PLACER CON SUERTE

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales......


PLACER CON SUERTE
El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Debo admitir que cuando la comisión de juegos y casinos autorizo en las Vegas los agujeros viriles, no estuve muy animado a entrar en el negocio, aquella moda venia de Europa y pensé que sería una moda pasajera pero también sabía que no me podía quedar fuera hacerlo me ganarían el mercado los posibles competidores, por lo que una vez que obtuve la licencia comencé a pensar en cómo hacer el concepto más rentable y atrayente a los posibles clientes aquello era una nueva forma de casino uno sexual pero no se apostaba dinero sino otra cosas igualmente valioso.

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales, adicionalmente una vez el pene, testículos o ambos están insertados el agujero se ajustaba al tamaño justo del miembro o paquete masculino, una vez con el pene en el interior su dueño experimentaba una de las más sabrosas mamadas de su vida, quizás la última.

-¡Como es eso posible se preguntaran! ¿Verdad?

Bien como ya dije el negocio es una nueva especie de casino los participantes apuestan su pene, huevos o ambos  pueden ganar $ 4,000 USD si apuestan solo su pene o huevos pero si apuestan ambos pueden ganar hasta $ 5,000 USD, del otro lado de los agujeros como si fueren “Gory Hole” tres hambrientas bocas están esperando para complacer a los apostadores, para tomar su genitales con sus bocas.

-¿Notaron que dije tres bocas?

Así es no hay error, si uno de los agujaros en realidad no es atendido por una boca sino por un ano de un joven hombre apretadito, que sabe cómo llevar al orgasmo a quien lo penetre por detrás, por supuesto todo se hace sin condón alguno damos seguridad a los apostadores que pueden estar seguro que no serán contagiados de ninguna enfermedad realizamos controles sanitarios rigorosos para poder dar esa seguridad, además el uso de drogas de cualquier índole está prohibida a nuestros trabajadores, me tomo esta parte muy en serio.

Pero no todo es placer, Arriba de cada agujero hay un laser potente que corre a lo largo de dos rieles en paralelo, diseñado para cortar lo que fuese que sobresalga del agujero a modo de guillotina, el apostador perderá lo que fuese que este apostando si suceden estas dos condiciones.

Primero: Si se viene en menos de 15 minutos, esto es automático y no hay forma de controlarlo.
Segundo: Quien sea el primero en correrse luego de pasados 15 minutos pierde.

De los cuatro que apuestan cada vez, solo uno pierde su apuesta pero no todos ganan el ultimo en correrse en gana la mano y el premio según lo que haya apostado.

No se permite apostar seguido, es decir el ganador o perdedores deberán esperar dos días como mínimo para poder volver a apostar sus genitales, los empleados que reciben los genitales de los apostadores se rotan, rara vez son los mismos en por lo menos tres semanas, también en cada ronda se cambian de lugar por lo que los apostadores nunca saben lo que les va tocar, boca o ano, hasta que tienen su apuesta dentro del agujero, lo que agrega un toque de emoción al asunto.

Al principio creo que tendría que cerrar a los pocos meses de haber abierto pues aquello iba a hacer un fracaso pero ya llevo 10 años y sigo obteniendo ganancias fabulosas los hombres vienen de todas partas del mundo para probar suerte en realidad algunos han apostado sus penes o huevos hasta más de 10 veces, según ellos la emoción y placer que sienten al saber que su pene, huevos o ambos están en riesgo de perderse les provoca los más increíbles orgasmos además de algunas buenas ganancias extras, sea lo que sea el negocio va muy bien.    


** ** ** ** ** ** **

Pietro llego a las vegas dos meses atrás había terminado de juntar el dinero para participar y poner si pene en peligro cuando lo conoció era un chico más bajo que él, de piel blanca, cabello negro corto, ancho de hombros y brazos fuertes, algo de él le llamó la atención que no podía apartar la mirada él lo notó, lo veía y lo seguía mirando era muy lindo, todo él, lo veía tanto que no tuvo de otra que ir a donde estaba se le acerco y Pietro lo seguía viendo como anonadado.

En su ostro empezó a dibujar una sonrisa pícara, pronto ese lindo hombre llamado Biel  se hizo amigo de Pietro Biel era muy diferente a Pietro en lo social, él era amigable con todos, practicaba fútbol en sus ratos libres, era social y extrovertido, Pietro por su parte más tranquilo, asocial, solo con él se sentía a gusto, tuvieron muchos roces durante varias semanas incluso Pietro se planteo la idea no poner su pene en peligro de conocerlo Biel lo abrazaba algunas veces incluso lo acariciaba, lo tomaba por los brazos, cuando estaban a solas, se sentaba muy cerca de Pietro, para sentir su piel junto a la suya era una especie de juego pícaro que había entre ambos.     

Una noche Pietro lo visito en su casa a Bien un pequeño pero acogedor apartamento, cuando una lluvia torrencial comenzó ya siendo la  hora de dormir, Biel le dijo que se podía quedar a dormir en ropa interior si quería que no había problema alguno, que él haría lo mismo ambos se fueron al cuarto, ahí frente de Pietro, Bien, se quita la ropa y queda en bóxers, Pietro aprecio su cuerpo, sus piernas formadas, sus abdominales marcados, su fuerte pecho lampiño con sus tetillas pequeñas pero bien formadas, sus brazos musculosos, y su buen paquete al frente de su apretado bóxer.
           
Pietro no le dije nada, también se desvistió y se acostó ya apagada la luz Biel, se acostó a su lado, ya que era la única cama en la habitación, fue en ese momento que la cosa se puso más intensa una vez que se acostó,  Pietro se le acerco y puso su pierna sobre él, la cual quedó sobre su pene, fui sintiendo como iba creciendo a medida que lo acariciaba con su pierna, mientras lo hacía, Pietro le dijo lo mucho que le gustaba, que siempre le había gustado, desde la primera vez que lo vio.
           
Que era algo increíble lo que sentía por él. Que tenía miedo de que eso estropeara su relación, su amistad, Biel no decía nada, solo lo escuchaba mirándolo fijamente.

"Déjame besarte el cuerpo", le dijo Prieto, de repente

Así lo hizo besándolo, lento, con amor, sintiendo su cuerpo, rozando su miembro con sus manos, pasando su boca por su pecho, tocando con su lengua sus tetillas, acariciando sus brazos y apretándolos un tanto para sentir sus músculos mientras iba bajando hacia su miembro, besando su vientre poco a poco, sintiendo su erección en su cara, Bajo su bóxer, olía su pene, pasaba mi lengua sobre él, contorneando su forma, empujando su cara sobre él para sentirlo aún mejor, Pietro no quería solo sexo nada más, lo quería a él por completo.   

Un buen rato estuvo así, besándolo y acariciándolo sobre el bóxer, abría su boca e introducía su pene en ella, sintiendo y mordisqueando su erección Biel me tomó por mi cabeza con una de sus manos y con la otra, sacó su pene y pude sentir su piel sobre su cara, lo beso tiernamente pasando su lengua por todo su pene ya afuera de su bóxer por completo se lo metía solo la punta en su boca y poco a poco lo fue introduciendo más y más. 

-"Así, uuufff". Jadeo Biel

Le empujaba la cabeza cuando le metía su pene en la boca y movía su pelvis para penetrarlo más, Pietro se puso de rodillas sobre la cama, estiro sus manos sobre su cuerpo, sintiendo la forma de sus pechos en sus palmas y se metió todo su pene en su boca, ayudado con su empuje era un pene grande, grueso y lampiño, pero era cómodo en la boca, se la trago toda y él la empujaba aún más Pietro jadeaba y Biel gemía de placer, estaba mamándosela al chico con quien soño tantas veces.

Pietro continuó mamando con locura, masturbándolo y lambiendo mientras se la introducía en su boca, de pronto Biel lo aparto para hacer que se acostara sobre él y puso su pene sobre el suyo, Pietro aún estaba en bóxer, le beso su cuello, sintiendo su pene contra su abdomen, pues Biel era más alto que Pietro de pronto Biel lo empujo sobre la cama que lo hizo quedar boca abajo, Biel se coloco sobre él para comenzar a restregar su dura erección entre sus nalgas Biel le bajó el bóxer para hacer que Pietro parara su culito para sentir su pene dentro de él.  

Biel le abría sus nalgas y jugaba con el ano de Pietro, dejándole una buena capa de su saliva luego de unos segundos se escupió su pene y lo fue introduciendo poco a poco en el ano de Pietro, quien mordía las sabanas. Cuando lo metía, le dolía y no se movía hacia adelante pero no quería pararlo, quería sentirlo dentro de él, poco a poco el ano de Pietro se dilatando hasta que logró introducirlo sin que su ano opusiera resistencia alguna, para luego comenzar con un movimiento de vaivén que se hizo cada vez más profundo Biel lo empujaba más y lo sacaba en un ritmo suave como para sentir bien cómo su ano lo apretaba y se contraría con su pene dentro Pietro sólo gemía y decía

-"Uuufff, que rico". Gemía Pietro.          

Biel lo tomó por los hombros a Pietro para tomar impulso e introducir su erección en su interior con más fuerza su rostro estaba sobre la de Pietro, Biel oía su respiración agitada en su oído, sus gemidos suaves, su piel sudada, caliente sobre Pietro sus movimientos eran profundos pero suaves no solo empujaba su pene hacia adentro, sino que movía su pelvis a los lados, en círculos Pietro escuchaba su jadeo cada vez más intenso. 

Los movimientos de Bien eran cada vez más rápidos pero siempre empujaba un poco más adentro y por segundos se quedaba así antes de retraerlo y volverlo a empujar, con sus manos lo tomaba por la cintura, le acariciaba las nalgas, de pronto Bien lo tomo de los hombros dándole una gran embestida y Pietro sintió las palpitaciones de su pene, escucho su respiración más agitada y empujó más hacia dentro, Biel gimió fuerte mientras se corría en el interior de Pietro que también comenzó a venirse, ambos gimieron y gozaron de un gran orgasmo simultaneo.          

Por unos segundos, solo se escucho el respirar cansado de ambos, con Bien aún sobre Pietro con su pene palpitando aun dentro de su ano, luego de unos dos minutos  Lo sacó se fue al baño a limpiarse, Biel lo siguió y ambos tomaron una rica ducha juntos para luego quedarse dormidos desnudos abrazados.


** ** ** ** ** ** **

A la mañana siguiente un mensaje de voz en el teléfono de Biel y Pietro los despertó la voz femenina decía.

-“Aviso de confirmación para su cita para el juego viril, favor de responder a este aviso en las próximas seis horas”.

Pietro y Biel se quedaron mirando ambos tenían fecha para poner sus miembros en juego el mismo día, ambos discutieron sobre deberían hacerlo y llegaron  al conclusión que debían hacerlo ambos se habían esforzado para conseguir el dinero y era poco probable que alguno de los dos perdiera su pene y podrían ganar un buen dinero.

Tres días después ambos esperaban en la fila para entrar en la habitación de los agujeros, un hombre muy atractivo les había dado unos folletos y les pidió que los leyeran ahí estaban contempladas las reglas y todo lo relacionado al juego en cuestión, pronto llego su momento para exponer sus virilidades ambos acordaron que debían apostar sus penes por lo que eso le dijeron al hombre que les pregunto cuál iba a hacer su apuesta, luego los cuatro hombres entre ellos Biel y Pietro fueron llevados a los agujeros un simple sorteo determino cual agujero le correspondía a cada quien.

Para su fortuna a ambos les toco juntos del lado derecho los agujeros 3 y 4 además de ellos dos había un chico de apenas 21 años delgado y con nalgas chatas por lo menos eso noto Pietro cuando este se bajo su pantalón y ropa interior el otro hombre que parecía ser militar o policía era negro, de nalgas esculpidas como duras con un pene enorme ya en erección cuando cayó su pantalón, por su parte Pietro dejo caer su pantalón para dejar al descubierto sus apretaditas pero bien formadas nalgas.

Biel tenía las mejores nalgas de los cuatro y su miembro era casi del mismo tamaño que el del negro, Pietro se masturbo un poco para obtener una buena erección, luego a una señal los cuatro insertaron sus genitales en los agujeros, el único que aposto todo su paquete fue el chico de 21 años al lado de Pietro todos los demás solo insertaron sus penes, de inmediato una hora de placer los golpeo a los cuatro pero el que más pareció gozarla fue el más joven de ellos quien pego su pelvis a la pared dando un grito de placer. 

-“¡WWWAAAAAAAOOOO!” Grito el joven.

Pietro debió de recocer que la sensación era magnifica aunque no tanto como las mamadas que le había dado Biel hasta ese momento, el que aprecia estar en problemas era el muchacho se movía y contorsionaba como si estuviera por venirse en cualquier momento, por su parte el negro solo lanzaba pequeño gruñidos, poco a poco los minutos que parecían eternos iban pasando de pronto un sonoro timbre les aviso que la barrera de los 15 min había sido superada, en cierta manera fue un alivio para los cuatro pero al mismo tiempo un motivo de preocupación.

Los cuatro sabían que el primero en correrse ahora sería el que perdería la apuesta, pasaron varías minutos más y las nalgas de los cuatro hombre se apretaban buscando resistir la tremenda succión que los estaba llevando al borde del orgasmo, los cuatro comenzaron a gemir cada vez más a aprisa, estaban por venirse pero ahora la cuestión era saber cuál de los cuatro se iba a venir primero.

Uno segundos después el chico más joven y Pietro luchaban por no correrse casi al mismo tiempo los dos gimieron mientras soltaban una enorme descarga de su semen, los gemidos sonoros de ambos hicieron que el negro y Biel también comenzaran a venirse, sintiendo los mayores orgasmos de su vida hasta ese momento.

De pronto la voz de un hombre se escucho.

-“¿La decisión del agujero es?” Dijo el hombre.

Se produjo un redoble de tambores en unos altavoces y luego la habitación se lleno con el grito de Pietro que se despego de la pared para descubrir que su pene le había sido cercenado, todos miraron su entrepierna sin pene ya con apenas un minúsculo muños medio sangrante pues la herida fue cauterizada por el laser al cortar su pene.

Del agujero de su muñón un chorro de semen broto momentos antes de que Pietro perdiera el conocimiento.

El ganador del premio fue Biel dinero que usaron para mudarse a un departamento mejor, aun siguen juntos y Biel penetra a Pietro que es la única manera que tiene de poder drenar su semen que constantemente se forma en su cuerpo pues aun tiene sus dos buenos huevos colgando en su entrepierna.


** ** ** ** ** ** **

Con cada nueva apuesta debo decir que gano mucho, en otra parte del casino hay pantallas que muestras los resultados de cada apuesta, los apostadores apuestan dinero a quien creen que ganara o perderá, si aciertan tienen una buena ganancia si no lo pueden seguir intentando, no hay límite de apuesta en esa sección.

No sé cuanto dure esto pero mientras me deje ganancias seguiré haciéndolo a por cierto, los penes que son cortados son plastificados y vendidos como dildos, algunas mujeres y hombres pagan un buen dinero por un miembro que alguna vez estuvo unido a la entrepierna de un hombre, lo que les produce también placer al usarlo.

Los invito a que prueben esta nueva tendencia y si tienen suerte quizás obtengan placer y dinero, sino bueno un eunuco es muy apreciado en ciertos círculos ¿No lo creen?  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PAQUEÑO ESCLAVO

Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más......


PAQUEÑO ESCLAVO
Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.

Pese a haber entrado en la pubertad a los 12 años, su amo de aquel entonces pago para que su cuerpo al que apenas le empezaba a brotar vello en la zona púbica, nalgas y axilas fuese depilado completamente con laser, por lo que ha permanecido su cuerpo lampiño por completo incluso su ano hasta la edad que posee, poseedor de un pene inusualmente grande cuando está en erección con dos huevos enormes que son inusuales incluso en un hombre de mayor edad siempre fue bien utilizado por sus Amas anteriores, aquella noche recibió la noticia que había sido vendido a una mujer madura que vendría a la mañana siguiente por él.

Su ama de nombre Samia estaba recostada en el cabezal de la cama, entre almohadones, cuando Onix que fue llamado a su presencia entro luego de decirle aquella noticia de su venta su Ama deseaba gozar del adolescente una última vez, ella retiró la colcha y sacó las piernas fuera de la cama, apoyando sus hermosos y bien cuidados pies sobre la alfombra,  Onix se arrodilló, dobló su cuerpo y rindió homenaje a la que desde hacía dos años era su dueña, besándole los pies, uno en cada pie.

Adriana dejó que su esclavo se quedara un rato postrado Onix no se movería de aquella postura hasta recibir permiso de ella, movió los dedos delante su cara y éste los besó con delicadeza. Samia levantó uno de los pies poniendo los dedos bajo el mentón de Onix, obligándole a levantar la cara ella terminó el movimiento colocando una pierna sobre la otra, balanceando el pie desnudo ante la mirada fija de su esclavo.        

―“¿Dime Onix, aún me deseas?” Pregunto Samia.     
―“Sí Ama, más que a nada en este mundo”. Respondió Onix, sumisamente.

Adriana sonrió valoraba la fidelidad y la devoción que su esclavo le profesaba, pobre muchacho había tardado meses en ganarse el reconocimiento de ella quien levantó un poco el pie y le ofreció la planta Onix besó su pie con amor.          

De pronto la mano de Samia salió disparada y abofeteó el rostro de Onix un hilillo de sangre se deslizó por el labio del adolescente momentos después quien bajó la mirada al suelo y musitó palabras de perdón, sin saber a ciencia cierta cuál había sido su falta, luego Samia hablo en un todo severo.        


―“Eso fue para que no olvides que eres más que un esclavo y siempre debes obedecer sea quien sea tu Ama”. Dijo Samia.  

Luego ella se le acercó y depositó un beso breve y fugaz en los labios del Onix, justo en el sitio donde momentos antes le había golpeado Onix pareció sufrir una descarga eléctrica al contacto de los dulces labios de su idolatrada dueña, mientras miraba la esbelta figura de su ama avanzar hacia el baño Samia 36 años pero no aparentaba más de 28.       

―“Ahora mismo, le preparo el baño Ama”. Dijo Onix mientras corría al baño.
           
Onix le lanzaba furtivas miradas a las torneadas piernas de Samia, observando discretamente cómo se movían mientras ella escogía lencería de los cajones, cinco minutos después salió del baño justo cuando Samia estaba terminando de desnudarse Onix quedo paralizado al ver el cuerpo de su Ama desnudo.

―“¡El baño está listo, Ama, cuando quiera usarlo!” Dijo Onix.      

Ella levanto la mirada que se cruzo con la del adolescente durante un corto espacio de tiempo antes de que Onix bajara rápidamente la mirada al suelo así se lo había enseñado ella cruzó la habitación y pasó delante de él con movimientos sinuosos.          

―“¿Quiere que le enjabone la espalda?”  Preguntó Onix.    
―”Sí claro”. Respondió Samia.
           
Ella se metió en la bañera y Onix se acercó para enjabonarla permanecieron en silencio un rato, mientras él la enjabonaba, Onix estaba desnudo todo el tiempo en el baño, tras el baño él le tendió la toalla y la ayudó a secarse.     

―“Bueno ahora toca el masaje”. Dijo Samia.  
―“Enseguida”. Le respondió Onix.       

Las manos de Onix relajaron el cuerpo de su Ama casi se durmió bajo sus reparadores efectos de pronto Onix se estremeció al notar el contacto de la cálida mano de su Ama en su palpitante entrepierna, luego ella separó bien las piernas para dejar su jugosa vagina que semejaban unos labios sonriéndole a los ojos de Onix.        

Onix se acercó lentamente hasta enterrar su rostro entre las escarchadas estrías que parecían tener vida propia y por las que empezaban a rezumar blanquecinas humedades producidas por el deseo, las manos de Micaela se posaron con suavidad sobre la cabeza del chico y arqueando ligeramente la espalda se entregó a las andanadas que le producían su lengua y labios.
           
Samia comenzó a gemir, casi de inmediato sus dedos se engarfiaron en el largo cabello de Onix le apretó la cabeza como si pretendiera engullirlo él apenas podía respirar pero no importaba su Ama le exigía que la hiciera gozar y eso era lo único que importaba para él en ese momento, se entregó con toda su alma a esa tarea, su lengua entraba y salía de los surcos jugosos, del agujero encharcado, se ayudó de la nariz y de toda la cara para apretar con fuerza los resortes de placer que tenía a su alcance, restregándose sin descanso contra el cada vez más húmeda y olorosa vagina de su ama.

Samia pasó de los gemidos a los jadeos, que era como estertores y finalmente comenzó a gritar de placer ella puso sus pies desnudos sobre la espalda de Onix y le engarfió el cuello para poseerlo con más fuerza,  sus caderas se movían frenéticamente ella solo gritaba y gritaba, apretó más sus piernas y aferró con sus manos el cabello del adolescente.        

Cuando ella sintió un maravilloso orgasmo, luego vino la lenta relajación, entre espasmos y pequeñas sacudidas cada vez más espaciadas,  sus piernas aflojaron su presión así como sus manos por lo que ella pudo retirar la cara lo suficiente para tomar aire, estaba agotado pero se sentía feliz su Ama parecía realmente satisfecha.         

Onix permaneció aún algún rato con la cara entre las piernas de su Ama, respirando el olor de sus fluidos, un olor fuerte pero a la vez excitante encantaba darle placer pero lo que acababa de hacer lo había excitado como nunca y ahora tenía una erección de las que si no hacía algo para remediarlo se mantendría en su máxima expresión toda la noche, impidiéndole dormir.

Su Ama no le permitía penetrarla, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, le autorizaba a eyacular masturbándose cuando eso sucedía debía hacerlo frotándose el pene entre las botas que previamente había tenido que calzarle y entonces era el ser más feliz del mundo de pronto Samia se incorporó de la cama estaba hermosa con el cabello, mojado de sudor, tenía los ojos brillantes, había quedado más que satisfecha.        

Samia tomo su pene con sus pies unos cuantos apretones por parte de ellos fue más que suficiente para que el pene de Onix comenzara a vomitar tremendos chorros de semen el rostro del adolescente era de máxima felicidad ella no tuvo que ordenarle nada lo primero que hizo al acabar de venirse fue lamerle los pies de los goterones de semen con que se los había salpicado, después hizo lo mismo con los que cayeron al suelo.    

Samia mandó a su esclavo a dormir en el suelo, en el lugar de siempre muy feliz.

A la mañana siguiente Onix con apenas una minúscula trusa (slip) casi transparente fue entregado a su nueva Ama una mujer de unos 45 años de grandes senos, bien vestida y algo pasada de peso, quien lo tomo de la cadena que pendía del collar en su cuello para llevárselo a su auto, ahí ella le dijo que podría llamarla Ama Sonia desde ese momento era su nueva ama.

Su nueva ama condujo su elegante auto hasta una gran casa de campo aunque Onix no pudo ver nada ya que sus ojos fueron vendados, al llegar ella le indico que se desnudara para que pudiera ver su cuerpo bien, Sonia quedo muy sorprendida de lo bien dotado que era Onix y quedo aun mas sorprendido cuando le ordeno que se masturbara hasta quedar con su miembro bien erguido, ella lo miro con luria mientras Onix miraba al suelo, luego la escucho decir.

― “Onix te he comprado para que seas el sirviente de mis hijas pero antes voy a tener que hacerte algunos arreglas no deseo que ellas queden embarazadas por un descuido cuando jueguen contigo, estoy más que segura que serás uno de sus juguetes preferidos”. Dijo Sonia con una sonrisa en sus labios.

Que dejo inquieto al adolescente, luego ella hizo que se acostara sobre un sillón con amarro sus piernas con una soga dejándolos levantados como si estuvieran sostenidos por dos estribos ginecológicos invisibles, luego le coloco un dispositivo de látex que deparaba su pene y huevos, coloco también una pequeña correa de cuero por debajo de su glande y aseguro su pene a su pierna derecha.

Luego le coloco dos pinzas una en cada uno de sus pezones a Onix que lo hicieron estremecer de dolor pero no dijo nada se mordió su labio para no dar una muestra de dolor como le habían enseñado, mientras Sonia se colocaba un arnés sobre su pelvis ya desnuda, le dijo al adolescente.

