A LA VUELTA DE LA ESCUELA

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa......


A LA VUELTA DE LA ESCUELA
Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: Hellydoiloz & DarkSoul





Me llamo Vianney al día de hoy tengo 19 años, mido 1.67 metros, delgada, piel blanca y cabello largo, muy alaciado, de color castaño claro aunque pintado con rayos rubias, ojos entre azules y grises, sin pretender ser vanidosa, dicen que muy bonita, bueno, desde niña siempre he sido muy pretendida por los hombres de todas las edades, en realidad confieso que suelo pecar de vanidosa y pedante, y es que en toda mi vida siempre he sido considerada la más bonita del grupo escolar o de la colonia, y la chica que llama más la atención de los chicos, así era imposible que no se me llegara a subir y tal vez por pasó lo que pasó, de hecho ni yo misma puedo creer que hice lo que hice.

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.         

Para ir a la escuela tenía que cruzar una avenida muy ancha y peligrosa, no me queda de otra que utilizar el puente peatonal más cercano el cual estaba a una esquina y frente a una tienda, casi todos los días solía encontrarme frente a la tienda con Juan Carlos, un vago de 16 o 17 años sin futuro alguno, ya saben, de esos que ni trabajan o estudian, de hecho me lo encontraba tanto de ida como de regreso de la escuela.           

Bueno, en realidad sospechaba que trataba de coincidir con mis horarios para encontrarme y molestarme como era su costumbre, y es que como era amigo de mis primos ya nos conocíamos desde antes solía decirme que yo estaba bien buena, que cuando íbamos a revolcarnos y cosas así, además cuando podía, me agarraba las nalgas o las piernas y aunque yo me enojaba y le daba un manotazo cuando me agarraba, podría decirse que siempre ganó porque por lo menos se daba un buen taco de ojo cuando yo subía el puente, mi faldita corta le dejaba ver hasta mi ombligo, bueno, mi ropa interior que casi siempre era un calzón (braga) aunque alguna que otra vez llegué a ponerme una tanguita.          

Quien sabe porque pero eso no me molestaba, al contrario, me agradaba imaginar todo lo que le provocaba a él al verme subiendo las escaleras del puente era tal mi curiosidad que varias veces fingí detenerme para amarrar las agujetas de mis zapatos, entonces me inclinaba lo suficiente para amarrarlas y observar de reojo a Juan quien tenía una cara que demostraba que le gustaba lo que yo le enseñaba y la lujuria por el antojo de poseerme.          

No me preocupaba la situación pues como siempre él dejaba de molestarme cuando yo le daba de manotazos, en lugar de darme miedo sus acosos, me divertía mucho con sus reacciones, sobre todo cuando lo veía todo excitado y frustrado, sin la más mínima oportunidad de tomarme pues estaba confiada de que no pasaría a más, ya que al ser amigo de dos de mis primos, no se atrevería a hacerme algo más que molestarme, pero… qué equivocada estaba.    

Un día llovió muy fuerte mientras estaba en la escuela, por esa razón el transporte estaba muy lleno y aunque ya había dejado de llover, llegué hasta las doce de la noche, por mi colonia ya casi no había gente en la calle, los negocios ya habían cerrado, incluyendo la tienda del puente, el cual subí sin problemas, pero al ir bajando las escaleras me percaté que abajo y frente a la tienda, estaba Juan Carlos bebiendo lo que parecían cervezas con dos de sus amigos. 

Aceleré el paso para que no se dieran cuenta de mi presencia pero Juan me vio y me interceptó, me dijo que si no quería beber con ellos, le contesté que no y traté de seguir pero él me impidió el paso y me dijo que solo los acompañara un ratito, nuevamente le contesté que no y que tenía prisa.    

Entonces me dijo con voz resignada “Bueno, está bien…”, hizo como que me dejaba pasar pero de pronto con un brazo me tomó de la cintura y con su otra mano me tapó la boca, yo traté de gritar pero no pude, con todas sus fuerzas me arrastró hasta un callejón, sus amigos nos seguían tratando de agarrarme de las piernas pero yo los pateaba sin eficacia.           

Realmente me sentía aterrada, la parte de la calle donde me llevaron estaba muy oscura y solitaria, y me sentía indefensa al percatarme de que nadie podría venir a ayudarme en ese lugar tan escondido Me llevaron hasta donde estaban unas jardineras daban un esplendido escondite, cuando llegamos, los dos amigos ahora sí pudieron agarrarme las piernas, incluso metían sus manos bajo mi falda y mi calzón para sobarme con fuerza mi vagina en eso Juan Carlos les dijo que él iba primero.     

Uno de sus amigos se le acercó para tomar su lugar y mantenerme sujetada y con la boca tapada, pero cuando hacían el cambio yo aproveché y solté un grito de auxilio, en ese momento Juan Carlos me dio un golpe en la cara y me amenazó con golpearme, hasta dejarme tirada sangrando si volvía a gritar.

Eso me dio más miedo y me quedé callada, su amigo se puso frente a mí, metió sus brazos bajo los míos, me jaló hacia él, me dio un beso en la boca y con sus palmas en mi espalda me fue empujando hacia abajo hasta que mi cara quedó en su abdomen y mi trasero algo levantado a merced de ellos. Tardé unos segundos así, supongo que en ese tiempo Juan Carlos estaba bajándose su pantalón y sacando su pene.           

Luego sentí sus dedos fríos tomar mi calzón para bajármelos, la humedad del arbusto y de las goteras de la marquesina de la casa me tenían ya bien empapada a pesar de que yo me había cuidado de no mojarme en el trayecto,  mi calzón se deslizo hasta mis zapatos y mis calcetas blancas, en eso Juan saco una navaja corto la prenda para poderme abrirme mejor las piernas, que luego dejo a un lado, para luego sentir la punta de su pene buscar la entrada de mi vagina, en verdad que su pene parecía querer reventar pues ya estaba muy duro, creo que me tenía tantas ganas que no necesitó estimulación previa, no tardó nada en hallar mi entradita y sin perder tiempo me la fue clavando.

Debo de mencionar que aunque ya no era virgen me dolió mucho, había perdido mi virginidad cuando iba en primero de secundaria, mi novio en ese entonces aún no tenía su pene bien desarrollado por lo que no me abrió mucho, mi llanto no se hizo esperar, más que por el dolor, era por sentirme ultrajada y violada, aún así traté de silenciar mis lamentos pues tenía presente la amenaza de Juan, mientras tanto el me decía.           

“Ahora si Vianney, te voy a penetrar… desde hace tiempo que esperaba este momento y ahora por fin me desquitaré de las veces que me dejaste bien caliente”. Dijo Juan Carlos.   

Fue empujando con más fuerza hasta que me penetró por completo y empezó con su mete y saca diciéndome:

“¡Wow! Por lo que veo soy el primero, estás bien apretada y mira cuánta sangre te salé.
Por fin se me hizo desvirgar a alguien”. Dijo Juan Carlos gimiendo.          

No lo saqué de su error, pensé que tal vez así se apiadaría de mí, pero no, empezó a bombear con fuerza y rapidez a penas pasaron como dos minutos y sacó su pene antes de que eyaculara, creo que lo hizo para no venirse pronto y volverme a penetrar otra vez, entonces su amigo lo relevó y sin decir nada, me la clavó hasta bien dentro, no pude evitar soltar un gemido fuerte que afortunadamente no les importó.           

Su bombeo fue más lento, aunque más fuerte y profundo, creo que tenía el pene más grande porque hasta la sentí tocar fondo, después de varios minutos, me empecé a excitar y dejé de llorar, se sentía tan rico que mis jugos comenzaron a fluir, haciendo una penetración más libre y sin dolor, pero luego recordé que estaba siendo violada y mi odio creció y creció pero sin hacerlo notar.    

Tan solo unos minutos pasaron y tuve mi primer orgasmo, el cual lo notaron todos, Juan Carlos quien dijo:   

“Miren a la muy puta, le gusta ser penetrada, ya hasta se vino”. Dijo Juan Carlos.         

Su amigo que me tenía sujetada agregó:

“No te preocupes pequeña, ahora te vamos a dar más, que te va a gustar puta”.  

Mientras el que me penetraba me dijo:  

“Eres el sueño de todo hombre, estás bien bonita, bien buena y además eres bien puta, ¿qué más se puede pedir?” Me dijo.     

Terminando de decir eso se vino dentro de mí dando un pequeño gruñido, al sacármela, el que me tenía sujetada pidió su turno, pero antes me besó en la boca e hizo que yo misma le sacara su pene del pantalón para mamársela pues estaba algo flácida al principio no quería siquiera tocársela con mis labios pero me dio un golpe en la cabeza y accedí a chupársela.        

Rápido se le paró y cambió de lugar con Juan Carlos, quien también me besó y me dio su pene para mamársela mientras su amigo comenzaba a penetrarme las dos penes parecían reventar, una en mi boca y otra en mi vagina, para entonces mi excitación como mi odio y amenazas me hicieron ser más cooperativa,  por lo que levante mi trasero para tener una mejor penetración, también abrí lo más que pude mis piernas para ser penetraba más profundamente.    

Su bombeo fue algo rápido, porque cuando estaba a punto de tener otro orgasmo, él se adelantó y se vino mucho antes, llenándome de su semen y dejándome sin terminar lo que hizo que mi odio se acrecentara, como el pene de Juan Carlos ya estaba a mil, pidió su turno pero dijo:      

“Ya tuve la fortuna de desvirgarte por la vagina, pero ahora te voy a desvirgar por detrás”. Dijo Juan Carlos.

Solo por un instante, digamos un segundo, me asusté, pero por lo excitada que estaba no me importó y paré un poco más mi trasero, sentí sus manos abrirme las nalgas, aunque ya estaba mojada por el agua de lluvia, Juan Carlos me echó de su saliva, clavó uno de sus dedos el cual metió y sacó hasta que me entraba fácilmente, luego metió dos de sus dedos e hizo lo mismo.

Mientras tanto su amigo me besaba en la boca y en el cuello, hizo una pausa solo para quitarme mi suéter, me desabrochó los botones de mi blusa, me bajó el sostén y se prendió a uno de mis pezones.

Su amigo al ver eso se acercó y se prendió al otro pezón que solo dejaban de chupar para buscar mis labios y luego continuar con su manoseo y mamadas a mis pechos, me quedé muy arqueada de la espalda porque por una parte tenía que parar mi pelvis para permitirle a Juan Carlos desvirgar y penetrar mi ano y así no me doliera mucho, y por otra parte tenía que levantar mi pecho para que no les costara trabajo a sus amigos aunque me hicieron mover hacia afuera de la jardinera para que cupiéramos los cuatro pues el área entre la jardinera y la pared era muy reducido.   

Sin que se dieran cuanta aproveché para tomar la navaja que estaba en el suelo cerca de uno de mis zapatos, por fin el glande de Juan Carlos se insertó en mi ano, comenzó a empujar y sentí mi ano abrirse brutalmente, parecía que se rompería, entonces abrí mis piernas y la presión bajo un poco, no así el dolor que iba creciendo al abrirse paso su erección por mi interior, recuerdo tomar de los hombros a sus amigos, apretando mis manos con fuerza, cerrar mis ojitos y apretar mis dientes para aguantar la penetración. 

Cuando la tenía hasta el fondo se detuvo por unos segundos solo para sujetarme de las caderas con fuerza y comenzar a arremeterme con un mete y saca brutal que me hicieron soltar fuertes gemidos, uno de sus amigos reaccionó y me tapó la boca pero sin golpearme, al poco rato Juan Carlos se vino dentro de mí, pero no quiso sacar su pene a pesar de que sus amigos pedían su turno, como yo tenía mis piernas bien abiertas, a uno de sus amigos se le ocurrió tratar de meter su pene por mi vagina para hacer una doble penetración. 

Me enderezaron un poco, y como pudo me clavó su erección, bueno, solo su glande y unos dos cm de su tronco pudo meter ya que esa posición no permitía entrar más, aún así fue suficiente para excitarlos y venirse, primero se vino su amigo, luego me vine, luego su otro amigo que se había cambiado con el que se vino primero y finalmente se vino Juan Carlos.      

Una vez que me sacaron sus penes, sin darme chance de decir una palabra, los tres me besaron en la boca, para irme parando hasta quedar de rodillas frente a ellos en ese momento los tres colocaron sus penes frente a mi rostro y Juan Carlos me dijo:

-“Vamos putita que esperas danos una mamada, que sabemos que lo deseas”. Dijo Juan Carlos.

Abrí mi boca y Juan me metió casi por completo su miembro aun erecto en mi boca, para echar su cabeza hacia atrás, sus dos amigos colocaron sus penes a su lado como esperando algo de atención, tome uno con mi mano y comencé a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio mientras el otro pene como pude me lo metí en la boca, los tres gozaban con los ojos cerrados gimiendo de placer.

De repente sintiendo un odio como nunca antes había sentido, le clave la navaja en el pene que estaba masturbando que lo atravesó por completo su tronco, moviendo la hoja de acero por el tronco hasta que su pene se dividió en dos, se escucho un grito de dolor desgarrador.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito el amigo de Juan Carlos.

Juan Carlos y su amigo abrieron su ojos para ver a su amigo en el suelo agarrándose su entrepierna sangrando, con rapidez apuñale una y otra vez tanto los huevos de Juan Carlos como los de su amigo debí apuñar más de 10 veces el escroto de su amigo, la ultima puñalada hizo que uno de los testículos del otro amigo de Juan Carlos quedase en la hoja de la navaja arranado de su escroto con el otro sangrando y colgando fuera de su escroto que tome con una de mis manos y se lo arranque,

El escroto de Juan Carlo, también recibió algunas puñaladas mínimo seis o siete, luego le mordí su pene aun en mi boca y mientras gritaba tratando sé sacar su pene coloco la afilada hoja de la navaja bajo su pene y comencé a cortarlo, apenas me tomo tres segundos cercenarlo de su entrepierna, Juan Carlos con los ojos en blanco grito de dolor antes de caer al suelo junto a sus dos amigos.

Con el rostro, senos, vientre y piernas manchadas de sangre me fui rápidamente dejándolos en esa calle obscura y solitaria, mientras corría, escupí el pene de Juan Carlos que se llevo el agua hasta una coladera donde vi que se fue, sonreí al saber que Juan Carlos no tendría un pene el resto de su vida, tuve que exprimir mi suéter, blusa y falda pues estaban empapados, bueno, toda estaba empapada por el agua de lluvia, pues había charcos y goteras por todas partes.

Me vestí como pude, y me dirigí a mi casa cuando llegué vi que ya eran la 1:20 am, le dije a mis padres que no había transporte, que me había quedado un rato en casa de una amiga y que me habían traído en carro, pero que no pude evitar mojarme porque no encontré donde refugiarme de la lluvia gracias a lo mojada pude disimular que había sido violada y tuve pretexto para ir corriendo a bañarme.

Desde ese día evité por más de dos meses pasar por ese puente y por esa tienda para evitar encontrarme con Juan Carlos y sus amigos, tomé otra ruta que aunque más larga, era más segura para mí nunca le conté a nadie lo que me pasó, hasta ahora… pero esto no termino ahí.     

Resulta que un día, ya en la noche, eran casi las 11 pm, no pude pasar por el otro puente más lejano y seguro debido a que por tanta lluvia se había inundado esa zona no me quedó de otra que cruzar por el puente de la tiendita, con la esperanza de que ellos no estuvieran ahí, al bajar del puente de la tienda, nuevamente me topé con Juan Carlo al fondo de la calle, bebiendo casi en los huesos con la mirada perdida que al verme bajar de puente, echo a correr como si hubiese visto al mismo diablo.   

Lo que más me sorprende es que a pesar de todo lo ocurrido m he vuelto toda una puta que me encanta disfrutar de un buen pene duro en mi boca y mas por mi vagina o por detrás sobre todo por detrás, pero siempre por mi propia voluntad, aun cargo a donde quiera que vaya la navaja con la que castre a mis tres violadores.

Me entere que Juan Carlos murió suicidándose colgándose a los pocos meses que lo vi por última vez de sus amigos no sé nada pero no me importan, si están muertos o vivos aun conservo los dos testículos que arranque de uno de los amigos de Juan Carlos en un frasco con conservante que son uno de mis mayores tesoros y cada que los veo me corro sin siquiera tocarme.

Aunque no sé si volvería a ser capaz de castrar a otro hombre en mi vida eso lo sabremos cuando una situación como esa se me volviera a presentar.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Hellydoiloz & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LOS CUATRO SERVICIOS

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría......


LOS CUATRO SERVICIOS
Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [DOMINACIÓN]



Categoria: Hetero      Autor: Oscareduardo & DarkSoul





Alfredo de vacaciones en un hotel exclusivo estaba algo aburrido cuando llamó al mesero y le solicitó un whisky en las rocas, mientras traían la bebida echó una mirada alrededor, esa tarde varias chicas disfrutaban de la piscina, sus cuerpos moldeados eran un adorno más en el lujoso hotel donde estaba hospedado, el mesero llegó y después de servir el trago le preguntó en voz baja si estaba necesitando compañía.

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.  

Alfredo tomó un poco de bebida y empezó a evaluar ese raro ofrecimiento… ¿cuatro servicios? la frase le quedó sonando… siempre había oído hablar de los tres servicios…pero cuatro… El mesero estaba cerca y Alfredo pidió otro trago.

Cuando el mesero llegó le dijo que estaba interesado en esa chica, el mesero no ocultó su felicidad, él recibiría una parte de ese servicio en calidad de propina. Apenas le trajo el trago el mesero se dispuso a establecer el contacto… una llamada y al otro lado de la línea una voz muy sensual recibió toda la información.

Nelly la chica de los cuatro servicios alistó sus implementos, con mucho cuidado las empacó en su bolso y partió hacia el elegante hotel. Nelly era una chica delgada, de mediana estatura y complexión media, su rostro era casi aun el de una niña, un par de trenzas enmarcaban un rostro ovalado, su boca era pequeña, sus labios carnosos y sensuales, sus piernas largas y un trasero pequeño completaban esa figura aniñada a primera vista esa chica inofensiva pasaba por una colegiala sensual y picante bastante atractiva de buenos senos.          

Alfredo de 38 años ya estaba tomando su cuarto trago, una agradable brisa refrescaba el clima ardiente de aquella ciudad turística, estaba a la espera de una mujer especial, la imaginaba despampanante, alta, muy sexy sin embargo solo veía avanzar hacia su mesa una chica joven con cara de niña, su andar era típico de una adolescente y en su espalda llevaba un pequeño morral… con voz muy sensual la chica se acercó a la mesa y preguntó si el señor se llamaba Alfredo, a la respuesta positiva ella tomó un asiento y procedió a sentarse.           

El mesero se acercó a la mesa, colocó un trago más de whisky y un coctel de ingredientes desconocidos para la recién llegada. Alfredo estaba desconcertado, no sabía ni de qué hablar, tomó la copa de licor y se la tomó de un solo envión, quería darse un poco de ánimo para romper el hielo existente, Nelly se dio cuenta de la situación y aprovechando la incipiente penumbra que les regalaba el atardecer colocó la mano en la pierna de Alfredo y empezó a resbalarla hacia su entrepierna, al roce de esa mano femenina su pene empezó a reaccionar… la espera impaciente, el alcohol en su torrente sanguíneo y la presencia de esa adolescente frente a él le hizo sentir una rara sensación.

sus sentidos se agudizaron y su corazón aumento sus latidos casi al borde de una taquicardia, iba a hablar pero la boca de Nelly selló sus labios, un beso intenso empezó a despertar sus deseos hasta ahora incipientes, la lengua de Nelly empezaba a deslizarse prodigando caricias enervantes cargadas de deseo

Alfredo empezó a reaccionar, devolvió el beso casi con agresividad, sus brazos atrajeron a la chica y mientras ella seguía con su lengua haciendo estragos en su boca Alfredo empezó a tocar sus senos, eran de buen tamaño y firmes, sus manos los arroparon en su totalidad, no tenía brasier (corpiño) y la pequeña blusa fácilmente se podía subir dejando sus senos al aire, sus pezones erectos eran grandes y de un color encarnado, Alfredo empezó a chuparlos y acariciarlos… Nelly retiró la cabeza de Alfredo temiendo que quedaran a la vista de alguien, llamó al mesero y éste tras una breve seña previamente establecida trajo dos botellas de licor una de whisky, la otra de un vino espumoso y una llave que correspondía a la habitación de Alfredo.      

No tardaron nada en llegar ambos al cuarto que tenía una cama doble y un sofá grande se convertiría en el escenario de una noche de pasión por lo menos eso pensaba Alfredo quien ya había perdido el temor y ahora su deseo se manifestaba, tomó a la chica y la empujó a la cama, quería rápido empezar a degustar ese apetitoso bocado… Pero Nelly lo contuvo, se paró de la cama y lentamente empezó a desvestirlo, primero su camisa, luego los zapatos y su ajustado jean (pantalón de mezclilla), ante los ojos de Nelly el pene erecto de Alfredo parecía salirse de su apretado bóxer.  

Pero antes de proseguir Nelly mirando a los ojos a Alfredo le pregunto.

-“¿Señor va a querer los cuatro servicios o solo tres?” Pregunto Nelly muy sensualmente.
-“¡Quiero los cuatro, servicio completo!” Respondió Alfredo sin tomarse un tiempo para pensar sobre aquello.

Nelly sonrió y con sus dos manos bajó la última prenda y sin pensarlo dos veces tomó su erección a dos manos y empezó a lamber su glande… lo hacía despacio… con un deleite que se reflejaba en su rostro, su lengua se deslizaba a través de su tronco de carne, tomó sus testículos con cuidado y empezó a lamberlos, su lengua hacía bellezas que despertaban emociones lujuriosas, luego se apoderó del glande, empezó a chuparlo y lamberlo, Alfredo sentía como sus piernas empezaban a flaquear, cada recorrido de la lengua por su pene empezaba a hacerlo trastabillar, Alfredo no tardo en  tomar a Nelly por sus trenzas y la acercó a su pene como queriendo con ese gesto decirle que deseaba tener todo su pene su boca, ella seguía lambiendo y lambiendo buscando despertar esa bestia que Alfredo tenía en su interior, quería que se desinhibiera al máximo, que sacara de su interior todas las parafilias, su objetivo era enloquecerlo de placer.           

De pronto Nelly se paró, se desnudó completamente, luego se sentó en el sofá abrió sus piernas en un ángulo casi de 180 grados provocando con esto la abertura de su vagina en un ángulo tal que permitía una visión completa de precioso sexo, los labios vaginales eran de un color rosado intenso se abrían como pétalos de rosa y muy en la parte superior un clítoris grande y erecto se alzaba como un faro indicando el camino del placer, Alfredo ante ese espectáculo no sabía qué hacer… Se arrodilló ante esa preciosa vagina y empezó a chuparla con ansias locas, su boca lambía una y otra vez las paredes vaginales de Nelly y por último sus labios fueron a parar sobre ese clítoris desafiante.

Empezó a lamerlo, a chuparlo, Nelly con un movimiento muy sincronizado de sus cadera empezó a mover su monte de Venus con una cadencia que de por sí misma ayudaba a que la boca y la lengua de Alfredo acariciaran el interior de su vagina, los efluvios de esa fuente empezaron a humedecer todas esas paredes y la boca de Alfredo parecía una succionadora de líquidos… Alfredo no aguanto más y arremetió con su erección por esa gruta de placer, hubo una tenue resistencia que hizo que las paredes vaginales presionaran el cilindro de carne, era una sensación agradable, como cuando se penetra una muchacha virgen, después su pene se deslizó hasta que no encontró el fondo, el resto fue de locura, Nelly se sintió tocada en lo más íntimo eso generó una serie de espasmos que desencadenaron una serie de movimientos frenéticos acompañados de aullidos de pasión, cuando ella alcanzo un orgasmo pleno.

Alfredo quedó desfallecido, Nelly le sirvió un trago para mitigar un poco la sed, ambos tomaron vino espumoso frío y delicioso, Nelly tomó el pene un poco flácido de Alfredo y empezó a masturbarlo, sus manos acariciaban el tronco del miembro y cuando comenzó a tomar algo de rigidez lo acercó a su boca y empezó otra felación…nuevamente su boca y sus labios hicieron que el pene Alfredo tuviera un erección, Nelly al ver semejante herramienta lista para usarse se monto sobre ella y empezó una cabalgata de locura y lujuria, Alfredo se quedó embelesado al ver a Nelly convertida en una bella amazona cabalgando sobre su pene, sus senos se bamboleaban frente a él, los tomó entre sus manos y los estrechó con fuerza, Nelly aceleró el ritmo y en un final de infarto logró obtener otro orgasmo que la lleno de placer.           

