QUIÉN DA MÁS

Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello......


¿QUIÉN DA MÁS?
Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello. 

El centro de subastar era tan solo un viejo almacén que a simple vista parecía abandonado, pero en realidad era un centro bastante activo a cada momento llegaban nuevos transportes con esclavos de todos los tamaños como edades, que estaba ahí para ser subastados, modificados o algo peor procesados para ser convertidos en comida para animales y ciertas partes de su cuerpo para consumo humano, algo por supuesto aun faltaba bastante por suerte para mi, los clones destinados a ese fin por lo general eran de los 50 años en adelante, por lo que aun faltaba mucho para él pensó Aldo al bajar del transporte.

No era la primera vez para Aldo en el centro pero habían pasados varios años desde que fue enviado ahí, lo primero que pasaba al llegar luego de esperar en fila un par de horas, era que le era leído le código de barras en la nuca con un lector especial, luego era enviado a una ducha junto a decenas de otros hombres, antes de entrar la gran ducha comunal, se les daba unos gorros plásticos para que cubrieron desde sus cejas a la nuca, de no hacerlo quedarían calvos pues el baño era exfoliante.

Aldo tomo el baño obligatorio y todo el vello de su barbilla gasta los dedos de sus pues, incluso el que estaba entre sus nalgas y ano fueron bañados por una sustancia verde que les dio comezón a todos los de la amplia sala, luego de unos segundos la sustancia verde fue sustituida por agua tibia a presión que elimino el vello púbico como el del dorso y axilas de Aldo como el de los otros clones, dejándolos con cuerpos completamente depilados, luego una gran corriente de aire seco sus cuerpo casi por completo para luego ser sacados de la enorme ducha.

Enseguida todos los clones temblaban de frio cuando una nueva corriente de aire los impactaba al pasar por un largo túnel de viento que servía para quitar cualquier bello que aun pudiera quedar en su cuerpo al salir del túnel de viento les era retirado el gorro y de nuevo se les leía el código de sus nucas era ahí cuando se hacia una selección en el caso de Aldo fue enviado a la puerta 1, dado que iba a ser subastado del otro lado de la puerta una mujer leía su código de nuevo.

Ahí la mujer hizo esperar uno minutos a Alto hasta que llego una mujer muy atractiva, apenas con una pequeña bata, que apenas le llegaba por debajo de sus abultadas nalgas Aldo que estaba desnudo tuvo que hacer un gran esfuerzo para que su miembro no se tensara, la mujer en el puesto le entrego una tableta que la nueva mujer vio uno segundos y asintió con la cabeza Aldo dedujo que estaba en sus tempranos años 20’s, aunque quizás era menos, la mujer lo tomo y se lo llevo hasta una habitación con una amplia cama con una inmaculada sábana blanca.

Una vez en la habitación aquella muy atractiva mujer pelirroja, le dijo a Aldo que estaba ahí para evaluar su desempeño sexual que sería mostrando en su ficha de venta virtual para que fuese visto por las posibles compradoras, por lo que iba poder hacerle todo lo que quisiera sexualmente hablando por la próxima hora, entonces ella lo beso, cuando sus labios se separaron luego de unos segundos ya Aldo tenía una erección completa, por supuesto eso no lo dejo de notar ella.

Aldo no lo sabía pero aunque ella parecía una mujer en realidad era un bioandroide programada para hacer esa prueba a los hombre aunque por fuera aparentaba ser real por dentro no lo era.

Ambos se quedaron mirando por un lapso que a Aldo le pareció eterno para besarla de nuevo, fue algo que no pudo evitar, ese beso duró más, unos 35 segundos ella sin que Aldo se percatara se quito la bata para que Aldo pudiera apreciar su hermoso cuerpo, Aldo al ver sus senos al desnudo de nuevo la beso con mayor lujuria que antes, para ir bajando, por su cuello, hasta lamber ambos bien erguidos pechos, hermosos, coronados por dos pezones rosados que hicieron sentir muy caliente a Aldo, quien lentamente hizo que ella se recostara sobre la cama, para seguir bajando abrirle las piernas y comenzar a chupar su vagina completamente depilada, hermosa al parecer virgen, con labios rosado ya húmedos.   

Ella solo se retórica, y cerraba sus ojos mientras Aldo hacía lo suyo, luego de un rato en la que los gemidos de ella dominaron en la habitación con ambos desnudos y bastante excitados, ella se agacho para tomar su pene que comenzó a mamar de lo lindo, era una experta, nunca antes Aldo había sentido una mamada de esa clase, con sacando y metiendo su pene duro como pocas veces de su boca, llenándolo de su saliva. 

Aldo solo la miraba, y le acomodaba o acariciaba su rostro luego de unos minutos, llego la hora de penetrarla, Ella se puso boca arriba sobre la cama, y Aldo se coloco sobre ella en la posición del misionero, para penetrarla de una sola vez lo que hizo coloco su glande en la entrada y la penetro dándole una gran embestida, ella grito, pero poco a poco le fue gustando más y más, estaba sin protección por lo que su pene le estaba dando una sensación insuperable a Aldo, para comenzar con un sencillo mete y saca que hizo que ambos comenzaran a gemir de placer sobre todo Aldo.         

Aldo comenzó a embestirla como un loco, le daba duro y estaba ya muy excitado, ella solo gemía y le pedía más, luego de 15 minutos ella se dio la vuelta, Aldo de nuevo la penetro por su ano, separar sus bellas nalgas con sus manos fue una cosa grandiosa, Aldo se le encimo, y ella solo cerraba sus ojos, y se agarraba fuerte de las sabanas de la cama, hasta que Aldo luego de 10 minutos sintió que se iba a venir y termino dando un gran alarido de placer sobre sus nalgas, llegándolas de su espeso semen por completo, para luego caer a un lado completamente agotado jadeante y bañado en sudor.

Antes de salir Aldo fue besado apasionadamente por ella, para luego ir llevado con el ojo de su glande aun chorreando semen a que tomase otro baño luego fue llevado hasta una fila que avanzaba lentamente donde espero turno para aparecer frente a cámara y por fin poder ser subastado para tener una nueva ama, que era lo que deseaba estaba muy feliz.

Aldo espero su turno 5 largas horas antes de por fin ser llevado para ser subastado fue amarrado con las manos detrás de su cuerpo dos mujeres una rubia y otra trigueña vestidas enteramente de cuero negro con grandes escotes eran las subastadoras una con una funda pero ambas con guantes negros, sobre el pedestal donde fue puesto Aldo, una barra de metal se elevaba con dos trozos circulares horizontales en la parte superior, que se abrieron para dar paso a los genitales de alto, para luego cerrarse muy apretadamente haciendo imposible que pudiera extraerlos.

La mujer rubia amarro los testículos de Aldo con una cuerda blanca, una vez que todo estuvo listo se le ordeno a Aldo que sonriera, dos segundos después la subasta comenzó, las mujeres comenzaron a hablar de las virtudes de Aldo en la pantalla de las compradoras aparecía.

-Edad: 17 años.
-Estadura: 1.71 Metros.
-Peso: 55 Kilos.
-Pene en reposo: 11 cm.
-Pene en erección: 19.3 cm
-Desempeño Sexual: (Vitalidad: 95 %, Ardor: 94 %, Duración: 76 % Eyaculación: 60 % y Placer Generado: 61 %).

-“Todos los porcentajes son certificados por un androide sexual para ver el video del desempeño sexual del clon favor de dar click aquí”. Decía un mensaje debajo de la pantalla.

La subasta continuaba con la rubia jalando los huevos de Aldo de la cuerda mientras le apretaba sus huevos y la otra mujer señalaba su pene con la fusta hablando de sus bondades, todo aquello duro 20 minutos y de pronto la rubia dijo.

-“Vendido a la postora 3554, ¡Felicidades por su compra!”. Dijo la rubia.

Aldo fue desatado y enviado por una puerta donde ya lo esperaba otra mujer, que leyó su código en la nuca luego leyó la información en la pantalla y le hizo avanzar por una puerta numerada con un 2.

Era la primera vez que Aldo era enviado por una puerta con ese número siempre había sido mandado con una numerada con un “1”, una vez del otro lado de la puerta una mujer le sujeto sus brazos por detrás de su cuerpo de nuevo, luego hizo que Aldo colocara los pies sobre unas marcas en el suelo, cuando lo hizo ella apretó un botón y sus tobillos fueron asegurados con grilletes de acero, también su cuello fue asegurado por un collar de metal, una vez que quedo inmóvil la mujer dijo.

-“¡Lo siento querido pero tu nueva dueña quiere a un nulo!”. Dijo la mujer al tiempo que apretaba otro botón.

Aldo quedo en shock, trato de liberarse su pene comenzó a erguirse sin que lo pudiera controlar y de pronto sus ojos se pusieron en blanco cuando un brazo robótico lo tomo y un láser comenzó a cortar de manera circular alrededor de sus genitales Aldo grito de dolor casi de inmediato.

-“¡NOOOOO; AAAAAAAHHHHHHHH!” Grito Alto.

Al láser solo le tomo unos cuantos segundos separar sus genitales desde la raíz, el brazo se alzo llevándose consigo su pene aun erecto con sus huevos colgando aun unidos por el escroto a su pene, la herida que dejo su anulación, fue rápidamente reparada por nano sondas que apenas dejaron un pequeño agujero casi apuntando hacia abajo entre sus piernas.

Cuando todo termino fue como si Aldo nunca hubiese tenido nada entre sus piernas, luego de unos minutos fue embarcado hacia su destino donde serviría a su nueva ama hasta que ella lo deseara y lo volviera a mandar al centro de subastas para que fuese convertido en alimento o de nuevo escuchara a las dos mujeres decir mientras el sonreía estúpidamente “¿Quién da más?” 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

QUERÍA UNA ESCLAVA

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama......


QUERÍA UNA ESCLAVA
Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Si, lo admito el error fue mío desde un principio pero ¿quién carajos le pone Jean de nombre a un hombre? , en la discreta página de esclavos no se presentaban imágenes solo descripción generales pero no leí adecuadamente apenas leí edad y nombre el precio de venta era tentador, una ganga por lo que oferte, sin percatarme en la descripción que claramente decía sexo masculino, con impaciencia espere los 7 días que tardo mi paquete en llegar, mientras abría la caja de madera sentía mi vagina humedecer de lo excitada que estaba.

Imaginaran mi decepción y enojo cuando al por fin abrir la caja de madera me encontré con aquel hombre casi en sus años 30 desnudo, amarrado y con una mordaza en la boca, inconsciente, no es que no me gustaran los hombres pero estaba buscando una esclava ya tenía una y deseaba otra, las esclavas son lo mejor para una mujer te ayudan en todo y saben cómo tratar el cuerpo delicado de su Ama, rápidamente fue a mi computadora para ver si hubo un error, ahí fui cuando me percate de mi error, las políticas de la pagina eran claras cero devoluciones.

-“¡DEMONIOS!” Me dije a mi misma.

Pensé que hacer por varios minutos y fue cuando se me vino la idea si bien no tenía una esclava que me impedía que me hiciera una, después de todo, lo único que debía de hacer era retirar esas feas casas que le colgaban entre las piernas a mi nuevo esclavo para luego feminizarlo para poder por fin tener una esclava, pero antes debía obtener algunas cosas, mientras las conseguía hice que Jean el cual demostró ser muy sumiso usara los ropa interior femenina un calzón (braga) o tanga únicamente, por supuesto mostrando un feo bulto al frente.

Los días pasaron y ya había pedido todo lo que iba a necesitar para anular a Jean pero no contaba con algo, como ya dije tenía una esclava de 24 años bastante atractiva de senos como medias toronjas, con pezones marrones, cadera estrecha, nalgas prominentes y piernas largas como torneadas, ella era virgen y siempre andaba en la casa con una pequeña tanga como única prenda me encantaba ver sus pechos mientras caminaba, por supuesto sin que lo notara Jean y Isela que era el nombre de ella comenzaron a atraerse como era normal entre un hombre y una mujer. 

Pensando que iba a recibir una esclava no tome medidas por lo que me vi obligada a dejar que ambos durmieran en la misma habitación y en la misma amplia jaula que había preparado sin imaginar lo que lo que pasaría entre ambos era algo natural que debí prever, pero simplemente no veía a Jean como un hombre sino como un esclavo sumiso, ese fue otro de mis errores pensar que un hombre intacto puede dejar de serlo solo por mandato, por más sumiso que fuese, si no se controla físicamente sus impulsos de macho estoy lo dominaran tarde o temprano.

Hasta esa fecha Jean durmió dentro en una vieja jaula pero dado que me había servido bien por varios días decidí dejarlo dormir esa noche en el suelo a modo de recompensa para mi pesar deje abierta la jaula Isela creo que eso hizo que esa noche estuviera inquiera al no poder dormir decidí prender mi televisor y ver lo que estaban haciendo sin que ninguno de los dos lo supiera coloque cámaras especias de vigilancia en aquella habitación que me daba una buena mirada de ellos desde mi habitación gracias a un circuito cerrado.

Lo primero que apareció en mi monitos fue a Jean acariciando los senos de Isela cuyos pezones ya estaban paraditos emocionados y pidiendo que se los comiera la muy puta, lo que finalmente hizo Jean ella empezó a gemir, mientras hacía Jean comenzó a tocarla por encima de su tanga como buscando excitarla más de lo que ya estaba Isela hizo lo mismo, pasaron un buen rato besándose hasta que ambos no pudieron más, pensé por un momento ir para interrumpirlos que aquello era la escena más porno que jamás había visto debo decir que me excite al ver a mis dos esclavos en esa situación, comencé a masturbarme viendo la pantalla. 

Poco a poco jean despojo a Isela de su pequeña tanga para dejarla al desnudo y empezar a hacerle sexo oral que me hicieron mojar, sentí como Isela se mojaba mucho Jean creo que también lo noto y empezó a meterle un dedo dentro de ella mientras Isela se retorcía y Jean continuaba lambiendo su clítoris, hasta que fue Isela misma quien le pidió que le metiera un dedo mas, lo que hice Jean, lo que provoco que Isela  comenzara a gemir hasta que por fin exploto en un intenso orgasmo, los dedos de jean fueron apretados por su vagina y se puso tan húmeda que por la expresión de jean estoy segura que no pensó que fuera posible algo así.

Iseala cuando sus piernas dejaron de temblar se levanto para hacer Jean  me acostara en el piso boca arriba le quito su tanguita, para empezar a chupar su pene como una experta aunque duro muy poco, se levanto cuando sintió que su miembro estaba lo suficientemente duro, para proceder a sentarse sobre Jean clavándose su pene de una sola vez que la hizo soltar un fuerte gemido para casi de inmediato comenzar a cabalgarlo aunque de manera un poco tonta pero que Jean sin duda disfrutaba.    

Jean le indico de que manera Isela debía moverse para que le entraran todos sus 20 cm en ella y cuando lo hizo volvió a explotar en un orgasmo que le dejo su cara roja Jean la levanto para colocarse encima de ella en la posición del misionero para comenzar a bombearla con todas sus fuerzas, note como disfrutaba de lo mojada que estaba, bombeo su vagina hasta que no pudo más debieron ser 20 o 25 minutos, Isela se dio cuenta que estaba cerca de explotar y me dijo casi gritando.

-"Adentro no, adentro no". Dijo Isela.   

Para evitar que esa fuera la última vez Jean pese a todo accedió a hacerle caso por lo que logro sacar su palpitante miembro justo a tiempo para explotar encima de ella, fue tanto semen que salió disparado que no creo posible que un hombre pudiera eyacular de esa manera, el primer chorro le llego a los senos, el resto simplemente cayó sobre vagina y en el monte de Venus de Isela, ambos jadeantes se quedaron sin moverse un buen rato y fue cuando me di cuenta que me había corrido también.

Sentí mis dedos empapados de mis jugos, me sentía satisfecha por esa noche, me dormí que debía poner fin a esos encuentros al día siguiente, a la mañana siguiente muy temprano metí a Jean en la vieja jaula para luego ir a comprar un chastity que conseguí a buen precio era de plástico pero bastaría para cumplir su propósito, después de todo sus huevos y pene de Jean por más maravilloso que fuese no iba a durar mucho entre sus piernas, luego de comprarlo regrese a casa de inmediato.

Apenas llegue a casa llame a Jean y le coloque el chastity, lo que seguro que ya no tendría erecciones ni mas contacto con Isela, también le comencé a inyecta hormonas femeninas y a que usara corpiños, sostenes y tangas más femeninas, los días luego de esos regresaron a la normalidad hasta tres semanas más tarde, que fue cuando llego el paquete que había estado esperando con mucha ansiedad.

Con mi vagina chorreando mis juegos de lo excitada que estaba abrí el paquete para ver el contenido bien protegido en su interior una ampolleta de neuterol 5000, cuando la tome en mi mano me estremecí al sentir un intenso orgasmo.

Al lado de la ampolleta con una jeringa y las instrucciones, tuve que sentarme para leerlas las piernas me flaqueaban, luego del intenso orgasmo sufrido, las instrucciones eran simples decía.

-“Inyecto el contenido de la ampolleta con la ayuda la jeringa incluida directamente en los testículos luego provocar una eyaculación, para activar el químico patentado Neuteron 5000, en un plazo de 15 a 20 días se realizara la conversión quedando la forma de unos labios vaginales incluso con un clítoris en donde antes hubiesen genitales masculinos, la castración es inmediata a la eyaculación”.

Luego de cambiarme de ropa hice venir a Jean a quien hice arrodillar frente a mí, me que le quede mirando por unos segundos luego le dije.

-“Felicidades Jean hoy dejaras de ser hombre para ser mi esclava completamente”. Le dije.

-“No ama por favor, no me haga una mujer prometo obedecer y soportar todo lo que me quiera hacer pero por favor no me haga una mujer” Dijo Jean tomando mi pie izquierdo y besándolo.

Lo empuje y le grite.

-“CALLA, ESCORIA, NO TE ESTOY PREGUNTO SOLO AVISANDO”. Le dije algo molesta a Jean.

Luego saque la ampolleta y llene la jeringa con su contenido, elimine las burbujas de la jeringa y luego hice que Jean se acostase boca arriba sobre una mesa, tome sus huevos expuesto mientras lloraba en silencio y se los inyecte con el contenido de la jeringa, luego le quite el chastity e hice venir a Isela.

Cuando ella llego le ordene.

-“Isela, dale una mamada a Jean y que sea la mejor pues será la última que sentirá como hombre ¡Quiero que lo haga venir en tu boca! ¿Entendiste?” Le ordene.

-“Si Ama”. Me Respondió Isela

De inmediato comenzó a lamber, chupar y mamar el pene de Jean que comenzó a gemir casi de inmediato a los pocos minutos llorando Jean jadeo fuerte al tiempo que lanzo el primero de los cuatro grandes chorros de su semen en la boca de Isela que se bebió todo esa leche sin reparo alguno.

Debo decir que sentí un gran orgasmo al ver como Jean se venía como hombre por última vez en su vida, Jean quedo en el suelo de rodillas llorando agarrándose su entrepierna con sus manos, con Isela viéndolo sin comprender nada.

No hubo necesidad de ponerle el chastity de nuevo, cuando su pene se encogió estaba acabado ya nunca volvería a tener una erección.

Como el instructivo decía, 18 días más tarde, Jean ya no presentaba un pene o huevos colgando de su entrepierna sino una vagina también dos lindos senos, cadenas anchas y nalgas paraditas su rostro se afino y su voz cambio Jean era una mujer por completo es mi mayor tesoro y me encanta que me da mamadas, siendo que su lengua me hace llegar a los orgasmos más intensos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PAQUEÑO ESCLAVO

Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más......


PAQUEÑO ESCLAVO
Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.

Pese a haber entrado en la pubertad a los 12 años, su amo de aquel entonces pago para que su cuerpo al que apenas le empezaba a brotar vello en la zona púbica, nalgas y axilas fuese depilado completamente con laser, por lo que ha permanecido su cuerpo lampiño por completo incluso su ano hasta la edad que posee, poseedor de un pene inusualmente grande cuando está en erección con dos huevos enormes que son inusuales incluso en un hombre de mayor edad siempre fue bien utilizado por sus Amas anteriores, aquella noche recibió la noticia que había sido vendido a una mujer madura que vendría a la mañana siguiente por él.

Su ama de nombre Samia estaba recostada en el cabezal de la cama, entre almohadones, cuando Onix que fue llamado a su presencia entro luego de decirle aquella noticia de su venta su Ama deseaba gozar del adolescente una última vez, ella retiró la colcha y sacó las piernas fuera de la cama, apoyando sus hermosos y bien cuidados pies sobre la alfombra,  Onix se arrodilló, dobló su cuerpo y rindió homenaje a la que desde hacía dos años era su dueña, besándole los pies, uno en cada pie.

Adriana dejó que su esclavo se quedara un rato postrado Onix no se movería de aquella postura hasta recibir permiso de ella, movió los dedos delante su cara y éste los besó con delicadeza. Samia levantó uno de los pies poniendo los dedos bajo el mentón de Onix, obligándole a levantar la cara ella terminó el movimiento colocando una pierna sobre la otra, balanceando el pie desnudo ante la mirada fija de su esclavo.        

