MÉDICO ME TOCA

Era un sábado en la mañana tenía una cita médica con mi doctora por unos fuertes dolores que tenía en la ingle desde hacía semanas, me bañé y me vestí muy temprano, decidiendo ponerme una trusa (slip) color rojo que me quedaba muy apretado, lo que creo que fue el culpable de todo. Tenía por ese entonces 16 años con una novia, con la que tuve sexo varias veces deliciosamente no con la frecuencia con la que hubiese deseado......


MÉDICO ME TOCA
Era un sábado en la mañana tenía una cita médica con mi doctora por unos fuertes dolores que tenía en la ingle desde hacía semanas, me bañé y me vestí muy temprano, decidiendo ponerme una trusa (slip) color rojo que me quedaba muy apretado, lo que creo que fue el culpable de todo. Tenía por ese entonces 16 años con una novia, con la que tuve sexo varias veces deliciosamente no con la frecuencia con la que hubiese deseado..

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & Darksoul




Era un sábado en la mañana tenía una cita médica con mi doctora por unos fuertes dolores que tenía en la ingle desde hacía semanas, me bañé y me vestí muy temprano, decidiendo ponerme una trusa (slip) color rojo que me quedaba muy apretado, lo que creo que fue el culpable de todo. Tenía por ese entonces 16 años con una novia, con la que tuve sexo varias veces deliciosamente no con la frecuencia con la que hubiese deseado.

Aun así, ese día el medico que me atendió me hizo sentir un placer totalmente nuevo, pero también el ultimo de mi vida como un hombre viril de verdad, fui acompañado por mí padre, pues según mamá era mejor de esa manera. Llegamos a mi cita y me di cuenta inmediatamente como me miraba con ganas aquella doctora madurita de ojos claros y unos 40 años.          

Ya una vez en la consulta después de un rato haciéndome preguntas algo incomodas y personales desnudarme con la mirada me dijo que pasara a la camilla. Ahí me acosté boca arriba y lo primero que hizo fue tomarme la presión, aprovechándose para acomodar mi mano sobre su pene. Lo sentí muy duro ya por encima del pantalón que tenía. Todo aquello me tenía desconcertado, pero de alguna manera muy excitado.

Luego de algunas otras pruebas y manoseos hablo con mi padre, seguramente le pidió que esperara a fuera un momento porque apenas dejo de hablar con él mi padre salió del consultorio diciendo que iría al baño, cosa que por supuesto no le creí pero que creí era lo mejor en ese momento.       

Después que mi padre se marchó ella me bajo rápidamente el pantalón y me subió la camisa para verme mi pecho. Comenzó a palparme mi pecho bajando su mano por mi abdomen, hasta bajarme mi trusa (slip) roja lentamente, para luego palparme mis testículos durante mucho tiempo, hasta que poco a poco mi pene se fue poniendo durísimo por tanto manoseo en mi área intima.
           
Después de que era muy evidente, ella sin reparo alguno y lo agarro fuertemente con su mano, diciéndome:

-“Se te ha puesto muy duro”. Dijo ella.  

No aguantaba más, estaba que explotaba claro, por su culpa, sentía me venía por lo que superando mi pena y vergüenza le suplique.      

-“Por favor chúpamela por favor” Le suplique jadeando.
-“Primero tienes que mojarte, porque según ella le encantaba saborear el líquido pre seminal”. Me respondió ella.         

Me hizo aguantar mucho masturbándome y rozándome la punta muy lento con su lengua, como estaba tan excitado me mojé muchísimo rápidamente, sentí el líquido transparente resbalar por mi endurecido pene ahí si comenzó a mamármelo, con el líquido pre seminal se sintió delicioso y no pude aguantar mucho, viniéndome a borbotones en su boca después de unos apenas 4 minutos de mamada, llamando su boca por entero de mi espeso semen, aquella fue mi primera y única mamada de mi vida viril que sin saberlo también fue mi última eyaculación de mi vida.

Luego de aquello la doctora salió y hablo con mi padre, de algo que no pudo escuchar se tardó como media hora, para cuando ambos regresaron al consultorio ya me había aseado y vestido de nuevo, tenía una sonrisa de oreja a oreja, aunque mi padre estaba al borde del llanto, me abrazo como si me fuesen a ejecutar en breve, luego me dijo que debía de ser valiente, que todo era por mi bien, luego me dijo que obedeciera en todo a la doctora y se marchó.

La doctora entro ya vestida con ropas quirúrgicas lo que me asusto, ella me ordeno desnudar por completo lo que obedecí, pensando tontamente que obtendría más placer como la vez anterior, pero esa vez luego de acostarme sobre la camilla de nuevo boca arriba ella salo unos estribos de la parte abajo y me coloco las piernas en ellos para luego asegurarlas con correas.

Aseguro mi pecho y brazos con gruesas correas dejándome prácticamente a su merced, luego tomo un pote de crema de afeitar y esparció una generosa cantidad por toda mi entrepierna especialmente por mi escroto que no tardo en comenzar a afeitar con una afilada hoja de afeitar retirando todo el bello de mi escroto, altas piernas y pubis dejando mi zona púbica tan lampiña como cuando aún era un niño.

Luego sentí como me inyecto alrededor de mi pene y luego hizo lo mismo en mi escroto me dolió mucho, el dolor hizo que olvidara le pena que estaba sintiendo en ese momento por tener una tremenda erección de nuevo. Al cabo de unos segundos ya no sentía nada de mi pelvis que quedo entumecida por completo, fue cuando la vi tomar un bisturí de una charola de metal que coloco a su lado, ella estaba sentada entre mis abiertas piernas usando un tapabocas.

Sentí unos algo húmedo y sentí que mi escroto se apretó, luego sentí dos tirones y algunas leves punzadas para después escuchar dos golpes secos provenientes de un cuenco de metal, ni siquiera sospeché que aquellos dos golpes fueron provocados por mis testículos cuando fueron depositados ahí, luego de ser extraídos y cortados de mi escroto.

Luego de unos minutos la doctora se quitó los guantes de látex, manchados de sangre, para tomar mi aun endurecido pene, que comenzó a masturbar fue cuando me dijo.

-“Ahora necesito que te corras para limpiar bien todos los conductos que aún quedan en tu cuerpo”. Dijo Ella,

No entendí en ese momento a que se refería, solo pensaba en el placer que de nuevo me estaba haciendo sentir, dado que mi pene no estaba entumecido, me sentía en las nubes de nuevo, ella hábilmente bajaba y subía mi prepucio por mi glande haciendo que me estremeciera y gimiera sin parar hasta unos minutos después de comenzar a masturbarme ya no pude contenerme y me corrí.

-“AAAAAAAHHHH”. Gemí.

Fue el mejor orgasmo de mi vida, aunque de inmediato note que algo estaba mal, pues no hubo una explosión de líquido blanco como de costumbre, sino que solo fueron unas gotas de un líquido color crema claro eso si salió con mucha fuerza cuando el placer del orgasmo desapareció le pregunte a la doctora.

-“¡Porque mi semen salió de ese color?” Pregunte.
-“Es normal, dentro de poco será casi trasparente ya que sin tus testículos lo que eyaculas ya no tiene esperma”. Respondió ella.

-“¿Qué? ¿Cómo que sin mis testículos?” Pregunte aterrado.
-“Si te he castrado, mira aquí están tus testículos y como puedes ver ya el cáncer bien avanzado, mucho me temo que deberás someterte a una buena ronda de quimioterapias”. Dijo la doctora mostrándome el cuenco con mis testículos extirpados.

Me quedé en shock por unos segundos, me negaba a creer que aquello estuviera pasando, mira mi entrepierna y vi mi escroto aun relleno, aunque con algunos puntos de sutura, viendo la doctora mi expresión de confusión añadió.

-“Si, te los extirpe lo que hay ahora dentro de tu escroto son solo prótesis testiculares, solo para estética pero en realidad ya no cumplen con ninguna función”. Dijo la Doctora.

-“NOOOOOOOOOOOO”. Grite de desesperación.

Mi padre entro al oírme gritar y me abrazo fuerte mientras le susurraba.

-“Me han castrado… Me han castrado…” Repetía una y otra vez.

De eso ya han pasado 10 años, supero el cáncer, pero perdí mis testículos, aun puedo tener erecciones y tengo una esposa, con la que tengo buen sexo pero nunca he vuelto a sentir el mismo placer de cuando me vine en la boca de la doctora aquella tarde en que me castro.




Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

MACHITO CASTRADO

Lo ves Nacho tiene buen cuerpo es cuando sale del agua cuando parece ser el top de la prepotencia machista. Con ese pedazo de pene colgándole entre las piernas, y de forma tan impúdica. No es por mis hijas. Verás ya sabe que estás tú aquí y eres de confianza, pero hace lo mismo delante de cualquier mujer. Y no me gusta. Esa actitud no me gusta. Bueno pues déjalo en mis manos......


MACHITO CASTRADO.
Lo ves Nacho tiene buen cuerpo es cuando sale del agua cuando parece ser el top de la prepotencia machista. Con ese pedazo de pene colgándole entre las piernas, y de forma tan impúdica. No es por mis hijas. Verás ya sabe que estás tú aquí y eres de confianza, pero hace lo mismo delante de cualquier mujer. Y no me gusta. Esa actitud no me gusta. Bueno pues déjalo en mis manos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [DOMINACIÓN] [HUMILLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Picolo & Darksoul




La tarde transcurría con normalidad en un chalet de la campiña. En la piscina dos niñas de 9 y 11 años y tomando el sol Carla y una vecina Rosario. Carla era la madre y la mujer de un acomodado economista que descansaban en dicho chalet. Tomaban el sol con tranquilidad dejando paso a una conversación como otra cualquiera. En esos momentos hablaban entre las mujeres.

-“Pues si imagínate ya la situación empieza a ser incómoda”.
-“¿Y lo has hablado con tu marido?”
-“No, lo cierto es que él siempre ha tomado el sol desnudo y ha estado en la piscina como ha querido”.
-“Bueno tu marido tiene buen cuerpo eso no hay que dudarlo”.
-“Si y demasiado, por cierto ya sabes lo que le mide el pene”.
-“¿Mujer y ese es el problema?”

No es que no me gusta que vaya por ahí desnudo delante de las niñas y que se muestre con el

–“¿Tú crees que se ha vuelto un exhibicionista?”
– “No creo. Oye porque no lo castras”.
– “¿Pero qué dices, estás loca?”

Bueno solo de forma figurada. ¿Es eso posible? Bueno tú dices que Nacho la tiene grande. Quizás podamos hacer que no se desnude delante de las chicas privándolo de su salchicha… O mejor dicho de su confianza.

En esos momentos llegó Nacho a la piscina. Saludó a las mujeres y casi sin decir nada se quitó el bañador y se tiró al agua. La desnudez de su padre en la piscina no fue una sorpresa para las niñas, las cuales jugaban ajenas a todo.

Lo ves Nacho tiene buen cuerpo es cuando sale del agua cuando parece ser el top de la prepotencia machista. Con ese pedazo de pene colgándole entre las piernas, y de forma tan impúdica. No es por mis hijas. Verás ya sabe que estás tú aquí y eres de confianza, pero hace lo mismo delante de cualquier mujer. Y no me gusta. Esa actitud no me gusta. Bueno pues déjalo en mis manos.

Lo ves, fíjate, lleva el pene casi erecto, yo creo que le excita que estés tú aquí. Nacho avanzaba poderoso turgente y meneando un pene digno de un semental. Esta le colgaba sobre dos huevos muy bien puestos había sido circuncidado de niño y dejaba al descubierto un rosado glande. Fue hacia donde estaban las dos mujeres tomó la toalla y se marchó hacia el interior del chalet.

Pues si la verdad es que no podía pensar que tu marido tuviera ese pene. Verás para eso están las amigas. Varios días después se repetiría la historia, pero esta vez Carla había seguido instrucciones de Rosario, la cual tras hablar con una amiga veterinaria le había indicado ciertas pastillas que separaban las inhibiciones en los animales machos. Haciendo que la presencia de la hembra no les excitara. Carla quería ver que sol caía sobre esa erección y la confusión apesadumbraba del confuso macho, al ver que su pene no reaccionaba.

Ese episodio era el comienzo de lo que se venía por la tarde. Ya que las pastillas habían comenzado su efecto. Por la tarde el fuerte sol caía sobre la piscina mientras Carla, Rosario y la amiga de estas se unía a la reunión. Entre ellas comentaban el episodio por la mañana.

– “Bueno no nos dejes así. ¿Qué pasó?”
– “Pues nada se duchó y se fue al trabajo”.
– “No dijo nada, aunque parecía confuso”.
– “Oye es cierto desaparecerá el efecto de las pastillas”.
–“Pues si en unas semanas le volverán las erecciones, aunque su confianza no será la misma”.

Nacho entonces salía a través de la terraza y bueno pretendía realizar su diario ritual de territorialidad de macho bañándose desnudo delante de las mujeres. Tras nadar unos minutos al salir por la escalera de la piscina las mujeres no perdían ojo del gigante atributo, pero maldición pensó Nacho se detuvo a mitad de la escalera había algo que no comprendía algo que no lograba entender su poderoso pene era de la mitad de antes. Pero no era no de la mitad se había retraído más de ocho centímetros, aunque no en grosor, pero si en longitud casi desaparecía entre su vello púbico. Y bueno allí indefenso desnudo y delante de varias mujeres que conocían la fama de trípode que le precedía y que igualmente iban a darle otra fama da tener pene minúsculo.

El macho no podía quedarse en la piscina eternamente así que salió del agua mientras veía como las chicas, más Rosa la amiga, bajaba sus gafas de sol para poder verle su pene.

-“¡Ohhhhhhhhh!” Murmuraron mientras algunas risitas escapaban de los labios.

El notó como los ojos de las tres se clavaban en su pene que parecía no reaccionar, intentó llevarse la mano hacia sus huevos, pero esa era la señal para que las mujeres se fijaran todavía más. No tuvo más remedio que ir hacia las mujeres para tomar la toalla. Pero Carla se adelantó, no cariño es mejor que permanezcas desnudo, no querrás perder el bronceado de tu piel, además Rosa es casi médico no tiene perjuicios.

Si además no te preocupes me animaré a hacer topless. Sé que no me vas a comer con esa cosita que tienes. Rieron las tres. Nacho no sabía dónde meterse desde joven había gozado de un gran pene y había sido el líder de las duchas de los gimnasios y de los machitos que impúdicamente gozan paseando sus genitales delante de los demás. Pero se sentía humillado, su pene apenas superaba los 2 centímetros.

Mi amor ¿qué te ha pasado? le habíamos contado a Rosa lo de tu gran pene, pero eso es ridículo. El, penas articulaba palabra, entonces Carla le acarició el muslo en dirección hacia su micro pene este fue un momento de terror para Nacho acostumbrado a llevar la iniciativa. Tras tomarlo empezó como a masturbarlo, pero nada de nada, más risitas fueron el eco que resonaba en los oídos del hombre. Su espíritu había sido derrotado.

Ven Rosa prueba tú que eres médico, y poco a poco fue cayendo en las caricias de las mujeres que iban de forma intencionada hacia su pene mientras daban pequeños golpes para intentar despertarlo, así como intentaban ponerlo derecho. Pero eso no era posible.

-“¡Oh vamos cariño, no es para tanto!” Dijo su esposa momentos después.

Unas risas salieron de las 3 mujeres debe ser la edad mientras se ponía el albornoz y lo acompañaban dentro de la casa…

Esa misma noche mientras Nacho dormía gracias a un medicamento suministrado por Rosa, quien estaba entre sus piernas, abrió una ligera herida detrás de su escroto, por donde extrajo los dos testículos de Nacho para luego cortarlos con inusual rapidez, suturo con puntos muy finos no sin antes colocarle prótesis testiculares Nacho nunca sabría que fue castrado a menos que se le dijera.

El macho había sido desposeído de su hombría. Había sido castrado, sin saberlo, su pene nunca volvería a tener la largueza que alguna vez tuvo, tampoco potentes erecciones, y nunca volvería a mostrarse desnudo ante las mujeres.





Autor: Picolo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

MUJER DE MI MEJOR AMIGO

Me desperté desnudo de la cintura hacia abajo, mis huevos estaban amarrados a una cuerda en la parte alta de mi escroto, remarcando mis testículos en el fondo de mi saco de piel, mi mirada siguió la cuerda para ver a donde estaba conectada, no estaba tensa sino suelta, serpenteando por el suelo hasta un auto, el mismo que me choco, el guiador al ver que desperté encendió el motor, lo que me aterro......


MUJER DE MI MEJOR AMIGO
Me desperté desnudo de la cintura hacia abajo, mis huevos estaban amarrados a una cuerda en la parte alta de mi escroto, remarcando mis testículos en el fondo de mi saco de piel, mi mirada siguió la cuerda para ver a donde estaba conectada, no estaba tensa sino suelta, serpenteando por el suelo hasta un auto, el mismo que me choco, el guiador al ver que desperté encendió el motor, lo que me aterro.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INFIDELIDAD] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: Golfi69 & Darksoul




Mi amigo Jorge y yo somos de la misma edad, y para cuando sucedieron los hechos teníamos 45 años. Mi ex era 5 años menor que yo y Gloria, la mujer de Jorge, apenas 2 años menor. La amistad se formó como compañeros de trabajo y con los años nos volvimos muy amigos y compartíamos mucho los fines de semana la mayoría de las veces con nuestras esposas y otras parejas amigas. Todo parecía funcionar bien, pero las apariencias engañan.         

En unas vacaciones de verano mi esposa tenía unos días libres y quiso irse con nuestro hijo a visitar a su familia en nuestro país de origen. Yo no podía viajar con ellos por razones de trabajo. Me quede solo por un par de semanas. Un sábado por la tarde estaba en mi casa conectado a Internet cuando entro un mensaje de Gloria invitándonos a compartir unos tragos en su casa porque estaba sola y algo aburrida.

Le conteste diciéndole que yo también estaba solo porque mi esposa se había ido de vacaciones con nuestro hijo. Gloria me dice que por coincidencia su esposo Jorge y sus dos hijos también se habían ido de vacaciones y que estaba aburrida sola en la casa escuchando música y tomándose una botellita de Ron. Que no importaba que no estuviera mi esposa que si quería ir de todas maneras para tomarnos unos tragos y conversar.    

En ese momento se me lleno la mente de morbo y pues como ya llevaba una semana solo, mi testosterona estaba alta. Le dije que en media hora estaría ahí. Mientras manejaba pensaba que podría pasar esa tarde estando solos ella y yo, pero tenía que ser cauteloso para no ir a cometer un error que me pudiera costar el matrimonio. Llegue a la casa de Gloria y lo primero que note es que ella estaba bastante prendidita con el licor que había tomado ya.

Físicamente no era muy atractiva, bajita, delgada, poco culo, pero con una carita angelical. Llevaba un vestido negro corto que dejaba ver sus contorneadas piernas color canela y un escote que mostraba buena parte de sus pequeños senos. Nos sentamos en la sala donde estaba la botella de ron, ya más abajo de la mitad, algas botanas, y el control para la música. 

Nos pusimos a conversar de diferentes temas y el licor fue haciendo su trabajo en nuestras mentes desinhibiéndonos hasta que empezamos a hablar abiertamente de sexo. Me dijo que no era feliz porque ya no había atracción entre ella y Jorge y llevaban más de dos años distanciados con sexo solo esporádicamente y muy malo pues él se venía rápido y ella no alcanzaba a disfrutar. Claramente me di cuenta que esa mujer en ese momento necesitaba de un macho.        

