PLATO FRIO

James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida......


PLATO FRIO
James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ZOOFILIA] [VIOLACIÓN] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: RavenWings





James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida.

Ahora, que se despertó para encontrarse atado a una mesa, con sus nalgas apoyadas sobre ella, las piernas abiertas, y una mordaza de bola en la boca que le impedía hablar. Sus ojos escudriñaron la habitación blanca que ocasionalmente había usado con su esposa como castigarla a placer.

-"Hola amor", escucho James la voz era de su esposa, pero de alguna manera cambiada.

Tenía una ventaja confiada que no había oído antes. James tuvo que mover su cabeza y su torso, que se elevaron lentamente mientras la mesa lo sostenía hacia arriba. Estaba lejos de estar en una posición cómoda.

Ahí estaba su esposa. Hacía tanto tiempo que no la había llamado por su nombre que lo había olvidado. Pero ahí estaba ella. Estaba casi desnuda excepto por lo que parecía un bikini de cuero que cubría su sexo. La luz remarcaba las varias cicatrices de sus numerosos castigos, eran un mapa de camino a su cuerpo. Tenía un bastón negro de algún tipo en sus manos.

Apuesto a que te estás preguntando de qué se trata, querido James, pero ya ves que estoy cansada de tus torturas, estoy cansada de que me uses como un animal. Dijo eso para "levantar el palo negro. "¿No lo reconoces? Espera, permíteme acercarla a ti". Dijo ella.

A medida que se acercaba, se horrorizó al darse cuenta de que era un enorme consolador lo que tenía en sus manos. "No es un consolador, querido, creo que la última vez que lo viste esta pequeña pieza de carne estaba en tu querido semental, ¿te acuerdas de él? Tú me hiciste tener sexo con él no hace tanto tiempo... Has estado fuera un rato. Ahora es tan largo que sólo planeamos esta pequeña reunión.

Ella se echó a reír, "Deberías ver a Roman ahora mismo... Lo último que le vi, él montaba a todas las yeguas que podía tratar de montar como si estuviera poseido.

James observó con horror cómo encajaba el pene cercenado del caballo en el bikini y se movía detrás de él. Ella entonces le abrió sus nalgas pera comenzar a humedecer su ano con lubricante. Para luego comenzar a penetrarlo con aquel pene cercenado. Ella sonrió mientras lo empujaba por su ano una pulgada a la vez. El dolor lo sacó de su estupor y comenzó a luchar y gritar, pero todo era en vano.

Después de casi diez minutos que para James fue toda una eternidad, todo su cuerpo se estremeció  al sentir un orgasmo mientras comenzó a venirse por la acción de masaje prostático que estaba sufriendo. Ella lo dejó venirse para luego dejar aquel pene a un lado cuando se lo saco. Luego se trasladó tras él a un lugar. Podía oírla hacer algo, pero no sabía exactamente qué era. Cuando regresó, estaba vestida con un traje de cuero escarlata, intrincado trenzado para mostrar su cuerpo, pero no revelar nada. Ya sabes, James, eres bastante malo, has sido un bastardo todos estos años, pero creo que lo peor que has hecho es tener a tu pequeña hilera de putas durante los años. Levantó un carro a su vista. En el carro había tres jarras, que al sacar la tapa tenían las cabezas de sus tres últimas amantes. Cada una claramente muertas.

"Oh, tú me enseñaste a no dejar que nada se desperdicie, así que solo piensa, esto", su mano barrió su atuendo. "Fue hecho de sus pieles y cuando hayamos terminado, podremos disfrutar de comer partes de sus cuerpos".

James oyó la puerta abierta detrás de él. Era lo maravilloso de la pequeña cárcel que había hecho. ¿Listo Cath? -dijo una voz detrás de él. Sonaba como la áspera voz de su veterinario. Su sospecha se confirmó cuando Sally entró a la vista con su equipo.

"Por supuesto querida," y con eso, Cath le dio a Sally un beso persistente en que sus lenguas se entrelazaron.

"Tal como lo planeamos, quiero que sus huevos queden tan adentro de su cuerpo que sean imposibles de alcanzar. Y quiero que su pene bueno ya sabes lo que quiero par su pene. Creo que va a ser divertido tenerlo para poder penetrarlo las veces que desee y sea mi puta desde ahora y para siempre él.

Luego ambas se fundieron en un beso apasionado de nuevo. Cuando sus labios se separaron Cath abrió su maletín y saco un elastrador y una sierra medica para cortar hueso.

James tembló al pensar lo que ella haría con esas cosas. De pronto su esposa le abrió sus nalgas para que Cath untara algo en su ano, tenía la consistencia de una crema cuando termino, Cath fue hasta la puerta y la abrió para dejar entrar a uno de los enormes mastines que de inmediato fue hasta James su hocico comenzó a olfatear entre sus nalgas y el pene del perro se torno erecto, no paso mucho hasta que estuvo montado sobre James con sus garras delanteras arañando su espalda.

Su esposa tomo el pene del perro que era enorme y lo coloco sobre el ano de James, que de nuevo sintió ser penetrado pero esta vez por el miembro de uno de sus perros, que comenzó a penetrarlo a un enorme ritmo, las dos mujeres miraban el grotesco espectáculo riendo.

Mientras el gran mastine violaba a James con su saliva cayendo sobre su ya muy arañada espalda Cath tomo el elastrador le coloco dos ligas y se agacho bajo la mesa. Para tomo el pene en erección de James, le coloco las ligas en la base de su pene, para liberar el seguro del elastrador.

Todo el cuerpo de James de tenso, y el pene del perro sintió como su ano se contraía, aullando se vino dentro de James que sintió el semen caliente del perro en sus entrañas mientras se contorsionaba de dolor. Cuando el perro termino de correrse, se bajo de encima de James y fue sacado por su esposa de la habitación, en ese momento Cath activo la sierra circular se escucho un siseo debajo de la mesa “ZZZZZZZZZZ” y James sintió como su pene fue tomado por una mano.

De pronto James sintió una terrible punzada proveniente de su entrepierna. Era la sierra que comenzó a cortar su pene aun erecto justo entre ambas ligas colocadas en su erección manejada hábilmente por Cath que apenas tardo unos cuantos segundos en amputar su pene. Para James eso fue todo el dolor fue más de lo que podía soportar y se desmayo.

Cuando despertó estaba un amarrado en su entrepierna ya no se notaba nada, solo un pequeño agujero, su esposa de nuevo estaba con su tanga negra de cuero pero esta vez el miembro que sobresalía de su entrepierna no era la de un animal sino el que fue alguna vez suyo, con el que lo penetro casi de inmediato.

-“¿Te gusta cómo se siente el que fue tu miembro en tu interior querido?” Pregunto ella.

James no dijo nada solo lloro en silencio hasta que del agujero que quedo en su entrepierna dos pequeños disparos de semen brotaron algunos minutos más tarde, James apenas y sintió algo de placer pero su esposa pareció tener un gran orgasmos al ver que se corrió sin su pene por primera vez mientras ella un lo estaba penetrando a un gran ritmo, disfrutando del sufrir de su esposo, disfrutando por fin de su venganza.




Historia Original Aquí.





Autor: RavenWings       Traductor: DarkSoul

LOS CUATRO SERVICIOS

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría......


LOS CUATRO SERVICIOS
Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [DOMINACIÓN]



Categoria: Hetero      Autor: Oscareduardo & DarkSoul





Alfredo de vacaciones en un hotel exclusivo estaba algo aburrido cuando llamó al mesero y le solicitó un whisky en las rocas, mientras traían la bebida echó una mirada alrededor, esa tarde varias chicas disfrutaban de la piscina, sus cuerpos moldeados eran un adorno más en el lujoso hotel donde estaba hospedado, el mesero llegó y después de servir el trago le preguntó en voz baja si estaba necesitando compañía.

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.  

Alfredo tomó un poco de bebida y empezó a evaluar ese raro ofrecimiento… ¿cuatro servicios? la frase le quedó sonando… siempre había oído hablar de los tres servicios…pero cuatro… El mesero estaba cerca y Alfredo pidió otro trago.

Cuando el mesero llegó le dijo que estaba interesado en esa chica, el mesero no ocultó su felicidad, él recibiría una parte de ese servicio en calidad de propina. Apenas le trajo el trago el mesero se dispuso a establecer el contacto… una llamada y al otro lado de la línea una voz muy sensual recibió toda la información.

Nelly la chica de los cuatro servicios alistó sus implementos, con mucho cuidado las empacó en su bolso y partió hacia el elegante hotel. Nelly era una chica delgada, de mediana estatura y complexión media, su rostro era casi aun el de una niña, un par de trenzas enmarcaban un rostro ovalado, su boca era pequeña, sus labios carnosos y sensuales, sus piernas largas y un trasero pequeño completaban esa figura aniñada a primera vista esa chica inofensiva pasaba por una colegiala sensual y picante bastante atractiva de buenos senos.          

Alfredo de 38 años ya estaba tomando su cuarto trago, una agradable brisa refrescaba el clima ardiente de aquella ciudad turística, estaba a la espera de una mujer especial, la imaginaba despampanante, alta, muy sexy sin embargo solo veía avanzar hacia su mesa una chica joven con cara de niña, su andar era típico de una adolescente y en su espalda llevaba un pequeño morral… con voz muy sensual la chica se acercó a la mesa y preguntó si el señor se llamaba Alfredo, a la respuesta positiva ella tomó un asiento y procedió a sentarse.           

El mesero se acercó a la mesa, colocó un trago más de whisky y un coctel de ingredientes desconocidos para la recién llegada. Alfredo estaba desconcertado, no sabía ni de qué hablar, tomó la copa de licor y se la tomó de un solo envión, quería darse un poco de ánimo para romper el hielo existente, Nelly se dio cuenta de la situación y aprovechando la incipiente penumbra que les regalaba el atardecer colocó la mano en la pierna de Alfredo y empezó a resbalarla hacia su entrepierna, al roce de esa mano femenina su pene empezó a reaccionar… la espera impaciente, el alcohol en su torrente sanguíneo y la presencia de esa adolescente frente a él le hizo sentir una rara sensación.

sus sentidos se agudizaron y su corazón aumento sus latidos casi al borde de una taquicardia, iba a hablar pero la boca de Nelly selló sus labios, un beso intenso empezó a despertar sus deseos hasta ahora incipientes, la lengua de Nelly empezaba a deslizarse prodigando caricias enervantes cargadas de deseo

Alfredo empezó a reaccionar, devolvió el beso casi con agresividad, sus brazos atrajeron a la chica y mientras ella seguía con su lengua haciendo estragos en su boca Alfredo empezó a tocar sus senos, eran de buen tamaño y firmes, sus manos los arroparon en su totalidad, no tenía brasier (corpiño) y la pequeña blusa fácilmente se podía subir dejando sus senos al aire, sus pezones erectos eran grandes y de un color encarnado, Alfredo empezó a chuparlos y acariciarlos… Nelly retiró la cabeza de Alfredo temiendo que quedaran a la vista de alguien, llamó al mesero y éste tras una breve seña previamente establecida trajo dos botellas de licor una de whisky, la otra de un vino espumoso y una llave que correspondía a la habitación de Alfredo.      

No tardaron nada en llegar ambos al cuarto que tenía una cama doble y un sofá grande se convertiría en el escenario de una noche de pasión por lo menos eso pensaba Alfredo quien ya había perdido el temor y ahora su deseo se manifestaba, tomó a la chica y la empujó a la cama, quería rápido empezar a degustar ese apetitoso bocado… Pero Nelly lo contuvo, se paró de la cama y lentamente empezó a desvestirlo, primero su camisa, luego los zapatos y su ajustado jean (pantalón de mezclilla), ante los ojos de Nelly el pene erecto de Alfredo parecía salirse de su apretado bóxer.  

Pero antes de proseguir Nelly mirando a los ojos a Alfredo le pregunto.

-“¿Señor va a querer los cuatro servicios o solo tres?” Pregunto Nelly muy sensualmente.
-“¡Quiero los cuatro, servicio completo!” Respondió Alfredo sin tomarse un tiempo para pensar sobre aquello.

Nelly sonrió y con sus dos manos bajó la última prenda y sin pensarlo dos veces tomó su erección a dos manos y empezó a lamber su glande… lo hacía despacio… con un deleite que se reflejaba en su rostro, su lengua se deslizaba a través de su tronco de carne, tomó sus testículos con cuidado y empezó a lamberlos, su lengua hacía bellezas que despertaban emociones lujuriosas, luego se apoderó del glande, empezó a chuparlo y lamberlo, Alfredo sentía como sus piernas empezaban a flaquear, cada recorrido de la lengua por su pene empezaba a hacerlo trastabillar, Alfredo no tardo en  tomar a Nelly por sus trenzas y la acercó a su pene como queriendo con ese gesto decirle que deseaba tener todo su pene su boca, ella seguía lambiendo y lambiendo buscando despertar esa bestia que Alfredo tenía en su interior, quería que se desinhibiera al máximo, que sacara de su interior todas las parafilias, su objetivo era enloquecerlo de placer.           

De pronto Nelly se paró, se desnudó completamente, luego se sentó en el sofá abrió sus piernas en un ángulo casi de 180 grados provocando con esto la abertura de su vagina en un ángulo tal que permitía una visión completa de precioso sexo, los labios vaginales eran de un color rosado intenso se abrían como pétalos de rosa y muy en la parte superior un clítoris grande y erecto se alzaba como un faro indicando el camino del placer, Alfredo ante ese espectáculo no sabía qué hacer… Se arrodilló ante esa preciosa vagina y empezó a chuparla con ansias locas, su boca lambía una y otra vez las paredes vaginales de Nelly y por último sus labios fueron a parar sobre ese clítoris desafiante.

Empezó a lamerlo, a chuparlo, Nelly con un movimiento muy sincronizado de sus cadera empezó a mover su monte de Venus con una cadencia que de por sí misma ayudaba a que la boca y la lengua de Alfredo acariciaran el interior de su vagina, los efluvios de esa fuente empezaron a humedecer todas esas paredes y la boca de Alfredo parecía una succionadora de líquidos… Alfredo no aguanto más y arremetió con su erección por esa gruta de placer, hubo una tenue resistencia que hizo que las paredes vaginales presionaran el cilindro de carne, era una sensación agradable, como cuando se penetra una muchacha virgen, después su pene se deslizó hasta que no encontró el fondo, el resto fue de locura, Nelly se sintió tocada en lo más íntimo eso generó una serie de espasmos que desencadenaron una serie de movimientos frenéticos acompañados de aullidos de pasión, cuando ella alcanzo un orgasmo pleno.

Alfredo quedó desfallecido, Nelly le sirvió un trago para mitigar un poco la sed, ambos tomaron vino espumoso frío y delicioso, Nelly tomó el pene un poco flácido de Alfredo y empezó a masturbarlo, sus manos acariciaban el tronco del miembro y cuando comenzó a tomar algo de rigidez lo acercó a su boca y empezó otra felación…nuevamente su boca y sus labios hicieron que el pene Alfredo tuviera un erección, Nelly al ver semejante herramienta lista para usarse se monto sobre ella y empezó una cabalgata de locura y lujuria, Alfredo se quedó embelesado al ver a Nelly convertida en una bella amazona cabalgando sobre su pene, sus senos se bamboleaban frente a él, los tomó entre sus manos y los estrechó con fuerza, Nelly aceleró el ritmo y en un final de infarto logró obtener otro orgasmo que la lleno de placer.           

Alfredo quedó con su pene parada, ese poderoso miembro viril erecto como un asta era una tentación para Nelly, se tomó otro trago de vino y se acostó en la cama, primero se arrodilló, luego inclinó su cabeza y se agachó, sus caderas quedaron en lo alto, dos preciosos y atractivos orificios quedaron expuestos a la vista de Alfredo, el orificio de abajo era la vagina de Nelly que ahora lucía más abierta que antes y que dejaba escurrir flujos vaginales, el otro orificio era el culo de Nelly, un precioso ano de un color acaramelado, su diámetro parecía pequeño pero los movimientos del esfínter anal de parte de Nelly provocaban una dilatación seguida de un enigmático cierre, eran como dos imanes que lo atraían fuertemente.

Alfredo no se aguantó las ganas y empezó a lamber ese pequeño orificio, el esfínter empezó a cobrar vida, su diámetro empezó a crecer, su lengua ya pudo penetrar el estrecho conducto y luego pudo acomodar sin mayor esfuerzo el dedo de Alfredo, lo empezó a meter despacio, lo lubricaba con su saliva y los flujos vaginales de Nelly, el diámetro del bello anillo seguía creciendo, la lengua entraba sobrada y ahora eran dos dedos los que hacían la exploración por la zona rectal.     

Nelly empezó a gemir, en un gesto impulsivo levantó al máximo sus caderas, con sus manos apartó hasta donde pudo sus dos nalgas, el diámetro de su culo se había ampliado considerablemente, Alfredo sabía que Nelly esperaba una penetración anal y ese regalo del cielo no lo podía despreciar, tomo su erección y previamente lubricación en su vagina la acercó al culo de Nelly, Alfredo empujó levemente, pese a todo su ano estaba muy cerrado, pero siguió intentándolo hasta que su glande pudo abrirse camino

Nelly dio un aullido de placer, el grueso cilindro de carne empezó a resbalar por el estrecho recto, Alfredo emocionado se dispuso a tener su primer sexo anal, era tan delicioso sentir su pene aprisionado por las paredes rectales que se enloqueció, empezó a hundir y sacar su miembro como un loco, Nelly gritaba y Alfredo como poseído penetraba y sacaba su pene hasta que un orgasmo llenó a esa mujer sedienta de placer en otro clímax pletórico de lujuria, Alfredo también sintió desde lo más adentro de su ser una poderosa eyaculación colmando de su semen tibio y espeso el recto de Nelly, fueron momentos de placer incomparables.  

Hubo una pausa que aprovecharon ambos para mitigar su sed, el vino espumoso no solo refrescó sus gargantas sino que sirvió de estímulo para ejercer una nueva ola de pasión, Nelly experta en felaciones increíbles tomo de nuevo el flácido pene de Alfredo y derramando un poco de vino en su glande empezó a degustar ese vino lamiéndolo del tronco de su pene, Nelly le insinuó a Alfredo que quería darle un besito con lengua en su culito apretado Alfredo creyó que había oído mal pero ella insistió que quería ser la primera mujer en darle el tan ansiado” beso negro”, Alfredo picado por la curiosidad y el deseo le preguntó a Nelly que debía hacer, ella con paciencia le dijo que se subiera al sofá, que levantara sus nalgas para poderle dar la tan ansiada caricia.

Así lo hizo Alfredo, Nelly empezó a besarlo empezando su recorrido por sus piernas, iba despacio, muy despacio, creando con esa lentitud una inquietante espera, Nelly no tenía apuro quería provocar una gran lujuria antes de llegar a su destino, ya casi iba llegando cuando las manos suaves de Nelly empezaron a acariciar sus nalgas y a depositar de vez en cuando pequeños besos en esos glúteos musculosos, la ansiedad de Alfredo empezaba a traicionarlo, su ano se contraía y expandía de la emoción, por fin la boca de Nelly llegó a su destino.

La lengua de Nelly trató de entrar en su virginal ano, estaba muy estrecho, su lengua empezó a lubricar ese pequeño orificio, Nelly estaba excitada ante la presencia de ese ano esperando sus caricias, la enardecía y sinceramente, lubricó sus dedos en su húmeda vagina y luego muy despacio deslizó su dedo por su recto. 

Alfredo se trató de oponer pero el dedo ya estaba adentro, Nelly muy despacio empezó a acariciar ese recto, con movimientos circunvalares, cambió el dolor por el placer, Alfredo no entendía lo que pasaba, primero esa lengua y ahora ese dedo punzante generando emociones encontradas, Nelly saco su dedo y lo reemplazo de nuevo por su lengua, al encontrar un orificio de mayor diámetro entró más fácilmente y pudo acariciar con mayor facilidad ese ano antes tan estrecho y ahora más relajado y más amplio, Alfredo sentía esa caricia y no lo creía, Nelly sacó su lengua, estaba sedienta, tomó un sorbo de vino y refrescó su garganta, por un momento se retiró y tomó su mochila, saco de ella un consolador , era un dildo negro de unos 20 centímetros de longitud y volvió al culo de Alfredo, por su posición no se dio cuenta que había hecho Nelly.

Volvió a sentir la lengua recorrer su esfínter anal, Nelly con sus manos había separado más sus nalgas y ahora su lengua tenía un camino más despejado, volvió a sacar la lengua y lo reemplazo por dos dedos lubricados que entraron fácilmente, era una buena señal, lubricó el dildo y empezó a meterlo suavemente, muy suave Alfredo que ya estaba excitado no sintió la diferencia, Nelly se sintió realizada, sacó el consolador y lo colocó con un arnés en su cintura, esta vez colocó con cuidado el dildo en el culo de Alfredo que presa de la excitación estaba impaciente esperando o la lengua o los dedos de Nelly, y la penetración llegó.

Tenía más diámetro, un ardor le quemó sus entrañas pero un placer más lujurioso compensó el dolor, la penetración continuo, no entendía y menos ahora que las manos de Nelly lo abrazaban y subían por su espalda, un mordisco de pasión lo sorprendió en la nuca, Nelly lo besaba, lo mordisqueaba mientras sus manos lo acariciaban Alfredo por fin comprendió, Nelly lo había sodomizado con un consolador pero era tarde estaba dentro de él y no había nada que hacer, Nelly se transformó completamente de una chica frágil pasó a ser una impetuosa mujer que ahora lo gozaba, Nelly amaba el rol de ser el actor activo, pronto sus movimientos se volvieron intensos, Alfredo sabía ahora lo que era ser penetrado con locura le estaba haciendo sentir una de las emociones más fuertes de su vida.

De pronto las manos de Nelly se posaron sobre sus huevos comenzó a apretarlos, mientras continuaba penetrando a Alfredo, quien pronto grito de dolor al sentir un fuerte apretón de huevos, en ese momento sintió un punzada en su cuello y todo se volvió negro para él.

Cuando Alfredo recobro la consciencia de nuevo estaba atado con sus brazos extendidos de manera horizontal, amarrados a la cabecera de la cama, con su espalda alta apoyada en la misma, sus piernas estaban extendías altas y debajo de su escroto un tabla de cortar, estaba amordazado y sentía una gran punzada proveniente de sus huevos, por lo que bajo la mirada para percatarse que le habían colocado dos ligas castradoras en los alto de su escroto, ya para ese momento de un color oscurito.

Alfredo no sabía cuánto tiempo había pasado, trato de soltarse pero por más que lucho no logro aflojar las cuerdas que lo retenían ni un milímetro, de pronto vio a Nelly jugando con una navaja de reluciente hoja cromada aserrada, que se la pasaba por sus senos para luego lamber la hoja de acero con su lengua, cuando ella se percato que Alfredo estaba consciente de nuevo dejo de jugar con la navaja para acercarse a la cama, lo tomo de los cabellos y le dijo.

-“¿Estás listo para el cuarto servicio?” Le pregunto Nelly a Alfredo.

Alfredo solo mugió algo que no era remotamente entendible, Nelly tomo su pene y comenzó a masturbarlo, hasta que de nuevo obtuvo una fuerte erección, Nelly se inclino y comenzó de nuevo a lamber y chupar su miembro hasta que se lo metió casi por completo en la boca, luego de 10 o 12 minutos la erección de Alfredo de nuevo comenzó a contraerse hasta arrojar tres potentes chorros de su cálido semen que Nelly se bebió sin desperdiciar ni una sola gota, aquel fue el orgasmo más intenso sentido hasta ese momento provocado por Nelly para Alfredo, pero apenas termino de venirse, sintió como ella tomo su escroto apretándolo fuertemente.

Todo el cuerpo de Alfredo comenzó a sacudirse de dolor y vio con horror como ella acerco la afilada navaja a sus huevos, para comenzar a aserrar la piel justo entre las dos ligas, el dolor fue inmenso, el cuerpo de Alfredo se sacudía sin cesar con sus ojos quedando en blanco varias veces, casi a punto de perder el sentido en varias ocasiones.

Pasados un minutos que le pareció una eternidad a Alfredo, en la que sufrió como nunca antes en su vida, Nelly levanto su escroto cercenado de su entrepierna, con sus huevos ya muertos en su interior, Nelly lo miro y le dijo.

-“Soy una catastrix y mi cuarto servicio es castrar a los hombres que tienen sexo conmigo pero no sin antes darles le último y más intenso orgasmo de sus vidas”, Dijo Nelly para luego besar el escroto cercenado de Alfredo.

Alfredo fue llevado a un hospital al ser encontrado a la mañana siguiente por una de las mucamas del hospital, ahora es un eunuco para el resto de sus días y todo por no preguntar lo que era el “Cuarto Servicio”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Oscareduardo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RESTAURANTE EXCLUSIVO

Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera......


RESTAURANTE EXCLUSIVO.
Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Miguel




Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

Jackie por el contrario era una mujer divorciada de 27 años con cabello moreno y rasgos asiáticos. El divorcio de su ex marido le había reportado una considerable fortuna y gracias a ello su tren de vida era la de una mujer sin complejos respecto al dinero. Jackie era más alta que Dyanna pero al contrario, sus pechos eran más pequeños.

Ambas se encontraron en el gimnasio como de costumbre, y fue entonces cuando Jackie le dijo a Dyanna que la invitaría a comer tras los ejercicios del gimnasio.

-“Espero que vengas con hambre, porque el sitio donde voy a llevarte es ciertamente exclusivo y selecto”. Le dijo Jackie a Dyanna con aire misterioso.

Dyanna le aseguró que así sería con una sonrisa, pero durante toda la hora del gimnasio Dyanna se preguntaba a qué clase de sitio la llevaría Jackie. Una vez terminados los ejercicios del gimnasio, ambas de ducharon y se subieron en la limusina de Jackie que las llevaría al restaurante.

-“He de confesar que estoy ciertamente intrigada”. Reconoció Dyanna una vez dentro del coche.
-“Te garantizo que disfrutarás de la comida”. Le aseguró Jackie con una sonrisa en los labios.

Descubrí el restaurante por una amiga y procuro ir un mínimo de dos veces por semana. Incluso hay veces que me paso el día entero allí combinando comida y cena. Dyanna se sentía más y más intrigada cada vez mientras la limusina de Jackie se adentraba en los barrios más pobres de la ciudad. Tras varios minutos recorriendo oscuras y desconocidas calles para Dyanna, finalmente el coche se detuvo en un callejón sin iluminación y ambas mujeres se bajaron del coche. Jackie despidió a su chófer diciéndole que le llamaría cuando le necesitase, y con aire seguro se dirigió a una destartalada puerta sin ningún rótulo exterior visible. A Dyanna le extrañó que ese fuese un restaurante de alta categoría como los que Jackie solía frecuentar, pero decidió no decir nada.

Jackie tocó un disimulado timbre tres veces, y tras unos minutos de espera la puerta se abrió automáticamente. Jackie y Dyanna entraron en una lujosa sala de espera que nada tenía que ver con el exterior. Carísimos cuadros y esculturas decoraban la estancia mientras ambas mujeres esperaron sentadas en unos lujosos sofás de piel. Tras unos minutos de espera, apareció en la estancia un hombre que se dirigió hacia Jackie de manera afectuosa.

-“Mi querida Jackie”. Dijo el desconocido mientras se dirigía a ella con una amplia sonrisa en la boca. –“Siempre es un placer verte por aquí”. Añadió poco después.
-“¡André!” Le respondió Jackie sonriendo mientras se daban un beso en la mejilla.
-“Te presento a Dyanna, una muy buena amiga que viene conmigo por primera vez va a disfrutar de las delicias del restaurante”. Añadió Jackie.

