GRABACIÓN DE MI PADRE

Los recuerdos de cuando eran niño y adolescente vinieron a su memoria, su padre nunca dejaba que su madre o el bajaran al sótano, pues ahí él trabajaba, una vez Gustavo fue sorprendido intentando abrir la puerta del sótano, lo que gano una buena tunda y castigo por parte de su padre, ahora con la llave en su mano, apenas podía sostenerla para insertarla en la cerradura ya que temblaba, cuando la puerta se abrió sintió como si un gran peso se le quitara de encima, fue una sensación de liberación que no esperaba sentir......


GRABACIÓN DE MI PADRE.
Los recuerdos de cuando eran niño y adolescente vinieron a su memoria, su padre nunca dejaba que su madre o el bajaran al sótano, pues ahí él trabajaba, una vez Gustavo fue sorprendido intentando abrir la puerta del sótano, lo que gano una buena tunda y castigo por parte de su padre, ahora con la llave en su mano, apenas podía sostenerla para insertarla en la cerradura ya que temblaba, cuando la puerta se abrió sintió como si un gran peso se le quitara de encima, fue una sensación de liberación que no esperaba sentir.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [DOMINACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Gustavo de 42 años estaba en casa, no para nada especial, sus padres habían muerto repentinamente en un accidente automovilístico, hacia dos días que fue el servicio fúnebre, ahora siendo hijo único debía hacerse cargo de la gran casa de sus padres como de sus pertenencias que eran suyos, comenzó empacando su ropa pensaba donarla para la caridad, luego los muebles pensaba venderlos no eran nada especial para él, poco a poco la casa de sus padres comenzó a quedar vacía, hasta le llegó el turno al sótano, que intencionalmente había dejado para de ultimo.

Los recuerdos de cuando eran niño y adolescente vinieron a su memoria, su padre nunca dejaba que su madre o el bajaran al sótano, pues ahí él trabajaba, una vez Gustavo fue sorprendido intentando abrir la puerta del sótano, lo que gano una buena tunda y castigo por parte de su padre, ahora con la llave en su mano, apenas podía sostenerla para insertarla en la cerradura ya que temblaba, cuando la puerta se abrió sintió como si un gran peso se le quitara de encima, fue una sensación de liberación que no esperaba sentir, lentamente bajo la larga escalinata hasta la parte inferior del sótano. 

Gustavo se sorprendió al ver lo grande que era ese lugar, un largo pasillo amplio se extendía por cerca de 150 metros era casi tan largo como la propiedad misma, a ambos lados les gran pasillo bien iluminado se encontraban distribuidas puertas de metal, todas ellas numeradas, aquello más que un sótano parecía un bunker de los usados en la segunda guerra mundial, se dirigió a la puerta marcada con el número 3, ahí no encontró nada, solo cadenas, juguetes sexuales, en su mayoría dildos de todos los tamaños, látigos y cosas similares parecía un bodega de almacenamiento.

Una a una fue abriendo las puertas, con cada nueva puerta que abría encontraba más cosas que lo hacían sentir más nervioso como curioso, acaso sus padres eran una pareja fetichista que le gustaba los juegos sado o BDSM, era algo que le resultaba muy difícil de creer, sobre conociendo el carácter de su madre, el misterio continuo hasta que llego a la puerta número 9, al abrirla sus ojos se abrieron grandes en su interior sujeto a una gran cruz con los ojos vendados y completamente desnudo estaba una persona, encontrar a ese ser ahí fue lo menos.

La mirada de Gustavo se centró de inmediato en la entrepierna de aquella persona que se retorcía ante él, visiblemente sedienta y hambrienta, pero Gustavo estaba en Shock por lo que sus ojos venían en la entrepierna de aquel ser, no había nada, se notaba una horrible cicatriz en donde alguna vez debieron estar su pene y huevos, pero ahora no había nada más que un pequeño agujero rodeado por algo de vello, aquel ser debía tener 35 o 37 años, cuando Gustavo salió de su shock corrió para liberarlo, cuando desato sus manos el cayo de rodillas incapaz de mantenerse en pie. 

Gustavo iba a llamar a emergencias cuando el hombre despojado de su antifaz se arrastró hacia su pierna y le dijo.

-“Amo  por favor no llame a nadie no quiero irme de aquí”. Dijo aquel hombre en tono suplicante.

Aquella lastimera suplica solo hizo profundizar el misterio, hasta ese momento Gustavo pensaba que ese hombre, o lo que fuese, estaba retenido contra su voluntad, intrigado ayudo al hombre a llegar a la cocina en la parte superior y ahí el hombre comenzó a relatar luego que Gustavo le contó de la muerte de su padre, el hombre se puso a llorar diciendo que ahora él era su Amo.

Luego que aquel hombre bebió y comió algo, aquella figura le contó una historia a Gustavo que le fue difícil de creer, cuando acabo la historio viendo que Gustavo no le creía la aun desnuda figura lo llevo de nuevo al sótano, hasta la puerta marcada con el número 21, ahí aquella figura tomo un vídeo, que entrego al intrigado Gustavo quien de inmediato en compañía del que ahora se hacía llamar su nuevo esclavo lo coloco para reproducir de pronto en la pantalla apareció lo que parecía ser un secuestro luego aquel joven se mostraba en una habitación que había visto en el sótano la numero 11.

–“Anda hijo de puta despierta”. Se escuchó en el video era la voz de su padre, Gustavo la reconoció de inmediato.    

–“No me hagan daño por favor”. Dijo aquel joven.

La frecuencia cardíaca se aquel chico aumentó al ser inundado su corazón con una dosis de adrenalina, aquella situación era terrorífica, su cuerpo temblaba de miedo, estaba a punto de llorar desesperadamente.

–“Mira puto de mierda, si no me obedeces aquí mismo te mueres”. Dijo la voz al tiempo que el vídeo mostraba como aquel joven nuevamente sintió el sólido metal de un revólver en las sienes, estaba vendado de los ojos, eso lo llevo más allá de lo que podía soportar y termino mojando su pantalón.           

–“Ya mojaste tu pantalón jajajajaja”. Dijo el padre de Gustavo que no aparecía a cuadro en ese momento

Unas manos le quitaron el pantalón, si no hubiese sido por la bolsa que le cubría el rostro, el padre de Gustavo hubiera disfrutado viendo las de lágrimas que bañaban, ahora el rostro del chico

–“Jajajaja la trusa (slip) también, puto que esperas”. Ordeno la voz.

Al decir esta frase una fuerte patada dirigida a su rostro tumbó al suelo chico, vamos maricón o has de querer que ahora mismo te mate a matadas ahí en el piso, el joven de unos 20 o 21 años con mucha mayor rapidez a como se había quitado el pantalón, se despojó de su trusa, sus testículos se habían contraído en respuesta al gran miedo que sentía, una respuesta natural que el ser humano ha desarrollado para proteger su progenie de un peligro inminente, pensó Gustavo. 

–“Ahora para que entiendas que ahora mando yo maricón vas a tragarte tus propios orines”. Dijo la voz.

La mano del padre de Gustavo tomando al muchacho por la cabeza y levantando la bolsa solo lo suficiente para dejar descubierta la boca del chico, para que pudiera ver con claridad solo los pies de su secuestrador, que eran unas botas militares o tal vez de policía, con un pantalón de mezclilla, después vio su pantalón húmedo, junto a un pequeño charco de orina, al que fue conducido y en el que puso su boca

–“Anda puto trágate tu orina” Dijo la voz y lo obligo a seguir las ordenes que le impusieron y acto seguido sacaba la lengua y lambia sus propios orines como su fuera un perro.

Aquellas imagines de alguna manera comenzaron a excitar a Gustavo, cuyo pene comenzó a crecer debajo de su ropa interior. 

–“Mira, que culo es que tienes”. Dijo la voz mientras una de sus manos acaricio el desnudo y blanco trasero del muchacho, y un dedo se introdujo en su ano.

–“¡Hasta huele como la vagina de una mujer!” Dijo la voz.   
–“Pero este está más apretado que el de una virgen”. Dijo la voz mientras continuaba acariciando las redondeadas nalgas masculinas.

Una cosa era ser secuestrado, saber que pudiera estar encerrado, tal vez con la posibilidad de ser torturado y asesinado, pero ser violado por aquel hombre destrozaba la pequeña estructura mental de la pobre víctima, le llevaba a un infierno de desesperación, a una angustia indescriptible, pensó para sí mismo Gustavo, mientras sentía un escalofrió recorrer su cuerpo.

–“Creo que esta noche habrá una desvirgación” Dijo la voz.

Mientras la mano en el video levanto al muchacho del suelo y lo pego a su cuerpo, juntando las nalgas de éste con un pene enorme ya en erección Gustavo abrió los ojos al ver aquel miembro que de seguro era el de su padre nunca imagino que estuviera tan bien dotado.       

–“Vamos precioso vamos a divertirnos un rato”. Dijo la voz.

Gustavo noto que si bien la figura cuyo rostro no se apreciaba en el vídeo no presentaba una estructura muscular exuberante, si se llegaban a marcar los músculos contrastando con su apariencia delgada, mucho más fuerte que la del secuestrado, sus apreciaciones fueron interrumpidas cuando la voz dijo.

–“Pero primero cierra los ojos, si los abres te meto una bala en los huevos” Ordeno la voz

Siguiendo las órdenes de su secuestrador cerro lo más fuerte que podía los ojos el joven, después sintió como una cinta de aislar le cerraba permanentemente los ojos, luego le escucho decir al hombre en su oído “quiero que grites mucho eso me excita”.

La mano de su padre se situó justo en los testículos del muchacho y los apretó con fuerza provocando primero un quejido de dolor y luego un grito suplicante, rogándole que se detuviera que haría lo que él le ordenaba.

–“Me vas a hacer caso en lo que te pida putita”. Dijo la voz apretando nuevamente sus dolidos testículos del joven

–“Sssiii..iii, ha… re lo que me pi… da” Dijo el joven sintiendo un nuevo apretón que lo dejo prácticamente sin aliento.
–“Desde ahora en adelante me llamaras Amo, putito”. Dijo la voz.  

Aventó al muchacho en una cama mientras aquel hombre se quitaba la camisa, para quitarse su bóxer dejando su miembro ya por fuera bien erecto, la víctima no haber estado con los ojos tapados podría apreciar el grado de excitación de aquel hombre, al parecer el hecho de someter a alguien más le provocaba un gran placer, y eso era evidente en la cantidad de líquido pre seminal que escurría de la punta de su pene, noto Gustavo cuyo pene estaba igual o más duro que el de la pantalla, con liquido pre seminal también brotando del ojo de su glande.

–“Quiero me hagas venir con una buena mamada”. Dijo la voz.

Nunca en su vida aquel joven había tenido relaciones sexuales con otro hombre, le gustaban las mujeres y el hecho de que lo obligaran a hacer algo en contra de su propia naturaleza lo llenaba de ira y de desesperación.

– “Que esperas puto de mierda empieza a mamármela” Dijo el hombre, colocando su duro miembro sobre los labios del asustado joven.

Con un puñetazo en su hermoso rostro entendió que debía hacer todo lo que aquel hombre le exigía y una gran cantidad de lágrimas inundaron sus ojos, un dolor agudo y pulsante llego a su pecho, era el dolor que proviene de perder su propia identidad, de perder su virilidad a manos de otro hombre, o mejor dicho del pene de otro hombre.

 –Tienes unos labios muy ricos maricón, y cuidado con esos dientes o te los tumbo”. Dijo la voz.

Gustavo se estremeció de nuevo cuando vio como la inexperta boca del joven hizo su mejor intento, sin embargo, eso no importaba ya que su violador marcaba la velocidad de sus embestidas sujetándolo de las orejas, para no lastimar a su secuestrador y producir un mayor placer una de las cosas que hizo fue cubrir sus dientes con sus propios labios lo que fue recompensado con un alago

–“¡Vaya puto, creo que si sabes mamarla, que me late que ya te gustaba de antes! Jajajajaja”.  Dijo la voz.

Este comentario lleno de odio al joven, en realidad detestaba la situación, deseaba que todo fuera una pesadilla y que pronto terminara, pero no era así, aquello solo era el comienzo de la tortura que le esperaba y que la llevaría marcada tanto físicamente como psicológicamente el resto de su vida. Gustavo estaba con centrando en el vídeo que no noto cuando el ser que lo llamaba Amo, le había sacado su endurecido miembro de sus ropas, para masturbarlo mientras sus ojos no se despegaban del vídeo.     

El miembro de aquel sujeto no tendría la misma circunferencia que la de él, Ya que la de Gustaba era tres o cuatro centímetros más largo y además, la piel del prepucio mostraba que no había sido circuncidado, pero en ese momento Gustavo disfrutaba como nunca antes de aquel video.

–“Que rico la mamas perra”. Dijo la voz en un tono que sin duda era la del padre de Gustavo.

El hecho de que el padre de Gustavo estuviera sometiendo a aquel muchacho acentuaba su excitación, el rose de su pene con su dulce cavidad bucal, tibia, suave, lo tenían muy excitado “así pendejo, métetela hasta la garganta”, al decir eso el movimiento de las caderas aumentó de velocidad, al tiempo que su respiración se aceleraba, el joven creyó que se vendría en su boca, como él lo había hecho ya con anterioridad eyaculando en la boca de alguna chica con la que había salido.

–“No puto aun no vas a tragar leche, vamos ponte boca abajo”. Ordeno la voz.

Aquel muchacho obedeció a aquel hombre con total sumisión, se colocó con el culo dirigido hacia su violador, las lágrimas llenaban sus ojos y lograban desprender ligeramente la cinta que cubría sus ojos, sus sollozos empezaron a escapar de su boca desvirginada, si bien nunca había sido violado, sabía perfectamente que aquella situación era sumamente dolorosa, esos pensamientos en lugar de contribuir a aliviar aquel dolor, contrajeron su esfínter anal, y ocasionarían aún más dolor durante la penetración. 

– “AAAAAAAAAAAAHHHHHH” Grito el joven.

Gustavo fue testigo de cómo el gran miembro de su padre se hundió casi por completo entras las nalgas de aquel joven, quien perdió su virginidad anal de aquella forma brutal, en ese justo momento Gustavo comenzó a gemir sin darse cuenta le habían comenzado a dar una mamada por aquel que estaba arrodillado frente a él degustando su gran falo circuncidado.

Gustavo fue testigo de cómo su padre, estaba violando a aquel chico, las embestidas eran brutales los grandes huevos de su progenitor estaban chocando contra las blancas nalgas de joven, que solo se quejaba y lloraba sin poder hacer nada para evitar aquella humillante situación, las embestidas al cabo de unos pocos minutos eran brutales ya el miembro que no dejaba de entrar y salir de las entrañas del joven estaba manchado de sangre, el chico dijo cuando ya no pudo más.

– “Por favor ya pare, pare por favor”. Suplico el joven llorando.
– “Que pare, ¿Qué?” Dijo el padre de Gustavo dándole un golpe en la cabeza al joven.
– “Pare… por favor… ¡Amo!” Dijo el joven, lleno de dolor.

Pero el padre de Gustavo no dijo nada solo siguió penetrándolo por algunos minutos más hasta que dando un pequeño alarido grito.

-“¡ME VENGOOOOO!” Grito el padre de Gustavo.

Para cuando la parte del video mostro como su padre extrajo su dura erección de las entrañas de aquel joven, con su pene manchado en sangre, mierda y semen, su propia erección estaba palpitando ya casi entera en la boca de aquel ser, sus huevos rosaban su barbilla y parecía que estaba disfrutando, de pronto todo el cuerpo de Gustavo se estremeció cuando el primero de sus cinco potentes chorros brotaron de su pene, provocándole el mayor orgasmo de su vida hasta ese momento, Gustavo quedo jadeante sobre su cama, con su pene aun siendo succionado por aquel ser, no fue hasta ese momento que tomo consciencia de que se vino con él dándole una mamada.

Cuando Gustavo se recuperó de su gran orgasmo, el ser que seguía de rodillas al pie de la cama, fue hasta una mesita y tomo otro de los discos DVD que le había dado a Gustado, se acercó al reproductor, lo coloco y presiono el botón de “play”, en la pantalla apareció otro video, otra vez con el mismo joven esta vez bien sujeto a una cama, boca abajo con un cojín cilíndrico por debajo de su bajo vientre que mantenía sus nalgas en alto.

Sus piernas estaban abiertas, y su ano era notorio su padre vestido en esa ocasión estaba penetrándolo con un enorme dildo con protuberancias, a diferencia de cuando fue violado el joven, ya no lloraba, sino que solo gemía y Gustavo se sorprendió cuando le escucho decir.

– “Mas Amo, deme más, soy su putita, deme más”. Suplico el joven.

Gustavo sorprendido por aquel cambio, vio la fecha del video habían pasado 2 años desde que fue secuestrado y violado, su padre movía el brazo sin decir nada, aquello continuo por varios minutos hasta que el joven para ese momento, sumiso, entregado y completamente convertido en un fiel esclavo se vino sin que hubiera necesidad de tocar o estimular su lampiños genitales que estaban recostados cobre la cama, se vino abundantemente y Gustavo noto que fue una gran corrida que debió disfrutar mucho.

El joven aun jadeaba cuando su padre extrajo el enorme dildo de su interior, para tomar una tijera, luego tomo sus huevos, y mientras acercaba la gran tijera a sus estirados huevos, le escucho decir a su padre con un tono de voz evidentemente excitada.

– “Haz sino una buena perrita pero es hora de volverte un verdadero esclavo a mi servicio”. Dijo el padre de Gustavo.

El pene de Gustavo estaba de nuevo en erección cuando las cuchillas de la tijera tocaron la piel del escroto del joven, quien al sentir las cuchillas solo dijo.

– “Si Amo, hazme tuyo para siempre” Dijo el joven.

El padre de Gustavo, cerro la cuchilla y su escroto quedo cercenado en su mano, la sangre broto a raudales el pene de Gustavo comenzó a tener contracciones, y se vino lanzando chorros de semen sin control sobre su vientre, cuando su padre le cortó el pene con la tijera al joven cuyo cuerpo se sacudía de dolor, hasta que se desmayó.

En ese momento Gustavo comprendió que aquel ser que daba unas mamadas maravillosas corrió la misma suerte que aquel joven, se incorporó un poco luego que se recuperó de su orgasmo, su esclavo autodenominado, al ver el semen resbalar sobre el vientre de su amo se abalanzo sobre, para lamber su vientre hasta dejarlo completamente limpio, algo excito mucho a Gustavo, cuando termino su labor, Gustavo le pregunto.

–“Dime, ¿Fue algo similar lo que te hizo mi padre?” Pregunto Gustavo.

Aquel hombre depilado por completo sin cabello, ni cejas, se le quedo mirando unos segundos extrañado por la pregunta para terminar contestando.

– “¡Amo no se ha dado cuenta!” Dijo él.
-“¿Cuánta? ¿De qué?” Replico Gustavo.
–“¡El que aparece en ese vídeo, soy yo!” Dijo él.

Gustavo se quedó helado por aquella respuesta, esa noche Gustavo penetro por primera vez, al que desde esa mismo día ya era su esclavo personal, le gusto tanto su entrega y sumisión que decidió seguir los pasos de su padre, seis meses después secuestro a un chico de la misma edad aproximada que la de aquel vídeo que le hizo darle cuenta que su padre no estaba tan loco como pensó en un primer momento, Gustavo tomo aquellas imágenes como un tutorial que siguió paso a paso, hasta violar a aquel joven, ahora él era Amo y debía ser obedecido, y esa noche mientras volvía a ver aquel vídeo con su fiel primer esclavo dándole una mamada se dijo a sí mismo, entre gemido y gemido.


-“Y pensar que todo es por esta Grabación de mi Padre”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GEMELAS DEL ORFANATO

Genaro se estaba bañando bajo una de las regaderas del baño comunitario del orfanato completamente solo cuando Gaby apareció ante Genaro completamente desnuda cuando Genaro se percató de su presencia de inmediato se cubrió sus partes íntimas mientras el agua seguía mojando su joven cuerpo quedando con la boca abierta con la mirada fija en los firmes senos y aerolas grandes de Gaby a escasos centímetros de su rostro......



GEMELAS DEL ORFANATO.
Genaro se estaba bañando bajo una de las regaderas del baño comunitario del orfanato completamente solo cuando Gaby apareció ante Genaro completamente desnuda cuando Genaro se percató de su presencia de inmediato se cubrió sus partes íntimas mientras el agua seguía mojando su joven cuerpo quedando con la boca abierta con la mirada fija en los firmes senos y aerolas grandes de Gaby a escasos centímetros de su rostro.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [CBT] [DOMINACIÓN]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Gaby y Lana eran dos gemelas de 36 años, ambas eran empleadas en un orfanato para adolescentes masculino, todos aquellos chicos no tenían parientes vivos conocidos, todos iban desde los 13 a los 17 años ya que aquel lugar expulsaba a la vida a los chicos una vez cumplidos los 18 años, en aquel lugar habían unos 90 adolescente entre ellos Genaro de 15 años a quien ambas gemelas de muy buen ver le habían puesto el ojo, lo habían estado acosando desde los 13 años su cuerpo era delgado, de piel blanca y cabello castaño, con pene de buen tamaño con una ligera curva hacia abajo en erección.

Aquella tarde Genaro estaba jugando solo en el pateo del orfanato, cuando Lana salió al patio y le dijo que dejase de jugar con la pelota para que tomara un baño ya era casi de noche y debía hacerlo, las gemelas como Genaro eran los únicos en el orfanato, todos los demás chicos, directora, trabajadoras sociales y maestros se habían ido a un viaje, pero Genaro no fue por mal comportamiento una acusación falsa en la que ambas gemelas tenían mucho ver, Genaro de mala gana obedeció.

Genaro se estaba bañando bajo una de las regaderas del baño comunitario del orfanato completamente solo cuando Gaby apareció ante Genaro completamente desnuda cuando Genaro se percató de su presencia de inmediato se cubrió sus partes íntimas mientras el agua seguía mojando su joven cuerpo quedando con la boca abierta con la mirada fija en los firmes senos y aerolas grandes de Gaby a escasos centímetros de su rostro.

