ÉL

Él era justo lo que estaba buscando. No había nada especial en él. El tipo de chico que verías y pensarías "¡Es lindo!" Y luego te olvidarás de él cinco minutos después. Tenía ese tipo de chico joven de fraternidad blanca con él. Cabello oscuro escondido debajo de una gorra de béisbol bien gastada. La sudadera con capucha y los pantalones grises no delataban demasiado......


ÉL.
Él era justo lo que estaba buscando. No había nada especial en él. El tipo de chico que verías y pensarías "¡Es lindo!" Y luego te olvidarás de él cinco minutos después. Tenía ese tipo de chico joven de fraternidad blanca con él. Cabello oscuro escondido debajo de una gorra de béisbol bien gastada. La sudadera con capucha y los pantalones grises no delataban demasiado.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACIÓN] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: BangleBalls




Él era justo lo que estaba buscando. No había nada especial en él. El tipo de chico que verías y pensarías "¡Es lindo!" Y luego te olvidarás de él cinco minutos después. Tenía ese tipo de chico joven de fraternidad blanca con él. Cabello oscuro escondido debajo de una gorra de béisbol bien gastada. La sudadera con capucha y los pantalones grises no delataban demasiado. Él podría haber sido construido, delgado, un poco pesado, era casi imposible de decir.

Era tarde, no tenía idea exactamente de qué tan tarde. Estaba oscuro, y se estaba helando. Tal vez con un toque de nieve en el aire. No tenía idea de lo que estaba a punto de sucederle. Ellos nunca lo hacían. Pasé desapercibido. No pude leer mucho sobre eso. No sin atraer la atención. Se dirigía a su casa, lo que me ahorró tener que implantar esa sugerencia. No presté mucha atención al viaje. Caminó varias cuadras. Mantuvo un ritmo bueno y rápido que no lo cansó en absoluto. Una buena señal de que estaba en forma. Su casa era un departamento de dos habitaciones. Había un compañero de cuarto que no estaba en casa. Estábamos solos que era justo lo que quería.

Entró en su habitación y arrojé su mochila a la cama. La gorra de béisbol siguió, y sacudió un cabello castaño oscuro de longitud mediana. Era hora de afirmarme. Para hacerse cargo. Si pudiera. A veces peleaban conmigo. Ellos resistirían. Depende de la resistencia que pusieran. Una buena pelea que podría manejar. Lo hace menos agradable y usualmente terminó rápidamente. Algunos admitían la derrota y los dejaba en paz. Otros simplemente se deslizarían a un lado y me darían un control total e incuestionable hasta el punto de desaparecer por completo.

Este resultó ser uno de mis tipos favoritos. No dio batalla, pero no desaparecía. Aún podía sentirlo. No podía entender qué era exactamente lo que estaba pensando, más solo sentimientos fuertes. Estaba confundido, pensando que esto era más un sueño. Siempre se sentía bien tomar el control. Para tener sustancia física de nuevo. Pasé sus manos por su torso, sintiendo su cuerpo debajo de la sudadera. Se sintió bien. Firme. Él era fuerte. Disfruté la sensación que corrieron a través de estas manos grandes y poderosas. Esto iba a ser divertido.

Primero le quité su sudadera. Entonces la camiseta debajo de eso. Su torso era hermoso. Piel blanca cubierta de una fina capa de vello castaño. Estaba en forma, musculoso, pero lejos de ser un culturista. Un bonito cofre plano, ondulantes abdominales. Poca grasa corporal. El pantalón fue los siguientes. Sus piernas eran tan hermosas como su torso. Gruesas, musculosas, cubierto con el mismo vello castaño. El poder que sentía en él era en gran parte de esas piernas. Sus calcetines fueron los siguientes. Maravilloso, grandes, pies amplios. Vello en la parte superior, pero sin vello en los dedos de los pies. Flexioné un poco los pies, disfrutando la sensación de esos sensuales pies.

Todo lo que quedaba era su bóxer gris. Un tirón rápido y estaban abajo. Lo saqué de sus pies. Él estaba muy bien equipado. Incluso flácido parecía tener unos buenos cinco pulgadas. Una bonita y peluda bolsa colgante colgaba debajo de esa pieza de carne cuidadosamente cortada. No había una cicatriz de circuncisión. La cresta coronal estaba acampanada muy bien. Todo eso fue coronado por un parche de vello púbico muy bien cuidado. En el lado más largo, recortado principalmente para mayor comodidad. (Por lo tanto, muchos tipos como él solían afeitarse, lo que era agradable y todo, pero siempre prefería el aspecto más natural).

Pude sentir su vergüenza. Autoconscientemente. Aquí había un tipo que tenía una cara atractiva y un cuerpo al que la mayoría de los hombres pagarían un buen dinero por tener, y él era muy consciente de ello. Estaba incómodo completamente desnudo. Eso era raro en un tipo como él. Lo hizo un poco mejor. Este chico iba a divertirme. Podía sentirlo endurecerse. La sangre corría por su pene, lo llenaba y lo hinchaba. Miré hacia abajo y lo vimos crecer. No pasó mucho tiempo para que llegara a su longitud y circunferencia total. Unos buenos siete pulgadas y media. Una vena gruesa corría a lo largo de la parte superior desde la base desapareciendo en la cabeza de color rojo brillante. El resto del eje era relativamente liso.

Agarró ese eje con una de sus manos, sintiendo el calor, la dureza. Habiendo sido hombre antes, se sintió bien tener una erección dura de nuevo. Lentamente, muy lentamente, comencé a mover su mano arriba y abajo del eje, estremeciéndome con oleadas de placer cada vez que su mano se movía sobre la cresta de su cabeza. Movía su mano más rápido. El placer corría a través de él. La sensación de sus huevos rebotando y balanceándose, golpeándose contra sus muslos, nos estaba volviendo locos.

Hacerlo correrse no tomaría mucho tiempo. Él estaba listo para eso. Tuve que alejarme un poco para evitar que explotara. Quería disfrutar eso un poco más. Tomó cierto control, pero logré mantenerlo a un lado durante un tiempo. Usé su otra mano para explorar ese maravilloso cuerpo de vello liviano. Sintiendo los abdominales duros, la firmeza flexible de sus pectorales. Sintiendo unas buenas y redondas nalgas.

Lo saqué de la habitación, mientras apretaba y manipulaba lentamente su eje, con cuidado de evitar la cabeza. Sentía que cada vez estaba más duro. Sus huevos se balanceaban a cada paso, incluso cuando lentamente comenzaron a contraerse. Tomo sus huevos con su mano libre. No encajaron del todo en una mano. Los apretó un poco. No lo suficiente para causar serio dolor.

A él le gustó. Le gustaba que jugaran con sus huevos. Continué haciéndolo por un rato. Probablemente nunca haya tenido a nadie que le haga eso. Él era demasiado tímido para preguntar. Demasiado consciente de sí mismo. Él quería más, más duro, más duro. Solo estaba feliz de ayudar. Apreté y tiré, generando una mezcla entre placer y dolor. El dolor se disparó por sus cuerdas y por su abdomen. Sus abdominales parecían listos para salir de su carne, pero aun así quería más.

De todos modos, era probable que los estampara o los aplastara. Solo un pensamiento al desnudo soltó los sentimientos. Él quería sus bolas fuera. No es que no fuese real. No es que lo hiciera él mismo. O dejara que alguien más lo hiciera. Pero él los quería cortados. Y más. Su polla Él quería que se fuera. La idea de que nada hubiese, al final de su sendero del tesoro que llevara a un parche liso de piel cubierta de vello oscuro entre sus piernas, era un gran cambio para él. Es lo que él quería, pero nunca haría. Vivir sin su pene. Él no podría. Pero él quería hacerlo. Esa podría ser su noche de suerte.

Lo acompañé al baño donde había un espejo de cuerpo entero. Solté su pene y me quedé ahí, mirándolo en el espejo. Él era la perfección masculina. El tipo de cuerpo que desearía tener. Joven, en forma, masculino. Le di la vuelta y asimilé a todo ese hermoso joven. Los ojos que me miraban eran marrones claros, llenos de alma. Un chico tímido y dulce. Muy lindo. Entonces, querer ser más que él. Él quería ser poderoso, al mando. El podría. Él tenía el aspecto. Solo un poco más de trabajo y él podría ser una masa de músculos con un aspecto increíblemente guapo. Si pudiera quedarme con él por unos pocos meses, podría suceder.

Su pene estaba como roca dura. Le gustaba su aspecto, simplemente tenía problemas para estar desnudo. Probablemente había una historia, pero me la estaba ocultando. Solo sentimientos otra vez. Sentimientos de orgullo, de vergüenza, de lujuria y deseo. Él quería solo hacerlo. Quería que fueran de él para poder violarse a sí mismo. Sentí sus huevos, tirando de ellas, exprimiéndolas. Él estaba cerca ahora de venirse.

Lo saqué del baño y lo llevé a la cocina. Estaba más nervioso que nunca, estando desnudo y fuera de su habitación. Temiendo que alguien lo viera. Secretamente queriendo que alguien también lo hiciera. Lo acerqué más y más al orgasmo. Era casi la hora. Coloque un pequeño cuchillo de cortar en el bloque de madera en el mostrador. Lo corrí suavemente por su eje, sintiéndolo temblar de anticipación y miedo. Una parte de él intentaba ejercer control, evitar que sucediera lo que temía que sucedería. La otra parte de él estaba reteniendo esa parte, queriendo que sucediera. Quería seguir con eso.

Lo acerqué un poco más cerca. Hasta el punto del orgasmo. Coloqué la cuchilla detrás de sus huevos, con la cuchilla contra el punto donde su saco se conectaba con su cuerpo. Los dos estábamos temblando de anticipación. Yo había hecho eso antes. Incontables veces. Rara vez me había sentido en sincronía con el cuerpo y la mente del otro. Este chico lo quería, quería que le diera el empuje que nunca podría obligarse a hacer.

Estaba tratando de llamar mi atención. Ahora la pelea vendría. Él trataría de detenerme. Intentar y afirma el control. Solo que él no quería. No, había algo más sucediendo. Algo que nunca había visto antes. He controlado a muchachos que querían que se hiciera, y siempre se limitaban a sentarse como estaban, me permitían tener un control total y completo. La mayoría peleaba con cada onza de fuerza que tenían. Algunos podrían reunir suficiente fuerza en el último segundo, tan aterrorizados de perder su hombría que podrían forzarme a salir por completo. Algunas veces, tal como lo hicieron, pude dar un último estallido de control para que me hicieran cargo justo cuando la cuchilla atravesaba la carne.

Este chico era diferente a cualquier otro. Él necesitaba que mantuviera el control, pero él quería ser parte de eso. Un esfuerzo conjunto. Dos trabajando como uno. Tomamos una respiración profunda. Masajee su sexo, sus piernas temblaron. Nos estabilizamos, preparándonos para lo que estaba por venir. Él me necesitaba para dar el primer paso. Con lo que estaba muy feliz de complacerme. Atravesé con él cuchillo, cortando su perfecta piel blanca. Hicimos una mueca de dolor, y nos estremecimos de placer.

Tomó el control otra vez, trabajando conmigo para sacar el cuchillo de un lado a otro. Pronto el saco comenzó a separarse de su ingle. El semen comenzó a bombear frenéticamente de sus bolas ya que sabían lo que estaba por venir. El cuchillo separó los tejidos y sus huevos cayeron al fondo del saco. Gritó de placer y dolor. Lo último de su esperma se mezcló con una nueva carga de semen, batiéndose y formando una poderosa eyaculación. El cuchillo cortó en la parte inferior del eje. La sangre caliente y pegajosa comenzó a gotear por sus muslos. Cuando su bolsa fue separada para siempre de su cuerpo, comenzó. Su uretra se tensó bajo la presión de una carga más grande que cualquiera que hubiera disparado antes. Sentí como si la cabeza de su pene se desgarrara a medida que se venía. Enormes chorros blancos de semen brotaron de la cabeza, salpicando el mostrador y el piso. Su pene latió en mi mano mientras el orgasmo de su vida amenazaba con destruir todo.

Estaba tan absorto en la sensación que casi no se di cuenta de que siguiente movimiento, cortando el cuchillo de un lado a otro, más y más rápido. Funcionó el corte a través del eje. El placer y el dolor se hicieron uno. La cuchilla afilada separa las venas, los músculos y los nervios. La uretra fue cortada incluso cuando el semen aún estaba siendo bombeado a través de ella. Más rápido y más rápido cortaba con el cuchillo.

Las últimas hebras de tejido esponjoso cedieron, la última conexión de los músculos cedió, la última tira de carne sujetando ese grueso y duro pene en su lugar cedió y el cuchillo pasó al aire. Su cuerpo grito de dolor, su mente inundada de placer. Incluso mientras sostenía su masculinidad cortada y sin vida en mi mano, el semen continuaba brotando fuera de su uretra. Se mezcló con la sangre que se filtraba por la herida y se volvió rosada.

Finalmente, el orgasmo se agotó. El resto de su pene trató de expulsar el semen que ya no estaba ahí. Un último estremecimiento y todo estaba hecho. Nos desplomamos al suelo, con las piernas abiertas. Levanté su ahora suave virilidad. Sus huevos aún colgaban en el fondo de su saco, sus cuerdas ya no estaban unidas a nada. Los dejo caer de mi mano a un lado y respiramos con dificultad, completamente agotado. La sangre todavía se filtraba de lo que había sido la base de su pene. Movimos sus dedos del pie. Flexionó esas piernas poderosas y peludas. El dolor era malo, pero estaba disminuyendo. No podía creer lo que acababa de pasar. Lo que acabamos de hacer finalmente había terminado. Lo que él había querido la mayor parte de su vida.

Arrojó sus anteriores genitales a un lado. El aterrizó con un golpe húmedo no muy lejos. Pasé mis manos por todo su torso, saboreando cada sentimiento en este cuerpo joven, blanco, guapo. Pronto sería el momento de partir. Seguir adelante. Para dejarlo con su nuevo cuerpo. O hacer una desesperada visita al hospital y rezar por un milagro para que volvieran a unir todo.

No. Era claramente su pensamiento, no el mío. No tenía intención de recuperar nada. No sabía cómo iba a vivir sin su parte favorita de su cuerpo, pero sabía que quería intentarlo. Esta había sido una experiencia tan única, había sido el cuerpo perfecto, decidí darle un regalo de despedida. Le hice mirar hacia abajo a su ingle herida. No podía creerlo, en una noche ya increíble. La herida comenzó a sanar. Sin costras, pero nueva carne creciendo sobre la herida. Pronto la herida se cerró a excepción de un agujero arrugado que era el nuevo final para su uretra. El cabello castaño claro crecía desde la suave carne blanca, mezclándose con su pubis existente.

Pasé su mano por su tren de tesoros peludos, a través de su pubis ensangrentado, a través de la carne nueva y plana de su ingle insondable. También hubo otros cambios, algunos ajustes de la genética que lo mantendrían fuerte y masculino a pesar de los orbes que proporcionaron esos rasgos que se fueron. El impulso sexual se mantendría, pero en una capacidad disminuida.

Justo cuando me estaba preparando para partir, listo para dejarlo en una gran limpieza, dejándolo, por lo que pude ver, posiblemente haciendo una fiesta de hombría, escuché un fuerte e inesperado pensamiento.
Permanecer. Eso no pudo haber sido correcto. Aquellos que cedieron el control nunca trataron de comunicarse conmigo. Los que peleaban conmigo siempre trataban de expulsarme. Nunca en los innumerables hombres que había poseído, desde flacos, punks, Emo, tatuados, hasta rubios ojos azules, musculosos de playa, si algún chico hubiera querido que me quedara lo habría hecho.

-“Por favor. Quédate”. Me hubiesen dicho.

Pero este tipo lo hizo. Nunca había intentado una coexistencia a largo plazo. Sabía que era posible, pero no era un control que quisiera entregar. El tiempo más largo que había controlado a un hombre fue por una semana. E incluso entonces, al final de la semana, después de que fuera mutilado y su desesperada suplica por su hombría, terminó cuando esa hombría fue arrojada sin contemplaciones a un triturador de basura, me fui a pastos nuevos.

Este cuerpo era del tipo que amaba. El tipo que quería tener. Y él me lo estaba ofreciendo. Para compartir. Para vivir la vida con un mortal. Como un mortal. Tener este cuerpo a largo plazo. Para ayudarlo a crecer en algo aún más poderoso. Ayuda a darle forma a un joven lindo pero fuerte. Algo realmente especial. Tal vez incluso entrenarlo para hacer lo que hice durante incontables años.

Lentamente mi poderosa consciencia se mezcló con la de él. Combinarla. Cambiando a algo más grande que ambos. Juntos disfrutamos la sensación de su nuevo cuerpo. De nuestro nuevo cuerpo. El comienzo de una nueva vida para nosotros dos.




Historia Original Aquí.





Autor: BangleBalls       Traductor: DarkSoul

HACIENDO UN QUERUBIN

Ella condujo al joven por el pasillo, con su mano sobre su hombro. Sus pequeños músculos estaban tensos, pero cedían bajo su control. No tenía idea de que su virilidad en ciernes iba a ser arrebatada, o que ella sería la que lo castraría. Era una ley estúpida, y no estaba cómoda con ello. Sin embargo, era la ley. Ella estaba obligada a hacerlo......


HACIENDO UN QUERUBIN.
Ella condujo al joven por el pasillo, con su mano sobre su hombro. Sus pequeños músculos estaban tensos, pero cedían bajo su control. No tenía idea de que su virilidad en ciernes iba a ser arrebatada, o que ella sería la que lo castraría. Era una ley estúpida, y no estaba cómoda con ello. Sin embargo, era la ley. Ella estaba obligada a hacerlo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [MEDICO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Cainanite




Ella condujo al joven por el pasillo, con su mano sobre su hombro. Sus pequeños músculos estaban tensos, pero cedían bajo su control. No tenía idea de que su virilidad en ciernes iba a ser arrebatada, o que ella sería la que lo castraría. Era una ley estúpida, y no estaba cómoda con ello. Sin embargo, era la ley. Ella estaba obligada a hacerlo. Tres hijos eran más que suficientes para una familia en un tiempo de sobrepoblación. Cuatro eran inaceptables. Entonces, la ley de esterilización había entrado en vigor nuevamente después de ochenta años de oscuridad.

Los hijos de un hogar demasiado grande eran esterilizados como lo eran los criminales y los simplones. Si uno debe controlar la población, uno podría ser selectivo sobre quién podría reproducirse y quién no. Kyle había sido secuestrado por su madre al nacer, confiscado por las autoridades juveniles. Ella y su esposo habían sido esterilizados poco después, y Kyle había sido colocado en cuidados de crianza. Ahora era lo suficientemente mayor para la operación y había sido traído por su padre adoptivo, parte del contrato que le permitía mantener a Kyle. Todavía creía que a los trece años era demasiado joven, pero quién era ella para discutir.

Era pequeño y delgado, casi femenino en su apariencia. Su cabello rubio colgaba hasta los hombros y se curvaba en los extremos. Unos pocos mechones colgaban delante de sus ojos, haciendo que quisiera desesperadamente apartarlos del camino. Pero como le enseñaron, ella mantuvo su distancia profesional.
Kyle corrió al lado de la doctora. Él la miró, parecía distraído, y se preguntó porque, la doctora con el cabello rojo siempre había sido amable con él. Ella había sido su médico desde antes de que él pudiera recordar. Sus exámenes siempre habían sido breves, y ella había pasado la mayor parte del tiempo tratando de hacerlo reír. Le molestaba que ella no estuviera tratando de hacer eso ahora.

-"Pasa algo malo Doctora Geller". Pregunto Kyle.
-"Oh, nada Kyle". Ella dijo
-"No me preocuparía si fuera tú". Ella esperó un momento sabiendo que demasiado silencio lo haría sentirse incómodo.
-"¿Sabes que vas a tener una pequeña operación hoy?" Pregunto la Dra. Geller.
-"¿Va a doler?" Preguntó Kyle
-"Como cuando me inyectan".
-"No Kyle". Trató de asegurarle la Dra.
-"Va a ser diferente. Sin embargo, obtendrás una inyección, después para que no duela". Dijo ella.
-"Oh". Dijo kyle, quien pareció satisfecho con esa respuesta.
-"Aquí estamos", dijo la doctora Geller cuando llegaron a una puerta con la leyenda "Sala de cirugía ambulatoria". "Vamos". y ella le sostuvo la puerta para que entrara.

Kyle entró para de inmediato comenzar a examinar las cosas que encontró en la habitación con la mirada como si supiera para qué servían.