Y las condiciones estaban dadas. Ella llevaba mucho tiempo sin buen sexo, estaba bien prendida con todo el licor que se había tomado, y estaba deprimida en su relación de pareja. La razón quedó a un lado y dejamos que los instintos actuaran. Le dije que ella era una mujer muy atractiva y que se merecía ser feliz sexualmente. Le pedí que me dejara ver sus senos y sin perder tiempo se bajó la parte superior del vestido.

Sin decirle nada empecé a chupárselos y ella a gemir de placer. Coloque mi mano en su entrepierna y ahí esa mujer empezó a retorcerse. Estaba que ardía de deseo. En menos de un minuto mi mano estaba empapada de sus jugos vaginales y sus gemidos eran incontrolables. Estaba a punto de un orgasmo, pero quería disfrutarla más. Nos desnudamos por completo y me dio una mamada fenomenal.  

Le dije que le tocaba el turno a ella y le hice sexo oral que la hice venir muy rápidamente. Todavía jadeando del orgasmo la puse en cuatro patas y la penetré. Su vagina estaba ardiendo y muy mojada. Las embestidas eran deliciosas, ella tuvo un segundo orgasmo. Cuando ya me iba a venir le pregunté si lo podía hacer dentró pero me dijo que no. Entonces le dije que quería que se lo tragara y ella estaba tan caliente que me dijo que sí.
           
La volteé, le metí mi erección en su boca para casi enseguida venirme. Cuatro o cinco chorros de semen se los tragó por completo. Fue delicioso. Quedamos sudorosos y sin energía. Nos acostamos uno al lado del otro en el sofá y nos quedamos dormidos por una media hora.       

Cuando nos despertamos ya nos habíamos recuperado para el segundo asalto.  La besé y empecé a acariciarla por la espalda, el culo, las piernas, y finalmente su vagina. Se calentó muy rápido por lo que después de un buen oral me cabalgó como una diosa hasta que se vino. Y ahí fue el que tomé el mando y sin sacárselo la voltee y quedé encima de ella con sus piernas en mis hombros. La embestí lo más rápido que podía y esa mujer lloraba de placer. Llego a un segundo orgasmo y luego me vine encima de su vientre.

Esa noche tuve dos eyaculaciones más y quedamos tan agotados que me quedé a dormir en su casa. Al día siguiente nos levantamos tarde y ella me hizo el desayuno. No hablamos mucho de lo que sucedido el día anterior. Solo nos dijimos que había sido muy rico, pero que la vida tenía que seguir como antes. Me despedí y me fui.          

Sin embargo, dos días después me mandó un mensaje preguntándome que estaba haciendo. Para mí el objetivo de la pregunta era claro. Todavía estábamos solos y quería que fuera a cogérmela. Fui después del trabajo, me invitó a comer de lo que había hecho ese día, vimos televisión un rato, sacó un licor, tomamos un poco y tuvimos sexo unas tres horas. Dos días después la escena se repitió y hubo un cuarto encuentro el día anterior a que su esposo, mi amigo Jorge, regresara a casa con sus hijos. Ahí ya se acababa todo.      

No habrían más oportunidades de volver a hacer lo que hicimos. Dos semanas después volví a la casa de Gloria, pero esa vez con mi esposa y ella estaba con Jorge. Compartimos como lo veníamos haciendo desde varios años atrás y de vez en cuando nos dábamos una mirada de complicidad con una disimulada sonrisa coqueta.      

Pero una tarde Jorge se fue de viaje y Gloria me mandó un mensaje me resistí, pero al final cedi, lo hicimos de nuevo muy rico varias veces sin sospechar que Jorge, regreso a casa por algunas cosas de improviso y nos vio revolcándonos como perros en celo, no dijo nada y se marchó, pero ya no nos volvió a invitar a su casa a mi esposa y a mí lo que me indico que algo pasaba, pero sin sospechar que el sabia lo mío con su esposa. 

Fue casi un mes que dejamos de frecuentarnos que una tarde regresando del trabajo un auto me golpeo por detrás, todo molesto detuve mi auto y me baje para ver el daño e insultar al estúpido guiador, pero del otro auto bajo un hombre alto con un pasamontañas de color negro que me disparo un dardo tranquilizante en el pecho, apenas atine a llevarme mi mano al pecho cuando quede sin sentido.

Me desperté desnudo de la cintura hacia abajo, mis huevos estaban amarrados a una cuerda en la parte alta de mi escroto, remarcando mis testículos en el fondo de mi saco de piel, mi mirada siguió la cuerda para ver a donde estaba conectada, no estaba tensa sino suelta, serpenteando por el suelo hasta un auto, el mismo que me choco, el guiador al ver que desperté encendió el motor, lo que me aterro. Le grite.

-“HEY ALTO; QUE MIS HUEVOS…” Grite con desesperación.

Pero mi grito fue inútil pronto la cuerda se tensó y mi cuerpo se levantó en el aire, mis talones apenas tocaban el suelo, quede colgando con mi espalda apoyada en el árbol con mis brazos abrazando el tronco y mi escroto estirado al máximo sosteniendo mi pelvis.

-“¡NOOOOOOOOOOO!” Grite de dolor.

El guiador jugo conmigo por varios minutos dejando que mis nalgas tocaran el suelo solo para nuevo dejarlas en el aire, el dolor era horrible, sentía como la cuerda quemaba mi escroto, de pronto el auto acelero fuertemente y mi escroto entero con mis preciados testículos fueron arrancados de tajo de mi entrepierna, mi pene para ese momento erecto lanzo en ese mismo instante un gran chorro de semen seguido de un chorro de sangre, fue lo último que supe antes de desmayarme de nuevo.

Me desperté en el hospital la policía me pregunto si sospechaba de alguien que quisiera hacerme semejante salvajada solo pude pensar en una, “Jorge”, pero el tenía una coartada sólida y fue eliminado como sospechoso pero mi esposa empezó a sospechar algo que a la larga termino en mi divorcio, ahora vivo solo con Gloria a unos pasos de mi sin poder siquiera masturbarme al pensar en ella, mi pene recibió tal daño que ni con viagra o drogas para la impotencia puedo tener una erección ahora.

    


Autor: Golfi69 & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

MI ÚLTIMA SESIÓN

Hola, soy un hombre de 45 años de 1.80 metros de alto, 90 kg de peso y velludo, soy bisexual, muy sumiso como pasivo acostado en mi cama con mi Tablet, siento la necesidad de contar la experiencia que he tenido hace unas semanas con mi amo que había conocido hace tiempo en un viaje de trabajo a Madrid y que ahora está en Barcelona por unos días, haciendo alguna sesión con otros de sus esclavos.......


MI ÚLTIMA SESIÓN
Hola, soy un hombre de 45 años de 1.80 metros de alto, 90 kg de peso y velludo, soy bisexual, muy sumiso como pasivo acostado en mi cama con mi Tablet, siento la necesidad de contar la experiencia que he tenido hace unas semanas con mi amo que había conocido hace tiempo en un viaje de trabajo a Madrid y que ahora está en Barcelona por unos días, haciendo alguna sesión con otros de sus esclavos.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & Darksoul




Hola, soy un hombre de 45 años de 1.80 metros de alto, 90 kg de peso y velludo, soy bisexual, muy sumiso como pasivo acostado en mi cama con mi Tablet, siento la necesidad de contar la experiencia que he tenido hace unas semanas con mi amo que había conocido hace tiempo en un viaje de trabajo a Madrid y que ahora está en Barcelona por unos días, haciendo alguna sesión con otros de sus esclavos.            

Quedamos en su hotel a las 16:00 horas, tenía muchas. ganas de ser usado por el amo, últimamente los contactos que tenía eran con activos duros pero no auténticos amos. Cuando he entrado en la habitación me he puesto de rodillas con la cabeza baja esperando sus órdenes, mi amo ha ido a la mesa para a continuado trabajar con su compu portátil.        

-“Desnúdate puta”.  Me Ordena.  
-“Si amo”. Dije de inmediato.      

Me he desnudado y quedo otra vez de rodillas esperando sus órdenes mientras él seguía trabajando. Le he mirado de reojo y he visto que solo llevaba un bóxer negro y su cuerpo seguía estando musculoso y depilado, no aparenta los 60 años que tiene. De golpe se ha levantado.       

-“Sígueme puta”. Me Ordena.      

Y ha ido hacia el lavabo.   

-“Metete en la bañera perra”. Me ordena.          

Me ha colocado cara hacia arriba con la boca y las piernas abiertas, para luego quitarse el bóxer y agarrando pene se corrió su prepucio para liberar su glande y ha empezado a bañarme de lluvia dorada, ha empezado por mi pene y ha ido subiendo hasta mi boca, donde ha terminado mientras me ordenaba que me la tragara toda. Mmmm qué placer sentirme mojado y tragar su orina.      

-“Veo que sigues siendo una buena puta, dúchate perra”. Me Ordeno mi Amo.     
-“Si amo”. Respondí.         

Cuando he salido del baño estaba en la cama con un vaso de whisky y una botellita de popper, al verlo he temblado de deseo y de miedo, le gusta mucho el popper pero si tomo demasiado no consigo una buena erección y entonces se enoja, para luego empezar a golpearme y castigarme. Lo que me excita mucho y hace que con el popper que me vuelva más puta.     

-“Ven y empieza a chupar puta, quiero follarte ese culo que tienes”. Me ordeno.  
-“Si amo”. De nuevo respondo.   

Me acerco, me tiendo en la cama para empezar a besar y lamber su pene, me encanta, todo depilado y con sabor a orina, le acarició los testículos con la mano mientras voy introduciendo lentamente su pene en mi boca, le corro el prepucio al mismo tiempo que la introduzco y no paro hasta que la tengo toda dentro de mi boca, su glande presiona el fondo de mi cuello, siento arcadas pero sigo empujando para llenarme de ella, aguanto todo lo que puedo y empiezo a retirarme lentamente, después chupo su glande lentamente, se está poniendo muy dura y estoy feliz porque mi amo está disfrutando.     

También empecé a excitarme, disimuladamente restregaba mi polla sobre la cama que ya estaba semirrecto. Oigo que el amo empieza a oler el popper, hace varias inspiraciones fuertes y después me levanta la cabeza con la mano y me coloca el frasquito en la nariz, yo también aspiro un par de veces fuertemente. El calor me invade y tengo la necesidad de tragarme el pene de mi amo, necesito sentirla dentro de mi, necesito darle placer para sentirme una auténtica puta. Sigo trabajando su pene, lento, usando todas mis artes de puta para que disfrute y pueda penetrarme. Él sigue oliendo popper y también me da a mí. A pesar de mís artes de puta su pene empieza a perder erección, cada vez está más flácido.

-“Puta de mierda no sirves ni para una mamada”. Dijo enojado mi Amo.    

Me dijo mientras me levanta la cara con una mano y con la otra me golpea el rostro, una, dos, tres veces.

-“Ponte en el suelo a cuatro patas perra”. Ordeno.       

Le obedezco al momento, estaba enojado, toma un cinturón que hay en una silla y me da varios azotes en las nalgas, tiemblo de dolor y de placer. Se acerca a la mesita de noche y toma el popper, inspira varias veces y me lo da, se coloca a mi lado y me vuelve a azotar con el cinturón, yo tomo popper y el dolor se convierte en placer. Muevo mi culo hacia afuera para sentir su fuerza y sentirme más humillado.

-“Mira como mueve el culo la puta ( dice mi amo) ¿te gusta verdad perra?”          
-“Si soy su puta sumisa y me gusta que me castigue amo”. Le Respondo.  

Se coloca detrás de mí me separa mis piernas con el pie y me golpea los testículos con el cinturón. El dolor recorre todo mi cuerpo, tiemblo, necesito aire, respiro ruidosamente. Y al mismo tiempo me excita ese dolor, sentirme expuesto a la furia de mi amo, notar como se excita con mi dolor. Me da un par de azotes más y tira el cinturón a la cama, noto como se agacha y toma mis adoloridos testículos y empieza a apretarlos, el dolor es muy fuerte, mi pene está completamente encogido, el sigue apretando y cuando me suelta de golpe el dolor se convierte en placer.  

Me empuja hacia el suelo. Sé que está preparado para violarme, se coloca encima mío, y me hace cerrar las piernas, yo levanto mi culo para que pueda penetrarme mejor y al mismo tiempo me abro las nalgas con las manos. Noto la punta de su pene en mi ano, respiro fuerte y me relajo, mi amo empuja y deja caer su peso sobre mis caderas y espalda. Su pene me penetra de golpe, me habré de una manera brutal, sin compasión, es una auténtica violación, todo el peso de su cuerpo me aprisiona y me impide moverme, mi ano termina por dilatarse y su pene termina de entrar.
           
Que dolor, el que atraviesa mi cuerpo, pero que placer sentirme lleno del pene de mi amo, placer de sentirme usado, de que mi cuerpo es utilizado para su placer y como él desea. Esta inmóvil encima de mí, noto su pene en mi ano cuando empieza a tener espasmos, inmediatamente sus caderas y todo su cuerpo. Noto como empieza a llenarme de leche, empieza a gemir mientras empuja y va llenándome más de su leche.      

Se queda quieto encima de mí, su respiración se va relajando y su pene va perdiendo dureza. Se escapa de mi ano. El cual subo para no perder el contacto con el pene de mi amo. Pero entre que pierde la erección y su peso finalmente sale de mi cuerpo y me siento vacío, necesito que su pene este dentro de mí.

Gira y queda boca arriba a mi lado, me duelen los testículos y el ano pero estoy muy excitado aunque mi pene no esté erecto. De hecho es casi inexistente. Pero estoy muy excitado. Me deslizó haciendo abajo y empiezo a limpiar el pene de mi amo con la lengua y boca, me levanta la cara con una mano y con la otra me da un par de bofetadas.    

-“Para puta de mierda, lárgate perra, ya no te necesito”. Me dice.     
-“Amo estoy muy caliente, puedo correrme mientras limpio tu pene amo?” ¡Se lo suplico amo!

-“Vete a la mierda puta, lárgate ya o prometo en verdad hacerte Daño, largo AHORA”. Grito mí amo.

Pero no hice caso estaba desesperado por correrme, por lo que de nuevo tome su pene con la boca, esta vez, con sus manos me aparto y me sostuvo mientras me dijo.          

-“Te lo advertí maldita puta”. Dijo mí amo.

Me hizo poner a cuatro patas de nuevo, para el colocarse detrás de mí, luego sin decirme nada me dio tres fuertes patadas en los huevos que hicieron que mis rodillas despegaran del suelo por varios centímetros, fueron las patadas más fuertes en mis huevos sentidos en toda mi vida. Sentí que algo se desgarro dentro de mi escroto, el dolor fue tan grande que no pude disfrutar de mi eyaculación que salió disparada mi pene con mucha fuerza, chocando con mi vientre y pecho.     

Quede tendido en el suelo agarrándome mis huevos mi amo dijo.     

-“Cuando acabes de retorcerte puta vete”. Dijo mi amo para luego ir al lavado y cerrar la puerta de un fuerte portazo.         

Como pude me vestí rápidamente a pesar del dolor y me fui dando tumbos. Ya en casa, en la cama, todavía me dolía el culo de la violación y de los azotes, los testículos también pero el dolor era una más fuerte. Y todavía estaba excitado. Pero el dolor en mis testículos solo empeoro por lo que termine en urgencias esa misma noche, donde nada pudieron hacer por mis testículos, los cuales me fueron extirpado convirtiéndome en un eunuco, en el eunuco de mi amo.


Mi pene empieza a ponerse erecto mientras lo acarició pensando en mí amo y como será estar con el ahora que soy un eunuco, debo aprovechar mientras aun pueda tener erección se que pronto ya no podre.

- Mmmmmmm.        

Cuando estoy a punto de correrme suelto mi pene dolor y placer se entre mezclan. Repetiré esto hasta que pueda correrme, o por lo menos lo que pueda salir de mi pene ahora sin mis testículos, luego de mi última sesión.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

MOMENTOS DE VERANO

Eusebio está en el parque con su amigo Pedro, con la mirada casi desorbitada observando a todas las chicas que están a su alrededor… El verano tiene la ventaja de que es el momento perfecto para que las chicas salgan al aire libre a realizar ejercicios, y sin mencionar que usan ceñidas prendas deportivas, aumentado la tentación masculina ante tanta joven y tersa carne......


MOMENTOS DE VERANO
Eusebio está en el parque con su amigo Pedro, con la mirada casi desorbitada observando a todas las chicas que están a su alrededor… El verano tiene la ventaja de que es el momento perfecto para que las chicas salgan al aire libre a realizar ejercicios, y sin mencionar que usan ceñidas prendas deportivas, aumentado la tentación masculina ante tanta joven y tersa carne.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: Zath & DarkSoul





¡UPPPSSS, SE ME RESBALÓ!

Eusebio está en el parque con su amigo Pedro, con la mirada casi desorbitada observando a todas las chicas que están a su alrededor… El verano tiene la ventaja de que es el momento perfecto para que las chicas salgan al aire libre a realizar ejercicios, y sin mencionar que usan ceñidas prendas deportivas, aumentado la tentación masculina ante tanta joven y tersa carne.

Casi con la lengua a fuera Eusebio observa pasar a Angélica, una compañera de la escuela, que va con un pantalón de lycra, color azul fuerte, que casi se hunde entre sus nalguitas La joven se pasea por el parque, trotando en una larga sección de ejercicios.

-“¡Como me gustaría agarrar esos pedazo de carne!”.
-“No hables así, sabes que Angélica es mi vecina y amiga”.
-“Y no entiendo porque no te le has lanzado todavía, Pedrito”.
-“Yo tengo a María, y estoy encaprichado con ella, no le podría ser infiel”. 

“Eres un santurrón, Pedro, pero mejor para mi pues está disponible, pero no me hará caso, nunca le he caído bien”.

-“Con razón porque eres un pervertido”.

Eusebio con una leve erección, la ve detenerse en un bebedero público, y se saborea al ver cómo al inclinarse para tomar el agua, empina un poco su trasero.

-“Te juro que un día de estos le agarraré esas nalgas, así me gane un mal rato”.
-“Pues te ganarás una cachetada”.

Angélica se aleja del agua y reinicia su trote, dará una vuelta más al parque.

-“¡Cuando pase de regreso, lo haré!, ¡Será hoy!”.
-“¿Que harás?”.
-“Le tocare las nalgas, y será impunemente”.

 -“No hagas locuras, parece que el verano te sobrecalienta el cerebro, mejor date un baño de agua fría, o métete a la laguna”.

-“Nada de eso… Además será sin consecuencias, lo hare parecer un accidente”.
-“¿Cómo lo harás?”.

 -“Es fácil, me acercaré a ella por su retaguardia... y fingiré un tropezó, y se la toco”.
 -“No se va a comer el cuento de que fue un accidente, sobre todo que la vas a apretar la nalga…Sin duda te va a reclamar”.

- “Si lo hace le diré: Uupps… se me resbaló la mano…Al meterle algo de humor se calmará”.
-“¿Te crees el muy genio no?…Te recomiendo que no lo hagas”.

Pedro que no quería ser testigo del asunto se despide de Eusebio, pero si quiere evitar que su amiga Angélica sea manoseada por el calenturiento de su amigo, Así que decide prevenir a Angélica. Fuera de la vista del pervertido, corre y logra interceptar a la joven mucho antes de que vuelva a pasar por el lugar donde Eusebio tiene planeada su emboscada.

Pedro le cuenta a Angélica sobre la inmadura conversación que tuvo con Eusebio… Le advierte de la jugarreta que le puede hacer… La joven mujer universitaria responde ofendida.