De pronto Lana apareció también desnudo para mirar a Genaro de arriba abajo, para luego hablar.

-“Gaby que bien acompañada estas”. Dijo Lana
-“Pobre de Genaro hermana, pensará que queremos abusar de él”. Dijo Lana maliciosamente.

La visión de aquellos dos cuerpazos femeninos al desnudo los primeros que veía Genaro de ese modo en su vida su pene empezó a despertar y pese a sus manos cubriendo sus genitales se le empezó a notar ambas mujeres de inmediato se dieron cuenta de aquello casi de inmediato.

-“¿Qué pasa hermana porque se tapa?” Pregunto Gaby.
-“No lo sé, ¡reo que no le gustan las mujeres!” Le contesto Lana.
-“Pues su excitación dice que es un hombre heterosexual que no está ciego”. Dijo Gaby.

“Genaro tenemos una propuesta muy simple, si nos enseñas tu excitación a nosotras te daremos el mayor placer de tu vida” dijo La enfatizando sus palabras con una lamida de sus labios.

-“¿Lo dices en serio Lana?. preguntó Genaro algo apenado.
-“Si hablamos en serio, pero será la última vez que tendrás placer igual en tu vida” Enfatizo de nuevo Lana.

Ambas mujeres estaban deseando comerse su pene bien dura desde hace unos momentos. Genaro estaba completamente alucinado, Tenía sospechas de que ambas mujeres querían con él desde hacía tiempo, pero aquello se lo confirmaba totalmente, pero no solo eso, sino que aquella situación excedía sus expectativas por mucho, además el adolescente estaba deseoso de que le comieran su endurecido pene por primera vez.

Genaro cerro la llave y descubrió sus genitales su pene ya en completa erección rebotó de arriba abajo, por sus movimientos que las dos gemelas acompañaron con la vista.

-“¡Maravilloso!” Dijo Gaby acercándose a Genaro

Tomo su rostro y para besarlo en la boca mientras le agarraba sus nalgas con las dos manos, Genaro nada despistado hizo lo propio con ella acariciando una de sus manos con una mano, cuando dejó de besarlo empezó a acariciarle las tetas con las dos manos que eran muy grandes y firmes de lo que creía, y sus pezones duros parecía decirle a Genaro "muérdeme" sin problemas Genaro hundió su cabeza entre aquellas joyas y empezó a lamer como apretar con todo lo que podía, hubiera dado sus dos piernas por tener dos brazos más, Gaby no paraba de gemir y de acariciar su cabeza. Lana no se había movido solo observaba lo que su hermana hacía con él adolescente.

-“Chúpaselo”. Dije completamente fuera de sí Lana.
-“A ver a que sabe este duro pene”. Dijo Gaby agachándose sin dejar de mirarlo rosando su pecho y abdomen con sus tetas y pezones.

Gaby admiró un segundo su pene antes de tragársela, Genaro notó su glande en su garganta casi de inmediato y como éste salía lentamente mientras ella se lo retiraba de la boca, estaba de rodillas delante Genaro con las manos entre las piernas juntándose las tetas con los brazos.

-“Mmmmm”. Fue lo único que dijo Gaby cuando se sacó su pene de su boca.

Ella hizo que Genaro la tomara de la cabeza y acompañaba sus movimientos lentos pero constante, su pene polla crecía y crecía dentro de su garganta, de pronto Gaby recordó que su hermana Lana seguía ahí, parecía haber desaparecido cuando empezó todo.

-“Lana no sabes de lo que te estás perdiendo”. Dijo Gaby al quitarse su pene de su boca y apoyársela en la mejilla.

-“No te hagas la estrecha que hemos hablado de esto muchas veces y sé que estas deseando probar este pene tanto como yo lo estaba”. dijo Gaby sin soltar su pene ni un momento.

Lana se les quedó mirando unos instantes eternos y luego bajó la mirada y se arrodilló al lado de Gaby. Pero ella se arrepintió a último momento se levanta para besar a Genaro mientras él, estrujaba sus tetas a dos manos, a diferencia de las de Gaby la suyas eran un poco más blandas y parecían más grandes volvió loco al adolescente haciéndolas temblar y apretando mi cara entre ellas, mientras Gaby no dejaba de tragarse su pene comiéndosela entera.

Lana estuvo besando con pasión al adolescente por largos minutos, hasta que también quedo de rodillas al lado de Gaby, Lana no quiso interrumpir la mamada que su hermana le estaba dando al adolescente por lo que ella agachándose un poco más se metió su testículo izquierdo en la boca, ella estuvo chupando sus huevos hasta que Gaby le cedió su pene.

Lada por su parte gemía cada vez que engullía su pene, a ella sí que le cabía entera y se estaba empezando a dar cuenta, entraba por sus labios y recorría su enorme boca hasta que su glande entraba en su garganta. Por su parte Gaby siguió succionando sus huevos mientras Lana no dejaba tragarse su pene hasta la garganta, Genaro no dejaba de gemir apretando las nalgas para no correrse el placer era algo que nunca imagino, por su parte ellas no paraban de gemir y de tocar sus húmedas rajas que ya chorreaban de lo inundadas que estaban sus rajas.

Aquella imagen era brutal para el adolescente, su pene estaba totalmente erecto atendido por dos mujeronas con sus labios y bocas llenas de sus babas y con sendos pares de tetas. Las tenía a las dos cogidas por la nuca, suavemente ellas se juntaron para que empezaran a besarse, al principio Genaro solo se les quedo mirando hasta que introdujo su pene en medio de su beso notando su pene entre sus lenguas y los labios de las dos, lenta y suavemente sus labios recorrían desde la base hasta el glande cada vez su pene estaba más duro, Genaro podía notar las dos lenguas recorrer cada centímetro de su pene, si seguía así mucho tiempo iba a correrse y eso no podía suceder sin disfrutar más de esas cuatro tetazas que tenía delante él, peso él adolescente.

-“¿Me puedo correr en sus tetas?” Pregunto Genaro.
-“No lo harás, pero tu pene está demasiado buena para dejar de mamarlo tan fácilmente”- dijo Lana volviendo como una posesa a su mamada.

Ni una de las dos dejaban ni un momento sin chupar, mientras una subía la otra bajaba lamiendo y succionando cada centímetro de su pene, de pronto lana la tomo por la base para mantenerla fija y las dos disfrutaban como quien comparte un helado en un día caluroso, llegaban hasta su glande y fundían sus lenguas en una para lamber y acariciar la punta de su glande. Lana empezó a acariciarse la mejilla con su parte de su pene que ya estaba muy mojada por su saliva y la deslizaba deliciosamente por su cara, a Gaby pareció darle envidia y copio a su hermana, aprovechando el momento Genaro las volví a tomar por la nuca, las dos gemían sin parar al notar como su duro pene se restregaba por sus caras las cuales se amoldaban perfectamente a su miembro. Más abajo sus tetas caían majestuosas y se rozaban entre sí. Definitivamente iba a correrme pronto.

Genaro estaba por correrse por lo que Gaby tomo su pene para empezar a restregarlo con su pezón a la vez que lo masturbaba, Lana se levantó tomándolo por la cabeza y aplastándole sus tetas en el rostro de Genaro, quien se las tomo con las dos manos y le juntaba aquellos pezones enorme y duros para comerlos los dos a la vez mientras para ese momento Gaby ya frotaba su pene en medio de aquellas dos maravillas de la naturaleza, se las juntaba solo por los lados dejándole ver, las veces que las tetas rebotaban como sus pezones rebotaban con cada embestida de su pene y como su glande asomaba con dificultad por encima y era rápidamente le daba una lambida con su viciosa lengua mientras miraba a Genaro fijamente a los ojos.

De pronto Gaby escupió entre su canalillo enorme que creaban sus tetas al juntarse, Genaro ya estaba fuera de sí y eso parecía encantarles a ellas, metiendo y sacando su pene en medio de sus lametazos hasta que vi que estaba bien lubricado Genaro comenzó a penetrar aquel canalillo como nunca antes pensó, sus tetas bien aprisionadas entre sus brazos parecían a punto de explotar al tener que aguantar las embestidas de mi pene, de vez en cuando le lambia su glande que sobresalía de su canalillo.

Genaro estaba cerca de eyacular viendo colgar aquellas tetas que lo llevaron al éxtasis, no las hizo esperar y el primer chorro le cerró un ojo a Gaby dejando su rastro por su nariz y su mejilla, el segundo le entró en la boca abierta y colgó desde su labio a su pezón derecho el resto lo repartí como buenamente pudo entre sus caras ya que Lana se arrodillo rápidamente para intentar tomar algo de ese semen entre sus tetas que pese a todo quedaron bien cubiertas del espesos semen de Genaro que ellas querían lamer como poseídas.

Genaro cayo de rodillas, su cabello aún estaba húmedo, fue una corrida enorme la mayor eyaculación de su vida en cantidad como en duración estaba agotado respirando con agitadamente, con su pene aun teniendo convulsiones como goteando algo de semen sobre el suelo del baño, de pronto sintió como Lana que estaba de pie detrás de ella, lo tomo del cuello con uno de sus brazos e hizo que se pusiera de pie, Gaby tomo su pene y le dijo.

-“Bueno un pene como el tuyo no podemos dejar que se marchite, deber ser parte de nuestra colección” Dijo Gaby.

Los ojos de Genaro se abrieron grandes cuando vio que ella coloco las afiladas cuchillas de una tijera debajo de su aun palpitante pene, comenzó a luchar, pero ella de pronto retiro la tijera lo que fue un alivio para el adolescente.

-“Uuupps se me olvida algo escencial”. Dijo Gaby.

Ella se puso de pie para irse, pero regreso a los poco segundos con un elastrador ya cargado con dos ligas tomo el pene de Genaro que apenas había perdido algo de firmeza para comenzar a masturbarlo, incluso le dio una nueva mamada por unos segundos para que de nuevo estuviera tan firme que parecía de roca, Gaby hizo pasar su erección por entre las estiradas ligas para dejarlas lo más cerca posible de la base, todo el cuerpo de Genaro se tensó primero para luego convulsionar de dolor cuando su pene sintió la contracción de las ligas en la base de su erección.

Fue un dolor intenso como nunca antes sentido, Lana lo sostuvo agarrándole las manos con su fuerte brazo alrededor de su cuello mientras el adolescente se convulsionaba de dolor, cuando dejo de moverse, Gaby de nuevo coloco la tijera debajo de su pene, pero esta vez las cuchillas fueron colocadas entre ambas ligas, las miradas de Gaby y Genaro se cruzaron por unos segundos antes de que ella cerrara la tijera cercenando su pene.

Genaro, dio un alarido de dolor, puso los ojos en blanco y se desmayó.

Se despertó hasta el día siguiente, con toda su pelvis vendada y una sonda sobresaliendo de entre los vendajes, lloro mucho al comprender su perdida, pero se recuperó bastante rápido, el paso a ser parte del grupo llamado los especiales, que Gaby y Lana atendían, Genaro pronto descubrió que todos los chicos de ese grupo eran eunucos, a algunos les faltaban sus penes, como a él, a otros sus huevos y a los menos todo, cuando cumplían 18 y salían del orfanato, eran acogidos por ellas para formar parte en su harem exclusivo de eunucos.


Pero no solo eso sino también en su esclavo, Genaro como todos los de dicho harem eran obligados a darles placer con su lengua, muchas veces a usar el que fue su propio miembro viril para ese momento convertido en un juguete sexual a penetrarlas, torturándolos al pensar cómo se sentiría aquella sensación de su pene dentro de sus húmedas vaginas si aún estuviera unido a sus entrepiernas, una sensación que ninguno de ellos sabría jamás.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GALO VENCIDO

Mael de 30 años un joven hombre pelirrojo fue uno de los guerreros afortunados o desafortunados según como desde el punto de vista que se viera que sobrevivió a las guerras Galas, con esposa y cuñada a su cuidado pues su esposo su mejor amigo murió en una sangrienta batalla contra los Romanos los cuales odiaba, aquella noche regresaba a casa, había participado en una acción de robo de ovejas al fuerte romano local, cansado pero satisfecho llego a casa una granja enclavada a las afueras de un pequeño bosque, las dos mujeres en el interior de la casa se alegraron al verlo entrar......


GALO VENCIDO.
Mael de 30 años un joven hombre pelirrojo fue uno de los guerreros afortunados o desafortunados según como desde el punto de vista que se viera que sobrevivió a las guerras Galas, con esposa y cuñada a su cuidado pues su esposo su mejor amigo murió en una sangrienta batalla contra los Romanos los cuales odiaba, aquella noche regresaba a casa, había participado en una acción de robo de ovejas al fuerte romano local, cansado pero satisfecho llego a casa una granja enclavada a las afueras de un pequeño bosque, las dos mujeres en el interior de la casa se alegraron al verlo entrar.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Julio César derrotó a las tribus celtas en Galia entre en el 51 A.C. la guerra de las Galias fue brutal César describió a los galos como individuos inteligentes, muy activos, impulsivos e inestables que debían ser domados por cualquier medio si es que Roma deseaba tener algo de paz en el futuro por lo que se construyeron varios fuertes luego de la conquista en donde los Romanos aplicaban una política de cero tolerancia hacia los Galos que se opusieran a los deseos de Roma, lo cual muchas veces se imponía por medio de la fuerza.

Mael de 30 años un joven hombre pelirrojo fue uno de los guerreros afortunados o desafortunados según como desde el punto de vista que se viera que sobrevivió a las guerras Galas, con esposa y cuñada a su cuidado pues su esposo su mejor amigo murió en una sangrienta batalla contra los Romanos los cuales odiaba, aquella noche regresaba a casa, había participado en una acción de robo de ovejas al fuerte romano local, cansado pero satisfecho llego a casa una granja enclavada a las afueras de un pequeño bosque, las dos mujeres en el interior de la casa se alegraron al verlo entrar.

Caeli su esposa, se levantó para ir corriendo a abrazarlo rodeando el cuello de Mael son sus brazos para ambos fundirse en un beso, la cena paso hablando los tres de como sucedió el robo de las ovejas, luego su cuñada se retiró a su casa que estaba contigua a la de la pareja, deseándoles buena noche, con una pícara sonrisa en su rostro, la noche era fría y Mael estaba agotado se fue acostar en su cama cubierta de suaves pieles momentos después, su esposa entro en la habitación y se desnudo frente a él.

El verle el pequeño mechón de vello color fuego que a adornaba los rosados labios vaginales de Caeli hicieron que el pene de Mael se pusiera tan duro, como en su noche de bodas, Mael no tardo en quitarse la ropa y Caeli fue a su encuentro ambos rodaron por la cama besándose mientras sus manos recorrían sus cuerpos, sintiendo el calor que de sus pieles brotaba, de pronto se quedaron solo besándose, hasta que fue ella la que tomo la iniciativa sintiendo como el pene de Mael rosaba sus rosado labios vaginales, sus rosados pezones ya estaban endurecidos para ese momento.

Caeli quedo arriba de Mael y lo empujo para que me acostara en la cama para empezar a besarle el cuello y pecho Mael ya estaba muy excitado de verla desnuda con sus lindos senos y nalgas con una piel muy blanca con algunas pechas lo tenía loco, no pudo resistir mucho tiempo Mael la levanto para hacer que se recostara boca arriba en la cama para él empezar a besarle el cuello y bajar hacia sus pechos tan blancos y suaves su pezón de un rosa claro los tenía casi a punto a explotar apuntando hacia el techo le mordió uno que hizo que ella diera un saltito para luego empezar a gemir cuando se los succiono, Mael fue bajando poco a poco hasta llegar a su rajita estaba ya un poco mojada pues ella estaba excitando con lo que él le había hecho hasta ese momento.    

Mael empezó separando los labios vaginales con sus dedos para a lamber de abajo hacia arriba y ella se empezó a agitar y respirar rápido, gimiendo más seguido, y él le jalaba los labios vaginales con sus labios y le daba lengüetazos en su clítoris que lo tenía rosadito hacia arriba estaba ella muy excitada aquello continuo por un rato más Mael sintió como ella estaba por llegar a un orgasmo por lo que siguió y siguió de pronto sintió como el cuerpo de su esposa se tensó cuando ella alcanzo un intenso orgasmo dejando el interior de su vagina toda mojada y lista para su miembro que ya palpitaba con anticipación por lo que estaba por venir.          

Mael se apartó su pene estaba muy duro ya quería penetrarla y eso hizo se acostó sobre su esposa coloco su glande ya babeando en la entrada jugo con sus rosados labios vaginales un rato hasta que fue ella misma quien le dijo que se lo metiera duro a lo que Mael obedeció penetrándolo de un solo empujón ella solo logro decir “ahhhhhhhhhh” tiro su rostro hacia atrás mientras Mael comenzó con el mete y saca rápido y lento, alternando el movimiento de sus caderas ella solo se quejaba y gemía hasta que él sintió como se apretaba su pene en su interior, había tenido ella otro orgasmo.      

Mael me quito de encima de ella para hacer que se sentara sobre su hinchado miembro y ella misma se lo metió y empezó a subir y bajar estaba como loca le daba rápido, luego bajaba a un ritmo lento estuvo un rato así, jadeaba mientras sentía como Mael le apretaba sus senos, con sus dedos le apretaba sus endurecidos pezones. Luego de varios minutos Mael hizo que ella se pusiera a cuatro patas para de nuevo penetrarla de un solo golpe, ella solo gemía y gemía hasta que de nuevo Mael sintió como apretaba de nuevo su pene.

-“Dios dame más duro”  Dijo Caeli.

Las embestidas continuaron hasta que ambos se vinieron a la vez con Mael dentro de su vagina, lanzando chorro tras chorro de semen quedaron cansados bañados en sudor Mael se la deje adentro y se acostó a su lado para besarse con pasión.      

Ambos se quedaron dormidos acostados desnudos, con el pene aun latiendo de Mael dentro de Caeli que se desinflo poco a poco hasta que ambos se quedaron dormidos, ambos fueron despertaos por cuando la puerta de su habitación fue derribada por soldados Romanos que tomaron a ambos aun desnudos de la cama para sacarlos de la casa, afuera su cuñada ya los esperaba amarrada desnuda siendo toqueteada por los romanos, quienes rápidamente sometieron a Mael como esposa para ser llevados a pie hasta el fuerte Romano.

Al llegar al fuerte ya los esperaba el comandante Itacux, quien le finco acusaciones por robo a Mael, quien no pudo defenderse el comandante Romano lo condeno a ser castigado de inmediato sin embargo no Mael ni su esposa esperaban que le castigo fuese tan severo, las dos bellas mujeres fueron llevadas a la parte de atrás del fuerte mientras Mael fue llevado a que le colocaran un par de tablas en su cuello conde no solo se le aseguro su  cabeza sino sus manos también para después ser azotadas sus blancas nalgas que más que doloroso fue humillante, cuando los azotes terminaron, una anciana lo despojo de su vello púbico por completo.

Para cuando Mael fue llevado a donde estaban sus mujeres, ellas no lo estaban pasando nada bien, su cuñada estaba de rodillas amarrada con los brazos extendidos entre dos postes, dándole una mamada a un Centurión que sostenía una lanza en su mano izquierda, pero lo que enfureció de inmediato a Mael fue ver a su esposa quien había sido azotada destrozándole su bella espalda aun sangrando siendo penetrada por otro Centurión que la tenía tomada del cabello con su mano derecha mientras la penetraba.

Caeli estaba con el cuerpo inclinado con sus brazos sujetos hacia atrás, con una barra de metal que separaba sus brazos con grilletes sujetando sus muñecas, también le fueron colocados grilletes en los tobillos que le impedían cerrar sus piernas, Mael trato de correr en auxilio de su esposa, pero una de cabello oscuro con un vestido rosa lo detuvo para hacer que dos guardias lo aseguraran a dos postes de rodillas casi en frente de su cuñada que lo miro mientras continuaba con su mamada.

Mael sintió como aquella mujer comenzó a manipular su pene, mientras su atención estaba sobre lo que le pasaba a su esposa lo que hizo que la mujer que jugaba con su pene le dijo.

-“Deberías preocuparte por ti que por ellas”  Dijo la mujer.

No fue hasta ese momento que Mael se percató que la mujer llevaba un cuchillo, el cual puso detrás de sus nuevos, todo el cuerpo de Mael se estremeció cuando sintió el metal tocar la sensible piel de su escroto lampiño como no era desde niño, Mael comenzó a suplicar con un terror absoluto como nunca antes había sentido en su vida.

-“NO… PIEDAD… NOOOO POR FAVOR… PIERDAD”. Grito Mael.

Pero la mujer solo le sonríe, y le dice, mientras presiona la afilada cuchilla a su escroto.

-“No te preocupes que dentro de poco ya no los extrañaras”. Dije la mujer.
-“Nooooooo Piedad”, Dice suplica Mael.

Justo cuando el hombre que estaba penetrando a su esposa comenzó a gruñir mientras se corría en el interior de su esposa, la mujer movió su mano y mientras jalaba sus huevos apenas presiono algo la afilada hoja y los huevos de Mael fueron arrancados de su entrepierna, castrándolo y convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días.

-“NOOOOOOOOOO” Grito Mael.
-“NOOOOOOOOOO” Grito también Caeli, mientras sentía como el pene que la penetraba palpitaba viniéndose en su interior.

El cuerpo de Mael se estremeció por algunos minutos viendo a la mujer como mostraba sus recién cortados huevos a los dos Centuriones, en ese justo momento el otro Centurión se viene pero en la boca de su cuñada, primero y el resto de sus disparos de semen bañan el rostro de la pelirroja que cierra los ojos con asco al sentir la descarga del Romano.