-"Ok", dijo ella para distraerlo. "Mejor que te quites la ropa ahora". Ordeno la Dra.

Suspiró bien y fuerte solo para que ella supiera su disgusto por tener que someterse tan pronto, luego se puso a desabotonar la camisa. La Dra. Geller encontró sus herramientas ya colocadas en el soporte al lado de la mesa, y comenzó a arreglarlas como las necesitaría. Normalmente, esa tarea estaba reservada para la enfermera asistente, pero esta era una operación simple, y no necesitaba una enfermera.

Una vez terminada, levantó la vista para ver a Kyle, se había quitado la camisa, pero estaba luchando con el cinturón de su pantalón. Ella fue a ayudarlo y descubrió que su lucha solo había empeorado las cosas. El pasador del cinturón se había atascado debajo de la barra guía y era imposible abrirlo. Al final, se vio obligada a cortarlo con un corte de enérgico.

El tiempo que pasó inclinada frente a él, le dio a Kyle un momento para examinar su cabello. Sus dedos lo recorrieron ligeramente, y olía a rosas tenues y algodón de azúcar. Cuando la doctora Geller se puso de pie triunfalmente con el cinturón cortado en la mano, el toque de Kyle se detuvo en un mechón carmesí que colgaba de su oreja.

-"Es realmente hermosa doctora Geller", dijo con honestidad.
-"Y hueles bien. No como otros doctores. Huelen a gente enferma. Hueles a goma de mascar de cereza". Dijo Kyle.

La doctora Geller se sonrojó ante el extraño cumplido.

-"Vas a ser un verdadero rompecorazones cuando seas grande". Ella dijo y luego se condenó a sí misma por decirlo sabiendo que eso nunca iba a pasar.

Kyle se quitó el resto de ropa resto y se quedó esperando la aprobación del médico. La doctora se tomó un momento para admirar su pequeña forma. Él era todo piel de color crema, totalmente sin arrugas ni imperfecciones. Su cuerpo suave y sin vello le puso la carne de gallina al tocar la fría mesa de operaciones. Era delgado y no tenía un peso innecesario, sino por la ligera carcaza en sus mejillas que se sumaba a su sonrisa ganadora.

Su pene parecía un poco pequeño. Diminuto en realidad, incluso para un niño de trece años. Por supuesto, pronto no importaría. Si hubiera nacido como el tercer hijo en lugar de cuarto, se habría convertido en un hombre fuerte y tendría hijos sanos. Los brazos del desnudo adolescente oscilaban de forma consciente bajo su escrutinio. La acción lo hizo parecer insoportablemente guapo, como los adolescentes tienen una manera de hacerlo. Para su sorpresa, sintió una ligera agitación en sus entrañas, un momento de deseo inalcanzable.

-"Está bien guapa". Ella dijo al fin Kyle ya arriba en la mesa de operaciones.

Kyle no pudo hacerlo por sí mismo, y la doctora Geller lo ayudó a levantarse con una palmadita en sus nalgas. Sus nalgas eran firmes y redondas en su mano, y dejó que su mano permaneciera allí por un momento más de lo necesario, disfrutando de la suavidad y la redondez de su trasero. Kyle le dio otra de sus brillantes sonrisas mientras aterrizaba sobre la mesa. Ella lo dejó allí sentado con las piernas colgando del borde. Su desapego profesional fue violado por un momento mientras dejaba que su mano acariciara su muslo desnudo, y contemplara su pequeña virilidad. Kyle no pareció notar la infracción, y pareció desconcertado mientras retiraba su mano.

Fue entonces cuando la doctora Geller se dio cuenta de que el adolescente no sabía de qué manera era apropiado que un médico lo tocara. Ella dejó que su mano volviera a explorar. A menudo se había preguntado qué pasaría si se permitía tocar a un niño de esa manera. Por lo general, había un padre o una enfermera para supervisar, y ella nunca se hubiera atrevido. Ahora, sin embargo...

No estaba circuncidado, y ella acarició el prepucio y lo levantó con suavidad con el interior de su dedo índice. Sus músculos temblaron involuntariamente al tacto. "Recuéstate". ella le dijo y él obedeció. Empujó el prepucio hacia atrás suavemente para exponer su glande que era rosado, suave y más pequeño de lo que debería ser para un adolescente de su edad. Frotó el extremo con un suave movimiento de su pulgar. Tocando un parche de nervios densos, su espalda se arqueó e hizo un pequeño ruido agudo.

Deslizó la tierna piel hasta la base del pene y Kyle contuvo la respiración. La piel se movió con facilidad y ella jugó un momento deslizándola de un lado a otro, intrigada por su reacción. Kyle se estremeció al instante sintiendo un orgasmo acercarse. Ella examinó la punta. Por primera vez, permitiéndose disfrutarlo. Sintió las costillas de los nervios y las venas sin formar bajo la piel del eje. Con su pequeño pene entre sus dedos, la espalda de Kyle se arqueó, y se estremeció por los sentimientos intensamente nuevos y extraños en su ingle. Sus manos agarraron la que yacía.

Dejando que la piel recuperara su posición original, ella se movió a los testículos. Kyle respiraba rápidamente.

-"¿Qué está haciendo, doctora Geller?" Preguntó mientras respiraba.
-"Examinarte". ella respondió en un tono firme. "Trata de relajarte y no moverte".

El chico asintió y se quedó quieto. sus manos todavía se agarraban a la mesa. La doctora Geller envolvió su mano alrededor de los testículos. Eran pequeños y tensos, pero se alojaban fácilmente en el escroto. El saco se contrajo a su contacto, y desapareció en su mano. A esta edad, los testículos de Kyle eran poco más que un manojo de nervios y cartílago. Aún no habían comenzado a despertar del todo, y con ellos, la sexualidad de Kyle.En unos minutos, pensó Geller, todo en su mano se habría ido, pero dejó que su curiosidad divagara con la nueva experiencia. Esta sería la única oportunidad del adolescente para ser tocado de esa manera. Ella no podía negarle a nada de esa la experiencia.

Ella se deleitó con la suavidad de su piel. Con ambas manos le masajeó la ingle, sintiendo la pequeña virilidad, delicada y sublime bajo sus dedos. La piel fina como el papel, de color marfil. Venas diminutas que cruzaban justo debajo de la superficie.  Como un pequeño bocado de un brote esperando florecer. Era más erótico que cualquier hombre que ella haya tocado alguna vez. Era el fruto prohibido de un sueño enterrado. Tocar y tener control total.

-"Date la vuelta". Ella de repente ordenó. 

Una vez más, Kyle obedeció. Esta vez, la doctora Geller se encontró recorriendo con sus manos su espalda, acariciando tiernamente sus muslos y sus nalgas, deslizando su dedo en el espacio entre los muslos. Asombroso la simetría perfecta de su forma. Sus entrañas estaban húmedas de tentación, y se resistió a unirse a él en su desnudez, atraerlo hacia sí misma y acariciarlo. Pero eso iba mucho más allá de lo que ella podría salirse con la suya.

Deslizó un dedo suavemente en el espacio entre sus nalgas, y encontró su apretado ano. ella rodeó el agujero rosa con su toque, antes de deslizar su dedo dentro. trabajando lentamente en él, encontró el pequeño bulto y lo empujó suavemente.  Kyle se retorció y ella acarició su próstata. Geller pensó para sí misma, que un día, este sería el único placer disponible para él. Se preguntó si él se sometería voluntariamente a tal cosa, o si su padre le mostraría cómo llegar a ese sentimiento. Sabía un poco del padre de Kyle y de sus gustos, y no lo dejaría pasar.

Pero ella estaba ahí para esterilizarlo, y así lo haría. ella no podría seducirlo. Ahora no, nunca.

-"Da la vuelta". ella dijo terminando su exploración.

La doctora Geller suspiró, con nuevos brillos para cumplir su deber. Kyle parecía no darse cuenta de que algo fuera de lo normal había ocurrido.

-"¿Cómo puedo necesitar una operación?" Kyle preguntó de repente: "No estoy enfermo".
-“Es cierto Kyle". ella estuvo de acuerdo. "Esta es una operación que debes tener. Es la ley".

El adolescente era inmune a esta lógica. "¿Pero por qué? ¿Qué va a pasar?"

La doctora Geller consideró la mejor ruta a tomar. ¿Qué entendería él? ¿Qué podría decirle que le permitiría realizar la operación sin restringirlo? "¿Alguna vez te han pateado entre las piernas?" ella preguntó, tocando su escroto simultáneamente para que no hubiera ningún error. Ella casualmente dejó su mano allí, sosteniendo sus testículos.

-"Sí". dijo asintiendo ferozmente. "Me dolió mucho, pensé que iba a morir". Dijo Kyle.
-"Bueno", continuó. "La razón por la que dolió tanto fue por tus testículos".
-" ¿Mis qué?" Pregunto Kyle.

La doctora Geller ahora hizo rodar los testículos entre las puntas de sus dedos. "Estos. Tu cuerpo realmente no las necesita, todo lo que son, es una masa de nervios. Duelen y causan problemas".

Kyle no parecía convencido. "¿Y?"
-"Así que." Geller imitó: "vamos a sacarlos". Kyle no estaba conmocionado, ni asustado, solo confundido.

-"Pero mi papá tiene huevos, y nadie le hizo una operación". Dijo Kyle algo contrariado

Geller conocía al padre de Kyle. Ella había sido la primera en diagnosticar su infertilidad. Ella había sido su médico y confidente, aconsejándole a través de todas sus experimentaciones sexuales. Ella se sorprendió de no haber explicado este procedimiento a Kyle. Fue ella quien lo había convencido de adoptar, a pesar de que todos los huérfanos deben ser esterilizados. Él había sabido todo este tiempo que vendría. Ahora aquí Kyle se sentaba completamente ignorante de lo obvio.

-"Esta ley no existía cuando tu padre era un niño pequeño". Ella explicó: "Pero está aquí ahora, y tú", le señaló con el dedo. "Eres un niño pequeño".

Kyle todavía se mantuvo escéptico por un momento y luego dijo:

-“Está bien, doctora Geller. Entiendo”. Dijo Kyle.
-“Bueno". ella proclamó. "Comencemos". Ella comenzó diseminando Yodo sobre el área para prepararlo.

Kyle soltó una risita.

-"Eso está frío". Dijo Kyle.
-"Lo sé". Ella dijo.
-"Antes de que empecemos, te gustaría una almohada para que te puedas sentar y mirar, o prefieres recostarte y relajarte".

Kyle pensó un segundo. "Descansaré".

-"Buena elección". ella lo alabó. "Muy maduro".

Kyle sonrió.

-"Bien" ella preguntó. "¿Cómodo?"
-"Mmmmm", Dijo ya sobre su espalda con los ojos cerrados.

Geller aplico un aerosol hipoalergénico para adormecer el área, y lo presionó hacia la derecha y la izquierda de su escroto. No adormecería a los testículos, pero le permitiría inyectarlos sin dolor el anestésico local lo haría. La gran aguja fue la siguiente, pero le tomó un minuto encontrar el paquete de nervios en la carne antes de que pudiera presionar el émbolo. Kyle estaba mirando, apoyado en los codos, mirando sus genitales, cubiertos de yodo naranja.

-"No puedo sentir nada ahí abajo". Él proclamó con asombro. luego se tocó el escroto para probar la teoría. "¡Guau!"
-"Cuida tus dedos". Geller exigió: "Voy a hacer la incisión".
-"Creo que me gustaría esa almohada ahora". Él dijo. Sin dejar de mirarlo, ella sacó una almohada y la esponjó para que se encontrara en un ángulo cómodo para observar.
-"Puede que no quieras mirar". Ella advirtió. habrá sangre.
"Esta bien". Dijo Kyle curioso de lo que estaba sucediendo. "No me importa".

Ella hizo el corte justo debajo de la base del pene, y deslizó el bisturí hasta la base de la entrepierna. La sangre se derramó, pero no lo suficiente como para llamarse chorro. Se apaciguó rápidamente. Kyle tenía los ojos muy abiertos por la sorpresa. Su médico acaba de cortarlo, y él estaba mirando. La doctora Geller secó la sangre del escroto con un algodón. Sus muslos estaban húmedos, ya que encontró un gran placer en el corte. Deslizó un dedo enguantado dentro de la herida y sacó un testículo. Las venas sinuosas se aferraban a su alrededor, y ella las cortó. Luego cortó el simple cable que conectaba el testículo con Kyle. Ella estaba a mitad de camino.

Kyle jadeó cuando dejó caer el testículo en el cuenco de acero inoxidable.

-"¿Salieron así de fácil?" Preguntó sorprendido por la velocidad de la doctora.
-"Casi terminamos". Ella dijo, dándole palmaditas en la rodilla.

Nuevamente sacó un testículo y cortó las sinuosas venas que lo alimentaban. antes de hacer el corte final, miró a Kyle a los ojos. Ella quería que él supiera la verdad.

-"Este último corte hará que nunca seas un hombre". Dijo Ella.

Kyle regresó a la realidad, todavía conmocionado por el primer corte. "¿Qué quiere decir?"

-"Nunca tendrás hijos, nunca experimentarás relaciones sexuales, tu voz no se profundizará y tus hombros no se ensancharán. El vello no crecerá en tu pecho. Serás un eunuco. No serás un hombre". Dijo la Dra,

-"Pero quiero ser un hombre". dijo desesperadamente Kyle. 

Pero ya era demasiado tarde. con gran satisfacción, el doctor Geller cortó el testículo restante, y el trabajo ya estaba hecho. Cayó en el cuenco de acero con un feliz chapoteo. Kyle era un chico Castrado. Si él hubiera vivido en la antigüedad, lo habría marcado como una propiedad, un esclavo, pero en los tiempos modernos, era solo una formalidad. Una ley para que no pueda reproducirse. Le daba a la doctora Geller una alegría sexual por haber eliminado su hombría. Una emoción como nunca antes había experimentado, mirar el espacio vacío entre sus piernas.

Kyle con los ojos secos miró a la doctora.

-"¿Puede devolvérmelos?" Pregunto Kyle
-" No". ella dijo: "No se puede hacer".

Kyle asintió, entendiéndola. "Ok". La Dra. Geller terminó cortando el escroto restante, solo sería un riesgo de infección y cosió la piel tan perfectamente que uno pensaría que nunca tuvo un escroto. Cuando ella terminó, Kyle examinó los puntos donde una vez habían estado sus testículos. Él volteó su pene un momento de lado a lado.

-"También esta insensible". Dijo Kyle.
-"Desaparecerá". explicó ella.
-"Entonces no sentirás ningún dolor. Será como si nunca los hubieras tenido". Dijo Ella

Kyle miró a lo lejos antes de decir.

-"Córtelo también". Dijo.
-"¿Qué quieres decir?" Pregunto extrañada la Dra.
-"Corte el resto. Si no soy hombre, entonces no lo quiero". Explico Kyle.

La doctora Geller se sorprendió y se divirtió ante esta demanda infantil. 

-"¿Cortar tu pene?" Pregunto pensando por un segundo.
-"Supongo que ahora no está muy bien, pero no lo haré. Lo necesitarás para orinar".
-"Entonces me sentaré como una niña". él exigió. "¡Cállate!" Le dijo la Dra.

La doctora Geller podía, suponía, afirmar que el pene sangraba demasiado como para detenerlo y poder ser retirado. El hecho era que le gustaba la idea de un pene con piel desnuda debajo de él en lugar de un escroto. Tenía una especie de ironía poética. Ella lo miró en la mesa, medio sentada. El espacio desnudo debajo de su pene casi demasiado pequeño lo hacía parecer una escultura que alguien olvidó terminar. Sin el pene, se vería como un querubín, totalmente asexuado. Si tuviera que cortarlo, tendría que darse prisa, la anestesia se estaría acabando pronto.

-" ¡No!" ella decidió.
-“Eres un eunuco, es suficiente".
-"Pero no lo quiero". Kyle le dijo a ella. 
-¿Kyle cómo se sintió cuando te estaba tocando allí, antes de cortarte? Le pregunto la Dra.
-"Bien, supongo. Un poco extraño". Respondió Kyle.
-"La agradable sensación es por qué debes conservar el pene. Todavía puedes hacerlo sin ser un hombre".
Kyle consideró eso. "¿Lo haría para mí otra vez?"

Ella asumió que no había peligro por los puntos de sutura.

-"Sí, Kyle, cuando las drogas desaparezcan". Le dijo.
-"Se están acabando ahora".
-"Entonces comenzaré".

Sabiendo que las drogas solo se habían desgastado un poco, se concentró en acariciar su pecho y abdomen. Cuando él comenzó a menearse, y se quejó de que los puntos le picaban, regresó a su pene. Ella lo masturbó de aquella manera por unos momentos hasta que logró el efecto completo. Su espalda se arqueó de nuevo y parecía apenas notar la falta de sus testículos.

Pronto, solo tocarlo no sería suficiente, y ella se inclinó y lo tomó en su boca. Ella chupó intensamente, su barbilla cepillando la herida cerrada. Los ojos de Kyle se desviaron, por el nuevo éxtasis. Su pene se estremeció en su boca. tan pequeño como era. En realidad, era bastante insignificante, incluso en lo que respecta a los adolescentes de su edad, pero para la doctora Geller era del tamaño adecuado, y ella le dio placer durante algunos minutos haciendo rodar el pequeño miembro contra su lengua hasta que se estremeció con la potencia de un intenso orgasmo, lanzando un único chorro de semen, su primera e única eyaculación de su vida. Ella supo entonces lo que tenía que hacer...

La miró maravillado llenándola.

-"Eso estuvo muy rico". Él dijo.

La doctora Geller sonrió mientras sacaba el spray de nuevo. Ella lo presionó hacia abajo en la base del pene.

-"Que pasa" Kyle exigió. "Está entumecido de nuevo".

Geller recuperó la tijera al lado del cinturón de Kyle. Quien no se dio cuenta de sus intenciones, hasta que sintió un corte en su pene, y como un flash experto lo eliminó. La sonrisa había desaparecido de la cara de Kyle, y el niño observó impotente cómo el médico cosía la nueva herida. Ella dejó un pequeño agujero, justo lo suficiente para orinar, apenas visible. Solo quedaban puntos para indicar que algo más había estado allí. Pegó con cinta adhesiva una gasa a las heridas y ayudó al chico recién castrado a ponerse una bata de hospital.

Kyle, a pesar de la operación, podía caminar y el médico ayudó al eunuco a ir a la cama del hospital. Allí permanecería toda la noche para observación, y podría irse a casa al día siguiente. Cuando Kyle yacía en la cama, descubrió que no estaba enojado con el médico. Estaba feliz. Ya no era un hombre, no era una mujer, y no estaba ligado a ninguna identidad sexual. Era diferente. Era único. El eunuco pasó una mano entre sus piernas, ya estaba sanando. Kyle no podía sentir ningún dolor, y era como si nunca hubiera tenido nada ahí.

A menudo, después Kyle se miraba al espejo, trazaba sus dedos alrededor de las cicatrices invisibles y se preguntaba si todo fue un sueño. El padre del eunuco estaba complacido, y disfrutó de su hijo neutral, enseñándole su amor y su sexualidad. Involucrando a Kyle por primera vez en sus experiencias. Ahora todo era más emocionante con la adición de un pequeño par de manos y el ano de un pasivo apretado.

La doctora Geller estuvo contenta consigo misma durante mucho tiempo después, incluso como voluntaria para realizar más castraciones, sin cargo, y las hizo con gusto feliz, agregando querubines al mundo. Sin embargo, siempre, la pequeña jarra en su armario traía la mayor de las alegrías. Una reminiscencia de la primera vez que ella tomó la virilidad de un chico. Allí, flotando en el formaldehído había un par de pequeños testículos y un pene demasiado pequeño.




Historia Original Aquí.





Autor: Cainanite       Traductor: DarkSoul

PROCESO JUDICIAL LEGAL

De pronto entre los gritos y suplicas de Pablo el as laser paso frente a sus ojos como en cámara lenta, un instante después su pene y huevos cayeron cercenados en una canasta de donde fueron tomados por el subastador y arrojados al público, quienes como fieras hambrientas se pelearon por ellos hasta despedazarlos......


