LA VENGANZA

El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar......


LA VENGANZA.
El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VENGANZA] [SNUF]


Categoria: Hetero      Autor: Dulces Placeres & Darksoul




Siendo sincera nunca fui la chica ejemplar, mi excelente figura siempre me puso en una posición de privilegio cuando los hombres debían elegir y ante la competencia frente a otras mujeres, ganaba la supervivencia del más fuerte en mi caso de la más bella. Nacida bajo el signo de virgo, hace un poco más de dos décadas, de cabello negro azabache, lacio, cortado un tanto desprolijo a la altura de los hombros, cara redonda y chata, de grandes ojos verdes, nariz diminuta y labios carnosos, mi rostro está bañado en sutiles pecas.    

Soy bastante alta, pasando el metro setenta, vientre plano, pechos grandes, aunque de silicón, anchas caderas, piernas torneadas, unas nalgas macizas, grandes y apetecible, digna de las mejores actrices de películas pornográficas. A eso hay que sumarle mi total desinhibición por cualquier tipo de práctica sexual, oral, vaginal, anal, todo me encanta, el ‘no’ no está en mi vocabulario en la cama.          

Mi objetivo en la vida era claro, buscaba un hombre con dinero para que me mantuviera por el resto de mi vida, así deambulaba noche tras noche por bares nocturnos, donde frecuentaban los tipos de billeteras gordas que buscan a las mejores mujeres para llevarlas a la cama.          

Así más de una vez terminaba enredada con desconocidos que me daban muy buena plata a cambio del mejor sexo, mientras por mi parre disfrutaba un buen pene y más si encima te pagan que más se puede pedir. No me molesta si piensan que soy una puta fina, de echo lo asumo en mi intimidad.        

Así fue que en una oportunidad conocí a Rodrigo Echenique, un importante empresario, muy conocido que después de la primera cogida quedó hipnotizado conmigo, cuando me visitó por segunda vez supe que había mordido el anzuelo, así sus visitas fueron tan frecuentes hasta que no pudo escapar de la trampa, al poco tiempo solo tenía sexo con él y terminamos casándonos.   

El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar. 

Su poder no parecía tener horizontes, no había lugar donde escapar, no había lugar donde ir, el sin duda me encontraría, una tragicomedia, estaba prisionera en mi castillo de cristal. Se había transformado en un déspota conmigo, como sus coches, sus caballos de carrera, y su ropa italiana, yo formaba parte de su colección. Me había obligado a colocarme esas enormes siliconas, a depilarme definitivamente la vagina, a tatuarme varias parte del cuerpo, piernas brazos, espalda, pechos y hasta sus iniciales en mi pubis lampiño.

Se excitaba mirándome, tenía que improvisar shows para él, como una golfa, metiendo enormes objetos en mi vagina y en mi ano. Hubiera hecho estas cosas con él y por él con sumo placer si tan solo hubiera existido una poco de amor entre ambos, pero poco a poco lo fui odiando más y más y estaba decidida a hacer lo necesario solo para verlo sufrir.        

La vida me daría una oportunidad, esa noche volvíamos de una cena política, era cerca de las dos de la mañana, el chofer nos llevó de regreso a nuestra mansión, todo parecía normal, saludó a la custodia como de costumbre, nada hacía suponer que la traición era inminente. Llegamos a nuestra habitación, casi en silencio, entramos y al encender la luz Rodrigo fue sorprendido por un certero puñetazo que lo derribó al suelo, asustada, me quedé paralizada al ver un tipo enorme, con músculos de acero, que nos amenazaba empuñando un arma. 

Mientras Rodrigo aún estaba en el suelo me dijo aquel hombre.       

-“Señora, pórtese bien, la cosas no es con usted, ¡es con esta basura!” Dijo aquel hombre.         

Mientras decía eso le aplicó una patada en el vientre a mi esposo, a continuación empezó a decirle que lo mandaba vengarse un tal ‘Alture’, por unos negocios en que lo había estafado y no sé cuántas cosas más que yo no entendía, Rodrigo se sintió acorralado y trató de disuadirlo:

-“¡Pará! ¡pará! Tengo mucho dinero… negociemos…” Dijo mi marido.     
-“¡Ja! ¡ja! Basura… no hay dinero que pueda comprarme…” Le respondió el hombre.    

Rogó en varias formas, en todas las posibles, tratando de negociar, pero el extraño se mantenía inmutable, fue cuando mi esposo jugando una última carta pronunció las palabras que jamás pensé escuchar y lo que me hizo de alguna manera querer hacerle daño y creo que ahí decidí que era hora de que fuese yo quien mandara.

-“Puedes usar a mi mujer… ¡es muy bonita! No me hagas daño y puede ser tuya…” Dijo Rodrigo.      

Yo no podía creerlo, maldito cobarde, típico de un miserable, en ese momento el extraño en silencio me miraba pareciendo analizar la propuesta, hasta que el sentencio.

-“De acuerdo, vamos a jugar los tres, a mi manera…” Termino por decir aquel hombre. 

Tomando a Rodrigo del cabello prácticamente lo arrastró hasta una silla obligándolo a sentarse sobre ella para luego esposarle las manos por detrás de manera que no pudiera moverse. Él se sentó a su lado y me dijo:

-“Bueno, tendrás que salvarle el trasero a tu esposo, así que más te vale que seas complaciente conmigo, vamos quiero ver que me ofreces”. Me dijo aquel hombre.    

En ese momento estaba con una tensa calma, incómoda pero excitada, nerviosa pero expectante, aflojé la cremallera de mi vestido celeste dejándolo caer al suelo, quedando solo con una diminuta tanga transparente y mis enormes pechos desnudos, solo que ahora Rodrigo parecía haber cambiado de opinión y me pedía que no le hiciera caso, que no siguiera, casi desnuda ante la mirada de los dos hombres, estaba entre la espada y la pared, negarme por el pedido de mi esposo o seguir ante el extraño que aún empuñaba el arma. El deseo de venganza fue más fuerte y supe que podía ser el momento que había estado esperando por mucho tiempo.       

Me pidió que girara para ver mis nalgas, lo hice pues deseaba completar mi venganza y esa oportunidad era una que no iba a dejar pasar, escuché halagos a mi figura, me excito lo que estaba pasando, era increíble pero mi vagina se mojaba más y más. Creo que el intruso había asumido que yo no haría nada en su contra, por lo que dejando el arma a un costado me llamó a su lado, me acerqué, estando el sentado llegaba a la altura de mis pechos, así que se dispuso a lamerlos, su lengua pasaba por ellos dejando un húmedo rastro de saliva tras de sí.

Llegaba a mis pezones rozándolos apenas, sus manos se perdían en mi entrepierna, una por delante atacando la tanga sobre mi pubis y la otra por detrás se colaba bajo ella acariciando mi caliente ano, todo sutilmente como para hacerme desear más, sin penetrar mi trasero, solo por el contorno, sin tocar mi clítoris, solo por encima de la seda transparente, sin comer mis pechos más de lo necesario.

Trataba de disimular mi placer mirando discretamente a los ojos de Rodrigo quien seguía protestando. Mi amante casual era muy guapo, cansado de este jueguito previo tomó el elástico de la pequeña tanga entre sus poderosas manos y tiró de ella hasta arrancarla dejándome totalmente desnuda, al observar mi pubis depilado con las iniciales tatuadas ‘RSE’ miró con desprecio a mi esposo y lo increpó.    

-“¿Tan poco hombre eres para tatuarle tus iniciales a tu mujer? ¿Qué te hace pensar que te pertenece?” Le dijo. Lo que me alegro.

El no respondía, solo seguía protestando, el macho comenzó entonces a lamber mi zona íntima, dándome besos cerca de mi glande, mojando sus dedos con mis jugos, lentamente, mi clítoris lo deseaba, era increíble la experiencia que estaba viviendo, gozaba con el sufrimiento de mi marido, los segundos pasaban, dos dedos se habían colado en mi vagina que rebalsaba a mares, gesto inequívoco del momento de placer que estaba atravesando, otros dos se habían introducido por mi ano, movía ambas manos jugando en ellos, su aliento caliente rebotaba en mi botoncito, no podía mantenerme en pie, no podía mantener los ojos abiertos, no podía dejar de agitarme, no podía dejar de escapar gemidos, no podía, solo no podía más…     

Rodrigo se dio cuenta de mi estado y comenzó a insultarme. 

-“¡Eras una sucia puta! ¿Te gusta? ¡Niega que te gusta! ¡zorra hija de puta!” Dijo mi marido.    

Simplemente lo ignoré ya que en ese momento el extraño me llevó a la cama haciéndome arrodillar con mis rodillas juntas con mis nalgas hacia arriba, me hizo inclinar arqueándome de modo que mis tetas quedaron contra el colchón, mi esposo tenía el primer plano de toda mi apetecible retaguardia, el intruso se desnudó, de reojo vi un hermoso pene que se preparaba a someterme, escupió su mano y empezó a jugar en mi trasero, tomé aire, se preparaba para dármela por el culo, era mucho para mí, pero solo de imaginar la cara de mi marido esperé deseosa a que lo hiciera.         

Se paró en la cama sobre mi posición con una pierna a cada lado, para luego ir bajando lentamente su miembro sobre mí hasta sentir la punta posarse en mi esfínter anal, empujando lentamente. La verdad es que mi ano se había comido tantos penes que casi sin perder tiempo había ingresado todo por completo, imaginen como gozaba mientras me penetraba, sintiendo esa carne dura entrando y saliendo, me apretaba los pezones, mis gemidos se mezclaban con las protestas que llegaban del otro lado de la habitación.   

-“¡Hijo de puta dejala!” Decía mi esposo.         
-“¡Perra, deja de gozar! Los voy a matar a ambos” Vociferaba mi esposo.  

Cuando creyó suficiente me llevó sobre la silla, forzándome a sentar sobre las piernas de mi esposo, frente a frente, cara a cara, quería que me viera, quería que me sintiera, él se colocó atrás y ahora me llenaba toda mi mojada vagina con su gruesa erección, inmediatamente mis gritos de placer escaparon de mi boca.  

-“¡AAAAAAHHHH DIOS SIIIII!” Gemí.         

Su pene arrancaba orgasmos de mi vagina, sintiéndola llegar bien profundo, la situación de que el bastardo sufriera con mi goce me enloquecía, mi vagina emanaba fluidos a mares, sus palabras se mezclaban en el aire.          

-“Dale nena, llévate tu mano al clítoris, ¡mastúrbate!” Decía aquel hombre.    
      
-“¡No! ¡No le hagas caso! Maldita perra” Dijo mi esposo.     

Obviamente llevé mi mano a mi entrepierna y me masturbé, lo abracé fuertemente por la nuca y poniendo mi boca casi en su oreja dejé escapar los gritos del orgasmo más terribles y profundos que recuerde en mi vida, estaba feliz en verdad…   

Faltaba el toque de distinción para que la venganza fuese completa, el intruso me hizo arrodillar y abriéndome la boca se masturbó a centímetros, me dijo que me acabaría en la boca, pero no debería tragar una gota, solo mantenerlo hasta que el me indicara que hacer. Mientras el otro seguía insultando en todos los idiomas, yo no le quité la vista de encima mientras el líquido amargo y espeso iba llenando mi boca, me ocupé de contener todo como me había pedido. 

Cuando acabo de venirse tomó el arma, fue donde estaba Rodrigo y poniéndola en su cabeza le dijo.  

-“¡Cagón! ¡Cobarde!, abre bien la boca o te vuelo la cabeza” Le ordeno el hombre a Rodrigo.   

Ya se imaginarán como terminó aquello, me hizo sentar nuevamente sobre mi esposo y darle un enorme beso de lengua, gigante, para transferirle su semen en mi boca a la de mi esposo. La leche ya se había mezclado con mi saliva, sin embargo por efecto de la gravedad dejé caer todo en su boca, haciéndolo tragar todo hasta la última gota, cuando separé los labios miré su cara de asco y no puede evitar sonreírme, era un cobarde.

Rodrigo se había orinado en los pantalones, empezaba a toser por la situación y terminó vomitando lo que había ingerido por mi parte irradiaba placer por los poros.

Me levante y fui hasta el hombre me acerque y lo bese en los labios antes de arrodillarme para darle una nueva mamada, que el hombre agradecido gimiendo de placer.

-“¡Vaya que tu esposa sabe chuparla cerdo!” Dijo el hombre mientras lo apuntaba con su arma.

De pronto me puse de pie y le susurré en su oído.

-“Vuélale los huevos a mi esposo y te pagare lo que me digas” Le dije.

Al principio el hombre me miro extrañado, pero al ver mi rostro de determinación como de odio solo sonrió, para luego decirme.

-“¿Segura que eso desea señora?” Pregunto el hombre.
-“¡Si!” le respondí asintiendo con la cabeza.     

El extraño entonces sonrió y para acercarse a donde estaba mi esposo, le abrió su pantalón para luego usando su fuerza destrozarlo haciéndolo girones, la entrepierna de mi marido quedo solo cubierta por su ajustado bóxer, el hombre tomo su paquete con su mano libre y dijo.

-“Hey mira apenas y es hombre tiene el pene diminuto y huevos de perdiz”. Dijo el hombre.
-“HIJO DE PUTA SUELTAME”. Le grito mi esposo al extraño.

El hombre se le quedo mirando con furia y le destrozo su bóxer, dejando su entrepierna al desnudo, para ese momento había sacado mi teléfono de mi bolso sobre la cama y estaba grabando todo, el extraño, coloco la boca del cañón de su arma que era una .38 especial sobre el escroto de mi marido que al ver amenazada su hombría de nuevos suplico.

-“¡No, espera, espera, llévate a la puta de mi esposa pero no me hagas nada!”. Dijo mi esposo.
-“¡Maldito cobarde ni mereces llamarte hombre!” Dijo el Extraño.

-“PANG, PANG” Se escuchó de pronto.

El hombre le disparó dos tiros casi a quema ropa en los huevos a mi esposo, el dorso desnudo aun sudoroso del extraño quedo salpicado de sangre y tejido, el escroto de mi esposo exploto, llevándose sus huevos en el proceso que se hicieron añicos y se regaron por la alfombra de la habitación.

-“AAAAAAAAAAAAAHHHYYYYY, NOOOOOOO UN MEDICO, UN MEDICO” comenzó a gritar mi esposo. 

El extraño entonces se me acerco aun con el arma humeante, para darme la llave de las esposas para cuando él se retirará, hablo bien claro con mi esposo, le dijo que tenían suficiente información clasificada para hacerlo volar del planeta, que en adelante era suya y las veces que quisiera sin que él protestara, sería la única manera de mantener su status quo, y que nadie supiera el tipo de lacra que era, y por supuesto que ya no era siquiera un hombre.        

Rodrigo, con lágrimas en los ojos mezcla de impotencia como por el dolor de su brutal castración asintió con la cabeza en señal de que aceptaba aquello, no dudaría en darme a otros hombres si era necesario con tal de salvar su pellejo.

Rodrigo se recuperó, pero ahora la que mandaba era yo, le deje claro que si intentaba algo le había dado el video a varios abogados con la instrucción de difundir el video de cómo fue castrado, Rodrigo se volvió más sumiso y ahora es casi mi sumiso esclavo incluso le lambe los huevos al hombre que viene dos veces por semana para darme mucho placer mientras me penetra con su enorme pene, que me hacer gozar como una puta perra, algo que Rodrigo nunca logro





Autor: Dulces Placeres & Darksoul       Adapatador: DarkSoul

LINDO CULITO

Mi historia que a continuación les contare aconteció no hace mucho solo cuatro años. Fue cuando tenía 30 años un día conocí a un hombre por internet y quedamos en vernos, el lugar de encuentro iba a hacer una discoteca de moda, un sábado en la noche a la hora indicada estaba en la discoteca, pero había un montón de gente, el lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente cargado de humo. A la hora indicada llegó aquel hombre, inmediatamente lo reconocí, le dí la bienvenida con una amplia sonrisa y le invitó a una copa en la barra......


LINDO CULITO.
Mi historia que a continuación les contare aconteció no hace mucho solo cuatro años. Fue cuando tenía 30 años un día conocí a un hombre por internet y quedamos en vernos, el lugar de encuentro iba a hacer una discoteca de moda, un sábado en la noche a la hora indicada estaba en la discoteca, pero había un montón de gente, el lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente cargado de humo. A la hora indicada llegó aquel hombre, inmediatamente lo reconocí, le dí la bienvenida con una amplia sonrisa y le invitó a una copa en la barra.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [DOMINACIÓN] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul




Mi historia que a continuación les contare aconteció no hace mucho solo cuatro años. Fue cuando tenía 30 años un día conocí a un hombre por internet y quedamos en vernos, el lugar de encuentro iba a hacer una discoteca de moda, un sábado en la noche a la hora indicada estaba en la discoteca, pero había un montón de gente, el lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente cargado de humo. A la hora indicada llegó aquel hombre, inmediatamente lo reconocí, le dí la bienvenida con una amplia sonrisa y le invitó a una copa en la barra.

Aquel hombre era alto, fuerte con el cabello rapado casi al ras de su cuero cabelludo, con una barba de tres días bien recortada, tatuajes coloridos adornaban sus brazos, tenía un aspecto muy varonil lo que me gusto, no es que fuese gay, sino más bien bisexual, en aquel momento de mi vida deseaba experimentar lo que era estar con hombres, pero no como pasivo, sino como activo, quería sentir mi pene dentro de un ano, siendo arropado por un par de firmes nalgas de macho, nunca pensé que aquella noche seria toda una pesadilla.

Nunca me había sentido atraído por un hombre, hasta esa noche no puedo negar que me excite al verlo. Luego de un par de horas me dijo qué si quería acompañarlo a su casa, lo que acepte salimos de la disco y justo cuando llegamos a mi auto le iba a decir que me diera la dirección y lo seguía, pero solo sentí un pinchazo en mi nuca y luego ya no supe nada.


Me desperté casi desnudo, lo primero que vi fue su tremendo pene, de 30 cm de largo y 8 cm de grosor restregándose por mi cara, la paso por mis mejillas y labios, pegándome con él en la cara, eso y su olor tan fuerte a pene y hombre, me excitaron debo confesar, pero luego vi que estaba amarrado, lo que me hizo temer de inmediato, estaba en un lugar extraño, con las manos amarradas a la espalda un aro de metal rodeaba mi cabeza en lo alto, que se conectaba a una mordaza de bola, tenía las piernas separadas con una barra de metal asegurada a mis tobillos por grilletes de cuero lo que hacía imposible que pudiera cerrar las piernas

Una cuerda sostenía mi cabeza en lo alto, mi dorso estaba inclinado hacia adelante dejando mis nalgas expuestas apenas cubiertas por mi ajustado bóxer de color blanco, mis huevos y pene estaban expuestos entre mis piernas me habían colocado un anillo que rodeaba mi escroto y base de mi pene lo que mantenía mis huevos en el fondo de mi escroto y mi pene en erección.

Me miraba como estudiándome, se colocó un mandil oscuro largo de plástico que cubrió su desnudo cuerpo, empezó a mirar descaradamente mis nalgas, me las fue afianzado, empezó a apretarlas con su mano mis nalgas aun cubiertas con mi bóxer, él empezó a moverlas, apretó más hasta casi todas sus fuerzas lo que me hizo gruñir, de pronto me bajo el bóxer para dejar mis nalgas expuestas, las acaricio sintiendo la piel sin vello alguno, me dio una muy fuerte nalgada, luego otra aún más fuerte, se estaba excitando lo pude notar, me dio otra aún más fuerte esa sonó muy fuerte, luego de eso empezó a nalguearme a placer, fuerte, todo lo que le era posible.

De pronto sentí una de sus manos que entro dentro de mi bóxer, su mano rápidamente encontró mis huevos y pene me los agarro con su mano, para empezar a tirar hacia atrás lento pero firme observando mi reacción, movía las piernas de dolor, así como el resto de mi cuerpo, pero no me había entregado en absoluto, viéndolo sabía que estaba excitado, se quedó un tiempo tirando de mis genitales mientras que inmóvil, solo podía gruñir detrás de la mordaza, hasta que finalmente me soltó, pero solo para empezar a nalguearme de nuevo con las manos chocando en directo con mis descubiertas nalgas, paro de pronto luego de tres o cuatro minutos, para tomar una de mis tetillas, de la que tiro, grite, seguía inclinado, soltaba, estiraba pero solo para volver a tirar, con fuerza.       

De pronto se arrodillo detrás de mí cara estaba aguantando mucho dolor, soltó mis tetillas, tomo mi pene endurecido tirando de él hacia atrás para metérselo en la boca, me lo chupo, lo hacía de tal forma que sus dientes rosaban la piel de mi miembro empecé a gritar de gusto y dolor, “aaaaaaa aammmma mmmmm”, detrás de mi mordaza, no tarde mucho rato en correrme bestialmente, él se tragó todo lo que salió de mi pene sin desperdiciar ni una sola gota.

Cuando termino de beberse mi semen el hombre me mostro mi cinturón ancho que quito de mi pantalón, lo dejé sobre una mesita diciéndole

-“Obsérvalo ya que te voy a castigar con él, y vas a desear elegir otro cinturón hoy”. Dijo el hombre.

Luego de un par de minutos tomo la correa, para empezar a azotarme con mi propio cinturón, perdí la noción del tiempo durante todo el castigo. Me azotaba mis nalgas, muslos, y espalda sude mucho, gimoteaba de dolor, lo miraba sin aun creerme hasta donde había llegado, azotándome, él no mostraba expresión alguna en su rostro en absoluto, aquello no sé cuánto duro.

Cuando termino de azotarme siguió lamiendo mi pene empezó a masturbarme rápidamente me corrí dando fuertes gruñidos él sin dejar en ningún momento de pasar su lengua por mi pene de arriba abajo, mis huevos, gemía como un cerdo, no paro de chupar hasta que quedó desfallecido con semen escurriendo por su mentón detrás de mí. 

Pese a ya verme corrido dos veces mi pene aún estaba duro gracias a la liga en la base, me tomo de las caderas y se retiró su mandil para dejar al descubierto su enorme pene, me restregó su miembro entre mis nalgas por varios minutos haciéndome tener miedo antes de enterrar su tremendo pene hasta sus huevos en mí ano, me había lubricado apenas con algo de su saliva, de todas maneras el dolor fue tremendo y no podía moverme, era demasiado grande, sentía como si un poste eléctrico se me enterró en mis entrañas.       

Comenzó su tremendo mete y saca, en ese momento para él era un muñeco en su fuertes manos, creo que su glande llegaba a mi estómago, estaba enloquecido de dolor y placer, sentía que me partía en dos, pero a la vez estaba excitado y deseaba que estuviera más adentro de mí, lo deseaba, lo amaba, desee ser mujer y ser preñado por ese ser magnifico, varonil, superior hombre, hasta que sentí su enorme descarga llenar mis entrañas, fue un rio de semen dentro de mí, cuando saco su pene de mí, dejándome un tremendo vacío, de no ser por las cuerdas que me sostenían hubiese caído rendido, el semen, salía de mi ano a raudales, mientras lo sentía palpitar.

-“¡Parece que te ha gustado… mi miembro puta!” Me dijo jadeante.

No dije o negué con la cabeza, pero la verdad es que me sentía muy bien, de pronto de marcho luego de acariciar mis nalgas por algunos segundos, me quede ahí, goteando semen de mi ano que luchaba para cerrarse.

Luego de algunos minutos él regreso con una enorme tijera, de esas usadas para podar ramas, con largos mangos de madera cilíndricos, solo los mangos debían medir casi 1.5 metros en uno de sus extremos estaban unidos a un dijera de gruesas cuchillas diseñadas para cortar ramas de hasta 10 cm de diámetro, estaba bien afiladas, temblé cuando de nuevo coloco una de sus manos sobre una de mis nalgas.  

Sentí como me acaricio mis huevos por un largo taro estaba muy nervioso no sabía lo que pretendía con esa enorme tijera, de pronto tomo la cuerda que sobresalía de la parte superior de mi cabeza se inclinó y me dijo al oído izquierdo mientras me acariciaba mis huevos.

-“Va a hacer un lindo eunuco con ese lindo culito que portas”. Dijo el hombre.

Aquellas palabras me hicieron horrorizar, trate de luchar de soltarme, pero nada funciono de pronto sentí las afiladas cuchillas en la base de mis genitales, temblé y sacudí la cabeza como diciendo a gritos, suplicando e implorando.

