EL CHEF

Aquel lugar no muy lejos del centro de la ciudad de México efectivamente era muy bello, las fuentes, iglesias, centros culturales y por supuesto la comida. Pepe era de ahí, era un chef que sin duda alguna estaba más que bien, parecía un chico sacado de alguna revista, aunque claro era gay de closet, pero se las arreglaba para tener sus amoríos aunque negaba su homosexualismo......


EL CHEF
Aquel lugar no muy lejos del centro de la ciudad de México efectivamente era muy bello, las fuentes, iglesias, centros culturales y por supuesto la comida. Pepe era de ahí, era un chef que sin duda alguna estaba más que bien, parecía un chico sacado de alguna revista, aunque claro era gay de closet, pero se las arreglaba para tener sus amoríos aunque negaba su homosexualismo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ADVERTENCIA] [PADRES]


Categoria: Gay      Autor: Isra.Pleasure & DarkSoul





Aquel lugar no muy lejos del centro de la ciudad de México efectivamente era muy bello, las fuentes, iglesias, centros culturales y por supuesto la comida. Pepe era de ahí, era un chef que sin duda alguna estaba más que bien, parecía un chico sacado de alguna revista, aunque claro era gay de closet, pero se las arreglaba para tener sus amoríos aunque negaba su homosexualismo.  

Pepe era de esos chicos con tez blanca, ojos café oscuro, cabello castaño y una barbita que lo hacía ver muy lindo pero al mismo tiempo varonil. Era delgado, guapo y con un pene delicioso, cabe mencionar que con Pepe no fui a un hotel, ya que él me invitó a su casa. La cita fue un domingo por la tarde ya que sus papás no se encontraban en casa.    

Tomé un taxi y llegué alrededor de las 19:00 horas hasta la puerta de su vivienda. Él me recibió con un fuerte abrazo ya que llevábamos algunas semanas conversando por WhatsApp, pero debido a sus viajes no podíamos vernos, y una vez que me tuvo en sus brazos pude respirar el aroma de su colonia mesclado con su olor de hombre.

Al entrar a su casa él terminaba de comer y me ofreció una copa de vino y un poco de sushi, yo no lo acepté ya que no suelo aceptar algo sin saber la procedencia. Así que él se apresuró a comer y yo le hice compañía, él era un hombre solo a pesar de tener 27 años. Su casa era muy bella, grande y lujosa, pero sobre todo tenía un jardín bastante amplio y hermoso. 

En cuanto terminó de comer me tomó de la mano como a un niño pequeño y me llevó hasta su habitación que era inmensa. Pepe cepilló sus dientes mientras yo tímidamente lo esperaba sentado a los pies de su cama.  Cuando regresó me levantó y enseguida metió su lengua experta en mi boca, que esperaba con ansias y reaccionaba muy cortés a sus dulces labios. 

Por supuesto era más alto que yo, tomó mis nalgas entre sus manos y me atrajo hacia su cuerpo, besó mi cuello, mis orejas y bajó a mi pecho. Me quitó la camisa, desabrochó mi cinturón y trazó una línea de besos desde mi oreja hasta mi pelvis. Desabotonó mi pantalón, tiró con sus dientes de mi ropa interior y sacó mi abultado pene.      

Él lo miraba sorprendido, lo inspeccionaba y cerraba los ojos cuando lo olía, lo sentía en sus mejillas y le daba probaditas con la lengua hasta que de pronto lo absorbió todo, lo tragó con fuerza provocándole arcadas y con sus manos tiró de las mías para que las colocara detrás de su nuca y siguiera el movimiento. Al parecer le gustaba que lo asfixiara con mi mano y mi pene, le gustaba sentirlo en su garganta y yo por mi parte sentía su campanilla rozar el tronco de mi pene.     

No terminé en su boca a pesar de que me la chupó por mucho tiempo, pero después él me separó las nalgas y metió sus labios y su lengua caliente en mi trasero estrecho, al igual que metió su nariz en mi ano para provocarme un placer diferente mientras con otra mano alcanzó mi pene para poder masturbarlo era mi turno de brindarle placer y retribuirle lo que él había hecho por mí, así que lo tiré en la cama, lo monté y comencé a quitarle su ropa, toda, sin ropa interior y cuando vi su miembro estaba hinchado, largo y rosado, con un glande que lo hacía ver como un hongo grueso.       

Las venas se le marcaban y por un momento pensaba en lo tieso que podía estar y lo que me iba a doler. Así que lo tomé entre mis labios y acuné su miembro en mi boca, saliva y lengua.          Comencé a chuparlo, lamberlo y al igual que él había hecho, lo introduje todo en mi boca.  

–“Vaya así que te cabe todo pequeño”. Dijo él.          
–“¿Acaso no era lo que querías?” Le Contesté.           
–“Claro, pero por tu aspecto tímido pensé que no lo harías”. Contestó Pepe.       

–“Miembros como el tuyo no se ven a menudo, debo disfrutarlo y saborearlo tal como tú lo hiciste” Dije para seguir mamando su pene.     

Atraía sus caderas hacia mi boca y con sus manos atraía mi nuca hasta que me indicó que lambiera su ano, y yo deslicé mi lengua bajando por su perineo hasta llegar a él. Metí mi lengua suave y pude notar su respiración acelerada, metí uno y dos dedos en su cavidad y comencé a mamar su miembro, al parecer eso le gustó, hasta que me tomó por los brazos y me volteó hacia la cama, me empinó y me ofreció unas cuantas nalgadas, yo gemí de placer y comencé a sentir mi trasero caliente.        

Él por su parte se colocó un preservativo en su enorme miembro y comenzó a meterlo poco a poco. Debo decir que cada centímetro lo recibía con afición, ya que era muy grande y sus venitas las podía sentir en las paredes de mi ano. Escupió saliva en su pene para poder meterlo más hasta que estuvo dentro todo, así él tomó mis caderas y me penetro con  dulzura pero con rudeza, ambas mezcladas y solo se escuchaba el sonido de su pelvis y mis nalgas al chocar.      

– “¿Así te gusta pequeño?” Dijo.
–“Me encanta, sólo ve más rápido y azótame un poco más”. Dije  jadeando.       

Pepe hizo lo que le ordené y me comentó que no tardaría mucho en venirse. Así fue. A los 10 minutos de eso se vino en mi espalda, así es, depositó su dulce néctar de hombre por toda mi espalda para después lamberla. Me secó con una toalla y se limpió las comisuras de los labios, ya que tenía su propio semen escurriendo de ellos.     

Me volteó para ver y sonrió cuando se escuchó un claxon y él se asomó por la ventana. Evidentemente eran sus padres, él se acercó a mí, me besó y nos cambiamos rápido.Tomó dinero de su cajón y me lo dio para pagar un taxi de regreso a mi casa. Fue cuando me comentó que sus papás no sabían que él era gay y que probablemente lo echarían a la calle si se enteraban.         

Me besó como si fuéramos novios, la tarde nos miró encantada, sus manos y su cuerpo me pedían más pero infortunadamente tenía que irme aunque su carita me pedía más tiempo, por lo que le dije que se quería podíamos repetirlo a lo que estuvo de acuerdo.

Dos semanas más tarde me hablo sábado para decirme que si podía ir a su casa, por supuesto de inmediato acepte la invitación, llegue a su casa y de nuevo me recibió muy amablemente, me llevo a su cuarto para comenzar a gozar, me estaba penetrando con su gran miembro, sintiendo un gran placer cuando la puerta de su cuarto se abrió.

Era su padre que regreso a la casa sin que ninguno de los dos lo escuchara llegar. Simplemente se nos quedo mirando sorprendido al principio pero luego con cara de odio, se nos fue encima separándonos jalando de los cabellos a ambos.

– “Papá, Papá espero puedo explicarte”. Dijo él mientras nos separaba.

– “¡Explicarme!, ¿Qué me vas a Explicar? Qué eres un marida de mierda”. Dijo su padre.

Luego sentí un fuerte golpe en el rostro que me hizo caer en la cama dejándome aturdido y con el labio partido sobre la cama, escuche a su padre decir.

– “Si no sabes cómo ser un hombre entonces no necesitas tus huevos”. Dijo su padre.

Luego de aquello escuche una súplica por parte del guapo chef.

– “No Papá no lo hagas, por favor PAPÁ…” Suplico el chef.
–“AAAAAAAAHHHHHHYYYY”. Luego lo escuche gritar.

En ese momento me di la vuelta y mis ojos se abrieron en grande al ver al Chef en el suelo revolcándose de dolor con sus dos manos en la entrepierna, fue entonces que vi a su padre apretar el escroto cercenado para sacar lo que fueron los testículos de su hijo que quedaron en su mano.

Con los huevos chorreando sangre se me acerco y me ordeno que abriera la boca lo que me negué, entonces enfurecido aquel hombre, dejo los testículos en la cama para hacerme poner de pie tirando de mis cabellos, cuando estaba de pie, con un mano me apretó muy fuerte mis propios huevos lo que hizo que gritara.

-“AHHHHHHHYYYYY… GHGHGYG” Grite pero mi grito fue cortado.

Si mi grito de dolor fue silenciado cuando aquel hombre me metió los dos testículos de mi amante en la boca, impidiendo que pudiera escupirlos o gritar tapando mi boca con su mano, de algún modo alcanzo mi ropa interior que uso a modo de mordaza para impedirme que arrojara los huevos del Chef. Luego tomo mi pene que extrañamente estaba más duro que nunca antes, todo mi cuerpo temblaba de miedo en ese momento.

Sentí su mano cerrarse cerca de la base de mi pene mientras aquel hombre hecho una furia me dijo directamente al oído.

-“Mi pudo hijo ya no es más un hombre y tu pronto ya no lo seas podrán ser felices, como un par de putas”. Me dijo aquel hombre.

En ese justo momento no entendí lo que me quería decir pero cuando sentir la enorme punzada todo mi cuerpo experimento un segundo más tarde lo comprendí, de algún modo el hombre fracturo mi pene casi en la base, causándome un indescriptible dolor para luego usando el mismo cuchillo que siempre portaba en su cintura en su estuche aquel hombre me cerceno mi pene dejándome con un sangrante muñón de 3 cm, grite y me sacudí de dolor, con mis manos tratando de detener al sangre que comenzó a brotar a raudales de mi cercenado pene.

Eso es lo único que recuerdo, lo siguiente que recuerdo fue despertar en un hospital, convertido en un eunuco, sin mi pene, por supuesto denuncie a aquel hombre que fue a dar a la cárcel pero el daño que me hizo con nada podría repararlo.

Del chef ya no supe nada, desapareció y aun lo busco, deseo pedirle perdón y ver si aun puede penetrarme con su gran miembro si es que aun puede tener erecciones, pues ahora es el único modo que tengo de obtener placer, por medio de estimulación prostática, aquel hombre en algo tenía razón ahora son una verdadera puta que solo desea ser penetrado para sentir algo de placer.

Si alguien conoce a ese chef que le digan que lo estoy buscando, que extraño su pene, caricias, rostro y piel, lo deseo sin importarme que sea un eunuco como yo para el resto de nuestras vidas 




Autor: Isra.Pleasure & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

EUNUCO EGIPCIO

Estaba dirigiendo un pequeño grupo de soldados. Nuestro propósito era atacar al general enemigo, con un ataque por la retaguardia. Habíamos evitado una colina y nos habíamos metido en un estrecho pasadizo, que emergía cerca de su cuartel principal. Estábamos cerca de usar nuestros arcos para intentar matar al general cuando nos encontramos delante de una unidad de caballería, que estaban alimentando a sus caballos antes de volver a la batalla......


EUNUCO EGIPCIO
Estaba dirigiendo un pequeño grupo de soldados. Nuestro propósito era atacar al general enemigo, con un ataque por la retaguardia. Habíamos evitado una colina y nos habíamos metido en un estrecho pasadizo, que emergía cerca de su cuartel principal. Estábamos cerca de usar nuestros arcos para intentar matar al general cuando nos encontramos delante de una unidad de caballería, que estaban alimentando a sus caballos antes de volver a la batalla.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [ABLACION] [GUERRA] [ESCLAVITUD]



Categoria: Hetero      Autor: Beynazura





Estaba dirigiendo un pequeño grupo de soldados. Nuestro propósito era atacar al general enemigo, con un ataque por la retaguardia. Habíamos evitado una colina y nos habíamos metido en un estrecho pasadizo, que emergía cerca de su cuartel principal. Estábamos cerca de usar nuestros arcos para intentar matar al general cuando nos encontramos delante de una unidad de caballería, que estaban alimentando a sus caballos antes de volver a la batalla.

Cambiamos nuestro camino, pero uno de ellos nos vio, por lo que no tuvimos más remedio que entablar batalla, pero el lugar no estaba a nuestro favor, o por supuesto que matamos a muchos de ellos antes de llegar a nosotros, y rápidamente los caballos estaban pisoteándonos, cuando recibí un corte de espada a través de mi hombro. De algún modo la hoja se rompió así que la hoja se mantuvo en la herida. Finalmente, la unidad de caballería se alejó de nosotros y descubrí que la mayoría de mis hombres perecieron en el ataque. Intentamos continuar nuestra misión, pero como fuimos descubiertos, una nueva unidad vino a nosotros. Me desplomé después de ser golpeado por una flecha en la próxima batalla.

Cuando me despierto, estaba atado en una cama.

-“Tu hombro ha sido curado del corte de la espada como por la flecha” Dijo el hombre que estaba junto a mí.
-¿Dónde estoy?

-“Ha perdido la batalla, eres prisionero, pero tu bravura se ha reconocido”.
-“¡Así que!”
-“Tendrás el cuidado que se reservan para los oficiales superior”. Dijo el hombre.

Una mujer vino, y le contó algo al hombre.

-“Vassilia quiere saber si puedes caminar un poco, así que estarás desatado, pero no intentes escapar" Dijo el hombre.

La mujer me sonrió. Pude levantarme pero fue difícil.

-“Has perdido muchas de tus fuerzas viriles”. Dijo ella.

No entendí lo que significaba. Pero Vassilia vino a mí y me ayudó a caminar alrededor de la tienda. El hombre estaba traduciendo lo que me estaba diciendo.

-“Eres un hombre fuerte. Te lo haré mañana. Será una prueba más que tendrás que pasar. Te darán algo de carne esta noche”. Dijo el hombre.

Al principio no lo entendí. Y mis tobillos fueron esposados ​​a una gran piedra en medio de la tienda.

Al día siguiente por la mañana, el hombre me ayudó a levantarme y me llevó a otra cama. Estaba medio sentado, y mis piernas estaban atadas en cada lado así que mis muslos estaban abiertos y mi pene y huevos expuestos. Tenía las manos atadas a los lados de la cama.

Vassilia me dio algunas hojas para masticar. El hombre se fue. Ella vertió un poco de líquido aceitoso en mi pene y huevos, para comenzar a frotar esa zona. Mi pene de erigió, pero parecía no molestarle. Pero cuando ella vino con una navaja de afeitar comencé a gritar, Pero ella me mostro que ella deseaba solo afeitarme la entrepierna. No tenía otra opción que dejarla hacerlo. Ella me dio más hojas y comenzó a darme una mamada. Como estaba haciendo mucho ruido, ella vino con un pedazo de madera con la que me amordazo, y luego continuó la mamada. Tenía la esperanza de que ella me dejase penetrarla, pero ella sólo me hizo venirme en su boca.