-“¡Pues ya verá el muy chistosito!... ¡Así que se le va a resbalar la mano?, Entonces más le vale que prepare su entrepierna, porque a mí se me va a resbalar la rodilla”.

En ese instante, la chica lanzo al aire un fuerte rodillazo, A su lado y con una mano, Pedro se cubría por reflejo la ingle.

-“Vaya, la va a pasar mal Eusebio”.
- “Así será, y se lo va a merecer! …Y gracias Pedro por la advertencia”.

Pasaron unos minutos, y Angélica se acercó al lugar donde Eusebio se hallaba; Cómo este planeó, se colocó tras ella cómo queriendo seguirle el paso en el ejercicio. Angélica le dio una mirada y sonrió, cómo si no supiese nada de sus planes, la aparente aceptación de la bella chica para que su escolta masculino la siguiese en el trote, generó felicidad en Eusebio que solo calculaba el momento justo para realizar su maniobra manual…

Un lugar sin testigos (Aunque Pedro a distancia y oculto entre los arboles seguía al detalle el “incidente” era lo perfecto.  ¡Y se dio!, Eusebio aceleró y se lanzó contra la retaguardia de Angélica, la mano izquierda del atrevido, palpaba y apretaba con desvergüenza las nalgas de la chica, quien se alarmó, y detuvo su marcha.

Angélica volteó con cara de enojo, y se enfrentó a un preparado…“¡Oh perdón!, ¡me tropecé!”… Del hipócrita de Eusebio; La frase generó molestia, pero a la vez una sensación de gusto en la chica…Pues ahora podía desquitarse con creces.
   
-“¡Eres un atrevido!”.

   Viendo que la chica no se comió el cuento del toque accidental, Eusebio procedió a expresar su humorística excusa:

-“Uuppss perdóname, se me resbaló la mano…”.

Si no funcionaba, se disculparía una y otra vez, pero su mano ya había profanado el culito de Angélica, y bien valdrían mil excusas.

En ese momento la chica, que parecía sonreír, al parecer aceptando con humor el tema, se acercó a Eusebio. Fue entonces cuando Angélica levantó la rodilla, y la enterró con fuerza en la entrepierna de Eusebio. La joven sintió como su rótula comprimió los huevos del chico que le faltó al respeto. Con el sorpresivo impacto en sus áreas sensibles, Eusebio soltó un “¡AAAHHH!”, y quedó doblado a la mitad, para de inmediato con las manos cubrir sus lastimados huevos.

-“¡Uuppss, perdón!, se me resbaló la rodilla”.

Una sonrisa en Angélica expresaba el gusto de darle su merecido al pervertido, quien caía de rodillas, tomándose con toda dedicación su área genital.

-“¡Eso te pasa por vulgar y pervertido!”.
-“¡Lo siento, Auch!... pero no debiste pegarme ahí…”.

-“Ya aguántate, además te repito, se me resbaló…”. Se burló la joven.
-“Ayyyyyy!...Y porque se te resbaló ahí, y no en otra parte de mi cuerpo”.
-“Pues porque para los patanes como tú, es el lugar perfecto… Y cómo estas reaccionando ahora, lo das a entender perfectamente!... Es muy eficaz pegarles ahí…Y además, que culpa tengo de que las tengas colgando justo enfrente de mi rodilla… una chica solo levanta la pierna y es lo primero que se encuentra… si queremos los podemos dejar sin herederos”.

-“Ayyy, Ayyy, no bromees con eso…”.

Eusebio no pudo seguir la conversación, pues bajó la cara contra el suelo, mientras sus manos masajeaban lo más rápido posible sus golpeadas gónadas.  Angélica se quedó viéndole sufrir, hasta que un nuevo y agudo quejido de Eusebio, le generó una risotada; Ella se vanaglorió de dejar al chico sin aliento, ni fuerzas.

-“La próxima vez mira a quien molestas!… Adiós, y que tengas un buen resto de verano”.

La chica se alejó del joven, mientras retomaba su trote como si nada. Solo tras 20 minutos el muchacho pudo pararse, Y durante todo ese tiempo, Pedro a una prudente distancia le observó complacido de que le dieran un buen castigo. Para Eusebio el tocarle las nalgas a Angélica, le salió muy caro. Recibió una lección de respeto hacia la mujer, una lección que no olvidaría jamás.

Pues el fuerte rodillazo de Angélica en verdad lo dejo sin herederos, sus dos testículos reventaron convirtiéndolo para el resto de sus días en un eunuco aunque solo el médico y Eusebio lo sabían, siempre miro a Angélica de reojo y de lejos desde ese día.

LA CHINITA BALLBUSTEADORA.

Gustavo y Saeko de 22 años, tenían una amistad muy peculiar, pues siempre ha estado presente el tema Ballbusting, aunque no consentido… ese día en casa de Saeko, se encontraron quien tiene una propuesta que tomará por sorpresa a Gustavo.

Lo que piensa al principio Gustavo: 

Saeko siempre ha sido la chica que le mueve el piso, es de padres orientales, de Japón, aunque yo le dice la “China”, pues para el todos los orientales le parecen chinos; Ella posee facciones delicadas y aniñadas, y eso lo vuelve loco.

Pero sus intentos de ser pareja con ella han terminado en fracasos, y es que ella es de personalidad muy agresiva, nada acorde a su pequeño tamaño y peso… Claro que su apariencia débil nunca le ha engañado… siempre se las arregla para ganarle en pleitos que tiene a cada rato y por cualquier razón. Y su forma favorita de dejarlo sin aire en los pulmones, es con un rápido y sorpresivo golpe bajo.

Y es que esa chinita era una ballbusteadora, así se le debe decir a quien da golpes bajos y en su opinión le gusta hacerlo… Aunque admitía que nunca lo hacía con enfado real, sino que usa cualquier excusa para darle con la rodilla o hasta con el puño en sus huevos.

No se cohíbe para nada de darle un puñetazo en sus huevos…y todo con tal de verlo doblarse del dolor, Y siempre ella muerta de la risa. Para su bien Gustavo era caballero y nunca ha buscado venganza…ella lo sabe y es porque lo conoce desde siempre, al único hombre al que le golpea en sus gónadas.

Pero hoy lo sorprendo al recibir un beso de su parte, le alegra escuchar que siempre le he gustado; Y parece que las cosas irán más allá de un beso, pues aprovechando que están solos en su casa, lo toma de la mano para llevarlo a una sala más al fondo lejos de las ventanas… Parece que aún no quiere nada en su habitación, pero siempre que sea intimidad no importará el lugar.

Es verano y el calor hace mella en la cabeza de Gustavo, no puede negar que siempre he querido tener relaciones con esa pequeña chinita, es un sueño hecho realidad… ¡la quiere!... pero… Su entrepierna también le advierte, que han sido incontables veces en las que lo ha lastimado. No deja de mirar sus rodillas, pies y manos…en cualquier momento puede soltarle un golpe a sus huevos. ¿Debe ser crédulo?… ¿estará buscando la forma de que bajarle la guardia para dejarlo en el suelo otra vez?

¡Cómo quisiera confiar en ella!, poder tocar con libertad su pequeño y suave cuerpecito oriental. Saeko se desnuda, y siguiendo su conducta Gustavo hace lo mismo, su cuerpo delicado y blanco eleva su pene, lo que ella nota por un buen rato; le sonríe y es cuando la ve colocarse contra una mesa, y separar un poco las piernas…¡ahí está!, invitándole a penetrarla… Pero simplemente duda en acercarse.

Lo que piensa a continuación Saeko:

¿Pero porque no empieza?, ¿porque se queda allí parado?, ya es vergonzoso el estar en esta posición, mostrándole mi sexo por completo. Es que acaso no piensa hacerme el amor, pero si tiene su pene parado, sé que le gusto, sé que ha soñado con estar conmigo… ¡lo sé!, ¿Qué pasa Gustavo? 

¡Ah, ya entiendo!, aún no se cree que esta pequeña chica se dejara penetrar por él, ésta chica que siempre anda de mal genio y pegándole en los… ¡Es eso! ¡Gustavo cree que le voy a pegar en los huevos, por eso no se me acerca!

¡Entonces le diré que no tema!, ¡no le haré daño a tus huevos!, ¡por favor confía en mí!, ¡quiero que me hagas tuya!, Para recalcar mi disposición, abrió más las piernas, y con los dedos separo sus labios vaginales, mostrándole la abertura de su intimidad. Pudo ver la punta de su pene palpitar y parársele más cerca, observo su rostro y vi confianza en él… Entendió que no se resistiría de forma alguna. Y que era feliz cuando por fin le toca, su caliente mano se aferro a sus caderitas, y a continuación siente su dura erección en la entrada de mi vagina… No es necesario lubricarla, Ya esta húmeda desde que decidió a pedirle que se uniera a ella.

Admite que deseo ese momento, el ser penetrada por Gustavo… ¡él ser su mujer!

Y por fin Gustavo dio un fuerte empuje, y de golpe metió su pene, casi ella grito del dolor y del gusto, la tenía muy caliente y de inmediato comenzó a moverse, sacándole gemidos. Fue un inolvidable rato de placer… Gustavo comenzó a gemir, y luego se corrió en su interior, le complació el sentir su semen descargar dentro de ella, tanto que sacaba la lengua jadeante como una perra. Se la sacó y se quedó respirando profundo tras de ella; A penas recobro el aliento, se volteo hacia él y se besaron apasionadamente.

Pero de pronto, algo le dijo que no podía verse tan vulnerable y sensible ante él, debía parecer dura, y era el momento de serlo… Así que lo alejo con ambos brazos, su mirada de extrañeza no anticipó el rodillazo que a continuación le propino a sus huevos. Gustavo sorprendido gritó  “¡AAaahhhh!”. Cuando con la rodilla restregaba la piel de sus huevos, era la primera vez que se las golpeaba sin ropa… se sintió extraño.

Una vez más le había pegado en los huevos, aún no sabía el verdadero motivo por el que lo hizo, no era por molestarle, creo que fue por no parecer débil, y mantenerlo siempre dominado… Después de todo, era muy pequeña y no quería que él se imponga ante su persona… Pero luego de ese rodillazo ya aquello no pasará, Saeko necesito dominarlo, el hará lo que ella diga… y no hará lo que él quiera, pues desde ese momento es su Ama.

No se arrepiente por pegarle allí desnudo, se arrodilla y lo besa.

Gustavo se ve adolorido agarrando sus huevos reventados con sus manos, el pene de Gustavo chorrea semen de la punta la última eyaculación viril de su vida mientras llora de dolor, besando a su amada que al separar sus labios de los de él, le dice.

-“¡Querido Gustavo, el amor en el verano te hace hacer cosas extrañas en verdad”.





Autor: Zath & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

MASAJE Y SORPRESA

Aquel lugar era un pequeño negocio algo escondido en un barrio comercial arreglado con muy buen gusto. Me recibió un hombre de unos 35 años, delgado y muy atractivo. Me indicó dónde quitarme la ropa y recostarme boca abajo en una cama para masajes, cosa que hice al instante. Sin ninguna objeción lejos estaba de sospechar que era aquel lugar hasta ese momento me parecía un local de masajes como cualquier otro......


MASAJE Y SORPRESA
Aquel lugar era un pequeño negocio algo escondido en un barrio comercial arreglado con muy buen gusto. Me recibió un hombre de unos 35 años, delgado y muy atractivo. Me indicó dónde quitarme la ropa y recostarme boca abajo en una cama para masajes, cosa que hice al instante. Sin ninguna objeción lejos estaba de sospechar que era aquel lugar hasta ese momento me parecía un local de masajes como cualquier otro.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Vivo en una ciudad muy grande y suelo trabajar de domingo a domingo, quedándome muy poco tiempo para el descanso, cosa que suele dejarme fuertes dolores y tensión en la espalda y hombros. Estaba saliendo de una rutina algo difícil de trabajo y no soportaba la tensión que me aquejaba, no podía más el dolor me estaba matando. Estuve buscando un lugar donde pudiera recibir un masaje relajante para liberar tensiones, pero casi todos los lugares se encontraban cerrados para mi sorpresa ese domingo.           

Busqué al final por internet y encontré un lugar que se ajustaba a mis horarios, por lo que realicé mi cita y acudí. Sin saber que aquel lugar era una tapadera para una empresa que realizaba pruebas de medicamentos para varios laboratorios que deseaban probar sus nuevos productos en humanos para ver que reacciones tenían en el organismo antes de someterlos a aprobaciones de las autoridades de salud para su venta.          

Aquel lugar era un pequeño negocio algo escondido en un barrio comercial arreglado con muy buen gusto. Me recibió un hombre de unos 35 años, delgado y muy atractivo. Me indicó dónde quitarme la ropa y recostarme boca abajo en una cama para masajes, cosa que hice al instante. Sin ninguna objeción lejos estaba de sospechar que era aquel lugar hasta ese momento me parecía un local de masajes como cualquier otro.        

El masaje comenzó normal, aquel hombre trabajó sobre mi espalda, hombros, piernas, todo iba normal, yo iba relajándome cada vez más, sintiendo sus cálidas como grandes manos recorriendo mi piel estaba a punto de quedar dormido cuando el masajista comenzó a sobar la parte interna de mis muslos, cosa que me comenzó a provocar una sensación extraña, que nunca había esperado sentir con un hombre.     

Por más que intenté no prestar atención, a aquello comenzó a excitarme, mi mis huevos comenzaron a cosquillear por dentro de mi escroto, el dijo llamarse Ángel poco antes de decirme que si quería probar un nuevo aceite que prometía darme una relajación como nunca antes, intrigado y sintiéndome como estaba apenas y asentí con la cabeza para evitar moverme, esto con la intención que no notara mi cada vez más notoria excitación.         

Parece que Ángel, no tardo mucho en notar mi excitación mientras pasaba aquel aceite por mi cuerpo, porque comenzó a trabajar sólo en esa zona, poco a poco se acercaba a mis testículos, los rozaba levemente como sin querer, pero cada vez más constantemente. Mi miembro comenzó a ponerse duro y me ponía más y más nervioso.     

Cuando sentía que mi miembro reventaba, Ángel comenzó a masajearlo suavemente esparciendo aquel aceite por mi pene y huevos, no me lo podía creer, me estaba gustando ser masturbado por la mano de Ángel, a la vez que me estaba muriendo de placer, sentía que estaba a punto de venirme cuando de repente las manos de Ángel se detuvieron de manera súbita lo que me hizo reaccionar de mi delirio.

Ángel me pidió que me pusiera boca arriba para continuar, volvió a trabajar por todo mi cuerpo esparciendo el aceito por la parte frontal de mi cuerpo mientras mi miembro palpitaba deseoso de ser tocado nuevamente por sus manos que eran grandes y fuertes.       

Cuando abrí los ojos, Ángel me miraba pícaramente a los ojos, descubrí que sólo vestía un bóxer y que mostraba una gran erección, me tomó de la mano y me la llevó a su entrepierna donde pude sentir su dura erección, no sabía qué hacer, pero movido por la excitación del momento que extrañamente era muy grande lo obedecí y lo tomé por encima del bóxer.

Fue indescriptible lo que sentí en ese momento, nunca había tocado un pene que no fuera el mío, aquello me excito aún más por alguna razón que no entendía me sentía atraído hacia aquel hombre, mi mano no podía apartarse de su endurecido miembro era como si una fuerza invisible me obligara a mantener mi mano sobre su entrepierna, sintiendo el calor que se irradiaba pese a la prenda que lo cubría.

Ángel siguió masajeando mi pene y testículos mientras por mi parte hacía lo propio, aquello era totalmente delicioso, nada me importo en ese momento por alguna razón todas mis tabúes sexuales sobre las relaciones homosexuales desaparecieron de mi mente, fue como todos los miedos sobre tener sexo con otro hombre desaparecieran de mi mente, en algún momento, se despojo de su bóxer para acomodar su pelvis cerca de mi cara y subió a la camilla quedando en una posición parecida a si estuviéramos haciendo un 69.      

Estuvimos unos minutos tocándonos, sentí como me abrió mis nalgas y yo hice los mismo admirando su apretado ano a escasos centímetros de mis ojos, con sus huevos colgando casi rosando mis labios con su pene endurecido pegado a su vientre. Sus huevos eran lampiños, pesados que sueltos se balanceaban entre sus fuertes piernas.

Luego con la ayuda de una de sus manos dirigió su pene a mi rostro, abrí la boca como por inercia sin que me dijera nada e introdujo su duro pene en su boca. Fue delicioso sentir su firme miembro en mi boca, pero eso no fue nada cuando sentí que él hizo lo mismo con mi pene, cerrando sus labios casi en la base de mi erección casi me vengo en su boca en los primeros segundos, sabía lo que hacía, masajeaba mis testículos como todo un profesional.     

Por mi parte, torpemente se lo lambia, hasta algo me impulso a meterlo de lleno en mi boca, fue extraño, era muy excitante, me gusto su sabor, su firmeza, sentir su glande rosando la entrada de mi garganta, sus huevos casi sobre mis ojos, su aroma era embriagador sin mencionar el placer que él me estaba dando con su mamada.  

Así estuvimos durante unos minutos hasta que no pude más, trate de contenerme pero me fue imposible y terminé en su boca, ¡fue un orgasmo épico! Mis huevos quedaron vacíos por completo de la tremenda eyaculación que tuve, fue simplemente el orgasmo más intenso como prolongado de de toda mi vida.           

Después de unos minutos él sacó su pene de mi boca y se vino sobre mi pecho y cara, se levantó, me limpió y terminó de dar el masaje que me hizo sentir esplendido. Todo ocurrió sin siquiera hablar una sola palabra, antes de marcharme Ángel me entrego una tarjeta y me dijo que si sentía alguna molestia por mínima que fuese que hablara al número que aparecía al reverso de la tarjeta.

Llegue a casa y me sentía como en las nubes, aun no podía creer lo sucedido, me di un baño, me coloque una trusa limpia y me metí a la cama, estaba cansado pero muy relajado, no tarde en quedarme dormido profundamente.

El despertador sonó como de costumbre, me levante, me sentía tan bien, como no me había sentido en años, fui al baño y me baje mi trusa (slip) para poder orinar, escuche que algo cayó en la tasa del baño, fue el sonido de algo golpeando el agua, luego sentí como mi entrepierna se mojaba de un liquido caliente que pronto comenzó a bajar por mis piernas.

Lo que me hizo bajar la mirada para ver con horror como mi pene flotaba en el agua del escusado, mis ojos no daban crédito a lo veían, me lleve mis manos a mi entrepierna para ver que ya solo mis huevos permanecían ahí horrorizado levante mi pene del agua para notar que estaba duro, como si fuese de madera, estaba petrificado en su longitud máxima, como si estuviera en erección pero muerto.

Hable al número de la tarjeta y pronto una ambulancia apareció fue llevado a un centro médico privado me hicieron muchas pruebas, pero nada se pudo hacer para devolverme mi pene, un abogado me ofreció una gran suma por concepto de compensación por mi perdida a cambio que no levantara ninguna denuncia, viendo que nada me devolvería mi pene de vuelta acepte el dinero pero puse como condición adicional que se incluyeran sesiones de masajes con Ángel de manera perpetua las veces que quisiera lo que fue aceptado

Desde entonces acudo a esa sala de masaje tener esas manos sobre mi cuerpo y sentir su pene penetrándome que es la única forma que tengo de venirme ahora es una delicia que repito cada vez que puedo, también uso el que fue mi pene petrificado como un consolador llevándome al orgasmo cada que lo uso de una manera extraordinaria, simplemente soy feliz siendo un eunuco, mientras tenga a Ángel y mi pene nadie sabrá por mí de los efectos de ese gel sobre el pene de un hombre.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ME ARREPIENTO

Todo sucedió tan rápido que aun tengo pesadillas al respecto, ella tenía 16 años. Era mi vecinita de enfrente, resulta que nuestros padres eran parte en un club al cual íbamos los dos, desde que empezó a verse más mujer, a los 15 años la empecé a ver de otra manera, ella tenía un novio de su edad, por aquel entonces ellos se pelearon, y yo empecé a hablar con ella más seguido a mis 17 años quería no solo platicar precisamente......