-“NO POR FAVOR NO LO HAGAS, QUE ALGUIEN LO DETENGA, ¡PIEDAD!”

Cuando de pronto lo escuche decir.

-“Dile adiós a tu vida como hombre y hola a tu vida como eunuco”. Dijo el ahombre.
-“3… 2… 1”. Conto.

Cuando la cuenta termino, cerro los mangos y las cuchillas cortaron sin problema alguno mis genitales por arriba de la liga, ni siquiera un mínimo muñón quedo en mi entrepierna, la sangre como el dolor brotaron a raudales todo mi cuerpo se sacudió en convulsiones hasta que me desmaye.

Tarde varias semanas en reponerme de mi brutal nulificación, el hombre comenzó a violarme de manera sistemática a las dos semanas de cortarme, cuando me recupere por completo fui vendido en una subasta secreta como esclavo, ahora luego de varios años soy propiedad de mi tercer Amo al cual le gusta penetrarme todas las veces que desea, ya que dice que aún tengo un “Lindo Culito”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LENI EL ESCLAVO

Aquella tarde Sandy una hermosa como espigada castaña de senos pequeños y pezones como labios vaginales rosados había invitado a sus dos mejores amigas, de 25 vivía solo en una gran mansión, sus padres murieron cuando tenía 19 años dejándole una enorme fortuna, por lo que podía vivir sin preocupación alguna, pero ella tenía gustos muy peculiares, que Rosy y Alma compartían al 100 % con ella, las tres jóvenes mujeres odiaban a los hombres y pensaban que habían sido puesto en el mundo para servir y dar placer a las mujeres, eran los que se conocen como unas Feminazis......


LENI EL ESCLAVO.
Aquella tarde Sandy una hermosa como espigada castaña de senos pequeños y pezones como labios vaginales rosados había invitado a sus dos mejores amigas, de 25 vivía solo en una gran mansión, sus padres murieron cuando tenía 19 años dejándole una enorme fortuna, por lo que podía vivir sin preocupación alguna, pero ella tenía gustos muy peculiares, que Rosy y Alma compartían al 100 % con ella, las tres jóvenes mujeres odiaban a los hombres y pensaban que habían sido puesto en el mundo para servir y dar placer a las mujeres, eran los que se conocen como unas Feminazis.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [FEMDOM] [DOMINACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Aquella tarde Sandy una hermosa como espigada castaña de senos pequeños y pezones como labios vaginales rosados había invitado a sus dos mejores amigas, de 25 vivía solo en una gran mansión, sus padres murieron cuando tenía 19 años dejándole una enorme fortuna, por lo que podía vivir sin preocupación alguna, pero ella tenía gustos muy peculiares, que Rosy y Alma compartían al 100 % con ella, las tres jóvenes mujeres odiaban a los hombres y pensaban que habían sido puesto en el mundo para servir y dar placer a las mujeres, eran los que se conocen como unas Feminazis.

Pero alrededor del mediodía Sandy recibió un paquete de entrega especial, “5” como informaron que debía llamarlo llego custodiado por tres mujeres, 5 era hermoso adolescente que según tenía 16 años, pero aparentaba 15, de piel blanca, nalgas firmes como paraditas, vientre plano ojos claros y cabello castaño, portador de un buen pene y huevos pese a su edad, por lo que había visto en los videos de la página secreta de la que era miembro vip, dicha membresía esta de una cifra de 6 números al año, pero para Sandy eso la tenía sin cuidado. 

“5”, fue bajado de la camioneta cerrada, apenas vestido con un suspensorio de cuero que dejaba sus bellas nalgas adolescentes al descubierto, portaba un collar de metal de color negro en el cuello iba con un antifaz de cuero negro sobre sus ojos y sus brazos esposados a la espalda una mordaza de bola de color negro bien asegurada detrás de su nuca impedía que pudiera hablar, aquello fue una visión que hizo humedecer la tanga que portaba Sandy apenas ver al adolescente, que pronto estaba de pie en la amplia sala de lujosa sala, las mujeres le entregaron la cadena con la que guiaban al adolescente lo que hizo estremecer a Sandy.

-“Ahora es suyo, ¡que lo disfrute!” Dijo la que parecía la líder de aquellas mujeres.

Luego las tres estrecharon la mano de Sandy y se marcharon, dejándola sola con el adolescente que permaneció sin moverse en medio de su sala, Sandy no sabía cómo debía proceder, era su primer esclavo que poseía, aunque tenía ideas muy claras de lo que deseaba hacerle al indefenso adolescente, primero se sirvió una copa de un caro vino para luego quitarle primero el antifaz, los ojos de “5” se abrieron poco a poco mientras sus lindos ojos se acostumbraban a un ambiente tan iluminado.

Luego Sandy le quito la mordaza de bola lo que hizo sentir más cómodo al adolescente, para finalmente liberar sus muñecas de las esposas que las aprisionaba desde quien sabe cuánto tiempo de inmediato el adolescente se puso de rodillas ante Sandy, para luego pronuncia unas tímidas palabras.

-“Soy su fiel esclavo ama, ¡por favor úseme como desee!” Dijo el adolescente.

Sandy solo rio, para luego beber de su copa, se le quedo mirando por un largo rato sin que él se atreviera a mirarla a los ojos, Sandy de pronto le ordeno.

-“¡Ponte de pie!” Le ordeno.
-“¡Desnúdate!” Añadió poco después Sandy.  

El adolescente se ruborizo un poco, pero obedeció sin objetar nada en absoluto, pronto estaba como vino al mundo mostrando a los abiertos ojos de Sandy su nueva Ama, su anatomía masculina por completo, su pene estaba sin circuncidar, su prepucio cubría por completo su glande, sus huevos colgaban bajos dentro de un saco de piel blanca sin vello alguno de hecho el único vello púbico que habita era el que estaba en su monte de venus por encima de su pene y era escaso, Sandy noto que toda su zona genitales fue depilada muy bien recientemente. 

“5” se quedó ahí de pie sin moverse como si fuera una estatua viviente siempre mirando hacia abajo, Sandy se le quedo mirando por unos minutos antes de acercarse a donde estaba, para acariciar su lampiño pecho con su mano derecha, que fue bajando por su dorso, llego a plano vientre y no se detuvo, siguió bajando, pronto sus dedos comenzaron a jugar con el escaso vello genital del adolescente, que no se inmuto, la suave mano de Sandy no tardo en levantar su flácido pene, y comenzar a masturbarlo lentamente poco a poco el pene del adolescente se fue endureciendo y Sandy, descapucho su pene para poder apreciar su rosado glande.

Aquel placentero manoseo para el adolescente duro unos pocos minutos, pero fue suficiente para que del ojo de su hinchado glande en forma de casco comenzara a emanar liquido pre seminal, Sandy lo noto y dejo de masturbarlo lo cual hizo dándole un fuerte manotazo a su endurecida erección, qué por supuesto le provoco mucho dolor, pero apretó los dientes para no emitir ningún sonido, luego ella se pasó a la parte de atrás de “5” para acariciar sus lampiñas nalgas.  

Sandy se las acaricio por unos segundos antes de colocarse en cuclillas, dejo su copa casi vacía en el suelo y con sus dos manos le abrió sus nalgas para revelar el ano rosado, cerradito y bien depilado del adolescente, son uno de sus dedos lo palpo e intento introducirlo, lo que provoco que el adolescente se estremeciera, ella sonrió con esos comprobó que era virgen de esa zona, lo que le agrado, luego tomo su copa y se puso de pie para ordenarle.

-“¡Vístete!” Le ordeno Sandy.

“5” la obedeció tomo su suspensorio de cuero y se lo coloco para quedar de nuevo inmóvil esperando nuevas órdenes, Sandy tomo la correa que aun pendía de su cuello y lo llevo a una habitación donde le dijo que permaneciera hasta que viniera por él, sin mirarla el adolescente solo asintió con la cabeza, Sandy se marchó y se preparó para recibir a sus amigas las cuales al cabo de unas tres horas comenzaron a llegar, Rosy fue la primera en llegar en su elegante auto, Alma fue la última también a bordo de un exclusivo modelo de auto, las tres se saludaron y se sirvieron vino de inmediato.   

Luego de una buena platica y varias copas de un buen vino, llego la hora que las tres mujeres estaban esperando, Sandy dijo.

-“Hora de la diversión chicas”. Dijo Ella.

Las tres rieron al tiempo que comenzaron a despojarse de sus finas ropas, hasta quedar solo en ropa interior, casi al unísono las tres se despojaron de sus sostenes (corpiños) Alma y Sandy tenían senos de similar tamaño, pero Rosy que era rubia tenia senos ligeramente un poco más grandes, las tres quedaron portando tangas muy pequeñas las que no tardaron en irse dejando a las tres jóvenes como bellas mujeres al desnudo, Sandy fue por “5” que llevo a su habitación momentos después tirando de la correa asegurada a su collar del cual despojo y le ordeno para el beneplácito de sus invitadas.

-“Desnúdate”. Ordeno Sandy.
-“Si, Ama”. Fue lo único que dijo “5” antes de quedar desnudo.

El adolescente estaba visiblemente avergonzado, las tres mujeres tenían sexos bien depilados sin nada de vello que cubriera sus lindas rajas, Alma y Rosy de pronto lo agarraron de los brazos para ponérselos tras la espalda, evitando todo movimiento de su parte. Sandy se acercó, y poniéndose frente a él empezó a acariciarle su pecho como lo hizo antes, de pronto entre las tres hicieron que cayera al suelo, mientras seguía siendo dominado por ellas.

Alma y Rosy sujetaron sus brazos impidiéndole que se moviera, Sandy se sentó encima del adolescente, sin meterse su ya endurecido miembro en su raja, aunque lo masturbaba de la manera más sensualmente posible que le habían hecho nunca, los labios vaginales de Sandy estaban masajeando su pene, restregando sus jugos por toda su dura erección, incluso sus huevos quedaron bañados de sus cálidos juegos.

“5” gimió sin poder controlarse, el placer que estaba sintiendo era inmenso, Sandy sabía que yo el adolescente no se iba a resistir, tomo su pene se colocó entre sus piernas para meterse su pene a la boca, el adolescente exhaló un largo suspiro de placer y se dejó deleitar por la succión de mi pene. Sus manos ya no pugnaban por liberarse, sino por tocar, y de eso se aprovecharon Alma y Rosy, que dejaron que les tocara lo que quisiera sus senos, vagina y nalgas mientras Sandy continuaba dándola una mamaba. Tras aquello las otras dos también se arrodillaron para darle una su pene era de por lo menos de 19 cm les las tres hicieron que se corriera con una gran cantidad de semen en sus bocas hasta quedar bien saciadas de leche de hombre.

Luego que “5” se corrió por tercera vez hicieron un descanso, para que recuperaran fuerzas, pero poco después ya estábamos otra vez a la carga. Habían decido con anterioridad las tres que iba tener sexo con el chico hasta que ya les quedaran ganas, después de todo era el único sexo que como hombre iba a tener el nuevo esclavo de Sandy. Ella había decido que “5”debía ser convertido en un fiel sirviente eunuco para el resto de su existencia.

Por las próximos tres días tuvieron toda clase de sexo con el adolescente, no se reservaron ninguna perversión incluso al pobre de “5” le costaba orinar de lo dolorido que le quedó su pene. Las penetro a las tanto por delante como por detrás incluso le hicieron rusas, viniéndose sobre sus senos de las tres, aunque disfruto por mucho de la que le hizo Rosy, hicieron que las masturbara a las tres e hicieron que se corriera varias veces sobre sus rostros, senos, raja y nalgas de las tres llego un momento al tercer día que el pene del cansado adolescente ya no expulsaba más semen, fue cuando las cosas se pusieron más intensas.

Las tres continuaron con su desenfreno sexual por todo otro día hasta que casi le arrancan el pene y huevos al pobre adolescente. Aunque disfruto mucho “5”, fue una experiencia muy dolorosa como para querer repetirla muy a menudo al quinto día las cosas cambiaron. Aquella mañana Sandy lo amarro a una silla de la cocina, mientras ella calentaba las afiladas cuchillas de una tijera, Alma tomo el pene del adolescente y comenzó a darle una suave como sensual mamada, mientras jugaba con sus bajos huevos, “5” tardo en venirse, pero al final lo hizo, aunque no fue una descarga abundante, segundos después de venirse Rosy tomo su prepucio aun con su pene palpitando y lo estiro con fuerza.

Con horror el adolescente presencio como Sandy dirigió la ardiente tijera a su pene pensó que se lo iba a cortar, instintivamente movió su cabeza negando aquella acción, pero no se atrevió a decir ni una sola suplica, cerró los ojos y los abrió grandes cuando sintió una gran punzaba golpearlo, Sandy le había cortado su prepucio circuncidándolo, con horror vio cómo su pene sangraba y todo su cuerpo se convulsiono hasta que se desmayó de dolor, escuchando las risas de aquellas tres mujeres.

“5” aunque su verdadero nombre era Leni, había sido secuestrado desde los 3 años y entrenado para ser un sumiso como obediente esclavo, sometido a toda clase de castigos cuando alguna vez intento revelarse o escapar, por los siguientes tres días estuvo ardiendo en calentura los cuales paso con una mínima ayuda de su Sandy, quien lo dejo sufrir, con su pene palpitando dándole dolor intenso al pobre adolescente, por casi dos meses las tres mujeres lo dejaron en paz de hecho ya Alma y Rosy no estaban en la mansión aunque llegaban de improviso cada tanto.

Para el final de aquellos dos meses, el pene de “5”, ya se había curado y el adolescente estaba de nuevo sano fue entonces una tarde que de nuevo él fue llevado a la habitación de Sandy, donde ya las tres mujeres esperaban desnudas, Sandy le ordeno que se pusiera a cuatro patas Alma se colocó casi también en cuatro patas a su lado derecho para observar su rostro Rosy le acaricio sus nalgas por unos segundos antes de abrírselas justo para que Sandy que portaba un gran dildo metálico que zumbaba (zzzzzz) lo penetrara analmente sin contemplación alguna.

Alma fue testigo de la expresión Leni fue la de sorpresa, angustia y dolor lo que hizo reír a Alma, las mejillas del adolescente se ruborizaron mientras Sandy continuó penetrándolo, violándolo con el dildo, luego de unos minutos saco el primero de los dildos y Rosy le escupió directamente en su abierto ano, Sandy tomo un dildo aún más grueso como largo y lo penetro, todo el cuerpo del adolescente se estremeció de dolor.

Aquello continuo entre risas y burlas de las tres mujeres con Alma sujetando su mentón para poder ver sus expresiones faciales, Sandy y Rosy que se turnaban sacaban y metían el dildo a gran velocidad, masacrando el ano del Leni, quien solo gemía y daba quejidos cada tanto, de pronto el adolescente sintió su pene comenzar a palpitar hasta que arrojo una gran carga de su espeso semen, hacía más de tres semanas que no se corría y lo hizo de manera enorme. Seis poderosos chorros se espeso semen salieron disparados de su pene, provocándole un enorme orgasmo, el más intenso y ultimo como hombre de su toda su vida. 

Aun Leni se estaba recuperando de su tremendo orgasmo con el dildo bien insertando en su ano aun vibrando a la máxima velocidad con su pene aun goteando semen cuando Sandy tomo sus huevos los cuales estaban aún sueltos, apenas se contrajeron cuando se vino, los jalo hacia atrás y sin decir palabra alguna “5” sintió algo metálico que toco su escroto, luego un fuerte pellizco, sus ojos se abrieron grande y no pudo evitar gritar de dolor.

-“AAAAAAAAAAAHHHHGGGGGGYYYY”. Grito Leni.

Sandy había aplastado la parte superior de su escroto con las mandíbulas de un Burdizzo, el dolor fue tremendo para el adolescente que sin embargo no perdió el sentido, pero se quedó retorciéndose con las manos agarrando sus huevos, Alma tomo sus manos luego de unos segundos y se las esposa a la espalda. Rosy tomo el burdizzo para darle otro fuerte apretón al escroto del adolescente, lo mismo hizo Alma minutos después, el escroto de Leni quedo con tres líneas rojas bien marcadas.

Para cuando Alma dejo de presionar el burdizzo sobre el escroto de Leni esté ya estaba sin sentido sobre el piso, las tres mujeres rieron y notaron se también se habían corrido sin darse cuenta de lo excitadas que estaban.

Leni o “5” como le dice Sandy aún vive en su mansión, sus testículos son historia ahora seis años después, su cuerpo aun es delgado por la testosterona que ella le administra, pero su pene es apenas visible se encogió hasta casi desaparecer, Alma y Rosy aun van con Sandy para torturarlo o hacer que les coma sus rajas hasta venirse una y otra vez, en una de sus ya famosas orgias orales.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA DECISIÓN

Gus y Lalo se dieron la gran vida, con el dinero robado, ya con 37 años cayeron en la trampa de una casa recompensas de la mafia, la debilidad de ambos eran las mujeres y su apetito por el sexo hacia que siempre bajaran la guardia y con Iris no fue la excepción, aunque en su defensa, ella hubiese hecho perder la cabeza a cualquier......


LA DECISIÓN.
Gus y Lalo se dieron la gran vida, con el dinero robado, ya con 37 años cayeron en la trampa de una casa recompensas de la mafia, la debilidad de ambos eran las mujeres y su apetito por el sexo hacia que siempre bajaran la guardia y con Iris no fue la excepción, aunque en su defensa, ella hubiese hecho perder la cabeza a cualquier.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SECUESTRO] [ADVERTENCIA] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Gus y Lalo amigos desde la más tierna infancia nacieron pobres y se criaron en un barrio marginal de la capital, durante la adolescencia luego que la madre de Gus murió por falta de dinero ambos decidieron que nunca volverían a sufrir por dinero, por lo que entraron en el mundo de la delincuencia, comenzaron robando y estafando a incautos golpes pequeños pero una vez llegaron a los 22 años disidieron que era hora de ir en grande comenzaron a dar golpes mayores y para cuando llegaron a los 33 años se les presento la oportunidad de sus vidas.

Por casualidad mientras celebraban uno de sus golpes que les dejo una jugosa ganancia, se enteraron que uno de los jefes de la mafia de la ciudad iba a mover una considerable cantidad de dinero $ 50,000,000 en efectivo, aquello al parecer no era un secreto el jefe mafioso se había forjado una reputación de implacable y todo aquel que se mentía o cuan siquiera lo miraba de mala manera terminaba muerto, por lo que nadie en la ciudad se iba arriesgar a robarlo, pero la suma era demasiada tentación par el par de amigo que planearon como hacerlo.

Entre ambos planearon el golpe, el cual resulto ser más fácil de lo que pensaron apenas iba custodiado por dos tipos apenas armados y el chofer de la camioneta, fue fácil sorprenderlos cuando salían de comprar unos cafés luego los amagaron y el chofer fue aún más fácil, ambos huyeron con el cuantioso botín para perderse, pero el mafioso puso precio a sus cabezas aun sin saber cómo eran o si trabajaban solos 30 millones fue la recompensa que se ofrecía por ellos, pero vivos.  

Pasaron varios años Gus y Lalo se dieron la gran vida, con el dinero robado, ya con 37 años cayeron en la trampa de una casa recompensas de la mafia, la debilidad de ambos eran las mujeres y su apetito por el sexo hacia que siempre bajaran la guardia y con Iris no fue la excepción, aunque en su defensa, ella hubiese hecho perder la cabeza a cualquier.

Iris los abordo a ambos en un bar a donde iban para conseguir chicas, de inmediato quedaron prendado de su belleza y cuando les propuso que hicieron un trio fue toda una sorpresa para ambos.

-“Venga que podemos pasarlo bien los tres” Les dijo Iris lo que hizo am ambos quedaran helados.

Aquella era la primera vez que una mujer les proponía que hicieran un trio. Menos de una hora más tarde los tres estaban en la casa de Lalo, ella empezó a besar a Gus en los labios acariciando sus labios con la punta de su lengua, luego cambió y empezó a besar a Lalo mientras seguía acariciando el pene de Gus por encima de sus ropas.

-pero que muy bien - dijo poniéndose de cuclilla en medio de los dos.

Irir comenzó a estrujar sus penes por encima del pantalón aquello rudo varios minutos hasta que Iris se cansó de estrujarlos y comenzó a desabrochar el pantalón de Lalo, enseguida comenzó a desabrochar su pantalón y a bajar su cremallera, entonces ella comenzó a desabrochar el botón del pantalón de Gus el cual viendo las dificultades que tenía ella también comenzó a quitárselo quedándose los dos en calzoncillos tipo trusa (slip) de esas blancas tradicionales, Iris miró los bultos que sobresalían de sus calzoncillos y dijo.

-“Todo fuera”.  Al tiempo que tiró de los calzoncillos hacia abajo sacando sus penes al mismo tiempo.

Sus penes estaban semi rígidos aún, pero eso a ella no le importaba es más le gustaba así podía meterlas en la boca y endurecerlas. El primer pene que se metió en la boca fue la de Gus que es el que parecía estar más ansioso, era un pene grande pero aun medio dormida, Iris se encargó de alegrarla. Después fue el turno del pene de Lalo la cual se metió en la boca para que se endureciera y tomara más vigor mientras que con la otra mano seguía masajeando el pene de Gus. El pene de Lalo pronto estuvo muy duro mientras que el de Gus le quedaba poco para estarlo.

-“Siéntense” Les ordeno Iris a ambos.

Los dos se sentaron en un sofá donde terminaron de quitarse sus pantalones y calzoncillos que estaban en sus rodillas. Ella se colocó entre sus piernas y siguió mamando sus ya duras erecciones, estaban callados por el espectáculo de verla chupar sus penes solo sus gemidos se escuchaban. Tras un largo rato mamándolos Iris se levantó y se quitó la blusa delante de ellos momento en el cual aprovecho Gus para tirar del cinturón de su falda y aflojarla, cosa que hizo que se cayera al suelo y dejará ver su diminuta tanga, cuando se quitó su blusa ambos pudieron ver su sujetador y esos dos pechos enormes intentando salir.

Iris se puso de pie de repente delante de Lalo para empezar a quitarse su sujetador (corpiño) poniendo sus brazos detrás para quitárselo momento que aprovecho para con su dedo medio apartar su tanga y con el índice se lo metí en su húmeda raja, al momento su sujetador se aflojó y ambos pudieron ver sus pechos, los cuales eran magníficos, Gus viendo como ella se había acercado a él y viendo que Lalo no se podía mover ya que su dedo estaba dentro de ella, se acercó a ella para comenzar a comerle su seno izquierdo lo que la hizo gemir.

Allí estaban los tres con ellos dos comiéndose los pechos a ella, de pronto Iris tiró de la mano hacía abajo, sacando el dedo de su vagina, ella rápidamente se despojó de su tanguita para quedar totalmente desnuda, todos quedaron totalmente desnudos.  Iris volvió a tonar sus penes los cuales no habían perdido la verticalidad, y se decidió por la de Gus subiéndose encima del sofá y apuntando su raja a su pene que ya rezumaba liquido pre seminal de la punta, bajando lentamente hasta que lo estuvo todo dentro de su vagina.

Lalo vio como Iris botaba sobre el pene de Gus y este la tomaba de sus nalgas mientas él, le acariciaba y chupaba su pecho derecho. Gus aguantó un buen rato los botes de Iris sobre su pene antes de correrse mientras Lalo se masturbaba y chupaba el pecho de ella. Una vez se corrió fue su turno y ella se puso encima de Lalo, pero en vez apuntar con su pene a su vagina apuntó a su ano Lalo la sujeto por sus nalgas mientras ella arqueaba la espalda para que su pene entrara con facilidad.

El contacto fue suave y a partir de ahí comenzó a meterse su pene con embestidas más duras llegando a notar como un tope que cuando chocaba contra él, el ano de Iris se contraía causándole algo de dolor, pero al mismo tiempo placer.

Luego de unos minutos cambiaron de posición y ella se puso a cuatro patas sobre el sofá mientras que Lalo se colocó por detrás, primero puso sus manos en su cintura pero ella cada vez se inclinaba más y Lalo comenzó a subir sus manos haciendo que ellas se elevará llegando a tener su pecho sudado contra su espalda de igual manera, y pegando su cara a su cara casi podían besarse Lalo apretó sus senos con sus manos mientras la penetraba entre gemidos bajo la atenta mirada de Gus que estaba de nuevo con su pene en erección pese a haberse corrido hacía varios minutos de pronto Gus se levantó y se puso frente a Iris poniendo su pene a la altura de su cara, ella no lo dudó y comenzó a darle una mamada los tres comenzaron a gemir como poseidos.