Volvió con un largo palo de madera que enfundó dentro de mi pene. Empecé moverme ansioso y traté de mostrarle que no disfrutaba de eso. Pero su señal me tranquilizó. Pero siguió introduciendo el palo hasta la base de mi pene. Luego amarro un cordón alrededor y lo apretó. Ella aseguró que era para anclar el palo. No podía moverme, no podía gritar, pero tenía un gran dolor. Cuando se detuvo, mi pene se desinflo por lo que no era más grueso que el bastón. Yo estaba sudando pero a ella pareció no importar decir algo y poner su mano en mi vientre.

Ella me dejó así por unos minutos, y volvió con un tazón lleno de brasas resplandecientes. Tomó una espada y la pasó por encima de las brasas y la pasó sobre el cordón cortando tanto el encaje como mi pene. Ella giró el palo y coloco el falo sobre mi vientre. Entonces ella cortó el palo, así que una parte estaba en el palo mientras que la otra estaba todavía en mi entrepierna. Ella aplicó un palo de metal que estaba en las brasas en la base de mi eje cortado. Quitó el cordón y no salió ningún flujo de sangre. Luego aplicó otra barra de metal en mi entrepierna. El dolor me hizo desmayarme.

Me desperté en la cama anterior. El hombre estaba cerca de mí. Explicó que aquello se hacía a todos los prisioneros derrotados. Él me ayudó a caminar fuera de la tienda y mostrarme los carros llenos de penes cortados. Cuando le pregunté en qué me convertiría, me explicó que me venderían como un esclavo, le grité que era bárbaro, me mostró su entrepierna, vi que no tenía pene. Era el esclavo de Vassilia. Vassilia era un doctor que el ejército utilizaba para la castración porque la mayoría de los otros hombres que eran castrados no sobrevivían a menudo. El hombre dijo que si tenía algún problema podría ir ver a Vassilia.

Me incliné rápidamente para usar mi agujero orina.

Unos días más tarde llegó una chica rubia árabe y después de recorrer el campamento me miró.

- "¿Eres el hombre lucho contra una unidad de caballería?"
-¿Lo eres? ¡Supongo que lo soy! Le dije.

Y me fui con ella. Su amo me había comprado, como fue escrito la esclava de metal en mi muñeca.

Yo iba a comandar la sección de seguridad de un harén. Como eunuco se me permitía ir tanto dentro como fuera del harén. Los soldados que mandaría no eran eunucos, por lo que no se les permitía entrar en el harén. Samia había sido secuestrada, debido a su color de cabello, pero como ella luchó para no convertirse en una de las concubinas, ella llegó a ser un eunuco femenino, por lo que se le permitió viajar dentro y fuera del harén también. Estaba trabajando para la seguridad del harén también. Dijo que teníamos que compartir la misma habitación. Lentamente, ella me enseñó su  idioma. Como compartimos la habitación rápidamente vi que su entrepierna estaba cosida cerrándola, como eran la de los eunucos mujeres.

Nos apreciamos inmediatamente y una tarde ella me preguntó cómo me sentía de mi castración. No fue fácil porque todavía tenía deseo, pero era incapaz de darse cuenta de nada. Era lo mismo para ella. Y empezamos a acariciarnos algunos minutos algunas noches. A Samia le gustaba cuando jugaba con su pecho, y me pareció muy agradable cuando jugaba con mi escroto y huevos. Nos tomó cerca de seis meses para encontrar una manera de conseguir un orgasmo. El camino no fue fácil y necesitábamos horas para alcanzar el orgasmo.

Un día, Samia me mostró un cinturón con dildo que había recibido de otro eunuco que estaba a cargo de entregar tales juguetes para las esposas del amo. Ella insistió en penetrarme, diciendo que muchos hombres castrados conseguían placer de ese modo. Al principio fue difícil, pero debo admitir que me gustó. Me avergonzaba, pero Samia me explicó que era normal que ya que no era un hombre, sino un eunuco, y que tenía que aprender los placeres de los eunucos. Ella dijo que le gustaba por el culo también, pero no me lo dijo como para que se lo hiciera. También aprendí a chupar penes de madera. Por supuesto que no habría hecho eso antes de perder mí pene. No sabía si me complacía la cosa por la vergüenza de hacerlo, o si la vergüenza provenía del placer que obtuve. Samia y a mí también nos gustaba ver el semen salir a través de mi agujero de orina.

Un día Samia me ató las manos en la espalda antes de acariciarme, y me llevó cerca del orgasmo, pero se detuvo y mostró un dilido con la me empalo. Me dio vergüenza, pero no tenía otra opción. Me vine con fuerza. Y a partir de entonces usualmente uno de nosotros penetra al otro.

Una noche estaba atado, alguien vino por nosotros porque había una pelea entre dos de las esposas del amo. Fue Elbarán el Eunuco el que le proporcionaba los juguetes a Samia. Me vio atado, y ayudó a Samia a desatarme. Samia y yo separamos a las esposas y las encerramos en la celda del Harem, y nos preparamos para explicar al maestro lo que pasó. Elbarán nos ayudó, ya que era el único testigo. Una vez que el informe estaba listo, Elbaran nos preguntó qué estábamos haciendo. Nos volvimos rojos, pero Samia explicó. Elbaran parecía interesado y me preguntaba si podía mostrarle mis genitales como nunca había visto un Eunuco de guerra antes. Poco a poco terminamos desnudos de nuestros genitales. Samia explicó que solo cosía a diferencia de la mayoría de las hembras eunucos que también pierden el clítoris y los labios.

Elbarán explicó que perdió sus huevos al principio de su pubertad, por lo que su cuerpo se mantuvo cerca al de un niño, con una voz demasiado baja, sin vello, y un pene pequeño que casi nunca estaba duro, pero también tenía una libido muy bajo. Como pedimos todos nos despertamos, y lo vi duro, su eje era todavía pequeño. Le expliqué que mi libido era el mismo, pero que tenía muy pocas maneras de experimentar un orgasmo. Elbarán pidió participar en nuestro juego esa noche, y finalmente me ataron, y me encontré chupando el pequeño pene de Elbaran  Samia estaba acariciando mis huevos. Después de atar a Samia. Elbarán nos sodomizo, aunque su pene no estaba duro y lo suficientemente largo para eso.

Desde aquella noche Elbarán vino a menudo a participar en nuestros juegos. Varias veces me había visto obligado a dejarlos jugar solos, ya que un dolor intenso provenía de mi agujero de orina. Elbarán miraba mi entrepierna con envidia, y estaba imaginando que ya no tenía ningún pene. Estábamos jugando juntos cuando una de las esposas del maestro nos descubrió. A la mañana siguiente el maestro nos pidió que visitáramos nuevamente a Vassilia.

Ella nos explicó que tenía que quitar el eje de Elbarán, los labios de Samia, el clítoris y mis huevos. Estábamos desolados. Pero ella explicó también, que ella podría intentar un experimento para nosotros. Así que nos convenía que Vassillia nos construyera unos labios para enmascarar nuestro orificio de orina, así que nuestra entrepierna sería como la de una mujer. Esto tomaría tiempo, y durante este tiempo Samia tendría su entrepierna libre.

El tiempo que pasamos con Vassillia nuestros juegos fueron mucho mejores ya que Samia ya no era un eunuco. Elbarán trató de penetrarla, y perdió su pene al día siguiente. Los días después de que Vassillia nos construyó algunos labios fueron difíciles, pero ella explicó que estos labios nos ayudarían a evitar el dolor en el agujero de orina que había tenido. Después de que Samia fue procesada, ella parecía feliz, diciendo que ella como nosotros ahora. Pero todos sabíamos que ella era la que más había perdido.

Una vez de regreso a nuestro Amo, Realizamos nuestros juegos de nuevo. Nos llevó más tiempo el orgasmo. Echo de menos el pene de Elbaran, pero era feliz siendo como era. Por supuesto rápidamente nos descubrieron otra vez. El Amo explicó que era suficiente, Nos dijo que nos matarían. Pero Samia no estaba ahí. Aprendimos que ella nos vendió al Amo.

Dos días más tarde, Elbaran y yo teníamos dos penes enormes en nuestros culos. Debíamos ser empalados lentamente. El palo era lo suficientemente grande por lo que tuvimos que estar de pie en las puntas de los pies. Cada vez que aflojábamos el dolor era insoportable.

Un lazo estaba delante de nosotros. Samia vino y se disculpó. A ella le pusieron un lazo alrededor del cuello. Luego, la levantaron lentamente delante de nosotros hasta que las puntas de los pies apenas tocaban el suelo.

Al mediodía, Samia seguía luchando por respirar y Elabarán, que estaba gordo, había puesto el talón en el suelo. La sangre corría por sus pálidas piernas. Yo estaba sobre mis dedos de los pies, pero cerca del agotamiento.

A la caída de la noche, Samia estaba muerta, y Elbaran todavía estaba respirando, pero estaba poco a poco colapsando, Estaba cerca de su muerte. Había aceptado el dolor de poner mi tacón en el suelo; Tuve todavía largas horas de dolor antes entregarme a mi muerte. Debo decir que aprecié mi vida sexual como un eunuco de guerra.




Historia Original Aquí.





Autor: Beynazura       Traductor: DarkSoul

EXTRAVAGANTE

Después de que Peter sacó su erección aún duro de mi culo y se fue muy rápidamente traté de decirles que Peter era mi novio etc., y no podía esperar hasta que tuviera 16 años de edad para tener sexo. La verdad es que he estado teniendo relaciones sexuales desde que tenía 12 años de edad con muchos chicos diferentes de la zona. Fue como un día que un chico metió su pene en mi culo pensando que era lo peor que podía hacer. En vez de eso estaba gimiendo como una perra en celo pidiendo que cada vez que lo metiera más profundo......


EXTRAVAGANTE
Después de que Peter sacó su erección aún duro de mi culo y se fue muy rápidamente traté de decirles que Peter era mi novio etc., y no podía esperar hasta que tuviera 16 años de edad para tener sexo. La verdad es que he estado teniendo relaciones sexuales desde que tenía 12 años de edad con muchos chicos diferentes de la zona. Fue como un día que un chico metió su pene en mi culo pensando que era lo peor que podía hacer. En vez de eso estaba gimiendo como una perra en celo pidiendo que cada vez que lo metiera más profundo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Bueno, ¡mis padres me sorprendieron anoche! Pensé que iban a estar fuera toda la noche o eso es lo que me dijeron. Resultó que mi madre tenía uno de sus dolores de cabeza, lo que significo que tuvieran que regresar a casa temprano porque mi papá no se habría quedado en la fiesta sin ella. Ella por supuesto va a través de esta cosa donde ella necesita todas sus cosas alrededor de ella para mejorar así que por supuesto la habitación que reservaron por esa noche se perdió.

Así que ustedes pueden imaginar su sorpresa y la mía cuando llegaron a casa para encontrar a al hijo del vecino, ¡Peter, de 16 años con su pene bien dentro de de su hijo de 14 años de edad! Mi madre se desmayó como dos segundos de plano y mi padre se torno de un blanco pálido antes de gritar "Daniel Scott Radcliffe ¿qué diablos crees que estás haciendo?"

Hola, estoy penetrando este lindo culito lo que simplemente su supe cómo decirlo, pero en su lugar lo que salió fue simplemente, "Oh mierda, ¿qué están haciendo de nuevo aquí?"

Después de que Peter sacó su erección aún duro de mi culo y se fue muy rápidamente traté de decirles que Peter era mi novio etc., y no podía esperar hasta que tuviera 16 años de edad para tener sexo. La verdad es que he estado teniendo relaciones sexuales desde que tenía 12 años de edad con muchos chicos diferentes de la zona. Fue como un día que un chico metió su pene en mi culo pensando que era lo peor que podía hacer. En vez de eso estaba gimiendo como una perra en celo pidiendo que cada vez que lo metiera más profundo.

Fue entonces cuando me atrajo un chico malo. Más tarde descubrí que un chico malo era un chico que te penetra por el culo y por la garganta, pero no se lo hacía a otros muchachos. Eso sonaba como yo porque mientras yo estaba duro como una roca y me venía en baldes cuando los muchachos me penetraban no había forma de mi pene quedara lo suficientemente fuerte como para que penetra a otros muchachos a pesar de que me lo pidieran. Solo podía venirme cuando tenía un gran pene en mi culo y por lo que fuera abracé mi papel de chico pasivo y di la bienvenida a todo tipo de chicos en mi culo.

Siempre y cuando fueran grandes y pudieran disparar cargas en mi culo era todo lo que importaba para mí. Aceptaba a chico más viejos porque normalmente tenían penes más grandes pero como conseguí más grandes, Les decía que era un muchacho de 13 años tenía una pene grande entonces felizmente seria su perra para él. Se podría decir que yo era una puta para todos los chicos, pero me gusta el título de perra fácil mejor.

Se podría decir que me había construido un buen representante para mí entre los chicos calientes heteros o gay que solo tenía que pedirlo. Haría casi cualquier cosa para obtener un pene.

Mis padres, por supuesto, dijeron que era solo una fase y que tengo que ir a una escuela adecuada para una educación decente. Mis padres eran snobs en ese respecto, así que deberían encajar bastante bien con las clases dominantes en St.George's College, Weybridge. Así que les di triste despedida a todos mis amigos y besé a todos en sus penes y tuve una sesión masiva con ellos a modo de despedida. Todavía estoy sorprendido de que el semen no comenzara a salir por mi piel. Así que en una calurosa mañana de septiembre fui conducido a ese colegio por mis padres. Supongo que todavía estaban en estado de shock porque ninguno de los dos me hablo todo el camino.

¿Qué se puede decir de San Jorge? Desde el exterior parecía una escuela realmente impresionante construida de piedra antigua, pero de hecho era una serie de chozas con revestimiento de piedra arrojado sobre él para dar la impresión de elegancia. Me preguntaba entonces si había otras cosas para mostrar, como el ejército del prefecto etc.

Los internos llegaron el día antes, así que me impresionó ver un ejército de muchachos caminando alrededor en toallas en dirección a las duchas, que estaban en un caso de escaleras de hierro. Si usted se encontraba directamente debajo de ellas se podían ver todos los encantadores penes, huevos y nalgas debajo de las toallas.

Mi habitación del dormitorio estaba bien y parecía hogareña. Al menos estaría compartiéndolo con otros veinte chicos, así que verles sus penes mientras se cambiaban eran bastantes altos. Elegí la estación de cama al lado de los inodoros porque la puerta del inodoro tenía un panel de cristal - así que cualquier chico de pie con su pene colgando orinando sería visto solo por mí.

Un muchacho mayor llamado Todd era nuestro capitán de casa y yo diría que tenía unos 16 o 17 años. Recordé haberlo visto antes en el día dirigiéndome hacia las duchas y recordar pensar que estaba en forma y que me encantaría deslizarme sobre su pene. Tenía lindos todos, de chicos rubios. Su mejor rasgo tenía que ser sus ojos que seguían mostrando mensajes, que yo sentía, seguro que decían que voy a penetrar tu culo.

