ROULETTE

El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa......


ROULETTE
El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Eric S





Mi nombre es Peter Graham. Estaba pronto a comenzar mi último año en una prestigiosa universidad en USA en el otoño. Cuando leí sobre los relatos de eunucos, sabía que sólo tenía que contar mi historia.

El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa.

Bueno, mis primeros tres años en la universidad, estudié sin cesar, tomando clases de ruso, política y economía. Finalmente, tuve algunas habilidades reales que podía comercializar ahí. El otoño pasado estaba buscando trabajo en una oficina de colocación cuando me encontré un anuncio para un programa de pasantías con del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. Alrededor de seis meses después de enviar mi solicitud, me sorprendí al recibir una carta en el correo invitándome a Moscú para el verano. Todos mis gastos eran pagados. ¡Estaría pasando mi verano con el Servicio Exterior de Rusia! No serían capaces de creer lo emocionado que estaba si se lo dijera.

Mi semestre de primavera aceleró en anticipación de mi extraordinaria experiencia de verano. Antes de que lo supiera, estaba en un avión preparándome para ir a Moscú. Cuando entré en la zona de reclamo de equipaje, me di cuenta de un hombre de pie allí con mi nombre en una tarjeta. ¡Guau, incluso habían enviado un coche para recogerme desde el aeropuerto!

De más está decir que estaba caminando en el aire, pero eso fue solo el comienzo. Cuando entré en el sedán negro marca Mercedes y comencé el viaje al edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores, otro hombre que había estado esperando en el coche comenzó a informarme sobre los eventos planeados para la noche. Para mi sorpresa, me dijeron que estaría asistiendo a una cena con el Ministro y algún dignatario extranjero. Mi cabeza estaba tan lejos en las nubes que apenas podía contenerme.

Por la tarde y al caer la noche, me preparé para la cena oficial. No podía creer que todo eso estuviera sucediendo. Después de la cena, uno de los agregados del Ministro se acercó a mi mesa y me dijo que el propio Ministro quería reunirse conmigo y presentarme al Ministro de Asuntos Exteriores de Tujona, el dignatario visitante de una nación africana recién independiente. Me acompañó a una habitación lateral donde vi la imponente forma del ministro acurrucado en la esquina con el guapo joven príncipe africano. De repente, oí el chasquido de un martillo golpeando una bolsa, luego una risa voluminosa. Solo me tomó unos minutos para darse cuenta de que el Ministro estaba caminando a su contraparte a través del juego tradicional de la ruleta rusa.

Después de que el Ministro volviera a apretar el gatillo con el arma contra su propia cabeza, sonrió ampliamente y pasó la pistola al príncipe. El príncipe tomó el revólver con cierto temor, pero estaba claro que no podía rechazarlo y salvar la cara con un grupo de rusos varoniles y con un estudiante universitario estadounidense mirando. Colocó el cañón de la pistola contra la sien, disparó el gatillo y de nuevo el clic del martillo señaló su supervivencia. Después de haber enfrentado a su demonio por la noche, una nueva ronda de vodka se pasó alrededor y la bebida se reanudó en serio.

Eso fue solo el comienzo de una de las mejores experiencias de aprendizaje de mi vida. Después de esa noche, mi verano se llenó de un acontecimiento extraordinario tras otro.

Me sorprendieron otra vez durante mi última semana en Moscú para ser convocados a la oficina del ministro. Él me felicitó por el buen trabajo que había hecho durante mi estancia allí, y me dijo que había planeado una recompensa por mi servicio. Lo acompañaría a África en un viaje recíproco para visitar la nueva nación de Tujona. A la mañana siguiente, debía estar listo para acompañar al Ministro.

Al día siguiente emprendimos el viaje. Fue un vuelo largo, y luego un recorrido de 6 horas desde el aeropuerto del país vecino donde el Palacio Nacional se encontraba. Cuando llegamos, nos trataron como la realeza - literalmente el tratamiento de la alfombra roja, con pétalos de rosa y todo. El mismo príncipe que había asistido a mi primera cena formal en Moscú fue nuestro anfitrión como el rey estaba en una expedición de caza en las selvas de la pequeña nación tribal.

La cena fue fabulosa, y después hubo mucho entretenimiento. Toda la noche fue vertiginosa. Después, descubrí que nuestras bebidas habían sido condimentadas con una droga poderosa que liberaba nuestras inhibiciones. Fue después de la medianoche cuando el ministro se desmayó en la mesa por la combinación del vodka que trajimos con nosotros y de los ricos narcóticos corriendo por nuestras venas. Poco después de ser llevado a su cama, el príncipe se levantó y brindó a la delegación rusa. Su brindis fue bien recibido por el resto de los rusos, pero después de un momento de pitidos y aplausos, el príncipe volvió a hablar. Esta vez, lamentó el hecho de que el Ministro estuviera en la noche. Estaba decepcionado de que el ministro no pudiera reunirse con él en un juego de la ruleta Tujana que había preparado para la noche.

El segundo del Ministro miró rápidamente por la habitación. Estaba muy nervioso por este viaje porque el nuevo plan de desarrollo ruso dependía de los recursos naturales de Tujona. Por supuesto, él mismo no quería arriesgarse a cualquier "juego" que el príncipe tenía en la manga. Después de todo, las incógnitas pueden ser muy peligrosas. Sin embargo, el príncipe tendría su juego, o las negociaciones de mañana serían más tensas. El me miró entre ojos y me nombró para ocupar el lugar del Ministro. Sería mi último servicio al gobierno ruso.

Yo estaba borracho he ido... Sin pensar en nada, me paré con mi copa, brindé al príncipe y accedí a aceptar el desafío. El príncipe se acercó a mí y me besó en la mejilla. Tomándome de la mano, me sacó de la habitación por una entrada trasera. Entramos en una habitación que me perseguirá hasta el final de mis días. No solo por los eventos que pronto iban a pasar allí, sino también por la belleza de corte del lugar. La habitación estaba pintada de colores con ricos tapices que colgaban de cada pared. El suelo estaba cubierto de gruesas capas de almohadas de felpa cubiertas de seda, y sobre esas almohadas estaban las seis mujeres más hermosas que había visto.

Cada una estaba desnuda y pintada de la manera tradicional de la gente de esa pequeña nación selvática. Ninguna de ellas tenía menos de 1.80 metros de alto. Mis ojos se deslizaron a través de la habitación, mirando a las seis con intensidad. El príncipe se inclinó hacia mí y dijo en perfecto inglés: "Seis recamaras, seis mujeres, seis bocas".

Cada una de estas hermosas obras de arte está entrenada en las maneras de complacer a un hombre con su boca. Cada una fue tomada de su aldea y dado un mes de entrenamiento completo. Cualquier  de ellas le daría la mejor mamada de tu vida. Tú y yo nos desnudaremos y cada uno escogerá una para complacernos".

Realmente estaba empezando a gustarme la idea de esta versión de la ruleta rusa. ¿Cómo podría perder. Seis mujeres perfectas con bocas perfectas?. Iba a conseguir mi primera mamada. ¡Qué manera de terminar mi verano perfecto! Fue en ese momento que el príncipe chasqueo los dedos y dos hombres entraron a través de las puertas de la habitación. Cada uno sostenía una lanza perversamente afilada. En ese momento no podía entender porque podía necesitar fuerza para que aceptara mi desafío, pero el príncipe se inclinó hacia mí y susurró: -Una de ellas, es caníbal, una boca hambrienta.

En ese punto, el príncipe permitió que su túnica cayera al suelo. Estaba completamente erecto, y caminó hacia el centro de la habitación con su pene balanceándose en el aire caliente y húmedo de la noche. Caminó lentamente en el círculo, examinando a cada una de las chicas. Después de haber hecho tres círculos alrededor de las mujeres, se agachó y agarró a una por el cabello. Él atrajo su boca abierta a su pene y lo deslizó lentamente en su humedad.

Con un sorbo rápido, se tragó su glande como el resto de su pene y comenzó a trabajar su dureza con los músculos de su garganta flexible. Podía ver sus ojos clavados en los suyos mientras deslizaba sus labios por su eje con el ritmo de sus caderas. Estaba teniendo sexo con su rostro con abandono, su cuerpo convulsionando con un pulso loco. Finalmente, su cuerpo tuvo espasmos cuando el semen se deposito en su boca. Fue entonces cuando soltó un grito agudo antes de caer al suelo agarrando su entrepierna. Después de rodar de un lado a otro durante un minuto, sus ojos se abrieron y su boca se dividió en una sonrisa. Se puso de pie, mostrándome su pene todavía semi-duro. Se volvió para limpiar lo último de su semen en los labios de la muchacha, ella se levantó y salió de la habitación.

Cinco barriles, cinco bocas, una bala caníbal. Dijo mientras me indicaba que me desnudara. Temiendo la punta de la lanza a no más de una de cinco posibilidades de un bocado, me despojé rápidamente. Me sorprendí al descubrir que mi bóxer parecía una carpa con una tremenda erección por debajo, con furioso furor los deslice sobre mis muslos. Antes de que supiera lo que estaba haciendo, estaba caminando en el mismo círculo que el príncipe, pero esta vez sólo alrededor de las cinco bellezas restantes. Mientras pasaba frente a cada una, ella sonreía y se lamía sus dientes. Después de tres círculos, mi pene ya goteaba estaba esforzándose, pero todavía no podía decidirme. El príncipe se aclaró la garganta y dijo: -La aurora viene pronto. Con eso los dos guardias bajaron sus puntas de lanza hacia mí. Conseguí el punto y asentí con la cabeza a la chica que yacía frente a mí.

Se deslizó lánguidamente hasta sus rodillas y tiró de mí hacia ella con las manos en mi culo. Al principio, se frotó la cara en mi espesa capa de vello púbico. Podía oírla inhalar mi olor profundamente mientras ella empezaba a tirar suavemente de mi arbusto con sus dientes. En ese momento, mi pene estaba apuntando hacia arriba. Luego plantó una serie de besos suaves en mis apretados huevos, luego las succionó con su boca una por una. Mientras ella chupaba cada testículo, mi escroto se suavizó y relajó en su boca caliente. El movimiento de succión hizo bajar a cada uno tan profundamente en mi saco como era posible.

Después que complació a mis huevos al máximo, ella deslizó su boca sobre la base de mi pene y lentamente trabajó su lengua por el eje. Mi prepucio cubría casi todo mi glande, y una vez que alcanzó la punta, rodó su lengua debajo de él sacando la esencia misma de mi pene, sudor y pre-semen. Ella abrió la boca completamente y permitió que mi masculinidad se deslizara dentro. Mierda, pensé, ¡esto se siente tan jodidamente bien! ¡Mi primera mamada!

Cuando mi cabeza pasó los músculos de su garganta podía sentir la tensión en mis huevos se empezó a construir. Evidentemente, ella también. Ella lo sacó de su garganta y comenzó a trabajar mi glande con su lengua. Obviamente quería que llenara su boca con mi semen. Sentí que sus labios se bloqueaban contra mi eje justo detrás de la corona de mi glande. No quería perder una gota.

Cuando empecé a sentir las olas del placer emanar de mi pene, mis rodillas se debilitaron y agarré su cabeza con mis manos. Sentí una gruesa cuerda de mi semen explotar del agujero en mi glande, y mi cabeza se volvió hacia atrás mientras me deleitaba en mi placer. Jorobado después de un chorro de flujo de mí en su boca devoradora, y yo era ajeno a cualquier cosa, pero mi semen virgen. Fue entonces cuando sentí fuertes manos agarrando mis brazos, tirándome hacia las suaves almohadas. Yo estaba todavía viniéndome y el placer impidió cualquier lucha.

Mi cuerpo sudaba profusamente por el calor africano, y mi piel se pegaba a las ricas almohadas de seda. Me di cuenta de que los dos guardias habían dejado caer sus lanzas y me estaban sujetando. Los labios de la mujer seguían fijos en mi glande. El príncipe se acercó a nosotros y dijo, "Juedialu, has ganado tu comida. Mientras salía de la habitación, volví a mirarla a los ojos y vi un hambre que nunca había visto antes.

Mi pene seguía estando duro en su boca, pero se estaba encogiendo rápidamente ante la comprensión de que la bala me había encontrado. Cuando mi cabeza se deslizó dentro de mi prepucio, sus dientes reemplazaron sus labios mientras ella agarró mi prepucio. Al principio suavemente, pero después aplicando más presión, ella comenzó a rechinar sus dientes hacia adelante y hacia atrás sobre la piel sensible de mi pene. El dolor era agudo, pero todavía soportable mientras ella me sonreía con un trozo de piel entre los dientes y la sangre le cubría sus labios. Mientras tragaba mi prepucio, empecé a pensar que me escaparía con una mera circuncisión.

Pero ella volvió a su fiesta, tomando mi glande otra vez en su boca. Sus dientes descansaron justo detrás de mi glande y ella mordió con una presión lenta y constante. Estaba chillando, pero todavía podía sentir su succión de la sangre de los agujeros dentales abiertos que ahora perforaban mi glande desde el eje. Finalmente, ella metió el lío sangriento entre sus molares y sentí el estallido y ella masticó a través de mi pene. "Esta es buena carne, pero es demasiado trabajo. ¿Alguno de ustedes tiene un cuchillo afilado?" ella preguntó. Yo estaba en una neblina, pero poco después de su solicitud, sentí dos dolores agudos entre mis piernas. En ese momento, me desmayé. La última imagen que recuerdo fue a ella salir de la habitación con mi pene y huevos en una pequeña charola de oro.

Cuando desperté, ya estaba en el avión del Servicio Exterior de Rusia volando de Frankfurt a Nueva York. Exploré la zona, esperando que todo hubiera sido un sueño, pero todo lo que me quedaba de mi masculinidad era un pequeño vendaje blanco. Cuando llegué a casa y desempaqueté, encontré una carta de una página del Ministro disculpándose por lo que pasó y un cheque por un millón de dólares. Dándome las gracias a nombre del pueblo ruso por mi sacrificio. Todo lo que puedo decir es que al menos no soy virgen.




Historia Original Aquí.




Autor: Eric S       Traductor: DarkSoul

A LA VUELTA DE LA ESCUELA

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa......


A LA VUELTA DE LA ESCUELA
Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: Hellydoiloz & DarkSoul





Me llamo Vianney al día de hoy tengo 19 años, mido 1.67 metros, delgada, piel blanca y cabello largo, muy alaciado, de color castaño claro aunque pintado con rayos rubias, ojos entre azules y grises, sin pretender ser vanidosa, dicen que muy bonita, bueno, desde niña siempre he sido muy pretendida por los hombres de todas las edades, en realidad confieso que suelo pecar de vanidosa y pedante, y es que en toda mi vida siempre he sido considerada la más bonita del grupo escolar o de la colonia, y la chica que llama más la atención de los chicos, así era imposible que no se me llegara a subir y tal vez por pasó lo que pasó, de hecho ni yo misma puedo creer que hice lo que hice.

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.         

Para ir a la escuela tenía que cruzar una avenida muy ancha y peligrosa, no me queda de otra que utilizar el puente peatonal más cercano el cual estaba a una esquina y frente a una tienda, casi todos los días solía encontrarme frente a la tienda con Juan Carlos, un vago de 16 o 17 años sin futuro alguno, ya saben, de esos que ni trabajan o estudian, de hecho me lo encontraba tanto de ida como de regreso de la escuela.           

Bueno, en realidad sospechaba que trataba de coincidir con mis horarios para encontrarme y molestarme como era su costumbre, y es que como era amigo de mis primos ya nos conocíamos desde antes solía decirme que yo estaba bien buena, que cuando íbamos a revolcarnos y cosas así, además cuando podía, me agarraba las nalgas o las piernas y aunque yo me enojaba y le daba un manotazo cuando me agarraba, podría decirse que siempre ganó porque por lo menos se daba un buen taco de ojo cuando yo subía el puente, mi faldita corta le dejaba ver hasta mi ombligo, bueno, mi ropa interior que casi siempre era un calzón (braga) aunque alguna que otra vez llegué a ponerme una tanguita.          

Quien sabe porque pero eso no me molestaba, al contrario, me agradaba imaginar todo lo que le provocaba a él al verme subiendo las escaleras del puente era tal mi curiosidad que varias veces fingí detenerme para amarrar las agujetas de mis zapatos, entonces me inclinaba lo suficiente para amarrarlas y observar de reojo a Juan quien tenía una cara que demostraba que le gustaba lo que yo le enseñaba y la lujuria por el antojo de poseerme.          

No me preocupaba la situación pues como siempre él dejaba de molestarme cuando yo le daba de manotazos, en lugar de darme miedo sus acosos, me divertía mucho con sus reacciones, sobre todo cuando lo veía todo excitado y frustrado, sin la más mínima oportunidad de tomarme pues estaba confiada de que no pasaría a más, ya que al ser amigo de dos de mis primos, no se atrevería a hacerme algo más que molestarme, pero… qué equivocada estaba.    

Un día llovió muy fuerte mientras estaba en la escuela, por esa razón el transporte estaba muy lleno y aunque ya había dejado de llover, llegué hasta las doce de la noche, por mi colonia ya casi no había gente en la calle, los negocios ya habían cerrado, incluyendo la tienda del puente, el cual subí sin problemas, pero al ir bajando las escaleras me percaté que abajo y frente a la tienda, estaba Juan Carlos bebiendo lo que parecían cervezas con dos de sus amigos. 

Aceleré el paso para que no se dieran cuenta de mi presencia pero Juan me vio y me interceptó, me dijo que si no quería beber con ellos, le contesté que no y traté de seguir pero él me impidió el paso y me dijo que solo los acompañara un ratito, nuevamente le contesté que no y que tenía prisa.    

Entonces me dijo con voz resignada “Bueno, está bien…”, hizo como que me dejaba pasar pero de pronto con un brazo me tomó de la cintura y con su otra mano me tapó la boca, yo traté de gritar pero no pude, con todas sus fuerzas me arrastró hasta un callejón, sus amigos nos seguían tratando de agarrarme de las piernas pero yo los pateaba sin eficacia.           

Realmente me sentía aterrada, la parte de la calle donde me llevaron estaba muy oscura y solitaria, y me sentía indefensa al percatarme de que nadie podría venir a ayudarme en ese lugar tan escondido Me llevaron hasta donde estaban unas jardineras daban un esplendido escondite, cuando llegamos, los dos amigos ahora sí pudieron agarrarme las piernas, incluso metían sus manos bajo mi falda y mi calzón para sobarme con fuerza mi vagina en eso Juan Carlos les dijo que él iba primero.     

Uno de sus amigos se le acercó para tomar su lugar y mantenerme sujetada y con la boca tapada, pero cuando hacían el cambio yo aproveché y solté un grito de auxilio, en ese momento Juan Carlos me dio un golpe en la cara y me amenazó con golpearme, hasta dejarme tirada sangrando si volvía a gritar.

Eso me dio más miedo y me quedé callada, su amigo se puso frente a mí, metió sus brazos bajo los míos, me jaló hacia él, me dio un beso en la boca y con sus palmas en mi espalda me fue empujando hacia abajo hasta que mi cara quedó en su abdomen y mi trasero algo levantado a merced de ellos. Tardé unos segundos así, supongo que en ese tiempo Juan Carlos estaba bajándose su pantalón y sacando su pene.           

Luego sentí sus dedos fríos tomar mi calzón para bajármelos, la humedad del arbusto y de las goteras de la marquesina de la casa me tenían ya bien empapada a pesar de que yo me había cuidado de no mojarme en el trayecto,  mi calzón se deslizo hasta mis zapatos y mis calcetas blancas, en eso Juan saco una navaja corto la prenda para poderme abrirme mejor las piernas, que luego dejo a un lado, para luego sentir la punta de su pene buscar la entrada de mi vagina, en verdad que su pene parecía querer reventar pues ya estaba muy duro, creo que me tenía tantas ganas que no necesitó estimulación previa, no tardó nada en hallar mi entradita y sin perder tiempo me la fue clavando.

Debo de mencionar que aunque ya no era virgen me dolió mucho, había perdido mi virginidad cuando iba en primero de secundaria, mi novio en ese entonces aún no tenía su pene bien desarrollado por lo que no me abrió mucho, mi llanto no se hizo esperar, más que por el dolor, era por sentirme ultrajada y violada, aún así traté de silenciar mis lamentos pues tenía presente la amenaza de Juan, mientras tanto el me decía.           

“Ahora si Vianney, te voy a penetrar… desde hace tiempo que esperaba este momento y ahora por fin me desquitaré de las veces que me dejaste bien caliente”. Dijo Juan Carlos.   

Fue empujando con más fuerza hasta que me penetró por completo y empezó con su mete y saca diciéndome:

“¡Wow! Por lo que veo soy el primero, estás bien apretada y mira cuánta sangre te salé.
Por fin se me hizo desvirgar a alguien”. Dijo Juan Carlos gimiendo.          

No lo saqué de su error, pensé que tal vez así se apiadaría de mí, pero no, empezó a bombear con fuerza y rapidez a penas pasaron como dos minutos y sacó su pene antes de que eyaculara, creo que lo hizo para no venirse pronto y volverme a penetrar otra vez, entonces su amigo lo relevó y sin decir nada, me la clavó hasta bien dentro, no pude evitar soltar un gemido fuerte que afortunadamente no les importó.           

Su bombeo fue más lento, aunque más fuerte y profundo, creo que tenía el pene más grande porque hasta la sentí tocar fondo, después de varios minutos, me empecé a excitar y dejé de llorar, se sentía tan rico que mis jugos comenzaron a fluir, haciendo una penetración más libre y sin dolor, pero luego recordé que estaba siendo violada y mi odio creció y creció pero sin hacerlo notar.    

Tan solo unos minutos pasaron y tuve mi primer orgasmo, el cual lo notaron todos, Juan Carlos quien dijo:   

“Miren a la muy puta, le gusta ser penetrada, ya hasta se vino”. Dijo Juan Carlos.         

Su amigo que me tenía sujetada agregó:

“No te preocupes pequeña, ahora te vamos a dar más, que te va a gustar puta”.  

Mientras el que me penetraba me dijo:  

“Eres el sueño de todo hombre, estás bien bonita, bien buena y además eres bien puta, ¿qué más se puede pedir?” Me dijo.     

