FINAL DEL CASANOVA

Félix de 33 años era un hombre muy fogoso, dedicado al comercio tenía una posición acomodada, abiertamente gay desde los 13 años, era bastante atractivo a las mujeres como a los hombre, soltero sin compromisos, siembre andaba en busca de un buen par de nalgas, y ano con los que jugar y por supuesto penetrar, aquella era su vida, luego del trabajo venia el placer e incluso podría mezclarse ambos si era posible lo que resultaba en una mucha mejor experiencia para Félix, fue de ese modo que conoció a Enzo de 22 años un chico muy guapo que conoció en una fiesta de un amigo......


FINAL DEL CASANOVA
Félix de 33 años era un hombre muy fogoso, dedicado al comercio tenía una posición acomodada, abiertamente gay desde los 13 años, era bastante atractivo a las mujeres como a los hombre, soltero sin compromisos, siembre andaba en busca de un buen par de nalgas, y ano con los que jugar y por supuesto penetrar, aquella era su vida, luego del trabajo venia el placer e incluso podría mezclarse ambos si era posible lo que resultaba en una mucha mejor experiencia para Félix, fue de ese modo que conoció a Enzo de 22 años un chico muy guapo que conoció en una fiesta de un amigo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Félix de 33 años era un hombre muy fogoso, dedicado al comercio tenía una posición acomodada, abiertamente gay desde los 13 años, era bastante atractivo a las mujeres como a los hombre, soltero sin compromisos, siembre andaba en busca de un buen par de nalgas, y ano con los que jugar y por supuesto penetrar, aquella era su vida, luego del trabajo venia el placer e incluso podría mezclarse ambos si era posible lo que resultaba en una mucha mejor experiencia para Félix, fue de ese modo que conoció a Enzo de 22 años un chico muy guapo que conoció en una fiesta de un amigo.

Luego de conocerse Enzo comenzó a frecuentar a Félix no paso mucho antes de que una noche en casa de Félix a solas Enzo le estampo un beso en los labios dándole su aprobación para desde ese punto todo pasara, seguidamente Félix puso su mano sobre su cabeza y le indico que se agachara para que comenzara a darle una mamada, mientras lo hacía Félix le desbrochó  el pantalón para tener mejor facilidad de masturbarse mientras se la chupaba Enzo hice lo mismo bajándose su pantalón como ropa interior dejando el descubierto todo desde la cintura.

Enzo olía y lengüeteaba la punta del pene de Félix jugando con el líquido pre seminal que ya emanaba de su endurecido miembro, hasta que de una sola bocanada se lo metió todo o lo más que pudo porque la erección de Félix era de  24 cm, aquello tenía al experimentado Félix extasiado quien comenzó a embestir con su pene la boca de Enzo del que salía abundante saliva parecía que él lo disfrutaba también, después de un rato así Enzo le sugirió que le hiciera lo mismo.

Ambos se levantaron para volverse a besar intensamente y poco a poco Félix le desabrocho la camisa para dejar sus torso desnudo y comenzó a chupar como lamber sus tetillas paraditas, chupo y beso cada una de sus tetilla, beso sus pectorales, bajando lentamente por su dorso hasta el ombligo y siguió hasta llegar a su pene de unos 20 cm completamente erecto que se le pegaba al abdomen y se lo introdujo completamente en la boca, lo que hizo que Enzo diera un gemido de placer.

-“¡AAAAHHHHH!” Gimió Enzo

Félix sintió el sabor acido dulce por su lubricación y le dio una de sus mejores mamadas que pudiera haber experimentado en su vida hasta este momento, de la misma manera le chupo sus huevos y con sus dedos ensalivados de su otra mano comenzó a hurgar en el ano de Enzo que lo sentía caliente e invitador, ese culito apretadito dejo que uno de sus dedo ensalivado entrara haciendo que gimiera e hiciera que involuntariamente moviera sus caderas haciendo a su vez que entrara y saliera su dedo de su ano, Félix noto que le gustaba, lo miro a los ojos desde abajo con su pene en mi boca, se lo saco y metió tres de sus dedos en su boca para provocarlo y ensalivarlos para continuar hurgando en ese hoyito caliente y apretadito.

Ya para ese momento Félix no solo metía un dedo sino dos y siente como salía más liquido pre seminal de su pene en mi boca, continuo con su mamada por un rato y le chupo sus huevos también así hasta que de repente le da la vuelta a Enzo para besarle sus nalgas blancas y paraditas que tiene, le paso su nariz rosándole la piel y dándole besitos hasta tener la línea divisora de las mismas, las abre y su lengua va directamente hasta su lindo ano que ya se había dilatado bastante con sus dedos, mientras su lengua se abría paso hasta llegar a ese deseado ano que tenía a su merced gimiendo y dejándose hacer todo lo Félix quería, por lo que le abrió mas sus piernas dejándole la libertad para chuparle y lamber su ano, ya lo tenía prácticamente completamente desnudo sin camisa y con su pantalón hasta las rodillas.           

Cuando menos lo esperaba y como ya le tenía su ano bien lubricado Félix se incorporo para colocar la punta de su duro pene sobre su ano, abriéndole las nalgas para darle un pequeño empujoncito para que entrara le punta de su pene en él, los ojos de Enzo se abrieron más grande y Félix comenzó a besarle el cuello y decirle que se aguantara, sin moverse para que no lo sacara y así se fuera acostumbrando al intruso en su ano, le dijo en voz baja al oído luego de unos segundos.      

-“Tranquilo lo voy a sacar pero lo voy a meter de nuevo y ya no te va doler mucho”. Dijo Félix y Enzo solo asintió.

Félix extrajo su pene y lo lubrico más con su saliva para volver a tomarlo de la cintura y del cuello para lentamente su pene abrirse paso por su apretadito como caliente ano, no tardo mucho cuando Enzo soltó tres, cuatro, cinco o seis chorros de leche de su palpitante pene mientras Félix sentía como su ano se contraía apretando su pene, lentamente comenzó el mete y saca por toda esa experiencia inusitada de el momento le inundo sus entrañas de su caliente semen bombeándole varias veces hasta llenarlo completamente.

Ambos quedaron exhaustos cuando Félix extrajo por fin su pene de sus entrañas su semen se le escurrió por las piernas, permanecieron así un buen rato besándose y dejando que su pene abandonara por si solo ese culito ya relajado, cuando se salió de su culito Enzo sin pensarlo dos veces se arrodillo frente a Félix para comenzar de nuevo a darle una mamada, así como estaba succionando hasta la última gota de su leche dejándolo completamente limpio, de ahí ambos pasaron al baño para asearse para luego ir a cenar que eso era para lo que habían quedado esa noche por supuesto toda la velada se estuvieron besando y al regresar a casa de Félix volvieron a tener sexo aun más salvaje.

Por supuesto a los hermanos de Enzo que eran homofóbicos a más no poder no les agrado que sus hermanito estuviera siendo penetrado por Félix, ellos deseaban que él tuviera una novia con la cual tener sexo en vez de ser la putita de un hombre como Félix, una ocasión una noche que estaba lloviendo bastante fuerte Félix dejo a Enzo en la puerta de su casa y al bajar de su auto lujoso lo beso en la boca con pasión mientras le apretaba las nalgas lo que por supuesto irrito a sus hermanos que observaron todo.

Pero el clímax llego, Félix que como buen Casanova siempre andaba en busca de nuevas conquistas dejo de interesarse en Enzo una tarde el regreso llorando a casa, luego de ver a su amado revolcándose en su cama con otro hombre el cual estaba gimiendo como perra mientras era penetrado por el miembro de Félix, quien al ver a Enzo lo invito que se les uniera para hacer un trió pero no acepto, saliendo de su casa furioso y con el corazón roto, los hermanos de Enzo tomaron aquello como una total ofensa, una cosa era que penetraran a su hermano y otra que se burlaran de él de esa manera.  

Por lo que ofendidos e incluso humillados más que el propio Enzo decidieron castigar a Félix de la peor forma posible, tres semanas más tarde ya con Félix incluso habiendo olvidado a Enzo, regresaba de dejar a su nueva conquista, luego de tener buen sexo aquella noche, estaba por entrar a su casa abriendo la verja con su llave cuando sintió que alguien por detrás le tapo su boca y nariz con un gran pañuelo, trato de luchar pero apenas logro algo antes de perder el conocimiento.

Félix despertó sobre una mesa completamente desnudo, con sus brazos y piernas bien extendidas, con grilletes en sus muñecas y manos pero no solo eso todo el vello púbico tanto arriba de su pene como el de sus huevos había sido eliminado pero no solo eso, del dedo gordo de cada uno de sus pie una cuerda muy delgada se extendía hasta cada uno de sus huevos, que fueron amarrados en la base, dejando la cuerda muy tensada, por supuesto al tratar de moverse, por mínimo que fuese para tratar de liberarse, Félix se encontró que le producía dolor como nunca antes sentido en toda su vida.

De pronto Félix escucho voces, al cabo de uno segundos se percato que eran dos hombre, que se le acercaron uno de ellos don un partillo el otro con un afilado cuchillo y un largo mandil de carnicero, mientras el hombre del martillo estaba solo en ropa interior, sin decirle nada el hombre del mandil tomo su pene y comenzó a masturbarlo, mientras el otro hombre se subió a la mesa, tomo dos largas alambres rígidos de acero para perforar su tetilla derecha por completo lo que hizo gritar a Félix de dolor.

-“AAHHHHGGGRR”. Grito Félix.
-“PAREN POR FAVOR, ¡POR FAVOR!” Suplico Félix.
-“¿POR QUÉ ME HACEN ESTO, ES POR DINERO?, ¡LES PUEDO PAGAR LO QUE DIGAN!”. Dijo Félix con desesperación.

-“SILENCIO MALDITO PERRO, que ya no te acuerdas de Enzo, esto lo hacemos por él”. Dijo uno de los hombres.

En ese momento Félix sudo frio, no fue sino hasta que mencionaron el nombre de Enzo que reconoció a esos hombres como los hermanos de su ex amante, estaba por decirles algo cuando el otro hombre perforo su tetillas izquierda, haciendo que el cuerpo de Félix se arqueara de dolor.

Al hacerlo sus huevos amarrados a sus dedos del pie le produjeron aun más dolor, el otro hombre lo masturbaba con rudeza, sin delicadeza alguna, simplemente moviendo su áspera mano por su erección, que le producía dolor constante, tanto que no puso atención al otro hombre que tomo un largo clavo y de un solo fuerte martillazo clavo aquel clavo en su mano izquierda, traspasándola por completo, hasta dejar al clavo bien anclado en la mesa de madera, Félix por supuesto dio un gran alarido de dolor.

-“AAAHHHHHHGGGGG NOOOO, ¡DIOS! MI MANO”. Grito Félix.

-“¡SILENCIO MALDITO INVERTIDO!” Grito el otro hombre.

Las tetillas de Félix ya sangraban dos ríos escarlatas hasta su hombro, con su mano izquierda cubierta de sangre, el hombre del martillo se movió a su mano derecha, colocando el clavo sobre su palma, e hizo el amago de golpearlo con el martillo Félix cerró los ojos esperando sentir el terrible dolor pero nada paso, cuando abrió los ojos se encontró con ambos hombre riendo de su cobardía, el hombre del martillo dijo.

-“Mi hermano tiene razón no mereces ser llamado hombre”. Dijo el hombre del martillo.

Pasaron algunos minutos y el pene de Félix estaba ya palpitando, estaba por venirse cuando el hombre clavo su mano derecha de un fuerte martillazo a la mesa, el dolor fue terrible aun estaba dando golpes al martillo cuando su pene bien sujeto por la gran mano de hermano entro en erupción, lanzando un gran chorro de su semen muy alto en el aire.

En ese momento sintió como el hombre que lo masturbaba, coloco el afilado cuchillo que aun sostenida sobre su bajo vientre para sin decir nada comenzar a cortar su pene, que hizo que otro gran chorro de semen brotara de Félix, los alaridos de dolor desde ese momento no cesaron, aquello era simplemente horripilante, el hombre corto aserrando la viril carne por varios minutos maximizando el dolor que estaba sintiendo, hasta que arranco su pene huevos de la entrepierna de Félix.

Un chorro de sangre y semen mezclado broto de la entrepierna mutilada y Félix grito de dolor como de terror al verse desprovisto de sus amados genitales.

-”NOOOOOOOOOO”. Grito Felix.

Luego todo su cuerpo se sacudió por uno minutos y se desmayo.

Al dia siguiente en todos los diarios de la ciudad como en las noticias locales salía el titular.

-“FINAL DEL CASANOVA”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RICO BOCADITO

Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra......


RICO BOCADITO
Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ZOOFILIA] [GORE]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Riana era una bellísima morena de 28 años con cuerpo atlético y tetas grandes, redondas como melones coronados con dos ricos pezones, se podría decir que tenía el cuerpo del Lara Croft, su sexo era apretadito por los ejercicios especiales pélvicos que siempre realizaba lo que encantaba a su amante en turno, sus nalgas eran firmes como paraditas y cuando usaba vestidos entallados no había hombre que no mirara su grandioso par de nalgas, su vientre era plano ligeramente marcado gracias a todo el ejercicio que realizaba, con ojos verdes como esmeraldas y cabellera negra era una manjar de los dioses para los hombres.

Pero Riana tenía un secreto era una de las mejores asesinas a sueldo que se podría contratar, usando sus encantos femeninos como sus habilidades no había objetivo que no pudiera alcanzar, trabajaba desde los 17 años, su primer objetivo fue también el hombre que la desvirgo, esa noche lluviosa en su lujoso penhouse solo portando una pequeña tanga negra sobre el diván recordó aquello por alguna razón cada aniversario lo recordaba, dicen que el primer hombre que convierte a una chica en mujer nunca se olvida y menos si además es tu primer asesinato.

En aquel entonces de Riana de 17 años paso todo los controles para llegar a Victor Andrade, uno de los más poderosas capos de la droga en su momento, quien deseaba una belleza para tener una grandiosa noche de placer, ambos cenaron una exquisita cena antes de que Victor condujera a Riana ya con unas tetas casi del tamaño que poseía en la actualidad hasta la lujoso como elegante habitación con una gran cama con sabanas de seda, con bordados en oro de 24 kilates, aquello era más lujoso que un hotel de cinco diamantes. Me llego el producto en tiempo y en forma la verdad me gusto que llegase muy rápido además el producto es muy bueno, dura 4 horas y se controla música y volumen genial

Riana de pronto se le fue  encima a victo y lo besa, pretendiendo un ímpetu juvenil que agrada al maduro hombre fornido  cuando por fin se separaron Victor la toma de la cintura para atraerla hacia él y de nuevo besarse apasionadamente, la tumba en la cama para comenzar con los toqueteos por todo el cuerpo de la bellísima Riana, le tocaba los senos que estaban guardados por su ajustado vestido de una sola pieza de color negro que Victor sin mayor problema le quito lo mismo que su delicado sostén (corpiño) de encaje negro para admirar los ya erectos pezones, emocionados y pidiendo que se los comiera.         

Lo Victor comenzó a hacer de inmediato lo que hizo que ella empezaba a gemir, sus gemidos eran fingidos aunque estaba sintiendo muy rico su mente estaba concentrada en cómo realizar su tarea no tenia arma alguna pero luego vio pensó en algo, mientras Riana pensaba comenzó a tocarle por encima del pantalón su pene para excitarlo por su parte también tocaba su entrepierna pero por arriba de su tanga, pasaron un largo rato besándose, acariciándose y con Victor degustando de sus senos hasta que ambos no podían más, Victor se separo de ella solo para quitarse la ropa para quedarse con un bóxer blanco en el que se notaba debajo una tremenda erección

Riana casi le arranco el bóxer para poco a poco empezar a darle un oral que solo en sueños él había sentido, por su parte Victo comenzó a lamber su rajita rosada abriendo sus labios vaginales aspirando su rico olor sintiendo como se mojaba mucho y empezó a meter un dedo dentro de ella mientras ella se retorcía cuando Victor lambio su clítoris, Riana ya no pensaba solo disfrutaba, le excitaba aquella situación al saber que pronto acabaría con aquel hombre.

Aquello continuo hasta que Victor le metiera un dedo más, lo que hizo que Riana comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un orgasmo gigantesco donde sus dedos fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que Victor no pensó que fuera posible algo así le encanto ver como aun podía llevar a una jovencita a ese grado de placer y excitación.       

Riana a un sintiendo espasmos dentro de su vagina se levanto hizo que Victor se acostara boca arriba en la cama para de nuevo empezar a darle una rica mamada como una experta aunque duro muy poco, se levanto de repente y se sienta en el soltando un gemido que todo en la mansión escucharon, ella comenzó a cabalgarlo aunque de manera lenta Victor se levanto de tal manera que ella no se moviera mucho pero que le entraran todos sus 22 cm en ella, Riana no tardo en volver a explotar en un orgasmo que hizo que sus pezones pareciera que iba a explotar Victor se levanto para posicionarse encima de ella para comenzar un bombeo con todas sus fuerzas, disfrutando de lo mojada que ya estaba, bombeo hasta que no pude más, mientras chupaba los pezones y cuello de ella, que dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando

-"Adentro no, adentro no". Dijo Riana.  

Victor apenas logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado, el primer chorro le llego a las tetas, el resto simplemente quedo sobre su vagina en la parte de afuera, monte de Venus completamente depilado y plano abdomen.

Ambos cuerpos bañados en sudor quedaron jadeantes pero muy satisfechos, Riana tomo la cabeza de Victor y lo beso para luego con un movimiento rápido quebrarle su cuello y espina dorsal matándolo en el acto, el pene de Victor ya muerto aun estaba duro cuando murió, palpito y se vino con fuerza de nuevo, aquello fue el fin de aquel hombre, Riana se vistió y salió, le dijo a sus hombre que su jefe estaba muy cansado y que no lo molestaran hasta el día siguiente.

Riana desde entonces ha asesinado a muchos más hombres, primero los lleva al paraíso y luego los mandaba al infierno.

Sus remembranzas fueron interrumpidas cuando su teléfono sonó, Riana dejo de jugar con sus labios vaginales, se limpio sus dedos ya mojados de sus juegos y contesto era un nuevo trabajo debía matar al hijo junior de un político que estaba dando mala imagen al partido, debía hacerlo parecer un accidente, Riana era buscada por la policía de 25 naciones pero era la maestra del disfraz, aunque esta vez las cosa no salieron como ella tenía planeado, todo fue una trampa desde el comienzo, ella fue atrapada colocando el dispositivo con el que iba a controlar el auto de lujo de su objetivo.

El juicio fue rápido y fue condenada a solo seis años lo que por supuesto le extraño, pero le alegro, lo que no entendía es que iba a pasar seis años en el mismo infierno, ella fue llevada a una prisión especial al llegar fue llevada a una enfermería estaba desnuda sobre la camilla con ruedas, ahí sus piernas fueron colocadas sobre estribos y un médico le inyecto directamente en su clítoris algún tipo de sustancia lo mismo en sus labios mayores y finalmente antes de una última inyección le dijo.

-“Bienvenida a tu peor pesadilla linda”. Dijo el médico.

Luego todo se le puso negro a Riana pues perdió el conocimiento como efecto de la última inyección recibida en su brazo izquierdo, Riana se despertó sin saber cuánto tiempo había pasado, estaba desnuda con sus brazos fuertemente sujetados con apretados grilletes de acero inoxidable que mantenían sus brazos en alto, su pierna derecha estaba extendida y casi vertical a un lado mientras su pierna izquierda apenas lograba tocar el suelo también con grillete en su tobillo que impedía que pudiera cerrar sus piernas.

Estaba en una gran habitación, sin nada más que ella, no parecía una celda ni siquiera una puerta se apreciaba, de pronto una de las paredes se volvió un gran espejo lo que hizo que Riana pudiera observarse por completo, sus ojos de abrieron grandes al ver que donde antes su lindo sexo estaba ahora colgaban un pene y un par de huevos pesadamente, aquel pene que sobresalía de su pelvis pese a estar en reposo era de buen tamaño y el escroto caía pesadamente con dos impresionantes testículos en su interior, lo que alguna vez fue una vagina ahora era un pene y huevos enormes.

Riana pocas veces había visto genitales masculinos de ese tamaño, de pronto el espejo volvió a ser una pared una pequeña puerta de un metro de alto por 45 de ancho apareció por la entro un perro de la raza Pitbull, de color negro que se le acerco a Riana lentamente, cuando llego a donde ella colgaba se le quedo mirando sus pesados huevos y pene que puso muy nerviosa a Riana, luego el perro estiro el hocico para colocarlo entre sus nalgas olfateando su ano, que hizo estremecer a Riana.

Luego el perro saco su larga lengua y comenzó a lamber los grandes huevos que colgaban frente a él, el pene comenzó a crecer de manera involuntario los ojos de Riana se maravillaron por el tamaño que este alcanzo en pocos segundos unos 29 cm casi tan grueso como uno de sus brazos y muy firme noto como un liquido transparente comenzó a brotar de la punta y de pronto sus ojos de tornaron blanco y todo su cuerpo se sacudió cuando el perro clavo sus colmillos en su escroto y comenzó a tirar, girando la cabeza hasta que termino por arrancarle su escroto dolorosamente.

-“AAAAAAAAAAAAGGGGGG”. Grito Riana con todas sus fuerzas.

Nunca antes había sentido un dolor así, fue como si le arrancaran el alma, sentía la sangre correr por sus piernas, goteando en el suelo mientras el perro devoraba su escroto con su contenido, cuando acabo, la atención del perro se tormo sobre su aun endurecido pene que habia lanzado dos enormes disparos instantes antes de que el perro le arrancara sus huevos, Riana se aterro trato de detener con palabras al perro pero nada pudo evitar que las fauces del can se cerraran sobre su pene hasta que se  lo arranco de tajo.

-“AAAAAAAAAAHHHHHHHH”. Riana dio un alarido de dolor.

Luego se desmayo.    

Para cuando Riana se despertó de nuevo un pene y escroto con dos pequeños testículos en su interior ya estaban de nuevo creciendo en su entrepierna, estaba en una habitación en solitario, apenas recibía comida y bebida tres veces al día, pero no tenía contacto con otra persona, a las dos semanas de su experiencia con el perro ya Riana de nuevo portaba un pene y huevo incluso más grandes que los anteriores, intento jugar con su pene por más que lo intento no pudo lograr una erección.

Algunos días después de nuevo Riana estaba en la misma habitación donde fue mutilada por aquel perro esta ve estaba sobre cuatro soportes bajos tomándolos con sus rodillas y codos, sus piernas bien separadas y con algo chorreando de su ano, de pronto la puerta de antes de abrió para dejar entrar a un enorme pastor alemán, que de inmediato trotando alegremente se acerco a Riana, que al verlo acercar tembló de miedo, su pene comenzó a ponerse duro por alguna razón, su pene incluso quedo más grande que antes, su glande le dolía de lo hinchado que quedo.

Sus pezones también comenzaron a erectarse, toda ella se estaba excitando, todo su cuerpo se estremeció casi hasta llegar al orgasmo cuando la lengua del gran perro comenzó a lamer entre sus nalgas, probando lo que emanaba de su ano, el perro lamio su ano por varios minutos hasta que de pronto sintió las garras del animal rasguñar su espalda y la baba caer sobre ella, de pronto sintió el pene en erección del perro tratando de entrar en ella, lo que la aterro y trato de hacer que el animal se bajar de ella.

Pero con cada movimiento el pene del perro se acomodaba mejor y en uno movimiento de su pelvis el pene logro vencer la resistencia de su ano y entro por completo en su interior, hasta que Riana sintió los huevos del perro golpear los suyos propios que colgaban entre sus piernas.