―“¿Dime Onix, aún me deseas?” Pregunto Samia.     
―“Sí Ama, más que a nada en este mundo”. Respondió Onix, sumisamente.

Adriana sonrió valoraba la fidelidad y la devoción que su esclavo le profesaba, pobre muchacho había tardado meses en ganarse el reconocimiento de ella quien levantó un poco el pie y le ofreció la planta Onix besó su pie con amor.          

De pronto la mano de Samia salió disparada y abofeteó el rostro de Onix un hilillo de sangre se deslizó por el labio del adolescente momentos después quien bajó la mirada al suelo y musitó palabras de perdón, sin saber a ciencia cierta cuál había sido su falta, luego Samia hablo en un todo severo.        


―“Eso fue para que no olvides que eres más que un esclavo y siempre debes obedecer sea quien sea tu Ama”. Dijo Samia.  

Luego ella se le acercó y depositó un beso breve y fugaz en los labios del Onix, justo en el sitio donde momentos antes le había golpeado Onix pareció sufrir una descarga eléctrica al contacto de los dulces labios de su idolatrada dueña, mientras miraba la esbelta figura de su ama avanzar hacia el baño Samia 36 años pero no aparentaba más de 28.       

―“Ahora mismo, le preparo el baño Ama”. Dijo Onix mientras corría al baño.
           
Onix le lanzaba furtivas miradas a las torneadas piernas de Samia, observando discretamente cómo se movían mientras ella escogía lencería de los cajones, cinco minutos después salió del baño justo cuando Samia estaba terminando de desnudarse Onix quedo paralizado al ver el cuerpo de su Ama desnudo.

―“¡El baño está listo, Ama, cuando quiera usarlo!” Dijo Onix.      

Ella levanto la mirada que se cruzo con la del adolescente durante un corto espacio de tiempo antes de que Onix bajara rápidamente la mirada al suelo así se lo había enseñado ella cruzó la habitación y pasó delante de él con movimientos sinuosos.          

―“¿Quiere que le enjabone la espalda?”  Preguntó Onix.    
―”Sí claro”. Respondió Samia.
           
Ella se metió en la bañera y Onix se acercó para enjabonarla permanecieron en silencio un rato, mientras él la enjabonaba, Onix estaba desnudo todo el tiempo en el baño, tras el baño él le tendió la toalla y la ayudó a secarse.     

―“Bueno ahora toca el masaje”. Dijo Samia.  
―“Enseguida”. Le respondió Onix.       

Las manos de Onix relajaron el cuerpo de su Ama casi se durmió bajo sus reparadores efectos de pronto Onix se estremeció al notar el contacto de la cálida mano de su Ama en su palpitante entrepierna, luego ella separó bien las piernas para dejar su jugosa vagina que semejaban unos labios sonriéndole a los ojos de Onix.        

Onix se acercó lentamente hasta enterrar su rostro entre las escarchadas estrías que parecían tener vida propia y por las que empezaban a rezumar blanquecinas humedades producidas por el deseo, las manos de Micaela se posaron con suavidad sobre la cabeza del chico y arqueando ligeramente la espalda se entregó a las andanadas que le producían su lengua y labios.
           
Samia comenzó a gemir, casi de inmediato sus dedos se engarfiaron en el largo cabello de Onix le apretó la cabeza como si pretendiera engullirlo él apenas podía respirar pero no importaba su Ama le exigía que la hiciera gozar y eso era lo único que importaba para él en ese momento, se entregó con toda su alma a esa tarea, su lengua entraba y salía de los surcos jugosos, del agujero encharcado, se ayudó de la nariz y de toda la cara para apretar con fuerza los resortes de placer que tenía a su alcance, restregándose sin descanso contra el cada vez más húmeda y olorosa vagina de su ama.

Samia pasó de los gemidos a los jadeos, que era como estertores y finalmente comenzó a gritar de placer ella puso sus pies desnudos sobre la espalda de Onix y le engarfió el cuello para poseerlo con más fuerza,  sus caderas se movían frenéticamente ella solo gritaba y gritaba, apretó más sus piernas y aferró con sus manos el cabello del adolescente.        

Cuando ella sintió un maravilloso orgasmo, luego vino la lenta relajación, entre espasmos y pequeñas sacudidas cada vez más espaciadas,  sus piernas aflojaron su presión así como sus manos por lo que ella pudo retirar la cara lo suficiente para tomar aire, estaba agotado pero se sentía feliz su Ama parecía realmente satisfecha.         

Onix permaneció aún algún rato con la cara entre las piernas de su Ama, respirando el olor de sus fluidos, un olor fuerte pero a la vez excitante encantaba darle placer pero lo que acababa de hacer lo había excitado como nunca y ahora tenía una erección de las que si no hacía algo para remediarlo se mantendría en su máxima expresión toda la noche, impidiéndole dormir.

Su Ama no le permitía penetrarla, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, le autorizaba a eyacular masturbándose cuando eso sucedía debía hacerlo frotándose el pene entre las botas que previamente había tenido que calzarle y entonces era el ser más feliz del mundo de pronto Samia se incorporó de la cama estaba hermosa con el cabello, mojado de sudor, tenía los ojos brillantes, había quedado más que satisfecha.        

Samia tomo su pene con sus pies unos cuantos apretones por parte de ellos fue más que suficiente para que el pene de Onix comenzara a vomitar tremendos chorros de semen el rostro del adolescente era de máxima felicidad ella no tuvo que ordenarle nada lo primero que hizo al acabar de venirse fue lamerle los pies de los goterones de semen con que se los había salpicado, después hizo lo mismo con los que cayeron al suelo.    

Samia mandó a su esclavo a dormir en el suelo, en el lugar de siempre muy feliz.

A la mañana siguiente Onix con apenas una minúscula trusa (slip) casi transparente fue entregado a su nueva Ama una mujer de unos 45 años de grandes senos, bien vestida y algo pasada de peso, quien lo tomo de la cadena que pendía del collar en su cuello para llevárselo a su auto, ahí ella le dijo que podría llamarla Ama Sonia desde ese momento era su nueva ama.

Su nueva ama condujo su elegante auto hasta una gran casa de campo aunque Onix no pudo ver nada ya que sus ojos fueron vendados, al llegar ella le indico que se desnudara para que pudiera ver su cuerpo bien, Sonia quedo muy sorprendida de lo bien dotado que era Onix y quedo aun mas sorprendido cuando le ordeno que se masturbara hasta quedar con su miembro bien erguido, ella lo miro con luria mientras Onix miraba al suelo, luego la escucho decir.

― “Onix te he comprado para que seas el sirviente de mis hijas pero antes voy a tener que hacerte algunos arreglas no deseo que ellas queden embarazadas por un descuido cuando jueguen contigo, estoy más que segura que serás uno de sus juguetes preferidos”. Dijo Sonia con una sonrisa en sus labios.

Que dejo inquieto al adolescente, luego ella hizo que se acostara sobre un sillón con amarro sus piernas con una soga dejándolos levantados como si estuvieran sostenidos por dos estribos ginecológicos invisibles, luego le coloco un dispositivo de látex que deparaba su pene y huevos, coloco también una pequeña correa de cuero por debajo de su glande y aseguro su pene a su pierna derecha.

Luego le coloco dos pinzas una en cada uno de sus pezones a Onix que lo hicieron estremecer de dolor pero no dijo nada se mordió su labio para no dar una muestra de dolor como le habían enseñado, mientras Sonia se colocaba un arnés sobre su pelvis ya desnuda, le dijo al adolescente.

―“Hoy aprenderás como es que se trata a un verdadero esclavo y prepárate porque vas a ser desvirgado”. Dijo Ama Sonia.

Luego ella fue hasta un cajón del que extrajo un dildo muy grueso acanalado con protuberancias que coloco al frente de su arnés, quedando como un miembro en erección sobresaliendo de la entrepierna de su Ama, que apretó un botón y comenzó a vibrar.

El sonido “ZZZZZZZZ” que emitía aquel dildo de color negro se hizo más intenso conforme Ama Sonia se acerco a Onix, ella como su pene y lo masturbo por unos segundos antes de que comenzara a penetrarlo con aquel dildo, el cuerpo de Onix se tenso al sentir aquel falo de plástico vibrando entrar en sus entrañas, era la primera vez que era penetrado y estaba sintiendo mucho dolor, las lagrimas no tardaron en correr por sus mejillas.

Ama Sonia hundía aquel miembro en el interior de Onix hasta que su pelvis chocaba con sus nalgas, el adolescente trato de no gritar todo lo que pudo pero el dolor era intenso y no pudo contener jadear y gruñir de dolor lo que hizo gemir de placer a Sonia, el ano de Onix se contraía con fuertes espasmos dolorosos mientras los canales del dildo le estaban un masaje prostático único que hizo que su pene comenzara a palpitar a los pocos minutos de comenzar a ser penetrado por Sonia que al parecer estaba gozando el sufrir del adolescente.

De tanto en tanto jugaba con las pinzas colocadas en sus tetillas para provocarle más dolor a Onix que sentía que iba a venirse en cualquier momento aquella sensación de estar al borde del orgasmo duro como 15 minutos en los que su ano se sintió que ardía como si estuviera en llamas de pronto Onix lanzo un gruñido.

―“AGGYYRRRRRR”. Gruño Onix.

Al tiempo que tres fuertes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene que fueron a dar a su pierna derecha el semen comenzó a chorrear por su pierna, con dos dedos Sonia lo recogió para dárselo a probar a Onix que lambio sus dedos con gusto.

Sonia no dejo de penetrar al adolescente hasta que se vino por una segunda vez, fue en ese momento que extrajo el dildo de sus entrañas dejando su ano completamente dilatado con el chico llorando de dolor sintiendo como si esfínter anal se contraía en fuertes espasmos tratando de cerrar se nuevo, Sonia se quito el dildo y fue por un elastrador y un bisturí era hora de poner fin a la fábrica de esperma del Onix para siempre para convertirlo en un eunuco para el disfrute de sus hijas.

Sonia coloco una liga en elastrador la abrió, para luego pasar el testículo derecho de Onix, por el centro de la estirada liga castradora, luego la dejo cerrarse de golpe, el adolescente arqueo el cuerpo y casi dio un gran grito al sentir la opresión de la liga castradora en su escroto, con rapidez Sonia coloco otra liga en el elastrador para aplicar la liga esta vez en el testículo izquierdo de Onix, que no pudo evitar esta vez dar un gran grito de dolor, todo su cuerpo se sacudió por unos segundos para irse calmando poco a poco.

Su ano aun palpitaba bien abierto sintiendo las gotas de sudor entrar por él, Onix nunca antes sintió tanto dolor, ni siquiera cuando su anterior ama le pateaba sus huevos de forma brutal, pasados unos minutos Ama Sonia tomo el bisturí y sin el uso de cualquier anestésico para evitar el dolor hizo un largo corte en el escroto de Onix que horrorizado vio como su blanquecino testículos broto de escroto, quedando colgando de un conducto goteando sangre, Sonia hizo lo mismo con el otro testículo dejando ambos colgando entre las separadas piernas de Onix.

Luego libero el pene del adolescente en completa erección aun de su pierna para comenzar a masturbarlo, lambiendo la parte de abajo de su glande de tanto en tanto, entre lambida y lambida Sonia le dijo.

― “Más vale que disfrutes que esta será tu ultima venida como hombre de tu vida”. Dijo Ama Sonia para luego darle otra lambida.

Onix pese al dolor hizo lo que ella le indico, no paso mucho hasta que comenzó a gemir de placer pues Sonia se metió su pene a la boca, Onix sintió como su mano libre tomo sus dos expuestos testículos para juego con ellos en su palma de su mano.

El placer se incremento para el adolescente, pero solo por un momento de pronto Ama Sonia apretó sus dos expuestos testículos con la mano que momentos antes jugaba con ellos, lo hizo de manera brutal, Onix puso los ojos en blanco y su cuerpo se arqueo en ese justo momento su pene que estaba palpitando con fuertes contracciones lanzo tres potentes chorros directo a la boca de su Ama que se los bebió sin desperdiciar ni una sola gota, luego Onix dio un alarido de dolor.

― “AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito el adolescente.

Justo en el momento que Ama Sonia le arranco sus dos testículos de su cuerpo, con un fuerte tirón de su mano, todo el cuerpo de Onix se sacudió y él se desmayo unos pocos segundos después, sintiendo como la sangre corría por sus nalgas. 

Onix paso los siguientes tres días hirviendo en calentura estuvo al borde de la muerte pero de alguna manera logro reponerse, Ama Sonia hizo que se viniera en sus pies durante las dos semanas luego que se repuso, dos veces por días para luego hacer que Onix lambiera su propio semen de sus pies, cuando Ama Sonia estuvo segura que no quedaba ni un espermatozoide en el cuerpo de Onix lo llevo a su casa.

Ahí se lo entrego a sus hijas que eran incluso más sádicas que ella, Ama Sonia le suministraba la testosterona suficiente para que Onix mantuviera su cuerpo masculino y firmes erecciones, que eran aprovechas por sus hijas como por Ama Sonia mientras o durante sesiones de tortura y humillación a los que Onix se veía sometido dado que para ellas solo era un “Pequeño Esclavo”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES

Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo......


OBLIGADOS POR LOS SECUESTRADORES
Oscar y Omar de 20 y 21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [INCESTO] [VIOLACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Oscar y Omar de 20 y  21 años respectivamente, aunque ambos aparentaban menor edad de la que en verdad tenían, eran además de los mejores amigos hermanos, aquella tarde que comenzó su pesadilla regresaban de visitar a sus novias, que también eran hermanas de hecho Omar presento a la hermana de su novia a su Oscar y se dio el flechazo, aquella noche ya, hubo besos como caricias subidas de tono pero sin llegar a tener sexo aunque ya habían tenido sexo las dos parejas aquella ocasión no se dio por alguna razón.

Mientras caminaban a casa ya muy tarde esa noche de pronto Oscar cayó al suelo a los pies de Omar que de inmediato se acerco a ver que le paso a su hermano pero no tardo también en caer al suelo inconsciente, ambos fueron alcanzados por un dardo tranquilizador que los dejos sin sentido, casi de inmediato una camioneta cerrada se detuvo a su lado y dos hombres los subieron en ella para luego partir hacia rumbo desconocido, ninguno de los dos supo cuanto tiempo estuvieron inconscientes o donde estaban cuando despertaron solo que estaban apenas en ropa interior sobre un frio piso de cemento.

Un hombre de unos 55 o 60 años vistiendo una camisa negra se presento ante los dos hermanos de improviso, tomo Oscar quien era el que estaba más cercano a la puerta de la habitación ambos estaba amarrados, el hombre tomo de los cabellos a Oscar para hacer que se pusiera de pie, cuando lo estuvo con sus manos le arranco su trusa (slip) color verde dejando a Oscar completamente desnudo para después llevárselo arrastrado de los cabellos con Omar gritando para que el hombre soltara a su hermano, como pudo se puso de pie pero no pudo salir de la habitación pues la puerta se cerró.

Omar escucho a su hermano Oscar suplicar y gritar, para luego escuchar un jadeos, luego un largo silencio y un grito, escucho la voz de su hermano suplicar gritando. 

-“NO, NO. NO, SACALA, SACALA POR FAVOR”. Gritaba Oscar.

Aquellos gritos y suplicas se prolongaron por varios minutos Omar estaba desesperado trato en varias ocasiones abrirse paso derribando la puerta pero era de solido metal por lo que por más que lo intento poco pudo hacer, para poder derribarla, en su mente pasaron las peores escenas y no estaba tan equivocado.


** ** ** ** ** ** **

Oscar fue llevado a una amplia habitación para ser colocado boca abajo sobre una mesa de madera con sus brazos atados a las patas de manera horizontal, su pelvis como piernas quedaban por fuera de la mesa, sus nalgas de blanca piel como el resto de su cuerpo quedaban expuestos sin ninguna manera de defenderse ahí otro hombre de una edad similar al primero ya los esperaba y ayudo a asegurar a Oscar a la mesa luego se bajo su pantalón para revelar un enorme falo en completa erección, que ya estaba chorreando liquido pre seminal. 

Aquel hombre le apretó la nariz a Oscar quien intento no abrir la boca pero no pudo tuvo que abrirla para respirar y cuando eso sucedió el hombre le introdujo su enorme pene de al menos 26 cm de largo bastante venosa circuncidado por completo hasta que sus pesados huevos quedaron colgado por debajo de la barbilla de Oscar, que sintió como el glande del hombre casi le llegaba a la boca de su estomago, sentía arcadas pero no podía hacer nada para sacar el enorme falo de su boca, el hombre lo tomo de ambos lados de su cabeza para comenzar con un mete saca brutal.

Oscar fue obligado a soportar aquella mamada brutal sin poder hacer nada, la saliva brotaba de la boca de Oscar a raudales bañando los huevos de aquel hombre  que no dejaba de gemir al sentir su glande bien profundo en la garganta de Oscar, que lloraba con el rostro enrojecido mientras el otro hombre comenzó a azotar sus nalgas con sus manos, dándole nalgadas fuertes con una cadencia que le hacía sentir como su sus nalgas estuvieran sobre un comal (parrilla), Oscar nunca pensó vivir algo similar.

De pronto el hombre que lo nalgueaba dejo de hacerlo para también bajarse su pantalón como ropa interior, de reojo Oscar pudo ver su pene erecto de 29 cm sino que mas con su prepucio corrido dejando su glande en forma de hongo al descubierto, aquel hombre se posiciono detrás de Oscar le abrió sus nalgas le escupió su ano tres veces antes de comenzar a restregar su erección delgada pero muy larga por entre sus blancas nalgas, Oscar trato de suplicar que no lo penetrara pero el pene en su boca hacía imposible que pudiera decir algo apenas entendible.

-“¡AAAAHYYYY NNNGGG MMMHHHH!” Gimió Oscar de repente.      

El hombre lo penetro 17 centímetros de carne caliente entraron con la primera estocada, había perdido la guerra, el aullido de dolor que pego fue acallado por el pene en su boca, ese iba a ser el único aullido que haría Oscar pues el hombre que lo penetraba por la boca incremento el ritmo de sus embestidas cada nueva embestida era seguida por sonidos guturales por parte de Oscar que se sentía como le hubiesen insertado un poste telefónico por sus entrañas.           

-“MMMHH”. Gruñía Oscar.         
-“¡SSHHH PUTITO! Tranquilo pronto te encantara y vas a pedir más”. Dijo el hombre a Oscar quien lo penetraba por su ano.        

Cada cosa que le decía ese hombre a Oscar era denigrarlo, mientras seguía bombeado bien profundo, lo que hacía que moviera su pelvis sin querer, son su ano sintiendo fuertes espasmo en ese momento Oscar odio a su ano más que nada en el mundo, después de cada embestida que le llenaba de dolor y sentía como se desgarraba su esfínter anal, para luego sentir una ola de escalofríos de placer que nacían en su ano y le llegaban hasta su cabeza.          

Oscar ya no podía pensar, solo se quedo ahí con la mirada perdida  sintiendo como ambos penes se le enterraban una y otra vez hasta el fondo, el hombre que lo penetraba analmente movía sus nalgas en círculos para que le diera mayor placer, ambas embestidas fueron brutales y duraron varios minutos el primero en venirse fue el hombre que tenía su pene en su boca, Oscar por primera vez en su vida sintió el sabor del semen con una abundante descarga en su boca, escuchando como el hombre gemía de placer.           

Pasaron algunos minutos hasta que el hombre que lo penetraba por detrás  empezó a venirse en su interior, 15 segundos antes Oscar se había corrido sin tocarse siquiera, sus piernas desfallecieron ese  momento, el hombre se aferró muy fuerte a sus caderas mientras se venía gimiendo de placer, por su parte líneas de espesa leche quedaron bajo la mesada, provenientes del pene de Oscar todo aquello desde que comenzó con la mamada a aquel hombre hasta que el otro se vino en su interior debió tardar entre 20 – 25 minutos, pero la venida del hombre en su ano sí que duro fácil 40 segundos, de descarga constante, podía sentir los espasmos en su ano, uno tras otros, con el mordiendo su espalda, por cada uno de ellos.    

Unos 10 segundos después él se salió de Oscar, dejando su ano complemente abierto, algo desgarrado al fin y al cabo lo había desvirgado analmente su ano palpitando dejaba escapar a borbotones la enorme descarga de semen de su violador que se entre mezclaba con su propia sangre, que resbalaba según sintió Oscar por el interior de sus piernas, incluso llegando a gotear de sus huevos, el pene de Oscar por otro lado también quedo palpitante goteando semen de la punta, con el chico aliviado que todo por fin terminara.


** ** ** ** ** ** **

Debieron pasar un par de horas, Omar que ya no escucha ruido alguno, estaba desesperado por ver a su hermano, uno de los hombre que violaron a Oscar, se presento donde aun estaba sobre la mesa de madera para limpiar su rostro del semen ya seco, lo mismo sus nalgas, ano y piernas del semen que escurrió por ellos, para dejarlo presentable, luego cuando termino le ordeno al otro hombre.

-“¡Ya está listo, ve por el otro!” Dijo el sujeto.