La primera semana fue bastante bien y comencé a hacer amigos. ¡El fin de semana, sin embargo, demostró ser el comienzo de los mejores años de educación de un chico extravagante podría ser!

Los fines de semana eran prácticamente nuestros, aunque nuestros, Chris organizó algunas actividades estupendas para nosotros, como jugas bolos, viajes a Thorp Park y Chessington mundo de aventuras. Nos llevó de viaje a Londres y era generalmente un buen chico. Nunca nos gritaba y parecía incapaz de perder la paciencia a menos que uno fuera intimidado por chicos de otras casas. Nunca metió la nariz en nuestros asuntos o siguió diciendo que si alguien necesitaba hablar, estaría cerca. A todo el mundo le gusta porque todos los viernes por la noche hacía un chocolate caliente y una noche de broma. Me contó algunos chistes muy buenos. Supongo que porque él era así a nosotros nunca nos dio ningún beso o platica.

Curiosamente, cuando decía que fuera luces siempre hacíamos lo que nos decía, porque los fines de semana eran tan grandiosos que nadie quería molestarlo, supongo que si eso fuera posible para el chico que nunca se molestaba con cualquier cosa. Era uno de esos raros tipos que podías armarle un gran alboroto, gritarle y luego caer en sus brazos, inundado de lágrimas y toda la historia fluiría sin importar cuánto tiempo tomase.

Nunca más me di cuenta de que todo el tiempo que estábamos siendo consolados por Chris significaba que sus profesores como los deberes de marcado y la preparación de la lección se hacía en las primeras horas de la mañana y, sin embargo, siempre estaba allí con una sonrisa en su cara. Su tiempo de descanso era el fin de semana en el que dejaba al capitán de la casa a cargo de las instrucciones de llamarle si se necesitaba algo. Tenía un ayudante de casa adjunto que era inútil y hacía lo suyo. Chris nunca descubrió lo que estaba sucediendo durante las noches cuando no estaba allí.

Era mi tercer fin de semana en el colegio cuando comenzó. Siempre dormía en mi apretada trusa (slip) CK y nada más porque la calefacción nunca se apagaba hasta alrededor de la 1 am. Había estado dormido durante una hora supongo, cuando sentí a alguien sentado en mi cama. Luego una mano empezó a frotar mis piernas subiendo hasta mi espalda y parando para acariciar mis nalgas un poco. No me moví porque quería ver a dónde conduciría. Pude sentir un dedo trabajar su camino en mi culo, así que cambié mis piernas para dar a la mano un mejor acceso. Claramente estaba tratando de averiguar si yo era virgen o un chico virgen. Una vez que se enteró de que mi agujero estaba bien utilizado su mano se trasladó al interior de la parte delantera de mi trusa donde comenzó a sentir mi pene y huevos. Sus dedos permanecieron durante mucho tiempo sobre mi glande, que estaba produciendo gran cantidad de líquido transparente. Su dedo dejo mi pene y se dirigió a su boca. Seguí con mis ojos para descubrir que Todd estaba disfrutando de mi recién expulsado jugo.

Nos miramos a los ojos y solo para que él supiera que yo no estaba molesto con él. Levanté mis delgadas caderas jóvenes y me quitó mi trusa con facilidad. Volvió a mirarle para ver mi desnudez. Separé mis piernas ligeramente para que pudiera poder ver mi culo y jugar con mi pene y huevos.

-"Eres tan hermoso". Me dijo con sus ojos, ardiendo mirando mi pene.
-"Ya veo que has disfrutado un pene antes". Concluyo.

-"Eso es porque soy un chico malo". Respondí con orgullo. Su sonrisa se ensanchó y él se adelantó y me susurró al oído. Sígueme.

Salí de mi cama desnudo y lo seguí hacia el pasillo con mi erección apuntando con rigidez hacia arriba con la esperanza de que iba a conseguir una buena cogida. Cuatro habitaciones abajo y llegamos a la habitación de Todd en que entramos. Dentro de la sala estaban esperando otros cuatro muchachos que eran capitanes en las otras casas.

"Daniel, estos muchachos son mis mejores amigos y si te piden que te inclines por ellos, será como si estuvieras inclinándote frente a mí. ¿Lo entiendes?"

"¡Sí, quieres que sea tu perra! No hay problema". Le dije

Me acerqué a la cama y me acosté de espaldas con las piernas abriendo mis nalgas y colgando la cabeza sobre la cama. He oído comentarios como: "Dios, él es bueno, que afortunados, tenemos entre nosotros un muchacho extravagante tal vez incluso un nulo".

No sabía lo que era un nulo, pero si eso significaba que era una buena puta, estaba lista para ello.

Todd fue el primero. Él me miró directamente a mis ojos tenía un pene enorme entró en mi agujero. Quería ver si me dolía cuando entró y se alegró de saber que ya estaba bien acostumbrado a penes muy grandes en mi apretado ano. Todd era puro músculo un hombre de verdad en todos los aspectos. Su cuerpo era tonificado y apretado. Pude ver claramente la formación de su paquete de seis. Me sostuve en sus apretadas nalgas y me pregunté por un momento lo que sería poner mi pene en el agujero de él. Por supuesto sabía que nunca iba a suceder, pero sus nalgas se sentían tan firmes y supe entonces que haría cualquier cosa por Todd si él me lo pedía.

Me golpeó el culo con fuerza y con fuerza. Podía sentir su pene crecer más grande dentro de mí. Ese fue el sentimiento que me hizo un gran chico tan extravagante porque cada vez que un gallo entró en mí era como si fuera el primero. Su velocidad aumentó y yo estaba llegando a ser un poco de gemido, así que Brad se despojó y empujó su gran polla por mi garganta. Los otros chicos de la habitación se sorprendieron de lo mucho polla que un niño de 14 años podía bajar por su garganta y por su culo.

Amé cada segundo. El semen en mi culo y el semen por mi garganta me hizo encender la cabeza porque el sabor era tan grandioso. Hay un gusto puro por el semen adolescente que ustedes apenas no pueden conseguir de cualquier otro semen. Cada chico que chupé tenía un sabor diferente pero me encantó todo. El respeto que tuve de los chicos se fue a alturas más grandes cuando Todd puso su pene en mi garganta para una mamada y cuando se vino, lo hizo en mi garganta así que adiviné lo que estaba por venir. Bebí todo sin derramar una gota. Nunca había bebido de un chico los muchachos antes encontré que también tenía un gran sabor. Esto, por supuesto, hizo que los otros se excitaran otra vez y uno por uno todos ellos me tenían chupando su pene y bebiendo su orina.

Todd me hizo sentarme en el plug para el culo más grande que jamás había visto porque quería que el semen colectivo se hundiera en mi cuerpo en lugar de escurrir fuera de mi culo. El plug no saldría a menos que fuera sacado.

Todd entonces me esbozó un plan.

"Creo que el próximo fin de semana es tu 15 cumpleaños y te propongo darte un regalo que te concedería un suministro interminable de penes para el resto de tu vida mientras que al mismo tiempo te mantendrá como chico como sea posible. Solo piensa en Daniel que tiene 19 años y todavía parece  de 15 años. Usted tendría a cada muchacho gay o individuo hetero que desearas explotar su semen en tu ano. Piense en cuando tengas 30 años y todavía lucirás como de 15 años. Tendrías innumerables adolescentes que quieran penetrarte. ¿Te gustaría eso, Daniel?

"Oh Dios, sí. ¡Una vida de penes en mi culo! ¿No lo creo? ¿Cómo es posible?

"Mi tío descubrió hace veinte años que si cortar el pene y huevos de un chico en su 15 cumpleaños él para el resto de su vida parecerá como un muchacho de escuela de 15 años. Sus huevos son el medio de hacer que usted se vea más viejo y con el tiempo cada vez menos sexy a los ojos extraños. Como un chico extravagante que no tienes ningún uso para tu pene y huevos, así que porque mantenerlos. Tu verdadero poder es tu boca y culo. Eso es lo que te hace tan sexy.

Traté la información en mi mente. No me asustó en absoluto porque solo usaba mi pene para orinar. No es como si hubiera sido utilizado para el sexo y las posibilidades eran que nunca iba a estar duro, pero me di cuenta de que era difícil pensar en mi mismo siendo cortado. Realmente no me importaba si lo que Todd decía era cierto o no, pero si quería cortar mi basura, podía.

-"Seguro porque no. Siempre y cuando corten mis partes masculinas de lo contrario no hay trato”.
-“ ¿Qué van a hacer con ellos cuando los corten?" Le pregunté.

"Tenemos la intención de comer las partes. Eso es lo que nos da el poder a nuestros penes. No eres el primero. Hemos cortado y comido los órganos de muchos muchachos locales. Algunos niños nacen sabiendo que no deberían tener un pene y vi en ti desde el primer día como miró mi pene a través de las escaleras de hierro.

La semana voló y cada mañana me despertaba con una erección al saber que sería un día menos antes de que el lote fuera cortado. Me hizo ponerme muy caliente sabiendo que muy pronto sería en el dormitorio el único de no tener nada entre sus piernas. Yo no estaba tentado a venirme o nada porque yo nunca lo hice antes, así que porque empezar ahora. Me pregunté cómo los otros muchachos reaccionarían a mí una vez que se hubiese ido.

El sábado por la mañana Chris, me dio una tarjeta de cumpleaños y una presente de todos como un pastel ya que nunca tuve algo así en casa. Me preguntaba qué diría si fuera a verme salir de la ducha en las mañanas. Afortunadamente, dejó que los prefectos de la casa se ocuparan de ese lado de los deberes de la casa y cuando Bobby me estaba penetrando, no diría nada.

Cuando terminó la escuela, Todd vino a buscarme y me llevó a su casa de su tío ubicada a pocas paradas de tren en Londres. A nuestra llegada un chico desnudo que no tenía su pene o huevos abrió la puerta principal. Resultó que Paul había sido cortado cuando tenía 15 años de edad, pero ahora tenía 28 años, pero juro que parecía tener 15 años todavía. Había sido tío de Todd desde que tenía 13 años. Esperaba que Todd todavía quisiera follarme cuando tuviera 28 años. La belleza de Paul era excepcional y yo estaba dispuesto a deshacerse de mi basura.

El tío Henry, Todd era un médico y le había enseñado a Todd todas las habilidades que necesitaba para poder eliminar completamente la basura de un niño de manera segura y sin peligro para el chico en cuestión. Todd me mostró más de cien DVD de chicos que había hecho. En las portadas había las fotos antes y después de lo que el chico parecía con y sin su basura. Vi un DVD de un lindo muchacho que suplicaba que su basura fuera cortada sin analgésicos porque siempre lo había querido así. Me vine viéndolo gritar y sabía que no quería analgésicos hasta que Todd estuviera listo para coserme. Todd estaba muy contento, ya que le hice llegar a saber que él podría cortar los mios sin analgésicos.

Estaba atado a la mesa de cirugía. Se encendieron varias cámaras de video para grabar el evento. Todd corrió a través de todo su equipo médico para asegurarse de que tenía todo y luego estábamos listos.

Todo el mundo se quitó la ropa y Paul estaba a la mano para coger el esperma de los chicos en un recipiente listo para mi pene y huevos. Todd se inclinó sobre mí y tomó mi pene en su boca por primera vez y chupo el esperma de mi eje que ayudó a conseguirme duro. Él empujó un plug anal muy grande en mi ano y luego unió mi pene y mis huevos dos veces alrededor de la base para dejar suficiente espacio para un cuchillo para pasar entre las bandas.

En primer lugar, Todd me inyectó debajo de mis huevos justo por encima de mi culo para hacer un nuevo orificio de orina. Esta inyección no afectó el resto de mis genitales ya que podía sentir Todd manejándolo como si fuera carne y por supuesto muy pronto sería carne. Un tubo fue insertado en mi nuevo orificio de orina para mantenerlo abierto y en el lugar. Por fin estaba listo.

Todd se inclinó sobre mi endurecido pene otra vez y la tomó una vez más con su boca. Empezó a chuparlo muy fuerte y mi pene se puso vivo por primera vez en su vida. Empecé a penetrar su boca y ahí fue cuando lo sentí. Sus dientes hundiéndose en mi carne de la cabeza de mi tierno pene justo debajo de la cresta. Grité algo como “muerde al hijo de puta”, estaba en un estado de felicidad y dolor todo al mismo tiempo. Paul estaba entre las piernas Todd capturando disparo tras disparo de su cremoso semen.

Todd levantó la cabeza después de algún tiempo y lo vi masticar y tragar las primeras dos pulgadas de mi pene. Cada chico por turno se turnaba para comer mi pene vivo de mi cuerpo. Incluso a través del dolor me hubiese gustado tener un pene más grande para que el dolor durara y durara. La sensación que alguien te coma tu pene viva de tu cuerpo es lo mejor en el mundo. Una vez que mi pene fue comido Todd tomo un cuchillo y corto entre las ligas. Mis huevos cayeron en un cuenco.

Todd cortó y sacó el resto de mi pene de dentro de mi cuerpo. Cuando me desperté estaba cosido muy ordenadamente y limpiamente. No sentí ningún dolor en absoluto. Mis huevos habían sido limpiados y ahora estaban empapados en el semen de los chicos en la habitación. Esperaron a que me despertara antes de cocinar mis huevos.

El olor mientras eran cocinas fue lo mejor de este mundo. Fueron cocinados en el semen. Una vez listo, se cortaron y repartieron. Incluso me permitieron comer un poco de mis propios huevos. El sabor estaba fuera de este mundo. Incluso si no significaba una vida de ser jodido valía la pena ser cortado sólo para probar mis propios huevos. Estaba muy contento de que decidieran comer mi pene mientras todavía estaba unido a mí. Todd dijo que ese era su regalo para mí.

La vida en la universidad se puso aún mejor. La primera vez que entré en las duchas de mi dormitorio desnudo los chicos dieron una mirada y me dijeron que me agachara. Tenía muchachos formando una línea en las duchas para penetrarme. Así es como pasé mis años en el internado y Universidad con mi espalda contra la pared con las piernas en el aire y cada chico en el lugar formando una línea para penetrarme por mi agujero.

Así que ser un nulo no fue tan malo.




Historia Original Aquí.




Autor: Chris C       Traductor: DarkSoul

EXTRAÑAS EN EL TREN

Durante los siguientes 5 minutos, la jovencita le mostro sus muslos y ropa interior a William. Después de un rato la joven esperó a que él mirara su falda y luego lo miró diciéndole que sabía dónde estaba mirando y le dio una gran sonrisa amistosa. William tomó eso como aprobación de su mirada hacia arriba de su falda y le devolvió la sonrisa......


EXTRAÑAS EN EL TREN
Durante los siguientes 5 minutos, la jovencita le mostró sus muslos y ropa interior a William. Después de un rato la joven esperó a que él mirara su falda y luego lo miró diciéndole que sabía dónde estaba mirando y le dio una gran sonrisa amistosa. William tomó eso como aprobación de su mirada hacia arriba de su falda y le devolvió la sonrisa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Millie





Saliendo de la taquilla del tren, William entró en la plataforma y entró a la sala de espera y se sentó. William abrió un periódico que acababa de comprar estaba relajado cuando empezó a leerlo. Después de unos 10 minutos oyó la puerta de la sala de espera abrirse y el sonido de un par de personas entrar. Mirando brevemente, vio que una mujer muy atractiva y una jovencita muy bonita habían entrado juntos. Al verlos cruzar la espera hasta un asiento frente a él, no pudo evitar notar que estaban tomados de la mano y parecía tener una relación muy estrecha.