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Riana.

El perro comenzó a poseerla literalmente como si fuese una perra, sus jadeos los podía escuchar cerca de su oreja, así como sentía sus desesperados embistes, fue doloroso pero placentero luego de algunos minutos del pene de Riana en erección completo brotaron tres disparos de semen que le provocaron un intenso orgasmo su primero orgasmo con un pene, fue diferente a los que sentía cuando tenía una vagina.

Fue un orgasmo concentrado que se extendió por su cuerpo desde la punta de su glande, el perro la siguió penetrando unos minutos hasta que se vino dentro de ella aullando, cuando por fin se bajo de ella pensó que todo había terminado, pero el perro ahora tenía hambre de pronto Riana sintió como el perro lamio su gran escroto, lo que la hizo temblar de miedo, iba a decir algo cuando sintió los enormes colmillos del perro clavarse en su bolso de piel.

El perro le desgarro el escroto dejando sus dos pesados huevos colgando entre sus piernas sostenidos por los conductos que los conectaban a su cuerpo, el perro ataco primero su testículo derecho, arrancándolo, Riana dio un alarido de dolor.

-“AAAAAAAGGGGGG”, Grito Riana.

El dolo fue tan intenso que apenas noto que de su pene broto otro gran disparo de semen, luego cuando el perro termino con su primer testículo le arranco el segundo, para luego seguir con su pene que estaba en completa erección esta vez no le fue arrancado de por completo como la vez pasada sino que el perro se lo comió en tres partes, aunque para el tercer mordisco del perro Riana ya estaba sin sentido.

Aquella era la rutina cada dos o tres semanas Riana era llevada a aquella habitación en donde sus genitales masculinos eran devorados por algún animal incluso una vez su pene y huevos con todo y escroto fueron devorados por una cardumen de pirañas carnívoras, sentir todos esos pequeños peces con sus afilados dientes devorando su pene y huevos fue lo peor del mundo, para cuando Riana fue liberada de nuevo con una vagina entre sus piernas su mente estaba deshecha.

Había envejecido 15 años en solo seis, su belleza se marchito lo mismo que su mente, apenas podía recordar su nombre y el solo ver a un perro o gato le hacían sufrir los más intensos ataques de pánico, termino por ser internada en un hospital siquiátrico aislada de todo mundo, aterrada que de nuevo despertara en aquella habitación atada y con grandes genitales masculinos listo para ser devorados por algún animal que deseaban esos generosos genitales como un “Rico Bocadito”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RESTAURANTE EXCLUSIVO

Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera......


RESTAURANTE EXCLUSIVO.
Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Miguel




Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

Jackie por el contrario era una mujer divorciada de 27 años con cabello moreno y rasgos asiáticos. El divorcio de su ex marido le había reportado una considerable fortuna y gracias a ello su tren de vida era la de una mujer sin complejos respecto al dinero. Jackie era más alta que Dyanna pero al contrario, sus pechos eran más pequeños.

Ambas se encontraron en el gimnasio como de costumbre, y fue entonces cuando Jackie le dijo a Dyanna que la invitaría a comer tras los ejercicios del gimnasio.

-“Espero que vengas con hambre, porque el sitio donde voy a llevarte es ciertamente exclusivo y selecto”. Le dijo Jackie a Dyanna con aire misterioso.

Dyanna le aseguró que así sería con una sonrisa, pero durante toda la hora del gimnasio Dyanna se preguntaba a qué clase de sitio la llevaría Jackie. Una vez terminados los ejercicios del gimnasio, ambas de ducharon y se subieron en la limusina de Jackie que las llevaría al restaurante.

-“He de confesar que estoy ciertamente intrigada”. Reconoció Dyanna una vez dentro del coche.
-“Te garantizo que disfrutarás de la comida”. Le aseguró Jackie con una sonrisa en los labios.

Descubrí el restaurante por una amiga y procuro ir un mínimo de dos veces por semana. Incluso hay veces que me paso el día entero allí combinando comida y cena. Dyanna se sentía más y más intrigada cada vez mientras la limusina de Jackie se adentraba en los barrios más pobres de la ciudad. Tras varios minutos recorriendo oscuras y desconocidas calles para Dyanna, finalmente el coche se detuvo en un callejón sin iluminación y ambas mujeres se bajaron del coche. Jackie despidió a su chófer diciéndole que le llamaría cuando le necesitase, y con aire seguro se dirigió a una destartalada puerta sin ningún rótulo exterior visible. A Dyanna le extrañó que ese fuese un restaurante de alta categoría como los que Jackie solía frecuentar, pero decidió no decir nada.

Jackie tocó un disimulado timbre tres veces, y tras unos minutos de espera la puerta se abrió automáticamente. Jackie y Dyanna entraron en una lujosa sala de espera que nada tenía que ver con el exterior. Carísimos cuadros y esculturas decoraban la estancia mientras ambas mujeres esperaron sentadas en unos lujosos sofás de piel. Tras unos minutos de espera, apareció en la estancia un hombre que se dirigió hacia Jackie de manera afectuosa.

-“Mi querida Jackie”. Dijo el desconocido mientras se dirigía a ella con una amplia sonrisa en la boca. –“Siempre es un placer verte por aquí”. Añadió poco después.
-“¡André!” Le respondió Jackie sonriendo mientras se daban un beso en la mejilla.
-“Te presento a Dyanna, una muy buena amiga que viene conmigo por primera vez va a disfrutar de las delicias del restaurante”. Añadió Jackie.

-“”Ohhh… Qué alegría”. dijo André dirigiéndose a Dyanna.
-“Espero disfrute de la comida. Las amigas de Jackie siempre son bienvenidas”.
-“Mi amiga no sabe el tipo de manjares que aquí se disfrutan”. Dijo Jackie,
-“Así que espero que no le defraudes, André”.
-“Nadie se ha quejado jamás”. Respondió André,
-“Seguro que nuestros menús agradaran a tu amiga. Hoy tenemos un género magnífico”.

Los tres se dirigieron hacia el comedor principal con Dyanna más intrigada que nunca después de las palabras de André. El comedor era inmenso y estaba casi lleno a pesar de ser un día entre semana. A Dyanna le sorprendió que casi la mayoría de clientes, por no decir casi todos, eran mujeres. La mayoría de mediana, pero también grupos de chicas adolescentes e incluso madres con sus hijas de 6 o 7 años. También le sorprendió a Dyanna el olor. Era un olor agradable el que salía de las cocinas, mezcla de carne asada y especias que abrió el apetito de Dyanna.

André las condujo por el amplio comedor hasta la mejor mesa del local, no en vano Jackie era una de las mejores clientas.

-“Enseguida les traigo la carta”. Dijo André.
-“Mientras tanto disfruten de este aperitivos. Están recién tomados”. Añadio.

Un camarero había dejado sobre la mesa una pequeña bandeja con dos pequeñas bolitas del tamaño de nueces y dos copas llenas de un líquido blanco.

-“¿Qué son?” Preguntó Dyanna sorprendida. Nunca había visto nada parecido.
-“Cómetelo y no preguntes”. Respondió Jackie mientras tomaba una bolita con los dedos y se lo introducía en la boca.

-“Saboréalo primero y muerde después”. Añadió.

Dyanna obedeció y se introdujo una bola en la boca. Tenía un cierto sabor ácido pero agradable. Tras un cierto tiempo sacándole todo el jugo, finalmente Dyanna mordió la bola y de ella salió un líquido templado que hizo las delicias de Dyanna.

-“¡Delicioso!” Reconoció Dyanna.
-“Brindemos ahora”. Le dijo Jackie mientras tomaba la copa de líquido blanco con aire de satisfacción.

-“¿Qué es?” Quiso saber Dyanna mientras alzaba su copa con aire divertido.
-“Parece semen”.
-“Lo es cariño”. Le respondió Jackie mientras sonreía a su amiga.
-“¿Cómo?” La cara de Dyanna era de sorpresa total.

-“¿Amiga, qué clase de restaurante crees que es éste?” El rostro de Jackie era diversión absoluta apenas pudiendo evitar reírse.

-“¿Pero… Pero... Semen de qué animal?” Quiso saber Dyanna.
-“De hombre, por supuesto. Yo sólo como lo mejor” Le informó Jackie con total tranquilidad.

Las bolitas que acabas de comer y que tanto has disfrutado son los testículos de un joven recién castrado. Dyanna aún estaba asimilando lo que Jackie acababa de decirle. Era un restaurante donde se comía carne humana sin ningún rubor. Trató de no pensar en eso y ante la insistencia de Jackie bebió el contenido de su copa hasta dejarla vacía. El sabor le resultó exquisito para su sorpresa. El semen le gustó como nunca antes imaginó, y pasó su lengua por los labios para rebañar los restos que allí habían quedado. Jackie por el contrario bebió su copa a pequeños sorbos, saboreando cada gota de aquel delicioso néctar masculino.

-“¿Pero esto es legal?” Ppreguntó Dyanna intrigada -.
-“Por supuesto que sí” Le tranquilizó Jackie.
-“Aquí solo se cocinan genitales masculinos. En todas sus variedades. El restaurante tiene un gran surtido de muchachos listos para ser castrados”.  

-“¿Los mantienen aquí de forma consentida?” Preguntó Dyanna inocentemente.
-“Los hombres cobran grandes cantidades de dinero a cambio de sus genitales”. Le informó Jackie.

Y nunca faltan candidatos, por lo cual el restaurante se permite escoger los mejores sementales. Cada día son castrados más de 100 jóvenes y para el día siguiente ya tienen preparados otros 100. Hay una gran lista de espera, créeme. Y luego están los menores de edad. Los testículos que acabamos de disfrutar serán probablemente de un menor de edad. Yo ya he aprendido a diferenciarlos. Al ser menores de edad necesitan autorización de sus progenitores, pero como en los adultos, nunca faltan los candidatos. Sus genitales suelen ser usados como aperitivos o para menús infantiles.

Mientras Dyanna aun trataba de asimilar todo lo que estaba oyendo y su temperatura interior subía rápidamente. Antes de que pudiera decir nada apareció André con dos enormes cartas que dio a cada una de las chicas.

-“Espero que hayan disfrutado del aperitivo”. Les dijo mientras recogía las copas vacías y la bandeja sin restos de los testículos.

-“Mucho André” Le dijo Jackie.
-“Yo no necesitaré carta, he probado casi todo ya y vengo con las ideas claras”.
-“Perfecto” Respondió André mientras recogía la carta.
-“¿Y que va a ser?

-“Quiero un pene relleno de mucho semen bien hecho a la parrilla con mucha salsa de semen y fresas. El glande jugoso, André, que sangre un poquito”. Dijo Jackie.
-“¿Los huevos cómo los quiere?” Preguntó André -.
-“Los quiero cocidos en su bolsa escrotal y con abundante salsa de semen y especies picantes”.
-“¿Y su amiga?” Preguntó André dirigiéndose a Dyanna.
Dyanna estaba obnubilada leyendo la amplísima carta que había ante ella. Más de 200 platos todos con el ingrediente básico de genitales masculinos. La verdad es que todos tenían un aspecto delicioso y Dyanna no supo por cuál decidirse.

-“¿Permites que te aconseje?” Le ayudó Jackie.
-“Sí, por favor”. Dyanna agradeció la ayuda de su amiga.
-“André” – le dijo Jackie al maitre,
-“A mi amiga tráigale una brocheta de pene bien jugosa y unos testículos rebozados.
-“¿Te parece bien Dyanna?
-“Sí, claro” Dijo la rubia sonrojándose ligeramente.
-“Magnífica elección señoritas” Les dijo André mientras apuntaba el pedido.
-“¿Ahora quieren acompañarme a escoger la carne?”
-“¡Claro!” Respondió Jackie mientras se levantaba.

Los tres bajaron unas escaleras que conducían a una amplia galería con cristaleras a ambos lados. En su interior había decenas de hombres desnudos de todas las razas posibles. La mayoría de ellos estaban magníficamente dotados, con enormes penes venosos e inmensos huevos que colgaban entre sus piernas.

-“Escoge tu semental, cariño”. Le dijo Jackie a Dyanna entre risas.

A cualquier parte que Dyanna mirara había hermosos muchachos. Cuerpos espectaculares bien formados y unos genitales que a Dyanna le parecieron todos exquisitos, más pensando que dentro de un rato estarían en su plato. Tuvo de admitir que eso la excitó mucho, aunque no supo porque macho decidirse.

-“¡Quiero aquél!” La voz que sonó a su espalda era la de Jackie, que ya había elegido su comida.

Era un hermoso joven de unos 20 años, rubio y ojos azules, con un musculado cuerpo y un pene tamaño medio pero muy ancho, y unos grandes huevos que se veían muy apetecibles. André llamó a un camarero que se introdujo en la vidriera y se llevó al joven rubio a la cocina.

Mientras, Dyanna se veía incapaz de decidirse por alguno. Todos se veían tan adorables. A su lado había una madre con su hija de apenas 15 años que también estaban buscando la que sería su comida. La niña se había empeñado en un hermoso hombre negro con un pene de más de 30 centímetros. Un ejemplar espectacular con unos huevos del tamaño de naranjas.

-“¿Estás segura de que podrás con todo eso, hija?” Le decía la madre -.
-“Sí mamá” Le respondía la niña con voz infantil.
-“Además es mi cumpleaños y me lo prometiste”.
-“Esta bien hija”. La madre avisó a un camarero que se llevó al hombre negro a la cocina.

Dyanna enseguida pensó en lo afortunada que era aquella niña, pero volvió a centrarse en su tarea de buscar el que sería su cena. Como había pedido brocheta, decidió que debía tener un miembro considerablemente largo, así que finalmente se decidió por un jovencito más bien delgado, de cabello castaño y unos bonitos ojos verdes, además de un pene que casi le llegaba a la rodilla. Su escroto también era generoso, y a Dyanna se le empezó a hacer agua la boca.

-“¡Ése!” Dijo Dyanna señalando al joven.

Inmediatamente un camarero se lo llevó a la cocina para ser preparado.

-“Ahora si quieren acompañarme a la bodega”. Les dijo André.
-“La comida aún tardará un rato en prepararse”.
-“Queremos ver cómo los cocinan” Le interrumpió Jackie.
-“¿Cómo?” La pregunta tomo a André por sorpresa.
-“Queremos estar en la cocina mientras los preparan”. Insistió Jackie.
-“Pero eso no se puede Jackie.…” Respondió André un tanto apurado.
-“No sé si los cocineros estarán de acuerdo”.
-“Estarán de acuerdo, ¿verdad André?” Las palabras de Jackie sonaron casi a amenaza.

Tras unos momentos de duda, finalmente André asintió con la cabeza y les aseguró que estarían presentes durante el cocinado.

-“Genial” Gritó Jackie satisfecha.
-“Ahora vamos a las bodegas”.

Los tres se dirigieron a otra estancia donde se preparaban los caldos del local. Otra vez Dyanna volvió a asombrarse cuando entraron en una estancia donde decenas de hombres atados eran literalmente ordeñados por succionadores conectados a sus penes. Los hombres eran estimulados mediante descargas eléctricas en su escroto que aceleraban la secreción de esperma. Aproximadamente cada 30 segundos un chorro de semen salía del pene de cada uno de los hombres y caía en un enorme cuenco con capacidad para 2 litros puesto delante de cada hombre.

André les dio a las chicas unas cucharillas a cada una para que probaran de cada cuenco y escogiesen el que más les gustase. Jackie y Dyanna empezaron con el primero y tras varios agradables minutos habían probado de todos los cuencos. A Dyanna todos le parecieron deliciosos. Los había más espesos, más líquidos, con diferentes sabores (frutas, licor…), que se conseguía, como les explicó André, inyectando el producto deseado en el escroto del hombre.

Finalmente, Jackie y Dyanna se decidieron por un semen espeso y de sabor afrutado para las salsas con las que cocinarían sus platos, y por uno un poco más líquido con cierto sabor a vino para sus copas. En total, 2 litros del primero, y 1 litro del segundo. André tomó nota y enviaron el primero a cocina y el segundo a su mesa.

Tras aquello los tres se dirigieron a la cocina del restaurante. A Dyanna le llamó la atención lo grande que era. El ritmo era frenético con camareros entrando y saliendo de la cocina mientras los chefs preparaban manjares genitales que desprendían un embriagador aroma. Había ayudantes que limpiaban a los hombres que iban a ser cercenados, o les ponían unas mordazas y vendas en los ojos para que no gritaran o vieran lo que se les avecinaba. Había por lo menos más de 50 puestos de cocina individuales donde un chef se encargaba de su respectivo pedido. Por lo tanto 50 hermosos jóvenes dispuestos a ser castrados adornaban cada cocina. Algunos estaban empezando a ser cocinados lentamente, mientras que otras elaboraciones estaban a punto de acabar.

Era fácil saber cuáles eran los últimos, ya que en ellas el chico se retorcía de dolor, sudaba copiosamente o alaba a través de la mordaza. Todo acababa con un violento corte donde el hombre se desmayaba y era retirado por dos camareros mientras sus miembros cocinados salían en una bandeja rumbo al comedor.

Cuando Jackie, Dyanna  y André entraron, este último preguntó por el jefe de cocina, y al rato apareció un hombre sudoroso que resultó ser el jefe de cocina. Se le veía muy atareado por la cantidad de trabajo que había, pero decidió atender a André.

-“¿Quién se encarga del relleno y la brocheta de la mesa 4? – le preguntó André -.
-“¿La 4?… Carol”. Le respondió el jefe de cocina.

Los tres se dirigieron al puesto de cocina de Carol. Al llegar allí, tanto el chico que había escogido Dyanna, como el que había escogido Jackie, se encontraban bien atados y preparados para pasar por la cocina, así como la jarra de 2 litros de semen para las salsas que previamente habían escogido.

-“Carol, hoy tendrás espectadoras”. Se limitó a decir André.
-“Las propias comensales”. Añadio.

Tras estas palabras André se retiró para continuar con su trabajo dejando a Carol en compañía de Jackie y Dyanna.  

-“Prometemos no molestarte ni interrumpirte mientras trabajas”. Le dijo Jackie medio en broma. 
-“Me llamo Jackie y mi amiga es Dyanna”. Dijo Jackie.
-“Al contrario”. Respondió Carol con una amplia sonrisa,
-“Será un placer tener compañía mientras trabajo y poder explicaros las elaboraciones. me llamo Carol”. Añadio la Chef.

Carol era una atractiva mujer de unos 22 años. Pese a su juventud ya llevaba varios años trabajando allí, y era la mano derecha del jefe de cocina.

-“Pongámonos manos a la obra”. Sentenció Carol.

Empezaremos con el rubio que es el que más trabajo va a llevar.  Carol tomo una amplia tira de cuero y la pasó bajo el escroto del rubio y luego la ató sobre el pene del chico. Estiró lo más fuerte que pudo, lo que provocó que el chico rubio se estremeciese, dejando que tanto el escroto como el pene quedasen aprisionados. Repitió la misma operación con el chico de Dyanna, provocando en él, el mismo dolor que había causado con el otro.

-“Con esto conseguimos que a la hora del corte evitemos el sangrado”. Explicó Carol satisfecha.

Casi al mismo tiempo los penes de ambos hombres se elevaron en una poderosa erección que entusiasmó tanto a Dyanna como a Jackie. Carol puso un tapón en la punta del pene del hombre rubio, y seguidamente le aplicó un tubo estimulador en el pene que comenzó a masturbarle con rápidos movimientos. El chico rubio no tardó en alcanzar el éxtasis ni unos segundos, pero el tapón evitó que se perdiese su preciado líquido, quedando atrapado dentro del pene.

Carol puso dos parrillas en marcha para que fuesen tomando calor mientras el chico rubio continuaba sufriendo espasmos debido a las continuas sacudidas del tubo succionador. En apenas 3 minutos eyaculó 5 veces por lo menos, lo que hizo que su pene se fuese hinchando por minutos.

-“Dejaremos que eyacule unas veces más hasta que el interior del pene quede bien relleno”. Explicó Carol a sus dos atentas oyentes.
-“Mientras hacemos tiempo para que se calienten las parrillas. Vamos ahora a por el otro”. Dijo Carol.

Carol abrió un cajón donde había numerosas varillas de diferentes tamaños y grosores. Echo una mirada al enorme pene del hombre castaño, y finalmente sacó una varilla de medio metro de bastante grosor. Luego la depositó en la segunda parrilla mientras metía una cuchara en la jarra de dos litros de semen y rociaba la varilla de aquel lubricante líquido. Los rostros de Jackie y Dyanna no podían aparentar más que una enorme satisfacción.

Carol volvió su atención hacia el primer chico que seguía sufriendo constantes espasmos. Su pene inflado era tal, que a Carol le costó quitarle el succionador. Una vez liberado, el hombre pareció aliviarse por momentos, dando suspiros de alivio. Carol palpó el miembro inflado y erecto para comprobar su estado, y quedó satisfecha. También comprobó si el tapón de la punta del pene tenía alguna fuga, y viendo que no había ninguna, sonrió complacida.

-“Ya podemos ponerlo a fuego lento para que se vaya cocinando”. Les dijo Carol mientras con una palanca las brasas de la parrilla subían hasta quedar casi pegadas al pene.

Inmediatamente el joven rubio comenzó a retorcerse de dolor, pero al estar completamente inmovilizado, nada pudo hacer excepto resignarse a su suerte. Su pene inflado y relleno de semen casi tocaba las brasas, así que se esforzaba en mantener la erección para alejarla de las brasas.

Carol fue a la segunda parrilla, donde la varilla había adquirido un color rojizo una vez que estaba al rojo vivo. Carol volvió a echarle otra abundante cucharada de semen, que provocó que las brasas chisporrotearan al contacto con el semen.

-“Por estas cosas adoro mi trabajo”. Les dijo Carol con una sonrisa mientras comprobaba que la varilla estaba suficientemente caliente, tocándola levemente con la punta del dedo.

Sin ningún miramiento introdujo la varilla al rojo vivo por la punta del pene del chico castaño. Nada más sentir la varilla ardiente, el chico soltó un grito de dolor, apenas amortiguado por la mordaza.

-“Hay que hacerlo muy lentamente, para que la varilla vaya cauterizando el interior, y al mismo tiempo conseguimos que la carne interior no quede cruda, sino sabrosa”. Les dijo Carol

Mientras introducía la varilla muy lentamente en el pene, ajena a los increíbles dolores que estaba sufriendo aquel chico. La varilla fue lentamente desapareciendo en el interior del pene del chico. A pesar de medir medio metro, prácticamente había sido totalmente engullida por aquel enorme pene, lo que decía mucho del tamaño de aquel miembro.

Tanto Jackie como Dyanna permanecían absortas viendo como Carol hacía tope con la varilla en la ingle del muchacho. Los espasmos del chico no hicieron más que acrecentar aquella excitación que ambas sentían en ese momento. Aquél hombre sudaba a raudales y daba muestras de sufrir unos dolores inimaginables, pero su pene no disminuyó de tamaño en ningún momento. Al igual que con el primer chico, Carol subió la parrilla hasta dejarla a la altura del pene, y para que se cocinara de forma uniforme.

“Ahora vamos a dejar los penes a fuego lento y nos ponemos a trabajar los escrotos”. Dijo Carol mientras aplicaba una cucharada de semen de la jarra en cada miembro.