Lalo estaba exhausto aun sin correrme y a Iris le temblaban las piernas por la postura, entonces se la saco y se sentó en el sofá le hizo un gesto de que ella lo montara,  ella se puso encima y empezó a cabalgarlo de frente otra vez la penetraba mientras ambos se besaban, Gus no tardo en colocarse detrás de ella, le abrió sus nalgas y la penetro por el ano, vio el cielo cuando comenzó a meterle su enorme pene por su apretado ano, a Iris le parecía que dos serpientes luchando en por la misma madriguera dentro de ella, estaba encantada con la doble penetración que estaba sufriendo.  Con los gemidos de los tres de fondo Lalo se corrió al igual que Iris qué terminó unos minutos antes que él, Gus como ya se había corrido no tardo algunos minutos más que ellos.

Los tres se quedaron desnudos y sudados sobre el sofá de poco a poco se fueron relajando, hasta que Lalo y Rus se quedaron dormidos exhaustos, lo siguiente que ambos supieron es que estaban en un maletero en ropa interior amordazados y amarados sin saber a dónde se dirigían, luego de muchas horas ambos fueron sacados del maletero del auto y vieron a Iris recibir dos maletas llenas de dinero, antes de irse y tocando sus abultadas entrepiernas le dijo.

-“La pase en grande pero negocios son negocios cariños”. Dijo Iris para alejarse.

Ambos fueron llevados a lo que parecía una clínica abandonada ahí fueron llevados al sótano donde ya los esperaban dos sillones donde fueron amarados y les quitaron las mordazas de sus bocas, fueron dejados solos por varios minutos.

-“¡Gus creo que es nuestro fin!” Dijo Lalo.
-“Si eso parece hermano, pero la pasamos en grande ¿verdad?” Le respondió Gus.

Ambos rieron, aunque estaba aterrados, ambos en sus mentes deseaban que por lo menos el fin fuera rápido y sin mucho dolor, aunque sabían que eso no iba a pasar.

De pronto el hombre al que le robaron años atrás apareció ante ellos, vistiendo un elegante traje hecho a la medida, el hombre se les quedo viendo y luego les dijo de una manera muy calmada.

-“Vaya, vaya pero si aquí están las dos ratas que se atrevieron a robarme”. Dijo aquel hombre.
-“Bueno chicos es hora de pagar, no los voy matar pero desearan que lo hubiese hecho”.
-“La enfermera Ana se va a encargar de ustedes para arreglarlos para su nuevo trabajo”. Dijo el hombre para luego marcharse riendo maliciosamente.

De nuevo ambos se quedaron solos por algunos minutos, luego una bella mujer portando un sexy uniforme de enfermera que ninguna enfermera de verdad se pondría para un día normal de trabajo, la falda era tan corta que su tanga de color blanco era casi totalmente visible por delante y por detrás in mencionar el gran escote que mostraba el canalito entre sus frondosos senos, ella llevaba una bandeja de metal en donde descansaban un burdizzo, un elastrador y un cuchillo cuervo muy bien afilado.

Ella se agacho entre ambos que se le quedaron viendo, dejo la bandeja en el suelo, inesperadamente ambos sintieron sus delicadas manos palpando sus bultos por encima de sus trusas (slip) blancos que ambos portaban, le acaricio el paquete hasta sentir que ambos penes estaba lo suficientemente endurecidos como para divertirse con ellos. Luego que sintió sus endurecidos miembros ella les dijo.

-“Bueno chicos tengo malas noticias para ambos, voy a castrarlos pero el jefe quiera algo especial para ustedes, uno de ustedes hoy perderá su pene y el otro sus huevos”. Dijo Ana sin expresión alguna en su bello rostro.

De inmediato ambos comenzaron a luchar para tratar de soltarse, Ana dejo que ambos lucharan inútilmente por unos segundos antes de deslizar sus manos por una de las piernas de su trusa para llegar a sus huevos que apretó con fuerza, que hizo que ambos gritaran de dolor.

-“AAAAAAAAAAAAGGGGGGHHH”, gritaron ambos.
-“Ahora guarden silencio, es mejor que acepten su destino, merecían morir pero el jefe es piadoso con ustedes, ¡malditas ratas!” Les dijo Ana.

Ambos no tuvieron más remedio que guardar silencio, Ana dejo de apretar sus escrotos, saco sus manos de sus trusas y tomo el cuchillo curvo de la bandeja, para proceder lentamente a cortar sus trusas, hasta dejar sus bien dotados genitales de ambos hombres al descubierto, sus penes estaban en erección palpitando como si quisieran huir como ambos deseaban en ese momento.

Ana de inmediato tomo la decisión de cómo deberían ser cortados ambos al ver sus paquetes al desnudo; Lalo tenía el pene enorme muy grueso además varios centímetros más que Gus, al contrario, Gus tenía los huevos enormes pero un pene delgado, aunque de buen tamaño solo Lalo lo superaba, Ana tomo el pene de ambos con cada una de sus manos y comenzó a masturbarlos mientras lo hacía les dijo.

-“Es mejor que disfruten pues pronto ya no serán más unos hombres de verdad”. Dijo Ana.

Aquellas palabras hicieron que el pene de ambos diera un fuerte respingo, Ana entonces comenzó a masturbar exclusivamente a Lalo con su otra mano que libero del pene de Gus tomo el elastrador de la bandeja, que ya estaba cargado con dos ligas castradoras, de manera sorpresiva en el momento que más gozaba Lalo paso su durísimo pene por el centro de las ligas estiradas, para cuando Lalo se percató de aquello ya era tarde todo su cuerpo se convulsiono cuando sintió el terrible apretón de las ligas en la base de su endurecido pene que le hizo lanzar un poderoso alarido de dolor.

Gus no tuvo la misma suerte que Lalo que todo fue de sorpresa, en su caso Ana tomo el elastrador y lo cargo con dos ligas mientras él miraba, tan solo pensar en el dolor que iba a sufrir fue en sí mismo una tortura, también sufrió mucho mientras Ana  pasaba cada uno de sus enormes huevos por las estiradas ligas, pero todo eso no fue nada comparado al dolor que sintió cuando las ligas se contrajeron en lo alto de su escroto, el dolor fue simplemente infernal para Gus puso los ojos en blanco de dolor.

Ana espero algunos minutos antes de tomar el pene de Lalo que para ese momento latía con fuerza, cuando ella acerco el cuchillo curvo a la base de su pene Lalo aterrado le dijo.

-“triplicare lo que te estén pagando si nos dejas ir”. Dijo Lalo.

Ana sonrió para luego decir.

-“Es una pena que deba cortar este grandioso pene, ¡pero así son las coas cariño!” Dijo Ana.
-“Espera, podemos huir jun…” Intento decir Lalo.

Pero sus palabras fueron acalladas cuando Ana comenzó a cortar su pene justo entre ambas ligas, Lalo ya no hablaba su rostro denotaba dolor absoluto mientras daba alaridos de dolor mientras Gus trataba de soltarse con desesperación para ayudar a su casi hermano.

Ana apenas tardo unos segundos en cercenar el gran miembro de Lalo quien se desmayó de dolor casi cuando ella estaba levantando su pene cercenado, Ana dejo el pene cortado en la charola y con sus manos ensangrentadas tomo los grandes huevos de Gus que no trato de ofrecerle dinero, supo que ella no iba a poder ser comprada, solo la miro con furia y le dijo.

-“Te vamos a encontrar y matar maldita perra”. Dijo Gus
-“¡Lo dudo cariño!” Le respondió Ana al tiempo que comenzó a cortar su escroto.

-“AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHH”. Fue el alarido que dio Gus.

Pronto sus huevos estaban cercenados de su cuerpo para siempre, Gus también se desmayó luego de convulsionar por varios minutos.

Han pasado seis años desde aquel día, ambos aun trabajan en un burdel especial controlado por la mafia, donde mujeres maduras acuden para torturar y humillar a cuanto hombre está en aquel lugar, Gus y Lalo son ahora más que meros juguetes sexuales privados de cualquier placer sexual, hasta el último día de sus vidas.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LAS GEMELAS

Sandra y Elena son dos gemelas rubitas de ojos claros, de apenas dieseis años y vírgenes, al momento que todo paso las relaciones entre ellas eran especiales, iban juntas a todos lados, alegrando la vista a quien las veía pasar por partida doble pues las dos están muy buenas y (sobre todo en verano) solían y aun lo hacen vestir con prendas muy pequeñas, entre sus conocidos había el rumor de que eran un poco lesbianas y algo sádicas......


LAS GEMELAS.
Sandra y Elena son dos gemelas rubitas de ojos claros, de apenas dieseis años y vírgenes, al momento que todo paso las relaciones entre ellas eran especiales, iban juntas a todos lados, alegrando la vista a quien las veía pasar por partida doble pues las dos están muy buenas y (sobre todo en verano) solían y aun lo hacen vestir con prendas muy pequeñas, entre sus conocidos había el rumor de que eran un poco lesbianas y algo sádicas.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & Darksoul




Sandra y Elena son dos gemelas rubitas de ojos claros, de apenas dieseis años y vírgenes, al momento que todo paso las relaciones entre ellas eran especiales, iban juntas a todos lados, alegrando la vista a quien las veía pasar por partida doble pues las dos están muy buenas y (sobre todo en verano) solían y aun lo hacen vestir con prendas muy pequeñas, entre sus conocidos había el rumor de que eran un poco lesbianas y algo sádicas.

Aquel rumor de debía a que eran muy cariñosas la una con la otra, se hacían confidencias, vamos se llevaban muy bien y no tenían relación conocida con ningún chico de su edad, es ahí donde entre mi nombre es Luis de 17 años sin novia en el momento que todo paso vivía frente a Sandra y Elena, muchas veces coincidimos al salir de casa y siempre nos saludábamos, en ese momento me parecían dos chicas muy simpáticas y educadas pero por aquel tiempo comencé a notar algo distinto en sus miradas, una cierta picardía que me hacía estremecer.

Un viernes por la noche llaman a mi puerta estaba solo ya que mis padres se fueron a una convención de la especialidad de mis padres ambos eran publicistas veo por la mirilla de la puerta que son Sandra y Elena, supuse que se iban a alguna fiesta por lo guapas que estaban y debían de venir a pedirme algún favor o algo así, así que abrí y las invité a pasar, estaban muy sexys, las dos vestidas igual, minifalda, medias negras, blusa de seda blanca, zapatos de tacón, olían a rico y levemente perfumadas.

-“¿Quiénes serán los afortunados que las hagan suyas?” Me pregunte a mí mismo.

Las invité a tomar algo, aceptaron unos refrescos y se sentaron en un sillón de mi sala, cuando regrese con los refrescos me hicieron sitio entre ellas, y les pregunté a que se debía aquella visita, me respondió Sandra casi de inmediato muy cordial luego de darle un sorbo a su bebida.

-“Veras Luis, Elena y yo somos vírgenes, hemos tenido alguna experiencia pero todos los chicos con los que nos topamos son bastantes torpes y como tú nos gustas a las dos, y sabemos que eres bastante experto a juzgar por el número de novias que has tenido hemos pensado pedirte que tú nos desvirgaras”. Dijo Sandra de lo más natural.

¡Me quedé helado! Aquellas dos maravillas querían que yo las desvirgara. Como no dije nada porque aquello me tomo de sorpresa Elena dijo.

-“Si no deseas discúlpanos, pero teníamos que proponértelo porque nos pareces la persona más adecuada, además a las dos nos excitas…”  Pero de pronto dejo de hablar.

De manera súbita dio beso en la boca, seguido de otro, y fue en ese momento que reaccione y le meto un beso, en que nuestras lenguas se entrelazan, mientas comencé a quitarle su blusa, poco a poco, mientras Sandra me besa el cuello por el otro lado y comienza a quitarme la camisa, me besa el pecho, y mordisquea mis tetillas, mientras ya tengo las tetas de Elena a mi disposición y comienzo a masajearlas mientras nos besamos.

Aquello era como un sueño hecho realidad, aunque estaba en la gloria había un precio que debería de pagar por aquello, aunque en ese momento no lo sabía, Sandra que se había despojado de la blusa tomo mi cabeza y me beso también, pare de repente todo aquello lo que les sorprendió a ambas y les dije.

-“Si quieren que las desvirgue a las dos tendremos que tener un poco de orden y tendrán que hacer lo que les diga”. Les dije sintiéndome dueño de la situación, apenas había tenido sexo con dos chicas antes y no era ningún experto sexual como ellas pensaban.

Las dos aceptaron así que les ordene que se pusieran las dos una al lado de la otra delante de mí, me puse entre ellas les subí las minifaldas, con cada mano empecé a acariciar sus muslos subiendo cada vez más hasta llegar a sus húmedas prendas íntimas estuve un rato frotándoles las vulva con sus tangas puestas, luego se las abaje a ambas, e hice que se sentaran una a cada lado y comencé a masturbarlas mientras ellas me besaban y buscaban la bragueta de mi pantalón las masturbaba sincronizadamente a los dos sintiendo sus labios vaginales humedecerse cada vez más.

Cada poco introducía un poquito mis dedos índices en sus rajas, en un momento dado me levante y me metí entre las piernas de Elena tenía una vagina preciosa rosadita y con escaso bello rubio, comencé a lamberlo despacito escuchando sus gemidos, separé con mis dedos sus labios vaginales, buscando su clítoris y los labios menores para darle un repasito, los tenía voluptuosos muy salidos muy apropiados para darles unos suaves mordisquitos, cosa que Elena agradeció con unos gemidos, cuando levante la vista, cosa que me encantaba cuando le hacía eso a una mujer, para darme una perspectiva maravillosa, Veo a Sandra que le está lambiendo los pezones a Elena, así que era cierto, se entienden bien entre ellas pensé.

Luego de casi media hora de  juegos decidí que ya era el momento de desvirgar a Elena, le di el ultimo repaso lamiéndole muy rápido el clítoris e introduciéndole mi lengua en su vagina cuando noté que se corría insistí en su clítoris hasta que dejo de emitir sonidos se había corrido a base lambidas y tenía la raja bien lubricado así que le abrí bien las piernas y con dos dedos le abrí sus labios vaginales los separé y apoye mi glande contra ellos, estaba bastante bien dotado así que empuje con mucho cuidado mi grande y endurecido miembro.

Elena gemía despacito cuando noto la presión de mi pene en su vagina, se la introduje un poco más y comencé a moverme un poquito hacia delante y detrás, al poco noté que la humedad del sexo de Elena había aumentado así que se la metí de un golpe, ella puso los ojos en blanco y dio un grito corto, luego comencé a penetrarla despacio, los gemidos habían cambiado de tono y ahora ya eran gemidos de placer, sentí una su sangre bañar mis huevos mientras la penetraba, así como mi pene lo que hizo sentir muy bien.

Sandra que había estado observando me acerco su vagina a mi boca y al mismo tiempo que penetraba  Elena le fui comiendo su rajita, era exactamente igual al de Elena con esos característicos labios menores tan grandes que producían el mismo efecto al morderlos que a Elena, las dos gemían al unísono y eso resultaba insoportable para mi excitación que aumentaba por momentos así que cuando Elena se corrió estrepitosamente, me deje ir y me corrí sobre el vientre de Elena, la leche le llegó hasta las tetas y ella se la restregó por los pezones y el ombligo.

Sandra debió ver peligrar su desfloración al ver cómo me corrí, pero como tenía mi lengua en su raja llegándole hasta lo más adentro posible, además tenía 17 años y estaba muy excitado no tenía de que preocuparse, una vez Sandra se corrió en mi boca soltando un poquito de un líquido blanco que saboreé con gusto, me recosté en el sillón y puse a cada gemela a un lado, les pregunté si sabían hacer una mamada y me dijeron que no pero que estaban dispuestas a aprender, así que les fui dando indicaciones y ellas muy obedientes las fueron siguieron.

-“Elena tu lámeme los huevos, así y tu Sandra toma mi duro pene, retírale la piel del prepucio y métetelo en la boca con cuidadito sin tocar mucho con los dientes chúpalo y pásale la lengua como si fuera un helado”. Les ordene.

-“Así ¿ves cómo le gusta?” Añadí cuando comenzaron a chupar.

-“Ahora dejarme que les masajee sus rajas por detrás, así unos deditos en sus culos, Elena mójate el dedo índice en tu raja y métemelo por el culo, dame unas lambidas antes, así, Sandra ahora cámbiate, lambe mis huevos y tu Elena, ahora que está bien erecta lambe el frenillo, esa piel que une el glande con el resto, así muy bien, ahora lámbelo todo, métetelo en la boca y haz como si tu boca fuera tu vagina”. Les indique.

-“Sandra ha llegado tu hora”, Le dije luego de unos minutos.

Puse a Sandra a cuatro patas, le di los últimos lametones, le metí bien la lengua y le lambí también un poquito su cerradito ano, cosa que no le disgustó, le abrí sus labios vaginales como antes con dos dedos, apoye mi glande contra aquellos labios gordos y poco a poco se la fui metiendo, despacito, cuando ya estaba el glande dentro otra vez una agradable descarga eléctrica me recorrió, ella gemía un poco, despacito, luego un poco más rápido, pero solo la puntita había entrado, de nuevo note que la lubricación de Sandra mejoraba seguramente por las gotas de lubricante que mi pene iba dejando en su interior y de nuevo de un solo gran arrimón de mi cadera y tomo mi miembro estaba dentro de ella.

Sandra dio un leve gemido me quede quieto unos segundos sintiendo como algo de su tibia sangre resbalaba por mis huevos antes de empezar a bombear su vagina, los gemidos pasaron a gritos de placer y Elena para mi sorpresa me abrió las nalgas para posar su boca sobre mi ano, dándome un beso negro que me hizo estremecer, bombeaba mientras sentía la lengua de Elena aquello se prolongó un buen rato, dado que me había corrido ya una vez cuando las dos se habían corrido a gusto se la saque a Sandra y me puse de pie, las dos se pusieron de rodillas delante de mí, tomo mi pene con la intención de masturbarme y correrme en sus caras pero no me dejaron sus bocas se abalanzaron sobre mi palpitante erección

Me la chuparon hasta que me corrí en sus bocas, tetas y cabello, dando un gran gemido de placer. Lo que iba a ser una simple desfloración paso a ser un curso de iniciación al sexo para ellas, y una especialización maravillosa para mí, estaba todo agotado, bañado en sudor con mi pene palpitando goteando semen frente a ambas cuando de pronto Sandra sin previo aviso me dio un fuerte golpe en los huevos que me dejo viendo las estrellas, quede de rodillas sobre el piso, agarrándome los huevos, fue cuando Elena me coloco un paño sobre la boca y nariz que me dejo sin sentido casi de inmediato.

Me desperté en lo que parecía ser un baño con losas blancas por todas partes, estaba bien sujeto a una de las paredes, con los brazos extendidos a los lados y las piernas bien abiertas, tenía también un collar de metal que rodeaba mi cuello bien empotrado en la pared, otro anillo metálico rodeaba mi cintura, y sentía que algo fue introducido por mi ano muy profundamente era algo cilíndrico de al menos 25 cm de largo muy grueso casi se sentía como un tubo de una pulgada de diámetro.

Estaba amordazado con una mordaza de bola, por lo que por más que intenté gritar para pedir auxilio no lo conseguí, minutos más tarde Elena apareció portaba una minúscula tanga negra, con su madre, pensé que ella me ayudaría, pero para mi sorpresa y terror ella le dijo a su hija.

-“Buen espécimen hija será un buen esclavo eunuco para las dos, ahora límpialo, rasúralo y córtalo, ¡lo dejo todo en tus manos!” Dijo su madre para luego irse sin más.

Elena apenas se marchó su madre tomo una esponja, la humedeció y comenzó a pasarla por todo mi cuerpo, lavándolo suavemente, estaba limpiando mis muslos cuando Sangra apareció completamente desnuda con sus tetas rebotando con cada paso que daba, mi pene comenzó a levantarse al verla ya para ese momento estaba semi rígido y con su cuerpo al desnudo termino de endurecerse.

Sandra llego a donde estaba y tomo mi pene con una de sus manos para comenzar a masturbarme mientras su mano se deslizaba por mi pene ella dijo.

-“Disfruta ahora que puedes porque pronto ya no podrás como eunuco”. Dijo Sandra para reír sin dejar de masturbarme.

Cuando Elena termino de lavarme, salió sin decir nada, mientras tanto Sangre comenzó a darme una mamada estaba de nuevo en la gloria sintiendo mi duro erección en el interior de su boca, Elena tardo unos minutos en regresar para cuando lo hizo estaba casi por correrme, pero de pronto Sandra dejo mi pene y mis ojos se abrieron grandes al ver lo que Elena traía en su mano un elastrador ya cargado con dos ligas verdes.

Luche con todas mis fuerzas mientras Elena ayudada por Sandra pasaban cada uno de mis testículos por entre las estiradas ligas, sabia para lo que servían gracias a un video porno que vi varios meses antes, no deseaba perder mis huevos, pero nada de lo que hice evito que Eleva colocara las ligas en lo alto de mi escroto, mi pene por su parte estaba tan duro que apuntaba al techo, con gran cantidad de líquido pre seminal resbalando hasta mis huevos, Sandra tomo mis dos huevos con una mano y los jalo hacia abajo casi me los arranco de lo fuerte que jalo y entonces sentir el terrible apretón de las ligas sobre mi escroto.

Todo mi cuerpo se estremeció y de mi pene salieron disparados tres fuertes disparos uno de ellos impacto entre las tetas de Elena el otro en su plano vientre, fue el orgasmo más intenso de mi vida pero que el dolor que estaba sintiendo en ese momento se encargó de que no lo disfrutara, me sacudí de dolor por varios minutos hasta que me calme, entonces Sandra se inclinó y de un largo lengüetazo limpio el semen que aun quedo colgando de mi palpitante pene.

-“Espero disfrutaras de tu ultimo orgasmo como hombre”. Dijo Sangra.

Ambas se marcharon riendo dejándome ahí sufriendo un terrible dolor y aterrado sintiendo como mis huevos con cada segundo que pasaban se acercaban cada vez al punto de no poderlos salvar, los minutos se me hicieron horas y las horas una eternidad luche pedí ayuda hasta que ya no pude más, deshidratado y cansado el sueño me venció.

Me desperté cuando sentí que unas manos acariciaban mi pecho, desperté de lo que pensé era una pesadilla, pero no era todo cierto Sandra y Elena ahí estaban, las dos portando la misma tanga con sus tetas al aire, Elena me quito la mordaza, lo que fue un alivio y Sandra me dijo.

-“¿Cómo esta nuestro nuevo eunuco?” Pregunto Sandra.

Con lágrimas brotando de mis ojos le respondí.

-“Por favor… ¡Corten las ligas no quiero ser un eunuco por piedad! ¡Aún se pueden salvar!” Les suplique.
-“Jajajajajajaja” Ambas rieron a mi desesperada suplica.

Sus risas hicieron sentirme muy humillado, de pronto Elena dejo de reírse y me dijo.

-“¿Salvar? ¿De qué hablas? ¡Ya eres un eunuco para el resto de tus días!”. Dijo Elena.

Debí poner una cara de incredulidad ante sus palabras que ella añadió.

-“¡Ya no tienes huevos debajo de tu pene esclavo!” Dijo ella.

En ese momento levanto un escroto aun con una liga en la parte superior, ennegrecido y muerto con dos orbes en su interior, era mi escroto y huevos, sin poderlo creer lo que veía, baje la mirada muerto de miedo para ver que efectivamente mi pene colgaba entre mis piernas, pero sin mis huevos me habían castrado mientras estaba sin sentido.

-“¡NOOOOOOOOOOOOOO!” Grite de terror para luego desmayarme por el terrible shock.


Han pasado seis años desde aquello soy un fiel y sumiso esclavo eunuco, un juguete al servicio de Sandra y Elena, me mantienen en el amplio sótano debajo de su casa, nadie sabe que estoy ahí, si mis padres o alguien aun me buscan no lo sé, pero no creo que me encuentren nunca, mi pene se ha encogido tanto que apenas es visible, Sandra me ha dicho que pronto me cortara esa “cosita” como ella le llama ya que no sirve de nada. Soy el eunuco de unas gemelas y pese a todo creo que me encanta.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL

El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban......


LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL
El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [HUMILLACIÓN] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

Ana una mujer de 45 años, Raquel por su parte de 43 años, Ana la mujer de Tony y Raquel su amante de entre muchas otras, a las cuales les decía que era divorciado y las tenia completamente engañada. Ana y Raquel no se olvidaban de Tony, cada día pensaban en la venganza hacia él, hasta el día en que empezó a fraguarse la venganza.       

Raquel llamo a la puerta de Ana, al abrirla la puerta, entro rápidamente:  

-“Ya tengo la solución, se cual será nuestra venganza”. Dijo Raquel apresuradamente enseñando un libro a Ana.

-“La supremacía femenina, es un libro que por casualidad llego a mis manos comencé a leerle y me dio ideas”. Dijo Raquel entusiasmada.         

-“Explícame”. Dijo Ana mientras se sentaba para escucharla.         

Estuvieron hablando durante horas las dos, trazando un plan, secuestrarían a Tony y le someterían a las más inimaginables humillaciones y castigos, algo que nunca podría olvidar. Elaboraron una lista con todo lo necesario, en los siguientes días ambas estuvieron comprando todo lo necesario y alquilaron una casa un fin de semana a las afueras de la ciudad, todo estaba planeado, solo faltaba poner en marcha la ansiada venganza.     

Era viernes por la noche, Raquel llamo a Tony por teléfono, fingió estar llorando mientras le suplicaba que la perdonara, aunque por dentro solo tenía ganas de vengarse de aquel hombre que tanto daño le hizo, Raquel le dijo que quería verle, quedaron en un bar para charlar, Raquel se aguanto su ira y fingió todo lo que pudo al verle, Tony pensaba que había triunfado y se había salido con la suya una vez más, pero estaba muy equivocado, Estuvieron hablando tranquilamente, Raquel fingía muy bien su papel de arrepentida, En un momento de la conversación Raquel aprovecho el despiste para echar unos polvos en la bebida de Tony, el cual ni se dio cuenta y bebió su bebida tranquilamente sin saber que llevaba unos somníferos muy potentes, que le dejarían totalmente dormido y sin fuerzas.
           
Tony no tardo en comenzar a sentir realmente mal, Raquel le ayudo a llegar al coche con la excusa de que se le pasaría, pero el empeoro y se quedo completamente dormido, un sueño muy profundo debido a una gran cantidad de somníferos, ella arranco el coche y se dirigió a la casa donde se encontraría con Ana, tras un pequeño viaje llego a la casa, Ana la abrió la puerta de la cochera y entre las dos subieron a Tony a una habitación, la venganza de ambas estaba por comenzar.        

Por fin tenían delante al hombre que tanto odio les provocaba, sin mediar palabra entre ellas comenzaron a desnudarlo, le dejaron completamente desnudo durmiendo en el suelo, Ana y Raquel sacaron una mochila llena de objetos que habían comprado, Ana saco unas esposas , le puso las manos a la espalda y lo esposo apretando el metal a sus muñecas, era imposible que se liberara pero no querían correr riesgos y continuaron atándole las manos con una cuerda por las muñecas, ahora era imposible que se liberara.

Con los pies hicieron lo propio, le ataron los pies con fuerza con un buen manojo de cuerdas, se aseguraron que estuviese bien apretadas, ahora ya lo tenía como ellas querían, inmóvil y a su merced. Continuaron atándole, pasando una cuerda por los codos, una por las rodillas, todo lo habían leído del libro, lo tenían bien estudiado, acabaron inmovilizándole por completo. Una vez que estaba completamente atado le dejaron dormir, cuando despertara comenzaría la verdadera acción. 

Pasaron unas horas, Ana y Raquel entraron de nuevo a la habitación, cerraron con llave que guardaron en un lugar seguro, Tony estaba encerrado con ellas dentro e inmóvil, le esperaba algo que no olvidaría. Ana y Raquel se acercaron a él, Ambas comenzaron a darle pataditas para que despertara, ambas llevaban unas botas altas de tacón para la ocasión, al fin despertó, al hacerlo se llevo una gran sorpresa cuando vio a las dos mujeres juntas, primero hizo una sonrisa de burla y luego trato de ponerse de pie, para su sorpresa no podía moverse, ya que estaba muy bien atado, las cuerdas y esposas apretaban su piel fuertemente, no podía levantarse ni moverse.  

-“PERO QUE PRETENDEN, SUÉLTENME PARA DE PUTAS, O LAS MATARE” Empezó a gritarles, seguido de insulto tras insulto.    

-“Solo te lo voy a decir una única vez, cállate, no tienes nada que hacer ahora, lo haremos por las buenas o por las malas, tú eliges”. Raquel con tono muy amenazador y dominante le dejo en claro su situación.

-“PUTA SUÉLTAME O YA VERÁS”- le grito Tony.  
-“Bien será por las malas, te lo advertí”. Le recrimino Raquel.        
-“Dame algo para amordazarlo Ana”. Le pidió Raquel a su amiga. 

Ana saco de la mochila cinta de embalar, se la pasó a Raquel, cuando esta iba a empezar a amordazarlo, Ana la detuvo:        

-“Espera, méteselas en la boca” Ana dijo mientras se quito su calzón (braga) y se las dio a su amiga, Ambas se rieron,

Raquel se inclino sobre él y trato de metérselas, pero se resistía y no abría la boca, ella le tapo la nariz con fuerza, cuando abrió la boca para respirar ella comenzó a introducírselas, las forzó con muchas fuerza, presionaba la nariz y a la vez cada vez se las introducía más, al final entraron por completo, Alrededor de la boca empezó a amordazarle con la cinta de embalar, paso varias vueltas por su cabeza, ahora estaba bien amordazado, no podía emitir nada más que un leve gemido prácticamente inaudible.           

-“Hhhhhmmmmhhhh, hhhhhmmmmmhhhhmmm” Decía Tony.      

-“Ahora grita lo que quieras cerdo”. Raquel con odio le dijo y le soltó una terrible bofetada en la cara.

-“¿Bien que te apetece que le hagamos primero Raquel?” Le pregunto Ana.        

Ella se inclino sobre Tony de nuevo y pegando su cara a la de él dijo.      

-“Azotaremos su nalgas hasta que pida piedad, pero creo que no podrá hacerlo amordazado”, Raquel dijo y comenzó a reírse, estaba disfrutando mucho, era el momento que tanto tiempo deseaba.      

Ambas sacaron de la mochila dos pares de guantes para lavar trastes de goma d color amarillos que habían echado en la mochila, se colocaron bien los guantes a sus mano y sus dedos, cuando terminaron tomaron un cinturón, Raquel fue la primera, lo doblo por la mitad y se acerco a Tony, Ana se acerco también, entre las dos le dieron la vuelta y le pusieron bocabajo, Ana se sentó encima de Tony impidiendo que se moviera, Ana era más pesada y dejo su peso sobre él, ahora no podía moverse nada, Raquel se aproximo a Tony y de pronto descargo el primer azote sobre sus nalgas, se escucho un leve gemido de su boca amordazada, Raquel comenzó a reírse y comenzó a azotarlo una y otra vez, su brazo descargaba el cinturón una y otra vez con fuerza sobre las nalgas de Tony, que empezaron a ponerse rojas, cada vez dolían más los azotes y ella seguía sin ningún tipo de piedad, tenía las nalgas completamente rojas cuando paro.         

-“Toma Ana, dale su merecido a este cerdo” Dijo Raquel al entregar el cinturón a Ana y se cambiaron de posición,

Para continuar azotándolo sin piedad, Ana comenzó a descargar el cinturón en las nalgas de su marido, con cara de rabia azotaba una y otra vez a quien la engaño por completo, estuvo unos minutos azotándolo, cuando paro Tony tenía las nalgas completamente marcadas, ya había sufrido las primeras consecuencias, pero aun le esperaba demasiado de aquellas mujeres.       

-“Dale la vuelta, quiero verle la cara”, Dijo Ana.

Entre las dos le dieron la vuelta y Tony tenía cara de estar pasándolo realmente mal, ojos llorosos y sudado, Raquel se sentó sobre su pecho.          

-“MÍRAME A LA CARA CERDO”. Le dijo gritándole.

De pronto otra bofetada se estrello en la cara de Tony, con fuerza, Raquel se ajusto el guante y siguió mirándole fijamente, pronto le propino una nueva bofetada, empezó a darle bofetadas con su mano enguantada a Tony en la cara, sin apartar su mirada, bofetada tras bofetada, hacia una pequeña pausa mirándole con cara de odio y volvía a soltarle otra, como hicieron con los azotes luego continuo Ana, su guante de goma se estrellaba en la cara de Tony una y otra vez, estaba siendo castigado duramente y humillado ante las dos mujeres que buscaban venganza. La cara de Tony se volvió colorada, quedando adoloridas las nalgas y la cara.    

-“Se está haciendo tarde” Le dijo Ana a Raquel.         
-“Mañana continuaremos, ahora vamos a dormir” Ambas se miraron y rieron.    

Ambas con la mirada sabían que iban a hacer, Raquel se puso a la altura de Tony, se agacho poniéndose en cuclillas y aparto su calzón a un lado y comenzó a orinarle, lleno su rostro con su orina, cuando termino le miro riéndose y le soltó un nuevo bofetón, Ana hizo lo mismo, le orino la cara, ambas sintieron mucha satisfacción al hacer aquello. Ambas se quitaron sus guantes y se lo arrojaron a la cara.         

-“Mañana continuamos cerdo” Dijo Ana.

Ambas salieron de la habitación cerrándola con llave, Tony apenas pudo dormir en toda la noche, su situación no se lo permitía, la puerta se abrió a primera hora en la mañana, Ana y Raquel entraron en la habitación, Ambas iban vestidas con un camisón, se acababan de levantar y fueron a ver a su prisionero, se aproximaron a él.          

-“¿Que tal has dormido Cerdo?” Le pregunto Raquel.           

Raquel le piso la cara con su pie descalzo y apretó su pie contra la cara de Tony.          

-“Contéstame estúpido”. Le recrimino Raquel.

-“HmmmHmmmHHHmmm”. Fue lo único pudo salir de la boca de Tony.

-“Hueles mal Cerdo, habrá que lavarte”. Le recrimino Ana.

Ambas mujeres se echaron una mirada cómplice y dejaron asomar una sonrisa de su rostro, las dos mujeres volvieron con un cubo de agua en sus manos, ambas se pusieron al lado de Tony, levantaron el cubo y empezaron a echarle el agua por encima, comenzaron a lavarlo como a un animal, ambas comenzaron a reírse y burlarse, las dos mujeres se reían a carcajadas, estaban disfrutando, con su venganza.

La mañana trascurrió para Tony bajo la atenta mirada de las dos mujeres, entraban y salían de la habitación, no querían que nada saliera mal, pusieron mucho cuidado en todo. Pronto llegarían más humillaciones para él, Raquel entro en la habitación, tras ella Ana con un recipiente en la mano.

-“Hora de comer, vamos a quitarte la mordaza, ni una sola palabra o te azotamos de nuevo”. Le dijo con tono amenazador Raquel a Tony.

Le quitaron la mordaza de su boca, Tony en un tono muy sumiso pidió que le soltaran, Ambas no hicieron caso a sus palabras, Ana tomo sus guantes de goma del suelo y se los coloco nuevamente, inclinándose hacia la cara de Tony,       

-“Sin mi nunca has sido nada, siempre has comido de mi mano”, Le dijo Ana,

Acto seguido ella tomo un puñado de comida con su mano enguantada y se la puso en la boca a Tony, quien comenzó a comer del guante de Ana, ella lo estaba humillando y haciéndole saber quién mandaba, Tony tenía hambre y sin decir nada comía de la mano de su mujer, sin rechistar comía del repugnante guante de Ana, ella disfrutó viéndole en aquella situación, mostrándole su superioridad. Raquel quiso también humillarle, volcó el plato de comida en el suelo y con su bota lo piso.   

-“Vamos come”. Ella le piso su cara con su bota contra la comida, el continuo comiendo, Raquel estaba llena de orgullo, una sensación de satisfacción la recorría su cara. 

Las dos mujeres habían cumplido con creces su venganza, pero no habían terminado la llevarían hasta el final, le sometieron a crueles castigos y humillaciones a lo largo del día, su peor castigo llego por la noche, Tony había conseguido quedarse dormido, Raquel y Ana entraron en la habitación, cerraron con llave como hacían siempre, se dirigieron hacia Tony, una bofetada en su rostro le despertó.   

-“Vamos a dejarte marchar, pero antes deberás suplicar perdón por todo el daño que nos has hecho”. Con voz muy seria y tranquila se dirigió Raquel a Tony.   

-“Lo siento, lo siento, no lo haré mas”. Se apresuro a decir Tony.   

Ana conmovida por la rabia le soltó un terrible bofetón a Tony.     

-“Así no estúpido, hazlo bien si quieres irte”. Le recriminaron.      

Raquel se puso delante de Tony y se agacho sentándose en su cara, se subió la falda y dejo caer su culo en la cara de Tony. 

-“Suplica perdón mientras besas mi culo”. Raquel estaba muy seria esperando verle suplicar y hacer menor su dolor que tanto la había hecho ese hombre.

Tony suplico todo lo que pudo, se arrastro, se humillo, suplico, pidió perdón, se insulto a sí mismo, beso el culo de Ana y de Raquel, se humillo todo lo que pudo con tal de salir de ahí. Ana y Raquel sonreían, ahora tenían lo que tanto habían deseado, por fin se sentían bien, su venganza las había calmado.

-“Ahora dejarme ir”. Suplico Tony.       
-“NO”. Contestaron rotundamente ambas.        

-“Me lo prometieron, par de putas, zorras… son unas mmmmhhhhhhhmmmhmhm”. Decía Tony cuando fue amordazado de nuevo.

Volvieron a amordazarlo para no escuchar sus insultos y gritos, las dos mujeres se dirigieron tranquilamente a la bolsa, para sorpresa de Tony sacaron de ella unos arneses tipo Strap on, que son arnés con un pene falso, Ana había ido a un sex shop a comprarlos, lo tenían planeado y ahora iban a llevarlo a cabo, Ambas comenzaron a desnudarse, Raquel tuvo una cruel idea, se acerco a Tony con sus medias en la mano, le coloco su media en la cabeza, le tapo la cara con su media, Tony estaba amordazado y con la presión de la media en su cara, era un cruel castigo.  

Ana y Raquel se acercaron con el arnés ya bien ajustado, entre las dos le levantaron y le apoyaron en una silla, las dos mujeres se pusieron sus guantes y comenzaron a meterle sus dedos con vaselina por el ano, Tony gritaba pese a la mordaza, pero lo peor llego después, ambas fueron turnándose e introduciendo el gran pene falso por el ano de Tony, le sodomizaron una y otra vez, Tony solo podía gritar contra su mordaza, Tony sudaba a chorros por el calor, el sufrimiento que sentía, inmóvil, amordazado, una media en la cabeza y aquellas dos crueles mujeres sodomizándolo.           

-“Así aprenderás a tratar a las mujeres”. Le recriminaron a Tony mientras seguían metiendo y sacando el pene falso de su ano, violándolo cruelmente.  

Para cuando ambas terminaron de violarlo a Tony ya no le quedaba nada de orgullo, estaba humillado y castigado, nunca olvidaría todo lo sucedido, la venganza de ambas se había cumplido, dejaron a Tony en el suelo y se fueron, al día siguiente ambas bajaron de nuevo para despertarlo iban desnudas, con una expresión en su rostro extraña.

Raquel le alzo la cabeza a Tony tomándolo de los cabello, le escupió en la cara y le dijo mirándolo firmemente a los ojos.

-“Te vamos a hacer gozar y más vale que lo disfrutes porque será la última vez que te corras en tu patética vida cerdo”. Dijo Raquel mientras masturba a Tony.

Cuando el pene de Tony estuvo lo suficientemente endurecido, ella se lo llevo a su vagina y se dejo caer, los huevos de Tony rebotaron en las nalgas de Raquel del fuerte sentón que ella le dio, ella comenzó a cabalgarlo, con fuerza, apoyando sus manos sobre el pecho de Tony sus gemidos eran sonoros estaba gozando lo mismo que Tony, fue por eso que no vio a Ana sacar de la  bolsa un burdizzo, apenas y sintió como fueron tomados sus huevos para ser colocados entre ambas mandíbulas de acero.

-“MMMMMMMMhhhhh, AAAAAHHHHHH” Gemían Raquel y Tony.
-“Me VENGOOOOO” Grito Raquel.

Sus jugos rebosaron de su vagina mojando incluso los huevos de Tony pero no se detuvo siguió cabalgándolo hasta sentir que su pene comenzó a tener contracciones, le hizo una seña Raquel a Ana que Tony no vio, y cuando Raquel sintió el primer gran disparo de la leche de Tony en su interior se lo hizo saber a Ana por una seña.

Ana entonces imprimió en las manijas del burdizzo que sostenía con ambas manos toda la fuerza que pudo,  cerrando las mandíbulas sobre la parte alta del escroto de Tony cuyos ojos se abrieron grandes y su pene lanzo un chorro tremendo que hizo gritar a Raquel al sentirlo.

-“AAAAAAAHHGGGG” Grito Raquel.

Los ojos de Tony se pusieron en blanco y todo su cuerpo comenzó a convulsionar sin parar por varios minutos hasta que quedo sin sentido, cuando Raquel se desmonto de Tony una gran cantidad de semen que se escapo de su vagina cayó sobre su vientre, Ana tomo un poco de esa leche y se la llevo a la boca para luego decir.

-“Vaya debo decir que voy a extrañar el sabor de la leche de este cerdo”. Dijo Ana, y ambas rieron.

Tony no tardo en ser de nuevo drogado con somníferos, cuando despertó estaba en aquella habitación libre, sin rastro de Ana y Raquel, Tony se levanto sintiendo mucho dolor como pudo se marcho de aquella casa, Tony apenas podía caminar por los castigos que había sufrido, azotes, violación y castración… con su orgullo por los suelos por las humillaciones sufridas, Tony había recibido lo que se merecía, nunca dijo nada de hacerlo todo mundo sabría que era un eunuco algo que su mente de macho nunca podría soportar, simplemente desapareció. 




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

LA CÁRCEL

Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido......


LA CÁRCEL
Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Luisiose1985ab





Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido.       

Y yo seguía aquí atrapado en la monotonía, hace un par de días me había mirado en un espejo, ya no era el mismo.  Unas grandes ojeras, bastante demacrado y estaba consciente de mi pérdida de peso. La blancura de mi piel resaltaba más todos esos rasgos. Lo único positivo de esos últimos días fue que el diablo, el jefe de la cárcel, había conseguido a otra víctima a la cual romperle el culo y se había olvidado de mí pero igual estaba a sus órdenes.   

La única persona que se preocupaba por mi era Chiquitín, mis viejos amigos habían desaparecido y mi madre abandonado así que estaba en manos de él. Nunca pensé que sería tan débil, hace unos meses atrás trataba a todos como una mierda y creía tener el control de todo pero ahora era al revés. Chiquitín se estaba haciendo cargo del dinero de mi pagos (un monto que todos los presos debíamos pagar para protección) sino podría correr con la putísima suerte de irme muchísimo peor de lo que ya me iba.  

En mi mente estaba algo bastante claro cuando llegue aquí y es que no me gustaban los hombres, después de que el diablo y su grupo me violaran se había remarcado esto pero el destino me estaba jugando sucio. Mi miedo era un presagio. Aunque Chiquitín quería entablar una relación conmigo, yo me negué. Le repetí una y otra vez que no me gustan los hombres y que no disfruto con ellos pero él fue claro al decirme “que así no quisiera terminaría teniendo sexo con él”.      

Todavía recuerdo cuando nos besamos en su cama y toda esa sensación de protección que genero ese momento que de una u otra forma hizo mella en mí pero aun así no podía, nunca había pensado que le tendría miedo al sexo. Una noche pasó lo que debía pasar, ese gigante me jalo de la cama y de un empujón me lanzo a la suya, se monto sobre mí y no venia por las buenas ya eso lo había intentado, reconozco que soy un cabeza dura. Si algo debo agradecerle a mi compañero de celda es que siempre fue sincero sino la situación en la que estoy ahora no sería tan buena dentro de lo que cabe.         

Me había inmovilizado con su peso y fuerza, rompió mi camiseta (franela) y me quito lo demás en segundos. Había tratado de escaparme pero él es una mole lo que facilito todo el trabajo. Aquel cincuentón ya no era mi amigo, ya no era mi protector su semblante había cambiado y desde hacía unos días sabia que se estaba cansado de mi fragilidad, de mis negaciones y egoísmo. Me volteo en la cama y con el pantalón a medio bajar dejo a su disposición lo que quería de mí. Mis lágrimas caían y yo estaba en silencio.        

-“Si grito será peor”. Pensé.         

Ese no era el pene del Diablo ni de cerca, trataba de apartarme pero yo sabía muy adentro que debía hacerlo aunque no podía imaginarme con ese pene dentro de mí. Sus dedos empezaron a entrar en mi culo llenos de saliva, primero uno hasta llegar a 4 lo que me provoco bastante dolor.
Pareció eterna mi preparación.

-“Esto lo hago por tu bien chiquito, yo te salvare de ti mismo”-Susurro Chiquitín quien estaba obstinado.

Puso su ene en mi ano y empezó a jugar con su glande sobre él, de un lado a otro pero no paso mucho hasta que de un intento entro el glande.

-“AAAYYYY”- Grite y luego mordí el colchón.         

No había dejado de entrar, en menos de un minuto ya estaban sus 25 cm hasta el fondo y no era lo largo sino lo grueso lo que realmente me estaba causando daño. Me sentía estallar, con el dolor y las paredes de mi culo estirándose a cada segundo y unas ganas de cagar me inundaron pero no podía hacer nada. Chiquitín estuvo aplastándome con su gran cuerpo mientras su pene estaba adentro de mi, hasta que unos minutos después empezó con el mete y saca que desataron mis gritos. Cada persona en la cárcel debió escucharme, la forma en la que ese pene abría mi culo no me dejo guardar nada para mí.         

Todavía recuerdo mis contracciones cada vez que ese pene abría mi culo de manera lenta pero concisa. Él no me dio descanso y aunque no fue tan brusco como Diablo me sentí morir. Chiquitín se corrió en mi culo, todo eso fue para mí una eternidad. Quedo dormido encima de mí con su pene adentro aunque yo no podía conciliar el sueño, me sentía como una puta. No podía acostumbrarme a sentir la humedad en mi culo y como se habían abierto las paredes. Me ardía pero era algo soportable nada comparado con el primer momento de la penetración.        

Después de 3 noches, se repitió la misma situación diariamente hasta que el dolor se fue borrando de esa manera tan maldita y hay algo que no puedo dejar de confesar, perdí todo placer al sexo. Más que un acto que se disfruta, el sexo paso a ser algo que solo debía hacerse. Hubo un día que desperté con la conmoción de los presos, algo se avecinaba y yo no sabía la razón. Había amanecido como dicen por allí con las sabanas pegadas a los cachetes aunque chiquitín no me había usado en la noche.

-“Buen día”-Me había sacado de mi letargo chiquitín- Levántate que el día de hoy será largo.


-“¿Más largo?”-dije totalmente contrariado-¿Qué se supone que se hará hoy? ¿Nos vamos para la playa?

-No Diego, no has tenido la dicha de conocer lo que pasa cuando llega un violador.

Dentro de la cárcel es día de fiesta cuando llega un violador, eso ya lo sabes y también todo el mundo. Hoy es la venganza de los presos a lo que a su criterio merecen un trato peor.

Estaba un poco agitado porque no sabía del todo como iba a resultar, empecé a reflexionar y como siempre caí en cuenta que mi vida estaba tan llena de caminos por alcanzar que no vi cuando agarre el camino equivocado y la convertí en una simple mierda. Por eso estoy aquí, porque algunos errores se pagan caros y aquí estoy con mis deudas.         

Un mes después del encuentro con Diablo ya no sabía quién era, me sentía sucio siempre tenía la sensación de que los demás sabían lo que pasaba aunque de hecho lo ignoraban porque era algo normal ahí. Me aislé casi del todo y digo casi porque chiquitín fue el único que pudo mantenerse conmigo. Hoy me hundiría en la miseria por estas leyes de la cárcel, si tuviese la oportunidad de apretar un botón para hacer estallar esta mierda, la volaría conmigo mismo adentro.        