El otro hombre obedeció con una sonrisa malévola en su rostro, no tardo mucho en llegar a donde estaba Omar que al verlo entrar, trato de golpearlo embistiéndolo pero fue sometido con un fuerte golpe en el estomago, a le también le fue hecho añicos su trusa dejándolo completamente desnudo, el hombre le coloco un collar de cuero en el cuello y se lo llevo hacia donde estaba su cómplice y hermano al que le habían colocado un aro en la boca a modo de bosar al que estaba unidos partes de cuero que se aseguraron detrás de su nuca y cuello dejando su boca abierta como lista para realiza una nueva mamada.

Omar al ver a su hermano en aquella posición les grito a los dos hombres.

-“MALDITOS QUE LE HAN HECHO A MI HERMA…” Grito Omar pero no pudo terminar la frase cuando uno de los hombre le dio una fuerte cachetada en su mejilla derecha.

Omar fue conducido frente a su hermano, su pene quedo a la altura de su boca, el hombre que lo mantenía bien sujeto, tomo su pene para comenzar a masturbarlo cuando el pene de Omar estuvo completamente en erección alcanzaba los 20 cm, era blanco con un glande rosado en forma de casco circuncidado, el hombre tomo su pene y lo dirigió a la boca de su hermano.

-“No, No Por favor, Noo”. Suplico Omar hasta que sintió la punta de su glande tocar la lengua de Oscar.

El hombre que sujetaba por detrás a Omar empujo su pelvis hacia adelante y su erección se enterró por completo en la boca de su hermano, que abrió los ojos muy grandes al sentir su boca de nuevo rellena por un pene de nuevo y no cualquier pene sino el de su hermano, sintió arcadas de nuevo, al sentir los huevos de Omar colgando debajo de su barbilla.

El otro hombre no tardo en sujetar de sus cabellos a Oscar para comenzar a moverla hacia adelante y atrás, para comenzar a darle una mamada brutal a su hermano, que desesperado suplicaba.

-“Por favor ya basta, basta por favor… ¡MMMMMMM!” Suplicaba pero gemía al mismo tiempo Omar.   

Aquella mamada forzada de hermano a hermano duro entre 8 y 10 minutos antes de que Omar fuese separado de Oscar con su pene todo babeado y palpitante oscilando mientras fue conducido a la parte de atrás de su hermano para quedar su pene entre las firmes como paraditas nalgas de Oscar, que el otro hombre se encargo de abrir para dejar su rosado ano a la vista de Omar.

Con su erección  apunto de penetrar a su hermano Omar suplico de nuevo con lagrimas en los ojos.

-“Por favor déjenos ir, no diremos nada, ¡Por favor!” Suplico Omar con lágrimas rodando por sus mejillas.

Ambos rieron y eso le dijo a Omar que ambos estaba a merced de aquellos tipos, comenzaron a darle de nalgadas, no podía defenderse y de repente comenzó Omar a dar gritos fuertes ya que lo estaban penetrando, le dolía muchísimo, tanto que ya lloraba sin reparo alguno, uno de ellos le coloco una mordaza para que Omar dejase de gritar, mientras uno lo penetraba el otro tomo su pene erecto e hizo que penetrara a Oscar.  

Ambos se turnaron para violar a Omar hasta el cansancio, dentro de todo el miedo, enojo y coraje que le causaba la situación en el fondo sentía algo de placer, pues estaba siendo penetrado pero al mismo tiempo Omar también estaba penetrando, siempre había querido simular una violación pero no así. 

Cuando ambos hombre acabaron dentro de Omar dejaron que este se corriera dentro de Oscar, la descarga de Omar fue enorme y cuando sacaron su pene del interior del ano de su hermano aun disparo dos cuerdas sobre sus nalgas que hizo reír a ambos hombre.

Con ambos jóvenes jadeantes los dos hombres desamarraron a Oscar de la mesa pero le amarraron sus manos a la espalda como las tenia Omar, uno de ellos salió y regreso con una cuchillo eléctrico, aquello alarmo a los jóvenes pero para ese momento estaban con mordazas y sus suplicas eran nada entendibles. Omar fue el primero en sentir la cuchilla en sus carnes su pene aun en erección fue el primero en ser cercenado de su cuerpo.

Su escroto con sus huevos adentro le siguieron convirtiéndolo en un eunuco nulo para el resto de sus vidas, por su parte a Oscar que no se había corrido aun, uno de los hombres comenzó a darle una mamada mientras el otro detenía la hemorragia en la entrepierna de su hermano desmayado  a unos pasos de donde Oscar comenzó a gemir, 5 – 6 minutos duro aquella mamada antes de que Oscar dejase escapar entre un enorme jadeo de placer una gran carga de su semen directamente en la boca del hombre.

Aun no había acabado de venirse por completo con su pene aun dentro de la boca del hombre palpitando, cuando Oscar sintió como el hombre tomo sus huevos y se los corto con el cuchillo eléctrico castrándolo en el acto, Oscar puso los ojos en blanco lanzo un último gran chorro de semen en la boca del hombre y se desmayo por el dolor que su castración le produjo.


** ** ** ** ** ** **

Ambos hermanos fueron vendido a un rico hombre en Asia, para que fuesen sus juguetes sexuales, aun ambos son buscados por sus familiares, cada tanto Oscar penetra a Omar pues aun pude tener erecciones ya que su Amo le da testosterona a ambos para que conserven sus cuerpos masculinos, es el único amor verdadero que pueden darse, Omar a aprendido a apreciar el placer anal que su hermano le proporciona lo suficiente para poder sentir un orgasmo.

Claro nada parecido al enorme orgasmo que sintió cuando se vino dentro de las entrañas de su hermano tres años atrás cuando fueron “Obligados por los Secuestradores”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NUESTRO NUEVO ESCLAVO

Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad ......


NUESTRO NUEVO ESCLAVO
Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad ya que deseaba sentir lo que era estar con una mujer y mas sentir su pene en su interior.

No era feo pero era muy tímido por lo que no tenía novia hasta el momento,  eso sí se masturbaba todo lo que podía, pero no había querido ir con las putas de su ciudad que no era muy grande porque sabía que pronto todo el lugar hablaría de ellos, en su mente estaba la vez que escucho a algunas mujeres hablar de cómo habían visto entrar a su hermano mayor en la casa de las “evas” que era como se conocía al prostíbulo local, por lo que estaba esperado ese viaje para poder ir con una prostituta de la capital. 

El viaje transcurrió sin mayores incidentes los últimos tres días los iban a pasar en la capital del país visitando museos y el congreso pero el ultimo día antes de regresar era libre, algunos de sus compañeros optaron por un parque de diversiones, pero Nino opto por salir a explorar la zona roja de la ciudad, no tardo en encontrarse rodeado de chicas vestidas provocativamente que buscaban atraerlo hacia un hotel de mala muerte pero Nino buscaba algo mejor que ellas recorrió varias calles hasta que una de todas esas mujeres llamo su atención, debía tener no más de 25 años y era muy bella.

El pene de Nino que pese a su edad alcanzaba los 19 cm quedo rígido al verla portando aquella ropa que dejaba casi todos sus atributos femeninos al descubierto, se encontraba en un callejón poco transitado pero no le importo se acerco a ella y le pregunto con mucho nerviosismo.

-“¿Cuanto pides?” Pregunto Nino tratando de sonar con experiencia.

La chica lo miro de pies a cabeza sin dejar de notar la erección debajo de su pantalón que era muy que evidente, luego mirándolo a los fijamente le dijo.

-“¡Para ti guapo serian 500 más el cuarto!” Dijo ella.
-“De acuerdo, acepto pero ¿cómo te llamas?” Le pregunto Nino.
-“Me llamo, Karen”. Le respondió Karen.

Karen tomo a Nino de la mano y se lo llevo por el callejón hasta un entre patio guardado, ahí sobre un pórtico simple había un letrero que decía “Hotel Perdido”, entraron y Nino pidió una habitación la mujer ya mayor le sonrió pícaramente pero no dijo nada luego de pagar le entrego la llave y ambos subieron a la habitación que para sorpresa de Nino era bastante amplia, limpia con una buena decoración, casi como si fuera un hotel de cinco estrellas, no era lo que esperaba pero le alegro tener su primera vez en aquel lugar.

Karen hizo subir a Nino a la cama y empezó a desnudarlo, su pene estaba como si fuese de piedra y se le notaba mucho porque llevaba ropa interior muy delgada,  una vez los dos desnudos, Karen  comenzó a besarlo con tanta pasión mientras sus manos comenzaron a jugar con su pene en completa erección, por lo que Nino se dejo llevar por lo que correspondió recorriendo con sus manos todo su cuerpo.

Karen tomo la iniciativa por lo que comenzó a besar a Nino, cuello, pecho, hasta llegar a su pene erecto, Karen jugó con sus huevos, lambiéndolos e incluso se los metió dentro de su boca antes de meterse su pene a su boca.       

Karen le empezó hacer una mamada espectacular, mientras Nino ponía una cara de satisfacción
como nunca antes ella se saco su pene de su boca para decirle

-“Quiero que sientas rico y me hagas gozar”. Dijo Karen.

Karen le pidió que hicieran un 69, lo que fue más de lo esperaba Nino, por lo que ella se subió encima de él primero le lambió toda su vagina mientras ella le chupaba su pene como una rica paleta, luego empezó a meterle dos dedos en a petición de ella en su vagina le encantaba la sensación metía sus dedos y después la  lengua hasta el fondo.          

Luego de algunos minutos Karen se puse un condón en la boca y continuó dándole una mamada mientras ponía el condón se levanto y se montó encima de Nino, tomo su pene, lo coloco en la entrada de su vagina y se dejo caer, hundiéndose toda su erección dentro de ella, para casi de inmediato empezar a cabalgarlo y así estuvieron hasta que Nino sintió como ella tuvo su primer orgasmo mientras seguía cabalgándolo muy rico por su vagina de pronto se Karen se levantó y comenzó a mamarle el pene de nuevo hasta que se le puso completamente dura de nuevo sintiendo como aumentaba su tamaño en su boca. 

De pronto Karen dijo que le gustaba que se lo hicieran de perrito y se puso de cuatro patas, Nino se coloco detrás le restregó su pene entre sus nalgas con ella a cuatro patas, pero cuando estaba por penetrarla ella le dijo dije que lo quería por detrás, con una expresión de lujuria en su rostro que excito mucho a Nino.         

Karen hizo que Nino empezara a lamber su ano para poder lubricarlo un poco, cuando de pronto le dijo que ya la quería dentro, coloco su pene en la entrada de mi ano y de un golpe se la metió todo, lo que hizo que ella diera un grito de placer que Nino estimo que muchos lo escucharon.     

Nino estaba gozando tanto como si su pene estuviera en su vagina y no en su ano, era una sensación muy rica, saco su pene de mi ano y lo metió en su vagina para comenzar a darle por ambos lados Karen por su parte parecía sentir tanto placer que gemía como loca, Después de casi una hora, algo inusual para Nino que aguantada tanto, le dijo que se iba a venir saco su pene de su vagina se quito el condón pero antes de derramarse Karen le dijo que lo quería en su cara, Nino accedió y fue la sensación más maravillosa de su vida.  

Fueron cinco chorros que salieron a gran presión de su palpitante miembro con Nino gimiendo como nunca antes, cuando termino de correrse ambos cayeron rendidos sobre la cama, 10 minutos después, Karen aun con semen en su cara se puso de pie se coloco su pequeña tanga y se acerco Nino que aun no podía creer todo aquello para decirle.   

-“¿Te gusto?” Pregunto Karen.
-“Oh sí, con gusto pagare doble por volvértelo a hacer”. Dijo Nino.

Karen rio tímidamente antes decirle a Nino que la miraba con extrañeza.

-“Lo siento querido pero a donde iras creo que ya no vas a tener más placer, pero te quedara el recuerdo de lo que vivimos”. Dijo Karen.

Luego lo beso en los labios al tiempo que le inyecto algo en el cuello, Nino apenas y reacciono perdió la conciencia casi de inmediato.

Nino se despertó desnudo en un lugar extraño, no sabía cuánto tiempo había pasado, de pronto algunos minutos después de despertar dos mujeres una dejando todos sus encantos femeninos a la vista y la otra solo con los senos tapados con un corset de cuero negro, aunque ambas con sus vaginas completamente depiladas eran altas aunque asiáticas entraron en donde estaba para levantarlo del piso de cemento donde se encontraba recostado, una de ellas antes de que pudiera decir algo le coloco una mordaza de bola en la boca.

Luego le coloco una máscara que le cubría la mitad del rostro y cabeza a Nino tenía sus manos amarradas en la espalda, las dos mujeres le colocaron una prenda de cuero de color negro que le cubría su vientre pero dejaba su pecho al descubierto que se cerraba en pico sobre sus genitales, aquella prenda terminaba en un pequeño elástico semi circular que fue colocado por detrás de sus huevos que los hizo quedar levantados hacia adelante de la pelvis de Nino, una serie de cintas de cuero se abrocharon sobre su pene que una de las mujeres se encargo de poner completamente rígido antes de colocar las tiras.

Las cuales iban unidas a la prenda dejando su pene apuntando hacia arriba, le colocaron luego un collar de cuero que le cubrió todo el cuello de Nino, que para ese momento estaba aterrado, casi para terminar le colocaron dos parches circulares de cuero  sobre sus tetillas, luego ya para finalizar dos zapatos de tacón muy alto de charol negro que se aseguraban más alto que sus tobillos dichos zapatos iban unidos por una fuerte cadena que apenas le dejaba dar pequeños pasos a Nino.

Luego fue sacado de donde estaba para encontrarse en lo alto de una pequeña loma donde se podría apreciar que estaba en una isla, por un pequeño sendero fue conducido hasta una explanada adornada por los cuatro puntos cardinales con pagodas estilo oriental las dos mujeres lo llevaron hasta una mujer de piel muy morena con un ligero vikini de color blanco aquella mujer parecía ser hindú, quien con una mano en la cintura se le quedo mirando sobre todo sus genitales y pene en erección que por la acción de las tiras que lo rodeaban de algún modo mantenían su pene rígido.

-“¡Ama aquí está el nuevo esclavo!” Dijo una de las mujeres.
-“¿Que desea que le hagamos Ama?” Dijo la otra mujer,

La mujer de piel morena se acerco a Nino para comenzar a acariciar su pecho, luego una de sus manos descendió hasta sus huevos los cuales toco para luego apretar con fuerza que hizo mugir a Nino de dolor, las tres mujeres se rieron de su dolor, luego la mujer que lo acariciaba paso su atención como su mano a su pene, el cual sintió, apretándolo levemente, luego de unos segundos les dijo a las mujeres.

-“Eliminen su lindo miembro y maten sus testículos”. Dijo la morena indiferentemente.

Nino comenzó a pelear y a mujer mientras era arrastrado hasta un patio donde fue obligado a ponerse de rodillas sus genitales quedaron asentados sobre una losa de piedra, una de las mujeres se fue mientras la otra retiro las tiras de cuero del pene de Nino que quedo palpitante sostenido por una de sus manos que comenzó a masturbarlo.

El movimiento de vaivén de la mano de aquella mujer se incrementaba a cada momento lo que hizo que a los pocos minutos Nino luchara por no venirse, sus nalgas se apretaron, lo mismo que todos los músculos de cuerpo que ya sudaba a raudales, casi cuando estaba por venirse la otra mujer apareció trayendo consigo un pequeño machete y una enorme jeringa con una gran aguja, en la jeringa un liquido blanco espeso se destacaba.

-“¡Llegas a tiempo estaba por venirse el muy precoz!” Dijo la mujer que soltó su erección.

Ambas rieron por aquel comentario, luego la recién llegada tomo el escroto de Nino, que aterrado vio como la otra mujer dejo el pequeño machete sobre la losa de piedra para comenzar a inyectar su testículo derecho con el liquido de la jeringa.

-“MMMMM NOMM NMMO”, Mugía Nino detrás de su mordaza.

El dolor era intenso, cuando vacio la mitad del contenido de la enorme jeringa extrajo la aguja para inyectar el testículo izquierdo, que de nuevo hizo gemir de dolor a Nino con todo su cuerpo temblando mientras el resto del liquido blanco llenaba su testículo, cuando acabo de vaciar el liquido, la mujer dejo la jeringa sobre la losa para apretar levemente primero los testículos de niño hasta apretarlos con fuerza que hizo morder con fuerza su mordaza, cuando el dolor paso un poco le escucho decir a la mujer que tomo su pene de nuevo para masturbarlo.

-“Mejor disfruta, que este será tu ultima eyaculación en tu vida”. Dijo una las mujeres.

Al tiempo que mano comenzó de nuevo a bajar y subir por su endurecido pene a gran velocidad la otra mujer no tardo en quitar uno de los parches que cubrían su tetilla derecha para comenzar a lamberlo pasando su lengua por toda su extensión mordiendo levemente su pezón, que solo hizo incrementar la excitación de Nino, entre lambida y lambida la mujer que estaba centrada en su tetilla le decía.

-“Vamos nene danos tu leche, vamos vente por última vez”  Le decía ella.

Nino al cabo de apenas 10 minutos ya no pudo soportar más aquello y de su pene broto una gran chorro de su espesa leche que incluso cayo fuera de la losa de piedra de 50 cm de ancho, a aquella primera gran descarga le siguieron cuatro más, cada una le produjo una oleada de placer inigualable pero justo cuando su quinta descarga abandono su palpitante pene, este le fue cercenado por un certero como brutal golpe del afilado pequeño machete, separando su pene de su cuerpo para el resto de sus días.

-“UUUUUMMMMMMMM”. Grito Nino Aterrado al ver cómo fue despojado de su pene.    

Algo de semen se mezclo con la sangre que broto del muñón que le quedo, todo el cuerpo se sacudió como si tuviera convulsiones con sus ojos en blanco por el dolor por casi un minuto antes de que por fin perdiera el conocimiento.

Nino se despertó sin su pene y castrado aunque sus huevos aun estuviera ahí, aunque apenas estuvieran vivos, sin testosterona la piel de Nino se volvió más suave, sus pechos crecieron hasta tener dos lindos senos, en ese momento el fue presentado a un grupo de señoras que lo usarían como su esclavo y juguete sexual atormentándolo de mil maneras pese a que sus huevos estaban muertos aun podrían generarle mucho dolor.

La mujer que ordeno su castración total dijo cuando Nino fue obligado a subir al pódium desnudo.

-“¡Damas les presento a nuestro nuevo Esclavo!”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PLACER DE LA LIBERTAD

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo......


PLACER DE LA LIBERTAD
Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





La plantación era la misma que cuando la dejó, pero Melanie era diferente. El embarazo de Melanie y el nacimiento del bebé de raza mezclada hizo que el interés que tuviera previamente su familia se diluyera. Había probado los placeres que el sexo podía aportar y no iba a renunciar a ellos; Incluso si eso significaba ser mucho más cautelosa sobre la posibilidad de un embarazo.

Su actitud hacia los esclavos también era diferente. Su sonrisa y actitud bondadosa hacia los esclavos era menos genuina y más parecida a sus contrapartes; Un acto que realizan las mujeres debido a que se espera de alguien de clase y crianza. Donde antes había albergado simpatías por las condiciones de los negros, como lo haría con cualquier otro ser humano; Ahora su actitud hacia ellos se parecía a su visión de los animales de granja, ese era su lugar natural. A pesar de que todavía tenía una admiración, incluso un anhelo por su lujuria animal pura, no aumentaba su estatus a sus ojos. Al igual que uno podría estar impresionado con el poder natural de un caballo de carreras, mientras que creer que necesitaba el control constante de un jinete y entrenador para expresar ese poder.

Melanie quería reanudar su pintura. Todo el mundo pensó que era poco aconsejable o increíblemente valiente que ella quería volver a la cabaña que había convertido en su estudio de artista. Se había cerrado desde el "incidente", y necesitaba ser limpiada y la reposición de los suministros. No tardó mucho Melanie en detectar al siervo de la casa que Roger estaba usando para aliviar sus impulsos sexuales. Tenía a la joven Prissy asignada para hacer una limpieza a fondo del estudio bajo su supervisión. Tan pronto como estaban solos en la cabaña Melanie se enfrentó a la chica.

-"Sé que mi esposo, el Amo de la Casa, te usa para... sus necesidades especiales y personales de él", dijo haciendo un gesto hacia las chicas soltera. El miedo se apoderó de la cara de Prissy. No quería volver a tomar agua en las manos del campo bajo el calor. Trabajar en la casa era lo más parecido a sentirse como una persona que había conocido en su vida. Melanie capto inmediatamente las preocupaciones de las chicas.

-“No te preocupes, sé que no tienes ninguna opción en el asunto”. Dijo Melanie tranquilizadoramente. Puedo asegurarme de que sigas trabajando en la casa. Sólo quiero dos cosas de ti.

-¿Qué desea? -preguntó Prissy perpleja. ¿Qué podía necesitar de mí la señora de la casa?

Tú mantienes a mi marido satisfecho para que no me moleste, y me dices cualquier cosa que hayas oído que creas que podría querer saber.

-¿Qué quiere saber? -preguntó ella más desconcertada que nunca.
-"Si dice algo o escucha algo sobre mí, quiero saber qué es".