―“Hoy aprenderás como es que se trata a un verdadero esclavo y prepárate porque vas a ser desvirgado”. Dijo Ama Sonia.

Luego ella fue hasta un cajón del que extrajo un dildo muy grueso acanalado con protuberancias que coloco al frente de su arnés, quedando como un miembro en erección sobresaliendo de la entrepierna de su Ama, que apretó un botón y comenzó a vibrar.

El sonido “ZZZZZZZZ” que emitía aquel dildo de color negro se hizo más intenso conforme Ama Sonia se acerco a Onix, ella como su pene y lo masturbo por unos segundos antes de que comenzara a penetrarlo con aquel dildo, el cuerpo de Onix se tenso al sentir aquel falo de plástico vibrando entrar en sus entrañas, era la primera vez que era penetrado y estaba sintiendo mucho dolor, las lagrimas no tardaron en correr por sus mejillas.

Ama Sonia hundía aquel miembro en el interior de Onix hasta que su pelvis chocaba con sus nalgas, el adolescente trato de no gritar todo lo que pudo pero el dolor era intenso y no pudo contener jadear y gruñir de dolor lo que hizo gemir de placer a Sonia, el ano de Onix se contraía con fuertes espasmos dolorosos mientras los canales del dildo le estaban un masaje prostático único que hizo que su pene comenzara a palpitar a los pocos minutos de comenzar a ser penetrado por Sonia que al parecer estaba gozando el sufrir del adolescente.

De tanto en tanto jugaba con las pinzas colocadas en sus tetillas para provocarle más dolor a Onix que sentía que iba a venirse en cualquier momento aquella sensación de estar al borde del orgasmo duro como 15 minutos en los que su ano se sintió que ardía como si estuviera en llamas de pronto Onix lanzo un gruñido.

―“AGGYYRRRRRR”. Gruño Onix.

Al tiempo que tres fuertes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene que fueron a dar a su pierna derecha el semen comenzó a chorrear por su pierna, con dos dedos Sonia lo recogió para dárselo a probar a Onix que lambio sus dedos con gusto.

Sonia no dejo de penetrar al adolescente hasta que se vino por una segunda vez, fue en ese momento que extrajo el dildo de sus entrañas dejando su ano completamente dilatado con el chico llorando de dolor sintiendo como si esfínter anal se contraía en fuertes espasmos tratando de cerrar se nuevo, Sonia se quito el dildo y fue por un elastrador y un bisturí era hora de poner fin a la fábrica de esperma del Onix para siempre para convertirlo en un eunuco para el disfrute de sus hijas.

Sonia coloco una liga en elastrador la abrió, para luego pasar el testículo derecho de Onix, por el centro de la estirada liga castradora, luego la dejo cerrarse de golpe, el adolescente arqueo el cuerpo y casi dio un gran grito al sentir la opresión de la liga castradora en su escroto, con rapidez Sonia coloco otra liga en el elastrador para aplicar la liga esta vez en el testículo izquierdo de Onix, que no pudo evitar esta vez dar un gran grito de dolor, todo su cuerpo se sacudió por unos segundos para irse calmando poco a poco.

Su ano aun palpitaba bien abierto sintiendo las gotas de sudor entrar por él, Onix nunca antes sintió tanto dolor, ni siquiera cuando su anterior ama le pateaba sus huevos de forma brutal, pasados unos minutos Ama Sonia tomo el bisturí y sin el uso de cualquier anestésico para evitar el dolor hizo un largo corte en el escroto de Onix que horrorizado vio como su blanquecino testículos broto de escroto, quedando colgando de un conducto goteando sangre, Sonia hizo lo mismo con el otro testículo dejando ambos colgando entre las separadas piernas de Onix.

Luego libero el pene del adolescente en completa erección aun de su pierna para comenzar a masturbarlo, lambiendo la parte de abajo de su glande de tanto en tanto, entre lambida y lambida Sonia le dijo.

― “Más vale que disfrutes que esta será tu ultima venida como hombre de tu vida”. Dijo Ama Sonia para luego darle otra lambida.

Onix pese al dolor hizo lo que ella le indico, no paso mucho hasta que comenzó a gemir de placer pues Sonia se metió su pene a la boca, Onix sintió como su mano libre tomo sus dos expuestos testículos para juego con ellos en su palma de su mano.

El placer se incremento para el adolescente, pero solo por un momento de pronto Ama Sonia apretó sus dos expuestos testículos con la mano que momentos antes jugaba con ellos, lo hizo de manera brutal, Onix puso los ojos en blanco y su cuerpo se arqueo en ese justo momento su pene que estaba palpitando con fuertes contracciones lanzo tres potentes chorros directo a la boca de su Ama que se los bebió sin desperdiciar ni una sola gota, luego Onix dio un alarido de dolor.

― “AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito el adolescente.

Justo en el momento que Ama Sonia le arranco sus dos testículos de su cuerpo, con un fuerte tirón de su mano, todo el cuerpo de Onix se sacudió y él se desmayo unos pocos segundos después, sintiendo como la sangre corría por sus nalgas. 

Onix paso los siguientes tres días hirviendo en calentura estuvo al borde de la muerte pero de alguna manera logro reponerse, Ama Sonia hizo que se viniera en sus pies durante las dos semanas luego que se repuso, dos veces por días para luego hacer que Onix lambiera su propio semen de sus pies, cuando Ama Sonia estuvo segura que no quedaba ni un espermatozoide en el cuerpo de Onix lo llevo a su casa.

Ahí se lo entrego a sus hijas que eran incluso más sádicas que ella, Ama Sonia le suministraba la testosterona suficiente para que Onix mantuviera su cuerpo masculino y firmes erecciones, que eran aprovechas por sus hijas como por Ama Sonia mientras o durante sesiones de tortura y humillación a los que Onix se veía sometido dado que para ellas solo era un “Pequeño Esclavo”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PACTO SINGULAR

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible......


PACTO SINGULAR
El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ana y Paty era amigas desde la infancia, cuando Ana de 25 años en ese momento estaba por casarse muy ilusionada con Paco su gran amor según ella, Paty le juro que si la trataba mal o le hacía algo ella se encargaría de hacerlo sufrir algo peor que la muerte misma, las dos sellaron su pacto con un beso en la mejilla, luego rieron y días después la boca tuvo lugar, Paty vivía en otra ciudad por lo que luego de la boda ella se fue, para seguir regenteando su negocio de BDSM en la que ella era la Ama suprema del lugar.

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

Rápidamente pasaron cinco años desde la boca de Ana, en la que Paty tuvo poco contacto con ella la mayoría por correo electrónico el ultimo que recibió le pedía ayuda para alejarse de su esposo que la estaba acosando y golpeando. 

Paty le dijo que volaría a su ciudad para llevársela lejos de su esposo por desgracia eran días festivos y no pudo conseguir vuelo alguno hasta cuatro días, para cuando llego por Ana era demasiado tarde ella fue encontrada muerta, golpeada y violada hasta la muerte, Paty apenas pudo reconocer el rostro de su amada amiga de lo desfigurada que los golpes propinados le habían causado, las autoridades culparon a Paco su esposo como el asesino pero él tenía dinero como amigos poderosos que movieron los hilos de la justicia.

Pese a una gran batalla por parte del fiscal, el abogado de Paco se la arreglo para desacreditar a los testigos algunos ni siquiera se presentaron otros desaparecieron, y las pruebas las que aparecieron fueron refutadas fácilmente en conclusión Paco fue declaro inocente del asesinato de su esposa, Paty hablo con el fiscal y este le confirmo que aquello era una injusticia que estaba seguro que él era culpable que seguiría trabajando para poder llevarlo a juicio en una corte federal, pero antes necesitaba encontrar algunas de las pruebas desaparecidas.

Paty por su parte no pensaba esperar a que la justicia fuese servida, ella pensaba llevar a cabo su propia justicia, iba a honrar en pacto que hizo con su amiga a toda costa, espero unos prudentes seis meses pero el fiscal pese a todos su esfuerzos aun seguía con las manos atadas fue entonces que Paty, contrato a una banda local para que secuestraran a Paco su trabajo era solo dejarlos atado e inconsciente en el lugar que ella les señalara, para ganarse una buena cantidad de dinero.

Paco salía de un bar de mala muerte en donde bebió y compartió con mujeres de dudosa reputación, tambaleándose nunca llego a su auto, fue narcotizado y subido a una camioneta.

Paty al ver al robusto cuerpo bien trabajado de Paco ante sus pies sintió un cosquilleo en su entrepierna, al tiempo que sintió que su tanga de color negro bajo su ajustado pantalón se mojaba de sus jugos al tener al asesino de su mejor amiga casi hermana a su merced, algunas horas más tarde Paco aun inconsciente estaba en una gran salón del establecimiento de Paty listo para recibir la justicia que ella le había preparado y no se le fue concedido a su amiga aun.

Ana le conto en sus platicas previas a la boda que Paco estaba bien dotado pero nunca le creyó del todo hasta que despojo a Paco de su ropa interior para ver su pene que pese a estar dormido era muy grueso circuncidado y con un glande en forma de casco de un tamaño de 13 cm con un escroto rechoncho en el que dos grandes huevos descasaban entre sus piernas, casi tocando el suelo una vez despojado de su ropa interior lo que hizo de nuevo excitar a Paty y humedecer su vagina de nuevo.

Paco era un hombre peludo, con un pecho lleno de espeso vello, que descendía por su marcado abdomen hasta su pubis en donde nuevo se espesaba en una mata de vello púbico, su escroto por su parte estaba cubierto por una buena capa de vello púbico lo que hizo repugnar a Paty, por lo que procedió a comenzar con su plan de venganza, primero aseguro los brazos de Paco por sus muñecas para luego colocarles una cadena que estaba unida a una pequeña grúa eléctrica en el techo con la que Paty sin esfuerzo levanto el pesado cuerpo de Paco que quedo casi colgando de sus brazos.

Paty aseguro los tobillos de Paco con grilletes lo que dejo sus piernas bien separadas con sus plantas bien plantadas en el suelo, con la ayuda de una maquinilla de afeitar, Paty comenzó a rasurar el vello desde el pecho, bajando hasta llegar a su vello púbico lo que la maquinilla no pudo quitar lo hizo manualmente con una navaja de afeitar, también rasuro sus fuertes como robustas piernas, para terminar le coloco un pesado como estrecho aro metálico en la parte alta del largo escroto de Paco lo que dejo sus dos huevos bien marcados en el fondo de su saco de piel.

Para terminar le coloco una antifaz sobre los ojos de Paco para que no pudiera ver nada, también le coloco unos tapones contra ruido en sus oídos para que no pudiera escuchar nada y ya para rematar le coloco una mordaza de boca en su boca para que tampoco pudiera hablar o gritar, ya que Paty estaba segura que él iba a gritar como nunca antes en su vida con todo lo que le tenía preparado para esa noche y las siguiente en que iba torturarlo.

Paco no lo sabía aun pues seguía inconsciente, pero pronto entenderá, que su “motivo de orgullo” le servirá a Paty para humillarlo y causarle mucho dolor ella sabía que sus genitales era donde más fácilmente podía lograr doblegar a un hombre no solo físicamente sino también psicológicamente al someterlo, cambiaria sus paradigmas y eso además de obtener justicia para Ana iba a sentir verdaderamente placer.

Sus queridos genitales seguramente eran el punto más débil de Paco, como de la mayoría de los hombres especialmente si es donde centran toda su sexualidad, su esencia viril y su machismo, el tamaño de su pene aunque asombroso le tenía sin cuidado, pero saber que estaba tan orgulloso de sus cositas, le facilitaba la tarea y es que precisamente ese motivo de orgullo lo volvía vulnerable ante ella, por lo que a Paty respecta, si tenía un pene y dos huevos, ya estaba perdido.

Le complacía controlar los impulsos de un macho, a través de la anulación de sus genitales aplicando severos correctivos por medio de la tortura genital, unos huevos, bien atados,  durante  unos minutos,  algo tan elemental como un bondage, cambia de forma inmediata  el modo de pensar y de sentir de los machos, pero tener un anillo pesado metalizo sobre los huevos lo logra aun mas rápido.

A Paty le gustaba separar al máximo los huevos de la base de su entrepierna, esa aparentemente inofensiva técnica se convierte en una atroz tortura, la constricción de la base de los genitales les obliga a mantener una erección, sus miembros permanecerán siempre duros, con normalidad y  la erección aumenta paulatinamente,  cuanto mayor diámetro alcanza el pene más y por los testículos sufren al sentir más dolor.

Es una mezcla entre el dolor y la excitación por la involuntaria erección.  No pierden su virilidad, pero sí el orgullo. El dolor aumenta ante la erección, poco a poco un macho se somete pero Paty tenía otros planes para Paco.

Paty se limito a esperar a que Paco recobrara el conocimiento mientras tanto preparo todo, un par de horas más tarde Paco comenzó a dar muestras de que despertaba no paso mucho hasta que estuvo completamente consciente, comenzó a sacudirse, tratando inútilmente de soltarse, gruñía y se sacudía todo ante la mirada atenta de Paty que comenzó a ponerse un arnés con un dildo de un tamaño enorme muy grueso mientras observaba como el pene de Paco comenzaba a endurecerse.

Era lo que Paty buscaba, ella se acerco a donde estaba Paco, para tomar su pene ya en completa erección, con una mano y comenzar a masturbarlo, por supuesto Paco al sentir aquella delicada mano sobre su miembro se agito.

-“MMMGGGUYYYTTYRR” Dijo Paco.

Pero nada de lo que decía se entendía, Paty, continuo masturbándolo hasta que del ojo de su glande comenzó a fluir abundante liquido pre seminal, en ese momento ella lo tomo de sus caderas apretó los dientes y le propino un tremendo rodillazo directamente en sus atrapados huevos que al no tener a donde retroceder recibieron el impacto de la rodilla por completo.

El cuerpo de Paco se sacudió con violencia por el dolor que el brutal rodillazo le hizo sentir de manera instantánea, aun el cuerpo de Paco estaba sacudiéndose cuando un segundo seguido de un tercer y cuarto rodillazo impactaron sus huevo de manera brutal que hicieron casi partiera la mordaza de bola en su boca en dos de los fuerte que apretó sus mandíbulas, el quinto rodillazo fue el más brutal de todos, casi hizo que Paco perdiera el conocimiento de nuevo, ya para ese momento ambos huevos de Paco comenzaban a hincharse.

Paty entonces tomo una pequeña barra de roatan endurecido y comenzó a azotar las abultadas como duras nalgas de Paco que a sus 32 años estaban aun firmes y paraditas, las golpeaba con fuerza haciendo que el hombre se sacudiera de dolor con cada nuevo impacto, pronto las líneas rojas que dejaban los impactos de barra sobre sus nalgas se volvían moradas para casi enseguida de color negro mientras Paty no dejaba de azotar sus nalgas, Paco sentía como si sus nalgas estuvieran siendo asadas al carbón de ardor como dolor que estaba sintiendo con cada nuevo impacto.

Paty azoto a Paco por casi dos horas no solo en sus nalgas sino también en su espalda dejando ambas con la piel abierta y sangrando, sobre todo las que alguna vez fueron unas bellas nalgas masculinas ahora eran dos masas de carne ennegrecidas y sangrantes, que le estaban dando mucho dolor al completamente bañado en sudo de Paco lo mismo que Paty quien cansada de tanto azote decidió tomar un descanso, para regresar a donde estaba Paco aun con una gran erección que ya le estaba empezando a dolor por todo el rato que su pene había estado endurecido.

De nuevo Paty le dio tres fuertes rodillazos y una patada a Paco el tacón en punta que llevaba impacto justo entre sus dos huevos que hizo que la agonía de Paco fue aun mayor, ella aun llevaba el arnés con el enorme dildo sobresaliendo de su pelvis, Paty se coloco detrás de Paco le abrió sus maltrechas nalgas apretándoselas con fuerza lo que hizo que todo su cuerpo se sacudiera de dolor, coloco la punta del enorme dildo sobre el cerrado ano de Paco que se sacudió tratando de evitar ser penetrado.

-“MMMMGTTTTGGYGYRRRRR”. Paco gruño sin sentido alguno.

Paty lo sujeto de la cintura con fuerza para atraer su fuerte cuerpo hacia ella, lo que hizo que el largo como grueso dildo entrara pese a la resistencia de Paco en su interior.

-“MMMMMMMMMMMMRRRRR”, Grito Paco al sentirse empalado.

Aquel dildo era del groso de un bate de beisbol y casi del mismo largo, Paty sin piedad alguna comenzó a penetrar a Paco cuyo ano no resistió y se desgarro abonando más dolor al que ya estaba sintiendo su próstata estaba siendo estimulada como nunca antes, Paty tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo al mismo tiempo que lo penetraba sin piedad.

Con cada nueva embestidas las nalgas de Paco chocaban contra la pelvis de Paty lo que acrecentaba el dolor que estaba sintiendo en medio de aquella dolorosa como humillante experiencia de estar siendo violado, el pene de Paco comenzó a contraerse con espasmo que solo se incrementaron una vez iniciados, Paty soltó su pene justo cuando estaba por venirse pero eso no detuvo su eyaculación que fue brutal, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron del ojo de su pene, en sucesivos disparos, que brotaron con mucha fuerza, fueron seis o siete los disparos seguidos de un largo goteo de su semen.

Sin embargo Paty no dejo de masacrar el ano y entrañas de  Paco hasta que se vino una segunda vez no tan abundante como la primero pero tardo casi media hora en llevarse a cabo tiempo en que sus entrañas y ano fueron masacrados por completo, Paty satisfecha también pues había alcanzado ya dos fuertes orgasmos con sus juegos chorreando por sus piernas extraño el enorme dildo de las entrañas de Paco cubierto de mierda y sangre, para ir a buscar un pequeño burdizzo, ya con la herramienta en su mano de nuevo se coloco detrás de Paco.

Tomo sus hinchados huevos y los apretó con toda la fuerza que pudo lo que hizo que Paco de nuevo se retorciera de dolor, su pene para ese momento ya estaba desinflado, Paty coloco las mandíbulas del burdizzo justo por debajo del ancho aro de metal que conservaban sus huevos encerrados en la parte baja de su escroto, el cuerpo de Paco tembló al sentir el contacto del metal con su piel escrotal, Paty miro hacia arriba y pensó para ella.

-“Esto es lo que mereces por lo que le hiciste a Ana”. Se dijo Paty a sí misma.

Luego usando toda la fuerza que pudo imprimir cerró las mandíbulas del burdizzo que aplastaron la piel y los conductos que unían los huevos de Paco a su cuerpo.

-“MMMMMMMRRRRMMMMMM” Gruño con fuerza Paco al sentir el apretón del burdizzo.

Paty mantuvo la herramienta cerrada por 20 segundos mientras todo el cuerpo de Paco se sacudía con violencia, luego la abrió las movió un poco y realizo un segundo fuerte apretón, esta vez el cuerpo de Paco, no solo se sacudió sino que convulsiono y su pene que de nuevo se puso rígido lanzo una gran cuerda de semen antes que se desmayara de nuevo.

Paco regreso a la consciencia de una manera brutal al sentir como su pene estaba siendo quemado, Paty usando un soplete se lo quemo por completo en estado de erección el dolor fue brutal y casi durante todo el proceso Paco estuvo consciente, hasta que fin de nuevo se desmayo por el dolor.

Paco se despertó de nuevo en un hospital, le castrado, con un pene quemado e inservible para el resto de su vida, con sus tetillas arrancadas y un ano desgarrado sin mencionar que sus nalgas estaban hechas añicos, que pese a que se iban a curar le iban a quedar horrendas cicatrices en la espalda y nalgas de por vida.

Por fin Seis años después de que Paco fue castrado el fiscal de su ciudad logro poder fincarle responsabilidades por la muerte de su esposa ante un juez federal esta vez el fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión en donde desde la primera noche fue convertida en la putita de los internos que consideraron que un hombre sus huevos no era en verdad hombre.

Paty se alegro cuando se entero que Paco fue encontrado muerto en su celda ahocado por su propia ropa, en la nota que dejo decía.

-“Ya no soporto ser violado y no se mas un hombre es mejor morir que seguir viviendo la constante degradación a la que me veo sometido todos los días, ¡maldigo a quien me castro!”  

Paty feliz llevo flores a la tumba de su amiga un año después de la muerte de Paco en donde le dijo,

-“He cumplido con nuestro pacto amiga”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PENUMBRA

Era Claudio, como esperaba, lo dejo entrar y sin que le dijera nada, comenzó a despojarse de su ropa hasta solo quedar con una pequeña trusa (slip) de color rojo cubriendo su pelvis, su cuerpo con el vientre marcadito y piel blanca con su rostro aun la de un adolescente pero a tener casi ya 22 años, delgado, con nalgas firmes como redondeadas, su cuerpo apenas tenía vello solo un era apreciable su vello púbico por arriba de su pene y huevos que colgaban algo bajos, Pablo lo beso en la boca con pasión que duro varios minutos antes de que sus labios se separaron......


PENUMBRA
Era Claudio, como esperaba, lo dejo entrar y sin que le dijera nada, comenzó a despojarse de su ropa hasta solo quedar con una pequeña trusa (slip) de color rojo cubriendo su pelvis, su cuerpo con el vientre marcadito y piel blanca con su rostro aun la de un adolescente pero a tener casi ya 22 años, delgado, con nalgas firmes como redondeadas, su cuerpo apenas tenía vello solo un era apreciable su vello púbico por arriba de su pene y huevos que colgaban algo bajos, Pablo lo beso en la boca con pasión que duro varios minutos antes de que sus labios se separaron.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Aquel fin de semana, viernes ya de noche Pablo de 21 años esperaba  apenas con su pantalón del pijama a Claudio su novio y sumiso esclavo desde hace un año, los padres de Pablo se había ido a convención del trabajo de su padre su madre se fue con el dejándolo solo, su hermano mayor de 24 años se marcho con su novia a la playa por lo que tenía la casa completamente a su disposición, 10 minutos antes de las 7:00 pm se escucho el timbre de la puerta Pablo camino calmadamente a la puerta.

Era Claudio, como esperaba, lo dejo entrar y sin que le dijera nada, comenzó a despojarse de su ropa hasta solo quedar con una pequeña trusa (slip) de color rojo cubriendo su pelvis, su cuerpo con el vientre marcadito y piel blanca con su rostro aun la de un adolescente pero a tener casi ya 22 años, delgado, con nalgas firmes como redondeadas, su cuerpo apenas tenía vello solo un era apreciable su vello púbico por arriba de su pene y huevos que colgaban algo bajos, Pablo lo beso en la boca con pasión que duro varios minutos antes de que sus labios se separaron.

-“¡Estás seguro, en verdad deseas que lo haga?” Pregunto Pablo.
Claudio solo movió su cabeza en forma afirmativa.

Pablo se llevo a Claudio a su habitación, ya en la habitación Pablo se sentó sobre su colchón inflable apenas cubierto con una sabana e hizo que Claudio se despojara de su trusa para quedar completamente desnudo ante él, luego con un movimiento de su mano le indico a Claudio que se pusiera de rodillas frente a él a escasos centímetros de donde estaba Pablo casi quedando Claudio entre sus piernas abiertas de Pablo, quien se le quedo mirando.

La  habitación estaba casi a oscuras, apenas los dos jóvenes cuerpos estaban iluminados desde el lado izquierdo por una pequeña lámpara sin su funda reflectante, Pablo alargo su mano para tomar el pene de Claudio, que comenzó a masturbar hasta que quedo en completa erección, las miradas de ambos se encontraron de nuevo y Pablo le volvió a preguntar con una expresión muy seria.

-“¿En verdad deseas que lo haga?” Pregunto Pablo.
-“Si, estoy seguro, ¡Hazlo!” Respondió Claudio.

Pablo continuo masturbando al cayado Claudio por algunos minutos hasta que del ojo de su glande comenzó a brotar liquido pre seminal.