Mael y su esposa como su cuñada fueron luego vendidos como esclavos la última vez que Mael vio a su amada esposa como cuñada ambas iban preñadas con siete meses de gestación, nunca las volvería a ver en su vida, después de todo ya no era un hombre sino un eunuco un simple “Galo Vencido”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GUILLOTINA EXPRESS

Esa noche Gina estaba muy nerviosa. Era evidente para ella que alguien conocía su secreto, casi brinco y el corazón casi se le sale del pecho cuando sonó el timbre, con su mano temblando apenas logro abrir la puerta de su departamento, sus ojos se abrieron grandes cuando contemplo a Ivana muy sensualmente vestida parada en la entrada de su casa......


GUILLOTINA EXPRESS
Esa noche Gina estaba muy nerviosa. Era evidente para ella que alguien conocía su secreto, casi brinco y el corazón casi se le sale del pecho cuando sonó el timbre, con su mano temblando apenas logro abrir la puerta de su departamento, sus ojos se abrieron grandes cuando contemplo a Ivana muy sensualmente vestida parada en la entrada de su casa.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul




Gina estaba en peligro constante, lo sabía, pero no podía hacer nada al respecto en un mundo dominado por las mujeres ser un hombre no era lo mejor, por lo que cuando su madre murió llevando a su padre para que fuese castrado ella decidió convertirse en una mujer, cambio su nombre de Gino a Gina, se cambió de escuela y dado que le faltaban unos meses para ser mayor de edad la corte le permitió vivir sola, se graduó de la universidad a los 23 años y consiguió un buen trabajo, pero debía ser cuidadosa un paso en falso y su vida perfecta se vendría abajo.

Fue en su oficina que conoció a Ivana, una linda rubia que le atrajo desde que la conoció, aunque por obvias razones no podría insinuarle nada, se moría de ganas por besarla, tenerla entre sus brazos y por supuesto tener sexo con ella, pero no se atrevía a que alguien supiera su gran secreto, Ivana sin embargo era muy observadora y se dada cuenta que debajo de los pantalones o faltas de Gina usaba algo se movía de vez en cuando comenzó a sospechar que ella no era del género que pretendía ser, una tarde Gina recibió un anónimo que decía.

-“Se el secreto que guardas entre tus piernas, espera mi llegada esta noche tenemos que hablar, si huyes contare todo lo que se a las autoridades”. Decía el anónimo.

Esa noche Gina estaba muy nerviosa. Era evidente para ella que alguien conocía su secreto, casi brinco y el corazón casi se le sale del pecho cuando sonó el timbre, con su mano temblando apenas logro abrir la puerta de su departamento, sus ojos se abrieron grandes cuando contemplo a Ivana muy sensualmente vestida parada en la entrada de su casa.

Gina apenas pudo balbucear.

-“Pasa… Por favor… Estás en tu casa”. Dijo Gina.
-“Gracias”. Dijo Ivana muy cordial.

Luego de ambas conversar un poco y tomarse una copa de vino Ivana entro en materia, ella mirándome a los ojos me dijo.

-“Gina sé que no eres una mujer de verdad” Dijo Ivana.

Acto seguido metió una de sus manos por debajo de mi minifalda para tocar mi entrepierna y descubrir mi pene y huevos, que con mucho cuidado trataba de ocultar debajo de mi prenda íntima, aquella acción tan directa fue inesperada y me desarmo, comencé a llorar pensando que todo había terminado que me debería mudar o huir a otro país, quería escapar, correr, pero mis piernas que temblaban no me respondían.

Ivana que estaba sentada junto a mí y me dijo al oído.

-“No le diría a nadie tu secreto pero tienes que hacer algo por mí”. Dijo Ivana al mismo tiempo que con su otra mano sobre mi pierna me la acariciaba.

Asustada le dije que no me tocara y quité sus manos de mis piernas, me levanté y me iba a ir pero se enojó y me dijo.

-“Tengo fotos y que si no me portaba bien le diría mi secreto a las autoridades”. Me amenazo Ivana.   

No podía dejar de temblar y bajé la guardia sabía que estaba pérdida pero al mismo tiempo entendí una cosa aquello no podía ser realidad, me acerqué lentamente a ella esta vez caminando lentamente cuando estaba por sentarme de nuevo ella me dijo.

-“Date una vuelta lentamente quiero verte”. Ordeno Ivana.

Obedecí y cuando le di la espalda me jalo hacia ella de modo que quedé sentada sobre sus piernas o más específicamente mis nalgas quedaron sobre su pelvis fue entonces que sentí un pene, el cual ya se sentía duro y más grande de lo que alguna vez había imaginado ya que el mío era grande pero no como el que sentí en ese momento. Sin darme tiempo a reaccionar comenzó a besar mis hombros y acariciar mis piernas, no puedo negar que se sentía muy rico, pero al mismo tiempo seguía sumergida en el pánico.

De repente bajó un tirante de mi vestido y lentamente lo deslizo con ternura llegó a mi pezón rosa y suave para empezar a besarlo. En ese momento salió de mi boca un pequeño gemido de placer y ella se rio. Me chupaba tan rico que de repente mis manos acariciaban su nuca y la jalaba hacia mí para que poder besarla que ella pudiera seguir chupando mis senos, la escena de una mujer dándole placer fue lo que siempre soñé, aunque en ese momento no me importa estar sintiendo una erección entre mis nalgas.          

Comencé a relajarme mientras ella me quitaba todo el vestido, continuamente me decía que estaba deliciosa y besaba mis piernas, pero cuando descubrió mis nalgas las besó y chupo a placer para ese momento moría de la pena, miedo y placer después me quito lentamente mi tanga para hacer lo mismo con mi ano, en ese momento supe lo que era el placer, no pude más y me rendí, decidí no luchar más y dejarme llevar entonces arquee mi espalda para ofrecerle mi culito y cuando lo notó me dijo.

-"Te encanta verdad" Me dijo Ivana

Me sentí de alguna forma ofendida, pero a la vez me excité y dije.

-"Soy tuya hazme lo que quieras". Le con excitación y sensualidad.

Ivana se levantó y me beso en la boca al tiempo que agarraba fuerte mis nalgas y me ordenó con una voz de dominación que no pude resistir.

-"Híncate" Ordeno Ivana,

No sabía lo que pasaría a continuación sin embargo obedecí, baje lentamente por su cuerpo y me puse de rodillas me sentía tan sumisa, humillada, vulgar y sexy que ahora temblaba de lo caliente que estaba. Ivana se desabrocho rápido el pantalón llevaba una tanga que también se bajó entonces lo vi, un pene grande muy duro como piedra, estaba tan erecto que su glande salía por completo de su prepucio quise abalanzarme pero el shock de saber que ella era como yo me dejo petrificada solo lo miraba hasta que me tomó por la cabeza y me acercó a su pene, en automático mi boca se abrió y mis ojos se cerraron cuando sentí que ese pene entraba en mi boca sabia rico ya que estaba recién bañado y se lo chupé como jamás creí que lo haría al poco tiempo sus piernas temblaban y tuvo que sentarse en el sillón, no me detuve y quería que terminara en mi boca era mi momento de ser una verdadera puta aunque lo negara.      
    
Comencé a emitir gemiditos y noté que eso lo excitaba más hasta que tomo mi cabeza y me metió hasta la garganta su pene, la verdad pensé que vomitaría, pero de pronto se vino a chorros dentro de mí tengo que confesar que me dio algo de asco sin embargo antes de siquiera pensar en escupir su semen me dijo que lo tragara y obedecí. Cuando termino de venirse saco su pene de mi boca y nos besamos con locura, nuestros penes se rosaban y ambos nos agarrábamos las nalgas para atraer nuestros cuerpos entre sí.

Ivana no tardo en poner en cuatro patas sobre el sofá, me dio dos nalgadas para luego empezar a comerme mi ano, era delicioso sentir su lengua acariciando mi huequito, luego de uno minutos de sentir como me devoraba el culo sentí que coloca su pene entre ms nalgas y la restregaba mientras se masturbaba, estaba tremendamente caliente y no me importaba nada solo quería que me penetrara y me reventara mi virginal culito.
           
El pene de Ivana se sentía aún más gruesa y grande entre mis nalgas, con sus dedos me puso un poco de lubricante poniendo especial cuidado en lubricar mi agujero, sentí como acomodo su pene entre mis nalgas, me tomo de las caderas y de un solo empujón me metió su erección, solo atine a dar un grito sentí como me abrían, sentía que me partían en dos, sentía como con sus manos me tiraba hacia él, por mi parte empujaba quería tener toda esa pieza de carne dentro de mí, la sensación era deliciosa aunque algo dolorosa.

-“Ahora si zorrita siente lo que es bueno, que rico culito tienes bien cerradito”.  Dijo Ivana.

Por mi parte solo sentía como me agarraba de las caderas y me embestía con fuerza, fue delicioso sentir ese pene entrar en mi culo, solo atinaba a gemir mientras me la metía y sentía como me terminaba de abrir, sin sacarla me senté sobre Ivana, este enseguida acarició mis senos con sus manos acariciaba todo mi cuerpo, su pene era tan grueso que me satisfacía, le pedí cambiar de posición pues estaba exhausta, me colocó las piernas al hombro y me metió toda su erección, mientras me ensartaba me decía las ganas que me tenía y lo bien que se sentía de hacerme suya.
           
Mientras me penetraba mordía mis pezones y besaba mis senos, lo que me hacía gemir enloquecida de placer, sin parar, para ese momento estaba completamente perdida, me sentía toda una puta, el aroma a sexo y semen estaba en el ambiente. Ivana termino copiosamente, no había usado protección y me lleno el culo de leche, sentía que me llenaba completamente, cuando me la saco sentí como el semen se escurría entre mis piernas, me quedé tendida sobre el piso completamente exhausta después de tremenda faena.       

Desde ese momento nos volvimos amantes, por lo general era Ivana la que me penetraba, aunque en ocasiones era yo quien la penetraba, hasta correrme en su interior, dejándola bien llena de mi espesa leche, aquello duro cerca de dos años pero todo eso acabo cuando el secreto de Gina fue descubierto por una redada secreta en su lugar de trabajo que iba destinada para atrapar a otro delincuente pero termino con su detención cuando se comprobó por un simple examen de sangre que no era mujer, sino un hombre.

Ya en la estación de policía Gina fue obligada a desnudarse, donde su masivo pene como huevos quedaron al descubierto, así desnuda fue llevada ante el juez quien al ver la evidente evidencia viva que colgaba de la entrepierna de Gina no tardo en dictar sentencia por lo que fue llevada a una sala del mismo juzgado en donde ya otros hombres esperaban desnudos con evidentes grandes erecciones, como era su caso, uno a uno fue conducido dentro de una habitación muchas veces a la fuerza, unos segundos después se escuchaba un fuerte grito y unos instantes después otro hombre era llevado para repetir el ciclo.

 Gina tuvo que esperar casi media hora en la que todas las miradas de los otros a su alrededor estuvieron puestos en su cuerpo desnudo, incluso dos de los hombre quisieron violarla, pero fueron detenidos por los guardias, por fin llegó el turno de ella, quien se quedó sin aliento al ver la guillotina colocada en uno de los extremos de la habitación, una mujer con una bata medica le inyecto algo en su pene que aunque ya estaba erecto que incluso más duro apuntando al techo, ella fue llevada hasta la guillotina, tenía sus manos aseguradas a la espalda, su pene duro como nunca antes con sus huevos fueron asegurado en la guillotina debajo de la afilada hoja de acero toda manchada de sangre, un cubo con los otros penes y huevos cortados fue colocado debajo de su pene.

Gina solo lloraba una mujer leyó la sentencia y de pronto apretó un botón que libero la cuerda que sostenía la cuchilla en lo alto de la pequeña guillotina, la afilada hoja de acero, la afilada hoja cayo como de rayo, Gina apenas fue capaz de verla, mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas, de pronto su pene y pesados huevos cayeron en el cubo cercenado de su entrepierna para siempre, un terrible dolor la invadió y antes de perder el sentido por el dolor dio un gran alarido de dolor, terror y negación.

-“¡NOOOOOOOOOOOOO!” Grito Gina.

Luego fue llevada a una cárcel donde paso seis años siendo violada incontables veces por los hombres ahí recluidos, dado qué sin pene y huevos, peso senos y cuerpo casi de una mujer fue un regalo inesperado para los internos, cuando salió, de prisión Ivana había desaparecido, había perdido todo, casa, coche, trabajo y solo portaba sus ropas, mientras caminaba por las calles esa noche un auto paro junto a ella y escucho que le dijeron.

-“¿Te llevo linda?”  Escucho decir Gina.

Estaba por darle una mala contestación cuando vio que era Ivana, el rostro se le ilumino a Gina que de inmediato subió al auto que partió hacia rumbo desconocido, en algún lugar aún ambas se aman con Ivana seguramente penetrando el ya bien abierto ano que ahora portaba entre sus aun bien firmes y redondeadas nalgas.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GOTA A GOTA

Maya lo controlaba todo. La naturaleza, la inercia, y los actos de reflejos del esclavo es incompatible en su presencia. Maya lo trabaja a diario. Cualquier momento es aprovechado para su buen funcionamiento. Su esclavo Nelson no necesita ningún dispositivo de castidad cuando está solo en casa. Él se debe tanto a la obediencia, que ni siquiera osa estar excitado sin el consentimiento de su ama Maya......


GOTA A GOTA
Maya lo controlaba todo. La naturaleza, la inercia, y los actos de reflejos del esclavo es incompatible en su presencia. Maya lo trabaja a diario. Cualquier momento es aprovechado para su buen funcionamiento. Su esclavo Nelson no necesita ningún dispositivo de castidad cuando está solo en casa. Él se debe tanto a la obediencia, que ni siquiera osa estar excitado sin el consentimiento de su ama Maya.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [DOMINACIÓN] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & Darksoul




Maya lo controlaba todo. La naturaleza, la inercia, y los actos de reflejos del esclavo es incompatible en su presencia.  Maya lo trabaja a diario. Cualquier momento es aprovechado para su buen funcionamiento. Su esclavo Nelson no necesita ningún dispositivo de castidad cuando está solo en casa. Él se debe tanto a la obediencia, que ni siquiera osa estar excitado sin el consentimiento de su ama Maya. Tan solo se ocupaba de las tareas domésticas cuando su dueña trabajaba.

Bien sabe que no tiene ningún derecho al placer natural de su sexo. Simplemente es un objeto para el placer de Maya del cual sorprendentemente, siente hasta remordimientos por disfrutarlo también. Y es que Maya lo está entrenando a emitir su orgasmo al tiempo e intensidad de su capricho. No le agrada el vencimiento natural de su aguante. Tampoco los accidentes. Si ella quiere su pene erecto, debe de tenerlo a la orden de ya. Si cambia de opinión, pues debe de esforzarse a tenerlo blando. Pero aún no conforme, el esclavo debe emitir su semen a cuenta gota a su orden. Y ese un trabajo duro por lo cual lo entrena a diario.

Como casi todos los días Maya llego del trabajo a la 4:00 de la tarde. Nelson la esperaba de rodillas frente la puerta. Su refuerzo por mantener una plena erección en el momento justo, lo libra de los pensamientos domésticos. Ahora está en otra tarea. La más importante de su adiestramiento.

Y si…, tan puntual llega Maya. Abre su puerta y lo ve. Tal como lo quiere. Su pene en arco hacia arriba casi apuntando a su sonrisa. También hay una gota transparente para depositarla en la punta de unas bailarinas planas que calza Maya en ese momento.

Maya solo tiene que tocar la parte inferior del tallo erecto con la punta de su zapato. Con el toque suave la gota cae sobre el cuero negro, y rápidamente Nelson absorbe esa gota chupando y besando la punta del zapato y empeine al momento que ese pie vuelve al suelo.

Maya comprueba que su semental lo ha hecho bien y va a su silla. Se sienta dejando los sobres de cartas que había visto en su buzón. Como siempre Nelson no necesita que le diga sus obligaciones. Él se levanta del suelo del recibidor y sigue preparando la mesa para su dueña. Tan solo cuida el detalle de no emitir ninguna gota más de liquido pre seminal, pero mientras Maya esté en casa, él debe estar erecto.

Maya abre los sobres y lee los recibos. Y así pasaron minutos hasta que se fija en su esclavo. Mira el arco de su pene y estudia posibles errores para castigarlo. Y lo cierto es que se sorprende… Nelson aguanta bien la forma para su dueña. Y ni siquiera hay rastro de jugos pre seminales en su glande, que ella misma se encargo de circuncidar en su momento algunos años atrás. Entonces Maya chasquea sus dedos.

Nelson deja los platos y mira la mano de su ama señalando un espacio. No vacila y se pone de pie y firme al lado de Maya. Ella lo quiere volver a entrenar. Su dedo índice recorre la parte inferior del pene hasta su hinchado glande. Allí busca el error y no lo encuentra. Nelson se resiste y no emite gota de excitación alguna. La dura erección sigue igual. Pero ella se lo quiere poner más difícil… Ahora toca el glande con el índice y pulgar. Lo aprieta… Nada… Nelson aguanta. Maya lo ha convertido en algo poco menos que humano. Su voluntad de servir es más fuerte que su naturaleza de hombre viril.

Eso merece un premio, piensa Maya. Pero no lo expresa. Simplemente sonríe satisfecha, y de su voz sale las palabras mágicas….

“¡Dispara tu carga sobre estás malditas cartas!” Ordena Maya.

Simplemente Maya deja de tocarlo, y el semental dispara semen aunque es un orgasmo arruinado, sin embargo lo hace a su orden. ¡Increíble!, piensa ella.

Luego de la cena, ella va hacia su bolso y saca una jeringa ya preparada con un líquido en su interior, hace venir a su sumiso semental quien se para firmes en medio de la sala de estar, ahí con su erección a tope sin macula de líquido pre seminal ella destapa la jeringa exponiendo la afilada aguja, ella se acerca arrodillándose a su lado para tomar su endurecido pene, Maya siente como todo su cuerpo se estremece cuando cierra su delicada mano alrededor de su erección.

Ella lo masturba por unos segundos Nelson hace un gran esfuerzo para no correrse, su rostro denota el gran esfuerzo que está haciendo, Maya, entonces inyecta la mitad del contenido de ja jeringa en su testículo derecho, hace lo mismo con el resto del contenido de la jeringa con su testículo izquierdo Nelson se muerte su labio inferior para no gritar de dolor.

-“Con esto tus testículos morirán apenas te corras una vez más”. Dijo Maya.

Los testículos de Nelson ardían como si estuvieran en llamas, el terror lo invadió estaba por ser convertido en un eunuco, algo que no deseaba sin embargo su pene estaba más duro que nunca antes, Maya lo masturbo por uno segundos y hasta le dio un largo lengüetazo, que hizo que Nelson se estremeciera casi se corrió ahí mismo pero logro mantenerse.

Maya noto aquello y de nuevo lo masturbo por unos segundos para de nuevo rematar con un largo lengüetazo esta vez, su lengua paso lentamente por debajo de su glande, el lugar más sensible para cualquier hombre y Nelson no era la excepción, una gotita de líquido pre seminal broto de su erección lo que provoco una risa maliciosa en Maya.

Aquello merecía ser castigado lo que ella hizo agarro sus huevos y se los apretó con fuerza, sintió como todo el cuerpo de Nelson se tensó y se mordió de nuevo el labio inferior para no gritar. Nelson suplico.

-“Lo siento Ama no lo pude evitar” Suplico Nelson.

Maya soltó sus testículos se le quedo mirando su pene y ordeno.

“¡Dispara tu última carga ahora!” Ordena Maya.

Nelson sintió como su semen comenzó a brotar de su pene no con fuertes disparos sino con un pequeño torrente que chorreo de su pene, fue una gran descarga pese a todo, su cuerpo sintió el impacto de un gran orgasmo, y cuando termino de correrse, un dolor agudo lo golpeo, y se desmayó.

Cuando Nelson despertó Maya estaba terminando de cerrar la herida hecha en su escroto por donde extrajo los restos de sus testículos reventados ahora ya no era el semental entrenado y sumiso de su ama desde ese momento Nelson era el esclavo eunuco de su Ama hasta que ella quisiera o su muerte.



Historia Original Aquí.







Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptadorr: DarkSoul

AMO

Siempre me atrajo los hombres, pero solo u tipo de hombre el sumiso, soy muy discreto, soy varonil, tuve con 17 años mis primeras relaciones con chicos pero "gay" aunque rápidamente, sentí que no me interesaba nada de eso, con 29 años empecé a sentir placer por la humillación, todo amante más maduro o joven que tuviera, me fascinaba y calentaba sentirlo, humillado a mí, por supuesto de aquello, solo eran pequeños azotes a penetrarlo, o arrodillarlos para darme mamadas......


AMO
Siempre me atrajo los hombres, pero solo u tipo de hombre el sumiso, soy muy discreto, soy varonil, tuve con 17 años mis primeras relaciones con chicos pero "gay" aunque rápidamente, sentí que no me interesaba nada de eso, con 29 años empecé a sentir placer por la humillación, todo amante más maduro o joven que tuviera, me fascinaba y calentaba sentirlo, humillado a mí, por supuesto de aquello, solo eran pequeños azotes a penetrarlo, o arrodillarlos para darme mamadas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [TORTURA] [DOMINACION]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Siempre me atrajo los hombres, pero solo u tipo de hombre el sumiso, soy muy discreto, soy varonil, tuve con 17 años mis primeras relaciones con chicos pero "gay" aunque rápidamente, sentí que no me interesaba nada de eso, con 29 años empecé a sentir placer por la humillación, todo amante más maduro o joven que tuviera, me fascinaba y calentaba sentirlo, humillado a mí, por supuesto de aquello, solo eran pequeños azotes a penetrarlo, o arrodillarlos para darme mamadas.           

Empecé a interesarme por el sexo duro, y fantasear, a leer todo lo que caía en mis manos, recuerdo incluso los dossier del "muy interesante" sobre el tema, como ven y quiero que sepan, no me lo tome en plan de videos o cd porno y esas tonterías, sobretodo me centre en la sicología, que buscaba y porque un esclavo, el placer a traves del dolor y la humillación, que sentían, como tratarlos, para que sintieran ese placer, a la vez que iba teniendo esa información, mis fantasías, iban aumentando, mis amantes, a veces se quejaron, al intentar, no solo sexo como habíamos pactado sino ir más allá.   

