de 19 años, Jesús de 18, Ángeles de 17, Mauricio de 16 y Felipe de 15 años. Una familia aparentemente del todo normal.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [DOMINACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Antonio o mejor dicho era, actualmente estoy casado con María, tenemos 20 años de casados ya. Tenemos cinco hijos, cuatro varones y una mujer. Ellos son Antonio de 19 años, Jesús de 18, Ángeles de 17, Mauricio de 16 y Felipe de 15 años. Una familia aparentemente del todo normal.      

A mi esposa la conocí en la universidad, cuando teníamos 21 años. Nos hicimos novios y durante el noviazgo nos dimos cuenta que teníamos gustos muy peculiares: a ella le encantaba dominar hombres y a mí me excitaba la idea de ser dominado por una mujer. Nos contamos mutuamente las cosas que deseábamos, incluyendo nuestra vida en familia, y nos dimos cuenta que estábamos destinados a pasar la vida juntos, como esposos, marido y mujer, como ama y esclavo.  

Terminamos la universidad, y por cuestiones de trabajo emigramos de la Ciudad de México a Yucatán, lugar donde nos casamos, tuvimos nuestros hijos y vivimos hasta la actualidad. Trabajando duro los dos nos hicimos de un terreno amplio y edificamos nuestra casa. En una parte de ella hicimos un cuarto de juegos privado para nosotros. El juego que más nos gusta practicar (desde ese entonces hasta ahora) es el petplay, donde yo no soy otra cosa más que un simple perro para mí ama. Siempre que sesionábamos ambos terminábamos súper excitados y siempre teníamos sexo como locos. Fue así como procreamos a todos nuestros hijos.        

Pero por alguna razón, a mí me encantaba ser tratado como perro, y a mí ama le encantaba que siempre que estuviéramos en la casa usará solo collar y actuara como uno. Fue algo complicado al llegar mis hijos pues tuvimos que dejar de hacerlo en toda la casa para solo sesionar dentro de nuestro "calabozo". Cuando Antonio cumplió 7 años pasó algo que cambió el rumbo de la familia hasta ahora. El quería tener un perrito como mascota, mí ama se lo había prometido.      

Cabe destacar que antes de casarnos ella sentía cierta curiosidad sobre el exhibicionismo y el incesto. Así que en el cumpleaños de Antonio mí ama decidió que el perro mascota de nuestro hijo debía ser yo. Al principio dudé, no se me hacía algo correcto o natural, pero nunca la había desobedecido así que en la noche durante una fiesta entre nosotros y nuestros hijos mí ama le dijo a nuestro hijo que esperara un momento. Salimos los dos al jardín, me quito toda la ropa, me puso mi collar y me encadenó a un árbol.           

La barda perimetral de la casa es algo alta y las casas de los vecinos están alejadas, así que nadie podría verme. Enseguida mi ama entro por nuestro hijo Antonio y lo llevo al jardín con los ojos cubiertos con sus manos. Al descubrírselos mí hijo me observó fijamente, y un poco extrañado de la situación solo oyó lo que su madre dijo:         

-“Aquí está tu perro amor, es todo tuyo, tu mascota, compártelo con tus hermanos”. Dijo su madre.

Mi hijo no sabía lo que pasaba pero era feliz. Sintió que de verdad era su mascota. A partir de ahí algo cambio. Mis hijos empezaron a tratarme como su mascota. Mí ama solo les dijo que solo no lo contarán a nadie más, que sería un juego secreto entre nosotros en casa. Así como al principio me resultaba extraño poco a poco fui tomándole el gusto a ser la mascota de mis hijos. No había ninguna diferencia con un perro de verdad.

Mis niños me ponían el collar, me encadenaban y me paseaban por el jardín. Así los años transcurrieron. Cuando Antonio iba a cumplir los 15 años le pidió a mí ama algo que nos sorprendió.Pidió que en su cumpleaños 15 le regalara un collar con placa igual que el mío, porque él quería ser un perro al igual que yo. Mi ama solo soltó una risa maliciosa sin contestarle nada.

En su cumpleaños hicimos una pequeña comida y celebramos, al anochecer, cuando yo ya estaba amarrado en el jardín para dormir (había días que dormía fuera amarrado a un árbol como perro) estaba ya echado en el suelo cuando veo salir a mí ama y nuestro hijo Antonio. Se acercó a mí, y puso otra cadena en el mismo árbol donde yo estaba. Mi hijo traía una bolsa de regalo en la mano, misma que era de parte de mí ama y que le había pedido no abrir.          

-“Ahora sí. Puedes abrir tu regalo”. Le dijo ella a Antonio.  

El así lo hizo y al sacar el contenido se dio cuenta que era un collar de perro con una placa, "Fido" en una inscripción por el frente y el nombre de mi ama en el reverso.        

-“Querías esto de cumpleaños y ahora lo tienes”- dijo.         
-“Quítate toda la ropa "Fido"… a partir de ahora debes obedecer todo lo que tú "ama" te diga- agregó.

Mi muchacho estaba muy nervioso, note como temblaba, pero sin dudarlo le dio el collar a mi ama para posteriormente quitarse sus tenis, calcetines, playera, pantalón y al final su bóxer. Cuando se levantó, su madre, ahora ama, se acercó a él, y le coloco ella misma el collar, luego le acaricio su pene que quedo duro casi de inmediato nuestra ama solo sonrió.         

-“Igual que tú padre, se ve muy bien en ti el collar”. Dijo riéndose mi mujer.      
-“Ahora ven, esto aún no acaba”.           

Tomo una correa y la puso en el collar. Obligándolo a ponerse en cuatro patas lo hizo dar su primer paseo como perro por el jardín.  

-“A partir de ahora eres un perro, y mientras uses el collar tienes prohibido hablar, ¿Queda claro Fido?-
-“Si ma…”   

-“Intento decir mi hijo siendo pausado por una patada en sus huevos de nuestra Ama”.           
-“¡LOS PERROS NO HABLAN!” Gritó enojada.         
-“Wouf wouf”. Contestó mi hijo visiblemente adolorido.     

Se acercaron a mí y justo después le quitó la correa al collar para ponerle la cadena que estaba junto a mí en el árbol. Mi muchacho y yo estábamos ahí, encadenados a un árbol, vistiendo solo un collar como los viles perros que éramos. Mi Ama aprecio esa vista que tenía y soltó una ligera carcajada como satisfecha.           

-"Firulais, creo que te he descuidado mucho”. Dijo (ese es mi nombre de perro).           
-“Te has portado bien últimamente, mereces una recompensa”. Añadió.   

En ese momento se acercó a mí y tomo mi pene, y empezó a acariciarlo hasta ponerlo erecto. Era una situación tan morbosa y placentera, quedando con una erección frente a nuestro hijo que estaba embobado viéndonos con su propia erección a un lado de nosotros. Al estar completamente erecto mi pene, mi ama empezó a masturbarme al principio lento y poco a poco subiendo la intensidad y velocidad, hasta que varios chorros de leche salieron con mucha fuerza. En todo el momento no podía pensar nada, pero al acabar de eyacular observé cómo mi hijo se nos quedaba viendo todo sonrojado, y con su pene erecto. Le había excitado ver esa muestra de perversión.

-“Eres un perro muy travieso Fido”- dijo mi ama.       
-“Por ser tu cumpleaños creo que también mereces ser recompensado”. Agregó.

Entonces se acercó a él y empezó a masturbarlo también. En muy poco tiempo, por la misma inexperiencia de Antonio, empezó a venirse en la mano de mi ama. Agitado con su cara roja, esa respiración acelerada y con una cara que demostraba mucho placer y excitación se tendió de espaldas en el suelo feliz de esa primera experiencia placentera. 

-“Buen chico Fido, buen chico. Dijo mi ama mientras rascaba su estómago como un perro.     

Después de eso mi ama nos dejó ahí, solos, desnudos pero satisfechos. A la mañana siguiente mis demás hijos salieron al jardín y se sorprendieron de ver ahora a su hermano a mi lado, con su collar y encadenado, como otro perro más. Unos días después Jesús le reclamo a su madre.
Resulta que él quería ser perro antes que Antonio, al parecer él se lo había comentado a Antonio por qué tenía miedo de la reacción de su mamá por eso se lo contó a él, y al final el se había atrevido a hacerlo primero.        

Mi mujer y Jesús salieron justo después de eso, para volver un par de horas después. Vimos abrir la puerta corrediza que da al jardín y de ella salir a Jesús completamente desnudo usando solo el collar con una cadena en una de sus manos. Atrás de él mi ama se quedaba parada en el borde de la puerta simplemente viendo la situación mientras sonreía. Jesús se acercó al árbol, rodeó el árbol con la cadena que traía en sus manos. Ángeles, Mauricio y Felipe se pusieron a lado de su madre y vieron cuando Jesús tomo el otro extremo de la cadena y lo puso en el collar que rodeaba su cuello.

Posteriormente se puso a cuatro patas.  

-“Wouf wouf wouf”- dijo Jesús comportándose como perro .

-“Muy bien, parece que sabes tú lugar”- le dijo mi ama a "Pulgoso".         
-“Entonces ya sabes lo que te espera y como espero que actúes”- agregó.
-“¡wouf!”- contestó Pulgoso ladrando.  

Al año siguiente se nos unieron Mauricio (quien fue "rebautizado" como "Solovino") y Felipe (quien ahora sería llamado "Lassie") mientras que Ángeles por ser mujer paso a ser una segunda ama.

Una Tarde mi Ama me tomo de la cadena y me coloco en medio del jardín todo me podían ver, dijo que dado mi edad y que ahora mi hija estaba en edad debía prevenir cualquier accidente así que usando un burdizzo me castro el dolor cuando apretó las mandíbulas sobre la parte alta de mi escroto fue horripilante, y mis huevos me dolieron como por tres días antes de que por fin dejaran de hacerlo. Comencé a recibir testosterona lo que me permite seguir teniendo erecciones y ganas de sexo

Mis hijos van a la escuela normalmente, mi esposa y yo a trabajar. Pero mientras estamos en casa jugamos a ser 5 perros de 2 amas. Actualmente seguimos practicándolo. De hecho hemos incrementado la dificultad del juego ya que ellas inclusive en unas vacaciones familiares hace dos años en una playa alejada nos pasearon desnudos por la playa, tomándonos por nuestras correas.

Pese a que estaba alejada hubo un par de personas que nos pudieron ver, unas 15 aproximadamente, quienes al vernos en tal situación solo se sorprendían y se alejaban presurosos. Esa sensación fue tan placentera que si se pudiera volver a repetir lo haríamos sin pensarlo. Aunque ahora mismo mis hijos han empezado a tener sexo con su madre y su hermana.   

Hace unos meses mi ama quedó embarazada, es de uno de mis niños pero no sabemos de quién, pues yo tengo medio año aproximadamente que no la tocó. Me desahogo con mi hija dado que no hay riesgo de que la pueda dejar embarazada, aunque a ella ganas no le sobran y con "Lassie" pues él es un perro hembra, o al menos eso dice. Aunque de hecho es la hembra de sus hermanos también.

Mi Ama al descubrir las tendencias gay de Felipe (Lassie) decidió que también debía se castrado así que repitió el mismo procedimiento que conmigo, mi muchacho se veía nervioso y dio un gran grito de dolor cuando el burdizzo se cerró sobre su escroto castrándolo.


Fido que supongo fue el que dejo embarazada a mi Ama fue castrado poco después de que naciera mi nuevo hijo, solo que a él mi ama le abrió su escroto y le arranco sus huevos literalmente de su interior el dolor que Fido sintió fue tal que se desmayo por el dolor, mi ama me arrojo los huevos de mi hijo aun con sangre y me dijo que me los comiera.    

Por más grotesco que parece, termine por hacerlo, Mauricio (Solovino) me ayudo comiéndose uno de los dos testículos que por cierto Solovino ahora mismo en la actualidad es el único de mi muchachos que no ha sido castrado y con el que más sexo tiene mi esposa.       

Sin duda mi familia es lo mejor y no lo cambiaría por nada.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PRANKSTERS

Chris se despertó con un fuerte dolor de cabeza, la luz del sol entrando a través de la ventana en su rostro. "Oww..." gimió, llevando una mano a su palpitante cabeza. Había bebido mucho la noche anterior, y estaba pagando por ello ahora. La fiesta había sido impresionante, aunque - un montón de diversión, pero él estaba teniendo dificultades para recordar todo en ese momento......


PRANKSTERS
Chris se despertó con un fuerte dolor de cabeza, la luz del sol entrando a través de la ventana en su rostro. "Oww..." gimió, llevando una mano a su palpitante cabeza. Había bebido mucho la noche anterior, y estaba pagando por ello ahora. La fiesta había sido impresionante, aunque - un montón de diversión, pero él estaba teniendo dificultades para recordar todo en ese momento.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [TROFEO] [DESECHABLE]


Categoria: Gay      Autor: Zoroaster





Chris se despertó con un fuerte dolor de cabeza, la luz del sol entrando a través de la ventana en su rostro. "Oww..." gimió, llevando una mano a su palpitante cabeza. Había bebido mucho la noche anterior, y estaba pagando por ello ahora. La fiesta había sido impresionante, aunque - un montón de diversión, pero él estaba teniendo dificultades para recordar todo en ese momento.

Se frotó la cabeza y sintió sólo rastrojo. Genial, pensó para sí. Debo haberme desmayado temprano y me afeitaron la cabeza de nuevo. Se toco los ojos para sentir las cejas, pero también había rastrojos ahí.

Sus amigos se gastaban bromas como ésa el uno al otro todo el tiempo - juveniles, sí, pero era diversión. Se había despertado antes cubierto de crema de afeitar, o su mano en un vaso de agua de refrigeración con una mancha húmeda en el pantalón. Una vez que lo ataron desnudo en el porche - estaban preocupados de que vomitara y no pudiera rodar, pero los policías no parecieron pensar que la solución fue la más apropiada. Chris fue con el recientemente  de comprar donde compraron en el supermercado local Nair y papel higiénico que era algo regular.

El pantalón de Chris estaba desabrochado, y deslizó una mano para sentirse alrededor. Hijo de puta, pensó. Ellos tomaron su pene de nuevo.

La última vez que robaron su pene, no pudo encontrarla por días. Incluso después de que finalmente lo encontró debajo del sofá, él todavía se sentó para orinar unas cuantas veces sólo por costumbre. Esperaba que esta vez nadie se hubiera olvidado de dónde lo habían puesto, como Lars... alguien ha pasado su último semestre y todavía no lo han encontrado. Lars estaba bastante enojado al principio, pero siempre había sido más pasivo, y después de un rato dejó de molestarse en buscarlo. Cuando realmente necesitaba uno, solo tomaba prestado el de alguien más.

Chris se levantó y volvió a su habitación. Tal vez lo dejé en el tocador o algo así, pensó. A veces hacía eso en las fiestas cuando quería mantenerse fuera de problemas, pero esta vez no hubo suerte. Molesto, se desnudó y se dirigió al baño para tomar una ducha.

Steve ya estaba allí, todavía mojado por la ducha. Notó que Chris entraba y lo miraba. -También perdiste tu pene, ¿eh? Preguntó Steve riendo un poco. Chris miró hacia abajo a su entrepierna, y seguro, todo lo que tenía colgado eran sus hinchados huevos.

"Sí. Mierda", contestó Chris. -¿Sabes quién los tomó?

"No lo sé, pero no me vine anoche y estoy a punto de estallar, si no lo encuentro pronto creo que mis huevos van a explotar". Lavó los pedazos restantes de crema de su cara y espuma encima de su ingle.

-“Al menos tienes tu cabello”. Le dijo Chris.

"Sí, um... Me ayudó con eso," Steve se rió. -Pero no te han hecho las cejas, te ves bien con la cabeza afeitada, sin embargo, debes mantenerla así.

-Sí, pero entonces empezarán a hacer algo peor. Chris entró en la ducha comunal y encendió el agua. Se sentó y lo dejó correr sobre él, por sus brazos y sobre su pecho y a través de su ingle inerte, deseando que su cabeza se sintiera mejor.

Unos minutos más tarde, Pete entró, su polla grande y gruesa, dura con de madera por la mañana. Él y Chris gruñeron un saludo mutuamente sin mucho afán, y Pete encendió el chorro de agua junto a Chris. Chris se sentía un poco mejor ahora que estaba levantado y moviéndose. Volvió a los lavabos para afeitarse. Steve ya se había ido, pero ahora Eric estaba levantado y se sentaba a echar una orinada en el inodoro.

