Lizzete

El viernes, con un poco de tiempo que me dio mi trabajo, me fui a comprar una nueva cámara web para mi computadora, debido a que la que tenía se había roto y se veían las imágenes borrosas. Instalada en el equipo decidí probarla con una de mis grandes debilidades.  Lizzete– Una veterana (No debiera contarles esto)  de 55 años que me puso de la cabeza desde la primera vez en el Pool.

¡ Hola Lizete, ¿estás en este momento?, estoy estrenando mi cámara web nueva!– La contestación no se hizo esperar .

¡Hola Paul!  Que gusto verte y oírte.. Lo mismo digo .

¿Como estás? – Pregunté.

Mira con tus propios ojos….  – Me abre plano y veo que está en ropa interior. Tanga, sostén, y descalza.

Estás sola por lo que veo.  Y..Si. –

Si no no estaría así… te gusta??.

Me encantaba. Sentí vergüenza, yo estaba vestido. Así que me bajé los pantalones y le mostré mi miembro para que viera.

Mmmm!!  Le daría con gusto unas lamidas si estuvieras aquí conmigo..

Como estaba excitado por lo que veía por la pantalla le dije. – ¿En Mi casa o en la tuya?

En mi hotel –  Pero mientras nos  poníamos de acuerdo podía ver como se metía la mano en su vagina, masturbándose con la imagen de mi cámara nueva.  Para excitarme mas aún, le dije  – Me gusta esa tanga que te has puesto. Ese color rosa y el sostén …. Me excita mucho ese escote.. esas tetas…

¿ Te gustan, que les harías ?

Uffff…. Un montón de cosas… nena. Quiero chuparlas…Bueno.. tu con mi verga también tienes esas cositas de….

– No sigas! -, me interrumpió . – Te vienes para acá  ¡Quiero Coger ! – .

Así fue que apagué la computadora y me dirigí al hotel de su propiedad. En la habitación de siempre me recibió muy formal, con una pollera a la rodilla negra, tacos altísimos al tono y una blusa escotada blanca sin sostén. Tomamos unas copas en la habitación y luego me empezó  a chupar la verga, que a esa altura de la noche tenía un gran tamaño. Se apoyó contra la pared de la habitación para que mi miembro entrase por su hermoso ano. Los gemidos que daba eran acompañados por besos en la boca, Húmedos al tiempo que me decía que siguiera con ese buen ritmo, duro y sin parar.

La gozada fue tan grande que se chorreó y me chorreé sobre sus nalgas.

¡Vamos otra vez! – me decía con vos jadeante. Y así fue, fuimos de nuevo. Estuvimos dos horas largas cojiendo con Lizzete. Para luego pegarnos una ducha . ( después de eso nos transpiramos ). Ya mas tranquilos nos tomamos una cerveza;  pero ella cruzó sus piernas, de modo que yo no evité acariciarlas. Ella me practicó sexo con los pies y yo le dije… necesito Paz, mujer ! Pero era imposible y … lo hicimos otra vez.

Entre besos de lengua me dijo. ¿Donde compraste la camarita ?  se ve fantástico nene !

La entrada Lizzete aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Lizzete

El viernes, con un poco de tiempo que me dio mi trabajo, me fui a comprar una nueva cámara web para mi computadora, debido a que la que tenía se había roto y se veían las imágenes borrosas. Instalada en el equipo decidí probarla con una de mis grandes debilidades.  Lizzete– Una veterana (No debiera contarles esto)  de 55 años que me puso de la cabeza desde la primera vez en el Pool.

¡ Hola Lizete, ¿estás en este momento?, estoy estrenando mi cámara web nueva!– La contestación no se hizo esperar .

¡Hola Paul!  Que gusto verte y oírte.. Lo mismo digo .

¿Como estás? – Pregunté.

Mira con tus propios ojos….  – Me abre plano y veo que está en ropa interior. Tanga, sostén, y descalza.

Estás sola por lo que veo.  Y..Si. –

Si no no estaría así… te gusta??.

Me encantaba. Sentí vergüenza, yo estaba vestido. Así que me bajé los pantalones y le mostré mi miembro para que viera.

Mmmm!!  Le daría con gusto unas lamidas si estuvieras aquí conmigo..

Como estaba excitado por lo que veía por la pantalla le dije. – ¿En Mi casa o en la tuya?

En mi hotel –  Pero mientras nos  poníamos de acuerdo podía ver como se metía la mano en su vagina, masturbándose con la imagen de mi cámara nueva.  Para excitarme mas aún, le dije  – Me gusta esa tanga que te has puesto. Ese color rosa y el sostén …. Me excita mucho ese escote.. esas tetas…

¿ Te gustan, que les harías ?

Uffff…. Un montón de cosas… nena. Quiero chuparlas…Bueno.. tu con mi verga también tienes esas cositas de….

– No sigas! -, me interrumpió . – Te vienes para acá  ¡Quiero Coger ! – .

Así fue que apagué la computadora y me dirigí al hotel de su propiedad. En la habitación de siempre me recibió muy formal, con una pollera a la rodilla negra, tacos altísimos al tono y una blusa escotada blanca sin sostén. Tomamos unas copas en la habitación y luego me empezó  a chupar la verga, que a esa altura de la noche tenía un gran tamaño. Se apoyó contra la pared de la habitación para que mi miembro entrase por su hermoso ano. Los gemidos que daba eran acompañados por besos en la boca, Húmedos al tiempo que me decía que siguiera con ese buen ritmo, duro y sin parar.

La gozada fue tan grande que se chorreó y me chorreé sobre sus nalgas.

¡Vamos otra vez! – me decía con vos jadeante. Y así fue, fuimos de nuevo. Estuvimos dos horas largas cojiendo con Lizzete. Para luego pegarnos una ducha . ( después de eso nos transpiramos ). Ya mas tranquilos nos tomamos una cerveza;  pero ella cruzó sus piernas, de modo que yo no evité acariciarlas. Ella me practicó sexo con los pies y yo le dije… necesito Paz, mujer ! Pero era imposible y … lo hicimos otra vez.

Entre besos de lengua me dijo. ¿Donde compraste la camarita ?  se ve fantástico nene !

La entrada Lizzete aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.