Una vez tuve internet en casa comencé con los foros, y búsquedas, al principio, no conseguí lo que buscaba ni yo estaba a la altura aun, ni los encontrados eran lo que decían.        

Me independice, hace dos años, casi tres ya, y empezó de verdad mi vida sexual.          

Conocí, a Lucas, a través de un chat, soltero homosexual y sobretodo esclavo, unos años mayor que yo, desde que nos conocimos hasta que tuvimos la primera sesión, pasaron unos días, en los cuales me mentalice, Lucas según el ya había tenido AMO, y venia de una relación larga, y con unos límites altos, finalmente, nos conocimos, y era tal como decía, en un par de meses de sesiones, y quitar mis últimas inhibiciones, y mostrarme tal como era en realidad termino siendo mi perro faldero, en su casa, terminamos diseñando y acondicionando una habitación para todas nuestras fantasías.

Hace un año más o menos Lucas, contacto, con un chico de Madrid, su ilusión era servir, durante unos meses, todo era charlas, entre ellos dos, y Juan contaba sus fantasías, y sus vivencias solo, deseando ser adiestrado, Lucas, quería que yo lo adiestrara, soy muy activo sexualmente, y el sabia, que no me satisfacía totalmente, finalmente, al cabo de un tiempo yo también comencé a chatear, con él. Juan tenía 21 años estudiante, y todo lo contrario a mi 1.65 cm delgado, yo casi dos metros, deportista y musculado, al fin quedamos para un fin de semana, que el viniera a Sevilla.     

Le recogimos, en santa justa, nervioso, un perrito asustado, se podría decir, rápidamente le mostramos confianza y sinceridad los dos, para que fuera confiándose, y así fue, ese viernes noche, que lo recogimos lo llevamos a cenar fuera, con el equipaje en el coche aun, de ahí a tomar unas copas, y una vez se encontró seguro con nosotros, empecé a interrogarlo, en real a casi nunca suele decirse lo mismo que por msg o teléfono, pero el si estaba decidido me conto, como el se auto azotaba, o colocaba pinzas cada vez que tenia ocasión y estaba solo, como había ido incluso a la universidad, con pinzas con pesa en sus testículos.     

Por fin di la orden de irnos a casa, cuando quedaba unos diez minutos para llegar, a nuestro barrio, del asiento delantero pase al trasero y di orden a Lucas que se metiera por los polígonos hasta llegar a casa pero sin ir por los barrios, esa parte era más oscura y menos transitada, agarre a Juan, y lo coloque sobre mis rodillas agarrándolo del cabello desabroche su pantalón y lo baje, le di en unos minutos unos azotes descomunales, comenzando a gritar, le dije cállate perro, o será peor cuando llegue a casa, sus lamentos bajaron de intensidad y se espaciaron muchísimo, apenas podía verlo pero sabía que sus nalgas estaban poniéndose granas del castigo, lo agarre por su pequeño pene, arrodillándose como pudo, y le abofetee, un par de veces, voy a hacer de ti un buen perro faldero, mañana a estas horas estarás comiendo en mi mano, bien disciplinado y adiestrado, como está la zorra de Lucas.

“Si AMO”, me contesto y la bofetada volvió a sonar, quien te ha dado permiso para que hables, tú no eres nada ahora te enteras menos aun que la palabra nada, menos que una mierda de perro en la calle entiendes, asintió, tu a partir de hoy serás de mi propiedad, cuando estés conmigo, andarás si quiero, mearas si quiero, cagaras si quiero, porque no eres nada cuando estés ante mí, eres un objeto de mi propiedad.

Sacare de ti lo cerda que eres, lo que de verdad te gusta solo yo lo sabré entendido, estarás para satisfacer mis deseos, todos, entendido, asentía una vez terminada mi perorata, le escupí en la cara un par o tres veces restregar mi saliva por toda su cara, mientras Lucas siguió dando vueltas por el polígono esperando mi orden, me volví a él y le dije y tu zorra vamos ya a casa, le subí el pantalón a Juan, y lo senté a mi lado, al salir quiero verte andar delante de mi quiero ver como mueves ese culo zorra, y pensar mientras la gente te ve pasar, mirad pero esa zorra esta noche seré mía, sin que ellos se den cuenta aparcamos y salimos como si no hubiera, pasado nada, Juan fue tras Lucas mientras este iba camino del portal, y yo tras él, sabía que observaba su culo, y sabía que le calentaba esa situación.

Al entrar, Lucas, se arrodillo, en el perchero extraje la correa y el collar se los coloque, y a Juan lo agarre del cabello llevándolo de pie, mientras Lucas iba a 4 patas cogido por la correa, volví ya entero a desnudar a Juan, de un fuerte tiro de cabello que lo hizo gritar lo hice arrodillarse ante mi lo espose, báñalo y prepáralo como a mí me gusta zorra, y cuando termines sírveme una copa, lo guio hasta el baño, y lavo todas sus partes concienzudamente, mi esclavo, y salió el solo del baño Señor me dijo pido permiso para quitarle las esposas vestirlo y volvérselas a colocar, tráeme una copa antes, le conteste y después que quede esposado en el baño, ya te diré cuando a de presentarse ante mí.

Se levanto mi esclavo, pues a de pedirme de rodillas y mirada baja, para dirigirse ante mí, e hizo lo encomendado, una vez termino su labor con la nueva adquisición volvió y se arrodillo, señor esta vestido como usted quiere esposado y de pie pues solo usted puede arrodillarlo, asentí, y seguí saboreando tanto la copa como el momento, cuando lo creí oportuno y supe, que la nueva adquisición estaba temblando y derretido de deseo, le ordene traerlo a mi presencia, no me equivoque, traía un vestido, azul oscuro que casi se le veía el culo, sobresalía una enorme erección, me satisfizo la visión, pues era la confirmación de su gusto sexual, era un esclavo, si señor y disfrutaba con ello, de pie ambos ante mí, me levante, y mi esclavo se arrodillo, rápidamente, Juan no sabía qué hacer solo miraba al suelo, le abofetee, primera lección perra, ante mi siempre de rodillas, se arrodillo, y con dificultades lo lleve a la habitación, mientras por la correa llevaba a Javier.

La unión de dos habitaciones pequeñas en el departamento de Javier, había dado lugar a una habitación, bastante amplia, (nos costó económicamente a ambos un buen dinero todo aquello), todo rápido de quitar, colocado unos grandes cancamos estratégicos para quedar de pie, atado a mi merced, un gran taburete acolchado, y preparado para quedar atado a 4 patas para castigos de azotes, un gran sillón para sentarme, y una pequeña mesa, una jaula desarmable, de 80 cms de alto, por 150 cm de largo, por 120cm de ancho, con candado, teníamos todo tipo de consoladores. Pinzas, fustas, látigos, enemas, bolas chinas de distintas medidas, etc. Tengo un buen pene también 19 cms pero sobretodo muy grueso, distintos tipos de bocados, y tubos de medidas eso lo uso con Javier cuando lo castigo sin masturbarse, para medir y saber si ha llevado el castigo correctamente, (no tengo queja de él).          

Coloque a Javier en la perrera cerrándola con candado, la vista era inmejorable desde ahí, para observar lo que quedaba de sesión, ate al taburete a Juan, y comencé de nuevo a azotarlo con un bocado colocado, cuando estuvo al límite, y por supuesto su erección más que bajada, lo desate le coloque pinzas en pezones, y escroto, tenía algunas pequeñas señales en cuerpo, que se las había auto infringido antes de venir, y aun duraban pero había de verse muy de cerca, le coloque, unas bolas y volví a bajarle el vestido, lo deje sin atar colocado en el taburete y ordenándole estar asi, hasta mi vuelta.

Me fuí, y tome una botella de agua comenzando a beber mucha agua, el primer orín y retenido encima no vale para las lluvias doradas, volví, y seguía a si por supuesto, coloque la botella grande de agua y saque de un cajón unas braguitas (tanga) roja se la coloque siguió con las bolas chinas por supuesto, y ate en la pared mirando a ella empecé a azotarle en los muslos y las nalgas llevaban ya demasiado castigo, cuando lo creí oportuno pare y le di crema hidratante, seguí con el bocado y las bolas algunas lagrimas habían saltado pero nunca adopto la postura de seguridad para que parara, le quite el bocado y masajee su boca, lo desate, y le dije ahora debes saber qué hacer cuando te veas libre, cerda, una vez libre se arrodillo ante mi mirando al suelo, lo agarre del cabello y guie hacia el sillón.

Me desnude quedando en ropa interior, nada más, voy desde hace 10 años al gimnasio, mido 1.96 cm y peso 97 kg, le ordene lamer mis pies y lo tuve así más de media hora mientras observaba tanto a Javier mirando desde su jaula sin perder detalles como a mi nueva adquisición, estaba en paz en esos momentos, no estaba con ganas de correrme y penetrar a ese niñito, asustado, pero deseoso de que lo penetrara, de nuevo tuve que colocarle unas pinzas en su pene en la parte del prepucio, una vez bajada la erección, y darle dos bofetadas debía adiestrarlo empezando porque supiera tener autocontrol en parte sabia que se estaba portando de diez para su primera vez como esclavo, su primera sesión, levante su cara, y vi el deseo su cara era un poema necesitaba correrse pronto, pero yo lo iba a demorar hasta, que suplicara, que lo disfrutaría como nunca y empezaría de verdad a ser de mi propiedad.  

Levante como dije su cabeza y observo mi enorme bulto, su cara delato lo que deseaba se hubiera montado en segundos él solo, si lo hubiera yo ordenado pero por supuesto no le daría ese premio, le metí mi pene en la boca, le costó trabajo acomodárselo, y comenzó a chupar, no se trago más de 6 o 7, cuando observe como se acariciaba su pequeño pene, no se estaba pajeando solo se lo acaricio a pesar de la pinza, le aparte mi pene lo agarre del cabello y lo lleve hacia la jaula, grito al no esperárselo, pero rápidamente cayó ante mi mirada y miro hacia abajo siguiéndome a 4 patas, abrí la jaula y ordene saliera Javier a si lo hizo y entro él le dije sacara las manos por fuera busque unas esposas de cuero y se las coloque con un candado a si lo deje sentándome de nuevo y siguiendo la mamada Javier, lo penetre ante él y cuando quedaba poco para correrme coloque a Javier su cara junto a la jaula pegando mientras Juan observaba me masturbe en la cara de Javier hasta correrme y llenarlo entero de mi leche le agarre y se lo mostré.

A Juan, cuando me recupere siguiendo de la misma manera le dije ves perro así serás lo harás cuando te eduque, ahora sí quiero se correrá o no depende de su comportamiento, le di la vuelta, y  lo puso para que Juan viera su culo bien ofrecido, le di dos golpes al culo de Javier, ante Juan y le enseñe bien el agujero dilatado por mi pene, ves le repetí es de mi propiedad así quedaras tu una vez adiestrado, si no aprendes rápido te irás por dónde has venido, entonces con voz entre cortado y casi llorando me dijo.

-“Estoy muy caliente AMO, nunca había estado así, perdóneme AMO”. Me dijo
-“Aprenderás a aguantar”. De nuevo le quite el candado y las esposas de cuero, una vez más bebí agua, y lo extraje del cabello de la jaula

Salió dócil a 4 patas y coloque a los dos, a mis pies, me senté y comenzaron a chupármela de nuevo por orden mía ahora los dos, así estuvieron un rato, me agradaba estar así pero no es que estuviera caliente, solo me apetecía verlos a los dos así, cuando me canse y note que ya había almacenado bastante orina, volví a beber agua me levante, estire a ambos boca arriba, me arrodille y empecé a orinarlo, en su cuerpo y cara, a mi nueva adquisición lo compense finalmente dándole de beber directamente desde mi pene y lo trago sin rechistar el final, al terminar me levante, y di orden que limpiaran, se ducharan y volvieran ante mí en bragas (tangas),

Así lo hicieron mientras en el salón me divertí en el pc.        

Era ya bastante tarde, cuando se presentaron ante mí, coloque dos collares uno a cada uno y con una correa recién comprada los pasee por la casa a ambos en bragas a 4 patas fui a la cocina pique algo de pie los lleve de nuevo al salón o a la habitación de nuevo esta vez en el water y ellos observaban a 4 patas cuando me aburrí de pasearlos por la casa los lleve a la habitación, le introduje un par de dedos en el culo a mi nueva adquisición lo note totalmente lubricado por dentro debido a las bolas, anteriormente puestas pero que ya no tenía después de ducharse coloque a Javier en una esterilla y una manta sabía que dormiría ahí y a Juan lo subí a la cama le hice que me comiera mi pene de nuevo rápidamente tuve una erección, lo puse encima mío y comencé a penetrarlo no quería azotar más su culo estaba muy castigado ya y le dolería muchísimo, si ahora volvía de nuevo a castigarlo.

Me costó meterle todo mi pene de mitad en adelante, a pesar de estar lubricado gemía, pero una vez empalado, le acaricia su pequeño pene y rápidamente se corrió note como cerraba y abría su ano de gusto, finalmente quedo relajado no deje que se quitara así estuvo un rato encima empalado en mi pene y agarrándolo por la cintura, empecé de nuevo a moverme, y respondió para empezar a calentarse volvió a correrse rápido y fuerte pero sin echar tanta leche como antes, estábamos ambos llenos de su leche, y una vez se repuso le hice limpiarme todo mi vientre con la lengua para tragarse su leche.

Cuando termino lo coloque a 4 patas y volví a penetrarlo, volvió a correrse cayendo sobre la cama me fui hacia él y le abrí la boca colocándole mi pene me masturbe en su boca y me corrí en ella, haciendo que se bebiera mi toda mi leche, coloque otra esterilla al lado de Javier, y ambos durmieron en el suelo.     

A partir de ese día aquellos eran mis dos perritos pero auténticos esclavos, que tengo adiestrados por supuesto Juan ya tiene unos niveles bastante más altos, lo que si no quiero es ampliar la cuadra mas, he tenido ofertas pero estamos bien y tranquilos así, cuando tuvieron que pasar varios años para que Juan terminara la universidad y se mudara con nosotros para ese momento Javier ya había sido castrado su pene no se había encogido gracias a la testosterona que le administro.

Aunque me ya no siente los mismo deseos de antes aun me complace incluso mejor que antes su culo se cerro y es un deleite penetrarlo es como si cada que lo penetrara lo estuviera desvirgando de lo apretado que se siente. Javier no tardo en suplicarme que también lo cortara una noche luego de una sesión muy fuete entre los tres arrodillado ente mi me dijo.

-“Amo por favor córteme mi pene, ¡por favor!”. Dijo Juan.

Aquello me sorprendió pero me agrado la idea, su pene pese a ya tener 25 años no era la gran cosas y creo que era necesario cortar esa miseria, busque a un cortador serio, me tomo mucho tiempo encontrarlo pero lo logre, una noche vino a casa y le llame a Javier.

Quien apareció con un tanga negra muy pequeña, le dije que se la quitara, lo que hizo de inmediato para luego arrodillarse, hice que subiera a la habitación y lo amarre, boca arriba, mientras le colocaba una mordaza de bola le dije.

-“Hoy dejaras de ser un hombre perro”. Le dije.

Los ojos de Javier se abrieron grandes, al entender el significado de mis palabras, el cortador entro entonces, Juan se le quedo mirando, hice venir a Javier, que se quedo observando desnudo como el cortador comenzó a cortar en la base del pene de Juan que se retorcía de dolor, pues pedí que no se usara anestésico alguno, el cortador corto profundo en la pelvis de Juan que se desmayo varias veces durante el proceso, al cabo de unos minutos y justo cuando el cortador estaba por cortar la última parte que unía su pene a Juan, su pene en erección lanzo un gran chorro de su semen sobre su abdomen.

Justo dos segundos después el cortador levanto el pequeño pene de Juan, que se desmayo, voltee a ver a Javier y me percate que de s pene en erección chorreaba liquido claro, se había corrido sin tocarse solo viendo como Juan perdía su pene.

Cuando Juan se recupero, empezó a ser más dócil y su ano también se apretó como el de Javier, ahora la única forma de correrse es cuando lo penetro por lo que siempre sufre un grave caso de abstinencia que no puede remediar sin un buen pene por su culo.




Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

GEMELITOS

Su nombre solía ser Alex. Ahora eres un esclavo de tu hermano gemelo que solo es dos minutos más viejo que tú. Piensa que tiene 14 o 15 años de edad. Recuerdas que hoy es tu cumpleaños, porque cuando tu amo, tu hermano mayor Alec te dio una bofetada en la cara para despertarte esta mañana, dijo que hoy era su cumpleaños y que quería que se la chuparas. Él empujó su duro pene de 6 pulgadas circuncidado en tu cara, y abriste tu boca. El pene adolescente caliente entró en tu boca. Provocando una ligera sacudida y probaste el sabor salado de pre-semen......


GEMELITOS
Su nombre solía ser Alex. Ahora eres un esclavo de tu hermano gemelo que solo es dos minutos más viejo que tú. Piensa que tiene 14 o 15 años de edad. Recuerdas que hoy es tu cumpleaños, porque cuando tu amo, tu hermano mayor Alec te dio una bofetada en la cara para despertarte esta mañana, dijo que hoy era su cumpleaños y que quería que se la chuparas. Él empujó su duro pene de 6 pulgadas circuncidado en tu cara, y abriste tu boca. El pene adolescente caliente entró en tu boca. Provocando una ligera sacudida y probaste el sabor salado de pre-semen.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: Erik





Su nombre solía ser Alex. Ahora eres un esclavo de tu hermano gemelo que solo es dos minutos más viejo que tú. Piensa que tiene 14 o 15 años de edad. Recuerdas que hoy es tu cumpleaños, porque cuando tu amo, tu hermano mayor Alec te dio una bofetada en la cara para despertarte esta mañana, dijo que hoy era su cumpleaños y que quería que se la chuparas. Él empujó su duro pene de 6 pulgadas circuncidado en tu cara, y abriste tu boca. El pene adolescente caliente entró en tu boca. Provocando una ligera sacudida y probaste el sabor salado de pre-semen. Envolviste tus labios alrededor de la carne y teniendo cuidado de no dañarlos con los dientes, comenzaste a chuparlo. Moviendo la cabeza hacia arriba y hacia abajo, utiliza tu boca para hacer que se pusiera más duro.

Tú Amo aquí presente dejó escapar un gemido de placer. Alec comenzó a empujar sus caderas y más de su pene entra en tu boca. Alec agarro sus oídos y empezó a penetrarlo realmente. Sientes que tu propio pene de 6 pulgadas comienza a ponerse duro en su chastity. Tomas tu mano derecha y bajas hasta tu entrepierna. Tu mano encuentra la jaula y dejas salir un pequeño ruido de frustración porque no puedes hacer nada para tu propio pene. La única vez que han disparado una carga de tu propio semen en el último año, fue durante un sueño. Tu amo comienza a soltar algunos gruñidos, y tu boca empieza a llenarse con su semen. Aprietas tus labios con más fuerza para que nada se escape. No te atreves a tragar sin el permiso de tu Amo porque sabes que serás azotado.

Cuando su amo termina de llenar su boca, se retira. Te sientas de rodillas esperando que tu amo diga que está bien tragar. Se tarda unos minuetos, pero tu amo finalmente le da un guiño y tragar la crema. Tu amo te dice que vayas a preparar el baño. Empiezas a ponerte de pie, y Alec te patea en el culo. Te caes y él te grita que no te dijo que podías caminar. Con las manos y las rodillas te arrastras al cuarto de baño. Cuando la tina está llena, tu amo entra al baño. Sube y se sienta en la bañera. Tomas la barra de jabón y lavas el paño. Comienzas con los pies de tu hermano lavando todo el camino hasta su cara. No pierdes ni una pulgada del cuerpo de tu amo. A continuación, tomas un poco de champú y lavas el cabello. Cuando terminas de bañarlo y secarlo, el agua del baño se ha enfriado.

Alec sale del baño y te dice que te bañes. Lo hacer en el agua fría y utilizando la espuma que aún queda en el agua, te lavas. Sales de la bañera y luego de nuevo te pones sobre tus manos y rodillas. Tu amo te dice que ahora puedes caminar sobre tus pies. Este es un trato muy raro para ti. Sigues a tu amo de vuelta al dormitorio. Lo ayuda vestir con pantalón negro de mezclilla, botas occidentales negras, y una camisa de seda azul marino. Una vez que se viste le dice que te vistas. Te ves como tu amo te gusta. Te pones un jock, short  y camiseta sport blanca. A continuación, pones tus zapatos de tipo tenis blancos, sin calcetines. Cuando estas completamente vestido, sigues a tu amo por las escaleras. Una vez en la cocina, sirves a tu amo su comida. A continuación, te sientas en el suelo a los pies y esperar a que termine su comida. Una vez que ha terminado de comer, pone algo de comida en su plato y lo pone en el suelo. Te doblas y sin usar las manos, empiezas a comer.

Una vez que la plato está limpio, te levantas y limpias los platos. Tu amo y tu entonces entrar en el salón.

Tus padres están allí y te desean a tu hermano y a ti un décimo quinto cumpleaños feliz. Tu papá entonces les entrega a cada uno de ustedes $ 200 para ir a comprar sus propios regalos. Le das las gracias y luego sigue a tu hermano fuera de la casa. Una vez lejos de la casa, entregas el dinero que tu padre te dio a tu amo. Tu amo te golpea en la cabeza. Sigues a tu hermano a la pequeña casa de huéspedes al final de esquina de sus padres. Una vez dentro tu amo te dice que te desnudes. Te quitas toda tu ropa y la pliegas cuidadosamente. A continuación, sin que te digan nada metas te pones de rodillas.