-“Los guardias han avisado que hoy viene un violador, hoy debes ser fuerte porque lo que veras no será fácil” -Dijo Chiquitín con su cara seria-El violo a un familiar cercano a uno de los jefes.

-¿Entonces lo van a matar?- pregunte inocentemente.           
-Si, le llegará su hora pero todavía no.   

VIOLACIÓN

Los guardias habían desaparecido, no había ni uno a la vista, el patio estaba inundado de presos como nunca antes haciendo filas obedeciendo al que tiene el verdadero poder. 

El violador debía ser sodomizado por todos, eso es pan de cada día y no solo en las cárceles de Venezuela.

Un hombre blanco, de 40 años, bastante flaco y de cabello castaño yacía inmovilizado por una cuerda en su cintura, estaba boca abajo y sus manos amarradas descansaban en su espalda. Una mesa modificada estaba siendo utilizada para dejar su boca y culo a disposición de todos. Se notaban los moretones en sus costillas, piernas y cara de los muchos golpes, sus ojos rojos, la cara llena de líquidos viscosos y su culo abierto asemejaba un volcán de donde brotaba un líquido blancuzco.

Hace un par de horas era un culo virgen que ni siquiera había probado un dedo, a las 11 de la mañana ya lo habían utilizado más de 100 personas. La cámara de un teléfono grababa como un mulato con un enorme pene no dejaba ni respirar al violador, las babas habían hecho un charco en el suelo y se habían unido con la leche que había depositado hace segundos. Su cara roja y sus muecas reflejaban la desesperación pero no tenia manos para defenderse solo debía soportar. Cuando chiquitín se acerco al sujeto, todos empezaron a gritar elevando los ánimos de los que esperaban en la fila. El morbo y la perversión ya no era simplemente algo de las celdas sino de los pasillos y del patio interno.   

Ese hombre con cuerpo de aquellos que trabajan en el campo debido a su espalda ancha y unos brazos enormes, de apodo Chiquitín, sabía que él era el espectáculo y se notaba que lo disfrutaba. Con semblante relajado, casi inexpresivo y con paso seguro, desabrocho su pantalón y los dejo en el suelo, dejando ver una carpa monstruosa. Luego bajo un bóxers rojo y apareció un pedazo de carne de 25 centímetros y que no podía ser rodeado por sus propias manos. Se masturbo unos segundos, coloco un preservativo que estrangulaba su pene, lanzo un escupitajo y luego fue en busca de ese culo.

-“Chiquitín, chiquitín, chiquitín”-Todos gritaban.       .

Su glande se había colocado en el dilatado ano del hombre, empujo medio pene y se escucho al ahora violado gritar con toda sus fuerzas y bajaban lagrimas por sus cachetes, luego entro la mitad faltante y sus gritos fueron minimizados por la multitud de presos que disfrutaban. Ese enorme pene empezó a salir una y otra vez de ese culo que aunque ya había albergado decenas pero ninguna de la magnitud de Chiquitín por lo que la dilatación todavía no era suficiente para albergar tan monstruosa erección. Un maracucho coloco su pene en la boca para tapar los gritos, elevando el desespero del ahora violado que trataba de soltarse sin ningún resultado.      

Minutos después Chiquitín había tomado un ritmo bastante violento y de la nariz del violado salían mocos y otros flujos, volviéndose una pesadilla para aquel hombre que ya casi no reaccionaba, se había forzado tanto en obtener bocanadas de aire pero eran casi imposibles. Fueron 20 minutos con el monstruoso pene en su culo hasta que Chiquitín pego un grito y acelero las embestidas, luego se saco el preservativo lleno de líquidos blancos y descargo todo el contenido en la espalda de su víctima.

Fueron un par de horas las que espere para llegar a mi turno, yo estaba sorprendido con el espectáculo que había dado Chiquitín, nunca lo había visto de esa forma. Ahora no me preocupaba tanto aquel preso sino que yo también debía ser parte de todo eso, Chiquitín me había dado una pastilla de viagra porque si no lo hacía, podía meterme en más problemas. No sé cómo me atreví, ni como lo hice. Me había puesto un short previendo la situación, escogí su boca y sus babas asquerosas en contacto con mi pene que después me resultaron excitantes, utilice su boca como utilizaba a mis novias y como llevaba muchos días sin eyacular, acabe en su garganta dejándolo sin respiración.

Desde que había entrado en la cárcel no había podido ni siquiera gozar de una buena masturbación y ahora como una broma de Dios, sentía placer. Diablo y su grupo me veían como un pedazo de carne, se hablaban por lo bajo y reían pero no sé cómo logre no dejarme intimidar. Me largue con el corazón acelerado y fui a mi cama donde no pude aguantar más.       

Los gritos, su asfixia y su desesperación quedaron en mi cabeza. Recordé cada vez que Diablo y Chiquitín me habían hecho a quien estaba siendo utilizado por todos en la cárcel. Me hundí más…

Esa noche mi compañero no me bajo a su cama. El sabía el estado en el que estaba y agradecí a Dios que esa noche no me tocara. Últimamente me mantenía inexpresivo a todo aunque la amargura me fue dominando. Si hace unos meses atrás me hubiese dicho que iba a tener una pareja hombre e iba a estar en la cárcel iba a preferir un tiro en la sien pero cuando la vida te quiebra todo lo que era empieza a tambalearse.

Y como si la vida no me hubiese tratado lo suficientemente mal. Unos meses después, mi compañero de celda fue trasladado a Miranda donde residía su familia. Me había sumido en la impotencia cuando me entere de todo esto, sufría de ataques de pánico pero solo me quedo ser fuerte. El era lo más parecido a un amigo y sumado a eso, ya no tenía un protector que a cambio de favores sexuales me facilitará las cosas. Era una locura, el mismo que me violaba me ayudaba. Gracias a él, Diablo había dejado de buscarme y ahora gracias a mi mismo, estaba perdido en esa maldita cárcel sin nadie.

-“Espero que te vaya bien Diego, no te aconsejare porque nunca me escuchas así que adiós”-Dijo con la cara algo descompuestas y dejo en mis manos una cepillo de dientes con lo que parecía ser una hojilla, improvisando una navaja.

Como era de esperar mis miedos florecían de nuevo, sin protección y sin dinero quede a merced del grupo de Diablo. Pase a ser parte literalmente de las putas. Diablo era el jefe de esta cárcel y aunque tenía enemigos igual contaba con la mayor cantidad de aliados, armas y drogas. Muchos de los guardias estaban comprados por él, maldita sea el dinero. Y así fue como pensé que quede en la celda de “Caraca”, uno de los tantos súbditos. El mismo me había elegido cuando llegue con mis cosas y no sabía que carajos hacer.

Debía tener 23 años y para serles sincero no era agraciado, un flaco, de piel oscura, alto y cuando hablaba denotaba su poca educación pero la vida me había deparado eso. Sin llegar la noche me había puesto a mamársela, tenía un pene normal pero su dureza y una curva hacia arriba me dificultaban el trabajo. La rudeza con la que utilizaba mi boca me provocaban arcadas y con ellas un sinfín de babas. A diferencia de Chiquitín le gustaba jugar con su pene por mi cara. Lo bueno es que no pasaba mucho tiempo hasta que llegaba su leche directa a mi garganta y sentía alivio.

Ese mismo día en la noche me obligo a chupársela de nuevo y siguiendo sus órdenes tuve que probar un pene, el cual fue como un golpe en la cabeza, me perdí entre su pene hasta de nuevo hacerlo acabar. Por recompensa a mis servicios antes de irse dejo en mis manos dos porros y un encendedor. Todo esto había sido un paseo con lo que venía, esa celda se había convertido en un puticlub. Aunque la cárcel necesitaba más celda ya que en algunos lugares convivían más de 10 presos, yo tenía esa celda para mí.   

A todas horas venían los amigos de Diablo y aunque había pensado que esa celda era la de Caraca me equivoque, el solo se encargaba de la puta preferida de Diablo el cual nunca me volvió a tocar, para eso les pagaba a los guardias para pasar prepagos que le hacían todos los servicios y cuando se antojaba de un culo virgen buscaba entre la carne fresca. Debía pasar casi todo el día desnudo dispuesto a lo que me hicieran. Sé que todos tenemos una opción pero hacer resistencia solo era agravar la situación, cuando mi primera violación casi no podía dormir del dolor no solo en mi culo sino en todo mi cuerpo. Entre en un estado de depresión y eso sumado a las drogas que cada día me metía empeoraba todo.           

Era la puta especial para ellos y no lo digo por simplemente decirlo realmente era así, mi cara, mi contextura y hasta mis vellos, me hicieron el platillo más apetecible. Solo me dejaba hacer, cada vez necesitaba más de la anestesia que me provocaban las drogas. Fui convirtiéndome en un maestro del sexo ya que todos los días pasaban no menos de 20 personas por mi boca, culo o ambas. Debía cumplir un cronograma que incluían las comida, aseo y hasta hacer ejercicios. A diferencia de otros reclusos que los habían convertidos prácticamente en mujeres yo debía parecer, actuar y ser un hombre pero dispuesto a saciar la sed. De los demás hombres.     

Nunca volví a sentir una erección mientras tenia sexo a menos que me obligaran a tenerla como había pasado muy pocas veces o en las mañanas al despertar. La idea de todo era humillarme como el hombre que era aunque yo solo era un cuerpo dispuesto a todo, un espíritu partido. Su excitación se basaba en mi miseria, en mi dejadez en la rudeza de sus penes cuando me penetraban y yo no podía hacer más que gritar. Hubo una vez que más de 10 sujetos, no recuerdo bien, me rodearon.

Era un fin de semana y uno de ellos estaba cumpliendo años, entre whiskey, sexo y mucha droga se celebró.

Fue en el baño, yo estaba arrodillado en el piso bajo los efectos de una raya de cocaína esperando que la fiesta comenzara. Esos hombres me hicieron mamarles sus penes hasta el cansancio, mientras uno me penetraba otro me daba de comer y mis manos masturbaban a los otros por turnos. Había aprendido que mientras más placer le diera más rápido terminarían, esa era mi nueva ley. Acostado en un banco, hacían rayas de cocaína en mi cuerpo y las absorbían con sus narices.

A mí me hacían oler constantemente desde sus penes lo que me provocaba una sensación que he pensado que disfrute.

Entre alcohol, coca y marihuana transcurrió la fiesta. No sé cuantas veces hice acabar a esos hombres pero recuerdo la sensación de la leche pegada a mi piel y saliendo de mi culo. Luego que esos hombres me utilizaron, estaba demasiado drogado me habían hecho consumir mucho no recuerdo muy bien por esto mismo, tal vez haya sido mi imaginación pero me vienen imágenes de dos guardias que me utilizaron como favor por la fiesta, no recuerdo sus caras pero recuerdo dos personas en uniforme.        

Situaciones como estas se repitieron una y otra vez, era intocable pero a la vez estaba perdido. Me hice adicto a la cocaína y todos los días obtenía mi dosis, estaba acostumbrado al sexo y a donde quisieran que fuera iba para tenerlo. Las conversaciones que tenia con prácticamente mis dueños eran como “mamela”, “tomate la leche” o “abre ese culo” algunos travestis hablaban conmigo en descansos pero nada en profundidad.        

Como todos los excesos y la sed por poder nunca trae paz, mucho había durado esa tranquilidad. Había comenzado la guerra entre el grupo de Diablo y Paco, fueron dos días de tiroteo, puñaladas y peleas. Caraca murió y muchos de los que habían estado conmigo. Diablo había sido derrocado, murió de más de 50 tiros, su enemigo le pidió a los integrantes que trabajaran para él pero se negaron. Eso originó que la pelea siguiera por varios días más pero todo esto termino por fortalecer a Paco.

Mientras tanto yacía encerrado en la celda, pasando los efectos de la abstinencia a la coca. Gracias a Daniela una travesti que me ayudó a pasar todo este proceso no fui víctima de toda esa guerra. Todavía recuerdo que sudaba muchísimo, el malestar en el cuerpo era muy fuerte, todo yo estaba sumido en un mundo donde el nerviosismo, la paranoia y hasta los ataques de pánico me tenían descontrolado.           

Cuando la cárcel se tranquilizo, yo todavía estaba pasando todo esto. No sabía lo que me pasaba hasta después cuando Pacho, mi nuevo compañero de celda me explico todo tiempo después a veces tenía sexo con Pacho por gusto pero paso más de un año para que ocurriera. No es un bruto haciéndolo y con él empecé a sentir el verdadero placer. También continué intercambiando favores sexuales con algunos presos pero de mutuo acuerdo.    

Sin embargo cuando las cosas parecían mejorar, algunos de los antiguos secuaces de el Diablo me tomaron una tarde me llevaron al baño me desnudaron me amordazaron y me violaron hasta el cansancio. Aquello no era nada inusual pero cuando terminaron de saciar sus ansias de seco y de venirse varias veces en mi culo vino lo peor. Dos de ellos tomaron mis piernas y me las abrieron mis brazos fueron atados una regadera lo que dejo mis huevos expuestos y colgando. El jefe de ellos comenzó  darme patadas y puñetazos en los huevos tan fuerte que creí que era mi fin.

Luego de cómo 20 minutos de esos brutales golpes usando una navaja, me abrió mi bolso de piel lampiño desde hacia tiempo justo por la mitad. La sangre broto de inmediato y el hombre solo apretó mi abierto escroto para que mis dos testículos ya muy hinchados brotaran del interior de mi escroto sangrante. Ambos testículos quedaron colgando, el hombre los tomo los jalo y exprimió con fuera con su mano, mi pene palpito y expulse mi última carga viril de mi vida, fueron tres fuertes disparos de mi espesa leche que cayeron sobre mi pecho y abdomen, del ojo de mi glande aun brotaba semen cuando el hombre me corto los huevos con una navaja hecha con cepillo de dientes. Todo mi cuerpo se sacudió con violencia ni siquiera note cuando corto mi prepucio, circuncidándome pues creo que para ese momento estaba ya sin sentido.  

Luego de aquello pase mese inmerso en una terrible depresión nunca lo había confesado pero hubo un momento que pensé en suicidarme, en agarrar el arma de los amigos de Diablo y dispararme pero no sé porque razón no lo hice en su momento, quizás me faltaron huevos para hacerlo.          

Ahora soy uno más en estas paredes, lo acepto y sé que estas rejas te cambian por completo. Solo puedo aconsejarle esto a los que andan por malos caminos, cuiden sus vidas. También pensé que me estaba comiendo el mundo y nunca me pasaría nada, que haría lo que quisiera y después terminaría en una isla del Caribe gastando millones.      

Pero la realidad es otra y no saben cuánto me arrepiento de destruirme a mí mismo y a mi familia. Hoy en día ayudo a los nuevos reclusos en caso de violación y aunque es imposible evitarlas, los consejos y algunos trucos pueden cambiar su vida.

Aquí en esta cárcel he dejado parte de mi mismo, espero que sirva de algo mi sacrificio y experiencia.




Autor: Luisiose1985ab       Adaptador: DarkSoul

LOTE PARA LA SUBASTA

Los doce de nosotros nerviosamente caminábamos alrededor de la pequeña habitación. Algunos intentaban hacer una pequeña charla mientras que otros prefirieron mantenerse en silencio. El más viejo todavía no tenía 18 años y el más joven tenía unos quince años, pero tenía una tarjeta de identificación que indicaba que acababa de cumplir dieciocho años. Eso no era infrecuente, ya que muchos chicos de la calle falsificaban documentos de identidad......


LOTE PARA LA SUBASTA
Los doce de nosotros nerviosamente caminábamos alrededor de la pequeña habitación. Algunos intentaban hacer una pequeña charla mientras que otros prefirieron mantenerse en silencio. El más viejo todavía no tenía 18 años y el más joven tenía unos quince años, pero tenía una tarjeta de identificación que indicaba que acababa de cumplir dieciocho años. Eso no era infrecuente, ya que muchos chicos de la calle falsificaban documentos de identidad.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [SUBASTA]



Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





Los doce de nosotros nerviosamente caminábamos alrededor de la pequeña habitación. Algunos intentaban hacer una pequeña charla mientras que otros prefirieron mantenerse en silencio. El más viejo todavía no tenía 18 años y el más joven tenía unos quince años, pero tenía una tarjeta de identificación que indicaba que acababa de cumplir dieciocho años. Eso no era infrecuente, ya que muchos chicos de la calle falsificaban documentos de identidad.

Algunos de nosotros habíamos estado allí por varias semanas, y el último había llegado hace unos días. Antes de nuestros secuestros, todos habíamos sido adolescentes sin hogar que vivíamos en las calles; ahora estamos siendo retenidos en un sótano pequeño y mal ventilado que parecía ser el vestuario de una escuela abandonada. Las almohadillas para dormir cubrían el piso, y la comida era traída a diario. Habíamos sido drogados y estábamos inconscientes durante nuestro transporte y cada uno de nosotros había despertado para encontrar que una camiseta simple y una trusa (slip) habían substituido nuestra ropa, zapatos, y todos los artículos personales. Agregando a nuestra confusión estaba el hecho de que todos teníamos números, del uno al doce, marcados en nuestro muslo izquierdo con algún tipo de rotulador.

El ruido del perno de la puerta anunciaba la llegada de Martin, nuestro guardián.

-“Bueno, señoras, fórmense alineamos por el número, más bajo primero” -dijo Martin-.

Él es grande y tiene una especie de presencia de mando que es difícil de ignorar; otros tres hombres grandes, cada uno armado con Tasers y latas de gas pimienta, respaldan su aura de autoridad.

-“Está bien” -dijo Martin tan pronto como habíamos formado una línea destartalada-, quítense las camisas y las trusas.

La mitad de los muchachos obedecieron inmediatamente pero el resto vaciló, y uno finalmente habló por todos. –“No” -dijo el número doce, el recién llegado-. Martin apuntó su Taser al chico reacio y repitió su orden de desnudarse.

"¡Hazlo, hombre!", Advirtió el numero tres. -¡La activara si no lo haces, y duele como el infierno!

El arma ya había sido utilizada en algunas de las primeras llegadas, y ninguno de nosotros fue testigo de la manifestación para arriesgarse a una sacudida por el dispositivo. La advertencia fue escuchada, y pronto todos estábamos desnudos, frente al líder. Algunos llevaron la desnudez fácilmente, como las ratas del gimnasio de la escuela secundaria o los adolescentes que acaban de tener sexo; otros se movían nerviosamente como muchachos jóvenes en el primer día de clase de gimnasia, inseguros del protocolo, o chicos gordos avergonzados de sus cuerpos.

-"Ahora me seguirás por las escaleras y subiremos al escenario, donde te alinearan justo como ahora cuando estén detrás de la cortina", dijo Martin. "Cualquiera que intente saltar del escenario será recompensado adecuadamente", agregó, blandiendo su Taser. "Cuando se le mande, se volteará y mirará hacia la izquierda. Cuando lo ordene, gírate y muestren su parte trasera al escenario, abre las piernas e inclínate hacia adelante. Mantenga las manos a los lados en todo momento. ¿Lo entendieron? ¿Alguna pregunta?"

"Sí," Tres habló. "¿Qué pasa, si no queremos?"

-¿Alguna otra pregunta? -preguntó Martin, negándose a responder a la primera pregunta. "Bien, la multitud está esperando, vamos".

Martin nos condujo por las escaleras y subimos al escenario, colocándonos detrás de la cortina. "Está bien, separence un poco. Manos a los costados, número cuatro.

Ese era yo. Inconscientemente, había colocado mis manos delante de mi entrepierna.

"Separa tus piernas un poco más, número seis", continuo ajustando nuestras posiciones hasta que quedó satisfecho.

Podíamos oír la risa de una multitud bulliciosa, pero hasta que se abrió la cortina no teníamos ni idea de que había cincuenta hombres cómodamente sentados en sillas bien acolchadas en pequeñas mesas de cóctel en el antiguo gimnasio. La mayoría tenía bebidas delante de ellos en las mesas, y muchos estaban blandiendo largos como negros puros cubanos. No lo sabíamos en ese momento, por supuesto, pero cada uno había pagado quinientos dólares por el privilegio de estar allí, y muchos gastarían varios miles más de dólares para satisfacer sus perversiones antes de que terminara la velada.

-"Gracias a todos por estar aquí esta noche, caballeros", una voz amplificada se dirigió a la multitud, "y bienvenidos a la quinta subasta anual de caridad de Children's Cancer. Tenemos una selección verdaderamente sobresaliente para que ustedes pueda pujar esta noche, así que sin más preámbulos, echemos un vistazo a ellos para que todos puedan hacer sus selecciones".

La multitud guardo silencio cuando la cortina se levantó para revelar a nosotros doce alineados en el escenario. Cada uno de nosotros era un poco diferente: unos eran peludo, casi como un simio, mientras que otros parecían como si recortaran regularmente sus pubes y afeitaran sus muslos. Algunos eran rubios, algunos morenos, otros de castaños. Uno tenía el pecho masivo y los músculos bien desarrollados con el cuerpo de un obrero, uno era extremadamente flaco, pero todos estaban en forma. Algunos de nosotros habíamos sido circuncidados mientras otros permanecían sin cortar. Dos podrían casi calificar para ser una estrella del porno y tres merecidos como "Shorty" o "Stubby".

Todos tenían huevos adolescentes típicos que colgaban bajos por el calor emitido por las intensas luces centradas en nosotros. Lo único que parecía tener en común era que éramos delgados. Ninguno de nosotros tenía más de de 18 años, e incluso el constructor no pesaba más de 75 kilos.

Los hombres sentados frente a nosotros eran igualmente diversos. Algunos llevaban el sombrero tradicional asociado con los árabes, mientras que otros estaban inmaculadamente adornados en costosos trajes. Unas cuantas botas de vaquero y los Stetson obligatorios, mientras que otros parecían terratenientes justo al lado de los sitios de construcción. La única cosa que todos tenían en común era la expresión lujuriosa y lasciva en sus rostros. La mayoría de ellos nos escudriñaron, pasando de uno a otro, pero uno me miró directamente, como si fuera una serpiente y yo su presa. Tenía el rostro duro y los ojos crueles de un depredador, por primera vez desde mi secuestro comencé a tener un asomo de lo que estaba a punto de suceder. Resultó que sólo tenía la mitad de razón.

-“Hacia la izquierda” -ordenó Martin después de que hubieran transcurrido cinco minutos. Den la media vuelta y agáchese. Extiende tus piernas, número ocho.

Nos mantuvo en esa posición incómoda por lo menos dos minutos antes de ordenar que volvamos a estar de frente a la audiencia.

La pared final del antiguo gimnasio, frente a los hombres sentados, se iluminó de repente mientras un proyector iluminaba una gran pantalla blanca. La imagen finalmente entró en el foco para revelar a un hombre y una chica que estaban en una cama redonda grande. Solo me había venida una vez en las tres semanas que había estado ahí, y el porno tuvo un efecto inmediato. Mire alrededor para revelar que no estaba solo en ese aspecto.

"Las manos a los costados, tres, cuatro y ocho", ordenó Martin. Supongo que no era el único que había intentado ocultar su erección.

"Está bien, gire a la derecha y mire la pantalla". Nos mantuvieron así, con los penes erguidos, hasta el final de la película y luego regresamos al vestuario. Nuestros trusas y camisetas, no estaban ahí, así que nos sentamos en las almohadillas desnudos y tratamos de no mirar los genitales de cada uno.

La puerta finalmente se abrió y el número uno fue escoltado fuera de la habitación. "¿Qué crees que está pasando?" Doce no preguntó a nadie en particular.

"Estamos siendo subastados", respondí.

La mirada en los ojos de ese tipo era suficiente para convencerme.

-¿Para qué? -preguntó Seis. Era casi tan denso como Doce.
"¿Quién te compre te penetrara por el culo?", Le informé.

"Tú sabes todo sobre esas cosas, ¿eh?" Dos, el tipo peludo, era una especie de asno inteligente.

-Conozco a los chicos que les ha ocurrido -respondí-, y unos cuantos más que se venden a sí mismos.

-¿Quieres decir que pasaremos el resto de nuestras vidas siendo esclavos sexuales? -preguntó Ocho. Él era el más pequeño y menos maduro de nosotros, y aunque él afirmó que él tenía dieciocho, creo que quince podría ser más su edad real.

-No lo creo -dijo Dos-. "Martin nos aseguró que todos estaríamos en casa a finales de esta semana, y hasta ahora no nos ha mentido".

-Sí, el viejo Martin es un maldito santo, ¿verdad? -exclamó once.

