OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES

Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo......


OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES
Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [INCESTO] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Oscar y Omar de 20 y  21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo aunque ya habían tenido sexo las dos parejas aquella ocasión no se dio por alguna razón.

Mientras caminaban a casa ya muy tarde esa noche de pronto Oscar cayó al suelo a los pies de Omar que de inmediato se acerco a ver que le paso a su hermano pero no tardo también en caer al suelo inconsciente, ambos fueron alcanzados por un dardo tranquilizador que los dejos sin sentido, casi de inmediato una camioneta cerrada se detuvo a su lado y dos hombres los subieron en ella para luego partir hacia rumbo desconocido, ninguno de los dos supo cuanto tiempo estuvieron inconscientes o donde estaban cuando despertaron solo que estaban apenas en ropa interior sobre un frio piso de cemento.

Un hombre de unos 55 o 60 años vistiendo una camisa negra se presento ante los dos hermanos de improviso, tomo Oscar quien era el que estaba más cercano a la puerta de la habitación ambos estaba amarrados, el hombre tomo de los cabellos a Oscar para hacer que se pusiera de pie, cuando lo estuvo con sus manos le arranco su trusa (slip) color verde dejando a Oscar completamente desnudo para después llevárselo arrastrado de los cabellos con Omar gritando para que el hombre soltara a su hermano, como pudo se puso de pie pero no pudo salir de la habitación pues la puerta se cerró.

Omar escucho a su hermano Oscar suplicar y gritar, para luego escuchar un jadeos, luego un largo silencio y un grito, escucho la voz de su hermano suplicar gritando. 

-“NO, NO. NO, SACALA, SACALA POR FAVOR”. Gritaba Oscar.

Aquellos gritos y suplicas se prolongaron por varios minutos Omar estaba desesperado trato en varias ocasiones abrirse paso derribando la puerta pero era de solido metal por lo que por más que lo intento poco pudo hacer, para poder derribarla, en su mente pasaron las peores escenas y no estaba tan equivocado.


** ** ** ** ** ** **

Oscar fue llevado a una amplia habitación para ser colocado boca abajo sobre una mesa de madera con sus brazos atados a las patas de manera horizontal, su pelvis como piernas quedaban por fuera de la mesa, sus nalgas de blanca piel como el resto de su cuerpo quedaban expuestos sin ninguna manera de defenderse ahí otro hombre de una edad similar al primero ya los esperaba y ayudo a asegurar a Oscar a la mesa luego se bajo su pantalón para revelar un enorme falo en completa erección, que ya estaba chorreando liquido pre seminal. 

Aquel hombre le apretó la nariz a Oscar quien intento no abrir la boca pero no pudo tuvo que abrirla para respirar y cuando eso sucedió el hombre le introdujo su enorme pene de al menos 26 cm de largo bastante venosa circuncidado por completo hasta que sus pesados huevos quedaron colgado por debajo de la barbilla de Oscar, que sintió como el glande del hombre casi le llegaba a la boca de su estomago, sentía arcadas pero no podía hacer nada para sacar el enorme falo de su boca, el hombre lo tomo de ambos lados de su cabeza para comenzar con un mete saca brutal.

Oscar fue obligado a soportar aquella mamada brutal sin poder hacer nada, la saliva brotaba de la boca de Oscar a raudales bañando los huevos de aquel hombre  que no dejaba de gemir al sentir su glande bien profundo en la garganta de Oscar, que lloraba con el rostro enrojecido mientras el otro hombre comenzó a azotar sus nalgas con sus manos, dándole nalgadas fuertes con una cadencia que le hacía sentir como su sus nalgas estuvieran sobre un comal (parrilla), Oscar nunca pensó vivir algo similar.

De pronto el hombre que lo nalgueaba dejo de hacerlo para también bajarse su pantalón como ropa interior, de reojo Oscar pudo ver su pene erecto de 29 cm sino que mas con su prepucio corrido dejando su glande en forma de hongo al descubierto, aquel hombre se posiciono detrás de Oscar le abrió sus nalgas le escupió su ano tres veces antes de comenzar a restregar su erección delgada pero muy larga por entre sus blancas nalgas, Oscar trato de suplicar que no lo penetrara pero el pene en su boca hacía imposible que pudiera decir algo apenas entendible.

-“¡AAAAHYYYY NNNGGG MMMHHHH!” Gimió Oscar de repente.      

El hombre lo penetro 17 centímetros de carne caliente entraron con la primera estocada, había perdido la guerra, el aullido de dolor que pego fue acallado por el pene en su boca, ese iba a ser el único aullido que haría Oscar pues el hombre que lo penetraba por la boca incremento el ritmo de sus embestidas cada nueva embestida era seguida por sonidos guturales por parte de Oscar que se sentía como le hubiesen insertado un poste telefónico por sus entrañas.           

-“MMMHH”. Gruñía Oscar.         
-“¡SSHHH PUTITO! Tranquilo pronto te encantara y vas a pedir más”. Dijo el hombre a Oscar quien lo penetraba por su ano.        

Cada cosa que le decía ese hombre a Oscar era denigrarlo, mientras seguía bombeado bien profundo, lo que hacía que moviera su pelvis sin querer, son su ano sintiendo fuertes espasmo en ese momento Oscar odio a su ano más que nada en el mundo, después de cada embestida que le llenaba de dolor y sentía como se desgarraba su esfínter anal, para luego sentir una ola de escalofríos de placer que nacían en su ano y le llegaban hasta su cabeza.          

Oscar ya no podía pensar, solo se quedo ahí con la mirada perdida  sintiendo como ambos penes se le enterraban una y otra vez hasta el fondo, el hombre que lo penetraba analmente movía sus nalgas en círculos para que le diera mayor placer, ambas embestidas fueron brutales y duraron varios minutos el primero en venirse fue el hombre que tenía su pene en su boca, Oscar por primera vez en su vida sintió el sabor del semen con una abundante descarga en su boca, escuchando como el hombre gemía de placer.           

Pasaron algunos minutos hasta que el hombre que lo penetraba por detrás  empezó a venirse en su interior, 15 segundos antes Oscar se había corrido sin tocarse siquiera, sus piernas desfallecieron ese  momento, el hombre se aferró muy fuerte a sus caderas mientras se venía gimiendo de placer, por su parte líneas de espesa leche quedaron bajo la mesada, provenientes del pene de Oscar todo aquello desde que comenzó con la mamada a aquel hombre hasta que el otro se vino en su interior debió tardar entre 20 – 25 minutos, pero la venida del hombre en su ano sí que duro fácil 40 segundos, de descarga constante, podía sentir los espasmos en su ano, uno tras otros, con el mordiendo su espalda, por cada uno de ellos.    

Unos 10 segundos después él se salió de Oscar, dejando su ano complemente abierto, algo desgarrado al fin y al cabo lo había desvirgado analmente su ano palpitando dejaba escapar a borbotones la enorme descarga de semen de su violador que se entre mezclaba con su propia sangre, que resbalaba según sintió Oscar por el interior de sus piernas, incluso llegando a gotear de sus huevos, el pene de Oscar por otro lado también quedo palpitante goteando semen de la punta, con el chico aliviado que todo por fin terminara.


** ** ** ** ** ** **

Debieron pasar un par de horas, Omar que ya no escucha ruido alguno, estaba desesperado por ver a su hermano, uno de los hombre que violaron a Oscar, se presento donde aun estaba sobre la mesa de madera para limpiar su rostro del semen ya seco, lo mismo sus nalgas, ano y piernas del semen que escurrió por ellos, para dejarlo presentable, luego cuando termino le ordeno al otro hombre.

-“¡Ya está listo, ve por el otro!” Dijo el sujeto.

El otro hombre obedeció con una sonrisa malévola en su rostro, no tardo mucho en llegar a donde estaba Omar que al verlo entrar, trato de golpearlo embistiéndolo pero fue sometido con un fuerte golpe en el estomago, a le también le fue hecho añicos su trusa dejándolo completamente desnudo, el hombre le coloco un collar de cuero en el cuello y se lo llevo hacia donde estaba su cómplice y hermano al que le habían colocado un aro en la boca a modo de bosar al que estaba unidos partes de cuero que se aseguraron detrás de su nuca y cuello dejando su boca abierta como lista para realiza una nueva mamada.

Omar al ver a su hermano en aquella posición les grito a los dos hombres.

-“MALDITOS QUE LE HAN HECHO A MI HERMA…” Grito Omar pero no pudo terminar la frase cuando uno de los hombre le dio una fuerte cachetada en su mejilla derecha.

Omar fue conducido frente a su hermano, su pene quedo a la altura de su boca, el hombre que lo mantenía bien sujeto, tomo su pene para comenzar a masturbarlo cuando el pene de Omar estuvo completamente en erección alcanzaba los 20 cm, era blanco con un glande rosado en forma de casco circuncidado, el hombre tomo su pene y lo dirigió a la boca de su hermano.

-“No, No Por favor, Noo”. Suplico Omar hasta que sintió la punta de su glande tocar la lengua de Oscar.

El hombre que sujetaba por detrás a Omar empujo su pelvis hacia adelante y su erección se enterró por completo en la boca de su hermano, que abrió los ojos muy grandes al sentir su boca de nuevo rellena por un pene de nuevo y no cualquier pene sino el de su hermano, sintió arcadas de nuevo, al sentir los huevos de Omar colgando debajo de su barbilla.

El otro hombre no tardo en sujetar de sus cabellos a Oscar para comenzar a moverla hacia adelante y atrás, para comenzar a darle una mamada brutal a su hermano, que desesperado suplicaba.

-“Por favor ya basta, basta por favor… ¡MMMMMMM!” Suplicaba pero gemía al mismo tiempo Omar.   

Aquella mamada forzada de hermano a hermano duro entre 8 y 10 minutos antes de que Omar fuese separado de Oscar con su pene todo babeado y palpitante oscilando mientras fue conducido a la parte de atrás de su hermano para quedar su pene entre las firmes como paraditas nalgas de Oscar, que el otro hombre se encargo de abrir para dejar su rosado ano a la vista de Omar.

Con su erección  apunto de penetrar a su hermano Omar suplico de nuevo con lagrimas en los ojos.

-“Por favor déjenos ir, no diremos nada, ¡Por favor!” Suplico Omar con lágrimas rodando por sus mejillas.

Ambos rieron y eso le dijo a Omar que ambos estaba a merced de aquellos tipos, comenzaron a darle de nalgadas, no podía defenderse y de repente comenzó Omar a dar gritos fuertes ya que lo estaban penetrando, le dolía muchísimo, tanto que ya lloraba sin reparo alguno, uno de ellos le coloco una mordaza para que Omar dejase de gritar, mientras uno lo penetraba el otro tomo su pene erecto e hizo que penetrara a Oscar.  

Ambos se turnaron para violar a Omar hasta el cansancio, dentro de todo el miedo, enojo y coraje que le causaba la situación en el fondo sentía algo de placer, pues estaba siendo penetrado pero al mismo tiempo Omar también estaba penetrando, siempre había querido simular una violación pero no así. 

Cuando ambos hombre acabaron dentro de Omar dejaron que este se corriera dentro de Oscar, la descarga de Omar fue enorme y cuando sacaron su pene del interior del ano de su hermano aun disparo dos cuerdas sobre sus nalgas que hizo reír a ambos hombre.

Con ambos jóvenes jadeantes los dos hombres desamarraron a Oscar de la mesa pero le amarraron sus manos a la espalda como las tenia Omar, uno de ellos salió y regreso con una cuchillo eléctrico, aquello alarmo a los jóvenes pero para ese momento estaban con mordazas y sus suplicas eran nada entendibles. Omar fue el primero en sentir la cuchilla en sus carnes su pene aun en erección fue el primero en ser cercenado de su cuerpo.

Su escroto con sus huevos adentro le siguieron convirtiéndolo en un eunuco nulo para el resto de sus vidas, por su parte a Oscar que no se había corrido aun, uno de los hombres comenzó a darle una mamada mientras el otro detenía la hemorragia en la entrepierna de su hermano desmayado  a unos pasos de donde Oscar comenzó a gemir, 5 – 6 minutos duro aquella mamada antes de que Oscar dejase escapar entre un enorme jadeo de placer una gran carga de su semen directamente en la boca del hombre.

Aun no había acabado de venirse por completo con su pene aun dentro de la boca del hombre palpitando, cuando Oscar sintió como el hombre tomo sus huevos y se los corto con el cuchillo eléctrico castrándolo en el acto, Oscar puso los ojos en blanco lanzo un último gran chorro de semen en la boca del hombre y se desmayo por el dolor que su castración le produjo.


** ** ** ** ** ** **

Ambos hermanos fueron vendido a un rico hombre en Asia, para que fuesen sus juguetes sexuales, aun ambos son buscados por sus familiares, cada tanto Oscar penetra a Omar pues aun pude tener erecciones ya que su Amo le da testosterona a ambos para que conserven sus cuerpos masculinos, es el único amor verdadero que pueden darse, Omar a aprendido a apreciar el placer anal que su hermano le proporciona lo suficiente para poder sentir un orgasmo.

Claro nada parecido al enorme orgasmo que sintió cuando se vino dentro de las entrañas de su hermano tres años atrás cuando fueron “Obligados por los Secuestradores”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FUI UN CHICO NORMAL.

Yo era un chico bastante normal. En el exterior de todos modos. Mi vida familiar era un asunto diferente. Vivía con mi madre y dos hermanas gemelas. Mi padre nos había dejado cuando yo era muy joven y no he tenido ningún contacto con él. Me han dicho que mi padre era un hombre abusivo, así que realmente no siento ningún tipo de pérdida......


FUI UN CHICO NORMAL.
Yo era un chico bastante normal. En el exterior de todos modos. Mi vida familiar era un asunto diferente. Vivía con mi madre y dos hermanas gemelas. Mi padre nos había dejado cuando yo era muy joven y no he tenido ningún contacto con él. Me han dicho que mi padre era un hombre abusivo, así que realmente no siento ningún tipo de pérdida.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





Yo era un chico bastante normal. En el exterior de todos modos. Mi vida familiar era un asunto diferente. Vivía con mi madre y dos hermanas gemelas. Mi padre nos había dejado cuando yo era muy joven y no he tenido ningún contacto con él. Me han dicho que mi padre era un hombre abusivo, así que realmente no siento ningún tipo de pérdida.

Crecer en un hogar femenino fue definitivamente una experiencia para mí. Más de lo que pueden imaginar.

Mi madre siempre ha estado enojada con mi padre y por eso, enojada con los hombres en general. Quería criarme como una servidumbre para las mujeres. Yo no era un niño muy animado, así que esto no era demasiado difícil a una tarea. Mi madre había hecho a mis dos hermanas mayores completamente a cargo de mí en todos los sentidos. Se me permitió retratarme como un chico normal de mi edad en la escuela, pero esto se convirtió en un problema más tarde y deje de ir a la escuela cuando llegué a la escuela secundaria recibiendo educación en casa por ellas.

Mis hermanas siempre habían sido educadas en casa. Mi madre creía que el sistema escolar público solo conduciría viejas concepciones de inferioridad femenina hacia sus queridas hijas. Debido a esto eran bastante extrañas, mis hermanas no eran exactamente normales. Ambos se han satisfecho sexualmente así mismas hasta dónde puedo recordar. Y muchas veces me han incluido en su juego sexual, por no mencionar "otros" actos.

Una noche, estaba acostado en la cama, con mi ropa de noche y braga (calzón, tenía que usar ropa femenina en casa, y tenía que estar desnudo si se me pedía que lo estuviera). Había sido una noche difícil para mí. Tuve que hacer todo el "trabajo de las mujeres" en la casa, y esa noche había sido una noche bastante ocupada.

Como de costumbre a mi edad (13), tuve una erección monstruo por la noche. No se me permitía masturbarme sin la dirección de uno de mis maestras, pero esa noche estaba tan jodidamente caliente. Comencé a masajear mi pequeño miembro erecto a través de mi braga.

Siempre me ha encantado la sensación de la braga, y no me importaba usarlas en absoluto. Las he usado por lo que parece ser por siempre, y debido a ello, ahora que pienso en ello, probablemente restringieron el crecimiento de mi pene. De todos modos, el masaje me llevó a la excitación febril. Solo tenía que tirar de mi braga y agarrarlo con mis manos. Las emociones lucharon en mi mente. No pude decidir. Mis manos apenas trabajaron independientemente de mi mente, y bajaron mi braga. Me encantaba masturbarme. Mis amas lo restringieron tanto. Antes de que yo lo supiera, mis manos habían bajado mi braga la mayor parte del camino, y ya no tenía la cobertura de mi manta.

No estoy seguro de cómo sabían, podría haber estado gimiendo, ¡pero justo cuando estaba realmente por venirme, mis hermanas entraron!

Mierda, estaba asustado. Claro, han visto mi pene un millón de veces, me han visto desarrollarme y crecer desde el primer día de mi existencia. Pero sabía muy bien, que eso era comportamiento inaceptable, tanto por mí como por mis hermanas. Vieron lo que estaba haciendo, y obviamente me sorprendieron. Se pelearon por gritar a mamá, y solo cerraron la puerta detrás de sí mismas.

Ya me había detenido y las miraba con ojos suplicantes.

"Ya es hora de que te jodas, hermanito", dijo mi hermana Bianca.

Me imaginé que estaban esperando a que cometiera alguna falta en algo así.

-¿Qué me van a hacer ahora? Dije patéticamente.
-"Bueno, tenemos que pensar en algún tipo de castigo, creo", dijo mi otra hermana Lucy. Ambos coincidieron en eso.

-Bueno, ¿tienes alguna idea?
"Bueno, déjame pensar."
-¿Qué hay de sus huevos?
-"Sé que los chicos tienen huevos realmente sensibles."
-"Yeah, los he visto patear en películas antes, es casi divertido".
-Bueno, ¿qué le parece si le damos un poco de dolor?

Suena como una gran idea para mí. Las dos me agarraron y me pusieron de pie junto a la cama.

-Muy bien, sabes que esto va a doler, y sabes porque estamos haciendo esto, así que cierra la boca, calla y toma tu dolor como el niño patético que eres.

Todo lo que podía hacer era sucumbir. Colocaron mis piernas un poco separadas y me pusieron de pie. Bianca, que por suerte estaba desnuda, se paró frente a mí.

"Ahora recuerda otra vez, pequeña mierda, sin gritos, quizás algunos gemidos, ¡y seguro que no vas a decírselo a mamá!"

Con eso, me dio una patada en los huevos. Dios me dolió, el dolor me atravesó como un rayo, pensé que mis huevos acababan de explotar. Todo lo que pude hacer fue acostarme en el suelo y acunar mis maltratados huevos.

Eso pareció inspirar a mis hermanas. En su mayoría me patearon de varias maneras. Y a veces me penetraron el culo con un consolador grande que apenas cabía en mí. También me hicieron lamer sus vaginas en un gran número de ocasiones, más tarde incluso trajeron a amigas para que les lamiera sus vaginas.

En una ocasión, Bianca había traído a su novio y me hizo chupar su pene, e hizo que me penetrara por el culo por él. Yo era más o menos su esclavo de mierda. Y rara vez me habían permitido tener alguna gratificación sexual.

Mi madre probablemente sabía lo que estaba pasando. Y no estaba dispuesta a detenerlo. Probablemente se basó en el hecho de que su hijo era sólo un esclavo de sus hijas. Yo era esclavo de ella también, pero era solo trabajo físico, y el control que tenía sobre mí y lo que hacía. Cuando era más joven, ella me utilizó como su ayuda de enseñanza a sus hijas, enseñándoles sobre sexo y reproducción, e incluso masturbación. Ella me hizo tener sexo con ella frente a mis hermanas y realmente era sumiso a ella.

Una noche ella y una amiga suya (nunca supe su nombre), llegó a casa un poco borracho, creo. Había estado tratando de dormir, pero mi madre vino y me despertó. Me habían dicho que estuviera completamente desnudo aquel día, y bajara desnudo. Estaba un poco avergonzado cuando vi que una extraña estaba con ella, pero sabía que no tenía otra opción. La amiga de mi madre estaba asombrada por el control que mi madre tenía sobre mí. Me pidió que me acercara a ella para que ella pudiera mirarme bien.

"Ciertamente eres un lindo niño, ¿verdad?", Me dijo.

No dije nada. Ella comenzó a frotar mi pene en sus manos.

-"Me encanta cómo se siente la erección de un niño, tan suave, sin vello".
-¿Te molesta si tengo sexo con tu chico?
-"No en absoluto", dijo mi madre. "Esperaba que dijeras eso, siéntete libre de participar".

No había esperado esto en lo más mínimo. Ella comenzó a tantear mi pene con un movimiento increíblemente perfecto. Me puso duro muy rápido. Ella puso mi pene de niño en su boca y succionó ligeramente. Por supuesto, me dejé llevar por eso. Ella sabía cuándo dejar de succionar, para que no me corriese y la penetrara por todos lados. Se quitó la braga y me llevó la cara a su afeitada vagina.

-“¡Lámela chico!” ella me dijo.

Había hecho eso un millón de veces con mis hermanas, pero esa vagina era ajena a mí. Sumergí la lengua ligeramente, saboreando la dulce salazón. Yo había crecido como el sabor de su vagina. La lambí y la chupé hasta el orgasmo. Ella estaba gimiendo, y casi gritando mientras trabajaba mi lengua practicada alrededor de su húmeda vagina. Sus jugos fluían en mi boca, y me aseguré de lamber hasta la última gota como mis hermanas me habían mostrado.

Mi madre había estado observando todo esto y se estaba tocando en el sofá. Siempre he pensado que mi madre era una mujer atractiva para su edad. Después de haber terminado mi trabajo, su amiga me dio las gracias y volvió a poner su braga.

-"¡Tu chico realmente sabe cómo comerse una vagina!" Dijo la amiga de mi madre.
"¿De verdad?, me pregunto ¿dónde habrá aprendido esa habilidad?" mi madre dijo.
-¡Deberías dejar que te lo hiciera a ti!
-Creo que tendrá que hacerlo, si lo que dices es cierto.
"Venga sobre ella y lambe la vagina de mamá bebé".