-"Dios, Melanie." Ella pensó por un momento, entonces agregó" ¿Cualquier cosa? ¿Incluso si eso significa algo desagradable?

"Si cualquier cosa".

"Si él dice que tu vagina no es tan apretado como el mío, incluso ancho" Por lo del bebé "perdido," ella dijo tímidamente. Melanie soltó una pequeña risa desdeñosa.

-“O tal vez no es lo suficientemente grande” -replicó ella sin pensar-. Prissy soltó una risita.
-"¡Eso es cierto! Tengo que esforzarme mucho para sentirlo.

Melanie asintió cortante y Prissy se dio cuenta de que el momento entre ellas había terminado y la formalidad estaba a la orden de nuevo. Bajó la cabeza y volvió a sus deberes.

***

Roger regresó del mercado de esclavos con unas nuevas compras, la más inusual de las cuales era una mujer africana mayor que salía del barco, que ya hablaba bien inglés. Él la asignó a la cocina, donde todos pronto descubrieron que ella era muy buena en el tratamiento de cortes y otras lesiones pequeñas. Le dio el nombre de Sara, pero los esclavos la conocieron por su nombre africano, Batuulo, y la llamaron cuando estaban solos. Había sido una anciana en su tribu y era popular con algunos de los esclavos, ya que podía satisfacer su curiosidad sobre las costumbres de su patria ancestral. Su audiencia no era plenamente consciente de que África no era el mismo lugar o la misma tribu, pero eso no le quitaba el misterio de las historias. Batuulo era también una gudniinka, un "cortador de muchachas". Aunque fascinada por las costumbres africanas, esa idea no agradaba entre los negros americanizados. "La vida de esclavo tiene pocos placeres. Pero si te lo quitas de la cabeza ya no preocupas mas por ello”, como dijo Mammie Jo.

Además de informar sobre las actividades y comentarios de Roger, Prissy se había convertido en los ojos y oídos de Melanie en los barrios de esclavos. Cuando Melanie se enteró de la historia de Sarah sobre el corte de las mujeres, un escalofrío recorrió su espina dorsal. Qué cosa horrible hacer a una mujer, pensó. Su propia búsqueda de la satisfacción sexual en ausencia de compañeros masculinos durante su ausencia le había llevado a descubrir lo que sus libros franceses habían llamado menage a mois. No era tan bueno como un miembro grande y grueso en ella, pero era mejor sin nada. Y lo que es más importante, había aprendido el papel importante que desempeñaba esa pequeña perla cuando un hombre estaba involucrado. La idea de vida sin ese pico de placer parecía un destino peor que la muerte.

Ella estaba aliviada de que Sarah no estuviera practicando sus ritos bárbaros ahí. Además de aterrorizarla al pensar, la noticia también sirvió para reforzar su creciente visión de los negros como algo más que salvajes sin la guía de la raza blanca. Al mismo tiempo, ella secretamente tenía algo de satisfacción y atracción en el pensamiento. Si ella hubiera sabido de esas cosas cuando culpaba a las esclavas por los deslices de Roger, podría haber ordenado que se las hicieran. Ahora no le importaba lo que Roger hiciera mientras él no la molestara.

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

-“No tengo la menor intención de reprocharle nada, señora, pero la repetida dependencia de uno de su tipo a menudo puede ser malinterpretada para obtener permiso para ... sobrepasar sus límites, si se me permite decirlo” -le había dicho cautelosamente.

Melanie tomó el consejo graciosamente pero también en serio. Varios socios evitarían la sospecha de sus actividades reales y después de lo que le sucedió a Buck estaba bastante segura de que ninguno de los hombres esclavos querría anunciar lo que estaba sucediendo. Para hacer que las cosas fueran aún más inocentes, ella haría que el señor Hodges hiciera la selección por ella. Puesto que ella estaría pasando por una variedad de hombres jóvenes si uno era inadecuado ella simplemente no lo solicitaría de nuevo.

Augustus apareció en la puerta del estudio aparentemente para cortar y apilar leña contra los próximos meses de invierno y para hacer cualquier otra tarea que la señorita Melanie tenía para él. Augustus, como cualquier otro joven de la plantación, conocía alguna versión de la historia de lo que le pasó a Buck. Las historias tenían diferentes variaciones pero todos terminaron con Buck siendo castrado por la propia mano de Melanie. Obviamente estaba asustado.

-“Señorita Melanie, estoy aquí para cortar madera para usted, y para trabajar en lo que necesite. No quiero problemas ni otras cosas, solo quiero trabajar” -dijo tan respetuosamente como pudo-. Melanie había llegado a comprender muy bien la dinámica del poder en la plantación.

-“Usted está aquí para hacer lo que yo diga, siempre que lo diga y como yo diga” -dijo fríamente con los ojos cerrados. "¿Está claro?"

-“Si, señorita Melanie” -respondió bajando sus ojos temerosos.

Melanie tomó té y sándwiches enviados desde la casa principal para almorzar. A la hora del almuerzo le dijo a Augusto que podía almorzar y le ofreció una taza de té y un asiento en la pequeña mesa del estudio. Con cautela pero educadamente aceptó. Melanie le ofreció un sándwich.

-"Es carne asada y queso", dijo, "espero que lo encuentres suficiente".

-“Gracias, señora” -dijo-. Augusto nunca había comido tan bien en su vida. Intentó imitar la manera elegante de Melanie de morder el bocadillo y beber su té lentamente.

-“Dime la verdad, Augusto. Cuando estás con tus mujeres, ¿puedes durar mucho cuando estás teniendo relaciones sexuales? "Melanie preguntó tan casualmente como si le hubiera preguntado sobre sus habilidades de carpintería. Augusto casi se atragantó con el té.

-¿Señora? -preguntó incrédulo.

-“No te avergüences” -dijo Melanie con una leve sonrisa-. Soy una mujer casada, conozco esas cosas y es solo una conversación. No estaré avergonzado, responda mi pregunta. Casi tan asustado por no responder Augustus decidió seguir sus órdenes era el camino más seguro.

-"Me siento muy bien", dijo, luego hizo una pausa. Incapaz de dejar el silencio en pie, continuó: "Siempre dicen que es bueno antes de que dispare. Un día que no puedo decir que puedo. ¿Todavía no ha fallado? -dijo, con creciente orgullo-. Eso era exactamente lo que Melanie quería oír.

Llevaba un vestido de artista, una prenda de una sola pieza que se deslizaba sobre su cabeza y se extendía debajo de sus rodillas cubriendo todo lo que llevaba debajo de salpicaduras de pintura, excepto que no llevaba nada debajo. En una imitación de un movimiento casual, levantó la pierna para recubrirla en la otra dirección. Se aseguró de que Augustus tuviera a su disposición una vista rápida de su sexo peludo. Observó su pantalón de cerca y vio un movimiento de la tela.

-"Muéstrame lo que le das a las chicas por la noche", dijo tratando de mantener el mismo tono casual.

-No es correcto, ¿verdad, señorita Melanie?

-"¡Quítate ese pantalón, AHORA!" Dijo en un tono que no dejaba dudas de que era una orden. Augustus se deshizo de su pantalón ancho revelando un miembro masculino casi tan largo e incluso más grueso que el que Buck había tenido.

-"Por favor, no me corte, señora", lloriqueó.

-No dispares hasta que yo te dé permiso, y nunca en mí, y no tendrás nada de qué preocuparte-respondió ella con la frescura de una hoja de acero-.

A pesar de la terrible amenaza, el pene de Augusto permaneció duro. Melanie se trasladó a la cama pequeña y levantó su bata, extendiendo las piernas y revelando sus encantos más femeninos. Su pene se crispó.

-"Ahora si eres tan bueno como dices que eres, y puedes demostrarlo", dijo Melanie.

Al igual que Buck antes que él, la visión de la carne mujer ofrecida a él abrumó cualquier otro sentimiento y preocupación. Él deslizó su longitud hacia ella lentamente, asombrado de que realmente estuviera sucediendo, y cuidadosamente bloqueando de su mente cómo había terminado eso para el último negro que estuvo en su lugar. Había pasado tanto tiempo desde que Melanie estuvo llena de un pene de ese tamaño por completo que casi alcanzó su pico con solo su empuje en su interior. Ella se mantuvo en silencio y exigió lo mismo de su joven encargado. Estaba aún más intoxicada por el poder de hacerle sentir dolor por la liberación de lo que había estado con Buck. Ambos se movieron al borde de la felicidad tres veces antes de disminuir la velocidad. En la cuarta vez, Augustus estaba claramente en apuros.

-“Por favor, señorita. Tengo que dejarlo salir. ¡Duele!" Le suplicó. Melanie palmeó sus grandes y llenos huevos, enviando un escalofrío por su espalda. Ella estaba menos preocupada por un derrame accidental que antes, porque ahora se estaba manteniendo un seguimiento más cercano de su ciclo. Ella nunca permitía la penetración los 10 días que comenzaban una semana y una mitad después de su tiempo del último mes comenzado.

-"Déjalo salir. Puedes derramarte fuera de mí la próxima vez, después de que me venga”, dijo firmemente. Solo gimió y asintió con la cabeza. Pronto reanudaron sus movimientos y esta vez el estrecho túnel de amor de Melanie apretó el miembro grueso y ella podía sentir el hormigueo comenzar en las paredes de su vagina y la cresta en su botón de amor. Por un momento, ella fue como un animal, gruñendo y haciendo muecas, y de repente se quedó floja. En ese momento Augustus no pudo soportarlo más. Se libro del agarre de su túnel de amor y disparó una larga corriente de semen en el suelo, seguido de media docena más cada vez menores.

Melanie siguió un modelo similar con unos tres o cuatro chicos, a veces dejando que el azar dictara quién estaba disponible y otras veces pidiendo uno específico. Aunque entre los esclavos era un secreto aún más abierto que cuando estaba con Buck, estaba aún más guardado. El incidente con Buck había mostrado a Melanie un lado cruel y despiadado de que nadie se imaginaba que estuviera allí, y había recordado a todos los negros que sufrirían lo mismo si la noticia de tal escándalo llegaba a la comunidad blanca.

Ese arreglo funcionó bien para Melanie durante la próxima década más o menos. Ignoraba alegremente toda la política que alguna vez le había interesado. Incluso las otras mujeres, que previamente habían hecho caso de permanecer ignorantes de los asuntos nacionales, tenían un mayor interés que ella.

-¿No tiene usted la menor preocupación de que esos yanquis traten de forzar su forma de vida sobre nosotros? -preguntó Charlotte Rupert con asombro. Melanie solo se rió.

-“Mi querida Charlotte, si hay algo que he aprendido de mi época en el Sur, es que nada cambia realmente aquí”.

Cuando estalló la guerra, Roger, como muchos de los otros hombres, se sintieron obligados a unirse a la lucha. Como terrateniente podía permitirse formar su propio regimiento de milicias y nombrarse coronel. Era una unidad más pequeña que la mayoría, pero estaba llena de hombres orgullosos como él, seguros de que harían un trabajo rápido con los Yankees y estarían en casa a tiempo para las cosechas. Melanie se sintió aliviada de que él se fuera, aunque solo fuera por unos meses.

Fue alrededor de un mes antes de la Navidad de 1861 cuando recibió la noticia de que Roger había muerto en la batalla de Ivy Mountain en Kentucky el 8 de noviembre. Melanie hizo todo el espectáculo apropiado de dolor y duelo, mientras continuaba sus asuntos clandestinos. Sus principales preocupaciones eran cómo mantener la plantación en marcha. Las escaseces debidas a la guerra ya hacían difícil mantener los suministros necesarios y su algodón valía muy poco debido al bloqueo de los Yankees. Los corredores del bloqueo compraron el algodón barato sabiendo que la mayor parte de él se perdería consiguiendo más allá de los barcos de Yankee, y el precio en los fardos supervivientes tuvo que cubrir todas las pérdidas así como las ganancias del corredor. Aunque el algodón del Sur estaba en demanda, si el precio final era demasiado alto, las fábricas de Inglaterra podían comprar tan fácilmente algodón egipcio de mayor calidad.

El estrés de tratar de mantener la plantación a flote hizo requerir de Melanie "relajaciones especiales" de todo el más importante para ella. Con el fin de sentir que todavía tenía algún control sobre su vida que ejercía aún más control sobre sus jóvenes a cargo, exigiendo aún más hazañas de Hércules de resistencia de ellos. Para sus chicos, el sexo solía ser más que suficiente para contrarrestar el remoto temor de los resultados terribles, ahora era difícil disfrutarlo, siendo superado por el miedo real y presente al fracaso de realizar a su satisfacción. Después de mantenerse en el borde durante casi una hora, no pudo soportar más y sacó y derramó su semilla sobre su vientre. Melanie estaba instantáneamente y doblemente enfurecida de que se derramara sin permiso y que lo hizo en su cuerpo. Ella lo amordazó con un trapo y lo ató al mismo roble que había sido escenario del castigo de Buck. Ella se lanzó contra el pobre muchacho con un látigo de caballo, mientras gritaba "¿Cómo te atreves a desobedecerme?" Sus gritos seguramente habrían atraído a una multitud si no lo hubiera amordazado. Su golpe final golpeó su bajo testículo colgando con una grieta sólida. En un instante su cuerpo se puso rígido y luego comenzó una serie involuntaria de estremecimientos por todas partes. El vómito salió de su nariz cuando no pudo salir de su boca. Melanie lo cortó, quitó la mordaza y regresó a la casa principal. Cuando llegó a la cocina, señaló a Sarah.

"Hay un chico de mi estudio que necesita se cuidado. Ve, ahora", dijo y casualmente se acercó a su habitación.

Batuulo agarró su bolsa de cuero y encontró al muchacho todavía tendido en la base del árbol. Ella pidió ayuda y varias mujeres que estaban lavando ropa vinieron en su auxilio. Llevaron al chico a la cabaña más cercana y comenzaron a lavar sus sangrientas heridas. Fue entonces cuando Batuulo advirtió el oscurecimiento e hinchazón del testículo. Había visto heridas como ésa en África. Ella sabía que había sangrado dentro del escroto que sostenía los huevos masculinos. El muchacho estaba recuperando la conciencia, y sintiendo el dolor en su ingle. Alcanzó las partes heridas y Batuulo le dio una palmada en la mano.

-"Estas gravemente herido. Puedo ayudarte, pero tengo que cortarte. Si no lo hago, podrías perderlo todo", dijo. El chico estaba aterrorizado, y claramente no sabía qué hacer. "¿Confías en mí?", Preguntó. Solo podía asentir con la cabeza.

Tomó un cuchillo e hizo una pequeña hendidura en su bolsa de piel. La sangre se derramó junto con un poco de líquido claro, luego se redujo a un goteo. Echó agua sobre la herida y buscó la fuente del sangrado. Como ella temía que fuera del "huevo" en sí. Se volvió hacia una de las mujeres reunidas y le entregó algo de su bolsa que parecía un gran par de pinzas.

"Caliente la punta de esto en el fuego hasta que brille", le dijo. Al oír esto, el muchacho empezó a gritar.

"¡NO! ¡Por favor, no! "

-Aquí, chico -dijo Batuulo con dulzura-, es solo uno de ellos. Tienes dos, estarás bien. La expresión de sus ojos decía que todavía no estaba convencido. "Si no tomo uno, ambos se hincharan, se pondrán negros y luego ambos lo perderás o morirás".

Las otras mujeres lo abrazaron fuertemente. Batuulo tomó las pinzas calentadas y pellizcó el cordón que sostenía el huevo. Hubo un sonido “sizzling” y un horrible olor cuando ella cortar el "huevo". El chico gritó, pero su dolor no fue tan grande como cuando el látigo lo golpeó. Se dobló un poco de su piel de saco para cubrir la rendija y la pegó junto con alguna sustancia con aspecto extraño que guardaba en una pequeña lata.

-¿Cómo te llamas? -preguntó Batuulo.
-“Mel” -dijo-.

***

Fue a principios de 1865 cuando todo se vino abajo. Solamente los viejos y los muchachos fueron dejados en la ciudad y ningunas fuerzas confederada estaban en la región. Los soldados yanquis estaban a solo unos días de viaje y los esclavos de muchas de las plantaciones circundantes habían huido. Seguramente las manos del campo aquí serían las próximas, pensó Melanie. Los trabajadores de la casa podría quedarse y eso podría ser suficiente para mantener los huertos tendidos para que todos pudieran comer. Estaba pensando en todas estas contingencias cuando escuchó cosas que se rompían y gente gritaba. Estaba fuera de su dormitorio ya medio camino de la gran escalera cuando vio a la multitud de negros en el vestíbulo de entrada.

Muchas de las manos del campo nunca habían estado dentro de la mansión y estaban aturdidas al mirar silenciosamente. Otros manejaban sus rastrillos y azadas como armas y gritaban. Melanie reconoció a Mammie Jo, Augustus y algunos de los otros chicos con los que había estado íntimando en el frente de la multitud. Y estaba Buck, que parecía mucho más viejo, suave y débil en su cuerpo, pero con una cara tan dura como el acero.

-¡Vemos por ella! -gritó y todos subieron corriendo las escaleras. Melanie huyó a su habitación, pero dos hombres grandes la detuvieron antes de que ella pudiera cerrar la puerta del dormitorio, como si eso los hubiera mantenido fuera. La empujaron a la cama y ataron sus muñecas a los postes de la cama con las cuerdas toscas. Mammie Jo y Buck se adelantaron. Buck habló.

-Tenemos un asunto pendiente que atender -dijo amenazadoramente-. Mammie Jo y los demás asintieron solemnemente.

-"Tomó a mi hijo, un... un..." Mammie La ira de Jo se expreso en lágrimas. ¡Mutilado! ¿Por qué no aguantó venirse? ¿Sabes que él es débil? Todos los días se agota al límite. Pero todos los tiempos de la vida para empujarlos más allá del límite. "

"Sólo estaba tratando de hacerlo mejor para los dos", dijo ella dándose cuenta de que todo el mundo sabía y no tenía sentido intentar mentir sobre eso ahora.

-Pensé que podrías decir algo así -dijo Mammie Jo, sonriendo. La multitud se separó y Batuulo dio un paso adelante.

Me llamas Sarah, pero mi nombre es Batuulo. “Y tú eres un ejemplo perfecto de porque hay que cortar a algunas mujeres". Recordando lo que hizo Batuulo en su viejo país, Melanie comenzó a luchar, pero las cuerdas le sujetaron firmemente los brazos. Ella juntó las piernas y trató de meterlas bajo su cuerpo, pero solo resultó en inútil retorciéndose. Dos hombres grandes con los brazos del tamaño de la mayoría de los muslos de los hombres cada uno agarro una pierna, ató otra cuerda áspera alrededor de sus tobillos a los postes de la cama del pie de la cama. Melanie quedo con las piernas extendidas. Su simple vestido de la casa se le había subido y sus mangas la cubrían desde arriba de las rodillas hasta la cintura.

-Qué bonitas prendas interiores tienes. Casi es una lástima tener que destruirlas", dijo Batuulo.

Sacó un pequeño cuchillo de una bolsa de cuero que llevaba. La hoja era oscura y manchada de muchos años de uso, pero se podía ver el afilado borde había sido cuidadosamente mantenido como brillaba en la luz. Batuulo cortó el fondo y el calzón (braga) por debajo hasta que pudieran ser completamente arrancados de su cuerpo. Melanie estaba en pánico mientras la realidad de su situación se estrellaba en ella.

"Por favor, no hagas esto. Te lo ruego. Por el amor de Dios, no me hagas esto. Ella estaba suplicando. "Tomen lo que quiera de la casa, no voy a notificar a las autoridades. Firmaré sus papeles de libertad, cualquier cosa.

"Ya tomamos lo que queremos de la casa", dijo Mammie Jo. "Ya no hay ninguna 'autoridad' no hay a quien 'notificar, no necesito papeles de libertad. Los yanquis dicen lo mismo, y los soldados van por la calle diciéndolo”.

Batuulo había terminado de quitar toda la ropa interior de Melanie, revelando su sexo espeso y labios llenos. Su clítoris seguía escondido debajo de su capucha, pero eso no lo protegería. Atada a su cama, su sexo vulnerablemente expuesto para que todos lo vieran, Melanie estaba fuera de su mente con la idea de que nunca volvería a experimentar lo que sus libros franceses llamaban la petite mort.

-"Sí, les castigué horriblemente", confesó desesperadamente. -Tú más que a todos, Buck. Lo siento. Veo que ahora estaba mal pedir siempre más. Entiendo tu enojo, tu necesidad de esta venganza. Fuiste castigado por llegar a tu placer demasiado pronto, pero, por favor, lo has alcanzado antes de que lo fueras... -se calló incapaz de ponerse a usar las palabras. Batuulo sonrió, ya lo había visto antes cuando las chicas mayores eran cortadas. Para ella solo añadía más pruebas de que esta mujer blanca estaba atada al Diablo con esta carne.

-¿Qué es exactamente lo que estás pidiendo, mi lady? -preguntó Batuulo, con una sonrisa de sabiduría y su mejor imitación de gente blanca hablando. Melanie se ruborizó de vergüenza, pero no pudo dejar pasar esta oportunidad, aunque fuera remota.

"Desata una de mis manos y déjame en paz en la habitación por... solo un poco de tiempo". Ella dijo.