Alfredo quedó con su pene parada, ese poderoso miembro viril erecto como un asta era una tentación para Nelly, se tomó otro trago de vino y se acostó en la cama, primero se arrodilló, luego inclinó su cabeza y se agachó, sus caderas quedaron en lo alto, dos preciosos y atractivos orificios quedaron expuestos a la vista de Alfredo, el orificio de abajo era la vagina de Nelly que ahora lucía más abierta que antes y que dejaba escurrir flujos vaginales, el otro orificio era el culo de Nelly, un precioso ano de un color acaramelado, su diámetro parecía pequeño pero los movimientos del esfínter anal de parte de Nelly provocaban una dilatación seguida de un enigmático cierre, eran como dos imanes que lo atraían fuertemente.

Alfredo no se aguantó las ganas y empezó a lamber ese pequeño orificio, el esfínter empezó a cobrar vida, su diámetro empezó a crecer, su lengua ya pudo penetrar el estrecho conducto y luego pudo acomodar sin mayor esfuerzo el dedo de Alfredo, lo empezó a meter despacio, lo lubricaba con su saliva y los flujos vaginales de Nelly, el diámetro del bello anillo seguía creciendo, la lengua entraba sobrada y ahora eran dos dedos los que hacían la exploración por la zona rectal.     

Nelly empezó a gemir, en un gesto impulsivo levantó al máximo sus caderas, con sus manos apartó hasta donde pudo sus dos nalgas, el diámetro de su culo se había ampliado considerablemente, Alfredo sabía que Nelly esperaba una penetración anal y ese regalo del cielo no lo podía despreciar, tomo su erección y previamente lubricación en su vagina la acercó al culo de Nelly, Alfredo empujó levemente, pese a todo su ano estaba muy cerrado, pero siguió intentándolo hasta que su glande pudo abrirse camino

Nelly dio un aullido de placer, el grueso cilindro de carne empezó a resbalar por el estrecho recto, Alfredo emocionado se dispuso a tener su primer sexo anal, era tan delicioso sentir su pene aprisionado por las paredes rectales que se enloqueció, empezó a hundir y sacar su miembro como un loco, Nelly gritaba y Alfredo como poseído penetraba y sacaba su pene hasta que un orgasmo llenó a esa mujer sedienta de placer en otro clímax pletórico de lujuria, Alfredo también sintió desde lo más adentro de su ser una poderosa eyaculación colmando de su semen tibio y espeso el recto de Nelly, fueron momentos de placer incomparables.  

Hubo una pausa que aprovecharon ambos para mitigar su sed, el vino espumoso no solo refrescó sus gargantas sino que sirvió de estímulo para ejercer una nueva ola de pasión, Nelly experta en felaciones increíbles tomo de nuevo el flácido pene de Alfredo y derramando un poco de vino en su glande empezó a degustar ese vino lamiéndolo del tronco de su pene, Nelly le insinuó a Alfredo que quería darle un besito con lengua en su culito apretado Alfredo creyó que había oído mal pero ella insistió que quería ser la primera mujer en darle el tan ansiado” beso negro”, Alfredo picado por la curiosidad y el deseo le preguntó a Nelly que debía hacer, ella con paciencia le dijo que se subiera al sofá, que levantara sus nalgas para poderle dar la tan ansiada caricia.

Así lo hizo Alfredo, Nelly empezó a besarlo empezando su recorrido por sus piernas, iba despacio, muy despacio, creando con esa lentitud una inquietante espera, Nelly no tenía apuro quería provocar una gran lujuria antes de llegar a su destino, ya casi iba llegando cuando las manos suaves de Nelly empezaron a acariciar sus nalgas y a depositar de vez en cuando pequeños besos en esos glúteos musculosos, la ansiedad de Alfredo empezaba a traicionarlo, su ano se contraía y expandía de la emoción, por fin la boca de Nelly llegó a su destino.

La lengua de Nelly trató de entrar en su virginal ano, estaba muy estrecho, su lengua empezó a lubricar ese pequeño orificio, Nelly estaba excitada ante la presencia de ese ano esperando sus caricias, la enardecía y sinceramente, lubricó sus dedos en su húmeda vagina y luego muy despacio deslizó su dedo por su recto. 

Alfredo se trató de oponer pero el dedo ya estaba adentro, Nelly muy despacio empezó a acariciar ese recto, con movimientos circunvalares, cambió el dolor por el placer, Alfredo no entendía lo que pasaba, primero esa lengua y ahora ese dedo punzante generando emociones encontradas, Nelly saco su dedo y lo reemplazo de nuevo por su lengua, al encontrar un orificio de mayor diámetro entró más fácilmente y pudo acariciar con mayor facilidad ese ano antes tan estrecho y ahora más relajado y más amplio, Alfredo sentía esa caricia y no lo creía, Nelly sacó su lengua, estaba sedienta, tomó un sorbo de vino y refrescó su garganta, por un momento se retiró y tomó su mochila, saco de ella un consolador , era un dildo negro de unos 20 centímetros de longitud y volvió al culo de Alfredo, por su posición no se dio cuenta que había hecho Nelly.

Volvió a sentir la lengua recorrer su esfínter anal, Nelly con sus manos había separado más sus nalgas y ahora su lengua tenía un camino más despejado, volvió a sacar la lengua y lo reemplazo por dos dedos lubricados que entraron fácilmente, era una buena señal, lubricó el dildo y empezó a meterlo suavemente, muy suave Alfredo que ya estaba excitado no sintió la diferencia, Nelly se sintió realizada, sacó el consolador y lo colocó con un arnés en su cintura, esta vez colocó con cuidado el dildo en el culo de Alfredo que presa de la excitación estaba impaciente esperando o la lengua o los dedos de Nelly, y la penetración llegó.

Tenía más diámetro, un ardor le quemó sus entrañas pero un placer más lujurioso compensó el dolor, la penetración continuo, no entendía y menos ahora que las manos de Nelly lo abrazaban y subían por su espalda, un mordisco de pasión lo sorprendió en la nuca, Nelly lo besaba, lo mordisqueaba mientras sus manos lo acariciaban Alfredo por fin comprendió, Nelly lo había sodomizado con un consolador pero era tarde estaba dentro de él y no había nada que hacer, Nelly se transformó completamente de una chica frágil pasó a ser una impetuosa mujer que ahora lo gozaba, Nelly amaba el rol de ser el actor activo, pronto sus movimientos se volvieron intensos, Alfredo sabía ahora lo que era ser penetrado con locura le estaba haciendo sentir una de las emociones más fuertes de su vida.

De pronto las manos de Nelly se posaron sobre sus huevos comenzó a apretarlos, mientras continuaba penetrando a Alfredo, quien pronto grito de dolor al sentir un fuerte apretón de huevos, en ese momento sintió un punzada en su cuello y todo se volvió negro para él.

Cuando Alfredo recobro la consciencia de nuevo estaba atado con sus brazos extendidos de manera horizontal, amarrados a la cabecera de la cama, con su espalda alta apoyada en la misma, sus piernas estaban extendías altas y debajo de su escroto un tabla de cortar, estaba amordazado y sentía una gran punzada proveniente de sus huevos, por lo que bajo la mirada para percatarse que le habían colocado dos ligas castradoras en los alto de su escroto, ya para ese momento de un color oscurito.

Alfredo no sabía cuánto tiempo había pasado, trato de soltarse pero por más que lucho no logro aflojar las cuerdas que lo retenían ni un milímetro, de pronto vio a Nelly jugando con una navaja de reluciente hoja cromada aserrada, que se la pasaba por sus senos para luego lamber la hoja de acero con su lengua, cuando ella se percato que Alfredo estaba consciente de nuevo dejo de jugar con la navaja para acercarse a la cama, lo tomo de los cabellos y le dijo.

-“¿Estás listo para el cuarto servicio?” Le pregunto Nelly a Alfredo.

Alfredo solo mugió algo que no era remotamente entendible, Nelly tomo su pene y comenzó a masturbarlo, hasta que de nuevo obtuvo una fuerte erección, Nelly se inclino y comenzó de nuevo a lamber y chupar su miembro hasta que se lo metió casi por completo en la boca, luego de 10 o 12 minutos la erección de Alfredo de nuevo comenzó a contraerse hasta arrojar tres potentes chorros de su cálido semen que Nelly se bebió sin desperdiciar ni una sola gota, aquel fue el orgasmo más intenso sentido hasta ese momento provocado por Nelly para Alfredo, pero apenas termino de venirse, sintió como ella tomo su escroto apretándolo fuertemente.

Todo el cuerpo de Alfredo comenzó a sacudirse de dolor y vio con horror como ella acerco la afilada navaja a sus huevos, para comenzar a aserrar la piel justo entre las dos ligas, el dolor fue inmenso, el cuerpo de Alfredo se sacudía sin cesar con sus ojos quedando en blanco varias veces, casi a punto de perder el sentido en varias ocasiones.

Pasados un minutos que le pareció una eternidad a Alfredo, en la que sufrió como nunca antes en su vida, Nelly levanto su escroto cercenado de su entrepierna, con sus huevos ya muertos en su interior, Nelly lo miro y le dijo.

-“Soy una catastrix y mi cuarto servicio es castrar a los hombres que tienen sexo conmigo pero no sin antes darles le último y más intenso orgasmo de sus vidas”, Dijo Nelly para luego besar el escroto cercenado de Alfredo.

Alfredo fue llevado a un hospital al ser encontrado a la mañana siguiente por una de las mucamas del hospital, ahora es un eunuco para el resto de sus días y todo por no preguntar lo que era el “Cuarto Servicio”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Oscareduardo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

QUIÉN MANDA AHORA

De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre......


¿QUIÉN MANDA AHORA?
De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Roberto y Jason se conocían desde niños pero Roberto era blanco y Jason negro, desde niños a Roberto le gustaba molestar a Jason se sentía superior a él ya que Jason era pobre y vivía en una casucha con sus padres a penas a metros de donde terminaba la enorme propiedad de los padres de Roberto, quienes eran ricos los problemas en ambos se agravaron cuando la testosterona invadió sus cuerpos en la pubertad, sobre todo después de que Roberto logro ver a Jason desnudo bañándose en un lago cercano, su pene era del doble de tamaño que el de Roberto a los 15 años. 

De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre, de nuevo se lo vio nadando en el lago pero en compañía de otro chico, Roberto no se dejo ver ocultándose detrás de unos matorrales desde donde tenía una plena vista de todo lo que pasaba en el lago.

Roberto observo como el otro chico y Jason se sentaron en la orilla del lago el otro chico cruzo sus brazos mientras conversaban Jason se acerco y le robo un beso él otro chico quiso negar sus labios pero Jason lo agarro de cierta manera que lo forzó dándole un fuerte beso metiendo toda su lengua en él lo que hizo que el chico al final de cuentas aceptara su beso, Jason fue bajando por su cuello, el chico solo emitía gemidos ahogados como no queriendo que siguiera pero tampoco lo detenía y aunque se lo pidiera lo más seguro es que Jasón no pensaba detenerse.      

Jason llego poco a poco a sus pezones los toco, los beso, los mordió y poco a poco le fue quitando la ropa que tenía que era un pequeño short para ese momento el chico blanco tenía su pene bien erecta y peluda para sus 19 años bien desarrollada, tanto Jason como Roberto pudieron ver en todo su esplendor su hombría un pene de hombre en el cuerpo aun de un adolescente Jaseon se la agarro con sus manos y se la llevo a la boca que ya palpitaba, deseaba sentirse engullida en una boca caliente la cual le diera placer poco a poco Jason se la fue llenando de saliva, su cabeza iba y venía desde la punta hasta la base, Roberto oía como aquel chico gemía tratando de evitar disfrutar del momento ahogaba sus gemidos.           

-“No, no.., ¡detente por favor!” decía el chico blanco a penas como un susurro. 

En cierto momento Roberto escucho a Jason decirle a ese chico.

-“Solo disfruta grita si quieres aquí donde estamos nadie te oirá”. Dijo Jason

Para seguir dándole una gran mamada, se metía cada uno de sus huevos en se boca, le chupaba entre su culito y sus huevos le tocaba su anito cerradito con cada caricia con cada mamada se abría poco a poco quería ver desde otro ángulo su orificio anal virgen por lo que Jason luego de algunos minutos hizo que se acostara boca abajo, Jason hizo que levantara un poco sus nalgas, el chico era delgado con cuerpo marcado no de trabajado en el gimnasio pero se le notaba los músculos así que sus nalgas eran redondas, firmes y paraditas, en una palabra deliciosas.  

Jason le abrió sus nalgas para lamber su ano que hizo gemir casi gritar de gusto al chico que le gustaba en cierto momento Roberto se percato ese chico tenso su cuerpo fue tanto placer que sintió por su primer beso negro que se vino.

-“¡AAAAAHHHH!, lo siento ya no aguante más” Le dijo el chico a Jason.,
-“No te preocupes solo disfruta”. Le susurro al oído Jason subiendo hasta su oído.

Mientras agarraba su leche y se la untaba en su aun palpitante pene, momentos después Jason coloco su glande en su entrada anal y le dijo

-“Todavía falta lo mejor”, Le dijo Jason agarrando bien sus caderas.

Para de un gran empujón clavarle todo su duro miembro de 25 cm hasta el fondo, el chico dio un grito que Roberto creyó que lo oyeron hasta el pueblo, se le escaparon unas lágrimas al hico pero Jason lo tranquilizo mientras sentía su erección aprisionada por ese culito recién desvirgado.   

Jason logro ponerse encima de él y cuando sintió que era el momento adecuado empezó a meter y sacar su erección con ganas y deseo cuando se la saco la primera vez Roberto y Jeson pudieron ver que el pene del chico ya estaba erecto de nuevo y que de su ano abierto salían unos hilitos de sangre que mancharon el pene duro como si fuera de roca de Jason.

-“Que delicia saber que eres el primero en un culito virgen”. Se dijo así mismo Roberto ya masturbándose.

Jason de nuevo penetro al chico y empezó a moverse con deseo cada vez más duro, solo se oían los gemidos por ratos mientras los dedos del chico se aferraban a la toalla sobre la que estaba acostado, Jason parecía que ya no aguantaba más quería venirse en el, quería marcarlo como de su propiedad, cuando sintió que pronto se vendría le hizo cambiar de posición y le puse sus piernas que aun temblaban sobre sus hombros y sin darle tiempo a pensar lo volvió a penetrar y Jason pudo ver su expresión de dolor y de placer veía como lo disfrutaba en ese momento lo beso y con una mano le agarraba las piernas y con la otra empezó a masturbarlo.

No paso mucho hasta que el chico blanco se vino sobre su lindo abdomen, Jason sintió como ano apretaba su ya palpitante pene lo que hizo que también se viniera dentro de él, llenando sus estrechas entrañas de su espesa leche, fue delicioso ver como el chico disfruto de ese momento, Roberto por su parte tuvo que morderse el labio inferior para no dar un alarido de placer al venirse contemplando esa escena, cuando Jason se acostó al lado del chico él se acostó sobre, lo beso y cuando sus labios se separaron le dijo.

-“Te amo Jason, gracias por ser tu el primero y quiero ser tuyo las veces que quieras solo un favor no le digas nada a mi papa ni a nadie”. Dijo el chico.

-“Descuida nadie sabrá nada por mi parte”. Le dijo Jason para besarlo de nuevo.

Algunas semanas más tarde, el chico se presento llorando ante Jason todos en el pueblo hablaban de que era gay y que fue penetrado por Jason, que le juro que no le había contado nada a nadie, sin embargo el daño estaba hecho, el chico blanco fue mandado por sus padres lejos y la reputación de Jason quedo manchada para siempre en un pueblo pequeño muy conservador era la muerte social, una tarde mientras Jason iba camino al lago se encontró con Roberto al cruzarse le escucho  decir.

-“Vaya si que disfrutaste del culito virgen de ese chico ¡eh!” Dijo Roberto.

En ese momento Jason supo que el que conto todo en el pueblo había sido Roberto, se dio la media vuelta para ver Roberto sonriéndole como si hubiese ganado una batalla a muerte, aquella sonrisa solo hizo que Jason hirviera en cólera, se le acerco a Roberto pero antes de que pudiera golpearlo Roberto ágilmente le dio una patada en los huevos que hizo que Jason cayera al suelo agarrándose la entrepierna, Roberto se le acerco y le dijo.

-“Sabes yo podría arreglar todo si me dejas disfrutar de tu culito como lo hiciste con aquel chico”. Dijo Roberto.

Aquellas palabras hicieron enfurecer aun mas a Jason que olvido por un momento el intenso dolor que estaba sintiendo para alargar su brazo y tomar los de los huevos a Roberto que abrió los ojos completamente al verse sorprendido no esperaba algo así, por parte del que pensaba totalmente vencido Jason.

-“No Jason espe… ¡AAAAAAAAAAAHHHH!” Grito, Roberto al sentir el gran apretón de Jason sobre sus huevos.

Jason no solo se los apretó sino que se los retorció lo que acrecentó aun más el agudo dolor que Roberto experimento, para casi de inmediato caer al suelo retorciéndose de dolor.

Jason se puso de pie y se monto sobre Roberto, aparto sus manos y molió su entrepierna a golpes, uno tras otros mientras Roberto gritaba hasta que puso sus ojos en blanco y se desmayo por el dolor, Jason tardo algunos segundos en que Roberto estaba desmayado para que dejase de golpearlo, entonces se puso de pie y fue a buscar corriendo un cuerda y cuatro largas estacas que clavo en cuatro lugares alejados del cuerpo de Roberto profundamente en la tierra, luego amarro sus tobillos y muñecas a las estacas y desnudo por completo a Roberto.

Roberto se despertó sintiendo que algo intentaba entrar en su ano virginal, al abrir los ojos sintió el enorme falo de Jason tratando de penetrarlo de inmediato comenzó a suplicar.

-“No  Jason, No lo hagas, por favor NO JASON NO…” Grito desesperado Roberto.
-“AAAAAAAAAHHHHHYYY” Grito muy fuete Roberto.

El grito fue cuando su ano por fin cedió para dar paso al enorme falo de Jason al interior de sus intestinos, Jason lo penetro por completo de una sola vez, sus huevos negros quedaron pegados a las blancas nalgas de Roberto, quien decía gritando.

-“SACALA, SACALA ¡POR FAVOR!” Gritaba Roberto.

Pero Jason estaba dominado para ese momento por el odio, la venganza y la lujuria, lejos de sacarla continuo penetrando a Roberto salvajemente unos 10 minutos más tarde entre gritos aun de dolor Roberto se vino sobre su vientre y pecho de manera copiosa, Jason continuo con sus embestidas como 10 minutos más hasta dar un pequeño gruñido y venirse por completo en lo profundo de los intestinos de Roberto que sintió su leche caliente muy dentro de su ser, para ese momento estaba llorando y suplicaba ya sin fuerza una y otra vez.

-“No, no, no en mi interior”. Susurraba Roberto.

Cuando Jason extrajo sin delicadeza alguna su aun palpitante gran miembro del interior de Roberto un rio de semen mezclado con sangre broto de su ano completamente abierto, Roberto quedo ahí llorando y sin fuerza, mancillado y violado, sintiendo como el semen de Jason brotaba de su interior, Jason se coloco su vieja larga bermuda para ir al recoger una herramienta que le había servido para algunas tareas y que pensaba usar para una muy especial.

Aquella era un tubo de metal con punta con el mango forrado con material aislante, era una especie de picana pero que servía para marcar hoyos en placas de madera para luego ser perforados por una broca de taladro de manera más fácil, Jason la había limado para que tuviera filo la punta, con esa herramienta en la mano regreso donde aun estaba Roberto y comenzó a darle descargas eléctricas directamente en su huevos, que provoco que Roberto se retorciera de dolor  mientras gritaba para que se detuviera, cosa que Jason no hizo estaba cegado por el odio.

Jasen continuo torturando a Roberto con la herramienta y a veces dándole patadas, brutales patadas en sus desprotegidos huevos, al cabo de una media hora ya con los huevos de Roberto visiblemente hinchados, Jason penetro con la herramienta a Roberto por su ano y mantuvo dándole una descarga pese al olor a carne quemada hasta que su pene de nuevo lanzo dos poderosos chorros de su semen mientras Roberto se retorcía de dolor, cuando acabo de venirse Jason extraño la herramienta se inclino y le dijo a Roberto.

-“Espero disfrutaras de tu ultimo orgasmo como hombre, ¡desde hoy serás mi putita!” Dijo Jason.

Acto seguido coloco la afilada punta de la herramienta sobre el escroto de Roberto justo entre sus dos huevos para presionar el botón mientras hacía fuerza, la herramienta comenzó a penetrar en el escroto mientras le daba descargas eléctricas a Roberto.

Quien no dejaba de gritar y retorcerse de dolor, Jason realizo varios agujeros hasta que el escroto de Roberto era una masa sangrante amorfa, en ese momento Jason tomo su destruido escroto y le dijo justo cuando de un fuerte tirón le arranco sus huevos y escroto a Roberto que quedaron en su mano sangrando mientras le decía.

-“¿Quien Manda Ahora?”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

QUIÉN DA MÁS

Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello......


¿QUIÉN DA MÁS?
Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello. 

El centro de subastar era tan solo un viejo almacén que a simple vista parecía abandonado, pero en realidad era un centro bastante activo a cada momento llegaban nuevos transportes con esclavos de todos los tamaños como edades, que estaba ahí para ser subastados, modificados o algo peor procesados para ser convertidos en comida para animales y ciertas partes de su cuerpo para consumo humano, algo por supuesto aun faltaba bastante por suerte para mi, los clones destinados a ese fin por lo general eran de los 50 años en adelante, por lo que aun faltaba mucho para él pensó Aldo al bajar del transporte.

No era la primera vez para Aldo en el centro pero habían pasados varios años desde que fue enviado ahí, lo primero que pasaba al llegar luego de esperar en fila un par de horas, era que le era leído le código de barras en la nuca con un lector especial, luego era enviado a una ducha junto a decenas de otros hombres, antes de entrar la gran ducha comunal, se les daba unos gorros plásticos para que cubrieron desde sus cejas a la nuca, de no hacerlo quedarían calvos pues el baño era exfoliante.

Aldo tomo el baño obligatorio y todo el vello de su barbilla gasta los dedos de sus pues, incluso el que estaba entre sus nalgas y ano fueron bañados por una sustancia verde que les dio comezón a todos los de la amplia sala, luego de unos segundos la sustancia verde fue sustituida por agua tibia a presión que elimino el vello púbico como el del dorso y axilas de Aldo como el de los otros clones, dejándolos con cuerpos completamente depilados, luego una gran corriente de aire seco sus cuerpo casi por completo para luego ser sacados de la enorme ducha.

Enseguida todos los clones temblaban de frio cuando una nueva corriente de aire los impactaba al pasar por un largo túnel de viento que servía para quitar cualquier bello que aun pudiera quedar en su cuerpo al salir del túnel de viento les era retirado el gorro y de nuevo se les leía el código de sus nucas era ahí cuando se hacia una selección en el caso de Aldo fue enviado a la puerta 1, dado que iba a ser subastado del otro lado de la puerta una mujer leía su código de nuevo.

Ahí la mujer hizo esperar uno minutos a Alto hasta que llego una mujer muy atractiva, apenas con una pequeña bata, que apenas le llegaba por debajo de sus abultadas nalgas Aldo que estaba desnudo tuvo que hacer un gran esfuerzo para que su miembro no se tensara, la mujer en el puesto le entrego una tableta que la nueva mujer vio uno segundos y asintió con la cabeza Aldo dedujo que estaba en sus tempranos años 20’s, aunque quizás era menos, la mujer lo tomo y se lo llevo hasta una habitación con una amplia cama con una inmaculada sábana blanca.

Una vez en la habitación aquella muy atractiva mujer pelirroja, le dijo a Aldo que estaba ahí para evaluar su desempeño sexual que sería mostrando en su ficha de venta virtual para que fuese visto por las posibles compradoras, por lo que iba poder hacerle todo lo que quisiera sexualmente hablando por la próxima hora, entonces ella lo beso, cuando sus labios se separaron luego de unos segundos ya Aldo tenía una erección completa, por supuesto eso no lo dejo de notar ella.

Aldo no lo sabía pero aunque ella parecía una mujer en realidad era un bioandroide programada para hacer esa prueba a los hombre aunque por fuera aparentaba ser real por dentro no lo era.