-"Hombre, ¿se llevaron el de todos?" Eric le preguntó a Chris cuando lo vio.
-Pete todavía tiene el suyo -le respondió Chris.
-Sí, pero se fue temprano anoche con ese tipo, ¿recuerdas?
-Oh, claro, no lo sé, sólo la otra persona que he visto es Steve, y la suya.

"Sí," suspiró Eric, levantándose ahora que ya había terminado. Alargó la mano y se estiró bostezando. "Juro, estoy enfermo de esta mierda, puedo lidiar con la otra mierda, pero estoy harto de despertar sin pene, hombre". Eric regresó al cuarto de baño. "Pete, ¿puedo pedir prestada tu pene para masturbarme?"

"Sí, yo también," Chris intervino. Podría necesitar una buena jalada.

"Eh, lo siento chicos, tengo que ir a encontrarme con Darren." Darren era el chico de Pete. Chris pensó que era un tipo agradable pero un poco pensativo.

"Aww, vamos, hombre, justo mientras te estás vistiendo", suplicó Eric.

Pete lo pensó, luego cedió. "Uh... bueno, está bien, pero no lo pierdas, y solo tienen unos veinte minutos - estoy apurado". Bajó la mano y apretó en la base, luego sacó su pene y se la dio a Eric, quien la colocó en su entrepierna, la apretó y la pegó. Instantáneamente, se disparó con fuerza, y Eric se dedicó a masturbarla.

-Pero, Pete – replico a Eric-. Siempre quieres ser el primero.

"Es probable, amigo. Ese es mi privilegio" Pete bufó. "Veinte minutos", le recordó a Eric, y salió a vestirse.

Eric no tardó en disparar su carga. Chris se quedó mirando y observando. Una vez que Eric solto su carga, le dio el pene de Pete a Chris, y Chris comenzó a acariciarlo. "Hombre, nunca he tenido el de Pete duro antes", él dijo. -Esto está bien, es muy grueso -le dijo a Eric-.

"Sí, me lo estás diciendo, tú nunca lo has tenido en tu culo antes", Eric estuvo de acuerdo. "Voy a desayunar, ¿quieres cuando termines?"

-Sí, suena bien -le dijo Chris, y se quedó para terminar de masturbarse.

Después del desayuno, Chris y Eric regresaron a la casa. Lars, Tyler y Steve estaban paseando por la sala de estar, limpiando o acostándose con resacas de enfermería. Chris estaba al menos contento de ver que no era el único que había caído presa de la navaja de alguien. Lars estaba tan calvo como él.

Tyler se abalanzó sobre ellos cuando entraron por la puerta. "¿Alguno de ustedes tiene un pene que puedo pedir prestado?" preguntó. "Tengo una llamada de la naturaleza que quiero responder".

-No, hombre, lo siento -respondió Chris.
"Sí, nosotros también. ¿Alguien tiene un pene?" -preguntó Eric a la habitación.
-No -dijo Steve-. Alguien dijo que Pete tiene.

-Sí, le pedimos prestado el suyo antes pero él se iba a encontrar con su muchacho, - les dijo Eric. "¿Quién diablos tomó todos nuestros penes?"

Todos se encogieron de hombros. "Todo lo que hice fue afeitarle a las cejas de Chris después de que se desmayó", les dijo Tyler. "No recuerdo mucho sobre el resto de la noche, sin embargo". Chris le lanzó una mirada fulminante a Tyler. "Eh, idiota, ya me hiciste la mismo hace dos meses, ¿recuerdas?" Tyler se defendió.

"Oh... sí, claro", Chris se acordó. "¿Así que alguien recuerda lo que pasó?" Todo el mundo negó con la cabeza. "¡Hombre, esto es una mierda!" Exclamó Chris. "Me pregunto si alguien nos dio un montón de calmantes o algo así..."

-Te acostumbras -comentó Lars jugando con sus huevos. "No es tan malo una vez que lo haces, pero las primeras semanas de realmente son duras".

"Hombre, no quiero acostumbrarme", respondió Eric, quitándose la camisa. Arrgh. Se dejó caer en el sofá junto a Lars y se quitó el pantalón. "Supongo que este es el sofá de anotación. Todavía estoy jodidamente caliente". Él comenzó a acariciar sus huevos también.

-Aquí, hombre, prueba esto -le dijo Lars, inclinándose sobre la entrepierna de Eric y tomando los huevos de su compañero con su boca.

Lars los rodó con la lengua, a veces dejándolos caer hacia atrás y lamiendo donde normalmente estaba el pene de Eric. Eric solo gimió y se recostó, disfrutando de lo que podía sentir. Chris ayudó a Tyler y Steve a terminar de limpiar. Volvieron a la sala de estar justo cuando los huevos de Eric se detuvieron y el semen se escurrió por el orificio y por encima de sus huevos. Lars lo limpió con la boca, luego se sentó en el sofá para ver la televisión con el resto de ellos.

-"Así que", anunció a la habitación. "Decidí que voy a cortar mis huevos". Los demás lo miraron, sorprendidos.

-"¿Por qué?, siempre puedes usar el pene de otra persona", le preguntó Tyler.

-"Sí, pero estoy harto de tener que pedirlo todo el tiempo, y francamente, estoy harto de estar caliente", les dijo Lars. "Estaba hablando con Ed, ese tipo en la tienda, lo hizo hace unos años, dijo que es bastante agradable, que iba a venir el viernes y lo hare".

-"¿Ed? No sabía que era uno de esos tipos", comentó Steve.

-"Sí, él me contó toda la historia, cuando tenía diecisiete años se fue a México y una puta que había comprado terminó quitándole su pene y se fue con él dijo que no podía soportar estar caliente todo el tiempo, terminó por abandonar la escuela por eso, así que los había cortado", explicó Lars. -Dice que le gusta.

Chris imaginó a Lars, todo liso en la ingle. Como el mamador no oficial de la casa, Lars realmente no necesitaba sus huevos de todos modos, pero Chris se preguntó si él todavía estaría tan dispuesto a darlos después de algún tiempo. Seguramente lo esperaba; Lars era genial con su boca. Sólo pensarlo lo volvió a excitar. Una hora más tarde, Pete entró por la puerta. Los cuatro estaban tumbados, todavía viendo la televisión. -¿Qué pasa, muchachos? -preguntó Pete.

¡Oh, hombre, por fin! -exclamó Tyler. "Amigo, necesito tu pene, por favor, sólo por unos minutos?"

Pete puso los ojos en blanco. -¿Aún no has encontrado todos los suyos? preguntó.

-No, buscamos por toda la casa.

-"Muy bien... hombre, puedes pedirlo prestado ahora, pero no voy a seguir haciéndolo a ti cada vez que necesites una mierda", Pete se quejó, bajando  su pantalón. Lanzó a Tyler su pene y se sentó en el sofá al lado de Lars.

Tyler se lo puso, pero antes de que empezara a masturbarlo, Lars se arrodilló y comenzó a chuparlo. Tyler no tuvo ninguna queja, y pronto disparó su carga por la garganta de Lars.

"Hey, hombre, ¿puedo...?" -preguntó Chris. Pete simplemente agitó la mano con desdén. Tyler entregó el pene a Chris, luego a Steve, y finalmente de vuelta a Pete.

Pete se lo puso de nuevo y de inmediato se estremeció. "Jesús lo dejaron todo babeado, gente... está muy irritado ahora..."

"Hombre, somos como esas brujas de Macbeth o algo así", bromeó Chris. "Seis chicos y sólo un pene entre nosotros".

Unas horas más tarde todos habían llamado a todos los que sabían que habían estado allí, pero no había pistas. "Creo que vi algunos Nu Zetas aqui", dijo uno de los amigos de Chris. Preguntó a los otros chicos, y dijeron, sí, sus amigos habían visto a algunos de esos tipos allí también.

-¿Crees que lo hicieron? -preguntó Tyler.
-"No lo sé", respondió Steve. -¿Por qué lo harían?

Todo el mundo miró alrededor de la habitación, y eventualmente sus ojos se fijaron en Eric, que estaba mirando sus pies y volviéndose un color rojo brillante. "Umm... podría saber".

"¿Qué?" -le preguntó Chris, su disgusto evidente.

-¿Recuerdas el mes pasado cuando fuimos a su casa? -preguntó Eric. Los chicos asintieron. "Escuché que el decano se enojó porque los curadores viajaban al campus al día siguiente, y al parecer ellos se metieron en un montón de mierda por ello. Tal vez es una cosa de venganza".

"Parece muy probable", aceptó Chris. "¿Así que, hacemos?"

Los cuatro chicos sin tardanza llegaron a la casa de Nu Zeta y llamaron a la puerta. El tipo que contestó era obviamente una promesa; él tenía su pene atado a una cuerda alrededor de su cuello - la materia frat hazing usual. "¿Sí?" el chico los saludó, con una mirada sospechosa en la cara.

-Tengo que hablar con Tommy -le dijo Eric al chico. La promesa asintió y fue a buscarlo. Un minuto o dos más tarde, Tommy fue a su encuentro a la puerta. Tan pronto como vio quién era, se echó a reír.

-¿Te lo has imaginado ya? bromeó "Estoy impresionado."

Los cuatro se relajaron, el misterio aparentemente resuelto. "Amigo, vamos, hombre, necesitamos nuestras penes de vuelta", le dijo Eric.

-Está bien, espere un minuto, entre. Tommy los dejó entrar en la sala de estar, se acercó a la caja de trofeos frat, y agarró un puñado de penes. -No sé de quién es cada cual.

-Esa es mía -dijo Steve, tomando uno con un príncipe Alberto de gran tamaño en la cabeza-. Dejó caer su pantalón, se lo puso y suspiró aliviado.

"Ahí está mi chico". dijo Eric, levantando su miembro corto, pero grueso. Tyler vio la suya también.

"No estoy seguro de donde vinieron todos estos", dijo Tommy. Parece que de vez en cuando terminamos con extras.

Chris estaba mirando a través del cubo, pero no pudo encontrar su pene. Había varios ahí, pero ninguno era suyo. Mierda, la mía no está aquí.

-Sí, hombre -le dijo Tommy-. "Recuerdo, el tuyo ya estaba desaparecido, con ese otro tipo... ¿cuál es su nombre, Larry o algo así?"

"Lars. Sí, perdió su lugar hace un año", le dijo Eric.

Chris estaba pateando a través del cubo de todos modos en la vana esperanza de que Tommy estaba equivocado. Parecía que la mayoría de los de allí eran bastante pequeños. Chris no era precisamente muy arrollador, pero era de un tamaño mucho más grande que los que estaban en el cubo. "Oye, amigo, no se lo diré a nadie", dijo Tommy en voz baja, "pero mira, si quieres agarrar uno, Hazlo. Sé cómo apesta perderlo".

Chris suspiró. "No... ninguno de estos realmente vale la pena. Gracias de todos modos".

Caminaron de regreso a su casa, Chris esta triste. Los otros trataron de consolarlo, pero no fue de mucha ayuda. "Así que si no tomaron el mío, ¿quién diablos lo hizo?" -preguntó Chris en voz alta.

Cuando regresaron a la puerta, Lars los estaba esperando. "¿Come te fue?" preguntó.

"Tenemos todos los nuestros, pero el de Chris", respondió Tyler. "No ha aparecido, ¿verdad?"

Lars parecía preocupado. -Bueno, tal vez... -dijo-. Encontré esto en el patio de atrás. Levantó un pene mal mutilado. "Parece que los vecinos lo golpearon con una cortadora de césped." Se la entregó a Chris, que la examinó atentamente, y con una sensación de hundimiento se dio cuenta de que era realmente suya. -Lo siento, amigo -le consoló Lars-.

Chris solo suspiró, derrotado. -Muy bien, -murmuró, dejándose caer en el sofá-.

"Hey hombre, puedes pedir prestado el mío, sabes," Tyler trató de hacer que se sintiera mejor. El otro intervino con ofertas similares, pero Chris simplemente asintió con la cabeza.

"Sí, gracias... Quiero decir, funciona y todo, pero no es lo mismo, ¿sabes?"

Tomó prestado un pene unas cuantas veces la primera semana, pero como él dijo, simplemente no era lo mismo. Tal vez estaba deprimido porque la suya estaba perdida y se había ido para siempre, pero los penes de otros hombres no tenían la sensación correcta. Después de esa primera semana se dio por vencido. "Supongo que me quedaré solo de ahora en adelante", decidió. Tal vez me acostumbrare a eso, como Lars lo había hecho.

Lars era comprensivo, y después de ese primer mes llamó a Chris a su habitación y cerró la puerta. -De acuerdo, te diré algo, pero tienes que prometer que no le dirás a ninguno de los otros chicos -dijo-.

"Está bien," Chris asintió.

Lars abrió la puerta del armario y busco en el fondo hasta encontrar una caja de puros. "Terminé encontrándolo como dos meses después de que lo había perdido", dijo, abriendo el estuche para revelar el pene de Lars dentro. -Estaba en el fondo de mi cajón de calcetines por alguna razón.

Chris no lo había visto mucho; Lars lo había "perdido" su sólo un poco después de Chris lo había conocido. Ahora que lo veía de cerca, estaba bastante impresionado: largo, grueso y agradable con un gran glande. Miró a Lars, confundido.

"No preguntes por qué, simplemente no me gusta usarlo y realmente no lo quiero, ¿de acuerdo? Pero, mira... si lo quieres, es tuyo". Lars le dijo.

"Wow, um, Lars, eso es... eso es genial de tu parte", dijo Chris, sacándolo del estuche. Era pesado, con gruesas venas carnosas. Chris lo puso y lo dejó ponerse duro, extendiéndose a sus nueve pulgadas. "Wow. Tienes uno grande".

"Sí," suspiró Lars. "Voy a ir mañana para cortarme los huevos, lo iba a tirar cuando volviera, pero creo que tal vez te gustaría tenerlo".

Chris lo bombeó varias veces, pero simplemente no fue lo mismo. -Ya sabes -dijo, quitándoselo-, esto podría sonar un poco raro, pero -le devolvió a Lars-, creo que me quedaré con la pica.

"No me suena raro, recuerda a quién estás hablando", le sonrió Lars. "Extraño, ¿no?, una vez que no lo tienes por un tiempo ya no lo quieres."

-Sí -respondió Chris, ahora se daba cuenta.

-"Oye, ¿quieres venir conmigo mañana?"
-¿Qué, para que te corten los huevos?
-Sí, necesito un paseo.

-Sí, claro, te llevaré. Chris hizo una pausa durante un minuto. -¿te gustan los paseos?



Historia Original Aquí.





Autor: Zoroaster       Traductor: DarkSoul

PERÍODO DE DESARROLLO

Estaba aburrido desde hacía bastante tiempo, y había hecho muy poco sobre ello. A pesar de un deseo constante de cambiar las cosas, nada parecía funcionar según el plan. Mi mejor amigo estaba enojado conmigo, pero como de costumbre no me lo diría en mi cara. Él me evita y si nos encontramos de improviso es rígido como un asta bandera......


PERÍODO DE DESARROLLO
Estaba aburrido desde hacía bastante tiempo, y había hecho muy poco sobre ello. A pesar de un deseo constante de cambiar las cosas, nada parecía funcionar según el plan. Mi mejor amigo estaba enojado conmigo, pero como de costumbre no me lo diría en mi cara. Él me evita y si nos encontramos de improviso es rígido como un asta bandera.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Sten





Estaba aburrido.

Estaba aburrido desde hacía bastante tiempo, y había hecho muy poco sobre ello. A pesar de un deseo constante de cambiar las cosas, nada parecía funcionar según el plan. Mi mejor amigo estaba enojado conmigo, pero como de costumbre no me lo diría en mi cara. Él me evita y si nos encontramos de improviso es rígido como un asta bandera.

Mi compañera de cuarto - extraño, es llamarlo así, para referirme a mi amante por quince años como su compañero de cuarto, pero así es como nuestra relación se ha desarrollado. De acuerdo, estamos pasando por algunas viejas rutinas sexuales de vez en cuando, pero ¿qué pasó con la invención, el entusiasmo, la pasión? No es un problema extraordinario para una "pareja de ancianos" como nosotros, supongo, pero aun así. No es que no lo ame. Lo hago,  La mayoría del tiempo es divertido estar con él, y excelente cocinero, él tiene el cuerpo de un nadador y un pene para igualar. Pero la última vez tuvimos una discusión sobre el tema fue tan cotidiano, tan banal, tan heterosexual que salí sintiendo desprecio. De él, de mí mismo, de toda la situación en la que vivíamos.

Así que estaba aburrido. Debía haber algo que pudiera hacer al respecto.