Pablo entonces movió su mirada al glande de Claudio para verlo en a toda su plenitud aquel  miembro en erección que tanto le gustaba, Pablo hizo que Claudio se acostara sobre su cama con su pene apuntando al techo, que no había dejado de masturbarlo, Pablo se despojo del pantalón de pijama y trusa para dejar su tremenda erección como pocas que acerco a la boca de Claudio quien se inmediato se lo comenzó a comer como nunca lo había hecho.        

Claudio intentaba tragárselo todo pero no le cabía en la boca sin embargo eso no evito que le diera una buena mamaba como nunca antes lo había hecho. Pablo gemía de placer y movía su pelvis, introduciendo su miembro en la boca de Claudio de una manera genial. Pablo lo tomaba de la cabeza y empujaba su miembro con fuerza. Por ratos Pablo saca su enorme miembro para darle golpes con él en la cara para luego volver a meterlo en la boca de Claudio. 

"Nunca me acostumbrare a mamar un pene tan grandes como el tuyo". Dijo Claudio.    

Eso excito aún más a Pablo.

-"Gózalo" Le dijo Pablo.   

Luego de esa mamada que le dio, Claudio se quedó con más ganas que nunca por lo que casi le rogo a Pablo que lo penetrara, Pablo acepto pero antes le dijo.        

-“¡Antes tengo que hacerlo!”
-“¿Estás de acuerdo?” Pregunto Pablo.
-“¡Hazlo que ya quiero sentirte dentro!” Respondió Claudio.

Pablo le relleno la boca de Claudio con su trusa para que sirviera a modo de mordaza, luego se puso de pie para ir hasta un cajón del que saco burdizzo que brillo pese a la escasa luz, el pene de Claudio se endureció aun más de lo que ya estaba e incluso tuvo una fuerte contracción

Claudio se abrió de piernas y espero a que Pablo se colocara entre ellas con el burdizzo una vez que coloco las brillantes mandíbulas en lo alto del escroto de Claudio, y apretó las manijas pero no por completo, antes de hacerlo por completo volvió a preguntar.

-“¿Estás seguro de esto?” Pregunto Pablo.
-“¡Hazlo por favor!” Dijo Claudio con lágrimas en sus mejillas.

El cuerpo de Claudio se arqueo y mordió la trusa en su boca que apenas logro contener el grito que dio cuando las mandíbulas del burdizzo se cerraron sobre la parte alta de su escroto, el dolor fue intenso, pero Pablo movió un poco las mandíbulas y de nuevo cerro las mandíbulas, provocando otro grito y arqueamiento del cuerpo de Claudio que luego de unos segundos agotado dejo caer sus nalgas sobre el colchón ya completamente castrado para el resto de sus días.

Pablo extrajo su trusa del interior de la boca de Claudio, para luego acostarse a su lado y comenzar a acariciarlo su mano se deslizo con su agitado vientre bien definido de Claudio hasta llegar a su pene, que estaba con una gran erección, que de nuevo Pablo comenzó a masturbar, aquellas caricias que se combinaron con tiernos o apasionados besos se prolongo hasta casi la media noche.

De repente Claudio que estaba sobre la cama arriba hasta ese momento, se coloco de repente boca abajo y para sorpresa de Pablo alzo sus nalgas abriéndoselas con sus manos para dejar su ano en posición y visible para ser penetrado. Pablo supo lo que Claudio deseaba sin decirse una sola palabra  Pablo le empezó a toquetear el ano y a ensalivarlo como nunca antes, no era la primera vez que Pablo penetraba a Claudio pero parecía que esa fuese la ultima vez entre ellos y deseaba que fuese la mejor.

Debieron pasar 10 o 12 minutos antes de que Pablo empezara a introducir su enorme trozo duro como si fuese de hierro por su ano, que empezó a dolerle y molestarle como siempre a Claudio pero al mismo tiempo aquella sensación le encantaba. Claudio cuyos huevos aun le dolían no se resistió a esa embestida vigorosa y Pablo no tardo en empezar con su mete, saca característico. Tenía su ano inclinado con Pablo sobre él, desnudo, recostado su pecho sobre su espalda, metiendo y sacando su gran miembro de sus entrañas.       

Pablo logró penetrarlo en diferentes posiciones. Él era experto en todo eso. Llegando a penetrar a profundidad a Claudio con unos movimientos rápidos, apretando su cuerpo contra el suyo, sus gemidos cerca de su oído, lo que hizo que Claudio se viniera sintiendo como el enorme pene de Pablo palpitaba dentro de él mientras Pablo gimiendo dejaba su leche caliente dentro de él.

Fue una sensación demasiado buena y morbosa, para Claudio al saber que aquella espesa leche que arrojo su pene a borbotones mientras aun Pablo eyaculaba en su interior era la última que expulsaría en su vida, ambos quedaron tendidos en la cama, luego que se recuperaron Pablo ayudo a Claudio a ponerse de pie para ir al baño donde tomaron una ducha juntos, se durmieron juntos después con Pablo detrás de Claudio de cucharita restregando su pene entre sus nalgas.  

Al día siguiente Claudio no lo vi cuando se despertó. A los pocos minutos Pablo entro en su casa de nuevo en casa, con un bien desayuno y algunos analgésicos que Claudio con su escroto hinchado visiblemente que apenas le dejaban caminar necesitaba con urgencia.      

Pablo desde ese día se ha vuelta físicamente un chico muchísimo más corpulento, aunque igual  de delgado, con buenos brazos, pecho y un paquete que se le marca en el pantalón, muy diferente a Claudio cuyo pene se ha encogido, y ya no puede tener erecciones aunque aún tiene un cuerpo definido y marcadito a sus 30 años sigue estando con Pablo con quien vive, cada que recuerda como era tener una erección con su pene muerto en su entrepierna se arrepiente de no haberlo aprovecharlo más cuando podía.

Pablo aun lo penetra con su enorme pene, siempre con solo una lámpara en la habitación al parecer a ambos les agrada la “Penumbra”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PLACER DE LA LIBERTAD

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo......


PLACER DE LA LIBERTAD
Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





La plantación era la misma que cuando la dejó, pero Melanie era diferente. El embarazo de Melanie y el nacimiento del bebé de raza mezclada hizo que el interés que tuviera previamente su familia se diluyera. Había probado los placeres que el sexo podía aportar y no iba a renunciar a ellos; Incluso si eso significaba ser mucho más cautelosa sobre la posibilidad de un embarazo.

Su actitud hacia los esclavos también era diferente. Su sonrisa y actitud bondadosa hacia los esclavos era menos genuina y más parecida a sus contrapartes; Un acto que realizan las mujeres debido a que se espera de alguien de clase y crianza. Donde antes había albergado simpatías por las condiciones de los negros, como lo haría con cualquier otro ser humano; Ahora su actitud hacia ellos se parecía a su visión de los animales de granja, ese era su lugar natural. A pesar de que todavía tenía una admiración, incluso un anhelo por su lujuria animal pura, no aumentaba su estatus a sus ojos. Al igual que uno podría estar impresionado con el poder natural de un caballo de carreras, mientras que creer que necesitaba el control constante de un jinete y entrenador para expresar ese poder.

Melanie quería reanudar su pintura. Todo el mundo pensó que era poco aconsejable o increíblemente valiente que ella quería volver a la cabaña que había convertido en su estudio de artista. Se había cerrado desde el "incidente", y necesitaba ser limpiada y la reposición de los suministros. No tardó mucho Melanie en detectar al siervo de la casa que Roger estaba usando para aliviar sus impulsos sexuales. Tenía a la joven Prissy asignada para hacer una limpieza a fondo del estudio bajo su supervisión. Tan pronto como estaban solos en la cabaña Melanie se enfrentó a la chica.

-"Sé que mi esposo, el Amo de la Casa, te usa para... sus necesidades especiales y personales de él", dijo haciendo un gesto hacia las chicas soltera. El miedo se apoderó de la cara de Prissy. No quería volver a tomar agua en las manos del campo bajo el calor. Trabajar en la casa era lo más parecido a sentirse como una persona que había conocido en su vida. Melanie capto inmediatamente las preocupaciones de las chicas.

-“No te preocupes, sé que no tienes ninguna opción en el asunto”. Dijo Melanie tranquilizadoramente. Puedo asegurarme de que sigas trabajando en la casa. Sólo quiero dos cosas de ti.

-¿Qué desea? -preguntó Prissy perpleja. ¿Qué podía necesitar de mí la señora de la casa?

Tú mantienes a mi marido satisfecho para que no me moleste, y me dices cualquier cosa que hayas oído que creas que podría querer saber.

-¿Qué quiere saber? -preguntó ella más desconcertada que nunca.
-"Si dice algo o escucha algo sobre mí, quiero saber qué es".

-"Dios, Melanie." Ella pensó por un momento, entonces agregó" ¿Cualquier cosa? ¿Incluso si eso significa algo desagradable?

"Si cualquier cosa".

"Si él dice que tu vagina no es tan apretado como el mío, incluso ancho" Por lo del bebé "perdido," ella dijo tímidamente. Melanie soltó una pequeña risa desdeñosa.

-“O tal vez no es lo suficientemente grande” -replicó ella sin pensar-. Prissy soltó una risita.
-"¡Eso es cierto! Tengo que esforzarme mucho para sentirlo.

Melanie asintió cortante y Prissy se dio cuenta de que el momento entre ellas había terminado y la formalidad estaba a la orden de nuevo. Bajó la cabeza y volvió a sus deberes.

***

Roger regresó del mercado de esclavos con unas nuevas compras, la más inusual de las cuales era una mujer africana mayor que salía del barco, que ya hablaba bien inglés. Él la asignó a la cocina, donde todos pronto descubrieron que ella era muy buena en el tratamiento de cortes y otras lesiones pequeñas. Le dio el nombre de Sara, pero los esclavos la conocieron por su nombre africano, Batuulo, y la llamaron cuando estaban solos. Había sido una anciana en su tribu y era popular con algunos de los esclavos, ya que podía satisfacer su curiosidad sobre las costumbres de su patria ancestral. Su audiencia no era plenamente consciente de que África no era el mismo lugar o la misma tribu, pero eso no le quitaba el misterio de las historias. Batuulo era también una gudniinka, un "cortador de muchachas". Aunque fascinada por las costumbres africanas, esa idea no agradaba entre los negros americanizados. "La vida de esclavo tiene pocos placeres. Pero si te lo quitas de la cabeza ya no preocupas mas por ello”, como dijo Mammie Jo.

Además de informar sobre las actividades y comentarios de Roger, Prissy se había convertido en los ojos y oídos de Melanie en los barrios de esclavos. Cuando Melanie se enteró de la historia de Sarah sobre el corte de las mujeres, un escalofrío recorrió su espina dorsal. Qué cosa horrible hacer a una mujer, pensó. Su propia búsqueda de la satisfacción sexual en ausencia de compañeros masculinos durante su ausencia le había llevado a descubrir lo que sus libros franceses habían llamado menage a mois. No era tan bueno como un miembro grande y grueso en ella, pero era mejor sin nada. Y lo que es más importante, había aprendido el papel importante que desempeñaba esa pequeña perla cuando un hombre estaba involucrado. La idea de vida sin ese pico de placer parecía un destino peor que la muerte.

Ella estaba aliviada de que Sarah no estuviera practicando sus ritos bárbaros ahí. Además de aterrorizarla al pensar, la noticia también sirvió para reforzar su creciente visión de los negros como algo más que salvajes sin la guía de la raza blanca. Al mismo tiempo, ella secretamente tenía algo de satisfacción y atracción en el pensamiento. Si ella hubiera sabido de esas cosas cuando culpaba a las esclavas por los deslices de Roger, podría haber ordenado que se las hicieran. Ahora no le importaba lo que Roger hiciera mientras él no la molestara.

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

-“No tengo la menor intención de reprocharle nada, señora, pero la repetida dependencia de uno de su tipo a menudo puede ser malinterpretada para obtener permiso para ... sobrepasar sus límites, si se me permite decirlo” -le había dicho cautelosamente.

Melanie tomó el consejo graciosamente pero también en serio. Varios socios evitarían la sospecha de sus actividades reales y después de lo que le sucedió a Buck estaba bastante segura de que ninguno de los hombres esclavos querría anunciar lo que estaba sucediendo. Para hacer que las cosas fueran aún más inocentes, ella haría que el señor Hodges hiciera la selección por ella. Puesto que ella estaría pasando por una variedad de hombres jóvenes si uno era inadecuado ella simplemente no lo solicitaría de nuevo.

Augustus apareció en la puerta del estudio aparentemente para cortar y apilar leña contra los próximos meses de invierno y para hacer cualquier otra tarea que la señorita Melanie tenía para él. Augustus, como cualquier otro joven de la plantación, conocía alguna versión de la historia de lo que le pasó a Buck. Las historias tenían diferentes variaciones pero todos terminaron con Buck siendo castrado por la propia mano de Melanie. Obviamente estaba asustado.

-“Señorita Melanie, estoy aquí para cortar madera para usted, y para trabajar en lo que necesite. No quiero problemas ni otras cosas, solo quiero trabajar” -dijo tan respetuosamente como pudo-. Melanie había llegado a comprender muy bien la dinámica del poder en la plantación.

-“Usted está aquí para hacer lo que yo diga, siempre que lo diga y como yo diga” -dijo fríamente con los ojos cerrados. "¿Está claro?"

-“Si, señorita Melanie” -respondió bajando sus ojos temerosos.

Melanie tomó té y sándwiches enviados desde la casa principal para almorzar. A la hora del almuerzo le dijo a Augusto que podía almorzar y le ofreció una taza de té y un asiento en la pequeña mesa del estudio. Con cautela pero educadamente aceptó. Melanie le ofreció un sándwich.

-"Es carne asada y queso", dijo, "espero que lo encuentres suficiente".

-“Gracias, señora” -dijo-. Augusto nunca había comido tan bien en su vida. Intentó imitar la manera elegante de Melanie de morder el bocadillo y beber su té lentamente.

-“Dime la verdad, Augusto. Cuando estás con tus mujeres, ¿puedes durar mucho cuando estás teniendo relaciones sexuales? "Melanie preguntó tan casualmente como si le hubiera preguntado sobre sus habilidades de carpintería. Augusto casi se atragantó con el té.

-¿Señora? -preguntó incrédulo.

-“No te avergüences” -dijo Melanie con una leve sonrisa-. Soy una mujer casada, conozco esas cosas y es solo una conversación. No estaré avergonzado, responda mi pregunta. Casi tan asustado por no responder Augustus decidió seguir sus órdenes era el camino más seguro.

-"Me siento muy bien", dijo, luego hizo una pausa. Incapaz de dejar el silencio en pie, continuó: "Siempre dicen que es bueno antes de que dispare. Un día que no puedo decir que puedo. ¿Todavía no ha fallado? -dijo, con creciente orgullo-. Eso era exactamente lo que Melanie quería oír.

Llevaba un vestido de artista, una prenda de una sola pieza que se deslizaba sobre su cabeza y se extendía debajo de sus rodillas cubriendo todo lo que llevaba debajo de salpicaduras de pintura, excepto que no llevaba nada debajo. En una imitación de un movimiento casual, levantó la pierna para recubrirla en la otra dirección. Se aseguró de que Augustus tuviera a su disposición una vista rápida de su sexo peludo. Observó su pantalón de cerca y vio un movimiento de la tela.

-"Muéstrame lo que le das a las chicas por la noche", dijo tratando de mantener el mismo tono casual.

-No es correcto, ¿verdad, señorita Melanie?

-"¡Quítate ese pantalón, AHORA!" Dijo en un tono que no dejaba dudas de que era una orden. Augustus se deshizo de su pantalón ancho revelando un miembro masculino casi tan largo e incluso más grueso que el que Buck había tenido.

-"Por favor, no me corte, señora", lloriqueó.

-No dispares hasta que yo te dé permiso, y nunca en mí, y no tendrás nada de qué preocuparte-respondió ella con la frescura de una hoja de acero-.

A pesar de la terrible amenaza, el pene de Augusto permaneció duro. Melanie se trasladó a la cama pequeña y levantó su bata, extendiendo las piernas y revelando sus encantos más femeninos. Su pene se crispó.

-"Ahora si eres tan bueno como dices que eres, y puedes demostrarlo", dijo Melanie.

Al igual que Buck antes que él, la visión de la carne mujer ofrecida a él abrumó cualquier otro sentimiento y preocupación. Él deslizó su longitud hacia ella lentamente, asombrado de que realmente estuviera sucediendo, y cuidadosamente bloqueando de su mente cómo había terminado eso para el último negro que estuvo en su lugar. Había pasado tanto tiempo desde que Melanie estuvo llena de un pene de ese tamaño por completo que casi alcanzó su pico con solo su empuje en su interior. Ella se mantuvo en silencio y exigió lo mismo de su joven encargado. Estaba aún más intoxicada por el poder de hacerle sentir dolor por la liberación de lo que había estado con Buck. Ambos se movieron al borde de la felicidad tres veces antes de disminuir la velocidad. En la cuarta vez, Augustus estaba claramente en apuros.

-“Por favor, señorita. Tengo que dejarlo salir. ¡Duele!" Le suplicó. Melanie palmeó sus grandes y llenos huevos, enviando un escalofrío por su espalda. Ella estaba menos preocupada por un derrame accidental que antes, porque ahora se estaba manteniendo un seguimiento más cercano de su ciclo. Ella nunca permitía la penetración los 10 días que comenzaban una semana y una mitad después de su tiempo del último mes comenzado.

-"Déjalo salir. Puedes derramarte fuera de mí la próxima vez, después de que me venga”, dijo firmemente. Solo gimió y asintió con la cabeza. Pronto reanudaron sus movimientos y esta vez el estrecho túnel de amor de Melanie apretó el miembro grueso y ella podía sentir el hormigueo comenzar en las paredes de su vagina y la cresta en su botón de amor. Por un momento, ella fue como un animal, gruñendo y haciendo muecas, y de repente se quedó floja. En ese momento Augustus no pudo soportarlo más. Se libro del agarre de su túnel de amor y disparó una larga corriente de semen en el suelo, seguido de media docena más cada vez menores.

Melanie siguió un modelo similar con unos tres o cuatro chicos, a veces dejando que el azar dictara quién estaba disponible y otras veces pidiendo uno específico. Aunque entre los esclavos era un secreto aún más abierto que cuando estaba con Buck, estaba aún más guardado. El incidente con Buck había mostrado a Melanie un lado cruel y despiadado de que nadie se imaginaba que estuviera allí, y había recordado a todos los negros que sufrirían lo mismo si la noticia de tal escándalo llegaba a la comunidad blanca.

Ese arreglo funcionó bien para Melanie durante la próxima década más o menos. Ignoraba alegremente toda la política que alguna vez le había interesado. Incluso las otras mujeres, que previamente habían hecho caso de permanecer ignorantes de los asuntos nacionales, tenían un mayor interés que ella.

-¿No tiene usted la menor preocupación de que esos yanquis traten de forzar su forma de vida sobre nosotros? -preguntó Charlotte Rupert con asombro. Melanie solo se rió.

-“Mi querida Charlotte, si hay algo que he aprendido de mi época en el Sur, es que nada cambia realmente aquí”.

Cuando estalló la guerra, Roger, como muchos de los otros hombres, se sintieron obligados a unirse a la lucha. Como terrateniente podía permitirse formar su propio regimiento de milicias y nombrarse coronel. Era una unidad más pequeña que la mayoría, pero estaba llena de hombres orgullosos como él, seguros de que harían un trabajo rápido con los Yankees y estarían en casa a tiempo para las cosechas. Melanie se sintió aliviada de que él se fuera, aunque solo fuera por unos meses.

Fue alrededor de un mes antes de la Navidad de 1861 cuando recibió la noticia de que Roger había muerto en la batalla de Ivy Mountain en Kentucky el 8 de noviembre. Melanie hizo todo el espectáculo apropiado de dolor y duelo, mientras continuaba sus asuntos clandestinos. Sus principales preocupaciones eran cómo mantener la plantación en marcha. Las escaseces debidas a la guerra ya hacían difícil mantener los suministros necesarios y su algodón valía muy poco debido al bloqueo de los Yankees. Los corredores del bloqueo compraron el algodón barato sabiendo que la mayor parte de él se perdería consiguiendo más allá de los barcos de Yankee, y el precio en los fardos supervivientes tuvo que cubrir todas las pérdidas así como las ganancias del corredor. Aunque el algodón del Sur estaba en demanda, si el precio final era demasiado alto, las fábricas de Inglaterra podían comprar tan fácilmente algodón egipcio de mayor calidad.

El estrés de tratar de mantener la plantación a flote hizo requerir de Melanie "relajaciones especiales" de todo el más importante para ella. Con el fin de sentir que todavía tenía algún control sobre su vida que ejercía aún más control sobre sus jóvenes a cargo, exigiendo aún más hazañas de Hércules de resistencia de ellos. Para sus chicos, el sexo solía ser más que suficiente para contrarrestar el remoto temor de los resultados terribles, ahora era difícil disfrutarlo, siendo superado por el miedo real y presente al fracaso de realizar a su satisfacción. Después de mantenerse en el borde durante casi una hora, no pudo soportar más y sacó y derramó su semilla sobre su vientre. Melanie estaba instantáneamente y doblemente enfurecida de que se derramara sin permiso y que lo hizo en su cuerpo. Ella lo amordazó con un trapo y lo ató al mismo roble que había sido escenario del castigo de Buck. Ella se lanzó contra el pobre muchacho con un látigo de caballo, mientras gritaba "¿Cómo te atreves a desobedecerme?" Sus gritos seguramente habrían atraído a una multitud si no lo hubiera amordazado. Su golpe final golpeó su bajo testículo colgando con una grieta sólida. En un instante su cuerpo se puso rígido y luego comenzó una serie involuntaria de estremecimientos por todas partes. El vómito salió de su nariz cuando no pudo salir de su boca. Melanie lo cortó, quitó la mordaza y regresó a la casa principal. Cuando llegó a la cocina, señaló a Sarah.

"Hay un chico de mi estudio que necesita se cuidado. Ve, ahora", dijo y casualmente se acercó a su habitación.

Batuulo agarró su bolsa de cuero y encontró al muchacho todavía tendido en la base del árbol. Ella pidió ayuda y varias mujeres que estaban lavando ropa vinieron en su auxilio. Llevaron al chico a la cabaña más cercana y comenzaron a lavar sus sangrientas heridas. Fue entonces cuando Batuulo advirtió el oscurecimiento e hinchazón del testículo. Había visto heridas como ésa en África. Ella sabía que había sangrado dentro del escroto que sostenía los huevos masculinos. El muchacho estaba recuperando la conciencia, y sintiendo el dolor en su ingle. Alcanzó las partes heridas y Batuulo le dio una palmada en la mano.

-"Estas gravemente herido. Puedo ayudarte, pero tengo que cortarte. Si no lo hago, podrías perderlo todo", dijo. El chico estaba aterrorizado, y claramente no sabía qué hacer. "¿Confías en mí?", Preguntó. Solo podía asentir con la cabeza.

Tomó un cuchillo e hizo una pequeña hendidura en su bolsa de piel. La sangre se derramó junto con un poco de líquido claro, luego se redujo a un goteo. Echó agua sobre la herida y buscó la fuente del sangrado. Como ella temía que fuera del "huevo" en sí. Se volvió hacia una de las mujeres reunidas y le entregó algo de su bolsa que parecía un gran par de pinzas.

"Caliente la punta de esto en el fuego hasta que brille", le dijo. Al oír esto, el muchacho empezó a gritar.

"¡NO! ¡Por favor, no! "

-Aquí, chico -dijo Batuulo con dulzura-, es solo uno de ellos. Tienes dos, estarás bien. La expresión de sus ojos decía que todavía no estaba convencido. "Si no tomo uno, ambos se hincharan, se pondrán negros y luego ambos lo perderás o morirás".

Las otras mujeres lo abrazaron fuertemente. Batuulo tomó las pinzas calentadas y pellizcó el cordón que sostenía el huevo. Hubo un sonido “sizzling” y un horrible olor cuando ella cortar el "huevo". El chico gritó, pero su dolor no fue tan grande como cuando el látigo lo golpeó. Se dobló un poco de su piel de saco para cubrir la rendija y la pegó junto con alguna sustancia con aspecto extraño que guardaba en una pequeña lata.

