TÍO LO HACE

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara......


TÍO LO HACE.
De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [SADO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [INCESTO] [SNUFF]


Categoria: Adolescente      Autor: Jackoberlin




Florian, un joven de la gran ciudad, de solo 14 años, fue enviado al campo el verano pasado para visitar a su tío. El trasfondo fue porque él seguía escapando de la casa donde vivía en la ciudad. Como su próximo pariente, su tío ahora debía hacerse cargo de la educación del niño. El tío Albert era dueño de una gran propiedad con ganado y campos de cultivo. Además de sus empleados, solo su hijo Sebastian, de 16 años, vivía con él. Por qué la tía lo había dejado, aunque en ese momento Florian no lo sabía.

Así que llego en el verano, era un caluroso día de julio, vestía solo short de mezclilla y camisa cuando bajo en la estación de la pequeña aldea. Su primo lo recogió de la estación y ambos caminaron por el largo camino hacia la propiedad de su tío. En el camino, Florian siempre notó las miradas de su primo. Ese modelo casi no lo ruboriza desde adelante y atrás. Al llegar a la finca, Sebastian le mostró a su primo la habitación común y le dijo que para el chico especialmente le habían puesto una cama. Luego, su primo hermano condujo al pequeño para que conociera el lugar.

Él le mostró los jardines y los establos. Por la tarde, el tío regresó de la ciudad, donde tuvo que hacer recados. Saludó a su sobrino, a quien no había visto durante años, exuberantemente como un modeló de arriba abajo, dándole vuelta una vez a su propio eje. Hasta ahora todo estaba bien. Los dos muchachos pasaron casi todos los días y noches juntos. Debido a las vacaciones de verano tenían mucho tiempo. Luego, hacia fines de julio, sucedió algo que mato por completo el idilio.

Florian estaba acostado en su cama en la sala común con solo un bóxer. Tendido boca abajo, tratando de leer un libro cuando la puerta se abrió en silencio. Su primo, que también vestía solo un bóxer, todavía estaba un poco mojado por la ducha que acababa de tomar, entro en la habitación. Se sentó al nivel de la pelvis de Florian en el borde de la cama y comenzó a acariciar descaradamente al menor en la espalda. Cuando Florian giró brevemente la cabeza y miró a su primo, esto calmó al pequeño y solo dijo, deberías simplemente disfrutar al ser penetrado.

De repente, Sebastian buscó debajo de la cama y sacó unas esposas. Antes de que pudiera defenderse o decir algo, las manos de Florian estaban atadas a la armadura de la cama para que ya no pudiera luchar contra lo que estaba sucediendo. Sebastian le quitó su bóxer sin más preámbulos. Un par de mejillas realmente dulces y pequeñas en forma de manzana salieron a la luz. Sebastian gruñó ruidosamente ante la vista, tan dulce que parecía el joven culo. Florian protestó en voz alta, lanzó todas las maldiciones que conocía a su primo y gritó que quería que lo soltara.

Cuando los gritos de Sebastián eran demasiado fuertes, tomó rápidamente unos calcetines de Florian y se los metió en la boca. Al menos hubo un descanso. Sebastian volvió al pie de la cama, agarró las nalgas de su primo y comenzó a amasarlas suavemente. Siempre lo abría un poco más hasta que finalmente separó las mandíbulas y miró extensamente el pequeño agujero. Riendo, notó que aún era virgen, pero ciertamente no por mucho tiempo.

Florian se colocó firmemente entre sus piernas, buscó los colgantes huevos del niño, los encontró, los tomó en su mano y los apretó, amasándolos amorosamente. Por supuesto, eso dejó frío al chico y rápidamente tuvo una erección. De alguna manera, al pequeño le gustaba bastante ese tratamiento. Al menos hasta allí. De repente, Sebastián soltó los huevos de Florian, se paró frente a la cara del niño y también dejó caer su bóxer.

A la luz quedo un pene adolescente muy tieso con un buen escroto que rebotaba directamente debajo. Florian miró asombrado a ese "monstruo", de no haber tenido el calcetín en la boca, habría hecho ruido de asombro. Sebastian sonrió ante la cara de Florian. Por supuesto que había notado la mirada asombrada del chico. Sin más explicaciones, Sebastian regresó al pie de la cama, extendió las piernas de su primo más joven, separó las nalgas y escupió al chico una buena cantidad de saliva directamente sobre su agujero.

Luego, sin dudarlo, puso su gordo glande en el agujero del niño y con un pequeño grito reprimido, entró en el cuerpo del niño de una sola vez. Florian se levantó lo más que pudo, echó la cabeza hacia atrás, tratando de gritar de dolor, pero la mordaza no permitió que eso sucediera. Su primo mayor lo penetraba duro y sin piedad, una y otra vez. Entonces el momento de la salvación estaba allí, los huevos de Sebastian comenzaron a contraerse, contraerse al cuerpo y el orgasmo había llegado. Sebastian descargó todo su jugo adolescente dentro de su primo.

Florian pensó que finalmente todo había terminado. Pero no había esperado el poder de su primo. Quien repitió todo el procedimiento tres veces más. Sacó su pene del agujero dañado después del orgasmo, esperó hasta que el agujero se cerrara y violo al chico tres veces de la misma manera. Florian quería llamar a su tío, que sabía que estaba en su estudio, pero no podía hablar. Así que tuvo que soportar con lágrimas la violación de su primo, pero pensó en contarle más tarde. Justo en el momento en que Sebastian inseminó nuevamente el culo del más joven, la puerta se abrió de golpe y entró su tío.

-"¿Qué está pasando aquí?" Gritó con su poderosa voz.
-"He desvirgado al pequeño", dijo Sebastián levantándose, nada avergonzado por su desnudez.

-"Parece que estás aun viniéndote, ve a ducharte primero". dijo el tío.

Sebastian salió de la habitación y su tío se acercó a la cama a la que Florian todavía estaba atado. Le habló con calma al pequeño, insistiendo en que no lo quería de esa manera, pero no hizo ningún esfuerzo por liberarlo de las esposas.

-"Veamos qué te hizo", dijo el tío, agarrando las nalgas del pequeño y mirando el trabajo de su hijo.

El agujero del chico comenzó a cerrarse otra vez, pero aun así derramó un poco de semen de Sebastian y corría sobre su escroto hasta la sábana debajo de él, donde formó un charco.

-"Hombre te usó bastante duro", comentó su tío. "Pero tú también eres muy lindo Flo".

Luego el tío inclinó su boca hacia el agujero del chico y comenzó a chupar el semen de su hijo del agujero Florian estaba tan incómodo. Él comenzó a gemir suavemente bajo esa caricia y de inmediato se puso rígido de nuevo. El tío notó la excitación del chico, por supuesto. Si Florian hasta ese momento hubiera pensado que la dura prueba tuvo un final, ahora venía algo mejor.

El tío también se desnudó, arrodillado entre las piernas del chico, que no pudo cerrar y lo penetró, aunque por el semen no fue tan doloroso. Florian se enfureció de nuevo, el pene del tío lo penetro tan fuerte como su primo lo había hecho. Ese entró nuevamente, a la habitación, todavía desnudo. Sonrió a ambos cuando vio que su padre estaba penetrando a su primo. Sin consultar Sebastián fue a la cabeza de Florian, lo tomo del cabello para verle de nuevo su rostro. Florian jadeó, pues el calcetín entró aun más en su boca.

A una señal del tío ambos lo tomaron de los brazos, de modo que los brazos estaban atados ahora en cruz. Sebastián retiro el calcetín de la boca de Florian, el tío tomo las piernas del chico lo levantó y lo penetro en esa posición de nuevo. Sebastian, sin embargo, se paró con las piernas extendidas sobre Florian en la cama, primero dejó que su padre chupara su pene un poco, luego bajó lentamente su trasero hacia la cara de Florian. Se dio cuenta de que su primo también tenía un pequeño culo dulce, limpio y bonito, ya que en su mayoría era aún chico casi de su edad.

Sin que Florian se diera cuenta, comenzó a lamber el agujero del primo con su lengua, cada vez más profundamente, porque se abrió casi automáticamente. Cuanto más lambía Florian al primo, tanto más salvaje se retorcía, mientras le masajeaban de nuevo sus nalgas por su tío que todavía estaba ahí. En esa posición, el tío descargó dos veces seguidas sobre su pequeño sobrino. Luego, padre e hijo se arrodillaron delante de la faz del pequeño atado y el tío incluso penetro a Sebastian por su culo, para que Florian pudiera ver exactamente cómo el pene de su tío se hundía en su propio hijo, una y otra vez, hasta bien Sebastian fue inseminado en su culo.

Luego, el tío y su primo se dieron una ducha, dejando a Florian acostado en la cama aun atado. Incluso cuando cayó la noche, ninguno de ellos se preocupó por él. Sebastian pasó la noche en la cama de su padre. Florian solo lo escuchó los sonidos amortiguados a través de la delgada pared, que los dos parecían disfrutar. En ese momento, Florian tuvo la idea de chantajearlos por violarlo. A la mañana siguiente, en el desayuno, abordó el problema directamente. Exigiría una inmensa suma de dinero a su tío todos los meses, de lo contrario iría a la policía y los denunciaría a los dos.

El tío miró a su sobrino solo por muy poco tiempo, luego miró a su hijo, que estaba sentado frente a él y ahora Florian no era bueno para nada. Ambos se sonrieron el uno al otro sin decir una palabra. Después de que los tres habían terminado de comer, el tío de repente e inesperadamente alcanzó el brazo de Florian. Fue un agarre duro que lastimó mucho al adolescente. "Ven conmigo", dijo el tío solo ligeramente y tiró de Florian de su brazo directamente hacia la puerta del sótano.

Abrió la puerta y empujó a Florian, por lo que tuvo problemas para no caerse por la empinada escalera. Al llegar al sótano, Florian se sorprendió. Estaban en una gran bóveda subterránea que se había convertido en una cámara de tortura totalmente equipada. Todo tipo de dispositivos de tortura estaban ahí. Florian fue empujado más lejos a una jaula de barras de metal resistentes, que era muy baja. El tío le dio a Florian una mascarilla de cuero que solo tenía orificios para respirar y aberturas para los ojos.

La máscara estaba atada con correas de cuero a la cabeza del chico y asegurada con pequeños mechones. Entonces Florian tuvo que meterse en la jaula, que el tío cerró con llave desde afuera. Al irse, el tío apagó la luz, de modo que el adolescente estaba sentado solo en la oscuridad en su jaula. No sabía cuánto tiempo había pasado cuando de repente se encendió la luz. Deslumbrado por el brillo, notó que era Sebastian quien ahora abrió la jaula.

-"Vamos, bastardo", dijo Sebastian, casi tirando de las piernas de Florian de la jaula.

Justo cuando el tío había empujado al niño hacia atrás, Sebastian empujó al niño por las escaleras, de modo que medio cayó, medio corriendo.

-"A la sala de estar", dijo ásperamente Sebastian.

Una vez ahí, Florian notó inmediatamente el cambio. En el círculo se instalaron unas sillas, en las que se sentaban seis hombres viejos y de aspecto rudo vestidos de traje. En el medio de la rueda había una estera de goma en el piso. Florian fue forzado por el tío para colocarse justo en el medio de ellos.

-"Vamos, quítate la ropa", les gritó el tío a los chicos. "Nuestros huéspedes quieren verlos".

Frente a la orden dominante, Florian no se atrevió a contradecirlo y lentamente comenzó a quitarse la camisa. Dado que para la audiencia era un poco lento, fue presionado a que se diera prisa. Así que también se quitó los zapatos, calcetines y pantalón, dejó caer todo y se paró frente a los hombres en calzoncillo.

-"Todo" el tío se regocijó ordenando.

A regañadientes, Florian obedeció y se quitó su bóxer. Si no hubiera tenido puesta la máscara de cuero, habrían visto lo rojo que se había vuelto de la vergüenza. Desnudo, con las manos colgando de los muslos, ahora se quedó allí y dejó que los hombres lo miraran. No dejó de notar que estaban empezando a babear.

-"Date la vuelta, encárate, muéstranos tu ano" le ordenó su tío y Florian obedeció de nuevo.

No le quedaba nada de valor. Mostro su culo dulce de niño en la dirección de los hombres, se inclinó hacia adelante y separó sus nalgas con sus manos. Algunos de los hombres soltaron un gemido. Un suave "bravo" vino de otro hombre. Cuando Florian quiso enderezarse de nuevo, su tío le dijo que tendría que ponerse en cuatro patas, en el medio de la estera de goma. Fue muy embarazoso, el adolescente de 14 años, tuvo que mostrarse desnudo a los extraños.

Así que se arrodilló sobre la estera y supo que había hombres que lo miraban como un trozo de carne. Después de un momento de silencio, escuchó al tío preguntar a los asistentes que estaban dispuestos a pagar. Las ofertas se volcaron. Comenzó con una oferta de 1000 euros y Florian escuchó a los hombres empujando la oferta. La última oferta fue de 100.000 euros. Arrodillándose y con la cara con una máscara de cuero, Florian no sabía de qué se trataba. Escuchó esas inmensas cantidades de dinero para él y se preguntó porque esos hombres querían pagarle tanto dinero a su tío.

Entonces lo sintió. Uno de los hombres se arrodilló detrás de los muchachos, extendió sus nalgas con sus manos y Florian sintió una lengua húmeda en su agujero. Fue genial. Empezó a disfrutarlo, olvidándose de la situación en la que se encontraba, olvidando que había otros hombres, incluidos su tío y su primo. Simplemente disfrutó de la manera en que esta lengua manipulaba su agujero y literalmente estaba lambiéndolo.

El pequeño ano del adolescente comenzó a moverse, abrirse y cerrarse casi automáticamente. Luego escuchó un cierre de cremallera, supo en el mismo momento que inmediatamente sentiría el dolor ya conocido. Apenas lo había pensado, cuando ya sentía el pene del hombre sobre su ano. Sin piedad, el hombre lo penetró. Literalmente desgarro su esfínter aún apretado. Florian escuchó a los otros hombres aplaudir. Se sentía tan explotado y patético, lo cual era. El hombre detrás de él ahora lo penetraba duro y persistentemente su apretado como pequeño agujero. Florian lo sintió como una eternidad, hasta que sintió que el hombre arrojaba todo su jugo dentro de él.

Lentamente, muy lentamente, el hombre sacó su pene ya flácido del culo del chico. Florian solo pensó que habría sido todo y que lo dejarían descansar. Imagínese, cuando se dio cuenta de inmediato que no era así. Tan pronto como su violador sacó su pene, Florian ya sintió el siguiente patán que lo penetraba. Ahora sabía lo que iba a pasar. Todos estos hombres lo penetrarían, uno después del otro. Así es como sucedió. El que tuvo la oferta más alta fue el primero, luego fue uno por uno. Cada uno de los hombres lo penetraron sin ninguna consideración.

Florian fue inseminado por seis hombres en fila. Después de que todos los visitantes se habían inmortalizado en su mente, su primo Sebastián se arrodilló detrás del niño. Él agarró brutalmente las dos nalgas y las separó lo más posible. Girando ligeramente su cuerpo hacia un lado, ahora le mostró a su tío el agujero aún dilatado, del cual goteaba lentamente el semen de los seis hombres. Muy lentamente, el semen corrió por los huevos del adolescente, goteando sobre la estera de goma debajo de él. Luego Sebastián lo soltó. Se desplomó exhausto sin hacer ruido y se quedó boca abajo con las piernas abiertas.

Era una vista hermosa, ese cuerpo de jovencito desnudo sobre la estera de goma. Los invitados, pero también el tío y también Sebastian otra vez tenían cada uno una erección debajo de sus pantalones, como era claramente visible. Ahora el tío tomó la iniciativa. Se acercó a su sobrino desde atrás, lo agarró por las mandíbulas, echó la cabeza hacia atrás y envolvió su cuello con sus brazos. Luego se inclinó sobre el culo del chico, que todavía estaba cansado y lamió con deleite el semen goteante de su ano.

Florian se reavivó instantáneamente por ese trato inusualmente amable de su tío, como era fácil de ver. Su pene joven creció, el prepucio se retiró y desnudó el delicioso glande ligeramente mojado del niño. Cuando el pene de Florian había crecido a su tamaño completo, el tío levantó al niño de sus brazos y lo puso de pie.

-"Bueno, señores, ¿lo prometido es deuda?", Preguntó al círculo de los presentes.

Todos aplaudieron. Miraban boquiabiertos al joven de arriba abajo. Encantados con el pene del chico que se mantenía inclinado lejos del vientre, que ahora comenzaba a gotear ligeramente, aunque ese tipo de actuación era extremadamente embarazoso. Dirigiéndose al hombre que le ofreció los 100.000 euros de Florian, el tío solo dijo.

-"Ahora es tuyo, haz lo que creas necesario con él".

Tan pronto como el tío hablo, el aludido se levantó de su silla. Se acercó a Florian, que todavía estaba en el medio sin ninguna emoción, agarró una correa de perro de una mesa cercana y la sujetó al cuello del chico. Luego lo jaló de la correa, llevándolo sin decir una palabra, hacia la puerta del sótano. Abrió la puerta del sótano y de nuevo llevaron a Florian, pero esta vez un poco más suave que antes. Al llegar a la habitación del sótano, el hombre le dijo al niño que debía enfrentarse a la Cruz de San Andrés.

Él sujetó al adolescente con las restricciones de manos y pies a la cruz. Para que él no pudiera moverse más. Así que quedo de pie, con las piernas separadas, desnudo atado a esa cruz, con las manos en el aire.

Los otros hombres, así como el tío y el primo, mientras tanto, ingresaron a la bóveda del sótano. Habían traído sus sillas desde arriba y se sentaron contra la cruz en una fila contra la pared como espectadores.

El hombre que había comprado a Florian ahora se desvistió lentamente su traje, luego su ropa interior, lo juntó todo prolijamente y lo colocó en una esquina.

Completamente desnudo, el hombre se paró frente a Florian y le pasó la lengua por los labios. Él sonrió ampliamente al chico. Luego se dirigió a la pared, donde colgaban varios "juguetes", agarró el látigo y lo extendió. Sin previo aviso, azotó al colgante Florian en la cruz. Comenzó a azotar el cuerpo del adolescente. En el pecho, los muslos y parte también en los genitales. Después de 50 golpes en el cuerpo, el hombre finalmente se detuvo. Florian solo pudo gritar reprimidamente durante la tortura, ya que todavía tenía puesta la máscara de cuero.

Los espectadores sentados en sus sillas habían recibido una pringas de grasa en el pantalón durante el castigo. Completamente exhausto y sangrando fácilmente por algunos verdugones, Florian ahora colgaba más de la cruz que antes. El hombre lentamente enrolló el látigo otra vez, se acercó a la pared donde lo había tomado y cuidadosamente lo colocó en su lugar. Ahora fue al otro lado de la bóveda del sótano, donde se encontraba una mesa de acero inoxidable con algunas herramientas. Agarró una fina tira de cuero y un bisturí, se acercó a Florian otra vez.

De pie para que los espectadores pudieran verlo todo, agarró el pequeño escroto del chico y le ató los huevos con la tira de cuero. En esa situación, quedo colgando al adolescente, cuando el hombre sentó con los otros espectadores y comenzó una conversación con el tío sobre lo próximo a proceder. Durante aproximadamente un cuarto de hora dejó que el chico colgara con los huevos atados. Lentamente se fueron tornando a un azul oscuro debido a la falta de flujo sanguíneo.

Luego recogió el bisturí de nuevo, que tenía acostado en su regazo durante la conversación, y fue a la cruz donde estaba Florian. De nuevo, se colocó para que la audiencia pudiera ver sin obstáculos. Con su mano izquierda, alcanzó su escroto. Con la derecha, ahora llevó el bisturí al escroto, hizo una ligera presión y la afilada hoja abrió la bolsa de piel. Lentamente, realmente lo disfruto, ahora cortó el saco del chico por la costura.

Luego, presionó ligeramente sus huevos y éstas brotaron de la bolsa abierta, colgando de los conductos seminales para quedar entre las piernas del adolescente. La audiencia aplaudió. Mientras tanto, también habían dado rienda suelta a sus rígidas erecciones, que se mantenían de pie entre las piernas de la audiencia.

-"Córtale los huevos" exigió el tío. 

En su glande ya se formaba una primera gota de líquido pre seminal. Siguiendo la petición, el hombre tomó un cascanueces comercial de la mesita. Conectó el huevo izquierdo del chico, apretando. Florian se puso de pie con los grilletes lo mejor que pudo, se escuchó un grito reprimido. A través de las rendijas de los ojos se podían ver las lágrimas rodando. Luego un suave crujido y el huevo salpicó la bóveda del sótano.

Hubo un rugiente aplauso de los espectadores. Inmediatamente después, el mismo procedimiento con el segundo huevo. Abrazadera, empuje, explosión. Florian ahora era impotente en sus grilletes, el adolescente no había experimentado la explosión del segundo huevo pues estaba conscientemente. Con muchas sales aromáticas y un cubo de agua fría, Sebastian hizo que su primo recuperara la conciencia.

Ahora fue especialmente difícil para el pequeño. El hombre sacó un gran cuchillo de carnicero de la mesa, lo calentó con un soplete hasta que estuvo al rojo vivo. Dio un paso de nuevo al lado de Florian, agarró su pene y tiró de él hacia adelante. Entonces otra vez un grito reprimido a través de la máscara de cuero. El hombre corto el pene de Florian sin miramientos. Los espectadores rugieron, sus penes se alzaron con fuerza en el aire.