-“”Ohhh… Qué alegría”. dijo André dirigiéndose a Dyanna.
-“Espero disfrute de la comida. Las amigas de Jackie siempre son bienvenidas”.
-“Mi amiga no sabe el tipo de manjares que aquí se disfrutan”. Dijo Jackie,
-“Así que espero que no le defraudes, André”.
-“Nadie se ha quejado jamás”. Respondió André,
-“Seguro que nuestros menús agradaran a tu amiga. Hoy tenemos un género magnífico”.

Los tres se dirigieron hacia el comedor principal con Dyanna más intrigada que nunca después de las palabras de André. El comedor era inmenso y estaba casi lleno a pesar de ser un día entre semana. A Dyanna le sorprendió que casi la mayoría de clientes, por no decir casi todos, eran mujeres. La mayoría de mediana, pero también grupos de chicas adolescentes e incluso madres con sus hijas de 6 o 7 años. También le sorprendió a Dyanna el olor. Era un olor agradable el que salía de las cocinas, mezcla de carne asada y especias que abrió el apetito de Dyanna.

André las condujo por el amplio comedor hasta la mejor mesa del local, no en vano Jackie era una de las mejores clientas.

-“Enseguida les traigo la carta”. Dijo André.
-“Mientras tanto disfruten de este aperitivos. Están recién tomados”. Añadio.

Un camarero había dejado sobre la mesa una pequeña bandeja con dos pequeñas bolitas del tamaño de nueces y dos copas llenas de un líquido blanco.

-“¿Qué son?” Preguntó Dyanna sorprendida. Nunca había visto nada parecido.
-“Cómetelo y no preguntes”. Respondió Jackie mientras tomaba una bolita con los dedos y se lo introducía en la boca.

-“Saboréalo primero y muerde después”. Añadió.

Dyanna obedeció y se introdujo una bola en la boca. Tenía un cierto sabor ácido pero agradable. Tras un cierto tiempo sacándole todo el jugo, finalmente Dyanna mordió la bola y de ella salió un líquido templado que hizo las delicias de Dyanna.

-“¡Delicioso!” Reconoció Dyanna.
-“Brindemos ahora”. Le dijo Jackie mientras tomaba la copa de líquido blanco con aire de satisfacción.

-“¿Qué es?” Quiso saber Dyanna mientras alzaba su copa con aire divertido.
-“Parece semen”.
-“Lo es cariño”. Le respondió Jackie mientras sonreía a su amiga.
-“¿Cómo?” La cara de Dyanna era de sorpresa total.

-“¿Amiga, qué clase de restaurante crees que es éste?” El rostro de Jackie era diversión absoluta apenas pudiendo evitar reírse.

-“¿Pero… Pero... Semen de qué animal?” Quiso saber Dyanna.
-“De hombre, por supuesto. Yo sólo como lo mejor” Le informó Jackie con total tranquilidad.

Las bolitas que acabas de comer y que tanto has disfrutado son los testículos de un joven recién castrado. Dyanna aún estaba asimilando lo que Jackie acababa de decirle. Era un restaurante donde se comía carne humana sin ningún rubor. Trató de no pensar en eso y ante la insistencia de Jackie bebió el contenido de su copa hasta dejarla vacía. El sabor le resultó exquisito para su sorpresa. El semen le gustó como nunca antes imaginó, y pasó su lengua por los labios para rebañar los restos que allí habían quedado. Jackie por el contrario bebió su copa a pequeños sorbos, saboreando cada gota de aquel delicioso néctar masculino.

-“¿Pero esto es legal?” Ppreguntó Dyanna intrigada -.
-“Por supuesto que sí” Le tranquilizó Jackie.
-“Aquí solo se cocinan genitales masculinos. En todas sus variedades. El restaurante tiene un gran surtido de muchachos listos para ser castrados”.  

-“¿Los mantienen aquí de forma consentida?” Preguntó Dyanna inocentemente.
-“Los hombres cobran grandes cantidades de dinero a cambio de sus genitales”. Le informó Jackie.

Y nunca faltan candidatos, por lo cual el restaurante se permite escoger los mejores sementales. Cada día son castrados más de 100 jóvenes y para el día siguiente ya tienen preparados otros 100. Hay una gran lista de espera, créeme. Y luego están los menores de edad. Los testículos que acabamos de disfrutar serán probablemente de un menor de edad. Yo ya he aprendido a diferenciarlos. Al ser menores de edad necesitan autorización de sus progenitores, pero como en los adultos, nunca faltan los candidatos. Sus genitales suelen ser usados como aperitivos o para menús infantiles.

Mientras Dyanna aun trataba de asimilar todo lo que estaba oyendo y su temperatura interior subía rápidamente. Antes de que pudiera decir nada apareció André con dos enormes cartas que dio a cada una de las chicas.

-“Espero que hayan disfrutado del aperitivo”. Les dijo mientras recogía las copas vacías y la bandeja sin restos de los testículos.

-“Mucho André” Le dijo Jackie.
-“Yo no necesitaré carta, he probado casi todo ya y vengo con las ideas claras”.
-“Perfecto” Respondió André mientras recogía la carta.
-“¿Y que va a ser?

-“Quiero un pene relleno de mucho semen bien hecho a la parrilla con mucha salsa de semen y fresas. El glande jugoso, André, que sangre un poquito”. Dijo Jackie.
-“¿Los huevos cómo los quiere?” Preguntó André -.
-“Los quiero cocidos en su bolsa escrotal y con abundante salsa de semen y especies picantes”.
-“¿Y su amiga?” Preguntó André dirigiéndose a Dyanna.
Dyanna estaba obnubilada leyendo la amplísima carta que había ante ella. Más de 200 platos todos con el ingrediente básico de genitales masculinos. La verdad es que todos tenían un aspecto delicioso y Dyanna no supo por cuál decidirse.

-“¿Permites que te aconseje?” Le ayudó Jackie.
-“Sí, por favor”. Dyanna agradeció la ayuda de su amiga.
-“André” – le dijo Jackie al maitre,
-“A mi amiga tráigale una brocheta de pene bien jugosa y unos testículos rebozados.
-“¿Te parece bien Dyanna?
-“Sí, claro” Dijo la rubia sonrojándose ligeramente.
-“Magnífica elección señoritas” Les dijo André mientras apuntaba el pedido.
-“¿Ahora quieren acompañarme a escoger la carne?”
-“¡Claro!” Respondió Jackie mientras se levantaba.

Los tres bajaron unas escaleras que conducían a una amplia galería con cristaleras a ambos lados. En su interior había decenas de hombres desnudos de todas las razas posibles. La mayoría de ellos estaban magníficamente dotados, con enormes penes venosos e inmensos huevos que colgaban entre sus piernas.

-“Escoge tu semental, cariño”. Le dijo Jackie a Dyanna entre risas.

A cualquier parte que Dyanna mirara había hermosos muchachos. Cuerpos espectaculares bien formados y unos genitales que a Dyanna le parecieron todos exquisitos, más pensando que dentro de un rato estarían en su plato. Tuvo de admitir que eso la excitó mucho, aunque no supo porque macho decidirse.

-“¡Quiero aquél!” La voz que sonó a su espalda era la de Jackie, que ya había elegido su comida.

Era un hermoso joven de unos 20 años, rubio y ojos azules, con un musculado cuerpo y un pene tamaño medio pero muy ancho, y unos grandes huevos que se veían muy apetecibles. André llamó a un camarero que se introdujo en la vidriera y se llevó al joven rubio a la cocina.

Mientras, Dyanna se veía incapaz de decidirse por alguno. Todos se veían tan adorables. A su lado había una madre con su hija de apenas 15 años que también estaban buscando la que sería su comida. La niña se había empeñado en un hermoso hombre negro con un pene de más de 30 centímetros. Un ejemplar espectacular con unos huevos del tamaño de naranjas.

-“¿Estás segura de que podrás con todo eso, hija?” Le decía la madre -.
-“Sí mamá” Le respondía la niña con voz infantil.
-“Además es mi cumpleaños y me lo prometiste”.
-“Esta bien hija”. La madre avisó a un camarero que se llevó al hombre negro a la cocina.

Dyanna enseguida pensó en lo afortunada que era aquella niña, pero volvió a centrarse en su tarea de buscar el que sería su cena. Como había pedido brocheta, decidió que debía tener un miembro considerablemente largo, así que finalmente se decidió por un jovencito más bien delgado, de cabello castaño y unos bonitos ojos verdes, además de un pene que casi le llegaba a la rodilla. Su escroto también era generoso, y a Dyanna se le empezó a hacer agua la boca.

-“¡Ése!” Dijo Dyanna señalando al joven.

Inmediatamente un camarero se lo llevó a la cocina para ser preparado.

-“Ahora si quieren acompañarme a la bodega”. Les dijo André.
-“La comida aún tardará un rato en prepararse”.
-“Queremos ver cómo los cocinan” Le interrumpió Jackie.
-“¿Cómo?” La pregunta tomo a André por sorpresa.
-“Queremos estar en la cocina mientras los preparan”. Insistió Jackie.
-“Pero eso no se puede Jackie.…” Respondió André un tanto apurado.
-“No sé si los cocineros estarán de acuerdo”.
-“Estarán de acuerdo, ¿verdad André?” Las palabras de Jackie sonaron casi a amenaza.

Tras unos momentos de duda, finalmente André asintió con la cabeza y les aseguró que estarían presentes durante el cocinado.

-“Genial” Gritó Jackie satisfecha.
-“Ahora vamos a las bodegas”.

Los tres se dirigieron a otra estancia donde se preparaban los caldos del local. Otra vez Dyanna volvió a asombrarse cuando entraron en una estancia donde decenas de hombres atados eran literalmente ordeñados por succionadores conectados a sus penes. Los hombres eran estimulados mediante descargas eléctricas en su escroto que aceleraban la secreción de esperma. Aproximadamente cada 30 segundos un chorro de semen salía del pene de cada uno de los hombres y caía en un enorme cuenco con capacidad para 2 litros puesto delante de cada hombre.

André les dio a las chicas unas cucharillas a cada una para que probaran de cada cuenco y escogiesen el que más les gustase. Jackie y Dyanna empezaron con el primero y tras varios agradables minutos habían probado de todos los cuencos. A Dyanna todos le parecieron deliciosos. Los había más espesos, más líquidos, con diferentes sabores (frutas, licor…), que se conseguía, como les explicó André, inyectando el producto deseado en el escroto del hombre.

Finalmente, Jackie y Dyanna se decidieron por un semen espeso y de sabor afrutado para las salsas con las que cocinarían sus platos, y por uno un poco más líquido con cierto sabor a vino para sus copas. En total, 2 litros del primero, y 1 litro del segundo. André tomó nota y enviaron el primero a cocina y el segundo a su mesa.

Tras aquello los tres se dirigieron a la cocina del restaurante. A Dyanna le llamó la atención lo grande que era. El ritmo era frenético con camareros entrando y saliendo de la cocina mientras los chefs preparaban manjares genitales que desprendían un embriagador aroma. Había ayudantes que limpiaban a los hombres que iban a ser cercenados, o les ponían unas mordazas y vendas en los ojos para que no gritaran o vieran lo que se les avecinaba. Había por lo menos más de 50 puestos de cocina individuales donde un chef se encargaba de su respectivo pedido. Por lo tanto 50 hermosos jóvenes dispuestos a ser castrados adornaban cada cocina. Algunos estaban empezando a ser cocinados lentamente, mientras que otras elaboraciones estaban a punto de acabar.

Era fácil saber cuáles eran los últimos, ya que en ellas el chico se retorcía de dolor, sudaba copiosamente o alaba a través de la mordaza. Todo acababa con un violento corte donde el hombre se desmayaba y era retirado por dos camareros mientras sus miembros cocinados salían en una bandeja rumbo al comedor.

Cuando Jackie, Dyanna  y André entraron, este último preguntó por el jefe de cocina, y al rato apareció un hombre sudoroso que resultó ser el jefe de cocina. Se le veía muy atareado por la cantidad de trabajo que había, pero decidió atender a André.

-“¿Quién se encarga del relleno y la brocheta de la mesa 4? – le preguntó André -.
-“¿La 4?… Carol”. Le respondió el jefe de cocina.

Los tres se dirigieron al puesto de cocina de Carol. Al llegar allí, tanto el chico que había escogido Dyanna, como el que había escogido Jackie, se encontraban bien atados y preparados para pasar por la cocina, así como la jarra de 2 litros de semen para las salsas que previamente habían escogido.

-“Carol, hoy tendrás espectadoras”. Se limitó a decir André.
-“Las propias comensales”. Añadio.

Tras estas palabras André se retiró para continuar con su trabajo dejando a Carol en compañía de Jackie y Dyanna.  

-“Prometemos no molestarte ni interrumpirte mientras trabajas”. Le dijo Jackie medio en broma. 
-“Me llamo Jackie y mi amiga es Dyanna”. Dijo Jackie.
-“Al contrario”. Respondió Carol con una amplia sonrisa,
-“Será un placer tener compañía mientras trabajo y poder explicaros las elaboraciones. me llamo Carol”. Añadio la Chef.

Carol era una atractiva mujer de unos 22 años. Pese a su juventud ya llevaba varios años trabajando allí, y era la mano derecha del jefe de cocina.

-“Pongámonos manos a la obra”. Sentenció Carol.

Empezaremos con el rubio que es el que más trabajo va a llevar.  Carol tomo una amplia tira de cuero y la pasó bajo el escroto del rubio y luego la ató sobre el pene del chico. Estiró lo más fuerte que pudo, lo que provocó que el chico rubio se estremeciese, dejando que tanto el escroto como el pene quedasen aprisionados. Repitió la misma operación con el chico de Dyanna, provocando en él, el mismo dolor que había causado con el otro.

-“Con esto conseguimos que a la hora del corte evitemos el sangrado”. Explicó Carol satisfecha.

Casi al mismo tiempo los penes de ambos hombres se elevaron en una poderosa erección que entusiasmó tanto a Dyanna como a Jackie. Carol puso un tapón en la punta del pene del hombre rubio, y seguidamente le aplicó un tubo estimulador en el pene que comenzó a masturbarle con rápidos movimientos. El chico rubio no tardó en alcanzar el éxtasis ni unos segundos, pero el tapón evitó que se perdiese su preciado líquido, quedando atrapado dentro del pene.

Carol puso dos parrillas en marcha para que fuesen tomando calor mientras el chico rubio continuaba sufriendo espasmos debido a las continuas sacudidas del tubo succionador. En apenas 3 minutos eyaculó 5 veces por lo menos, lo que hizo que su pene se fuese hinchando por minutos.

-“Dejaremos que eyacule unas veces más hasta que el interior del pene quede bien relleno”. Explicó Carol a sus dos atentas oyentes.
-“Mientras hacemos tiempo para que se calienten las parrillas. Vamos ahora a por el otro”. Dijo Carol.

Carol abrió un cajón donde había numerosas varillas de diferentes tamaños y grosores. Echo una mirada al enorme pene del hombre castaño, y finalmente sacó una varilla de medio metro de bastante grosor. Luego la depositó en la segunda parrilla mientras metía una cuchara en la jarra de dos litros de semen y rociaba la varilla de aquel lubricante líquido. Los rostros de Jackie y Dyanna no podían aparentar más que una enorme satisfacción.

Carol volvió su atención hacia el primer chico que seguía sufriendo constantes espasmos. Su pene inflado era tal, que a Carol le costó quitarle el succionador. Una vez liberado, el hombre pareció aliviarse por momentos, dando suspiros de alivio. Carol palpó el miembro inflado y erecto para comprobar su estado, y quedó satisfecha. También comprobó si el tapón de la punta del pene tenía alguna fuga, y viendo que no había ninguna, sonrió complacida.

-“Ya podemos ponerlo a fuego lento para que se vaya cocinando”. Les dijo Carol mientras con una palanca las brasas de la parrilla subían hasta quedar casi pegadas al pene.

Inmediatamente el joven rubio comenzó a retorcerse de dolor, pero al estar completamente inmovilizado, nada pudo hacer excepto resignarse a su suerte. Su pene inflado y relleno de semen casi tocaba las brasas, así que se esforzaba en mantener la erección para alejarla de las brasas.

Carol fue a la segunda parrilla, donde la varilla había adquirido un color rojizo una vez que estaba al rojo vivo. Carol volvió a echarle otra abundante cucharada de semen, que provocó que las brasas chisporrotearan al contacto con el semen.

-“Por estas cosas adoro mi trabajo”. Les dijo Carol con una sonrisa mientras comprobaba que la varilla estaba suficientemente caliente, tocándola levemente con la punta del dedo.

Sin ningún miramiento introdujo la varilla al rojo vivo por la punta del pene del chico castaño. Nada más sentir la varilla ardiente, el chico soltó un grito de dolor, apenas amortiguado por la mordaza.

-“Hay que hacerlo muy lentamente, para que la varilla vaya cauterizando el interior, y al mismo tiempo conseguimos que la carne interior no quede cruda, sino sabrosa”. Les dijo Carol

Mientras introducía la varilla muy lentamente en el pene, ajena a los increíbles dolores que estaba sufriendo aquel chico. La varilla fue lentamente desapareciendo en el interior del pene del chico. A pesar de medir medio metro, prácticamente había sido totalmente engullida por aquel enorme pene, lo que decía mucho del tamaño de aquel miembro.

Tanto Jackie como Dyanna permanecían absortas viendo como Carol hacía tope con la varilla en la ingle del muchacho. Los espasmos del chico no hicieron más que acrecentar aquella excitación que ambas sentían en ese momento. Aquél hombre sudaba a raudales y daba muestras de sufrir unos dolores inimaginables, pero su pene no disminuyó de tamaño en ningún momento. Al igual que con el primer chico, Carol subió la parrilla hasta dejarla a la altura del pene, y para que se cocinara de forma uniforme.

“Ahora vamos a dejar los penes a fuego lento y nos ponemos a trabajar los escrotos”. Dijo Carol mientras aplicaba una cucharada de semen de la jarra en cada miembro.

Carol llenó de agua dos cuencos y los colocó sobre sendos hornillos individuales. Los encendió y los colocó exactamente bajo los escrotos de ambos hombres. Mediante unos ajustes, los escrotos quedaron sumergidos en los cuencos en su totalidad, y Carol subió la llama al máximo posible. Si el dolor que padecían ambos chicos ya era indescriptible, con sus penes en las brasas, a eso se sumó que en breve sus testículos serian escaldados.

-“Mientras cocinamos la carne, nos dedicaremos a preparar las salsas”. Explicó Carol.

Tomo un enorme bol en el que introdujo aceite, fresas, sal y un cuarto de litro del exquisito semen que Jackie y Dyanna habían escogido. Después sacó una gran jarra transparente de la nevera que contenían las mismas deliciosas bolas que tanto Dyanna como Jackie habían degustado como aperitivo al llegar al restaurante.

“El testículo machacado da un toque de acidez a la salsa”. Dijo Carol mientras extraía cuatro bolas y las metía en el bol.

-“Parece que se me están acabando los huevos”.  Exclamó Carol mientras observaba la gran jarra casi vacía, y necesitaré más para la segunda salsa.

Con total tranquilidad pulsó un intercomunicador y simplemente dijo:

-“Soy Carol, subirme más testículos”. Dijo ella.

Tras decir eso, se puso a machacar la mezcla resultante del bol con un mortero, mientras con la mirada no perdía de vista el estado de los genitales de los hombres, comprobando que no se quemaran demasiado.  En apenas unos minutos, un camarero se acercó al puesto de Carol acompañado de unos 10 muchachos jóvenes y completamente desnudos.

-“Perfectos”. Se limitó a decir Carol al verlos llegar.

Los muchachos apenas tendrían 14 o 15 años, lo que no evitó que Carol sacase un afilado cutter y en diez rápidos y expertos movimientos obtuviese 20 nuevos testículos para sus salsas, que introdujo en la jarra que antes estaba casi vacía. Los diez mareados muchachos fueron retirados para aplicarles curas en su bolsa escrotal, pero ya vacíos para siempre.

Dyanna se preguntó cuánta cantidad de testículos usarían en el restaurante cada día, ya que cada puesto de cocina (y eran 50 puestos) tenía una jarra similar a la de Carol, pero todas llenas.

-“Usamos escrotos de jóvenes adolescentes porque apenas están desarrollados”. Explicó Carol.
-“Y no interfieren con el sabor principal, además de ser más baratos”. Añadio-
-“¿Cuántos escrotos cortan a diario?” Quiso saber Dyanna.
-“Bufff… Depende del día”. Respondió Carol.
-“Hoy castraremos unos 150 ejemplares adultos, aunque quizás ese número suba ya que esta noche tenemos una despedida de soltera con más de 30 chicas hambrientas y eso puede ser una locura”.

-“Desconozco el número exacto de adolescentes que castramos, pero yo más o menos uso 50 escrotos juveniles al día. Los días de mucho trabajo podemos llegar a castrar 300 adultos, pero afortunadamente nuestro almacén está siempre lleno”. Añadió Carol.

Los jadeos del chico rubio interrumpieron la conversación. No paraba de moverse ante el dolor que estaba padeciendo. Su pene completamente hinchado y lleno de semen parecía a punto de explotar, y el tapón también parecía a punto de salir disparado. Trataba de separar su pene de las brasas, pero Carol lo volvía a empujar hacia abajo con fuerza haciendo que aquel trozo de carne se tostase bien y expulsase un agradable aroma. Además, el cuenco con agua donde reposaba su escroto ya hervía furiosamente multiplicando el dolor que ya de por sí sufría.

Carol retiró el cuenco hirviendo para inspeccionar la bolsa escrotal, que se encontraba muy dilatada. Tocó ligeramente ambos testículos con los dedos y con una amplia sonrisa decidió que era el momento para insertar la salsa. Retiró la mezcla del bol y la introdujo en una jeringuilla de tamaño considerable hasta que quedó llena del líquido. Con lentitud, acercó la jeringuilla hacia el humeante y escaldado escroto del joven rubio e introdujo la punta. Al bajar el émbolo poco a poco, el arrugado y colgante escroto empezó a hincharse a causa del líquido. A medida que el contenido de la jeringuilla disminuía, el tamaño del escroto aumentaba enormemente hasta alcanzar el asombroso tamaño de un coco. Parecía a punto de estallar, lo mismo que su pene, pero Carol expertamente lo volvió a introducir en el cuenco hirviendo.

-“En unos minutos ya estará listo”. Les dijo Carol. Provocando en Jackie un escalofrío.

Carol se volvió hacia el chico castaño, ensartado como estaba con la varilla en su pene. Carol volvió a rellenar la jeringuilla con la misma mezcla que el anterior, pero en vez de inyectarla en el escroto, la vació lentamente en aquel pene ensartado. Este se hinchó ligeramente en las brasas, pero luego volvió a su posición original. También gemía a causa del dolor, y el agua de su cuenco burbujeaba abundantemente. Carol bajó el cuenco y también a este le dio el visto bueno.

Tomó un pequeño pero afiladísimo cuchillo y lentamente hizo un amplio corte entre ambos testículos. Cortó desde la base del pene (con sumo cuidado porque éste estaba sobre las brasas) hasta casi el ano. Con unas pinzas, ya que la piel estaba ardiendo, separó la piel a ambos lados liberando unos huevos colgantes humeantes y escaldados solo unidos a su dueño por unas finas venas que estaban a punto de desaparecer por el calor.  Los volvió a cubrir con la bolsa escrotal para mantenerlos calientes, pero ya no los acercó más al cuenco hirviendo. Estaban ya en su punto.

-“En unos minutos estarán degustando estas maravillas, chicas”. Les informó Carol ante la alegría de ambas chicas.

Carol se esmeró en la salsa del chico de Dyanna. Sobre una mesa esparció harina, semen de la jarra, y cuatro testículos de los chicos que le acababan de traer. Rápidamente lo machacó todo hasta quedar una masa semi sólida y lo dejo así.

-“Hora de emplatar chicas”. Anunció eufórica Carol.
-“Empezaremos con el tuyo, Dyanna,  ya que Jackie lo quiere bien cocido”.

Dicho esto, Carol agarró un enorme cuchillo y retiró la parrilla sobre el la que estaba puesto el pene del chico castaño. Tenía un agradable color dorado ensartado en la varilla, y el olor que desprendía era embriagador. Carol se agachó y se puso a la altura del miembro en la brocheta. Acercó el cuchillo lo máximo que pudo al vientre del hombre, justo antes de las tiras de cuero, y lentamente empezó a cortar el pene.

Al primer corte cayó un abundante líquido transparente, que no era otra cosa que el semen que antes había inyectado, pero nada de sangre, lo cual era una buena noticia. Carol se acercó más para ver el interior, y satisfecha comprobó que el interior estaba bien hecho y la carne jugosa. Entonces continuó moviendo el cuchillo hasta que esté chocó con la varilla.  Repitió la operación por la parte de abajo del pene hasta que ya nada lo unía a su antiguo dueño. Retiró la varilla con el pene insertado y lo depositó en una bandeja. Del extremo recién cortado fluía abundante semen caliente que pronto inundó la bandeja y dándole un aspecto realmente apetecible. Después lo roció con más semen templado de la jarra de 2 litros y el plato ya estaba listo.

-“Vamos a por el segundo plato de Dyanna”. Anunció Carol. testículos rebozados.

Se volvió a acercar al hombre al que acababa de cortarle su más preciada hombría, pero esta vez se dirigió al escroto. Afortunadamente para el chico, hacía ya bastante tiempo que había perdido el conocimiento, lo que le evitó mayores dolores. Volvió a abrir la bolsa escrotal con las pinzas y allí estaban aquellos testículos aun humeantes.

-“¿Quieres cortarlas tú?” Dijo Carol dirigiéndose a Dyanna.

Dyanna no tuvo que responder. Simplemente agarró unas tijeras y se puso al lado de Carol.

-“Corta por aquí y por aquí”. Le indicó Carol a una emocionadísima Dyanna que obedeció sus instrucciones.

Dyanna cortó el fino conducto que mantenía aun unido al testículo, y al hacerlo este cayó en una bandeja. Luego repitió la operación con el otro, que también cayó en la bandeja.

-“Ahora retiraremos la bolsa escrotal, que acompañará a los testículos en el plato. Córtala sin miedo, Dyanna”. Le dijo Carol.

Dyanna pasó las tijeras por todo el borde de la bolsa escrotal, que se fue desprendiendo poco a poco hasta acabar en la bandeja. Carol ordenó a unos camareros que ya podían llevarse al hombre, ya que nada más podía conseguirse de él. Hace apenas una hora era un hombre con un poderosísimo miembro viril de más de 35 centímetros y unos huevos grandes y jugosos. Ahora tenía un muñón donde antes estaba el pene y apenas se vislumbraban dos pequeños conductos rojos que colgaban donde antes estaban los testículos.

Carol tomo ambos testículos, los rebozó con la masa sólida que había hecho antes, y los introdujo en una sartén a fuego lento.

-“Vamos ahora con el plato de Jackie mientras los testículos de Dyanna se van haciendo”. Anunció Carol.

Carol se volvió hacia el chico rubio que aún estaba consciente, pero sus movimientos ya no eran tan acelerados. Suda copiosamente y su pene y escroto completamente hinchados aun reposaban sobre el fuego. Carol retiró la parrilla y el cuenco de agua hirviendo y tomo de un cajón un alambre de 1 metro aproximadamente con dos asas en sus extremos.

-“Esta es la parte más complicada”. Explicó Carol mientras pasaba el alambre por sus testículos, rodeándolos totalmente justo al lado de las tiras de cuero.

-“Debemos procurar seccionar todo el conjunto sin que se escape el relleno”. Añadió Carol.

Dicho esto, Carol apretó el alambre con fuerza y tras unos segundos todo el aparato genital del chico rubio se desprendió sobre una bandeja. Sorprendentemente el conjunto se mantuvo intacto y no perdió nada de su relleno para satisfacción de las tres chicas. Las tiras de cuero evitaban que el relleno saliese, mientras que la entrepierna del chico quedó completamente vacía a excepción del corte que no sangró debido al calor que cauterizó la herida. Los camareros se llevaron al joven rubio casi desmayado convertido para siempre en un eunuco nulo.