Su maestro se sienta y se mete el pie en tu cara. Le ayuda a quitar su bota. Él pone su otro pie en tu cara, y otra vez usted quita la bota. Su amo se levanta, y le ayudas a quitarse el pantalón y su bóxer de seda negra. Tu amo debe estar de buen humor hoy, porque se quita su propia camisa y cuando le ayudaste a desnudarse, no te ordenó que usaras solo tu boca. Ahora que tú y tu amo están completamente desnudos, tu amo te dice que vayas y prepararte. Dejas la habitación central y regresas a la habitación en la que ayudaste a tu amo a convertir en una mazmorra sexual.

Lo primero que haces, es tomar el pote de lubricante para aplicar algo en y alrededor de tu agujero anal. Colocas el tubo sobre tu ano y le das un gran apretón. A continuación, tomar el gran consolador negro de 12 pulgadas de largo, 4 pulgadas de grosor y lo lubricas. Una vez que está completamente lubrificado, pones su glande justo al lado de tu agujero anal. Comienzas a sentarse en él, y sientes los músculos de tu ano estirarse. Muerdes su mordaza para evitar gritar de dolor cuando el invasor enorme empieza a entrar para recorrer todo el camino.

No dejas de empujarlo, hasta que todos los 12 pulgadas están adentro. Una vez que esta todo dentro, te levantas. Caminas arqueando las piernas a la mesa de madera y te acuestas sobre tu espalda. Te sientas y usas las correas de cuero para atar tus tobillos a los estribos en la cama. Una vez que ambos tobillos están seguros, utilizan más tirantes en las patas superiores. Ahora que tus piernas están seguras, te acuestas de nuevo. Utilizas más correas para atarte. Pronto la única parte de ti que es libre de mover es tu cabeza y brazo derecho. Terminas justo a tiempo. Tu amo entra en la habitación. Comienzas a temblar mientras examina las correas. Si encuentra uno que no está apretada, seguramente te castigará. Tu amo te dice que hiciste un buen trabajo. A continuación, ata el brazo derecho, y ahora estás completamente asegurado a la mesa. Su Amo quita la cadena de oro de su cuello. Hay una pequeña llave unida a la cadena. Él usa la llave y por primera vez en poco más de un año, su pene está libre de la jaula malvada. Está tan emocionado que su primaveral pene tenga atención.

Su amo le dice que él va a darle su última oportunidad de placer verdadero. Su amo toma el tubo de lubricante y deja caer una gran gota de lubricante en su pene. A continuación, lentamente comienza a masturbarlo. Ha estado por tan largo encerrado desde que tuvo un orgasmo real que solo toma dos golpes a su pene, antes de que empiece a disparar su semen. Nueve chorros de esperma salen de su pene. Quedando cubierto de su propio semen. Su amo recoge parte de su semen con su dedo y se lo lleva a la boca. Le chupa el dedo hasta dejarlo limpio. A continuación, recoge un poco más y frota su pene. Él otra vez comienza a masturbarlo. Su pene nunca tuvo la oportunidad de volverse suave.

Siente el dolor sensual de su pene orgásmica cuando su amo una vez más sacude su pene. Una vez más debido a su acumulación de espermatozoides, no toma mucho tiempo para disparar de nuevo. Su pene salpica otros cuatro grandes chorros de esperma adolescente. Mientras dispara, su amo sigue acariciando su pene. Empiezas a rogarle que pare porque duele mucho. Él no te escucha, y se mantiene bombeando.

Si no fuera por las correas que lo mantienen en su lugar, su cuerpo sería doblado del intenso dolor y placer que estaba recibiendo de su pene. Se tarda más, pero finalmente un pequeño chorro de líquido casi claro brota de él. Agradece a su amo por jugar con su pene. Mientras te acuestas sobre la mesa de madera disfrutando de tus orgasmos, no ves que tu amo va y trae un gran cubo de agua caliente. Él entonces utilizó un paño para lavar el semen de su cuerpo. Luego toma un tazón de agua caliente y lo coloca entre tus piernas. Lo siente levantar sus huevos y colocarlas en el tazón.

Lucha para no dejar salir un grito de dolor cuando sus huevos tocan el agua muy caliente. Sus huevos se sienten como si estuvieran siendo hervidos como un huevo, su amo le pone una mordaza de bola en la boca y la asegura. Ahora no puedes hablar ni siquiera gritar. Después de un corto tiempo, su Amo saca sus huevos del agua caliente.  El agua ha aflojado sus huevos tanto que se pueden sentir sentados en la mesa de madera. Su amo sale de la habitación, pero pronto regresa. Está siendo seguido por un hombre mayor. Ambos están empujando grandes espejos. Los espejos sin colocado para que puedas ver completamente tu pene y ahora colgantes huevos muy bajos. Su escroto se ve muy rojo por la ebullición que acababan de obtener. Su amo le dice, que para ayudarle con su problema de huevos azules, que él ha pagado a ese hombre para quitarle sus huevos, él comienza a luchar, pero las retenciones son apretadas. Intenta hablar pero la mordaza le mantiene callado. Todo lo que puedes hacer es llorar. Tu hermano ve sus lágrimas y le sonríe. Él le dice que será un esclavo más feliz sin la preocupación sobre sus propias necesidades. En el espejo, ve que el hombre alcanza sus huevos.

Ves, así es como se ven  y sientes tus bajos huevos cuando de repente le da un duro tirón. Grita de dolor pero su mordaza apaga el grito. Ve al hombre tomar un escalpelo en su mano derecha. Sus ojos se desinflan cuando lo ve comenzar a bajar la cuchilla afilada hacia tu entrepierna. Las lágrimas corren por tus mejillas ligeramente pecosas mientras grita detrás de su mordaza, mientras la hoja corta el lado derecho de tu escroto. El hombre hace una abertura pequeña de 1 1/2 pulgada. Deja su hoja y empuja su testículo derecha fuera por el agujero que ha hecho. El hombre entonces toma muy bien su testículo derecho libre y tira.

Alex deja salir un grito mientras el hombre tira y ve que el cordón que une el testículo a su cuerpo se alarga. El hombre continúa tirando de su testículo y cable. El hombre deja de jalar. Supone que hay unos seis pulgadas de cordón. El hombre entonces sutura el cable cerca de su cuerpo. Toma su hoja y corta el cordón. Su testículo derecho cae al suelo. Su amo se inclina y lo recoge. Él la mira. Luego lo levanta hasta su nariz y olfatea. Ve el pene del amo levantarse hasta su dureza completa. Su amo deja tu testículo en un tarro.

Siente que la hoja corta en el lado izquierdo de su escroto. Lágrimas frescas comienzan a rodar por sus mejillas cuando el pensamiento de perder otro testículo, se arrastra a través de su mente llena de dolor. El hombre termina su corte en su lado izquierdo, y hace brotar el testículo por el agujero. Él comienza a tirar de su testículo y cuando algo del cordón salió, él agarró la cuerda y tiró de ella también. Otra vez ve una cantidad grande de cuerda consigue ser sacada de su cuerpo. También verá a su hermano / amo ralentizando su pene. Cuando el hombre había sacado todo lo que pudo, volvió a coser la cuerda y cortarla.

Esta vez su amo fue lo suficientemente rápido y tomo su testículo izquierdo antes de que golpeara el suelo. A medida que su hermano olfatea su testículo, el hombre sutura los dos pequeños cortes que hizo en su saco. Cuando el hombre termina, se pune de pie y guardó sus herramientas. Su Amo dejó caer su testículo izquierda en el tarro con el derecho. El hombre vertió un poco de líquido en el frasco y su hermano cerró la tapa.

Ve sus huevos flotando en el líquido claro. Estrecha la mano del hombre y luego le entrega un sobre totalmente relleno. El hombre se va y ahora estás solo con su amo. Tu hermano se acerca a él y agarra el consolador grande y lo saca de su culo. No tienes mucha oportunidad de sentir el alivio de un culo vacío, ya que su amo empuja su pene por su culo. Su hermano comienza a penetrarlo y mientras lo penetra, él siente tu bolso vació. Intenta gritar por el dolor. Su amo comienza a penetrarlo aún más fuerte. Se sorprende al ver su pene suave empezar a ponerse duro. Su amo deja de jugar con tu bolsa vacía y comienza a acelerar el ritmo. Su amo lo penetra más y más rápido y gana su pene la velocidad del rayo. Su amo deja salir un grito orgásmico y siente que su semen empieza a llenar tus intestinos. Alex siente un pequeño dolor, y ve un pequeño goteo de líquido claro deje la punta de su pene. Su amo saca su pene de su culo ahora adolorido. Siente que algo de su semen sale de su ano y se desmaya.

SEIS MESES DESPUÉS

Ya no tiene la necesidad de sexo. Pero le hace feliz servir a su amo. Realmente disfruta sintiendo su duro miembro adolescente dentro y fuera de su culo. Su pene se ha convertido en un poco más que un trocito, y aunque se intente ya no se endurece. No se  vuelve tan duro como solía hacerlo, y su pene se ha encogido. Ya no tiene seis pulgadas cuando esta duro, tiene algo cerca de 3 1/2 o 4 pulgadas. Y cuando es suave, un niño de cinco años tiene un pene más grande que el Alex. A medida que su Amo empuja su pene para que el empuje final en el culo, y comienza a llenarse, siente que su propio "orgasmo" viene. Unas pocas gotas de líquido claro salen de su pene. Mete el dedo en el líquido transparente y empieza a llorar. Recuerda un día en que su líquido era blanco y espeso. Su amo viene y le da un abrazo.





Historia Original Aquí.






Autor: Erik       Traductor: DarkSoul

Gran Corte

Hoy era el día que había estado temiendo durante mucho tiempo: mi corte. Mi esposa y yo estuvimos de acuerdo en que cuando nuestros días de fabricación de bebé terminara, que me cortarían. Ayer, mi esposa se unió a mí en la ducha y afeitado mi escroto y los alrededores. Después de eso me dio una mamada "de despedida", diciendo que la próxima vez que tuviéramos que tener sexo sería cuando ya no tendría ningún nadador en mi semen......


GRAN CORTE
Hoy era el día que había estado temiendo durante mucho tiempo: mi corte. Mi esposa y yo estuvimos de acuerdo en que cuando nuestros días de fabricación de bebé terminara, que me cortarían. Ayer, mi esposa se unió a mí en la ducha y afeitado mi escroto y los alrededores. Después de eso me dio una mamada "de despedida", diciendo que la próxima vez que tuviéramos que tener sexo sería cuando ya no tendría ningún nadador en mi semen.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: Flintjelintje





Hoy era el día que había estado temiendo durante mucho tiempo: mi corte. Mi esposa y yo estuvimos de acuerdo en que cuando nuestros días de fabricación de bebé terminara, que me cortarían. Ayer, mi esposa se unió a mí en la ducha y afeitado mi escroto y los alrededores. Después de eso me dio una mamada "de despedida", diciendo que la próxima vez que tuviéramos que tener sexo sería cuando ya no tendría ningún nadador en mi semen.

Hoy estaba acostado en la cama en el urólogo para obtener mi recorte. Cuando el doctor entró me felicitó por el trabajo de afeitado. Le dije inmediatamente que en realidad era obra de mi esposa.

-“Bueno, tienes mucha suerte de que tu mujer haga esto por ti” -sonrió el doctor-. "Si está bien con eso, propongo que comencemos. Como usted probablemente sabe, los primeros pasos, son inyectando el agente entumecedor, es en realidad es lo peor de todo el procedimiento".

El médico tenía razón, porque cuando la aguja entró en mi escroto, tuve dolor. El segundo pinchazo en el otro extremo de mi escroto ya no fue tan malo. El doctor aplicó un poco más de Betadine y mientras lo hacía podía sentir mi escroto entumeciéndose.

El doctor sostuvo mi testículo derecho en su mano y comenzó a buscar el conducto deferente, que, cuando lo encontró, lo inyectó con un agente más adormecedor. El médico vio que yo estaba siguiendo cada uno de sus movimientos y dijo que sería mejor que no siguiera viendo. Acercó una pequeña cortina que me hizo imposible ver el área de operación, pero todavía podía ver su cara.

Siguió tirando y pude sentirlo poniendo algo de fuerza en mi testículo derecho antes de que el dolor desapareciera completamente. -Uno listo -dijo el doctor sonriendo-. -¿Está listo para volverse estéril para siempre? -preguntó el médico.

Comencé diciendo que eso era realmente para la familia, de modo que pudiéramos parar el usar condones, porque mi esposa no quiso volver al control de la natalidad después de dar a luz por tercera vez. El doctor estuvo de acuerdo y también dijo que tomar medidas permanentes es mucho mejor para la salud de mi esposa y luego dejar que siga tomando hormonas. Mientras hablábamos podía sentir al doctor trabajando en mi testículo izquierdo.

-Aquí vamos -dijo el doctor, y oí algo que caía en un tazón. Déjame acabar y ya estás listo.

El doctor me puso algunas Banda- que ayudo a mi escroto y me ayudó a ponerme mi jockstrap. Tengo que admitir que no había sentido ningún dolor después de las inyecciones y que incluso ahora no sentía nada. En realidad, todo mi paquete se sentía ligero, pero probablemente se debía al agente entumecedor.

Mi esposa me llevó a casa y me mimo durante los próximos días para asegurarse de que tenía bolsas de huevo para aplicar a mi escroto, tenía suficientes películas para ver y cerveza para beber. Ella también fue al farmacéutico para obtener los medicamentos recetados que el urólogo me había aconsejado tomar.

Después de unos días mi esposa me preguntó si había pensado en limpiar las tuberías, de nuevo diciendo que ella no quería tener en realidad el pene en su vagina antes de que se vaya todo claro. Ella propuso masturbarme diario a partir de ese día para ayudarme a limpiar las tuberías. No me importó eso, así que se desnudó y me montó a horcajadas. Trabajaba en mi pene y yo venía de una manera muy intensa. No es anormal, dado que la última vez que vine fue cuando me había dado la mamada en la ducha. Tenía que admitir que mi orgasmo se sentía diferente ya que normalmente mis testículos jugaban un gran papel con ellos tirando en mi escroto antes de mi orgasmo. Eso no sucedió ese día, pero le presté poca atención.

Durante los próximos días mi esposa siguió dándome ayudas manuales. Todas se sentían realmente bien en que no tenía dolor, pero mis orgasmos se sentían diferentes todavía.

Después de 5 semanas de masturbarme realmente quería volver a tener relaciones sexuales con mi esposa, pero ella se quejó de que ella estaba teniendo su período en este momento y que mejor voy a tener mi esperma revisado para que podamos tener relaciones sexuales después de su período. Así que de inmediato fui al hospital para ver mi esperma. 24 horas más tarde recibí una llamada confirmando que era estéril. Estaba deseando tener relaciones sexuales con mi esposa esa noche.

Cuando llegué a casa, mi esposa tenía la compañía de un hombre negro que nunca había visto antes. Cuando entré, se puso de pie y me besó. Quiero presentarte a mi semental.

"¿Qué?", ​​Le pregunté.
"Mi semental, él tendrá sexo conmigo ahora".
"¿Por qué?" Le pregunté, "¡Acabo de pasar por una vasectomía por ti!"

-Oh, sí. Bueno, cariño, eso no era realmente una vasectomía y esas pastillas no eran realmente analgésicos ¿Recuerdas cuando el doctor cerró la cortina para que no pudieras ver qué estaba pasando? Bueno, no te cortaron, tus huevos fueron simplemente eliminados. Y esos analgésicos eran en realidad píldoras que drenan a tu cuerpo de la testosterona".

-"Pero, pero..." Traté de intervenir.
-¿Puedes desvestirte cariño?

Lo hice, porque también quiero saber qué estaba pasando. Mi esposa tiró de mis huevos y luego me dio una bofetada. ¿No te dolió verdad? Huevos artificiales, cariño. Simplemente para darte la idea de que eres todavía es un hombre, pero en realidad, no lo eres. Mi semental, por otro lado, él consiguió el tratamiento verdadero, él obtuvo la vasectomía. Todavía es un hombre. No puede dejarme embarazada, pero puede llenarme de maneras que ni siquiera puedes imaginar.

"Pero, pero... ¿todos esos trabajos manuales? ¡Todavía puedo actuar! "Dije.

Mi esposa se echó a reír. -No por mucho tiempo, lo prometo.

Con eso, mi esposa y su semental empezaron a desvestirse. El gran negro recogió a mi esposa y la llevó a nuestra habitación. La acostó en la cama y la penetró de un movimiento. Pude ver que mi esposa estaba disfrutando de este gran momento. Cada vez que entraba su enorme pene, estaba suspirando, casi llorando de placer. Finalmente, vi sus huevos levantándose y él se derrumbó encima de ella. Cuando su pene finalmente se volvió flácido, dejó un pastel de crema.

"Cariño, puedes limpiarme por favor", dijo mi esposa mientras me miraba. Lo hice porque quería complacerla.

Fue entonces cuando me di cuenta de que incluso con todo lo que estaba pasando delante de mí, mi pene estaba flácido. La lamí hasta limpiarla dándole un orgasmo en el proceso. Entonces mi esposa tomó mis bolas, masajeando suavemente los dos orbes artificiales en mi escroto. Se sentían calientes, se sentían reales, pero podían intercambiar fácilmente sus respectivos lugares en mi escroto. No se sentían unidos a mí, como huevos reales, ya sea a través del conducto deferente los vasos sanguíneos.

Ella besó suavemente mi pene, que reaccionó a sus toques, pero solo un poco. Ya no se ponía duro y mi esposa me miraba a los ojos y me sonreía. "Lo siento cariño. No sabía cómo vender esto a usted, así que hice un trato con el urólogo. Espero que no te importe mucho. "Se dio la vuelta e intentó darme una mamada. Nunca se puso duro, pero al final me vine.

La próxima caja de pastillas se encargará de eso también, dijo mientras sonreía. Fue la última vez que me vine. No fue la última vez que había visto a mi esposa tener relaciones sexuales con su semental. De hecho, tuvieron relaciones sexuales casi todos los días y tuve que lamer limpiándola en esa misma base diaria. Cosas que normalmente me encienden como loco, como ver a mí esposa en ropa interior como medias y cinturones, simplemente no hacer nada por mí. Verla ser penetrada se convirtió en algo bueno para mí, solo las solicitudes de mi esposa para también lamer el pene de su potro fue lo que me molestaba.

Estaba allí, Era un eunuco. Listo para complacerla, pero había tomado algo muy importante de mí, que nunca podría recuperar. Elegí quedarme con ella, porque en el fondo todavía la amaba. Ella cuidó mucho de mí y honestamente, ¿quién querría un eunuco en su vida?



Historia Original Aquí.




Autor: Flintjelintje       Traductor: DarkSoul

GRANDOTE

Genaro se caso con mamá a los dos años de que enviudo de mi padre, en aquel momento tenía 10 años, el era un hombre alto 1.90 metros, musculoso bastante velludo y de piel morena, con un paquete en su entrepierna bastante grande, era bueno conmigo y suplió las veces de padre a mi parecer, incluso lo llegue a consideran como eso pero eso fue hasta los 14 años cuando me comencé a sentir atraído hacia él, pronto comprendí que era gay......


GRANDOTE
Genaro se caso con mamá a los dos años de que enviudo de mi padre, en aquel momento tenía 10 años, el era un hombre alto 1.90 metros, musculoso bastante velludo y de piel morena, con un paquete en su entrepierna bastante grande, era bueno conmigo y suplió las veces de padre a mi parecer, incluso lo llegue a consideran como eso pero eso fue hasta los 14 años cuando me comencé a sentir atraído hacia él, pronto comprendí que era gay.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [DOMINACIÓN]

Categoria: Gay      Autor: David.G & DarkSoul





Genaro se caso con mamá a los dos años de que enviudo de mi padre, en aquel momento tenía 10 años, el era un hombre alto 1.90 metros, musculoso bastante velludo y de piel morena, con un paquete en su entrepierna bastante grande, era bueno conmigo y suplió las veces de padre a mi parecer, incluso lo llegue a consideran como eso pero eso fue hasta los 14 años cuando me comencé a sentir atraído hacia él, pronto comprendí que era gay pues no solo él me gustaba sino que eran los hombres los que me atraían sexualmente.

Mis miradas comenzaron a ir hacia su entrepierna cuando salía del baño luego de bañarse solo en ropa interior me encantaba cuando usaba bóxer (calzoncillo) de esos ajustados color blanco que con la humedad de su cuerpo se transparentaba dándome esbozos de su largo pene circuncidado o de sus peludos como pesados testículos que colgaban bajos en su entrepierna, Genaro no tardo en darse cuenta de mis miradas lascivas por lo que tuve que comenzar a ser más discreto, escuchar cuando tenían sexo y escuchar los gemidos de mi madre me hacían masturbarme furiosamente imaginando que era a mi quien me penetraba.

A los 19 mi madre murió en un trágico accidente cuando su autobús fue impacto por un tráiler que se quedo sin frenos, de pronto me quede viviendo a solas con Genaro que al poco tiempo comenzó a exhibirse por la casa solo en ropa interior e incluso desnudo, dado que me dijo que siendo hombres solos no teníamos nada de qué avergonzarnos, por lo que comencé a hacer lo mismo aunque lo más que llegue fue a andar en casa en slip (trusa) aquello se mantuvo por varios meses en las que intercambiamos miradas mutuamente pero sin llegar a nada más.

Por aquel entonces decidí comprarme un consolador de 20 cm de color negro de unos 5 de diámetro cuando estaba solo en casa me desnuda y fantaseaba con ser una puta de la calle, a la cual se le acercaba un negro de esos de dos metros con un pene de caballo aquello se repito varias veces hasta un día que creí que estaba solo en casa, repetí mi rutina, me arrodille ante el consolador para empezar a chupar y a tragármela (todo lo que podía, que antes no era mucho, pero ahora...) cuando me sentí ya que no podía me di un cuarto de vuelta para ver a mi padrastro a Genaro que estaba de pie mirándome fijamente.

