CHICO INDU

Tenía una casa que me recordaba a una cabaña de montaña suiza en lugar de a la provincia india. Incluso tenía un "chico" para mí. Hablaba lo suficiente de inglés para entendernos, pero era suficiente. Su trabajo era mantener mis cosas bajo control y mantener la casa limpia y libre de alimañas. Apenas nos hablamos. Seguramente también porque no sabía de qué podría hablar con él......


CHICO INDU
Tenía una casa que me recordaba a una cabaña de montaña suiza en lugar de a la provincia india. Incluso tenía un "chico" para mí. Hablaba lo suficiente de inglés para entendernos, pero era suficiente. Su trabajo era mantener mis cosas bajo control y mantener la casa limpia y libre de alimañas. Apenas nos hablamos. Seguramente también porque no sabía de qué podría hablar con él.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACIÓN] [TRANSEXUAL]


Categoria: Gay      Autor: Oloto




Mi padre no había prometido demasiado en sus cartas. Sin embargo, aquello no era una casa, sino un palacio en el que nos mudamos. En los espaciosos terrenos estaban situados al lado de la residencia en la que la representación de las habitaciones de mi padre y las instalaciones privadas eran también varios edificios funcionales más pequeños y casas de sirvientes.

Tenía una casa que me recordaba a una cabaña de montaña suiza en lugar de a la provincia india. Incluso tenía un "chico" para mí. Hablaba lo suficiente de inglés para entendernos, pero era suficiente. Su trabajo era mantener mis cosas bajo control y mantener la casa limpia y libre de alimañas. Apenas nos hablamos. Seguramente también porque no sabía de qué podría hablar con él.

Después de medio año en la India, mi chico pidió permiso para asistir a una fiesta. No objeté tanto como su madre. Al principio no podíamos imaginar que el festival duraría cuatro semanas. Pero de todos modos, reapareció después de un mes. Él ahora vestía diferente ropa que antes. Me recordaba más a la ropa de las mujeres que conocía de las calles. Pero en la India hay tantos pueblos y religiones, que como británico, se pierde de vista las costumbres y los hábitos de todos modos.

Después de unos días, sucedió algo inesperado. Mi chico me dijo que ahora era una niña, ya no era un niño. Por supuesto, no entendí ni una palabra y primero sugerí que quería decir que de alguna manera había sido aceptado en el grupo de adultos. Sabía que había rituales especiales para eso.

Pero todavía tenía dudas sobre mi propia interpretación. ¿No estaba mi hijo volviéndose mucho más femenino de lo que solía ser? ¿O solo era la otra ropa?

Pero la mayor irritación fue cómo me miró. Eso tenía algo muy familiar a veces. Sin embargo, me abstuve de negarlo porque sus ojos tenían algo que no quería herir o perder. Me miró de nuevo de una manera ligeramente impertinente. Decidí mantener su mirada. ¡Dependía de él bajar los ojos!

Pero no lo hizo y sentí que era cada vez más difícil mantener su mirada fija. Fue como hundirse en sus ojos o hipnotizarme. "Soy tu chica", finalmente dijo en voz baja pero firme. "Eres un hombre, y yo soy tu chica", dijo después de un rato con mucha claridad. "Quiero hacer lo que quieras que haga". Una vez más, pasaron algunos largos momentos. "No tienes que tener miedo, no puedo tener un bebé". Ahora finalmente me había dado cuenta de lo que quería. Mi curiosidad era mucha, por supuesto. Todas las chicas jóvenes que conocía eran absolutamente intocables. Sin una carrera militar completa y un buen trabajo inalcanzable. Pero, ¿era él ella? ¿Cuánto puedes convertirte en un niño?

Mi chico parecía mirarme luchando conmigo. Se acercó a mí y puso mis manos sobre la banda, que cerraba su sari alrededor de su cintura. Con algunas manos temblorosas, liberé una especie de nudo. La prenda cayó al suelo y delante de mí, mi hijo se paró como Dios lo había creado. No, en realidad no. Su rostro podría ser el de una niña, pero su pecho era el de un niño, o una niña muy pequeña. Pero lo que faltaba era lo crucial que marca, la diferencia entre una niña y un niño. No tenía miembro, ni testículos.

En el punto donde los testículos deberían haberse localizado había una especie de pliegue cutáneo. No sabía si las chicas se veían así abajo. Tal vez mi niño siempre había sido una niña. Tal vez lo pasaron como un niño para conseguir el puesto en nuestra casa. Tal vez la transformación fue solo una excusa para explicar algo que pronto haría obvia la naturaleza.

Me contenté con la simple explicación de que un ser humano sin genitales masculinos debe ser una mujer. Así que tal vez mi única oportunidad para probar durante años fue probar lo que los hombres y las mujeres se hacen entre sí.

Entonces dejé que me besara y comencé a abrir mi ropa. Se arrodilló y comenzó a jugar con mi pene, que creció hasta su tamaño completo. Mientras tanto, me quité la camisa y decidí despojarme de mi orgullo masculino y dejarla tomar la iniciativa. Bajé la mecha de la lámpara de kerosene y nos tumbamos en mi cama. En la oscuridad, los sonidos del Djungels se hincharon para un concierto. Quería penetrar de acuerdo con mis escasas habilidades de anatomía pronto en esa hendidura de la piel.

Mis dedos tantearon hacia adelante y encontraron el lugar pronto. Obviamente me complacía jugar con él y empujarlo hacia la apertura. Sin embargo, cuando traté de incluir a mi miembro en ella, ella prefirió encargarse ella misma. Ella tomó mi extremidad en su mano y la colocó en una posición adecuada de la cual yo obviamente debería invadir. Ella obviamente había cambiado de opinión con el "no bebé". Y lo hice también. Tomó un poco de esfuerzo penetrarlo. Le pregunté si todavía era virgen. Ella dijo que sí. Finalmente, sentí como mi miembro penetró en ella. Parecía lastimarla un poco, pero ella no se quejó. Solo cuando comencé a moverme hacia adelante y hacia atrás me hizo comprender que debería reducir la velocidad. ¿Por qué no?

Lentamente, pareció complacerla también. Ya no gimió cuando empujé y respiró con lujuria cuando me alejé un poco. Con el tiempo, casi cayó en una especie de éxtasis y se movió a un ritmo maravilloso. ¡Finalmente era un verdadero hombre! No sé cuánto tiempo estuvimos ocupados así. de todos modos, sentí que se trataba de mí, y en ese momento no conocí más deseos íntimos que llenarla de miss semillas. Los chicos del club de polo explotarían de envidia si supieran... aunque ya había muchachos que se habían hecho algo con algunas chicas.

Sentí que mi miembro flojo se deslizaba fuera de ella. De repente fue un poco más fresco. Y olía a esperma en la habitación. Nos acostamos uno al lado del otro un rato, tomándonos de las manos y afirmando nuestro afecto. Entonces me di cuenta de que sería más sensato volver a ponernos la ropa. Finalmente, mis padres siempre podían llamarme.

Ya era hora de que acudiera al servicio de mensajería de todos modos.

A partir de entonces nuestras reuniones se repitieron casi todas las noches. Una noche, por pura curiosidad, decidí explorar su abdomen con mi lengua. Ella estaba tendida de espaldas y tenía su hermosa y esbelta Beie inclinada y sentada a horcajadas. Para mi asombro, mi lengua no penetró profundamente en ella. Incluso cuando mis dedos penetraron en la abertura, me di cuenta de que después de poco más de una pulgada, había una resistencia elástica que no parecía dejarme pasar. 

Me sorprendió lo mucho que la sensación en mi pene podría engañarme. Mi pene tenía unas 7 pulgadas de largo en ese momento y tuve la sensación de que él estaba al menos medio hundido en su cuerpo. Ahora, cuando me propuse escalar desde el frente por primera vez, ella tomó la iniciativa e introdujo mi miembro. Por primera vez desde la posición de su pelvis, me di cuenta de que no podría haber penetrado su vagina. Solo había una forma más para mi pene. "Quiero penetrar tu vagina" le dije algo decepcionado y confundido. Ella me dijo que tendría que esperar unos años más antes de que la piel de su vagina se hubiera estirado lo necesario para hacerlo.

Él o mejor dicho ella me explicó lo que tenía que ver con la feminización de un chico. En su casta, es habitual que los hijos nacidos segundos, si son especialmente bellos, sean convertidos en esposas. En el contexto de una gran fiesta, después del comienzo de la pubertad, se cortan las extremidades y se cortan los testículos del saco. Luego se presiona la piel restante del escroto con una especie de cinturón en la depresión que forma una especie de pasaje a la cavidad abdominal. Con diferentes longitudes de insertos de madera, esta piel se estira en los próximos años hasta que sea lo suficientemente larga como para absorber una extremidad erecta. Hasta que llegue el momento, el ex chico puede disfrutar analmente.

Estaba un poco decepcionado. Sin dudas, el sexo con él fue maravilloso, pero no había sexo con el que pudiera probar mi hombría antes que mis amigos. Sin embargo, en ausencia de alternativas apropiadas, mantuve a mi chico quieto y anhelé el día en que también pudiera inaugurar la otra apertura. Le llevó solo dos años llegar allí. Pero incluso entonces generalmente lo hacíamos del modo habitual.

Desafortunadamente, mi padre fue transferido de nuevo y tuvimos que mudarnos de nuevo. Después de la independencia, intenté como turista encontrar a mi chico de nuevo. Creo que también lo vi. Pero parecía una vieja puta y había perdido toda la elegancia y suavidad que una vez aprecié de él.

En un prostíbulo cercano pedí que un joven eunuco experimentara con él una vez más lo que experimenté de adolescente con mi chico. La penetré por detrás y la disfruté con mi pene para estimular tanto la próstata que experimentamos un orgasmo al mismo tiempo.




Historia Original Aquí.





Autor: Oloto       Traductor: DarkSoul

PEQUEÑO PROBLEMA

Mirando hacia atrás fue un accidente casual que cambió el curso de mi vida para siempre. Me había olvidado mi toalla después de una ducha y corrí a agarrar rápidamente una del armario. Nunca olvidaré la conmoción de mi mamá cuando ella se enteró de mi pequeño problema. Sus ojos apenas alcanzaron a ver mientras caminaba pasado y ella cortésmente sonrió sacudiéndose cualquier incomodidad. Pero entonces, cuando me daba la vuelta, ella estaba allí de pie con curiosidad por mi cuerpo desnudo con una expresión ansiosa. No pensé mucho de ello hasta más tarde esa noche cuando vino a verme a mi habitación......


PEQUEÑO PROBLEMAL
Mirando hacia atrás fue un accidente casual que cambió el curso de mi vida para siempre. Me había olvidado mi toalla después de una ducha y corrí a agarrar rápidamente una del armario. Nunca olvidaré la conmoción de mi mamá cuando ella se enteró de mi pequeño problema. Sus ojos apenas alcanzaron a ver mientras caminaba pasado y ella cortésmente sonrió sacudiéndose cualquier incomodidad. Pero entonces, cuando me daba la vuelta, ella estaba allí de pie con curiosidad por mi cuerpo desnudo con una expresión ansiosa. No pensé mucho de ello hasta más tarde esa noche cuando vino a verme a mi habitación.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENE] [PEQUE] [MEDICO] [FEMINIZACIÓN] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: Vegas




Mirando hacia atrás fue un accidente casual que cambió el curso de mi vida para siempre. Me había olvidado mi toalla después de una ducha y corrí a agarrar rápidamente una del armario. Nunca olvidaré la conmoción de mi mamá cuando ella se enteró de mi pequeño problema. Sus ojos apenas alcanzaron a ver mientras caminaba pasado y ella cortésmente sonrió sacudiéndose cualquier incomodidad. Pero entonces, cuando me daba la vuelta, ella estaba allí de pie con curiosidad por mi cuerpo desnudo con una expresión ansiosa. No pensé mucho de ello hasta más tarde esa noche cuando vino a verme a mi habitación.

-“Kenny... no quiero que esto parezca extraño pero ye vi salir de la ducha la otra vez...”
-“Oh, lo siento por eso, se me olvidó mi T-” cortándome mitad de la frase. 
-“No, eso está bien... Ummm, no es que ... ¿Cómo puedo decir esto..." Decia mamá.

Hizo una pausa y respiró profundamente, incapaz de mirarme a los ojos.

“Estoy un poco preocupado por algo de lo que me di cuenta... no es que algo este mal 'Mi madre volvió a respirar hondo.' Wow, esto es una pregunta difícil... Algo sobre tus uh-hum p-partes... Estoy un poco preocupada y no quiero hacerte sentir incómodo, pero no pude dejar de notarlo...”

-“¿Mi pene... es muy pequeña no es así?”
-“No, es perfectamente normal, pero parecía tal vez un poco subdesarrollado para tu edad. Esto no es nada de qué preocuparse estoy segura, solo estaba pensando que a lo mejor sería bueno que lo viera un profesional, eso es todo”.

Mi cuerpo se inundó con olas incontrolables de emoción y los ojos se hincharon. Se sentó junto a mí en la cama y ella me dio unos golpecitos suaves en la espalda y hablo en voz muy baja.

-“¿Te importa si te pregunto algo?"
"¿Pregúntame qué?"
-“No tienes algún vello, ahí abajo, ¿verdad?”

Agaché la cabeza con algo de vergüenza, me frotó el hombro con afecto.

-“Mamá… ¿Podría simplemente dar un rápido vistazo... sólo para ver si estoy exagerando sobre el tamaño?” Tartamudee

Ella tomó una respiración profunda, mordiéndose el labio y rápidamente se puso de pie mirando muy incómoda con la situación. Se detuvo, reacia a contestar. 

-"Sí. Seguro, porqué no. Entiendo; echemos un vistazo. Todo va a estar bien, ¿de acuerdo?”

Dejé caer mi pantalón y ella inspecciono brevemente el escroto y el pene y trató de tirar suavemente lejos de mi cuerpo en vano. Abrí mis ojos y tenía una expresión de horror, sus ojos se veían en estado de shock y su boca abierta. Sus manos suaves se sentían tan bien a pesar de que he tratado de resistirse a ella, que comenzaron en ciernes una erección. Estoy seguro de que hubo más de 3 pulgadas. Pero se dio cuenta rápidamente y me subio mi ropa interior a lo largo de mi parte inferior y fingió que no fue testigo de mi excitación. Ella me dio una palmadita en la espalda y rápidamente salió de la habitación.

Capitulo 2

Nos encontramos con el especialista al día siguiente. El nombre del doctor era Todd, que era un hombre alto, complexión atlética, de pelo en pecho y barba sin afeitar recortada. Parecía más viejo que mi mamá, se sonrieron el uno al otro y se llevaban muy bien.

-“¿Ahora cual parece ser el problema?”, Preguntó el doctor.
-“Kenny ha expresado cierta preocupación por su desarrollo físico”. Dijo mamá
-“¿Desarrollo?” Replicó el doctor.

Mi madre me miró, reacia a contestar. 

-“Bueno... ¿Cómo puedo decir esto... me preocupa... A Kenny le preocupa el tamaño de su pene y el hecho de que él no tiene ningún vello púbico”.

-“Eso es perfectamente comprensible, vamos a echar un vistazo, Kenny ¿te importa si tu madre está aquí con nosotros “. Pregunto el especialista.
“No me importa”. Conteste.

Me desnudé y me puse una bata médica que la enfermera me trajo y me acosté sobre una camilla. El doctor comenzó su examen con la enfermera garabateando notas. Una vez más, me encontré con una situación similar cuando el doctor examinó mi pene, sus manos se sentían tan bien que empecé en ciernes a tener una erección de 3 pulgadas. No pude evitarlo, pero rotar mis caderas y moler su mano ligeramente. El doctor tomó rápidamente su mano, así que estuve penetrando el aire, miraba a mi madre y la enfermera, todos sonrieron el uno al otro, lo que fue una vergüenza para mí.

-"¡Kenny, Tsk Tsk... ahora descansa y ponte la ropa de nuevo! Eso es inapropiada frente a la joven enfermera y el buen doctor," mi mamá regañó.

El doctor se sentó en un taburete. 

-“Ahora Kenny quiero saber si puedo ser perfectamente sincero contigo?”

Me enfrenté a ellos, mi cara era de color rojo brillante, lo único que podía hacer era mover la cabeza arriba y abajo.

-“Bueno, estas en buen estado de salud física Kenny en general, pero tenían razón para estar preocupados. Se está produciendo una baja producción de testosterona que se llama hipogonadismo y como resultado se tiene una condición llamada micro pene y ginecomastia. Debido a la deficiencia de la hormona del crecimiento por lo que tu cuerpo tiene un desequilibrio. Es por eso que su pene parece anormalmente pequeño y el pecho de Kenny se ha convertido en algo más importante”.

-“¿Qué significa esto para Kenny? ¿Cuáles son sus opciones... seguramente debe haber algún tratamiento disponible?" Mi mamá dijo con prisa.

-“Bueno, podríamos iniciar un tratamiento hormonal, pero quiero ser honesto con ustedes dos. Es difícil decir si Kenny va a ganar considerable tamaño del pene por cualquier inyección de testosterona”.

La cara de la enfermera era de color rojo brillante y ella estaba sonriendo pero probablemente fue porque era incómodo estar en la habitación. Se notaba que estaba tratando de actuar lo más profesional posible. Mi mamá estaba muy conmocionada por la noticia. Corrí hacia ella por comodidad, me abrazo durante un minuto. 

-“Vas a estar bien dijo. Vamos a salir de esto, te prometo que todo va a estar bien”.
}
Capítulo 3

Más tarde esa noche, mi mamá hizo la cena y me sentí mucho mejor. Se veía absolutamente impresionante y lista para salir con un vestido negro pequeño. Se mostró claramente sus largas piernas y mientras se agachaba para servirme, la parte superior se abrió y pude ver claramente sus pechos que llevaba sin sujetador. Ella me vio sorprendido de frente y rápidamente envolvió la parte superior firmemente alrededor de ella, cubriéndose la vista de mi mirada.

-"¡Tsk, Tsk, Kenny, que no es para ti!" Mi mamá dijo con enojo. 
-"Hablé con el doctor y lo invité esta noche, dijo que estaría dispuesto a venir a la casa para administrar las inyecciones de la hormona personalmente y creo que es muy profesional ayudarnos en este momento tan importante.”

-“¿Por qué estás bien vestido?”
-“Bien Kenny me dijo Todd que después de las inyecciones, que si podíamos pasa un tiempo juntos”.

Un poco más tarde sonó el timbre y se levantó para abrir la puerta para Todd. Iba bien vestido en una camisa de botones y pantalón, y parecía más grande de lo que recordaba, apenas y paso a través de la parte superior del marco de la puerta y sin agacharse.

“Hola Doctor,” dije mirando hacia él.

Él me dio una palmada en la parte superior de la cabeza cuando entró.

-“Hola, Kenny” Me dijo.

Mi mamá se acercó a saludarlo con un abrazo grande. Pude ver la mano de Todd deslizarse suavemente hacia arriba a la parte trasera de mi madre exponer la ropa interior de color rosa brillante que tenía en virtud de su vestido. Ambos podían verme sorprendido frente y mi mamá sacudió la cabeza con incredulidad. Ella susurró algo al oído de Todd y él se acercó a mí llevando su maletín y se sentó a mi lado.

-“OK Kenny, ¿necesito te quites el pantalón y dejar para poder inyectarte?”
-"¿Podemos hacer las inyecciones más tarde, por favor, mamá... que, por favor?"
"Tonterías, Kenny, el médico está listo y tenemos reservas en media hora... ", dijo con la mayor naturalidad.