Sobre la bandeja reposaban los genitales humeantes y muy dorados que tenían un aspecto delicioso. Carol pinchó levemente el inflado glande a punto de estallar y súbitamente unas gotas de semen caliente salieron del interior.

-“Pueden ir a su mesa, chicas. En breve les llevarán los platos”. Les dijo Carol con aire de satisfacción.

Dyanna y Jackie obedecieron no sin antes agradecerle a Carol su trabajo y dedicación y prometiendo que cuando volviesen sería ella quien preparase sus platos. Se sentaron en su mesa a esperar sus platos mientras degustaban el delicioso semen que habían escogido antes, y que reposaba en una cubitera de hielo. Mientras lo hacían podían disfrutar de los numerosos y sabrosos platos que los camareros llevaban a las diferentes mesas. Penes y escrotos en multitud de cocciones surcaban las mesas, incluido el gigantesco pene y escroto del hombre negro que la chica del cumpleaños había escogido.

Se veía delicioso mientras un camarero lo llevaba a la mesa de madre e hija, adornado con una vela de cumpleaños mientras semen fluía de su glande bañando todo el plato. La niña no cabía en sí de gozo. Aquél pene apenas cabía en la bandeja de lo grande que era, y sus huevos eran de un tamaño descomunal.

Dyanna y Jackie se miraron con complicidad mientras tomaban su tercera copa de semen, y casi inmediatamente dos camareros llegaron a su mesa trayendo su comida. Dyanna pensó que ambos platos tenían un aspecto espectacular, aún humeantes y bañados en salsa blanca. Dyanna empezó con la brocheta. Nada más darle el primer bocado, el semen de su interior resbaló por sus labios. Aquella combinación de la carne que se deshacía con el semen caliente de su interior hizo las delicias de Dyanna. Combinó el sabor de la brocheta caliente con el espeso semen templado que hacía de salsa y consiguió una mezcla de sabores increíble. En apenas unos minutos la varilla estaba completamente vacía, y su plato reluciente sin ningún rastro de semen.

A continuación, Dyanna fue por sus testículos rebozados. Partió un huevo con un cuchillo, lo que indicaba que estaba en su punto. Se llevó a la boca una mitad bien humedecida en salsa de semen que encantó a Dyanna. El testículo se rompía cuando Dyanna lo mordía ligeramente, liberando multitud de sabores hasta entonces desconocidos para ella. Dio cuenta de ambos testículos en apenas unos minutos, diciéndose a sí misma que era la mejor comida que había degustado en su vida.

Mientras Jackie también daba cuenta de su pene relleno. Lentamente cortó el pene con un cuchillo y todo el semen acumulado en su interior salió a borbotones. Aquél humeante líquido se mezcló con el semen tibio del plato dando al conjunto un aspecto muy apetecible. Jackie seccionó el grande y tras untarlo en semen se lo introdujo en la boca. Tenía una textura y una cocción inmejorable. Tras saborearlo unos instantes, Jackie lo mordió, haciendo que de su interior saliese más semen caliente, llevando a Jackie a sensaciones indescriptibles. El resto del pene era un poco más duro, pero igualmente muy sabroso, más aún si estaba bien bañado en semen, como era el caso.

Tras acabar con aquel delicioso pene, Jackie se dirigió hacia el escroto. La bolsa escrotal tenía forma de cuenco, por lo que Jackie cogió una cuchara y la introdujo en el interior lleno de semen donde flotaban dos grandes testículos cocidos. Jackie dio cuenta de ellos saboreando cada bocado. Estaban en su punto, y la mezcla de semen con fresas de su interior le resultó delicioso. Tras vaciarla con frenesí, la bolsa escrotal quedó arrugada y flácida, por lo que Jackie decidió comérsela mientras aún conservaba semen en sus bordes.

Ambas mujeres dieron buena cuenta de sus platos acompañadas de grandes dosis de semen que repetidamente vertieron en sus copas. Al cabo de una media hora, la botella de semen estaba completamente vacía, así como los platos.

-“Creo que ha sido la mejor comida que he comido nunca”. Reconoció Dyanna con una sonrisa.

-“Creo que tendré que venir más a menudo”. Aseguro.
-“Sabía que te gustaría”. Respondió Jackie.
-“Además, aún hay infinidad de platos que debes probar. ¡Qué te parece si repetimos mañana?

Tras unos segundos de duda Dyanna le respondió con una sonrisa.

-“¿Y qué te parece si aprovechamos y nos quedamos a cenar?” Jackie la miró divertida, llamó a un camarero con la mano, y le dijo.

-“Camarero, tráiganos otra botella de semen y la carta”. Dijo Jackie.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Miguel       Mail: mikelsasi23@gmail.com

QUERÍA UNA ESCLAVA

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama......


QUERÍA UNA ESCLAVA
Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Si, lo admito el error fue mío desde un principio pero ¿quién carajos le pone Jean de nombre a un hombre? , en la discreta página de esclavos no se presentaban imágenes solo descripción generales pero no leí adecuadamente apenas leí edad y nombre el precio de venta era tentador, una ganga por lo que oferte, sin percatarme en la descripción que claramente decía sexo masculino, con impaciencia espere los 7 días que tardo mi paquete en llegar, mientras abría la caja de madera sentía mi vagina humedecer de lo excitada que estaba.

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama, rápidamente fue a mi computadora para ver si hubo un error, ahí fui cuando me percate de mi error, las políticas de la pagina eran claras cero devoluciones.

-“¡DEMONIOS!” Me dije a mi misma.

Pensé que hacer por varios minutos y fue cuando se me vino la idea si bien no tenía una esclava que me impedía que me hiciera una, después de todo, lo único que debía de hacer era retirar esas feas casas que le colgaban entre las piernas a mi nuevo esclavo para luego feminizarlo para poder por fin tener una esclava, pero antes debía obtener algunas cosas, mientras las conseguía hice que Jean el cual demostró ser muy sumiso usara los ropa interior femenina un calzón (braga) o tanga únicamente, por supuesto mostrando un feo bulto al frente.

Los días pasaron y ya había pedido todo lo que iba a necesitar para anular a Jean pero no contaba con algo, como ya dije tenía una esclava de 24 años bastante atractiva de senos como medias toronjas, con pezones marrones, cadera estrecha, nalgas prominentes y piernas largas como torneadas, ella era virgen y siempre andaba en la casa con una pequeña tanga como única prenda me encantaba ver sus pechos mientras caminaba, por supuesto sin que lo notara Jean y Isela que era el nombre de ella comenzaron a atraerse como era normal entre un hombre y una mujer. 

Pensando que iba a recibir una esclava no tome medidas por lo que me vi obligada a dejar que ambos durmieran en la misma habitación y en la misma amplia jaula que había preparado sin imaginar lo que lo que pasaría entre ambos era algo natural que debí prever, pero simplemente no veía a Jean como un hombre sino como un esclavo sumiso, ese fue otro de mis errores pensar que un hombre intacto puede dejar de serlo solo por mandato, por más sumiso que fuese, si no se controla físicamente sus impulsos de macho estoy lo dominaran tarde o temprano.

Hasta esa fecha Jean durmió dentro en una vieja jaula pero dado que me había servido bien por varios días decidí dejarlo dormir esa noche en el suelo a modo de recompensa para mi pesar deje abierta la jaula Isela creo que eso hizo que esa noche estuviera inquiera al no poder dormir decidí prender mi televisor y ver lo que estaban haciendo sin que ninguno de los dos lo supiera coloque cámaras especias de vigilancia en aquella habitación que me daba una buena mirada de ellos desde mi habitación gracias a un circuito cerrado.

Lo primero que apareció en mi monitos fue a Jean acariciando los senos de Isela cuyos pezones ya estaban paraditos emocionados y pidiendo que se los comiera la muy puta, lo que finalmente hizo Jean ella empezó a gemir, mientras hacía Jean comenzó a tocarla por encima de su tanga como buscando excitarla más de lo que ya estaba Isela hizo lo mismo, pasaron un buen rato besándose hasta que ambos no pudieron más, pensé por un momento ir para interrumpirlos que aquello era la escena más porno que jamás había visto debo decir que me excite al ver a mis dos esclavos en esa situación, comencé a masturbarme viendo la pantalla. 

Poco a poco jean despojo a Isela de su pequeña tanga para dejarla al desnudo y empezar a hacerle sexo oral que me hicieron mojar, sentí como Isela se mojaba mucho Jean creo que también lo noto y empezó a meterle un dedo dentro de ella mientras Isela se retorcía y Jean continuaba lambiendo su clítoris, hasta que fue Isela misma quien le pidió que le metiera un dedo mas, lo que hice Jean, lo que provoco que Isela  comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un intenso orgasmo, los dedos de jean fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que por la expresión de jean estoy segura que no pensó que fuera posible algo así.

Iseala cuando sus piernas dejaron de temblar se levanto para hacer Jean  me acostara en el piso boca arriba le quito su tanguita, para empezar a chupar su pene como una experta aunque duro muy poco, se levanto cuando sintió que su miembro estaba lo suficientemente duro, para proceder a sentarse sobre Jean clavándose su pene de una sola vez que la hizo soltar un fuerte gemido para casi de inmediato comenzar a cabalgarlo aunque de manera un poco tonta pero que Jean sin duda disfrutaba.    

Jean le indico de que manera Isela debía moverse para que le entraran todos sus 20 cm en ella y cuando lo hizo volvió a explotar en un orgasmo que le dejo su cara roja Jean la levanto para colocarse encima de ella en la posición del misionero para comenzar a bombearla con todas sus fuerzas, note como disfrutaba de lo mojada que estaba, bombeo su vagina hasta que no pudo más debieron ser 20 o 25 minutos, Isela se dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando.

-"Adentro no, adentro no". Dijo Isela.   

Para evitar que esa fuera la última vez Jean pese a todo accedió a hacerle caso por lo que logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado que no creo posible que un hombre pudiera eyacular de esa manera, el primer chorro le llego a los senos, el resto simplemente cayó sobre vagina y en el monte de Venus de Isela, ambos jadeantes se quedaron sin moverse un buen rato y fue cuando me di cuenta que me había corrido también.

Sentí mis dedos empapados de mis jugos, me sentía satisfecha por esa noche, me dormí que debía poner fin a esos encuentros al día siguiente, a la mañana siguiente muy temprano metí a Jean en la vieja jaula para luego ir a comprar un chastity que conseguí a buen precio era de plástico pero bastaría para cumplir su propósito, después de todo sus huevos y pene de Jean por más maravilloso que fuese no iba a durar mucho entre sus piernas, luego de comprarlo regrese a casa de inmediato.

Apenas llegue a casa llame a Jean y le coloque el chastity, lo que seguro que ya no tendría erecciones ni mas contacto con Isela, también le comencé a inyecta hormonas femeninas y a que usara corpiños, sostenes y tangas más femeninas, los días luego de esos regresaron a la normalidad hasta tres semanas más tarde, que fue cuando llego el paquete que había estado esperando con mucha ansiedad.

Con mi vagina chorreando mis juegos de lo excitada que estaba abrí el paquete para ver el contenido bien protegido en su interior una ampolleta de neuterol 5000, cuando la tome en mi mano me estremecí al sentir un intenso orgasmo.

Al lado de la ampolleta con una jeringa y las instrucciones, tuve que sentarme para leerlas las piernas me flaqueaban, luego del intenso orgasmo sufrido, las instrucciones eran simples decía.

-“Inyecto el contenido de la ampolleta con la ayuda la jeringa incluida directamente en los testículos luego provocar una eyaculación, para activar el químico patentado Neuteron 5000, en un plazo de 15 a 20 días se realizara la conversión quedando la forma de unos labios vaginales incluso con un clítoris en donde antes hubiesen genitales masculinos, la castración es inmediata a la eyaculación”.

Luego de cambiarme de ropa hice venir a Jean a quien hice arrodillar frente a mí, me que le quede mirando por unos segundos luego le dije.

-“Felicidades Jean hoy dejaras de ser hombre para ser mi esclava completamente”. Le dije.

-“No ama por favor, no me haga una mujer prometo obedecer y soportar todo lo que me quiera hacer pero por favor no me haga una mujer” Dijo Jean tomando mi pie izquierdo y besándolo.

Lo empuje y le grite.

-“CALLA, ESCORIA, NO TE ESTOY PREGUNTO SOLO AVISANDO”. Le dije algo molesta a Jean.

Luego saque la ampolleta y llene la jeringa con su contenido, elimine las burbujas de la jeringa y luego hice que Jean se acostase boca arriba sobre una mesa, tome sus huevos expuesto mientras lloraba en silencio y se los inyecte con el contenido de la jeringa, luego le quite el chastity e hice venir a Isela.

Cuando ella llego le ordene.

-“Isela, dale una mamada a Jean y que sea la mejor pues será la última que sentirá como hombre ¡Quiero que lo haga venir en tu boca! ¿Entendiste?” Le ordene.

-“Si Ama”. Me Respondió Isela

De inmediato comenzó a lamber, chupar y mamar el pene de Jean que comenzó a gemir casi de inmediato a los pocos minutos llorando Jean jadeo fuerte al tiempo que lanzo el primero de los cuatro grandes chorros de su semen en la boca de Isela que se bebió todo esa leche sin reparo alguno.

Debo decir que sentí un gran orgasmo al ver como Jean se venía como hombre por última vez en su vida, Jean quedo en el suelo de rodillas llorando agarrándose su entrepierna con sus manos, con Isela viéndolo sin comprender nada.

No hubo necesidad de ponerle el chastity de nuevo, cuando su pene se encogió estaba acabado ya nunca volvería a tener una erección.

Como el instructivo decía, 18 días más tarde, Jean ya no presentaba un pene o huevos colgando de su entrepierna sino una vagina también dos lindos senos, cadenas anchas y nalgas paraditas su rostro se afino y su voz cambio Jean era una mujer por completo es mi mayor tesoro y me encanta que me da mamadas, siendo que su lengua me hace llegar a los orgasmos más intensos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PACTO SINGULAR

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible......


PACTO SINGULAR
El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ana y Paty era amigas desde la infancia, cuando Ana de 25 años en ese momento estaba por casarse muy ilusionada con Paco su gran amor según ella, Paty le juro que si la trataba mal o le hacía algo ella se encargaría de hacerlo sufrir algo peor que la muerte misma, las dos sellaron su pacto con un beso en la mejilla, luego rieron y días después la boca tuvo lugar, Paty vivía en otra ciudad por lo que luego de la boda ella se fue, para seguir regenteando su negocio de BDSM en la que ella era la Ama suprema del lugar.

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

Rápidamente pasaron cinco años desde la boca de Ana, en la que Paty tuvo poco contacto con ella la mayoría por correo electrónico el ultimo que recibió le pedía ayuda para alejarse de su esposo que la estaba acosando y golpeando. 

Paty le dijo que volaría a su ciudad para llevársela lejos de su esposo por desgracia eran días festivos y no pudo conseguir vuelo alguno hasta cuatro días, para cuando llego por Ana era demasiado tarde ella fue encontrada muerta, golpeada y violada hasta la muerte, Paty apenas pudo reconocer el rostro de su amada amiga de lo desfigurada que los golpes propinados le habían causado, las autoridades culparon a Paco su esposo como el asesino pero él tenía dinero como amigos poderosos que movieron los hilos de la justicia.

Pese a una gran batalla por parte del fiscal, el abogado de Paco se la arreglo para desacreditar a los testigos algunos ni siquiera se presentaron otros desaparecieron, y las pruebas las que aparecieron fueron refutadas fácilmente en conclusión Paco fue declaro inocente del asesinato de su esposa, Paty hablo con el fiscal y este le confirmo que aquello era una injusticia que estaba seguro que él era culpable que seguiría trabajando para poder llevarlo a juicio en una corte federal, pero antes necesitaba encontrar algunas de las pruebas desaparecidas.

Paty por su parte no pensaba esperar a que la justicia fuese servida, ella pensaba llevar a cabo su propia justicia, iba a honrar en pacto que hizo con su amiga a toda costa, espero unos prudentes seis meses pero el fiscal pese a todos su esfuerzos aun seguía con las manos atadas fue entonces que Paty, contrato a una banda local para que secuestraran a Paco su trabajo era solo dejarlos atado e inconsciente en el lugar que ella les señalara, para ganarse una buena cantidad de dinero.

Paco salía de un bar de mala muerte en donde bebió y compartió con mujeres de dudosa reputación, tambaleándose nunca llego a su auto, fue narcotizado y subido a una camioneta.

Paty al ver al robusto cuerpo bien trabajado de Paco ante sus pies sintió un cosquilleo en su entrepierna, al tiempo que sintió que su tanga de color negro bajo su ajustado pantalón se mojaba de sus jugos al tener al asesino de su mejor amiga casi hermana a su merced, algunas horas más tarde Paco aun inconsciente estaba en una gran salón del establecimiento de Paty listo para recibir la justicia que ella le había preparado y no se le fue concedido a su amiga aun.

Ana le conto en sus platicas previas a la boda que Paco estaba bien dotado pero nunca le creyó del todo hasta que despojo a Paco de su ropa interior para ver su pene que pese a estar dormido era muy grueso circuncidado y con un glande en forma de casco de un tamaño de 13 cm con un escroto rechoncho en el que dos grandes huevos descasaban entre sus piernas, casi tocando el suelo una vez despojado de su ropa interior lo que hizo de nuevo excitar a Paty y humedecer su vagina de nuevo.

Paco era un hombre peludo, con un pecho lleno de espeso vello, que descendía por su marcado abdomen hasta su pubis en donde nuevo se espesaba en una mata de vello púbico, su escroto por su parte estaba cubierto por una buena capa de vello púbico lo que hizo repugnar a Paty, por lo que procedió a comenzar con su plan de venganza, primero aseguro los brazos de Paco por sus muñecas para luego colocarles una cadena que estaba unida a una pequeña grúa eléctrica en el techo con la que Paty sin esfuerzo levanto el pesado cuerpo de Paco que quedo casi colgando de sus brazos.

Paty aseguro los tobillos de Paco con grilletes lo que dejo sus piernas bien separadas con sus plantas bien plantadas en el suelo, con la ayuda de una maquinilla de afeitar, Paty comenzó a rasurar el vello desde el pecho, bajando hasta llegar a su vello púbico lo que la maquinilla no pudo quitar lo hizo manualmente con una navaja de afeitar, también rasuro sus fuertes como robustas piernas, para terminar le coloco un pesado como estrecho aro metálico en la parte alta del largo escroto de Paco lo que dejo sus dos huevos bien marcados en el fondo de su saco de piel.

Para terminar le coloco una antifaz sobre los ojos de Paco para que no pudiera ver nada, también le coloco unos tapones contra ruido en sus oídos para que no pudiera escuchar nada y ya para rematar le coloco una mordaza de boca en su boca para que tampoco pudiera hablar o gritar, ya que Paty estaba segura que él iba a gritar como nunca antes en su vida con todo lo que le tenía preparado para esa noche y las siguiente en que iba torturarlo.

Paco no lo sabía aun pues seguía inconsciente, pero pronto entenderá, que su “motivo de orgullo” le servirá a Paty para humillarlo y causarle mucho dolor ella sabía que sus genitales era donde más fácilmente podía lograr doblegar a un hombre no solo físicamente sino también psicológicamente al someterlo, cambiaria sus paradigmas y eso además de obtener justicia para Ana iba a sentir verdaderamente placer.

Sus queridos genitales seguramente eran el punto más débil de Paco, como de la mayoría de los hombres especialmente si es donde centran toda su sexualidad, su esencia viril y su machismo, el tamaño de su pene aunque asombroso le tenía sin cuidado, pero saber que estaba tan orgulloso de sus cositas, le facilitaba la tarea y es que precisamente ese motivo de orgullo lo volvía vulnerable ante ella, por lo que a Paty respecta, si tenía un pene y dos huevos, ya estaba perdido.

Le complacía controlar los impulsos de un macho, a través de la anulación de sus genitales aplicando severos correctivos por medio de la tortura genital, unos huevos, bien atados,  durante  unos minutos,  algo tan elemental como un bondage, cambia de forma inmediata  el modo de pensar y de sentir de los machos, pero tener un anillo pesado metalizo sobre los huevos lo logra aun mas rápido.

A Paty le gustaba separar al máximo los huevos de la base de su entrepierna, esa aparentemente inofensiva técnica se convierte en una atroz tortura, la constricción de la base de los genitales les obliga a mantener una erección, sus miembros permanecerán siempre duros, con normalidad y  la erección aumenta paulatinamente,  cuanto mayor diámetro alcanza el pene más y por los testículos sufren al sentir más dolor.

Es una mezcla entre el dolor y la excitación por la involuntaria erección.  No pierden su virilidad, pero sí el orgullo. El dolor aumenta ante la erección, poco a poco un macho se somete pero Paty tenía otros planes para Paco.

Paty se limito a esperar a que Paco recobrara el conocimiento mientras tanto preparo todo, un par de horas más tarde Paco comenzó a dar muestras de que despertaba no paso mucho hasta que estuvo completamente consciente, comenzó a sacudirse, tratando inútilmente de soltarse, gruñía y se sacudía todo ante la mirada atenta de Paty que comenzó a ponerse un arnés con un dildo de un tamaño enorme muy grueso mientras observaba como el pene de Paco comenzaba a endurecerse.

Era lo que Paty buscaba, ella se acerco a donde estaba Paco, para tomar su pene ya en completa erección, con una mano y comenzar a masturbarlo, por supuesto Paco al sentir aquella delicada mano sobre su miembro se agito.

-“MMMGGGUYYYTTYRR” Dijo Paco.

Pero nada de lo que decía se entendía, Paty, continuo masturbándolo hasta que del ojo de su glande comenzó a fluir abundante liquido pre seminal, en ese momento ella lo tomo de sus caderas apretó los dientes y le propino un tremendo rodillazo directamente en sus atrapados huevos que al no tener a donde retroceder recibieron el impacto de la rodilla por completo.

El cuerpo de Paco se sacudió con violencia por el dolor que el brutal rodillazo le hizo sentir de manera instantánea, aun el cuerpo de Paco estaba sacudiéndose cuando un segundo seguido de un tercer y cuarto rodillazo impactaron sus huevo de manera brutal que hicieron casi partiera la mordaza de bola en su boca en dos de los fuerte que apretó sus mandíbulas, el quinto rodillazo fue el más brutal de todos, casi hizo que Paco perdiera el conocimiento de nuevo, ya para ese momento ambos huevos de Paco comenzaban a hincharse.

Paty entonces tomo una pequeña barra de roatan endurecido y comenzó a azotar las abultadas como duras nalgas de Paco que a sus 32 años estaban aun firmes y paraditas, las golpeaba con fuerza haciendo que el hombre se sacudiera de dolor con cada nuevo impacto, pronto las líneas rojas que dejaban los impactos de barra sobre sus nalgas se volvían moradas para casi enseguida de color negro mientras Paty no dejaba de azotar sus nalgas, Paco sentía como si sus nalgas estuvieran siendo asadas al carbón de ardor como dolor que estaba sintiendo con cada nuevo impacto.

Paty azoto a Paco por casi dos horas no solo en sus nalgas sino también en su espalda dejando ambas con la piel abierta y sangrando, sobre todo las que alguna vez fueron unas bellas nalgas masculinas ahora eran dos masas de carne ennegrecidas y sangrantes, que le estaban dando mucho dolor al completamente bañado en sudo de Paco lo mismo que Paty quien cansada de tanto azote decidió tomar un descanso, para regresar a donde estaba Paco aun con una gran erección que ya le estaba empezando a dolor por todo el rato que su pene había estado endurecido.

De nuevo Paty le dio tres fuertes rodillazos y una patada a Paco el tacón en punta que llevaba impacto justo entre sus dos huevos que hizo que la agonía de Paco fue aun mayor, ella aun llevaba el arnés con el enorme dildo sobresaliendo de su pelvis, Paty se coloco detrás de Paco le abrió sus maltrechas nalgas apretándoselas con fuerza lo que hizo que todo su cuerpo se sacudiera de dolor, coloco la punta del enorme dildo sobre el cerrado ano de Paco que se sacudió tratando de evitar ser penetrado.

-“MMMMGTTTTGGYGYRRRRR”. Paco gruño sin sentido alguno.

Paty lo sujeto de la cintura con fuerza para atraer su fuerte cuerpo hacia ella, lo que hizo que el largo como grueso dildo entrara pese a la resistencia de Paco en su interior.

-“MMMMMMMMMMMMRRRRR”, Grito Paco al sentirse empalado.

Aquel dildo era del groso de un bate de beisbol y casi del mismo largo, Paty sin piedad alguna comenzó a penetrar a Paco cuyo ano no resistió y se desgarro abonando más dolor al que ya estaba sintiendo su próstata estaba siendo estimulada como nunca antes, Paty tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo al mismo tiempo que lo penetraba sin piedad.

Con cada nueva embestidas las nalgas de Paco chocaban contra la pelvis de Paty lo que acrecentaba el dolor que estaba sintiendo en medio de aquella dolorosa como humillante experiencia de estar siendo violado, el pene de Paco comenzó a contraerse con espasmo que solo se incrementaron una vez iniciados, Paty soltó su pene justo cuando estaba por venirse pero eso no detuvo su eyaculación que fue brutal, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron del ojo de su pene, en sucesivos disparos, que brotaron con mucha fuerza, fueron seis o siete los disparos seguidos de un largo goteo de su semen.

Sin embargo Paty no dejo de masacrar el ano y entrañas de  Paco hasta que se vino una segunda vez no tan abundante como la primero pero tardo casi media hora en llevarse a cabo tiempo en que sus entrañas y ano fueron masacrados por completo, Paty satisfecha también pues había alcanzado ya dos fuertes orgasmos con sus juegos chorreando por sus piernas extraño el enorme dildo de las entrañas de Paco cubierto de mierda y sangre, para ir a buscar un pequeño burdizzo, ya con la herramienta en su mano de nuevo se coloco detrás de Paco.

Tomo sus hinchados huevos y los apretó con toda la fuerza que pudo lo que hizo que Paco de nuevo se retorciera de dolor, su pene para ese momento ya estaba desinflado, Paty coloco las mandíbulas del burdizzo justo por debajo del ancho aro de metal que conservaban sus huevos encerrados en la parte baja de su escroto, el cuerpo de Paco tembló al sentir el contacto del metal con su piel escrotal, Paty miro hacia arriba y pensó para ella.

-“Esto es lo que mereces por lo que le hiciste a Ana”. Se dijo Paty a sí misma.

Luego usando toda la fuerza que pudo imprimir cerró las mandíbulas del burdizzo que aplastaron la piel y los conductos que unían los huevos de Paco a su cuerpo.

-“MMMMMMMRRRRMMMMMM” Gruño con fuerza Paco al sentir el apretón del burdizzo.

Paty mantuvo la herramienta cerrada por 20 segundos mientras todo el cuerpo de Paco se sacudía con violencia, luego la abrió las movió un poco y realizo un segundo fuerte apretón, esta vez el cuerpo de Paco, no solo se sacudió sino que convulsiono y su pene que de nuevo se puso rígido lanzo una gran cuerda de semen antes que se desmayara de nuevo.

Paco regreso a la consciencia de una manera brutal al sentir como su pene estaba siendo quemado, Paty usando un soplete se lo quemo por completo en estado de erección el dolor fue brutal y casi durante todo el proceso Paco estuvo consciente, hasta que fin de nuevo se desmayo por el dolor.

Paco se despertó de nuevo en un hospital, le castrado, con un pene quemado e inservible para el resto de su vida, con sus tetillas arrancadas y un ano desgarrado sin mencionar que sus nalgas estaban hechas añicos, que pese a que se iban a curar le iban a quedar horrendas cicatrices en la espalda y nalgas de por vida.