Ambos se quedaron mirando por un lapso que a Aldo le pareció eterno para besarla de nuevo, fue algo que no pudo evitar, ese beso duró más, unos 35 segundos ella sin que Aldo se percatara se quito la bata para que Aldo pudiera apreciar su hermoso cuerpo, Aldo al ver sus senos al desnudo de nuevo la beso con mayor lujuria que antes, para ir bajando, por su cuello, hasta lamber ambos bien erguidos pechos, hermosos, coronados por dos pezones rosados que hicieron sentir muy caliente a Aldo, quien lentamente hizo que ella se recostara sobre la cama, para seguir bajando abrirle las piernas y comenzar a chupar su vagina completamente depilada, hermosa al parecer virgen, con labios rosado ya húmedos.   

Ella solo se retórica, y cerraba sus ojos mientras Aldo hacía lo suyo, luego de un rato en la que los gemidos de ella dominaron en la habitación con ambos desnudos y bastante excitados, ella se agacho para tomar su pene que comenzó a mamar de lo lindo, era una experta, nunca antes Aldo había sentido una mamada de esa clase, con sacando y metiendo su pene duro como pocas veces de su boca, llenándolo de su saliva. 

Aldo solo la miraba, y le acomodaba o acariciaba su rostro luego de unos minutos, llego la hora de penetrarla, Ella se puso boca arriba sobre la cama, y Aldo se coloco sobre ella en la posición del misionero, para penetrarla de una sola vez lo que hizo coloco su glande en la entrada y la penetro dándole una gran embestida, ella grito, pero poco a poco le fue gustando más y más, estaba sin protección por lo que su pene le estaba dando una sensación insuperable a Aldo, para comenzar con un sencillo mete y saca que hizo que ambos comenzaran a gemir de placer sobre todo Aldo.         

Aldo comenzó a embestirla como un loco, le daba duro y estaba ya muy excitado, ella solo gemía y le pedía más, luego de 15 minutos ella se dio la vuelta, Aldo de nuevo la penetro por su ano, separar sus bellas nalgas con sus manos fue una cosa grandiosa, Aldo se le encimo, y ella solo cerraba sus ojos, y se agarraba fuerte de las sabanas de la cama, hasta que Aldo luego de 10 minutos sintió que se iba a venir y termino dando un gran alarido de placer sobre sus nalgas, llegándolas de su espeso semen por completo, para luego caer a un lado completamente agotado jadeante y bañado en sudor.

Antes de salir Aldo fue besado apasionadamente por ella, para luego ir llevado con el ojo de su glande aun chorreando semen a que tomase otro baño luego fue llevado hasta una fila que avanzaba lentamente donde espero turno para aparecer frente a cámara y por fin poder ser subastado para tener una nueva ama, que era lo que deseaba estaba muy feliz.

Aldo espero su turno 5 largas horas antes de por fin ser llevado para ser subastado fue amarrado con las manos detrás de su cuerpo dos mujeres una rubia y otra trigueña vestidas enteramente de cuero negro con grandes escotes eran las subastadoras una con una funda pero ambas con guantes negros, sobre el pedestal donde fue puesto Aldo, una barra de metal se elevaba con dos trozos circulares horizontales en la parte superior, que se abrieron para dar paso a los genitales de alto, para luego cerrarse muy apretadamente haciendo imposible que pudiera extraerlos.

La mujer rubia amarro los testículos de Aldo con una cuerda blanca, una vez que todo estuvo listo se le ordeno a Aldo que sonriera, dos segundos después la subasta comenzó, las mujeres comenzaron a hablar de las virtudes de Aldo en la pantalla de las compradoras aparecía.

-Edad: 17 años.
-Estadura: 1.71 Metros.
-Peso: 55 Kilos.
-Pene en reposo: 11 cm.
-Pene en erección: 19.3 cm
-Desempeño Sexual: (Vitalidad: 95 %, Ardor: 94 %, Duración: 76 % Eyaculación: 60 % y Placer Generado: 61 %).

-“Todos los porcentajes son certificados por un androide sexual para ver el video del desempeño sexual del clon favor de dar click aquí”. Decía un mensaje debajo de la pantalla.

La subasta continuaba con la rubia jalando los huevos de Aldo de la cuerda mientras le apretaba sus huevos y la otra mujer señalaba su pene con la fusta hablando de sus bondades, todo aquello duro 20 minutos y de pronto la rubia dijo.

-“Vendido a la postora 3554, ¡Felicidades por su compra!”. Dijo la rubia.

Aldo fue desatado y enviado por una puerta donde ya lo esperaba otra mujer, que leyó su código en la nuca luego leyó la información en la pantalla y le hizo avanzar por una puerta numerada con un 2.

Era la primera vez que Aldo era enviado por una puerta con ese número siempre había sido mandado con una numerada con un “1”, una vez del otro lado de la puerta una mujer le sujeto sus brazos por detrás de su cuerpo de nuevo, luego hizo que Aldo colocara los pies sobre unas marcas en el suelo, cuando lo hizo ella apretó un botón y sus tobillos fueron asegurados con grilletes de acero, también su cuello fue asegurado por un collar de metal, una vez que quedo inmóvil la mujer dijo.

-“¡Lo siento querido pero tu nueva dueña quiere a un nulo!”. Dijo la mujer al tiempo que apretaba otro botón.

Aldo quedo en shock, trato de liberarse su pene comenzó a erguirse sin que lo pudiera controlar y de pronto sus ojos se pusieron en blanco cuando un brazo robótico lo tomo y un láser comenzó a cortar de manera circular alrededor de sus genitales Aldo grito de dolor casi de inmediato.

-“¡NOOOOO; AAAAAAAHHHHHHHH!” Grito Alto.

Al láser solo le tomo unos cuantos segundos separar sus genitales desde la raíz, el brazo se alzo llevándose consigo su pene aun erecto con sus huevos colgando aun unidos por el escroto a su pene, la herida que dejo su anulación, fue rápidamente reparada por nano sondas que apenas dejaron un pequeño agujero casi apuntando hacia abajo entre sus piernas.

Cuando todo termino fue como si Aldo nunca hubiese tenido nada entre sus piernas, luego de unos minutos fue embarcado hacia su destino donde serviría a su nueva ama hasta que ella lo deseara y lo volviera a mandar al centro de subastas para que fuese convertido en alimento o de nuevo escuchara a las dos mujeres decir mientras el sonreía estúpidamente “¿Quién da más?” 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RESTAURANTE EXCLUSIVO

Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera......


RESTAURANTE EXCLUSIVO.
Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Miguel




Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

Jackie por el contrario era una mujer divorciada de 27 años con cabello moreno y rasgos asiáticos. El divorcio de su ex marido le había reportado una considerable fortuna y gracias a ello su tren de vida era la de una mujer sin complejos respecto al dinero. Jackie era más alta que Dyanna pero al contrario, sus pechos eran más pequeños.

Ambas se encontraron en el gimnasio como de costumbre, y fue entonces cuando Jackie le dijo a Dyanna que la invitaría a comer tras los ejercicios del gimnasio.

-“Espero que vengas con hambre, porque el sitio donde voy a llevarte es ciertamente exclusivo y selecto”. Le dijo Jackie a Dyanna con aire misterioso.

Dyanna le aseguró que así sería con una sonrisa, pero durante toda la hora del gimnasio Dyanna se preguntaba a qué clase de sitio la llevaría Jackie. Una vez terminados los ejercicios del gimnasio, ambas de ducharon y se subieron en la limusina de Jackie que las llevaría al restaurante.

-“He de confesar que estoy ciertamente intrigada”. Reconoció Dyanna una vez dentro del coche.
-“Te garantizo que disfrutarás de la comida”. Le aseguró Jackie con una sonrisa en los labios.

Descubrí el restaurante por una amiga y procuro ir un mínimo de dos veces por semana. Incluso hay veces que me paso el día entero allí combinando comida y cena. Dyanna se sentía más y más intrigada cada vez mientras la limusina de Jackie se adentraba en los barrios más pobres de la ciudad. Tras varios minutos recorriendo oscuras y desconocidas calles para Dyanna, finalmente el coche se detuvo en un callejón sin iluminación y ambas mujeres se bajaron del coche. Jackie despidió a su chófer diciéndole que le llamaría cuando le necesitase, y con aire seguro se dirigió a una destartalada puerta sin ningún rótulo exterior visible. A Dyanna le extrañó que ese fuese un restaurante de alta categoría como los que Jackie solía frecuentar, pero decidió no decir nada.

Jackie tocó un disimulado timbre tres veces, y tras unos minutos de espera la puerta se abrió automáticamente. Jackie y Dyanna entraron en una lujosa sala de espera que nada tenía que ver con el exterior. Carísimos cuadros y esculturas decoraban la estancia mientras ambas mujeres esperaron sentadas en unos lujosos sofás de piel. Tras unos minutos de espera, apareció en la estancia un hombre que se dirigió hacia Jackie de manera afectuosa.

-“Mi querida Jackie”. Dijo el desconocido mientras se dirigía a ella con una amplia sonrisa en la boca. –“Siempre es un placer verte por aquí”. Añadió poco después.
-“¡André!” Le respondió Jackie sonriendo mientras se daban un beso en la mejilla.
-“Te presento a Dyanna, una muy buena amiga que viene conmigo por primera vez va a disfrutar de las delicias del restaurante”. Añadió Jackie.

-“”Ohhh… Qué alegría”. dijo André dirigiéndose a Dyanna.
-“Espero disfrute de la comida. Las amigas de Jackie siempre son bienvenidas”.
-“Mi amiga no sabe el tipo de manjares que aquí se disfrutan”. Dijo Jackie,
-“Así que espero que no le defraudes, André”.
-“Nadie se ha quejado jamás”. Respondió André,
-“Seguro que nuestros menús agradaran a tu amiga. Hoy tenemos un género magnífico”.

Los tres se dirigieron hacia el comedor principal con Dyanna más intrigada que nunca después de las palabras de André. El comedor era inmenso y estaba casi lleno a pesar de ser un día entre semana. A Dyanna le sorprendió que casi la mayoría de clientes, por no decir casi todos, eran mujeres. La mayoría de mediana, pero también grupos de chicas adolescentes e incluso madres con sus hijas de 6 o 7 años. También le sorprendió a Dyanna el olor. Era un olor agradable el que salía de las cocinas, mezcla de carne asada y especias que abrió el apetito de Dyanna.

André las condujo por el amplio comedor hasta la mejor mesa del local, no en vano Jackie era una de las mejores clientas.

-“Enseguida les traigo la carta”. Dijo André.
-“Mientras tanto disfruten de este aperitivos. Están recién tomados”. Añadio.

Un camarero había dejado sobre la mesa una pequeña bandeja con dos pequeñas bolitas del tamaño de nueces y dos copas llenas de un líquido blanco.

-“¿Qué son?” Preguntó Dyanna sorprendida. Nunca había visto nada parecido.
-“Cómetelo y no preguntes”. Respondió Jackie mientras tomaba una bolita con los dedos y se lo introducía en la boca.

-“Saboréalo primero y muerde después”. Añadió.

Dyanna obedeció y se introdujo una bola en la boca. Tenía un cierto sabor ácido pero agradable. Tras un cierto tiempo sacándole todo el jugo, finalmente Dyanna mordió la bola y de ella salió un líquido templado que hizo las delicias de Dyanna.

-“¡Delicioso!” Reconoció Dyanna.
-“Brindemos ahora”. Le dijo Jackie mientras tomaba la copa de líquido blanco con aire de satisfacción.

-“¿Qué es?” Quiso saber Dyanna mientras alzaba su copa con aire divertido.
-“Parece semen”.
-“Lo es cariño”. Le respondió Jackie mientras sonreía a su amiga.
-“¿Cómo?” La cara de Dyanna era de sorpresa total.

-“¿Amiga, qué clase de restaurante crees que es éste?” El rostro de Jackie era diversión absoluta apenas pudiendo evitar reírse.

-“¿Pero… Pero... Semen de qué animal?” Quiso saber Dyanna.
-“De hombre, por supuesto. Yo sólo como lo mejor” Le informó Jackie con total tranquilidad.

Las bolitas que acabas de comer y que tanto has disfrutado son los testículos de un joven recién castrado. Dyanna aún estaba asimilando lo que Jackie acababa de decirle. Era un restaurante donde se comía carne humana sin ningún rubor. Trató de no pensar en eso y ante la insistencia de Jackie bebió el contenido de su copa hasta dejarla vacía. El sabor le resultó exquisito para su sorpresa. El semen le gustó como nunca antes imaginó, y pasó su lengua por los labios para rebañar los restos que allí habían quedado. Jackie por el contrario bebió su copa a pequeños sorbos, saboreando cada gota de aquel delicioso néctar masculino.

-“¿Pero esto es legal?” Ppreguntó Dyanna intrigada -.
-“Por supuesto que sí” Le tranquilizó Jackie.
-“Aquí solo se cocinan genitales masculinos. En todas sus variedades. El restaurante tiene un gran surtido de muchachos listos para ser castrados”.  

-“¿Los mantienen aquí de forma consentida?” Preguntó Dyanna inocentemente.
-“Los hombres cobran grandes cantidades de dinero a cambio de sus genitales”. Le informó Jackie.

Y nunca faltan candidatos, por lo cual el restaurante se permite escoger los mejores sementales. Cada día son castrados más de 100 jóvenes y para el día siguiente ya tienen preparados otros 100. Hay una gran lista de espera, créeme. Y luego están los menores de edad. Los testículos que acabamos de disfrutar serán probablemente de un menor de edad. Yo ya he aprendido a diferenciarlos. Al ser menores de edad necesitan autorización de sus progenitores, pero como en los adultos, nunca faltan los candidatos. Sus genitales suelen ser usados como aperitivos o para menús infantiles.

Mientras Dyanna aun trataba de asimilar todo lo que estaba oyendo y su temperatura interior subía rápidamente. Antes de que pudiera decir nada apareció André con dos enormes cartas que dio a cada una de las chicas.

-“Espero que hayan disfrutado del aperitivo”. Les dijo mientras recogía las copas vacías y la bandeja sin restos de los testículos.

-“Mucho André” Le dijo Jackie.
-“Yo no necesitaré carta, he probado casi todo ya y vengo con las ideas claras”.
-“Perfecto” Respondió André mientras recogía la carta.
-“¿Y que va a ser?

-“Quiero un pene relleno de mucho semen bien hecho a la parrilla con mucha salsa de semen y fresas. El glande jugoso, André, que sangre un poquito”. Dijo Jackie.
-“¿Los huevos cómo los quiere?” Preguntó André -.
-“Los quiero cocidos en su bolsa escrotal y con abundante salsa de semen y especies picantes”.
-“¿Y su amiga?” Preguntó André dirigiéndose a Dyanna.
Dyanna estaba obnubilada leyendo la amplísima carta que había ante ella. Más de 200 platos todos con el ingrediente básico de genitales masculinos. La verdad es que todos tenían un aspecto delicioso y Dyanna no supo por cuál decidirse.

-“¿Permites que te aconseje?” Le ayudó Jackie.
-“Sí, por favor”. Dyanna agradeció la ayuda de su amiga.
-“André” – le dijo Jackie al maitre,
-“A mi amiga tráigale una brocheta de pene bien jugosa y unos testículos rebozados.
-“¿Te parece bien Dyanna?
-“Sí, claro” Dijo la rubia sonrojándose ligeramente.
-“Magnífica elección señoritas” Les dijo André mientras apuntaba el pedido.
-“¿Ahora quieren acompañarme a escoger la carne?”
-“¡Claro!” Respondió Jackie mientras se levantaba.

Los tres bajaron unas escaleras que conducían a una amplia galería con cristaleras a ambos lados. En su interior había decenas de hombres desnudos de todas las razas posibles. La mayoría de ellos estaban magníficamente dotados, con enormes penes venosos e inmensos huevos que colgaban entre sus piernas.

-“Escoge tu semental, cariño”. Le dijo Jackie a Dyanna entre risas.

A cualquier parte que Dyanna mirara había hermosos muchachos. Cuerpos espectaculares bien formados y unos genitales que a Dyanna le parecieron todos exquisitos, más pensando que dentro de un rato estarían en su plato. Tuvo de admitir que eso la excitó mucho, aunque no supo porque macho decidirse.

-“¡Quiero aquél!” La voz que sonó a su espalda era la de Jackie, que ya había elegido su comida.

Era un hermoso joven de unos 20 años, rubio y ojos azules, con un musculado cuerpo y un pene tamaño medio pero muy ancho, y unos grandes huevos que se veían muy apetecibles. André llamó a un camarero que se introdujo en la vidriera y se llevó al joven rubio a la cocina.

Mientras, Dyanna se veía incapaz de decidirse por alguno. Todos se veían tan adorables. A su lado había una madre con su hija de apenas 15 años que también estaban buscando la que sería su comida. La niña se había empeñado en un hermoso hombre negro con un pene de más de 30 centímetros. Un ejemplar espectacular con unos huevos del tamaño de naranjas.

-“¿Estás segura de que podrás con todo eso, hija?” Le decía la madre -.
-“Sí mamá” Le respondía la niña con voz infantil.
-“Además es mi cumpleaños y me lo prometiste”.
-“Esta bien hija”. La madre avisó a un camarero que se llevó al hombre negro a la cocina.

Dyanna enseguida pensó en lo afortunada que era aquella niña, pero volvió a centrarse en su tarea de buscar el que sería su cena. Como había pedido brocheta, decidió que debía tener un miembro considerablemente largo, así que finalmente se decidió por un jovencito más bien delgado, de cabello castaño y unos bonitos ojos verdes, además de un pene que casi le llegaba a la rodilla. Su escroto también era generoso, y a Dyanna se le empezó a hacer agua la boca.

-“¡Ése!” Dijo Dyanna señalando al joven.

Inmediatamente un camarero se lo llevó a la cocina para ser preparado.

-“Ahora si quieren acompañarme a la bodega”. Les dijo André.
-“La comida aún tardará un rato en prepararse”.
-“Queremos ver cómo los cocinan” Le interrumpió Jackie.
-“¿Cómo?” La pregunta tomo a André por sorpresa.
-“Queremos estar en la cocina mientras los preparan”. Insistió Jackie.
-“Pero eso no se puede Jackie.…” Respondió André un tanto apurado.
-“No sé si los cocineros estarán de acuerdo”.
-“Estarán de acuerdo, ¿verdad André?” Las palabras de Jackie sonaron casi a amenaza.

Tras unos momentos de duda, finalmente André asintió con la cabeza y les aseguró que estarían presentes durante el cocinado.

-“Genial” Gritó Jackie satisfecha.
-“Ahora vamos a las bodegas”.

Los tres se dirigieron a otra estancia donde se preparaban los caldos del local. Otra vez Dyanna volvió a asombrarse cuando entraron en una estancia donde decenas de hombres atados eran literalmente ordeñados por succionadores conectados a sus penes. Los hombres eran estimulados mediante descargas eléctricas en su escroto que aceleraban la secreción de esperma. Aproximadamente cada 30 segundos un chorro de semen salía del pene de cada uno de los hombres y caía en un enorme cuenco con capacidad para 2 litros puesto delante de cada hombre.

André les dio a las chicas unas cucharillas a cada una para que probaran de cada cuenco y escogiesen el que más les gustase. Jackie y Dyanna empezaron con el primero y tras varios agradables minutos habían probado de todos los cuencos. A Dyanna todos le parecieron deliciosos. Los había más espesos, más líquidos, con diferentes sabores (frutas, licor…), que se conseguía, como les explicó André, inyectando el producto deseado en el escroto del hombre.

Finalmente, Jackie y Dyanna se decidieron por un semen espeso y de sabor afrutado para las salsas con las que cocinarían sus platos, y por uno un poco más líquido con cierto sabor a vino para sus copas. En total, 2 litros del primero, y 1 litro del segundo. André tomó nota y enviaron el primero a cocina y el segundo a su mesa.

Tras aquello los tres se dirigieron a la cocina del restaurante. A Dyanna le llamó la atención lo grande que era. El ritmo era frenético con camareros entrando y saliendo de la cocina mientras los chefs preparaban manjares genitales que desprendían un embriagador aroma. Había ayudantes que limpiaban a los hombres que iban a ser cercenados, o les ponían unas mordazas y vendas en los ojos para que no gritaran o vieran lo que se les avecinaba. Había por lo menos más de 50 puestos de cocina individuales donde un chef se encargaba de su respectivo pedido. Por lo tanto 50 hermosos jóvenes dispuestos a ser castrados adornaban cada cocina. Algunos estaban empezando a ser cocinados lentamente, mientras que otras elaboraciones estaban a punto de acabar.

Era fácil saber cuáles eran los últimos, ya que en ellas el chico se retorcía de dolor, sudaba copiosamente o alaba a través de la mordaza. Todo acababa con un violento corte donde el hombre se desmayaba y era retirado por dos camareros mientras sus miembros cocinados salían en una bandeja rumbo al comedor.

Cuando Jackie, Dyanna  y André entraron, este último preguntó por el jefe de cocina, y al rato apareció un hombre sudoroso que resultó ser el jefe de cocina. Se le veía muy atareado por la cantidad de trabajo que había, pero decidió atender a André.

-“¿Quién se encarga del relleno y la brocheta de la mesa 4? – le preguntó André -.
-“¿La 4?… Carol”. Le respondió el jefe de cocina.

Los tres se dirigieron al puesto de cocina de Carol. Al llegar allí, tanto el chico que había escogido Dyanna, como el que había escogido Jackie, se encontraban bien atados y preparados para pasar por la cocina, así como la jarra de 2 litros de semen para las salsas que previamente habían escogido.

-“Carol, hoy tendrás espectadoras”. Se limitó a decir André.
-“Las propias comensales”. Añadio.

Tras estas palabras André se retiró para continuar con su trabajo dejando a Carol en compañía de Jackie y Dyanna.  

-“Prometemos no molestarte ni interrumpirte mientras trabajas”. Le dijo Jackie medio en broma. 
-“Me llamo Jackie y mi amiga es Dyanna”. Dijo Jackie.
-“Al contrario”. Respondió Carol con una amplia sonrisa,
-“Será un placer tener compañía mientras trabajo y poder explicaros las elaboraciones. me llamo Carol”. Añadio la Chef.

Carol era una atractiva mujer de unos 22 años. Pese a su juventud ya llevaba varios años trabajando allí, y era la mano derecha del jefe de cocina.

-“Pongámonos manos a la obra”. Sentenció Carol.

Empezaremos con el rubio que es el que más trabajo va a llevar.  Carol tomo una amplia tira de cuero y la pasó bajo el escroto del rubio y luego la ató sobre el pene del chico. Estiró lo más fuerte que pudo, lo que provocó que el chico rubio se estremeciese, dejando que tanto el escroto como el pene quedasen aprisionados. Repitió la misma operación con el chico de Dyanna, provocando en él, el mismo dolor que había causado con el otro.

-“Con esto conseguimos que a la hora del corte evitemos el sangrado”. Explicó Carol satisfecha.

Casi al mismo tiempo los penes de ambos hombres se elevaron en una poderosa erección que entusiasmó tanto a Dyanna como a Jackie. Carol puso un tapón en la punta del pene del hombre rubio, y seguidamente le aplicó un tubo estimulador en el pene que comenzó a masturbarle con rápidos movimientos. El chico rubio no tardó en alcanzar el éxtasis ni unos segundos, pero el tapón evitó que se perdiese su preciado líquido, quedando atrapado dentro del pene.

Carol puso dos parrillas en marcha para que fuesen tomando calor mientras el chico rubio continuaba sufriendo espasmos debido a las continuas sacudidas del tubo succionador. En apenas 3 minutos eyaculó 5 veces por lo menos, lo que hizo que su pene se fuese hinchando por minutos.

-“Dejaremos que eyacule unas veces más hasta que el interior del pene quede bien relleno”. Explicó Carol a sus dos atentas oyentes.
-“Mientras hacemos tiempo para que se calienten las parrillas. Vamos ahora a por el otro”. Dijo Carol.

Carol abrió un cajón donde había numerosas varillas de diferentes tamaños y grosores. Echo una mirada al enorme pene del hombre castaño, y finalmente sacó una varilla de medio metro de bastante grosor. Luego la depositó en la segunda parrilla mientras metía una cuchara en la jarra de dos litros de semen y rociaba la varilla de aquel lubricante líquido. Los rostros de Jackie y Dyanna no podían aparentar más que una enorme satisfacción.