Una vez más, Florian cayó en una inconsciencia redentora y Sebastian lo recuperó. Florian fue liberado de los grilletes, pero inmediatamente fue colocado sobre una mesa, boca abajo. El culo del chico estaba en el borde de la mesa. Uno por uno, todos los presentes lo volvieron a penetrar. De todas las maneras lo embistieron, uno por uno, sus duros penes entraron en el apretado ano hasta que todos se vinieron en él.

Como último fue Sebastian a quien se le permitió penetrar a su primo más joven. Lo disfrutó visiblemente, metiendo su duro pene en el inseminado ano del adolescente. En el momento en que Sebastian comenzó a correrse en su primo, agarró el cuchillo de carnicero, con el que le había cortado su pene. Sebastian agarró a Florian por detrás del cabello, echó la cabeza hacia atrás y le cortó su cuello, todavía con su pene en su culo, sin ceremonia alguna.

-"Así terminan los muchachos que nos quieren chantajear", dijo terso el tío.

Mientras su sobrino moría desangrado, degollado sobre aquella mesa.



Historia Original Aquí.






Autor: Jackoberlin       Traductor: DarkSoul

SOBRINO CRISTIANO Y VIRGEN

Recibí una llamada de mi hermana. Hace mucho que no le veía porque se había mudado a otro estado. Estaba divorciada como yo y vivía solamente con su hijo. Después del divorcio se volvió hipercristiana. No decía groserías, no bebía, no fumaba y no salía con nadie. Platicamos por horas y me comentó que su hijo mi sobrino Miguel iba a entrar a la universidad que está en mi estado, pero no tenía dinero para pagarle un departamento de estudiante así que; yo me ofrecí para darle asilo en mi casa. Ella me lo agradeció mucho y me dijo que Miguelito que no lo veía desde que tenía 12 años iba a venir a quedarse a mi casa. Pasaron un par de días y finalmente llego......


SOBRINO CRISTIANO Y VIRGEN.
Recibí una llamada de mi hermana. Hace mucho que no le veía porque se había mudado a otro estado. Estaba divorciada como yo y vivía solamente con su hijo. Después del divorcio se volvió hipercristiana. No decía groserías, no bebía, no fumaba y no salía con nadie. Platicamos por horas y me comentó que su hijo mi sobrino Miguel iba a entrar a la universidad que está en mi estado, pero no tenía dinero para pagarle un departamento de estudiante así que; yo me ofrecí para darle asilo en mi casa. Ella me lo agradeció mucho y me dijo que Miguelito que no lo veía desde que tenía 12 años iba a venir a quedarse a mi casa. Pasaron un par de días y finalmente llego

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [INCESTO]



Categoria: Adolescente      Autor: JulyGarcia & Darksoul




Mi hijo había ido a pasar un tiempo con su padre y yo me había quedado sola en casa. La verdad es que, estaba excitada todo el tiempo. Me masturbaba constantemente y no podía disminuir la calentura que prácticamente me agobiaba todo el día. Aun no se me notaba el embarazó que tenía pero note que mi busto ya había empezado a crecer. Los sostenes me quedaban muy ajustados y uno se rompió. Fui a comprar algunos al centro comercial un par de tallas más grandes.      

Unos días después recibí una llamada de mi hermana. Hace mucho que no le veía porque se había mudado a otro estado. Estaba divorciada como yo y vivía solamente con su hijo. Después del divorcio se volvió hipercristiana. No decía groserías, no bebía, no fumaba y no salía con nadie. Platicamos por horas y me comentó que su hijo mi sobrino Miguel iba a entrar a la universidad que está en mi estado, pero no tenía dinero para pagarle un departamento de estudiante así que; yo me ofrecí para darle asilo en mi casa.

Ella me lo agradeció mucho y me dijo que Miguelito que no lo veía desde que tenía 12 años iba a venir a quedarse a mi casa. Pasaron un par de días y finalmente llego.       

Alguien toco el timbre de la puerta, fui a abrir y descubrí un chico muy alto en la entrada de mi casa.

-“No puede ser que tú seas mi Miguelito pero si estás bien grandote mi amor” Dije.

-“Si soy yo tía te extrañe mucho” Dijo mientras me abrazaba fuerte contra su pecho que parecía estar hecho de acero.       

Mis senos se estrujaron cuando lo hizo y yo me sentí indefensa en sus brazos. Me dio un beso en mi mejilla casi rosando mis labios y metió sus maletas a la casa. Nos sentamos a la mesa del comedor para ponernos al día.       

-“¿Cuéntame mi amor que tal te fue en la prepa?” Le pregunte.
-“Muy bien tía, saque muy buenas notas y jugando futbol americano conseguí una beca en la facultad de aquí”. Me respondió.    

-“Que bueno mi amor”.     
-“¿Se ve que te ejercitas mucho?” Dije. 
-“Bueno si por mi posición debo estar muy fuerte”. Me dijo. 
-“¿Oye y no dejaste a una novia allá?” Le pregunte.    
-“No tía, aún no he tenido novia”. Me respondio.        
-“¿Por qué amor si tú eres guapísimo?”. Le pregunte extrañada.       

-“Bueno creo que porque soy muy tímido”. Me dijo.   
-“¿Y no te gustaba nadie donde vivías?” Le pregunte. 
-“Me gustaba una chica de la iglesia a dónde íba con mi mama, pero nunca tuve la confianza para decírselo”. Me dijo muy apenado.

-“Puedo darte unos consejos acerca de eso, pero eso será después ahora debemos desempacar todo esto y que tu tomes un buen baño para que te relajes”. Le dije a mi sobrino aun de 17 años pero ya pronto a cumplir 18 apenas en un mes.       

-“Claro tía como digas”. Me respondió. 

Mi cuerpo me había puesto muy excitado era mucho más grande que mi hijo sus brazos eran enormes y su espalda igual. Llevaba unos jeans ajustados que le resaltaban unos glúteos muy redonditos y paraditos aunque, no pude ver bien su paquete, pero se veía por encima que no estaba mal. El entro al cuarto de visitas que le prepare y comenzó a desempacar su maleta. Estuvo en su habitación unos minutos y luego me dijo que iba a entrar a bañarse. No podía desaprovechar esa oportunidad así que deje antes de que se metiera mi celular (móvil) grabando video en un estante en el baño escondido por completo. Duro alrededor de quince minutos duchándose y luego salió y entro de nuevo a su habitación. De inmediato fui a recoger mi teléfono y ver lo que había captado. Lo había puesto estratégicamente en un lugar para que pudiera verse todo el baño.          

Fui a mi recamara y puse play al video con mis audífonos puestos. Pude ver como mi sobrino entraba y cerraba la puerta. Primero se quitó su playera que le quedaba muy ajustada gracias a esos musculosos y firmes brazos. Pude ver su pecho fuerte con mucho vello encima, parecía que era de los chicos que no les gusta depilarse porque su barba era como de una semana muy picosa y poblada. Su abdomen era marcado y con un poco de vello en la parte baja indicando el camino hacia aquel lugar prohibido que ninguna mujer había visto aparte de mi hermana.

Sería la primera en ver su virilidad como adulto y eso me tenía muy caliente. Me quité la ropa mientras ponía pausa al video y comencé a tocarme mientras volvía a darle play. El lentamente se quitó el pantalón y lo tiro en el piso del baño. Después solo quedo en bóxer y tuve una mejor panorámica de lo que era su pene. El bóxer era ajustado y se notaba la forma de su miembro. Él se lo quito y pude ver una gran mata de vello púbico saliendo de su ropa interior pero que no opacaba para nada el pene que había escapado de su bóxer. Era de muy buen tamaño, pero estaba flácido así uno no puede saber que tan grande es un hombre sino hasta que crecen. Hay algunos muy engañosos.

Tenía prepucio lo que me gusto aún más y un trasero muy rico, raramente sin vello en él. Se metió a la regadera y comenzó a caer agua poco a poco en ese bello cuerpo que parecía hecho a mano. Mientras más mojado estaba más sensual se hacía. No podía creer que ese cuerpo tan divino aun permaneciera puro y casto. Me estaba masturbando como loca. Metía mis cuatro dedos una y otra vez hasta que no pude más y viendo a mi sobrino enjabonarse me mojé en mi cama gimiendo fuerte.        

De inmediato tape mi boca para que no me escuchara, pero había sido tan intenso el orgasmo que se me había escapado un gemido al aire. Preocupada porque mi sobrino me escuchara deje de masturbarme y me vestí rápidamente sin ver el resto del video en mi teléfono.

Llego la hora de la cena y mi sobrino me pidió que le preparara unas quesadillas. Se las hice y me vestí algo provocativa para lo ocasión. Llevaba una falda que usaba seguido para la casa algo corta y una tanga que hacia sobresalir mi trasero. Una blusa color negro de tirantes y sin sujetador (corpiño). Mis pezones estaban erectos para él desde que llego y sentí que merecía verlos. En la cena lo sorprendí varias veces mirando mi escote tan prominente. Después de todo si era un hombre, pensé para mí.
           
Así que quise probarlo un poco.

-“Vi que miras mucho mi busto amor, ¿tengo algo en mi blusa?” Le pregunte.      
-“No tía, es solo que esa blusa te queda muy bien”. Dijo algo tímidamente.

-“Muchas gracias amor la compré hace una semana en oferta aunque, esta algo escotada ¿no crees?” Le pregunte.

-“Pienso que te ves muy bonita”. Me dijo todo sonrojado.     

-“Dime algo Miguelito, ¿a ti te gustan las chicas con busto grande?”          
-“Bueno… no lo sé, yo creo que sí”. Me respondió apenado.
-“¿Alguna vez has visto unos pechos desnudos?” Le pregunte.         
-“No, no los he visto porque nunca he hecho el amor y mi mamá dice que es pecado ver pornografía”. Me respondió.         

-“Bueno es normal para chicos de tu edad querer ver el cuerpo femenino”. Le dije.
           
Tu madre debería ser más considerada en ese aspecto.

-“¿No te gustaría ver unos pechos?” Le pregunte.        
-No, tía, ¡Eso es pecado y no quiero condenarme¡” Me dijo.  
-“No seas tontito amor, no pasa nada con los ver”. Le dije.    

Me quite la blusa y mis senos cayeron por la gravedad quedando completamente expuestos. ÉL no podía creerlo y miraba fijamente mis pezones. 

-“¿Te gustan amor?” Pregunte.    
-“Es que esto no está bien tu eres mi tía, no se supone que deba verte desnuda” Dijo nerviosamente.

-“Cállate y ven aquí”. Dije mientras estrujaba su cara contra mis senos.     

El sin saber que hacer solo se quedó inmóvil y tieso. Relájate amor puedes hacer lo que quieras con ellos, puedes tocarlos, masajearlos incluso si lo deseas puedes probarlos como un bebe le dije. Dominado por toda esa frustración sexual que había acumulado por años sin poder liberarla, olvido por completo la religión y comenzó a succionar mis pezones muy inocentemente como si fuera un bebe, no los rodeaba con su lengua ni lamia solo succionaba tomándolos con sus manos. Le acariciaba su cabello mientras sentía sus labios en mis pezones y su barba raspándome muy rico en mi pecho. Estuvo así por diez minutos sin decir nada y luego repentinamente me dijo tengo que irme y se fue a su cuarto.          

Yo le di un par de minutos y toque a su puerta.

-“¿Qué paso amor, fue muy incómodo para ti?” Pregunte.      

El abrió la puerta y se sentó en la cama de su habitación.       

-“Es que mi pene se empezó a poner duro y eso está mal, no debo de tener esos pensamientos hacia mi tía”. Me dijo.

-“No has hecho nada malo mi cielo, es normal que tú quieras desahogarte, tienes derecho y quiero ayudarte”. Le dije dulcemente.    

Los jóvenes como tu cargan con una energía sexual muy grande que debe ser liberada.  

-“Mi mamá me dice que no debo masturbarme porque es pecado”. Me dijo.          

-“Tu mamita tiene unas ideas algo locas amor, es normal que quieras liberar esa tensión y yo puedo ayudarte”. Le dije presionándolo a hacer lo que deseaba sin medir las consecuencias.     

-“¿Cómo puedes ayudarme tía July?” Me pregunto muy apenado.   
-“Pues puedo enseñarte a como masturbarte adecuadamente, recuerda que soy doctora mi amor”. Le dije.

-“¿Te gustaría que te enseñe acerca de estos temas?” Insistí. 
-“Está bien”. Dijo con el rostro enrojecido.       
-“Bueno lo primero que debes hacer es mostrarme a ese grandulón escondido en tu pantalón”. Le indique.

Él sonrió nerviosamente y se puso de pie, se desabrocho el pantalón bajándoselo por completo. Una tremenda erección estaba enfrente de mí y yo no pude resistirme. Lo tome de la cintura y sujete las costuras de su bóxer el en un acto reflejo lo sujeto también tímido ante la situación de estar desnudo por primera vez ante una mujer.   

-“Está todo bien mi amor, no pasa nada” Dije.  

Y lo baje despacio, un enorme pene salió de su ropa interior, no era tan grande como el de mi hijo, pero era mucho más gordo en verdad mucho más grueso. Su prepucio no se hacía para atrás así que lo ayude un poco. El cerró los ojos e hizo una mueca. Después de eso Un glande rosado y muy brillante se dejó ver. Estaba algo humedecido por el líquido pre seminal de mi sobrino lo cual lo hacía lucir más apetecible.

El seguía sin moverse y cerraba sus ojos fuertemente. Le dije

–“Abre tus ojitos mi amor quiero que me veas”. Le ordene.   

Me quite la ropa y quedé completamente desnuda ante él. Su pene se puso aún más duro y firme, podría decir que hasta creció un poquito más. Comencé a masturbarlo muy tierna y dulcemente, despacio y con cuidado. Él me miraba fijamente mientras lo masturbaba sin detenerme.        

-“¿Te gusta Miguelito o mejor te digo Miguelote, mi amor porque estas enorme? Pregunte.       
-“Si me gusta tía, me gusta mucho”. Respondió.          

Hacia un gran esfuerzo por no venirse y cada vez era más ruda. Apreté mi mano más intensamente pero no cubría por completo el diámetro de su pene. El soportaba todo eso. Fui a la ofensiva y saqué mi arma más letal, mi boca.    

-“¿Tía que haces los penes no se ponen ahí? Dijo.        

Lo ignoré y comencé a succionarlo salvajemente apenas me cabía en la boca, me hacía tener reflejos de vomitar cada vez que trataba de llegar profundo. Al parecer eso lo excito porque gimió fuerte y tomo mi cabeza eyaculando dentro de mí boca. Sentí como su eyaculación espesa y caliente inundaba mi garganta.

Por la cantidad se desbordo de mi boca y cayó en mis senos y piernas. El cayó rendido en la cama y yo bebí todo lo que me había otorgado incluso el semen de mis piernas y senos lo recogí para lamber también.

-“Eso fue el paraíso tía July”. Me dijo.   

“Me levanté y me senté en la cara”.        

-“Me alegra que te haya gustado porque ahora te toca complacerme a mí”. Le dije.

Tome su pene aun erecto para darle una rica mamada hasta que de nuevo quedo incluso más duro que antes me di la vuelta y me puse en cuatro patas hice que Miguelito se pusiera detrás de mí y me metiera de una sola estocada en la vagina su gruesa erección que hizo vibrar todo mi cuerpo tanto que lance un gemido que más fue un grito. Para luego decirle          

-“Clavala por completo, mi amor”. Le ordene. 

Él siguió con el mete y saca tan rico, luego de unos minutos le pedí que se acostara y me subí sobre él dándole la espalda dejándole ver como su pene desaparecía entre sus dos enormes nalgas. Con cada metida que le daba la sensación era descomunal y mis movimientos eran fantásticos que no tardó mucho en venirse. Note que tenía una enorme cantidad de semen dentro de mí. Cuando los dos orgasmos pasaron le dije.        

-“Ha sido delicioso mi amor, para la otra quiero tu leche en mi culo”. Le dije.      

Desde esa noche comencé a notar un cambio, en Miguelito cada vez se volvía más cerrado, pero aun accedía a tener sexo conmigo incluso hasta tres veces por día, aquello se prolongó por dos meses, que fue cuando se empezó a notar mi embarazo, fue entonces que sucedió, Miguelito pensando que me dejo embarazada tomo una drástica decisión.

Una tarde, al volver a casa luego de comprarme lencería que deseaba usar para tener sexo con Miguelito, no lo encontré en la casa, era raro era sábado en la noche y raramente salía, entre semana, al entrar en su cuarto luego de tocar sin que nadie respondiera, quede en shock ahí estaba mi sobrino desnudo sobre su cama, con un cuchillo en la mano ensangrentada y su escroto con sus huevos entre sus piernas en un charco de sangre. Grite de terror.

-“¡NOOOOOO, MI AMOR QUE HAZ HECHO!” Grite.

Como pude detuve la hemorragia, para luego, suturar la herida no había mucho que hacer sus huevos estaban muertos desde hace horas ya no había forma de recolocarlos. Miguelito se había castrado a si mismo.

Luego me explico que pensando que era el padre del hijo que esperaba, los remordimientos de conciencia y sus prejuicios religiosos, le hicieron ver que no podía seguir teniendo sexo conmigo, pero aunque lo intentaba de solo pensar o verme le provocaba una erección, por lo que decidió terminar de una vez con eso matando la fuente de sus pecaminosas erecciones.

Gracias a que soy doctora pude conseguirle un buen tratamiento hormonal que mantendría su cuerpo, como músculos, además de poder teniendo erección, seguimos teniendo sexo aunque ya no era lo mismo cuando se corría. Aun podía hacerme sentir mucho placer y por supuesto yo le deba mucho placer, cuando termino sus estudios se marchó y me hizo prometer que nunca le diría a nadie que era un eunuco.

Aun mantengo mi promesa como sus huevos que guarde en un frasco con formol, como un recuerdo del hombre que sacrifico la fuente de su virilidad por mí.





Autor: JulyGarcia & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

TÍO ME VUELVE PUTA

Siempre fue muy atento conmigo, decía que era su sobrino favorito, la verdad es que era su único sobrino desde pequeñito me tenía ganas, aún recuerdo cuando yo tenía 7 u 8 años y una vez me sentó en sus piernas y sentí su enorme pene entre mis nalgas, pero mi inocencia a esa edad no me hizo pensar mal......


TÍO ME VUELVE PUTA
Siempre fue muy atento conmigo, decía que era su sobrino favorito, la verdad es que era su único sobrino desde pequeñito me tenía ganas, aún recuerdo cuando yo tenía 7 u 8 años y una vez me sentó en sus piernas y sentí su enorme pene entre mis nalgas, pero mi inocencia a esa edad no me hizo pensar mal.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [INCESTO] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Bueno todo comenzó en una fiesta de navidad durante el 2013, hacía ya cinco años que mis padres murieron en un accidente cuando tenía 17 años, el único pariente vivo era mi tío así que me mudo con el ya con 22 años seguía viviendo en su casa mientras iba a la universidad mi tío de una extraña forma es un completo lujurioso y pervertido lo que me agradaba de alguna manera. Lo describiré, en aquel momento tenía alrededor de 49 años, piel morena, muy poco cabello no es gordo, ni nada por el estilo, de hecho está bien conservado, manos callosas y voz muy grave, feo eso sí pero bastante alegre, me agradaba y me sigue gustando estar cerca de él.           

Siempre fue muy atento conmigo, decía que era su sobrino favorito, la verdad es que era su único sobrino desde pequeñito me tenía ganas, aún recuerdo cuando yo tenía 7 u 8 años y una vez me sentó en sus piernas y sentí su enorme pene entre mis nalgas, pero mi inocencia a esa edad no me hizo pensar mal.           

Esa noche pasó que todos bebimos de más, incluso yo que bebí unas cuantas copas de vino de mas lo que me hizo empezar sentirme más sociable y a ruborizarme. Para entonces mi tío estaba igual. Me aburrí de hablar con sus amigos y me despedí, solo quería dormir un poco, pero al parecer me ignoraron, pues siguieron platicando intensamente, aprovechándose de la situación para mi Tío mi acción no paso en vano. 

Subí las escaleras y noté que él estaba detrás de mí, y me dijo.       

-“Sobrino, Ayúdame a buscar más vino por favor” bastante serio por cierto, yo no me imaginaría lo que tenía planeado, así que decidí ayudarlo.

Por lo que fuimos hasta una habitación que funcionaba como bodega entre otras coas. Una vez ahí vi una sillita y me senté en lo que él buscaba una lámpara pues en esa zona de la casa no había luz. Mientras veía los trastos ahí guardados sentí mis párpados cansados y sin darme cuenta me quedé levemente dormido, para cuando me di cuenta él estaba a un lado mío con sus manos en mi rodilla, de una forma muy fraternal, y dijo

-“¿Encontraste la lámpara?”. Pregunte a mi tío.          

No me respondió solo me dijo.

-“¿Sabes que eres muy guapo de seguro las chicas te siguen mucho verdad? Pregunto mi tío.
-“Pues si tengo novia, la verdad es que piensan que soy gay” Le respondí.
           
Para ese momento y sin enterarme, ya tenía su mano más arriba de mi pierna, a una altura un poco más sugestiva, cómo rayos supo que mis piernas eran mi punto débil. Entonces me dijo.

-“Jajaja ya lo creo, pareces marica, blanquito, sin vello facial, delgado, si fueras niña tendrías muchos pretendientes ¿no crees?  

Aquello me provocó risa, cosa que normalmente no pasaría de no haber estado un poco ebrio y entonces me dijo.        

-“Quizá no seas niña, pero dime algo, ¿alguna vez has estado con un hombre?” 
-“¡NO para nada jajaja”. Respondí.        
-“¿Y te gustaría intentarlo?” Pregunto- 
-“No lo creo tío, verá aun soy joven, y las chicas si me gustan, el sexo es genial”.         