Por fin Seis años después de que Paco fue castrado el fiscal de su ciudad logro poder fincarle responsabilidades por la muerte de su esposa ante un juez federal esta vez el fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión en donde desde la primera noche fue convertida en la putita de los internos que consideraron que un hombre sus huevos no era en verdad hombre.

Paty se alegro cuando se entero que Paco fue encontrado muerto en su celda ahocado por su propia ropa, en la nota que dejo decía.

-“Ya no soporto ser violado y no se mas un hombre es mejor morir que seguir viviendo la constante degradación a la que me veo sometido todos los días, ¡maldigo a quien me castro!”  

Paty feliz llevo flores a la tumba de su amiga un año después de la muerte de Paco en donde le dijo,

-“He cumplido con nuestro pacto amiga”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OASIS DESÉRTICO

1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada......


OASIS DESÉRTICO
1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada sin darles tiempo a evitarla por más que Otho trato de contralar el avión terminaron estrellándose en el desierto.

Cuando la tormenta de arena concluyo, Susan y Otho que quedaron inconscientes estaban en aprietos su avión estaba destrozado con el tanque de combustible perforado, pero para hacerles las cosas más difíciles casi todo el avión estaba enterrado en la arena no tuvieran otro remedio que emprender una larga caminata por las ardientes arenas para tratar de llegar a un oasis aunque sus posibilidades eran pocas desde un principio, con poco agua pronto comenzaron a sufrir los embates del sol y la sed, casi a punto de desfallecer vieron un pequeño oasis en medio de mar de dunas de arena.

Sin embargo ambos se desmayaron a las afueras del oasis, siendo encontrados por dos de las Semiras que era como llamaban los del lugar las figuras femeninas que iban cubiertas con un paño blanco toda su cabeza como rostro apenas pudiéndose ver sus ojos, ambos fueron conducidos a una fresca habitación en donde fueron atendidos y re-hidratados algunos días después con ambos casi completamente restablecidos se presento Tankir ante ellos que era un hombre negro imponente de 1.97 metros de musculatura desarrollada y voz profunda.

Al ver Susan le gusto de inmediato por lo que hablo con Otho primero trato de comprarla pero como este no accedió trato de negociar pero al ver que tampoco resulto opto por un método menos civilizado, lo golpeo en el rostro tan fuerte que lo dejo prácticamente inconsciente en el rincón de la habitación hasta donde Otho fue arrojado del brutal golpe que Tankir le propino Susan trato de intervenir pero fue rápidamente controlada por el gran negro como por varias Semiras, por lo que poco pudo hacer para ayudar a su esposa, que rápidamente fue desvestido por las Semiras.

Se le coloco un collar de metal en el cuello y grilletes en las manos una cadena descendía desde su nuca unida al collar hasta la altura de sus muñecas por la espalda, también fue amordazado y se le dejo ahí por su parte Susan fue llevado a otra habitación donde se le desnudo por completo, fue amarrada en cuatro patas sobre un banco de madera donde se le vendo los ojos y fue dejado por casi una hora antes de que Tankir apareciera para contemplar las bellas nalgas de la mujer blanca un poco separas que dejaban entre ver sus cerrados labios vaginales.

Puesto que Susan tenía sus ojos vendados no se percato de la presencia del enorme hombre admirando su cuerpo desnudo, le habían afeitado su vagina dejándolo solo el vello justo para hacer notar que ya era una mujer adulta, ella no se percato que Tankir estaba desnudo masturbándose con una de sus enormes manos su gigante miembro en completa erección, apenas noto que no estaba sola cuando sus enormes como ásperas manos de Tankir tomaron sus blancas nalgas al mismo tiempo sus manos abarcaron cada cachete de su trasero por completo, apretándolos con fuerza al tiempo que los separaban para dejar su rosado ano al descubierto.

-“No por favor no me hagan nada ¡por favor… Por favor!” Suplico Susan.

Tankir riendo maliciosamente comenzó a restregar su enorme pene entre sus blancas nalgas, Susan sintió como si una estacada gruesa y caliente se deslizara entre sus nalgas, aquello era enorme no podía ser lo que pensaba que era, debieron pasaron un par de minutos antes de que Susan sintiera una lengua húmeda sobre sus labios vaginales cerrados primero que pronto fueron abiertos por unos grandes dedos, aquella lengua abrió su vagina incluso la penetro haciéndole sentir un placer nunca soñado aquella era la primera mamada de su vida.

Los labios de Tankir se cerraron en su clítoris que no tardo en inflamarse, se lo succionaba mientras lo lambia con su lengua haciendo retorcer el cuerpo de Susan del placer, quien nunca imagino que pudiera sentir tanto placer, de pronto aquel sublime placer se detuvo, Susan se inquieto cuando sintió unos segundos más tarde algo bulboso como si fuese una gran fresa que se restregaba contra sus labios vaginales ya bien húmedos como abiertos, Susan tenso todo su cuerpo cuando aquello comenzó a entrar en su apretado canal vaginal.

-“No, No, NO… ¡HAAAAAAAYYY!” Grito Susan al sentir todo el gran miembro de Tankir en su interior.

Tankir se quedo quieto algunos segundos solo moliendo sus nalgas con los movimientos de su pelvis antes de extraer su miembro de Susan cuando lo hizo estaba cubierto de sangre, la había desvirgado por segunda y definitivamente para siempre, ella temblaba y suplicaba para que se la sacara pero cuando su glande estaba por salir de nuevo la volvió hundir haciendo gritar a Susan de nuevo.

-“No, ¡NO HHHAAAYYYY!” Grito Susan.

En medio de aquella terrible masacre que estaba sufriendo su vagina Susan también escucho gritos que eran los de su esposo no muy lejos de donde estaba.

En una habitación continua Otho que estaba boca arriba y pese a estar amordazado sus gritos eran audibles pues una de las Semiras con un cuchillo muy caliente le había despojado de su prepucio prácticamente arrancándoselo, para luego cauterizar las heridas con el cuchillo que lo circuncido, pero ella no se detuvo ahí, dos Semiras separaron las piernas de Otho, ella entonces fue por otro cuchillo uno curvo pero igual o inclusive aun más caliente que el anterior incluso parte de la afilada hoja de acero brillaba de lo caliente que estaba.

Se coloco entre las piernas de Otho tomo su escroto para colocar la afilada hoja de acero por detrás de ellos, para comenzar a cortar, los gritos de Otho mientras era castrado fueron brutales y desgarradores pero la experiencia de la Semira logro arrancarle sus huevos en cuestión de segundos, deteniendo el sangrado casi al mismo tiempo, pero para asegurarse quemo de nuevo la carne debajo del pene de Otho que le hizo arquear su cuerpo y desmayarse por el dolor, cuando despertó fue tomado de los brazos y llevado a la habitación en donde estaba Susan también gritando.

Pero los gritos de Susan eran una mezcla de dolor y placer, los ojos de Otho se abrieron grandes al ver como su esposa estaba siendo violada por el enorme miembro del negro, con sus enorme huevos rebotando contra la pelvis de Susan algo que Otho sabía desde ese momento nunca volvería a sentir, Otho sintió rabia y envidia de Tankir, pero tuvo poco tiempo para esos pensamientos fue conducido detrás de su esposa, Tankir se hizo a un lado y rio burlonamente al ver la longitud como grosor del pene de Otho en completa erección.

-“¿Debieron castrar hace mucho a este no lo creen?” Pregunto Tankir pero sin esperar respuesta.
-“Bien hora de que sientas el miembro de tu hombre por última vez”. Dijo Tankir al mismo tiempo que agarraba el pene de Otho con su enorme mano derecha.

Tankir dirigió la erección de Otho no hacia la vagina muy abierta de su esposa sino hacia su ano, coloco la puntita y Susan dio un respingo al sentir el glande bien conocido de su esposo en esa área, Tankir tomo de las nalgas a Otho y lo atrajo hacia su esposa, su endurecido pene como nunca antes entro en sus entrañas sin problema alguno.

-“No. No… AAAGGGGGGGTHHHH” Grito Susan al sentirse penetrada analmente.

Otho comenzó instintivamente a moverse, sacando y metiendo su miembro del ano de su esposa, aquello se prolongo como por 10 o 12 minutos antes de que Otho dando un alarido de placer se vino, en los intestinos de su mujer, su última gran eyaculación de su vida, también fue el orgasmo mas fuerte como duradero de su vida, pero apenas dejo de correrse Tankir aparto  a Otho de Susan y la penetro con su enorme miembro por su ano, lo que hizo dar un alarido de dolor a Susan.

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Susan.

Otho por otro lado fue sacado de la habitación escuchando los alaridos y suplicas de su esposa sin poder hacer algo con su pene un palpitando y chorreando semen, fue llevado lejos en una caravana de esclavos, vendido como eunuco en Bagdad y termino como un guardia de un harem de mujeres de un jeque árabe de mucha influencia en la región nunca volvería a ver a su esposa o saber que fue de ella lo más probable que también fuese vendida a un harem de alguna árabe rico

Pero como si fuese una burla del destino la enorme casa, casi un palacio del jeque estaba en un lindo como apartado “Oasis Desértico”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro esta Historia. 



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NO LO HAGAS POR FAVOR

Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo......


NO LO HAGAS POR FAVOR
Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nadia de 32 años estaba excitada e impaciente mientras bajaba los escalones que conducían al sótano de la vieja casona que alguna vez fue de sus abuelos, ella vivía con su esposo en otra casa que conservaba la casa donde creció puesto que era una herencia además de valiosa por si misma monetariamente, lo era en recuerdos, ahí vivió desde los seis años cuando sus padres murieron en un accidente aéreo,  creció para convertirse en una bella adolescente algo sobre protegida  por sus abuelos que la adoraban con locura, todo fue amor hasta los 18 años.

Nadia deseaba algo de libertar por lo que al entrar a la universidad se mudo a un dormitorio donde compartía cuarto con una chica de su misma edad, de la cual se hizo amigo una noche esa chica no la pudo acompañar a una fiesta tenia examen al dia siguiente por lo que quedo con un grupo de estudio Nadia por su parte deseaba ir a aquella fiesta mucho pues iba a ir el chico que le atraía se vistió lo más sensual que pudo y se encamino sin pensar en los peligros que una mujer sola y vistiendo como iba podría enfrentar.

Nunca llego a la fiesta fue detenida por tres hombres jóvenes, como de 20 años ya bastante borrachos quienes la obligaron a ir hasta un pequeña fuente oculta entre matorrales de un parque donde comenzaron a manosearla.

-“No, No Déjenme ir”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia.

Pero uno de ellos la tomo de su ligera blusa con ambas manos y se la abrió rompiéndosela por completo sus lindos como firmes pechos quedaron apenas cubiertos por su sostén (corpiño), de fino encaje negro que solo hizo excitar a los tres hombres.

Aterrada Nadia comenzó a gritar pidiendo ayuda, fue cuando uno de los hombres le dio un fuerte puñetazo en el estomago y otro rápidamente en el juvenil rostro de la joven que la hizo caer al suelo, como si ese fuese la señal los tres hombres como lobos hambrientos se abalanzaron sobre ella, con sus manos le fueron arrancando sus ropas, hasta dejarla solo con su pequeña tanga de encaje color negro, que Nadie agarro con fuerza con sus manos tratando de que no se la quitaran incluso dejando que las manos de esos hombre le apretaran sus senos ya al desnudo.

Pero un fuerte golpe en el estomago hizo que Nadia soltara su tanga, lo que aprovecho el hombre que la golpeo para quitarle la única prenda que aun cubría su bello cuerpo, dejando su sexo al descubierto, apena adornado por un mechón de vello púbico, apenas esa tarde Nadia se depilo su sexo en previsión de si sucedía algo mas con el chico que le gustaba sin imaginar que los que iban a disfrutar de aquello eran esos tres hombres.

-“No, No, No. Me hagan nada”
-“¡Por favor no me hagan nada!” Les rogo Nadia de nuevo.

Los tres hombres rieron al unísono, mientras seguían manoseando su cuerpo, uno de ellos dejo de ir apenas para decirle.

-“Calma Preciosa, solo te vamos a hacer gozar, como de seguro desea una putita como tú”. Dijo el hombre.

De inmediato se bajo se pantalón Nadia con horror logro ver como debajo de su bóxer se marcaba ya una tremenda erección, que no tardo en ver en directo era un pene de 20 cm circuncidado que ya estaba derramando liquido pre seminal de la punta, los otros dos hombres, tomaron las piernas de ella para abrírselas Nadie trato de luchar pero nada pudo hacer contra la fuerza de ellos.

Aquel hombre no tardo en restregar su endurecido miembro por los labios vaginales rosados de Nadia, que de nuevo comenzó a gritar uno de los hombres tomo su tanga y se la metió en la boca que redujo el ruido de sus gritos, de pronto los ojos de Nadia se abrieron grandes al sentir como aquel pene comenzó a penetrarla, escucho decir al hombre.

-“Lo tiene muy apretado esta putita”. Los tres hombres rieron de nuevo.

Por lo que el hombre tomo la cintura de Nadia para hundir su miembro con fuerza, que entro por completo desgarrando el himen de Nadia que le hizo arquear el cuerpo del dolor que sintió, no escucho decir al hombre que la penetraba.

-“Vaya esta putita era virgen”. Dijo jadeante el hombre.

Los hombres chiflaron y apoyaron a su amigo, mientras al extraer su pene del interior de Nadia este estaba manchado de sangre, uno a uno tomo su turno el último de ellos le quito la tanga de su boca para insertar su pene y venirse en ella, ya con Nadia completamente catatónica como si no le importara si vivía o moría, cuando los tres se corrieron dos veces en ella la dejaron ahí tirada bañada en semen.

Aquella experiencia de violación marco la vida de Nadia, termino la universidad pero nunca más volvió a salir sola o hablo con otro hombre durante el resto de sus estudios universitarios, la misma noche que todo eso ocurrió llego a su departamento como pudo con sus piernas manchadas en sangre y semen, se baño llorando casi arrancándose la piel de lo fuerte que la tallo, fue en momento que juro que pese le tomara toda la vida se vengaría de aquello hombres.

Dos años después de salir de la universidad conocía a Roberto su actual esposo con la que tiene dos hijos, Roberto supo ser tierno y demostrar que era buen hombre la primera vez que tuvieron sexo fue la primera vez que ella sintió un orgasmo como mujer, lo que la hizo amar aun más a su marido, fue pero no olvido lo que juro en ese baño aquella noche, un años después de su boca su abuelo murió de un infarto, seis meses después se abuela muchos dicen que por la tristeza, como fuese le dejaron una gran herencia en negocios como en dinero a Nadia.

Con su nuevo poder económico Nadia contrato a unos detectives privados que no tardaron mucho en dar resultados el primero en ser encontrado fue el hombre que en segundo lugar la penetro, reconoció su cara pese a los años trascurridos en la foto que el detective el proporciono, Nadia contrato a una pandilla para que el fuese secuestrado, violado y castrado al final cosa que sucedió, a los pocos meses ella supo que lo encontraron colgando de su habitación

-“Se suicidado el muy cobarde”. Pensó Nadia con una alegre maldad que desconocía poder sentir.

El siguiente de aquellos tres hombres en sufrir un destino similar, seis meses después, fue el que se vino en la boca de Nadia, pero a él, le quemaron su pene con soplete de gas hasta dejarlo literalmente carbonizado, sus huevos por otra parte fueron reventados por las fauces de un tornillo de banco que los aplasto hasta que no resistieron tanta presión y explotaron en decenas de pedazos incluso estallando su saco escrotal, esta segunda víctima era ejecutivo de un banco, padre de un niño, que al verse despojado de su virilidad opto también por el suicidio, disparándose un tiro en la boca cuando su mujer e hijo fueron a visita a los abuelos del niño.

La noticia del suicidio de aquel hombre lleno de alegría a Nadia pero ella deseaba terminar con su venganza, el último de los tres hombres le fue esquivo por algunos años, hasta que por fin fue localizado casado y con dos hijos vivía lejos en otra ciudad dueño de una cadena de tiendas, Nadie tuvo que retrasar su venganza por cosas familiares pero con el ultimo hombre ya de 34 años fue secuestrado y dejado en el sótano de la casa de sus abuelos amarrado y vendado.

Aquella semana Roberto se fue de vieja de negocios a Europa no iba a regresar hasta el domingo por lo que tenía una semana, el corazón de Nadia latía con fuerza aceleradamente mientras bajaba uno a uno cada escalón hasta el suelo del sótano, ahí estaba aquel hombre que le violo y desvirgo a los 18 años, acostado boca arriba apenas con un ajustado bóxer con sus manos amarradas a la espalda, completamente indefenso, quien se agito al escuchar que alguien se acercaba a donde estaba recostado.

-“¿Quién está ahí? ¡Ayuda por favor me han secuestrado!” Dijo el hombre.

Nadia apenas pudo contener la risa que la suplica de aquel hombre le provoco, se sentía nerviosa pero al mismo tiempo excitada, incluso sentía su ropa interior mojada de sus jugos, aquella situación era muy excitante para ella por alguna razón, pero en su mente solo quería que ese hombre sufriera un poco de lo muchos que ella sufrió cada noche desde su violación recordando cómo es que fue mancillada por ellos.

Lo primero que hizo Nadie fue usando unas tijeras cortar el bóxer del hombre para dejarlo al desnudo su pene como huevos peludos quedaron al descubierto, aquel miembro era incluso más grande que el de su esposo, que solo le causo al verlo una terrible repulsión incluso tuvo varias arcadas pero logro no vomitar.

Aquel hombre al sentir las manos recorrer su cuerpo y sentirse completamente expuesto de nuevo comenzó a suplicar casi llorando, ya no era tan aterrador como Nadia recordaba.

-“Por favor no me hagan daño pagaran el rescate que pidan solo déjenme hablar con mi esposa”. Dijo el hombre.

Nadia solo guardo silencio mientras le daba la vuelta a su cuerpo para que quedase boca abajo, sus nalgas quedaron al descubierto Nadia planeo algo muy aterrador para él, siendo enfermera quirúrgica sabia como curar pero también como causar un gran daño,  aunque nunca ejerció su profesión su licencia aun era válida por lo que no tuvo problemas en conseguir los suministros médicos.

Luego de checar que el hombre estuviera bien amarrado comenzó a apretar sus nalgas, hasta que finalmente Nadia se las abrió para revelar un ano oscuro como cerradito una expresión de genuina maldad se dibujo en su rostro y modificando la voz le dijo al hombre.

-“¡Ahora vas a saber lo que siente ser violado!” Le dijo Nadia.

Casi al mismo tiempo hundió uno de sus dedos entro de su ano, luego dos hasta que tres de ellos se hundían y salían de su apretado esfínter anal, el hombre solo se retorcía seguía suplicando para que se detuviera, al cabo de unos cuantos minutos Nadia extrajo sus dedos pero eso no era todo, ella fue por un tubo de una pulgada de diámetro por 70 cm de largo, cuyo uno de sus extremos comenzó a restregar por su ano semí dilatado, el hombre al sentir el frio metal girar sobre su ano, se imagino lo que eso supondría por lo que con desesperación de nuevo suplico.

-“¡NO LO HAGAS, POR FAVOR, NO LO HAGAS!” Grito el hombre.

Que se retorció y luchaba tratando de evitar ser penetrado por aquel tubo, pero sus gritos desesperados hicieron que de un solo gran empujón el tubo entrara en sus entrañas profundamente desgarrando el esfínter anal del hombre que comenzó a sangrar mientras él se retorcía y gritaba de dolor al sentir aquel tubo bien dentro de su cuerpo.

En ese momento ella saco un elastrador para colocar rápidamente dos ligas castradoras en lo alto de sus huevos de nuevo el hombre dio un alarido y se retorció como si tuviera convulsiones al sentir el apretón de las ligas en su escroto.

-“AAAAAAAAAAhhhhh”. Grito.
-“Por FAVOR YA BASTA, ¡POR FAVOR!” Suplico gritando el hombre.

Nadia, entonces tomo su pene y coloco otras dos ligas en la bese luego de hacer que quedase en completa erección que de nuevo provoco que el hombre diera un gran alarido de dolor, una vez concluido con las ligas, fue hasta un cubo metalizo en donde estaba un largo trozo de metal sostenido hasta la mitad en posición vertical por carbones ardiendo cuando lo extrajo la mitad brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

Con aquel trozo de metal ardiente, Nadia regreso a donde estaba el hombre aun tratando de extraerse el tubo de su interior con sus manos había logrado sustraer algunos centímetros pero Nadie de un nuevo empujón lo introdujo aun más, el hombre grito de nuevo, Nadia entonces comenzó a introducir el fierro ardiente por el centro hueco del tubo hasta que la parte ardiente tomo los intestinos del hombre perforándolo para seguir su camino ya que estaba afilado por el extremo ardiente, los gritos del hombre si hicieron aterradores mientras sentía como era quemado por dentro sin poder hacer nada.

Nadie de pronto extrajo el fierro y unos segundos después un gran chorro de sangre broto de la parte alta del tubo, Nadia excitada, volvió a meter el fierro que lo dejo dentro algunos minutos antes de volver a sacarlo de repente para producir otro gran chorro de sangre, al daño estaba hecho, el sangrado interno en el cuerpo del hombre era grave en pocos minutos moriría de no recibir ayuda médica con urgencia, antes de que perdiera la consciencia Nadie le dijo al oído.

-“Te vas a ir al infierno pero sin tus huevos y pene maldito violador”. Le dijo Nadia.
-“No por favor no lo hagas”, Suplico casi susurrando el hombre

Nadie le corto usando una tijera para cortar pollos, los huevos que hizo gritar al hombre y unos segundos después su pene, anulado y con pocos minutos de vida ella le dijo.

-“Me voy a quedar con tu virilidad como recuerdo, ¡disfruta del infierno!” Dijo Nadia.

Luego con el escroto y pene aun ligados, chorreando sangre los puso en un frasco para colocarles luego liquido conservante y los oculto tras unos papeles en una caja fuerte de la que solo ella sabía la combinación.

Días después, Nadia leyó en la prensa el hallazgo de un cadáver terriblemente torturado y mutilado en una ciudad lejana del país, “se sospecha de un ajuste de cuentas de la mafia” decía el artículo, Nadia solo recordaba mientras sus manos masajeaban su inflamado clítoris sobre su cama más feliz que nunca.

-“No lo hagas por favor”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PLACER DE LA LIBERTAD

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo......


PLACER DE LA LIBERTAD
Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





La plantación era la misma que cuando la dejó, pero Melanie era diferente. El embarazo de Melanie y el nacimiento del bebé de raza mezclada hizo que el interés que tuviera previamente su familia se diluyera. Había probado los placeres que el sexo podía aportar y no iba a renunciar a ellos; Incluso si eso significaba ser mucho más cautelosa sobre la posibilidad de un embarazo.

Su actitud hacia los esclavos también era diferente. Su sonrisa y actitud bondadosa hacia los esclavos era menos genuina y más parecida a sus contrapartes; Un acto que realizan las mujeres debido a que se espera de alguien de clase y crianza. Donde antes había albergado simpatías por las condiciones de los negros, como lo haría con cualquier otro ser humano; Ahora su actitud hacia ellos se parecía a su visión de los animales de granja, ese era su lugar natural. A pesar de que todavía tenía una admiración, incluso un anhelo por su lujuria animal pura, no aumentaba su estatus a sus ojos. Al igual que uno podría estar impresionado con el poder natural de un caballo de carreras, mientras que creer que necesitaba el control constante de un jinete y entrenador para expresar ese poder.

Melanie quería reanudar su pintura. Todo el mundo pensó que era poco aconsejable o increíblemente valiente que ella quería volver a la cabaña que había convertido en su estudio de artista. Se había cerrado desde el "incidente", y necesitaba ser limpiada y la reposición de los suministros. No tardó mucho Melanie en detectar al siervo de la casa que Roger estaba usando para aliviar sus impulsos sexuales. Tenía a la joven Prissy asignada para hacer una limpieza a fondo del estudio bajo su supervisión. Tan pronto como estaban solos en la cabaña Melanie se enfrentó a la chica.

-"Sé que mi esposo, el Amo de la Casa, te usa para... sus necesidades especiales y personales de él", dijo haciendo un gesto hacia las chicas soltera. El miedo se apoderó de la cara de Prissy. No quería volver a tomar agua en las manos del campo bajo el calor. Trabajar en la casa era lo más parecido a sentirse como una persona que había conocido en su vida. Melanie capto inmediatamente las preocupaciones de las chicas.

-“No te preocupes, sé que no tienes ninguna opción en el asunto”. Dijo Melanie tranquilizadoramente. Puedo asegurarme de que sigas trabajando en la casa. Sólo quiero dos cosas de ti.

-¿Qué desea? -preguntó Prissy perpleja. ¿Qué podía necesitar de mí la señora de la casa?

Tú mantienes a mi marido satisfecho para que no me moleste, y me dices cualquier cosa que hayas oído que creas que podría querer saber.

-¿Qué quiere saber? -preguntó ella más desconcertada que nunca.
-"Si dice algo o escucha algo sobre mí, quiero saber qué es".

-"Dios, Melanie." Ella pensó por un momento, entonces agregó" ¿Cualquier cosa? ¿Incluso si eso significa algo desagradable?

"Si cualquier cosa".

"Si él dice que tu vagina no es tan apretado como el mío, incluso ancho" Por lo del bebé "perdido," ella dijo tímidamente. Melanie soltó una pequeña risa desdeñosa.

-“O tal vez no es lo suficientemente grande” -replicó ella sin pensar-. Prissy soltó una risita.
-"¡Eso es cierto! Tengo que esforzarme mucho para sentirlo.

Melanie asintió cortante y Prissy se dio cuenta de que el momento entre ellas había terminado y la formalidad estaba a la orden de nuevo. Bajó la cabeza y volvió a sus deberes.

***

Roger regresó del mercado de esclavos con unas nuevas compras, la más inusual de las cuales era una mujer africana mayor que salía del barco, que ya hablaba bien inglés. Él la asignó a la cocina, donde todos pronto descubrieron que ella era muy buena en el tratamiento de cortes y otras lesiones pequeñas. Le dio el nombre de Sara, pero los esclavos la conocieron por su nombre africano, Batuulo, y la llamaron cuando estaban solos. Había sido una anciana en su tribu y era popular con algunos de los esclavos, ya que podía satisfacer su curiosidad sobre las costumbres de su patria ancestral. Su audiencia no era plenamente consciente de que África no era el mismo lugar o la misma tribu, pero eso no le quitaba el misterio de las historias. Batuulo era también una gudniinka, un "cortador de muchachas". Aunque fascinada por las costumbres africanas, esa idea no agradaba entre los negros americanizados. "La vida de esclavo tiene pocos placeres. Pero si te lo quitas de la cabeza ya no preocupas mas por ello”, como dijo Mammie Jo.

Además de informar sobre las actividades y comentarios de Roger, Prissy se había convertido en los ojos y oídos de Melanie en los barrios de esclavos. Cuando Melanie se enteró de la historia de Sarah sobre el corte de las mujeres, un escalofrío recorrió su espina dorsal. Qué cosa horrible hacer a una mujer, pensó. Su propia búsqueda de la satisfacción sexual en ausencia de compañeros masculinos durante su ausencia le había llevado a descubrir lo que sus libros franceses habían llamado menage a mois. No era tan bueno como un miembro grande y grueso en ella, pero era mejor sin nada. Y lo que es más importante, había aprendido el papel importante que desempeñaba esa pequeña perla cuando un hombre estaba involucrado. La idea de vida sin ese pico de placer parecía un destino peor que la muerte.