Mientras se volvían para sentarse, William rápidamente miró su periódico para no darse cuenta de que los había estado observando. Leyó su periódico por un par de momentos y luego miró hacia arriba mirando a la mujer primero. Tenía unos 1.70 metros de altura de piel clara, el cabello rubio, los ojos azules, pequeños pechos, una cintura delgada con las piernas largas. La ropa que llevaba se acercaba a la provocadora y daba la impresión de que quería ser vista. Llevaba un abrigo de color rojo oscuro que había dejado abierto, un aferrado apretado casi a través de una blusa de crema, un sujetador blanco, una falda roja corta y medias con tirantes negros.

Luego miró a la jovencita de unos 1.50 metros, con el cabello rojo, ojos azules, piel suave y blanda con pecas, un pecho casi plano con un capullo muy pequeño como pechos, una cintura delgada y unas nalgas redondas, cosa encantadora. Y piernas normales. Se dio cuenta de que, al igual que la mujer con la joven, llevaba una blusa ajustada y escarpada que era más transparente, una falda roja muy corta y medias con tirantes. William volvió a mirar su periódico y luego a las mujeres y a la chica. Al mirar hacia arriba, vio que la joven había abierto las piernas y le dejo ver su calzón (braga). Comprobando que no lo miraban, echó un vistazo y sintió que su joven pene se agitaba mientras miraba hacia el interior de la falda de las chicas.

Durante los siguientes 5 minutos, la jovencita le mostró sus muslos y ropa interior a William. Después de un rato la joven esperó a que él mirara su falda y luego lo miró diciéndole que sabía dónde estaba mirando y le dio una gran sonrisa amistosa. William tomó eso como aprobación de su mirada hacia arriba de su falda y le devolvió la sonrisa. La joven comenzó a hablar con él e introdujo a la mujer como su madre a quien llamó a Nicky y a ella misma como Sophie. Le dijo a la niña su nombre donde iba y se echó a reír cuando Sophie le dijo que iban al mismo lugar. Sophie y Nicky entonces charlaron en una conversación amistosa con él mientras esperaban a su tren que era el ultimo de noche llegara.

Cuando llegó el tren, todos salieron de la sala de espera y subieron al tren. Nicky y Sophie se aseguraron de que sabían en qué parte del tren se alojaría William y se fueron a tomar al bar. Mientras que estaban bebiendo sus bebidas William se estaba acomodando en su litera. Mientras estaba sentado leyendo un libro oyó un golpe en la puerta de su litera. Suspirando puso su libro a un lado y fue a abrir la puerta para averiguar quién estaba llamando y se encontró a Nicky y Sophie Sosteniendo botellas de Champaign. Empujando su camino a su litera Nicky dijo: "Oh, espero que no te importe nuestra habitación ha sido vandalizada y no está disponible para nosotros todavía. ¿Te importa si compartimos contigo hasta que lo esté?

William suspiró y sacudió la cabeza resignadamente indicando que no le importaba. Indicó que se sentaban en la cama mientras él se sentaba en la única silla que estaba disponible en su pequeña litera individual. Sentado en la cama, Nicky abrió una botella de Champaign y le pidió a William tres vasos. Tomando las gafas de él, se sirvió el champán y le dio a Sophie uno, y mientras ella se lo entregaba a la joven "le dejo tener un par de gafas cuando estamos entreteniendo nuevos amigos". William solo sonrió a Nicky y Sophie mientras le daba un trago a su Champaign.

Cuando se pusieron felices y luego ebrios, William notó que Nicky y Sophie comenzaron a tener más y más intimidad la una con la otra. Después de haber compartido cuatro botellas de Champaign, Nicky tiró a Sophie sobre sus rodillas y comenzó a acariciar las rodillas de la niña moviendo su mano derecha por su muslo hasta que frotaba las yemas de los dedos a lo largo de la joven vagina de Sophie. Luego deslizó los dedos bajo su calzon de Sophie y empezó a jugar con sus labios vaginales y clítoris. William solo las miraba con la boca abierta cuando Sophie abrió sus piernas más ampliamente y sonrió a su madre, Sophie comenzó a desabrochar la blusa de su madre y sacó sus pechos de su sostén para comenzar a besarlos.

Todo lo que William pudo hacer fue suspirar, "Wow, ustedes dos son realmente calientes". Dijo William que a sus 17 años estaba embelesado.  Nicky y Sophie comenzaron a besarse, acariciarse y desnudarse cada una en la cama de William. Cuando estaban desnudas y excitadas sexualmente, miraron a William con ojos ansiosos y excitados sexualmente. Lo miraron de arriba a abajo y se rieron cuando vieron que su pene se había vuelto duro mientras las observaba excitarse una a la otra. Nicky lo miró y ronroneó "¿Te gusta ver cómo una mujer lo hace con su hija colegiala?" William solo sonrió mansamente y asintió con la cabeza.

Mientras asentía con la cabeza, Sophie lo miró con una dura sonrisa sádica y levantó su pierna derecha y le dejó ver lo que estaba a punto de hacer y luego la envió volando en su ingle apretando su talón tan fuerte como pudo sobre sus huevos. William había visto a Sophie levantar la pierna y adivinar que ella quería patearlo, así que movió su silla lo suficientemente cerca para ella y abrió sus piernas lo suficiente como para que ella lo pateara en sus huevos. Sophie y Nicky suspiraron y jadearon de placer al ver a William gruñir y gemir de dolor al doblarse y caerse de su silla después de que Sophie le diera una patada entre las piernas.

Mientras rodaba en el suelo en agonía, Sophie libero sus impulsos sádicos y saltó encima de él y se montó en su pecho para mirarlo a sus ojos y sonrió cruelmente mientras sostenía su cara con su mano izquierda y comenzó a darle un puñetazo en la cara con su puño derecho tan fuerte como pudo. William se sintió emocionado cuando Sophie saltó sobre él y empezó a darle de puñetazos saboreando cada golpe tanto como lo hizo Sophie cuando golpeó y Nicky mientras veía a su hija golpear al adolescente.

-"¡Vamos a desnudarlo y hacerlo a Nicky!", Preguntó Sophie.

Nicky rápidamente accedió y saltó de la cama para ayudar a Sophie a quitarle la ropa a William y tirar de él sobre la cama.

Nicky mantuvo a William abajo mientras Sophie tomaba sus huevos en sus jóvenes menos y luego las apretaba lo más fuerte que pudo. William sintió el dolor causado por Sophie empezar en sus huevos y luego inundar su entrepierna para extenderse hasta su estómago haciéndole sentir enfermo. Mientras William gimió de dolor, Sophie y Nicky sintieron hormigueos de placer que comenzaron en sus vaginas y se extendieron a través de sus cuerpos haciéndolas quedar sin aliento de emoción y sus vaginas húmedas como abiertas.

Sophie saltó de la cama y se dirigió a la espalda de su madre y sacó un par de alicates de la bolsa que colgaba de su espalda para volver a la cama y agarró los huevos de William en ese momento le dijo que ella y Nicky no eran solo madre e hija o incluso solo amantes que en realidad en ese momento estaban casadas.

Nicky entonces miró profundamente en los ojos de William y ronroneó "Así que no necesitamos ningún sucio pene, vil y huevos ahora que nos tenemos la una a la otra. Así que vamos a castrar a cada macho que podamos hasta que hayamos castrado a cada macho en el mundo. Sophie ahora va a aplastarte los huevos.

-“¿qué piensas de eso?” Termino por preguntar.

Sophie sintió que su pene se endureció de nuevo y empezaba a endurecerse mientras William suplicaba

-"Oh, sí, por favor, aplasten mis asquerosas y viles huevos". Suplicaba William.

Sophie se rió al momento de colocar las mandíbulas de la pinza alrededor de su testículo derecho y empezó a aplicar presión lentamente hasta que empezó a aplastarlos luego aumentó la presión hasta que se volvió plano por completo. Tanto Sophie como Nicky jugaron con ellas mismas cuando la joven Sophie aplastó su testículo derecho y luego ambas sintieron un poderoso orgasmo mientras aplastaban su testículo izquierdo de la misma manera que la anterior.

Nicky luego deslizó el duro pene de William en su boca y comenzó a chupar su erección hasta que se volvió duro de nuevo y luego empezó a frotar sus dientes contra su pene. Como ella hizo eso la joven Sophie comenzó a frotar su vagina contra Nicky cuando ella comenzó a forzar sus dientes a través de la carne del pene. Nicky y Sophie se pusieron furiosos por la pasión y se frotaban sus vaginas mientras Nicky sentía que sus dientes mordían duramente a través del pene de William, haciéndolas a ambas sentirse débiles por el placer. William miró con asombro cuando Nicky y Sophie hicían el amor cuando Nicky comenzó a morder su orgullo de hombría y el placer se mezcló con el miedo y el dolor mientras le daba su virilidad a ellas.

Sophie sintió que su pene se soltaba mientras sus dientes le mordían su pene y la hacían caer en su boca mientras ella y Sophie tenían un orgasmo enorme y poderoso. Nicky bebió su sangre por un momento y luego compartió su carne cruda viril con Sophie. Lo último que William vio antes de perder la conciencia fue a Sophie y Nicky comiendo su pene crudo.

Haciendo el amor junto a su frío cuerpo dieron gracias por lo que habían recibido. Mientras iban a bajar en su estación, Sophie dio una patada a William y se rió al decir: "Adiós, William, eres un hombre su pene y huevos un eunuco total".




Historia Original Aquí.




Autor: Millie       Traductor: DarkSoul

EXAMEN FÍSICO

Pasó hace seis años. Mi familia se había trasladado a Stepford durante el verano, pronto estaba en la primera semana de mi primer semestre en la escuela secundaria. Me llamaron a la enfermería justo después de la primera clase. Me faltaba ciencia social, ¡así que no estaba demasiado molesto por saltarme esa clase! Nos habían advertido que todos estaríamos recibiendo controles de salud esa semana, y casi todos mis compañeros de clase habían sido llamados delante de mí, aunque ninguno todavía había regresado......


EXAMEN FÍSICO
Pasó hace seis años. Mi familia se había trasladado a Stepford durante el verano, pronto estaba en la primera semana de mi primer semestre en la escuela secundaria. Me llamaron a la enfermería justo después de la primera clase. Me faltaba ciencia social, ¡así que no estaba demasiado molesto por saltarme esa clase! Nos habían advertido que todos estaríamos recibiendo controles de salud esa semana, y casi todos mis compañeros de clase habían sido llamados delante de mí, aunque ninguno todavía había regresado.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: Pyxiii





Déjame contarte sobre los acontecimientos de mi juventud, y cómo involuntariamente me hice un buen ciudadano en la ciudad de Stepford...

Pasó hace seis años. Mi familia se había trasladado a Stepford durante el verano, pronto estaba en la primera semana de mi primer semestre en la escuela secundaria. Me llamaron a la enfermería justo después de la primera clase. Me faltaba ciencia social, ¡así que no estaba demasiado molesto por saltarme esa clase! Nos habían advertido que todos estaríamos recibiendo controles de salud esa semana, y casi todos mis compañeros de clase habían sido llamados delante de mí, aunque ninguno todavía había regresado.

Llamé a la puerta y la enfermera de la escuela la abrió, me sonrió y luego me introdujo en la habitación. Entré y fui recibido por un doctor que nunca había visto antes, luego de sentarme me dijo.

-"Solo vamos a tomar algunas medidas y comprobar que te estás desarrollando normalmente bien" Dijo el doctor.

Sentí una ligera punzada de nerviosismo - después de todo, ¿A quién de 14 años le gusta ser pinchado y manoseado por extraños? - pero asentí, y esperé a ver qué pasaría después.

La enfermera me entregó un vaso medio lleno y me dijo que lo bebiera, diciendo que ayudaría con los exámenes. Me lo bebí de un solo trago.

-"De acuerdo, bueno, solo necesitaremos darle unos minutos para que surta efecto, así que si te gustaría sentarte allí, puedes leer un cómic durante cinco minutos mientras nos ponemos a trabajar".

Hice lo que me dijeron, seleccionando un X-Men de la selección disponible. Apenas había terminado una tira cuando la enfermera me llamó de nuevo.

-"En este momento, me gustaría que hicieras algo por mí, solo vamos a probar tus sentidos". ¿Toma ese disco, hagas lo que hagas, no lo dejes caer de acuerdo?"

Asentí con la cabeza y tome el dicto de metal. Era aproximadamente del tamaño de dos cm, era fresco al tacto, y estaba conectado a una pequeña consola. La enfermera dijo,

"Dime, ¿el disco está caliente o frío?" Dijo la enfermera.
-“Frio”. -Respondí.

Giró un dial y el disco se enfrió mucho más.

-"¿Caliente o frío?" Volvió a preguntar la enfermera.
-"Frío", respondí obedientemente.

Volvió a girar el dial. El disco se puso muy caliente. Lo suficientemente caliente, para ampollar mi piel. Quería gritar y soltarlo, pero me habían ordenado no hacerlo, y por alguna razón no pude contrarrestar la instrucción.

"¿Caliente o frío?" Preguntó por tercera vez.
-"Caliente", Respondí con una voz adolorida.

La enfermera giró el dial y el disco volvió a enfriarse, esta vez calmando mis dedos calientes y evitando que se formaran las ampollas adecuadas. Desconocido para mí, acababa de pasar la prueba, y había demostrado que estaba bajo la influencia de la droga que había bebido. Mis pensamientos seguían exactamente iguales a los habituales, y sentía todas las mismas respuestas físicas de placer y dolor a los estímulos, pero no podía rechazar una orden o actuar por mi propia voluntad.

-“Bueno, joven, deja el disco y quítate los zapatos, por favor” Me ordenó el médico, y yo me conformé en silencio-.

-“Ahora quítate el pantalón y el calzoncillo, ponlos en la silla.

Mi estómago se agitó de pánico, pero me encontré colocando mi pantalón en la silla antes de que lo supiera. Sin vacilar, dejé caer mi trusa (slip) blanca al suelo y los puse encima de mi pantalón. Mi mente estaba gritando, "Estaba desnuda delante de una mujer - ¡ella podía ver mi salchicha!" Pero exteriormente, permanecía en calma, mientras aguardaba más instrucciones.

-“Bien, muy bien” -murmuró el doctor, medio a sí mismo-.

Dirigiendo toda su atención hacia mí, dijo:

"Joven, estudios extensos han revelado que las hormonas adolescentes están en el corazón de muchos de los problemas de la sociedad. Son el combustible para el comportamiento competitivo, la agresión y la rebeldía. Pero aquí en Stepford, encontramos tal comportamiento simplemente inaceptable - especialmente cuando la solución es tan simple. La solución es radical, pero hasta ahora ha tenido una tasa de éxito del 100 %. Lo que hacemos es neutralizar a todos los chicos al comienzo de la escuela secundaria, y esto impide la producción de hormonas que producen un comportamiento indeseable. Dado que se trata de un mandato del consejo local, No necesitamos el permiso de tus padres para el procedimiento, y porque al fin de la tarde, la mayoría de los padres ni siquiera saben que se ha hecho.