-“Es verdad, pero te has preguntado qué se siente?”  
-“Obvio, verlas tener un orgasmo es increíble, hasta me da envidia”. Le dije.      
-“No se diga más”. Respondió mi Tío.

De pronto sacó una manguera delgada de su bolsillo junto con una bolsa como de suero.        

-“¿Qué es eso?” Pregunte.
-¨La respuesta a tu pregunta”. Respondió mi tío.         

Me bajó el pantalón de un solo movimiento, tal que provocó que mi zipper se rompiera, fue salvaje como sorpresivo. Tomó una botella de vino y la roció sobre mis piernas desnudas, haciendo que con el líquido se marcara mi pene para nada erecto sobre mi ropa interior. Con el pantalón roto y las piernas mojadas me levanté y le dije,

-“¡Qué carajos haces!” Dije.        

Entonces se levantó, me tomó por el cuello con sus manos y me contestó de una forma muy intimidante.

-“¿Escucha bien perrita, he esperado mucho tiempo para poder hacer esto desde hoy tu culito es mío, además reconozco a un maricón cuando lo veo?” Dijo mi tío.         

Me asusté y traté de quitármelo de encima, pero la verdad toda esa violencia me estaba calentando, era un hombre caliente que quería penetrarme desde que era pequeño. Sin dejar de recorrer sus duras manos en mis piernas hasta llegar a mi pene semi-erecto, entonces me tomó con fuerza, me ahorcó levemente, mientras me desgarraba mi trusa (slip), entonces sentí su gran lengua recorrer mi ano y mi pene al mismo tiempo mi excitación fue tal que levante mi trasero hacia él un poco, y me dijo al oído momentos después.           

-“¡No que no putita! ahora te voy a embriagar como nunca en tu vida”. Dijo mi tío.
           
Esto me confundió un poco porque lo normal era que tratara de penetrarme enseguida pero no fue así. Tomó su manguera, la lleno de lo que quedaba de vino para introducir la manguera por mi ano, fue fácil para él hacerlo, pues me tenía en una posición parecida a la que colocan a los niños para darles una tunda por portase mal sobre la silla.      

Estaba atónito, y poco a poco fue presionando la bolsa, haciendo que el vino entrara por mi ano. Sentía cómo el alcohol quemaba mi cavidad rectal, pero por algún motivo me ponía la mente en blanco de la perversión a la que estaba siendo sometiendo, el nivel de excitación que tuve fue increíble. Mientras hacía eso no paraba de darme nalgadas, de besarme las piernas, de tocarme con esas manos ásperas, y me decía.

-“Por fin podré hacerte mi puta” Decía mi tío. 

Nadie podría escucharme siquiera aun si gritaba por ayuda, la música estaba tan alta en la sala que no llegaba a escuchar casi nada de lo que pasaba en la sala hasta donde estábamos. Pocos fueron los minutos que pasaron para que me sintiera sumamente ebrio y fue entonces cuando amarró mis manos y mis pies de modo que no podría hacer nada al respecto, me tenía totalmente sometido, tomó mi calzoncillo para meterlo en mi boca de una forma brutal, sacó el enema de mi ano, y escupió entre mis nalgas.

Me tomó el rostro con sus manos y muy cerca me dijo.

-“Te voy a abrir tu ano como la puta que eres ¿entendiste?” Dijo mi tío.
           
Mi mente ebria confundida y reventando de placer solo pudo pensar en lo asqueroso de la situación y sin embargo solo deseaba que me penetrara como una esclava sexual rebajado a un simple objeto de lujuria. Me tomo del suelo para cargarme como si nada y él se puso debajo boca a arriba, a mí me puso en una posición en la que mis pies amarrados daban al techo, con una de sus manos tomaba su prominente pene, quizá de unos 25 cm de largo bastante gruesa y curveada.
           
Tomó con la otra mis piernas y lentamente insertó su grueso pene por mi ano, el dolor fue increíble me sentía aún más caliente la entrada de mi ano, al punto que parecía estar en llamas, solté un grito más de dolor que de placer, y cuando el escucho esto se volvió el mismo demonio, comenzó a penetrarme tan duro que me desgarro provocando que sangrara un poco, su fuerza era tal que sentía sus enorme huevos arrugados chocar con mis nalgas.           

Pasaron un par de minutos hasta que cambio de posición, tomó un cuchillo y cortó mis ataduras de mis pies, me puso en cuatro patas y mientras me ahorcaba me penetraba como un perro en brama. Igualmente pasaron unos cuantos minutos, en ese punto mi mente estaba totalmente paralizada de placer, mis ojos creo que estaban en blanco igualmente.        

Me acomodó en el suelo boca arriba y sacó una cámara, me asusté al ver eso, entonces, tomo mis rodillas y junto ambas piernas para levantarlas, ý me comenzó a tomar fotos, no podía creerlo sentía mucha vergüenza, y él me dijo.    

-“Guardaré para siempre estas imágenes, así tendré un recuerdo de cuando aun eras un hombre”. Me dijo mi tío.

Tomó alrededor de unas 30 y de distintas formas, mientras le daba una mamada y mis lágrimas salían pero mi rostro expresaba placer, mientras metía hasta 4 dedos por mi ano, mientras ofrecía mi trasero a su pene, mientras me abría de piernas. En fin todo terminó cuando me penetraba mientras estaba en una posición parecida a la llave Full Nelson, y fue  ahí donde tuve el orgasmo más fuerte que jamás he tenido, sentí dos veces como su pene palpitaba y sacaba una cantidad de semen asombrosa, sacó su pene de mi ano ya rojo que no dejaba de chorrear semen. 

Luego mientras jadeaba ahí sobre el suelo sintiendo como su semen resbalaba por entre mis nalgas saliendo de mi ano, que palpitaba queriendo cerrarse de nuevo sentí como me tomo de los huevos los jalo con fuerza y sentí un fuerte punzada, si grite o no, apenas recuerdo algo de ese momento, simplemente me quede sin aliento, mis ojos se me pusieron en blanco y ya no supe más.

Me desperté en una cama donde pasaría la noche, y aun sentía sus golpes en mis nalgas y piernas, sentía palpitar mi ano, lo que de algún modo me excitaba pero también sentía una fuerte punzada en mi entrepierna, apenas y recordaba todo lo sucedido esa misma noche.         

Ahora soy la esclava sexual de mi tío, termine castrado y bajo su control nadie sabe de la perdida de mis huevos ya que mi tío trabaja como enfermero quirúrgico y no tuvo problema alguno en curarme nunca creí que yo fuera esa clase de persona, incluso frecuento una gasolineria donde viejos, apestosos y pervertidos buscan jovencitos para violar, me gusta ir, me ha pasado en dos ocasiones que me penetran o mejor dicho violan, creo que ya se están pasando la voz y es para mí tanto preocupante como delicioso.

Pero el pene que mas disfruto ahora es el de mi tío aun, que no se cansa de llenarme mis entrañas de su espesa leche desde que me hizo una puta de verdad.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

COSA POR HACER

Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre......


COSA POR HACER
Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [TROFEO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre.        
La madre de Jim, Shane, nunca había deseado realmente un varón, más bien, una niña habría sido de su preferencia. Las chicas son tiernas, lindas y huelen bien francamente, Shane podría imaginarse criando a una chica. Después de todo, se sentía más cómoda con la gente de su mismo sexo.

Un niño varón fue inesperado y desagradable para Shane. Al principio ella se cansó de perseguir a Jim y su comportamiento masculino agresivo y franco. A los diez años, Jim corría desnudo por toda la casa. No porque fuera extraño ni nada, era solo que Shane había perdido interés en Jim. A ella no le importaba si estaba vestido o no cuando estaba en casa. Era demasiado esfuerzo para frenarlo.

Alrededor de la mitad de la edad de 13 años, el pene de Jim se desarrolló por completo. Todavía estaba sin vello, pero su pene estaba lleno, largo y pesado. Incluso flácido, su pene colgaba grueso entre sus piernas. Shane se había divorciado por once años y la falta de un hombre en su vida, sexualmente, la había dejado frustrada por mucho tiempo. Shane comenzó a verse a sí misma protagonizando anhelante entre las piernas de Jim. Si estuvieran tumbados en el sofá viendo la televisión y apareciera una chica bonita en la pantalla, el pene de Jim comenzaba a crecer. Shane no pudo evitar notar esto. Pronto ella estaría mirando solo el pene antes que ella.

Para su propia conmoción e incomodidad, el pene de Jim se estaba convirtiendo en una pieza de fantasía. Shane se imaginaría coqueteando con su hijo, acariciando su pecho sin vello y frotando sus huevos. Podría imaginar besarlo profundamente como una mujer sabe cómo hacerlo.

Shane entendió cómo las mujeres afectaban a los hombres. Los hombres eran visuales, fácilmente estimulados por el tacto y podían ser atraídos rápidamente a un estado de lujuria. Ella había sabido de amigas que habían hecho que los hombres aceleraran, hombres que ni siquiera les gustaban mucho estas mujeres. Luego, en el calor de la pasión, la mujer le quitaría el condón al hombre. Posicionaría su húmeda vagina sobre su vara y se sentaría. Estas mujeres describieron la avalancha total de poder que sentían, sabiendo muy bien lo que estaba sucediendo mientras que el macho solo podía enfocarse en su orgasmo en construcción.

Luego, el boom, nueve meses después, los bebés y el matrimonio forzado y los pagos de manutención infantil. Pronto vendrían nuevos autos, casas nuevas y sementales más jóvenes. Después de todo, si un hombre ha tenido sexo, la mujer merece un poco a cambio. Una mujer es una Diosa después de todo, y para la mayoría de los hombres su vagina era el último altar para la adoración. Eso no era correcto para un chico, por lo que a las niñas se les decía. Pero el comportamiento modelado por otras mujeres y su propio impulso natural, egoísta y sexual son los verdaderos maestros.

Así que Shane miró el pene joven y sustancioso de Jim y deseó hacerlo. Quería excitarlo, sentirlo en su boca tan indefenso, chuparlo, lamberlo, meterlo por su culo. Ella quería seducirlo y sentirlo. Ella quería tomar a Jim que la penetrara por el culo. Las fantasías de Shane construidas y construidas dentro de ella. Día tras día, semanas.  Su pasión se convirtió en una especie de locura.

Un día, Shane tenía a una amiga más. Otra divorciada llamada Jill que había ejecutado la estafa del hombre como lo llamaban las damas en el círculo social. Era rica y tenía todos los objetos que podía desear, incluidos unos pocos amantes. Jill era una pantera en la jungla y Shane y todos los demás lo sabían. Jim había estado dando vueltas por la casa todo el tiempo y Jill lo había notado.

Shane vio los ojos de Jill rastrear el pene como el culo de Jim. De vez en cuando, Jill tiraba algo de la mesa y le pedía a Jim que lo recogiera. Shane estaba paralizada, Jim se inclinaba y dejaba al descubierto su lindo y pequeño pene y sus huevos simplemente quedaban colgando ahí, apuntando al suelo.

Después de una hora o dos de hablar, lo que a las mujeres les encanta hacer, Shane fue a usar el baño. Shane se detuvo justo en la esquina hacia la cocina, ella se sobresaltó por el sonido de bofetadas húmedas y gemidos ligeros. ¿Qué podría estar pasando ahí? La imaginación de Shane despegó, podía imaginar que el cartero había venido y se había dejado seducir por Jill. Un hombre mayor con su pene en su vagina era la imagen que se le vino a la mente.

Shane miró por la esquina y su boca se abrió. Jim estaba inclinado sobre la mesa de la cocina, la boca de Jill cerca de su trasero. Ella estaba lamiendo su ano, su pene y huevos atrapados a través de sus piernas. Jill estaba tirando de los huevos y el pene de Jim. Estaba jadeando, mirando con los ojos abiertos a la pared. Jill estaba tirando y tirando a un ritmo furioso.

Jim se puso rígido, su espalda se arqueó, y el aire escapó de sus pulmones. Sus caderas comenzaron a moverse hacia adelante y Jill disparó su mano libre entre sus piernas, directamente debajo de sus huevos. El pene de Jim chorreó semen en un ritmo pequeño pero constante.

Después de unos momentos su aliento comenzó a calmarse, Jill hizo girar a Jim y le ofreció su mano ahuecada llena de su semen. Él no sabía qué hacer. Ella lo instó a seguir la orden de la mujer, sacó su lengua y comenzó a lamberla. Jill pacientemente, casi como una madre, le dio a Jim su jugo de chico. Ella frotaba su pene y luego se la puso en la boca. Ella solo se sentó allí por lo que pareció una eternidad. Luego levantó a Jim, le dio unas palmaditas en la espalda y lo envió fuera a la cocina. Antes de irse, ella le susurró algo al oído que su madre no pudo escuchar.

Shane podía ver la piel roja y arañada del pene y huevos Jim, que al menos estaban un poco magulladas cuando Jim salió de la habitación. Entonces Jill dijo: "Está bien, Shane, puedes entrar ahora".

Shane estaba aturdida. Entró, se sentó y las dos mujeres comenzaron a hablar de lo que acababa de suceder. Hablaron de la creciente necesidad de Shane de la acción de un pne y de cómo Jim estaba causando tanto estrés indebido. Jill hizo que Shane abriera su corazón y llorara un montón en el proceso. Jill explicó que es injusto que un chico le haga eso a su madre y que se debe hacer algo. Dado que Shane nunca había querido tener un chico, en realidad era culpa de Jim la incomodidad de Shane. Solo había una solución, Jim tendría que ayudar a Shane con un hermoso gesto de generosidad y amor.

"¿Qué sería eso?", Preguntó Shane. Jill dijo que, dado que el pene y los huevos de Jim eran la causa de todos los problemas, deberían ir.

Un momento de silencio se hizo en la cocina. Shane objetó que nunca podría obligar a su hijo a renunciar a su virilidad. Jill preguntó si Shane ayudaría a Jim a ayudar a su madre con esta acción si era algo que Jim quería. Shane pensó un poco más. La respuesta fue sí, pero Shane estaba seguro de que Jim nunca lo aceptaría.

-"Solo un momento", dijo Jill, "Jim, ¿puedes venir por favor?"

Shane se sentó en estado de shock, Jim dobló la esquina de inmediato. Jill debe haberle dicho que se quede lo suficientemente cerca como para escuchar su conversación y, como un chico bueno y cariñoso, lo hizo.

Jim le dijo a su madre que le gustaba su pene y huevos y que no quería perderlos. Últimamente soñaba mucho con meter su pene en las chicas y arrojar sus cosas blancas dentro de ellas. Había soñado con hacerle lo mismo a su madre y eso le molestaba mucho. Shane y Jim se miraron la una a la otra y se dieron cuenta de que cada una temía que algún día tendrían sexo con él. Que la tensión sexual entre ellos llevaría a algo que los desgarraría y a su relación. Ambos se dieron cuenta de que no querían que eso sucediera alguna vez.

Jill casualmente, cariñosamente acarició el trasero de Jim con una mano. Jim se sentó en la rodilla de su madre, sus huevos incómodamente atrapados contra el material de su pantalón. Se inclinó hacia adelante y comenzó a besarla en la boca. Introdujo su lengua, su pene se endureció y él comenzó a acariciar su pierna. Ella experimentó eso de una manera fuera del cuerpo, observó despreocupada mientras él se acercaba al regazo y la entrepierna de su pantalón.

Cuando su respiración volvió a la normalidad, él le pidió que por favor hiciera lo que Jill sugirió y le quitara el pene y sus huevos. Por favor, por favor, por favor, suplicó. No los quiero si se interpondrán entre nosotros de esta manera. Jill asintió solemnemente sobre su hombro, una pequeña sonrisa se detuvo en la comisura de sus labios.

"Tengo una idea, hagamos esto especial para Jim", dijo Jill. "Démosle algo para recordar sus genitales". Él te dará un regalo y tu le darás uno. Será totalmente especial".

Jim y Shane se preguntaron qué tenía en mente. Ella sugirió que arreglaran que le cortaran el pene, pero solo en el momento exacto en que estaba teniendo su orgasmo final en las manos de su madre. De esa manera, era inevitable que su madre le diera una experiencia especial y sorprendente, y él le daría su hermoso y pesado pene. Pensaron en silencio y luego estuvieron de acuerdo. Jim besó a su madre en la mejilla y dijo que le gustaría hacerlo pronto. Shane también lo quería pronto, al día siguiente. Jill dijo que podría ayudar con los preparativos, pero le gustaría que Jim se quede en su última noche como un chico completo. Fue aceptado por todos.

Esa noche, Jill entró en la habitación de invitados en la que se estaba quedando Jim y le puso un anillo en su pene no tuviera una erección. Luego ella sacó un consolador y lo penetro por el culo. Ella le quitó anillo del pene y dejó que su pene se agrandara, y luego volvió a ponerle el anillo. Le pidió a Jim un pequeño favor para ayudarlo a él y a su madre. Jim dijo seguro y lo penetro por el culo todo el tiempo que pudo. Pasaron las horas y su pene baboso, relleno y restringido se metió dentro y fuera de su culo. Ella estaba en éxtasis. Ella nunca había sido penetra así durante tanto tiempo, y para agradecerle especialmente, Jim siguió penetrándola incluso después de que su pene quedo en carne viva y roja por tanto frotamiento.

Cuando se cansó, se retiró y ella se dio la vuelta. Ella lo atrajo hacia sí y envolvió sus dedos alrededor de la base de su pene. Ella comenzó a frotar contra su vello púbico y esto hizo que la piel de su pene se inflamara y doliera. Disfrutó mucho de eso, le gustaba hacer que un pene se sintiera tan sensible que el chico pensó que podría morir.

Jim estaba increíblemente dotado de resistencia y la dejó hacerlo hasta que le dolió tanto el pene que deseaba haberlo perdido. Luego pensó en el día siguiente y sonrió. Jill sabía lo que estaba pensando, las mujeres siempre lo hacen. Ella sacó un frasco de crema de aloe vera y dejó que le pusiera algo a su pene. El alivio fue increíble, del placer al dolor al alivio del dolor. Mañana sería aún mejor, pensó Jill para sí misma.

El día siguiente fue muy comercial. A Jim le dieron buena comida todo el día, Shane y Jill establecieron un ambiente especial en la sala de estar. Jim fue llevado a la habitación y acostado en la mesa. Jill levantó las piernas del chita tan atrás que estaban atadas con sus tobillos alrededor de las orejas. Shane tuvo un flashback de Jim siendo un bebé estando en la misma posición en la que solía meter las piernas para poder cambiarle el pañal. Ahora Jim había vuelto para un cambio mucho más grande que nunca.

Jill sacó unas pastillas, un porro y una copa de vino con una botella llena detrás. Las dos mujeres mayores alimentaron a Jim con suficientes drogas para hacer que una mirada de ensueño cruzara su rostro, se volvió totalmente relajado, su pene flácido y colgante. Jim estaba en la posición más vulnerable en la que había estado alguna vez. Las dos mujeres sonreían para ese momento, Shane feliz de que su hijo experimentaría éxtasis y sería feliz. Jill estaba feliz de poder manipular esa situación y de que ambas pudieran quitar un pene. Le pareció tan gratificante hacer algo tan permanente. Sabía que ese joven no tenía la experiencia para hacer una elección como esa. Todavía no podía imaginarse qué sacrificio realmente estaba haciendo. Lo mucho que echaría de menos su pene y la capacidad de llegar al orgasmo. El hecho de que ninguna chica lo querría nunca y la frustración sexual que le esperaba cada día de su vida. Jugar con niños era muy divertido porque al final te dejan lastimarlos. Quieren que los lastimes.

Shane se acercó a su hijo atado y expuesto. Ella le metió la lengua por el culo. Lo lambió,  chupó su pene, lo puso duro hasta que su gran pene se dejó caer en su mano. Ella vio lo rojo que estaba y se dio cuenta de que incluso mientras obtenía placer de su trabajo manual, también le dolía. Esto lastimó a Shane pero sabía que valía la pena porque, sobre todo, Jim simplemente le había rogado por ese momento. Puede que no le gustase tener un hijo, pero ciertamente lo amaba.

Jim comenzó a gemir y Shane fue más rápido, quería que ese dolor terminara lo antes posible. Pero justo cuando Jim llegó al punto de no retorno, Jill detuvo a Shane. Ella dijo que era el gran momento de Jim y que debería tener la oportunidad de llegar a la experiencia definitiva. Jill sacó una cámara de video en un trípode y comenzó a grabar. Ella pensó que Shane y Jim querrían ver los eventos más tarde. Jill también trajo un artilugio de aspecto extraño. Era un dispositivo de mano con un gatillo. Jim no podía ver lo que las damas estaban haciendo, incluso cuando Jill le mostró a Shane cómo deslizar el dispositivo sobre el pene de Jim. Luego apretó el gatillo y todo habría terminado, una banda elástica aprisionaría el pene y una cuchilla lo separaría, cortaría este gran trofeo varonil. Jill le susurró algo al oído a Shane y ella asintió con la cabeza.

Jim ya se estaba desmayando cuando le dieron más marihuana para fumar, más vino y más píldoras. Su pene estaba rojo y su madre comenzó de nuevo con él. Jim se desorientó y comenzó a gritar de alegría y dolor. Jill se acercó y se rascó las partes íntimas con las uñas. Jim estaba adolorido, lloraba, se reía mientras las damas comenzaban a complacer y torturar su paquete simultáneamente.