ME ARREPIENTO
Todo sucedió tan rápido que aun tengo pesadillas al respecto, ella tenía 16 años. Era mi vecinita de enfrente, resulta que nuestros padres eran parte en un club al cual íbamos los dos, desde que empezó a verse más mujer, a los 15 años la empecé a ver de otra manera, ella tenía un novio de su edad, por aquel entonces ellos se pelearon, y yo empecé a hablar con ella más seguido a mis 17 años quería no solo platicar precisamente.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMÍA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES] [VIRGEN]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Todo sucedió tan rápido que aun tengo pesadillas al respecto, ella tenía 16 años. Era mi vecinita de enfrente, resulta que nuestros padres eran parte en un club al cual íbamos los dos, desde que empezó a verse más mujer, a los 15 años la empecé a ver de otra manera, ella tenía un novio de su edad, por aquel entonces ellos se pelearon, y yo empecé a hablar con ella más seguido a mis 17 años quería no solo platicar precisamente.       

El padre mi vecina además era carnicero y entregaba pedidos de carne en el club por lo que siempre por lo menos hasta donde recuerdo siempre portaba un gran cuchillo a su cintura en un estuche especial, una vez le conto a mi padre que se sentía desnudo sin llevar a aquel afilado cuchillo siempre a su lado

Pues bueno mi vecinita me contaba sus cosas y yo le contaba las mías, pero empecé a fijarme más en su figura, que por cierto es muy hermosa, tiene unos pechos pequeños, con una cintura pequeña pero con un par de nalgas estrella de película porno, por lo que comencé a hacer todo lo posible para estar cerca de ella, pero a la vez no le decía nada como insinuando mis intenciones.
           
Un día ella salía del club y yo le pregunte a donde iba, ella me dijo que iba con una prima a cuidar a los hijos de esta, entonces yo me ofrecí a llevarla y ella acepto con gusto, íbamos en el auto de papá y hablábamos de tonterías como siempre, entonces cuando ya estábamos llegando con su prima,  detuve el auto de repente y le pregunte sin más de manera sorpresiva que sentía por mí, porque pensaba que ella era muy hermosa y que me atraía mucho.         

Para mi sorpresa ella me dijo que también le gustaba mucho y que desde hacía un tiempo ella pensaba mucho en mí. Entonces no dude más y la di un beso en la boca, pensé que se iba a enojar por mi actitud tan atrevida tan repentina, pero no fue así, ella introdujo su lengua de tal manera en mi boca que no lo voy a olvidar por el resto de mi vida.     

Entonces empecé a recorrer con mis manos su cuerpo delgado pero firme, mis manos se posaron en sus pechos para empezar a acariciar sus pezones que empezaron a ponerse duros, entonces mi pene se paro como si fuese de roca, mis dedos empezaron a buscar su rajita, metí mi mano por debajo de su falda primero la toque por arriba de su tanga, después metí un dedo en su sexo y sus jugos empezaron a lubricar su vagina, mojando mi dedo.    

-“UMMMMMMM”. Gimió ella de una manera muy erótica.
-“¡Por favor hazme tuya pero no aquí!” Dijo ella jadeante.

Aquello fue algo que no me tuve que repetir, hablo con su prime y le dijo que no iba a poder ir que le surgió algo de repente, conduje el auto hasta su casa pues me dijo que su padre no estaba, entramos y nos fuimos directo a su habitación ya ahí, la desvestí por completo, ver su cuerpo perfecto desnudo ante mí fue magnífico, no podía creer lo que estaba por pasar iba a poseer a una nena de 16 años, que seguramente era virgen, yo no lo era para ese momento pero nunca había tenido sexo con una chica virgen hasta ese momento.

Ella me ayudo a quitarme la camisa, (ramera) y por mi parte mi quite mi pantalón y trusa (slip), ella lejos de asustarse bajo sus manos por mi dorso mientras nos besábamos para empezar a tomar mi miembro con una mano y empezar a masturbarme de una manera increíble, se pronto ella se agacho y se lo llevo a la boca, para empezar a darme una mamada espectacular, lo hizo con una ternura que no pude resistirme y le dije que estaba por acabar, ella entonces empezó a hacerlo con más ritmo sacando mi pene cada tanto para decirme

-“Quiero probar tu leche” Dijo ella jadeante.

Según ella que quería saber que sabor tenia la leche de los hombres, entonces sin poder contenerme por más tiempo con ambos mirándonos me vine y ella se lo trago todo, no dejo que una sola gota saliera de su boca, conmigo sujetando su cabeza, mientras gemía de placer.
           
Para ese momento estaba como loco, no tarde ni cinco minutos que otra vez tener una fuerte erección, entonces le devolví el favor cuando comencé a pasar mi lengua por su clítoris, ella aullaba de placer, alcanzo como dos orgasmos, y se puso como loca, me asuste un poco porque me pedía que la penetrara con verdadera urgencia, que quería sentir mi miembro dentro de su vagina, lo que en cierta forma me daba algo de nervios.

Por fin pude colocar mi pene en la entra de su vagina para poco a poco irla penetrando estaba muy estrecho lo quería hacer con cuidado porque me dijo que era virgen, pero en ese momento no le importaba nada, ella me rodeo la cadera con sus piernas y me jalo hacia ella con fuerza lo que introdujo mi pene en ella con mucha fuerza dando ella un pequeño quejido, pero moviéndose como una loca, acabo otra vez, mientras comencé con mi meta y saca con mi pene todo manchado de sangre, entonces para mi sorpresa luego de algunos minutos me dijo

-“Quiero que también me desvirgues por detrás”. Dijo ella. 

Mientras la penetraba por la vagina ella con sus dedos se los introducía por su ano, eso me excito mucho, por lo que accedí a su petición, la agarre y le di vuelta, le escupí entre sus nalgas y con el jugo de su vagina que escurría lo lubrique bien e introduje la cabeza de mi pene despacio, pero ella otra vez hizo un movimiento brusco y se lo metió hasta que mis huevos chocaron con sus nalgas dando un grito fuerte de dolor, pero sin embargo quería más y más.       

Me decía que yo era un impotente, que le diera con mas fuerzas, eso me molesto e hizo que mi macho interior saliera a flote, entonces ya no me importo nada y la empecé a dar con fuerza, de manera salvaje  ella gemía y pedía más y más, la agarre de los cabellos para poder hacerlo con más fuerza rompiendo todo su culo y ella era feliz, y cuando sentí que estaba por acabar le dije.

-“Putita ahora te vas a tragar toda mi leche de nuevo”. Le dije jadeante.

Ella me dijo que si que la quería probar de nuevo porque tenía mucha sed, cuando estaba por acabar se lo saque del culo para colocar mi pene en su boca, apenas aguante un par de segundos antes de acabar como nunca lo hice en toda mi vida.

Aun me estaba viniendo cuando la puerta de su habitación de abrió, con su padre entrando al ver su padre mi instinto fue el de sacar mi pene de la boca de ella lo que hizo que el ultimo de mis disparos de leche cayera sobre todo el rostro de ella, lo que provoque que su padre se enfureciera aun más de lo que en ese momento ya estaba.

Se nos fue encima su padre, ella trato de detenerlo pero el semen que resbalaba por su rostro no ayudo mucho, su padre le dio un gran manotazo en el rostro que hizo que algo del semen cayera en mi pecho, para ella caer sobre la cama casi sin sentido del tremendo golpe boca abajo, por mi parte siendo hombre trate de defenderme pese a tener una erección expuesta aun, su padre me dio un fuerte rodillazo en los huevos que me dijo en el suelo revolcándome de dolor antes se poder hacer algo.

De pronto sentí como fui levantado siendo tirado de mi cabello el padre de ella coloco su afilado cuchillo en mi garganta pensé que era mi fin cerró los ojos y espere sentir el corte que acabaría con mi vida, temblaba de miedo cuando escuche decir.

-“No maldito, no te salvaras de haber mancillado a mi hija tan fácil muriendo” Dijo Su padre.

-“¡No! Te espera una vida llena de sufrimiento como un eunuco” Añadió su padre.

En eso de nuevo sentí un fuerte golpe en mi rosto que me dejo aturdido de nuevo, sentí como mis piernas fueron separas y una mano se apodero de mi pene aun duro, mojado por los jugos y saliva de ella como por mi semen, en ese momento lo escuche de nuevo hablar.

-“Espero te gustase penetrar a la puta de mi hija, ya que fue la última mujer que tendrás en tu vida”. Dijo su padre.

Luego sentí una fuerte punzada, fue como ser sumergido de repente en agua hirviente, todo mi cuerpo se movía sin control con fuertes convulsiones de dolor, escuche a ella gritar y de reojo la vi desmayarse sobre la cama, luego mis ojos se abrieron grandes cuando vi a su padre levantarse de entre mis piernas sosteniendo mi pene que chorreaba sangre del lado por donde fue cercenado de mi entrepierna.

Su padre lo lanzo al aire y de un solo golpe de su afilado cuchillo lo partió en dos en el aire, aquello fue horroroso de ver, grite de miedo, terror y dolor al mismo tiempo al ver la destrucción del que fue mi miembro viril hasta hacia unos instantes.

-“NOOOOOOOOOOOOOO”. Grite.

Luego me desmaye,  por el dolor y el shock de ver mi pene cercenado de esa manera, desperté en el hospital, nada pudieron hacer por reponer mi pene, el padre de ella huyo llevándose mi carne viril aunque fue atrapado meses después ya era tarde para salvar mi pene, fue condenado a 15 años en prisión, ella y su madre se mudaron para no volver a verlas hasta ahora.

Ahora vivo como su padre dijo, sufriendo por tener sexo de nuevo con una mujer, pero sin pene sé que es imposible, el uso de una prótesis solo me recuerda que ya no soy un hombre sino solo un eunuco para lo que me quede de vida, y no saben cómo me arrepiento de todo lo sucedido aquella tarde menos de poder disfrutar aunque fuese por última vez del cuerpo virginal de aquella adolescente. 





Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

ME CREÍA EL GIGOLÓ SUPREMO

Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética......


ME CREÍA EL GIGOLÓ SUPREMO
Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





-“500 mil a la una… a las dos”.   
-“¡Vendido por 500 mil!” Oí decir a alguien mientras golpeaba una mesa con un mazo.           

La mordaza de bola en mi boca impedía que pudiera decir algo y la jaula donde estaba que pudiera escapar de ese sitio. Aún me encontraba incrédulo ante esa situación, no podía creer que me estuviera pasando. En ese momento acababa de ser subastado y vendido a otro hombre, un tipo viejo, gordo y de apariencia extranjera.

Varios hombres más chiflaron mientras la jaula donde estaba desnudo y solo con un collar en mi cuello estaba siendo bajada del escenario principal para subir a otro chico más joven que yo, en las mismas condiciones, lo más seguro que para ser vendido al igual que lo fui.          

Fui llevado a una camioneta donde me subieron en la parte trasera. Ahí otras dos jaulas ya esperaban. En una había dos niños, como de 10 años, en otra, un joven de mayor edad que yo. Los pequeños silenciados también con una mordaza de bola no paraban de llorar y sollozar, azotando la jaula como intentando desesperadamente abrirla para escapar. El otro joven y yo solo nos regresamos la mirada mutuamente, él, en ese momento bajó su mirada, demostrando pesimismo, en ese momento lo supe, no era un sueño, habíamos sido vendidos, éramos ahora propiedad de otro ser humano, fue entonces que mi cara se desencajó y no pude evitar llorar. Tras aproximadamente esperar una hora y con dos jóvenes de nuestra edad más en la camioneta, cerraron la puerta y ésta empezó su marcha.    

Mi nombre es Javier, tengo 17 años. Hasta hace unos días estaba estudiando el bachillerato (instituto). Desde más joven hacia mucho ejercicio por eso mismo tengo un muy buen cuerpo, debido a eso muchos gays se acercaban a mí, para pedirme favores sexuales, que me encargaba de hacer siempre y cuando me convencieran con una buena cantidad de dinero.       

Tenía una clientela nutrida, dos o tres veces por semana varios hombres me buscaban para hacerme cargo de sus culos. El que me probaba regresaba por más, además siempre me recomendaban con sus amigos. Precisamente ese fue el grave error, por el cual ahora estoy aquí.   

Un día un chico llegó a la escuela, quería un favor.    

-“Hola guapo, me han hablado de ti”. Me dijo tocándome el rostro.           
-“$ 5,000 y ni un centavo menos, a cambio te daré 4 horas de placer”. Contesté.
-“¡Vaya! Tú sí que vas al grano, eso me agrada”. Reviró mientras tocaba mi abdomen. 
-“Pero se nota que eres buena mercancía así que no discutiré”. Agregó.   

Caminamos hasta su auto, y manejó una distancia considerable, pensé que era lo mejor pues así no me vería gente conocida. Grave error de mi parte. Llegamos a una casa a las afueras de la ciudad, muy grande y lujosa. Si dejaba feliz a este putito podría sacarle mucho jugo, pensé. Bajamos del auto y entramos a la casa.  

-“¿Quieres algo de tomar bombón?” Me pregunto.     
-“Por ahora no… gracias”. Le dije mirando todo el interior de la casa.      
-“Ponte cómodo, es tu casa guapo”. Dijo mientras se acercaba a mí por la espalda.        

En ese momento beso mi cuello llevando sus manos a mi abdomen, recorriéndolo por completo, posteriormente levantó mi camisa quitándola y llevándola posteriormente a su cara para olerla con detenimiento.

-“Veo claramente que ya eres todo un hombre”. Dijo.           

En ese momento volteo hacia la cocina mientras yo quede ahí parado en la sala. En un punto donde él podía verme. Tomo una botella y se sirvió un trago mientras me decía

-“No seas penoso, ya te dije que es tu casa, ponte cómodo” Insinuó con una mirada masiva.  

Sabiendo que es lo que quería darme a entender me voltee hasta quedar frente a él, me desabroche los tenis, me quite los calcetines, para incorporarme y desabrochar mi pantalón, el cual lentamente lleve al piso junto con mis bóxer (calzoncillo), para quedar expuesto a sus ojos. Silvando como en gesto de aprobación el solo se limitó a verme desnudo.

Mi pene era de tamaño normal, unos 17 - 18 cm flácido, pero grueso. Puse mis manos tras de mí cabeza mientras estaba ahí parado, como incitándolo más, así que inmediatamente él se tomó de golpe su trago y se acercó a mí. Me tomó de la mano y fuimos a su habitación. Llegando hizo sentarme al borde de la cama donde empezó a mamármela hasta el fondo, sentía su nariz resoplando en mis vellos púbicos.           

-“¿Quieres lechita putito?” dije mientras miraba como se tragaba mi pene.          
-“Mhhhmmmm”. Dijo con mi pene llenando su boca como en señal de aceptación.       

Solo bastaron un par de minutos para que soltara varios chorros de mi leche en su garganta y boca, el cual bebió sin dejar una sola gota, lamiendo hasta los restos que había en su mejilla y los restos que también había en mi falo.     

-“¡Deliciosa!” Exclamó mientras empezaba a desvestirse.   
-“Ahora te toca a ti complacerme bebé”. Dijo mostrándome su culo.         

Acostándose en el borde de la cama, boca abajo, empezó a menear su trasero. Sabía lo que quería. 
Me acerqué y empecé a lamerme su culo, a comérmelo. El putito gemía como si estuviera en la gloria. Su culo dilataba con cada lamida que le daba.       

-“Métemela”. Dijo. 
-“Pónmelo con la boca”- Insinuando que me pusiera un condón.   
-“Házmelo a pelo”. Contestó.      
-“Sin condón no”. Le dije.
-“Te pago lo que quieras pero házmelo a pelo” Dijo mientras me daba un bote de lubricante. 

Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética.      

Sus gritos eran fuertes, al igual que el sonido de mis caderas chocando con sus nalgas, pero veía que lo estaba disfrutando al máximo. Mientras estaba en la faena besaba su cuello, mordía sus orejas, jalaba un poco su cabello o simplemente lo besaba en los labios. Veía en su cara un éxtasis supremo.

Tras unos diez minutos de embestidas bestiales aumente el ritmo un poco más hasta venirme en su interior, mientras el gritaba como loco sintiendo mi leche recorriendo su intestino. Me quede quieto besándolo en los labios hasta que poco a poco mi pene se puso flácido y salió lentamente de su culo, enrojecido y con hilillos de mi semen caliente escurriendo. 

Me recosté a su lado mientras el ponía su cabeza en mi pecho retomando el aliento, mientras tocaba mi cuerpo diciéndome:

-“Wow, eso se sintió magnifico”. Mientras besaba mi pecho.          

Durante las siguientes tres horas lo hicimos unas 5 veces más, y en todas me vine dentro de él, estábamos agotados pero el tenis una cara de satisfacción total. Tras quedarnos acostados un rato abrazándonos él se levantó y se fue a la cocina mientras yo aproveché a ir al baño de la habitación para ducharme. Estaba en eso cuando el entro con un vaso de jugo, el cual me ofreció.           

-“Estuviste maravilloso. Valdrás cada centavo”- dijo mientras reía (ahora entiendo el por qué de su risa)
-“Anda, bebé un poco para que te recuperes”. Dijo instando a que bebiera el jugo.        

Estaba completamente agotado y sediento por esa faena que me aventé. Así que lentamente me tomé el jugo. Asimismo mi amante temporal se unió conmigo en el baño, aprovechando a recorrer mi cuerpo con el jabón, aprovechando cada minuto que aún teníamos juntos. Al salir no sabía porque pero me sentía muy agotado, tanto que me senté en el borde de la cama, mientras sentía que un sueño abrazador me envolvía. Poco a poco fui perdiendo la conciencia hasta quedar profundamente dormido.

Al despertar me encontraba amordazado y amarrado en la cama. Por más que intentaba zafarme me era imposible. A mi lado se encontraba aquel tipo, con una sonrisa malévola dibujada en su rostro.         

-“Veo que ya despertaste”.          
-“Al parecer la droga tuvo efecto” Dijo con una voz irónica.           
-“Espero hayas disfrutado mucho la vida que llevabas, por qué se terminó”. Agregó.    

Al decir aquello sentía mi corazón explotar de miedo, pues pensaba que sería asesinado. Pataleaba intentando zafarme a como diera lugar sin lograrlo, al darme cuenta que mi lucha era imposible empecé a llorar.

-“Aaaw, los hombres no lloran querido”. Dijo con voz burlona.     
-“No te preocupes, no te haré nada que te haga daño, no me servirías así”. Agregó.       

En ese momento dos tipos entraron a la habitación con una caja plástica grande con varios agujeros, en la cual me metieron mientras forcejeaba y la cerraron. Por más que golpeaba la tapa está no cedía, y una oscuridad siniestra me cubría.     