Ella estaba aliviada de que Sarah no estuviera practicando sus ritos bárbaros ahí. Además de aterrorizarla al pensar, la noticia también sirvió para reforzar su creciente visión de los negros como algo más que salvajes sin la guía de la raza blanca. Al mismo tiempo, ella secretamente tenía algo de satisfacción y atracción en el pensamiento. Si ella hubiera sabido de esas cosas cuando culpaba a las esclavas por los deslices de Roger, podría haber ordenado que se las hicieran. Ahora no le importaba lo que Roger hiciera mientras él no la molestara.

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

-“No tengo la menor intención de reprocharle nada, señora, pero la repetida dependencia de uno de su tipo a menudo puede ser malinterpretada para obtener permiso para ... sobrepasar sus límites, si se me permite decirlo” -le había dicho cautelosamente.

Melanie tomó el consejo graciosamente pero también en serio. Varios socios evitarían la sospecha de sus actividades reales y después de lo que le sucedió a Buck estaba bastante segura de que ninguno de los hombres esclavos querría anunciar lo que estaba sucediendo. Para hacer que las cosas fueran aún más inocentes, ella haría que el señor Hodges hiciera la selección por ella. Puesto que ella estaría pasando por una variedad de hombres jóvenes si uno era inadecuado ella simplemente no lo solicitaría de nuevo.

Augustus apareció en la puerta del estudio aparentemente para cortar y apilar leña contra los próximos meses de invierno y para hacer cualquier otra tarea que la señorita Melanie tenía para él. Augustus, como cualquier otro joven de la plantación, conocía alguna versión de la historia de lo que le pasó a Buck. Las historias tenían diferentes variaciones pero todos terminaron con Buck siendo castrado por la propia mano de Melanie. Obviamente estaba asustado.

-“Señorita Melanie, estoy aquí para cortar madera para usted, y para trabajar en lo que necesite. No quiero problemas ni otras cosas, solo quiero trabajar” -dijo tan respetuosamente como pudo-. Melanie había llegado a comprender muy bien la dinámica del poder en la plantación.

-“Usted está aquí para hacer lo que yo diga, siempre que lo diga y como yo diga” -dijo fríamente con los ojos cerrados. "¿Está claro?"

-“Si, señorita Melanie” -respondió bajando sus ojos temerosos.

Melanie tomó té y sándwiches enviados desde la casa principal para almorzar. A la hora del almuerzo le dijo a Augusto que podía almorzar y le ofreció una taza de té y un asiento en la pequeña mesa del estudio. Con cautela pero educadamente aceptó. Melanie le ofreció un sándwich.

-"Es carne asada y queso", dijo, "espero que lo encuentres suficiente".

-“Gracias, señora” -dijo-. Augusto nunca había comido tan bien en su vida. Intentó imitar la manera elegante de Melanie de morder el bocadillo y beber su té lentamente.

-“Dime la verdad, Augusto. Cuando estás con tus mujeres, ¿puedes durar mucho cuando estás teniendo relaciones sexuales? "Melanie preguntó tan casualmente como si le hubiera preguntado sobre sus habilidades de carpintería. Augusto casi se atragantó con el té.

-¿Señora? -preguntó incrédulo.

-“No te avergüences” -dijo Melanie con una leve sonrisa-. Soy una mujer casada, conozco esas cosas y es solo una conversación. No estaré avergonzado, responda mi pregunta. Casi tan asustado por no responder Augustus decidió seguir sus órdenes era el camino más seguro.

-"Me siento muy bien", dijo, luego hizo una pausa. Incapaz de dejar el silencio en pie, continuó: "Siempre dicen que es bueno antes de que dispare. Un día que no puedo decir que puedo. ¿Todavía no ha fallado? -dijo, con creciente orgullo-. Eso era exactamente lo que Melanie quería oír.

Llevaba un vestido de artista, una prenda de una sola pieza que se deslizaba sobre su cabeza y se extendía debajo de sus rodillas cubriendo todo lo que llevaba debajo de salpicaduras de pintura, excepto que no llevaba nada debajo. En una imitación de un movimiento casual, levantó la pierna para recubrirla en la otra dirección. Se aseguró de que Augustus tuviera a su disposición una vista rápida de su sexo peludo. Observó su pantalón de cerca y vio un movimiento de la tela.

-"Muéstrame lo que le das a las chicas por la noche", dijo tratando de mantener el mismo tono casual.

-No es correcto, ¿verdad, señorita Melanie?

-"¡Quítate ese pantalón, AHORA!" Dijo en un tono que no dejaba dudas de que era una orden. Augustus se deshizo de su pantalón ancho revelando un miembro masculino casi tan largo e incluso más grueso que el que Buck había tenido.

-"Por favor, no me corte, señora", lloriqueó.

-No dispares hasta que yo te dé permiso, y nunca en mí, y no tendrás nada de qué preocuparte-respondió ella con la frescura de una hoja de acero-.

A pesar de la terrible amenaza, el pene de Augusto permaneció duro. Melanie se trasladó a la cama pequeña y levantó su bata, extendiendo las piernas y revelando sus encantos más femeninos. Su pene se crispó.

-"Ahora si eres tan bueno como dices que eres, y puedes demostrarlo", dijo Melanie.

Al igual que Buck antes que él, la visión de la carne mujer ofrecida a él abrumó cualquier otro sentimiento y preocupación. Él deslizó su longitud hacia ella lentamente, asombrado de que realmente estuviera sucediendo, y cuidadosamente bloqueando de su mente cómo había terminado eso para el último negro que estuvo en su lugar. Había pasado tanto tiempo desde que Melanie estuvo llena de un pene de ese tamaño por completo que casi alcanzó su pico con solo su empuje en su interior. Ella se mantuvo en silencio y exigió lo mismo de su joven encargado. Estaba aún más intoxicada por el poder de hacerle sentir dolor por la liberación de lo que había estado con Buck. Ambos se movieron al borde de la felicidad tres veces antes de disminuir la velocidad. En la cuarta vez, Augustus estaba claramente en apuros.

-“Por favor, señorita. Tengo que dejarlo salir. ¡Duele!" Le suplicó. Melanie palmeó sus grandes y llenos huevos, enviando un escalofrío por su espalda. Ella estaba menos preocupada por un derrame accidental que antes, porque ahora se estaba manteniendo un seguimiento más cercano de su ciclo. Ella nunca permitía la penetración los 10 días que comenzaban una semana y una mitad después de su tiempo del último mes comenzado.

-"Déjalo salir. Puedes derramarte fuera de mí la próxima vez, después de que me venga”, dijo firmemente. Solo gimió y asintió con la cabeza. Pronto reanudaron sus movimientos y esta vez el estrecho túnel de amor de Melanie apretó el miembro grueso y ella podía sentir el hormigueo comenzar en las paredes de su vagina y la cresta en su botón de amor. Por un momento, ella fue como un animal, gruñendo y haciendo muecas, y de repente se quedó floja. En ese momento Augustus no pudo soportarlo más. Se libro del agarre de su túnel de amor y disparó una larga corriente de semen en el suelo, seguido de media docena más cada vez menores.

Melanie siguió un modelo similar con unos tres o cuatro chicos, a veces dejando que el azar dictara quién estaba disponible y otras veces pidiendo uno específico. Aunque entre los esclavos era un secreto aún más abierto que cuando estaba con Buck, estaba aún más guardado. El incidente con Buck había mostrado a Melanie un lado cruel y despiadado de que nadie se imaginaba que estuviera allí, y había recordado a todos los negros que sufrirían lo mismo si la noticia de tal escándalo llegaba a la comunidad blanca.

Ese arreglo funcionó bien para Melanie durante la próxima década más o menos. Ignoraba alegremente toda la política que alguna vez le había interesado. Incluso las otras mujeres, que previamente habían hecho caso de permanecer ignorantes de los asuntos nacionales, tenían un mayor interés que ella.

-¿No tiene usted la menor preocupación de que esos yanquis traten de forzar su forma de vida sobre nosotros? -preguntó Charlotte Rupert con asombro. Melanie solo se rió.

-“Mi querida Charlotte, si hay algo que he aprendido de mi época en el Sur, es que nada cambia realmente aquí”.

Cuando estalló la guerra, Roger, como muchos de los otros hombres, se sintieron obligados a unirse a la lucha. Como terrateniente podía permitirse formar su propio regimiento de milicias y nombrarse coronel. Era una unidad más pequeña que la mayoría, pero estaba llena de hombres orgullosos como él, seguros de que harían un trabajo rápido con los Yankees y estarían en casa a tiempo para las cosechas. Melanie se sintió aliviada de que él se fuera, aunque solo fuera por unos meses.

Fue alrededor de un mes antes de la Navidad de 1861 cuando recibió la noticia de que Roger había muerto en la batalla de Ivy Mountain en Kentucky el 8 de noviembre. Melanie hizo todo el espectáculo apropiado de dolor y duelo, mientras continuaba sus asuntos clandestinos. Sus principales preocupaciones eran cómo mantener la plantación en marcha. Las escaseces debidas a la guerra ya hacían difícil mantener los suministros necesarios y su algodón valía muy poco debido al bloqueo de los Yankees. Los corredores del bloqueo compraron el algodón barato sabiendo que la mayor parte de él se perdería consiguiendo más allá de los barcos de Yankee, y el precio en los fardos supervivientes tuvo que cubrir todas las pérdidas así como las ganancias del corredor. Aunque el algodón del Sur estaba en demanda, si el precio final era demasiado alto, las fábricas de Inglaterra podían comprar tan fácilmente algodón egipcio de mayor calidad.

El estrés de tratar de mantener la plantación a flote hizo requerir de Melanie "relajaciones especiales" de todo el más importante para ella. Con el fin de sentir que todavía tenía algún control sobre su vida que ejercía aún más control sobre sus jóvenes a cargo, exigiendo aún más hazañas de Hércules de resistencia de ellos. Para sus chicos, el sexo solía ser más que suficiente para contrarrestar el remoto temor de los resultados terribles, ahora era difícil disfrutarlo, siendo superado por el miedo real y presente al fracaso de realizar a su satisfacción. Después de mantenerse en el borde durante casi una hora, no pudo soportar más y sacó y derramó su semilla sobre su vientre. Melanie estaba instantáneamente y doblemente enfurecida de que se derramara sin permiso y que lo hizo en su cuerpo. Ella lo amordazó con un trapo y lo ató al mismo roble que había sido escenario del castigo de Buck. Ella se lanzó contra el pobre muchacho con un látigo de caballo, mientras gritaba "¿Cómo te atreves a desobedecerme?" Sus gritos seguramente habrían atraído a una multitud si no lo hubiera amordazado. Su golpe final golpeó su bajo testículo colgando con una grieta sólida. En un instante su cuerpo se puso rígido y luego comenzó una serie involuntaria de estremecimientos por todas partes. El vómito salió de su nariz cuando no pudo salir de su boca. Melanie lo cortó, quitó la mordaza y regresó a la casa principal. Cuando llegó a la cocina, señaló a Sarah.

"Hay un chico de mi estudio que necesita se cuidado. Ve, ahora", dijo y casualmente se acercó a su habitación.

Batuulo agarró su bolsa de cuero y encontró al muchacho todavía tendido en la base del árbol. Ella pidió ayuda y varias mujeres que estaban lavando ropa vinieron en su auxilio. Llevaron al chico a la cabaña más cercana y comenzaron a lavar sus sangrientas heridas. Fue entonces cuando Batuulo advirtió el oscurecimiento e hinchazón del testículo. Había visto heridas como ésa en África. Ella sabía que había sangrado dentro del escroto que sostenía los huevos masculinos. El muchacho estaba recuperando la conciencia, y sintiendo el dolor en su ingle. Alcanzó las partes heridas y Batuulo le dio una palmada en la mano.

-"Estas gravemente herido. Puedo ayudarte, pero tengo que cortarte. Si no lo hago, podrías perderlo todo", dijo. El chico estaba aterrorizado, y claramente no sabía qué hacer. "¿Confías en mí?", Preguntó. Solo podía asentir con la cabeza.

Tomó un cuchillo e hizo una pequeña hendidura en su bolsa de piel. La sangre se derramó junto con un poco de líquido claro, luego se redujo a un goteo. Echó agua sobre la herida y buscó la fuente del sangrado. Como ella temía que fuera del "huevo" en sí. Se volvió hacia una de las mujeres reunidas y le entregó algo de su bolsa que parecía un gran par de pinzas.

"Caliente la punta de esto en el fuego hasta que brille", le dijo. Al oír esto, el muchacho empezó a gritar.

"¡NO! ¡Por favor, no! "

-Aquí, chico -dijo Batuulo con dulzura-, es solo uno de ellos. Tienes dos, estarás bien. La expresión de sus ojos decía que todavía no estaba convencido. "Si no tomo uno, ambos se hincharan, se pondrán negros y luego ambos lo perderás o morirás".

Las otras mujeres lo abrazaron fuertemente. Batuulo tomó las pinzas calentadas y pellizcó el cordón que sostenía el huevo. Hubo un sonido “sizzling” y un horrible olor cuando ella cortar el "huevo". El chico gritó, pero su dolor no fue tan grande como cuando el látigo lo golpeó. Se dobló un poco de su piel de saco para cubrir la rendija y la pegó junto con alguna sustancia con aspecto extraño que guardaba en una pequeña lata.

-¿Cómo te llamas? -preguntó Batuulo.
-“Mel” -dijo-.

***

Fue a principios de 1865 cuando todo se vino abajo. Solamente los viejos y los muchachos fueron dejados en la ciudad y ningunas fuerzas confederada estaban en la región. Los soldados yanquis estaban a solo unos días de viaje y los esclavos de muchas de las plantaciones circundantes habían huido. Seguramente las manos del campo aquí serían las próximas, pensó Melanie. Los trabajadores de la casa podría quedarse y eso podría ser suficiente para mantener los huertos tendidos para que todos pudieran comer. Estaba pensando en todas estas contingencias cuando escuchó cosas que se rompían y gente gritaba. Estaba fuera de su dormitorio ya medio camino de la gran escalera cuando vio a la multitud de negros en el vestíbulo de entrada.

Muchas de las manos del campo nunca habían estado dentro de la mansión y estaban aturdidas al mirar silenciosamente. Otros manejaban sus rastrillos y azadas como armas y gritaban. Melanie reconoció a Mammie Jo, Augustus y algunos de los otros chicos con los que había estado íntimando en el frente de la multitud. Y estaba Buck, que parecía mucho más viejo, suave y débil en su cuerpo, pero con una cara tan dura como el acero.

-¡Vemos por ella! -gritó y todos subieron corriendo las escaleras. Melanie huyó a su habitación, pero dos hombres grandes la detuvieron antes de que ella pudiera cerrar la puerta del dormitorio, como si eso los hubiera mantenido fuera. La empujaron a la cama y ataron sus muñecas a los postes de la cama con las cuerdas toscas. Mammie Jo y Buck se adelantaron. Buck habló.

-Tenemos un asunto pendiente que atender -dijo amenazadoramente-. Mammie Jo y los demás asintieron solemnemente.

-"Tomó a mi hijo, un... un..." Mammie La ira de Jo se expreso en lágrimas. ¡Mutilado! ¿Por qué no aguantó venirse? ¿Sabes que él es débil? Todos los días se agota al límite. Pero todos los tiempos de la vida para empujarlos más allá del límite. "

"Sólo estaba tratando de hacerlo mejor para los dos", dijo ella dándose cuenta de que todo el mundo sabía y no tenía sentido intentar mentir sobre eso ahora.

-Pensé que podrías decir algo así -dijo Mammie Jo, sonriendo. La multitud se separó y Batuulo dio un paso adelante.

Me llamas Sarah, pero mi nombre es Batuulo. “Y tú eres un ejemplo perfecto de porque hay que cortar a algunas mujeres". Recordando lo que hizo Batuulo en su viejo país, Melanie comenzó a luchar, pero las cuerdas le sujetaron firmemente los brazos. Ella juntó las piernas y trató de meterlas bajo su cuerpo, pero solo resultó en inútil retorciéndose. Dos hombres grandes con los brazos del tamaño de la mayoría de los muslos de los hombres cada uno agarro una pierna, ató otra cuerda áspera alrededor de sus tobillos a los postes de la cama del pie de la cama. Melanie quedo con las piernas extendidas. Su simple vestido de la casa se le había subido y sus mangas la cubrían desde arriba de las rodillas hasta la cintura.

-Qué bonitas prendas interiores tienes. Casi es una lástima tener que destruirlas", dijo Batuulo.

Sacó un pequeño cuchillo de una bolsa de cuero que llevaba. La hoja era oscura y manchada de muchos años de uso, pero se podía ver el afilado borde había sido cuidadosamente mantenido como brillaba en la luz. Batuulo cortó el fondo y el calzón (braga) por debajo hasta que pudieran ser completamente arrancados de su cuerpo. Melanie estaba en pánico mientras la realidad de su situación se estrellaba en ella.

"Por favor, no hagas esto. Te lo ruego. Por el amor de Dios, no me hagas esto. Ella estaba suplicando. "Tomen lo que quiera de la casa, no voy a notificar a las autoridades. Firmaré sus papeles de libertad, cualquier cosa.

"Ya tomamos lo que queremos de la casa", dijo Mammie Jo. "Ya no hay ninguna 'autoridad' no hay a quien 'notificar, no necesito papeles de libertad. Los yanquis dicen lo mismo, y los soldados van por la calle diciéndolo”.

Batuulo había terminado de quitar toda la ropa interior de Melanie, revelando su sexo espeso y labios llenos. Su clítoris seguía escondido debajo de su capucha, pero eso no lo protegería. Atada a su cama, su sexo vulnerablemente expuesto para que todos lo vieran, Melanie estaba fuera de su mente con la idea de que nunca volvería a experimentar lo que sus libros franceses llamaban la petite mort.

-"Sí, les castigué horriblemente", confesó desesperadamente. -Tú más que a todos, Buck. Lo siento. Veo que ahora estaba mal pedir siempre más. Entiendo tu enojo, tu necesidad de esta venganza. Fuiste castigado por llegar a tu placer demasiado pronto, pero, por favor, lo has alcanzado antes de que lo fueras... -se calló incapaz de ponerse a usar las palabras. Batuulo sonrió, ya lo había visto antes cuando las chicas mayores eran cortadas. Para ella solo añadía más pruebas de que esta mujer blanca estaba atada al Diablo con esta carne.

-¿Qué es exactamente lo que estás pidiendo, mi lady? -preguntó Batuulo, con una sonrisa de sabiduría y su mejor imitación de gente blanca hablando. Melanie se ruborizó de vergüenza, pero no pudo dejar pasar esta oportunidad, aunque fuera remota.

"Desata una de mis manos y déjame en paz en la habitación por... solo un poco de tiempo". Ella dijo.

-"¡Absolutamente no!" Gritó prácticamente Batuulo. "¡No seré parte de un comportamiento tan vil!"
-Está bien, déjame con Augustus.

Batuulo y Mammie Jo susurraron de un lado a otro por un momento, pero Melanie no pudo decir lo que se dijo. Batuulo tenía una mirada severa en la cara.

"Le concederemos algo como su petición, pero sus días de recoger sus favoritos han terminado", dijo Batuulo. Ella y Mammie Jo se volvieron para salir de la habitación. En la puerta Batuulo se detuvo y miró por encima de su hombro.

Volveré por ti más tarde. Disfruta si puedes.

Como si su salida fuera una señal, uno de los hombres grandes que la habían atado se interpuso entre sus piernas y dejó caer su pantalón. Su enorme pene ya estaba duro, y parecía más un antebrazo que un pene.

"¡No! ¡Espera! Todavía no estoy lista -le suplicó Melanie-. En su temor estaba seca como un hueso ahí abajo. Podría haber estado hablando una lengua extranjera. El brutal golpeó de su miembro enorme en ella. La sequedad la hizo sentir como si estuviera siendo raspada y quemada y su tamaño parecía que estaba siendo desgarrada por dentro. Gritó tan fuerte que los del primer piso la oyeron como si estuviera en la habitación. El hombre grande pronto arrojó su semilla profundamente en ella acompañada de gruñidos. Cuando se retiró pudo sentir su eyaculación emanando de ella.

Pero otro hombre rápidamente tomó su lugar. Él era más del tamaño que estaba acostumbrada, y gracias a la lubricación del semen del primer hombre se deslizó sin dolor, aunque todavía estaba dolorida por el primer encuentro. Eran manos sucias y sudorosas; Que sabían cuándo estaban húmedos por última vez, y mucho menos bañados. Cuando uno terminaba otro tomaba su lugar, la pesadilla no terminaría. La acumulación cada vez mayor de semen en ella redujo la fricción agradable para los hombres, permitiéndoles durar más tiempo. El constante movimiento de sus partes femeninas, combinado con el grosor de algunos de los hombres poco a poco la despertaba. El aumento de su excitación atrajo su atención lejos de la terrible realidad y lo peor que la esperaba al final de su violación en grupo.

De repente, su lujuria se apoderó completamente y comenzó a temblar y a gritar. Se tensó toda y luego se quedó floja. Su violador salió a chorros poco después y se retiró. La calma pacífica que sentía después de su cumbre pronto se hizo añicos cuando otro hombre se coloco entre sus piernas. Puede que hubiera terminado, pero todavía había más hombres que querían un trozo de la señorita blanca. Después de lo que pareció la mayor parte del día, aunque solo pudo haber sido varias horas, el último hombre gimió y gruñó al dejar su secreción pegajosa en ella. El último hombre se quitó se subió el pantalón y salió de la habitación, mientras Batuulo, Mammie Jo, Buck y Mel entraron. Batuulo llevaba su pequeña bolsa de cuero y un tazón pequeño, Mammie Jo tenía un cubo con unos trapos cubiertos por el costado.

"Esto es normalmente para las mujeres, pero creo que Buck y Mel tienen un interés en ver esto hecho", dijo Batuulo.

-Las limpian un poco -dijo Mammie Jo, mientras le echaba algo de agua a su sexo y la limpiaba con los harapos. -Los hombres suelen dejar un lío, ¿no? -preguntó riéndose.

El agua fría y el dolor en sus brazos y piernas la devolvieron a la realidad de que la violación había terminado y ahora algo peor iba a suceder. Batuulo estaba examinando las partes sexuales de Melanie con cierto detalle, tirando y tirando de diferentes partes. Se centró en el clítoris que Melanie sabía que podía producir un pico de placer por sí solo. A pesar de ella y de todo el pequeño órgano había pasado, comenzó a endurecerse.

"En mi patria llamamos a esta parte de una mujer el kintirka. Para impedir que una muchacha se entregue a sí misma a demasiado placer y para hacerla más interesada en agradar a un hombre, cortamos la punta de esto. Lo llamamos kintir, ver como su nombre, solo más corto. Kintirka, kintir -dijo levantando el pulgar y el índice y acortando la distancia entre ellos-.

-¿Es... eso es lo que me vas a hacer? -preguntó nerviosamente Melanie. Batuulo ignoró su pregunta y continuó su explicación.

-"Algunas mujeres, ellas se atan al Diablo con esta carne. Hacen cosas malas en busca de sus propios placeres egoístas. Para ellos no es suficiente para reducir un poco la sensación. Para ellas debemos tomar el kintirka de sus raíces. Y también tomamos el faruuryaha", dijo tocándose los labios del pétalo de flor del sexo de Melanie.

"¡NO! Oh, por favor, no, no me hagas eso! "Melanie gritó cuando el impacto de lo que Batuulo acababa de decir la golpeo.

Batuulo se acercó más entre sus piernas y abrió su bolsa. Mammie Jo sostuvo una gran vela para iluminar mejor su trabajo. Melanie se preguntó porque no sólo usaban una de las lámparas de aceite, había muchas en la habitación. El viejo cuchillo reapareció, Melanie hizo otro inútil tirón en sus ataduras.

"Mantente muy quieta, o mi corte no será exacto. Podrías sangrar hasta morir si me haces cortar demasiado en el lugar equivocado -dijo Batuulo con un extraño tono tranquilizador-. Tiró de la solapa izquierda de la piel, estirándola. La hoja del cuchillo estaba en la parte superior, justo debajo del clítoris. En un instante el cuchillo cortó en una fracción de pulgada, liberando la parte superior de los labios del clítoris, y luego en un movimiento largo y descendente la hoja separó el resto de ella de su cuerpo. Melanie se puso rígida y dio un grito apagado durante el corte. Batuulo levantó el trozo de piel. Estaba redondeada por un lado, su curva se extendía suavemente y luego volvía a entrar, mientras que el otro era un borde afilado y liso, aunque cubierto de un poco de sangre. Melanie empezó a llorar cuando lo vio colgando de los dedos de Batuulo. Colocó con cuidado la carne cortada en un paño pequeño, y luego secó otra en un líquido oscuro y lo presionó contra el corte que acababa de hacer. Se quemó, pero causó sólo una sorprendida toma de aire de la ex señora de la casa.

-Y ahora, por el otro lado -dijo ella con toda naturalidad-. Cuando el cuchillo se acercó a sus otros labios Melanie comenzó a gemir y luchar, sabiendo lo que vendría.

-“Manténganla firme” -dijo Batuulo a Buck y Mel. Cada uno agarró un muslo con un brazo mientras que el otro fijó sus caderas a la cama. Ella gritó más cuando se retiraron los segundos labios, aunque solo pudo hacer eso porque ella anticipó el dolor que causaría. Pronto el líquido astringente quemado se aplicó a ese lado de su sexo y un buen par de faruuryaha estaban tendidos uno al lado del otro sobre el paño.

-“Sujétenla, muchachos” -le dijo Batuulo a Mel y Buck-, este próximo será muy doloroso. Tengo que cortar bajo el kintirka y luego también sobre la parte superior de ella y pelar la piel. "Ella hizo sus cortes con cuidado y Melanie gritó y gritó en cada corte y en ocasiones trató de luchar como el cuchillo expuso su clítoris. No era más grande que el dedo meñique de un bebé, al menos eso era todo lo que podía ver.

-¿Por qué? -preguntó Buck, un poco asombrado de que todo eso se llevara a cabo una pequeña pieza de carne.

-Sí, pero kintirka es muy astuto, como un caracol. La mayor parte de ella está escondida en el interior. Tiene dos colas o raíces que bajan por cada lado de su abertura. "Batuulo cogió algo que parecía un gran par de pinzas. Utilizando la herramienta de pinzas, agarró el clítoris firmemente y se detuvo exponiendo más de ella en la apertura que había hecho.

"AYYYYIIIIII," Melanie gritó de dolor. "Por el amor de Dios, ten piedad."

"Esta es la misericordia de Dios", ella le respondió a Melanie, luego a Mammie Jo, "Este recipiente alimenta la sangre a kintirka, cuando la corte use la llama de la vela para detener la sangre." Las pinzas ahora pellizcaron el vaso sanguíneo y cortaron el cuchillo Desde el clítoris, y Mammie Jo cauterizó el vaso con la llama todo el tiempo, mientras los sonidos sobrenaturales provenían de Melanie, sus pies temblaban incontrolablemente. Batuulo continuó tirando del clítoris mientras trabajaba el cuchillo a través de pequeños hilos de piel que parecían sujetarla al resto de su cuerpo. Mammie Jo pensó lo mismo que cortar la piel de un pollo. De repente, una corriente de orina salió de debajo del área cortada y empapó la cama. Al fin, el clítoris entero fue liberado. Su cabeza era pequeña y delgada, pero las raíces eran gruesas y largas. La forma en que Batuulo lo sostenía para que todos lo vieran, aún agarrándose a las pinzas, hacía que las raíces se movieran y se movieran, haciéndola parecer viva, como una especie de gusano mutante. Melanie gritó ante la vista y deseó desmayarse, pero no pudo.