Terminando de decir eso se vino dentro de mí dando un pequeño gruñido, al sacármela, el que me tenía sujetada pidió su turno, pero antes me besó en la boca e hizo que yo misma le sacara su pene del pantalón para mamársela pues estaba algo flácida al principio no quería siquiera tocársela con mis labios pero me dio un golpe en la cabeza y accedí a chupársela.        

Rápido se le paró y cambió de lugar con Juan Carlos, quien también me besó y me dio su pene para mamársela mientras su amigo comenzaba a penetrarme las dos penes parecían reventar, una en mi boca y otra en mi vagina, para entonces mi excitación como mi odio y amenazas me hicieron ser más cooperativa,  por lo que levante mi trasero para tener una mejor penetración, también abrí lo más que pude mis piernas para ser penetraba más profundamente.    

Su bombeo fue algo rápido, porque cuando estaba a punto de tener otro orgasmo, él se adelantó y se vino mucho antes, llenándome de su semen y dejándome sin terminar lo que hizo que mi odio se acrecentara, como el pene de Juan Carlos ya estaba a mil, pidió su turno pero dijo:      

“Ya tuve la fortuna de desvirgarte por la vagina, pero ahora te voy a desvirgar por detrás”. Dijo Juan Carlos.

Solo por un instante, digamos un segundo, me asusté, pero por lo excitada que estaba no me importó y paré un poco más mi trasero, sentí sus manos abrirme las nalgas, aunque ya estaba mojada por el agua de lluvia, Juan Carlos me echó de su saliva, clavó uno de sus dedos el cual metió y sacó hasta que me entraba fácilmente, luego metió dos de sus dedos e hizo lo mismo.

Mientras tanto su amigo me besaba en la boca y en el cuello, hizo una pausa solo para quitarme mi suéter, me desabrochó los botones de mi blusa, me bajó el sostén y se prendió a uno de mis pezones.

Su amigo al ver eso se acercó y se prendió al otro pezón que solo dejaban de chupar para buscar mis labios y luego continuar con su manoseo y mamadas a mis pechos, me quedé muy arqueada de la espalda porque por una parte tenía que parar mi pelvis para permitirle a Juan Carlos desvirgar y penetrar mi ano y así no me doliera mucho, y por otra parte tenía que levantar mi pecho para que no les costara trabajo a sus amigos aunque me hicieron mover hacia afuera de la jardinera para que cupiéramos los cuatro pues el área entre la jardinera y la pared era muy reducido.   

Sin que se dieran cuanta aproveché para tomar la navaja que estaba en el suelo cerca de uno de mis zapatos, por fin el glande de Juan Carlos se insertó en mi ano, comenzó a empujar y sentí mi ano abrirse brutalmente, parecía que se rompería, entonces abrí mis piernas y la presión bajo un poco, no así el dolor que iba creciendo al abrirse paso su erección por mi interior, recuerdo tomar de los hombros a sus amigos, apretando mis manos con fuerza, cerrar mis ojitos y apretar mis dientes para aguantar la penetración. 

Cuando la tenía hasta el fondo se detuvo por unos segundos solo para sujetarme de las caderas con fuerza y comenzar a arremeterme con un mete y saca brutal que me hicieron soltar fuertes gemidos, uno de sus amigos reaccionó y me tapó la boca pero sin golpearme, al poco rato Juan Carlos se vino dentro de mí, pero no quiso sacar su pene a pesar de que sus amigos pedían su turno, como yo tenía mis piernas bien abiertas, a uno de sus amigos se le ocurrió tratar de meter su pene por mi vagina para hacer una doble penetración. 

Me enderezaron un poco, y como pudo me clavó su erección, bueno, solo su glande y unos dos cm de su tronco pudo meter ya que esa posición no permitía entrar más, aún así fue suficiente para excitarlos y venirse, primero se vino su amigo, luego me vine, luego su otro amigo que se había cambiado con el que se vino primero y finalmente se vino Juan Carlos.      

Una vez que me sacaron sus penes, sin darme chance de decir una palabra, los tres me besaron en la boca, para irme parando hasta quedar de rodillas frente a ellos en ese momento los tres colocaron sus penes frente a mi rostro y Juan Carlos me dijo:

-“Vamos putita que esperas danos una mamada, que sabemos que lo deseas”. Dijo Juan Carlos.

Abrí mi boca y Juan me metió casi por completo su miembro aun erecto en mi boca, para echar su cabeza hacia atrás, sus dos amigos colocaron sus penes a su lado como esperando algo de atención, tome uno con mi mano y comencé a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio mientras el otro pene como pude me lo metí en la boca, los tres gozaban con los ojos cerrados gimiendo de placer.

De repente sintiendo un odio como nunca antes había sentido, le clave la navaja en el pene que estaba masturbando que lo atravesó por completo su tronco, moviendo la hoja de acero por el tronco hasta que su pene se dividió en dos, se escucho un grito de dolor desgarrador.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito el amigo de Juan Carlos.

Juan Carlos y su amigo abrieron su ojos para ver a su amigo en el suelo agarrándose su entrepierna sangrando, con rapidez apuñale una y otra vez tanto los huevos de Juan Carlos como los de su amigo debí apuñar más de 10 veces el escroto de su amigo, la ultima puñalada hizo que uno de los testículos del otro amigo de Juan Carlos quedase en la hoja de la navaja arranado de su escroto con el otro sangrando y colgando fuera de su escroto que tome con una de mis manos y se lo arranque,

El escroto de Juan Carlo, también recibió algunas puñaladas mínimo seis o siete, luego le mordí su pene aun en mi boca y mientras gritaba tratando sé sacar su pene coloco la afilada hoja de la navaja bajo su pene y comencé a cortarlo, apenas me tomo tres segundos cercenarlo de su entrepierna, Juan Carlos con los ojos en blanco grito de dolor antes de caer al suelo junto a sus dos amigos.

Con el rostro, senos, vientre y piernas manchadas de sangre me fui rápidamente dejándolos en esa calle obscura y solitaria, mientras corría, escupí el pene de Juan Carlos que se llevo el agua hasta una coladera donde vi que se fue, sonreí al saber que Juan Carlos no tendría un pene el resto de su vida, tuve que exprimir mi suéter, blusa y falda pues estaban empapados, bueno, toda estaba empapada por el agua de lluvia, pues había charcos y goteras por todas partes.

Me vestí como pude, y me dirigí a mi casa cuando llegué vi que ya eran la 1:20 am, le dije a mis padres que no había transporte, que me había quedado un rato en casa de una amiga y que me habían traído en carro, pero que no pude evitar mojarme porque no encontré donde refugiarme de la lluvia gracias a lo mojada pude disimular que había sido violada y tuve pretexto para ir corriendo a bañarme.

Desde ese día evité por más de dos meses pasar por ese puente y por esa tienda para evitar encontrarme con Juan Carlos y sus amigos, tomé otra ruta que aunque más larga, era más segura para mí nunca le conté a nadie lo que me pasó, hasta ahora… pero esto no termino ahí.     

Resulta que un día, ya en la noche, eran casi las 11 pm, no pude pasar por el otro puente más lejano y seguro debido a que por tanta lluvia se había inundado esa zona no me quedó de otra que cruzar por el puente de la tiendita, con la esperanza de que ellos no estuvieran ahí, al bajar del puente de la tienda, nuevamente me topé con Juan Carlo al fondo de la calle, bebiendo casi en los huesos con la mirada perdida que al verme bajar de puente, echo a correr como si hubiese visto al mismo diablo.   

Lo que más me sorprende es que a pesar de todo lo ocurrido m he vuelto toda una puta que me encanta disfrutar de un buen pene duro en mi boca y mas por mi vagina o por detrás sobre todo por detrás, pero siempre por mi propia voluntad, aun cargo a donde quiera que vaya la navaja con la que castre a mis tres violadores.

Me entere que Juan Carlos murió suicidándose colgándose a los pocos meses que lo vi por última vez de sus amigos no sé nada pero no me importan, si están muertos o vivos aun conservo los dos testículos que arranque de uno de los amigos de Juan Carlos en un frasco con conservante que son uno de mis mayores tesoros y cada que los veo me corro sin siquiera tocarme.

Aunque no sé si volvería a ser capaz de castrar a otro hombre en mi vida eso lo sabremos cuando una situación como esa se me volviera a presentar.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Hellydoiloz & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

QUIÉN DA MÁS

Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello......


¿QUIÉN DA MÁS?
Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello. 

El centro de subastar era tan solo un viejo almacén que a simple vista parecía abandonado, pero en realidad era un centro bastante activo a cada momento llegaban nuevos transportes con esclavos de todos los tamaños como edades, que estaba ahí para ser subastados, modificados o algo peor procesados para ser convertidos en comida para animales y ciertas partes de su cuerpo para consumo humano, algo por supuesto aun faltaba bastante por suerte para mi, los clones destinados a ese fin por lo general eran de los 50 años en adelante, por lo que aun faltaba mucho para él pensó Aldo al bajar del transporte.

No era la primera vez para Aldo en el centro pero habían pasados varios años desde que fue enviado ahí, lo primero que pasaba al llegar luego de esperar en fila un par de horas, era que le era leído le código de barras en la nuca con un lector especial, luego era enviado a una ducha junto a decenas de otros hombres, antes de entrar la gran ducha comunal, se les daba unos gorros plásticos para que cubrieron desde sus cejas a la nuca, de no hacerlo quedarían calvos pues el baño era exfoliante.

Aldo tomo el baño obligatorio y todo el vello de su barbilla gasta los dedos de sus pues, incluso el que estaba entre sus nalgas y ano fueron bañados por una sustancia verde que les dio comezón a todos los de la amplia sala, luego de unos segundos la sustancia verde fue sustituida por agua tibia a presión que elimino el vello púbico como el del dorso y axilas de Aldo como el de los otros clones, dejándolos con cuerpos completamente depilados, luego una gran corriente de aire seco sus cuerpo casi por completo para luego ser sacados de la enorme ducha.

Enseguida todos los clones temblaban de frio cuando una nueva corriente de aire los impactaba al pasar por un largo túnel de viento que servía para quitar cualquier bello que aun pudiera quedar en su cuerpo al salir del túnel de viento les era retirado el gorro y de nuevo se les leía el código de sus nucas era ahí cuando se hacia una selección en el caso de Aldo fue enviado a la puerta 1, dado que iba a ser subastado del otro lado de la puerta una mujer leía su código de nuevo.

Ahí la mujer hizo esperar uno minutos a Alto hasta que llego una mujer muy atractiva, apenas con una pequeña bata, que apenas le llegaba por debajo de sus abultadas nalgas Aldo que estaba desnudo tuvo que hacer un gran esfuerzo para que su miembro no se tensara, la mujer en el puesto le entrego una tableta que la nueva mujer vio uno segundos y asintió con la cabeza Aldo dedujo que estaba en sus tempranos años 20’s, aunque quizás era menos, la mujer lo tomo y se lo llevo hasta una habitación con una amplia cama con una inmaculada sábana blanca.

Una vez en la habitación aquella muy atractiva mujer pelirroja, le dijo a Aldo que estaba ahí para evaluar su desempeño sexual que sería mostrando en su ficha de venta virtual para que fuese visto por las posibles compradoras, por lo que iba poder hacerle todo lo que quisiera sexualmente hablando por la próxima hora, entonces ella lo beso, cuando sus labios se separaron luego de unos segundos ya Aldo tenía una erección completa, por supuesto eso no lo dejo de notar ella.

Aldo no lo sabía pero aunque ella parecía una mujer en realidad era un bioandroide programada para hacer esa prueba a los hombre aunque por fuera aparentaba ser real por dentro no lo era.

Ambos se quedaron mirando por un lapso que a Aldo le pareció eterno para besarla de nuevo, fue algo que no pudo evitar, ese beso duró más, unos 35 segundos ella sin que Aldo se percatara se quito la bata para que Aldo pudiera apreciar su hermoso cuerpo, Aldo al ver sus senos al desnudo de nuevo la beso con mayor lujuria que antes, para ir bajando, por su cuello, hasta lamber ambos bien erguidos pechos, hermosos, coronados por dos pezones rosados que hicieron sentir muy caliente a Aldo, quien lentamente hizo que ella se recostara sobre la cama, para seguir bajando abrirle las piernas y comenzar a chupar su vagina completamente depilada, hermosa al parecer virgen, con labios rosado ya húmedos.   

Ella solo se retórica, y cerraba sus ojos mientras Aldo hacía lo suyo, luego de un rato en la que los gemidos de ella dominaron en la habitación con ambos desnudos y bastante excitados, ella se agacho para tomar su pene que comenzó a mamar de lo lindo, era una experta, nunca antes Aldo había sentido una mamada de esa clase, con sacando y metiendo su pene duro como pocas veces de su boca, llenándolo de su saliva. 

Aldo solo la miraba, y le acomodaba o acariciaba su rostro luego de unos minutos, llego la hora de penetrarla, Ella se puso boca arriba sobre la cama, y Aldo se coloco sobre ella en la posición del misionero, para penetrarla de una sola vez lo que hizo coloco su glande en la entrada y la penetro dándole una gran embestida, ella grito, pero poco a poco le fue gustando más y más, estaba sin protección por lo que su pene le estaba dando una sensación insuperable a Aldo, para comenzar con un sencillo mete y saca que hizo que ambos comenzaran a gemir de placer sobre todo Aldo.         

Aldo comenzó a embestirla como un loco, le daba duro y estaba ya muy excitado, ella solo gemía y le pedía más, luego de 15 minutos ella se dio la vuelta, Aldo de nuevo la penetro por su ano, separar sus bellas nalgas con sus manos fue una cosa grandiosa, Aldo se le encimo, y ella solo cerraba sus ojos, y se agarraba fuerte de las sabanas de la cama, hasta que Aldo luego de 10 minutos sintió que se iba a venir y termino dando un gran alarido de placer sobre sus nalgas, llegándolas de su espeso semen por completo, para luego caer a un lado completamente agotado jadeante y bañado en sudor.

Antes de salir Aldo fue besado apasionadamente por ella, para luego ir llevado con el ojo de su glande aun chorreando semen a que tomase otro baño luego fue llevado hasta una fila que avanzaba lentamente donde espero turno para aparecer frente a cámara y por fin poder ser subastado para tener una nueva ama, que era lo que deseaba estaba muy feliz.

Aldo espero su turno 5 largas horas antes de por fin ser llevado para ser subastado fue amarrado con las manos detrás de su cuerpo dos mujeres una rubia y otra trigueña vestidas enteramente de cuero negro con grandes escotes eran las subastadoras una con una funda pero ambas con guantes negros, sobre el pedestal donde fue puesto Aldo, una barra de metal se elevaba con dos trozos circulares horizontales en la parte superior, que se abrieron para dar paso a los genitales de alto, para luego cerrarse muy apretadamente haciendo imposible que pudiera extraerlos.

La mujer rubia amarro los testículos de Aldo con una cuerda blanca, una vez que todo estuvo listo se le ordeno a Aldo que sonriera, dos segundos después la subasta comenzó, las mujeres comenzaron a hablar de las virtudes de Aldo en la pantalla de las compradoras aparecía.

-Edad: 17 años.
-Estadura: 1.71 Metros.
-Peso: 55 Kilos.
-Pene en reposo: 11 cm.
-Pene en erección: 19.3 cm
-Desempeño Sexual: (Vitalidad: 95 %, Ardor: 94 %, Duración: 76 % Eyaculación: 60 % y Placer Generado: 61 %).

-“Todos los porcentajes son certificados por un androide sexual para ver el video del desempeño sexual del clon favor de dar click aquí”. Decía un mensaje debajo de la pantalla.

La subasta continuaba con la rubia jalando los huevos de Aldo de la cuerda mientras le apretaba sus huevos y la otra mujer señalaba su pene con la fusta hablando de sus bondades, todo aquello duro 20 minutos y de pronto la rubia dijo.

-“Vendido a la postora 3554, ¡Felicidades por su compra!”. Dijo la rubia.

Aldo fue desatado y enviado por una puerta donde ya lo esperaba otra mujer, que leyó su código en la nuca luego leyó la información en la pantalla y le hizo avanzar por una puerta numerada con un 2.

Era la primera vez que Aldo era enviado por una puerta con ese número siempre había sido mandado con una numerada con un “1”, una vez del otro lado de la puerta una mujer le sujeto sus brazos por detrás de su cuerpo de nuevo, luego hizo que Aldo colocara los pies sobre unas marcas en el suelo, cuando lo hizo ella apretó un botón y sus tobillos fueron asegurados con grilletes de acero, también su cuello fue asegurado por un collar de metal, una vez que quedo inmóvil la mujer dijo.

-“¡Lo siento querido pero tu nueva dueña quiere a un nulo!”. Dijo la mujer al tiempo que apretaba otro botón.

Aldo quedo en shock, trato de liberarse su pene comenzó a erguirse sin que lo pudiera controlar y de pronto sus ojos se pusieron en blanco cuando un brazo robótico lo tomo y un láser comenzó a cortar de manera circular alrededor de sus genitales Aldo grito de dolor casi de inmediato.

-“¡NOOOOO; AAAAAAAHHHHHHHH!” Grito Alto.

Al láser solo le tomo unos cuantos segundos separar sus genitales desde la raíz, el brazo se alzo llevándose consigo su pene aun erecto con sus huevos colgando aun unidos por el escroto a su pene, la herida que dejo su anulación, fue rápidamente reparada por nano sondas que apenas dejaron un pequeño agujero casi apuntando hacia abajo entre sus piernas.

Cuando todo termino fue como si Aldo nunca hubiese tenido nada entre sus piernas, luego de unos minutos fue embarcado hacia su destino donde serviría a su nueva ama hasta que ella lo deseara y lo volviera a mandar al centro de subastas para que fuese convertido en alimento o de nuevo escuchara a las dos mujeres decir mientras el sonreía estúpidamente “¿Quién da más?” 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RESTAURANTE EXCLUSIVO

Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera......


RESTAURANTE EXCLUSIVO.
Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Miguel




Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

Jackie por el contrario era una mujer divorciada de 27 años con cabello moreno y rasgos asiáticos. El divorcio de su ex marido le había reportado una considerable fortuna y gracias a ello su tren de vida era la de una mujer sin complejos respecto al dinero. Jackie era más alta que Dyanna pero al contrario, sus pechos eran más pequeños.

Ambas se encontraron en el gimnasio como de costumbre, y fue entonces cuando Jackie le dijo a Dyanna que la invitaría a comer tras los ejercicios del gimnasio.

-“Espero que vengas con hambre, porque el sitio donde voy a llevarte es ciertamente exclusivo y selecto”. Le dijo Jackie a Dyanna con aire misterioso.

Dyanna le aseguró que así sería con una sonrisa, pero durante toda la hora del gimnasio Dyanna se preguntaba a qué clase de sitio la llevaría Jackie. Una vez terminados los ejercicios del gimnasio, ambas de ducharon y se subieron en la limusina de Jackie que las llevaría al restaurante.

-“He de confesar que estoy ciertamente intrigada”. Reconoció Dyanna una vez dentro del coche.
-“Te garantizo que disfrutarás de la comida”. Le aseguró Jackie con una sonrisa en los labios.

Descubrí el restaurante por una amiga y procuro ir un mínimo de dos veces por semana. Incluso hay veces que me paso el día entero allí combinando comida y cena. Dyanna se sentía más y más intrigada cada vez mientras la limusina de Jackie se adentraba en los barrios más pobres de la ciudad. Tras varios minutos recorriendo oscuras y desconocidas calles para Dyanna, finalmente el coche se detuvo en un callejón sin iluminación y ambas mujeres se bajaron del coche. Jackie despidió a su chófer diciéndole que le llamaría cuando le necesitase, y con aire seguro se dirigió a una destartalada puerta sin ningún rótulo exterior visible. A Dyanna le extrañó que ese fuese un restaurante de alta categoría como los que Jackie solía frecuentar, pero decidió no decir nada.

Jackie tocó un disimulado timbre tres veces, y tras unos minutos de espera la puerta se abrió automáticamente. Jackie y Dyanna entraron en una lujosa sala de espera que nada tenía que ver con el exterior. Carísimos cuadros y esculturas decoraban la estancia mientras ambas mujeres esperaron sentadas en unos lujosos sofás de piel. Tras unos minutos de espera, apareció en la estancia un hombre que se dirigió hacia Jackie de manera afectuosa.

-“Mi querida Jackie”. Dijo el desconocido mientras se dirigía a ella con una amplia sonrisa en la boca. –“Siempre es un placer verte por aquí”. Añadió poco después.
-“¡André!” Le respondió Jackie sonriendo mientras se daban un beso en la mejilla.
-“Te presento a Dyanna, una muy buena amiga que viene conmigo por primera vez va a disfrutar de las delicias del restaurante”. Añadió Jackie.

-“”Ohhh… Qué alegría”. dijo André dirigiéndose a Dyanna.
-“Espero disfrute de la comida. Las amigas de Jackie siempre son bienvenidas”.
-“Mi amiga no sabe el tipo de manjares que aquí se disfrutan”. Dijo Jackie,
-“Así que espero que no le defraudes, André”.
-“Nadie se ha quejado jamás”. Respondió André,
-“Seguro que nuestros menús agradaran a tu amiga. Hoy tenemos un género magnífico”.

Los tres se dirigieron hacia el comedor principal con Dyanna más intrigada que nunca después de las palabras de André. El comedor era inmenso y estaba casi lleno a pesar de ser un día entre semana. A Dyanna le sorprendió que casi la mayoría de clientes, por no decir casi todos, eran mujeres. La mayoría de mediana, pero también grupos de chicas adolescentes e incluso madres con sus hijas de 6 o 7 años. También le sorprendió a Dyanna el olor. Era un olor agradable el que salía de las cocinas, mezcla de carne asada y especias que abrió el apetito de Dyanna.

André las condujo por el amplio comedor hasta la mejor mesa del local, no en vano Jackie era una de las mejores clientas.

-“Enseguida les traigo la carta”. Dijo André.
-“Mientras tanto disfruten de este aperitivos. Están recién tomados”. Añadio.

Un camarero había dejado sobre la mesa una pequeña bandeja con dos pequeñas bolitas del tamaño de nueces y dos copas llenas de un líquido blanco.