No sabía lo que significaba "neutralizar", pero entendía que las hormonas tenían algo que ver con el sexo, y el hecho de que estuviera desnuda amplificaba mis miedos, ya que sospechaba que algo malo iba a suceder a mis soldados.

El médico continuó.

"Lo que hemos descubierto es que la extirpación real de los testículos es un procedimiento complicado, que requiere una hospitalización, en lugar de eso, hemos optado por una alternativa más rápida, más limpia y sin riesgo de infección o sangrado. Es bastante dolorosa, pero una vez hecho esto, llegarás a apreciar la forma en que hacemos las cosas".

Con eso, se dio la vuelta y tomo algo de su escritorio. Era como un par gigante de alicates con punta de aguja, con mangos de un pie de largo, y puntas que se doblaban en ángulo recto. En lugar de dos delgadas puntas de metal, había cuatro, que se abrían en un cuadrado de distancia entre sí. El médico tomo una liga. Era un cilindro sólido de unas dos pulgadas de largo, con cuatro mangas largas y gruesas en el exterior. El médico metió los extremos de la pinza en estas mangas, y se ajustaron perfectamente. Luego apretó los largos mangos y las puntas de la pinza se abrieron, tirando de la liga. Fue entonces cuando me di cuenta de que el cilindro era de hecho un tubo hueco, a través del cual las cosas podían ser pasadas. Me llené de terror y, a pesar del efecto de la droga, mis pupilas se dilataron de miedo. La liga no se separó uniformemente. En los extremos, el caucho era mucho más grueso, y estos anillos reforzados formaban un agujero de un diámetro mucho menor, por lo que el efecto general era convertir el cilindro de caucho sólido en una forma de bola de caucho hueca de aproximadamente cuatro pulgadas de diámetro.

Había oído hablar de la forma en que los animales eran castrados estrangulando las cuerdas de sus huevos hasta que se arrugaban y se caían. Era un pensamiento repugnante, y me di cuenta de que esa era la forma en que mis huevos se iban a ir. Me preguntaba cómo el médico me impediría arrancar la liga en la primera oportunidad disponible. Yo rezaba interiormente para que la experiencia no fuera demasiado dolorosa. Como ocurrió, la estrangulación de mis cuerdas habría sido una solución mucho más misericordiosa...

La enfermera tiró mi más gran testículo izquierdo hacia abajo en mi escroto, y el médico sostuvo el dispositivo cerca, listo. Tan pronto como mi testículo estuvo en su lugar, el doctor deslizó las mandíbulas abiertas del dispositivo en mi escroto. Miré, incapaz de resistir, o incluso rogar por misericordia. Esperaba que soltara la liga por encima de mi testículo, engarzando el escroto con fuerza, pero para mi sorpresa, no fue tan lejos. En su lugar, cuando mi testículo estaba completamente dentro de la abierta liga, soltó la pinza y esta se cerró. Debido a que los extremos tenían un diámetro menor, formaron un sello que impidió que mi testículo se deslizara fuera de la liga en cada extremo. La liga  apretaba mi testículo temible y duramente, solté un gemido de dolor.

-"Sí, espero que este sea un poco inteligente", dijo el doctor, en lo que seguramente fue la subestimación de la década.

Miré hacia abajo y pude ver mi testículo izquierdo esbozado dentro de la gruesa liga. La agonía era insoportable. Estaba jadeando y sin aliento con dolor. Era mucho peor de lo que me había atrevido a temer. Sentí como si alguien me hubiera pateado en los huevos, y ahora estaba tratando de empujar los restos en mi estómago. No me moví ni dije una palabra, pero las lágrimas corrían por mis mejillas y vi para mi humillación como la orina fluía de mi pene que se encharco rápidamente en el suelo.

-"Uno fuera, falta uno para irse". El doctor dijo.

Con eso él tomo una segunda liga y cargó el alicate. La enfermera preparó mi segundo testículo de la misma manera, y la mantuvo lista para el médico. Debido a que yo estaba con tanto dolor, mi testículo se había apretado, por lo que tuvo que sostenerlo hasta que el médico había liberado la pinza. Pude ver que mi testículo derecho entró en el tubo de lado, por lo que el caucho estaba aplicando más presión en los extremos.

Mi testículo derecho podría haber sido mucho más pequeño que el izquierdo, pero el dolor no fue menor. Me golpeó al instante con una fuerza repugnante. Tensé el estómago en agonía. El dolor era increíble. Un segundo, los dos parecían doler como una masa enfermiza, entonces podía sentir uno, luego el otro. Debido a la forma en que estaban siendo aplastados la derecha parecía doler más, pero sentía como si las dos estuvieran siendo molidas en un pequeño molino en mi estómago.

-“La mayoría de los chicos pierden el control de sus vejigas así, que no hay nada de qué avergonzarse”. El doctor dijo.

Mis pensamientos estaban demasiado preocupados por el dolor como para estar humillado durante mucho tiempo, pero de alguna manera sus palabras penetraron mis pensamientos.

-"Relaja tus músculos, respira poco a poco, dolerá menos". Dijo el doctor.

Hice lo que me indico, pero no dolió menos. Ni un poco. Sin embargo, no pude resistir sus ridículas instrucciones.

-"Eso es todo". El doctor dijo.

Como si sus palabras hubieran hecho una diferencia. "Ahora verás que tarda una o dos horas antes de que tus testículos se hayan reducido por completo, y luego simplemente deslizaremos los anillos y estarás listo". "Reducidos" sonaba como una de esas palabras científicas para algo ordinario. En este caso, deduje correctamente que el médico se refería a «entumecidos». En no más de dos horas, mis huevos estarían aplastados. Me hizo querer llorar de angustia. Pero por supuesto que no podía.

-"Recoge tu ropa y sígueme", La enfermera dijo. Lo que hice.

Me sacó por otra puerta y entre en un corredor corto, lleno de sillas. Sentados en las sillas estaban muchos de mis compañeros de clase. Como yo, todos estaban desnudos. Todos tenían sus huevos ligados. Como yo, todos tenían lágrimas en los ojos. La enfermera señaló una silla y dijo:

"Siéntate aquí y no hables, pon la ropa en el suelo delante de ti". Me senté, y se fue. Miré a mis compañeros y me miraron. Todos tenían expresiones tensas, con ojos húmedos y adoloridos, como vacas tranquilizadas que saben que van al matadero.

Miré sus entrepiernas, y algunos miraron la mía. Sus penes eran pequeñas cosas arrugadas. Algunos apenas habían comenzado la pubertad, algunos ya casi lo habían hecho, y una pareja aún no había brotado sus primeros vellos. Ahora, mientras todos nos sentábamos en silencio mientras nuestros huevos estaban muriendo, ningún pene tenía más de dos pulgadas, y muchas eran apenas visibles en absoluto.

Miré a Larry, que fue uno de los primeros en ser llamado por la enfermería. Lo había visto en el vestuario a principios de semana. Había tenido un pene grande, de buen tamaño y pesados huevos, de aspecto sudoroso, del tamaño de huevos estrellados. Ahora estaban encerrados por la liga, igual que los míos. La liga apenas mostraba una protuberancia. No iba a mostrar más su paquete en los vestuarios. Miré a más chicos, apenas capaces de ver a través de las lágrimas de mi propia miseria. Me di cuenta de que Martin solo tenía una liga. El otro lado de su bolso de color oscuro estaba vacío. Durante unos segundos, me pregunté qué habría pasado con su otro testículo. Aunque tenía mucho vello púbico, su pene era realmente diminuto.

Todos nos miramos el uno al otro. De vez en cuando alguien se orinaba, y había charcos debajo de la mayoría de nuestras sillas antes de que terminara el día. La enfermera condujo a más chicos de vez en cuando, hasta que, según mi estimación, todos los chicos de mi clase estaban sentados allí poco a poco. Si me hubiera detenido y pensado en ello, no creo que podría haber hallado una manera más dolorosa de eliminar nuestros huevos. Un martillo al menos habría sido rápido, y un cuchillo no habría significado el tortuoso dolor. ¡Cristo, aunque hubieran sido masticados por ratas, no podría haber sido mucho peor!

Podía sentir que mis huevos estaban siendo licuados implacablemente, y pude ver las ligas de los otros muchachos cada vez más estrechos mientras sus huevos también eran aplastados para quedar en el olvido. Miré hacia abajo a mi ingle. Debido al ángulo en que mi testículo derecho había quedado atrapado, ambas protuberancias tenían aproximadamente el mismo tamaño; Tal vez media pulgada o un poco más de ancho.  Estaba ligeramente disgustado de cómo mi pene se veía. Ya era bastante malo después de un baño frío, pero ahora parecía ser más que un prepucio marrón fuertemente arrugado, y el resto se había retirado dentro de mi cuerpo. Pocos de los otros muchachos estaban mucho mejor, y la agonía continuada pronto llamó mi atención lejos de esas irrelevancias.

Mike mi amigo estaba frente a mí miré hacia abajo a su ingle. Su pálida salchicha estaba de pie, y en otras circunstancias, habría sido gracioso. Vi que uno de los tubos de goma se cerró bruscamente, como si algo hubiese cedido. Saltó como si alguien hubiese puesto hielo en su camisa y emitió un gruñido tenso. Le mire a los ojo y algo pasó entre nosotros. Un conocimiento de que había perdido algo. No intentó ponerse de pie, ni sacar los tubos de su escroto. Volví a mirar hacia abajo, y el tubo de la izquierda estaba completamente plano. Uno de sus huevos había estallado.

Había comido huevos de cordero cuando estaba de vacaciones, y me sorprendió descubrir que no eran duros y carnosos como bistec, pero más bien, eran blandos como hígado - mi madre describió la textura como "despojos" y no me gustó mucho. Ahora, era muy consciente de lo fácil que era aplastar nuestros huevos. Se desintegrarían literalmente en una pulpa sanguinolenta.

Seguí esperando que alguien saliera y me salvara. A pesar del hecho de que pude ver que más y más de los muchachos estaban siendo aplastados más allá del punto de no retorno, en vano esperaba que de alguna manera ser rescatado. Debido a la rigidez de los tubos, no pude acostumbrarme al dolor. No era como una patada en los huevos, donde se obtiene un momento agudo de dolor, luego un largo dolor sordo, con un declive gradual. Tenía el dolor agudo y el dolor sordo, pero el dolor seguía aumentando en magnitud, haciéndose más y más agudo, y extendiéndome más por la ingle. ¡Ahora estaba incluso recibiendo dolores en mis piernas y espalda!

De vez en cuando, vi que el tubo de otro chico como se cerraba de repente, cuando finalmente su testículo se desintegraba, pero con Larry, los tubos se volvieron cada vez más estrechos hasta que no quedaba nada dentro. Así fue como se fueron los míos. Me mantenía desconsolado comprobando cada pocos minutos, y cada vez, los tubos eran solo un poco más pequeños. Cuando el que estaba a mi derecha estaba a menos de un cuarto de pulgada, sabía que nada podría salvar el testículo dentro. Dudo que mi testículo fuese tan pequeño aun cuando era un bebé, así que si hubiera sido aplastado tanto ahora, no podría haber mucho por dentro.

Nos quedamos solos hasta las tres, cuando la enfermera regresó. Se acercó a Larry, tomó uno de los tubos y lo bajó por el escroto. Salió fácilmente, indicando el hecho de que su escroto estaba vacío en ese lado. Repitió el procedimiento en el otro lado, y luego exploró su escroto con las yemas de los dedos.

-¡Bueno, todo ha desaparecido! -gritó con voz chillona, ​​como si le diera una buena noticia. Frescas lágrimas rodaron por sus mejillas.

La enfermera se movía de muchacho a muchacho, sacando los tubos y verificando que cada chico ya no tenía el menor rastro de carne en su escroto. Cuando llegó mi turno, pude sentir que ella apretaba el extremo de mis cuerdas con los dedos, y aunque todavía podía sentir el dolor en mis huevos, no podía sentir su contacto con ellos. Siguió adelante, y me preguntaba si había cometido un error. Esperé hasta que se alejó un poco más antes de mirarme. La piel de mi escroto estaba magullada de color negro, y colgaba como un pedazo de hígado, pero estaba claro que no había nada dentro.

La enfermera cuanto termino de revisarnos nos mandó a todos vestirnos y obedecimos. Muchos de los chicos tuvieron que ponerse ropa mojada, donde que su ropa fue mojada por su orina. El frente de mi pantalón estaba empapado. La enfermera nos habló de nuevo, "chicos, ahora vayan a su casa y actúen con normalidad, bajo ninguna circunstancia deben contarle a nadie lo que les ha sucedido a ustedes, ni a sus padres, no a sus amigos. Si tus padres le preguntan qué pasa, solo digan que tienen un ligero dolor de estómago, vuelve a la enfermería mañana antes de entrar a clase.

Abrió una puerta al otro extremo del corredor que conducía al patio delantero. Caminamos en silencio, cada uno de nosotros caminando ligeramente con las piernas arqueadas, como si con ese paso dejara el dolor nuestros estómagos. No lo hizo.

Tan pronto como llegué a casa, me obligué a gritar "hola", luego fui directamente a mi habitación, escondiendo mi pantalón mojado. No pude resistir la orden de ocultar lo que me había sucedido a mí mismo, pero eso no significaba que el dolor fuera menor, o que no tenía ningún deseo de examinar lo que se me habían hecho. Me quite la ropa y examiné cuidadosamente mi escroto.

Esperaba que pareciera vacío, pero de hecho era ahora bastante grande - más grande de lo que había sido antes de que mis huevos fueran destruidos. Mi corazón saltó por un momento. ¿Tal vez no todo se perdió después de todo? Con cuidado, sentí mi escroto con los dedos. Estaba bastante distendido y firme al tacto, y mis dedos picaban la piel magullada. El tubo había sacado los pocos vellos que había tenido cuando fue quitado, y también había desgastado la piel, dejándola un poco irritada. Apreté las yemas de los dedos firmemente en el escroto y encontré una textura maleable, como un tomate maduro. Me recordó el líquido que se había formado en mi rótula cuando me golpeé jugando al fútbol. Presioné más profundo, con la esperanza de que el líquido fuese solo un amortiguador natural que se había formado para proteger mis maltratados huevos. Mis dedos se encontraron con poca resistencia, y cuando finalmente se tocaron a través de la piel de mi escroto, lágrimas de dolor comenzaron a formarse, y me sentí completamente ahogado.

Exploré cuidadosamente mi bolsa de piel hasta que encontré las cuerdas. No estaban colgando en el centro de la bolsa, pero ya habían empezado a retroceder hasta mi estómago ahora que ya no estaban conectadas a mis huevos. Había solo eran filamentos pequeños todavía en mi escroto, y cuando los agarré, me doblé en agonía. Todavía eran muy sensibles, y aunque no se sintió exactamente como una patada en los huevos, fue una sensación genital única dolorosa. El desordenado enrejado de venas y tubos no estaba claramente atado a los testículos, y solloce abiertamente ahora que sabía que mi bolsa estaba vacía. ¡Escroto! Tendría que encontrar un nuevo nombre, que ya no era preciso.