Carol llenó de agua dos cuencos y los colocó sobre sendos hornillos individuales. Los encendió y los colocó exactamente bajo los escrotos de ambos hombres. Mediante unos ajustes, los escrotos quedaron sumergidos en los cuencos en su totalidad, y Carol subió la llama al máximo posible. Si el dolor que padecían ambos chicos ya era indescriptible, con sus penes en las brasas, a eso se sumó que en breve sus testículos serian escaldados.

-“Mientras cocinamos la carne, nos dedicaremos a preparar las salsas”. Explicó Carol.

Tomo un enorme bol en el que introdujo aceite, fresas, sal y un cuarto de litro del exquisito semen que Jackie y Dyanna habían escogido. Después sacó una gran jarra transparente de la nevera que contenían las mismas deliciosas bolas que tanto Dyanna como Jackie habían degustado como aperitivo al llegar al restaurante.

“El testículo machacado da un toque de acidez a la salsa”. Dijo Carol mientras extraía cuatro bolas y las metía en el bol.

-“Parece que se me están acabando los huevos”.  Exclamó Carol mientras observaba la gran jarra casi vacía, y necesitaré más para la segunda salsa.

Con total tranquilidad pulsó un intercomunicador y simplemente dijo:

-“Soy Carol, subirme más testículos”. Dijo ella.

Tras decir eso, se puso a machacar la mezcla resultante del bol con un mortero, mientras con la mirada no perdía de vista el estado de los genitales de los hombres, comprobando que no se quemaran demasiado.  En apenas unos minutos, un camarero se acercó al puesto de Carol acompañado de unos 10 muchachos jóvenes y completamente desnudos.

-“Perfectos”. Se limitó a decir Carol al verlos llegar.

Los muchachos apenas tendrían 14 o 15 años, lo que no evitó que Carol sacase un afilado cutter y en diez rápidos y expertos movimientos obtuviese 20 nuevos testículos para sus salsas, que introdujo en la jarra que antes estaba casi vacía. Los diez mareados muchachos fueron retirados para aplicarles curas en su bolsa escrotal, pero ya vacíos para siempre.

Dyanna se preguntó cuánta cantidad de testículos usarían en el restaurante cada día, ya que cada puesto de cocina (y eran 50 puestos) tenía una jarra similar a la de Carol, pero todas llenas.

-“Usamos escrotos de jóvenes adolescentes porque apenas están desarrollados”. Explicó Carol.
-“Y no interfieren con el sabor principal, además de ser más baratos”. Añadio-
-“¿Cuántos escrotos cortan a diario?” Quiso saber Dyanna.
-“Bufff… Depende del día”. Respondió Carol.
-“Hoy castraremos unos 150 ejemplares adultos, aunque quizás ese número suba ya que esta noche tenemos una despedida de soltera con más de 30 chicas hambrientas y eso puede ser una locura”.

-“Desconozco el número exacto de adolescentes que castramos, pero yo más o menos uso 50 escrotos juveniles al día. Los días de mucho trabajo podemos llegar a castrar 300 adultos, pero afortunadamente nuestro almacén está siempre lleno”. Añadió Carol.

Los jadeos del chico rubio interrumpieron la conversación. No paraba de moverse ante el dolor que estaba padeciendo. Su pene completamente hinchado y lleno de semen parecía a punto de explotar, y el tapón también parecía a punto de salir disparado. Trataba de separar su pene de las brasas, pero Carol lo volvía a empujar hacia abajo con fuerza haciendo que aquel trozo de carne se tostase bien y expulsase un agradable aroma. Además, el cuenco con agua donde reposaba su escroto ya hervía furiosamente multiplicando el dolor que ya de por sí sufría.

Carol retiró el cuenco hirviendo para inspeccionar la bolsa escrotal, que se encontraba muy dilatada. Tocó ligeramente ambos testículos con los dedos y con una amplia sonrisa decidió que era el momento para insertar la salsa. Retiró la mezcla del bol y la introdujo en una jeringuilla de tamaño considerable hasta que quedó llena del líquido. Con lentitud, acercó la jeringuilla hacia el humeante y escaldado escroto del joven rubio e introdujo la punta. Al bajar el émbolo poco a poco, el arrugado y colgante escroto empezó a hincharse a causa del líquido. A medida que el contenido de la jeringuilla disminuía, el tamaño del escroto aumentaba enormemente hasta alcanzar el asombroso tamaño de un coco. Parecía a punto de estallar, lo mismo que su pene, pero Carol expertamente lo volvió a introducir en el cuenco hirviendo.

-“En unos minutos ya estará listo”. Les dijo Carol. Provocando en Jackie un escalofrío.

Carol se volvió hacia el chico castaño, ensartado como estaba con la varilla en su pene. Carol volvió a rellenar la jeringuilla con la misma mezcla que el anterior, pero en vez de inyectarla en el escroto, la vació lentamente en aquel pene ensartado. Este se hinchó ligeramente en las brasas, pero luego volvió a su posición original. También gemía a causa del dolor, y el agua de su cuenco burbujeaba abundantemente. Carol bajó el cuenco y también a este le dio el visto bueno.

Tomó un pequeño pero afiladísimo cuchillo y lentamente hizo un amplio corte entre ambos testículos. Cortó desde la base del pene (con sumo cuidado porque éste estaba sobre las brasas) hasta casi el ano. Con unas pinzas, ya que la piel estaba ardiendo, separó la piel a ambos lados liberando unos huevos colgantes humeantes y escaldados solo unidos a su dueño por unas finas venas que estaban a punto de desaparecer por el calor.  Los volvió a cubrir con la bolsa escrotal para mantenerlos calientes, pero ya no los acercó más al cuenco hirviendo. Estaban ya en su punto.

-“En unos minutos estarán degustando estas maravillas, chicas”. Les informó Carol ante la alegría de ambas chicas.

Carol se esmeró en la salsa del chico de Dyanna. Sobre una mesa esparció harina, semen de la jarra, y cuatro testículos de los chicos que le acababan de traer. Rápidamente lo machacó todo hasta quedar una masa semi sólida y lo dejo así.

-“Hora de emplatar chicas”. Anunció eufórica Carol.
-“Empezaremos con el tuyo, Dyanna,  ya que Jackie lo quiere bien cocido”.

Dicho esto, Carol agarró un enorme cuchillo y retiró la parrilla sobre el la que estaba puesto el pene del chico castaño. Tenía un agradable color dorado ensartado en la varilla, y el olor que desprendía era embriagador. Carol se agachó y se puso a la altura del miembro en la brocheta. Acercó el cuchillo lo máximo que pudo al vientre del hombre, justo antes de las tiras de cuero, y lentamente empezó a cortar el pene.

Al primer corte cayó un abundante líquido transparente, que no era otra cosa que el semen que antes había inyectado, pero nada de sangre, lo cual era una buena noticia. Carol se acercó más para ver el interior, y satisfecha comprobó que el interior estaba bien hecho y la carne jugosa. Entonces continuó moviendo el cuchillo hasta que esté chocó con la varilla.  Repitió la operación por la parte de abajo del pene hasta que ya nada lo unía a su antiguo dueño. Retiró la varilla con el pene insertado y lo depositó en una bandeja. Del extremo recién cortado fluía abundante semen caliente que pronto inundó la bandeja y dándole un aspecto realmente apetecible. Después lo roció con más semen templado de la jarra de 2 litros y el plato ya estaba listo.

-“Vamos a por el segundo plato de Dyanna”. Anunció Carol. testículos rebozados.

Se volvió a acercar al hombre al que acababa de cortarle su más preciada hombría, pero esta vez se dirigió al escroto. Afortunadamente para el chico, hacía ya bastante tiempo que había perdido el conocimiento, lo que le evitó mayores dolores. Volvió a abrir la bolsa escrotal con las pinzas y allí estaban aquellos testículos aun humeantes.

-“¿Quieres cortarlas tú?” Dijo Carol dirigiéndose a Dyanna.

Dyanna no tuvo que responder. Simplemente agarró unas tijeras y se puso al lado de Carol.

-“Corta por aquí y por aquí”. Le indicó Carol a una emocionadísima Dyanna que obedeció sus instrucciones.

Dyanna cortó el fino conducto que mantenía aun unido al testículo, y al hacerlo este cayó en una bandeja. Luego repitió la operación con el otro, que también cayó en la bandeja.

-“Ahora retiraremos la bolsa escrotal, que acompañará a los testículos en el plato. Córtala sin miedo, Dyanna”. Le dijo Carol.

Dyanna pasó las tijeras por todo el borde de la bolsa escrotal, que se fue desprendiendo poco a poco hasta acabar en la bandeja. Carol ordenó a unos camareros que ya podían llevarse al hombre, ya que nada más podía conseguirse de él. Hace apenas una hora era un hombre con un poderosísimo miembro viril de más de 35 centímetros y unos huevos grandes y jugosos. Ahora tenía un muñón donde antes estaba el pene y apenas se vislumbraban dos pequeños conductos rojos que colgaban donde antes estaban los testículos.

Carol tomo ambos testículos, los rebozó con la masa sólida que había hecho antes, y los introdujo en una sartén a fuego lento.

-“Vamos ahora con el plato de Jackie mientras los testículos de Dyanna se van haciendo”. Anunció Carol.

Carol se volvió hacia el chico rubio que aún estaba consciente, pero sus movimientos ya no eran tan acelerados. Suda copiosamente y su pene y escroto completamente hinchados aun reposaban sobre el fuego. Carol retiró la parrilla y el cuenco de agua hirviendo y tomo de un cajón un alambre de 1 metro aproximadamente con dos asas en sus extremos.

-“Esta es la parte más complicada”. Explicó Carol mientras pasaba el alambre por sus testículos, rodeándolos totalmente justo al lado de las tiras de cuero.

-“Debemos procurar seccionar todo el conjunto sin que se escape el relleno”. Añadió Carol.

Dicho esto, Carol apretó el alambre con fuerza y tras unos segundos todo el aparato genital del chico rubio se desprendió sobre una bandeja. Sorprendentemente el conjunto se mantuvo intacto y no perdió nada de su relleno para satisfacción de las tres chicas. Las tiras de cuero evitaban que el relleno saliese, mientras que la entrepierna del chico quedó completamente vacía a excepción del corte que no sangró debido al calor que cauterizó la herida. Los camareros se llevaron al joven rubio casi desmayado convertido para siempre en un eunuco nulo.

Sobre la bandeja reposaban los genitales humeantes y muy dorados que tenían un aspecto delicioso. Carol pinchó levemente el inflado glande a punto de estallar y súbitamente unas gotas de semen caliente salieron del interior.

-“Pueden ir a su mesa, chicas. En breve les llevarán los platos”. Les dijo Carol con aire de satisfacción.

Dyanna y Jackie obedecieron no sin antes agradecerle a Carol su trabajo y dedicación y prometiendo que cuando volviesen sería ella quien preparase sus platos. Se sentaron en su mesa a esperar sus platos mientras degustaban el delicioso semen que habían escogido antes, y que reposaba en una cubitera de hielo. Mientras lo hacían podían disfrutar de los numerosos y sabrosos platos que los camareros llevaban a las diferentes mesas. Penes y escrotos en multitud de cocciones surcaban las mesas, incluido el gigantesco pene y escroto del hombre negro que la chica del cumpleaños había escogido.

Se veía delicioso mientras un camarero lo llevaba a la mesa de madre e hija, adornado con una vela de cumpleaños mientras semen fluía de su glande bañando todo el plato. La niña no cabía en sí de gozo. Aquél pene apenas cabía en la bandeja de lo grande que era, y sus huevos eran de un tamaño descomunal.

Dyanna y Jackie se miraron con complicidad mientras tomaban su tercera copa de semen, y casi inmediatamente dos camareros llegaron a su mesa trayendo su comida. Dyanna pensó que ambos platos tenían un aspecto espectacular, aún humeantes y bañados en salsa blanca. Dyanna empezó con la brocheta. Nada más darle el primer bocado, el semen de su interior resbaló por sus labios. Aquella combinación de la carne que se deshacía con el semen caliente de su interior hizo las delicias de Dyanna. Combinó el sabor de la brocheta caliente con el espeso semen templado que hacía de salsa y consiguió una mezcla de sabores increíble. En apenas unos minutos la varilla estaba completamente vacía, y su plato reluciente sin ningún rastro de semen.

A continuación, Dyanna fue por sus testículos rebozados. Partió un huevo con un cuchillo, lo que indicaba que estaba en su punto. Se llevó a la boca una mitad bien humedecida en salsa de semen que encantó a Dyanna. El testículo se rompía cuando Dyanna lo mordía ligeramente, liberando multitud de sabores hasta entonces desconocidos para ella. Dio cuenta de ambos testículos en apenas unos minutos, diciéndose a sí misma que era la mejor comida que había degustado en su vida.

Mientras Jackie también daba cuenta de su pene relleno. Lentamente cortó el pene con un cuchillo y todo el semen acumulado en su interior salió a borbotones. Aquél humeante líquido se mezcló con el semen tibio del plato dando al conjunto un aspecto muy apetecible. Jackie seccionó el grande y tras untarlo en semen se lo introdujo en la boca. Tenía una textura y una cocción inmejorable. Tras saborearlo unos instantes, Jackie lo mordió, haciendo que de su interior saliese más semen caliente, llevando a Jackie a sensaciones indescriptibles. El resto del pene era un poco más duro, pero igualmente muy sabroso, más aún si estaba bien bañado en semen, como era el caso.

Tras acabar con aquel delicioso pene, Jackie se dirigió hacia el escroto. La bolsa escrotal tenía forma de cuenco, por lo que Jackie cogió una cuchara y la introdujo en el interior lleno de semen donde flotaban dos grandes testículos cocidos. Jackie dio cuenta de ellos saboreando cada bocado. Estaban en su punto, y la mezcla de semen con fresas de su interior le resultó delicioso. Tras vaciarla con frenesí, la bolsa escrotal quedó arrugada y flácida, por lo que Jackie decidió comérsela mientras aún conservaba semen en sus bordes.

Ambas mujeres dieron buena cuenta de sus platos acompañadas de grandes dosis de semen que repetidamente vertieron en sus copas. Al cabo de una media hora, la botella de semen estaba completamente vacía, así como los platos.

-“Creo que ha sido la mejor comida que he comido nunca”. Reconoció Dyanna con una sonrisa.

-“Creo que tendré que venir más a menudo”. Aseguro.
-“Sabía que te gustaría”. Respondió Jackie.
-“Además, aún hay infinidad de platos que debes probar. ¡Qué te parece si repetimos mañana?

Tras unos segundos de duda Dyanna le respondió con una sonrisa.

-“¿Y qué te parece si aprovechamos y nos quedamos a cenar?” Jackie la miró divertida, llamó a un camarero con la mano, y le dijo.

-“Camarero, tráiganos otra botella de semen y la carta”. Dijo Jackie.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Miguel       Mail: mikelsasi23@gmail.com

HAMBRE

Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir......


HAMBRE
Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: Tom





Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir.

Así que nuestra pequeña familia, que se compone de mi padre, que ahora tiene 37 años, pero en buena forma como se suele decir, por todo el entrenamiento muscular y atlético. Además, tres chicos, mis hermanos, Sascha, de 12 años de edad, nuestro hijo menor, mi hermano gemelo Max y yo, René. Ambos de 15 años de edad y de solo cinco minutos separados al nacer.

Nuestra madre nos había dejado poco después del nacimiento de Sasha por lo que crecimos los tres con nuestro padre. Esta mañana, es justo antes de la Pascua del 2031, nuestro padre nos reunió a los tres y explicó que le iba a ser muy difícil para él pagar la escuela como poner la suficiente comida para el próximo mes ya que estaba sin trabajo.

He de mencionar esto, que hemos tomado durante tres días el alimento sólido para nosotros, ya no había nada que encontramos en los armarios de la alacena.

"Vamos chicos, lo que decimos que vamos a dar un paseo ahora he descubierto en Internet un carnicero que puede ayudarnos" oímos la llamada de Papá.

Lo hemos seguido de inmediato, a la espera, para obtener después de casi un año, tal vez de nuevo un trozo de carne en el plato. Después de media hora de camino entramos en una carnicería donde me di cuenta de inmediato que ni un solo pedazo de carne o salchichas podría ser visto en la pantalla. Convocado por el timbre de la puerta, un tipo grande y corpulento entró en la tienda, con el ceño fruncido que se iluminó en cuanto vio a los cuatro seres vivientes frente a él.

"Hemos venido para obtener algo de carne", dijo mi padre al carnicero. "Ordenó cuatro pinchos de carne jugosa y un poco de carne picada".

El carnicero nos dijo que lo siguiéramos a su espacio de batalla. Fuimos detrás del mostrador y lo seguimos los cuartos a la trastienda.

En realidad, era una carnicería pequeña bastante limpia, azulejos blancos, brillantemente cepillados, electrodomésticos de acero inoxidable reflectantes y cuchillos largos como cuchillos de carne sobre una tabla en la pared.

Aquí no han sacrificado un animal nunca, pensé para mí mismo.

El carnicero nos miraba a los cuatro, una vez más exactamente, de arriba abajo y no escondía su sonrisa sardónica en los labios cuando preguntó, dirigiéndose a mi padre: "¿Los chicos están de acuerdo con la decisión?".

-"No, todavía no, no les he dicho a ellos". fue la respuesta de inmediato.

El carnicero en ese momento nos dijo que deberíamos desnudarnos. En primer lugar, los chicos, pero fue mi padre quien lo hizo al principio y rápidamente quedó desnudo en la sala de corte, hemos seguido las instrucciones y también nos desnudamos.

Ahora nos quedamos allí, temblando un poco, ya que sin calefacción en la habitación había frio.

"¿Para qué son los pinchos?" Preguntamos de nuevo nosotros al carnicero mientras nos revisaba por delante y atrás de nuevo por todos lados.

"Tres jugosos y hermosos, naturales, y por favor, uno sin piel, pero también jugosa, por lo tanto, algo picada, hermosa finamente se volverá, para las albóndigas" dijo nuestro padre.

"Entonces vamos a empezar por el más antiguo" eligió el carnicero, se llevó a mi padre tomándolo de parte superior de un brazo, tiró de él sobre una mesa de acero inoxidable, que se parecía más a un utensilio de patología, que a un accesorios de carnicería.

Nuestro padre quedo sobre su espalda entendida sobre la fría superficie de metal. Tenía los brazos atados firmemente sobre la cabeza con correas de cuero. Entonces el carnicero tomó las piernas de papá, la levantó, se inclinó sobre su parte superior del cuerpo hacia su cabeza y también las ato con firmeza a la izquierda y la derecha.

Así fue el culo de papá quedo al aire, sus poderosos genitales bien desarrollados quedaron libremente entre los dos muslos, completamente expuestos. En primer lugar, el carnicero le coloco un largo pincho de acero inoxidable de un espesor de 0,5 cm por la uretra de mi padre, empujando el acero en él hasta que sintió resistencia y le dio con ablandador de carne, un último golpe al pincho.

-“Papa grito”.

Luego tomo una vela para hogar de un pequeño armario, la encendió, agarró el pene de papá, lo recogió y luego dejó caer infaliblemente un montón de cera de la vela en la salida de la uretra de papá, hasta que formo un sólido tapón en la salida del pene de papá.

"Querías pinchos pero jugosa", dijo, solamente.

Luego tomó un dispositivo delgado, que me recordaba a una mezcla de pistola paralizante y consolador, que llevó a nuestro padre hasta su culo y al encenderlo hizo un zumbido proveniente de ese aparato.

“Papá gimió y se retorció, pero las retenciones lo mantuvieron en su lugar”.

Nosotros tres  observamos con nuestros penes en total rigidez pegados a nuestro vientre, pero ninguno de nosotros se atrevió a moverse, o colocar las manos y mucho menos voltearnos.

En ese momento vimos como los huevos de papá comenzaron a temblar, se acercaba a un orgasmo. Poco después papa llego al orgasmo, sí, pero no pudo expulsar su semen debido a que el agujero de orina estaba sellado, el carnicero tomó un fuerte cuchillo, lo puso en la base de su pene y corto muy lentamente, muy lentamente, hasta que termino.

El pene de papa quedo suelto sobre la mesa de la carnicería, cuando el dijo: "No es nada esperen a ver el jugo en su interior, será un delicioso relleno".

Esto fue seguido por nosotros tres al que se nos hizo el mismo procedimiento. En primer lugar a nosotros los gemelos a uno a uno, el mismo calvario al igual que con nuestro padre hasta que nuestros penes, fueron rellenos de nuestros jugos y cortados.

Solo Sasha, fue diferente a él se le acercó al carnicero, cuando Sascha estaba atado sobre la mesa, pegándose a  su culo joven y dulce con el agujero de color rosa al aire.

-"Te voy a llevar yo mismo al orgasmo", murmuró el carnicero, se subió a la mesa, con su pantalón abajo y sacó un pene que era monstruoso, rígido y fuerte, con un enorme glande. Sonriendo, alcanzó sus nalgas que eran todavía tan tiernas, las veía como si quisiera presentarle su pene. Puso su pene en el agujero de nuestro hermano y lo embistió sin crema o previo aviso de inmediato hasta el fondo, todo el camino hasta que sus huevos chocaron con sus nalgas.

Sascha gritó, pero después de un corto período de tiempo se había al parecer ya acostumbrado a esa cosa enorme y parecía disfrutar de ser penetrado hasta el orgasmo. El carnicero no se detuvo hasta a vaciar sus huevos después de que Sasha ya se habían encogido de hombros tres veces en éxtasis salvaje, su pene amenazaba casi a punto de estallar, acumulado sus jugos y que los del carnicero se había venido en dos ocasiones en el culo de Sasha.

A continuación, tomó un cuchillo pequeño para filetear, corta la piel del pene de Sasha desde la punta hasta la raíz por completo, una vez en la base cortó alrededor, hizo algunos otros cortes hasta que  tomó su pene aun vivo fuera de su entrepierna. Sascha gritaba como loco, estridente y constantemente por el dolor, pero lo hizo durante el procedimiento de nuevo hasta el orgasmo, como vimos todos.

A pesar de nuestros tres penes ya no estaban disponibles, lanzamos tres  chorros mientras el observamos como el miembro más joven de la familia  se venía varias veces. Nuestros jugos estallaron a través del agujero que nos quedo al suelo debajo de nosotros.

Después de que el pene de Sasha fue cortado lo dejó de lado, el carnicero nos dio a los cuatro un poco de descanso y trabajó en la limpieza de sus herramientas, sin ni siquiera una mirada a nosotros. Estaba pensando que huir en ese momento, porque temía lo que todavía pudiera estar por venir. Nuestro padre había ordenado también ordenó un poco de carne molida, se me ocurrió.

Apenas había pensado en la idea en mi cerebro, el carnicero nos volvió a observar: "Y ahora para la carne molida" Dijo.

Estábamos los cuatro atados con las manos por encima de nuestras cabezas, con un carro que se movía suspendido en el techo de la carnicería en  carriles colgado múltiples cadenas. Así que tuvimos que colocar unos cinco centímetros con los pies en el aire, estirando el cuerpo por el propio peso. El carnicero tomó cuatro varillas de aluminio de unos 120 cm de longitud desde una esquina de la habitación, la extendió a cada uno de nosotros con mucho cuidado sobre las piernas y las sostuvo con las varillas de aluminio que se adjuntaron a nuestros tobillos separándolos.

Así colgando nos miraba con fruición, lamiéndose los labios con la lengua y dijo solamente: "tan sabrosa carne fresca, que había dejado de pasar por aquí".

Luego fijo un pequeño molino de carne de accionar manual, como solía ser común en casi todas las cocinas, al borde de una mesa, poner un recipiente pequeño debajo de la abertura de descarga, agarró su cuchillo de filete y se acercó a nosotros otra vez - de primero a nuestro padre.