Jim estaba más que excitado, en un estado de placer divino. Su pene era tan duro como el cemento. Las mujeres estaban empezando a extraer pequeñas cantidades de sangre. Se detuvieron y comenzaron, se detuvieron y comenzaron, creando un ritmo de picos y valles increíbles. Se construyó en una cabeza y Jill asintió con la cabeza a Shane, ambos sabían lo que vendría en cualquier momento: Jim. No solo Jim, sino el último momento de Jim. Iba a correrse y luego se despediría del sexo con mujeres para cumplir con su deseo.

Shane apartó las nalgas de Jim y le metió los dedos en el culo. Ella colocó el mecanismo alrededor de su pene. Bajó la cabeza y apretó los labios alrededor del miembro palpitante de su hijo, comenzó a arrastrar la cabeza hasta la punta del pene, chupando y rodeándolo con los labios, la lengua y saliva, raspándolo ligeramente con los dientes, como si sacara su semen con succión Jim se tensó, Shane llegó al final de su pene y el orgasmo llego.

Fue una gran sacudida, una convulsión, un llanto su orgasmo, semen y semen y más semen corriéndose por la boca de Shane. Sabiendo que era la última vez que Jim iba a correrse en su vida, lo mantuvo en su boca. Y en el momento final, acercándose al mayor chorro de todos, su dedo tembló y ella presionó el botón. Wham. El pene de Jim fue cortado cerca de la base, colgó de la boca de Shane por un momento y luego la dejó caer en un contenedor que estaba colocado cerca.

Ella se había corrido un poco antes y al hacerlo se aseguró de que Jim tuviera la mejor experiencia, tal como Jill le había susurrado a Shane que hiciera. Jim estaba en las alturas viniéndose cuando perdió su pene y ese momento quedó congelado para siempre. No solo después de que él se vino, sino cuando ella se venía. El último chorro más grande quedó dentro de Jim para siempre.

Shane se arrodilló y metió la lengua en la boca de su hijo, ella le devolvió su semen y la probó por última vez. Se besaron por minutos, disfrutando lentamente el momento que habían hecho juntos.

Años más tarde, Jim vio el video con su madre y se abrazaron como una madre y su hija en el sofá. Atrás quedaron las fantasías de la lujuria y el sexo. O eso pensó Shane, porque Jim todavía tenía sus huevos y por eso pensaba en venirse y tener uno orgasmo una vez más. Hubiera dado cualquier cosa por hacerlo incluso un tiempo de su vida. Estaba tan frustrado consigo mismo por haber tomado la decisión que tomó. Cada vez que veía a una chica guapa, su pene, lo que quedaba, se ponía un poco rígido, pero nunca podía bajarse. Algunas noches lloraba solo para dormir, sollozando por sus propias acciones y por la falta de vida sexual. Pero en el fondo había algo más, había una especie de orgullo. Esto había sido hecho para ayudar a su madre. Este fue el último regalo que le había dado y sabía que era amado.

Por el consejo de Jill, su madre tenía su pene preservado en una caja transparente para que Jim pudiera guardarla en su habitación. Lo miraba por la noche y soñaba con penes largos y duros que penetraban y eyaculaban algo que él nunca más en su vida podrá volver a hacer.




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

ULTIMO ENCUENTRO SEXUAL

Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana......


ULTIMO ENCUENTRO SEXUAL
Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana .

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: Lovelittlegirls & DarkSoul





Eran las vacaciones de primara estaba acostado en el sofá con su amada Sofía, veíamos una película erótica mientras la abrazaba besando su cuello y apretaba mi pene en erección entre sus bella nalgas, no pasó mucho tiempo para que Sofía respondiera moviendo sus caderas y soltando un suspiro se voltea y me besa apasionadamente, nuestras bocas fundidas entre sí, la desvisto lentamente hasta que su trémula desnudes me invita a probarla y de un salto voy de su boca al rico sabor de su ya húmeda vagina.

Sofía me rodea con sus piernas y gime en respuesta al dedicado frote de mi lengua, aquella era la vagina más deliciosa que había probado en mi vida, nuestros constantes encuentros me habían hecho lograr llevarla rápidamente al orgasmo y ese día no fue la excepción; acelerando sus gemidos y con gestos de descontrolado placer me mira fijamente susurrando.

-“¡Me Vengo! ¡Me Vengo! Ohhhhhh” dijo ella entregándose a un rico e intenso orgasmo.       

Sabiendo que no teníamos mucho tiempo disponible, me desnudo y sentado en el sofá ella sobre mi busca besarme mientras lentamente baja apuntando mi erección a su abierta vagina hasta lograr que la penetre por completo, Mis manos recorrían su cuerpo acariciándola mientras sus caderas en un lento y rico ritmo me hacían sentir que estaba en la gloria; sus brazos rodean mi cuello y aumentando la intensidad de su sensual danza me mira excitada, sus hermosos pezones son embestidos por mi boca, los chupo y muerdo suavemente como a ella le gustaba.        

Quita mi mano derecha de su nalga y chupando mis dedos hasta llenarlos de mucha saliva, ella misma busca meter mi dedo del medio por su ano; en cada ir y venir de sus caderas mi dedo entra hasta quedar totalmente apretado en su interior.         

Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana y verla como una mujer no como parte de mi sangre.       

Entregados al intenso sentir de nuestros cuerpos unidos en el divino acto del sexo, Sofía me cabalgaba hasta que jadeando me da libertad de poder hacer lo que yo quiera; sin perder tiempo pase mis brazos por debajo de sus piernas y sosteniendo firme su rico culo me levanto y de pie comienzo a embestirla con fuerza, abrazada a mi cuello y gimiendo intensamente, Sofía me besaba como si su vida dependiera de ello.   

Aquella era su posición preferida así que por varios minutos balanceándose contra mí, me besa gimiendo hasta tener otro rico orgasmo, sentí como sus jugos mojaban no solo mi pene sino también mis huevos, goteando de mis huevos y resbalando por mis muslos.          

La deje un momento para que recupere el aliento pero ella se arrodilla sobre el sofá y levantando las caderas voltea a mí y dulcemente me dijo.

-“Te toca”. Dijo Sofía.
           
Tomándola por las caderas mi pene entra en su vagina de nuevo de un solo golpe hasta el fondo y comienzo a penetrarla con fuerza; sus hermosas nalgas chocaban contra mi pelvis produciendo un rico sonido que era acompañado por intensos gemidos pidiéndome más. No pude resistir mucho y todo mi semen llena el interior de su rica vagina entre gemidos de ambos.  

Nos quedamos por unos minutos besándonos, acostados en el sofá deliciosamente, fuimos a ducharnos y como de costumbre me hizo el mejor sexo oral que un hombre pueda disfrutar, ella luego se quedo dormida y por mi parte me levante para ir por algo de comer a la cocina, estaba que moría de hambre y sed.    

Allí me encuentro de sorpresa con Mamá justo sentándose en la mesa y acompañada de un té.
Controlando mis nervios tomo algo del refrigerador y me siento frente a ella preguntándole.  

-“Mamá no te escuché, ¿acabas de llegar?” Le pregunte-      

Mamá enciende un cigarrillo, le da una fuerte bocanada, mirando al techo dice:

-“No, llegué hace rato, justo para ver lo que hacías con Sofía y que claramente no es la primera vez”- Dijo Mamá dejándome helado.

Mamá baja la mirada para clavarla en mí y en sereno tono interrogante me dice.

-“Carlos, hoy tuve un día de mierda, tanto así que decidí salir temprano del trabajo, ¿para qué? Pues la cereza del pastel de este día de mierda es llegar a casa y encontrarme con la sorprendente escena de ver a mi hijo teniendo sexo con su hermana”. Dijo Mamá.

Iba a decir algo pero ella no me dio tiempo se me fue encima, me dio dos fuertes cachetadas que me dejaron aturdido por unos segundos, que para mi fueron vitales, apenas iba vestido con un pants sin ropa interior, Mamá no tuvo trabajo en bajarme mi única prenda para dejar al descubierto mi pene y huevos, mi pene aun presentaba rastros de la intensa actividad sufrida hacia unos minutos atrás, aunque ya no olía a sexo.

Mamá estaba convertida en una fiera jamás antes la había visto en ese estado, sentí que algo me golpeo en la cabeza no se que fue pero me dejo fuera de combate por algunos minutos, cuando recupero el sentido estaba sentado amarrado desnudo en una de las sillas de la cocina, sentí de inmediato que algo apretaba mi escroto, mire mi entrepierna y me había amarrado mi escroto muy fuerte con una cuerda muy fina, trate de hablar pero me habían amordazado también.

Fue cuando vi a Mamá frente a la estufa estaba calentando un cuchillo la hoja de acero ya brillaba intensamente cuando se me acerco sosteniéndolo, se puso de cuclillas frente a donde estaba tomo mi escroto con una mano y con la otra me miro, lagrimas corrían por su rostro que tenía una expresión de enfado como nunca antes había visto.

Acerco la ardiente hoja del cuchillo a mi escroto por el lado derecho mientras me estiraba mis huevos, tensando la piel de mi escroto, pude sentir el calor de la afilada hoja de acero incluso a varios centímetros de mi estirado escroto, movía mi cabeza, negando, llorando y suplicando a Mamá para que se detuviera.

-“MMMMMMHMHMHMHHHH”. Mugía por debajo de la mordaza.

Cuando de pronto sentí como mi madre me comenzó a cortar mi escroto, aquello fue el infierno una punzada muy fuerte de dolor recorrió mi cuerpo, que comenzó a sacudirse sin cesar, gritaba y todos los poros de mi cuerpo comenzaron a transpirar, en cuestión de unos pocos segundos estaba bañado en sudor, sintiendo como el cuchillo se abría paso por mi escroto separándolo de mi cuerpo a cada instante hasta que de un fuerte tirón mi madre me arranco el escroto con mis huevos en su interior, castrándome.

Sentí como mi pene lanzo la que fue mi última carga viril dos fuertes chorros de mi espeso semen, que mancharon mi abdomen y pecho aunque no sentí nada de placer en ese momento sentía como si estuviera siendo hervido vivo en una gran hoya de agua hirviendo.

Recuerdo que me sacudí de dolor por unos segundos hasta que me desmaye por fin lo que fue un verdadero alivio.

Me desperté con mi hermana a mi lado llorando mi madre le había cercenado los pezones y clítoris como castigo, ambos nos abrazamos y lloramos por horas, cuando cumplo 18 años abandone la casa para nunca regresar hasta ahora, Sofía hizo lo propio cuando llego a la mayoría de edad, se vino a vivir conmigo.

A duras penas logre terminar en la universidad, con el sueldo que junte de mi primer empleo, hice que me repusieran mi escroto y me colocaran prótesis testiculares, ahora Sofía y yo vivimos como si fuéramos marido y mujer, tenemos sexo, que es muy agradable aunque ya ninguno de los dos sentimos lo mismo antes de ser cortados, cuando fue nuestro Último Encuentro Sexual. 





Autor: Lovelittlegirls & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

ANTES DE LA OPERACIÓN

Esto sucedió hace 4 años, cuando contaba con casi 17 años, por una revisión médica luego de una lesión jugando futbol en donde me dieron una fuerte pelotazo en mis huevos me diagnosticaron cáncer de testículos, mi medico intento varias cosas pero nada funciono lo único que quedaba era la extirpación de la fuente de mi incipiente virilidad si deseaba salvar la vida, la cirugía se programo para una semana luego de que me dieron la dura noticia......


ANTES DE LA OPERACIÓN
Esto sucedió hace 4 años, cuando contaba con casi 17 años, por una revisión médica luego de una lesión jugando futbol en donde me dieron una fuerte pelotazo en mis huevos me diagnosticaron cáncer de testículos, mi medico intento varias cosas pero nada funciono lo único que quedaba era la extirpación de la fuente de mi incipiente virilidad si deseaba salvar la vida, la cirugía se programo para una semana luego de que me dieron la dura noticia.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Esto sucedió hace 4 años, cuando contaba con casi 17 años, por una revisión médica luego de una lesión jugando futbol en donde me dieron una fuerte pelotazo en mis huevos me diagnosticaron cáncer de testículos, mi medico intento varias cosas pero nada funciono lo único que quedaba era la extirpación de la fuente de mi incipiente virilidad si deseaba salvar la vida, la cirugía se programo para una semana luego de que me dieron la dura noticia.

No conocía a mi familia sucede que me había perdido y mi madre me había abandonado, pase a vivir con mis tíos, no sabía que tenía hermanas, pasaron los años y cuando tuve 16 años conocí a mis hermanas. Tenía cinco hermanas tres casadas y dos aún solteras. Todas ellas muy bellas.   

Sucede que una de mis hermana me dijo que se iba a vivir conmigo para cuidarme mientras me reponía de la operación dado que mi tíos debían viajar por esas fechas no me quedo de otra y acepté, ella tenía su pareja y un hijo. Al llegar a la casa tenía un deseo hacia ella, siempre la observaba ella me abrazaba cuando llegaba del trabajo todas las noches me decía que era como su hijo, su marido llegaba tarde de trabajar, mi deseo hacia ella se iba prendiendo, tenía un gran trasero ricos senos. Por las noches ella se sentaba en mis piernas a mi me excitaba mucho, me decía hijo luego me daba besos en la cara.         

Creo que gracias a aquello olvide que estaba días de ser castrado, mi decisión por tener sexo con ella por primera vez fue cuando mis labios rozaron los suyos no fue una sola vez sí no varias veces en pocos días, cuando ella me abrazaba la aplastada fuerte para sentir sus tetas ella se daba cuenta o por lo menos eso creo.  

Creo que fue al segundo día de su llegada cuando comencé a masturbarme en sus calzones (bragas) pues eran unas tanguitas ricas. Su marido la celaba mucho y pensaba que había algo entre ella y yo pues no lo había por lo menos hasta ese momento. Así estuvo hasta dos días antes de mi operación.         

Fue ella la que me propuso que perdiera mi virginidad con ella, argumentando que debía tener sexo mientras aun era un hombre completo o lo lamentaría para siempre ella al parecer lo tenía todo planeado. Nadie estaba esa la casa ese día a excepción de los dos claro, así que me hizo pasar a mi cuarto estuvimos conversando un rato, hasta que me dijo:           

- “¿Verdad que si quieres hacerlo?” Dijo mi hermana.          
-“Sí, pero contigo no lo sé ¡eres mi hermana!” Le respondí. 

-“Entonces, ¿prefieres ser castrado sin saber lo que es estar con una mujer antes?”       
-“No. Eso no”. Le dije algo apresuradamente.  


Así estuvimos un rato, con ella tratando de convencerme, hasta que por un impulso decido besarla.
Ella se hizo la difícil luego respondió a mi beso con pasión. Nos besamos profundamente hasta que ella me hizo que le quitara su blusa y le dije.

 -“Ricas tetas hermana”. Le dije  
-“¿Te gustan? Chúpalas, hazlas tuya”. Me respondió ella     

Empecé como loco a hacerlo llegue hasta su cintura la empecé a sacar su cinturón, no quería pero creo que solo fue algo que ella pensó. Para hacerme disfrutar, pero insiste la fui bajando su pantalón hasta llegar a ver una tanguita de color negro y luego su vagina bien rasurada, le quite la tanga para dejar su sexo al descubierto y se la empecé a chupar ricamente como lo había visto hacer cientos de veces en las películas porno.      

Ella gemía pidiendo que la hiciera venirse, sus gemidos solo hacían que además de que mi corazón se acelerara mucho más de lo que ya estaba, sintiera como todo mi cuerpo ardía en deseos por ella. De pronto luego de algunos minutos me separo y me dijo mirándome a los ojos. Mi turno, empezó a quitarme el pantalón, luego me lambio mi pene erecto por arriba de la trusa (slip) que me la dejo toda mojada luego me la quita para empezar a darme la primera chupaba de mi vida lo hacía con desesperación, me lo chupo hasta venirme en su boca, lo cual hice dando un gran gemido de placer, creo que fue el mayor orgasmo de toda mi vida.

Pero ella no se detuvo seguimos, frotando nuestros cuerpos con nuestras manos, bocas y lenguas hasta que me dijo métemelo, no había condón, me dijo que se lo metiera así, que debía saber lo que era estar dentro de una mujer a pelo, que ella quería que la hiciera un hijo.  

Empecé con ella poniéndose a cuatro patas, se la metí por su húmeda vagina, de una sola estocada, mi pene entro sin problema alguna, resbalando por su ricos juegos, ella gimió al sentir mucho placer, por mi parte hice lo mismo, de no haberme venido unos minutos antes creo que ahí mismo me hubiese corrido de gran placer que sentí en ese momento. Luego me dijo quiero que me lo metas por el culo quiero hacerlo y ver cómo me ves mi vagina yo solo hacia caso a lo que ella me ordenaba.

La penetre por su ano, sintiendo el calor de sus entrañas, mi pene estaba tan empapado de sus juegos vaginales que hizo las veces de lubricante, con cada embestida mis huevos tocaban sus nalgas y daba un gemido de placer, al tiempo que sentía vibrar todo el cuerpo de mi hermana, mis 18 cm entraban casi por completo en ella, así estuvimos en ese rico mete y saca. Hasta que me vine con mucha fuerza y copiosamente dentro de ella, que se dedeaba su clítoris, repetimos tres veces más aquella noche.

Ambos quedamos agotados pero felices sobre todo yo, al otro día al despertar nos bañamos juntos y lo volvimos a hacer no solo en el baño sino en mi cama luego dos veces más, al día siguiente ella me acompaño al hospital antes de entrar al quirófano me dijo al oído. 

-“No me importa que al salir seas un eunuco para mí siempre serás mi macho semental”. Luego me beso en los labios sin que nadie nos viera.     

Ya en el quirófano, me pusieron sobre una camilla donde me hicieron subir las piernas sobre unos estribos, mi dorso quedo levemente levantado aunque no podía ver mi entrepierna sentía mi pene en completa erección, el cirujano llego y me dijo que no me iban a usar anestesia general solo local que era más seguro, cuando vio mi erección no dijo nada solo la toco, al notar mi rostro rojo, dijo.

-“No hay nada de que apenarse es una reacción normal en todo hombre que esta por perder sus testículos”. Dijo el cirujano.

Luego que me inyecto en varias partes de mi entrepierna entre ellos mi escroto e incluso mi pene que fue muy doloroso ya no sentí nada, apenas uno leves tirones solo escuchaba como dejaba caer objetos metálicos en un recipiente de metal cada tanto y luego de algunos minutos dijo que todo estaba hecho.

Apenas podía creer que mi castración fuese tan rápida y sin mucho dolor como me la imagine por días, ya en recuperación, me vi mi entrepierna estaba vendada y mi escroto estaba inflamado me habían colocado implantes testiculares a petición mía, pedí me pusieran implantes de los más grandes, lo que haría lucir mi escroto aun más grande que antes.

Mi hermana me cuido mientras estuve en el hospital que fueron solo tres días aunque tarde varias semanas en recuperarme y que por fin me quitaran los puntos, apenas se notaban las cicatrices en mi escroto. Dado que para el esposo de mi hermana era un eunuco ya no me considero un riesgo por lo que la dejo cuidarme, sobre todo porque después de la operación  me tuve que someter a un tratamiento de quimioterapias.

Mi Hermana se volvió mi amante cuando quería tener sexo siempre me llamaba. Ella llegaba y lo hacíamos, una vez estábamos en el hotel teniendo sexo y su marido la llamó y mientras hablaba yo le chupaba su vagina, luego se le metí por el culo, su marido ni cuenta se dio. Así estuvimos 1 año luego se marcho, pues su esposo consiguió trabajo en otra ciudad.

Espero poder volverla a ver, pese a no tener huevos reales gracias al tratamiento de reemplazo hormonal y drogas como el viagra entre otras puedo a un tener tremendas erecciones, si bien cuando me vengo ya no siento lo mismo de cuando tenía aun mis huevos siento muy rico y mi deseo sexual se mantiene a un nivel normal de un hombre de mi edad, aunque lo de hombre es un decir.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ROSTRO DE LA DAMA DEL BOSQUE

Jamás he pensado siquiera en denunciarla por someterme a escenarios Femdom aunque lo que ella hace conmigo cada día es técnicamente abuso contra un menor, pero al contrario, aunque me hace sufrir y a veces al límite de mis fuerzas, en serio no podría estar más feliz con mi vida de sumiso y ella confía ciento por ciento en mi silencio......


ROSTRO DE LA DAMA DEL BOSQUE
Jamás he pensado siquiera en denunciarla por someterme a escenarios Femdom aunque lo que ella hace conmigo cada día es técnicamente abuso contra un menor, pero al contrario, aunque me hace sufrir y a veces al límite de mis fuerzas, en serio no podría estar más feliz con mi vida de sumiso y ella confía ciento por ciento en mi silencio.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





El nombre de mi madre y Ama es Mónica Pilar, es recién divorciada, no práctica religión alguna aunque dice ser 'creyente', cuando esto comenzó en el año 2001 ella tenía 40 años, tiene un cuerpo muy atractivo, lo cual es una de las razones por las que estoy enamorado de ella y es su instrumento principal para tenerme siempre detrás de ella como perrito, lo conserva porque hace mucho ejercicio, también desde que yo era muy joven me obligaba a ejercitarme y llegamos a compartir el ejercicio como estilo de vida aunque llegué a ser esbelto pero no atlético.    

Jamás he pensado siquiera en denunciarla por someterme a escenarios Femdom aunque lo que ella hace conmigo cada día es técnicamente abuso contra un menor, pero al contrario, aunque me hace sufrir y a veces al límite de mis fuerzas, en serio no podría estar más feliz con mi vida de sumiso y ella confía ciento por ciento en mi silencio. 