-“¿Qué son?” Preguntó Dyanna sorprendida. Nunca había visto nada parecido.
-“Cómetelo y no preguntes”. Respondió Jackie mientras tomaba una bolita con los dedos y se lo introducía en la boca.

-“Saboréalo primero y muerde después”. Añadió.

Dyanna obedeció y se introdujo una bola en la boca. Tenía un cierto sabor ácido pero agradable. Tras un cierto tiempo sacándole todo el jugo, finalmente Dyanna mordió la bola y de ella salió un líquido templado que hizo las delicias de Dyanna.

-“¡Delicioso!” Reconoció Dyanna.
-“Brindemos ahora”. Le dijo Jackie mientras tomaba la copa de líquido blanco con aire de satisfacción.

-“¿Qué es?” Quiso saber Dyanna mientras alzaba su copa con aire divertido.
-“Parece semen”.
-“Lo es cariño”. Le respondió Jackie mientras sonreía a su amiga.
-“¿Cómo?” La cara de Dyanna era de sorpresa total.

-“¿Amiga, qué clase de restaurante crees que es éste?” El rostro de Jackie era diversión absoluta apenas pudiendo evitar reírse.

-“¿Pero… Pero... Semen de qué animal?” Quiso saber Dyanna.
-“De hombre, por supuesto. Yo sólo como lo mejor” Le informó Jackie con total tranquilidad.

Las bolitas que acabas de comer y que tanto has disfrutado son los testículos de un joven recién castrado. Dyanna aún estaba asimilando lo que Jackie acababa de decirle. Era un restaurante donde se comía carne humana sin ningún rubor. Trató de no pensar en eso y ante la insistencia de Jackie bebió el contenido de su copa hasta dejarla vacía. El sabor le resultó exquisito para su sorpresa. El semen le gustó como nunca antes imaginó, y pasó su lengua por los labios para rebañar los restos que allí habían quedado. Jackie por el contrario bebió su copa a pequeños sorbos, saboreando cada gota de aquel delicioso néctar masculino.

-“¿Pero esto es legal?” Ppreguntó Dyanna intrigada -.
-“Por supuesto que sí” Le tranquilizó Jackie.
-“Aquí solo se cocinan genitales masculinos. En todas sus variedades. El restaurante tiene un gran surtido de muchachos listos para ser castrados”.  

-“¿Los mantienen aquí de forma consentida?” Preguntó Dyanna inocentemente.
-“Los hombres cobran grandes cantidades de dinero a cambio de sus genitales”. Le informó Jackie.

Y nunca faltan candidatos, por lo cual el restaurante se permite escoger los mejores sementales. Cada día son castrados más de 100 jóvenes y para el día siguiente ya tienen preparados otros 100. Hay una gran lista de espera, créeme. Y luego están los menores de edad. Los testículos que acabamos de disfrutar serán probablemente de un menor de edad. Yo ya he aprendido a diferenciarlos. Al ser menores de edad necesitan autorización de sus progenitores, pero como en los adultos, nunca faltan los candidatos. Sus genitales suelen ser usados como aperitivos o para menús infantiles.

Mientras Dyanna aun trataba de asimilar todo lo que estaba oyendo y su temperatura interior subía rápidamente. Antes de que pudiera decir nada apareció André con dos enormes cartas que dio a cada una de las chicas.

-“Espero que hayan disfrutado del aperitivo”. Les dijo mientras recogía las copas vacías y la bandeja sin restos de los testículos.

-“Mucho André” Le dijo Jackie.
-“Yo no necesitaré carta, he probado casi todo ya y vengo con las ideas claras”.
-“Perfecto” Respondió André mientras recogía la carta.
-“¿Y que va a ser?

-“Quiero un pene relleno de mucho semen bien hecho a la parrilla con mucha salsa de semen y fresas. El glande jugoso, André, que sangre un poquito”. Dijo Jackie.
-“¿Los huevos cómo los quiere?” Preguntó André -.
-“Los quiero cocidos en su bolsa escrotal y con abundante salsa de semen y especies picantes”.
-“¿Y su amiga?” Preguntó André dirigiéndose a Dyanna.
Dyanna estaba obnubilada leyendo la amplísima carta que había ante ella. Más de 200 platos todos con el ingrediente básico de genitales masculinos. La verdad es que todos tenían un aspecto delicioso y Dyanna no supo por cuál decidirse.

-“¿Permites que te aconseje?” Le ayudó Jackie.
-“Sí, por favor”. Dyanna agradeció la ayuda de su amiga.
-“André” – le dijo Jackie al maitre,
-“A mi amiga tráigale una brocheta de pene bien jugosa y unos testículos rebozados.
-“¿Te parece bien Dyanna?
-“Sí, claro” Dijo la rubia sonrojándose ligeramente.
-“Magnífica elección señoritas” Les dijo André mientras apuntaba el pedido.
-“¿Ahora quieren acompañarme a escoger la carne?”
-“¡Claro!” Respondió Jackie mientras se levantaba.

Los tres bajaron unas escaleras que conducían a una amplia galería con cristaleras a ambos lados. En su interior había decenas de hombres desnudos de todas las razas posibles. La mayoría de ellos estaban magníficamente dotados, con enormes penes venosos e inmensos huevos que colgaban entre sus piernas.

-“Escoge tu semental, cariño”. Le dijo Jackie a Dyanna entre risas.

A cualquier parte que Dyanna mirara había hermosos muchachos. Cuerpos espectaculares bien formados y unos genitales que a Dyanna le parecieron todos exquisitos, más pensando que dentro de un rato estarían en su plato. Tuvo de admitir que eso la excitó mucho, aunque no supo porque macho decidirse.

-“¡Quiero aquél!” La voz que sonó a su espalda era la de Jackie, que ya había elegido su comida.

Era un hermoso joven de unos 20 años, rubio y ojos azules, con un musculado cuerpo y un pene tamaño medio pero muy ancho, y unos grandes huevos que se veían muy apetecibles. André llamó a un camarero que se introdujo en la vidriera y se llevó al joven rubio a la cocina.

Mientras, Dyanna se veía incapaz de decidirse por alguno. Todos se veían tan adorables. A su lado había una madre con su hija de apenas 15 años que también estaban buscando la que sería su comida. La niña se había empeñado en un hermoso hombre negro con un pene de más de 30 centímetros. Un ejemplar espectacular con unos huevos del tamaño de naranjas.

-“¿Estás segura de que podrás con todo eso, hija?” Le decía la madre -.
-“Sí mamá” Le respondía la niña con voz infantil.
-“Además es mi cumpleaños y me lo prometiste”.
-“Esta bien hija”. La madre avisó a un camarero que se llevó al hombre negro a la cocina.

Dyanna enseguida pensó en lo afortunada que era aquella niña, pero volvió a centrarse en su tarea de buscar el que sería su cena. Como había pedido brocheta, decidió que debía tener un miembro considerablemente largo, así que finalmente se decidió por un jovencito más bien delgado, de cabello castaño y unos bonitos ojos verdes, además de un pene que casi le llegaba a la rodilla. Su escroto también era generoso, y a Dyanna se le empezó a hacer agua la boca.

-“¡Ése!” Dijo Dyanna señalando al joven.

Inmediatamente un camarero se lo llevó a la cocina para ser preparado.

-“Ahora si quieren acompañarme a la bodega”. Les dijo André.
-“La comida aún tardará un rato en prepararse”.
-“Queremos ver cómo los cocinan” Le interrumpió Jackie.
-“¿Cómo?” La pregunta tomo a André por sorpresa.
-“Queremos estar en la cocina mientras los preparan”. Insistió Jackie.
-“Pero eso no se puede Jackie.…” Respondió André un tanto apurado.
-“No sé si los cocineros estarán de acuerdo”.
-“Estarán de acuerdo, ¿verdad André?” Las palabras de Jackie sonaron casi a amenaza.

Tras unos momentos de duda, finalmente André asintió con la cabeza y les aseguró que estarían presentes durante el cocinado.

-“Genial” Gritó Jackie satisfecha.
-“Ahora vamos a las bodegas”.

Los tres se dirigieron a otra estancia donde se preparaban los caldos del local. Otra vez Dyanna volvió a asombrarse cuando entraron en una estancia donde decenas de hombres atados eran literalmente ordeñados por succionadores conectados a sus penes. Los hombres eran estimulados mediante descargas eléctricas en su escroto que aceleraban la secreción de esperma. Aproximadamente cada 30 segundos un chorro de semen salía del pene de cada uno de los hombres y caía en un enorme cuenco con capacidad para 2 litros puesto delante de cada hombre.

André les dio a las chicas unas cucharillas a cada una para que probaran de cada cuenco y escogiesen el que más les gustase. Jackie y Dyanna empezaron con el primero y tras varios agradables minutos habían probado de todos los cuencos. A Dyanna todos le parecieron deliciosos. Los había más espesos, más líquidos, con diferentes sabores (frutas, licor…), que se conseguía, como les explicó André, inyectando el producto deseado en el escroto del hombre.

Finalmente, Jackie y Dyanna se decidieron por un semen espeso y de sabor afrutado para las salsas con las que cocinarían sus platos, y por uno un poco más líquido con cierto sabor a vino para sus copas. En total, 2 litros del primero, y 1 litro del segundo. André tomó nota y enviaron el primero a cocina y el segundo a su mesa.

Tras aquello los tres se dirigieron a la cocina del restaurante. A Dyanna le llamó la atención lo grande que era. El ritmo era frenético con camareros entrando y saliendo de la cocina mientras los chefs preparaban manjares genitales que desprendían un embriagador aroma. Había ayudantes que limpiaban a los hombres que iban a ser cercenados, o les ponían unas mordazas y vendas en los ojos para que no gritaran o vieran lo que se les avecinaba. Había por lo menos más de 50 puestos de cocina individuales donde un chef se encargaba de su respectivo pedido. Por lo tanto 50 hermosos jóvenes dispuestos a ser castrados adornaban cada cocina. Algunos estaban empezando a ser cocinados lentamente, mientras que otras elaboraciones estaban a punto de acabar.

Era fácil saber cuáles eran los últimos, ya que en ellas el chico se retorcía de dolor, sudaba copiosamente o alaba a través de la mordaza. Todo acababa con un violento corte donde el hombre se desmayaba y era retirado por dos camareros mientras sus miembros cocinados salían en una bandeja rumbo al comedor.

Cuando Jackie, Dyanna  y André entraron, este último preguntó por el jefe de cocina, y al rato apareció un hombre sudoroso que resultó ser el jefe de cocina. Se le veía muy atareado por la cantidad de trabajo que había, pero decidió atender a André.

-“¿Quién se encarga del relleno y la brocheta de la mesa 4? – le preguntó André -.
-“¿La 4?… Carol”. Le respondió el jefe de cocina.

Los tres se dirigieron al puesto de cocina de Carol. Al llegar allí, tanto el chico que había escogido Dyanna, como el que había escogido Jackie, se encontraban bien atados y preparados para pasar por la cocina, así como la jarra de 2 litros de semen para las salsas que previamente habían escogido.

-“Carol, hoy tendrás espectadoras”. Se limitó a decir André.
-“Las propias comensales”. Añadio.

Tras estas palabras André se retiró para continuar con su trabajo dejando a Carol en compañía de Jackie y Dyanna.  

-“Prometemos no molestarte ni interrumpirte mientras trabajas”. Le dijo Jackie medio en broma. 
-“Me llamo Jackie y mi amiga es Dyanna”. Dijo Jackie.
-“Al contrario”. Respondió Carol con una amplia sonrisa,
-“Será un placer tener compañía mientras trabajo y poder explicaros las elaboraciones. me llamo Carol”. Añadio la Chef.

Carol era una atractiva mujer de unos 22 años. Pese a su juventud ya llevaba varios años trabajando allí, y era la mano derecha del jefe de cocina.

-“Pongámonos manos a la obra”. Sentenció Carol.

Empezaremos con el rubio que es el que más trabajo va a llevar.  Carol tomo una amplia tira de cuero y la pasó bajo el escroto del rubio y luego la ató sobre el pene del chico. Estiró lo más fuerte que pudo, lo que provocó que el chico rubio se estremeciese, dejando que tanto el escroto como el pene quedasen aprisionados. Repitió la misma operación con el chico de Dyanna, provocando en él, el mismo dolor que había causado con el otro.

-“Con esto conseguimos que a la hora del corte evitemos el sangrado”. Explicó Carol satisfecha.

Casi al mismo tiempo los penes de ambos hombres se elevaron en una poderosa erección que entusiasmó tanto a Dyanna como a Jackie. Carol puso un tapón en la punta del pene del hombre rubio, y seguidamente le aplicó un tubo estimulador en el pene que comenzó a masturbarle con rápidos movimientos. El chico rubio no tardó en alcanzar el éxtasis ni unos segundos, pero el tapón evitó que se perdiese su preciado líquido, quedando atrapado dentro del pene.

Carol puso dos parrillas en marcha para que fuesen tomando calor mientras el chico rubio continuaba sufriendo espasmos debido a las continuas sacudidas del tubo succionador. En apenas 3 minutos eyaculó 5 veces por lo menos, lo que hizo que su pene se fuese hinchando por minutos.

-“Dejaremos que eyacule unas veces más hasta que el interior del pene quede bien relleno”. Explicó Carol a sus dos atentas oyentes.
-“Mientras hacemos tiempo para que se calienten las parrillas. Vamos ahora a por el otro”. Dijo Carol.

Carol abrió un cajón donde había numerosas varillas de diferentes tamaños y grosores. Echo una mirada al enorme pene del hombre castaño, y finalmente sacó una varilla de medio metro de bastante grosor. Luego la depositó en la segunda parrilla mientras metía una cuchara en la jarra de dos litros de semen y rociaba la varilla de aquel lubricante líquido. Los rostros de Jackie y Dyanna no podían aparentar más que una enorme satisfacción.

Carol volvió su atención hacia el primer chico que seguía sufriendo constantes espasmos. Su pene inflado era tal, que a Carol le costó quitarle el succionador. Una vez liberado, el hombre pareció aliviarse por momentos, dando suspiros de alivio. Carol palpó el miembro inflado y erecto para comprobar su estado, y quedó satisfecha. También comprobó si el tapón de la punta del pene tenía alguna fuga, y viendo que no había ninguna, sonrió complacida.

-“Ya podemos ponerlo a fuego lento para que se vaya cocinando”. Les dijo Carol mientras con una palanca las brasas de la parrilla subían hasta quedar casi pegadas al pene.

Inmediatamente el joven rubio comenzó a retorcerse de dolor, pero al estar completamente inmovilizado, nada pudo hacer excepto resignarse a su suerte. Su pene inflado y relleno de semen casi tocaba las brasas, así que se esforzaba en mantener la erección para alejarla de las brasas.

Carol fue a la segunda parrilla, donde la varilla había adquirido un color rojizo una vez que estaba al rojo vivo. Carol volvió a echarle otra abundante cucharada de semen, que provocó que las brasas chisporrotearan al contacto con el semen.

-“Por estas cosas adoro mi trabajo”. Les dijo Carol con una sonrisa mientras comprobaba que la varilla estaba suficientemente caliente, tocándola levemente con la punta del dedo.

Sin ningún miramiento introdujo la varilla al rojo vivo por la punta del pene del chico castaño. Nada más sentir la varilla ardiente, el chico soltó un grito de dolor, apenas amortiguado por la mordaza.

-“Hay que hacerlo muy lentamente, para que la varilla vaya cauterizando el interior, y al mismo tiempo conseguimos que la carne interior no quede cruda, sino sabrosa”. Les dijo Carol

Mientras introducía la varilla muy lentamente en el pene, ajena a los increíbles dolores que estaba sufriendo aquel chico. La varilla fue lentamente desapareciendo en el interior del pene del chico. A pesar de medir medio metro, prácticamente había sido totalmente engullida por aquel enorme pene, lo que decía mucho del tamaño de aquel miembro.

Tanto Jackie como Dyanna permanecían absortas viendo como Carol hacía tope con la varilla en la ingle del muchacho. Los espasmos del chico no hicieron más que acrecentar aquella excitación que ambas sentían en ese momento. Aquél hombre sudaba a raudales y daba muestras de sufrir unos dolores inimaginables, pero su pene no disminuyó de tamaño en ningún momento. Al igual que con el primer chico, Carol subió la parrilla hasta dejarla a la altura del pene, y para que se cocinara de forma uniforme.

“Ahora vamos a dejar los penes a fuego lento y nos ponemos a trabajar los escrotos”. Dijo Carol mientras aplicaba una cucharada de semen de la jarra en cada miembro.

Carol llenó de agua dos cuencos y los colocó sobre sendos hornillos individuales. Los encendió y los colocó exactamente bajo los escrotos de ambos hombres. Mediante unos ajustes, los escrotos quedaron sumergidos en los cuencos en su totalidad, y Carol subió la llama al máximo posible. Si el dolor que padecían ambos chicos ya era indescriptible, con sus penes en las brasas, a eso se sumó que en breve sus testículos serian escaldados.

-“Mientras cocinamos la carne, nos dedicaremos a preparar las salsas”. Explicó Carol.

Tomo un enorme bol en el que introdujo aceite, fresas, sal y un cuarto de litro del exquisito semen que Jackie y Dyanna habían escogido. Después sacó una gran jarra transparente de la nevera que contenían las mismas deliciosas bolas que tanto Dyanna como Jackie habían degustado como aperitivo al llegar al restaurante.

“El testículo machacado da un toque de acidez a la salsa”. Dijo Carol mientras extraía cuatro bolas y las metía en el bol.

-“Parece que se me están acabando los huevos”.  Exclamó Carol mientras observaba la gran jarra casi vacía, y necesitaré más para la segunda salsa.

Con total tranquilidad pulsó un intercomunicador y simplemente dijo:

-“Soy Carol, subirme más testículos”. Dijo ella.

Tras decir eso, se puso a machacar la mezcla resultante del bol con un mortero, mientras con la mirada no perdía de vista el estado de los genitales de los hombres, comprobando que no se quemaran demasiado.  En apenas unos minutos, un camarero se acercó al puesto de Carol acompañado de unos 10 muchachos jóvenes y completamente desnudos.

-“Perfectos”. Se limitó a decir Carol al verlos llegar.

Los muchachos apenas tendrían 14 o 15 años, lo que no evitó que Carol sacase un afilado cutter y en diez rápidos y expertos movimientos obtuviese 20 nuevos testículos para sus salsas, que introdujo en la jarra que antes estaba casi vacía. Los diez mareados muchachos fueron retirados para aplicarles curas en su bolsa escrotal, pero ya vacíos para siempre.

Dyanna se preguntó cuánta cantidad de testículos usarían en el restaurante cada día, ya que cada puesto de cocina (y eran 50 puestos) tenía una jarra similar a la de Carol, pero todas llenas.

-“Usamos escrotos de jóvenes adolescentes porque apenas están desarrollados”. Explicó Carol.
-“Y no interfieren con el sabor principal, además de ser más baratos”. Añadio-
-“¿Cuántos escrotos cortan a diario?” Quiso saber Dyanna.
-“Bufff… Depende del día”. Respondió Carol.
-“Hoy castraremos unos 150 ejemplares adultos, aunque quizás ese número suba ya que esta noche tenemos una despedida de soltera con más de 30 chicas hambrientas y eso puede ser una locura”.

-“Desconozco el número exacto de adolescentes que castramos, pero yo más o menos uso 50 escrotos juveniles al día. Los días de mucho trabajo podemos llegar a castrar 300 adultos, pero afortunadamente nuestro almacén está siempre lleno”. Añadió Carol.

Los jadeos del chico rubio interrumpieron la conversación. No paraba de moverse ante el dolor que estaba padeciendo. Su pene completamente hinchado y lleno de semen parecía a punto de explotar, y el tapón también parecía a punto de salir disparado. Trataba de separar su pene de las brasas, pero Carol lo volvía a empujar hacia abajo con fuerza haciendo que aquel trozo de carne se tostase bien y expulsase un agradable aroma. Además, el cuenco con agua donde reposaba su escroto ya hervía furiosamente multiplicando el dolor que ya de por sí sufría.

Carol retiró el cuenco hirviendo para inspeccionar la bolsa escrotal, que se encontraba muy dilatada. Tocó ligeramente ambos testículos con los dedos y con una amplia sonrisa decidió que era el momento para insertar la salsa. Retiró la mezcla del bol y la introdujo en una jeringuilla de tamaño considerable hasta que quedó llena del líquido. Con lentitud, acercó la jeringuilla hacia el humeante y escaldado escroto del joven rubio e introdujo la punta. Al bajar el émbolo poco a poco, el arrugado y colgante escroto empezó a hincharse a causa del líquido. A medida que el contenido de la jeringuilla disminuía, el tamaño del escroto aumentaba enormemente hasta alcanzar el asombroso tamaño de un coco. Parecía a punto de estallar, lo mismo que su pene, pero Carol expertamente lo volvió a introducir en el cuenco hirviendo.

-“En unos minutos ya estará listo”. Les dijo Carol. Provocando en Jackie un escalofrío.

Carol se volvió hacia el chico castaño, ensartado como estaba con la varilla en su pene. Carol volvió a rellenar la jeringuilla con la misma mezcla que el anterior, pero en vez de inyectarla en el escroto, la vació lentamente en aquel pene ensartado. Este se hinchó ligeramente en las brasas, pero luego volvió a su posición original. También gemía a causa del dolor, y el agua de su cuenco burbujeaba abundantemente. Carol bajó el cuenco y también a este le dio el visto bueno.

Tomó un pequeño pero afiladísimo cuchillo y lentamente hizo un amplio corte entre ambos testículos. Cortó desde la base del pene (con sumo cuidado porque éste estaba sobre las brasas) hasta casi el ano. Con unas pinzas, ya que la piel estaba ardiendo, separó la piel a ambos lados liberando unos huevos colgantes humeantes y escaldados solo unidos a su dueño por unas finas venas que estaban a punto de desaparecer por el calor.  Los volvió a cubrir con la bolsa escrotal para mantenerlos calientes, pero ya no los acercó más al cuenco hirviendo. Estaban ya en su punto.

-“En unos minutos estarán degustando estas maravillas, chicas”. Les informó Carol ante la alegría de ambas chicas.

Carol se esmeró en la salsa del chico de Dyanna. Sobre una mesa esparció harina, semen de la jarra, y cuatro testículos de los chicos que le acababan de traer. Rápidamente lo machacó todo hasta quedar una masa semi sólida y lo dejo así.