Sin darme tiempo a explicación alguno me agarró del brazo para llevarme a su habitación debo decir que soy de cabello rubio, piel muy blanca, con un cuerpo muy bien marcado como tonificado por lo menos en ese entonces lo era.

Al llegar a su habitación Genaro me dijo

- ¿eso es lo que quieres? ¿Ser la putita de un macho?
           
No espero mi respuesta me agarró de los huevos y los tiro para abajo por sobre mi slip, dolió pero me gusto sus manos eran ásperas y fuertes, sus manos comenzaron a pasar por todo mi cuerpo una y otra vez, aquello era un sueño hecho realidad.

Mi padrastro me miraba fríamente sujetándome desde atrás, sentía su pene rígido dentro de su ajustado bóxer restregando en mis nalgas sobre mi slip, una de sus manos pronto se deslizo dentro de mi slip para tomar mis testículos y pene que ya para ese momento estaba en completa erección, mientras me masturbaba con su mano dentro de mi ropa interior me dijo.  

-“¿En verdad quieres ser una putita?  Me vas dejarme penetrarte hasta romperte tu ano y dejarte tu  boca llena de mi leche negra”. Me dijo Genaro.        

Me saque su mano de mi entrepierna para darme la media vuelta, me tuve que poner de puntillas para darle un beso en la boca mientras una de mis manos acariciaba su pene muy bien dotado de 26 cm sobre su bóxer de color blanco que estaba seguro me iba dar puro placer ya para ese momento lo tenía como si fuese de roca y lo seguí acariciando.

Lentamente baje por su velludo dorso hasta llegar a su entrepierna le baja su bóxer lentamente para dejar al descubierto su majestuosa erección, sin dudarlo aunque con un poco de temor se la agarre para comenzar a masturbarlo un poco, sintiendo su dureza, largueza y grosor, de pronto el se inclino y me susurro al oído.

-“¿Te gusta?” Me pregunto Genaro.

Casi hipnotizado por aquella barra maciza de carne ante mi le respondí.

-“Si mucho, es magnífica”. Le dije.

-“¡Qué esperas chúpala vamos!” Me dijo.        

Sin dudar abrió mi boca todo lo que pude para engullirla, se la chupe un buen rato hasta que se corrió entre gemidos y gruñidos de su parte su leche calentita quedo en mi boca mientras se la chupaba Genaro me estaba moliendo mis testículos con uno de sus grandes pies por sobre mí slip.

Después de darle mi primera mamada a mi padrastro me excito mucho por lo que mi pene se me puso dura como nunca antes, con el sabor de su semen aun fresco en mi boca el me dijo.

-“Vamos ven aquí”. Me dijo al tiempo que me jalo a la cama.
           
Me acerqué a él para rápidamente quitarme mi slip para proceder a atarme una cuerda en mis testículos y los extremos de la cuerda a la planta de mis pies lo que me mantenía con las piernas flexionadas y abiertas, me coloco también un collar al cuello con esposas que me mantenían las manos a la altura de los pezones, me sentía humillado pero al mismo tiempo muy excitado. Me agarro del collar para tomando unas pinzas para ropa me las colocó por todo mi cuerpo pezones, boca, nariz, orejas, huevos, y una en la punta de mi pene que era la que más me dolió.

Cuando termino de colocar las pinzas me queje de que dolía la pinza en el pene a lo que Genaro me miro y tiro de ella para quitarla lo que me hizo dar un grito de dolor dado que me dolió muchísimo.

-“HHHAAAAAAAYYY”. Grite.
           
Me obligo a limpiar la casa entera en aquella postura tan incómoda mientras él se quedo viendo la televisión en su habitación, al acabar fue ahí para avisar que había acabado las tareas, me miro me sonrió y se acerco a mí. Me abrazo y con su mano levanto mi cabeza se me acerco me agarro los testículos y los empezó a apretar.

-“He tenido una idea prepárate que hoy tu ano dejara de ser virgen”. Me dijo Genaro.

Para de nuevo atraerme a su gran cama, me hizo poner las manos sobre la cama para luego apoyar mi pecho sobre el colchón lo que dejo mis nalgas a su completa disposición, sentí sus grandes manos tomar mis nalgas, apretarlas con fuerzas para luego abrirlas, al tiempo que sentí su lengua comenzar a lubricar mi ano, su barba de candado me raspaba las paredes internas de mis nalgas lo que me hizo comenzar a gemir de placer como nunca antes en toda mi vida, fue un momento memorable.

De pronto Genaro saco el consolador que había comprado dado que tenía un chupón de succión en la base Genaro lo coloco en la parta baja de la cabecera casi su glande de plástico tocaba el colchón Genero me ordeno dado que quedo muy cerca de mi boca.

-“Vamos que esperas putita chúpalo como si fuese mío”. Me ordeno Genaro.

Apenas moví mi cabeza un poco para comenzar a lamber, apenas le di unas cuantas lambidas antes de metérmela en la boca, comencé a darle una mamada imaginando que era el pene de Genaro, mientras sentía como el enorme pene de mi padrastro ardiendo de lo caliente que estaba se deslizaba entre mis nalgas.

Podía sentir como el líquido que brotaba del ojo de su glande mojaba mi ano, pronto comencé a sentir como ese gran miembro comenzó a hacer presión sobre mi virginal ano, de pronto sentí una fuerte embestida que me hizo alucinar de dolor, luego otra y a la tercera sentí como mi ano se abrió por completo dando paso al enorme pene de Genaro, que entra casi hasta la mitad, la embestida fue tan fuerte que me trague el dildo que estaba chupando casi por completo.

Una nueva embestida hizo que aquel miembro entrara por completo sentí los peludos testículos de mi padrastro chocar contra mis nalgas, por instinto trate de estirar y cerrar mis piernas pero al estar atadas mi escroto, solo me hice aun más daño solo pude dar un mugido por el dildo que estaba profundamente en mi garganta ahogándome, mi padrastro viendo esto hico a mi cuerpo retroceder lo suficiente para que pudiera volver a respirar, se quedo quieto luego de eso por unos segundos antes de comenzar a moverse para comenzar con un mete saca muy lento mientras con sus manos jugaba con mis tetillas pellizcándolas fuertemente.

El dolor pronto se convirtió en placer, tanto que estaba como loco mi pene estaba duro pegado a mi abdomen babeando sin cesar liquido pre seminal, luego de 10 o 12 minutos sin siquiera tocarme me vine, lanzando cuatro poderosos chorros de mi semen que empaparon mi abdomen, mi ano se contrajo en espasmos que Genaro noto, por lo que acelero su embistes al tiempo que me dijo al oído.

-“¡Vamos goza putita, goza!” Me dijo Genaro.

Unos cuantos minutos más tarde se vino dando un gran alarido de placer mientras chorro tras chorro de su caliente como espeso semen me inundo, no saco su enorme erección de mi interior hasta que se su pene dejo de palpitar por completo al hacerlo dejo mi ano abierto por completo palpitando para tratar de cerrarse por completo de nuevo,

Estaba agotado pero muy satisfecho con el dildo aun en mi boca, quede inmóvil, respirando pesadamente, lo sentí bajar de la cama, para regresar unos instantes después, sentí cuando una de sus grandes manos tomo mi escroto para tirar de mis testículos hacia atrás con fuerza mi cuerpo se tenso de dolor y fue entonces que le escuche decir.

-“¡Una verdadera putita no necesitar de estos para disfrutar de su macho!” Me dijo Genaro.

Sin esperar a que pudiera reaccionar o moverme sentí algo filoso en la parte alta de mi escroto y de pronto todo mi cuerpo se sacudió en terribles convulsiones afectado por el más horrible de los dolores cuando mi padrastro me castro de un rápido corte con un muy afilado cuchillo despojándome de mi escroto y testículos para siempre.

Recuerdo sacudirme sin parar por espacio de unos dos minutos sintiendo la sangre correr por mis muslos también recuerdo volverme a correr hasta que todo paso cuando me desmaye al ya no poder soportar semejante dolor.

Desde aquello ya no soy el hijastro de mi padrastro soy su putita y esclava, que siempre estaba disponible para ser usada y penetrada por cualquier de sus agujeros, siempre dispuesta a darle placer que es la única manera que tengo ahora de obtenerlo también, Genaro siendo enfermero me suministra dosis de testosterona apenas mínimas para evitar que mi cuerpo se torne femenino, pero no tanto como para evitar que mi pene se encogiera y marchitara, por lo que ahora seis años después de aquel día mi pene ya no sirve más que para evacuar.

Debo decir que añoro mis días en que podía tener una erección e incluso correrme, añoro esos orgasmos sentir mi semen sobre mi abdomen pero también adoro sentir el enorme miembro viril de Genero en mis entrañas y boca, pero peor aun adoro sentir su leche en mi interior como boca que es lo más sabroso del mundo ahora para mí.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: David.G & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GEMELOS SECUESTRADOS

Soy una secuestratrix uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años......


GEMELOS SECUESTRADOS
Soy una secuestratrix uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [VIRGEN]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Soy una secuestratrix aunque no sé si el término está bien empleado, uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años y de preferencia vírgenes.

Por lo general pasaban de dos a tres años entre cada secuestro ya que debía elegir muy bien a mis victimas debía comprobar muy bien que los padres de mis victimas tuviera una buena capacidad económica, había pasado muchas semanas observando una escuela particular muy exclusiva mis objetivos eran un par de gemelos pelirrojos hijos unidos de un político en ascenso y una rica empresaria que tenían suficiente dinero para pagar por sus hijos lo que les pidiera, ambos chicos eran de 15 años y eran unos adolescentes despreocupados que iban por la vida gozando de la posición económica de sus padres.

Pero había un problema ambos chicos estaba siempre bien custodiados por cuatro guardaespaldas que los seguían a todos lados menos cuando iba a nadar, pues les prohibían la entrada a la piscina a menos que usaran traja de baño por lo que esperaban a fuera de las instalaciones acuáticas supe que ese era mi lugar para actuar me hice socia de ese club con identificaciones falsas y espere, luego cuando vi la oportunidad actué fue un miércoles los chicos acostumbraban a ir ese día al club para usar la amplia piscina como otras instalaciones porque era cuando menos gente asistía.

Aquella tarde estaba en la piscina portando un ajustadísimo traje de baño completo de esos que tienen un cierre al frente que se cierra desde el cuello hasta la entrepierna de pierna alta que ser perdía entre mis nalgas, el cierre estaba lo suficiente abierto como para dejar todo el canal que mis senos formaba entre ellos cuando los chicos llegaron a la piscina disimuladamente salí del agua, los dos se me quedaron mirando embobados pude ver como sus penes crecieron debajo de sus bañadores, solo sonreí pícaramente, me acerque a uno de ellos y sin decirle nada le planté un beso en los labios mientras una de mis manos le apretó sus huevos por encima de su balador.

-“¡Si quieren más de eso, ambos síganme!” Les dije a los gemelos con voz muy sensual.

Luego me aleje sin voltear a atrás no lo pude ver pero estoy segura que ambos clavaron sus ojos en mis firmes nalgas que se contoneaban alegremente a la vista mientras camine rumbo a los vestidores, no tarde en escuchar paso que seguían a los míos, debo decir que modestia aparte a mis 36 años un conservo un cuerpo que muchas de 20 años ya quisieran tener.

Cuando ambos chicos llegaron a donde estaba tome a uno al que se notaba más ansioso, seguramente el hermano al que no bese, al que le estampe un apasionado beso, hice que sus manos se posaran sobre mis nalgas, atraje a su hermano para los tres fundirnos en un beso en que nuestras lenguas juguetearon sin parar, aquello era rico y desee seguir pero debía actuar no tenía mucho tiempo, de entre mi traje de baño saque dos pequeñas jeringas, con las que inyecte a los desprevenidos adolescente en el cuelo dos segundos después estaban en el puso sin sentido.

Con la ayuda de un monta cargas (diablito) portátil que lleve en mi maleta simulando ser ropa, pude sacar los cuerpos inertes de ambos chicos hasta mi auto luego conduje, para cuando los guardaespaldas se percataran de la desaparición de los dos hermanos ya estaría en el lugar donde iba a estar con mis dos nuevas víctimas, ya en mi “guarida”, hice un video con los dos gemelos inconsciente tan solo vestidos con sus pequeños bañadores tipo speedo de color azul cielo, por supuesto modifique la voz por medios electrónicos para que pareciera la voz de hombre.

Luego que mande el video a sus padres usando un mensajero privado, solo me quedo esperar, un tiempo prudente calculando que dicho video llegase a manos de sus padres, hice la llamada y exigí una buena suma de dinero por ambos, por supuesto su padre se negó siendo uno de los políticos que mas estaba luchando contra el secuestro no esperaba otra respuesta por lo que me alegro al escuchar esta respuesta ya que me daba la oportunidad de mucha diversión algo que por supuesto deseaba desde hacía mucho tiempo, solo me resto esperar a que despertaran ambos.

Mientras tanto me a poner un traje de cuero con un cierre que iba desde mi escote hasta mi entrepierna una peluca pelirroja y unos lentes de sol oscuros, una vez preparada coloque a ambos chicos en la posición que deseaba que se encontraran cuando despertaran a uno de ellos luego de amarrarlos muy bien con sus piernas flexionadas hacia atrás de su cuerpo lo mismo que sus brazos, lo levante en el aire, dada la posición en la que quedo su bañador se perdió entre sus blancas como firmes nalgas, aquella visión hizo humedecer el interior de mi vagina. 

Por otro a su hermano lo senté sobre un cómodo sillón de piel de color amarrillo en donde por medio de correas de cuero lo deje totalmente inmovilizado, pero por precaución le amarre antes sus manos a la espalda, a él también lo amordace, luego fue por un carrito en cuya parte de arriba tenia puesto en orden un buen numero de juguetes sexuales entre otras cosas que iba a usar con ellos, coloque las cámaras en posición y cuando comenzaron a despertar las encendí para que grabaran lo que iba a pasar a continuación algo que sus padres debían disfrutar.

Los adolescentes no tardaron en darse cuenta de la situación en la que estaban lo que los hizo entrar en pánico casi de inmediato, el que no estaba amordazado que era el que estaba suspendido en el aire me dijo con un tono de lo más molesto y altanero que me hizo enojar mucho de solo escucharlo.

-“¡Maldita suéltanos o nuestro padre te matara!” Dijo uno de los gemelos.

Era obvio que dada la burbuja en la que estaba viviendo que no entendía la situación en la que estaba y mucho menos comprendía que la que mandaba era yo y ya no ellos como seguramente estaban acostumbrados.

Sin decir nada me acerque al gemelo en el sillón amarillo para darle no una sino tres fuertes cachetadas en su bello rostro que de inmediato me valieron una réplica grosera por parte de su hermano.

-“Maldita no le hagas daño, infeliz no sabes con quienes estas tratando”. Dijo el gemelo.

Me acerque a donde estaba colgado para tomar su paquete que se marcaba muy bien en su apretado bañador con una de mis manos para decirle mirándolo a los ojos.

-“La que manda ahora soy yo, malcriado, hare lo que me plazca con ustedes”. Le dije.

El adolescente apretó los dientes e intento no gritar por el dolor que le estaba provocando al apretarle sus huevitos con mi mano por encima de su bañador, pero por más que lo intento no pudo evitar que de él brotara una muestra de dolor.

-“AAAAAAAAAHHHYYYYY”. Grito el gemelo.

La expresión en su rostro fue de alivio cuando solté su entrepierna para ir hacia el carrito del que tomo un delicada pluma de ganso con la que me acerque a su hermano en el sillón pasándomela por todo mi cuerpo, al llegar en donde estaba comencé a pasar la pluma por su cuerpo especialmente sobre sus tetillas y bulto en su entrepierna, su pene no tardo en comenzar a crecer hasta quedar en completa erección que no solo fue evidente para sino también para su hermano.

Deje la pluma para tomar una pequeña tijera del carrito con la que corte las partes laterales de su bañador, que luego jale con fuerza con una de mis manos dejando desnudo al adolecente hice lo mismo con su hermano colgado, dejando a los dos desnudos, sus rostros estaban rojos intensamente de la vergüenza de verse al desnudo ante una mujer.

Pero sus ojos de ambos se abrieron grandes cuando me baje por completo el cierre al frente de mi prenda, para comenzar a despojarme de la misma, quede apenas portando una muy diminuta tanga de color azul, con mis senos al aire, mis pezones estaban duro en erección total de lo excitada que estaba, fue entonces que les pregunten.

-“¿Son vírgenes verdad?” Fue mi pregunta.

Aunque no obtuve respuesta era evidente que lo eran las tremendas erecciones que presentaban ambos incluso con sus prepucios corridos hacia atrás de sus glandes solo reí con malicia al ver su penes de 13 o 14 cm de largo.

Tome otra dijera de la mesita y les dije a ambos mientras abría y cerraba las cuchillas de la tijera frente a mí, de forma muy maliciosa.

-“Hoy los voy hacer hombre pero también eunucos” Les dije.

Ambos se miraron sin saber lo que era un eunuco, reí, al pensar que pronto lo sabrían, procedí primero con el chico en el sillón tome su pene para estirar su prepucio lo más que pude cubriendo su glande en el proceso, coloque las afiladas cuchillas de la tijera lo más cercano que pude a la punta de su glande y procedí a cortar, el cuerpo del adolescente se estremeció de dolor.

Gritaba pero la mordaza evito que sus gritos  se escuchan a toda potencia la sangre broto escurriendo por su pene hasta sus testículos el vello púbico en ambos era escaso casi eran totalmente lampiños, apenas acabe con el primero pase con el otro dejando al chico en el sillón retorciéndose de dolor, su hermano al ver aquello y ver que estaba por hacerle lo mismo comenzó a llorar sin control y para cuando tome su pene comenzó a suplicar.

-“NO, NO POR FAVOR NO LO HAGAS, JURO QUE SERE BUENO…” Decía.

Pero no deje que siguiera sus patéticas suplicas corte su prepucio incluso aun más ajustado que lo hizo con su gemelo, el grito desgarrador que dio fue notoriamente grande, las gotas de sangre comenzaron a gotear de su pene en erección casi de inmediato, ahora con ambos circuncidados era la hora de obtener algo de placer para mi, con mi vagina y tanga muy empapadas de mis jugos fue hasta el gemelo en el sillón.

Me monte a horcajadas sobre el adolescente coloque con la ayuda de una de mis manos su pene entre mis mojados labios vaginales lo restregué entre ellos unos segundos manchándome de su sangre, antes de colocarlo en la entrada de mi vagina, para luego solo dejarme caer, su pene entro en mi por completo sentí sus testículos revotar contras mis nalgas, gemí aunque el adolescente no estaba para nada gozando no con su reciente circuncisión.

Comencé a moverme sintiendo como su pene entraba y salía de mi vagina, mis juegos bañaros su pene descendiendo hasta sus testículos, aquello duro seis o siete minutos antes de comenzar a sentir como su pene comenzó a tener fuertes espasmos, por lo incremente el ritmo de mis sentones.

No tarde en sentir el gran choro se semen disparado desde su pene inundar mi vagina, fueron cinco, que salieron con gran fuerza, me causo gran placer pero no llegue al orgasmo, me desmonte del chico para ir hacia su hermano, hice que su cuerpo descendiera un poco para que su pene quedase a la altura de mi vagina.

Me incline un poco hacia adelante su pene quedo entre mis nalgas, moví cuerpo un poco tome su pene e hice que me penetrara de una sola vez, el adolescente cuyo pene aun sangraba no dio un alarido de placer sino de dolor, sin embargo sus gritos lejos de hacerme desistir me excitaron aun más de lo que ya estaba.

Con mis manos movía su cuerpo adelante y atrás sintiendo como sus testículos chocaban con mis labios vaginales de ven en cuando me masajeaba mi glande mi tanga solo la había ladeado un poco por mi nalga derecha pero su pene entraba sin dificultad alguna, me estuvo penetrando por espacio de 7 o 8 minutos creo yo que la posición ayudo a que el adolescente aguantara un poco más que su gemelo, pero también su pene comenzó a latir con fuerza.

Llegue a un fuerte orgasmo con las paredes de mi vagina contrayéndose con fuerza, sobre su pene que no dejaba de latir lo que hizo que seis potentes descargas fuesen expulsadas de su erección entre alaridos de su parte tanto de placer como de dolor por igual.

Luego con mis piernas temblando producto de mi orgasmo me separe de él, cuando su pene salió de mi interior un gran chorro de semen mezclado con mis jugos broto de mi vagina para caer al suelo l tiempo que se escucho un sonoro (PLOP), que me gusto.

Con mis piernas aun temblando fue hasta la mesita y tome un tijera grande con las cuchillas muy afiladas una tijera especial hecha con acero quirúrgico, con ella me dirigí al gemelo en el sillón, sin más tome su escroto coloque la tijera en lo alto y se lo corte de un solo tijeretazo los ojos del adolescente se pusieron en blanco con su pene lanzando un fuerte y gran chorro de semen, para luego desmayarse, con sangre bañando su muslos.

Coloco que escroto cercenado en la mesita y fui hacia su hermano, que en pánico total trato de soltarse lloraba y suplica para cuando tome su pene con una de mis manos, con la tijera ensangrentada como manchada por el semen de su hermano aun, se la puse en los labios al tiempo que dije.

-“SSSHHHHH, silencio será rápido” Le dije.

El se me quedo viendo en terror absoluto y sin darle tiempo a reaccionar le corte su pene semi desinflado, el adolescente puso los ojos en blanco al tiempo que dio un fuerte alarido, la sangre salió con fuer roció mezclándose con su semen antes de desmayarse.

Tome su pene recién cortado aun sangrante, el escroto con los testículos de su hermano aun dentro, para colocarlos en una caja que envié a sus padres con el video de todo aquello advirtiéndoles que de no recibir el pago en el plazo que ahí marcaba aquellos seria una insignificancia a lo que les iba a hacer a sus hijos.