Con nerviosismo comencé a bajarme los pantalones para exponer una pequeña erección que hacia una tienda de campaña en mi ropa interior. Mi mamá levantó las manos con asombro. 

-"!De verdad Kenny, esto se está convirtiendo en un problema serio".

Me ruboricé sin control, mi madre miró a Todd con desdén por mi comportamiento. Bajé la cabeza cuando Todd me bajó la ropa interior hasta los pies y procedió a medir mí pecho y pene. Sacó su kit médico preparado para inyectar mi trasero. Me dolió un poco, pero en un segundo todo había terminado y los dos salieron de la casa sonriendo, obviamente entusiasmados con su cita.

No pude dormir en absoluto, rodando y girando sobre toda la noche y mi trasero estaba todavía un poco adolorido por la vacuna anterior. Fui a la habitación de mi madre y busqué entre sus cosas femeninas. He intentado con algunas de sus ropas y robó algunas tangas y sostenes para jugar. Con el tiempo, pude oír a mi madre y Todd volver a casa y me encontré de nuevo en mi habitación con un par de tangas y un sostén suficientemente pequeño que casi pude ajuste. Caminaban por el pasillo y entraron en el dormitorio principal y en ningún momento se pudo oír crujir su cama y mi mamá gemir en voz alta.

Me escapé de mi habitación y acerqué más al final del pasillo para que pudiera escuchar más de los ruidos. Empecé a frotar mi pene a través de la ropa interior cuando la puerta se abrió. Todd estaba sobre mí en la puerta completamente desnudo. Su pene era enorme... la cosa más gruesa y más amplia que jamás había visto. No podía apartar los ojos de ella. Pude ver a mi mamá en la cama levantando la cabeza de la almohada confundida, con el pelo mojado todavía aferrado a su frente. Me levantó por mi axila y me llevó a la sala de estar en el pasillo y me tiró sobre su rodilla, tomando mi oído, susurrando en voz baja.

-"Pequeño pervertido... Mirate... Eso es repugnante!"

No podía responder... me quedé petrificado, nunca había sido doblado sobre las rodillas de un hombre.

-"¿Te gusta escuchar a tu madre teniendo sexo... todo vestido en la ropa interior de mujer como un marica?" Dijo Todd.

Negué con la cabeza aunque sí y Todd me bajo mi tanga para que colgara alrededor de mis tobillos. Mi pene estaba ahora frotando la pierna desnuda y él podía decir que estaba encendido, mi respiración pesada delataba mi excitación. Frotó mi trasero y luego me dio cinco nalgadas.

-"¿Te gustaría llenar ese sostén?"

Empecé a moler su muslo contra mi pene y empecé a temblar incontrolablemente.

-"Creo que te gustaría no es cierto... si tan solo te convierto en una chica?"

Mi pene estaba gobernando mi cabeza en este momento, sin darme cuenta de lo que estaba comprometido, negué con la cabeza.

-"Si aceptas, lo mantendré esto entre nosotros y te daré lo que quieres pequeña mariquita". Dijo Todd.

En ese momento pude oír a mi madre entrar en la sala de estar. Tenía la cabeza hacia el suelo sobre su regazo, mis nalgas aún estaban rojas por las nalgadas.

-"Creo que Kenny ha aprendido la lección", dijo Todd en un tono de autoridad.
-"Bueno... muchas gracias Todd. No sabes lo mucho que esto significa para mí. ¿No sé lo que se le ha metido últimamente?" Ella me miró y sacudió la cabeza. 

-"Kenny, espero que hayas aprendido la lección. Sabes que no es apropiado molestar a mamá cuando ella pasa tiempo para ella y que sabes mejor que vestirse con mi ropa interior no es correcto. ¡Vuelve a tu habitación ahora y quiero decir inmediatamente!" Dijo Mamá.

Me levanté viendo a Todd con una sensación de derrotado y humillado como me sacó mi ropa interior. Traté de caminar a mi mamá para disculparse, pero ella estaba caminando hacia Todd. Ella le dio un largo abrazo y le susurró algo al oído.

Capítulo 4

Cuando me desperté por la mañana, Todd ya se había ido y mi mamá estaba preparando unas tostadas y té, estaba vestida de manera muy conservadora en pantalón largo y un suéter. Me senté junto a ella en la mesa y me serví un poco de jugo.

-"Siento lo de anoche, no me refiero a avergonzarte delante de Todd". Dije.
"No está bien Kenny, entiendo. Estás pasando por una gran cantidad de cambios en este momento". Dijo mamá.

-"¿A dónde fue Todd tan temprano?" Pregunte.
-"Él fue a la farmacia, me dijo que tenía que conseguir algo para tu nuevo tratamiento. Él debe estar de vuelta en cualquier momento. Quiero que te disculpes con Todd cuando él vuelva. Sabe que él realmente se preocupa mucho de ti". Dijo Mamá.

Un poco más tarde Todd apareció y entró, él le dio a mi mamá un beso y se sentó a mi lado.

-"Lo siento por la forma en que actué anoche Todd". Dije.
-"Está bien... Kenny esto va a arreglar todo.
¿Recuerda lo que hablamos anoche?" Me dio un guiño. 
-"¿Estás listo para la inyección?"

Estaba muy nerviosa y no sabía qué decir, mi madre estaba de pie allí mismo.

-"Creo que sí", fue todo lo que pude decir mientras me bajaba el pantalón.

Capítulo 5

Para avanzar rápidamente, las cosas progresaron muy lentamente en realidad. En los próximos meses, Todd fue a vivir con nosotros y se convirtió en el jefe de la familia. Él quería que hiciera las tareas para poder pasar más tiempo con mi mamá. Realmente apreciaba a Todd y me gustó el hecho de que siempre estaba ocupado haciendo lavandería, limpieza o cocinar. Incluso empecé a servir a mi mamá y Todd el desayuno en la cama los fines de semana. Mi mamá podría decir que disfrutaba la rutina así que empezó a darme cada vez más responsabilidades en la casa. Ella pensó que era lindo cuando intentaba agradar a Todd.

Continué sin embargo masturbándome todos los días, Todd entraba en mi habitación temprano en la mañana y empecé a disfrutar de la forma en que me hacia correr. Las cosas simplemente generalmente me hacia sentir más relajado alrededor de la casa. Mi mamá y Todd se sentía más cómodos mostrando su afecto a mi alrededor, ellos se besaban, abrazaban, incluso conmigo en la sala. Mi mamá estaba muy orgullosa del hecho de que dejé de tener erecciones cuando estaban siendo cariñosos y el hecho de que ahora ya no acechaba su habitación cuando tenían “Sexo”.

Una mañana mi mamá entró en mi habitación sin previo aviso para dejar un poco de ropa y accidentalmente me vio cambiándome de ropa. Me apresuré a taparme con una manta, pero se puso de pie en la puerta y se veía completamente mortificada.

-"¿Kenny, te puedo ver mejor?" Dijo mamá.
-"Realmente no creo que sea un buen momento mamá". Le respondí.
"Eso no es nada que no haya visto antes... Va a estar bien... Solo un rápido vistazo".

Me di la vuelta para mirarla y dejó caer la manta al suelo. Había desarrollado incipientes senos con grandes areolas y mi pene ahora era tan pequeña que era prácticamente inexistente. Mi trasero se había vuelto más redondo y mi piel más suave, pude ver por la expresión de mi madre que estaba mortificada.

Ella llamó a Todd para que viniera y me puso delante de ellos completamente desnudo.

-"Su condición parece más grave que antes", dijo Todd actuando sorprendido.
-"Yo diría que sí... ¡Su pene casi a desaparecido por completo!"
-"Debo admitir que sí parece más pequeño", dijo Todd dándome un guiñó de ojo.
-"Su pecho y las caderas han crecido demasiado... él está comenzando a parecer... que está empezando a parecerse a una ... c-chica".

-"Kenny, me dejar darte un vistazo" dijo Todd, cuando él se sentó en mi cama.

Me di la vuelta y Todd comenzado a examinar los testículos y el pene, mientras mamá miraba. No tenía una erección pero sus cálidas manos todavía se sentían bien al tocarme.

-"Sus testículos han disminuido claramente". Dijo Todd continuando actuando sorprendido.
-"Kenny, Mi mamá dijo en voz baja. "¿Puede tu pene... puede aún obtener una erección.. Quiero decir… ¿Cómo puedo decir esto… ¿Todavía funciona?"

Empecé a sonrojarme y bajé la cabeza, sin querer contestar.

-"No pasa nada Kenny, se lo puede decir mamá ... ¿Puede ponerse algo duro?"

Negué con la cabeza y mi mamá parecía decepcionada.

"Creo que los tres deberíamos tener una conversación". dijo Todd.

Acarició un espacio en la cama y rápidamente se sentó mirando hacia él con los ojos abiertos para su aprobación.
Mi mamá se acomodo en el regazo de Todd y se enroscó en su hombro para mayor comodidad. Todd me sonrió con malicia mientras la sostenía en sus brazos.

-"Shh shh... que va a bien", dijo, consolando a mi mamá. 
-"Oye, tenemos que considerar al menos la posibilidad de cirugía de reasignación de sexo".
"¿Qué... volver a Kenny en una chica?" Dijo Mirando hacia mi pene. 
-"Es tan pequeño ahora... Simplemente no lo entiendo... Nunca será capaz de encajar en la vagina de una mujer". mi mamá dijo con la mayor naturalidad.

-"Kenny tiene una cosa para desgastar la ropa interior", dijo Todd con una sonrisa.
-"Ahora Kenny, quiero que seas perfectamente honesto conmigo... ¿considerarías ser una chica?" mi madre dijo en voz baja.

-“Negué con la cabeza, pero dije, sí”.

Mi mamá se veía aturdida, ella miró a Todd y él sonrió.

-"Bueno, de ahora en adelante se podía vestir como una niña y si le gusta... supongo que podría ser mi hija.. ¿te gustaría intentarlo?"

Negué con la cabeza pero dije sí, otra vez.

Todd sonrió y se inclinó y besó a mi madre en los labios. Se abrazaron y se miraron a los ojos con amor.

-"Pues bien, a partir de mañana tendremos que llamarle Karen, Kenny no va a encajar más y vamos a tener que conseguir ropa nueva".

Mi mamá se veía un poco aliviada, probablemente porque teníamos un plan ahora, rápidamente se levantó con ganas de salir de mi habitación. Tomó la mano de Todd y comenzaron a dirigirse a la puerta.

-"Mamá, como voy a ser una niña si todavía tengo un pene?" Le pregunté con curiosidad.

Mi mamá volvió a mirar a mi pequeño pene una vez más y miró a Todd. "Bueno, sí ... por ahora lo tendrás".


Volvieron al final del pasillo y podía oírlos cuando cerraron su puerta. Me lavé los dientes y justo antes de llegar a la cama, podía escuchar los sonidos familiares de su cama crujir y los fuerte gemido de mi madre y rei para mi mismo antes de dormir.



Historia Original Aquí.



Autor: Vegas       Traductor: DarkSoul

VIOLENTO CORTE

Mi nombre Ana, aunque no creo que ese nombre recibí al nacer, a mis padres si es que aun viven nunca los conocí, desde que tengo memoria he vivido en esta mansión en donde el dolor y el sexo son la norma, desde pequeña era usada para complacer los más degradables placeres humanos, nunca jugué como una niña o niño normal apenas se me enseño a leer y solo podía ver una hora televisión programas que me eran controlados, mi habitación era y sigue siendo una pequeña celda con una colchoneta y un escusado de metal......


VIOLENTO CORTE
Mi nombre Ana, aunque no creo que ese nombre recibí al nacer, a mis padres si es que aun viven nunca los conocí, desde que tengo memoria he vivido en esta mansión en donde el dolor y el sexo son la norma, desde pequeña era usada para complacer los más degradables placeres humanos, nunca jugué como una niña o niño normal apenas se me enseño a leer y solo podía ver una hora televisión programas que me eran controlados, mi habitación era y sigue siendo una pequeña celda con una colchoneta y un escusado de metal.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ESCLAVITUD] [TORTURA] [FEMINIZACIÓN] [VAGINOPLASTIA]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Mi  nombre es Ana, aunque no creo que ese nombre recibí al nacer, a mis padres si es que aun viven nunca los conocí, desde que tengo memoria he vivido en esta mansión en donde el dolor y el sexo son la norma, desde pequeña era usada para complacer los más degradables placeres humanos, nunca jugué como una niña o niño normal apenas se me enseño a leer y solo podía ver una hora televisión programas que me eran controlados, mi habitación era y sigue siendo una pequeña celda con una colchoneta y un escusado de metal.

Naci hombre pero me hicieron vestir y comportarme como una niña y luego una mujer pese a mis genitales, nunca conocí lo que era ser un varón, siempre use ropa de niña y luego de mujer, mi primera tanga me la dieron a los 12 años cuando comencé a prestar servicios orales a los hombres que se me indicaban, ¡escapar!, ¿a dónde? La única vida que siempre he conocido es esta además nunca he salido más lejos que un jardín dentro de la mansión, ni siquiera sé es que donde estoy y como llegar a ese lugar.

A los 11 comencé a recibir inyecciones de alguna clase cada dos semanas, poco a poco mi pecho una vez lizo comenzó a crecer con forma redondeadas, me comenzaron a crecer senos, a los 14 años ya tenía senos bien definidos con pezones diminutos de color rosa pero con senos aun pequeños que concordaba con mi complexión delgada, con cintura estrecha y nalgas paraditas comencé a recibir el acoso de los clientes no solo de mirada sino también de tacto, ese mismo años fui sometido a un tratamiento laser que retiro todo el vello de mi cuerpo de mis ojos para abajo para siempre.  

Mis pezones cabello que me llega aun hoy hasta mas debajo de los hombros, contrastan con mi piel en extremo blanca dado que rara vez salgo al sol, mis ojos azules y mi rostro moldeado con incluso algunas pequeñas cirugías plásticas era a los 15 años las de una adolescente en la flor de la vida, pese a haber chupado, lambido no solo penes, sino vaginas y anos en incontables ocasiones hasta ese momento aun era virgen excepto oralmente pero eso estaba por cambiar como ya dije las miradas de los hombres me comían literalmente mientras me paseaba solo en tanga por el gran salón de la mansión durante las fiestas de mis amos.

Aquel día poco después de cumplir 15 años mis Amo me trajeron ropa muy sexy y me ordenaron ponérmela pues esa noche debía dar un servicio especial, la tanga era especialmente pequeña aunque trate de ocultar mi pene echándolo hacia atrás entre mis piernas presionaba tanto que era muy incomodo pero de algún modo pude lograr que no se me notara que tenía algo entre mis piernas, era toda una linda señorita; me sentía una zorrita, coqueta, sugerente para quien me viera, aunque aún ningún chico lo había hecho por completo.          

Todo mi atuendo decía que era una chica en busca de sexo, me vestí frente al espejo sin perder ni un instante de mi transformación, me movía lo más femenina que podía, bailaba frente al espejo, me tocaba mi culito chiquito pero redondito todo el tiempo, mi abdomen, mis pequeños senos, recuerdo que hasta ¡me besaba a mí misma en el espejo! No cabe duda que era toda una señorita que deseaba que le hicieran el favor de hacerla mujer. 

Me maquille para verme más natural y más linda con poco maquillaje; no tenía peluca pero dejaba mi cabello largo a propósito para poder peinarlo con diademas o ligas y de la manera más femenina posible; cuando terminaba me veía al espejo y mi pene dentro de mi tanguita estaba súper presionado, me tocaba como una nena, me “dedeaba” sobre la ropa porque estaba muy excitada y porque, ¡era una nena! Trataba de olvida que tenía pene y me imaginaba tener una vagina, mi mente bloqueaba que no era libre y que era una esclava nada más.       

Cuando estaba lista, cuando estaba a gusto con mi atuendo y me veía lo más sexy posible, me dirigí el gran salón de inmediato las miradas se posaron en mi, encantaba que les parecía linda y que me desearan, que les pareciera una verdadera mujer, me sentía excitada; me imaginaba tener un rico pene dentro de mí ya fuese en mi boca o en mis entrañas.  

Cuando más caliente estaba al sentirme deseaba Laura que era una de las encargadas me hizo subir a una de las lujosas habitaciones donde me empecé a quitar la ropa hasta quedar solo en tanga, mi pene me dolía quería salir las hormonas que me daban habían hecho que mi pene creciera cuando estaba duro a 23 cm, lo que me molestaba pero siempre me hacia querer masturbarme no pasaba mucho tiempo hasta que explotaban en chorros sobre mi cuerpo, y me encantaba embarrarme todo mi semen en mis senos y vientre, luego de descansaba unos segundos, mientras miraba mi respiración agitada, llena de sudor y semen por mi cuerpo que brillaba y sonreía de lo rico que había sentido, miraba mi pene como se encogía a su diminuto tamaño y me sentía toda una zorra, me daba nalgadas como premio; pero ese día todo iba a cambiar.       

Al poco de entrar un chico entro a la habitaciones, me sorprendió que era joven quizás de unos 20 o 21 años lo que era raro ya que la mayoría de los clientes eran señores en sus años 50’s a los que conocía muy bien, este chico me hizo sentir sumamente nerviosa, no decía ni una palabra y solo miraba al suelo, era moreno, no era gordo pero era robusto, bien peinado, vestido elegantemente pero de manera casual, él cual no decía nada, solo me miraba con ojos de lujuria.        

El solo sonrío de repente, para comenzar a quitarse su ropa hasta quedar solo con uno bóxer blanco apretado, se empezó a sobar su pene y yo ya veía que su miembro crecía, cuando estuvo frente a mí me di la vuelta y le restregué mi culito en su paquete como una gata, el me abrazó por detrás y me acarició toda, sentía delicioso, sus manos, su pene presionando en mi culito, lo sentía tan grande, me besaba el cuello y yo solo lo tomaba de su cabello, le pregunté si le gustaba, y me dijo, “claro que si chiquita, estas bien rica, te quiero penetrar ya”, me jaló a la cama y yo aproveche para empujarlo y se acomodó yo me acerque como una gatita, llegué frente a él, y lo empecé a dar besitos, desde su cuello, su pecho, su abdomen, solo quería llegar a su pene, baje su bóxer y su pene broto frente a mi cara, me sorprendió, lo tome, lo admire, lo acaricié, con una mano, luego con dos.

-“Chúpalo”. Me dijo
-“Si papi”. Le respondí.

Para metérmelo en mi boca, lo lambí desde la cabeza hasta sus huevos, eso a él le encantó y cada que podía me bajaba a lamer sus testículos, me lo metí a mi boca y empecé a subir y a bajar cada vez con más ritmo, el me acariciaba mi cabello, yo me perdí, me encantaba chupar un pene, me sentía una puta ahí con mi culo levantado chupándosela a un desconocido y me encantaba, él me tuvo que apartar de su miembro porque yo podía quedarme ahí horas, me dijo “espera bebé, ya te la quiero meter”.

Aquello me dio hizo temer nunca me habían nadie penetrado, no sé si debía pero luego recordé las palabras de Laura “¡Deja que el cliente te haga lo que quiera!” Ella siempre me había dicho que no me dejase hacer lo que el cliente deseara sino solo sexo oral o manoseos, aquellas palabras me dio la pauta para continuar

Se paró detrás de mí, me quitó mi tanga y se arrodilló, yo solo lo veía por el reflejo del espejo frente  a mí y me volvió a sorprender, me metió su lengua en mi hoyito, yo di un brinquito al sentirlo, pero me tranquilizó y siguió, me puse un poco nerviosa, no sabía qué era eso y no me lo esperaba pero poco a poco empecé a sentir rico y empecé a gemir de lo que sentía pero en eso se paró, se untó lubricante en su pene y en mi ano, metió su dedito y yo pensé que ya me había penetrado, oh que equivocada estaba, luego apunto su pene en mi entradita apretadita y empezó a forzar la entrada.