-“Por el solo te podemos dar 200 mil”. Oí a alguien decir.    
-“Oh”.
-“Es más de lo que me dieron por el último”. Dijo aquel chico que me había engañado.
-“Bueno, este tipo tiene mejor cuerpo”. Dijo la otra persona.          
-“Y créeme, aguanta mucho, vale muchísimo la pena”. Agregó el perpetuado de mi situación. 

-“Bueno. Nos vamos, si tienes a alguien más ya sabes que hacer”. Termino de decir aquella otra persona mientras sentía que cargaban la caja conmigo en su interior.           

Intentaba gritar, pero al parecer nadie podía escucharme. Alcance a ver a través de uno de los agujeros y ya era de noche, no se veía gente pasar por las calles. Bruscamente me subieron a la cajuela de un auto y la cerraron.  

No sé por cuánto tiempo estuvieron manejando, pero se me hizo eterno. Cuando el auto se detuvo mi corazón estaba a mil. Se abrió la cajuela y lentamente me bajaron. Asomando mi ojo por el agujero no podía ver nada, seguís oscuro, pero esta vez sin casas, ni calle. Parecía que estaba en un lugar muy alejado. Pude ver una casa grande, entramos por un costado, por el jardín. Pude ver que era llevado a algo así como unas caballerizas, donde al abrir una de ellas fui puesto dentro y ahí me dejaron.

A la mañana siguiente me encontraba sin dormir, no sabía qué era lo que querían de mi, cuando escuché a alguien acercarse a donde me encontraba.        

-“Hay que empezar a preparar a este perro”. Oí decir a alguien.      

Sentí como la caja donde estaba se movía nuevamente, el trayecto no duro mucho. Aventaron la caja bruscamente al suelo, casi inmediatamente quitaron la tapa dejándome expuesto. La luz del sol de mediodía me enceguecía. Dos tipos muy grandes y corpulentos me sacaron de esa caja, aventándome al suelo. Inmediatamente tomaron una manguera y empezaron a rociarme con mucha presión.   

-“Asegúrate de lavar bien a este perro, si no el jefe se enojará” Dijo uno de ellos al otro que me rociaba con la manguera.    

El agua estaba helada, con mis manos y pies atados me era imposible salir de esa situación y de aquel lugar. Después de un par de minutos se acercaron nuevamente a mí, me pusieron un collar en el cuello con una placa. La placa tenía el número 12, para después llevarme a otro lugar, como un establo, al avanzar por ese establo logré ver algunas jaulas con muchachos en su interior y otras vacías. Algunos forcejeando por salir de su aprisionamiento sin fruto aparente, todos con un collar y una placa con número. Al llegar a una jaula vacía, mis cuidadores la abrieron, era pequeña, quitándome mis ataduras de pies y manos, violentamente, me metieron con exceso de violencia a ella, ya estando dentro un candado impediría que pudiera abrirla       .

Pasaban los días, y nosotros simplemente estábamos encerrados en nuestras jaulas. Aunque cabíamos perfectamente acostados y tenía la suficiente altura como para sentarnos no dejaba de ser una prisión de acero. Para comer nos servían la comida y el agua en unos tazones para perro, los cuales ponían al frente de la jaula. Esta misma tenía un hueco por el cual solo cabía la cabeza, así que para comer teníamos que ponernos de rodillas, sacar la cabeza y comer directamente del tazón, como un perro. Noté que algunos muchachos más pasaron por mí misma situación y fueron agregándose a esa abadía conforme los días pasaban.       

No recuerdo bien pero transcurrieron aproximadamente dos semanas desde que llegué. No sabía nada de mi familia, ni de que hacía en ese lugar. De repente oí un camión, el cual entró al establo.  Cuando los cuidadores se acercaron a mí, tomaron la jaula y la cargaron conmigo en su interior, aproximándose al camión. Cuando estuvieron en la caja trasera, me levantaron y me aventaron al fondo, deslizándome por el piso. Golpeé con otra jaula, deteniendo mi movimiento, un breve momento después sentí una jaula golpear mi jaula por el costado, era otro chico, y así sucesivamente. Había otros dos tipos arriba de la caja acomodando y apilando las jaulas, asegurándoles para que en la transportación no lastimarnos.    

-“¡Son todos!” Exclamó uno.       

Dándole unos golpes al camión, este arranco y se puso en marcha. No sé cuantos éramos pero fácil más de una treintena. Había desde niños pequeños, como de unos cinco años, hasta jóvenes de unos 24-25, pero sin duda la mayoría la conformábamos adolescente como de entre 15 y 18 años.  

Tardamos varias horas en el camión. Oíamos bullicio de ciudad en más de una ocasión pero no podíamos pedir auxilio. Las mordazas que nos habían puesto nos impedían gritar. Cuando finalmente se detuvo y las puertas de la caja se abrieron fuimos sacados uno por uno, y llevados a una bonita casa en una loma, en los suburbios de alguna ciudad que no reconocía. La extensa propiedad y la lejanía de la ciudad harían más que imposible que nos escucharan si gritábamos.           

Todos fuimos colocados en una estancia, donde nos desataron y nos quitaron la mordaza. Nos alimentaron y al terminar nos pusieron una mordaza de bola. A media tarde abrieron las puertas permitiendo el ingreso de varios hombres y mujeres que se nos quedaban viendo entre risas, caminando en un pasillo con jaulas a cada lado, observándonos como checándonos a detalle.

Cuando nadie más pasó, dos hombres se llevaron la primera jaula, un chico moreno como de mi edad, a través del pasillo hacia a otra habitación. Entraron y cerraron la puerta. La jaula nunca regresó, los que si regresaron fueron estos mismos tipos por otra jaula, un tipo rubio, con el cual hicieron lo mismo. Una a una, las jaulas fueron llevadas a aquella habitación hasta que llegó el momento en que yo fui llevado.           

-“Jaula número doce!” Dijo un presentador en un escenario mientras era llevado cerca de él.

-“Esta mascota tiene 17 años, todo un semental”. Continuaba diciendo mientras los tipos me ponían sobre una mesa a la vista de toda una multitud que me miraba maravillado.       

-“Vean que hermoso cuerpo tiene este lindo perrito, iniciaremos la subasta con 200 mil”. Dijo mientras golpeaba el borde de la mesa con su mazo       

¿Perro? ¿Acaba de decir que soy un perro? Mi mente estaba en shock, mil cosas pasaban por mi mente que ignoré por completo el hecho que la multitud pujaba por mi, para comprarme.        

-“500 mil a la una… a las dos. Vendido por 500 mil pesos. ¡Al afortunado caballero! Felicidades, pase por su mascota”. Dijo el vendedor mientras la multitud aplaudía y yo salía de mi shock para darme cuenta que acababa de ser vendido.        

Fui subido a una camioneta donde ya había varias jaulas esperando. Tras esperar un rato y algunas jaulas más, partimos. Estaba oscuro, y la camioneta se movía muy rápido. Pese a eso el trayecto fue largo. Todos lloramos durante el trayecto. Llegamos a algún lugar, fuimos bajados de la camioneta y metidos a una casa pequeña en algún lugar muy apartado de todo. Nos llevaron hasta una habitación donde había un tipo y una mesa grande.    


-“Aquí está el material, ya sabes lo que el cliente quiere”. Dijo el tipo que nos había comprado en la subasta

-“Empezaré a trabajar ahora mismo”. Le contesto el otro mientras se ponía una bata blanca.  
-“Te los dejo entonces, volveré por la mercancía en unos días”. Agregó nuestro comprador.   
-“Yo me encargo” Le contesto nuevamente aquel hombre..  

Aquel tipo estrechó su mano para inmediatamente salir de la casa.

-“Que buenos perritos me trajo ahora, lástima que deba convertirlos en perras”. Nos dijo a todos mientras se reía.          

Con ayuda de dos asistentes a su lado, primero tomaron la jaula de los niños la abrieron y sacaron a uno quien no dejaba de patalear. Al quitarle la mordaza de su boca empezó a gritar, llorando y pidiendo por su mamá.      

-“Grita lo que quieras cachorro, nadie te escuchara”. Dijo aquel tipo mientras se reía.  

Tomaron al niño y lo colocaron sobre la mesa, sujetándolo con fuerza mientras ponían una mascarilla sobre su nariz y boca.        

-“Respira hondo, vamos, eso”. Dijo el hombre.           

Poco a poco los movimientos del niño se empezaron a tornar lentos hasta que finalmente quedó dormido. Uno de los asistentes tomó una videocámara y empezó a grabar todo lo que pasaría. El tipo acomodo primero el collar del niño, haciendo que la placa se viera en el vídeo, nunca se lo quitó. Luego tomó un bisturí y lentamente hizo un corte en los huevitos del niño. Sacando los testículos del escroto de aquel niño los cortó hasta dejarlo castrado. Los otros muchachos y yo sacudíamos nuestras jaulas intentando zafarnos para salvar a aquel niño, pero fue imposible.          

Terminando de castrarlo la cirugía continúo. Lentamente cortó la piel del pene desde su base hasta la punta dejándolo expuesto. Nosotros no podíamos hacer nada más que mirar atónitos mientras la hombría de aquel inocente era arrebatada. Tras dos horas de cirugía donde antes había un pene ahora había una cavidad similar a una vagina.      

-“El siguiente paciente por favor”. Dijo el maldito degenerado.      

Tomando al otro niño, repitió de principio a fin todo el procedimiento. Ahora entendí todo. Entendía por qué decían que querían perras en lugar de perros. Ese era nuestro destino.
Nos querían como juguetes sexuales anormales.         

Al terminar con el otro niño, uno de los asistentes lo cargo hasta la jaula donde se encontraba su otro hermano. Porque hasta eso, nunca dejaron de meternos en la jaula, de tratarnos como unos viles animales.

-“Que lindas quedaron estás cachorritas”. Decía mientras su risa y la de sus ayudantes inundaban la habitación.

Salieron un rato, y tras un par de horas volvieron y sacaron de la jaula al chico con el que nos regresamos a ver en la camioneta al principio. Solo volteó a verme llorando. Intentaba escapar de los ayudantes de aquel médico sádico, pero estaba débil por la mañana alimentación que habíamos recibido. Al igual que los pequeños fue forzado a dormir por la anestesia y posteriormente todo rastro de virilidad que poseía desapareció, dando lugar a una vagina. 

Al acabar con él se acercaron a mi jaula, me sacaron de ella y aunque logré golpear a uno de mis captores otro logro someterme. Forzándome a subir a esa mesa, peleando por evitar respirar aquel gas, pero todo fue inútil. Lentamente mi cuerpo se fue entumeciendo y mi conciencia se perdió poco a poco.          

Al despertar un dolor muy agudo me oprimía en la entrepierna, sollozos y gritos se oían en la habitación. Al voltear a ver a la jaula vecina podía ver a uno de los muchachos gritar maldiciones mientras tocaba su parte baja, la cual ya no tenía nada. Al otro lado los niños decían que les dolía mucho y lloraban. Fue entonces que me toqué, y en efecto, había desaparecido. Mis huevos y mi pene ya no estaban. Solo podía sentir un hueco y una sonda saliendo de él. Lo único que hice fue llorar mientras gritaba de dolor y rabia.           

Han pasado varios meses ya. Mi nombre actual es Rocko y soy un perro mascota acompañante. En el prostíbulo donde me han mantenido mi tarea es complacer en todos sus caprichos a mi amo. Me han prohibido usar ropa, solo debo usar mi collar. Los clientes me adoptan (compran) por días, semanas o incluso un par de meses. El collar en mi cuello no se puede quitar. Para evitar escapar del prostíbulo le dicen a los clientes que me deben encadenar. Igual tengo insertado un chip que si me lograra escapar me encontrarían en un par de minutos, así que ya no hago el mínimo intento de hacerlo.

Ya estoy acostumbrado a tantas cosas; que me penetren por el culo, la vagina o la boca, ya sean humanos, perros u otros animales. Ha habido amos que solo me han dado de comer comida para perro así que me he llegado a acostumbrar. Uno, el otro día me llevo a una playa nudista con una correa, permitiendo que todo el mundo me viera. Mi vida ahora es ser una mascota, no tengo ninguna preocupación más.      

Al final de todo no es tan malo. (?)




Historia Original Aquí.




Autor: Zekyasha       Adaptador: DarkSoul

MI TRABAJO DEL VERANO II

¿Crees que tu trabajo es una mierda? Bueno, no importa lo malo que creas que hacer hamburguesas o mostrarte feliz todo el tiempo pueda ser, me gustaría apostar que supera por mucho lo que tengo que hacer todo el verano para ganar dinero. Aunque debo admitir que pese a todo me gusta y mucho lo que hago......


MI TRABAJO DEL VERANO II
¿Crees que tu trabajo es una mierda? Bueno, no importa lo malo que creas que hacer hamburguesas o mostrarte feliz todo el tiempo pueda ser, me gustaría apostar que supera por mucho lo que tengo que hacer todo el verano para ganar dinero. Aunque debo admitir que pese a todo me gusta y mucho lo que hago.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper & DarkSoul





¿Crees que tu trabajo es una mierda? Bueno, no importa lo malo que creas que hacer hamburguesas o mostrarte feliz todo el tiempo pueda ser, me gustaría apostar que supera por mucho lo que tengo que hacer todo el verano para ganar dinero. Aunque debo admitir que pese a todo me gusta y mucho lo que hago.

Ahora no soy perezoso, y estaba emocionado de que papá me consiguiera un trabajo de verano que no solo pagara dinero decente sino que también estaba en línea con el curso de Asistente de Tecnología Médica que estoy tomando en el colegio comunitario, pero después de una semana De que estaba listo para contratar a un equipo de limpieza. Fue que todo cambio.

Todos ustedes saben sobre la Ley de Control de Inmigración de 2003 y cómo se supone que para detener la marea de extranjeros ilegales que estaban drenando el sistema de bienestar social del país y robando los puestos de trabajo de personas legales, y tal vez ustedes están de acuerdo con ella o tal vez no, Pero eso ya no importa. La ley fue aprobada y el trabajo de la policía era detener a los indocumentados, y mi trabajo de verano era ayudar a castrarlos antes de ser deportados. Eso ya lo saben pues lo conté en mi historia anterior.

Pero este nuevo verano ya con 20 años de nuevo estoy en mi caja de trailer convertido en una clínica de castración, y fuimos asignados a California y Arizona nada más, la diferencia le vez pasada en donde recibíamos extranjeros ilegales listos para la deportación de regreso a su país de origen pero sin sus huevos era que esta vez cada uno de nosotros teníamos un tráiler para cada uno, era más trabajo pero mejor la paga, no los voy a aburrir con lo que ya conté la vez pasada solo relatare algo nuevo esta año lay tuvo una modificación no solo los hombres sino los adolescentes que fuesen deportados debían pasar por la castración, y una vez a la semana durante 16 semanas del verano atendíamos solo a adolescentes desde los 13 a los 17 años.

Para cuando llegan a nosotros ellos ya han pasado un buen tiempo en campos de concentración cerca de la frontera. Por lo general colocamos los trailer fuera del campo lo configuramos y nos ponemos a trabajar. El corazón de todo es la caja con ruedas hecha de acero inoxidable. Tiene unos 2.5 metros de ancho y 17 metros de largo, tiene un hueco o ranura en su centro que se estrecha de alrededor de 15 cm de ancho a menos de una pulgada de ancho. Debajo de esta ranura hay un conjunto de rieles de una pulgada de ancho y un cuarto de pulgada de espesor que también están hechos de acero inoxidable. Están a unos cuatro pulgadas de distancia al principio, pero se estrechan a no más de un cuarto de pulgada a medida que avanzan a lo largo de la rampa.

En cada campamento hay guardias, quienes sujetan con esposas o cinchos las manos de los adolescentes y los llevan a la entrada del remolque donde un trabajador por lo general el conductor le quita el pantalón y en su caso ropa interior por completo, hay veces los dejan completamente desnudos que en mi caso así los pido para tener una mejor vista de los cuerpos adolescentes.

Tanto los guardias como el trabajador, trabajan juntos, obligando al adolescente a entrar en la rampa, boca abajo, y sujetan las esposas a una cadena que arrastra al individuo a través de todo el proceso.

El año pasado era la más nueva contratación, así que tenía el pero trabajo. El cual consistía en acercarme a través de la brecha en los carriles y la rampa, agarrar al tipo por sus huevos, y tirar hacia abajo para deslizarlos a lo largo de los rieles. Los rieles se estrechan y atrapan sus huevos, y en ese momento también tengo que empujar su ene fuera del camino para que no quede atrapados en la maquinaria más abajo de la línea, esta vez ya no es necesario un cincho de plástico que se coloca desde el principio atrapa los huevos del adolescente en su lugar.

La siguiente estación lava los el escroto del chico. Los rieles sueltan un par de pulgadas aquí para estirar el escroto y permitir que los cepillos giratorios limpien el cuello con jabón desinfectante. Lo cual es algo automático y ahí como antes no tengo nada que hacer.

Después de la estación de lavado los rieles caen aún más bajos para permitir que el equipo de ligas se apliquen, por duplicado con anillos de aluminio apretado contra la ingle del asustado adolescente en su mayoría no saben para que es todo eso pero lo intuyen. Antes dos hombres trabajaban en esa estación, uno a cada lado ahora todo es automático. Inmediatamente después de la estación de anillado, dos rodillos de espuma aplican una capa final de desinfectante.

Un poco más adelante esta la estación de corte. No es más que una cuchilla de unos cuatro pulgadas de largo que se fija en un ángulo a través de los carriles. Se sustituye dos veces al día y se conservan las viejas para afilar. Los escrotos con los huevos dentro caen en un cubo de plástico de cinco galones, que tengo que reemplazar por uno vacío cuando está lleno. Idealmente, el final se encuentra el lugar donde se les quita las esposas y sale de la caja y ya no es más mi preocupación.

Es un proceso eficiente, se procesa a un adolescente cada treinta segundos o 45 segundos. Lo que lo hace un trabajo algo agotador. Es más caliente que el infierno el remolque, así que no puedo usar ningún equipo o ropa por lo que estoy desnudo, y muchos de los adolescentes se orinan cuando ven que sus huevos están a punto de ser cortados. Tengo una manguera a mano para lavar eso, y aunque no se supone que a veces enojé y golpea a un tipo en los huevos. Él no los tendrá el tiempo suficiente para realmente apreciar el dolor, pero me hace sentir mejor de todos modos cuando lo hago, aunque gritan realmente a nadie le importa y todo piensan afuera que es un grito de dolor al ser castrado no por ser pateado en los huevos.

Lo único realmente difícil de mi trabajo es asegurarme de que ambos huevos estén firmemente atrapados entre los rieles. La mayoría de los chicos están aterrorizados en este punto y sus huevos son succionados contra sus pelvis, lo que significa que a veces tengo que trabajar para conseguir una firme sujeción de ambos. También son de diferentes tamaños, por supuesto, y eso lo hace un poco interesante sobre todo de aquellos que tienen sus huevos inusualmente grandes.

Realmente no me acuerdo de sus rostros luego de un tiempo, pero puedo adivinar qué edad tienen los chicos por sus huevos. Los adolescentes realmente jóvenes no tienen mucho vello, los adolescentes más grandes entre 15 a 17 años suelen tener grandes huevos, que las de los más jóvenes cuyos huevos son pequeños, duros, y cuelgan menos bajos. Una o dos veces durante el día tengo a un chico con bolas absolutamente grandes. Estos, junto con los más pequeños se mantienen separados. No sé qué pasa con ellos, pero el resto es refrigerado y más tarde molido en comida para mascotas.

Algunos adolescentes tienen un huevo enorme y uno muy pequeña, que son los que dan más problemas, aunque son raros, por lo general solo uno por día se ve de esos.