Nos sentamos y hablamos de ello durante media hora, hasta que finalmente el débil y casi lejano sonido de un grito apenas penetró en las gruesas paredes de hormigón y en las puertas insonorizadas de nuestra prisión.

-"Parece que uno de esos árabes compró a Uno", dijo Once. "He estado alrededor de algunos de esos tipos y todos tienen penes del tamaño caballos".

"¿Más grande que el de Siete?" Preguntó Tres, señalando la entrepierna de Siete. Nuestras erecciones se habían calmado, pero el pene suave de Siete todavía era del tamaño de un plátano grande.

Me pregunto cómo será.

"Uh, depende del tipo", dijo Once humildemente. "Si el tipo es, uh, ya sabes, como si no fuera muy grande, y si estás lubrificado y él va lento no hace mucho daño. Pero si él es grande y acaba por meterla, se siente como si te estuvieran dividiendo en dos. "Once no alzó la cabeza cuando entregó esta información, pero aún podía ver que su rostro estaba rojo como remolacha. Un chico en la calle hace lo que tiene que hacer para sobrevivir. Tengo suerte porque tengo un trabajo como mensajero en bicicleta. Otros lo tienen la misma suerte.

Dos y tres fueron convocados, y media hora más tarde fue mi turno de subir las escaleras. Esperaba regresar al escenario, pero fue llevado al gimnasio, donde se había colocado una plataforma baja acolchada del tamaño de una cama doble. Éste iba a ser el bloque de subastas y al parecer el lugar para la acción subsiguiente, y me ordenaron que me parara sobre él y mostrara mi cuerpo en varias posiciones.

-¿Qué ofrecen por este buen ejemplar joven? -preguntó el subastador-. ¿Quién empezará con quinientos dólares? ¿Oigo cuatro?

"¡Cuatro!" El grito vino de un hombre en la parte de atrás. Yo esperaba que el hombre con ojos crueles hiciera una oferta, pero ni siquiera parecía interesado.

"Cinco", dijo otro hombre, levantando su tarjeta con un número.

-¡Seis! -replicó el primer postor. Su insistencia en ganar debe haber transmitido al resto de los licitadores, porque sólo subió a ochocientos cincuenta dólares antes de que el martillo bajara.

-“En privado” -dijo el hombre, señalando la cortina del escenario-. Por lo menos mi desfloración no iba a ser un espectáculo público.

Un guardia nos escoltó hasta el escenario que había detrás de la cortina y esposó una de mis muñecas a una barra que corría a lo largo de una gran cama que había sido colocada allí.

-“Disfrute, señor” -dijo el guardia-. Estaré de vuelta en quince minutos.

-"Relájate, hijo, no seré yo el que te haga daño, simplemente acuesta y extiende tus piernas", dijo mi comprador en voz baja mientras aflojaba su corbata y se quitaba la camisa. Luego se arrodilló entre mis piernas y comenzó a lamber mis huevos.

¡Había esperado ser penetrado por el culo y estaba recibiendo una mamada en su lugar!

-La audiencia detrás de la cortina asume que estas siendo penetrado, así que tienes que ir junto con esa ilusión -dijo el hombre, su voz fue no más que un susurro.

-“¡Maldita sea, eres demasiado grande! ¡No puedo soportar algo así!” "Prácticamente rogué mientras lambía lentamente todo mi pene. -¡Por favor, señor, no! ¡Me desgarrarás! "Nuestro público invisible rugió con aprobación, y el hombre me sonrió antes de tomar mi pene en su boca. Grité con fingida agonía cuando él no me penetró, y volví a gritar varias veces mientras no se alejaba, todo para el obvio placer de la muchedumbre que escuchaba, pero el gemido que solté cuando me vine en su boca fue real: fue la primera mamada que había recibido, y la cosa más placentera que jamás había experimentado y mi reacción al estímulo me pareció la mayor carga que jamás había disparado.

-“En cuclillas sobre el cubo” -dijo el guardia, dándome un par hojas de papel higiénico. Eché un rápido vistazo al cubo antes de agacharme sobre él; Uno, dos y tres no habían tenido tanta suerte como yo, y habían depositado el placer de su comprador en el cubo oxidado junto con los restos de papel higiénico con los que se habían limpiado después. Me pregunté, como el guardia me llevó a mi comprador y fuera de la etapa, si los otros chicos me creerían cuando les dije lo que había sucedido. Probablemente no.

-La segunda parte comenzará -anunció el subastador tan pronto como me había dado un paso atrás en el bloque de subastas.

Jeez, no de nuevo, pensé cuando la subasta comenzó. Seguramente no tendría suerte dos veces seguidas, y todavía terminaría teniendo un pene por el culo.

"Una vez, dos veces, ¡vendido! ¡Dos mil dólares por el privilegio de castrarlo! -preguntó el subastador mientras bajaba el martillo, vendiendo mis huevos al hombre con ojos crueles. "¿Quién empezará con cien para la liga?" Me quedé allí en estado de shock porque el derecho de aplicar un torniquete alrededor de mi escroto se vendió por doscientos dólares al mismo hombre con los ojos crueles, y si no fuese por los dos fuertes guardias que me sostenían ciertamente habría intentado escapar.

-“De acuerdo” - dijo el subastador-, que pagará cien dólares por retenerlo por las ligas y el corte. Recuerde ahora, necesitamos cuatro personas para que el licitador ganador elija a sus ayudantes. ¿Uno cincuenta? Gracias señor, ahora setenta y cinco. “¡A la una, a las dos, vendido! "

Cuatro hombres jóvenes fuertes rápidamente me llevaron luchando contra la superficie elevada del bloque de subastas y me mantuvieron inmóvil, con las piernas separadas. Mi comprador se puso con calma un delantal para proteger su fina ropa de mis fluidos corporales, luego se coloco un par de guantes quirúrgicos. Podía sentir físicamente mi escroto contraerse mientras mis huevos trataban de enterrarse de nuevo en mi abdomen, y luego el sondeo de sus dedos mientras los buscaba. Era la primera vez desde la secundaria que otro chico había tocado mis huevos.

-“Los tengo” -le anunció a la corona que ahora se movía alrededor, y luego los tiró entre mis muslos y comenzó a envolver el torniquete de látex alrededor del cuello de mi escroto. Grité y forcejee, pero cada vuelta adicional de la tubería elástica solo sirvió para ayudar a sellar mi destino. Finalmente terminó de aplicar el constrictor, luego se levantó y admiró su trabajo durante unos segundos antes de sacar una pequeña navaja de color plateado de su bolsillo. La abrió con un movimiento practicado de su muñeca, luego se inclinó y colocó la punta contra la tierna piel de mi escroto, justo entre mis  abultados testículos. Grité de nuevo.

Sentía la hoja de la navaja, cortando la piel, para unos segundos después sentir mis dos testículos fuera de mi escroto colgando apenas sostenidos por los conductos que los unían a mi cuerpo, el hombre los tomo los jalo con fuerza lo que me hizo gritar de dolor y de un rápido momento me los corto, provocando que diera un alarido de dolor, al sentir un dolor indescriptible.

"¡Despierta, amigo! ¡Vamos despierta! "Mi compañero de cuarto estaba sacudiendo mi hombro. "¡Estas bien! Solo tienes un mal sueño o algo así.

Abrí los ojos, el corazón casi se me salía del pecho, y de inmediato disparé mi mano a mi entrepierna para asegurarme de que había sido sólo un sueño 'luego me destapo de la sabana y se sentó, todavía temblando. "Debe de haber sido un sueño infernal". Mi compañero de habitación dijo, señalando el fluido pegajoso algo acuoso en la sabana.

"Sí," dije débilmente, "lo fue".

Sentía mi mis huevos en mis dedos, aun agitado aun, poco me fui calmando, lo que mi compañero de habitación ignoraba era que mis huevos en realidad eran prótesis colocados luego de mi castración real y que aquello que el tomo como una pesadilla era una remembranza de lo que en realidad me paso varios años atrás.




Historia Original Aquí.
  




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

LOS CUATRO SERVICIOS

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría......


LOS CUATRO SERVICIOS
Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [DOMINACIÓN]



Categoria: Hetero      Autor: Oscareduardo & DarkSoul





Alfredo de vacaciones en un hotel exclusivo estaba algo aburrido cuando llamó al mesero y le solicitó un whisky en las rocas, mientras traían la bebida echó una mirada alrededor, esa tarde varias chicas disfrutaban de la piscina, sus cuerpos moldeados eran un adorno más en el lujoso hotel donde estaba hospedado, el mesero llegó y después de servir el trago le preguntó en voz baja si estaba necesitando compañía.

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.  

Alfredo tomó un poco de bebida y empezó a evaluar ese raro ofrecimiento… ¿cuatro servicios? la frase le quedó sonando… siempre había oído hablar de los tres servicios…pero cuatro… El mesero estaba cerca y Alfredo pidió otro trago.

Cuando el mesero llegó le dijo que estaba interesado en esa chica, el mesero no ocultó su felicidad, él recibiría una parte de ese servicio en calidad de propina. Apenas le trajo el trago el mesero se dispuso a establecer el contacto… una llamada y al otro lado de la línea una voz muy sensual recibió toda la información.

Nelly la chica de los cuatro servicios alistó sus implementos, con mucho cuidado las empacó en su bolso y partió hacia el elegante hotel. Nelly era una chica delgada, de mediana estatura y complexión media, su rostro era casi aun el de una niña, un par de trenzas enmarcaban un rostro ovalado, su boca era pequeña, sus labios carnosos y sensuales, sus piernas largas y un trasero pequeño completaban esa figura aniñada a primera vista esa chica inofensiva pasaba por una colegiala sensual y picante bastante atractiva de buenos senos.          

Alfredo de 38 años ya estaba tomando su cuarto trago, una agradable brisa refrescaba el clima ardiente de aquella ciudad turística, estaba a la espera de una mujer especial, la imaginaba despampanante, alta, muy sexy sin embargo solo veía avanzar hacia su mesa una chica joven con cara de niña, su andar era típico de una adolescente y en su espalda llevaba un pequeño morral… con voz muy sensual la chica se acercó a la mesa y preguntó si el señor se llamaba Alfredo, a la respuesta positiva ella tomó un asiento y procedió a sentarse.           

El mesero se acercó a la mesa, colocó un trago más de whisky y un coctel de ingredientes desconocidos para la recién llegada. Alfredo estaba desconcertado, no sabía ni de qué hablar, tomó la copa de licor y se la tomó de un solo envión, quería darse un poco de ánimo para romper el hielo existente, Nelly se dio cuenta de la situación y aprovechando la incipiente penumbra que les regalaba el atardecer colocó la mano en la pierna de Alfredo y empezó a resbalarla hacia su entrepierna, al roce de esa mano femenina su pene empezó a reaccionar… la espera impaciente, el alcohol en su torrente sanguíneo y la presencia de esa adolescente frente a él le hizo sentir una rara sensación.

sus sentidos se agudizaron y su corazón aumento sus latidos casi al borde de una taquicardia, iba a hablar pero la boca de Nelly selló sus labios, un beso intenso empezó a despertar sus deseos hasta ahora incipientes, la lengua de Nelly empezaba a deslizarse prodigando caricias enervantes cargadas de deseo

Alfredo empezó a reaccionar, devolvió el beso casi con agresividad, sus brazos atrajeron a la chica y mientras ella seguía con su lengua haciendo estragos en su boca Alfredo empezó a tocar sus senos, eran de buen tamaño y firmes, sus manos los arroparon en su totalidad, no tenía brasier (corpiño) y la pequeña blusa fácilmente se podía subir dejando sus senos al aire, sus pezones erectos eran grandes y de un color encarnado, Alfredo empezó a chuparlos y acariciarlos… Nelly retiró la cabeza de Alfredo temiendo que quedaran a la vista de alguien, llamó al mesero y éste tras una breve seña previamente establecida trajo dos botellas de licor una de whisky, la otra de un vino espumoso y una llave que correspondía a la habitación de Alfredo.      

No tardaron nada en llegar ambos al cuarto que tenía una cama doble y un sofá grande se convertiría en el escenario de una noche de pasión por lo menos eso pensaba Alfredo quien ya había perdido el temor y ahora su deseo se manifestaba, tomó a la chica y la empujó a la cama, quería rápido empezar a degustar ese apetitoso bocado… Pero Nelly lo contuvo, se paró de la cama y lentamente empezó a desvestirlo, primero su camisa, luego los zapatos y su ajustado jean (pantalón de mezclilla), ante los ojos de Nelly el pene erecto de Alfredo parecía salirse de su apretado bóxer.  

Pero antes de proseguir Nelly mirando a los ojos a Alfredo le pregunto.

-“¿Señor va a querer los cuatro servicios o solo tres?” Pregunto Nelly muy sensualmente.
-“¡Quiero los cuatro, servicio completo!” Respondió Alfredo sin tomarse un tiempo para pensar sobre aquello.

Nelly sonrió y con sus dos manos bajó la última prenda y sin pensarlo dos veces tomó su erección a dos manos y empezó a lamber su glande… lo hacía despacio… con un deleite que se reflejaba en su rostro, su lengua se deslizaba a través de su tronco de carne, tomó sus testículos con cuidado y empezó a lamberlos, su lengua hacía bellezas que despertaban emociones lujuriosas, luego se apoderó del glande, empezó a chuparlo y lamberlo, Alfredo sentía como sus piernas empezaban a flaquear, cada recorrido de la lengua por su pene empezaba a hacerlo trastabillar, Alfredo no tardo en  tomar a Nelly por sus trenzas y la acercó a su pene como queriendo con ese gesto decirle que deseaba tener todo su pene su boca, ella seguía lambiendo y lambiendo buscando despertar esa bestia que Alfredo tenía en su interior, quería que se desinhibiera al máximo, que sacara de su interior todas las parafilias, su objetivo era enloquecerlo de placer.           

De pronto Nelly se paró, se desnudó completamente, luego se sentó en el sofá abrió sus piernas en un ángulo casi de 180 grados provocando con esto la abertura de su vagina en un ángulo tal que permitía una visión completa de precioso sexo, los labios vaginales eran de un color rosado intenso se abrían como pétalos de rosa y muy en la parte superior un clítoris grande y erecto se alzaba como un faro indicando el camino del placer, Alfredo ante ese espectáculo no sabía qué hacer… Se arrodilló ante esa preciosa vagina y empezó a chuparla con ansias locas, su boca lambía una y otra vez las paredes vaginales de Nelly y por último sus labios fueron a parar sobre ese clítoris desafiante.

Empezó a lamerlo, a chuparlo, Nelly con un movimiento muy sincronizado de sus cadera empezó a mover su monte de Venus con una cadencia que de por sí misma ayudaba a que la boca y la lengua de Alfredo acariciaran el interior de su vagina, los efluvios de esa fuente empezaron a humedecer todas esas paredes y la boca de Alfredo parecía una succionadora de líquidos… Alfredo no aguanto más y arremetió con su erección por esa gruta de placer, hubo una tenue resistencia que hizo que las paredes vaginales presionaran el cilindro de carne, era una sensación agradable, como cuando se penetra una muchacha virgen, después su pene se deslizó hasta que no encontró el fondo, el resto fue de locura, Nelly se sintió tocada en lo más íntimo eso generó una serie de espasmos que desencadenaron una serie de movimientos frenéticos acompañados de aullidos de pasión, cuando ella alcanzo un orgasmo pleno.

Alfredo quedó desfallecido, Nelly le sirvió un trago para mitigar un poco la sed, ambos tomaron vino espumoso frío y delicioso, Nelly tomó el pene un poco flácido de Alfredo y empezó a masturbarlo, sus manos acariciaban el tronco del miembro y cuando comenzó a tomar algo de rigidez lo acercó a su boca y empezó otra felación…nuevamente su boca y sus labios hicieron que el pene Alfredo tuviera un erección, Nelly al ver semejante herramienta lista para usarse se monto sobre ella y empezó una cabalgata de locura y lujuria, Alfredo se quedó embelesado al ver a Nelly convertida en una bella amazona cabalgando sobre su pene, sus senos se bamboleaban frente a él, los tomó entre sus manos y los estrechó con fuerza, Nelly aceleró el ritmo y en un final de infarto logró obtener otro orgasmo que la lleno de placer.           

Alfredo quedó con su pene parada, ese poderoso miembro viril erecto como un asta era una tentación para Nelly, se tomó otro trago de vino y se acostó en la cama, primero se arrodilló, luego inclinó su cabeza y se agachó, sus caderas quedaron en lo alto, dos preciosos y atractivos orificios quedaron expuestos a la vista de Alfredo, el orificio de abajo era la vagina de Nelly que ahora lucía más abierta que antes y que dejaba escurrir flujos vaginales, el otro orificio era el culo de Nelly, un precioso ano de un color acaramelado, su diámetro parecía pequeño pero los movimientos del esfínter anal de parte de Nelly provocaban una dilatación seguida de un enigmático cierre, eran como dos imanes que lo atraían fuertemente.

Alfredo no se aguantó las ganas y empezó a lamber ese pequeño orificio, el esfínter empezó a cobrar vida, su diámetro empezó a crecer, su lengua ya pudo penetrar el estrecho conducto y luego pudo acomodar sin mayor esfuerzo el dedo de Alfredo, lo empezó a meter despacio, lo lubricaba con su saliva y los flujos vaginales de Nelly, el diámetro del bello anillo seguía creciendo, la lengua entraba sobrada y ahora eran dos dedos los que hacían la exploración por la zona rectal.     

Nelly empezó a gemir, en un gesto impulsivo levantó al máximo sus caderas, con sus manos apartó hasta donde pudo sus dos nalgas, el diámetro de su culo se había ampliado considerablemente, Alfredo sabía que Nelly esperaba una penetración anal y ese regalo del cielo no lo podía despreciar, tomo su erección y previamente lubricación en su vagina la acercó al culo de Nelly, Alfredo empujó levemente, pese a todo su ano estaba muy cerrado, pero siguió intentándolo hasta que su glande pudo abrirse camino

Nelly dio un aullido de placer, el grueso cilindro de carne empezó a resbalar por el estrecho recto, Alfredo emocionado se dispuso a tener su primer sexo anal, era tan delicioso sentir su pene aprisionado por las paredes rectales que se enloqueció, empezó a hundir y sacar su miembro como un loco, Nelly gritaba y Alfredo como poseído penetraba y sacaba su pene hasta que un orgasmo llenó a esa mujer sedienta de placer en otro clímax pletórico de lujuria, Alfredo también sintió desde lo más adentro de su ser una poderosa eyaculación colmando de su semen tibio y espeso el recto de Nelly, fueron momentos de placer incomparables.  

Hubo una pausa que aprovecharon ambos para mitigar su sed, el vino espumoso no solo refrescó sus gargantas sino que sirvió de estímulo para ejercer una nueva ola de pasión, Nelly experta en felaciones increíbles tomo de nuevo el flácido pene de Alfredo y derramando un poco de vino en su glande empezó a degustar ese vino lamiéndolo del tronco de su pene, Nelly le insinuó a Alfredo que quería darle un besito con lengua en su culito apretado Alfredo creyó que había oído mal pero ella insistió que quería ser la primera mujer en darle el tan ansiado” beso negro”, Alfredo picado por la curiosidad y el deseo le preguntó a Nelly que debía hacer, ella con paciencia le dijo que se subiera al sofá, que levantara sus nalgas para poderle dar la tan ansiada caricia.

Así lo hizo Alfredo, Nelly empezó a besarlo empezando su recorrido por sus piernas, iba despacio, muy despacio, creando con esa lentitud una inquietante espera, Nelly no tenía apuro quería provocar una gran lujuria antes de llegar a su destino, ya casi iba llegando cuando las manos suaves de Nelly empezaron a acariciar sus nalgas y a depositar de vez en cuando pequeños besos en esos glúteos musculosos, la ansiedad de Alfredo empezaba a traicionarlo, su ano se contraía y expandía de la emoción, por fin la boca de Nelly llegó a su destino.

La lengua de Nelly trató de entrar en su virginal ano, estaba muy estrecho, su lengua empezó a lubricar ese pequeño orificio, Nelly estaba excitada ante la presencia de ese ano esperando sus caricias, la enardecía y sinceramente, lubricó sus dedos en su húmeda vagina y luego muy despacio deslizó su dedo por su recto. 

Alfredo se trató de oponer pero el dedo ya estaba adentro, Nelly muy despacio empezó a acariciar ese recto, con movimientos circunvalares, cambió el dolor por el placer, Alfredo no entendía lo que pasaba, primero esa lengua y ahora ese dedo punzante generando emociones encontradas, Nelly saco su dedo y lo reemplazo de nuevo por su lengua, al encontrar un orificio de mayor diámetro entró más fácilmente y pudo acariciar con mayor facilidad ese ano antes tan estrecho y ahora más relajado y más amplio, Alfredo sentía esa caricia y no lo creía, Nelly sacó su lengua, estaba sedienta, tomó un sorbo de vino y refrescó su garganta, por un momento se retiró y tomó su mochila, saco de ella un consolador , era un dildo negro de unos 20 centímetros de longitud y volvió al culo de Alfredo, por su posición no se dio cuenta que había hecho Nelly.

Volvió a sentir la lengua recorrer su esfínter anal, Nelly con sus manos había separado más sus nalgas y ahora su lengua tenía un camino más despejado, volvió a sacar la lengua y lo reemplazo por dos dedos lubricados que entraron fácilmente, era una buena señal, lubricó el dildo y empezó a meterlo suavemente, muy suave Alfredo que ya estaba excitado no sintió la diferencia, Nelly se sintió realizada, sacó el consolador y lo colocó con un arnés en su cintura, esta vez colocó con cuidado el dildo en el culo de Alfredo que presa de la excitación estaba impaciente esperando o la lengua o los dedos de Nelly, y la penetración llegó.

Tenía más diámetro, un ardor le quemó sus entrañas pero un placer más lujurioso compensó el dolor, la penetración continuo, no entendía y menos ahora que las manos de Nelly lo abrazaban y subían por su espalda, un mordisco de pasión lo sorprendió en la nuca, Nelly lo besaba, lo mordisqueaba mientras sus manos lo acariciaban Alfredo por fin comprendió, Nelly lo había sodomizado con un consolador pero era tarde estaba dentro de él y no había nada que hacer, Nelly se transformó completamente de una chica frágil pasó a ser una impetuosa mujer que ahora lo gozaba, Nelly amaba el rol de ser el actor activo, pronto sus movimientos se volvieron intensos, Alfredo sabía ahora lo que era ser penetrado con locura le estaba haciendo sentir una de las emociones más fuertes de su vida.

De pronto las manos de Nelly se posaron sobre sus huevos comenzó a apretarlos, mientras continuaba penetrando a Alfredo, quien pronto grito de dolor al sentir un fuerte apretón de huevos, en ese momento sintió un punzada en su cuello y todo se volvió negro para él.

Cuando Alfredo recobro la consciencia de nuevo estaba atado con sus brazos extendidos de manera horizontal, amarrados a la cabecera de la cama, con su espalda alta apoyada en la misma, sus piernas estaban extendías altas y debajo de su escroto un tabla de cortar, estaba amordazado y sentía una gran punzada proveniente de sus huevos, por lo que bajo la mirada para percatarse que le habían colocado dos ligas castradoras en los alto de su escroto, ya para ese momento de un color oscurito.

Alfredo no sabía cuánto tiempo había pasado, trato de soltarse pero por más que lucho no logro aflojar las cuerdas que lo retenían ni un milímetro, de pronto vio a Nelly jugando con una navaja de reluciente hoja cromada aserrada, que se la pasaba por sus senos para luego lamber la hoja de acero con su lengua, cuando ella se percato que Alfredo estaba consciente de nuevo dejo de jugar con la navaja para acercarse a la cama, lo tomo de los cabellos y le dijo.

-“¿Estás listo para el cuarto servicio?” Le pregunto Nelly a Alfredo.

Alfredo solo mugió algo que no era remotamente entendible, Nelly tomo su pene y comenzó a masturbarlo, hasta que de nuevo obtuvo una fuerte erección, Nelly se inclino y comenzó de nuevo a lamber y chupar su miembro hasta que se lo metió casi por completo en la boca, luego de 10 o 12 minutos la erección de Alfredo de nuevo comenzó a contraerse hasta arrojar tres potentes chorros de su cálido semen que Nelly se bebió sin desperdiciar ni una sola gota, aquel fue el orgasmo más intenso sentido hasta ese momento provocado por Nelly para Alfredo, pero apenas termino de venirse, sintió como ella tomo su escroto apretándolo fuertemente.