-¿Cómo te llamas? -preguntó Batuulo.
-“Mel” -dijo-.

***

Fue a principios de 1865 cuando todo se vino abajo. Solamente los viejos y los muchachos fueron dejados en la ciudad y ningunas fuerzas confederada estaban en la región. Los soldados yanquis estaban a solo unos días de viaje y los esclavos de muchas de las plantaciones circundantes habían huido. Seguramente las manos del campo aquí serían las próximas, pensó Melanie. Los trabajadores de la casa podría quedarse y eso podría ser suficiente para mantener los huertos tendidos para que todos pudieran comer. Estaba pensando en todas estas contingencias cuando escuchó cosas que se rompían y gente gritaba. Estaba fuera de su dormitorio ya medio camino de la gran escalera cuando vio a la multitud de negros en el vestíbulo de entrada.

Muchas de las manos del campo nunca habían estado dentro de la mansión y estaban aturdidas al mirar silenciosamente. Otros manejaban sus rastrillos y azadas como armas y gritaban. Melanie reconoció a Mammie Jo, Augustus y algunos de los otros chicos con los que había estado íntimando en el frente de la multitud. Y estaba Buck, que parecía mucho más viejo, suave y débil en su cuerpo, pero con una cara tan dura como el acero.

-¡Vemos por ella! -gritó y todos subieron corriendo las escaleras. Melanie huyó a su habitación, pero dos hombres grandes la detuvieron antes de que ella pudiera cerrar la puerta del dormitorio, como si eso los hubiera mantenido fuera. La empujaron a la cama y ataron sus muñecas a los postes de la cama con las cuerdas toscas. Mammie Jo y Buck se adelantaron. Buck habló.

-Tenemos un asunto pendiente que atender -dijo amenazadoramente-. Mammie Jo y los demás asintieron solemnemente.

-"Tomó a mi hijo, un... un..." Mammie La ira de Jo se expreso en lágrimas. ¡Mutilado! ¿Por qué no aguantó venirse? ¿Sabes que él es débil? Todos los días se agota al límite. Pero todos los tiempos de la vida para empujarlos más allá del límite. "

"Sólo estaba tratando de hacerlo mejor para los dos", dijo ella dándose cuenta de que todo el mundo sabía y no tenía sentido intentar mentir sobre eso ahora.

-Pensé que podrías decir algo así -dijo Mammie Jo, sonriendo. La multitud se separó y Batuulo dio un paso adelante.

Me llamas Sarah, pero mi nombre es Batuulo. “Y tú eres un ejemplo perfecto de porque hay que cortar a algunas mujeres". Recordando lo que hizo Batuulo en su viejo país, Melanie comenzó a luchar, pero las cuerdas le sujetaron firmemente los brazos. Ella juntó las piernas y trató de meterlas bajo su cuerpo, pero solo resultó en inútil retorciéndose. Dos hombres grandes con los brazos del tamaño de la mayoría de los muslos de los hombres cada uno agarro una pierna, ató otra cuerda áspera alrededor de sus tobillos a los postes de la cama del pie de la cama. Melanie quedo con las piernas extendidas. Su simple vestido de la casa se le había subido y sus mangas la cubrían desde arriba de las rodillas hasta la cintura.

-Qué bonitas prendas interiores tienes. Casi es una lástima tener que destruirlas", dijo Batuulo.

Sacó un pequeño cuchillo de una bolsa de cuero que llevaba. La hoja era oscura y manchada de muchos años de uso, pero se podía ver el afilado borde había sido cuidadosamente mantenido como brillaba en la luz. Batuulo cortó el fondo y el calzón (braga) por debajo hasta que pudieran ser completamente arrancados de su cuerpo. Melanie estaba en pánico mientras la realidad de su situación se estrellaba en ella.

"Por favor, no hagas esto. Te lo ruego. Por el amor de Dios, no me hagas esto. Ella estaba suplicando. "Tomen lo que quiera de la casa, no voy a notificar a las autoridades. Firmaré sus papeles de libertad, cualquier cosa.

"Ya tomamos lo que queremos de la casa", dijo Mammie Jo. "Ya no hay ninguna 'autoridad' no hay a quien 'notificar, no necesito papeles de libertad. Los yanquis dicen lo mismo, y los soldados van por la calle diciéndolo”.

Batuulo había terminado de quitar toda la ropa interior de Melanie, revelando su sexo espeso y labios llenos. Su clítoris seguía escondido debajo de su capucha, pero eso no lo protegería. Atada a su cama, su sexo vulnerablemente expuesto para que todos lo vieran, Melanie estaba fuera de su mente con la idea de que nunca volvería a experimentar lo que sus libros franceses llamaban la petite mort.

-"Sí, les castigué horriblemente", confesó desesperadamente. -Tú más que a todos, Buck. Lo siento. Veo que ahora estaba mal pedir siempre más. Entiendo tu enojo, tu necesidad de esta venganza. Fuiste castigado por llegar a tu placer demasiado pronto, pero, por favor, lo has alcanzado antes de que lo fueras... -se calló incapaz de ponerse a usar las palabras. Batuulo sonrió, ya lo había visto antes cuando las chicas mayores eran cortadas. Para ella solo añadía más pruebas de que esta mujer blanca estaba atada al Diablo con esta carne.

-¿Qué es exactamente lo que estás pidiendo, mi lady? -preguntó Batuulo, con una sonrisa de sabiduría y su mejor imitación de gente blanca hablando. Melanie se ruborizó de vergüenza, pero no pudo dejar pasar esta oportunidad, aunque fuera remota.

"Desata una de mis manos y déjame en paz en la habitación por... solo un poco de tiempo". Ella dijo.

-"¡Absolutamente no!" Gritó prácticamente Batuulo. "¡No seré parte de un comportamiento tan vil!"
-Está bien, déjame con Augustus.

Batuulo y Mammie Jo susurraron de un lado a otro por un momento, pero Melanie no pudo decir lo que se dijo. Batuulo tenía una mirada severa en la cara.

"Le concederemos algo como su petición, pero sus días de recoger sus favoritos han terminado", dijo Batuulo. Ella y Mammie Jo se volvieron para salir de la habitación. En la puerta Batuulo se detuvo y miró por encima de su hombro.

Volveré por ti más tarde. Disfruta si puedes.

Como si su salida fuera una señal, uno de los hombres grandes que la habían atado se interpuso entre sus piernas y dejó caer su pantalón. Su enorme pene ya estaba duro, y parecía más un antebrazo que un pene.

"¡No! ¡Espera! Todavía no estoy lista -le suplicó Melanie-. En su temor estaba seca como un hueso ahí abajo. Podría haber estado hablando una lengua extranjera. El brutal golpeó de su miembro enorme en ella. La sequedad la hizo sentir como si estuviera siendo raspada y quemada y su tamaño parecía que estaba siendo desgarrada por dentro. Gritó tan fuerte que los del primer piso la oyeron como si estuviera en la habitación. El hombre grande pronto arrojó su semilla profundamente en ella acompañada de gruñidos. Cuando se retiró pudo sentir su eyaculación emanando de ella.

Pero otro hombre rápidamente tomó su lugar. Él era más del tamaño que estaba acostumbrada, y gracias a la lubricación del semen del primer hombre se deslizó sin dolor, aunque todavía estaba dolorida por el primer encuentro. Eran manos sucias y sudorosas; Que sabían cuándo estaban húmedos por última vez, y mucho menos bañados. Cuando uno terminaba otro tomaba su lugar, la pesadilla no terminaría. La acumulación cada vez mayor de semen en ella redujo la fricción agradable para los hombres, permitiéndoles durar más tiempo. El constante movimiento de sus partes femeninas, combinado con el grosor de algunos de los hombres poco a poco la despertaba. El aumento de su excitación atrajo su atención lejos de la terrible realidad y lo peor que la esperaba al final de su violación en grupo.

De repente, su lujuria se apoderó completamente y comenzó a temblar y a gritar. Se tensó toda y luego se quedó floja. Su violador salió a chorros poco después y se retiró. La calma pacífica que sentía después de su cumbre pronto se hizo añicos cuando otro hombre se coloco entre sus piernas. Puede que hubiera terminado, pero todavía había más hombres que querían un trozo de la señorita blanca. Después de lo que pareció la mayor parte del día, aunque solo pudo haber sido varias horas, el último hombre gimió y gruñó al dejar su secreción pegajosa en ella. El último hombre se quitó se subió el pantalón y salió de la habitación, mientras Batuulo, Mammie Jo, Buck y Mel entraron. Batuulo llevaba su pequeña bolsa de cuero y un tazón pequeño, Mammie Jo tenía un cubo con unos trapos cubiertos por el costado.

"Esto es normalmente para las mujeres, pero creo que Buck y Mel tienen un interés en ver esto hecho", dijo Batuulo.

-Las limpian un poco -dijo Mammie Jo, mientras le echaba algo de agua a su sexo y la limpiaba con los harapos. -Los hombres suelen dejar un lío, ¿no? -preguntó riéndose.

El agua fría y el dolor en sus brazos y piernas la devolvieron a la realidad de que la violación había terminado y ahora algo peor iba a suceder. Batuulo estaba examinando las partes sexuales de Melanie con cierto detalle, tirando y tirando de diferentes partes. Se centró en el clítoris que Melanie sabía que podía producir un pico de placer por sí solo. A pesar de ella y de todo el pequeño órgano había pasado, comenzó a endurecerse.

"En mi patria llamamos a esta parte de una mujer el kintirka. Para impedir que una muchacha se entregue a sí misma a demasiado placer y para hacerla más interesada en agradar a un hombre, cortamos la punta de esto. Lo llamamos kintir, ver como su nombre, solo más corto. Kintirka, kintir -dijo levantando el pulgar y el índice y acortando la distancia entre ellos-.

-¿Es... eso es lo que me vas a hacer? -preguntó nerviosamente Melanie. Batuulo ignoró su pregunta y continuó su explicación.

-"Algunas mujeres, ellas se atan al Diablo con esta carne. Hacen cosas malas en busca de sus propios placeres egoístas. Para ellos no es suficiente para reducir un poco la sensación. Para ellas debemos tomar el kintirka de sus raíces. Y también tomamos el faruuryaha", dijo tocándose los labios del pétalo de flor del sexo de Melanie.

"¡NO! Oh, por favor, no, no me hagas eso! "Melanie gritó cuando el impacto de lo que Batuulo acababa de decir la golpeo.

Batuulo se acercó más entre sus piernas y abrió su bolsa. Mammie Jo sostuvo una gran vela para iluminar mejor su trabajo. Melanie se preguntó porque no sólo usaban una de las lámparas de aceite, había muchas en la habitación. El viejo cuchillo reapareció, Melanie hizo otro inútil tirón en sus ataduras.

"Mantente muy quieta, o mi corte no será exacto. Podrías sangrar hasta morir si me haces cortar demasiado en el lugar equivocado -dijo Batuulo con un extraño tono tranquilizador-. Tiró de la solapa izquierda de la piel, estirándola. La hoja del cuchillo estaba en la parte superior, justo debajo del clítoris. En un instante el cuchillo cortó en una fracción de pulgada, liberando la parte superior de los labios del clítoris, y luego en un movimiento largo y descendente la hoja separó el resto de ella de su cuerpo. Melanie se puso rígida y dio un grito apagado durante el corte. Batuulo levantó el trozo de piel. Estaba redondeada por un lado, su curva se extendía suavemente y luego volvía a entrar, mientras que el otro era un borde afilado y liso, aunque cubierto de un poco de sangre. Melanie empezó a llorar cuando lo vio colgando de los dedos de Batuulo. Colocó con cuidado la carne cortada en un paño pequeño, y luego secó otra en un líquido oscuro y lo presionó contra el corte que acababa de hacer. Se quemó, pero causó sólo una sorprendida toma de aire de la ex señora de la casa.

-Y ahora, por el otro lado -dijo ella con toda naturalidad-. Cuando el cuchillo se acercó a sus otros labios Melanie comenzó a gemir y luchar, sabiendo lo que vendría.

-“Manténganla firme” -dijo Batuulo a Buck y Mel. Cada uno agarró un muslo con un brazo mientras que el otro fijó sus caderas a la cama. Ella gritó más cuando se retiraron los segundos labios, aunque solo pudo hacer eso porque ella anticipó el dolor que causaría. Pronto el líquido astringente quemado se aplicó a ese lado de su sexo y un buen par de faruuryaha estaban tendidos uno al lado del otro sobre el paño.

-“Sujétenla, muchachos” -le dijo Batuulo a Mel y Buck-, este próximo será muy doloroso. Tengo que cortar bajo el kintirka y luego también sobre la parte superior de ella y pelar la piel. "Ella hizo sus cortes con cuidado y Melanie gritó y gritó en cada corte y en ocasiones trató de luchar como el cuchillo expuso su clítoris. No era más grande que el dedo meñique de un bebé, al menos eso era todo lo que podía ver.

-¿Por qué? -preguntó Buck, un poco asombrado de que todo eso se llevara a cabo una pequeña pieza de carne.

-Sí, pero kintirka es muy astuto, como un caracol. La mayor parte de ella está escondida en el interior. Tiene dos colas o raíces que bajan por cada lado de su abertura. "Batuulo cogió algo que parecía un gran par de pinzas. Utilizando la herramienta de pinzas, agarró el clítoris firmemente y se detuvo exponiendo más de ella en la apertura que había hecho.

"AYYYYIIIIII," Melanie gritó de dolor. "Por el amor de Dios, ten piedad."

"Esta es la misericordia de Dios", ella le respondió a Melanie, luego a Mammie Jo, "Este recipiente alimenta la sangre a kintirka, cuando la corte use la llama de la vela para detener la sangre." Las pinzas ahora pellizcaron el vaso sanguíneo y cortaron el cuchillo Desde el clítoris, y Mammie Jo cauterizó el vaso con la llama todo el tiempo, mientras los sonidos sobrenaturales provenían de Melanie, sus pies temblaban incontrolablemente. Batuulo continuó tirando del clítoris mientras trabajaba el cuchillo a través de pequeños hilos de piel que parecían sujetarla al resto de su cuerpo. Mammie Jo pensó lo mismo que cortar la piel de un pollo. De repente, una corriente de orina salió de debajo del área cortada y empapó la cama. Al fin, el clítoris entero fue liberado. Su cabeza era pequeña y delgada, pero las raíces eran gruesas y largas. La forma en que Batuulo lo sostenía para que todos lo vieran, aún agarrándose a las pinzas, hacía que las raíces se movieran y se movieran, haciéndola parecer viva, como una especie de gusano mutante. Melanie gritó ante la vista y deseó desmayarse, pero no pudo.

Batuulo colocó el kintirka junto a la faruuryaha, claramente iba a mantenerlos como trofeos de algún tipo. Usando una aguja y un hilo ordinarios, puso unas cuantas puntadas en la hendidura que había hecho en la parte superior del sexo de Melanie, y la cubrió con más líquido astringente y, por buena medida, vertió cera fundida sobre la herida. Las cuerdas estaban desatadas y todo lo que Melanie pudo hacer fue enrollarse en una bola y llorar.

Instrumentos y recuerdos fueron reunidos y todos salieron de la mansión en busca de un nuevo lugar para comenzar su nueva vida. Cuando se secaba en unas pocas semanas, el kintirka de Melanie se asemejaría a una entrepierna de pollo, y Batuulo tendría un nuevo collar que usar. La violación y la mutilación de Melanie se convertirían en la horrorosa historia de advertencia del día.




Historia Original Aquí.





Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

POLÍCIAS

Acababa de salir de la universidad con un grado bastante inútil y pensé que podría pasar el rato, me serviría para mantenerme y pagar mis préstamos. Había estado limpio durante un año y compensaba la masa que perdía cuando me drogaba. Mis huevos habían vuelto casi hasta el nivel en el que habían estado antes de comenzar a drogarme, que en realidad era algo molesto - me había acostumbrado a no tener peso ahí......


POLÍCIAS
Acababa de salir de la universidad con un grado bastante inútil y pensé que podría pasar el rato, me serviría para mantenerme y pagar mis préstamos. Había estado limpio durante un año y compensaba la masa que perdía cuando me drogaba. Mis huevos habían vuelto casi hasta el nivel en el que habían estado antes de comenzar a drogarme, que en realidad era algo molesto - me había acostumbrado a no tener peso ahí.

[GAY] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICCACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Zoroaster





Cuando aparecí en el trabajo ese día parecía como cualquier otro día. Policías ocupados en sus escritorios o en las fotocopiadoras. Todavía era un poco temprano por la mañana, así que no había interrogatorios o personas esperando para dar declaraciones o cualquier cosa, solo unas pocas prostitutas que se habían quedado aquella noche o adictos a las drogas que aún no habían recibido el procesamiento adecuado.

¿Yo? No soy un policía, soy el chico de la oficina. Hago recados, entrego mensajes, limpio cosas menores, hago café, ese tipo de cosas. Originalmente conseguí el trabajo después de que me arrestaron por un cargo de posesión y se me ordenó hacer servicio a la comunidad. Al principio lo odié pero lo supere, y realmente me gustó el trabajo. Cuando mis horas terminaron  me ofrecieron el trabajo a tiempo completo si quería, y que venía con todo tipo de beneficios - acceso gratuito al gimnasio del centro de la ciudad, el estacionamiento, un salario decente.

Acababa de salir de la universidad con un grado bastante inútil y pensé que podría pasar el rato, me serviría para mantenerme y pagar mis préstamos. Había estado limpio durante un año y compensaba la masa que perdía cuando me drogaba. Mis huevos habían vuelto casi hasta el nivel en el que habían estado antes de comenzar a drogarme, que en realidad era algo molesto - me había acostumbrado a no tener peso ahí.

Incluso había llegado a ser muy buen amigo con algunos de ellos. Trabajé con un tipo en particular, llamado Dave, y nos dábamos placer un poco en las duchas a veces – masturbándolo o dándole mamadas, ese tipo de cosas. Realmente les había llegado a gustar la mayoría de los oficiales, y estaba haciendo mucho progreso en el pago de mis préstamos y mis metas físicas.

Dije hola a todo el mundo y comencé mi rutina habitual - refrescar el café, vaciar la basura, conseguir donas para quien las quisiera. Todo era normal hasta las diez, cuando se anunció por el sonido que todos los empleados masculinos debían reportarse a la sala de reuniones antes de las 11.

Nadie parecía saber lo que estaba pasando. Me pregunte si debía ir, y decidí que debía - dijo que todos los empleados varones, no todos los oficiales masculinos. A las 11 entré en la habitación con todos los policías. El sargento estaba al frente. Una vez que nos acomodamos, empezó a hablar.

-"Hombres, nuestra gente del seguro nos ha contactado y quiere que vean un video, después hablaremos de ello". Pidió que las luces se apagaran y colocó el video.

Comenzó con una música cursi y el título surgió: "La anulación sexual: la decisión correcta". La mayoría del mundo bufó, y un par de chicos murmuró: "Sí, claro". La cinta continuó y comenzó a hablar de los beneficios médicos de la castración. En realidad parecían bastante atractivos para mí.

Después entró en los beneficios psicológicos de la misma, y ​​luego los beneficios de tener el pene eliminado también. Yo estaba realmente encantado por ello, y parecía que la mayoría de los otros chicos también. Pensar en eliminar mi masiva erección me hizo tener paradójicamente una gran erección. Para cuando la película llegó a los testimonios de chicos que habían sido anulados o castrados me vendieron la perspectiva. La pieza final era cómo la gente del seguro reduciría nuestras primas y nos compensaría en grande si éramos castrados, y el doble si nuestros penes eran removidos también.

Cuando las luces se encendieron todos estábamos hablando de ello, cómo estábamos todos con una erección. Le Acaricié la erección de Dave debajo de su pantalón. "¿Quieres librarte del viejo, eh?"

-"No puedo esperar". Dijo Dave.
-"Eso suena genial. Dije
-¿Vas por todo no es verdad?" Me pregunto.
-"Demonios, sí," le dije.
-"Me encantaba no tener huevos antes, pero ahora tampoco voy a tener un pene, eso será genial, todo liso y suave". Concluí.

-¡Hombres, hombres! El sargento nos tranquilizó.

"Pongan atención, un representante de la compañía de seguros está aquí y puede hacer la cirugía hoy en el trabajo Ahora tenemos que dividirlos... todos los hombres que quieran solo tener sus testículos removidos vengan a la parte de delante, Serán los primero".

Algunos chicos lo hicieron, solo cinco. La mayoría de nosotros queríamos que nuestros penes se fueran. El sargento les dijo a dónde ir y salieron. El resto de nosotros se dividió en trabajos de escritorio y de no escritorio. Fui en la categoría de trabajo de escritorio.

-“Ahora, muchachos”. Le dijo a los de no escritorio.

-“Solo podemos hacer la mitad de ustedes hoy y la otra mitad cuando la primera mitad esté lista para el servicio otra vez. Lo haremos. Según el rango”. Eligiendo a cada uno de los hombre. Dave fue escogido.

-"A todos ustedes se lo harán hoy, el resto de ustedes tendrán que esperar, pero pueden ser castrados hoy y tener sus penes retiradas más adelante". Parecían decepcionados.

Aquellos de nosotros a los que se les podían hacer ese día nos arrastramos por el pasillo hasta la habitación donde estaban realizando las castraciones. Una vez allí todos nos desnudamos y nos pusimos en línea, listos para ser cortados. La mayoría de nosotros teníamos enormes erecciones, lo que era comprensible, quiero decir, estábamos por ser castrados, ¿quién no estaría emocionado? Dave estaba detrás de mí y su pene seguía golpeando mi culo. Se me ocurrió que nunca podría volver a penetrarme después de eso, así que flexioné mi culo un poco para abrirlo y lo moví hacia atrás un poco. Se dio cuenta de lo que estaba haciendo y empujo hacia adelante lentamente, empalándome con su pene muy lentamente. Nadie más parecía darse cuenta - algunos chicos se estaban masturbando uno a otro o simplemente jugando con ellos mismos, el resto simplemente miraba hacia adelante.

Seguí retrocediendo hasta que mi culo se encontró con su ingle, saboreando la sensación. Pasaron los cinco tipos que acababan de llegar, y yo miré con envidia sus escrotos vacíos. Nuestra línea aumentó un poco. Dave se movió un poco hacia atrás, y luego hacia adelante otra vez, penetrándome lentamente pero aumentando la velocidad. La sensación era intensa, y mi pene parecía que estaba listo para estallar. Dave se agarró a mis lados por el apoyo y comenzó a ir realmente a penetrarme a gran velocidad, empujando como loco, hasta que finalmente expulso su carga dentro de mí. Me vine justo después en una toalla de papel que el tipo delante de mí me entregó con la que me limpie, en mi rostro apareció un rubor resplandeciente que aparece después del sexo.

A medida que me acercaba al principio de la línea podía ver mejor cómo se estaba haciendo. Nos ponían de cuatro patas y cortaban nuestros huevos por detrás, luego los ponían de pie mientras trabajaban con sus penes. El tipo que me precedió, el oficial Andrews, se coloco y casi me vine de solo ver mientras le abrían el escroto y sacaban sus testículos. Se veían enormes, justo allí. Mi corazón estaba latiendo cada vez más rápido, y admito que estaba un poco nervioso.

Cuando finalmente llegó mi turno solo quería acabar con eso – que me hicieron los cortes y estar libre de ellos. Yo y un número sorprendente de los otros chicos que eran castrados ya tenían afeitadas sus ingleses (diablos, lo hice en todo mi cuerpo - mostraba mis músculos mejor) por lo que no tuvieron que hacer eso conmigo. Solo me coloque en cuatro patas y una inyección de anestésico, apenas pude sentir la cuchilla cuando me corto para abrir y sacar mis ofensivas glándulas. Todavía eran mucho más pequeñas que la mayoría de los chicos debido al daño que les había hecho, pero verlos realmente eliminados de mi cuerpo era simplemente genial.