-"¡Absolutamente no!" Gritó prácticamente Batuulo. "¡No seré parte de un comportamiento tan vil!"
-Está bien, déjame con Augustus.

Batuulo y Mammie Jo susurraron de un lado a otro por un momento, pero Melanie no pudo decir lo que se dijo. Batuulo tenía una mirada severa en la cara.

"Le concederemos algo como su petición, pero sus días de recoger sus favoritos han terminado", dijo Batuulo. Ella y Mammie Jo se volvieron para salir de la habitación. En la puerta Batuulo se detuvo y miró por encima de su hombro.

Volveré por ti más tarde. Disfruta si puedes.

Como si su salida fuera una señal, uno de los hombres grandes que la habían atado se interpuso entre sus piernas y dejó caer su pantalón. Su enorme pene ya estaba duro, y parecía más un antebrazo que un pene.

"¡No! ¡Espera! Todavía no estoy lista -le suplicó Melanie-. En su temor estaba seca como un hueso ahí abajo. Podría haber estado hablando una lengua extranjera. El brutal golpeó de su miembro enorme en ella. La sequedad la hizo sentir como si estuviera siendo raspada y quemada y su tamaño parecía que estaba siendo desgarrada por dentro. Gritó tan fuerte que los del primer piso la oyeron como si estuviera en la habitación. El hombre grande pronto arrojó su semilla profundamente en ella acompañada de gruñidos. Cuando se retiró pudo sentir su eyaculación emanando de ella.

Pero otro hombre rápidamente tomó su lugar. Él era más del tamaño que estaba acostumbrada, y gracias a la lubricación del semen del primer hombre se deslizó sin dolor, aunque todavía estaba dolorida por el primer encuentro. Eran manos sucias y sudorosas; Que sabían cuándo estaban húmedos por última vez, y mucho menos bañados. Cuando uno terminaba otro tomaba su lugar, la pesadilla no terminaría. La acumulación cada vez mayor de semen en ella redujo la fricción agradable para los hombres, permitiéndoles durar más tiempo. El constante movimiento de sus partes femeninas, combinado con el grosor de algunos de los hombres poco a poco la despertaba. El aumento de su excitación atrajo su atención lejos de la terrible realidad y lo peor que la esperaba al final de su violación en grupo.

De repente, su lujuria se apoderó completamente y comenzó a temblar y a gritar. Se tensó toda y luego se quedó floja. Su violador salió a chorros poco después y se retiró. La calma pacífica que sentía después de su cumbre pronto se hizo añicos cuando otro hombre se coloco entre sus piernas. Puede que hubiera terminado, pero todavía había más hombres que querían un trozo de la señorita blanca. Después de lo que pareció la mayor parte del día, aunque solo pudo haber sido varias horas, el último hombre gimió y gruñó al dejar su secreción pegajosa en ella. El último hombre se quitó se subió el pantalón y salió de la habitación, mientras Batuulo, Mammie Jo, Buck y Mel entraron. Batuulo llevaba su pequeña bolsa de cuero y un tazón pequeño, Mammie Jo tenía un cubo con unos trapos cubiertos por el costado.

"Esto es normalmente para las mujeres, pero creo que Buck y Mel tienen un interés en ver esto hecho", dijo Batuulo.

-Las limpian un poco -dijo Mammie Jo, mientras le echaba algo de agua a su sexo y la limpiaba con los harapos. -Los hombres suelen dejar un lío, ¿no? -preguntó riéndose.

El agua fría y el dolor en sus brazos y piernas la devolvieron a la realidad de que la violación había terminado y ahora algo peor iba a suceder. Batuulo estaba examinando las partes sexuales de Melanie con cierto detalle, tirando y tirando de diferentes partes. Se centró en el clítoris que Melanie sabía que podía producir un pico de placer por sí solo. A pesar de ella y de todo el pequeño órgano había pasado, comenzó a endurecerse.

"En mi patria llamamos a esta parte de una mujer el kintirka. Para impedir que una muchacha se entregue a sí misma a demasiado placer y para hacerla más interesada en agradar a un hombre, cortamos la punta de esto. Lo llamamos kintir, ver como su nombre, solo más corto. Kintirka, kintir -dijo levantando el pulgar y el índice y acortando la distancia entre ellos-.

-¿Es... eso es lo que me vas a hacer? -preguntó nerviosamente Melanie. Batuulo ignoró su pregunta y continuó su explicación.

-"Algunas mujeres, ellas se atan al Diablo con esta carne. Hacen cosas malas en busca de sus propios placeres egoístas. Para ellos no es suficiente para reducir un poco la sensación. Para ellas debemos tomar el kintirka de sus raíces. Y también tomamos el faruuryaha", dijo tocándose los labios del pétalo de flor del sexo de Melanie.

"¡NO! Oh, por favor, no, no me hagas eso! "Melanie gritó cuando el impacto de lo que Batuulo acababa de decir la golpeo.

Batuulo se acercó más entre sus piernas y abrió su bolsa. Mammie Jo sostuvo una gran vela para iluminar mejor su trabajo. Melanie se preguntó porque no sólo usaban una de las lámparas de aceite, había muchas en la habitación. El viejo cuchillo reapareció, Melanie hizo otro inútil tirón en sus ataduras.

"Mantente muy quieta, o mi corte no será exacto. Podrías sangrar hasta morir si me haces cortar demasiado en el lugar equivocado -dijo Batuulo con un extraño tono tranquilizador-. Tiró de la solapa izquierda de la piel, estirándola. La hoja del cuchillo estaba en la parte superior, justo debajo del clítoris. En un instante el cuchillo cortó en una fracción de pulgada, liberando la parte superior de los labios del clítoris, y luego en un movimiento largo y descendente la hoja separó el resto de ella de su cuerpo. Melanie se puso rígida y dio un grito apagado durante el corte. Batuulo levantó el trozo de piel. Estaba redondeada por un lado, su curva se extendía suavemente y luego volvía a entrar, mientras que el otro era un borde afilado y liso, aunque cubierto de un poco de sangre. Melanie empezó a llorar cuando lo vio colgando de los dedos de Batuulo. Colocó con cuidado la carne cortada en un paño pequeño, y luego secó otra en un líquido oscuro y lo presionó contra el corte que acababa de hacer. Se quemó, pero causó sólo una sorprendida toma de aire de la ex señora de la casa.

-Y ahora, por el otro lado -dijo ella con toda naturalidad-. Cuando el cuchillo se acercó a sus otros labios Melanie comenzó a gemir y luchar, sabiendo lo que vendría.

-“Manténganla firme” -dijo Batuulo a Buck y Mel. Cada uno agarró un muslo con un brazo mientras que el otro fijó sus caderas a la cama. Ella gritó más cuando se retiraron los segundos labios, aunque solo pudo hacer eso porque ella anticipó el dolor que causaría. Pronto el líquido astringente quemado se aplicó a ese lado de su sexo y un buen par de faruuryaha estaban tendidos uno al lado del otro sobre el paño.

-“Sujétenla, muchachos” -le dijo Batuulo a Mel y Buck-, este próximo será muy doloroso. Tengo que cortar bajo el kintirka y luego también sobre la parte superior de ella y pelar la piel. "Ella hizo sus cortes con cuidado y Melanie gritó y gritó en cada corte y en ocasiones trató de luchar como el cuchillo expuso su clítoris. No era más grande que el dedo meñique de un bebé, al menos eso era todo lo que podía ver.

-¿Por qué? -preguntó Buck, un poco asombrado de que todo eso se llevara a cabo una pequeña pieza de carne.

-Sí, pero kintirka es muy astuto, como un caracol. La mayor parte de ella está escondida en el interior. Tiene dos colas o raíces que bajan por cada lado de su abertura. "Batuulo cogió algo que parecía un gran par de pinzas. Utilizando la herramienta de pinzas, agarró el clítoris firmemente y se detuvo exponiendo más de ella en la apertura que había hecho.

"AYYYYIIIIII," Melanie gritó de dolor. "Por el amor de Dios, ten piedad."

"Esta es la misericordia de Dios", ella le respondió a Melanie, luego a Mammie Jo, "Este recipiente alimenta la sangre a kintirka, cuando la corte use la llama de la vela para detener la sangre." Las pinzas ahora pellizcaron el vaso sanguíneo y cortaron el cuchillo Desde el clítoris, y Mammie Jo cauterizó el vaso con la llama todo el tiempo, mientras los sonidos sobrenaturales provenían de Melanie, sus pies temblaban incontrolablemente. Batuulo continuó tirando del clítoris mientras trabajaba el cuchillo a través de pequeños hilos de piel que parecían sujetarla al resto de su cuerpo. Mammie Jo pensó lo mismo que cortar la piel de un pollo. De repente, una corriente de orina salió de debajo del área cortada y empapó la cama. Al fin, el clítoris entero fue liberado. Su cabeza era pequeña y delgada, pero las raíces eran gruesas y largas. La forma en que Batuulo lo sostenía para que todos lo vieran, aún agarrándose a las pinzas, hacía que las raíces se movieran y se movieran, haciéndola parecer viva, como una especie de gusano mutante. Melanie gritó ante la vista y deseó desmayarse, pero no pudo.

Batuulo colocó el kintirka junto a la faruuryaha, claramente iba a mantenerlos como trofeos de algún tipo. Usando una aguja y un hilo ordinarios, puso unas cuantas puntadas en la hendidura que había hecho en la parte superior del sexo de Melanie, y la cubrió con más líquido astringente y, por buena medida, vertió cera fundida sobre la herida. Las cuerdas estaban desatadas y todo lo que Melanie pudo hacer fue enrollarse en una bola y llorar.

Instrumentos y recuerdos fueron reunidos y todos salieron de la mansión en busca de un nuevo lugar para comenzar su nueva vida. Cuando se secaba en unas pocas semanas, el kintirka de Melanie se asemejaría a una entrepierna de pollo, y Batuulo tendría un nuevo collar que usar. La violación y la mutilación de Melanie se convertirían en la horrorosa historia de advertencia del día.




Historia Original Aquí.





Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

SERVICIO DE JARDINERÍA

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente......


SERVICIO DE JARDINERÍA
Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFIACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: Christopher





El amo ya había despedido dos servicios de poda del césped porque no cortaron el césped a una altura consistente de dos pulgadas. Ahora, no me malinterpreten, lo amo mucho, pero la precisión y la pulcritud no están entre las virtudes del Maestro. Eso no suena bastante fiel a su forma. Dijo que era solo para facilitar su pasión por jugar al golf. Pero sospeché que la verdadera razón era que él simplemente no encontraba a los chicos lo suficientemente atractivos. O no exactamente su tipo. Por mi parra era muy sospechoso y muy celoso. Pero como esclavo, ¿Qué tenía que decir al respecto?

Habíamos estado participando en experiencias de maestro / esclavo durante casi un año y medio cuando decidió que quería que dejara mi trabajo, que renunciara a mi apartamento y que me convirtiera en su esclavo a tiempo completo. Estaba extático ante aquella gran proposición, por lo que acepte dejando toda mi vida para ser su esclavo a tiempo completo al lado de mi ahora nuevo amo permanentemente.

La relación fue todo lo que esperaba y esperaba que fuera mucho. Me golpeaba y penetraba mejor dijo me violaba con violencia como dureza regularmente. Me azoto, marco, humillo y tatuó. Me hacia siempre estar desnudo, ya fuese verano o invierno, tanto dentro y fuera de la casa. Mis pezones estaban perforados y habían sido bombeados tanto que ahora se extendían a tres cuartos de pulgada de mi pecho. Ponía pesas en mis huevos tan a menudo y durante tanto tiempo, que ahora colgaba unos buenos cinco pulgadas por debajo de mi rígido pene lo que por supuesto me encantaba, ya los sentía rosar con mis muslos cada que caminaba.

Sentir el pene de mi Amo entra y salir de mi ano, mientras me azotaba ya fuese, la espalda, nalgas, abdomen, tetillas o incluso mis propios huevos o pene, una de las cosas mejores que era venirme era sentir como el pene de mi Amo comenzaba a palpitar dentro de mi ano o boca, para luego sentir su cremosa descarga, me encantaba y aun me gusta el sabor de su semen, tan espeso cuando se venía en mi boca pero sentirlo en mis entrañas era aun más placentero

Lo mejor de todo era la esclavitud y la tortura tan ruda a manos de mi amo, que era en verdad cruel en su forma de torturarme, lo que me encantaba. El amo a menudo me tenía apresado en una jaula en el sótano. Incluso le gustaba momificarme en el armario durante días me colocaba un tubo de alimentación y un catéter en mi pene como las únicas aberturas. He estado estirado en bastidores y cruces. He sido amarrado fuertemente. Pero mi favorito de todos los tiempos era cuando mi amo me enterraba por completo vivo.

El amo dejaba un canal bajo excavado en el patio trasero cubierto con una placa de metal y una capa de césped. Solo dos aberturas: un tubo de respiración y una pequeña placa extraíble encima de mi entrepierna para la tortura genitales que a veces me practicaba dado que no podía moverme no podía defenderme o hacer algo para evitarla.

A menudo, después de una tarde de dura disciplina, Una tarde ya casi noche mi Amo me llevó al patio trasero, me hizo desenterrar la placa de acero y me hizo acostarme en el agujero. No hubo necesidad de atarme. Para cuando el metal y la hierba habían sido reemplazados, no iba a ninguna parte aquello era incluso más apretado que un ataúd real, apenas y tenia espacio para que mi pecho se ensanchara cuando respiraba, lo que me dejaba completamente inmovilizado.

-"DUERME BIEN, PRACTICAREMOS EL GOLF POR LA MAÑANA". Gritó este comentario de despedida esa vez.

Me dormí como me ordeno ya que no tenía muchas opciones, además me había acostumbrado a estar en ese tipo de encierro pero el frío de la mañana había penetrado en el suelo, y cuando él apartó la pequeña placa de metal que cubría mi entrepierna, estaba temblando muerto de frio. Su orina caliente que salpicaba mi entrepierna se sentía caliente que incluso fue reconfortante.

Luego sujetó una camilla de tres pulgadas a mi escroto y cerró la placa firmemente en su lugar contra la placa de metal sobre mí. Que colocó mis huevos incluso en la parte superior de la hierba donde se puso una camiseta de golf en mi perforación en mi escroto. Estaba listo para practicar su swing de golf.

Esa fría mañana fue particularmente brutal. Los gritos resonaron en el espacio confinado, y casi me ensordeció. Finalmente se detuvo. Esperaba que me sacara de allí, como a menudo lo hacía, pero no lo hizo para mi terror.

En su lugar, Mi amo me gritó para que lo pudiera escuchar.

-"TIEMPO DE DESAYUNAR, ESTARÉ DE VUELTA PRONTO, MIENTRAS TANTO, PIENSA EN ESTO: HE ELEGIDO HOY COMO EL DÍA PARA TU ÚLTIMO SACRIFICIO DE ESCLAVO". Dijo mi Amo.

Me estremecí por completo por aquellas palabras. Había sabido todo el tiempo que eventualmente me castrarían, pero esperaba tener más tiempo para prepararme, deseaba estar un poco más intacto antes de perder toda capacidad de placer, debo admitir que me gustaba venirme cuando mi Amo me penetraba, se sentía delicioso correrse cuando mi próstata estaba siendo estimulada por el miembro de mi Amo y muchas veces mi pene endurecido estaba siendo al mismo tiempo torturado.

Me preguntaba cómo planeaba hacerlo, había soñados muchas veces en como lo iba a hacer, con un cuchillo al rojo vivo, tijeras, ligas castradoras, quemado o incluso disuelto dolorosamente con productos químicos pero nunca imagine la forma que al final el utilizo, el tiempo pensando en aquello se me fue muy rápido y de pronto escuche algo acercándose a donde estaba.

Escuche un motor distante, sonaba similar y de pronto supe lo que aquel sonido era. Ahí con mis genitales sobresaliendo apenas del alto césped fue cuando me acordé de que era el día para el equipo de servicio que cortaba el césped, con su podadora a motor arreglada especialmente para que cortada a una profundidad de exactamente dos pulgadas.

Ni siquiera pude gritar me desmaye cuando las afiladas aspas me cerceno mi pene y huevos de una sola vez, ahora sigo sirviendo a mi Amo pero sin ya nada en mi entrepierna apenas una cicatriz vertical cubierta por algunos vellos demuestran que algo alguna vez estuvo ahí.




Historia Original Aquí.





Autor: Christopher       Traductor: DarkSoul

NAVIDAD DULCE NAVIDAD

Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado, por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual......


NAVIDAD DULCE NAVIDAD
Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado, por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [CBT] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





25 de Diciembre Navidad, Nuria de 36 años estaba sola en casa, sin pariente alguno, paso la navidad sola pese a ser invitada a un sinfín de lugares por amigas, era soltera y sin hijos ya que era estéril por la tarde de ese día, llamo a un servicio muy exclusivo, un lugar que se especializaba en brindar a mujeres solas y con el poder económico que ella poseía el placer que tanto necesitaban, ella hizo su elección de un catalogo en lineo y se le informo del precio como la hora de llegada.

Nuria selecciono a un hombre alto, de piel blanca, de cuerpo trabajado aunque no excesivamente marcado, no le agradaban los hombre con músculos por todas partes, rostro varonil con mentón cuadrado, ojos cafés claros, cabello castaño claro y por lo que pudo ver en su ajusta prenda que portaba en la foto en línea, bien dotado,  por su parte ella era rubia, delgada de grandes senos, buen par de nalgas, cuidada y finas piernas que horas en el gimnasio le habían dado, a su modo ella era muy sensual, se vistió con una blusa muy escotada color azul rey, una minifalda negra y tacones altos, se sirvió una copa de vino y se sentó a esperar.

Unos segundos a la hora que se le informo Nuria escucho el timbre de la puerta con algo de excitación se puso de pie para caminar hasta la puerta, al abrirla se encontró con aquel hombre alto, de espalda ancha portando una gabardina larga que llegaba casi hasta los tobillos de color gris, el hombre extendió la mano y dijo.

-“Hola, mucho gusto soy Noel”. Dijo él.

Por supuesto aquel no era su nombre real, Nuria lo sabia pero era original para la fecha que era pensó para ella misma.

-“Hola Noel soy Nuria tu Ama por esta noche, mucho gusto pasa por favor”. Dijo Nuria mientras estrechaba la mano del hombre que entro a su lujosa casa a las afueras de la ciudad.

Era poco más de las 7 PM, cuando Noel le entrego el contrato de esclavitud a Nuria, el cual leyó con detenimiento, ahí especificaba claramente que ella podría hacerle lo que quiera a su cuerpo sin restricción alguna, lo que por supuesto hizo humedecer el interior de su vagina de inmediato al pensar en todas las posibilidades, luego de leerlo lo firmo y con eso inicio la sesión.

Noel sin que Nuria lo ordenara se despojo de su gabardina, dejando su cuerpo casi al desnudo apenas se quedo con una minúscula prenda de color rojo vino y un par de botas tipo militar color negro que le cubrían un poco más arriba de los tobillos,

Nuria abrió grandes los ojos al ver el cuerpo de aquel hombre casi desnudo ante ella, le hizo dar la vuelta para ver como su prenda color vino se perdía entre sus fuertes nalgas, las cuales tomo y amaso con sus manos, sintiendo su firmeza, Nuria luego condujo a Noel a un amplio salón en que apenas tenía muebles con un decorado navideño.

Una vez ahí Nuria comenzó acariciar el cuerpo del hombre quien sin hacer ninguna expresión, se quedo inmóvil, las manos de Nuria sintieron su pecho y abdomen completamente depilados, luego bajaron para amasar su paquete que se abultaba en su pequeña prenda, que pronto bajo hasta mas debajo de sus rodillas, dejando al descubierto sus genitales en concordancia con el resto de su cuerpo completamente sin vello alguno, pero Nuria ya de cuclillas frente a Noel no los toco solo los admiro.

Sintiendo como el interior de su vagina cosquilleaba, rápidamente tomo unas pinzas originalmente diseñadas para los pezones pero que ella uso colocándolas en el escroto lampiño de Noel, ambas pinzas estaban unidas con una delgada cadena de la que ella comenzó a tirar hacia abajo, el rostro de Noel inexpresivo hasta ese momento comenzó a hacer muecas de dolor hasta que dejo escapar un pequeño gruñido de dolor.

-“¡AAAAHHHHH!” Gruño Noel.

Aquello hizo excitar aun más a Nuria, más de lo que ya estaba, luego de algunos minutos Nuria se llevo a Noel tirando de la cadena que pendía de sus huevos hasta otra habitación, ahí hizo que se deshiciera de su pequeña prenda y botas para quedar por fin completamente desnudo le coloco un pasamontañas negro en su cabeza, por lo que solo sus ojos y boca quedaron visibles, hizo que se colocara en cuatro patas sobre una base donde apoyo sus rodillas y codos, otra parte sobre salía sosteniendo su pecho, un anillo de metal fue cerrado alrededor del cuello de Noel, sus tobillo, piernas, brazos y muñecas también fueron asegurados, dejándolo completamente indefenso con sus nalgas al aire y sus huevos colgando entre sus piernas bastante abiertas.