Hay un montón de gritos todo el tiempo, así que uso protectores auditivos. Me gustaría tener auriculares y música desde el año pasado, pero el capataz no lo permite dice que son las reglas.

A diferencia de los adultos en la que un diez o quince por ciento se vienen en algún lugar a lo largo de la línea, en el caso de los adolescentes el 90% de ellos eyacula antes de ser cortado, después de unos pocos minutos los carriles y el piso se cubre con su limo blanco que tengo que limpiar constantemente. No hay mucha sangre liberada con cada castración, pero se suma y cada cosa tiene que ser limpiada varias veces al día. Otra cosa que me disgusta es la mierda. De vez en cuando un tipo defeca por el miedo o al ser castrado, y el vómito es lo peor, se añade al aroma siempre presente de pene sin lavar y semen que impregna el aire. Los ventiladores extractores ayudan, pero no logran llevarse todo el olor.

Casi siempre tengo una erección constante, y tengo masturbarme siempre a la hora del almuerzo, aunque esto ya no pasa con los adultos, me imagino que tiene ver con ver esas nalguitas apretadas todo el tiempo son sus ano contrayéndose cuando son castrados que me mantiene siempre caliente.

También durante este día especial tengo algo de diversión, luego de masturbarme quedo aun más caliente por lo que regreso a la caja, las maquinas se paran durante el almuerzo quedando los adolescentes colgando a la espera de seguir el proceso, por lo general tomo al chico que está más próximo a la cuchilla a menos que el que le sigue tenga mejores nalgas.

Le coloco un trapo en la boca, luego le abro sus piernas y coloco mi pene sobre su ano, luego de abrirle sus nalgas, restregó mi pene entre sus nalgas, me coloco un condón y lo penetro el chico gruñe, por lo general soy el primero que le hace algo así, por lo que lo desvirgo analmente siendo como su ano, me aprieta mi dura erección, siento la estreches de sus intestinos, comienzo a moverme y apenas logro duro 5 o 8 minutos antes de llenar el receptáculo de condón con una norme descarga de mi semen.

Por su parte el adolescente se ha venido también para ese momento, permanezco unos minutos en su interior sintiendo la calidez de su cuerpo, con mi pene aun palpitante, cuando extraigo mi miembro noto como su ano, palpita buscando cerrarse, minutos más tarde veo como sus huevos del chico que viole caen el cubo al ser castrado y me vuelvo a correr,  aun mas fuerte como abundante sin siquiera tocarme viendo como otro par de huevos cae en el cubo mientras aun mi pene sigue arrojando mi espeso semen como algunos de los chicos ya castrados o a punto de serlo hacen también en ese momento.

El año pasado titubee cuando me pidieron volver pero este año si me lo piden de nuevo regresare si pensarlo adoro tener, ver y castrar a los adolescentes y creo que aunque mi trabajo es horrible ese día una vez a la semana compensa todo lo malo que tiene mi trabajo de verano.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Zipper & DarkSoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

MONTANA

Me tomo mi tiempo abriendo mi cuchillo de bolsillo, dejando a su imaginación correr salvajemente, antes de cortar cuidadosamente su camiseta, pantalón, y por último, sus bóxer. Me quedo allí solo mirándolo durante un rato, disfrutando de su vergüenza de estar desnudo frente a un extraño adulto. Aunque totalmente equipado todavía tiene mucho por crecer. Sus brazos son palillos de dientes y sus piernas, en su mayoría sin vello, no son más gruesas que mis brazos. Su delgado pene circuncidado y sus huevos de aspecto caídos se estrellan hacia atrás en el bosque de vello oscuro que cubre su entrepierna......


MONTANA
Me tomo mi tiempo abriendo mi cuchillo de bolsillo, dejando a su imaginación correr salvajemente, antes de cortar cuidadosamente su camiseta, pantalón, y por último, sus bóxer. Me quedo allí solo mirándolo durante un rato, disfrutando de su vergüenza de estar desnudo frente a un extraño adulto. Aunque totalmente equipado todavía tiene mucho por crecer. Sus brazos son palillos de dientes y sus piernas, en su mayoría sin vello, no son más gruesas que mis brazos. Su delgado pene circuncidado y sus huevos de aspecto caídos se estrellan hacia atrás en el bosque de vello oscuro que cubre su entrepierna.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





Me gusta Montana. Hay algunas ciudades grandes, pero la mayoría de las ciudades son pequeñas, con muchos bares y gente amable, y el campo de hermosos valles fluviales, bosques exuberantes, pastizales ondulantes y campos de trigo son demasiado agradables para ser destruidos por un cigarrillo descuidadamente desechado.

"Recoge eso, ponlo en la tierra, y el bolsillo de la culata, chico. El mundo no es tu cenicero, "amonesté al chico en la patineta. Yo estaba en el hermoso centro de Cut Bank, una ciudad en lo que se conoce como el Hi-Line.

"Vete a la mierda", dijo el adolescente, y me mostro su dedo mientras se alejaba en su monopatín.

Le doy a la juventud su locura; En mis días fumar era aceptable en todas partes y los adolescentes no contenían su humo. Mi escuela secundaria incluso tenía una zona de fumadores en el campus, así que los chicos de dieciocho años podían fumar entre clases. Eso estaba fue de uso en Washington y el protocolo apropiado para apagar los riesgos de incendios fue golpeado contra mí al mismo tiempo que empecé a fumar y no esperaba nada menos de los chicos de hoy.

Parece estúpido para un hombre adulto dejar que un chico de catorce o quince años lo insulte, pero me preocupé por todo el camino a través del norte de Montana y cuando llegué a Wolf Point estaba listo para enseñarle al pequeño cabrón el error cometido.

"Bien, Hijo, eso es un 321.1, Menor en Posesión, Tabaco, y un 481.3, Eliminación de Material Ardiente. ¿Quieres intentar negarlo? "Físicamente estoy en un motel de Wolf Point, pero mentalmente todavía estoy en Cut Bank.

"Uh, no señor" el chico finalmente tartamudeó.

"Bueno. Manos detrás de su espalda. Tengo que esposarte para el viaje a Juvie. "El chico cruza sus manos detrás de su espalda y me permitió esposarlo, y luego lo coloque en el asiento trasero. Sabe que está perdido y que sus padres y el juez lo van a reprender, pero no le asusta mucho. ¿Qué podrían hacer realmente, de todos modos?

"Uh, este no es el camino al Ayuntamiento", dice el chico unos minutos después cuando cruzamos las vías del ferrocarril y nos dirigimos hacia el Norte hacia Canadá. No mierda, Sherlock. "Aquí no hay nada más que trigo", añade el chico al bajar por un pequeño camino de tierra. Tiene razón al respecto; No hay granjas, no hay casas, no hay razón para que nadie más que nosotros deba estar aquí.

-“De acuerdo, chico. Fuera del coche”, digo abriendo la puerta trasera del Cherokee.

"¡De ninguna manera! Llévame de vuelta a la ciudad! ¿Qué tipo de policía eres tú, de todos modos? "El chico sabe que algo se ha levantado y que no va a ser agradable y él pone una lucha mientras lo saco del coche. Una lucha inútil; Soy 30 cm alto y 50 kilos más que el muchacho y la resistencia, como dicen, es inútil. Lo arrastro hasta la parte trasera del coche, y luego lo amarro con cuerdas cortas a cada uno de sus tobillos huesudos, y luego lo alzo y atar las dos cuerdas a las esquinas de la rejilla del techo, dejándolo boca abajo, con sus piernas abiertas anchamente, Solo sus hombros tocan el suelo.

Me tomo mi tiempo abriendo mi cuchillo de bolsillo, dejando a su imaginación correr salvajemente, antes de cortar cuidadosamente su camiseta, pantalón, y por último, sus bóxer. Me quedo allí solo mirándolo durante un rato, disfrutando de su vergüenza de estar desnudo frente a un extraño adulto. Aunque totalmente equipado todavía tiene mucho por crecer. Sus brazos son palillos de dientes y sus piernas, en su mayoría sin vello, no son más gruesas que mis brazos. Su delgado pene circuncidado y sus huevos de aspecto caídos se estrellan hacia atrás en el bosque de vello oscuro que cubre su entrepierna y está avanzando sobre sus muslos. Independientemente de la presión de los compañeros no hay refugio para este chico

Mientras extiendo el cuchillo hacia su escroto, un pequeño chorrito de líquido gotea sobre huesudo pecho. -¡No! ¡Por favor! "Él aboga mientras el cuchillo toca la fina piel de su escroto.

-De acuerdo, no hay problema -respondo, y luego doblo el cuchillo y lo devuelvo a mi bolsillo. Montana es un estado ganadero, y merece el mismo trato humano que los ganaderos dan a los terneros que no son dignos de la raza, así que me alejo y vuelvo con un elastrador.

"¡NO!" Grita, reconociendo al instante la herramienta de castración por lo que es. Él grita, se sacude y lucha, intentando tirar de sus huevos de nuevo a la cavidad de su cuerpo, pero unos minutos más tarde está ya con dos ligas y en camino hacia la castración. Lo dejé caer al suelo, y luego le doblo las rodillas y ato las cuerdas del tobillo alrededor de su escroto, notando que sus huevos están listos ya fríos. Tal vez pueda volver a la civilización antes de convertirse en eunuco, pero probablemente no.

"Quiero que te tomes un minuto y pienses en la última vez que te veniste" le digo al chico. "No importa si fue con una chica o con otro chico o solo con tu pequeña mano delicada. Solo piensa en lo duro que estabas y cómo la presión creció en tus huevos hasta que no lo podías soportarla, y luego lo grande que se sintió cuando finalmente lo metiste. Es algo que estoy seguro que querrás recordar por el resto de tu vida. "Él ha tomado mi consejo, porque él tiene una erección de roca, para masturbarse furiosamente mientras que alejaba conduciendo.

***********

Me dirigí hacia el sur de Wolf Point a la mañana siguiente y después de un par de horas llegamos a Glendive, una pequeña ciudad limpia en el río Yellowstone. A partir de ahí fue una excursión agradable por el valle del río y luego a campo traviesa a Hardin, cerca de donde el General Custer murió.

Yo no estaba prestando mucha atención a los otros en el bar, pero un tipo me pareció diferente de los otros; La manera en que charlaba con la camarera era obvio que pensaba que era un regalo de Dios para las mujeres. Probablemente en sus veinte años, compacto pero no realmente bajo, él era magro y duro como un vaquero y tenía las botas occidentales y una hebilla grande en el cinturón de rodeo para apoyar la imagen. Su pantalón estaban cortados lo suficiente como para que su paquete fuera prominente y se pavoneaba cuando caminaba. Ninguno de los otros actuaba como él. De acuerdo, lo que sea, no era de mi incumbencia. Pero entonces una chica de su edad entró, obviamente si chica y tuvo unas palabras tranquilas con él y se volvió a ir.

"Cierra tu maldita boca", dijo al llegar a la puerta. -Tu hermana es mucho mejor en la cama de lo que nunca serás. En lugar de levantarse y golpearlo, ella se marchó silenciosamente, mientras él se echaba a reír y regresaba con sus compañeros. Muy elegante. Un par de los chicos se rieron un poco, pero la mayoría actuó como si no supieran o quisieran conocer el asunto. Probablemente el hijo del jefe o alguien que odiaban, pero todavía tenía que tolerar. Yo no sabía o quería saber toda la historia, pero no me importaba la forma en que trataba a las mujeres.

La pizza que tuve para la cena volvió para a perseguirme alrededor de la medianoche, así que me levante, tome un par de pastillas, y decido ir a dar un paseo mientras mi estómago se tranquilizaba. Había una bicicleta o algo así, detrás del motel que parecía ir más a cómo era la ciudad. Un cuarto de milla más adelante hay un parque de remolques descuidado, o un señorío móvil como se llaman cortésmente, y la ventana estaba abierta y las luces estaban encendidas en una vieja unidad ancha, o unidad de cubierta manufacturada como para los agentes inmobiliarios tienen. Yo no soy un chismoso pero, las luces estaban encendidas y las cortinas abierta, solo mire. Detiniéndome en mi camino.

Atado con las piernas y manos extendidas en la cama estaba el vaquero de la taberna. Estaba desnudo; Sus brazos y piernas son musculosos y peludos como los de un luchador universitario, y su cuerpo parece estar totalmente desprovisto de grasa. Su torso es peludo y bronceado y contrasta con la blancura de su cintura y muslos. Su pene, sin embargo, es lo que mantiene mi atención inmediata. Es del diámetro de una lata de cerveza y parece ser de más de ocho pulgadas de largo suave. Se deja caer a un lado para revelar un conjunto de huevos que aunque probablemente promedio, lucen ridículamente pequeñas en contraste con su pene.

"¡Kate, uh Karen! ¡No! "A 15 metros de distancia, puedo oírlo claramente.

La mujer que él humillo en el bar sale a la vista. Ella está sosteniendo una mordaza roja de bola. -¿Recuerdas esto, Marty? Lo usaste para que mis gritos no despertaran a los vecinos cuando me penetraste. ¿Te acuerdas? "Ella estira las correas por encima de su cabeza y mete la pelota en la boca. Ella saca un gran par de tijeras y lo agarra por el escroto. Podría apresurarme en su ayuda y salvar el día para él, pero estoy atrapado por la escena cuando ella estira hacia fuera sus huevos y abre la tijera. Ella la cierra lentamente, apenas consiguiendo agarrar sus huevos mientras que él se mueve salvajemente alrededor, y a pesar de la mordaza puedo oír sus gritos.

Por último, completa el corte y se desploma sobre la cama, con la sangre brotando de su herida. Solo entonces me doy cuenta de que hay otra persona en la habitación. Ella es más corta, que Kate o Karen o quien sea, y tiene el cabello más oscuro, pero el parecido facial en inconfundible; ellas son hermanas. Kate-Karen sostiene el escroto separado por su cuello y lo sacude juguetonamente mientras que la otra Kate-Karen administra primeros auxilios al vaquero. He visto lo suficiente y regresar al motel, ahora listo para dormir.

Me desperté tarde la mañana siguiente con mi camiseta pegada a mi vientre. No había tenido una eyaculación tan grande en años. La castración sacudió mi imaginación ordeñándome, pero imaginar a la mujer hacerlo al hombre que la maltrató fue incluso mejor.

Sur de Hardin en Wyoming, y luego al oeste sobre las magníficas montañas de Bighorn en Cody. No me gustan las ciudades falsas de frontera turística y normalmente la estancia clara de ellos, pero Buffalo Bill Cody centro interpretativo con la enorme colección de armas de fuego es de visita obligada, y hay una taberna de estilo de barrio a pocas cuadras del motel.

Norte otra vez a la mañana siguiente, encima del paso insano escarpado, torcido, y alto de Beartooth que conduce en Montana. A pocos kilómetros de la parte superior del paso, una furgoneta avanzaba lentamente. ¡PRECAUCIÓN! BICICLETAS EN LA CARRETERA la señal en la parte posterior anunciaba. ¡Mierda! Un grupo de excursionistas en bicicleta. Admiro a los ciclistas por su acondicionamiento físico y resistencia, pero cuando se reúnen entorpecen las carreteras. A pesar de que no pagan ningún impuesto sobre la carretera son militantes en afirmar sus derechos de usar las carreteras e insisten en que los automovilistas los traten como iguales e incluso exigen que el dinero de la carretera se utilice para construir carriles exclusivos para ellos. Pero tan pronto como llegan a la ciudad ignoran las señales de parada y las luces rojas y los carriles para bicicletas y se esculpen a través del tráfico con total desprecio por los automovilistas y los peatones.

Lentamente me abrí camino a través de los aspirantes de Lance Armstrong hasta que solo el líder de la manada estaba por delante de mí. Se deslizó en el medio del carril de tráfico haciendo todo a cerca de tres millas por hora hasta el paso de diez mil pies, se negó hacerse un lado para poder pasar. "¡Estúpido!" Gritó, cuando finalmente logré pasar.

Por el otro lado, a través de la pequeña ciudad elegante de Red Lodge, y en un motel en Columbus, en la carretera interestatal. Me había olvidado del ciclista asswipe para entonces, pero tarde esa noche él volvió a perseguirme.

He conseguido una habitación de motel en Red Lodge y estoy paseando por la ciudad cuando el ciclista me ve. Aparca su bicicleta y viene a tener una palabra conmigo. Él está en sus 17 años tempranos, un chico apenas, es magro y con cuerpo de un atleta de la universidad. Su parte superior del cuerpo parece un poco débil, pero sus muslos masivos son tan grandes como la cintura de un niño. Todavía vestido con su camiseta de ciclismo y short de spandex, es evidente que sus piernas y brazos han sido recientemente afeitados y están sin vello como los de un niño pequeño. "Comparte el camino, idiota", gruñe, invadiendo lo que considero mi zona de confort.

Echo un vistazo alrededor para ver si estamos solos y decimos "¿Huh?" Él se adelanta para llegar a la derecha en mi cara y muevo mi rodilla hacia arriba en la prominente protuberancia en la parte delantera de su short, y luego golpeo su barbilla Como involuntariamente se inclina hacia adelante. Se cae sin sentido. Fríamente le quito sus short para revelar un conjunto decente de colgantes huevos y un pene patéticamente pequeño. No es de extrañar que estuviera enojado con el mundo. Lo coloque sobre su vientre, separé sus muslos masivas para permitir que sus huevos cayeran sobre la cálida acera de hormigón, luego saque mi pene y bañe con mi orina su cabeza. "Oye idiota", le digo cuando empieza a moverse, "comparte esto", y pisoteo con toda mi fuerza que puedo sus huevos haciéndolos estallar.

Me desperté con una tremenda erección y un poco desorientado, y tuve que checar para asegurarme de que estaba en realidad en Columbus y no en Red Lodge. Maldita sea, me encantan estos viajes por carretera.

Al día siguiente fue un fácil pero aburrido viaje de quinientos kilómetros I-90 slog de vuelta a casa. Entré en mi camino justo cuando un tipo llevaba un gran perro negro fuera de mi jardín. Miré al chico y luego al perros en mi césped. "Te veré un poco más tarde", pensé para mí. 




Historia Original Aquí.






Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

MARCADOS PARA EL CORTE

Cada uno de ellos fueron despojados de todo el vello corporal del cuello para abajo, incluido el vello debajo de sus axilas, púbico, anal y piernas, todos quedaron casi tan lampiños como el día que nacieron, luego cada uno paso por un proceso de estampado en su nalga izquierda, aquello era un tatuaje especial solo se podía remover con una luz a una frecuencia especifica, en la imagen estampada se mostraba un escroto de color blanco encerrado en un circulo atravesado en color rojo, debajo la leyenda, favor de castrar......


MARCADOS PARA EL CORTE
Cada uno de ellos fueron despojados de todo el vello corporal del cuello para abajo, incluido el vello debajo de sus axilas, púbico, anal y piernas, todos quedaron casi tan lampiños como el día que nacieron, luego cada uno paso por un proceso de estampado en su nalga izquierda, aquello era un tatuaje especial solo se podía remover con una luz a una frecuencia especifica, en la imagen estampada se mostraba un escroto de color blanco encerrado en un circulo atravesado en color rojo, debajo la leyenda, favor de castrar.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [GUERRA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Mark era el capitán de la fuerza expedicionaria, a su mando sesenta hombres bien entrados con magníficos cuerpos su misión la toma de un puesto de avanzada de una de las lunas de Júpiter, la nave que los transportaba era lo último de lo último en tecnología militar espacial pero pese a eso, fue detectada, por lo que recibió un ataque sorpresa por parte del enemigo de alguna forma el piloto logro aterrizar en la luna pero lejos del objetivo tendrían que caminar,  el recorrido fue largo como agotador pero llegaron a la base, el plan iba más o menos lo planeado.  