Batuulo colocó el kintirka junto a la faruuryaha, claramente iba a mantenerlos como trofeos de algún tipo. Usando una aguja y un hilo ordinarios, puso unas cuantas puntadas en la hendidura que había hecho en la parte superior del sexo de Melanie, y la cubrió con más líquido astringente y, por buena medida, vertió cera fundida sobre la herida. Las cuerdas estaban desatadas y todo lo que Melanie pudo hacer fue enrollarse en una bola y llorar.

Instrumentos y recuerdos fueron reunidos y todos salieron de la mansión en busca de un nuevo lugar para comenzar su nueva vida. Cuando se secaba en unas pocas semanas, el kintirka de Melanie se asemejaría a una entrepierna de pollo, y Batuulo tendría un nuevo collar que usar. La violación y la mutilación de Melanie se convertirían en la horrorosa historia de advertencia del día.




Historia Original Aquí.





Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

NAVIDAD DULCE NAVIDAD

Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado, por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual......


NAVIDAD DULCE NAVIDAD
Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado, por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [CBT] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





25 de Diciembre Navidad, Nuria de 36 años estaba sola en casa, sin pariente alguno, paso la navidad sola pese a ser invitada a un sinfín de lugares por amigas, era soltera y sin hijos ya que era estéril por la tarde de ese día, llamo a un servicio muy exclusivo, un lugar que se especializaba en brindar a mujeres solas y con el poder económico que ella poseía el placer que tanto necesitaban, ella hizo su elección de un catalogo en lineo y se le informo del precio como la hora de llegada.

Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado,  por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual, se vistió con una blusa muy escotada color azul rey, una minifalda negra y tacones altos, se sirvió una copa de vino y se sentó a esperar.

Unos segundos a la hora que se le informo Nuria escucho el timbre de la puerta con algo de excitación se puso de pie para caminar hasta la puerta, al abrirla se encontró con aquel hombre alto, de espalda ancha portando una gabardina larga que llegaba casi hasta los tobillos de color gris, el hombre extendió la mano y dijo.

-“Hola, mucho gusto soy Noel”. Dijo él.

Por supuesto aquel no era su nombre real, Nuria lo sabia pero era original para la fecha que era pensó para ella misma.

-“Hola Noel soy Nuria tu Ama por esta noche, mucho gusto pasa por favor”. Dijo Nuria mientras estrechaba la mano del hombre que entro a su lujosa casa a las afueras de la ciudad.

Era poco más de las 7 PM, cuando Noel le entrego el contrato de esclavitud a Nuria, el cual leyó con detenimiento, ahí especificaba claramente que ella podría hacerle lo que quiera a su cuerpo sin restricción alguna, lo que por supuesto hizo humedecer el interior de su vagina de inmediato al pensar en todas las posibilidades, luego de leerlo lo firmo y con eso inicio la sesión.

Noel sin que Nuria lo ordenara se despojo de su gabardina, dejando su cuerpo casi al desnudo apenas se quedo con una minúscula prenda de color rojo vino y un par de botas tipo militar color negro que le cubrían un poco más arriba de los tobillos,

Nuria abrió grandes los ojos al ver el cuerpo de aquel hombre casi desnudo ante ella, le hizo dar la vuelta para ver como su prenda color vino se perdía entre sus fuertes nalgas, las cuales tomo y amaso con sus manos, sintiendo su firmeza, Nuria luego condujo a Noel a un amplio salón en que apenas tenía muebles con un decorado navideño.

Una vez ahí Nuria comenzó acariciar el cuerpo del hombre quien sin hacer ninguna expresión, se quedo inmóvil, las manos de Nuria sintieron su pecho y abdomen completamente depilados, luego bajaron para amasar su paquete que se abultaba en su pequeña prenda, que pronto bajo hasta mas debajo de sus rodillas, dejando al descubierto sus genitales en concordancia con el resto de su cuerpo completamente sin vello alguno, pero Nuria ya de cuclillas frente a Noel no los toco solo los admiro.

Sintiendo como el interior de su vagina cosquilleaba, rápidamente tomo unas pinzas originalmente diseñadas para los pezones pero que ella uso colocándolas en el escroto lampiño de Noel, ambas pinzas estaban unidas con una delgada cadena de la que ella comenzó a tirar hacia abajo, el rostro de Noel inexpresivo hasta ese momento comenzó a hacer muecas de dolor hasta que dejo escapar un pequeño gruñido de dolor.

-“¡AAAAHHHHH!” Gruño Noel.

Aquello hizo excitar aun más a Nuria, más de lo que ya estaba, luego de algunos minutos Nuria se llevo a Noel tirando de la cadena que pendía de sus huevos hasta otra habitación, ahí hizo que se deshiciera de su pequeña prenda y botas para quedar por fin completamente desnudo le coloco un pasamontañas negro en su cabeza, por lo que solo sus ojos y boca quedaron visibles, hizo que se colocara en cuatro patas sobre una base donde apoyo sus rodillas y codos, otra parte sobre salía sosteniendo su pecho, un anillo de metal fue cerrado alrededor del cuello de Noel, sus tobillo, piernas, brazos y muñecas también fueron asegurados, dejándolo completamente indefenso con sus nalgas al aire y sus huevos colgando entre sus piernas bastante abiertas.

Nuria se despojo de toda prenda que llevase encima quedando completamente desnuda, sus bellos pezones rosados fueron notados de inmediato por los ojos de Noel que luego bajo su mirada para ver su clítoris también del mismo tono sobresalir de sus labios vaginales cerrados como una empanada completamente depilados, Nuria fue hasta una mesa donde tomo un arnés, cuando termino de colocarlo en su pelvis, del frente sobresalía como un cuerno un largo y grueso dildo realista de metal, por dentro del triangulo que lo sostenía un dildo que ya estaba vibrando le estaba dando placer interno a la vagina de Nuria que no tardo en comenzar a chorrear sus juegos por sus piernas.

El placer que Nuria buscaba no era la que el sexo convencional puede proporcionar a ella le gustaba dominar, sentirse en control, dueña de la situación, pero esa noche deseaba algo más deseaba hacer desde hacía mucho tiempo, y esa noche estaba dispuesta a cumplir su fantasía pero antes algo de diversión; se coloco detrás de Noel para abrirle sus firmes nalgas se las abrió para revelar su ano cerradito oscuro y depilado, se lo lambio como succiono un par de veces dándole un exquisito beso negro a Noel.

Nuria le escupió tres veces su ano, antes de comenzar a restregar su falo metálico entre sus nalgas, aquello solo duro unos segundos antes de que ella comenzara a penetrar a Noel con aquel miembro rígido de metal cromado, Nuria se lo inserto de una sola vez por completo hasta que sus pelvis choco con sus nalgas, lo que hizo que Noel diera un gruñido de dolor.

-“GGUUHHHHHHHH”. Gruño Noel.

Nuria sintió como su cuerpo se estremeció dado que lo tenía bien sujeto de sus caderas, ella comenzó con su mete saca casi de inmediato, con cada embestida sentía una placentera punzada en el interior de su vagina, a los 10 minutos de aquello Nuria llego a un potente orgasmo, que hizo que sus jugos totearan de su vagina sin parar, pero no se detuvo pese a que sus muslos se contrajeron con espasmos por el gran orgasmo que acababa de experimentar, sus pezones también quedaron muy duro y erectos.

Nuria continuó masacrando el ano de Noel, cuyo pene en completa erección no dejaba de filtrar líquido pre seminal, incluso ya para ese momento un pequeño charco de líquido viscoso similar al lubricante sexual se había formado en el piso directamente debajo de su hinchado glande.

Nuria alcanzo seis poderosos orgasmos y Noel se vino tres veces gracias a la estimulación brutal de su próstata antes de que ella parara sus embestidas, un enorme charco de los flujos de Nuria quedo en el suelo, apenas pudo ella incorporarse sus piernas estaban debilitadas sin quitarse el arnés fue hasta la misma mesa donde tomo un pote de crema para regresar detrás de Noel, abrió el frasco y con una mano comenzó a aplicarse la crema en su brazo derecho, hasta que estuvo todo cubierto de crema hasta casi el hombro.

Todo esto Noel lo podía ver gracias a un gran espejo que estaba justamente frente a donde estaba, Nuria dejo el pote para comenzar a introducir tres dedos bien lubricados por la crema de una sola vez ya que el ano de Noel aun continuaba bien abierto luego de la casi una hora de estarlo penetrando con el dildo metálico que aun sobresalía de la entrepierna de Nuria, poco a poco ella fue introduciendo primero su mano, por completo dentro de las entrañas de Noel, girándola en su interior e incluso apretando fuerte su próstata, lo que le hizo sentir un gran dolor como una gran cuarta eyaculación.

No paso mucho rato hasta que el brazo de Nuria estaba dentro de Noel que se retorcía de dolor al sentir el brazo de ella casi hasta el codo dentro de él, Nuria sacaba e introducía su brazos como si lo estuviera penetrando, apretando de tanto en tanto su próstata que hacia estremecer de dolor como placer a Noel.

-“AAAAAGGGGGJJUUUUU”, Gritaba Noel cada que le apretaba su próstata.

Aquella masacre anal que Nuria le propinaba a Noel duro casi una hasta que ella extrajo por completo su brazo de un interior, algo de sangre broto del muy abierto ano de Noel que quedo casi inconsciente donde estaba, con todo su cuerpo cubierto de sudor, Nuria muy excitada fue hasta uno de los baños de su mansión donde tomo un baño a consciencia para regresar a donde estaba Noel con una bandeja cubierta con un paño.

Le coloco una mordaza de bola a Noel en la boca para luego introducirle analmente un enorme vibrador especialmente diseñado para estimular la próstata, dándole descargas eléctricas, Nuria le coloco en su pene un tubo de plástico con un gran receptáculo capaz de albergar hasta 500 Ml de semen.

A los pocos minutos que Nuria encendió el estimulador prostático, el pene de Noel comenzó a disparar semen pese a que ya se había venido varias veces en todo el rato que Nuria había estado jugando con él, las eyaculaciones se sucedían cada pocos minutos llenando de dolor más que de placer a Noel que sentía su próstata a punto de estallar, el receptáculo de semen marco 391 ml cuando Nuria lo retiro del pene aun goteante de semen de Noel que continuaba endurecido, Nuria entonces quito el estimulador anal y destapo la charola que anteriormente trajo con ella.

Dejando al descubierto algunas herramientas que Noel no pudo ver, entre ellas un cuchillo muy afilado usado por los cirujanos del siglo XIX para amputar brazos, era un poco curvo aserrado y muy afilado, pero Nuria tomo un elastrador que ella había mandado a modificar por lo que estiraba la liga castradora tres dos veces más ancha que un elastrador normal, tomo el pene aun erecto de Noel como sus huevos para jalarlos hacia atrás, lo que los hizo sobresalir por debajo de sus nalgas que estaban todas empapadas de sudor, con algo de sangre aun saliendo de su ano no cerrado aun.

Nuria activo el mega elastrador como ella le nombro ya cargado con dos ligas castradoras paso los huevos primero para luego pasar el pene de Noel por el centro de las estiradas ligas, se aseguro que las quedase lo más pegada al nacimiento de su pene y escroto antes de retirar el seguro que hizo que las ligas se cerraran de golpe sobre los genitales de Noel, cuyo cuerpo se sacudió de dolor al sentir la terrible punzada del apretón de la liga en aquella área tan sensible para cualquier hombre.  

El cuerpo de Noel que no sabía a qué se debía ese terrible dolor, se sacudió por 10 largos minutos hasta que poco a poco su cuerpo se acostumbro a las ligas, Nuria espero unos 20 minutos mientras acariciaba el pene y huevos de Noel diciéndole.

-“¡Serán un gran eunuco!” Decía Nuria.

Noel para ese momento estaba aterrado pues había logrado ver las ligas que le fueron colocadas en sus genitales, trataba de liberarse y movía su cabeza en forma negativa como diciendo a Nuria que se detuviera, por su mordaza en su boca no podía hablar solo mugidos salían de él.

Nuria una vez pasado el tiempo que estimo necesario, tomo el cuchillo para amputar y llevo de nuevo el escroto y pene erecto de Noel hacia atrás mientas este continuaba negando con la cabeza y tratando de liberarse, Nuria comenzó a cortar entre ambas ligas apenas le tomo unos segundos cortar tanto el pene como escroto de Noel con aquel cuchillo siendo ella cirujana y uróloga no tuvo problemas en detener el poco sangrando que hubo una vez anulado a Noel, tomo los que una vez fueron los genitales de Noel y se los llevo a la cocina, dejando a Noel desmayado ahí.

Cuando Noel recupero el sentido algunos minutos más tarde, se encontró con Nuria sentada a un lado de una elegante mesa, con platos de porcelana muy fina, ella estaba comiendo los que alguna vez fueron sus huevos y su pene ya casi era historia apenas el glande permanecía sobre el plato, Nuria de tanto en tanto bañaba lo que estaba comiendo con una salsa blanca pronto Noel comprendió que era su semen.

Cuando Nuria termino de comer se bebió lo que quedaba de su copa de vino y fue hasta donde estaba Noel para liberarlo apenas lo hizo sus manos se fueron a su entrepierna para ese momento vendada, y con una tubo sobresaliendo de la venda para la orina.

Noel lloro, cuando se coloco su prenda color vino sintiéndola vacía al frente, Nuria le dio un cheque con una generosa suma de dinero por su perdida y lo beso en los labios antes de decirle al oído.

-“Tu carne y semen me han dado una Dulce Navidad”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CORTE MUY APRETADO

Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos......


CORTE MUY APRETADO
Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: JohnKovack





Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos.     

También usé ligas para simular la circuncisión, poniendo la banda justo detrás del glande. Cuando era más joven siempre quise ser circuncidado; Sin embargo, nunca sucedió. Así que a la edad de 27 años, decidí cortarme, optando por un corte bajo y apretado. Me masturbe cinco veces la noche antes de mi circuncisión, ya que estaba muy emocionado de cambiar mi apariencia. Recuerdo muy bien la última mirada a mi pene sin cortar y sin usar antes de que tuviera que ponerme en la mesa de operaciones.

Realmente deseaba que el médico hubiera cortado mi pene una vez que el anestésico local hubiese tomando efecto. Era una increíble sensación tumbado en la mesa de operaciones, con mi pene y huevos expuestos, sabiendo que mi pene iba a ser mutilado, cortando casi todo el prepucio interior. Antes de la operación, el médico me pidió que marcara la línea del corte con una pluma, lo cual hice. Por supuesto, quería quitarme la piel lo más posible. Así que lo marque de acuerdo con mi fantasía más salvaje. Mirando la línea, se sorprendió y preguntó dónde está la marca del prepucio interior que quiero conservar. Respondí que no quería tener ningún prepucio interior.

-"Lo siento, eso es imposible ya que tengo que mantener al menos 5 milímetros de su prepucio interior. De lo contrario, la herida no cicatrizaría adecuadamente. Además, la circuncisión no puede ser revisada más tarde si no deja una cantidad suficiente de prepucio”. Dijo el Doctor:

-"Por favor, puede asegurarse de que el corte es lo más apretado posible". Le dije

Él miró mi pene y lo estiró a su longitud entera antes de responder: "Siento que su pene es aproximadamente 7 cm flácido; Sin embargo, debe ser cerca de 15 cm erecto basado en la piel actual y el tejido eréctil. Así que es imposible hacer el corte muy ajustado sin causar erecciones dolorosas".

- "Como he dicho, estoy feliz de firmar un formulario de consentimiento. Entiendo su preocupación y los riesgos asociados con un corte muy ajustado". Le dije.

-"Lo siento, no puedo hacerlo. Tuve un paciente con un deseo similar, e hice la circuncisión demasiado apretada. Después de la cirugía, el paciente se dio cuenta de que, cuando estaba erecto, una gran cantidad de piel de su escroto se estiraba, haciéndolo doloroso y también haciendo imposible el uso de condones". Dijo el Doctor.

-"Como he dicho antes, no me preocupa". Le dije

-"Lo siento pero no repetiré el mismo error. Si quieres, el corte puede ser revisado en una re-circuncisión". Dijo el Doctor.

Después de ese breve intercambio de opiniones, el médico procedió a cortar mi prepucio, que tomó unos 15 minutos. Luego dijo: "Ahora viene la parte aburrida, tengo que coser la herida".

Esto fue una broma pensé, respondiendo: "Aburrido, pero muy importante, ¿no cree?"

Después de otros 20 minutos, el procedimiento estaba hecho, y él puso un vendaje apretado en mi pene y me envió a casa con algunos analgésicos.

El período de recuperación, fue de alrededor de cuatro semanas, fue desagradable y sin incidentes. La primera vez que vi mi nuevo aspecto me sentí muy decepcionado, ya que en el estado flácido un pedacito de prepucio (unos 2-3 milímetros) cubrió mi glande. Cuando erecto, como sugirió el médico, el corte se sentía muy apretado, sin movimiento de la piel posible. Así que fue el corte más ajustado posible dado el hecho de que mi pene crece en más del 100% durante las erecciones.

Viví con este corte por bastante tiempo. Finalmente, mi fantasía de nuevo me pateó. ¿No sería genial tener el corte más ajustado. Tan apretado que las erecciones son muy restringidas. Una pene de un niño pequeño de no más de 8-9 cm cuando este erecto. Yo fantaseé durante años y usé cinta para simular un corte aún más apretado. Realmente me gustó el hecho de que ese corte extremo me haría sentir frustrado con un pene un poco patético incapaz de crecer más allá del pene de un niño pequeño.

Tengo que subrayar que después de algunas experiencias con mujeres y hombres realmente disfrute siendo el pasivo en una relación. Nunca me gustó penetrar a una mujer - pero realmente me gustaba chupar vaginas. Acabe por imaginar cómo sería usar mi pene minúsculo y penetrar a una mujer o ser penetrado por un hombre fuerte y musculoso.

Entonces me encontré con un nuevo dispositivo, el anillo de Shang, y pensé si podría ser utilizado para darme un corte más apretado. El anillo de Shang está disponible en línea y no requiere un cirujano entrenado. Una vez que el anillo está cerrado, el prepucio se corta, y el anillo sostiene la herida. No hay sangrado y no hay necesidad de puntadas. También sabía que este dispositivo conduce a un corte bajo y apretado, con todo el prepucio que se quita. Además, no debe usarse para la circuncisión porque es muy difícil juzgar si se quita demasiado prepucio. La razón es que una vez que el anillo se cierra justo detrás del glande, el prepucio se voltea sobre el anillo. Este método es bastante común en las circuncisiones tradicionales y religiosas, ya que no requiere mucho entrenamiento y conduce a un corte bajo y apretado, dejando muy poco para jugar.

Por lo tanto, busqué un circuncidador tradicional, fácil de encontrar en las principales ciudades. Fui a una consulta, y el explicó el método.

-"Sí, puedo hacerlo más apretado. Eso no es problema". Dijo el Circuncidador.

El Circuncidador era de Oriente Medio y tenía una ayudante, una joven que llevaba un hijab de unos veinte años. Fijamos una fecha para el procedimiento.

En el día, estaba emocionado. El Circuncidador habló a la Joven en árabe; Por supuesto, no lo entendí.

"Este tipo es un poco extraño, ¿no crees? Su circuncisión actual ya es apretada. Si cortamos más, las erecciones serán dolorosas". Dijo el Circuncidador en árabe.

-"Bueno, éste es su deseo. Creo que es muy religioso, no interesado en el placer. Creo que debemos cumplir con sus deseos". Le respondió la Joven en árabe.

-"Soy muy escéptico. Si eliminamos demasiada piel, la herida podría no cerrarse adecuadamente. Cualquier erección puede abrirla incluso cuando el anillo está en su lugar. Sólo quitaría otros 5 mm”. Dijo el Circuncidador en árabe.

-"¿Y si tiene pensamientos impuros? No sabes por qué está aquí”. Dijo la mujer joven en árabe.

-“No mi decisión es definitiva. 5mm y no más”. Dijo el Circuncidador en árabe.
- "¿Cuándo podemos iniciar el procedimiento? ¿Debo quitarme la ropa?” Dije.

-"Vamos a empezar ahora. Por favor, sólo quítese el pantalón y la ropa interior. Posicionarse en la mesa de operaciones. En realidad era una silla también utilizada por los dentistas". Dijo el Circuncidador

-"¿Debemos usar las restricciones? Por lo general usamos las restricciones cuando aplicamos el anillo". Dijo la mujer joven en árabe.

-"Solo utilizamos las restricciones cuando operamos en niños hasta la edad de 12 años, y solo si los padres están presentes. No se moverá durante el procedimiento”. Dijo el Circuncidador.

-"Será un rasguño agudo". Dijo el Circuncidador.

Sí, es agudo, muy fuerte cuando el Circuncidador inyectó el anestésico local. Él entonces esperó por cerca de 5 minutos y quitó el anillo de Shang de su empaquetado después de seleccionar el tamaño correcto. Mi pene se sentía totalmente entumecido en ese momento.

Alguien llamó a la puerta, una conversación comenzó en árabe y el Circuncidador salió de la habitación diciéndome:

Mi ayudante colocará el anillo. Volveré en un minuto para cortar el prepucio por cerca de 5 mm según lo discutido que le dará un corte apretado. Como hay poco prepucio interior, voy a cortar un poco el prepucio exterior. Lo siento estaré de vuelta en 5 minutos. "

El Circuncidador se fue y cerró la puerta.

-"John, ¿puedes por favor también quitarte la camisa y los calcetines? Es mejor así”. Dijo la joven.
-“Por supuesto" Le dije.

-"¿Realmente es necesario aplicar las restricciones para mis piernas? Prometo que no me moveré”. Le dije.

-"John, por favor no te preocupes. Esto es solo para tu protección, ya que posicionar el anillo equivocadamente conduce a problemas. Simplemente abre las piernas un poco más y muévelas a las restricciones. Sí, eso es muy bueno. Primero te hago los tobillos”. Dijo la joven.

-"Oh, hay más restricciones". Dije,
-"Sí, para tus muslos y tus muñecas. Así que, ahora estamos listos para colocar el anillo". Dijo la Joven.

No podía sentir y ver lo que estaba pasando.

-"Ahora posiciono el anillo detrás de tu glande. Eso está bien. Lo cierro ahora y tiro el prepucio”. Decía la mujer joven.

-"Lo siento bastante tirando. Usas mucha fuerza”. Le dije.
-"No te preocupes, solo un poco". Dijo la mujer joven:

-"OK. Puedo tirar un poco más. Tengo cerca de 1cm de prepucio. Eso será muy apretado. Vamos a tirar un poco más” Pensó la joven.

Se ve muy caliente, muy musculoso; Oh realmente me emociono y un poco hasta me mojo. No debería pensar en ello; Pare que estoy casado. ¿Por qué esto me excita tanto? Tal vez, esto es lo que debo hacer. Corte tanta piel de este hombre apto para asegurarme de que será puro después del procedimiento. OK, ahora tengo 2 cm. Pienso que dejaré solamente cerca de 3cm de la piel del eje en el lado más bajo de su pene y de cerca de 4 cm en la parte superior. Así que cuando su pene este erecto, la piel lo tirará hacia abajo entre sus piernas. Luchará para penetrar a cualquier mujer y será puro. Ahora está hecho. Toda la piel es tirada sobre el anillo. Ahora cierro el anillo y la piel morirá".

-"¿Está hecho?" Dije.
-"John, sí, el anillo está cerrado". Dijo la joven.
-"¿Por qué necesita una tijeras ahora? ¿Pensé que esperaríamos al Circuncidador? Le pregunte.

-"¿No te preocupes? He hecho esto antes (que era una mentira). Acabo de recortar los 5 mm de prepucio (que en realidad era alrededor de 4 cm de piel, sobre todo de mi eje)". Dijo la joven.

Después de decir eso tomó las tijeras quirúrgicas y comenzó a cortar. Sentí un poco de humedad, que creo que era mi sangre.

-"Estoy tan caliente ahora mismo. Corté toda la piel. Su prepucio de 5mm y mucha piel de su eje. Tendrá una pequeñísima pequeña patética pequeño pene. Tal vez, 5-6 cm cuando erguido en el mejor de los casos, y las erecciones le harán daño. Mirando sus huevos, realmente quiero tomarlas. Lo haría completo. No, necesito parar ahora. Toda la piel está cortada y su pene mutilado". Pensó la joven.

Después de que el corte se hizo, ella aplicó un vendaje y quitó las restricciones diciéndome que me vistiera. Entonces la puerta se abrió.

-"¿Qué está pasando? ¿Por qué no esperaste?” Dijo el circuncidador.

-"Lo siento, pero se puso un poco inquieto. Así que terminé el procedimiento como se discutió, la eliminación de 5 mm del prepucio restante. Lo medí con precisión”. Dijo la joven árabe.

-“Ya has hecho todo el trabajo. Eso es muy bueno. Solo tiene que hacer una cita con mi asistente en alrededor de una semana y se va a quitar el anillo. Esto solo tomará un minuto y es sencillo. La herida debe estar cerrada”.

El Circuncidador salió de la habitación.

-"Puedes venir la próxima semana para quitar el anillo. Solo mantén la herida limpia. Te doy mi teléfono por si acaso. También puedes enviar fotos de tu herida si te interesa.

- "Sí, está bien. Gracias". Le dije.

Dejé el lugar y me fui a casa a relajarme. Al día siguiente me quité el vendaje y me sorprendió mucho. La piel debajo del anillo parecía muy apretada incluso en estado flácido. Estaba con un montón de dolor, y las erecciones eran imposibles. Así que llamé a su celular (móvil) al día siguiente.

-"Es muy doloroso, ¿es normal?" Le pregunte.
-"Sí, eso es normal. Le voy a mandar algunos analgésicos más fuertes. Tómelos y relájese”. Dijo la joven.

Los próximos días fueron simplemente horrible. Increíble dolor incluso después de tomar muchos analgésicos. No podía dormir y no podía sentarme, caminar era difícil. Finalmente, volví para quitarme el anillo. Realmente esperaba que el dolor mejorara.

-"Hola, es bueno verte". Dijo la joven.
-"Ha sido muy doloroso. ¿Espero que esto sea normal?” Le dije.
-"Sí, eso está bien. Ahora retiraré el anillo y te sentirás mejor en breve". Dijo la joven.

El anillo salió muy rápido, y sentí un alivio. El dolor cedió, y me fui a casa. Finalmente, volví a sentirme normal. Sin embargo, me despertó un poco de dolor y noté bastante sangrado. ¡Quité el vendaje y vi que la herida se abrió! Había un agujero en la parte trasera de mi pene de unos 3 cm, y unos 2 cm de herida abierta en la parte delantera. Me entró el pánico y la llamé.

"Hola, no te preocupes. Gracias por enviar las fotos. Esto se ve muy bien, y la herida se cerrará”. Dijo la joven.

Bueno, diez semanas más tarde la herida todavía no estaba cerrada, y yo no podía aliviarme sexualmente. Fue un período muy difícil. Así que llamé de nuevo.

-"John, mientras esperabas bastante tiempo, sería mejor ponerte de pie, lo cual es un procedimiento muy fácil. Puedes venir al consultorio”. Dijo la joven.

Esto es lo que hice y llegué unas 3 horas más tarde.

"Hola John, solo entra y quítate la ropa". Dijo la joven.

Cumplí, y como antes estaba atado a la mesa de operaciones y me administró un anestésico local.

-"John, podría necesitar cortar un poco más de piel para mover los bordes de la herida juntos". Dijo ella.

-"Realmente me preocupa que esto sea demasiado apretado, y las erecciones durante la noche podrían abrir mi herida de nuevo".

-"John, no te preocupes. Hay dos opciones para prevenir erecciones en el largo plazo utilizando productos químicos o un procedimiento menor. Sin embargo, toma alrededor de cuatro semanas para ser eficaz. Usaré un dispositivo de castidad después de coser tu herida. Eso asegurará que tu pene permanezca flácido durante las próximas cuatro semanas hasta que la herida se cure".

Me sorprendió mucho escuchar eso.