PROCESO JUDICIAL LEGAL.
De pronto entre los gritos y suplicas de Pablo el as laser paso frente a sus ojos como en cámara lenta, un instante después su pene y huevos cayeron cercenados en una canasta de donde fueron tomados por el subastador y arrojados al público, quienes como fieras hambrientas se pelearon por ellos hasta despedazarlos.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIRGEN] [SUBASTA] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Si Pablo era inocente o culpable poco importaba había sido condenado por violación, con 17 años era del equipo de natación de su escuela, apuesto y de buen cuerpo, estaba enamorado de su novia Carolina desde los 16 años estaban juntos aquella noche ambos no pudieron refrenar sus instintos encontrándose solos en casa de ella, quien por supuesto deseaba sentir la virilidad de su novio dentro de ella, sentir aquella barra de carne dura que tantas veces había sentía acariciando su entrepierna y aquella noche no fue la excepción, pero esa vez todo fue diferente.

Aquello era perfecto para los planes de Pablo que eran terminar con su virginidad y la suya esa misma noche pues ya estaba cansado de solo masturbarse pensando en ella su novia me dijo que la acompañara para ver una película en la tv mientras ella se duchaba antes de acostarse, como hacía todos los días, a lo que por supuesto Pablo acepto estaba algo nervioso pero deseoso apenas esperaba una oportunidad para atacar, para poder dar el paso que lo convirtiera en un hombre de verdad, aquel paso que dejaría su virginidad en el pasado para siempre a manos de su amada.

Carolina era rubia, de ojos azules de buenas curvas para Pablo ella era toda una diosa, él escuchaba como el agua caía de la regadera de pronto el agua paro momentos después Carolina salió de la ducha cubierta por una bata secándose el cabello con una toalla, aquella visión hizo tener una erección de inmediato al adolescente, ella se acercó al sillón donde estaba sentado y sin decir nada se abrió la bata de baño para dejarla caer al suelo, quedando frente al sorprendido Pablo.

El adolescente al verla casi le da un infarto ella quedo solo con bikini minúsculo. La parte de arriba le tapaba lo justo de sus pechos y la tanga era tipo hilo dental por lo que sus hermosas nalgas quedaron al descubierto su pene quedo tan duro que casi atraviesa su pantalón por lo que, para poder disimular su erección rápidamente tomo un cojín, pero no antes que de ella se diera cuenta de todo, Pablo al parecer no era el único que deseaba dejar de ser virgen.

Ella se le acerco y sentó sobre las piernas de Pablo para besarlo el adolescente no perdió tiempo en comenzar a pasar sus manos por su cuerpo casi desnudo una de sus manos quedo sobre su plano vientre al ver que ella no dijo nada la subió un poco hasta colocarla sobre sus pechos a lo que ella no hizo ningún gesto o comentario por lo que animó al Pablo a acariciar su entrepierna a lo que ella tampoco hizo ningún comentario sus dedos recorrían su raja sobre el bañador.

Así estuvieron como por veinte minutos a estas alturas Pablo estaba muy excitad, el sentir sus manos acariciando su pecho no ayudaba a bajar su excitación ambos se besaban hasta casi quedarse sin respiración y con su lengua entrando en todos los huecos de sus bocas, el pene de Pablo ya estaba a punto de reventar Carolina al separarse de mi la miró descaradamente y le dijo pícaramente  que también había que hacer alguna reanimación por ahí abajo y de pronto le desabrocho su pantalón y se lo bajo con toda y trusa (slip).

Para sorpresa de Pablo ella tomo su endurecido pene y se lo metió entero en la boca comenzando una manada increíble que, unido a su calentura y su inexperiencia le hicieron correrse casi al instante pero Carolina no desperdició ni una sola gota de su espeso semen por lo que su dura erección no bajó ni un ápice cosa que ella aprovechó para rápidamente desnudarse y colocarse lentamente encima de él, tomo con su mano su pene para guiarlo dentro de su sexo mientras Pablo le acariciaba y besaba sus pecho con locura mientras ella se movía.  

-“AAAAAAAAAAAAHHYYY” medio grito Carolina cuando el pene de Pablo desgarro su himen haciéndole perder su virginidad.

Ambos comenzaron a moverse más ella que él, la erección de Pablo no dejaba de entrar en su recién desvirgada vagina, algo de sangre se notaba en su pene, que hizo aún más rico las embestidas, los pezones de Carolina parecía que iban a estallar, de lo duro que se tornaron, ella aqueo la espalda cuando sintió luego de unos breves minutos un intenso orgasmos, las paredes de su vagina se contrajeron con ricos espasmos llenando de fluidos el interior de su sexo lo que hizo enloquecer de placer a Pablo que estaba ya a punto de nuevo de correrse.

Los espasmos de la vagina de Carolina llevaron al adolescente a una segunda corrida mientras ella se corría con grandes gritos de placer, ambos se quedaron sudorosos y oliendo a sexo desnudos sobre el sofá agitados sin aliento, pero muy contentos, el pene de Pablo aun latía con pequeños espasmos dentro de su vagina, inundada de su juvenil semen cuando los padres de Carolina entrar de improviso a la casa, en su gozo la pareja de adolescentes no los escucho llegar.

El padre de Carolina se puso como loco casi mata a Pablo de no ser por su esposa que tuvo una mejor idea, ella llamo a la policía y acusaron a Pablo de violación, siendo Carolina menor de edad, el adolescente fue procesado por violación estatutaria, pese a los esfuerzos de su abogado nada se pudo hacer, aun pese a la declaración de Carolina quien dijo que ella lo sedujo Pablo fue condenado y enviado a subasta.

Pablo estaba ahí en fila a ser subastado, solo en trusa junto a otros hombres, aquello era una nueva modalidad del sistema de justicia, los asesinos, defraudadores, y violadores eran puestos a subasta para ser comprados por el mejor postor seria esclavos, aunque eran llamados “Sirvientes legales”, en la práctica eran esclavos que no tenían ningún derecho una vez comprados y permanecerían así hasta el fin de su condena.

Pablo fue condenado a 10 años como violador por lo que estaba en otra fila solo dos hombres compartían esa fila que estaban por delante visiblemente nerviosos los dos con tremendas erecciones debajo de sus trusas Pablo estaba ahí llorando en silencio él era inocente y parecía que a nadie le importaba, luego de varias horas de esperas y algunos desgarradores gritos fue el turno por fin de Pablo de salir al escenario.

Aquel lugar era enorme, iba a acompañado de dos guardias, con la cabeza baja, cubriendo su entrepierna aun con su trusa, sus tobillos estaban esposados por lo que solo podía dar pasos pequeños una vez en el escenario el subastador empezó.

-“Atención, Atención a continuación tenemos a este bello joven de 17 años, condenado a 10 años por violación, la subasta se abre en 1,500, es una oportunidad única”.

Escuchar aquellas palabras hicieron que las lágrimas corrieran por las mejillas de pablo, el subastador a una seña a uno de los guardias este le bajo la trusa a Pablo que sorprendido quedo desnudo ante la multitud con su prenda en sus tobillos, intento levantarla, pero el guardia le indico que se quedara quieto, la multitud rio al ver como el rostro del adolescente quedo completamente rojo.

“Ofrezco 1,500” Dijo una voz entre el público.

Era una voz femenina, la mirada de Pablo busco entre la multitud hasta dar con una mano alzada, sus ojos se abrieron grandes al ver a Carolina ofreciendo por él, su corazón empezó a latir fuerte, aun había algo de esperanza, pero de pronto otra voz se escuchó.

-“2,000” Dijo la otra voz que era de una mujer madura muy bien vestida.

Tanto Pablo como Carolina quedaron sorprendidas por aquella puja, pero Carolina insistió.

-“2,100” Dijo Carolina segura de sí misma.
-“3,000” Dijo la mujer Madura.

Aquello era por mucho lo que Carolina podía pagar.

-“3,050”. Dijo Carolina.
-“4,000” Dijo la mujer.

Aquella fue todo, Carolina no podía superar esa suma con desesperación trato de hablarle a alguna amiga para ver si le podían prestar algo de dinero pero el subastador comenzó su contero… “4,000 a la una”… “4,000 a las dos”… luego se hizo una eterna espera y por fin aporreando su martillo en el pódium dijo “4,000 a las tres vendida a la mujer de vestido rojo”.

Carolina quedo en shock, pero no tanto como estaba Pablo, la mujer camino hasta donde estaban los funcionarios de hacienda y pago por su compra, los ojos de Pablo no dejaban de mirar a Carolina en busca de alguna esperanza, pero la joven era un mal de lágrimas en ese momento, pero aún faltaba algo peor y era lo que todos estaban esperando un rumor comenzó a extenderse por los asistentes de pronto una vez concluido el pago por parte de la mujer el subastador dijo.

-“¿Señora va a querer a su sirviente intacto, castrado, penectomizado o anulado?”

Un micrófono le fue dado a la mujer y ella contesto para que todos lo oyeran.

-“Va a ser usado como guardia y entretenimiento para mis hijas no quiero a un violador intacto cerca de ellas, ¡deseo que sea anulado!” Dijo la compradora de Pablo.

Quien quedo en shock al escuchar sus palabras de pronto comenzó a luchar, lo que animo al público, los guardias lo sometieron y aseguraron sus manos a la espalda lo que dejo su entrepierna al desnudo a la vista de todos, con horror verdadero Pablo vio como una guillotina emergió del suelo de la tarima para luego ser llevado hasta ella, entre gritos de su parte la gente al unisonó correaba “CORTENLO, CORTENLO”.

Apenas unos segundos tardaron los guardias en tener a Pablo de rodillas frente a la guillotina cuya cuchilla era un láser de gran potencia que además de cortar cauteriza la herida al mismo tiempo, el pene de Pablo de 19 cm estaba en erección cuando fue sujetado bajo la cuchilla sus huevos fueron estirados por debajo de su pene, casi la parte inferior de su escroto tocaba la punta de su glande lo que por supuesto era muy doloroso.

-“No por favor, por favor, ayuda, esto no es legal, AYUDAAA, ¡no me pueden castrar por favor!” Gritaba y suplicaba Pablo.

El subastador ayuda a la mujer su nueva dueña a subir al escenario y le indico que botón oprimir para que la cuchilla laser cortara los genitales del aterrado joven, un brillante hilo de luz roja ya brillaba intensamente en la parte alta de la guillotina, el subastador fue hasta donde estaba el adolescente y le indico con una seña a la mujer que apretará el botón.

De pronto entre los gritos y suplicas de Pablo el as laser paso frente a sus ojos como en cámara lenta, un instante después su pene y huevos cayeron cercenados en una canasta de donde fueron tomados por el subastador y arrojados al público, quienes como fieras hambrientas se pelearon por ellos hasta despedazarlos.


Pablo gritaba de dolor y horror ya convertido en un eunuco nulo para el resto de su existencia cuando el subastador le susurro a uno de sus oídos antes de que perdiera el sentido por el dolor que estaba sintiendo. “Para tu información jovencito todo esto está contemplado dentro de un Proceso Judicial Legal”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NORMITA

Mi nombre Nevil rubio de cuerpo delgado no flaco de cabello largo, pero sin llegar a los hombros de 15 años era un chico de la calle me escape del orfanatorio a los 11, a mis padres si alguna vez los tuvo no los recuerdo, aquella tarde estaba vendiendo mis chucherías en una esquina cuando una camioneta cerrada se detuvo la puerta lateral se abrió y dos hombres me sujetaron para introducirme a la camioneta que arranco conmigo ya dentro sin darme tiempo a nada......


NORMITA.
Mi nombre Nevil rubio de cuerpo delgado no flaco de cabello largo, pero sin llegar a los hombros de 15 años era un chico de la calle me escape del orfanatorio a los 11, a mis padres si alguna vez los tuvo no los recuerdo, aquella tarde estaba vendiendo mis chucherías en una esquina cuando una camioneta cerrada se detuvo la puerta lateral se abrió y dos hombres me sujetaron para introducirme a la camioneta que arranco conmigo ya dentro sin darme tiempo a nada.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN] [SECUESTRO] [CBT]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Mi nombre Nevil rubio de cuerpo delgado no flaco de cabello largo, pero sin llegar a los hombros de 15 años era un chico de la calle me escape del orfanatorio a los 11, a mis padres si alguna vez los tuvo no los recuerdo, aquella tarde estaba vendiendo mis chucherías en una esquina cuando una camioneta cerrada se detuvo la puerta lateral se abrió y dos hombres me sujetaron para introducirme a la camioneta que arranco conmigo ya dentro sin darme tiempo a nada. Me pusieron un pañuelo con algo sobre la boca y nariz y ya no supe más luego de unos segundos.

Me desperté vestida de mujer con una blusita de tirantitos, una falda plisada blanca como mi blusa, por debajo de la falda una tanga que se metía por entre mis nalgas, que luego vi que también era blanca, medias blancas hasta casi la cintura y zapatos de tacón también blanco, aquello me extraño mucho, de mi cuerpo emanaba un olor dulce a perfume de mujer, me habían bañado y por lo que pude ver el poco vello en mis piernas también fue depilado, estaba acostado sobre una elegante cama en un cuarto bonito pero sin muchas cosas.

Tambalee mientras camine a la puerta con los taxones, pero cuando intente abrir la puerta que estaba cerrada, golpee fuerte hasta que la puerta se abrió y un hombre alto con el dorso desnudo apareció frente a mí, su abdomen estaba marcado y era fornido, el al verme dijo en voz alta.

-“HEY CHICOS LA PUTITA YA DESPERTO”. Dijo aquel hombre.

Luego me tomo del brazo derecho y me condijo hasta otra habitación donde otros hombres ya estaban, algunos bastante borrachos, el hombre entonces me tomo del mentón y me dijo mirándome a los ojos directamente.

-“Hoy vas a hacer nuestra putita y más te vale que cooperes sino quieres pasarla muy mal”. Dijo aquel hombre para arrojarme al suelo de aquella habitación en medio de aquellos hombres.

Ellos como lobos se me fueron encima y me despojaron de la falda, blusa y tanga, dejándome prácticamente desnudo, de pronto estaba en el suelo y me amarraron con cinta plateada mis muñecas con mis tobillos mi pecho reposaba en el piso y mis nalgas quedaron respingadas apuntando hacia el techo totalmente expuestas li mismo que mi virginal ano, sin vello alguno justo en medio de mis nalgas, los hombres se rieron y burlaron al verme y uno de ellos dijo.

-“¿Quién va tener el honor de desvirgar a esta putita?”  Pregunto uno de los hombres.
-“El anfitrión” Respondieron al unísono varios de los hombres.

El anfitrión era el hombre que me llevo hasta esa habitación quien para mi horror se despojó de su pantalón y calzoncillo dejando a la vista un par de enormes huevos peludos y un pene ya en erección enorme, grueso, cubierto de venas saltonas de cuya punta ya chorreaba abundante liquido pre seminal, él se me acerco, tomo mis expuestas nalgas con ambas manos para comenzar a restregar su dura erección entre mis nalgas.

-“¿Cual es tu nombre?” Me pregunto el hombre.
-“Nevil” Le dije.
-“¡Por favor no! ¡Por favor!” Le suplique a continuación.
-“Calla desde ahora te llamas Normita”.

Luego de darme mi nuevo nombre continué con suplicas que solo hicieron reír al hombre como a sus amigos; él dijo para que todos los escucharan.

-“La putita no quiere ser desvirgada”. Dijo el hombre.
-“JAJAJAJAJAJAJAJA” Rieron sus amigos.

Cuando termino de ir el hombre comenzó a besar mis nalgas, y su lengua empapada en saliva buscó mi ano, mis lágrimas rodaban por mis mejillas estaba siendo violado sin poder hacer nada, cuando sentí su saliva sobre mi ano arqueé y experimenté una sensación totalmente de asco, el hombre solo dijo.

“¿Te gusta putita?” No dije nada. 

Sentir su aliento caliente me estremecía apenas suspiré y él riéndose me besó con pasión, me lambió y sentí como me entraba su lengua por mi ano, lo que me hizo sentir muy humillado, instintivamente moví mi cadera para tratar de alejarlo, pero solo me hizo sentir su lengua más profundo, sus manos acariciaban toda la región, mi pene, la entrepierna y mis nalgas, lo que hizo que todo aquello fuera aun peor, que a mi corta edad nadie me había tocado de esa forma esas partes de mí cuerpo. 

Sentí que sus dedos ayudaban a su lengua y que estaba muy excitado, jadeante, me metió un dedo y empezó a moverlo era perverso y supe que pronto iba a hacer peor me iba a penetrar con su enorme falo hasta el fondo, me extrajo los dedos de mi ano para sentir como me escupió saliva, luego con ambas manos, me abrió mis nalgas.        

Pero cuando moví un poco mi rostro para poder respirar, sentí muy cerca de mi ano una cosa caliente como fuego, duro, que se frotaba entre mis nalgas de nuevos, me quede un segundo quieto y tenso, el hombre solo dijo al tiempo que tomo mi pene entre mis piernas

-“Vaya a la putita se le ha puesto dura.

Él empujó apenas para que sintiera todo su grosor, no respondí, me invadió el miedo, era una tremenda erección con sus manos me abrió todo lo que pudo las nalgas y terminó de acomodarse para invadirme por completo.          

Tenía todos mis pensamientos desordenados en ese momento desee morir antes de tener que soportar esa humillación y eso que aún no me había clavado todavía nada de su enorme pene, pero presentía el espantoso dolor que me causaría con ese tremendo miembro duro como piedra, y dudaba que pudiera resistirlo.

-“Por favor para, no ¡por favor!” Dije llorando.

En ese momento empujó y sentí que su pene me abría, que me partía, moví mi cadera para hacer el intento de sacármela, pero en un segundo me entró todo su glande me sentí poseído por un taladro de fuego, pero eso de algún modo hizo que mi pee se pusiera aún más duro y ese taladro me comenzó a invadir y llenar, solo deseaba ahora que todo aquello acabara pronto entregado el hombre no tardo en comenzar a moverse con cada embestida me entraba un poco más, ahora había perdido la razón y deseaba morir sentí que en cualquier momento de esa brutal cabalgata iba a morir por él dolor, que me destrozaba, con su tremendo pene en mi interior, de pronto empujó con furia gritándome

–“¡LISTO HE DESVIRGADO POR COMPLETO A ESTA PUTITA!” Dijo el hombre lo que hizo que todos lo ovacionaran,

No tarde en sentir una embestida final que me entró hasta el fondo, ahí sí grité, para luego comenzar a penetrarme fuertemente, sentía sus muslos golpear con mis nalgas, al mismo tiempo que bramaba guturalmente, era como si fuese una bestia salvaje, no tarde en sentir como acababa a chorros dentro de mi dando alaridos de placer mientras me apretaba y sacudía mi pene para lograr sacarme una tremenda eyaculación al ritmo de sus embestidas finales, lo que hizo que apresurara sus embestidas mientras me venía sobre el piso sacudía salvajemente mí pene, pensé que me desmayaría, pero un chorro espeso e hirviente me inundó.      

Ambos dimos alaridos, aunque no ambos de placer, cuando termino de venirse, saco su enorme falo de mi interior para acostarse sobre un sillón desnudo con una gran cara de felicidad, dejándome en medio de la habitación con mi ano chorreando semen, que luego comenzó a gotear de mis huevitos aun en desarrollo mientras ya algunos de los otros hombres se estaban masturbando.

No tarde en sentir un pene duro de nuevo penetrándome, aunque esta vez de otro hombre, en estado de shock como estaba a penas y alcance a decir un leve.

-“¡No, ya Basta, no más!” Dije con una voz apenas audible.

Todos ya cada uno de los hombres en aquella habitación me penetraron, me violaron, no una sino las veces que quisieron en varias posiciones, durante varios días, a los cuatro días de esa orgia de sexo y violación, ya estaba casi en un estado catatónico ya no suplicaba o trataba de resistirme solo me dejaba hacer, una noche el hombre que me violo de primero el anfitrión como los otros lo llamaban se me acerco pensé que me iba a violar de nuevo, pero tenía otros planes.

Con una áspera cuerda me amarro me amarro tanto la base de mis huevos como mi pene, luego espero uno minutos y cuando todos los demás hombres de nuevo estaban en la habitación ya con un afilado cuchillo en su mano dijo, apretándome mis huevos.

-“Es hora de hacer de está una puta de verdad”. Dijo el hombre
-“SIIIIIIIII CORTELE LOS HUEVOS”. Gritaron los demás.

Sentí y vi con horror como aquel afilado cuchillo se acercó a mis huevos, y antes de que pudiera cuan siquiera tratar de decir algo sentí una enorme punzada, el cuchillo comenzó a cortar la base de mi pene y huevos pos segundos después quizás cinco o seis segundos que me parecieron una eternidad, el hombre levando mi pene y huevos bañados en sangre, cercenado de mi entrepierna para siempre, dejándome sobre el suelo en un charco de semen, orina y sangre, desmayado.


