JIM PIERDE SU PENE

Adam presionó la hoja del cuchillo contra la base del pene de Jim, justo debajo de la correa de cuero. La picadura del acero afilado que tocaba su uretra provocó su orgasmo. "¡Dios sí!" Gritó Jim cuando el primer disparo de semen cayó sobre la cama. Adam sintió que su propio pene empezaba a tener espasmos también, y los dos hombres gritaron de placer al soltar su semen al unísono......


JIM PIERDE SU PENE
Adam presionó la hoja del cuchillo contra la base del pene de Jim, justo debajo de la correa de cuero. La picadura del acero afilado que tocaba su uretra provocó su orgasmo. "¡Dios sí!" Gritó Jim cuando el primer disparo de semen cayó sobre la cama. Adam sintió que su propio pene empezaba a tener espasmos también, y los dos hombres gritaron de placer al soltar su semen al unísono.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Mark





Adam se subió a la cama y se colocó detrás de Jim. El hombre mayor estaba de rodillas, con las muñecas atadas a la cabecera. Un par de clips de cocodrilo colgaban de los pezones de Jim. Adam colocó la cabeza de su palpitante pene contra el agujero lubricado de Jim, y lo penetro "Oh sí”. Eso se siente tan bien, "Jim gimió, su recto se endureció alrededor del pene de su amante.

Adán comenzó un rítmico como constante mete y saca, aumentando gradualmente la velocidad. Cada empuje frotaba su pene contra la próstata de Jim, enviando una sacudida de placer a través del cuerpo de Jim. Adam pudo ver que el pene de Jim estaba duro y goteaba pre-semen sobre las sábanas. Una delgada correa de cuero fue asegurada firmemente alrededor de la base de ese pene, manteniéndolo erguido a su longitud completa de 18 cm.

Ambos hombres estaban a punto de eyacular. Adam pudo oír que la respiración de su amante se aceleraba. Sabía que sólo tomaría un toque de su mano para hacer que Jim se viniera, pero tenía algo más en mente. Alargó la mano y tomó un cuchillo pequeño, y lo sostuvo cerca de la entrepierna de Jim. "¿Estás listo para perder tu pene?" Susurró en el oído de Jim. -¡Oh, sí, hazlo! -exclamó Jim, apretando su culo con fuerza contra el pene de Adam. “Cortarlo. ¡Ahora!"

Adam presionó la hoja del cuchillo contra la base del pene de Jim, justo debajo de la correa de cuero. La picadura del acero afilado que tocaba su uretra provocó su orgasmo. "¡Dios sí!" Gritó Jim cuando el primer disparo de semen cayó sobre la cama. Adam sintió que su propio pene empezaba a tener espasmos también, y los dos hombres gritaron de placer al soltar su semen al unísono.

Después de desatar las manos de Jim y de quitar las abrazaderas de los pezones, las dos estaban juntos, semen corría por las puntas de ambos penes. "Eso siempre te hace eyacular", dijo Adam, con el brazo cruzado sobre el pecho lampiño de Jim. "Estoy empezando a pensar que quieres realmente en serio perder tu pene".

-Estoy hablando en serio, Adam -dijo suavemente-. "Odio mi pene”. Jim quería cortarla. Jim había pensado en hacerse una penectomía durante años, pero nunca le había contado a nadie sobre su deseo hasta que conoció a Adam. A los 28 años, Adam tenía menos de la mitad de su edad, pero nunca había tenido un amante tan bueno. Adán incluso se entregó a su fantasía de penectomía durante el sexo, una escena que siempre le daba a Jim una dura erección.

Pero a pesar de que el sexo era bueno, Jim se sentía insatisfecho. Él sabía que era posible perder su pene y todavía tener una vida sexual satisfactoria. Pero había dudado en pedirle a Adam que lo hiciera realidad. Era una gran pregunta para el joven.

"Jim, quiero que seas feliz", dijo Adam, frotando suavemente la cabeza desinflada del pene de Jim con su pulgar. -Así que he hecho algunas averiguaciones. Jim se sentó, sobresaltado. "¿Qué quieres decir?" Sonriendo, Adam le contó a su amante toda la historia. Había estado navegando por Internet, buscando a cortadores. Y hace apenas unos días encontró a alguien en Dallas que estaba dispuesto a viajar al este de Texas para hacer el trabajo. "Solo pon la fecha, Jim, y él estará aquí", dijo Adam.

Jim apenas podía creer lo que oía. -¿Estás hablando en serio? "Absolutamente," sonrió Adam. Jim estaba muy feliz, abrazando a su amante con fuerza. "¡Oh, esto es maravilloso! ¡No puedo agradecerte lo suficiente! "Lágrimas llegaron a los ojos de Jim cuando se dio cuenta de que su sueño pronto se haría realidad.

Más tarde ese día, Adán envió un correo electrónico al cortador e hizo planes. El gran día sería el sábado siguiente. Adam le preguntó a Jim si le importaba si algunos de sus amigos estaban presentes para observar la penectomía. -Muchos de sus amigos se sienten bien con la idea -dijo Adam-. -No, no me importa. Mientras sigas allí, "dijo Jim, besando a Adam con suavidad.

El sábado, la sala de estar de Jim estaba llena por más de 20 jóvenes todos ellos muy guapos, charlando emocionadamente. Adam era una persona agradable, y fácilmente hacía muchos amigos. Algunos de sus antiguos amantes también estaban ahí.

En la planta alta Adam estaba afeitando la entrepierna de Jim, arrancando los últimos vellos. "En menos de una hora, esto se habrá ido". Dijo Adam, sosteniendo el pene de Jim en su mano. "No puedo esperar", respondió Jim, y los dos hombres se besaron. Entonces oyeron el timbre de la puerta sonar. El pene de Jim se hinchó ligeramente al escuchar el timbre.

El nombre del cortador era Tony. Colocó una mesa en el centro de la sala de estar y sacó su bolsa negra, colocando cuidadosamente los instrumentos de acero sobre una toalla. Una emoción nerviosa llenó la habitación mientras los amigos de Adam observaban a Tony trabajar. Uno de los amigos de Jim estaba montando una videocámara, apuntándolo a la mesa de operaciones.

Jim y Adam bajaron las escaleras, y los hombres de la sala de estar estallaron en aplausos. Jim llevaba una bata, y sonreía en la recepción. "Empecemos". dijo Tony, llevando a Jim a la mesa y ayudándole a quitarse su bata.

Tony guió a Jim en posición sobre la mesa, y ató cuerdas de nylon a cada muñeca y tobillo. Tony sujetó una mordaza de bola a la boca de Jim. En poco tiempo, una serie de correas estaba en su lugar, dejando a Jim casi inmóvil. Su pene y huevos se colocaron en una sección recortada de la mesa, lo que le facilitó a Tony hacer lo que tenía que hacer.

Tony ató una estrecha correa alrededor de la base del pene de Jim, y frotó un desinfectante marrón en el órgano, haciendo que se hinchara. En poco tiempo, Jim tuvo un dura erección. -Parece una pena desperdiciar esto -dijo Tony, sonriendo a Adam-. -¿Quieres una última vez? Jim asintió con la cabeza y Adam pronto le rodeó el puño de Jim. Mientras Adam movía su mano arriba y abajo de su pene, Jim volvió la cabeza y vio la bandeja llena de instrumentos quirúrgicos. La vista provocó un enorme orgasmo. Los hombres de la sala aplaudieron mientras una cinta de semen brotaba para quedar sobre el pecho de Jim. Quien gruñó, la mordaza de bola ahogo sus gritos de placer.

Tony tomó un pequeño bisturí y lo presionó contra la base del duro pene de Jim. Adam y Jim habían interpretado esta escena muchas veces, pero ahora no era una fantasía. El corazón de Jim latía con fuerza cuando sintió que la hoja de metal tocaba su pene. Adán estaba junto a la mesa, agarrando la mano de Jim, los dos hombres esperando el gran momento por llegar.

El cuerpo de Jim se sacudió cuando sintió que la punta del escalpelo se clavaba en su pene. Por toda la habitación, los hombres observaban atentamente mientras veían unas gotas de sangre emerger de la pequeña herida que se acababa de infligir. Lentamente, cuidadosamente, Tony comenzó a cortar alrededor del pene. La carne indefensa cedió fácilmente a la cuchilla afilada. Tomó solamente algunos minutos para terminar el procedimiento que Jim había esperado años experimentar.

Jim abrió sus ojos llenos de lágrimas y vio a su amante sosteniendo su pene cortado en su mano. En la sala resonó una gran alegría, los hermosos jóvenes aplaudiendo la escena que acababan de presenciar. Adam se agachó y besó a Jim, colocando suavemente su polla en el pecho de Jim, mientras Tony trabajaba para completar la operación.

Jim tardó varias semanas en recuperarse completamente de la cirugía. Tony había dejado suficiente tejido para que quedara un muñón, sobresaliendo un centímetro de la entrepierna de Jim. Tony enseñó a Jim a inclinarse ligeramente hacia adelante mientras se sentaba en el inodoro, para que la orina cayera en el recipiente.

Al principio, Adam dudó cuando ató a Jim al poste de la cama, pero Jim le animó a continuar. Adam probó el ano de Jim con un dedo lubrificado, sintiendo la carne apretada abierta. Él empujó suavemente la cabeza de su polla dura en el culo de Jim, y sonrió mientras Jim gimió de placer. Era la forma en que siempre había querido, excepto que ahora el pene de Jim había desaparecido, Estaba en un frasco de vidrio en la cómoda.

Adam clavó su erección dentro y fuera del culo de Jim, golpeando la próstata de Jim una y otra vez. Adam apretó sus dedos alrededor de los huevos de Jim, haciendo que Jim gimiera en éxtasis. Adam se acercó y agarró el pezón izquierdo de Jim, apretándolo con fuerza.

"¡Oh Dios! ¡ME VENGO!" Gritó Jim. Unas pocas gotas de semen surgieron del tallo del pene de Jim, goteando por la parte delantera de su bolso de piel. Justo entonces, el pene de Adam arrojó un gran chorro de semen en el culo de Jim. Ambos hombres gritaron de placer, luego se desplomaron en las sábanas, exhaustos pero brillando de satisfacción.

-“Muchas gracias, Adam”. Le dijo Jim a su amante.

Mientras los hombres se abrazaban unos a otros. "Nunca he sido tan feliz en mi vida." Adam sonrió y acarició la mejilla de Jim. Sabía que estarían juntos por mucho tiempo.





Autor: Mark       Traductor: DarkSoul

JOVEN PAPÁ

Lo que necesitaba era un poco de emoción con verdadera urgencia. Los días de verano eran tan aburridos. Pasé la mayor parte de ellos apenas el paseando alrededor de los centros comerciales que intentaban tomar una buena ojeada de algunos tipos guapos ahí. Pronto lo encontré todo tan aburrido también. Un día vi una furgoneta de mudanzas estacionada frente a la casa que estaba junto a la mía. Alguien estaba mudándose. Abrí un poco mis cortinas y vi un cochecito entre otras cosas para niños. Qué aburrido......


JOVEN PAPÁ
Lo que necesitaba era un poco de emoción con verdadera urgencia. Los días de verano eran tan aburridos. Pasé la mayor parte de ellos apenas el paseando alrededor de los centros comerciales que intentaban tomar una buena ojeada de algunos tipos guapos ahí. Pronto lo encontré todo tan aburrido también. Un día vi una furgoneta de mudanzas estacionada frente a la casa que estaba junto a la mía. Alguien estaba mudándose. Abrí un poco mis cortinas y vi un cochecito entre otras cosas para niños. Qué aburrido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING]


Categoria: Gay      Autor: Rockballs





Lo que necesitaba era un poco de emoción con verdadera urgencia. Los días de verano eran tan aburridos. Pasé la mayor parte de ellos apenas el paseando alrededor de los centros comerciales que intentaban tomar una buena ojeada de algunos tipos guapos ahí. Pronto lo encontré todo tan aburrido también. Un día vi una furgoneta de mudanzas estacionada frente a la casa que estaba junto a la mía. Alguien estaba mudándose. Abrí un poco mis cortinas y vi un cochecito entre otras cosas para niños. Qué aburrido. Yo quería tener la vista de buenos chicos no un vecino con bebés llorar.

Pocos días después estaba revisando los centros comerciales de nuevo. Parecía que conocía a todos los chicos allí: no había caras nuevas, ni cuerpos nuevos, sino los mismos tipos que había visto cientos de veces. De repente, había un tipo magnífico frente a mí. No lo había visto nunca. ¡Finalmente algo nuevo! Pensé, él era un tipo masculino en sus 30's tempranos o finales de los 20's con un cabello corto marrón oscuro y un cuerpo trabajado, no mucho pero si lo suficiente. Estaba saliendo del centro comercial. Corrí tras él tratando de tener una mejor mirada de él. Lo vi entrar en un jeep azul y él se había ido. Mierda - ¡qué mala suerte! Regresé a casa y decidí darme un baño. No tengo una piscina propia pero comparto una piscina comunitaria con otros vecinos.

Salté a la piscina y empecé a nadar cuando lo vi de nuevo. ¡El chico del centro comercial estaba ahí! ¡En mi piscina! Llevaba un estúpido traje de baño estilo bermuda que no revelaba detalles importantes de la parte más importante de su cuerpo. Pero eso no era peor. Lo peor era que tenía un niño pequeño de 2-3 años en sus brazos y una esposa que le gustaba tomar el sol cerca de él a un costado de la piscina. Estaba caliente. Lo observé cuidadosamente tratando de explorar su cuerpo desde los pies hasta la cabeza. Si solo estuviera vistiendo un speedo apretado. Finalmente vi algo que me gustó: levantó a su hijo de la piscina por lo que su bermuda se apretó más en su entrepierna. A través de la bermuda húmeda vi una protuberancia decente. Me puse tan caliente que necesitaba salir de la piscina con urgencia. En verdad quería tenerlo.

Al día siguiente lo encontré de nuevo en la piscina. Esta vez acompañado solo por su pequeño hijo. Estaba parado en la parte inferior de la piscina enseñando a su hijo a nadar. No me prestó atención cuando nadé junto a él. Comencé a bucear y observé su virilidad bajo el nivel del agua cuando lo pasé. Me detuve junto a él y me puse de pie. Conversé con él durante unos minutos y parecía ser un buen tipo. Le dije que necesitaba irme en ese momento y empecé a nadar. Lo hice parecer un accidente cuando mi mano tocó ligeramente su protuberancia bajo el agua. Wow, se sentía tan caliente y suave. No reaccionó en absoluto.

Al día siguiente la zona de la piscina estaba llena. Era un día caluroso de verano y todos los vecinos estaban en la piscina, para tratar mitigar un poco el gran calor de ese día.

Él también estaba allí. Estaba lleno de niños gritando corriendo y saltando en la piscina, algo que no era mucho de mi agrado. Estaba nadando solo entre todos esos niños. Salté a la piscina y fui tras él. Se detuvo en el extremo profundo y estaba colgando con las manos en el borde de la piscina. Empecé a zambullirme y acercarme por detrás. Lo vi extendiéndose y cerrando las piernas bajo el agua.

Pronto estaba detrás de él, todavía buceando y él no podía verme. Vi sus huevos y su jugoso pene colgando bajo la bermuda entre sus piernas. Agarré sus bolas con fuerza y ​​las apreté con tanta fuerza como pude tirarlas hacia abajo. No tuvo tiempo de reaccionar antes de estar bajo el agua. Nadie notó nada de aquellos todos estaban ocupados en sus cosas. Sentí sus huevos de tamaño de huevo en mi puño y su jugoso pene tocando mis dedos. Se retorcía tratando de salir de mi fuerte agarre, pero no lo dejé ir. Seguí apretando sus fabricantes de bebé tratando de hundir mis dedos en ellos. Quería terminar, destruir esos grandes huevos para siempre. Ya tenía un hijo para que ya los necesitara de todas maneras. Pero no fue tan fácil, como pensé.

Eran huevos realmente duros y la membrana externa resistió la presión de mis dedos. Vi su hermoso rostro en pánico y en profunda agonía. Abrí el puño un poco y los aplaste contra la pared de la piscina tratando de aplastar sus huevos entre ellos. Pero el agua hizo mi tarea más difícil así que decidí volver a mi plan original y dar vuelta a sus huevos en espiral entre mis dedos. Estaba cavando y hundiendo las yemas de mis dedos más y más profundamente a sus hinchados huevos y de repente sentí que algo cedió bajo mis dedos. Algo se rompió y el tipo comenzó a retorcerse y luchar aún más.

Había cientos de burbujas saliendo de su boca mientras intentaba liberar sus huevos de mi mortífera trampa. Sentí cómo mis dedos finalmente hicieron su camino más profundo en sus huevos. Cuando la membrana exterior rompió el resto fue un trozo de pastel. ¡Sentí en mi mano cómo sus dos huevos se convirtieron en una maldita mezcla dentro de su saco y sus huevos saltaron! Solté mi agarre de sus destruidos huevos y él subió a jadear algo de aire para sus pulmones. Podía oír sus gritos bajo el agua cuando desapareció entre los niños gritando.

Nunca lo volví a ver. Se mudaron una semana después cuando volvió del hospital. Estuve satisfecho por un momento, pero sabía que necesitaba encontrar otra víctima tarde o temprano. Al final del día el verano no fue tan aburrido en absoluto como pensé.





Historia Original Aquí.




Autor: Rockballs       Traductor: DarkSoul

JUAN EL REBELDE

Dada la situación perder a uno solo de los habitantes de la fortaleza era algo que no se podía dar el lujo Ron, sabía que tenía que hacer algo con Juan, no podía matarlo, pero tampoco dejarlo ir, sin embargo estaba consciente que debía ser castigado pero un castigo físico en su caso no iba a hacer suficiente por lo se le ocurrió una idea que además de volver manso a Juan le iba a proporcionar placer a Ron además era algo que hacía tiempo deseaba hacer......


JUAN EL REBELDE
Dada la situación perder a uno solo de los habitantes de la fortaleza era algo que no se podía dar el lujo Ron, sabía que tenía que hacer algo con Juan, no podía matarlo, pero tampoco dejarlo ir, sin embargo estaba consciente que debía ser castigado pero un castigo físico en su caso no iba a hacer suficiente por lo se le ocurrió una idea que además de volver manso a Juan le iba a proporcionar placer a Ron además era algo que hacía tiempo deseaba hacer.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Juan de 26 años era uno de los hombres más jóvenes del complejo, en el año 2143 habían pasado tres años desde el fin de la gran tercera Guerra mundial el mundo estaba en ruinas, los pocos sitios en donde se podían vivir estaban controlados por los militares que ejercían su ley con mano firme, Juan había dado problemas desde un  principio pero aquel día había llegado al tope de la paciencia de Ron el feje militar de la fortaleza, Juan había tratado de huir del lugar llevándose comida y a varios de sus seguidores.

Dada la situación perder a uno solo de los habitantes de la fortaleza era algo que no se podía dar el lujo Ron, sabía que tenía que hacer algo con Juan, no podía matarlo, pero tampoco dejarlo ir, sin embargo estaba consciente que debía ser castigado pero un castigo físico en su caso no iba a hacer suficiente por lo se le ocurrió una idea que además de volver manso a Juan le iba a proporcionar placer a Ron además era algo que hacía tiempo deseaba hacer, sobre todo con Juan que era un joven muy atractivo.

Ron fue hacia conde estaba confinado Juan, el cual era su habitación apenas entrar Juan se le fue encima, pero Ron era más grande, fuerte y experimentado con dos rápidos golpes hizo caer a Juan a la cama, luego rápidamente le inyecto algo en cuello que lo dejo sin fuerzas pero consciente de todo a su alrededor, Juan buscaba desesperadamente moverse, pero por más que luchaba no lograba hacer que sus músculos respondieran, las manos de Ron comenzaron a recorrer el cuerpo de Juan que comenzó a aterrarse, luego Ron se inclino y le susurro al oído.

-“No sabes cómo voy a disfrutar de esto Juanito”. Dijo Ron.

Ahí acostado sobre su cama Ron comenzó a besarlo, mejor de lo que cualquier chica lo había hecho en su vida a Juna que no podía creerlo, los besos no tardaron en ir subiendo de nivel, cada vez más intensos, lengua, mordidas, aquello no iba nada bien para Juan, deseaba moverse pero mientras más lo intentaba más rígido su cuerpo se volvía, le fue obvio que las intenciones de Ron no era para nada buenas para él.           