Richard - ese es mi compañero de cuarto - y siempre tuve lo que podrías llamar una relación abierta con él. Esto significa que nunca habíamos tenido la ambición de ser monógamos. Por el contrario, siempre y cuando lo nuestro era seguro. En ese sentido, ambos confiamos unos en el otro, y nuestros problemas domésticos nunca se han visto empañados por celos. De hecho, hemos pasado algunos de nuestros mejores momentos compartiendo los extraños encuentros con otros hombres con los que frecuentemente nos entregábamos. Durante los primeros años de nuestra relación, incluso invitamos a otros chicos a nuestra sala de juegos privada para una pequeña orgía refrescante.

Pero eso fue entonces, esto es ahora. Por alguna razón, Richard parece haberse conformado con una vida doméstica tranquila sin beneficios adicionales. Se ha vuelto, a mi juicio, demasiado cuidadoso para su propio bien, o al menos para el mío. Como el incidente hace cuatro años, cuando había decidido tratarlo con una sorpresa y saltar desnudo en nuestra cama con mis genitales recién afeitado. Eso parecía haberle apagado por completo, y no me toco durante una semana. Estaba herido, y aunque se acostumbrara a mis genitales desnudos a medida que pasaba el tiempo –continué afeitándolos, por supuesto-, todavía puede percibirse algún indicio de rechazo de su parte. Me puse obstinado y desde entonces he tenido mi vello púbico eliminado permanentemente.

Esta interacción entre nosotros ha puesto su marca en nuestras relaciones de estos últimos años, con mis dos pies firmemente en el acelerador, con los suyos firmemente en los frenos. Ni siquiera el hecho de que mi atracción por otros chicos aumentara considerablemente con cada nuevo truco parecía impresionarlo. Lo aceptó, aunque poco a poco, cuando empecé a afeitarme la cabeza e incluso conseguí un buen corte para él, pero se negó a jugar con mis pezones cuando los perforé. Extraña reacción para un tipo que amaba el titplay en ambos sentidos y poseía lo que debe ser la mayor colección de instrumentos de tortura de pezones del mundo, ¿no?

Por lo tanto, durante el último año más o menos, además de cruzar los lugares habituales, recoger a un extraño o dos, he pasado horas en la computadora, buscando cualquier sitio de sexo que pudiera encontrar. Los heteros realmente me entristecen, por no decir me provocan a veces. La mayoría de ellos parecen evitar la alegría del sexo y concentrarse en los sexos de las chicas y las ingles expuestas. El trasero ocasional de un hombre desnudo, por más firme y caliente que pudiera ser, nunca pudo derrumbar la impresión de sordidez de estos sitios. Entonces encontré el BME.

No fue muy emocionante al principio. Quiero decir, he conocido a un número de chicos tatuados antes, incluso con imágenes más bien avanzadas grabadas en su piel, y he contemplado una colección de piercings para que coincida con mis pezones. Nada en el BME era una noticia para mí, para decirlo sin rodeos.

Pero entonces me golpeó. Lo que encontré, creo que no era tanto la diversidad de cosas que podías hacer a tu cuerpo sino la tolerancia, o aceptación, que estaba respirando a través del material presentado en el sitio. Por extrema que fuese, no había indicios de moralismo o rechazo. Al principio me fui a las historias, algunas de las cuales me pareció muy emocionante, mientras que al mismo tiempo algunas de las fotos casi me sorprendieron. Pero finalmente, también las fotos me agarraron con una extraña fascinación, del tipo que nunca deja tu mente completamente y que al final comienza hacer que tu imaginación corra salvajemente.

Aunque tuvimos nuestras diferencias, sabía que tenía que contarle a Richard sobre mis descubrimientos. No dejas a un hombre durante 15 años totalmente en la oscuridad sobre sí mismo, al menos eso es lo que siempre me he dicho a mí mismo. Honesto antes de la seguridad, tal vez. Sabía, por supuesto, que tenía que pisar con cuidado.

Unas semanas más tarde, Steve llegó y todos estábamos envueltos en algún sexo caliente hasta las tempranas horas de la mañana. Cuando se trata de modificar tu cuerpo, Steve estaba muy por delante de mí, y curiosamente, Richard no parecía objetar, a Steve a través de la punta de su gran pene sin cortar ni a su tatuado espalda, vistiendo un negro, simétrico Patrón que había aprendido era ser llamado tribal. Por el contrario, por primera vez no sé por cuánto tiempo, Richard parecía completamente a gusto y se dejó trabajar bastante bruscamente. Mi apuesto compañero de cuarto / amante era un espectáculo como una ventosa trabajando sobre sus pezones y un consolador por el culo y su pene sin cortar hacia arriba. Cuando Steve se inclinó hacia adelante para atar las correas de cuero alrededor del escroto de Richard empujé mi polla en su tentador culo, y todos llegamos a un orgasmo casi simultáneo.

Steve se fue, dejándonos satisfechos y exhaustos, y decidí que ahora era el momento para una primera indicación cuidadosa de mis conclusiones de Internet. Ambos estábamos acostados en nuestra cama, Richard con las manos sobre sus genitales y yo a un lado, sobre mi codo derecho, observándolo. Comencé a hablar, tentativamente al principio, con más avidez cuando noté que estaba escuchando, atento.

Me levanté para ir al baño y tal vez estuviera imaginando cosas, pero pensé que vi un nuevo vistazo en los ojos de Richard, un cambio de actitud.

Al principio lo confundí con su habitual escepticismo y me quedé más que perplejo cuando volví y lo encontré sentado en la cama, mirando directamente a mí, diciendo algo sobre lo contento de que le digiera, necesitavamos un nuevo comienzo...

Tampoco tenía las manos en la entrepierna. En lugar de eso, estaban firmemente sujetas alrededor de un sobre. "He tenido esto guardado en mi cajón durante bastante tiempo", él dijo, "Ábrelo".

Abrió el sobre y extrajo los papeles. Habiéndome entregado al contenido, lo miré directamente, desconcertado.

"Encontrarás los detalles en el apéndice", dijo Richard sonriendo.

El sobre contenía un contrato de Esclavitud, perfectamente redactado y ya firmado por Richard. Había una línea punteada con mi nombre debajo, en letras mayúsculas. Fingí interés mientras mi mente producía muchas preguntas silenciosas. Así que Richard también tenía sus secretos. Y todos estos años pensé que estaba contento con... bueno, una falta de consideración, de empatía por mi parte. Me sentí asombrado por mi egoísmo, mi incapacidad de ver realmente a Richard como algo más al lado de una cómoda, mas como un ama de llaves.

También tenía dudas sobre mí mismo en esta nueva situación. ¿Yo, un Amo? De acuerdo, me gustó estar arriba con el chico correcto, pero también amaba el tratamiento áspero de alguien tan inclinado. Así que, ¿realmente era material para ser Amo? Mis dudas no me dejarían. Supongo que tenía miedo, miedo de no hacerlo - o tal vez simplemente miedo de no tener ambas cosas. Richard, ahora una nueva persona para mí, por supuesto, vio eso.

"Eres un Amo para mí", dijo, "el único que quiero. Siempre estará Steve y un montón de otros para ayudarte con tus otras necesidades".

El contrato era sencillo y el apéndice más que explícito. Richard era de mi posesión en cuerpo y alma, explorar y ampliar sus límites, modificar su cuerpo según mis propias preferencias y llevarlo paso a paso hacia su objetivo último: ser mi esclavo eunuco para siempre.

"¿Sorprendido? Agradablemente". Richard sonrió cuando se levantó de la cama y caminó hacia el estudio, siguiéndome como un perro fiel. Puso el ordenador, conectado a la red y dijo: "Este es uno de los enlaces que mencioné".

Se llamaba el Archivo Eunuco, y estaba lleno de historias sobre hombres, algunos castrados con fuerza, otros ansiosos de separarse de su virilidad o buscar a alguien que quisiera tomarla. Y me enganché.

Richard continuó realizando sus tareas habituales durante un par de semanas, mientras me entregue a leer virtualmente cada historia gay del archivo. Los que más me atraían eran los que trataban con hombres que voluntariamente entraron en el mundo de la modificación severa del su cuerpo, hombres que en realidad ansiaban tener sus huevos cortados. Había historias, también, sobre cortar penes, más o menos sofisticadamente. En un momento, Richard vinculado de nuevo a la BME, me presentó a una sección llamada ¡Nulo! Y me mostró fotos de un hombre con barba gris, tatuado, sonriendo y aparentemente feliz, cuyas piernas se juntaron en un vacío, sus genitales completamente eliminados.

Bueno, no tuve mucha elección, ¿verdad? Decidí que quería mantener la buena vida - aburrida, bien, pero cómoda - que Richard y yo habíamos tenido durante tanto tiempo, y la única manera de hacerlo era dejar que él tuviera su camino. Todavía lleno de dudas, firmé el contrato, dándome el control total de su cuerpo y alma, al mismo tiempo dejando que sus deseos controlaran mi vida.

En el momento en que lo hice, recuperé mi confianza en mí mismo. De repente me di cuenta de que podía usar toda mi imaginación para convertir a Richard en el esclavo perfecto, el que nunca antes me había dado cuenta de que necesitaba y del que Richard había ido creciendo. Su renuencia a aceptar mis modestas iniciativas modificadoras del cuerpo fue probablemente el resultado de su propia lucha con sus deseos internos, psicológicamente, me di cuenta, esto era igual a un tercero que salía, o algo por el estilo. Puse todo mi esfuerzo en la transformación de Richard, y encontré, a lo largo del camino, la ayuda que necesitaba, a veces en la red.

Así, mi aburrimiento desapareció, y Richard furioso con el orgullo. Le había dicho que quería un esclavo orgulloso de su esclavitud, orgulloso incluso en momentos en que tenía que humillarlo en público. Quería un esclavo fuerte y confiado en sí mismo, no un cobarde que se compadeciera de sí mismo. Él era bastante inventivo cuando empezamos a reconstruir nuestro apartamento y convirtió la habitación más grande en una verdadera mazmorra, con un pequeño auditorio. La emancipación de Richard lo había convertido en un verdadero exhibicionista, y en ese sentido coincidían nuestros deseos.

Apenas dos días después de firmar el contrato lleve a Richard a la clínica donde le quitaron el vello púbico para discutir la mejor manera de librar a Richard de él. Era bastante peludo, una cadena de vello corría desde su área púbica hasta su fuerte pecho de vello oscuro. El proceso le costaría a Richard una buena parte de sus ahorros, pero cuando estaba allí, en el consultorio del doctor, su orgulloso pene sobresalía de su entrepierna, sabía que no se arrepentiría de pagar una pequeña fortuna. El método de depilación había mejorado desde que fui a través de la mía, el láser se había introducido, todo el procedimiento podría realizarse mucho más rápidamente.

Cuando salimos de la clínica ese día, Richard con su pantalón de mezclilla roto, botas y camiseta negra, nadie más que nosotros sabía que sus genitales estaban completamente desnudos. Tres semanas más tarde, la ropa no podía ocultar la falta de vello de Richard. No había un solo vello en su cuerpo, e incluso las pestañas habían desaparecido.

Sé que el proceso no era demasiado cómodo porque había tomado la oportunidad de hacer mi cabeza, también.

Hasta ahora, Richard llevaba su insignia de esclavo con orgullo. Parecía como si estuviera esperando ansiosamente el siguiente paso sin tener en cuenta cualquier dolor o molestia que pudiera estar involucrado. Al lado de sus tareas domésticas habituales que ahora él siempre realizaba desnudo, muchas veces con una erección - él cumplió un programa diario duro de formación, fijado para conservar sus músculos definidos. Su figura se volvió más confiada, más libre, paradójicamente, por el día.

Para la primera sesión de tatuaje había invitado a un grupo de personas bastante espectaculares, todas seleccionadas de los anuncios en el BME. Había un montón de lóbulos de las orejas estiradas, lenguas divididas, bodas tatuadas, incluso un pene dividido entre ellos. Todos aplaudieron cuando traje el Richard sin vello pero todavía intacto a la habitación. Fue acostado boca abajo sobre el sofá de cuero y el artista del tatuaje entró, sacó su equipo y se puso a trabajar. Empezó por el culo de Richard y a la intrusión de la aguja, el cuerpo de Richard se estremeció. Sin embargo, no emitió ningún sonido.

Varias sesiones más tarde, todas presenciadas por el mismo grupo de freaks de la modificación del cuerpo, cada centímetro del cuerpo de Richard estaba cubierto con tatuajes rituales, negro y plata eran los colores dominantes. Si miras de cerca, el ingenioso patrón de diseño revelará un efecto trompe l'oeuil. Durante una fracción de segundo verías que el patrón consiste en la palabra Esclavo, cubriéndolo por todas partes, incluyendo la cabeza y la cara. Mi propio tatuaje recién adquirido era de un diseño más neutral y sólo cubría mi espalda desde el cuello hasta mi trasero. Hasta ahora, al menos.

Mientras tanto, había aprendido los secretos de la perforación, y decidí perforar a mi esclavo. Como la perforación del cuerpo no estaba a tiempo, me concentré en la cara de Richard. Los lóbulos de las orejas - para ser estirados, más tarde, la lengua - para ser dividido más tarde, septum y nosewings, labio superior e inferior - podría ser útil para poder silenciarlo momentáneamente con un anillo o barra a través de los dos agujeros.

Para la siguiente modificación tuve que llevar a Richard al aire libre en plena luz del día. Naturalmente sus tatuajes, las barras de acero a través de su nariz, el anillo que cerraba su boca atrajeron mucha atención. Como a mí, presumiblemente porque mi tatuaje de espalda había comenzado a arrastrarse por mi cráneo. También tenía las nalgas hechas, lo cual era una experiencia infernal, pero naturalmente ningún transeúnte podía ver el resultado. Por la noche, al regresar a casa, Richard se quejó de dolor en su mandíbula. No era de extrañar, ya que el cirujano dental había reemplazado sus muelas por colmillos de una pulgada de largo y reducido todos sus otros dientes a simple rastrojo. Sin embargo, su pene hablaba otro idioma. Su jean raído casi cedieron a la presión del miembro creciente.

Estaba a punto de explotar cuando le dije que la próxima vez que tuviéramos una audiencia yo traería a un cirujano, también. Me burlé de él un poco, sin embargo, porque la próxima sesión no implicaba su castración, no totalmente, de todos modos. Quería mejorar el factor de anticipación, tanto por él como para mí. Así que, cuando el cirujano se fue, Richard se quedó con tres suturas en la parte superior del cuerpo, apenas visibles entre los diseños de tatuajes. Las suturas dejarían sólo cicatrices débiles de sus tetillas y ombligo.

¡La vista del rostro tatuado de Richard bajando para recibir mi pene estallando en su boca! La sensación de su boca alterada con los colmillos flanqueando mi pene y de la barra en su lengua cuando comenzó a sondear bajo mi prepucio era increíble...

Entonces llegó el día en que la última transformación de Richard debía realizarse. Parecía perfectamente a gusto, incluso ansioso. Fue entonces cuando me di cuenta de que me había atrapado. Se suponía que debía ser el Amo, la mente detrás de todo lo que había sucedido y le iba a pasar. Era cierto que lo había hecho, pero sólo de acuerdo con los deseos de Richard, que había interpretado como propios. Incluso había seguido en cierto modo sus pasos, después de haberle quitado todo el vello permanentemente y cada centímetro de mi piel tatuado.

Aun así tuve que seguir adelante, y la audiencia que miraba al cirujano preparar el traslado de la uretra de Richard a un punto entre sus piernas comenzó a entender para lo que habían sido invitados. Algunos de ellos estaban desnudos en el auditorio, sostenidos en correas por sus amos. Al parecer, todos los esclavos habían sido castrados y un par de ellos expuestos orgullosamente a las inglesas totalmente desnudas.

Le ayudé a entrar lentamente en el catéter a través de la hendidura de Richard, empujándola suavemente por el eje hasta llegar a su vejiga. Entonces, sorprendentemente, el cirujano penetro el ano vacio de Richard con algo que parecía un tubo de enema, pero de hecho era un instrumento quirúrgico. Momentos más tarde, el tubo se retiró, llevando consigo la próstata de Richard. Richard, por supuesto, era muy consciente de lo que estaba pasando, ya que el anestésico sólo lo liberaba de algunos de los dolores involucrados, pero todo lo podía ver, mostrando una sonrisa en su rostro y la blancura de sus hebillas como su mano firmemente tiró a El sofá de cuero en el que estaba tendido.