Todo el cuerpo de Alfredo comenzó a sacudirse de dolor y vio con horror como ella acerco la afilada navaja a sus huevos, para comenzar a aserrar la piel justo entre las dos ligas, el dolor fue inmenso, el cuerpo de Alfredo se sacudía sin cesar con sus ojos quedando en blanco varias veces, casi a punto de perder el sentido en varias ocasiones.

Pasados un minutos que le pareció una eternidad a Alfredo, en la que sufrió como nunca antes en su vida, Nelly levanto su escroto cercenado de su entrepierna, con sus huevos ya muertos en su interior, Nelly lo miro y le dijo.

-“Soy una catastrix y mi cuarto servicio es castrar a los hombres que tienen sexo conmigo pero no sin antes darles le último y más intenso orgasmo de sus vidas”, Dijo Nelly para luego besar el escroto cercenado de Alfredo.

Alfredo fue llevado a un hospital al ser encontrado a la mañana siguiente por una de las mucamas del hospital, ahora es un eunuco para el resto de sus días y todo por no preguntar lo que era el “Cuarto Servicio”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Oscareduardo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA PELEA DE BATON

Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial......


LA PELEA DE BATON
Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Paul Lawrence





Ronnie era un poco mayor que la mayoría de los muchachos que participaban en esas peleas, pero todavía tenía un físico delgado y musculoso. Luchó contra Mike, un joven mucho más joven y bien construido. Mike llevaba pantalones cortos de color gris, con una correa de jock debajo para apoyar su "paquete" esencial.

Ronnie llevaba pequeño "short pesado" de color azul oscuro, pero no llevaba un cordón o una correa de jock debajo. En cambio, le dieron un estilo tradicional de "kick-boxing" estilo ingle-protector. Se trata de una pequeña "copa" de metal, sostenida en su lugar sólo por delgados cordones de cuero. Un cordón va alrededor de la cintura, con la 'taza' adjunta en la parte delantera, y los extremos están atados a la parte posterior. Otro cordón se une al fondo de la "copa", en la entrepierna, y pasa hacia arriba, entre las nalgas, y está atado a la parte posterior alrededor de la cintura.

No es particularmente cómodo, con los cordones que cortan la piel, pero si está atado correctamente proporciona buena protección. Además, y lo que es más importante, no se puede moverse, como una copa de plástico convencional.

En la pelea Ronnie no fue lo suficientemente rápido para contrarrestar los movimientos de Mike, y rápidamente fue derribado a la lona. Una vez allí, Mike no perdió tiempo en arrancar el pequeño short azul de Ronnie. A partir de entonces, Ronnie tuvo que luchar usando sólo su pequeña "copa" metálica que estaba apoyado por finas correas de cuero. Después de algunos golpes agotadores y algunos golpes fuertes en la cabeza y el abdomen, Ronnie se debilitó lo suficiente como para que Mark lo amarrara a las cuerdas por los brazos, se inclinó y miró a la multitud.

"¿Lo hago?", Ronnie gruñó, luchando por respirar.

'HALZO' ¡los apostadores pagaron para ver!', Mike replica. '¡Ellos pagan para ver a los luchadores ser penetrador en el ring, - y eso es lo que va a pasar contigo!', Mike continuó. "¡Dios no, por favor!", Ronnie gimió, mientras Mike le daba patadas en las piernas, '¡No me molestes! ¡No rompas mi "agujero virgen"!'.

Mike tiró de la parte delantera de su pantalón corto, y tiró de su  jock y 'taza' a un lado, sacando su enorme y rígida erección, los espectadores aplaudieron. Mike ignoró el hecho de que Ronnie seguía usando su protector en la entrepierna, y simplemente empujó el cordón de la correa inferior a un lado mientras empujaba su "herramienta" hacia adelante en la fisura pilosa de las musculosas y sudorosas nalgas de Ronnie.

-¡Mierda, Mike! ¡No por mi "agujero de mierda!", Ronnie suplicó, mientras luchaba contra las cuerdas.

Mike ignora las súplicas de Ronnie, y en unos instantes el enorme pene erecto de Mike fue visto ser obligado a entrar directamente en el recto de Ronnie. '¡DIOS! ¡Mi maldito agujero!", Ronnie gimió cuando Mike empezó a empujar. Aunque Ronnie había dicho que no era "gay", consiguió una erección tan pronto como el gran pne de Mike subió por su ano peludo. Si su "taza" había sido fuertemente atada podría haber contenido su "herramienta" creciente, pero su 'Taza' estaba suelta, el pene erecto de Ronnie eventualmente causó que la Taza se moviera para salir en la posición incorrecta, con resultados catastróficos para Ronnie.

Antes de que esto sucediera, sin embargo, Ronnie se emocionó tanto al ser penetrado que eyaculó, lanzando su primera "carga" de semen por todo el interior de su supuestamente protector de "taza" metálica. Ronnie 'me vengooooo' dijo Mike, y una vez que se vino en Ronnie, le abrió sus nalgas peludas para sacar su pene, luego sacó a Ronnie de las cuerdas y le dio la vuelta. "¡Dios, no!", Ronnie gruñó, dándose cuenta de lo que estaba a punto de suceder. Momentos más tarde, la bota de Mike golpeó la ingle de Ronnie, empujando la taza suelta, el interior de la cual estaba resbaladiza con el semen, contra los viscosos "vellos pubicos" de Ronnie, aplastando sus testículos. ¡Eres un idiota! ¡Mis malditos huevos! - ¡Estoy jodido! ", Ronnie gimió, mientras se hundía en la lona.

Después de una patada más en su ingle, las piernas de Ronnie cedieron, y se desplomó sobre sus rodillas, mientras desesperadamente se aferraba a su "taza" de metal suelta, y luego cayó hacia adelante sobre su vientre. Mientras Mike se paraba sobre él, todo lo que Ronnie podía hacer era retorcerse patéticamente en el suelo. Mientras lo hacía, Ronnie se cubrió, su erección para frotar contra la parte superior de su taza de metal suelta. -¡Oh, mierda! ¡Has pateado mis malditos cojones! ¡Pero ya estoy jodido!", Ronnie gruñó en voz alta mientras eyaculaba, esta vez lanzando su semen sobre su peludo abdomen y lona.

La multitud había disfrutado viendo cómo Ronnie era atormentado por el joven Mike, y viéndolo retorcerse, prácticamente desnudo, en el suelo, pero aunque Ronnie ya lo había hecho dos veces, habían visto muy poco, (sólo un chorrito de cremoso espumoso semen rebosando de los orificios de ventilación en la taza de metal de Ronnie, y algunas gotas de semen en la lona). Ahora querían ver los huevos de Ronnie y su rígido pene, de hecho, lo querían «desnudo», y querían ver un buen «orgasmo» - «lleno», con las piernas extendidas y el gran pene sacudido de Ronnie con una "carga" completa de smene - antes de que Ronnie finalmente fuese "terminado" con un golpe de "knock-out", o aún mejor matado – siendo empalado con las tripas destrozadas con un gran poste en su ano.

Mike tenía que complacer a la multitud, así que se inclinó y desató los cordones de la espalda de Ronnie. Mike volvió a Ronnie y el "paquete" del pobre hombre cayó, y su enorme pene rígido de Ronnie y sus abultados peludos huevos se desprendieron, aparte de sus huevos, y pene de brazos fuertes, Ronnie era un chico duro -desnudo'! Mike tiró de inmediato a Ronnie de las piernas y le dio un puñetazo en el peludo escroto de su oponente indefenso un par de veces, pero no demasiadas, casi juguetonamente. "¡Eres un maldito jodido - Mike!", Ronnie gimió, pateando fuertemente mientras sus peludos huevos eran golpeados. Ahora Ronnie estaba tan avergonzado y asustado que trató de salir del ring, pero Mike le dio un puñetazo en la mandíbula, y Ronnie se dejó caer sobre su espalda, aturdido y semiconsciente. Ahora la multitud quería que Mike penetrara a 'Ronnie, para que pudieran ver al chico desnudo' venirse' y un buen chorro de su semen, (las dos anteriores veces cuando Ronnie se había venido (no hubo mucho que ver), pero Mike, Gay", no quería tocar el enorme pene de Ronnie, que ahora estaba cubierto de pegajoso y viscoso semen de sus dos eyaculaciones previas. En su lugar, Mike arrastró a su oponente "desnudo" a las cuerdas, y lo sentó, frente a las cuerdas y los espectadores.

Mike entonces extendió las piernas de Ronnie, y tiró de la cuerda más baja en el anillo, hacia Ronnie. Mientras que un segundo sostuvo la cuerda, Mike consiguió uno de los cordones de la taza desechada de Ronnie. Mientras Ronnie miraba, horrorizado, Mike ató un extremo del cordón alrededor de la raíz del escroto voluminoso y peludo de Ronnie, con el otro extremo del cordón alrededor de la cuerda inferior. Ahora, si la cuerda era liberada, saldría hacia atrás, probablemente tomando los huevos de Ronnie con ella. Ronnie le rogó a Mike que no lo castrara, y en su terror, el pobre Ronnie empezó a pisotear incontrolablemente, y luego perdió completamente el control de sus entrañas y se cagó ahí mismo, así que estaba sentado en su propio excremento apestoso.

Mike, al ver que Ronnie estaba sentado en su propia mierda, y todavía saliendo asquerosamente, esperó para que los espectadores pudieran tener una buena risa y saborear la incomodidad y la vergüenza evidente de Ronnie. Mike había atado los huevos de Ronnie a la cuerda inferior de modo que pudiera moverlas (sin tocarlas), y esperanzadamente de esta manera 'traer' a Ronnie, y probablemente no era su intención usarlo para castrar a su oponente, Ya que Ronnie era popular entre la multitud.

Ronnie, sin embargo, no podía esperar a que Mike comenzara a tirar de sus huevos, e hizo algo sorprendente. Aunque Ronnie había tenido una "dura erección" la mayor parte de la lucha, fue causada principalmente por los hematomas en la ingle, y no por excitación sexual. A estas alturas, sin embargo, parecía estar incontrolablemente "excitado", (¿quizás porque estaba sentado en su propia mierda?), Agarró su enorme pene sacudiéndola, gimió “me vengo” y comenzó a "lanzar- su semen', ¡usando ambas manos! -¿Quién es el jodido? -preguntó Mike, sonriendo. "Yo soy el cobarde", Ronnie murmuró. "Pero yo no puedo ayudarme a mí mismo - ¡Estoy tan jodidamente duro, solo tengo que penetrar algo!", Admitió Ronnie, mientras miraba a la multitud animando y Luego en sus puños de bombeo, cuando él viciosamente trabajado su enorme pene mientras estaba sentado en su propia mierda.

-“¡Mierda! ¡Me vengo! ¡Estoy por venirme!”.

Ronnie luego gimió, mientras soltaba su enorme y sacudía su pene, y comenzó a disparar repetidos chorros de espumo, espeso y cremoso semen. Entonces, para sorpresa de todo el mundo, mientras él seguía 'eyaculando' ', Ronnie comenzó a venirse' 'por segunda vez, y le dio un segundo y último orgasmo,' vente de nuevo, y chorros otra carga de esperma sobre la lona. Cuando Ronnie tuvo su segunda "eyaculación", de un tirón histérico tiró de la correa adjunta a sus huevos, haciendo que la cuerda inferior a deslizara de los dedos sudorosos de Mike. La cuerda inferior luego se rompió de nuevo, instantáneamente arrancando chillidos y gritos de Ronnie, cuando sintió sus grandes y peludos huevos, ¡incluso cuando el chico pobre y chillón estaba "horrorizado"!

Cuando la cuerda inferior se deslizó de los dedos sudorosos de Mike, Ronnie gritó, "¡DIOS! ¡Mis malditos huevos!", Cuando su gran y peludo bolso escrotal "fue instantáneamente arrancado de su ingle igualmente peludo. Ronnie, todavía gritando, giró inmediatamente hacia el centro del anillo, agarrándose frenéticamente a su mutilada y sangrienta entrepierna, mientras muchos en la multitud abucheaban y gritaban.

Mike, que no quería asumir la culpa de haber mutilado sexualmente a su popular oponente, se levantó, abrió los brazos y se encogió de hombros para indicar que no había castrado a Ronnie. De hecho, Mike estaba en lo cierto, ya que Ronnie había sido responsable de castrarse cuando se sacudió frenéticamente, cuando tuvo su final "eyaculación". Si, en lugar de masturbarse, hubiera dejado que Mike "lo hiciera" tirando de sus huevos, probablemente habría permanecido "intacto".

Después de la castración accidental, Mike quiso hacer que su oponente mutilado pareciera lo más desagradable posible, con la esperanza de que la multitud se volviera contra Ronnie. Para hacer esto Mike le quitó el casco de Ronnie, para que la gente pudiera ver que Ronnie no era el chico guapo que había sido porque su rostro era una máscara horrible, haciendo muecas.

-¡Maldita sea, Mike! ¡No tengo ni puta mierda!", Ronnie gimió, mientras Mike tiraba del guardia de la cabeza, y luego dejaba que Ronnie se contornease en su propia mierda por unos momentos. Para entonces Ronnie ya había tenido suficiente. -¡Por qué me haces esto, Mike! -gruñó Ronnie patéticamente-. Era muy difícil decir si realmente quería decir eso o si era histérico. Mike estaba muy feliz de matar a Ronnie ya que, al final, aumentaría su propia reputación.

Mike le dijo a Ronnie que se abriera de piernas, diciéndole al pobre tipo que lo "terminaría" rápidamente, con una estaca en el culo, (lo cual no era cierto - empalar es una muerte larga y dolorosa). Ronnie, desesperado por el terrible dolor y la humillación para terminar, se recostó y obligadamente extendió sus piernas y levantó sus caderas, para que Mike pudiera ver su ano sucio y peludo. Mike tomó la estaca para llevarlo a Ronnie, lo centró en el peludo "agujero" del pobre gimiente, y lo empujó con todo lo que pudo. "¡DIOS!", Ronnie chilló y se dobló cuando la estaca desapareció dentro de él. La estaca, lubricado por la mierda de Ronnie, entró suavemente durante un tercio de un metro, y luego Mike empujó de nuevo fuerte, y la estaca entró directamente en Ronnie, casi hasta el mango. A medida que el bastón entró, el pene de Ronnie, que había comenzado a desinflarse un poco, al instante se hizo masivamente rígido, gruesa y largo a pesar de que Ronnie no tenía huevos, ¡obtuvo la mayor erección que hubiese tenido en toda su vida!

-¡Mierda, Mike! ¡No estoy terminado! Solo estoy cagando de verdad, pero sin puta mierda! ¡Ayúdame! ¡A que acabe rápido! Ronnie gritó, juramentando a Mike y retorciéndose obscenamente sobre la lona, mientras luchaba por enfrentarse con la estaca de madera gruesa que le había destrozado completamente las tripas.

Ronnie, desnudo, castrado y completamente empalado, continuó retorciendo obscenamente en la lona manchada de mierda, gritando histéricamente y sin sentido por sus huevos. (¿Dónde están mis malditos huevos? - ¡Necesito mis malditos huevos!). Después de retorcerse durante algún tiempo, agarrándose a su ingle mutilada y agarrándose frenéticamente a la estaca, cuya manija estaba sacando de su ano peludo, Ronnie entonces tiró de su erección dolorosamente fuerte, como si estuviera masturbándose de nuevo, y expuso la reluciente 'Cabeza' de su pene.

Momentos más tarde, un líquido salió del pene del muchacho desnudo, pero nadie estaba seguro de si Ronnie se "vino" - de nuevo, o si estaba orinando.

-¿Y tú, Ron?, dijo uno de los segundos, aparentemente ajeno al hecho de que el pobre chico estaba obviamente muriendo.

Ronnie miró por encima, ya casi completamente "fuera de sí".

"¡No jodas!", Ronnie gimió patéticamente. 'Todo lo que puedo joder' es mi maldita tripa - y 'Creo que mi puta jodido va a estallar porque es tan jodido - pero no puedo dejar de hacerlo'! '.

Mientras Ronnie emitió su respuesta, la sangre le salió por la nariz y la boca.

"¡El pobre idiota no sabe si es semen o orina! Comentó Mike a uno de los espectadores en primera fila - una obvia broma – que perdió la mayoría de la multitud, que estaban fascinados al ver la muerte patéticamente obsesiva, repulsiva de Ronnie en agonía.

Ronnie vomitó entonces una gran cantidad de sangre, que se derramó por su pecho velludo.

'Tengo que hacerlo - pero no puedo demonios - ¡porque no tengo huevos! ¡Estoy jodido! ", Ronnie gorgoteó, mientras se sacudía de nuevo sobre la lona, tendido recto, mientras su vientre peludo se ponía rígido, lo cual era una fuerte señal de que estaba casi acabado. Las piernas y los brazos de Ronnie empezaron a moverse incontrolablemente, y su pene masivamente tieso se agitó mientras pulverizaba repentinos y fuertes chorros de orina sobre su pecho peludo.

Finalmente, las caderas de Ronnie se alzaron del estribillo, con su pene todavía rígido y tambaleándose obscenamente, y miró patéticamente a la multitud, como pidiendo ayuda, y luego a Mike.

Ronnie finalmente gruñó, "¡MIERDA DIOS!" Estoy  '¡Mu...!', Presumiblemente a Mike - y luego sus nalgas peludas se contrajeron de nuevo para el escrutinio público - ¡y él estaba finalmente muerto!




Historia Original Aquí





Autor: Paul Lawrence       Traductor: DarkSoul

LIAN Y ARTURO

Hacía seis meses que Arturo se mudo con Lian eran vacaciones y ambos disfrutan de su tiempo libre con toda clase de juegos y sexo, aquella noche Lian iba a llevar a Arturo a otro nivel de dolor placer entre otras cosas de las que no habría vuelta atrás, Lian había deseado hacerle eso a Arturo desde el primer momento que vio sus lampiño escroto con sus dos grandes huevos en su interior, estaba ansioso y al mismo tiempo excitado todo el día tuvo una potente erección debajo de su ropa interior que por supuesto no paso sin ser vista por Arturo......


LIAN Y ARTURO
Hacía seis meses que Arturo se mudo con Lian eran vacaciones y ambos disfrutan de su tiempo libre con toda clase de juegos y sexo, aquella noche Lian iba a llevar a Arturo a otro nivel de dolor placer entre otras cosas de las que no habría vuelta atrás, Lian había deseado hacerle eso a Arturo desde el primer momento que vio sus lampiño escroto con sus dos grandes huevos en su interior, estaba ansioso y al mismo tiempo excitado todo el día tuvo una potente erección debajo de su ropa interior que por supuesto no paso sin ser vista por Arturo.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SADO] [DOMINACIÓN] [BDSM]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Arturo de 23 años era un fanático del BDSM y SADO, desde adolescente le había gustado ser dominado y torturado por los hombres siendo gay, le agradaba ser usado como un juguete por su pareja en turno, además de atractivo tenia buen cuerpo especialmente tenía un gran par de nalgas y un par de testículos que eran envidiables, definidos y grandes, le gustaba toda clase de tortura mientras estaba siendo poseído por su ano por un buen pene sintiendo los testículos de un hombre rebotar contras sus nalgas, Por su parte Lian de 25 años era un dominador nato. 

El padre de Lian murió cuando tenía 20 años en un accidente de auto junto con su madre, su padre era un dominador absoluto decía “Las cosas se toman no se ganan”. Dueño de un gran cadena de fabrica de telas entre otras coas Lian tenía un gran cuerpo, con un gran par de huevos y pene, era gay, joven y muy rico, que contrastaba con Arturo que provenía del seno de una familia de clase humilde trabajadora, ambos se conocieron en la universidad con Arturo de 19 y  Lian de 24. Hacia un año que estaban saliendo en secreto.

Hacía seis meses que Arturo se mudo con Lian eran vacaciones y ambos disfrutan de su tiempo libre con toda clase de juegos y sexo, aquella noche Lian iba a llevar a Arturo a otro nivel de dolor placer entre otras cosas de las que no habría vuelta atrás, Lian había deseado hacerle eso a Arturo desde el primer momento que vio sus lampiño escroto con sus dos grandes huevos en su interior, estaba ansioso y al mismo tiempo excitado todo el día tuvo una potente erección debajo de su ropa interior que por supuesto no paso sin ser vista por Arturo.

Liam sorprendió a Arturo al salir de su cuarto con una toalla puesta, con la luz que entraba de las ventanas se le iluminaba todo el cuerpo, su pecho no tenía vello alguno y sus pectorales estaban bien torneados, su abdomen era plano más no marcado, un escaso camino de vellos por debajo del ombligo en vertical hacia abajo llevaba a su vello púbico escaso, sus piernas torneadas con pocos vellos rubios, excitaron a Arturo de inmediato.

Lian se acercó a Arturo que estaba desnudo sobre un sofá color crema y lo beso, Arturo solo se dejo llevar, comenzó a abrir y cerrar sus labios procurando dejar en medio los labios de Lian, sentía cosquillas en su estomago como siempre que lo besaba de esa manera, Lian no tardo en introducirle su lengua brutalmente en su boca y rodarla por dentro de la de Arturo, era una sensación tremenda y combinada con su excitación la hacía mucho más sublime, un brazo rodeaba la cintura de Arturo para empujarlo hacia Lian, la toalla cayó al suelo pero se siguieron besando, las manos de Lian recorrían la espalda de Arturo, Lian se separo de sus labios para besar su cuello, sentía como sus manos lo ponían nervioso, le paso su lengua por todo mi cuello hasta llegar a su boca, le giró la cabeza y le mordía los oídos, la erección, de Arturo ya derramaba liquido pre seminal cuando comenzó a masturbar su pene luego sus manos pasaron a sus nalgas y metía sus dedos entre ellas.

Arturo estaba en éxtasis, Lian no paraba de besarlo mientras le metía dos dedos por su ano.   

-“No te contengas déjate llevar”. Le dijo Lian a Arturo.        

Sin pensarlo Lian tomo sus muñecas y le coloco grilletes de cuero unidas con una cadena, también le coloco un collar sujeto sus brazos al collar por delante, luego Lian se puso de rodillas detrás a Arturo, quien sintió como le abrió sus nalgas para meter su lengua dentro de su ano, le daba lengüetazos y la movía en espiral, le escupía, lo nalgueaba y pellizcaba Arturo solo se quejaba en voz baja disfrutando del momento.     

-“¡Quiero escucharte gritar”. Le dijo Lian.       

Lian comenzó a nalguéalo aun mas fuerte apretándole los huevos de tanto en tanto lo que hizo que Arturo comenzara a gemir más fuerte, Lian se paró Arturo sentía su pene entre sus nalgas, lo veía por detrás de su hombro, le había crecido a 25 cm, sus venas se le marcaban, en su pene y en sus brazos me lo comenzó a empujar, mientras le escupía saliva y la untaba en su ano, y con la otra mano lo tomaba del cuello, después la paso su boca y metió sus dedos, mientras Arturo sentía su duro pene entre sus nalgas que lo intentaba meter poco a poco iba entrando, una sensación extraña pero placentera era aquello pero a Arturo de cierta forma le gustaba.          

De pronto Lian se metió de golpe para sin esperar nada comenzar a mover sus caderas como un poseído, solo sonaba el choqué entre sus y pelvis mientras Arturo sentía el mejor dolor del mundo, de nuevo Lian le coloco mordaza que estaba unida al collar con una de sus manos e intencionalmente Arturo la mordió, le gustaba tanto aquellos juegos que lo hacían gemir, Lian le daba unas embestidas más fuertes, los cojines del sofá se hundían y rechinaba mientras Arturo gritaba de dolor y placer detrás de su mordaza.           

De pronto Lian le echó otro escupitajo de saliva y se la volvió a meter, penetrándolo más fuerte el sonido era cada vez más grande y Lian gemía como loco de placer, de tanto en tanto le escupía en la cara, Lian se detuvo solo para colocar una apretada liga en lo alto de los testículos de Arturo al que unió con otra cadena hasta su collar luego de nuevo se la metió mientras le sujetaba de su cuello y su pene entraba y salía del ano de Arturo a gran velocidad casi por completo. 