Cuando eso se hizo, me levanté y me uní a la línea de gente esperando a que les quitaran sus penes. Me volví y observé cómo Dave estaba siendo castrado, todavía con una gigante erección. El mío seguía estando medio duro, y ver a Dave perder sus testiculos fue suficiente para llevarme de nuevo a la erección completa. Cuando estuvo a mi lado agarre su pene y comencé a levantarlo lentamente, llevándolo a la erección completa, y luego finalmente baje a sus rodillas para chuparlo. No tardé mucho en llevarlos al clímax, chorros vagamente rosados ​​con mechones blancos inundaron mi garganta.

Me tocaron en el hombro.

-Usted sigue, señor. Me di vuelta, con mi pene todavía mojada y emocionado. Me tendieron en esa mesa con mis rodillas en el aire y separadas. Unas pocos pinchazos de anestésicas alrededor de la base de mi pene y no pude sentir nada. Observé alegremente mientras deslizaban el catéter, y luego hacían la primera incisión, en forma de v cuyo punto estaba un poco debajo de mi pene erecto. Después de un poco más de excavación, el tipo simplemente deslizó mi pene suavizante por el catéter. Casi llegué otra vez allí. Más tirando y tirando como él ató venas y tal, y luego una mancha aburrida de dolor mientras que perforó un nuevo agujero para la orina abajo entre mis piernas y empujó el catéter a través de él. ¡Más pinchazos mientras fijaron mi uretra al agujero nuevo, él cerró y yo estaba todo anulado!

Un par de enfermeras me lavaron, colocaron un vendaje en mi ingle y me trasladaron a una camilla. Me empujaron hasta un rincón y me dijeron que me acostara en silencio. Lo hice. Poco después de que terminaron conmigo, trajeron a Dave. Nos miramos y solo sonreímos.



Historia Original Aquí.




Autor: Darksoul       Traductor: DarkSoul

PANTERA VIAJERA

Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior......


PANTERA VIAJERA
Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Martineasy





Charrett encontró que las madres siempre quieren lo mejor para sus hijos. En este pequeño municipio costero los jóvenes siempre terminaban en dos lugares: borrachos en los burdeles o viviendo una vida elevada a la iglesia católica. Entre esas dos opciones era fácil ver que las madres locales querrían para sus hijos, la mayoría de ellos ahora bastardos porque sus padres habían huido o habían muerto de alguna pestilencia dejándolas solas para afrontar las penurias. A finales del siglo XVIII la vida era implacable, y la vida era dura. Para sobrevivir en este tiempo las mujeres tenían que tomar decisiones difíciles. No era difícil para la carismática partera vender su solución a las mujeres locales del municipio, desesperadas y empobrecidas como estaban.

Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior, Era la iglesia donde el sacerdote normalmente llevaría a cabo sus sermones. Llevaba un largo cabello castaño y se cubría similar a una monja y sus ojos avellana eran amistosos, reluciendo en la iluminación naranja provista por las muchas linternas de aceite.

Charrett dijo en voz alta y acogedora: "Mi nombre es Charrett, soy comadrona y estoy aquí a instancias de sus madres y para asegurar sus mejores intereses para un futuro más brillante". Puede llamarme Sra. Chari "Ella hizo una pausa y sonrió dulcemente". ¿Y qué tal si decimos hola? "

Tímidamente, pero obedientemente, los doce muchachos respondieron al unísono: -Hola, señorita Chari.

-“Son un buen grupo de muchachos”. Dijo Charrett con una sonrisa aún más grande, abriendo los brazos en una actitud de invitación.

Muchachos están absolutamente empapados y lodosos, me temo que simplemente no pueden estar así en esta casa de culto. Quítense los zapatos y la ropa, cierren bien por la puerta, toda la ropa -dijo con dulzura, pero con convicción. Por un momento, los chicos húmedos y desaliñados se quitaron tímidamente sus zapatos, toda la situación les resultaba totalmente extraña, estaban avergonzados de estar desnudos frente a sus madres, y mucho más extraño en la iglesia que en cualquier otro lugar. Entonces. Charrett dijo con autoridad.

-“Por favor las madres de los chicos pónganse de pie y colectivamente ayuden a sus hijos a desnudarse”. Ordeno Charrett

Luego guiaron a cada muchacho al frente de la iglesia para que se pusiera en fila frente a los bancos ahora vacíos. Charrett miró a cada uno de los chicos de cabello húmedo, todos alrededor de la edad de 11 u 13 años, con los dedos pequeños y los dedos de los pies arrugados de jugar en la lluvia durante tanto tiempo. Cada uno de ellos tenía la misma postura ruborizada de estar tímidamente al lado de sus madres con las dos manos cubriendo sus delicados genitales pequeños expuestos.

-"A medida que los niños crecen, pasan por ciertos cambios cuando se convierten en jóvenes". Charrett habló en voz alta para ser escuchado por la fuerte lluvia que golpeaba contra el tejado de madera.

-"Como parte de su derecho de paso para convertirse en un buen hombre cada pequeño muchacho debe pasar por esta iniciación. ¿Todos quieren ser buenos hombres para sus madres no es así?" Pregunto ella.

Algunos de los muchachos asintieron lentamente con la cabeza, otros dijeron que sí, sus voces sonaron como un susurro, "¡Maravilloso!" Charrett dijo con entusiasmo y aplaudió: -¡Supe al ver a sus muchachos que crecerían bien, muy buenos muchachos!

La hermosa partera caminó por la hilera de niños y sus madres y entregó a cada una de las mujeres un trapo de cuero mojado.

-“Ahora, cada una de sus madres más queridas va a tomar esta tira de cuero y hacer algo con ella que puede parecer muy gracioso les aseguro que eso es completamente normal y parte del proceso Lo que quiero que hagan ahora es colocar sus manos detrás en sus espaldas y entrelazar los dedos juntos, vamos procedan ahora, no hay necesidad de ser tímido. Ustedes no tienen algo que sus madres no han visto ya, ni yo incontables veces para esta materia". Dijo Charrett.

Colectivamente cada uno del rubor en sus rostros se intensificó cuando los chicos hicieron lo que les dijeron, la expresión en sus rostros de madres todos tenían la misma mirada de enfoque resuelto que cada uno se arrodilló ante sus hijos y comenzó a asegurar firmemente sus tiras de cuero crudo alrededor del cuello del escroto de sus hijos, estrangulando sus testículos pre adolescentes con sus pequeñas ciruelas en el fondo de sus sacos. Charrett recorrió la hilera de chicos desnudos una vez más para inspeccionar individualmente cada una de las obras de sus madres una vez que estuvieran completadas, tirando suavemente de la bolsa amarrada de cada chico, notando que sus penes incircuncisos estaban encogidos por la humedad y el frío.

Charrett hizo un movimiento de su mano para indicar que había llegado el momento de comenzar al grupo de mujeres.

-"Muy buenos niños, estamos a mitad de camino, solo un asunto más pequeño y todos estarán vestidos para irse a jugar una vez más". Dijo Charret muy gentilmente

Cada madre tomó su lugar detrás de su hijo y tomó firmemente sus muñecas, manteniéndolos firmemente en su lugar mientras Charrett recogía su pequeño cuchillo afilado de su lugar en el sencillo altar de la iglesia.

-"Todos quieren crecer para ser grandes hombres fuertes ¿No es así, hijos? Charrett dijo mientras se arrodillaba frente al primer chico.

Un muchacho delgado de cabello oscuro, con mejillas sonrosadas y grandes ojos marrones.

-"Y como grandes hombres fuertes pueden manejar un poco de dolor... Te lo prometo, solo hará daño por un momento, pero necesito que todos ustedes muestren a sus madres lo fuertes y valientes que son. ¿Puede ser valiente para mí ahora?" Pregunto ella.

-Sí, señorita Chari -dijeron los chicos suavemente al unísono.

-"Maravilloso, sabía que lo serían". Dijo la partera de cabello castaño con una sonrisa pero sus ojos estaban intensamente enfocados y serios mientras tomaba los testículos del chico en su mano izquierda y los estiraba un poco.

Con la mano derecha tocó el fino cuello de su escroto por un momento con la navaja afilada antes cortarla con rapidez y corto por debajo de la tira de cuero crujiente, provocando un corto limpio al muchacho mientras sus pequeños testículos fueron cortados por ella

-“Muy bien, que buen muchacho tan bueno”. Susurró Charrett.
-¿Ves no fue tan malo?

La madre del muchacho castrado lo tomó rápidamente en sus brazos y lo llevó al frente de la iglesia para recoger su ropa mojada. Charrett ya estaba tomando su lugar delante del siguiente niño, despojándolo hábilmente sus testículos que dio un rápido jadeo sorprendido, dejando caer su escroto arruinado al suelo en un pequeño racimo pálido de carne desechada. Uno tras otro repitió el proceso, un tirón de sus huevos, un corte rápido del cuchillo, y otro joven castrado nacía.

Mientras terminaba de cortar al último de los muchachos, se puso de pie y limpió su cuchillo afilada mientras la madre del niño lo tomo y lo llevó a la entrada de la iglesia con los demás y comenzó a ayudarle a vestirse. Charrett sonrió para sí misma mientras retrocedía por la línea de testículos cortados, pisando cada uno de ellos, sintiendo los pequeños orbes romperse bajo sus suelas de madera.

Ella sabía que aquella noticia se extendería rápidamente por el municipio sobre el servicio que ella ofrecía, y mañana traerían a otro grupo de chicos para que ella corrigiera, asegurando que ellos permanecerían dóciles y sin sexo por el resto de sus vidas. Sus madres estarían contentas con el resultado al menos. O bien iban a trabajar en la santa iglesia o se quedarían en casa para ayudar a sus madres como obedientes eunucos; De cualquier manera era una victoria para todos.

Era una victoria especialmente para Charrett quien ya estaba deseando que el próximo grupo de chicos llegara para poder cortar sus escrotos algo que a ella tanto excitaba, ya sola se limpio los jugos que de su peludo sexo salían resbalando por sus piernas.



Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

PASIONES PROHIBIDAS

Mientras con una fuerza descomunal rompía mi pantalón dejando así mi trasero a su merced, él se arrodillo, y con su lengua hurgaba en el, lo devoraba cada milímetro, mientras me hacia gemir del placer que me provocaba, sentía como su lengua intentaba entrar por mi ano, el cual años antes el mismo había desvirgado, de un momento a otro se detuvo, se había puesto en pie, y se despojo rápidamente de toda su estorbosa ropa.......


PASIONES PROHIBIDAS
Mientras con una fuerza descomunal rompía mi pantalón dejando así mi trasero a su merced, él se arrodillo, y con su lengua hurgaba en el, lo devoraba cada milímetro, mientras me hacia gemir del placer que me provocaba, sentía como su lengua intentaba entrar por mi ano, el cual años antes el mismo había desvirgado, de un momento a otro se detuvo, se había puesto en pie, y se despojo rápidamente de toda su estorbosa ropa.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Crom & DarkSoul





-“Te necesitaba tanto”. Le dije.    
-“Yo también necesitaba sentirte, tocarte, tenerte cerca”. Me Respondió,

Acto seguido mi amante en secreto, me arranco mi camisa, y los botones salieron volando por toda la habitación, estaba poseído por toda la lujuria que yo le provocaba, nos seguíamos besando cuando de repente me voltea y me pega contra la pared, restregándome todo su bulto entre mis nalgas, se sentía increíble, sentir toda su virilidad entre mis nalgas pese a la ropa aun puesta.

-“Quiero comerte el culo”. Me dijo.

Mientras con una fuerza descomunal rompía mi pantalón dejando así mi trasero a su merced, él se arrodillo, y con su lengua hurgaba en el, lo devoraba cada milímetro, mientras me hacia gemir del placer que me provocaba, sentía como su lengua intentaba entrar por mi ano, el cual años antes el mismo había desvirgado, de un momento a otro se detuvo, se había puesto en pie, y se despojo rápidamente de toda su estorbosa ropa.       

**************

Les comento que tanto mi amante como yo mismo estábamos casados, mi padre era un homofóbico completamente, una vez teniendo 11 años me descubrió besándome con otro niño lo que me valió una paliza atroz, advirtiéndome que de volverlo a hacer me mataría, que prefería un hijo muerto que puto. Dijo mi madre en aquella ocasión lo que me hizo entender que debía ocultar mis tendencias sexuales de él a toda costa.

Mi adolescencia fue muy difícil por un lado quería poder revelarme contra mi padre pero por otra el miedo a mi padre me retenía durante toda la secundaria y prepa me la pase besándome e incluso tuve sexo por primera vez no con una chica sino con un chico, ahí tuve a mi primer novio quien fue quien me desvirgo pero todo en secreto cuando entre a la universidad fue muy liberador pero aun le tenía miedo a mi padre.

Por lo que en paralelo mientras me acosté con muchos hombres, me hice novio de la que luego sería mi esposa a mi padre le pareció que ella era una buena elección por lo que al final termine por casarme con ella y pese a tener dos hijos con ella, nietos que mi padre adoraba, pero por mi parte me sentía infeliz, fue en esta época de mi vida que estaba por suicidarme él apareció me enamore de inmediato y al poco nos convertimos en amantes.

**************

Verlo ahí desnudo, con todo su cuerpo trabajado por el gimnasio, lleno de vellos, en el pecho, en las axilas, en su pubis coronando ese hermoso y enorme pene, con sus grandes como peludos huevos también, encendía en mi una chispa que provocaba un fuego abrazador, en el cual terminaríamos quemándonos los dos, instintivamente me arrodille ante él, lo mire de abajo hacia arriba, y con sus ojos parecía decirme, chúpamela por favor, y lo hice, primero recogí todo su liquido chorreante, lo saboree, y sin pensármelo dos veces devore esa gruesa erección, cada uno de sus 20 cm, ninguna se comparaba a esa, era especial, era el pene del hombre que yo más amaba, se la chupe con desesperación como si no hubiese un mañana.           

-“Ahhh que rico mi amor, no pares”. Dijo mientras coloca sus dos manos en mi cabeza, para ser quien dirigía la mamada.

Me introducía su miembro hasta la garganta, me daban arcadas pero él no paraba, se había contagiado de ese fuego que en mi había comenzado, hasta que por fin pude respirar, me restregaba la pene por toda las cara, le chupe sus huevos esta vez, que rico era sentir todo el vello púbico en el rostro, áspero y suave a la vez, estaba en la gloria, hasta que me dijo las palabras que quería escuchar.

-“Quiero penetrarte”. Me dijo,

Sin más, me acosté en la cama boca abajo, para así recibir a mi amante, mi hombre, que muy lentamente con su lengua recorrió desde mis piernas hasta mi nuca, podía sentir su respiración, y también las grandes ganas  que tenia de hacerme nuevamente suyo.           

Te voy hacer sentir como un verdadero macho a cada rato me susurraba, de pronto sentí una mordida en la nuca, y comprendí sus palabras, porque solo los machos penetran salvajemente, como el león que muerde a su hembra cuando se aparean,  a par con la mordida, sentía como entraba su pene caliente en ni interior, me sujetaba los brazos, estaba inmóvil, solo me deje hacer por ese macho que me estaba dominando, su pene entraba y salía estimulando mi próstata, nuestro gemidos prácticamente se habían convertido en rugidos, rugidos de dos machos cogiendo salvajemente, su pelvis chocaba con mi redondo trasero, “plas, plas” acompañado de los chirridos de la cama, y los golpes en la pared, y mi macho no me soltaba.         

Mi pene estaba a mil, sentía que me iba a venir en cualquier momento, pero aguantaba, paso su mano por debajo de mi abdomen, y aun estando unidos, nos acomodamos hasta quedar perfectamente como dos perros salvajes, me tomo el cabello, y empezó las embestidas, cada una era con más intensidad que la otra, la cama ya se movía de su posición, y la pared perecía ya agrietada por los golpes que le daba la cama, el volumen del sonido de nuestra piel chocando aumentaba, mis nalgas estaban al rojo vivo por las embestidas tan fuertes que me daba, sus huevos ya le dolían de lo fuerte que golpeaban, y mi pene estaba a punto de reventar.           

-“Ya no aguante más, me vengo”. Dije de pronto.       
-“Aguanta un poco más, quiero tenerte así toda la noche si es posible”. Me dijo mi amante.    

Las embestidas eran incesantes, pero el cuerpo a tan grande estimulo responde, mi pene exploto, y eyacule semen como nunca antes, casi al instante mi amante se corrió también, y mientras soltaba toda su carga en mi, más y más intentaba meter su pene, al tiempo que rugía del placer, pero ya la tenía toda adentro.        

Nos quedamos estáticos, vencido me desplome en la cama lo que hizo que mi amante cayera encima mío, con la respiración agitada, “te amo mi amor, mi adoración”, me dijo mientras nos colocábamos de cucharita, su boca busco mi boca y nos besamos. Nos quedamos dormidos uno en brazos del otro.

A la mañana siguiente nos despertamos y volvimos a tener sexo salvaje antes de bañarnos juntos donde nos enjabonamos de manera muy erótica, luego mi amante se marcho nos despedimos dándonos un gran beso apenas habían pasado unos minutos cuando escuche que la puerta del departamento se abrió, pensé que era mi amante quien volvía para volverme a penetrar.

-“¿Que se te olvido cariño?” Dije pensando que era mi amante.

En su lugar me encontré con mi Padre apuntándome con un arma.

-“Eres un maldito puto de mierda pensante que me ibas a engañar para siempre verdad”. Me dijo.
-“Papá. Espera, yo. Yo…” Balbucee sin saber que decir.

-“BANG, BANG”. Se escucharon dos disparos.

Pensé que era mi fin que mi padre me disparo en el corazón pero pronto descubrí que no fue el corazón a lo que apunto sino a una parte mucha más importante, cuando un terrible dolor hizo que diera un gran alarido de dolor como nunca antes en toda mi vida. Caí de rodillas tomándome mi entrepierna de la que brotaba sangre a raudales.

-“Para mi has muerto, a ver si te pueden volver a revolcar con alguien después de esto” Dijo mi padre.

Luego se marcho, dejándome ahí revolcándome entre mis gritos y sangre, como pude llame a emergencias, en el hospital entre gritos me anestesiaron cuando desperté recibí la peor de las noticias no solo había perdido mis huevos sino también casi por completo todo mi pene, creí morir trate de suicidarme varias veces de no ser por mis hijos creo que lo hubiese hecho.

Al poco de salir del hospital me divorcie, mi amante también dejo a su esposa y nos fuimos a un país en donde nos casamos de manera legal, ahora vivimos no muy lejos de nuestros hijos y felices aunque eunuco aun disfruto mucho ser penetrado por mi amante aunque ya no siento el mismo placer al venirme he aprendido a disfrutar de mis orgasmos prostáticos que son ahora la única manera de placer que me queda.

Nunca acuse a mi padre quien sigue libre, pero desde aquello no nos hemos visto o hablado simplemente pretendemos que nos existimos mutuamente.  
  




Autor: Crom & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PEQUEÑA GRAN MUERTE

Ser soldado nunca ha sido fácil y menos en tiempos de guerra como estaba por descubrir Peter de 35 años tenía un cuerpo envidiable poseedor de un pene grande aunque delgado con un gran glande en forma de hongo que era muy sensible, su mayor atributo sexual eran sus enormes huevos que colgaban bajos cuando hacía mucho calor pero aun apretados contras su entrepierna eran impresionantes......


PEQUEÑA GRAN MUERTE
Ser soldado nunca ha sido fácil y menos en tiempos de guerra como estaba por descubrir Peter de 35 años tenía un cuerpo envidiable poseedor de un pene grande aunque delgado con un gran glande en forma de hongo que era muy sensible, su mayor atributo sexual eran sus enormes huevos que colgaban bajos cuando hacía mucho calor pero aun apretados contras su entrepierna eran impresionantes.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]



Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Ser soldado nunca ha sido fácil y menos en tiempos de guerra como estaba por descubrir Peter de 35 años tenía un cuerpo envidiable poseedor de un pene grande aunque delgado con un gran glande en forma de hongo que era muy sensible, su mayor atributo sexual eran sus enormes huevos que colgaban bajos cuando hacía mucho calor pero aun apretados contras su entrepierna eran impresionantes, Peter como sargento del ejército global terrestre unido fue desplegado en Dagor un planeta a 270 años luz de la tierra que buscaba independizarse de la tierra en el siglo XXIX.

Peter de tendencia gay estaba deseoso de entrar en acción pero había pasado dos meses en invernando en el crucero de batalla estelar “Nova”, hacia solo dos semanas que había salido de su capsula como el resto de los soldados que iba de refuerzo a las tropas ya luchando en Dagor, ya con todo su cuerpo recuperado de su largo sueño deseaba con locura sentir su pene dentro de un apretado culito, pero no deseaba hacerlo con alguno de los hombres de la nave pese a que por lo que había visto más de uno tenían nalgas y cerraditos anos impresionantes.

Peter no deseaba sexo casual con alguno de sus hombre y mucho menos con sus superiores pues deseaba mantener todo en un estricto nivel profesional por lo que se tuvo que conformar con auto complacerse por el resto del viaje en solitario hasta que llegaron al puerto espacial donde desembarcaron y todo recibieron una semana de permiso antes de entrar en acción, Peter pensó que la guerra no debía ir tan mal para que les permitieran un permiso de tantos días en vez de mandarlo a la acción de inmediato, pero era un permiso que no pensaba dejar pasar.

Me dirigí a un sórdido bar en el puerto espacial que según me informaron era de ambiente gay y cuando llegue sin uniforme me percate que efectivamente así era, no tarde mucho en conocer a Andro, quien luego de beber varias copas me invito a su estación, el lugar estaba conformado de una lasa con una vista impresionante al planeta Dagor que daba acceso a la habitación, el de inmediato fue a ella mientras me quede unos segundos admirando la vista.

Cuando entre en la habitación Andro estaba acostado boca arriba, sin camisa, con ese cuerpito de piel muy blanca exhibiendo su pecho lampiño con sus tetillas rosaditas como abdominales marcaditos, pero lo que me atrajo fueron sus labios que me tentaron de inmediato, me senté en la orilla de la cama y empecé a tocarlo, no me aguante y lo bese, sus labios tenían sabor a licor en realidad tenían muy buen sabor, y en mi mente solo pasaba la idea de penetrarlo y la de darle una tremenda mamada a su pene y culo, así que sin miedo le quite su pantalón para dejarlo solo en bóxer de color negro, no se le notaba mucho su pene y fue un alivio porque deseara que fuese un pasivo ya que nunca me habían penetrado ni deseaba que lo hicieran, le baje el bóxer hasta la media pierna para quedármele observando, su glande era rosado, lo voltee para ver sus nalgas y su ano era totalmente rosado y sin nada de vellos porque era lampiño.

Comienzo desde arriba a besarlo, sus labios ahí me quedé pegado un rato mientras con mis manos masajeaba su pene que ya se empezaba a ponerse duro, sus huevos (bolas) como su pirineo, pase al lóbulo de su oreja, su cuello, sus tetillas, ombligo, sus oblicuos, lambí sus huevos y fui subiendo hasta su glande jugué con él un poco, lo chupe, lamí, hasta que se puso totalmente duro, y en efecto no era muy grande 15 cm como máximo y no era grueso, baje nuevamente a sus huevos hasta su pirineo, subo sus piernas y me encuentro con ese ano rosadito que desde que lo vi lo había deseado imaginando ese momento, empecé lambiendo, pasando la lengua de arriba hacia abajo y viceversa, luego hacía círculos, e intentaba meter mi lengua, estaba realmente cerrado ese ano, succionando, escupiendo como lambiendo, mordiendo sus nalguitas, oigo un suspiro de placer.   

Automáticamente me voy a su pene para de nuevo empezar a mamarlo por alguno segundos antes que de nuevo le subiera las piernas para de nuevo escupirle sobre su ano, dio un respiro hondo y empecé a hacer mi trabajo, escuchándolo gemir, entre esos gemidos alternaba mamándole su pene y los huevos, de pronto me pato para ir al refrigerador regreso a toda prisa con un poco de hielo me meto un pedacito de hielo en la boca y me meto todo su pene en la boca, como era pequeño me cabía perfectamente, su gemido casi que fue un grito de placer.

-“WOW primera vez que me hacen eso”. Dijo Andro.           