Por supuesto, no tenía elección en el asunto, realizado muy bien en mi madre también. Ella estaba asombrada de lo bueno que era en ello. Y afirmó que nunca había sido lambida mejor por un hombre. Estaba orgulloso de este hecho. Durante la noche me hicieron comérselos. Me dormí en el sofá esa noche, agotado por todo el sexo. Me desperté para escuchar una conversación que mi madre estaba teniendo con su amiga.

-"Sabes, tengo entrenamiento de enfermera, si realmente quieres que lo haga, yo podría hacerlo".
-"Lo he pensado mucho, y creo que sería mejor, realmente por su propio bien".
-"Estoy totalmente de acuerdo contigo, los chicos de tus hijas tendrán lo mejor para ti".
-"Si, nunca me ha importado si tiene la oportunidad de tener hijos o no".
-"Bueno, cuando quieras hacerlo, llámame".

Realmente no estaba seguro de qué pensar sobre eso. Ni siquiera sé si estaban hablando de mí. Yo, todavía cansado, volví a dormir y me desperté unas horas más tarde.

Mis hermanas me habían despertado y me preguntaron porque había estaba durmiendo escaleras abajo. Les conté lo de esa anoche, no guardaba secretos a mis hermanas o a mi madre. Ellos se sorprendieron al principio, pero parecían muy entusiasmadas con eso más tarde. Me dijeron que fuese al baño y me limpiara, olía a los jugos sexuales bastante pesadamente.

Pasaron unos días y la vida era más o menos "normal". Nunca olvidaré la noche que siguió. Estaba a punto de ir a dormir cuando mi madre entró con su amiga. Su amiga tenía una mochila con ella y la dejó en un escritorio de mi habitación. Mi madre se acercó al lado de la cama.

"He estado pensando en esto desde hace mucho tiempo, y creo que será lo mejor para ti. Siempre serás un esclavo de las mujeres. Supongo que lo sabes. Pero, para hacerte un mejor esclavo, y todo eso como una persona mejor, he decidido tenerte... Alterado".

No sabía qué pensar en ese momento.

-Entonces, vamos a empezar, sal de las sabanas y quítese la braga.

Así lo hice. El aire estaba bastante caliente en la casa, y me sentía bastante cómodo todavía.

"Para que recuerdes, vamos a tomar algunas fotos".

Mi madre sacó su cámara. Comenzó a tomar fotos de mi pene desde varios ángulos, y me lo masajeó hasta la erección para más fotos. Todavía realmente no entendía lo que estaba pasando.

-Todo bien, hijo, no estoy segura si realmente entiendes lo que estamos haciendo.

No lo podía creer. Entré en un estado de choque casi absoluto. Oí un golpe en la puerta. Fueron mis hermanas.

-"¿Qué pasa mamá?" Dijo Bianca.
-Tu hermano está a punto de perder el pene.
-"Oh, mierda, yo y ella hemos pensado en ello, pero nunca pensamos que lo harías", dijo Lucy.
-"Bueno, chicas, llegan justo a tiempo, tendrás que retenerlo".

La amiga de mi madre dijo que talvez debería dejarme tener algo más que recordar, Bianca estuvo de acuerdo y se desnudo casi de volada mi madre dudo pero termino por aceptar.

Bianca se me acerco y tomo mi pene duro, para llevárselo a la boca me lo chupo por unos segundos mientras con unos de sus suaves dedos jugó con mi ano, masajeando mi próstata, sentí una oleada tremenda de placer, cuando estaba por venirme Bianca saco su dedo de mi interior, para hacerme acostar en el suelo, se me monto encima y se introdujo mi erección en su vagina, a base de sentones me hizo gozar por algunos minutos hasta que me corrí como nunca antes en su interior.

Todavía estaba aturdido por el tremendo orgasmo sentido. Me detuve un poco. Pensé en lo que iba a suceder a continuación. Lo que me hace varón, me lo iban a quitar. No pude resistir. Le permanecía a ella. Lo he sabido desde que nací.

-"¡Bueno, vamos a comenzar!" Dijo la amiga de mi madre. "Extiende tus piernas, muchacho. Todavía no puedo superar lo lindo que es tu ereccion, quiero montarlo".

"No es una mala idea", dijo mi madre.

Extiendo mis piernas. La amiga de mi madre limpió el área y aplicó yodo en toda el área de operación. Tomó una aguja hipodérmica y la llenó con un anestésico local y la inyectó en mi región púbica. Mis hermanas fueron a tomar la cámara de video para documentar ese momento. En poco tiempo mi pene estaba entumecido y estaba aterrorizado.

"Sé que tienes miedo en este momento, lo puedo ver en tus ojos", dijo mi madre. "Pero, piensa en eso, nunca estarás caliente otra vez, no más deseo sexual por lo que te regañe todo el tiempo. Nunca traicionarás a una mujer sexualmente. Nunca tendrás que criar a hijos. Tu voz nunca cambiará y tu cuerpo se quedará bellamente sin pelo. Todavía serás capaz de lamer vaginas, por supuesto, y siempre podrás obtener placer de tu culo. Las bragas le quedarán perfectamente. Y podrás usar pantalón de mujeres. En realidad, tendrás que vestirte con pantalones apretados.

Tengo que admitir, que esa charla de alguna manera me hizo sentir muy excitado, y conseguí una nueva erección. Siempre he admirado las maravillosas líneas suaves y perfectas de las vaginas, era realmente lo que hacía que el cuerpo de una mujer fuera tan especial para mí. Siempre me ha fascinado ver a mis hermanas desnudas o a mi madre. La forma en que sus cuerpos se conectan perfectamente. Sus finos cuerpos sin vello. La maravillosa plenitud. Nada que interponerse en el camino.

-"Me alegro de ver que estás entusiasmado por ello tanto como yo", dijo la amiga de mi madre. "También vivirás una vida más larga, y lo más probable es hacer más con ella, entonces cualquier hombre normal lo haría".

Mis hermanas se habían alborotado por todo el asunto.

-Bueno, creo que el anestésico debería estar en efecto ahora, vamos a trabajar.

La amiga de mi madre, sacó un catéter de su bolsa y lo insertó en mi pene. Pude sentirlo ligeramente después de que penetró profundamente en mi cuerpo. Era extraño mirar hacia abajo. Ella empezó con mis huevos. Ella abrió el saco bastante ancho. Y sacó mis huevos. Me sorprendió la cantidad de cordón que había de cada testículo. Los cortó lo más alto que pudo y los suturó. Colocó mis huevos en un frasco con algún tipo de líquido de conservación en él.

Cortó el exceso de piel de mi saco y lo cerró. Me sorprendió realmente lo elegante que todo fue hecho. Entonces comenzó a cortar alrededor de la base de mi pene. Después de unos minutos de cuidadoso corte sacó mi pene por la uretra y el catéter. Coloca mi pene en el mismo tarro. Se aseguró de que todo mi pene se había ido y que el área sería pequeña y plana donde tendría que orinar.

"Podríamos querer volver a dirigir su uretra más adelante, necesito más entrenamiento médico para esos sin embargo. Por ahora, él va a tener que usar el catéter allí para orinar sin contorsionarse o comprar un urinario. Podría hacerlo salir como un perro. Por último todas las mujeres sonrieron. Me arreglaron bien y me quedé dormida por el cansancio. Había sido una larga noche y todavía no podía creer lo que había sucedido.




Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

BAÑO ANTES DEL CORTE

Su nombre es Tony es mi hijo tiene 15 años recién cumplidos lo adoro con todo el alma pero él no es como un adolescente norma, al tenerlo tuve un problema en la placenta lo que lo hace ser algo retrasado, no es que sea estúpido, de hecho es muy inteligente según pruebas que se le practicaron algunos años atrás demostraron que tienen una inteligencia superior a la media pero su condición hace que ser muy inocente, hace cosas sin pensar en las consecuencias y si le gustan las hace sin parar lo que algunas veces es peligroso......


BAÑO ANTES DEL CORTE
Su nombre es Tony es mi hijo tiene 15 años recién cumplidos lo adoro con todo el alma pero él no es como un adolescente norma, al tenerlo tuve un problema en la placenta lo que lo hace ser algo retrasado, no es que sea estúpido, de hecho es muy inteligente según pruebas que se le practicaron algunos años atrás demostraron que tienen una inteligencia superior a la media pero su condición hace que ser muy inocente, hace cosas sin pensar en las consecuencias y si le gustan las hace sin parar lo que algunas veces es peligroso.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Su nombre es Tony es mi hijo tiene 15 años recién cumplidos lo adoro con todo el alma pero él no es como un adolescente norma, al tenerlo tuve un problema en la placenta lo que lo hace ser algo retrasado, no es que sea estúpido, de hecho es muy inteligente según pruebas que se le practicaron algunos años atrás demostraron que tienen una inteligencia superior a la media pero su condición hace que ser muy inocente, hace cosas sin pensar en las consecuencias y si le gustan las hace sin parar lo que algunas veces es peligroso.

Hace algunos meses atrás descubrió la masturbación por sí solo, algo que me temía desde hacía mucho tiempo desde que entro a la pubertad, comenzó a andar por cosa solo en ropa interior ostentando una visible erección debajo de su prenda, se masturbaba a todas horas y hace una semana intento tener sexo conmigo su madre mientras dormía en la noche en mi cama, dado que soy madre soltera no tengo un esposo que imponga una figura paterna por lo que Tony es algo rebelde, aquello sabía que estaba mal le insistí que no debía hacerlo con nadie a menos que la otra persona quisiera. 

Hace una semana recibí una llamada del colegio al que asiste donde me informaron que intento propasarse con una de sus compañeras, aquello fue todo supe que debía actuar y rápido o Tony podría meterse en problemas grabes que lo apartarían de mi para siempre, ¿pero qué podía hacer? La respuesta vino de una fuente inesperada “la televisión” viendo un documental de “Animal Planet”, la solución era la castración, aunque era algo drástico supe que era la única solución que tenia para controlar los impulsos sexuales de mi hijo cada vez más exaltados.

Siendo enfermera quirúrgica no iba a tener problema alguno en llevar a cabo ese procedimiento pero tampoco quería que mi hijo perdiera su capacidad sexual sin que supiera lo era estar con una mujer, por lo que pensé en contratar una prostituta, luego de pensarlo mucho me dije que lo mejor era que yo fuera la mujer que se quedara con su virginidad y al mismo tiempo disfrutara algo, hacia ya más de 15 años que no tenia sexo y pensar como lo iba a despojar de sus testículos me hizo sentirme muy excitada por alguna razón. 

Tony fue suspendido tres días de la escuela por lo que debía regresar a clases el próximo lunes, era jueves y sabía que debía darme prisa, esa tarde me bañe muy bien perfumando mi cuerpo lo mejor posible prepare todo para el retiro de los testículos de mi hijo y espere a que el sol casi se ocultaba para llamar a Tony a mi habitación.

Modestia aparte debo decir que a mi edad era una muy sabrosa madurita con unas piernas muy firmes y tersas, unos pechos grandes redondos, con unas nalgas también grandes como firmes, y una muy estrecha cual me depile ese día por completo para que mi hijo tuviese una grandiosa visión de mi sexo.          

Esa misma noche ya con Tony en mi habitación lo desvestí, cuanto le quite su trusa (slip) quedo al descubierto su pene en completa erección me lo lleve al baño en donde nos bañamos juntos y cuando terminamos lo lleve de nuevo a mi habitación, no me puse calzón (braga) y la verdad me veía hermosa, sexi y hasta algo puta los ojos de Tony no se apartaban de mis senos y entrepierna se notaba que aquella visión de su madre desnuda le encantaba.

No pude esperar más y ahí mismo me arrodille frene a mi sorprendido hijo  y me llevo su duro pene a mi boca mientras con una de mis manos me abrí un poco mi vagina ya algo húmeda deseosa de tener su pene joven adentro mientras le chupaba su pene con uno de mis dedos me lubricaba mi vagina y también me frotaba mi inflamado clítoris.      

Tuve que detenerme dado que sentí qué Tony iba a terminar en mi boca si continuaba por lo que me incorpore y nos dirigimos a la cama agarrados de la mano ya en la cama nos besamos para luego apoyar la cabeza en la orilla de la cama y abrí mis piernas e hice que Tony comenzara a lamber a pasar su lengua por mi vagina para rematar en mi glande, de inmediato comencé a gemir deseando que mi hijo me la metiera y que hiciera gozar una vez más con su pene que pese a su edad era de 18 cm.

Esta vez deje que Tony se diera gusto con mi vagina por un buen rato dándome sexo oral y me hizo venir en su boca varias veces pero para mi sorpresa mi hijo pareció disfrutar del sabor de mis jugos y por fin me incorpore y le di unas nalgadas pero no fuertes o de castigo solo para alentarlo lo acomode entre mis piernas, con su rostro a la altura de mis senos, sin ningún temor por lo excitada que estaba tome su pene y lo coloque en la entra de mi vagina para luego atraer su cuerpo con mis piernas que rodeaban su cintura que hizo que me metiera su pene hasta el fondo y pego un gemido de placer y comenzó a moverse exquisitamente.      

Con su pene endurecido por completo que entraba y salía de mi húmeda vagina la cual se abría para recibir el miembro de mi hijo mientras Tony  me mordía, chupaba y succionaba mis pezones con mis manos y boca apretando la sábana para ahogar los gritos que de nuevo sentirme mujer en mucho tiempo me provocaban.      

Sin que se lo pidiera Tony acelero el ritmo de su embestidas sus huevos chocaban con mis nalgas mientras me corría una y otra vez como pocas veces lo había hecho incluso cuando su padre me penetraba en mi juventud, me penetraba con tanta furia de pronto Tony acelero aun más y lo eyacular sentí que se me vino con mucha fuerza inundando mi vagina con su leche entre gemidos, voltee a ver si aun la tenia dura pues la sentía aun entrando y saliendo de mi vagina y mientras me agarraba de mis grandes pechos muy duro.

Ambos estábamos cansados nos quedamos quietos un momento y tome un poco de papel desechable y me arrodille para limpiar su pene con mi boca y con el papel limpie mí vagina para luego hacer que se acostara y se monto sobre su aun dura erección para comenzar a moverme lentamente y fui acelerando hasta que mis movimientos fueron brutales y sentí que le iba a quebrar su pene y no pudo más se volvió a venir en mi interior dejando toda su espesa leche adentro de mi vagina.   

Nos quedamos recostados mirando el techo en silencio y tras unos 3 minutos se rompió el silencio y Tony muy feliz comenzó a reír a mi lado su rostro reflejaba que se sentía todo un hombre con ello me hizo derramar algunas lagrimas pues sabía lo que estaba por pasar, me sentía llena totalmente por su leche cuando me baje de la cama sentía como su leche que me llenaba mi vagina comenzó a resbalar por mis piernas, una lagrima rodo por  mi mejilla al comprender que nunca volvería a sentir la leche de mi hijo resbalar por mis piernas de esa manera.

Hice que Tony se pusiera de pie y me lo lleve al baño de nuevo, la bañera estaba ya casi llena por lo que le hice meterse en ella para que se bañase, hice lo mismo pero termine rápido, para proceder a bañarlo muy bien, sobre todo su pene y huevos se los frote muy bien con un jabón especial, corrí su prepucio hacia atrás para lavan muy bien su glande que aun estaba cubierto por rastro de su semen y mis jugos íntimos.

Cuando termine de bañar a Tony, tenía una nueva dura erección, lo seque muy bien, usando tres toallas nuevas para ese lave, una vez que lo tuve bien seco lo lleve a mi cuarto de nuevo Tony estaba reluciente de felicidad, creo que pensaba que seguiríamos teniendo sexo, la llegar coloque una sabana quirúrgica sobre una mesa rectangular donde le pedí que se acostara boca arriba lo que hizo sin reparo alguno, una vez que estuvo acostado lo asegure con correas que pase sobre su pecho y abdomen.

Hice que levantara las piernas que asegure con unas correas en los tobillos que las dejo flexionadas en lo alto, luego rápidamente le inyecte un anestésico potente pero local en cada uno de sus testículos, Tony se sacudió un poco cuando las agujas penetraron en sus testículos pero no dijo nada, espere unos segundos para que la anestesia hiciera efecto, pero mientras tanto para tranquilizarlo tome su pene y comencé a masturbarlo, Tony no tardo en comenzar a gemir de placer, con liquido transparente saliente de la punta de su pene.

Cuando comprobé pinchando con una aguja sus testículos que la anestesia había hecho efecto, con rapidez hice un largo como profundo corte en medio de su escroto, para que solo apretando su bolso de piel abierto extraer sus testículos de su interior, coloque varios puntos en los conductos que unían sus testículos a su cuerpo y corte cada uno de ellos entre los puntos, apenas y hubo algo de sangre.

Tony apenas se percato que lo había despojado de su virilidad, con rapidez y destreza coloque las prótesis testiculares que suture a sus conductos cortados y suture su escroto con puntos finos para dejar las menor cicatriz posible que dado la piel de escroto poco se notaria.

Luego que termine, seguir masturbando a Tony hasta que se vino de nuevo, luego se durmió desnudo sobre mi cama lo cuide los siguientes días, masturbándolo y dándole una mamada e incluso dejando que me penetrara cuando me lo pedía, hasta que su corrida era solo un liquido amarillento y sus orgasmos sentía no eran tan intensos como antes, poco a poco las ganas de sexo de Tony fueron bajando como sus erecciones, también su comportamiento cambio y comenzó a comportarse como un adolescente normal, gracias a las dosis de testosterona que le daba su cuerpo se desarrollo como hombre e incluso volvió a tener erecciones y de vez en cuando dejaba que tuviera sexo conmigo.

Hoy en día vive solo a los 26 años término la universidad y esta por casarse con una linda mujer que lo ama y se por ella misma que tienen bien sexo pese a que Tony es un eunuco, por medio de drogas para la impotencia es que puede tener una firme erección de 26 que hace gemir de placer a su prometida y no solo a ella a mi también cada que viene a visitarme una vez al mes.

Adoro a mi hijo y a su bien dotado pene pese a no poder disfrutar de su espesa leche como aquella noche resbalando por mis piernas justo cuando lo lleve al “Baño antes del Corte”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CON MI PRIMA MAYOR

Bueno mi nombre es José era un chico delgado, alto y no feo pero tampoco guapo, era y ahora sigo siendo muy antisocial y no soy alguien que hable mucho todo ocurrió a los 17 años estudiaba y trabajaba mi Pené me media 18 o 19 cm más o menos cuando estaba en erección en ese momento de mi vida. Tengo una prima de nombre verónica o "vero" para recortar ella es una gordibuena esta llenita pero tiene unas tetas y un culo demasiado bueno a mi parecer es bajita unos 1.63 mts más o menos tenía un hijo de 4 años ya para ese momento pero no era casada ni tenía una relación ni nada por el estilo, ella vivía en la esquina de mi casa así que era vecina por lo que no había problemas de ir a visitarnos......


CON MI PRIMA MAYOR
Bueno mi nombre es José era un chico delgado, alto y no feo pero tampoco guapo, era y ahora sigo siendo muy antisocial y no soy alguien que hable mucho todo ocurrió a los 17 años estudiaba y trabajaba mi Pené me media 18 o 19 cm más o menos cuando estaba en erección en ese momento de mi vida. Tengo una prima de nombre verónica o "vero" para recortar ella es una gordibuena esta llenita pero tiene unas tetas y un culo demasiado bueno a mi parecer es bajita unos 1.63 mts más o menos tenía un hijo de 4 años ya para ese momento pero no era casada ni tenía una relación ni nada por el estilo, ella vivía en la esquina de mi casa así que era vecina por lo que no había problemas de ir a visitarnos.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Bueno mi nombre es José era un chico delgado, alto y no feo pero tampoco guapo, era y ahora sigo siendo muy antisocial y no soy alguien que hable mucho todo ocurrió a los 17 años estudiaba y trabajaba mi Pené me media 18 o 19 cm más o menos cuando estaba en erección en ese momento de mi vida. Tengo una prima de nombre verónica o "vero" para recortar ella es una gordibuena esta llenita pero tiene unas tetas y un culo demasiado bueno a mi parecer es bajita unos 1.63 mts más o menos tenía un hijo de 4 años ya para ese momento pero no era casada ni tenía una relación ni nada por el estilo, ella vivía en la esquina de mi casa así que era vecina por lo que no había problemas de ir a visitarnos.

Todo empezó un día sábado de esos sábados que para mi eran de descanso ya que los sábados no trabaja ni estudiaba toda mi familia habían salido pero no era muy unido así que preferí quedarme en casa, mi casa era de dos pisos y en el segundo piso estaba la computadora que solía usar, mi prima también de vez en cuando iba a mi casa a usar el computador para charlar con sus antiguos amigos de donde antes vivía mi prima siempre me llamaba "guapo" y me mandaba besos y me decía muchos cosas muy atrevidas en fin.     

Ese día mi prima fue a mi casa para ocupar el ordenador, que estaba ocupando en ese momento ella me recorrió y me pidió un momento la computadora para meterse a facebook y charlar yo la deje porque se ponía en una posición donde se recargaba en la mesa y me dejaba ver todas sus tetas y si me paraba en frente de mi estaba su culo me quede tan impactado ella lo noto y se me quedo mirando fue un momento incómodo yo la vi y ella me vio directamente a los ojos, nos íbamos juntando de poco a poco pero ella reacciono y me dijo.          

-¿Qué? Pregunto mi Prima.           
Y le respondí.          
-”No nada”. Le dije.
           
Y ella dejo el ordenador y se fue eso se quedó así. Pasaron los días y salimos toda mi familia junto a vero mi prima a un río donde se puede nadar. Siempre me sentaba a lado de ella porque como íbamos a ir apretados se juntaba mucho a mi sentía sus tetas y yo la abrazaba poniendo mi brazo detrás de su espalda muy bien acurrucados, ya sabía que le gustaba y ella me gustaba a mí. Así que siempre nos poníamos de acuerdo y nos vestíamos de lo mejor a la hora de vernos ella me volvía loco cuando se pintaba alrededor de los ojos con su lápiz negros nada más eso bastaba para ponerme como perro detrás de ella en fin en ese mismo viaje intente poner mi brazo en su pierna y ella rápidamente me dijo.           