Me desperté en un lugar diferente, me habían vendido a un burdel asiático donde estoy, como eunuco nulo soy muy popular y mi ano se a acostumbrado a todo tipo de penes e incluso debo decir que lo disfruto pues es mi única fuente de placer ahora. Pero aún recuerdo aquellos días en los que aún era un adolescente y que fui convertido en Normita.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NADA ENTRE LAS PIERNAS

Con 24 años era un joven hombre en la flor de la vida, estaba terminando la universidad y era feliz, dentro de lo que cabe, hasta aquella tarde que regresaba ya tardé por la noche luego de una larga jornada de estudios para un examen importante al día siguiente de la casa de uno de mis mejores amigos, hasta hoy en día luego de varios años nunca supe lo que me ocurrió lo último que recuerdo es estar caminando a pocas calles de mi casa cuando todo se me volvió negro, aquel momento fue el final de mi vida como la conocía......


NADA ENTRE LAS PIERNAS.
Con 24 años era un joven hombre en la flor de la vida, estaba terminando la universidad y era feliz, dentro de lo que cabe, hasta aquella tarde que regresaba ya tardé por la noche luego de una larga jornada de estudios para un examen importante al día siguiente de la casa de uno de mis mejores amigos, hasta hoy en día luego de varios años nunca supe lo que me ocurrió lo último que recuerdo es estar caminando a pocas calles de mi casa cuando todo se me volvió negro, aquel momento fue el final de mi vida como la conocía.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACIÓN] [VAGINOPLAS] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Con 24 años era un joven hombre en la flor de la vida, estaba terminando la universidad y era feliz, dentro de lo que cabe, hasta aquella tarde que regresaba ya tardé por la noche luego de una larga jornada de estudios para un examen importante al día siguiente de la casa de uno de mis mejores amigos, hasta hoy en día luego de varios años nunca supe lo que me ocurrió lo último que recuerdo es estar caminando a pocas calles de mi casa cuando todo se me volvió negro, aquel momento fue el final de mi vida como la conocía.

Me desperté desnudo en una habitación con solo una cama en la que estaba amarrado con las piernas y brazos extendidos, la habitación era de color blanca y bien iluminada, me habían depilado todo el vello de mi cuello hacia abajo, tenía mucha sed y ganas de orinar de pronto una bellísima mujer muy joven no debía tener más de 20 años de senos pequeños pero redondos como si fueran toronjas, coronados por dos minúsculas aerolas en cuyo centro se erguían dos pezones de un intenso color rosa, ella también iba desnuda.

Al igual que mi cuerpo aquella bella mujer de largo cabello pelirrojo natural había sido depila del cuello para abajo por lo que sus rosados labios vaginales sobre saliendo de sus labios mayores eran más que visibles, ella camino hasta donde estaba acostado llevaba una bandeja ella se sentó a mi lado y me tomo mi cabeza por detrás para darme un poco de agua, lo que agradecí infinitamente, luego tomo un balde de los que llaman “pato” en los hospitales para luego colocarlo entre mis piernas, tomo mi pene para mi sorpresa y lo metió dentro de la boquilla del “pato”.

Simplemente pese a lo sorprendido que estaba deje escapar el potente chorro de orina dentro de recipiente plástico lo que fue algo muy liberador diría casi orgásmico, cuando termine mi atención se volvió a la bella joven desnuda a mi lado, por lo que cuando ella retiro mi pene del recipiente no pude evitar preguntar.

-“¿Oye, quién eres? ¿Dónde estamos? ¿Por qué me han desnudado y atado?”. Le pregunte con un tono de urgencia y temor en mi voz.

-“¿Vamos respóndeme por favor?” Insistí luego de no obtener respuesta a mis preguntas, por parte de ella.

La bella chica con rostro triste, pero a base de señas me indico que no podía contestar pues era muda, apenas por tratar de forzarla a responder solo pude atinar a decirle.

-“Lo siendo no sabía que que…” Quise decirle pero ella se puso de pie para marcharse antes de poder continuar con mis palabras.

No iba a hacer la última vez que la viera incluso ese mismo día la vi dos veces, por lo general aparecía para traerme algo de comer a media mañana luego en la tarde y noche, también se encargaba de ayudarme con mis necesidades fisiológicas.

Poco a poco nos fuimos ganando confianza y una de las tardes como a las dos semanas luego que me baño con una esponja que me hizo muy erótico, comenzó a rasurarme mis genitales con una rastrillo, cuando volvió a dejar mi pene y huevos tan lampiños como el día que desperté sobre aquella cama ya mi pene estaba tan duro que parecía de mármol con varias venas sobresaliendo por su contorno que latían al ritmo de mi corazón, debo decir que estaba excitado y por lo duro que ella tenía sus pezones intuí que ella también estaba excitada de solo ver mi pene en su máximo esplendor que era de 22 cm.

De pronto ella como una gata salvaje gateando sobre la cama, metió su cabeza entre mis piernas y comenzó a masturbarme suavemente me miro podo después como buscando mi aprobación con su mirada y solo atine a dársela con la cabeza, luego de unos segundos ella comenzó a darme una mamada de campeonato, sin dejar de mirarme soltó mi pene aunque seguía con ella en su boca tenía los pezones súper duros de la excitación de estarme mamando aquella era la gloria misma debo decir.          

De pronto ella se giró para quedar haciendo un 69 ante mis ojos apareció su vagina depilada por completo sin un solo vello ya estaba bastante mojada ella con una mano se abrió sus labios vaginales ya que al estar amarrado me era imposible hacerlo comencé a lamber ese rico manjar y mientras más lambia más jugos salían, estaba súper excitada y me agarraba por el cabello con una de sus manos pegarme más a ella la escuchaba gemir y mientras mi lengua se posaba sobre su inflamado clítoris.     

De repente ella se me quita de encima pero solo para montarme ella se pasaba mi glande sobre su clítoris que la hizo gemir un par de veces antes de metérsela, movía su cadera buscando penetrarse ella sola y cuando mi glande toco su hoyito se dejó caer de una vez, lo que hizo que la penetrara por completo, ella puso sus ojos casi en blanco y le faltaba como el aire del placer que había sentido, se quedó quieta unos momentos y luego empezó a sacar mi pene hasta casi sacarlo por completo pero solo para volverlo a hundir despacio, lo que me hizo disfrutar como me apretaba y ella comenzó a respirar agitadamente.

Ella apoyo sus manos sobre mi pecho y comenzó a cabalgarme cada vez más rápido y duro, me cabalgo como si no hubiese un mañana, sus senos se movían hipnóticamente así estuvimos como 20 minutos hasta que sentí que estaba por acabar mi pene comenzó a palpitar y estoy seguro que ella también noto que estaba por venirme pero lejos de desmontarme comenzó a moverse aún más intensamente hasta que me dio un intenso sentón y me vacie dentro de ella acabando los dos a la vez, entre gemidos de verdadero placer.

Ella se dejó caer sobre mi pecho aplastando sus senos sobre mis pectorales empapados en sudor me beso mientras agarraba mí pene aun en erección todo bañado de sus juego y comenzó a masturbarme nuevamente y cuando estuvo lista de nuevo lo dirigió a su vagina y comenzó a bajar lentamente disfrutando cada centímetro de ella cuando sus nalguitas duras se toparon con mis muslos empezó a cabalgar muy suave y sensual a la vez que ella misma pellizcaba sus pezones y empezaba a gemir muy rico.

-“AAAAHHHHHHH” Gimió ella.

Poco a poco ella fue acelerando el rito hasta que mis huevos rebotan contra sus firmes nalgas con cada nuevo sentón que ella me daba de repente de nuevo ya estaba cerca del orgasmo, abriendo su boca para tomar aire y quedar sobre mi pecho un poco cansada, pero viendo mi cara de excitación creo que quiso darme un regalo se desmonto para poner de espaladas y se volvió a clavar mi pene para que pudiera ver sus lindas nalgas mientras mi pene estaba y salía de su sexo ella no tardo en incrementar la velocidad de sus embestidas, aquello nos estaba volviendo locos y ella de pronto volvió a acabar pero eso no hizo que parara el ritmo de sus embestidas hasta que los dos llegamos nuevamente, nos venimos con intensidad y creo que ha sido el orgasmo más intenso como largo de mi vida como hombre.

Ella se quedó acostada a mi lado, jadeante lo mismo que yo mismo, con mi pene aun duro del que chorreaba aun algo de mi espeso semen, ella me beso y me miro de una forma que me hizo estremecer no dijo ni una palabra que su mirada me dijo más que miles de palabras algo pasaba y era grave, pero no supe que era hasta que de pronto entraron dos mujeres vestidas con botas largas de tacón y tangas negras a la habitación.

La mirada de ella al ver a aquellas bellísimas mujeres fue de terror, se arrodillo frente a ella y con gruñidos medio les suplico, pero ellas solo se le quedaron mirando con una terrible expresión de indiferencia en su rostro, un de ellas se me acerco y me dijo.

-“¡Abre la boca perro!” Me Ordeno.
-“Ni lo sueñes perra loca, no haré nada hasta que me expliquen qué está pasando”. Le conteste.

Lo que fue un garrafal error de mi parte la mujer me agarro mis empapados huevos de sudor y fluidos vaginales para apretarlos sin más, lo hizo con tanta fuerza, no pude contener un grito de dolor, al sentir una fuerte punzada que se extendió por todo mi cuerpo.

-“AAAAAAAAAAAHHYYYYYY”. Grite.

En ese momento aquella mujer aprovecho para colocarme una mordaza de bola en la boca, para luego asegurar la mordaza a la parte trasera de mi cabeza, la otra mujer entonces se me acerco para inclinarse y acariciar mi plano abdomen, mientras su mano se acercaba a mi aun adolorida entrepierna, ella me dijo.

-“Ummmm linda piel serás una excelente anfitriona”. Dijo la mujer.

De pronto me mostro un elastrador, ya cargado con dos ligas para pasar casi de inmediato mi pene por el centro de las ligas estiradas que coloco lo mas en la base que pudo de mi pene para liberarlas lo que hizo que las ligas se contrajeran sobre la base mi pene que hizo que arqueara de dolor mi cuerpo, luego le coloco otras dos ligas y tomo mis huevos para uno a uno pasarlo por las ligas extendidas para luego dejar que se contrajeran en lo alto de mi escroto que hizo que de nuevo sintiera un enorme dolor que provoco que todo mi cuerpo se sacudiera con violencia.

Para cuando termine de sacudirme ya ella, la bella joven que tanto placer me había dado momentos antes, que estaba entre mis piernas extendidas, con una mano trataba de agarrar mi pene, pero temblaba con sin cesar, con lagrimas rodando por sus mejillas que le era imposible hasta que una las mujeres le grito.

-“VAMOS PUTA QUE ESTEPERAS HAZLO YA”. Grito una de las mujeres.

No entendía que quería que ella me hiciera hasta que note como ella tomo mi pene y coloco una bien afilada tijera para destazar pollos justo entre las dos ligas en la base de mi pene, negué con la cabeza y suplique con la mirada, pero mi amante muda solo me miro con lastima y cerrando los ojos me cerceno mi pene de un solo tijeretazo.

Todo mi cuerpo se sacudió de dolor y de pronto sentí otra gran punzada cuando ella corto de otro solo tijeretazo mi escroto con su vital contenido en su interior, me habían quitado mi masculinidad y virilidad, para convertirme en un eunuco nulo de una manera muy rápida estaba en shock convulsionando hasta que el dolor hizo que me desmayara.

Cuando desperté luego de no cuanto tiempo estaba con los ojos vendados, con una mordaza que dejaba abierta mi boca, mis piños estaban enfundados en algo amarrados a una barra de metal sobre mi cabeza, una barra de metal también sostenía mis piernas por debajo de las rodillas, pero no sentía nada colgar de mi expuesta entrepierna por el contrario sentía algo extraño como algo abierto que se extendía al interior de mi pelvis.

De pronto siento una mano que me acariciaba trato de hablar, pero no puedo al intentar hablar siento una gran punzada en mi cuello entonces supe que también me habían dejado mudo, de pronto siendo dos dedos que entran profundamente en mi pelvis, pero no siento dolor, sino que todo mi cuerpo se estremeció de placer, de pronto escucho una voz que me dice.

-“Ya sin tus partes de hombre y con esta vagina, solo faltan que te crezcan unos bonitos senos y serás una bellísima mujer para nuestro burdel” . Dijo la voz.

Me quede en shock, me habían feminizado para ser luego usado como una puta, comprendí entonces que la mujer con la que tuve tan rico sexo en realidad no era una mujer sino un hombre feminizado, un hombre secuestrado que tuvo pene y huevos como los que alguna vez tuve, llore por mucho tiempo, hasta quedarme dormido.


Me desperté cuando sentí que un pene erecto era introducido por mi boca abierta, luego ese mismo pene me desvirgo o mejor dicho uso mi vagina para su placer por primera vez, han pasado ya 10 años de esos y tengo unos firmes senos soy una hermosa mujer, que ha tenido sexo y anulado a seis hombres como me lo hicieron a mí en su momento hasta ahora, trabajo como puta en un burdel de lujo donde todas las chicas fuimos transformadas y los clientes lo sabes, lo que hace que se regocijen al saber que somos penetradas por partes que nunca volveremos a tener y al saber que ellos sienten lo que nunca volveremos a sentir en nuestras vidas. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MERCENARIO SIN ESCRÚPULOS

Mirka de 28 años era un joven hombre rubio de ojos azules, piel blanca y buen cuerpo que atraía las miradas femeninas y algunas masculinas por donde pasaba, estaba de vacaciones y por negocios en aquel país por encargo de su padre un rico hombre de negocios. Novak por su parte era un mercenario de 42 años de buen cuerpo, piel bronceada por el sol, de barba de candado ojos negros y cabello oscuro que además era gay, quien fue contratado para evitar que Mirka cerrara el trato por el cual viajo a esa ciudad de Turkia......


MERCENARIO SIN ESCRÚPULOS.
Mirka de 28 años era un joven hombre rubio de ojos azules, piel blanca y buen cuerpo que atraía las miradas femeninas y algunas masculinas por donde pasaba, estaba de vacaciones y por negocios en aquel país por encargo de su padre un rico hombre de negocios. Novak por su parte era un mercenario de 42 años de buen cuerpo, piel bronceada por el sol, de barba de candado ojos negros y cabello oscuro que además era gay, quien fue contratado para evitar que Mirka cerrara el trato por el cual viajo a esa ciudad de Turkia.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [VIOLACIÓN] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul




Mirka de 28 años era un joven hombre rubio de ojos azules, piel blanca y buen cuerpo que atraía las miradas femeninas y algunas masculinas por donde pasaba, estaba de vacaciones y por negocios en aquel país por encargo de su padre un rico hombre de negocios. Novak por su parte era un mercenario de 42 años de buen cuerpo, piel bronceada por el sol, de barba de candado ojos negros y cabello oscuro que además era gay, quien fue contratado para evitar que Mirka cerrara el trato por el cual viajo a esa ciudad de Turkia.

Mirka aquella temprana tarde se paseaba en su minúsculo traje de baño color amarillo mostrando su abultada entrepierna en la piscina del lujoso hotel donde se estaba hospedando sin sospechar en lo más mínimo que estaba siendo observado a lo lejos por Mirka, deleitándose de su bello y joven cuerpo mientras bebía su bebida, luego de un par de horas en la piscina Mirka se puso una bata y subió a su habitación para tomar un baño caliente pues debía salir para cerrar el trato aquella misma tarde, cuando llego a su habitación se despojó de su bata y bañador.

Mirka camino por la lujosa habitación desnudo sin preocuparse por cerrar las cortinas Novak no perdía detalle del bello cuerpo, sobre todo centrando su atención en la entrepierna cuando le era posible su pene quedo rigido debajo de sus ropas al ver el pene y huevos de Mirka coronados por un minúsculo mechón de vello rubio por arriba de su pene flácido sin circuncidar, se lambio los labios al pensar que pronto tendría aquel cuerpo a su disposición para hacer con lo que le plazca, Mirka se vistió primero colocándose una trusa (slip) marca ‘CK’ edición especial que hacia resaltar su entrepierna.

Luego termino de vestirse con un traje hecho a la medida por un sastre en Milán, se perfumo se arregló la corbata en el espejo y salió de su habitación esa fue la señal para que Novak, también saliera de donde lo estaba observando y le diera una señal a sus hombres que esperaban al joven a las afueras de su hotel. Mirka abordo un lujoso mercedes negro con chofer que lo llevaría a su importante cita aquella tarde, el auto era seguido de cerca por una camioneta negra y por un auto más pequeño.

El auto de Mirka cuyo chofer también fue comprado, dio de pronto una brusca vuelta para ir por una calle angosta y solitaria de pronto el auto pequeño que los seguía y se había adelantado le cerró el paso, siendo acotados por la camioneta negra por detrás, del que saltaron tres hombre enmascarados que sacaron al sorprendido Mirka de su auto, le vendaron los ojos, lo amordazaron y amarraron, lo arrojaron a la camioneta para marcharse con su preciosa carga en menos de un minutos, apenas un anciano y un niño fueron los únicos testigos de aquel secuestro.

Mirka no estaba asustado y entro en pánico lo único en su mente en ese momento era que no iba a poder llegar a su cita a tiempo, lo que iba a enfadar mucho a su padre, haciéndoles perder mucho dinero en el proceso, luego uno pocos minutos la camioneta negra entro en un portón que se cerró a su paso, Mirka fue sacado del vehículo para luego ser llevado a una pequeña habitación con un sucio como viejo catre en donde fue despojado de sus finas ropas dejándolo solo en su blanca como pulcra trusa, todos aquellos hombres sonrieron con malicia al ver la abultada entrepierna del joven.

Para ese momento Mirka ya estaba completamente en un shock nervioso, cuando fue dejado solo vendado de los ojos y amarrado sobre aquel catre cuando se calmó un poco, escucho que alguien entro para luego sentir como esa persona se sentó a su lado en él catre, para luego sentir como su pierna comenzó a ser acariciaba Mirka mostrando valor pregunto.

-“¿Que quieren? ¿Por qué me han secuestrado?” Pregunto Mirka.
-“Lo único que puedo decirte que tu vida depende de tu comportamiento y si estas tranquilo nada te va a pasar”. Le contesto una voz de hombre que era la de Novak.

Rápidamente pasaron tres días sin que Mirka viera a nadie, no tenia radio, ni televisión no entendía que estaba pasando, a las horas del desayuno y las comidas entraba alguien acompañado Novak, dejaban el escaso desayuno o comidas lo obligan a comer y se iban, durante el resto de día alguien entraba varias veces y miraba que todo estuviera en orden y volvía a salir, ya de noche cada cierto tiempo entraba alguien, pero apenas Mirka lo notaba.

El paso del tiempo para Mirka se le hizo terriblemente largo, agotado de tanto pensar. Uno de esos días como a la semana de su cautiverio Novak se sentó al lado de Mirka y comenzó a habla por sí solo.

-“Sabes estas secuestrado no porque tu padre sea un hombre rico y estemos pidiendo una recompensa por tu liberación”. Dijo Novak

Aquello fue como si le echaran un cubo de agua fría a Mirka,

-“Esta aquí para solo para evitar la firma del contrato que ya no firmaste para eso me contrataron pero el cliente no dijo que hagamos contigo luego de eso por lo que he decido divertirme un poco contigo”. Dijo Novak para luego marcharse.

Novak regreso al día siguiente e hizo que Mirka se pusiera de pie, solo para despojarlo de su trusa ya bastante sucia, solo para volverlo a acostar, pero esta vez sin ropa alguna, lo miro fijamente su bulto en su entrepierna empezó a crecer desmesuradamente, por supuesto Mirka no podía ver nada de eso, tan solo sentía recorrer las manos de aquel hombre por sus desnudas nalgas, tan blancas como la leche misma. Súbitamente Novak le dijo a Mirka con voz suave. pero al mismo tiempo amenazadora.

-“Hoy me vas a dar una mamada ya veremos si mañana hay condiciones para algo más, es mejor que cooperes si no quieres que en verdad saber lo que es el dolor”. Sentencio Novak.

Novak se desabrocho el pantalón y saco su enorme falo, que era grande, pero no en extremo, un poco grueso, pero recto y duro para luego acercarlo a la boca del expectante Mirka que empiezo a saborear su pene escuchando como Novak gemía de placer, hasta que siente que se va poniendo todavía más duro y empieza a eyacular en su boca en grandes cantidades de su espesa leche, cuando Novak termina de venirse se sube el pantalón y se marchar sin decir nada más.