Carol volvió su atención hacia el primer chico que seguía sufriendo constantes espasmos. Su pene inflado era tal, que a Carol le costó quitarle el succionador. Una vez liberado, el hombre pareció aliviarse por momentos, dando suspiros de alivio. Carol palpó el miembro inflado y erecto para comprobar su estado, y quedó satisfecha. También comprobó si el tapón de la punta del pene tenía alguna fuga, y viendo que no había ninguna, sonrió complacida.

-“Ya podemos ponerlo a fuego lento para que se vaya cocinando”. Les dijo Carol mientras con una palanca las brasas de la parrilla subían hasta quedar casi pegadas al pene.

Inmediatamente el joven rubio comenzó a retorcerse de dolor, pero al estar completamente inmovilizado, nada pudo hacer excepto resignarse a su suerte. Su pene inflado y relleno de semen casi tocaba las brasas, así que se esforzaba en mantener la erección para alejarla de las brasas.

Carol fue a la segunda parrilla, donde la varilla había adquirido un color rojizo una vez que estaba al rojo vivo. Carol volvió a echarle otra abundante cucharada de semen, que provocó que las brasas chisporrotearan al contacto con el semen.

-“Por estas cosas adoro mi trabajo”. Les dijo Carol con una sonrisa mientras comprobaba que la varilla estaba suficientemente caliente, tocándola levemente con la punta del dedo.

Sin ningún miramiento introdujo la varilla al rojo vivo por la punta del pene del chico castaño. Nada más sentir la varilla ardiente, el chico soltó un grito de dolor, apenas amortiguado por la mordaza.

-“Hay que hacerlo muy lentamente, para que la varilla vaya cauterizando el interior, y al mismo tiempo conseguimos que la carne interior no quede cruda, sino sabrosa”. Les dijo Carol

Mientras introducía la varilla muy lentamente en el pene, ajena a los increíbles dolores que estaba sufriendo aquel chico. La varilla fue lentamente desapareciendo en el interior del pene del chico. A pesar de medir medio metro, prácticamente había sido totalmente engullida por aquel enorme pene, lo que decía mucho del tamaño de aquel miembro.

Tanto Jackie como Dyanna permanecían absortas viendo como Carol hacía tope con la varilla en la ingle del muchacho. Los espasmos del chico no hicieron más que acrecentar aquella excitación que ambas sentían en ese momento. Aquél hombre sudaba a raudales y daba muestras de sufrir unos dolores inimaginables, pero su pene no disminuyó de tamaño en ningún momento. Al igual que con el primer chico, Carol subió la parrilla hasta dejarla a la altura del pene, y para que se cocinara de forma uniforme.

“Ahora vamos a dejar los penes a fuego lento y nos ponemos a trabajar los escrotos”. Dijo Carol mientras aplicaba una cucharada de semen de la jarra en cada miembro.

Carol llenó de agua dos cuencos y los colocó sobre sendos hornillos individuales. Los encendió y los colocó exactamente bajo los escrotos de ambos hombres. Mediante unos ajustes, los escrotos quedaron sumergidos en los cuencos en su totalidad, y Carol subió la llama al máximo posible. Si el dolor que padecían ambos chicos ya era indescriptible, con sus penes en las brasas, a eso se sumó que en breve sus testículos serian escaldados.

-“Mientras cocinamos la carne, nos dedicaremos a preparar las salsas”. Explicó Carol.

Tomo un enorme bol en el que introdujo aceite, fresas, sal y un cuarto de litro del exquisito semen que Jackie y Dyanna habían escogido. Después sacó una gran jarra transparente de la nevera que contenían las mismas deliciosas bolas que tanto Dyanna como Jackie habían degustado como aperitivo al llegar al restaurante.

“El testículo machacado da un toque de acidez a la salsa”. Dijo Carol mientras extraía cuatro bolas y las metía en el bol.

-“Parece que se me están acabando los huevos”.  Exclamó Carol mientras observaba la gran jarra casi vacía, y necesitaré más para la segunda salsa.

Con total tranquilidad pulsó un intercomunicador y simplemente dijo:

-“Soy Carol, subirme más testículos”. Dijo ella.

Tras decir eso, se puso a machacar la mezcla resultante del bol con un mortero, mientras con la mirada no perdía de vista el estado de los genitales de los hombres, comprobando que no se quemaran demasiado.  En apenas unos minutos, un camarero se acercó al puesto de Carol acompañado de unos 10 muchachos jóvenes y completamente desnudos.

-“Perfectos”. Se limitó a decir Carol al verlos llegar.

Los muchachos apenas tendrían 14 o 15 años, lo que no evitó que Carol sacase un afilado cutter y en diez rápidos y expertos movimientos obtuviese 20 nuevos testículos para sus salsas, que introdujo en la jarra que antes estaba casi vacía. Los diez mareados muchachos fueron retirados para aplicarles curas en su bolsa escrotal, pero ya vacíos para siempre.

Dyanna se preguntó cuánta cantidad de testículos usarían en el restaurante cada día, ya que cada puesto de cocina (y eran 50 puestos) tenía una jarra similar a la de Carol, pero todas llenas.

-“Usamos escrotos de jóvenes adolescentes porque apenas están desarrollados”. Explicó Carol.
-“Y no interfieren con el sabor principal, además de ser más baratos”. Añadio-
-“¿Cuántos escrotos cortan a diario?” Quiso saber Dyanna.
-“Bufff… Depende del día”. Respondió Carol.
-“Hoy castraremos unos 150 ejemplares adultos, aunque quizás ese número suba ya que esta noche tenemos una despedida de soltera con más de 30 chicas hambrientas y eso puede ser una locura”.

-“Desconozco el número exacto de adolescentes que castramos, pero yo más o menos uso 50 escrotos juveniles al día. Los días de mucho trabajo podemos llegar a castrar 300 adultos, pero afortunadamente nuestro almacén está siempre lleno”. Añadió Carol.

Los jadeos del chico rubio interrumpieron la conversación. No paraba de moverse ante el dolor que estaba padeciendo. Su pene completamente hinchado y lleno de semen parecía a punto de explotar, y el tapón también parecía a punto de salir disparado. Trataba de separar su pene de las brasas, pero Carol lo volvía a empujar hacia abajo con fuerza haciendo que aquel trozo de carne se tostase bien y expulsase un agradable aroma. Además, el cuenco con agua donde reposaba su escroto ya hervía furiosamente multiplicando el dolor que ya de por sí sufría.

Carol retiró el cuenco hirviendo para inspeccionar la bolsa escrotal, que se encontraba muy dilatada. Tocó ligeramente ambos testículos con los dedos y con una amplia sonrisa decidió que era el momento para insertar la salsa. Retiró la mezcla del bol y la introdujo en una jeringuilla de tamaño considerable hasta que quedó llena del líquido. Con lentitud, acercó la jeringuilla hacia el humeante y escaldado escroto del joven rubio e introdujo la punta. Al bajar el émbolo poco a poco, el arrugado y colgante escroto empezó a hincharse a causa del líquido. A medida que el contenido de la jeringuilla disminuía, el tamaño del escroto aumentaba enormemente hasta alcanzar el asombroso tamaño de un coco. Parecía a punto de estallar, lo mismo que su pene, pero Carol expertamente lo volvió a introducir en el cuenco hirviendo.

-“En unos minutos ya estará listo”. Les dijo Carol. Provocando en Jackie un escalofrío.

Carol se volvió hacia el chico castaño, ensartado como estaba con la varilla en su pene. Carol volvió a rellenar la jeringuilla con la misma mezcla que el anterior, pero en vez de inyectarla en el escroto, la vació lentamente en aquel pene ensartado. Este se hinchó ligeramente en las brasas, pero luego volvió a su posición original. También gemía a causa del dolor, y el agua de su cuenco burbujeaba abundantemente. Carol bajó el cuenco y también a este le dio el visto bueno.

Tomó un pequeño pero afiladísimo cuchillo y lentamente hizo un amplio corte entre ambos testículos. Cortó desde la base del pene (con sumo cuidado porque éste estaba sobre las brasas) hasta casi el ano. Con unas pinzas, ya que la piel estaba ardiendo, separó la piel a ambos lados liberando unos huevos colgantes humeantes y escaldados solo unidos a su dueño por unas finas venas que estaban a punto de desaparecer por el calor.  Los volvió a cubrir con la bolsa escrotal para mantenerlos calientes, pero ya no los acercó más al cuenco hirviendo. Estaban ya en su punto.

-“En unos minutos estarán degustando estas maravillas, chicas”. Les informó Carol ante la alegría de ambas chicas.

Carol se esmeró en la salsa del chico de Dyanna. Sobre una mesa esparció harina, semen de la jarra, y cuatro testículos de los chicos que le acababan de traer. Rápidamente lo machacó todo hasta quedar una masa semi sólida y lo dejo así.

-“Hora de emplatar chicas”. Anunció eufórica Carol.
-“Empezaremos con el tuyo, Dyanna,  ya que Jackie lo quiere bien cocido”.

Dicho esto, Carol agarró un enorme cuchillo y retiró la parrilla sobre el la que estaba puesto el pene del chico castaño. Tenía un agradable color dorado ensartado en la varilla, y el olor que desprendía era embriagador. Carol se agachó y se puso a la altura del miembro en la brocheta. Acercó el cuchillo lo máximo que pudo al vientre del hombre, justo antes de las tiras de cuero, y lentamente empezó a cortar el pene.

Al primer corte cayó un abundante líquido transparente, que no era otra cosa que el semen que antes había inyectado, pero nada de sangre, lo cual era una buena noticia. Carol se acercó más para ver el interior, y satisfecha comprobó que el interior estaba bien hecho y la carne jugosa. Entonces continuó moviendo el cuchillo hasta que esté chocó con la varilla.  Repitió la operación por la parte de abajo del pene hasta que ya nada lo unía a su antiguo dueño. Retiró la varilla con el pene insertado y lo depositó en una bandeja. Del extremo recién cortado fluía abundante semen caliente que pronto inundó la bandeja y dándole un aspecto realmente apetecible. Después lo roció con más semen templado de la jarra de 2 litros y el plato ya estaba listo.

-“Vamos a por el segundo plato de Dyanna”. Anunció Carol. testículos rebozados.

Se volvió a acercar al hombre al que acababa de cortarle su más preciada hombría, pero esta vez se dirigió al escroto. Afortunadamente para el chico, hacía ya bastante tiempo que había perdido el conocimiento, lo que le evitó mayores dolores. Volvió a abrir la bolsa escrotal con las pinzas y allí estaban aquellos testículos aun humeantes.

-“¿Quieres cortarlas tú?” Dijo Carol dirigiéndose a Dyanna.

Dyanna no tuvo que responder. Simplemente agarró unas tijeras y se puso al lado de Carol.

-“Corta por aquí y por aquí”. Le indicó Carol a una emocionadísima Dyanna que obedeció sus instrucciones.

Dyanna cortó el fino conducto que mantenía aun unido al testículo, y al hacerlo este cayó en una bandeja. Luego repitió la operación con el otro, que también cayó en la bandeja.

-“Ahora retiraremos la bolsa escrotal, que acompañará a los testículos en el plato. Córtala sin miedo, Dyanna”. Le dijo Carol.

Dyanna pasó las tijeras por todo el borde de la bolsa escrotal, que se fue desprendiendo poco a poco hasta acabar en la bandeja. Carol ordenó a unos camareros que ya podían llevarse al hombre, ya que nada más podía conseguirse de él. Hace apenas una hora era un hombre con un poderosísimo miembro viril de más de 35 centímetros y unos huevos grandes y jugosos. Ahora tenía un muñón donde antes estaba el pene y apenas se vislumbraban dos pequeños conductos rojos que colgaban donde antes estaban los testículos.

Carol tomo ambos testículos, los rebozó con la masa sólida que había hecho antes, y los introdujo en una sartén a fuego lento.

-“Vamos ahora con el plato de Jackie mientras los testículos de Dyanna se van haciendo”. Anunció Carol.

Carol se volvió hacia el chico rubio que aún estaba consciente, pero sus movimientos ya no eran tan acelerados. Suda copiosamente y su pene y escroto completamente hinchados aun reposaban sobre el fuego. Carol retiró la parrilla y el cuenco de agua hirviendo y tomo de un cajón un alambre de 1 metro aproximadamente con dos asas en sus extremos.

-“Esta es la parte más complicada”. Explicó Carol mientras pasaba el alambre por sus testículos, rodeándolos totalmente justo al lado de las tiras de cuero.

-“Debemos procurar seccionar todo el conjunto sin que se escape el relleno”. Añadió Carol.

Dicho esto, Carol apretó el alambre con fuerza y tras unos segundos todo el aparato genital del chico rubio se desprendió sobre una bandeja. Sorprendentemente el conjunto se mantuvo intacto y no perdió nada de su relleno para satisfacción de las tres chicas. Las tiras de cuero evitaban que el relleno saliese, mientras que la entrepierna del chico quedó completamente vacía a excepción del corte que no sangró debido al calor que cauterizó la herida. Los camareros se llevaron al joven rubio casi desmayado convertido para siempre en un eunuco nulo.

Sobre la bandeja reposaban los genitales humeantes y muy dorados que tenían un aspecto delicioso. Carol pinchó levemente el inflado glande a punto de estallar y súbitamente unas gotas de semen caliente salieron del interior.

-“Pueden ir a su mesa, chicas. En breve les llevarán los platos”. Les dijo Carol con aire de satisfacción.

Dyanna y Jackie obedecieron no sin antes agradecerle a Carol su trabajo y dedicación y prometiendo que cuando volviesen sería ella quien preparase sus platos. Se sentaron en su mesa a esperar sus platos mientras degustaban el delicioso semen que habían escogido antes, y que reposaba en una cubitera de hielo. Mientras lo hacían podían disfrutar de los numerosos y sabrosos platos que los camareros llevaban a las diferentes mesas. Penes y escrotos en multitud de cocciones surcaban las mesas, incluido el gigantesco pene y escroto del hombre negro que la chica del cumpleaños había escogido.

Se veía delicioso mientras un camarero lo llevaba a la mesa de madre e hija, adornado con una vela de cumpleaños mientras semen fluía de su glande bañando todo el plato. La niña no cabía en sí de gozo. Aquél pene apenas cabía en la bandeja de lo grande que era, y sus huevos eran de un tamaño descomunal.

Dyanna y Jackie se miraron con complicidad mientras tomaban su tercera copa de semen, y casi inmediatamente dos camareros llegaron a su mesa trayendo su comida. Dyanna pensó que ambos platos tenían un aspecto espectacular, aún humeantes y bañados en salsa blanca. Dyanna empezó con la brocheta. Nada más darle el primer bocado, el semen de su interior resbaló por sus labios. Aquella combinación de la carne que se deshacía con el semen caliente de su interior hizo las delicias de Dyanna. Combinó el sabor de la brocheta caliente con el espeso semen templado que hacía de salsa y consiguió una mezcla de sabores increíble. En apenas unos minutos la varilla estaba completamente vacía, y su plato reluciente sin ningún rastro de semen.

A continuación, Dyanna fue por sus testículos rebozados. Partió un huevo con un cuchillo, lo que indicaba que estaba en su punto. Se llevó a la boca una mitad bien humedecida en salsa de semen que encantó a Dyanna. El testículo se rompía cuando Dyanna lo mordía ligeramente, liberando multitud de sabores hasta entonces desconocidos para ella. Dio cuenta de ambos testículos en apenas unos minutos, diciéndose a sí misma que era la mejor comida que había degustado en su vida.

Mientras Jackie también daba cuenta de su pene relleno. Lentamente cortó el pene con un cuchillo y todo el semen acumulado en su interior salió a borbotones. Aquél humeante líquido se mezcló con el semen tibio del plato dando al conjunto un aspecto muy apetecible. Jackie seccionó el grande y tras untarlo en semen se lo introdujo en la boca. Tenía una textura y una cocción inmejorable. Tras saborearlo unos instantes, Jackie lo mordió, haciendo que de su interior saliese más semen caliente, llevando a Jackie a sensaciones indescriptibles. El resto del pene era un poco más duro, pero igualmente muy sabroso, más aún si estaba bien bañado en semen, como era el caso.

Tras acabar con aquel delicioso pene, Jackie se dirigió hacia el escroto. La bolsa escrotal tenía forma de cuenco, por lo que Jackie cogió una cuchara y la introdujo en el interior lleno de semen donde flotaban dos grandes testículos cocidos. Jackie dio cuenta de ellos saboreando cada bocado. Estaban en su punto, y la mezcla de semen con fresas de su interior le resultó delicioso. Tras vaciarla con frenesí, la bolsa escrotal quedó arrugada y flácida, por lo que Jackie decidió comérsela mientras aún conservaba semen en sus bordes.

Ambas mujeres dieron buena cuenta de sus platos acompañadas de grandes dosis de semen que repetidamente vertieron en sus copas. Al cabo de una media hora, la botella de semen estaba completamente vacía, así como los platos.

-“Creo que ha sido la mejor comida que he comido nunca”. Reconoció Dyanna con una sonrisa.

-“Creo que tendré que venir más a menudo”. Aseguro.
-“Sabía que te gustaría”. Respondió Jackie.
-“Además, aún hay infinidad de platos que debes probar. ¡Qué te parece si repetimos mañana?

Tras unos segundos de duda Dyanna le respondió con una sonrisa.

-“¿Y qué te parece si aprovechamos y nos quedamos a cenar?” Jackie la miró divertida, llamó a un camarero con la mano, y le dijo.

-“Camarero, tráiganos otra botella de semen y la carta”. Dijo Jackie.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Miguel       Mail: mikelsasi23@gmail.com

QUERÍA UNA ESCLAVA

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama......


QUERÍA UNA ESCLAVA
Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Si, lo admito el error fue mío desde un principio pero ¿quién carajos le pone Jean de nombre a un hombre? , en la discreta página de esclavos no se presentaban imágenes solo descripción generales pero no leí adecuadamente apenas leí edad y nombre el precio de venta era tentador, una ganga por lo que oferte, sin percatarme en la descripción que claramente decía sexo masculino, con impaciencia espere los 7 días que tardo mi paquete en llegar, mientras abría la caja de madera sentía mi vagina humedecer de lo excitada que estaba.

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama, rápidamente fue a mi computadora para ver si hubo un error, ahí fui cuando me percate de mi error, las políticas de la pagina eran claras cero devoluciones.

-“¡DEMONIOS!” Me dije a mi misma.

Pensé que hacer por varios minutos y fue cuando se me vino la idea si bien no tenía una esclava que me impedía que me hiciera una, después de todo, lo único que debía de hacer era retirar esas feas casas que le colgaban entre las piernas a mi nuevo esclavo para luego feminizarlo para poder por fin tener una esclava, pero antes debía obtener algunas cosas, mientras las conseguía hice que Jean el cual demostró ser muy sumiso usara los ropa interior femenina un calzón (braga) o tanga únicamente, por supuesto mostrando un feo bulto al frente.

Los días pasaron y ya había pedido todo lo que iba a necesitar para anular a Jean pero no contaba con algo, como ya dije tenía una esclava de 24 años bastante atractiva de senos como medias toronjas, con pezones marrones, cadera estrecha, nalgas prominentes y piernas largas como torneadas, ella era virgen y siempre andaba en la casa con una pequeña tanga como única prenda me encantaba ver sus pechos mientras caminaba, por supuesto sin que lo notara Jean y Isela que era el nombre de ella comenzaron a atraerse como era normal entre un hombre y una mujer. 

Pensando que iba a recibir una esclava no tome medidas por lo que me vi obligada a dejar que ambos durmieran en la misma habitación y en la misma amplia jaula que había preparado sin imaginar lo que lo que pasaría entre ambos era algo natural que debí prever, pero simplemente no veía a Jean como un hombre sino como un esclavo sumiso, ese fue otro de mis errores pensar que un hombre intacto puede dejar de serlo solo por mandato, por más sumiso que fuese, si no se controla físicamente sus impulsos de macho estoy lo dominaran tarde o temprano.

Hasta esa fecha Jean durmió dentro en una vieja jaula pero dado que me había servido bien por varios días decidí dejarlo dormir esa noche en el suelo a modo de recompensa para mi pesar deje abierta la jaula Isela creo que eso hizo que esa noche estuviera inquiera al no poder dormir decidí prender mi televisor y ver lo que estaban haciendo sin que ninguno de los dos lo supiera coloque cámaras especias de vigilancia en aquella habitación que me daba una buena mirada de ellos desde mi habitación gracias a un circuito cerrado.

Lo primero que apareció en mi monitos fue a Jean acariciando los senos de Isela cuyos pezones ya estaban paraditos emocionados y pidiendo que se los comiera la muy puta, lo que finalmente hizo Jean ella empezó a gemir, mientras hacía Jean comenzó a tocarla por encima de su tanga como buscando excitarla más de lo que ya estaba Isela hizo lo mismo, pasaron un buen rato besándose hasta que ambos no pudieron más, pensé por un momento ir para interrumpirlos que aquello era la escena más porno que jamás había visto debo decir que me excite al ver a mis dos esclavos en esa situación, comencé a masturbarme viendo la pantalla. 

Poco a poco jean despojo a Isela de su pequeña tanga para dejarla al desnudo y empezar a hacerle sexo oral que me hicieron mojar, sentí como Isela se mojaba mucho Jean creo que también lo noto y empezó a meterle un dedo dentro de ella mientras Isela se retorcía y Jean continuaba lambiendo su clítoris, hasta que fue Isela misma quien le pidió que le metiera un dedo mas, lo que hice Jean, lo que provoco que Isela  comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un intenso orgasmo, los dedos de jean fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que por la expresión de jean estoy segura que no pensó que fuera posible algo así.

Iseala cuando sus piernas dejaron de temblar se levanto para hacer Jean  me acostara en el piso boca arriba le quito su tanguita, para empezar a chupar su pene como una experta aunque duro muy poco, se levanto cuando sintió que su miembro estaba lo suficientemente duro, para proceder a sentarse sobre Jean clavándose su pene de una sola vez que la hizo soltar un fuerte gemido para casi de inmediato comenzar a cabalgarlo aunque de manera un poco tonta pero que Jean sin duda disfrutaba.    

Jean le indico de que manera Isela debía moverse para que le entraran todos sus 20 cm en ella y cuando lo hizo volvió a explotar en un orgasmo que le dejo su cara roja Jean la levanto para colocarse encima de ella en la posición del misionero para comenzar a bombearla con todas sus fuerzas, note como disfrutaba de lo mojada que estaba, bombeo su vagina hasta que no pudo más debieron ser 20 o 25 minutos, Isela se dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando.

-"Adentro no, adentro no". Dijo Isela.   

Para evitar que esa fuera la última vez Jean pese a todo accedió a hacerle caso por lo que logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado que no creo posible que un hombre pudiera eyacular de esa manera, el primer chorro le llego a los senos, el resto simplemente cayó sobre vagina y en el monte de Venus de Isela, ambos jadeantes se quedaron sin moverse un buen rato y fue cuando me di cuenta que me había corrido también.

Sentí mis dedos empapados de mis jugos, me sentía satisfecha por esa noche, me dormí que debía poner fin a esos encuentros al día siguiente, a la mañana siguiente muy temprano metí a Jean en la vieja jaula para luego ir a comprar un chastity que conseguí a buen precio era de plástico pero bastaría para cumplir su propósito, después de todo sus huevos y pene de Jean por más maravilloso que fuese no iba a durar mucho entre sus piernas, luego de comprarlo regrese a casa de inmediato.

Apenas llegue a casa llame a Jean y le coloque el chastity, lo que seguro que ya no tendría erecciones ni mas contacto con Isela, también le comencé a inyecta hormonas femeninas y a que usara corpiños, sostenes y tangas más femeninas, los días luego de esos regresaron a la normalidad hasta tres semanas más tarde, que fue cuando llego el paquete que había estado esperando con mucha ansiedad.

Con mi vagina chorreando mis juegos de lo excitada que estaba abrí el paquete para ver el contenido bien protegido en su interior una ampolleta de neuterol 5000, cuando la tome en mi mano me estremecí al sentir un intenso orgasmo.

Al lado de la ampolleta con una jeringa y las instrucciones, tuve que sentarme para leerlas las piernas me flaqueaban, luego del intenso orgasmo sufrido, las instrucciones eran simples decía.

-“Inyecto el contenido de la ampolleta con la ayuda la jeringa incluida directamente en los testículos luego provocar una eyaculación, para activar el químico patentado Neuteron 5000, en un plazo de 15 a 20 días se realizara la conversión quedando la forma de unos labios vaginales incluso con un clítoris en donde antes hubiesen genitales masculinos, la castración es inmediata a la eyaculación”.

Luego de cambiarme de ropa hice venir a Jean a quien hice arrodillar frente a mí, me que le quede mirando por unos segundos luego le dije.