-"John, si quieres, puedo realizar un tratamiento a largo plazo. No recomiendo el uso de medicamentos ya que esto no es una solución realmente permanente. Lo mejor es un procedimiento menor para aliviar la presión". Dijo la joven.

-"Bueno, no creo que eso sea necesario. Después de cuatro semanas, mi herida debe estar curada. Entonces, ¿por qué es necesario suprimir mis erecciones a largo plazo?" Dije.

-"John, sí, eso es correcto. Ahora estoy cortando un poco más de piel y cosiendo tu herida muy bien. Así que todo está hecho. Bueno, ya que ya está aquí, podríamos hacer este procedimiento menor también. Será muy beneficioso para usted. Solo necesito administrar un poco más de anestésico local". Dijo la joven.

-"¿Por qué necesitas algún anestésico local?" Dije.
-"John, solo necesito quitar algo del malestar alrededor de tu ingle". Dijo la Joven.
-"¿Pensé que acabas de coser la herida?" Dije.
-"John, esto es solo para asegurarse de que no sufran ningún dolor por los próximos días. Es una terapia para el dolor. No tienes que pagar por ella”. Dijo la Joven.

-”Esta bien". Le dije.

Luego inyectó en varios lados más anestesia local. Me sentí un poco extraño ya que no podía sentir nada en la zona de la ingle más incluyendo mis testículos.

-"Eso se siente un poco extraño. Es una zona bastante grande. ¿Podré volver a casa?" Le dije

-"John, no te preocupes, puedo llevarte a casa si quieres. Creo que te sientes un poco ansioso en este momento. ¿Quieres un tranquilizante?” Dijo la Joven.

-"No creo que esto sea necesario. ¿Has terminado el procedimiento?” Le dije.

-"John, tu pene está bien, la herida está cerrada. Solo basta el dispositivo de castidad, es mejor adormecer sus testículos ya que podría pellizcar tu piel". Dijo la Joven.

-"Sí, está bien". Le dije

-"John, ¿has pensado en el procedimiento menor para eliminar cualquier molestia a largo plazo causada por las erecciones?" Dijo la Joven.

-"Todavía no entiendo porque eso es necesario". Dije
-"John, hará que tu recuperación sea mucho más rápida. Estarás con mucho dolor durante semanas”. Dijo la joven

-"Sí, eso es verdad". Dije.
-"John, ¿significa eso que estás de acuerdo con el procedimiento menor?" Dijo la joven.

-"No, ¿cuál es ese procedimiento menor? ¿No entiendo?" Le pregunte.
-"John, se llama orquiectomía bilateral". Dijo la joven.
-"Lo siento, no entiendo eso. ¿Puedes explicarlo?" Le pregunte.
-"John, hay tres tipos principales: simple, subescapular e inguinal”. Dijo la Joven.
-“Bien. ¿Puedes explicar estos tres tipos?” Le dije.

- "John, los dos primeros tipos se hacen generalmente bajo anestesia local o epidural, y toman cerca de 30 minutos para realizar. Una orquiectomía inguinal se hace a veces bajo anestesia general, que no puedo realizar en esta cirugía tiene que estar en el hospital". Dijo la joven.

-"Bueno, no quiero ir al hospital", Dije

-"John, claro lo entiendo. Así podemos hacerlo bajo anestesia local o epidural. Como ya te di una anestesia local para el alivio del dolor, lo mejor es realizar la orquiectomía simple". Dijo la joven.

-“Bien". Dije.
-"John, ¿significa eso que aceptas tener una orquiectomía simple?" Pregunto la joven.
-"Bueno, no quiero ir al hospital". Dije.

-"John, sí está bien. Puedo hacerlo ahora, y tomará solamente 30 minutos y te llevaré a casa. Nada de qué preocuparse. Solo necesito que firme el formulario de consentimiento. Lo siento, me quito una de las restricciones de la muñeca. Aquí tienes". Dijo la joven.

-"Esta es una forma bastante complicada". Le dije,
-"John, ya lo llené por ti y marque la casilla para la orquiectomía simple. Solo tienes que firmar”.  Dijo la joven

-"¿Qué harás exactamente?" Le dije.

-"John, una orquiectomía simple es un procedimiento menor. El paciente descansa sobre una mesa de operaciones con el pene pegado contra el abdomen. Voy a afeitar un área pequeña para la incisión. Después de que se haya administrado la anestesia, lo que ya hice, haré una incisión en el punto medio del escroto y cortaré el tejido subyacente. Comprobaré si hay algún problema dentro del escroto que pueda causar incomodidad, y la incisión se cierra con dos capas de suturas y se cubre con un apósito quirúrgico".

-"¿Y eso será bueno en el largo plazo?" Le pregunte.
-"John, sí, por favor firme aquí y relájese. ¿Te doy un tranquilizante?”. Dijo la joven

Ella acabo por inyectar una sustancia en mi brazo y se sentía muy caliente. Me sentí muy relajado.

-"John, dormirás pronto; Solo firma aquí". Dijo la joven

Firmé y me desperté en unos 40 minutos.

Joven: "John, todo está hecho. Sólo echar un vistazo. Su pene ahora está en un dispositivo de la castidad, y lo quitaré en cuatro semanas. Después de que las erecciones no será un problema más, y la herida puede sanar normalmente. Usted ve esta incisión en el punto medio del escroto. Esta es la orquiectomía simple. Revisé el interior, y todo estaba bien. Vean aquí sus dos testículos, que son de buena salud.

Lo miré y sólo vi una pequeña incisión y mis testículos en mi escroto.

-"Muchas gracias". Le dije
-"John, no te preocupes, te llevaré a casa". Dijo la joven.

Me recuperé muy rápidamente con poco malestar y después de cuatro semanas regresé.

-"John, voy a quitar el dispositivo de castidad. Eso es muy rápido. OK, todo hecho. La herida está perfectamente curada.

-"¡Por fin! ¡Eso es excelente! ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales otra vez?" Le pregunte.
-"John, en cualquier momento; Todo está muy bien curado". Dijo la joven.

Fui a casa y me sentí aliviado. Al día siguiente traté de masturbarme después de meses por primera vez. Se sentía muy bien, pero no pude conseguir una erección adecuada. La piel estaba muy apretada, y solo me quedé semi-erecto. Después de un tiempo tuve mi primer orgasmo después de meses. Extraño pensé, mi esperma se veía muy diferente, solo un líquido claro. En las próximas semanas, no tenía ganas de ir al gimnasio o de tener relaciones sexuales. Intenté masturbarme varias veces, pero en la mejor de las veces sólo conseguía semi-erecciones. A veces podía tener orgasmos pero era una sensación muy débil y solo fluía claro. Me sentí extraño y la llamé de nuevo.

-"John, eso es perfectamente normal después de una orquiectomía simple. No hay nada de qué preocuparse". Dijo la joven.

-"Mis testículos también se sienten extraños. ¡Cuando los exprimo no hay dolor!” Le dije.

-"John, por supuesto que no. No puede haber dolor como te expliqué en el formulario de consentimiento que firmaste". Dijo la joven.

-"No lo leí correctamente". Dije.

-"John, tus testículos han sido reemplazados por implantes de silicona como ahí decía". Dijo la joven.

-“¡que! ¿QUÉ QUIERES DECIR CON? ¡REEMPLAZADO! ¡QUIERES DECIR QUE MIS TESTICOS FUERON REMOVIDOS CUANDO ABRISTE MI SCROTUM!" Le Grite.

-"John, por favor no grites, de lo contrario tendré que colgar el teléfono. Como te dije, abrí tu escroto y revisé tus testículos y cordones espermáticos con mucho cuidado. Todo estaba en muy buena salud como se esperaba para un hombre sano de 35 años".

-"¡NO ENTIENDO! ¿POR QUÉ CORTASTE MIS TESTÍCULOS?" Le pregunte gritando.

-"John, por favor no grites, voy a colgar el teléfono. Por supuesto, me quité tus testículos y las cuerdas espermáticas, ya que era una simple orquiectomía".

-"¡Me castraste! ¡SOY UN EUNUCH! ¡CONTRA MI VOLUNTAD!" Le grite

-"John, por favor deja de gritar. Aceptaste una orquiectomía simple, y el formulario de consentimiento explicaba el procedimiento detalladamente en la última página. Sí, en términos coloquiales puede llamar a este procedimiento una castración. Al firmar el formulario, tuve que aceptar tu deseo de ser castrado y eliminar tus testículos sanos y cordones espermáticos. No puedo discriminar a una persona extraña como tú; Que estaría en contra de la ley contra la discriminación". Dijo la joven.

-"¡OH MI DIOS! ¡FUI CASTRADO!" Grite.
-"John, sí, por supuesto". Dijo la joven.
-"¿Qué puedo hacer ahora?" Le pregunte.

-"John, bueno, ha pasado bastante tiempo después de tu castración. Así que no hay nada que puedas hacer. Las hormonas podrían ayudar un poco - pero no creo que recuperes la capacidad de tener erecciones de todos modos después de tu estrecha circuncisión.

Colgó el teléfono. Solo gritaba - ¡mi fantasía y más se convirtió en realidad!




Historia Original Aquí.





Autor: JohnKovack       Traductor: DarkSoul

Gran Corte

Hoy era el día que había estado temiendo durante mucho tiempo: mi corte. Mi esposa y yo estuvimos de acuerdo en que cuando nuestros días de fabricación de bebé terminara, que me cortarían. Ayer, mi esposa se unió a mí en la ducha y afeitado mi escroto y los alrededores. Después de eso me dio una mamada "de despedida", diciendo que la próxima vez que tuviéramos que tener sexo sería cuando ya no tendría ningún nadador en mi semen......


GRAN CORTE
Hoy era el día que había estado temiendo durante mucho tiempo: mi corte. Mi esposa y yo estuvimos de acuerdo en que cuando nuestros días de fabricación de bebé terminara, que me cortarían. Ayer, mi esposa se unió a mí en la ducha y afeitado mi escroto y los alrededores. Después de eso me dio una mamada "de despedida", diciendo que la próxima vez que tuviéramos que tener sexo sería cuando ya no tendría ningún nadador en mi semen.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: Flintjelintje





Hoy era el día que había estado temiendo durante mucho tiempo: mi corte. Mi esposa y yo estuvimos de acuerdo en que cuando nuestros días de fabricación de bebé terminara, que me cortarían. Ayer, mi esposa se unió a mí en la ducha y afeitado mi escroto y los alrededores. Después de eso me dio una mamada "de despedida", diciendo que la próxima vez que tuviéramos que tener sexo sería cuando ya no tendría ningún nadador en mi semen.

Hoy estaba acostado en la cama en el urólogo para obtener mi recorte. Cuando el doctor entró me felicitó por el trabajo de afeitado. Le dije inmediatamente que en realidad era obra de mi esposa.

-“Bueno, tienes mucha suerte de que tu mujer haga esto por ti” -sonrió el doctor-. "Si está bien con eso, propongo que comencemos. Como usted probablemente sabe, los primeros pasos, son inyectando el agente entumecedor, es en realidad es lo peor de todo el procedimiento".

El médico tenía razón, porque cuando la aguja entró en mi escroto, tuve dolor. El segundo pinchazo en el otro extremo de mi escroto ya no fue tan malo. El doctor aplicó un poco más de Betadine y mientras lo hacía podía sentir mi escroto entumeciéndose.

El doctor sostuvo mi testículo derecho en su mano y comenzó a buscar el conducto deferente, que, cuando lo encontró, lo inyectó con un agente más adormecedor. El médico vio que yo estaba siguiendo cada uno de sus movimientos y dijo que sería mejor que no siguiera viendo. Acercó una pequeña cortina que me hizo imposible ver el área de operación, pero todavía podía ver su cara.

Siguió tirando y pude sentirlo poniendo algo de fuerza en mi testículo derecho antes de que el dolor desapareciera completamente. -Uno listo -dijo el doctor sonriendo-. -¿Está listo para volverse estéril para siempre? -preguntó el médico.

Comencé diciendo que eso era realmente para la familia, de modo que pudiéramos parar el usar condones, porque mi esposa no quiso volver al control de la natalidad después de dar a luz por tercera vez. El doctor estuvo de acuerdo y también dijo que tomar medidas permanentes es mucho mejor para la salud de mi esposa y luego dejar que siga tomando hormonas. Mientras hablábamos podía sentir al doctor trabajando en mi testículo izquierdo.

-Aquí vamos -dijo el doctor, y oí algo que caía en un tazón. Déjame acabar y ya estás listo.

El doctor me puso algunas Banda- que ayudo a mi escroto y me ayudó a ponerme mi jockstrap. Tengo que admitir que no había sentido ningún dolor después de las inyecciones y que incluso ahora no sentía nada. En realidad, todo mi paquete se sentía ligero, pero probablemente se debía al agente entumecedor.

Mi esposa me llevó a casa y me mimo durante los próximos días para asegurarse de que tenía bolsas de huevo para aplicar a mi escroto, tenía suficientes películas para ver y cerveza para beber. Ella también fue al farmacéutico para obtener los medicamentos recetados que el urólogo me había aconsejado tomar.

Después de unos días mi esposa me preguntó si había pensado en limpiar las tuberías, de nuevo diciendo que ella no quería tener en realidad el pene en su vagina antes de que se vaya todo claro. Ella propuso masturbarme diario a partir de ese día para ayudarme a limpiar las tuberías. No me importó eso, así que se desnudó y me montó a horcajadas. Trabajaba en mi pene y yo venía de una manera muy intensa. No es anormal, dado que la última vez que vine fue cuando me había dado la mamada en la ducha. Tenía que admitir que mi orgasmo se sentía diferente ya que normalmente mis testículos jugaban un gran papel con ellos tirando en mi escroto antes de mi orgasmo. Eso no sucedió ese día, pero le presté poca atención.

Durante los próximos días mi esposa siguió dándome ayudas manuales. Todas se sentían realmente bien en que no tenía dolor, pero mis orgasmos se sentían diferentes todavía.

Después de 5 semanas de masturbarme realmente quería volver a tener relaciones sexuales con mi esposa, pero ella se quejó de que ella estaba teniendo su período en este momento y que mejor voy a tener mi esperma revisado para que podamos tener relaciones sexuales después de su período. Así que de inmediato fui al hospital para ver mi esperma. 24 horas más tarde recibí una llamada confirmando que era estéril. Estaba deseando tener relaciones sexuales con mi esposa esa noche.

Cuando llegué a casa, mi esposa tenía la compañía de un hombre negro que nunca había visto antes. Cuando entré, se puso de pie y me besó. Quiero presentarte a mi semental.

"¿Qué?", ​​Le pregunté.
"Mi semental, él tendrá sexo conmigo ahora".
"¿Por qué?" Le pregunté, "¡Acabo de pasar por una vasectomía por ti!"

-Oh, sí. Bueno, cariño, eso no era realmente una vasectomía y esas pastillas no eran realmente analgésicos ¿Recuerdas cuando el doctor cerró la cortina para que no pudieras ver qué estaba pasando? Bueno, no te cortaron, tus huevos fueron simplemente eliminados. Y esos analgésicos eran en realidad píldoras que drenan a tu cuerpo de la testosterona".

-"Pero, pero..." Traté de intervenir.
-¿Puedes desvestirte cariño?

Lo hice, porque también quiero saber qué estaba pasando. Mi esposa tiró de mis huevos y luego me dio una bofetada. ¿No te dolió verdad? Huevos artificiales, cariño. Simplemente para darte la idea de que eres todavía es un hombre, pero en realidad, no lo eres. Mi semental, por otro lado, él consiguió el tratamiento verdadero, él obtuvo la vasectomía. Todavía es un hombre. No puede dejarme embarazada, pero puede llenarme de maneras que ni siquiera puedes imaginar.

"Pero, pero... ¿todos esos trabajos manuales? ¡Todavía puedo actuar! "Dije.

Mi esposa se echó a reír. -No por mucho tiempo, lo prometo.

Con eso, mi esposa y su semental empezaron a desvestirse. El gran negro recogió a mi esposa y la llevó a nuestra habitación. La acostó en la cama y la penetró de un movimiento. Pude ver que mi esposa estaba disfrutando de este gran momento. Cada vez que entraba su enorme pene, estaba suspirando, casi llorando de placer. Finalmente, vi sus huevos levantándose y él se derrumbó encima de ella. Cuando su pene finalmente se volvió flácido, dejó un pastel de crema.

"Cariño, puedes limpiarme por favor", dijo mi esposa mientras me miraba. Lo hice porque quería complacerla.

Fue entonces cuando me di cuenta de que incluso con todo lo que estaba pasando delante de mí, mi pene estaba flácido. La lamí hasta limpiarla dándole un orgasmo en el proceso. Entonces mi esposa tomó mis bolas, masajeando suavemente los dos orbes artificiales en mi escroto. Se sentían calientes, se sentían reales, pero podían intercambiar fácilmente sus respectivos lugares en mi escroto. No se sentían unidos a mí, como huevos reales, ya sea a través del conducto deferente los vasos sanguíneos.

Ella besó suavemente mi pene, que reaccionó a sus toques, pero solo un poco. Ya no se ponía duro y mi esposa me miraba a los ojos y me sonreía. "Lo siento cariño. No sabía cómo vender esto a usted, así que hice un trato con el urólogo. Espero que no te importe mucho. "Se dio la vuelta e intentó darme una mamada. Nunca se puso duro, pero al final me vine.

La próxima caja de pastillas se encargará de eso también, dijo mientras sonreía. Fue la última vez que me vine. No fue la última vez que había visto a mi esposa tener relaciones sexuales con su semental. De hecho, tuvieron relaciones sexuales casi todos los días y tuve que lamer limpiándola en esa misma base diaria. Cosas que normalmente me encienden como loco, como ver a mí esposa en ropa interior como medias y cinturones, simplemente no hacer nada por mí. Verla ser penetrada se convirtió en algo bueno para mí, solo las solicitudes de mi esposa para también lamer el pene de su potro fue lo que me molestaba.

Estaba allí, Era un eunuco. Listo para complacerla, pero había tomado algo muy importante de mí, que nunca podría recuperar. Elegí quedarme con ella, porque en el fondo todavía la amaba. Ella cuidó mucho de mí y honestamente, ¿quién querría un eunuco en su vida?



Historia Original Aquí.




Autor: Flintjelintje       Traductor: DarkSoul

VECINO CORNUDO

Era un día tranquilo como cualquier otro el marido de la vecina estaba trabajando, y ella ya había acabado sus cosas de la casa, por lo decidió broncearse en la piscina se estaba colocando su bikini cuando escucho un ruido que la llevo al recuerdo de cuando su esposo le hacía el amor en esa misma terraza no muchos años atrás. Vero era una rubia despampanante de unos 33 años delgada de grandes tetas y cintura estrecha con dos buenas nalgas......



VECINO CORNUDO
Era un día tranquilo como cualquier otro el marido de la vecina estaba trabajando, y ella ya había acabado sus cosas de la casa, por lo decidió broncearse en la piscina se estaba colocando su bikini cuando escucho un ruido que la llevo al recuerdo de cuando su esposo le hacía el amor en esa misma terraza no muchos años atrás. Vero era una rubia despampanante de unos 33 años delgada de grandes tetas y cintura estrecha con dos buenas nalgas.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INFIDELIDAD]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Era un día tranquilo como cualquier otro el marido de la vecina estaba trabajando, y ella ya había acabado sus cosas de la casa, por lo decidió broncearse en la piscina se estaba colocando su bikini cuando escucho un ruido que la llevo  al recuerdo de cuando su esposo le hacía el amor en esa misma terraza no muchos años atrás. Vero era una rubia despampanante de unos 33 años delgada de grandes tetas y cintura estrecha con dos buenas nalgas.            

Sus pensamientos fueron rotos al ver a su vecino. El cual caminaban un hombre de brazos, piernas y espalda enorme su nombre Daniel al verlo por primera vez a Vero le había parecido grande, pero al conocerlo personalmente, vio que él era realmente enorme, Daniel era doctor, Vero estaba con su pequeño bikini y con tacones altos aquello era porque a su marido así le gustaba por lo menos antes.       
    
Además otras de las razones es que siendo verano hacía calor a morir Daniel estaba cortando el césped frente a su casa. Vero lo llamo y entro a su casa, estaba con unos tenis (zapatilla) grandes de básquet color blanco, un short corto de color marrón y una camiseta blanca.         

-“¿En qué puedo ayudarla vecina?” Pregunto Daniel.

Vero respiro hondo y comenzó hablar sobre su voluntad de mejorar su vida amorosa, que ella y su marido tenían sexo solamente una vez por mes, con las luces apagadas y siempre en la pose del "misionero".

-“Es por eso que quería un consejo de tu parte”. Dijo Vero. 
-“¡Muy bien querida siéntate aquí en el sofá! creo que tengo algo que pienso te va a ayudar”. Le dijo Daniel.

-“¡Voy a empezar mostrándote como darle placer a tu marido!” Dijo Daniel con voz muy varonil.

Fue a su casa y regreso con un video porno que coloco en el televisor de Vero, en el video se podía notar claramente que se trataba de una rubia que estaba arrodillada con tacones altos desnuda comiéndose un enorme pene largo y grueso babeándolo todo y parecía poseída, Vero estaba con sus manos en su boca y apenas pudo decir. 

-“¡DIOS! Había escuchado que películas así existían, pero nunca había visto una”. Dijo Vero.          
-“¡Dios Mío!” Exclamo Vero.      
-“¿Qué ocurre? Pregunto Daniel algo alarmado.         
-“Esee penee es enormeee” Dijo nerviosa Vero.         
-“¿Ese? No para nada, solo es tamaño mediano”. Dijo Daniel         
-“¡Pero, pero eso no puede ser”. Dijo algo contrariada Vero.           

La expresión de Vero demostraba la poco experimentada que tenía en el sexo y especialmente en el porno de negros. Mientras tanto Daniel pensaba algo que a Vero no se le había ocurrido hasta ese momento.            

-“Voy a adelantar un poco la película, presta atención a la chica en esa escena”. Dijo Daniel.

La escena se mostraba como la rubia con una mano movía los huevos para adelante del negro y con la otra agarraba el pene desde la base apretándoselo, metiéndose cada centímetro dentro de su boca.    

-“¿Quieres que yo haga eso?” Pregunto vero.  

-“una mamada es uno de los mayores placeres que una mujer puede darle a un hombre, has esto y tu marido se transformara en una bestia salvaje que te hará gozar como nunca”. Dijo Daniel.      

-“Pero creo que necesitas estrenar con alguien, si tu quieres yo me ofrezco de voluntario para ayudarte en esa tarea”. Dijo Daniel con malicia.       

Con cara de picara y de sorpresa con una mano en su cara, Vero le dijo.  

-“¿Creo que eso no sería inapropiado?” Le respondió tímidamente Vero.

-“¡Espero que no estés pensando que quiero sacar provecho de toda esta situación! ¡Esto es solo una ayuda para tu matrimonio recuerdas? Respondió Daniel.     

Vero se puso a pensar aquello era solo por su bien acaso o Daniel tramaba algo más. Mmm necesito mejorar mi vida matrimonial, y por otro lado Daniel es un hombre muy guapo, grandote y bien dotado de seguro quizás pueda hasta ser divertido, pensó Vero para su misma.

Vero termino aceptando la ayuda que Daniel le ofrecía y el comenzó con decirle.         

Lo recibes desnuda, y entonces, se darán un beso sensual desde ahí vamos a comenzar.          

-¿Espera desnuda?
¿Quieres que me quite el bikini?  Pregunto Vero.        

-“Así es, ¡necesitas ser más agresiva con tu sensualidad y el primer paso es estar conforme con tu desnudez! Respondió Daniel       

-“Hum, ¿podrías darte la vuelta por favor? no estoy acostumbrada a que nadie me vea desnuda. Dijo Vero.

-“Vamos de todas maneras te voy a ver al fin y al cabo no es cierto, no hay necesidad de ocultar nada”. Le dijo Daniel.        

Una vez con ella desnuda Daniel agarra a la rubia muy fuertemente por los brazos la aprieta y le da un beso muy apasionado, las enormes manos de Daniel empezaron a refregarle, apretarle y acariciar su gran par de nalgas.          

-“Hum diablos que bello y buen cuerpo tienes”. Le dijo Daniel.     
-“Ahora relájate y vamos al sofá donde abrirás mi pantalón y sacaras su pene”. Dijo Daniel.  

Vero como hipnotizada hizo lo que Daniel le indico agarro su pantalón y se lo bajo  hasta que el enorme pene de Daniel quedo a la vista de los ojos de Vero que quedo con la boca abierta, debía de medir 25 cm y de grueso 8 cm, era algo de otro mundo para ella, que quedo agachada hincada en el piso, con el enorme pene de Daniel sobre su cara, mirándolo atontada.     

-“¡Lo tienes del triple de grande que mi marido! ¡Es enorme!·. Dijo 
Vero.   
-“Gracias”.
-“¿Pero por que te has puesto de pie? Pregunto Daniel.         
-“Vamos comienza a lamer mi enorme pene”. Le dijo Daniel.         
-“Esta bien querido”. Le dijo 
Vero.

Agarro su enorme pene y se la fui metiendo en la boca.

-“¡ahora mete la cabeza en tu boca y comienza a darme una mamada de verdad!” Le ordeno Daniel. 

Vero no paraba de pasar su lengua por sus huevos excitando mucho a Daniel logrando que las penes de su largo y grueso pene se marcaran aun más ella jamás había visto, ni sentido algo igual en su vida empezó a comerse su erección metiéndoselo completamente dentro de la boca hasta que le daban arcadas, y no dejaba de mirar a Daniel a los ojos.       

-“¡Lo estás haciendo muy bien!” Dijo Daniel. 

Las piernas de vero ya les temblaban y las tenía toda dobladas en el piso, con el pene metido bien adentro de su boca babeándolo alocadamente, Daniel no dudo en tomar sus grandes tetas, pellizcándole sin piedad sus endurecidos pezones.

Ya para ese momento Daniel se encontraba de pie solo con sus zapatos puestos con su pene metida dentro de la boca de ella que había separado sus piernas, Daniel se inclino para empezar a frota duramente su vagina y su clítoris hinchados sin descanso, haciendo que sus jugos comenzaran a chorrear de su interior.          

Daniel no tardo en comenzar a bañarle la boca de su cremosa leche, hasta llenar de su leche la boca de Vero que salió expulsada de su boca ya que no se la pudo beber toda, Daniel gimiendo de placer no dejaba de meterle sus dedos dentro de su ya muy húmedo y caliente vagina.       

Daniel de inmediato hizo que Vero se colocara de rodillas sobre el sobra con sus manos apoyadas sobre el respaldo, sus grandes tetas quedaron colgando hacia abajo, Daniel se coloco atrás restregó su enorme glande por su mojada vagina, Daniel tomo sus tetas antes de empujar su gran miembro que entro hasta la mitad.

-“¡DIOS ES MUY GRANDE!” Grito Vero.

Un fuerte empujón más y todo su gran falo entro por completo con los grandes huevos peludos de Daniel chocando contra la pelvis de Vero, quien abrió los ojos grandes al sentirse completamente empalada, su miembro había llegado a rincones jamás antes tocados por dedo o miembro viril alguno.

-“AAAAAAhhhh DIOS QUE RICO”, Grito Vero.

Daniel no tardo en comenzar a bombearla, mientras con sus manos apretaba sus tetas con fuerza, los gemidos de Vero, llenaban toda la sala, los juegos que brotaban de su vagina cada que Daniel extraía su miembro para volverlo a introducir ya empapaban sus piernas como el sillón, aquello duro por varios minutos, el sonido de sus gemidos y de la pelvis de Daniel chocando contra las nalgas de Vero eran lo único que se escuchaba, vero se vino tres veces antes de que Daniel gritara.

-“¡ME VENGOOOO!” Grito Daniel.