Ron sin dejar de besar a Juan le fue quitando su camisa dejando su torso desnudo, el cual luego de admirar unos momento inició a quitarle el pantalón mientras seguía besándolo, Ron le bajo su viejo y sucio pantalón hasta los tobillos que colgaban fuera de la cama, no se lo quito por completo lo dejo ahí pues no le quito los zapatos a Juan, su piel blanca de Juan quedo a la vista de Ron sobre todo quedaron expuestas sus bien formadas nalgas Ron también se quito la camisa, y dejo sorprendido a Juan.

Ron estaba totalmente tatuado, con un cuerpo de esos que uno sueña, sus brazos eran gruesos se quedo solo con una camiseta sport, Ron se bajo el cierre (zipper) de su pantalón militar, introdujo su mano en su interior, hurgo algo por unos segundos antes de sacar un pene en erección y le dijo a Juan mientras tomaba su cabeza de sus cabellos,

-“Lámbelo”. 

No pudo resistirse Ron le abrió su boca e introdujo su duro miembro en su boca, por lo que Juan a su pesar inició a lamber ese pedazo de carne que era rígido, fuerte y que le hacía sentir placer muy a su pesar, nuevamente Juan trato de resistirse de morder el pene en su boca pero no pudo mover su quijada por más que lo intento, lentamente Ron iba metiendo y sacando su pene de su boca, su gemidos no tardaron en escucharse, su pene estaba totalmente erecto, al cabo de unos minutos sus 20 cm enteros ya entraban en la boca de Juan, que de vez en cuando sacaba su erección para que Juan admirara su enorme pene, era grande, grueso y sus venas se marcaban lo suficientemente visibles por su tronco.   

Luego de un rato permaneció Ron de ese modo hasta que comenzó a hacer con ayuda de sus manos que Juan le lambiera su glande, presionando su glande un poco sobre su lengua, luego cada vez fue introduciendo más, daba pequeñas, hacia que le lambiera el tronco de su pene, luego hacia que se lo devoraba por completo hasta el fondo, era algo adictivo, su sabor y sensación hacían que Juan quisiera que parara, Ron sacaba su pene de su boca, lo sujetaba como si lo estuviera masturbando, agarraba de nuevo su cabeza e introducía su pene en su boca, pero poniendo sus manos a ambos lados de su cabeza para hacer un movimiento, como si lo estuviera penetrando por detrás.    

De pronto Ron saco su pene de la boca de Juan, para comenzar nalguearlo con violencia con sus manos, cada nuevo palmada era más fuerte las nalgas de Juan no tardaron en ponerse rojas de lo irritadas que se pusieron, de pronto luego de 10 minutos las palmadas se detuvieron, Ron se levantó de la cama, le abrió levemente las piernas a Juan, se acostó sobre Juan y de nuevo inició a besar a Juan mientras hacía un movimiento de estarlo penetrando (aunque no estaba penetrando) solo restregaba su pene entre sus nalgas, Juan sentía su cuerpo sobre el suyo, sentía su respiración cada vez más agitada.          

-“Disfruta Juan que luego de hoy ya no serás un hombre”. Dijo Ron.        

En ese momento Juan sintió un dedo entrar en su ano, lo próximo que supo es que Ron agarró su pene e inició a penetrarlo, era mi primera vez, con tan solo su glande en su interior le ardía, entonces paró, e inició a lamber su ano, metía y jugaba con su lengua, entraron dos dedos, ya estaba listo, inició otra vez lentamente hasta inició a embestir (empujar) cada vez era más duro, más rápido, más placentero, podía sentir como iba adentrándose, el dolor no le importaba a Ron sino la humillación.

Ron estaba sobre Juan, besándole el cuello mientras lo penetraba, le agarraba su espalda como si eso evitara algo el dolor que Juan estaba sintiendo, sus movimientos eran rápidos, fuertes, los testículos de Ron se estrellaban contra las nalgas de Juan, aquello duro 20 o 25 minutos, de pronto Ron bajó el ritmo y pudo sentir cómo se corrió dentro de él, al expresión de su cara lo dijo todo, al terminar de venirse se dejó caer sobre su cuerpo exhausto mientras continuaba besando su espalda a acariciando sus nalgas, sin sacar su pene aun palpitando de su interior.

Juan sintió todo su cuerpo temblar cuando el pene comenzó a salir de su interior lo peor fue cuando el glande de Ron salió de su ano, que casi sintió que le fue arrancado parte de sus intestinos, Ron con su pene aun chorreando no solo semen sino sangre, se inclino de nuevo, su barba raspo su hombro y Jesse le escucho decir.

-“Ahora voy a arreglarte para que ya no seas más un problema y rebelde” Dijo Ron.

Ron inmediatamente tomo el escroto de Jesse que ya para ese momento estaba bañado de su semen y sangre que se mezclaba con el liquido blanco que brotaba del ano aun abierto de Jesse, quien de nuevo trato de moverse, se luchar, de escapar pero sus músculos aun no le respondían por más que lo intento, Ron de pronto blandió un largo como ancho cuchillo de cuchilla acerrada tipo cazador, para el terror de Juan, la afilada y resplandeciente hoja de acero se acerco a sus testículos que Ron tenia bien sujetos con una de sus fuertes manos, de nuevo le escucho hablar.

-“Ahora aguanta esto dolerá mucho pero es por tu bien”. Dijo Ron.

Ron comenzó a cortar el escroto de Juan, acerrando la piel, tejidos y conductos que se encontró a su paso, el dolor de Juan experimento fue sencillamente aterrador pero aunque hubiese podido gritar simplemente le fue imposible el dolor hizo que sintiera como si su cuerpo estuviera en llamas y el aire en sus pulmones fuese extraído de golpe, sus ojos quedaron en blanco mientras sentía su sangre correr por su piernas, de pronto la mano de Ron arranco la pequeña porción de piel que conectaba su escroto a su cuerpo, lo que hizo que todo el cuerpo de Juan se sacudiera en convulsiones.

Juan se desmayo, al poco tiempo, el dolor simplemente fue insoportable para su mente y cuerpo, se despertó al dia siguiente encontrándose con que ya no era más un hombre sino un eunuco, lloro mucho y maldijo a Ron, pero conforme fueron pasando las semanas su comportamiento cambio conforme las testosterona fue dejando su cuerpo, su pene perdió todo rastro de virilidad y Juan dejo de ser un rebelde para convertirse en un fiel y devoto colaborador de la fortaleza con el tiempo a la muerte de Ron a manos de gente de las arenas.

Juan se convirtió en el jefe de la fortaleza cargo que ocupo hasta su muerta a una edad avanzada, y siempre les contaba a los niños de cómo era la vida antes de la guerra y como fue un rebelde pero como si vida cambio cuando Ron lo castro.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JESSE ESCUELA FEMDOM

Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara......


JESSE ESCUELA FEMDOM
Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul






Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara, se les decía de ese modo porque todo derecho que una persona podría tener le era retirado.

En otras palabras otra persona era libre de poder hacerle cualquier cosa a un “libre” menos matarlo.  La historia de Jesse comenzó tres semanas atrás cuando Andrea acepto tener sexo con él. Andrea de 16 años estaba enamorada de Jesse por lo que acabo por ceder a las presiones de él, su novio desde que cumplió los 15 años, ambos sabían que tener sexo antes de los 20 años era un crimen, que les  podía costar muy caro especialmente a los hombre pero a Jesse poco le importaba el riesgo quería que Andrea fuese suya.

** ** ** ** ** ** **

Andrea era de altura 1,67 metros, cabello rubio, ojos cafés, cuerpo delgado pero bien moldeado, tetas bien redondas y grandes, cintura diminuta, y un par de nalgas simplemente perfecto, de hecho cuando la conoció en un baño de piscina en la fiesta de un amigo, llevaba puesto un diminuto bikini que a Jessy le dieron ganas de masturbarse gasta arrancarse su pene de lo excitado que quedo.           

Al llegar a casa esa noche, casi no pude dormir pensando cómo podía tener sexo con ella, no tardaron mucho en hacerse de novios los besos y caricias de ambos desde un principio eran muy apasionados pero cuando mas prendido estaba Jesse Andrea lo detenía, alegando que no era correcto y que no estaba aun preparada para lo que él deseaba, Jesse siempre se quedaba con ganas, recurriendo a la masturbación una y otra vez.    


Jesse aparto una habitación en uno de los moteles uno de los más elegantes de su padre al llegar a la habitación ambos adolescentes se besaron, una vez dentro, Andrea le dijo que necesitaba ir al baño, dado que ella tardaba mucho Jesse fue a ver si algo pasaba al llegar a la puerta ella salió de improviso, los ojos de Jesse casi de le salen de la impresión de poder ver en su máximo esplendor el cuerpazo hermoso de Andrea, Jesse trato de disculparse, pero ella le hizo callar dijo que no había problema y lo agarro del cuello para atraerlo hacia ella, dado que Jesse era más alto que Andrea tuvo que inclinarse un poco para poder besarla
           
Cuando sus labios por fin se separaron fue Andrea la que hablo.

-“Jesse te deseo con locura, deseo ser tuya, deseo sentir tu pene en mi interior”. Dijo casi jadeando Andrea.

Jesse al principio no supe que decir estaba sorprendido, perplejo ante tales palabras, pero ella con sus besos en su cuello y luego en sus labios, hizo que se excitara de inmediato, aquello era lo que tanto deseaba por tanto tiempo que no iba a perder la oportunidad que la tenía en las palmas de sus manos.

Jesse tardo apenas segundos en quitar toda la ropa lo hizo lo más rápidamente posible, luego ambos besándose entraron por inercia al baño, ahí Andrea se puso de rodillas y tomo su pene primero lo masturbo por unos segundos antes de comenzar a darle una mamaba, lo hizo torpemente ya que era su primera mamada pero para Jesse fue suprema, aquello duro unos 10 minutos, lo que hizo excitar mucho a Jesse que se puso de pie y la levanto del suelo, para que se agarrara de su cuello con ambos brazos su pene quedo rosando su rajita, con una mano agarro su erección y con su glande busco la entrada, cuando lo hizo no dudo en comenzar a penetrar de esa manera.

Jesse sujetando a Andrea de sus nalgas la movía de arriba hacia abajo, cuidando de no tumbarla, y solo podía escuchar sus fuertes gemidos y algunos gritos, luego de cansarse se sentó en el inodoro (water), y ella de frente la siguió penetrando aunque en esa posición era ella la que tenía el control, mientras se basábamos sin parar, ella dijo que quería chupársela de nuevo por lo que bajo de Jesse, y escupiendo en su pene ella comenzó a metérsela poco a poco teniendo algunas arcadas que logro controlar hasta el fondo.            .

Luego se puso en cuatro patas, y le Jesse la penetro por detrás desvirgando su ano de una forma tremenda, mientras besaba su espalda y pellizcaba sus tetas, Jesse estaba dándole cada vez más duro, hasta que estaba por terminar, ella se dio la vuelta y le acabo en sus tetas, cuatro grandes y copiosas cuerdas de leche espesa brotaron del palpitante pene de Jesse que empaparon sus senos por completo.

Al terminar ambos se fueron a baño donde se ducharon juntos y besaron hasta el cansancio, luego ambos se fueron a la cama en donde siguieron acariciándose y besándose, la puerta de la habitación se abrió bruscamente cuando Andrea restregaba sus abiertos labios vaginales aun filtrando un hilito de sangre sobre el pene de Jesse debajo de ella.

** ** ** ** ** ** **

El juicio de Jesse llego su padre contrato al mejor abogado para esos casos pero les informo que había poco que podía hacer, dado que Jesse se declaro inocente, el caso estaba prácticamente perdido pero que haría todo lo posible, pero fue realmente poco lo que su abogado pudo hace seis horas duro aquello al final el juez lo encontró culpable de violación estatutaria, y lo sentencio a pasar 15 años como un “libre” al servicio del estado, nada se pudo hacer en ese punto.

Jesse quedo en shock apenas y noto cuando los guardias de la corte se lo llevaron, apenas reacciono cuando comenzaron a quitarle sus ropas, fue en ese punto que trato de resistirse pero fue rápidamente sometido, Jesse salió del tribunal apenas con una ajustada y pequeña trusa (slip) de dolor blanco de látex que cubría su pelvis y a duras penas sus genitales, si bien el pene de Jesse no era nada fuera de lo normal para su edad, sus testículos eran otra historia que eran grandes incluso para un hombre adulto de más edad, que eran su orgullo.

Desde ese momento hasta el fin de su condena esa era la única prenda que podría portar, durante los siguientes meses Jesse fue mandado y usado en toda clase de tareas muchas de ellas muy humillantes una de ellas fue la de lamedor de baño en donde fue colocado en un baño público para darle sexo oral a las mujeres con su lengua sin ver o poder tocar a la mujer que requiriera el servicio de su lengua, muchas veces esas mujeres terminaban orinándole orinando en su boca, hasta casi ahogarlo, además de otras tareas muy degradantes para cualquier hombre.

** ** ** ** ** ** **

Todos los días Jesse que era puesto en una celda donde llegaba todo agotado cada noche, para ser despertado al amanecer para comenzar su día, era metido en una camioneta cerrada con otros “libres” para ser llevado a la tareas o tareas del día, nunca se les informaba cual iba a hacer pero ese día, todo su mundo y cuerpo iba a cambiar para siempre. Jesse no tenia permitido eyacular cada que deseaba, sino solo una vez cada tres semanas y apenas se le daba 5 min para ello, para ese momento hacia dos semanas que vaciaba sus testículos.

Jesse se sentía muy inquieto como casi todos en esa caja metálica mientras avanzaba por las calles de la ciudad, todos tenían erecciones matutinas evidentes debajo de su prenda de látex, pero nadie decía nada al respecto, todos deseaban venirse, en su mayoría todos eran hombres en sus años 20’s o menores, como en el caso de Jesse, poco a poco se fue vaciado la caja del transporte hasta que solo Jesse quedo, cuando la puerta se abrió estaba ante la entrada de un edificio escolar, fue introducido y colocado en un marco en forma de gran “X”.

Que estaba unida a una amplia base con ruedas, también se le coloco una mordaza de bola y un aro de metal rodeaba su vientre para el quedar bien sujeto, a esa enorme “X”, luego fue llevado hasta un aula en donde espero por espacio de media antes de que varias bellas chicas en uniformes escolares que portaban muy sexy, una mujer de unos 45 años entro al poco tiempo evidentemente la maestra de aquella chicas, aquella mujer se sentó al fondo del salón y le pidió a tres de esas chicas de 19 o 20 años que comenzaran con su exposición.

Una de esas chicas una impactante rubia, tomo una silla para sentarse a un lado de Jesse, saco una computadora portátil y llamo a dos chicas más una de ella escribió en la pizarra mientras la otra comenzó a hablar, la chica cuando termino de escribir en la pizarra fue hasta Jesse y lo despojo de su única prenda dejándolo completamente desnudo. La mujer también muy bella tomo el pene de Jesse para comenzar a masturbarlo hasta que su pene estaba en completa erección, sintiendo de nuevo la mano de una mujer sobre su miembro viril.

La chica espero a que algo de liquido pre seminal comenzara a chorrear del ojos del glande de Jesse antes de soltarlo cuando ella retiro su mano la mujer rubia dijo.

-“Bien es hora de mostrarles como se puede castrar a un hombre”. Dijo la rubia.

Aquella palabras hicieron aterrar a Jesse, se agito y busco la forma de soltarse la chica a su lado también le agarro sus colgantes y enormes testículos, los cuales apretó con su delicada mano, clavo su uñas en la parte superior de su escroto que le produjo un increíble dolor, tanto que todo su cuerpo se sacudió violentamente.

-“Primero vamos a demostrar cómo se puede acabar con los testículos usando el cuerpo”. Dijo la rubia con la computadora.

La chica de grandes tetas y cabello negro se acerco a Jesse, tomo el pene de Jesse con sus dos manos para mastúrbalo, cuando Jesse estaba a punto de correrse luego de más de 15 días sin hacerlo, recibió un fuerte rodillazo por parte de la bella morena, aquel rodillazo fue brutal los ojos de Jesse casi se le salen de sus cuencas del dolor que sintió en ese momento pero no tuvo tiempo de recuperarse, tres nuevos rodillazos impactaron sus grandes testículos.

Al decimo brutal rodillazo el testículo izquierdo de Jessy ya no soporto y estallo un sonoro sónico se escucho en el aula.

-“¡CRACK!”

Los ojos de Jesse se pusieron en blanco por unos segundos pero para su desgracia no perdió el sentido, el dolor era intenso y la rubia con el computador dijo como si el dolor de él le fuese indiferente.

-“Ahora vamos a demostrar cómo se puede castrar a un hombre con herramientas simples”. Dijo la rubia.

La otra chica mostro un alicate plateado con el que tomo su testículo derecho, el ultimo que aun quedaba intacto dentro del saco de piel de Jesse.

La mujer comenzó a apretar su testículo retorciendo su escroto, el cuerpo de Jesse se sacudía con violencia, la presión de la herramienta solo aumentaba y aumentaba con cada momento, hasta que de nuevo luego de 10 o 15 minutos de agonía su testículos derecho ya no soporto aquel brutal trato y también estallo, esta vez Jesse perdió el sentido por uno segundos para cuando recupero la consciencia ya dos ligas castradoras había sido colocada en lo alto de su escroto su pene aun continuaba en completa erección.

La rubia del computador la dejo a un lado se puso de pie y dijo al tiempo que tomaba una gran tijera.

-“Ahora voy a mostrar cómo se castra físicamente a un hombre” Dijo ella mientras se acercaba a Jesse.

Todo el cuerpo de Jesse se sacudió con fuerza cuando ella tomo el gran escroto de Jesse, en donde ya no se distinguía los dos grandes orbes en su interior sino dos bultos amorfos, su apretón solo le provoco gran dolor, ella coloco la tijera entre las dos ligas en lo alto de su escroto y antes de cerrar las cuchillas le dijo al oído.

-“Es una pena fueron dos magníficos huevos” Dijo la rubia.

Jesse la miro con una expresión de suplica pero ella solo cerro las cuchillas de la tijera, el escroto de Jesse cayó al suelo, cercenado por completo el pene de Jesse lanzo en ese momento seis potentes chorros, su ultima eyaculación viril de su vida, pero no la pudo disfrutar ya que todo su cuerpo se sacudía presa del más horrible dolor, aquellas terribles sacudidas de su cuerpo duraron por algunos segundos, Jesse alcanzo a ver como su escroto fue levantado por la rubia antes de desmayarse.

** ** ** ** ** ** **

Jesse se despertó sobre saltado al día siguiente en su celda, con su entrepierna vendada, supo que todo lo sufrido no fue una pesadilla, había sido castrado, lloro por horas y horas, cuando se recupero siguió siendo usado como un “libre” hasta que fue liberado a los 32 años su cuerpo era obeso, sin definición como cuando era adolescente, tenia pequeñas tetas y su pene encogido por completo sin rastro alguno de escroto o testículos por debajo de él.

Ahora vive una patética vida, pensando siempre en que debe acabar con su vida, pues no puede imaginar pasar el resto de su vida, siempre teniendo pesadilla con aquella escuela y colegialas que lo despojaron de todo placer sexual como hombre para el resto de sus días.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JARDIN DE LOS PERROS

Jordan apenas recordaba haber salido de aquel lugar con aquella espectacular mujer, recuerda estarla besando y manoseando pero nada, más hasta que abrió los ojos sobre una cama apenas vestido con su ropa interior de color blanca tipo slip (trusa), con un grueso elástico de color negro rodeando su cintura, le dolía la cabeza y su cuerpo en general estaba con las piernas ligeramente separadas, con grilletes en los tobillos y muñeras pero sus brazos estaban extendidos hacia arriba......