Y ahora era el momento de las partes visibles de los órganos sexuales de Richard. Ya era hora de que fuera totalmente castrado, completamente mi esclavo eunuco para siempre. Entonces, ¿por qué parecía disfrutarlo más que yo?

El bisturí le cortó rápidamente el escroto, y en poco tiempo sus huevos colgaron libremente de sus cuerdas. Snip, snap y los dos testículos se unieron al escroto cortado en una placa de acero por debajo de la mesa de operaciones. Ya era hora de que su pene se añadiera a la carne superflua. Cavando profundamente en la ingle de Richard, el cirujano corto su pene, todo, también la parte que normalmente no era visible, lejos de su cuerpo, dejando el catéter colgando de una ingle vacía.

Richard había podido observar todo el procedimiento y la expresión de su rostro cuando el cirujano cerró la herida, dejando sólo una pequeña línea de puntadas bien hechas, era de alivio y satisfacción.

Durante el período de curación de Richard, varios de mis nuevos amigos Amos me ofrecieron sus esclavos, para servicio sexual y en algunos casos por modificaciones más avanzadas. En uno de ellos, un chico joven que había sido anulado hace sólo dos meses, me desafiaron a realizar una anulación completa de dientes, así como una amputación de su lengua, y así lo hice. Otro Amo quería mejorar su maestría, y así aprendí que era posible agrandar de forma permanente el pene de una persona y darle una erección para siempre.

Eso me mantuvo muy ocupado durante el período de la curación de Richard, y entonces quise dirigir mi atención solamente a él. Funcionó bien al principio, Richard parecía bien ajustado y perfectamente preparado para responder a todas mis demandas, sexuales o de otra manera. Dentro de unos meses, sin embargo, las cosas parecían volver a lo que podríamos llamar normal. Esto significó que me di cuenta de que tenía que tomar todas las iniciativas, Richard cumplió, y luego volvió a su anterior estado de completa docilidad, de satisfacción con las pequeñas tareas domésticas que había realizado antes de que nuestro contrato fuese firmado.

Después de medio año de ser Amo me aburrí de nuevo. No era que no tratara de entretenerme. Seguí actuando de Amo a otros esclavos, tuve un sexo increíble en el proceso e incluso dominé a algunos de los Amos. Lo suficientemente emocionante, pero era Richard lo que quería. Toda su atención, su constante servidumbre y su amor.

De alguna manera tengo que admitir que tenía todo eso. Sin embargo, sentí cierta decepción en el desarrollo de nuestra relación. No podía culpar a Richard. Era totalmente inconcebible esperar que un hombre totalmente asexuado satisfaga a otro tomando iniciativas sexuales, lo sabía. Su papel era obedecer, el mío para dar órdenes. Sin embargo, estaba aburrido, sobre todo por tener que dar órdenes.

Discutí mi situación con varios de los otros Amos, a los que algunos de ellos habían tenido problemas para adaptarse a sus roles, pero finalmente encontraron una forma cómoda de jugarla. Estas conversaciones no me convencieron completamente. No fue antes de casi un año que encontré la respuesta. Steve fue el que me guió en la dirección correcta.

Lo hizo después de un impresionante trío en nuestro apartamento. Tenía mi pene hinchado profundamente empujado por la garganta de Richard y mi cabeza entre sus piernas, mi lengua lamiendo su nuevo orificio cuando de repente Steve agarró mis brazos, los cerró detrás de mi espalda y casi me parte mi culo con su grueso pene. Sentí que mi cuerpo se relajaba, apoyado pesadamente en la de Richard, mi mente en un estado de completa confusión, pero agradable, emocionante. Antes de irse, Steve concluyó: -Bueno, es obvio, ¿no crees? -Dijo buena suerte.

Como no estaba seguro de que Richard hubiera notado lo que había sucedido, sentí que había discutido mis conclusiones con él. El suyo no respondió, sólo me miró con una expresión de completo - bueno, hermana, supongo. Continuamos haciendo el amor hasta el amanecer y esa noche él prestó la atención completa a mi pene e intensificó su ambición para darme satisfacción sexual completa.

Cuatro semanas más tarde, fue Richard quien, con cuidado y con ternura, me quitó las puntadas de mi entrepierna ahora vacía. Mis tetillas, el ombligo, la próstata, pene y huevos se habían rendido al cuchillo del cirujano tres semanas antes. Ahora estoy convencido de que Richard y yo viviremos juntos por el resto de nuestras vidas, igual por fin. Viviremos en armonía y amor, dos hombres totalmente tatuados, traspasados ​​y anulados en unanimidad.

Y mi aburrimiento ha desaparecido.





Historia Original Aquí.





Autor: Sten       Traductor: DarkSoul

PENSÉ QUÉ ERA SOLO FANTASÍA

Fui secuestrado y llevado a una "sala de operaciones". Lucho cuando 4 o 5 chico desnudos calientes me ponen en una mesa de operaciones y me sujetan abajo mientras pasan las correas de cuero pesadas a través de mi pecho, cintura, y frente, después estiren mis brazos hacia fuera, las correas abajo, también, y finalmente, Levantan mis piernas sobre estribos y sujetan las correas por mis rodillas, dejándome completamente inmovilizado e indefenso. Me meten una mordaza inflable en la boca y no puedo hacer más ruido......


PENSÉ QUÉ ERA SOLO FANTASÍA
Fui secuestrado y llevado a una "sala de operaciones". Lucho cuando 4 o 5 chico desnudos calientes me ponen en una mesa de operaciones y me sujetan abajo mientras pasan las correas de cuero pesadas a través de mi pecho, cintura, y frente, después estiren mis brazos hacia fuera, las correas abajo, también, y finalmente, Levantan mis piernas sobre estribos y sujetan las correas por mis rodillas, dejándome completamente inmovilizado e indefenso. Me meten una mordaza inflable en la boca y no puedo hacer más ruido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SECUESTRO] [MEDICO] [VAGINOPLAS] [FEMINIZADO] [VIOLADO]


Categoria: Gay      Autor: YourPhriendly





Fui secuestrado y llevado a una "sala de operaciones". Lucho cuando 4 o 5 chico desnudos calientes me ponen en una mesa de operaciones y me sujetan abajo mientras pasan las correas de cuero pesadas a través de mi pecho, cintura, y frente, después estiren mis brazos hacia fuera, las correas abajo, también, y finalmente, Levantan mis piernas sobre estribos y sujetan las correas por mis rodillas, dejándome completamente inmovilizado e indefenso. Me meten una mordaza inflable en la boca y no puedo hacer más ruido.

Por el rabillo del ojo, veo otro hombre llegar a la mesa; ¡Él lleva solamente un abrigo de doctor sobre su cuerpo desnudo! Él inspecciona las correas, asegurándose de que estén seguras, entonces él habla.

-"Te hemos estado observando", dice, dándole a mi cuerpo caricias suaves.
-"Y eres perfecto para nuestros experimentos quirúrgicos". Dijo el hombre.

Mis ojos se dilataron cuando mueve un monitor de televisión delante de mi cara; ¡Mostrando una vista sin obstáculos de mi pene completamente expuesto y huevos! ¡Lucho contra mis retenciones como el 'doctor' acaricia mi pene y mis huevos!

-"Ya no necesitas estos", continúo.
-"Porque te vamos a dar una vagina”. Dijo el hombre.

Una vez que te preparen, comenzaremos. Primero, voy a castrarte. Abriré tu escroto, sacare tus huevos, estirare las cuerdas hasta donde sea posible, y mientras que todavía estén conectados tus huevos a tu cuerpo, los pondré en una sartén. ¡El dolor va a ser insoportable!"

Lucho más duro, pero en vano.

-"¡Después de que la fritura esté completa, voy a cortar las cuerdas, y ese será el final de ti como un hombre!" Dijo el hombre.

Mi miedo me hace respirar pesadamente; ¡También me doy cuenta de que mi polla se ha vuelto dura!

Me acaricia mi pene varias veces.

-"Muy impresionante", señala, su mano apretando,
-"Pero no por mucho tiempo, porque la cirugía es muy complicada, te daré analgésicos, pero estarás despierto para verme quitar tu virilidad para siempre". Dijo el hombre.

Los chicos desnudos se acercan.

-"Primero, sin embargo". El doctor continúa,
-"Debes ser preparado, después de eso, será ordeñado de una y otra vez, por lo que tus huevos serán drenados antes de comenzar, mis chicos te follarán por tu culo tanto como ellos quieran, ¡Y voy a dejar que se vengan, también! "

Los chicos todos ríen; ¡Varios otros se unen al grupo también, todos desnudos, y con penes enormes!

-"¿Deberíamos empezar?"

Uno de los chicos toma una rasuradora eléctrico y la mueve hacia mi entrepierna; ¡Lucho y trato de gritar a través de la mordaza, pero mi esfuerzo se desperdicia! ¡Siento el zumbido del aparato contra mi piel, mientras remueve mi vello púbico!

"El no te va a afeitar hasta el nivel de la piel", explica el médico, "Él lo está haciendo más corto para que luego rasurar, el resultado es mucho más limpio, y es mucho más doloroso para ti también".

¡Siento que las vibraciones se mueven arriba y abajo de mi torso, las piernas, el culo y entre mis nalgas, y, por último, mi pene y huevos! Veo los vellos cortos que quedan en la estela de la maquinita en la pantalla del monitor, ¡temiendo el siguiente paso!

Otro chico desnudo mueve un carrito pequeño entre mis piernas. Toma una cera tibia, la esparce alrededor de mi ombligo, luego pone una tira sobre ella; Sin previo aviso, él la rasga, ¡tomando mi vello con ella! Más cera, un poco más bajo esta vez, ¡y RIP! ¡Una y otra vez, la cera arranca el vello de mi área púbica, mi culo, entre mis nalgas, y finalmente, pene como huevos!

El médico revisa la piel; ¡Ni vello pudo ser encontrado!

-"Y ahora". Él anuncia, con toda naturalidad. "Debe ser purificado".

Entonces otro de los chicos desnudo mueve un soporte alto entre mis piernas; ¡En la parte superior hay una bolsa de enema muy grande! De una bandeja cercana, agarra un tubo grande que lubrica; Él echa un poco de lubricante en sus dedos, y luego los desliza en mi culo. Me tenso, ¡pero eso no le impide empujar los dedos! Me penetra el culo por un rato, luego toma el tubo del enema del soporte, lo lubrica también y lo desliza dentro de mi culo. ¡Entro tan suavemente, cuando me doy cuenta de lo que está haciendo, ya ha empezado a inflar la doble boquilla ¡Bardex!

¡Me quejé a través de mi mordaza cuando el agua comenzó a fluir! ¡Lo siento atravesando mis entrañas, y rápidamente me llena, provocándome calambres. El dolor me hace luchar aún más, pero todavía estoy indefenso. Justo cuando siento como que estoy a punto de estallar, el médico saca el tubo, y luego pone un dispositivo en mi vientre hinchado. ¡Aprieta un interruptor y la caja empieza a vibrar! Puedo sentir el agua chapoteando dentro de mí, y solo hace que los calambres empeoren! Dura por lo que parece horas, y cuando finalmente se detiene, estoy agotado.

Siento que la hinchazón disminuye cuando el médico libera la abrazadera; Los calambres bajan cuando mis intestinos se vacían, y suspiro con alivio a través de la mordaza. Uno de los chicos desnudos limpia mi ano, después me lubrifica otra vez. Por el rabillo del ojo, veo una línea de chicos desnudos, todos jugando con sus duros pene, ¡y sé que pronto cada uno de ellos va a violar mi culo indefenso!

El médico recoge un tubo con una manguera de plástico unido a él y lo desliza sobre mi pene, luego recoge una sonda y se desliza en mi culo.

-"Es hora de que desagües". Anuncia.

Él aprieta un interruptor, y el tubo de mi pene comienza a succionar mi pene desde dentro; Otro interruptor, y la sonda anal empieza a vibrar. ¡Se siente bien, y aunque no quiero, empiezo a excitarme como el infierno! ¡Mi respiración se hace más pesada a medida que las vibraciones se intensifican! Lucho contra las restricciones cuando los sentimientos me abruman, y por mucho que trato de resistir, ¡estoy sobre el borde y disparo una carga gigantesca! Una vez que estoy ordeñado, trato de relajarme, pero la succión y la vibración lo hacen imposible; Dispara una y otra vez, ¡más de lo que nunca pensé que podía! Empiezo a sentirme flotando mientras mis jugos viriles son drenados por la fuerza de mi cuerpo, ¡impotente para detenerlos!

¡Justo cuando pienso que no puedo disparar más, tengo una explosión de semen final de mi pene desamparado y me desmayo!

No sé cuánto tiempo quedo inconsciente, pero gradualmente vuelvo a la conciencia. Mi pene ya no está con el tubo, pero todavía estoy tan amarrado como antes.

-"Y ahora", el doctor anuncia, "Tu culo está bien preparado..."

Él toma un poco de lubricante y lo esparce por mi pobre pene desvalido, luego pone algo que se parece a una pequeña gorra en mi glande.

-"Esto tiene pinceles pequeños para que tu glande se estimule continuamente", explica, "hará que tus músculos pélvicos se contraigan, incluyendo tu ano. ¡Mientras estás siendo penetrado, hará que tu culo apriete los penes con fuerza! "

¡Presiona un botón y la cosa en el glande cobra vida! ¡Estimula de un tirón mi glande como los cepillos estimula la carne ya sobre estimulada aún más! Se detiene rápidamente cuando uno de los chicos desnudo se coloca entre mis piernas extendidas; Él gentilmente coloca su glande - mucho más grande que el mío - en mi culo cautivo, entonces empieza a empujar y el gorro vuelve a la vida! Aprieto mi ano, apretándolo alrededor del caliente pene que me penetra sin descanso. El médico sabe lo que está haciendo; Justo cuando estoy a punto de desmayarme, él retira la cosa de mi glande, pero el chico sigue empujando por mi ano indefenso. Puedo oír vagamente el gruñido del chico cuando él está cerca de venirme; De repente, la cosa en mi glande se activa de nuevo, mi culo se aprieta, y el mete su pene duro hasta el fondo justo cuando se viene.

¡El primer chico me la saca, inmediatamente reemplazado por un segundo chico, luego un tercero, un cuarto, y en poco tiempo, pierdo la cuenta! La estimulación ininterrumpida de la cosa en mi glande me está volviendo loco de placer y dolor.

De repente, se detiene. ¡El último chico me la saca después de tirar una carga titánica encima de mi culo!

El médico viene con una manguera de enema y hábilmente la desliza por mi ano; Infla el Bardex doble y deja fluir el agua. ¡En poco tiempo, estoy lleno, y de nuevo cólicos! No toma mucho tiempo para que el doctor suelte el agua, y drena rápidamente, para mi alivio.

Recoge un espéculo anal grande y lo sostiene delante de mi cara; ¡Mis ojos se ensanchan mientras me pregunto si mi pobre culo puede soportar estar tan estirado! No tengo elección, y el espéculo se mete; ¡El doctor lo abre, y yo gruñido a través de la mordaza cuando lo siento ampliar mi culo indefenso! Más ancho y más ancho, me hace pensar si me va a dividir en dos.

¡Sorprendentemente, no!

Puedo ver a los chicos engrasar sus manos; ¡Sé que pronto, esas manos estarán todas en mi desamparado agujero!

¡El primer chico prende sus dedos juntos y los desliza en mi ano atormentado! De repente, el aparato del glande se activa de nuevo, enviando una sacudida a través de todo mi cuerpo. Aprieto mi culo alrededor de la mano que se desliza casi sin esfuerzo, el resultado de continuo golpear-golpeando. Siento que se desliza por el esfínter interno, y en el monitor, veo su mano en mi culo hasta la muñeca. Él gira su mano mientras entra, su antebrazo que desaparece lentamente, subiendo al codo, y él vacila antes de empujarlo, y veo mi culo tragar su brazo casi hasta el hombro. Gimiendo a través de la mordaza cuando las sensaciones extrañas se mezclan; ¡Por el exceso de estimulación de la cosa en mi glande junto con la estimulación anal del puño!

Después de una eternidad, saca su brazo; ¡Miro a mi pobre culo abusado boquiabierto ancho en el monitor y estoy sorprendido de que podría ser estirado tan ancho! Apenas pasa un segundo, antes que el siguiente deslice ambas manos lentamente; Sorprendentemente, ambas encajan. Él los separa dentro de mí; ¡Estoy impresionado! Chico # 3. Pelotas de su puño y puñetazo. Como una eternidad pasa, estoy casi al límite en todos los sentidos que puedo imaginar, y varios que no puedo, incluyendo un chico que mete su mano mientras otro me estaba penetrando por el culo.