Mi nombre es Juan, mi padre creció profesionalmente y eso es poco decir, vivimos muchos años entre lujos y los placeres que da el dinero pero mis padres se divorciaron porque mi madre y yo queríamos iniciar una nueva vida juntos. Obvio, no le dijo eso a mi padre, mi mamá argumentó que estaba insatisfecha sexualmente sin contar que ella tenía a su vez cuantiosos recursos por su cuenta. No le costó trabajo comprar a mi padre con dinero y la casa donde vivíamos, mi padre es un hombre débil y mi madre le llevaba seis años, mi padre por otra parte deseaba iniciar una nueva vida con una señora cincuentona y amiga de su madre.
           
Desde luego, mi papá nunca se ha enterado que en secreto yo soy el esclavo sexual de mi madre. Viene a mi memoria la ocasión en que mi madre-ama me tuvo a cuatro patas desnudo mientras me azotaba en castigo por haberle mentido, muerto de vergüenza al principio y pensando mil cosas que no podía digerir pero ya después con sumisión y un disfrute total ante cada azote que me propinó esa primera vez.   

Mi miembro, incomprensiblemente, quedo erecto, cosa que no pasó desapercibido a mi madre ya desde ese momento mi Ama.       

Por eso cuando mi Ama me anunció que ahora viviríamos solos en otra casa y otra ciudad supe que ese juego perverso de dominación de ella hacia mí no tendría límites a la par de nuestra incipiente relación incestuosa secreta. La verdad es que no creía que tanta belleza pudiera ser realidad. Podría realizarme al fin como su hijo-esclavo por completo. Un sueño hecho realidad. 

Al llegar a nuestro destino y bajar del avión entró al baño en el aeropuerto, cuando salió, se veía muy sexy, ese pantalón hacían lucir su culo y el top negro resaltaba sus senos muy bien, ahí estaba yo esperándola, se acercó a mí y mi vista se fue directo a sus pezones marcados escandalosamente en el top, me tomó de la mano.          

Llegamos a nuestra nueva casa en esa ciudad costera, la recorrimos desde el sótano, su enorme patio, sus cuatro pisos, todos conectados por una escalera de caracol hecha en mármol, (dos de los pisos con un problema ya que los portones que daban acceso a esos dos pisos de la casa estaban cerrados y la agente de bienes raíces le había dado un juego de llaves con dos llaves equivocadas) ah también había una piscina que aunque bonita estaba en ese momento seca y aunque toda la mansión era inmensa y hermosa estaba casi vacía, los camiones de mudanza todavía tardarían un par de días.

-“Anda cerdita, vamos a dar una vuelta a la playa, ponte tu traje de baño”. Me dijo mientras esbozaba una sonrisa leve que me haría el día. 

Nos empezamos a instalar en el primer piso. Sacó su traje de baño y dejó arriba de la ropa otro traje de tanga con un agresivo estampado de leopardo, ella quería que yo lo viera y que me sorprendiera de que usaría uno como ese. No podía creer que ese sueño fuera posible. Pero eso no era todo, también quería humillarme en público haciéndome usar una tanguita color rosa mexicano con florecitas y hasta unas sandalias que combinaban.          

Entró al baño a cambiarse, tal vez ella había decidido masturbarse para aliviar sus ansias un momento, ya había visto a mi mami y dueña en traje de baño pero siempre de una pieza, era la primera vez que delante mío usaría un traje de baño de dos piezas, prácticamente la estaba viendo con ropa interior, sin pantalones, sin blusas o vestido. 

-“¿Zorrita y tu traje de baño?”    

Lo tengo puesto pero prefiero ir con short.       

-“Claro que No”. Y empezó a reír lo que era música celestial para mí.
-“Quítatelo”.

Sí se te nota tu erección y el color de la tanguita y eso te hace sentir humillada como la putita que eres, quiero que empieces a sufrir esas miradas por mí. Eres un joven pequeño y sumiso al lado de una Diosa, todos entenderán que estar conmigo es estar excitado todo el tiempo y que tú eres víctima de estar atrapado conmigo, eres mi rehén. Es la primera orden con la que te confirmas como mi esclavo en esta nueva etapa.

-“¡Anda, a quitárselo ya!” Me ordeno.  
-“Sí. Ama”. Le conteste.    

Obedecí contento y sonriente en el acto. Bien cerdita, a disfrutar; me dio un beso en la mejilla y me tomó de la mano; la vamos a pasar de maravilla, olvídate que soy tu madre y tu Diosa, imagina que vienes con una amiga tuya, no me trates como tu ama cuando estemos afuera de esta casa.

-“Sí ama, no se preocupe”.           

Además somos amigos.     

-“¿No crees?”         

Sí mi señora pero cómo le llamaré cuando tenga que hacerlo. Por mi nombre, dime Mónica cada vez que me llames, así no dirán que esa mujer no tiene un hombre que lo acompañe, aunque tú no lo seas pero lo aparentas muy bien. No eres más que un monigote sumiso y atenido a todo lo que te doy. Eso no lo debe saber nadie aquí. En público la gente engañada pensará que eres un hombre y que hasta me conquistaste. Disfruta la farsa mientras dure, cerdita.     

“Sí. Muchas gracias por ese privilegio, ama”. Le dije.

Bueno, a la playa. No actuaremos como ama y esclavo sino como un hombre y una mujer que están iniciando una nueva vida. Hacía un calor infernal, nos tomamos dos refrescos cada uno, las dos Sprite más deliciosas que me tomé en la vida. Mónica, olvidando en ese momento que era mi ama me dijo como si nada; “Aquí hay que tener cuidado con donde dejas el refresco. Las abejas llegan de inmediato aquí si lo dejas destapado”. y yo contesté.        

-“Sí Mónica”.          

Juan, ahora que estamos aquí te voy a dar un consejo que muy pronto te será útil.         

-'Sí, Mónica. Gracias”.      
-“Procura tener los ojos abiertos”.         
-“¿Por la inseguridad, Mónica?” Le pregunte. 
-“No bebé”. Rio.
           
No tiene nada que ver con eso. Ésta no es la ciudad infecta de la que venimos. No. No pienses eso. No te lo digo por eso. Te lo digo por tu disfrute personal. Por ejemplo. A ti te gusta ser mi esclavo sexual y toda esta situación.     

-¿No?
-'Sí. Mónica. Me fascina”.
-“Bueno”.

Está bien que reconozcas lo que te da placer. Pero este juego morboso que tenemos tú y yo no es lo único. Está la naturaleza, el mar, sus aromas, sus sonidos. Todo. Pon atención a todo estos días.
Aunque no se relacione con el juego que tenemos tú y yo.   

'Sí. Mónica”.

Al llegar a la playa al poco rato mi señora me dijo que nos bronceáramos, sí atraíamos miradas, mi madre-ama dijo que no quería que nos quemáramos con el sol, tomó la crema y me ordenó al oído que me diera la vuelta boca abajo, me untó la crema por mi espalda, mis piernas, lo hacía despacio y procurando excitarme, me dijo que me diera la vuelta y por pensar en que con sus manos acariciando mi pecho no podría disimular el intenso placer que eso me iba a producir, tardé en obedecer, ella me dijo al oído con complicidad, “haz lo que te digo en el acto o nos olvidamos de lo que te dije en la casa y te empezaré a humillar en público, aquí ya no tengo que cuidarme de exhibirte porque nadie nos conoce así que tú decides”, cuando me habló así con ese tono firme y autoritario el mástil se me puso más duro, aún así empecé a obedecer sin importarme que cualquiera pudiera ver mi notoria erección y ella me dijo de repente en voz alta.

-“Está bien Juan, mejor ponme crema a mí”.

Se recostó boca abajo mientras yo pasaba unos segundos recuperándome de ese sacón de onda y empecé a untarla también, era la primera vez que lo hacía, con mis manos sobé su espalda, bajé a sus piernas, sé que ella sentía muy rico, me dijo que le desatara el sostén, que no quería tener marcas y así lo hice. 

Me molesta que me deje marcas el traje ojalá y no hubieran tantos prejuicios y pudiéramos broncearnos desnudos; me dijo. Cuando empecé a desanudarla me dice.
Detente.

Hazlo, detente, esto sí, esto no.   

¿Quién dijo que los esclavos no tenemos capacidad?

Te vas a acostar boca arriba, vas a cerrar tus ojos, a controlar tu respiración y a escuchar con atención. Y así lo hice.    

Mañana o pasado o un día de estos vamos a ir tú y yo a una playa nudista.          

Y comencé a sentir sus manos.    

-“Sí Mónica”, dije mientras la Dueña de mi alma me acariciaba lentamente.        

-“Uy. Tu corazoncito está bombeando a mil”. Te decía. Obviamente ahí vamos a estar ahí tú y yo, desnudos. Yo trataba de controlar mi respiración.      

La idea y las sensaciones me estaban llevando a una nueva dimensión de placer, mi Diosa pellizcaba mis tetillas, me hacía cosquillitas, me acariciaba el cuello y yo tragaba saliva, me sentía de nuevo un niño pequeño. Todavía no he decidido si te voy a poner una cadenita en el cuello de la que te voy a jalar o te voy a pedir que la imagines. Lo que sí es que voy a amarrar un listoncito rojo con un moño alrededor de tu pene y tu excusa de huevitos que tienes. Pero lo que quiero es pasearte a mi voluntad y que todos vean cómo eres feliz siguiéndome. “Por cierto mejor disfruta mientras aun eres un chico intacto”. 

Y mientras me decía eso me masajea el abdomen y me hacía cosquillitas, me empezaba a sentir como un perrito. Solo me faltaba ponerme a hacer 'arf, arf'. Pero eso no es todo. Mientras estemos en la playa nudista no te haré decirme Ama o Señora ni te daré el privilegio de llamarme por mi nombre. Todas las horas que estemos ahí que trataré de que sean las más posibles me vas a llamar Mami.

-“Sí. Mami”. Le dije.          
-“Cuando estemos en la playa nudista, estúpido. Aquí no”. Me dijo ella con enojo.       

Como te decía, -y retomaba las lentas caricias con el bronceador- en la playa cada cosa que te voy a hacer responderme vendrá acompañado de la frase. 'Sí mami'. Pero no lo dirás con el tono habitual. Voy a querer que me lo digas con el tono más aniñado, chiqueado, escandaloso, joto y patético que puedas hacerlo.       

-“Sí. Mónica”. Le conteste.          

Sí hay algún grupo de muchachas atractivas nos acercaremos a ellas, yo adelante y tú atrás como perrito con cadena. Yo diré, 'Qué bonitas chicas hay en esta playa, ¿verdad cerdita?' y tú contestarás 'Siiií Maaaamiiii”.

-“Me encanta la idea Mónica”.    
-“¿Sí? Disfrutas que te humille. ¿Verdad?”.     
-“Sí mucho”.

Dime qué piensas cada vez que miras a una muchacha atractiva en la calle mientras me sigues dos pasos atrás como el perrito que eres. Que nunca estaré con ninguna muchacha que me guste porque he aceptado que seré tu esclavo toda mi vida. Mónica.        

¿Y si no fueras mi esclavo le harían caso?       
No, Diosa de mi Veneración. Porque soy patético y es un privilegio poder servirla.       

Pues sí eres patético ya que no recuerdas una simple orden y no sirves. Acá llámame Mónica. Perdón, Mónica. Ya no me acariciaba y luego retomó. Además cerdito. ¿No has cumplido tu deber sagrado para conmigo hoy! ¿Qué me tienes que decir?         

Sí. En estos momentos estoy sintiendo una conmoción en mis partes bajas al verte con este bikini de leopardo.

Eso es obvio. ¿Qué más?  
-“Te ves como una milf poderosa y atlética y agradezco estar entre tus garras y en tu poder”. 

Ajá. ¿Y qué más?    
-“Me encanta tu cuerpo de mujer embarnecida, atlética y madura”.           
¡Hoy estás falto de inspiración!  
-“Perdón Mónica”. Le dije.          

¿Te gusta ser el esclavo sexual de tu madre?   
-“Sí. Me encanta”.  
-¡Ponte de pie! Y obedecí.
-“Si Ama”.   
-“Perdón. Mami”.   

Y ahi mi Diosa se enojó.   

¡Pero de verdad eres estúpido!    
Que aquí no.

¡Es en casa donde me debes llamar Ama! ¡Te gusta echar a perder nuestro primer día aquí! ¿Sabes qué?  Y del sonoro bofetón que me dio que llamó la atención de todos. Acto seguido, mi ama ya enojada conmigo me gritó en público. No podía creerlo, de verdad se iba a atrever a exhibirme en público por primera vez. 

No vas a estar contento hasta que te exhiba en público por toda esta ciudad como mi esclavo y se burlen de ti! Porque disfrutas eso. ¿Verdad? ¡Pues esto se acabó. Te degrado de nuevo y en público! Y otro bofetón. Una señora milf con cuerpazo en bikini de leopardo cacheteando a un mozalbete con calzones rosas, dándole la humillación más deliciosa de su vida. Y hasta alguien entre la audiencia preguntó. ¿Qué pasa? Lo que me aterró y al mismo tiempo me gustó. 

¿Vamos di quién soy?       

De verdad me iba a llevar a ese límite, pero ni modo, como buen esclavo respondí aunque con la voz quebrada: ¡Sí mi Señora!   Más fuerte.   

¡Sí, mi Diosa, perdóneme por no saber aprovechar el regalo que me dio!  

Bien. Ahora. Delante de toda esta gente me vas a besar los pies. Despacio y vas a subir hasta mis piernas. Ahí es en donde mi miembro volvió a ponerse duro.  

Sí. Mi Señora.          

Tuve que hacer un esfuerzo tremendo para no sonreír. El público de cinco o seis personas en lugar de inhibirme me animaba. Me sentía como todo un actor de teatro.     

Acto seguido me arrodillé y comencé a besar los divinos pies de mi ama. A sentir un poquito de arena en mis labios. Seguimos dando el espectáculo sin que nadie dijera nada ni hiciera nada, un adolescente calenturiento y menor besando los pies de su madre, eso pasaba. Y en el fondo me gustaba y me gustaba mucho. Era el paraíso. Mi castigo y mi humillación terminaron cuando mi Diosa lo dijo y me ordenó: Ahora, me vas a seguir a las palapas dos pasos atrás y ahí me vas a pone bronceador de frente.         

-“Sí. Ama”. Le conteste     

Y ahí estaba el verdadero regalo que mi madre-ama me daba, poder ver desde atrás sus carnes en ese bikini, su cuerpo de Diosa. Por poco veo sus senos, todavía me ardía la cara, era perfecto el momento y me volví a excitar. Ahora unta mi abdomen.    

-“Sí. Mi Señora”. Le conteste.     

Aquel día no pasó gran cosa en la playa hasta que regresamos a la casa. Al hacerlo mi Ama me ordeno que me colocara en un rincón sin moverme hasta que ella ordenase. Así lo hice. Estaba con una erección por toda aquella situación. Así comenzó mi castigo en solitario.
           
¿Pero qué más me podía tener preparado? Sentía el ardor en los cachetes, mi mamita cómo sea pega duro, tenía un torbellino en la mente. Humillado en público y con una tanga rosa. Las cosas que me gustaban. A mi madre-ama se le había ocurrido el castigo ideal, a la parte más masoquista de mi ser le hubiera gustado que a mi ama la circunstancia le hubiera permitido chanclearme en público o latiguearme, pero es lista y no es descuidada en esos aspectos.        

Llamó la atención lo suficiente para atemorizarme pero no para hacer un escándalo que nos impidiera disfrutar de nuestros roles de madre-ama, hijo-esclavo. Hacía muchísimo calor, yo tenía muchísima sed. Era todo parte de mi inmenso placer masoquista. Además empezaba a tener hambre. Era difícil saber si mi madre-ama estaba enojada de verdad o estaba haciendo su papel de ama cruel y arbitraria para mi deleite. 

La verdad es que no esperaba que por un segundo me iba a sentir tentado a estar con esa veinteañera. Una parte de mí sí hubiera querido estar con dos muchachas más cercanas a mi edad que mi madre pero el compromiso que tenía con mi Diosa, la Dueña de mi vida, la exquisita arquitecta de la realización de mis fantasías más enfermas trataba precisamente de privarse. Y de repente escuché detrás mío la melódica voz de mi Diosa.     

'Cerdita, no sé si levantarte el castigo o dejarte aquí sufriendo. Tengo ganas de acostarte conmigo en la hamaca, rozarte con mi cuerpo, abandonar el papel de ama por un rato, tengo ganas de abrazarte y besarte y celebrar contigo que tenemos esta nueva vida pero por otro lado también te quiero sufriendo un par de horas. Seguro tú también quieres sentir mis besos en esos cachetes adoloridos. Por otra parte te quiero aquí imaginando que me meto en el mar sin ti, que hasta me echo un sueño mientras te tengo aquí sufriendo por mi capricho.      

¿Qué hago? ¿Te perdonaré aunque seas un tonto que no puede con una simple orden? ¿Cómo voy a darte más responsabilidades de esclavo entonces? ¿Te perdono o te hago sufrir aquí? Mmmmh.
No sé.

Al final me dijo:     

Quédate ahí y sufre, cerdita.        
Y piensa que probablemente después te tenga otra sorpresa que te hará sufrir más.       

¡Oh, ama cruel! A sabiendas de que sin esa imaginación de falsa esperanza mi tormento podía haber sido más soportable, ahora me encontraba en este ciudad nueva sin familia ni amigos a la total disposición de estaba formidable torturadora.    

Ahora me esperaba una sucesión de exquisitas desgracias en las garras de esta desalmada. Sabía que estos dolorosos obsequios me esperaban. El tiempo pasaba lentísimo y empezaba a darme cuenta de que me estaba dando al mismo tiempo más hambre y ganas de orinar. La excitación ya se me había bajado. Ahora sólo estaba aburrido con otra tanda de pensamientos y divagaciones.Extrañaba ver el cuerpo de mi ama. Es sorprendente lo que unos minutos de aburrimiento le hacen a la mente, sentí una brisa que me refrescó, me memoricé un patrón de grietas en la pared que me tocó ver.
           
Las ganas por orinar aumentaron hasta que finalmente me oriné encima. Ahí quedo el último rastro que aun tenía de dignidad. El charco de orina corrió de mi pierna al piso. Era el ser patético por excelencia y eso me gustaba. ¿Me castigaría mi ama por orinarme así? ¿Me humillaría más? En el estado en que me encontraba podía haber aguantado de todo. El charco se había secado y mi pierna también aunque estaba pegastiosa cuando mi ama me dijo a la mañana siguiente.   

-“Ya voltea, imbécil”.
       
Sígueme me ordeno, lo que hice y me quede a fuera del baño mientras ella se duchaba, aunque nunca me metí al mar el día anterior ansiaba darme una ducha pues el día me había hecho sudar. Al final mi madre-ama me veía desde el espacio de la puerta emparejada aunque yo a ella no la veía, ella me veía todo sudado y me decía: 'Ah, qué bien se siente bañarse. Hasta respira uno mejor. ¿No te parece, zorrita?'           

'Sí ama”.       
-“Bueno. Ven. Métete”. Me ordeno.       

Y así lo hice. Mi ama cerró la puerta del baño. Bueno, sécame ya estúpido.         

-“Sí ama. Claro”.    

Mi madre-ama desnuda, no podía creerlo ni expresarlo con palabras, me faltaba lenguaje, qué cuerpo tan espectacular, de nuevo mi miembro estaba erecto al estar a los pies de mi Diosa y poderla secar centímetro a centímetro. La primera vez que la veía por completo desnuda. Mi espíritu se encontraba lleno de luz. Aquel día, marcaba un antes y un después en la trayectoria de mi ser.       

Mientras me secas, escúchame. No podía dejar de ver su cuerpo. Escúchame, mis ojos están acá

-“Sí. Perdón Señora”.        

Voy a abandonar el papel por unas horas hasta la noche, ya veré. Hasta que no te diga lo contrario ahorita puedes llamarme Ama, Diosa, Mónica o Mami, Mamá o como gustes. Ya no te voy a pegar ni a castigar ni a insultar por hoy. Me voy a poner una playera normal y unos jeans. Tú te puedes poner tu short para que ya no se te vean ese calzón rosa. Ya me divertí. ¿Estamos?            

-“Sí ama”. Dije con el alma fuera del cuerpo.  

Bueno. Espera afuera, bebé.         

El juego por ese día había terminado pero no la convivencia. Por Dios. Por fin había visto a mi Diosa DESNUDA y se había comportado como si nada. Algunos días más tarde ella radiante como siempre me dijo.

-“Vamos a ir a un hotel. A un cuarto pequeño para los dos. Tal vez puedas ver a detalle lo que apenas viste mientras me secabas, tal vez te permita por fin perder tu virginidad conmigo”.     

-“¿Eso te gustaría?” Me pregunto.          
-“Eso sería mi más grande sueño”.         
“¡Oh Dueña de mi alma, mi mente y mi corazón!” Le respondí.      

Dije tal vez. 
No te emociones o tal vez tenga preparado otro juego para ti.         

-“Tal vez no vas a tener tanta suerte, esclavo”. Y me tomó de la mano.
-“Tal vez quiero llevarte al hotel para seguir jugando contigo”.      
-“Tal vez te vende los ojos y no sabrás si voy a besarte o hacerte lamer mi vagina. O mi culo”.
           
Y no sabrás cuánto tiempo te tendré así. Tal vez te haga beber mi néctar vaginal de excitación.
O tal vez llegue después que te duches, te afeite tus piernitas y tus huevitos y tus nalguitas mientras te tengo prisionero con esposas. O tal vez te lleve a una noche loca de antro, pero puede que te haga vestir como a una zorrita sumisa feliz maquillada y con los labios pintados, feliz de estar feminizado.

No sé qué se me va a ocurrir.       

-“Todas son ideas maravillosas Mónica. Me haces sentir en el cielo”.       