- “¿Me quieres agarrar la pierna?”. Pregunto mi Prima.         

Rápidamente quite mi mano y le dije.    

-“¡No! Pero no voy muy cómodo”.         

Ella se sonrojo porque sabía bien mis intenciones yo me enoje porque no dejo seguir mis planes. Llegamos al río y llegamos a una cabaña grande lo suficiente como para que mis tíos y primos tuvieran cada quien su cuarto y el mío lo compartía con mi Papá y Mamá cada quien su cuarto nadie compartía. Todos se acomodaron y se fueron al río yo no me metí porque no tenía ganas, mi prima si se metió pero no ocurrió nada interesante paso como una hora y salieron todos a comer ella me vio sentado y me dijo.     

- “¿Guapo, porque no te metiste a nadar?” Pregunto mi Prima.        
-“No sé, no me dio ganas”. Le dije.        
-“Ahorita te metes para que me enseñes a nadar”. Me dijo ella.      

Era buen nadador aunque no me gustaba mucho.        

-“Si ahorita que me cambie”. Le dije.    

Así paso comieron paso un poco tiempo y todos se volvieron a meter yo también me metí, Mi prima me hizo una seña para que me fuera con ella fui hacia ella y me dijo.
           
-“¡Ven vamos a lo hondo para que me enseñes!” Me dijo mi prima.          

Nos fuimos hasta lo hondo detrás de una cascada ella se engancho fuerte a mi cuerpo para no hundirse y la lleve lo primero que hicimos fue durar más tiempo debajo del agua le dije que me abrazara fuerte y así lo hizo y nos hundimos cada vez que salíamos ella me abrazaba mas fuerte hasta que llegamos a un límite de estar súper pegados nos quedamos viendo el uno al otro fijamente y ella me dijo.    

-¿Qué? Me Pregunto ella. 
La vi y le dije.         
-“¡Me gustas!” Le Dije.     

Nos quedamos viendo un momento incomodo y ella me seguía viendo y me dijo.          

-“Y tú a mi”. Me dijo ella,

Sin pensarlo nos besamos un gran beso de lengua podía sentir su lengua junto la mía jugueteando dentro de nuestras gargantas así pasamos un buen rato besándonos ya estaba oscureciendo y salimos ya para cenar y dormir. Pasamos la cena y nos quedamos afuera de la cabaña toda la familia a platicar yo me quede solo para quedar bien con mis tíos me senté a lado de vero y nos tomamos las manos estuvimos platicando de recuerdos graciosos familiares y de poco a poco primos y tíos se iban metiendo a dormir hasta solo quedar vero y yo nos quedamos callados y ella se recargo en mi hombro yo le bese la cabeza y le dije.
           
-“¿Lo de hoy que significa?” Le Pregunte.       
-“¡Que nos gustamos y nos queremos!” Me dijo ella. 

-“¿Pero que pasara con nuestra familia será un secreto?” Le pregunte.     
-“Si nadie debe de saber ni amigos, ni nadie”. Me respondió ella.  

Ella me miro dulcemente y me dio un pequeño beso. Nos metimos cada quien a su habitación como por la 1 Am. A las 3:00 Am alguien toco la puerta del cuarto fui a ver quién era y era vero me dijo que no podía dormir y la invite a dormir conmigo Se acostó en mi cama yo detrás de ella y nos tapamos dormidos abrazados a la mañana siguientes ya era tarde nadie toco a nuestra habitación ni a la de ella yo me hubiera dado cuenta ya que tengo el sueño ligero ella me vio.         

Salimos y mi tío hermano de mi papa nos dijo.

-“Los últimos en levantar y los últimos en acostarse ¿que se quedaron hablando ayer?” Nos pregunto.

-“Cosas del trabajo y demás”. Le dije.

Pasaron los días y lo único que hicimos fue abrazarnos y besarnos. De camino de regreso nos sentamos juntos y más abrazados que otras veces como era de noche nos pusimos una cobija para taparnos yo la abrase y aproveche que nadie nos veía y la bese en el cachete paso poco tiempo y sentí algo en la cintura era ella desabrochando mi pantalón, metió su mano luego tuve una erección de piedra jugueteo un poco con mi pene y se quedo quieta con su mano dentro de mi pantalón moviéndolo de arriba a abajo suavemente la vi y nos tape hasta la cabeza diciendo.           

-“Ya es hora de dormir”. Le dije.
           
Y la bese en la boca nadie se dio cuenta por suerte y quedamos igual. Llegamos a casa me había dejado el pene en una posición muy difícil para moverme pero me lo acomode y baje del auto cada quien se fue para su casa que por cierto llegamos de día así que no llegue a dormir pero quería tener sexo con ella me metí a bañar y a rasurarme el pene como los huevos. Ella se fue a su casa junto a su hijo paso la noche y llego el siguiente día como todos llegamos súper cansados no fuimos a trabajar mis papas se pusieron de acuerdo para hacer una carne asada todos estaban invitados yo estaba listo para verme con mi prima y tener sexo con ella, arregle todo, mis padres fueron por la carne y me dejaron solo con mi prima como vio a mis padres salir fue a mi casa,

Toco y le abrí estaba muy sexy como me gustaba me vio y me beso me llevó a mi cuarto,  me dijo hay que calentar antes del juego me tumbo en la cama y de su bolso sacó unos condones me bajo el pantalón me senté en la orille de la cama y me la empezó a dar una mamada tan sensualmente me volteo a ver con sus hermosos ojos bien pintados y me dijo. 

-“¿Te gusta lo que hago?” Me dijo ella. 
-“Me encanta por favor no pares nunca”. Respondí.  
-“Bueno esto es solo el principio de mucho”. Me dijo.          

Ella me la siguió chupando y me dijo un rato después.          

-“Veo que te rasuraste mi amor”. Me dijo ella.

Me acostó en la cama boca arriba y me puso el condón, se paro arriba de mi y poco a poco se sentó hasta llegar a la punta de mi pene se lo acomodo bien y se sentó encima de él.  

-“Ammmmmmm”. Ella soltó un gemido y no paro de subir y bajar.

Estaba en un sueño, ella gemía y yo gemía paro un poco aproveche para tomarla del cuello y traerla hacia mí la voltee y ahora yo tenía el control la besaba mientras se la metía y sacaba. 

-“Mas por favor quiero más”. Me decía ella sudando.           
-“Hay que corrernos rápido antes de que lleguen mis tíos”. Me dijo jadeante ella.         

Estuvimos así como 10 minutos y nos corrimos primero yo y después ella. Nos empezamos a besar le empecé a besar el cuello y me paro y me dijo, creo que es suficiente para el calentamiento creo que ya me voy a cambiar. De nuevo los dos reímos y nos fuimos a cambiar la acompañe hasta fuera y me dijo.   

-“Nos vemos amor hasta al rato”.  Dijo ella dándome un beso.         

Continuamos con nuestras relaciones por varios meses pero el padre de su niño reapareció de nuevo en su vida, al principio sentí algo de celos al pensar que ese desgraciado se podría llevarse a mi prima de mi lado. Por supuesto nadie sabía que ella y yo nos acostábamos desde hacía meses.

Sentí un gran alivio cuando ella me dijo que no deseaba nada con el padre de su hijo, según mi prima él era un celoso crónico y que eso no le gustaba por lo que no deseaba nada con él, cuando vio la expresión ella me dijo.

-“¿Guapo, no me digas que estas celoso?” Me dijo ella.
-“¡Yo, que va!” Dije con mi rostro rojo como un tomate.

Ella rio, para luego darme una rica mamada, por tres meses continuamos con lo nuestro como de costumbre, sin saber que estábamos siendo observados por el ex de mi prima, un día, ya de noche regresaba de una práctica de futbol, regresaba a casa vestido con mi short de futbol y playera sucia, caminaba dos calles antes de llegar a mi casa sentí una mano que me tomo de mi hombro derecho dándome la vuelta.

Aquello ocurrió debajo de la lámpara de alumbrado público, por lo que vi el rostro del ex de mi prima, sus ojos estaban llenos de odio, el es más alto que yo en ese momento ya que era mayor en edad. Lo escuche decir.

-“No voy  dejar que te quedes con mi mujer e hijo” Me dijo ese hombre.

Estaba por decirle algo, decirle que dejase en paz a mi prime cuando siento que su mano que sujetaba mi hombre bajo hasta el elástico de mi short deportivo para bajarlo junto con mi ropa interior, todo fue tan rápido que ni siquiera pude reaccionar y antes de poder siquiera mover alguna de mis manos sentí como su mano tomo mis huevos con su mano para luego me los corto con un cuchillo de un solo corte.

De pronto sentí como si un rayo me golpeara, simplemente mis manos se fueron a mi entrepierna para sentir como la sangre brotaba por debajo de mi pene, el dolor me hizo ignorar que no sentía mis huevos por debajo de mi pene. Caí de rodillas con los ojos en blanco el dolor era tan intenso que me impedía gritar, mientras el ex de mi prima se alejo corriendo dejando el cuchillo ensangrentado en el piso, pero se llevo mi escroto con mis huevos en su interior.

Me desperté en un hospital con mis padres y prima a mi lado, todos lloramos mucho, al ex de mi prima nunca lo atraparon, huyo seguramente fuera del país, gracias a la testosterona que me empezaron a inyectar pude mantener mis erecciones.

Luego de mi castración, mi prima y yo comenzamos a tener sexo sin condón dado que ya no había riesgo de embarazo, si bien no sentía el mismo placer que sentía cuando tenía mis huevos, pero era genial hacerlo con mi prima sin condón, nunca me case y el hijo de mi prima me dice papá, aun continuo teniendo sexo con mi prima y creo que seguiré hasta que pueda.        




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HERMANO JORGE

Mi nombre es Fátima, estos hechos ocurrieron en el despertar de mi adolescencia y cuando mi hermano era apenas unos 2 años mayor que yo. Por aquel entonces era una colegiala algo sumisa y muy despistada que ya sea por la situación conservadora de mi hogar o porque en realidad no se me daba muy bien lo de socializar tenía muy pocas amigas y de novio mejor ni hablamos, aunque me interesaba un chico de mi colegio la verdad es que nada hacía por llamar su atención mi timidez no conocía limites a pesar de que no era yo una chica de mal ver......


HERMANO JORGE
Mi nombre es Fátima, estos hechos ocurrieron en el despertar de mi adolescencia y cuando mi hermano era apenas unos 2 años mayor que yo. Por aquel entonces era una colegiala algo sumisa y muy despistada que ya sea por la situación conservadora de mi hogar o porque en realidad no se me daba muy bien lo de socializar tenía muy pocas amigas y de novio mejor ni hablamos, aunque me interesaba un chico de mi colegio la verdad es que nada hacía por llamar su atención mi timidez no conocía limites a pesar de que no era yo una chica de mal ver.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Persefonefatal & DarkSoul





Mi nombre es Fátima, estos hechos ocurrieron en el despertar de mi adolescencia y cuando mi hermano era apenas unos 2 años mayor que yo. Por aquel entonces era una colegiala algo sumisa y muy despistada que ya sea por la situación conservadora de mi hogar o porque en realidad no se me daba muy bien lo de socializar tenía muy pocas amigas y de novio mejor ni hablamos,  aunque me interesaba un chico de mi colegio la verdad es que nada hacía por llamar su atención mi timidez no conocía limites a pesar de que no era yo una chica de mal ver, es decir soy de piel blanca, cabello negro algo alborotado, labios carnosos y mi físico siempre fue muy delgado pero de unas caderas muy pronunciadas y unos pechos bastante grandes pese a mi edad que me causaban cierta pena y a más de alguno(a) les había escuchado comentar entre susurros que eran rellenos, pero nada que ver eran y siguen siendo hasta la fecha naturales.

Para nadie es un secreto que aquí en México se han vivido crisis desde hace mucho tiempo y la migración tanto interna como al extranjero es una constante pues las personas se van de su lugar de nacimiento en busca de mejores empleos y oportunidades para brindar a sus familias estabilidad financiera. Este es el caso de mi tío Manuel quien se fue a trabajar a estados unidos llevándose a mi tía y a mis primos, dejando su casa sola por muchos años ocasionando que mi mamá y mi papá tuvieran que ir a quedarse a esa casa por lo menos una vez a la semana para evitar el pillaje.

En cierta ocasión mi padre tuvo que salir a trabajar fuera de la ciudad por un contrato de trabajo y mamá nos dijo a mi hermano Jorge y a mí que en ausencia de mi papá nosotros tendríamos que ir a quedarnos a la casa de mis tíos pues ya estábamos grandes y teníamos que colaborar ahora que ella acababa de tener a nuestro nuevo hermano. Me parecía algo incomoda la situación pues pese a que mi hermano y yo nos llevamos muy bien durante la infancia últimamente en aquella época con 14 casi 15 años casi no hablábamos y al parecer a él tampoco le hizo mucha gracia aquello, pero la autoridad de mamá no se discutía y como ya les había comentado yo era muy sumisa y obediente así que asentí con la cabeza sin rechistar.

Mi hermano me dijo que me subiera a su moto pues nos iríamos en ella, entonces caí en cuenta de que aun llevaba la falda del uniforme escolar puesto que como era viernes no me lo había quitado al llegar a casa y le respondí:

-“Puedo ir a cambiarme es que traigo falda y no me quiero subir así”. Le dije.
-“Ese no es mi problema”. Respondió.
-“Vámonos o te vas caminando tu sola”. Sentencio.

 Acepte sin más opción, en la cultura mexicana el hermano mayor hace las veces de lugarteniente de los padres así que subí mi falda a la altura de los muslos y me senté a horcajadas detrás de él, una vez hecho esto él arrancó sin contemplaciones su ruidosa máquina y se enfilo por las calles de la ciudad que ya se estaba quedando en penumbras. De pronto aceleró y sentí la necesidad de aferrarme a su cuerpo para no caerme le tome por los hombros. Pensé decirle que desacelerara pero dudo mucho que me hiciera caso así que solo me pegué más a su ancha y fuerte espalda mientras el aire hacia un rehilete con mi cabello. Unos metros más adelante frenó abruptamente y mis pechos se estrellaron contra su espalda entonces paso su mano por mis brazos y bajo mis manos a su cintura con la intención de que fuera más segura, o al menos eso pensaba mi inocente conciencia.

Durante el camino sentía su aroma, toque su abdomen tonificado y pensé lo mucho que él había cambiado desde los días en que nos divertíamos viendo caricaturas en la televisión o jugando a la pelota en el jardín. En eso estaba cuando escuche su voz que me dijo:

-“Ya llegamos, puedes soltarme miedosa”. Dijo mi hermano.

Me dio pena y lo solté llevándome las cosas que mamá nos había dado para cenar una vez que llegáramos a la casa. Cenamos prendimos la tele buscando alguna peli de terror que ver pero nada, decidí irme a bañar y quitarme el uniforme para no parecer una niña ridícula.

Así que sin mediar palabra me fui a una de aquellas habitaciones y me quite la ropa mientras me desnudaba vino a mí la imagen de mis pechos recargados sobre la espalda de mi hermano y un cosquilleo bajo por mi nuca hasta mi bajo vientre y se alojó en mi entrepierna, me enredé en una toalla y me fui al baño pensando en lo sucio de aquel pensamiento.

Apenas llevaba unos minutos bajo la regadera cuando una brisilla fría me insinuó que la puerta se había abierto a lo que grite:

-“¿QUÉ NO VES QUE ME ESTOY BAÑANDO?” Grite.
-“Si me doy cuenta”. me respondió Jorge.
-“Pues salte”. Le dije.
-“Y si no quiero”.
-“Ya no tardo salte por favor”. Le dije.
.
Entonces hubo un silencio prolongado pensé que se había ido pero aun podía ver su silueta parada frente a la puerta del baño, algo no estaba bien. Con el cuerpo aun mojado me enrede en la toalla y abrí un poco la cortina del baño y allí estaba el parado frente a mí con su miembro en la mano y masturbándose mientras miraba mis ojos fijamente. Quede paralizada, un miedo recorrió mi cuerpo y sentí que la sangre en mis mejillas las haría reventar.

Ya no cruzamos palabra alguna él me sacó del baño de un jalón y me puso contra la pared frente a él mientras lloraba y balbuceaba una infinidad de cosas apelando a su fraternidad, pero el ya no escuchaba nada me empujo con su cuerpo, besaba lujuriosamente mi cuello y mis forcejeos no hacían efecto en aquel cuerpo forjado en el acero de años de gimnasio, sentía que mi corazón se saldría por mi boca e intente gritar pero me calló de una cachetada y entendí que mi suerte estaba echada iba a ser violada por mi hermano, iba  a perder mi virginidad de la manera más grotesca la sensación de impotencia se magnificó cuando de un solo tirón me despojó de la toalla y me tiró al piso del baño.

Sentía el peso de su cuerpo sobre mi frágil cuerpo, su barba crecida durante el día era como una áspera lija que se tallaba por mi piel aun mojada que me causaba irritación y escozor me manoseaba los pechos, me tocaba las pierna y me sujetaba del cuello con fuerza, era como un pequeño  ciervo frente a un tigre que al escuchar el ruido de la hebilla de su cinturón abrirse supuse que él se preparaba para penetrarme. Con voz ahogada y la cara llena de lágrimas le dije:

-“Despacito por favor, nunca lo he hecho, por favor hazlo suave”. Suplique.

Entonces el tiempo se detuvo sentí sus manos abriendo mis piernas todo mi cuerpo se tensó, pude ver su cuerpo semidesnudo frente a mí, su mirada lasciva me atravesaba, una de sus manos se aferró a mi cintura y con la otra tomo su grande y gruesa erección por lo menos para mí lo era aunque no tenía otra base para comparación, de un solo empujón la hundió en mi vagina. Mis suplicas no habían causado efecto, sentí que algo se rompió dentro de mí, mis piernas se relajaron y aquel miembro me comenzó a embestir una y otra vez mientras yo miraba a un punto fijamente en el techo.

Ya no lloraba mis ojos se habían secado en aquel baño ya solo se escuchaban los jadeos de aquella bestia como los golpeteos de mis nalgas en el frio piso de mosaicos hasta que de repente sentí un calor bañando mis adoloridas entrañas y después ese silencio horroroso que precede a toda tragedia.

Él se levantó, se vistió y mirándose en el espejo frente al lavabo salió de allí dejándome tirada en el piso con la boca sangrando por la fuerte bofetada, mi sexo escurriendo un líquido pegajoso y mi corazón de hermana y mujer destrozado.

Nunca volví a ver a mi hermano de igual forma, pasaron meses antes de que le volviera a dirigir la palabra, durante mucho tiempo pensé en mandar todo al diablo y delatarlo con mis padres o con las autoridades pero algo siempre me lo impidió siempre, él me negó algo preciado para toda mujer y me propuse que tenía que pagar por ello.

Mi hermano era todo un macho mexicano, que se mofaba de ser muy viril por lo que justo tres semanas antes de que el cumpliera 18 años mi madre de nuevo nos mando a cuidar la casa de mi tío, pero esta vez las cosas iba a ser diferentes, durante el trayecto en la moto de nuevo aplaste mis pechos sobre su fuerte espalda, pero esta vez lo hice a propósito, iba con unas mallas muy entalladas a mi cuerpo esa ocasión, le había colocado unas pastillas que le recetaron a mamá para dormir molidas en su comida a Jorge y apenas llegamos a la casa que quede solo en ropa interior al principio luego solo en una pequeña tanga, dejando mis grandes pechos al desnudo.

Mi hermano por su parte desde que llego quedo solo en trusa (slip), y de ese modo se sentó a comer lo que mama nos mando para cenar, entre bocado y bocado me decía.

-“¡Eres una puta!” Decía mi hermano.

Pero solo le sonreía, Jorge luego de comer no tuvo reparo alguno para enseñar su erección debajo de su trusa, e incluso se agarraba el paquete sin reparo alguno, pero todo eso lo soporte, él me miraba como si estuviera decidiendo si iba abusar de nuevo de mí o solo se me quedaría viendo lascivamente mis pechos. 

Pero pronto se quedo dormido sobre el sofá de la sala, en ese momento corrí hasta la mochila (bolsa) que lleve ese día, para sacar algo que habían traído de la granja de los abuelos, aquel aparato le servía a mi abuelo para castrar cerdos y lo iba a usar con mi hermano, de inmediato, le baje su trusa para dejar sus huevos al descubierto su pene desinflado descansaba sobre sus huevos, lo hice a un lado deseando cortárselo en ese momento pero me contuve tome la herramienta le coloque la larga liga de hule hasta que formo un anillo con el que envolví la base de sus huevos.

Con una pequeña palanca que tiraba y tensaba la tira de hule fue cinchando (apretando) el anillo sobre sus huevos hasta que quedaron completamente ligados, en ese momento coloque una pequeña abrazadera de metal que sujeto las dos partes de la tira de hule, los huevos de mi hermano se notaban aun más grandes, completamente apretados contra la piel de su saco, luego solo espere, me le quede viendo, su pene se puso duro varias, dabían ser alrededor de 4:00 AM me despertaron sus gritos, cuando noto lo que le había hecho.

-“¿MALDITA QUE ME HAS HECHO?” Grito mi hermano.

Mis ojos se abrieron grandes al ver que sus huevos junto con el saco de piel que los rodeaba se habían tornado de un color casi negro, evidentemente sus huevos estaban muertos.

-“¡Hacerte pagar lo que me hiciste!” Le respondí,
-“MALDITA TE VOY MATAR”. Grito mi hermano.

Pero apenas dio un paso para ir a hacia donde estaba cuando cayó al suelo para revolcarse de dolor, ese momento supe que no tenía nada que temer, con toda calma mientras mi hermano ser revolcaba de dolor tratando de quitar el anillo de hule que estrangulaba a sus huevos fui a la cocina.