Y luego, se acabó; Otro enema, otro relleno y vacío. ¡Trago saliva, sabiendo que pronto, mi virilidad será una cosa del pasado! Empiezo a respirar pesadamente, ¡el miedo desborda dentro de mí!

Dos chicos comienzan a lavar todo el sudor de mi cuerpo; Completamente, expertamente, me limpian. Es genial, y después de todo lo que he sufrido, se siente bien. Ellos progresan a cubrirme con betadine solución para desinfectar mi piel; Hace frío, envía un escalofrío a través de mi cuerpo, solo en parte por la solución...

El doctor toma un bisturí y camina tranquilamente hasta quedar entre mis piernas. ¡Su mano enguantada agarra mis huevos, ¡apretándolas sin piedad! Grito a través de la mordaza, luchando, pero limitado demasiado impotente para escapar. Él ríe, ¡luego coloca el escalpelo en la línea central y corta! El dolor abrasador brota a través de mi cuerpo, y grito de nuevo. ¡Veo sangre en mis huevos, y el bisturí moviéndose adelante, cortando la piel de mi escroto! El médico hace una segunda incisión, cortando la membrana, y pronto, saca mis pobres condenados huevos. Una vez que están libres, ¡sigue estirándolos tan lejos de mi cuerpo como puede!

Uno de los chicos mueve una parrilla pequeña con una sartén entre mis piernas y las posiciona para que mis huevos sean puestos en él. Coloca los orbes en un soporte metálico y los deja sobre la parrilla. Siento el calor entre mis piernas, y después de un minuto más o menos, pone mis huevos en la parrilla. ¡El dolor es aún mayor que la incisión, y me siento sudando cuando escucho a mis huevos empezar a chisporrotear! El fuego está cocinando mis testículos, y estoy impotente para detenerlo. A través del dolor, miro el monitor; ¡Veo a mis testículos asándose a la parrilla como un bistec!

El médico mira mis huevos asándose, luego toma una abrazadera y agarra uno de los cordones, y lo repite en el otro lado. ¡Un par de cortes rápidos y mis huevos se han ido para siempre! Él toma un electrocauterizador y quema los extremos de las cuerdas, y todo está hecho!

¡Él saca la sartén de la parrilla, luego sostiene mis huevos asadas frente a mí, entregándolas a uno de los chicos, que procede a hacer una sabrosa cena con ellos!

-"Y ahora", el doctor dice, "Denle algunos analgésicos para el resto. No quitarán todo el dolor, principalmente porque quiero que sufras al menos un poco mientras esto sucede".

Él sostiene una aguja hipodérmica, luego procede a inyectar mi pene, y varios otros lugares a su alrededor. Después de unos minutos, inserta un catéter, luego toma su bisturí y comienza a cortar debajo de mi paquete. Después de ese corte, corta alrededor de mi glande y desliza la piel hacia abajo. Él hace varios cortes más, y desliza los restos de mi pene a lo largo del catéter. ¡Varios cortes más, y hay un agujero entre mis piernas! Él toma la piel de mi pene, coloca su dedo adentro, y lo gira al revés. Pronto lo coloca dentro del agujero y empieza a coser; Después de un rato, todo está cosido, ¡ya tengo una vagina!

¡Ahora, no tenía el pene más grande del mundo, pero realmente no tenía la intención de perderlo!

No estoy seguro de qué pensar; El doctor coloca algo que parece un consolador en mi nueva vagina.

"Eso evitará que se cierre", explicó el doctor, "¡Tu nueva vagina va a tener mucho uso!"

Otra inyección, y todo se oscurece...  Me despierto. No puedo moverme. Estoy en algún tipo de marco. Mis brazos están atados a una barra; Mis piernas están extendidas hacia los lados. Hay dos pequeñas plataformas de tamaño para los pies delante de mí.

Hay algo que me mantiene la boca abierta.

¡No puedo mover un músculo!

El doctor entra en la habitación.

"Tu nueva vagina está completamente curada ahora", explica, "has estado dormido durante un mes mientras te curabas". Me dice

Lo miro, preguntándome, casi suplicante.

"Vas a ser penetrado por tus tres hoyos", continúa, "Los chicos utilizarán los tres de tus agujeros al mismo tiempo mientras estás recluido en el marco".

Él toma un poco de lubricante y lubrica tanto mi nueva vagina como mi ano. Tres chicos entran; Uno se coloca delante de mí, el segundo detrás, y el tercero sube para arriba y se coloca en las plataforma pequeñas.

-De acuerdo, hombres -dice el doctor-, puede comenzar.

Los tres penes de los chicos ya están duras ¡Me las meten en mi vagina, culo y boca! ¡Más y más fuerte empujan, y no puedo hacer nada para detenerlos! Pronto, todos se vienen muy fuerte, en mi interior. ¡Al momento en que terminan, otros tres chicos tomar su lugar y empezar a penetrar todos mis agujeros!

"Esta será tu vida de ahora en adelante, ser un juguete sexual", el doctor dice, "Espero que lo disfrutes..."




Historia Original Aquí.




Autor: YourPhriendly       Traductor: DarkSoul

PLATO FRIO

James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida......


PLATO FRIO
James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ZOOFILIA] [VIOLACIÓN] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: RavenWings





James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida.

Ahora, que se despertó para encontrarse atado a una mesa, con sus nalgas apoyadas sobre ella, las piernas abiertas, y una mordaza de bola en la boca que le impedía hablar. Sus ojos escudriñaron la habitación blanca que ocasionalmente había usado con su esposa como castigarla a placer.

-"Hola amor", escucho James la voz era de su esposa, pero de alguna manera cambiada.

Tenía una ventaja confiada que no había oído antes. James tuvo que mover su cabeza y su torso, que se elevaron lentamente mientras la mesa lo sostenía hacia arriba. Estaba lejos de estar en una posición cómoda.

Ahí estaba su esposa. Hacía tanto tiempo que no la había llamado por su nombre que lo había olvidado. Pero ahí estaba ella. Estaba casi desnuda excepto por lo que parecía un bikini de cuero que cubría su sexo. La luz remarcaba las varias cicatrices de sus numerosos castigos, eran un mapa de camino a su cuerpo. Tenía un bastón negro de algún tipo en sus manos.

Apuesto a que te estás preguntando de qué se trata, querido James, pero ya ves que estoy cansada de tus torturas, estoy cansada de que me uses como un animal. Dijo eso para "levantar el palo negro. "¿No lo reconoces? Espera, permíteme acercarla a ti". Dijo ella.

A medida que se acercaba, se horrorizó al darse cuenta de que era un enorme consolador lo que tenía en sus manos. "No es un consolador, querido, creo que la última vez que lo viste esta pequeña pieza de carne estaba en tu querido semental, ¿te acuerdas de él? Tú me hiciste tener sexo con él no hace tanto tiempo... Has estado fuera un rato. Ahora es tan largo que sólo planeamos esta pequeña reunión.

Ella se echó a reír, "Deberías ver a Roman ahora mismo... Lo último que le vi, él montaba a todas las yeguas que podía tratar de montar como si estuviera poseido.

James observó con horror cómo encajaba el pene cercenado del caballo en el bikini y se movía detrás de él. Ella entonces le abrió sus nalgas pera comenzar a humedecer su ano con lubricante. Para luego comenzar a penetrarlo con aquel pene cercenado. Ella sonrió mientras lo empujaba por su ano una pulgada a la vez. El dolor lo sacó de su estupor y comenzó a luchar y gritar, pero todo era en vano.

Después de casi diez minutos que para James fue toda una eternidad, todo su cuerpo se estremeció  al sentir un orgasmo mientras comenzó a venirse por la acción de masaje prostático que estaba sufriendo. Ella lo dejó venirse para luego dejar aquel pene a un lado cuando se lo saco. Luego se trasladó tras él a un lugar. Podía oírla hacer algo, pero no sabía exactamente qué era. Cuando regresó, estaba vestida con un traje de cuero escarlata, intrincado trenzado para mostrar su cuerpo, pero no revelar nada. Ya sabes, James, eres bastante malo, has sido un bastardo todos estos años, pero creo que lo peor que has hecho es tener a tu pequeña hilera de putas durante los años. Levantó un carro a su vista. En el carro había tres jarras, que al sacar la tapa tenían las cabezas de sus tres últimas amantes. Cada una claramente muertas.

"Oh, tú me enseñaste a no dejar que nada se desperdicie, así que solo piensa, esto", su mano barrió su atuendo. "Fue hecho de sus pieles y cuando hayamos terminado, podremos disfrutar de comer partes de sus cuerpos".

James oyó la puerta abierta detrás de él. Era lo maravilloso de la pequeña cárcel que había hecho. ¿Listo Cath? -dijo una voz detrás de él. Sonaba como la áspera voz de su veterinario. Su sospecha se confirmó cuando Sally entró a la vista con su equipo.

"Por supuesto querida," y con eso, Cath le dio a Sally un beso persistente en que sus lenguas se entrelazaron.

"Tal como lo planeamos, quiero que sus huevos queden tan adentro de su cuerpo que sean imposibles de alcanzar. Y quiero que su pene bueno ya sabes lo que quiero par su pene. Creo que va a ser divertido tenerlo para poder penetrarlo las veces que desee y sea mi puta desde ahora y para siempre él.

Luego ambas se fundieron en un beso apasionado de nuevo. Cuando sus labios se separaron Cath abrió su maletín y saco un elastrador y una sierra medica para cortar hueso.

James tembló al pensar lo que ella haría con esas cosas. De pronto su esposa le abrió sus nalgas para que Cath untara algo en su ano, tenía la consistencia de una crema cuando termino, Cath fue hasta la puerta y la abrió para dejar entrar a uno de los enormes mastines que de inmediato fue hasta James su hocico comenzó a olfatear entre sus nalgas y el pene del perro se torno erecto, no paso mucho hasta que estuvo montado sobre James con sus garras delanteras arañando su espalda.

Su esposa tomo el pene del perro que era enorme y lo coloco sobre el ano de James, que de nuevo sintió ser penetrado pero esta vez por el miembro de uno de sus perros, que comenzó a penetrarlo a un enorme ritmo, las dos mujeres miraban el grotesco espectáculo riendo.

Mientras el gran mastine violaba a James con su saliva cayendo sobre su ya muy arañada espalda Cath tomo el elastrador le coloco dos ligas y se agacho bajo la mesa. Para tomo el pene en erección de James, le coloco las ligas en la base de su pene, para liberar el seguro del elastrador.

Todo el cuerpo de James de tenso, y el pene del perro sintió como su ano se contraía, aullando se vino dentro de James que sintió el semen caliente del perro en sus entrañas mientras se contorsionaba de dolor. Cuando el perro termino de correrse, se bajo de encima de James y fue sacado por su esposa de la habitación, en ese momento Cath activo la sierra circular se escucho un siseo debajo de la mesa “ZZZZZZZZZZ” y James sintió como su pene fue tomado por una mano.

De pronto James sintió una terrible punzada proveniente de su entrepierna. Era la sierra que comenzó a cortar su pene aun erecto justo entre ambas ligas colocadas en su erección manejada hábilmente por Cath que apenas tardo unos cuantos segundos en amputar su pene. Para James eso fue todo el dolor fue más de lo que podía soportar y se desmayo.

Cuando despertó estaba un amarrado en su entrepierna ya no se notaba nada, solo un pequeño agujero, su esposa de nuevo estaba con su tanga negra de cuero pero esta vez el miembro que sobresalía de su entrepierna no era la de un animal sino el que fue alguna vez suyo, con el que lo penetro casi de inmediato.

-“¿Te gusta cómo se siente el que fue tu miembro en tu interior querido?” Pregunto ella.

James no dijo nada solo lloro en silencio hasta que del agujero que quedo en su entrepierna dos pequeños disparos de semen brotaron algunos minutos más tarde, James apenas y sintió algo de placer pero su esposa pareció tener un gran orgasmos al ver que se corrió sin su pene por primera vez mientras ella un lo estaba penetrando a un gran ritmo, disfrutando del sufrir de su esposo, disfrutando por fin de su venganza.




Historia Original Aquí.





Autor: RavenWings       Traductor: DarkSoul

PLACER CON SUERTE

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales......


PLACER CON SUERTE
El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Debo admitir que cuando la comisión de juegos y casinos autorizo en las Vegas los agujeros viriles, no estuve muy animado a entrar en el negocio, aquella moda venia de Europa y pensé que sería una moda pasajera pero también sabía que no me podía quedar fuera hacerlo me ganarían el mercado los posibles competidores, por lo que una vez que obtuve la licencia comencé a pensar en cómo hacer el concepto más rentable y atrayente a los posibles clientes aquello era una nueva forma de casino uno sexual pero no se apostaba dinero sino otra cosas igualmente valioso.

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales, adicionalmente una vez el pene, testículos o ambos están insertados el agujero se ajustaba al tamaño justo del miembro o paquete masculino, una vez con el pene en el interior su dueño experimentaba una de las más sabrosas mamadas de su vida, quizás la última.

-¡Como es eso posible se preguntaran! ¿Verdad?

Bien como ya dije el negocio es una nueva especie de casino los participantes apuestan su pene, huevos o ambos  pueden ganar $ 4,000 USD si apuestan solo su pene o huevos pero si apuestan ambos pueden ganar hasta $ 5,000 USD, del otro lado de los agujeros como si fueren “Gory Hole” tres hambrientas bocas están esperando para complacer a los apostadores, para tomar su genitales con sus bocas.

-¿Notaron que dije tres bocas?

Así es no hay error, si uno de los agujaros en realidad no es atendido por una boca sino por un ano de un joven hombre apretadito, que sabe cómo llevar al orgasmo a quien lo penetre por detrás, por supuesto todo se hace sin condón alguno damos seguridad a los apostadores que pueden estar seguro que no serán contagiados de ninguna enfermedad realizamos controles sanitarios rigorosos para poder dar esa seguridad, además el uso de drogas de cualquier índole está prohibida a nuestros trabajadores, me tomo esta parte muy en serio.

Pero no todo es placer, Arriba de cada agujero hay un laser potente que corre a lo largo de dos rieles en paralelo, diseñado para cortar lo que fuese que sobresalga del agujero a modo de guillotina, el apostador perderá lo que fuese que este apostando si suceden estas dos condiciones.

Primero: Si se viene en menos de 15 minutos, esto es automático y no hay forma de controlarlo.
Segundo: Quien sea el primero en correrse luego de pasados 15 minutos pierde.

De los cuatro que apuestan cada vez, solo uno pierde su apuesta pero no todos ganan el ultimo en correrse en gana la mano y el premio según lo que haya apostado.

No se permite apostar seguido, es decir el ganador o perdedores deberán esperar dos días como mínimo para poder volver a apostar sus genitales, los empleados que reciben los genitales de los apostadores se rotan, rara vez son los mismos en por lo menos tres semanas, también en cada ronda se cambian de lugar por lo que los apostadores nunca saben lo que les va tocar, boca o ano, hasta que tienen su apuesta dentro del agujero, lo que agrega un toque de emoción al asunto.

Al principio creo que tendría que cerrar a los pocos meses de haber abierto pues aquello iba a hacer un fracaso pero ya llevo 10 años y sigo obteniendo ganancias fabulosas los hombres vienen de todas partas del mundo para probar suerte en realidad algunos han apostado sus penes o huevos hasta más de 10 veces, según ellos la emoción y placer que sienten al saber que su pene, huevos o ambos están en riesgo de perderse les provoca los más increíbles orgasmos además de algunas buenas ganancias extras, sea lo que sea el negocio va muy bien.    


** ** ** ** ** ** **

Pietro llego a las vegas dos meses atrás había terminado de juntar el dinero para participar y poner si pene en peligro cuando lo conoció era un chico más bajo que él, de piel blanca, cabello negro corto, ancho de hombros y brazos fuertes, algo de él le llamó la atención que no podía apartar la mirada él lo notó, lo veía y lo seguía mirando era muy lindo, todo él, lo veía tanto que no tuvo de otra que ir a donde estaba se le acerco y Pietro lo seguía viendo como anonadado.

En su ostro empezó a dibujar una sonrisa pícara, pronto ese lindo hombre llamado Biel  se hizo amigo de Pietro Biel era muy diferente a Pietro en lo social, él era amigable con todos, practicaba fútbol en sus ratos libres, era social y extrovertido, Pietro por su parte más tranquilo, asocial, solo con él se sentía a gusto, tuvieron muchos roces durante varias semanas incluso Pietro se planteo la idea no poner su pene en peligro de conocerlo Biel lo abrazaba algunas veces incluso lo acariciaba, lo tomaba por los brazos, cuando estaban a solas, se sentaba muy cerca de Pietro, para sentir su piel junto a la suya era una especie de juego pícaro que había entre ambos.     