Entonces mami me dio un besito en la boca. Siempre deseé tener una hijita pero ahora voy a tener una cerdita sumisa que me va a complacer en todo, ¿estás contenta?    

Sin pensármelo dos veces, de mi boca salió un “SÍ” rotundo.          

Vamos a tomar un taxi ahorita. En el trayecto me vas a llamar Mónica. No importa lo que yo te diga o como te hable. Todo va a ser Mónica. Mónica. Mónica. ¿Estamos?

“Sí. Mónica”.          

Ya en el hotel vuelves a ser mi esclavo. Dos pasos atrás de mí y no hablas hasta que yo te hable, ahí me hablas de puro 'Ama', 'Diosa' Mi Dueña de no ser qué y se me ocurre una nueva que quiero que uses. Pues vámonos. No te vayas a equivocar.        

-“No Mónica”.        

Una vez que el taxista había partido seguí a mi ama, al entrar al hotel me dijo. Ve al lobby y hagas lo que hagas no nuevas tu trasero de ahí. Tengo unos preparativos que hacer.     

-“Sí. Mi Señora Divina”.   

Mi madre-ama debió haber tardado unos cuarenta minutos en hablar con quién sabe quién. Obvio, ese tiempo me la pasé barajando todas las posibilidades que mi torturadora me había formulado.Y mi corazón dio otro vuelco. Llegó la hora, gusano. No vas a emitir ni un sonido hasta que lleguemos al cuarto. Nos metimos al elevador y esperamos hasta que llegó al piso 11. ¡Qué nervios! Luego caminé como perrito tras ella hasta el cuarto 1103. Nos metimos, era un cuarto chiquito, se me ocurría que si yo gritaba por alguna tortura a la que me sometiera mi madre-ama se podía oír a los alrededores. Mi madre-ama habló.        

Pase lo que pase no intentarás salir de este cuarto, yo estaré en otro cuarto preparando mi atuendo, te dejaré encerrado, tienes un mini-refri lleno, una cafetera preparada, si te da hambre puedes comer lo que quieras, no hay problema, una ducha, seguro te vas a duchar, apestas a perro muerto, hay una pijama del hotel, tienes una bonita vista, puedes recorrer la cortina y hasta televisión por cable tienes.
Eres un parásito con suerte.         

-“Sí. Mi Señora Divina”.   

No sé y no quiero hacerte saber cuánto tiempo me tomará prepararme para el próximo terrible escenario al que te voy a someter esclavo, puedo tardarme media hora, una hora, tres horas.No lo sabrás. Pero lo único que te queda claro es que cuando yo me cambie esta ropa y esa puerta se vuelva a abrir y me veas con un atuendo especial y sexy, vas a saber lo que es bueno. Y estés haciendo lo que estés haciendo te desnudarás, te vas a poner tu tanguita rosa en la boca, mordiéndola y te arrodillarás ante mí.   

-“¿Está claro?”       
“Sí. Mi Diosa”.        

Tal vez venga muy cachonda y con ganas de hacerte el amor o tal vez te tenga preparado otro tormento o te vaya a dar la azotada de tu vida y tus gemidos harán que los turistas de los otros cuartos se pregunten qué pasa aquí o te tenga otra sorpresa pero hasta que no lo sepas, tú desnudo, tu tanguita en la boca y de rodillas a mis pies, mirándome, ¿Entendido esclavo?

-“Entendido ama”. 

La primera vez que te azoté te saliste con la tuya, tal vez venga vestida como una demonio de látex, quizá te amordace para que no puedas volver a hechizarme con tus cumplidos y tus palabras y te haga sangrar de verdad y chillar como cerdo y esta vez tal vez no te cure las heridas. Tienes terminantemente prohibido masturbarte. Sé que éste ha sido un día sexualmente incitante para ti y tienes tu mente llena de imágenes sensuales pero si te masturbas lo sabré. Tal vez haya una cámara aquí y te tengo monitoreado mientras me preparo. Si te masturbas esta noche, jamás haremos el amor y te someteré a un castigo de verdad que no será divertido ni tendrá elementos femdom.  

¿Queda claro?         
-“Sí mi ama”.           

Puedes poner el aire acondicionado, dormir un poco si es que te es posible, puedes ver la tele, lo que quieras, puedes ver hasta el canal porno pero nada de masturbarse. Me retiro al cuarto donde me voy a cambiar.       

-“Sí mi ama”.           

Dicho esto mi ama salió. Minutos después comprobé que en serio estaba yo encerrado y que además no había teléfono. Solo unas conexiones en la pared. Era obvio que mi ama lo había mandado retirar. Tampoco había reloj pero puse la tele en un noticiero de un canal local, eran las 22:30. Me entretuve unos minutos observando la vista nocturna. Tenía bastante calor y sí, lo primero fue prender el aire acondicionado. No funcionaba. Tal vez era otra cosa que mi madre-ama había preparado para que yo estuviese calenturiento y sugestionado ante lo que me quisiera hacer, si quería que lamiese las gotas de orina de su vagina iba a estar tan caliente y cachondo que haría lo que me pidiera sin pensar. O tal vez el clima simplemente no servía. También tenía un poco de sueño pero al imaginar los escenarios que mi madre-ama me había dicho, el sueño se me quitaba rápido.

Luego de un rato decidí darme una ducha, me hacía falta, había buena comida japonesa en el mini-refrigerador. ¡Jamás la había probado! Había galletas y café. Las disfruté. Si el aire acondicionado hubiera funcionado habría sido perfecto. Hasta la cara dentro del mini-refri ponía. Ni hablar, era el prisionero más feliz del mundo. Vi estupideces en la tele. Y habían pasado ya una hora y media. Decidí comportarme como un baquetón que simplemente estaba en su cuarto un sábado cualquiera en la noche en la que no hubo plan de fiesta. ¡Ah! Y traté de lavar con shampoo la tanguita rosa que mi madre-ama me compró con tanto amor. 

Incluso me llegué a chutar completa la película ésta de Gladiador. Claro, siempre con el pendiente de que la visita de mi madre-ama me la podía interrumpir cosa que habría sido irónica. Ni siquiera la había podido ver en cine, cuando le había pedido permiso a mi madre para verla con unos amigos al parecer todo había ido bien, me había dado permiso para verla con amigos pero fue muy insistente en saber quiénes.        

De pronto luego que la película término escuche ruido me apresuraba a desnudarme y a ponerme en la posición que mi madre-ama me indicó pero la puerta de esa habitación de hotel seguía cerrada, en medio de mi confusión onírica realmente había pensado que la puerta se abría.  

El calor era sofocante. Apagué la tv. Justo en ese momento la puerta se abrió. Ya desnudo como estaba quede de rodillas frente a la puerta, pensando a la espera ver mi Ama como iba vestida.          

¡Este castigo que se le ha ocurrido me ha hecho pasar el mejor momento de mi vida.
Quiero ser tu esclavo toda mi vida!        

Me atreví a ver a mi ama a los ojos y ella me devolvió la mirada desde su posición superior.
Los dos jadeábamos. Me sonrió y supe en su mirada que siempre seria su esclavo desde esa noche. 
Ella me dijo casi con ternura, casi suplicante.  

-“Eres una verdadera cerdita”
-“Gracias. Eres mi verdadera Diosa porque me diste la vida”.          Le dije.        

-“No te di permiso para verme esclavo”. Y me dio un latigazo sin fuerza.

El sudor marcaba muy bien las formas de su exquisito cuerpo. En ese momento desee que me ordenara que me bebería su sudor. Iba vestida con una tanga de cuero color rojo, un corset rojo también de cuero, medias y tacones altos sus senos estaban desnudos lo que me hizo excitar de inmediato.         

Y en ese momento mi madre-ama se puso a mi nivel y me dio un primer beso en la boca. Sentí fuego en la espalda y mariposas en el estómago. Casi me desmayo. A partir de este momento tu único propósito y razón para existir, la única razón por la que voy a tenerte a mi lado será para adorarme todo el día, todos los días pero el único placer que tendrás como hombre será esta noche y nunca más.

¿Te queda claro, esclavo?
-“Si mi Ama”.

Acto seguido ella fue hasta la mesita de noche a un lado de la cama y saco un elastrador, ya con dos ligas colocadas, abrió la herramienta y me ordeno ponerme de pie, mi pene estaba muy duro con la tanga rosa que llevaba en mi boca ella me dijo que me la quitara.

-“Vamos cerdita abre tus piernas”.
-“Si mi Ama”.

Ella tomo mis huevitos con una mano, casi me vine al sentir sus suaves dedos tomando mi escroto. Para después ir pasando uno a uno mis dos testículos por el centro de las dos ligas estiradas. Cuando ambas ligas estaban en lo alto de mi escroto, ella estiro mis huevos hacia abajo, lo que me hizo dar un gemido de dolor, Mordí la tanga en mi boca cuando las dos ligas se contrajeron contra mi escroto y caí de rodillas sin poder evitarlo de dolor.

Mi Ama me tomo de los cabellos para arrastrarme hasta la cama estaba en una agonía total pero al mismo mas excitado que nunca antes. Hizo que reposara mi alta espalda en la cama lo que dejo mi cuerpo adolescente arqueado, tomo mi pene y se lo llevo a la boca. Aquella fue mi primer y única mamada que tendría en mi vida. El placer como el dolor estaba en lo más alto que se puede sentir.

Aquella mamada que mi madre-ama de dio duro como 15 o 20 minutos, creo que las ligas en mi escroto hicieron que pudiera aguantar tanto sin venirme. Luego ella me hizo acostar boca arriba sobre la cama, para ese momento estaba muy excitado incluso más excitado que mi Ama por lo menos esos creo, se ladeo su tanga a un lado y me dejo ver sus carnosos labios vaginales completamente depilados, ya muy húmedos. Sentí que mi corazón se me salía de mi pecho de lo fuerte que latía.

Pero aquello no fue nada comparado a cuando mi madre-ama tomo mi miembro palpitante y se lo metió por completo por su rajita toda mojada tanto que hizo que mi miembro entrara sin problema alguno y ambos diéramos un gemido de placer.

Con sus manos sobre mi vientre comenzó a moverse sus senos comenzaron a botar, Ella me tomo de los cabellos y me levanto atrayendo mi rostro a sus senos para luego decirme.

-“Vamos Cerdita que esperas para chupar mis pezones”.
-“Si, Ama”. Le dije.

Le estuve chupando, lambiendo y succionando sus pezones a mi Diosa mientras me seguía cabalgando. El dolor que las ligas castradoras me provocaban se me olvido pues estaba siendo desvirgado por mi madre-ama y estaba en el mismo paraíso. Aquello duro casi 40 minutos creo que las ligas hicieron que durara mucho más. Sentía mi pene latir todo el rato que ella me cabalgo. Sintiendo como mi glande iba a explotar en cualquier momento por el gran placer que estaba sintiendo.

Ni siquiera recuerdo si me vine o no, solo recuerdo sentir el mayor placer de mi vida de pronto mientras todo el cuerpo de mi madre-ama se estremeció y la escuche gemir de placer. Luego ya no recuerdo nada hasta la mañana siguiente.

Mi madre-ama me despertó sacudiéndome de los cabellos con mucha violencia.

-“Vamos despierta ya Cerdita, hora de que seas castrado”.
-“Si. Ama”. Dije sintiendo mucho miedo.

Mi Ama me llevo al baño de la habitación ahí un espejo de cuerpo entero me mostro mis erección completa y por debajo mi escroto con mis huevitos en el fondo de un color ya nada saludable, pues estaban muertos por falta de sangre fresca.

Mi madre-ama tomo un cuchillo bien afilado y me dio mi tanga rosa para que mordiera. Cerré los ojos y mi corazón de nuevo latía con fuerza. Estaba aterrado mi mente me decía que huyera pero mis piernas simplemente no se movían. Mi pene dio un respingo al sentir la afilada hoja detrás de mis huevitos. Apreté mis dientes y abrí mis ojos, mi mirada se clavo en los senos de mi Ama. Que justo cuando corto por fin mi escroto por completo por debajo de las ligas castradoras mi pene que no dejo de palpitar expulso tres chorros de mi leche que cayeron sobre sus pechos que me hizo sentir un gran placer y pene al manchar sus inmaculados senos con mi sucia leche pero no pude disculparme pues casi enseguida me desmaye.

Han pasado ya tres años y sigo siendo el esclavo eunuco de mi Madre-Ama, gozo cada que la veo desnuda, cada que me tortura y cada que me humilla, en casa me hace ir apenas portando una tanga de mujer mi pene nunca logro desarrollarse al de un hombre adulto luego de ser castrado incluso se contrajo, por lo que mi entrepierna parece lisa.

-“Vamos Cerdita que esperas para secar” Le oigo decir y solo puedo decir,
-“Si. Ama”.  





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERROS DE UNA SOLA AMA

Mi nombre es Antonio o mejor dicho era, actualmente estoy casado con María, tenemos 20 años de casados ya. Tenemos cinco hijos, cuatro varones y una mujer. Ellos son Antonio de 19 años, Jesús de 18, Ángeles de 17, Mauricio de 16 y Felipe de 15 años. Una familia aparentemente del todo normal......


PERROS DE UNA SOLA AMA
Mi nombre es Antonio o mejor dicho era, actualmente estoy casado con María, tenemos 20 años de casados ya. Tenemos cinco hijos, cuatro varones y una mujer. Ellos son Antonio de 19 años, Jesús de 18, Ángeles de 17, Mauricio de 16 y Felipe de 15 años. Una familia aparentemente del todo normal.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [DOMINACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Antonio o mejor dicho era, actualmente estoy casado con María, tenemos 20 años de casados ya. Tenemos cinco hijos, cuatro varones y una mujer. Ellos son Antonio de 19 años, Jesús de 18, Ángeles de 17, Mauricio de 16 y Felipe de 15 años. Una familia aparentemente del todo normal.      

A mi esposa la conocí en la universidad, cuando teníamos 21 años. Nos hicimos novios y durante el noviazgo nos dimos cuenta que teníamos gustos muy peculiares: a ella le encantaba dominar hombres y a mí me excitaba la idea de ser dominado por una mujer. Nos contamos mutuamente las cosas que deseábamos, incluyendo nuestra vida en familia, y nos dimos cuenta que estábamos destinados a pasar la vida juntos, como esposos, marido y mujer, como ama y esclavo.  

Terminamos la universidad, y por cuestiones de trabajo emigramos de la Ciudad de México a Yucatán, lugar donde nos casamos, tuvimos nuestros hijos y vivimos hasta la actualidad. Trabajando duro los dos nos hicimos de un terreno amplio y edificamos nuestra casa. En una parte de ella hicimos un cuarto de juegos privado para nosotros. El juego que más nos gusta practicar (desde ese entonces hasta ahora) es el petplay, donde yo no soy otra cosa más que un simple perro para mí ama. Siempre que sesionábamos ambos terminábamos súper excitados y siempre teníamos sexo como locos. Fue así como procreamos a todos nuestros hijos.        

Pero por alguna razón, a mí me encantaba ser tratado como perro, y a mí ama le encantaba que siempre que estuviéramos en la casa usará solo collar y actuara como uno. Fue algo complicado al llegar mis hijos pues tuvimos que dejar de hacerlo en toda la casa para solo sesionar dentro de nuestro "calabozo". Cuando Antonio cumplió 7 años pasó algo que cambió el rumbo de la familia hasta ahora. El quería tener un perrito como mascota, mí ama se lo había prometido.      

Cabe destacar que antes de casarnos ella sentía cierta curiosidad sobre el exhibicionismo y el incesto. Así que en el cumpleaños de Antonio mí ama decidió que el perro mascota de nuestro hijo debía ser yo. Al principio dudé, no se me hacía algo correcto o natural, pero nunca la había desobedecido así que en la noche durante una fiesta entre nosotros y nuestros hijos mí ama le dijo a nuestro hijo que esperara un momento. Salimos los dos al jardín, me quito toda la ropa, me puso mi collar y me encadenó a un árbol.           

La barda perimetral de la casa es algo alta y las casas de los vecinos están alejadas, así que nadie podría verme. Enseguida mi ama entro por nuestro hijo Antonio y lo llevo al jardín con los ojos cubiertos con sus manos. Al descubrírselos mí hijo me observó fijamente, y un poco extrañado de la situación solo oyó lo que su madre dijo:         

-“Aquí está tu perro amor, es todo tuyo, tu mascota, compártelo con tus hermanos”. Dijo su madre.

Mi hijo no sabía lo que pasaba pero era feliz. Sintió que de verdad era su mascota. A partir de ahí algo cambio. Mis hijos empezaron a tratarme como su mascota. Mí ama solo les dijo que solo no lo contarán a nadie más, que sería un juego secreto entre nosotros en casa. Así como al principio me resultaba extraño poco a poco fui tomándole el gusto a ser la mascota de mis hijos. No había ninguna diferencia con un perro de verdad.

Mis niños me ponían el collar, me encadenaban y me paseaban por el jardín. Así los años transcurrieron. Cuando Antonio iba a cumplir los 15 años le pidió a mí ama algo que nos sorprendió.Pidió que en su cumpleaños 15 le regalara un collar con placa igual que el mío, porque él quería ser un perro al igual que yo. Mi ama solo soltó una risa maliciosa sin contestarle nada.

En su cumpleaños hicimos una pequeña comida y celebramos, al anochecer, cuando yo ya estaba amarrado en el jardín para dormir (había días que dormía fuera amarrado a un árbol como perro) estaba ya echado en el suelo cuando veo salir a mí ama y nuestro hijo Antonio. Se acercó a mí, y puso otra cadena en el mismo árbol donde yo estaba. Mi hijo traía una bolsa de regalo en la mano, misma que era de parte de mí ama y que le había pedido no abrir.          

-“Ahora sí. Puedes abrir tu regalo”. Le dijo ella a Antonio.  

El así lo hizo y al sacar el contenido se dio cuenta que era un collar de perro con una placa, "Fido" en una inscripción por el frente y el nombre de mi ama en el reverso.        

-“Querías esto de cumpleaños y ahora lo tienes”- dijo.         
-“Quítate toda la ropa "Fido"… a partir de ahora debes obedecer todo lo que tú "ama" te diga- agregó.

Mi muchacho estaba muy nervioso, note como temblaba, pero sin dudarlo le dio el collar a mi ama para posteriormente quitarse sus tenis, calcetines, playera, pantalón y al final su bóxer. Cuando se levantó, su madre, ahora ama, se acercó a él, y le coloco ella misma el collar, luego le acaricio su pene que quedo duro casi de inmediato nuestra ama solo sonrió.         

-“Igual que tú padre, se ve muy bien en ti el collar”. Dijo riéndose mi mujer.      
-“Ahora ven, esto aún no acaba”.           

Tomo una correa y la puso en el collar. Obligándolo a ponerse en cuatro patas lo hizo dar su primer paseo como perro por el jardín.  

-“A partir de ahora eres un perro, y mientras uses el collar tienes prohibido hablar, ¿Queda claro Fido?-
-“Si ma…”   

-“Intento decir mi hijo siendo pausado por una patada en sus huevos de nuestra Ama”.           
-“¡LOS PERROS NO HABLAN!” Gritó enojada.         
-“Wouf wouf”. Contestó mi hijo visiblemente adolorido.     

Se acercaron a mí y justo después le quitó la correa al collar para ponerle la cadena que estaba junto a mí en el árbol. Mi muchacho y yo estábamos ahí, encadenados a un árbol, vistiendo solo un collar como los viles perros que éramos. Mi Ama aprecio esa vista que tenía y soltó una ligera carcajada como satisfecha.           

-"Firulais, creo que te he descuidado mucho”. Dijo (ese es mi nombre de perro).           
-“Te has portado bien últimamente, mereces una recompensa”. Añadió.   

En ese momento se acercó a mí y tomo mi pene, y empezó a acariciarlo hasta ponerlo erecto. Era una situación tan morbosa y placentera, quedando con una erección frente a nuestro hijo que estaba embobado viéndonos con su propia erección a un lado de nosotros. Al estar completamente erecto mi pene, mi ama empezó a masturbarme al principio lento y poco a poco subiendo la intensidad y velocidad, hasta que varios chorros de leche salieron con mucha fuerza. En todo el momento no podía pensar nada, pero al acabar de eyacular observé cómo mi hijo se nos quedaba viendo todo sonrojado, y con su pene erecto. Le había excitado ver esa muestra de perversión.

-“Eres un perro muy travieso Fido”- dijo mi ama.       
-“Por ser tu cumpleaños creo que también mereces ser recompensado”. Agregó.

Entonces se acercó a él y empezó a masturbarlo también. En muy poco tiempo, por la misma inexperiencia de Antonio, empezó a venirse en la mano de mi ama. Agitado con su cara roja, esa respiración acelerada y con una cara que demostraba mucho placer y excitación se tendió de espaldas en el suelo feliz de esa primera experiencia placentera. 

-“Buen chico Fido, buen chico. Dijo mi ama mientras rascaba su estómago como un perro.     

Después de eso mi ama nos dejó ahí, solos, desnudos pero satisfechos. A la mañana siguiente mis demás hijos salieron al jardín y se sorprendieron de ver ahora a su hermano a mi lado, con su collar y encadenado, como otro perro más. Unos días después Jesús le reclamo a su madre.
Resulta que él quería ser perro antes que Antonio, al parecer él se lo había comentado a Antonio por qué tenía miedo de la reacción de su mamá por eso se lo contó a él, y al final el se había atrevido a hacerlo primero.        