-“Hora de emplatar chicas”. Anunció eufórica Carol.
-“Empezaremos con el tuyo, Dyanna,  ya que Jackie lo quiere bien cocido”.

Dicho esto, Carol agarró un enorme cuchillo y retiró la parrilla sobre el la que estaba puesto el pene del chico castaño. Tenía un agradable color dorado ensartado en la varilla, y el olor que desprendía era embriagador. Carol se agachó y se puso a la altura del miembro en la brocheta. Acercó el cuchillo lo máximo que pudo al vientre del hombre, justo antes de las tiras de cuero, y lentamente empezó a cortar el pene.

Al primer corte cayó un abundante líquido transparente, que no era otra cosa que el semen que antes había inyectado, pero nada de sangre, lo cual era una buena noticia. Carol se acercó más para ver el interior, y satisfecha comprobó que el interior estaba bien hecho y la carne jugosa. Entonces continuó moviendo el cuchillo hasta que esté chocó con la varilla.  Repitió la operación por la parte de abajo del pene hasta que ya nada lo unía a su antiguo dueño. Retiró la varilla con el pene insertado y lo depositó en una bandeja. Del extremo recién cortado fluía abundante semen caliente que pronto inundó la bandeja y dándole un aspecto realmente apetecible. Después lo roció con más semen templado de la jarra de 2 litros y el plato ya estaba listo.

-“Vamos a por el segundo plato de Dyanna”. Anunció Carol. testículos rebozados.

Se volvió a acercar al hombre al que acababa de cortarle su más preciada hombría, pero esta vez se dirigió al escroto. Afortunadamente para el chico, hacía ya bastante tiempo que había perdido el conocimiento, lo que le evitó mayores dolores. Volvió a abrir la bolsa escrotal con las pinzas y allí estaban aquellos testículos aun humeantes.

-“¿Quieres cortarlas tú?” Dijo Carol dirigiéndose a Dyanna.

Dyanna no tuvo que responder. Simplemente agarró unas tijeras y se puso al lado de Carol.

-“Corta por aquí y por aquí”. Le indicó Carol a una emocionadísima Dyanna que obedeció sus instrucciones.

Dyanna cortó el fino conducto que mantenía aun unido al testículo, y al hacerlo este cayó en una bandeja. Luego repitió la operación con el otro, que también cayó en la bandeja.

-“Ahora retiraremos la bolsa escrotal, que acompañará a los testículos en el plato. Córtala sin miedo, Dyanna”. Le dijo Carol.

Dyanna pasó las tijeras por todo el borde de la bolsa escrotal, que se fue desprendiendo poco a poco hasta acabar en la bandeja. Carol ordenó a unos camareros que ya podían llevarse al hombre, ya que nada más podía conseguirse de él. Hace apenas una hora era un hombre con un poderosísimo miembro viril de más de 35 centímetros y unos huevos grandes y jugosos. Ahora tenía un muñón donde antes estaba el pene y apenas se vislumbraban dos pequeños conductos rojos que colgaban donde antes estaban los testículos.

Carol tomo ambos testículos, los rebozó con la masa sólida que había hecho antes, y los introdujo en una sartén a fuego lento.

-“Vamos ahora con el plato de Jackie mientras los testículos de Dyanna se van haciendo”. Anunció Carol.

Carol se volvió hacia el chico rubio que aún estaba consciente, pero sus movimientos ya no eran tan acelerados. Suda copiosamente y su pene y escroto completamente hinchados aun reposaban sobre el fuego. Carol retiró la parrilla y el cuenco de agua hirviendo y tomo de un cajón un alambre de 1 metro aproximadamente con dos asas en sus extremos.

-“Esta es la parte más complicada”. Explicó Carol mientras pasaba el alambre por sus testículos, rodeándolos totalmente justo al lado de las tiras de cuero.

-“Debemos procurar seccionar todo el conjunto sin que se escape el relleno”. Añadió Carol.

Dicho esto, Carol apretó el alambre con fuerza y tras unos segundos todo el aparato genital del chico rubio se desprendió sobre una bandeja. Sorprendentemente el conjunto se mantuvo intacto y no perdió nada de su relleno para satisfacción de las tres chicas. Las tiras de cuero evitaban que el relleno saliese, mientras que la entrepierna del chico quedó completamente vacía a excepción del corte que no sangró debido al calor que cauterizó la herida. Los camareros se llevaron al joven rubio casi desmayado convertido para siempre en un eunuco nulo.

Sobre la bandeja reposaban los genitales humeantes y muy dorados que tenían un aspecto delicioso. Carol pinchó levemente el inflado glande a punto de estallar y súbitamente unas gotas de semen caliente salieron del interior.

-“Pueden ir a su mesa, chicas. En breve les llevarán los platos”. Les dijo Carol con aire de satisfacción.

Dyanna y Jackie obedecieron no sin antes agradecerle a Carol su trabajo y dedicación y prometiendo que cuando volviesen sería ella quien preparase sus platos. Se sentaron en su mesa a esperar sus platos mientras degustaban el delicioso semen que habían escogido antes, y que reposaba en una cubitera de hielo. Mientras lo hacían podían disfrutar de los numerosos y sabrosos platos que los camareros llevaban a las diferentes mesas. Penes y escrotos en multitud de cocciones surcaban las mesas, incluido el gigantesco pene y escroto del hombre negro que la chica del cumpleaños había escogido.

Se veía delicioso mientras un camarero lo llevaba a la mesa de madre e hija, adornado con una vela de cumpleaños mientras semen fluía de su glande bañando todo el plato. La niña no cabía en sí de gozo. Aquél pene apenas cabía en la bandeja de lo grande que era, y sus huevos eran de un tamaño descomunal.

Dyanna y Jackie se miraron con complicidad mientras tomaban su tercera copa de semen, y casi inmediatamente dos camareros llegaron a su mesa trayendo su comida. Dyanna pensó que ambos platos tenían un aspecto espectacular, aún humeantes y bañados en salsa blanca. Dyanna empezó con la brocheta. Nada más darle el primer bocado, el semen de su interior resbaló por sus labios. Aquella combinación de la carne que se deshacía con el semen caliente de su interior hizo las delicias de Dyanna. Combinó el sabor de la brocheta caliente con el espeso semen templado que hacía de salsa y consiguió una mezcla de sabores increíble. En apenas unos minutos la varilla estaba completamente vacía, y su plato reluciente sin ningún rastro de semen.

A continuación, Dyanna fue por sus testículos rebozados. Partió un huevo con un cuchillo, lo que indicaba que estaba en su punto. Se llevó a la boca una mitad bien humedecida en salsa de semen que encantó a Dyanna. El testículo se rompía cuando Dyanna lo mordía ligeramente, liberando multitud de sabores hasta entonces desconocidos para ella. Dio cuenta de ambos testículos en apenas unos minutos, diciéndose a sí misma que era la mejor comida que había degustado en su vida.

Mientras Jackie también daba cuenta de su pene relleno. Lentamente cortó el pene con un cuchillo y todo el semen acumulado en su interior salió a borbotones. Aquél humeante líquido se mezcló con el semen tibio del plato dando al conjunto un aspecto muy apetecible. Jackie seccionó el grande y tras untarlo en semen se lo introdujo en la boca. Tenía una textura y una cocción inmejorable. Tras saborearlo unos instantes, Jackie lo mordió, haciendo que de su interior saliese más semen caliente, llevando a Jackie a sensaciones indescriptibles. El resto del pene era un poco más duro, pero igualmente muy sabroso, más aún si estaba bien bañado en semen, como era el caso.

Tras acabar con aquel delicioso pene, Jackie se dirigió hacia el escroto. La bolsa escrotal tenía forma de cuenco, por lo que Jackie cogió una cuchara y la introdujo en el interior lleno de semen donde flotaban dos grandes testículos cocidos. Jackie dio cuenta de ellos saboreando cada bocado. Estaban en su punto, y la mezcla de semen con fresas de su interior le resultó delicioso. Tras vaciarla con frenesí, la bolsa escrotal quedó arrugada y flácida, por lo que Jackie decidió comérsela mientras aún conservaba semen en sus bordes.

Ambas mujeres dieron buena cuenta de sus platos acompañadas de grandes dosis de semen que repetidamente vertieron en sus copas. Al cabo de una media hora, la botella de semen estaba completamente vacía, así como los platos.

-“Creo que ha sido la mejor comida que he comido nunca”. Reconoció Dyanna con una sonrisa.

-“Creo que tendré que venir más a menudo”. Aseguro.
-“Sabía que te gustaría”. Respondió Jackie.
-“Además, aún hay infinidad de platos que debes probar. ¡Qué te parece si repetimos mañana?

Tras unos segundos de duda Dyanna le respondió con una sonrisa.

-“¿Y qué te parece si aprovechamos y nos quedamos a cenar?” Jackie la miró divertida, llamó a un camarero con la mano, y le dijo.

-“Camarero, tráiganos otra botella de semen y la carta”. Dijo Jackie.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Miguel       Mail: mikelsasi23@gmail.com

QUERÍA UNA ESCLAVA

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama......


QUERÍA UNA ESCLAVA
Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Si, lo admito el error fue mío desde un principio pero ¿quién carajos le pone Jean de nombre a un hombre? , en la discreta página de esclavos no se presentaban imágenes solo descripción generales pero no leí adecuadamente apenas leí edad y nombre el precio de venta era tentador, una ganga por lo que oferte, sin percatarme en la descripción que claramente decía sexo masculino, con impaciencia espere los 7 días que tardo mi paquete en llegar, mientras abría la caja de madera sentía mi vagina humedecer de lo excitada que estaba.

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama, rápidamente fue a mi computadora para ver si hubo un error, ahí fui cuando me percate de mi error, las políticas de la pagina eran claras cero devoluciones.

-“¡DEMONIOS!” Me dije a mi misma.

Pensé que hacer por varios minutos y fue cuando se me vino la idea si bien no tenía una esclava que me impedía que me hiciera una, después de todo, lo único que debía de hacer era retirar esas feas casas que le colgaban entre las piernas a mi nuevo esclavo para luego feminizarlo para poder por fin tener una esclava, pero antes debía obtener algunas cosas, mientras las conseguía hice que Jean el cual demostró ser muy sumiso usara los ropa interior femenina un calzón (braga) o tanga únicamente, por supuesto mostrando un feo bulto al frente.

Los días pasaron y ya había pedido todo lo que iba a necesitar para anular a Jean pero no contaba con algo, como ya dije tenía una esclava de 24 años bastante atractiva de senos como medias toronjas, con pezones marrones, cadera estrecha, nalgas prominentes y piernas largas como torneadas, ella era virgen y siempre andaba en la casa con una pequeña tanga como única prenda me encantaba ver sus pechos mientras caminaba, por supuesto sin que lo notara Jean y Isela que era el nombre de ella comenzaron a atraerse como era normal entre un hombre y una mujer. 

Pensando que iba a recibir una esclava no tome medidas por lo que me vi obligada a dejar que ambos durmieran en la misma habitación y en la misma amplia jaula que había preparado sin imaginar lo que lo que pasaría entre ambos era algo natural que debí prever, pero simplemente no veía a Jean como un hombre sino como un esclavo sumiso, ese fue otro de mis errores pensar que un hombre intacto puede dejar de serlo solo por mandato, por más sumiso que fuese, si no se controla físicamente sus impulsos de macho estoy lo dominaran tarde o temprano.

Hasta esa fecha Jean durmió dentro en una vieja jaula pero dado que me había servido bien por varios días decidí dejarlo dormir esa noche en el suelo a modo de recompensa para mi pesar deje abierta la jaula Isela creo que eso hizo que esa noche estuviera inquiera al no poder dormir decidí prender mi televisor y ver lo que estaban haciendo sin que ninguno de los dos lo supiera coloque cámaras especias de vigilancia en aquella habitación que me daba una buena mirada de ellos desde mi habitación gracias a un circuito cerrado.

Lo primero que apareció en mi monitos fue a Jean acariciando los senos de Isela cuyos pezones ya estaban paraditos emocionados y pidiendo que se los comiera la muy puta, lo que finalmente hizo Jean ella empezó a gemir, mientras hacía Jean comenzó a tocarla por encima de su tanga como buscando excitarla más de lo que ya estaba Isela hizo lo mismo, pasaron un buen rato besándose hasta que ambos no pudieron más, pensé por un momento ir para interrumpirlos que aquello era la escena más porno que jamás había visto debo decir que me excite al ver a mis dos esclavos en esa situación, comencé a masturbarme viendo la pantalla. 

Poco a poco jean despojo a Isela de su pequeña tanga para dejarla al desnudo y empezar a hacerle sexo oral que me hicieron mojar, sentí como Isela se mojaba mucho Jean creo que también lo noto y empezó a meterle un dedo dentro de ella mientras Isela se retorcía y Jean continuaba lambiendo su clítoris, hasta que fue Isela misma quien le pidió que le metiera un dedo mas, lo que hice Jean, lo que provoco que Isela  comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un intenso orgasmo, los dedos de jean fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que por la expresión de jean estoy segura que no pensó que fuera posible algo así.

Iseala cuando sus piernas dejaron de temblar se levanto para hacer Jean  me acostara en el piso boca arriba le quito su tanguita, para empezar a chupar su pene como una experta aunque duro muy poco, se levanto cuando sintió que su miembro estaba lo suficientemente duro, para proceder a sentarse sobre Jean clavándose su pene de una sola vez que la hizo soltar un fuerte gemido para casi de inmediato comenzar a cabalgarlo aunque de manera un poco tonta pero que Jean sin duda disfrutaba.    

Jean le indico de que manera Isela debía moverse para que le entraran todos sus 20 cm en ella y cuando lo hizo volvió a explotar en un orgasmo que le dejo su cara roja Jean la levanto para colocarse encima de ella en la posición del misionero para comenzar a bombearla con todas sus fuerzas, note como disfrutaba de lo mojada que estaba, bombeo su vagina hasta que no pudo más debieron ser 20 o 25 minutos, Isela se dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando.

-"Adentro no, adentro no". Dijo Isela.   

Para evitar que esa fuera la última vez Jean pese a todo accedió a hacerle caso por lo que logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado que no creo posible que un hombre pudiera eyacular de esa manera, el primer chorro le llego a los senos, el resto simplemente cayó sobre vagina y en el monte de Venus de Isela, ambos jadeantes se quedaron sin moverse un buen rato y fue cuando me di cuenta que me había corrido también.

Sentí mis dedos empapados de mis jugos, me sentía satisfecha por esa noche, me dormí que debía poner fin a esos encuentros al día siguiente, a la mañana siguiente muy temprano metí a Jean en la vieja jaula para luego ir a comprar un chastity que conseguí a buen precio era de plástico pero bastaría para cumplir su propósito, después de todo sus huevos y pene de Jean por más maravilloso que fuese no iba a durar mucho entre sus piernas, luego de comprarlo regrese a casa de inmediato.

Apenas llegue a casa llame a Jean y le coloque el chastity, lo que seguro que ya no tendría erecciones ni mas contacto con Isela, también le comencé a inyecta hormonas femeninas y a que usara corpiños, sostenes y tangas más femeninas, los días luego de esos regresaron a la normalidad hasta tres semanas más tarde, que fue cuando llego el paquete que había estado esperando con mucha ansiedad.

Con mi vagina chorreando mis juegos de lo excitada que estaba abrí el paquete para ver el contenido bien protegido en su interior una ampolleta de neuterol 5000, cuando la tome en mi mano me estremecí al sentir un intenso orgasmo.

Al lado de la ampolleta con una jeringa y las instrucciones, tuve que sentarme para leerlas las piernas me flaqueaban, luego del intenso orgasmo sufrido, las instrucciones eran simples decía.

-“Inyecto el contenido de la ampolleta con la ayuda la jeringa incluida directamente en los testículos luego provocar una eyaculación, para activar el químico patentado Neuteron 5000, en un plazo de 15 a 20 días se realizara la conversión quedando la forma de unos labios vaginales incluso con un clítoris en donde antes hubiesen genitales masculinos, la castración es inmediata a la eyaculación”.

Luego de cambiarme de ropa hice venir a Jean a quien hice arrodillar frente a mí, me que le quede mirando por unos segundos luego le dije.

-“Felicidades Jean hoy dejaras de ser hombre para ser mi esclava completamente”. Le dije.

-“No ama por favor, no me haga una mujer prometo obedecer y soportar todo lo que me quiera hacer pero por favor no me haga una mujer” Dijo Jean tomando mi pie izquierdo y besándolo.

Lo empuje y le grite.

-“CALLA, ESCORIA, NO TE ESTOY PREGUNTO SOLO AVISANDO”. Le dije algo molesta a Jean.

Luego saque la ampolleta y llene la jeringa con su contenido, elimine las burbujas de la jeringa y luego hice que Jean se acostase boca arriba sobre una mesa, tome sus huevos expuesto mientras lloraba en silencio y se los inyecte con el contenido de la jeringa, luego le quite el chastity e hice venir a Isela.

Cuando ella llego le ordene.

-“Isela, dale una mamada a Jean y que sea la mejor pues será la última que sentirá como hombre ¡Quiero que lo haga venir en tu boca! ¿Entendiste?” Le ordene.

-“Si Ama”. Me Respondió Isela

De inmediato comenzó a lamber, chupar y mamar el pene de Jean que comenzó a gemir casi de inmediato a los pocos minutos llorando Jean jadeo fuerte al tiempo que lanzo el primero de los cuatro grandes chorros de su semen en la boca de Isela que se bebió todo esa leche sin reparo alguno.

Debo decir que sentí un gran orgasmo al ver como Jean se venía como hombre por última vez en su vida, Jean quedo en el suelo de rodillas llorando agarrándose su entrepierna con sus manos, con Isela viéndolo sin comprender nada.

No hubo necesidad de ponerle el chastity de nuevo, cuando su pene se encogió estaba acabado ya nunca volvería a tener una erección.

Como el instructivo decía, 18 días más tarde, Jean ya no presentaba un pene o huevos colgando de su entrepierna sino una vagina también dos lindos senos, cadenas anchas y nalgas paraditas su rostro se afino y su voz cambio Jean era una mujer por completo es mi mayor tesoro y me encanta que me da mamadas, siendo que su lengua me hace llegar a los orgasmos más intensos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES

Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo......


OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES
Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [INCESTO] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Oscar y Omar de 20 y  21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo aunque ya habían tenido sexo las dos parejas aquella ocasión no se dio por alguna razón.

Mientras caminaban a casa ya muy tarde esa noche de pronto Oscar cayó al suelo a los pies de Omar que de inmediato se acerco a ver que le paso a su hermano pero no tardo también en caer al suelo inconsciente, ambos fueron alcanzados por un dardo tranquilizador que los dejos sin sentido, casi de inmediato una camioneta cerrada se detuvo a su lado y dos hombres los subieron en ella para luego partir hacia rumbo desconocido, ninguno de los dos supo cuanto tiempo estuvieron inconscientes o donde estaban cuando despertaron solo que estaban apenas en ropa interior sobre un frio piso de cemento.

Un hombre de unos 55 o 60 años vistiendo una camisa negra se presento ante los dos hermanos de improviso, tomo Oscar quien era el que estaba más cercano a la puerta de la habitación ambos estaba amarrados, el hombre tomo de los cabellos a Oscar para hacer que se pusiera de pie, cuando lo estuvo con sus manos le arranco su trusa (slip) color verde dejando a Oscar completamente desnudo para después llevárselo arrastrado de los cabellos con Omar gritando para que el hombre soltara a su hermano, como pudo se puso de pie pero no pudo salir de la habitación pues la puerta se cerró.

Omar escucho a su hermano Oscar suplicar y gritar, para luego escuchar un jadeos, luego un largo silencio y un grito, escucho la voz de su hermano suplicar gritando. 

-“NO, NO. NO, SACALA, SACALA POR FAVOR”. Gritaba Oscar.

Aquellos gritos y suplicas se prolongaron por varios minutos Omar estaba desesperado trato en varias ocasiones abrirse paso derribando la puerta pero era de solido metal por lo que por más que lo intento poco pudo hacer, para poder derribarla, en su mente pasaron las peores escenas y no estaba tan equivocado.


** ** ** ** ** ** **

Oscar fue llevado a una amplia habitación para ser colocado boca abajo sobre una mesa de madera con sus brazos atados a las patas de manera horizontal, su pelvis como piernas quedaban por fuera de la mesa, sus nalgas de blanca piel como el resto de su cuerpo quedaban expuestos sin ninguna manera de defenderse ahí otro hombre de una edad similar al primero ya los esperaba y ayudo a asegurar a Oscar a la mesa luego se bajo su pantalón para revelar un enorme falo en completa erección, que ya estaba chorreando liquido pre seminal. 

Aquel hombre le apretó la nariz a Oscar quien intento no abrir la boca pero no pudo tuvo que abrirla para respirar y cuando eso sucedió el hombre le introdujo su enorme pene de al menos 26 cm de largo bastante venosa circuncidado por completo hasta que sus pesados huevos quedaron colgado por debajo de la barbilla de Oscar, que sintió como el glande del hombre casi le llegaba a la boca de su estomago, sentía arcadas pero no podía hacer nada para sacar el enorme falo de su boca, el hombre lo tomo de ambos lados de su cabeza para comenzar con un mete saca brutal.

Oscar fue obligado a soportar aquella mamada brutal sin poder hacer nada, la saliva brotaba de la boca de Oscar a raudales bañando los huevos de aquel hombre  que no dejaba de gemir al sentir su glande bien profundo en la garganta de Oscar, que lloraba con el rostro enrojecido mientras el otro hombre comenzó a azotar sus nalgas con sus manos, dándole nalgadas fuertes con una cadencia que le hacía sentir como su sus nalgas estuvieran sobre un comal (parrilla), Oscar nunca pensó vivir algo similar.

De pronto el hombre que lo nalgueaba dejo de hacerlo para también bajarse su pantalón como ropa interior, de reojo Oscar pudo ver su pene erecto de 29 cm sino que mas con su prepucio corrido dejando su glande en forma de hongo al descubierto, aquel hombre se posiciono detrás de Oscar le abrió sus nalgas le escupió su ano tres veces antes de comenzar a restregar su erección delgada pero muy larga por entre sus blancas nalgas, Oscar trato de suplicar que no lo penetrara pero el pene en su boca hacía imposible que pudiera decir algo apenas entendible.