Mirka casi no durmió esa noche pues varios de los hombres de Novak también hicieron que les diera largas mamadas cuando llega el día le pareció a Mirka que había pasado una eternidad le dolía su garganta y mandíbulas, de pronto dos hombres entran y lo toman para llevarlo presuroso a otra habitación que estaba al final de un pasillo Mirka estaba vestido solamente con su trusa, los hombres lo dejaron ahí sobre una amplia cama amarrado y con los ojos vendados aun, Mirka no pudo ver cuándo Novak comenzó a quitarse la ropa, una vez desnudo Novak hizo que Mirka se bajara de la cama y lo coloco de rodillas frente a él entre sus piernas mientras él estaba sentado en la cama,

Luego de lo que a Mirka le pareció una eternidad Novak hizo que se colocara a cuatro patas sobre la cama le abrió sus nalgas para comenzar a lamber su ano, le daba mordidas a sus nalgas, metiendo su la lengua hasta el final, lo que era muy humillante para Mirka que sin embargo no podía hacer nada para evitar lo que tanto temía que sucediera, Novak de pronto se apartó para tomar un pote de grasa y empezó lubricar su virginal ano, metiendo hasta tres de su dedos que fue muy desagradable para Mirka, luego de súbito sintió como era penetrado de una sola gran embestida.

-“AAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito Mirka de dolor.
-“Vamos muévete perra que esto aún está comenzando”. Dijo Novak para empezar con su mete saca.

Novak tomo de los hombros a Mirka mientras empujaba con todas sus fuerzas, desgarrando el ano del joven, no paso mucho rato hasta que Mirka sentía como los huevos de Novak estaban chocando contra sus nalgas y mientras él mantenía el mete y saca brutal, el pene de Mirka por su parte estaba muy duro palpitando pegado a su vientre mientras estaba siendo violado; los movimientos de Novak cada vez eran más rápidos y de pronto ambos se vinieron al unísono, dando Novak gritos de placer, y Mirka de dolor mezclados con placer, como si fuéramos dos fieras salvajes gozando de un bestial coito.

Novak dejo jadeante a Mirka sobre la cama, sintiendo como el semen brotaba de su interior para chorrear por su nalga derecha, estaba llorando en silencio odiando al mundo, había sido violado sin que pudiera hacer nada, luego de algunos minutos de nuevo fue llevado a su habitación pueden imaginarse su incertidumbre, por los próximos tres días fue tratado como un objeto sexual, simple carne para satisfacer las más bajas pasiones de los hombres de Novak que usaron a Mirka como quisieron, penetrándolo por todos sus agujeros incluso dos al mismo tiempo.  

Cuando parecía que ya nada peor le podía suceder a Mirka un dia Novak apareció con otros dos hombres e hizo que llevaran a Mirka a otra habitación desnudo como había estado desde que fue violado por Novak días atrás con los ojos vendados fue llevado al centro de una habitación donde fue amarrado con los brazos detrás de su cuerpo a una fuerte columna de metal, ahí Novak lo tomo de sus dorados cabello y le dijo.

-“Como no habrá rescate, quien nos contrató nos ha dado la orden de ejecutarte”. Dijo Novak.
-“Nos han dicho que recogerían tu cadáver para desaparecerlo esta noche”. Añadió Novak

Mirka estaba aterrado no deseaba morir, estaba por comenzar a suplicar por su vida cuando Novak añadió de nuevo.

-“Pero no te preocupes no te vamos a matar te has portado bien y se cumplir mis promesas sin embargo tenemos una reputación que cumplir por lo que en verdad lo siento por ti putita pero deberemos hacer algo radical antes de soltarte”. Dijo Novak.

Mirka estaba en shock pensando hasta donde llegaba el salvajismo de la raza humana, de pronto Mirka siente como la base de sus genitales está siendo amarrada, luego siente como la base de su pene que no tarda en ponerse rígido por completo, incluso corriendo su prepucio para descubrir su glande, mostrando la ligera curvatura de su erección hacia arriba comenzó a ser amarrado también.

Mirka sintió en tonificado cuerpo de Novak juntarse al suyo, sentía su endurecido miembro frotándose a un costado mientras lo tomo de sus cabellos, Novak con su otra mano jalo la cuerda que estaba unida a sus genitales lo que la hizo apretarse sobre las sensibles carnes de los genitales de Mirka que dio un quejido de dolor, Novak sonriendo con malicia le dijo.

-“Creiste que te ibas a ir sin darnos algo a cambio por tu libertar”.
-“Es mejor que goces lo que puedas putita porque hoy dejaras de ser hombre para el resto de tus días”. Dijo Novak.

Novak soltó los cabellos de Mirka para comenzar a apretarle sus huevos primero que hizo que diera un grito de dolor, luego comenzó a masturbarlo furiosamente mientras continuaba tensando la cuerda con su otra mano, la cuerda era de nylon con pequeñas astillas de diamante usada por los alpinistas para tener mejor agarre a las rocas, pero en el caso de Mirka aquella cuerda estaba cortando no solo la circulación a sus genitales, sino que también estaba cortando su sensible piel.

-“Para, Para por favor, ¡Por favor paraaaa!” Suplico Mirka.

Novak solo rio, para seguir masturbándolo mientras la cuerda ya hacia sangrar el pene de Mirka que gritaba de dolor y terror en completa desesperación para que alguien viniera a ayudarlo y salvar sus preciados genitales, pero nadie llego simplemente la cuerda siguió apretándose, cortando cada vez más profundo, de pronto el pene del rubio joven comenzó a palpitar con fuerza hasta que de pronto su palpitante pene comenzó a lanzar chorro tras chorro de espesa blanca leche.

-“AAAAAAAHHHHHHHH” Gruño Mirka.

En es justo momento Novak dio un fuerte tirón a la cuerda que le arranco tanto los huevos como el pene a Mirka que quedo con la boca abierta, un gran chorro de sangre y semen Salió disparada de su entrepierna mutilada, no pudo ni siquiera gritar, se quedó ahí convulsionando hasta que se desmayó, Novak se quedó con los genitales de Mirka chorreando sangre colgando de la cuerda que aun sostenía sonriendo.


Novak se marchó dejando a Mirka riendo jugando con los que fueron sus genitales cortados, Mirka fue encontrado horas más tarde en la puerta de un hospital paso meses en recuperación lamentando su perdida casi enloquece cuando despertó y se encontró con su entrepierna varia, aun hoy Novak como sus hombres siguen siendo buscados por las autoridades y personal contratado por el padre de Mirka que exige venganza por lo que le hicieron a su hijo por esos “Mercenarios sin Escrúpulos”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MADAM GUILLOTINA

La prisión de Oumar era la más temida por los hombres, en dicho lugar se llevaban a cabo las sentencias más brutales para todo hombre que se preciara de serlo, en aquel lugar se perdía incluso algo más preciado para todo hombre que la vida misma, en aquel lugar se encontraba la “Madam Guillotina” como la llamaban los internos encargada no de cortar cabezas sino virilidades humanas, de una manera rápida y brutal, los enviados a dicha prisión tarde o temprano terminaban con sus genitales bajo la temida cuchilla que les arrebataría sus masculinidad para siempre......


MADAM GUILLOTINA.
La prisión de Oumar era la más temida por los hombres, en dicho lugar se llevaban a cabo las sentencias más brutales para todo hombre que se preciara de serlo, en aquel lugar se perdía incluso algo más preciado para todo hombre que la vida misma, en aquel lugar se encontraba la “Madam Guillotina” como la llamaban los internos encargada no de cortar cabezas sino virilidades humanas, de una manera rápida y brutal, los enviados a dicha prisión tarde o temprano terminaban con sus genitales bajo la temida cuchilla que les arrebataría sus masculinidad para siempre.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [PRISIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




La prisión de Oumar era la más temida por los hombres, en dicho lugar se llevaban a cabo las sentencias más brutales para todo hombre que se preciara de serlo, en aquel lugar se perdía incluso algo más preciado para todo hombre que la vida misma, en aquel lugar se encontraba la “Madam Guillotina” como la llamaban los internos encargada no de cortar cabezas sino virilidades humanas, de una manera rápida y brutal, los enviados a dicha prisión tarde o temprano terminaban con sus genitales bajo la temida cuchilla que les arrebataría sus masculinidad para siempre.

Darla era la encargada de llevar a cabo las sentencias judiciales era la celadora más temida del lugar, si acaso osabas mirarla de mala manera podría adelantar el corte de cualquier prisionero a su discreción, entre todos esos prisioneros que habitaban aquella penosa como lúgubre prisión masculina destacaba uno en particular de nombre Mario Aldama su delito alta traición en un tiempo Mario fue guardia del Pretor Supremo, líder indiscutible del país al que trato de derrocar por medio de un golpe de estado fallido; Mario no era el líder pero si uno de sus dirigentes, el pretor no deseaba convertirlo en un mártir por lo que lo condeno a algo peor que la muerte para Mario.

Mario había estado en la prisión por tres años, sus abogados habían luchado para impedir que la sentencia impuesta fuese conmutada por cadena perpetua, pero sin mucho éxito la última oportunidad para Mario se llevó a cabo en el tribunal supremo ayer el hombre de 37 años era un manojo de niervos de la decisión del tribunal dependía si conservaba o no sur preciados y bien dotados genitales; Mario sobre salía del resto de prisioneros no tanto por su físico que era de buen ver.

Todo su cuerpo era bien tonificado con vello en el pecho, que descendía por entre su bien marcados abdominales hasta llegar a su nutrida mata de vello púbico abundante y de color negro que engalanaba su gran pene y enormes huevos que colgaban pesadamente bajos entre sus piernas, sus huevos eran su mayor orgullo ya que le deban un placer sin paralelo, sus eyaculaciones eran enormes provocando en Mario los orgasmos más intensos como prolongados al mismo tiempo le daban una potencia sexual inigualable, que hicieron enloquecer de placer a toda mujer que había estado con él de manera intima.

Darla aquella mañana estaba muy contenta, pudio que llevaran a Mario al cuarto de visita conyugan, donde fue dejado apenas en trusa (slip), el gran paquete que se marcaba en su entrepierna era imposible de ocultar, la prenda interior apenas podía contener semejantes órganos, Darla no tardó en aparecer ella deseaba algo de diversión, sentir la potencia sexual de ese macho antes de que fueran separados de su tonificado cuerpo para siempre, ella era perversa y sabía que con solo verla Mario pensaría lo peor e incluso podría entrar en pánico, que de cierta manera era lo que ella deseaba.

Darla entró en aquella habitación, el cuarto estaba caliente a más no poder, se dirigió hacia el aparato de aire acondicionado ante la mirada aterrada de Mario, al accionar el interruptor, el aparato emitió unos destellos y el aparato no arrancó, Darla profirió una grosería, harta de los miles de fallos que día a día agobiaban la prisión; no le quedo de otra que espera que al menos una brisa penetrara por la pequeña ventana de la habitación.
       
Darla entonces alzo su cara que ya la sentía impregnada de un sudor pegajoso, desagradable Ella se dispuso a examinar al hombre que yacía nervioso sentado en la derruida cama, lucía recién bañado su fuerte pecho lleno de vello relucía radiante, ella se acercó a Mario y le preguntó su nombre y aunque ya lo sabía, quería escuchar de la boca de aquel hombre, que apenas logro decirlo como un susurro, Darla no pudo entender lo que él dijo.

El pulso de Mario era acelerado, Darla sonrió maliciosamente cuando hizo que Mario se pusiera de pie, para palpar su pecho, un rápido examen le permitió sentir la terrible crepitación en la parte central de su pecho y cuando se dispuso a ver el área genital, vio lo que nunca había visto después de haber ejercido durante 10 años su profesión, Darla de 31 años era una mujer pese a su malevolencia muy bella, de grandes senos, nalgas firmes, cadera estrecha, vientre plano, rubia natural y de una vagina de labios rosados muy apetecibles.

-“¡Desnúdate!” Ordeno Darla a Mario.

Mario no fue capaz de contrariarla por lo que hizo lo que ella le ordeno; los ojos de Darla se abrieron grandes al ver la región escrotal era de un gran tamaño lo mismo que su pene que estaba para ese momento en semi erección, luciendo ya enorme, Darla sintió de inmediato como el interior de su vagina comenzó a mojarse de solo ver al hombre desnudo ante ella.

Ante el asombro de Mario, Darla comenzó a despojarse de su ajustado uniforme, hasta quedar solo con una minúscula tanga de color rosa, con sus dos grandes senos coronados por pezones rosas ante sus ojos su pene termino de crecer al ver esos dos grandes senos, Mario no había estado o tenido sexo con una mujer en más de tres años, por lo que aquel cuerpo femenino pese a ser de quien era lo excito de inmediato.

-“¡Acuéstate!” Ordeno Darla Mario señalando la derruida cama donde antes estaba sentado.

En eso ella se despojó de su tanguita, su vagina estaba completamente depilada, sus labios vaginales eran jugosos al igual que su clítoris que ya sobresalía erguido entre sus rosados labios, Darla se acercó lentamente a la cama donde se subió para luego ir lambiendo las pantorrillas, luego sus rodillas y muslos de Mario hasta que finalmente con una mano tomó su pene, ella se quedó viendo aquel portento de masculinidad, el pene de Mario en erección era de 29 cm muy grueso con una grande rosado en forma de casco muy grande de cuya punta ya rebosaba una gran cantidad de líquido pre seminal.

Darla le dio varios besitos y mordidas sin fuerza que hicieron estremecer a Mario para luego Darla comenzar a darle una suave mamada el pene de Mario a penas y cabía en la boca de ella, Aunque ella era ya una experta, en mamar grandes penes aquel falo le represento un gran reto para sus habilidades orales por su gran tamaño no solo de largo sino también por lo grueso.       

Mario se quedó inmóvil, cerró los ojos para disfrutar de aquella rica mamada que Darla le estaba dando que no sentía desde hacía mucho tiempo, Ella tardo fácilmente unos diez minutos mamando su endurecido pene y huevos, dejándolo con una monumental erección cuando despego sus labios de su pene.

Darla sin decir nada coloco sus piernas a cada lado de la cabeza de Mario para colocar su ya muy húmeda vagina sobre su boca, prácticamente se sentó sobre su rostro, Mario comprendió lo que deseaba por lo que comenzó lamber sus labios vaginales, se los chupaba y lambía, poniendo énfasis en su clítoris, ella a los dos minutos estaba dando tremendos gemidos que indicaban que Mario se lo estaba haciendo rico, los juguitos amargos que brotaban del interior de su vagina delataban que en verdad Darla estaba gozando, ella se corrió de verdad.

Mario la hizo llegar a un buen orgasmo usando solo su lengua; luego cuando ella termino de correrse se montó sobre la pelvis de Mario tomando su pene con su mano, la puso en la entrada de su empapada vagina y luego poco a poco se la fue introduciendo en su rajita, hasta que fue desapareciendo, ella gemía y cerraba los ojos cada vez que se incrustaba más su dura como gruesa erección, pese a lo lubricada que estaba el pene de Mario tuvo dificultad para entrar al fondo de su rajita, pues de verdad era estrecha y su pene era enorme.          

Darla no tardó mucho en correrse lo que hizo posible que Mario ya muy excitado la pudiera disfrutar en varias posiciones antes de correrse, la puso en cuatro patas, le dio una lluvia de lambidas y besos a sus nalgas como a su rajita, luego la penetró y comenzó un fuerte vaivén de su pene en su muy húmeda vagina, después la penetro al estilo misionero, encima de ella, dándole rico a su ya dilatada vagina.     

Sorpresivamente Darla tomo de la cabeza a Mario y se besaron, en aquella posición Mario anunció que estaba por venirse y ella le dijo.

-“¡Acaba dentro!” Dijo Darla.

Unos segundos más tarde Mario la llenó de leche caliente su rajita de manera muy abundante, que hizo que ambos gimieran de placer.     

Luego de descansar un momento, Darla se puso su tanguita de nuevo, de la nada de nuevo ella tomo mi pene y comenzó a la lamber mi pene y huevos le dio a Mario una grandiosa mamada hasta hacerlo venir de nuevo, unos veinte minutos después de comenzar a darle aquella mamada, la leche espesa broto del pene de Mario con fuerza, haciéndole gritar de placer mientras ella se bebió todo el semen que pudo.

Mario quedo exhausto, con Darla lambiendo su pene, de pronto ella se bajó de la cama para comenzar a vestirse, cuando comenzó de poner su uniforme saco una jeringa con la que inyecto la pierna de Mario que estaba con los ojos cerrados, con su pene descansando flácido sobre sus enormes huevos, Mario abrió los ojos al sentir el piquete, pero ya era tarde para reaccionar estaba paralizado casi por completo.

-“¡Voy a extrañar el buen sabor como la cantidad de tus venidas bebe!” Le dijo Darla antes de marcharse.

Mario se quedó unos minutos solos tratando inútilmente de moverse, de pronto dos guardias llegaron a donde estaba para limpiar su área púbica con esponjas, luego aplicaron crema de afeitar en su entrepierna para rasurar todo su vello púbico, tanto en su pubis como en sus huevos dejando sus genitales completamente lampiños; luego se llevaron a Mario cargando por un largo pasillo, cuando la puerta se abrió a Mario se le helo la sangre cuando vio lo que estaba frente a él.

Ante Mario estaba “Madam Guillotina” a un costado estaba Darla sonriendo diabólicamente mientras Mario fue conducido hasta detrás de la guillotina, cuya pesada como afilada hoja de acero manchada con la sangre de cientos o miles de órganos viriles cortados colgaba inmutable en la parte alta de la infernal máquina, donde los guardias aseguraron sus manos por arriba de su cabeza hacia atrás colocando, sus pesados huevos como pene justo debajo de la cuchilla, mientras los manipulaban las guardias mujeres se relamían sus labios imaginando lo que sería sentir ese pene dentro de ellas.

Cuando terminaron una de ellas acaricio con malicia los huevos de Mario y antes de marcharse le dijo al oído.

-“¡Dile adiós a tus enormes huevos guapo!” Dijo la celadora para irse riendo.

Para ese punto Mario estaba en pánico, cuando Darla y Mario quedaron a solas, Darla se le acercó para acariciarle sus nalgas primero luego acaricio sus huevos por unos segundos y antes de apartarse le dijo al aterrado macho.

-“¡Sabes voy a conservar tus partes para que siempre recuerde todo lo que me has hecho gozar!” Dijo Darla.

Luego ella camino hasta donde estaba una palanca y mirando a Mario le dijo.

-“Ahora dile adiós a tu preciosa hombría”, Dijo Darla.

Acto seguido la pesada cuchilla cayo como de rayo, el aterrado Mario solo pudo atestiguar cuando sus enormes huevos y pene fueron separados de su cuerpo de manera instantánea por aquella cuchilla, sus genitales cayeron en una pequeña cesta al pie de la guillotina mientras un gran chorro de sangre broto del muñón que quedo en la entrepierna de Mario quien sin poder gritar todo su cuerpo se sacudió de dolor para luego desmayarse por el dolor.     


Un año más tarde fue enviado a unas minas de sal, en un asteroide olvidado en donde seguramente moriría en un par de años dado la brutalidad de aquella prisión, seguramente sería objeto de violaciones por parte de los internos la descubrir que era un eunuco nulo, mientras Darla continuaba anulando o castrado hombre en la prisión siempre con los genitales de Mario en un frasco frente a su cama, que miraba cada que se masturbaba, recordando cómo fue sentir el pene aún vivo, duro como el acero dentro de ella, y como la hizo gozar antes de que fuesen cortados por “Madam Guillotina”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ALMACÉN ABANDONADO

Aquella ya casi noche caminaba por aquel sórdido lugar iba en busca de un hombre, deseaba placer con urgencia me describiré para que más o menos se formen de una idea de cómo era en ese momento. Moreno algo alto (1.74 metros), un poco rellenito, con unas piernas duras y unas nalgas paraditas. Como ya dije era tarde de domingo luego de quedarme en casa de una amiga la noche del sábado tomándonos algunos tragos y conversando decidí ir en busca de placer ......


ALMACÉN ABANDONADO
Aquella ya casi noche caminaba por aquel sórdido lugar iba en busca de un hombre, deseaba placer con urgencia me describiré para que más o menos se formen de una idea de cómo era en ese momento. Moreno algo alto (1.74 metros), un poco rellenito, con unas piernas duras y unas nalgas paraditas. Como ya dije era tarde de domingo luego de quedarme en casa de una amiga la noche del sábado tomándonos algunos tragos y conversando decidí ir en busca de placer.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & Darksoul




Aquella ya casi noche caminaba por aquel sórdido lugar iba en busca de un hombre, deseaba placer con urgencia me describiré para que más o menos se formen de una idea de cómo era en ese momento. Moreno algo alto (1.74 metros), un poco rellenito, con unas piernas duras y unas nalgas paraditas.