Después de una noche de sueño irregular e incómodo, desperté y me levanté. Me dolía la ingle y miré mi pijama para ver lo que estaba sucediendo allí. ¡Mi pijama estaba ensangrentado y mi escroto era enorme! Era fácilmente del tamaño de una toronja grande, y la piel estaba tan distendida que mi salchicha apenas se notaba, haciéndola parecer aún más pequeño. La piel magullada había comenzado a convertirse en un desagradable amarillo, incluso verdoso en algunos lugares, pero era brillante porque estaba muy estirada.

Lo empujé con un dedo, y eso no lo hizo doler peor. Me puse de pie y se balanceó como un globo lleno de agua. Mientras caminaba los pocos pasos a mi cómoda para tomar una trusa limpia, mi escroto se frotaba entre mis piernas. Era tan grande que estaba interfiriendo con la forma en que caminaba. Pero para mí alivio, no fue la misma agonía de la noche anterior. En su mayoría, era sólo una sensación de piel apretada. Me puse una trusa y levanté mi escroto hacia delante para que ya no colgara entre mis piernas. Quedó en la parte delantera y parecía ridículo - como si yo llevaba algún tipo de pieza cómica. Me puse un pantalón y aunque se sentía muy apretado, mi escroto al menos se comprimió lo suficiente como para cerrarlo.

Me las arreglé para ocultar mi malestar a través del desayuno, y luego volví a la escuela para reportarme a la oficina de la enfermera según lo ordenado. Me dieron otra dosis de la droga de cumplimiento, y luego me ordenó quitar mi pantalón.

Hice lo que me dijeron, y el médico me examinó para asegurarse de que no había efectos secundarios peligrosos. Cuando él había establecido que yo estaba sanando satisfactoriamente, mi entrenador de deportes apareció y me condujo a la sala de conferencias junto con los otros chicos que habían sido castrados. Todos nos sentamos allí con nuestros escrotos hinchados llenando nuestro pantalón, actuando como si nada fuera anormal.

Las luces se apagaron y un video empezó en la pantalla. Al principio pensé que era sólo un video de propaganda sobre la vida en Stepford, pero había destellos raros y sonidos extraños, y empecé a sentir extrañamente disociado del mundo real. El video continuó durante horas, y sin saberlo, estaba siendo hipnotizado - bueno, no hipnotizad sino programado.

El video me hablaba de la importancia de la armonía en Stepford. Cómo ninguno de nosotros debería hacer nada para herirla. Durante la siguiente quincena, estuve drogado y obligado a ver videos de programación durante seis horas al día. El último día, vimos muchas imágenes de otros chicos de nuestra edad. Estaban desnudos y esperaban entrar en la piscina. Ninguno de ellos tenía huevos tampoco y un par de ellos estaban diciendo lo grande que era la vida ahora que no tenían toda esa agresión sin sentido con la cual tratar.

Estaba bastante más allá del punto del pensamiento racional, y parecía que lo que decían tenía sentido. Comencé a sentirme agradecido por el procedimiento. Cuando dejé la escuela al final de esa segunda semana, ya no tenía que drogarme para cumplir. Mi cabeza estaba tan jodida que ya no quería quejarme de nada.

Durante las próximas dos semanas, mi escroto volvió a su color normal, y mi cuerpo absorbió lentamente lo que quedo de mis huevos. Mi escoto quedo como un globo marchito. Mis huevos no habían sido excepcionalmente grandes, pero habían sido suficientes para hacer que mi bolsa colgara dos o tres pulgadas. Siempre me gusto mi saco suelto - pensé que me hacía parecer más maduro. Ahora no era más que una farsa, su forma estirada era un simple eco de los huevos que había contenido recientemente.

Poco a poco, con el tiempo, mi escroto se hizo más y más apretado a la base de mi pene, hasta que apenas parecía como si alguna vez había tenido algo ahí. Una vez, estuve en la casa de Mike y me preguntó qué había dejado entre mis piernas. Dejé caer mi trusa para mostrarle. Donde una vez hubo una bolsa colgante, ahora tenía un pequeño bulto de piel, no más de media pulgada de profundidad.

-"¿Tu pene se hizo más pequeño también?" preguntó.
-"Sí," respondí.

Mi pene no se encogía al mismo ritmo que mi escroto, pero definitivamente era un poco más delgado que antes. Mi glande parecía sobresalir más ahora. Me hizo pensar en un hongo.

-Me pregunto si seguirán encogiéndose. Mike pensó, casi para sí mismo. "Espero que no. ¿Qué tan pequeño crees que será?"

-No lo sé, no es mucho más pequeño, el mío no es tan grande como el tuyo en primer lugar.
-El tuyo no es tan pequeño -respondió con franqueza, y lo dejamos en eso.

Por supuesto, siempre existía el peligro de que uno de nuestros padres nos viera desnudos y descubriera lo que se había hecho, a pesar de nuestro deseo de no revelar nada. Así, seis meses después del procedimiento original, en el transcurso de una semana, cada uno de nosotros regresó a la enfermería, donde se colocaron pesados ​​testículos protésicos de en nuestros escrotos. Eran de tamaño humano y estaban fijados en el interior de nuestros escrotos. Aunque, por supuesto, no estaban funcionando, nos hicieron ver mucho más maduros para nuestros años – a todos ¡excepto a Larry por supuesto! A partir de ese momento, mi escroto comenzó a descender de nuevo, hasta que finalmente colgó unos cuatro pulgadas por debajo de mi ingle.

A pesar de que mi programación me había enseñado a valorar la pérdida de mis huevos como un servicio a la armonía de la comunidad, una cosa que nunca necesitaba ser motivada a apreciar era el hecho de que ya no podía ser herido gravemente por una patada en la ingle , O cualquier otro tipo de golpe entre las piernas. En unas pocas ocasiones, me golpee mis testículos falsos, y ni siquiera lo note. Había algunos chistes sobre no tener huevos, y los chicos que sabían que realmente no tenía huevos, se miraban nerviosamente el uno al otro, pero me reí y los momentos pasaron.

Porque había sido castrado después del comienzo de la pubertad, pude tener erecciones y aún podía venirme. El líquido era claro y más delgado de lo que solía ser, y parecía disparar más. Además, pude recuperarme mucho antes. A veces me masturbaba tres o cuatro veces uno tras otro, antes de que mi pene adolorido me obligara a detenerme.

Sentí pena por los pocos chicos que aún no habían comenzado la pubertad cuando habían perdido sus huevos. Podrían tener erecciones, al igual que yo, pero nunca muy desarrollada. Parecían un  poco infantiles, y sus cuerpos no llegaron a ser tan masculinos como los de Mike y mío.



Historia Original Aquí.




Autor: Pyxiii       Traductor: DarkSoul

EUNUCO POR MANDATO

El príncipe Felipe III, heredero al trono de aquel reino lucho con todas sus fuerzas con su pequeña pero fiel guardia hasta que el ultimo de sus guardias expiro su último aliento a manos del enemigo, un usurpados que deseaba tomar el poder cuando el Rey y padre de Felipe cayó enfermo vio la oportunidad y ataco el castillo, la batalla fue feroz pero al final todos los guardias leales y el Rey mismo cayeron abatidos el único que no fue muerto por alguna razón fue el príncipe Felipe que desde entonces hacia tres meses estaba preso en los calabozos del castillo......


EUNUCO POR MANDATO
El príncipe Felipe III, heredero al trono de aquel reino lucho con todas sus fuerzas con su pequeña pero fiel guardia hasta que el ultimo de sus guardias expiro su último aliento a manos del enemigo, un usurpados que deseaba tomar el poder cuando el Rey y padre de Felipe cayó enfermo vio la oportunidad y ataco el castillo, la batalla fue feroz pero al final todos los guardias leales y el Rey mismo cayeron abatidos el único que no fue muerto por alguna razón fue el príncipe Felipe que desde entonces hacia tres meses estaba preso en los calabozos del castillo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





El príncipe Felipe III, heredero al trono de aquel reino lucho con todas sus fuerzas con su pequeña pero fiel guardia hasta que el ultimo de sus guardias expiro su último aliento a manos del enemigo, un usurpados que deseaba tomar el poder cuando el Rey y padre de Felipe cayó enfermo vio la oportunidad y ataco el castillo, la batalla fue feroz pero al final todos los guardias leales y el Rey mismo cayeron abatidos el único que no fue muerto por alguna razón fue el príncipe Felipe que desde entonces hacia tres meses estaba preso en los calabozos del castillo.

Una tarde de esas Felipe recibió la visita del nuevo auto proclamado Rey de aquellas tierras, apenas abrió la pesada puerta de su celda Rufus que era su nombre avanzo hacia Felipe para tomarlo con una de sus manos por su mentón, para decirle viéndolo a los ojos.

-“¡Vaya pero si es el principito sin reino!” Dijo Rufus sarcásticamente.

Acto seguido hizo añicos la camisa como el pantalón de Felipe que estoico no dijo nada solo miro a su captor con un odio tremendo deseando estar libre para poderlo matar con sus propias manos, Rufus no tardo en hacer añicos también la calzona de Felipe dejándolo desnudo de la cintura hacia abajo.

-“Vaya buen cetro real y mira esas perlas imperiales”. Exclamo Rufus.

Mientras tomo con una manos su pene y con la otra los enormes huevos colgantes de Felipe que de nuevo tuvo que contener su furia que se iba acumulando en su interior, sin embargo Felipe no pudo evitar que su pene se pusiera rígido apenas con unos cuantos toques de la mano áspera de Rufus pues no se había corrido en varias semanas sus únicas fuentes de placer en esos momentos eran sus sueños húmedos.

Del ojo del pene de Felipe pronto comenzó a chorrear un tranparente liquido que Rufus al verlo solo hizo una mueca de maldad, ante el asombro total de Felipe, Rufus se arrodillo ante él, tomo su pene y se lo llevo a la boca, Felipe de 23 años no pudo evitar gemir de placer ya que hacía meses que no sentía su pene dentro de una boca de ninguna cortesana de la corte, fue un sonido gutural involuntario pero al fin y al cabo de placer.

-“AAAAAGGGGHHHHHH”. Gimió Felipe.

Rufus se la continuó chupando, metiéndose en enorme falo de 22 cm por completo en su boca, mientras jugaba con los verdaderamente enormes huevos de Felipe, quien todo el odio acumulado en su cuerpo durante meses se transformo de súbito en un mar de placer, fue como si su ser fuera transportado a otra dimensión, Felipe estaba en la gloria disfrutando como nunca de una mamada dada por un hombre pero no solo eso sino de su peor enemigo.

Rufus se tragaba la virilidad del joven príncipe por completo incluso raspando la corona de su circuncidado glande con sus dientes que le daba a Felipe dolor y placer al mismo tiempo, los jadeos como gemidos de Felipe no dejaron de escuchar en aquella celda durante los 15 placenteros minutos que Rufus estuvo dándole aquella mamada a Felipe.

Tan abrupto como Rufus tomo el pene de Felipe para llevárselo a su boca, así lo dejo para ponerse de pie, para tomarlo del mentón y decirle.

-“Ahora es tiempo de que yo goce y te impregne de mi leche real”. Dijo burlonamente Rufus.

Felipe trato de resistirse pero pese a su buena musculatura fue dominado por los fuertes brazos de Rufus, Felipe lucho aun más duro cuando vio sacar a Rufus su inmenso pene como de 25cm. gruesa y venoso cuando dejo caer su pantalón, con su pene muy cabezona Rufus embadurnó su pene de grasa de cerdo que era muy gruesa, tanto que Felipe no lo podía creer, aquello, parecía una rama, tomo su enorme virilidad en sus manos y lo comenzó a lubricar, mientras tanto Rufus comenzó a darle tremendos golpe en los costados a Felipe.

Aquella grasa tenía un olor fuerte, casi hace que Felipe vomite pero en ese momento no era lo que le importaba si no lo grande que era el pene de Rufus quien luego de engrasar su pene muy bien comenzó a engrasar el ano de Felipe metiéndole dos dedos de una vez por su virginal ano, algo que por supuesto le dolió mucho, pero no quiso gritar no quiso darle esa satisfacción a Rufus quien al ver que Felipe no respondía como él esperaba le dio un fuerte rodillazo en sus bajos como pesados huevos desde atrás que por supuesto hicieron que Felipe gritara de dolor.

-“AAAAAAAAAYYYYYYY”. Grito Felipe sin poder contenerse.

Aun Felipe estaba bajo los efectos del enorme rodillazo a sus huevos cuando sintió que Rufus le metió su enorme pene por su ano, sintió que algo se rompió, que algo se desgarro, ya que era muy gruesa, pero eso a Rufus poco le importo comenzó el mete y saca de manera inmediata cuando su pene estaba casi todo dentro de un enorme ritmo, mientras Felipe gritaba de dolor pues le estaba doliendo mucho mientras lo embestía Rufus le daba fuertes nalgadas a Felipe, para luego sentir como Rufus lo jalaba muy fuerte de su cabello para atraerlo hacia él y que su pene se hundiera aun más profundamente en sus intestinos.

Con cada nueva embestida Felipe sentía que una enorme estaca lo atravesaba hasta el corazón sentí que en cualquier momento su corazón iba a explotar por el dolor que estaba sintiendo de pronto siente como Rufus comenzó a correrse dentro de sus entrañas en ese momento Rufus jadeante y muy excitado le clava sus uñas en sus nalgas mientras llegaba a su clímax, Felipe sintió como le llenaba sus entrañas de espeso y caliente semen mientras gemía de placer Rufus en su oído derecho,, con su pene entrando y saliendo mientras palpitando no dejaba de venirse en el interior de Felipe.

Cuando dejo de correrse Rufus lejos de sacar su aun palpitante pene comenzó a penetrarlo como una bestia, lo que hizo sentir a Felipe que le destrozaban las entrañas, terminando de destrozarle su ya desgarrado ano, las lagrimas rodaban por el rostro de Felipe sin control mientras gritaba y suplica para que Felipe se detuviera.

-“Basta, Basta, detente, ¡Sácala, ya por Favor!” Alcanzo a suplicar Felipe.

Quien perdió en medio de aquella terrible violación un momento el conocimiento causado por el dolor tan fuerte que sufrió, cuando Rufus se corrió una segunda vez, lo hizo con aun más fuerza y dando alaridos de placer, para cuando extrajo su pene de Felipe un rio de semen, sangre y mierda broto de inmediato de su muy abierto ano de Felipe.  

-“Estuviste fantástico Felipe”. Le dijo jadeante Rufus.
-“Ahora espera a ti pronto vendrán por ti para cortar estas hermosas perlas”. Dijo Rufus agitando con sus manos sus enormes huevos de Felipe.

Quien apenas reacciono pues estaba agotado como para poder poner atención a las palabras de Rufus, quien antes de irse le dio una fuerte patada en sus huevos de Felipe que hizo que quedase prácticamente sin sentido sostenidos por sus brazos bien asegurados por grilletes en las muñecas a una solida columna de piedra.