-“¡AAAAHYYYY NNNGGG MMMHHHH!” Gimió Oscar de repente.      

El hombre lo penetro 17 centímetros de carne caliente entraron con la primera estocada, había perdido la guerra, el aullido de dolor que pego fue acallado por el pene en su boca, ese iba a ser el único aullido que haría Oscar pues el hombre que lo penetraba por la boca incremento el ritmo de sus embestidas cada nueva embestida era seguida por sonidos guturales por parte de Oscar que se sentía como le hubiesen insertado un poste telefónico por sus entrañas.           

-“MMMHH”. Gruñía Oscar.         
-“¡SSHHH PUTITO! Tranquilo pronto te encantara y vas a pedir más”. Dijo el hombre a Oscar quien lo penetraba por su ano.        

Cada cosa que le decía ese hombre a Oscar era denigrarlo, mientras seguía bombeado bien profundo, lo que hacía que moviera su pelvis sin querer, son su ano sintiendo fuertes espasmo en ese momento Oscar odio a su ano más que nada en el mundo, después de cada embestida que le llenaba de dolor y sentía como se desgarraba su esfínter anal, para luego sentir una ola de escalofríos de placer que nacían en su ano y le llegaban hasta su cabeza.          

Oscar ya no podía pensar, solo se quedo ahí con la mirada perdida  sintiendo como ambos penes se le enterraban una y otra vez hasta el fondo, el hombre que lo penetraba analmente movía sus nalgas en círculos para que le diera mayor placer, ambas embestidas fueron brutales y duraron varios minutos el primero en venirse fue el hombre que tenía su pene en su boca, Oscar por primera vez en su vida sintió el sabor del semen con una abundante descarga en su boca, escuchando como el hombre gemía de placer.           

Pasaron algunos minutos hasta que el hombre que lo penetraba por detrás  empezó a venirse en su interior, 15 segundos antes Oscar se había corrido sin tocarse siquiera, sus piernas desfallecieron ese  momento, el hombre se aferró muy fuerte a sus caderas mientras se venía gimiendo de placer, por su parte líneas de espesa leche quedaron bajo la mesada, provenientes del pene de Oscar todo aquello desde que comenzó con la mamada a aquel hombre hasta que el otro se vino en su interior debió tardar entre 20 – 25 minutos, pero la venida del hombre en su ano sí que duro fácil 40 segundos, de descarga constante, podía sentir los espasmos en su ano, uno tras otros, con el mordiendo su espalda, por cada uno de ellos.    

Unos 10 segundos después él se salió de Oscar, dejando su ano complemente abierto, algo desgarrado al fin y al cabo lo había desvirgado analmente su ano palpitando dejaba escapar a borbotones la enorme descarga de semen de su violador que se entre mezclaba con su propia sangre, que resbalaba según sintió Oscar por el interior de sus piernas, incluso llegando a gotear de sus huevos, el pene de Oscar por otro lado también quedo palpitante goteando semen de la punta, con el chico aliviado que todo por fin terminara.


** ** ** ** ** ** **

Debieron pasar un par de horas, Omar que ya no escucha ruido alguno, estaba desesperado por ver a su hermano, uno de los hombre que violaron a Oscar, se presento donde aun estaba sobre la mesa de madera para limpiar su rostro del semen ya seco, lo mismo sus nalgas, ano y piernas del semen que escurrió por ellos, para dejarlo presentable, luego cuando termino le ordeno al otro hombre.

-“¡Ya está listo, ve por el otro!” Dijo el sujeto.

El otro hombre obedeció con una sonrisa malévola en su rostro, no tardo mucho en llegar a donde estaba Omar que al verlo entrar, trato de golpearlo embistiéndolo pero fue sometido con un fuerte golpe en el estomago, a le también le fue hecho añicos su trusa dejándolo completamente desnudo, el hombre le coloco un collar de cuero en el cuello y se lo llevo hacia donde estaba su cómplice y hermano al que le habían colocado un aro en la boca a modo de bosar al que estaba unidos partes de cuero que se aseguraron detrás de su nuca y cuello dejando su boca abierta como lista para realiza una nueva mamada.

Omar al ver a su hermano en aquella posición les grito a los dos hombres.

-“MALDITOS QUE LE HAN HECHO A MI HERMA…” Grito Omar pero no pudo terminar la frase cuando uno de los hombre le dio una fuerte cachetada en su mejilla derecha.

Omar fue conducido frente a su hermano, su pene quedo a la altura de su boca, el hombre que lo mantenía bien sujeto, tomo su pene para comenzar a masturbarlo cuando el pene de Omar estuvo completamente en erección alcanzaba los 20 cm, era blanco con un glande rosado en forma de casco circuncidado, el hombre tomo su pene y lo dirigió a la boca de su hermano.

-“No, No Por favor, Noo”. Suplico Omar hasta que sintió la punta de su glande tocar la lengua de Oscar.

El hombre que sujetaba por detrás a Omar empujo su pelvis hacia adelante y su erección se enterró por completo en la boca de su hermano, que abrió los ojos muy grandes al sentir su boca de nuevo rellena por un pene de nuevo y no cualquier pene sino el de su hermano, sintió arcadas de nuevo, al sentir los huevos de Omar colgando debajo de su barbilla.

El otro hombre no tardo en sujetar de sus cabellos a Oscar para comenzar a moverla hacia adelante y atrás, para comenzar a darle una mamada brutal a su hermano, que desesperado suplicaba.

-“Por favor ya basta, basta por favor… ¡MMMMMMM!” Suplicaba pero gemía al mismo tiempo Omar.   

Aquella mamada forzada de hermano a hermano duro entre 8 y 10 minutos antes de que Omar fuese separado de Oscar con su pene todo babeado y palpitante oscilando mientras fue conducido a la parte de atrás de su hermano para quedar su pene entre las firmes como paraditas nalgas de Oscar, que el otro hombre se encargo de abrir para dejar su rosado ano a la vista de Omar.

Con su erección  apunto de penetrar a su hermano Omar suplico de nuevo con lagrimas en los ojos.

-“Por favor déjenos ir, no diremos nada, ¡Por favor!” Suplico Omar con lágrimas rodando por sus mejillas.

Ambos rieron y eso le dijo a Omar que ambos estaba a merced de aquellos tipos, comenzaron a darle de nalgadas, no podía defenderse y de repente comenzó Omar a dar gritos fuertes ya que lo estaban penetrando, le dolía muchísimo, tanto que ya lloraba sin reparo alguno, uno de ellos le coloco una mordaza para que Omar dejase de gritar, mientras uno lo penetraba el otro tomo su pene erecto e hizo que penetrara a Oscar.  

Ambos se turnaron para violar a Omar hasta el cansancio, dentro de todo el miedo, enojo y coraje que le causaba la situación en el fondo sentía algo de placer, pues estaba siendo penetrado pero al mismo tiempo Omar también estaba penetrando, siempre había querido simular una violación pero no así. 

Cuando ambos hombre acabaron dentro de Omar dejaron que este se corriera dentro de Oscar, la descarga de Omar fue enorme y cuando sacaron su pene del interior del ano de su hermano aun disparo dos cuerdas sobre sus nalgas que hizo reír a ambos hombre.

Con ambos jóvenes jadeantes los dos hombres desamarraron a Oscar de la mesa pero le amarraron sus manos a la espalda como las tenia Omar, uno de ellos salió y regreso con una cuchillo eléctrico, aquello alarmo a los jóvenes pero para ese momento estaban con mordazas y sus suplicas eran nada entendibles. Omar fue el primero en sentir la cuchilla en sus carnes su pene aun en erección fue el primero en ser cercenado de su cuerpo.

Su escroto con sus huevos adentro le siguieron convirtiéndolo en un eunuco nulo para el resto de sus vidas, por su parte a Oscar que no se había corrido aun, uno de los hombres comenzó a darle una mamada mientras el otro detenía la hemorragia en la entrepierna de su hermano desmayado  a unos pasos de donde Oscar comenzó a gemir, 5 – 6 minutos duro aquella mamada antes de que Oscar dejase escapar entre un enorme jadeo de placer una gran carga de su semen directamente en la boca del hombre.

Aun no había acabado de venirse por completo con su pene aun dentro de la boca del hombre palpitando, cuando Oscar sintió como el hombre tomo sus huevos y se los corto con el cuchillo eléctrico castrándolo en el acto, Oscar puso los ojos en blanco lanzo un último gran chorro de semen en la boca del hombre y se desmayo por el dolor que su castración le produjo.


** ** ** ** ** ** **

Ambos hermanos fueron vendido a un rico hombre en Asia, para que fuesen sus juguetes sexuales, aun ambos son buscados por sus familiares, cada tanto Oscar penetra a Omar pues aun pude tener erecciones ya que su Amo le da testosterona a ambos para que conserven sus cuerpos masculinos, es el único amor verdadero que pueden darse, Omar a aprendido a apreciar el placer anal que su hermano le proporciona lo suficiente para poder sentir un orgasmo.

Claro nada parecido al enorme orgasmo que sintió cuando se vino dentro de las entrañas de su hermano tres años atrás cuando fueron “Obligados por los Secuestradores”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NUESTRO NUEVO ESCLAVO

Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad ......


NUESTRO NUEVO ESCLAVO
Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad ya que deseaba sentir lo que era estar con una mujer y mas sentir su pene en su interior.

No era feo pero era muy tímido por lo que no tenía novia hasta el momento,  eso sí se masturbaba todo lo que podía, pero no había querido ir con las putas de su ciudad que no era muy grande porque sabía que pronto todo el lugar hablaría de ellos, en su mente estaba la vez que escucho a algunas mujeres hablar de cómo habían visto entrar a su hermano mayor en la casa de las “evas” que era como se conocía al prostíbulo local, por lo que estaba esperado ese viaje para poder ir con una prostituta de la capital. 

El viaje transcurrió sin mayores incidentes los últimos tres días los iban a pasar en la capital del país visitando museos y el congreso pero el ultimo día antes de regresar era libre, algunos de sus compañeros optaron por un parque de diversiones, pero Nino opto por salir a explorar la zona roja de la ciudad, no tardo en encontrarse rodeado de chicas vestidas provocativamente que buscaban atraerlo hacia un hotel de mala muerte pero Nino buscaba algo mejor que ellas recorrió varias calles hasta que una de todas esas mujeres llamo su atención, debía tener no más de 25 años y era muy bella.

El pene de Nino que pese a su edad alcanzaba los 19 cm quedo rígido al verla portando aquella ropa que dejaba casi todos sus atributos femeninos al descubierto, se encontraba en un callejón poco transitado pero no le importo se acerco a ella y le pregunto con mucho nerviosismo.

-“¿Cuanto pides?” Pregunto Nino tratando de sonar con experiencia.

La chica lo miro de pies a cabeza sin dejar de notar la erección debajo de su pantalón que era muy que evidente, luego mirándolo a los fijamente le dijo.

-“¡Para ti guapo serian 500 más el cuarto!” Dijo ella.
-“De acuerdo, acepto pero ¿cómo te llamas?” Le pregunto Nino.
-“Me llamo, Karen”. Le respondió Karen.

Karen tomo a Nino de la mano y se lo llevo por el callejón hasta un entre patio guardado, ahí sobre un pórtico simple había un letrero que decía “Hotel Perdido”, entraron y Nino pidió una habitación la mujer ya mayor le sonrió pícaramente pero no dijo nada luego de pagar le entrego la llave y ambos subieron a la habitación que para sorpresa de Nino era bastante amplia, limpia con una buena decoración, casi como si fuera un hotel de cinco estrellas, no era lo que esperaba pero le alegro tener su primera vez en aquel lugar.

Karen hizo subir a Nino a la cama y empezó a desnudarlo, su pene estaba como si fuese de piedra y se le notaba mucho porque llevaba ropa interior muy delgada,  una vez los dos desnudos, Karen  comenzó a besarlo con tanta pasión mientras sus manos comenzaron a jugar con su pene en completa erección, por lo que Nino se dejo llevar por lo que correspondió recorriendo con sus manos todo su cuerpo.

Karen tomo la iniciativa por lo que comenzó a besar a Nino, cuello, pecho, hasta llegar a su pene erecto, Karen jugó con sus huevos, lambiéndolos e incluso se los metió dentro de su boca antes de meterse su pene a su boca.       

Karen le empezó hacer una mamada espectacular, mientras Nino ponía una cara de satisfacción
como nunca antes ella se saco su pene de su boca para decirle

-“Quiero que sientas rico y me hagas gozar”. Dijo Karen.

Karen le pidió que hicieran un 69, lo que fue más de lo esperaba Nino, por lo que ella se subió encima de él primero le lambió toda su vagina mientras ella le chupaba su pene como una rica paleta, luego empezó a meterle dos dedos en a petición de ella en su vagina le encantaba la sensación metía sus dedos y después la  lengua hasta el fondo.          

Luego de algunos minutos Karen se puse un condón en la boca y continuó dándole una mamada mientras ponía el condón se levanto y se montó encima de Nino, tomo su pene, lo coloco en la entrada de su vagina y se dejo caer, hundiéndose toda su erección dentro de ella, para casi de inmediato empezar a cabalgarlo y así estuvieron hasta que Nino sintió como ella tuvo su primer orgasmo mientras seguía cabalgándolo muy rico por su vagina de pronto se Karen se levantó y comenzó a mamarle el pene de nuevo hasta que se le puso completamente dura de nuevo sintiendo como aumentaba su tamaño en su boca. 

De pronto Karen dijo que le gustaba que se lo hicieran de perrito y se puso de cuatro patas, Nino se coloco detrás le restregó su pene entre sus nalgas con ella a cuatro patas, pero cuando estaba por penetrarla ella le dijo dije que lo quería por detrás, con una expresión de lujuria en su rostro que excito mucho a Nino.         

Karen hizo que Nino empezara a lamber su ano para poder lubricarlo un poco, cuando de pronto le dijo que ya la quería dentro, coloco su pene en la entrada de mi ano y de un golpe se la metió todo, lo que hizo que ella diera un grito de placer que Nino estimo que muchos lo escucharon.     

Nino estaba gozando tanto como si su pene estuviera en su vagina y no en su ano, era una sensación muy rica, saco su pene de mi ano y lo metió en su vagina para comenzar a darle por ambos lados Karen por su parte parecía sentir tanto placer que gemía como loca, Después de casi una hora, algo inusual para Nino que aguantada tanto, le dijo que se iba a venir saco su pene de su vagina se quito el condón pero antes de derramarse Karen le dijo que lo quería en su cara, Nino accedió y fue la sensación más maravillosa de su vida.  

Fueron cinco chorros que salieron a gran presión de su palpitante miembro con Nino gimiendo como nunca antes, cuando termino de correrse ambos cayeron rendidos sobre la cama, 10 minutos después, Karen aun con semen en su cara se puso de pie se coloco su pequeña tanga y se acerco Nino que aun no podía creer todo aquello para decirle.   

-“¿Te gusto?” Pregunto Karen.
-“Oh sí, con gusto pagare doble por volvértelo a hacer”. Dijo Nino.

Karen rio tímidamente antes decirle a Nino que la miraba con extrañeza.

-“Lo siento querido pero a donde iras creo que ya no vas a tener más placer, pero te quedara el recuerdo de lo que vivimos”. Dijo Karen.

Luego lo beso en los labios al tiempo que le inyecto algo en el cuello, Nino apenas y reacciono perdió la conciencia casi de inmediato.

Nino se despertó desnudo en un lugar extraño, no sabía cuánto tiempo había pasado, de pronto algunos minutos después de despertar dos mujeres una dejando todos sus encantos femeninos a la vista y la otra solo con los senos tapados con un corset de cuero negro, aunque ambas con sus vaginas completamente depiladas eran altas aunque asiáticas entraron en donde estaba para levantarlo del piso de cemento donde se encontraba recostado, una de ellas antes de que pudiera decir algo le coloco una mordaza de bola en la boca.

Luego le coloco una máscara que le cubría la mitad del rostro y cabeza a Nino tenía sus manos amarradas en la espalda, las dos mujeres le colocaron una prenda de cuero de color negro que le cubría su vientre pero dejaba su pecho al descubierto que se cerraba en pico sobre sus genitales, aquella prenda terminaba en un pequeño elástico semi circular que fue colocado por detrás de sus huevos que los hizo quedar levantados hacia adelante de la pelvis de Nino, una serie de cintas de cuero se abrocharon sobre su pene que una de las mujeres se encargo de poner completamente rígido antes de colocar las tiras.

Las cuales iban unidas a la prenda dejando su pene apuntando hacia arriba, le colocaron luego un collar de cuero que le cubrió todo el cuello de Nino, que para ese momento estaba aterrado, casi para terminar le colocaron dos parches circulares de cuero  sobre sus tetillas, luego ya para finalizar dos zapatos de tacón muy alto de charol negro que se aseguraban más alto que sus tobillos dichos zapatos iban unidos por una fuerte cadena que apenas le dejaba dar pequeños pasos a Nino.

Luego fue sacado de donde estaba para encontrarse en lo alto de una pequeña loma donde se podría apreciar que estaba en una isla, por un pequeño sendero fue conducido hasta una explanada adornada por los cuatro puntos cardinales con pagodas estilo oriental las dos mujeres lo llevaron hasta una mujer de piel muy morena con un ligero vikini de color blanco aquella mujer parecía ser hindú, quien con una mano en la cintura se le quedo mirando sobre todo sus genitales y pene en erección que por la acción de las tiras que lo rodeaban de algún modo mantenían su pene rígido.

-“¡Ama aquí está el nuevo esclavo!” Dijo una de las mujeres.
-“¿Que desea que le hagamos Ama?” Dijo la otra mujer,

La mujer de piel morena se acerco a Nino para comenzar a acariciar su pecho, luego una de sus manos descendió hasta sus huevos los cuales toco para luego apretar con fuerza que hizo mugir a Nino de dolor, las tres mujeres se rieron de su dolor, luego la mujer que lo acariciaba paso su atención como su mano a su pene, el cual sintió, apretándolo levemente, luego de unos segundos les dijo a las mujeres.

-“Eliminen su lindo miembro y maten sus testículos”. Dijo la morena indiferentemente.

Nino comenzó a pelear y a mujer mientras era arrastrado hasta un patio donde fue obligado a ponerse de rodillas sus genitales quedaron asentados sobre una losa de piedra, una de las mujeres se fue mientras la otra retiro las tiras de cuero del pene de Nino que quedo palpitante sostenido por una de sus manos que comenzó a masturbarlo.

El movimiento de vaivén de la mano de aquella mujer se incrementaba a cada momento lo que hizo que a los pocos minutos Nino luchara por no venirse, sus nalgas se apretaron, lo mismo que todos los músculos de cuerpo que ya sudaba a raudales, casi cuando estaba por venirse la otra mujer apareció trayendo consigo un pequeño machete y una enorme jeringa con una gran aguja, en la jeringa un liquido blanco espeso se destacaba.

-“¡Llegas a tiempo estaba por venirse el muy precoz!” Dijo la mujer que soltó su erección.

Ambas rieron por aquel comentario, luego la recién llegada tomo el escroto de Nino, que aterrado vio como la otra mujer dejo el pequeño machete sobre la losa de piedra para comenzar a inyectar su testículo derecho con el liquido de la jeringa.

-“MMMMM NOMM NMMO”, Mugía Nino detrás de su mordaza.

El dolor era intenso, cuando vacio la mitad del contenido de la enorme jeringa extrajo la aguja para inyectar el testículo izquierdo, que de nuevo hizo gemir de dolor a Nino con todo su cuerpo temblando mientras el resto del liquido blanco llenaba su testículo, cuando acabo de vaciar el liquido, la mujer dejo la jeringa sobre la losa para apretar levemente primero los testículos de niño hasta apretarlos con fuerza que hizo morder con fuerza su mordaza, cuando el dolor paso un poco le escucho decir a la mujer que tomo su pene de nuevo para masturbarlo.

-“Mejor disfruta, que este será tu ultima eyaculación en tu vida”. Dijo una las mujeres.

Al tiempo que mano comenzó de nuevo a bajar y subir por su endurecido pene a gran velocidad la otra mujer no tardo en quitar uno de los parches que cubrían su tetilla derecha para comenzar a lamberlo pasando su lengua por toda su extensión mordiendo levemente su pezón, que solo hizo incrementar la excitación de Nino, entre lambida y lambida la mujer que estaba centrada en su tetilla le decía.

-“Vamos nene danos tu leche, vamos vente por última vez”  Le decía ella.

Nino al cabo de apenas 10 minutos ya no pudo soportar más aquello y de su pene broto una gran chorro de su espesa leche que incluso cayo fuera de la losa de piedra de 50 cm de ancho, a aquella primera gran descarga le siguieron cuatro más, cada una le produjo una oleada de placer inigualable pero justo cuando su quinta descarga abandono su palpitante pene, este le fue cercenado por un certero como brutal golpe del afilado pequeño machete, separando su pene de su cuerpo para el resto de sus días.

-“UUUUUMMMMMMMM”. Grito Nino Aterrado al ver cómo fue despojado de su pene.    

Algo de semen se mezclo con la sangre que broto del muñón que le quedo, todo el cuerpo se sacudió como si tuviera convulsiones con sus ojos en blanco por el dolor por casi un minuto antes de que por fin perdiera el conocimiento.

Nino se despertó sin su pene y castrado aunque sus huevos aun estuviera ahí, aunque apenas estuvieran vivos, sin testosterona la piel de Nino se volvió más suave, sus pechos crecieron hasta tener dos lindos senos, en ese momento el fue presentado a un grupo de señoras que lo usarían como su esclavo y juguete sexual atormentándolo de mil maneras pese a que sus huevos estaban muertos aun podrían generarle mucho dolor.

La mujer que ordeno su castración total dijo cuando Nino fue obligado a subir al pódium desnudo.

-“¡Damas les presento a nuestro nuevo Esclavo!”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NO LO HAGAS POR FAVOR

Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo......


NO LO HAGAS POR FAVOR
Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo,  creció para convertirse en una bella adolescente algo sobre protegida  por sus abuelos que la adoraban con locura, todo fue amor hasta los 18 años.