Mientras esperaba me divertí torturando a ambos, despojándolos de sus virginidades anales, la única manera que tendrían desde ese momento de obtener placer por el resto de sus días, el pago llego y los libere, como prometí, ahora solo tengo que esperar a que llegue la hora de que de nuevo consiga un par de gemelos para mas diversión y ganancias.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GARRAS EN VEZ DE UÑAS

Con 24 años era un hombre ya independiente me mude a otra ciudad lejos de mis padres y amigos para hacer vida, sin que nadie me dijera nada, desde la adolescencia que tuve mis primeras relaciones sexuales me gusto ser dominado cuando alcance la adultez deseaba ser usado, humillado y sentir dolor que por extraño que parezca también me provocaba mucho placer fue de esa manera que un día buscando en la Internet me encontré con aquel club Femdom BDSM......


GARRAS EN VEZ DE UÑAS
Con 24 años era un hombre ya independiente me mude a otra ciudad lejos de mis padres y amigos para hacer vida, sin que nadie me dijera nada, desde la adolescencia que tuve mis primeras relaciones sexuales me gusto ser dominado cuando alcance la adultez deseaba ser usado, humillado y sentir dolor que por extraño que parezca también me provocaba mucho placer fue de esa manera que un día buscando en la Internet me encontré con aquel club Femdom BDSM.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 24 años era un hombre ya independiente me mude a otra ciudad lejos de mis padres y amigos para hacer vida, sin que nadie me dijera nada, desde la adolescencia que tuve mis primeras relaciones sexuales me gusto ser dominado cuando alcance la adultez deseaba ser usado, humillado y sentir dolor que por extraño que parezca también me provocaba mucho placer fue de esa manera que un día buscando en la Internet me encontré con aquel club Femdom BDSM, que para mi sorpresa estaba en la ciudad cuidad donde vivía en ese momento.

En aquel momento tenía 24 años, aquel club era un bar solo mujeres con membrecía podían entrar, los hombres les servían de diversión, los más veteranos eran usados para dar show en el escenario tipo SM o BDSM, incluso de CBT, pero los novatos como en mi caso debíamos atender las mesas a modo de mesero, primero con una micro tanga de látex color rojo, que dejaba nuestras nalgas al descubierto, luego desnudos pero para eso debíamos tener mínimo un año en el club, luego pasábamos a las sesiones privadas y los más veteranos con 3 o más años en el club pasaban a los show

Pero si llegabas a los 4 años siendo parte del club podías llegar a sesiones privadas con alguna de las “Diosas”, como eran llamadas las mujeres más bellas pero más crueles del club, por supuesto desde el principio me hice la meta de llegar a ese nivel, comencé atendiendo mesas, luego pase por las sesiones privadas algunos de los mejores años de mi vida en la que sufrí mucho dolor pero disfrute como nunca, luego fui una de las estrellas más aplaudidas en los show en tarima y a los 28 años por fin se cumplí con mi meta.

Aquella tarde la administrado del club mejor conocida como Ama Tina me marco, estaba saliendo del trabajo era viernes y casualmente pensaba dirigirme al club luego de tomar un baño, ella me informo de Ama Zafira me había solicitado para una sesión esa misma noche por lo que se me requería en el club a eso de las 7:30 PM a más tardar, le dije que ahí estaría sin falta para cuando colgué el teléfono mi corazón latía muy fuerte, mi pene estaba en erección total, pues aquella noticia me excito como pocas veces en mi vida.

Conduje a casa lo más aprisa que pude y me di un buen baño, me rasure todo vello que pudiera tener en mi cuerpo incluido el vello púbico, debía estar lo mejor presentable posible no solo iba a conocer a una de las “Diosas” del club sino a la “DIOSA”, la Ama más temida y deseada por todos los sumisos del club tenía fama de ser la más cruel y convertir hasta el objeto mas inofensivo en algo muy doloroso, deseaba estar bajo su control estaba muy nervioso cuando llegue al club, Ama Tina me esperaba y me condujo hasta uno de los salones privados del club, donde me ordeno desnudarme.

Antes de quitarme mi ropa interior Ama Tina me hizo firmar algunos documentos que todos los miembros hombres que llegaban al nivel en el que estaba por entrar debían firmar, tal vez debí leerlos pero simplemente la emoción me hizo firmarlos sin más, luego que firme todo lo que ella me indico termine desnudarme, Ama Tina me entrego una tanga de látex color rojo, como la que usaba cuando era un novato en el club ponerme esa ajustada prenda que dejaba mis firmes nalgas al descubierto me hizo tener tantos recuerdos.

Pero fue rápidamente sacado de ellos cuando Ama Tina me hizo arrodillas me coloco un collar diferente al usando hasta ese momento coloco unos grilletes unidos por una rígida como fuerte barra de acero entre ellos que mantenía mis manos por detrás de la espalda separadas, unió por medio de un gancho de seguridad a un anillo que colgaba de mi collar por detrás a la pared mi cuerpo quedo ligeramente inclinado hacia atrás, luego de comprobar que estaba bien sujeto ella se marcho no sin antes decirme.

-“¡Espero que lo disfrutes mucho!” Ella me dijo sonriendo con malicia antes de irse.

Como media hora más tarde, ante mi apareció Ama Zadira, lucia espectacular con sus lindos senos al aire, portaba un corset que le dejaba a la vista su lindo ombligo, completaba su atuendo un par de medias que se unían a su tanga negra, para rematar un par de altos tacones rojo con negro que hacían lucir sus esbeltas piernas más largas de lo que ya eran, su cabello rubio que le legaba hasta sus senos se movía tan eróticamente mientras camino hasta donde estaba que sin notarlo mi pene se puso rugido por completo.

Por supuesto aquella insolencia por parte de mi pene no paso desapercibida para Ama Zafira, Ella comenzó a acariciar mi mejilla derecha su mano sobre mi cara solo hizo que mi pene sin darme cuanta cuan siquiera tuviera dos fuertes espasmos que lo hicieron rebotar hacia arriba, en ese momento sentí el largo como fino tacón que ella portaba sobre mi erección acariciándolo, continuo con eso por algunos segundos hasta que ella me dijo mirándome fijamente a los ojos con sus lindos ojos azules.

-“Parece que necesitas ser no reeducado para llegar debías saber cuál es tu lugar, creo que merecer un castigo ejemplar por esta osadía de tu parte”. Dijo Ama Zafira mirando mi pene.

Fue cuando sentí la terrible patada en mis huevos que me di cuenta de mi erección algo que hacía mucho no me pasaba si no recibía la aprobación de mi Ama en turno, trate de disculparme sabia que aquello era una falta grave para cualquier sumiso pero juro que no se que lo que me paso al ver a esa bella mujer, pero apenas y abrí la boca me fue colocada una mordaza de bola en ella para después, colocarme una venda en los ojos que me dejo en una oscuridad total.

Podía sentir las gotas de sudor correr lentamente por mi cuerpo, acariciando mi piel sin vello alguno, las sentía correr por y entre mis duros pectorales por mis fuertes brazos que de alguna manera me imagine debía excitar a Ama Zafira sin imaginar que estaba por entrar al mismo infierno de la manos de sus bellas como suaves manos, que pronto sentí recorrer cada una de mis nalgas con aquellas manos, acariciándolas sin tapujos mientras su lengua jugaba con algunas gotas de sudor que bajaban por mi espalda, provocándome reflejos a mi cuerpo pero no podía hacer nada al respecto.  

Las manos de Ama Zafira subieron y bajaron por todo mi cuerpo que se resistía a sentir placer, a gozar las caricias mal intencionadas pero a las que mi cuerpo reacciono muy a mi pesar, de una fuerte manotazo me arranco mi única prenda desgarrando el látex, entre sus manoseos a mi cuerpo la escuche decirme.

-“¡Que hermoso animal tus pectorales son magníficos, lo mismo que tu abdomen, coronando por este pedazo de carne, la máxima fuente de placer, para un macho que es la única forma de obtener por lo menos eso creen!” Dijo Ama Zafina pasando su mano por mi erección     


A mis 28 años mantenía buen cuerpo, con unas piernas bien trabajadas que hacían mucho más atractivas mis nalgas que tentaban a ser golpeadas una y otra vez mi pene se mantenía rígida entre esos poderosos muslos era envidiable pero ella tenían sed de otra cosa.       

Me repetía mientras seguía siendo manoseado una y otra vez -¿Por qué a mí?- mis nervios me habían traicionado de la por forma posible, Zafira se alejo un momento lo permitió a mi pene bajar poco a poco fue perdiendo su dureza lo que fue un alivio cuando estuvo complemente desinflado de nuevo sentí sus manos recorrer mi cuerpo.

Pronto sentí la primera gran palmada sobre mis nalgas que resonó en toda la habitación, luego treinta o cuarenta más que dejaron mis nalgas al rojo vivo, luego sus manos recorrieron mis nalgas, las besó, mordió y chupo disfrutando del sudor y aquel olor que brotaba no le basto solo eso, metió su lengua entre mis nalgas aquel olor me pareció que volvía loca a Ama Zafira.     

No tarde en sentir los placeres del beso negro, pero no se permitía disfrutar, su concentración estaba en no hacer notar que aquello le gustaba que aquello le estuviera excitando me repetía una y otra vez, tratando de pensar en cosas desagradables mientras sentía una húmeda lengua recorrer los pliegues de mi ano.   

-“Que no se me pare por favor”. Pensaba una y otra vez.

Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo que por supuesto no paso desapercibido para ella, mi cuerpo no haciendo caso a mis suplicas mentales a los pocos minutos mi pene pedía a gritos algo de atención estaba imponente mirando hacia el techo resaltando sus gruesas venas y aquel glande color vino tinto semejante a un hongo.  

-“¡Dios! Que rico”. Pensé.

No tarde en sentir unos dedos llenos de saliva entrando y saliendo una y otra vez, dando vueltas y acariciando en lo posible las paredes de  mi ano que reaccionaba a los tratamientos profesionales con saliva, nunca pensé sentir tal placer de esa forma mientras tanto una mano tomo mi pene que no tardo en comenzar a babear liquido pre seminal, un pequeño hilillo transparente colgó de mi pene que gritaba por recibir aun mas placer, sin embargo solo la yema de un dedo pasaba en busca de la ración de pre semen que luego se dirigía a la boca de su dueña.       

Lengua, dientes, manos recorrían mi cuerpo dejándome luego vi moretones, pequeñas heridas, saliva y una sensación de placer que cada vez me volvían más excitado, por instinto trataba de liberar mis manos pero era imposible, los intentos fueron inútiles respiraba pesadamente tratando de calmar mis ansias de placer  aquello duro no se cuanto quizás un par de horas, no lo sé perdí totalmente la noción del tiempo cuando ella por fin se aparto de mi dejando mi ano palpitando bien abierto por sus dedos, cada que pensé que me iba a dejar correrme me daba un terrible apretón en los huevos que me hacia retorcerme de dolor.

De pronto sentí como unas garras no uñas tomaron la parte superior de mi escroto, para jalarlo hacia abajo todo mi cuerpo se tenso al tiempo que sentí que otras garras se medio clavaron en mi pene en erección, el dolor era intenso pero tan pronto como las garras en mi pene se posaron en el, se marcharon al poco rato sentí como algo llenos de afilaros pinchos como si fueran tachuelas rodeo la estirada piel del cuello de mi escroto, escuche un pese al dolor un sonoro “CLICK”.

No tarde en deducir pese a no poder verlo que era alguna clase de anillo metálico que fue colocado en mi escroto con pinchos afilados en la parte interna, que no tardaron en comenzar a clavarse en la delicada piel de mi escroto, no paso mucho tiempo hasta que de nuevo sentí esas garrar, tomando mis huevos y pene, súbitamente las garras que se deslizaba con por mi pene lo dejaron para posarse sobre mi tetilla izquierda que sentí pellizco, lo que me hizo gritar y sacudirme de dolor aunque el grito fue apagado por la mordaza que tenia.

Pero aquel dolor no fue nada aunque fue bastante intenso casi parto la mordaza en dos de lo fuerte que la mordí, lo que siguió me hizo perder el conocimiento por unos segundos cuando aquellas garras me arrancaron mi pezón izquierdo por completo de una sola vez, el dolor fue insoportable, me desmaye sintiendo como la sangre corría mi abdomen fue simplemente brutal.

Me regreso de la inconsciencia el sentir un terrible dolor cuando aquellas garras se clavaron profundamente en mi pene, aquello hizo que todo mi cuerpo se tensara al máximo el sudor mezclado con adrenalina que expelía a raudales para ese momento corría en grandes cantidades por mi cuerpo.

Aquel dolor era por mucho lo peor que había sentido en toda mi vida, pero aquello no fue lo pero tanto dolor me hizo sentir también mas excitado que nunca antes y sin que pudiera contenerlo mi espeso semen acumulado de una semana broto, con fuerza de mi pene, impactando sobre la pierna derecha de mi ama que me lo dijo, en tono molesto.

-“Maldito perro como te atreves a manchar mi pierna de tu escoria”. Dijo Ama Zafira.

La mezcla de dolor con mi el placer de mi orgasmo me hizo sentir como nunca antes sin pensar que aquella sería la última vez que podría venirme de aquella descomunal manera por el resto de mis días, Ama Zafira enfurecida tomo mi escroto con sus terrible uñas que se sentían en verdad como afiladas garras mientras que me decía en un tono de voz que denoto su enojo.

-“Espero que gozaras de tu corrida perro porque será la última de tu perra vida”. Dijo Ama Zafira.

Negué con la cabeza tratando de explicarle que fue un accidente pero en ese mismo momento todo mi cuerpo se tenso al sentir que mi cuerpo fue envuelto en llamas, cuando sus uñas se clavaron por debajo del anillo de metal colocado en mi escroto, profundamente, tanto que sentí como la sangre comenzó a gotear de mi escroto, el dolor fue brutal y a los pocos segundos se incremento algo que no creí que fuera posible cuando Ama Zafira sin compasión alguna me arranco mi escroto con mis huevos en él, convirtiéndome en un eunuco para el resto de mis días.

El dolor fue inmensamente indescriptible escuche el anillo metálico en mi escroto golpear el suelo antes de desmayarme, ya no supe más, me desperté en un hospital con Ama Tina a mi lado a penas despertar me dio la noticia de mi castración que me dejo en shock pero también añadió que según lo firmado por mi esa moche no tenía derecho a reclamar nada, sin embargo el club me ofrecía una membrecía vitalicia sin cobro alguno y una buena suma de dinero por mi perdida, luego me descubrió para ver mi pene en erección que tomo con su mano para luego llevárselo a la boca.

Me dio la que a la postre sería la última mamada con mi pene en erección de mi vida, me la estuvo chupando hasta que me vine aunque no fue el espeso liquido blanco al que estaba acostumbrado lo que broto de mi pene sino un liquido claro que sin embargo Ama Tina se bebió en gran medida, luego me beso en los labios y se marcho.

Ahora visito el club y tengo algunas sesiones privadas a algunas mujeres les gusta divertirse con un eunuco sabiendo ya hagan lo que hagan no pudo tener una erección de manera natural de Ama Zafira no volví a saber nada pero aun hoy sueño aquellas Garras que tiene en vez de uñas.          

http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GÁRGOLA

Sentado en aquel lugar que se promocionaba virtualmente como “antro extraño por la noche”, escondido detrás de una galería de la concurrida avenida trataba de disfrutar esa noche luego de tanto tiempo siendo de piedra. Intentaba ver cualquier cosa, me servía como excusa para seguir disfrutando. Un hombre musculoso con camisa sin mangas atendía la barra, haciendo una mueca idiota con su boca cada vez que le tocaba saludar a algún caballero......


GÁRGOLA
Sentado en aquel lugar que se promocionaba virtualmente como “antro extraño por la noche”, escondido detrás de una galería de la concurrida avenida trataba de disfrutar esa noche luego de tanto tiempo siendo de piedra. Intentaba ver cualquier cosa, me servía como excusa para seguir disfrutando. Un hombre musculoso con camisa sin mangas atendía la barra, haciendo una mueca idiota con su boca cada vez que le tocaba saludar a algún caballero.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Sentado en aquel lugar que se promocionaba virtualmente como “antro extraño por la noche”, escondido detrás de una galería de la concurrida avenida trataba de disfrutar esa noche luego de tanto tiempo siendo de piedra. Intentaba ver cualquier cosa, me servía como excusa para seguir disfrutando. Un hombre musculoso con camisa sin mangas atendía la barra, haciendo una mueca idiota con su boca cada vez que le tocaba saludar a algún caballero.

Le pedí un mojito y me dio dos, esa era la promoción permanente del local. En una de las mesas del fondo un grupo de hombres de camisa, corbata y zapatos lustrados cada cierto rato se reían explosivamente, recordando tal vez alguna antigua y repetida anécdota laboral. El ruido del choque de copas y vasos se mezclaba con antiguos hits de Depeche Mode, Erasure y Eurythmics. No pude escribir más que un par de líneas. Solo pensaba en unos brazos grandes y velludos que me aprisionaran por la espalda, una respiración agitada en el cuello y vellos barba rozándome los hombros, tal como había pasado con un masajista durante esa misma tarde. No deseaba escribir. Pagué y salí sin despedirme.   

Caminé un rato por la avenida que había cambiado mucho desde la última vez que la recorrí con sus autos de formas extrañas, a un lado de la ribera del río. Sin detenerme por nada en particular, observe dentados en algunas bancas, apoyados en un árbol o apoyados en la verja se encontraban aquello hombres que deambulan por la ciudad cuando cae la noche, aquello aun no había cambiado pensé, moviéndose sin rumbo y alejándose siempre de la luz. Pasé cerca de uno de ellos, retrasé un poco el paso y busqué su mirada. Me miró de reojo por un instante. Caminé un poco más y me di la vuelta. El individuo se había acercado a un árbol para orinar, mirándome mientras sacaba su pene del pantalón. Terminó y se mantuvo ahí, moviéndolo de un lado a otro, en círculos, hacia arriba y abajo mientras miraba concentrado sus maniobras y me mordía los labios.

Me hizo un gesto con la mano y al segundo ya se lo estaba chupando. Estando ahí me preguntaba por qué lo hacía. Me lo saqué de la boca y miré hacia arriba: vi un rostro desfigurado, con los ojos inyectados en sangre y la piel llena de cicatrices. Seguí mamando al monstruo, pero a los pocos segundos me levanté y me despedí diciéndole que en realidad solo estaba de paso. “No, quiero tocarte”, expresó rompiendo el silencio con una voz que asemejaba a un infante, mientras una mano firme y peluda me intentaba agarrar el pene. Le di un no rotundo y continué mi camino.   

-“No lo pienses tanto, bonito”, me dijo el masajista luego de darme un último beso al salir de su departamento en el centro.

Detectó que los dolores en mi espalda venían de la mente.

-“¿Estás enfermo de algo?” Me preguntó mientras pasaba sus manos por mis escuálidas piernas.
-“No lo sé”. Le repliqué.

Me pidió que me girara para darme la última parte del masaje. Me empezó a masturbar. Yo quería tocarlo, lamer su cuerpo, pero eso no estaba incluido en el servicio. Era un poco menor que yo y tenía buen físico pero unos ojos apagados, que igualmente me parecían atractivos. Como no lograba eyacular, empezó a respirar agitado en mi oído y besarme el cuello. Sentía mucho placer, pero no lograba acabar. En un momento nuestros labios estuvieron tan cerca que nos empezamos a besar. Él se subió a la camilla y me abrazó mientras hundía su nariz en mi nuca.

Unos mensajes por Whatsapp fueron los que interrumpieron la escena. Me incorpore a contestarlos y con eso ya se daba por terminado nuestro encuentro. Volví a recordar su beso de despedida cuando me di cuenta que había caminado hasta un enorme parque, cerca de un gran teatro. Me senté en uno de los bancos donde las señoras de las cercanías descansan por las tardes con sus perros y las jóvenes parejas hacen una pausa con sus hijos que comen algodones de azúcar. Estaba frente a un museo, al lado de una escultura gigante con diversos seres alados.

A mi lado se sentó un ser alto, de canas y de severa expresión. Me preguntó qué hacía. Le dije que simplemente caminaba.

-“Quiero que me den una mamada”, dijo de pronto.
-“Feliz lo haría, pero aquí no se puede”, le respondí.

Propuso ir a casa que quedaba a la vuelta. Terminé aceptando. Era un inmueble antiguo y espacioso que quedaba al frente al parque. Llegamos a su habitación, se quito la ropa y se acostó en la cama, a la vez que buscaba una caja de cigarrillos en la cómoda. Le mire fumando mientras pasaba mi lengua por todo su envejecido cuerpo.       

-“¿Te gusta hijo mío?”, expresó de pronto.      
“Sí, me encanta”. Le dije. 
-“¿Te gusta chuparla?” Pregunto.           
-“Sí”. Le respondí. 
-“¿Sí qué? Señaló cortante.          
-“Sí, papi”. Dije complaciente.    
-“Muy bien mi niño lindo, ¿quién manda aquí?” Dijo después.       
-“Usted, papito”. Fue mi respuesta.        

-“Soy suyo, tócame”. Le dije mientras me abría de piernas y le mostraba mi ano.           
“Te quiero, hijo mío”. Me dijo pegándome fuerte en las nalgas.      

Seguí dándole una mamada por un rato más hasta que su pene empezó a convertirse en una masa amorfa, cada vez más insignificante. Se había quedado dormido. Me quedé ahí un poco más, pero luego preferí vestirme. Pensé en robarle algo de su habitación, en compensación, pero solo vi cuadros de caballos, cruces, libros cristianos y fotografías antiguas. Lo desperté para que me fuera a despedir, nos despedimos dándonos la mano. 