Nuria se despojo de toda prenda que llevase encima quedando completamente desnuda, sus bellos pezones rosados fueron notados de inmediato por los ojos de Noel que luego bajo su mirada para ver su clítoris también del mismo tono sobresalir de sus labios vaginales cerrados como una empanada completamente depilados, Nuria fue hasta una mesa donde tomo un arnés, cuando termino de colocarlo en su pelvis, del frente sobresalía como un cuerno un largo y grueso dildo realista de metal, por dentro del triangulo que lo sostenía un dildo que ya estaba vibrando le estaba dando placer interno a la vagina de Nuria que no tardo en comenzar a chorrear sus juegos por sus piernas.

El placer que Nuria buscaba no era la que el sexo convencional puede proporcionar a ella le gustaba dominar, sentirse en control, dueña de la situación, pero esa noche deseaba algo más deseaba hacer desde hacía mucho tiempo, y esa noche estaba dispuesta a cumplir su fantasía pero antes algo de diversión; se coloco detrás de Noel para abrirle sus firmes nalgas se las abrió para revelar su ano cerradito oscuro y depilado, se lo lambio como succiono un par de veces dándole un exquisito beso negro a Noel.

Nuria le escupió tres veces su ano, antes de comenzar a restregar su falo metálico entre sus nalgas, aquello solo duro unos segundos antes de que ella comenzara a penetrar a Noel con aquel miembro rígido de metal cromado, Nuria se lo inserto de una sola vez por completo hasta que sus pelvis choco con sus nalgas, lo que hizo que Noel diera un gruñido de dolor.

-“GGUUHHHHHHHH”. Gruño Noel.

Nuria sintió como su cuerpo se estremeció dado que lo tenía bien sujeto de sus caderas, ella comenzó con su mete saca casi de inmediato, con cada embestida sentía una placentera punzada en el interior de su vagina, a los 10 minutos de aquello Nuria llego a un potente orgasmo, que hizo que sus jugos totearan de su vagina sin parar, pero no se detuvo pese a que sus muslos se contrajeron con espasmos por el gran orgasmo que acababa de experimentar, sus pezones también quedaron muy duro y erectos.

Nuria continuó masacrando el ano de Noel, cuyo pene en completa erección no dejaba de filtrar líquido pre seminal, incluso ya para ese momento un pequeño charco de líquido viscoso similar al lubricante sexual se había formado en el piso directamente debajo de su hinchado glande.

Nuria alcanzo seis poderosos orgasmos y Noel se vino tres veces gracias a la estimulación brutal de su próstata antes de que ella parara sus embestidas, un enorme charco de los flujos de Nuria quedo en el suelo, apenas pudo ella incorporarse sus piernas estaban debilitadas sin quitarse el arnés fue hasta la misma mesa donde tomo un pote de crema para regresar detrás de Noel, abrió el frasco y con una mano comenzó a aplicarse la crema en su brazo derecho, hasta que estuvo todo cubierto de crema hasta casi el hombro.

Todo esto Noel lo podía ver gracias a un gran espejo que estaba justamente frente a donde estaba, Nuria dejo el pote para comenzar a introducir tres dedos bien lubricados por la crema de una sola vez ya que el ano de Noel aun continuaba bien abierto luego de la casi una hora de estarlo penetrando con el dildo metálico que aun sobresalía de la entrepierna de Nuria, poco a poco ella fue introduciendo primero su mano, por completo dentro de las entrañas de Noel, girándola en su interior e incluso apretando fuerte su próstata, lo que le hizo sentir un gran dolor como una gran cuarta eyaculación.

No paso mucho rato hasta que el brazo de Nuria estaba dentro de Noel que se retorcía de dolor al sentir el brazo de ella casi hasta el codo dentro de él, Nuria sacaba e introducía su brazos como si lo estuviera penetrando, apretando de tanto en tanto su próstata que hacia estremecer de dolor como placer a Noel.

-“AAAAAGGGGGJJUUUUU”, Gritaba Noel cada que le apretaba su próstata.

Aquella masacre anal que Nuria le propinaba a Noel duro casi una hasta que ella extrajo por completo su brazo de un interior, algo de sangre broto del muy abierto ano de Noel que quedo casi inconsciente donde estaba, con todo su cuerpo cubierto de sudor, Nuria muy excitada fue hasta uno de los baños de su mansión donde tomo un baño a consciencia para regresar a donde estaba Noel con una bandeja cubierta con un paño.

Le coloco una mordaza de bola a Noel en la boca para luego introducirle analmente un enorme vibrador especialmente diseñado para estimular la próstata, dándole descargas eléctricas, Nuria le coloco en su pene un tubo de plástico con un gran receptáculo capaz de albergar hasta 500 Ml de semen.

A los pocos minutos que Nuria encendió el estimulador prostático, el pene de Noel comenzó a disparar semen pese a que ya se había venido varias veces en todo el rato que Nuria había estado jugando con él, las eyaculaciones se sucedían cada pocos minutos llenando de dolor más que de placer a Noel que sentía su próstata a punto de estallar, el receptáculo de semen marco 391 ml cuando Nuria lo retiro del pene aun goteante de semen de Noel que continuaba endurecido, Nuria entonces quito el estimulador anal y destapo la charola que anteriormente trajo con ella.

Dejando al descubierto algunas herramientas que Noel no pudo ver, entre ellas un cuchillo muy afilado usado por los cirujanos del siglo XIX para amputar brazos, era un poco curvo aserrado y muy afilado, pero Nuria tomo un elastrador que ella había mandado a modificar por lo que estiraba la liga castradora tres dos veces más ancha que un elastrador normal, tomo el pene aun erecto de Noel como sus huevos para jalarlos hacia atrás, lo que los hizo sobresalir por debajo de sus nalgas que estaban todas empapadas de sudor, con algo de sangre aun saliendo de su ano no cerrado aun.

Nuria activo el mega elastrador como ella le nombro ya cargado con dos ligas castradoras paso los huevos primero para luego pasar el pene de Noel por el centro de las estiradas ligas, se aseguro que las quedase lo más pegada al nacimiento de su pene y escroto antes de retirar el seguro que hizo que las ligas se cerraran de golpe sobre los genitales de Noel, cuyo cuerpo se sacudió de dolor al sentir la terrible punzada del apretón de la liga en aquella área tan sensible para cualquier hombre.  

El cuerpo de Noel que no sabía a qué se debía ese terrible dolor, se sacudió por 10 largos minutos hasta que poco a poco su cuerpo se acostumbro a las ligas, Nuria espero unos 20 minutos mientras acariciaba el pene y huevos de Noel diciéndole.

-“¡Serán un gran eunuco!” Decía Nuria.

Noel para ese momento estaba aterrado pues había logrado ver las ligas que le fueron colocadas en sus genitales, trataba de liberarse y movía su cabeza en forma negativa como diciendo a Nuria que se detuviera, por su mordaza en su boca no podía hablar solo mugidos salían de él.

Nuria una vez pasado el tiempo que estimo necesario, tomo el cuchillo para amputar y llevo de nuevo el escroto y pene erecto de Noel hacia atrás mientas este continuaba negando con la cabeza y tratando de liberarse, Nuria comenzó a cortar entre ambas ligas apenas le tomo unos segundos cortar tanto el pene como escroto de Noel con aquel cuchillo siendo ella cirujana y uróloga no tuvo problemas en detener el poco sangrando que hubo una vez anulado a Noel, tomo los que una vez fueron los genitales de Noel y se los llevo a la cocina, dejando a Noel desmayado ahí.

Cuando Noel recupero el sentido algunos minutos más tarde, se encontró con Nuria sentada a un lado de una elegante mesa, con platos de porcelana muy fina, ella estaba comiendo los que alguna vez fueron sus huevos y su pene ya casi era historia apenas el glande permanecía sobre el plato, Nuria de tanto en tanto bañaba lo que estaba comiendo con una salsa blanca pronto Noel comprendió que era su semen.

Cuando Nuria termino de comer se bebió lo que quedaba de su copa de vino y fue hasta donde estaba Noel para liberarlo apenas lo hizo sus manos se fueron a su entrepierna para ese momento vendada, y con una tubo sobresaliendo de la venda para la orina.

Noel lloro, cuando se coloco su prenda color vino sintiéndola vacía al frente, Nuria le dio un cheque con una generosa suma de dinero por su perdida y lo beso en los labios antes de decirle al oído.

-“Tu carne y semen me han dado una Dulce Navidad”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JESSE ESCUELA FEMDOM

Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara......


JESSE ESCUELA FEMDOM
Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul






Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara, se les decía de ese modo porque todo derecho que una persona podría tener le era retirado.

En otras palabras otra persona era libre de poder hacerle cualquier cosa a un “libre” menos matarlo.  La historia de Jesse comenzó tres semanas atrás cuando Andrea acepto tener sexo con él. Andrea de 16 años estaba enamorada de Jesse por lo que acabo por ceder a las presiones de él, su novio desde que cumplió los 15 años, ambos sabían que tener sexo antes de los 20 años era un crimen, que les  podía costar muy caro especialmente a los hombre pero a Jesse poco le importaba el riesgo quería que Andrea fuese suya.

** ** ** ** ** ** **

Andrea era de altura 1,67 metros, cabello rubio, ojos cafés, cuerpo delgado pero bien moldeado, tetas bien redondas y grandes, cintura diminuta, y un par de nalgas simplemente perfecto, de hecho cuando la conoció en un baño de piscina en la fiesta de un amigo, llevaba puesto un diminuto bikini que a Jessy le dieron ganas de masturbarse gasta arrancarse su pene de lo excitado que quedo.           

Al llegar a casa esa noche, casi no pude dormir pensando cómo podía tener sexo con ella, no tardaron mucho en hacerse de novios los besos y caricias de ambos desde un principio eran muy apasionados pero cuando mas prendido estaba Jesse Andrea lo detenía, alegando que no era correcto y que no estaba aun preparada para lo que él deseaba, Jesse siempre se quedaba con ganas, recurriendo a la masturbación una y otra vez.    


Jesse aparto una habitación en uno de los moteles uno de los más elegantes de su padre al llegar a la habitación ambos adolescentes se besaron, una vez dentro, Andrea le dijo que necesitaba ir al baño, dado que ella tardaba mucho Jesse fue a ver si algo pasaba al llegar a la puerta ella salió de improviso, los ojos de Jesse casi de le salen de la impresión de poder ver en su máximo esplendor el cuerpazo hermoso de Andrea, Jesse trato de disculparse, pero ella le hizo callar dijo que no había problema y lo agarro del cuello para atraerlo hacia ella, dado que Jesse era más alto que Andrea tuvo que inclinarse un poco para poder besarla
           
Cuando sus labios por fin se separaron fue Andrea la que hablo.

-“Jesse te deseo con locura, deseo ser tuya, deseo sentir tu pene en mi interior”. Dijo casi jadeando Andrea.

Jesse al principio no supe que decir estaba sorprendido, perplejo ante tales palabras, pero ella con sus besos en su cuello y luego en sus labios, hizo que se excitara de inmediato, aquello era lo que tanto deseaba por tanto tiempo que no iba a perder la oportunidad que la tenía en las palmas de sus manos.

Jesse tardo apenas segundos en quitar toda la ropa lo hizo lo más rápidamente posible, luego ambos besándose entraron por inercia al baño, ahí Andrea se puso de rodillas y tomo su pene primero lo masturbo por unos segundos antes de comenzar a darle una mamaba, lo hizo torpemente ya que era su primera mamada pero para Jesse fue suprema, aquello duro unos 10 minutos, lo que hizo excitar mucho a Jesse que se puso de pie y la levanto del suelo, para que se agarrara de su cuello con ambos brazos su pene quedo rosando su rajita, con una mano agarro su erección y con su glande busco la entrada, cuando lo hizo no dudo en comenzar a penetrar de esa manera.

Jesse sujetando a Andrea de sus nalgas la movía de arriba hacia abajo, cuidando de no tumbarla, y solo podía escuchar sus fuertes gemidos y algunos gritos, luego de cansarse se sentó en el inodoro (water), y ella de frente la siguió penetrando aunque en esa posición era ella la que tenía el control, mientras se basábamos sin parar, ella dijo que quería chupársela de nuevo por lo que bajo de Jesse, y escupiendo en su pene ella comenzó a metérsela poco a poco teniendo algunas arcadas que logro controlar hasta el fondo.            .

Luego se puso en cuatro patas, y le Jesse la penetro por detrás desvirgando su ano de una forma tremenda, mientras besaba su espalda y pellizcaba sus tetas, Jesse estaba dándole cada vez más duro, hasta que estaba por terminar, ella se dio la vuelta y le acabo en sus tetas, cuatro grandes y copiosas cuerdas de leche espesa brotaron del palpitante pene de Jesse que empaparon sus senos por completo.

Al terminar ambos se fueron a baño donde se ducharon juntos y besaron hasta el cansancio, luego ambos se fueron a la cama en donde siguieron acariciándose y besándose, la puerta de la habitación se abrió bruscamente cuando Andrea restregaba sus abiertos labios vaginales aun filtrando un hilito de sangre sobre el pene de Jesse debajo de ella.

** ** ** ** ** ** **

El juicio de Jesse llego su padre contrato al mejor abogado para esos casos pero les informo que había poco que podía hacer, dado que Jesse se declaro inocente, el caso estaba prácticamente perdido pero que haría todo lo posible, pero fue realmente poco lo que su abogado pudo hace seis horas duro aquello al final el juez lo encontró culpable de violación estatutaria, y lo sentencio a pasar 15 años como un “libre” al servicio del estado, nada se pudo hacer en ese punto.

Jesse quedo en shock apenas y noto cuando los guardias de la corte se lo llevaron, apenas reacciono cuando comenzaron a quitarle sus ropas, fue en ese punto que trato de resistirse pero fue rápidamente sometido, Jesse salió del tribunal apenas con una ajustada y pequeña trusa (slip) de dolor blanco de látex que cubría su pelvis y a duras penas sus genitales, si bien el pene de Jesse no era nada fuera de lo normal para su edad, sus testículos eran otra historia que eran grandes incluso para un hombre adulto de más edad, que eran su orgullo.

Desde ese momento hasta el fin de su condena esa era la única prenda que podría portar, durante los siguientes meses Jesse fue mandado y usado en toda clase de tareas muchas de ellas muy humillantes una de ellas fue la de lamedor de baño en donde fue colocado en un baño público para darle sexo oral a las mujeres con su lengua sin ver o poder tocar a la mujer que requiriera el servicio de su lengua, muchas veces esas mujeres terminaban orinándole orinando en su boca, hasta casi ahogarlo, además de otras tareas muy degradantes para cualquier hombre.

** ** ** ** ** ** **

Todos los días Jesse que era puesto en una celda donde llegaba todo agotado cada noche, para ser despertado al amanecer para comenzar su día, era metido en una camioneta cerrada con otros “libres” para ser llevado a la tareas o tareas del día, nunca se les informaba cual iba a hacer pero ese día, todo su mundo y cuerpo iba a cambiar para siempre. Jesse no tenia permitido eyacular cada que deseaba, sino solo una vez cada tres semanas y apenas se le daba 5 min para ello, para ese momento hacia dos semanas que vaciaba sus testículos.

Jesse se sentía muy inquieto como casi todos en esa caja metálica mientras avanzaba por las calles de la ciudad, todos tenían erecciones matutinas evidentes debajo de su prenda de látex, pero nadie decía nada al respecto, todos deseaban venirse, en su mayoría todos eran hombres en sus años 20’s o menores, como en el caso de Jesse, poco a poco se fue vaciado la caja del transporte hasta que solo Jesse quedo, cuando la puerta se abrió estaba ante la entrada de un edificio escolar, fue introducido y colocado en un marco en forma de gran “X”.

Que estaba unida a una amplia base con ruedas, también se le coloco una mordaza de bola y un aro de metal rodeaba su vientre para el quedar bien sujeto, a esa enorme “X”, luego fue llevado hasta un aula en donde espero por espacio de media antes de que varias bellas chicas en uniformes escolares que portaban muy sexy, una mujer de unos 45 años entro al poco tiempo evidentemente la maestra de aquella chicas, aquella mujer se sentó al fondo del salón y le pidió a tres de esas chicas de 19 o 20 años que comenzaran con su exposición.

Una de esas chicas una impactante rubia, tomo una silla para sentarse a un lado de Jesse, saco una computadora portátil y llamo a dos chicas más una de ella escribió en la pizarra mientras la otra comenzó a hablar, la chica cuando termino de escribir en la pizarra fue hasta Jesse y lo despojo de su única prenda dejándolo completamente desnudo. La mujer también muy bella tomo el pene de Jesse para comenzar a masturbarlo hasta que su pene estaba en completa erección, sintiendo de nuevo la mano de una mujer sobre su miembro viril.

La chica espero a que algo de liquido pre seminal comenzara a chorrear del ojos del glande de Jesse antes de soltarlo cuando ella retiro su mano la mujer rubia dijo.

-“Bien es hora de mostrarles como se puede castrar a un hombre”. Dijo la rubia.

Aquella palabras hicieron aterrar a Jesse, se agito y busco la forma de soltarse la chica a su lado también le agarro sus colgantes y enormes testículos, los cuales apretó con su delicada mano, clavo su uñas en la parte superior de su escroto que le produjo un increíble dolor, tanto que todo su cuerpo se sacudió violentamente.

-“Primero vamos a demostrar cómo se puede acabar con los testículos usando el cuerpo”. Dijo la rubia con la computadora.

La chica de grandes tetas y cabello negro se acerco a Jesse, tomo el pene de Jesse con sus dos manos para mastúrbalo, cuando Jesse estaba a punto de correrse luego de más de 15 días sin hacerlo, recibió un fuerte rodillazo por parte de la bella morena, aquel rodillazo fue brutal los ojos de Jesse casi se le salen de sus cuencas del dolor que sintió en ese momento pero no tuvo tiempo de recuperarse, tres nuevos rodillazos impactaron sus grandes testículos.

Al decimo brutal rodillazo el testículo izquierdo de Jessy ya no soporto y estallo un sonoro sónico se escucho en el aula.

-“¡CRACK!”

Los ojos de Jesse se pusieron en blanco por unos segundos pero para su desgracia no perdió el sentido, el dolor era intenso y la rubia con el computador dijo como si el dolor de él le fuese indiferente.

-“Ahora vamos a demostrar cómo se puede castrar a un hombre con herramientas simples”. Dijo la rubia.

La otra chica mostro un alicate plateado con el que tomo su testículo derecho, el ultimo que aun quedaba intacto dentro del saco de piel de Jesse.

La mujer comenzó a apretar su testículo retorciendo su escroto, el cuerpo de Jesse se sacudía con violencia, la presión de la herramienta solo aumentaba y aumentaba con cada momento, hasta que de nuevo luego de 10 o 15 minutos de agonía su testículos derecho ya no soporto aquel brutal trato y también estallo, esta vez Jesse perdió el sentido por uno segundos para cuando recupero la consciencia ya dos ligas castradoras había sido colocada en lo alto de su escroto su pene aun continuaba en completa erección.

La rubia del computador la dejo a un lado se puso de pie y dijo al tiempo que tomaba una gran tijera.

-“Ahora voy a mostrar cómo se castra físicamente a un hombre” Dijo ella mientras se acercaba a Jesse.

Todo el cuerpo de Jesse se sacudió con fuerza cuando ella tomo el gran escroto de Jesse, en donde ya no se distinguía los dos grandes orbes en su interior sino dos bultos amorfos, su apretón solo le provoco gran dolor, ella coloco la tijera entre las dos ligas en lo alto de su escroto y antes de cerrar las cuchillas le dijo al oído.

-“Es una pena fueron dos magníficos huevos” Dijo la rubia.

Jesse la miro con una expresión de suplica pero ella solo cerro las cuchillas de la tijera, el escroto de Jesse cayó al suelo, cercenado por completo el pene de Jesse lanzo en ese momento seis potentes chorros, su ultima eyaculación viril de su vida, pero no la pudo disfrutar ya que todo su cuerpo se sacudía presa del más horrible dolor, aquellas terribles sacudidas de su cuerpo duraron por algunos segundos, Jesse alcanzo a ver como su escroto fue levantado por la rubia antes de desmayarse.

** ** ** ** ** ** **

Jesse se despertó sobre saltado al día siguiente en su celda, con su entrepierna vendada, supo que todo lo sufrido no fue una pesadilla, había sido castrado, lloro por horas y horas, cuando se recupero siguió siendo usado como un “libre” hasta que fue liberado a los 32 años su cuerpo era obeso, sin definición como cuando era adolescente, tenia pequeñas tetas y su pene encogido por completo sin rastro alguno de escroto o testículos por debajo de él.

Ahora vive una patética vida, pensando siempre en que debe acabar con su vida, pues no puede imaginar pasar el resto de su vida, siempre teniendo pesadilla con aquella escuela y colegialas que lo despojaron de todo placer sexual como hombre para el resto de sus días.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JARDIN DE LOS PERROS

Jordan apenas recordaba haber salido de aquel lugar con aquella espectacular mujer, recuerda estarla besando y manoseando pero nada, más hasta que abrió los ojos sobre una cama apenas vestido con su ropa interior de color blanca tipo slip (trusa), con un grueso elástico de color negro rodeando su cintura, le dolía la cabeza y su cuerpo en general estaba con las piernas ligeramente separadas, con grilletes en los tobillos y muñeras pero sus brazos estaban extendidos hacia arriba......