Nadia deseaba algo de libertar por lo que al entrar a la universidad se mudo a un dormitorio donde compartía cuarto con una chica de su misma edad, de la cual se hizo amigo una noche esa chica no la pudo acompañar a una fiesta tenia examen al dia siguiente por lo que quedo con un grupo de estudio Nadia por su parte deseaba ir a aquella fiesta mucho pues iba a ir el chico que le atraía se vistió lo más sensual que pudo y se encamino sin pensar en los peligros que una mujer sola y vistiendo como iba podría enfrentar.

Nunca llego a la fiesta fue detenida por tres hombres jóvenes, como de 20 años ya bastante borrachos quienes la obligaron a ir hasta un pequeña fuente oculta entre matorrales de un parque donde comenzaron a manosearla.

-“No, No Déjenme ir”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia.

Pero uno de ellos la tomo de su ligera blusa con ambas manos y se la abrió rompiéndosela por completo sus lindos como firmes pechos quedaron apenas cubiertos por su sostén (corpiño), de fino encaje negro que solo hizo excitar a los tres hombres.

Aterrada Nadia comenzó a gritar pidiendo ayuda, fue cuando uno de los hombres le dio un fuerte puñetazo en el estomago y otro rápidamente en el juvenil rostro de la joven que la hizo caer al suelo, como si ese fuese la señal los tres hombres como lobos hambrientos se abalanzaron sobre ella, con sus manos le fueron arrancando sus ropas, hasta dejarla solo con su pequeña tanga de encaje color negro, que Nadie agarro con fuerza con sus manos tratando de que no se la quitaran incluso dejando que las manos de esos hombre le apretaran sus senos ya al desnudo.

Pero un fuerte golpe en el estomago hizo que Nadia soltara su tanga, lo que aprovecho el hombre que la golpeo para quitarle la única prenda que aun cubría su bello cuerpo, dejando su sexo al descubierto, apena adornado por un mechón de vello púbico, apenas esa tarde Nadia se depilo su sexo en previsión de si sucedía algo mas con el chico que le gustaba sin imaginar que los que iban a disfrutar de aquello eran esos tres hombres.

-“No, No, No. Me hagan nada”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia de nuevo.

Los tres hombres rieron al unísono, mientras seguían manoseando su cuerpo, uno de ellos dejo de ir apenas para decirle.

-“Calma Preciosa, solo te vamos a hacer gozar, como de seguro desea una putita como tú”. Dijo el hombre.

De inmediato se bajo se pantalón Nadia con horror logro ver como debajo de su bóxer se marcaba ya una tremenda erección, que no tardo en ver en directo era un pene de 20 cm circuncidado que ya estaba derramando liquido pre seminal de la punta, los otros dos hombres, tomaron las piernas de ella para abrírselas Nadie trato de luchar pero nada pudo hacer contra la fuerza de ellos.

Aquel hombre no tardo en restregar su endurecido miembro por los labios vaginales rosados de Nadia, que de nuevo comenzó a gritar uno de los hombres tomo su tanga y se la metió en la boca que redujo el ruido de sus gritos, de pronto los ojos de Nadia se abrieron grandes al sentir como aquel pene comenzó a penetrarla, escucho decir al hombre.

-“Lo tiene muy apretado esta putita”. Los tres hombres rieron de nuevo.

Por lo que el hombre tomo la cintura de Nadia para hundir su miembro con fuerza, que entro por completo desgarrando el himen de Nadia que le hizo arquear el cuerpo del dolor que sintió, no escucho decir al hombre que la penetraba.

-“Vaya esta putita era virgen”. Dijo jadeante el hombre.

Los hombres chiflaron y apoyaron a su amigo, mientras al extraer su pene del interior de Nadia este estaba manchado de sangre, uno a uno tomo su turno el último de ellos le quito la tanga de su boca para insertar su pene y venirse en ella, ya con Nadia completamente catatónica como si no le importara si vivía o moría, cuando los tres se corrieron dos veces en ella la dejaron ahí tirada bañada en semen.

Aquella experiencia de violación marco la vida de Nadia, termino la universidad pero nunca más volvió a salir sola o hablo con otro hombre durante el resto de sus estudios universitarios, la misma noche que todo eso ocurrió llego a su departamento como pudo con sus piernas manchadas en sangre y semen, se baño llorando casi arrancándose la piel de lo fuerte que la tallo, fue en momento que juro que pese le tomara toda la vida se vengaría de aquello hombres.

Dos años después de salir de la universidad conocía a Roberto su actual esposo con la que tiene dos hijos, Roberto supo ser tierno y demostrar que era buen hombre la primera vez que tuvieron sexo fue la primera vez que ella sintió un orgasmo como mujer, lo que la hizo amar aun más a su marido, fue pero no olvido lo que juro en ese baño aquella noche, un años después de su boca su abuelo murió de un infarto, seis meses después se abuela muchos dicen que por la tristeza, como fuese le dejaron una gran herencia en negocios como en dinero a Nadia.

Con su nuevo poder económico Nadia contrato a unos detectives privados que no tardaron mucho en dar resultados el primero en ser encontrado fue el hombre que en segundo lugar la penetro, reconoció su cara pese a los años trascurridos en la foto que el detective el proporciono, Nadia contrato a una pandilla para que el fuese secuestrado, violado y castrado al final cosa que sucedió, a los pocos meses ella supo que lo encontraron colgando de su habitación

-“Se suicidado el muy cobarde”. Pensó Nadia con una alegre maldad que desconocía poder sentir.

El siguiente de aquellos tres hombres en sufrir un destino similar, seis meses después, fue el que se vino en la boca de Nadia, pero a él, le quemaron su pene con soplete de gas hasta dejarlo literalmente carbonizado, sus huevos por otra parte fueron reventados por las fauces de un tornillo de banco que los aplasto hasta que no resistieron tanta presión y explotaron en decenas de pedazos incluso estallando su saco escrotal, esta segunda víctima era ejecutivo de un banco, padre de un niño, que al verse despojado de su virilidad opto también por el suicidio, disparándose un tiro en la boca cuando su mujer e hijo fueron a visita a los abuelos del niño.

La noticia del suicidio de aquel hombre lleno de alegría a Nadia pero ella deseaba terminar con su venganza, el último de los tres hombres le fue esquivo por algunos años, hasta que por fin fue localizado casado y con dos hijos vivía lejos en otra ciudad dueño de una cadena de tiendas, Nadie tuvo que retrasar su venganza por cosas familiares pero con el ultimo hombre ya de 34 años fue secuestrado y dejado en el sótano de la casa de sus abuelos amarrado y vendado.

Aquella semana Roberto se fue de vieja de negocios a Europa no iba a regresar hasta el domingo por lo que tenía una semana, el corazón de Nadia latía con fuerza aceleradamente mientras bajaba uno a uno cada escalón hasta el suelo del sótano, ahí estaba aquel hombre que le violo y desvirgo a los 18 años, acostado boca arriba apenas con un ajustado bóxer con sus manos amarradas a la espalda, completamente indefenso, quien se agito al escuchar que alguien se acercaba a donde estaba recostado.

-“¿Quién está ahí? ¡Ayuda por favor me han secuestrado!” Dijo el hombre.

Nadia apenas pudo contener la risa que la suplica de aquel hombre le provoco, se sentía nerviosa pero al mismo tiempo excitada, incluso sentía su ropa interior mojada de sus jugos, aquella situación era muy excitante para ella por alguna razón, pero en su mente solo quería que ese hombre sufriera un poco de lo muchos que ella sufrió cada noche desde su violación recordando cómo es que fue mancillada por ellos.

Lo primero que hizo Nadie fue usando unas tijeras cortar el bóxer del hombre para dejarlo al desnudo su pene como huevos peludos quedaron al descubierto, aquel miembro era incluso más grande que el de su esposo, que solo le causo al verlo una terrible repulsión incluso tuvo varias arcadas pero logro no vomitar.

Aquel hombre al sentir las manos recorrer su cuerpo y sentirse completamente expuesto de nuevo comenzó a suplicar casi llorando, ya no era tan aterrador como Nadia recordaba.

-“Por favor no me hagan daño pagaran el rescate que pidan solo déjenme hablar con mi esposa”. Dijo el hombre.

Nadia solo guardo silencio mientras le daba la vuelta a su cuerpo para que quedase boca abajo, sus nalgas quedaron al descubierto Nadia planeo algo muy aterrador para él, siendo enfermera quirúrgica sabia como curar pero también como causar un gran daño,  aunque nunca ejerció su profesión su licencia aun era válida por lo que no tuvo problemas en conseguir los suministros médicos.

Luego de checar que el hombre estuviera bien amarrado comenzó a apretar sus nalgas, hasta que finalmente Nadia se las abrió para revelar un ano oscuro como cerradito una expresión de genuina maldad se dibujo en su rostro y modificando la voz le dijo al hombre.

-“¡Ahora vas a saber lo que siente ser violado!” Le dijo Nadia.

Casi al mismo tiempo hundió uno de sus dedos entro de su ano, luego dos hasta que tres de ellos se hundían y salían de su apretado esfínter anal, el hombre solo se retorcía seguía suplicando para que se detuviera, al cabo de unos cuantos minutos Nadia extrajo sus dedos pero eso no era todo, ella fue por un tubo de una pulgada de diámetro por 70 cm de largo, cuyo uno de sus extremos comenzó a restregar por su ano semí dilatado, el hombre al sentir el frio metal girar sobre su ano, se imagino lo que eso supondría por lo que con desesperación de nuevo suplico.

-“¡NO LO HAGAS, POR FAVOR, NO LO HAGAS!” Grito el hombre.

Que se retorció y luchaba tratando de evitar ser penetrado por aquel tubo, pero sus gritos desesperados hicieron que de un solo gran empujón el tubo entrara en sus entrañas profundamente desgarrando el esfínter anal del hombre que comenzó a sangrar mientras él se retorcía y gritaba de dolor al sentir aquel tubo bien dentro de su cuerpo.

En ese momento ella saco un elastrador para colocar rápidamente dos ligas castradoras en lo alto de sus huevos de nuevo el hombre dio un alarido y se retorció como si tuviera convulsiones al sentir el apretón de las ligas en su escroto.

-“AAAAAAAAAAhhhhh”. Grito.
-“Por FAVOR YA BASTA, ¡POR FAVOR!” Suplico gritando el hombre.

Nadia, entonces tomo su pene y coloco otras dos ligas en la bese luego de hacer que quedase en completa erección que de nuevo provoco que el hombre diera un gran alarido de dolor, una vez concluido con las ligas, fue hasta un cubo metalizo en donde estaba un largo trozo de metal sostenido hasta la mitad en posición vertical por carbones ardiendo cuando lo extrajo la mitad brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

Con aquel trozo de metal ardiente, Nadia regreso a donde estaba el hombre aun tratando de extraerse el tubo de su interior con sus manos había logrado sustraer algunos centímetros pero Nadie de un nuevo empujón lo introdujo aun más, el hombre grito de nuevo, Nadia entonces comenzó a introducir el fierro ardiente por el centro hueco del tubo hasta que la parte ardiente tomo los intestinos del hombre perforándolo para seguir su camino ya que estaba afilado por el extremo ardiente, los gritos del hombre si hicieron aterradores mientras sentía como era quemado por dentro sin poder hacer nada.

Nadie de pronto extrajo el fierro y unos segundos después un gran chorro de sangre broto de la parte alta del tubo, Nadia excitada, volvió a meter el fierro que lo dejo dentro algunos minutos antes de volver a sacarlo de repente para producir otro gran chorro de sangre, al daño estaba hecho, el sangrado interno en el cuerpo del hombre era grave en pocos minutos moriría de no recibir ayuda médica con urgencia, antes de que perdiera la consciencia Nadie le dijo al oído.

-“Te vas a ir al infierno pero sin tus huevos y pene maldito violador”. Le dijo Nadia.
-“No por favor no lo hagas”, Suplico casi susurrando el hombre

Nadie le corto usando una tijera para cortar pollos, los huevos que hizo gritar al hombre y unos segundos después su pene, anulado y con pocos minutos de vida ella le dijo.

-“Me voy a quedar con tu virilidad como recuerdo, ¡disfruta del infierno!” Dijo Nadia.

Luego con el escroto y pene aun ligados, chorreando sangre los puso en un frasco para colocarles luego liquido conservante y los oculto tras unos papeles en una caja fuerte de la que solo ella sabía la combinación.

Días después, Nadia leyó en la prensa el hallazgo de un cadáver terriblemente torturado y mutilado en una ciudad lejana del país, “se sospecha de un ajuste de cuentas de la mafia” decía el artículo, Nadia solo recordaba mientras sus manos masajeaban su inflamado clítoris sobre su cama más feliz que nunca.

-“No lo hagas por favor”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SERVICIO DE JARDINERÍA

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente......


SERVICIO DE JARDINERÍA
Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFIACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: Christopher





El amo ya había despedido dos servicios de poda del césped porque no cortaron el césped a una altura consistente de dos pulgadas. Ahora, no me malinterpreten, lo amo mucho, pero la precisión y la pulcritud no están entre las virtudes del Maestro. Eso no suena bastante fiel a su forma. Dijo que era solo para facilitar su pasión por jugar al golf. Pero sospeché que la verdadera razón era que él simplemente no encontraba a los chicos lo suficientemente atractivos. O no exactamente su tipo. Por mi parra era muy sospechoso y muy celoso. Pero como esclavo, ¿Qué tenía que decir al respecto?

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

La relación fue todo lo que esperaba y esperaba que fuera mucho. Me golpeaba y penetraba mejor dijo me violaba con violencia como dureza regularmente. Me azoto, marco, humillo y tatuó. Me hacia siempre estar desnudo, ya fuese verano o invierno, tanto dentro y fuera de la casa. Mis pezones estaban perforados y habían sido bombeados tanto que ahora se extendían a tres cuartos de pulgada de mi pecho. Ponía pesas en mis huevos tan a menudo y durante tanto tiempo, que ahora colgaba unos buenos cinco pulgadas por debajo de mi rígido pene lo que por supuesto me encantaba, ya los sentía rosar con mis muslos cada que caminaba.

Sentir el pene de mi Amo entra y salir de mi ano, mientras me azotaba ya fuese, la espalda, nalgas, abdomen, tetillas o incluso mis propios huevos o pene, una de las cosas mejores que era venirme era sentir como el pene de mi Amo comenzaba a palpitar dentro de mi ano o boca, para luego sentir su cremosa descarga, me encantaba y aun me gusta el sabor de su semen, tan espeso cuando se venía en mi boca pero sentirlo en mis entrañas era aun más placentero

Lo mejor de todo era la esclavitud y la tortura tan ruda a manos de mi amo, que era en verdad cruel en su forma de torturarme, lo que me encantaba. El amo a menudo me tenía apresado en una jaula en el sótano. Incluso le gustaba momificarme en el armario durante días me colocaba un tubo de alimentación y un catéter en mi pene como las únicas aberturas. He estado estirado en bastidores y cruces. He sido amarrado fuertemente. Pero mi favorito de todos los tiempos era cuando mi amo me enterraba por completo vivo.

El amo dejaba un canal bajo excavado en el patio trasero cubierto con una placa de metal y una capa de césped. Solo dos aberturas: un tubo de respiración y una pequeña placa extraíble encima de mi entrepierna para la tortura genitales que a veces me practicaba dado que no podía moverme no podía defenderme o hacer algo para evitarla.

A menudo, después de una tarde de dura disciplina, Una tarde ya casi noche mi Amo me llevó al patio trasero, me hizo desenterrar la placa de acero y me hizo acostarme en el agujero. No hubo necesidad de atarme. Para cuando el metal y la hierba habían sido reemplazados, no iba a ninguna parte aquello era incluso más apretado que un ataúd real, apenas y tenia espacio para que mi pecho se ensanchara cuando respiraba, lo que me dejaba completamente inmovilizado.

-"DUERME BIEN, PRACTICAREMOS EL GOLF POR LA MAÑANA". Gritó este comentario de despedida esa vez.

Me dormí como me ordeno ya que no tenía muchas opciones, además me había acostumbrado a estar en ese tipo de encierro pero el frío de la mañana había penetrado en el suelo, y cuando él apartó la pequeña placa de metal que cubría mi entrepierna, estaba temblando muerto de frio. Su orina caliente que salpicaba mi entrepierna se sentía caliente que incluso fue reconfortante.

Luego sujetó una camilla de tres pulgadas a mi escroto y cerró la placa firmemente en su lugar contra la placa de metal sobre mí. Que colocó mis huevos incluso en la parte superior de la hierba donde se puso una camiseta de golf en mi perforación en mi escroto. Estaba listo para practicar su swing de golf.

Esa fría mañana fue particularmente brutal. Los gritos resonaron en el espacio confinado, y casi me ensordeció. Finalmente se detuvo. Esperaba que me sacara de allí, como a menudo lo hacía, pero no lo hizo para mi terror.

En su lugar, Mi amo me gritó para que lo pudiera escuchar.

-"TIEMPO DE DESAYUNAR, ESTARÉ DE VUELTA PRONTO, MIENTRAS TANTO, PIENSA EN ESTO: HE ELEGIDO HOY COMO EL DÍA PARA TU ÚLTIMO SACRIFICIO DE ESCLAVO". Dijo mi Amo.

Me estremecí por completo por aquellas palabras. Había sabido todo el tiempo que eventualmente me castrarían, pero esperaba tener más tiempo para prepararme, deseaba estar un poco más intacto antes de perder toda capacidad de placer, debo admitir que me gustaba venirme cuando mi Amo me penetraba, se sentía delicioso correrse cuando mi próstata estaba siendo estimulada por el miembro de mi Amo y muchas veces mi pene endurecido estaba siendo al mismo tiempo torturado.

Me preguntaba cómo planeaba hacerlo, había soñados muchas veces en como lo iba a hacer, con un cuchillo al rojo vivo, tijeras, ligas castradoras, quemado o incluso disuelto dolorosamente con productos químicos pero nunca imagine la forma que al final el utilizo, el tiempo pensando en aquello se me fue muy rápido y de pronto escuche algo acercándose a donde estaba.

Escuche un motor distante, sonaba similar y de pronto supe lo que aquel sonido era. Ahí con mis genitales sobresaliendo apenas del alto césped fue cuando me acordé de que era el día para el equipo de servicio que cortaba el césped, con su podadora a motor arreglada especialmente para que cortada a una profundidad de exactamente dos pulgadas.

Ni siquiera pude gritar me desmaye cuando las afiladas aspas me cerceno mi pene y huevos de una sola vez, ahora sigo sirviendo a mi Amo pero sin ya nada en mi entrepierna apenas una cicatriz vertical cubierta por algunos vellos demuestran que algo alguna vez estuvo ahí.




Historia Original Aquí.





Autor: Christopher       Traductor: DarkSoul

NAVIDAD DULCE NAVIDAD

Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado, por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual......


NAVIDAD DULCE NAVIDAD
Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado, por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [CBT] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





25 de Diciembre Navidad, Nuria de 36 años estaba sola en casa, sin pariente alguno, paso la navidad sola pese a ser invitada a un sinfín de lugares por amigas, era soltera y sin hijos ya que era estéril por la tarde de ese día, llamo a un servicio muy exclusivo, un lugar que se especializaba en brindar a mujeres solas y con el poder económico que ella poseía el placer que tanto necesitaban, ella hizo su elección de un catalogo en lineo y se le informo del precio como la hora de llegada.

Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado,  por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual, se vistió con una blusa muy escotada color azul rey, una minifalda negra y tacones altos, se sirvió una copa de vino y se sentó a esperar.

Unos segundos a la hora que se le informo Nuria escucho el timbre de la puerta con algo de excitación se puso de pie para caminar hasta la puerta, al abrirla se encontró con aquel hombre alto, de espalda ancha portando una gabardina larga que llegaba casi hasta los tobillos de color gris, el hombre extendió la mano y dijo.

-“Hola, mucho gusto soy Noel”. Dijo él.

Por supuesto aquel no era su nombre real, Nuria lo sabia pero era original para la fecha que era pensó para ella misma.

-“Hola Noel soy Nuria tu Ama por esta noche, mucho gusto pasa por favor”. Dijo Nuria mientras estrechaba la mano del hombre que entro a su lujosa casa a las afueras de la ciudad.

Era poco más de las 7 PM, cuando Noel le entrego el contrato de esclavitud a Nuria, el cual leyó con detenimiento, ahí especificaba claramente que ella podría hacerle lo que quiera a su cuerpo sin restricción alguna, lo que por supuesto hizo humedecer el interior de su vagina de inmediato al pensar en todas las posibilidades, luego de leerlo lo firmo y con eso inicio la sesión.

Noel sin que Nuria lo ordenara se despojo de su gabardina, dejando su cuerpo casi al desnudo apenas se quedo con una minúscula prenda de color rojo vino y un par de botas tipo militar color negro que le cubrían un poco más arriba de los tobillos,

Nuria abrió grandes los ojos al ver el cuerpo de aquel hombre casi desnudo ante ella, le hizo dar la vuelta para ver como su prenda color vino se perdía entre sus fuertes nalgas, las cuales tomo y amaso con sus manos, sintiendo su firmeza, Nuria luego condujo a Noel a un amplio salón en que apenas tenía muebles con un decorado navideño.

Una vez ahí Nuria comenzó acariciar el cuerpo del hombre quien sin hacer ninguna expresión, se quedo inmóvil, las manos de Nuria sintieron su pecho y abdomen completamente depilados, luego bajaron para amasar su paquete que se abultaba en su pequeña prenda, que pronto bajo hasta mas debajo de sus rodillas, dejando al descubierto sus genitales en concordancia con el resto de su cuerpo completamente sin vello alguno, pero Nuria ya de cuclillas frente a Noel no los toco solo los admiro.

Sintiendo como el interior de su vagina cosquilleaba, rápidamente tomo unas pinzas originalmente diseñadas para los pezones pero que ella uso colocándolas en el escroto lampiño de Noel, ambas pinzas estaban unidas con una delgada cadena de la que ella comenzó a tirar hacia abajo, el rostro de Noel inexpresivo hasta ese momento comenzó a hacer muecas de dolor hasta que dejo escapar un pequeño gruñido de dolor.

-“¡AAAAHHHHH!” Gruño Noel.

