LA VENGANZA

El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar......


LA VENGANZA.
El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VENGANZA] [SNUF]


Categoria: Hetero      Autor: Dulces Placeres & Darksoul




Siendo sincera nunca fui la chica ejemplar, mi excelente figura siempre me puso en una posición de privilegio cuando los hombres debían elegir y ante la competencia frente a otras mujeres, ganaba la supervivencia del más fuerte en mi caso de la más bella. Nacida bajo el signo de virgo, hace un poco más de dos décadas, de cabello negro azabache, lacio, cortado un tanto desprolijo a la altura de los hombros, cara redonda y chata, de grandes ojos verdes, nariz diminuta y labios carnosos, mi rostro está bañado en sutiles pecas.    

Soy bastante alta, pasando el metro setenta, vientre plano, pechos grandes, aunque de silicón, anchas caderas, piernas torneadas, unas nalgas macizas, grandes y apetecible, digna de las mejores actrices de películas pornográficas. A eso hay que sumarle mi total desinhibición por cualquier tipo de práctica sexual, oral, vaginal, anal, todo me encanta, el ‘no’ no está en mi vocabulario en la cama.          

Mi objetivo en la vida era claro, buscaba un hombre con dinero para que me mantuviera por el resto de mi vida, así deambulaba noche tras noche por bares nocturnos, donde frecuentaban los tipos de billeteras gordas que buscan a las mejores mujeres para llevarlas a la cama.          

Así más de una vez terminaba enredada con desconocidos que me daban muy buena plata a cambio del mejor sexo, mientras por mi parre disfrutaba un buen pene y más si encima te pagan que más se puede pedir. No me molesta si piensan que soy una puta fina, de echo lo asumo en mi intimidad.        

Así fue que en una oportunidad conocí a Rodrigo Echenique, un importante empresario, muy conocido que después de la primera cogida quedó hipnotizado conmigo, cuando me visitó por segunda vez supe que había mordido el anzuelo, así sus visitas fueron tan frecuentes hasta que no pudo escapar de la trampa, al poco tiempo solo tenía sexo con él y terminamos casándonos.   

El objetivo parecía estar cumplido, como en un cuento de hadas pasaba a ser rica de la noche a la mañana. Pero en un par de años me daría cuenta que no todo era tan fácil, la fortuna de Rodrigo no parecía tener límites y yo podía gastar todo el dinero que quisiera, pero nada era gratis, él era un tipo sumamente poderoso, sus tentáculos alcanzaban las altas esferas del poder, políticos, jueces, policías, gente corrupta y mafiosa, sin escrúpulos, su poder era más grande que su fortuna, y ante los medios y reuniones yo debía mantener la fachada de mujer perfecta, sonreír a todo el mundo, aunque yo supiera que él tenía muchas mujeres con las que se revolcaba y no dudaban en querer ocupar mi lugar. 

Su poder no parecía tener horizontes, no había lugar donde escapar, no había lugar donde ir, el sin duda me encontraría, una tragicomedia, estaba prisionera en mi castillo de cristal. Se había transformado en un déspota conmigo, como sus coches, sus caballos de carrera, y su ropa italiana, yo formaba parte de su colección. Me había obligado a colocarme esas enormes siliconas, a depilarme definitivamente la vagina, a tatuarme varias parte del cuerpo, piernas brazos, espalda, pechos y hasta sus iniciales en mi pubis lampiño.

Se excitaba mirándome, tenía que improvisar shows para él, como una golfa, metiendo enormes objetos en mi vagina y en mi ano. Hubiera hecho estas cosas con él y por él con sumo placer si tan solo hubiera existido una poco de amor entre ambos, pero poco a poco lo fui odiando más y más y estaba decidida a hacer lo necesario solo para verlo sufrir.        

La vida me daría una oportunidad, esa noche volvíamos de una cena política, era cerca de las dos de la mañana, el chofer nos llevó de regreso a nuestra mansión, todo parecía normal, saludó a la custodia como de costumbre, nada hacía suponer que la traición era inminente. Llegamos a nuestra habitación, casi en silencio, entramos y al encender la luz Rodrigo fue sorprendido por un certero puñetazo que lo derribó al suelo, asustada, me quedé paralizada al ver un tipo enorme, con músculos de acero, que nos amenazaba empuñando un arma. 

Mientras Rodrigo aún estaba en el suelo me dijo aquel hombre.       

-“Señora, pórtese bien, la cosas no es con usted, ¡es con esta basura!” Dijo aquel hombre.         

Mientras decía eso le aplicó una patada en el vientre a mi esposo, a continuación empezó a decirle que lo mandaba vengarse un tal ‘Alture’, por unos negocios en que lo había estafado y no sé cuántas cosas más que yo no entendía, Rodrigo se sintió acorralado y trató de disuadirlo:

-“¡Pará! ¡pará! Tengo mucho dinero… negociemos…” Dijo mi marido.     
-“¡Ja! ¡ja! Basura… no hay dinero que pueda comprarme…” Le respondió el hombre.    

Rogó en varias formas, en todas las posibles, tratando de negociar, pero el extraño se mantenía inmutable, fue cuando mi esposo jugando una última carta pronunció las palabras que jamás pensé escuchar y lo que me hizo de alguna manera querer hacerle daño y creo que ahí decidí que era hora de que fuese yo quien mandara.

-“Puedes usar a mi mujer… ¡es muy bonita! No me hagas daño y puede ser tuya…” Dijo Rodrigo.      

Yo no podía creerlo, maldito cobarde, típico de un miserable, en ese momento el extraño en silencio me miraba pareciendo analizar la propuesta, hasta que el sentencio.

-“De acuerdo, vamos a jugar los tres, a mi manera…” Termino por decir aquel hombre. 

Tomando a Rodrigo del cabello prácticamente lo arrastró hasta una silla obligándolo a sentarse sobre ella para luego esposarle las manos por detrás de manera que no pudiera moverse. Él se sentó a su lado y me dijo:

-“Bueno, tendrás que salvarle el trasero a tu esposo, así que más te vale que seas complaciente conmigo, vamos quiero ver que me ofreces”. Me dijo aquel hombre.    

En ese momento estaba con una tensa calma, incómoda pero excitada, nerviosa pero expectante, aflojé la cremallera de mi vestido celeste dejándolo caer al suelo, quedando solo con una diminuta tanga transparente y mis enormes pechos desnudos, solo que ahora Rodrigo parecía haber cambiado de opinión y me pedía que no le hiciera caso, que no siguiera, casi desnuda ante la mirada de los dos hombres, estaba entre la espada y la pared, negarme por el pedido de mi esposo o seguir ante el extraño que aún empuñaba el arma. El deseo de venganza fue más fuerte y supe que podía ser el momento que había estado esperando por mucho tiempo.       

Me pidió que girara para ver mis nalgas, lo hice pues deseaba completar mi venganza y esa oportunidad era una que no iba a dejar pasar, escuché halagos a mi figura, me excito lo que estaba pasando, era increíble pero mi vagina se mojaba más y más. Creo que el intruso había asumido que yo no haría nada en su contra, por lo que dejando el arma a un costado me llamó a su lado, me acerqué, estando el sentado llegaba a la altura de mis pechos, así que se dispuso a lamerlos, su lengua pasaba por ellos dejando un húmedo rastro de saliva tras de sí.

Llegaba a mis pezones rozándolos apenas, sus manos se perdían en mi entrepierna, una por delante atacando la tanga sobre mi pubis y la otra por detrás se colaba bajo ella acariciando mi caliente ano, todo sutilmente como para hacerme desear más, sin penetrar mi trasero, solo por el contorno, sin tocar mi clítoris, solo por encima de la seda transparente, sin comer mis pechos más de lo necesario.

Trataba de disimular mi placer mirando discretamente a los ojos de Rodrigo quien seguía protestando. Mi amante casual era muy guapo, cansado de este jueguito previo tomó el elástico de la pequeña tanga entre sus poderosas manos y tiró de ella hasta arrancarla dejándome totalmente desnuda, al observar mi pubis depilado con las iniciales tatuadas ‘RSE’ miró con desprecio a mi esposo y lo increpó.    

-“¿Tan poco hombre eres para tatuarle tus iniciales a tu mujer? ¿Qué te hace pensar que te pertenece?” Le dijo. Lo que me alegro.

El no respondía, solo seguía protestando, el macho comenzó entonces a lamber mi zona íntima, dándome besos cerca de mi glande, mojando sus dedos con mis jugos, lentamente, mi clítoris lo deseaba, era increíble la experiencia que estaba viviendo, gozaba con el sufrimiento de mi marido, los segundos pasaban, dos dedos se habían colado en mi vagina que rebalsaba a mares, gesto inequívoco del momento de placer que estaba atravesando, otros dos se habían introducido por mi ano, movía ambas manos jugando en ellos, su aliento caliente rebotaba en mi botoncito, no podía mantenerme en pie, no podía mantener los ojos abiertos, no podía dejar de agitarme, no podía dejar de escapar gemidos, no podía, solo no podía más…     

Rodrigo se dio cuenta de mi estado y comenzó a insultarme. 

-“¡Eras una sucia puta! ¿Te gusta? ¡Niega que te gusta! ¡zorra hija de puta!” Dijo mi marido.    

Simplemente lo ignoré ya que en ese momento el extraño me llevó a la cama haciéndome arrodillar con mis rodillas juntas con mis nalgas hacia arriba, me hizo inclinar arqueándome de modo que mis tetas quedaron contra el colchón, mi esposo tenía el primer plano de toda mi apetecible retaguardia, el intruso se desnudó, de reojo vi un hermoso pene que se preparaba a someterme, escupió su mano y empezó a jugar en mi trasero, tomé aire, se preparaba para dármela por el culo, era mucho para mí, pero solo de imaginar la cara de mi marido esperé deseosa a que lo hiciera.         

Se paró en la cama sobre mi posición con una pierna a cada lado, para luego ir bajando lentamente su miembro sobre mí hasta sentir la punta posarse en mi esfínter anal, empujando lentamente. La verdad es que mi ano se había comido tantos penes que casi sin perder tiempo había ingresado todo por completo, imaginen como gozaba mientras me penetraba, sintiendo esa carne dura entrando y saliendo, me apretaba los pezones, mis gemidos se mezclaban con las protestas que llegaban del otro lado de la habitación.   

-“¡Hijo de puta dejala!” Decía mi esposo.         
-“¡Perra, deja de gozar! Los voy a matar a ambos” Vociferaba mi esposo.  

Cuando creyó suficiente me llevó sobre la silla, forzándome a sentar sobre las piernas de mi esposo, frente a frente, cara a cara, quería que me viera, quería que me sintiera, él se colocó atrás y ahora me llenaba toda mi mojada vagina con su gruesa erección, inmediatamente mis gritos de placer escaparon de mi boca.  

-“¡AAAAAAHHHH DIOS SIIIII!” Gemí.         

Su pene arrancaba orgasmos de mi vagina, sintiéndola llegar bien profundo, la situación de que el bastardo sufriera con mi goce me enloquecía, mi vagina emanaba fluidos a mares, sus palabras se mezclaban en el aire.          

-“Dale nena, llévate tu mano al clítoris, ¡mastúrbate!” Decía aquel hombre.    
      
-“¡No! ¡No le hagas caso! Maldita perra” Dijo mi esposo.     

Obviamente llevé mi mano a mi entrepierna y me masturbé, lo abracé fuertemente por la nuca y poniendo mi boca casi en su oreja dejé escapar los gritos del orgasmo más terribles y profundos que recuerde en mi vida, estaba feliz en verdad…   

Faltaba el toque de distinción para que la venganza fuese completa, el intruso me hizo arrodillar y abriéndome la boca se masturbó a centímetros, me dijo que me acabaría en la boca, pero no debería tragar una gota, solo mantenerlo hasta que el me indicara que hacer. Mientras el otro seguía insultando en todos los idiomas, yo no le quité la vista de encima mientras el líquido amargo y espeso iba llenando mi boca, me ocupé de contener todo como me había pedido. 

Cuando acabo de venirse tomó el arma, fue donde estaba Rodrigo y poniéndola en su cabeza le dijo.  

-“¡Cagón! ¡Cobarde!, abre bien la boca o te vuelo la cabeza” Le ordeno el hombre a Rodrigo.   

Ya se imaginarán como terminó aquello, me hizo sentar nuevamente sobre mi esposo y darle un enorme beso de lengua, gigante, para transferirle su semen en mi boca a la de mi esposo. La leche ya se había mezclado con mi saliva, sin embargo por efecto de la gravedad dejé caer todo en su boca, haciéndolo tragar todo hasta la última gota, cuando separé los labios miré su cara de asco y no puede evitar sonreírme, era un cobarde.

Rodrigo se había orinado en los pantalones, empezaba a toser por la situación y terminó vomitando lo que había ingerido por mi parte irradiaba placer por los poros.

Me levante y fui hasta el hombre me acerque y lo bese en los labios antes de arrodillarme para darle una nueva mamada, que el hombre agradecido gimiendo de placer.

-“¡Vaya que tu esposa sabe chuparla cerdo!” Dijo el hombre mientras lo apuntaba con su arma.

De pronto me puse de pie y le susurré en su oído.

-“Vuélale los huevos a mi esposo y te pagare lo que me digas” Le dije.

Al principio el hombre me miro extrañado, pero al ver mi rostro de determinación como de odio solo sonrió, para luego decirme.

-“¿Segura que eso desea señora?” Pregunto el hombre.
-“¡Si!” le respondí asintiendo con la cabeza.     

El extraño entonces sonrió y para acercarse a donde estaba mi esposo, le abrió su pantalón para luego usando su fuerza destrozarlo haciéndolo girones, la entrepierna de mi marido quedo solo cubierta por su ajustado bóxer, el hombre tomo su paquete con su mano libre y dijo.

-“Hey mira apenas y es hombre tiene el pene diminuto y huevos de perdiz”. Dijo el hombre.
-“HIJO DE PUTA SUELTAME”. Le grito mi esposo al extraño.

El hombre se le quedo mirando con furia y le destrozo su bóxer, dejando su entrepierna al desnudo, para ese momento había sacado mi teléfono de mi bolso sobre la cama y estaba grabando todo, el extraño, coloco la boca del cañón de su arma que era una .38 especial sobre el escroto de mi marido que al ver amenazada su hombría de nuevos suplico.

-“¡No, espera, espera, llévate a la puta de mi esposa pero no me hagas nada!”. Dijo mi esposo.
-“¡Maldito cobarde ni mereces llamarte hombre!” Dijo el Extraño.

-“PANG, PANG” Se escuchó de pronto.

El hombre le disparó dos tiros casi a quema ropa en los huevos a mi esposo, el dorso desnudo aun sudoroso del extraño quedo salpicado de sangre y tejido, el escroto de mi esposo exploto, llevándose sus huevos en el proceso que se hicieron añicos y se regaron por la alfombra de la habitación.

-“AAAAAAAAAAAAAHHHYYYYY, NOOOOOOO UN MEDICO, UN MEDICO” comenzó a gritar mi esposo. 

El extraño entonces se me acerco aun con el arma humeante, para darme la llave de las esposas para cuando él se retirará, hablo bien claro con mi esposo, le dijo que tenían suficiente información clasificada para hacerlo volar del planeta, que en adelante era suya y las veces que quisiera sin que él protestara, sería la única manera de mantener su status quo, y que nadie supiera el tipo de lacra que era, y por supuesto que ya no era siquiera un hombre.        

Rodrigo, con lágrimas en los ojos mezcla de impotencia como por el dolor de su brutal castración asintió con la cabeza en señal de que aceptaba aquello, no dudaría en darme a otros hombres si era necesario con tal de salvar su pellejo.

Rodrigo se recuperó, pero ahora la que mandaba era yo, le deje claro que si intentaba algo le había dado el video a varios abogados con la instrucción de difundir el video de cómo fue castrado, Rodrigo se volvió más sumiso y ahora es casi mi sumiso esclavo incluso le lambe los huevos al hombre que viene dos veces por semana para darme mucho placer mientras me penetra con su enorme pene, que me hacer gozar como una puta perra, algo que Rodrigo nunca logro





Autor: Dulces Placeres & Darksoul       Adapatador: DarkSoul

PORRISTA UNIVERSITARIA

Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos......


PORRISTA UNIVERSITARIA.
Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & Darksoul




Soy Sergio de 23 años moreno, alto y de buen cuerpo y hasta no mucho tiempo atrás bien dotado. Me apodan el alacrán por el tatuaje que tengo en uno en uno de mis hombros. Todo ocurrió cuando cursaba el primer semestre y otros chicos crearon un equipo de futbol y me preguntaron qué si quería jugar con ellos, a mí me gustaba desde chico ese deporte, así que acepte sin vacilación alguna.         

Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos. Me excite tanto de solo imaginar que esa boca me hiciera un buena mamada que tuve una erección, uno de mis compañeros dijo:

-“Veo que te gusta esa chica”. Dijo mi amigo.  
-“Si, de solo verla me ha excitado”, Le respondí.         
-“Eso se te nota, pero cálmate o las va a asustar”. Añadió mi amigo.

El tenía razón entrenaba con el típico short, de futbolista cortos, ajustados y blancos con mi pene que parecía un tubo de más de 20 cm ya queriéndose salir, tenía que calmarme. Ese día terminó y regresé a casa y corrí al baño a masturbarme imaginándome como seria penetrar a esa chica.     

Los días pasaron y no dejaba de entrenar y ver esa linda chica hasta que un día el balón salió de nuestra cancha y cayo donde ellas estaban, ufff me sentí en el paraíso, el balón quedo justo en la mitad donde estaban todas esas lindas chicas me comencé a excitar, pero recordé que tenía mí short por lo que me relajé hasta que una de ellas me dijo:   

-“Aquí está su balón y tengan cuidado que pueden llegar a pegarle a alguien”. Dijo la chica.

Era ella la vi ahí frente a mi ufff a propósito cuando me estaba entregando el balón le toque las manos, se me hizo la difícil hasta cuando algo paso y me dijo:   

-“Se te nota un buen equipo”. Dijo Ximena.     

Noté que estaba con media erección, pero sin apenarme le dije.       

-“No es nada, aun duerme jajajaja”. Dije con una sonrisa picará.
         
Ella soltó una media risa y se puso algo roja, antes de decirme.       

-“Mucho gusto soy Ximena, ¿eres el jugador al que le dicen alacrán cierto?”. Pregunto Ximena.       
-“Si, le respondí, soy Sergio” Le dije.    
-“Tienes buen cuerpo y se ve que eres lindo”. Dijo ella,        
-“Gracias tú no te quedas atrás eres hermosa, hace tiempo que te observo”. Le dije.        
-“Si lo he notado, hasta mis amigas y yo te hemos visto”. Me dijo ella.      

Jajajjaja todas sus compañeras se reían sonrojadas y con una mirada picara, resulto que mientras yo jugaba ellas también me observaban y me vieron con una erección en más de una ocasión. Pensé que esas chicas no eran tan ingenuas como los chicos creíamos. Le dije a Ximena que si quería ir a tomar algo después del partido. Ella me dijo que sí, pero luego añadió.

-“Ten cuidado que soy una amazona”. Dijo Ximena.  
-“Lo tendré”. Le dije.

Cuando termino el partido me dirigí hacia los vestidores para cambiarme pero en lugar de entrar a mi zona decidí ir a la zona de mujeres para saber si estaba Ximena, pero ella no estaba ahí, estaba mi buen amigo Samuel teniendo sexo con otra chica que gemía de lo rico, no dije nada así que salí para ducharme creyendo que ese día no pasaría nada, al entrar al vestidor de hombres se me hacía raro escuchar pasos pues ya era casi el ultimo, ingrese y estaba Ximena ahí de rodillas frente a un casillero, resultó que ella era la hermana de uno de mis compañeros de juego y estaba sacando algo que Daniel su hermano le había guardado. Aproveche y cerré la puerta, para que nadie nos molestara. 

-“¿Qué haces aquí este lugar es solo para hombres?” Dije en un tono de asombro y rudeza.         
-“Es que mi hermano se le olvido sacar mi ropa y entregármela y me toco venir hasta aquí por ella ya que mi casillero está dañado” Me Respondió.
         
-“Tu hermano no te dejaría entrar aquí con esa ropa y más si hay hombres te podría pasar algo”. Le dije.
-“¿Qué me puede pasar? Aun más quien dice que no quiero que pase algo”. Me respondió.
         
Me sorprendió su respuesta y sin dudarlo le agarre, sin camisa y todo sudado y solo en short poniéndola contra la pared nos comenzamos a besar mientras sentía como mi pene crecía debajo de mi bóxer y nuestras lenguas se entrelazan mis manos agarraba sus redondas nalgas con esa pequeña minifalda mientras ella gemía y me arañaba la espalda.   