JARDIN DE LOS PERROS
Jordan apenas recordaba haber salido de aquel lugar con aquella espectacular mujer, recuerda estarla besando y manoseando pero nada, más hasta que abrió los ojos sobre una cama apenas vestido con su ropa interior de color blanca tipo slip (trusa), con un grueso elástico de color negro rodeando su cintura, le dolía la cabeza y su cuerpo en general estaba con las piernas ligeramente separadas, con grilletes en los tobillos y muñeras pero sus brazos estaban extendidos hacia arriba.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Jordan de 22 años era un atractivo joven rubio al que le gustaba mucho beber, sobre todo los fines de semanas acudía a bares y sitios donde se pudiera bailar y de paso hacer una conquista de una noche con la cual poder tener algo de buen sexo, aquella noche que cambio su vida bailaba con una bella morena de nalgas paraditas, que estuvo manoseando cuanto quiso en la pista de baile cuando ella le dijo que fueran a su casa no dudo en aceptar, deseaba restregar su pene ya en erección entre ese hermoso par de nalgas.

Jordan apenas recordaba haber salido de aquel lugar con aquella espectacular mujer, recuerda estarla besando y manoseando pero nada, más hasta que abrió los ojos sobre una cama apenas vestido con su ropa interior de color blanca tipo slip (trusa), con un grueso elástico de color negro rodeando su cintura, le dolía la cabeza y su cuerpo en general estaba con las piernas ligeramente separadas, con grilletes en los tobillos y muñeras pero sus brazos estaban extendidos hacia arriba, bien sujetos a la pared donde reposaba la cabecera de aquella cama individual, en una habitación sin casi ningún mueble más.

Jordan no tardo en notar que estaba amordazado, por lo que no podía pedir ayuda, varias horas después de despertar una mujer madura de unos 46 o 48 años entro en la habitación iba vestida solo con una minúscula tanga de encaje de color negro con flores rojas bordadas al frente de la prenda, sus grandes tetas coronaros por dos aerolas de color marrón casi cubrían toda la extensión del frente de sus senos, en el centro dos pezones enormes apuntaban hacia abajo, la mujer que además portaba una fusta y altos tacones negros de charol se acerco a donde estaba Jordan.

La alta como robusta mujer, comenzó pasando la punta de la fusta por las piernas de Jordan para ir subiendo hasta llegar a la protuberancia que se formaba al frente de su slip, la mujer masajeo sus testículos y pene con la punta de la fusta por algunos segundos antes de seguir subiendo por sus marcaditos abdominales hasta llegar a su pecho también marcadito, acaricio sus tetillas por unos segundos con la fusta antes de retirar aquel aparato de su cuerpo por fin, cuando lo hizo se inclino un poco casi tocando el cuerpo de Jordan con sus tetas.

-“¡Vaya, vaya, miren que tenemos aquí un gran y bonito nuevo esclavo!” Exclamo la mujer al posar sus manos sobre el dorso de Jordan.

Quien la miro con los ojos bien abiertos, al escuchar la palabra esclavo se agito y trato de soltarse lo que hizo que la mujer quitase las manos de su cuerpo para darle un primer azote con la fusta muy fuerte directamente en sus marcados abdominales, que le hizo retorcer de dolor por un par de segundos…

Cuando Jordan se calmo y tenía toda su atención hacia la mujer ella mirándolo como se ve a un nuevo juguete, le dijo con una voz sexy pero al mismo aterradora para Jordan.

-“¡Oh si cariño, desde hoy eres mi esclavo, es mejor que lo aceptes!” Dijo la mujer.
-“En verdad pensaste que podrías usar a las mujeres como objeto para tu placer sin consecuencia alguna”.  Dijo Ella.

-“Desde hoy me llamaras Ama Martha ¿Entendiste?” Pregunto Ama Martha.

Jordan solo movió la cabeza en forma afirmativa, indicando que había comprendió lo que ella le había dicho; lo que le valió un nuevo azote por parte de Ama Martha, al tiempo que le replicaba.

-“Si Ama Martha se dice”. Dijo Ella.

Ama Martha entonces sin previo aviso le bajo el slip a Jordan para descubrir su pene y testículos cubiertos con una fina capa de vello rubio, su pene estaba descansando sobre sus testículos con su glande cubierto por completo por su prepucio ya que no Jordan no estaba circuncidado, cuando Ama Martha tomo su pene para comenzar a masturbarlo dijo como si pensara en voz alta.

-“¡Deberé hacer algo sobre esta excesiva piel de tu miembro!” Dijo Ama Martha.
-“Bueno te voy a dar el último placer que tendrás en mucho tiempo, más vale que lo disfrutes porque esto es un regalo único que les doy a mis nuevos esclavos, pero que rara vez se volverá a repetir”. Añadió Ama Martha.

Ama Martha bajo por completo el prepucio de Jordan para dejar su glande de color rosa completamente expuesto en toda su grandiosidad ya que para ese momento no solo su glande sino todo su pene estaba completamente hinchado a sus 23 cm de buen grosor con algunas venas sobresaliendo de su tronco, Ama Martha se inclino para darle un largo lengüetazo desde sus testículos hasta la punta de su glande que hizo estremecer a Jordan de placer por completo.

Su cuerpo se arqueo uno instantes después cuando Ama Martha se trago casi por completo todo su pene con su boca, nadie antes le había hecho una mamada de ese manera, por supuesto el placer que Jordan experimento fue inmediato el mejor sentido en toda su vida, aquella mamada con Ama Martha tragándose su pene por completo y jugando con sus peludos testículos duro varios minutos hasta que paro para ponerse de pie y quitarse su tanga para dejar su depilada vagina de labios gruesos como oscuros a la vista de Jordan.

De inmediato Ama Martha se subió sobre Jordan, restregó la punta de su glande entre sus oscuros labios vaginales, Jordan sintió su calor como humedad, luego tomo su erección y coloca la punta de su glande en la entrada de su vagina para dejarse caer de un fuerte sentón que hizo que los testículos de Jordan rebotaran contra sus nalgas, ella no tardo en comenzó a botar, con cada nuevo sentón sus grandes tetas rebotaban hacia arriba, Ama Martha no tardo en tomar sus tetas para jugar con sus pezones, para luego de unos segundos comenzar a pellizcar las tetillas de Jordan.

Quien se retorció, al sentir tanto dolor como placer en una mezcla extraña, Ama Martha continuo con su cabalgata hasta que Jordan se vino, dando un alarido apagado detrás de su mordaza, llevando el interior de su vagina con cuatro poderoso chorros de su cálido semen, Ama Martha apenas se detuvo unos segundos para recuperarse de su orgasmo que los chorros de semen le provocaron para luego continuar con su monta, hasta lograr una media hora más tarde que Jordan se corriera en su interior por segunda vez, esta vez la descarga fue un poco menor apenas tres chorros pero fueron los que más gozaron ambos al tener un orgasmo simultaneo.

Ama Martha espero a que sus piernas y paredes de sus vagina dejasen de temblar que desmontar a Jordan cuando lo hizo un gran chorro de semen mesclados con sus juegos cayeron sobre el marcado abdomen de Jordan que respiraba agitadamente, apenas se percato de lo que hacia ella hasta que volvió con una tijera, con la que comenzó a cortar su gran mata de vello púbico, que no taro en desaparecer, luego Ama Martha coloco una gran cantidad de gel para afeitar  para esparcirlo por la base de su pene y escroto.

Los genitales de Jordan no tardaron mucho en quedar completamente lampiños como los de un niño de cinco años,, pero Ama Martha aun no terminaba, luego de limpiar los genitales de Jordan, con sus dedos tomo su prepucio cubriéndolo por completo, estirando la piel hasta que sus nalgas se levantaron de la cama en ese momento usando una tijera bien afilada, circuncido a Jordan para el resto de sus días, el grito de terror y dolor que dio fue apenas apagado por su mordaza, luego ella cauterizo las heridas en su pene con un pequeño soplete que hizo que Jordan se desmayara por el dolor.

Jordan pemaneció atado por tres semanas en aquella cama, siendo atendido en todo por Ama Martha cuando su pene había sanado lo suficiente le fue colocado un chastity (cinturón de castidad), de esos que se inserta un largo tubo por la uretra por supuesto fue muy doloroso para Jordan, luego de eso fue obligado a andar por la casa desnudo solo llevando grilletes en sus muñecas como tobillos además de aquel dispositivo, tener un orgasmo como hasta ese momento lo había obtenido ya no era una opción para Jordan.

Jordan como los otros esclavos en su misma situación se encargaban de la limpieza como de las necesidades tanto personales como sexuales de Ama Matha, a ella le gustaba que sus esclavos le lambieran su vagina hasta que se venía en sus bocas, ninguno de ellos podía salir de la gran mansión en donde eran esclavos, la misma estaba rodeada por todas partes por cuatro enormes muros de 8 metros de alto, en cuya cima una cerca electrificada fue colocada entre la casa y el muro externo había 300 metros de jardín en donde habitaban decenas de perros bien entrenados que solo obedecían a Ama Martha.

Dos de los esclavos de Ama Martha ya eran eunucos cuando Jordan llego, una noche él, le pregunto a uno de ellos si Ama Martha les corto sus genitales, pero su respuesta fue que fueron los perros quienes lo despojaron de su hombría al intentar escapar, aquello hizo Jordan olvidara toda idea loca de escapar así pasaron seis meses hasta que un día mientras bañaba a Ama Martha Jordan ya no pudo soportarlo estallo en cólera cuando ella le dijo que lavara bien entre sus nalgas, eso fue todo, estallo e incluso trato de golpearla pero lo que él no sabía era que durante que estuvo inconsciente le habían colocado un pequeño dispositivo en su escroto.

Apenas hizo el amago de golpearla cayó al suelo revolcándose de dolor agarrándose sus testículos el dolor era tan intenso que los alaridos eran terribles aquel martirio duro hasta que Jordan perdió el sentido, quedando en el suelo del baño.

Cuando despertó de nuevo Jordan estaba en el soleado jardín, aquello de inmediato lo inquieto, de pronto sintió las manos de Ama Martha sobre sus blancas y lampiñas nalgas, se las acariciaba, estaba boca abajo sobre el pasto con las piernas y brazos extendidos en forma de “X”.

Sentía su pene sobre el pasto lo que de inmediato le indico que le habían retirado el chastity, Jordan que estaba amordazado escucho decir a Ama Martha.

-“Has sido un chico muy malo, pero se la manera de hacer que seas un esclavo obediente”. Dijo Ama Martha.

Acto seguido su mano descendió hasta sus testículos y pene para acariciarlos por unos segundos antes de volver a hablar.

-“Es un pena, tienes un pene y testículos bonitos pero debes aprender a ser obediente”. Dijo Ama Martha en un tono enérgico aunque cálido.

Luego ella se puso de pie y mientras Ama Martha caminaba a la casa le dijo a Jordan.

-“¡Trata bien a mi queridos hijitos!”. Dijo Ama Martha refiriéndose a sus perros.

Apenas la puerta de la casa se cerró unos 25 perros todos ellos pastores alemanes enormes se acercaron a Jordan quien comenzó a luchar con desesperación absoluta para tratar de liberarse pero mientras más luchaba parecía que mas enfurecía a los perros por los que opto por quedarse quieto con la vaga esperanza de hacer que los perros perdieron interés en él, por unos minutos pareció funcionar los perros dejaron de gruñir y como perdieron interés en él.

Eso fue hasta que de pronto sintió un hocico de esos canes tocar su escroto lo que provoco que Jordan se agitara y tratase de alejar al animal de esa parte de su cuerpo lo que le valió un gruñido de enojo del enorme perro, Jordan en pánico trato de nuevo de soltarse cuando de pronto sintió los largos colmillos del animal clavarse en su escroto, el dolor fue simplemente indescriptible, los ojos de Jordan quedaron en blanco mientras su cuerpo comenzó a sacudirse con violencia sin control alguno, lo que provoco que los demás perros lo rodearan.

Jordan no tardo en sentir como colmillos y toda clase de dientes se clavaban en su pene, escroto y testículos, estos últimos fueron los primeros en ser arrancados por los canes que al parecer tenían buen gusto por ellos, su pene le fue arrancado por pedazos, primero su glande luego su tronco pedazo a pedazo y cuando la carne viril se acabo los perros comenzaron a morder sus nalgas, Jordan pensó que era su fin, se dijo a si mismo que era mejor de esa forma, por lo menos no viviría esclavizado como un eunuco.

Se desmayo de nuevo al cabo de uno segundos.

Jordan se despertó donde abrió los ojos por primera vez en esa mansión, un vendaje cubría toda su entrepierna con un tubo que sobresalía de entre las vendas, le ardía su entrepierna y nalgas, lloro al comprender que había dejado de ser un hombre para el resto de sus días, horas después Ama Martha apareció y mientras acariciaba su marcadito abdomen le dijo.

-“A la próxima que me faltes el respeto o seas desobediente, dejare que mis hijos den buena cuenta de tus carnes ¿Entendido?” Dijo Ama Martha.

Con lágrimas corriendo por mejillas Jordan respondió.

-“Si Ama Martha”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FUÍ ENTREGADO

Con 23 años era un hombre en la flor de la edad, viviendo en Bagdad en una gran casa donde era el hijo del dueño y su heredero mi madre aunque cariñoso y rico era un hombre sin escrúpulos incluso vendió a mi madre a otro hombre cuando tenía 10 años todo por dinero y porque ya no lo satisfacía, nunca pensé que correría la misma suerte, debí marcharme apenas pude pero a donde sin dinero y sin esposa no tenía a donde ir......


FUÍ ENTREGADO
Con 23 años era un hombre en la flor de la edad, viviendo en Bagdad en una gran casa donde era el hijo del dueño y su heredero mi madre aunque cariñoso y rico era un hombre sin escrúpulos incluso vendió a mi madre a otro hombre cuando tenía 10 años todo por dinero y porque ya no lo satisfacía, nunca pensé que correría la misma suerte, debí marcharme apenas pude pero a donde sin dinero y sin esposa no tenía a donde ir.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIRGEN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Con 23 años era un hombre en la flor de la edad, viviendo en Bagdad en una gran casa donde era el hijo del dueño y su heredero mi madre aunque cariñoso y rico era un hombre sin escrúpulos incluso vendió a mi madre a otro hombre cuando tenía 10 años todo por dinero y porque ya no lo satisfacía, nunca pensé que correría la misma suerte, debí marcharme apenas pude pero a donde sin dinero y sin esposa no tenía a donde ir, una tarde el príncipe Tarek el hijo menor del sultán vino a la casa.

Estuvo hablando conmigo por un largo rato luego hablo con mi padre el príncipe era bastante atractivo como culto, casado con dos hijos que vivía en un palacio a las afueras de la ciudad, se rumoraba que tenía un harem de 90 concubinas, se marcho sin despedirse, sin saberlo aquella tarde mi destino había cambiado para siempre, dos días después mientras caminaba de regreso a casa luego de ir a orar a la mezquita por la tarde fue aprendido por unos guardias para ser llevado al palacio del príncipe Tarek sin que me dieran razón alguna.

Al llegar al palacio mi padre estaba ahí, junto a un hombre le vi tomar una bolsa con monedas para luego irse, le grite con desesperación, trate de correr hacia el pero fui detenido por los guardias, el hombre que le entrego el dinero a mi padre dijo.

-“¡No te esfuerces, ahora eres un esclavo te ha vendido!” Dijo el hombre.

Luego me mostro un papen en donde decía que me vendía como esclavo al príncipe, mientras era arrastrado hacia el interior del palacio grite sin cesar.

-“PAPÁ, PAPÁ SALVAME”. Pero mi padre no vino en mi auxilio.

Ya una vez en el palacio fui despojado de mi turbante, mi cabello negro como la noche quedo al descubierto, el hombre que me dio el papel ordeno a los guardias riendo entre dientes.

-“Vamos llévenlo a que lo  preparen su alteza lo está esperando”. Ordeno el hombre.

Los guardias me llevaron a una habitación en donde fui despojado de toda ropa y dignidad, desnudo fue llevado hasta un suntuoso baño en donde un anciano me despojo de todo mi bello cabello dejando mi cabeza completamente rapada usando una afilada navaja luego de cortar todo mi cabello, el vello púbico o de cualquier otra zona de mi cuerpo también fue removido, incluido el vello que rodeaba mi ano.

Luego fui llevado a una enorme piscina de agua caliente en donde dos ancianos con una sonrisa que me hizo estremecer en sus arrugados rostros me lavaron muy bien incluso dentro de mis entrañas usando un pequeño tubo metálico que permitió que entrara el agua en mi interior por mi ano, cuando estaba más limpio que nunca antes fue sacado del balo y se me pusieron cadenas con grilletes en mis muñecas y tobillos apenas y podía caminar, luego fue conducido por aquel palacio hasta una habitación.

Antes de abrir la puerta un hombre que iba con los guardias toco a la puerta, escuche a los guardias reír, el hombre entro y salió unos instantes después me tomo del hombre y me hizo entrar, cerrando la puertas tras de mí, la habitación era amplia pero poco iluminada, camine unos pasos hasta ver al príncipe sentado sobre un fino taburete completamente desnudo, su cuerpo era aun más bello sin ropa de lo que imagine, sus ojos se posaron en los míos por unos segundos antes de clavarse sobre mi entrepierna, sentí a mi pene tener un espasmo involuntario cuando él me dijo.

-“Ven acércate quiero verte mejor”. Ordeno el príncipe.

Obedecí aquella orden que me hizo con una voz muy cálida como si me estuviera acariciando, cuando estuve a unos centímetros el me tomo de mis manos para levantarlas un poco para descubrir mi pene y huevos que trataba de ocultar de su vida por vergüenza, mirándome a los ojos el príncipe dijo.

-“No es necesario que te cubras después de todo hoy es el ultimo día que los podrás lucir”. Dijo cálidamente el Príncipe.

Sin comprender lo que me trataba de decir le pregunte tímidamente.

-“¿Qué quiere decir con eso su alteza?” Pregunte.

-“Deseo que seas mi amante, pero la ley no me permite tener intimidad con un hombre, pero un eunuco no es un hombre por lo que tengo un pequeño harem de eunuco para mi placer”. Dijo dulcemente el príncipe.   

Aquella explicación me hizo sentir aterrorizado me iban a cortar mi hombría y luego no solo sería un esclavo sin sexo sino un juguete sexual para alguien de la realeza.

Sin pensar me arrodille frente al príncipe Tarek y comencé a suplicar.

-“¡Por favor alteza, no me corte, hare lo que me diga seré su fiel sirviente y dejare que me haga lo que quiera pero no me haga un eunuco!” Suplique casi al borde del llanto.

El príncipe levanto mi rosto tomándome de mi mentón, nuestras miradas se cruzaron por unos segundos antes de que él me dijera, en su tono de voz dulce pero firme.

-“¡Lo siento pero así deben ser las cosas!” Dijo el Príncipe.
-“Pero tenemos esta noche para que goces por última vez hay que aprovecharla”. Añadió el Príncipe.

Al tiempo que el príncipe se puso de pie,  me hizo hacer lo mismo y luego de mirarme por uno segundos movió mis manos para preguntar.  

-“¿Que tienes ahí?” Pregunto en voz baja.        

Con mis manos trate de ocultar mi erección, el príncipe me sonrió en ese momento me percato que con su mano se sacudía una enorme erección y me hizo señas para que me acercara aun mas a él, me acerque sin que insistiera una segunda vez, con su mano trato de tocar mi erección pero logre retroceder.

Él rápidamente extendió su mano para sujetar la cadena que se extendía entre mis muñecas para agarrar mi pene, lo manoseo y lanzo una pequeña risita, lentamente el príncipe me condujo hasta una amplia y cómoda cama, el me tapo con las sabanas mientras con una mano acariciaba mi pecho con la otra seguía masturbándome.     

-“¿Te gusta?” Me pregunto luego de un rato.   

Asentí con la cabeza y trate de decir que "si" pero estaba muy nervioso por lo que no pude, de pronto tomo mi mano y se la llevo a su pene erecto para que lo tocara, estaba duro y ya algo húmedo, sin poder evitarlo dirigí la vista a su pene en erección, aquello me hizo poner más nervioso de lo que estaba, el me miraba esperando que hiciera algo, lentamente fui agarrando mi pene en estado de erección, mientras me miraba con sus ojos, al tiempo que con una de sus grandes manos tomo mi glande cubierto por mi prepucio, lo bajo y una gota de liquido pre seminal cayo a mi abdomen, con sus dedos lo tomo y la lambió.         

Pronto su mano lo tomo era gruesa, venosa y circuncidada, empezó a estrujarla, sentía mi pene latir mientras su mano pasaba por su longitud, de pronto el me pregunto.         

-“¿Has estado alguna vez con un hombre?” Pregunto el príncipe    

Negué con la cabeza.         

-“¿Te la ha chupado un hombre?” Pregunto luego el príncipe.        

Negué tímidamente.           