JARDIN DE LOS PERROS
Jordan apenas recordaba haber salido de aquel lugar con aquella espectacular mujer, recuerda estarla besando y manoseando pero nada, más hasta que abrió los ojos sobre una cama apenas vestido con su ropa interior de color blanca tipo slip (trusa), con un grueso elástico de color negro rodeando su cintura, le dolía la cabeza y su cuerpo en general estaba con las piernas ligeramente separadas, con grilletes en los tobillos y muñeras pero sus brazos estaban extendidos hacia arriba.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Jordan de 22 años era un atractivo joven rubio al que le gustaba mucho beber, sobre todo los fines de semanas acudía a bares y sitios donde se pudiera bailar y de paso hacer una conquista de una noche con la cual poder tener algo de buen sexo, aquella noche que cambio su vida bailaba con una bella morena de nalgas paraditas, que estuvo manoseando cuanto quiso en la pista de baile cuando ella le dijo que fueran a su casa no dudo en aceptar, deseaba restregar su pene ya en erección entre ese hermoso par de nalgas.

Jordan apenas recordaba haber salido de aquel lugar con aquella espectacular mujer, recuerda estarla besando y manoseando pero nada, más hasta que abrió los ojos sobre una cama apenas vestido con su ropa interior de color blanca tipo slip (trusa), con un grueso elástico de color negro rodeando su cintura, le dolía la cabeza y su cuerpo en general estaba con las piernas ligeramente separadas, con grilletes en los tobillos y muñeras pero sus brazos estaban extendidos hacia arriba, bien sujetos a la pared donde reposaba la cabecera de aquella cama individual, en una habitación sin casi ningún mueble más.

Jordan no tardo en notar que estaba amordazado, por lo que no podía pedir ayuda, varias horas después de despertar una mujer madura de unos 46 o 48 años entro en la habitación iba vestida solo con una minúscula tanga de encaje de color negro con flores rojas bordadas al frente de la prenda, sus grandes tetas coronaros por dos aerolas de color marrón casi cubrían toda la extensión del frente de sus senos, en el centro dos pezones enormes apuntaban hacia abajo, la mujer que además portaba una fusta y altos tacones negros de charol se acerco a donde estaba Jordan.

La alta como robusta mujer, comenzó pasando la punta de la fusta por las piernas de Jordan para ir subiendo hasta llegar a la protuberancia que se formaba al frente de su slip, la mujer masajeo sus testículos y pene con la punta de la fusta por algunos segundos antes de seguir subiendo por sus marcaditos abdominales hasta llegar a su pecho también marcadito, acaricio sus tetillas por unos segundos con la fusta antes de retirar aquel aparato de su cuerpo por fin, cuando lo hizo se inclino un poco casi tocando el cuerpo de Jordan con sus tetas.

-“¡Vaya, vaya, miren que tenemos aquí un gran y bonito nuevo esclavo!” Exclamo la mujer al posar sus manos sobre el dorso de Jordan.

Quien la miro con los ojos bien abiertos, al escuchar la palabra esclavo se agito y trato de soltarse lo que hizo que la mujer quitase las manos de su cuerpo para darle un primer azote con la fusta muy fuerte directamente en sus marcados abdominales, que le hizo retorcer de dolor por un par de segundos…

Cuando Jordan se calmo y tenía toda su atención hacia la mujer ella mirándolo como se ve a un nuevo juguete, le dijo con una voz sexy pero al mismo aterradora para Jordan.

-“¡Oh si cariño, desde hoy eres mi esclavo, es mejor que lo aceptes!” Dijo la mujer.
-“En verdad pensaste que podrías usar a las mujeres como objeto para tu placer sin consecuencia alguna”.  Dijo Ella.

-“Desde hoy me llamaras Ama Martha ¿Entendiste?” Pregunto Ama Martha.

Jordan solo movió la cabeza en forma afirmativa, indicando que había comprendió lo que ella le había dicho; lo que le valió un nuevo azote por parte de Ama Martha, al tiempo que le replicaba.

-“Si Ama Martha se dice”. Dijo Ella.

Ama Martha entonces sin previo aviso le bajo el slip a Jordan para descubrir su pene y testículos cubiertos con una fina capa de vello rubio, su pene estaba descansando sobre sus testículos con su glande cubierto por completo por su prepucio ya que no Jordan no estaba circuncidado, cuando Ama Martha tomo su pene para comenzar a masturbarlo dijo como si pensara en voz alta.

-“¡Deberé hacer algo sobre esta excesiva piel de tu miembro!” Dijo Ama Martha.
-“Bueno te voy a dar el último placer que tendrás en mucho tiempo, más vale que lo disfrutes porque esto es un regalo único que les doy a mis nuevos esclavos, pero que rara vez se volverá a repetir”. Añadió Ama Martha.

Ama Martha bajo por completo el prepucio de Jordan para dejar su glande de color rosa completamente expuesto en toda su grandiosidad ya que para ese momento no solo su glande sino todo su pene estaba completamente hinchado a sus 23 cm de buen grosor con algunas venas sobresaliendo de su tronco, Ama Martha se inclino para darle un largo lengüetazo desde sus testículos hasta la punta de su glande que hizo estremecer a Jordan de placer por completo.

Su cuerpo se arqueo uno instantes después cuando Ama Martha se trago casi por completo todo su pene con su boca, nadie antes le había hecho una mamada de ese manera, por supuesto el placer que Jordan experimento fue inmediato el mejor sentido en toda su vida, aquella mamada con Ama Martha tragándose su pene por completo y jugando con sus peludos testículos duro varios minutos hasta que paro para ponerse de pie y quitarse su tanga para dejar su depilada vagina de labios gruesos como oscuros a la vista de Jordan.

De inmediato Ama Martha se subió sobre Jordan, restregó la punta de su glande entre sus oscuros labios vaginales, Jordan sintió su calor como humedad, luego tomo su erección y coloca la punta de su glande en la entrada de su vagina para dejarse caer de un fuerte sentón que hizo que los testículos de Jordan rebotaran contra sus nalgas, ella no tardo en comenzó a botar, con cada nuevo sentón sus grandes tetas rebotaban hacia arriba, Ama Martha no tardo en tomar sus tetas para jugar con sus pezones, para luego de unos segundos comenzar a pellizcar las tetillas de Jordan.

Quien se retorció, al sentir tanto dolor como placer en una mezcla extraña, Ama Martha continuo con su cabalgata hasta que Jordan se vino, dando un alarido apagado detrás de su mordaza, llevando el interior de su vagina con cuatro poderoso chorros de su cálido semen, Ama Martha apenas se detuvo unos segundos para recuperarse de su orgasmo que los chorros de semen le provocaron para luego continuar con su monta, hasta lograr una media hora más tarde que Jordan se corriera en su interior por segunda vez, esta vez la descarga fue un poco menor apenas tres chorros pero fueron los que más gozaron ambos al tener un orgasmo simultaneo.

Ama Martha espero a que sus piernas y paredes de sus vagina dejasen de temblar que desmontar a Jordan cuando lo hizo un gran chorro de semen mesclados con sus juegos cayeron sobre el marcado abdomen de Jordan que respiraba agitadamente, apenas se percato de lo que hacia ella hasta que volvió con una tijera, con la que comenzó a cortar su gran mata de vello púbico, que no taro en desaparecer, luego Ama Martha coloco una gran cantidad de gel para afeitar  para esparcirlo por la base de su pene y escroto.

Los genitales de Jordan no tardaron mucho en quedar completamente lampiños como los de un niño de cinco años,, pero Ama Martha aun no terminaba, luego de limpiar los genitales de Jordan, con sus dedos tomo su prepucio cubriéndolo por completo, estirando la piel hasta que sus nalgas se levantaron de la cama en ese momento usando una tijera bien afilada, circuncido a Jordan para el resto de sus días, el grito de terror y dolor que dio fue apenas apagado por su mordaza, luego ella cauterizo las heridas en su pene con un pequeño soplete que hizo que Jordan se desmayara por el dolor.

Jordan pemaneció atado por tres semanas en aquella cama, siendo atendido en todo por Ama Martha cuando su pene había sanado lo suficiente le fue colocado un chastity (cinturón de castidad), de esos que se inserta un largo tubo por la uretra por supuesto fue muy doloroso para Jordan, luego de eso fue obligado a andar por la casa desnudo solo llevando grilletes en sus muñecas como tobillos además de aquel dispositivo, tener un orgasmo como hasta ese momento lo había obtenido ya no era una opción para Jordan.

Jordan como los otros esclavos en su misma situación se encargaban de la limpieza como de las necesidades tanto personales como sexuales de Ama Matha, a ella le gustaba que sus esclavos le lambieran su vagina hasta que se venía en sus bocas, ninguno de ellos podía salir de la gran mansión en donde eran esclavos, la misma estaba rodeada por todas partes por cuatro enormes muros de 8 metros de alto, en cuya cima una cerca electrificada fue colocada entre la casa y el muro externo había 300 metros de jardín en donde habitaban decenas de perros bien entrenados que solo obedecían a Ama Martha.

Dos de los esclavos de Ama Martha ya eran eunucos cuando Jordan llego, una noche él, le pregunto a uno de ellos si Ama Martha les corto sus genitales, pero su respuesta fue que fueron los perros quienes lo despojaron de su hombría al intentar escapar, aquello hizo Jordan olvidara toda idea loca de escapar así pasaron seis meses hasta que un día mientras bañaba a Ama Martha Jordan ya no pudo soportarlo estallo en cólera cuando ella le dijo que lavara bien entre sus nalgas, eso fue todo, estallo e incluso trato de golpearla pero lo que él no sabía era que durante que estuvo inconsciente le habían colocado un pequeño dispositivo en su escroto.

Apenas hizo el amago de golpearla cayó al suelo revolcándose de dolor agarrándose sus testículos el dolor era tan intenso que los alaridos eran terribles aquel martirio duro hasta que Jordan perdió el sentido, quedando en el suelo del baño.

Cuando despertó de nuevo Jordan estaba en el soleado jardín, aquello de inmediato lo inquieto, de pronto sintió las manos de Ama Martha sobre sus blancas y lampiñas nalgas, se las acariciaba, estaba boca abajo sobre el pasto con las piernas y brazos extendidos en forma de “X”.

Sentía su pene sobre el pasto lo que de inmediato le indico que le habían retirado el chastity, Jordan que estaba amordazado escucho decir a Ama Martha.

-“Has sido un chico muy malo, pero se la manera de hacer que seas un esclavo obediente”. Dijo Ama Martha.

Acto seguido su mano descendió hasta sus testículos y pene para acariciarlos por unos segundos antes de volver a hablar.

-“Es un pena, tienes un pene y testículos bonitos pero debes aprender a ser obediente”. Dijo Ama Martha en un tono enérgico aunque cálido.

Luego ella se puso de pie y mientras Ama Martha caminaba a la casa le dijo a Jordan.

-“¡Trata bien a mi queridos hijitos!”. Dijo Ama Martha refiriéndose a sus perros.

Apenas la puerta de la casa se cerró unos 25 perros todos ellos pastores alemanes enormes se acercaron a Jordan quien comenzó a luchar con desesperación absoluta para tratar de liberarse pero mientras más luchaba parecía que mas enfurecía a los perros por los que opto por quedarse quieto con la vaga esperanza de hacer que los perros perdieron interés en él, por unos minutos pareció funcionar los perros dejaron de gruñir y como perdieron interés en él.

Eso fue hasta que de pronto sintió un hocico de esos canes tocar su escroto lo que provoco que Jordan se agitara y tratase de alejar al animal de esa parte de su cuerpo lo que le valió un gruñido de enojo del enorme perro, Jordan en pánico trato de nuevo de soltarse cuando de pronto sintió los largos colmillos del animal clavarse en su escroto, el dolor fue simplemente indescriptible, los ojos de Jordan quedaron en blanco mientras su cuerpo comenzó a sacudirse con violencia sin control alguno, lo que provoco que los demás perros lo rodearan.

Jordan no tardo en sentir como colmillos y toda clase de dientes se clavaban en su pene, escroto y testículos, estos últimos fueron los primeros en ser arrancados por los canes que al parecer tenían buen gusto por ellos, su pene le fue arrancado por pedazos, primero su glande luego su tronco pedazo a pedazo y cuando la carne viril se acabo los perros comenzaron a morder sus nalgas, Jordan pensó que era su fin, se dijo a si mismo que era mejor de esa forma, por lo menos no viviría esclavizado como un eunuco.

Se desmayo de nuevo al cabo de uno segundos.

Jordan se despertó donde abrió los ojos por primera vez en esa mansión, un vendaje cubría toda su entrepierna con un tubo que sobresalía de entre las vendas, le ardía su entrepierna y nalgas, lloro al comprender que había dejado de ser un hombre para el resto de sus días, horas después Ama Martha apareció y mientras acariciaba su marcadito abdomen le dijo.

-“A la próxima que me faltes el respeto o seas desobediente, dejare que mis hijos den buena cuenta de tus carnes ¿Entendido?” Dijo Ama Martha.

Con lágrimas corriendo por mejillas Jordan respondió.

-“Si Ama Martha”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JOVENCITO MI ESCLAVO

Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven......


JOVENCITO MI ESCLAVO
Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua  un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven. Han pasado por mi lecho de esta manera multitud de muchachos, la mayoría hermosos, desde querubines rubios de Germania, a morenos de Nubia, pasando por los de color café egipcios y tostados hindúes.

La empresa que los proporciona tiene siempre un rebaño de muchachos jóvenes, frescos, sanos y cariñosos hacia los clientes. La dirige un ciudadano libio, llamado Talem descendiente de una buena familia, que al quedar arruinado su padre por el juego, no heredó fortuna y buscó esa manera de ganarse la vida.

La entrada, por su linaje, en las principales casas de la ciudad y el acierto en la búsqueda y compra de esclavos jóvenes y bellos de sus agentes por todo el mundo, le permite presentar a sus pudientes clientes siempre un amplio grupo de jóvenes deliciosos.

Nuestras leyes nos permiten utilizar sexualmente a cualquier esclavo, del que tenemos poder de vida y muerte, pero solo pueden ser esclavos los extranjeros, nunca un ciudadano libio. Talem siempre, sigue esa norma, chicos extranjeros, esclavos que le pertenecen y que tengan trece años cumplidos
o hayan alcanzado el inicio de su pubertad.

Un chico de nuestra país puede trabajar idénticamente igual que un esclavo, pero su supeditación a un señor es necesario sellarla mediante un contrato firmado por ambas partes. Nunca se le permite tener comercio carnal con su dueño si es menor de dieciocho años, edad a la que se considera libre y dueño de sus actos. La ley es muy estricta en esta cuestión, lo considera violación. Si el muchacho mancillado es libio y tiene familia, esta puede conseguir que se castigue al infractor y a pagar una fuerte suma por compensación.

Desde que Alí está conmigo no he necesitado los servicios de ninguna empresa, ha cumplido satisfactoriamente con mis necesidades sexuales de tal forma que las ha avivado, encendido, elevado y después calmado sin embargo se acerca a su decimo sexto cumpleaños lo que es malo pues mis apetencias son de chicos bien dotados de menor edad con el menor vello posible y la frescura que solo la extrema juventud puede dar.

Ayer mismo le he vuelto a ofrecer su libertad que nuevamente ha rechazado, no deseo hacerle mal pero si no desea apartarse de mi lado deberé tomar medidas para que el no sufra y deje de ser una. Tentación constante para mi.

-“Señora contigo ya soy libre ¿Dónde puedo estar mejor que a su lado?” Me pregunto Ali.

Estaba echada en el triclinio romano de mi biblioteca, donde suelo descansar cuando me siento agotada principalmente mi vista, mirándome intensamente con sus negros ojos fijos en mí, mientras ordenaba y clasificaba unos papiros importantes que había recibido aquella mañana. Desde donde me encontraba notaba su fija y cariñosa mirada y veía su cara en la que creo se dibujaba una semi sonrisa.

Debe de haber comprobado que esa mueca en su cara me volvía loca, porque se le marcan unos hoyuelos al lado de sus carnosos labios y la suele dibujar a menudo cuando nota que le miraba de soslayo y estoy pendiente de él.

A la vez que repite la semisonrisa, con un movimiento casi imperceptible, ha levantado su túnica ya corta de por sí, de manera que me ofrece la vista de su impoluto suspensorio de color blanco, destacando entre aquellos muslos morenos, que siento me llaman a gritos los retire, para dejar sus genitales libres a la vista.

Intento mirar hacia otro lado porque tengo trabajos de la biblioteca muy atrasados, pero un nuevo gesto de sus piernas, que sabe me dejan ver algo más de su cuerpo al retirar algo que tapa sus secretas partes y un pequeño chasquido de sus labios, me atraen de tal manera, que dejo todo abandonado encima de la mesa, me despojo de mis ropas según me acerco, me la quito y la tiro en el suelo y me acuesto a su lado en el hueco que me hace para ello.

-“Alí, Alí mío, tengo que trabajar” - le digo quejumbrosa.

-“Lo sé mi ama y señora. Y quiero que lo hagas, pero es tanto mi deseo de ti, que debes de perdonarme el que te entretenga”. Me dije con su dulce voz

Enloquecida, mis manos levantan su túnica, mis labios buscan sus labios, y mi cuerpo libre de ropa, lo que tira al suelo, para restregarse contra su joven como bello cuerpo.

-“Alí mío, te amo, te deseo”. Le digo

-“Señora me haces muy feliz. Estoy deseoso de ti. Soy totalmente tuyo, no solo porque soy tu esclavo, sino porque lo desea mi corazón y mi alma. Soy tuyo, tómame, que tu savia me llene, que tu amor me proteja siempre y me de placer sin fin”. Dijo Ali muy serio.

Le acaricio, le abrazo y beso a la vez que le desnudo por completo, nunca me cansaré de admirar este maravilloso cuerpo que tiene ante mí, delgado, fibroso, que se va endureciendo cuando mis manos lo tocan, lo acarician y lo amasan.

Busco sus tetillas rojas e hinchadas como moras que están duros, porque acaban de recibir su caudal de virilidad que me indica que también aquel cuerpo se está desarrollando. Con mi boca le beso, con mi lengua los acaricio, con mis labios abiertos los succiono, mientras oigo quejidos de placer en mi pequeño esclavo, que mientras, busca y ayuda a mi misma a sentir placer al endurecer mis pezones.

-“Déjame engrasar tu espada”. Le digo mimosa.

Llevándome su pene a mi boca, que lo acoge golosamente, ensalivándolo, chupándolo, succionándolo y adorándolo.

Cada vez nuestros encuentros parecían iguales y a la vez totalmente diferentes, siempre encuentro en Alí en un rincón, en un lugar nuevo inexplorado para producirle placer. Tiene una piel tan suave, tan sensible a mis caricias los más recónditos lugares, le hacían enervarse por las sensaciones que recibe ante mis sensibles dedos.

Hasta ahora había buscado en el sexo solamente que me diera placer, nunca pensé lo que pudiera darle, Puede que intentara conseguir de él un grado de colaboración, que en algún caso, comparándolo con el noto en Alí tal vez estaba fingiendo   

En una forma de lo más natural, siento la manera de como se entrega de tal forma que me sobrecoge, goza con tal intensidad que me olvido de buscar mi placer para brindárselo a él. Sus gritos, sus gemidos, sus ronroneos de gato en celo, son tan espontáneos, tan reales, siento una alegría infinita de poderle hacer feliz, pese a saber que era hora de acabar con eso para siempre.

Y lo que antes era una búsqueda inmediata de la entrada de su pene mi cuerpo en mi sexo para obtener placer de la descarga de su semen, paso a ser casi secundario porque solo era la culminación de unos maravillosos momentos de disfrute sexual que son los verdaderamente importantes para mí.

Todo esto que explico es para poder describir lo que mi amado esclavo significa para mí. El era ahora lo mejor que tenía en mi vida. El era mi todo, dándome una razón para vivir que solo el trabajo y el sexo comprado con los que llenaba mi vida.

Mi abuelo con el que me eduqué llenó mi cabeza de deberes, de moralidad, de enseñanzas de cómo llevar y dirigir la finca de la que me haría cargo a su muerte. El sabía que no iba a estar siempre en este mundo para orientarme y aunque me dejó a Haleb para que me ayudara, me sentí perdida ante la nueva vida que se me presentó a su muerte, más aún porque noté desde siempre una
predisposición a amar los esclavos adolescentes.

No había podido encontrar, en mis 25 años de vida, alguien en quien confiar totalmente mi cuerpo, mis sentimientos, mi corazón. Pensaba que aquello iba a durar para siempre.