Luego mientras nos besábamos decidí meter mi mano por debajo de su falda ufff que delicia, su vagina estaba toda mojada ella quería que la hiciera mía, ella tampoco dudo en agarrarme mi pene hasta que me la saco y dijo.      

-“Enserio solo he tenido dos novios y a ninguno con un pene tan grande como el tuyo, ¿te la puedo chupar?” Me pregunto.     
-“Claro mi pene es tuyo y quiere que tus labios la prueben”. Le dije excitado.
-“¡Solo deseo tus huevos!” Me dijo algo seria. 

Casi de inmediato ella se arrodillo y se puso a mamar como toda una profesional me chupaba mi glande como nunca antes, de arriba hacia abajo, lo lambia, lo chupaba hasta los huevos luego me daba lengüetazos en el glande ya estaba extasiado era lo que había soñado, ella se lo metía hasta la garganta aunque con dificultada pues por tener un pene tan grande y gruesa como la de un buen chaval moreno que era, me estaba no aguante mucho debo reconocer y me vine en primer chorro de semen, ella intento sacarse mi pene de la boca pero la agarre de la cabeza duro y la sujete a mi pene, hice que se tragara toda mi leche, ella me miraba con los ojos llenos de lágrimas.

Mientras limpiaba mi erección de todo mi semen, le dije.      

-“Veo que te gusta chupar, ¿te gusto mi leche?” Le Pregunte.
-”Ummmmmm, Síiii”. Me dijo.   

Para luego seguir chupando mi pene se pasó media hora chupando mi pene mientras ella me daba una gran mamada ella misma se daba dedito estaba mojadita y otra vez me corrí en su boca llenándole sus deliciosos labios de mi espeso y blanco semen, luego de esa segunda gran corrida busque rápido unas colchonetas que habían en los vestidores y la puse sobre el piso con las piernas abiertas le quite la faldita y pude ver que traía una tanga de hilo dental que rompí con brusquedad en mi desesperación por penetrarla.   

-“¿Qué te pasa eres un salvaje? Me dejaras sin ropa para ir a casa” Me dijo.         
-“Cállate puta y disfruta de todo lo que te hare”. Le dije.

Ella me miro con una extraña mirada pero no dijo nada solo de dejo hacer, la tome con más fuerza y le abrí las piernas tenía una rajita depilada y rosadita ya toda mojada, no pude evitar meter mi cara y darle lengua le chupaba su vagina mientras ella gemía y se retorcía de placer, parecía un maldito perro callejero bebiendo agua de su raja me excitaba tomar su liquido con mi lengua y mis dos dedos la estaban haciendo llegar a un gran orgasmo hasta que luego de unos minutos ella dijo.      

-“Meeeeee Veeengooooooooo ahhhhhhhhhhhhhh”. Gimió y dijo Ximena.

Ella descargo con fuerza un liquido orgásmico en mi boca mientras le chupaba su vagina, la cambie de posición para colocarla en cuatro patas ahora podía verle sus nalgas y vagina, me enloquecí dándole lengua en el ano mientras metía uno por uno de mis cinco dedos entre su estrecha vagina ella solo gemía sin control.      

Luego de eso ella me acostó para hacernos un delicioso 69 ella se tragaba toda mi pene mientras yo como un demente estaba perdido dándole lengua sobre su ano y vagina era la visión más estupenda de mi vida sus nalgas eran y siguen siendo hermosas, bien cuidadas como trabajadas, firmes, redondas y paraditas.  

-“Métemela quiero que me hagas tuya” Dijo Ximena luego de algunos minutos.  

Ella se me monto y sentí como mis 20 cm de gruesa y dura erección se abrieron paso entre los pliegues de su mojada vagina vi su cara de dolor y placer, se mordía los labios, y me miraba a los ojos como poseída por la lujuria.  

-“Vamos perro hazme gozar mientras aun tienes huevos” Dijo Ximena.    

Ella solo gemía y gritaba mientras la penetraba. Le levanté para chuparle sus pezones rosados de sus grandes pechos, sentía como mi pene entraba y salía llena de líquido vaginal, ella lo disfrutaba como pocas veces vi a una de mis amantes en turno hacerlo, tampoco había penetrado a una mujer como lo hice ese día, la tenía controlada sentía como su cuerpo se pegaba al mío como ya no se resistía al placer que estaba sintiendo.

La levanté con mis brazos para seguirla penetrado con su espalda pegada a los casilleros. Ella solo gemía “ahhhahaahahhaa siiiiii ahahahhaa”, luego de unos minutos de nuevo la puse en cuatro patas y la penetre desde atrás tomándola de las caderas, le di tan duro que se escuchaba el rebote de mi cuerpo contra sus nalgas, mientras le taladraba la vagina con mis dedos iba trabajando su ano, me eche buena saliva mientras ella gemía primero fue un dedo. Ella trataba apartarse, pero era imposible cada vez que lo hacía más duro lo clavaba y la pegaba a mí, sacaba todo mí pene y de un solo empujón se lo metía, ella gritaba y gemía de dolor y placer decía.

-“Vamos sigue, sigue ahahahahhahahahahhahahahha”. Decía Ximena.      

Cambiamos de posición la senté sobre mis piernas de frente hacia mí, nos besábamos mi lengua llegaba hasta lo más profundo de su garganta mientras ella solo gemía; saque mi pene de su vagina y la arrodille de nuevo la puse a mamar mi erección parecía un bebe chupando, pero si por Dios que forma de mamar buscaba leche y no se la iba a negar por tercera vez, me vine en su boca y ella toda obediente se tragó hasta la última gota.  

Descansamos unos minutos en que solo no besamos luego me escupí mi pene con mucha saliva, le abrió sus nalgas y coloco mi glande sobre su ano, para despacio introducirlo ella gemía, mientras con mis dedos le frotaba su clítoris para que se relajara más, el placer se fue apoderando y el dolor se mezcló con el deseo de ser penetrada mi pene no tardo en estar todo dentro de su ano me movía lento aun no la quería lastimar, le di tiempo hasta cuando ella comenzó a moverse y gemir sin parar supe que era el momento de  comenzar a romperle su ano, ella gemía y me besaba con muchas ganas hasta que sentí como soltaba un chorro de su liquido se había venido otra vez. 

Luego de eso ya no aguante por mucho y me vine dentro de sus entrañas, era mi cuarta eyaculación en menos de dos hora sudados y cansados me levante y la ayude a colocarse de pie y vi como por su aun abierto ano salía mí semen, me sentí con el ego crecido pues me había comido lo que quería, nos duchamos juntos y le di un beso en gratitud a su sumisión estaba por comenzar a vestirme cuando ella me dijo al oído. 

-“¡Es hora de pagar!” Escuche susurrarme a Ximena. 

Pensé por uno momento que ella se refería a dinero, pero de pronto sentí que algo que pincho en la nuca y en dos segundos todo mi cuerpo se engarroto, apenas podía respiras y mover mis ojos, estaba paralizado, me fui de espaldas, de no ser por Ximena hubiese azotado en el suelo sin meter las manos.

Ximena me arrastro hasta el largo banco entre los casilleros que habíamos estado usando para tener sexo, donde me recostó boca arriba mi pene estaba en erección apuntando al techo por alguna razón más duro que nunca antes, incluso podía sentir abundante liquido pre seminal resbalar por mi miembro, ella se mondo sobre mí, restregando sus labios vaginales sobre mi vientre, luego se inclinó aplastando sus grandes senos sobre mi pecho para decirme.

-“Tranquilo cariño te inyecte una algo de las toxinas butulinicas pero no temas no morirás solo no podrás moverte en una hora, tiempo más que suficiente para que obtenga mi pago”. Dijo Ximena.

Luego fue hasta el casillero de su hermano saco su bulto y de él extrajo un burdizzo de mangos pequeños todo plateado, me estremecí al verlo regresa a donde estaba paralizado con aquella herramienta, viendo la expresión de mis ojos que de seguro denotaban miedo, ella me dijo.

-“Veo que sabes para lo que sirve esta herramienta ¿verdad?” Dijo ella.
-“¡Si, estas en lo correcto la voy a usar contigo!” Añadio Ximena.
-“Como te dije soy una amazona, y te dije que tus huevos son míos, todo hombre que tiene sexo con una amazona ya no pude volver a tener sexo con otra, por lo menos siendo un hombre completo”. Dijo Ximena mientras acariciaba mis huevos.

Luego sentí como me apretó mis expuestos huevos para jalarlos hacia mis rodillas, sentí cuando coloco las frías mandíbulas del burdizzo en la parte alta de mi escroto, sentí cuando tomo mi pene y se lo llevo a su boca para de nuevo comenzar a darme una mamada, luego de unos minutos se sacó mi pene de su boca solo para hablar.

-“Mejor disfruta que será tu ultima eyaculación como hombre”. Dijo ella para continuar chupando mi pene.

Su mamada se prologo por varios minutos, traté de aguantar tratando de ganar tiempo para poder moverme para evitar ser castrado, pero ella era una experta mamadora y pese a ya haberme corrido cuatro veces luego de 15 minutos comencé a sentir que estaba próximo a correrme de nuevo, traté en vano de aguantas mis músculos no me respondían y de pronto, mi pene comenzó a disparar mi espeso semen, en el justo momento del segundo disparo sentir el terrible mordisco del burdizzo sobre mi escroto.

Mis ojos casi se me salen de mis orbitas del terrible dolor que sentí, mi pene sin embargo siguió lanzando chorro tras chorro de mi leche que Ximena lucho por beberse, aunque mucho se le escapó de su boca para bañar mi pene y huevos moribundos, aún estaba temblando de dolor cuando sentí un segundo fuerte apretón del burdizzo que hizo que mis ojos quedaran en blanco y me desmaye por el dolor.

Para cuando desperté Ximena ya estaba vestida, al ver que abrí los ojos me dijo luego de darme un dulce beso en los labios.

-“Bienvenido a tu nueva vida como eunuco”. Me dijo ella.

Llore en ese momento de impotencia y terror, ya medio podía moverme y antes de irse ella se dio la media vuelta y me dijo.

-“Ni se te ocurra contar algo a alguien o mostrare el video editado en donde se muestra como me violaste y luego te castre, iras a la cárcel y ahí los eunucos no la pasan muy bien, si no dices nada podrás seguir teniendo sexo no solo conmigo sigo con varias de las porristas todo depende de ti cariño”, Dijo Ximena para luego irse.


Han pasado ya varios años de aquello, no dije, por miedo a ser señalado, Ximena me entregaba dosis de testosterona que no sé de donde las sacaba, lo que mantuvo mi cuerpo masculino y mi pene con vida, cumplió lo dijo tuve mucho sexo con las porristas pero ya no era lo mismo, simplemente ya no sentía el mismo, placer ni la misma urgencias por correrme como antes aunque podía durar horas dándole placer a la chica en turno no que me creo una gran reputación en la universidad.



Autor: Anónimo & Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA DECISIÓN

Gus y Lalo se dieron la gran vida, con el dinero robado, ya con 37 años cayeron en la trampa de una casa recompensas de la mafia, la debilidad de ambos eran las mujeres y su apetito por el sexo hacia que siempre bajaran la guardia y con Iris no fue la excepción, aunque en su defensa, ella hubiese hecho perder la cabeza a cualquier......


LA DECISIÓN.
Gus y Lalo se dieron la gran vida, con el dinero robado, ya con 37 años cayeron en la trampa de una casa recompensas de la mafia, la debilidad de ambos eran las mujeres y su apetito por el sexo hacia que siempre bajaran la guardia y con Iris no fue la excepción, aunque en su defensa, ella hubiese hecho perder la cabeza a cualquier.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SECUESTRO] [ADVERTENCIA] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Gus y Lalo amigos desde la más tierna infancia nacieron pobres y se criaron en un barrio marginal de la capital, durante la adolescencia luego que la madre de Gus murió por falta de dinero ambos decidieron que nunca volverían a sufrir por dinero, por lo que entraron en el mundo de la delincuencia, comenzaron robando y estafando a incautos golpes pequeños pero una vez llegaron a los 22 años disidieron que era hora de ir en grande comenzaron a dar golpes mayores y para cuando llegaron a los 33 años se les presento la oportunidad de sus vidas.

Por casualidad mientras celebraban uno de sus golpes que les dejo una jugosa ganancia, se enteraron que uno de los jefes de la mafia de la ciudad iba a mover una considerable cantidad de dinero $ 50,000,000 en efectivo, aquello al parecer no era un secreto el jefe mafioso se había forjado una reputación de implacable y todo aquel que se mentía o cuan siquiera lo miraba de mala manera terminaba muerto, por lo que nadie en la ciudad se iba arriesgar a robarlo, pero la suma era demasiada tentación par el par de amigo que planearon como hacerlo.

Entre ambos planearon el golpe, el cual resulto ser más fácil de lo que pensaron apenas iba custodiado por dos tipos apenas armados y el chofer de la camioneta, fue fácil sorprenderlos cuando salían de comprar unos cafés luego los amagaron y el chofer fue aún más fácil, ambos huyeron con el cuantioso botín para perderse, pero el mafioso puso precio a sus cabezas aun sin saber cómo eran o si trabajaban solos 30 millones fue la recompensa que se ofrecía por ellos, pero vivos.  

Pasaron varios años Gus y Lalo se dieron la gran vida, con el dinero robado, ya con 37 años cayeron en la trampa de una casa recompensas de la mafia, la debilidad de ambos eran las mujeres y su apetito por el sexo hacia que siempre bajaran la guardia y con Iris no fue la excepción, aunque en su defensa, ella hubiese hecho perder la cabeza a cualquier.

Iris los abordo a ambos en un bar a donde iban para conseguir chicas, de inmediato quedaron prendado de su belleza y cuando les propuso que hicieron un trio fue toda una sorpresa para ambos.

-“Venga que podemos pasarlo bien los tres” Les dijo Iris lo que hizo am ambos quedaran helados.

Aquella era la primera vez que una mujer les proponía que hicieran un trio. Menos de una hora más tarde los tres estaban en la casa de Lalo, ella empezó a besar a Gus en los labios acariciando sus labios con la punta de su lengua, luego cambió y empezó a besar a Lalo mientras seguía acariciando el pene de Gus por encima de sus ropas.

-pero que muy bien - dijo poniéndose de cuclilla en medio de los dos.

Irir comenzó a estrujar sus penes por encima del pantalón aquello rudo varios minutos hasta que Iris se cansó de estrujarlos y comenzó a desabrochar el pantalón de Lalo, enseguida comenzó a desabrochar su pantalón y a bajar su cremallera, entonces ella comenzó a desabrochar el botón del pantalón de Gus el cual viendo las dificultades que tenía ella también comenzó a quitárselo quedándose los dos en calzoncillos tipo trusa (slip) de esas blancas tradicionales, Iris miró los bultos que sobresalían de sus calzoncillos y dijo.

-“Todo fuera”.  Al tiempo que tiró de los calzoncillos hacia abajo sacando sus penes al mismo tiempo.

Sus penes estaban semi rígidos aún, pero eso a ella no le importaba es más le gustaba así podía meterlas en la boca y endurecerlas. El primer pene que se metió en la boca fue la de Gus que es el que parecía estar más ansioso, era un pene grande pero aun medio dormida, Iris se encargó de alegrarla. Después fue el turno del pene de Lalo la cual se metió en la boca para que se endureciera y tomara más vigor mientras que con la otra mano seguía masajeando el pene de Gus. El pene de Lalo pronto estuvo muy duro mientras que el de Gus le quedaba poco para estarlo.

-“Siéntense” Les ordeno Iris a ambos.

Los dos se sentaron en un sofá donde terminaron de quitarse sus pantalones y calzoncillos que estaban en sus rodillas. Ella se colocó entre sus piernas y siguió mamando sus ya duras erecciones, estaban callados por el espectáculo de verla chupar sus penes solo sus gemidos se escuchaban. Tras un largo rato mamándolos Iris se levantó y se quitó la blusa delante de ellos momento en el cual aprovecho Gus para tirar del cinturón de su falda y aflojarla, cosa que hizo que se cayera al suelo y dejará ver su diminuta tanga, cuando se quitó su blusa ambos pudieron ver su sujetador y esos dos pechos enormes intentando salir.

Iris se puso de pie de repente delante de Lalo para empezar a quitarse su sujetador (corpiño) poniendo sus brazos detrás para quitárselo momento que aprovecho para con su dedo medio apartar su tanga y con el índice se lo metí en su húmeda raja, al momento su sujetador se aflojó y ambos pudieron ver sus pechos, los cuales eran magníficos, Gus viendo como ella se había acercado a él y viendo que Lalo no se podía mover ya que su dedo estaba dentro de ella, se acercó a ella para comenzar a comerle su seno izquierdo lo que la hizo gemir.

Allí estaban los tres con ellos dos comiéndose los pechos a ella, de pronto Iris tiró de la mano hacía abajo, sacando el dedo de su vagina, ella rápidamente se despojó de su tanguita para quedar totalmente desnuda, todos quedaron totalmente desnudos.  Iris volvió a tonar sus penes los cuales no habían perdido la verticalidad, y se decidió por la de Gus subiéndose encima del sofá y apuntando su raja a su pene que ya rezumaba liquido pre seminal de la punta, bajando lentamente hasta que lo estuvo todo dentro de su vagina.

Lalo vio como Iris botaba sobre el pene de Gus y este la tomaba de sus nalgas mientas él, le acariciaba y chupaba su pecho derecho. Gus aguantó un buen rato los botes de Iris sobre su pene antes de correrse mientras Lalo se masturbaba y chupaba el pecho de ella. Una vez se corrió fue su turno y ella se puso encima de Lalo, pero en vez apuntar con su pene a su vagina apuntó a su ano Lalo la sujeto por sus nalgas mientras ella arqueaba la espalda para que su pene entrara con facilidad.

El contacto fue suave y a partir de ahí comenzó a meterse su pene con embestidas más duras llegando a notar como un tope que cuando chocaba contra él, el ano de Iris se contraía causándole algo de dolor, pero al mismo tiempo placer.

Luego de unos minutos cambiaron de posición y ella se puso a cuatro patas sobre el sofá mientras que Lalo se colocó por detrás, primero puso sus manos en su cintura pero ella cada vez se inclinaba más y Lalo comenzó a subir sus manos haciendo que ellas se elevará llegando a tener su pecho sudado contra su espalda de igual manera, y pegando su cara a su cara casi podían besarse Lalo apretó sus senos con sus manos mientras la penetraba entre gemidos bajo la atenta mirada de Gus que estaba de nuevo con su pene en erección pese a haberse corrido hacía varios minutos de pronto Gus se levantó y se puso frente a Iris poniendo su pene a la altura de su cara, ella no lo dudó y comenzó a darle una mamada los tres comenzaron a gemir como poseidos.

Lalo estaba exhausto aun sin correrme y a Iris le temblaban las piernas por la postura, entonces se la saco y se sentó en el sofá le hizo un gesto de que ella lo montara,  ella se puso encima y empezó a cabalgarlo de frente otra vez la penetraba mientras ambos se besaban, Gus no tardo en colocarse detrás de ella, le abrió sus nalgas y la penetro por el ano, vio el cielo cuando comenzó a meterle su enorme pene por su apretado ano, a Iris le parecía que dos serpientes luchando en por la misma madriguera dentro de ella, estaba encantada con la doble penetración que estaba sufriendo.  Con los gemidos de los tres de fondo Lalo se corrió al igual que Iris qué terminó unos minutos antes que él, Gus como ya se había corrido no tardo algunos minutos más que ellos.

Los tres se quedaron desnudos y sudados sobre el sofá de poco a poco se fueron relajando, hasta que Lalo y Rus se quedaron dormidos exhaustos, lo siguiente que ambos supieron es que estaban en un maletero en ropa interior amordazados y amarados sin saber a dónde se dirigían, luego de muchas horas ambos fueron sacados del maletero del auto y vieron a Iris recibir dos maletas llenas de dinero, antes de irse y tocando sus abultadas entrepiernas le dijo.

-“La pase en grande pero negocios son negocios cariños”. Dijo Iris para alejarse.

Ambos fueron llevados a lo que parecía una clínica abandonada ahí fueron llevados al sótano donde ya los esperaban dos sillones donde fueron amarados y les quitaron las mordazas de sus bocas, fueron dejados solos por varios minutos.

-“¡Gus creo que es nuestro fin!” Dijo Lalo.
-“Si eso parece hermano, pero la pasamos en grande ¿verdad?” Le respondió Gus.

Ambos rieron, aunque estaba aterrados, ambos en sus mentes deseaban que por lo menos el fin fuera rápido y sin mucho dolor, aunque sabían que eso no iba a pasar.