Una noche Pietro lo visito en su casa a Bien un pequeño pero acogedor apartamento, cuando una lluvia torrencial comenzó ya siendo la  hora de dormir, Biel le dijo que se podía quedar a dormir en ropa interior si quería que no había problema alguno, que él haría lo mismo ambos se fueron al cuarto, ahí frente de Pietro, Bien, se quita la ropa y queda en bóxers, Pietro aprecio su cuerpo, sus piernas formadas, sus abdominales marcados, su fuerte pecho lampiño con sus tetillas pequeñas pero bien formadas, sus brazos musculosos, y su buen paquete al frente de su apretado bóxer.
           
Pietro no le dije nada, también se desvistió y se acostó ya apagada la luz Biel, se acostó a su lado, ya que era la única cama en la habitación, fue en ese momento que la cosa se puso más intensa una vez que se acostó,  Pietro se le acerco y puso su pierna sobre él, la cual quedó sobre su pene, fui sintiendo como iba creciendo a medida que lo acariciaba con su pierna, mientras lo hacía, Pietro le dijo lo mucho que le gustaba, que siempre le había gustado, desde la primera vez que lo vio.
           
Que era algo increíble lo que sentía por él. Que tenía miedo de que eso estropeara su relación, su amistad, Biel no decía nada, solo lo escuchaba mirándolo fijamente.

"Déjame besarte el cuerpo", le dijo Prieto, de repente

Así lo hizo besándolo, lento, con amor, sintiendo su cuerpo, rozando su miembro con sus manos, pasando su boca por su pecho, tocando con su lengua sus tetillas, acariciando sus brazos y apretándolos un tanto para sentir sus músculos mientras iba bajando hacia su miembro, besando su vientre poco a poco, sintiendo su erección en su cara, Bajo su bóxer, olía su pene, pasaba mi lengua sobre él, contorneando su forma, empujando su cara sobre él para sentirlo aún mejor, Pietro no quería solo sexo nada más, lo quería a él por completo.   

Un buen rato estuvo así, besándolo y acariciándolo sobre el bóxer, abría su boca e introducía su pene en ella, sintiendo y mordisqueando su erección Biel me tomó por mi cabeza con una de sus manos y con la otra, sacó su pene y pude sentir su piel sobre su cara, lo beso tiernamente pasando su lengua por todo su pene ya afuera de su bóxer por completo se lo metía solo la punta en su boca y poco a poco lo fue introduciendo más y más. 

-"Así, uuufff". Jadeo Biel

Le empujaba la cabeza cuando le metía su pene en la boca y movía su pelvis para penetrarlo más, Pietro se puso de rodillas sobre la cama, estiro sus manos sobre su cuerpo, sintiendo la forma de sus pechos en sus palmas y se metió todo su pene en su boca, ayudado con su empuje era un pene grande, grueso y lampiño, pero era cómodo en la boca, se la trago toda y él la empujaba aún más Pietro jadeaba y Biel gemía de placer, estaba mamándosela al chico con quien soño tantas veces.

Pietro continuó mamando con locura, masturbándolo y lambiendo mientras se la introducía en su boca, de pronto Biel lo aparto para hacer que se acostara sobre él y puso su pene sobre el suyo, Pietro aún estaba en bóxer, le beso su cuello, sintiendo su pene contra su abdomen, pues Biel era más alto que Pietro de pronto Biel lo empujo sobre la cama que lo hizo quedar boca abajo, Biel se coloco sobre él para comenzar a restregar su dura erección entre sus nalgas Biel le bajó el bóxer para hacer que Pietro parara su culito para sentir su pene dentro de él.  

Biel le abría sus nalgas y jugaba con el ano de Pietro, dejándole una buena capa de su saliva luego de unos segundos se escupió su pene y lo fue introduciendo poco a poco en el ano de Pietro, quien mordía las sabanas. Cuando lo metía, le dolía y no se movía hacia adelante pero no quería pararlo, quería sentirlo dentro de él, poco a poco el ano de Pietro se dilatando hasta que logró introducirlo sin que su ano opusiera resistencia alguna, para luego comenzar con un movimiento de vaivén que se hizo cada vez más profundo Biel lo empujaba más y lo sacaba en un ritmo suave como para sentir bien cómo su ano lo apretaba y se contraría con su pene dentro Pietro sólo gemía y decía

-"Uuufff, que rico". Gemía Pietro.          

Biel lo tomó por los hombros a Pietro para tomar impulso e introducir su erección en su interior con más fuerza su rostro estaba sobre la de Pietro, Biel oía su respiración agitada en su oído, sus gemidos suaves, su piel sudada, caliente sobre Pietro sus movimientos eran profundos pero suaves no solo empujaba su pene hacia adentro, sino que movía su pelvis a los lados, en círculos Pietro escuchaba su jadeo cada vez más intenso. 

Los movimientos de Bien eran cada vez más rápidos pero siempre empujaba un poco más adentro y por segundos se quedaba así antes de retraerlo y volverlo a empujar, con sus manos lo tomaba por la cintura, le acariciaba las nalgas, de pronto Bien lo tomo de los hombros dándole una gran embestida y Pietro sintió las palpitaciones de su pene, escucho su respiración más agitada y empujó más hacia dentro, Biel gimió fuerte mientras se corría en el interior de Pietro que también comenzó a venirse, ambos gimieron y gozaron de un gran orgasmo simultaneo.          

Por unos segundos, solo se escucho el respirar cansado de ambos, con Bien aún sobre Pietro con su pene palpitando aun dentro de su ano, luego de unos dos minutos  Lo sacó se fue al baño a limpiarse, Biel lo siguió y ambos tomaron una rica ducha juntos para luego quedarse dormidos desnudos abrazados.


** ** ** ** ** ** **

A la mañana siguiente un mensaje de voz en el teléfono de Biel y Pietro los despertó la voz femenina decía.

-“Aviso de confirmación para su cita para el juego viril, favor de responder a este aviso en las próximas seis horas”.

Pietro y Biel se quedaron mirando ambos tenían fecha para poner sus miembros en juego el mismo día, ambos discutieron sobre deberían hacerlo y llegaron  al conclusión que debían hacerlo ambos se habían esforzado para conseguir el dinero y era poco probable que alguno de los dos perdiera su pene y podrían ganar un buen dinero.

Tres días después ambos esperaban en la fila para entrar en la habitación de los agujeros, un hombre muy atractivo les había dado unos folletos y les pidió que los leyeran ahí estaban contempladas las reglas y todo lo relacionado al juego en cuestión, pronto llego su momento para exponer sus virilidades ambos acordaron que debían apostar sus penes por lo que eso le dijeron al hombre que les pregunto cuál iba a hacer su apuesta, luego los cuatro hombres entre ellos Biel y Pietro fueron llevados a los agujeros un simple sorteo determino cual agujero le correspondía a cada quien.

Para su fortuna a ambos les toco juntos del lado derecho los agujeros 3 y 4 además de ellos dos había un chico de apenas 21 años delgado y con nalgas chatas por lo menos eso noto Pietro cuando este se bajo su pantalón y ropa interior el otro hombre que parecía ser militar o policía era negro, de nalgas esculpidas como duras con un pene enorme ya en erección cuando cayó su pantalón, por su parte Pietro dejo caer su pantalón para dejar al descubierto sus apretaditas pero bien formadas nalgas.

Biel tenía las mejores nalgas de los cuatro y su miembro era casi del mismo tamaño que el del negro, Pietro se masturbo un poco para obtener una buena erección, luego a una señal los cuatro insertaron sus genitales en los agujeros, el único que aposto todo su paquete fue el chico de 21 años al lado de Pietro todos los demás solo insertaron sus penes, de inmediato una hora de placer los golpeo a los cuatro pero el que más pareció gozarla fue el más joven de ellos quien pego su pelvis a la pared dando un grito de placer. 

-“¡WWWAAAAAAAOOOO!” Grito el joven.

Pietro debió de recocer que la sensación era magnifica aunque no tanto como las mamadas que le había dado Biel hasta ese momento, el que aprecia estar en problemas era el muchacho se movía y contorsionaba como si estuviera por venirse en cualquier momento, por su parte el negro solo lanzaba pequeño gruñidos, poco a poco los minutos que parecían eternos iban pasando de pronto un sonoro timbre les aviso que la barrera de los 15 min había sido superada, en cierta manera fue un alivio para los cuatro pero al mismo tiempo un motivo de preocupación.

Los cuatro sabían que el primero en correrse ahora sería el que perdería la apuesta, pasaron varías minutos más y las nalgas de los cuatro hombre se apretaban buscando resistir la tremenda succión que los estaba llevando al borde del orgasmo, los cuatro comenzaron a gemir cada vez más a aprisa, estaban por venirse pero ahora la cuestión era saber cuál de los cuatro se iba a venir primero.

Uno segundos después el chico más joven y Pietro luchaban por no correrse casi al mismo tiempo los dos gimieron mientras soltaban una enorme descarga de su semen, los gemidos sonoros de ambos hicieron que el negro y Biel también comenzaran a venirse, sintiendo los mayores orgasmos de su vida hasta ese momento.

De pronto la voz de un hombre se escucho.

-“¿La decisión del agujero es?” Dijo el hombre.

Se produjo un redoble de tambores en unos altavoces y luego la habitación se lleno con el grito de Pietro que se despego de la pared para descubrir que su pene le había sido cercenado, todos miraron su entrepierna sin pene ya con apenas un minúsculo muños medio sangrante pues la herida fue cauterizada por el laser al cortar su pene.

Del agujero de su muñón un chorro de semen broto momentos antes de que Pietro perdiera el conocimiento.

El ganador del premio fue Biel dinero que usaron para mudarse a un departamento mejor, aun siguen juntos y Biel penetra a Pietro que es la única manera que tiene de poder drenar su semen que constantemente se forma en su cuerpo pues aun tiene sus dos buenos huevos colgando en su entrepierna.


** ** ** ** ** ** **

Con cada nueva apuesta debo decir que gano mucho, en otra parte del casino hay pantallas que muestras los resultados de cada apuesta, los apostadores apuestan dinero a quien creen que ganara o perderá, si aciertan tienen una buena ganancia si no lo pueden seguir intentando, no hay límite de apuesta en esa sección.

No sé cuanto dure esto pero mientras me deje ganancias seguiré haciéndolo a por cierto, los penes que son cortados son plastificados y vendidos como dildos, algunas mujeres y hombres pagan un buen dinero por un miembro que alguna vez estuvo unido a la entrepierna de un hombre, lo que les produce también placer al usarlo.

Los invito a que prueben esta nueva tendencia y si tienen suerte quizás obtengan placer y dinero, sino bueno un eunuco es muy apreciado en ciertos círculos ¿No lo creen?  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PAQUEÑO ESCLAVO

Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más......


PAQUEÑO ESCLAVO
Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.

Pese a haber entrado en la pubertad a los 12 años, su amo de aquel entonces pago para que su cuerpo al que apenas le empezaba a brotar vello en la zona púbica, nalgas y axilas fuese depilado completamente con laser, por lo que ha permanecido su cuerpo lampiño por completo incluso su ano hasta la edad que posee, poseedor de un pene inusualmente grande cuando está en erección con dos huevos enormes que son inusuales incluso en un hombre de mayor edad siempre fue bien utilizado por sus Amas anteriores, aquella noche recibió la noticia que había sido vendido a una mujer madura que vendría a la mañana siguiente por él.

Su ama de nombre Samia estaba recostada en el cabezal de la cama, entre almohadones, cuando Onix que fue llamado a su presencia entro luego de decirle aquella noticia de su venta su Ama deseaba gozar del adolescente una última vez, ella retiró la colcha y sacó las piernas fuera de la cama, apoyando sus hermosos y bien cuidados pies sobre la alfombra,  Onix se arrodilló, dobló su cuerpo y rindió homenaje a la que desde hacía dos años era su dueña, besándole los pies, uno en cada pie.

Adriana dejó que su esclavo se quedara un rato postrado Onix no se movería de aquella postura hasta recibir permiso de ella, movió los dedos delante su cara y éste los besó con delicadeza. Samia levantó uno de los pies poniendo los dedos bajo el mentón de Onix, obligándole a levantar la cara ella terminó el movimiento colocando una pierna sobre la otra, balanceando el pie desnudo ante la mirada fija de su esclavo.        

―“¿Dime Onix, aún me deseas?” Pregunto Samia.     
―“Sí Ama, más que a nada en este mundo”. Respondió Onix, sumisamente.

Adriana sonrió valoraba la fidelidad y la devoción que su esclavo le profesaba, pobre muchacho había tardado meses en ganarse el reconocimiento de ella quien levantó un poco el pie y le ofreció la planta Onix besó su pie con amor.          

De pronto la mano de Samia salió disparada y abofeteó el rostro de Onix un hilillo de sangre se deslizó por el labio del adolescente momentos después quien bajó la mirada al suelo y musitó palabras de perdón, sin saber a ciencia cierta cuál había sido su falta, luego Samia hablo en un todo severo.        


―“Eso fue para que no olvides que eres más que un esclavo y siempre debes obedecer sea quien sea tu Ama”. Dijo Samia.  

Luego ella se le acercó y depositó un beso breve y fugaz en los labios del Onix, justo en el sitio donde momentos antes le había golpeado Onix pareció sufrir una descarga eléctrica al contacto de los dulces labios de su idolatrada dueña, mientras miraba la esbelta figura de su ama avanzar hacia el baño Samia 36 años pero no aparentaba más de 28.       

―“Ahora mismo, le preparo el baño Ama”. Dijo Onix mientras corría al baño.
           
Onix le lanzaba furtivas miradas a las torneadas piernas de Samia, observando discretamente cómo se movían mientras ella escogía lencería de los cajones, cinco minutos después salió del baño justo cuando Samia estaba terminando de desnudarse Onix quedo paralizado al ver el cuerpo de su Ama desnudo.

―“¡El baño está listo, Ama, cuando quiera usarlo!” Dijo Onix.      

Ella levanto la mirada que se cruzo con la del adolescente durante un corto espacio de tiempo antes de que Onix bajara rápidamente la mirada al suelo así se lo había enseñado ella cruzó la habitación y pasó delante de él con movimientos sinuosos.          

―“¿Quiere que le enjabone la espalda?”  Preguntó Onix.    
―”Sí claro”. Respondió Samia.
           
Ella se metió en la bañera y Onix se acercó para enjabonarla permanecieron en silencio un rato, mientras él la enjabonaba, Onix estaba desnudo todo el tiempo en el baño, tras el baño él le tendió la toalla y la ayudó a secarse.     

―“Bueno ahora toca el masaje”. Dijo Samia.  
―“Enseguida”. Le respondió Onix.       

Las manos de Onix relajaron el cuerpo de su Ama casi se durmió bajo sus reparadores efectos de pronto Onix se estremeció al notar el contacto de la cálida mano de su Ama en su palpitante entrepierna, luego ella separó bien las piernas para dejar su jugosa vagina que semejaban unos labios sonriéndole a los ojos de Onix.        

Onix se acercó lentamente hasta enterrar su rostro entre las escarchadas estrías que parecían tener vida propia y por las que empezaban a rezumar blanquecinas humedades producidas por el deseo, las manos de Micaela se posaron con suavidad sobre la cabeza del chico y arqueando ligeramente la espalda se entregó a las andanadas que le producían su lengua y labios.
           
Samia comenzó a gemir, casi de inmediato sus dedos se engarfiaron en el largo cabello de Onix le apretó la cabeza como si pretendiera engullirlo él apenas podía respirar pero no importaba su Ama le exigía que la hiciera gozar y eso era lo único que importaba para él en ese momento, se entregó con toda su alma a esa tarea, su lengua entraba y salía de los surcos jugosos, del agujero encharcado, se ayudó de la nariz y de toda la cara para apretar con fuerza los resortes de placer que tenía a su alcance, restregándose sin descanso contra el cada vez más húmeda y olorosa vagina de su ama.

Samia pasó de los gemidos a los jadeos, que era como estertores y finalmente comenzó a gritar de placer ella puso sus pies desnudos sobre la espalda de Onix y le engarfió el cuello para poseerlo con más fuerza,  sus caderas se movían frenéticamente ella solo gritaba y gritaba, apretó más sus piernas y aferró con sus manos el cabello del adolescente.        