Con la mano izquierda agarraba el escroto de papá, cortar con mucho cuidado con el cuchillo la piel de la bolsa una vez alrededor y luego sacó el escroto justo hacia abajo. Los huevos de papá ahora colgaban libremente de sus cordones entre las piernas bien abiertas de papá. Así los dejó colgar el carnicero, se acercó a Max, repitiendo el procedimiento y también le quedaron colgaba. Se veía un poco curiosos los huevos colgando a punto de ser cortados y de lo que pude ver a pesar del dolor que todavía tenía una sonrisa porque aun no era mi turno.

Pero la sonrisa se me borro una vez más, cuando sentí el agarre en mi bolsa y poco después el corte.

Me preguntaba en secreto, ya que casi no me dolió, ya que la bolsa se retiro allí. Es probable que los nervios ya estuvieran muertos en el abdomen por el corte anterior. Incluso yo mismo podía evaluar lo malo y colgante, pero inmediatamente llegue a un orgasmo cuando vi al carnicero eliminado la bolsa de Sasha.

A pesar de que era el más joven de nosotros, tenia los huevos más grandes.

Fue la sensación más intensa que he tenido en un orgasmo cuando mi semen broto de mi agujero y mis huevos colgando se contrajeron flotando libremente en el aire, sin la bolsa que la sostenía como de costumbre.

Después de todos estábamos sin escroto el carnicero puso el carro en movimiento. En primer lugar Volvió a nuestro padre, pero colgado en el mismo carro, seguimos los chicos. El carro se detuvo por lo que papá quedo colgando sobre el pequeño molino de carne. La distancia se estableció precisamente para que sus huevos flotantes quedasen un poco apenas por arriba antes de la picadora de carne.

Ahora sabía lo que estaba por venir.

Correcto - el carnicero tomó los huevos colgantes dejándolos caer en la abertura de llenado de la máquina de picar carne y comenzó a girar el mecanismo lentamente, usando la manivela. Papá grito con todas sus fuerzas, pero no sirvió de nada. Tenía que aguantar por sí mismo. Poco a poco sus huevos fueron molidos cada vez más en la picadora de carne y llegaron al otro lado finamente cortadas como picadillo de nuevo.

Papá  se vino mientras sus huevos eran molidos en serie, uno tras otro. Viendo aquello a cada uno de nosotros nos produjo eyaculaciones simplemente fantásticas.

El semen que salió de los tres fue echado a la picadora de carne. Para que la carne también obtuviera un condimento adicional. Por ahora que lo pienso, durante nuestra castración no me había venido de esa manera en toda mi vida y nunca lo volvería a hacer eso paso por mi mente.

Después de que estábamos locos los cuatro castrados sin nada, el carnicero liberado a papá, Max y a mi fuera de nuestra posición colgante, nos dijo que podíamos limpiar en la habitación de al lado y lavar, tirado de nuestro padre, una vez más hacia una lateral. Sé que se deben estar preguntado por Sasha y porque estaba aun colgado, pero no me atreví a preguntar.

Poco después de nuestro padre entró en el baño y nos dijo que había cambiado de último momento el encargo a uno mayor de alimentos que nos iba a durar todo el año.

El carnicero quería conservar al más joven. Él quería usarlo como su pequeño juguete sexual. Estaba un poco triste porque fuese mi hermano menor, pero la decisión del papá en tiempos difíciles era justificada. Cuando después de una hora, lavados y vestidos con nuestra ropa de nuevo, dejamos el campo de batalla una vez más a través de la tienda.

Afuera de la puerta, el carnicero nos dio la carne ordenada pre envasado, "Cuatro pinchos de carne jugosa y algo de carne molida, según lo ordenado", añadió, "el resto será entregado de forma gratuita. Disfruten de su comida hoy con las albóndigas".

Lugo colgó un cartel en la puerta en la que se podía leer: HOY carne fresca a la parrilla, muy tierna en OFERTA.



Historia Original Aquí.





Autor: Tom       Traductor: DarkSoul

NO BULGE ISLAND

Una isla pérdida a la que los turistas van a disfrutar de varios días de sexo brutal, castraciones y canibalismo.......


NO BULGE ISLAND
Una isla pérdida a la que los turistas van a disfrutar de varios días de sexo brutal, castraciones y canibalismo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICAICÓN] [BDSM] [GORE] [VIOLACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: Slip7





Buscando por internet descubrí está isla. Era un lugar perdido en la Polinesia que habían comprado un grupo de millonarios para montar uno de los negocios más curiosos y lucrativos de este siglo. Ése grupo contactaba con chicos jóvenes que en distintas páginas web mostraban su deseo de ser castrados, violados y abusados. Los alojaban en la isla en régimen de "todo incluido" y eran pagados generosamente pero debían cumplir algunas normas. Podían circular libremente por la pequeña ciudad que se había construido en No Bulge Island, entrar y consumir en cualquiera de sus establecimientos, pero sólo podían vestir un pequeño calzoncillo blanco y estar, en cualquier momento, a disposición de los clientes.

Decidí hacer la reserva para una semana por € 18.000. El día elegido fui transportado desde otra isla cercana en un gran helicóptero  que ocupábamos unos 30  clientes. Después de más de tres horas de vuelo aterrizamos en aquel extraño lugar. Después de enseñarnos nuestras habitaciones en distintos lujosos hoteles se nos entregó un "kit" compuesto de variedad de cuchillos, tijeras y cutters, además de un pequeño aparato eléctrico a baterías cilíndrico con uno de los extremos metálico y que llamaban "el cauterizador", además había multitud de dildos y pluggs así como pequeños "tapones" alargados de goma de distintos tamaños.

Después de descansar del largo viaje decidí salir a dar un paseo por las calles de aquel lugar. Lo primero que me llamó la atención fue ver a montones de chicos paseando por calles con plena normalidad, iban en grupos, solos, en pareja, risueños y felices, y todos llevando como única prenda un pequeño slip blanco que marcaba perfectamente las formas de lo que ocultaban debajo, se podía apreciar la forma ovalada de sus testículos bajo la blanca tela, o el pene que algunos lo llevaban hacia un lado, otros hacia abajo apoyado sobre los testículos, incluso se podían ver algunos en completa erección saliendo su glande por el elástico superior. Había paquetes de todos los tamaños, algunos enormes y formando un gran bulto en el slip (trusa) que incluso se salía parte de un testículos por la parte lateral o la punta del pene sin circuncidar.

También me llamó la atención algunos chicos en los que se podía apreciar que la bolsa del slip que algún día estuvo rellena por unos preciosos genitales colgaba vacía como un gurruño, entre sus piernas. Otros llevaban los slips rotos de distintas maneras y por cuyos agujeros colgaba un solo testículo, incluso se podía ver en algunos que no quedaba rastro de lo que algún día fueron sus genitales.

Noté como mi pene crecía dentro de mi calzoncillo bajo el short que llevaba. Decidí entrar en un bar. Mientras me tomaba una cerveza observé a un grupo de unos 15 chicos que estaban sentados en esos altos taburetes típicos de los bares y alrededor de una alta mesa circular. Charlaban y reían alegres mientras consumían sus bebidas. Sus paquetes destacaban dejando ver sus formas redondeadas que se acentuaban entre sus piernas al estar sentados con esos minúsculos slips.

Uno de los clientes,  de unos 50 años, se acerco al grupo de muchachos y sin reparo alguno empezó a palpar con sus ansiosas manos los "bultos" que tenían los chicos entre las piernas ante las risas de los chicos. Después de haber palpado y apretado los distintos paquetes, eligió a uno que se puso de pie, el turista bajo el blanco slip del chico y agarrando el prepucio lo bajo dejando al descubierto el sonrrosado glande. Introdujo por la uretra uno de los tapones y comenzó a masturbarlo mientras los demás miraban asombrados la escena. Cuándo el chico empezó a jadear y a eyacular (todo el semen se mantuvo dentro del bonito pene gracias al tapón) el turista saco uno de los afilados cuchillos y empezó a cortar lentamente y con deleite el erecto pene por la parte superior pegado al pubis.
Cuando corto totalmente el pene lo mantuvo en su mano frente al chico y rápidamente con el cauterizador al rojo vivo selló el corte en el que todavía se podían apreciar la sección circular y rojiza de los dos cuerpos cavernosos del pene del chico. También cauterizó la herida del pubis encima de los gordos testículos.

Mientras el hombre realizaba estas acciones, los demás chicos se habían sacado el enorme y gordo pene del turista y lo masturbaban por turnos encima de la mesa circular. El hombre eyaculo varias veces sobre la mesa dada la excitación que le produjo la lenta castración y las suaves manos de los muchachos manipulando sus genitales.

El hombre propuso un juego a los 15 chicos y estos asintieron alegremente.

Puso el pene cortado en la mesa sobre el abundante esperma y lo giró emulando el famoso juego de la botella. Dio varias vueltas gracias a la lubricación del esperma que había en la mesa. Todos los chicos se pusieron de pie expectantes, a algunos se les salía el pene erecto por los laterales del slip... el pene del compañero dejo de girar y apuntó con el glande a otro de los muchachos. El hombre le obligó a agacharse apoyando al chico sobre el taburete y bajándole el calzoncillos por detrás, cogió el pene cortado y quitándole el tapón lo empezó a introducir en el estrecho ano del chico,

Al principio le costó entrar dado lo gordo que tenía el glande, pero una vez superado el esfínter y empujando con un dedo, entró entero sin dificultad cerrándose acto seguido el estrecho ano manteniendo el pene en su interior que además había empezado a expulsar el semen que aún contenía en su interior. El hombre le volvió a subir su blanco calzoncillo y siguió con el juego. Al final todos los chicos habían sido castrados de sus preciosos penes y cada uno de ellos llevaba en el interior de su culo el pene y el semen de alguno de sus amigos.

Entonces se acerco otro cliente y propuso otra variante del juego. Como todos los chicos mantenían aún sus testículos, puso en fila a los muchacho y sacando el pequeño pene que tenía el cliente comenzaron a chuparlo 5 veces cada uno, adelante...atrás...adelante ...atrás...así hasta el siguiente...y el siguiente ...pasaron varias rondas y parecía que aquel pene erecto pero pequeño no iba a eyacular nunca....pero no...uno de los chico, con melena rubia y lisa levantó sus verdes y abiertos ojos hacia el hombre que jadeaba y convulsionaba, extrajo el pene de la boca del chico y vio como entre los carnosos labios salía chorreando gran cantidad de semen que rápidamente el hombre le obligó tragar.

Luego pidió un cuenco de cristal y sacando los testículos de uno de los muchachos por el elástico lateral del slip procedió a cortarlos con una tijera y tomando el escroto por la parte inferior, vacío los testículos de su bolso en el cuenco, dejando la piel vacía del escroto aparte sobre la mesa. Está acción la realizó a los 14 chicos, menos al rubito que se la había mamado.

Después de cauterizarlos a todos y colocarles de nuevo los calzoncillos, que ahora se veían vacíos y con el trozo de tela que antes contenían unos hermosos y jóvenes genitales colgando arrugado y sin forma. Acto seguido tomo el cuenco con los 28 testículos morados y con el cordón espermático aún colgando y obligando a agacharse sobre el taburete al chico rubio bajó el slip por detrás y intentó introducir uno de los testículos por el ano del chico... como se asomaba el pene que ya llevaba dentro y lo dificultaba, el hombre volvió a sacar su pene y lo introdujo por el ano del chico empujando hacia dentro el pene cortado que tenía en el interior.

Después de eyacular abundantemente comenzó a introducir todos los testículos uno tras otro. Como los últimos parecía que ya no cabían, el hombre empujó fuerte con un dedo para hacer hueco y poder meter los que faltaban...finalmente lo consiguió ante las risas de los demás chicos que ya se habían sentado en los taburetes, por lo que el pene que tenían dentro se les clavaba más dentro.. Finalmente tomo los escrotos vacíos y uno por uno los colocó rellenándolos con los huevitos del rubio que aún colgaban en su sitio natural. Cuándo terminó de colocar todos los escrotos uno dentro del otro (que dada la forma de bolsa y su elasticidad resultó bastante fácil) subió el slip del rubio. Por delante los escrotos hacían un bulto enorme y redondo y por detrás estiraban el slip metiéndoselo entre las redondas nalgas para que la tira de tela impidiera que se salieran los testículos que tenía en sus entrañas.

Finalmente el grupo de chicos, se dirigió felices y entre risas hacia la salida del bar. Me fije que al rubio le colgaba un chorro de esperma de la tela del slip que llebaba entre las nalgas, seguramente al apretar los huevos dentro algunos habían estallado dejando salir el esperma que contenían en su interior o por los conductos espermaticos mezclado con el esperma del pene cortado y el esperma del propio turista que había hecho el juego.

Antes de salir el rubio me dirigió la mirada y sonrió entreabriendo sus gruesos y carnosos labios, pude apreciar que hilos de esperma colgaban entre sus labios. Con Mirada picara me guiñó uno de sus verdes ojos. Pensé que al final no se había tragado el esperma del gordo con el pene pequeño, seguramente lo guardaba para saborearlo tranquilamente en otro momento.

Entonces después de tomar varias cervezas decidí salir a la calle.

Me senté en un banco de piedra a la sombra de los árboles que había a lo largo de la calle. Seguí observando a  los chicos paseaban por la calle como siempre en slip blanco, sus paquetes pasaban a la altura de mis ojos, Veía los bultos bajo el slip marcando claramente sus formas, y los que llevaban el slip flácido y vacío, la tela blanca ahora arrugada todavía insinuaba como un molde, las formas redondeadas que alguna vez llenaron ese calzoncillo. Mi mirada se dirigió hacia un chico que charlaba con otro y que tenía el slip hecho jirones, entre las tiras blancas que colgaban del elástico de su cintura colgaba un testículo

De su cordón espermático fuera del escroto que se había convertido en un trozo de piel arrugada y con el otro testículo totalmente destrozado en varios trozos que asomaban entre los restos de su slip... su pene colgaba hacia un lado y entre los jirones del calzoncillo se apreciaba el destrozo que había sufrido aquel pene, estaba doblado 90° y con varios cortes profundos como si fueran anchas rodajas que prácticamente lo atravesaban, uno de los turistas que paseaban por allí, al cruzarse con este chico le agarró con fuerza el testículo que colgaba y sin dejar de caminar se lo arrancó de cuajo y se lo comió masticándolo con energía.

Me fije en un adolescente que tenía un paquete perfecto, los testículos quedaban perfectamente marcados bajo la tela del slip,  la costura los separaba, el testículo derecho era visiblemente más pequeño que el izquierdo, el pene hacia un lado y el reborde ancho que indicaba el comienzo del glande quedaba marcado bajo la blanca tela. Uno de los clientes se acerco sonriente y con un largo punzón en la mano derecha empezó a clavarlo repetidamente en aquel bulto perfecto, le propino más de 20 puñaladas en el paquete, algunas atravesaron los testículos del infortunado chico, otras se clavaron en distintas partes del pene y finalmente introdujo lateralmente el punzón por la punta del pene con intención de atravesarlo longitudinalmente, pero al equivocar la trayectoria salió por la mitad del miembro y atravesando un testículo clavo su punta levemente en el muslo..

Mientras ocurría esto otro cliente llevaba a otro chico con una cuerda atada fuertemente al bulto de sus calzoncillos, el pene y testículos sobresalían atados bajo la blanca tela cuando el hombre tiraba de la cuerda, lo hizo poner en posición de cuclillas y bajándole la parte de atrás del slip le instó a que evacuara, vi como del ano del chico asomaba la cabeza de un glande... poco a poco salió un pene entero que cayó al pavimento con un sonoro ¡ploch! Y después siguieron saliendo penes de aquel suave y lampiño culo. En un momento en el suelo había como unos diez o doce penes de todas formas, colores y tamaños, el hombre obligó al chico a ponerse a cuatro patas y comer todos aquellos exquisitos penes del suelo sin usar las manos.

Luego lo hizo poner de pie y estirando de la cuerda saco un cutter y cortó de golpe el bulto atado por debajo del lazo de la cuerda quedando todo el paquete del chico colgando de la cuerda y envuelto todavía por en trozo de tela del slip, volteó la cuerda y soltándola salió volando con lo que antes fue un órgano genital masculino atado hasta quedarse enganchado en la rama de un árbol. Entonces me dice cuenta que de los árboles colgaban penes y testículos en gran cantidad, como en un árbol de navidad.

Entendí rápido el porqué, cerca un grupo de turistas violaba a un chico con apariencia asiática, uno tras otro iban introduciendo sus penes y vaciando litros de esperma en el interior del muchacho, uno de ellos ató sus testículos con una cuerda y echándolas por encima de una rama estiraron con fuerza entre varios hasta dejarlo colgado de sus huevos, del ano del chico chorreaba la leche que más de 35 personas que habían depositado, entonces lo agarraron por las piernas y los brazos y empezaron a tirar con fuerza.... llegó el momento en que su escroto no aguantó más y se rasgó cayendo el chico al suelo y quedando sus testículos colgando del árbol.

Otros le ataban el pene o todo el paquete, por lo que el paseo arbolado era como un muestrario de todo tipo de genitales. En el banco de piedra de al lado estaba otro chico bocarriba con las piernas colgando a ambos lados del banco, un hombre de pie sobre el banco pisoteaba con fuerza el paquete del chico hasta que al aplastar los testículos contra la piedra uno de ellos se salió por el lateral del slip y cayó al suelo, el hombre lo piso retorcidamente con la punta de su zapato reventándolo hasta que por los laterales de la suela salían trozos de carne y esperma.

Decidí pasar a la acción, mi pene reventaba dentro de mi slip y pantalón, me fijé en un bulto blanco, redondo y enorme que pasaba, sin pensarlo puse al chico a cuatro patas sobre el banco aparté hacia un lado  el slip que tenía encajado entre sus nalgas y sacando mi pene (de un tamaño normal y estrecho) se lo introduje en el ano, a medida que iba entrando notaba como dentro del ano de aquel chico había objetos blandos que iban rodeando mi pene pero no me importó de lo caliente que estaba, me corrí varias veces en su interior y al sacarla vi como un chorro de esperma salía de su esfínter y chorreaba hacia abajo, después ¡¡plofch!! Salió un testículo de su ano y cayó en el banco.... luego otro y otro...y otro   ¡Ploch!. .¡ploff!... así pude contar 28, entonces me di cuenta quién era el chico... ¡el rubio de labios carnosos del bar!

Sobre el banco de piedra se había depositado una especie de sopa formada por esperma  (el que traía acumulado desde el bar más el mío y el de a saber cuántos clientes más que se lo habrían violado) y testículos de distintos tamaños. Obligue al chico a ponerse de rodillas en el suelo y empezar a comerse todos aquellos testículos que se habían cocinado en el interior de su ano y con salsa blanca y espesa. Él comenzó a comerlos con ansiedad. Eso me excitó aún más y desnudándome me quedé sólo con mis calzoncillos blancos y me arrodillé a su lado para ayudarle a comer (me di cuenta del hambre que tenía, ya que no había comido nada desde que llegué).

Tome uno chorreando de esperma por el conducto espermático y me lo introduje en la boca. La sensación fue indescriptible...lo primero el sabor agridulce del esperma, luego de machacar el testículo entre mis muelas, la explosión de sabor a carne cocida, dura pero crujiente... me embriago y seguí comiendo más testículos.

De repente noté como me agarraban por detrás, me levantaron y entonces vi que eran turistas que me habían confundido con uno de los chicos. No podía hablar ya que tenía testículos todavía en la boca a medio tragar. Entonces el hombre del punzón empezó a darme puñaladas en el escroto a través del calzoncillo....blanco, introdujo uno de sus dedos por uno de los agujeros que había hecho en el calzoncillo y lo rasgó. Mi pene y testículos salieron fuera colgando, mis huevos estaban perforados por varios sitios pero mi pene se mantenía intacto ye increíblemente erecto.

El hombre se dio cuenta y agarrándolo con una mano empezó a atravesarlo de lado a lado por distintos sitios, guardó el punzón y mientras masturbaban mi maltrecho pene, con la otra mano golpeaba y estrujaba mis huevos. Finalmente eyaculé, pero no sólo por la punta del glande, también salía esperma por los agujeros que me había hecho a lo largo de toda mi pene. Luego saco una especie de quemador de cocina y con la intense llama fue asando mis genitales, los restos de mi slip ardían por el calor de la llama. En un momento dado el hombre se arrodilló ante mí, mi pene colgaba ya flácido, la piel del prepucio que cubría el glande se había retraído por el calor del fuego dejando al descubierto mi glande que tenía un color dorado y tostado.

El hombre acercó su boca y de un mordisco arrancó ese glande para mascarlo y tragarlo con frucción.... siguió con el resto del pene y luego se metió el escroto con los dos testículos y sin cortarlos de un mordisco los machacó entre sus muelas mientras todavía estaban unidos a mi cuerpo. Cuando aquello ya solo era una masa informe de carne triturada los cortó con sus incisivos y se lo tragó todo.

Mientras el del punzón realizaba sus perversiones, los turistas que pasaban por allí apartando o los restos de mi slip del culo me penetraban sin piedad depositando su esperma dentro de mi, en cuanto uno sacaba su pene de mi ano, y aunque estuviera chorreando esperma, llegaba otro y empujando el esperma hacia dentro con su glande me penetraban sin piedad. Calculó qué me penetraron unas 20 personas mientras me "comían" mi paquete.

Como estaba prácticamente desnudo me dirigí al muchacho rubio que había dejado en el banco, que estaba muerto de risa, y le obligué a que me diera sus calzoncillos y aunque estaban pringosos del esperma que había salido de su ano, me los puse. Instintivamente intenté colocarme el paquete con la mano.... pero allí ya no había nada. La tela del slip colgaba arrugada por delante... y por detrás notaba como iba saliendo de mi dolorido y escocido culo la gran cantidad de esperma que habían depositado en su interior hasta empapar la tela del slip atravesándolo y chorreando hacia afuera quedando colgado un largo y espeso hilo blancuzco con una gran gota en el extremo.

Al ir a reclamar, rápidamente pusieron a mi disposición un grupo de los mejores cirujanos del mundo y a un nutrido grupo de chicos desnudos para que eligiera el paquete que me iban a implantar quirúrgicamente.

Elegí un pene bastante más grande y grueso que el que tenía anteriormente. Los testículos del muchacho también eran perfectos, redondos e iguales que todavía se mantenían pegados y sin descolgarse a la base del pene envueltos por un escroto rosadito, liso y sin vello.

Ahora después de cicatrizados los puntos, todo funciona perfectamente y cada vez que me masturbo me da la sensación de estar masturbando a alguno de aquellos chicos.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Autor: Slip7         Mail: slip7@hotmail.com

SELF SERVICE

Restaurante innovador en el que los comensales pueden comer todo lo que quieran, su principal novedad es una pared con agujeros de donde cuelgan genitales masculinos y donde los clientes lo pueden cocinar y cortan a su gusto para luego cortarlos......


SELF SERVICE
Restaurante innovador en el que los comensales pueden comer todo lo que quieran, su principal novedad es una pared con agujeros de donde cuelgan genitales masculinos y donde los clientes lo pueden cocinar y cortan a su gusto para luego cortarlos.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]



Categoria: Hetero      Autor: Slip7





Pagas la entrada y ocupas una mesa...

Lo primero que te llama la atención ya en el lugar es la parte donde está "la carne", una pared con unos agujeros estratégicos por donde cuelgan los genitales de más de 40 hombres de todos los tamaños formas y colores.