De pronto una terrible batalla se desato al parecer los estaban esperando, era una trampa las bajas en ambos bandos fueron cuantiosas pero los hombres de Mark sacaron la peor parte de los 62 que eran entre ellos los dos pilotos solo 18 quedaron vivos al final de la batalla cayendo todos prisioneros entre ellos uno de los pilotos, todos fueron desarmados, y  llevados de inmediato a un trasporte a una base secreta en el cinturón de asteroides, el transporte era grande pero lento aunque iba bien escoltado cada uno de los hombres de Mark como el mismo fueron desnudados.

También cada uno de ellos fueron despojados de todo el vello corporal del cuello para abajo, incluido el vello debajo de sus axilas, púbico, anal y piernas, todos quedaron casi tan lampiños como el día que nacieron, luego cada uno paso por un proceso de estampado en su nalga izquierda, aquello era un tatuaje especial solo se podía remover con una luz a una frecuencia especifica, en la imagen estampada se mostraba un escroto de color blanco encerrado en un circulo atravesado en color rojo, debajo la leyenda, favor de castrar.

Eso indicaba que todos los que tuvieran ese tatuaje iba a perder sus huevos una vez llegando a la base secreta enemiga, eso se hacía para volver más dóciles a los prisioneros de guerra además si se devolvían al enemigo luego de un periodo de trabajos forzados era casi seguro que no iban a ser de nuevo usados para el servicio activo en las fuerzas del ejército en el frente, ya  que el ejercito solo usaba a hombre y los eunucos simplemente no estaban en esa definición, luego de ser marcados los hombres fueron encerrados en parejas en una celda estrecha. 

Mark de 36 años quedo encerrado con el único de los pilotos sobrevivientes de 35 años ambos hombres de cuerpo trabajados y nalgas supremas, el pene de Mark sin circuncidar en reposo era de 16 cm y en total erección era de 26 cm por su parte el piloto tenía un pene un poco menos grandes en reposo 14 cm y en erección 23 cm sin embargo el pene del piloto estaba sin prepucio, con su glande un color morado oscuro completamente expuesto que Mark por algún razón no podía dejar de mirar, por el contrario el glande de Mark estaba casi completamente oculto y era de color rosa.

Mark se quedo sentado al fondo de la celda, pensando en cómo sería su vida como eunuco, estaba casi en penumbra pero el cuerpo del piloto era completamente visible pese a todo, no se dio cuenta cuando el piloto de nombre Marcus se le acerco para comenzar a acariciar su cuerpo, Mark pensó en apartarlo pero luego pensó que aquella podría ser su última oportunidad de obtener placer como hombre por lo que dejo que Marcus siguiera acariciando su cuerpo, de pronto le escucho decir.

-“¿Deseas que gocemos una última vez antes de… bueno ya sabes?” Pregunto Marcus.
-“¡Sí!” Exclamó Mark, con su pene erecto y corazón acelerado.     

Mark estaba nervioso, con las palmas húmedas y temblando después de todo nunca antes había tenido sexo con otro hombre. Marcus le dijo como un susurro a Mark.      

-“Acuéstate y relájate”. Le dijo Marcus.           

Mark se acostó boca abajo, intentando relajarse, sintió como Marcus se subía a horcajadas, teniendo contacto con las nalgas depiladas de Mark y su entrepierna un segundo después empezó a deslizar sus manos por la espalda de Mark sus palmas eran suaves y sus dedos agiles, que le arrancaron gemidos a medida que lo masajeaba a Mark, empezó a mover su pelvis sobre su redondeadas nalgas, haciendo que su pene pareciera estallar, los labios de Marcus no tardaron besarle la nuca, se deslizaron por el cuello de Mark, luego hundió su lengua en uno de sus oídos, y le susurró sensualmente:

-“¡Estás muy tenso, relájate déjate llevar!” Le dijo Marcus.
           
También tengo miedo, y eso que no es mi primera vez, pero sé que es mi última vez que podre gozar antes de ser cortado Mark respiro hondo y intento relajarse las manos de Marcus bajaron hasta las firmes nalgas de Mark, comenzó a masajear sus nalgas mientras la lengua de Marcus jugueteaba baja espalda haciendo gemir a Mark, que se retorcía por el placer, Mark se mordía los labios quería pedirle que lo penetrara pero decidió esperar y deleitarse.     

Marcus de pronto comenzó a darle un beso negro a Mark que hizo que se sintiera extraño su lengua jugueteaba entre sus nalgas y ano, que se contraía de placer Mark apretó sus nalgas por instinto, la  lengua de Marcus se movía alrededor y luego un poquito dentro de su ano, de repente se detuvo;
cuando Mark iba a preguntar porque se detuvo, un dedo se movió sobre su ano pasándose en la superficie de su ano, que le hizo gemir a Mark.      

-“Intenta no apretar tu ano”. Dijo Marcus.       

Al tiempo que le metió uno de sus dedos por completo a Mark le ardió al principio, al punto de casi hacerlo gritar Marcus movió su dedo con deleite dentro de él, mientras Mark movía su pelvis como si estuviera penetrando a alguien.   

-“¡Voy ahora a probar con dos!” Dijo Marcus.


Al tiempo que introdujo otro de sus dedos, Mark volví a gemir.      

-“¡Me arde!” Dijo Mark.   
-“Tranquilo ya se, va a pasar”. Le respondió Marcus.

Mientras metía y sacaba sus dedos masajeaba la próstata de Mark, él jugueteo con su lengua al besarlo y después con su ano le estaba causando tal placer a Mark fue demasiado, de seguir iba a hacerlo venirse, Marcus llego a introducir hasta tres dedos, antes de que los sacara para decirle al oído, mientras restregó su endurecido pene entre las nalgas de Marcus.          

-“¡Ya no puedo más hazme tuyo, hazme tuyo, penétrame!”. Le suplico Marcus. 

Marcus tomo el endurecido pene de Mark  para empezar a darle una mamar, mientras Mark le frotaba y apretaba las nalgas aquella mamada fue muy placentera pero apenas duro unos minutos Mark se la sacó de la boca, respiro hondo, Marcus probo con gusto su líquido pre seminal su sabor de alguna manera lo excito aun más de lo que ya estaba Marcus.     

Marcus se subió sobre Mark que miro su pene mientras él se colocaba a horcajadas y lo agarraba.

-“Está bien mojado”. Dijo Marcus.         

Mark sentí pena, pero al mismo tiempo mucha excitación Marcus se retorcía, gemía, movía sus piernas haciéndole perder la noción del tiempo a Mark, de pronto Marcus se dejo caer, clavándose de una sola vez el tremendo pene de Mark que entro hasta que sus huevos rebotaron contra las tersas nalgas de Marcus.        

-“¡AAAAAAAAAH!” Grité Mark de placer.    
-“¡¡Shuuuu!!” Lo silencio Marcus.         

Lo beso mientras pellizcaba las tetillas de Mark, una vez con la erección de Mark dentro, Marcus empezó a contonearse  mostrándole a Mark que estaba sintiendo mucho placer su pene se abría camino con cada movimiento un poco más para hacer gemir como una puta a Marcus.        

-“Ah, ah, ah, eh, ah, oh, oh”. Gemía inconscientemente Marcus.     

Mark por su parte no decía nada, solo aumentaba la fuerza de sus embestidas, ni siquiera gemía, solo jadeaba en silencio pero era evidente que estaba gozando, sus sudores se entremezclaron, extasiados totalmente inmersos en el más profundo de los placeres.      

-“Ponte en cuatro patas” Ordenó Mark sorpresivamente, sacando su miembro y dejando un vacío dentro de Marcus que estaba gozando mucho para ese momento.    

Hizo lo que Mark le ordeno y este lo volvió a penetrar de una sola vez, aunque cariñosamente, sus embestidas se volvieron rápidas y feroces, haciendo que Marcus gimiera sin parar Mark se detenía de vez en cuando para preguntar si lo estaba gozando, Marcus quería hablar, pero el placer solo le permitía asentir con la cabeza, excitado al máximo.       

Mark le besaba el cuello y con su mano izquierda masturbaba a Marcus. 

-“¡Ah, ah, ah, ah!” Gemio Marcus de repente antes de decir.           
-“¡Me vengo, oh, Dios, me vengo! ¡Aaaaaaaah!”  Jadeo Marcus.

Seis potentes chorros de semen fueron despedidos directo al piso sin embargo Mark no dejo ni por un minuto sus embestidas estaba también casi por llegar al orgasmo, ambos continuaron en aquella posición por unos minutos antes de que Mark extrajera su pene, para acostarse bocarriba de nuevo Marcus con desesperación volvió a montarlo como una fiera, con los ojos cerrados, tensando todos los marcados músculos de su cuerpo.     

-¡DIOS, DIOS, Me Veeengo! Dijo Mark a los pocos minutos.          

Marcus apenas tuvo tiempo de desmontarlo cuando una serie de chorros de su espeso semen salieron de su pene para caer sobre su abdomen y pecho Mark quedo jadeando, sudado y con cara de cansado pero lleno de felicidad, ambos se quedaron mirándose, jadeantes.          

En la penumbra ambos se durmieron juntos abrazados, aunque los despertó la fuerte sacudida del transporte al atracar en la estación especial enemiga antes de que se abriera la puerta se dieron una hermosa despedida con un beso apasionado sus labios, con ambos masturbándose mutuamente hasta venirse casi en simultaneo una última vez, con ambos gimiendo de placer.

No paso mucho rato antes de que la puerta de su minúscula celda se abriera, ambos penes aun goteaban semen de la punta, sus miembros estaban semi erectos como el resto de los otros penes de los hombres marcados, los guardias solo sonrieron maliciosamente sin decir nada, Marcus y Mark caminaron lo las cerca que pudieron con Mark rosando las nalgas de Marcus al caminar.

Pero apenas ambos dejaron el transporte se separaron sin poder hacer algo, dada la gran multitud hombres destinados para el corte, Mark fue llevado a una cabina en donde fue amarrado con su cuerpo a horcajadas con sus tobillos bien asegurados, sus muñecas también aseguradas a la altura de sus hombros, un pesado arnés lo sujetaba de los hombros y obligaba a Mark a permanecer en esa posición con sus pesados huevos colgando casi tocando el suelo, apenas la puerta de la cabina se cerró se escucho un click fuerte el pene de Mark estaba de nuevo en erección filtrando liquido pre seminal de la punta.

Estaba muy nervioso, sudando mucho, muerto de miedo, pensó que podría soportar aquello sin rebajarse a pedir clemencia pero cuando sintió un tirón en sus testículos por parte del nudo metálico que le habían colocado en lo alto de su escroto, aquello hizo que comenzara a gritar sin control envuelto en un terror absoluto.

-“NO POR FAVOR NOOOO, NO QUIERO SER UN EUNUCO NOOOO, POR FAVOR POR FAVOR NOOOOO ME LOS CORTEN”. Gritaba Mark en su cabina.

De pronto una mandíbula, metálica surgió del suelo que se abrió, Mark noto la mandíbula, se agito y trato de soltarse a como diera lugar, cuando de pronto la mandíbula subió como de rayo cerrándose sobre sus colgantes huevos vulnerables, los ojos de Mark se abrieron grandes todo su cuerpo comenzó sacudirse de dolor fue como si sus huevos fueran devorados de una mordida por un tiburón y arrancados de su entrepierna con la misma salvajismo que lo haría aquel animal, apenas le tomo a aquella maquinar cinco segundos en convertir al bravo soldado en un eunuco para el resto de sus días.

Mark paso tres años en un asteroide minero como trabajador del estado, “Esclavo del estado es una mejor descripción”, antes de ser liberado, fue  dado de baja del ejercito y paso al retiro con sueldo, a los años de su baja se reencontró con Marcus, ambos se abrazaron y lloraron mucho, Marcus no tuvo la suerte de Mark pues fue usado como diversión sexual de los soldados enemigos por casi tres años.

Ahora los dos viven juntos gracias a las drogas Mark y Marcus pueden aun tener erecciones y con ellos sexo, si bien no tienen testículos reales sus prótesis testiculares protésicas producen una sustancia muy similar al semen que les hace sentir mucho placer no tan intenso como el que tuvieron en esa pequeña celda del carguero pero lo suficientemente bueno para ser felices por el resto de sus días como eunucos de guerra.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MAESTRA DEMONIACA

Aquel año, Maleva tenía a un par que por su comportamiento lograron ganarse su mal versión desde prácticamente el primer momento que entro en el salón, sus nombres eran Marcos y Matías ambos de 15 años, eran parte de una pandilla que se dedicaba al robo de auto partes arrestados dos veces un arresto mas e irían directo al reformatorio algo que Maleva no quería ya que deseaba ser ella misma quien les diera la lección de sus vidas......


MAESTRA DEMONIACA
Aquel año, Maleva tenía a un par que por su comportamiento lograron ganarse su mal versión desde prácticamente el primer momento que entro en el salón, sus nombres eran Marcos y Matías ambos de 15 años, eran parte de una pandilla que se dedicaba al robo de auto partes arrestados dos veces un arresto mas e irían directo al reformatorio algo que Maleva no quería ya que deseaba ser ella misma quien les diera la lección de sus vidas.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCOLAR] [SOBRENATURAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Maleva era la maestro de grupo 3C de la secundaria del colegio especial para chicos problemáticos, todos ellos era adolescentes varones de 15 a 16 años, ese grupo era el que ningún maestro quería tener, eran los chicos más problemáticos y violentos de la escuela la mayoría de ellos permanecía a alguna pandilla o grupo, acusados de delitos como robo, asalto, lesiones e incluso violación, sin embargo Maleva había logrado tener a seis grupos seguidos sin ningún problema, incluso mucho de sus ex alumnos ya estaban en la universidad, incluso algunos a punto de graduarse.

Nadie sabía el motivo de su éxito, pero a nadie le importaba lo importante para la escuela como para su director era el éxito que tenia con esos chicos que nadie quería excepto ella, por alguna razón, pero Maleva guardaba un secreto no cualquier secreto sino uno diabólico literalmente ella no era humana sino que era un demonio, su misión en el mundo mortal era la de causar dolor y angustia entre los humanos lo había estado haciendo por los últimos tres mil años con mucho éxito pero ahora estaba centrada en una forma de dolor muy particular que le proporcionaba un inusitado placer también.

Aquel año, Maleva tenía a un par de alumnos que por su comportamiento lograron ganarse su mal versión desde prácticamente el primer momento que entro en el salón, sus nombres eran Marcos y Matías ambos de 15 años, eran parte de una pandilla que se dedicaba al robo de auto partes arrestados dos veces, un arresto más e irían directo al reformatorio algo que Maleva no quería ya que deseaba ser ella misma quien les diera la lección de sus vidas, que cambiaría no solo el curso de la misma sino también sus cuerpos para siempre.

Maleva por supuesto tomo la forma de una mujer voluptuosamente muy atractiva de cabello pelirrojo con grandes y redondas tetas, además de piernas largas muy bien torneadas, cintura estrecha con vientre plano que resaltaba aun más no solo sus tetas sino sus dos par de nalgas que eran paraditas como firmes, cualquier hombre que las veía tenía una erección inmediata por regla general, sin importar la edad, ella deseaba escarmentar a los dos adolescentes que además era los mejores amigos, por lo que una tarde les puso una trampa que ambos por supuesto no podrían resistir al estacionar no lejos de la escuela un coche último modelo.

Marco y Matías bromeaban mientras caminaban por la calle cuando vieron el auto ahí solitario de un intenso color rojo, la calle estaba solitaria y nadie lo cuidaba era el blanco más perfecto que alguna vez ambos se hubiesen topado, antes de que siquiera lo razonaran ambos tenían desatornilladores en las manos dispuestos a desvalijar el auto, cosa que procedieron a hacer sin mediar palabra alguna apenas se miraron y eso fue suficiente para que se pusieran manos a la obra sin pensar que aquello era una trampa literalmente infernal preparada para ambos.

Ambos adolescentes comenzaron con su labor expertamente quitando espejos laterales, luminarias delanteras como traseras, logo, parrilla, tapones y todo que pudieron meter en sus mochilas antes de dejar la escena a toda prisa, incluso se llevaron el auto estéreo y guía, apenas una hora más tarde estaban ya con el dinero luego de vender las piezas quitadas del auto que ignoraban era de Maleva, ambos se fueron a su casas muy contentos sin imaginar lo que estaba por pasar era viernes por lo que al otro día no tenían que ir al colegio, ambos llegaron a casa tomaron un baño y se fueron a dormir se sentían extrañamente cansados.

Ambos se quedaron dormidos prontamente sin darse cuenta lo hicieron al mismo tiempo al poco tiempo sus mentes soñaban, ambos estaban inmersos en un sueño compartido, en uno de los laboratorios de biología de su escuela estaba amarrados  de rodillas sobre dos mesas, apenas vestidos con sus trusas (slip) la de Marco era Azul y la de Matías verde en ambas se marcaba visiblemente un paquete al frente, ambos tenían collares negros en sus cuellos, Matías fue el primero que trato de hablarle a Marcos pero aunque sus labios se movían no salía nada de su boca parecido a palabras tan solo apenas audibles chillidos.

Ambos trataron de moverse pero pese a que lo intentaron con todas sus fuerzas no lograron mover ni uno de sus músculos, ambos adolescentes tenían cuerpos marcados, ambos de abdomen plano y pectorales definidos, con dos nalgas bien formadas, sus penes circuncidados eran de un tamaño respetable para un adolescente de su edad, de pronto se abrió una puerta y ambos adolescentes siguieron la sombra de forma femenina que se les acerco hasta quedar frente a ambos era su maestra Maleva pero con dos cuernos sobresaliendo de su cabeza y una larga cola muy delgada que terminaba en una punta de flecha en la punta.

Su ajustada blusa de color blanca con las mangas largas remangadas más alto que sus codos, la parte delantera de su blusa estaba desabrochada lo que dejaba sus grandes tetas casi al descubierto su sostén (corpiño) de color negro quedaba a la vista, y parecía que el botón por debajo de sus tetas estaba por salir despedido, portaba una minifalda negra tan corta que la parte inferior de la tanga que portaba era visible, su atuendo se completaba con un par de medias negras como por dos tacones negros de charol.

-“En verdad creyeron que no iba saber quien se robo las partes de mi auto. ¡MALDITAS RATAS DE QUINTA!” Grito Maleva.

Ambos adolescentes se miraron uno al otro aterrados, pero sus pensamientos fueron interrumpidos.

-“Pero no se preocupen les voy a dar una lección que nunca en toda su vida van a olvidar”. Dijo Maleva en un tono dulce.

Ella agito su larga cola, con la que golpeo el paquete de Marco, quien se retorció de dolor pero el golpe no solo le causo dolor sino que hizo añicos su trusa dejándolo desnudo, Maleva hizo lo mismo que Matías.

Ambos adolescentes quedaron desnudo y al poco tiempo ostentando dos completas como fuertes erecciones que Maleva se encargo de tomar con sus manos para comenzar masturbarlos, el dolor que el golpe con su cola les provoco en su genitales se desvaneció cuando su mano se poso sobre sus erecciones dando lugar a una muy agradable sensación de manera inmediata a ambos adolescentes, cuyos penes no tardaron en comenzar a filtrar de la punta abundante liquido transparente que Maleva de tanto en tanto recogía con la lengua, que pasaba por su glande de ambos causándoles más placer.