Agarro otro hielo y se lo pongo en los labios y el los abre para chupa el hielo junto con mis dedos, eso me excito de sobre manera, fui bajando ese mismo hielo y se lo pase todo su cuerpo, lo metí a mi boca y subí sorbiendo toda el agua, haciendo el recorrido que hizo el hielo, cuando llego a su boca, me mira como asustado y cerro sus ojos, cuando lo empiezo a besar, al principio fue un beso simple, pero poco a poco fue más intenso, en ese momento supe que Andro besaba de manera espectacular.

Andro jugaba muy bien con su lengua, y sus labios eran muy suaves, mientras nos besamos, tomo otro hielo y como estábamos de lado, paso el hielo por toda su espalda, lo que hizo que se arqueara y gimiera, bajo el hielo hasta su ano, y él me toma más fuerte del cuello para seguirme besando, en realidad no quería separarme pero quería penetrarlo, lleve el hielo que había puesto en su ano a mi boca y con otro beso se lo introduje en su boca.  

Lo dejo boca arriba, agarro otro hielo y le mamo su pene nuevamente, bajo a sus huevos al mismo tiempo que abre las piernas, eso me dio luz verde para bajar de inmediato a su ano, haciéndolo gemir y temblar cuando sintió lo caliente de mi boca con lo frío del hielo, en verdad lo estaba disfrutando, luego de unos minutos lo acomodo, le echo cuanta saliva puedo para empezar poco a poco a penetrarlo le molesto algo, porque hacían más de 5 años que según él no lo penetraban logro metérselo todo para quedarme quieto, para hacer que su ano se acostumbrara a mi miembro, al rato lentamente fui haciendo pequeños círculos Andro solo gemía una y otra vez.

Así duramos como 15 minutos, hasta que lo cambio a posición colocándolo a cuatro patas para continuar ya con un franco mete y saca, aquello duro 10 minutos antes de ponerlo boca arriba con mis piernas en mis hombros, verle la cara que hacía cada que le entraba mi pene me excito aun más por lo que comencé a penetrarlo manera brutal, parecía un martillo hidráulico  lo penetre de esa manera como por 5 minutos más entre besos y gemidos por parte de ambos, luego de ese tiempo le saque mi pene  para hacer que se acostara boca abajo para bajar por su espalda ancha, totalmente blanca llegue hasta sus nalgas, se las abrí todo lo que pude para empezar a dilatarlo de nuevo, que no fue mucho porque ya estaba previamente dilatado por las mamada que le había dado anteriormente y por supuesto por mis embestidas, lubrique bien un dedo y lentamente lo fui metiendo, casi me lo estrangula, mordía sus nalgas, cuando lo considere le metí poco a poco otro dedo, su ano por dentro quemaba, estaba realmente caliente, hacia ligeros movimientos circulares y no dejaba de ensalivar, metí un tercer dedo y se quejo un poco, luego se me ocurre una idea.

Sin sacarle los dedos le pongo muchísima más saliva para penetrarlo, con cada nuevo empuje mi pene se iba metiendo un poco más, fui subiendo poco a poco la intensidad, pero no mucho para no lastimarlo, aunque ya mi pene entraba y salía fácilmente, en su cara se reflejaba un poco de molestia, pero también se le escapaban aquellos gemidos ahogados de placer lo puse a cuatro patas de nuevo y continué mi pene estaba muy duro, no cabía de la excitación, emoción de estar penetrando a ese bello chico, estaba demasiado rico y era el prototipo de hombre que me gustaban, después de estar en esa posición como por 10 minutos alternando la velocidad, coloco de nuevo sus piernas en mis hombros.

Acto seguido se la volví a meter pero esta vez con otro pedacito de hielo, Andro puso los ojos en blanco y agarró las sabanas con sus manos y soltó un gran gemido de placer.          

-“Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh, Uuuuufffffffffffff”. Gimio Andro.

Aquel gemido fue Música para mis oídos, empecé a penetrarlo suavemente, alternando los movimientos, cuando encontré el punto medio donde él no dejaba de gemir, no cese de moverme a ese rimo su cara reflejaba que lo disfrutaba, pero le dolía, cuando estuve a punto venirme se la saque, y en esa posición acabe lanzándole como 7 chorros de espesa leche, parecía un toro acabando de los sonidos que hice, me vine abundantemente  uno de esos chorros le llego al cuello, y los otros cayeron en su pecho.           

Exhausto me quedo arrodillado en la cama era mi turno, le di una rica mamada a Andro hasta que acabo entre gemido en mi boca, para luego quedarnos dormidos con mi pene entre sus nalgas hasta que solo su despertador, por los próximos seis días tuvimos sexo como conejos hasta que me marche para descender al planeta prometí regresar en cuanto pudiera nos despedimos con un apasionado beso.

Peter no tardo en abordar el transporte que lo llevaría a la superficie del planeta, Andro era un técnico de la estación por lo que apenas conocía la capital, antes de abordar el transporte se le informo a Peter por su teniente que la capital estaba bajo asedio de los rebeldes por lo que sería un descenso movido, todos se prepararon e inicio el viaje a la superficie del planeta.     

El descenso a la superficie fue en lo que cabe tranquilo hasta uno minutos después que dejaron el calor abrazador de la atmosfera, momento en que el transporte pesado y poco maniobrable estuvo al alcance de la baterías anti aéreas de los rebeldes comenzaron a atacar el transporte, que como resultado comenzó a sacudirse, vibrar y sonar mientras era atacado sin cesar, Peter no dejo de hablarle a sus hombres para tranquilizarlos, la gran mayoría eran nuevos reclutas y solo unos pocos eran soldados con experiencia.           

Por más que el piloto del transporte con bastante experiencia se esforzó por evitar el fuego anti aéreo pero el transporte fue alcanzado en uno de sus motores que comenzó a arder lo que hizo perder potencia y rumbo a la ciudad capital, el piloto del transporte casi se rompió los brazos tratando de guiar al transporte para regresar al rumbo adecuado pero no pudo termino por perder el control y caer a varios kilómetros por detrás de las líneas enemigas, el impacto fue brutal el piloto murió por el impacto lo mismo que otros de los soldados y el teniente de la compañía resulto severamente herido.

Peter tuvo que sacar como pudo a varios de sus hombres heridos del transporte, el teniente con el que había estado en decenas de situaciones le dio instrucciones antes de morir en sus brazos, como pudo organizo a todos sus hombres que aun estaban en posibilidad de luchar, se comunico con el comando central quien le informo que resistieran que pronto llegaría la ayuda pero esa ayuda nunca llegaría a tiempo, pronto estuvieron rodeados por los rebeldes.

La lucha de Peter al lado de sus hombres fue desesperada pero uno a uno comenzaron a ser abatidos uno a uno, hasta que una granada sónica estallo justo entre sus pocos hombres que aún le quedaban, lo que les hizo perder el sentido casi de inmediato, pronto ellos fueron capturados por los rebeldes quienes se lo llevaron sin que supieran a donde lo llevaban, simplemente fueron llevados en calidad de bultos sin sentido.

Peter se despertó solo, desnudo y amarrado a un árbol de tronco de unos 38 cm diámetro, con fuertes raíces bien ancladas en el suelo estaba solo, una cuerda estaba enroscada en su cuello apenas movió algo su cabeza y la cuerda de tenso Peter comprendió que debía quedarse quiero sino quería morir ahorcado.

Pero eso no era lo peor Peter sintió que algo rodeaba sus genitales expuesto era algo circular que se apretaba contra la base de su pene y huevos pero lo que llamo sobre todas esas cosas a Peter es que su pene estaba completamente en erección chorreando sin parar liquido pre seminal de la punta por si fuese poco sentía muy excitado por alguna razón, sentía como si alguna mano que no podía ver pero si sentir lo estuviera masturbando pero eso no era todo también sentía que algo hurgaba en su ano que buscaba penetrarlo.

Pronto el ano de Peter cedió ante la presión de aquello que lo penetro se sentía acanalado y viscoso era como un gusano o serpiente que entre en él para pronto sentir como su próstata comenzó a ser estimulada de forma brutal, su pene comenzó a sentir como se contraía el liquido pre seminal comenzó a caer sobre sus piernas, rodillas y pies su ardor como excitación se incremento comenzó a gemir de placer pese a la situación que estaba, su pene creció y endureció más que nunca pronto Peter estaba al borde del orgasmo.

Dando un gemido de placer Peter comenzó a arrojar su espeso semen causándole uno de los orgasmos más fuertes de su vida.

-“¡YAAAAAAAAAAAA!”, Grito de placer Peter.

Pero apenas cuando el segundo gran chorro brotaba de su palpitante erección, aquel placer cuando se transformo en un terrible dolor, se escucho una explosión que retumbo en aquel solitario paraje.

-“¡BLAM!”. Sonó.

El aro que se apretaba contra los genitales de Peter exploto, estaba programado para hacerlo en cuando se viniera, le habían inyectado una droga para que sintiera excitado y le habían untado una resina que atraía un gusano que se sentía atraído por aquella resina que vivía en la especie del árbol donde estaba amarrado.     

Su pene en erección, sus huevos como anillo volaron en decenas de pedazos, su escroto salió disparado desgarrado por completo de su entrepierna lo mismo que su pene que fue arrancado casi de raíz, que salió volando hacia arriba y sus huevos hacia abajo, Peter grito de dolor y horror al sentir aquel tremendo dolor que su brutal nulificación le provoco.    

-“¡NOOOOOOOOOO!”. Grito Peter.

Quien comenzó a desangrarse, todo su cuerpo se sacudió sin poder evitarlo lo que hizo que la cuerda que se apretara contra su cuello, lo que le hizo perder la consciencia a Peter, seguro de que era su fin.

Pero en paralelo las fuerzas de tierra habían logrado repeler el asalto sorpresa de los rebeldes, lo que logro que Peter fuese encontrado por fuerzas de su bando antes de morir, aquello que los rebeldes le habían hecho era para causar terror en las tropas de la tierra pero aquellas tácticas poco funcionaban ya que esos casos eran muy bien censurados.

Peter tardo tres mees en recuperarse, se le dio la opción de reemplazar sus genitales por parte bio sintéticas pero Peter opto por esperar podria hacer que se las pusieran cuando quisiera, la cicatriz que le quedo en su entrepierna fue desaparecida por un regenerador celular, logrando que luciera su entrepierna como si nunca hubiese existido un pene y huevos ahí, incluso su uretra fue recolocada varios centímetros más abajo para ayudarlo a orinar sentado con mas comunidad, se le concedió el retiro anticipado del ejercito y se le dio la opción de regresar a la tierra pero prefirió quedarse en el puerto espacial.

Andro lo acogió en su casa y ahora era él quien lo penetraba algo que comenzó a gustarle a Peter que poco a poco se transformo de activo a pasivo, la guerra continuo por varios años, pero la tierra salió triunfadora pese a las severas pérdidas Peter se volvió el líder de los veteranos castrados en dicha guerra y pelea por los derechos de los veteranos que vieron perdidos sus genitales por los rebeldes lo que ellos llaman la “Pequeña Gran Muerte”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PENOSA LESIÓN

Paco de 15 años era un lindo adolescente algo tímido con las chicas, pero eso no le quitaba el atractivo que tenia de buena familia le gustaba jugar al tenis, con una de sus amigas y casi novia pues iba a todos lados juntos, ella era su vecina y desde siempre habían estado juntos desde que aprendieron a caminar de 15 años, Paola era un linda adolescente de pequeños senos pero culo paradito......


PENOSA LESIÓN
Paco de 15 años era un lindo adolescente algo tímido con las chicas, pero eso no le quitaba el atractivo que tenia de buena familia le gustaba jugar al tenis, con una de sus amigas y casi novia pues iba a todos lados juntos, ella era su vecina y desde siempre habían estado juntos desde que aprendieron a caminar de 15 años Paola, era un linda adolescente de pequeños senos pero culo paradito.

[ADOLESCENTES] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Paco de 15 años era un lindo adolescente algo tímido con las chicas, pero eso no le quitaba el atractivo que tenia de buena familia le gustaba jugar al tenis, con una de sus amigas y casi novia pues iba a todos lados juntos, ella era su vecina y desde siempre habían estado juntos desde que aprendieron a caminar de 15 años Paola, era un linda adolescente de pequeños senos pero culo paradito, con largas piernas, más alta que Paco y mucho mejor desenvuelta hacia los hombres.

Sus padres eran miembros de un club deportivo muy exclusivo por lo que ambos tenían acceso a las instalaciones deportivas del club que usaban con frecuencias los fines de semana, sin que ninguno de los adolescentes lo supiera, recientemente comenzó a laboral en el club una doctora de nombre Lucila ella era una experta cirujana uróloga caída en desgracia en los círculos médicos por un escándalo de una operación clandestina, ya que una de sus pasiones era la de castrar hombres, moviendo sus influencias logro conservar su licencia médica pero en obstante en ningún hospital le dieron trabajo pese a su probada experiencia, gracias a una amistad consiguió poder ser el medio de aquel club.

La Dra. Lucila llego muy temprano al club ese sábado, pues debia hacer un inventario del pequeño consultorio a su cargo, deseaba terminar rápido para poder irse temprano a eso de las 3:00 PM que era su hora de salida, a eso de las 9:00 AM, Paola y Paco llegaron al club vestidos para jugar al tenis lo que hicieron por apenas media hora pues Paola argumento un dolor de tobillo por lo que le pedio a Paco que la acompañara a los vestidores, ella deseaba esa mañana algo más que solo hacer deporte.

Paco se negó al principio a entrar al vestidor de mujeres Paola no lo quiso obligar por lo que de improviso ella entro en el vestidor de hombres, Paco trato de impedir que entrara pero no lo logro por lo que entro al vestidor para tratar de hacer que saliera, pero Paola se fue esta el fondo, para cuando Pago la encontró ella estaba de pie con las piernas medio abiertas y su ropa interior destacaba debajo de su faldita color rosa a la altura de sus rodillas lo que hizo que Paco dijera.

-“¿Paola que crees que estás haciendo? ¿Has perdido la razón?” Pregunto Paco.
-“¡Anda no seas aguafiestas Paco ven aquí! Dijo Paola.

Paco un poco apenas se acerco a ella, quien cuando lo tuvo a su alcance lo beso en los labios mientras con una mano le desabrocho su short que cayó hasta sus tobillos para luego bajarle su calzoncillo de color blanco hasta las rodillas Paola entonces descendió hasta que comenzó a comerse su pene con Paco sentado en una larga banca en el vestidos que parecía no dar crédito a lo que estaba pasando pero que evidentemente estaba disfrutando.

Por su par él le acariciaba la cara mientras ella lo miraba desde abajo metiéndose su pene a su boca; cuando Paola se cansó de su pene comenzó a lamber sus huevos, era una mamadora nata pese a no tener mucha experiencia. Para evitar que Paco se corriera antes de tiempo Paola se levanto para besarlo y hacer que le acariciara sus pequeños pechos aun en formación, ella con sus manos continuó acariciando su pene ya rígido por completo para ese momento.

Ella se quito el traje para jugar tenias quedando prácticamente desnuda e hizo que Paco comenzara a lamberle sus pechos bajándose su sujetador (corpiño), ella soltó su pene para desabrocharse su sujetador, para luego sus manos volver al pene de Paco la cual seguía rígida, para ese momento el interior de su rajita ya estaba muy mojada Ella hizo que Paco se acostara en la banca para colocarle su rajita sobre su boca y ordenarle que se la lambiera e introdujera su lengua en su sexo, cuando su lengua tocó su rajita Paola soltó un sonoro gemido de placer.

-“Ahhh”. Gimió Paola.

La lengua de Pago entraba en su raja y ella agarraba su cabellera gimiendo como una poseída, Gemía de placer ante las embestidas de su lengua; Aquello duro por 25 minutos con sus manos seguía acariciando el pene de Pago, por su parte Paola gozo de dos intensos orgasmo antes de separarse de él para apoyar sus manos sobre el largo banco, para Paco fue evidente lo que ella deseaba que hiciera por lo que se puso de pie sin demora para colocarse detrás de ella.

Paco puso la punta de mi pene en su ano, lo que obligo a decir a Paola.

-“¡Por ahí no tonto!” Dijo Paola mientras tomaba la erección de Paco

Para ella colocar su glande en la entrada de su vagina, para comenzar a echarse para atrás lo que hizo que la erección de Paco se fuese perdiendo dentro de ella hasta llegar al fondo. Con sus huevos que colgaban bajos chocando contra su pubis, Paola gruño un poco de dolor pero al cabo de unos segundos Paco comenzó con un mete saca con su pene totalmente tieso entre resoplidos de ambos, Paola gemía cada vez más alto, ella estaba a punto de correrse y Paco también de repente ella soltó un grito de placer.

-“AAAAAAAAHHHHHHHH”. Grito Paola

Paco sintió todo su pene empapado y como chorreaba de sus huevos abundante flujo, Paola aun temblando se aparto de Paco para hacer que él se sentara de nuevo en la banca, para ella sentarse sobre su aun dura erección se abrió sus nalgas para ella de nuevo ser penetrada por su pene, para comenzar a cabalgarlo hizo que Paco le pellizcara sus pezones mientras ella saltaba sobre su miembro repetidas veces, podía sentir su pene entrando cada vez más adentro y más adentro pago estaba gozando como nunca antes y ella también.

-“AH AH AH AH”. Gemía Paco.
-“SI SI SI SI SI”. Dacia Paola.

Todo aquello hizo que le volvieran a entrar ganas de correrse a Paco aunque estuve aguantando lo más pude antes de decir con desesperación.

-“Voy a correrme… Voy a corrermeeee”. Dijo Paco.

Ella se clavo su pene hasta donde pudo hasta sentir todo el espeso semen de Paco salir disparado hacia el interior de su vagina. Los primeros dos disparos fueron muy fuertes el resto cayeron apenas lo sintió pero también Paola los gozo para continuar moviéndose cuando termino de correrse, pero un brusco movimiento hizo que a Paco se le pusiera su cara roja, primero sus ojos se le abrieron grandes y finalmente dio un grito no de placer sino de dolor.

-“AAAAGGRRRRHHHHHHH”. Grito Paco.

Paola se desmonto de él asustada, para ver la mitad de su pene aun bañado en sus jugos y su semen, doblado en un ángulo de 90º hacia lo izquierda fracturado, Paola se le había fracturado su pene, trato de colocar su miembro en posición correcta pero apenas lo toco Paco dio otro alarido de dolor, Paola se vistió presa del pánico y le dijo a Paco que se vistiera como pudiera que iría por ayuda, pocos minutos después regreso con la Dra. Lucila.

Que apenas llegar noto a Paco revolcándose en el piso de dolor con las manos sosteniendo su entrepierna estaba con su short a medio poner su entrepierna apenas era cubierta por su calzoncillo blanco, la Dra. Lucila ayudo a Paco a sentarse sobre una de las largas bancas en el vestidor, hizo que retirara sus manos de la entrepierna y le bajo su calzoncillo para descubrir sus huevitos y pene ya desinflado, con una visible factura casi a la mitad de su pene.

Los ojos de la Dra. Lucila, brillaron al ver aquel pene, con voz calma le desabrocho la camisa tipo polo para luego quitársela a Paco quien quedo prácticamente desnudo, la Dra. Lucila saco de su maletín un pequeño bisturí mientras en su rostro se dibujo una sonrisa maliciosa al sentir como su pene aun estaba humedecido por los jugos de una vagina ella se imagino de quien eran pero no dijo nada, dejo el bisturí para tomar un algodón que saturo en alcohol para luego con una larga pinza limpiar cada parte del pene como de los huevos de Paco, que no tardaron mucho en quedar completamente limpios de todo rastro de jugos vaginales como de su propio semen.

Luego con otro algodón pero esta vez saturado en yodo que era de un color marrón, baño el pene como los huevos de Paco, cuando ella termino de nuevo la Dra. Lucila tomo el bisturí lo saco de su sobre de papel para decirle a Paco si sentí algo por encima de donde su pene había fracturado.

-“No siento nada esta entumecido”. Respondió Paco.

Sin esperar un consentimiento apropiado de Paco la Dra. Lucila hizo una incisión justo por arriba de la factura sosteniendo la parte superior de su pene prácticamente sin sensación y vida con una de sus manos enguantadas.

El corte fue profundo rodeando la totalidad de la circunferencia del pene de Paco que asustado dijo casi al borde del terror.

-“¡DIOS! Qué le hace a mi pene?” Dijo Paco.
-“Lo siento pero debo remover la parta afectada o será peor” Respondió la Dra. Lucila.

Era obvio que ella mentía, pero lo dijo de tal manera que pareció que hablaba en serio.

-“¡Que! ¡NOOOOO POR FAVOR NO ME LO CORTE!” Grito Paco desesperado.

Pero la Dra. Lucila no dejo que sus manos se fueran a su pene, no en medio de aquel procedimiento sus huevos que comenzaron a ser bañados por su sangre que la Dra. Lucila se encargaba de limpiar con un algodón, apenas le tomo un minuto amputar la mitad del pene de Paco ante su mirada aterrada, mientras Paola miraba muy excitada sin notar como semen y jugos de su vagina chorreaban por su piernas, la Dra. Lucila luego suturo todo con alguno punto y coloco un pequeña sonda para evitar que la uretra se cerrara en el muñón que le quedo a Paco, luego le dio algo para el dolor con una inyección pero un no terminaba.

Cuando la Dra. Lucila termino de vendar el muñón de Paco llamo a Paola para indicarle que se acerca y arrodillara del otro costado de Paco, a quien le ordeno que abriera lo más que pudiera sus piernas, lo que hizo, la Dra. Lucila se cambio los guantes de látex y coloco algo de lubricante sobre el ano de Paco y luego hizo lo mismo sobre dos de sus dedos, para penetrar a Paco vía anal, sus dedos pronto alcanzaron la joven próstata del sorprendido adolescente recién convertido en un eunuco, para comenzar a masajearla, ante la mirada excitada de Paola, el muñón de Paco no tardo en quedar duro apretándose contra las vendas produciendo algo de sangrado.

Luego de unos minutos la Dra. Lucila hizo que Paola se colocara un guante para luego colocar lubricante sobre dos de sus dedos para luego hacer que la adolescente insertara dos de sus dedos por el ano de Paco y comenzara a masajear su próstata enseñándola a cómo mover su mano y dedos para darle placer a Paco quien jadeando no tardo en venirse algunos minutos más tarde, incluso con la pequeña sonda en su muñón el semen salió con tanta fuerza que voló por el aire sorprendiendo a ambas mujeres que rieron divertidamente mientras Paco experimentaba el más intenso orgasmo de su vida. 

Luego de eso la Dra. Lucila instruyo a los dos adolescentes para que no dijeran nada y que si surgía algo acudieran ella, que se encargaría de retirar los puntos y cambiar el vendaje le dijo a Paola que debía masajearle la próstata a Paco cada tres o cuatro días, luego se marcho con el trozo de pene que fue alguna vez de Paco en un frasco de plástico.

Paola y Paco se volvieron novios desde esa tarde, siendo Paco muy sumiso incapaz de hacer algo para enojar a Paola y que ella dejase de darle los masajes de próstata que tanto necesitaba, con el pasar del tiempo se casaron y por medio de inseminación artificial lograron tener dos hijos, aun siguen juntos y Paco aun recuerda aquella tarde en que su cuerpo, vida y placer cambio para siempre gracias a esa “Penosa Lesión”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com       
    




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PAGO DEL PRÉSTAMO

Pablo de 34 años era un hombre atrevido, dispuesto a correr riesgos pese al sentido común que indicaba que no lo hiciera, en aquella ocasión solicito € 100,000 para financiar un nuevo negocio que deseaba emprender por lo que decidió tomar un préstamo de un prestamista que le advirtió que de no pagar con los intereses que eran muy altos, este pagaría de un modo u otro......


PAGO DEL PRÉSTAMO
Pablo de 34 años era un hombre atrevido, dispuesto a correr riesgos pese al sentido común que indicaba que no lo hiciera, en aquella ocasión solicito € 100,000 para financiar un nuevo negocio que deseaba emprender por lo que decidió tomar un préstamo de un prestamista que le advirtió que de no pagar con los intereses que eran muy altos, este pagaría de un modo u otro.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Pablo de 34 años era un hombre atrevido, dispuesto a correr riesgos pese al sentido común que indicaba que no lo hiciera, en aquella ocasión solicito € 100,000 para financiar un nuevo negocio que deseaba emprender los bancos hartos de sus malos manejos y quiebras recurrentes le habían negado cualquier empréstito por más que este acudió a cada una de los bancos del país, por lo que decidió tomar un préstamo de un prestamista que le advirtió que de no pagar con los intereses que eran muy altos, este pagaría de un modo u otro.