En la parte superior ves las cabezas y caras de los afortunados (se les paga cuantiosamente por su sacrificio).

Los comensales se dirigen hacia este muro y con una bandeja, en la que llevan un plato, cuchillo con hoja aserrada y unos accesorios curiosos....

El que lleva una especie de pequeño soplete de cocina se acerca a uno de los penes que salen del orificio y comienza a asarlo dirigiendo la llama del quemador a lo largo del fláccido pene.... al aplicar calor sobre el glande este empieza a crecer de tamaño y expulsa una buena descarga de espeso semen casi sin fuerza pero en abundancia sobre el plato que el comensal se encarga de recoger con el plato con regocijo...

Acto seguido empieza a cortar con el cuchillo ese cilindro carnoso y con la piel crujiente y churruscada y con el glande de color marrón oscuro y goteando semen aun de su más reciente y última corrida.

El pene no tarda en caer en el plato y lo corta en rodajas de 1,5 cm de grosor ante de la vista atónita del recién castrado. No tarda nada en pincha la punta del glande con el tenedor y untándolo con una buena cantidad de semen aun caliente y espeso se lo hace comer, masticar y tragar a su antiguo ex propietario, que después de asentir aprobando el asado, el comensal se dirige a su mesa para compartir el manjar, al lado una chica con la bandeja se regocija mientras espera que el pene que ha elegido no se haya asando desde el interior ya que le ha introducido por la uretra una gruesa varilla eléctrica que está al rojo de lo caliente que ya está.

Del apenas recién castrado todavía cuelgan sus redondos testículos en el interior de su escroto, un chico joven se acerca ansioso y palpándolos los agarra con fuerza con una mano mientras que con la otra corta la bolsa con el cuchillo de sierra con ansiedad... directamente  se introduce el escroto en la boca y apretando las muelas sobre uno de los testículos lo revienta en su boca sintiendo como el esperma que aún quedaba en su interior salta salpicando incluso la comisura de sus labios... chorreando por la lampiña barbilla y se dirige masticando todavía los restos del otro testículo y escroto a su mesa.

El pene que tenía la varilla al rojo vivo en su interior ya humea a todo lo largo por lo que la chica extrajo el hierro y comienza a cortarlo lo más cerca posible del pubis, lo agarro con su manita y se introdujo la punta entre los dientes para luego cerrarlos lentamente pero con mucha fuerza, logrando cercenar el glande entero de una sola mordida, para paladearlo con la boca entreabierta y sintiendo con la lengua el agujerito por donde antes salía la leche y terminar colocándolo entre sus muelas traseras para aplastarlo y degustar su intenso sabor que ahora dicha carne luego de ser cocina tiene.

Con el resto del pene aun en su mano se dirigió a su mesa para compartir con los que ahí la esperan, no sin antes haberla obligado a meter dicho pene en el anterior  de la boca de su anterior dueño para  darle un gran bocado y tragarse un trozo de su propio pene cocinado que ya nunca más le podrá dar placer alguno.

Mientras tanto Otros clientes se dirigían con su plato en el que podías apreciar dos testículos asados con agujas al rojo vivo y el escroto vacío al lado con aspecto oscuro y crujiente hacia otros genitales completos que sólo utilizaban para masturbar y utilizar su esperma como salsa para aderezar su plato de testículos asados, una verdadera delicia para algunos de los clientes de aquel restaurante.

Otros clientes iban de pene en pene vaciando su leche en un vaso hasta llenarlo e irse a la mesa con la "bebida" era una especia de leche bronca que según algunos poseía poderes afrodisiacos.

Por supuesto, los chicos que habían perdido sus genitales por completo eran sustituidos rápidamente por otros, eran curados y pagados generosamente antes de enviarlos a casa sin sus preciadas posesiones viriles.

El negocio funcionaba perfectamente, aunque había algunos problemas que eran captados por las cámaras de seguridad.

Como en cualquier self service puedes comer todo lo que quieras, pero a diferencia de otros lugares en ese lugar no debía sobrar nada en los platos.

Pues se observaban a clientes que iban al baño y clandestinamente se introducían los penes o testículos recién cortados en el interior de su vagina o ano, según sexo y luego colocándose la ropa interior y vistiéndose se sentaban en sus mesas para luego pagar y marcharse a casa con el "producto" en su interior. Lo que estaba prohibido.

Una chica que vestía minifalda fue detenida porque (y no sabemos cómo se lo había introducido) salía del local chorreando esperma desde su braguita (calzón) por sus muslos y dejando un rastro de espesas gotas blanquecinas en el suelo, ella fue obliga a comerse el pene en la cocina del restauran desnuda.

Ella explico que quería masturbarse con el pene en su casa para luego comerlo  en privado, el capitán de meseros le dijo que aquello iba en contra de las reglas, le dijo que por dicha acción estaría prohibida su entrada en el restaurante por seis meses, lo que hizo llorar a la mujer pero así eran las reglas.

Mientras tanto uno chico de apenas 18 años se acerco a uno de los conjuntos más grandes que eran de un negro, le corto el enorme pene negro sin circuncidar y huevos, para luego dárselos al chef para que luego de algunos minutos le fueran servidos ambos en sus mesa completamente empanizados bañados en una salsa de champiñones, el chico corto con su cuchillo y con cada bocado que daba se notaba como todo su cuerpo se estremecía.

Una erección era visible bajo su pantalón, aquello era común en aquel lugar y nadie dijo nada, además todos estaban ocupados disfrutando de sus selectos como ricos platillos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Slip7       Mail: slip7@hotmail.com

LA CARNICERIA

Carol la dueña actual cuanta con 27 años y es una verdadera “hija de perra” literalmente. Ama el dinero, el vino y las fuertes erecciones masculinas pero sobre todas esas cosas el dinero es lo prioritario para ellas. Heredo el negocio hace 4 años y desde entonces lo ha expandido aun mas, sus ingresos son millonarios cada mes, se vale de cinco espectaculares chicas para conseguir la mercancía más preciada en su negocio además también sirve para que ella misma pueda disfrutar de una buena dosis de virilidades frescas en cualquier momento que se le antoje......


LA CARNICERIA
Carol la dueña actual cuanta con 27 años y es una verdadera “hija de perra” literalmente. Ama el dinero, el vino y las fuertes erecciones masculinas pero sobre todas esas cosas el dinero es lo prioritario para ellas. Heredo el negocio hace 4 años y desde entonces lo ha expandido aun mas, sus ingresos son millonarios cada mes, se vale de cinco espectaculares chicas para conseguir la mercancía más preciada en su negocio además también sirve para que ella misma pueda disfrutar de una buena dosis de virilidades frescas en cualquier momento que se le antoje.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [GORE] [SNUFF] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El expendio de carne “Los machitos” es una de las carnicerías más respetadas como exclusivas de la ciudad, ubicada en uno de los barrios más conocidos hace 45 años que vende los mejores cortes de carne para los paladares más selectos pero tiene un oscuro secreto, algo que se oculta de donde viene la carne, la carnicería es la única que tiene su propio rastro certificado con la que surte carne a buena parte de la regio pero en un sótano de aquel matadero de reses se encuentre la clave de su éxito como de tener tanto capital.

Carol la dueña actual cuanta con 27 años y es una verdadera “hija de perra” literalmente. Ama el dinero, el vino y las fuertes erecciones masculinas pero sobre todas esas cosas el dinero es lo prioritario para ellas. Heredo el negocio hace 4 años y desde entonces lo ha expandido aun mas, sus ingresos son millonarios cada mes, se vale de cinco espectaculares chicas para conseguir la mercancía más preciada en su negocio además también sirve para que ella misma pueda disfrutar de una buena dosis de virilidades frescas en cualquier momento que se le antoje.

Lando era un hombre de 30 años ingeniero de profesión soltero, sin hijos o padres era la presa ideal para las cinco cazadoras como les llamaba Carol a sus chicas, Lando fue visto por una de ellas en un bar un viernes por la noche, ella vistiendo una minifalda que apenas cubría sus espectaculares nalgas se le acerco, Lando no perdió tiempo en abordarla, sintiendo su pene palpitar debajo de su ropa interior aquella mujer era todo un manjar de los Dioses, por como lo miraba él intuyo que deseaba tener un buen revolcón con él, algo que no iba a dejar pasar.

Luego de algunas copas la bella morena de larga cabellera casi hasta sus nalgas le coloco una mano en la entrepierna de Lando para susurrarle al oído.

-“¿Que tengo que hacer para que me la metas hasta el fondo?” Dijo la Morena.

Aquello fue todo Lando pago la cuenta y ambos se dirigieron a la casa de ella, ya que le comento ella una vez en el coche que estaba cerca, era verdad apenas unas calles tuvieron que avanzar con ella masajeando su entrepierna mientras Lando conducía, aquello solo hizo que su deseo de poseerla aumentara hasta la locura.

Apenas llegamos a su casa entramos y ella lo condujo directo hacia el dormitorio. Directo y sin preámbulos a lo que habían ido, Lando se quita los zapatos, para comenzar a besarle el cuello despacio, besa detrás de su oreja mientras ella está disfrutando va bajando el vestido hasta que se lo quitó, le quita el sujetador y despacio va acariciando sus pechos Lando siente como se excita, como muerde su labio inferior, la excitación va aumentando y bajo hasta sus muslos, sus manos se quedan acariciando sus pechos mientras ella gime.

Mientras más gemía más aumentaba la excitación de Lando, solamente le dice ella luego de un rato.

-“¡vamos que esperas cómeme toda!”  Le dice ella al oído.

Lando le quita su tanga para acostarla boca arriba abrirle las piernas y pasar su lengua por sus labios vaginales, se los abre despacio sintiendo lo mojada que está y lo delicioso de su néctar, sin querer absorbe su clítoris, ella arquea su espalda hacia atrás mientras gime y le pide que no pare. Su lengua sube y baja por su rajita, cada vez está más mojada y Lando siente cada vez más apretado su pene dentro de su bóxer esperando ser liberado, pero antes quiere hacerla correrse con su lengua, que entra y sale de su vagina, beso sus labios vaginales, acaricia su clítoris aumentando sus movimientos esperando que se corra, grita muy fuerte y una corrida enorme sale ella directo a su boca la cual se bebe toda.

-“¡MMM eres deliciosa!”, Lando le dice mientras la mira pícara mente.
-“¡Ahora te toca a ti nena!” Le dice Lando mientras se baja levemente su bóxer.

Su endurecido pene no tardar en salir para ser tomado por ella quien comienza a chuparlo, verla como lo chupa hace que Lando vaya al paraíso de placer, se lo chupa como si fuera un helado recorriéndolo entero, echa cada vez más saliva sobre su miembro que brilla y mientras Lando ve como está disfrutando de su faló, aquello duro un buen rato.

De pronto ella lo tumba con las piernas abiertas y despacio se acerca a Lando para  ella colocarse sobre él, comienza a meterse su pene dentro de su vagina húmeda y caliente, se contrae sola aumentando el placer, los gemidos cada vez son más fuertes, se besan, mordisquean, comienzan poco a poco a moverse con el pene de Lando dentro de ella, que siente como aprieta su falo dentro de ella.

Aprieta tanto sus músculos vaginales que casi le hace contener la respiración a Lando, quien le “para, para”, a lo que ella se detiene para tumbarse sobre la cama, y Lando se pone encima de ella. Para de nuevo penetrarla, mientras comienza a comerle las tetas, deleitándose con esos preciosos pechos, mientras ella está disfrutando siendo penetrada por Lando, quien siente como contrae sus músculos vaginales, de repente se queda quieta, Lando siente como se corre toda con su pene dentro suyo, tiembla toda, el miembro de Lando queda todo empapado por su corrida, ella queda tumbada sobre la cama, esta temblando de placer, Lando saca su miembro para poder pasar su lengua por sus labios vaginales y clítoris.

-“MMM sabe deliciosa”. Le dice Lando mientras le mira y sonríe,

Su lengua pasaba pos sus labios vaginales entraba y acariciaba su clítoris, saboreando su néctar, Lando la miro y no hizo falta que dijera nada, ella se muerde su labio inferior, cuando Lando le introduce su pene de nuevo, para comenzar a penetrarla, Lando va subiendo el ritmo, siente como ella aprieta su pene dentro de ella de nuevo, le vas a hacer explotar su miembro comienza a palpitar, ella al notarlo se lo saca, para llevarse su pene entre sus pechos y comienza a apretarlos, mientras chupa el glande, Lando está en el cielo casi está por venirse, ella aprieta su pene entre sus pechos y de pronto broto una enorme cuerda de semen disparado hacia su cara, fueron tres grandes chorros de espeso semen que salieron de su pene.

Cuando Lando dejo de venirse ambos quedan rendidos sobre la cama, empapados de sudor y jadeantes, con el rostro cubierto aun del semen de Lando ella se sube sobre de él, aplastando sus pechos sobre sus tetillas, lo beso y Lando prueba el sabor de su semen, cuando sus labios se separan con el pene de Lando restregando entre sus labios vaginales ella le dice.

-“¡Bueno querido es hora de pagar!” Ella le dice a Lando maliciosamente.

Lando no entiende lo que ella quiere decir hasta que siente una fuerte punzada en el cuello y todo se le pone negro, su destino estaba marcado ya,  no hay nada que pueda hacer para impedir que se convierta en una víctima más de las cazadoras de Carol.

Lando fue despertador por un enorme alarido de dolor dentro de una enorme jaula de gruesos barrotes de metal en lo que parecía ser la bodega de carnes de una empacadora y rastro, estaba con las manos amarradas lo mismo que sus pies desnudo y le dolía enormemente la cabeza, pero sus ojos se abrieron enormes con todo su malestar pasando a un segundo plano cuando vio de donde venia los gritos que lo regresaron a la conciencia.

Lando presenciaba de primera mano como un hombre como de su misma edad estaba siendo castrado brutalmente por dos hombres mientras una mujer les daba órdenes, con el desdichado hombre gritando y suplicando que se detuviera.

-“ALTO… POR FAVOR, PAREN NOOOO…” Gritaba aquel hombre.
-“Jajajaja ¡Calla cerdo es hora de pagar!” Riendo le dijo uno de los hombres.

Mientras el otro con un largo cuchillo para carnicero le cercenaba su pene, la sangre que brotaba de su entrepierna era recolectada en un balde hondo rectangular en la que otros penes como testículos bañados en sangre flotaban para ese momento, aquellos gritos eran simplemente desgarradores y no cesaron hasta que el hombre con el cuchillo degolló al hombre que se ahogo en su propia sangre.

-“Vamos dense prisa, quiero sus nalgas y carne de sus muslos empacados”. Dijo la mujer.
-“¡Corazón, riñones, hígado, corneas, medula y huevos los quiero listo cuanto antes per ser enviados para trasplante!” Sentencio la Mujer.

Fue cuando Lando comprendió lo que significan las palabras de aquella morena, él fue el juguete sexual de Carol por tres meses hasta que un día, ella visiblemente alcoholizada, comenzó a seleccionar a hombres de las jaulas siempre habían de 10 a 15 en ellas, el primero fue un hombre de unos 26 años con un pene impresionante que fue lo primero que le amputaron con lujo de violencia, entre gritos horribles y suplicas antes de ser degollado.

El siguiente fue un Hombre de 32 años de unos huevos enormes que le colgaban mucho, los cuales fueron lo primero que le cortaron, no conformes con ellos le cortaron la lengua, le sacaron los ojos, le cortaron los pies y manos antes de por fin cortarle su pene, en ningún momento dejo de gritar y pedir que se detuvieran aun sin lengua con su boca escupiendo sangre hacia todas partes, sus gritos no pararon hasta que fue degollado, Carol dio un largo trago de la botella de vino en su mano y ante el terror total de Lando señalo a su jaula.

-“¡El sigue!” Dijo Carol sin clemencia alguna.

Mientras lo sacaban de la jaula en desesperación total Lando comenzó a suplicar.

-“Carol, Carol, ¡por favor aun puedo darte mucho placer por favor!” Le suplico Lando.

Carol medio tambaleante se acerco a Lando le tomo de la barbilla lo miro a los ojos por dos segundos que parecieron una eternidad, Lando sabía que lo que saliera de sus labios significaría vida o muerte para él, pero que le causaría un dolor enorme antes del final, algo que no deseaba sentir.

Carol como respuesta le dio a Lando un brutal rodillazo en sus huevos, y mientras se encontraba revolcándose en el suelo de dolor le puso sus huevos ya que sus manos estaban atadas y no podía cubrírselos para decirle.

-“Como te atreves a hablarme cerdo, ya no me complaces es hora de que seas de mayor utilidad, tu pene y huevos se venderán bien lo mismo que el resto de tus órganos”. Dijo Carol.

-“¡NOOOOOOOO! POR FAVOR”. Grito Lando.

Mientras sus piernas fueron elevabas y amarradas hacia arriba, Lando siguió suplicando lastimeramente uno de los hombres, se inclino y le dijo.

-“No gastes tus fuerzas en suplicar ¡mejor reza que no queda mucho en este mundo cerdo!” Le dijo.

En medio de sus suplicas los ojos de Lando quedaron en blanco y lanzo un tremendo grito de dolor que fue cuando el otro hombre le cerceno su pene y huevos al mismo tiempo dejándole un boquete sangrante en su entrepierna, con un enorme chorro de sangre brotando de la herida. Lando sin poder evitarlo grito dolor.

-“NOOOOOOOOOOOOOO”. Grito Lando.

Los gritos de Lando eran desgarradores Carol con un semblante enojado dio un trago a su botella para luego decirle al hombre con el cuchillo.

-“¡Ya calla a ese ruidoso cerdo!” Dijo Carol.

Lando no pudo hacer nada para impedir que el hombre acercara aquella afilada hoja de metal a su cuello, sintió el metal húmedo por su propia sangre para luego un dolor agudo, para casi enseguida algo caliente bañando su pecho, y en breves minutos escupiendo sangre murió ahogado en su propia sangre que por fin lo libero de aquel infierno, aun alcanzo a ver como el hombre le abrió su pecho y le saco su corazón aun latiendo de su pecho abierto.

Al día siguiente, Carol colocaba en la nevera mostrador los testículos y pene de Lando, para luego ir a revisar sus ganancias obtenidas por todos los órganos ya trasplantados con los órganos que se obtuvieron de Lando que fueron muy bien vendidos en el mercado negro de órganos.

Esa misma tarde los huevos de Lando eran cocinados en un restaurante exclusivo para ser devorado por una mujer de la alta sociedad que exclamo luego de comerse aquellos testículos.

-“Estuvieron exquisitos los mejores que he probado en años”. Dijo la mujer.

Sin saber que aquellos testículos en realidad no eran de un cerdo, res o oveja sino de un humano que ya no existía, su cartel de desaparecido aun cuelga en las delegaciones de policía de la ciudad pero ya no es buscado es uno de los miles de casos de desaparición que nunca serán resueltos y sus restos jamás serán encontrados ya que fueron mezclados con los restos de animales que diariamente son desechados por “La Carnicería”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RETRETE PARA SIEMPRE

Cuando recobre el sentido no tarde en notar un frio aro de hierro en el cuello y en la cintura. Me era imposible moverme con libertad alguna. Pero el peor no era eso. Un tira de hierro a modo de grillete con la forma de su casco que impedía que pudiera hacer el más leve movimiento de la cabeza, pero esto no era lo peor. Un tubo entraba en mi boca hasta donde empieza la lengua casi rozando mi campanilla que me causaba arcadas de solo mover la boca o la lengua......


RETRETE PARA SIEMPRE
Cuando recobre el sentido no tarde en notar un frio aro de hierro en el cuello y en la cintura. Me era imposible moverme con libertad alguna. Pero el peor no era eso. Un tira de hierro a modo de grillete con la forma de su casco que impedía que pudiera hacer el más leve movimiento de la cabeza, pero esto no era lo peor. Un tubo entraba en mi boca hasta donde empieza la lengua casi rozando mi campanilla que me causaba arcadas de solo mover la boca o la lengua.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Con 16 años regresaba a casa aquella tarde casi noche luego de mi practica de natación, cuando algo paso que me hizo perder el sentido de manera inmediata, simplemente ya no supe más de mi, hasta despertar en un lugar extraño, estaba en posición horizontal. Con los pies estirados.los brazos también. Unidos a una pesada mesa por unos grilletes que me mantenían bien sujeto a la mesa.         

Me desperté sobre una cama con las  piernas extendidas lo mismo que las manos, estaba solo con mi speedo azul que usaba en las practicas de natación, una collar me sujetaba el cuello por detrás lo que me hacia prácticamente imposible mover mi cabeza de la almohada, una correa me pasaba por la cintura para evitar que pudiera mover la parte media de mi cuerpo.         

De pronto una mujer entro muy atractiva, iba vestida solo con medias altas hasta casi la cadera, con una tanga muy pequeña de color negro, semi transparente, con sus dos enormes tetas al aire, ella se subió a la cama para preguntarme sin más.

- ¿Cómo te llamas? Me preguntó.
- “Oscar”. Le respondí.     
- ¿Tienes novia Oscar? Pregunto de inmediato Ella.   
-“No... No tengo”. Respondí tímidamente.

Por cómo estaba inclinada en la cama podía verle sus grandes tetas, por completo algo que no podía evitar, ella sonriente me dijo.
.
¿Te gusta lo que ves Oscar? Me pregunté con un tono que hasta a mí me sorprendió.    
-“Bueno... yo... por supuesto... es muy bella...” Respondí tímidamente.     
-“¡Lo sé! Exclamo ella.     
-¿Te gustan? Me dijo tomándose las tetas con sus manos, levantándolas.
-¡Por supuesto! Exclame de inmediato.

Sus tetas eran grandes, redondas y con el pezón oscuro completamente erecto, por alguna razón el estar verlas hizo que olvidara por completo mi situación, ella me acerco sus enormes tetas a mi rostro hasta hacer que posara mi boca sobre uno de sus pezones y comenzara a chuparlo suavemente, ella de inmediato comenzó a gemir y a gozar.   

-“Aaaaaaah... aaaaaaag” Gimió ella.
-“¡Hacía tanto tiempo que no me chupaban las tetas así!” Dijo Ella poco después.        

Luego ella me beso en los labios, me abrió su boca y nuestras lenguas se enredaron en un baile erótico... Para ese momento mi pequeño speedo apenas podía contener a mi pene en erección ella no tardo en hacerlo trisas arrancándolo de mi pelvis mi erección quedo insolente apuntado hacia el techo, ella lo tomo con sus manos, mientras continuaba besándome y acariciando mi pecho y dorso desnudos.

Ella bajo por mi dorso hasta tomar mi pene y comenzar a degustarlo como si fuera un helado, me lo chupo por un rato y luego comenzó darme una mamada ¡aquella fue mi primera mamada de mi vida! Nunca me habían hecho algo similar, ella se metía mi pene lo más profundamente posible y parecía que lo disfrutaba, el calor y el placer no me dejaban de pronto una corriente eléctrica me recorrió por completo haciéndome sentir un placer inaudito los movimientos de su cabeza de ella se hicieron más rápidos hasta que de pronto sentí que explotaba y un chorro de leche caliente inundó su boca.

El primer chorro pasó directamente por su garganta, pero los siguientes los pudo retener en su boca, era mi primera mamada y había culminado con una acabada en su boca, ella se trago todo lo que pudo, cuando termine de correrme deje de moverme y solo por inercia, seguí disfrutando de sus atenciones orales, de pronto ella se quito su tanga y me pude percatar que estaba muy húmeda.     