Como ya dije era tarde de domingo luego de quedarme en casa de una amiga la noche del sábado tomándonos algunos tragos y conversando decidí ir en busca de placer.      

Así que decidí irme caminando, en el camino decidí encenderme un cigarro mientras caminaba lentamente con el sol lentamente ocultándose en el horizonte, con las sombras de la noche apareciendo por todos lados, aquella larga calle estaba ya casi oscura, una luminaria se encendió de pronto, iluminando mi camino levemente, aquella calle estaba solitaria.       

De pronto al voltear entre las sombras parado entre los callejones que separaban aquellas bodegas veo a un chico moreno, un poco más bajo que yo, delgado pero de cuerpo formado, que luego al pasar comenzó a caminar detrás de mí, de repente me detiene, pensé que me iba a asaltar pero en lugar de eso me pidió la hora, le conteste y seguí caminando, a los minutos escucho que me vuelve a llamar y me pide un cigarro y cuando estoy buscando en mi bolsillo la caja para dárselo veo como empieza a sobar su pene por arriba de su pantalón me quedo mirándolo fijamente y el solo alcanzo a mirar al lado de la calle donde se encontraba un almacén abandonado y con la boca me insinuó que entráramos.   

Lo mire por unos segundos de manera mejor y me gusto lo que vi, sobre todo sus nalgas cuando lo vi entrar, no tarde en ir tras de él, una vez dentro de aquel sucio lugar donde ya nadie nos iba poder ver desde la calle, entre la penumbra el simplemente me agarro la cara y me estampo un beso de esos morbosos, con bastante lengua mientras con mis manos le sobaba el pene que ya estaba a reventar por encima del pantalón, me levanto la camisa y empezó a lamber mis tetillas con algunos mordisquitos que me volvieron loco al instante, luego lentamente le desabotone el pantalón hasta los tobillos.

Su bóxer ajustado parecía una tienda de campaña, sentí su pene endurecido con mi mano por sobre su bóxer por unos segundos antes de también bajarlo lentamente hasta las rodillas para luego tomar su pene del que ya rezumaba abundante liquido pre seminal que comencé a mamarle era unos 19 cms de largo y 3 dedos de grueso sin nada de vellos púbicos en toda su área genital, lo que me agrado, pues podía mamar con más facilidad.  

Se la comencé a mamar lentamente y luego fui aumentando la velocidad, me lo metía todo a la boca mientras sacaba mi lengua y la pasaba por sus huevos a lo que él solo alcanzaba a decirme.

-“Qué rico, así, sigue así, ¡que rico!” Me decía.

De repente me levanto, me dio la vuelta para poner de cada a una pared y empezó a besarme nuevamente mientras me bajaba el pantalón, de su bolsillo saco un condón dejo de besarme e hizo que bajara mi dorso para que mis nalgas quedaran bien expuestas, se echo saliva en la punta del condón y un poco en mi ano y abriéndome las nalgas con una mano comenzó a pasar su pene entre ellas, estaba muy excitado en ese momento, de pronto coloco la punta de su pene sobre mi ano y de un solo gran empujón me lo metió todo de golpe, mientras me besaba el cuello y me chupaba el lóbulo del oído.        

-“AAAAAAAAAHHHH”, deje escapar un gemido de dolor y placer.        

Permaneció quieto por unos tres segundos para luego empezar con un vaivén rápido y mientras me sujetaba de las caderas me lo metía todo de golpe y movía la cintura, en algunos momentos yo volteaba la cara, lo besaba, momentos en que me agarraba por el cuello y movía la cintura lentamente, continuamos así por unos veinte minutos a lo que me dice de pronto sacándome su palpitante pene de mis entrañas.

-“¡Mámamela otra vez!” Me dijo jadeante.       

Me hizo quedar de rodillas frente a él, se quitó el condón con prisa y empecé a darle una nueva mamada como si en ello se me fuera la vida, hasta que sentí como sus piernas se tambaleaban me saque su miembro palpitante abrí bien la boca y saque mi lengua para que él se masturbara y dejara sobre mi lengua toda la leche que le salió a borbotones de su erección.
           
Cuando termino de venirse Jugué un poco con su semen en la boca y luego la escupí, tenía un sabor agradable el me levanto y me empezó a masturbar, estaba tan excitado que no tarde casi nada hasta que acabe en su mano gemí con fuerza mientras mi leche brotaba de mi pene dándome un enorme orgasmo algo que necesitaba con urgencia.
           
Cuando acabe de venirme me atrajo hacia él para darme un gran beso, nos estuvimos besando con los pantalones y ropa interior aun en los tobillos ambos sentíamos aun nuestras fuertes erecciones hirviendo aplastadas en nuestros vientres. Saqué un cigarro y lo encendí el me mi pidió uno, no sé en qué momento se me perdió de vista, pero cuando estaba por dale el cigarro que me pidió ya no estaba mi lado de pronto sentí una enorme punzada provenientes de mis huevos fue tan intensa que todo se me volvió negro casi de inmediato.

Cuando recuperé el sentido habían pasado seguramente unos cuantos minutos aún era de noche y estaba en la misma bodega, pero estaba con los brazos extendidos hacia arriba de mi cabeza fuertemente sujetos con una cuerda, mis piernas estaban separadas y sentía un trapo dentro de mi boca, (luego supe que era mi trusa “slip”) el cual estaba sellado con una cinta adhesiva en mi boca.

Vi a una figura emerger entre la penumbra era el hombre que me había hecho gozar momento antes llevaba consigo un cuchillo y sin mediar palabra se arrodillo frente a mí tomo mi pene con su boca y comenzó a darme una mamada, mi pene no tardó en reaccionar, su mamada fue grandiosa, el placer que sentí en ese momento es simplemente indescriptible, debieron pasar 12 o 15 minutos antes de comenzar a sentir que estaba por venirme, él también lo noto y acelero la succión de su boca que me hizo acabar de una manera explosiva, todo mi cuerpo se tensó llenándose de placer.  

Pero ese placer pronto se volvió agonía cuando aquel hombre comenzó a cortar mi palpitante pene, apenas le tomo cuatro largos cortes separar mi pene de mi entrepierna para siempre, el dolor fue intenso, de no haber tenido mi trusa en mi boca es seguro que me hubiese roto varios dientes de lo fuerte que apreté mi mandíbula, lo vi levantarse y sacarse mi pene aun palpitando de su boca sangrando por el extremo cortado, sentía la sangre correr por mis piernas mientras todo mi cuerpo se convulsionaba  de dolor, de nuevo el hombre tomo mi escroto para ese momento bañado en mi propia sangre, semen y orina y de un solo corte me arranco mi saco de piel con mis huevos en mi interior.

Mis ojos casi se me salen de sus orbitas cuando un nuevo como intenso dolor me golpeo todo mi cuerpo se sacudió por unos segundos y luego ya no recuerdo más, me desperté en un hospital en donde me informaron que fui encontrado tirado en una calle no muy lejos de dicho hospital, donde solo pudieron remediar el daño hecho por aquel hombre en mi entrepierna que ahora luce vacía.


Han pasado varios años desde aquello y aun recorro ese mismo lugar tarde a tarde con la esperanza de volver a encontrar a ese hombre, para tener la oportunidad de arrancarle sus genitales como él lo hizo con los míos en ese almacén abandonado.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

EN LA VITRINA

Mark pudo sentir como su miembro se erguía a pesar de su terror, cuando la sintió apretar la feminidad contra su espalda. Él estaba doblado hacia atrás en una incómoda posición, y sabía que su agresor era más bajo que él. Pero también sabía exactamente cómo usar su talla. Su mano izquierda le agarró la garganta, agarrando su manzana de Adán con el afán de aplastar su laringe. La agarró con sus manos para tratar de liberar la presión, pero fue en vano......


EN LA VITRINA.
Mark pudo sentir como su miembro se erguía a pesar de su terror, cuando la sintió apretar la feminidad contra su espalda. Él estaba doblado hacia atrás en una incómoda posición, y sabía que su agresor era más bajo que él. Pero también sabía exactamente cómo usar su talla. Su mano izquierda le agarró la garganta, agarrando su manzana de Adán con el afán de aplastar su laringe. La agarró con sus manos para tratar de liberar la presión, pero fue en vano.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SNUF] [FEMDOM] [CBT]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo




Mark era un idiota. Y la chica que veía en su lugar de trabajo lucia increíble. Ella era 1.66 metros, con cabello y ojos marrones oscuros, tenía un cuerpo que era increíble. Cada vez que la veía, él no podía dejar evitar mirar y tenía que esforzarse para enfocarse en su trabajo de nuevo. Había otras mujeres, y algunas de ellas tenían buen aspecto de espaldas también, pero no como la de Susan.

Atraer al sexo opuesto nunca había sido un problema para ella.

Mark pensó que ellas realmente no se daban cuenta, y que probablemente le gustara. Miraba la forma en que se vestía, después de todo. Mark nunca la vio salir para luego arrastrarlo al pasar a la habitación de suministros de manera sorpresiva.

 -"Hola, idiota. ¿Me recuerdas?" Él reacciono cuando lo reconoció la voz de Susan al instante.

Oyó un cuchillo siendo sacado de una vaina, y él comenzó a luchar.

-"Olvídalo", dijo, en una voz malvada.
-"Soy cinturón negro. No tienes ninguna posibilidad". Ella lo sostuvo firmemente por el cuello para que no hubiera posibilidad de escapar, y luego extendió la mano con el cuchillo y cortó con facilidad su cinturón de cuero.

Aterrorizado, quería alcanzar abajo para detener el asalto, pero su agarre en su garganta era tan duro, que era todo lo que podría hacer para evitar que ella lo estrangulara. El botón se abrió luego, y pronto se encontró con su pantalón alrededor de sus tobillos. La ropa interior la cortó rápidamente a ambos lados de sus caderas, y él se paró frente a Susan, completamente desnudo de cintura para abajo.

Mark pudo sentir como su miembro se erguía a pesar de su terror, cuando la sintió apretar la feminidad contra su espalda. Él estaba doblado hacia atrás en una incómoda posición, y sabía que su agresor era más bajo que él. Pero también sabía exactamente cómo usar su talla. Su mano izquierda le agarró la garganta, agarrando su manzana de Adán con el afán de aplastar su laringe. La agarró con sus manos para tratar de liberar la presión, pero fue en vano.

Con su mano derecha, Susan coloco la afilada hoja de metal entre sus piernas y la deslizó por el interior de su muslo derecho, hasta que el borde de la cuchilla presionó contra la esquina donde su pene y escroto se encontraban con su vello púbico. El intentó gritar, pero no pudo hacer ningún ruido más allá de su estrecha laringe. Susan le habló con saña al oído, diciendo.

-"¡Despídase de pene!" Dijo ella.

El cuchillo rasgó salvajemente la carne suave de sus genitales, desgarrando el saco, los testículos y el pene. No pasó mucho tiempo, aunque pareció una eternidad. Mark observo con horrorosa fascinación como la cuchilla afilada cortó profundamente en su virilidad.

-"¿Todavía piensas que es lindo acosar a las mujeres, hacerlas sentir como si estuvieran en exhibición en un estuche de cristal? Ten la seguridad, que me aseguraré de que tu miserable pene se ponga en exhibición, para que todas las mujeres de esta compañía puedan sentirse seguras otra vez". Le dijo ella.

Como su virilidad fue despojada de su cuerpo, ella lo recostó sobre el piso. Él ahora estaba buscando su falda, y se sorprendió al verla sin medias, ni ropa interior. Él estaba mirando a su casi perfecto par de nalgas de ella, así como una hinchada dulzura plantada entre sus firmes muslos. Por un breve momento, en su estado de casi shock, Mark pensó.

“Que increíble ella es. Ella está tan caliente como la imaginé”.

Pero el momento se había ido rápidamente, cuando la realidad de su aterradora situación volvió a su mente.

-"Tengo un regalo para ti". Se burló Susan.
-"Como parece que te gusta mis nalgas tanto, es lo último que vas a ver". Añadió Susan.

Con eso, ella se arrodilló, a horcajadas sobre la cabeza de su víctima, y ​​colocando la mano izquierda debajo de la base de su cuello, y agarrando su cabello con su Mano derecha, levantó la cabeza entre sus piernas. Mientras se movía con la cabeza entre sus piernas, luchó desesperadamente para empujarla él mismo hacia afuera. Sin embargo, ella continuó como si Mark tuviera la fuerza de un niño pequeño.

Estaba sorprendido, y bastante impresionado, de la fuerza en sus muslos, e igualmente impresionado con el tono de su parte trasera. Finalmente, ella deslizó su cara en su lugar, con su boca completamente engullo su vagina húmeda, y su nariz quedo atrapada entre la base de sus nalgas y su vagina. Estaba cubierto por su falda, por lo que pudo no ver su cara. Todo lo que él podía ver era su hermoso trasero, y sentir sus fuertes como suaves muslos mientras lo colocaba en su lugar.

De repente, no podía respirar. Su rostro estaba completamente encerrado entre sus nalgas y ahora ella estaba apretando sus piernas juntas, lentamente aplastando la vida ya debilitada de su víctima. Susan plantó sus manos firmemente en sus hermosas caderas en un acto de dominación final.

-"¿Disfrutas de la vista, idiota?" Le pregunto Susan.

 Lo hacía, pero estaba aterrorizado, y teniendo dificultades para disfrutar plenamente de la hermosa vista. Estaba agarrándose desesperadamente a su trasero, intentando infructuosamente de separar sus nalgas, los muslos, cualquier cosa. Él podía sentir como su conciencia se le escapa, su fuerza menguaba. Él sentía como su cuerpo se rendía a lo inevitable, no estaba dispuesto a luchar más.

Las manos de Susan descansaban lánguidamente sobre su bien curvado trasero, la última vez que alguna vez vería. Justo cuando estaba a punto de caer en la inconsciencia, Susan torció las piernas bruscamente, y su cuello se rompió. Ella lo abrazó allí entre sus piernas por un momento o dos, para asegurarse de que estaba muerto, y luego dejó caer el cadáver al suelo.

Cuidadosamente, ella limpió sus huellas del cuchillo y lo puso en la mano derecha de Mark. Rápidamente volvió a ponerse la ropa interior y las medias, luego se lavó las manos minuciosamente y con paciencia en el lavabo. Recogiendo los órganos masculinos desmembrados, los colocó cuidadosamente en una bolsa de plástico, y la colocó en su bolso.

Satisfecha de que el trabajo estaba completo, ella se enderezó, miró hacia afuera por la pequeña ventana en el pasillo vacío, y salió de la habitación y caminó hacia el baño, ya que todavía necesitaba limpiar el orgasmo inesperado entre sus muslos.


A la mañana siguiente, en el tablón de anuncios de la compañía, sentado debajo pequeña vitrina limpiada de huellas dactilares, estaba un juego completo de genitales masculinos, el pene apuntando hacia arriba colgando de un pincho.





Historia Original Aquí.



Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

VIAJE A LA JUNGLA

Joel siempre había deseado ir de a un viaje a las selvas de América del Sur. Había algo en las culturas primitivas que llamaban su interés e imaginación. En verdad, en sus pensamientos secretos la idea de salvajes semidesnudos vestidos solo con taparrabos con sus nalgas desnudas realmente lo encendía. Había algo en los genitales de los salvajes que lo llenaba de emoción sexual......


VIAJE A LA JUNGLA.
Joel siempre había deseado ir de a un viaje a las selvas de América del Sur. Había algo en las culturas primitivas que llamaban su interés e imaginación. En verdad, en sus pensamientos secretos la idea de salvajes semidesnudos vestidos solo con taparrabos con sus nalgas desnudas realmente lo encendía. Había algo en los genitales de los salvajes que lo llenaba de emoción sexual.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [SNUF] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: Rom




Joel siempre había deseado ir de a un viaje a las selvas de América del Sur. Había algo en las culturas primitivas que llamaban su interés e imaginación. En verdad, en sus pensamientos secretos la idea de salvajes semidesnudos vestidos solo con taparrabos con sus nalgas desnudas realmente lo encendía. Había algo en los genitales de los salvajes que lo llenaba de emoción sexual.

Y entonces, un día, su oportunidad llegó un pequeño grupo antropológico privado se estaba formando para entrar en las selvas de Venezuela y trabajar entre los nativos allí. Eran solo cuatro de ellos, la mayoría de ellos muy jóvenes, apenas graduados de la universidad. Esta era su primera caminata y probablemente eran ingenuos sobre en que se estaban involucrando. Pero Sam estaba demasiado ansioso para preocuparse de algo por el estilo. ¡Era lo que siempre había deseado!

Dos días desde su viaje, ya estaban en la selva y el último puesto de avanzada civilizada quedo detrás de ellos. Joel estaba repleto de entusiasmo y anticipación. No obstaculiza su estado de ánimo que estaba en las proximidades de la jungla cuatro hombres jóvenes atractivos, uno de los cuales estaba bastante seguro era gay, a juzgar por el short que siempre llevaba, que eran demasiado apretado para ser al azar. Y la forma en que se acariciaba el bulto cuando Joel se lo acomodaba. En cuando a los otros tenían grandiosos físicos, también, y el hecho el uso de short hacía poco para ocultar sus grandes genitales.

Durante todo el camino, su viaje fue acompañado por ritmos de tambores lejanos. De repente, cuando entraron en un claro, los tambores se detuvieron. Un extraño silencio se apoderó de la zona. En el perímetro, se ubicaban viejas ruinas de una antigua civilización olvidada, medio ocultas por la selva invasora. ¡El silencio fue interrumpido de súbito por un grito repentino, así como de repente cortado cuando una flecha le atravesó la garganta de uno de sus compañeros justo a la derecha en su manzana de adán!

En agonía, trató de sacarse la flecha de su garganta mientras varios más llovían desde todas partes, una cayó en su apretado vientre en el ombligo; otra penetró en su espalda desnuda; una tercera entró en su culo poco apretado; y una cuarta entró en su entrepierna clavando su testículo derecho en su muslo. Antes de que nadie podía ocultar o incluso reaccionar, flechas llegaron a llover. Jimmy gritó cuando su joven cuerpo estaba plagado de las afiladas puntas de flechas. Él nunca tuvo una oportunidad. Tomó una docena en cada parte de su cuerpo: pecho, vientre y nalgas eran los blancos favoritos. Un grito desgarrador salió de sus labios cuando una le dio en el ojo izquierdo, a través del globo ocular hasta llegar a su cerebro. Johnny, un tercer compañero, fue impactada por una en su culo, dos en la espalda, y otra en la ingle. Se quedó allí, vivo y gritando.

Por alguna razón inexplicable, Sam estaba ileso mientras se encogió allí con terror absoluto.

De repente, el claro estaba lleno de pequeños nativos medio desnudos. Gritando y hablando entre sí, que pululaban en torno a los hombres muertos y moribundos. Se acercó al joven Johnny que estaba tumbado sobre su espalda y ensartado en el suelo con un solo golpe de una flecha en su ombligo. Luego le arrancó la bragueta de su pantalón cortos ajustado, lo agarró por su pene y los testículos pequeños y con un solo golpe de su cuchillo de caza le cerceno sus genitales. Johnny dejó escapar un gran grito de agonía antes de que el nativo tomó su miembro amputado y sus huevos y se los metiera en su boca abierta.

Al mismo tiempo, Joel yacía allí petrificado mientras sus socios perecieron. Cuando terminaron de cortar los genitales restantes, se acercaron a él, lo agarraron por los brazos y las piernas para llevarlo a su pueblo. Ahora se encontraba en medio de otro claro con al menos diez nativos bailando rodeándolo. Cada vez más cerca que llegaron y pronto estar en contacto íntimo con los hombres que pululaban. Le arrancaron su short y se reían entre sí cuando sus más amplios genitales cayeron hacia adelante. Su gran pene llena de sangre brotó y sus igualmente impresionantes testículos jugosos gemelos se balancearon debajo. 

Le quitaron las botas y los calcetines y lo pudieron de pie desnudo entre ellos. A pesar de su terror, parte de él estaba intoxicado por la sensación de que muchos de los pequeños hombres se masturban mientras los tocaban. Sus pequeñas manos estaban en todas partes: la sensación de su pecho desnudo, apretando la garganta, amasando sus nalgas y la gestión de sus manos hasta conseguir su muslo lentamente más cerca de sus huevos colgantes. Podía sentir las pequeñas manos tocando sus nalgas y hundiendo un dedo en su agujero; otra fue entre las piernas por detrás y avanzó su camino hacia su entrepierna. Todos estaban por encima de él.