De pronto el hombre al que le robaron años atrás apareció ante ellos, vistiendo un elegante traje hecho a la medida, el hombre se les quedo viendo y luego les dijo de una manera muy calmada.

-“Vaya, vaya pero si aquí están las dos ratas que se atrevieron a robarme”. Dijo aquel hombre.
-“Bueno chicos es hora de pagar, no los voy matar pero desearan que lo hubiese hecho”.
-“La enfermera Ana se va a encargar de ustedes para arreglarlos para su nuevo trabajo”. Dijo el hombre para luego marcharse riendo maliciosamente.

De nuevo ambos se quedaron solos por algunos minutos, luego una bella mujer portando un sexy uniforme de enfermera que ninguna enfermera de verdad se pondría para un día normal de trabajo, la falda era tan corta que su tanga de color blanco era casi totalmente visible por delante y por detrás in mencionar el gran escote que mostraba el canalito entre sus frondosos senos, ella llevaba una bandeja de metal en donde descansaban un burdizzo, un elastrador y un cuchillo cuervo muy bien afilado.

Ella se agacho entre ambos que se le quedaron viendo, dejo la bandeja en el suelo, inesperadamente ambos sintieron sus delicadas manos palpando sus bultos por encima de sus trusas (slip) blancos que ambos portaban, le acaricio el paquete hasta sentir que ambos penes estaba lo suficientemente endurecidos como para divertirse con ellos. Luego que sintió sus endurecidos miembros ella les dijo.

-“Bueno chicos tengo malas noticias para ambos, voy a castrarlos pero el jefe quiera algo especial para ustedes, uno de ustedes hoy perderá su pene y el otro sus huevos”. Dijo Ana sin expresión alguna en su bello rostro.

De inmediato ambos comenzaron a luchar para tratar de soltarse, Ana dejo que ambos lucharan inútilmente por unos segundos antes de deslizar sus manos por una de las piernas de su trusa para llegar a sus huevos que apretó con fuerza, que hizo que ambos gritaran de dolor.

-“AAAAAAAAAAAAGGGGGGHHH”, gritaron ambos.
-“Ahora guarden silencio, es mejor que acepten su destino, merecían morir pero el jefe es piadoso con ustedes, ¡malditas ratas!” Les dijo Ana.

Ambos no tuvieron más remedio que guardar silencio, Ana dejo de apretar sus escrotos, saco sus manos de sus trusas y tomo el cuchillo curvo de la bandeja, para proceder lentamente a cortar sus trusas, hasta dejar sus bien dotados genitales de ambos hombres al descubierto, sus penes estaban en erección palpitando como si quisieran huir como ambos deseaban en ese momento.

Ana de inmediato tomo la decisión de cómo deberían ser cortados ambos al ver sus paquetes al desnudo; Lalo tenía el pene enorme muy grueso además varios centímetros más que Gus, al contrario, Gus tenía los huevos enormes pero un pene delgado, aunque de buen tamaño solo Lalo lo superaba, Ana tomo el pene de ambos con cada una de sus manos y comenzó a masturbarlos mientras lo hacía les dijo.

-“Es mejor que disfruten pues pronto ya no serán más unos hombres de verdad”. Dijo Ana.

Aquellas palabras hicieron que el pene de ambos diera un fuerte respingo, Ana entonces comenzó a masturbar exclusivamente a Lalo con su otra mano que libero del pene de Gus tomo el elastrador de la bandeja, que ya estaba cargado con dos ligas castradoras, de manera sorpresiva en el momento que más gozaba Lalo paso su durísimo pene por el centro de las ligas estiradas, para cuando Lalo se percató de aquello ya era tarde todo su cuerpo se convulsiono cuando sintió el terrible apretón de las ligas en la base de su endurecido pene que le hizo lanzar un poderoso alarido de dolor.

Gus no tuvo la misma suerte que Lalo que todo fue de sorpresa, en su caso Ana tomo el elastrador y lo cargo con dos ligas mientras él miraba, tan solo pensar en el dolor que iba a sufrir fue en sí mismo una tortura, también sufrió mucho mientras Ana  pasaba cada uno de sus enormes huevos por las estiradas ligas, pero todo eso no fue nada comparado al dolor que sintió cuando las ligas se contrajeron en lo alto de su escroto, el dolor fue simplemente infernal para Gus puso los ojos en blanco de dolor.

Ana espero algunos minutos antes de tomar el pene de Lalo que para ese momento latía con fuerza, cuando ella acerco el cuchillo curvo a la base de su pene Lalo aterrado le dijo.

-“triplicare lo que te estén pagando si nos dejas ir”. Dijo Lalo.

Ana sonrió para luego decir.

-“Es una pena que deba cortar este grandioso pene, ¡pero así son las coas cariño!” Dijo Ana.
-“Espera, podemos huir jun…” Intento decir Lalo.

Pero sus palabras fueron acalladas cuando Ana comenzó a cortar su pene justo entre ambas ligas, Lalo ya no hablaba su rostro denotaba dolor absoluto mientras daba alaridos de dolor mientras Gus trataba de soltarse con desesperación para ayudar a su casi hermano.

Ana apenas tardo unos segundos en cercenar el gran miembro de Lalo quien se desmayó de dolor casi cuando ella estaba levantando su pene cercenado, Ana dejo el pene cortado en la charola y con sus manos ensangrentadas tomo los grandes huevos de Gus que no trato de ofrecerle dinero, supo que ella no iba a poder ser comprada, solo la miro con furia y le dijo.

-“Te vamos a encontrar y matar maldita perra”. Dijo Gus
-“¡Lo dudo cariño!” Le respondió Ana al tiempo que comenzó a cortar su escroto.

-“AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHH”. Fue el alarido que dio Gus.

Pronto sus huevos estaban cercenados de su cuerpo para siempre, Gus también se desmayó luego de convulsionar por varios minutos.

Han pasado seis años desde aquel día, ambos aun trabajan en un burdel especial controlado por la mafia, donde mujeres maduras acuden para torturar y humillar a cuanto hombre está en aquel lugar, Gus y Lalo son ahora más que meros juguetes sexuales privados de cualquier placer sexual, hasta el último día de sus vidas.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

KALI LA OBRERA

Kali una rubia de piel bronceada casi morena natural era la menor de seis hermanos hombres, todos ellos como su padre dedicados a la construcción por lo que desde pequeña estaba en los edificios y construcciones en donde su padre o hermanos más tarde trabajan a sus 28 años era todo aquel trabajo físico la había provisto de un grandioso cuerpo, de senos firmes no muy grandes pero hermosos, un par de nalgas de infarto, vientre plano, cintura estrecha y largas piernas, estaba trabajando en un nuevo edificio sola sin que ninguno de sus hermanos o padre estuviera con ella deseaba demostrar que podía sola sin ellos a su alrededor......


KALI LA OBRERA.
Kali una rubia de piel bronceada casi morena natural era la menor de seis hermanos hombres, todos ellos como su padre dedicados a la construcción por lo que desde pequeña estaba en los edificios y construcciones en donde su padre o hermanos más tarde trabajan a sus 28 años era todo aquel trabajo físico la había provisto de un grandioso cuerpo, de senos firmes no muy grandes pero hermosos, un par de nalgas de infarto, vientre plano, cintura estrecha y largas piernas, estaba trabajando en un nuevo edificio sola sin que ninguno de sus hermanos o padre estuviera con ella deseaba demostrar que podía sola sin ellos a su alrededor.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [SNUFF] [VENGANZA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Kali una rubia de piel bronceada casi morena natural era la menor de seis hermanos hombres, todos ellos como su padre dedicados a la construcción por lo que desde pequeña estaba en los edificios y construcciones en donde su padre o hermanos más tarde trabajan a sus 28 años era todo aquel trabajo físico la había provisto de un grandioso cuerpo, de senos firmes no muy grandes pero hermosos, un par de nalgas de infarto, vientre plano, cintura estrecha y largas piernas, estaba trabajando en un nuevo edificio sola sin que ninguno de sus hermanos o padre estuviera con ella deseaba demostrar que podía sola sin ellos a su alrededor.

Ella se sentía atraída por uno de los ingenieros de la obra, un hombre de unos 32 años alto, fornido de porte muy varonil, que también no dejaba de verla como el resto de los hombres a su alrededor pues siempre iba con pantalones de mezclilla de lo más ceñidos que resaltaban sus voluptuosas curvas, pero ella solo tenía ojos de Jorge el Ing. Jorge, poco a poco ambos se fueron acercando y cuando la obra ya estaba bien avanzada sucedió lo ambos ya deseaban desde hacía meses.

Una tarde justo cuando estaba por concluir la jornada de trabajo, él lo pidió a Kali que cuando acabara lo que estaba haciendo pasara directo a su oficina, él estaría ahí esperándola, ella no tardo en acudir cuando llego al remolque que fungía como su oficina, Jorge le pidió que se sentara, cuando ella lo hizo le rápidamente se puso de pie para ir a ponerle seguro a la puerta, entones sin aviso se abalanzo sobre ella para comenzar a acariciarla primero para después ambos fundirse en un fogoso beso.          

La situación comenzó a excitarla mucho ya que sentirse abrazada por los fuertes brazos de Jorge le encantaba, entonces el sin más comenzó a abrirle su camisa, para comenzar a morderle sus pezones por encima de la camisa y mordisquear todo su abdomen de la misma manera Jorge, la puso contra el escritorio besando su nuca y restregando mi abultado paquete por sus nalgas cubiertas por su pantalón de mezclilla ella suspiraba y así comenzó bajar por su espalda y mordisquear su trasero, quería ver más así que con suavidad Jorge le  bajó su pantalón y sorpresa, estaba usando una tanga tipo hilo dental (una prenda que lo excitaba muchísimo) pero ver sus nalgas al desnudo lo hizo aún más.

Jorge comenzó a olerlas para luego comenzar a darles pequeñas lambidas a cada parte era sensacional, Kali se estremecía y su ano se apretaba y relajaba con cada nueva lambida, Jorge no dudó en comenzar a pasar su lengua por sus nalgas y mordisquear su tanga junto con sus nalgas mientras acariciaba sus piernas y rajita cubierta aun por su tanga, ella solo gemía suevamente, si bien no era la primera vez que tenía sexo con un hombre era la primera vez que sentía algo tan intenso al estar con uno, Kali ya no aguanto más y le pidió a Jorge con voz jadeante.

-“¡Métemela por favor, ya no aguanto!” Dijo ella.

A lo que Jorge encantado accedió, le bajo lentamente su tanga, le abrió las nalgas a Kali para lamber desde su raja ya húmeda hasta su ano, que la hizo gemir de placer, luego Jorge de abrió su pantalón de mezclilla y saco su enorme pene ya dudo de 26 cm junto con su par de enormes huevos quedaron colgando por debajo de su pene venoso circuncidado, se escupió en su pene y le abrió bien las nalgas a Kali para acomodar su pene en la entrada de su vagina que deseaba ya sentirlo dentro.

Kali apenas sintió el ardiente glande de Jorge movió sus nalgas hacia atrás lo que introdujo su duro pene casi por completo dentro de ella, quien cayó sobre el escritorio gimiendo muerta de placer, Jorge se la metió por completo segundos después para casi de inmediato comenzar a penetrarla, pero sin quitarle su ropa por completo, después él la agarró de su estrecha cintura para le comenzar a hacer un mete y saca rápido mientras ella estaba apoyada sobre el escritorio gimiendo y pidiendo más.

Jorge la embestía con pasión, fuerza y vigor, pasados solo 10 minutos comenzó a sentí cómo ella ya estaba por venirme y lo volteo rápidamente le tomo sus piernas para colocarlas sobre sus hombres y continuar penetrándola hasta que se Kali se corrió, sus cálidos juegos brotaron a raudales empapando no solo el pene de Jorge no dejaba entrar y salir de Kali, pasados otros seis o siete minutos era el turno de Jorge de correrse, su pene comenzó a palpitar y aumento la velocidad de sus embestidas, lo que hizo correrse a Kali por segunda vez cuando estaba por explotar, Kali lo aparto de su lado. 

Ella rápidamente se puso de rodillas tomo su pene todo mojado de sus jugos palpitando y se lo metió en su boca, Jorge echo la cabeza hacia atrás al tiempo que lanzo un hondo gemido de placer.    

-“MMMMMMMMMhhhhh” Gimió Jorge,       

Ella sabía que debía abrir bien su boca para poder contener toda esa gran barra de carne que no dejaba de palpitar entonces sin aviso alguno Jorge me vino, ella trató de atrapar todo el semen que pudo con su boca pero fue mucho y algo de su espesa leche broto de entre sus labios, después ella  limpió su pene por completo, en eso tocaron a la puerta de la oficina, por lo que ambos se vistieron y arreglaron lo mejor que pudieron.

 Resulto ser que era él capataz que noto como algo de semen resbalaba por la barbilla de Kali, el solo sonrió sin decir nada solo sonrió a Kali cuando paso junto a él haciéndole una mueca de malicia y se le quedo viendo su trasero mientras se alejaba de la oficina sintiendo su pene palpitar debajo de su calzoncillo también le sonrió como en complicidad a Jorge para luego ver el asunto que lo llevo ahí y marcharse.

Algunos días el capataz de la obra un hombre ya de más de 45 años con un prominente abdomen mando a realizar una tarea a Kali a una parte de la obra con poco personal, luego cuando se aseguró que estaba sola trabajando la aborto, comenzó tocándola lascivamente en sus nalgas lo que por supuesto enojo a la joven.

-“¿Qué demonios cree que está haciendo?” Le dijo Kali, en tono molesto.
-“Nada que el Ing, Jorge no te haya hecho antes hermosa”. Dijo el Capataz.
-“¿Qué demonios quiere decir con eso?” Pregunto Kali fingiendo ignorancia.
-“¡Vamos preciosa, no te hagas la inocente conmigo, sé que te entregaste al ingeniero y quiero algo de lo que le diste a él!” Dijo el Capataz

Kali miro al hombre con desprecio por tratar de chantajearla por saber que tuvo sexo con el jefe, pero trato de no reaccionar con violencia, aunque deseaba patearle los huevos ahí mismo.

-“Aléjese de mi maldito desgraciado”. Le dijo Kali al tiempo que empujo al Capataz.
-“¡A mí no me vas a dejar con las ganas maldita puta!” Dijo el Capataz.

El capataz la alcanzo a tomar de uno de sus brazos y cuando ella se viro para verlo para tratar que lo soltara, no tuvo tiempo de reaccionar cuando un fuerte golpe se estrelló en su abdomen sacándole todo el aire de improviso seguido de un fuerte golpe en su bello rostro, aquello fue el inicio de la pesadilla para Kali, quien quedo lo suficiente aturdida para no poder defenderse.

El Capataz comprobó que nadie lo vio hacer aquello a la joven, la levanto con sus fuertes brazos y se la llevo a una las bodegas más alejadas en donde se guardaba el material ahí la deposito sobre unos costales de cemento y le amarro las manos a la espalda, para luego amordazarla, no deseaba que gritara para que alertara a todos, cuando termino de amarrarla le abrió su blusa y casi le arranco su sujetador (corpiño), dejando sus lindas tetas a la vista, de inmediato se abalanzo sobre ellas, succionando como lambiendo sus lindos pezones de un color oscuro, alternándose entre ambos.

Kali aturdida aun apenas oponía resistencia, el Capataz, no tardo en bajarle su pantalón hasta los tobillos, luego de un rápido movimiento le arranco la tanga que ese día portaba ella, sus ojos del hombre se abrieron grandes al ver la raja de la bella rubia completamente depilada con sus bellos labios vaginales de color rosado.

-“¿Vaya que linda raja tienes?” Le dijo al Capataz.

El Capataz no tardo en bajarse su pantalón y trusa (slip) toda sucia manchada de una gran mancha amarrilla al frente, su pene ya en erección emergió era enorme incluso mucho más que al de Jorge de por lo menos 28 cm muy grueso, con un glande rosado en forma de hongo, acompañado de un gran par de huevos, el cual ya chorreaba liquido pre seminal de la punta de lo excitado que estaba.

Kali reacciono al sentir el enorme pene del Capataz penetrarla por completo hasta que sus huevos chocaron con sus nalgas, le había sostenido sus piernas con sus manos mientras la penetraba, trato de luchar, de liberarse, pero sus movimientos solo hicieron que el placer del hombre se incrementara, soltó una de sus piernas para oprimir una de sus tetas con fuerza con una de sus manos, lo que hizo mugir a Kali de dolor y asco al mismo tiempo.

-“MMMMMMMMMM” Mugió Kali.

El obeso hombre continuo penetrándola hasta que de súbito paro, pero solo para enfilar su enorme miembro ya bien empapado de los jugos de la joven a su ano, Kali se sacudió, moviendo la cabeza implorando que no lo hiciera, jamás nadie la había penetrado por aquel agujero y aquel miembro era enorme, pero el Capataz hizo caso omiso a sus suplicas, comenzó a presionar su glande sobre su rosado ano, que no tardo en ceder, su miembro se hundió casi por completo en las entrañas de la joven que arqueo su cuerpo hasta donde pudo de dolor.

-“Ohhh que apretado, ¡se siente delicioso!” Bramo el Capataz.

Para luego iniciar con un mete, saca frenético mientras la joven solo lloraba en silencio ya no se movía ni se resistía solo miraba al Capataz con furia, de pronto el cuerpo del obeso hombre comenzó a templar, su pene comenzó a contraerse hasta que de súbito se vino.

-“DIOOOOOOSSS QUE RICOOOO”. Grito el Capataz.

El espeso semen broto de su pene inundando las entrañas de Kali, fueron cinco poderosos chorros de semen que deposito en su interior, cuando acabo, saco su miembro aun chorreando semen de su interior dejando su ano muy abierto, tardo varios minutos el Capataz en recuperar el aliento cuando lo hizo se vistió y antes de irse le quito la mordaza y desato a Kali, para luego tomarla del cabello y decirle.

-“Ni se te ocurra decir nada de esto, tengo hombres que juraran que estuve con ellos, además todos sabrán que eres una zorra”. Dijo el Capataz.

Antes de irse le arrojo su desgarrada tanga a Kali que se quedó inmóvil llorando sobre los sacos de cemento, la prenda cayo entre sus pechos y el capataz le dijo.

-“Úsala para limpiarte puta”. Dijo el Capataz para luego marcharse riendo.

Rápidamente paso un mes, Kali ya no era la misma desde aquella tarde, Jorge pese a todos sus esfuerzos ya no pudo hacer nada con ella que se negaba a toda clase de contacto íntimo, su jovial alegría desapareció se concentraba en su trabajo una tarde, ella espero a que todos se fueran y llamo al capataz quien acudió a su encuentro, que fue en la misma bodega donde fue violado cuando él llego, ella ya lo esperaba desnuda, el Capataz solo sonrió con malicia, ella le dijo.

-“¡Qué esperas desnúdate!” Ordeno Kali.

El Capataz pensando en el grandioso bocado que iba de nuevo a disfrutar no tardo en quedar completamente desnudo, se acercó a ella que estaba sentada sus enormes huevos quedaron a la altura de del mentón de Kali que los tomo con una de sus manos delicadamente y de súbito les propino un enorme puñetazo que hizo que los ojos del obeso hombre casi quedaran en blanco, cayó al suelo cubriendo su entrepierna en ese momento ella lo inyecto en el cuello con un potente narcótico, que no tardo en dejarlo sin sentido.

Kali había preparado un pequeño foso cerca de la bodega, donde llevo al obeso hombre a rastras, para depositarlo desnudo ahí, luego con una pala relleno el foso con cemento fresco, dejando sobresaliendo apenas el rostro y los genitales del Capataz, dejo que el cemento secara que no tardo mucho ya que era de secado rápido, pero el cuerpo del Capataz quedo atrapado por el concreto cuando despertó apenas podía respirar pues el concreto hacia que sus pulmones no pudieran expandirse una simple aspirada era todo un reto para él.

Kali espero a un rato a que estuviera muy desesperado para aparecer junto a él, iba vestida con sus botas, guantes y su casco de trabajo, pero el resto de su cuerpo desnudo, el Capataz, en cualquier otra situación hubiese tenido una fuerte erección al verla de ese modo, pero en ese momento su mente estaba enfocada en poder respirar, cuando ella llego a donde estaba empotrado en el cemento, le dijo.

-“¡Vaya, vaya pero miren al bastardo que tenemos aquí!” Dijo Kali en tono de burla.
-“Maldita… Zorra… Sácame de aquí ahora… O juro que… Te matare”. Dijo con mucho trabajo el Capataz.

-“Jajajajaja, Dudo que estés en condiciones de amenazarme”. Dijo Kali burlonamente.