Luego de nuevo de un rato en esa posición Lian se tumbo sobre el sofa, boca arriba y le dijo a Arturo "montame" lo obedeció subiéndose tímidamente para comenzar a saltarle encima, lo estaba dominando, arqueaba su espalda con movimientos de todo tipo mientras las manos de Lian le retorcían los pezones para luego terminar tomando su pene para de nuevo comenzar a masturbarlo.        

-“Sabes Arturo desde que te vi me gustaste, además de que he querido cortarte estos grandes huevos”. Le dijo Lian mientras le apretaba sus huevos ya de un color moradito.           

-“Ahora si vas a conocer lo que es dolor”. Le dijo Lian.

De nuevo lo tumbo sobre el sillón lo puso en cuatro a Arturo, para tomar la cadena que estaba conectada a los testículos para jalarla con fuerza lo que hizo que sus ojos se abrieron grandes al dar un gran mugido de dolor.

-“Lian comenzó a penetrarlo tan duro que hizo incluso llorar a Arturo, sus mugidos eran súplicas de que parará, el seguía, le gritaba "PARA" aunque solo se escuchaba como mugidos que parecían excitar aun más a Lian, aquello era la fantasía que por largo tiempo habia deseado cumplir y esa noche la estaba llevando a cabo pese al dolor que Arturo estaba sintiendo.  

Lian tomo una fusta y comenzó no solo azotar las nalgas sino la espalda de Arturo que comenzó a retorcerse de dolor lo que hizo que sus nalgas se movieran ricamente lo que llevo a Lian al borde de venirse jadeante le dijo a Arturo.

-"Eres un goloso, no tienes llenadera, pero eso hoy se acaba". Le dijo Lian.

Lian penetro de nuevo a Arturo de manera brutal, la expresión en su cara cambio a un gesto de placer que lo obligo a abrir la boca y gritar, mientras le estiraban los testículos a Arturo, sintiendo sui ano caliente cubriendo su pene,  apenas unas pocas embestidas bastaron para que todo su semen fuese depositado en el interior de Arturo fue una eyaculación tremenda,  apenas acabo rápidamente  sacó su pene. Para decirle al exhausto Arturo.

-“Creo que te he preñado de la cantidad de leche que te acabo de dejar dentro putita”. Dijo Lian.

 Al mismo tiempo que comenzó a masturbarlo su mano se movía por el endurecido pene de Arturo hasta que arqueando la espalda todo lo que pudo se corrió fue una gran corrida seis poderosos chorros de cremoso liquido blanco brotaron del pene de Arturo que cayeron sobre el sofá para el derrumbarse al acabar de venirse bañado en sudor con su ano aun abierto filtrando semen de Lian.  

Ambos permanecieron en silencio sobre el sillón por unos minutos antes de que Lian de nuevo de levantara para irse a la ducha no sin antes darle un par de besos en las nalgas a Arturo que quedo rendido aun amordazado en el sofá viendo como su amante se iba a la ducha aun con una enorme erección balanceándose por delante.

Arturo comenzó a inquietarse cuando la excitación del momento fue pasando y el dolor que provenía de sus huevos que estaban siendo horcados por la liga lo golpeo, hacia caso 40 minutos que aquella liga había sido colocada, Arturo trato de soltarse pero Lian aseguro muy bien sus retenciones algo que nunca antes hizo, trato de quitarse la mordaza para llamarlo pero sus dedos quedaban a milímetros de ella, por más que se estiro no logro tocarla, de pronto cuando intento algo nuevo un enorme dolor hizo que retorciera de dolor como nunca antes,  su pene aun en erección lanzo una enorme carga de semen que quedo sobre su plano abdomen y pecho de Arturo, fue un orgasmo muy intenso que tuvo sin siquiera tocarse o desearlo.

Media hora después que se fue Lian regreso esta vez con una enorme tijera de las usadas para cortar lamina de metal, hizo que Lian se colocara de cuatro patas y lo volvió a penetrar, esta vez sin lubricación previa alguna, Arturo se retorció al sentir su pene de nuevo dentro en medio de esa nueva sesión de sexo Lian tomo los hinchados huevos de Arturo, que apretó con fuerza para jalarlos hacia atrás, lo que hizo retorcer a Arturo de dolor, también sintió dolor cuando unos segundos de apretón de sus huevos Lian saco su dura erección de un solo jalón casi rasgando las paredes del ano de Arturo.   

Lian sin soltar los huevos de Arturo que aun seguía retorciéndose de dolor coloco las cuchillas de la tijera para colocarlas debajo de la liga en su escroto, para tomar las manijas con ambas manos Arturo sintió las frías cuchillas en sus huevos y trato de hacer algo pero era tarde Lian cerró con toda la fuerza que pudo imprimir la tijera, cercenando de un solo corte el escroto de Arturo castrándolo expeditamente, los ojos de Arturo se abrieron grandes para quedar en blanco al sentir de forma brutal una oleada de dolor como nunca antes imagino que fuese posible sentir.

Arturo se retorció unos segundos antes de caer sobre el sofá sin sentido, Lian alto el escroto de Arturo del que extrajo los dos testículos para colocarlos en un frasco con conservante, que coloco en un lugar perfectamente a la vista de todos.

Arturo se recupero por completo tres semanas después y aunque al principio estaba enojado con Lian pronto lo perdono y se convirtió de hecho en su esclavo y eunuco personal, dejo la universidad y se dedico en cuerpo y alma a su Amo, quien por supuesto adora penetrarlo y torturarlo, Arturo goza de su pene en su interior y del dolor que Lian le provoca, a aprendido a tener orgasmos prostáticos los cuales goza igual o incluso más que sus orgasmos de cuando aun tenía su huevos y aun era un hombre no el eunuco sumiso que es ahora.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LECCIÓN A ESCLAVOS

Leroy se despertó en una habitación sin nada incluso el suelo era solo de cemento sobre el que estaba, tenia colocado un collar de metal en su cuello que le fue imposible de quitar, estaba apenas vestido con su bañados un ajustado como pequeña prenda tipo speedo (slip) de color azul metálico, en el que se marcaba su incipiente paquete genital, su cuerpo bien tonificado por todas las horas en agua estaba expuesto “aquello era un secuestro” se pregunto a si mismo incapaz de comprender aquel hecho......


LECCIÓN A ESCLAVOS
Leroy se despertó en una habitación sin nada incluso el suelo era solo de cemento sobre el que estaba, tenia colocado un collar de metal en su cuello que le fue imposible de quitar, estaba apenas vestido con su bañados un ajustado como pequeña prenda tipo speedo (slip) de color azul metálico, en el que se marcaba su incipiente paquete genital, su cuerpo bien tonificado por todas las horas en agua estaba expuesto “aquello era un secuestro” se pregunto a si mismo incapaz de comprender aquel hecho.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [FEMDOM]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Leroy de 15 años recién cumplido regresaba a casa luego de su práctica de natación, iba escuchando sus audífonos, con la música en alto escuchando el tema del momento, caminaba despreocupadamente sin darse cuenta que un camioneta cerrada lo seguía, de pronto se detuvo junto a él, la puerta lateral se abrió y dos hombres encapuchados lo jalaron al interior de la camioneta, rápidamente fue sometido por los hombres y un paño impregnado en un liquido de olor penetrarte fue colocado sobre su boca y nariz que le hizo perder el sentido a los pocos segundos.

Leroy se despertó en una habitación sin nada incluso el suelo era solo de cemento sobre el que estaba,  tenia colocado un collar de metal en su cuello que le fue imposible de quitar, estaba apenas vestido con su bañados un ajustado como pequeña prenda tipo speedo (slip) de color azul metálico, en el que se marcaba su incipiente paquete genital, su cuerpo bien tonificado por todas las horas en agua estaba expuesto “aquello era un secuestro” se pregunto a si mismo incapaz de comprender aquel hecho, su familia no era dinero o de interés especial para que le ocurriera eso.

Por un par de horas Leroy estuvo ahí sentado en el frio cemento hasta que una mujer de unos 43 años alta de cabello largo y piel blanca entro en la habitación pero lo que más llamo la atención del adolescente es que esa mujer estaba completamente desnuda.

- “Escucha y no te pongas nervioso, ni tengas Miedo”. Dijo la mujer.        
¿Te gustan mis tetas? Le pregunto de repente la mujer.
           
-“Bueno, yo…” Balbuceo Leroy sin saber cómo contestar.  
-¿Te gustan o no? Preguntando ella presionando al adolescente.    
-“Si, pero yo…” Balbuceo Leroy con su rostro enrojecido por completo. 

Sabes me gusta que me mires y me gusta que te gusten.         

-“Vamos a hacer una cosa de acuerdo pero tendrás que hacer todo lo que te diga y prometo que no solo miraras mis tetas.    

-“¿Que dices aceptas?” Pregunto Ella.   

Leroy solo movió su cabeza de forma afirmativa incapaz de apartar la vista de las grandes y firmes titas de ella,          

La mujer dijo llamarse Dulce que desde ese momento Leroy debía llamarla Ama o Ama Dulce, ella  lo llevo a un sofá para que estuviera cómodos y se senté muy cerca de él, Leroy estaba aun muy confundido por aquella situación pero estaban tan embelesado por el cuerpo de la mujer desnudo, el primero que veía en su vida que se dejo conducir sin problema alguno.           

- ¿Te gustaría verme las tetas más de cerca? Pregunto Ama Dulce. 
- “¡Si, yo, claro!” Respondió Leroy        
-“Pero a mí también me gustaría verte también es lo justo creo”. Dijo Ama Dulce.         

Leroy se quedo petrificado no sabía qué hacer ella acaricio su dorso lentamente hasta llegar a la parte superior de su bañado para muy despacio irlo quitando Leroy puso resistencia alguna, su pene quedo al descubierto en erección de inmediato apuntando hacia arriba

-“Tienes un bonito pene”. Dijo Ama Dulce.
           
Luego ella le hizo sentarse en el sillón mirándolo a la cara. Leroy estaba como hipnotizado, ella le dice con voz cálida, casi en un tono maternal.
           
-“Vamos puedes masturbarte si lo deseas”. Dijo Ama Dulce.           

Leroy casi de inmediato tomo su pene para comenzar a masajearlo lo hacía sin delicadeza pasando su mano de arriba a abajo con fuerza como si tuviera prisa no dura ni un minuto antes de que de su pene palpitante salga una explosión de leche espectacular con tal fuerza que Leroy necesito de cuatro o cinco chorros para descargar toda la carga acumulada en sus huevos, su eyaculación fue tan fuerte que se la echa toda encima de Ama Dulce pese que estaba a casi un metro de él, ella noto sus impactos en la cara y en sus grandes tetas.          

Ama Dulce quedo con las tetas cubiertas de su leche aun caliente estaba tan sorprendida que no se enojo, Leroy asustado intento levantarse pero apenas pudo decir.  

- ¡”En verdad lo siento mucho!” Dijo Leroy.   
-“No te muevas de donde estas”. Ama Dulce le ordeno.
           
Ama Dulce se acerco a su nuevo esclavo aunque Leroy aun no sabía eso para comenzar a masturbarlo lenta y delicada su erección no había perdido nada de su dureza mientras él con sus manos le apretaba las tetas como si quisiera sacar algo de ellas.         

De pronto ama Dulce se metió su pene en la boca y empecé a hacerle la mejor primer, mamada de su  vida a Leroy. Aquella delicia oral duro varios minutos pero cuando Ama Dulce sintió que el adolescente de nuevo estaba por venirse paro, retirando su pene de su boca para casi de inmediato ponerse en el suelo a cuatro patas y bajo la cabeza con los hombros hasta el suelo para facilitarle la tarea al adolescente que invito a que se colocara detrás de ella.

Leroy trato de penetrarla pero siendo su primera vez tenía muchas dudas, preguntas y no sabía que esperar, o como hacerlo. Le dijo.

-“Es muy estrecho”. Dijo Leroy. 
- “No te preocupes, seguro que entrara bien”. Le respondio Ama Dulce.
           
Y no te pares aunque me oigas quejarme, ella sin darle tiempo a decir nada más, hecho su pelvis hacia atrás para de un solo golpe meterse todo su pene en su vagina no era muy larga, ni muy gruesa pero del suficiente tamaño para hacerla gozar sintió como su vagina comenzó a lubricarse las embestidas del adolescente no se hicieron esperar, con su dorso apoyado sobre su espalda con sus manos apretando sus tetas Leroy se corrió tres veces dentro de ella antes de no poder seguir.

Cuando acabo se quedó un rato dentro de ella. Ama Dulce pensó que para disfrutar del momento. Pero sintió algo dentro como si su pene palpitara, se estaba orinando en su interior, aquello la lleno de furia, aparto al adolescente de ella dándole una patada en el pecho, su pene salió con violencia de su interior, apenas lo hizo un rio de orina y semen mezclados broto de su interior para caer al suelo de cemento
 
Leroy apenas levantarse para tratar de pedir perdón recibió una fuerte patada en los huevos que lo dejo viendo las estrellas en el suelo, agarrándose la entrepierna, Ama Dulce le dijo.

-“Maldito Bastardo desde hoy eres mi esclavo y yo tu Ama harás lo que diga cuando día y como lo diga o de lo contrario ¡Créeme el dolor que estas sintiendo no es nada a lo que te puedo hacer sufrir!” Dijo Ama Dulce.

Desde ese día Leroy paso a formar el pequeño harem de adolescentes siendo el uno de los mayores los menores eran de 13 o 14 años, Ama Dulce pese a su nombre era una mujer cruel con todos ellos quien se deleitaba haciéndolo sufrir y esporádicamente teniendo sexo con ellos incluso con los más pequeños, todos ellos fueron despojados de todo el vello de sus cuerpos especialmente el púbico, pero Leroy era rebelde y trato desde su llegada de encontrar una forma de escapar hasta que una noche con ayuda de otros cuatro llevaron su plan a cabo.

Las cosas no salieron como Leroy las tenía planeado y terminaron siendo capturados en el amplio jardín de aquella mansión amurallada, fue entonces que de nuevo quedo inconsciente cuando recupero la consciencia estaba amarrado con los brazos en alto, su escroto estaba amarrado en lo alto con una fina cuerda que estaba bien sujeta a un aro de metal en el suelo, apenas abrió los ojos su pierna derecha comenzó a elevarse, lo que provoco que su escroto quedase tensionado siendo jalado hacia abajo por la cuerda que apresaba a sus dos testículos en el fondo de su escroto.

-“Ahora veras cuánto dolor puedo sufrir un hombre antes de dejar de serlo”. Dijo Ama Dulce.

Mientras continuaba elevando la pierna derecha de Leroy, los pequeños testículos del adolescente que pese a su tamaño producían una gran cantidad de semen incluso superior al de un hombre adulto, se apretaron cada vez más en el fondo de su escroto, el dolor comenzó a ser indescriptiblemente intenso para Leroy, que comenzó a dar alarido de dolor mientras sus cómplices observaban sin poder ayudarlo los más pequeños comenzó a llorar los más grandes sus penes comenzaron a ponerse rígidos como el propio pene de Leroy.

De pronto cuando su rodilla iba a la altura del cuello de Leroy su pene que palpitaba desde hacia varios minutos intensamente comenzó a lanzar cuerda tras cuerda de su espeso semen, pero Leroy no obtuvo placer alguno de su gran eyaculación el dolor que estaba sintiendo en ese momento era enorme, su escroto casi en simultaneo con su eyaculación comenzó a cuartearse justo por debajo ante la gran presión que sus dos testículos ejercían sobre la piel de su escroto, unos minutos más tarde y ambos testículos bañados en sangre ya colgaba fuera del escroto desinflado de Leroy.

-“ALTO, ALTO POR FAVOR PARE AMA, SE LO RUERO”. Suplicaba Leroy.

Pero Ama Dulce para ese momento estaba como en trance, sus jugos fluían entre sus piernas a raudales incluso formando un pequeño charco en el piso se había venido ya tres veces intensamente viendo como Leroy estaba siendo castrado y sus gritos de dolor solo la hacían sentirse aun más excitada, 20 minutos más tarde los dos testículos de Leroy cayeron al suelo al desprenderse de sus cuerdas convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días, su pene lanzo un último gran chorro de semen que avanzo dos metros antes de desmayarse.

Ama Dulce circuncido al resto de los esclavos que ayudaron a Leroy, que además de ser castrado fue vendido a un hombre que lo utilizo para películas porno snuff donde un esclavo eunuco de le podía sacar gran provecho.

Los esclavos de Ama Dulce aprendieron su lección jamás se volvieron a revelar o intentaron escaparan ninguno de ellos deseaba sufrir el mismo destino que Leroy tuvo, aquella fue una dura lección para los esclavos.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA CAÍDA

Madres, contra hijos varones, hermanas contra hermanos, esposas contra esposos pronto aquello se hizo imparable, la violencia de género se torno tan brutal y sangrienta que para parar aquel baño de sangre, Europa se dividió entre hombre y mujeres, aquella decisión histórica detuvo el baño de sangre por lo menos un tiempo pero para el 2092 los continentes estaban divididos entre hombres y mujeres, ambos géneros siempre al borde de la guerra, ambos sexos buscaron la forma de reproducirse y obtener placer sexual en el territorio de las mujeres los hombres eran esclavos y en el de los hombre ellas eran más que objetos sexuales caros......


LA CAÍDA
Madres, contra hijos varones, hermanas contra hermanos, esposas contra esposos pronto aquello se hizo imparable, la violencia de género se torno tan brutal y sangrienta que para parar aquel baño de sangre, Europa se dividió entre hombre y mujeres, aquella decisión histórica detuvo el baño de sangre por lo menos un tiempo pero para el 2092 los continentes estaban divididos entre hombres y mujeres, ambos géneros siempre al borde de la guerra, ambos sexos buscaron la forma de reproducirse y obtener placer sexual en el territorio de las mujeres los hombres eran esclavos y en el de los hombre ellas eran más que objetos sexuales caros.


[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [GUERRA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





La ruptura entre el género femenino y el masculino cuyas fricciones se fueron dando cada vez peores desde finales del siglo XIX con la aparición del feminismo tuvo lugar en el año 2069 cuando en una pequeña ciudad del este de Europa una mujer fue violada salvajemente pese a las pruebas abrumadoras contra los acusados el juez no tuvo más remedio que dejarlos en libertad cuando un jurado decreto que la mujer había provocado a los hombre y los incito a que la agredieran sexualmente, aquello provoca protestas violentas  de las mujeres no solo de la localidad sino del país.

Madres, contra hijos varones, hermanas contra hermanos, esposas contra esposos pronto aquello se hizo imparable, la violencia de género se torno tan brutal y sangrienta que para parar aquel baño de sangre, Europa se dividió entre hombre y mujeres, aquella decisión histórica detuvo el baño de sangre por lo menos un tiempo pero para el 2092 los continentes estaban divididos entre hombres y mujeres, ambos géneros siempre al borde de la guerra, ambos sexos buscaron la forma de reproducirse y obtener placer sexual en el territorio de las mujeres los hombres eran esclavos y en el de los hombre ellas eran más que objetos sexuales caros.

Las mujeres buscaron la forma de aumentan de tamaño y fuerza para compensar su debilidad innata ante el género masculino, fue así que en el 2098 las tensiones llegaron al límite nadie se acuerda como comenzó pero se desato una terrible guerra mundial ambos bandos tuvieron victorias y derrotas pero al final solo unos cuantos territorios aun estaban bajo el control masculino, la capital de los hombre quedo rodeada por fuerzas femeninas luego de seis sangrientos años de lucha, la toma de la ciudad de 12 millones de hombres fue calle por calle.

Al final costaría cinco millones de vidas de ambos bandos tomar la ciudad, los hombre se empeñaron en mantener el aeropuerto, el puerto y la estación del tren transcontinental subterráneo en su control hasta el último momento, pues era su fuente de suministros bélicos, refuerzos y de evacuación de niños como de heridos, pero pese a todos los valerosos sacrificios en vida, nada pudo evitar que la capital cayera en manos de las mujeres, que capturaron a cientos de miles de hombre, que no pudieron ser evacuados o se les ordeno resistir para salvar a otros. 

El último reducto de la capital en caer fue el capitolio en donde cerca de 3,000 soldados tuvieron que rendirse al acabárseles las municiones, por toda la ciudad los gritos de dolor de los prisioneros hacia días que se escuchan ahora era el turno de los últimos hombres combatientes en la ciudad, una cepo de madera fue colocado, en la gran explanada de pasto que del parque aledaño al capitolio y los hombres fueron conducidos en una única fila hasta ahí, despojados de sus camisas dejando sus fuertes dorsos al desnudo, las mujeres todas ellas de enormes senos casi del tamaño de una cabeza humana normal superaban en altura a los hombre en casi un 50 cm en la mayoría de los casos.

Todas ellas portaban botas, guantes o alguno otros utensilios como cinturones cartucheras, porta cuchillos, boinas, etc, además de sus armas con las que controlaban a los hombres, los primeros a 20 en la fila se les baja los pantalones y ropa interior si era el caso, una mujer la encargaba de aquello una coronel de grandes nalgas y senos de piel muy blanca con lentes, que sostenía una fusta levantaba los pene de los hombres analizándolos.

Los que consideraba que eran del tamaño como grosor necesario eran separados de la fila y llevados a un transporte para luego ser llevados a la capital femenina ellos serian vendidos como esclavos a la mejor postora para que les sirviera como semental, juguete o simple mascota en el peor de los casos como mano de obra esclava, siendo anulados antes de comenzar su vida laborar, los demás que no eran seleccionados no la pasar mejor, iban a ser vendidos de igual manera solo que ellos serian desprovistos de sus penes antes de aquello ahí mismo ante la mirada y burlas de las mujeres.

Cada uno de los vencidos soldados todos ellos no mayores de 40 años eran conducidos como al matadero, todo en silencio cada tanto tiempo se escuchan unas suplicas antes de un grito, un alarido de dolor y luego silencio absoluto, todos los hombres incluso con los que aun tienen sus pantalones en su lugar presentan grandes y completas erecciones muchos de ellos será la última de sus vidas la fila avanza a buen ritmo cada dos o tres minutos se escucha un nuevo grito, seguido de vitores, chiflidos y gritos por parte de un nutrido grupo de mujeres frente a donde los hombre eran despojados de sus virilidades.

De tanto en tanto la mujer que dirigía aquello tenía el proceso para levantar el pene en erección de alguno de los condenados, la fila se detuvo justo a tiempo cuando el hacha de la mujer que cercenaba el pene gran pene erecto de 26 cm de un hombre blanco estaba elevado en el aire el pobre hombre aterrado se vino, lanzando un gran chorro de semen, la coronel le dijo a hombre negro, mientras levantaba su erección con su fusta, ella le dijo.

-“Tu grueso y largo miembro será bien cotizado”. Dijo la coronela.

Pero en eso escucho las suplicas del hombre suyo pene aun chorreando se semen permanecía palpitante sobre el cepo, quien de manera desesperaba decía.

-“No por favor no me lo corten, ¡POR FAVOR; POR FAVOR!” Gritaba el hombre desesperado.

La coronela dejo el pene del negro para mirar al hombre blanco suplicante,  para mirar a la chica con el hacha en lo alto, la miro por unos segundos que para el hombre cuyo pene estaba amenazado con ser cercenado le parecieron una eternidad, de pronto señalándola con la fusta le dijo.

-“Vamos que esperas corta ya su patético miembro los hombres cobardes como el no merecen un pene y menos ser nuestros esclavos sexuales”. Dijo la coronela.

-“¡NOOOOOOOOOOOOOO!” Grito el hombre.

Pero su enorme grito de terror no pudo evitar que el hacha cercenara no solo su pene casi por completo sino también parte de su escroto, rebabando sus dos testículos por la mitad, la mujer movió el hacha para arrojar la carne inservible ya que alguna vez fue el pene del hombre a un cubo llenado hasta la mitad de los penes y huevos cercenados de decenas de hombres para ese momento, mientras el recién eunuco cayo desmayado por el dolor.

El hombre negro fue llevado a parte para que otro hombre ocupara el lugar con su pene sobre el cepo de madera, el hacha no tardo en caer de nuevo sobre un pene curvo de uno 19 cm que ni siquiera pudo correrse por última vez, aquella masacre sobre las virilidades duro todo el resto del día hasta que la noche cayó sobre la devastada cuidad recién conquistada.

Por 15 días aquellos cortes se siguieron llevando a cabo, cercenando miles de penes y huevos convirtiendo a igual número de hombre en eunuco, esclavo de las mujeres que estaban por tomar el control del planeta para someter a los hombre a la esclavitud para siempre.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com