Ahora su furia aumentó. De alguna manera les molestaba el desarrollo de su cuerpo. No había comparación entre sus genitales y sus masivos huevos que se sacudían. Como un solo cuerpo, atacaron al suyo. Sentía sus manos enloquecidas por todo su cuerpo. Ahora estaban atacando uno de sus pezones. Se lo retorcían y se retorció hasta que Joel pensó que se volvería loco. Por fin le fue arrancado de su pecho jadeante y la sangre brotó de la herida. 

Un mechón de vello negro de su pecho se desgarró y su segunda tetilla se retorció hasta ser arrancada. Al mismo tiempo sintió una mano rodear su cara y sus dedos alcanzaron sus ojos. ¡DIOS! Cómo gritó cuando sintió un pulgar entrar en su órbita y arrancarle su ojo izquierdo de su lugar. Un segundo dedo arrancó su ojo derecho dejándolo ciego y solo conociendo su destino mediante el tacto y el dolor. Mientras gritaba.

Varias manos obligaron a sus nalgas a abrirse y sintió que su culo se abría con la inserción de un poste de gran espesor. Sintió que le entro hasta sin duda la altura de su vientre. Ahora sentía muchas manos en su entrepierna. Mientras que una se apodero de su grueso pene hinchado y tiró de el con todas sus fuerzas, otro par de manos se apoderó de sus grandes huevos y escroto que se lo apretó en la otra dirección, mientras que otro trató de atacar por la retaguardia entre las piernas. 

El que se había apoderado de su pene ahora clavó los dedos debajo de la cresta de su corona y tiró de su prepucio. Otro conjunto de dedos rasgó aparte y parcialmente quedando su pene sin piel. Liberado de su protección, la cabeza de su pene fue apresada y tiró hasta que cedió a la presión y comenzó a separarse de su eje. Joel trató de gritar cuando sintió que lo arrancaban.

Su bella erección estaba siendo desgarrada. Ahora sentía que se desgarraba en la base y era arrancada de raíz. ¡No podía comprender la pérdida de su magnífica virilidad!

Al mismo tiempo, sus huevos estaban siendo tomados de él. Dos manos rodearon su base y los retorcieron y los halaron hasta que pensó que se volvería loco de la agonía. Podía sentir la bolsa estirarse y luego desgarrarse. De repente, el saco fue arrancado limpiamente y sus huevos quedaron unidos a él solamente por las cuerdas y tubos de esperma. pulsantes dedos fuertes los exprimieron lentamente pero inexorablemente sus huevos explotaron. 

Su vida se extendió a sus límites y luego empezó a disolverse como sus “muchachos” se liberó. Lo último que sintió fueron los dedos de una fuerte nativa alrededor de su garganta jadeante. Sentía la presión de estrangulaba su nuez de Adán hasta que se rompió. Hizo un esfuerzo increíble para que entrara aire en sus pulmones antes de que apretara su garganta hasta el límite.

Para la cena había una gran fiesta y Joel iba a ser el plato principal. Su cuerpo tostado fue empalado en un asador y poco a poco se cocinó hasta quedar listo. Sus grandes genitales formaron lo que llamaríamos aperitivos, cortados en pequeños trozos de pene y testículos. Su cabeza encogida se unió a la de los demás en el círculo que rodeaba el campamento.



Historia Original Aquí.





Autor: Rom       Traductor: DarkSoul

LINDO CULITO

Mi historia que a continuación les contare aconteció no hace mucho solo cuatro años. Fue cuando tenía 30 años un día conocí a un hombre por internet y quedamos en vernos, el lugar de encuentro iba a hacer una discoteca de moda, un sábado en la noche a la hora indicada estaba en la discoteca, pero había un montón de gente, el lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente cargado de humo. A la hora indicada llegó aquel hombre, inmediatamente lo reconocí, le dí la bienvenida con una amplia sonrisa y le invitó a una copa en la barra......


LINDO CULITO.
Mi historia que a continuación les contare aconteció no hace mucho solo cuatro años. Fue cuando tenía 30 años un día conocí a un hombre por internet y quedamos en vernos, el lugar de encuentro iba a hacer una discoteca de moda, un sábado en la noche a la hora indicada estaba en la discoteca, pero había un montón de gente, el lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente cargado de humo. A la hora indicada llegó aquel hombre, inmediatamente lo reconocí, le dí la bienvenida con una amplia sonrisa y le invitó a una copa en la barra.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [DOMINACIÓN] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul




Mi historia que a continuación les contare aconteció no hace mucho solo cuatro años. Fue cuando tenía 30 años un día conocí a un hombre por internet y quedamos en vernos, el lugar de encuentro iba a hacer una discoteca de moda, un sábado en la noche a la hora indicada estaba en la discoteca, pero había un montón de gente, el lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente cargado de humo. A la hora indicada llegó aquel hombre, inmediatamente lo reconocí, le dí la bienvenida con una amplia sonrisa y le invitó a una copa en la barra.

Aquel hombre era alto, fuerte con el cabello rapado casi al ras de su cuero cabelludo, con una barba de tres días bien recortada, tatuajes coloridos adornaban sus brazos, tenía un aspecto muy varonil lo que me gusto, no es que fuese gay, sino más bien bisexual, en aquel momento de mi vida deseaba experimentar lo que era estar con hombres, pero no como pasivo, sino como activo, quería sentir mi pene dentro de un ano, siendo arropado por un par de firmes nalgas de macho, nunca pensé que aquella noche seria toda una pesadilla.

Nunca me había sentido atraído por un hombre, hasta esa noche no puedo negar que me excite al verlo. Luego de un par de horas me dijo qué si quería acompañarlo a su casa, lo que acepte salimos de la disco y justo cuando llegamos a mi auto le iba a decir que me diera la dirección y lo seguía, pero solo sentí un pinchazo en mi nuca y luego ya no supe nada.


Me desperté casi desnudo, lo primero que vi fue su tremendo pene, de 30 cm de largo y 8 cm de grosor restregándose por mi cara, la paso por mis mejillas y labios, pegándome con él en la cara, eso y su olor tan fuerte a pene y hombre, me excitaron debo confesar, pero luego vi que estaba amarrado, lo que me hizo temer de inmediato, estaba en un lugar extraño, con las manos amarradas a la espalda un aro de metal rodeaba mi cabeza en lo alto, que se conectaba a una mordaza de bola, tenía las piernas separadas con una barra de metal asegurada a mis tobillos por grilletes de cuero lo que hacía imposible que pudiera cerrar las piernas

Una cuerda sostenía mi cabeza en lo alto, mi dorso estaba inclinado hacia adelante dejando mis nalgas expuestas apenas cubiertas por mi ajustado bóxer de color blanco, mis huevos y pene estaban expuestos entre mis piernas me habían colocado un anillo que rodeaba mi escroto y base de mi pene lo que mantenía mis huevos en el fondo de mi escroto y mi pene en erección.

Me miraba como estudiándome, se colocó un mandil oscuro largo de plástico que cubrió su desnudo cuerpo, empezó a mirar descaradamente mis nalgas, me las fue afianzado, empezó a apretarlas con su mano mis nalgas aun cubiertas con mi bóxer, él empezó a moverlas, apretó más hasta casi todas sus fuerzas lo que me hizo gruñir, de pronto me bajo el bóxer para dejar mis nalgas expuestas, las acaricio sintiendo la piel sin vello alguno, me dio una muy fuerte nalgada, luego otra aún más fuerte, se estaba excitando lo pude notar, me dio otra aún más fuerte esa sonó muy fuerte, luego de eso empezó a nalguearme a placer, fuerte, todo lo que le era posible.

De pronto sentí una de sus manos que entro dentro de mi bóxer, su mano rápidamente encontró mis huevos y pene me los agarro con su mano, para empezar a tirar hacia atrás lento pero firme observando mi reacción, movía las piernas de dolor, así como el resto de mi cuerpo, pero no me había entregado en absoluto, viéndolo sabía que estaba excitado, se quedó un tiempo tirando de mis genitales mientras que inmóvil, solo podía gruñir detrás de la mordaza, hasta que finalmente me soltó, pero solo para empezar a nalguearme de nuevo con las manos chocando en directo con mis descubiertas nalgas, paro de pronto luego de tres o cuatro minutos, para tomar una de mis tetillas, de la que tiro, grite, seguía inclinado, soltaba, estiraba pero solo para volver a tirar, con fuerza.       

De pronto se arrodillo detrás de mí cara estaba aguantando mucho dolor, soltó mis tetillas, tomo mi pene endurecido tirando de él hacia atrás para metérselo en la boca, me lo chupo, lo hacía de tal forma que sus dientes rosaban la piel de mi miembro empecé a gritar de gusto y dolor, “aaaaaaa aammmma mmmmm”, detrás de mi mordaza, no tarde mucho rato en correrme bestialmente, él se tragó todo lo que salió de mi pene sin desperdiciar ni una sola gota.

Cuando termino de beberse mi semen el hombre me mostro mi cinturón ancho que quito de mi pantalón, lo dejé sobre una mesita diciéndole

-“Obsérvalo ya que te voy a castigar con él, y vas a desear elegir otro cinturón hoy”. Dijo el hombre.

Luego de un par de minutos tomo la correa, para empezar a azotarme con mi propio cinturón, perdí la noción del tiempo durante todo el castigo. Me azotaba mis nalgas, muslos, y espalda sude mucho, gimoteaba de dolor, lo miraba sin aun creerme hasta donde había llegado, azotándome, él no mostraba expresión alguna en su rostro en absoluto, aquello no sé cuánto duro.

Cuando termino de azotarme siguió lamiendo mi pene empezó a masturbarme rápidamente me corrí dando fuertes gruñidos él sin dejar en ningún momento de pasar su lengua por mi pene de arriba abajo, mis huevos, gemía como un cerdo, no paro de chupar hasta que quedó desfallecido con semen escurriendo por su mentón detrás de mí. 

Pese a ya verme corrido dos veces mi pene aún estaba duro gracias a la liga en la base, me tomo de las caderas y se retiró su mandil para dejar al descubierto su enorme pene, me restregó su miembro entre mis nalgas por varios minutos haciéndome tener miedo antes de enterrar su tremendo pene hasta sus huevos en mí ano, me había lubricado apenas con algo de su saliva, de todas maneras el dolor fue tremendo y no podía moverme, era demasiado grande, sentía como si un poste eléctrico se me enterró en mis entrañas.       

Comenzó su tremendo mete y saca, en ese momento para él era un muñeco en su fuertes manos, creo que su glande llegaba a mi estómago, estaba enloquecido de dolor y placer, sentía que me partía en dos, pero a la vez estaba excitado y deseaba que estuviera más adentro de mí, lo deseaba, lo amaba, desee ser mujer y ser preñado por ese ser magnifico, varonil, superior hombre, hasta que sentí su enorme descarga llenar mis entrañas, fue un rio de semen dentro de mí, cuando saco su pene de mí, dejándome un tremendo vacío, de no ser por las cuerdas que me sostenían hubiese caído rendido, el semen, salía de mi ano a raudales, mientras lo sentía palpitar.

-“¡Parece que te ha gustado… mi miembro puta!” Me dijo jadeante.

No dije o negué con la cabeza, pero la verdad es que me sentía muy bien, de pronto de marcho luego de acariciar mis nalgas por algunos segundos, me quede ahí, goteando semen de mi ano que luchaba para cerrarse.

Luego de algunos minutos él regreso con una enorme tijera, de esas usadas para podar ramas, con largos mangos de madera cilíndricos, solo los mangos debían medir casi 1.5 metros en uno de sus extremos estaban unidos a un dijera de gruesas cuchillas diseñadas para cortar ramas de hasta 10 cm de diámetro, estaba bien afiladas, temblé cuando de nuevo coloco una de sus manos sobre una de mis nalgas.  

Sentí como me acaricio mis huevos por un largo taro estaba muy nervioso no sabía lo que pretendía con esa enorme tijera, de pronto tomo la cuerda que sobresalía de la parte superior de mi cabeza se inclinó y me dijo al oído izquierdo mientras me acariciaba mis huevos.

-“Va a hacer un lindo eunuco con ese lindo culito que portas”. Dijo el hombre.

Aquellas palabras me hicieron horrorizar, trate de luchar de soltarme, pero nada funciono de pronto sentí las afiladas cuchillas en la base de mis genitales, temblé y sacudí la cabeza como diciendo a gritos, suplicando e implorando.

-“NO POR FAVOR NO LO HAGAS, QUE ALGUIEN LO DETENGA, ¡PIEDAD!”

Cuando de pronto lo escuche decir.

-“Dile adiós a tu vida como hombre y hola a tu vida como eunuco”. Dijo el ahombre.
-“3… 2… 1”. Conto.

Cuando la cuenta termino, cerro los mangos y las cuchillas cortaron sin problema alguno mis genitales por arriba de la liga, ni siquiera un mínimo muñón quedo en mi entrepierna, la sangre como el dolor brotaron a raudales todo mi cuerpo se sacudió en convulsiones hasta que me desmaye.

Tarde varias semanas en reponerme de mi brutal nulificación, el hombre comenzó a violarme de manera sistemática a las dos semanas de cortarme, cuando me recupere por completo fui vendido en una subasta secreta como esclavo, ahora luego de varios años soy propiedad de mi tercer Amo al cual le gusta penetrarme todas las veces que desea, ya que dice que aún tengo un “Lindo Culito”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

KYLE EN EL BOSQUE

Mientras todos jugueteaban en el agua desnudos despreocupadamente no eran conscientes que varios pares de ojos los estaban mirando desde el otro lado de la laguna, sin que ellos pudieran verlos, algo que iba no solo a cambiar su viaje sino también sus vidas como cuerpo, para siempre sin en esos momentos ninguno de ellos pensaba sobre lo que hombres estaban planeando mientras se masturban viendo a aquellos jóvenes jugar y bromear en el agua......


KYLE EN EL BOSQUE.
Mientras todos jugueteaban en el agua desnudos despreocupadamente no eran conscientes que varios pares de ojos los estaban mirando desde el otro lado de la laguna, sin que ellos pudieran verlos, algo que iba no solo a cambiar su viaje sino también sus vidas como cuerpo, para siempre sin en esos momentos ninguno de ellos pensaba sobre lo que hombres estaban planeando mientras se masturban viendo a aquellos jóvenes jugar y bromear en el agua.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Kyle 22 años, joven y rubio casi castaño, de piel blanca y ojos azules, muy atractivo con cara un no de hombre, salió aquella mañana de verano con sus mejores amigos para pasar un fin de semana acampando en el bosque cerca de una tranquila laguna alimentada por un aplacible rio a pocos kilómetros de su comunidad, no era la primera vez que hacían algo si, eran cuatro en el auto de Adryan, Tom y Aldo completaban el grupo ellos pasaron por unas cervezas antes de iniciar su viaje de casi una hora.

La idea era armar el campamento rápidamente, prender una parrilla a carbón, dejar la carne que llevaban para que se cocinara cerca de la orilla de la laguna para luego ir a nadar, cada tanto uno de ellos saldría del agua para darle vuelta a la carne, todo eran de la misma edad y pensaban pasar un fin de semana de chicos a lo grande, una vez llegar al sitio donde acamparían armaron las dos tiendas y prendieron la parrilla como lo tenían planeado.

Luego tomaron unas latas de cerveza de la nevera donde estaban las abrieron y brindaron con ellas.

-“Por nosotros” Dijo Adryan.
-“Salud” Dijeron todos chocando sus ladas.

Luego de beberlas a toda prisa, todos comenzaron a desvestirse, Kyle estaba por ir a tomar su bañador cuando Aldo le dijo.

-“¿Qué haces?” Pregunto Aldo.
-“Voy a buscar mi bañador”. Le contesto Kyle.
-“Que dices no lo necesitas nos vamos a bañar desnudo”. Dijo Aldo.

Acto seguido se quitó su ajustado bóxer, para dejar su buen pene y huevos al desnudos, sus genitales apenas y tenían algo de vello rubio adornando la parte superior de su pene, Kyle que no era la primera vez que veía a Aldo o alguno de sus otros amigos desnudos se sorprendió un poco, ya que era la primera vez que veía la entrepierna de Aldo tan lampiña.

Siguiendo el ejemplo de su amigo Aldo se despojó de su trusa (slip) de color negro para quedar al desnudo, el portaba un mechón en forma de trapecio bien recortado en su pubis de vello púbico hacía tiempo que lo mantenía de ese modo por lo que para nadie fue una sorpresa, lo que si siempre sorprendía era el largo de su pene que si bien estaba en estado flácido era de unos 18 centímetros circuncidado, Kyle desnudo corrió al agua como el resto de sus amigos.

Mientras todos jugueteaban en el agua desnudos despreocupadamente no eran conscientes que varios pares de ojos los estaban mirando desde el otro lado de la laguna, sin que ellos pudieran verlos, algo que iba no solo a cambiar su viaje sino también sus vidas como cuerpo, para siempre sin en esos momentos ninguno de ellos pensaba sobre lo que hombres estaban planeando mientras se masturban viendo a aquellos jóvenes jugar y bromear en el agua.

Adryan fue el primero en salir del agua para ver la carne mostrando su mata de vello pelirrojo por arriba de su pene blanco no circuncidado, el segundo en salir fue Tom el que tenia de los cuatro era el de menor pene, pero poseedor de un gran par de huevos además de una gran mata de vello púbico tan rojo que parecía que su pene estaba en llamas, luego fue al turno de Aldo cuyo pene era grande lo mismo que sus huevos de último fue el turno de Kyle quien informo que la carne estaba lista, por lo que todos salieron del agua y se dispusieron a comer completamente desnudos, sin sospechar en ningún momento que eran observados.   

Aquella noche luego de cenar todos conversaron por un largo rato, luego se fueron a dormir solo en ropa interior Aldo incluso lo hizo desnudo ya que era una noche muy calurosa, a la tarde siguiente mientras todos de nuevo se bañaba en la laguna Kyle salió a caminar adentrándose en el bosque, para luego escuchar un chapoteo se acercó de nuevo a la laguna donde encontró a un hombre bañándose desnudo que le regalo una enorme sonrisa al verlo aparecer entre los arbustos, sin preocuparse en cubrirse.

Aquel hombre era un negro enorme, al ver al joven Kyle su sexo se erecto lo que hizo sentir muy turbado al joven, al ver aquel tamaño de falo, el hombre salió del agua para ir hacia donde estaba mostrando impúdicamente sus genitales que escurrían agua aún.

-“Hola, soy Jack”. Dijo aquel hombre.

Jack caminó hacia su ropa y sacó un revólver para luego apuntar a Kyle y decirle.

-“Desnúdate o te mato”. Le ordeno.

Aterrado Kyle obedeció, por su mirada comprendió que aquel hombre lo iba a violar nunca había tenido nada sexual con un hombre solo con chicas hasta ese día. El negro empezó a besarlo y acariciar sus nalgas, forzando a Kyle a manosear su sexo, que se sentía grueso, firme, caliente. Kyle le rogo que lo dejara, pero noto que sus ruegos lo excitaban más, así que se limitó a obedecer sus órdenes.

Sin apuro colocó una crema en el ano de Kyle y deslizó uno de sus dedos, el joven dio un gemido de dolor y el empezó a moverlo, poco a poco le dilató su ano, lubricándolo muy bien, Kyle lloraba de vergüenza, humillación e impotencia, luego de algunos minutos el hombre lo acostó sobre una gran roca lisa boca abajo, abrió sus piernas con las suyas, para luego abrirle sus firmes como blancas nalgas de Kyle que de nuevo suplico cuando sintió el enorme glande del negro tocar su bien lubricado ano.

El hombre solo le dio dos nalgadas y le dijo.

-“¡Cállate y disfruta puta!” Le dijo el Jack.

Casi al mismo tiempo Jack empezó a deslizar su enorme pene dentro de Kyle al comienzo entró con cierta facilidad, me sentía abierto y lleno, pero de pronto el joven sintió mucho dolor y gimió. Jack retrocedió y volvió a la carga, esa vez no se detuvo, Kyle supo en ese momento lo que era estar bien abierto y lleno, dio un grito de dolor sintiendo que era desgarrado, cuando Jack comenzó con su brutal mete y saca.

El dolor que Kyle sentía fue cediendo poco a poco para cuando el dolor ya había desaparecido por completo Jack eyaculó dentro de Kyle. Entonces saco su enorme miembro de él le hizo dar la vuelta y lo tomo del mentón Kyle aun lloraba sintiendo su ano palpitar y Jack le dijo, presionando el cañón de su revólver sobre los huevos de Kyle.