Me espanté un poco por el dolor y él lo notó, me tranquilizó pero me dolía mucho, y ahí lo vi tratando de penetrarme y yo quería pero me dolía, poco a poco fue entrando, me daba nalgaditas, fingí placer pero realmente sentía mucho dolor, el solo metía la puntita y la sacaba, y así estuvo un rato, fue algo extraño e incómodo pero creo que se me bajó la excitación, le pedí perdón, él me dijo que no pasaba nada, le dije que le ayudaba a terminar, que quería que se viniera en mi cara, di un brinquito y se la empecé a mamar bien rico, volví a prenderme y a disfrutar, estuve un rato, mis gemidos se perdían con los de él.

De pronto se detuvo  me lo saco de la boca y lo puso sobre mi lengua esperando su lechita, el se masturbó y me lleno la cara y el pecho de su néctar, lo chupé y embarré, el me acarició la cabeza como un perrito y se fue a bañar, yo me quede solita en el piso con semen en mi cara y me vi al espejo, ni siquiera recordé mi pene, me lo saqué, no estaba erecto pero si un poco despierto, me acaricie mis pezones, mi anito y me tocaba con dos deditos mi pene hasta que me vine sin siquiera estar bien erecto y me dolió un poco pero sentí rico y así me quedé tocándome y jugando con los jugos de mi cuerpo hasta que salió con una toalla y me dijo, ponte a cuatro patas.

Lo hice sobre la cama, de nuevo él me penetro, esta vez si logro meterme todo sus 20 cm, sentí sus huevos golpear mis nalgas,  a los pocos minutos de sus embestidas me vine de nuevo, sin siquiera tocarme, mi ano se contrajo con espasmos lo que hizo que él se viniera en mi interior, sentí por vez primera una cálida leche de macho en mi interior. Gemí de placer, mientras el bramaba mientras se corría, depositando chorro tras chorro de su leche profundamente en mi interior.

Por los próximos seis meses mi culito fue bien atendido por una buena cantidad de duros miembros viriles, en ocasiones hasta seis por día, que lo dejaron bien abierto poco a poco los clientes dejaron de solicitarme hasta que apenas atendía a uno cada dos o tres días, fue entonces que Laura me comenzó a inyectar cada día algo directamente en mi pene que lo comenzó a agrandar hasta hacer que quedara de 29 cm cuando estaba en erección, pero ya no sentía placer por el contrario cada que tenía una erecciones sufría de gran dolor, por si fuese poco mi glande se volvió muy sensible.

Cierto día Laura vino por mí, me llevo a una las habitaciones de juegos como le decían a las mazmorras de tortura de la mansión donde se podía practicar todo tipo de fantasías SM o BDSM. Ahí me hizo desnudar, estaba bien pintada me hizo coloco un arnés de cuero que estaba divido en rombos, que dejaban mis senos como mi sexo al descubierto, me hizo ponerme unos guantes de látex negros largos que me llegaban casi al hombre, también unas medias largas que me llegaban casi a mi cadera y un par de zapatos de tacón de color rojo con negro.

Mi cabello rubio estaba recogido con una cinta color rosa que formaba unos moños, luego me hizo montar sobre un caballete de madera con protuberancias metálicas, me hizo sentar sobre un gran dildo metálico que sobresalía de la parte de arriba de la fuerte estructura de madera. Me coloco una barra de metal con grilletes en cada extremo de la barra de unos 70 cm de largo cuyos grilletes aseguro sobre mis tobillos, luego aseguro unas esposas en mis muñecas por detrás de mi espalda y finalmente ato mi cuello con un paño negó que aseguro a la barra entre mis piernas.

También Laura aseguro la pequeña cadena de la esposa a la barra lo que dejo mi cuerpo arqueado hacia atrás en una posición muy incómoda, antes de irse me dijo. “Disfruta si es que puedes”. Luego presiono un interruptor y el dildo en mi interior comenzó a moverse arriba y abajo al tiempo que vibraba dándome un brutal masaje prostático que hizo que mi pene comenzara a ponerse duro pese a no desearlo, simplemente comenzó a crecer fuera de mi control, el dolor no tardo en aparecer y mis jadeos era por ello, no de placer.

En la parte de arriba del caballete sobresalían puntas de metal, mis huevitos rosaban uno, pero mi pene no, ya que al quedar completamente rígido quedo apuntando en un ángulo de 55º en diagonal, no paso mucho gasta que una mujer vestida toda en cuero negro, con un gran escote apareciera ella portaba un sólido y ancho cuchillo tipo de cazador con la que me acerco y note como miro mi miembro en completa erección, lo tomo con una de sus manos lo que me hizo sacudir de dolor, ella solo rio complacida, por mi dolor.

Luego lo empujo sobre los pinchos afilados de metal que se clavaron en mi endurecido gran miembro, lo que me hizo gritar de dolor.

-“AAAAAAAAAGGGGGHHHHH”. Grite.

Pero mi terrible grito de dolor, solo hizo reír a la mujer, en cuya mirada se notaba que estaba en éxtasis con mi dolor, mientras tanto sentía que mi orgasmo comenzó a formarse en la base de mi pene, unos segundos después me corrí. Un primer gran chorro de leche salió de mi pene causándome mucho dolor, cuando el segundo chorro estaba por salir sentir que la mujer usando el afilado cuchillo que tenia me hizo un profundo corte más o menos a la mitad de mi pene por la parte superior.

Aquello me hizo estremecer no grite, no pude simplemente el dolor nublo mi mente y paralizo mi cuerpo, que comenzó a convulsionar, la mujer no tardo en hacer otro corte aun más profundo, justo por detrás de mi glande. Esta vez la mujer no dejo de cortar hasta que todo mi glande fue cercenado, el semen  y sangre, brotaron de inmediato, mientras seguía retorciéndome de dolor sin poder gritar.

La mujer hizo varios cortes mas hasta que me cerceno una segunda parte de mi enorme pene justo por donde hizo el primer corte, finalmente corto lo que quedaba de mi pene sangrante lo mas pegado a la base, sentía la sangre correr por mi entrepierna, cuando ella tomo mis huevos los jalo hacia adelante y me castro usando el cuchillo el dolor fue terrible recuerdo que vomite casi me ahogo con mi propio vomito, si grite no lo recuerdo luego todo se me puso negro, el dolor era como si me estuvieran quemando vivo, sentía una punzada enorme en mis viseras, el perder la consciencia fue un alivio que agradecí.

Me desperté en una cama suave en un elegante cuarto. Estaba desnuda y sin ataduras. Luego me entere que habían pasado ya dos semanas desde que fui cortada, en mi entrepierna fue formada una vagina por medio de una cirugía plástica, el cirujano hizo un gran trabajo pues cuando sano parecía como si siembre hubiese sido una mujer en vez de un chico.

Aun sigo prestando mis servicios a los clientes en aquel lugar mis pechos han crecieron hasta ser copa “D” junto con mis habilidades orales y que los clientes adoran tener sexo anal conmigo me han convertido en una de las favoritas del lugar.

Sin embargo cada tanto tengo pesadillas de aquel día en que sufrí aquel “Violento Corte”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TONY

Mi vida no fue un camino de rosas… Desde mi infancia viví solo con mi madre, soy hijo de una relación no buscada y ella es el espejo de lo que soy. En un principio la inocencia de mi edad no me dejaba ver quien era mi madre, pero con el correr de los años, cuando tuve razonamiento propio poco a poco advertí en ella una mala persona. Ambiciosa, deseosa de una posición social que nunca tendría se enganchaba con cuanto hombre se cruzara en su camino y en cada hombre ella veía una oportunidad......


TONY
Mi vida no fue un camino de rosas… Desde mi infancia viví solo con mi madre, soy hijo de una relación no buscada y ella es el espejo de lo que soy. En un principio la inocencia de mi edad no me dejaba ver quien era mi madre, pero con el correr de los años, cuando tuve razonamiento propio poco a poco advertí en ella una mala persona. Ambiciosa, deseosa de una posición social que nunca tendría se enganchaba con cuanto hombre se cruzara en su camino y en cada hombre ella veía una oportunidad.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACIÓN] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay       Autor: Dulces Placeres & DarkSoul





Mi vida no fue un camino de rosas… Desde mi infancia viví solo con mi madre, soy hijo de una relación no buscada y ella es el espejo de lo que soy. En un principio la inocencia de mi edad no me dejaba ver quien era mi madre, pero con el correr de los años, cuando tuve razonamiento propio poco a poco advertí en ella una mala persona. Ambiciosa, deseosa de una posición social que nunca tendría se enganchaba con cuanto hombre se cruzara en su camino y en cada hombre ella veía una oportunidad.

Fue duro vivir a su lado, tuve muchos ‘padres improvisados’, demasiados… Nunca pude hacerme a la idea, ella traía tipos a la casa y básicamente cambiaba sexo por dinero, aunque no era muy inteligente, generalmente cambiaba sexo por promesas, y cambiaba de hombres como cambiaba de ropa interior. No se preocupaba demasiado por mí, mi llegada al mundo no estaba en sus planes, así que luego de un tiempo me era normal escuchar el crujir de su cama o sus gemidos exagerados.   

Mamá fumaba demasiado, y por su culpa a los trece años adquirí su vicio, trabajaba por necesidad, hoy aquí, mañana allá, no duraba en ningún empleo, tampoco le interesaba… Ella era el estereotipo de mujer que se grabó en mi mente, y toda mujer la veía a ella, pronto odié todo lo referido al sexo opuesto y si bien en un principio no sabía por dónde iría mi sexualidad lo innegable era que cada vez que intentaba acercarme a una chica no podía evitar sentir repulsión y asco.        

Tarde o temprano me recordaban a mi madre, y por mas buenas chicas que parecieran ser siempre las veía como trepadoras, interesadas, que estaban conmigo solo por sacarme una moneda. Volviendo al tema de los hombres que conocí por ella, puedo decir que al principio me fue difícil, pero con el tiempo se mi hizo costumbre la ‘entrada y salida’ de caballeros en nuestra casa, hubo de todos, tipos buenos, cariñosos, que me trataron como el padre que nunca tuve, gente noble por los cuales derramé algunas lágrimas en las despedidas y con algunos que aun mantengo contacto a pesar que ya son historia, otros por su parte, festejé el momento de la separación, tipos rudos, faltos de cariño, más de uno me levantaba la mano ante la pasividad y mirada cómplice de mi propia madre.   

Hacía seis meses que Antonio, o Tony como lo llamábamos vivía en casa con nosotros, tiene dos taxis con los que se gana la vida, uno que manejaba el y otro con chofer, en un par de oportunidades me había ofrecido uno de los coches para qué yo me hiciera unos pesos pero la verdad es que estaba muy ocupado con mi vocación, quería ser actor.          

Era un tipo robusto, corpulento, debe pesar más de cien kilos, con voz grave y una barba espesa, de andar desalineado, de burdas costumbres, de comer la comida con la mano, de beber directamente desde la botella, de eructar en público sin el menor remordimiento, una persona extrovertida que en mi lista de apreciaciones se acercaba más a los ‘indeseables’ que a los ‘preferidos’.

Me molestaba que me humillara, cuando mi mamá no nos veía, solía decirme al oído que era una ‘mariquita’, su perfil ya comentado contrastaba con mi delgadez, mis modales, mis aspiraciones actorales y mi negación a convertirme en un esclavo del taxi, la casi ausencia de contactos con mujeres de mi parte, a pesar de tener ya dieciocho años y preferir seguir siendo un ‘mantenido por mamá’ hacían nuestros mundos diametralmente opuestos.         

Cada tanto pasaba a mi lado y disimuladamente me tocaba el culo, mi enojo provocaba una risa socarrona de su parte, realmente lo disfrutaba, hasta en algunas oportunidades cuando estaba descuidado me tomaba por sorpresa y valiéndose de su fuerza me tomaba por los brazos y refregaba su paquete entre mis nalgas.          

Sucedió un mes luego de cumplir 20 años, hacía un tiempo ya que mamá trabajaba de mesera en una rosticería a cuadras de casa, Tony había hecho turno de noche por lo que había llegado al amanecer. Me levanté a eso de las nueve, cuando ella partía como lo hacía a diario.  Me puse a estudiar en el mayor silencio posible para que Antonio pudiera descansar, no quería molestarlo. El reloj daba las doce cuando lo sentí despertar, la luz de su dormitorio se encendió y luego de unos minutos apareció su imagen frente a mis ojos.    

Estaba desalineado, despeinado, sacándose las lagañas con sus dedos, con una ajustada, camiseta que marcaba su prominente abdomen, con un par de agujeros que le daban ese toque tan repugnante propio de él, descalzo, con sus piernas desnudas, su trusa (slip) celeste marcaba una inconfundible erección típica de todo hombre que recién se levanta, su gruesa herramienta se acomodaba hacia su izquierda llegando casi a la línea del hueso de su cadera, con extrañeza mi vista se había fijado en su sexo y no podía quitarle los ojos, Tony sin un dejo de promiscuidad no hacía nada por disimular y creí notar un poco de altanería de su parte.         

Se desperezó con un gran bostezo y me pidió que le preparara un sándwich mientras el sé arreglaba un poco, giró sobre sí mismo y se dirigió al baño rascándose el culo dejando ver en su slip otro agujero dejando en mi la imagen de ‘modelo masculino subdesarrollo’.      

Improvisé un emparedado con lo que había disponible, lo dejé sobre la mesa y el vino a mi lado, masticaba con la boca abierta cosa que me crispaba los nervios y me impedía concentrarme en la lectura, él sabía que me molestaba ya que una sonrisa se dibujaba en su rostro cada vez que lo miraba, su vista estaba fija en mí en todo momento, como pensando algo, cuando terminó, tomó un trago, se limpió con su ante brazo, desde el codo a la mano, se levantó y después de unos minutos volvió a mi lado y dándome una bolsa me dijo.  

-“Toma, es de tu madre, quiero ver cómo te queda, y quiero ver que tan buen actor eres… ve a tu cuarto, te doy cinco minutos…”   

Encendió la tv y empezó a jugar con el control remoto, saltando de canal en canal, fui a mi cuarto con intriga, había lencería de mi madre, incluso zapatos de tacón alto. 

Me desnudé en silencio y me sorprendí a mí mismo con una irrefrenable erección, la situación estaba fuera de control y eso me excitaba más aun todavía, estaba por comenzar un camino sin retorno. Primero me puse el sostén que me costó acomodar por mi falta de práctica y la remera ajustada que a ella le quedaba tan bien, me sentí un tanto ridículo puesto que a pesar de mi delgadez tengo torso de hombre la prenda calzó demasiado ajustada, improvisé colocando medias en el sostén para darle cierta lógica a la situación.     

La mejor parte fue sentir la dulzura de las largas medias subiendo por mis piernas hasta los muslos, casi llegando a mis genitales, soy muy lampiño y mis piernas siempre fueron muy suaves y piel muy blanca contrastaban con la fina negrura del nylon.      

La tanga fue el escollo más grande, era demasiado pequeña, fue hermoso sentirla deslizar entre mis nalgas, pero adelante no fue fácil, está diseñada para mujeres, no para guardar ‘un paquete’ pero con mi tremenda erección, tuve que esforzarme para doblegar a mi pene y esconderlo bajo la lencería de mamá, además me apretaba demasiado los huevos que se mantenían comprimidas más abajo La corta falda no fue problema, la elasticidad de la tela se adaptó a mis caderas, por último los zapatos, dos números más chicos no era mucho, pero sentí mis pies demasiados apretados. Me incorporé y caminé como ebrio sobre esos tacones a los que me subía por primera vez en mi vida.

Fue raro porque ese tipo no me agradaba en lo más mínimo, pero al mismo tiempo tenía la boca seca y sentía una terrible excitación y mi sangre hervía por mi cuerpo, me veía como mujer, odiaba a mi madre por lo que era, pero ahora estaba en sus zapatos y me vi a mi mismo como la veía a ella y me odié por eso, pero había algo en mí que me empujaba, que me obligaba a seguir adelante, una fuerza mágica demasiado potente como para poder negarme.         

Tomé aire y volví al comedor, donde Tony se reía como un niño viendo unos viejos dibujos animados a tal punto que no notó mi presencia, tuve que tocarlo al hombro para que volteara a verme, esperé con expectación su respuesta hasta que exclamó:  

- ¡Guau! que niña bonita… te llamaré…           
-¡Pamela! Quiero que me digas Pamela – exclamé antes que el lanzara un nombre al aire.       
- Bien… bien… serás Pamela entonces…         

Antonio me miró de arriba abajo, me hizo acercar a su lado y girar sobre mi eje, me dio una nalgada, acomodó la silla, abrió sus piernas y me indicó que bajara entre ellas, le hice caso, me sentí goloso, mi pene tomaba fuerza bajo la tanga, él se relajó, su pene estaba a centímetros de mi rostro oculto bajo ese vieja trusa, tomó una de mis manos e hizo que acariciara su paquete, estaba rígido e imponente, estaba nervioso, besé la tela, entonces el mismo se lo quitó, como el mástil de un velero a la deriva su enorme pene se sacudió de lado a lado, era bastante grande, su cabeza estaba desnuda, sin prepucio, gruesa, levemente curvada, sus testículos peludos colgaban más abajo, la fotografiaba mentalmente respirando excitado, solo la miraba, Tony apuró la jugada.          

- Y bien Pamela, mi amigo te espera…  

Lo tomé con mi mano derecha, la sensación fue indescriptible, comencé a acariciarlo y a jugar con él, a masturbarlo como yo mismo me masturbaba, lo rodee por completo, su glande brillaba, me mordía los labios en deseo, pero aún no me animaba, mi respiración se entrecortaba, el notó mis ganas y también mi indecisión, mis temores de la primera vez, puso mi cabeza entre sus manos y me condujo hacia su sexo, su aroma me resultó exquisito, cerré los ojos, y me rendí, metí su duro pene en mi boca, comencé a chuparla como poseído, era tan grande, tan rica, Tony exclamó.     

- ¡Tranquila Pamela! despacio, despacio… con cariño…      

Comprendí que estaba siendo demasiado brusco, mi calentura me saco de control y lejos de ser placentero podía resultarle molesto, traté entonces de recordar cada escena de sexo oral que había visto, pornografía puro, y traté de replicarlo en él lo que me traían los recuerdos, las cosas cambiaron entonces para ambos, me relaje y comencé a disfrutar esa mamada, Tony se entregaba, fui por su cabeza, por su cuerpo, transformé mi lengua en una de serpiente, acaricié sus huevos, el sacó mis manos y las apoyó en sus muslos, solo quedó mi boca y su pene, nada más, su placer y mi placer, el tomo mi cabeza nuevamente entre sus manos y comenzó a empujar cada vez más abajo, sentí su tronco introducirse profundo, su glande en mi garganta, hasta darme arcadas, trataba de zafarme pero él tenía mucha fuerza y seguía empujando, me cortaba la respiración…          

Al fin pareció apiadarse y me liberó, mientras recuperaba el aliento dijo.

- Serás buena como tu madre Pamelita, lo llevas en los genes…      

Me hizo incorporar, noté entonces que mi pene había escapado por el costado de la tanga y se marcaba en la falda, Tony al notarlo dijo.      