-“AAAAAhhhhhhhh”. Gimo de placer.

Mientras acariciaba su piel y él me lambia mi abierta vagina y cuando siento que el placer es tal que estoy por correrme comienzo a elevarla, le pido pare, cosa que obedece al instante.

Busco ahora su pene que está dura, turgente, roja de deseo y me lo llevo a la boca que era más que una acaricia con mi boca. Deseaba triturarlo con mis dientes y comerla entera, pero para no hacerle el menor daño, la acaricio con mis labios hasta que arranco de nuevo de él sus gemidos, que al oírlos me transportan a un estado de felicidad tal, que pierdo casi el sentido.

Cuando siente como yo anteriormente estoy por derramarse, me lo indica para que hagamos otra cosa distinta y alargar nuestro mutuo placer. Las caricias continúan y cambiados de sitio y postura, nos ponemos de manera que después de un pequeño descanso sean las dos bocas, las que trabajen en nuestros genitales. Así los cuatro labios y las dos lenguas ensalivan, lamen, chupan y mordisquean furiosas, sin descanso y al unísono nuestros sexos excitados.

Paramos para que mi joven esclavo me ofrezca esa parte tan maravillosa, dura, erguida y perfectamente conformada, que es su pene. Ensalivo su miembro, primero con un solo dedo, después con dos y finalmente con tres para poder ir consiguiendo que sus huevos se contraigan y se ofrezca a mi vagina bien lubrificada.

Cuando con un movimiento hago que me penetre mi cueva del placer, me la introduzco despacio, lentamente, para que mi amor vaya ayudándole y sienta el mayor placer posible, solo el gusto de comprobar que su pene me penetra, que me atraviesa, que busca mis zonas erógenas que hay también dentro de su cuerpo me hacen gemir de placer de nuevo.

Recibo su ayuda moviéndose como si bailara, contoneando su cuerpo, como si estuviese danzando, lo que hace que su pene entre y salga dando círculos en mi interior, deseo el roce de Alí lo deseo con locura pero se en mi mente que esa será la última vez.

Me masturbo con mi mano frotando mi clítoris buscando el mismo ritmo que nuestro baile erótico. Llega un momento en que gritamos los dos y nos abrazamos enloquecidos, porque hemos llegado a un estado que no podemos retener y aguantar su semen fluye dentro de mi cuerpo. Un chorro sale de su palpitante miembro hacia mi interior un gran torrente que producen sus juveniles testículos, que apenas retira tu me cae a mi mano la que lamo ansiosa.

Abrazados, felices y sonrientes reanudamos lo que estábamos haciendo desnudos, sintiendo como su semen fluía de mi vagina. Ordene mis documentos y él siguió mirándome embelesado mientras lo hacía, hasta que de nuevo sintamos un nuevo arrebato de amor, que nos hizo repetir la acción hasta quedarnos dormidos.

A la mañana siguiente partí rumbo a la ciudad no regrese hasta una semana después pero no sola, conmigo llego una anciana que además de matrona era una experta castradora, según sus referencias había castrado a más de 1,000 esclavos y que pocos habían muerto, fue la mejor que pude encontrar, según ella podía castrar a un esclavo con el mínimo de dolor o con el mayor de los dolores posibles.

Hago llamar a Haleb para ordenarle que busquen a Ali que lo lleven al cuarto negro y lo dejen bien sujeto.

Me quede hablando con la anciana explicándole lo que deseaba para Ali, como una hora luego que Haleb regreso para informarme que mi orden estaba cumplida. Hice esperar a Ali, deseaba que sintiera algo de miedo como ansiedad al estar solo ahí amarrado desnudo. En la habitación en donde se llevaban a cabo los castigos más severos contra los esclavos.

Cuando abrí la puerta de la habitación tuve el impulso de correr hacia Ali. Tomarlo entre mis brazos, tomar su pene, masturbarlo hasta la erección y hacer que me penetrara en aquella posición. Sus ojos me suplicaban piedad sin siquiera decirme nada.

Cuando me acerque a donde estaba con la anciana siguiéndome de cerca Ali me dijo.

-“Ama perdón por cualquier falta que haya cometido, ¡por favor imploro su misericordia Ama!”.  Dijo Ali.

Lo tome de su barbilla y le dije.

-“Lo siento querido pero así deben ser las cosas, ¡en verdad goce mucho de ti!” Le dije.

Iba a decir algo, intentar convencerme pero apenas abrió su boca le introduje un palo que tenia enrollado una cuerda. Para luego decirle.

-“¡Vamos muerde y se valiente!” Le dije rápidamente.

Me aparte de su lado para que la anciana trabajara a sus anchas. Lo que hizo de inmediato, de una bolsa de tela que llevaba saco un pequeño jarrón de barro, del que saco una tira de cuero de 35 cm más o menos de largo muy delgada mojada.

Aquella tira. La uso para amarrar el escroto de Ali, lo más arriba que pudo. Apretó el escroto con fuerza tanto que el cuerpo de Ali se sacudió de dolor, apretando sus dientes sobre el palo enrollado, luego tomo un péquela tijera que afilo levemente con una piedra, luego calentó las cuchillas un poco y cuando termino coloco un cuchillo curvo en el fuego.

Regreso a donde estaba Ali, tomo su prepucio mientras él me miraba con ojos suplicantes. La anciana me miro y solo asentí con la cabeza, sintiendo mi corazón latir a todo lo que daba. La anciana estiro el prepucio todo lo que pudo y lo corto, el cuerpo de Ali se sacudió de dolor, apenas hubo algo de sangre pero su glande quedo descubierto para siempre.

Dejo a Ali sacudiéndose para ir al fuego para tomar el cuchillo curvo, donde arrojo la piel que arranco de su pene. Ya con el cuchillo en su mano la anciana mujer regreso donde Ali aun estaba sacudiéndose, tomo su escroto, cuyos testículos estaban bien marcados en su apretado saco de piel. Su pene estaba en completa erección, coloco el cuchillo detrás de su estirado escroto.

La mujer esta vez no pidió mi aprobación simplemente movió su mano y el escroto con los testículos de Ali quedo cercenado en una de sus manos. El cuerpo de Ali se tenso su pene lancho la mayor carga de su semen jamás vista por mi antes de desmayarse por el dolor.

La anciana se puso de pie y me dio el saco de pie, aun estaba caliente y se sacudían sobre la palma de mi mano, casi del mismo modo cuando Ali llegaba al orgasmo cuando aun los tenía entre sus piernas. Mientras admiraba aquel saco de piel, la mujer trabajo en la entrepierna del recién nacido eunuco para curarlo.

Han pasado 2 años desde aquello Ali se ha vuelto uno de mis eunuco más queridos y aun me hace sentir increíble placer con su lengua, e incluso sabe que llevarme al orgasmo con sus dedos lo que en verdad aprecio de él.





Historia Original Aquí.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JED ESCLAVO CASTRADO

Me desperté en aquella silla con cinta adhesiva y cadenas como era antes cuando nada sucedía, excepto mi culo que estaba tan adolorido que no pude quedarme quieto y las marcas en mi cuerpo me ardían. Entonces no fue un sueño lo que sucedió, lo que el amo me dijo. Oí un ruido en la otra habitación que venía por el pasillo. La puerta se abrió el Amo Williams a Jed con algunas marcas de látigo en su pecho y sus piernas. Mi Amo no perdió tiempo y me dejo libre, me desencadenó de la silla.......


JED ESCLAVO CASTRADO
Me desperté en aquella silla con cinta adhesiva y cadenas como era antes cuando nada sucedía, excepto mi culo que estaba tan adolorido que no pude quedarme quieto y las marcas en mi cuerpo me ardían. Entonces no fue un sueño lo que sucedió, lo que el amo me dijo. Oí un ruido en la otra habitación que venía por el pasillo. La puerta se abrió el Amo Williams a Jed con algunas marcas de látigo en su pecho y sus piernas. Mi Amo no perdió tiempo y me dejo libre, me desencadenó de la silla..

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo





Me desperté en aquella silla con cinta adhesiva y cadenas como era antes cuando nada sucedía, excepto mi culo que estaba tan adolorido que no pude quedarme quieto y las marcas en mi cuerpo me ardían. Entonces no fue un sueño lo que sucedió, lo que el amo me dijo. Oí un ruido en la otra habitación que venía por el pasillo. La puerta se abrió el Amo Williams a Jed con algunas marcas de látigo en su pecho y sus piernas. Mi Amo no perdió tiempo y me dejo libre, me desencadenó de la silla.

Tienen 30 minutos para limpiar sus culos, afeitarse y ducharse los dos y si oigo una sola palabra ambos serán azotados. Jed y yo mantuvimos la cabeza inclinada hacia nuestro amo. Luego caminamos rápido al baño y dejamos la puerta abierta para que el amo vea lo que estamos haciendo. Comencé a afeitarme el cuerpo mientras Jed tomaba su enema y nos apresuramos lo más rápido que podíamos para que preparáramos para la inspección.

Cuando terminé de afeitarme y me aseguré de estar limpio mientras Jed se afeitaba el cuerpo. Fue cuando le vi las heridas en sus nalgas y piernas. Ambos nos metimos en la ducha y le lavé la espalda cuidadosamente no le dolía entonces me vuelvo y me lava la espalda. Nos secamos y apliqué el ungüento sobre sus cortes y los míos. Nuestro Amo me observa aplicar el ungüento a Jed y me sonrió mientras yo cuidaba de Jed. El baño estaba limpio y ambos estábamos listos para nuestra inspección.

El Amo frotó sus manos sobre cada centímetro de nuestros cuerpos y se convenció de que estuviéramos bien limpios.

Ambos tienen finales esta semana, dijo el Amo. Bert, ya que solo tienes una para estudiar, tu entonces ayudaras a Jed con la suya. Si no pasa, ambos serán azotados con 100 latigazos. Nos llevo a nuestra habitación. Nuestros tobillos izquierdos fueron asegurados al piso, nuestros libros estaban sobre la mesa y la cámara se bloqueó en nosotros mientras estudiamos desnudos con collares en nuestros cuellos.

Regresaré más tarde para ver cómo están estudiando. Con eso el Amo cerró la puerta y oímos que la puerta fue asegurada por fuera.

Jed me miró con pesar en los ojos.

Bert quería decirte antes de que te fueras para volver a casa. Siento lo que hice también y sé que no hay nada que pueda hacer para compensarte también por la forma en que te traté de nuevo en tu dormitorio. Quería decirte porqué quería convertirme en eunuco.

Le dije al Amo Williams que quería ser su esclavo de tiempo completo y quería que mis huevos fuesen removidos para comenzar mi nueva vida como su esclavo. He sido su esclavo durante un par de semanas y me di cuenta de que quería que se me quitaran los huevos porque me estaban metiendo en tantos problemas durante los años desde que tenía quince años y me pareció una manera perfecta de arreglarme. Cuando el Amo primero me consiguió, no fui disciplinado ni siquiera mi padre pudo controlarme que por eso él me envió también a esta escuela que era mi última oportunidad de cambiar pero no volví mi vida alrededor pero todavía caí de nuevo en el viejo patrón. Primero tenía sexo con cualquier chica que quería, entonces me aproveché de ti Bart. Te he usado como una salida está mal y lo siento, te traté de esa manera. De alguna manera fue lo mejor que me pasó cuando me preparaste y me hizo enfrentarme a lo que me he convertido.

El Amo Williams me dio información sobre mi castración. Discutió los aspectos médicos del procedimiento. Nunca debo discutirlo con nadie, si alguna vez me preguntaba por un médico o por la policía, me desperté en el bosque con mis huevos desaparecidos, mi culo fue violado en el bosque. Me entregó un papel que le da permiso para quitarme los huevos. que dice:

Acuerdo de castración:

Yo JED CARSON estoy de acuerdo en entrar en una relación sexual de esclavitud y disciplina (B & D) y sadomasoquismo (S & M) con las personas abajo firmantes aquí después de lo referido como "Titular (es)". El propósito de esta relación es mi castración (es decir, la eliminación de uno o ambos testículos). El propósito de este acuerdo firmado es asegurar que no haya ningún malentendido por parte de alguien que no esté enterado de este acuerdo en cuanto a mi consentimiento para entrar en esta relación con el (los) Titular (es).

1) Entiendo y estoy de acuerdo en que las siguientes condiciones son una parte no negociable de este acuerdo:

A) Esta relación evolucionara en una o más reuniones durante un período de tiempo.
B) La castración puede hacerse en cualquier momento durante esta relación.
C) Esta relación implicará un abuso extremo de los testículos, así como cualquier otro abuso sexual.

D) El abuso puede causar severo dolor, incomodidad e hinchazón. También el abuso puede conducir a la destrucción de los testículos a pesar de que todavía pueden estar físicamente unidos y que esta condición no impide que sean removidos en un momento posterior o de recibir un abuso adicional.

E) La relación involucrará la servidumbre, así como el entrenamiento físico y emocional, el condicionamiento a la sola discreción del (de los) Titular (es) de este acuerdo.

F) El (los) Titular (es) de este acuerdo a su entera discreción podrá permitir que cualquier otra persona o personas de su elección participen bajo los términos de este acuerdo.

G) El (los) Titular (es) podrá documentar mediante fotografía y / o video, digital o multimedia, cualquier parte de cualquier sesión. Si se crea tal documentación, permanecerá en la posesión y será propiedad exclusiva del (de los) Titular (es), siempre y cuando no exista identificación facial en los medios de comunicación. Esta documentación puede ser distribuida libremente y el (los) Titular (es) puede (n) beneficiarse de cualquier beneficio que pueda generar.

2) Cumplimiento:

A) Uso de la Fuerza:

Me doy cuenta de que ya que no tendré ningún conocimiento previo de la fecha exacta y el momento de mi castración que pueda desarrollar una renuencia temporal a ser castrado en el momento de su ejecución. He investigado y pensado acerca de este procedimiento durante muchos años sé que esto es lo que realmente deseo. Debido a mi deseo de ser castrado, estoy pidiendo y dando mi consentimiento al (a los) Titular (s) para asegurar que yo sea castrado y que usen cualquier medio necesario para castrarme en ese momento.

B) Uso del cautiverio:

Me doy cuenta de que puedo ser retenido por la fuerza durante las sesiones. Esto puede incluir obligatoriedad o encarcelamiento en cualquier punto necesario para asegurar que yo cumpla con todas las acciones y deseos requeridos por el (los) Titular (es).

3) Sesiones:

A) La duración de una sesión es de un mínimo de 8 horas. Cualquier sesión puede ser más larga simplemente notificándome antes de comenzar la exacta más allá del mínimo de 8 horas. No hay un máximo mientras se indique antes de comenzar.

B) Una sesión puede ser realizada en cualquier lugar privado no público.
C) El Titular puede solicitar una sesión en cualquier momento

D) El Titular (es) puede solicitar una sesión en cualquier momento en mi ciudad. Esto no requiere ninguna distancia de viaje y solo otros arreglos menores. Me pondré a disposición del (de los) Titular (es) dentro de un máximo de 8 horas después de haber sido notificado.

4) Posesión y terminación de este acuerdo:

A) Este acuerdo permanecerá en vigor hasta su terminación.

B) Una vez firmado, este acuerdo permanecerá en posesión del (de los) Titular (es) hasta su terminación.

C) Para terminar este acuerdo: ANTES de iniciar una sesión debo tener la oportunidad de destruir el original. Una vez destruido este acuerdo se termina. Esta es la única vez que este acuerdo puede ser terminado. Una vez que se ha iniciado la sesión, este acuerdo no puede finalizarse hasta el comienzo de la siguiente sesión sin excepción.

5) El Titular acepta lo siguiente:

A) La castración se hará solo después de una aprobación verbal del Amo.

B) Todas las acciones se harán con mucha atención y cuidado para asegurar un ambiente estéril para prevenir infecciones innecesarias.

C) Cualquier acto sexual se llevará a cabo utilizando condones y prácticas de sexo seguro.

D) El / los Titular (es) se asegurará de que realice cualquier acción que ellos / ellas deseen completamente a su / su satisfacción y que no se me permita influenciar sus acciones de ninguna manera.

Entiendo que la posesión de este acuerdo significa que he dado mi pleno y completo consentimiento a cualquier acción que el Titular desee bajo los términos establecidos en este acuerdo. Una vez castrado, este documento se convierte en propiedad permanente del (de los) Titular (es)

Firmado: Jeremy Carson JR Fecha: 19 de marzo de 2002

Impresión del pulgar:

Titular (es): Robert William

19 de marzo de 2002

Tenía un sentimiento con el Amo Williams tenía un tipo que hizo su corte. Sabía que el maestro Williams disfrutaba de Cbt con sus esclavos y lo disfrutaba, pero ya era hora de que me deshiciera de ellos. Comencé a hablar casi sin parar sobre mi amor, devoción, etc, hacia el Amo Williams.

Llegó la noche del ritual. Estabas drogado para que no supieras dónde y que estábamos haciendo. Me llevaron con los ojos vendados en medio de la noche un viernes hasta una puerta trasera del edificio y conducido a una habitación a rayas desnudo. Con la ceremonia inicio mi nueva vida como esclavo.

Mi cabeza se volvió para ver un televisor pues mi cabeza estaba completamente inmóvil. Solo podía abrir los ojos y verme a mí mismo en la televisión. Estaba básicamente confinado a la mesa. Estaba tan atado que apenas podía respirar. Traté de relajarme frenando la respiración y no entrar en pánico. Eso ayudo. Traté de cerrar los ojos por un tiempo, pero me golpearon en la cara para ver lo que estaba pasando. Podía sentir el calor de los proyectores arriba en mi cuerpo. La luz era brillante que era la única iluminación en la habitación. Todo lo demás en la habitación estaba en la oscuridad. Podía oír a los ventiladores circular suavemente por toda la habitación. Me quedé en la mesa para preguntarme qué iba a pasarme ahora.

Estaba obsesionado con el paso del tiempo que mi cuerpo comenzó a calmarse. Comencé a sudar bajo las calientes luces.

Oí un ruido en la puerta. Se abrió y entró el Amo.

Se acercó a mí y me examinó para verificar que no tuviera problemas de circulación y para asegurarse de que todavía estuviera bien atado. Mis ojos lo seguían con mucha concentración, él no me reconocía en absoluto, sentía que había hecho algo mal, y él me estaba tratando como un objeto para ser inspeccionado. Me preguntaba cuándo empezaríamos, y el tipo que iba a quitarme los huevos ¿dónde estaba?

Mi pregunta fue pronto respondida la puerta se abrió y cerró. Oí pasos acercándose a mí y otra figura emergió de la oscuridad que me rodeaba. El vino a mi cabeza; Él tenía una máscara blanca encima en su cara, y me miró fija y directamente a mis ojos. Este médico estaba desnudo excepto por su máscara. Tenía el rostro al revés, dándole una apariencia siniestra, extrañamente iluminada y sombreada por las manchas de arriba. Esta era la persona que estaría inyectando agujas en mi brazo. Me guiñó el ojo, continuando su impresionante mirada, luego se apartó de repente y caminó hacia mis pies.

Mi atención fue devuelta al Amo que estaba haciendo algo con mis huevos. Estaba afeitando mi escroto y el área de la entrepierna. El Amo Williams le dijo al chico detrás de la cámara que se asegurara de que lo capturara todo y se mantuviera fuera del camino del médico. Podía ver todo eso Debido a que el hombre de las cámaras caminaba alrededor de mí asegurándose de que lo tenía todo en película.

-“Asegúrese de que está asegurado”. Dijo el médico.
Por lo que el Amo Williams comprobó mis restricciones.

Tenía las manos unidas y estaban tensas sobre mi cabeza hasta la parte superior de la mesa, y mis piernas estaban extendidas y aseguradas bajo la mesa. El Dr. ordenó que me sujetaran con el cinturón con fuerza alrededor de mi abdomen, con los brazos sujetándolo a la mesa también, impidiéndome mover excepto mi cabeza; Queremos que lo vea todo.

-¡Muy bonito, muy simpático, muchacho! -dijo el doctor-. Miré hacia abajo a través de mi vientre bien musculoso e inspeccioné mi pene que goteaba liquido pre seminal.