El negocio no fue como se esperaba pronto los intereses comenzaron a ser tan altos que Pablo se dio cuenta que no iba a poder pagar, vendió lo que pudo, incluso su auto, casa y pocas propiedades que aun tenia, incluso las que tenia aun hipotecadas con documentos falsos, reuniendo una enorme cifra de  € 600,000 casi la suma total de su deuda para ese momento solo con el prestamista, con el dinero en mano huyo hacia una pequeña isla del Caribe en donde con un nuevo nombre abrió una discoteca que para su sorpresa resulto tener mucho éxito.

Para Pablo fueron tres años de gozo, el sexo con bellas como jóvenes mujeres era constante, ya con 37 años estaba gozando de una buena vida, cuando una noche como tantas otras en su disco que era el centro de la vida social de la capital de la isla, sobre todo los fines de semana conoció a Silvia una impactante morena de tetas perfectas que era muy atrevida aquella mujer seria su perdición por varias noches sus coqueteos fueron intensos hasta una semana después un sábado en la que Silvia sin pena alguna le dijo a Pablo en el oído.

-“¿Me las vas a meter o te tengo que obligar?” Pregunto Silvia.

Pablo pese a todo lo vivido en aquellos años esas palabras le sorprendieron pero reaccionando pronto la beso, para posar sus manos sobre sus firmes nalgas, para atraerla hacia él, no tardaron mucho en abandonar el lugar, para dirigirse a una de las habitaciones de un pequeño hotel de su propiedad donde podrían dar rienda suelda a la incesante pasión que parecía desbordarse entre ellos, durante las tres calles que separaban la disco del hotel se estuvieron besando, como acariciando con pasión en cada parte oscura, incluso Pablo llego a sentir la humedad de su vagina con sus dedos.

Apenas llegar a la habitación Silvia le desabrocho el pantalón a Pablo, para masajearle su abultado paquete por unos segundos antes de por fin bajarle su ajustado bóxer para tomar su pene casi de inmediato, para masturbarlo por unos segundos antes de metérselo en su boca, Pablo gimió de inmediato de placer no podía creer lo que estaba pasando pese a haber tenido con infinidad de mujeres en todos esos años pero nunca con una mujer como Silvia.

Quien que para ese momento le estaba dando una mamada de antología, con su lengua lambia todo su glande sobre todo la parte baja que le hacía vibrar de placer, su pene se sentía muy duro en su boca Silvia trato de tragarse todo su pene en su boca pero sin embargo no pudo, y entre lambidas y chupadas ella le dijo.

-“Ummm que rica esta su tranca papi”. Le dijo Silvia.

Ella tomo su bolso y saco un pequeño sobrecito de nutella lo abrió con los dientes para ponerle un poquito de esa sustancia sabor chocolate a su pene para embarrarla por completo antes de comenzar con lo que Pablo deseaba en ese momento seguir gozando de la lengua de esa mujer que lo tenía enloquecido de placer.     

Pablo cerró los ojos y empezó a disfrutar una sensación nunca antes sentida, su pene estaba siendo devorado por ella sentía su lengua recorriendo todo su pene, bajando hasta sus huevos, que los tenia depilados aquella lengua le quitaba el chocolate muy eróticamente aquello era una sensación más rica que hubiese sentido, luego de unos 20 minutos su erección no tenía ni un resto de nutella, pero ella no dejo que se viniera aunque Pablo lo deseaba

-“Has hecho un buen trabajo”. Le dijo Pablo,
-“¿Te gusto? Respondió Silvia, para añadir.
-“Pues aun no he terminado, tu solo calla y disfruta”, Le dijo ella.

Silvia de inmediato se quito su entallado vestido para quedar solamente en una diminuta tanga de color negro, con un sensual meneo, posteriormente se despojo de aquella tanga, para dejarle ver su rica rajita su piel era clara con labios rosados lo que la hacía verse más sabrosa, estaba bien depilada lo que excito aun más a Pablo.

-“¿Quieres penetrarme?” Pregunto Silvia.
-“Claro, me muero de las ganas”. Le contesto Pablo.

Silvia hizo que él se acostara boca arriba en la cama y ella se subió sobre él para comenzar a restregarse su dura erección entre sus labios vaginales antes de que ella lentamente se introdujera su endurecido pene en ella para empezar a cabalgarlo como si fuese toda una jinete, sus nalgas hacían ruido al chocar contra los huevos de pablo, ella solo gemía y gemía mientras que Pablo estaba disfrutando al máximo esa ocasión, Silvia se inclino un para que Pablo pudiera empezar a besar y succionar sus ricos pezones.

-“¿Te gustan? Le pregunto Silvia.
-“Si. Nena están muy ricas”. Le contesto Pablo.          

Silvia siguió cabalgándolo por unos 20 minutos hasta que sintió que Pablo estaba por venirse, sintiendo como su pene, palpitaba dentro de ella, quien sin demora le dijo a Pablo.

-“¡Vamos papi… Dame tu leche… La quiero dentro!” Dijo Silvia Jadeante.

Pablo ya no se contuvo empezó a penetrarla con más fuerza hasta que en un par de segundos si espeso semen y sus abundantes líquidos vaginales que inundaban su vagina ya con ella habiéndose corrido dos veces se mezclaron, Para Pablo aquella venida fue una visita al paraíso, dio un gemido como nunca antes de placer mientras los chorros de su semen brotaban de su pene sintiendo el mayor orgasmo de su vida.

Apenas pablo termino de venirse Silvia se desplomo sobre su pecho para ambos fúndanse en un beso en donde sus lengua casi se fusionaron que duro como 10 minutos cuando sus bocas se separaron, ella le dijo.

-“Coges bien rico, es una pena que deba cobrar tu deuda Pablo”. Dijo Silvia
-“¿Qué quien eres?” Pregunto Pablo con el rostro blanco de la impresión.
-“Soy la cobradora de don Fausto o ya no te acuerdas de la deuda que tienes con él”. Contesto Silvia.  

Aquello fue todo lo que pudo decir Pablo todo se le puso negro y se desmayo.

Para cuando Pablo despertó estaba en lo que parecía ser una bodega abandonada, estaba amarrado con los brazos en alto, sus piernas separadas ancladas al suelo por los tobillos y una barra de metal entre sus tobillos hacia virtualmente imposible que cerrara las piernas, además una mordaza de bola le había sido colocada en la boca, estaba desnudo para rematar, trato de soltarse pero por más que lucho no logro soltarse, estuvo solo por casi una hora antes de que Silvia apareciera con una pequeña nevera con hielo y un pequeño cuchillo.

Silvia también traía consigo un antifaz de cuero color  negro, Pablo al verla trato de hablar de decirle que iba a pagar lo que fuese pero que no le hiciera nada pero de él solo salían ruido nada entendibles a causa de la mordaza pero no solo eso su lengua estaba entumecida por alguna razón.

-“MMHKH. GMGMF. MMMFGMM”. Decía Pablo.

Silvia se acerco hasta donde estaba con el antifaz en una de sus manos, con su otra mano levanto sus huevos y le dije al oído.

-“Ya papi no pasa nada, solo te dolerá mucho por poco tiempo pero prometo que nunca olvidaras pagar de nuevo tus deudas”. Le dijo Silvia.

Acto seguido tomo el antifaz para colocárselo lo que dejo a oscuras a Pablo ahora solo podía escuchar y sentir a Silvia caminar con sus altas botas color negro que le llegaban por encima de sus rodillas que era la única prenda que cubría su bello cuerpo, caminar cerca de él, sin saber lo que ella estaba haciendo su mayor temor era que le quitase uno de sus riñones como lo vio en una película para que fuese vendido para pagar su deuda pero Silvia iba por otra parte de su anatomía.

-“Sabes papi me hiciste gozar mucho, guardas ese recuerdo bien pues será la última vez que tendrás sexo en tu vida con una mujer”. Dijo Silvia.

Pablo de repente se retorció de dolor al sentir como sus huevos estaban siendo presionados fuertemente por los dedos de Silvia que en ese momento de cuclillas se los estaba apretando con fuerza, para luego de unos segundos comenzar a pellizcar la piel de su sensible escroto lo que de nuevo hizo que se retorciera de dolor hasta donde se sus retenciones se lo permitieron, implorando que ella soltara su escroto.

Para cuando Silvia soltó su escroto Pablo respiro con alivio sintiendo como su escroto le ardía, pero aquello solo era el comienzo de su pesadilla, luego de uno segundos Pablo sintió como una delgada cuerda muy áspera era pasada por detrás de sus huevos hasta rodear la base de su pene, pronto sintió un fuerte nudo debajo de su pene, justo donde su escroto se unía a la base de su pene, fue una horrible sensación aquello de nuevo le produjo dolor, Silvia no dejo de anular la cuerda hasta que la sangre que fluía del cuerpo de Pablo a sus genitales ceso.

-“Vaya voy a extrañar tus huevo y pene en verdad”. Dijo Silvia al terminar de amarrar sus genitales.

Acto seguido Pablo se retorció apretando los dientes tan duro que caso parte la bola en su boca, cuando Silvia hizo un largo corte por en medio de sus dos testículos con el pequeño cuchillo abriendo su escroto de par en par, para ese momento sus manos estaban con guantes de látex, que quedaron completamente empapados de sangre, Pablo pensó que estaba en el infierno por el dolor que estaba sintiendo cuando ella introdujo dos de sus dedos en su escroto.

Silvia usando sus dedos extrajo los dos testículos del interior del escroto de Pablo, luego dejo que colgaran por fuera unos segundos, para luego decirle al tiempo que coloco el cuchillo debajo de los conductos que los unían aun a su cuerpo.

-“Papi dile adiós a tus huevos”. Dijo Silvia.

Para sin esperar nada castrar a Pablo de un rápido movimiento del cuchillo, mientras Pablo aun se retorcía de dolor, sintiendo como la sangre que bañaba sus muslos corría por sus piernas; Silvia coloco cada uno de sus testículos en una bolsa a la que le extrajo todo el aire para luego colocarla en la nevera, para ese momento el pene de Pablo estaba completamente en erección palpitando con fuerza pese a que el resto de su cuerpo se seguía retorciendo de dolor.

Cuando de pronto sintió la mano de Silvia tomar su palpitante pene, duro como nunca antes para retirar la cuerda que había perdido su efecto, quien sin decir nada, hizo dos cortes verticales en la parte alta de la base de su pene y por debajo de unos tres centímetros, cortes profundos, que abrió con los dedos mientras la sangre bañaba el pene de Pablo que de pronto lanzo un gran chorro de semen.

Silvia tuvo que apartar su rostro para que su descarga no impactara en rostro, con el pene de Pablo goteando semen, ella cortó atravesando la grasa de su pelvis hasta llegar a la verdadera base de su pene, con rápidos y expertos cortes Silvia que era una experta cirujana pronto estaba por retirar por completo el pene de Pablo, coloco dos pinzas de presión en las venas y arteria que administraba sangre a su miembro antes de hacer el corte final y el pene de Pablo quedo libre en su mano.

El cuerpo de Pablo se sacudió con fuerza y se desmayo, Silvia vendo su entrepierna burdamente le coloco su bóxer para luego irlo a arrojar a las puertas de un hospital, dos meses después que fue el tiempo que le tomo a Pablo recuperarse de su brutal nulificación al llegar a casa en su correo había un sobre con un DVD en su interior que decía.

-“¡Para ti papi!”. Decía el sobre.

Pablo temblando coloco el disco en su reproductor de DVD ahí vio como fue despojado de su genitales por Silvia, pero el rostro de ella nunca se vio en cámara, luego seguían otras escenas de cuando sus genitales fueron trasplantados a otras personas que ahora gozaban de su virilidad algo que él nunca iba a poder hacer ya que en el hospital le informaron que un reimplante de pene o testículos era imposible dado el severo daño que sufrió su zona genital cuando los que tenia fueron removidos.

Pablo ahora vive pagando sus deudas puntualmente, se ha vuelto un ciudadano modelo, siempre recordando aquella noche que tuvo sexo por última vez con una mujer y como es que por su osadía de no pagar aquel préstamo quedo convertido en un eunuco por el resto de sus días.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PÓKER DE PRENDAS

El siempre impecablemente preparado y vestido de moda Jack tenía el cabello rubio lacio, sedoso, perfectamente recortado al último estilo, ojos brillantes azules con el cuerpo lampiño y delgado de un moderno Adonis. El joven de 16 años era fuerte, sin ser demasiado musculoso al extremo de lo antiestético, y también era el quarterback estrella de fútbol americano en la escuela secundaria local, que solo añadía mas a sus atractivos en cuanto a las chicas locales......


PÓKER DE PRENDAS
El siempre impecablemente preparado y vestido de moda Jack tenía el cabello rubio lacio, sedoso, perfectamente recortado al último estilo, ojos brillantes azules con el cuerpo lampiño y delgado de un moderno Adonis. El joven de 16 años era fuerte, sin ser demasiado musculoso al extremo de lo antiestético, y también era el quarterback estrella de fútbol americano en la escuela secundaria local, que solo añadía mas a sus atractivos en cuanto a las chicas locales.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [TORTURA]


Categoria: Adolescente      Autor: Pueros





(En una ciudad pequeña y provincial en la actualidad)

Jack, el único hijo de padres muy respetables y prósperos, acababa de cumplir los 16 años de edad y era la envidia de la mayoría de los otros chicos de la ciudad, porque era el adolescente masculino más claramente deseado por las chicas.

El siempre impecablemente preparado y vestido de moda Jack tenía el cabello rubio lacio, sedoso, perfectamente recortado al último estilo, ojos brillantes azules con el cuerpo lampiño y delgado de un moderno Adonis. El joven de 16 años era fuerte, sin ser demasiado musculoso al extremo de lo antiestético, y también era el quarterback estrella de fútbol americano en la escuela secundaria local, que solo añadía mas a sus atractivos en cuanto a las chicas locales.

Las muchachas consideraban a Jack un novio trofeo, alguien con quienes muchas estarían felices de perder su virginidad, a pesar de la evidencia clara de su promiscuidad y de la incredulidad. En consecuencia, el joven de 16 años disfrutaba del mal camino con un número de las mujeres de edad similar en la ciudad antes de sin ceremonias pasar a la siguiente chica para cumplir su fantasía. Por lo tanto, los encantos físicos del adolescente no eran, por desgracia, acompañados por bendiciones de carácter similares.

Jack estaba frecuentemente en compañía de una pandilla de aduladores adolescentes de edad similar, la mayoría de los cuales estaban ansiosos por ganar de alguna manera el éxito regular de su héroe con las chicas. Sin embargo, el joven de 16 años no era popular con la mayoría de los otros chicos de la ciudad, y no solo era por los celos.

El éxito con las chicas y en el deporte se le había ido a la cabeza a Jack, y se disgustaba permanentemente como si fuera un verdadero regalo de Dios para las mujeres y para el campo de juego, menospreciando regularmente a sus compañeros menos logrados en el proceso. Sin embargo, todavía no había escasez de mujeres adolescentes que quisieran salir con el joven de 16 años, la última de las cuales era todavía virginal Jill.

Jill era una hermosa morena de edad similar, y Jack hizo uso de unas vacaciones de fin de semana a Las Vegas, emprendidas por sus padres, para invitar a su nueva novia a su casa, que se encontraba en un gran terreno, en un lugar bastante solitario en el borde de la ciudad. El muchacho estaba totalmente decidido a privar a la chica de su virginidad. Sin embargo, la noche no comenzó bien, en lo que respecta a tales aspiraciones libidinosas masculinas.

Jack y Jill inicialmente escucharon algunos CDs nuevos de música y bebieron cerveza fría de sus padres en el refrigerador. El anfitrión adolescente masculino tenía la intención de aflojar las inhibiciones de su joven invitada femenina con alcohol antes de intentar satisfacer sus impulsos lujuriosos. Sin embargo, después de varios posteriores e inocentes besos como acaricias sobre sus ropas en el sofá, la chica comenzó a mostrar signos de renuencia a seguir adelante.

En consecuencia, Jack abrió el gabinete de botellas de sus padres para comenzar a dar Jill grandes vasos de vodka con jugo de naranja, que comprendía mucho más contenido de vodka que de jugo, antes de reanudar sus apasionados abrazos con la chica. Sin embargo, su invitada femenina, a pesar de su evidente y creciente embriaguez, seguía resistiendo a algo más que besos y caricias, mostrando una decepcionante reticencia a quitarse la ropa. Jack frustradamente empezó a preguntarse si había cometido un error al seleccionar a Jill como su última conquista. No estaba interesado en las chicas con las que debía esforzarse para conseguirlas, ya que no tenía la paciencia para el ritual del cortejo. Su pene bastante largo y delgado estaba acostumbrado a placeres más fácilmente ofrecidos.

Mientras la pareja seguía besándose y acariciándose inocentemente, Jack pensó en echar a Jill de su casa y dirigirse a su pequeño libro negro, donde no solo guardaba los números telefónicos de conquistas anteriores, sino que también les daba marcas. A las jóvenes de 16 años les otorgaba puntos, de cada diez en cinco categorías, por su atractivo físico, la disponibilidad inmediata, la vivacidad social y la capacidad sexual, incluyendo una puntuación adicional por su competencia en la felación.

Jack, sin embargo, ahora se dio cuenta del tiempo en un reloj de pared cercano, cuya tardanza sugirió que su elección de amante fresca podría ser extremadamente limitada, así como la mesa de cartas que sus padres, usaban para sesiones de bridge regulares con amigos. Una idea, en cuanto a cómo animar a Jill para desnudarse, entró en su mente brillante, pero perversamente lasciva de 16 años.

Con el pretexto de volver a llenar sus vasos vacíos del gabinete de bebidas de sus padres, Jack se separó temporalmente del abrazo de Jill. Posteriormente regresó no solo con vasos de vidrio copiosamente rellenados, sino también con un paquete de cartas, que presentó a la chica, mientras le preguntaba "¿Quieres jugar?"

La virginal Jill había disfrutado bastante de la reciente sesión de besuqueo. Sin embargo, como ella se sentía un poco mareada debido a su reciente consumo de alcohol, también estaba ahora lista para un descanso y diversión alternativa. Jill era bastante tímida y conservadora en lo que respecta al sexo, y también tenía un plan para retener los avances del chico por más tiempo que cualquier otra chica, y por lo tanto decidido dejar la casa de Jack sin haber concedido demasiado a él. Ella tristemente también juzgó mal al muchacho, creyendo que tal acercamiento podría animarlo a cortejarla de manera más acostumbrada, más larga, haciendo así que su relación durara por mucho más tiempo que el de los otros que había gozado previamente.

Jill pensó ingenuamente que las peleas anteriores de Jack habían sido cortas porque las novias involucradas habían sido seducidas con demasiada facilidad, mostrando claramente que eran indignas de él. Ella sentía erróneamente que obligándolo  a esforzarse podría atraer al muchacho en una relación más tradicional, duradera, que sería la envidia de todas las otras adolescentes femeninas en ciudad.

"¿Qué... juego de cartas... ¿Quieres... Quieres jugar?" -preguntó Jill, entre unos cuantos hipos, que simbolizaban su reciente ingesta de alcohol. "¡Poker de Prendas!" Su nuevo novio contestó, mientras exhibía una amplia sonrisa.

"¿Cómo... Tu... juega eso?" -preguntó Jill, aparentemente ajena a las implicaciones detrás del nombre del juego. Jack procedió a decirle y mostrarle, mientras invitaba a la chica a sentarse a su lado en el exuberante suelo alfombrado.

“Se separo de la baraja entre ellos, así", aconsejó el muchacho sonriendo, mientras le entregaba la mitad de las cartas", y entonces simplemente, a su vez, colocamos la más alta de nuestras cartas en el medio. Hasta que uno de nosotros revela una, el oponente tiene que sacar otra superior en dos o tres intentos, dependiendo de si el original era respectivamente un Jack, Reina o Rey. Si tienen éxito, la responsabilidad Está ahora en el otro para hacer lo mismo. Quienquiera que falle, pierde todas las cartas expuestas, más algo más. ¡Si toda la mano se pierde, las cartas son devueltas y el juego continúa hasta que otras cosas también se pierden por completo!"

"¿Qué... es eso... 'algo más'... y 'otras cosas'?" Jill preguntó inocentemente, en medio de más hipo, aparentemente todavía prestando poca atención al nombre del juego de cartas propuesto. -Por supuesto, prendas de vestir -respondió Jack-, ya que el eventual perdedor es quien acabe completamente desnudo. El hermoso rostro de Jill se ruborizó de inmediato, no solo por su estupidez al no darse cuenta del objetivo último del juego a partir de su nombre, sino también de lo que representaba ese objetivo. Ella también empezó a chasquear algo incoherentemente, mientras que ella ahora intentó despejar su mente confundida para intentar rechazar la sugerencia de Jack con la diplomacia apropiada. Sin embargo, el joven depredador sexual masculino estaba listo para una reacción negativa.

Antes de que Jill pudiera salpicar algo más que "No, quiero decir... es un poco... prematuro...", Jack replicó: "No vas a ser tímido conmigo, ¿verdad? Solo por diversión, prometo que no hay intención más siniestra, sin embargo, si no quieres jugar, creo que deberíamos dejarlo hasta aquí y te llamaré un taxi para que te lleve a casa.

Aunque Jack no lo había dicho específicamente, Jill, a pesar del alcohol, apreció instintivamente que "Dejarlo hasta ahí" se refería no solo a las actividades de la noche, sino también a su nueva relación. Inmediatamente se preocupó no solo por perder su asociación embrionaria con el chico, sino también por la indudable burla que recibiría de sus compañeros por hacerlo después de solo una cita truncada. Con mucha reticencia, Jill le dijo a un Jack muy feliz: "¡Ok, juguemos!" El par luego sostuvo 26 cartas cada una en sus manos. Por una vez, Jack fue educado y le permitió a Jill la prerrogativa femenina de ir primero. La revelación de un cinco en el suelo alfombrado antes ellos fue el resultado.

Jack saco un siete de diamantes y Jill el diez de corazones antes de que la primera Reina de espadas, fuera colocada en el montón creciente por el muchacho. Ella reveló entonces un dos de espadas antes de que feliz siguiera con un Rey. Tres cartas numeradas más tarde y su oponente se estaba desprendiéndose de su primer artículo de ropa, es decir, su zapato deportivo izquierdo.

Jack, sin duda, habría empezado desde ahí si se hubiera dado cuenta de que tendría que entrar en el juego de cartas para animar a Jill a arrojar al menos parte de su ropa, como un preludio de otra actividad aún más placentera. Sin embargo, no había disfrutado de tal previsión y, en consecuencia, ahora experimentaba un poco de mala fortuna, con su otro zapato y ambos calcetines desechados antes de que su hermosa oponente morena perdiera su primer artículo de calzado.

Jack también perdió la mano siguiente, así que hubo quitado su camiseta con reticencia, lo que lo dejo vestido solo con su ajustado pantalón de mezclilla azul y bóxer rojo por debajo. Mientras tanto, especialmente después de su carrera de éxito, que prometió pronto tener a su nuevo novio hermoso completamente desnudo con poca pérdida de su propia ropa, Jill se estaba convirtiendo no sólo más acostumbrado a la idea del juego de cartas, sino también cada vez más emocionada con ese pasatiempo.
El entusiasmo recién descubierto de Jill fue ejemplificado por los gritos de "Fuera, Fuera", mientras su joven macho lentamente se sacó su camiseta por su pecho lampiño, bien proporcionado y sobre su cabeza, antes de arrojar la prenda encima de su calzado. Jack se sentó enfrente de la muchacha, ataviada con su ajustado pantalón de mezclilla que lucía un ligero tono rojizo de vergüenza en su hermoso rostro. Jack empezó a preguntarse si su racha de mala suerte le haría quedar desnudo antes de que Jill hubiera arrojado más de un zapato. Sin embargo, afortunadamente para el chico, la fortuna le volvió y la chica de repente comenzó a perder prendas de vestir en rápida sucesión. A su calzado le siguió su blusa, que dejaba solo un escaso sostén negro que cubría sus grandes senos.