Cuando Kali termino de reírse tomo una pala a la cual le había sacado un buen filo ella entonces se paró encima del grueso pene del Capataz que sobresalía del cemento, retorciendo su zapato sobre el expuesto miembro aplastando en el proceso a sus huevos, lo que hizo que el hombre apretara los dientes no podía gritar de dolor porque apenas tenía aire en sus pulmones, ya que estaba sufriendo mucho, Kali en tono sarcástico le dijo.

-“¿Ohhh te duele?” Dijo ella.
-“No te preocupes pronto ya no te dolerá, he decidido conservarlos como recuerdo”. Añadió Kali.

Ella dejo de pisar sus genitales para tomar la pala con ambas manos con la que golpeo los genitales del Capataz, quien de nuevo hizo una expresión de dolor absoluto, el segundo golpe no fue con la parte plana de la pala metaliza sino con el borde afilado que cerceno sus geniales casi de tajo el pene salto por los aires lo mismo que su escroto, cuyos enormes huevos rodaron por el recién solidificado cemento, convirtiendo al hombre en un eunuco nulo para el resto de su vida que no iba a hacer mucha.

Kali levanto el pene cercenado y lo exprimió un chorro de sangre baño el rostro del casi desmayado hombre, luego fue por un frasco en donde coloco sus huevos y pene en su interior, una vez hecho aquello preparo más mezcla y comenzó a verterla, el Capataz aterrado trato de hablar de convencerla que no lo matará, pero de él no salió palabra alguna, Kali tardo dos horas en cubrir por completo lo que aun sobresalía del cuerpo del hombre, aplano todo muy bien y se marchó con el frasco, sintiendo que un gran peso se le quitó de encima.


Del Capataz nadie volvió a saber nada, sus familiares aun lo buscan, Kali aún conserva los genitales que alguna vez fueron de aquel hombre que yace en los cimientos de los nuevos edificios, de nuevo pudo volver a tener buen sexo con el Ing. Jorge del que estaba muy enamorada y del que espera pronto le proponga que deje de ser su novia para que se convierta en su esposa. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JANIS LA CAZADORA

Janis de 34 años hace 10 que es una reconocida caza recompensa en la segunda década del siglo XXI se decretó una nueva ley de libertad bajo fianza en el caso de las mujeres dejaban en prenda sus senos y clítoris en el caso de los hombres sus huevos y pene, en caso de huir los fiadores debían pagar el peso de sus genitales en platino lo que hacía de cada gramo de genitales masculinos muy valioso, dado que al huir perdían su fianza el estado era legalmente dueño de los órganos y a menos que se les diera junto con su dueño no devolvían el dinero de su costo......


JANIS LA CAZADORA.
Janis de 34 años hace 10 que es una reconocida caza recompensa en la segunda década del siglo XXI se decretó una nueva ley de libertad bajo fianza en el caso de las mujeres dejaban en prenda sus senos y clítoris en el caso de los hombres sus huevos y pene, en caso de huir los fiadores debían pagar el peso de sus genitales en platino lo que hacía de cada gramo de genitales masculinos muy valioso, dado que al huir perdían su fianza el estado era legalmente dueño de los órganos y a menos que se les diera junto con su dueño no devolvían el dinero de su costo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Janis de 34 años hace 10 que es una reconocida caza recompensa en la segunda década del siglo XXI se decretó una nueva ley de libertad bajo fianza en el caso de las mujeres dejaban en prenda sus senos y clítoris en el caso de los hombres sus huevos y pene, en caso de huir los fiadores debían pagar el peso de sus genitales en platino lo que hacía de cada gramo de genitales masculinos muy valioso, dado que al huir perdían su fianza el estado era legalmente dueño de los órganos y a menos que se les diera junto con su dueño no devolvían el dinero de su costo.

Por supuesto un hombre sabía lo que se jugaba si huía, pero también la posible sentencia a años o incluso a estar tras las rejas de por vida era peor que perder sus genitales eso si eran atrapados Janis se volvió una experta en encontrar fugitivos a esas alturas de su vida no tomaba cualquier trabajo, sino que seleccionaba a sus presas, por lo general siempre escogía las preas más jóvenes y mejor dotadas de las disponibles pues deseaba algo de diversión con los negocios.

Aquella tarde Janis estaba rumbo a su casa con su presa recién capturada en el maletero de su lujoso auto, le había costado cuatro meses de una laboriosa persecución capturarlo, pero por fin logro ubicarlo en un bar en un bar de un casino, atraerlo a sus garras no fue difícil, aunque si tardado le costó dos semanas para que se fijara en ella pero solo dos días para llevárselo a la cama, el físico de Janis hacia que cualquier hombre pudiera ser seducido sin mayores problemas como lo fue Eric quien era buscado por violación agravada y lesiones.

Eric era un hombre de 35 años en ese momento de piel ligeramente bronceada de cabello negro, ojos claros bastante bien parecido de cuerpo atlético, aunque sin músculos marcados poseía un abdomen plano, fuertes piernas y brazos, pero lo que motivo a Janis a tomar el caso fue ver sus grandes huevos en el video donde se mostraban junto con su pene de buen tamaño no muy largo pero si muy grueso, que de solo verlo se le antojo tenerlo dentro de su sexo, imaginando lo rico que la haría sentir cuando fuese penetrada por ese pene en erección.

** ** ** ** ** ** **

Aquella noche en el bar una vez que tuvo Janis la atención de Eric, lo sedujo expertamente, Eric no tardo en estar desnudo sentado en la cama de la habitación de Janis que para ese momento apenas portaba una mini tanga de color verde, ella le pidió mientras jugaba con sus pezones sentada frente a él que deseaba verlo jugar con sí mismo, lo que Eric acepto, tomo su ya erecto pene y comenzó a masturbarse frente a ella.

-“Me gusta cómo te tocas”. Le dijo Janis luego de unos minutos.     
-“Me gusta cómo se te marcan las venas en tu miembro”. Añadió ella.        
-“¡A mí también me agrada como te estás tocando!” Le dijo Eric.    
-“De solo verte, me dan ganas de masturbarme”. Dijo Janis. 

Janis abrió sus piernas para darse placer metiendo su mano debajo de su húmeda tela de su tanga, que hizo que el pene de Eric diera un respingo que hizo aun más humedecer el interior del sexo de ella.

-“Vamos descubre tú glande, quiero ver su cabeza rosada”. Dijo Janis a Eric.        

Eric sin pensarlo se corrió la piel, echando su prepucio hacia atrás de su glande, revelando la cabeza de su pene.        

-“¡Dios que rico lo tienes”. Dijo Janis.   

Su glande era rosado y brillante por el líquido pre seminal que ya brotaba del ojo de su glande.

-“Levántate quiero verte de pie” Le ordeno Janis a Eric.         

Eric se levantó de la cama.

-“Ese líquido que sale de tu pene, extiéndelo por tu pene con tus dedos”. Le ordeno Janis.         

La forma de pedirle a Eric lo que quería que hiciese era directa, sabía lo que quería ver y estaba disfrutando con el juego, lo mismo que Eric. al pasar sus dedos por su glande me estremecí de placer debido que la zona ya estaba especialmente sensible.  

-“Tranquilo, veo que estas apunto de correrte”. Le dijo Janis.

Ahora piensa que esa mano es la mía que mis dedos recorren la humedad de tu pene, pronto te la voy a chupar quiero que te corras con mi mano, sentir como te palpita, la sensación de tener a lo hombre a su merced le producía mucho placer a Janis, ver su rostro de deseo intentando prolongar el placer, sentir su calor en la palma de su mano, ver como salían las gotitas y extenderlas con un dedo por su glande la excitaban mucho.    

-“¡Estoy que no puedo más!” Dijo Eric.

Janis rápidamente fue hacia Eric, aparto la mano de su pene y le apretó los huevos mientras se arrodillaba frente a él, el dolor que sintió corto toda posible eyaculación, su pene aun estaba duro, y de repente se la metió en su boca y la empezó a chuparla y a jugar con su lengua con su glande, los pezones de Janis ya estaban duros y tiesos de lo excitada que estaba.

Ella con cada chupada tragaba más y más del pene de Eric con deseo y este le agarraba por la nuca para que se la chupara a toda velocidad, Estaba cada vez más excitado y su pene más duro, pero ella paró de repente la mamada para ponerse de pie y le dijo:

-“Ahora métemela toda y cógeme, como si no hubiera un mañana”. Le dijo Janis a Eric.

Eric tomo a Janis y la empotro contra la pared, levanto su pelvis con sus manos y la penetro por su vagina fuertemente, ella ya estaba súper mojada y con cada embestida ella gemía más y más como una loca y la besaba por el cuello para ponerla más cachonda que nunca de pronto Eric se la saco de golpe mientras ella le pedía más.

Eric tomo sus piernas se las abrió todo lo que pudo para luego sumergir su rostro en su entrepierna y comenzar comer su caliente rajita que tenía fluidos por todos lados. Le sobaba el clítoris hasta que se puso bien duro y me lo metió en la boca hasta que se mojó toda.

Después, Eric la giró le abrió sus firmes nalgas y la penetro analmente, se la metió hasta que sus huevos chocaron contras sus nalgas, la embestía como un loco desesperado mientras que la sujetaba de su rubia melena y le marcaba el ritmo que era salvaje, Janis no tardó en volverse a correr, pero Eric seguía dándole fuertes por detrás.

Eric tampoco tardó mucho en correrse por supuesto dentro de sus entrañas, pero los dos estaban tan excitados que apenas cabo se la volvió a meter, pero esta vez por su vagina para penetrarla con más ganas que antes era increíble, su vagina de Janis se contraía y relajaba alrededor de su pene y eso lo volvía loco de placer, Eric no paraba de mover las caderas y no dejaba de bombear mientras le chupaba las tetas y se metía en la boca sus pezones que estaban otra vez muy duros mientras Janis no paraba de gemir y de jadear como una perra en celo.

Janis lo llevó hasta el borde del orgasmo y cuando estaba por correrse lo empujo para ella arrodillarse frente a Eric que se corrió sobre sus tetas como un toro, fueron varios chorros que brotaron del palpitante pene de Eric cuando acabo su pene quedo goteando semen con él con los ojos cerrados disfrutando de los últimos instantes de su orgasmo cuando de pronto sintió una terrible punzada en los huevos y tres segundos después estaba sin sentido en el piso.

** ** ** ** ** ** **

Eric se despertó amarrado en lo que parecía ser una choza de láminas de aluminio sostenidas por tablones de madera, estaba sentado sobre una silla con un gran agujero en el asiento, sus piernas estaban separadas y sujetas por una barra de metal en los tobillos que a su vez estaba sujeta a la patas de la silla, estaba amordazado con una mordaza de bola que se aseguraba por detrás y por arriba de su cabeza, la mordaza estaba sujeta a una cadena en la parte superior de su cabeza.

Dicha cadena estaba tensada y sujeta al techo de aquel lugar, sus brazos estaban echados hacia atrás amarrados firmemente con correas de color negro de cuero, que también rodeaban su pecho otra cadena sostenía sus brazos en alto que también estaba tensada y asegurada al techo, para termina un collar de cuero rodeaba su cuello, Eric estaba completamente inmóvil sin poder hacer nada para defenderse, pero aquello no era lo peor, su escroto había sido ligado en la parte superior y de sus huevos colgaban dos pesos que los estiraban hacia abajo de la silla.

Eric lucho por varios minutos tratando de liberarse, pero no pudo de pronto vio entrar a Janis enfundada en un minúsculo vestido de charol con sus lindas tetas al aire, con tacones altos negros ella se le acerco, cuando llego a donde Eric estaba se inclinó mostrando todas sus tetas, para comenzar a jugar con su pene que pronto estuvo en todo su esplendor, ella lo masturbaba bajando y subiendo su prepucio por su glande, lo que hizo que Eric se estremeciera.

-“¿En verdad pensabas huir por siempre Eric?” Le pregunto Janis mientras lo masturbaba.

En ese momento Eric aterrado comenzó a luchar desesperadamente, sabiendo lo que le esperaba, un destino qué por supuesto no deseaba, sus dos huevos estaba ya muy estirados de un color parduzco que denotaba la falta de irrigación sanguínea adecuada a su escroto, Janis mientras amarraba una delgada cuerda de nylon color amarrillo detrás del glande de Eric le dijo viendo su desesperación por soltarse.

-“Calma, Calma Eric no hagas las cosas más difíciles mejor acepta que pronto serás un eunuco”. Dijo Janis con una mueca de malicia en su rostro.

Janis también amaro con esa cuerda la base del pene en erección de Eric, luego se subió su minifalda para revelar su pelvis desnuda y se sentó sobre Eric, de frente a él, tomo su endurecido pene y comenzó a restregarlo por sus labios vaginales ya muy empapados de sus juegos, luego de unos minutos justo cuando Janis llego a un poderoso orgasmo bañando los huevos y pene de Eric de sus juegos, con ella casi dando un alarido de placer jaló con fuerza la cuerda amarilla que se tensó y cerro sobre los genitales de Eric, ahorcándolos, todo su cuerpo se tensó de dolor.

Janis tiro por segunda vez con más fuerza que antes apretando los dientes y la cuerda corto la sensible piel de los genitales de Eric, hundiéndose hondo en sus carnes, la sangre comenzó a brotar a raudales mientras Eric gruñía de dolor indescriptible un tercer tirón y el pene como los huevos de Eric cayeron al suelo por entre el agujero de la silla, en ese momento Janis llenos a un segundo gran orgasmo el más intenso de todos los sentidos hasta ese momento con Eric.


El nuevo eunuco se sacudió por unos segundos y se desmayó. Al día siguiente un Eric derrotado y abatido fue entregado a las autoridades con sus genitales en una caja refrigerada aparte, en la prisión seria violado infinidad de veces, pero eso a Janis ya no le importaba, ella había recibido su jugosa recompensa y estaba más que contenta, antes de salir de los juzgados tomo el cartel de su nueva presa que pronto estaría disfrutando de su pene dentro de ella antes de que fuese convertido en un eunuco por ella. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UN DÍA DE VERANO

Fue un día de verano en que fuimos a la playa mi novia y yo. Bueno la que era mi novia en ese tiempo, si no recuerdo mal, era un día bastante caluroso y habíamos ido a una playa solitaria que conocía de antes, una caleta muy bonita en donde podríamos estar solos......


UN DÍA DE VERANO.
Fue un día de verano en que fuimos a la playa mi novia y yo. Bueno la que era mi novia en ese tiempo, si no recuerdo mal, era un día bastante caluroso y habíamos ido a una playa solitaria que conocía de antes, una caleta muy bonita en donde podríamos estar solos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Alan & Darksoul




Fue un día de verano en que fuimos a la playa mi novia y yo. Bueno la que era mi novia en ese tiempo, si no recuerdo mal, era un día bastante caluroso y habíamos ido a una playa solitaria que conocía de antes, una caleta muy bonita en donde podríamos estar solos.

Ella llevaba un bikini de esos con poca tela aguantada tan solo con un par de nudos, aunque tampoco nada escandaloso, pero que a mí me tenía con unas ganas de quitárselo que no podía con ellas (sobre todo la parte de abajo que tenía dos nudos a los lados y con solo deshacerle uno se le iría al suelo). Buscamos un sitio para poner la toalla y después de estar un rato tomando el sol decidimos irnos al agua un rato, y es que era la única manera de combatir un poco el calor que hacía. Por supuesto el agua estaba bastante calientita pero fresca, cuando me había metido en el agua hasta la cintura, la agarre y la eche al agua.

Entonces comenzamos a echarnos agua, a empujarnos y ahogarnos el uno al otro, en fin el típico jueguito, y con tanto roce con su cuerpo le levante sin querer la parte de arriba del bikini dejando una de sus tetas al descubierto.

-“¿Qué, tratas de hacer?” Me dijo mientras se lo ponía rápidamente en su sitio.
-“Bueno, ha sido sin querer”. Le dije.
-“Ya, ya, seguro. Pues yo también se hacer cosas sin querer”. Me dijo ella.

Y diciendo eso se pegó a mí y me echo mano al paquete que pese a estar en el agua tenía ya un tamaño considerable.

-“¿Vaya, ese bulto es por mí?” Me pregunto.
-“Y que te esperabas, después de tanto roce con ese cuerpazo que tienes como quieres que se me ponga”. Le respondí.

Tampoco me iba a quedar atrás así que coloque mi mano por debajo de su brazo y le baje lo suficiente el bikini como para colarle un par de dedos entre sus piernas. Entonces nos fundimos en un largo beso y nos pegamos aún más sentirnos mejor. después éramos jóvenes y deseábamos sentirnos el uno al otro, seguimos un rato más acariciándonos hasta que con uno de mis dedos comencé a frotarle su clítoris. Ella pego un salto hacia atrás y dijo: “no, no, ¡aquí no!”         

Supongo que los dos pensamos lo mismo dado que habíamos dejado el coche en la entrada de la plata poco visible, así que salimos del agua y fuimos a algunas de nuestras cosas para ir al coche para continuar lo que habíamos empezado en el agua. Hice lo que pude para disimular mi enorme erección, así que cuando llegamos a donde estaba las cosas me puse la toalla por delante y casi sin secarnos nos dirigimos hacia el coche.   

El camino se me hizo eterno, y es que no podía esperar a quitarle ese bikini que me tenía loco. Al llegar al coche saqué las llaves y abrí la puerta de atrás. No había nadie en las cercanías por lo menos eso pensaba, así que me senté en el sillón de atrás y ella se sentó a mi lado, cerró la puerta y colgó una de las toallas en la ventanilla para tapar un poco. Sin pude esperar y comencé a besarla mientras le abría el nudo en su espalda de la parte de arriba del bikini y se lo levanté dejándome ver sus preciosas tetas.

Seguí besándola mientras le acariciaba una de ellas dándole suaves pellizcos en el pezón. Ella era bastante morena de piel, pero como nunca se quitaba el bikini para tomar el sol tenía la piel alrededor de los pezones realmente blanca (con forma de triángulos), cosa que a mí me excitaba un montón. Separé mis labios de los suyos y me dirigí hacia sus tetas y comencé a besarlas, morderlas, a lo que ella respondió con pequeños gemidos de placer.

Mientras tanto ella no había parado de acariciarme el pene sobre el bañador, así que el bulto era ya enorme y no aguantaba más. Como si hubiera oído mis pensamientos, con una mano me bajo ligeramente el bañador mientras con la otra me lo saco y se puso a masturbarme suavemente. Seguí besándole y lambiéndole las tetas, mientras con la otra mano comencé a subir poco a poco por sus piernas hasta llegar a sus muslos sintiendo como temblaban de excitación al acariciarlos.

Llevé mi mano hacia su cadera y de un tirón le deshice uno de los nudos de la parte de abajo de su bikini. Lo aparte con suavidad y seguí acariciándola, a lo que ella respondió abriendo ligeramente sus piernas mostrándome sus labios vaginales empapados de tanta excitación.

Creo que nunca la había visto tan húmeda hasta ese momento, y es que la situación era bastante morbosa y a ella le encantaba la sensación de que alguien nos pudiera ver. Seguí acariciándola un rato más haciendo círculos alrededor de su sexo, y notaba como ella se iba calentando más y más y sus gemidos eran cada vez más profundos. Estaba tan excitada que no quise hacerla esperar más, así que le separe un poco más sus piernas y lleve dos de mis dedos hasta su clítoris y comencé a masajearlo suavemente dándole ligeros pellizcos mientras le introducía otro dedo en su vagina.

Había levantado ya la cabeza de sus tetas y fui besando su cuello en dirección a su boca mientras seguía masturbándola cada vez más fuerte. Ella también fue aumentando poco a poco el ritmo de su mano que seguía subiendo y bajando alrededor de mi pene cada vez más rápido, tanto que me iba a correr de un momento a otro si no paraba. No quería acabar de esa manera, así que tome su mano y me separe de ella haciendo que se diera la vuelta y se pusiera de rodillas sobre el asiento.          

Me agaché frente al asiento, detrás de ella y comencé a besarle las piernas, subiendo cada vez más arriba. Poco a poco las seguí recorriendo con mi lengua hasta llegar a su vagina, que estaba tan húmeda que sus jugos le resbalaban por el muslo y las gotas le llegaban casi hasta la rodilla. Le abrí un poco las piernas y enterré mi cabeza entre ellas recorriendo todo su sexo con mi lengua, con lo que sus gemidos no tardaron en volver.

A ella eso le volvía loca, así que sus gemidos eran cada vez más profundos, aunque tratara de evitarlos, y más aun cuando tome su clítoris entre mis labios, succionando a la vez que lo acariciaba con profundos lametones. pude notar como se estremecía todo su cuerpo y como iba abriendo más y más sus piernas para facilitarme la tarea mientras yo seguía penetrándola con mi lengua, parando de vez en cuando para dedicarme a su clitorís.