El médico colocó entonces una bandeja metálica cubierta sobre el mostrador junto a la mesa, luego fue al fregadero en la esquina y llenó un pequeño lavabo con agua tibia y jabón y procedió a dar a mis genitales un baño de esponja. Traté de calmarme mientras el médico continuó haciendo su trabajo mientras trabajaba en mis partes íntimas,

¿Cuántos chicos o chicas has disfrutado muchacho? ", Preguntó el médico. "¿Diez? ¿Cincuenta?? Bueno, no importa. Dijo con una sonrisa.

Junto a mí estaba sobre la mesa una bandeja de instrumentos, agujas y medicamentos.

Asentí y el maestro dijo que sí.

A continuación, movió el paño que cubría la bandeja que había colocado en el mostrador y sacó un pequeño rollo de cinta adhesiva, arrancó una tira de dos tiras de cuatro pulgadas de largo y me pegó mi pene en mi vientre. Ahora vi los artículos quirúrgicos de acero inoxidable en la bandeja, además de otra cosa que de repente le hizo volver a probar las fijaciones de sus brazos: Un frasco, de aproximadamente cuatro pulgadas de diámetro y la misma altura con una tapa de rosca medio lleno de un Líquido claro, y más importante adornado con una etiqueta de papel que lleva mi nombre y nombre del Amo en él! Todavía estaba mirando rígidamente el frasco cuando el Amo tomo un pequeño tubo de látex de la bandeja, lo estiró un par de veces, y luego regresó a mi lado.

Con una hipodérmica con xylocaine, sentí un dolor agudo cuando el doctor hizo varias inyecciones en mi escroto. Cuando terminó, esperaron a que el anestésico entrara en acción. El doctor siguió apretando mi escroto cada par de minutos y preguntándome si sentía eso. Cuando finalmente respondió "no señor" el doctor dijo que si deseaba conservar mi escroto o no. Se volvió hacia mi Amo.

-“Cortarlo todo”. Dijo mi amo con una risa malvada.
-"Espero que disfrutes de esto mientras lo hago". Dijo el Doctor.

 Entonces él procedió a agarrarme por sus huevos y amarrar el tubo fuertemente varias veces alrededor de ellos en lo alto, atrapando mis huevos en un bulto del tamaño de mi puño de piel estirada. "Todo Listo", anunció mi Amo.

El doctor descubrió la charola tomo un bisturí de aspecto malvado en la bandeja y colocó el borde ligeramente contra mi escroto que se oscureció rápidamente. Aumentando la presión sobre la cuchilla afilada a medida que cortaba a través de mis huevos.

Tratando de ignorar el dolor que irradiaba a través de mi vientre desde el constrictor alrededor de mis huevos, tomé varias respiraciones profundas, miré fijamente la televisión. "De repente sentí que necesitaba gritar un grito primario de dolor, tanto físico como mental, inundaba todo mi cuerpo.

Mis huevos estaban ahora en el frasco flotando en el líquido el doctor rápidamente utilizando un hierro caliente detuvo el sangrado ya que ya no sentía mis huevos quien sabe que paso después de eso. Me desperté sobre la mesa mi cuerpo cubierto de sudor miré hacia abajo y vi mi pene colgando libre.

El Amo Williams vino y me desató y me ayudó a ir a la habitación de al lado. Donde estaban mostrando mi castración a un muchacho que estaba atado también a una mesa. Reconocí al chico como uno de los chicos que trabajaba en una pizzería como un chico llamado Matt.




Historia Original Aquí.
  




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

JENNIFER MI CASTRADORA 02

Habían pasado 3 días ya en el hospital después de que Jennifer hiciera que uno de mis testículos quedara destruido dentro de mi escroto, los doctores me dijeron que tuviera más cuidado con mis actividades en la patineta, yo no entendía porque me decían eso, supongo que Jennifer les dijo que me había accidentado con mi patineta, no les quería contar la verdad, si lo hacía me vería muy ridículo, decirles que mi ex me lo había reventado era denigrante y que mi otro testículo estaba intacto......


JENNIFER MI CASTRADORA 02
Habían pasado 3 días ya en el hospital después de que Jennifer hiciera que uno de mis testículos quedara destruido dentro de mi escroto, los doctores me dijeron que tuviera más cuidado con mis actividades en la patineta, yo no entendía porque me decían eso, supongo que Jennifer les dijo que me había accidentado con mi patineta, no les quería contar la verdad, si lo hacía me vería muy ridículo, decirles que mi ex me lo había reventado era denigrante y que mi otro testículo estaba intacto.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [BALLBUSTING] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]

Categoria: Hetero      Autor: Mario





Habían pasado 3 días ya en el hospital después de que Jennifer hiciera que uno de mis testículos quedara destruido dentro de mi escroto, los doctores me dijeron que tuviera más cuidado con mis actividades en la patineta, yo no entendía porque me decían eso, supongo que Jennifer les dijo que me había accidentado con mi patineta, no les quería contar la verdad, si lo hacía me vería muy ridículo, decirles que mi ex me lo había reventado era denigrante y que mi otro testículo estaba intacto, pero que no me preocupara  ya que mi vida sexual no cambiaría mucho, eso me tranquilizo un poco.

Iba a regresar a mi vida normal, a mis estudios y no quería volver a ver a esa chica nunca más, así que cuando regrese a mi casa de noche me quite la ropa y me dispuse a dormir, me quede pensando en eso que Jennifer me dijo cuando estaba aún en el hospital, sobre que aún tenía mi pene y uno de mis huevos, “¿qué me quiso decir con eso?” me decía a mí mismo, termine por no darle importancia, mañana será un nuevo día dije y me dormí.

Estaba en un sueño profundo pero me despertó el hecho de que sintiera el viento frio y así como que todo mi cuerpo se estaba moviendo, me desperté y me di cuenta que estaba atado y en una carretilla estaba siendo llevado a mitad de la noche por un bosque, intente gritar pero mi boca estaba amordazada, ¡me habían secuestrado! pero quien y porque, no podía moverme, de repente  se detuvo la carretilla, me quitaron el trapo de mi boca y me voltearon para poder ver que estaba en medio del bosque afuera de una gran bodega.

-“¿Como estas amorcito?, ¿acaso creíste que esto había terminado? Pobre de ti, mírate eres solo la mitad de hombre pero no te preocupes, pronto no serás ni eso”.

-“¡¿Jennifer?! ¡Maldita loca! Desátame ahora mismo”. Le dije

-“No lo hare, como puedes ver, en esta bodega es donde yo vengo a practicar como castrar a los hombres, son muy buenos sirvientes sin sus horribles huevos, y su semen nos sirve para humectar nuestra piel”. Respondió ella.

-“¡Pero qué demonios!, estás loca, suéltame ya me hiciste sufrir demasiado”. Le dije.

Entonces Jennifer me llevo adentro, me quede sin habla al ver que en efecto no era una bodega cualquiera, ¡parecía una granja de hombres!,  pude ver a varios enjaulados en unas especies de máquinas que les metían un aparado en el ano mientras que una manguera conectada a sus penes absorbía el semen que expulsaban.

-“Como ves cariño esas máquinas introducen un aparatito vibrador con el que estimulan sus próstatas y así obtenemos su semen, y los que no cumplan con la cantidad mínima son castrados para que al menos sirvan de sirvientes jajaja”. Dijo ella.

En esta otra parte amorcito es mi favorita, la zona de castración, mira todo lo que sufren si no obedecen, nuestros hombres, o más bien nuestros cerdos jiji.

Pude ver como a uno colocaban sus huevos en una mesa y una mujer los estrellaba con un mazo, la escena fue horrible, también vi como otra mujer  les cortaba su virilidad con un cuchillo, los agarraba con su mano y los jalaba todo lo que podía para después pasar el cuchillo haciendo que los huevos cayeran al suelo,  por ultimo vi a otro que estaba amarrado de su pene a una especie de prensa y otra mujer se subía en ella haciendo que por su peso su pene quedara aplastado.

Y por último vi a un hombre el cual estaba amarrado acostado en el piso,  había una mujer con él, era la mujer con las tetas y nalgas más grandes y perfectas que había visto, esta se estaba dando placer con el pene erecto del hombre, me confundió un poco ya que pensé que en este lugar no todo era malo… me equivoque.  Aquella mujer al terminar de correrse se puso de pie y pude notar que los huevos de aquel hombre estaban enormes al igual que su pene, pero la chica rápidamente levanto su pierna y enseguida estrello su pie a los desprotegidos huevos del hombre, escuche como grito con una voz ahogada, se los reventó al instante, fue tal brutal pisotón de la bella mujer que uno de sus testículos salió disparado hacia el muro,  yo me quede en shock, la chica levanto despacio su pierna y pude notar como el otro testículo estaba destruido debajo de su planta del pie en una mescla de sangre y semen.

-“Oh no te preocupes amorcito, no te llevare con esas putas, tu eres mío recuerdas jaja, te daré un trato especial a ti bebe”. Dijo Jennifer.

En eso me tiro de donde me traía arrastrando y como yo estaba amarrado no podía moverme, me di cuenta que también me había amarrado mis testículo y mi pene, por lo que sentía un poco de incomodidad. Jennifer sin más procedió a poner su pie desnudo sobre mi  cara, su olor me excito al instante.

-“¿Te gusta esclavo?, te gusta ah, yo soy tu dueña así que hare lo que me plazca  hacer contigo esta noche, uh ¿no puedes respirar bien? Perdón entonces lambe mis dedos”. Acto seguido quito su pie de mi cara y lo metió con fuerza a mi boca.

Me obligo a lamber sus dedos, sentía como frotaba sus almohadillas de los dedos contra mi lengua, sin duda fue algo que me excito bastante, ella lo noto en mi cara y vio que de mi pene empezaba a brotar un poco de líquido pre-seminal.

-“oh mira eso jajajaja, será mejor que deje de jugar contigo así o terminaras corriéndote muy pronto esclavo”. Dijo ella burlonamente.

-“Qué te parece un masaje con mi pequeña vaginita, apuesto que lo disfrutaras más”. Dijo ella,

No supe que pensar, solo me estaba dejando llevar por las sensaciones,  Jennifer se dejó caer de sentón sobre mi pene y testículo machacándolos con sus firmes nalgas, yo me retorcí de dolor pero no fue mucho, mis piernas amortiguaron el golpe un poco. Jennifer acerco su vagina a mi entrepierna, creí que me dejaría penetrarla al fin, pero no, Jennifer abrió su vagina con sus dedos y con su otra mano tomo mi testículo, lo jalo un poco hacia ella y lo introdujo dentro de su vagina.

-“Ahhh que delicia querido, ya quería sentir esto, mmmm. Como puedes ver mi vagina es muy estrecha, jamás me hubieran cabido tus dos huevos, que bueno que te revente uno, así tu testículo me dará más placer jijij”. Dijo ella burlonamente.

Ya no me importaba lo que decía ella, solo me concentre en disfrutar del momento, sentía como después de unos momentos de tener mi testículo dentro ella comenzó a tener orgasmos, sus paredes vaginales se contraían rápidamente y mi testículo se sentía como nunca. Después de unos 15 minutos ella estaba muy excitada, se le veía en su cara de placer, así que saco mi testículo de su calientita vagina, se puso de pie, se puso arriba de mi cara y rápidamente comenzó a venirse en mi cara, ella estaba gimiendo mucho y parecía que fuese lluvia, yo solo abrí mi boca para poder disfrutar de sus jugos vaginales.

-“¡Aahhhh¡ ohh siiii,  ahh hay mi amor me encanto tener tu testículo dentro de mí, pero me hiciste correrme mucho y no voy aceptar que un esclavo como tú me de estos placeres, ahora debes pagar cariño”. Sentencio ella aun temblando de placer.

Acto seguido, me dio una fuerte patada en mi huevo, me dolió bastante pero pude notar cómo un poco de semen salió disparado de mi pene, no fue mucho pero si lo suficiente para que se embarrara en la pierna de Jennifer.

-“Muy bien bebe, ya disfrutaste mucho”. Dijo ella.

Jennifer me coloco en una silla sentado pero amarrado y vi como agarro de una mesita que estaba a un lado una pequeña navaja, mi erección se bajó al instante, pensé lo peor.  Ella agarro mi escroto y acerco la navaja a él, yo intentaba zafarme pero era inútil, estaba muy bien amarrado, de hecho entre más luchaba más se apretaban los nudos.

-“¡Noo Jennifer no lo hagas, no me castres por favor!” Le suplique.
-“Cállate, que más ganas me das de hacerlo, tu debilidad ante una mujer como yo me excita ¡y más me excitará ver cómo te castro!”

-“Nooo, no lo hagas”. Le suplique de nuevo.

Jennifer clavo la navaja en mi escroto y presiono un poco, atravesó la piel. Grite de dolor, sentía como ella me cortaba mi virilidad. Antes de llegar a mi testículo hizo un ágil movimiento con la navaja y mi escroto, enseguida ya no sentía la navaja pero un escalofrió recorrió todo mi cuerpo al voltear a ver la escena, ¡mi testículo estaba afuera de mi escroto!, apoyado en la silla pero aun estaba sujeto a mí solo por el conducto que lo unía a mi cuerpo.

-“¡¡Eres una maldita!!” Le dije.

-“Mira ese testículo, que asco me das jajaja y pensar que hace un momento eso me hizo venirme. ¿Y si mejor te lo aplasto? Me dijo.

-“¡Aahh!, Jennifer basta, no me hagas nada más, te daré lo que sea pero no le hagas nada, es el único que me queda”. Le suplique.

-“No, te aplastare tu testículo como lo hice con el otro jijiji”. Dijo ella.

Subió su pierna y lentamente bajo su pie desnudo hacia mi virilidad.

-“Ahora bebe, te pisare tan fuerte tu huevos que te los voy a reventar, ups jaja olvide que solo tienes  uno, humm pobre de ti”. Dijo ella burlonamente.

Coloco su pie sobre mi testículo y vi como sus almohadillas lo cubrieron por completo.

-“Las mujeres mandan querido, ahora mira cómo te lo aplasto jajaja”. Dijo ella.
-POPshh.



image host



Como si aplastara una uva, así estallo, solo vi como debajo de su pie se escurría una mezcla de sangre y esperma.

-“jajaja tan fácil fue, que ridículo. Mira eso bebe, ahora que te convertí en un eunuco me podrás servir mejor”. Exclamo ella.

-“Quise gritar pero no salió ningún ruido de mi, fue un grito ahogado”. Instantes después me desmaye.

Cuando desperté no lo podía creer, ya no era más un hombre, mis 2 grandes huevos eran historia, mis lágrimas brotaron de mis ojos, esa perra me había castrado.

-“Al fin despiertas cariño, como te sientes ahora que te eres un eunuco jijiji, deberías agradecerme de que no te deje ahí, te suture tu entrepierna y te traje a la zona de curación de la bodega ya es de día”. Dijo Jennifer.

-“Eres una maldita! ¡Te denunciare con la policía y te meterán a la cárcel oíste! Le dije.

-“Si quieres hazlo, así todos se enteraran de cómo te castre, tus huevos no volverán y yo solo estaré un tiempo. Es tu decisión cariño jaja”. Me dijo ella,

Jennifer tenía razón, pero no podía creer lo que me había hecho.

-“Y sabes cuál es la mejor parte futuro esclavo,  mira ese flácido pene tuyo,  mientras lo sigas teniendo no podrás salir de aquí.   La noche de ayer me divertí y excite mucho contigo pero aun falta hacer algo al respecto con ese minúsculo pene, será mejor que te recuperes rápido porque no puedo esperar a tu siguiente y última sesión conmigo. Me divertiré bastante ya lo veras jajaja”. Sentencio ella, antes de irse.


Continuara…



image host




Autor: Mario       Mail: jpro184@gmail.com

JUSTICIA DE LA VIGILANTE

Ella miró fijamente su abultado a su pene en erección y aunque ella estaba arrojando espuma por la boca en anticipación de recibir aquel trozo caliente de carne, bañada en su jugoso liquido seminal, ella contestó muy convincentemente a aquello, "No. Puedes hacerme lo que desees, pero no le permitiré devalúarme de esa manera......


JUSTICIA DE LA VIGILANTE
Ella miró fijamente su abultado a su pene en erección y aunque ella estaba arrojando espuma por la boca en anticipación de recibir aquel trozo caliente de carne, bañada en su jugoso liquido seminal, ella contestó muy convincentemente a aquello, "No. Puedes hacerme lo que desees, pero no le permitiré devalúarme de esa manera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [BALLBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: MAP





-"Tócala perra", dijo, "toca ahora y vive para ver un mañana". Sentencio el violador.

Ella miró fijamente su abultado a su pene en erección y aunque ella estaba arrojando espuma por la boca en anticipación de recibir aquel trozo caliente de carne, bañada en su jugoso liquido seminal, ella contestó muy convincentemente a aquello, "No. Puedes hacerme lo que desees, pero no le permitiré devalúarme de esa manera.

-“Entonces inclínate”. – Le dijo-.

-No -respondió ella, aunque ahora era difícil ocultar su excitación; Sus pezones estaban duros como si fuesen de roca dura y sobresalían notablemente de su chaqueta.

"Ok", dijo ella finalmente, "Ok, lo tocaré... pero solo si prometes dejar mi casa después y nunca me molestarás de nuevo, y si alguna vez vuelves, te juro que lo haré..."

"Shhhh, muéstrate bebé", dijo, moviendo su dedo puntero izquierdo suavemente sobre sus labios. "No hay problema". Respondió rápidamente.

Ella alcanzó su palpitante pene. Poco sabía el violador que la joven tenía un plan tortuoso en mente.

"Ohhh, eso se siente muy bien". El violador gimió al sentir sus labios sobre su glande.

Frotó el eje de su pene arriba y abajo, arriba y abajo, arriba y abajo, hasta que... ¡SPLURT, SPLURT, SPLURT! Su rostro de ella Estaba cubierta casi hasta las orejas de su espeso y cálido semen que broto con abundancia de su palpitante miembro.

"¿Estás en el mundo del Sado-masoquismo?" Le preguntó al hombre.

Una sonrisa se extendió lentamente a través de su rostro magro. "¿Por qué sí, estará muy contenta?" ¿Está sugiriendo que disfrutaste de tener relaciones sexuales conmigo y desea que sigamos con nuestros esfuerzos sexuales?, porque eso es sexo consensual, y no es un crimen, ¿hasta donde yo sé?"

-Sí -dijo ella.

Si lo consiento, entonces no tendrás que encarar la cárcel, simplemente siéntate, relájate y dame el cuchillo que estás escondiendo en tu bolsillo.

El violador se ruborizó, "¿Cómo...?"

Ella lo interrumpió, "Supe tan pronto como tu pantalón se vino abajo que la protuberancia que vi en tus jeans antes no era debido al tamaño de tu pene y eso lo comprobé al ya ver tu erección". Dijo ella

Estaba demasiado enfadado para responder. Finalmente,  metió una de sus manos en el bolsillo de su pantalón y encontró el cuchillo. Él se la lanzó airadamente a su "víctima" y luego se sentó en el suelo de la cocina y se recostó, con los ojos cerrados a la espera de su recompensa.

-"Buen chico". Dijo ella.
-"Ahora quédate aquí y no te muevas, volveré pronto con algunos suministros para que podamos disfrutar". Le susurro al oído ella.

Regresó unos cinco minutos más tarde con cinta adhesiva, una cámara de vídeo, una cuerda y un trípode. Ella rápidamente y sigilosamente puso la cámara en el trípode y comenzó a grabar estaba algo ansiosa por cómo se movía.

Primero colocó una buena cantidad de cinta adhesiva sobre la boca de aquel hombre. Luego unió sus brazos y piernas de tal manera que quedaron colocados sobre su abdomen. Sus genitales cuyo pene aun estaba en erección estaban completamente expuestos y vulnerables, listos para ser usados o tomados según fuera el caso.

-¡Perro chauvinista! Declaró ella mientras le daba patadas en la espalda repetidamente.

-"¡Nunca le harás daño a nadie más como me has hecho daño ahora veras el castigo que deben sufrir todo los de tu calaña!" Dijo ella visiblemente enojada.