Al tiempo que comenzó a llenar de su espeso semen el interior de la vagina de vero muy profundamente, ambos gimieron y Vero llego a otro poderoso orgasmo, antes de que ambos se quedasen quietos respirando aceleradamente, sintiéndose agotados pero felices.

Aquella fue la primera de muchas ocasiones, el esposo de Vero comenzó a sospechar algo sobre todo porque cuando tuvo sexo con ella, sintió que su vagina siempre apretadita era algo más abierta que de costumbre por lo que sospechando que le era infiel planeo un viaje que no era real por lo que aquel sábado regreso a casa sin ser esperado.

Apenas entro por la cocina sin hacer ruido escucho los gemidos, provenientes de la sala, tomo un afilado cuchillo y camino hacia el origen de los gemidos los ojos del marido de Vero se abrieron grandes al ver al enorme hombre penetrando a su esposa sobre su sofá con ella gimiendo con los ojos cerrados, con el hombre apretándole sus tetas a su esposa, con mi largo como grueso pene entrando y saliendo de su vagina como si fuese un pistón impulsado con combustible los ojos del hombre estaban cerrados disfrutando del mete saca de la vagina de su esposa. 

Daniel estaba encaramado con los pies sobre el asiendo del sofá, con sus fuertes piernas bien separadas, con sus grandes huevos rebotando contra la pelvis de su esposa, que chorreaba de sus fluidos.

-“¡Más… Más… Dame Más!” Jadeaba Vero.
-“Si… Si… ¡Estoy por venirme!” Le respondió Daniel.

De pronto Daniel sintió como una fuerte mano tomo sus huevos, abrió los ojos antes de escuchar la voz de un hombre en su oído derecho.

-“Ya nunca más vas hacer a un hombre cornudo, maldito mal nacido”. Dijo el esposo de Vero.

Daniel no tuvo tiempo de reaccionar, antes de sentir una fuerte punzada en su entrepierna que bloqueo todo placer de su gran venida, que fue la ultima que su miembro viril le proporciono, al inundar la vagina de Vero.

-“¡AAAAAAAAAAhhhh NOOOOOOOOOO!” Grito Daniel.
-“HAAAA Siii, Papi dame tu leche” Dijo Vero.

A los pocos segundos sintió como el cuerpo de Daniel quedo sin sentido sobre su espalda, Vero sintió algo caliente chorrear por sus piernas al principio pensó que era la leche de Daniel, pero luego de unos segundos pensó que aquello era demasiado de pronto vio con un gran escroto con sus huevos aun dentro cayo a su lado en el sofá.

Vero de pronto comprendió que eran los huevos de Daniel, alterada, volteo su rostro, para ver a su esposo detrás de ella con un gran cuchillo ensangrentado que le dijo.

-“A ver si ahora tu amante te hace gozar sin sus huevos”. Dijo su esposo.

De pronto ella sintió un fuerte piquete cuando su esposo le produjo tres cortes en la parte alta de su vagina, arrancándole su hinchado clítoris y parte de sus labios vaginales mayores, Vero grito.

-“¡NOOOOOOOOOOO!” Vero grito cuando comenzó a sangrar.

Tanto Vero como Daniel se recuperaron de la agresión Daniel se divorcio de su esposa, Vero por otra parte sigue casada con su esposo simplemente porque nadie sabe donde esta, luego del ataque se desvaneció, Vero ya ni siquiera puede masturbarse sin su clítoris y el trauma que le causo el ataque de su esposo le bloquea cualquier placer que aun pudiera sentir en su mente, por lo que no solo Daniel fue hecho un eunuco sino Vero también.     




Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Fiesta de Preñez

Con la población que llego a 25 mil millones en 2250, las leyes drásticas se pusieron en marcha para reducir la población de nuevo a 6 mil millones en menos de 100 años. A la edad de 10 años, tanto los niños como las niñas tenían que reportarse al centro eugenésico. La chica entraba y tenía que desnudarse y acostarse en una cama. Una enfermera entraba y les daba una inyección. Se quedaban dormidos casi de inmediato. Un médico revisaba a la niña o al niño si estaba sexualmente preparado para reproducción y se extraía sangre para un análisis genético completo......


Fiesta de Preñez
Con la población que llego a 25 mil millones en 2250, las leyes drásticas se pusieron en marcha para reducir la población de nuevo a 6 mil millones en menos de 100 años. A la edad de 10 años, tanto los niños como las niñas tenían que reportarse al centro eugenésico. La chica entraba y tenía que desnudarse y acostarse en una cama. Una enfermera entraba y les daba una inyección. Se quedaban dormidos casi de inmediato. Un médico revisaba a la niña o al niño si estaba sexualmente preparado para reproducción y se extraía sangre para un análisis genético completo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: Flintjelintje





Con la población que llego a 25 mil millones en 2250, las leyes drásticas se pusieron en marcha para reducir la población de nuevo a 6 mil millones en menos de 100 años.  A la edad de 10 años, tanto los niños como las niñas tenían que reportarse al centro eugenésico. La chica entraba y tenía que desnudarse y acostarse en una cama. Una enfermera entraba y les daba una inyección. Se quedaban dormidos casi de inmediato. Un médico revisaba a la niña o al niño si estaba sexualmente preparado para reproducción y se extraía sangre para un análisis genético completo. El análisis genético solo tomaba minutos para determinar si este niño tenía el material genético adecuado para tener descendencia.

Cuando el niño no tenía el material genético adecuado, el médico lo castraría de inmediato. Para los niños, esto significaba la inmediata eliminación de los testículos y el escroto. Para las niñas, esto significaba la extirpación de los ovarios y el útero. Estos chicos y chicas se despertaban sin saber qué les golpeaba. La mayoría de ellos aún no habían comenzado la pubertad, por lo que nunca sabrían lo que se perdería.

En el caso del material genético que era bueno para la genética de la humanidad, a los niños se les permitió madurar. Pero en las niñas, no se tomaban medidas especiales, aparte de la implantación de un pequeño dispositivo en el exterior del útero para controlar la fertilidad. Para los niños, un dispositivo de castidad fue instalado en el pene. A los niños se les permitía reportarse a una enfermera especial para que lavaran su pene una vez al mes.

Luego, cuando los chicos tenían 18 años y las chicas tenían 20 años, eran invitados a una fiesta de preñez. Dado que las mujeres fueron monitoreadas para saber su fertilidad eran invitadas a asistir a la fiesta unos días antes de la ovulación más cercana a su 20 cumpleaños. Los muchachos fueron invitados simplemente en su cumpleaños.

Las mujeres eran invitadas a vestirse lo más sexualmente posible y resaltar sus nalgas. Como ir desnudas no era permitido, la mayoría de las niñas trataba de impresionar a los chicos tanto como sea posible poniéndose en ropa interior muy atrevida, a menudo incluyendo ver a través de sus sujetadores, medias y porta ligas. Los chicos podían escoger a la chica con la que querían tener relaciones sexuales primero y una vez que habían hecho su selección, el hombre era llevado a un operador.

El operador primero quitaba el cinturón de castidad del chico. Una vez eliminaba casi siempre llevaba a una erección inmediata y muy potente. El operador limpiaba el pene con una solución especial, antes de aplicar el llamado dispositivo de bloqueo y carga. El dispositivo iba alrededor de la base del pene y constreñido al pene, de modo que la erección sería aún más dura. La mayor parte del dispositivo quedaba sobre sus testículos.

Esta es mi historia y recoge durante la instalación del dispositivo de bloqueo y carga:

Mi pene estaba erecto. Estaba viendo mi erección, como nunca había visto mi pene fuera de su dispositivo de castidad durante tanto tiempo, y mucho menos con una erección. Sentí al operador deslizar un anillo metálico sobre mi pene. El anillo fue bloqueado en su lugar en la base de mi pene. Conectado al anillo del pene, el operador coloco una pequeña caja de metal sobre mis huevos. Mis huevos sólo quedaron ahí. Tanto el anillo como la caja eran muy ligeros y casi no podía sentirlos.

El operador entonces me llevó con él a una gran cámara blanca. En esa cámara, pude ver una mesa con una chica tendida en ella. La chica estaba desnuda.

-¿Esta fue tu elección? -preguntó el operador.
-"Sí". Rápidamente respondí.
-“Bien”. Dijo la operadora.
-“Se llama Elena, tómate tu tiempo con ella”. Concluyo el operador.

Estaba hipnotizado por la belleza de la chica. Ella era rubia, tenía los pechos grandes muy agradables y podía ver sus labios vaginales porque su sexo estaba completamente afeitado.

-"Hola, soy John". Le dije.
-"Hola, soy Elena". Respondió ella.
-"¿Soy tu primera chica?" Preguntó ella.
-"Lo eres". Asentí.

La chica suspiró.

-"Me alegro por eso, eso significa que todavía tienes todo tu esperma, lo que aumenta mis posibilidades de quedar embarazada". Dijo Elena.

Mientras Elena y yo estábamos teniendo la conversación, el operador estaba poniendo a Elena en una posición diferente sobre la mesa. Sacó los estribos y puso la pierna de Elena en ellas. Él ató a Elena a la mesa y luego me miró.

-"Ella es toda tuya". Sonrió.
-"¿Estás lista?" Le pregunté.

Elena simplemente asintió. Puse mi pene en la entrada de su vagina y la miré de nuevo. Estaba ansiosa, me di cuenta. Entonces empuje mi pene y ella jadeó. Comencé a entrar y salir de su vagina y podía ver que estaba perdiendo algo de sangre. Probablemente su himen, pensé. Por lo menos, eso es lo que aprendí durante la clase para la preñez que todos los muchachos que todavía tenían sus huevos tuvimos en escuela.

Con una mano me acerqué a sus suaves senos, suavemente pellizcando su pezón. Entonces dejé que mi mano se deslizara sobre sus medias, apreciando la sedosa sensación que le daban a las piernas de Elena. La sensación de mi pene finalmente libre del dispositivo de la castidad y ahora estaba dentro de la vagina de esa muchacha hermosa era increíble. Nunca pensé que podría haber sido tan bueno. La vagina de Elena también estaba muy húmeda. Miré su cara y ella pareció disfrutar también. Ella vio que yo estaba mirando su cara y sus ojos se cerrados. Le sonreí.

Mientras tanto, seguía confiando en ella y fuera de ella, no pasó mucho tiempo para que sintiera mis huevos como comenzaron a hormiguear e intentar levantarse. El dispositivo alrededor de mis huevos no ayudó realmente allí, ya que mis huevos comenzaron a doler un poco cuando estaban tratando de tirar hacia arriba. Mientras sentía un dolor en mis huevos causado por el dispositivo en el que estaban capturados, llegué a mi primer clímax del día. Me vine.

El operador vino a buscarme. Ahora puedes elegir a tu próxima chica.

Escogí una morena esta vez. La operadora la ató a una mesa, igual que Elena: los pies en los estribos. Esta chica estaba completamente desnuda y tenía un arbusto de vello entre las piernas.

-“John”. Dije.
-"Sarah". Ella contestó.
-"¿Puedes por favor dejarme embarazada?" Ella preguntó.
-“Haré lo mejor que pueda”. Dije sonriendo.

Seguía siendo difícil de tener sexo con Elena, el dispositivo se aseguró de eso. Sin vacilar penetré a Sarah. Estaba sangrando mucho más que Elena.

-"¿Duele?" Le pregunté.
-“No”. Respondió rápidamente.
-"Sólo necesito tu esperma". Sonrió.

Pude ver que ella estaba nerviosa también, lo cual era bastante normal cuando estás teniendo relaciones sexuales por primera vez en tu vida, pero también si sabes lo que está en juego. Me tomó un poco más de venirme esta vez, pero pude sentir esa misma sensación de hormigueo que pasa en mis huevos de nuevo y luego empuje muy fuertemente una última vez para asegurarse de que mi semen quedase profundamente en su vagina.

Una vez que extraje mi pene, el operador rápidamente removió a Sarah de ella. Puso la mesa de Sarah junto a Elena, que también estaba acostada en su mesa. Ambas chicas estaban ahora en un rincón de la gran habitación blanca, esperando si la impregnación funcionaría realmente. A la edad de 20 años, las chicas tenían un 66% de probabilidades de quedar embarazadas durante una fiesta de impregnación. Y tanto dependía de quedar embarazada para las chicas. La mayoría de ellas estaban tomando vitaminas especiales que se decía mejoraban la fertilidad, solo para asegurarse de poder quedar embarazada. Las chicas estaban realmente enfocadas en eso.

Para los chicos, bueno, la mayoría de ellos prefiere no tener sus huevos más. La mayoría de los hombres los perdían cuando tenían 10 años y los que todavía los tenían a menudo se sentían como los desafortunados, como yo. Desafortunado, porque teníamos que vivir con una jaula de castidad hasta los 18 años, sintiendo hormonas estallando a través de nuestro cuerpo, sin posibilidad de bajar.

Elegí a mi tercera chica. Una rubia de nuevo. Tenía medias negras aseguradas con un liguero negro. Sin nada más, pero también una muy sexy, ver a través del sujetador negro. En comparación con Elena y Sarah, tenía senos muy grandes que se tensaban en su sujetador negro.

-"Soy Gwendoline". Dijo.
-"John". Contesté rápidamente.
-"¿Soy tu tercera?" Preguntó.

Simplemente asentí mientras miraba intensamente a su reluciente calva vagina.

-"Por favor, dame tu esperma". Dijo.
-"Realmente quiero llevar a tu hijo, sé que solo estoy en tercero de la fila, pero aún tendrás suficiente esperma para quedarme embarazada, por favor, por favor". Decía ella.

Cuando vio mi erección, jadeó. Entonces lo empujé en ella. Gwendoline no estaba sangrando en absoluto, incluso cuando seguía empujándola con toda mi fuerza. Me tomó mucho más tiempo venirme esta vez, pero cuando sentí el esperma que venía, empujé tan profundamente en ella como me fue posible, sintiendo su cervix contra la punta de mi pene. Iba a venirme, pero seguía penetrando a Gwendoline. Su vagina se sentía más apretada que las otras que tuve antes. Y durante el empuje final en su vagina, pude sentir su estremecimiento por todas partes. Una sensación que me era completamente conocida. Me tomó 2 segundos darme cuenta de que ella también había tenido un orgasmo. Ella me sonrió cuando me salí. La operadora la empujó hacia las otras chicas.

Minutos más tarde, la operadora dio la vuelta a la siguiente chica. Volví a trabajar, esta vez en Ángela. Ella era otra rubia con pechos muy pequeños. Eran más pezones que pechos realmente. Tenía un pequeño parche de vello púbico, pero lo mantenía bien arreglado.

-"Por favor, John, significaría mucho para mí quedar embarazada. Sé que soy solo tu número 5, pero por favor, dame tu buen esperma", dijo cuando me vio acercarme a mi clímax.” Dijo ella.

Culminé y por primera vez realmente sentí que mi semen ya no salió tan fuerte. Podía sentir que todavía estaba empujando hacia fuera un poco de esperma cuando me vine, pero no mucho más.

El operador ahora se acercó a mí y me preguntó si quería continuar con la número 6 de inmediato o tomar un descanso. “Quiero tomar un descanso”, le dije. Me acerqué a las 5 chicas que estaban acostadas una junto a la otra con las piernas aún en alto. Ellas estaban muy calladas, la mayoría rezando para que quedaran embarazadas. Pero también sabían que la fecundación real podría tomar todavía algunas horas. Gwendoline fue la primera en mirarme y sonreír. Caminé hacia ella mire su vagina. Nunca antes había visto a una chica completamente desnuda y estaba fascinado con su cuerpo. Dejo que mi pene toque su vagina de nuevo. Las otras muchachas simplemente estaban observando mientras penetraba a Gwendoline otra vez.

Me tomó un tiempo en venirme pero Gwendoline apretaba sus vagina deliciosamente. Gwendoline simplemente me sonrió y dijo "gracias" muy suavemente.

La operadora regresó y dio paso a la siguiente chica. Volví a hacer lo que se me pidió, pero todo se convirtió en demasiado para ser honesto. El placer se había ido y se había vuelto un poco doloroso incluso. Sentí pena por esta chica, no era su culpa que estuviera cansando. Pero tenía que tener relaciones sexuales con al menos 6 mujeres. Y ella era la número seis. Me tomó 15 minutos depositar mi semen en esa chica. Ahora estaba completamente seco.

El operador entró y me preguntó si quería más. -Tengo que esperar ahora -dije-. "¿No puedo simplemente soltarlo ahora?" Le dije. "Estoy realmente agotado", añadí.

El operador me sonrió. "¡No, primero necesitamos el éxito!"

Con eso, hizo girar a la sexta chica hacia el rincón donde estaban todas las otras chicas. Me senté en una silla, cerca de las 6 chicas. Bastante extraño ver a 6 mujeres tumbadas allí con las piernas en los estribos cada lado. Atadas a las mesas con casi nada en ellas excepto quizás algo de lencería. Me dormí un poco y me desperté con un pitido. Abrí los ojos y miré a mi alrededor. La mesa de Gwendoline estaba emitiendo un pitido. Me acerqué a ella, pero fue rechazado por el operador.

El operador miró una pantalla pegada a la mesa y dijo: "Felicitaciones, estás embarazada", a Gwendoline.

-"Gracias John". Ella dijo inmediatamente, mientras me miraba amorosamente. La operadora la sacó de la habitación y me dijo que volvería por mí.

Cuando el operador estaba fuera, otra cama comenzó a hacer un sonido, un sonido diferente al que hizo la cama de Gwendoline. La chica, era Sarah, comenzó a gritar. "¡No, no, no quiero!" Ella trató de ponerse en pie, pero las restricciones donde la mantenían de espaldas. Trató de levantar la cabeza para ver qué pasaba entre sus piernas. Yo también lo miraba, sin saber qué iba a pasar. Entonces vi la sangre empezar a fluir de su vagina. Primero fue un poco de sangre, pero luego empezó a salir de su vagina. Una piscina de sangre se estaba recogiendo en una botella especial debajo de la mesa. Se podía ver que se llenaba rápidamente.

-"¡NO!" gritó Sarah.
-¡No quiero, no quiero morir! Siguió diciendo.

La sangre siguió fluyendo y pronto comenzó a ponerse pálida. Apoyó la cabeza en la mesa y empezó a sollozar. No tardó más de 3 minutos después de que la cama comenzó a hacer un sonido para ella quedar inconsciente. El flujo de sangre de su vagina se ralentizó y 2 minutos después de que perdió el conocimiento, el flujo de sangre de su vagina se detuvo. Estaba muerta. Asombrado, le pregunté qué había sucedido. Una de las otras chicas, llorando, dijo que se había desangrado.

Elena continuó explicando que el dispositivo implantado en el útero de las chicas a la edad de 10 años era para monitorear la fertilidad pinchaba el útero en caso de que la fertilización no ocurriera. Además, agregaba una hormona a la sangre para que la sangre de la chica no coagulara. Parecía una menstruación, pero porque una arteria importante en el útero fue golpeada, la mujer se desangraba. Era una de las cosas más crueles y dolorosas que le podía pasar a una chica.

Dos otras camas empezaron a hacer ruidos. Las camas de  Ángela y Elena. Parecían felices. El dispositivo los registró como embarazadas, para que pudieran seguir viviendo y convirtiéndose en madres. La sexta tuvo menos suerte, su cama comenzó a hacer un ruido y la sangre comenzó a fluir de su vagina. Tomó mucho más tiempo para que esta chica perdiera la conciencia y ella estaba llorando, todo el tiempo pidiendo por su mamá. Finalmente, después de unos 8 minutos más o menos, con la mayor parte de la sangre de su cuerpo desaparecida, su cuerpo empezó a convulsionarse, enviando corrientes de sangre de su vagina. Entonces el sangrado se detuvo y ella murió justo sobre la mesa.

El operador regresó y vio lo que pasó. Luego se volvió hacia mí: -Bueno, John, te has portado bien, parece que has impregnado a 4 de 6 chicas. Con todo lo que estaba sucediendo en la habitación, no me había dado cuenta de que también la última chica había quedado embarazada de mí.

-"Déjame ayudarte ahora", dijo el operario.

Me condujo a otro rincón de la habitación. -¿Estás listo? -preguntó el operador. Asentí.

Presiono algunos interruptores en su tablero de control. El dispositivo que rodeaba mis huevos empujó algo a mi escroto, lo pinchó y entró en mi testículo izquierdo, no me dolió, pero hizo que mi testículo se sintiera muy frío de repente. Mi testículo derecho todavía se sentía normal, solo un poco restringido en su movimiento por el dispositivo. Mi testículo derecha podía sentir el frío procedente del izquierdo. En ese momento no podía sentir el izquierdo más, solo sabía que estaba ahí, porque mi el derecho estaba sintiendo el frío que provenía de él. Traté de tirar de mis huevos: mi testículo derecho respondió con un pequeño tirón hacia arriba, severamente restringido por el dispositivo. Mi testículo izquierdo no hizo nada. Eso estaba a punto de cambiar, ya que pude sentir pinchar mi testículo otra vez penetrando con algo y que algo va a mi huevo derecho también. No sentí ningún dolor de todo eso, solo sentía como mis huevos se empujaban un poco. Podía sentir mi testículo derecho ponerse frío también y pronto no podía sentirlo más. Ahora era mi escroto el que estaba registrando el frío de los dos orbes dentro de él. Los vellos de mi escroto estaban hormigueando, mientras mi escroto empezaba a sentir el frío de mis huevos. Perdí sensibilidad en mi escroto también debido al frío, ahora solo sentía que todavía tenía algo entregando detrás de mi pene debido al frío que emanaba de él.

Miré hacia abajo y traté de ver lo que estaba pasando, pero el dispositivo muy compacto todavía estaba en el camino sobre mis huevos. El operador pulsó un último botón en su máquina y luego se arrodilló frente a mí. Giro dispositivo que estaba en mis huevos 90 grados. Podía verlo haciéndolo, pero no sentí nada. Cuando el dispositivo se giró 90 grados, oí un clic y el dispositivo salió. Tuve que mirar dos veces antes de que pudiera creerle a mis ojos. Podía ver mis dos huevos dentro de la piel del escroto dentro del dispositivo. El operador puso el dispositivo sobre una mesa, dándome la oportunidad de ver lo que acababa de quitar. El operador estaba inspeccionando mi herida, también traté de mirar, pero solo pude ver el espacio vacío detrás de mi pene. Sentí como si hubiera perdido un peso enorme, pero eso era probablemente más el dispositivo, que mis huevos.

Mi pene seguía estando duro, que hacía fácil mirar y detectar el vacío debajo de él. Mi pene seguía siendo duro debido al anillo de metal que estaba alrededor de la base de mi pene. "Todavía tenemos que hacer algo al respecto", dijo el operador. "¿Quieres venirte una última vez?" él sonrió.

-"¿Nunca tendré una erección después de hoy?" Pregunté.
-"No, no lo harás", dijo el operador.
-"Cuando quite el anillo del pene, tengo que darte un poco de anti-testosterona, ni siquiera pensarás en sexo y chicas más", continuó el operador. ¡Es tu última oportunidad!

-¿Puedo ver a las chicas que preñe? Pregunté.
-"Claro, que puedes", dijo el operador.
-“Ve a través del pasillo hasta la primera puerta a tu derecha”. Indico.

Fui allí y vi a las 4 muchachas todavía acostadas en sus camas, sus piernas todavía atadas en los estribos. Todavía completamente desnuda o usando su ropa interior de fantasía que compraron para impresionar al tipo que iba a embarazarlas. Todas estaban riendo, hasta que me vieron entrar. Todos me miraron cariñosamente.

Miré a todas, pero luego mis ojos volvieron a Gwendoline. Miré su cuerpo, sus pechos que estaban cubiertos, pero también todavía ligeramente visibles a través de su negro sujetador transparente. Sus piernas en medias negras. Le pregunté si quería tener sexo conmigo una última vez, antes de que perdiera la capacidad de hacerlo. Ella sonrió, Por supuesto que sí.

Puse mi pene en la entrada de su vagina. Ella asintió y empujé. Mi mano se acercó a su sujetador y empujé su sujetador hacia abajo para poder ver sus pechos. Vi sus pezones y los pellizqué suavemente. Me tomó un tiempo, pero entré en ella. La sensación fue diferente, porque hace apenas media hora, sentí esta sensación de hormigueo en mis huevos justo antes de llegar. Ahora el clímax vino más como una sorpresa. La sensación general también fue diferente, porque no podía sentir mis huevos moviéndose y tocando su cuerpo cuando yo estaba bombeando en ella. El clímax también se sintió menos potente, menos intenso.

Me retiré suavemente. Mirando mi pene mientras salía de su vagina. Cuando salió, mi esperma comenzó a correr fuera de su vagina también. La miré a los ojos.

-"Fui la primero en quedar embarazada de ti", dijo sonriendo. "Gracias".
-“No hay problema” Dije.

-"¿Quieres casarte conmigo?" Preguntó.
-"Podemos criar a nuestro hijo juntos". ella continuó.
-“Me gustaría eso” Dije.

Caminé alrededor de la mesa para besarla y ella me abrazó mientras susurraba en mi oído "No puedo esperar para traer a mi hermoso eunuco a casa".

El operador vino a buscarme. "Todavía tenemos asuntos pendientes", me dijo. Lo seguí detrás y él quitó el anillo de metal de la base de mi pene. Mi pene se hizo menos tenso y se volvió un poco más suave después de eso. Luego me inyectó la anti-hormona. Podía sentir mi ritmo cardíaco bajar de ella. Mi pene se desvaneció inmediatamente.

Estaba libre. Finalmente, fui liberado de mis huevos, como todos mis amigos han estado durante años. "¡Finalmente!" Sonreí.

"Sí", dijo el operador, "finalmente eres igual que tus amigos, no tienes que luchar contra tus impulsos, me encantaba perder las huevos cuando tenía 18 años", continuó. "Confía en mí, la vida solo mejorará sin tus testículos, tuviste que esperarlo y tuviste que embarazar a esas chicas, pero ahora todo mejorará, no más jaula de castidad, ni más ganas de sexo. Un premio para llevar a casa también: bueno para ti.

Le sonreí de nuevo. -¿Qué le pasa a mi hijos ahora? pregunté. "Las chicas tendrán que seleccionar a niños que fueron hechos eunucos a los 10 años para casarse con ellas y criar a sus hijos. Tu buen material genético se extenderá", dijo el operador.

-¿Y las chicas que no lo hicieron? Yo pregunté.

"Sus familias serán informadas y dispondremos de los cuerpos".

"¿No es eso muy cruel y doloroso para ellos?" Pregunté.

"Es cruel, pero en realidad no es doloroso, a sus cuerpos se siente como una menstruación normal. Solo la cantidad de sangre que suelta lo hace letal. El proceso va muy rápido como la mayoría de las mujeres mueren en 5 minutos. Y todas las chicas sé que esto puede pasar con ellos, ahora te llevaré a Gwendoline.

Con eso, él me llevó a ella. Estaba vestida ahora, con ropas regulares. Estaba sonriendo y tenía una energía alrededor de ella que la hacía brillar. Me llevó a su casa y empezó a desvestirme. Luego se desnudó y pude verla completamente desnuda por primera vez. Nos miramos el uno al otro. Tomó mi mano y se la puso en el vientre.

-"Nuestro niño está creciendo en mí", dijo sonriendo.

Ella soltó mi mano y tomó mi pene en su mano. Se arrodilló frente a mí y comenzó a besar mi pene.

-“Mi bello eunuco” Susurró ella. Ella pasó su dedo suavemente por la pequeña herida detrás de mi todavía flácido pene. No fue doloroso, se sentía bien. Se sentía bien siendo un eunuco.

Ella levantó la vista y dijo cariñosamente, "Gracias".




Historia Original Aquí.





Autor: Flintjelintje       Traductor: DarkSoul