Aquello hizo excitar aun más a Nuria, más de lo que ya estaba, luego de algunos minutos Nuria se llevo a Noel tirando de la cadena que pendía de sus huevos hasta otra habitación, ahí hizo que se deshiciera de su pequeña prenda y botas para quedar por fin completamente desnudo le coloco un pasamontañas negro en su cabeza, por lo que solo sus ojos y boca quedaron visibles, hizo que se colocara en cuatro patas sobre una base donde apoyo sus rodillas y codos, otra parte sobre salía sosteniendo su pecho, un anillo de metal fue cerrado alrededor del cuello de Noel, sus tobillo, piernas, brazos y muñecas también fueron asegurados, dejándolo completamente indefenso con sus nalgas al aire y sus huevos colgando entre sus piernas bastante abiertas.

Nuria se despojo de toda prenda que llevase encima quedando completamente desnuda, sus bellos pezones rosados fueron notados de inmediato por los ojos de Noel que luego bajo su mirada para ver su clítoris también del mismo tono sobresalir de sus labios vaginales cerrados como una empanada completamente depilados, Nuria fue hasta una mesa donde tomo un arnés, cuando termino de colocarlo en su pelvis, del frente sobresalía como un cuerno un largo y grueso dildo realista de metal, por dentro del triangulo que lo sostenía un dildo que ya estaba vibrando le estaba dando placer interno a la vagina de Nuria que no tardo en comenzar a chorrear sus juegos por sus piernas.

El placer que Nuria buscaba no era la que el sexo convencional puede proporcionar a ella le gustaba dominar, sentirse en control, dueña de la situación, pero esa noche deseaba algo más deseaba hacer desde hacía mucho tiempo, y esa noche estaba dispuesta a cumplir su fantasía pero antes algo de diversión; se coloco detrás de Noel para abrirle sus firmes nalgas se las abrió para revelar su ano cerradito oscuro y depilado, se lo lambio como succiono un par de veces dándole un exquisito beso negro a Noel.

Nuria le escupió tres veces su ano, antes de comenzar a restregar su falo metálico entre sus nalgas, aquello solo duro unos segundos antes de que ella comenzara a penetrar a Noel con aquel miembro rígido de metal cromado, Nuria se lo inserto de una sola vez por completo hasta que sus pelvis choco con sus nalgas, lo que hizo que Noel diera un gruñido de dolor.

-“GGUUHHHHHHHH”. Gruño Noel.

Nuria sintió como su cuerpo se estremeció dado que lo tenía bien sujeto de sus caderas, ella comenzó con su mete saca casi de inmediato, con cada embestida sentía una placentera punzada en el interior de su vagina, a los 10 minutos de aquello Nuria llego a un potente orgasmo, que hizo que sus jugos totearan de su vagina sin parar, pero no se detuvo pese a que sus muslos se contrajeron con espasmos por el gran orgasmo que acababa de experimentar, sus pezones también quedaron muy duro y erectos.

Nuria continuó masacrando el ano de Noel, cuyo pene en completa erección no dejaba de filtrar líquido pre seminal, incluso ya para ese momento un pequeño charco de líquido viscoso similar al lubricante sexual se había formado en el piso directamente debajo de su hinchado glande.

Nuria alcanzo seis poderosos orgasmos y Noel se vino tres veces gracias a la estimulación brutal de su próstata antes de que ella parara sus embestidas, un enorme charco de los flujos de Nuria quedo en el suelo, apenas pudo ella incorporarse sus piernas estaban debilitadas sin quitarse el arnés fue hasta la misma mesa donde tomo un pote de crema para regresar detrás de Noel, abrió el frasco y con una mano comenzó a aplicarse la crema en su brazo derecho, hasta que estuvo todo cubierto de crema hasta casi el hombro.

Todo esto Noel lo podía ver gracias a un gran espejo que estaba justamente frente a donde estaba, Nuria dejo el pote para comenzar a introducir tres dedos bien lubricados por la crema de una sola vez ya que el ano de Noel aun continuaba bien abierto luego de la casi una hora de estarlo penetrando con el dildo metálico que aun sobresalía de la entrepierna de Nuria, poco a poco ella fue introduciendo primero su mano, por completo dentro de las entrañas de Noel, girándola en su interior e incluso apretando fuerte su próstata, lo que le hizo sentir un gran dolor como una gran cuarta eyaculación.

No paso mucho rato hasta que el brazo de Nuria estaba dentro de Noel que se retorcía de dolor al sentir el brazo de ella casi hasta el codo dentro de él, Nuria sacaba e introducía su brazos como si lo estuviera penetrando, apretando de tanto en tanto su próstata que hacia estremecer de dolor como placer a Noel.

-“AAAAAGGGGGJJUUUUU”, Gritaba Noel cada que le apretaba su próstata.

Aquella masacre anal que Nuria le propinaba a Noel duro casi una hasta que ella extrajo por completo su brazo de un interior, algo de sangre broto del muy abierto ano de Noel que quedo casi inconsciente donde estaba, con todo su cuerpo cubierto de sudor, Nuria muy excitada fue hasta uno de los baños de su mansión donde tomo un baño a consciencia para regresar a donde estaba Noel con una bandeja cubierta con un paño.

Le coloco una mordaza de bola a Noel en la boca para luego introducirle analmente un enorme vibrador especialmente diseñado para estimular la próstata, dándole descargas eléctricas, Nuria le coloco en su pene un tubo de plástico con un gran receptáculo capaz de albergar hasta 500 Ml de semen.

A los pocos minutos que Nuria encendió el estimulador prostático, el pene de Noel comenzó a disparar semen pese a que ya se había venido varias veces en todo el rato que Nuria había estado jugando con él, las eyaculaciones se sucedían cada pocos minutos llenando de dolor más que de placer a Noel que sentía su próstata a punto de estallar, el receptáculo de semen marco 391 ml cuando Nuria lo retiro del pene aun goteante de semen de Noel que continuaba endurecido, Nuria entonces quito el estimulador anal y destapo la charola que anteriormente trajo con ella.

Dejando al descubierto algunas herramientas que Noel no pudo ver, entre ellas un cuchillo muy afilado usado por los cirujanos del siglo XIX para amputar brazos, era un poco curvo aserrado y muy afilado, pero Nuria tomo un elastrador que ella había mandado a modificar por lo que estiraba la liga castradora tres dos veces más ancha que un elastrador normal, tomo el pene aun erecto de Noel como sus huevos para jalarlos hacia atrás, lo que los hizo sobresalir por debajo de sus nalgas que estaban todas empapadas de sudor, con algo de sangre aun saliendo de su ano no cerrado aun.

Nuria activo el mega elastrador como ella le nombro ya cargado con dos ligas castradoras paso los huevos primero para luego pasar el pene de Noel por el centro de las estiradas ligas, se aseguro que las quedase lo más pegada al nacimiento de su pene y escroto antes de retirar el seguro que hizo que las ligas se cerraran de golpe sobre los genitales de Noel, cuyo cuerpo se sacudió de dolor al sentir la terrible punzada del apretón de la liga en aquella área tan sensible para cualquier hombre.  

El cuerpo de Noel que no sabía a qué se debía ese terrible dolor, se sacudió por 10 largos minutos hasta que poco a poco su cuerpo se acostumbro a las ligas, Nuria espero unos 20 minutos mientras acariciaba el pene y huevos de Noel diciéndole.

-“¡Serán un gran eunuco!” Decía Nuria.

Noel para ese momento estaba aterrado pues había logrado ver las ligas que le fueron colocadas en sus genitales, trataba de liberarse y movía su cabeza en forma negativa como diciendo a Nuria que se detuviera, por su mordaza en su boca no podía hablar solo mugidos salían de él.

Nuria una vez pasado el tiempo que estimo necesario, tomo el cuchillo para amputar y llevo de nuevo el escroto y pene erecto de Noel hacia atrás mientas este continuaba negando con la cabeza y tratando de liberarse, Nuria comenzó a cortar entre ambas ligas apenas le tomo unos segundos cortar tanto el pene como escroto de Noel con aquel cuchillo siendo ella cirujana y uróloga no tuvo problemas en detener el poco sangrando que hubo una vez anulado a Noel, tomo los que una vez fueron los genitales de Noel y se los llevo a la cocina, dejando a Noel desmayado ahí.

Cuando Noel recupero el sentido algunos minutos más tarde, se encontró con Nuria sentada a un lado de una elegante mesa, con platos de porcelana muy fina, ella estaba comiendo los que alguna vez fueron sus huevos y su pene ya casi era historia apenas el glande permanecía sobre el plato, Nuria de tanto en tanto bañaba lo que estaba comiendo con una salsa blanca pronto Noel comprendió que era su semen.

Cuando Nuria termino de comer se bebió lo que quedaba de su copa de vino y fue hasta donde estaba Noel para liberarlo apenas lo hizo sus manos se fueron a su entrepierna para ese momento vendada, y con una tubo sobresaliendo de la venda para la orina.

Noel lloro, cuando se coloco su prenda color vino sintiéndola vacía al frente, Nuria le dio un cheque con una generosa suma de dinero por su perdida y lo beso en los labios antes de decirle al oído.

-“Tu carne y semen me han dado una Dulce Navidad”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FIESTA DE SURFISTAS

Rich era un espectáculo completamente desnudo en el fregadero de acero inoxidable, con sus partes viriles goteando con espuma jabonosa, y su cuerpo húmedo y resplandeciente bajo las duras luces de la cocina del restaurante, abdominales ondulados bajo su pecho firme y planos con pezones rosados erguidos. Cubierto con burbujas de jabón blanco que lentamente se deslizaba por su cuerpo atlético......


FIESTA DE SURFISTAS
Rich era un espectáculo completamente desnudo en el fregadero de acero inoxidable, con sus partes viriles goteando con espuma jabonosa, y su cuerpo húmedo y resplandeciente bajo las duras luces de la cocina del restaurante, abdominales ondulados bajo su pecho firme y planos con pezones rosados erguidos. Cubierto con burbujas de jabón blanco que lentamente se deslizaba por su cuerpo atlético.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: Sea Dog





Rich sabía que había cometido un gran error, un error realmente estúpido, pero no tenía ni idea de lo costoso que acabaría siendo para él. ¡Fue muy divertido! ¡Tomando un baño de burbujas en el fregadero del restaurante! Justo como lo había visto en U-Tube. Fue una locura, y estúpido, pero ¡muy divertido!

"Me aseguraré de que tú y tus amigos nunca encuentren trabajo en esta playa otra vez". El gerente de Dick le dijo después de encontrar a Rich desnudo en el fregadero de acero inoxidable donde lavaba platos en el restaurante.

Seguro que era tarde y todos los clientes se habían ido y habían terminado de limpiar. "Si el departamento de salud se entera de esto, ellos me cerrarían". Rich se puso de pie en el fregadero, cubierto con jabón, su amplio pene y huevos colgaron a pocos centímetros de la cara del gerente. "Enjuágate, ponte la ropa y tú y tus amigos salgan de aquí. No quiero volver a verles nunca. Tom, Hank y Billy se quedaron detrás del gerente riéndose. Rich era un espectáculo completamente desnudo en el fregadero de acero inoxidable, con sus partes viriles goteando con espuma jabonosa, y su cuerpo húmedo y resplandeciente bajo las duras luces de la cocina del restaurante, abdominales ondulados bajo su pecho firme y planos con pezones rosados erguidos. Cubierto con burbujas de jabón blanco que lentamente se deslizaba por su cuerpo atlético.

-“A la mierda si no puede soportar una broma”. Dijo Rich, mientras el gerente lo empujaba literalmente por la puerta trasera, luego de que se enjuagó y se puso la ropa, todavía mojada.

-¿Crees que hablaba en serio en asegurarse de que nunca encontraríamos trabajo en la playa? -preguntó Tom.

"Sí. Esta es una pequeña comunidad, si las palabras pasan, puede ser difícil para nosotros encontrar otro trabajo de restaurante por aquí", dijo Billy.

Los cuatro amigos eran todos surfistas en sus mediados años veinte y en gran forma que se conocieron en Kill Devil Hills, donde estaban trabajando para el verano. Compartían una vieja casa móvil, a pocas cuadras de la playa. Lo único que tenían en común era su amor por el surf. También les gustaba pasar un buen rato, les gustaba fumar marihuana y beber mucha cerveza.

En pocos días decidieron intentar encontrar otro trabajo. Intentaron ser lavaplatos Dick Rich, Tom y Hank quizás limpiar mesas en la estación de autobús por salarios mínimos y Billy era un camarero que hizo bastante buen dinero. Alquiler era debido en su remolque y tenían facturas de servicios públicos a pagar. Ninguno de ellos había ahorrado dinero, por supuesto, lo gastaban tan pronto como lo hacían. Todos necesitaban trabajo.

Fueron de restaurante en restaurante y en todas partes obtuvieron la misma respuesta. -Hemos oído hablar de la broma que hiciste en Dick y no hay manera de que te contratemos.

Luego intentaron el Brew Through, gasolineras, tiendas minoristas, incluso la tienda de surf y tiendas de kitesurf. Era demasiado tarde en la temporada se les decía, no tenían puestos de trabajo, había un montón de excusas y razones por las que no estaban contratando, pero no había puestos de trabajo. Kitty Hawk y Kill Devil Hills eran una comunidad más pequeña lo sabían. Pero las olas y el surf eran geniales. No querían irse.

Tom miró por necesidad en el periódico y vio un anuncio que decía “banco de esperma y donantes de sangre solicita”. "Oye, he encontrado una manera en la que al menos podemos pagar el alquiler". Tom dijo a los chicos.

Al día siguiente fueron a la clínica en Nags Head. Llevaban su uniforme de playa, pantalón ancho de surf, camisetas y sandalias. En un centro comercial estaba esa clínica, con una sala de espera y una enfermera detrás de una ventana de cristal. Cuando se acercaron a la enfermera, les entregó formularios para llenar preguntas sobre sus historias médicas personales y familiares. Después de llenar los formularios, una enfermera los llevó a las salas de exámenes donde le tomaron sangre para detectar el SIDA y otras enfermedades. Cuando llegaron los resultados de la prueba de sangre, llamarían a los chicos para ver si calificaban para dar sangre y semen. El sueldo era bueno y si estaban limpios podrían volver en unas pocas semanas para dar más.

-"Wow, todo lo que tienes que hacer es venirte en un frasco para donar esperma y dejar que una enfermera te saque sangre". Tom dijo.

-"Suficiente para pagar el alquiler, pero no lo suficiente para la comida, la cerveza y los extras. Creo que todavía tenemos que encontrar trabajo", dijo Billy.

-"Podemos seguir intentando encontrar trabajo, pero mientras tanto digo que hagamos esto. Al menos pagará el alquiler", dijo Rich. Billy todavía no estaba contento con Rich. Billy hizo buen dinero en propinas, por lo que hizo Rich, todos perdieron sus trabajos.

En unos pocos días recibieron una llamada. Estaban limpios. ¡Gracias a Dios que la prueba de sangre no revelo nada! Pero en cuanto al SIDA y otras enfermedades, todos eran sanos como los caballos.

Volvieron a la clínica. Fue un día muy caluroso y el aire acondicionado estaba siendo reparado así que la clínica era caliente. Se les dieron tarros de plástico y revistas porno luego fueron escoltados a cabinas individuales donde se les pidió que eyacularan en los frascos.

-“Eso debería ser bastante fácil” -dijo Rich, quitándose la camisa mientras entraba en su cabina-. "Hey hombre hace calor aquí dentro". No sabían que había cámaras ocultas en las cabinas donde los ojos curiosos los miraban mientras se masturbaban y el aire acondicionado había sido intencionalmente cortado.

La mujer que vigilaba las cámaras abrió grandes los ojos mientras veía a Rich masturbarse. Rich era de 1.80 metros de alto, delgado y bien construido con seis abdominales, musculoso pecho y los brazos, y hombros anchos con una cintura delgada. Su cabello blanqueado por el sol estaba a la altura de los hombros. Sus pequeñas caderas y cintura mostraban su amplio pene como grandes y pesados huevos. Observó cómo su pene crecía hasta una erección completa; Le parecía que tenía unos diez a doce pulgadas de largo y tan grueso como una lata de cerveza. Buen ejemplar, señaló.

También observó a los otros chicos, todos surfistas bien construidos, altos, larguiruchos, deshuesados, entonados y rubios. Otro rasgo que todos parecían compartir era que todos ellos estaban ampliamente dotados de un pene que variaba en tamaño de nueve pulgadas (Billy) a diez pulgadas (Tom y Hank) a doce pulgadas erguido (Rich). ¡Ellos conseguirían un buen precio!

Después de que los chicos habían terminado de donar esperma, fueron llevados a una habitación y le pidieron que se acostaran en las camas del hospital, para dar sangre. Los asistentes les dieron galletas y zumo de naranja después. Entonces el director de la clínica pidió a los muchachos que se unieran a ella en su oficina. La noticia estaba en la comunidad y sabía que estaban sin trabajo por lo que sabía que necesitaban dinero.

-"No mucha gente lo sabe, pero esta clínica tiene una clientela mundial y somos reconocidos por ciertos procedimientos y productos que están en alta demanda entre una clientela muy rica y exigente". Llevaba una bata blanca de laboratorio, tenía el cabello negro tirado en un bollo y llevaba gafas de armazón negro. "Me gustaría presentarles una oportunidad única a ustedes, que no ofrezco a nadie. Le dará la oportunidad de hacer un montón de dinero muy rápida y fácilmente. Pero implica un sacrificio”.

-"Dinero, ¿escuché dinero? ¿Cuánto? ¿Qué tenemos que hacer?” -preguntó Rich.
-"Cuánto dinero depende de cuánto estén dispuesto a renunciar".
-¿Qué significa eso? -preguntó Billy.
-"Pagamos por onza".
-¿La onza de qué? -preguntó Tom.
-"De carne de hombre".

Todos retrocedieron.

-"Pagamos 1.000 dólares la onza, más que el precio del oro en ese momento, por el pene erguido y los testículos y pagamos una prima por el paquete entero".

-“¡Ouch!” -dijo Billy.

"Esperen un momento chicos", dijo Rich. Pensemos en esto. Debo tener alrededor de una libra o dos de entre nuestras piernas cuando está erecto. ¿Cuántas onzas hay en una libra? ", Preguntó.

"Hay dieciséis onzas en una libra". Ella respondió. "No estoy pidiendo una decisión hoy. "Todos ustedes hablen entre ustedes. Les he invitado. Piénsalo. Nos encargamos de todos los detalles. Recuerde que sólo podemos tomar el pene externo, o el pene y su raíz, podemos tomar los huevos  por separado, o podemos tomar todo el paquete. Preferimos el paquete entero y pagamos una prima por él de cinco mil dólares sobre el precio por onza. Aquí está mi tarjeta, vuelvan si están interesados. "Entonces se levantó y los escoltó hasta la puerta.

-"Solo piensen en ello. Mis cosas pesan una libra por lo que es $ 16,000.00 más $ 5,000.00 de bonificación por el paquete. Esto no es un cambio de trozos. "Rich dijo mientras se sentaban en los sofás de la casa móvil.

-"Sí, pero se nos habla de perder nuestra hombría permanentemente. No lo sé. "Tom dijo, bajando un Budweiser enlatado.

-"Sabes que para ser perfectamente honesto, siempre he pensado en mi carne solo una especie que se interpone en el camino". Rich dijo. "Es tan grande, es vergonzoso cuando practico surf y se puede ver colgando de mi pierna a través de mi traje de baño. A las chicas no les gusta porque dicen que es tan grande que les duele. No me importaría perder la mía. Es posible que quiera mantener mis huevos para mantener la testosterona fluyendo. Pero siempre hay jugo y suplementos".

"Sabes que nunca he dicho esto antes, pero estoy de acuerdo con Rich. Es una distracción que siempre me está metiendo en problemas, 'la cabecita gobernando la cabeza grande' con fuera que podría concentrar toda mi energía en el surf y no tendría que preocuparse por el sexo, las mujeres y otras distracciones. "Tom dijo, Frotándose su polla mientras que crecía en erección abajo de la pierna de sus bolsas. "Incluso a los wang les gusta la idea".

-"Me gustaría estar libre de la mía también", dijo Hank.

-"Ustedes están locos", dijo Billy. -¿Saben lo que dices? Están hablando de perder permanentemente sus genitales.

"Todos dejamos un depósito en el banco de esperma, así que ¿quién lo necesita ahora? Dios nos dio a nosotros para hacer bebés? Alguien va a utilizar el esperma para hacer bebés, por lo que son solo superfluos ahora. ¿Sabes lo que podría hacer con 21.000 dólares?

-"¡Ustedes están locos!" Billy dijo, pero sintió tensión en su pantalón cuando su pene comenzó a hincharse con la idea.

-"Si lo hacemos, no tendremos que trabajar, simplemente podemos surfear todo el día todo el verano sin cuidado y al diablo con el restaurante de Dick", dijo Rich. "¿Quién está adentro? Estoy y estoy listo para ir todo el camino, pene, huevos - todo".
-"Cuéntame". Dijo Tom con una notable erección creciendo en su pantalón.
-"Yo también”. Hank intervino.
-“Yo No”. -dijo Billy-.

-“Supongo que eso significa que tendrás que encontrar un trabajo o mudarte” Dijo Tom en tono áspero.

-"Déjame trabajar en ello”. Podemos vivir de lo que ustedes traen primero, entonces si lo necesitan podría considerarlo. Pero hasta entonces trataré de encontrar un trabajo.

-¿Vamos mañana entonces? -preguntó Tom.
-"Claro" respondió Rich.

-“Entonces tengo una sugerencia. Vamos a disfrutar todo lo que podemos esta noche. "Entonces todos se desnudaron y comenzaron a masturbarse. En poco tiempo Tom tomó el pene de Rich y Hank tomó el de Billy y empezaron a masturbarse.

-"No quiero desperdiciar esto". Tom dijo, lamiendo el semen al final de la enorme erección de Rich.

-"Más de eso y voy a pensar que eres gay" dijo Rich, disfrutando cada minuto.

-“Me pregunto cómo se sentirá esa cosa dentro de mí”. Dijo Rich tomando el pene de Tom con la mano y guiándola hacia su culo.