Regrese a donde estaba y le dije.

-“¡Ya, ya! ¡No seas un llorón!”. Le dije mientras le abría las piernas.
-“Permanece quieto te voy a ayudar”. Le dije.

Mi hermano inocentemente viendo que no tenía ninguna otra opción se quedo quieto, quito sus manos que cubrían sus huevos hinchados a más no poder, apenas se los toque con las yemas de mis dedos y el dio un grito de dolor.

-“AAAAAAAAAHHHHHH”. Grito mi hermano.
-“¡Vamos corta ya!” Dijo mi hermano refiriéndose a la liga alrededor de sus huevos.
-“¡Lo que tu ordenes!” Le dije.

Tome sus huevos y con un cuchillo que tome de la cocina muy afilado le corte todo el oscurecido saco de piel con sus preciados huevos dentro.

Los ojos de mi hermano se abrieron grandes al sentir como la fuente de su hombría y virilidad le fue arrancada de esa manera, algo de sangre broto de la herida pero fue mínima, el grandote cuerpo de mi hermano se sacudió por unos segundos sacando espuma por la boca y luego se desmayo, tome sus huevos y abrí un frasco de mayonesa vacio donde los arroje, la piel que los envolvía la arroje por el escusado (water) .

A la mañana siguiente sábado, se despertó sobre saltado y cuando vio que aquello no fue una pesadilla sino la cruel realidad que debajo de pene no había nada comenzó a llorar, lloro durante hora hasta que se quedo dormido, le dije que la liga que aun quedaba debajo de pene se caería sola en unos cuantos días.

Le dije que si decía algo le mostraría a todos sus huevos que conservaba en el frasco que revelaría que ya no era un hombre, Jorge no dijo nada al llegar a casa cuando mamá le pregunto porque caminaba raro, el mintió diciendo que se lastimo tratando de levantar algo muy pesado.

Poco a poco se recupero pero nunca dijo nada de lo que paso en aquella casa, que fuimos de nuevo a cuidar varias veces juntos mas hasta que Jorge se marcho de casa a los 22 años simplemente se fue nadie ha sabido de él en varios años, por mi parte mantuve mi promesa nadie sabe que él es un eunuco, como castigo por violarme.

Me case a los 25 años luego de terminar mis estudios universitarios como enfermera clínica con un buen hombre y medico, tenemos dos hijos y somos felices, he dejado todos esos recuerdos en el pasado y si se los cuento es solo para ya cerrar aquella dolorosa parte de mi vida que ya nunca más recordare. 




Historia Original Aquí.





Autor: Persefonefatal & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

HUÉRFANO NO TAN AFORTUNADO

Un día la desgracia llego a nuestra casa mi papa había salido a caballo para ver un problema que había con el agua y al ver que no llegaba por la noche ni al otro día fui a buscarlo donde había ido, me lo encontré se había caído sobre unas rocas con tan mala suerte que se rompió la cabeza y murió, avisamos a las autoridades y lo enterramos pocos días después......


HUÉRFANO NO TAN AFORTUNADO
Un día la desgracia llego a nuestra casa mi papa había salido a caballo para ver un problema que había con el agua y al ver que no llegaba por la noche ni al otro día fui a buscarlo donde había ido, me lo encontré se había caído sobre unas rocas con tan mala suerte que se rompió la cabeza y murió, avisamos a las autoridades y lo enterramos pocos días después. Ahí fue donde mi cambio para siempre.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [ZOOFILIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Todo paso cuando vivía en un pequeño rancho propiedad de mis padres en las afueras de un pueblo en Sudamérica, me llamo Raúl tenía en ese entonces 15 casi 16 años, en dicho enorme rancho vivíamos, mi padre Alfredo de 35 años mi madre María 33, mi abuela Ramona de 42 años y mis hermanitas Laura 9, María 7 y Ramona 5 años, el sitio era una habitación salón en la que dormíamos todos, yo compartía la cama grande con Laura y María, mi abuela con su consentida Ramona y mis padres en la suya, en la actualidad ya no vivo más ahí aunque mi madre y abuela aun lo hacen.     

Era una vida monótona en la que nos levantábamos mi padre y yo desde el despuntar el alba y trabajábamos en la tierra hasta la noche, las mujeres atendían a los animales, gallinas, 50 cabras y un macho y varios caballos, como digo todo era monotonía y mucho trabajo, mis despertares sexuales se limitaban a cuando estaba bien caliente cogerme a una cabrita que era como mi esposa pues en ella me descargaba cuando estaba muy excitado y sobre todo cuando mis papás tenían sexo la noche anterior, pues todos los que estábamos allí nos enterábamos y asistíamos al espectáculo.

Para ese entonces ya me cargaba un buen pene pues mi padre me sorprendió una vez dándole a la cabrita y mientras yo no sabía que decir, el me comento tranquilamente, hijo ten cuidado con la cabrita que con semejante pene la vas a reventar, trátala bien que ella nos aporta buena leche y no podemos prescindir de ella y se fue, no salía de mi asombro pero continúe cogiéndola hasta que la llene de mi leche.

Un día la desgracia llego a nuestra casa mi papa había salido a caballo para ver un problema que había con el agua y al ver que no llegaba por la noche ni al otro día fui a buscarlo donde había ido, me lo encontré se había caído sobre unas rocas con tan mala suerte que se rompió la cabeza y murió, avisamos a las autoridades y lo enterramos pocos días después.           

Pasamos un tiempo mal todos en casa, un día que estaba ordenando unas cosas en el granero, escuche a mi mamá y a mi abuela hablar ella le dijo a mi mamá

-“Pues reacciona ya si tu no lo traes a tu cama lo hará otra jovencita y se irá con ella o bien vendrá aquí a mandarnos a todos, olvídate de prejuicios que todas hemos tenido ese tipo de relaciones siempre y no ha pasado nunca nada”. Le decía mi abuela a mi madre.

Mi madre no decía nada pues estaba muy triste por lo de papá y yo no sabía a qué se refería mi abuela en ese momento. En los siguientes días note como mi mamá se acercaba más a mí, me daba besos en la cara cerca de mi boca y los mantenía mucho tiempo, apretaba sus tetas contra mí y sin recato alguno rozaba su culo contra mi entrepierna, eso me tenía a mil y quien lo pagaba era la cabrita que no había día que no me la cogiese, ya estábamos en verano y un día mi mama me dijo que fuera con ella al manantial para no sé qué, hacía calor y cuando llegamos me dijo que se iba a refrescar un poco y dándome la espalda se quitó el viejo vestido que llevaba y se metió en el agua.

Solo en calzón (braga) que no disimulaban para nada el tremendo culo que tenía, por un lateral le podía ver las tetas enormes que portaba, mi pene se puso a mil y no sabía qué hacer, me dijo que me quitase la ropa y entrara a refrescarme, le dije que no y me dijo que me bañase que hacía mucho calor y que estaba sudando, lentamente me levante me quite el pantalón y me metí de espaldas en el agua para que no notase mi erección que ya estaba a tope.

Entre hasta donde el agua me cubría casi el pecho y le dije que estaba muy buena el agua fue entonces paso se giró hacia mí y sonriendo mientras sus dos enormes pezones apuntaban a mí me decía algo que yo no entendí pues mi atención solo estaba en sus enormes tetas con sus pezones que no sabía cómo aguantarme para no tirarme hacia ella y comérselos, cuando me vine a dar cuenta estaba junto a mí, me  dijo que la abrazara que le dio frio, sin más se apretó a mi cuerpo notaba las tetas contra mi pecho y como sus pezones duros se clavaban en mi pecho.

Mi erección tocaba su vagina y por milagro no taladro mi calzón y el suyo para penetrar donde yo quería, se puso muy remolona moviéndose o mejor dicho contoneándose contra mi cuerpo mientras me decía no sé qué, se giró de repente y me dijo que la abrazara, tomándome las manos las puso en sus tetas mientras mi pene se encajaba en su culo, tras unos minutos de indecisión comencé a estrujarle las tetas con cuidado y le jalaba con cuidado sus pezones, eso la volvió loca pues se restregaba aún más, estuvimos así un buen rato hasta que decidió salir y me dijo que nos teníamos que ir ya para la casa yo no sabía qué hacer pues mi pene parecía el mástil de un barco.

Ella estaba de espaldas por lo que aproveche para salir y ponerme el pantalón, se puso su vestido y comenzó a caminar, me dijo que me diera prisa. Hasta llegar a la casa yo no entendía lo que había pasado, cuando llegamos nos esperaba la abuela en la puerta, mi mamá le dirigió una sonrisa cómplice, cuando nos íbamos acostar la abuela se sacó de la manga que teníamos que intercambiarnos en las camas y dijo que yo iba a dormir con mi mama, las niñas no dijeron nada y nos acostamos solo con unos calzones viejos y me di cuenta de que mi mama se metió en la cama y se quitó todo pues dejo su bata con la que dormía a un lado.

Yo no entendía que en ese momento que todo aquello era un plan entre mi abuela y madre pero no para mi bien sino para algo que por supuesto lamentaría para toda la vida pero al parecer era la costumbre de la región que cuando el padre muere y solo deja un hijo varón que no está casado al momento de morir, este debe velar por la seguridad de la familia, pero no se le permite casarse o tener descendencia.

Por mi cabeza esa noche pasaban mil cosas y una de ellas era que tenía unas ganas enormes de cogerme a mi mama, no paso mucho tiempo cuando ella me dijo bajito, quítate tu calzoncillo que hace mucho calor y te vas asfixiar, le dije que no importaba y me volvió a decir que lo hiciera pues si no iba a sudar mucho y a ella le molestaba, no sé cómo me los pude quitar pero lo hice y me quede desnudo a un lado de la cama, mi mama me dijo que me echase más para el centro pues sino la cama se voltearía y lo hice despacito donde me esperaba el terso cuerpo de mi madre, mi pene se le pego a su vientre y ella agarrándolo con su mano, muy bajito me dijo Alfredo parece que esta tiene ganas de fiesta, como dije me llamo como mi padre (de una manera ignorante pensé que me confundía con mi pobre padre) sin darme tiempo a más me dio un beso con lengua de lo más sensual, ya ahí perdí toda razón.

Comencé a meterle mano por todos lados pese a que era mi propia mano cuando una de mis manos llego a su vagina estaba encharcada de sus jugos y ella gimió alto, me recordaba a cuando mi padre la penetraba, cuando le chupe los pezones ya ella estaba como loca gimiendo, en un movimiento rápido se agarró mi pene y me la chupaba con ansias ya no me importaba nada, estábamos desnudos sin nada encima con lo cual tanto la abuela como mis hermanas estarían gozando del espectáculo, me dijo que quería que la penetrara que la quería toda, me puse encima y por Dios entro suave en aquella cálida vagina empapada, estaba en la gloria, la comencé a cabalgar, ella gemía y no paraba de decir lo grande que era, estuvimos un buen rato hasta que se corrió, me pedía que le diese mi leche, como yo era muy obediente se la di llenándole su vagina, me dijo que me quitase de encima y se puso a llorar la intente abrazar y me dijo que me fuese a la otra cama, que mandara a María con ella.

No hizo falta que se le dijera nada a mi hermanita pues todas creo que estaban despiertas y me acosté en la cama con Laura, repasaba lo que había pasado y lo que paso es que volví a tener una erección enorme, oía las respiraciones de ellas y pensé que estaban durmiendo, tenía ganas de levantarme y para calmarme cogerme a la cabrita, de repente note como mi hermanita se giró hacia mí y su mano se quedó en mi vientre, eso había sucedido también otras muchas veces antes y no pasaba nada, pero note como la movía muy lentamente bajando hacia mi pene,

No lo podía creer ¿mi hermanita quería agarrar mi pene?, la deje hacer para ver que iba hacer, despacito, muy despacito metió su manita y llego a mi pene que estaba rígido y con su dedo chico rozaba la punta, yo me dejaba hacer, siguió y al ratito tenía la punta agarrada con sus deditos, fue envalentonándose más,  ya abarcaba lo que podía acariciándola con cuidado, me la saco como pudo y siguió acariciándola, de repente me di cuenta que fue acercando su cabeza a mi pene para comenzar a chuparme la punta como si fuera una paleta.

De vez en cuando me rozaba con sus dientes pero no me importaba, estaba en la gloria hasta ese día tenía que descargarme con una cabrita y en ese día había tenido sexo con mi mamá y mi hermanita que me estaba chupando mi pene, alargue la mano y le acaricie su culito, se quedó parada un momento pero como no dije nada siguió chupando, solo lo hacía en la punta como si tuviese un helado pero a mí me traía loco, seguí acariciando su culito y deslice la mano más para tocarle suavemente la vaginita que estaba muy hinchada como caliente no tardó mucho en empezar a echar sus juguitos, así podía dedearle toda la rajita, no pude aguantar mucho pues era una sensación muy placentera y me corrí en su boquita.

Ella no se apartó y siguió chupando y tragando todo lo que le di, cuando acabo de limpiármela bien de mi leche se rehízo y se colocó en su sitio para dormirse, yo no podía creer todo lo que me había pasado aquel día y me costó dormirme pero estaba muy contento debo admitir a mis escasos 16 años había dejado de ser virgen y de qué manera.   

Al otro día parecía que no había pasado nada, nadie comento nada ni hubo miradas extrañas, bueno mi mamá si estaba algo triste, por la tarde cuando estaba recogiendo todas las herramientas en un viejo cobertizo que teníamos entro mi abuela y la verdad es que me esperaba que me regañara pero fue otra cosa lo que me dijo.

-“Alfredo has pasado a ser el hombre de esta casa y desde ahora nos cuidaras a todas, tu madre es joven aun y es mejor no venga otro de fuera que te haga la vida imposible a ti y a tus hermanitas aparte de que se quede con todo lo que tu padre consiguió, las relaciones entre las familias son normales no te preocupes, tu madre y yo te satisfaremos en la cama pues eres el hombre y cuidaras de todas nosotras, date un buen baño que esta noche te acostaras conmigo”. Dijo mi abuela y salió por la puerta.

Me quede pasmado no me lo podía creer iba a ser el hombre de las mujeres de mi casa, acabe pronto y me fui a bañar para estar limpio para esa noche. Cuando nos acostamos fui directo a la cama de mi abuela y me metí en ella, mi abuela me dijo bajito que me quitase toda la ropa y así hice para ese momento ya tenía una erección enorme, me acariciaba el pecho suavemente y fue bajando hasta encontrarse con mi pene totalmente erecto, la agarro palpándola bien y me dijo

-“Tienes un buen pene para satisfacer a una mujer es tan grande como la de tu abuelo que me hizo gozar tanto”. Dijo mi abuela.

-“Te voy a enseñar a que hagas disfrutar a una mujer para que la tengas siempre enamorada de ti”. Añadió mi Abuela sin dejar de masturbarme.

Me empezó a dar besos muy lascivos, acariciarme, a chuparme mis tetillas para finalmente a chuparme mi pene y me dijo dejándome su vagina cerca de mi cara.

-“Chúpame a mí también que a las mujeres también nos gusta mucho”. Exclamo mi abuela.

Ni me lo pensé y me puse a comerme su vagina, estaba muy caliente como jugosa por sus calditos, me di cuenta donde le gustaba que le chupase más, en el cuarto solo se oían nuestros gemidos, luego me dijo que me pusiese encima para que la penetrara bien, entro sin ningún impedimento pues estaba encharcada y me dijo que si quería hacer gozar a una mujer tenía que llevar un buen compas, que se la metiera toda muy despacio entre 10 a 12 veces y después le diera las mismas cabalgadas más deprisa y luego otra vez lento, que las alternara, fui un buen aprendiz pues la tenía como loca pidiéndome más y que le diera duro tardamos un buen rato hasta que se corrió.

Luego me pidió que la llenase de mi leche lo cual hice, esta vez había disfrutado más que el día anterior con mi mamá, me retire y me eche al lado, se voltio hacia mí y me dijo no sabes lo que me has hecho disfrutar ya ni me acordaba, ahora vete a tu cama y dile Ramonita que venga para acá, sigue con los jueguitos con Laurita pero no la penetres todavía por favor pues le puedes hacer daño tállale tu pene por su rajita, jueguen y disfruten los dos como anoche “¡si mi amor!”, cuando llegue a mi cama mi hermanita no hizo falta que le dijera nada pues salió corriendo para la cama de mi abuela y me eche en la cama.           

Laura no espero ni un segundo para comenzar acariciarme y masturbarme suavemente, pero esta vez lo que hice fue atraerla hacia mí y besarla en la boca, no hizo falta mucho para que ella colaborase abriendo su boquita y recibiendo mi lengua que se enredaba con la suya, nos comíamos nuestras lenguas y salivas, le chupaba su cuello para seguir bajando y solo me encontré con dos pezones duritos pero nada más y la verdad es que no me importaba, seguimos así y en un momento nos vimos ella con mi pene en su boquita y yo con su vaginita a merced de mi boca, cuando acerté a chuparle su botoncito Laura no paraba de gemir sin importarle que no estuviésemos solos, tenso su cuerpito 2 o 3 veces antes de que explotara en su boquita mientras golosamente se tragaba toda mi leche y me la limpiaba totalmente, cuando acabamos nos recompusimos y nos dormimos agotados por lo menos yo.

Al otro día como si nada hubiese pasado, después de las labores del día me bañe y después de cenar pensaba acostarme en mi cama pero mi mamá me dijo que lo hiciera con ella, me hizo feliz pues lo deseaba mucho, nos acostamos desnudos y no hubo que esperar mucho para comenzar a meternos mano, a besarnos con deseo quitamos las cobijas y desnudos en la cama nos dedicamos ella a chuparme mi duro pene era la mejor haciéndolo y yo a comerme su vagina, en el cuarto nada más que se oían nuestros gemidos de nuevo, me coloque encima y la penetre suavemente e hice caso de los consejos que me dio mi abuela y la cabalgue así, mi mamá estaba como loca, gemía y me pedía que le diera todo el tiempo hasta que nos corrimos los dos al mismo tiempo fue genial, yo estaba dispuesto a penetrarla otra vez pero me dijo que me fuese a mi cama y que fuese con Laura, como pensé encima me quitan a mi hermanita con lo bien que lo pasábamos.     

Me acosté y a su lado estaba mi hermanita María, era gordita y casi de la misma talla que Laura pero no se me había pasado hacerle nada, cuando noto como su manita se posó sobre mi vientre y seguía lentamente hacia abajo hasta agarrarme mi pene, cuando lo hizo note una risita muy bajita, era más lanzada que Laura pues no dejo de sobármela bien cogiéndome incluso los huevos, ya estaba otra vez caliente y me puse a besarla en la boquita, aprendió rápido pues no dejo nunca de masturbarme.

Le di vuelta y le comía su vaginita sonreía al principio pero enseguida estaba gimiendo pues le comía su botoncito, sin más se metió mi pene en su boquita y me la chupaba como Laura aunque se metía más en la boca, tenso su cuerpito dos veces y descargue en su boquita ella se lo trago todo, siguió chupando y chupando lo que hizo que de nuevo mi pene volviera a tenerla parada me anime y le seguí comiendo su botoncito, estuvimos así un buen tiempo en los que ella se tensó varias veces hasta que le llene otra vez su boquita de mi leche que se la comió toda, quiso seguir chupando pero le dije que ya estaba bien, por lo que nos besamos y nos dormimos con ella abrazada a mí.

Aquello duro varios meses pero mi abuela comenzó a preocuparse cuando mis hermanitas cada vez estaban más deseosas de que las penetrara una noche de no ser por mi abuela creo que hubiese desvirgado a Laurita, por coincidencia mi madre anuncio algunos días después que estaba embarazada.

Aquello nos llenos de alegría a todos sobre todo a mi pues iba a ser padre, aquello fue una sensación extraña, pues iba a hacer el padre del hijo de mi madre, aquella tarde mi abuela vino donde estaba trabajando y me dijo que me fuese a dar un muy buen baño, pensé que esa noche disfrutaría con ella, por lo que termine lo que estaba haciendo y me fui a dar un baño, pero luego de cenar mi abuela me dijo que la acompañara a la choza que era como llamábamos al lugar donde castrábamos a los cabritos.

Apenas llegue fue tomado por mi madre que estaba ahí desnuda me amarro rápidamente las manos con una cuerda, y jalo de ella lo que  hizo que mis brazos quedase por arriba de mi cabeza, luego cuando iba a decir algo me metió su calzón (braga) en la boca, mi abuela rápidamente me ato los pies dejándolos muy separados, cuando estaba bien atado sin entender porque ellas me estaban haciendo eso, mi abuela fue hasta donde se colocaban los carbones y los encendió mientras tanto mamá se arrodillo y comenzó a chuparme mi pene que pronto estaba muy duro dentro de su boca.

-“Vamos hazlo gozar que te de su leche”. Dijo mi abuela.

Mi madre comenzó a darme la mamada más espectacular hasta entonces de las que me había dado, apenas pude aguantar uno 15 minutos antes de correrme por completo en su boca, mamá al sentir que me corría se clavo mi pene entero en su boca, por lo que el segundo disparo de mi leche fue directo a su garganta, todo mi cuerpo se estremeció de placer mientras me corría y mi leche fue bebida por mamá por completo.

Mamá aun estuvo varios minutos más dándome una mamada, debieron ser 10 minutos a lo máximo pero que goce intensamente, cuando se aparto con lagrimas en los ojos que vi cuando se puso de pie, me dio un beso en la mejilla y me dijo.

-“Lo siendo mi amor pero es necesario”. Dijo Mamá.

En eso apareció mi abuela detrás de donde estaba con el cuchillo que usábamos para castrar a las cabras machos con la hoja humeando de lo caliente que estaba, sin mayores preámbulos mamá de nuevo se arrodillo lo mismo que mi abuela, mamá tomo mi escroto y lo estiro para que mi abuela hiciera un largo corte justo en medio de mis dos huevos, lo que provoco que todo mi cuerpo se convulsionara por el terrible dolor que me hizo sentir en ese momento.