Sus gemidos eran ya pequeños gritos de placer, cuando de repente ella aparto mi cabeza y se dio la vuelta. Me levante y nos dimos un apasionado beso tras el cual me dijo.

-“No puedo más, me vas a volver loca”. Me dijo ella.
-“¿Y eso es malo?” Le pregunte.
-“No, ¡pero quiero sentirte dentro de mí ya!” Dijo ella muy excitada.

Como pudo tomo su bolso que estaba en el asiento delantero y saco un condón, nos sentamos de nuevo uno al lado del otro y seguimos acariciándonos y besándonos mientras ella lo abría. Volvió a masturbarme suavemente mientras seguía dándome besos por el cuello. Entonces se separó un poco, se agacho sobre mi pene y después de mirarme de reojo y sonreírme comenzó a darle besos y se lo metió de un tirón en la boca.

Su cabeza comenzó a subir y bajar mientras su lengua hacia círculos alrededor de mí entrepierna y su mano seguía acariciándolo de arriba a abajo. Ella lo chupaba maravillosamente y estaba logrando arrancarme suspiros de verdadero placer. De vez en cuando se lo sacaba de la boca y lo lambia, recorriéndolo con la lengua haciéndome temblar de gusto para luego volver a metérselo en la boca y seguir mamándomelo mientras entraba y salía de sus labios.

Estuvo así un rato hasta que separo su cabeza, me puso el condón y volvió a metérselo en la boca para colocarme poco a poco el condón con suaves movimientos de su lengua. Cuando ya estaba estirado del todo se levantó, se quitó el bañador que lo tenía atado a una sola pierna y se sentó encima de mí, besándome mientras se dejaba caer poco a poco y se introducía mi pene en su vagina. Entonces me abrazo y comenzó a moverse rítmicamente arriba y abajo mientras yo ayudaba al movimiento de sus caderas con las manos en sus nalgas.

Poco a poco fue aumentando el ritmo y comenzamos a besarnos para apagar un poco sus gemidos mientras mi pene entraba y salía de su vagina, hacia bastante calor, así que los dos estábamos empapados en sudor y eso no hacia más que excitarnos aún más. Mi cuerpo comenzaba a estremecerse y ya notaba que no iba a tardar en correrme si seguía moviéndose de esa manera, así que tuve que frenarla un poco. Ella se echo un poco hacia atrás apoyándose en los asientos de delante y freno un poco el ritmo mientras le acariciaba las tetas que en ese momento quedaron a mi disposición.   

Sus gemidos volvían a oírse ahora en todo el coche mientras seguía moviendo sus caderas levantando su cuerpo para después bajar y dejar que mi pene la penetrara hasta el fondo. Aproveche que se había recostado un poco más hacia atrás para llevar una mano a su clítoris acariciándolo y presionándolo al ritmo de la penetración. Ahora era su cuerpo el que temblaba y se estremecía cada vez que mi pene la penetraba y sus suspiros eran cada vez más intensos. Yo ya no podía aguantar mucho más, sentía que me venía, y al cabo de un rato me corrí apretándola hacia mi mientras le daba un fuerte beso.

Ella siguió moviéndose ahora más despacio mientras mi pene explotaba dentro de ella liberando la tensión de cada musculo de mi cuerpo. Nos quedamos así abrazados durante un buen rato con mi pene aun dentro de ella, siguiendo con el beso y tratando de recuperar la respiración.

No sé cuánto tiempo seguimos así hasta que estábamos por ponernos los bañadores tras otro beso para volver a la playa a refrescarnos con el agua, lo que hicimos. Al llegar a la playa nos encontramos con seis hombres que estaban revisando nuestras cosas que habíamos dejado en la playa al verme acercar a ellos rieron maliciosamente.

-“¿Qué están haciendo? ¡Dejen nuestras cosas!” Le dije algo molesto.
-“¡Que pasa, estas molesto! ¿Qué no te gusto tirarte a esa preciosura chico!” Dijo uno de esos hombres que parecía ser el líder.

Aquel hombre era un hombre alto de unos 40 años, de unos 1.85 de alto, muy musculoso y con un gran paquete sobresaliendo de su bañador tipo slip de color negro que estaba usando, era evidente por su respuesta que nos vieron teniendo sexo en mi auto.

-“Malditos pervertidos ¿NOS ESTABAN ESPIADO?” Les dije gritando.
-“Que va, solo pasábamos cuando escuchamos los gemidos de tu chica”.
-“Sabes esos gemidos nos han dejado con ganas porque no nos la prestas un rato para que también nosotros disfrutemos, ¿Qué dices chico?” Dijo aquel hombre.

-“¡EN TUS SUEÑOS MALDITO ESTÚPIDO!” Le dije ya muy enfadado.
-“No deberías ser tan grosero con tus mayores chico”. Dijo el hombre.

De pronto me dio una cachetada que hizo que perdiera los estribos y me lance contra él, ambos caímos a la arena, donde nos revolcamos estaba por darle un primer puñetazo en su rostro cuando mi puño fue detenido, cuando dos se sus amigos me detuvieron y me separaron de él, luche para que me soltarán, pero eran muy fuertes, el hombre se levantó y me dijo.

-“Lamentaras el haberme agredido ¡perro!” Dijo aquel hombre.

Apenas termino de hablar me dio dos fuertes golpes en el abdomen sacándome el aire dos golpes en el rostro que me partió el labio y para rematar me dio dos rodillazos en los huevos que me dejaron viendo las estrellas hasta que perdí el sentido.

Para cuando desperté no sé cuantos minutos después, mi novia estaba siendo violada por tres tipos al mismo tiempo uno le estaba penetrando su boca con su enorme falo, otro estaba debajo de ella penetrándola por su vagina con un pene de no menos de 22 cm y el ultimo sobre ella, taladrándole su ano con un pene de 27 o 28 cm muy grueso, los tres gemía aquellos pese a llenarme de rabio de alguna manera me excito y tuve una tremenda erección que mi bañador no ayudo a ocultar, de pronto escuche decir al líder de esos hombre.

-“¡Miren a su novio ya se le paro!” Dijo el hombre a un lado de donde estaba.

No fue sino hasta ese momento que lo vi, estaba amarrado a una palmera, con los brazos hacia atrás y las piernas separadas. El hombre estaba desnudo, con su pene aun chorreando semen de la punta, se me acerco y me tomo del cabello. tenía una mordaza por lo que no podía decirle nada, él me miro y me dijo.

-“Es hora de pagar por tu insolencia, solo déjame decirte que el sexo de tu novia en verdad es una delicia cálido y apretadito, ¡una verdadera delicia!”. Dijo el hombre. 

-“MMMMM GGGGHH HGGGG” Fue lo único que salió de mí.

Entonces el hombre saco un cuchillo muy afilado con la que corto mi bañador dejándome desnudo de nuevo con mi tremenda erección que ya rezumaba liquido pre seminal de la punta apuntando al cielo, el hombre me tomo de mis huevos con una de sus manos y los jalo hacia abajo.

-“Espero disfrutaras de tu novia, ya que fue tu ultima vez con una mujer como hombre”. Dijo el hombre.

Acto seguido coloco el cuchillo detrás de mis huevos. Al sentir el metal todo mi cuerpo se estremeció, negué con la cabeza, traté de suplicar. “MMMMMMMM”, cuando de pronto sentí la más terrible punzada de dolor de toda mi vida, fue como ser hervido vivo. Cuando de pronto lo vi, el hombre se incorporó sosteniendo el que fue apenas unos instantes mi escroto con mis huevos en su interior.

Aquel hombre me había castrado, el dolor no me dejo disfrutar de mi última eyaculación como hombre, todo mi cuerpo se sacudió por varios segundos y de nuevo me desmaye.

Me desperté en un hospital, con mis padres a mi lado, me habían convertido en eunuco lo sabía, lloré mucho, mi novia fue violada salvajemente por los seis hombres, paso varios meses en un hospital siquiátrico, pero cuando salió simplemente no me podía ni ver, el solo hecho de hacerlo le hacía gritar de pánico al recordarle lo que paso.

Por supuesto terminamos, hace años que no sé nada de ella, por mi parte vivo mi día a día, lo mejor que puedo de los hombres que nos atacaron nada se sabe, no he vuelto a tener sexo con nadie desde aquello, mi pene pese a los medicamentos y hormonas hace años que no tiene una erección y mi ropa interior me queda holgada dado que ya no tengo con que llenar la entrepierna desde aquel funesto día de verano. 





Autor: Alan & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

POR MI MEJOR AMIGA

Mi amiga se estaba duchando todavía, escuche como el agua caía de la ducha una sensación de morbo me entro al pensar como ella estaría desnuda bajo la regadera, me imagine su cuerpo con el agua cayendo por su cuerpo, estaba sentado en una pequeña salita cuando de pronto escuche como una puerta se abrió, desde luego era ella, pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su rajita y sus pechos era una toalla que apenas lograba cubrir sus nalgas......


POR MI MEJOR AMIGA.
Mi amiga se estaba duchando todavía, escuche como el agua caía de la ducha una sensación de morbo me entro al pensar como ella estaría desnuda bajo la regadera, me imagine su cuerpo con el agua cayendo por su cuerpo, estaba sentado en una pequeña salita cuando de pronto escuche como una puerta se abrió, desde luego era ella, pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su rajita y sus pechos era una toalla que apenas lograba cubrir sus nalgas.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [CBT] [DOMINACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Dimas & Darksoul




La historia que he decido a contarles, se puede decir que cambio mi vida, ya que esta historia se remonta cuando yo tenía 24 años, ahora en la actualidad tengo 27 y se puede decir que soy otra persona desde aquel día, en que no solo fue dominado por mi mejor amiga, perdí mi virginidad en una tarde-noche de verano junto con mi calificativo de hombre para ser transformado en un eunuco para el resto de mis días.    

Pues como les decía, todo paso en una tarde-noche de verano, en la cual como siempre me disponía a ir a buscar a mi mejor amiga a su casa, ya que siempre que salía con ella a tomar algo como era costumbre en nosotros, antes siempre pasaba a buscarla a su casa, una vez frente a su casa me dispuse a tocar el timbre para que supiera que ya había llegado ella me dijo desde la ventana de arriba que subiese ya que aún se estaba arreglando y me abrió la puerta de manera automática, por lo que hice lo que me dijo. 

Mi amiga se estaba duchando todavía, escuche como el agua caía de la ducha una sensación de morbo me entro al pensar como ella estaría desnuda bajo la regadera, me imagine su cuerpo con el agua cayendo por su cuerpo, estaba sentado en una pequeña salita cuando de pronto escuche como una puerta se abrió, desde luego era ella, pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su rajita y sus pechos era una toalla que apenas lograba cubrir sus nalgas.   

Algunos minutos más tarde pude verla por fin vestida, y la verdad que estaba radiante ya que su forma de vestir era de lo más provocativa, llevaba una faldita tipo minifalda muy corta, de lo corta se podía casi apreciar su tanguita que apenas alcanzaba a tapar su más divino tesoro, por encima de su cintura se podía apreciar bastante bien sus lindos pechos, y por la blusa clara que llevaba puesta, aunque sus pechos no eran ni muy grandes ni muy pequeños, más eran perfectos para poder tenerlos por completo en la palma de las manos y poder comérselos.  

Luego de platicar unos minutos salimos de su casa, la verdad que casi no preste atención a lo que me decía, ya que en mi mente estaba centrado mirando su precioso cuerpo, a lo que ella al darse cuenta de que casi no le prestaba atención a lo que me decía, ya que no paraba de dejar de mirar sus preciosos pechos y sus paraditas como lindas nalgas.       

En un principio creí que no se había enterado de que la estaba mirando, por lo menos no como me la estaba imaginado, pero ella se dio cuenta, ya que de una forma amigable con su mano me dio un toquecillo en la cabeza, diciéndome.

-"Parece que me quieres comer con los ojos", Dijo ella sonriendo con malicia.

Ante eso la verdad me apene ya que no pensaba que se estaba dando cuenta, no pensé que ella se pudiera dar cuenta de mis miradas de lujuria, al llegar al bar a dónde íbamos nos sentaros y un camarero que estaba al lado se dispuso a tomarnos nota de lo que queríamos de beber, mientras esperamos a que nos sirvan empiezo a notar como mi amiga de una forma muy provocativa, se coloca de forma que cuando el camarero pudiera ver su faldita ya que de lo corta se podía ver su tanga, entonces llego el camarero ,y mientras nos servía pude comprobar como observaba a mi linda amiga, sus lindas piernas y la entrada de su sexo, cuando se retiró mi amiga se empezó a reír, con picardía tire una moneda debajo de la mesa esperando que ella no se diera cuenta, por lo que me agache y pude observar como la entrada de su sexo era de lo más apetecible, desde luego cuando me levante, me levante medio asombrado de lo que había visto, pero la verdad que mi amiga no era tonta, a lo que me dijo.

-¿"Te gusto lo que has visto?" Pregunto ella.    

Vi que tiraste la moneda a propósito, esas palabras me dejaron helado, a lo cual de una forma más bien tímida le dije que me perdonara, que no era lo que pretendía pero que fue una reacción que ni esperaba que me pasase, ella se reía ante mis palabras mientras en un momento que ceso su risa me dijo que por esa vez lo dejaría pasar, pero a la próxima vez lo iba a pagar muy caro.

Pero desde ese momento empezó a hacer todo lo posible, para que yo cayese en la tentación de mirarla como me había advertido que no lo hiciera, fue cuando de pronto me dijo que si la podía acompañar pues quería comprar algo para entretenerse, por lo que la acompañe ella se decide compra dos pares de esposas, dijo que deseaba realizar y someter a alguien a un tipo de dominación, en ese momento no pude ni imaginar que esas esposas serian usadas en mí y que ella se refería a mí con a ese “alguien”.

Después de eso todo fue de lo más normal, claro que yo no pude dejar de mirar sus pechos ya mientras caminábamos por la calle con cada auto que pasaba sus luces hacían notar sus pezones que estaban de lo más visibles, ya que aunque llevaba sujetador, la delgada tela de su blusita, como el sujetador los transparentaban, desde luego ella ya no me dijo nada, pero me di cuenta de que ella se había percatado de como la estaba mirando, pero como notaba que se dejaba y que a su vez ella hacía todo lo posible por provocarme con sus movimientos no cesaba de mirarla con auténtica lujuria. 

La noche avanzo y de pronto me pidió que la acompañara a casa, dado que sus padres se habían marchado a un viaje de última hora aquella misma tarde, sin pensarlo, le dije que la acompañaría, ya que no quería que le pasara nada, en ese momento note en su mirada una expresión que me hizo tener un escalofrío pero lo deje pasar, su mida fue como si hubiese planeando algo, no tardamos mucho en llegar a su casa, donde me pide si puedo pasar un momento, lo que hice puesto que teníamos que subir unas escaleras pude ver su tanga con el movimiento que realizaba sus nalgas al subir por ellas, lo que me encanto.

Cuando llegamos a la sale ella me pidió que cerrase los ojos, ya que según ella quería darme una sorpresa, cierro los ojos y siento que se acerca, con voz muy erótica me dice:       

-"Mantén cerrados los ojos y date la vuelta". Me dijo ella.

Como un manso cordero obedecí, sin más ya que no pensaba en lo que pasaría, noto como me agarra las manos para llevarlas hacia mi espalda y de una forma agresiva note como mis muñecas son aprisionadas con unas esposas, ante eso asombrado abrí los ojos y trate de liberarme, pero al no poder le dije.

-“¡Que has hacho suéltame!” Dije indignado.

Pero ella sin mediar palabra y a empujones me llevo hasta su habitación, en la cual de una forma agresiva me tiro en su cama, mientras me decía.

-“Ahora me toca mirar a mí, es hora pagar y más te vale dejarme hacerte lo que quiera, quieras o no quieras estas a mi merced”. Dijo ella en un tono severo.

Aquello me puso nervioso no sabía qué hacer, y para colmo de pronto pude observar como con las otras esposas hacia lo mismo con mis piernas, desde luego ya no podía hacer nada, ya que estaba indefenso y ella podía hacerme lo que quisiera conmigo.  

De la nada saco una tijera a lo que asustado le pregunto ¿"que piensas hacer con eso?" Ella solo sonrió y me ordena que me callar, que solo observara que era hora de pagar por mirarla de forma descarada y que como sabía que era virgen era hora de que perdiera mí virginidad. No quería perder mi virginidad así, entonces agresivamente agarro mi pene por encima de mi pantalón y con un aire de estar dominando la situación me dijo.

-"Hoy perderás tu virginidad como yo diga, y mejor disfruta porque además será la única vez que tendrás sexo como un hombre de verdad". Dijo ella amenazante.     

Mientras forcejeaba ella empezó a desabotonarme el botón del pantalón bajándolo estos hasta las rodillas, para después empezó a quitarme la camisa y una vez que ya me había quitado la camisa, se detuvo a acariciar todo mi cuerpo con sus manos y su lengua hasta llegar a mi pene, de pronto se apartó, no antes de haberme acariciado mi pene y sentirlo ella que se encontraba erecto de la excitación que sentía.

Ante mi completa sorpresa empezó a denudarse quitándose primero su faldita, mientras que hacia esto me dijo.

-“Como te gusta mirar este es tu momento” Dijo ella.

Estaba ya muy excitado cuando se quitó la faldita quedándose con su minúscula tanga, cuando de pronto pude observar que se quitaba su blusa diciéndome.

-“¿Te gustan mis tetas?” Pregunto ella juntándolas con sus manos.

hoy no dejaste de mirarlas, creo que es hora de que seas un hombre de verdad, aunque sea por una sola vez ¿no crees?

-“Por favor no me hagas eso no quiero dejar de ser virgen aun”, Le suplique.

Al oír eso se quitó su tanga y el sujetador, ella se quedó totalmente desnuda, y a mí todavía me quedaba mi trusa(slip) convertida en una carpa, el cual no tardó en hacer desaparecer, fue entonces cuando de una forma dominante tomo las tijeras y sin pensarlo dos veces empezó me destrozo mí trusa, dejando mi pene en completa erección a la vista de ella, de pronto agarro mi pene y después sentir que estaba completamente erecto, se lo llevo a su boca, produciéndome una serie de escalofríos como nunca antes sentidos ya que esa era mi primera experiencia sexual y por lo que para mí todo era demasiado excitante en ese momento se sentía tan rico tener mi pene dentro de su boca que casi me vine en ese momento.

Pero no tarde mucho en empezar a sentir que me corría a lo que ella dándose cuenta, me dijo que no lo haría en su boca en ese momento, con lo que acto seguido se sacó mi palpitante pene de su boca para montarse encima de mí, empezó a moverse lentamente con mi glande rosando su rajita mientras que sus pechos podía sentirlos muy cerca de mi boca, casi se los podía chupar mientras ella lentamente se introdujo mi pene en su interior.  

Ella movía si pelvis en círculos, estuvo de ese modo por varios minutos entonces luego de tanto placer empecé a gemir ya que estaba llegando al punto máximo de mi resistencia sexual, cuando de pronto de una forma exagerada, comencé a disparar mi leche dentro de ella, a lo que ella desmontándose rápido comenzó a masturbarme salvajemente de forma, que mi leche cayó sobre su cuerpo desnudo rociándonos enteramente a ambos, sobre todo sus pechos.     

-"Esta noche has perdido tú virginidad, espero que no lo olvides" Dijo ella a la vez que seguía acariciando mi pene.

De pronto de nuevo se llevó mi aun palpitante pene a su boca, simplemente fue algo genial, me estaba dando la segunda mamada de mi vida con mi semen y su saliva resbalando hasta mis huevos aquella mamada se prolongó por varios minutos hasta que de nuevo sentí que estaba por venirme de nuevo, cuando comencé a sentir como mi pene comenzó a palpitar, sentí como las afiladas cuchillas de la tijera con la que corto mi trusa se posaron a ambos lados de la base mi pene.

Estaba disfrutando tanto de la mamada que apenas y reaccione de pronto comencé de nuevo a disparar mi espesa leche, pero esta vez dentro de la boca de ella, que se bebió cada uno de mis disparos, justo cuando el último de los espasmos de mi pene seso, sentí como el enorme placer que estaba sintiendo, se transformo de pronto en un indescriptible dolor.

Todo mi cuerpo comenzó a sacudirse de cuando ella levanto su cabeza de mi entrepierna un gran chorro de sangre broto tanto de su boca como de mi entrepierna, en ese momento en medio del enorme dolor que estaba experimentando vi que ya no tenía un pene unido a mi cuerpo, había dejado de ser un hombre para convertirme en un eunuco por el resto de mis días.