Con furia comenzó a patearle sus expuestos huevos al hombre que comenzó a retorcerse y pedirle que parara aunque por la cinta nada de lo que decía era entendible, las patadas eran con sus pies descalzos  luego con un cucharon de metal que de pronto estuvo a su alcance, el dolor que ella le provocaba simplemente era bestial el hombre estaba luchando tratando de liberar aunque fuese una de sus manos.

-“MMMMMMMMMMM” Gritaba el hombre.

De pronto dejo de patearlo para hacer que quedara boca abajo, pero no sin antes darle algunas cachetadas en el rostro que lo despertaron del pequeño desmayo en el que cayó, ella ya con su atención levantó el cuchillo y lo movió suavemente por la nuca del violador. El violador se retorció lo que en consecuencia, ligeramente hizo que lo cortara por la afilada cuchilla del cuchillo que siguió recorriendo su espalda ahora adornada por un larga línea roja de sangre.

La hoja de acero paso por entre sus nalgas, cortándole levemente su ano, que hizo que el violador se retorciera grotescamente, entonces ella violentamente agarró sus testículos con una mano clavando su uñas en la parte alta para estirarlo lo mas que pudo de su cuerpo, el hombre se retorció y clamaba por piedad al ver como ella acerco la afilada hoja a la fuente de su virilidad, ella no tuvo compasión alguna se los arrancó con sus manos desnudas, cortándole su escroto por entero con sus preciados huevos en el interior, lo hizo de un solo corte de manera tan rápida que el violador apenas y supo que había dejado de ser un hombre.

El violador ni siquiera tuvo la oportunidad de gritar, pues casi de inmediato sus ojos quedaron en blanco al entrar en un estado de shock por completo por el dolor que en ese momento estaba sintiendo un dolor tan enorme e indescriptible que pronto lo dejo sin consciencia en el piso de la cocina sangrando en su entrepierna desprovista de sus huevos para el resto de sus días.

Cuando revivió luego de algunas horas, se encontró en una habitación pequeña. Estaba atado a una mecedora que había sido atornillada al suelo. Justo delante de él había un televisor y una videograbadora apoyadas encima de una pila de libros viejos, apoyados para estar a la altura de los ojos del violador.

Alguien parado en la oscuridad presionó el botón de reproducción en el mando a distancia de VCR. El violador gritó de terror. Cuando de súbito se vio obligado a revivir los acontecimientos que tuvieron lugar ese mismo día pero horas antes; se desangró hasta morir observando su propia castración a manos de aquella mujer, lo último que vio fue como ella coloco su escroto con sus huevos aun dentro en la licuadora y los hizo papilla, luego con él aun inconsciente se lo hizo tomar aquello fue lo más aterrador y casi lo último que vio en su vida antes de morir.




Historia Original Aquí.





Autor: MAP       Traductor: DarkSoul

JUEGOS SADISTAS

Julián de 22 años era un atractivo hombre gay que se ganaba la vida la vida como bailarín erótico en un establecimiento para gay de alta categoría su rutina era una de las más esperadas de la noche sobre todo cuando se despojaba de su pantalón para quedar solo en aquella pequeña prenda que dejaba sus enormes huevos como pene bien marcados, hacienda babear de deseo a todos los presentes que le arrojaban billetes de todas denominaciones para cuando caía su ultima prenda......


JUEGOS SADISTAS
Julián de 22 años era un atractivo hombre gay que se ganaba la vida la vida como bailarín erótico en un establecimiento para gay de alta categoría su rutina era una de las más esperadas de la noche sobre todo cuando se despojaba de su pantalón para quedar solo en aquella pequeña prenda que dejaba sus enormes huevos como pene bien marcados, hacienda babear de deseo a todos los presentes que le arrojaban billetes de todas denominaciones para cuando caía su ultima prenda.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [SADO] [BDSM]  


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Julián de 22 años era un atractivo hombre gay que se ganaba la vida la vida como bailarín erótico en un establecimiento para gay de alta categoría su rutina era una de las más esperadas de la noche sobre todo cuando se despojaba de su pantalón para quedar solo en aquella pequeña prenda que dejaba sus enormes huevos como pene bien marcados, hacienda babear de deseo a todos los presentes que le arrojaban billetes de todas denominaciones para cuando caía su ultima prenda  el local era un volcán en erupción con algunos de los clientes incluso masturbándose viendo aquel bello cuerpo moviéndose desnudo sobre el escenario.

Entre los presentes que aquella noche observaban los movimientos sensuales de Julián estaban dos hombres altos, musculados con pechos como vientres marcados, ambos tenían sus cabezas completamente rapadas, era como si nunca hubieran tenido cabello en su vida, sus ojos no dejaban de seguir el gran pene que se bamboleaba entre las fuertes como esbeltas piernas de Julián, cuando él abandono el escenario entre aplausos y vítores ambos se marcharon del lugar, pero solo para esperar entre la penumbra de un oscuro estacionamiento a que su presa apareciera.

Ambos tuvieron que espera un largo rato dado que ignoraban que Julián cuyo nombre artístico era “Titan”, tenía una segunda presentación esa noche por lo que no apareció por aquel oscuro estacionamiento hasta tres horas después seria las 3:00 Am cuando visiblemente cansado se dirigía a su auto, pero fue interceptado por uno de esos hombres al principio Julián creyó que se trataba de admiradores sabia como tratarlo aunque era una molestia para él a esas horas, pero pronto fue sujetado por detrás y un trapo fue colocado sobre su boca como nariz, en cuestión de segundos quedo inconsciente, para ser cargado por ambos hombres a su auto con el cual se alejaron.

El auto de Julián fue enterrado en lo profundo de un bosque, sería muy difícil de encontrar por no decir imposible por su parte el aun inconsciente hombre fue llevado a una enorme mansión aislada de todo, no había teléfono, señal para celular (movil) tampoco un camino se llegaba a la mansión por medio de un elevados al cual se accedía por un túnel a 40 metros por debajo de la mansión y solo los ojos de algunos de alguno de aquellos dos hombres abría las puertas.

Aquella construcción era un vestigio de la guerra fría, aquella mansión era la fachada para un bunker anti nuclear que quedo obsoleto por lo que fue vendido al mejor postor era un lugar prácticamente al que no se podía llegar a pie, intentar escapar sin usar el ascensor era prácticamente un suicidio, ahí fue donde Julián recupero el sentido, al día siguiente de su secuestro.

Para su sorpresa estaba desnudo, y amarrado con las manos detrás de la espalda, estaba también amordazado en el piso en una habitación en la que ningún mueble o decoración se encontraba de pronto los dos hombres entraron iban desnudos con botas que les llegaban hasta la mitad de sus pantorrillas ambos con brazaletes de cuero en sus muñecas y uno de ellos llevaba algo extraño atravesando su pecho todo en cuero negro.

Por supuesto al verlos Julián se asusto, los dos hombres lo levantaron con sus fuertes brazos para llevarlo fuera de la habitación por un largo pasillo fue transportado hasta llegar a una amplia sala llena de tapices en las paredes como en el suelo, sobre un tapiz dorado con rojo estaba colocado un carrito dorado de metal Julián fue coloco con cuidado debajo, ahí fue asegurado por correas y cuerdas, un soporte cilíndrico de metal fue introducido por su ano quedando presionando su próstata, causándole dolor ya que dicho cilindro era muy grueso.

Julián se retorcía su cabeza era una de las pocas cosas que sobresalían del carrito la otra cosa esa su pene que para ese momento aun estaba flácido, pero aun así era bastante grande, pero pronto sintió un agudo dolor en la base provocado por la inserción de una aguja que inyecto algo en su pene que pronto alcanzo su tamaño máximo de 24 cm que quedo muy rígido incluso más de lo que normalmente quedaba, uno de los hombre con guantes negros lo tomo para comenzar a masturbarlo pero solo por unos segundos.

Pues inexplicablemente del pene de Julián broto un enorme chorro de espeso semen, lo que por supuesto produjo un inusual placer para Julián que siempre había durado mucho antes de venirse incluso cuando se masturbaba, el hombre apenas espero unos segundos antes de volver a comenzar a masturbarlo, pero esta vez comenzó a lamber su pene desde abajo para rematar con su lengua en la punta de su glande.

Lo que de nuevo a los pocos segundo le produjo a Julián un segundo y aun más intenso orgasmo que el anterior fueron tres los abundante chorros que brotaron de su palpitante pene el cual sintió crecer aun más que antes, no solo se alargo sino que también lo hizo en grosor lo sorprendente es que él se hubiese corrido de tal manera en tan corto tiempo luego de hacerlo por primera vez, el segundo hombre con la cosa atravesando su pecho se monto casi de inmediato sobre el carrito.

Su pene era enorme y estaba en completa erección Julián sintió como ese hombre de nalgas firmes las comenzó a restregarse su aun muy dura erección entre ellas, aquello duro apenas unos cuento minutos cinco o seis minutos antes de de nuevo su falo comenzara a palpitar con fuerza el hombre sobre el carrito solo se coloco sobre su miembro de tal manera que la copiosa descarga que se produjo segundos después impactara directamente sobre su ano, por supuesto el semen reboto y baño la columna de sangre de donde broto.

Apenas de nuevo la erección de Julián dejo de expulsar semen como dejo de crecer como engrosarse, el hombre sobre el carrito de metal tomo su dura barra de carne para colocar la punta de su glande sobre su bien lubricado ano con su propio semen, restregó la punta del glande sobre su ano por unos segundos antes de comenzar a hacer presión, su esfínter anal no tardo en ceder ante la presión del glande que entro por completo a los intestinos del hombre, seguido casi de inmediato por el resto de su ya enorme virilidad para ese momento de al menos 27 cm de largo.

El Hombre comenzó a mover acompasadamente cabalgando a Julián que sentir su pene ser arropado por paredes estrechas como cálidas, pronto a su pesar Julián sintió al cabo de algunos minutos de ser cabalgado como su pene de nuevo comenzó a tener fuertes espasmos hasta que dejo escapar cuatro potentes chorro de su espeso semen directamente en el interior del hombre que lo estaba montando en ese momento.

Pero aquel hombre no se detuvo pese a sentir aquella enorme descarga viril en su interior por el contrario continuo cabalgando a Julián aun más fuerte con su erección golpeando masivamente la parte superior del carrito de metal produciendo un sonido regular al ritmo de su cabalgata.

-“PAK… PAK…PAK…” Se escuchaba por toda la habitación.

De pronto sintió Julián que el cilindro dentro de él comenzó a vibrar, lo que hizo que a los pocos minutos de nuevo descargara una nueva gran cantidad de su semen, en ese momento el hombre que lo cabalgaba dando un pequeño alarido de placer se vino sobre el carrito de metal, que por medio de un agujeritos que tenía el espeso semen comenzó a gotear sobre el pecho de Julián, aun con su pene latiendo y creciendo el hombre se desmonto de él, para darle paso al otro.

Quien de inmediato intento introducirse los 30 cm de la erección de Julián que además de larga era ya muy gruesa tuvo algunos problemas y gruño cuando por fin logro que entrara el glande para luego todo el resto, de nuevo se escucho el golpeo del gran pene del hombre que comenzó a cabalgar de manera salvaje como si no existiera un mañana.

-“PAK… PAK…PAK…” Se escucho de nuevo en la habitación.

Y de nuevo el muy duro pene de Julián no tardo en venirse, abundantemente, lo mismo que el hombre que lo cabalgaba, pero Julián estaba a punto del desmayo con una tremenda deshidratación con todo su cuerpo literalmente bañado con una gruesa capa de sudor que de hecho chorreaba con gruesas gotas goteando sobre la alfombra sobre la que estaba, sin embargo el segundo hombre no detuvo su cabalgata pese a estar su interior lleno del semen de Julián.

El segundo hombre continuo cabalgándolo hasta que también se corrió en abundancia dando alaridos de placer mientras lo hacía, sintiendo la cuarta descarga de Julián en su interior, para cuando se desmonto de un arroyo de semen broto de su entrañas para ese momento el pene de Julián era de 37 cm y de por lo menos 12 cm de diámetro su pene parecía un bate de beisbol ya presentaba la piel péquelas cuarteaduras, en el glande y en el tronco por igual que eran muy dolorosas.

Julián sentía también como la parte baja de su pene casi en la base estaba presionando contra algo filoso, aunque la verdad es que estaba ya casi inconsciente, de pronto escucho un ruido mecánico su pene volvió a explotar arrojando una enorme cantidad de semen por los aires al tiempo que los ojos de Julián se pusieron en blanco por el dolor que sintió en medio del mayor orgasmos que jamás sintió en su vida.

El dolor que Julián alcanzo a sentir antes de perder el conocimiento fue cuando su pene fue cercenado por una afilada cuchilla convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días, estuvo inconsciente por 15 días, despertó en un hospital luego de que fue encontrado por unos excursionistas a 500 kilómetros de donde fue llevado.  

Por supuesto la noticia que fue encontrado sin su pene para Julián fue devastador después de todo quien quería ver a una desnudista sin pene, estaba arruinado tuvo que encontrar otro trabajo además de la noticia de que sus días como activo habían acabado, seis meses luego de salir del hospital recibió un paquete largo al abrirlo se encontró con su pene tan grande como estaba la última vez que estuvo unido a él.

Se sentía al tacto como si aun estuviera vivo aunque no fuese así, estaba plastificado con una técnica especial, había una nota que decía.

-“Esperamos que goces de tu pene como nosotros lo hicimos en nuestro interior”. Decía la nota.

Firmado.

Tus Secuestradores.      



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JENNY Y JAN

Jenny era una enfermera especializada en un área poco común de la medicina, con 26 años era rubia de senos medianos y cuerpo atlético, era bastante atractiva ella se especializaba en el tratamiento testículos en adolescentes enfocada más en la castración o remoción de sus órganos genitales cuando no había otra posibilidad, era una las pocas enfermeras certificadas para realizar muchos de los tratamientos urológicos en jóvenes varones de hasta 10 años lo que hacía de sus servicios fueran muy solicitados sobre todo por algunos padres que la consideraban un ángel......


JENNY Y JAN
Jenny era una enfermera especializada en un área poco común de la medicina, con 26 años era rubia de senos medianos y cuerpo atlético, era bastante atractiva ella se especializaba en el tratamiento testículos en adolescentes enfocada más en la castración o remoción de sus órganos genitales cuando no había otra posibilidad, era una las pocas enfermeras certificadas para realizar muchos de los tratamientos urológicos en jóvenes varones de hasta 10 años lo que hacía de sus servicios fueran muy solicitados sobre todo por algunos padres que la consideraban un ángel.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MÉDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Jenny era una enfermera especializada en un área poco común de la medicina, con 26 años era rubia de senos medianos y cuerpo atlético, era bastante atractiva ella se especializaba en el tratamiento testículos en adolescentes enfocada más en la castración o remoción de sus órganos genitales cuando no había otra posibilidad, era una las pocas enfermeras certificadas para realizar muchos de los tratamientos urológicos en jóvenes varones de hasta 10 años lo que hacía de sus servicios fueran muy solicitados sobre todo por algunos padres que la consideraban un ángel para sus hijos hombres.

Las madres de los adolescentes típicamente estaban más preocupadas por la salud de sus hijos, mientras que los padres además de la salud se preocupaba de otras áreas que las mujeres no tenían en cuanta de la sexualidad de sus hijos que sabían muy bien que iba ser destruida por la pérdida de sus testículos o pene y deseaban que tuviera aunque fuese una única oportunidad de sentir lo que es ser un hombre al estar con una mujer aunque fuese solo una vez en sus vidas antes de bueno… su vitalidad sexual fuese truncada en pos de salvarle la vida.

Jan por su parte era un adolescente típico de apenas 15 años cumplidos con un pronóstico nada favorable en cuanto a sus testículos un cáncer avanzaba en ellos y era imperativo removerlos lo antes posibles pero su padre deseaba que su hijo supiera lo que estar con una mujer en plenitud de facultades por lo menos aunque fuese una sola vez, fue por ellos que contrato a Jenny para ese menester su misión hacer que el recuerdo de su castración fuese menos traumático de lo que se suponía que era para cualquier hombre, y más para un adolescente que despertaba al sexo.

Es por eso que el padre de Jan contrato los servicios de Jenny pese a no ser nada baratos, luego de explicar la situación por el médico que lo trataba su padre le hizo la petición que ella esperaba, los casos en que el padre desea que su hijo tenga sexo antes de ser castrado es muy común, ella pidió que la dejasen solo con el adolescente en una sala que se acondiciono especialmente como ella lo solicito, ahí ella tenía todo lo que podría necesitar para la labor que estaba por emprender.

Jan fue llevado a la sala donde Jenny ya lo esperaba, los ojos del adolescente se abrieron grandes al ver a la bella rubia sentada sobre aquella silla a un costado de una cama de revisión médica; Jenny al ver a entrar al rubio a adolescente con puso una amplia sonrisa antes de decir.

-“Hola, ¿tú debes ser Jan verdad?” Dijo Jenny.
-“Si, ¿tu quien eres?” pregunto extrañado Jan.
-“¡Oh perdón! Soy Jenny”. Dijo ella muy jovial.

Luego ella le dijo que se quitara el pantalón del pijama que Jan estaba usando, aunque con algo de pene ya estaba acostumbrándose a las revisiones meditas contantes por lo que hizo lo que ella le ordeno quedando solo en trusa (slip) y camiseta sport ambos de color blanco, cuando se despojaba de su pantalón Jan se percato que tenía una erección involuntaria pero no podía hacer mucho para ocultarla, por lo menos no sin que se notara más de lo que ya se notaba.

Jenny noto de inmediato la erección de Jan debajo de su ropa interior le hizo que se acercara a ella mientras lo hacía tomo una paleta de madera, lo que hizo suponer al adolescente que iba ser castigado por ella lo que de alguna forma hizo que su pene quedase aun más rígido, pero Jenny solo se quedo ahí tomando la paleta de madera con su mano izquierda, mientras con la derecha tomo el extremo de su estetoscopio y de manera sorpresiva introdujo su mano dentro de la trusa de Jan.

Que paralizado sin saber que hacer solo se quedo viendo como ella escuchaba a su pene que súper duro al principio para luego bajar hasta sus huevos, que le hizo sentir un estremecimiento Jenny solo sonreía mientras seguía moviendo el estetoscopio por todos los genitales del ya muy excitado Jan.

Pronto Jerry ya jugaba con los huevos y pene de Jan abiertamente dejando a un lado el estetoscopio, ya se podrán imaginar la escena, con el adolescente rojo como un tomate con su pene siendo manoseado al antojo de la rubia. Quién no tardo en dejar caer su trusa a la altura de sus tobillos tomo su pene para retraerle el prepucio dejando su glande al descubierto, para apretarlo dándole vueltas, con su mano que lo hicieron sudar con los ojos bien abiertos observando todo lo que Jenny le estaba haciendo.

Luego de uno mágicos instantes para Jan, Jenny dejo su pene se puso de  pie camino unos paso giró hacia la mesa donde estaba todo el instrumental, y se agachó hasta alcanzar el cajón de abajo, gracias a eso Jan pudo verle su magnífico culo parecía trabajado, ella cerró el cajón y se irguió de nuevo con una jeringa en la mano, tomo un par de cosas más de la mesa para regresar al lado de Jan.

Se inclinó hacia él para sacarle sangre, por lo menos parecía que esa era su intención, cuando lo hizo  la gravedad siempre presente, hizo que su uniforme colgara tanto que Jan pudo ver sus tetas como si no llevara su uniforme quedando ante sus ojos sus dos preciosas tetas en un sugerente sujetador,  lo que lo excito de inmediato de nuevo, ella estaba a escasos centímetros de él y no podía apartar sus ojos de sus senos, una sonrisita picarona apareció en su cara por unos segundos.

-“Relájate, sé lo que hago”. Le murmuró, mientras preparaba la zona para la extracción de sangre.   

Jan lo intento, pero con sus tetas casi en su cara no pudo hacerlo aunado a que su pene estaba al desnudo poco ayudo. Aun no lo había pinchado cuando ella dijo:

- “Así no puedo, necesito que te relajes”. Dejando la jeringuilla en la mesa y se puso delante de Jan.
-“Lo siento, no me gustan las agujas”. Dijo Jan apenado.
-“No puedo sacarte sangre cuando la tienes toda ahí”. Dijo Jenny señalando su pene.