Mi abuela con habilidad que no le conocía apretó mi bolso de piel para extraer mis dos testículos de su interior, luego los tomo con una mano, había sangre por todas partes, los jalo fuerte lo que de nuevo hizo que todo mi cuerpo se sacudiera y antes de que lo supiera fue, pues me había castrado, ni siquiera recuerde haber venido una última vez mientras me cortaba mis huevos. 

Lo siguiente que recuerdo fue despertar en una cama con Laurita a mi lado acariciando mi vientre, estaba desnudo trate de incorporarme pensando que todo aquello había sido una pesadilla pero la fuerte punzada que obtuve me indico que todo aquello no fue un mal sueño, Laurita me dijo que no me moviera, pase tres semanas en cama antes de poder levantarme, luego de eso aun tenia erecciones pese a creer que sin huevos no me sería posible.

Mi abuela me complació desde ese punto aunque ya no podía venirme, gozaba bastante penetrarla o de sus mamadas no solo de ella sino también de mis hermanitas, para cuando nació mi hijo que fue varón, mi pene a duras penas lograba tener una erección luego de un buen rato chupándolo, en cuanto supe que fue un varón, supe el destino que podría sufrir, por aquel entonces me empezaron a suministrar testosterona lo que de nuevo logro que tuviese erecciones.

Laurita fue desvirgada por mí a los 13 años, ella gozo mucho como yo mismo Ramona poco después con mi hijo de cinco años ya para ese momento una mañana salí a cabalgar según yo a ver un problema a orillas del rancho me lleve a hijo conmigo y nunca más regrese, me fui lejos ahora. Alfredo, si le puse el mismo nombre que tengo y el de mi padre tiene 16 años la misma edad que tenía cuando perdí la virginidad y sé que ya no es virgen.

Eso me alegra, pero sobre todo se que a cuando tenga 17 seguirá gozando de sus huevos que le cuelgan pesados debajo de su enorme pene aun mas grande que mi pene, sin riesgo alguno de perderlos a manos de las mujeres de propia familia.

Por mi parte gracias a la testosterona y medicamentos para la impotencia puedo tener fuertes erecciones para complacer a mis conquistas, me mande a colocar prótesis testiculares en mi escroto vacio y nadie sabe que soy un eunuco, incluso con la ayuda de un medicamento puedo eyacular algo parecido al semen que no puede preñar a ninguna mujer pero me hace sentir mucho placer al venirme y darle la sensación a mi pareja que soy un hombre normal no un eunuco.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Sexo con mi prima

En este relato erótico os voy a contar la primera vez que tuve sexo con mi prima. Su nombre es Jhasmin, era una prima lejana que llegó para ayudar en los quehaceres del hogar mientras buscaba un mejor futuro en la capital de Perú, llegó cuando yo tenía 15 años y ella tenía 20, ya me había percatado de queContinuar leyendo »

La entrada Sexo con mi prima aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

DURANTE EL SECUESTRO

Mi hijo Iván de 17 años y yo salimos a una boda. Llevaba puesto mi vestido amarillo de una pieza ajustado a decisión de la novia que quería que las damas de honor se vieran muy sensuales. Luego de la fiesta salí con mi hijo para tomar un taxi. El vehículo tenía un vidrio que protegía al pasajero del conductor, un gas salió y perdimos la conciencia. Al despertar teníamos unos collares. La habitación tenía una serie de lámparas y cámaras colocadas en medio había una cama kingsize y las sillas donde nos encontrábamos......


DURANTE EL SECUESTRO
Mi hijo Iván de 17 años y yo salimos a una boda. Llevaba puesto mi vestido amarillo de una pieza ajustado a decisión de la novia que quería que las damas de honor se vieran muy sensuales. Luego de la fiesta salí con mi hijo para tomar un taxi. El vehículo tenía un vidrio que protegía al pasajero del conductor, un gas salió y perdimos la conciencia. Al despertar teníamos unos collares. La habitación tenía una serie de lámparas y cámaras colocadas en medio había una cama kingsize y las sillas donde nos encontrábamos.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: Crusnik & DarkSoul





Mi hijo Iván de 17 años y yo salimos a una boda. Llevaba puesto mi vestido amarillo de una pieza ajustado a decisión de la novia que quería que las damas de honor se vieran muy sensuales. Luego de la fiesta salí con mi hijo para tomar un taxi. El vehículo tenía un vidrio que protegía al pasajero del conductor, un gas salió y perdimos la conciencia. Al despertar teníamos unos collares. La habitación tenía una serie de lámparas y cámaras colocadas en medio había una cama kingsize y las sillas donde nos encontrábamos. Una voz nos sacó del estupor en el que nos encontrábamos mi hijo y yo.

-“¡Despierten!” Dijo la Voz.        
-¿Quién eres? ¿Dónde estamos? Pregunto Iván.          
- “Han sido secuestrados”. Dijo la Voz.
-“Si se portan bien podrán salir rápido de lo contrario bueno...” Añadió la voz.  

-“¿Qué quieren de nosotros?” Dije.

Mi cuerpo se sentía más caliente e incluso el roce de la tela del vestido enviaba señales placenteras a mi cerebro.        

-“Parece que la droga que les inyectamos está haciendo efecto”. Dijo la Voz.     

Sus cuerpos se volverán más sensibles y serán incapaces de mentir. Si no hacen lo que les digo ambos sentirán una descarga eléctrica.  

Hizo una demostración. Caímos al suelo por el dolor que aquello nos produjo a ambos. La voz continuó:

-“Digan sus nombres y edades”. Dijo la Voz.   

-“Soy Carmen y tengo 42 años”. Dije.   
-“Soy Iván y tengo 17 años”. Dijo Iván.
-“¿Son familia?” Pregunto la Voz.          
-“¡Sí! Somos madre e hijo”. Respondimos Iván y yo. 

-¡Muy bien Iván! ¡Desnúdala!” Dijo la Voz.    
-¿Cómo? ¡No lo hagas! Dije alterada.    
-¡Silencio! Dijo la Voz.

Una fuerte descarga me tumbó al suelo.

-“¡Déjala, por favor! ¡Hazme lo que quieras pero no le hagas daño!” Dijo Iván con apuro.      
-¡Calla! Ordeno la Voz.

Otra descarga sacudió a mi hijo. 

-“Es mejor que hagas lo que dice”. Le dije a Iván.      
-“Lo siento mamá”. Susurró Iván en mi oído.  

Me bajó el vestido lentamente, deslizándolo por mis piernas. La sensación del roce de sus manos se sentía tan bien. Se quedó masajeando mi estómago.   

- “Mamá, tienes la piel muy suave”. Dijo Iván.

Hueles tan bien, mamita linda. Mi hijo se quedó oliendo mi cuerpo y empezó a besar mi estómago.

-“¡Uhmmm! ¡Detente hijo, por favor”. Le dije.

Soy tu madre. Pa… para… ¡qué no soy de piedra! ¡N-no, Dios mío, d-debo controlarme, esto es solo por la droga, debo controlarme…! Mis instintos sexuales comenzaron a ganar la batalla. “¡N-no, Dios mío, no, no puedo sentirme así, ¡no puedo!” Casi jadeaba. El corazón no había dejado de latirme con fuerza. Estaba excitada. Tenía los pezones duros, como pocas veces antes. La tanga negra que llevaba se empezó a humedecer.           

La humedad entre mis piernas iba aumentando con cada minuto que pasaba. Mi respiración ligeramente agitada, mi piel brillando con un poco de sudor. Mi hijo continuó y me quitó el sostén (corpiño).

-“¡Basta! Ahora Carmen mastúrbate mientras tu hijo se quita la ropa”. Ordeno la Voz. 

El morbo de ser vista hacía que mis pezones quedaran erectos. Estaba muy mojada. Tome mi rajita con las yemas de mis dedos, frote con suavidad el inflamado clítoris. El placer me inundó. Necesitaba un orgasmo que liberara la tensión acumulada en mi cuerpo. Deseaba correrme sin tener a Iván en mi mente. Luche con todas mis fuerzas por pensar en otras cosas, en otros hombres, pero mi mente volvía una y otra vez hacia mi hijo.   

Dejé de tocarme. No quería correrse así, pensando en él. No podía.

-¡Ya basta! ¡No sigas! ¡Déjalo ya! ¡Es tu hijo! –dije en voz alta mis pensamientos.        

Mi hijo se acercó a ver mi peluda vagina brillante y chorreante de jugos. Empezó un cunnilingus salvaje…Y perdí el poco control que aun tenia.           Abrí la boca todo lo que pude y empecé a devorar su pene con voracidad, sintiendo como cada vena se deslizaba ásperamente por mis delicados labios, hasta que finalmente su grueso glande quedo contra mi garganta y vi que me había comido poco más de la mitad. En ese momento mis mejillas se hundieron y empecé a moverme lentamente de atrás para adelante, sintiéndome la peor de todas las mujeres.         

Los dedos de Iván se deslizaron por mi cabello, tímidamente al principio, aunque después de algunos intentos sujetaron mi cabeza con firmeza. Entonces su miembro comenzó a bombear mi boca con movimientos suaves pero contundentes: de lado contra mis mejillas, hacia mi garganta, de atrás para adelante. Mis suaves gemidos ahogados apenas se escuchaban, ya que mi cuerpo seguía acelerándose como nunca antes, con un hambre sexual tan voraz que me tenía frotando mis manos por mi cuerpo, como si fuera una perra en celo.

-“Carmen, acuéstate boca arriba en la cama”. Dijo la Voz.   
–Lo hice abriendo ligeramente las piernas
–“Ahora, muchacho, hazla tuya”. Ordeno la Voz.       

Mi hijo apoyo sus manos sobre el colchón. Estaba está casi aplastada debajo de su cuerpo, pero al hacerlo su glande se abrió paso y se coló unos milímetros dentro de mi vagina. Abro los ojos asustada al sentir como su glande está completamente dentro de mi vagina. Aprieto con fuerza tratando de detener el peligroso avance. Siento el calor de las paredes de mi vagina envolviendo la punta de su pene. Estoy en la gloria y en el infierno al mismo tiempo.

-“¡Sácala, Iván!” Le ordeno a mi hijo con un hilo de voz.     

Ambos estamos muy excitados y hace lo posible por retirarse. Saca ligeramente unos milímetros su glande de mi interior. Su pene se adentra de nuevo en mí. Ya no puede más. La tensión, el momento, la rabia o vete a saber qué, hacen que apoye con fuerza sus manos sobre el colchón y empuja su pene contra mí. La primera embestida fue bestial, porque estaba intentando frenarlo, pero la fuerza de su cuerpo ha hecho el resto y noto como su pene entra por entero en mi vagina hasta llegar hasta al final. Ni yo misma me lo creo, pero me la ha metido de golpe, ¡Con todas las ganas y hasta lo más profundo!

−“¡Ahhhhh!” Gemi, al tiempo que abro mi boca intentando captar algo de aire. 
−“¡Dios!” Dice Iván apresado en mi conducto prohibido.

Aquel sexo que envuelve tan maravillosamente su pene pudiendo sentir un calor más que gratificante. Se va retirando lentamente y ese movimiento hace que mi gusto sea aún mayor. No quiero que termine nunca. Es tanto el placer que siento que no puedo controlar mi cuerpo y hago que empuje de nuevo con todas las ganas mi pelvis para ser clavada de nuevo hasta lo más profundo de mi vagina.        

−“¡Ahhhh!” Ambos gemimos al mismo tiempo.

La vuelve a sacar hasta que su glande llega a las puertas de mi vagina que lo abraza y vuelve a la carga siguiendo un ritmo lento pero constante. Mis piernas están completamente abiertas y mi cuerpo se aprieta contra el suyo en un vaivén cada vez más acelerado. Miro a sus ojos. Mis ojos están desorbitados y en el momento del clímax los pongo en blanco, mi boca abierta que hace que su aliento impregne mis labios con una bocanada caliente. Noto con fuerza la palpitación de mi corazón y las contracciones de mi vagina.          

-“¡Lo siento mamá!” Dice Iván.  
-“No sé qué me ha pasado”. Concluye Iván.    

Intentando disculpar algo que está fuera de nuestro control pero sin dejar de continuar con el mete, saca. Va sacando su pene de mi conducto femenino y el placer de ese movimiento es más agradable cada vez. Un largo gemido invade la habitación. Es tanto el placer que siento que vuelve a la carga insertando toda su barra de carne en mi interior. Empieza a bombear dentro de su madre, sintiendo las paredes de mi vagina aferrándose a su pene. Ya no hay mundo a nuestro alrededor, solo nosotros dos, él y yo.        

Los jadeos se multiplicaron, las respiraciones son intensas y nuestras bocas están tan cerca que no pueden más que unirse y empezamos a besarnos sin que deje de empujar con mis caderas hacia su cuerpo. Muevo mis caderas para ayudar a que mi hijo siga metiendo y sacando su miembro de mi interior. En un momento reduce el ritmo pues está a punto de correrse. El hacerlo despacio no le ayuda absolutamente nada, sino al contrario lo excita aún más hasta dejarlo a las puertas del orgasmo. También estoy descontrolada. Nuestras lenguas se unen de nuevo en nuestras bocas intentando combinar la respiración a través de la nariz y en jadeos de nuestros respectivos alientos.  
    
-“¡Mamá, me corro!, ¿la saco?” Iván me pregunta.     

Sé que desea oír un “¡no!” Tengo cerrados los ojos, mis piernas apretando sus caderas. Mi cabeza echada hacia atrás y mis manos agarrando fuertemente las sábanas. Cuando intenta sacar su miembro lentamente, mis pies empujan sus nalgas hacia mí, mientras no deja de gemir con más fuerza cada vez, hasta que veo como se está corriendo sin contemplación. Decido seguir mi ritmo y no parar, así que inserta varias veces más su pene dentro de mi sexo, hasta que en una de esas embestidas lo dejo completamente metido y noto el calor que se viene desde los pies a la cabeza sintiendo cómo se tensa su pene y parece querer explotar dentro de ese lugar maravilloso. Y se corre soltando varios chorros que inundan mi vagina. 

Seguimos gimiendo y apretando mis pies contra sus nalgas en señal de que deseaba que siga brotando su semen dentro de mí hasta vaciarse por completo. Fueron varios más los espasmos que pierdo la cuenta. Siento que ha inundado mi lugar maravilloso. Siento la felicidad plena y cómo se puede detener el mundo en un instante. Mi hijo permanece sobre mí y ambos jadeamos intentando recobrar el aliento e intentando asimilar al mismo tiempo todo lo que ha sucedido.

“¡Acabamos de tener sexo!” y se ha corrido dentro.  

Lo miro a los ojos y acaricio su cabello suavemente. Así, abrazados con su cuerpo sobre el mío permanecemos callados. Luego de unos minutos un hombre se acerca a mi hijo y le inyecta algo. Al cabo de 10 minutos su mirada cambia. Se ve más agresivo y me mira con lujuria. Su erección es mayor que hace un momento. Luego me inyectan algo a mí. Trato de cubrir mi cuerpo de la mirada lasciva de mi hijo.           

-“Hijo. No me mires así. Recuerda que soy tu madre”. Le digo.       
-“¡Calla mamá!, hace 17 años me tuviste en tus entrañas, ahora me tendrás nuevamente dentro y seguro que esta vez te gustará más” Me dice Iván.
           
-“¡Te la voy a meter hasta dentro por puta!”. Dice fuera de sí Iván.
           
Apretándome con fuerza y me taladra, no pude resistir los embistes de su pene contra mi vagina, me estaba penetrando como un toro de lidia, no se cansaba de penetrarme y penetrarme, sus embistes eran cada vez más fuertes.        

-“¡Siiiííí, penétrame, soy tu puta!”  Le Digo al cabo de unos minutos.       

Gritaba como una puta barata, con los ojos casi cerrados y la lengua afuera, babeando de gusto, totalmente excitada, con vagina rebosando de mis jugos y el pene de mi hijo entrando y saliendo de mi rajita sin control alguno. Estaba tan excitada que no reconocí las palabras que salieron de mi boca.

-¡Por el culo hijo!, ¡ahora, métemela por el culo, quiero sentir esa gran pene tuyo en todo el culo por favor! Le Dije a Iván.        

Arqueé mi espalda en un ángulo de 90° y le mostré mi culo virgen. Abriendo mis nalgas para enseñarle el hoyo entre ellas.     

-“¡Muy bien, mamá, como tú quieras ¡POR EL CULO!” Dijo Iván Jadeante. 

Mi hijo me puso sobre la cama nuevamente a cuatro patas, después de lamerme el culo con increíble pericia, luego clavó su pene en mi apretado agujero. 

-“Eso es cariño, dame tu pene, la quiero bien adentro, toda dentro, destrózame el culo”. Le dije.

Me tenía en cuatro. Me penetraba tomándome del cabello y me lo jalaba. El placer era intenso. Gritaba como una loca mientras el pene de mi hijo me perforaba el culo sin clemencia para con su madre. Abriendo mucho los ojos, la boca y exhalando unos aullidos de placer brutales. Mi niño, por su parte, sacó su pene de mi culo y con increíble fiereza, me dio la vuelta de nuevo hasta ponerme de rodillas, aplastada, frente a él.         

-“¡Hay cariño! ¡Hayyy!.. ¡Que gusto!…” Le decía.    
-“¡Me voy a correr!, ¡me corro!, ¡se corro!, ¡AHHHHHHHHHHHHHHHH! ¡AHHHHHHHH!…” Grite a Iván.  

En ese momento mi cuerpo empezó a temblar como un flan y tuve un orgasmo largo y muy intenso. Mi vagina echaba una gran cantidad de flujo, que mojé hasta sus huevos. Poco a poco empecé a relajarme y a respirar más tranquilamente. Pero él no había terminado aún, sin sacarla poco a poco empezó de nuevo a bombear mi vagina. Amasando mis tetas. Agarró mis piernas y las subió hasta ponérmelas en los hombros, haciendo así que las penetraciones fueran más profundas.         

Al rato la sacó de pronto y gritó: 

-“¡Abre la boca, puta, que voy a darte de beber!” Dijo Ivan.

Obedecí sin rechistar y un segundo después, mi hijo me metió su palpitante pene en la boca hasta el fondo. Me tragué aquel tronco hasta donde pude, entonces mi hijo empezó a penetrarle la boca, metiéndola y sacándola de mi boca una y otra vez.    

No tardé en sentir como un imparable torrente de semen caliente inundó mi boca y mi garganta.
Mi hijo golpeó con su pene mi cara tres o cuatro veces, sacudiéndose así las últimas gotas de semen. Me relamí tragándome todo el semen que pude y después, me puse a limpiar el pene de mi hijo con la lengua hasta dejársela reluciente y limpia del todo sin que él me dijera nada.      

El sabor de su semen era realmente delicioso. Tras recuperar el aliento entras las sombras se escucho de nuevo la voz.

-“¡Muy bien! Ahora viene la parte en donde Ivan tendrá que pagar el rescate de ambos”. Dijo La Voz.           

-“Este es el trato, Ivan tienes dos huevos ahora el rescate por ambos es son tus dos testículos, puedes dar uno salvando a cualquiera de los dos pero el que quede será vendido como esclavo sexual y nunca volverán a verse en sus vidas”. Dijo la Voz.

-“No espera debe haber otro modo”. Dije jadeante aun a la Voz.

Ambos caímos sobre la mojada cama de dolor al recibir una fuerte descarga, luego de unos segundos en los que nos revolcamos de dolor se escucho de nuevo la voz.

-“Iván si te fijas bien tienes un pequeño anillo en la base de tu pene, si decides que no quieres pagar el rescate activare el anillo y su pene será cercenado de forma casi inmediata”. Dijo la voz.

La mirada de ambos se fueron al pene aun en erección de Iván para ver que lo que la voz había dicho era verdad un pequeño anillo apenas perceptible estaba colocado en la base del pene de mi hijo ninguno de los dos nos habíamos percatado de aquello por lo excitados que estábamos.       

La mirada de Iván se clavaron en mis ojos, la expresión en ellos denotaba terror pues comprendió que de una u otra forma iba a perder algo de su virilidad, algo que no deseaba no luego de sentir aquel tremendo placer momentos atrás. Sin embargo Iván demostrando un valor bárbaro dijo luego de tragar saliva.

-“Acepto pagar el rescate por ambos toma mis huevos maldito”. Dijo Iván con lágrimas rodando por sus mejillas.

-“No Iván, no lo hagas”. Le dije mientras lo abrazaba sintiendo su miedo y su pene aún duro como roca en mi vientre.

Lo mire a los ojos y pude notar su determinación fue entonces que me separe de Ivan para decir en voz alta.

-“¡Esta bien Voz estamos de acuerdo en pagar!” Dije con lágrimas brotando de mis ojos.

-“Bien Carmen toma el cuchillo y liga que está en la cajón de metal y castra a tu hijo”. Dijo la Voz. 

Me quede petrificada, un segundo observando el cajón de metal que sobresalió de una de las paredes. Camine sin voltear a ver a mi hijo hasta el cajón sintiéndome muy excitada. Al llegar observe un afilado cuchillo y una liga similar al que tenía en la base de su pene. Con mis manos temblando tome ambos objetos.

Regrese a donde estaba Iván aun de pie con su ostentosa erección. Me arrodille frente a él, tome sus huevos y acerque el cuchillo a su escroto. Iván cerró los ojos, a la espera del corte cuando se escucho de pronto de nuevo la voz.  

-“Carmen coloca el anillo en lo alto de su escroto antes de cortarle sus huevos”. Dijo la Voz.

Aquel momento de pausa fue un alivio para ambos, respirando pesadamente sintiendo una excitación bárbara. Tome la liga y uno a uno fue pasando los lindos huevos de mi hijo hasta colocar la liga en lo alto de su escroto en ese momento ante mi asombro total se contrajo con fuerza casi como si fuera una liga castradora, ligando el escroto de Iván.