Luego de eso me desmaye, ya no recuerdo cómo es que ella me curo, pero lo hizo, me mantuvo prisionero en su cuarto por varios días, antes de dejarme ir me dijo que si le decía a la policía o a alguien lo que hizo les mostraría el video de cómo me castro, de más está decir que nunca dije nada a nadie, ahora han pasado varios años, ella se casó y tiene tres hijos, cada tanto me cita en algún hotel para humillarme y penetrarme con mi propio pene que mando a conservar para que quedase como un dildo.


Aquellas noches en que me penetra con el que fue mi miembro en el pasado, son las mejores de mi vida ya que son la única manera que tengo de venirme desde aquella noche, dado que aún conservo mis huevos, venirme por estimulación prostática es muy placentero, aunque no tanto como lo era cuando aún tenía un pene y era un hombre de verdad.



Autor: Dimas & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

NUEVO TRABAJO DE ERICA

UVamos a ir por ustedes alrededor de las 10 de la mañana y una enfermera a retirar la totalidad de su vello púbico. A continuación, serán cargados desnudos en una camioneta afuera al estacionamiento principal. Vamos a conducir a la plaza principal, donde se les dejara salir de la furgoneta, y caminaran a la plataforma de castigo. Siento tener que decir que esta será una experiencia difícil para ustedes, muchas jóvenes mostrarán sus partes femeninas a ustedes, frotaran sus pechos contra sus penes, y ese tipo de cosas, todo para burlarse de ustedes mientras caminan. Esto se suma a la pena por lo que hacemos ningún esfuerzo para controlarlo......


NUEVO TRABAJO DE ERICA.
Vamos a ir por ustedes alrededor de las 10 de la mañana y una enfermera a retirar la totalidad de su vello púbico. A continuación, serán cargados desnudos en una camioneta afuera al estacionamiento principal. Vamos a conducir a la plaza principal, donde se les dejara salir de la furgoneta, y caminaran a la plataforma de castigo. Siento tener que decir que esta será una experiencia difícil para ustedes, muchas jóvenes mostrarán sus partes femeninas a ustedes, frotaran sus pechos contra sus penes, y ese tipo de cosas, todo para burlarse de ustedes mientras caminan. Esto se suma a la pena por lo que hacemos ningún esfuerzo para controlarlo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [HUMILLACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & Darksoul




Mi nombre es Erica y yo era solo una chica de 19 años de edad, cuando me dieron el trabajo en la división de castigos sexuales del sistema penitenciario del gobierno. Habían pasado cinco años desde que el estado había aprobado una ley que hizo la extracción del pene público un castigo estándar para la violación. Las mujeres (y algunos hombres) han apoyado la aprobación de la ley porque pensaban que ese castigo sería tan horrible para los hombres que la violación dejaría de existir. Y por un tiempo ese fue el caso.

Pero a continuación, algunas mujeres comenzaron a ver la ley como un medio para conseguir una venganza cruel; que podrían tener el pene de su novio cortado si sospechaban que les era infiel o si ella no le gustaba la forma en que la trataba. El problema se agravo porque los tribunales consideraron la palabra de una mujer bajo juramento de ser la única prueba necesaria para condenar a un hombre de violación. Todo el mundo sabía que hombres inocentes tenían sus penes cortados, pero nadie parecía saber qué hacer al respecto.

Poco después de empezar mi nuevo trabajo, su jefa, le preguntó si podría acompañarla a “una orientación.” Ella explicó que esa sería una breve sesión informativa para un grupo de hombres que perderían sus penes al siguiente día.

La idea de asistir a una “orientación” sonaba tan extraño que solo tuvo que ir. Así que acepto rápidamente la invitación.

Siguió a Sra Shaw a través de un laberinto de pasillos, hasta que llegaron a una pequeña habitación con un par de sillas grandes y cómodas y un pequeño escritorio. Se sentó, nerviosa, sin saber qué esperar. Una joven pronto entró en la habitación y le dio a su jefe una carpeta amarilla. Todo era muy como de negocios. “Tenemos solo cuatro hoy”, dijo ella.

Antes de que incluso tuviéramos la oportunidad de ver los papeles una puerta lateral se abrió y cuatro hombres desnudos fueron llevados a la sala. ¡No pensé que iba a ver hombres desnudos! La mayoría de ellos parecían ser apenas un poco mayor que yo misma. Me sonrojé cuando vi sus erecciones, pero no desvié los ojos. ¡Esto fue maravilloso! Pero yo no entendía porque todos estaban con una erección. Esos penes todos iban a ser cortados al día siguiente. Habría esperado que tuvieran demasiado miedo para tener una erección.

Decidí darles un poco de emoción por lo que ajusté mi postura y mis piernas un poco para que pudieran ver dentro de mi vestido. Pude ver sus ojos tratando de ver en la oscuridad entre las piernas. “Que lo disfruten”, pensé para mí, “¡mañana van a ver la apertura entre mis piernas de una manera completamente diferente!”

"Buenas tardes. Señores”, dijo la Sra Shelley. “Ustedes están aquí hoy porque esto todo programado para que sus penes sean cortados mañana por la mañana y les vamos a proporcionar una pequeña sesión de orientación para hacerle saber cuál será el procedimiento. Soy consciente de que este es un momento de tensión para cada uno de ustedes, pero esto es solo algo que tendrán que soportar”.

-“En primer lugar, permítanme recordarles que la intensa estimulación sexual previa a la eliminación real del pene es parte del castigo. No se le permite tener otra eyaculación antes de que sus penes sean cortados. ¡Por lo que no están autorizados a masturbarse! Van a tener vigilancia esta noche por algunas de las más bellas mujeres empleadas en la agencia. Los guardias los estarán observando de cerca y si alguno de ustedes trata de masturbarse sus manos serán esposados ​​a la espalda, los pesos serán colocados en sus huevos, y se le encadenado en una posición de pie muy incómodo durante toda la noche.

Vamos a ir por ustedes alrededor de las 10 de la mañana y una enfermera a retirar la totalidad de su vello púbico. A continuación, serán cargados desnudos en una camioneta afuera al estacionamiento principal. Vamos a conducir a la plaza principal, donde se les dejara salir de la furgoneta, y caminaran a la plataforma de castigo. Siento tener que decir que esta será una experiencia difícil para ustedes, muchas jóvenes mostrarán sus partes femeninas a ustedes, frotaran sus pechos contra sus penes, y ese tipo de cosas, todo para burlarse de ustedes mientras caminan. Esto se suma a la pena por lo que hacemos ningún esfuerzo para controlarlo.

-“Julie Johnson será la 'castradora' mañana, haciendo los cortes reales, y ella estará aquí en un minuto para informarles sobre su parte del procedimiento”.

En este punto yo no podía quitar los ojos de uno de los chicos en la esquina de la habitación. No había visto a muchos hombres desnudos, pero me encontré fascinado por sus órganos sexuales. Tenía un pene interesante que era un poco delgado, pero muy largo con una cabeza enorme en la punta, y estaba duro en línea recta, tan duro como podría estarlo. También tenía un gran saco de testículos que colgaban bajos entre las piernas, mucho más grande que el de los otros hombres.

Yo quería decir algo que los haga sentir que tenía una razón oficial para estar allí así que dije. 

-“¿Sra. Shaw, se les permitirá conservar sus testículos?”
-“Buena pregunta, Erica, déjame ver...” Luego miró a través de las carpetas. 
-“¿Quién de ustedes es Robert?”

El muchacho en la esquina asintió. “Robert”, dijo, “Usted va a tener los testículos cortados justo antes de la eliminación de su pene. Asumo que lo sabía. El resto de ustedes solo perderá sus penes“.

Robert declaró que no había hecho nada malo, que su novia lo había acusado de violación porque quería romper con ella y que su presencia ahí era un gran error.

-“Sí… Si... Hemos oído ese cuento una y otra vez, Robert”, dijo la señora Shaw. 

-“Pero la simple verdad es que mañana a esta hora el clítoris de mi joven ayudante aquí será más grande que lo que quede de tu pene, por lo que también podría acostumbrarte a ese hecho”.

Robert se puso rojo y se quedó tranquilo. Me sentí mal por él. Un pequeño plan comenzó a formarse en mi mente. Mis pezones se endurecieron y mi vagina se humedeció mientras los detalles de mi plan entraron en mi mente.

La Sra. Shaw pasó a decir a los chicos acerca de la forma en que se llevaría la etapa y atado a una cama de madera. La víctima de su crimen estaría allí para observar el procedimiento para que pudiera ver que se hacía justicia. Entonces podrían esperar que algunas chicas subieran al escenario para hacer un poco de burla final de sus penes. Julie Johnson, la “castratora”, a continuación, vendría a ellos y sujetaría una pinza especial para la base de su pene para que no sangraran hasta la muerte después del procedimiento. Ella entonces utilizar un simple cuchillo para cortar su pene.

-“OH... aquí está Julie. Estamos casi listo para ti, Julie. Tenemos tres para mañana que van perder sus penes y el tendrá una remoción total”.

Julie reviso a través de los archivos y luego dijo: “¿Cuál de ustedes es Robert?” Él la miró y repitió que él estaba allí por las razones equivocadas.

No hizo caso de sus comentarios. “Robert, creo que te lo haré de último porque la gente siempre le gusta una castración completa y mantendrá el edificio nivel de emoción mientras corto los penes de los otros tres”.

Ella dijo a los hombres cómo ella le gustaban hacer los procedimientos a ser complaciente con la multitud. Ella dijo que siempre permitía a subir a las chicas al escenario como la Sra Sanders acababa de decir, y que podía esperar unos momentos finales de estimulación intensa en su pene antes de que subiese, y cortara sus penes. 

-“Voy a tratar de hacerlo rápido”, prometió.
-“Así que eso es todo lo que hay que hacer”. 

Después de que haya terminado los ayudare a ponerse de pie para que todos puedan ver que ya no tienen un pene. Voy a entregar su órgano cortada a continuación, a la víctima del delincuente. Ella va a tirar el pene a la multitud y procedimiento habrá terminado. Ustedes recibirán un tratamiento médico y a continuación, serán libres de irse. 

-“¡Pero no espero que vean igual a sus amigas!”, Dijo con una risa.

En el caso de Robert, es probablemente que tengamos una pequeña subasta para vender su escroto al mejor postor antes de cortar sus testículos. Sostenes de escroto y carteras son muy populares entre los adolescentes en este momento, dijo, y esas subastas son siempre un montón de diversión. Miró entre sus piernas y le dijo: “Eso es un gran saco que tiene allí, Robert” Ella se acercó a él y agarró sus huevos con la mano. “¡La piel es muy suave y delgada, eso haría un bolso maravilloso para mi hija!” 

-“¡Podría estar haciendo una oferta por ellos yo misma!” Dijo.

Julie invito a la Sra Shaw y a mi a sentir su escroto por nosotras mismas. Miré a los ojos de Robert mientras examinaba la bolsa de piel fina suave entre sus piernas y apretaba los dos órganos dentro. Julie explicó cómo, adecuadamente estirado y tratado, el escroto de Robert sería lo suficientemente grande como para hacer un sostén completo. Unas chicas de la oficina pasaron y Julie llamaron y explicaron todo el proceso de compra de un escroto calidad y dónde llevarlo para la fabricación en el artículo de ropa apropiada. Una de las chicas dijo que ya tenía un sostén de escroto, pero que tenía que comprar dos escrotos porque era de grandes pechos.

Y ese fue el final de la orientación. Después de los comentarios de algo del procedimiento más a los cuatro hombres condenados fueron llevados y la Sra Shaw y yo regresamos a nuestra oficina.

-“Bueno, vamos a almorzar”. Dijo.

Durante el almuerzo le pregunté cómo se seleccionaba las “chicas más bellas de la agencia” para proteger a los hombres en su última noche como hombres completos. “Ah... las chicas de la oficina solo tienen que registrarse, no es difícil ser seleccionada. ¿Por qué, te interesan?

Le dije que lo hacía, en cierto modo.

"Entonces no hay problema. Puede ser uno de los guardias. Date cuenta de que tendrá que estar desnuda frente a cuatro hombres y que se espera que te burle de ellos, ¡no solo mostrar un par de tetas y una vagina mojada!” Le dije que podía hacerlo.

Muy bien, entonces, vuelve en unas cuatro horas y entrar en la zona de espera. Voy a decir a los guardias en turno que te esperen.

Erica sin embargo fue directo a su despacho y redacto una carta falsa para llevarse a Robert para una disque audiencia con su abogado por supuesto todo falso, ella se lo llevo a una habitación privada donde para sorpresa de Robert ella se desnudo, su pene rápidamente quedo de nuevo con una tremenda erección, Erica una desnuda fue hacia él para liberarlo de sus esposas y le dijo al oído.

-“¿Entonces me vas a penetrar mientras aun eres hombres o eres un marica?”

Aquello hico que Robert se molestara y excitara al mismo tiempo, él hizo que le tocara su pene y la tenía dura cual roca, me puse de cuclillas a los pocos segundos para metérmela en la boca al principio me dio un poco de asco, pero mi boca quería chuparlo y así lo hice, se la chupe por completo, le pase la lengua y succione todo su pene como huevos, de pronto me levanto me puso boca abajo sobre una mesa que estaba en la habitación para restregarme su hirviente glande por mi húmeda rajita hasta que de una sola embestida me la metió por completo.

Robert me besaba y acariciaba la espalda lo que me hizo estremecer de placer, pues sentía mucho placer con su miembro entrando y saliendo de mi mojada vagina a un ritmo salvaje sintiendo su respiración acelerada en mi espalda.

Robert luego de unos minutos me dio la vuelta y me puso boca arriba con las piernas abiertas me penetro de nuevo muy despacio, lo me hizo estremecer de placer luego de unos minutos me apretó los senos fuertemente cuando comenzó a correrse note sus fluidos en mi interior era como gelatina hirviente en lo profundo de mi sexo, apenas termino de correrse me levante para llevarme su palpitante trozo de carne a la boca para darle de nuevo una mamada sentí mi vagina abierta chorreando de su semen.

Luego que deje su pene bien limpio aún muy duro hice que acostara boca arriba sobre la mesa y cuando estaba de cuclillas sobre Robert tome su pene y lentamente me la fui metiendo en mi húmeda y estrecha vagina hasta que conseguí introducir su 25 cm de miembro dentro de mí, recuerdo el calor que desprendía su pene palpitante al ritmo de los saltitos que daba acostada sobre {el empecé a mover mi cintura adelante y atrás hasta que pasaron 15 minutos y de nuevo él  se corrió dentro de mi ella, de nuevo me saque su pene para darle una mamada

Pasaron solo unos cuantos minutos antes que de nuevo expulsara leche de su pene, pero esta vez directamente en mi boca me la trague toda y limpie los restos de su tercera corrida con mi boca, luego lo nos besamos con pasión, lo espose y lleve a su celda todo el camino Robert tuvo una tremenda erección con liquido pre seminal chorreando de la punta.

Aquello fue algo grandioso, al día siguiente, lo escuche gritar cuando su pene fue cortado y dar alaridos cuando su escroto con sus huevos, fueron arrancados de entre sus piernas, debo decir que gane la subasta y con su escroto me mande usar un sostén, sentir su suave piel sostener mis pechos me hace sentir siempre muy caliente, sobre cuando recuerdo el sabor de la leche que me bebí, que fue producida por los huevos que esa piel alguna vez contuvieron en la entrepierna del ahora eunuco nulo Robert.





Historia Original Aquí.





Autor: Anónimo & Darksoul       Traductor Y Adaptador: DarkSoul

UNA VIDA MEJOR LUEGO

Malcolm sonrió para sí, desde luego, no era un eunuco, pero utilizaba sus energías en otros lugares. Más tarde ese día Pauline llegó para recoger algunas plantas que Norma le había prometido. Malcolm le dio la bienvenida y Norma al verla salió al jardín para recoger las plantas, de repente se dio cuenta de que no podía recordar lo que estaba buscado y volvió para preguntar. Cuando se acercó a la sala los oyó hablar y por alguna razón se detuvo a escuchar......


UNA VIDA MEJOR LUEGO.
Malcolm sonrió para sí, desde luego, no era un eunuco, pero utilizaba sus energías en otros lugares. Más tarde ese día Pauline llegó para recoger algunas plantas que Norma le había prometido. Malcolm le dio la bienvenida y Norma al verla salió al jardín para recoger las plantas, de repente se dio cuenta de que no podía recordar lo que estaba buscado y volvió para preguntar. Cuando se acercó a la sala los oyó hablar y por alguna razón se detuvo a escuchar.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INFIDELIDAD] [ADVERTENCIA] [DOMINACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Malcolm




Norma sintió que él va suave dentro de ella otra vez y como de costumbre se deslizó fuera. "Lo siento", dijo, "Estas teniendo problemas, ¿verdad?" Parecía eras desde la última vez que se vino dentro de ella, a menudo parecía bastante listo, pero no duraba y la erección disminuía rápidamente. Ella dijo que no importaba, pero la frustración era evidente en su tono. Continuó acariciando y besando los pezones que simplemente aumentaron su anhelo. Se volvió a levantar.

-"Lo siento". Dijo de nuevo.
-"No sé lo que está mal, no soy mejor que un eunuco".

Esta vez se apartó, "No importa", y se fue al cuarto de baño.

Malcolm sonrió para sí, desde luego, no era un eunuco, pero utilizaba sus energías en otros lugares. Más tarde ese día Pauline llegó para recoger algunas plantas que Norma le había prometido. Malcolm le dio la bienvenida y Norma al verla salió al jardín para recoger las plantas, de repente se dio cuenta de que no podía recordar lo que estaba buscado y volvió para preguntar. Cuando se acercó a la sala los oyó hablar y por alguna razón se detuvo a escuchar.

Pauline estaba diciendo,

-"A la misma hora mañana, ¿Norma sigue sin sospechar?"
-"No", respondió. 
-"Toma tanto de mí que cree que no puedo hacerlo con nadie, ¡bromee acerca de ser un eunuco!"

Norma se deslizó tranquilamente, encontró algunas plantas y regresó con ellas. Pauline las tomó y se fue. Las cosas continuaron como antes durante unas semanas, entonces un viernes por la noche después de unas copas Norma lo sorprendió por lo que sugiere que tal vez no había sido lo suficientemente atractiva y ella había oído que la esclavitud era muy excitante por lo que deberían probarlo. 

Ella lo sorprendió aún más cuando lo condujo a la habitación de invitados en una de las camas tenían correas dispuestos para él. Se desnudó y él hizo lo mismo. A continuación, le hizo quedar con las piernas y brazos extendidos sobre la cama, aseguró sus muñecas con grilletes con llave, lo estiró y ató las piernas a las otras esquinas de la cama.

Nunca la había visto tan excitada, respiraba profundamente y sus jugos de su sexo olían muy fuerte, eso también lo afectó y su erección era más fuerte de lo que había sido en su compañía durante mucho tiempo. Luego comenzó el manejo de su pene y los testículos muy grandes apretándolos, lo que lo hizo retorcerse en esa deliciosa mezcla de placer y dolor.

-"Oh, Dios". Dijo. 
-"Todavía parece ser capaz de moverse, estoy seguro de que disfrutarás más si usted está más firmemente sujeto". Dijo ella.

Él hizo un gesto de sorpresa y se sorprendió aún más cuando llegó debajo de la cama para sacar un cinturón ancho y largo. Lo pasó sobre él justo por encima de la ingle alrededor y debajo de la cama, así que no podía moverse en absoluto. Ahora estaba más duro todavía y sintiendo mucho dolor por lo que no pidió que se detuviera. En eso, ella violentamente lo masturbaba, clavando sus largas uñas de los dedos en su pene, el dolor le hizo venirse muy rápido y violentamente.

Cuando recuperó el aliento expresó sorpresa que haber sido tan excitado que no le había dejado disfrutar. Ella se rio y dijo que no volvería a coger de nuevo, o cualquier otra más, especialmente Pauline. En ese momento se dio cuenta de que había averiguado sobre ellos y trató de engañarla a su manera para salir de ello.

Norma se limitó a sonreír, "Tu mismo te ha comparado a un eunuco, ¿no es así? Bueno hoy es tu día de suerte, ya que realmente va a ser uno". En eso busco bajo la cama de nuevo y sacó lo que parecía ser un gran par de pinzas.

-"¿Qué demonios es eso?" Preguntó.
-"Solo una pinza, un Burdizzo, los agricultores lo utilizan en sus carneros rebeldes, así que lo voy a usar en ti".

Antes de que pudiera decir más o hacer cualquier ruido fuerte se secó rápidamente su vagina con su calzón (braga) y se la metió en la boca. Ella alcanzó entre sus piernas y ahora entendía la verdadera razón de la cinta, por más que lo intentó ni siquiera podía retorcerse.