Ella entonces coloco ambas piernas a cada lado de mi cabeza para colocar su enorme mata de vellos sobre mi boca para hacerme comenzar a darle lambidas suaves y profundas en su raja, haciéndola retorcerse de placer... gemidos, suspiros y quejidos escapaban de su boca en eso encontré su clítoris que estaba erecto. Hacia allí dirigió mi ataque... una corriente eléctrica nuevamente la sacudió y lanzando un grito comenzó a subir y bajar sus caderas el placer que sentí que ella estaba sintiendo era inenarrable.

Mi lengua lamía su clítoris y le daba pequeñas chupadas, haciendo que se retorciera sobre mí como tratando de escapar de mi lengua, pasados breves minutos me vino acabando con una fuerza extraordinaria, empapando con sus jugos mi rostro mientras lambia su clítoris.

-“Aaaaaaaaaaaaaagh... Aaaaaaaaaaaaaugh...” Gimio ella.

Para ese momento mi pene estaba nuevamente duro como si fuera de fierro, ella se sentó a horcajadas sobre Oscar. Poco a poco ella se fue sentando sobre mi pene introduciéndose suave, lentamente hasta tener la mitad adentro para bruscamente sentarse sobre él ensartándolo completamente, lanzando un grito de placer.

Comenzó a moverse rítmicamente, entre gemidos y grititos de su parte, por mi parte movía la cabeza para ambos lados, con los ojos semi cerrados, disfrutando del gran placer que estaba sintiendo, ella tenía una vagina muy mojada pasados solo unos 10 o 12 minutos me sentía venir con una fuerza avasalladora.... pujante... hasta que sentí ese gran calor que inundó mi cuerpo... casi pierdo los sentidos cuando me inundó esa ola inmensa de placer...        

-“Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaagh”. Gemí.
           
Al tiempo que mi pene lanzó andanadas de leche hirviendo que inundó su vagina, aquello fue el mayor placer que sentí en toda mi vida, estaba en el cielo cuando de pronto de nuevo sentí una punzada que me hizo perder el sentido de nuevo.

Cuando recobre el sentido no tarde en notar un frio aro de hierro en el cuello y en la cintura. Me era imposible moverme con libertad alguna. Pero el peor no era eso. Un tira de hierro a modo de grillete con la forma de su casco que impedía que pudiera hacer el más leve movimiento de la cabeza, pero esto no era lo peor. Un tubo entraba en mi boca hasta donde empieza la lengua casi rozando mi campanilla que me causaba arcadas de solo mover la boca o la lengua.         

Todo estaba oscuro, no oía ni veía nada, intente recordar lo último que ocurrió antes de perder el sentido, recordé ver como se movían las caderas de esa mujer, mientras me corría, trate de moverme pero por alguna razón lo podía hacer era como mis piernas y brazos estuvieran entumecidas.     

Pero esos recuerdo se difumaron cuando me di cuenta que estaba desnudo ¿por qué estaba desnudo? ¿Inmovilizado? ¿Qué ocurría? ¿Qué era ese tubo que apenas me dejaba respirar?         

Pero estas lógicas preguntas fueron interrumpidas de golpe, una luz se encendió cegándome.

Se encontraba en un lugar pequeño, desde su posición en el suelo podía ver unas pequeñas paredes que sobrepasaban su cuerpo hasta una altura de un metro, daba la impresión que estaba en un ataúd hecho de concreto.      

Justo sobre mi cabeza había un depósito de donde salía el tubo que entraba a mi boca finalmente escuche pasos, alguien asomo por una ventanita era ella lucia una amplia sonrisa y sus ojos me miraban muy abiertos, con un brillo malicioso.

Intente decir algo, pero me era imposible mover mi lengua el tubo pasaba justo por encima ella comenzó a hablar.

-¿Oscar como estas? Pregunto ella.
-“Espero que estés cómodo, si no lo estas no te preocupes, te acostumbraras después de todo vas a estar aquí mucho tiempo”.          Dijo Ella con una mueca de maldad en su rostro.       

-“Solo el resto de tu vida”. Añadio         

Diciendo eso soltó una risita que me hizo erizo la piel.         

-¿Te preguntaras por que estas aquí? Dijo ella.
“Bien estas aquí para ser mi retrete humano de por vida”. Contestado a su propia pregunta.    

Tu vida se reducirá a consumir cada gota de orina, cada gramo de heces que salga de mi cuerpo, claro esto en un retrete también pueden caer otras cosas, como mi regla o flujos que se que consumirás con sumo agrado, solté un gruñido de horror, no podía creerse que esa cara estuviera diciendo todo eso, pensé que todo era una pesadilla, que iba a despertar y entonces ella volvió a hablar.

-¡Vamos Oscar, no te emocionas saber que todo lo que está dentro de mi va a pasar a formar parte de tu organismo!

Bueno sé que vas a hacerme feliz de verdad yo seguiré con mi vida, seguiré trabajando, saliendo por ahí disfrutando de la vida, lo haré por los do, pues para a ti todo eso se ha acabado, tu vida se va a reducir a tragar, a tragar sin remedio, tragar y digerir por el resto de tus días, te he convertido en la pieza principal de un sistema de tratamiento de aguas residuales.      

Como podrás ver mediante tuberías de varios tamaños al tirar de la cadena como lo haría en uno normal, todo saldrá por la tubería y estaría conectado a tu boca, pero entonces, pensé que no podría ser, te ahogarías por la cantidad de agua que saldría de golpe, por lo que busque una solución, además estaba el problema de que si los excrementos eran muy sólidos no podrías tragar sin masticar y eso implicaría poner de tu parte y yo no quería eso, quería que sintieras como tu estomago se llena sin poder hacer nada al respecto.asi que me puse a pensar, primero estaba el problema de la solidez de tu alimento, así que vi en internet unos aparatos muy interesantes. “Trituradores sanitarios”.

Ese aparato se acopla a la salida del retrete lo utilizan en casas donde no hay salida de aguas negras por lo que las tuberías son más pequeñas y necesita un triturado para que todo se convierta en liquido y pueda ir por las tuberías de aguas negras que son más estrechas además vienen acompañadas de una bomba, por si se colocan en un sótano. 

Al tirar de la cadena, el triturador se llena con todo el contenido, después se escucha un sonido de triturado y finalmente la maquina bombea el contenido que seguía siendo un problema pues si conectaba una pequeña tubería a tu garganta, la presión con la que el triturador expulsa el agua podría hacerte daño.           

Así que no podía conectarlo a tu boca, sino a un deposito, este que tienes encima de tu cabeza, el contenido será expulsado con fuerza al depositó y después caerá por la fuerza de la gravedad hacia tu garganta, por el pequeño tubo que llevas introducido, pero todavía quedaba algo por resolver.la cantidad que bajaría desde el depositó seria excesiva, entre el agua de la cisterna, mi orina y heces para el volumen de tu estomago, así que coloque este aparatito a la salida del depositó, lleva un temporizador, sirve para el riego y se abre y cierra según se programe.asi que dejara un flujo de liquido suficiente para llenar tu estomago después se cierra.

Haciendo que tragues todo en varias tomas, repartidas en una hora de diferencia, cuando este vació el depositó dejaras de tragar pero la maquina seguirá actuando de esta forma, todo queda preparado para un consumo progresivo e inevitable, finalmente, una vez procesado por tu cuerpo, lo excretaras y caerá bajo de ti a la altura de tu cintura notaras que hay un pequeño hueco por donde sale todo directamente a las cañerías.

Por cierto un último detalle, no sé si habrás notado que este lugar el muy pequeño para que cupiera tu cuerpo por lo que tuve que tuve que amputarte tus piernas y brazos, además tuve que cortarte algo mas ya que no deseo que sufras con deseos que nunca podrán ser satisfechos de nuevo, de todas maneras te di un recuerdo para que siempre atesores, por esa razón retire algunas cosas más que ya no necesitaras mas en tu vida.

Ella saco un frasco grande en que flotaban dos objetos blancos ovoides acompañados de algo que reconocí de inmediato era un pene pero no cualquier pene, sino mi pene, no tarde en comprender que aquellos dos objetos blancos eran mis testículos, las lagrimas que comenzaron a rodar mis mejillas hicieron sonreír a ella quien dijo.

-“Puedo ver que sabes qué es esto, ¡si te he castrado por completo después de todo ya no necesitaras de tu virilidad nunca más!”

Espero que estés preparado, tu nueva vida comienza aquí. Que seas feliz pequeño vendré de tanto en tanto a ver cómo estás.

Ella cerro la ventanita y el contenedor comenzó a bombear aquel liquido color chocolate hacia mi boca, mientras las lagrimas corrían por mi rostro, y con desesperación comenzar a beberme sin opción alguna aquel repugnante liquido, que desde ese momento seria mi único alimento, sabiendo que mi vida estaba arruinado y que aun si de algún modo lograba salir de ese infierno, nunca podría volver a caminar, comer por mí mismo, o incluso volver a disfrutar del cuerpo de una mujer o tener un orgasmo en mi vida.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

REVANCHA TOTAL 02

Mientras atendía a Charly que se retorcía y lloraba como un Puerco, mire a Hugo quien con ojos muy abiertos y una tremenda erección observaba todo lo que je estaba hacienda a quien era su mejor amigo, seguramente rezando para que su padre fuese uno de los que ya pago su rescate, solo sonríe para seguir con mi tratamiento especial a Charly; tome su pene que estaba muy duro chorreando liquido pre seminal en abundancia para jalarlo hacia atrás, dado que estaba muy duro tirar de su pene hacia atrás hizo que lanzara un grito de dolor......


REVANCHA TOTAL 02
Mientras atendía a Charly que se retorcía y lloraba como un Puerco, mire a Hugo quien con ojos muy abiertos y una tremenda erección observaba todo lo que je estaba hacienda a quien era su mejor amigo, seguramente rezando para que su padre fuese uno de los que ya pago su rescate, solo sonríe para seguir con mi tratamiento especial a Charly; tome su pene que estaba muy duro chorreando liquido pre seminal en abundancia para jalarlo hacia atrás, dado que estaba muy duro tirar de su pene hacia atrás hizo que lanzara un grito de dolor.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [SECUESTRO] [FEMENINIZACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Mientras atendía a Charly que se retorcía y lloraba como un Puerco, mire a Hugo quien con ojos muy abiertos y una tremenda erección observaba todo lo que je estaba hacienda a quien era su mejor amigo, seguramente rezando para que su padre fuese uno de los que ya pago su rescate, solo sonríe para seguir con mi tratamiento especial a Charly; tome su pene que estaba muy duro chorreando liquido pre seminal en abundancia para jalarlo hacia atrás, dado que estaba muy duro tirar de su pene hacia atrás hizo que lanzara un grito de dolor.

-“¡AAAAAHHHHH!” Grito Charly de dolor.

Jale la erección de Charly hacia atrás, con fuerza, sacándolo por debajo de sus nalgas dividiendo su escroto en dos, lentamente sentí como los ligamentos de la base su pene comenzaron a reventarse como los tejidos, hasta que se escucho un sonoro “CRACK”; en ese momento Charly que no había dejado de lanzar su amenazas, quedo en silencio con sus ojos muy abiertos, su rostro perdió todo el color quedando muy pálido, por dos o tres segundos fue como si todo el aire de sus pulmones fuese vaciado, antes de que el lanzara un alarido desgarrador.

-“¡AAAAAHHHHGGGGG!”. El grito de Charly fue descomunal.

Casi se desmayo cuando su grito ceso, solté su pene y este quedo colgando entre sus piernas, aun erecto pero caído sin fuerza, lo había fracturado desde la base, aquello lo había aprendido en la cárcel era lo que se les hacía a los condenados por violación antes de ser violados, el pene de Charly con fuertes contracciones arrojo un buena carga de semen aunque no muy espesa eso debido a la liga en la parte superior de su escroto, Charly quedo como en shock mientras iba por una navaja de larga hoja de acero de unos 22 cm.

Regrese a donde estaba Charly tome de nuevo su pene colgando ahí sin fuerza, aun chorreando algo de semen de mi pene, lo tome y sin darle tiempo a Charly a decir o suplicar algo, para clavar la larga hoja de la navaja lo mas pegado a la base para atravesar todo su pene, cuando seis o siete centímetros de la hoja de acero estaban sobresaliendo del otro lado de su pene con Charly gritando y sacudiendo su cuerpo víctima de un enorme dolor para comenzar a mover la navaja hacia abajo, dividiendo su pene en dos partes.

Tarde lo más que pude en llegar a la corona de su glande, cortando lo más lento posible, con mi mano toda empapada en sangre y semen pues se vino dos veces, para luego dividir su glande en dos justo por la mitad la hoja emergió listo por el ojo de su glande en un instante, las dos piezas que ahora era su pene estaba completamente bañado en sangre, Charly que daba alaridos sin cesar no tardo en desmayarse por lo que rápidamente cauterice la dos partes de su pene para evitar que siguiera sangrando y me puse de pie para ver como se notaba, pude ver sus huevos bien definidos en el fondo de su escroto muriendo ya de un color morado, con su pene dividido en dos sin justo por detrás, para ese momento Charly ya estaba sin sentido por él dolor.

Mire a Hugo y supe que el momento de mi venganza estaba cerca.

Pero antes debía preparar todo para que todo saliera bien, por lo que sede de nuevo a todos coloque a todos arrodillados en el piso, son sus brazos amarrados detrás de sus cabezas, su tobillos también estaban amarrados y una estaba fue colocada entre sus nalgas con la punta presionando sobre sus ano si deseaban descansar en algún momento la estaca los iba a penetrar dolorosamente ya que era muy ancha y áspera.

Hice esto con todos excepto con Hugo a él, lo coloque de frente a sus compañeros, con los brazos tensados hacia arriba con sus pies apenas tocando el suelo, separados, ampliamente y asegurados dos tubos empotrados en el suelo por los tobillos, su torso estaba levemente inclinado por lo que sus nalgas quedaban un poco saltonas y complemente vulnerables, para lo que deseara.

La espera de una hora para que todos los adolescentes despertaran se me hizo eterna, cuando todos estaban bien despiertos coloque la cámara frente a Hugo que al verse en esa posición comenzó a luchar a tratar de soltarse pero le fue inútil, cuando comprendió que no podría soltarse, comenzó a lanzar amenazas.

-“Maldito PUTO… Mi Padre te va hacer carne Molina”.
-“SUELTAME SI NO QUIE…” Hugo guardo silencio al darle un fuerte golpe en sus testículos.

En lugar de sus amenazas grito, de dolor mientras su escroto se tambaleo como un péndulo entre sus piernas abiertas, ante la mirada atónita de todos me despoje de mi bóxer para quedar complemente desnudo.

Mi pene que si bien no era tan grande como el enorme dildo que había estado usando para violar a esos junior malcriados, era bastante grande para asustar a cualquiera de ellos, Hugo al ver mi tremenda erección de 23 cm llena de venas, ya recuperado casi totalmente del golpe en sus testículos comenzó a suplicar, a punto de romper en llanto del miedo que estaba sintiendo en ese momento.

-“Por Favor, Por Favor… ¡No me haga nada, mi padre pagara estoy seguro!” Suplico Hugo.
-“Lo sé. Hugo, de hecho ya pago pero por desgracia eso no me devolverá algo aun más preciado que todo el dinero u oro del mundo, solo tu dolor compensara en algo mi dolor”. Le dije.

Fue en ese momento que creo que Hugo comprendió que lo que buscaba era venganza por algo que su padre hizo en el pasado, en ese momento el rostro de Hugo mostro que una expresión de terror al ver como camine hacia detrás de él, sus suplicas continuaron pero nada me detuvo estaba fuera de mi, solo pensaba en una cosa causar tanto dolor a ese adolescente como fuese posible.

Cuando mi ásperas y grandes manos tocaron las firmes como blancas nalgas sin vello de Hugo, este rompió en llanto, sus lágrimas eran como música para mí, al saber que estaba sufriendo algo de lo que mi familia y yo mismo había sufrido por culpa de su padre, le abrí sus nalgas todo lo que pude, Hugo grito de dolor y terror.

-“NOOOO, POR FAVOR ¡NOOO!”. Grito Hugo repetidamente.

Sin sentir compasión alguna por el aterrorizado adolescente, le introduje tres dedos de una sola vez por su cerradito y virgen ano, Hugo grito, desesperado en completo llanto sin control.

-“NO. NO, NO, POR FAVOR”. Suplicaba Hugo.
-“¿Hugo eres virgen verdad?” Le pregunte malévolamente.
-“Si, ¡Si, soy Virgen para por favor!” Respondió Hugo.
-“Bueno ya no más”. Le dije secamente.

Sin darle tiempo a Hugo a suplicar o intentar algo presione mi mano empuñada sin lubricación alguna sobre su ano, que se resistió pero solo tuve que empujar más fuerte para que su ano cediera y mi puño se perdiera dentro de sus entrañas desgarrando su ano terriblemente, la sangre que broto de esfínter desgarrado fungió como lubricante, hundí mi brazo hasta casi el codo antes de comenzar a extraerlo, los ojos de Hugo quedaron en blanco.

Las suplicas y gritos de Hugo cesaron súbitamente fue como su el aire hubiese dejado sus pulmones súbitamente el cuerpo de Hugo solo se sacudía por el dolor que estaba sintiendo, saque y metí mi brazo varias veces antes de extraerlo por completo de sus entrañas, con mi mano y parte de mi brazo bañado en sangre y mierda, tome uno de sus costado para colocar mi palpitante pene en su aun bien abierto ano, que se había cerrado lo suficiente para que al momento de penetrar a Hugo se sintiera realmente bien.

Moví mi mano ensangrentada por un costado del cuerpo tembloroso de Hugo para tomar su pene que para ese momento estaba en erección derramando abundante líquido pre seminal de la punta, su glande de color rosado estaba casi cubierto por su prepucio que comencé a correr hacia adelante y atrás mientras lo masturbaba, mientras tanto ya estaba penetrándolo a un enorme ritmo con cada nueva embestida sentía mis peludos testículos chocar contras sus lampiñas nalgas, gimiendo con la voz entrecortada le hable al oído.

-“Disfruta putito que es…te será el uní…co, placer sexual que ten…drás en tu vida”. Le dije.

Hugo no me respondió estaba como en shock apenas consciente para poder contestar o suplicar, al cabo de 10 minutos sentí como su pene comenzó a palpitar hasta que de pronto arrojo seis potentes como abundantes chorros de semen, su ultima eyaculación como hombre de su vida, unos minutos más tarde entre gemidos de placer me corrí abundantemente en su interior, espero que las contracciones de mi pene cesaran antes de sacarlo del interior de Hugo, cuando lo hizo aun mi pene duro como si fuera de acero palpitaba y derramaba algo de semen de la punta.

Fui tambaleante hasta la mesa donde estaban todos mis instrumentos y tome un cuchillo eléctrico, regrese a donde estaba Hugo, sangre y semen escurría de su aun abierto ano, resbalando por su piernas, me coloco frente a él sin piedad tome su pene para cortarlo de raíz con el cuchillo electrizo que solo hacia un zumbido “ZrZrZrZrZrZr”, le tomo solo un segundo al cuchillo cercenar el pene aun en erección del adolescente, su pene cayó en el suelo y un gran chorro de sangre broto de su entrepierna.

-“¡AAAAAAAAAAAHHHHHGGG!” Hugo dio un grito casi inhumano.

Sin detenerme pese a todo el dolor que estaba infringiendo en el adolescente, tome su escroto estirándolo con todas mis fuerzas hasta hacer que Hugo casi a punto del desmayo diera otro alarido, en ese momento cercene su escroto por completo con el cuchillo, Hugo esta vez no grito solo puso los ojos en blanco y todo su cuerpo comenzó a sacudirse violentamente mientras algunos de sus compañeros sollozaban sintiendo un terror absoluto orando para que aquello no fuese también su destino.

Hugo ya no soporto por más tiempo y se desmayo, apenas reacciono cuando cauterice sus heridas en la entrepierna, lo hice de tal manera que ningún médico pudiera reconstruir su pene o hacerle un trasplante, pues mate todo nervio o tendón, adicionalmente también reubique su uretra más abajo, para que desde ese momento tuviera que orinar en cuchillas.

Pero aun faltaba más, tome un cautín (soldador de estaño) ya muy caliente y como si estuviera poseído por un odio total abrió el parpado derecho del Hugo para clavar la afilada punta hirviente del cautín en su Hugo reacciono pero era tarde su globo ocular estallo cegándolo del ojo izquierdo, de  nuevo se desmayo por el dolor, sangre chorreaba por su mejilla izquierda, hizo lo mismo con su ojo derecho cegándolo para siempre.

Luego fue hasta la mesa y tome un afilado bisturí, regrese a donde estaba Hugo para abrir un larga herida en su espalda a 10 cm de donde la espalda se divide para formar las nalgas, fue un corte profundo hasta llegar a su columna vertebral con una afilada tijera quirúrgica, corte entre las vertebras causando el mayor daño posible, las piernas de Hugo quedaron sin vida de inmediato aunque el apenas y se percato que además de ciego también era un invalido para el resto de sus días, que no iba a poder sentir nada del ombligo para abajo.  

Completada mi tarea apague, la cámara no sin antes decir.

-“Esto es todo en unas horas sus hijos serán liberados excepto Hugo quien será liberado en seis meses, ¡que tengan un buen día y gracias por sus contribuciones!”

Como dije horas después todos aquellos junior fueron liberados con un severo trauma sicológico que deberían afrontar por el resto de sus días algunos como eunuco. Hugo por otra parte no fue liberado con el dinero que los padres pagaron sirvió para que fuese operado, su entrepierna arruinada merecía algo mas, pague a un medico corrupto para que le hiciera una vaginoplastia mal hecha, el medio tuvo muchos problemas dado el gran daño que le hice en su entrepierna al cauterizar, su vagina no le daría nada de placer y por el contrario si mucho dolor cuando alguien quisiera penetrarlo por su nuevo orificio que no estaba conectado a nervio alguno pero era muy estrecha y con el tiempo se haría aun más apretada.

Hugo estuvo cesado prácticamente casi por seis meses para cuando fue liberado, tenia senos y era una mujer fue muy difícil incluso para sus padres reconocerlo, su cabello incluso había crecido, no podía caminar ni ver, cuando reacciono en el hospital, sus gritos fueron atroces cuando supo que no volvería a caminar, que había sido feminizado y además era ciego.

Su padre el hombre que me arruino la vida y acabo con mi familia se gasto casi la totalidad de su fortuna tratando de que Hugo recobrara algo de sensibilidad en las piernas o pudiera volver a ver pero nada funciono, el envejeció rápidamente su salud se quebranto y pronto cayó enfermo, fue acusado de desvió de recursos públicos y enviado a prisión sus pocos bienes que le quedaban le fueron confiscados y sus esposa como hijo quedaron en la calle, de la misma forma que mis familia.

Hugo ahora se hace llamar Jazmín trabaja con su madre en un burdel, sus servicios son muy solicitados ya que la única forma de sentir es por su ano, cientos de hombre acuden para penetrarla por detrás, algo que sus esposas, novias o amantes no les permiten, siendo ciega le hace ser especial ya que sus clientes permanecen en el anonimato, pues nunca les puede ver sus rostros.

Por mi parte forme una nueva familia a la que cuido mucho, vivo en una isla del Caribe una buena vida con el dinero que obtuve al obtener mi Revancha Total.   




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    






Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WILLIAM A LAS BRASAS

William era un rudo vaquero que recorría las bastes planicies en busca de fugitivos de la ley sobre los lomos de su fiel corcel, esa tarde cabalgaba a toda prisa pues trataba de salir antes de que el manto de la noche cayera sobre aquella tierras que eran el territorio de una de las tribus indias más salvajes y sanguinarias de la región, William estaba tras la pista de un asesino cuya recompensa bien valía el riesgo de cruzar por aquellas tierras por las que ningún hombre que no fuese de dicha tribu se atrevía a cabalgar......