Cuando ella sintió un maravilloso orgasmo, luego vino la lenta relajación, entre espasmos y pequeñas sacudidas cada vez más espaciadas,  sus piernas aflojaron su presión así como sus manos por lo que ella pudo retirar la cara lo suficiente para tomar aire, estaba agotado pero se sentía feliz su Ama parecía realmente satisfecha.         

Onix permaneció aún algún rato con la cara entre las piernas de su Ama, respirando el olor de sus fluidos, un olor fuerte pero a la vez excitante encantaba darle placer pero lo que acababa de hacer lo había excitado como nunca y ahora tenía una erección de las que si no hacía algo para remediarlo se mantendría en su máxima expresión toda la noche, impidiéndole dormir.

Su Ama no le permitía penetrarla, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, le autorizaba a eyacular masturbándose cuando eso sucedía debía hacerlo frotándose el pene entre las botas que previamente había tenido que calzarle y entonces era el ser más feliz del mundo de pronto Samia se incorporó de la cama estaba hermosa con el cabello, mojado de sudor, tenía los ojos brillantes, había quedado más que satisfecha.        

Samia tomo su pene con sus pies unos cuantos apretones por parte de ellos fue más que suficiente para que el pene de Onix comenzara a vomitar tremendos chorros de semen el rostro del adolescente era de máxima felicidad ella no tuvo que ordenarle nada lo primero que hizo al acabar de venirse fue lamerle los pies de los goterones de semen con que se los había salpicado, después hizo lo mismo con los que cayeron al suelo.    

Samia mandó a su esclavo a dormir en el suelo, en el lugar de siempre muy feliz.

A la mañana siguiente Onix con apenas una minúscula trusa (slip) casi transparente fue entregado a su nueva Ama una mujer de unos 45 años de grandes senos, bien vestida y algo pasada de peso, quien lo tomo de la cadena que pendía del collar en su cuello para llevárselo a su auto, ahí ella le dijo que podría llamarla Ama Sonia desde ese momento era su nueva ama.

Su nueva ama condujo su elegante auto hasta una gran casa de campo aunque Onix no pudo ver nada ya que sus ojos fueron vendados, al llegar ella le indico que se desnudara para que pudiera ver su cuerpo bien, Sonia quedo muy sorprendida de lo bien dotado que era Onix y quedo aun mas sorprendido cuando le ordeno que se masturbara hasta quedar con su miembro bien erguido, ella lo miro con luria mientras Onix miraba al suelo, luego la escucho decir.

― “Onix te he comprado para que seas el sirviente de mis hijas pero antes voy a tener que hacerte algunos arreglas no deseo que ellas queden embarazadas por un descuido cuando jueguen contigo, estoy más que segura que serás uno de sus juguetes preferidos”. Dijo Sonia con una sonrisa en sus labios.

Que dejo inquieto al adolescente, luego ella hizo que se acostara sobre un sillón con amarro sus piernas con una soga dejándolos levantados como si estuvieran sostenidos por dos estribos ginecológicos invisibles, luego le coloco un dispositivo de látex que deparaba su pene y huevos, coloco también una pequeña correa de cuero por debajo de su glande y aseguro su pene a su pierna derecha.

Luego le coloco dos pinzas una en cada uno de sus pezones a Onix que lo hicieron estremecer de dolor pero no dijo nada se mordió su labio para no dar una muestra de dolor como le habían enseñado, mientras Sonia se colocaba un arnés sobre su pelvis ya desnuda, le dijo al adolescente.

―“Hoy aprenderás como es que se trata a un verdadero esclavo y prepárate porque vas a ser desvirgado”. Dijo Ama Sonia.

Luego ella fue hasta un cajón del que extrajo un dildo muy grueso acanalado con protuberancias que coloco al frente de su arnés, quedando como un miembro en erección sobresaliendo de la entrepierna de su Ama, que apretó un botón y comenzó a vibrar.

El sonido “ZZZZZZZZ” que emitía aquel dildo de color negro se hizo más intenso conforme Ama Sonia se acerco a Onix, ella como su pene y lo masturbo por unos segundos antes de que comenzara a penetrarlo con aquel dildo, el cuerpo de Onix se tenso al sentir aquel falo de plástico vibrando entrar en sus entrañas, era la primera vez que era penetrado y estaba sintiendo mucho dolor, las lagrimas no tardaron en correr por sus mejillas.

Ama Sonia hundía aquel miembro en el interior de Onix hasta que su pelvis chocaba con sus nalgas, el adolescente trato de no gritar todo lo que pudo pero el dolor era intenso y no pudo contener jadear y gruñir de dolor lo que hizo gemir de placer a Sonia, el ano de Onix se contraía con fuertes espasmos dolorosos mientras los canales del dildo le estaban un masaje prostático único que hizo que su pene comenzara a palpitar a los pocos minutos de comenzar a ser penetrado por Sonia que al parecer estaba gozando el sufrir del adolescente.

De tanto en tanto jugaba con las pinzas colocadas en sus tetillas para provocarle más dolor a Onix que sentía que iba a venirse en cualquier momento aquella sensación de estar al borde del orgasmo duro como 15 minutos en los que su ano se sintió que ardía como si estuviera en llamas de pronto Onix lanzo un gruñido.

―“AGGYYRRRRRR”. Gruño Onix.

Al tiempo que tres fuertes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene que fueron a dar a su pierna derecha el semen comenzó a chorrear por su pierna, con dos dedos Sonia lo recogió para dárselo a probar a Onix que lambio sus dedos con gusto.

Sonia no dejo de penetrar al adolescente hasta que se vino por una segunda vez, fue en ese momento que extrajo el dildo de sus entrañas dejando su ano completamente dilatado con el chico llorando de dolor sintiendo como si esfínter anal se contraía en fuertes espasmos tratando de cerrar se nuevo, Sonia se quito el dildo y fue por un elastrador y un bisturí era hora de poner fin a la fábrica de esperma del Onix para siempre para convertirlo en un eunuco para el disfrute de sus hijas.

Sonia coloco una liga en elastrador la abrió, para luego pasar el testículo derecho de Onix, por el centro de la estirada liga castradora, luego la dejo cerrarse de golpe, el adolescente arqueo el cuerpo y casi dio un gran grito al sentir la opresión de la liga castradora en su escroto, con rapidez Sonia coloco otra liga en el elastrador para aplicar la liga esta vez en el testículo izquierdo de Onix, que no pudo evitar esta vez dar un gran grito de dolor, todo su cuerpo se sacudió por unos segundos para irse calmando poco a poco.

Su ano aun palpitaba bien abierto sintiendo las gotas de sudor entrar por él, Onix nunca antes sintió tanto dolor, ni siquiera cuando su anterior ama le pateaba sus huevos de forma brutal, pasados unos minutos Ama Sonia tomo el bisturí y sin el uso de cualquier anestésico para evitar el dolor hizo un largo corte en el escroto de Onix que horrorizado vio como su blanquecino testículos broto de escroto, quedando colgando de un conducto goteando sangre, Sonia hizo lo mismo con el otro testículo dejando ambos colgando entre las separadas piernas de Onix.

Luego libero el pene del adolescente en completa erección aun de su pierna para comenzar a masturbarlo, lambiendo la parte de abajo de su glande de tanto en tanto, entre lambida y lambida Sonia le dijo.

― “Más vale que disfrutes que esta será tu ultima venida como hombre de tu vida”. Dijo Ama Sonia para luego darle otra lambida.

Onix pese al dolor hizo lo que ella le indico, no paso mucho hasta que comenzó a gemir de placer pues Sonia se metió su pene a la boca, Onix sintió como su mano libre tomo sus dos expuestos testículos para juego con ellos en su palma de su mano.

El placer se incremento para el adolescente, pero solo por un momento de pronto Ama Sonia apretó sus dos expuestos testículos con la mano que momentos antes jugaba con ellos, lo hizo de manera brutal, Onix puso los ojos en blanco y su cuerpo se arqueo en ese justo momento su pene que estaba palpitando con fuertes contracciones lanzo tres potentes chorros directo a la boca de su Ama que se los bebió sin desperdiciar ni una sola gota, luego Onix dio un alarido de dolor.

― “AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito el adolescente.

Justo en el momento que Ama Sonia le arranco sus dos testículos de su cuerpo, con un fuerte tirón de su mano, todo el cuerpo de Onix se sacudió y él se desmayo unos pocos segundos después, sintiendo como la sangre corría por sus nalgas. 

Onix paso los siguientes tres días hirviendo en calentura estuvo al borde de la muerte pero de alguna manera logro reponerse, Ama Sonia hizo que se viniera en sus pies durante las dos semanas luego que se repuso, dos veces por días para luego hacer que Onix lambiera su propio semen de sus pies, cuando Ama Sonia estuvo segura que no quedaba ni un espermatozoide en el cuerpo de Onix lo llevo a su casa.

Ahí se lo entrego a sus hijas que eran incluso más sádicas que ella, Ama Sonia le suministraba la testosterona suficiente para que Onix mantuviera su cuerpo masculino y firmes erecciones, que eran aprovechas por sus hijas como por Ama Sonia mientras o durante sesiones de tortura y humillación a los que Onix se veía sometido dado que para ellas solo era un “Pequeño Esclavo”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PACTO SINGULAR

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible......


PACTO SINGULAR
El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ana y Paty era amigas desde la infancia, cuando Ana de 25 años en ese momento estaba por casarse muy ilusionada con Paco su gran amor según ella, Paty le juro que si la trataba mal o le hacía algo ella se encargaría de hacerlo sufrir algo peor que la muerte misma, las dos sellaron su pacto con un beso en la mejilla, luego rieron y días después la boca tuvo lugar, Paty vivía en otra ciudad por lo que luego de la boda ella se fue, para seguir regenteando su negocio de BDSM en la que ella era la Ama suprema del lugar.

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

Rápidamente pasaron cinco años desde la boca de Ana, en la que Paty tuvo poco contacto con ella la mayoría por correo electrónico el ultimo que recibió le pedía ayuda para alejarse de su esposo que la estaba acosando y golpeando. 

Paty le dijo que volaría a su ciudad para llevársela lejos de su esposo por desgracia eran días festivos y no pudo conseguir vuelo alguno hasta cuatro días, para cuando llego por Ana era demasiado tarde ella fue encontrada muerta, golpeada y violada hasta la muerte, Paty apenas pudo reconocer el rostro de su amada amiga de lo desfigurada que los golpes propinados le habían causado, las autoridades culparon a Paco su esposo como el asesino pero él tenía dinero como amigos poderosos que movieron los hilos de la justicia.

Pese a una gran batalla por parte del fiscal, el abogado de Paco se la arreglo para desacreditar a los testigos algunos ni siquiera se presentaron otros desaparecieron, y las pruebas las que aparecieron fueron refutadas fácilmente en conclusión Paco fue declaro inocente del asesinato de su esposa, Paty hablo con el fiscal y este le confirmo que aquello era una injusticia que estaba seguro que él era culpable que seguiría trabajando para poder llevarlo a juicio en una corte federal, pero antes necesitaba encontrar algunas de las pruebas desaparecidas.

Paty por su parte no pensaba esperar a que la justicia fuese servida, ella pensaba llevar a cabo su propia justicia, iba a honrar en pacto que hizo con su amiga a toda costa, espero unos prudentes seis meses pero el fiscal pese a todos su esfuerzos aun seguía con las manos atadas fue entonces que Paty, contrato a una banda local para que secuestraran a Paco su trabajo era solo dejarlos atado e inconsciente en el lugar que ella les señalara, para ganarse una buena cantidad de dinero.

Paco salía de un bar de mala muerte en donde bebió y compartió con mujeres de dudosa reputación, tambaleándose nunca llego a su auto, fue narcotizado y subido a una camioneta.

Paty al ver al robusto cuerpo bien trabajado de Paco ante sus pies sintió un cosquilleo en su entrepierna, al tiempo que sintió que su tanga de color negro bajo su ajustado pantalón se mojaba de sus jugos al tener al asesino de su mejor amiga casi hermana a su merced, algunas horas más tarde Paco aun inconsciente estaba en una gran salón del establecimiento de Paty listo para recibir la justicia que ella le había preparado y no se le fue concedido a su amiga aun.

Ana le conto en sus platicas previas a la boda que Paco estaba bien dotado pero nunca le creyó del todo hasta que despojo a Paco de su ropa interior para ver su pene que pese a estar dormido era muy grueso circuncidado y con un glande en forma de casco de un tamaño de 13 cm con un escroto rechoncho en el que dos grandes huevos descasaban entre sus piernas, casi tocando el suelo una vez despojado de su ropa interior lo que hizo de nuevo excitar a Paty y humedecer su vagina de nuevo.

Paco era un hombre peludo, con un pecho lleno de espeso vello, que descendía por su marcado abdomen hasta su pubis en donde nuevo se espesaba en una mata de vello púbico, su escroto por su parte estaba cubierto por una buena capa de vello púbico lo que hizo repugnar a Paty, por lo que procedió a comenzar con su plan de venganza, primero aseguro los brazos de Paco por sus muñecas para luego colocarles una cadena que estaba unida a una pequeña grúa eléctrica en el techo con la que Paty sin esfuerzo levanto el pesado cuerpo de Paco que quedo casi colgando de sus brazos.

Paty aseguro los tobillos de Paco con grilletes lo que dejo sus piernas bien separadas con sus plantas bien plantadas en el suelo, con la ayuda de una maquinilla de afeitar, Paty comenzó a rasurar el vello desde el pecho, bajando hasta llegar a su vello púbico lo que la maquinilla no pudo quitar lo hizo manualmente con una navaja de afeitar, también rasuro sus fuertes como robustas piernas, para terminar le coloco un pesado como estrecho aro metálico en la parte alta del largo escroto de Paco lo que dejo sus dos huevos bien marcados en el fondo de su saco de piel.

Para terminar le coloco una antifaz sobre los ojos de Paco para que no pudiera ver nada, también le coloco unos tapones contra ruido en sus oídos para que no pudiera escuchar nada y ya para rematar le coloco una mordaza de boca en su boca para que tampoco pudiera hablar o gritar, ya que Paty estaba segura que él iba a gritar como nunca antes en su vida con todo lo que le tenía preparado para esa noche y las siguiente en que iba torturarlo.

Paco no lo sabía aun pues seguía inconsciente, pero pronto entenderá, que su “motivo de orgullo” le servirá a Paty para humillarlo y causarle mucho dolor ella sabía que sus genitales era donde más fácilmente podía lograr doblegar a un hombre no solo físicamente sino también psicológicamente al someterlo, cambiaria sus paradigmas y eso además de obtener justicia para Ana iba a sentir verdaderamente placer.

Sus queridos genitales seguramente eran el punto más débil de Paco, como de la mayoría de los hombres especialmente si es donde centran toda su sexualidad, su esencia viril y su machismo, el tamaño de su pene aunque asombroso le tenía sin cuidado, pero saber que estaba tan orgulloso de sus cositas, le facilitaba la tarea y es que precisamente ese motivo de orgullo lo volvía vulnerable ante ella, por lo que a Paty respecta, si tenía un pene y dos huevos, ya estaba perdido.

Le complacía controlar los impulsos de un macho, a través de la anulación de sus genitales aplicando severos correctivos por medio de la tortura genital, unos huevos, bien atados,  durante  unos minutos,  algo tan elemental como un bondage, cambia de forma inmediata  el modo de pensar y de sentir de los machos, pero tener un anillo pesado metalizo sobre los huevos lo logra aun mas rápido.

A Paty le gustaba separar al máximo los huevos de la base de su entrepierna, esa aparentemente inofensiva técnica se convierte en una atroz tortura, la constricción de la base de los genitales les obliga a mantener una erección, sus miembros permanecerán siempre duros, con normalidad y  la erección aumenta paulatinamente,  cuanto mayor diámetro alcanza el pene más y por los testículos sufren al sentir más dolor.

Es una mezcla entre el dolor y la excitación por la involuntaria erección.  No pierden su virilidad, pero sí el orgullo. El dolor aumenta ante la erección, poco a poco un macho se somete pero Paty tenía otros planes para Paco.

Paty se limito a esperar a que Paco recobrara el conocimiento mientras tanto preparo todo, un par de horas más tarde Paco comenzó a dar muestras de que despertaba no paso mucho hasta que estuvo completamente consciente, comenzó a sacudirse, tratando inútilmente de soltarse, gruñía y se sacudía todo ante la mirada atenta de Paty que comenzó a ponerse un arnés con un dildo de un tamaño enorme muy grueso mientras observaba como el pene de Paco comenzaba a endurecerse.

Era lo que Paty buscaba, ella se acerco a donde estaba Paco, para tomar su pene ya en completa erección, con una mano y comenzar a masturbarlo, por supuesto Paco al sentir aquella delicada mano sobre su miembro se agito.