-“Te gusta putita, te gusta…”       

Y me llevó a su cuarto, el que compartía con mamá, me hizo acomodar sobre el colchón, en cuatro patas, apoyado en mis codos, con mi culo hacia el techo, lo sentí levantar la falda y luego meter el dedo bajo la tanga para correrla a un costado, mi pene y mis huevos quedaron ahora completamente desnudas a su vista, estaba duro como piedra, lo vi tomar una crema y luego perderse a mis espaldas, la yema de su pulgar acarició mi esfínter, tomé mis nalgas entre mis manos y me abrí para él, para darle el mejor plano, el siguió con el juego haciéndome desear, y al poco tiempo me iba relajando, y mi anillito iba cediendo, pronto la yema cambió por la punta y su dedo gordo el cual se introdujo, siguió jugando, acariciando, había cambiado a dos dedos, y luego probó un tercero…     

Había llegado el momento, se acomodó a mis espaldas, mordí mis labios entre mis dientes, cerré los ojos, me tomó por la cintura, sus dedos aun lubricados resbalaron en mi piel, jugó un poco, su carne contra la mía, empujó un poco, luego un poco más, el dolor se apoderó de mí, me dio tiempo a acostumbrarme, a que me siguiera relajando, un poco más, y otro más, ya estaba, ya estaba… Cuando pasó la cabeza, pasó todo el tronco, me doblé de placer, luego de los primeros empujones me fui acostumbrando a él, ¡que rico se sentía! me fui perdiendo, apretaba fuerte mis labios pero no podía mantenerme haciéndolo, comencé a gemir, me fui perdiendo, que rico se sentía su pene en mi culo, tan grande, tan ancho, los gemidos habían dado lugar a gritos, gritos acompasados a sus embates…

Me giró poniéndome boca arriba, levantó mis piernas para volver a enterrármela, que bien se sentía, mientras me la daba por el culo nos mirábamos fijamente, ese hombre que tanta repugnancia me causaba estaba quitándome la virginidad, lo veía embestir como un toro, mi pene estaba duro, chorreada de jugos transparentes, necesitaba masturbarme pero él no me dejó, tampoco hizo falta, en esa posición su miembro calzaba perfecto, parecía hecho a mi medida, jamás había imaginado tanto placer, de pronto me sentí acabar, solo provocado desde atrás, desde adentro, mi pene comenzó a lanzar chorros de leche, grité, gemí, el semen caliente cayo por mi vientre, por mi pecho, apreté mi esfínter sobre su tronco, apenas terminé Tony sacó su pene y se vino sobre mí, como una manguera su leche caliente cayó sobre mi cuerpo hasta la última gota.    

Antonio pasó una de sus manos sobre la mezcla de leches que había impregnado las prendas que tenía para llevarlas a mi boca, casi ordenándome dijo         

- “Prueba su sabor Pamela, haz lo que hace tu puta madre…”         

Sentí el sabor del semen en mis labios, cuando volviendo a la realidad me di cuenta que había pasado demasiado tiempo, seguramente mi madre no tardaría en volver y sus prendas estaban hechas un desastre, el solo rio como demostrando que poco le interesaba el tema.         

Como un rayo di por terminado el encuentro y con premura acomodé todo en su lugar, a pesar de lo mucho que me dolía mi pobre esfínter anal recién desvirgado.        

Aquel día nació Pamela, con mi primera relación sexual con Tony, quien se convirtió en mi amante por algunos meses las cosas continuaron de aquel modo con Antonio penetrándome en todas las posiciones que se puedan imaginar me encantaba sentir su pene en mi interior portando ropa de mujer. Hasta una noche en que todo cambio y no para bien sino que paso algo que me hizo odiar a Toni para siempre de una manera inmensa.

Todo comenzó una noche en que mi madre fue contratada para ser mesera en una boda por lo que estaría fuera toda la noche, me fui a dormir solo en tanga (la compre especialmente para que me la viera usar Tony) pero esa noche el estaba en el taxi, aun así me la deje esperando que cuando volviera me encontrara con aquella prenda.

Me desperté en la madrugada serian como la 1 o 2 Am cuando sentí que algo me apretaba las nalgas cuando abrió los ojos me encontré con que Tony estaba a mi lado, me habían amarrado las manos a la cabecera y mis piernas a las patas de la cama, un hombre obeso con aliento alcohólico estaba sobre mí, sentía su miembro endurecido frotándose entre mis nalgas, trate de luchar pero Tony que ya estaba solo en trusa se la bajo y me hizo tragarme su dura erección.

Casi al mismo tiempo me sentí penetrado por el duro miembro del otro hombre que era un poco más grande que el de Tony, si bien no me dolió físicamente aquella violación a la que estaba siendo sometido sentí como mi alma y corazón se partieron en mil pedazos, el otro hombre se vino algunos minutos después entre gemidos de placer, en mi interior babeando mi espalda.

Luego se bajo de encima para que Tony ocupara su lugar, mientras el hombre me dio su pene para que se la mamara, olía asquerosa y estaba llena de rastros de semen, pero me la tuve de tragar, aquello duro otros 20 minutos hasta que el hombre se vino en mi boca, al tiempo que Tony lo hacía en mi interior. Tony dijo.

-“Muy bien putita, lo has hecho muy bien”.

Tony se bajo de mí, mientras mis lágrimas corrían por mis mejillas, el otro hombre se vistió y le dio algunos billetes a Tony, le escuche decir.

-“Wow fue grandioso tiene un culito y boca excepcional a ver cuando lo repetimos”.
-“Cuando quieras ya sabes el precio”. Le dijo Tony al hombre.

Luego ambos se marcharon y me dejaron llorando ya desamarrado sobre mi cama con el semen de ambos brotando de mi ano aun abierto, Tony me había convertido en una puta barata y de nuevo rompió todas mis ilusiones de haber encontrado a alguien que me entendiera, un calor se extendió por mi cuerpo, que poco a poco se transformo en odio, esa noche no dormí, estaba muy furioso para hacerlo, como a las dos horas Tony regreso, se caía de borracho, seguramente se casto en alcohol lo que aquel hombre le pago por violarme, lo que me enfureció aun más.

Espero unos minutos y entre a la habitación, Tony solo en trusa (slip) dormía roncando sobre la cama, me acerque sin hacer ruido, con un gran cuchillo que afile durante todo el tiempo que espere con una piedra de esmeril, le baje su trusa con cuidado, con calma, sin prisa hasta dejarla a la altura de sus rodillas, estaba tan borracho que apenas lo sintió, luego tome sus huevos y pene que pese a estar dormido era grande, con mi mano, coloque la afilada hoja de acero por debajo de sus huevos y lo hice.

Tres cortes bastaron para cercenar sus huevos con su pene del cuerpo de Tony que despertó al sentir el terrible dolor que de su entrepierna brotaba, como la sangre en ese momento, me miro sosteniendo el cuchillo ensangrentado en una mano y en la otra los que fueron alguna vez los genitales que tanto ame y disfrute, sus manos se fueron a su entrepierna, mientras daba alaridos de dolor.

-“¡MALDITO PUTO, TE VOY A MATAR, TE VOY A MATAR”. Gritaba Tony.

Antes de salir de la habitación, saque sus dos testículos de saco de piel y los arroje al suelo luego con mi pie los aplaste hasta hacerlos papilla ante los ojos aterrados de Tony quien grito.

-“NOOO, MALDITO TE VOY A DESOLLAR VIVO”. Grito Tony al ver sus huevos ser destruidos.

Pero nada podía hacer, el dolor lo mantenía revolcándose en la cama, con sus manos tratando de contener la hemorragia. Tome mis cosas que ya tenía empacadas, le deje una nota a mi madre y me fui para no regresar jamás a mi casa, si Tony me denuncio a las autoridades o no, es algo que no sé.

Vivo en una ciudad alejada, todos me conocen como Pamela y creen que soy una mujer, he conseguido trabajo en teatro y radio, también doy clases de maquillaje en la que me he vuelto una experta, estoy pensando en operarme para cambiarme de sexo pero cada que veo el pene que alguna vez fue de Tony en el frasco en donde lo conservo con liquido para embalsamar tengo una terrible erección que me hace masturbarme hasta acabar dando alaridos de placer.  

No lo sé quizás Tony si tenía razón en algo y soy una verdadera puta.
  




Autor: Dulces Placeres & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PENSÉ QUÉ ERA SOLO FANTASÍA

Fui secuestrado y llevado a una "sala de operaciones". Lucho cuando 4 o 5 chico desnudos calientes me ponen en una mesa de operaciones y me sujetan abajo mientras pasan las correas de cuero pesadas a través de mi pecho, cintura, y frente, después estiren mis brazos hacia fuera, las correas abajo, también, y finalmente, Levantan mis piernas sobre estribos y sujetan las correas por mis rodillas, dejándome completamente inmovilizado e indefenso. Me meten una mordaza inflable en la boca y no puedo hacer más ruido......


PENSÉ QUÉ ERA SOLO FANTASÍA
Fui secuestrado y llevado a una "sala de operaciones". Lucho cuando 4 o 5 chico desnudos calientes me ponen en una mesa de operaciones y me sujetan abajo mientras pasan las correas de cuero pesadas a través de mi pecho, cintura, y frente, después estiren mis brazos hacia fuera, las correas abajo, también, y finalmente, Levantan mis piernas sobre estribos y sujetan las correas por mis rodillas, dejándome completamente inmovilizado e indefenso. Me meten una mordaza inflable en la boca y no puedo hacer más ruido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SECUESTRO] [MEDICO] [VAGINOPLAS] [FEMINIZADO] [VIOLADO]


Categoria: Gay      Autor: YourPhriendly





Fui secuestrado y llevado a una "sala de operaciones". Lucho cuando 4 o 5 chico desnudos calientes me ponen en una mesa de operaciones y me sujetan abajo mientras pasan las correas de cuero pesadas a través de mi pecho, cintura, y frente, después estiren mis brazos hacia fuera, las correas abajo, también, y finalmente, Levantan mis piernas sobre estribos y sujetan las correas por mis rodillas, dejándome completamente inmovilizado e indefenso. Me meten una mordaza inflable en la boca y no puedo hacer más ruido.

Por el rabillo del ojo, veo otro hombre llegar a la mesa; ¡Él lleva solamente un abrigo de doctor sobre su cuerpo desnudo! Él inspecciona las correas, asegurándose de que estén seguras, entonces él habla.

-"Te hemos estado observando", dice, dándole a mi cuerpo caricias suaves.
-"Y eres perfecto para nuestros experimentos quirúrgicos". Dijo el hombre.

Mis ojos se dilataron cuando mueve un monitor de televisión delante de mi cara; ¡Mostrando una vista sin obstáculos de mi pene completamente expuesto y huevos! ¡Lucho contra mis retenciones como el 'doctor' acaricia mi pene y mis huevos!

-"Ya no necesitas estos", continúo.
-"Porque te vamos a dar una vagina”. Dijo el hombre.

Una vez que te preparen, comenzaremos. Primero, voy a castrarte. Abriré tu escroto, sacare tus huevos, estirare las cuerdas hasta donde sea posible, y mientras que todavía estén conectados tus huevos a tu cuerpo, los pondré en una sartén. ¡El dolor va a ser insoportable!"

Lucho más duro, pero en vano.

-"¡Después de que la fritura esté completa, voy a cortar las cuerdas, y ese será el final de ti como un hombre!" Dijo el hombre.

Mi miedo me hace respirar pesadamente; ¡También me doy cuenta de que mi polla se ha vuelto dura!

Me acaricia mi pene varias veces.

-"Muy impresionante", señala, su mano apretando,
-"Pero no por mucho tiempo, porque la cirugía es muy complicada, te daré analgésicos, pero estarás despierto para verme quitar tu virilidad para siempre". Dijo el hombre.

Los chicos desnudos se acercan.

-"Primero, sin embargo". El doctor continúa,
-"Debes ser preparado, después de eso, será ordeñado de una y otra vez, por lo que tus huevos serán drenados antes de comenzar, mis chicos te follarán por tu culo tanto como ellos quieran, ¡Y voy a dejar que se vengan, también! "

Los chicos todos ríen; ¡Varios otros se unen al grupo también, todos desnudos, y con penes enormes!

-"¿Deberíamos empezar?"

Uno de los chicos toma una rasuradora eléctrico y la mueve hacia mi entrepierna; ¡Lucho y trato de gritar a través de la mordaza, pero mi esfuerzo se desperdicia! ¡Siento el zumbido del aparato contra mi piel, mientras remueve mi vello púbico!

"El no te va a afeitar hasta el nivel de la piel", explica el médico, "Él lo está haciendo más corto para que luego rasurar, el resultado es mucho más limpio, y es mucho más doloroso para ti también".

¡Siento que las vibraciones se mueven arriba y abajo de mi torso, las piernas, el culo y entre mis nalgas, y, por último, mi pene y huevos! Veo los vellos cortos que quedan en la estela de la maquinita en la pantalla del monitor, ¡temiendo el siguiente paso!

Otro chico desnudo mueve un carrito pequeño entre mis piernas. Toma una cera tibia, la esparce alrededor de mi ombligo, luego pone una tira sobre ella; Sin previo aviso, él la rasga, ¡tomando mi vello con ella! Más cera, un poco más bajo esta vez, ¡y RIP! ¡Una y otra vez, la cera arranca el vello de mi área púbica, mi culo, entre mis nalgas, y finalmente, pene como huevos!

El médico revisa la piel; ¡Ni vello pudo ser encontrado!

-"Y ahora". Él anuncia, con toda naturalidad. "Debe ser purificado".

Entonces otro de los chicos desnudo mueve un soporte alto entre mis piernas; ¡En la parte superior hay una bolsa de enema muy grande! De una bandeja cercana, agarra un tubo grande que lubrica; Él echa un poco de lubricante en sus dedos, y luego los desliza en mi culo. Me tenso, ¡pero eso no le impide empujar los dedos! Me penetra el culo por un rato, luego toma el tubo del enema del soporte, lo lubrica también y lo desliza dentro de mi culo. ¡Entro tan suavemente, cuando me doy cuenta de lo que está haciendo, ya ha empezado a inflar la doble boquilla ¡Bardex!

¡Me quejé a través de mi mordaza cuando el agua comenzó a fluir! ¡Lo siento atravesando mis entrañas, y rápidamente me llena, provocándome calambres. El dolor me hace luchar aún más, pero todavía estoy indefenso. Justo cuando siento como que estoy a punto de estallar, el médico saca el tubo, y luego pone un dispositivo en mi vientre hinchado. ¡Aprieta un interruptor y la caja empieza a vibrar! Puedo sentir el agua chapoteando dentro de mí, y solo hace que los calambres empeoren! Dura por lo que parece horas, y cuando finalmente se detiene, estoy agotado.

Siento que la hinchazón disminuye cuando el médico libera la abrazadera; Los calambres bajan cuando mis intestinos se vacían, y suspiro con alivio a través de la mordaza. Uno de los chicos desnudos limpia mi ano, después me lubrifica otra vez. Por el rabillo del ojo, veo una línea de chicos desnudos, todos jugando con sus duros pene, ¡y sé que pronto cada uno de ellos va a violar mi culo indefenso!

El médico recoge un tubo con una manguera de plástico unido a él y lo desliza sobre mi pene, luego recoge una sonda y se desliza en mi culo.

-"Es hora de que desagües". Anuncia.

Él aprieta un interruptor, y el tubo de mi pene comienza a succionar mi pene desde dentro; Otro interruptor, y la sonda anal empieza a vibrar. ¡Se siente bien, y aunque no quiero, empiezo a excitarme como el infierno! ¡Mi respiración se hace más pesada a medida que las vibraciones se intensifican! Lucho contra las restricciones cuando los sentimientos me abruman, y por mucho que trato de resistir, ¡estoy sobre el borde y disparo una carga gigantesca! Una vez que estoy ordeñado, trato de relajarme, pero la succión y la vibración lo hacen imposible; Dispara una y otra vez, ¡más de lo que nunca pensé que podía! Empiezo a sentirme flotando mientras mis jugos viriles son drenados por la fuerza de mi cuerpo, ¡impotente para detenerlos!

¡Justo cuando pienso que no puedo disparar más, tengo una explosión de semen final de mi pene desamparado y me desmayo!

No sé cuánto tiempo quedo inconsciente, pero gradualmente vuelvo a la conciencia. Mi pene ya no está con el tubo, pero todavía estoy tan amarrado como antes.

-"Y ahora", el doctor anuncia, "Tu culo está bien preparado..."

Él toma un poco de lubricante y lo esparce por mi pobre pene desvalido, luego pone algo que se parece a una pequeña gorra en mi glande.

-"Esto tiene pinceles pequeños para que tu glande se estimule continuamente", explica, "hará que tus músculos pélvicos se contraigan, incluyendo tu ano. ¡Mientras estás siendo penetrado, hará que tu culo apriete los penes con fuerza! "

¡Presiona un botón y la cosa en el glande cobra vida! ¡Estimula de un tirón mi glande como los cepillos estimula la carne ya sobre estimulada aún más! Se detiene rápidamente cuando uno de los chicos desnudo se coloca entre mis piernas extendidas; Él gentilmente coloca su glande - mucho más grande que el mío - en mi culo cautivo, entonces empieza a empujar y el gorro vuelve a la vida! Aprieto mi ano, apretándolo alrededor del caliente pene que me penetra sin descanso. El médico sabe lo que está haciendo; Justo cuando estoy a punto de desmayarme, él retira la cosa de mi glande, pero el chico sigue empujando por mi ano indefenso. Puedo oír vagamente el gruñido del chico cuando él está cerca de venirme; De repente, la cosa en mi glande se activa de nuevo, mi culo se aprieta, y el mete su pene duro hasta el fondo justo cuando se viene.

¡El primer chico me la saca, inmediatamente reemplazado por un segundo chico, luego un tercero, un cuarto, y en poco tiempo, pierdo la cuenta! La estimulación ininterrumpida de la cosa en mi glande me está volviendo loco de placer y dolor.

De repente, se detiene. ¡El último chico me la saca después de tirar una carga titánica encima de mi culo!

El médico viene con una manguera de enema y hábilmente la desliza por mi ano; Infla el Bardex doble y deja fluir el agua. ¡En poco tiempo, estoy lleno, y de nuevo cólicos! No toma mucho tiempo para que el doctor suelte el agua, y drena rápidamente, para mi alivio.

Recoge un espéculo anal grande y lo sostiene delante de mi cara; ¡Mis ojos se ensanchan mientras me pregunto si mi pobre culo puede soportar estar tan estirado! No tengo elección, y el espéculo se mete; ¡El doctor lo abre, y yo gruñido a través de la mordaza cuando lo siento ampliar mi culo indefenso! Más ancho y más ancho, me hace pensar si me va a dividir en dos.

¡Sorprendentemente, no!

Puedo ver a los chicos engrasar sus manos; ¡Sé que pronto, esas manos estarán todas en mi desamparado agujero!

¡El primer chico prende sus dedos juntos y los desliza en mi ano atormentado! De repente, el aparato del glande se activa de nuevo, enviando una sacudida a través de todo mi cuerpo. Aprieto mi culo alrededor de la mano que se desliza casi sin esfuerzo, el resultado de continuo golpear-golpeando. Siento que se desliza por el esfínter interno, y en el monitor, veo su mano en mi culo hasta la muñeca. Él gira su mano mientras entra, su antebrazo que desaparece lentamente, subiendo al codo, y él vacila antes de empujarlo, y veo mi culo tragar su brazo casi hasta el hombro. Gimiendo a través de la mordaza cuando las sensaciones extrañas se mezclan; ¡Por el exceso de estimulación de la cosa en mi glande junto con la estimulación anal del puño!