-"Lo bueno de esto es que no hay ningún corte, ni sangre, por lo que todo es agradable y limpio, no hay riesgo y no hay tiempo de convalecencia. Va a estar adolorida por supuesto, sobre todo conmigo, pero la ausencia de todas esas hormonas desagradables significa que serás un eunuco rápidamente".

Él trató de hablar a través de su mordaza sin éxito. Ella sonrió y continuó.

-"Hay una pequeña desventaja, es doloroso, pero no me importa me has causado dolor." 

Con eso, ella comenzó a sentir su escroto y coloco cuidadosamente el burdizzo cuando estuvo satisfecha ella rápidamente tomo las manijas y lo cerro. El dolor fue intenso y sus gemidos se pudieron escuchar a través de su mordaza, luego la oyó contar en voz alta hasta treinta antes de liberar las mandíbulas. "¿No fue demasiado malo verdad? Solo uno más para acabar, por lo menos sabes qué esperar esta vez". La mandíbula se trasladó al otro lado de su escroto y repitió la tortura, otra vez se encontró contando hasta treinta.

El dolor le había hecho desarrollar otra erección, por lo que rápidamente se apodero de su pene y lo masturbó de nuevo, "No, debería haber vaciado el tanque, no va producir mucho más ahora".

Al terminar lo desamarro quitando el cinturón y los grilletes de sus tobillos para que tuviera algo de movimiento y la circulación restringida se aliviara. Tomo un espejo y lo puso entre sus piernas para que pudiera ver las dos contusiones pero que no había sufrido ningún daño evidente. Se preguntó si realmente había hecho ningún daño real o si todo eso fue solo para asustarlo. Antes de que pudiera desafiarla salió de la habitación.

Ella volvió con dos tazas de café, le quitó la mordaza y le ofreció una bebida. Ella explicó que eso era ahora su dormitorio, le liberaría una de sus muñecas si prometía no tratar de vengarse de ella. Ya que todavía no estaba seguro exactamente de lo que había hecho él estuvo de acuerdo.

Ella continuó diciendo que ahora tenían habitaciones separadas y la de ella serían asegurada por su propia seguridad. Se esperaba que sin la testosterona en su cuerpo iba a aceptar rápidamente lo que le habían hecho a él y que iban a ser amigos de nuevo. Si él lo aceptaba y no trataba de castigarla a ella no le diría a nadie que él era ahora un eunuco, ya que la gente bromearía sobre él. Una vez más estuvo de acuerdo.

Por motivos de seguridad se iría, pero lo dejaría asegurado por una de sus muñecas, pero con una cadena más larga por el fin de semana para probar si podía aceptar estas condiciones. Así se hizo y lo dejó de nuevo.

En su ausencia se sintió con cautela su escroto, sin duda había dolor, sintió sus huevos y los apretó, se sentían entumecidos, ¿estaban realmente muertos? No sabía qué creer.

Pasó el resto del fin de semana unido a la cama y el lunes se le permitió ir al trabajo. Desde luego, no se sentía diferente, aparte del dolor en la ingle, aún veía a las mujeres atractivas a su alrededor, tal vez fue solo un susto después de todo. Así que el trabajo continuó como antes.

En casa Norma todavía se veía como de antes, siempre preparando las comidas, pero por la noche se iban a sus habitaciones. Él todavía tenía erecciones y siguió probando sus huevos. Ciertamente no había ninguna sensación en ellos, pero no parecían ni más pequeños ni nada. Lograba llegar al orgasmo con una masturbación, aunque no salió mucho. No sabía qué creer.

Al final de la segunda semana sus huevos parecían más pequeños y sus erecciones no duraban. Tal vez realmente era un eunuco. Al final de la tercera semana realmente no había duda. Desde luego, se encogían. Se sorprendió lo poco que le importaba. La incertidumbre de las últimas tres semanas más el nivel de testosterona en declive, obviamente, le habían ayudado a llegar a un acuerdo con su pérdida. No había discutido eso con Norma y decidió mantener las cosas con esa actitud. Desde luego, no sentía la necesidad de venganza.

En el trabajo, pasaba más tiempo en su trabajo y menos en ligar o en chismear, para su sorpresa estaba disfrutando de un trabajo más y cada vez era mejor en ello. Al cabo de unos meses, cuando su escroto estaba completamente vacío y su pene más pequeño preguntó a Norma si le gustaría ver lo que había hecho. Ella estuvo de acuerdo y examino con ternura lo que quedaba, entonces ella admitió que ella sentía algo de vergüenza de que su temperamento le había llevado a castrarlo ya que todavía no se sentía satisfecha en la cama.

Ante eso, él la besó y la trajo al orgasmo con los dedos, pero su pene se quedó flácido. Ella expresó su dolor, pero dijo que no importaba. No solo a él no le importaba, estaba agradecido de que lo hubiera castrado y estaba orgulloso de ser su eunuco. Él no estaba perdiendo tiempo y dinero persiguiendo a otras mujeres y que ahora podía admitir que él también había perdido demasiado tiempo masturbándose, otra razón por la que había sido una decepción en la cama.

No tenía nada que culparse a sí misma ya que él era más feliz ahora que podía dedicarse a ella. Se abrazaron entre lágrimas y volvió a compartir su cama. Tuvo que preguntar dónde había adquirido "esa cosa", Sonrió y dijo que cuando ella se había quejado de él a una amiga, esa amiga le explicó que había tenido un problema similar con su marido y había utilizado el Burdizzo en él. Todavía lo tenía ella y así se lo había prestado a Norma después de las instrucciones sobre cómo usarlo. Obviamente ella no podía decir quién era.

En el trabajo fue promovido a un jefe de departamento con un aumento salarial grande debido a su mejor rendimiento y actitud. A pesar de su castración sigue siendo un secreto en el trabajo y entre amigos que se puso en contacto con otros eunucos que como Malcolm quieren tener sus escrotos vacíos. Tal vez la convierta completamente lisa pronto.

En el trabajo sus promociones continuaron y mejoraron su estilo de vida. Se ha vuelto muy hábil en complacer a Norma ya que puede continuar indefinidamente sin sus atenciones al clímax. Ahora celebra el aniversario de su castración - lo que fue originalmente un acto de venganza había mejorado y enriquecido la vida de ambos.




Historia Original Aquí.





Autor: Malcolm       Traductor: DarkSoul

HIJA DE LA NOCHE

Soy un ser de la noche, de las tinieblas condenada a vagar en la tierra de los mortales por toda la eternidad, siempre en busca del alimento que me sustenta, es un instinto mucho más fuerte que cualquier droga, me impulsa a hacer cosa que no deseo pero que necesito, como ahora que estoy sintiendo su pecho velludo sobre la espalda, sus caricias rudas y toscas estimulan mis senos mientras la barba me raspa en la nuca cuando me dice: “que rico te mueves putita, voy a llenarte de leche por zorra”......


HIJA DE LA NOCHE.
Soy un ser de la noche, de las tinieblas condenada a vagar en la tierra de los mortales por toda la eternidad, siempre en busca del alimento que me sustenta, es un instinto mucho más fuerte que cualquier droga, me impulsa a hacer cosa que no deseo pero que necesito, como ahora que estoy sintiendo su pecho velludo sobre la espalda, sus caricias rudas y toscas estimulan mis senos mientras la barba me raspa en la nuca cuando me dice: “que rico te mueves putita, voy a llenarte de leche por zorra”.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SOBRENNATURAL] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Oli77 & Darksoul




Soy un ser de la noche, de las tinieblas condenada a vagar en la tierra de los mortales por toda la eternidad, siempre en busca del alimento que me sustenta, es un instinto mucho más fuerte que cualquier droga, me impulsa a hacer cosa que no deseo pero que necesito, como ahora que estoy sintiendo su pecho velludo sobre la espalda, sus caricias rudas y toscas estimulan mis senos mientras la barba me raspa en la nuca cuando me dice: “que rico te mueves putita, voy a llenarte de leche por zorra”.

El acre olor a sudor y cerveza que desprende son el aroma que inunda mis pulmones opacando mi mente, sus embates son cada vez más rápidos y fuertes; su mano se estampa en mis nalgas dejando una marca rojiza, mientras sus labios recorren mi cuello.   

Mi razón aún no entiende qué me motivó a aceptar sus propuestas, su pinta clásica de macho vulgar y fanfarrón, sus brazos fuerte o el bulto entre sus piernas, sin embargo ahora que lo tengo dentro de mi cada movimiento suyo es un grito de placer que mi vientre utiliza como lenguaje para decirme: “esto es lo que te hacía falta desde hace tiempo vamos goza que aún falta lo mejor”.      

No recuerdo cuando fue la última vez qué en un bar de carretera, aceptara la compañía de un camionero; seguro han pasado años de eso, la plática sobre sus proezas sexuales y su entrepierna mostrando el deseo, por ello no me opuse cuando enfilo hacia un lugar discreto y alejado de donde estuvimos bebiendo. Por lo regular siempre escojo chicos jóvenes, atractivos, bien dotados y en lo mas alto de su virilidad, pero esa noche no podía darme el lujo de escoger.  

En la cabina de su vehículo llegamos al escondido hotel que le sugerí, en cuanto entramos a la habitación me arrojo sobre la cama; mientras se desabotonaba el pantalón y liberaba su instrumento “mira lo que tengo para ti” anuncio a la par que tomo mi cabeza y la diriges hacia su miembro erecto, ya chorreando de líquido pre seminal.    

Es un pene grueso, brillante por la lubricación que ya sale de su cabeza, las venas henchidas son una red que la cubre y que invita a recorrerla con la lengua, comienzo a lamberlo despacio, saboreando cada centímetro, sintiendo como mi tanga se moja con los jugos de mi vagina, siendo una necesidad imperiosa de morderla, de arrancarla de su entrepierna, pero me contengo tengo que ser paciente para que mi satisfacción sea total.        

Antes de que pueda meterla en mi boca y disfrutar de su grosor, me tomas del cabello y nuevamente me arroja al lecho.  

-“Desnúdate y ponte de perrita”. Ordena.          

No espero repetición y me desnudo rápidamente mientras hace lo mismo; estoy ansiosa y mojada por sentirme invadida por su aun vigoroso pene, puede que no sea el de un joven de 25 años pero es justo lo que necesito en este momento. 

La sensación de tu vello, de su lengua en mi cuello, sus manos toscas apretando mis pechos son muy estimulantes sin embargo rompe el contacto por un instante (dejando las paredes de mi vagina hambrientas), solo para colocarme en posición del misionero; hunde su cabeza entre mis muslos y su lengua se recrea en mi clítoris enrojecido, mi depilada vagina escurre ríos de mis jugos, mis manos se prenden de sus caderas y las aproximan a mi boca.      

Disfruto mi sabor a través de tu grueso miembro, chupo despacio tu glande circuncidado, me deleito lambiendo las venas que parecen a punto de estallar; mi respirar se agita, mis caderas se mueven, me siento próxima al orgasmo.

Se separa de mí, adopta una nueva postura y me toma por los tobillos, los colocas en sus anchos hombros y lambe mis pies, una gota de sudor escurre por el vello de su pecho y no puedo evitar el deseo de beberla; con un poco de esfuerzo lo hago y aprovecho para juguetear con su tetilla usando mi lengua.           

Nuevamente me penetra con su caliente herramienta, haciéndome sentir inundada por esa fogosa y firme virilidad, los resortes de la cama del motel barato rechinan al mismo ritmo que mis jadeos; su rostro enrojece, en su grueso cuello se destacan las venas plenas de sangre y vigor.          

Nuestra respiración se agita a la par, el sudor es una leve película que nos hace brillar con la luz que se filtra a través de la persiana cerrada; mi mano diestra acaricia mi sensible botón y la izquierda pellizca rudamente mis propios pezones.  

Finalmente estalla en un intenso orgasmo, antes de que pierda vigor, mis piernas lo aprisionan y muevo mis caderas frenéticamente buscando alcanzar yo también ese pequeño paraíso. Un gemido es la señal de que alcancé la meta, tardas un instante en salir de mí lo que mi vagina aprovecha para cercenar su pene que aun late en mi interior goteando su espeso semen.

El esfuerzo del encuentro pasional y el alcohol que bebió lo han derrotado apenas y nota la falta de su pene, gracias a mis dientes vaginales y fluidos vaginales que son como acido hacen que la herida se coagule y la herida deje de sangran tan rápido como se produjo.      

Acaricio sus nalgas duras y redondas, las mueve un poco, acerco mi lengua a su ano y comienzo a lamberlo; sin embargo, no logro obtener respuesta de su parte mi extraigo su cercano miembro de mi interior aun late con fuerza.          

Aprovecho ese momento para morder, con mis largos colmillos, tu vibrante yugular; ¡adoro esas noches en las cuales primero deleito al cuerpo y después el paladar! 

Abre los ojos sorprendido, pero no tienes capacidad de resistirte, aquella sangre de semental maduro es un deleite, no lo voy a matar, solo beberé la sangre suficiente para calamar mis ansias, luego le doy la vuelta para abrir mi boca grande, sus dos pesados huevos vaciados en ese momento entran en mi boca, clavo mis colmillos en sus huevos, lo que hace que todo su cuerpo se sacuda.

De un fuerte movimiento de mi cabeza, le arranco su escroto con sus huevos en su interior, luego extraigo el saco de piel de su interior y uno a uno me devoro sus huevos, cuando acabo procedo a comerme su miembro aun endurecido no sin antes penetrarme con él una última vez. Con el miembro empapado de mis juego, y su semen que resbala de mi vagina, me como su glande, lo mastico sintiendo con cada nueva mordida orgasmo tras orgasmo, me devoro todo su falo y para cuando acabo, mis fluidos ya corren hasta mis tobillos.

Aquella carne como energía sexual me iban a mantener en calma para seguir con mi vida entre las sombras por tres meses tiempo en que tendré conseguir a otro semental que me llene y nutra para seguir vagando por el mundo mortal.





Autor: Oli77 & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

BOXEO ERÓTICO

Quizás no mucha gente se excite al ver un combate de boxeo. Pero yo sí. Encuentro algo atractivo, sensual, en dos hombres en forma intercambiando golpes con los guantes. El sudor, el esfuerzo, la agresividad, la deportividad, son factores que más o menos se entremezclan para despertar la pasión que siento, siempre alcanzo una fuerte erección se podría decir que es una forma de porno para mí de alguna extraña manera......


BOXEO ERÓTICO.
Quizás no mucha gente se excite al ver un combate de boxeo. Pero yo sí. Encuentro algo atractivo, sensual, en dos hombres en forma intercambiando golpes con los guantes. El sudor, el esfuerzo, la agresividad, la deportividad, son factores que más o menos se entremezclan para despertar la pasión que siento, siempre alcanzo una fuerte erección se podría decir que es una forma de porno para mí de alguna extraña manera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Gutpuncher25 & Darksoul




Quizás no mucha gente se excite al ver un combate de boxeo. Pero yo sí. Encuentro algo atractivo, sensual, en dos hombres en forma intercambiando golpes con los guantes. El sudor, el esfuerzo, la agresividad, la deportividad, son factores que más o menos se entremezclan para despertar la pasión que siento, siempre alcanzo una fuerte erección se podría decir que es una forma de porno para mí de alguna extraña manera.        

Cuando más fuerte era el combate más excitación me producía, hablo en pasado porque, aunque aun siendo como mi corazón se acelera cuando veo un peleaba de box, sin embargo, ya no pudo tener una fuerte erección como antaño, lo que me entristece, pero creo que de alguna manera fue lo mejor que me pudo pasar.

Me encantaba y encanta ser atado o ponerme contra una pared y que un chico o una chica (soy bisexual, aclaro) se ponía unos guantes de boxeo y me castigue en el estómago, en la zona del abdomen, pechos, piernas y mis genitales, sobre todo me encanta sentir mis huevos ser golpeados algunas veces fuertemente tanto que me hacía doblar de dolor. El contacto de los puñetazos en mi vientre, acompañado del cuero de los guantes de boxeo, hacían que se me pusiera duro mi pene como no podía hacerlo de ninguna otra forma.

Así que, en más de una ocasión, he tenido oportunidad de practicarlo con gente a la que, o bien le apasionaba el tema, o bien le gustaba experimentar con cosas nuevas. Mis sesiones siempre comienzan con ambos poniéndonos los guantes de boxeo e intercambiando miradas, como si estuviéramos en el cuadrilátero. Luego, mientras él/ella me trabaja el abdomen con los puñetazos, yo suelo besarle, abrazarle o, si se trata de un chico, tocarle el pene o masturbarlo mientras me golpea. Eso en verdad me hacía excitar la mayoría de las veces, con ambos desnudos o yo solo en trusa (slip).

Si se trataba de una chica, que eran la mayoría de las veces me encantaba chuparle y besarle los pechos, mientras me trabaja el abdomen. La intensidad y la fuerza de los golpes me gustaban que fuesen progresivos, de suave a fuerte, de menos a más, con los golpes más duros casi llegaba al orgasmo, como si se tratase del clímax sexual. Mientras duraba el "castigo", me gusta complacer al otro, bien dándole puñetazos en el vientre, si le gusta, o besándole, dándole caricias, recorriendo cada centímetro de su cuerpo, y masajearle el pene o los pechos (en caso de ser chica), pero con los guantes puestos. 

También me gusta, en ocasiones, ser sumiso al 100% y que me aten y me usen de saco de boxeo. Es curioso porque he probado con otras formas de castigo corporal y ninguna me excita tanto como la de los puñetazos. Con mi antigua pareja, ya teníamos complicidad en estas cosas. La mirada de uno servía para que el otro respondiese. A veces rematábamos el "combate" con un golpe contundente en mis huevos, que hacía que cayera al suelo y quedase de rodillas con mis huevos latiendo con fuerza mientras ella se abría las piernas para que le lambiara su húmeda raja mientras levantaba sus brazos en señal de vencedora.

En definitiva, la combinación de guantes de boxeo con los puñetazos a mi cuerpo (nunca la cara, o, si ocurre, de forma suave) me fascinaba aun lo hace. Sé que es un gusto poco común por no decir raro, pero es tan respetable como cualquier otro, por lo menos eso pienso. Tengo un sinfín de experiencias de ese estilo de placer sexual. Pese a lo que me sucedió aun me gusta seguir haciendo. Con la ventaja que ya no puedo perder nada esencial como me paso.

Como ya dije me gusta ser usado como saco de boxeo, mi antigua pareja, Ruth de nombre, era una experta en complacerme en mi tan inusual fetiche, pero todo eso acabo aquella noche que regresamos de una noche con ella algo pasada de copas, nos disponíamos a dormir cuando ella noto mi paquete que sobresalía al frente de mi trusa.

De pronto al darme la vuelta la encontré de rodillas apenas solo con una micro tanga color rojo, me bajo mi trusa hasta las rodillas sin que pudiera hacer algo al respecto tomo mi pene y se lo llevo a su boca. Comenzó a darme una gran mamada, pero mi pene no lograba ponerse duro por mas placer que aquellas artes orales me provocaban, quedaba en semi erección, fue en ese momento que se sacó mi falo de su boca y me propino un fuerte golpe en mis huevos con su puño desnudo.

Apenas recuerdo gemir de dolor para caer en la cama, para cuando mis nalgas tocaron la cama mi pene ya estaba en completa erección. Ruth prácticamente brinco sobre mí, se hizo a un lado su tanga para clavarse mi pene en el interior de su mojada vagina de un solo sentón, que hizo que mis huevos revotaran contra sus nalgas, lo que nos hizo gemir a ambos, ella de placer y por mi parte de dolor con placer.

Ruth me estuvo cabalgando por algunos minutos, sus pechos rebotan con cada embestida me sentía en la gloria de pronto se desmonto, corrió hacia el cesto donde estaban una cuerda y los guantes regreso con ellos y me amarro convirtiéndome en un saco de boxeo humano, mi pene estaba apuntando al techo todo empapado de sus jugos. Con gruesas gotas de líquido pre seminal goteando de la punta.

Ruth comenzó a golpear mi vientre y pecho, mi pene quedo aún más duro, sentía que estaba a punto de correrme ella lo noto también por lo que sin aviso alguno comenzó a golpearme mis pesados como ondulantes huevos, cada golpe que les daba, la intensidad de los mismos iba en aumento, lo mismo que el dolor, pero mi pene estaba a punto de reventar estaba tan duro que me dolía.

De pronto ella dejo de golpearme apoyo sus manos en mis hombros sentir el cuero de sus guantes en mis hombros me hizo estremecer. De pronto sentí un fuerte rodillazo en los huevos, seguido de otro y otro, en medio de una tormenta de dolor me vine, lanzando seis poderosos chorros de mi semen, sobre el vientre y vello púbico de ella, fue el orgasmos más doloroso, largo e intenso de toda mi vida, aunque también sería el último como hombre.