El temor que ambos sintieron al ver a su maestra con cola y cuernos se desvaneció por arte de magia y ahora ambos estaban gozando como nunca antes en su vida, Maleva movía su mano por ambas erecciones causando un placer inigualable, al cabo de unos minutos con un movimiento de su cuerpo el botón que mantenía aun su blusa tapando su sostén (corpiño) de dolor negro cedió por fin dejando su sostén y tetas al descubierto, lo que provoco que ambos penes dieron un fuerte respingo para arriba lo que hizo sonreír malévolamente a Maleva.

De la nada el sostén como toda las demás prendas de Maleva se desvanecieron como si un calor intenso las evaporara de inmediato, dejándola completamente desnuda, Maleva que estaba sentada sobre una silla bastante cómoda les dijo a ambos adolescentes.

-“Ahora vamos a divertirnos y disfruten porque nunca más en sus vidas podrán volver a sentir lo que están por sentir”. Dijo Maleva.

Se coloco de rodillas sobre la silla que era con ruedas en la base, para acercar sus nalgas al pene de Matías, para ella inclinarse hacia adelante lo que hizo que sus grandes tetas quedasen colgando delante de uno de sus penes, al tiempo que de su boca emergió una larga lengua como la de una serpiente bípeda que comenzó a lamberle los huevos a Marco, que dejo escapar un hondo gemido de placer.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHH”. Gimió Marco.

Por su parte Matías también estaba disfrutando, de las bellas nalgas de Maleva, su pene se restregó entre ellas por casi un minuto antes de que con la ayuda de su cola que al parecer obedecía y fungía como una mano más de ella, dirigió su erección a la entrada de su raja apenas provista de una pequeña mata de vellos rojos en la parte superior.

La cola restregó el glande de Matías por su raja y clítoris de Maleva por unos segundos antes de colocarla en posición para penetrarla, al mismo tiempo Maleva tomo el glande de Marco con sus dos labios, en simultaneo ella se introdujo los dos penes uno en su boca y el otro por su vagina, los gemidos de placer por parte de ambos adolescentes se produjeron de manera instantánea, el placer que ambos sintió en ese momento no tenia comparación con nada del mundo, Maleva comenzó a moverse, parecía una serpiente retorciéndose de tal manera que causaba mucho placer a ambos adolescentes.

Marco estaba recibiendo la mejor mamada que un mortal podría recibir, sintiendo su glande hasta muy dentro de la garganta de Maleva cuya lengua jugaba con todo su pene envolviéndola por completo, era como si lo estuvieran masturbando y al mismo tiempo succionando todo eso con su pene inmerso en un océano de espesa saliva caliente, por su parte Matías, sentía su pene entrar y salir a gran ritmo de la vagina de Maleva que era estrecha pero al mismo tiempo suave como fácil de penetrar, bien mojada, calientita, con pequeñas protuberancias que hacían sentir a Matías aun más placer.

Maleva intercambiaba de posición cada cinco minutos para degustar el pene de Matías y Marco tanto en su boca como por su vagina y ano, de pronto pasados casi dos horas de aquello que parecía no tener fin, con los adolescentes sorprendido de haber aguantado tanto sin haberse venido, fue Marco quien en ese momento estaba sintiendo la boca de Maleva sobre su pene el primero en sentir como algo hurgaba entre sus nalgas, los ojos de Marco se abrieron grandes al sentí como la punta de la cola de Maleva se introdujo por su virginal ano, desvirgándolo.

Su pene dio un fuerte respingo y Marco lanzo un gran gemido de dolor como de placer, la punta de la cola que se doblo para poder penetrarlo con mayor facilidad, una vez dentro de Marco se desdoblo para posarse sobre su próstata como si fuese un parche, para comenzar a masajearlo al principio a aquello fue una sensación increíblemente placentera para el adolescente pero cuando comenzó a tirar y calentarse hasta quemar el interior de Marco el placer se torno en un desesperado y aterrado intento por sacar la cola de su interior, cuando de pronto el pene de Marco comenzó a venirse.

Su palpitante erección de una dureza como nunca antes experimentada comenzó a arrojar chorro tras chorro de su espesa leche directamente en la boca de Maleva, que se bebió todo aquel espeso liquido sin desperdiciar ni una sola gota, los gritos de placer como de dolor de marco se entremezclaron aquello duro 10 eternos minutos, para Marco fueron horas en que estuvo en la gloria y en el infierno al mismo tiempo pero aquello no fue nada a lo que seguía, Maleva entonces se trago su pene por completo para de un solo como solido mordisco, arrancarle el pene a Marco.

Al mismo tiempo que le arranco su próstata con la ayuda de su cola, el rostro de Maleva quedo salpicada de sangra y semen, con Marco sacudiéndose de dolor como si tuviera un ataque epiléptico, por su parte Matías que fue testigo de aquella sangrienta escena sintió como su pene que estaba penetrando la vagina de Maleva comenzó ser succionado con más fuerza por su sexo, Matías no tardo en sentir la cola de ella comenzar a hurgar entre sus nalgas hasta que también lo desvirgo analmente, no paso mucho hasta que como Marco su próstata sintió un fuerte fuego que la quemaba con un abrazo mortal.

Las caderas de Matías pese al dolor se movían por sí mismas, incluso sus embestidas eran más rápidas como más desesperadas, en su mente estaba fija la imagen de su amigo perdiendo su pene, de pronto comenzó a correrse, los chorros de espeso semen brotaron de su palpitante pene por cerca de 12 minutos antes de sentir como la vagina de Maleva le arrancaba su pene de un mordisco como si fuese una boca también, Matías grito de dolor para quedar ahí inmóvil temblando con sangre y semen brotando de su entrepierna.

Maleva espero unos minutos antes de ponerse de pie para darles un beso en los labios a ambos adolescentes perplejos sin saber si aquello era real o una pesadilla, pero fueron sacados de su estupor cuando Maleva moviendo su cola como un látigo golpeo su entrepierna de nuevo apenas un golpe basto a cada uno para cercenarles su escrotos con sus huevos aun en su interior.

-“AAAAAAAAAAAAAYYYYYYY”, Gritaron ambos.

Maleva levando sus escrotos del suelo para sacar sus testículos de su interior y en presencia de ambos comérselos uno a uno, mientras ambos seguían gritando, Maleva al terminar de comerlos les dijo.

-“Buen fin de semana los veo el lunes en clase”. Dijo Maleva.

En ese justo momento ambos adolescente sobresaltados y completamente empapados en sudor, despertaron cada uno en su habitación, poco a poco se fueron calmando, sus corazones dejaron de palpitar desbocadamente y su respiración volvió a la normalidad, ambos se levantaron al baño necesitaban orinar con urgencia, ambos casi gritan de terror al bajarse sus trusas y ver que en sus entrepiernas no había nada, era como si nunca hubiese existido algo ahí, apenas un pequeño agujero que desde ese momento les serviría para orinar sentados.

Ambos adolescentes quedaron en shock frente a la tasa del baño, con la orina brotando del agujero en donde una vez ostentaron sus penes.

El lunes siguiente ambos se presentaron a clases como Maleva les ordeno sin decir nada, desde ese momento fueron los estudiantes modelo, y todo gracias a la "Maestra Demoniaca”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MADAM SOFIE

Francia 1769, la mansión a de Madam Sofie que era en realidad un castillo muy lujoso a apenas 15 kilómetros de Paris era bien conocida entre los libertinos de la época, en ella se podrían encontrar todos los placeres carnales que uno quisiera desde el sexo más convencional hasta los fetiches y gustos más sórdidos......


MADAM SOFIE
Francia 1769, la mansión a de Madam Sofie que era en realidad un castillo muy lujoso a apenas 15 kilómetros de Paris era bien conocida entre los libertinos de la época, en ella se podrían encontrar todos los placeres carnales que uno quisiera desde el sexo más convencional hasta los fetiches y gustos más sórdidos.


[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Francia 1769, la mansión a de Madam Sofie que era en realidad un castillo muy lujoso a apenas 15 kilómetros de Paris era bien conocida entre los libertinos de la época, en ella se podrían encontrar todos los placeres carnales que uno quisiera desde el sexo más convencional hasta los fetiches y gustos más sórdidos, Madam Sofie era prima segunda del rey Luis por lo que era de la realiza de hecho ostentaba el título de princesa pero alejada de la corte se dedicaba a recoger a niños de ambos sexos para criarlos no por caridad sino para su negocio muy floreciente.

En secreto ella era la mujer más rica de Francia incluso más rica que la propia familia real, aquella tarde de verano estaba ante un gran dilema Jean su mejor semental de toda su camada de 26 años estaba en problemas su pene pese a todo pronóstico estaba teniendo problemas para quedar rígido lo que por supuesto no agradaba a las clientas o clientes que pagaban por sus servicios Madam Sofie estaba en un dilema, ahí estaba ese atractivo chico frente a ella desnudo con ella sosteniendo su pene con una de sus manos enguantadas, con su prepucio recorrido.

Antes de tomar cualquier decisión debía intentar algo, Madam Sofie llamo a su doncella, Josefine, quien hizo una reverencia al llegar, era una bella pelirroja de 21 años huérfana por completo que había estado al servicio de la casa desde los 8 años, por lo que no se sorprendió al ver al joven desnudo siendo inspeccionada por su Ama, quien le ordeno.

-“Josefine lleva Jean a tu habitación y dale un trato de los que sabes luego búscame y dame tu opinión al respecto” Le ordeno Madam Sofie.

-“Si, Madam” Respondió la doncella dócilmente.

Acto seguido tomo de la mano a Jean para llevárselo como le fue ordenado a su habitación la cual era amplia, con decorado lujoso y con una gran cama de cuatro postes, donde hizo que el apuesto joven se sentara desnudo mientras ella fue hasta la cocina para traer algo de agua fresca que vacio sobre un lava manos donde ella primero se lavo las manos antes de llamar a Jean para que aproximara a donde ella estaba.

Josefine poseía un cuerpo de princesa, una carita ángel, unas caderas bien proporcionadas, un rico para de nalgas, donde dichoso era el hombre que se perdía; en síntesis una mujer de un grandioso cuerpo sin exagerar, los ojos de Jean se abrieron grandes al ver como su pene fue creciendo mientras caminaba esta quedar completamente erecto, la combinación de sus nalgas junto al rostro de Josefine lo excitaron en demasía, quería revolcarse con ella de una vez aunque pensó que aquello era más que una fantasía, estaba alucinando y delirando.    

Apenas llegar a donde Josefine estaba, ella se le acercó deliciosamente y le agarró con sus manos el rostro pálido que tenía, para besarlo lentamente, un beso realmente apasionado, un beso enorme con su labios que lo excitaron hasta el infinito, un beso a más no poder, llevando ese beso a Jean al límite de su excitación, que lo libero de su trance y saco a flote no solo su sensualidad como su sexualidad reprimida por días enteros por alguna razón.          

Jean reacciono tomándola de la cintura y la atrajo hacia él, lo primero que hizo fue agarrarle su supremo par de nalgas era durito y a la misma vez suavecito donde parecía que tocaba el cielo las tomo con sus manos sus dos anchas nalgas y las alzo sintiendo su peso ella riéndose como una niña le dijo:

-“Me encanta que me las tomen asi”. Dijo Josefine.   

Josefine aparto al excitado jean para quitarse sensualmente como si estuviera bailando su vestido de doncella se quedo con un corset y un calzoncito blanco que le calzaba perfectamente, ella misma se despojo de su corset para dejar sus pechos que no eran muy grandes al desnudo coronados por dos pezones rosaditos como carnosos Jean la empujo hacia su cama, se subí encima de ella y le beso sus tetas varios por minutos, después bajé a su ombligo, baje un poco más y ahí estaba su vagina transparentándose en su única prenda que le quedaba a Josefine.  

Jean no tardo en quitarle su prenda intima sus ojos brillaron al ver su vagina llena de vellos pelirrojos con sus labios rosados, aquello fue el  primer indicio para Josefine, Jean comenzó a  lamber su vagina vehementemente; era deliciosa, suavecita, riquísima,  Jean la broco con su boca hasta el cansancio recorriendo cada rincón de su vagina, la volteo para apreciar por fin su magnífico trasero luego e unos minutos  sin perder tiempo sumergió su rostro entero entre sus nalgas y pasando su lengua varias veces por el centro de su trasero, hasta darle un beso negro que la hizo gemir de placer a Josefine.  

Jean le lambio hasta el último resquicio de sus nalgas sintiendo placer de cómo Josefine se deleitaba en ese acto tan sublime que estaban ambos realizando de pronto fue ella la que tomo el control al ver su pene en erección se le encendieron sus ojos y lo disgustó con su lengua, pasándose su glande por sus labios.           

- “¿Quieres comerte?” Le pregunté excitado Jean.     
-“¡Sí!” Respondió ella con un gesto lujuria.     

Josefine de inmediato se la comenzó a chupar, y chupar, mordiéndolo y acariciándolo por ratos Jean  tuvo que resistir lo más que pudo para no venirse, después de un rato, Jean supo que era hora de penetrarla bien duro y ella no opuso resistencia, dejó de chupar su pene con sensación de aflicción y se volteo, poniéndose en cuatro patas en pose de perrito, Jean la penetro, por primera vez, hundiendo su erección hasta el fondo.    

-“Uhmm. Ah, ah, ah”. Gimió Josefine

La erección de Jean era de 27 cm muy gruesa por lo que se la dejo dentro para que su vagina se acostumbrara a su tamaño Jean tomo con muchas fuerza sus tetas desde atrás, las estrujo mientras en simultaneo decidió comenzar a penetrarla, por su supuesto la forma en que tomo sus tetas no paso desapercibida para Josefine desde un principio sus embestidas eran duras, la pelvis de Jean rebotaba en las nalgas blancas de Josefine la penetraba con ansiedad sin compasión, ella gritaba y gemía por igual como si fuera su primera vez pero eso hizo que Jean se excitara aun más siguió penetrándola cerca de diez minutos con si un toro enardecido se tratase.      

-“UMMMM MÁS, MÁS DAME MAS”.  Le gritaba Josefine.

Jean continuo penetrándola fuerte, duro como una locomotora de pronto la cambio de posición, Jean se coloco boca arriba sobre la cama para dejar que se siente sobre su pene todo mojado de los jugos de Josefine ella lo hizo se coloco sobre él pero tomo su pene para ubicarlo sobre su ano y comenzó a mover su pelvis como meneándolo para después dando saltitos Jean le agarré sus dos nalgas y así le siguió dando hasta el agotamiento, cuando Jean estuvo a punto de eyacular rápidamente se levantó la agarré de los cabellos para dirigir su palpitante pene a su boca y sin preguntas ella se lo trago dos segundos después Jean se corrió. Josefine se bebió todo su semen como si fuera la más sabrosa leche disgustándola toda con su lengua pasándosela por sus labios.        

-“Ummmmm riquísima leche”. Dijo Josefine.  

Y ambos quedaron tumbados en la cama tal como estaban: desnudos, después de haber terminado de conversar un largo rato en que se acariciaron sin parar se durmieron, con Jean agarrándole las nalgas y ella masajeando su pene sin parar era ya de noche cuando con ansiedad de repente Jean abrió los ojos estaba aún junto a ella, que dormitaba serenamente la beso en su boca y le estrujo sus tetas Josefine se despertó y lo miró con deleite para ambos volverlo a hacer hasta que ella se corrió tres veces y Jean dos veces más para quedarse dormidos de nuevo.

Jean quedo agotado, por lo que Josefine no tuvo problemas en dejar la cama sin que se diera cuenta temprano en la mañana, para ir las habitaciones de Madam, quien la recibió con una taza de té caliente que bebieron antes de comenzar a hablar.

-“¿Y bien cual es reporte Josefine?” Pregunto Madam Sofie.
-“Nada halagador Madam”. Respondió Josefine.
-“¡Vamos niña cuenta que no tengo todo el día!” Respondió Madam Sofie,

Mi señora el problema de Jean no es físico me lo ha demostrado esta noche, en verdad sabe como complacer a una mujer, su problema es metal.

-“¿Cómo dices?” Pregunto Madam Sofie.

-Si madam, Jean ya no funcionara para el placer de las maduras al parecer a llegado a odiar a las Madam maduras por no decir viejas que acuden aquí por sus servicios según descubrí, odia las vaginas arrugadas, blandas cubiertas por vello completamente cano o peor mal olientes, Jean quiere vaginas jóvenes, firmes y apretaditas madam”. Dijo Josefine.

-“¿Hay algo que hacer al respecto?” Pregunto Madam sofie.
-“¡Me temo que no madam!” Respondio Josefine.
-“¡Bien, lo siento por él pero ya sabes que hacer, lo dejo a tu criterio”. Dijo Madam Sofie.
-“Si Madam”. Respondió Josefine.

Jean despertó con Josefine aun a su lado y de solo verle sus lindas tetas, su pene de nuevo se puso duro, por lo que tomo una de sus tetas para llevarse su pezón a la boca, Josefine hizo como que despertó y ambos se besaron mientras una de las manos de Jean comenzó a jugar con su sexo, especialmente con su clítoris.

De nuevo ambos comenzaron sus juegos, con Jean penetrándola fuerte por delante y por detrás, mientras Josefine le dio la mejor mamada de todas las que le diera hasta ese momento, Jean grito de placer cuando llenos la boca de Josefine de su cremoso semen, aquello duro casi todo el día apenas se detenían para comer, reponer fuerza y de nuevo continuar, al caer la noche, Jean agotado de nuevo cayó en un profundo sueño, lo que aprovecho Josefine para amarrar la base de su pene desinflado con una tira de cuero de manera muy apretada, jean apenas se inmuto.

Josefine se le quedo mirando su pene, que reposaba sobre sus dos huevos, mientras sostenía un cuchillo muy bien afilado con la hoja de acero muy caliente, antes de tomar su pene para levantarlo, ella se dijo

-“¡Es una pena en verdad me hizo gozar mucho!” Se dijo a si misma Josefine.

Acto seguido corto el miembro viril desinflado de Jean de dos largos cortes dejando la hoja ardiente de acero sobre el muñón resultante Jean despertó para entrar a su peor pesadilla su pene ya no estaba y el dolor que sentía era indescriptible, se agarro su medio sangrante entrepierna y alcanzo a ver Josefine alzar su pene cortado antes desmayarse por el dolor.

Jean tardo casi un mes en recuperarse por completo y Madam Sofie, lo empezó a usar para complacer a los libertinos hombre a quienes un hombre sin pene excitaba, por supuesto Jean sufrió toda clase de vejaciones y penetraciones anales, gracias a sus huevos que aún conservaba, su cuerpo se mantendría masculino y tonificado además la única manera de obtener placer luego de perder su miembro era por medio anal, por medio de un masaje prostático, se volvió toda una sensación y Madam Sofie obtuvo grandes ganancias de su nuevo eunuco.

Josefine siguió laborando para madam Sofie y sus evaluaciones se volvieron cada vez mas exactas todo hombre que dejaba de servir como semental era castrado como Jean por Josefine algo que a ella comenzó a gustarle dado que obtenía orgasmos muy intensos cuando cortaba los huevos o penes de los hombres de Madam incluso más intensos de cuando estaba siendo penetrada.

Aquello continuo hasta que la revolución francesa estallo, de los moradores de la casa poco se sabe que fue de ellos aunque se sabe que Josefine fue guillotinada pero de los otros nada se sabe se perdieron en la historia Madam Sofie simplemente desapareció, algunos dicen que mudo a España y otros que se fue a Inglaterra pero nadie sabe cual el paradero final de Madam Sofie.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com