Después de una eternidad, saca su brazo; ¡Miro a mi pobre culo abusado boquiabierto ancho en el monitor y estoy sorprendido de que podría ser estirado tan ancho! Apenas pasa un segundo, antes que el siguiente deslice ambas manos lentamente; Sorprendentemente, ambas encajan. Él los separa dentro de mí; ¡Estoy impresionado! Chico # 3. Pelotas de su puño y puñetazo. Como una eternidad pasa, estoy casi al límite en todos los sentidos que puedo imaginar, y varios que no puedo, incluyendo un chico que mete su mano mientras otro me estaba penetrando por el culo.

Y luego, se acabó; Otro enema, otro relleno y vacío. ¡Trago saliva, sabiendo que pronto, mi virilidad será una cosa del pasado! Empiezo a respirar pesadamente, ¡el miedo desborda dentro de mí!

Dos chicos comienzan a lavar todo el sudor de mi cuerpo; Completamente, expertamente, me limpian. Es genial, y después de todo lo que he sufrido, se siente bien. Ellos progresan a cubrirme con betadine solución para desinfectar mi piel; Hace frío, envía un escalofrío a través de mi cuerpo, solo en parte por la solución...

El doctor toma un bisturí y camina tranquilamente hasta quedar entre mis piernas. ¡Su mano enguantada agarra mis huevos, ¡apretándolas sin piedad! Grito a través de la mordaza, luchando, pero limitado demasiado impotente para escapar. Él ríe, ¡luego coloca el escalpelo en la línea central y corta! El dolor abrasador brota a través de mi cuerpo, y grito de nuevo. ¡Veo sangre en mis huevos, y el bisturí moviéndose adelante, cortando la piel de mi escroto! El médico hace una segunda incisión, cortando la membrana, y pronto, saca mis pobres condenados huevos. Una vez que están libres, ¡sigue estirándolos tan lejos de mi cuerpo como puede!

Uno de los chicos mueve una parrilla pequeña con una sartén entre mis piernas y las posiciona para que mis huevos sean puestos en él. Coloca los orbes en un soporte metálico y los deja sobre la parrilla. Siento el calor entre mis piernas, y después de un minuto más o menos, pone mis huevos en la parrilla. ¡El dolor es aún mayor que la incisión, y me siento sudando cuando escucho a mis huevos empezar a chisporrotear! El fuego está cocinando mis testículos, y estoy impotente para detenerlo. A través del dolor, miro el monitor; ¡Veo a mis testículos asándose a la parrilla como un bistec!

El médico mira mis huevos asándose, luego toma una abrazadera y agarra uno de los cordones, y lo repite en el otro lado. ¡Un par de cortes rápidos y mis huevos se han ido para siempre! Él toma un electrocauterizador y quema los extremos de las cuerdas, y todo está hecho!

¡Él saca la sartén de la parrilla, luego sostiene mis huevos asadas frente a mí, entregándolas a uno de los chicos, que procede a hacer una sabrosa cena con ellos!

-"Y ahora", el doctor dice, "Denle algunos analgésicos para el resto. No quitarán todo el dolor, principalmente porque quiero que sufras al menos un poco mientras esto sucede".

Él sostiene una aguja hipodérmica, luego procede a inyectar mi pene, y varios otros lugares a su alrededor. Después de unos minutos, inserta un catéter, luego toma su bisturí y comienza a cortar debajo de mi paquete. Después de ese corte, corta alrededor de mi glande y desliza la piel hacia abajo. Él hace varios cortes más, y desliza los restos de mi pene a lo largo del catéter. ¡Varios cortes más, y hay un agujero entre mis piernas! Él toma la piel de mi pene, coloca su dedo adentro, y lo gira al revés. Pronto lo coloca dentro del agujero y empieza a coser; Después de un rato, todo está cosido, ¡ya tengo una vagina!

¡Ahora, no tenía el pene más grande del mundo, pero realmente no tenía la intención de perderlo!

No estoy seguro de qué pensar; El doctor coloca algo que parece un consolador en mi nueva vagina.

"Eso evitará que se cierre", explicó el doctor, "¡Tu nueva vagina va a tener mucho uso!"

Otra inyección, y todo se oscurece...  Me despierto. No puedo moverme. Estoy en algún tipo de marco. Mis brazos están atados a una barra; Mis piernas están extendidas hacia los lados. Hay dos pequeñas plataformas de tamaño para los pies delante de mí.

Hay algo que me mantiene la boca abierta.

¡No puedo mover un músculo!

El doctor entra en la habitación.

"Tu nueva vagina está completamente curada ahora", explica, "has estado dormido durante un mes mientras te curabas". Me dice

Lo miro, preguntándome, casi suplicante.

"Vas a ser penetrado por tus tres hoyos", continúa, "Los chicos utilizarán los tres de tus agujeros al mismo tiempo mientras estás recluido en el marco".

Él toma un poco de lubricante y lubrica tanto mi nueva vagina como mi ano. Tres chicos entran; Uno se coloca delante de mí, el segundo detrás, y el tercero sube para arriba y se coloca en las plataforma pequeñas.

-De acuerdo, hombres -dice el doctor-, puede comenzar.

Los tres penes de los chicos ya están duras ¡Me las meten en mi vagina, culo y boca! ¡Más y más fuerte empujan, y no puedo hacer nada para detenerlos! Pronto, todos se vienen muy fuerte, en mi interior. ¡Al momento en que terminan, otros tres chicos tomar su lugar y empezar a penetrar todos mis agujeros!

"Esta será tu vida de ahora en adelante, ser un juguete sexual", el doctor dice, "Espero que lo disfrutes..."




Historia Original Aquí.




Autor: YourPhriendly       Traductor: DarkSoul

QUERÍA UNA ESCLAVA

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama......


QUERÍA UNA ESCLAVA
Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Si, lo admito el error fue mío desde un principio pero ¿quién carajos le pone Jean de nombre a un hombre? , en la discreta página de esclavos no se presentaban imágenes solo descripción generales pero no leí adecuadamente apenas leí edad y nombre el precio de venta era tentador, una ganga por lo que oferte, sin percatarme en la descripción que claramente decía sexo masculino, con impaciencia espere los 7 días que tardo mi paquete en llegar, mientras abría la caja de madera sentía mi vagina humedecer de lo excitada que estaba.

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama, rápidamente fue a mi computadora para ver si hubo un error, ahí fui cuando me percate de mi error, las políticas de la pagina eran claras cero devoluciones.

-“¡DEMONIOS!” Me dije a mi misma.

Pensé que hacer por varios minutos y fue cuando se me vino la idea si bien no tenía una esclava que me impedía que me hiciera una, después de todo, lo único que debía de hacer era retirar esas feas casas que le colgaban entre las piernas a mi nuevo esclavo para luego feminizarlo para poder por fin tener una esclava, pero antes debía obtener algunas cosas, mientras las conseguía hice que Jean el cual demostró ser muy sumiso usara los ropa interior femenina un calzón (braga) o tanga únicamente, por supuesto mostrando un feo bulto al frente.

Los días pasaron y ya había pedido todo lo que iba a necesitar para anular a Jean pero no contaba con algo, como ya dije tenía una esclava de 24 años bastante atractiva de senos como medias toronjas, con pezones marrones, cadera estrecha, nalgas prominentes y piernas largas como torneadas, ella era virgen y siempre andaba en la casa con una pequeña tanga como única prenda me encantaba ver sus pechos mientras caminaba, por supuesto sin que lo notara Jean y Isela que era el nombre de ella comenzaron a atraerse como era normal entre un hombre y una mujer. 

Pensando que iba a recibir una esclava no tome medidas por lo que me vi obligada a dejar que ambos durmieran en la misma habitación y en la misma amplia jaula que había preparado sin imaginar lo que lo que pasaría entre ambos era algo natural que debí prever, pero simplemente no veía a Jean como un hombre sino como un esclavo sumiso, ese fue otro de mis errores pensar que un hombre intacto puede dejar de serlo solo por mandato, por más sumiso que fuese, si no se controla físicamente sus impulsos de macho estoy lo dominaran tarde o temprano.

Hasta esa fecha Jean durmió dentro en una vieja jaula pero dado que me había servido bien por varios días decidí dejarlo dormir esa noche en el suelo a modo de recompensa para mi pesar deje abierta la jaula Isela creo que eso hizo que esa noche estuviera inquiera al no poder dormir decidí prender mi televisor y ver lo que estaban haciendo sin que ninguno de los dos lo supiera coloque cámaras especias de vigilancia en aquella habitación que me daba una buena mirada de ellos desde mi habitación gracias a un circuito cerrado.

Lo primero que apareció en mi monitos fue a Jean acariciando los senos de Isela cuyos pezones ya estaban paraditos emocionados y pidiendo que se los comiera la muy puta, lo que finalmente hizo Jean ella empezó a gemir, mientras hacía Jean comenzó a tocarla por encima de su tanga como buscando excitarla más de lo que ya estaba Isela hizo lo mismo, pasaron un buen rato besándose hasta que ambos no pudieron más, pensé por un momento ir para interrumpirlos que aquello era la escena más porno que jamás había visto debo decir que me excite al ver a mis dos esclavos en esa situación, comencé a masturbarme viendo la pantalla. 

Poco a poco jean despojo a Isela de su pequeña tanga para dejarla al desnudo y empezar a hacerle sexo oral que me hicieron mojar, sentí como Isela se mojaba mucho Jean creo que también lo noto y empezó a meterle un dedo dentro de ella mientras Isela se retorcía y Jean continuaba lambiendo su clítoris, hasta que fue Isela misma quien le pidió que le metiera un dedo mas, lo que hice Jean, lo que provoco que Isela  comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un intenso orgasmo, los dedos de jean fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que por la expresión de jean estoy segura que no pensó que fuera posible algo así.

Iseala cuando sus piernas dejaron de temblar se levanto para hacer Jean  me acostara en el piso boca arriba le quito su tanguita, para empezar a chupar su pene como una experta aunque duro muy poco, se levanto cuando sintió que su miembro estaba lo suficientemente duro, para proceder a sentarse sobre Jean clavándose su pene de una sola vez que la hizo soltar un fuerte gemido para casi de inmediato comenzar a cabalgarlo aunque de manera un poco tonta pero que Jean sin duda disfrutaba.    

Jean le indico de que manera Isela debía moverse para que le entraran todos sus 20 cm en ella y cuando lo hizo volvió a explotar en un orgasmo que le dejo su cara roja Jean la levanto para colocarse encima de ella en la posición del misionero para comenzar a bombearla con todas sus fuerzas, note como disfrutaba de lo mojada que estaba, bombeo su vagina hasta que no pudo más debieron ser 20 o 25 minutos, Isela se dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando.

-"Adentro no, adentro no". Dijo Isela.   

Para evitar que esa fuera la última vez Jean pese a todo accedió a hacerle caso por lo que logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado que no creo posible que un hombre pudiera eyacular de esa manera, el primer chorro le llego a los senos, el resto simplemente cayó sobre vagina y en el monte de Venus de Isela, ambos jadeantes se quedaron sin moverse un buen rato y fue cuando me di cuenta que me había corrido también.

Sentí mis dedos empapados de mis jugos, me sentía satisfecha por esa noche, me dormí que debía poner fin a esos encuentros al día siguiente, a la mañana siguiente muy temprano metí a Jean en la vieja jaula para luego ir a comprar un chastity que conseguí a buen precio era de plástico pero bastaría para cumplir su propósito, después de todo sus huevos y pene de Jean por más maravilloso que fuese no iba a durar mucho entre sus piernas, luego de comprarlo regrese a casa de inmediato.

Apenas llegue a casa llame a Jean y le coloque el chastity, lo que seguro que ya no tendría erecciones ni mas contacto con Isela, también le comencé a inyecta hormonas femeninas y a que usara corpiños, sostenes y tangas más femeninas, los días luego de esos regresaron a la normalidad hasta tres semanas más tarde, que fue cuando llego el paquete que había estado esperando con mucha ansiedad.

Con mi vagina chorreando mis juegos de lo excitada que estaba abrí el paquete para ver el contenido bien protegido en su interior una ampolleta de neuterol 5000, cuando la tome en mi mano me estremecí al sentir un intenso orgasmo.

Al lado de la ampolleta con una jeringa y las instrucciones, tuve que sentarme para leerlas las piernas me flaqueaban, luego del intenso orgasmo sufrido, las instrucciones eran simples decía.

-“Inyecto el contenido de la ampolleta con la ayuda la jeringa incluida directamente en los testículos luego provocar una eyaculación, para activar el químico patentado Neuteron 5000, en un plazo de 15 a 20 días se realizara la conversión quedando la forma de unos labios vaginales incluso con un clítoris en donde antes hubiesen genitales masculinos, la castración es inmediata a la eyaculación”.

Luego de cambiarme de ropa hice venir a Jean a quien hice arrodillar frente a mí, me que le quede mirando por unos segundos luego le dije.

-“Felicidades Jean hoy dejaras de ser hombre para ser mi esclava completamente”. Le dije.

-“No ama por favor, no me haga una mujer prometo obedecer y soportar todo lo que me quiera hacer pero por favor no me haga una mujer” Dijo Jean tomando mi pie izquierdo y besándolo.

Lo empuje y le grite.

-“CALLA, ESCORIA, NO TE ESTOY PREGUNTO SOLO AVISANDO”. Le dije algo molesta a Jean.

Luego saque la ampolleta y llene la jeringa con su contenido, elimine las burbujas de la jeringa y luego hice que Jean se acostase boca arriba sobre una mesa, tome sus huevos expuesto mientras lloraba en silencio y se los inyecte con el contenido de la jeringa, luego le quite el chastity e hice venir a Isela.

Cuando ella llego le ordene.

-“Isela, dale una mamada a Jean y que sea la mejor pues será la última que sentirá como hombre ¡Quiero que lo haga venir en tu boca! ¿Entendiste?” Le ordene.

-“Si Ama”. Me Respondió Isela

De inmediato comenzó a lamber, chupar y mamar el pene de Jean que comenzó a gemir casi de inmediato a los pocos minutos llorando Jean jadeo fuerte al tiempo que lanzo el primero de los cuatro grandes chorros de su semen en la boca de Isela que se bebió todo esa leche sin reparo alguno.

Debo decir que sentí un gran orgasmo al ver como Jean se venía como hombre por última vez en su vida, Jean quedo en el suelo de rodillas llorando agarrándose su entrepierna con sus manos, con Isela viéndolo sin comprender nada.

No hubo necesidad de ponerle el chastity de nuevo, cuando su pene se encogió estaba acabado ya nunca volvería a tener una erección.

Como el instructivo decía, 18 días más tarde, Jean ya no presentaba un pene o huevos colgando de su entrepierna sino una vagina también dos lindos senos, cadenas anchas y nalgas paraditas su rostro se afino y su voz cambio Jean era una mujer por completo es mi mayor tesoro y me encanta que me da mamadas, siendo que su lengua me hace llegar a los orgasmos más intensos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INNECESARIAS

Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla......


INNECESARIAS
Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Inga fue capturada por la policía de la moralidad, en una revisión aleatoria, trato de evitarla pero solo hizo sospechar más a los agentes, una gota de su sangre fue suficiente para decirle que ella no era una mujer de verdad, su nombre verdadero era Ivan Suarez de 27 años, Inga que era el nombre que usaba desde los 18 años que decidió vivir como mujer fue sometida a un escáner de rayos X el agente solo dirigió la pantalla a su entrepierna cubierta por aquella falda para ver su pene y testículos aparecer en su pantalla, Inga fue arrestaba de inmediato.

En un futuro no muy lejano las relaciones gay o todo comportamiento no heterosexual es considerado inadecuado, impropio y se castiga severamente. Tres días después de su arresto aun con la ropa que portaba Inga fue presentaba ante el juez que solo le tomo 20 minutos condenarla a que fuese llevada a él hospital “Santana” que era un hospital siquiátrico para que fuese sometida a un tratamiento experimental para acabar con sus tendencias sucias que al parecer llevaba, ella imploro comprensión de la corte pero no obtuvo nada fue conducida a un auto y llevada al hospital.

En el hospital fue Inga fue recibida por la directora quien estaba dirigiendo un nuevo programa para corregir las desviaciones sexuales en hombres, por lo que apenas llegar fue conducido a la su oficina ahí sentada frente a la atractiva rubia de caderas anchas Inga recibió un pequeño puñado de reglas además de un algunas instrucciones luego fue llevado a su habitación donde fue despojada de toda su ropa incluida la pequeña tanga que usaba dejando sus pequeños testículos al descubierto pero los guardias se sorprendieron al ver que su pene era de buen tamaño, ellos rieron como si supieran algo.

Inga fue obligado a usar como únicas prendas un ajustado bóxer blanco y una camiseta sin mangas tipo sport también blanca, por varios días acudió a platicas grupales y le fueron administrados algunos medicamentos pero lo único que deseaba era salir de ahí, irse lejos y perderse de nuevo del sistema para poder seguir viviendo como quería en libertad absoluta, planeo su huida analizando posibles rutas de escape cuando se sintió lo suficiente preparada ejecuto su plan, pero no llego muy lejos apenas dejo el edificio del hospital se encontró con que este estaba rodeado por la parte de atrás de un alto muro.

Aquello parecía más una prisión que un hospital, Inga fue rápidamente apresada de nuevo pero esta vez no fue llevada a su habitación sino al sótano a penas celdas de castigo y le fue colocada una camisa de fuerza, pero antes fue desnuda las correas de la camisa de fuerza, corrían por los lados de su pene y testículos introduciéndose como el hilo de una tanga entre sus nalgas para conectarse con la parte de atrás de la camisa de fuerza, ella fue dejada en aquel lugar por dos días, apenas le llevaban comida y agua cada tanto.

Uno día los guardias llevaron a Inga hacia una habitación en donde la directora del hospital los estaba esperando con un ajustado vestido que remataba en la parte de abajo en una pequeña minifalda, la directora se le quedo mirando la entrepierna a Inga los guardias solo hicieron muecas y a una seña de la directora se marcharon dejándola sola con Inga que aun tenia la camisa de fuerza puesta con sus genitales expuesto, vulnerables y hasta algo alzados por las correas que cruzaban por entre sus piernas hasta su espalda, que le estaban haciendo daño.

La directora acorralo a Inga contra el muro, casi cae al suelo cuando su botas de color gris que portaba resbalaron, afortunadamente su espalda se apoyo contra el muro en ese momento la directora metió a toda prisa una de sus piernas entre sus piernas que Inga apenas tuvo tiempo de cerrarlas, cuando sintió la mano de ella tomar su pene, sin circuncidar, todo su cuerpo se estremeció cuando sintió que su mano se cerró sobre su pene.

-“Sabes el consejo del hospital ha decidido que lo mejor en tu caso es que seas una mujer, por eso es que ya no vas a necesitar de esto”. Dijo la directora refiriéndose a su pene.

-“¡No, por favor no me quite mi pene!” Suplico Inga.
-“Lo siento pero los papeles con tu nueva identidad como Inga Suarez, ya fueron validados”. Le respondió la directora.

Antes de que Inga pudiera hacer algo para suplicar de nuevo la directora le inyecto algo en el cuello que le hizo la capacidad de hablar, Inga apenas podía emitir pequeños sonidos, apenas gemidos, antes de que Inga comprendiera que estaba pasando sintió una punzada en la base de su pene, que le hizo quedar inmóvil por unos segundos.