-“Felicidades Jean hoy dejaras de ser hombre para ser mi esclava completamente”. Le dije.

-“No ama por favor, no me haga una mujer prometo obedecer y soportar todo lo que me quiera hacer pero por favor no me haga una mujer” Dijo Jean tomando mi pie izquierdo y besándolo.

Lo empuje y le grite.

-“CALLA, ESCORIA, NO TE ESTOY PREGUNTO SOLO AVISANDO”. Le dije algo molesta a Jean.

Luego saque la ampolleta y llene la jeringa con su contenido, elimine las burbujas de la jeringa y luego hice que Jean se acostase boca arriba sobre una mesa, tome sus huevos expuesto mientras lloraba en silencio y se los inyecte con el contenido de la jeringa, luego le quite el chastity e hice venir a Isela.

Cuando ella llego le ordene.

-“Isela, dale una mamada a Jean y que sea la mejor pues será la última que sentirá como hombre ¡Quiero que lo haga venir en tu boca! ¿Entendiste?” Le ordene.

-“Si Ama”. Me Respondió Isela

De inmediato comenzó a lamber, chupar y mamar el pene de Jean que comenzó a gemir casi de inmediato a los pocos minutos llorando Jean jadeo fuerte al tiempo que lanzo el primero de los cuatro grandes chorros de su semen en la boca de Isela que se bebió todo esa leche sin reparo alguno.

Debo decir que sentí un gran orgasmo al ver como Jean se venía como hombre por última vez en su vida, Jean quedo en el suelo de rodillas llorando agarrándose su entrepierna con sus manos, con Isela viéndolo sin comprender nada.

No hubo necesidad de ponerle el chastity de nuevo, cuando su pene se encogió estaba acabado ya nunca volvería a tener una erección.

Como el instructivo decía, 18 días más tarde, Jean ya no presentaba un pene o huevos colgando de su entrepierna sino una vagina también dos lindos senos, cadenas anchas y nalgas paraditas su rostro se afino y su voz cambio Jean era una mujer por completo es mi mayor tesoro y me encanta que me da mamadas, siendo que su lengua me hace llegar a los orgasmos más intensos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PLACER CON SUERTE

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales......


PLACER CON SUERTE
El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Debo admitir que cuando la comisión de juegos y casinos autorizo en las Vegas los agujeros viriles, no estuve muy animado a entrar en el negocio, aquella moda venia de Europa y pensé que sería una moda pasajera pero también sabía que no me podía quedar fuera hacerlo me ganarían el mercado los posibles competidores, por lo que una vez que obtuve la licencia comencé a pensar en cómo hacer el concepto más rentable y atrayente a los posibles clientes aquello era una nueva forma de casino uno sexual pero no se apostaba dinero sino otra cosas igualmente valioso.

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales, adicionalmente una vez el pene, testículos o ambos están insertados el agujero se ajustaba al tamaño justo del miembro o paquete masculino, una vez con el pene en el interior su dueño experimentaba una de las más sabrosas mamadas de su vida, quizás la última.

-¡Como es eso posible se preguntaran! ¿Verdad?

Bien como ya dije el negocio es una nueva especie de casino los participantes apuestan su pene, huevos o ambos  pueden ganar $ 4,000 USD si apuestan solo su pene o huevos pero si apuestan ambos pueden ganar hasta $ 5,000 USD, del otro lado de los agujeros como si fueren “Gory Hole” tres hambrientas bocas están esperando para complacer a los apostadores, para tomar su genitales con sus bocas.

-¿Notaron que dije tres bocas?

Así es no hay error, si uno de los agujaros en realidad no es atendido por una boca sino por un ano de un joven hombre apretadito, que sabe cómo llevar al orgasmo a quien lo penetre por detrás, por supuesto todo se hace sin condón alguno damos seguridad a los apostadores que pueden estar seguro que no serán contagiados de ninguna enfermedad realizamos controles sanitarios rigorosos para poder dar esa seguridad, además el uso de drogas de cualquier índole está prohibida a nuestros trabajadores, me tomo esta parte muy en serio.

Pero no todo es placer, Arriba de cada agujero hay un laser potente que corre a lo largo de dos rieles en paralelo, diseñado para cortar lo que fuese que sobresalga del agujero a modo de guillotina, el apostador perderá lo que fuese que este apostando si suceden estas dos condiciones.

Primero: Si se viene en menos de 15 minutos, esto es automático y no hay forma de controlarlo.
Segundo: Quien sea el primero en correrse luego de pasados 15 minutos pierde.

De los cuatro que apuestan cada vez, solo uno pierde su apuesta pero no todos ganan el ultimo en correrse en gana la mano y el premio según lo que haya apostado.

No se permite apostar seguido, es decir el ganador o perdedores deberán esperar dos días como mínimo para poder volver a apostar sus genitales, los empleados que reciben los genitales de los apostadores se rotan, rara vez son los mismos en por lo menos tres semanas, también en cada ronda se cambian de lugar por lo que los apostadores nunca saben lo que les va tocar, boca o ano, hasta que tienen su apuesta dentro del agujero, lo que agrega un toque de emoción al asunto.

Al principio creo que tendría que cerrar a los pocos meses de haber abierto pues aquello iba a hacer un fracaso pero ya llevo 10 años y sigo obteniendo ganancias fabulosas los hombres vienen de todas partas del mundo para probar suerte en realidad algunos han apostado sus penes o huevos hasta más de 10 veces, según ellos la emoción y placer que sienten al saber que su pene, huevos o ambos están en riesgo de perderse les provoca los más increíbles orgasmos además de algunas buenas ganancias extras, sea lo que sea el negocio va muy bien.    


** ** ** ** ** ** **

Pietro llego a las vegas dos meses atrás había terminado de juntar el dinero para participar y poner si pene en peligro cuando lo conoció era un chico más bajo que él, de piel blanca, cabello negro corto, ancho de hombros y brazos fuertes, algo de él le llamó la atención que no podía apartar la mirada él lo notó, lo veía y lo seguía mirando era muy lindo, todo él, lo veía tanto que no tuvo de otra que ir a donde estaba se le acerco y Pietro lo seguía viendo como anonadado.

En su ostro empezó a dibujar una sonrisa pícara, pronto ese lindo hombre llamado Biel  se hizo amigo de Pietro Biel era muy diferente a Pietro en lo social, él era amigable con todos, practicaba fútbol en sus ratos libres, era social y extrovertido, Pietro por su parte más tranquilo, asocial, solo con él se sentía a gusto, tuvieron muchos roces durante varias semanas incluso Pietro se planteo la idea no poner su pene en peligro de conocerlo Biel lo abrazaba algunas veces incluso lo acariciaba, lo tomaba por los brazos, cuando estaban a solas, se sentaba muy cerca de Pietro, para sentir su piel junto a la suya era una especie de juego pícaro que había entre ambos.     

Una noche Pietro lo visito en su casa a Bien un pequeño pero acogedor apartamento, cuando una lluvia torrencial comenzó ya siendo la  hora de dormir, Biel le dijo que se podía quedar a dormir en ropa interior si quería que no había problema alguno, que él haría lo mismo ambos se fueron al cuarto, ahí frente de Pietro, Bien, se quita la ropa y queda en bóxers, Pietro aprecio su cuerpo, sus piernas formadas, sus abdominales marcados, su fuerte pecho lampiño con sus tetillas pequeñas pero bien formadas, sus brazos musculosos, y su buen paquete al frente de su apretado bóxer.
           
Pietro no le dije nada, también se desvistió y se acostó ya apagada la luz Biel, se acostó a su lado, ya que era la única cama en la habitación, fue en ese momento que la cosa se puso más intensa una vez que se acostó,  Pietro se le acerco y puso su pierna sobre él, la cual quedó sobre su pene, fui sintiendo como iba creciendo a medida que lo acariciaba con su pierna, mientras lo hacía, Pietro le dijo lo mucho que le gustaba, que siempre le había gustado, desde la primera vez que lo vio.
           
Que era algo increíble lo que sentía por él. Que tenía miedo de que eso estropeara su relación, su amistad, Biel no decía nada, solo lo escuchaba mirándolo fijamente.

"Déjame besarte el cuerpo", le dijo Prieto, de repente

Así lo hizo besándolo, lento, con amor, sintiendo su cuerpo, rozando su miembro con sus manos, pasando su boca por su pecho, tocando con su lengua sus tetillas, acariciando sus brazos y apretándolos un tanto para sentir sus músculos mientras iba bajando hacia su miembro, besando su vientre poco a poco, sintiendo su erección en su cara, Bajo su bóxer, olía su pene, pasaba mi lengua sobre él, contorneando su forma, empujando su cara sobre él para sentirlo aún mejor, Pietro no quería solo sexo nada más, lo quería a él por completo.   

Un buen rato estuvo así, besándolo y acariciándolo sobre el bóxer, abría su boca e introducía su pene en ella, sintiendo y mordisqueando su erección Biel me tomó por mi cabeza con una de sus manos y con la otra, sacó su pene y pude sentir su piel sobre su cara, lo beso tiernamente pasando su lengua por todo su pene ya afuera de su bóxer por completo se lo metía solo la punta en su boca y poco a poco lo fue introduciendo más y más. 

-"Así, uuufff". Jadeo Biel

Le empujaba la cabeza cuando le metía su pene en la boca y movía su pelvis para penetrarlo más, Pietro se puso de rodillas sobre la cama, estiro sus manos sobre su cuerpo, sintiendo la forma de sus pechos en sus palmas y se metió todo su pene en su boca, ayudado con su empuje era un pene grande, grueso y lampiño, pero era cómodo en la boca, se la trago toda y él la empujaba aún más Pietro jadeaba y Biel gemía de placer, estaba mamándosela al chico con quien soño tantas veces.

Pietro continuó mamando con locura, masturbándolo y lambiendo mientras se la introducía en su boca, de pronto Biel lo aparto para hacer que se acostara sobre él y puso su pene sobre el suyo, Pietro aún estaba en bóxer, le beso su cuello, sintiendo su pene contra su abdomen, pues Biel era más alto que Pietro de pronto Biel lo empujo sobre la cama que lo hizo quedar boca abajo, Biel se coloco sobre él para comenzar a restregar su dura erección entre sus nalgas Biel le bajó el bóxer para hacer que Pietro parara su culito para sentir su pene dentro de él.  

Biel le abría sus nalgas y jugaba con el ano de Pietro, dejándole una buena capa de su saliva luego de unos segundos se escupió su pene y lo fue introduciendo poco a poco en el ano de Pietro, quien mordía las sabanas. Cuando lo metía, le dolía y no se movía hacia adelante pero no quería pararlo, quería sentirlo dentro de él, poco a poco el ano de Pietro se dilatando hasta que logró introducirlo sin que su ano opusiera resistencia alguna, para luego comenzar con un movimiento de vaivén que se hizo cada vez más profundo Biel lo empujaba más y lo sacaba en un ritmo suave como para sentir bien cómo su ano lo apretaba y se contraría con su pene dentro Pietro sólo gemía y decía

-"Uuufff, que rico". Gemía Pietro.          

Biel lo tomó por los hombros a Pietro para tomar impulso e introducir su erección en su interior con más fuerza su rostro estaba sobre la de Pietro, Biel oía su respiración agitada en su oído, sus gemidos suaves, su piel sudada, caliente sobre Pietro sus movimientos eran profundos pero suaves no solo empujaba su pene hacia adentro, sino que movía su pelvis a los lados, en círculos Pietro escuchaba su jadeo cada vez más intenso. 

Los movimientos de Bien eran cada vez más rápidos pero siempre empujaba un poco más adentro y por segundos se quedaba así antes de retraerlo y volverlo a empujar, con sus manos lo tomaba por la cintura, le acariciaba las nalgas, de pronto Bien lo tomo de los hombros dándole una gran embestida y Pietro sintió las palpitaciones de su pene, escucho su respiración más agitada y empujó más hacia dentro, Biel gimió fuerte mientras se corría en el interior de Pietro que también comenzó a venirse, ambos gimieron y gozaron de un gran orgasmo simultaneo.          

Por unos segundos, solo se escucho el respirar cansado de ambos, con Bien aún sobre Pietro con su pene palpitando aun dentro de su ano, luego de unos dos minutos  Lo sacó se fue al baño a limpiarse, Biel lo siguió y ambos tomaron una rica ducha juntos para luego quedarse dormidos desnudos abrazados.


** ** ** ** ** ** **

A la mañana siguiente un mensaje de voz en el teléfono de Biel y Pietro los despertó la voz femenina decía.

-“Aviso de confirmación para su cita para el juego viril, favor de responder a este aviso en las próximas seis horas”.

Pietro y Biel se quedaron mirando ambos tenían fecha para poner sus miembros en juego el mismo día, ambos discutieron sobre deberían hacerlo y llegaron  al conclusión que debían hacerlo ambos se habían esforzado para conseguir el dinero y era poco probable que alguno de los dos perdiera su pene y podrían ganar un buen dinero.

Tres días después ambos esperaban en la fila para entrar en la habitación de los agujeros, un hombre muy atractivo les había dado unos folletos y les pidió que los leyeran ahí estaban contempladas las reglas y todo lo relacionado al juego en cuestión, pronto llego su momento para exponer sus virilidades ambos acordaron que debían apostar sus penes por lo que eso le dijeron al hombre que les pregunto cuál iba a hacer su apuesta, luego los cuatro hombres entre ellos Biel y Pietro fueron llevados a los agujeros un simple sorteo determino cual agujero le correspondía a cada quien.

Para su fortuna a ambos les toco juntos del lado derecho los agujeros 3 y 4 además de ellos dos había un chico de apenas 21 años delgado y con nalgas chatas por lo menos eso noto Pietro cuando este se bajo su pantalón y ropa interior el otro hombre que parecía ser militar o policía era negro, de nalgas esculpidas como duras con un pene enorme ya en erección cuando cayó su pantalón, por su parte Pietro dejo caer su pantalón para dejar al descubierto sus apretaditas pero bien formadas nalgas.

Biel tenía las mejores nalgas de los cuatro y su miembro era casi del mismo tamaño que el del negro, Pietro se masturbo un poco para obtener una buena erección, luego a una señal los cuatro insertaron sus genitales en los agujeros, el único que aposto todo su paquete fue el chico de 21 años al lado de Pietro todos los demás solo insertaron sus penes, de inmediato una hora de placer los golpeo a los cuatro pero el que más pareció gozarla fue el más joven de ellos quien pego su pelvis a la pared dando un grito de placer. 

-“¡WWWAAAAAAAOOOO!” Grito el joven.

Pietro debió de recocer que la sensación era magnifica aunque no tanto como las mamadas que le había dado Biel hasta ese momento, el que aprecia estar en problemas era el muchacho se movía y contorsionaba como si estuviera por venirse en cualquier momento, por su parte el negro solo lanzaba pequeño gruñidos, poco a poco los minutos que parecían eternos iban pasando de pronto un sonoro timbre les aviso que la barrera de los 15 min había sido superada, en cierta manera fue un alivio para los cuatro pero al mismo tiempo un motivo de preocupación.

Los cuatro sabían que el primero en correrse ahora sería el que perdería la apuesta, pasaron varías minutos más y las nalgas de los cuatro hombre se apretaban buscando resistir la tremenda succión que los estaba llevando al borde del orgasmo, los cuatro comenzaron a gemir cada vez más a aprisa, estaban por venirse pero ahora la cuestión era saber cuál de los cuatro se iba a venir primero.

Uno segundos después el chico más joven y Pietro luchaban por no correrse casi al mismo tiempo los dos gimieron mientras soltaban una enorme descarga de su semen, los gemidos sonoros de ambos hicieron que el negro y Biel también comenzaran a venirse, sintiendo los mayores orgasmos de su vida hasta ese momento.

De pronto la voz de un hombre se escucho.

-“¿La decisión del agujero es?” Dijo el hombre.

Se produjo un redoble de tambores en unos altavoces y luego la habitación se lleno con el grito de Pietro que se despego de la pared para descubrir que su pene le había sido cercenado, todos miraron su entrepierna sin pene ya con apenas un minúsculo muños medio sangrante pues la herida fue cauterizada por el laser al cortar su pene.

Del agujero de su muñón un chorro de semen broto momentos antes de que Pietro perdiera el conocimiento.

El ganador del premio fue Biel dinero que usaron para mudarse a un departamento mejor, aun siguen juntos y Biel penetra a Pietro que es la única manera que tiene de poder drenar su semen que constantemente se forma en su cuerpo pues aun tiene sus dos buenos huevos colgando en su entrepierna.


** ** ** ** ** ** **

Con cada nueva apuesta debo decir que gano mucho, en otra parte del casino hay pantallas que muestras los resultados de cada apuesta, los apostadores apuestan dinero a quien creen que ganara o perderá, si aciertan tienen una buena ganancia si no lo pueden seguir intentando, no hay límite de apuesta en esa sección.

No sé cuanto dure esto pero mientras me deje ganancias seguiré haciéndolo a por cierto, los penes que son cortados son plastificados y vendidos como dildos, algunas mujeres y hombres pagan un buen dinero por un miembro que alguna vez estuvo unido a la entrepierna de un hombre, lo que les produce también placer al usarlo.

Los invito a que prueben esta nueva tendencia y si tienen suerte quizás obtengan placer y dinero, sino bueno un eunuco es muy apreciado en ciertos círculos ¿No lo creen?  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PAQUEÑO ESCLAVO

Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más......


PAQUEÑO ESCLAVO
Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.

Pese a haber entrado en la pubertad a los 12 años, su amo de aquel entonces pago para que su cuerpo al que apenas le empezaba a brotar vello en la zona púbica, nalgas y axilas fuese depilado completamente con laser, por lo que ha permanecido su cuerpo lampiño por completo incluso su ano hasta la edad que posee, poseedor de un pene inusualmente grande cuando está en erección con dos huevos enormes que son inusuales incluso en un hombre de mayor edad siempre fue bien utilizado por sus Amas anteriores, aquella noche recibió la noticia que había sido vendido a una mujer madura que vendría a la mañana siguiente por él.

Su ama de nombre Samia estaba recostada en el cabezal de la cama, entre almohadones, cuando Onix que fue llamado a su presencia entro luego de decirle aquella noticia de su venta su Ama deseaba gozar del adolescente una última vez, ella retiró la colcha y sacó las piernas fuera de la cama, apoyando sus hermosos y bien cuidados pies sobre la alfombra,  Onix se arrodilló, dobló su cuerpo y rindió homenaje a la que desde hacía dos años era su dueña, besándole los pies, uno en cada pie.

Adriana dejó que su esclavo se quedara un rato postrado Onix no se movería de aquella postura hasta recibir permiso de ella, movió los dedos delante su cara y éste los besó con delicadeza. Samia levantó uno de los pies poniendo los dedos bajo el mentón de Onix, obligándole a levantar la cara ella terminó el movimiento colocando una pierna sobre la otra, balanceando el pie desnudo ante la mirada fija de su esclavo.        

―“¿Dime Onix, aún me deseas?” Pregunto Samia.     
―“Sí Ama, más que a nada en este mundo”. Respondió Onix, sumisamente.

Adriana sonrió valoraba la fidelidad y la devoción que su esclavo le profesaba, pobre muchacho había tardado meses en ganarse el reconocimiento de ella quien levantó un poco el pie y le ofreció la planta Onix besó su pie con amor.          

De pronto la mano de Samia salió disparada y abofeteó el rostro de Onix un hilillo de sangre se deslizó por el labio del adolescente momentos después quien bajó la mirada al suelo y musitó palabras de perdón, sin saber a ciencia cierta cuál había sido su falta, luego Samia hablo en un todo severo.        


―“Eso fue para que no olvides que eres más que un esclavo y siempre debes obedecer sea quien sea tu Ama”. Dijo Samia.  

Luego ella se le acercó y depositó un beso breve y fugaz en los labios del Onix, justo en el sitio donde momentos antes le había golpeado Onix pareció sufrir una descarga eléctrica al contacto de los dulces labios de su idolatrada dueña, mientras miraba la esbelta figura de su ama avanzar hacia el baño Samia 36 años pero no aparentaba más de 28.       

―“Ahora mismo, le preparo el baño Ama”. Dijo Onix mientras corría al baño.
           
Onix le lanzaba furtivas miradas a las torneadas piernas de Samia, observando discretamente cómo se movían mientras ella escogía lencería de los cajones, cinco minutos después salió del baño justo cuando Samia estaba terminando de desnudarse Onix quedo paralizado al ver el cuerpo de su Ama desnudo.

―“¡El baño está listo, Ama, cuando quiera usarlo!” Dijo Onix.      

Ella levanto la mirada que se cruzo con la del adolescente durante un corto espacio de tiempo antes de que Onix bajara rápidamente la mirada al suelo así se lo había enseñado ella cruzó la habitación y pasó delante de él con movimientos sinuosos.          

―“¿Quiere que le enjabone la espalda?”  Preguntó Onix.    
―”Sí claro”. Respondió Samia.
           
Ella se metió en la bañera y Onix se acercó para enjabonarla permanecieron en silencio un rato, mientras él la enjabonaba, Onix estaba desnudo todo el tiempo en el baño, tras el baño él le tendió la toalla y la ayudó a secarse.     

―“Bueno ahora toca el masaje”. Dijo Samia.  
―“Enseguida”. Le respondió Onix.       

Las manos de Onix relajaron el cuerpo de su Ama casi se durmió bajo sus reparadores efectos de pronto Onix se estremeció al notar el contacto de la cálida mano de su Ama en su palpitante entrepierna, luego ella separó bien las piernas para dejar su jugosa vagina que semejaban unos labios sonriéndole a los ojos de Onix.        

Onix se acercó lentamente hasta enterrar su rostro entre las escarchadas estrías que parecían tener vida propia y por las que empezaban a rezumar blanquecinas humedades producidas por el deseo, las manos de Micaela se posaron con suavidad sobre la cabeza del chico y arqueando ligeramente la espalda se entregó a las andanadas que le producían su lengua y labios.
           
Samia comenzó a gemir, casi de inmediato sus dedos se engarfiaron en el largo cabello de Onix le apretó la cabeza como si pretendiera engullirlo él apenas podía respirar pero no importaba su Ama le exigía que la hiciera gozar y eso era lo único que importaba para él en ese momento, se entregó con toda su alma a esa tarea, su lengua entraba y salía de los surcos jugosos, del agujero encharcado, se ayudó de la nariz y de toda la cara para apretar con fuerza los resortes de placer que tenía a su alcance, restregándose sin descanso contra el cada vez más húmeda y olorosa vagina de su ama.

Samia pasó de los gemidos a los jadeos, que era como estertores y finalmente comenzó a gritar de placer ella puso sus pies desnudos sobre la espalda de Onix y le engarfió el cuello para poseerlo con más fuerza,  sus caderas se movían frenéticamente ella solo gritaba y gritaba, apretó más sus piernas y aferró con sus manos el cabello del adolescente.        

Cuando ella sintió un maravilloso orgasmo, luego vino la lenta relajación, entre espasmos y pequeñas sacudidas cada vez más espaciadas,  sus piernas aflojaron su presión así como sus manos por lo que ella pudo retirar la cara lo suficiente para tomar aire, estaba agotado pero se sentía feliz su Ama parecía realmente satisfecha.         

Onix permaneció aún algún rato con la cara entre las piernas de su Ama, respirando el olor de sus fluidos, un olor fuerte pero a la vez excitante encantaba darle placer pero lo que acababa de hacer lo había excitado como nunca y ahora tenía una erección de las que si no hacía algo para remediarlo se mantendría en su máxima expresión toda la noche, impidiéndole dormir.

Su Ama no le permitía penetrarla, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, le autorizaba a eyacular masturbándose cuando eso sucedía debía hacerlo frotándose el pene entre las botas que previamente había tenido que calzarle y entonces era el ser más feliz del mundo de pronto Samia se incorporó de la cama estaba hermosa con el cabello, mojado de sudor, tenía los ojos brillantes, había quedado más que satisfecha.        

Samia tomo su pene con sus pies unos cuantos apretones por parte de ellos fue más que suficiente para que el pene de Onix comenzara a vomitar tremendos chorros de semen el rostro del adolescente era de máxima felicidad ella no tuvo que ordenarle nada lo primero que hizo al acabar de venirse fue lamerle los pies de los goterones de semen con que se los había salpicado, después hizo lo mismo con los que cayeron al suelo.    

Samia mandó a su esclavo a dormir en el suelo, en el lugar de siempre muy feliz.