-“¡HAAAAAYYYYY!” Grito mi hijo mientras se retorcía de dolor.

Cuando dejo de retorcerse, observe que la liga de su pene ya no estaba tan ajustada así que sin instrucción alguna se la quite, pero su miembro aun siguió erguido por completo. Pasaron unos segundos en los que permanecimos en silencio ambos con una tensión increíble, hasta de nuevo tome su escroto y coloque el afilado cuchillo por detrás.

Pero mi mano no se movía, mi mente se negaba a acabar con la virilidad de Iván.

-“Córtalos ya Carmen o los venderé a ambos como esclavos, tienes 30 segundos”. Dijo la Voz.
-“Mamá, está bien, tengo lo que goce teniendo sexo contigo para el resto de mis días ¡Córtalos!”. Dijo Iván con una sonrisa nerviosa en su rostro.

Cerré los ojos y moví mi mano, el cuchillo atravesó la sensible piel como los tejidos en su interior de manera muy fácil apenas me tomo dos segundos cercenar el escroto completo de Iván. El cual quedo libre en mi mano totalmente bañada en sangre.

-“¡HHHHHHHHAAAAAAAA!” Iván Grito al momento que fue convertido en un eunuco.

Para luego desmayarse, despertó como a la hora, sintiendo mucho dolor, cuando estaba más consciente la voz de nuevo se escucho.             

-“Bien han pagado por su libertad, vístanse y váyanse”. Dijo la Voz.        

Al tiempo que una puerta se abrió que daba hacia una calle, me vestí rápidamente para ayudar a vestir a Iván, colocarle su trusa (slip) fue muy doloroso para el pero era necesario en caso que se produjera una hemorragia.  

Tomamos el primer taxi que paso para ir a un hospital, donde nada se pudo hacer por los  testículos de mi hijo, más que reparar todo el daño causado por mi misma cuando lo castre. De nuestro secuestro nada se sabe luego de siete años. De Nuestro encuentro nació un niño, por lo que nos mudamos a una ciudad donde nadie nos conocía, para todos Titán es hijo de mi marido muerto e Ivan pese a no tener huevos ya, aun me sigue complaciendo pues con ayuda de los medicamentos para la impotencia y testosterona aun pude tener muy fuertes erecciones.

De hecho dura más que antes pues al no poderse venir como antes, puede durar mucho. Mientras le acaricio su pecho sobre nuestra cama le digo.

-“Te deseo hijo, Iván, maldito hijo mío, te deseo casi más que tú a mí”. Le dijo. 

-¡Penétreme hijo! ¡Aggg, aaggg! Así, así. Fuerte; más, más fuerte”. Le digo a Iván.

Mientras su duro miembro me penetra sin compasión con mis manos agarrándole sus esculpidas nalgas, haciéndome gozar como la perra puta que soy ahora y todo por aquel Secuestro. 




Autor: Crusnik & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HERMANA ME ESTRENO

Mi hermana a los 18 años era toda una mujer sus compañas y compañeros de escuela creían que era una mujer, sin saber que debajo de su ropa interior ocultaba genitales femeninos, por mi parte luego de la huida de mi hermana de casa, mi madre se volvió aun más loca, una noche con apenas 11 años todo mi mundo cambio, lo mismo que mi cuerpo......


HERMANA ME ESTRENO.
Mi hermana a los 18 años era toda una mujer sus compañas y compañeros de escuela creían que era una mujer, sin saber que debajo de su ropa interior ocultaba genitales femeninos, por mi parte luego de la huida de mi hermana de casa, mi madre se volvió aun más loca, una noche con apenas 11 años todo mi mundo cambio, lo mismo que mi cuerpo.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [FEMINIZACIÓN] [TRANSEXUAL]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Mi padre murió cuando era aun un bebe, mi madre nunca supero ese duro golpe según mi hermana que era 7 años mayor, cuando tenía 11 años ella se fue de casa, dejándome a merced de mi madre, que luego de la muerte de mi padre se empeño que debíamos ser mujeres, porque las mujeres vivimos más que los hombre y no sufrimos infartos según nuestra madre, por lo que comenzó a vestirnos como mujeres, tanto a mi hermana como a mi pese a haber nacidos como varones con todo lo que eso implica.

Mi hermana a los 18 años era toda una mujer sus compañas y compañeros de escuela creían que era una mujer, sin saber que debajo de su ropa interior ocultaba genitales femeninos, por mi parte luego de la huida de mi hermana de casa, mi madre se volvió aun más loca, una noche con apenas 11 años todo mi mundo cambio, lo mismo que mi cuerpo.

Aquella noche mamá me amarro a mi cama y me desnudo, esa fue la noche que usa una trusa (slip) de hombre en mi vida, ya que mamá luego de esa noche no me dejo usar prenda masculina alguna, ella tomo mi pene y con una tijera cuyas tijeras brillaban de lo caliente que estaban de dos dolorosos cortes me cerceno mi pequeño pene que apenas estaba por empezar a desarrollarse, el dolor fue simplemente indescriptible, creo que me desmaye pensando que me cortaría mis huevitos al despertar constate que no fue así.

Sin embargo mi pene en su totalidad se había ido, apenas un pequeño tubito sobre salía de donde una vez estuvo mi pene, mi madre era enfermera por lo que sabía muy bien como curar y todas esas cosas medicas, sufrí de dolor por varios días pero poco a poco fue pasando aunque llore mucho poco a poco mi enojo fue pasando, sin embargo el odio que se formo en mi corazón hacia a mi madre por haberme hecho aquello creció cada vez más creo que aun la odio, pero tres años después ella murió atropellada, lo que de alguna manera libero de mi cuerpo el dolor y odio que se había acumulado en todos esos años desde que me castro y feminizo.

Aunque para mí ya era tarde, para mi hermana no, ella y yo nos convertimos en los herederos de ella, mi hermana ya de 21 me convenció de vender la casa y compramos otra en un pequeña ciudad con el resto del dinero pusimos un negocio, para todo el mundo éramos un par de hermanas que trataban de salir adelante luego de la perdida de nuestros padres, por supuesto nadie sabía que en realidad éramos un par de transexuales, que solo vestíamos ropa de mujer pero que debajo teníamos cuerpo de hombre por lo menos solo mi hermana para ese momento.

Ella no sabía lo que mi madre me había hecho, pensaba que debajo de mi ropa interior aun había un pene y un par de huevos, en parte era cierto aun, con ya casi 15 años en esos momentos el sexo que me era ajeno pero lo deseaba, sentía muchos deseos pero apenas podía gozar en mis sueños húmedos, por alguna razón siempre me soñaba con el cuerpo perfecto de mi hermana lo que me excitaba mucho un tarde mi hermana llego con una minifalda muy ajustada y su body pegado a sus grandes tetas ya que tomaba estrógenos desde los 12 años yo estaba con un short de mezclilla apretadito como me gustaban y playerita viendo la tv era sábado.           

De pronto mi hermana empezó a quitarse su body para quedar sin sostén (corpiño) y empezó a masajearse sus teas frente a mí, a ella le gustaba hacer eso pero hacía tiempo que no lo hacía frente a mí, se estuvo manoseando por un buen rato frente a mí que me quede ahí sin saber qué hacer, luego se quito su minifalda quedándose con su tanga tipo hilo dental, su gran ene se marcaba muy bien debajo de su pequeña prenda intima aquello hizo que me comenzara  excitar mucho, también quería participar pero no sabía qué hacer hasta que de pronto sentí una mano en mi culo.

Cuando voltee era nada más que mi hermana quien me tomo una de mis manos y me la llevo hacia su entrepierna lo que toque era enorme y duro, sabía que no era una chica de verdad era un transexual con cuerpo de mujer que en un momento no pensaba sabía que era algo malo, simplemente me deje llevar para que me hiciera lo que ella deseara y así poder perder mi virginidad de una vez por todas, algo que necesitaba con urgencia.   

Ella o el me como lo quieran ver, se puse de pie y se quito su tanga, luego me llevo a su cuarto me hizo sentar en la cama y ella quedo de pie frente a mí, puso su enorme pene frente a mi cara y cada vez se ponía más grande como grueso, ella me dijo mientras sostenía su dura erección con una de sus manos

-“Vamos mételo en tu boca y veras que es delicioso”. Dijo mi hermana muy excitada.

Escuchándola solo la obedecí de inmediato tragándome toda su enorme pene que debía ser de fácil de 22 cm me la metí hasta mi garganta era muy grande para mi boca, pero tenía algo de experiencia ya para ese momento en cuanto a mamadas, luego le dije cuando ya llevaba un buen rato dándole un mamada lo mejor que podía.

-“Hermana soy virgen deseo perder la virginidad contigo”. Le dije a mi hermana.
-“Claro hermanita quitarte la virginidad es algo que he deseado hacer desde que nos mudamos, hare que los disfrutes más solo te quitare la virginidad anal”. Dijo mi hermana.

-“Es la única que puedo perder ahora”. Le respondí.

Mi hermana se me quedo mirando como no entendiendo mis palabras que quito mi blusita y shorcito para empezar a pasar su lengua por mis nalgas que manoseaba para luego quitarme mi calzón (braga) me abrió las nalga y paso su lengua sobre mi ano, ella solo me lambia el ano pero lo hacía tan bien que comencé a gemir ella era la experta en sexo anal y no yo, la deje que me hiciera lo que quiera.       

Ensalivo uno de dedos y lo metió en mi cerradito ano al comienzo me lo hacía despacio pero después acelero su dedo como sus besos y lambidas, de pronto sin decirme nada me dio la media vuelta, los ojos de mi hermana se abrieron grandes al ver que en mi entrepierna solo estaban mis huevitos pero no mi pene, con mirada aterrada me miro para preguntarme.

-“¿Qué te paso?” Pregunto alterada mi hermana.
-“Mamá me corto mi pene hace tres años”. Le dije.

Mi hermana se puso de pie y me beso en los labios cuando despego sus labios de los míos lagrimas corrían por sus mejillas, ella me dijo.

-“Lo siento, lo siento hermanita”. Dijo llorando mi hermana.
-“Nunca debí abandonarte con ella“. Dijo mi Hermana.
-“No es tu culpa hermana además gracias a eso casi soy un mujer de verdad”. Le dije.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  
Mi hermana me sonrió mientras se secaba sus lágrimas, luego mientras se masturbaba para volver a tener su pene firme y duro a toda capacidad me pregunto.

-“¿Aun quieres sentir mi pene hermanita?” Pregunto mi Hermana
-“Si, aun deseo dejar de ser virgen”. Hermana.
-“¿Quieres que use condón?” Me pregunto mi hermana.

No sabía por lo que le dije que quería su pene al natural así que saco un pote de vaselina y me unto una buena cantidad por mi ano y entre las nalgas pero sobre todo en mi ano que estaba bien cerradito.

Prácticamente ya estaba lista para la penetración entonces ella me hizo colocar las manos sobre la cama y mis pies sobre el suelo lo que dejo mi culo a su disposición, me abrió las nalgas y coloco su hinchado glande sobre mi ano, lo restregó sobre el por unos segundos para luego comenzar a penetrar mi ano apretando con fuerzas y introduciéndolo poco a poco, con mi ano bien lubricado de vaselina comenzó a entrar, estaba aterrada mi ano no se abría para su enorme pene pero ella insistió.

Me dolió mucho le iba a decir que ya no quería pero entonces empujo con fuerza y entro todo sus 22 cm de carne en mi ano no lo podía creer que ya no era virgen analmente, pero luego me empezó a doler y empecé a gritar de dolor pero cuando la sacaba y metía de nuevo sentía algo que me gustaba, esa sensación de apretar mi culo contra toda su enorme pene dentro de mi ano era delicioso no quería que se detuviera, hasta que la saco de mi culo e hizo que se la chupara estaba rica luego ella se acostó boca arriba en la cama y me hizo montarme sobre ella dándole la espalda.

Ella puso de nuevo su pene entre mis nalgas e hizo que me lo clavara por completo para ese momento mi ano ya estaba semi abierto de sus arremetidas de por lo menos de 20 minutos previos, comencé a saltar sobre mi hermana que me acaricia mis tetillas, nalgas y me sujetaba de los brazos hacia atrás por ratos aquello duro otros 20 minutos hasta que de repente sentí que mis entrañas recibían un liquido caliente pero ella me la seguía metiendo más y más fue lo máximo tener mi culo lleno de su leche, que me hizo también llegar al clímax.    .

De pronto del agujero que estaba sobre mis huevitos broto un potente chorro de mi espeso semen, seguido de otro y otro, en total fueron cinco potentes chorros con bastante fuerza incluso cayeron sobre la cama entre las rodillas de mi hermana haciendo sentir por primera vez en mi vida un intenso orgasmo, cuando termine de venirme mi hermana un me penetro por unos segundos antes de desplomarme sobre ella.

Ambas nos Besamos, sobre la cama por un largo rato conmigo aun sobre mi hermana, sintiendo como semen seguía brotando del agujero en donde una vez estuvo mi pene, para seguir bañando mis huevos, cuando terminamos de besarnos le dije a mi hermana que aun estaba algo jadeante.

-“Gracias por desvirgarme de esta manera en verdad lo goce mucho”.  Le dije a mi hermana.

Desde ese momento nuestros encuentros se produjeron en cualquier momento algunas días hasta cuatro veces, lo que me hizo sentir cada vez más y más femenina, incluso deje de usar mis calzones de niña y comencé a usar tangas, mi hermana me enseño a como ocultar mis huevos para que no se notaran, también comencé a usar ajustadas minifaldas y a los 16 años le di la primera mamada a un hombre que por supuesto hasta el día de hoy no creo que sospeche que era una mujer transexual.

Ahora tengo 18 años y mi hermana estaba rumbo conmigo al hospital en una enorme ciudad para que por fin me quiten mis testículos y me hagan una vagina, tengo ya bueno senos casi tan grandes como los de mi hermana gracias a las dosis de estrógenos que comencé a tomar desde los 14 años.

Son una mujer muy atractiva lo sé por la forma en que los hombres me miran cuando voy por la calle, pero aun solo he sido penetrada por mi hermana de forma anal espero que pronto ella me desvirgue vaginalmente en verdad deseo que ella estrene mi nueva vagina cuando esté totalmente curada, aun puedo sentir el semen de mi hermana resbalar hasta mi ano mientras camino a mi habitación en el hospital, de su ultima descarga que me deposito antes de salir de casa.

En verdad adoro sentir su enorme pene en interior y sentir sus descargas dentro de mi son lo máximo.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PRIMO EDUARDO

Mi primo Eduardo tenía el mejor cuerpo del mundo y su cara era típica de los modelo de revista que acostumbraba a leer. En ese entonces tenía unos 16 años y él unos 17 años, él me atraía mucho. Recuerdo muy bien un verano en el que fuimos con toda la familia a la playa. Ese día yo llevaba puesta una blusita ombliguera y uno short muy pequeño. Mi blusa ombliguera era muy escotada, y atrape a mi primo mirándome el escote más de una vez en aquella ocasión en parte ese el propósito de usar esa blusita......


PRIMO EDUARDO
Mi primo Eduardo tenía el mejor cuerpo del mundo y su cara era típica de los modelo de revista que acostumbraba a leer. En ese entonces tenía unos 16 años y él unos 17 años, él me atraía mucho. Recuerdo muy bien un verano en el que fuimos con toda la familia a la playa. Ese día yo llevaba puesta una blusita ombliguera y uno short muy pequeño. Mi blusa ombliguera era muy escotada, y atrape a mi primo mirándome el escote más de una vez en aquella ocasión en parte ese el propósito de usar esa blusita.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi primo Eduardo tenía el mejor cuerpo del mundo y su cara era típica de los modelo de revista que acostumbraba a leer. En ese entonces tenía unos 16 años y él unos 17 años, él me atraía mucho. Recuerdo muy bien un verano en el que fuimos con toda la familia a la playa. Ese día yo llevaba puesta una blusita ombliguera y uno short muy pequeño. Mi blusa ombliguerra era muy escotada, y atrape a mi primo mirándome el escote más de una vez en aquella ocasión en parte ese el propósito de usar esa blusita.

Esa noche todos llegaron cansados después del largo crucero y se fueron a dormir. Solo quedamos Eduardo y yo en el corredor, mirando al mar. Hablamos de mucho temas de pronto la conversación empezó a ponerse caliente. Súbitamente, él paró de hablar, se acercó a mí, me miró a los ojos, me agarró por el talle y me dio un largo y jugoso beso. Sin decir nada más se fue a dormir.

Al día siguiente, él como si nada, me saludó muy cordial sin preocupación alguna y me propuso ir caminando a la orilla del mar con él. Sin demora acepté. Unos minutos después caminábamos tomados de la mano por un sendero hacia la rivera. Él no se atrevía a decir nadie, yo tampoco. Llegando a la playa, él se paró en seco. Levanté mi cabeza en signo de interrogación y en ese momento me volvió a besar aún más amorosamente que la noche anterior. Ninguna persona nos veía, así que él me tomo de las nalgas y me acercó a él. Los besos y caricias iban en aumento cada vez más, empecé a sentir la presión de su miembro. Estaba muy excitada y no quería parar, pero sabía que en cualquier momento algún nos podía ver. Así que paré y seguí caminando hacia el mar.

Lo perdí de vista por unos minutos, tal vez una media hora para ese momento ya estaba más calmada, me puse boca abajo acostada en la playa para tomar el sol. Me solté la parte de arriba de mi bikini. En seguida llegó mi primo, y me propuso echarme el bloqueador solar. Sus manos recorrían toda mi espalda suavemente, estábamos los dos solos en la playa así que empezó a pasarme las manos por la parte de debajo de mi vikini agarrándome las nalgas repentinamente sentí su anular en mi sexo acariciándome lenta y suavemente.

En ese punto estaba excitada en exceso y mi vagina muy mojada, él empezó a acariciar mi clítoris con suaves movimientos circulares. Abrí mis piernas y me puse en cuatro patas, él empezó a penetrarme con su anular. Yo me movía a la cadencia de sus penetraciones cada vez más fuertes y rápidas.

Rápidamente tuve un orgasmo, sentía la electricidad que recorría mi cuerpo, unos segundos después me hallaba sobre la arena carente de energías. Él se recostó a mi lado, y me acariciaba la cara, diciéndome lo bella era y que hacía rato que él quería hacerme eso.

Sentí que ya era el momento de darle a él el mismo placer que él me estaba dando a mí. Por lo tanto le hice recostar sobre la arena porque era mi turno de divertirme con él. Así lo hizo y empecé a jugar con su miembro, le baje su short para poderlo tener en mis manos para el momento que lo tuve en plena erección lo metí en mi boca y empecé a chupárselo vigorosamente. Sentía cómo su inspiración aumentaba y de vez en cuando daba uno que otro gemido que se le escapaba. Inesperadamente, sentí cómo su pene se puso enteramente rígido y empecé a sentir su leche entrar en mi garganta, yo seguí moviendo mi cabeza dándole aún más placer. En el momento que terminó, me puse a limpiarlo y lo dejé definitivamente brillante. Él estaba rendido, se quedó recostado sobre la arena con los ojos cerrados. Me agradeció con un dulce beso. Yo me acosté a su lado. Estuvimos así durante un largo rato.

Pronto ya era la hora para la comida por lo que nos pusimos en marcha hacia la casa. Estuvimos abrazados todo el camino, de tanto en tanto parábamos para besarnos o abrazarnos. No paramos de mirarnos mientras la comida. Por debajo de la mesa sentía tal sus pies acariciaban los míos. Después del refrigerio toda la familia se fue a la costa a bañarse y a tomar el sol. Eduardo y yo nos quedamos en la casa bajo la justificación de arreglar los platos y la cocina. Nos pusimos a hacerlo lo más rápido posible, pero durante que lo hacíamos, hacíamos lo posible por tocarnos o besarnos.

Apenas terminamos la labor, él me abrazó por detrás, empezó a tocarme por todas partes, me acariciaba el vientre, posteriormente los senos y por ultimo empezó a acariciarme cariñosamente mi vagina. Empecé a mojarme y a sentir electricidad por mi cuerpo, excitándome a más no poder. Me di la vuelta y le di un besuqueo exaltado. Posteriormente empecé a acariciar su cuello, su pecho hasta llegar a su entrepierna. Él ya tenía una erección así que le di unos cuantos lengüetazos, pero sentí cómo él me tomó por las manos para darme otro beso.

Me llevó hasta su habitación y cerró la puerta con seguro, me puso delicadamente sobre la cama y empezó a besarme por todas partes. Empezó por mis piernas y al llegar a mi vagina paró, y me besó en la boca. Fue bajando hasta llegar a mi centro. Yo estaba ya convenientemente mojada y quería más. Así que empecé a quitarme la camiseta que llevaba puesta y el short. Quedé solo con mi ropa interior. Él paró y se quedó mirándome y diciéndome lo bella que era. En seguida él retomó su trabajo. Mientras yo le quitaba sus bermuda él me quitó el sostén y luego mi tanga. Me preguntó si era la primera vez. Yo le dije con algo de pena que no.

Mirándome a los ojos, saco un condón pero le dije que no lo necesitaba por lo que lo dejo a un lado y besándome empezó a penetrarme lenta pero firmemente. Paró cuando llego a la mitad y me penetró
hasta el fondo con mucha fuerza de una sola vez. No pude evitar el gemido que salió de mi garganta. Él iba aumentando el ritmo y la fuerza cada vez más. Los dos sudábamos entre las sábanas y gemíamos apasionadamente. Después de unos minutos, sentí cómo un orgasmo empezó a crecer dentro de mí. Le pedí que fuera más rápido, más fuerte, quería más,     más, más, ¡¡¡MAS!!!

Las paredes de mi vagina empezaron a contraerse y una fuente de líquidos bañó su pene. Cuando terminé él empezó a gemir y a darme más fuerte, lentamente sentí cómo un segundo orgasmo aún más fuerte que el primero crecía con fuerza dentro de mí. Para él era lo mismo, me daba más fuerte y más fuerte, con una fuerza de animal. Ambos terminamos completamente cansados pero felices. Nos quedamos ahí, acostados como una hora, sintiendo el roce de nuestras pieles y el ritmo de nuestra respiración.