Mi mujer y Jesús salieron justo después de eso, para volver un par de horas después. Vimos abrir la puerta corrediza que da al jardín y de ella salir a Jesús completamente desnudo usando solo el collar con una cadena en una de sus manos. Atrás de él mi ama se quedaba parada en el borde de la puerta simplemente viendo la situación mientras sonreía. Jesús se acercó al árbol, rodeó el árbol con la cadena que traía en sus manos. Ángeles, Mauricio y Felipe se pusieron a lado de su madre y vieron cuando Jesús tomo el otro extremo de la cadena y lo puso en el collar que rodeaba su cuello.

Posteriormente se puso a cuatro patas.  

-“Wouf wouf wouf”- dijo Jesús comportándose como perro .

-“Muy bien, parece que sabes tú lugar”- le dijo mi ama a "Pulgoso".         
-“Entonces ya sabes lo que te espera y como espero que actúes”- agregó.
-“¡wouf!”- contestó Pulgoso ladrando.  

Al año siguiente se nos unieron Mauricio (quien fue "rebautizado" como "Solovino") y Felipe (quien ahora sería llamado "Lassie") mientras que Ángeles por ser mujer paso a ser una segunda ama.

Una Tarde mi Ama me tomo de la cadena y me coloco en medio del jardín todo me podían ver, dijo que dado mi edad y que ahora mi hija estaba en edad debía prevenir cualquier accidente así que usando un burdizzo me castro el dolor cuando apretó las mandíbulas sobre la parte alta de mi escroto fue horripilante, y mis huevos me dolieron como por tres días antes de que por fin dejaran de hacerlo. Comencé a recibir testosterona lo que me permite seguir teniendo erecciones y ganas de sexo

Mis hijos van a la escuela normalmente, mi esposa y yo a trabajar. Pero mientras estamos en casa jugamos a ser 5 perros de 2 amas. Actualmente seguimos practicándolo. De hecho hemos incrementado la dificultad del juego ya que ellas inclusive en unas vacaciones familiares hace dos años en una playa alejada nos pasearon desnudos por la playa, tomándonos por nuestras correas.

Pese a que estaba alejada hubo un par de personas que nos pudieron ver, unas 15 aproximadamente, quienes al vernos en tal situación solo se sorprendían y se alejaban presurosos. Esa sensación fue tan placentera que si se pudiera volver a repetir lo haríamos sin pensarlo. Aunque ahora mismo mis hijos han empezado a tener sexo con su madre y su hermana.   

Hace unos meses mi ama quedó embarazada, es de uno de mis niños pero no sabemos de quién, pues yo tengo medio año aproximadamente que no la tocó. Me desahogo con mi hija dado que no hay riesgo de que la pueda dejar embarazada, aunque a ella ganas no le sobran y con "Lassie" pues él es un perro hembra, o al menos eso dice. Aunque de hecho es la hembra de sus hermanos también.

Mi Ama al descubrir las tendencias gay de Felipe (Lassie) decidió que también debía se castrado así que repitió el mismo procedimiento que conmigo, mi muchacho se veía nervioso y dio un gran grito de dolor cuando el burdizzo se cerró sobre su escroto castrándolo.


Fido que supongo fue el que dejo embarazada a mi Ama fue castrado poco después de que naciera mi nuevo hijo, solo que a él mi ama le abrió su escroto y le arranco sus huevos literalmente de su interior el dolor que Fido sintió fue tal que se desmayo por el dolor, mi ama me arrojo los huevos de mi hijo aun con sangre y me dijo que me los comiera.    

Por más grotesco que parece, termine por hacerlo, Mauricio (Solovino) me ayudo comiéndose uno de los dos testículos que por cierto Solovino ahora mismo en la actualidad es el único de mi muchachos que no ha sido castrado y con el que más sexo tiene mi esposa.       

Sin duda mi familia es lo mejor y no lo cambiaría por nada.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MI HERMANA Y SU DOLOR DE CABEZA

  Tenía 18 años  y mi hermana 20.  Ella sufría terrible dolores de cabeza y se la pasaba en tratamiento para curarse.  en una oportunidad que le acompaño al médico junto con mamá, el médico le explica que esas molestias se le pasaran cuando se case. Una tarde que regresa de su trabajo, pues se puso a trabajar,  llegón conContinuar leyendo »

La entrada MI HERMANA Y SU DOLOR DE CABEZA aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

MI HERMANA Y SU DOLOR DE CABEZA

 

Tenía 18 años  y mi hermana 20.  Ella sufría terrible dolores de cabeza y se la pasaba en tratamiento para curarse.  en una oportunidad que le acompaño al médico junto con mamá, el médico le explica que esas molestias se le pasaran cuando se case.

Una tarde que regresa de su trabajo, pues se puso a trabajar,  llegón con dolor de cabeza y se le fue tornando más fuerte hasta perder el sentido.  yo la acomodé en mi cama, le solté la ropa, los sostenes se los solté, le quite las medias panty y le aflojé la falda y vigilaba su respiración mientras masajeaba su cuerpo.   Los brazos y las piernas…le lamia sus tetas succionaba sus pesones   El cuerpo de mi hermana es exquisito.  Piernas muy bien formadas y pulposas sin llegar a exagerar,  un trasero hermoso una tetas divinas, suaves…increíblemente suaves y su pubis una belleza con leve bello púbico.   Siempre hemos compartido juntos y ya antes, cuando adolecente, un par de años antes, nos estuvimos acariciando con frecuencia y en un par de ocasiones tuvimos sexo completo, cosa que relaté en otra publicación.   Yo no sé si mi mamá se percató o no de nuestros desvíos sexuales, pero en esta oportunidad, cuando se sintió mal mi hermana, mi cuarto era el más proximo y la acosté en mi cama y medio la desnudé para permitirle una mejor circulación sanguinea.   es decir, ya teníamos confianza y teniendola así en mi cama, cerré la puerta del cuarto para evitar perturbaciones y comencé a masajear sus brazos, sus piernas y la verdad que esas ricas tetas y divinas piernas, me fueron calentando más de la cuenta y recordando el comentario del médico,  la comencé a hacer con un dedo circulos suaves en su clítoris y le undia mi dedo medio en su pubis hermoso y jugoso… A esa edad aún no sabía que las mujeres se comienzan a lubricar en la medida que se calientan…pero me encantaba y olía mis dedos y me los chupaba y así seguía hasta que mi hermana se despertaba, abría sus ojos y me encontraba acariciandola…ella no me dijo nada verbal, me lo dijo con la cadera que respondía a mis caricias en su pubis…le quité el bikini y suavemente abrió sus piernas y me dejó que la acariciara más hasta que me puso las manos en el cinturon para quitarme el pantalón…lo hice y me recibió gratamente y con ansias, suspiro cuando me puse entre sus piernas y con mi verga tocaba la entrada de su vagina, hasta undirla plenamente y ella exclamar un quejido profundo o un largo y sonoro suspiro a la vez que habría al maximo sus piernas levantadas, como queriendome aprisionar con ellas.  Nos movimos suavemente y sin apuros mientras le acaricia sus tetas y apretandolas suavemente, le lamía los pezones y así suavemente estuvimos acariciandonos con profundida hasta que se me hizo imposible detener un torrente urgente de mi eyaculación,,,Ella se aferró a mi como queriendo aprovechar el máximo de esa energía que la inundaba, quedandose quieta y muy apretada a mi por un largo momento hasta que aflojó, la abracé y tomando su carita con mis dos manos, la besé en sus labios repetidamente.  Nos levantamos, acomodamos nuestra ropa y salimos del cuarto…Mamá seguía preparando la merienda y mi hermana ya estaba repuesta y lista para cenar.

La entrada MI HERMANA Y SU DOLOR DE CABEZA aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

TÍA CRUEL

Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato......


TÍA CRUEL
Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [FEMDOM] [SUMISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Ser Huérfano nunca ha sido fácil y menos siendo un adolescente, con 16 años Trevor quedo súbitamente solo en el mundo el único pariente vivo que lo podría ayuda era su tía Tatiana una bella pelirroja de grandes senos de 45 años muy atractiva pero algo seca, nunca se caso y no tenía hijos, vivía sola en una casa en medio de la nada, su propiedad era enorme pero no había nada a la redonda en kilómetros, Trevor no tuvo más remedio que irse a vivir con ella ahí, era eso o un orfanato.

Trevor pensó que por lo menos podría ir a la escuela y tener algo de libertad pero se equivoco una vez ahí su tía le informo que ella era maestras y que estudiaría en casa bajo su tutela, lo que desagrado de inmediato a Trevor pero nada pudo hacer al respecto, durante los primeros días no paso nada relevante hasta una tarde que regreso de uno paseo por los alrededores de la casa, pensó en darse una ducha, cuando fue al baño, la puerta estaba entre abierta por lo que pudo ver a su tía toda mojada lavándose el cabello.

Aquella visión de esa frondosa mujer pese a ser tu tía, le produjo un tremenda erección a Trevor que tuvo que ir a toda prisa a su habitación, quitarse su trusa (slip) para masturbarse con furia hasta venirse y poder liberar el esperma que hervía en sus jóvenes y caídos huevos, luego de aquello comenzó a espiar a su tía sobre todo cuando se bañaba o cuando estaba por irse a dormir que solo vestía una ligera camiseta y una tanga negra o rosa en donde sus abultados labios vaginales se marcaban, sus pezones que era ligeramente marrones se transparentaban en la delgada tela de su camiseta.

Sobre todo a Trevor le gustaba observar sus grandes  nalgas blancas como la leche, viendo como el ligero hijo de la tanga se perdía entre ellas, deseando tocarlas, amasarlas, lamberlas y pasar su palpitante pene entre ellas, que en la mayoría de los casos estaba en su mano por fuera de su trusa, masturbándose, aquello se prolongo durante algunos meses, Trevor cada vez era más atrevido lo que además de emocionante le provocaba morbo como excitación, en el fondo Trevor de alguna manera deseaba ser descubierto pero no se imaginaba las consecuencias que eso le podrían traer.

Una noche pensando que estaba dormida Trevor le tomo una foto a esas hermosas nalgas, y ella clara mente escucho el sonido que hizo la cámara de su teléfono, ella solo volteo a verme, sonrió, Trevor asustado al ser descubierto corrió a su habitación no tardo en entrar a su cuarto  se veía obviamente como ella movía, tan ricas y deliciosas nalgas, una erección fue claramente visible debajo de la trusa de Trevor que busco ocultar, ella sabía muy bien que le había tomado una foto y que la estaba espiando con mal sano deseo de hombre.      

Ella sabía lo de la foto, se acerco y sentó a un lado de la cama y le dijo a Trevor.

-“¿Salgo muy bien verdad? Dijo su tía.

Trevor nervioso y sin saber qué hacer, bloquee su celular, y solo le dijo.
           
-“¿De qué habla tía? Fingiendo no saber a lo que ella se refería.

Ella le dio una risa muy sutil pero algo aterradora.     

Ambos sabemos lo que hiciste y me gusta que tengas un bonito recuerdo de tu tía, y al parecer a él también le gusta ver a su tía dijo ella (señalando la erección de Trevor) ahí fue cuando empezó toda la pesadilla para Trevor, su pene ya dudo era de 17 o 18 cm que hizo que Trevor se sonrojara y ella le dijo inclinándose un poco sobre él.

-“Sabes lo que hiciste es muy grosero y debe ser castigado”. Dijo su tía a Trevor.          

Ella no tardo ni dos segundos cuando ya tenía su mano sobre el pene de Trevor, ella solo dijo mientras movía su mano por su la dura erección de su sobrino.

-“Eres un cochino, te encanta masturbarte viéndome desnuda o las nalgas”. Dijo ella.

Bueno sobrino te voy a dar el mayor y mejor placer de tu vida pero mucho me temo que será el último no quiero puercos en mi casa, por más que sean de mi sangre. Trevor iba a decir algo pero sintió una punzada en su cuello y ya no supo más, hasta que se despertó, sintiendo un enorme placer, cuando abrió los ojos Trevor sentía como su glande estaba siendo chupado muy rico por su tía, aquella era la sensación más deliciosa que el adolescente había sentido hasta ese momento en su vida.

Trevor pese a l placer no tardo en notar que estaba amarrado con lamas manos bien sujetas a la espalda y una cuerda daba varias vueltas a su cuerpo, sus piernas estaban semi abiertas pero amarradas a las patas de la base de la cama sobre la que estaba, su tía ya estaba desnuda a un costado dándole aquella mamada, de pronto al notar que Trevor despertó, ella dejo su pene duro como si fuese de hierro.             

Ella se monto sobre Trevor restregando su vagina sin depilar sobre su pene, bañándolo con los juegos que ya brotaban de ella, ella simplemente luego de unos segundos empezó a metérselo tan rico que ella gemía y gemía, mientras se agarraba sus grandes senos, con Trevor gimiendo con los ojos cerrados disfrutando de su singular primera vez, Trevor no tardo en sentir como ella se vino, pero no detuvo su cabalgata ella seguía, gimiendo tan rico hasta que Trevor estaba que ya no aguantaba más y le dije.   

-“TÍA ME VOY A VENIR NO AGUANTO MÁS”. Grito Trevor.

Ella no dijo nada Solo se separo  por un segundo para sentir como el pene del adolescente tenia fuertes contracciones para de nuevo empezar cabalgarlo con más fuerza Trevor soporto unos segundos y ya no aguanto más viniéndose como un toro dentro de su Tía fueron cinco poderosos disparos que fueron a parar profundamente en el sexo de ella, mientras que Trevor gemía y se retorcía de placer, su Tía tuvo otro gran orgasmo que hizo que cayera sobre la cama completamente agotada, dejando el pene de Trevor con semen resbalando de su erección que seguía palpitando apuntado al techo

Luego de unos segundos en los que ambos quedaron jadeantes, ella le dijo.

-“Espero disfrutaras de tu la última vez con una mujer Sobrino”. Dijo su tía.

Casi de inmediato, ella se monto sobre Trevor pero esta vez ella lo hizo rodar hasta quedar sobre la alfombra en el puso con sus pies separados por un trozo de madera que ella amarro a cada tobillo, su tía coloco cada una de sus piernas a cada lado de la cabeza de Trevor pero colocar sus abiertos como peludos labios vaginales sobre su nariz y boca y ordenarle.

-“Vamos pequeño cerdo que esperas para limpiarme el desastre que dejaste en mi interior”. Ordeno su tía.

Trevor puso sentir el aroma de sus jugos que emanaban de su raja, tuvo que abrir la boca para no ahogarse, su lengua comenzó a lamber y beberse el jugo que del sexo de su tía brotaba acompañado de su semen, mientras le limpiaba la raja a su Tía, ella tomo una cuerda muy delgada y la ato por debajo del glande el pene en erección de Trevor, cada tanto le daba un fuerte tirón a su pene aun erección que hacia levantar incluso las nalgas del adolescente del suelo, el nudo corredizo se cerraba sobre el pene en erección de Trevor causándole un enorme dolor que por supuesto le hacía dar un gran grito.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHGGGGG”. Gritaba Trevor.

Aquello se prolongo casi una hora, la boca de Trevor estaba agotada y su lengua seca de tanto succionar, lamber y chupar la vagina de su tía ya completamente limpia fue en ese momento que sin que Trevor se diera cuenta ella tomo una gran tijera, que ella usaba en la cocina para cortar pollos y o otras aves, la había recién afilado, también la hirvió como desinfecto.

Ella se inclino y tomo el pene de Trevor se metió su glande en la boca y para comenzar a darle una nueva mamada que hizo gemir al adolescente de inmediato, excitándolo de nuevo instantáneamente teniendo su raja, ano y nalgas centímetros de sus ojos lo prendieron de inmediato.

Trevor sintió como ella, bajo el nudo corredizo hasta la base de su pene, mientras se tragaba su pene, aquello era el cielo pensaba Trevor gimiendo de placer de nuevo, cuando el nudo estuvo en la base de su pene, ella lo jalo apretándolo fuertemente donde estaba estrangulando el pene de Trevor que estaba en completa erección quizás incluso un poco más grueso de lo habitual que le hizo dar un tremendo gran grito de agónico dolor.

-“AAAAAAAAAAAAHHHGGGGG”. Grito Trevor de dolor al sentir el fuerte apretón de la cuerda en su erección.

Con Trevor aun sacudiéndose de dolor, su tía acerco las afiladas cuchillas de la tijera por encima del pene de Trevor, que sintió algo helado en su pene, iba a decir algo cuando ella cerro la dijera con todas su fuerzas, cercenando el pene de Trevor de manera inmediata de un solo corte que cayó entre sus piernas.

-“AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH” El alarido de dolor que Trevor dio fue descomunal.

Todo el cuerpo del adolescente se convulsiono mientras sentía como algo caliente se extendía por su pelvis y un gran dolor como nunca imagino sentir se extendía por su cuerpo, un pequeño chorro de vomito se escapo de la boca de Trevor antes de desmayarse de dolor.

Cuando despertó a la mañana siguiente parecía todo aquello fue una terrible pesadilla pero cuando trato de levantarse para ir al baño una tremenda punzada de dolor le indico que algo estaba mal, se despojo de la sabana que lo cubría para ver que estaba desnudo, la mirada de Trevor se dirigió con miedo a su entrepierna para observar que de su pene no quedaba nada, había sido cercenado casi por completo apenas un muñón de escasos milímetros sobre salía de su entrepierna por arriba de su huevos, lo que lo lleno de horror, tanto que grito.

-“NOOOOOOOOOOOOOO MALDITAAAAA”. Grito Trevor.

Si tía lo había curado, lo mejor que pudo, dejando una horrible cicatriz en su entrepierna, Trevor tuvo que acostumbrarse a orinar sentado y a recibir masajes prostáticos de su Tía con sus dedos para poder desfogar el esperma que continuamente se formaba en sus huevos que lucían solitarios colgando entre sus piernas aun.

Su tía coloco el pene amputado que alguna vez fue Trevor en  un frasco para conserva y lo lleno de liquido conservante aun se puede al fondo en unas de las alacenas de casa al fondo donde coloca las conservas, Trevor se volvió sumiso y obediente, además de retraído, para todo los que conocen a su tía, él es su obediente sobrino, para ella es su sumiso esclavo eunuco personal para el resto de su días, para Trevor solo es un desdichado joven de 25 años ya, con una “Tía Cruel”.   



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TARDE EN EL BOSQUE

Theo huérfano de ambos padres, vivía desde pequeño con sus tíos, algo tímido fue blanco desde un comiendo de sus primas dos años mayores a él, poco a poco Theo se volvió un sumiso esclavo de ellas dos quienes gozaban humillándolo e incluso torturándolo de las formas más nefastas como vergonzosas posibles, para sus 21 años Theo estaba completamente dominado por ellas, sin embargo creyó que estaba por librarse de Karen y Tania pues se gano una beca completa para irse a estudiar a una universidad......



TARDE EN EL BOSQUE
Theo huérfano de ambos padres, vivía desde pequeño con sus tíos, algo tímido fue blanco desde un comiendo de sus primas dos años mayores a él, poco a poco Theo se volvió un sumiso esclavo de ellas dos quienes gozaban humillándolo e incluso torturándolo de las formas más nefastas como vergonzosas posibles, para sus 21 años Theo estaba completamente dominado por ellas, sin embargo creyó que estaba por librarse de Karen y Tania pues se gano una beca completa para irse a estudiar a una universidad.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [INCESTO] [HUMILLACION] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Theo huérfano de ambos padres, vivía desde pequeño con sus tíos, algo tímido fue blanco desde un comiendo de sus primas dos años mayores a él, poco a poco Theo se volvió un sumiso esclavo de ellas dos quienes gozaban humillándolo e incluso torturándolo de las formas más nefastas como vergonzosas posibles, para sus 21 años Theo estaba completamente dominado por ellas, sin embargo creyó que estaba por librarse de Karen y Tania pues se gano una beca completa para irse a estudiar a una universidad lejos del pueblo donde habitaba.

Theo pese a su edad era virgen sin embargo no es que fuese feo sino que sus primas le tenían prohibido tener novia alguna, sin embargo Theo amaba masturbarse, le encantaba venirse cuantas veces fuese posible aunque sus primas odiaban que lo hiciera, decían que era algo asqueroso, pero a él no le importaba se masturbaba a escondidas sin que ellas lo supieran por lo menos eso pensaba, sin embargo incluso sabían en donde se masturbaba que era el viejo granero de una granja abandonada cerca de su casa a las orillas de un bosque que los tres conocían bien.

Aquella tarde Theo se dirigió a su refugio faltaban tres semanas para irse a la universidad y deseaba con locura venirse luego de ver un video porno en su teléfono, por lo que apenas terminar sus tareas corro a su escondite, iba ya con una fuerte erección luchando por salir de su trusa (slip), por lo que apresuro el paso sintiendo como el liquido pre seminal brotaba del ojo de su glande que ya palpitaba de lo excitado que Theo estaba en ese momento, rápidamente subió para acostarse en la paja en la superior del viejo granero, se desabrocho pantalón y bajo su trusa, su miembro broto en erección con fuerza de inmediato.

La mano de Theo se apodero de su pene circuncidado y comenzó a bajar y subir por él, la sensación de inmediato le hizo dar un pequeño gemido apenas perceptible, aquello se prolongo por varios minutos estaba gozando con los ojos cerrados imaginando que estaba con una linda chica cuando de pronto se escucho.

-“Theooo, donde es que te la estas jalando, vamos maldito chaquetero (pajillero) déjate tu cosa y aparece”. Dijo Tania.

Seguidos de dos risas provenientes de Karen y Tania, Theo asustado se subió su trusa y pantalón, pero su playera se le olvido así apareció antes ellas, Karen al verlo, le hizo bajar diciendo.

-“Vamos escoria baja te tenemos un regalo de despida”. Dijo Karen en tono burlón.