A la mañana siguiente Onix con apenas una minúscula trusa (slip) casi transparente fue entregado a su nueva Ama una mujer de unos 45 años de grandes senos, bien vestida y algo pasada de peso, quien lo tomo de la cadena que pendía del collar en su cuello para llevárselo a su auto, ahí ella le dijo que podría llamarla Ama Sonia desde ese momento era su nueva ama.

Su nueva ama condujo su elegante auto hasta una gran casa de campo aunque Onix no pudo ver nada ya que sus ojos fueron vendados, al llegar ella le indico que se desnudara para que pudiera ver su cuerpo bien, Sonia quedo muy sorprendida de lo bien dotado que era Onix y quedo aun mas sorprendido cuando le ordeno que se masturbara hasta quedar con su miembro bien erguido, ella lo miro con luria mientras Onix miraba al suelo, luego la escucho decir.

― “Onix te he comprado para que seas el sirviente de mis hijas pero antes voy a tener que hacerte algunos arreglas no deseo que ellas queden embarazadas por un descuido cuando jueguen contigo, estoy más que segura que serás uno de sus juguetes preferidos”. Dijo Sonia con una sonrisa en sus labios.

Que dejo inquieto al adolescente, luego ella hizo que se acostara sobre un sillón con amarro sus piernas con una soga dejándolos levantados como si estuvieran sostenidos por dos estribos ginecológicos invisibles, luego le coloco un dispositivo de látex que deparaba su pene y huevos, coloco también una pequeña correa de cuero por debajo de su glande y aseguro su pene a su pierna derecha.

Luego le coloco dos pinzas una en cada uno de sus pezones a Onix que lo hicieron estremecer de dolor pero no dijo nada se mordió su labio para no dar una muestra de dolor como le habían enseñado, mientras Sonia se colocaba un arnés sobre su pelvis ya desnuda, le dijo al adolescente.

―“Hoy aprenderás como es que se trata a un verdadero esclavo y prepárate porque vas a ser desvirgado”. Dijo Ama Sonia.

Luego ella fue hasta un cajón del que extrajo un dildo muy grueso acanalado con protuberancias que coloco al frente de su arnés, quedando como un miembro en erección sobresaliendo de la entrepierna de su Ama, que apretó un botón y comenzó a vibrar.

El sonido “ZZZZZZZZ” que emitía aquel dildo de color negro se hizo más intenso conforme Ama Sonia se acerco a Onix, ella como su pene y lo masturbo por unos segundos antes de que comenzara a penetrarlo con aquel dildo, el cuerpo de Onix se tenso al sentir aquel falo de plástico vibrando entrar en sus entrañas, era la primera vez que era penetrado y estaba sintiendo mucho dolor, las lagrimas no tardaron en correr por sus mejillas.

Ama Sonia hundía aquel miembro en el interior de Onix hasta que su pelvis chocaba con sus nalgas, el adolescente trato de no gritar todo lo que pudo pero el dolor era intenso y no pudo contener jadear y gruñir de dolor lo que hizo gemir de placer a Sonia, el ano de Onix se contraía con fuertes espasmos dolorosos mientras los canales del dildo le estaban un masaje prostático único que hizo que su pene comenzara a palpitar a los pocos minutos de comenzar a ser penetrado por Sonia que al parecer estaba gozando el sufrir del adolescente.

De tanto en tanto jugaba con las pinzas colocadas en sus tetillas para provocarle más dolor a Onix que sentía que iba a venirse en cualquier momento aquella sensación de estar al borde del orgasmo duro como 15 minutos en los que su ano se sintió que ardía como si estuviera en llamas de pronto Onix lanzo un gruñido.

―“AGGYYRRRRRR”. Gruño Onix.

Al tiempo que tres fuertes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene que fueron a dar a su pierna derecha el semen comenzó a chorrear por su pierna, con dos dedos Sonia lo recogió para dárselo a probar a Onix que lambio sus dedos con gusto.

Sonia no dejo de penetrar al adolescente hasta que se vino por una segunda vez, fue en ese momento que extrajo el dildo de sus entrañas dejando su ano completamente dilatado con el chico llorando de dolor sintiendo como si esfínter anal se contraía en fuertes espasmos tratando de cerrar se nuevo, Sonia se quito el dildo y fue por un elastrador y un bisturí era hora de poner fin a la fábrica de esperma del Onix para siempre para convertirlo en un eunuco para el disfrute de sus hijas.

Sonia coloco una liga en elastrador la abrió, para luego pasar el testículo derecho de Onix, por el centro de la estirada liga castradora, luego la dejo cerrarse de golpe, el adolescente arqueo el cuerpo y casi dio un gran grito al sentir la opresión de la liga castradora en su escroto, con rapidez Sonia coloco otra liga en el elastrador para aplicar la liga esta vez en el testículo izquierdo de Onix, que no pudo evitar esta vez dar un gran grito de dolor, todo su cuerpo se sacudió por unos segundos para irse calmando poco a poco.

Su ano aun palpitaba bien abierto sintiendo las gotas de sudor entrar por él, Onix nunca antes sintió tanto dolor, ni siquiera cuando su anterior ama le pateaba sus huevos de forma brutal, pasados unos minutos Ama Sonia tomo el bisturí y sin el uso de cualquier anestésico para evitar el dolor hizo un largo corte en el escroto de Onix que horrorizado vio como su blanquecino testículos broto de escroto, quedando colgando de un conducto goteando sangre, Sonia hizo lo mismo con el otro testículo dejando ambos colgando entre las separadas piernas de Onix.

Luego libero el pene del adolescente en completa erección aun de su pierna para comenzar a masturbarlo, lambiendo la parte de abajo de su glande de tanto en tanto, entre lambida y lambida Sonia le dijo.

― “Más vale que disfrutes que esta será tu ultima venida como hombre de tu vida”. Dijo Ama Sonia para luego darle otra lambida.

Onix pese al dolor hizo lo que ella le indico, no paso mucho hasta que comenzó a gemir de placer pues Sonia se metió su pene a la boca, Onix sintió como su mano libre tomo sus dos expuestos testículos para juego con ellos en su palma de su mano.

El placer se incremento para el adolescente, pero solo por un momento de pronto Ama Sonia apretó sus dos expuestos testículos con la mano que momentos antes jugaba con ellos, lo hizo de manera brutal, Onix puso los ojos en blanco y su cuerpo se arqueo en ese justo momento su pene que estaba palpitando con fuertes contracciones lanzo tres potentes chorros directo a la boca de su Ama que se los bebió sin desperdiciar ni una sola gota, luego Onix dio un alarido de dolor.

― “AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito el adolescente.

Justo en el momento que Ama Sonia le arranco sus dos testículos de su cuerpo, con un fuerte tirón de su mano, todo el cuerpo de Onix se sacudió y él se desmayo unos pocos segundos después, sintiendo como la sangre corría por sus nalgas. 

Onix paso los siguientes tres días hirviendo en calentura estuvo al borde de la muerte pero de alguna manera logro reponerse, Ama Sonia hizo que se viniera en sus pies durante las dos semanas luego que se repuso, dos veces por días para luego hacer que Onix lambiera su propio semen de sus pies, cuando Ama Sonia estuvo segura que no quedaba ni un espermatozoide en el cuerpo de Onix lo llevo a su casa.

Ahí se lo entrego a sus hijas que eran incluso más sádicas que ella, Ama Sonia le suministraba la testosterona suficiente para que Onix mantuviera su cuerpo masculino y firmes erecciones, que eran aprovechas por sus hijas como por Ama Sonia mientras o durante sesiones de tortura y humillación a los que Onix se veía sometido dado que para ellas solo era un “Pequeño Esclavo”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PACTO SINGULAR

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible......


PACTO SINGULAR
El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ana y Paty era amigas desde la infancia, cuando Ana de 25 años en ese momento estaba por casarse muy ilusionada con Paco su gran amor según ella, Paty le juro que si la trataba mal o le hacía algo ella se encargaría de hacerlo sufrir algo peor que la muerte misma, las dos sellaron su pacto con un beso en la mejilla, luego rieron y días después la boca tuvo lugar, Paty vivía en otra ciudad por lo que luego de la boda ella se fue, para seguir regenteando su negocio de BDSM en la que ella era la Ama suprema del lugar.

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

Rápidamente pasaron cinco años desde la boca de Ana, en la que Paty tuvo poco contacto con ella la mayoría por correo electrónico el ultimo que recibió le pedía ayuda para alejarse de su esposo que la estaba acosando y golpeando. 

Paty le dijo que volaría a su ciudad para llevársela lejos de su esposo por desgracia eran días festivos y no pudo conseguir vuelo alguno hasta cuatro días, para cuando llego por Ana era demasiado tarde ella fue encontrada muerta, golpeada y violada hasta la muerte, Paty apenas pudo reconocer el rostro de su amada amiga de lo desfigurada que los golpes propinados le habían causado, las autoridades culparon a Paco su esposo como el asesino pero él tenía dinero como amigos poderosos que movieron los hilos de la justicia.

Pese a una gran batalla por parte del fiscal, el abogado de Paco se la arreglo para desacreditar a los testigos algunos ni siquiera se presentaron otros desaparecieron, y las pruebas las que aparecieron fueron refutadas fácilmente en conclusión Paco fue declaro inocente del asesinato de su esposa, Paty hablo con el fiscal y este le confirmo que aquello era una injusticia que estaba seguro que él era culpable que seguiría trabajando para poder llevarlo a juicio en una corte federal, pero antes necesitaba encontrar algunas de las pruebas desaparecidas.

Paty por su parte no pensaba esperar a que la justicia fuese servida, ella pensaba llevar a cabo su propia justicia, iba a honrar en pacto que hizo con su amiga a toda costa, espero unos prudentes seis meses pero el fiscal pese a todos su esfuerzos aun seguía con las manos atadas fue entonces que Paty, contrato a una banda local para que secuestraran a Paco su trabajo era solo dejarlos atado e inconsciente en el lugar que ella les señalara, para ganarse una buena cantidad de dinero.

Paco salía de un bar de mala muerte en donde bebió y compartió con mujeres de dudosa reputación, tambaleándose nunca llego a su auto, fue narcotizado y subido a una camioneta.

Paty al ver al robusto cuerpo bien trabajado de Paco ante sus pies sintió un cosquilleo en su entrepierna, al tiempo que sintió que su tanga de color negro bajo su ajustado pantalón se mojaba de sus jugos al tener al asesino de su mejor amiga casi hermana a su merced, algunas horas más tarde Paco aun inconsciente estaba en una gran salón del establecimiento de Paty listo para recibir la justicia que ella le había preparado y no se le fue concedido a su amiga aun.

Ana le conto en sus platicas previas a la boda que Paco estaba bien dotado pero nunca le creyó del todo hasta que despojo a Paco de su ropa interior para ver su pene que pese a estar dormido era muy grueso circuncidado y con un glande en forma de casco de un tamaño de 13 cm con un escroto rechoncho en el que dos grandes huevos descasaban entre sus piernas, casi tocando el suelo una vez despojado de su ropa interior lo que hizo de nuevo excitar a Paty y humedecer su vagina de nuevo.

Paco era un hombre peludo, con un pecho lleno de espeso vello, que descendía por su marcado abdomen hasta su pubis en donde nuevo se espesaba en una mata de vello púbico, su escroto por su parte estaba cubierto por una buena capa de vello púbico lo que hizo repugnar a Paty, por lo que procedió a comenzar con su plan de venganza, primero aseguro los brazos de Paco por sus muñecas para luego colocarles una cadena que estaba unida a una pequeña grúa eléctrica en el techo con la que Paty sin esfuerzo levanto el pesado cuerpo de Paco que quedo casi colgando de sus brazos.

Paty aseguro los tobillos de Paco con grilletes lo que dejo sus piernas bien separadas con sus plantas bien plantadas en el suelo, con la ayuda de una maquinilla de afeitar, Paty comenzó a rasurar el vello desde el pecho, bajando hasta llegar a su vello púbico lo que la maquinilla no pudo quitar lo hizo manualmente con una navaja de afeitar, también rasuro sus fuertes como robustas piernas, para terminar le coloco un pesado como estrecho aro metálico en la parte alta del largo escroto de Paco lo que dejo sus dos huevos bien marcados en el fondo de su saco de piel.

Para terminar le coloco una antifaz sobre los ojos de Paco para que no pudiera ver nada, también le coloco unos tapones contra ruido en sus oídos para que no pudiera escuchar nada y ya para rematar le coloco una mordaza de boca en su boca para que tampoco pudiera hablar o gritar, ya que Paty estaba segura que él iba a gritar como nunca antes en su vida con todo lo que le tenía preparado para esa noche y las siguiente en que iba torturarlo.

Paco no lo sabía aun pues seguía inconsciente, pero pronto entenderá, que su “motivo de orgullo” le servirá a Paty para humillarlo y causarle mucho dolor ella sabía que sus genitales era donde más fácilmente podía lograr doblegar a un hombre no solo físicamente sino también psicológicamente al someterlo, cambiaria sus paradigmas y eso además de obtener justicia para Ana iba a sentir verdaderamente placer.

Sus queridos genitales seguramente eran el punto más débil de Paco, como de la mayoría de los hombres especialmente si es donde centran toda su sexualidad, su esencia viril y su machismo, el tamaño de su pene aunque asombroso le tenía sin cuidado, pero saber que estaba tan orgulloso de sus cositas, le facilitaba la tarea y es que precisamente ese motivo de orgullo lo volvía vulnerable ante ella, por lo que a Paty respecta, si tenía un pene y dos huevos, ya estaba perdido.

Le complacía controlar los impulsos de un macho, a través de la anulación de sus genitales aplicando severos correctivos por medio de la tortura genital, unos huevos, bien atados,  durante  unos minutos,  algo tan elemental como un bondage, cambia de forma inmediata  el modo de pensar y de sentir de los machos, pero tener un anillo pesado metalizo sobre los huevos lo logra aun mas rápido.

A Paty le gustaba separar al máximo los huevos de la base de su entrepierna, esa aparentemente inofensiva técnica se convierte en una atroz tortura, la constricción de la base de los genitales les obliga a mantener una erección, sus miembros permanecerán siempre duros, con normalidad y  la erección aumenta paulatinamente,  cuanto mayor diámetro alcanza el pene más y por los testículos sufren al sentir más dolor.

Es una mezcla entre el dolor y la excitación por la involuntaria erección.  No pierden su virilidad, pero sí el orgullo. El dolor aumenta ante la erección, poco a poco un macho se somete pero Paty tenía otros planes para Paco.

Paty se limito a esperar a que Paco recobrara el conocimiento mientras tanto preparo todo, un par de horas más tarde Paco comenzó a dar muestras de que despertaba no paso mucho hasta que estuvo completamente consciente, comenzó a sacudirse, tratando inútilmente de soltarse, gruñía y se sacudía todo ante la mirada atenta de Paty que comenzó a ponerse un arnés con un dildo de un tamaño enorme muy grueso mientras observaba como el pene de Paco comenzaba a endurecerse.

Era lo que Paty buscaba, ella se acerco a donde estaba Paco, para tomar su pene ya en completa erección, con una mano y comenzar a masturbarlo, por supuesto Paco al sentir aquella delicada mano sobre su miembro se agito.

-“MMMGGGUYYYTTYRR” Dijo Paco.

Pero nada de lo que decía se entendía, Paty, continuo masturbándolo hasta que del ojo de su glande comenzó a fluir abundante liquido pre seminal, en ese momento ella lo tomo de sus caderas apretó los dientes y le propino un tremendo rodillazo directamente en sus atrapados huevos que al no tener a donde retroceder recibieron el impacto de la rodilla por completo.

El cuerpo de Paco se sacudió con violencia por el dolor que el brutal rodillazo le hizo sentir de manera instantánea, aun el cuerpo de Paco estaba sacudiéndose cuando un segundo seguido de un tercer y cuarto rodillazo impactaron sus huevo de manera brutal que hicieron casi partiera la mordaza de bola en su boca en dos de los fuerte que apretó sus mandíbulas, el quinto rodillazo fue el más brutal de todos, casi hizo que Paco perdiera el conocimiento de nuevo, ya para ese momento ambos huevos de Paco comenzaban a hincharse.

Paty entonces tomo una pequeña barra de roatan endurecido y comenzó a azotar las abultadas como duras nalgas de Paco que a sus 32 años estaban aun firmes y paraditas, las golpeaba con fuerza haciendo que el hombre se sacudiera de dolor con cada nuevo impacto, pronto las líneas rojas que dejaban los impactos de barra sobre sus nalgas se volvían moradas para casi enseguida de color negro mientras Paty no dejaba de azotar sus nalgas, Paco sentía como si sus nalgas estuvieran siendo asadas al carbón de ardor como dolor que estaba sintiendo con cada nuevo impacto.

Paty azoto a Paco por casi dos horas no solo en sus nalgas sino también en su espalda dejando ambas con la piel abierta y sangrando, sobre todo las que alguna vez fueron unas bellas nalgas masculinas ahora eran dos masas de carne ennegrecidas y sangrantes, que le estaban dando mucho dolor al completamente bañado en sudo de Paco lo mismo que Paty quien cansada de tanto azote decidió tomar un descanso, para regresar a donde estaba Paco aun con una gran erección que ya le estaba empezando a dolor por todo el rato que su pene había estado endurecido.

De nuevo Paty le dio tres fuertes rodillazos y una patada a Paco el tacón en punta que llevaba impacto justo entre sus dos huevos que hizo que la agonía de Paco fue aun mayor, ella aun llevaba el arnés con el enorme dildo sobresaliendo de su pelvis, Paty se coloco detrás de Paco le abrió sus maltrechas nalgas apretándoselas con fuerza lo que hizo que todo su cuerpo se sacudiera de dolor, coloco la punta del enorme dildo sobre el cerrado ano de Paco que se sacudió tratando de evitar ser penetrado.

-“MMMMGTTTTGGYGYRRRRR”. Paco gruño sin sentido alguno.

Paty lo sujeto de la cintura con fuerza para atraer su fuerte cuerpo hacia ella, lo que hizo que el largo como grueso dildo entrara pese a la resistencia de Paco en su interior.

-“MMMMMMMMMMMMRRRRR”, Grito Paco al sentirse empalado.

Aquel dildo era del groso de un bate de beisbol y casi del mismo largo, Paty sin piedad alguna comenzó a penetrar a Paco cuyo ano no resistió y se desgarro abonando más dolor al que ya estaba sintiendo su próstata estaba siendo estimulada como nunca antes, Paty tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo al mismo tiempo que lo penetraba sin piedad.

Con cada nueva embestidas las nalgas de Paco chocaban contra la pelvis de Paty lo que acrecentaba el dolor que estaba sintiendo en medio de aquella dolorosa como humillante experiencia de estar siendo violado, el pene de Paco comenzó a contraerse con espasmo que solo se incrementaron una vez iniciados, Paty soltó su pene justo cuando estaba por venirse pero eso no detuvo su eyaculación que fue brutal, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron del ojo de su pene, en sucesivos disparos, que brotaron con mucha fuerza, fueron seis o siete los disparos seguidos de un largo goteo de su semen.

Sin embargo Paty no dejo de masacrar el ano y entrañas de  Paco hasta que se vino una segunda vez no tan abundante como la primero pero tardo casi media hora en llevarse a cabo tiempo en que sus entrañas y ano fueron masacrados por completo, Paty satisfecha también pues había alcanzado ya dos fuertes orgasmos con sus juegos chorreando por sus piernas extraño el enorme dildo de las entrañas de Paco cubierto de mierda y sangre, para ir a buscar un pequeño burdizzo, ya con la herramienta en su mano de nuevo se coloco detrás de Paco.

Tomo sus hinchados huevos y los apretó con toda la fuerza que pudo lo que hizo que Paco de nuevo se retorciera de dolor, su pene para ese momento ya estaba desinflado, Paty coloco las mandíbulas del burdizzo justo por debajo del ancho aro de metal que conservaban sus huevos encerrados en la parte baja de su escroto, el cuerpo de Paco tembló al sentir el contacto del metal con su piel escrotal, Paty miro hacia arriba y pensó para ella.

-“Esto es lo que mereces por lo que le hiciste a Ana”. Se dijo Paty a sí misma.

Luego usando toda la fuerza que pudo imprimir cerró las mandíbulas del burdizzo que aplastaron la piel y los conductos que unían los huevos de Paco a su cuerpo.

-“MMMMMMMRRRRMMMMMM” Gruño con fuerza Paco al sentir el apretón del burdizzo.

Paty mantuvo la herramienta cerrada por 20 segundos mientras todo el cuerpo de Paco se sacudía con violencia, luego la abrió las movió un poco y realizo un segundo fuerte apretón, esta vez el cuerpo de Paco, no solo se sacudió sino que convulsiono y su pene que de nuevo se puso rígido lanzo una gran cuerda de semen antes que se desmayara de nuevo.

Paco regreso a la consciencia de una manera brutal al sentir como su pene estaba siendo quemado, Paty usando un soplete se lo quemo por completo en estado de erección el dolor fue brutal y casi durante todo el proceso Paco estuvo consciente, hasta que fin de nuevo se desmayo por el dolor.

Paco se despertó de nuevo en un hospital, le castrado, con un pene quemado e inservible para el resto de su vida, con sus tetillas arrancadas y un ano desgarrado sin mencionar que sus nalgas estaban hechas añicos, que pese a que se iban a curar le iban a quedar horrendas cicatrices en la espalda y nalgas de por vida.

Por fin Seis años después de que Paco fue castrado el fiscal de su ciudad logro poder fincarle responsabilidades por la muerte de su esposa ante un juez federal esta vez el fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión en donde desde la primera noche fue convertida en la putita de los internos que consideraron que un hombre sus huevos no era en verdad hombre.

Paty se alegro cuando se entero que Paco fue encontrado muerto en su celda ahocado por su propia ropa, en la nota que dejo decía.

-“Ya no soporto ser violado y no se mas un hombre es mejor morir que seguir viviendo la constante degradación a la que me veo sometido todos los días, ¡maldigo a quien me castro!”  

Paty feliz llevo flores a la tumba de su amiga un año después de la muerte de Paco en donde le dijo,

-“He cumplido con nuestro pacto amiga”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES

Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo......


OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES
Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [INCESTO] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Oscar y Omar de 20 y  21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo aunque ya habían tenido sexo las dos parejas aquella ocasión no se dio por alguna razón.

Mientras caminaban a casa ya muy tarde esa noche de pronto Oscar cayó al suelo a los pies de Omar que de inmediato se acerco a ver que le paso a su hermano pero no tardo también en caer al suelo inconsciente, ambos fueron alcanzados por un dardo tranquilizador que los dejos sin sentido, casi de inmediato una camioneta cerrada se detuvo a su lado y dos hombres los subieron en ella para luego partir hacia rumbo desconocido, ninguno de los dos supo cuanto tiempo estuvieron inconscientes o donde estaban cuando despertaron solo que estaban apenas en ropa interior sobre un frio piso de cemento.

Un hombre de unos 55 o 60 años vistiendo una camisa negra se presento ante los dos hermanos de improviso, tomo Oscar quien era el que estaba más cercano a la puerta de la habitación ambos estaba amarrados, el hombre tomo de los cabellos a Oscar para hacer que se pusiera de pie, cuando lo estuvo con sus manos le arranco su trusa (slip) color verde dejando a Oscar completamente desnudo para después llevárselo arrastrado de los cabellos con Omar gritando para que el hombre soltara a su hermano, como pudo se puso de pie pero no pudo salir de la habitación pues la puerta se cerró.

Omar escucho a su hermano Oscar suplicar y gritar, para luego escuchar un jadeos, luego un largo silencio y un grito, escucho la voz de su hermano suplicar gritando. 

-“NO, NO. NO, SACALA, SACALA POR FAVOR”. Gritaba Oscar.

Aquellos gritos y suplicas se prolongaron por varios minutos Omar estaba desesperado trato en varias ocasiones abrirse paso derribando la puerta pero era de solido metal por lo que por más que lo intento poco pudo hacer, para poder derribarla, en su mente pasaron las peores escenas y no estaba tan equivocado.


** ** ** ** ** ** **

Oscar fue llevado a una amplia habitación para ser colocado boca abajo sobre una mesa de madera con sus brazos atados a las patas de manera horizontal, su pelvis como piernas quedaban por fuera de la mesa, sus nalgas de blanca piel como el resto de su cuerpo quedaban expuestos sin ninguna manera de defenderse ahí otro hombre de una edad similar al primero ya los esperaba y ayudo a asegurar a Oscar a la mesa luego se bajo su pantalón para revelar un enorme falo en completa erección, que ya estaba chorreando liquido pre seminal. 