Y justó al decir eso le puso la mano en su entrepierna, de nuevo Jan en ese momento estaba sentado sobre la mesa de examen. Un estremecimiento sacudió su cuerpo y se quedo unos segundos inmóvil, sin responder. Hasta que ella se adelantó. Aplastando sus senos contra su pecho.

-“Tendré que bajar esa hinchazón”. Dijo, Jenny

Quien casi de inmediato tenía su lengua metida en la boca de Jan. No paso mucho tiempo besándome con esa preciosidad cuando se desenganchó de su boca, y llevó sus manos a su entrepierna otra vez, Jenny descendió para meterse su erección entera en su boca y comenzó a succionar y lamber. Paró un momento, fue hasta la puerta, puso el seguro, dejó su estetoscopio en la mesa y volvió a su labor durante todo ese rato Jan se quedo ahí con una tremenda erección que no bajo para nada.

Jenny no uso las manos durante aquella felación, no las necesitaba, ya que con su boca podía recorrer cada centímetro del pene del adolescente, que al estar sentado sobre la mesa de examen estaba algo más alta ella, por lo que no tuvo que arrodillarse para chupar. Así, ligeramente inclinada hacia delante y con las manos apoyadas en sus rodillas, llevaba perfectamente el ritmo de la mamada y su cabello rubio acompañaba el movimiento de su cabeza, Jan termino por acostarse completamente en la camilla para relajarse pero de tanto en tanto se sentaba para poder ver la preciosa cara de Jenny de cuya boca no dejaba de entrar y salir su pene.

Cuando Jenny sintió que era el momento se saco el pene de su boca para echarse hacia atrás, y mirando a los ojos a Jam, fue desabrochándose los botones de su uniforme. Cuando estuvieron todos desabrochados, con un movimiento sexy de todo su cuerpo dejó caer su ropa hasta el suelo, quedándose solo con su ropa interior. El sujetador ya lo había visto antes a través de su escote, así que ahora llamó mi atención su tanga (braga) tipo hilo dental a juego. Un fino hilo apenas se notaba entre sus nalgas.

Jenny hizo poner de pie Jan para quitarle su camiseta sport dejándolo completamente desnudo, luego fue hasta la camilla donde había estado sentado, se coloco de espaldas a él, separó las piernas, y se bajó su tanga hasta las rodillas; inclinó su cuerpo hasta apoyar sus senos sobre la camilla, dejando su culo en pompa mirando hacia Jan, quien pude ver perfectamente su joven vagina, totalmente depilada y abierta para él Jenny le indico que deseaba ser penetrada, por lo que Jan como hipnotizado fue hasta ella, Se lamió la mano derecha y se escupió en ella, y luego tomo su pene con esa mano, restregando su saliva por todo su miembro. Entonces tiró de su pene hasta poner la punta dentro de su vagina. Sin más demora Jan empujo hasta meterla por completo en ella, el cuerpo de ambos se estremeció en ese momento.

Jan la penetraba a un ritmo frenético, y solo paraba cuando necesita rebajar un poco el ritmo, por agotamiento lo que aprovechaba para apretarle suavemente sus nalgas Jenny permanecía con su dorso recostado en la camilla, desde la cintura hasta la cabeza. Los pies apoyados en el suelo, las piernas abiertas, el sujetador aún puesto y su tanga en las rodillas. Ella estaba quieta y se dejaba hacer, Jan Tenia el control total de la situación, variando la velocidad de las penetraciones a su gusto.

Jenny pasados unos minutos se lamió un dedo de su mano derecha, y se lo metió en el ano, Jan no paraba de penetrarla. Poco después sacó la mano y se lamió también el dedo índice, para después meterse ambos dedos en el ano. Y así estuvieron unos minutos más, mientras ella tenía dos dedos metidos en su ano.

Al cabo de 20 minutos Jenny cambio de posición, se quito por completo su tanga se dio la vuelta, en los cuales pasaron uno segundos ambos cuerpo se relajaron y Jenny tuvo unos ligeros temblores que cesaron en seguida. Ella se incorporo y se besaron con pasión, mientras se basaban ella desabrocho su sujetador para dejar sus senos al desnudo por fin, ella hoz que Jan se los apretara un poco, los lambio otro poco, e incluso pellizco sus pezones suavemente. Pero pronto dejo sus senos en paz, era momento de seguir. Con ella acostada en la camilla, le hizo agarrar ambas piernas poniendo sus pies apoyados en sus hombros, y Jan la penetro de nuevo. Jenny estaba se movía ricamente, pero Jan la penetraba con ganas. Estaba muy excitado, deseando correrse.

Los huevos (pelotas) de Jan sonaban al chocar contra sus nalgas, sus senos se movían arriba y abajo al ritmo de la penetración, aquello no podía durar mucho sobre con Jan viendo aquel cuerpo desnudo y bañado en sudor, ella le miraba lascivamente cuando sintió el pene del adolescente comenzar a tener espasmo segundos después salió el primer chorro con fuerza, hasta impactar contra el fondo de su vagina, el segundo disparo fue con su pene ya fuera de ella que impacto en su cara que dada la distancia sorprendió a Jenny, que emitió un pequeño chillido de sorpresa. Otros chorros salieron bañando su vientre y senos, mientras Jan jadeaba de placer

Cuando todo acabo Jenny tomo su ropa interior y su uniforme de enfermera con su cuerpo sudado, ambos fueron directo a una ducha que había en la habitación, completamente desnudos tras ducharse volvieron a la sala ya con Jenny vestida de nuevo pero Jan aun desnudo pues no llevo nada de sus ropas al baño, peso en vestirse pero Jenny lo detuvo diciéndole que aun faltaban cosas por hacer, por lo que lo hizo recostarse sobre la camilla de nuevo boca arriba.

Jenny saco uno estribos y coloco las piernas de Jan sobre ellos, los aseguro con correas, luego hizo lo mismo con su pecho y cintura, una vez que Jan estaba asegurado en la camilla, Jenny de nuevo fue a la mesa de instrumentos y tomo la jeringa, con ella inyecto el escroto, pene y otras áreas de las entrepierna del adolescente, mientras esperaba a que la anestesia hiciera efecto ella le dijo.

-“Jan en verdad me llevaste al cielo recuerdo que eso debe ser entre los dos no se lo cuentes nunca a nadie ¡Por favor!”. Dijo Jenny.
-“¡Descuida Jenny nunca se lo contare a nadie!”. Dijo Jan.

-“¿Te gusto tener sexo Jan?” Pregunto Jenny.
-“¡Sí! ¡Mucho a sido lo mejor que me ha pasado!” Respondió feliz Jan.
-“Me alegro mucho oírte decir eso”. Dijo Jenny.

Que con un sonrisa en ese mismo instante realizo un primer largo corte detrás del escroto entumecido de Jan que apenas sintió algo húmedo y caliente descender por sus nalgas que pronto fue limpiado por Jenny, mientras ella seguía conversando con el adolescente sus dos testículos con tumores visibles cuando quedaron colgando por fuera de su escroto estaban listo para ser tomados.

-“¿Jan sabes para que estas en el hospital?” Pregunto Jenny.
-“¡Tiene algo que ver con mis huevos!” Dijo Jan.
-“Eso es correcto Jan, ¡pero no es solo eso!”Replico Jenny.
-“¿No? ¿y que mas pasa?”. Pregunto Jan.

-“¡Bueno Jan!, por desgracia tienes un diagnostico de cáncer testicular, por lo que tus testículos deben ser extirpados, no hay más remedio, de no hacerlo tu vida estaría en serio peligro, es por lo que estoy aquí hoy, para hacer que el cáncer desaparezca de tu cuerpo”. Dijo Jenny muy seria.

Los ojos de adolescente se abrieron grandes al escuchar aquellas palabras, pronto su mente comprendió que estaba en peligro, que su virilidad estaba amenazada, por lo que con voz temblorosa hizo una pregunta.

-“Pero… Perro… ¿Sin mis huevos como podre correrme o tener sexo?” Pregunto Jan.

Jenny solo sonrió como no queriendo demostrar lastima por Jan, antes de responder.

-“Jan lo siento pero ya no podrás correrte por lo menos no de la misma forma que te corriste hace unos momentos, en cuanto al sexo, bueno… ya no será tan placentero como lo fue hoy pero aun será muy rico, te lo pudo asegurar y gracias a las drogas para la conseguir erecciones en combinación con testosterona que deberás comenzar a ingerir tus erecciones serán tan duras o mas como la que tienes ahora”. Dijo Jenny mientras seguía trabajando en la entrepierna de Jan.

Jan ya en pánico por aquellas palabras comenzó a agitarse, buscando la manera de soltarse, de pronto su pene que reposaba sobre su vientre en completa erección lanzo dos potentes chorros de su espeso semen, que lo hizo experimentar el orgasmo más poderoso de su vida hasta ese momento, todo su cuerpo se estremeció, gimió de placer por algunos segundos, cuando su orgasmos se desvaneció de nuevo continuo luchando por soltarse pero Jenny le dijo.

-“¡Jan basta! ¿Qué pretendes hacer lastimarte?” Le dijo Jenny severamente a Jan.
-“¡Suéltame no quiero que me cortes los huevos!” Dijo Jan con desesperación.
-“Jan… Jan… Escucha, aunque te suelte ya nadie puede hacer que conserves tus testículos”. Dijo Jenny.

Un silencio se hizo en la sala por unos segundos antes de que Jan preguntara con miedo evidente en el tono de su voz.

-“¿Que quieres decir con eso Jenny?” Pregunto Jan.

Jenny tomo los dos testículos cortados que reposaban sobre una honda charola de metal. Los tomo ton una pinza de presión para levantarlos sobre la tela que cubría la pelvis y piernas de Jan, con los testículos colgando en el aire sujetados de los conductos que una vez los unieron al cuerpo del adolescente Jenny dijo.

-“Quise decir que es imposible que ya no los puedas conservar, por la sencilla razón que ya no están más unido a tu cuerpo y de hecho desde ahora eres un eunuco Jan ¡lo siendo mucho en verdad!”. Dijo Jenny en voz conciliadora.

-“¡NOOOOOOO!” Grito Jan.

Luego lucho por algunos segundos antes de quedarse quieto solo llorando son control alguno, Jenny siguió trabando en su escroto, le coloco las prótesis testiculares y suturo de nuevo con puntadas pequeñas para dejar la menor cicatriz posible, luego cuando termino tomo la charola con los testículos de Jan y antes de marcharse le dio un beso en la frente al adolescente que se quedo sobre la camilla bien sujeto llorando con la mirada perdida.

Algas semanas después Jenny se presento en su habitación en la noche, coloco el seguro a la puerta y se acerco a Jan, le dio una pastilla azul y le dijo que se la tomara, Jan con una mirada de enfado en su rostro hizo lo que ella le dijo, a los pocos minutos una potente erección era evidente debajo de su trusa, Jenny le quito su prenda para llevar su pene a su boca, Jan simplemente cerró los ojos y dio un gemido de placer.

-“¡AAAAHHHHHH!” Gimió Jan.

Jenny se despojo de su falda blanca y de su tanga del mismo color para subirse a la cama, para acto seguido montarse sobre el sorprendió Jan, se abrió su blusa para dejar sus lindos senos que iban sin sostén, para comenzar a cabalgar al adolescente, el pene de Jan no dejo de entrar y salir de la empapada vagina por cerca de tres horas, en la que hizo venirse a Jenny en no menos de nueve ocasiones.

Jan apenas se corría una gotas de liquido pre seminal, que lo hacían estremecer como nunca antes, Jenny salió de la habitación muy satisfecha dejando a Jan sintiendo que aun podía hacer feliz a una mujer pese a ser un eunuco lo que hizo de nuevo muy feliz al joven adolescente.

Jan no volvió a ver a Jenny pero siempre la llevaría en su mente, mientras ella estaba atendiendo otro caso muy similar, dispuesta a darle placer a adolescente suyos huevos condenados rebotaban en esos momentos contra sus firmes nalgas y que pronto seria extirpados por ella misma lo que la enloquecía de deseo y pasión.

Pues Jenny pese a todo lo que más deseaba era castrar a jovencitos luego de tener sexo con ellos, ese era su enorme secreto pero a nadie parecía importarle mientras realizara tan buena labor con los adolescentes que atendía como en el caso de Jan que ahora es un hombre pleno sin complejos y con una vida feliz incluso casado.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JAMÓN Y SALCHICHA

Mikel fue capturado tratando de escapar por tercera vez, su amo harto decidió que era hora venderlo por lo que al siguiente fin de semana fue llevado al mercado de esclavos de la ciudad, ahí fue subastado, su cuerpo fue exhibido desnudo, previo fue tocado por decenas de manos inclusive sus partes más intimas fueron tocadas, sobre la plataforma las ofertas no era muchas, si amo había dicho que si no se vendía en el minino que deseaba, sería enviado como remero a una galera donde seguramente moriría, por lo que con ansiedad mirada a la multitud......


JAMÓN Y SALCHICHA
Mikel fue capturado tratando de escapar por tercera vez, su amo harto decidió que era hora venderlo por lo que al siguiente fin de semana fue llevado al mercado de esclavos de la ciudad, ahí fue subastado, su cuerpo fue exhibido desnudo, previo fue tocado por decenas de manos inclusive sus partes más intimas fueron tocadas, sobre la plataforma las ofertas no era muchas, si amo había dicho que si no se vendía en el minino que deseaba, sería enviado como remero a una galera donde seguramente moriría, por lo que con ansiedad mirada a la multitud.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Mikel fue capturado tratando de escapar por tercera vez, su amo harto decidió que era hora venderlo por lo que al siguiente fin de semana fue llevado al mercado de esclavos de la ciudad, ahí fue subastado, su cuerpo fue exhibido desnudo, previo fue tocado por decenas de manos inclusive sus partes más intimas fueron tocadas, sobre la plataforma las ofertas no era muchas, si amo había dicho que si no se vendía en el minino que deseaba, sería enviado como remero a una galera donde seguramente moriría, por lo que con ansiedad mirada a la multitud.

Mikel estaba bien dotado pero eso poco importaba entre la multitud que observaba la subasta casi no había mujeres, desesperado se estimulo a sí mismo para que su pene creciera pese a estar siendo observado pronto su pene con circuncidar quedo en erección, 26 cm de solida carne viril quedaron apuntando al cielo, pero aun así las ofertas ni siquiera llegaban a la mitad de lo requerido por su Amo, aterrado se imagino encadenado a un remo hasta el final de sus días que no serian muchos si es que era enviado a una galera, estaba por dar todo por perdido cuando se escucho una oferta final.

Mikel respiro aliviado al escuchar la oferta, apenas sobre pasaba el mínimo requerido por su Amo, además fue hecha por una bella mujer, que el imagino que lo quería seguramente para darle placer, su pene palpito al verla, pensando que pronto estaría cobijado dentro de su cavidad femenina, algo que deseaba volver a sentir hacia meses que no tenia sexo con alguna mujer, la subasta termino y Mikel fue entregado a su nueva ama que escoltada por dos impresionantes guardias se lo llevaron apenas cubierto con un taparrabos a una enorme mansión a las afueras de la ciudad.

Una vez dentro de la enorme mansión rodeada de enormes muros bien vigilados por guardias, la cual impresiono a Mikel por su lujo, él nunca en su vida había estado en un lugar como ese, las casas de sus amos anteriores distaban mucho de aquel que debía ser un palacio, de inmediato fue llevado a un baño en donde fue despojado de su taparrabo por tres mujeres ya entradas en años, las tres rieron al ver su pene, luego lo sumergieron en una piscina de agua caliente donde todo su cuerpo fue bañado con jabón y esencias de agradable olor.

Cuando Mikel dejo el baño parecía otra persona, incluso se sentía más liviano, fue como si le quitaran varios kilos de encima, se sentía más limpio que nunca, le fue colocada una bata de un fino lino de color blanco, fue llevado a otra habitación en donde sus brazos fueron asegurados a una pared lo mismo que sus piernas por los tobillos los guardias rieron antes de irse lo que le hizo sentir miedo pero se tranquilizo al ver a entrar a una bella mujer en sus años 20 muy atractiva que portaba un velo que le cubría su rostro mas no sus lindos ojos azules.

La mujer se despojo de su túnica para revelar ante Mikel un cuerpo femenino envidiable, de piel muy blanca, de enorme senos firmes, coronados por dos pezones oscuros y enormes, vientre plano donde destacaba su sensual ombligo, caderas anchas y un pubis peludo de vellos dorados que eran tan espeso que apenas y se notaban sus labios vaginales, ella se acerco a Mikel que ya ostentaba una poderosa erección debajo de su túnica que era visible a simple vista, de solo ver a aquella mujer.

Ella delicadamente sin decir  nada le abrió la túnica a Mikel quien solo se quedo viéndola. Con una mano tomo su duro miembro viril, para comenzar a bajar y subir la piel de su prepucio por su hinchado glande que hizo que sin poder evitarlo Mikel gimiera de placer por primera vez en mucho gusto aquello se prolongo por varios segundos hasta que del ojo de su pene comenzó a brotar una buena cantidad de liquido pre seminal, en ese momento la mano de la mujer se detuvo, para apretar su prepucio con fuerza, lo estiro hacia adelante hasta que Mikel grito de dolor.

-“HHHAAAAYYY”. Grito Mikel.

Pero aquel dolor que si bien era fuerte no se comparo ni remotamente al que vino casi de inmediato la mujer extrajo de quien sabe donde un cuchillo curvo caliente con la que rebano de un solo corte el prepucio estirado de Mikel, que abrió los ojos en grande al ver cómo fue circuncidado de esa manera tan brutal, la sangre broto de las heridas mientras el gritaba de dolor, la mujer cauterizo las heridas sangrantes una a una en algún momento del proceso Mikel se desmayo por él terrible dolor que experimentaba.

Mikel se despertó en una cama muy cómoda desnudo, con su pene vendado y cubierto de miel de abeja, una mujer anciana venia una vez al día para cambiarle el vendaje, en cuestión de semanas estaba completamente curado por lo que la mujer dejo de ir, era bien alimentado pero no se le permitía salir de la habitación donde estaba, sin embargo tenía una excelente vista que mostraba una fuente de un enorme patio en donde exuberantes como exóticas mujeres de todos los colores jugueteaban desnudas, lo que mantuvo a Mikel en un permanente estado de excitación sin poder siquiera desfogarse.

Pese que estaba ya restablecido de la pérdida de su prepucio aun le dolía algo si intentaba autosatisfacerse, por lo que muy a su pesar, mantenía sus manos lejos de su pene, que dada la maravillosa vista que poseía siempre estaba en completa erección durante el espectáculo de bellas mujeres se mantenía, cosa que se prolongaba por varias horas cada día, lo que por supuesto era todo un martirio para un hombre joven y viril como lo era Mikel, su tormento duro tres semanas más luego que se restableció para ese momento ya se podía masturbar sin molestia alguna.

Lo cual hacia prolongando lo más posible la emisión de su semilla masculina que acrecentaba mucho en intensidad su placer, mientras observaba los cuerpos femeninos en el patio, que como ninfas disfrutaban sin imagina que estaba siendo observadas, por ese tiempo los guardias volvieron a entrar en su habitación sacaron a Mikel y se lo llevaron a un amplio patio aunque algo austero, quien fue acostado en el suelo, sus piernas como brazos fueron sujetados por grilletes que le fueron colocados en sus muñecas así como en sus tobillos, así vez estoy estaban conectados a cadenas bien ancladas en el suelo lo que lo dejo boca arriba indefenso.

De nuevo los guardias al irse rieron y uno de ellos dijo a Mikel antes de marcharse sin que sus compañeros lo escucharan.

-“Disfruta, que creo que jamás podrás a volver a hacerlo como hombre”. Dijo el guardia.

Aquellas palabras por supuesto lo sumieron en una completa inquietud, pensando que estaba ahí para algo malo, su mente se imagino a la mujer que lo circuncido cortándole su pene o huevos, convirtiéndolo en un eunuco, lo que hizo que su miembro quedase duro como si fuere de mármol de nuevo, apuntando al cielo que se lograba apreciar desde el suelo.