-“Ahora eres mi hembrita, es mejor que lo acepte puta” Dijo Jack.

Para luego comenzar a besar el cuello de Kyle quien lloraba unos minutos más tarde Jack lo volvió a penetrar por segunda vez, al acabar salió suavemente de sus entrañas y lo beso larga y apasionadamente en la boca, el pene de Kyle se puso duro y no comprendía la razón. Luego Jack se lo llevó a la laguna donde se bañaron mutuamente como él se lo ordenó.

Al salir volvió a besarlo y le dijo.

-“Ahora vas a aprender como satisfacerme con tu boca”. Dijo Jack apuntándole con su arma.

Jack hizo que Kyle abriera la boca para que le diera una mamada siguiendo todas sus indicaciones, hasta que eyaculó en su boca dando un gran alarido de placer haciendo que se bebiera todo su espeso semen que salió como un torrente de su palpitante pene.

Al acabar Jack le ordeno.

-“Vístete es hora de ir con tu grupo”. Ordeno Jack.

Kyle obedeció y en el camino lo beso y manoseo a su antojo, grande su la sorpresa de Kyle cuando al llegar a su campamento sus otros amigos estaban abarrados y llorando con otros hombres armados desnudos de la cintura para abajo conversando alegremente, se hizo evidente que todos sus amigos como el mismo habían corrido con la misma suerte, los hombres al verlos llevar dijeron.

-“Jack siempre te llevas a la mejor putita” Dijo uno de los hombre.
-“Por supuesto siempre me gustan las mejores”. Respondió Jack en tono alegre.

Jack le ordeno a Kyle que se desnudara de nuevo apuntándole con el arma, cuando estaba desnudo Jack lo amarro a un árbol con sus manos por encima de su cabeza, Kyle tenía una expresión de enojo, furia y miedo en su rostro, antes de apartarse Jack le dijo.

-“Ahora observa como convertimos a tus amigos en verdaderas putas”. Dijo Jack.

Uno de los hombres tomo Tom, para llevarlo hacia un árbol donde lo amarro haciendo que sus brazos abrazaran el tronco hacia atrás, dejando su dorso como genitales bien expuestos, también le amarraron sus piernas bien separadas otro de los hombres saco un cuchillo que coloco con anterioridad en la fogata y se acercó al aterrado Tom, acaricio su cuerpo por unos segundos antes de levantar su pequeño pene que pese a todo estaba más duro que nunca antes el hombre coloco la afilada y caliente hoja de acero debajo de los enormes huevos Tom que de inmediato suplico.

-“NO POR FAVOR, NO… HARE LO QUE SEA PERO ME LOS COR…” Gritaba Tom.

Pero sus suplicas fueron interrumpidas cuando aquel hombre comenzó a cortar, Tom dejo de suplicar y comenzó a gritar mientras todo su cuerpo se convulsionaba, el hombre apenas tardo uno segundos en levantarse sosteniendo el pene y escroto los que fueron los enormes huevos de Tom aun en su interior en su mano ensangrentada, Tom gritaba sin control de dolor, hasta que el hombre usando el aun ardiente cuchillo cauterizo sus heridas, Tom puso los ojos en blanco y se desmayó.

Luego el turno de Aldo quien lucho desesperadamente pero no pudo evitar ser amarrada a un árbol de la misma manera que aún lo estaba Tom, otro de los hombres tomo otro cuchillo similar al usado con Tom de la fogata para acercarse a Aldo quien trataba inútilmente de soltarse, pero cuando sintió el calor del cuchillo quemar su escroto se quedó quieto y suplico.

-“¡Por favor no, seré su esclava sexual pero no me castren!” Suplico Aldo.
-“Oh claro que serás nuestras esclava putita” Dijo el hombre al tiempo que comenzó a cortar su pene.

El hombre cercenaba su miembro lo más pegado a la base le tomo solo 5 segundos cortarlo del todo, el gran pene de Aldo quedo sangrando en la mano del hombre que lo inserto con una rama y se lo paso a otro de sus amigos quien lo coloco sobre las llamas de la fogata para que se empezara a cocinar. Luego tomo el escroto de Aldo que aún estaba gritando de dolor y se lo corto de un rápido movimiento, para luego cauterizar sus heridas, se puso de pie, extrajo los dos orbes del bolso de piel y se llevó uno la boca, lo chupo por unos segundos antes de morderlo, masticarlo y tragarlo.

-“Ummmm tierno, jugoso y sabroso” Dijo el hombre.

Aldo ya no pudo presenciar como aquel hombre devoro el que fue su testículo, luego fue el turno de Adryan, quien también lucho, pero nada pudo hacer antes de que pudiera cuan siguiera suplicar por su virilidad Jack le cerceno su enorme pene y huevos de un rápido corte, Adryan se desmayó casi de inmediato por el dolor, Jack se acercó a Kyle aun sosteniendo el escroto de su amigo recién cortado, Jack extrajo los dos orbes del bolso de piel, tomo uno para llevárselo a la boca y devorarlo.

-“¡Ummmmm riquísimo!” Exclamo Jack.

Luego tomo el último de los que fueran los testículos de Adryan y se lo puso en la boca a Kyle para ordenarle.

-“Vamos cómelo putita” Ordeno Jack.

Al ver que Kyle dudaba en cumplir la orden, como su enorme pene en erección y coloco el afilado cuchillo que uso para castrar a Adryan debo, Kyle sintió como la afilada hoja le quemaba su pene, Jack lo miro y le dijo de nuevo.

-“¡Come o te convierto en un eunuco!” Ordeno Jack.

Kyle no tuvo más remedio que masticar el que fuese el testículo de su amigo, para luego tragarlo, Jack rio, sintiéndose vencedor, para luego de quitar el cuchillo debajo del pene de Kyle decirle.

-“¿Verdad que estaba muy sabroso?” Dijo Jack sarcásticamente. Para luego irse riendo.

Por nueve meses los cuatro fueron los esclavos sexuales, de aquello hombres complaciéndolos en todo incluso en los actos más depravados que se puedan imaginar. Incluso Kyle lo empezó a disfrutar. Finalmente, una tarde los cuatro ya convertidos en obedientes esclavos fueron llevados a la ciudad hasta un llevó a un hotel a las afueras donde fueron depilados totalmente, Jack aparto a Kyle del resto y se llevó a parte en privado con la ayuda de una gran tijera le cerceno su pene y huevos, para luego curarle la herida amorosamente.

Kyle apenas pudo resistencia a su anulación, para ese momento ya era más una marioneta de los deseos de Jack que un hombre, su voluntad se había perdido pasados dos semanas todos fueron vestidos de mujer, maquillados y me llevó a un antro donde fueron ofrecidos a dos hombres por dinero. Después de eso ninguno de los cuatro volvieron a ver más a aquellos hombres.

Los cuatro aún son buscados Kyle ya de 35 termino en un burdel de África siempre tiene una terrible necesidad de ser penetrado y usado sexualmente por un hombre negro bien dotado para recordar a su primer dueño al que ama aun en secreto.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com








Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

KEVIN Y LA MADURA

Lucia era una sabrosa madura de 40 años, de grandes senos, buenas nalgas y muy simpática, había vivido siempre en frente de casa de mi casa, me llamo Kevin, desde que podía recordar, desde niño cuando jugaba con sus hijo ya algunos años mayores que él, siempre hubo algo que le atraía de ella, pero el tiempo pasa y sus hijos de Lucia se marcharon a la universidad, crecí ya con 15 años estaba en plena edad de la punzada, sentía una gran atracción hacia ella y no había día que no le dedicara muchas de mis masturbaciones......



KEVIN Y LA MADURA.
Lucia era una sabrosa madura de 40 años, de grandes senos, buenas nalgas y muy simpática, había vivido siempre en frente de casa de mi casa, me llamo Kevin, desde que podía recordar, desde niño cuando jugaba con sus hijo ya algunos años mayores que él, siempre hubo algo que le atraía de ella, pero el tiempo pasa y sus hijos de Lucia se marcharon a la universidad, crecí ya con 15 años estaba en plena edad de la punzada, sentía una gran atracción hacia ella y no había día que no le dedicara muchas de mis masturbaciones.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ADVERTENCIA] [INFIDELIDAD]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Lucia era una sabrosa madura de 40 años, de grandes senos, buenas nalgas y muy simpática, había vivido siempre en frente de casa de mi casa, me llamo Kevin, desde que podía recordar, desde niño cuando jugaba con sus hijo ya algunos años mayores que él, siempre hubo algo que le atraía de ella, pero el tiempo pasa y sus hijos de Lucia se marcharon a la universidad, crecí ya con 15 años estaba en plena edad de la punzada, sentía una gran atracción hacia ella y no había día que no le dedicara muchas de mis masturbaciones, siempre fantaseando en cómo sería tener sexo con mi vecina.

La oportunidad de intimar con ella surgió cuando mi madre hablando con Lucia le comento que no iba muy bien con las matemáticas, enseguida ella que era maestra ofreció para que diera unas clases. Hasta entonces solo la conocía de forma superficial, nos veíamos en la calle, donde me limitaba a saludarla con cierta vergüenza ya que me gustaba mucho, fue de ese modo que me presenté unos días después en su casa que como dije estaba solo cruzando la calle.
           
Empecé a recibir sus clases y al principio se limitaba a darme las explicaciones oportunas y hacerme ejercicios de cálculo. Pero al cabo de unas cuantas clases fuimos teniendo más confianza y me fui relajando, ella era muy amable y con ese trato fui cada vez sintiéndome mejor a su lado. La verdad es que estaba cada vez más enganchado por Lucia no pasaba un día en que no me masturbase pensando en ella.

Un día que jamás olvidaré me dio clase vestida con una camiseta de tirantes que le iba un poco holgada. No pude evitar hacer miradas hacia sus pechos, se los podía ver en los momentos que ella se acercaba a mí para corregirme los ejercicios. Ella se dio cuenta de mis miradas y en vez de molestarse lo que hizo fue ponerse a reír, fue cuando me pregunto si le gustaba, al momento me ruboricé y la leve erección que tenía se me fue de golpe. Avergonzado le confesé que me gustaba mucho. Ella me preguntó de repente.

-“¿Eres virgen verdad?” Me pregunto de Improviso Lucia.
-“¡Si!” Le contesté muy apenado

Ella no tardo en acercar sus labios a los míos y empezó a besarme, primero con suavidad y luego cada vez con más fuerza y pasión, en aquel momento alucinaba con la situación, tenía la impresión de que aquello era uno más de mis sueños húmedos. pero era real lo que me estaba ocurriendo Lucia al mismo tiempo que me besaba empezó a pasar sus manos por todo mi cuerpo, bajando por mi pecho y más tarde empezó a palparme mi entrepierna sintiendo como mi pene ya estaba muy duro.

Al ver ella que solo me limitaba a besarla tomo mi mano derecha y me la puso en su pecho, entendí al momento que debía tomar más parte activa en el juego y empecé a masajear sus pechos. La respiración de los dos era cada vez más profunda y podía sentir los latidos de su corazón mientras la palpaba por debajo de la camiseta. Luego me acerqué más a ella, le desabroché el sotén (corpiño) dejándolo caer en el suelo. Mis manos palpaban sus senos, eran muy suaves, contrastaban mucho con sus pezones y la aureola que los rodeaban, que al tacto eran rugosos.

Los iba masajeando, mi mente iba a mil por hora, había tantas sensaciones placenteras en aquel momento que me sentía embriagado por completo, era una sensación extraña pero muy placentera, mientras estaba ocupado con los besos y las caricias, ella me desabrocho el pantalón, me bajo la cremallera y metió su mano por debajo de mi trusa (slip) acariciando mi miembro erecto. Al momento este se salió de mi trusa todo duro al máximo, ella empezó a mover la piel de mi pene con un movimiento rítmico que me sabía a gloria.

Estaba todo mojado pues hacía rato que mis jugos pre-seminales ya brotaban de mi miembro. Ella seguía acariciando mi pene con suavidad, pero con firmeza al mismo tiempo, se quitó la camiseta y pude ver todo su torso desnudo, estaba preciosa con dos senos al aire, sus pezones totalmente abultados y duros, ella con rapidez me bajo el pantalón y después la trusa por completo, luego los dos nos acabamos de quitar cada uno la ropa que nos quedaba y nos quedamos desnudos juntos el uno enfrente del otro, aquello superaba cualquier fantasía que hubiese tenido con ella hasta ese momento.

Continuamos con los besos y las caricias fue ella la que tomo la iniciativa y me llevo al sofá, hizo que me estirara allí y salto encima de mí, me dejaba guiar, sabía que ella era la profesora en aquel momento y no me refiero a las matemáticas precisamente. Empezó a besarme en la boca y luego fue bajando por mi cuello hasta llegar a mi pecho, se puso a besar y chupetear mis tetillas que se pusieron muy duros, no sabía que los hombres pudiésemos tener tanta sensibilidad en las tetillas, fue entonces que me atreví a mover una mis manos hacia su raja ella al notar que me acercaba a su sexo abrió un poco más sus piernas para que pudiera acceder más fácilmente, nada más palpar sus labios mayores empecé a notar como los pocos vellos que los rodeaban estaban totalmente mojados de flujo vaginal, pase mis dedos por la entrada de su vagina y pude comprobar que sus labios menores estaban también totalmente mojados y bien abiertos dejándome acceder con facilidad al interior de su vagina.

Lucia se levantó de golpe, se fue rápidamente a su habitación a buscar una caja de condones, para no tardar en volver mi lado y con una rapidez que me sorprendió me puso un condón en mi tieso miembro, luego se puso en cuclillas encima mío tomo mi pene con su mano y la guio hacia la entrada de su mojada vagina, se agacho de golpe y mi pene entro por completo dentro de ella, ella casi de inmediato comenzó a cabalgarme, no paraba de moverse de forma rítmica y sus movimientos se hacían cada vez más violentos.

Su vagina mojada no paraba de tragarse mi pene, parecía que quería succionarlo hacia lo más profundo de sus entrañas. Sus nalgas mojadas de flujo chocaban con mi pubis produciendo unos chasquidos, que me parecía que a cada chasquido me iba a explotar mi durísima erección, aquello era demasiado para mí, note que mis huevos no podían aguantar por mucho más tiempo aquel frenético ritmo de pronto llegue a un fuerte orgasmo que me hizo gritar de placer.

-“AAAAAAAAAAHHHHHHH”. Grite.

Durante unos segundos me convulsioné y expulsé todo el semen que había en mis testículos. O eso pensaba, ya que Lucia no tardo nada en quitarme el condón y ponerme uno nuevo en mi todavía miembro erecto, volvió a sentarse encima mío pero esta vez dándome la espalda y continuó montándome de forma violenta. no paraba de cabalgarme, note que debido a la fuerte corrida mi miembro estaba aflojando y en un momento dado ella coloco uno de sus dedos en la entrada de mi ano y moviéndolo circularmente fue introduciendo su dedo cada vez más adentro, en cuanto ella empezó a estimularme el ano y la parte que va de este hasta los testículos, mi miembro recobró nuevas energías y de forma casi mágica me encontré con mi pene otra vez totalmente tieso y duro.

Ella siguió montándome y me dio instrucciones para que me incorporase y le acariciase sus senos, así lo hice, también le iba besando el cuello mientras ella no paraba de jadear y mover sus caderas encima de mí, de súbito note como su vagina empezó a palpitar con una serie de contracciones que empezaron a presionar mi pene con fuerza, se estaba corriendo y no paraba de gemir de placer, también el resto de su cuerpo se convulsionaba la abracé con fuerza mientras le besaba el cuello y los hombros de improviso a mí también me sobrevino un fuerte orgasmo que me hizo caer en el sofá, ella también se desplomo encima de mí.    

Pensé que todo había acabado, pero Lucia seguía excitada cuando recupero el aliento rápidamente me dijo que me levantara, ella tomo una silla y apoyo sus brazos sobre el asiento abriendo muy bien sus piernas mostrándome toda su vagina ya bien abierto y mojada, solo con esa visión cualquier hombre tendría una tremenda erección al instante, guardo esa imagen en mi mente como si tuviera una fotografía dentro de mi cerebro pese a que han pasado ya varios años de aquello.

Me dijo que la penetrara en esa posición, por supuesto obedecí, mi falo ya estaba de nuevo en completa erección, ella me paso un nuevo condón me lo puso y la penetre, la tome de sus nalgas para penetrarla de pie detrás de ella, no tardo en comenzar a gemir como una loca, mientras por mi parte continuaba con el mete, saca a un ritmo salvaje.

Tarde en correrme es tercera vez lo que nos hizo gozar por más tiempo a ambos, pero cuando llegamos al orgasmo lo hicimos lo más fuerte posible. después de corrernos y de sepárame de su vagina ella me tomo con fuerza la cabeza con sus manos y me beso de nuevo para luego conducir mi boca a su sexo y me dijo que todavía no habíamos acabado que siguiera comiéndole su raja y penetrándola con mis dedos hasta que ella me dijera que parase.

La obedecí y seguí jugando con su sexo sin haberme podido quitar el condón. Se volvió a correr a los pocos segundos y empezó a tener una serie de orgasmos seguidos, a cada orgasmo se convulsionaba y me echaba chorros de flujo en mí rostro. Estaba con el rostro todo empapado y llegué a tragarme parte de sus flujos, tenía un gusto como a yogurt salado, después de esta serie de orgasmos acabó por tumbarse en el sofá me puse a su lado y la abracé con fuerza. Así estuvimos más de media hora, los dos juntos, relajados, satisfechos y agotados acariciándonos.

Luego Lucia me quito el condón me chupo mi pene hasta dejarlo limpio, me llevo al baño donde nos bañamos juntos y me ayudo a vestirme, ante de irme nos besamos de nuevo con pasión.  Esta fue mi primera vez y fue todo un éxito gracias a que pude estrenarme con una mujer ya experimentada. A partir de entonces Lucia estuvo dándome clases de matemáticas y de sexo durante más de unos seis meses, jamás la olvidaré. Debo confesaros que ha sido la mejor amante que he tenido, aunque también la única, dado que por asares del destino ya no puedo estar con una mujer como lo estuve con ella.

Verán ella estaba casada felizmente, pero su marido viajaba mucho por lo que casi siempre estaba sola en casa, por supuesto era algo que nos beneficiaba a ambos, pero todo lo bueno tiene que terminar algún día. Cierta tarde viernes, estaba en su casa supuestamente para una mis lecciones de matemáticas que se transformo en una lección de sexo, estaba disfrutando de lo lindo con ella cabalgándome cuando su marido regreso de improviso de uno de sus viajes, nos vio en su cama disfrutando lo que lo volvió un salvaje.

Se nos fue encima, arrojando a Lucia de un fuerte manotazo fuera de la cama, a mí me tomo del cabello, tratando de proteger mi rostro desprotegí otras áreas vitales, solo sentí una fuerte punzada en mi entrepierna que me hizo gritar de dolor, luego solo fue arrastrado tirado del cabello por la casa hasta la sala donde Lucia trato de detener a su marido, pero recibió un fuerte golpe en el rostro que la dejo tirada en el piso sangrando.

Su marido me llevo hasta la cocina, donde me amarro a una silla, y me tapo la boca con un paño, también me vendo los ojos, por lo que no pude ver lo que hacía, estaba aterrado, luego de uno leves instantes sentí como una mano tomo mis huevos, los apretó y jalo, lo que me hizo retorcerme de dolor, luego escuche como me dijeron.

-“Bueno espero disfrutas de mi mujer, porque nunca volverás a estar con otra mujer” Dijo la voz.
-“MMMM… JJHHHGGGMMM”. Trate de decir.

Cuando de pronto sentí una enorme punzada que hizo que todo mi cuerpo se sacudiera de dolor fue justo el momento en que deje de ser un hombre y me convertí en un eunuco, el esposo de Lucia me cerceno el escroto con mis huevos dentro con un afilado cuchillo, luego tomo mi pene y lo corto justo por la mitad no sin antes amarrarlo bien para evitar que sangrara mucho.

Tarde meses en recuperarme de aquellos, traté dos veces de acabar con mi vida no deseaba vivir de ese modo, sin sexo, sin placer por el resto de mis días, poco a poco comencé a aceptar mi condición de eunuco tuve que aprender a orinar sentado lo que en sí mismo fue otro trauma, pero al final lo acepte.

Ahora tengo 30 años aun mantengo un contacto de cariño y amistad con Lucia, ahora no hay nada de sexo y la verdad es que envidió la suerte que tiene su afortunado nuevo marido que de seguro la llena de placer como ya no podré hacerlo nunca más con ninguna mujer mientras viva, por lo menos de manera viril.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com