Esa mis noche Felipe fue despertado cuando la puerta de su celda de abrió aun podía sentir escurrir algo de semen y sangre de su aun abierto ano cuando vio entrar a un hombre calvo con una barba de varios días, alto y musculoso portando un cuchillo pequeño pero que se notaba estaba muy bien afilado el hombre coloco una gran antorcha sobre uno de los soportes de la celda que dejo bien iluminado a Felipe,

Luego el corpulento hombre se acerco para quedarse viendo los enormes huevos de Felipe por algunos segundos aquella mirada tan perturbadora para Felipe por algún motivo hizo que su pene comenzara a levantarse ante el asombro de aquel hombre, al cabo de unos segundos el hombre dijo.

-“Ahora entiendo porque su Majestad desea que esos huevos desaparezcan”: Dijo el hombre.

Acto seguido alargo el brazo y tomo sus pesados huevos sopesándolos con su mano, sintiendo su tibieza como su firmeza por uno segundos antes de agarrarlos con fuerza de la base, estrechando el cuello del escroto y estirándolo con fuerza hacia abajo, la mirada de Felipe fue de asombro total y de pronto el hombre acerco el afilado cuchillo a su escroto al tiempo que dijo.

-“Bueno Alteza creo que no habrá heredo que pelee por este reino”. Dijo el hombre.

Súbitamente Felipe comprendió a lo que el hombre se refería con esas palabras, iba a decir algo, tratar de luchar pero en eso sintió una terrible punzada proveniente de su entrepierna, que pronto se transformo en un dolor agónico, sus ojos se pusieron en blanco y de su boca broto un alarido de dolor y terror por igual.

-“¡NOOOOOOOOOOOOO!” Grito Felipe.

Para luego desmayarse viendo como el corpulento hombre sostenía el que fue su escroto, con sus pesados huevos aun dentro completamente cercenados para siempre de su cuerpo, convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días.

Felipe fue vendido semanas después como esclavo a un reino lejano nunca se supo más de él, Rufus que tanto anhelaba el poder fue derrocado por sus propios guardias seis años más tarde, se dice que lloro, suplico y chillo como un cerdo cuando su pene y huevos le fueron arrancados de su cuerpo por el mismo corpulento hombre que castro a Felipe convirtiendo a ambos en “Eunucos por Mandato”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ESTRELLA DEL BALET

No tengas miedo Iván, todos fuimos castrados por el maestro Yuri, es uno de los requisitos para poder avanzar, y como ya te dije ese es tu problema, mientras sigas teniendo esas cosas debajo de tu pene nunca lograran avanzar ese pasito que te falta y es muy probable que termines abandonando el balet profesional, todas las grandes figuras del balet masculinas han sido castradas de algún modo para poder llegar a la cima, si en verdad quieres ser una estrella, habla con el maestro Yuri estoy seguro que él sabrá cómo ayudarte......


ESTRELLA DEL BALET
No tengas miedo Iván, todos fuimos castrados por el maestro Yuri, es uno de los requisitos para poder avanzar, y como ya te dije ese es tu problema, mientras sigas teniendo esas cosas debajo de tu pene nunca lograran avanzar ese pasito que te falta y es muy probable que termines abandonando el balet profesional, todas las grandes figuras del balet masculinas han sido castradas de algún modo para poder llegar a la cima, si en verdad quieres ser una estrella, habla con el maestro Yuri estoy seguro que él sabrá cómo ayudarte.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Iván era un adolescente de 15 años muy atractivo con un cuerpo en verdad envidiable con brazos marcados lo mismo que sus piernas, practicaba balet clásico desde los 5 años, poco a poco se abrió paso hasta ser aceptado en la compañía de danza de balet juvenil nacional, y aunque le era muy difícil seguirle el ritmo a su compañeros ya vas avanzados pronto destaco pero algo siempre lo mantenía estar siempre un paso por detrás de los demás aquello se estaba volviendo preocupante para él y sus maestros, Iván practicaba diario casi hasta el desmayo pero no lograba dar aquel paso que le faltaba.

Iván estaba al borde que dejar todo cuando Yuno se le acerco una tarde luego del entrenamiento para hablar con él, sentándose a su lado mientras Iván se quitaba las zapatillas de balet, con una pesadumbre que daba pena, había sido reprendido tres meses por el severo maestro Yuri aquella tarde, Iván estaba casi a punto del llanto, cuando Yuno le dijo casi como si fuese enviado por ángel.

-“Iván amigo ¡sé cuál es tu problema!”. Dijo Yuno.

Iván con los ojos grandes como buscando que Yuno tuviera algo mágico para aliviar su problema le contesto sin perder tiempo.

-“¿De qué hablas Yuno? ¿Dime?”. Pregunto Iván.

Yuno mirando al leotardo que cubría las piernas y pelvis de Ivan, fue subiendo la mirada hasta llegar a su entrepierna en donde se notaba un visible y ostentoso bulto viril, luego mirando al ya impaciente Iván le dijo señalando discretamente con un dedo su entrepierna.

-“¡Tu problema son tus huevos Iván que no te has dado cuenta!” Dijo Yuno de manera casual.
-“¿Qué? ¿De qué demonios hablas Yuno?”. Replico ya algo molesto Iván.

Yuno viendo con asombro que Iván no sabía a lo que se refería, se puso de pie y tomo del brazo a Iván, para conducir al atractivo adolescente hasta una puerta que tenia marcada en la puerta “baño solo para estrellas”, Yuno forzó a Iván a entrar al hacerlo pudieron escuchar agua caer al fondo procedentes de las regaderas, Yuno llevo a Ivan hasta ellas, los ojos de Iván se abrieron grandes y sus ojos casi se le salen de sus cuentas por lo que vio en aquel lugar.

Todos sus compañeros aventajados de la clase los favoritos del maestro Yuri estaban ahí, todos desnudos duchándose con sus esbeltos cuerpo juveniles siendo lavados por un potente chorro de agua, jabón y shampoo, pero no era lo que le impresiono estaba acostumbrado a ver cuerpo desnudos en donde se bañaba en el baño de estudiantes, sino que debajo de sus penes el de todos pequeño, muy pequeños no había nada, simplemente su escroto y su precioso contenido para cualquier hombre ya no estaba más ahí en ellos.

Luego de la impresión inicial, y sin poder apartar la vista de aquellos cuerpos sintiendo un hormigueo en su pene, se dio la media vuelta para tratar de preguntar a Yuno lo que era evidente pero al hacerlo un nudo se formo en garganta.

Yuno estaba desnudo detrás de él, con su piel bronceada sin ropa alguna, los ojos de Iván se clavaron de inmediato en su entrepierna para descubrir que debajo de su pene también muy pequeño ya no había nada, por un momento Iván no supo cómo reaccionar, su mente daba vueltas y entonces con temor y nerviosismo por fin se atrevió a preguntar.

-“¿Yuno que les paso?”
-“¿Por qué ninguno de ustedes tiene ya…?”
-“¡Bueno digo, esto!” Ivan divago incapaz de decir la palabra final.
-“¡Testículos!” Dijo luego de unos segundos Yuno.
-“¡Si eso. Eso!” Dijo aliviado por fin Iván.

No tengas miedo Iván, todos fuimos castrados por el maestro Yuri, es uno de los requisitos para poder avanzar, y como ya te dije ese es tu problema, mientras sigas teniendo esas cosas debajo de tu pene nunca lograran avanzar ese pasito que te falta y es muy probable que termines abandonando el balet profesional, todas las grandes figuras del balet masculinas han sido castradas de algún modo para poder llegar a la cima, si en verdad quieres ser una estrella, habla con el maestro Yuri estoy seguro que él sabrá cómo ayudarte.  

Aquella noche Iván no pudo dormir se masturbo tres veces imaginando como su maestro le cortaba sus huevos de todas las formas que se pudo imaginar lo que ocasionaba que su pene quedase rígido y tuviera que venirse para poder bajar su excitación, al día siguiente con timidez le pidió al maestro luego del entrenamiento si podía hablar con él en privado.

Una vez en la oficina Iván se lo soltó de una sola vez, pues estaba seguro que si le daba muchas vueltas al asunto no iba ser capaz de tener el valor de hacerlo, con su pene duro como de roca algo de lo que Yuri se fijo Iván dijo.

-“¡Deseo ser castrado maestro Yuri!” Dijo como Iván bastante aliviado.

Los ojos del maduro hombre rubio alguna vez estrella del balet, se le quedo mirando al adolescente por algunos segundos antes de responderle.

-“¿Iván estas seguro?”. Dijo Yuri.
-“¡Lo Estoy!” Dijo con firmeza Iván.
-“¡Lo que pides es irreversible y permanente! ¿Lo sabes verdad?”. Pregunto Yuri.
-“Lo Sé y no me importa deseo ser una estrella”. Dijo con determinación Iván.

Aquella respuesta es la que el veterano bailarín deseaba decirle al atractivo adolescente, por lo que luego de estar pensando en silencio le dijo por fin al nervioso Iván.

-“Dime Iván ¿eres virgen verdad?” Pregunto serio Yuri.
-“Si lo soy”. Dijo Iván con el rostro muy rojo de la pena.

Bien Iván mira no puedo dejar que seas castrado siendo virgen por lo que te voy a decir que vamos a hacer, (Yuri escribió en un papel algo), ve a esta dirección este fin de semana es una pequeña casa no muy lejos de aquí puedes llegar caminando desde aquí, dije a tus padres que vas a un campamento especial de entrenamiento, llega el viernes por la tarde, toma la llama ahí te estarán esperando.

Luego de hablar algo mas, los dos se despidieron, a Iván se le hicieron eternos los días hasta el viernes, como se le hicieron eternos los días hasta el viernes, como Yuri le indico Iván se presento puntual de las 5:00 Pm en el pórtico de la agradable casa, con la llave abrió y entro esperando encontrarse con Yuri con todo ya listo para castrarlo, durante todo el camino tuvo un dura erección y estaba pensando preguntarle a Yuri si podría masturbarse una última vez antes de... 

Pero su pensamiento fue interrumpido cuando una bella chica como de su misma edad delgada con senos apenas emergiendo de su pecho, de larga cabellera hasta la media espalda rubia de esbeltas piernas apareció ante Iván para decirle.

-“Hola. ¿Tú debes ser Iván verdad?”. Pregunto la chica.
-“¡Si, soy Iván!” Respondió Iván algo extrañado.
-“Soy Ivanka”. Dijo ella antes de darle un eso en los labios a Iván.

Ivanka no pudo dejar de notar la expresión en el rostro de Iván luego que despego sus labios de los de él, por lo que sin decir palabra alguna tomo su mano de Iván y se lo llevo a la habitación principal de la casa que era amplia equipada con una amplia como suave cama, un baño y todo lo necesario para que ambos pudieran disfrutar de aquel fin de semana.

Ya en la habitación Ivanka le dijo a Iván.

-“Yuri me envió desea que pierdas la virginidad y me pregunto que si deseaba perder la mía contigo, sabes para realizar algunos pasos en el balet es esencial no ser virgen, era algo que tenía ganas de perder para seguir avanzando pero hasta ahora se me presento la oportunidad”.

-“¿Que dices quieres perder la virginidad conmigo Iván?” Pregunto Ivanka sonriente.

Iván quedo confundido por unos segundos antes de el mismo plantarle un beso en los labios de Ivanka que ella no tardo en corresponder, cuando sus labios se separaron Iván dijo.

-“Acepto perder la virginidad a tu lado Ivanka”. Dijo con seguridad Iván.

Después de besarse un poco mas… sin decirse nada, se miraron a los ojos sintiendo como sus corazones empezaron a acelerarse y su respiración también Ivanka se quieto su saco lentamente mientras que Iván hizo lo mismo frente a ella viéndola, Ivanka empezó a desabotonar su blusa pero pronto fue detenida por Iván que le dijo.

-“Espera  déjame… Lo hago”. Dijo Iván

Pronto ante los ojos muy abiertos de Iván empezó a aparecer el sostén de Ivanka, pronto la blusa cayó al suelo, dejándola solo con su falda, medias y zapatos, Iván se le quedo viendo por unos segundos antes de decir.

-“¡Ivanka… eres muy hermosa!” Exclamo Iván.

Aquellas palabas desataron que ambos se volvieran a besar con suavidad, Ivanka sintió como la mano derecha de Iván fue recorriéndose hacia sus nalgas sobre su falda, que no cubría mucho y cedió rápido ante su mano, ahora estaba sobre mi calzoncito (braga), pero ella no dijo nada solo se dejo hacer, sintiendo muy excitada.

Sus nalgas de Ivanka eran redonditas, paraditas y duritas por todo el balet, Ivanka con una mano alcanzo su espalda para quitar el seguro de su sostén y lo desabrocho, los tirantitos resbalaron por sus hombros, mientras Iván seguía besándola mientras su mano derecha jugaba con sus  nalgas moviendo sus dedos de adelante hacia atrás desde justo en medio de sus labios vaginales hasta en medio de sus nalgas, era una sensación nueva para ella pero muy excitante.

Ivana como poseída se quito la falda de un tirón, y se quedo mirando a Iván, ahí estaba ella sobre la cama, solo con sus medias y zapatos con su calzoncito húmedo metido entre sus nalgas sin sostén (corpiño) con la respiración agitada con Iván mirándola con cara de deseo, quien con su rostro algo rojo de la pena le pregunto.

-“¿Quieres hacerlo?” Pregunto Iván.

Ivanka le respondió solo moviendo la cabeza en forma afirmativa acto seguido ella llevo sus manos a su cinturón y comenzó a desabrocharlo Ivanka le quito el pantalón despacio dejo a Iván solo en bóxer, ella nunca había visto a un hombre desnudo… por lo menos no personalmente… y su pene se veía que estaba grande e hinchado debajo del bóxer… tal vez era por la excitación pensó Ivanka, ambos se comenzaron a acariciar por un largo rato besándose por ratos sobre la cama.


Los dedos de Iván empezaron a tocar sus senos, se los tocaba con la yema… alrededor… en círculos, sin hacer presión, solo rozándolos como si tuviera Iván miedo de tocarlos poco a poco los dedos de Iván  que cada vez era más atrevido empezaron a acercarse a su pezones que hacían que la excitación recorrieran todo el cuerpo de Ivanka.

Ella fue que hizo que los labios de Iván se posaran sobre uno de mis pechos y ella soltó un ligero gemido, era muy rica la sensación, sentir sus labios húmedos, su mano que no dejaba de masajear sus senos cuando comenzó a lamber y succionar uno de sus pezones de manera algo torpe pero que para Ivanka era la gloria misma primero fue uno y luego el otro senos mientras la mano derecha de Iván le acariciaba su plano abdomen de arriba, abajo, para luego llegar hasta la orilla de su calzoncito,  sus piernas dejaban un espacio entre sus  muslos y la ingle lo suficiente para que la mano de Iván se deslizara y alcanzara mis labios que ya los sentía muy húmedos por arriba de su prenda los gemidos de Ivanka primero eran despacio y cada vez más fuerte los dedos de Iván  la acariciaban toda aunque no sabía justo donde tocarla.