WILLIAM A LAS BRASAS
William era un rudo vaquero que recorría las bastes planicies en busca de fugitivos de la ley sobre los lomos de su fiel corcel, esa tarde cabalgaba a toda prisa pues trataba de salir antes de que el manto de la noche cayera sobre aquella tierras que eran el territorio de una de las tribus indias más salvajes y sanguinarias de la región, William estaba tras la pista de un asesino cuya recompensa bien valía el riesgo de cruzar por aquellas tierras por las que ningún hombre que no fuese de dicha tribu se atrevía a cabalgar.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





William era un rudo vaquero que recorría las bastes planicies en busca de fugitivos de la ley sobre los lomos de su fiel corcel, esa tarde cabalgaba a toda prisa pues trataba de salir antes de que el manto de la noche cayera sobre aquella tierras que eran el territorio de una de las tribus indias más salvajes y sanguinarias de la región, William estaba tras la pista de un asesino cuya recompensa bien valía el riesgo de cruzar por aquellas tierras por las que ningún hombre que no fuese de dicha tribu se atrevía a cabalgar.

 El sol descendía rápidamente en el horizonte por lo que William tenia aun más prisa por salir de aquel territorio pero las colinas que marcaban el límite de aquella tribu aun ni siquiera estaban a la vista, con desesperación reviso su brújula, pero solo para ver que no estaba perdido estaba en el camino correcto solo que aun faltaba mucho, le fue evidente que la noche lo iba a sorprender de un momento a otro, con apuro comenzó a buscar un lugar en donde poder pasar la noche, debía ser un lugar que pudiera defender sin problemas.

Estaba tan concentrado buscando un lugar para pasar la noche que no se percato de un escurridizo guerrero indio que se arrastraba como una serpiente hacia él, para cuando se percato de su presencia de inmediato su mano se fue a su revólver como un acto reflejo pero era tarde el indio brinco sobre él, derribándolo de su montura, al caer un disparo se le escapo, quiso luchar pero recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo dejo completamente inconsciente sin saber que fue o hicieron con él hasta que una voz y ruido de un tambor lo regreso a la realidad.

Cuando William un hombre peludo y musculoso despertó se horrorizo al ver a un guerrero pintado ceremonialmente, danzando frente a él con una antorchar en su mano por momentos, el hombre que era alto y muy musculoso con un impresionante paquete en su entrepierna que su ligero taparrabo apenas ponía ocultar, pasaba la antorcha cerca de sus los grandes huevos y pene de William, fue cuando él se percato que su ropa había desaparecido, apenas su botas conservaba, el resto de su cuerpo estaba desnudo, su pene comenzó a crecer sin que William pudiese hacer algo para evitarlo.

William no solo estaba desnudo sino atado de pies y manos que estaban extendidos asegurados a dos fuertes postes de 3 metros de alto y mínimo 40 cm de diámetro, estaban bien anclados en el suelo rocoso ya que toda esa escena estaba ocurriendo en lo alto de un peñasco, William no tenía ni idea como es que fue transportado a aquel lugar, pero el aire frio del desierto como el miedo que estaba sintiendo es ese momento lo estaban haciendo temblar como nunca antes en toda su vida, al no saber lo que ese hombre le planeaba hacer, durante la danza William trato de soltarse sin resultado alguno.

Cuando el fuerte indio termino de realizar la danza que estuvo realizando en un idioma que William no comprendía dejo la antorcha y se traslado detrás del peludo cazarecompensas, William se inquieto cuando sintió que las ásperas manos de ese imponente indio le agarraban sus firmes como paraditas nalgas peludas, ningún hombre antes se las había tocado, trato de nuevo soltarse pero nada pudo evitar que el indio le abriera sus nalgas para exponer su peludo ano rosadito que por la poca luz permaneció por un rato mas entre las sombras.

De pronto el indio tomo la antorcha que estaba en el suelo y la arrojo en medio de un circulo de piedras justo por debajo de los huevos de William las ramas secas que estaban ahí prendieron casi de inmediato, formando una fogata que ilumino toda aquella meseta de piedra, de nuevo Willian sintió que sus nalgas eran abiertas y una lengua comenzó a hurgar sobre su ano, lo que le hizo que lanzara un gemido que pronto suprimió al no querer darla la satisfacción a su captor que le estaba dando un placer que nunca antes había sentido.

Pero el placer que a William le estaba haciendo mover su pene de arriba, abajo con fuertes espasmos mientras liquido pre seminal en abundancia caía sobre las llamas por debajo el calor cada vez era más intenso y le estaba empezando a doler pero eso paso a un segundo plano cuando William sintió entre sus nalgas el tremendo pene dudo como si fuese de piedra restregándose entre ellas, William aterrado trato de huir pero estaba fuertemente tomado de la cintura por las fuertes manos del indio, de pronto sintió como la punta del descomunal glande de su captor comenzó a hacer presión sobre su virgen ano.

Pero de poco sirvió Tratar de apretar su ano, pues apenas unos segundos le tomo a la enorme erección del indio vencer la resistencia de su ano, su enorme glande penetro a William de una manera tan brutal que sus ojos casi se le salen de sus orbitas no pudo evitar dar un grito de dolor, mientras que su violador lanzo un grito pero de placer, un segundo empujón hundió todo el resto de su pene hasta la empuñadura, hasta los grandes huevos del indio lampiño chocaron contra las nalgas de William que se retorcía de dolor maldiciendo e insultando al indio.

Pronto el indio lo estaba penetrando a un ritmo bestial, William gritaba con cada nueva envestida sintiendo como le desgarraban sus entrañas una y otra vez, aquella humillante tortura para William se prolongo por espacio de media hora antes de que con un gran gruñido el indio clavara la totalidad de su pene en su interior para llenar sus mancillados intestinos de su hirviente leche de macho que hizo gritar de horror a William al sentir que su vida como macho había terminado a ser llenado por aquella sucia leche de indio.

Cuando el guerrero saco su aun palpitante pene del interior de William este sintió que con si pene se llevo casi la mitad de su intestino delgado, su ano termino por desgarrarse al paso de la corona del enorme glande del indio, sangre mezclada con semen comenzó a resbalar por entre sus nalgas primero para después por sus piernas, William pensó que todo había terminado pero estaba en un terrible error de pronto el indio con su pene cubierto con su taparrabo estaba de nuevo frente a él, se inclino y tomo en entre las llamas de la fogata varios largos hierros con un mango de madera.

Aquellos parecían punzones (pica hielo) pero también había uno que era solo de madera, de uno o 1.5 cm de diámetro, el indio los aparto para tomar una larga tira de cuero negro que enrollo con fuerza en la base del pene y escroto de William, no sin antes estimular su pene para que alcanzara una poderosa erección, luego tomo el palo de madera que era áspero para comenzar a introducirlo por el ojo del glande de William que sintió que su pene explotaba y desgarraba por dentro mientras el palo iba raspando las paredes de su uretra.

Los gritos como las amenazas por parte de William no se hicieron esperar pero era poco lo que en realidad podía hacer para detener a ese indio que con mirada asesina continuo con la tortura, primero tomo uno de esos punzones lo calentó un poco para después atravesar el pene en erección de William de lado a lado, que de nuevo hizo que William diera alaridos de dolor, luego tomo otro de los punzones e hizo lo mismo pero desde el otro lado de su pene que produjo más dolor.

Dejo a William descansar un rato con su pene atravesado por los punzones y sangrando antes de tomar un nuevo punzón y comenzar a picar sus huevos, era doloroso pero nada más, aquello continuo por varios minutos era como si el indio se deleitara por los gritos de dolor de William luego sin aviso alguno el punzón se clavo en el escroto de William atravesando su testículo derecho por completo, rápidamente mientras el cuerpo de William aun se sacudía con violencia por el dolor que estaba sintiendo el indio tomo otro punzón y atravesó su testículo izquierdo, aquello era el infierno para William.

Pero el mayor dolor de todos vino cuando el indio retiro los punzones sin tacto alguno simplemente los arranco de sus genitales uno a uno de manera rápida, fue entonces que vino algo aun peor el indio tomo un afilado cuchillo e hizo una enorme herida en el escroto de William, sus huevos brotaron por su propio peso de la enorme herida para quedar colgando entre sus piernas sangrando del lugar por donde el punzón los perforo, el indio se le quedo mirando por varios minutos disfrutando del horror como del dolor que William estaba sintiendo en esos momentos.

Con el mismo afilado cuchillo con el que abrió su escroto el indio de un fuerte golpe le cerceno el pene a William que cayó al fuego seguido de un gran chorro de sangre, William grito y todo su cuerpo se sacudió, el indio sin piedad alguna tomo sus huevos que colgaban aun unidos a su cuerpo por los conductos que lo unían al cuerpo de William y se los arranco aquello fue todo William simplemente se desmayo por el dolor que aquello le produjo.

William fue encontrado por una patrulla del ejército que regresaba a su base, fue llevado de emergencia a un medico que poco pudo hacer más que curar sus heridas lo mejor posible, ahora el vive solo trastornado, dicen que se volvió loco luego de despertar y ver que de su gran virilidad no quedaba nada, nunca se recupero de ese shock, nadie puede acercarse a su propiedad solo el doctor, cualquiera que entrar le dispara.

Apenas puede caminar y el médico tiene que limpiar sus vías urinarias cada tantas semanas pues se le forma un tapón de pus de una infección que nunca cura del todo, del indio y el lugar en donde él fue torturado nada se sabe el lugar a una sigue siendo un misterio como el pueblo que habitaba esas tierras. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ÚLTIMOS DÍAS DE VIRILIDAD

No les aburriré contando cómo es que llegue a esta infernal prisión, lo cierto es que con 35 años creí que podría salirme con la mía, en ese momento era un hombre en plenitud, con un cuerpo bien trabajado en el gimnasio con abdominales marcados, rostro varonil y atractivo a las mujeres además de estar bien dotado, con un par de huevos enormes que colgaban siempre bajos y un pene que un sin estar en erección media uno buenos 15 cm bastante ancho que era mi orgullo e envidia de todos los hombre que lo observaron......


ÚLTIMOS DÍAS DE VIRILIDAD
No les aburriré contando cómo es que llegue a esta infernal prisión, lo cierto es que con 35 años creí que podría salirme con la mía, en ese momento era un hombre en plenitud, con un cuerpo bien trabajado en el gimnasio con abdominales marcados, rostro varonil y atractivo a las mujeres además de estar bien dotado, con un par de huevos enormes que colgaban siempre bajos y un pene que un sin estar en erección media uno buenos 15 cm bastante ancho que era mi orgullo e envidia de todos los hombre que lo observaron.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





No les aburriré contando cómo es que llegue a esta infernal prisión, lo cierto es que con 35 años creí que podría salirme con la mía, en ese momento era un hombre en plenitud, con un cuerpo bien trabajado en el gimnasio con abdominales marcados, rostro varonil y atractivo a las mujeres además de estar bien dotado, con un par de huevos enormes que colgaban siempre bajos y un pene que un sin estar en erección media uno buenos 15 cm  bastante ancho que era mi orgullo e envidia de todos los hombre que lo observaron.

Con esas características como por mi personalidad era muy solicitado por las mujeres por lo que tener buen sexo nunca fue problema, pero eso ya quedo en el pasado, aquello recuerdos de estarme viniendo en abundancia en la boca, culo o vagina de una hermosa como hambrienta mujer solo viven ahora en mis recuerdos, hace un mes se llevo a cabo la primera parte de mi sentencia la cual consistía en que me fuesen amputados mis brazos y piernas al principio pensé poder resistir el shock de saber que estaban arruinando mi hermoso cuerpo para el resto de mis días.

Ahí estaba cubierto con una trusa/(slip) de esas blancas con bragueta al frente, que era la única prenda que cubría mi cuerpo, con mis cuatro fuertes extremidades extendías a todo lo que daba casi sentía que las querían arrancar en vez de cortar, me habían administrado un fuerte analgésico para el dolor pero aun estaba consciente, cuatro fuertes mujeres encapuchadas portando largos mandiles de plástico negro sostenían en sus manos una pequeña motosíerra de cadena de cuchilla dos veces el tamaño adecuado para el motor, la directora del penal leyó la sentencia e inmediatamente después ellas activaron las motosierras que rugieron cuando sus cuchillas comenzaron a girar.

Fue en ese momento que la parte delantera de mi trusa se volvió una carpa, por la tremenda erección que tuve casi al instante que escuche rugir los motores pero pese a estar mi virilidad en plenitud mi valor por otro lado dejo mi cuerpo comencé a llorar y suplicar como un niño.

-“NO POR FAVOR NO, ¡POR FAVOR!”
-“NO LO HAGAN, MI ABOGADO ESTA POR LLEGAR CON LA APELACIÓN”
-“POR FAVOR NO, NO, ¡NOOO!”         

Grite con desesperación mientras trataba de soltarme pero las corres sobre mi pecho, cuello y abdomen no me dieron ninguna posibilidad.

De pronto sentí las primer dos cuchillas giratorias comenzar a cercenar mis brazos, no había dolor pero el terror que estaba sintiendo al ver cómo me despojaban de mi extremidades superiores era peor que cualquier dolor, la sangre, carne y piel comenzaron volar hacia todos lados, apenas les tomo 10 o 12 segundos despojarme de mi brazos, cortando a uno 18 cm de mi hombre, justo cuando ellas terminaron las otras dos mujeres comenzaron a cortar mis piernas, les tomo 10 segundos llegar al hueso entre una gran cantidad de sangre, en esos momento sentí que me corrí pero no sentí placer alguno aunque note la humedad dentro de mi trusa.

La cual para ese momento estaba toda ya empapada de mi sangre, pasaron otros 10 segundos antes de que fuese separado definitivamente de mis piernas, cuando eso paso, ellas rápidamente colocaron planchas calientes en mis muñones para cauterizar las cuatro heridas al mismo tiempo, aquello fue todo si bien no grite de dolor lo hice de horror y desesperación, me desmaye luego de aquello, me desperté en una habitación toda de blanco con un suelo de mosaicos tipo los usados en los quirófanos.

Estaba desnudo, colgando en el aire sostenido por cuatro fuertes correas que rodeaban mis muñones vendados, aquello era una posición además de incomoda dolorosa, mis huevos y pene colgaban pesadamente hacia abajo, una mujer entro unos minutos después que me desperté sosteniendo un enorme cilindro de acero de uno 35 o 40 cm de largo por 7 u 8 cm de diámetro, en uno de los extremos era plano y en el otro redondeado, ella se me acerco, comprobó mi pulso y luego sin aviso previo comenzó a penetrarme con aquel cilindro por mi ano virgen, supe que aquello era un dildo de inmediato.

Mis gritos de dolor no se hicieron esperar ya que los efectos del analgésico que me habían dado para cortarme las extremidades ya estaba casi pasando por completo, sentí como si me estuvieran empalando por un poste de teléfonos, la muer lo introdujo hasta la mitad, antes de meter casi la totalidad de aquel cilindro de un fuerte empujón, mi ano se desgarro y comenzó a fluir sangre, mientras continuaba retorciéndome de dolor, mi pene por alguna razón de nuevo se puso rígido llegando a los 29 cm con una dureza jamás sentida, para mi sorpresa la mujer tomo mi erección con una de sus manos y se lo llevo a la boca.

En eso sentí como el enorme cilindro en mi interior comenzó a vibrar, una sacudida de placer recorrió todo mi cuerpo, la mujer me estaba dando una enorme mamada mientras con una de sus manos jugaba con mis huevos apretándolos levemente por ratos y otras fuertemente, mientras con su otra mano sacaba y metía el dildo de mi interior, aquello fue descomunal, placer y dolor se entremezclaron de una manera nunca antes experimentada, no tarde mucho en comenzar a sentir que estaba por correrme.

La mujer creo que también lo noto y justo cuando el primer gran chorro de mi espeso semen broto directo en su boca, ella me clavo al dildo a fondo, mientras me apretó mis huevos brutalmente, todo mi cuerpo se convulsiono, grite de dolor y placer mientras sentía como chorro tras chorro de mi semen broto de mi pene como nunca antes en mi vida aquella fue la primera de muchas eyaculaciones fenomenales que se sucederían a lo largo de los próximas semanas a manos de varias mujeres realizando el mismo ritual, mamada, dildo y apretón hasta la eyaculación de mi parte en sus ansiosas bocas.

Aquello continuo como ya dije por varias semanas hasta una tarde en que pensé que aquello se repetiría pero estaba en un error aquella tarde la mujer que entro a donde estaba iba desnuda con un largo mandil de plástico, portaba una tijera que brillaba intensamente, era grande ya que era del tipo usado para jardinería, fue en ese momento que supe que algo pasaba, trate de soltarme pese a saber que no podía llegar muy lejos aunque me liberara, no tarde en sentir una de sus manos sobre mis nalgas, momentos antes de que activara de nuevo el dildo que desde hacía semanas estaba dentro de mi sacado escasamente para que hiciera mis necesidades.

No tarde en sentir su boca engulléndose mi pene que no tardo de nuevo en quedar durísimo, aquella mujer en verdad era una maestra del sexo oral, las otras mujeres me habían dado muy buenas mamadas pero la que ella me estaba dando simplemente era fenomenal de otro mundo juro que casi perdí el sentido del placer que sentí, no tarde también en sentir como el dildo comenzó a entrar y salir de mi ano, de manera brutal.

Uno 15 minutos de comenzar con la mamada comencé a sentir que estaba por venirme y justo cuando mi palpitante pene arrojo el primer gran chorro de mi espeso semen, el placer que era enorme en ese momento se transformo en dolor, fue como si mi cuerpo fuese alcanzado por un rayo, sentí que cada celular de mi cuerpo estallaba al mismo tiempo, al sentir un dolor indescriptible, todo lo que quedaba de mi cuerpo se sacudía con violencia, no comprendí lo que pasaba hasta que la mujer se coloco delante de mí y se saco mi pene de su boca.

Algo de la que fue mi última carga se derramaba por su barbilla cuando mi pene aun en erección dejo su boca, mis pesados huevos aun colgaban por debajo, unidos a mi pene por un trozo de piel, ella con una enorme sonrisa en sus ojos que me observaba experimentando un dolor enorme dijo.

-“Sentencia cumplida pronto serás liberado ¡Eunuco!”

-“NOOOOOOOOOOO”.

Fue el grito que alcance a dar antes de desmayarme, eso fue hace dos años ahora vivo, mi vida se a esto se le puede llamar vivir, mendigo en las calles una moneda, dependo de la buena voluntad de un joven que me hace favor de sacarme de mi cuarto que apenas tengo para pagar cada mes que me saca a la calle para pedir una moneda a quien pase.

El sexo para mi simplemente ya no es posible, mi ano quedo tan destrozado que ni siquiera puedo prostituirme pues quedo tan mal que nadie siente placer al meter su miembro en mi, de mis magníficos genitales ya no quedo nada. Ni siquiera un pequeño muñón, ya ni los sueños húmedos son lo que era, y eso cuando los tengo, que son muy escasos, si mi vida es un infierno.

Pero pese a todo por alguna razón pese a ver sufrido mucho aún recuerdo con mucha excitación, pese a no tener huevos o pene, mis “Últimos Días de Virilidad”.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ANNE Y EL PENE

La joven Anne sentada escribiendo su tarea en el suelo delante de la televisión cuando notó que un hombre era abordado por una mujer joven muy bonita. Mientras veía a la mujer acercarse al hombre, Anne la vio agarrarlo y luego patearlo con fuerza en sus testículos. Anne sintió una repentina y sorprendente sensación de excitación sexual inundaba su cuerpo joven haciéndola sentirse aturdida mientras lo veía patearle en sus huevos haciéndole doblar de dolor y caer al suelo......


ANNE Y EL PENE
La joven Anne sentada escribiendo su tarea en el suelo delante de la televisión cuando notó que un hombre era abordado por una mujer joven muy bonita. Mientras veía a la mujer acercarse al hombre, Anne la vio agarrarlo y luego patearlo con fuerza en sus testículos. Anne sintió una repentina y sorprendente sensación de excitación sexual inundaba su cuerpo joven haciéndola sentirse aturdida mientras lo veía patearle en sus huevos haciéndole doblar de dolor y caer al suelo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CANIBALISMO] [GORE]


Categoria: Adolescente      Autor: Millie





La joven Anne sentada escribiendo su tarea en el suelo delante de la televisión cuando notó que un hombre era abordado por una mujer joven muy bonita. Mientras veía a la mujer acercarse al hombre, Anne la vio agarrarlo y luego patearlo con fuerza en sus testículos. Anne sintió una repentina y sorprendente sensación de excitación sexual inundaba su cuerpo joven haciéndola sentirse aturdida mientras lo veía patearle en sus huevos haciéndole doblar de dolor y caer al suelo. Ana sintió la excitación sexual llenado su joven cuerpo de 13 años cada vez más fuerte hasta que pensó que se desmayaría de alegría.

Ahora se sentía excitada sexualmente por primera vez y saboreó la nueva sensación de hormigueo que ella estaba experimentando entre sus piernas. Entonces se sintió ligeramente asustada cuando sintió que su vagina se abría y se humedecía mucho. La mujer entonces se paró sobre él y luego lo pateó de nuevo con fuerza mientras él yacía en el suelo llorando de dolor causando que Anne se desmayara con el deseo de esta mujer sexy y poderosa. Anne corrió a su habitación y cerró la puerta con llave y se arrojó sobre su cama para meterse las manos en su ripa interior mientras aprendía a masturbarse por primera vez. Después de que ella se había corrido por sí misma por primera vez como ella imaginó que era ella la que golpeaba al hombre que ella había visto en la televisión que le estaba dando una patada en sus huevos.

Al día siguiente, Anne se sentó en su aula de matemáticas y soñó despierta acerca de patear a un niño entre sus piernas. Solo pensar en ello causó que se volviera a encender sexualmente de nuevo haciendo que su vagina se hinchara y los jugos la inundaran de nuevo. Al final de la lección le contó a su amiga Susan lo que había visto y cómo se sentía. Mientras le decía a su amiga que se había puesto muy caliente y sexualmente excitada, un chico de su clase llamado Graeme pasó por delante y oyó a Anne decir que quería patear a un niño en sus huevos.

Graeme se sintió intrigado y golpeó a Anne en su hombro izquierdo y esperó hasta que se volvió para hablar con él. Anne lo miró con ese arrogante desdén que solo las chicas jóvenes sexy pueden dar mientras miraba por su nariz hacia él con un desprecio absoluto. -¿Qué? -se quejó haciéndole saber a Graeme que no apreciaba que la interrumpiera mientras hablaba con su mejor amiga. "¿Me preguntaba si realmente quieres patear a un niño entre las piernas?" "¿Y si lo hago?" Gruñó Anne. "Sí, ¿y si lo hace, no tiene nada que ver contigo?", Dijo Susan en apoyo de Anne. -Me preguntaba si te gustaría hacerlo a mí? -replicó Graeme.