La mano de la directora no tardo en continuar manipulando su pene hasta que este respondió a los estímulos, algo raro pasaba pensó Inga, su pene nunca había reaccionado con ninguna mujer, pero aquella mano logro que ninguna había logrado en toda su vida, hacer que tuviera una gran y fuerte erección, la punta de su glande no tardo en comenzar a arrojar liquido pre seminal, empapándolo por completo gracias a la acción de su prepucio bajando y subiendo gracias a la mano de la directora sobre su hinchado glande de un morado leve.

Inga comenzó a excitarse y un pequeño gemido de placer se le escapo, la directora noto su evidente excitación y se coloco de cuclillas frente a ella, siguió bajando y subiendo su prepucio por su glande, hasta que de súbito le dio un largo lengüetazo a la parte baja de su glande que hizo que Inga se estremeciera por completo en ese momento la directora se introdujo tres cuartas partes del rígido pene de 24 cm en su boca, haciendo que Inga viera las estrellas de placer todo su cuerpo tembló y un escalofrío placentero subió por su columna hasta su cabeza. 

Las manos de la directora comenzaron a jugar con sus testículos que colgaban distendidos debajo de su pene como un par de campanitas que debían ser balanceadas para escuchar su dulce sonido, lo que por supuesto incremento el placer de Inga, antes de que lo supiera un dedo de la directora comenzó a hurgar entre sus nalgas hasta dar con su ano, la directora lo retiro para llevarse el dedo a la boca y dejarlo bien mojado de su saliva para regresarlo a su ano e introducirlo hasta tocar la próstata de Inga que de nuevo se estremeció, tuvo que apretar su piernas para no venirse del placer que sintió.

Algo que a la largo se arrepentiría pues esa fue la última oportunidad que tendría Inga de correrse aun con un pene y sentir placer, de pronto el placer se torno en un brutal dolor, la directora del hospital le había cortado el escroto de un solo tijeretazo a Inga, su pene lanzo su ultima carga de semen mezclada con algo de sangre a la boca de la directora, mientras todo su cuerpo se sacudía violentamente de dolor, Inga no pudo disfrutar de su ultimo orgasmo aun con un pene.

Apenas termino de correrse Inga sintió otro nuevo dolor cuando su pene en erección fue cercenado por la misma tijera que lo castro, este nuevo dolor fue más de lo que la mente de Inga podía soportar, su mente como mecanismo de supervivencia hizo que perdiera el sentido casi de inmediato, perdiendo toda consciencia de lo que sucedió después.

Inga estuvo casi un mes sedada hasta que por fin recobro la consciencia poco a poco su mente se volvió completamente lucida de nuevo, cuando lo hizo por completo se percato que tenía dos lindos senos coronados por dos lindas aerolas y pezones rosados quizás de copa “D”.

No solo eso sino ya pequeña tanga que tenia puesta cubriendo su entrepierna de color blanco, por primera vez en su vida no presentaba protuberancia alguna por el contrario delineaba una larga franja flanqueada por dos colonas aquello casi le hizo hacer llorar a Inga era un sueño y una pesadilla hecha realidad.

Varias horas más tarde la directora del hospital se presento, apenas entrar sin decir nada se despojo de toda su ropa para quedar desnuda ante Inga, para luego colocarse un arnés, que tenia incorporado en la parte de adelante un gran dildo, de unos 30 cm de largo muy realista y bastante grueso.

Se subió a la cama donde estaba Inga acostada boca arriba con los brazos y piernas extendidas, le corrió su tanguita para revelar una reluciente vagina, coloco el dildo en la entra de su nuevo sexo y sin más lo hundió en ella poniendo todo su peso en la penetración, Inga sintió un gran dolor como si un rayo le impactara cuando su himen fue desgarrado al ser desvirgada como mujer por ese dildo, el cuerpo de Inga de arqueo y se de ella se emitió un sonido mezcla entre un gemido y un alarido.

Aquello fue una mezcla entre placer y dolor, la directora inclino su cuerpo para que boca se apoderase de uno de su senos, sus dientes mordieron uno de los nuevos pezones de Inga, que lanzo un largo gemido, la directora soltó su pezón para decirle.

-“Ves te dije que no tus huevos eran innecesarias”. Dijo la directora.

Al tiempo que alzo el escroto disecado con los testículos de alguna vez fueron de Inga aun en su interior, los ojos de ella se abrieron grandes y grandes lagrimas rodaron por su mejillas de un color rojo, sintiendo placer como mujer por primera vez en su vida, porque eso es lo que era desde ese momento hasta el resto de sus días.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com       




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

TYRONE MI AMO

Tengo, o mejor dicho tenía 19 años, 1.83 metros de alto, con el cabello de color marrón claro de longitud media, sin llegar al cuello, y he sido un constructor físico desde la escuela. Había ganado la mayoría de los trofeos en la sección Junior y me estaba preparando para los Campeonatos Regionales de Clase Senior. No tengo problemas para encontrar chicas de hecho sentía que a veces era demasiado popular. Me dijeron que era clásicamente guapo y las mujeres nunca se quejaron de mi rendimiento......


TYRONE MI AMO
Tengo, o mejor dicho tenía 19 años, 1.83 metros de alto, con el cabello de color marrón claro de longitud media, sin llegar al cuello, y he sido un constructor físico desde la escuela. Había ganado la mayoría de los trofeos en la sección Junior y me estaba preparando para los Campeonatos Regionales de Clase Senior. No tengo problemas para encontrar chicas de hecho sentía que a veces era demasiado popular. Me dijeron que era clásicamente guapo y las mujeres nunca se quejaron de mi rendimiento.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [DOMINACIÓN]



Categoria: Gay      Autor: Doug Kentr 





Si no hubiera dicho que lo ayudaría trabajando en diferentes cosas el cambio habría sido muy diferente. Yo no habría conocido a Tyrone N'gomo, ¿qué otra cosa sería diferente me pregunto? Bueno, cambié los turnos para la semana, esa semana fatídica, y algo sucedió.

Primero déjeme presentarme y describirme como estaba al principio de la historia.

Tengo, o mejor dicho tenía 19 años, 1.83 metros de alto, con el cabello de color marrón claro de longitud media, sin llegar al cuello, y he sido un constructor físico desde la escuela. Había ganado la mayoría de los trofeos en la sección Junior y me estaba preparando para los Campeonatos Regionales de Clase Senior. No tengo problemas para encontrar chicas de hecho sentía que a veces era demasiado popular. Me dijeron que era clásicamente guapo y las mujeres nunca se quejaron de mi rendimiento.

Normalmente cuando trabajaba mi turno de 9.30 pm - 6am en la imprenta, iba a mi práctica en gimnasio directamente desde el trabajo, Joe, el gerente lo abre a las 6.30 y recibo alrededor de una hora de entrenamiento intensivo antes de que el gimnasio comience a ocuparse. Pero debido al cambio de turno llegué a las 2.30 de la tarde.

Vi a Tyrone de inmediato, no podía no hacerlo, fuerte, negro y parado en la esquina fumando. No fumo y no aprecio a la gente contaminando mi ambiente. Se acercó a mí de inmediato para presentarse y descubrí, si yo era gay. No soy. Después de una hora o algo así que use la corredora fue casa para trabajar en casa. Mientras me iba Tyrone me invitó a tomar una copa, le dije que no y me fui.

Al día siguiente Tyrone me estaba esperando cuando llegué. Trató de captar mi atención todo el tiempo que estaba entrenando y como hice para no hacerlo se acercó a charlar conmigo. Había sido un mal día y le dije que las tres cosas que más me disgustaban eran los fumadores, los gays y los negros. Se volvió y me dejó de pie. Miércoles, llegué y fui a Tyrone a disculparme, él me escuchó, sin decir nada, solo mirándome con sus grandes ojos negros, mirando a mi alma, tartamudeé hasta detenerme, sintiéndome débil. Más tarde, antes de irme, traté de hablarle una y otra vez y empecé a sentirme débil. En el camino a casa entré en un estanco y me compré 20 cigarrillos.

El jueves por la tarde, cuando llegué Tyrone se acercó y me ofreció un cigarrillo por el que estaba agradecido cuando había terminado mi última en el camino hacia el gimnasio. Terminé mi entrenamiento y Tyrone y yo fuimos a tomar una copa. Debemos haber estado en el bar por un largo tiempo porque estaba oscuro cuando nos fuimos pero solo puedo recordar estar allí un corto tiempo. Fuimos a su lugar para otro trago y debió haberme afectado porque tuve que correr a trabajar desde su casa por la mañana.

Tyrone me recogió del trabajo el viernes y fuimos directamente a su casa parando solo para conseguir cigarrillos, por alguna razón parecía estar fumando muy fuertemente (60 cigarrillos al día), Tyrone fuma cerca de 120 al día y sobre él se ve bien, dice que me conviene también. Tan pronto como llegamos a su lugar Tyrone me dijo que me desnudara, lo que hice, él se saco su pene y me dijo que “chúpala”. Afortunadamente me arrodillé delante de él y tomé las 12 pulgadas llenas de pene negra en mi boca. Me lambió y chupó por lo que me parecieron años y luego me penetro por la boca hasta que él disparó su carga en mi garganta, fue la experiencia más satisfactoria de mi vida.

Casi de inmediato, Tyrone me tiró sobre mi estómago y empujó su hombría por mi conducto trasero, el dolor mezclado con el placer fue casi insoportable y cuando empezó su rítmico mete saca  de mi culo pensé que moriría de placer. Más tarde esa noche después de mucho más de lo mismo Tyrone me dijo que había invitado a unos amigos para una fiesta y que yo sería el invitado de honor y la atracción principal.

Empezaron a llegar alrededor de las nueve, y descubrí que todos tendrían un papel que desempeñar en mi próxima transformación. Tyrone me dijo que yo era un fanático aburrido, y que él tenía la intención de cambiar todo eso y que mi fumar como el realineamiento sexual era sólo el comienzo antes de que la noche acabara, me prometió que me convertiría en una ninfómana masculina, si eso significaba que él me penetraría más, yo estaba más que feliz. Me enteré más tarde de algunos de los invitados en la fiesta. Todos los cuales me penetraron muchas veces, que eso fue solo era el principio.

Leroy era un médico especialista en el aumento mamario sería su tarea darme los pechos y los labios negroides, Tony, un peluquero, se encargaría de mi cabello y Wayne, un director de arte de mi maquillaje, todo esto había empezado a parecer perfectamente normal Y me encontré hablando de la próxima transformación muy clínicamente con estos "especialistas".

La fiesta sin duda se fue con un swing, y yo era muy popular con todo el mundo que perdí la cuenta de las veces que fui penetrado, solo sé que no era suficiente, pero Tyrone compensó eso cuando la fiesta terminó. El domingo por la noche, cuando me dejó vestirme con una mini falda de cuero, un cinturón, unas medias y unas botas de tacón alto, me pareció que eso era lo que la naturaleza había pretendido desde hacía mucho tiempo, usar esa ropa era la guinda del pastel.

Lunes, el día de mi cita con Leroy, estaba deseando eso. Como quería tetas para poder usar el sujetador que Tyrone me había mostrado anoche. Primero mis labios se mejoraron para darme una mirada negroide, Tyrone dijo que mejoraría la cabeza. Cuando terminaron, Tyrone dijo que mi nariz no se veía bien, así que Leroy la rompió y la reajustó y la ensancho cuando sane. Después de las tetas, esto al parecer tendrá que tomar varias sesiones para permitir que cada implante se asiente, pero al final necesito al menos una doble copa D.

Tony fue el siguiente y él ha teñido con peróxido mi cabello rubio y lo mantendrá así una vez por semana por lo que no habrá raíces mostrándose. Maquillaje junto con Wayne, qué transformación, ha ocultado el moretón alrededor de mi nariz y me ha dado una cara completamente nueva y las instrucciones para lograrlo por mí mismo.

El martes, Tyrone me dijo que lo mejor estaba por llegar ese día, me estaba llevando a la cirugía, él me había arreglado para que me quitaran el pene, pero me estaba permitiendo conservar mis testículos, ya que de eso se encargaría Randy, Aunque él tendría el saco estirado de modo que colgaría abajo entre mis piernas a mis rodillas. No recuerdo mucho de la cirugía o el día siguiente, pero cuando al siguiente desperté estaba con un pequeño pene, era solo la punta realmente y es realmente muy inteligente. No puedo vacilar en absoluto, pero no necesito un alivio adicional porque Tyrone encuentra a la gente a follarme todo el tiempo, tanto que a veces tiene que ir sin él. Aunque por supuesto yo nunca lo rechazaría.

Mis tetas fueron acabadas y terminaron en doble E, mis labios y la nariz se hicieron varias veces para hacerme ver más y más negroide, luego vino la perforación. Mis oídos tienen túneles de 20mm en los lóbulos con anillos de 18 mm de anchos de 40mm de diámetro interior, tengo 25 anillos de 2.4mm alrededor del borde exterior de cada oreja y un espigón de 15mm fantástico a través de mi tabique (Tyrone dice que me hace ver aún más negroide) Pero hace que sea difícil afeitarme el labio superior. A través de cada uno de mis pezones tengo un anillo del mismo tamaño que tengo a través de mis túneles de carne de lóbulo y tengo un Príncipe Alberto del mismo tamaño.

Mi escroto todavía se está agrandando en el momento que tomará solamente dos y medio litros de solución salina, pero Tyrone espera doblar eso, y cuando eso este terminado yo tendré los anillos por todas partes y mis huevos estarán listos para continuar el estiramiento. Tyrone dice que no puedo tatuar mi cara porque me quitará los piercings y el maquillaje, pero él considerará tener tatuado el delineador y el lápiz labial, así que siempre parezcan perfectos, Wayne supervisará eso.

Esto ocurrió hace unos dieciocho meses, y ahora estoy completo, tengo largos cabellos rubios, y llevo short y mini faldas, calcetín blanco corto y sandalias de tacón alto, mi Amo Tyrone dice que me parezco a una Spice Girl masculina, a excepción de que Baby Spice no tiene un escroto arrastrando en el suelo mientras camina. Mi Amos Tyrone, como él prefiere que yo llame, me ha anunciado como un "macho afeminado grotesco que necesita ser penetrado", en su catálogo, creo que eso lo resume.



Historia Original Aquí.




Autor: Doug Kentr       Traductor: DarkSoul

BELA LOS OFRECE

Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo......


BELA LOS OFRECE
Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero  por supuesto a  guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo, aunque los sostenes solo los podía usar de vez en cuando.

Pero aun seguía siendo virgen en todos los sentidos, las mujeres no me atraían para nada, aunque si los hombres pero para que me penetrasen, no fue sino hasta que partí a la universidad con 18 años que comencé a vestirme ya puramente de mujer incluso me deje crecer el cabello para teñirlo de rubio, para todos en la universidad era una mujer incluso los profesores no me hablaban por mi nombre verdadero sino por el que adopte, pero cada día que pasaba sentía cada vez más ganas de estar con alguien de ser penetrada, usada y dominada como una putita.

Fue una noche previó a las vacaciones de verano ya con 19 años mientras estaba sentada bajo un árbol leyendo que mis deseos se volverían realidad, en aquel momento era una preciosa chica, que llevaba una falda roja a cuadros de estampando escoses y una blusa blanca, llevaba medias, el recogido en una cola de caballo, los labios rojos, de pronto note como un hombre se me quedo mirando de pronto se estaciono para bajar del auto, se me acerco y me dijo.

-¿Preciosa estas buscando compañía? Me pregunto.

Por alguna razón su mirada penetrante y su abultado paquete al frente de su pantalón me hicieron responder algo que nunca pensé decir.

-“¡Claro que sí!” Le dije lo más sensual que pude.

Acepte, aquella proposición, que me fue algo increíble, al escuchar su voz un poco rara mi corazón comenzó a latir de pensar si acaso el era quien por fin me haría toda una puta y él luego de algunos segundos no pudo evitar preguntar,

-¿Eres una travesti, verdad? Me pregunto algo tímidamente.

Aquella pregunta me molesto algo y le respondí

-“Soy todo lo contrario soy una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre”. Le dije.   

El se puso de pie, pensé que me iba insultar para luego irse o algo peor me prepare para defenderme de una posible agresión de su parte pero por el contrario el me sorprendió con una invitación.    

-“Vamos subamos al auto”            . Me invito él.          

No estaba segura de subir a ese auto con él.     

-¿Por qué debemos subir al auto? Le pregunte.

Su respuesta me sorprendió aun más
           
-¡Es mi primera vez sabes y me encantas, quiero perder la virginidad contigo! Me dijo aquel chico.

No supe que decir era tan perfecta la situación y en ese momento supe que no aquello era ideal además, qué más podía pedir, entonces le dije ya sentados los dos en el auto.

-¿A dónde vamos? Le dije.

Mientras le bajaba el cierre de su pantalón y sacaba mi súper erecto pene y le dije

-¿Puedo? Le pregunte.

Sin esperar respuesta me incline sobre su entrepierna para meterme su pene a la boca, era tan rico, sentir mi lengua rodear todo su glande mientras lo miraba viendo como gozaba se mordía su labio inferior de una manera tan sensual, que pensé que tendría ahí mismo un orgasmo en el auto, mientras le daba una rica mamada él se apresuro a encontrar un motel, al que ya había ido antes, entro con el auto y se cerró detrás era totalmente privado y económico,

Ya ahí, antes de entrar al cuarto lo vi comprar condones y lubricante de una máquina expendedora del lado del conductor, entrar me fui al baño para cuando regrese ya se había quitado la ropa y le pregunte

-“¿Alguna si alguna vez has penetrado a una chica como yo sin condón?” Le pregunte.

A lo que respondió que no, y sin pensarlo se volteo agarro su pene se puso de espalda y levanto mi falda jalo mi tanga a un lado lo que hizo posible que me viera mi ano y sin pensarlo hundió su rostro entre mis nalgas para comenzar a pasar su lengua sobre mi ano, fue tan rico que me grite y gemía de placer en un momento le dije ya deseosa por sentirlo dentro de mí.

-“¡Métemela por favor!”  Aquello casi fue una súplica.

El se incorporo y sin pensar más puso su glande entre mis nalgas que pronto sentí sobre mi ano ya muy bien lubricado, hizo presión y entro a mi cuevita tan calientita de un solo golpe que me hizo dar un grito y jadeando dije.

-“¡QUE RICOO!” Casi gemí.

En ese mismo instante comenzamos a movernos, me sentía en el cielo, me agarraba del cuello, para depositarme en la cama y me penetro como un animal, solo gritaba “¡QUE RICO!” y entre gemidos me dijo que nos viniéramos juntos apenas pude calmarme un poco y le dije que si, entonces me puso en la orilla de la cama y con él detrás, era tan perfecto, dado que era muy delgada me podía alzar y hacerme lo que quisiera, mido el media 1,85 y ella 1,73 era perfecto mientras estaba así me la metía  hasta el fondo, hasta que sus huevos chocaban contras mis nalgas.

Tome mi palpitante pene y comencé a masturbarme mi pene que era demasiado grande para mi gusto hasta que me vino lo que hizo que su ano succionaba su pene que no dejaba de entrar y salir de mi interior, no pudo más y se vino entre gemidos y gritos míos que eran de puro placer, él hundió su pene por completo sintiendo como mi ano le succionaba más su miembro, estaba extasiada, cuando termino de venirse se desplomo a mi lado.

Su pene aun emanaba algo de semen y estaba rígido por completo lo tome y comencé a chuparlo no creí que se viniera otra vez tan solo buscaba extraer hasta la última gota de su sabrosa como espesa leche pero logre hacer que llegase a otro orgasmo, su semen broto a borbotones, pero no saque su pene de mi boca, por lo que tuve que beberme todo su rico semen, me tuvo que parar pues sintió que le iba a explotar su glande como si le estuvieran dando descargas eléctricas en el pene casi grito de placer ¡aquello fue demasiado perfecto!