-Me imagino que eres casi virgen, no dijo él, asentí con la cabeza mirando hacia abajo avergonzado, el tomo mi pene con sus dedos y fue acercando su cabeza a mi pene, con su lengua empezó a lamber mi glande y mis huevos, nunca antes me la habían chupado y era tan rico, los gemidos salían involuntariamente de mi, el con su mano tapo mi boca para que no gritara, mi pene latía al ritmo de su mamada, sintiendo que de seguir iba a venirme el príncipe se detuvo.

-“¡Vamos hazme lo mismo!” Me ordeno el Príncipe al separar su boca de mi pene.       

Tenia miedo de hacer algo mal así que lo mire, pero el príncipe me tomo de la nuca y acerco mi cabeza a su pene, era tan grande y grueso que no entraba en mi boca por completo, con mi lengua trate de jugar con su glande, el gemía así que asumí que lo hacía bien, luego trate de meterme su pene en mi boca y mamarlo, logre meterme la mitad y él se retorcía de placer.  

-“Para, para”. Me ordeno. 

Pensé con miedo que había hecho algo mal, así que me avergoncé y baje la mirada.      


-“Muéstrame tu culito”. Me ordeno apenas me aparte un poco.       

Me moví en la cama y me arrodille de espaldas a él erguiendo mi dorso y le enseñe mis nalgas que tome con mis manos para abrirlas y quedara mi ano al descubierto.         

-“¡Una verdadera lindura!” Me dijo admirando mi culo.       

Me empezó a masajear mis nalgas hasta paro el me hizo darme la vuelta para él con sus manos abrirse sus nalgas me hizo acercarme para que mi rostro quedara lo más cerca de su agujero que ponía a mi disposición. 

-“¡Lámbelo!” Me Ordeno.

Realmente no quería, pensé que iba a ser algo desagradable pero aun así obedecí y acerque mi lengua a su ano para empezar a lamberlo, el gemía y me decía que siguiera, al cabo de unos segundos él se paro su pene estaba a tope y se coloco de tal manera que me dejo su agujero a mi disposición, de pronto me dijo.           

-“¡Quiero que me la metas”. Me dijo el Príncipe.        

Con temor y sin saber muy bien cómo hacerlo me acerque y el escupió en su mano para luego pasarla por su agujero, volvió a escupir y me lubrico el pene me tomo de los huevos y me fue acercando a él, puso mi pene sobre su ano y despacio la fue metiendo, por mi cuenta empecé a hacer movimiento que al parecer le encantaban, él gemía despacio y me agarraba de los brazos con fuerza, puse mis manos en su pecho y mientras lo penetraba sintiendo en mi pene la calidez de su interior jugaba con sus tetillas con mis dedos.           

No se sentía distinto a cuando me masturba pero me provocaba mucho placer y antes de que me viniera me ordeno que sacara mi pene, estaba a punto de correrme y como el ordeno saque mi pene y tres chorros de leche impactaron en su abdomen y huevos, temí que aquel terrible accidente de mi parte me costaría la vida iba a comenzar a suplicar su perdón cuando él me ordeno.     

-“Límpiame con tu lengua”. Me dijo.     

Desesperado acerque mi cara a su abdomen y el olor a semen inundo mis fosas nasales, con mi lengua fui limpiando cada gota de semen que había caído en su bello y esbelto cuerpo, cuando termine de limpiar cada gota de mi semen el príncipe se coloco detrás de mí y me dijo.

-“Me toca ahora a mi”. Me dijo gentilmente, al tiempo que escupió en su mano de nuevo.       

Aquellas palabras me asustaron, su pene era muy grande y mi ano era virgen, solo nunca me habían metido nada antes, por ahí.          

Trate de negar con la cabeza pero el príncipe detrás me hizo acostar boca arriba para luego separar mis nalgas con sus mano, paso la lengua por mi agujero, me gusto tanto que no dije nada, con su lengua abrió y lubrico mi agujero, se paro y froto su gran pene entre mis nalgas, sabía que me la iba a meter trate de relajarme y de respirar, empezó por la punta tratando de meter su glande, un gemido salió de mi que hizo que la quitara rápidamente, fue tan fuerte que ambos nos quedamos en silencio.

Volvió a meter su glande entre mis nalgas y esta vez si logro penetrarme, un segundo empujón y todo su pene me entro, sentí mucho dolor pero en cuanto empezó a moverse me encanto fue mucho el placer que sentí fue inmenso y no quería que no la sacara nunca, pero al cabo de unos minutos se estaba por venir, saco su pene para que más de cinco chorros de leche caliente bañaran mi pecho, abdomen y pubis de su cálido semen.          

Mi cara recibió algunas gotas de su semen así que con mi lengua trate de limpiarme un poco, el sabor de su semen era similar al mío, el se acerco y lamió todo su semen de mi pecho y mi pubis, se acerco a mi cara y me limpio todo el semen que había quedado ahí.        

Luego el regreso besando mi pecho como abdomen hasta tomar su pene y el mío a la vez, ambos estaban semi erectos, pero realmente ya no tenía nada más en mi para lanzar, por lo menos eso pensaba en ese momento el Príncipe empezó a masturbarnos lentamente hasta que tuve un orgasmo aunque expulse muy poco semen en cambio él lanzo una gran y gloriosa descarga de su espeso  néctar, que de nuevo cayó sobre mi abdomen y pecho.

Me quede dormido en sus brazos completamente exhausto pero muy feliz, me despertaron tarde al siguiente día por varios guardas, apenas abrió los ojos me tomaron de los brazos para sacarme de la cama y de la habitación busque por todos al príncipe pero no lo encontré fui llevado a una burda habitación con una enorme pila de carbones mas parecía una cocina, ahí fui amarrado a una solida mesa de madera.

Los guardias que me llevaron ahí, se marcharon riéndose de mi dura erección que presentaba cuando me dejaron bien sujeto a la mesa, un rato más tarde el príncipe acompañado de un anciano, entraron en la habitación el anciano al verme dijo.

-“¡Buen ejemplar alteza!”
-“¿Va a desea que lo castre solamente o que le quite su bolso o todo?”. Pregunto el anciano.

Aquella pregunta me dejo helado había olvidado lo que me dijo la noche anterior sobre convertirme en un eunuco de su harem, el príncipe me miro por unos segundos antes de responderle al anciano con su tono de voz cálido como calmado.

-“¡Deseo que le quites todo lo que este bajo su miembro!” Respondió el Príncipe.

En ese momento el pánico me hizo hablar pero a saber que no era correcto.

-“POR FAVOR ALTEZA NO ME CORTE SERE DISCRETO NUNCA DIRE NADA PERO POR FAVOR NO QUIERO SER UN EUNUCO”. Dije gritando por la desesperación.

El príncipe se me acerco con su mano tomo mi pene y me masturbo unos instantes hasta que liquido pre seminal comenzó a brotar del ojo de mi glande en ese momento soltó mi pene y me dijo con su característico tono de voz.

-“¡Lo siento, pero así debe ser!”.
-“Procede”. Le ordeno el príncipe al anciano.

Para luego marcharse a sentarse en una cómoda silla al fondo de la habitación, en pánico trate de liberarme pero no pude, pronto sentí como el anciano me amarro mi escroto con una delgada tira de cuero, dejando mis testículos bien marcado en mi saco de piel, luego el hombre fue hasta donde estaban los carbones encendidos para regresar portando un cuchillo curvo que humeaba de lo caliente que estaba.

La punta bien afilada de dicho cuchillo la clavo en la parte alta de mi escroto, para luego jalar el cuchillo hacia abajo, desgarrando a su paso mi saco de piel, abriéndolo por completo el dolor fue inimaginable di alarido tras alarido de dolor, pronto mis dos testículos estaban fuera de mi saco, el anciano los tomo con una mano y corto los conductos que los unían a mi cuerpo, convirtiéndome en ese momento en un eunuco para el resto de mis días.

No conforme con ellos, tomo la piel vacía que en ese momento era mi escroto y la corto, dejando la tira de cuero en su lugar para luego cauterizar la piel que quedo sangrante, lo que me hizo dar un nuevo alarido de dolor hasta que me desmaye.

Tarde varias semanas en reponerme de mi castración, mi pene poco a poco dejo de ponerse duro, el príncipe me usaba cada tanto como a los otros eunucos de su harem a su muerte todos fuimos liberados con 56 años era un hombre con dinero pero sin sexo, añorando mis días como el esclavo de sexual de un hombre de sangre real, y odiando a mi padre que por dinero fue capaz de venderme para luego entregarme.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FRUSTRADO ESCAPE

Babaría 1574, Frederic de 16 años un adolescente algo regordete, de grandes nalgas, rubio de ojos verdes, de piel muy blanca aunque eso podo importaba ya que era un sirviente de una rica casa pero no solo eso sino que en realidad era un esclavo aunque en dicha casa no era tratado de dicha forma en estricto derecho Frederic era un esclavo desde su nacimiento sus padres hacia mucho que se habían marchado vendidos a otras casas de la ciudad, por lo que estaba solo......


FRUSTRADO ESCAPE
Babaría 1574, Frederic de 16 años un adolescente algo regordete, de grandes nalgas, rubio de ojos verdes, de piel muy blanca aunque eso podo importaba ya que era un sirviente de una rica casa pero no solo eso sino que en realidad era un esclavo aunque en dicha casa no era tratado de dicha forma en estricto derecho Frederic era un esclavo desde su nacimiento sus padres hacia mucho que se habían marchado vendidos a otras casas de la ciudad, por lo que estaba solo.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [VIRGEN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Babaría 1574, Frederic  de 16 años un adolescente algo  regordete, de grandes nalgas, rubio de ojos verdes, de piel muy blanca aunque eso podo importaba ya que era un sirviente de una rica casa pero no solo eso sino que en realidad era un esclavo aunque  en dicha casa no era tratado de dicha forma en estricto derecho Frederic era un esclavo desde su nacimiento sus padres hacia mucho que se habían marchado vendidos a otras casas de la ciudad, por lo que estaba solo, su trabajo era atender el establo de la familia.

Frederic había descubierto la masturbación a la edad de 15 años viendo a un chico mayor hacerlo y desde eso no había podido parar de hacerlo por lo menos una vez por semana ya que sabía que eso era pecado pero simplemente no podía contralar su mano combinado con el placer que sentía cada que ese liquido brotaba de su pene sin circuncidar lo hacía ser tan adictivo para el adolescente que no podía dejar de masturbarse, pero una noche su mundo conocido hasta ese momento iba a dar un vuelco por completo sin el proponérselo.

En la casa además de los amos, vivían varios de sus hijos entre ellos su hija menor Astrid, de 16 años una bella adolescente rubia de ojos azules de cabellera larga y senos pequeños aun en desarrollo que era una hermosura en toda la expresión de la palabra,  aquella noche ya tarde todos dormían pero Frederic se quedo tarde atendiendo a un caballo por lo que cuando termino subió a la parte alta del establo para dormir sobre la fresca paja que era donde por lo general dormía, se quito su pantalón para quedar solo en camisón todo roído, sin nada por debajo.

El aire fresco que entraba de una pequeña ventana hizo que su pene adolescente comenzara a levantarse sin proponérselo, Frederic se dejo caer sobre la paja, alzándose su camisón para dejar al descubierto su pene su mano no tardo en rodearlo, para comenzar a bajar y subir su prepucio, el placer que el adolescente sintió fue inmediato, la punta de su glande de color rosa no tardo en comenzar a emanar liquido transparente de la punta, estaba gozando tanto de aquello con los ojos cerrados que no se percato que Astrid que esa noche no podía dormir, subió la escalera que daba al lecho del adolescente.

Frederic reacciono cuando escucho el crujir de uno de los tablones de la escalera al abrir los ojos la vio casi frente a él a Astrid viéndolo con sus lindos ojos muy abiertos, sintiendo mucha vergüenza Frederic se cubrió lo más rápido que pudo, Astrid termino de subir, iba vestida solo con un largo camisón la luz de la luna que se filtraba por la ventana transparento la tela por lo que Frederic pudo verle sus pezones y su vello púbico cubriendo su sexo, ella se arrodillo a un lado de donde estaba aun acostado el adolescente y le pregunto.

-“¿Qué es lo que estabas haciendo?” Pregunto dulcemente Astrid.
-“¡Nada cosas de hombres!” Respondió toscamente Frederic.
-“Vamos enséñame esa cosa dura que tienes ahí, ¡quiero verla por favor!” Replico Astrid.

El rostro de Federic quedo muy rojo ante tal proposición, sabía que aquello estaba mal pero de alguna aquello lo hizo excitar de nuevo su pene se puso rígido y como si sus manos tuvieran vida propia se subió su camisón para dejar de nuevo a la vista de la ansiosa Astrid el primer pene en erección que veía en su corta vida, ella se le quedo mirando por unos segundos antes de preguntar.

-“¿Puedo tocarla?” Pregunto ella.

Frederic dudo por unos segundos pero aquello de alguna forma era lo que deseaba que hiciera por lo que termino por contestar.

-“Bueno, ¡está bien tócala!” Respondió Frederic.

La mano de Astrid se acerco a su pene que descansaba sobre su vello púbico rubio y lo toco, cuando deslizo su mano por su tronco el prepucio del adolescente descendió exponiendo su glande lo que asusto a la chica, quien retiro su mano a toda prisa, diciendo.

-“¡Lo siento!” Dijo Astrid Ruborizada.
-“No pasa nada mira se corre es normal en los hombre”. Dijo Frederic descubriendo su rosada glande con su mano de nuevo.   

Aquella noche Astrid solo jugó con aquel pene que era algo nuevo para ella, sintiendo su calidez y dureza, sintiendo como esa piel se deslizaba para dejar al descubierto aquel hongo rosado como le llamo ella en la parte superior, luego simplemente se marcho, al hacerlo Frederic se masturbo como nunca antes hasta correrse y gemir muy fuerte sintiendo el mayor orgasmo de su vida hasta ese momento, recordando la sensación de tener una manos sobre su miembro que no era la suya.

A la siguiente noche, Astrid de nuevo apareció en el lecho de Frederic y le rogo que le dejase ver su “cosa” como ella nombro a su pene, el adolescente no se hizo mucho del rogar deseo todo el día volver a sentir la suave mano de ella sobre su pene, de nuevo cuando Frederic se descubrió su entrepierna su pene estaba en erección completa, de nueva cuenta la delicada mano de Astrid comenzó a bajar y subir el prepucio del adolescente, cuyo glande quedaba expuesto uno segundos antes de volver a ser cubierta por la piel que era corrida.

Astrid hizo esto por algunos minutos observando como aquella torre de carne, se alargaba y ensanchaba conforme pasaba el tiempo de pronto Frederic dio un largo gemido de puro placer y todo su cuerpo se estremeció como nunca antes cuando sintió como la lengua de Astrid le dio un largo lengüetazo desde la mitad de su miembro que remato en la punta de su glande lo que más disfruto, casi hizo que la leche del adolescente brotara pero Frederic logro apretar las nalgas justo a tiempo para evitar que eso ocurriese.

-“¡Por favor señorita hágalo de nuevo!” Pidió Frederic muy excitado.
-“Esta bien solo porque tiene un buen sabor”. Dijo Astrid.

De nueva cuenta ella pasó su húmeda como cálida lengua por el pene de Frederic, que de nuevo se retorció de placer, estaba a punto de explotar, cuando una voz se escucho.

-“¿Que está Pasando aquí?” Dijo la nana de Astrid.

La mujer de unos 40 años había pasado a media noche a ver como estaba Astrid y no la encontró sobre su cama por lo que comenzó a buscarla, de casualidad se le ocurrió ir a buscar a Frederic para que la ayudara a buscarla dado que ambos eran muy unidos de niños pensó que él podría saber donde podría estar, pero apenas entrar al establo escucho los gemidos del adolescente subió las escaleras para ver lo que ahí pasaba.

Aquella bochornosa escena que la nana presencio pronto fue conocida por los padres de Astrid pese a los ruego de ella de que les contara nada, su padre estaba furioso, lo mismo que su madre luego un largo interrogatorio se llego a la conclusión que las cosas entre ambos adolescentes no habían llegado más lejos afortunadamente, pero algo debía hacerse Frederic debía irse y pero al mismo tiempo debía recibir un severo castigo.

Fue la madre de Astrid que dijo que ella podía encargarse de eso de una manera rápida y discreta, mientras tanto Frederic permaneció encerrado en una pequeña habitación desnudo por tres días, hasta que tarde la madre de Astrid entro en su habitación apenado el adolescente se cubrió sus partes intimas con su manos por lo que no pudo evitar que ella lo tomase de los cabellos para tirando de ellos sacarlo de la habitación hasta la calle que daba a parte trasera de la casa, donde un hombre montando a caballo con otros tres ya los esperaban.

Frederic reconoció al hombre era el tratante de esclavos más cruel de la región, se decía que le gustaba comerse los corazones de sus esclavos aun latiendo, la madre de Astrid dijo al ver la cara de terror del adolescente.

-“Bueno muchacho este es tu nuevo dueño estoy segura que sabrá que hacer contigo”. Dijo ella.

Luego se inclino y tomando la oreja derecha de Frederic le dijo en voz baja.

-“Espero disfrutaras de la lengua de mi hija porque será el único placer que tendrás como hombre por el resto de tu patética vida”. Dijo severamente la madre de Astrid.

Frederic no entendió muy bien el significado de esas palabras pero no debía ser nada bueno para él, no con ese hombre ahí frente a él, entro en pánico y comenzó a correr como si estuviera siendo perseguido por el mismo demonio, sorprendiendo por completo al hombre y a la madre de Astrid.

El hombre a caballo saludo a la mujer para comenzar la persecución de Frederic junto a sus hombres, el adolescente corrió por las calles sin gente del poblado tomando algunas atajos su misión era llegar al bosque, supuso que una vez que lograra brincar el pequeño muro que separaba al pueblo del bosque estaría a salvo.

Frederic corrió con todas sus fuerzas, sin voltear a atrás, escuchaba los cascos de los caballos que cada vez se acercaban más, pero no aflojo el paso, como una centella salió entre las casa para comenzar a correr por un terraplén el muro estaba a solo 40 metros, pensó que lo lograría, pero justo cuando estaba por brincar el muro un lazo se cerró en su cuello, casi ahorcándolo cuando su cuerpo fue jalado bruscamente hacia atrás, cayendo sobre el pasto e impidiendo su escape improvisado por completo.

Pronto Frederic se vio sujetado y amarrado el fue llevado hasta el bosque por el camino, lejos del pueblo, mientras era amarrado a un árbol a un lado del camino el hombre que lo observaba desde su caballo le pregunto.

-“¿Solo por curiosidad que ibas a hacer una vez saltaras el muro muchacho?” Pregunto el hombre.

Frederic no respondió, a la pregunta, pero se altero cuando uno de aquellos hombres le coloco un lazo fuertemente apretado en lo alto de su escroto, sus huevos quedaron bien marcados en la blanca y lampiña piel de su saco escrotal, el manoseo en aquella parte de su cuerpo hizo que tuviera una erección completa, tan fuerte que incluso su prepucio se corrió hacia atrás dejando casi por completo su glande al descubierto.

Los hombres rieron al ver aquello, lo que hizo sentir una gran vergüenza al adolescente pero pronto su atención se volvió a las palabras del hombre aun montado.

-“Bien disfruta de miembro por última vez duro, tus antiguos amos me encargaron algo especial para ti como parte del acuerdo de compra venta muchacho”. Dijo aquel hombre

Cuando termino de hablar otro hombre le entrego la cuerda que sobresalía de su escroto y la ato a su montura. Frederic comenzó a respirar aceleradamente, sentía su corazón latiendo fuertemente el hombre le dio una palmadita al lomo de su caballo y este avanzo, tensando la cuerda que estaba unida a su escroto lo que por supuesto hizo gritar de dolor a Frederic.

-“AAAAAAAAHHHH NOOOOO”. Grito el adolescente.
-“¡NOOO POR FAVOR ALTO!” Suplico gritando Frederic.

Pero el hombre a caballo no hizo caso de sus desgarradoras suplicas, con sus piernas alentó al caballo para que siguiera hacia adelante, y de pronto el escroto con el vital contenido para Frederic se desprendió de su entrepierna convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días de forma instantánea, dio un gran alarido de dolor, su agonía fue tan que no pudo disfrutar de la tremenda eyaculación como nunca antes en su vida, la ultima leche que alguna vez produciría salió disparada de su pene con gran fuera.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”. Grito Frederic,

Luego el dolor hizo que perdiera el sentido, cuando se recupero estaba sobre un caballo podía sentir algo húmedo en su entrepierna para no sentía sangre, paso varios días ardiendo en fiebre pero logro sobre ponerse, fue vendido a un comerciante árabe que lo llevo a Jerusalén donde pasaría el resto de sus días como uno de los guardias de un harem.

Todas las noches luego de su castración Frederic soñaba que lograba saltar el muro y que se encontraba con Astrid a la que nunca volvió a ver en su vida y tenia sexo con ella, algo que tampoco pudo tener en su vida, ya que fue castrado siendo virgen nunca supo lo que era estar a cabalidad con una mujer y mucho menos introducir su pene marchito entre sus piernas y todo por ese “Frustrado escape”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Imagen.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com