-“MMMGGGUYYYTTYRR” Dijo Paco.

Pero nada de lo que decía se entendía, Paty, continuo masturbándolo hasta que del ojo de su glande comenzó a fluir abundante liquido pre seminal, en ese momento ella lo tomo de sus caderas apretó los dientes y le propino un tremendo rodillazo directamente en sus atrapados huevos que al no tener a donde retroceder recibieron el impacto de la rodilla por completo.

El cuerpo de Paco se sacudió con violencia por el dolor que el brutal rodillazo le hizo sentir de manera instantánea, aun el cuerpo de Paco estaba sacudiéndose cuando un segundo seguido de un tercer y cuarto rodillazo impactaron sus huevo de manera brutal que hicieron casi partiera la mordaza de bola en su boca en dos de los fuerte que apretó sus mandíbulas, el quinto rodillazo fue el más brutal de todos, casi hizo que Paco perdiera el conocimiento de nuevo, ya para ese momento ambos huevos de Paco comenzaban a hincharse.

Paty entonces tomo una pequeña barra de roatan endurecido y comenzó a azotar las abultadas como duras nalgas de Paco que a sus 32 años estaban aun firmes y paraditas, las golpeaba con fuerza haciendo que el hombre se sacudiera de dolor con cada nuevo impacto, pronto las líneas rojas que dejaban los impactos de barra sobre sus nalgas se volvían moradas para casi enseguida de color negro mientras Paty no dejaba de azotar sus nalgas, Paco sentía como si sus nalgas estuvieran siendo asadas al carbón de ardor como dolor que estaba sintiendo con cada nuevo impacto.

Paty azoto a Paco por casi dos horas no solo en sus nalgas sino también en su espalda dejando ambas con la piel abierta y sangrando, sobre todo las que alguna vez fueron unas bellas nalgas masculinas ahora eran dos masas de carne ennegrecidas y sangrantes, que le estaban dando mucho dolor al completamente bañado en sudo de Paco lo mismo que Paty quien cansada de tanto azote decidió tomar un descanso, para regresar a donde estaba Paco aun con una gran erección que ya le estaba empezando a dolor por todo el rato que su pene había estado endurecido.

De nuevo Paty le dio tres fuertes rodillazos y una patada a Paco el tacón en punta que llevaba impacto justo entre sus dos huevos que hizo que la agonía de Paco fue aun mayor, ella aun llevaba el arnés con el enorme dildo sobresaliendo de su pelvis, Paty se coloco detrás de Paco le abrió sus maltrechas nalgas apretándoselas con fuerza lo que hizo que todo su cuerpo se sacudiera de dolor, coloco la punta del enorme dildo sobre el cerrado ano de Paco que se sacudió tratando de evitar ser penetrado.

-“MMMMGTTTTGGYGYRRRRR”. Paco gruño sin sentido alguno.

Paty lo sujeto de la cintura con fuerza para atraer su fuerte cuerpo hacia ella, lo que hizo que el largo como grueso dildo entrara pese a la resistencia de Paco en su interior.

-“MMMMMMMMMMMMRRRRR”, Grito Paco al sentirse empalado.

Aquel dildo era del groso de un bate de beisbol y casi del mismo largo, Paty sin piedad alguna comenzó a penetrar a Paco cuyo ano no resistió y se desgarro abonando más dolor al que ya estaba sintiendo su próstata estaba siendo estimulada como nunca antes, Paty tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo al mismo tiempo que lo penetraba sin piedad.

Con cada nueva embestidas las nalgas de Paco chocaban contra la pelvis de Paty lo que acrecentaba el dolor que estaba sintiendo en medio de aquella dolorosa como humillante experiencia de estar siendo violado, el pene de Paco comenzó a contraerse con espasmo que solo se incrementaron una vez iniciados, Paty soltó su pene justo cuando estaba por venirse pero eso no detuvo su eyaculación que fue brutal, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron del ojo de su pene, en sucesivos disparos, que brotaron con mucha fuerza, fueron seis o siete los disparos seguidos de un largo goteo de su semen.

Sin embargo Paty no dejo de masacrar el ano y entrañas de  Paco hasta que se vino una segunda vez no tan abundante como la primero pero tardo casi media hora en llevarse a cabo tiempo en que sus entrañas y ano fueron masacrados por completo, Paty satisfecha también pues había alcanzado ya dos fuertes orgasmos con sus juegos chorreando por sus piernas extraño el enorme dildo de las entrañas de Paco cubierto de mierda y sangre, para ir a buscar un pequeño burdizzo, ya con la herramienta en su mano de nuevo se coloco detrás de Paco.

Tomo sus hinchados huevos y los apretó con toda la fuerza que pudo lo que hizo que Paco de nuevo se retorciera de dolor, su pene para ese momento ya estaba desinflado, Paty coloco las mandíbulas del burdizzo justo por debajo del ancho aro de metal que conservaban sus huevos encerrados en la parte baja de su escroto, el cuerpo de Paco tembló al sentir el contacto del metal con su piel escrotal, Paty miro hacia arriba y pensó para ella.

-“Esto es lo que mereces por lo que le hiciste a Ana”. Se dijo Paty a sí misma.

Luego usando toda la fuerza que pudo imprimir cerró las mandíbulas del burdizzo que aplastaron la piel y los conductos que unían los huevos de Paco a su cuerpo.

-“MMMMMMMRRRRMMMMMM” Gruño con fuerza Paco al sentir el apretón del burdizzo.

Paty mantuvo la herramienta cerrada por 20 segundos mientras todo el cuerpo de Paco se sacudía con violencia, luego la abrió las movió un poco y realizo un segundo fuerte apretón, esta vez el cuerpo de Paco, no solo se sacudió sino que convulsiono y su pene que de nuevo se puso rígido lanzo una gran cuerda de semen antes que se desmayara de nuevo.

Paco regreso a la consciencia de una manera brutal al sentir como su pene estaba siendo quemado, Paty usando un soplete se lo quemo por completo en estado de erección el dolor fue brutal y casi durante todo el proceso Paco estuvo consciente, hasta que fin de nuevo se desmayo por el dolor.

Paco se despertó de nuevo en un hospital, le castrado, con un pene quemado e inservible para el resto de su vida, con sus tetillas arrancadas y un ano desgarrado sin mencionar que sus nalgas estaban hechas añicos, que pese a que se iban a curar le iban a quedar horrendas cicatrices en la espalda y nalgas de por vida.

Por fin Seis años después de que Paco fue castrado el fiscal de su ciudad logro poder fincarle responsabilidades por la muerte de su esposa ante un juez federal esta vez el fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión en donde desde la primera noche fue convertida en la putita de los internos que consideraron que un hombre sus huevos no era en verdad hombre.

Paty se alegro cuando se entero que Paco fue encontrado muerto en su celda ahocado por su propia ropa, en la nota que dejo decía.

-“Ya no soporto ser violado y no se mas un hombre es mejor morir que seguir viviendo la constante degradación a la que me veo sometido todos los días, ¡maldigo a quien me castro!”  

Paty feliz llevo flores a la tumba de su amiga un año después de la muerte de Paco en donde le dijo,

-“He cumplido con nuestro pacto amiga”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PENUMBRA

Era Claudio, como esperaba, lo dejo entrar y sin que le dijera nada, comenzó a despojarse de su ropa hasta solo quedar con una pequeña trusa (slip) de color rojo cubriendo su pelvis, su cuerpo con el vientre marcadito y piel blanca con su rostro aun la de un adolescente pero a tener casi ya 22 años, delgado, con nalgas firmes como redondeadas, su cuerpo apenas tenía vello solo un era apreciable su vello púbico por arriba de su pene y huevos que colgaban algo bajos, Pablo lo beso en la boca con pasión que duro varios minutos antes de que sus labios se separaron......


PENUMBRA
Era Claudio, como esperaba, lo dejo entrar y sin que le dijera nada, comenzó a despojarse de su ropa hasta solo quedar con una pequeña trusa (slip) de color rojo cubriendo su pelvis, su cuerpo con el vientre marcadito y piel blanca con su rostro aun la de un adolescente pero a tener casi ya 22 años, delgado, con nalgas firmes como redondeadas, su cuerpo apenas tenía vello solo un era apreciable su vello púbico por arriba de su pene y huevos que colgaban algo bajos, Pablo lo beso en la boca con pasión que duro varios minutos antes de que sus labios se separaron.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Aquel fin de semana, viernes ya de noche Pablo de 21 años esperaba  apenas con su pantalón del pijama a Claudio su novio y sumiso esclavo desde hace un año, los padres de Pablo se había ido a convención del trabajo de su padre su madre se fue con el dejándolo solo, su hermano mayor de 24 años se marcho con su novia a la playa por lo que tenía la casa completamente a su disposición, 10 minutos antes de las 7:00 pm se escucho el timbre de la puerta Pablo camino calmadamente a la puerta.

Era Claudio, como esperaba, lo dejo entrar y sin que le dijera nada, comenzó a despojarse de su ropa hasta solo quedar con una pequeña trusa (slip) de color rojo cubriendo su pelvis, su cuerpo con el vientre marcadito y piel blanca con su rostro aun la de un adolescente pero a tener casi ya 22 años, delgado, con nalgas firmes como redondeadas, su cuerpo apenas tenía vello solo un era apreciable su vello púbico por arriba de su pene y huevos que colgaban algo bajos, Pablo lo beso en la boca con pasión que duro varios minutos antes de que sus labios se separaron.

-“¡Estás seguro, en verdad deseas que lo haga?” Pregunto Pablo.
Claudio solo movió su cabeza en forma afirmativa.

Pablo se llevo a Claudio a su habitación, ya en la habitación Pablo se sentó sobre su colchón inflable apenas cubierto con una sabana e hizo que Claudio se despojara de su trusa para quedar completamente desnudo ante él, luego con un movimiento de su mano le indico a Claudio que se pusiera de rodillas frente a él a escasos centímetros de donde estaba Pablo casi quedando Claudio entre sus piernas abiertas de Pablo, quien se le quedo mirando.

La  habitación estaba casi a oscuras, apenas los dos jóvenes cuerpos estaban iluminados desde el lado izquierdo por una pequeña lámpara sin su funda reflectante, Pablo alargo su mano para tomar el pene de Claudio, que comenzó a masturbar hasta que quedo en completa erección, las miradas de ambos se encontraron de nuevo y Pablo le volvió a preguntar con una expresión muy seria.

-“¿En verdad deseas que lo haga?” Pregunto Pablo.
-“Si, estoy seguro, ¡Hazlo!” Respondió Claudio.

Pablo continuo masturbando al cayado Claudio por algunos minutos hasta que del ojo de su glande comenzó a brotar liquido pre seminal.

Pablo entonces movió su mirada al glande de Claudio para verlo en a toda su plenitud aquel  miembro en erección que tanto le gustaba, Pablo hizo que Claudio se acostara sobre su cama con su pene apuntando al techo, que no había dejado de masturbarlo, Pablo se despojo del pantalón de pijama y trusa para dejar su tremenda erección como pocas que acerco a la boca de Claudio quien se inmediato se lo comenzó a comer como nunca lo había hecho.        

Claudio intentaba tragárselo todo pero no le cabía en la boca sin embargo eso no evito que le diera una buena mamaba como nunca antes lo había hecho. Pablo gemía de placer y movía su pelvis, introduciendo su miembro en la boca de Claudio de una manera genial. Pablo lo tomaba de la cabeza y empujaba su miembro con fuerza. Por ratos Pablo saca su enorme miembro para darle golpes con él en la cara para luego volver a meterlo en la boca de Claudio. 

"Nunca me acostumbrare a mamar un pene tan grandes como el tuyo". Dijo Claudio.    

Eso excito aún más a Pablo.

-"Gózalo" Le dijo Pablo.   

Luego de esa mamada que le dio, Claudio se quedó con más ganas que nunca por lo que casi le rogo a Pablo que lo penetrara, Pablo acepto pero antes le dijo.        

-“¡Antes tengo que hacerlo!”
-“¿Estás de acuerdo?” Pregunto Pablo.
-“¡Hazlo que ya quiero sentirte dentro!” Respondió Claudio.

Pablo le relleno la boca de Claudio con su trusa para que sirviera a modo de mordaza, luego se puso de pie para ir hasta un cajón del que saco burdizzo que brillo pese a la escasa luz, el pene de Claudio se endureció aun más de lo que ya estaba e incluso tuvo una fuerte contracción

Claudio se abrió de piernas y espero a que Pablo se colocara entre ellas con el burdizzo una vez que coloco las brillantes mandíbulas en lo alto del escroto de Claudio, y apretó las manijas pero no por completo, antes de hacerlo por completo volvió a preguntar.

-“¿Estás seguro de esto?” Pregunto Pablo.
-“¡Hazlo por favor!” Dijo Claudio con lágrimas en sus mejillas.

El cuerpo de Claudio se arqueo y mordió la trusa en su boca que apenas logro contener el grito que dio cuando las mandíbulas del burdizzo se cerraron sobre la parte alta de su escroto, el dolor fue intenso, pero Pablo movió un poco las mandíbulas y de nuevo cerro las mandíbulas, provocando otro grito y arqueamiento del cuerpo de Claudio que luego de unos segundos agotado dejo caer sus nalgas sobre el colchón ya completamente castrado para el resto de sus días.

Pablo extrajo su trusa del interior de la boca de Claudio, para luego acostarse a su lado y comenzar a acariciarlo su mano se deslizo con su agitado vientre bien definido de Claudio hasta llegar a su pene, que estaba con una gran erección, que de nuevo Pablo comenzó a masturbar, aquellas caricias que se combinaron con tiernos o apasionados besos se prolongo hasta casi la media noche.

De repente Claudio que estaba sobre la cama arriba hasta ese momento, se coloco de repente boca abajo y para sorpresa de Pablo alzo sus nalgas abriéndoselas con sus manos para dejar su ano en posición y visible para ser penetrado. Pablo supo lo que Claudio deseaba sin decirse una sola palabra  Pablo le empezó a toquetear el ano y a ensalivarlo como nunca antes, no era la primera vez que Pablo penetraba a Claudio pero parecía que esa fuese la ultima vez entre ellos y deseaba que fuese la mejor.

Debieron pasar 10 o 12 minutos antes de que Pablo empezara a introducir su enorme trozo duro como si fuese de hierro por su ano, que empezó a dolerle y molestarle como siempre a Claudio pero al mismo tiempo aquella sensación le encantaba. Claudio cuyos huevos aun le dolían no se resistió a esa embestida vigorosa y Pablo no tardo en empezar con su mete, saca característico. Tenía su ano inclinado con Pablo sobre él, desnudo, recostado su pecho sobre su espalda, metiendo y sacando su gran miembro de sus entrañas.       

Pablo logró penetrarlo en diferentes posiciones. Él era experto en todo eso. Llegando a penetrar a profundidad a Claudio con unos movimientos rápidos, apretando su cuerpo contra el suyo, sus gemidos cerca de su oído, lo que hizo que Claudio se viniera sintiendo como el enorme pene de Pablo palpitaba dentro de él mientras Pablo gimiendo dejaba su leche caliente dentro de él.

Fue una sensación demasiado buena y morbosa, para Claudio al saber que aquella espesa leche que arrojo su pene a borbotones mientras aun Pablo eyaculaba en su interior era la última que expulsaría en su vida, ambos quedaron tendidos en la cama, luego que se recuperaron Pablo ayudo a Claudio a ponerse de pie para ir al baño donde tomaron una ducha juntos, se durmieron juntos después con Pablo detrás de Claudio de cucharita restregando su pene entre sus nalgas.  

Al día siguiente Claudio no lo vi cuando se despertó. A los pocos minutos Pablo entro en su casa de nuevo en casa, con un bien desayuno y algunos analgésicos que Claudio con su escroto hinchado visiblemente que apenas le dejaban caminar necesitaba con urgencia.      

Pablo desde ese día se ha vuelta físicamente un chico muchísimo más corpulento, aunque igual  de delgado, con buenos brazos, pecho y un paquete que se le marca en el pantalón, muy diferente a Claudio cuyo pene se ha encogido, y ya no puede tener erecciones aunque aún tiene un cuerpo definido y marcadito a sus 30 años sigue estando con Pablo con quien vive, cada que recuerda como era tener una erección con su pene muerto en su entrepierna se arrepiente de no haberlo aprovecharlo más cuando podía.

Pablo aun lo penetra con su enorme pene, siempre con solo una lámpara en la habitación al parecer a ambos les agrada la “Penumbra”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com