Aquella noche aquel chico me penetro se vino en mi interior una vez más, fue magnífico, aunque tuvimos algunos otros encuentros ninguno igualo a lo que sentí aquella noche, conforme pasaron los años en la universidad tuve otras parejas pero cada vez el impulso de desprenderme de lo que me colgaba entre las piernas que era para un permanente recordatorio, comenzó a formarse una mal sana obsesión por despojarme de mis genitales masculinos, para ese momento y gracias a los estrógenos que había comenzado a ingerir desde los 20 años me crecieron pequeños senos.   

Pero mi pene aun seguía del mismo tamaño, y mis deseos por masturbarme hasta correrme seguían intactos, además con 28 años había desarrollado un gusto por ser dominado, usado y hasta violado por un buen macho con una impresionante virilidad, fue en esta apoca que conocí a Ama Lucy, quien también era una transexual quien me acepto como una de sus sirvientas en su prestigioso burdel donde acudía una clientela de lo más selecta en su mayoría hombre muy atractivo como bien dotados dispuestos a pagar una buena suma de dinero para disfrutar de una buena noche de sexo anal con un transexual.

Pero los servicios de sus chicas que eran más requeridos y por los que pagaban una gran suma de dinero, era por los nulos, que gracias a la pérdida de sus genitales masculinos por completo habían desarrollado grandiosos cuerpo femeninos que atraía a muchos de los clientes pero para los miembros vip del burdel estaba reservado un manjar aun más exquisito una chica feminizada por completo es decir que le habían hecho una vagina real entre sus piernas luego de haber sido anulada, aquello costaba mucho y era un servicio muy exclusivo.

Trabaje como un año como una de las sirvientes del burdel entre mis tareas además de limpiar, arreglar y servirle copas a los clientes estaba la de darle mamadas, masturbar, lubricar sus anos y en muy raras ocasiones dejar que me penetren, una noche Ama Lucy me dijo que luego de considerarlo mucho estaba lista para ofrecerme el puesto de una de sus chicas que se iba a casar no como un nulo sino ofreciéndome una feminización completa, pero que debía ofrecer mis genitales por mí misma, sabia del ritual lo había presenciado varias veces en mi tiempo en el burdel.

-“¿Qué dices aceptar ser una mujer completa?” Pregunto Ama Lucy.
-“Acepto. ¡Sí!” Dije sin pensar llena de felicidad.
-“Prepárate, tienes la tarde libre, porque esta noche será tu ceremonia”. Dijo Ama Lucy.

Apenas estuve a solas me desnude y me masturbe frenéticamente lo necesitaba, mi pene estaba más duro que nunca antes, me debí correr como cinco veces antes de quedar satisfecha, exhausta, con mi vientre y piernas llenas de mi semen que nunca más volvería a sentir brotar de mi palpitante miembro masculino, que pese al gran placer experimentado momentos antes deseaba que se fuera para siempre.

Aquella noche miércoles el burdel permanecía cerrado todas las chicas fueron reunidas en el gran salón, Ama Lucy me hizo portar una hot pants alto de látex, que dejaba ver mis nalgas por completo, con una apertura al frente por donde mis genitales sobresalían en la base me hizo amarrar un muño negro bien ajustado, me dio también el top de sirvienta que siempre usaba y un par de medias blancas que me llegaban hasta los muslos, también me dio una charola de plata en donde descanse mis genitales expuesto, en aquel momento llevaba mi cabello teñido de rojo y corto.

Me quede parada frente a la chimenea del gran salón con Ama Lucy a mis lados sosteniendo la charola con ambas manos donde reposaban mis genitales, Ama Lucy dijo entonces viéndome severamente con sus brazos cruzados con su elegante traje sastre en color negro.

-“Vamos has tu juramento”. Ordeno Ama Lucy,

Aspira una gran bocanada de aire antes de hablar, lo cual hice de la manera más solemne posible que era capaz.

-“Juro que doy mis genitales al burdel en plena libertad y juro siempre ser fiel como obediente a Ama Lucy, quien podrá usar mi cuerpo como quiera, cuando quiera en donde ella quiera”. Dije.

Todas las chicas incluida Ama Lucy Aplaudieron al mismo tiempo mientras una de las sirvientas trajo hasta donde estaba Ama Lucy una enorme tijera de las usadas para jardinería cuyas cuchillas brillaban de lo caliente que estaban en ese momento, Ama Lucy las tomo con cuidado de los mangos de madera y se me acerco coloco rápidamente una de las ardientes cuchillas detrás de mi escroto y la otra sobre la base de mi pene y sin decir palabra alguna cerro la tijera, cercenándome mis genitales de un solo corte cauterizando la herida al mismo tiempo.

-“AAAAAAAAAAAAhhhhh” Grite de dolor.

Apenas recuerdo que Ama Lucy levanto mis genitales de la charola de plata justo antes de que cayera al suelo entre convulsiones de dolor, luego ya no recuerdo nada más.

Me desperté en un hospital privado, Ama Lucy y algunas otras amigas del burdel estaban a mi lado, estaba desnuda pero para mi sorpresa mis senos habían crecido enormemente pero eran perfectos coronados por dos lindas aerolas y carnosos pezones, mi entrepierna estaba vendada pero semanas después cuando quitaron el vendaje revelaron un vagina que era simplemente perfecta coronada por un clítoris que de solo verlo se me antojo llevármelo a la boca.

Han pasado ya seis años desde mi feminización completa y no me arrepiento de haber sido transformada en una mujer completa, los clientes que atiendo es uno por semana y son muy atractivos, todos con penes de 25 cm en erección como mínimo quienes adoran penetrarme por delante y por detrás aunque lo que más me gusta es sentir sus virilidades por detrás.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

XINARA

De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto......


XINARA
De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, su secreto.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





De 18 años Xinara era un linda jovencita que siempre llamaba la atención por donde pasaba, era bastante sensual pese a no tener senos, pues era más plana que una tabla pero con un par de nalgas que eran simplemente de infarto además de unos labios muy sensuales que con su Mirada, sonrisa y forma de caminar derretía a todo hombre con sangre en las venas, pero ella tenía un gran secreto que solo sus padres y dos de sus más íntimos amigas conocían, un secreto que de saberse toda la sensualidad que desbordaba se disolvería en un mundo de prejuicios.

Xinara vivía sola desde hacía seis meses desde que empezó a ir a la universidad, mudándose del interior del país a la capital a una casa que fue de sus abuelos que en ese momento no estaba habitada por lo que ella la tomo como su nueva casa, todo iba muy bien, incluso ya había salido con algunos chicos con los que se había besado apasionadamente se sentía libre de sus padres por primera vez y sentía que podía hacer lo que quisiera, virgen deseaba con ardor dejar de serlo pero no se atrevía a dar ese paso.

Aquella noche sola en su habitación se despojaba de su apretado pantalón de mezclilla luego de un largo día en la universidad, frente al espejo de cuerpo completo en su habitación se despojo de su pequeña tanga blanca muy sudada, para revelar la razón por la que aun seguía siendo virgen, entre sus piernas no había una vagina sino un pene con un par de huevos colgando por debajo Xinara no nació mujer sino hombre, ella era una transexual y deseaba un cambio de sexo pero sus padres se negaban a pagarlo por lo que decidió terminar sus estudios, trabajar y costearse la operación por ella misma.

En la soledad de su habitación podía exponer sus grotescos genitales según ella, liberándolos luego de tenerlos comprimidos y ocultos la mayor parte del día, aquella noche se quedo solo con una holgada blusita color rojo y calcetines (medias) para irse a la cama estaba cansada y deseaba dormir sin imaginar todo lo que iba a pasar esa noche, dado que hacía calor Xinada decidió dormir sin taparse, con el aire acondicionado accionado, apago las luces y en cuestión de minutos estaba profundamente dormida por completo.

A eso de las 1:00 un hombre con un pasamontañas que le cubría su rostro vestido todo de negro penetro en la casa de Xinada, sin hacer el más mínimo ruido, no tardo mucho en encontrar la habitación en donde ella dormía boca abajo con su pierna semi abiertas, la poca luz que se filtraba de la calle le dejo entre ver su pene que se aplastaba contra la cama y sus huevos que descansaban sobre su pene sin circuncidar, aquel hombre sintió una rabia inmediata al descubrir que su objetivo de aquella noche no era una mujer sino un travesti, al principio pensó en matarla por aquel engaño.

Pero viendo el rosado ano cerradito entre aquellas magnificas nalgas el hombre tuvo otra idea nada buena para Xinara, se desvistió por completo quedando solo en su ajustado bóxer (calzoncillo) de color negro en la que pronto se marco una tremenda erección que el hombre obtuvo mientras se acercaba a la cama, donde plácidamente dormía Xinara sin imaginar que estaba a punto de ser atacada sexualmente por dicho hombre, el hombre con cuidado subió a la cama, con sus manos acaricio las preciosas nalgas ante él para abrirlas para admirar el lindo ano entre ellas que pese a la poca luz en la habitación era bien visible.

Xinara apenas se movió pues estaba profundamente dormida mientras aquel hombre siguió admirando su lindo ano por algunos segundos con sus manos abriéndole sus nalgas, sus ojos estaban encendidos de deseo y lujuria, y lo único que deseaba aquel hombre en ese momento era penetrarla pero no tenia certeza de que no iba a gritar al hacerlo, por lo que antes que nada se quito su ropa interior y se la coloco como mordaza a Xinara que hasta ese momento reacciono pero ya era demasiado tarde para evitar lo que ese hombre se proponía.          

Aquella seria una noche inolvidable no solo para Xinara sino también para aquel hombre que para ese momento había asegurado las manos de la joven a su espalda dejándola indefensa y a su merced, Xinara estaba asustada pero por alguna razón comenzó a sentirse muy excitada de pronto lo escucho decir.

-“Prepárate porque desde hoy serás mi puta”. Dijo el hombre.        

Ni acabo de hablar cuando empezó acariciar sus piernas mientras Xinara continuaba acostada boca abajo en la cama sintiendo el cuerpo de aquel hombre desnudo sobre ella, sintiendo su pecho peludos y su pene en erección entre sus nalgas, después de un rato de estar sobre ella Xinara comenzó a sentir su duro pene ya no restregándose entre sus nalgas sino entre ellas con sus manos el hombre le abrió sus piernas para que ella lo pudiese sentir mejor Xinara estaba llorando al pensar que iba a ser penetrada en cualquier momento era lo que tanto deseaba desde hacía mucho tiempo pero no de ese modo iba a hacer violada pero por alguna razón estaba excitada.  

Eso era evidente por la tremenda erección que tenia Xinara incluso su largo prepucio estaba detrás de su glande, de lo excitada que estaba, pronto sintió que había llegado el momento de ser penetrada, había llegado la hora de dejar de ser virgen, sintió el rostro cubierto con el pasamontañas, se introdujo entre sus nalgas para pasarle la lengua por todo su ano, también se lo escupió aquello serviría a modo de lubricante para ser penetrada por el enorme pene que tenia aquel hombre.      

Aquella tremenda erección, estaba acompañado de un par de testículos muy grandes y velludos, había llegado el momento cumbre de la penetración, al principio le acomete Xinara sintió como su enorme pene empezó a penetrarla quería salir corriendo de ahí pero le era imposible además su deseo de sentirse penetrada como una mujer por alguien también la mantenían anclada a la cama, tan solo se retorcía de dolor y placer al mismo tiempo.  

Xinara sintió como fue penetrada de una solida embestida, no tardo mucho en comenzar a sentir sus ataques por demás varoniles y llenos de vigor aquellas embestidas que duraron por varios minutos casi media hora, cuando llego al clímax de la rica penetración sentir su tremenda eyaculación fuera de Xinara que baño sus lindas nalgas fue entre gritos de placer ambos gemían como nunca ninguno de los se habían imaginado por su parte Xinara no podía creer que alguien por fin la hubiera hecho mujer de aquella forma y con tanta virilidad.

El placer, miedo y dolor que Xinara sintió durante ese momento fue tremendo tanto que apenas se percato que ella misma se había venido, de una manera descomunal, un pequeño charquito de semen proveniente de Xinara quedo sobre la colcha de la cama, cuando aquel hombre retiro su aun palpitante pene del interior de Xinara medio tambaleante se percato del pequeño charco de semen, su propio semen no tardo en brotar del ano aun abierto y palpitando de Xinara.

Ver aquel semen mezclarse con el suyo propio que goteaba de los huevos de Xinara ver aquello hizo enfurecer al hombre que aun estaba agitado pero su furia gano a su agotamiento bajo de la cama y fue rápidamente hacia la cocina de la casa, cuando regreso a la habitación Xinara aun trataba de recuperar el aliento, estaba aun en cuatro patas con semen fluyendo de su ano hacia sus huevos que colgaban entre sus piernas oscilando levemente, Xinara de nuevo sintió las manos del hombre en sus nalgas pero solo por uno o dos segundos.

De pronto Xinara sintió como su pene y colgantes testículos fueron tomados de la base por una fuerte mano, antes de que Xinara pudiera decir o hacer algo para soltar sus mal queridos genitales del tal agarre le escucho decir al hombre.

-“Una puta como tú no necesitar de estas cosas colgando entre sus piernas”. Dijo el hombre.

Y de pronto Xinara sintió un agudo dolor proveniente de su entrepierna, Xinara sintió que algo le fue  cortado, para luego ser arrancado, sintió como algo caliente comenzó a escurrirle por sus piernas, el dolor era increíble y luego todo se le puso negro.

Ximara se despertó en un hospital con toda su entrepierna vendada, había estado inconsciente dos días nada quedaba de sus genitales masculinos pese al dolor y el drenaje que sobresalía de las vendas era algo extraño Ximara se sentía bastante feliz por dos motivos, la primera por la pérdida de sus genitales y la segunda por haber perdido su virginidad           , algunos meses después durante uno de los periodos de vacaciones de la universidad fue sometida a una vaginoplastia, que por fin la doto de un sexo femenino entre sus piernas por fin.

Casi un años luego de haber sido asaltada sexualmente ya completamente repuesta de su vaginoplastia, dormía en su cama de nuevo pero esta vez ya con algo de senos gracias a que su cuerpo había perdido todo suministro de testosterona, pero no solo con senos sino portando una tanga que ya no le incomodaba por lo que solo dormía ahí portando aquella pequeña prenda cuando sintió de nuevo unas manos sobre sus nalgas, que la hizo despertar para ver a un hombre de nuevo con un pasamontaña sobre su rostro al que escucho decir mientras le apretaba su pequeñas tetas.

-“Te dije que serias mi putita para siempre”. Dijo el hombre.

Que de un fuerte tirón hizo girones su pequeña tanga para dejar al descubierto por su depilada que hizo que la enorme erección del hombre diera un respingo, Xinara solo dijo sintiendo muy excitada.

-“Te esperaba, quiero que me estrenes mi rajita cariño”. Dijo Xinara.

El hombre sin hacerla esperar hundió su enorme pene en su vagina, desgarrando su recreado himen desvirgándola y haciéndola gemir, el hombre luego de venirse en su vagina, la penetro por su culo que fue aun mejor para ambos, que los hizo llegar a un placer sin comparación hasta que ambos alcanzaron un nuevo orgasmo casi simultaneo.

Desde esa noche aquel hombre visitaba Xinara cada dos dias siempre esperaba a que ella estuviera durmiendo, ella deseaba sus visitas con ardor tanto que comenzó a dormir desnuda y ya solo se despertaba cuando sentía que estaba siendo penetrada ya fuese por delante o por detrás, para todo efecto Xinara ya no era más un travesti sino una mujer bella como sensual dispuesta a complacer al hombre que no solo la violo sino que la despojo para siempre de sus odiados como estorbosos genitales masculinos para transformarla para el resto de sus días en la mujer que ahora era.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RUTH CORTE FINAL

Huérfana desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida......


RUTH CORTE FINAL
Huérfana desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida.

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Esa tarde mi Ama Yaida me llamo, lo que me allegro hacia tres semanas que no lo hacía deseaba complacerla, sentir su piel, sus labios, manos y sobre todo escuchar su voz, era la más sumisa de las esclavas aunque en realidad no era una mujer de verdad aunque así lo pareciera, camine hasta donde me indico que me encontrara con ella, iba apenas con una minúscula tanga que se perdía entre mis firmes y paraditas nalgas, con unas medias de seda hasta los muslos cubriendo mi joven cuerpo, recordé como es que termine de ese modo.

Huérfano desde que puedo recordar, nunca conocí a mis padre o si tuve hermanos, mis primeros recuerdos son los de estar en lo que parecía ser un internado a los 10 años fui adoptado por Ama Yaida de ella recibí mis primeras muestras de cariño como de castigo que de alguna manera me hicieron sentir querida.

-“¿Mi nombre real?” Pienso para mí.

No recuerdo cual era, simplemente en mi mente siempre ha sido Ruth, si tuve otro antes de ese ya es irrelevante, cuando entre a la pubertad todo cambio eso fue a los 13 años recuerdo, hasta ese momento Ama Yaida simplemente me había enseñado modales y como ser una esclava sumisa.

Al principio mi vello púbico fue tolerado pero a los 15 años fue eliminado por completo con un tratamiento de rayo laser lo que hizo que incluso el incipiente vello facial que crecía en mi barbilla y labio superior desapareciera por completo en ese año comencé recibir mis primeras dosis de estrógenos lo que torno mi piel cada vez más suave y femenina, mis caderas se redondearon, mis piernas se tornearon lo mismo que mis brazos e incluso mi rostro, mi cabello creció fino como sedoso para fines visuales era una mujer.

Me gustaba sentirme femenina, pero el pequeño bulto que apenas se notaba en las pequeñas ropa intima que usaba revelaban que no lo era, por lo menos no por completo, para los 18 años era prácticamente una mujer todo rastro de masculinidad en mis modales, habla y forma de ser habían desaparecido por completo desde hacía varios años, sin embargo no tenia tetas algo que deseaba, era como un símbolo de feminidad que me faltaba, pese a las fuertes dosis de estrógenos mis pechos simplemente se negaban a aparecer.

Una noche a los 19 años luego de una sesión de BDSM con Ama Yaida ella sorpresivamente tomo mi pene y se lo llevo a la boca, fue la primer mamada de mi vida, aquello fue una revelación de placer inigualable, luego me hizo penetrarla, me vine por primera vez en el cálido interior de su sexo, que se sentía húmedo y estrecho, gemí sin poder evitarlo de placer, aquella noche fue la mejor de mi vida, pero Ama Yaida me dijo que pronto eliminaría todo rastro de virilidad en mi cuerpo pues me deseaba como una mujer de verdad.

Aquello fue como un balde de agua fría, la misma noche que me regalo el mayor placer de mi vida, la noche que perdí mi virginidad con mi aun pene entre mis piernas endurecido como nunca antes ella me dijo que perdería esa increíble sensación muy pronto, aquello me dejo muy turbado durante semanas pero pronto lo olvide para continuar con mi vida de placer, dolor y sumisión a manos de mi Ama.

Pero regresando al presente ahora estoy por cumplir 20 años apenas a dos meses y Ama Yaida al parecer a olvidado todo aquello, cada sesión a la que me llama estaba plagada de dolor pero siempre, invariablemente termina conmigo recibiendo una gran dosis de placer indescriptible.

-“Toc Toc”. Golpee en la puerta de la habitación.
-“¿Quién es?” Se escucho preguntar del otro lado a Ama Yaida.
-“¡Ruth!” Respondí mansamente.
-“¡Ah Ruth pasa te estaba esperando!” Respondió mi Ama.