Llegué hasta una calle céntrica donde un tipo venía atravesando la calle. No me atreví porque sabía que los vehículos descienden de imprevisto por aquella curva. Pasó por mi lado y me tocó la entrepierna, diciéndome fugazmente que tenía que cruzar. Me di vuelta y lo observé. Joven, cabello negro peinado hacia arriba, buen cuerpo. Muy penetrable. Me preguntó con voz de ebrio si tenía un cigarro, pero le dije que no fumaba de eso. Le ofrecí algo más y pareció especialmente emocionado. Fuimos a una parte más escondida y comenzamos a fumar. Se voló al instante elogiándome a cada rato lo que le había convidado. Caminamos un poco más y le dije que me gustaba recompensar a la gente de mi agrado. Respondió que entonces también tenía que recompensarme de algún modo.      
     
Con descaro le miré el bulto del pantalón. Se dio cuenta y me sonrió. Le dije que pasáramos a un motel, que pagaba. Justo andaba con un billete de 10 en el bolsillo. Llegamos y entramos, en el cuarto piso de un pequeño edificio ubicado al lado de un café. En la última puerta había que tocar un timbre. El piso parecía imitar al mármol, una pequeña pileta de piedra se emplazaba en uno de sus rincones y las paredes tenían grandes espejos circulares con marcos dorados. El lugar era atendido por unas amables señoras, algunas ya muy ancianas a una de ellas la conocí de joven cuando ayudaba a su madre en ese mismo lugar, quienes eran las encargadas de limpiar las sábanas de los fluidos esparcidos por gente promiscua.

Llegamos a la habitación y él se acostó tapándose los ojos con los brazos. “Estoy muy contento”, señaló entre confundido y agradecido. Apagué la luz y me encargué de desvestirlo lentamente. Luego mi boca se encargó de recorrerlo por completo. Saboreando su pedazo de carne, lentamente, para después de golpe llevarlo hacia el fondo de mi garganta, donde el hombre aprovechó de presionar con fuerza con una de sus manos en mi nuca, tan fuerte hasta sentir ganas de vomitar, no de asco sino porque ya no pude respirar, comenzó a doler, sientes que un líquido más espeso se empieza a acumular en tu interior, y las arcadas son cada vez más intensas. Me pregunto si me gustaba, le dije que me encantaba, como siempre.           

Estuve también por un buen rato chupando sus peludos testículos hasta que decidí seguir bajando. Le pasé la lengua lentamente por su ano y fui entrando entre sus paredes de a poco. Comenzó a gemir, en tono grave, alargando cada sonido. Todo eso lo hacíamos no estando completamente despiertos. De repente, me tomó de la cintura para introducir su pene erecto, acto que me sacó del estado de ensoñación en que me encontraba para llevarme al dolor placentero. Su virilidad me hacía enloquecer. Sentía su barba cálida cuando nos decidimos a besarnos. Después de un rato acabó y se quedó dormido.         

Me quedé en silencio, en posición fetal. Luego lo abracé y cerré los ojos pensando en que en ese mismo lugar había estado hace tiempo con Vicente, un día en que después de hacer el amor lloramos ante la posibilidad de perdernos mutuamente (cosa que sí ocurrió finalmente). Recordé que era invierno y que solo llegábamos ahí para poder abrazarnos y hacernos cariño debajo de las usadas frazadas. Yo le prometí que nunca lo olvidaría (eso sí lo cumplí). Me acosté en el pecho del desconocido, mientras me cubría con uno de sus brazos. Despertamos con el sonido del teléfono al lado de la cama, donde una de las señoras nos avisaba que ya se habían cumplido las tres horas. Entré al baño y me lavé la cara. Me vi al espejo y me encontré delgado en extremo. Cuando salí el hombre ya se había ido.        

Bajé y volví a caminar por la calle desviándome en dirección al lugar más alto que ubique. Mientras subía veía a hombres escondidos entre los árboles, detrás de los basureros con el insigne logo de la municipalidad y las esculturas de piedra. En una parte más peligrosa hice también uso de las manos para continuar. Me vi sentado en el pasto con mi antiguo amor, cuando lo observaba por horas pensando en que me encontraba frente a la persona más hermosa de este planeta. Me vi besándolo con ternura, tomarle las manos y acariciarle el cabello. El sonido de cascada me hizo regresar a la realidad.

Caminé a duras penas y llegué hasta la torre más alta, donde el viento me golpeaba con violencia a la cara. Allí arriba se veía, en las escalinatas de piedra, entre los matorrales, atrás de un negocio, a hordas de hombres entregando cada parte de sus cuerpos a algún solitario compañero. Uno de ellos se acercó introduciendo al segundo su miembro erecto en mi boca. Me sumergí entre sus vellos sudorosos. Luego llegó otro, con el pene más grueso y húmedo, quien mientras me lo metía en la boca comenzó a besarse con el otro sujeto. Sentí que por detrás alguien me estaba bajando el pantalón, escupiendo en uno de sus dedos para introducirlo en mi ano.

Después ya no tenía uno de mis zapatos porque otro hombre me estaba lamiendo los pies. Cada vez aparecían más y más penes, manos, culos y bocas por todo mi cuerpo. Pasaron los minutos y mientras cerraba los ojos escuchaba masculinos gemidos, para luego sentir chorros de semen caliente que caían sobre mí.      

Lo último que recuerdo es haber esbozado una sonrisa antes de sentir cómo todos mis músculos comenzaron a apretarse con violencia. Las caricias se detuvieron. Escuché unos gritos previos a que sintiera que me daban vuelta con violencia, me despojaban de toda la ropa y me separaban las piernas. Sentí una lluvia de escupitajos y orina caliente sobre mi cuerpo. Entre confundido y extasiado, vi mi sombra en el reflejo del suelo formado por la luna. Me hicieron palanca en una de mis extremidades hasta que cedió, me arrojaron piedras por la espalda y marcaron mi desnudez con cigarrillos encendidos.

Uno aquellos hombres e atravesó el ano con un palo largo y afilado, repetidas veces mientras mis gritos eran apagados entre varias manos. La sangre comenzó a descender a raudales por las escaleras del edificio hasta la siguiente planta, luego sentí que alguien tiro de mis huevos con fuerza, y luego sentí como usando una afilada navaja me los arrancaron castrándome en el acto, mi grito fue ahogado por la mano en mi vida y luego me desmaye por el terrible dolor que estaba sintiendo.

Antes de perder el sentido por completo sentí como algunos de esos hombres se vinieron sobre mi cuerpo entre gemidos y gruñidos de placer. Los primeros rayos del sol aparecían en el horizonte cuando me desperté, apenas pude subirme mi pantalón cuando los rayos del sol tocaron mi rostro petrificándolo de inmediato.

El resto de mi cuerpo corrió la misma suerte, quedando petrificado buscando abrocharme el pantalón y tomándome de la entrepierna desprovista de mis huevos.

Dos horas más tarde el conserje del edificio subió al mirador para encontrarse con la estatua de un hombre que no debería estar ahí, una mancha de sangre casi seca corría por las escaleras y un escroto en cuyo interior se apreciaban dos testículos como si fueran de verdad de piedra reposaban en el suelo a unos pasos de la estatua.

El hombre termino de limpiar la sangre y tomo los testículos dejándolos en la mano de la estatua que nunca volvería a tener vida, aquella extraña estatua pasaría los próximos treinta años en aquel sitio, siendo admirada por miles de personas antes de ser llevada a un museo de arte, donde aún permanece, quizás algún día vuelva a cobrar vida cuando la luz de la luna se vea incrementada por aquella extraña alineación planetaria de la noche que cobro vida aquella Gárgola. 
  



Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darkasoulpgm@gmail.com

GRUPO DE TURISTAS

Ginger Wrey estaba con su hijo de 25 años, Johnny Wrey, en una visita guiada al nuevo centro nacional de investigación. Por seguridad, hombres y mujeres fueron examinados en salas separadas. Las mujeres pasaron por el detector de metales tipo aeropuerto habitual y sus bolsos fueron inspeccionados con rayos x. Los hombres pasaron por la misma inspección, y luego una inspección de "armas cortas". Cada hombre se acercó a un hombre sentado en una silla en una cabina para su inspección......


GRUPO DE TURISTAS
Ginger Wrey estaba con su hijo de 25 años, Johnny Wrey, en una visita guiada al nuevo centro nacional de investigación. Por seguridad, hombres y mujeres fueron examinados en salas separadas. Las mujeres pasaron por el detector de metales tipo aeropuerto habitual y sus bolsos fueron inspeccionados con rayos x. Los hombres pasaron por la misma inspección, y luego una inspección de "armas cortas". Cada hombre se acercó a un hombre sentado en una silla en una cabina para su inspección.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES]


Categoria: Gay      Autor: Johnny_60016





Ginger Wrey estaba con su hijo de 25 años, Johnny Wrey, en una visita guiada al nuevo centro nacional de investigación. Por seguridad, hombres y mujeres fueron examinados en salas separadas. Las mujeres pasaron por el detector de metales tipo aeropuerto habitual y sus bolsos fueron inspeccionados con rayos x. Los hombres pasaron por la misma inspección, y luego una inspección de "armas cortas". Cada hombre se acercó a un hombre sentado en una silla en una cabina para su inspección.

Johnny se acercó al agente. El agente desabrochó el pantalón de Johnny y sacó su pene. El examinador miró el pene, girándolo y girándolo para inspeccionarlo completamente. A continuación, comprimió la base de la cabeza haciendo que el orificio de orina se abriera de par en par. Una pequeña sonda se insertó en la uretra y luego se retiró. El agente llamó al gerente.

"Señor, este hombre, Johnny Wrey, tiene el pene más inusual que he inspeccionado".

"¡Eso es un pene que tienes allí Johnny! Veo que tiene un piercing, tipo Principe Alberto y 10 tatuajes en él, también, tienes 10 pulgadas de largo y circuncidado", dijo Frank Gains, el gerente del centro. "Nos gustaría que fueras uno de nuestros sujetos de prueba en una especie de alineación”.

-Bueno, claro, por qué no... ¿Qué clase de formación quieres decir Mr. Gains?

"Es similar a una alineación policial. Usted y otros hombres pasar sus penes a través de agujeros en una pared, para ser inspeccionados y comparados juntos. Las personas que hacen la inspección no sabrán sus identidades y no podrán oír los sonidos que hagan. Dime, ¿quién sabe de tus tatuajes y de las perforaciones de príncipe Alberto?

Johnny respondió: "Sólo los hombres con los que he tenido sexo y, por supuesto, los tatuadores que hicieron eso a mi pene".

"¡Bueno! ¡Bien! -dijo Mr. Gains-, deja tu pene y sígame.

Johnny fue conducido por un pasillo hasta una habitación que parecía un laboratorio de química. Se sentía muy extraño caminar por los pasillos y entrar en una habitación con su pene colgando al desnudo. Los hombres en batas de laboratorio blancas estaban haciendo varios experimentos. Mr. Gains hizo un anuncio,

"¡Podría tener tu atención por favor! Señores, les presento a Johnny Wrey, uno de nuestros sujetos de prueba. Johnny, estos son los investigadores que estarán analizando los resultados de nuestro experimento. Caballeros, por favor familiarícese con el pene de Johnny.

Johnny fue desnudo y sentado en una silla elevada; Sus piernas extendidas dando acceso completo a sus partes masculinas. El primer investigador se acercó a Johnny y se apoderó de su pene. Acarició el pene de Johnny hasta que quedó completamente duro, luego lo examinó. Cada investigador a su vez examinó el pene. Después de los exámenes se hicieron unos cuantos investigadores regresaron y le dijeron a Johnny que estaba casi listo para el experimento, pero primero debía tener un último orgasmo antes de proceder.

Un joven e interesante investigador, de unos 20 años, se arrodilló ante Johnny y besó su pene. Él tiernamente lambió su glande hasta que quedó totalmente erecto, luego le dio a Johnny a  masturbación hasta que gruesas espigas de esperma brotaban de su pene tatuado y perforado.

Después de que Johnny se viniera, otro investigador se acercó a él con una jeringa. "Johnny, tenemos que darle una inyección en tu pene para asegurar que estará completamente duro. Eso dolerá, pero no tanto como los tatuajes o piercing".

El pene de Johnny fue inyectado y se volvió extremadamente duro. Más duro de lo que Johnny había estado antes. El pene fue medido, 11 pulgadas. Johnny fue llevado a otra habitación donde se encontró con el otro sujeto de prueba, Paul Bearsi. Paul tenía más o menos la misma edad y tenía un pene de 10 pulgadas, excepto que no estaba tatuado ni perforado. Paul también tenía su prepucio. Estaba sin cortes. Paul alargó la mano y envolvió su mano alrededor del pene de Johnny y dijo: "¡Oh, vaya! ¡Es de verdad! Estás tatuado y perforado.

Johnny pensó que Paul era el hombre más guapo que jamás había visto. Paul estaba casi completamente tatuado desde su cuello hasta su cintura.

Paul y Johnny fueron mostrados a una pared con 2 agujeros y se les instruyó para pegar sus penes a través. Johnny empujó su pene a través del agujero. Cuando estuvo completamente insertado, hubo un fuerte chasquido. Su pene estaba completamente atrapado y no podía ser removido. Lo mismo era cierto para Paul. Los trabajadores se acercaron y los ataron a la pared con cables. Una vez que fueron atados a la pared, Johnny y Paul ambos comentaron sobre cómo estaban sorprendidos que fuera realmente cómodo. El gerente se acercó y les habló.

"Johnny y Paul, el experimento que está por comenzar es sobre el reconocimiento familiar. ¿Puede una madre reconocer a su hijo adulto por su pene, a pesar de que no lo ha visto desde que era un niño pequeño, y el prejuicio sobre su hijo influye en ella?

-Señor -dijo Paul-, no tengo familia aquí, y mi madre está en otra parte del mundo.

El señor Gains respondió: "Paul, tu madre no es la que escogerá, la madre de Johnny tratará de decidir cuál es el pene de su hijo".

Johnny se sintió enfermo. Su madre seguramente sería capaz de averiguar cuál era su pene, después de todo, Paul no fue circuncidado y la madre de Johnny lo hizo circuncidar cuando tenía 10 años. Ahora descubriría que su pene había sido tatuado y perforado.

"Cuando esto termine, el pene que la Sra. Wrey elige como el de su hijo será succionado por el hombre que ella rechazo. Si el pene que es rechazado pertenece a Johnny, será cortado".

Paul y Johnny jadearon.

Paul preguntó: "Señor, si me escoge, ¿cuánto tiempo antes de que Johnny tenga su penectomía?"

"Esa es una buena pregunta Paul", respondió Mr. Gains, "hay dos botones en el otro lado de la pared, al lado de su pene. Cuando la señora Wrey escoge el pene que ella piensa pertenece a su hijo, ella presionará ese botón. Cuando se presione, ese pene será liberado, los cables se caerán y caerá hacia atrás".

"Si el botón presionado es de Johnny, entonces Paul no será liberado, su pene quedará atrapado hasta que la señora Wrey y las mujeres como los hombres de su grupo de viaje estén en la habitación de al lado. Ellos escucharán un anuncio diciendo que el pene atrapado será cortado tan pronto como salgan de la habitación. Tan pronto como salgan de la habitación, Paul será puesto en libertad y le dará a Johnny su trabajo".

"Si el botón presionado es de Paul, entonces él se caerá hacia atrás y un LASER lentamente cortará el pene de Johnny. Tomará 5 minutos para realizar completamente la penectomía de Johnny. Johnny, estarías libre de gritar durante este tiempo, ya que es extremadamente doloroso. El grupo no escuchará ningún grito que hagas, pero ambos podrán escuchar todo lo que dicen a través de los altavoces. El grupo de excursión observará su penectomía y cuando su penectomía esté completa, a la Sra. Wrey se le preguntará si quiere jugar con el pene. Si lo hace, se le permitirá. Se le dirá al grupo que escogió correctamente, y su recorrido continuará. Johnny será puesto en libertad y luego le dará una mamada a Paul".

Paul dijo: "Johnny, realmente espero que te escoja. Me encantaría chupar su bello pene. ¡Creo que eres muy guapo y me gustaría salir contigo! "

"Caramba, gracias Paul, creo que tú también eres guapo y me encantaría eso, pero ¿y si te escoge? No querrías salir con un hombre que tenía una penectomía.

En realidad, Johnny, lo disfrutaría. Siempre he fantaseado acerca de casarme con un hombre que tenga huevos, pero no pene. Entiendo que hacen los amantes más apasionados porque no pueden tener sexo mutuo y el sexo sería todo sobre mi disfrute".

"Gracias, pero realmente me gustaría mantener mi pene".

El grupo de tour fue llevado a la habitación. A la Sra. Wrey se le había dicho cómo escoger y se le había advertido que si escogía mal, Johnny perdería su pene.

La señora Wrey se acercó a los penes. Johnny sintió una mano en su pene. Una punta de un dedo probó el orificio de orina. Entonces un comentario, "Oh, esto no puede ser el pene de mi hijo. Nunca lo habría tatuado o perforado, ¿por qué eso es tan enfermo? "

La voz de un hombre decía: "¿Has circuncidado a tu hijo?"

-Sí, cuando tenía 10 años, lo hice cortar.

Otro hombre dijo: "Bueno, entonces éste no puede ser suyo porque está sin cortar, tiene que ser éste".

Otro hombre preguntó: -¿Tiene algún tatuaje?

La señora Wrey respondió: "Oh, sí, a Johnny le encantan los tatuajes. Tiene mangas completas tatuadas en sus brazos, unas cuantas en sus piernas, pecho y espalda. "

Una mujer dijo: "Bueno, ¿no crees que él también habría tenido su pene tatuado, si él ama tatuajes?"

La señora Wrey respondió: "No, los tatuajes en el pene son de enfermos y pervertidos. Tatuajes en los brazos, nalgas, espaldas son perfectamente normales y populares para los hombres gay".

Johnny sintió la mano de un hombre en su pene. La mano le acarició y luego dio un fuerte apretón. Johnny sintió que su cabeza de pene era pellizcada. "Mira", dijo otro hombre, aquí está su cicatriz de circuncisión. "

Johnny sintió una mano firme pero femenina en su pene, "Éste no puede ser. ¡Mi hijo no es un pervertido! Él nunca obtendría estos tatuajes en su pene, y no lo habría perforado. Debe haber hecho revertir la circuncisión.

Una mujer dijo: "Este sin cortar no tiene cicatrices de circuncisión. Si lo hubiera invertido, todavía habría una cicatriz".

-"Mira, sé que mi hijo y su prepucio deben haber crecido entonces. No hay manera de que este pervertido pueda ser mi hijo”.

Johnny empezó a gritar y sacudirse, tratando de liberarse del agujero.

-"Mire cómo este pene está tirando alrededor en mi mano. Un hijo nunca frotaría su pene en la mano de su madre”.

Johnny sintió que la mano soltaba su pene. Entonces Johnny y Paul escucharon un fuerte chasquido. Los cables se apartaron de Paul, y cayó hacia atrás. Una voz anunció que había tomado la decisión correcta. Empezó a sonar un zumbido.

Una mujer dijo: "Oh, mira, harán la penectomía con un LASER".

Johnny escuchó cómo bajaban las cremalleras. Un hombre dijo: "¡Esto es CALIENTE!" Otro hombre dijo: "¡Tengo que parar!" Otro hombre dijo: "Sí, todos los chicos aquí tienen una erección y se están desvistiendo".

Paul se acercó detrás de Johnny. Él estaba llorando. Apretó su pene de 10 pulgadas entre las nalgas de Johnny y comenzó a besar la cara de Johnny. Las lágrimas corrían por la cara de Johnny. El haz de láser entró en contacto con la parte superior del pene de Johnny. El dolor creció en intensidad. La sensación de quemado y cortar alcanzó un nivel insoportable. Johnny gritó. Paul lo sostuvo más fuerte y empezó a difuminar sus sollozos mientras le decía: "Lo sé", "aguanta", "no durará mucho más" y "tú pene, tu pene".

El rayo parecía tardar una eternidad en abrirse paso. Después de lo que pareció una hora, una voz anunció: -Diez segundos para terminar de cortar. -Oh, no, solo diez segundos.

Paul acercó a Johnny, con el pecho apretado contra la espalda de Johnny. Johnny gritó más fuerte. La sensación a quemado y corte, le hacía sentir dolor en cada nervio en su entrepierna parecía estar en llamas. Lo que pareció horas y luego días pasaron. Johnny y Paul escucharon a los hombres gruñir en el orgasmo. "AAAAAHH, Immmm me vengooooo" fue escuchado de todos los hombres. Johnny apenas podía sentirlo, pero sintió que el semen salpico su pene mientras los hombres eyaculaban.

Finalmente terminó y él escuchó una alegría de los hombres y mujeres. Su pene cayó y golpeó la mesa debajo de ella con un ruido sordo. El sonido de la carne cayendo sobre un mostrador o una mesa.

A la Sra. Wrey se le preguntó si quería hacer algo con el pene. Ella dijo que sí.

Se escucharon hombres y mujeres diciendo: "Oh sí, chupa ese pene".

A todos se les dio la oportunidad de jugar con él. Varios hombres dijeron que querían chuparlo mientras el pene. Johnny y Paul oyeron a los hombres levantarse mientras chupaban el pene anterior de Johnny.

Después de que el grupo terminó y se fue, Johnny fue liberado, estaba empapado en sudor. Paul ya no estaba llorando. Su pene de 10 pulgadas seguía estando duro por la droga.

Johnny se arrodilló ante Paul y comenzó a chuparlo. Paul se apoyó contra la pared y disfrutó de la mejor mamada que jamás había sentido. Paul no sabía si era por lo que acababa de suceder, o si era el talento natural de Johnny. Tal vez era un poco de cada uno.

Resumen:

Johnny y Paul se casaron ese mismo año. A Paul le encanta tener el único pene en la familia y realmente le encanta chuparle los huevos a Johnny y el espacio encima de ellas donde debería estar su pene.

Johnny nunca se acostumbró a estar sin pene. Johnny se vuelve histérico cada pocas semanas y Paul ama burlarse de él y atormentarlo por tener una penectomía.

La señora Wrey todavía piensa que su hijo tiene su pene.




Historia Original Aquí.




Autor: Johnny_60016       Traductor: DarkSoul