Pronto estaban todos siendo penetrados y chupándose unos a otros hasta que quedaron desnudos y exhaustos en el suelo.

Rich llamó a la mañana siguiente, pidió hablar con el director y le dijo su decisión. Hicieron citas para ir por la tarde.

Esa tarde los tres chicos fueron a la clínica. Mientras estaban sentados en la sala de espera, Billy abrió la puerta y entró.

-"¿Cambiaste de opinión?" Preguntó Tom.
-"Decidí que no quería ser el hombre extraño en la casa y además es un montón de dinero".

Pronto salió la enfermera.

-¿Un cuarto donante? ¿Estás con estos jóvenes? -preguntó con un acento de Europa oriental, mirando a Billy. "Vamos, podemos cuidar de ti también. Los llevaremos dos a la vez. La espera no debería ser tan larga. ¿Quién quiere ir primero?

Rich y Tom se ofrecieron voluntariamente.

La enfermera los escoltó a un vestuario donde se quitaron la ropa y les dieron batas de hospital y luego fueron dirigidos a una gran sala bien iluminada con varias mesas de operaciones equipadas con estribos y cubiertas de sábanas.

La enfermera ordenó a cada chico que se quitara la bata de hospital y se subiera a la mesa. A continuación, sujetó las piernas en los estribos y ató los brazos a los lados con correas de cuero. -Así que no pánico en medio del procedimiento, dijo refiriéndose a las correas. "Puedes elegir mirar o no. ¿Cuál será?

-"No me perdería esto por nada en el mundo". Dijo Rich.
-“Yo también” -dijo Tom.

La enfermera entonces comenzó a inyectar sus entrepiernas con analgésicos y Viagra. "Por lo general nos gusta dar a nuestros clientes un último orgasmo. ¿Les gustaría?"

-"Claro". Dijeron ambos al mismo tiempo. Luego se puso guantes de látex y empezó a masturbar a Rich. En el fondo los asistentes quirúrgicos comenzaron a prepararlos y apareció el médico.

-"Ustedes tiene una dotación considerable". La enfermera dijo admirando su erección creciente. "Debe traerles un buen dinero."

-"Espero que sí", dijo Rich, con una gran sonrisa, recostándose y disfrutando mientras trabajaba en su miembro masivo. Cuando terminó con Rich y Tom, los asistentes quirúrgicos se acercaron a ellos, los afeitaron, pintaron la entrepierna con antisépticos, insertaron los catéteres y luego ligaron el pene para mantener las erecciones después de ser removidas.

"Esto no debería tomar mucho tiempo". El doctor dijo mientras tomaba un bisturí y empezó a trabajar primero en Rich. "Impresionante." Dijo admirando la gigantesca erección en su mano. -Pero todos llevan más o menos el mismo tiempo, sin importar el tamaño que tengan. Comenzó a cortar alrededor del escroto, luego en la entrepierna donde estaba el pene. Hizo un trabajo rápido de los tejidos y tendones conectivos, luego cauterizó los vasos y las arterias, y en poco tiempo tuvo todo, el pene, la raíz, el escroto y los huevos fueron colocados de una sola pieza en la bandeja de acero inoxidable junto a la mesa de operaciones.

"Eso parece más de una libra", dijo Rich mirando el largo tubo de carne de hombre con los huevos y el escroto colgando del centro.

-“Más de dos libras” -dijo el asistente quirúrgico, apretándolo mientras el médico seguía trabajando con Tom.

"Dos libras, guau, eso es más dinero de lo que esperaba. Olvidé toda esa otra parte dentro de mí -dijo Rich, admirando la masa cortante de carne de hombre en la bandeja.

"Ésa es la raíz, guarda la erección para arriba y la conecta todo a tu cuerpo. Es casi tan largo y como el pene externo.

-"¿Y todo cuenta?" Preguntó, mirando el vástago grueso veteado y la cabeza púrpura hinchada que yacía en la cacerola de acero todavía goteando semen.

-"Claro que sí" Dijo el asistente. "Simplemente significa más dinero. Es por eso que te recomendamos que si vas a hacerlo, puedes renunciar a todo".

-“Tiene sentido” -dijo Rich-.

Cuando terminaron de remendar a Tom y Rich, trajeron a los otros dos. Billy debatió si perderlo todo o simplemente su pene o huevos y finalmente decidió perderlo todo. Le gustaba la idea de concentrar su energía en el surf libre de distracciones, además del dinero extra sonaba bien.

Cuando todos ellos fueron anulados, Rich obtuvo 2 libras 2 onzas o 34 onzas más el bono, se fue con $ 39,000.00. ¡Se dio cuenta de que le pagaban más por onza que el oro! Los otros obtuvieron menos, pero todos ellos llegaron a o más de una libra, así que también estaban muy contentos. Después de un par de semanas estaban sanados lo suficiente como para empezar a surfear de nuevo. No tenían que preocuparse por el dinero más ese verano. No tenían que preocuparse por el costo de ir a los bares. Ellos tomaban píldoras de reemplazo hormonal y con su enfoque en el surf y el trabajo, ya no se distraían por la necesidad de sexo, que pese a sus grandes cuerpos, rasgados, duros y delgados. Ninguno de ellos lamentó su decisión.

Mientras tanto, en la clínica, las tres mujeres de negocios muy exitosas del área de Washington DC, que estaban de vacaciones en Duck, llamó para ver lo que era fresco y estaba encantado de oír hablar de la carne fresca de los surfistas, les dio una Número de tarjeta de crédito para reservar los cuatro paquetes, condujo y recogió la carne para la cena de esa noche. Cada paquete se lavó, se limpió, se refrigeró y se envasó al vacío en plástico transparente. El chef también se detuvo en el mercado local de mariscos para ostras, y colas de langosta.

"Damas nuestro chef se ha superado a sí misma esta noche. Todos compartiremos estos deliciosos platos cada uno preparado de una manera diferente. "La anfitriona, una atractiva mujer soltera de carrera de unos treinta años, dijo a sus dos amigos que estaban en Duck para el fin de semana de una chica.

El chef sacó cuatro platos cubiertos con cubiertas de plata con cúpula y los puso en la mesa del comedor. Cuando las abrió revelo los platos calientes del que salía vapor las mujeres literalmente jadearon. Luego pasaron los platos y repartieron entre ellos los suculentos platos.

"Absolutamente delicioso." Dijo una de las mujeres. ¿Dónde encontraste esto?

Mi proveedor me aseguró que estaban recién cosechadas. Pagué una fortuna por ellos, pero nada más que lo mejor para mis amigas, ¿verdad? Imagínense que oscilan entre los musculosos muslos de los surfistas esta mañana cuando despertaron, probablemente con una erección matutina. Se les dio de buena gana, la mente que usted y sus propietarios fueron compensados ​​por su pérdida. Lo que ves fue presionado contra la superficie de una tabla de surf no hace dos días montando una ola en el Atlántico. Ahora está en tu plato, cocido y listo para comer".

"Este es el mejor pene que he comido." La anfitriona dijo. "Si supieras lo que pagué por todo, no querrás perder un bocado. Provecho chicas. "La anfitriona dijo, Alzando un glande con su tenedor y llevándoselo a su boca.

Seguramente las mujeres comieron acompañadas de un buen Merlot.

"Qué fiesta." Una de las mujeres dijo levantando su vaso para brindar con las demás. "Para los surfistas. Espero puedan crecer cada vez más grande cada año. "Ella dijo limpiando su boca luego del último plato con su servilleta.




Historia Original Aquí.




Autor: Sea Dog       Traductor: DarkSoul

INFERNALES DE 16 AÑOS

Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo......


INFERNALES DE 16 AÑOS
Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo.   

Fue durante las vacaciones de Diciembre que todo sucedió, viajamos al pueblo de los abuelos ahí varios años atrás conocí a Martina, una chica por ese entonces de 16 años, rubia, ojos cafés, muy bonita de cara, hasta algo inocente parece (pero solo en apariencia), para su edad tenía muy lindo cuerpo, era delgada, no flaca, con la carne justa, unas lindas piernas, buen par de nalgas (nada especial pero bastante bien), pero lo que más se destaca de ella eran sus tetas, jamás había visto mejores tetas, súper redondas, firmes y con pezones rosados, tengo que decir, totalmente de infarto. En una fiesta dias antes de navidad se dio la oportunidad y lo que comenzó con algunos besos, termino en probablemente el mejor sexo de mi vida.          

Desde ese momento nos hicimos "novios" aunque no de forma oficial, simplemente parecíamos buenos amigos como siempre  en la cama no teníamos restricciones, desde un 69 con sexo oral, hasta sexo anal muy fuerte, fue dos días después de navidad que tuve un trío inesperado entre Martina y su mejor amiga que cambiaria mi vida y cuerpo para siempre. 

Fui a visitar a Martina a su casa luego comer, para mi sorpresa estaba su mejor amiga Lucia que habia ido a visitarla, Luego de hablar unas 2 horas, la situación se puso algo caliente, terminamos teniendo sexo entre los tres, sin saber que aquello no fue algo improvisado sino planeado por ellas dos. Fue… sin lugar a dudas, el mejor sexo de mi vida incluso creo que lo volvería a repetir si pudiera aun sabiendo lo que paso después.          

Dio la casualidad que dos días antes me rasure la cara, y los huevos  ya en la habitación de Martina ellas notaron mi erección, a Martina se le notaba sus pezones bien duritos. Martina me acariciaba mi pene por encima del pantalón ellas querían ponerme a mil, las agarre a las dos de sus nalgas y les dije al oído.           

-“Preparsense putitas que les voy a dar duro”. Dijo Juan.     

De inmediato Martina me beso en la boca nuestras lenguas se volvieron locas las agarré de la cintura a ambas, con una mano le amasaba las tetas a Martina, con la otra las nalgas a Lucia mientras ella me besaba el cuello después de unos 30 segundos, la cosa se puso súper fogosa las dos chicas empezaron a desvestirse mutuamente mientras se besaban muy sensualmente.   

Apenas unos segundos de comenzar ahí quedaron las dos como dios las trajo al mundo con sus siempre depiladas por completo, como me gustaban, eran casi perfectas parecían una empanada bien carnosa ideal para comérsela.         

Me desvestí rápido, no quería perder tiempo, me baje el pantalón y bóxer, dejando mí pene ya dura por completo al descubierto, bebo decir que mi miembro presentaba unos 19 cm, más gruesa que el promedio, y bien cabezona, no terminé de quitarme la camisa, cuando Lucia se abalanzó sobre mí, para empezar a chupar mi pene. Nada de suavidad… me masturbaba y me la chupaba con furia, mientras tanto, Martina se masturbaba, viendo a su novio y su mejor amiga dándole una mamada a su hombre supongo que eso la excito demasiado.  

Ellas me empujaron a la cama, y esta vez ambas se abalanzaron sobre mí. Martina me empezó a dar una mamada, como ella bien sabía que me gustaba, ni muy rápida, ni muy lenta… acariciándome los huevos, y mirándome con sus hermosos ojos. Lucia, mientras tanto empezó a besarme como una loca, las lenguas se movían en nuestras bocas como locas, mientras nos besábamos, le tocaba su vagina que ya estaba súper mojada.          

-“Chúpamela por favor Juan”. Me Suplico Lucia.       

Apartó su boca de la mía y literalmente se sentó sobre mi cara. Su vagina era tan chiquita que podía cubrirla entera con mi boca debo decir que su olor de quinceañera, solo lo puede tener una nena de su edad y no tienen comparación jugaba con su clítoris con la punta de la lengua, ella gemía despacio, y se apretaba sus pequeñas tetas.        

Ante aquello ya no aguantaba más, y para empeorar las cosas, Martina me empezó a masturbar aun más fuerte. Pasados unos segundos, no pude más… y le llené la boca de leche a Martina Ella empezó a tragarse toda como una puta cuando termino de succionar mi leche ambas se acostaron sobre la cama para que dejarme ver sus bien húmedas vaginas. Comencé a lamber primero la vagina de Martina se la chupaba con rabia, metiéndole dos dedos, mientras con el índice  jugaba con su clítoris. Lucia mientras tanto le amasaba las tetas y le chupaba los pezones a Martina.    

Ella estaba en el paraíso, gemía sin importarle nada, casi gritando empezó a temblar su espalda se arqueó, y acabó en un gemido increíble, me miró con la sonrisa más hermosa que he visto en mi vida. Note que Lucia se estaba tocando, después de semejante escena, estaba notablemente excitada. No perdí tiempo, me tire en la cama al lado de Martina, agarre a Lucia de la cintura, la subí arriba de mi y apoyé mi pene en erección en la entrada de su vagina.          

-“¡Ufff Sí, métela despacito por favor!” Me dijo Lucia.        

Dejé que ella controlara el ritmo, se empezó a sentar de a poquito, mientras me miraba sonriente y gemía despacito. Tengo que decir que es probablemente la vagina más apretada que he probado en mi vida. Mi pene le entraba apenas, casi que me la estrangulaba de a poquito ella empezó a subir y a bajar, mientras le acariciaba el clítoris entre tanto noté que estaba muy mojada, la agarre de la cintura, y sin decirle nada le metí mi pene hasta el fondo, y empecé a bombearla salvajemente. 

-“Aiii para paraaa ahhh ahhhh ahhhh ahhhhhh”. Dijo Lucia.           

Le di una fuerte nalgada y seguí penetrándola con furia Ella ponía sus manos en mi pecho y movía su cadera, estaba tan caliente que sentí que podía acabar en cualquier momento, comencé a nalguear a Lucia que gimiendo  me decía.

-“¡Umm vamos dame tu leche!” Decía Lucia.  

No termino de decir eso cuando acabé en un orgasmo gigantesco, ella continuo con sus sentones por algunos segundos más, sentí que  de mis huevos me chorreaban, todos los jugos de Lucia. Martina, aun exhausta por la chupada que le dí, nos miró a los dos y empezó a reírse a carcajadas. Nos miramos entre los tres y empezamos a reírnos también.

Me les quede mirando luego de la risa a ambas desnudas, Lucia se dejo caer en la cama boca arriba Martina no tardo en arrodillarse en el piso, metiéndole los dedos y chupándole su vagina, gimiendo Lucia me dijo.        

-“Ven Juan súmate a la fiesta”. Me dijo Lucia.

Pero solo que me quede ahí viendo el erótico espectáculo. Ellas hicieron de cuenta que no estaba ahí… 

Martina le siguió chupando la vagina a Lucia, cada vez más fuerte ella, sin disimular nada, gemía más fuerte a cada momento Mientras tanto me deleitaba no podía creer que ambas fueran tan putas, además de ser adictas a los penes, también lo eran a las vaginas. Martina no tardo en colocarse encima de Lucia, y empezaron a hacer un 69, ambas gemían como poseídas  para ese punto de nuevo tenía mi pene de nuevo durísimo.
           
Ante semejante espectáculo me sentía muy excitado, comencé masturbarme en cuestión de segundos, ambas se empezaron a agitar, y casi al mismo tiempo acabaron en medio de tremendos orgasmos.

Por mi parte no aguanté más y acabe también, ambos nos quedamos desnudos sobre la cama descansando como por tres horas acariciándonos y hablando de pronto de nuevo comenzamos a besarnos apasionadamente, le metí un dedo en el ano a Lucia para empezar a masajearlo, después de un minuto… otro dedo. Lucia se retorcía un poco, pero yo la sostenía fuerte mientras la besaba.

Llegó un punto que estuvo lista, su culo estaba bien expandido, le acomodé mi pene en la entrada de su ano, por lo que dije.           

-“Lucia siéntate de a poquito”. Le dije. 
-“No sé, me va a doler”. Dijo Lucia.       
-“No mucho preciosa, confía en mí”. Le dije.  

Lucia se empezó a sentar de a poquito, tiró su cabeza hacia atrás, mientras gemía muy suavemente, gemí también, su ano estaba muy apretado, Lucia no tardo en empezar a subir y bajar bien despacito Mientras gemía un poco, y le sonreía, La sonrisa con esos ojitos verdes fue inigualable.    La tome de la cintura, y empecé a moverla un poco más rápido, ella no dijo nada… así que empecé a aumentar el ritmo. De nuevo tiró la cabeza hacia atrás y se dejó llevar.         

Martina, mientras tanto, estaba sentada al lado nuestro mordiéndose los labios, con una tremenda excitación.

De pronto Lucia empezó a galoparme como loca sentía como esas preciosas nalgas golpeaban contra mis piernas, le puse el dedo índice sobre su clítoris, y se lo acariciaba al ritmo de sus sentones.    

-“¡Si mmm soy tu putaaa!”. Dijo Lucia. 

No termino la frase cuando tuvo un espasmo, note como su ano me succionaba el pene, gemía como loca, al igual que yo estaba a punto de acabar, le di tres embestidas bien fuertes más, y le llené sus intestinos de mi leche, le saqué mi erección y aun seguía chorreando semen. Lucia se bajo de encima de mí y se quedo acostada a mi lado. 

Martina de la nada me dio un beso de película, el beso más romántico que me había dado con ella. Estuvimos unos tres minutos besándonos y abrasándonos suavemente. Lucia no tardo en unirse al beso pero los tres estábamos agotados  así desnudos como estábamos, nos tendimos sobre la cama, abrace a Martina de cucharita, Lucia me abrazo por detrás y en menos de cinco minutos nos habíamos dormido.
           
Era de madrugaba cuando sentí como Martina estaba moviendo su mano sobre mi pene masturbándome lo que me hizo abrir los ojos, pero al hacerlo me encontré con Martina portando una tanga de cuero muy pequeño un sostén (corpiño) del mismo material, en una mano sostenían un elastrador y con su otra mano sostenía mi pene bajando y subiendo mi prepucio.     

Trate de moverme pero me di cuenta que estaba amarrado con las muñecas atadas a la cabecera y mis tobillos al pie de la cama extendidas, trate de hablar pero me di cuenta que tenía una mordaza de bola en la boca, con algo metido bien dentro de mi boca, estaba luchando fuerte contra mis retenciones cuando Lucia entro a la habitación trayendo con ella una gran tijera y cuchillo, con un cubo de metal llena de carbones encendidos.

Dejo la tijera y el cuchillo entre los carbones encendidos, luego dijo a Martina.

-“Bueno creo que ya podemos comenzar con la siguiente diversión Martina”. Dijo Lucia.

Ambas ríen, cuando terminan sus risas Martina tomo mi prepucio y comenzó a jalarlo con fuerza, lo estiro tanto que incluso mis nalgas se levantaron de la cama, para ese momento ya Martina no tenía el elastrador en su mano sino una navaja muy bien afilada.

Vi como Martina acerco la afilada hoja de acero de la navaja a mi estirado prepucio y de pronto sentí una enorme punzada cuando comenzó a cortar mi prepucio la sangre broto a borbotones apenas le tomo a Martina unos pocos segundos circuncidarme, sin mi prepucio mis nalgas cayeron sobre la cama y todo mi cuerpo se convulsiono de dolor.

Ambas rieron mientras Martina sostenía mi ensangrentada piel retirada de mi pene, Martina arrojo el que alguna vez fue mi prepucio y coloco dos ligas castradoras lo más cerca de la base de mi pene en erección chorreando de sangre, cuando las ligas se cerraron sobre mi pene sentí un horrible dolor pero sin tiempo a recuperarme sentí como Lucia ahora con el elastrador tomo mis huevos para pasar uno a uno por el centro de las estiradas ligas, para luego hacer que se contrajeran en lo alto de mi escroto, lo que me hizo retorcer aun más de dolor de cuando las ligas se cerraron en mi pene.          

Ambas rieron todo el rato que me estuve retorciendo de dolor cuando deje de sacudirme ya con ambas muy serias Martina se inclino y me dijo al oído derecho.      

-“En un momento regresamos nene no te vayas que viene lo mejor”. Dijo Martina que hizo que tanto ella como Lucia rieran irónicamente.

Luego se marcharon dejándome ahí solo sintiendo dos terribles punzadas provenientes de mi entrepierna con mi pene hinchado terriblemente debieron pasar como tres o cuatro horas ya estaba amaneciendo cuando ellas regresaron Mi pene estaba todo morado y mis huevos hinchados ya más allá de toda salvación posible.

Martina se me acerco para tomar mi pene con una de sus manos para comenzar a mastúrbeme pero lejos de darme placer me hizo sentir el más brutal de dolor de mi vida, Lucia por su parte saco la tijera del cubo con los carbones encendidos, con la tijera humeante se me acerco sin que Martina detuviera su mano subiendo y bajando por mi pene Lucia tomo mis hinchados huevos.

Sin decir nada pero con una gran sonrisa en su bello rostro me cortó los huevos con impresionante rapidez, convirtiéndome en eunuco para el resto de mi vida, mi cuerpo se arqueo y se sacudí con violencia al sentir el más horrible dolor de mi vida, Lucia dejo la tijera para tomar el cuchillo humeante para pasárselo a Martina mientras ella tomo mi escroto ligado con mis huevos adentro que cayó entre mis piernas.         

Martina sin espera a que terminara de sacudirme comenzó a cortar mi pene entre las dos ligas en la base de mi pene hubo poca sangre pero no así el dolor que fue horrible los pocos segundos que tardo en aserrar mi miembro viril se me hicieron eternos y más dolorosos de toda mi vida.

Ya con mi pene amputado Martina lo tomo y se lo llevo a la boca, se lo trago por completo, luego lo saco y se lo introdujo en su vagina para comenzar a usarlo como un consolador dado la liga que tenia aun en la parte de abajo permanecía en erección, Lucia por su parte quito la liga del que fue una vez mi escroto y extrajo de su interior los dos orbes, le dio uno a Martina para conservar uno, luego al mismo tiempo ambas los mordieron devorándose la mitad de cada uno de ellos.

Eso fue lo último que recuerdo de aquella ocasión.

Me desperté luego de año nuevo en un hospital, sin mi pene y huevos ya en mi cuerpo, debo decir que trate de suicidarme tres veces antes de por fin acepta que debería vivir como un eunuco nulo hasta el fin de mis días sin más placer sexual como hombre en mi vida.

De Martina y Lucia no se sabe nada, la policía aun las busca por lo que me hicieron eso fue hace 5 años ahora tengo 21 años y aun añoro penetrar a una mujer sabiendo que nunca más en vida podre hacer gracias a esas chicas “infernales de 16 años”.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com