Aquello era todo felicidad pero Eduardo le dieron ganas de orinar, sin colocarse su short abrió la puerta así desnudo con su pene semi erecto. Pero justo cuando abrió la puerta mi padre pasaba rumbo al baña precisamente mi madre mi vio sobre la cama desnuda y al verlo el denudo con su pene aun impregnado de mi jugos ato cabos y se le fue encima a Eduardo lleno de furia.

Eduardo trato de explicarle, pero mi papá estaba fuera de sí, completamente trastornado, arrastro a Eduardo a la cocina, literalmente jalándolo de los cabellos, corrí detrás de ellos desnuda, en la cocina, se desato una pelea, pero mi padre siendo un hombre corpulento domino a Eduardo fácilmente. Cuando trate de intervenir mi padre me dio un puñetazo en la cara que me aventó al suelo quedando media desorientada por unos segundos.

Cuando me recupere, mi padre le estaba quemando el pene a Eduardo en la estufa, con el gritando y luchando para tratar de quitar su pene de las llamas.

-“¡PAPÁ PARA, DEJALO!” Le grite llorando.
-“CALLATE MALDITA PUTA”. Me respondió gritando mi papá.

Luego mi padre tomo un cuchillo y le cerceno el pene a Eduardo, lo hizo de un solo corte. Eduardo grito de dolor para caer al suelo revolcándose de dolor con la sangre. Papa tomo el pene de Eduardo y lo arrojo lejos, los gritos hicieron que el resto de la familia llegase y viera la escena, la madre de Eduardo se lo llevo al hospital donde solo pudieron remediar el daño pero no regresarle su pene.

Mi padre desapareció desde ese día, aunque nunca hubo una denuncia en su contra se fue, por mi parte quede como excluida de la familia, ya que todos incluso mi madre me consideraron culpable por lo ocurrido, aun veo a Eduardo a veces, incluso tenemos algo de intimidad, el me penetra ahora con su prótesis que se consiguió, y le ayudo a venirse estimulando su próstata, que es la única manera que el muñón que le quedo pueda expulsar el espesos semen que se forma en sus huevos constantemente.

Tengo dos hijos ahora, uno de seis y otro de nueve, no de Eduardo por supuesto y mi esposo no sospecha que le soy infiel con mi primo ya que no sabe lo que paso aquella ida a la playa, pero aun si sospechara algo nunca podría imaginar que yo siendo tan ardiente en la intimidad pudiera disfrutar al lado de un eunuco como lo es mi primo desde aquella tarde en que tanto gozamos y sufrimos.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

MALDICIÓN DE MI HIJO

Era imposible de ignorar aquello, a los 8 años su pene medía 19 cm, yo hacía un seguimiento de esto porque me preocupaba mi hijo. Un día, a escondidas de mi esposo, lleve a mi hijo al doctor, y Luis fue diagnosticado con Macrofalosomía, Un trastorno donde el pene es demasiado grande. EL doctor dijo que no hay tratamiento, y que tendría que aprender a vivir con ello o amputarlo......


MALDICIÓN DE MI HIJO
Era imposible de ignorar aquello, a los 8 años su pene medía 19 cm, yo hacía un seguimiento de esto porque me preocupaba mi hijo. Un día, a escondidas de mi esposo, lleve a mi hijo al doctor, y Luis fue diagnosticado con Macrofalosomía, Un trastorno donde el pene es demasiado grande. EL doctor dijo que no hay tratamiento, y que tendría que aprender a vivir con ello o amputarlo.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Andrea y voy a contar como mi hijo tuvo que vivir con su maldición por mucho tiempo. Todo comenzó cuando mi hijo Luis estaba creciendo. Entre los 3 y los 5 años, aun yo lo bañaba, pero al hacerlo notaba algo raro en su cuerpo. Su pene era muy grande para su edad. Me llamo la atención que a esa edad tuviera 15 cm de pene.   

Intente hablar con mi esposo del tema, pero él se negaba a hacerlo, solo quería que lo ignoráramos. Pero era imposible de ignorar, a los 8 años su pene medía 19 cm, yo hacía un seguimiento de esto porque me preocupaba mi hijo. Un día, a escondidas de mi esposo, lleve a mi hijo al doctor, y Luis fue diagnosticado con Macrofalosomía, Un trastorno donde el pene es demasiado grande. EL doctor dijo que no hay tratamiento, y que tendría que aprender a vivir con ello o amputarlo.        

A Luis por esa edad no le importaba, el solo creía que el pene era para orinar. Entonces trate de explicarle eso a mi esposo, pero el enloqueció de celos, porque nuestro hijo tenía el pene más grande que él, y se sintió muy mal. Terminamos divorciándonos, y yo me quede con la custodia de Luis. Y ese fue el comiendo de la historia, todo iba bien hasta que Luis cumplió 11 años y su pene ya media 24 cm.

Todo cambio un día que Luis, despertó gritándome que fuera rápido. Yo salí corriendo pensado que le había pasado algo malo, y cuando llegue a su habitación, fue enorme mi sorpresa. Luis tenía su primera erección. Él estaba muy asustado, y yo también un poco, al ver su enorme pene. El me pregunto qué le estaba pasando, y yo lo tranquilice diciéndole que no le pasaba nada, era normal. Tuve que explicarle que eran las erecciones, y todo el tema. Pero Luis me pregunto, ¿Cómo voy a ir a la escuela así? No se me ocurrió nada para eso, así que tuve que decirle, mejor no vayas a la escuela. Hasta entonces él podía esconder su pene flácido de 24 cm entre sus pantalones de tela gruesa.

Pero eso era imposible de ocultar, tuve que medirlo para tratar de seguir su “tabla de crecimiento”. Era increíble, en erección su pene media 32 cm, era tan grande que desgarro el bóxer con el que dormía, dejándolo casi desnudo. Hasta ese momento yo le compraba bóxer talla adulto, para que su gran pene entrara bien en ellos, pero eso los supero totalmente.

¿Qué voy a hacer ahora? Me pregunto Luis,

Como no tenía ropa interior que pudiera contener esa erección en su interior, no tuve más opción que decirle que anduviera con el pene al desnudo hasta que encontrara algo. Durante todo ese día Luis trato de acostumbrarse, pero le resultaba difícil hasta caminar con semejante pene en erección. Veía que ese problema no se iba a solucionar así de simple, así que tuve que enseñarle a Luis sobre la masturbación. Que tenía que tomar su pene y frotarlo para que llegara al orgasmo, y perdiera la erección, algo que al principio no comprendió muy bien del todo.   

Pero claro su caso era especial, el pene de Luis era enorme, necesitaba mucho esfuerzo para masturbarse. Luis tomó su pene con ambas manos, y comenzó a masturbarse de una forma que jamás había visto. Era un espectáculo tan increíble que no puede dejar de mirarlo, quede hipnotizada con esa enorme erección carnosa y gruesa entre sus manos.
           
Al rato de estar masturbándose, Luis empezó a gritar, Mama, siento que me voy a orinarme. Empecé a penar lo peor, si sus genitales eran enormes, entonces su corrida será enorme también. Trate de detenerlo para que fuera al baño, pero era demasiado tarde, Luis comenzó a venirse. El primer chorro fue increíble, Luis estaba recostado en el sofá, pero el semen llego hasta el techo. El segundo chorro hizo que Luis se le escapara el pene de las manos, y el semen llego hasta el televisor.            

Yo de inmediato trate de controlar la situación como pude, tome su pene, y apunte hacia el piso, así no mancharía nada más. No pude contar cuantos chorros más lanzo, entre 8 y 10, y más de medio litro de semen más o menos. Luis estaba en éxtasis, sintiendo su primer orgasmo, mientras yo sujetaba su enorme pene mientras expulsaba todo el semen. Luis quedo exhausto, y su pene volvió a los 24 cm flácido. 

La sala quedo hecha un desastre, había semen en el techo, en el televisor, y un enorme charco de semen en el suelo. Le reclame, que tenía que ser más precavido, le advertir que podía ensuciar las cosas. Lo castigue haciendo que limpiara todo el semen. Pero también pensé que tenía que hacer algo al respecto. Fui a una farmacia y compre una caja de condones XXL, los más grandes que tenía. Se los di a Luis, se los enseñe a ponérselos, y como usarlo y atarlos al terminar de usarlos. Quede muy exhausta, ese día fue de los más tensos de mi vida.    

A partir de ese día, los condones grandes se volvieron parte de la lista de compras regular. Se acababan muy rápido. Todos los días Luis llenaba entonces 1 y 3 condones con su semen. Parecían balones de football transparentes llenos de espesa leche. 

Luis le agarro un gran gusto, se masturbaba en todas partes de la casa, incluso en mi presencia, y la verdad, eso me excitaba lejos de molestarme. Al menos su vida en casa era buena para él, pero en la escuela era otra historia. Sus compañeros de clase se burlaban de él porque solía tener erecciones en clases, y ningún pantalón podía ocultarlo. La vergüenza y bulling fue tal, que tuve que sacar a Luis de la escuela, y empezar a darles clases en casa.      

Eso hizo que Luis se deprimiera, ya no podía salir a ningún lado por vergüenza a que miraran su pene erecto. Cuando tenía 14 años, su pene flácido media 26 cm, y erecto 38 cm. Pero Luis ya no disfrutaba de la masturbación como antes. La depresión hacia que cada vez tuviera menos ganas. Yo no quería verlo deprimido, tuve que pensar en algo para animarlo, y se me ocurrió una cosa. Reuní a 3 de mis amigas, todas divorciadas, para tratar de hacerle una fiesta a mi hijo. Una fiesta muy especial. “Una orgía”.

Entonces tuve que entrar en mucha confianza con mis amigas, Daniela, Dalila, y Florencia. La parte más difícil fue tratar de empezar el tema del sexo, decirles cosas calientes, para luego proponer la orgia. Cuando al fin lo dije todas rieron, pero luego empecé a describir el pene de un hombre, aunque jamás dije que era de mi hijo. Y ellas al escuchar del tamaño y del semen, quedaron tan loquitas que accedieron.  

Llego la noche de la fiesta, y todas estábamos semi desnudas, con prendas tan diminutas que apenas nos tapaban los pezones y la raja. Todas tenías unos traseros muy grandes, y los senos también, éramos mujeres voluptuosas, aunque no éramos muy populares por estar un poco excedidas de peso. Mis amigas se estaban impacientando, y me preguntaban por ese semental que les había relatado.Entonces llame a mi hijo Luis, y todas pensaban que Luis era el nombre de un hombre mayor.           

Grande fue la sorpresa cuando llego mi hijo, Todas se taparon y me reclamaron, en que estas pensado, es tu hijo, es un niño. Yo era la única que no se había tapado con una frazada o almohada y mientras discutíamos Luis me vio con ese atuendo tan provocativo, y de repente todas se callaron. Luis tuvo una erección y todas quedaron embobadas con ese enorme pene, y vieron que yo decía la verdad. Entonces todas dejaron de quejarse y empezaron para lo que habían venido.   

Las 4 se la chupamos al mismo tiempo, su pene era tan grande que había espacio de sobra para lamer cada una. Era tan delicioso que Luis no tardo en correrse, y todas quedaron como locas al ver el chorro de semen brotar de su descomunal pene. Pero no termino allí, ni de cerca.    

Las 4 usamos nuestras grandes tetas para frotar la cara y el cuerpo de Luis, y en cuestión de nada su erección regreso luego de su primera corrida. Luego Luis empezó a penetrarnos individualmente a cada una. Nos la metía, lentamente y apenas iba en un tercio de su pene dentro y cada una de mis amigas comenzaban a gritar sin control.

-“Sácala, sácala, sácala”. Con desesperación con sus ojos casi a punto de salirse de sus orbitas.

Sin embargo Luis las penetraba hasta que su glande llegaba a su cuello uterino lo que las hizo correrse como nunca antes pero al mismo tiempo sentir mucho dolor, al cabo de uno pocos minutos mi hijos se corría dentro de nosotras, llenando la cama de semen ya que nuestras vaginas no podían contener su enorme eyaculación.         

Nos la metía en la boca, entre las tetas, por el ano solo a una pero se arrepintió de inmediato de aquella osadía. Cada una gritaba más y más que ya la dejase pero Luis parecía como poseído.   Por suerte ellas eran mis vecinas, o sino los vecinos hubieran hecho escándalo por el ruido.La fiesta empezó entre las 9 de la noche y termino entre las 8 de la mañana del día siguiente.Luis no podía parar de correrse y de penetrarnos, todas quedamos agotadas, mientras una descansaba, Luis penetraba a otra. Al terminar todo estaba lleno de semen, el suelo, las paredes, un poco en el techo, pero sobre todo, la cama, la cama parecía una piscina de semen. Y sobre esa piscina caímos agotadas todas con Luis.        

Literalmente quede bañada en semen, había semen entres los dedos de mis pies, dentro de mi ano, en mi boca, en mi cabello, entre mis tetas. Y todas mis amigas igual. Desde ese entonces, intente volver a tener fiesta cada semana, pero a Luis ya le importa vivir encerrado, y mis amigas pese a que eran muy ardientes comenzaron a faltar a la cita hasta que me dejaron sola una tarde me reuní con ella y les pregunte.

-“¿Por que ya no quieren ir a las orgias? Luis las extraña mucho”. Les pregunte directamente.

Las tres se miraron como apenas para luego de un tenso silencio, Florencia decirme fungiendo como vocera de las tres.

-“¡Veras como te lo explicamos!” Dijo Florencia primero.
-“El sexo con tu hijo es excitante pero su pene es enorme y cada vez está más grande”. Añadiendo.

-“Su pene no ha lastimado y el médico nos ha dicho que dejemos de tener sexo con un consolador tan grande por lo menos por seis meses ya que las tres presentamos desgarres en el cuello uterino e incluso más profundo” Concluyo Florencia.

No agregue más, haciéndome la ofendida me levante y me marche de la reunión sin que ninguna de mis amigas hiciera el más mínimo amago para detenerme, llegue a casa muy molesta con Luis blandiendo una enorme erección al verme llegar con mis amigas se dio la media vuelta y se fue a su habitación, desde ese momento comenzó a deprimirse aun mas hasta una tarde que llegue a casa de trabajar y encontré a Luis colgando del techo con sus piernas sacudiéndose y su pene arrojando chorro tras chorro de semen.

Con desespero logre bajarlo antes de que muriera, lo abrace fuerte mientras Luis llorando me suplico que le cortara su pene, que deseaba regresar a la escuela, que deseaba poder salir y no estar siempre encerrado en la casa, le prometí que averiguaría como hacerlo y cuando lo deje dormido en su cama me puse a averiguar por los próximos seis meses consulte a varios médicos a ver si era posible un corte de pene pero conservando su glande para mantenerle el placer a mi hijo.

Me tope con un urólogo al que le conté el problema de mi hijo el amablemente me dijo que me enseñara como realizar una penectomía y reimplantación del pene, pase tres meses aprendiendo cuando el médico creyó que estaba suficientemente preparada me dijo que debía hacerlo me suministro al costo todo lo que podría necesitar y dos meses luego del cumpleaños número 15 de Luis llego la noche.

Esa mañana y tarde, tuve sexo con Luis de todas las formas posibles por dos motivos, el primero para desfogarlo, el segundo para drenar todo el semen de sus huevos y en tercero para dejarlo agotado y su pene quedase flácido para la operación.

En la noche lo sede con el tranquilizante que el médico me dio, el me dijo que el corte debía ser limpio para evitar que los nervios se atrofiaran y fuesen fácil de unir evitando que el pene quedase atrofiado, había practicando mucho pero no era lo mismo hacerlo con modelos anatómicos que con el pene real de mi hijo.

Para ese momento el escroto y pene de Luis estaban completamente depilados, sin vello alguno tome su largo pene durmiendo que parecía un embutido sin vida, era pesado, aterciopelado y cálido al tacto, pese a tener ya colocado los guantes de látex sentía el calor que se desprendía de su miembro, coloque su pene sobre una tabla de cortar que previamente desinfecte, luego tome un hacha para carne al que mande soldar un peso de dos kilos ya desinfectado y bien afilado para de manera rápida dejar caer un primer corte a unos cinco cm de la base del pene de Luis.

Quien apenas se agito al recibir el corte que cerceno limpiamente su pene de un solo golpe, luego realice otro segundo corte de la misma manera que el primero a la cm de la corona aproximadamente retirando el largo trozo de carne sangrante resultante a un lado, luego como aprendí uní el muñón con el pedazo de pene que contenía el glande de Luis tarde 45 minutos antes de terminar, mientras realizaba la recolocación un pequeño bloque de agua oxigenada en hielo estaba bajo su trozo cercenado ya que hasta que casi todo estuvo unido de nuevo deje fluir la sangre a su glande, cuando lo hice este retomo su color natural y retire el hielo.

Luis tardo varias semanas en recuperarse, quedándole una cicatriz circular a 5 cm de la base de su pene para fortuna su pene comenzó a tener erecciones normales a la cuarta semanas y se corría tan abundante como siempre lo que fue una alivio para ambos.

El pene de Luis tenia ahora una erección de 23 cm y flácido 14 cm por lo que comenzó a usar ropa interior, de nuevo y regreso a la escuela, a pocos meses de nuevo mis amigas estaban en mi casa para una nueva orgia y esta vez todas disfrutamos como locas, de la nueva virilidad de mi hijo y volvimos a quedar nadando en su semen.

Las orgias con mis amigas se han vuelto recurrentes pero ahora que Luis tiene 16 años he notado que su pene a comenzado de nuevo a crecer, creo que dentro de no mucho tendré que de nuevo intervenirlo para solucionar la terrible Maldición de mi hijo.    





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

POR MI MADRASTRA BORRACHA

Esto sucedió no hace mucho pero me parece que ha pasado una eternidad, iniciaré describiéndome cuando todo sucedió y describiendo a mi madrastra. Tenía en ese momento 22 años, era un chico delgado, alto de 1.81 de estatura, con un pene de 18 cm en erección que a mi parecer era suficiente para complacer a cualquier mujer......


POR MI MADRASTRA BORRACHA
Esto sucedió no hace mucho pero me parece que ha pasado una eternidad, iniciaré describiéndome cuando todo sucedió y describiendo a mi madrastra. Tenía en ese momento 22 años, era un chico delgado, alto de 1.81 de estatura, con un pene de 18 cm en erección que a mi parecer era suficiente para complacer a cualquier mujer.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Esto sucedió no hace mucho pero me parece que ha pasado una eternidad, iniciaré describiéndome  cuando todo sucedió y describiendo a mi madrastra. Tenía en ese momento 22 años, era un chico delgado, alto de 1.81 de estatura, con un pene de 18 cm en erección que a mi parecer era suficiente para complacer a cualquier mujer.
           
Mi madrastra tenía 35, de tez trigueña, estatura mediana con unas tetas pequeñas pero cuando se las vi veo sin sujetador fueron muy excitantes, ella era y sigue siendo delgada con unas piernas bien formadas y un culo que más de una vez hico que lo deseara, y debo confesar que lo sigo deseando pese a lo que sucedió.        

Todo pasó una noche, cuando una vecina cumplía años, y nos invitó a toda la familia. Pero a dicha fiesta solo fuimos mi madrastra, mi abuela y yo ya que mi padre estaba de cansado y no fue. En la fiesta tomamos mucho, ya para las 2:00 Am, mi madrastra entra me invita a bailar. Pero cuando tomaba alcohol mi mente empezaba a imaginar y a llevar todo por la vía del sexo, aunque siendo un hombre joven en ese momento creo que era normal.
           
La verdad ese día estaba muy excitado, cuando estábamos bailando ella me apretaba y me abrazaba de forma cariñosa, posaba su cara en mi pecho.    En ese momento rogaba para que mi amigo de abajo no se parara. Pero él baile hizo que sucediera lo contrario. Seguí bailando aunque evitando un poco él roce entre mi pene y su abdomen como les dije arriba soy alto. De un momento a otro todo me dejó de importar y en medio del baile le rozaba de forma indiscreta mi pene en erección.          

Puedo asegurar que ella lo sintió, pero antes de decirme algo se apretó más y yo ya estaba muy excitando como para ignorarla. Seguimos bailando y a pesar de que había más gente bailábamos de tal forma que fuera discreto lo que sucedía. Cuando acabo la canción ella decide entrar a la casa ya que la fiesta era al frente de nuestra casa.       

Como estaba muy excitado entre a la casa a ver qué sucedía ya que se estaba tardando más de lo normal y al ver que estaba acostada pensé que todo había terminado tenía pensado seguir rosando mi pene pero al ver eso hable con mi abuela para entrar a la casa ya pasaban las 3 am por lo que la lleve a su cama. Cuando todos estaban dormidos fui a la cocina por un poco de agua, había tomado mucha cerveza y la necesitaba.   

Cuando pase por él cuarto donde duermen mis hermanos note que ella estaba acostada boca abajo.
Por mi cabeza pasaron un montón de ideas locas. No sé si fue por lo tomado que estaba pero mi deseo en ese momento Era tocarle ese culito rico que veía. Estaba con una bata de dormir, no traía sostén y traía una tanga tipo hilo dental de color negro, de eso me entere más adelante.

Entre despacio a la habitación, primero le toqué la espalda y la llamé para ver si estaba realmente dormida. Al ver que no respondió le toque las nalgas que tanto deseaba y nuevamente la llame y para mi alivio seguía dormida. Continúe tocando sus nalgas pero haciéndome él que la llamaba por si se levantaba no hubiese escándalos.           

Al ver que no respondía seguí tocando sus nalgas y me estaba calentando nuevamente, estaba tan excitado que decidí arriesgarme. Subí lentamente su bata hasta la mitad de sus nalgas, mi corazón latía rápido. Pero al mismo tiempo no me importaba. La habitación estaba oscura, pero las luces exteriores me permitían ver lo necesario. Toque la vagina de mi madrastra sobre su tanga. Qué rica sensación estuve así un rato pero quería más.   