Ambas chicas lo miraron con la boca abierta y lo miraron unos segundos. Anne rompió el silencio cuando ella le preguntó si realmente quería ser pateado en sus huevos. "Sí, me gustaría que las dos me pateen fuerte en mis huevos". Dijo. Ambas niñas empezaron a sentirse excitadas sexualmente mientras Graeme se paraba frente a ellas y admitía que realmente quería que lo patearan en sus partes intimas. El rostro de Anne y Susan se iluminaron cuando la oferta que Graeme fue hecha para darle una patada en sus huevos se hundió. Anne se volvió y miró emocionada a Susan y la empujó mientras ella sin aliento. "Wow, ¿debemos hacerlo a él?" Ruborizada de rojo y sus pupilas dilatadas cuando ella asintió con la cabeza y dijo con impaciencia "Sí te permite hacerlo él" Y luego jadeó sexualmente "Vamos a patearlo en sus Huevos”.

Anne entonces miró a Graeme con disgusto y gruñó, "¡OK! ¡Eres un desgraciado bastardo vil si quieres que te pateemos ese pene viscoso y tus huevos, entonces síguenos! "Anne y Susan lo llevaron entonces fuera del recinto de la escuela a una cabaña en desuso en un pequeño bosque al fondo de la escuela. Anne ordenó entonces a Graeme que se parara delante de ella con las piernas abiertas lo suficientemente anchas como para que ella pusiera el pie en contacto con sus huevos. Ambos miraban con brillantes caras excitadas mientras él obedecía a sus instrucciones y se paraba delante de ella esperando a que ella lo pateara en sus huevos. Susan lo miró y luego le ordenó que rogara a Anne que le diera una patada. Las dos muchachas se rieron cruelmente de él mientras suplicaba a Anne como un cobarde extraño para patearlo tan fuerte como pudiera. Para su sorpresa y diversión, cuanto más crueles eran con él, más entusiasmados parecía estar.

Anne no pudo contenerse, ya que el deseo de patearlo con fuerza en sus huevos se hizo demasiado fuerte para contenerse. Balanceó su pierna derecha hacia atrás y la llevo lo más atrás que pudo y luego dejó que volara fuerte a sus huevos. Anne y Susan lo miraron con intenso placer mientras Graeme agarraba sus doloridas huevos y caía al suelo llorando de dolor. Ninguna de las chicas pudo adivinar lo que sucedería a continuación con una intensa lujuria la sangre llenó sus cuerpos jóvenes y los hizo volverse salvajes con el deseo sádico. Ambos se lanzaron hacia adelante y comenzaron a patearle tan fuerte como pudieron mientras él yacía llorando de dolor en el suelo.

Nunca Anne o Susan se sintieron tan contentas, Ellas lo patearon y lo golpearon donde podían. Después de que lo hubieran golpeado por lo que parecieron como las edades se tenian y se miraron con brillantes caras exaltadas. Mirando a Graeme, vieron su cara empapada de sangre que hizo que su deseo de sangre regresara aún más fuerte que antes. Anne se arrodilló y agarró su brazo derecho y lo dejó sobre un hueco en las tablas del piso de la cabaña y le dijo a Susan que la pisara fuerte. Alzando su pie derecho sobre su brazo derecho Susan saltó y dejó caer todo su peso sobre él haciéndolo romper con una fuerte y fuerte sonido.

Tanto Anne como Susan tuvieron un orgasmo cuando Susan rompió su brazo derecho y luego su brazo izquierdo. Susan le quitó la ropa de Graeme y agarró sus huevos y las apretó con fuerza. Anne y Susan se miraron a los ojos sonriendo con verdadera malicia, asintieron con la cabeza a cada una, se desnudaron de su propia ropa y se sumergieron ente las piernas de Graeme para comenzar a morder con fuerza tanto su pene como sus huevos de Graeme.

Mientras mordían su pene como sus huevos sin vello alguno, la vagina de  Susan entró en contacto con la de Anne y comenzó a frotarse contra la de ella. Disfrutando de las sensaciones que estaban recibiendo de frotar sus vaginas juntas se masturbaron una a la otra mientras mordían la piel de su pene y la de sus huevos.

Anne dejó a Susan compartir el sabor del pene después de que ella lentamente forzó sus dientes a través de su eje y se lo arranco con los dientes. Hicieron el amor salvaje después de que arrancaron y comieron la carne de su cuerpo quebrado, también sus huevos se comieron luego que Susan con sus dientes rasgo el escroto del ya inconsciente Graeme que quedo como un eunuco anulado para el resto de su vida bañado en sangre y su propio semen la única eyaculación que tendría en su vida.



Historia Original Aquí.




Autor: Millie       Traductor: DarkSoul

POSEÍDO

Ya que estaba sin auto ella amablemente se ofreció a conducir y en pocos minutos estábamos estacionando en el aparcamiento en un edificio de gran altura. Más allá del guardia de seguridad que ella aparco en un espacio reservado y nos subimos en el ascensor hasta el piso 19. Curiosamente, no había puertas o pasillo cuando el ascensor se abrió. Entramos directamente en una sala de estar......


POSEÍDO
Ya que estaba sin auto ella amablemente se ofreció a conducir y en pocos minutos estábamos estacionando en el aparcamiento en un edificio de gran altura. Más allá del guardia de seguridad que ella aparco en un espacio reservado y nos subimos en el ascensor hasta el piso 19. Curiosamente, no había puertas o pasillo cuando el ascensor se abrió. Entramos directamente en una sala de estar. Aquello solo seria el inicio de una terrible pesadilla.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENE] [MEDICO] [SECUESTRO] [GORE]


Categoria: Hetero      Autor: Curious





Era el final de otro largo día en la carretera. Realmente no me gustaba mucho viajar de negocios, y Lynn, mi esposa, lo odiaba. Pero el dinero era genial y nos habíamos acostumbrado al estilo de vida cómodo. "¡Necesito una copa!", Me dije a mí mismo cuando revisé el directorio del hotel para el bar o club más cercano. -Oh, aquí vamos, éste está a menos de una manzana. Rápidamente agarré las llaves y la cartera mientras cerraba la puerta detrás de mí.

Allí estaba, el salón "On the Road Again". Mientras caminaba a través de la puerta el olor de cerveza rancia habitual saludó mi nariz. Me acerqué a la barra y me senté, "Cantinero, una cerveza fría por favor. Pero del grifo..."

"Aquí sale amigo", dijo mientras deslizaba un tarro hacia mí. Parece que lo necesitas.

Vaya ¿tenía razón? Me senté allí saboreando el néctar dorado cuando llegó... "Hola, soy Melissa, pero mis amigos me llaman Mel".

Estaba sorprendido. Ojos de color marrón oscuro, cabello castaño largo, alta, muy atlética, y vestida con un atractivo traje de negocios. Oh y esas piernas, mi debilidad. "Encantado de conocerte, Mel. Me llamo Tony", le dije mientras contemplaba toda la belleza frente a mí. He sido "golpeado" por las mujeres antes, pero siempre ha sido alguien que era demasiado joven, demasiado gorda, o simplemente demasiado fea para merecer una segunda mirada. Pero en ese punto ya estaba hormigueando todo con emoción. Siempre he sido muy fiel a mi esposa cuando he viajado, pero había momentos en que "un hombre tenía que hacer lo que un hombre tenía que hacer" y yo sabía que Lynn lo entendería. Sin embargo, no era algo que debía discutirse. Hemos intercambiado una pequeña charla y descubrí que Mel era cirujano residente en el centro médico de la universidad local. Ella era una corredora ávida lo que me explicó esas piernas maravillosas.

-Tony, ¿quieres venir a mi apartamento por algo más fuerte? Ella sabía que la respuesta por la sonrisa en mi cara por lo que me apresure a pagar en la barra para nosotros dos irnos de ahí.

Ya que estaba sin auto ella amablemente se ofreció a conducir y en pocos minutos estábamos estacionando en el aparcamiento en un edificio de gran altura. Más allá del guardia de seguridad que ella aparco en un espacio reservado y nos subimos en el ascensor hasta el piso 19. Curiosamente, no había puertas o pasillo cuando el ascensor se abrió. Entramos directamente en una sala de estar.

"Oh, esto pertenece a mi familia, como médico residente no tengo el dinero para pagarlo, pero es conveniente y mis padres se han retirado a Florida". "Por favor, siéntate en el sofá y siéntete cómodo Tony. ¿Qué puedo hacerte beber?", Preguntó.

Lo que sea que tengas sería genial.

Un minuto después regresó con dos vasos pequeños: "Espero que te guste Grand Marnier, es mi favorito".

"En realidad, nunca lo he probado pero lo intentaré", me jacté. Mel rió un poco y dijo, "Pensé que parecías a esa clase de hombre cuando puse los ojos en ti".

La bebida era deliciosa y me dio una cálida sensación agradable de paso. Mel se acercó y se sentó a mi lado para apoyar su cabeza en mi pecho. Estaba realmente emocionado y se lo mostraba.

"Veo que lo estás disfrutando", dijo Mel mientras acariciaba suavemente mi abultado pantalón.

"Ah, bueno, sí, supongo que sí".

"Déjame ver si puedo ayudarte un poco", dijo mientras desabrochaba lentamente mi cinturón y abría el frente de mi pantalón. "¿Puede Tony salir a jugar?", Dijo.

Pronto, mi pantalón estaban en el suelo, con mi ropa interior alrededor de mis tobillos y Mel estaba acariciando mi erección. Lo estaba disfrutando completamente y totalmente relajado. En realidad, me parecía demasiado relajado. Me sentía a la deriva y... Me desperté con el sonido de alguien barajeando algo y trate de mirar hacia el ruido, pero mi cabeza no se movió. Traté de hablar, pero no salían palabras, solo unos vagos gruñidos. "Buenos días Tony", dijo. "Espero que hayas dormido bien, por favor no intentes moverte, ya que puedes herirte a ti mismo. Has estado bajo anestesia y en este momento no tienes control total sobre tus músculos".

Poco a poco me di cuenta de por qué no podía hablar. Podía sentirme respirando pero no había aire pasando por mi nariz o boca. Parecía estar respirando desde abajo. "Traqueotomía", dijo. "He abierto un agujero en tu cuello para respirar, ya que ningún aire puede pasar a través de tu laringe, eres incapaz de hablar. Oh, puedes pronunciar las palabras, pero sin aire, no hay sonido. Voy a estar haciendo un trabajo en ti durante las próximas semanas y gritar es muy molesto para los otros residentes de este edificio". Me estaba dando cuenta de que estaba acostado en una mesa equipada con mis miembros restringidos. Parecía estar doblado en la cintura con mis extremidades inferiores más arriba que la cabeza. Tenía las piernas separadas.

"Prefiero no usar más anestesia por un par de razones En primer lugar, es difícil por lo que hare. En segundo lugar, es difícil de usar cuando no tiene un anestesiólogo que te asista. En tercer lugar, realmente prefiero que llegues a disfruta de mi trabajo Aquí, echa un vistazo... "Giró un espejo en un puesto y vi lo que había sospechado, estaba atado a una mesa y mis piernas estaban muy extendidas. También vi que me habían afeitado del cuello para abajo. "Empecemos, ¿de acuerdo?"

Mel empezó a limpiar mis genitales con una solución marrón y pronto volví a erguirme. Bueno, bueno, porque vamos a pasar mucho tiempo juntos, tú y yo. Siempre he querido un hombre de mi propiedad pero las cosas que van con un Marido o un novio son sólo demasiado problemas. Así que estoy pensando en hacer de ti el tipo de hombre que he soñado, uno de los problemas con ustedes los hombres son todas las descargas asquerosas que salen de su parte más interesante “Mi primera prioridad es rectificar eso".

Vi que estaba vestida con una bata quirúrgica, llevaba guantes y una máscara. Suavemente metió un catéter en mi uretra y lo sentí serpenteando en mi interior. Sentí una fuerte necesidad de orinar y luego una sensación de ardor. Luego pegó el catéter en mi abdomen y metió el extremo en una botella de drenaje. Entonces la vi manejando un escalpelo. "Primero hacemos una pequeña incisión en el área perineal para localizar la uretra." Sentí un dolor intenso y la vi cortar mi cuerpo justo por encima de mi ano.

-Entonces, diseccionamos la uretra del tejido conectivo, el catéter facilita la localización y la manipulación de la uretra.

Trabajando hacia mi pene, pude verla cortar los tejidos a ambos lados de mi uretra y probar suavemente para ver si se liberaba poniendo su dedo detrás de ella. Pronto, estaba claro que tenía un par de pulgadas liberada. Curiosamente, esta parte realmente no dolía. Se sentía como si alguien estuviera presionando sobre el área con bastante firmeza. Luego sacó suavemente el catéter. La vi cortar mi uretra y luego sacó el extremo libre por la incisión original.

"Antes de cerrar, necesito suturar el otro extremo de tu uretra, lo cerraré por completo, no quiero que se produzcan fugas".

Después de eso, suturó alrededor de la uretra expuesta y había alrededor de una pulgada o así que sobresalía. Cortó la parte expuesta longitudinalmente con 3 cortes, recortó y suturó los extremos libres en mi piel.

"Finalmente, necesitamos cerrar el otro extremo de tu uretra, tengo un instrumento especial para eso, ¿ves esto?", Preguntó.

Y me mostró un tubo corto con una manija en el extremo. Empujó el mango y una pequeña cuchilla curvada salió al final. Cuando el mango fue torcido, la hoja se movió en un círculo. En el extremo de mi pene se fue alrededor de una pulgada y luego sentí el dolor más insoportable que he sentido.

"Acabo de resecar tu uretra desde adentro, ahora, una vez más, justo en la punta..." Y otra vez, el dolor. Vi que la sangre estaba literalmente derramándose del extremo de mi pene cubriendo las vendas que estaban en la zona.

"Ahora, quitaré la sección resecada y cuando esta cure, literalmente sellará el final de tu pene para siempre".

Ella tomó un conjunto de fórceps y empujó el extremo hacia abajo en el extremo de mi pene. Sentí una fuerte sensación de pellizco y luego un dolor aún más fuerte que antes. Miré con incredulidad mientras sacaba una masa sanguinolenta de tejido del extremo de mi uretra. "El sangrado se detendrá en un minuto, no te preocupes, no es tan malo como parece". Efectivamente, el flujo se convirtió en un goteo y luego sólo un hilito en un minuto o dos. Me dolía de la cabeza a los pies y mi ingle estaba en llamas.

-Basta por hoy, querido, tengo la sensación de que estarás durmiendo bien esta noche. Oí algo de música suave y las luces se apagaron. Ella movió el espejo así que no podía ver más, pero parecía que estaba limpiando y poniendo vendajes en la zona. Pronto, se fue y no volvió y las luces se apagaron. Traté de mantener los ojos abiertos y ver algo, pero todo era negro. Creo que me quedé dormido, pero no estoy seguro. Escuché música tocando pero la canción nunca pareció terminar o cambiar...

Me asusté cuando las luces se encendieron, y ella estaba allí, "Vamos a ver cómo se están curando las cosas". Estaba consciente de que ella estaba quitando vendajes y moviéndose alrededor. "Muy bonito", dijo. "Es increíble lo bien que las cosas se curan cuando no dejas que los pacientes toquen el trabajo Creo que estarás listo para el siguiente paso mañana Tengo que hacerme cargo de este problema de 'eliminación' He preparado insertos Tanto para tu ano como para tu nueva uretra, para dirigir tus eliminaciones a un contenedor de desecho conveniente, voy a insertarlos ahora".

Vi una pequeña sonda en forma de "U" con algunas pequeñas púas en un extremo. Sentí un poco de dolor mientras la metía en mi nueva uretra y la presionaba firmemente. Entonces, ella lo empujó suavemente y pude sentir las púas enganchándome.

"Perfecto, esto no saldrá y ciertamente no saldrá, ahora por el ano". A continuación, tenía tubo de ángulo recto con un extremo de metal en él. La parte de metal era bastante corto pero tenía un cono en el extremo y una sección estrecha cerca del punto donde se doblaba hacia abajo. Ella extendió un poco de Lubricante en ella y con su mano enguantada comenzó a sondear mi ano. Pronto ella como el dispositivo en mí y tan pronto como la parte estrechada llegó a mi esfínter lo sentí agarrar. Ciertamente, tampoco se podría quitar. Ella parecía estar entubando enrutando todo hacia abajo. Pero no podía ver lo que estaba haciendo. Entonces, las luces se apagaron otra vez y creo que estaba durmiendo.

Supongo que fue al día siguiente que entró de nuevo.

"Espero que descansaras bien", dijo. "Hoy voy a tomar el control de tu habilidad para tener erecciones, cuando quiera que tengas una, quiero la que tengas al 100%. Voy a cortar los nervios que controlan los músculos de tu pene que causan una erección e insertar sondas eléctricas para que yo pueda hacer que se activen a mi orden".

Una vez más, mi ingle estaba siendo lavada con una solución y ella de nuevo posiciono el espejo para que yo pudiera ver lo que estaba sucediendo. Hizo otra pequeña incisión cerca de la base de mi pene y tomo un largo instrumento. Curiosamente, el dolor no parecía molestarme mucho. Creo que todavía estaba entumecido desde la última vez.

"Artroscopio", comentó. "Igual que el que usan los deportistas en las rodillas de los futbolistas, muy efectivo para este trabajo".

Estaba teniendo una dura erección otra vez por toda esta actividad y atención.

"Oh excelente, eso me ayudará a saber que he localizado los nervios correctos". Ella trabajó en mí un poco mientras veía el monitor de televisión y luego parecía haber localizado el lugar adecuado.

"OK, vamos a ver si este es el lugar correcto".

Sentí un hormigueo en el interior y luego sentí mi pene cada vez más duro. "Excelente, ese es... Ahora mira esto mientras rompo el nervio". Y vi que mi erección desapareció en cuestión de segundos. "Y solo para probar..." Sentí el cosquilleo de nuevo y mi pene comenzó a levantarse de nuevo. "OK, eso es genial, los electrodos serán implantados y el controlador será instalado y todo estará listo para hoy". Trabajó un poco más en la zona y luego vi conectar unos pequeños alambres a un pequeño recinto color plata.

"Todo esto es autónomo, es como un marcapasos cardíaco y está controlado por radiofrecuencia, por lo que no hay necesidad de cables que puedan provocar infección y la batería tiene una duración de hasta 20 años..."

La vi terminar de conectar los cables, luego cerró y selló la unidad. Lo insertó en un bolsillo que hizo debajo de la piel y luego lo suturó.

"Sueños agradables mi amor", dijo. Tal vez estarás lo suficientemente bien para jugar en unos días. De nuevo, las luces estaban apagadas y la música estaba sonando. Sé que estaba entrando y saliendo de la conciencia. El tiempo no parecía pasar en ese estado. Podría haber sido una hora, podría haber sido un mes, no tenía ni idea. Mis pensamientos fueron hacia Lynn. Ahora debe estar frenética. ¿La policía me estará buscando? ¿Me consideraran muerto? Mi mente estaba corriendo. Debo haberme dormido porque estoy seguro de que me desperté. Las luces estaban encendidas y ella estaba allí. Ni siquiera pensé en su nombre ya, ella era solo "ella". ¡Esa mujer diabólica! "Te curarás bien, me gusta eso en un hombre, buenos poderes recuperativos, probemos tu nuevo equipo y veremos cómo funciona".

Sentí que mi pene estaba siendo acariciado y habría esperado que se despertara con esto. Pero nada. Sólo una masa floja de tejido tumbado allí.

"Muy bien, no hay nada que ocurra, ahora para la prueba real..."

Recogió una pequeña unidad que parecía un control remoto de TV y presionó un botón. Inmediatamente mi pene comenzó a levantarse y en poco tiempo tuve una erección completa. Apretó de nuevo el botón y bajó en unos segundos.

"Algo como control de garaje, ¿no?", Bromeó. "Arriba, abajo, arriba, abajo. Veamos el modo MAX".

Y presionó otro botón. Sentí un hormigueo en mi ingle y otra vez subió mi erección pero esta era diferente a cualquier otro que hubiese tenido antes. Sentía que mi pene iba a estallar era tan intenso. Pude ver la piel se ciño y las venas estaban abultadas.

"Ahora eso es duro", dijo. Y la sentí acariciar mi pene. "A veces la forma en que la naturaleza se propone una segunda categoría".

Luego se quitó la bata quirúrgica y estaba completamente desnuda. La primera vez que la había visto así. Y, francamente, ella era hermosa. Ella se acercó a mí y se colocó sobre mi pene. Abajo ella se me acercó y me miró de arriba abajo. Pronto, yo estaba muy emocionado y un poderoso orgasmo me invadió. Estaba sudando y respirando con dificultad. "¡Oh, sí, esto va a funcionar perfectamente!", Exclamó. "Pero estás disfrutando de esta forma demasiado, ya que no necesito su cooperación más, creo que voy a arreglar el próximo." Una vez más, me preparó para cirugía y estaba haciendo otra incisión.

"Cuando hacen cirugía de próstata, se esfuerzan mucho para evitar los nervios que producen sensación en el pene, por lo que están bien documentados, eso facilita mi trabajo Ah, aquí vamos". Y sentí una punzada. Entonces ella tomo una aguja y pinchó el extremo de mi pene. NADA. Estaba entumecido. Ella intentó algunos otros puntos en mi pene y todavía no sentía nada. Eso te quitara el disfrute.

Al día siguiente lo demostró. El fabricante de erección trabajó como antes y yo estaba duro, pero no sentía nada. La vi en mí y sentí la presión pero no había sensación. Nada en absoluto para estimularme. Durante los próximos meses creo que ella me usó a diario. No soy positivo porque realmente había perdido la noción del tiempo. Ni siquiera conseguía una comida regular. Había dos tubos cerca de mis labios. Uno entregaba agua y el otro una especie de alimento. No sabía a ciencia cierta qué era, pero aliviaba mi hambre. Un día ella me limpio y noté que ella llevaba un reloj. Mis ojos se esforzaban por verlo, me habría decidido por el tiempo, pero tenía la esperanza de leer la fecha en él. Sus ojos se encontraron con los míos y ella sabía exactamente lo que estaba haciendo.

"¡Maldita curiosidad!", Dijo. "¿Qué harías con esa información de todos modos? Pero tengo una solución".

Una vez más, estaba siendo preparado para la cirugía, pero esta vez fue mi cabeza.

-Voy a cortar tus nervios ópticos y auditivos esta vez, ya no verás ni escucharás otra cosa.

Y luego sentí una inyección en mi ojo derecho. Luego se fueron. Perdí la capacidad de mover los ojos y luego sentí presión detrás. Por un instante todo brilló brillantemente y luego se puso negro. El procedimiento se siguió en mi ojo izquierdo. Estaba ciego.

"El nervio auditivo es difícil de conseguir y no estoy realmente queriendo hacer una cirugía cerebral para llegar a él, así que voy a entrar a través de su canal auditivo y sólo destruirlo allí. Esto también destruirá la función de tu oído interno. "Y sentí un instrumento entrar en mi oído derecho. Entonces lo oí perforar mi tímpano y tuve un dolor increíble. En unos segundos oí un fuerte estallido y luego me sentí mareado. No escuché nada de ese lado. Luego hizo lo mismo con el lado izquierdo. Yo estaba totalmente aislado”.

Ella siguió usándome después de eso, pero realmente no sé por cuánto tiempo o con qué frecuencia. Todas mis referencias de tiempo y espacio habían desaparecido. Sospecho que ella trajo a alguien más para "usarme" a mí un par de veces y el ritmo de uso fue marcadamente diferente. O tal vez estaba en un estado de ánimo diferente. No puedo estar seguro.

Creo que se quitó mis testículos un día porque sentía esa sensación familiar de ser cortado. Pero de nuevo, no lo sé. Supongo que este es el concepto de ser un objeto sexual llevado al extremo. Pero nunca pensé que acabaría siendo ese objeto.




Historia Original Aquí.





Autor: Curious       Traductor: DarkSoul