Apenas entrar ella me domino era mucho más fuerte y era más alta aunado que no opuse resistencia alguna, me hizo caer al suelo. Se coloco encima de mí, me sujeto de las manos para acercar su rostro al mío, Podía sentir su respiración agitada, su aliento y su calor mientras me retorcía tratando acomodarme debajo de ella, pero no podía, su fuerza parecía que se había multiplicado por 100 y me tenía dominada mientras sus manos recorrían mis muslos, mis nalgas y mis pechos a su antojo.  

Ella me estaba tratando mas rudamente que otras ocasiones luego hizo algo que siempre hacia  me escupió dentro de mi boca que con gusto recibió su escupitajo, aquello me gustaba, me hacía sentir placer, pero además aquello parecía que siempre gatillaba algo dentro de ella, me tomo y me despojo de mi minúscula tanga, ya completamente desnuda se me quedo mirando mi cuerpo desnudo, para ese momento respiraba agitadamente y solo hice mi cabeza a un lado. 

Ella se lanzó nuevamente sobre mí y comenzó a besar mi cuello, mientras sus manos se volvían locas tratando de agarrar la mayor cantidad de carne posible, me estaba casi devorando mi cuerpo con sus ojos y boca estaba a su merced como siempre era suya y lo sabía, una sensación indescriptible recorría mi cuerpo mientras él devoraba mis pechos mas planos que una tabla, mis tetillas estaba endurecidas, y ella jugaba con ellos con su lengua.   

Un largo “MMMMMMM” llenó la habitación que no pude contenerlo dado el placer que sentía ya no tenía control sobre mi cuerpo, solo me retorcía bajo sus manos, besó mis muslos, mis nalgas, las amaso e hizo con ellas lo que quiso y solo gozaba y me retorcía de placer, mientras me seguía devorando con sus manos y boca.         

-“Es hora que me hagas venir”. Dijo de pronto mi Ama.        

Ella iba vestida con un traje de baño negro de látex que contrastaba con su piel oscura, del que haciendo un lado la parte de su entrepierna extrajo su sexo y lo dirigía a mi rostro.

-“Chúpamela”. Me ordeno.          

Su vagina estaba a centímetros de mi rostro era pequeña, pero perfecta,  cerré los ojos y sentí cuando su vagina toco mis labios y mi lengua hurgaba entre sus labios vaginales tratando de entrar en su interior de súbito me tomo de la cabeza y me presionó contra su pelvis su vagina estaba totalmente empapada, parecía un manantial y olía a muy rico, pero aún así abrí mi boca y trate de meterme lo mas que pude de ella en la  boca era una sensación extraña, solo atiné a succionarla, quizá en forma instintiva no lo sé, pero ella comenzó a ronronear como un gatito dado que era un experto en sexo oral para ese momento.           

Aquello duro unos minutos acto seguido se puso en cuatro patas me ordeno que pusiera detrás de ella, la tome de las caderas, subí mis manos hasta mis pechos, los apreté y luego le di un empujón que me hizo dar un gemido de placer cuando todo mi pene se hundió en su interior de mi Ama sentí como mi pelvis choco contra sus nalgas mis huevos para ese entonces ya estaban rojos de tanto placer que sentía.   

Ella como yo nos movíamos una y otra vez, de adelante para atrás y de izquierda a derecha mis manos no dejaban de recorrer su espalda, caderas, pechos y muslos, mi piel se erizaba de placer al paso de sus manos que era como electricidad que recorría por todo mi cuerpo y que no permitía ni hablar, solo entre balbuceos llegaba a gemir y no sé en qué momento comenzó ella a moler sus nalgas contra mi pelvis en círculos lo que me produjo un rictus de placer en mi rostro mientas no dejaba de moverme detrás de ella y esa imagen aún hoy me excita de solo imaginarla, incluso en estos momentos me estoy masturbando mientras escribo esto.        

Ese día fue el mejor sexo de mi vida como hombre Aún hoy me pregunto porque ella me dio ese regalo para luego quitármelo para siempre, cuando Ama Yaida sintió que mi pene estaba por estalla dentro de ella, palpitando, se separo de mi para luego de inmediato obligarme a ponerme de pie, se coloco de nuevo bien su traje de baño y me llevo hasta una gruesa como solida columna de piedra donde me sujeto mis muñecas detrás de la columna por lo alto de mi cabeza.

Ella insistió en que usara mis tacones, mi erección chorreaba liquido pre seminal sobresaliendo como el cuerpo de un unicornio de mi entrepierna, mi Ama me beso en los labios metiendo su lengua en mi boca, nuestras lenguas como dos serpientes en celo se enroscaron por varios minutos hasta que ella se separo de mi para luego susurrarme al oído derecho.

-“¡Ha llegado la hora cariño hoy serás unas mujer de verdad, así que disfruta de tu ultimo orgasmo con tus genitales masculinos!” Dijo Ama Yaida.  

Sus palabras me asustaron como excitaron al mismo tiempo, apenas dejo de decirme esas palabras se coloco a mi lado izquierdo para tomar mi pene con su delicada mano izquierda, para comenzar a masturbarme, comenzó a mover su mano lentamente pero en cuestión de minutos ya lo hacía a gran velocidad, comencé a gemir de placer de nuevo, pese a que mi pene no era muy grande 17 cm si era muy sensible.

-“AAAAAAAHHHHHHH”. Gemía.

Mi pene al cabo de unos minutos se hincho un poco más de lo habitual y comenzó a tener fuertes contracciones hasta que de pronto un gran chorro de mi espesa leche broto de mi palpitante erección, fue una larga cuerda que me hizo gemir de placer al experimentar un enorme orgasmo, seguido de otra y otra cuerda hasta completar cuatro potentes chorros de mi leche.

-“Aaaagggghhh”. Gemí de placer.

Quedamos ahí ambas con la respiración agitada, la de mi Ama era tanto o más que la mía pocas veces me había vaciado de esa manera. Pero eso poco importaba solo que quede muy satisfecha, apenas note cuando ella se aparto de mi lado para ir por un afilado cuchillo que estaba colocado sobre unos carbones encendidos y la hoja de acero brillaba intensamente de lo caliente que estaba.

-“Bien, este es tu bautizo de sangre, te bautizo con el nombre de Ruth”. Dijo mi Ama.

Al tiempo que jalaba mis huevos lo más lejos de mi cuerpo que pudo, el dolor que eso me causo hizo que toda palabra para tratar de evitar que fuese despojado de mis últimos rastros de masculinidad fuera abortada, mi cuerpo se tenso y apretó los dientes para no gritar, una parte de mi deseaba ese momento y otra parte gritaba que la detuviera para no ser privado del placer que acaba de experimentar pero mis pensamientos se desvanecieron cuando sentí el corte del ardiente cuchillo.

Todo mi cuerpo se sacudió en convulsiones, no hubo grito o palabra alguna simplemente el dolor fue tan intenso que todo mi cuerpo quedo petrificado, aun todo mi cuerpo se estaba sacudiendo de dolor cuando sentí un nuevo corte sobre mis carnes por aquella ardiente hoja de acero, que con solo tres largos cortes me cerceno mi pene aun en erección de mi cuerpo casi a ras de mi pelvis, aquello fue todo, mis ojos quedaron en blanco, mi cuerpo se tenso y me desmaye, el dolor me venció por completo en ese momento.

Me desperté al día siguiente con vendas por toda mi entrepierna que no fueron retiradas hasta dos meses después, para cuando lo hicieron pude ver que ya no había rastro de órgano masculino en mi entrepierna en su lugar dos labios vaginales habían sido creados en mi entrepierna, con un pequeño orificio que desde ese momento seria mi vagina un tatuaje a semejanza de un clítoris fue hecho justo en el lugar donde debería estar ese órgano esencial de toda mujer, pero esa no fue mi mayor sorpresa.

Ama Yaida había mandado plástilizar mi pene, para convertirlo en un dildo, que ahora monta en un árnes que se coloca para que sobresalga de su entrepierna en erección y con él me penetra no solo por mi nuevo orificio entre mis piernas sino que también lo hace por mi ano que al poco de recuperarme de mi cambio de sexo me desvirgo con el que fue alguna vez mi propio pene.

Algo positivo es que ahora tres años después de mi feminización total ya tengo dos tetas de talla D32 y que prometen seguirán creciendo las que son mi orgullo y deleite tanto mía como de mi Ama que no se cansa de chupar como succionar mis pezones oscuros como pequeños, debo confesar que extraño sentir placer como hombre pero adoro ser una mujer de verdad, sumisa y a las ordenes de mi Ama.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SOY UNA MUJER AHORA

Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más......


SOY UNA MUJER AHORA
Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más. .

[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMINIZACION]


Categoria: Transexual      Autor: Anónimo & DarkSoul





Les contare como es que me convertí en Carolina, aun siento esa sensación aun extraña, pero jamás la habría pensado o imaginado que eso fuera posible de que a mí me ocurriera. Pero en un principio sentí un gran rechazo porque eso cambio mi vida por completo. En principio no nací como mujer ni muchos menos me crié como una de ellas era un hombre en toda la extensión de la palabra pero ya no más.

Aquel era un día como cualquiera, viajaba en mí auto en dirección a mi trabajo, cuando cuatro mujeres todas de hermosos cuerpos una más linda que la otra, entre 25 y 30 años. Muy bien vestidas, unas con botas y otras con tacos alto de unos 10 centímetros. Una de ellas con un vestido de cuero, en la que sus senos resaltaban bien formaditos y unas lindas botas hasta la rodilla, fue la que más me interesó y llamó mi atención, me hicieron parar. Al momento en que me detuve una de ellas se me acerca preguntando

-“¿Sera que nos puedas llevar?” Me pregunto ella.
-“Por supuesto”. Respondí de manera caballerosa.

El auto en que ellas viajaban se les había descompuesto, pero esa era la forma de que ellas tenían para detener a un caballero para prestarles ayuda. Se subieron las cuatro a mi auto las miraba por el retrovisor y las miraba con gran entusiasmo, la que más me atrajo se sentó al lado mío. Conversamos por un buen rato, sin darme cuenta lo que prontamente ocurriría con mi vida y eso cambiaría completamente de ser un hombre bien parecido de gusto por las mujeres, y sin saber que me convertiría en una de ellas, en ese momento mi mente solo pensaba lo que sería tener sexo con una de ellas o con las cuatro, en aquel momento era soltero y ya vivía solo.

De pronto una de ellas que estaba detrás de mí me tapo la boca y la nariz con un pañuelo impregnado con un producto para hacerme dormir. De ahí no supe más de mí, ni siquiera sé cómo es que no tuvimos un accidente, recobre el sentido quien sabe cuánto tiempo después me desperté en un lugar que no conocía y no sabía dónde estaba, estaba un poco confundido pero algo era claro me habían secuestrado.

Estaba amarrado a una cama de dos plazas, por las piernas y manos, me di cuenta que ya era de noche por un reloj que había en la pared, no lograba entender lo que había pasado, pero si recordaba esa lindas mujeres que venían en mi auto. Las mismas cuatro mujeres entraron donde yo estaba, muy provocativas con unos atuendos para que cualquier hombre se le pare el pene de cómo ellas estaban, sin saber que bajo sus atuendos todas tenían grandes penes, pasado unos momentos en los que me manosearon a su antojo cada una lo mostraron una por una y me lo pasaban por mi boca.

No entendía lo que estaba ocurriendo, una de ellas se me acerco me obligo a aceptar su pene en mi boca, que si lo mordía me iría mal, luego de unos minutos me la saco luego una de ellas se masturbo frente a mi boca hasta que soltó todo su semen sobre mi cara, todas hicieron lo mismo, mi boca la mantenía cerrada para que no entrara ese leche por ella. Luego que todas ellas se vinieron sobre mi rostro se retiraron dejándome completamente solo sin nada más que hacer sí abría la boca el semen correría por mi garganta y tendría que tragármelo, ya estaba cansado lentamente abrí la boca y esa leche se fue introduciendo por mi boca, era medio salado y lo fui degustando y prácticamente me agradó aunque al mismo tiempo sentía asco.

Nuevamente luego de unas cuatro horas regresaron las cuatro e hicieron lo mismo que la vez anterior, me dejaron su semen sobre mi rostro y se fueron, encima de mi boca, no era tan asqueroso que prontamente me lo trague y ya quería que volviesen a masturbarse encima de mí, me tuvieron como tres días haciendo lo mismo sobre mi cara, ya me agradaba su semen para ese momento, ya la estaba deleitando y sentía como escurría por mi garganta.

Después cambiaron y todas ellas me metían sus penes hasta mi garganta para terminar corriéndose en ella, al principio se me atoraba, una tras otra y no paraban, también me tuvieron por tres largos días haciéndome lo mismo y ya me estaba agradando. Después me ponían sus penes para que se los chupara se lo hacía como si fuese una experta se los chupaba y se los mamaba como una loca venían todas les hacía a cada pene lo mismo que al otro ya me gustaba todo eso y así me tuvieron por varios días, y ellas sentían que ya no me desagradaba como al principio y ya sentía ese placer que ellas querían que sintiera.

Empezaron a darme medicamentos no sabía lo que era lo que me estaban dando pero tuve que consumirlo nada podía hacer para evitarlo solo podía tragarlos para ese momento estaba ya sometido a ellas. En uno de esos días vinieron y me maquillaron los ojos, labios,  uñas de manos y pies. Me afeitaron ya que tenía la barba bastante crecida por lo que me la fueron quitando. Trajeron cera para depilarme me quitaron todo el bello que tenía, quede como una hembra completamente depilada, trajeron unas medias de seda me las pusieron con un portaligas que me veía bien afeminada, acercaron un espejo para que me viera y me agradó, una de ellas me dijo, vas a ser como una de nosotras quieras o no te vamos a obligar, y sé que te va a gustar.

Al día siguiente me trajeron unos calzones y una falda de cuero bien acinturada a mi cadera, y unas botas hasta la rodilla con unos tacones de 10 centímetros y un sostén de color rosado, pues senos yo no tenía sin saber que ya pronto empezarían a salirme. Pero aun seguí atado a la cama, un día como cualquier otro ya había perdido la noción del tiempo, me dieron vuelta para quedar boca abajo en la cama y prontamente mi trasero sería completamente descubierto, sacaron mi calzón y mi ano estaba listo para lo que podría venir, yo estaba completamente sometido a ellas.

Una de ellas puso vaselina en la entrada de mi ano para lubricarlo y también vaselina en su pene sabiendo que nada podía hacer solo aguantar su penetración estaban las cuatro y cada una de ellas haría lo mismo que la primera feminizar mi ano, nunca antes alguien habría hecho eso en mi ano era virgen de por ahí hasta ese momento.

Se acerco con su pene con su cabezota roja e inflamado a entrar en mí culo sabía que me dolería entro la cabeza y fue con mucho dolor me brotaron lágrimas del dolor que eso me producía, entraba y salía hasta que no aguantó y dando un gemido se corrió dentro de mí. Todas cada una a su turno me penetraron y se vinieron en mi interior con sus penes palpitando como gimiendo entre mis nalgas dejando su semen en mi interior.

Me dolió tanto que sentía que mi ano estaba grande como desgarrado por tantas embestidas, pensando que no se terminaría nunca. Al día siguiente ya no eran cuatro sino 10 mujercitas que me harían lo mismo del día anterior, pondrían sus penes en mi culo, empezaron una a una un pene más grande que el otro, obligado a tragármelo no quedaba de otra, tenía que resiste ya que estaba sometida por ellas y a donde podría ir sin saber donde estaba.

Pasaron todas se sirvieron de mi cuerpo como culo dos veces cada una, me comí 20 penes ya me estaba agradando todo eso. Y ellas sabían lo que en su tiempo también a ellas le hicieron lo mismo que a mí. Me dejaron tranquilo por un par de días me dieron vuelta al revés como estaba en un principio, pues mi maquillaje se me corrió, volvieron a maquillarme me pusieron nuevamente como una mujercita.

Estaba cansado o cansada ya no sabía si era hombre o era mujer con todos esos penes que entraban por mi culo y por mi boca. Ya no me importaba nada estaba cansada y asumí que ya era una mujer, y ya me estaba gustando todo eso. Todos los días me medicaban no sabía para que era, me las tomaba sin reparar lo que eran. Estuve con medicamentos por largos tres meses, me daban vueltas de un lado para el otro me penetraban por mi boca a veces 10 y a veces 15 por delante y por detrás ya no podía más estaba demasiada cansada así me sometieron por completo no solo de cuerpo sino también de alma y mente.

Sentía que mis senos y pezones que se inflamaban crecían día a día, fueron en un principio muy pequeñitos, y ahora tengo unos senos de mujer bien formaditos y ahora mi sostén los cubre por completo. Ellas me miran y sienten que mis senos ya están bien creciditos y mis facciones ya han cambiado de hombre a mujer y me siento linda. Por lo que desataron de mis amarras y me dejan encerrada en una pieza me dan todo lo que una mujer necesita mi figura es de una mujer, mi cabellara ha crecido y me gusta maquillarme me pintó los labios, las uñas me pongo aros una cadena en mi cuello, me encanta la ropa de cuero, una lindas botas con un tacón de 10 centímetros, que me hacen sentir una hembra bien dotada con unos senos hermoso tan lindos como los de cualquier mujer.

Yo creo que ya nadie me reconocería si alguien me hubiese visto como estaba para ese momento. Me arregle porque me sacarían a dar una vuelta por la ciudad no sola sino las cuatro que me iniciaron en esto de hacerme mujer. Ya era una de ellas muy arregladita linda me veía y me sentía a gusto que los hombres, me miraban y se daban vuelta para mirarme, ahora me doy cuenta que la feminidad esta en los senos y me siento agradecida de lo que ellas hicieron por mi yo no lo podría haber hecho mejor, les tengo tanto cariño, me encanta ser mujer, me fascina,

Luego de ese paseo una de ellas vino a donde me tenían encerrada muy amablemente me informo que habían decidido que iba a ser la primera de ellas en ser diferente que me convertirían en lo más cercano a una mujer de verdad, me dijo que mis órganos masculinos serian removidos por completo, aquello fue todo un shock me quede sin habla me iban a feminizar por completo. Pensé en oponerme pero luego algo en mi me lo impidió, algo que no entendía antes de darme cuenta estaba de nuevo con un paño sobre mi boca y nariz perdiendo el sentido.

Cuando recupere el sentido estaba de nuevo en la habitación pero desnuda, habían pasado ya varias semanas, me habían mantenido medicada durante todo ese tiempo, mi pene, testículos y escroto se habían ido apenas un pequeño agujero quedaba un poco más abajo de donde estuvo una vez mi pene, los primeros días fueron difíciles ya que tuve que empezar a ir al baño sentado y el no tener mis genitales masculinos de alguna forma me sacaba de balance, pero una vez me acostumbre me gusto sobre todo porque las pequeñas tangas me quedaban mejor que a ninguna de ellas al no tener nada en mi entrepierna, era más mujer que todas ellas.

Me encanta sentir un pene en mi cuerpo, mientras me penetra es exquisito. Soy mujer una linda mujer, ahora ya puedo salir sola camino y los hombres me miran, me encanta ser mujer es maravilloso. Mi nombre es Carolina ahora soy mujer. Ya todas somos amigas ahora ya puedo ser parte de hacer a un hombre lo que me hicieron para hacerlo una linda mujercita como me lo hicieron a mí.

Nunca me olvidaré de esa hermosa experiencia maravillosa aunque no lo puedo penetrar como los demás me agrada sentir su pene en mi interior y su lengua sobre mi pequeño agujero entre mis piernas y el que está entre mis nalgas. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com