El pene de Jack estaba ahora duro y palpitante, dentro de los apretados confines de su pantalón, mientras Jill exhibía su pecho lleno y un inmensamente atractivo escote profundo. De hecho, el muchacho casi se vino cuando se dio cuenta de que los pezones rosados de senos no estaban cubiertos por el escaso sujetador. Las oraciones de Jack fueron respondidas nuevamente cuando ganó la siguiente mano también, por lo que su recompensa fue observar cómo se quitaba ella mis su pantalón ajustados. Su pene oculta se estremeció cuando observó cómo la prenda de algodón era lentamente arrastrado por las caderas de la chica, por sus muslos y por sus piernas flexibles, hasta que finalmente salió de ellos para colocar el atuendo en su propio montón creciente de ropa desechada.

El ahora, una vez más, ampliamente sonriendo Jack casi eyaculo en su pantalón de nuevo a la vista de la minúscula tanga negra de Jill, que representaba la última cubierta y defensa de su joya vaginal virginal. Sin embargo, la sonrisa se borró de su rostro cuando la suerte se volvió de nuevo en su contra. En lugar de que Jill fuera obligada a quitarse el sostén y su tanga para revelar su hermosa forma desnuda a su oponente, Jack se enfrentó primero al retiro de su pantalón entre cánticos renovados y entusiasmados de "Fuera, Fuera!" El rostro del chico también exhibió un tono rojo aún más profundo y avergonzado que antes, mientras sus escaso ajustado bóxer rojo quedo expuesto, proporcionando a la chica una apreciación completa y clara de la forma, tamaño y emoción actual de los órganos masculinos dentro, así como sus delgadas piernas masculinas.

Jill colocó las tres castas en la alfombra. A esa carta le siguieron dos cartas más numeradas de su oponente escasamente vestido hasta que Jack reveló al rey de corazones. Para Jack, el traje parecía más apropiado porque, si la chica tampoco presentaba una tarjeta igual, haría que su corazón se deleitara al tener que mostrar sus pechos desnudos delante de él. Sin embargo, desafortunadamente para los deseos agudos del muchacho, la muchacha evocó a una reina de espadas, con el género y el juego que indicaban aparentemente condenación para su opositor masculino joven. Los peores temores de Jack se materializaron, ya que ninguna de sus dos cartas siguientes era del tipo que necesitaba Por lo tanto, cuando el muchacho se levantó para quitar su última prenda, tuvo que soportar gritos más fuertes, excitados y ahora extáticos femeninos de "¡Fuera, Fuera!"

Jack intentado lo mejor posible evitar despojarse de su pequeño bóxer, como resultado de la dureza permanente de su pene rebelde, principalmente animando a su pene a adoptar una postura verticalmente más baja que horizontal. Sin embargo, el adolescente de 16 años abandonó renuentemente sus esfuerzos, ya que la amplitud total de la excitación de sus hermosos genitales masculinos jóvenes fue revelada inminentemente a los ojos encantados de Jill.

Jack vaciló al principio, cuando sus dedos se introdujeron en a cada lado de su ropa interior, mientras que Jill mantuvo sus gritos burlones y excitantes de "¡fuera, fuera" El chico, por supuesto, había estado desnudo ente otras chicas antes, pero las circunstancias actuales parecían algo diferente y algo humillantes. Sin embargo, él finalmente arrancó el coraje necesario y tiró hacia abajo sobre su última y escasa prenda.

Jack fue recompensado por su valentía por un fuerte jadeo de la excitación de Jill, cuando su larga y delgada erección del muchacho finalmente y literalmente, quedaron a la vista, a pesar de la aparente resistencia anterior a perder su cubierta final proporcionada por su bóxer. Ella, en ese momento, miró en silencio, encantada, mientras su prenda se escabulló y bajó por las piernas del muchacho, y él se paró frente a ella, con las manos a los costados.

-“Parece que estas ganoso”. Dijo Jill.

De alguna manera eso avergonzó a Jack, mientras su rostro se sonrojaba intensamente y su pene desenfrenado empezó a elevarse aún más al ver a Jill, que seguía vestida con ropa interior. La chica no respondió de inmediato, mientras su mente extrañada recibía, por primera vez, la deliciosa visión de los genitales masculinos, bien proporcionados y excitados. Jill observó que los órganos sexuales de Jack eran grandes sin ser obscenamente enormes, y poseía un escroto sin vello que comprendía dos testículos deliciosamente bajos. De hecho, la única señal de vello alrededor de los genitales del chico era su coronación relativamente indistinta, de vello rubio.

Mientras Jill reflexionaba sobre la forma desenfrenada de Jack en aparente y silenciosa excitación, el tema de su placentera atención empezó a considerar cómo, en las circunstancias de su triste derrota, todavía podía tentar a la chica a unirse a él en desnudez y más. La idea le vino rápidamente, justo cuando su desesperado pene ahora ansiosamente quería penetrarla, aunque en un contexto completamente diferente.

-Voy a vestirme de nuevo -dijo Jack de repente y, para su deleite, Jill cayó de inmediato en su trampa. "Oh", le preguntó con otro hipo, "Vas... ¿tienes que hacerlo?"

-Bueno -respondió Jack-, la alternativa es seguir jugando el juego. "¿Qué quieres decir?" -preguntó Jill.

-Bueno -respondió Jack-, creo que es justo que tenga la oportunidad de verte desnuda, aunque solo sea por un breve instante. ¿Qué tal si seguimos jugando hasta que me das esa oportunidad y, mientras tanto, por cada pérdida adicional Yo incurriré, ¡me quedaré desnudo por otros cinco minutos!"

Jill momentáneamente reflexionó sobre la sugerencia de Jack antes, indudablemente todavía imprudentemente desconcertada por el alcohol, así como la emoción y el deseo de mantener al niño desnudo por lo menos un poco más de tiempo, eventualmente estuvo de acuerdo. Sin embargo, ella no estaba tan desorientada que no había utilizado su posición de fuerza clara para negociar más pérdidas de quince minutos cada una y no solo cinco del muchacho.

Jill fue ayudada en su eventual aquiescencia uniéndose a Jack en varios tragos más de vodka y aceptando que ningún daño real podría venir en dejar que su nuevo novio la viera desnuda, siempre y cuando no tuvieran sexo. Por lo tanto, más cartas fueron pronto repartidas, por su joven oponente pronto se vio obligado a aceptar otra hora de desnudez, ya que su suerte continuó abandonándolo por un largo tiempo.

La fortuna le volvió de nuevo. Jack fue recompensado por su paciente empeño y continuó humillado por la eliminación del sujetador de Jill, que ella logró sin querer realizar de una manera más seductora antes de revelar sus jóvenes, pero firmes y sustanciales, senos desnudos a su novio repentinamente en silencio babeando. Poco después, tras la adición de otra media hora en desnudez de Jack y varios tragos más apenas diluido a los estómagos jóvenes excitados, la pequeña tanga negras de Jill se fueron escurriendo lentamente por sus piernas flexibles, exponiendo su vagina, como nalgas curvilíneas su joya vaginal virginal. Esta última estaba protegida por un pequeño mechón de vello bien arreglado que revelaba su verdadero estado de morena.

Jill se quedó momentáneamente desnuda ante el muy encantado e impresionado Jack, cuyo pene vertical y palpitante había estado expulsando desde hacía mucho tiempo una copiosa cantidad de liquido pre seminal. Ella entonces realizó una vuelta seductora, aunque algo inestable, lenta ante su nuevo novio encantado, de modo que él pudiera tener una apreciación de su cuerpo inmaculado desde todos los ángulos, antes de pagar. Ahora era el turno de Jack de preguntar, en relación con el pago, "¿Tienes que hacerlo?" "Sí," contestó Jill con una sonrisa dulce, amplia y traviesa, "¡pero, según mis cálculos, no puedes cubrirte por otra 1½ horas!"

Desafortunadamente, Jack, él mismo ahora bastante peor por el alcohol, no compartió la diversión de Jill en la situación. Las necesidades desesperadas y desenfrenada del muchacho regularmente egoísta todavía no se habían satisfecho, y ahora le disgustaba profundamente el aire, altivo, irrespetuoso adoptado actualmente por su nueva novia, así como su intención de cubrirse. Antes que la inestable y desnuda Jill supiera lo que estaba sucediendo, Jack se puso de pie y la abrazó una vez más. Los brazos fuertes del muchacho envolvió a la chica y él comenzó a besarla, moviendo rápidamente sus labios ansiosos hacia atrás y hacia delante entre su hermoso rostro y senos igualmente impresionantes.

Una vez que Jill comenzó a darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, empezó a resistirse, aunque con suavidad al principio.

-“Por favor, Jack” Le pidió inicialmente cortésmente, mientras trataba delicadamente de librarse de los fuertes brazos del muchacho.

Sin embargo, su amante estaba ahora demasiado adelantado por la pasión irresistible como para escuchar cualquier suplica. El rostro y los pechos de Jill pronto se humedecieron con la saliva de Jack, mientras continuaba implacablemente besándolos, a pesar de la desesperada lucha y frecuentes gritos de "¡Por favor, no!" El pecho de la chica también estaba siendo maltratado de forma regular y áspera, mientras seguía resistiéndose enérgicamente.

La lucha de Jill comenzó a ser cada vez más frenética, cuando sintió que una de las manos de Jack comenzaba a explorar el área alrededor de su vagina. Después de esa intrusión manual, luego dio paso a la sensación clara de una erección grande y húmeda empujando contra su propio pubes, ella gritó y golpeó al autor. Jack, para ese momento estaba demasiado excitado para resistir a sus impulsos alcoholizados, respondió golpeando a Jill con brutalidad a través de su bello rostro, terminando efectivamente su resistencia y causando un moretón que comenzó a formarse. El muchacho entonces arrastró a la muchacha al piso y procedió a privarla de su virginidad.

Después, Jack, saciado, se encontró mirando con desdén a Jill, sollozando en silencio en posición fetal de dolor en el suelo alfombrado. Recogió y vació su vaso de vodka antes de volver a llenar su copa por completo. Luego volvió a mirar a la chica y le sugirió, con voz arrastraba:

-“Disfrutaste puta, sé que sí. Cuando estés listo para más, ¡te estaré esperando en mi cama!”. Dijo Jack.

Jack se alejó tambaleándose hacia las escaleras a su dormitorio, dejando a Jill sollozando en el suelo. El chico no suele roncar, pero esos ruidos pronto resonaron en las escaleras hasta las orejas repentinamente sordas de la chica horrorizada. Cuando el aún desnudo Jack se despertó después de su sueño, descubrió que Jill, desnuda en ese momento sin lágrimas, estaba junto a su cama. El chico también descubrió que debía de haber deshecho su camiseta, ya que estaba ahora inmovilizado atado, con la cara hacia arriba y atado por piezas de la prenda a las cuatro columnas de metal de su cama.

Jack estaba inicialmente excitado en lugar de preocupado por su situación porque Jill exhibía una expresión muy interesante, seductoramente sonriente en su cara magullada pero todavía hermosa. En consecuencia, el pene del chico de 16 años de edad rápidamente quedo en rigidez de nuevo. Al parecer, la impresión inicial de Jack acerca de lo que sucedía fue confirmada cuando Jill, con sus rosados ​​pezones desnudos, literalmente sobresalientes como resultado de su aparente excitación sexual, declaró, en voz baja y seductora:

-“Bueno, muchachote, parece que te gusta Jugar. Veamos si te gusta este pasatiempo en particular”.

El pene duro de Jack, mostraba un poco de semen residual en su glande de su anterior aventura dentro de Jill, comenzó a palpitar tan intensamente como siempre cuando la hermosa chica desnuda se reunió con él en su cama, sentada entre sus piernas firmemente unidas. Ella entonces lo agarró y comenzó suavemente a masturbarle su miembro muy dispuesto para la acción. "Dios," declaró Jack, mientras Jill lo llevaba sin remordimientos hacia el clímax, "¡eso se siente bien!" -¿Quiere decir que me dará buenas notas en su pequeño libro negro? -preguntó Jill, aparentemente con indiferencia y con una dulce sonrisa.

Jack se dio cuenta de que había abierto el cajón de la mesita, en el que guardaba el mencionado libro. El muchacho, por supuesto, no sabía que Jill había estado buscando algo más cuando se encontró con él. Sin embargo, lo que esta otra cosa pasó a ser ahora se hizo evidente cuando la chica dejó sus servicios manuales a la erección que desenfrenada goteaba liquido pre seminal. Jill en su lugar comenzó a atar la base de su enorme escroto firmemente, ganando una protesta del muchacho, que preguntó.

-"¿qué estás haciendo?" Pregunto Jack.
-"Pensé que te gustaba jugar duro", respondió Jill en una voz calmada.
-"Así que ¿por qué no simplemente te recuestas y disfrutas de lo que voy a hacerte?" Añadió Jill.

Jack obedeció, cerrando los ojos al hacerlo, ya que nunca le había importado un poco, antes de sucumbir a un chillido cuando sintió que su pene desenfrenada era golpeada. Echó un vistazo a su entrepierna, desde su perspectiva atada e inclinada sobre su cama. Jack vio a la hermosa y desnuda Jill aún arrodillada entre sus piernas estiradas, pero ahora sosteniendo una pequeña regla de 6 pulgadas en su mano, presumiblemente recogida de un pequeño grupo de objetos en la cama a su lado, cuya composición no podía determinar. "¡Ay!" El chico chilló de nuevo, mientras ella una vez más golpeaba con fuerza su erección excesivamente con su pequeño implemento de plástico.

-"¿Qué estás haciendo?" Jack volvió a preguntar.
-"Estoy jugando duro contigo", contestó Jill,
-"Como jugaste conmigo. ¿No te gusta un poco de S & M?" Pregunto Jill.
-"No me molesta la esclavitud". Contestó Jack,

"mientras me masturbes o me dejes penetrarte, pero no creo que me guste nada más, ya que no me duele". -Es una pena -dijo Jill-, porque también he preparado esto para ti algo especial. Ella le mostró al él un par de pinzas, unas pinzas  para papel de dos tamaños, un encendedor y un cuchillo pequeño muy afilado.

-"¿Para qué son?" Preguntó Jack cada vez más preocupado.
-“Bueno” Contestó Jill.

“Las pinzas me permitirán arrancar todo tu vello púbico, y las pinzas más tarde, estoy seguro, resultarán muy decorativas cuando se unan a tu pene huevos, que el encendedor sin duda también mantendrá muy caliente, si no asado, ¡hasta que esté listo para extraer tus testículos calientes con el cuchillo!"

Sosteniendo el glande de Jack para mantener el pene duro del muchacho en posición vertical, Jill reanudó su vicioso golpeteo contra el miembro palpitante de su joven víctima de tortura genital. Este último, quizás particularmente a las circunstancias, se negó a volver a la flacidez durante el largo y prolongado castigo sobre su pene. Mientras tanto, la ubicación de la casa de Jack, en grandes terrenos en un lugar bastante solitario en las afueras de la ciudad, ahora ayudaba a la venganza de Jill, ya que nadie escucharía los muchos gritos fuertes de su joven víctima durante las largas horas nocturnas. Tales gritos alcanzaron un pico temprano cuando ella comenzó a golpear hacia abajo sobre el incongruentemente todavía erecto pene del muchacho, antes de girar su atención al contenido oval bien definido en su escroto vulnerable.

Los gritos de Jack y las súplicas de misericordia asociadas, en realidad se volvieron más bien apagadas debido a la falta de aire súbito, ya que Jill golpeaba duramente sus huevos con su regla de plástico. Su castigo no fue ayudado por el hecho de que sus vínculos efectivos lo retenían eficientemente de lo que su cuerpo instintivamente quería hacer, es decir cubrirse, con las manos sus genitales agonizados. Los gritos y las súplicas de Jack finalmente regresaron a los antiguos niveles altos cuando Jill empezó a arrancarle su vello púbico, vello por vello. Sin embargo, la longevidad de esta tortura en particular fue afortunadamente acortada por el hecho de que el parche rubio era bastante pequeño para un adolescente de 16 años de edad.

Después de más de una hora de arrancar vellos, Jill finalmente frotó sus manos sobre la piel lisa, previamente ocupada por el vello rubio de Jack. En celebración, ella entonces comenzó a adornar el milagrosamente todavía erecto y palpitante pene del muchacho con la más pequeña de sus abrazaderas, tomado anterior de un escritorio de abajo. El rostro de Jack se contorsionó nuevamente de dolor, mientras las pequeñas pero muy ásperas abrazaderas poco a poco pellizcaron la carne de su pene, desde su hinchado glande, sin circuncidar hasta la base. Jill finalmente se sentó para admirar su trabajo, viendo el instrumento que la había violado e impregnado ahora decorado.

El pene de Jack había sido pellizcado dolorosamente, de arriba a abajo y por todos lados, con abrazaderas metálicas. Jill entonces se preguntó sobre la capacidad de su pene sin soporte del muchacho para permanecer decididamente en posición vertical, a pesar del peso y el castigo de las pequeñas abrazaderas. Jill entonces trajo dos abrazaderas mucho más grandes lo que atrajo la atención de los ojos azules llorosos y legítimamente temerosos de Jack.

-¡Estos son para tus huevos! Jill exclamo.

Jack continuó suplicando que su tormento cesara de repente cuando la falta de aire volvió a superar a su hermoso cuerpo joven. Jill había abierto las mandíbulas de la primera abrazadera, la había colocado sobre uno de los testículos del muchacho y luego la había soltado sin piedad. Las placas de metal se apretaron contra el agonizante testículo vulnerable. Jill entonces permitió que el cuerpo tembloroso de Jack se recuperara antes de amenazar el otro testículo del muchacho con la misma tortura. "¡Por favor no!" Su joven víctima volvió a suplicar pero, como antes, infructuosamente. De repente, la respiración agonizante, una vez más sobrepasó sus pulmones.

La todavía desnuda Jill volvió a sentarse para admirar su obra, y se divertía al ver los genitales de Jack envueltos por la serie de abrazaderas, mientras mantenía una exhibición de notable excitación. No pudo resistirse a darle una pequeña bofetada a su glande con el clip de metal para que se balanceara intrigantemente antes de reanudar su decidida postura erguida. Jill entonces quitó rápidamente todas las abrazaderas, creando casi tanto dolor en los genitales de Jack como le había inducido al montar los accesorios, y tomo el encendedor. Ella entonces sostuvo su glande con los dedos de su mano desocupada y se preparó para calentar la dura superficie del pene debajo, marcada en ese momento con unas rayas rojas donde las abrazaderas habían sido fijadas recientemente.

"¡Por favor no!" Jack volvió a pedirle inútilmente antes de experimentar una intensidad de dolor genital no alcanzada previamente durante la parte anterior de la venganza de Jill. Ella había encendido su implemento y estaba pasando la llama por toda la longitud y anchura del rígido pene del muchacho, teniendo cuidado de infligir el máximo dolor sin causar que la carne se quemara. El pene torturado de Jack se mantuvo increíblemente desenfrenado durante todo el angustioso proceso, que cambió el tono de marfil de la mayor parte de su cálido pene a un rojo uniforme. Jill entonces llevo la llama al escroto sin vello del muchacho.

Los gritos de Jack alcanzaron ahora un verdadero crescendo, mientras sus testículos eran lentamente asados. Mientras tanto, Jill comentó sarcásticamente: "Me pregunto si tus huevos sabrán mejor cocinadas en mantequilla, tal vez, lo intentaré una vez que los haya extraído con mi cuchillo". Jill pasó mucho tiempo convirtiendo los genitales de Jack en una exhibición agonizante, uniformemente calentada y enrojecida antes de emitir finalmente su llama, ya que parecía estar disfrutando completamente de ese tormento en particular. Sin embargo, la chica finalmente devolvió el encendedor a la cama y tomo su cuchillo.

-“¡Ese fue el aperitivo”. Declaró Jill-

¡Y ahora para el plato principal! Luego introdujo su cuchillo en la carne caliente, roja y escrotal de Jack, justo debajo de su pene todavía increíblemente duro y palpitante, en el cruce de sus gemelos.

-"¡Por favor no!" Jack rogó una vez más.

Esta vez Jill inicialmente contestó la súplica del chico con palabras en lugar de una acción dolorosa.

-“No te acuerdas como te suplique” Comentó Jill con frialdad.

“Refiriéndose a sus súplicas de antes, antes de que me estuvieras violando, por lo que no me siento obligada a darme cuenta de las tuyas ahora, ¡sino que me veo obligado a asegurarme que no violes a otra chica en el futuro!" Sin más ceremonias, Jill cortó el escroto de Jack, cortando crujientemente, una línea de corte que dividió su escroto. Ella en cambio, buscó inexpertamente el contenido interior, mientras el chico gritaba incoherentemente y se retorcía en agonía física y mental debajo de ella.

La mano sangrienta de Jill finalmente encontró el testículo izquierdo ligeramente más grande de Jack, que expuso. Ella entonces coloco su pequeña hoja bajo el cordón espermático de dicho testículo.

-"¡Por favor no!" Jack gritó de nuevo.

Pero la infructuosa infidelidad de su grito desesperado se demostró rápidamente cuando una Jill encantada y sonriente exhibió ante los ojos azules horrorizados del chico un pequeño orbe blanco en su mano ensangrentada. "Ahora," la muchacha entonces anunció, "¡hagamos de ti un eunuco completo!" Jack vio su testículo extraída burlonamente descansar en su propio ombligo. El chico también pronto sintió los dedos una vez más escrudiñando, explorando su escroto ahora medio vacío, hasta dar con su testicular restante que fue introducido al mundo exterior.

-“Di adiós a tu virilidad” Le sugirió Jill a su joven víctima, mientras apretaba su hoja contra otro cordón espermático revelado y vulnerable.

-"¡Por favor no!" Jack gritó una vez más inútilmente. El muchacho, de repente y de manera inesperada, se quedó en silencio, aparte de unos cuantos gemidos de éxtasis, mientras su hermoso cuerpo desnudo ahora vibraba visiblemente.

Simultáneamente a su conversión en un eunuco completo, inclinada y desnuda de Jack disfrutó de un orgasmo final. Al hacerlo, su vertical pene emitió un copioso chorro blanco sobre su vientre, pecho, cuello y cara, en gran cantidad tal vez con un simbolismo apropiado, llegando a descansar en su ombligo, junto a su testículo izquierdo.

El hecho de que, en esa noche, Jill hubiera sido la primera víctima de violación, posteriormente fomentó el posterior encubrimiento de ese crimen y el de la venganza por tortura genital y castración del joven violador.  Después de que las emociones se establecieran más tarde, las víctimas jóvenes, así como sus familias aterrorizadas y las autoridades médicas y policiales, estaban contentas de mantener el incidente tranquilo y dejar que las cosas se olvidaras, como el castigo terrible infligido por Jill parecía coincidir con el crimen original perpetrado por Jack. Esta consideración por parte de los funcionarios también se relacionaba tanto con el mantenimiento de la reputación de legalidad pacífica de la ciudad como con la consideración de los dos adolescentes implicados.

Jack y su familia abandonaron la ciudad más tarde, en circunstancias misteriosas en lo que respecta a la mayor parte de la población. Igualmente extraño para los adolescentes locales fue la temprana pérdida repentina del muchacho de interés en sus aduladores, chicas y fútbol americano y rumores de una nueva disposición para ser el receptor más que el proveedor de una buena puta. Tal vez, muchos de sus anteriores rivales masculinos conjeturaron y abrazaron agudamente a todos los que quisieran escuchar, Jack había sido furtivamente gay después de todo.

Al final, sin ninguna promoción de Jill, la reputación residual de Jack en su ciudad natal, demasiado escasa y estrecha, a la que el eunuco secreto nunca regresaría, no era la de un semental y deportista estrella, sino quizás, sino la de un gay en esas circunstancias.




Historia Original Aquí.





Autor: Pueros       Traductor: DarkSoul