Aquel hombre le apretó la nariz a Oscar quien intento no abrir la boca pero no pudo tuvo que abrirla para respirar y cuando eso sucedió el hombre le introdujo su enorme pene de al menos 26 cm de largo bastante venosa circuncidado por completo hasta que sus pesados huevos quedaron colgado por debajo de la barbilla de Oscar, que sintió como el glande del hombre casi le llegaba a la boca de su estomago, sentía arcadas pero no podía hacer nada para sacar el enorme falo de su boca, el hombre lo tomo de ambos lados de su cabeza para comenzar con un mete saca brutal.

Oscar fue obligado a soportar aquella mamada brutal sin poder hacer nada, la saliva brotaba de la boca de Oscar a raudales bañando los huevos de aquel hombre  que no dejaba de gemir al sentir su glande bien profundo en la garganta de Oscar, que lloraba con el rostro enrojecido mientras el otro hombre comenzó a azotar sus nalgas con sus manos, dándole nalgadas fuertes con una cadencia que le hacía sentir como su sus nalgas estuvieran sobre un comal (parrilla), Oscar nunca pensó vivir algo similar.

De pronto el hombre que lo nalgueaba dejo de hacerlo para también bajarse su pantalón como ropa interior, de reojo Oscar pudo ver su pene erecto de 29 cm sino que mas con su prepucio corrido dejando su glande en forma de hongo al descubierto, aquel hombre se posiciono detrás de Oscar le abrió sus nalgas le escupió su ano tres veces antes de comenzar a restregar su erección delgada pero muy larga por entre sus blancas nalgas, Oscar trato de suplicar que no lo penetrara pero el pene en su boca hacía imposible que pudiera decir algo apenas entendible.

-“¡AAAAHYYYY NNNGGG MMMHHHH!” Gimió Oscar de repente.      

El hombre lo penetro 17 centímetros de carne caliente entraron con la primera estocada, había perdido la guerra, el aullido de dolor que pego fue acallado por el pene en su boca, ese iba a ser el único aullido que haría Oscar pues el hombre que lo penetraba por la boca incremento el ritmo de sus embestidas cada nueva embestida era seguida por sonidos guturales por parte de Oscar que se sentía como le hubiesen insertado un poste telefónico por sus entrañas.           

-“MMMHH”. Gruñía Oscar.         
-“¡SSHHH PUTITO! Tranquilo pronto te encantara y vas a pedir más”. Dijo el hombre a Oscar quien lo penetraba por su ano.        

Cada cosa que le decía ese hombre a Oscar era denigrarlo, mientras seguía bombeado bien profundo, lo que hacía que moviera su pelvis sin querer, son su ano sintiendo fuertes espasmo en ese momento Oscar odio a su ano más que nada en el mundo, después de cada embestida que le llenaba de dolor y sentía como se desgarraba su esfínter anal, para luego sentir una ola de escalofríos de placer que nacían en su ano y le llegaban hasta su cabeza.          

Oscar ya no podía pensar, solo se quedo ahí con la mirada perdida  sintiendo como ambos penes se le enterraban una y otra vez hasta el fondo, el hombre que lo penetraba analmente movía sus nalgas en círculos para que le diera mayor placer, ambas embestidas fueron brutales y duraron varios minutos el primero en venirse fue el hombre que tenía su pene en su boca, Oscar por primera vez en su vida sintió el sabor del semen con una abundante descarga en su boca, escuchando como el hombre gemía de placer.           

Pasaron algunos minutos hasta que el hombre que lo penetraba por detrás  empezó a venirse en su interior, 15 segundos antes Oscar se había corrido sin tocarse siquiera, sus piernas desfallecieron ese  momento, el hombre se aferró muy fuerte a sus caderas mientras se venía gimiendo de placer, por su parte líneas de espesa leche quedaron bajo la mesada, provenientes del pene de Oscar todo aquello desde que comenzó con la mamada a aquel hombre hasta que el otro se vino en su interior debió tardar entre 20 – 25 minutos, pero la venida del hombre en su ano sí que duro fácil 40 segundos, de descarga constante, podía sentir los espasmos en su ano, uno tras otros, con el mordiendo su espalda, por cada uno de ellos.    

Unos 10 segundos después él se salió de Oscar, dejando su ano complemente abierto, algo desgarrado al fin y al cabo lo había desvirgado analmente su ano palpitando dejaba escapar a borbotones la enorme descarga de semen de su violador que se entre mezclaba con su propia sangre, que resbalaba según sintió Oscar por el interior de sus piernas, incluso llegando a gotear de sus huevos, el pene de Oscar por otro lado también quedo palpitante goteando semen de la punta, con el chico aliviado que todo por fin terminara.


** ** ** ** ** ** **

Debieron pasar un par de horas, Omar que ya no escucha ruido alguno, estaba desesperado por ver a su hermano, uno de los hombre que violaron a Oscar, se presento donde aun estaba sobre la mesa de madera para limpiar su rostro del semen ya seco, lo mismo sus nalgas, ano y piernas del semen que escurrió por ellos, para dejarlo presentable, luego cuando termino le ordeno al otro hombre.

-“¡Ya está listo, ve por el otro!” Dijo el sujeto.

El otro hombre obedeció con una sonrisa malévola en su rostro, no tardo mucho en llegar a donde estaba Omar que al verlo entrar, trato de golpearlo embistiéndolo pero fue sometido con un fuerte golpe en el estomago, a le también le fue hecho añicos su trusa dejándolo completamente desnudo, el hombre le coloco un collar de cuero en el cuello y se lo llevo hacia donde estaba su cómplice y hermano al que le habían colocado un aro en la boca a modo de bosar al que estaba unidos partes de cuero que se aseguraron detrás de su nuca y cuello dejando su boca abierta como lista para realiza una nueva mamada.

Omar al ver a su hermano en aquella posición les grito a los dos hombres.

-“MALDITOS QUE LE HAN HECHO A MI HERMA…” Grito Omar pero no pudo terminar la frase cuando uno de los hombre le dio una fuerte cachetada en su mejilla derecha.

Omar fue conducido frente a su hermano, su pene quedo a la altura de su boca, el hombre que lo mantenía bien sujeto, tomo su pene para comenzar a masturbarlo cuando el pene de Omar estuvo completamente en erección alcanzaba los 20 cm, era blanco con un glande rosado en forma de casco circuncidado, el hombre tomo su pene y lo dirigió a la boca de su hermano.

-“No, No Por favor, Noo”. Suplico Omar hasta que sintió la punta de su glande tocar la lengua de Oscar.

El hombre que sujetaba por detrás a Omar empujo su pelvis hacia adelante y su erección se enterró por completo en la boca de su hermano, que abrió los ojos muy grandes al sentir su boca de nuevo rellena por un pene de nuevo y no cualquier pene sino el de su hermano, sintió arcadas de nuevo, al sentir los huevos de Omar colgando debajo de su barbilla.

El otro hombre no tardo en sujetar de sus cabellos a Oscar para comenzar a moverla hacia adelante y atrás, para comenzar a darle una mamada brutal a su hermano, que desesperado suplicaba.

-“Por favor ya basta, basta por favor… ¡MMMMMMM!” Suplicaba pero gemía al mismo tiempo Omar.   

Aquella mamada forzada de hermano a hermano duro entre 8 y 10 minutos antes de que Omar fuese separado de Oscar con su pene todo babeado y palpitante oscilando mientras fue conducido a la parte de atrás de su hermano para quedar su pene entre las firmes como paraditas nalgas de Oscar, que el otro hombre se encargo de abrir para dejar su rosado ano a la vista de Omar.

Con su erección  apunto de penetrar a su hermano Omar suplico de nuevo con lagrimas en los ojos.

-“Por favor déjenos ir, no diremos nada, ¡Por favor!” Suplico Omar con lágrimas rodando por sus mejillas.

Ambos rieron y eso le dijo a Omar que ambos estaba a merced de aquellos tipos, comenzaron a darle de nalgadas, no podía defenderse y de repente comenzó Omar a dar gritos fuertes ya que lo estaban penetrando, le dolía muchísimo, tanto que ya lloraba sin reparo alguno, uno de ellos le coloco una mordaza para que Omar dejase de gritar, mientras uno lo penetraba el otro tomo su pene erecto e hizo que penetrara a Oscar.  

Ambos se turnaron para violar a Omar hasta el cansancio, dentro de todo el miedo, enojo y coraje que le causaba la situación en el fondo sentía algo de placer, pues estaba siendo penetrado pero al mismo tiempo Omar también estaba penetrando, siempre había querido simular una violación pero no así. 

Cuando ambos hombre acabaron dentro de Omar dejaron que este se corriera dentro de Oscar, la descarga de Omar fue enorme y cuando sacaron su pene del interior del ano de su hermano aun disparo dos cuerdas sobre sus nalgas que hizo reír a ambos hombre.

Con ambos jóvenes jadeantes los dos hombres desamarraron a Oscar de la mesa pero le amarraron sus manos a la espalda como las tenia Omar, uno de ellos salió y regreso con una cuchillo eléctrico, aquello alarmo a los jóvenes pero para ese momento estaban con mordazas y sus suplicas eran nada entendibles. Omar fue el primero en sentir la cuchilla en sus carnes su pene aun en erección fue el primero en ser cercenado de su cuerpo.

Su escroto con sus huevos adentro le siguieron convirtiéndolo en un eunuco nulo para el resto de sus vidas, por su parte a Oscar que no se había corrido aun, uno de los hombres comenzó a darle una mamada mientras el otro detenía la hemorragia en la entrepierna de su hermano desmayado  a unos pasos de donde Oscar comenzó a gemir, 5 – 6 minutos duro aquella mamada antes de que Oscar dejase escapar entre un enorme jadeo de placer una gran carga de su semen directamente en la boca del hombre.

Aun no había acabado de venirse por completo con su pene aun dentro de la boca del hombre palpitando, cuando Oscar sintió como el hombre tomo sus huevos y se los corto con el cuchillo eléctrico castrándolo en el acto, Oscar puso los ojos en blanco lanzo un último gran chorro de semen en la boca del hombre y se desmayo por el dolor que su castración le produjo.


** ** ** ** ** ** **

Ambos hermanos fueron vendido a un rico hombre en Asia, para que fuesen sus juguetes sexuales, aun ambos son buscados por sus familiares, cada tanto Oscar penetra a Omar pues aun pude tener erecciones ya que su Amo le da testosterona a ambos para que conserven sus cuerpos masculinos, es el único amor verdadero que pueden darse, Omar a aprendido a apreciar el placer anal que su hermano le proporciona lo suficiente para poder sentir un orgasmo.

Claro nada parecido al enorme orgasmo que sintió cuando se vino dentro de las entrañas de su hermano tres años atrás cuando fueron “Obligados por los Secuestradores”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADO POR MAMÁ

Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial......


OBLIGADO POR MAMÁ
Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES] [MEDICO] [CIRCUNCISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Si lo reconozco, era un masturbador compulsivo, pero que adolescente no lo fue en algún momento de su adolescencia cuando las hormonas que sus huevos producían a raudales inundan el cuerpo de todo joven hombre, llegue incluso a masturbarme hasta 12 veces en un día, por supuesto mis calificaciones se fueron a la mierda, no quería salir, engorde y me la pasaba viendo porno pensando como masturbarme todo el día, por su puesto mi madre que me crió sola pues mi padres nos abandono me descubrió con mi ropa interior abajo y mi mano bajando y subiendo de mi endurecido pene.

Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial, algunos de los orgasmo que más recuerdo fueron de esa forma pero mi madre me puso un ultimátum.

-“Orlando o controlas tu mano o tendré que tomar medidas drásticas”. Dijo mi madre una noche que me sorprendió masturbándome.

Por supuesto hice caso omiso de las advertencias de mi madre, una noche durante las vacaciones de invierno mi madre fue a una fiesta con unas amigas por lo que me quede solo en casa, decidí aprovechar el tiempo masturbándome a mis anchas en la sala, ahí estaba el televisor más grande de la casa en donde comencé a ver algunas de mis escenas favoritas porno que hizo que mi pene se pusiera rígido desde la primera imagen que vi.

Esta solo en trusa (slip), sentado sobre el amplio como cómodo sofá de la sala, comenzó por acariciarse tanto sus huevos como su endurecido pene por arriba de la delgada tela elástica de su trusa de color blanco, una mancha de humedad no tardo en aparecer justo donde el ojo de mi glande tocaba la tela, sentir como mi prepucio de corría por si solo hacia atrás de mi glande fue deliciosa, comencé a gemir bajito, mientras mis ojos no se apartaban de las imágenes que la pantalla del televisor mostraban, los gemidos como sonidos que escuchaba solo me hacían excitar aun mas al imaginar que el hombre en aquella escena porno era yo.

Unos dos o tres minutos más tarde ya jugaba con mis huevos por debajo de mi trusa por lo que decidí quitármela, por alguna razón sentí la necesidad de oler mi prenda olía mal, huele a sudor y a algo más, no sé que era, no se definir ese olor, una mezcla entre semen, sudor y liquido pre seminal, quizás olor a macho, como solía llamarlo, pero en mi pasa algo raro, empiezo a excitarme aun más de lo que ya estaba, mi erección es cada vez más firme, dejo mi trusa a un lado, mi miembro está durísimo y estoy jadeando de lo excitado que estaba.      


No mucho tiempo atrás siempre que se bañaba me enjabonaba la espalda bajaba una mano hasta mis nalgas hasta pasar uno de mis dedos por entre mis nalgas tocándome el ano provocándome una sensación que me gustaba mucho,  por lo que continué haciéndolo desde ese momento un día no aguanto más y empecé a meter mi dedo mientras me masturbaba al mismo tiempo, provocándose un orgasmo fenomenal, con el tiempo comencé a meter un pequeño pote de plástico cilíndrico que sacaba y metía de mi ano sintiendo un gran placer al hacerlo.

Aquella ocasión no fue diferente tome el pote de plástico lo ensalive bien antes de metérmelo, el sillón actuaba de tope para que no se saliera de mi ano, aquello hizo que no me aguantase por más tiempo y comience a jugar con mi mano mi pene, el olor de mi trusa seguía en el ambiente, tomo la prenda sucia y la huelo de nuevo, me gusta el olor, en especial del que se desprende de la parte delantera, no pienso en nada, los movimientos de mi mano son cada vez más fuertes, mi mente divaga con las imágenes sexuales en la pantalla frente a mí, mi cuerpo se sacude con locura mi masturbación es más fuerte, más rabiosa, siento que no me puedo venirme en cualquier momento.       

Estaba al borde pero quería alargar el placer lo más posible por lo que me detengo, hago una pausa y un esfuerzo por no venirme aún, mi trusa está pegada a mi cara, a mi nariz, paso mi lengua por donde queda acomodada la punta de mi pene en la prenda, por donde queda, sabe rico, la humedezco con mi saliva y vuelvo a mi tarea manual, esta vez no creo aguantar, la sensación de mi prepucio subiendo y bajando de mi glande de nuevo hace que sienta un placer inmenso y cierro mis ojos, en ese momento siento como si mi cuerpo y mi alma se separaran no aguanto más, me vengo en un delicioso orgasmo lanzando mis chorros de espeso semen, mientras gemía liberando ese algo que no se puede explicar que me deja fatigado, todo sudado y muy agitado sobre el sofá,

Mi pene aun tenia contracciones rodeado por mi mano del que escurría semen, justo cuando estaba por limpiarlo con mi trusa lo huelo una vez más y paso mi lengua por donde hay manchas de semen, lo tomo con mi lengua para saber su sabor, no lo trago pero me siento satisfecho, en algo que nunca hubiera imaginado, masturbarme oliendo y probando mis propios jugos, en eso estaba cuando la puerta de la calle se abre y mi madre entra para encontrarme desnudo sobre el sofá con mi mano tomando mi erección del que escurría semen aun, trate de cubrirme como puede pero apenas pude cubrir mi erección con mi trusa, el rostro de Mamá se puso rojo de lo enfadada que quedo.

-“Maldito no conforme con que tu cuarto huela a hotel de paso ahora te la jalas también en la sala y viendo tus porquerías en la televisión”. Dijo Mamá agarrándome de los cabellos.

-“Pero esto se acabo Orlando, mañana mismo voy a poner fin a esto, ¡lo siento pero no me dejas otra opción!” dijo Mamá.

Luego ella se fue hacia su habitación dejando en la sala solo sin voltear a atrás la escuche cerrar la puerta de su habitación dando un fuerte portazo, que hizo vibrar toda la casa, esa noche me masturbe en mi habitación una vez más antes de dormir.

Al día siguiente fue despertado por Mamá muy temprano, quien me ordeno que me vistiera ya que íbamos a salir, extrañado pero tratando de evitar una pelea obedecí, Mamá condujo el auto sin decir una sola palabra hasta una pequeña clínica no muy lejos de donde vivíamos, me hizo bajar y acompañarla hasta el consultorio 413 donde una enfermera sentada detrás de un escritorio nos saludo e indico que tomáramos asiento que en un momento el Dr. Peralta nos recibiría, cabe señalar que para ese momento estaba muy nervioso no sabía lo que Mamá pretendía.

Unos minutos pasaran antes que la enfermera nos hiciera pasar al consultorio del Dr Peralta quien nos recibió muy amablemente y luego Mamá le dijo.

-“Dr. este es Orlando a quien deseo se le haga una circuncisión hoy mismo”. Dijo Mamá.

Me quede helado ante aquellas palabras de Mamá, la mire con expresión seria como diciéndole “¿Que carajos crees que haces?”, pero ella solo me miro con una expresión de enojo, el Dr. Peralta se puso de pie y me dijo que me bajara el pantalón como ropa interior para que me pudiera revisar.

Mi rostro se puso rojo de la pena pero la mirada fulminante de Mamá me hicieron obedecer, me baje el pantalón y trusa hasta los tobillos el Dr. tomo mi pene, jugó un poco con para hacer que quedara un poco erecto para correr mi prepucio hacia atrás, un escalofrió recorrió mi cuerpo, al sentir mi glande el fresco del aire acondicionado del consultorio, al cabo de unos minutos en que el medio reviso tanto mi pene como huevos dijo.

-“Si en erecto su prepucio y pene muestras signos de una masturbación compulsiva señora, pero nada anormal en un joven de su edad” Dijo el Dr.

Aquellas palabras me tranquilizaron pero mi madre insistió.

-“Dr. Por favor hágale la circuncisión espero que eso sea suficiente para que deje esa manía de estarse masturbando en todas partes”. Dijo Mamá.

-“MMMM, Señora entiende que al eliminar su prepucio afectara el placer que su hijo podría sentir más adelante que comience con su vida sexual”. Dijo el Dr.

-“Lo comprendo Dr. pero es preferible que pierda algo de sensibilidad a seguir con la situación actual”. Le respondió Mamá.

Bien en ese caso, lo hare, el Dr, regreso a su escritorio dejándome ahí de pie ya con una erección, saco unos papales los medio lleno y se los dio a mi madre, para luego decirle.

-“Por favor lea, rellene los datos que hagan falta y fírmelos” Dijo el Dr.

Mi madre firmo todo y le entrego los papeles al médico quien los reviso, luego nos pidió que fuéramos con él a una habitación contigua, iba subirme mi trusa como pantalón pero le doctor me detuvo dijo que me los iba a tener que quitar de nuevo, en la otra habitación ya la enfermera que estaba en recepción nos estaba esperando, el medio le dijo.

-“¡Por favor prepara al chico, le vamos hacer una circuncisión!” Dijo el Dr.
-“¡Si doctor con gusto!” Dijo la enfermera con una sonrisa en sus labios.

Apenas se marcho el médico le dije a mamá.

-“¡Ni creas que voy a dejar que me cortes mi prepucio lo adoro!” Le dije en un tono molesto a Mamá.

-“Me importa poco que lo adores, ¡Ahora acuéstate y deja que la enfermera haga su trabajo!” Me respondió Mamá enfadada.

-“No lo voy a hacer Mamá”. Le dije.
-“Orlando es mejor que obedezcas o te juro que lo hare yo misma sin anestesia”. Me dijo Mamá.

Me dijo Mamá tomándome de los cabellos, vi en su mirada que hablaba en serio, no quería sufrir dolor y me quede sin opciones por lo que termine acostado en la cama boca arriba desnudo de la cintura para abajo, la enfermera que había escuchado la discusión no dijo nada solo subió un poco mi camisa hasta dejar mi ombligo al descubierto, luego fue por un balde con agua, crema de afeitar y un rastrillo desechable nuevo, coloco una generosa porción de la crema para afeitar y comenzó a rasurarme primero el escroto, lo cual pese a todo se sintió, mi pene creció a mi pesar.

Luego me rasuro mi pene mismo y finalmente mi pubis, dejándome tan lampiño de mi entrepierna como la parte superior de mis piernas como el día que nací, justo terminaba cuando le Dr. Peralta regreso ya con guantes de látex, un gorro de los usados en los quirófanos, un cubre bocas y un mandil de papel, traía consigo una charola que estaba cubierta con un paño limpio, dejo la charola a un lado de la cama y la descubrió para dejarme ver una serie de instrumental quirúrgico que me hizo sentir algo de nervios.

El Dr. Peralta comenzó inyectando, un poderoso anestésico local en la base de mi pene, luego de unos segundos inyecto mi glande en varios lugares y finalmente por detrás de mi corona, pasado 5 o 6 segundos ya no sentía nada, mi pene estaba completamente sin sensibilidad alguna, el Dr. Peralta enseguida corto mi prepucio por arriba y por debajo de mi glande la piel cayo a los lados sangrante que luego el Dr, se encargo de cortar con un bisturí, luego usando un cauterizador eléctrico detuvo el sangrando y finalmente coloco algunos puntos y vendo todo.

Luego me dejaron sobre la cama solo la sensación de estar incomodo y no poder moverse demasiado o tocarme ahí me dio unas ganas literales de llorar y pedir ayuda, respiré hondo y trate de relajarme, sin éxito alguno, debieron pasar cerca de 20 minutos antes de que por fin la enfermera regresara para checar que todo estuviera bien en la habitación, estuvo acostado una más hasta que la anestesia paso, la enfermera me inyecto un analgésico para el dolor antes de irme a casa.    

Sinceramente no tuve problema alguno una vez que desapareció la anestesia. No me dolió absolutamente nada en ningún momento era como si nunca hubiese tenido un prepucio. Un poco de incomodidad si pero nada más, cuando fui a orinar tampoco sentí dolor, solo molestia y un poco de sangre en el ultimo chorro pero eso fue todo, sin embargo no pude dormir bien por el nerviosismo que aun tenia al pensar en todo lo que había perdido y como serian mis orgasmos desde ese día.

El Dr. Peralta me  dijo que me quitara la venda a los tres días, que no me pusiera otra y que me bañara con agua caliente, también me dijo que no me masturbar pese a sentirme bien hasta que el me quitara los punto y me autorizara a hacerlo.

Luego de dos semanas ya no tenía ninguna molestia, y mi pene constantemente estaba rígido los puntos me molestaban pero no era nada, sin embargo deseaba masturbarme con urgencia haciendo caso a las recomendaciones del Dr. Peralta me masturbe, no sentí tan rico como cuando tenía mi prepucio pero igual fue un brutal orgasmo con una abundante eyaculación, descargue todo lo que mis huevos habían acumulado en las semanas que no me había venido, lo que fue grandioso en verdad.

Se sintió tan rico venirse luego de tantos días de no hacerlo que desoyendo las recomendaciones medicas, esa misma noche me masturbe dos veces más en mi habitación y continué haciéndolo en los días consecutivos, pero al cuarto día comencé a sentir algo de dolor, pero no le di importancia, a los dos días antes de mi consulta el dolor e hinchazón en mi pene era tal que le suplique a Mamá que me llevara con el Dr. Peralta de inmediato, viendo que en verdad tenía mucho dolor llamo al docto para solicitar una cita de emergencia esa misma tarde para mí.

Apenas podía caminar e iba con las manos sujetando mi entrepierna, apenas llegamos el Dr. Peralta nos recibió me bajo el pantalón y ropa interior, los ojos del doctor se abrieron grandes al ver mi pene, llamo a la enfermera le ordeno algo que no escuche, también hablo con mi mamá, pero de nuevo no escuche lo que le dijo pero note su expresión y era la de una mujer asustada como preocupada, luego el doctor regreso y me inyecto algo en el pene que hizo desaparecer el dolor, tomo un bisturí y para mi horror corto mi glande.