Para cuando Theo bajo ya su erección se había ido, las dos hermanas Karen y Tania hicieron que Theo las siguiera sin camisa por el bosque, Theo estaba visiblemente nervioso sabía que iba a ser castigado por ellas por lo que estaba haciendo pero pedir perdón sería reconocer que estaba haciendo algo malo lo que le haría sufrir un castigo peor a lo que ellas ya tenían planeado para él.

Ambas jóvenes llevaron a Theo hasta un gran árbol en medio del bosque, una vez ahí Tanía que era rubio le dijo con voz firme de mando.

-“¡Vamos bájate el pantalón y tu asquerosa trusa Theo!” Ordeno Tania.

Karen se rio, Theo quedo paralizado, nunca antes le habían ordenado algo por alguna de ellas, no supo cómo reaccionar simplemente no hizo nada, de pronto sintió como Karen comenzó a desabrochar su pantalón Theo trato de detenerla pero Tania lo tomo del brazo y le dijo que se quedara quieto, Karen le bajo el pantalón hasta por debajo de las rodillas.

Luego ella tomo el elástico de su trusa color blanca para bajarla lentamente, Karen, se maravillo al ver las bien formadas nalgas de su primo y sumiso primo, la trusa enrollada bajo hasta las rodillas exponiendo no solo las nalgas sino los genitales de Theo que trato de cubrir casi de inmediato con sus manos, cuando Karen termino de bajar la prenda se incorporo por completo de nuevo, ambas se quedaron viendo el cuerpo del joven Theo, para casi al mismo tiempo comenzar a pasar sus manos por su espalda hasta descender a sus nalgas, las cuales acariciaron y apretaron.

Cada una se adueño de una de sus nalgas, abriéndolas y cerrándolas aquellas manos hicieron que el pene de Theo que nunca antes había sentido ese tipo de manoseas por mano femenina alguna, comenzara a crecer bajos sus manos, ellas hicieron que retirara sus manos de su entrepierna revelando una tremenda erección con el glande en forma de casco de color rosa ya sobresaliendo por completo de su prepucio que se contrajo hacia atrás del glande de Theo lo excitado y asustado que estaba en ese momento pues no sabía lo que ellas pretendían pero no iba a hacer nada bueno para el seguramente.   

-“Sabes tienes un buen pene es una pena que ya no te va a servir para darte placer”. Dijo Tania mientras lo masturbaba.

-“Te vamos a dar el honor de tener sexo con nosotras pero ya no podrás hacerlo con mujer alguna luego de hoy” Añadió Karen.

Al terminar de hablar ambas rieron maliciosamente, cuando terminaron de reír ambas se despojaron de sus pantalones como blusas, la primera en quitarse el sujetador (corpiño) fue Karen, seguida de Tania, ambas tenían senos pequeños pero muy sugerentes, coronados con dos pequeños pezones color rosa, que excito de inmediato a Theo de solo verlos.

Su pene comenzó a chorrear líquido pre seminal, de la punta a raudales era la primera vez que veía no solo un par sino dos pares de tetas, tan de cerca al desnudo, Tania fue la primera en quitarse su tanga de color blanco, Karen por su parte permaneció con su calzoncito (braga) de color verde mientras su hermana se coloco frente al asustado pero excitado Theo, ella acerco su bellas nalgas a la pelvis de Theo hasta que su endurecido pene de 22 cm quedo entre sus firmes nalgas, Tania sintió el calor que del pene en erección de Theo emanaba.

El líquido pre seminal que del pene de Theo no dejaba de fluir comenzó a lubricar entre las nalgas de Tania, que pronto se abrió sus nalgas con sus propias manos para dejar que el pene de Theo fuese arropado por sus dos nalgas lo que hizo dar un gemido en placer al Theo, involuntariamente.

-“Eres un puerco, no mereces este regalo, mejor goza todo lo que puedas porque no habrá otra oportunidad”.  Le dijo Karen al oído a Theo mientras acariciaba sus nalgas y colgantes huevos desde atrás. 

Karen termino de desnudar a Theo antes de pasar entre sus piernas y tomar su pene en erección, mientras las nalgas de su hermana continuaban restregándose a su pelvis, de pronto Theo se estremeció al sentir una mano nerviosa, que era la de Karen tomar su pene, ella notaba sus venas latiendo, hinchándose, no era la primera que tomaba un pene, pero nunca el gran miembro de su primo sumiso, cuyo pene fue poniendo más grande ante sus caricias, Karen le dio un besito en su glande rosado. Luego Theo vio como ella se metía medio pene hasta la garganta, fue un momento pero casi me ahogo Karen.

Karen siguió tratando de engullirse aquel palo de carne caliente mientras se le escapaban las babas por la comisura de los labios, ella lambia y tragaba cuanto pude notando como el sexo de su hermana ya chorreaba de su jugos de lo excitada que estaba Karen no tardo en sentir que Theo estaba a punto de correrse, se la saco de la boca, con prisa y se puso de pie detrás de él, Theo casi grita de enojo pues estaba en el cielo pero fue transportado al infierno cuando sintió una fuerte patada en los huevos desde atrás dada por Karen.

-“AAAAAAAAAAAHHHGGGG”, Grito Theo de dolor.

Aun con sus huevos pulsantes de dolor Karen tomo el pene aun endurecido de Theo y lo coloco en la entrada de la vagina de su hermana, quien se echo para atrás clavándose toda la virilidad de Theo por completo, ella dio un gemido de placer cuando Theo empezó a penetrarla al principio muy lentamente pero a medida que la pasión lo excitaba más, hundía su pene hasta llegar a lo más íntimo de la vagina de Tania, esa penetración tan excitante le dio ánimos a Karen para abrirle las nalgas a Theo y comenzar a lamber con intensidad su fruncido ano, que hizo que Theo se retorciera de placer al sentir el primer beso negro de su vida.

Karen sacó de pronto su pene y lubricando como estaba lo coloco sobre el esfínter de Tania, Theo no tardo en empezar a penetrarla por su delicado culito… al principio Tania sintió un escozor insoportable pero luego al lubricar más el pene comenzó a sentir una sensación jamás sentida, ahora era Theo que presa de una locura incontenible por saberse dueño de ese virgo anal empezó a sacar y meter su pene haciendo estremecer a Tanía hasta que una eyaculación copiosa irrigó el recto de ella, fueron varios disparos de de semen que lubricaron el recto de Tania, quien también llegó a su poderoso el semen fue espeso e inacabable que la llenaba mientras Tanía gritaba y se contorsionaba de placer con el pene de Theo latiendo aun dentro de la no de Tania.

De pronto Theo que estaba bufando de placer sobre la espalda de Tania sintió de nuevo una patada en los huevos un más fuerte que la anterior, fue tan intenso el dolor que perdió el conocimiento por unos minutos, cuando recupero el sentido era Karen la que lo estaba cabalgando, tenía las manos atadas a la espalda y ella estaba sobre él,  Karen gemía de placer sin parar. Mientras la decía.

-“¡Vamos, goza, maldito bastardo, goza!” Decía Karen.

El placer que la apretada vagina de Karen le estaba dando a Theo hizo que no notara que dos mandíbulas metálicas de un burdizzo estaba ya puestas en lo alto de su escroto dispuestas a cerrarse, de pronto Karen comenzó a venirse, las paredes de su vagina comenzaron a palpitar lo que hizo que el pene de Theo también comenzara a tener contracciones.

Un grito al unisonó de los dos se escucho cuando ambos llegaron al clímax, entre los gemidos de Karen ella dijo.

-“AHORA… TANIA… AHORA”. Grito Karen.           

Tania cerró las mandíbulas del burdizzo y el placer de Theo se transformo en un horrible dolor como nunca antes había sentido en toda su vida.

-“AAAAAAAAAAAGGGGGGHHHH”. Grito Theo   

Theo se desmayo mientas todo su cuerpo se sacudía con convulsiones, cuando despertó Karen y Tania ya estaban vestidas, aun sentía un gran dolor punzante proveniente de sus huevos con miedo a la respuesta pregunto.

-“¿Qué me hicieron?” Pregunto Theo.
-“Poca cosa bastardo, ¡solo te castramos!”. Dijo Tania tomando del mentón a Theo.

Las lagrimas de Theo recorrieron sus mejillas mientras observaba como ellas dos regresaban a la casa dejándolo ahí recercado en aquel árbol, con sus manos agarrando sus hinchados huevos, desde entonces convertido en un eunuco siempre ha recordado aquel placer que ya nunca más ha podido disfrutar pues su pene se encogió y no se excita por más que lo intente aun usando medicamentos para la impotencia, siempre Theo siempre recuerda su único placer sexual aquella “Tarde en el Bosque”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES

Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo......


OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES
Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [INCESTO] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Oscar y Omar de 20 y  21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo aunque ya habían tenido sexo las dos parejas aquella ocasión no se dio por alguna razón.

Mientras caminaban a casa ya muy tarde esa noche de pronto Oscar cayó al suelo a los pies de Omar que de inmediato se acerco a ver que le paso a su hermano pero no tardo también en caer al suelo inconsciente, ambos fueron alcanzados por un dardo tranquilizador que los dejos sin sentido, casi de inmediato una camioneta cerrada se detuvo a su lado y dos hombres los subieron en ella para luego partir hacia rumbo desconocido, ninguno de los dos supo cuanto tiempo estuvieron inconscientes o donde estaban cuando despertaron solo que estaban apenas en ropa interior sobre un frio piso de cemento.

Un hombre de unos 55 o 60 años vistiendo una camisa negra se presento ante los dos hermanos de improviso, tomo Oscar quien era el que estaba más cercano a la puerta de la habitación ambos estaba amarrados, el hombre tomo de los cabellos a Oscar para hacer que se pusiera de pie, cuando lo estuvo con sus manos le arranco su trusa (slip) color verde dejando a Oscar completamente desnudo para después llevárselo arrastrado de los cabellos con Omar gritando para que el hombre soltara a su hermano, como pudo se puso de pie pero no pudo salir de la habitación pues la puerta se cerró.

Omar escucho a su hermano Oscar suplicar y gritar, para luego escuchar un jadeos, luego un largo silencio y un grito, escucho la voz de su hermano suplicar gritando. 

-“NO, NO. NO, SACALA, SACALA POR FAVOR”. Gritaba Oscar.

Aquellos gritos y suplicas se prolongaron por varios minutos Omar estaba desesperado trato en varias ocasiones abrirse paso derribando la puerta pero era de solido metal por lo que por más que lo intento poco pudo hacer, para poder derribarla, en su mente pasaron las peores escenas y no estaba tan equivocado.


** ** ** ** ** ** **

Oscar fue llevado a una amplia habitación para ser colocado boca abajo sobre una mesa de madera con sus brazos atados a las patas de manera horizontal, su pelvis como piernas quedaban por fuera de la mesa, sus nalgas de blanca piel como el resto de su cuerpo quedaban expuestos sin ninguna manera de defenderse ahí otro hombre de una edad similar al primero ya los esperaba y ayudo a asegurar a Oscar a la mesa luego se bajo su pantalón para revelar un enorme falo en completa erección, que ya estaba chorreando liquido pre seminal. 

Aquel hombre le apretó la nariz a Oscar quien intento no abrir la boca pero no pudo tuvo que abrirla para respirar y cuando eso sucedió el hombre le introdujo su enorme pene de al menos 26 cm de largo bastante venosa circuncidado por completo hasta que sus pesados huevos quedaron colgado por debajo de la barbilla de Oscar, que sintió como el glande del hombre casi le llegaba a la boca de su estomago, sentía arcadas pero no podía hacer nada para sacar el enorme falo de su boca, el hombre lo tomo de ambos lados de su cabeza para comenzar con un mete saca brutal.

Oscar fue obligado a soportar aquella mamada brutal sin poder hacer nada, la saliva brotaba de la boca de Oscar a raudales bañando los huevos de aquel hombre  que no dejaba de gemir al sentir su glande bien profundo en la garganta de Oscar, que lloraba con el rostro enrojecido mientras el otro hombre comenzó a azotar sus nalgas con sus manos, dándole nalgadas fuertes con una cadencia que le hacía sentir como su sus nalgas estuvieran sobre un comal (parrilla), Oscar nunca pensó vivir algo similar.

De pronto el hombre que lo nalgueaba dejo de hacerlo para también bajarse su pantalón como ropa interior, de reojo Oscar pudo ver su pene erecto de 29 cm sino que mas con su prepucio corrido dejando su glande en forma de hongo al descubierto, aquel hombre se posiciono detrás de Oscar le abrió sus nalgas le escupió su ano tres veces antes de comenzar a restregar su erección delgada pero muy larga por entre sus blancas nalgas, Oscar trato de suplicar que no lo penetrara pero el pene en su boca hacía imposible que pudiera decir algo apenas entendible.

-“¡AAAAHYYYY NNNGGG MMMHHHH!” Gimió Oscar de repente.      

El hombre lo penetro 17 centímetros de carne caliente entraron con la primera estocada, había perdido la guerra, el aullido de dolor que pego fue acallado por el pene en su boca, ese iba a ser el único aullido que haría Oscar pues el hombre que lo penetraba por la boca incremento el ritmo de sus embestidas cada nueva embestida era seguida por sonidos guturales por parte de Oscar que se sentía como le hubiesen insertado un poste telefónico por sus entrañas.           

-“MMMHH”. Gruñía Oscar.         
-“¡SSHHH PUTITO! Tranquilo pronto te encantara y vas a pedir más”. Dijo el hombre a Oscar quien lo penetraba por su ano.        

Cada cosa que le decía ese hombre a Oscar era denigrarlo, mientras seguía bombeado bien profundo, lo que hacía que moviera su pelvis sin querer, son su ano sintiendo fuertes espasmo en ese momento Oscar odio a su ano más que nada en el mundo, después de cada embestida que le llenaba de dolor y sentía como se desgarraba su esfínter anal, para luego sentir una ola de escalofríos de placer que nacían en su ano y le llegaban hasta su cabeza.          

Oscar ya no podía pensar, solo se quedo ahí con la mirada perdida  sintiendo como ambos penes se le enterraban una y otra vez hasta el fondo, el hombre que lo penetraba analmente movía sus nalgas en círculos para que le diera mayor placer, ambas embestidas fueron brutales y duraron varios minutos el primero en venirse fue el hombre que tenía su pene en su boca, Oscar por primera vez en su vida sintió el sabor del semen con una abundante descarga en su boca, escuchando como el hombre gemía de placer.           

Pasaron algunos minutos hasta que el hombre que lo penetraba por detrás  empezó a venirse en su interior, 15 segundos antes Oscar se había corrido sin tocarse siquiera, sus piernas desfallecieron ese  momento, el hombre se aferró muy fuerte a sus caderas mientras se venía gimiendo de placer, por su parte líneas de espesa leche quedaron bajo la mesada, provenientes del pene de Oscar todo aquello desde que comenzó con la mamada a aquel hombre hasta que el otro se vino en su interior debió tardar entre 20 – 25 minutos, pero la venida del hombre en su ano sí que duro fácil 40 segundos, de descarga constante, podía sentir los espasmos en su ano, uno tras otros, con el mordiendo su espalda, por cada uno de ellos.    

Unos 10 segundos después él se salió de Oscar, dejando su ano complemente abierto, algo desgarrado al fin y al cabo lo había desvirgado analmente su ano palpitando dejaba escapar a borbotones la enorme descarga de semen de su violador que se entre mezclaba con su propia sangre, que resbalaba según sintió Oscar por el interior de sus piernas, incluso llegando a gotear de sus huevos, el pene de Oscar por otro lado también quedo palpitante goteando semen de la punta, con el chico aliviado que todo por fin terminara.


** ** ** ** ** ** **

Debieron pasar un par de horas, Omar que ya no escucha ruido alguno, estaba desesperado por ver a su hermano, uno de los hombre que violaron a Oscar, se presento donde aun estaba sobre la mesa de madera para limpiar su rostro del semen ya seco, lo mismo sus nalgas, ano y piernas del semen que escurrió por ellos, para dejarlo presentable, luego cuando termino le ordeno al otro hombre.

-“¡Ya está listo, ve por el otro!” Dijo el sujeto.

El otro hombre obedeció con una sonrisa malévola en su rostro, no tardo mucho en llegar a donde estaba Omar que al verlo entrar, trato de golpearlo embistiéndolo pero fue sometido con un fuerte golpe en el estomago, a le también le fue hecho añicos su trusa dejándolo completamente desnudo, el hombre le coloco un collar de cuero en el cuello y se lo llevo hacia donde estaba su cómplice y hermano al que le habían colocado un aro en la boca a modo de bosar al que estaba unidos partes de cuero que se aseguraron detrás de su nuca y cuello dejando su boca abierta como lista para realiza una nueva mamada.

Omar al ver a su hermano en aquella posición les grito a los dos hombres.

-“MALDITOS QUE LE HAN HECHO A MI HERMA…” Grito Omar pero no pudo terminar la frase cuando uno de los hombre le dio una fuerte cachetada en su mejilla derecha.

Omar fue conducido frente a su hermano, su pene quedo a la altura de su boca, el hombre que lo mantenía bien sujeto, tomo su pene para comenzar a masturbarlo cuando el pene de Omar estuvo completamente en erección alcanzaba los 20 cm, era blanco con un glande rosado en forma de casco circuncidado, el hombre tomo su pene y lo dirigió a la boca de su hermano.

-“No, No Por favor, Noo”. Suplico Omar hasta que sintió la punta de su glande tocar la lengua de Oscar.

El hombre que sujetaba por detrás a Omar empujo su pelvis hacia adelante y su erección se enterró por completo en la boca de su hermano, que abrió los ojos muy grandes al sentir su boca de nuevo rellena por un pene de nuevo y no cualquier pene sino el de su hermano, sintió arcadas de nuevo, al sentir los huevos de Omar colgando debajo de su barbilla.

El otro hombre no tardo en sujetar de sus cabellos a Oscar para comenzar a moverla hacia adelante y atrás, para comenzar a darle una mamada brutal a su hermano, que desesperado suplicaba.

-“Por favor ya basta, basta por favor… ¡MMMMMMM!” Suplicaba pero gemía al mismo tiempo Omar.   

Aquella mamada forzada de hermano a hermano duro entre 8 y 10 minutos antes de que Omar fuese separado de Oscar con su pene todo babeado y palpitante oscilando mientras fue conducido a la parte de atrás de su hermano para quedar su pene entre las firmes como paraditas nalgas de Oscar, que el otro hombre se encargo de abrir para dejar su rosado ano a la vista de Omar.

Con su erección  apunto de penetrar a su hermano Omar suplico de nuevo con lagrimas en los ojos.

-“Por favor déjenos ir, no diremos nada, ¡Por favor!” Suplico Omar con lágrimas rodando por sus mejillas.

Ambos rieron y eso le dijo a Omar que ambos estaba a merced de aquellos tipos, comenzaron a darle de nalgadas, no podía defenderse y de repente comenzó Omar a dar gritos fuertes ya que lo estaban penetrando, le dolía muchísimo, tanto que ya lloraba sin reparo alguno, uno de ellos le coloco una mordaza para que Omar dejase de gritar, mientras uno lo penetraba el otro tomo su pene erecto e hizo que penetrara a Oscar.  

Ambos se turnaron para violar a Omar hasta el cansancio, dentro de todo el miedo, enojo y coraje que le causaba la situación en el fondo sentía algo de placer, pues estaba siendo penetrado pero al mismo tiempo Omar también estaba penetrando, siempre había querido simular una violación pero no así. 

Cuando ambos hombre acabaron dentro de Omar dejaron que este se corriera dentro de Oscar, la descarga de Omar fue enorme y cuando sacaron su pene del interior del ano de su hermano aun disparo dos cuerdas sobre sus nalgas que hizo reír a ambos hombre.

Con ambos jóvenes jadeantes los dos hombres desamarraron a Oscar de la mesa pero le amarraron sus manos a la espalda como las tenia Omar, uno de ellos salió y regreso con una cuchillo eléctrico, aquello alarmo a los jóvenes pero para ese momento estaban con mordazas y sus suplicas eran nada entendibles. Omar fue el primero en sentir la cuchilla en sus carnes su pene aun en erección fue el primero en ser cercenado de su cuerpo.

Su escroto con sus huevos adentro le siguieron convirtiéndolo en un eunuco nulo para el resto de sus vidas, por su parte a Oscar que no se había corrido aun, uno de los hombres comenzó a darle una mamada mientras el otro detenía la hemorragia en la entrepierna de su hermano desmayado  a unos pasos de donde Oscar comenzó a gemir, 5 – 6 minutos duro aquella mamada antes de que Oscar dejase escapar entre un enorme jadeo de placer una gran carga de su semen directamente en la boca del hombre.

Aun no había acabado de venirse por completo con su pene aun dentro de la boca del hombre palpitando, cuando Oscar sintió como el hombre tomo sus huevos y se los corto con el cuchillo eléctrico castrándolo en el acto, Oscar puso los ojos en blanco lanzo un último gran chorro de semen en la boca del hombre y se desmayo por el dolor que su castración le produjo.


** ** ** ** ** ** **

Ambos hermanos fueron vendido a un rico hombre en Asia, para que fuesen sus juguetes sexuales, aun ambos son buscados por sus familiares, cada tanto Oscar penetra a Omar pues aun pude tener erecciones ya que su Amo le da testosterona a ambos para que conserven sus cuerpos masculinos, es el único amor verdadero que pueden darse, Omar a aprendido a apreciar el placer anal que su hermano le proporciona lo suficiente para poder sentir un orgasmo.

Claro nada parecido al enorme orgasmo que sintió cuando se vino dentro de las entrañas de su hermano tres años atrás cuando fueron “Obligados por los Secuestradores”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com