Su mente se imagino decenas de escenarios donde perdía su virilidad para siempre, sus pensamientos fueron interrumpido abruptamente cuando cuatro mujeres de lo más contentas de verlo ahí en suelo entraron en el patio, pero a diferencia de las mujeres con las que fantaseo mientras se auto complacía en los días pasados, ellas no eran nada esbeltas o de rostro agraciado por el contrario eran obesas todas de vientres pronunciados, con nalgas enormes además de tetas enormes como pesadas dos de ellas eran morenas una de tez blanca y la última de ellas negra.  

Todas rieron al ver la masiva erección de Mikel, pronto todas estaban a su alrededor tocándolo, pasando sus manos algo grasosas por su cuerpo, sintiendo su músculos, hablaban en un idioma que él no entendía, pronto sus manos tocaron su intimidad, sintiendo su dureza como firmeza, una mano bajo hasta sus huevos los cuales tomo, acunándolos en su mano, dijo algo que hizo que todas rieran fuerte al mismo tiempo, luego dejo caer sus pesados orbes, para ir a tomar una de sus piernas, pues Mikel estaba luchando tratando de escapar de ellas por alguna razón que él mismo no comprendía. 

De repente la mujer con la piel blanca, se coloco entre sus piernas extendidas, para colocar un sólido bloque de madera pulido rectangular de unos 18 cm de alto y cuya base cuadrada era de 15 x 15 cm por uno de sus lados sobre salía en un ángulo de unos 35º una protuberancia de unos 25 cm casi tan largo como su pene en erección e igual o casi de grueso bien pulido, la mujer lo baño con alguna clase de aceite antes de comenzar a introducírselo por el ano a Mikel que abrió los ojos grandes al sentir al intruso.

-“¡Sácalo, Sácalo!” Comenzó a Suplicar Mikel.

Pero la mujer no se detuvo hasta dejar todo ese miembro de madera bien dentro de los intestinos de Mikel, para luego asegurar el bloque de madera debajo de sus pesados huevos, que coloco sobre el bloque con pequeños surcos en ángulo agudo en la parte superior, para luego ella sin perder tiempo montarse sobre la pelvis del aterrado hombre, para restregar su peludo sexo contra su endurecido miembro viril bañado en liquido pre seminal.

La mujer tomo su pene para colocar su glande en la entrada de la cavidad entre sus robustas piernas, Mikel sintió el calor como humedad que dicha cavidad emanaba lo que le provoco una agradable sensación, el resto de las mujeres riendo, sujetaron sus miembros extendidos, aquello por supuesto le preocupo pero en ese justo momento su mente estaba centrada en la mujer que estaba por enterrarse su miembro en su interior.

La obesa mujer, apenas introdujo el glande de Mikel en su interior, dejo caer todo su pene sin restricción alguna, la pelvis de Mikel recibió todo su peso de un solo golpe pero no fue nada comparado al enorme dolor que sintió al sentir el peso de sus enormes nalgas golpear de plano sobre sus pesados huevos, aplastándolo bruscamente lo que hizo que Mikel diera un grito de dolor.

-“¡HHAAAAYYYY!” Grito Mikel.

Pero a ella poco le importo el dolor que pudiera estar sintiendo estaba concentrada en el placer que estaba sintiendo, luego de mover su pelvis por unos segundos restregando sus vellos púbico sobre los de Mikel, comenzó a cabalgarlo, con cada nuevo sentón los huevos de Mikel eran sometidos a una nuevo aplastamiento brutal que solo empeoraba por la base acanalada sobre la que descansaban, Mikel gemía y gruñía de dolor mientras ella solo gozaba, jugando con sus enormes senos

Que ella no tardo en aplastar primero en el pecho de Mikel para luego sumergir su rostro entre el enorme canal que se formaba entre ellos, lo que hizo que Mikel sintiera que se ahogaba sus piernas y brazos comenzaron a templar buscando la manera de liberarse pero las otras mujeres lo sujetaron estaba perdido pensó que moriría por falta de aire mientras estaba siendo cabalgado por aquella obesa no era una mala forma de morir pensó para sí mismo, pero justo cuando estaba por perder el sentido ella levando sus senos de su rostro lo que hizo que el tomara una enorme bocanada de aire.

La mujer pronto llego a dos intensos orgasmo, sus juegos bañaban la totalidad del pene de Mikel como sus huevos para ese momento hinchados con pequeños cortes por debajo, lo que le estaba provocando mucho dolor.

-“ALTO, ALTO ¡POR FAVOR!” Suplicada a gritos Mikel.

Aquella mujer se desmonto pero solo para que su lugar fuera ocupado por la de tez negra, quien comenzó a cabalgar a Mikel de forma salvajes sus nalgas eran aun más grandes y voluminosas que la mujer anterior, los gritos de Mikel no era ya de placer sino de dolor al sentir sus huevos casi a punto de estallar la mujer comenzó a moverse de manera que sus nalgas impactaban sus huevos de una mena brutal en medio de ese infierno Mikel cuya próstata estaba siendo masajeada no pudo contenerse por más tiempo.

Su pene comenzó a palpitar con fuerza, la mujer al sentir como el miembro viril palpitaba en su interior acelero sus embestidas lo que hizo que saliera con mucha presión un enorme chorro de espeso semen, seguido de otro y otro, mientras Mikel gritaba de placer como dolor al mismo tiempo.

-“HHHAAAAAAYYYYY”. Grito Mikel.

La mujer no dejo de moverse pese a sentir el interior de su sexo completamente inundado por la semilla viril de Mikel, por el contrario acrecentó sus movimiento unos cuantos minutos más tarde uno de los testículos no soporto tan brutal cabalgata y estallo bajo el incesante golpeteo de aquellas pesadas como enormes nalgas negras.

Los ojos de Mikel se pusieron en blanco, todo su cuerpo se tenso por el dolor apenas se percato de las risas de las mujeres a su alrededor, pero la bestial cabalgata aun continuo su testículo restante aun resistió unos 15 minutos más antes de también estallar ante tal martirio, en ese justo momento el cuerpo de Mikel se arqueo y de su miembro más duro que nunca antes broto un enorme chorro de semen mezclado con algo de sangre.

Para cuando su espalda de nuevo toco el piso estaba ya sin sentido, todo había concluido la mujer negra continuo cabalgándolo hasta que su erección se perdió por completo y su pene se salió por si solo de su cavidad vaginal.   

Mikel se despertó en la habitación de donde fue sacado, con un vendaje de nuevo en su entrepierna pero esta vez no sobre su pene sino sobre debajo, en donde para su horror ya no había nada, sus alguna vez ostentosos huevos como bolsa de piel se había ido, había sido convertido en un eunuco para el resto de sus días, Mikel lloro de rabia, impotencia y miedo al saberse ya no un hombre por varios días, poco a poco fue aceptando su cruel destino.

Por las próximas tres semana Mikel no miro al patio donde escuchaba a las bellas mujeres juguetear desnudas, cuando por fin se atrevió lloro al sentir como su pene quedo rígido pero no tanto como antaño, a partir de la semana seis de su castración cada semana era llevado a la habitación en donde fue circuncidado la misma mujer que retiro su sensible piel se presentaba desnuda si notaba que su pene aun respondía solo decía a los guardias al salir.

-“Una semana más”. Decía la mujer.

Aquellas visitas a esa habitación se prolongaron por cinco meses hasta que en una de sus visitas el pene de Mikel no se inmuto para nada, incluso la mujer lo tomo, lo estimulo con su mano y hasta con su boca pero el pene de Mikel no respondió en lo más mínimo parecía estar muerto, al salir ese día la mujer dijo a los guardias.

-“Esta listo”. Dijo la mujer

Al día siguiente, Mikel fue vestido muy elegantemente y presentado en el patio de las bellas mujeres como su nuevo eunuco para atenderlas, por el jefe de los eunuco de la mansión desde ese día el pudo ver a aquellas hermosuras a su alrededor sin ropa alguna, incluso las bañaba, aceitaba, perfumaba y daba masajes pidiendo a Dios que le concediera una sola erección mas para poder disfrutar de una de ellas aunque fuese lo último que hiciera en la vida, pero sus ruego nunca fueron escuchados.

Para Mikel su salchichón era inservible ante aquellos jamones selectos que era incapaz de tocar o disfrutar con su virilidad.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JENNIFER MI CASTRADORA 01

Era un chico de 18 años, normal hasta que mi novia Jennifer me convirtió en un eunuco por placer de una manera sádica y muy reconfortante......


JENNIFER MI CASTRADORA 01
Era un chico de 18 años, normal hasta que mi novia Jennifer me convirtió en un eunuco por placer de una manera sádica y muy reconfortante.

[HETERO] [BALLBUSTING] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: Mario





Era un chico normal que acababa de cumplir sus 18 años, terminaría mi prepa (instituto) en medio año,  tenía calificaciones aceptables, eh iba al gimnasio muy a menudo, las chicas me veían y con su mirada sabía que deseaban acostarse conmigo así que aprovechaba eso y mi musculatura para seducirlas y llevarlas a la cama, todas con las que me había acostado decían que era una bestia que desbordaba testosterona en la cama, mi pene media unos 27 cm de largo, era grueso y mis huevos eran de muy buen tamaño.

Sin embargo yo quería una relación más seria, no solo sexo,  así que me decidí conquistar a la chica más guapa, buena y linda de la escuela, se llamaba Jennifer, yo creí que no me haría caso pero sorprendentemente cuando le hable por primera vez se portó muy bien y alargamos la plática mucho tiempo.

Al cabo de unas semanas comenzamos a andar oficialmente, yo estaba muy feliz aunque mis compañeros me advertían que los últimos novios de ella se habían salido de la escuela misteriosamente después de que terminaban, yo solo los ignoraba, “son celos” decía en mi mente.

En mi escuela preparatoria y universidad estaban juntas, yo era del último año de prepa y Jennifer era del último de universidad, era una chica de 23 años, practicaba futbol y parecía modelo, ella también apoyaba al feminismo. Al estar en la misma escuela que yo sabía a la perfección la reputación que yo tenía de solo querer a las mujeres para coger y nada más, así que me extraño  que aceptara ser mi novia pero no pensé mucho y seguí con ella.

Todo iba bien,  hasta que después de cuatro meses de novios me estaba hartando de ella porque comenzaba a querer controlar todo, mis salidas con amigos, con quien estaba, etc…

Así que poco a poco el enamoramiento comenzó a desaparecer en mí, ya estaba pensando en terminarla pero era la chica más buena de la escuela además de que me confesó que era virgen y que según sus exnovios solo la querían para tener sexo así que terminaba con ellos y decía que si tuviera la oportunidad les cortaría los huevos, yo me reí un poco después de eso porque creí que lo decía en sentido de broma.  Pero cada vez se metía más en mi vida personal queriendo controlar todo aspecto de mí, desde que pasaba mucho tiempo en el gimnasio en vez de con ella, que porque había saludado a una chica en la calle que era una compañera de escuela.

-¿Por qué saludaste a esa perra eh? Pregunto Jennifer.
-“Amor es solo una compañera de clase”. Le dije.
-“Hum, pues cuidadito porque tú eres mío, ¡que no se te olvide!” Me dijo Jennifer.
- ¿Tuyo? Le dije
-“No soy tuyo, así como tú tienes amigos yo tengo derecho a tener amigas”. Le dije algo Molesto.

Jennifer se detuvo y se puso en frente de mí y enojada puso su mano en mi entrepierna y dijo:

-“No me respondas, ¡tú me perteneces ok!, ¡y a menos que quieras que te de una patada y estrelle tus huevos no saludes a ninguna mujer! Sentencio Jennifer.

No dije nada, estaba impactado porque me dejo mi entrepierna un poco adolorida, después de eso  continuamos caminando, y como esa situación pasaron varias cosas más, así que ya pasados 6 meses decidí terminar con ella.

Lo tenía todo planeado, quería al menos tener sexo con ella antes de terminar para al menos disfrutar lo que quedaba de la relación,  ella vivía sola en un departamento así que fui una noche a visitarla de sorpresa con la excusa de querer ver una película, así que toque a su puerta y al verme se sorprendió porque nunca iba a su casa tan tarde.

Una vez dentro note que ella traía solo una blusa muy transparente que dejaba ver su tanga y su brasier (sostén, corpiño), no pude evitar mirar fijamente su escote tan pronunciado, ella se dio cuenta y puso cara de enojada y me pregunto.

-¿Por qué viniste a estas horas de la noche? ¿Nunca has venido tan tarde? Pregunto Jennifer.
-“Bueno, yo solo quería pasar un rato y no sé, disfrutar la noche”. Le dije.
-¿Crees que no me doy cuenta de lo erecto que está tu pene? ¿Crees que soy tonta?  ¿De seguro viniste para tener sexo verdad cerdo? Pregunto Jennifer

Estaba tan impresionado de ver su cuerpo casi desnudo que no note cuando mi pene se había parado dentro de mi pantalón.

-“¡Ahh, no yo!… amm… este…” Balbucee.
-“¡Lo sabía! ¿Acaso crees que no conozco tu historia con las demás chicas de la escuela? Creí que eras diferente pero ya veo que no”. Dijo Jennifer.

Ya no sabía que decirle, había arruinado mi plan por completo y mi erección lo confirmaba, ya no quedaba más que hacer lo que haría al día siguiente, terminar la relación.

-“Jennifer, yo solo quería hablar contigo, quería decirte que esto ya no funciono, intentas controlar mi vida y eso no está bien, será mejor que terminemos”. Le dije.
-“AH, ósea que aparte de que me querías coger, después me ibas a terminar. ¡Eres un maldito cerdo egoísta y machista como todos!” Dijo Jennifer

Acto seguido Jennifer dio un paso atrás y me pateo mis huevos con su pie desnudo, yo me tire al suelo en posición fetal adolorido mientras ella me decía:

-“Está bien, esto se terminó pero no creas que te saldrás con la tuya, los hombres creen que solo por ser más fuertes tienen derecho a usarnos y tirarnos cuando quieran, pero yo no soy como tus amiguitas putas, ¡te había dicho que tú me pertenecías y si te vas a ir te irás sin tus huevos cerdo! Me dijo Jennifer.

-“Maldita esa patada si me dolió, ya verás”. Le dije.

Después de eso intente pararme para aventarla e irme, pero en cuando me incorpore ella me agarro de mis huevos adoloridos y me los apretó tan fuerte que me tiro al piso de nuevo.

-“Jajajaja de nada te sirven tus músculos, toda tu fuerza y tu hombría proviene de tus ridículos huevos, ¡ahora te los voy a patear hasta que se te rompan! Me dijo Jennifer.

Después de eso sentí muchas patadas a mi virilidad, sus pies estaban impactando en mis lastimados huevos hasta que quede inconsciente. Cuando desperté estaba desnudo acostado en el piso y atado de pies y manos a las varillas del departamento, por lo que no podía moverme, en eso Jennifer estaba en frente de mí, esta vez vestía un traje de látex muy reducido y unos tacones, ella se acercó caminando y puso un pie sobre mi pene diciendo.

-“Veo que ya despertaste,  que bueno así podrás ver como una mujer te domina”. Dijo Jennifer.
- ¿Te gusta? ¿Te gusta como piso tu pene ah? Jajaja. Rio Jennifer.

Yo solo estaba deseando que no me torturara tanto, pero sería todo lo contrario, después de eso mi pene se comenzó a poner rígido.

-“Así que, te gusta esto amorcito”. Dijo Jennifer.

Acto seguido  comenzó a soltarme patadas de nuevo, mi dolor era insoportable, temía que mis huevos se reventaran a causa de sus patadas, en eso ella se detuvo y pude descansar un poco, se quitó los tacones y puso sus dedos de los pies sobre mi escroto y con mirada perversa presiono y bajo su pie al mismo tiempo, mis testículos quedaron entre el suelo y las almohadillas de ella, yo me retorcí mientras Jennifer se reía.

-“Jajajaja querido, si continuo haciendo esto terminare por romperte tus testículos muy pronto, como me encantaría sentir como se hacen puré bajo mi pie, pero quiero hacerte sufrir más,  ahora vuelvo”. Dijo Jennifer.

Estaba agonizando de dolor, podía alcanzar a ver que mis huevos estaban hinchados, de pronto sentí en mi nariz un trapo con un olor a químicos muy fuertes que en cuestión de segundos perdí la conciencia de nuevo…

-“Muy bien, ahora que lo eh sedado preparare la sesión final”. Se dijo a si misma Jennifer.

Cuando abrí mis ojos estaba boca abajo atado igualmente y mi pene como escroto estaban acomodados hacia atrás, y vi como Jennifer salía de la puerta de enfrente mío caminado de una manera muy sexy, estaba completamente desnuda sus tetas eran enormes y bien formadas, su cintura era plana y tenía abdomen marcado, sus piernas y trasero eran dignos de una atleta, esa escena me excito bastante y no pude evitar tener una erección muy grande de nuevo.

-“Oh vaya logre hacerte excitar con tan solo mostraste mi cuerpo”. Dijo Jennifer.

Lo dijo mientras se acercaba a mí y se iba a mis espaldas diciendo.

-“Lástima que no te dejare penetrarme,  pero siendo un eunuco podrás tocarme lo que quieras”. Me dijo Jennifer.

Inmediatamente lanzo un pisotón en contra de mis testículos, yo  estaba muy adolorido ya.

-“¡Vamos querido!  Sé que puedes darme tu lechita, si te dices llamar hombre deberías poder eyacular aunque te esté aplastando tus débiles huevos jajajaja”. Dijo Jennifer.

Jennifer ponía todo su peso en su pie, yo solo sentía como mis huevos se aplanaban una y otra vez. Después paro de torturarme y yo le decía que me soltara por favor, pero en vez de eso sentí como introducía algo similar a un dildo en mi recto, sentía como esa cosa de plástico rozaba mi próstata y Jennifer lo dejo dentro de mí, mientras yo me excitaba aún más, casi estaba a punto de eyacular hasta que sentí un fuerte golpe en mis huevos adoloridos.

-“Parece que estabas disfrutando mucho bebe, jajaja yo también quiero disfrutar, un pequeño golpe en los testículos de un hombre y lo dejas sin habla, quiero sentir tus huevos reventar bajo mis pies,  creo que así aprenderás que género es el fuerte”. Dijo Jennifer.

-“No por favor”. Dije,
-“¡Quiero seguir siendo un hombre!” Suplique.
-“Lástima, porque te los voy a destrozar cariño”. Dijo Jennifer.

Acto seguido  puso su pie sobre mis adoloridos huevos y los pisaba como si pisara a un insecto, me retorcía de dolor pero mi erección no bajaba, al contrario, de repente Jennifer comenzó a pisarme como si fuera un pedal de auto, sus pies cuando aplanaban mis huevos sentía  como disparaba una gran chorro de semen, una y otra vez, como si fuera una válvula, cada vez que me los aplanaba salía de mi pene semen, hasta que en una de esas se oyó un pequeño ¡POP!, uno de mis testículos no había resistido más la tortura.

-“Ah vaya al fin te corriste esclavo, ves como las mujeres son las que mandamos,  me das pena ya que después de eyacular tanto aplaste por completo uno de tus frágiles testículos, jajaja si tan solo lo pudieras ver, está hecho puré, creo que mis pies son mucho para ti esclavo”. Dijo Jennifer.

Me quede sin aliento por el dolor, solo alcance a gritar un poco, después de eso quede inconsciente…

Después de un tiempo desperté, era de día ya pero sentía una gran incomodidad  en mi entrepierna, pero lo que más llamó mi atención es que estaba en la cama de un hospital, en eso por la puerta entro Jennifer, yo recordé todo lo que había sucedido anoche y rápidamente vi debajo de las sabanas  temiendo lo peor, y ella me dijo.

-“No te preocupes bebe,  no eres un eunuco, no por ahora jaja solo te destruí un testículo”. Dijo Jennifer.

Baje mi mano a mi entre pierna y en efecto ahí estaba solo un testículo y mi pene estaba algo sensible.

-“Maldita perra! Me las vas a pagar”. Le dije con odio.

-“Te dije que tú me perteneces, agradéceme que no te revente el otro, espero que esto te sirva de lección, aparte…. Aun te queda un huevo y tu pene para divertirme, cuando te recuperes disfrutare mucho dominarte de nuevo jajajaja”. Dijo Jennifer riendo.

Continuara…



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Mario       Mail: jpro184@gmail.com