Pero no salió sangre como espere sino un chorro de pus color marrón mal oliente que el doctor recolecto en un tazón de metal, de alguna manera sentí un alivio cuando la presión en mi pene poco a poco disminuyo, poco a poco fui entrando en un letargo hasta quedarme completamente dormido y ya no supe que fue de mi hasta que me desperté de nuevo varias horas más tarde en una habitación de la clínica. 

Me sentía mucho mejor y ya no sentía dolor alguno pero cuando me quise levantar para ir al baño sentí una fuerte punzada proveniente de mi entrepierna que me hizo caer en la cama me destape para ver que mi entrepierna estaba vendada y de entre los vendajes un tubo sobresalía, el doctor vino y me explico que me tuvieron que amputar el pene pues terrible infección que desarrolle también genero gangrena y fue inevitable que lo amputaran.

-“NOOOO MALDITOS CARNICEROS”. Grite en desesperación total.

Han pasado ya tres años de aquello ahora uso una prótesis de pene para poder orinar que es para lo único que sirve, bueno también la uso para penetrarme analmente con eso estimulo mi próstata lo suficiente como para venirme ya no es el mismo placer de antaño pero se siente agradable desfogar mi leche de tanto en tanto, aunque sea un eunuco para el resto de mis días y todo por aquella circuncisión a la que me vi “Obligado por Mamá”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OASIS DESÉRTICO

1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada......


OASIS DESÉRTICO
1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada sin darles tiempo a evitarla por más que Otho trato de contralar el avión terminaron estrellándose en el desierto.

Cuando la tormenta de arena concluyo, Susan y Otho que quedaron inconscientes estaban en aprietos su avión estaba destrozado con el tanque de combustible perforado, pero para hacerles las cosas más difíciles casi todo el avión estaba enterrado en la arena no tuvieran otro remedio que emprender una larga caminata por las ardientes arenas para tratar de llegar a un oasis aunque sus posibilidades eran pocas desde un principio, con poco agua pronto comenzaron a sufrir los embates del sol y la sed, casi a punto de desfallecer vieron un pequeño oasis en medio de mar de dunas de arena.

Sin embargo ambos se desmayaron a las afueras del oasis, siendo encontrados por dos de las Semiras que era como llamaban los del lugar las figuras femeninas que iban cubiertas con un paño blanco toda su cabeza como rostro apenas pudiéndose ver sus ojos, ambos fueron conducidos a una fresca habitación en donde fueron atendidos y re-hidratados algunos días después con ambos casi completamente restablecidos se presento Tankir ante ellos que era un hombre negro imponente de 1.97 metros de musculatura desarrollada y voz profunda.

Al ver Susan le gusto de inmediato por lo que hablo con Otho primero trato de comprarla pero como este no accedió trato de negociar pero al ver que tampoco resulto opto por un método menos civilizado, lo golpeo en el rostro tan fuerte que lo dejo prácticamente inconsciente en el rincón de la habitación hasta donde Otho fue arrojado del brutal golpe que Tankir le propino Susan trato de intervenir pero fue rápidamente controlada por el gran negro como por varias Semiras, por lo que poco pudo hacer para ayudar a su esposa, que rápidamente fue desvestido por las Semiras.

Se le coloco un collar de metal en el cuello y grilletes en las manos una cadena descendía desde su nuca unida al collar hasta la altura de sus muñecas por la espalda, también fue amordazado y se le dejo ahí por su parte Susan fue llevado a otra habitación donde se le desnudo por completo, fue amarrada en cuatro patas sobre un banco de madera donde se le vendo los ojos y fue dejado por casi una hora antes de que Tankir apareciera para contemplar las bellas nalgas de la mujer blanca un poco separas que dejaban entre ver sus cerrados labios vaginales.

Puesto que Susan tenía sus ojos vendados no se percato de la presencia del enorme hombre admirando su cuerpo desnudo, le habían afeitado su vagina dejándolo solo el vello justo para hacer notar que ya era una mujer adulta, ella no se percato que Tankir estaba desnudo masturbándose con una de sus enormes manos su gigante miembro en completa erección, apenas noto que no estaba sola cuando sus enormes como ásperas manos de Tankir tomaron sus blancas nalgas al mismo tiempo sus manos abarcaron cada cachete de su trasero por completo, apretándolos con fuerza al tiempo que los separaban para dejar su rosado ano al descubierto.

-“No por favor no me hagan nada ¡por favor… Por favor!” Suplico Susan.

Tankir riendo maliciosamente comenzó a restregar su enorme pene entre sus blancas nalgas, Susan sintió como si una estacada gruesa y caliente se deslizara entre sus nalgas, aquello era enorme no podía ser lo que pensaba que era, debieron pasaron un par de minutos antes de que Susan sintiera una lengua húmeda sobre sus labios vaginales cerrados primero que pronto fueron abiertos por unos grandes dedos, aquella lengua abrió su vagina incluso la penetro haciéndole sentir un placer nunca soñado aquella era la primera mamada de su vida.

Los labios de Tankir se cerraron en su clítoris que no tardo en inflamarse, se lo succionaba mientras lo lambia con su lengua haciendo retorcer el cuerpo de Susan del placer, quien nunca imagino que pudiera sentir tanto placer, de pronto aquel sublime placer se detuvo, Susan se inquieto cuando sintió unos segundos más tarde algo bulboso como si fuese una gran fresa que se restregaba contra sus labios vaginales ya bien húmedos como abiertos, Susan tenso todo su cuerpo cuando aquello comenzó a entrar en su apretado canal vaginal.

-“No, No, NO… ¡HAAAAAAAYYY!” Grito Susan al sentir todo el gran miembro de Tankir en su interior.

Tankir se quedo quieto algunos segundos solo moliendo sus nalgas con los movimientos de su pelvis antes de extraer su miembro de Susan cuando lo hizo estaba cubierto de sangre, la había desvirgado por segunda y definitivamente para siempre, ella temblaba y suplicaba para que se la sacara pero cuando su glande estaba por salir de nuevo la volvió hundir haciendo gritar a Susan de nuevo.

-“No, ¡NO HHHAAAYYYY!” Grito Susan.

En medio de aquella terrible masacre que estaba sufriendo su vagina Susan también escucho gritos que eran los de su esposo no muy lejos de donde estaba.

En una habitación continua Otho que estaba boca arriba y pese a estar amordazado sus gritos eran audibles pues una de las Semiras con un cuchillo muy caliente le había despojado de su prepucio prácticamente arrancándoselo, para luego cauterizar las heridas con el cuchillo que lo circuncido, pero ella no se detuvo ahí, dos Semiras separaron las piernas de Otho, ella entonces fue por otro cuchillo uno curvo pero igual o inclusive aun más caliente que el anterior incluso parte de la afilada hoja de acero brillaba de lo caliente que estaba.

Se coloco entre las piernas de Otho tomo su escroto para colocar la afilada hoja de acero por detrás de ellos, para comenzar a cortar, los gritos de Otho mientras era castrado fueron brutales y desgarradores pero la experiencia de la Semira logro arrancarle sus huevos en cuestión de segundos, deteniendo el sangrado casi al mismo tiempo, pero para asegurarse quemo de nuevo la carne debajo del pene de Otho que le hizo arquear su cuerpo y desmayarse por el dolor, cuando despertó fue tomado de los brazos y llevado a la habitación en donde estaba Susan también gritando.

Pero los gritos de Susan eran una mezcla de dolor y placer, los ojos de Otho se abrieron grandes al ver como su esposa estaba siendo violada por el enorme miembro del negro, con sus enorme huevos rebotando contra la pelvis de Susan algo que Otho sabía desde ese momento nunca volvería a sentir, Otho sintió rabia y envidia de Tankir, pero tuvo poco tiempo para esos pensamientos fue conducido detrás de su esposa, Tankir se hizo a un lado y rio burlonamente al ver la longitud como grosor del pene de Otho en completa erección.

-“¿Debieron castrar hace mucho a este no lo creen?” Pregunto Tankir pero sin esperar respuesta.
-“Bien hora de que sientas el miembro de tu hombre por última vez”. Dijo Tankir al mismo tiempo que agarraba el pene de Otho con su enorme mano derecha.

Tankir dirigió la erección de Otho no hacia la vagina muy abierta de su esposa sino hacia su ano, coloco la puntita y Susan dio un respingo al sentir el glande bien conocido de su esposo en esa área, Tankir tomo de las nalgas a Otho y lo atrajo hacia su esposa, su endurecido pene como nunca antes entro en sus entrañas sin problema alguno.

-“No. No… AAAGGGGGGGTHHHH” Grito Susan al sentirse penetrada analmente.

Otho comenzó instintivamente a moverse, sacando y metiendo su miembro del ano de su esposa, aquello se prolongo como por 10 o 12 minutos antes de que Otho dando un alarido de placer se vino, en los intestinos de su mujer, su última gran eyaculación de su vida, también fue el orgasmo mas fuerte como duradero de su vida, pero apenas dejo de correrse Tankir aparto  a Otho de Susan y la penetro con su enorme miembro por su ano, lo que hizo dar un alarido de dolor a Susan.

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Susan.

Otho por otro lado fue sacado de la habitación escuchando los alaridos y suplicas de su esposa sin poder hacer algo con su pene un palpitando y chorreando semen, fue llevado lejos en una caravana de esclavos, vendido como eunuco en Bagdad y termino como un guardia de un harem de mujeres de un jeque árabe de mucha influencia en la región nunca volvería a ver a su esposa o saber que fue de ella lo más probable que también fuese vendida a un harem de alguna árabe rico

Pero como si fuese una burla del destino la enorme casa, casi un palacio del jeque estaba en un lindo como apartado “Oasis Desértico”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro esta Historia. 



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NUEVOS RECLUTAS

Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte......


NUEVOS RECLUTAS
Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [SUMISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Nadie desea ir a la Guerra para morir en el espacio o en un planeta lejano ante una raza ajena, la guerra con la especie extraterrestre lleva ya cuatro años por ley todo los hombre de 25 a 40 años pueden ser reclutados al azar en cualquier momento si se encuentras entre esas edades, una vez que has sido reclutado no te puedes negar, la pena por tratar de eludir el reclutamiento es la muerte, pero aun hay dos opciones para evitar ir a la guerra, se puede comprar una licencia administrativa no es acepta muy bien socialmente pero es una opción legal.

Lo malo es que cuesta tu peso en oro literalmente, pocos son los que pueden pagar por este tipo de licencia que solo te salva de ser reclutado por 5 años si se vence se puede renovar por 10 años siempre que pagues un tercio de tu peso en oro.

La segunda opción es que seas un científico que preste sus servicios en los laboratorios de armas bélicas del ejército, lo que solo es para una unos cuantos, mi carta de reclutamiento llego a los 27 años poco después de salir de la universidad.

 Para mi desgracia no pude optar por ninguna de las dos opciones, apenas acababa de pagar todo lo que preste para mis estudios y mis padres no tenían suficiente para pagar mi peso en oro, no era un científico por lo que no tuve más remedio que presentarme al reclutamiento para luego ir al campo de entrenamiento, mi cuerpo estaba bien trabajado entonces con brazos y piernas fuertes, pecho marcados y abdomen plano con abdominales ya bien definidos, de piel morena bien bronceada tenía un par de nalgas de ensueño además era gay, pese a todo llegar al campo de entrenamiento fue como estar en el paraíso.

Si el entrenamiento era agotador pero al final del día siempre tenía una buena recompensa al ver a todos esos cuerpos desnudos en las duchas, o en la barraca viendo pasear a mis compañeros en ropa interior con sus bellos cuerpo bien trabajados la mayoría ostentando bueno paquetes debajo de las delgadas telas de sus, bóxer o trusas (slip) de tantos estilos pero todos de color blanco, siempre me hacia tener una erección, que por lo general terminaba en un sueño húmedo que me obliga a cambiar mi ropa interior a la mañana siguiente.

Mi mejor recuerdo de aquellos días fue durante un ejerció en que debíamos acampar en un bosque cercano de la base, la meta ella llegar a un objetivo usando métodos rudimentarios para orientarnos, aquella primera noche fue única, sentí dolor pero también mucho placer fue la primera de muchas orgias que tendría en mi vida. 

El ejercicio implicaba que debíamos competir con otro grupo de ocho para tratar de llegar y tomar una bandera peleando entre nosotros, lo que implicaba usar armas de fogueo y poder ser tomados como prisioneros, lo que me ocurrió, eran en total ocho hombres de entre 25 a 30 años, eran tarde estaba a punto de oscurecer, todos fumaban y algunos de alguna manera habían bebido licor y uno de aquellos hombres llevaba un poco de droga, la misma por la cual podría ir a prisión, era un lugar peligroso para algo así y sin embargo debían de tener cuidado de alguna redada por parte de los oficiales.

Me tiraron al piso y me golpearon la cara con el suelo, intento echar a correr pero otros dos soldados me tomaron por ambos lados y lo sometieron en el piso, el líder de aquel grupo de hombres miro mis nalgas, que de alguna manera deje paradito, al parecer sus demás compañeros entendieron aquel simple gesto de mi parte.

–“Maricón de mierda, te vamos a enseñar a una buena lección”

Los soldados que me habían sometido me bajaron el pantalón, no entendía porque hacían eso aquellos hombres, lo tome como una forma de humillación simplemente, no esperaba lo que aquellos hombres le hicieron.       

–“Miren las nalgas que ricas de esta perra”. Dijo uno de esos hombres.

Sentí como uno de aquellos hombres introdujo un dedo en mi ano, aquel simple gesto lastimo mi mucosa rectal, uno de esos hombre coloco mi suspensorio en mi boca y me amordazaron, a diferencia de los otros soldados aquel hombre era de tez un poco más clara y poseía ojos claros, aquel uniformado me contemplo, con una sonrisa que se dibujaba en su rostro, a decir verdad aquel soldado ocultaba su orientación sexual a sus compañeros, incluso había fantaseado con penetrar a uno de ellos y para él era el afortunado para ser penetrado no por uno si no por todo su equipo, siempre había querido participar en algo como eso y en ese mismo momento seria espectador y cómplice del abuso de un mí.       

El líder de aquel grupo de hombres fue el primero se bajarse el pantalón y su ropa interior hasta la altura de las rodillas, su tez bronceada combinaba con una fina capa de vello, sus testículos colgaban y se columpiaban mientras su miembro un pene de considerable proporción y grosor era de un tono más oscuro.

–“¡ABRANLE LAS NALGAS AL PUTO!” Grito a dos de sus hombres.

Mientras tanto el coloco su duro miembro sobre mi ano, el glande de aquel hombre era enorme en comparación de mi abertura anal, otro de los uniformados se había sacado también su miembro y se empezó a masturbar contemplando aquella escena de completa dominación, no podía ni defenderme en contra ellos, era imposible que pudiera defenderme contra aquellos ocho sujetos, sentía como el enorme miembro de aquel soldado empezaba a hacerse paso a través de mi ano, sintiendo una fuerte punzada de dolor y quise gritar, largas lagrimas escurrían por mis mejillas, pero eso solo era el principio.

Aquel soldado me tomo de las caderas y comenzó a meter su erección más profundamente con movimientos de cadera, las nalgas de aquel hombre se contraían y relajaban conforme hacia aquel movimiento de vaivén, su miembro empezaba a desgarrar mi ano, y la sensación que eso me producía era de una suavidad y al mismo tiempo de succión tan esplendida que hubiera durado horas penetrándome, pero sabía que no debía de ser egoísta, sus demás compañeros también deseaban disfrutar de mi ano, me tomo fuertemente de los cabellos casi podía arrancármelo.

–“Esta bien apretada esta perra, miren nada más el trabajo que me cuesta penetrarlo”. Jadeo el hombre que me penetraba.  

No solo me penetraba con fuerza para aumentar la sensación en su pene, sino que disfrutaba lastimarme, después de unos minutos de fuertes penetradas al fin aquel soldado eyaculo un abundante chorro de semen

-“¡Dios!, me hiciste correr bien rico, te vamos a hacer nuestra perra”. Dijo mientras se corría en mi interior.

La falta de sexo de aquellos soldados aumentaba de una sobremanera la excitación de aquel grupo, el segundo soldado se coloco atrás me dio una fuerte nalgada, se había sacado su pene del pantalón, su miembro era de igual manera tan grande como el de su compañero, no era la primera vez que me había penetrado por alguien con tal fuerza, algunas veces antes fui sometido por algún novio para complacer sus deseos sexuales, y debo confesar que me volvían loco las nalgadas.

Luego de un movimiento de cadera su miembro se perdió entre mis intestinos, sintió la tibieza de mi cavidad anal, sintiendo la humedad característica de un ano, incluso el semen con la que su compañero anterior había logrado lubricar mis entrañas sintió un poco de envidia al no ser el primero, dicho me hicieron comenzar a disfrutar, vi como se marcaban las venas de su cuello, su rostro se puso rojo, no solo sentía excitación, sentía la necesidad de golpear mis nalgas, las fuertes nalgadas y las profundas penetraciones me llevaron a un punto de extrema excitación.

De pronto sentí un liquido caliente que me bañaba el rostro, incitativamente quiso ocultar mi rostro pero el hombre que me penetraba me tomo por los cabellos y me hico poner el rostro en dirección a la fuente de aquel liquido, uno de los soldados me estaba orinando, los orines se combinaban con lagrimas, incluso al respirar aquel liquido amarillo pasaba hacia su nariz.       

Cuando el primero termino vi como otro de ellos se sacaba su miembro y empezó a orinarme, el soldado que lo estaba penetrando estaba a punto de terminar moviéndome la pelvis para darle mayor placer a su miembro, para ese momento mi ano ya casi estaba acostumbraba a aquellos movimientos de pronto escuche un fuerte gruñido y sentí la segunda eyaculación en mi interior, casi de inmediato un hombre alto y corpulento, cuya erección era un más grande que la de los dos anteriores, incluso el grosor de aquel miembro se comparaba con el grosor de mi antebrazo.          

Sin decir nada simplemente me penetro con fuerza bruta, pude sentir el cuerpo caliente de aquel soldado, tenía una pierna a cada lado de mis nalgas el placer era increíble ya no lloraba sino que estaba gimiendo detrás de mi mordaza, estaba siendo llevado al límite del placer mientras era penetrado los otros soldados lo animaban,  noto como uno de sus compañeros se saco su miembro deseando penetrarme por lo que el hombre que me penetraba entendió la urgencia de su compañero y retiro su miembro de mi ano que empezaba a enrojecerse debido a las múltiples penetraciones, el urgido soldado aprovecho y metió su miembro que no se comparaba con nada con el pene de su compañero pero sin embargo, vi como puso los ojos en blanco cuando me penetro, quiso aguantar todo lo que podía pero apenas después de siete minutos eyaculo, otros de sus compañeros ya estaban listos para seguir penetrándome

Mientras uno de los hombres disfrutaba de mi cuerpo sus otros compañeros esperaban turno sentados junto a una fogata que habían improvisado aquella noche seria larga, se divertirían conmigo hasta al amanecer me dejaron con una enorme cantidad de semen muy profundo de mis intestinos al terminar, al amanecer el líder de ellos me penetro de nuevo por 15 minutos más o menos, después de eso retiro su pene, para luego correrse sobre mi rostro.

– “Has sido una buena puta”. Me dijo al oído al acabar de venirse.
– “Ahora más te vale que no digas nada a nadie y la pasaras mal”.
– “¿Entendiste?”Me dijo amenazantemente.

Solo asentí con la cabeza, los hombres se vistieron me desataron y me quitaron mi suspensorio de la boca para dejarme ahí sobre el suelo del bosque, desnudo, con semen sobre mis nalgas, rostro y huevos, pero sintiéndome una puta consumada.

Dos semanas antes de ser enviados al frente de batalla, nuestro líder de escuadrón nos llamo a una habitación solo a nosotros ocho, al llegar estaba vestido solo con una boina y un pantalón de camuflaje tipo militar, ahí nos hizo desvestir y bajarnos nuestros pantalones como ropa interior hasta los tobillos, nos ordeno que nos masturbarnos hasta obtener una erección completo, cosa que obedecimos pese a la rara que era la orden.

Ahí no dijo que como las mujeres no estaban permitidas en el frente era ya tradición en el ejercito que cada escuadrón antes de ser enviada al frente eligiera a quien sería su puta de trinchera con la que obtendrían placer sexual, el único que estaba permitido ya que la “puta de trinchera” era un eunuco por consiguiente no era un hombre o una mujer por lo que era legal tener contacto sexual sin romper las reglas.

El líder de escuadrón, dijo que en aquella base, se seleccionaba al soldado que tuviera el pene en erección más chico del escuadrón en erección, por lo que todos comenzábamos a mirarnos primero a nosotros mismos luego a los demás y pronto todos me miraban en ese caso el pene en erección de mi escuadrón era el mío, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando nuestro líder se me acerco y tomo mi pene en erección con su mano derecha para luego decirme.

-“Felicidades has sido seleccionado para ser una puta de trinchera”. Dijo el teniente.

Me quede en estado de shock, por lo que no escuche decirle a los demás que se retiraran, apenas reaccione cuando el teniente comenzó a quitarse su pantalón como ropa interior, para dejar al descubierto su bien esculpido cuerpo con un pene enorme de al menos 26 cm lleno de venas en completa erección, en su mano un aro de metal, que rápidamente coloco en lo alto de mi escroto, luego me beso en la boca para luego decirme.

-“No su líder de escuadrón es mi deber darte un último placer antes de castrado”. Dijo el teniente.

Luego me hizo arrodillar frente a él para que le comenzara a dar una mamada, lambí sus grandes huevos primero para luego hacer lo mismo con su miembro desde la base hasta la punta de su glande que lo hizo gemir, luego me lo metí en la boca, el teniente me tomo de la cabeza para metérmela toda de un sólido empujón que casi me hizo ahogar, la dejo en mi interior por unos segundos y cuando extrajo su miembro le escuche decirme.

-“Te voy a hacer gemir más que esos soldados en el bosque”. Dijo el teniente.

Aquello me dejo helado como sabia aquello no se lo había contado a nadie, pensé para mi mismo mientras seguía dándole una rica mamada al teniente, luego de casi 10 minutos el teniente extrajo su pene de mi boca su liquido pre seminal era bastante sabroso debo decir, me hizo poner en cuatro patas y comenzó a restregar su miembro entre mis nalgas, luego me abrió mis nalgas y me escupió mi ano con tres veces pero antes de penetrarme me dijo.

-“¡Quiero que goces ya que al venirte el anillo se activara y te castrara! ¿Entendiste?” Me dijo.

Asentí con la cabeza y de inmediato sentí como su glande comenzó a penetrarme, no se detuvo hasta que sus huevos que oscilaban bajos golpearon los míos, el teniente espero unos segundos antes de comenzar a moverse, una de sus manos tomo mi pene en erección y comenzó a masturbarme lentamente, no tarde en comenzar a gemir su miembro se sentía deliciosamente bien cada que entraba en mis entrañas.

Aquello duro como 15 minutos, luego me hizo poner de pie para penétrame así, moviendo sus caderas ricamente, mientras me masturbaba al tiempo que me besaba, el cuello, lóbulo de mi oreja derecha para fundirnos en un beso en que nuestras lenguas se entrelazaron en el interior de mi boca, aquello duro otros 15 o 20 minutos en los que gemí sin parar antes de comenzar a sentir como el pene del Teniente comenzó a palpitar y sus embestidas se hicieron aun más rápidas como desesperadas.

De pronto sentir un torrente de liquido caliente en mi interior que me hizo vibrar de placer y mi pene que para ese momento estaba siendo masturbado con prisa comenzó también  arrojar chorro tras chorro de mi blanco semen con ambos gimiendo de place al unísono.

Quede todo agitado, sudado y cansado olvidando el anillo sobre mis huevos, de pronto sentí como el teniente retiro su miembro de mi interior un gran torrente de semen broto de mi ano aun bien abierto en eso sentí una fuerte punzada en mi entrepierna que me hizo llevar mis manos a ella para notar que mis huevos con mi escroto incluido ya no estaban mas unidos a mi cuerpo, sentí como un gran chorro final de semen fue disparado de mi rígido como nunca antes en mi vida.   

Quede en shock al ver mi escroto con mis huevos en su interior en el suelo, luego ya no recuerdo nada, me desperté y ya me había curado, a las pocas semanas fui enviado con mi escuadrón al frente desde un principio fue su desahogo sexual y me encanta ser penetrado cada que se puede, de mi escuadrón original solo el teniente ahora capitán queda vivo, pero siempre la llegada de nuevo hombres bien dotados es bienvenida, me encanta probar a los “Nuevos Reclutas”.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com