Me desmayé por el dolor, cuando desperté estaba en el hospital, ahí me informaron que los golpes fueron tan duros que reventaron uno de mis testículos el otro pese a todos los esfuerzos por salvarlo no fue posible dos días después me fue extraído también, lo que me convirtió en el eunuco que ahora soy, aunque tengo prótesis testiculares, no es lo mismo, aun pudo tener erecciones gracias a la testosterona que me administran pero no pudo correrme apenas lanzar algo de líquido pre seminal y siempre que me golpeen mis huevos falsos.

No levante cargos en contra de Ruth, aunque ella me abandono, no pudo soportar el pensar que me castro, y que ya no podía correrme o tener hijos ahora la mayoría de mis parejas son hombres que disfrutan golpear mis sustitutos de huevos, aunque ya no siento lo mismo me sigue gustando igual o más que antes





Autor: Gutpuncher25       Traductor: Gutpuncher25 & Darksoul

MACHITO CASTRADO

Lo ves Nacho tiene buen cuerpo es cuando sale del agua cuando parece ser el top de la prepotencia machista. Con ese pedazo de pene colgándole entre las piernas, y de forma tan impúdica. No es por mis hijas. Verás ya sabe que estás tú aquí y eres de confianza, pero hace lo mismo delante de cualquier mujer. Y no me gusta. Esa actitud no me gusta. Bueno pues déjalo en mis manos......


MACHITO CASTRADO.
Lo ves Nacho tiene buen cuerpo es cuando sale del agua cuando parece ser el top de la prepotencia machista. Con ese pedazo de pene colgándole entre las piernas, y de forma tan impúdica. No es por mis hijas. Verás ya sabe que estás tú aquí y eres de confianza, pero hace lo mismo delante de cualquier mujer. Y no me gusta. Esa actitud no me gusta. Bueno pues déjalo en mis manos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [DOMINACIÓN] [HUMILLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Picolo & Darksoul




La tarde transcurría con normalidad en un chalet de la campiña. En la piscina dos niñas de 9 y 11 años y tomando el sol Carla y una vecina Rosario. Carla era la madre y la mujer de un acomodado economista que descansaban en dicho chalet. Tomaban el sol con tranquilidad dejando paso a una conversación como otra cualquiera. En esos momentos hablaban entre las mujeres.

-“Pues si imagínate ya la situación empieza a ser incómoda”.
-“¿Y lo has hablado con tu marido?”
-“No, lo cierto es que él siempre ha tomado el sol desnudo y ha estado en la piscina como ha querido”.
-“Bueno tu marido tiene buen cuerpo eso no hay que dudarlo”.
-“Si y demasiado, por cierto ya sabes lo que le mide el pene”.
-“¿Mujer y ese es el problema?”

No es que no me gusta que vaya por ahí desnudo delante de las niñas y que se muestre con el

–“¿Tú crees que se ha vuelto un exhibicionista?”
– “No creo. Oye porque no lo castras”.
– “¿Pero qué dices, estás loca?”

Bueno solo de forma figurada. ¿Es eso posible? Bueno tú dices que Nacho la tiene grande. Quizás podamos hacer que no se desnude delante de las chicas privándolo de su salchicha… O mejor dicho de su confianza.

En esos momentos llegó Nacho a la piscina. Saludó a las mujeres y casi sin decir nada se quitó el bañador y se tiró al agua. La desnudez de su padre en la piscina no fue una sorpresa para las niñas, las cuales jugaban ajenas a todo.

Lo ves Nacho tiene buen cuerpo es cuando sale del agua cuando parece ser el top de la prepotencia machista. Con ese pedazo de pene colgándole entre las piernas, y de forma tan impúdica. No es por mis hijas. Verás ya sabe que estás tú aquí y eres de confianza, pero hace lo mismo delante de cualquier mujer. Y no me gusta. Esa actitud no me gusta. Bueno pues déjalo en mis manos.

Lo ves, fíjate, lleva el pene casi erecto, yo creo que le excita que estés tú aquí. Nacho avanzaba poderoso turgente y meneando un pene digno de un semental. Esta le colgaba sobre dos huevos muy bien puestos había sido circuncidado de niño y dejaba al descubierto un rosado glande. Fue hacia donde estaban las dos mujeres tomó la toalla y se marchó hacia el interior del chalet.

Pues si la verdad es que no podía pensar que tu marido tuviera ese pene. Verás para eso están las amigas. Varios días después se repetiría la historia, pero esta vez Carla había seguido instrucciones de Rosario, la cual tras hablar con una amiga veterinaria le había indicado ciertas pastillas que separaban las inhibiciones en los animales machos. Haciendo que la presencia de la hembra no les excitara. Carla quería ver que sol caía sobre esa erección y la confusión apesadumbraba del confuso macho, al ver que su pene no reaccionaba.

Ese episodio era el comienzo de lo que se venía por la tarde. Ya que las pastillas habían comenzado su efecto. Por la tarde el fuerte sol caía sobre la piscina mientras Carla, Rosario y la amiga de estas se unía a la reunión. Entre ellas comentaban el episodio por la mañana.

– “Bueno no nos dejes así. ¿Qué pasó?”
– “Pues nada se duchó y se fue al trabajo”.
– “No dijo nada, aunque parecía confuso”.
– “Oye es cierto desaparecerá el efecto de las pastillas”.
–“Pues si en unas semanas le volverán las erecciones, aunque su confianza no será la misma”.

Nacho entonces salía a través de la terraza y bueno pretendía realizar su diario ritual de territorialidad de macho bañándose desnudo delante de las mujeres. Tras nadar unos minutos al salir por la escalera de la piscina las mujeres no perdían ojo del gigante atributo, pero maldición pensó Nacho se detuvo a mitad de la escalera había algo que no comprendía algo que no lograba entender su poderoso pene era de la mitad de antes. Pero no era no de la mitad se había retraído más de ocho centímetros, aunque no en grosor, pero si en longitud casi desaparecía entre su vello púbico. Y bueno allí indefenso desnudo y delante de varias mujeres que conocían la fama de trípode que le precedía y que igualmente iban a darle otra fama da tener pene minúsculo.

El macho no podía quedarse en la piscina eternamente así que salió del agua mientras veía como las chicas, más Rosa la amiga, bajaba sus gafas de sol para poder verle su pene.

-“¡Ohhhhhhhhh!” Murmuraron mientras algunas risitas escapaban de los labios.

El notó como los ojos de las tres se clavaban en su pene que parecía no reaccionar, intentó llevarse la mano hacia sus huevos, pero esa era la señal para que las mujeres se fijaran todavía más. No tuvo más remedio que ir hacia las mujeres para tomar la toalla. Pero Carla se adelantó, no cariño es mejor que permanezcas desnudo, no querrás perder el bronceado de tu piel, además Rosa es casi médico no tiene perjuicios.

Si además no te preocupes me animaré a hacer topless. Sé que no me vas a comer con esa cosita que tienes. Rieron las tres. Nacho no sabía dónde meterse desde joven había gozado de un gran pene y había sido el líder de las duchas de los gimnasios y de los machitos que impúdicamente gozan paseando sus genitales delante de los demás. Pero se sentía humillado, su pene apenas superaba los 2 centímetros.

Mi amor ¿qué te ha pasado? le habíamos contado a Rosa lo de tu gran pene, pero eso es ridículo. El, penas articulaba palabra, entonces Carla le acarició el muslo en dirección hacia su micro pene este fue un momento de terror para Nacho acostumbrado a llevar la iniciativa. Tras tomarlo empezó como a masturbarlo, pero nada de nada, más risitas fueron el eco que resonaba en los oídos del hombre. Su espíritu había sido derrotado.

Ven Rosa prueba tú que eres médico, y poco a poco fue cayendo en las caricias de las mujeres que iban de forma intencionada hacia su pene mientras daban pequeños golpes para intentar despertarlo, así como intentaban ponerlo derecho. Pero eso no era posible.

-“¡Oh vamos cariño, no es para tanto!” Dijo su esposa momentos después.

Unas risas salieron de las 3 mujeres debe ser la edad mientras se ponía el albornoz y lo acompañaban dentro de la casa…

Esa misma noche mientras Nacho dormía gracias a un medicamento suministrado por Rosa, quien estaba entre sus piernas, abrió una ligera herida detrás de su escroto, por donde extrajo los dos testículos de Nacho para luego cortarlos con inusual rapidez, suturo con puntos muy finos no sin antes colocarle prótesis testiculares Nacho nunca sabría que fue castrado a menos que se le dijera.

El macho había sido desposeído de su hombría. Había sido castrado, sin saberlo, su pene nunca volvería a tener la largueza que alguna vez tuvo, tampoco potentes erecciones, y nunca volvería a mostrarse desnudo ante las mujeres.





Autor: Picolo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

IMPLACABLE ROMA

Roma año 95 D.C. aquella cálida noche de mayo, Durma de 35 años, con su cuerpo espigado y cabello rubio fue dejado en aquella celda oscura, una pequeña lámpara de aceite iluminaba el oscuro lugar, era un calabozo de una arena privada romana donde fue llevado para ser ejecutado pensaba él al día siguiente, de pronto noto que algo se movía al fondo del lugar, sus ojos tardaron unos minutos en adaptarse a la oscuridad, para descubrir que aquella era una figura femenina, Durma se acercó a ella pensando que también era una prisionera que sería ejecutada......


IMPLACABLE ROMA.
Roma año 95 D.C. aquella cálida noche de mayo, Durma de 35 años, con su cuerpo espigado y cabello rubio fue dejado en aquella celda oscura, una pequeña lámpara de aceite iluminaba el oscuro lugar, era un calabozo de una arena privada romana donde fue llevado para ser ejecutado pensaba él al día siguiente, de pronto noto que algo se movía al fondo del lugar, sus ojos tardaron unos minutos en adaptarse a la oscuridad, para descubrir que aquella era una figura femenina, Durma se acercó a ella pensando que también era una prisionera que sería ejecutada.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] FORZADO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Roma año 95 D.C. aquella cálida noche de mayo, Durma de 35 años, con su cuerpo espigado y cabello rubio fue dejado en aquella celda oscura, una pequeña lámpara de aceite iluminaba el oscuro lugar, era un calabozo de una arena privada romana donde fue llevado para ser ejecutado pensaba él al día siguiente, de pronto noto que algo se movía al fondo del lugar, sus ojos tardaron unos minutos en adaptarse a la oscuridad, para descubrir que aquella era una figura femenina, Durma se acercó a ella pensando que también era una prisionera que sería ejecutada.

La mujer tomo la lámpara de aceite y la movió para poder ver el rostro de la figura que entre las sombras se acercaba a donde estaba sentada, los ojos de ambos se abrieron grandes al reconocerse, la mujer con un tono de voz que denotaba que no daba crédito a lo que veía dijo.

-“¿Durma en verdad eres?” Dijo la mujer.

Durma tampoco daba crédito a lo que sus ojos veían, se fue sobre la mujer para abrazarla con fuerza para decirle al oído.

-“Si soy yo, cariño, me dulce Kaxta, ¡soy yo!” Dijo Durma.

Luego ambos se fundieron en un largo beso, con sus lenguas retorciéndose dentro de unas de sus bocas primero en la de Kaxta para luego hacerlo en la de Durma, una mano de ella bajo hasta la entrepierna de su amado esposo donde sintió su miembro viril en completa erección, tan duro como el día que tuvieron sexo por primera vez, quizás incluso más duro, ambos se volvieron a besar ya no hubieron palabras ambos solo deseaban sentirse como antaño cuando vivían pacíficamente en su villa, donde fueron tan felices hasta que los Romanos invadieron su país seis años atrás.

Los labios de Durma no tardaron en encontrar sus paraditas tetas, que comenzó a mamar y chupar con mucho deseo, en pocos minutos ella estaba gimiendo y le pedía que no sé detuviera, aquello continuo fácilmente unos veinte minutos en los que estuvo mamando sus tetas y ella estaba muy excitada, luego sus manos acariciaron sus piernas, su corta faldita ayudo mucho, su mano subió por sus muslos y estaban bien tan tersos como Durma recortaba,  su pene estaba tan duro que le dolía de la enorme erección que tenía.

La mano de Durma llegó hasta su entrepierna, para acariciar su parte íntima, para ese momento los dos estaban muy excitados, ella se dejaba hacer de todo, había soñado tanto con ese reencuentro, incluso tenía una mano sobre el paquete y se lo apretaba ricamente, ella de pronto se acercó a Durma y lo besó fue un beso muy húmedo, con lengüita, que casi hizo explotar a Durma.     

Ambos cayeron a lo en ese lugar llamaban cama para seguir besándose, con incluso más pasión, para de nuevo la boca ansiosa de Durma comenzar a mamar sus ricos pezones, a la vez que su mano registraba entre sus muslos y acariciaban su rajita sintiendo como con cada momento que pasaba se iba poniendo más húmeda.
           
Durma tomó la iniciativa y comenzó a bajar por su vientre, siempre besando y lambiendo su piel morena, no tardó en llegar a su entrepierna, ella no hizo amago alguno por cerrar sus piernas, le besó toda su zona pero evitando, su aromática rajita sus muslos quedaron mojados de su saliva, ella daba gemidos y todavía no tenía contacto con su rajita, se notaba que Kaxta estaba muy excitada.     

Cuando ella ya se retorcía sin control Durma le dio una lluvia de besos y lengüetazos sobre sus labios vaginales poniendo especial énfasis a su clítoris, ella se retorcía en la cama a cada momento, en pocos minutos ella se corrió y Durma pudo sentir el néctar brotar su rajita. Kaxta estaba agitada, su respiración iba a mil por hora, mientras que esperaba a que se recobrara le siguió lambiendo sus pezones y se de los arrapos que portaba por completo se acostado, como indicando que ahora era su turno, lo que Kaxta entendió muy bien, ella se puso entre sus piernas y tomando mi pene con una mano comenzó a darle besitos y lambidas desde la base hasta su glande.         

Lo hacía bien rico, luego se metió su glande en la boca para comenzar a darle una rica mamada, lo repitió muchas veces y después bajo a sus huevos para chuparlos deliciosamente, aquello era exquisito para cualquier hombre, pero para Durma era la gloria misma, luego de unos minutos Kaxta sin decir nada se encimo sobre su cuerpo deseaba sentir aquel pene de hierro le sonrió, cuando se fue poniendo su pene en su rajita para luego dejarse caer que hizo que entrara toda de una sola vez, luego comenzó a cabalgarlo como si fuera un potrillo, ella se movía con mucha soltura, no era la primera montada que le hacía, a su esposo.

Kaxta le dio una cabalgada increíble, hasta que lo llevó al punto de no retorno, ella al verlo casi en el clímax, aceleró sus movimientos pélvicos, primero Durma y luego Kaxta empezaron a gemir cuando sus orgasmo los golpearon con mucha intensidad, fue una experiencia única, deliciosa, Durma se derramo adentro y ella que siguió moviéndose potenciando su corrida, luego ella cayó sobre su pecho aplastando sus tetas para quedarse sin moverse, con su pene dando un latigazo dentro de su empapada vagina que los lleno de nuevo de placer.

Sin embargo, no había terminado aún, estaban sudados pero eso no impidió que Durma comenzara de nuevo a acariciar con sus manos sus tetas y luego las mamaba por turnos, para besarla con pasión, luego de un rato Kaxta de nuevo se sentó encima de Durma para de nuevo meterse su pene, ella gimió al ser penetrada pero solo por un segundo luego de nuevo se fundieron en un rico beso mientras Kaxta se movía dándole más placer a Durma.       

Durma también le apretaba y chupaba sus pezones, ella daba muchos gemidos de gusto, luego ella se enderezo un poco para dar más vaivén para sentir como era penetrada más profundamente, ella comenzó a correrse y Durma acelero él ritmo quería venirse también, y lo logró, su pene comenzó a disparar gruesos chorros de semen, que los hicieron estremecer hasta que no le quedó más leche que expulsar, otra vez quedaron rendidos y satisfechos, a más no poder.

Aquello continuo hasta que ambos se quedaron dormidos uno en brazos del otro, hasta la mañana siguiente cuando apenas despertar lo volvieron a hacer con Durma viniéndose en la boca de Kaxta que no dudo en tragarse la espesa leche de su esposo, ambos se contaron sus historias luego de ser separados hacía ya casi dos años, ambos estaban ahí para ser ejecutados, y cuando a media tarde escucharon a los guardias seguramente venir por ellos, se besaron, pesando que era el beso de despedida, se prometieron mutuamente encontrarse en la otra vida cuando los guardias se llevaron a Kaxta primero no sin que Durma tratara de impedirlo sin mucho éxito.

Kaxta fue llevada desnuda y encadenada por la arena de aquel lugar privado, con su larga cabellera castaña moviéndose con sus andar, con la cabeza en alto mostrando sus tetas con sus apetecibles pezones color rosa, que se notaban aun más dado su muy blanca piel, fue obligada a permanecer de rodillas frente al mismo emperador Romano, con un pequeño sequito de sus hombres de mayor confianza que clavaron sus mirada lasciva sobre el bello cuerpo de Kaxta que esperaba su seguramente doloroso final en cualquier momento, en lugar de eso espero sobre la arena por varios minutos sintiendo una gran rabia hacia todos las que la observaban, deseaba matarlos y si las miradas pudieran hacer daño, todos en aquel lugar hubiesen muerto dolorosamente.

De pronto Kaxta vio abrirse una reja por donde emergió su amado Durma apenas salir a la arena su sucio como minúsculo taparrabo fue arrancado de su pelvis por unos de los guardias Romanos, iba también bien sujeto con un cinturón de hierro a su cintura a donde sus manos estaban sujetas a la parte de atrás de su cuerpo, justo donde la espalda pierde su nombre, un collar de hierro también se notaba en su cuello, en su tobillo también se notaban grilletes, mientras caminaba hasta donde Kaxta estaba sus huevos bien ordeñados la noche y esa misma mañana, se balanceaban bajo con cada paso que daba, lo mismo que su pene.

Durma fue obligado a ponerse de rodillas frente a su amada esposa, no le importaba estar desnudo, su mirada estaba posada en la de ella, solo esperaba poder morir primero no deseaba verla morir sin poder hacer nada para evitarlo, de pronto una daga bien afilada, cayo a la arena junto a Kaxta al tiempo que dos guardias Romanos apuntaron con sus lanzas a ambos por el cuello, de manera amenazante y ambos pensaron que era su fin, pero de pronto la voz del emperador en lo alto de aquel lugar se escuchó decir.

-“Vamos pequeña puta barbará toma la daga y castra a tu esposo, ¡Si le cortas los huevos prometo dejarlos en libertad y dejarlos marchar a su hogar si así lo desean!” Dijo el emperador.

-“Vamos hazlo, o niégate y ambos morirán a mi orden”. Añadió el Emperador.

Kaxta miro Durma, mientras tomaba la daga con una de sus manos, que temblaba, como podría cortar la fuente del poder viril de su amado, la fuente que le daba tanto placer, la fuente que permitía al miembro de su esposo ponerse duro para satisfacerla ¿cómo?

Kaxta estaba en un dilema, prefería morir antes de dañar los bellos huevos de Durma, que con su otra mano alcanzo para tomarlos, sintiendo su calor como tersura, en ese justo momento de nuevo se escuchó la voz del Emperador.

-“Vamos  que esperas puta, córtalos ya, mi paciencia y clemencia tienen un límite”. Dijo el Emperador.

-“YA HAZLO KAXTA CORTALOS”. Le grito Durma.

Las lágrimas provenientes de los ojos de ambos rodaban por sus mejillas cuando Kaxta acerco la afilada daga a la parte alta del escroto de Durma, quien se estremeció al sentir la afilada hoja tocar la piel de su escroto, Kaxta se los estiro, lo que hizo que Durma hiciera un gesto de dolor en su rosto y pese al dolor que sintió no grito, simplemente apretó los dientes y se preparó para el gran dolor que estaba por sentir.

-“¡YA CORTA O MUERAN!” Grito el Emperador visiblemente molesto.

Kaxta presiono la afilada hoja que comenzó a cortar la piel, la sangre broto, a raudales y en cuestión se segundos Durma había sido castrado, Kaxta estaba sosteniendo los huevos alguna vez de su esposo en su mano aun dentro de su saco calientito de piel, sintiendo como tenían pequeños espasmos, Durma puso los ojos en blanco y se desmayó por terrible dolor que estaba experimentando.


Seis meses después la pareja salía de Roma, con él alguna vez orgullo Durma, sobre una pequeña carreta, apenas y podía caminar aun, su pene ya solo era un colgajo marchito, reducido e inútil, les esperaba un largo camino a casa, Kaxta al salir de la ciudad sobre una pequeña colina maldijo en su lengua natal a la ciudad como a sus habitantes, ellos habían sucumbido ante la “Implacable Roma”.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com