Subí por completo su bata dejando ver todas sus nalgas “uuufff que delicia”, solo recordar hace que me excite aunque no como antes, con las nalgas de mi madrastra a mi merced seguí subiendo de nivel. Decidí hacer un lado el hilo de su tanga entre sus nalgas para tocar directamente su vagina, ya estaba a mil, de mi pene ya empezaba a botar líquido pre seminal. Que rico toque su vagina de arriba abajo, pase mis dedos por su ano que lo tenía apretado y fue en ese preciso momento donde empecé a dudar si realmente estaba dormida, pues cuando metí uno de mis dedos en su ya mojada vagina se movió un poco, lo que hizo que me alarmara, pero al ver que seguía durmiendo seguí con mi expedición.

Sin poder contenerme metí mi dedo en su vagina con toda confianza estaba ebrio para ver la magnitud de lo que hacía. Introduje uno de mis dedos en su culo. “Uuufff que delicia, fue la mejor sensación de todas”. En ese momento mi madrastra dio un pequeño brinco y se movió un poco pero para ese momento ya nada me importaba. Por lo que la excitación me hizo sacar mi pene de mi ajustado bóxer que usaba para dormir y como ella estaba boca abajo, me monte sobre ella y acomode mi dura erección en su mojada vagina.        

Puse mi pene en la entrada de su vagina y empecé a restregarla suavemente. Empuje un poco y se sintió de maravilla, estaba en el cielo, sin importarme las consecuencias de mis actos, Cuando metí mi pene en su vagina ella se movió de manera brusca y se colocó medio de lado. Me atrevo a decir que ese movimiento no lo hace una persona que está dormida. Pensé que ella estaba enterada de todo y para facilitarme él trabajo se puso de lado. Sin sacar mi pene de ella, me acomode y empecé a meter y sacar mi pene lentamente de ella lo que me hizo enloquecer de placer.         

Por fin estaba penetrando a la autora material de mis muchas fantasías y masturbaciones, estaba en el paraíso, seguí metiendo y sacando mi pene en algún momento la abrace, cuando empecé a moverme más rápido pero todo con cautela pues en la casa estaba mi padre, no quería hacer ruido que lo pudiera despertar, con cuidado saqué una de sus pequeñas tetas y las empecé a pellizcar suavemente, luego de unos minutos la embestía con fuerza ya no me importaba que se despertara, pensaba que si lo hacía de igual manera continuaría sin importar nada.
           
Me incline para posar mi boca en su oído mientas le metía suavemente mi miembro y agarraba su teta le dije al oído: 

- ¿Estas despierta? ¿Verdad?       

Esperaba que me respondiera algo sabía que si lo hacía no pararía de penetrarla de todos modos, una y otra vez le pregunte si estaba despierta pero no tuve respuesta alguna, por lo que la seguí penetrando y preguntándole si estaba despierta por la tremenda excitación que tenia le metí un dedo en la boca y con mi otra mano agarraba su vagina. Pero mi madrastra seguía dormida o eso creía, tampoco me importaba, ella apretaba mi dedo con sus dientes mientras muy excitado le daba duro algo curioso fue que nunca escuche un gemido de mi madrastra mientras la penetraba dormida y borracha.

Él tiempo voló en esos instantes pase por lo menos un 40 minutos dándole a aún ritmo digamos normal. Cuando aumente el ritmo para venirme en su vagina mojadita escuche un ruido en la sala.
Imaginé que era alguien que se despertó ya era lunes, pues la fiesta fue un domingo. Me quede como una estatua mi borrachera se bajo, pero aumente el ritmo de la embestida viniéndome en abundancia, me mordí mi labio para no gemir del enorme placer que sentí.

Luego rápidamente saque mi pene de la vagina mojadita de mi madrastra, para acomodar su tanga de hilo dental baje su bata de dormir y acomode su teta dentro de la bata. Guardé mi pene de tal forma que no se notase mucho dentro de mi bóxer. Dos minutos alguien entro en la habitación no me dio tiempo de irme a mi cuarto así que me quede ahí al lado de mi madrastra me acomode del lado opuesto a ella y me hice él dormido.       

Era alguien que la tomo del brazo y la llamó ella seguía en su papel de dormida, fueron necesario al menos tres llamados más para que despertara.  Luego ambos salieron de la habitación. 

Cuando escuche cerrar la puerta corrí a mi cama, antes de dormir note algo que no imagine mi pene seguía mojado de sus jugos y de los míos. Me acosté en mi cama y me dormí, muy contento. Sin embargo se estaban sucediendo cosas que no imagine sin que las supiera, mi madrastra al ir al baño noto el semen brotar de su vagina y cuando le dijeron que me había dormido a su lado ella simplemente creo ato cabos y supo que me había aprovechado de ella.           

Debo decir que pese a todo lo ocurrido no llevaba una buena relación con mi madrastra de hecho ella siempre instigaba a mi padre para que me corriera de la casa desde que tenía 18 años, pero nunca lo había logrado, pasaron algunos días sin que ella no dijera nada aunque por la forma que me miraba sabia que ella sabía lo que paso aquella noche ya fuese porque fingiera estar dormida o por el semen que broto de ella al ir al baño, también note que mi bóxer desapareció de mi cómoda, nunca lo volví a ver pese a estar seguro de guardarlo ahí con el aroma de sus jugos impregnados en la prenda.     

Una semana después de que todo ocurriera estaba durmiendo plácidamente en mi cama cuando me desperté sobre saltado cuando sentí que alguien me despojaba de mi ropa interior, pero mi sorpresa fue mayúscula al no poder mover mis brazos y piernas pues estas estaban bien sujetas a las esquinas de la cama por mis tobillos y muñecas. También me colocaron un trapo en la boca que luego supe fue la tanga que mi madrastra usaba la noche que la hice mía y me sellaron la boca con un trozo de cinta adhesiva metalizada.  

Pero aquello no era todo la que me estaba despojando de mi ropa interior que en ese momento era un bóxer ajustado, de color azul cielo, era mi madrastra, pues pese a la oscuridad y la luz que entraba por mi ventana pode distinguir su figura como rostro, ella al ver que no podía quitar mi prenda opto por hacerla añicos, luego de la impresión inicial a mis fosas nasales llego el aroma a alcohol que de mi madrastra era expelido. Me fue evidente que ella estaba borracha de nuevo.        

Una vez que estaba desnudo y moviéndome visiblemente lo que indico a mi madrastra que estaba despierto. Ella subió por mi cuerpo, para aplastar sus tetas sobre mi pecho en ese momento me di cuenta que no llevaba nada de ropa, mi pene roso su vagina cuando esta paso encima. Ella estiro uno de sus brazos y pendió la pequeña lámpara en mi mesita de noche su rostro quedo frente al mío. Se inclino y me susurro al oído.

-“Te voy a quitar las ganas de andar abusando de mujeres borrachas de una vez por todas maldito pervertido”. Dijo mi madrastra en forma de susurro.

Inmediatamente después comenzó a bajar por mi torso deteniéndose por unos segundos para lamber y chupar mis tetillas que me hicieron gruñir de placer, luego siguió bajando hasta llegar a mi ombligo donde hundió su lengua y jugo ahí por unos segundos antes de seguir bajando, hasta llegar a mi pene el cual para ese momento ya estaba en completa erección.

Ella tomo mi pene y se lo llevo a la boca, para comenzar a darme una rica mamada. Ella fue enfermera quirúrgica antes de casarse con mi padre por lo que sabía mucho de anatomía. Estaba disfrutando tanto de su mamada, literalmente estaba en el paraíso como los ojos cerrados evitando no correrme para seguir desfrutando que no me fije de cuando ella movió su mano para acercar un afilado cuchillo a mi escroto.

Estaba en lo más alto del placer, a punto de correrme cuando todo aquel gozo se convirtió repentinamente en un dolor como nunca antes, todo mi cuerpo se sacudió y mis ojos se abrieron justo cuando mi madrastra levanto el que fuese mi escroto con mis testículos aun dentro con una de sus manos, no podía dar crédito a lo que vi, ella me arrojo mi saco en mi pecho y al impactar mis dos testículos rodaron por mi abdomen para luego caer sobre la cama, unos segundos después en un océano de dolor me desmaye.

Me desperté a la mañana siguiente con mi madrastra a mi lado, ella me había curado, suturado y limpiado estaba aun desnudo pero ya no amarrado, de inmediato apenas recobrar el sentido por completo me lleve mi mano a mi entrepierna pero la escuche decirme.

-“Es inútil que los busques cariño ya no están ahí y nunca lo estarán de nuevo”. Dijo Ella

Con lágrimas corriendo por mis mejillas de impotencia y odio le dije.

-“Maldita voy a refundirte en la cárcel por lo que me has hecho”. Le dije con rabia.
-“En serio y vas decir como abusaste de mi y que ya no eres un hombre”. Dijo ella sonriente.

Luego se marcho dejándome unas pastillas por si tenía dolor, apenas se fue comencé a llorar sin control, ella tenía razón denunciar implicaría tener que contar que me aproveche de ella y eso me podría suponer cárcel además todos sabrían que me habían convertido en un eunuco.

Por esas razones guarde silencio, nadie sabe incluso aun hoy varios años después que me castraron, tres años más tarde, luego de terminar la universidad, busque un buen empleo y me mude de casa, lo que tanto deseaba mi madrastra, ella hasta donde se nunca ha dicho nada de lo que me hizo. Tampoco me conto que hizo con lo que me corto jamás los volví a ver.

Ahora vivo una vida vacía, añorando volver a poder meter mi pene dentro de una mojadita vagina, aunque puedo tener erecciones gracias a medicamentos para la impotencia no me animo ni siquiera contratar a una prostituta pues el solo pensar que alguien sepa que ya no soy un hombre viril me aterra y ahuyenta del sexo opuesto. Todo por culpa de mi “Madrastra Borracha”.        





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ANSIEDAD SIN CONTROL

Su último ataque fue la gota que derramo la gota de la directora quien suspendió a Aldo por tres semanas, la directora me urgió a buscar ayuda profesional ya que según ella el comportamiento de Aldo no era normal, pensando que aquello era una etapa normal en el desarrollo de cualquier joven hombre no le preste la debida atención a las palabras de la directora, para tratar de entender a mi hijo pedí tres semanas de vacaciones en mi trabajo que me fue concedido sin problemas pues tenía muchas vacaciones atrasadas.......


ANSIEDAD SIN CONTROL
Su último ataque fue la gota que derramo la gota de la directora quien suspendió a Aldo por tres semanas, la directora me urgió a buscar ayuda profesional ya que según ella el comportamiento de Aldo no era normal, pensando que aquello era una etapa normal en el desarrollo de cualquier joven hombre no le preste la debida atención a las palabras de la directora, para tratar de entender a mi hijo pedí tres semanas de vacaciones en mi trabajo que me fue concedido sin problemas pues tenía muchas vacaciones atrasadas.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES] [VIOLACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Tener un hijo adolescente siendo una madre soltera siempre ha sido difícil pero cuando se tiene un adolescente que estaba obsesionado por el sexo lo es aun mas, dejen les cuento lo que paso y como logre que mi hijo adolescente pudiera controlar su impulses sexuales de una vez por todas, verán como toda chica en mis años de adolescencia fui algo rebelde y sobre todo muy caliente me gusta y sigue gustando el sexo por lo que no dude en usar a los hombres como fuente de placer sin pensar en las consecuencias.

A los 16 quede embaraza de un uno de mis amigos con el que más tuve sexo, pero cuando le dije que estaba embarazada me dijo que el bebe no podía ser mío, dijo que era una puta que el sabia que me revolcaba con varios lo desprecio y afronte mi embarazo por mi misma mis padres reaccionaron diferente a lo pensé mi padre se enojo mucho pero me apoyo luego de nacer mi hijo se le hicieron pruebas de ADN y se comprobó que el padre era mi amigo, quien no tuvo más remedio que afrontar la situación.

No nos casamos pero si tuvo para la manutención de mi hijo y darle su apellido a nuestro hijo, en la parte monetaria si cumplió pero en la parte afecta como padre no intervino para nada, con ayuda de mis padres logre terminar mis estudios universitario y conseguí un buen trabajo que con la ayuda de los pagos del padre de mi hijo me permitieron adquirir una casa para los dos nos mudamos a esta nueva casa cuando Aldo cumplió 11 años, para ese momento era una joven mujer de grandes senos aun con un cuerpo fenomenal que atraía a los hombres.

Por cuestiones de trabajo dejaba solo mucho a Aldo por lo que no me percate que había entrado en la pubertad hasta los 16 años que me citaron en la escuela donde estudiaba para informarme que estaba teniendo un comportamiento inquietante antes sus compañeras incluso llegando a atacar a una de ellas para tratar de tener sexo por ella, aquello me sorprendió en casa Aldo era algo retraído y callado, pero al parecer en la escuela era totalmente diferente según me contaron era temido por sus compañeros especialmente por sus compañeras, las cuales siempre estaban siendo acosadas por él, al tratar de verles sus calzones (bragas) constantemente.

Pero su último ataque fue la gota que derramo la gota de la directora quien suspendió a Aldo por tres semanas, la directora me urgió a buscar ayuda profesional ya que según ella el comportamiento de Aldo no era normal, pensando que aquello era una etapa normal en el desarrollo de cualquier joven hombre no le preste la debida atención a las palabras de la directora, para tratar de entender a mi hijo pedí tres semanas de vacaciones en mi trabajo que me fue concedido sin problemas pues tenía muchas vacaciones atrasadas.

Durante el primer día de mis vacaciones me la pase observando el comportamiento de Aldo que no era por lo menos para mí nada fuera de lo normal, los problemas empezaron como a la semana después  de estar los dos en casa, Aldo comenzó a notarse molesto primero y poco a poco daba estallidos de violencia súbita que así como empezaban terminaban, hasta que una tarde Aldo estallo creo que la falta de ver a su jóvenes compañeras lo hizo explotar, descargando toda su furia como tensión sexual en mi su madre, fue en el comedor sobre la mesa.

Aldo en un arrebato tiro todos los platos y cosas que estaban sobre la mesa, se puso de pie y me tomo abriéndome mi blusa de botones color cielo azul para dejar mis senos al descubierto apenas cubiertos por mi sostén (corpiño) de color crema casi color piel, me hizo inclinar sobre la mesa, apoyando mis grandes senos sobre ella, mientras le suplica.

-“Aldo, Aldo, Amor detente, para que haces”. Tratando de ser comprensiva.

Pero Alto no se detenía cuando levanto mi falta enfurecí quise golpearlo, darle una bofetada para que se detuviera pero eso pareció solo encenderlo aun mas, me arranco mi panty, (braga) y me sujeto mi brazo izquierdo con fuerzas detrás de la espalda.

Con mis nalgas y sexo completamente expuestos pude sentir perfectamente la fuerte erección debajo del short de mi hijo que no tardo en bajárselo para comenzar a restregar su duro pene de no menos de 19 cm circuncidado entre mis nalgas, asustada de lo que podría hacerme trate de liberarme, de hacerle ver que aquello estaba mal.

-“Aldo, Aldo para, soy tu ma…” Pero mi suplica fue interrumpida.

Tuve que morderme mi labio inferior para no gritar, cuando algo me penetro por completo de una sola embestida, sentí como hundió en mi vagina toda su virilidad, son sus huevos chocando contras mis nalgas, debo decir que me dolió no porque fuese virgen sino porque hacía tiempo que no tenia sexo por lo que mi vagina se había estrechado y además sin juego previo estaba algo seca, pero a Aldo pareció que eso no le importo.

-“AAHHHHHY” Dije.

Aldo no tardo en comenzar a gemir y resoplar mientras sacaba casi por completo su palpitante pene pero solo para volver a meterlo por completo, pronto el ritmo se hizo frenético, la pelvis de Aldo chocaba con violencia contras mis nalgas lo que me hacía gemir sin poderlo evitar, aquello me sobre excito pese a saber que estaba mal.

-“¡AAAAHHHH, Al…do Ahhhh!”

De pronto mi hijo dando un fuerte gruñido comenzó a correrse en mi interior, su pene se ensancho y e inserto por completo cuando su glande palpitando arrojo un primer gran chorro de su mesen en mi interior lo que me provoco un enorme orgasmo al sentir un miembro viril venirse en mi interior luego de años de no hacerlo, fueron varios chorros los que arrojo Aldo antes de retirar su pene de mi.

Con su pene aun chorreando semen Aldo se subió su short (pantalón corto), para irse a su habitación sin decir palabra alguna, mientras por mi parte me quede ahí sin saber que hacer sintiendo como el semen de hijo que se mezclo con mis jugos brotaba de mi vagina, para chorrear por mis piernas.

- ¿aquello fue una violación? Me pregunte a mí misma.

Lo cierto es que no estaba segura, en cierta manera había disfrutado de aquello y hasta inconscientemente creo que lo había permitido, sin recomponerme me fui a la ducha tome un largo baño, con un mar de preguntas llenándome la cabeza con una completa turbación me fui a la cama temprano no deseaba seguir pensando.

Serian como a la media noche cuando sentí que alguien me estaba tocando me había dormido solo en ropa interior para cuando abrí los ojos ya mis senos estaban por fuera de mi sujetador, pese a estar todo oscuro logre ver a Aldo sobre mí, trate de luchar pero pronto sentí su pene tratando de entrar en mi boca, trate de hablar para que se detuviera.

-“Aldo deten…” Pero apenas abrí la boca Aldo aprovecho para introducir su pene.
-“MMMMMMMM”. Fue lo único que de mi salía con su pene en mi boca.

Aldo comenzó con el mete saca rebotando sus huevos con mi barbilla, hundiendo su glande bien profundo en mi garganta provocándome arcadas, así estuvo como por 10 minutos antes de sacarme su pene de mi boca, cuando lo hizo pude respirar agitadamente, pero mi alivio duro poco, Aldo hizo girones mi panty, (braga) para de inmediato introducir su erección de nuevo en mi vagina, mientras su boca comenzó a lamber y chupar mis pezones alternadamente, por supuesto estaba vez si me resistí pero algo usando una fuerza que no sabía que poseía logro dominarme de nuevo.

Me estuvo penetrando como 20 minutos entre gemidos de ambos conmigo implorándole con lagrimas que se detuviera pero no lo hizo hasta que se corrió de nuevo en mi interior, aquella fue la segunda vez que fui violada por mi propio hijo en menos de 24 horas, apenas termino se bajo de encima y se fue a su habitación dejándome llorando en mi habitación, aquella noche tome la determinación de no dejar que aquello volviera a suceder.

A la mañana siguiente me levante muy temprano para preparar un buen desayuno mezcle en el jugo algunas pastillas que usaba a veces para dormir que eran muy fuertes, Aldo se tomo se tomo varios vasos de jugo ya que se despertó con mucha hambre, apenas termino de comer y cayo desmayado inconsciente sobre la mesa, estaba en solamente en trusa (slip), cuando lo coloque boca arriba sobre la mesa, lo desnude para observar sus genitales eran hermosos en otras épocas y de no ser mi hijo estaba segura que me hubiese encantado tener sexo con Aldo, fui hasta una pequeña bodega en donde guardaba muchas cosas para tomar de una caja un elastrador.

También tome dos ligas castradoras y un afilado cuchillo de la cocina, regrese a donde estaba Alto aun profundamente durmiendo sobre la mesa, amarre sus cuatro extremidades a las patas de la mesa dejando sus piernas bien abiertas, en mi juventud antes de quedar embarazada le ayudaba a un tío a castrar a los cerdos en su granja en los veranos, debo decir que me excitaba mucho hacerlo y ahora que estaba por hacer lo mismo a mi propio hijo sentí como mi vagina se inundo de mi jugos que comenzaron a chorrear por mis piernas sin control.

Le coloque un trapo en la boca a Aldo para luego sellar su boca con un buen trozo de cinta adhesiva, luego hice todo rápido no deseaba que mi amor de madre se interpusiera, tome su escroto para ir pasando uno a uno sus testículos en medio de las dos estiradas ligas castradoras una vez pasados sus dos testículos, moví el elastrador lo más arriba de su escroto que estire con fuerza, lo que hizo que Aldo diera un pequeño gemido involuntario antes de liberar las ligas que se contrajeron con violencia y fuerza sobre la parte alta de su escroto.

De haber estado despierto Aldo estoy segura que hubiese dado un gran grito de dolor, pero en el estado que estaba apenas su pene respondió poniendo completamente duro, aquello debo decir me excito aun más, por lo que me subí a la mesa y cabalgue el pene de Aldo hasta correrme tres veces, satisfecha me fui a bañar, y para cuando Aldo recupero el sentido se inquieto, comenzó a retorcer por el dolor que estaba sintiendo proveniente de su entrepierna, para ese momento su escroto con su preciado contenido en su interior ya estaban negros, me fue evidente que su bolso de piel como sus testículos estaban muertos habían pasado ya 8 horas desde que aplique las ligas en ese momento.

Me acerque a mi hijo para quedar entre sus piernas sosteniendo el afilado cuchillo en una de mis manos para levantar su escroto con la otra, aquello le produjo mucho dolor pero cuando comprendió lo que estaba por hacerle, comenzó a llorar a mover su cabeza en forma negativa, como implorando que no lo cortara, pero debía hacerlo, llorando por mi parte mientras lo hacía apenas me tomo tres largos cortes cercenar su escroto de su cuerpo por completo.        

Todo el cuerpo de Aldo tembló por el dolor y el no tardo en desmayarse, las logas que quedaron cerrando la herida tardaron tres semanas en caerse y para ese momento Aldo estaba curado, le deje tener sexo conmigo por varios meses hasta que sus erecciones desaparecieron, incluso tuvo sexo conmigo con 4 meses de embarazo, ya que Aldo me dejo embarazada, nadie sabe que mi segundo hijo que fue una niña es hijo de mi propio hijo, ahora Aldo solo puede tener sexo con ayuda de medicamentos especiales y eso mantiene su “Ansiedad bajo control”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com