Fue ella quien se despojo de su calzoncito también se quito los zapatos, pero se quedo con las medias el rostro de Ivanka era rojo al saber que alguien le estaba viendo su vagina pero con seguridad Ivanka metió su mano en el bóxer de Iván y tomo su pene para extraerlo al verlo se asusto un poco al verlo tan grande y gordo, ella se lo acaricio por uno segundos antes de hacer que Iván  se acostara sobre ella entre sus piernas y acerca su pene a su vagina ella con una mano guio a su pene a la entrada de su vagina, una vez ahí ella regreso la vista a la cara de Iván y le dijo:

-“Trata de hacerlo con cuidado, sé que me dolerá pero no quiero que sea mucho”. Dijo Ivanka.
-“Si está bien”. Le respondió nervioso Iván.

Ivanka se aferro a su espalda y levanto sus piernas justo cuando Iván empezó a empujar conforme el duro miembro de él iba entrando le iba doliendo cada vez más y más por momentos ella lo detenía y el dolor disminuía, sentía que cada vez la penetraba más y más hasta que de repente Ivanka sintió un dolor muy fuerte e hizo que soltara un grito de dolor que ella misma mato casi de inmediato

Iván  sentía como sus labios vaginales se apretaban fuertemente a  su pene mientras su vagina se iba abriendo al paso de su erección, para ese momento Iván solo le lambia el cuello mientras gemía junto a ella poco a poco sus movimiento de caderas se acelerón con las piernas de Ivanka completamente alzadas en el aire gozando de sus embestidas con ambos vibrando de placer Ivanka sentía dolor pero a la vez mucho placer.

Llego un momento en los movimiento de Iván eran más rápidos y violentos, se movía con desesperación ya sin control alguno su pene entraba y cada vez más y más profundo sus sentidos desaparecieron y solo sentía placer, era tan grande mi placer que sentí que quería explotar Iván empezó a respirar muy fuerte con su espalda arqueaba a pesar de estar sobre de Ivanka estaba a punto de correrse.

Ivan empujo hasta el fondo, con sus huevos aplastándose sobre la pelvis de Ivanka que sentía una enorme presión en las paredes de su vagina, ella sintió en ese momento su primer orgasmo como mujer al sentir como Iván se vino dentro de ella,  sintiendo mucho calor y muy húmedo en su interior.

Las fuerzas de ambos empezaron a desaparecer dejaron de moverse y solo se besaban con ternura su respiración seguía agitada con ambos empapados en sudor cuando Iván se quito de encima de ella sintió su pene salir, Ivanka lo miro y estaba empapado de sus jugos con algo de sangre. Ambos recargaron sus la cabezas en una almohada y suspiraron en ese momento Ivanka dijo.

-“ya no somos más vírgenes”. Dijo Ivanka con una sonrisa.

Durante el resto del fin de semana ambos gozaron del sexo hasta el hartarse pero el domingo antes de despedirse lo hicieron una vez más para luego ambos solo decirse adiós con un tierno beso, no sería la última vez que se verían con el correr de los años, tres días después Iván estaba tendido sobre una cama con sus piernas extendidas a la espera de ser castrado.

Una mujer vestidas con cubre bocas y guantes de látex, lavo como afeito todo su entrepierna, luego abrió su escroto para extraer uno a uno sus testículos, mientras por las mejillas de Iván rodaban lagrimas con su mente recordando el placer que sintió a lado de Ivanka, todo fue sin dolor para Iván quien apenas sintió dos pequeños tirones, la mujer cauterizo los conductos y corto los testículos uno a su vez, luego retiro el bolso de piel ya sin propósito alguno para proceder a realizar una rápida circuncisión para evitar que cuando el pene se contrajera fuese un problema.

Luego Iván pasó varias horas en reposo antes de ser enviado a casa  paso varias horas en reposo antes de ser enviado a casa Yuri le dijo que no hablara de su castración con su padres, si tenía alguna duda o molestia que lo llamara o hablara con él.

Tres meses después Iván era el alumno y figura estrella de Yuri sin sus testículos sus habilidades habían mejorado sustancialmente, sus compañeros le tenían envidia, aunque todos en su clase eran eunuco nadie lo notaba, gracias a la testosterona que Yuri conseguía y suministraba todos los chicos lograban mantener sus cuerpo masculinos aunque no sus penes funcionales, todos usaban ropa interior con relleno para que nadie notara que algo les faltaba en sus entrepiernas con esos ajustados leotardos que usaban.

Iván cumplió su sueño a los 20 se volvió titular del balet nacional, a los 23 la estrella y a los 24 hijo pareja con Ivanka con la que recorrió las principales capitales del mundo por 15 años luego como Yuri se convirtió en un reconocido maestro de la escuela nacional donde detectaba y cultivaba a las nuevas figuras por supuesto él sabía lo que se necesitaba para ser una “Estrella del Balet”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ELÉCTRICA DESTRUCCIÓN

Tania de lentes, llevaba los labios pintados de rojo intenso, mostrando una gran sonrisa a todas las mujeres que pasaban a su lado amigas, conocidas o desconocidas, iba con el cabello rubio bien recogido hacia atrás que remataba en una cola de cabello que llegaba hasta la media espalda, al cabo de unos minutos luego de pasar todos los puntos de control que su identificación prendada y colgando sobre su seno izquierdo abrió con toda facilidad llego al punto que deseaba la puerta 1122, Tania dio un fuerte suspiro antes de abrir la pesada puerta de metal con su identificación......


ELÉCTRICA DESTRUCCIÓN
Tania de lentes, llevaba los labios pintados de rojo intenso, mostrando una gran sonrisa a todas las mujeres que pasaban a su lado amigas, conocidas o desconocidas, iba con el cabello rubio bien recogido hacia atrás que remataba en una cola de cabello que llegaba hasta la media espalda, al cabo de unos minutos luego de pasar todos los puntos de control que su identificación prendada y colgando sobre su seno izquierdo abrió con toda facilidad llego al punto que deseaba la puerta 1122, Tanía dio un fuerte suspiro antes de abrir la pesada puerta de metal con su identificación.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Tania, había escalado puesto poco a poco en el ministerio correccional ahora era una bien pagada profesora en la academia del ministerio aquel edificio todo pulcro por fuera de 20 pisos de alto era más una prisión que un edificio administrativo, aquella mañana ella enfundada en su pulcro uniforme de cuero color negro reluciente que dejaba sus senos casi al aire por el gran escote al frente y sus piernas bien visibles por la minifalda caminaba por los pasillos con sus botas altas de cuero que hacían juego con su uniforme que resaltaba su piel muy blanca.

Tania de lentes, llevaba los labios pintados de rojo intenso, mostrando una gran sonrisa a todas las mujeres que pasaban a su lado amigas, conocidas o desconocidas, iba con el cabello rubio bien recogido hacia atrás que remataba en una cola de cabello que llegaba hasta la media espalda, al cabo de unos minutos luego de pasar todos los puntos de control que su identificación prendada y colgando sobre su seno izquierdo abrió con toda facilidad llego al punto que deseaba la puerta 1122, Tania dio un fuerte suspiro antes de abrir la pesada puerta de metal con su identificación.

Apenas entro por la puesta ella escucho “¡Buenos Días!” de todas las jóvenes cadetes que estaban llevando el curso para titularse como guardias penitenciarios, ella dijo “buenos días cadetes”, antes de colocarse frente a ellas para pasar lista y todas esas cosas que una maestra hace apenas llega a un salón para impartir su materia, al terminar con las cosas de rutina ella dijo.

-“Bien cadetes hoy haremos una práctica real así que espero estén listas para lo que aprenderemos”. Dijo Tania.
-“Recuerden que todo lo visto hoy sale en el examen parcial”. Añadió Tania con una sonrisa en sus labios.

Acto seguido Tania se puso de pie y camino hasta un panel en la pared, presiono una clave numérica, le mostro su identificación al lector y finalmente presiono un botón rojo, su escritorio fue removido y la pared frente a las cadetes se abrió en dos revelando a un hombre bien sujeto desnudo con una máscara de cuero negra con la boca bien abierta gracias a un dispositivo colocado en la máscara, sus piernas del hombre estaban dobladas hacia atrás, sus brazos también estaban hacia atrás con su dorso ligeramente inclinado hacia atrás, suspendidas sus rodillas a 50 cm del suelo.

Todas las bellas como jóvenes cadetes abrieron grandes los ojos al ver a que ese hombre en aquella precaria posición, Tania se acerco al hombre siempre con una gran sonrisa, para cuando llegar a donde estaba colocar dos pinzas metálicas en sus tetillas, los huevos del hombre estaba muy caídos, una fina capa de sudor cubría todo su cuerpo, un aro apretado metálico de color verde rodeaba el cuello de su escroto, al que Tanía unió un cable largo de color verde, cada uno de sus los cables estaban conectados a un pesado poste metálico detrás del hombre, cuando ella termino de colocar los cables hablo dirigiéndose a sus alumnas.

-“Silencio por favor. Silencio”. Dijo Tania a sus alumnas.

El rumos y resistas que se desataron pronto se apagaron, Tania tomo una picana de dos puntas y regreso que veía con mirada de terror detrás de la máscara todo lo que ella hacía, de nuevo Tania hablo, señalando al hombre con la picana.

-“Este espécimen ha sido condenado por sus faltas hacia las mujeres, como pueden ver el muy insolente ya tiene su cosa completamente dura, aunque no es precisamente un portento que digamos”. Dijo Tania sarcásticamente.

-“JAJAJAJAJAJAJA”. Rieron sus alumnas.

Cuando las risas terminaron Tania continuó.

-“No voy a relatas porque este tipo esta aquí, las faltas que lo pudieron traer a este lugar ya las hemos estudiado y espero que ya sepan pues el examen esta próximo”. Les dijo Tania.

-“Pero la razón por la que este tipo esta aquí hoy es más que nada por el tamaño de su miembro que como pueden ver aun en erección es insignificante, sin embargo parece que pese a ello este tipo no lo pude controlar por lo que hoy le pondremos fin a ello de manera permanente de una manera muy simple y severa que es la forma estándar en cómo se lleva a cabo la castración de cualquier mano en el sistema correccional así que pongan mucha atención”. Concluyo Tania.

Acto seguido ella acerco las dos puntas electrificadas de la picana al pene del hombre cuyo cuero se sacudió con violencia cuando recibió directo en su pene los 90 voltios a un amperaje controlado, lo suficiente para darle una buena sacudida pero no lo suficiente para matarlo por lo menos no de manera intencional, por tres segundos que al hombre parecieron horas Tania mantuvo apretado el botón de la picana con su bella sonrisa en su rosto en todo momento.

-“Bueno cadetes es la hora castrar a este infractor”. Dijo Tania apenas quito el dedo de la picana.

Lo primero que se hace es ver que todas las conexiones estén bien colocadas, para ellos hizo pasar a una de las cadetes para que comprara si las conexiones estaban bien colocadas, las manos de la mujer de 20 años suaves y tersas, recorrieron el pecho como los huevos y pene del nervioso hombre que disfruto de cada caricia al máximo sabiendo que aquellos manoseos serian los últimos sentidos mientras aun era un hombre.

Cuando la joven termino de revisar las conexiones regreso a su lugar, en ese momento Tania digirió la atención de la clase a un pequeño panel de control detrás de ella, en la habían tres botones uno verde, otro amarillo y por ultimo uno rojo, ella explico.

-“Observen, cadetes, primero se activa el botón verde”. Dijo para presionar el botón Tania.

De inmediato el cuerpo del hombre se tenso, al recibir una fuerte descarga directamente en los huevos, todas las chicas en la habitación tomaban notas, se veían excitadas y algunas incluso habían metido una de sus manos por debajo de su falda y se estaban masturbando, pasados unos 10 minutos Tania dijo.

-“Transcurridos uno 10 o 11 minutos se aprieta el botón amarillo”. Y ella procedió a hacerlo.

Cuando se presiono el segundo botón el hombre de inmediato comenzó a sacudirse con todo su cuerpo tenso al máximo, con cada musculo de su cuerpo bien definido, su pene endurecido como nunca antes comenzó a moverse hacia todos lados con cada vena en su tronco bien marcada casi como si estuviera a punto de explotar aquello duro otro 10 infernales minutos para el hombre.

-“Una vez pasados de 10 a 15 minutos se aprieta el botón final”. Dijo Tania.

Mientras apretaba al botón rojo del panel, apenas lo hizo y de la boca del hombre abierta comenzó a salir espuma como abundante saliva, que cuando descendió hasta sus huevos al contacto con la piel comenzó a evaporarse, un humo blanco comenzó a despedirse de la base de sus genitales del hombre cuyo pene de pronto lanzo tres potentes chorro de espeso semen luego con un tremendo destello de un arco eléctrico su escroto cercenado casi desde la base cayó al suelo haciendo un chapoteo al caer sobre el charco de saliva bajo el hombre. 

-“APLASHH”. Hizo el escroto al golpear el suelo.

Tania aun dejo al hombre sacudirse unos cuantos minutos antes de detener la corriendo, cuando lo hizo el hombre se desmayo por fin sin su escroto y testículos ya no unidos a su cuerpo de por vida, Tania dijo.

-“Una vez terminada la castración se debe verificar si no hay algún sangrado en caso de haberlo deberán llamar a las asistencias medicas pero una buena castración es sin sangre”. Concluyo Tania.

-“Bien cadetes con esto terminamos la práctica de hoy, ahora vayan a su siguiente clase y no olviden repasar los capítulos de su libro hasta donde vimos el día de hoy”. Les recordó Tania.

Conforme iban saliendo las cadetes Tania observo como de algunas de sus piernas chorreaban abundante flujos seguro de sus enormes orgasmos al ver como castraban al nuevo eunuco que ahora permanecía inmóvil frente a ella.

Una vez sola Tania levanto el escroto y extrajo uno de los testículos de su interior, se lo metió en la boca y le dio un mordisco partiéndolo a la mitad, luego exclamo.

-“Pequeño, pero sabroso, bien cocido en su punto como me gusta”. Exclamo Tanía

Creo que fue una buena “Eléctrica Destrucción”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

EN-GORJ

Daniel estaba ansioso por comenzar su primer día de trabajo. Se consideraba afortunado de encontrar un trabajo como científico clínico inmediatamente después de graduarse de la universidad. En el tablón de anuncios de la bolsa de trabajo de la universidad de su carrera había un anuncio que decir que estaban buscando a alguien temporal (con la posibilidad de contratar), del área de bioquímica graduado para una instalación de investigación farmacéutica local......


EN-GORJ
Daniel estaba ansioso por comenzar su primer día de trabajo. Se consideraba afortunado de encontrar un trabajo como científico clínico inmediatamente después de graduarse de la universidad. En el tablón de anuncios de la bolsa de trabajo de la universidad de su carrera había un anuncio que decir que estaban buscando a alguien temporal (con la posibilidad de contratar), del área de bioquímica graduado para una instalación de investigación farmacéutica local. Aquello solo sería el inicio de su pesadilla.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: Stealthy





Daniel estaba ansioso por comenzar su primer día de trabajo. Se consideraba afortunado de encontrar un trabajo como científico clínico inmediatamente después de graduarse de la universidad. En el tablón de anuncios de la bolsa de trabajo de la universidad de su carrera había un anuncio que decir que estaban buscando a alguien temporal (con la posibilidad de contratar), del área de bioquímica  graduado para una instalación de investigación farmacéutica local. Una semana después de presentar su currículum vitae, fue llamado para una entrevista donde conoció a la Dra. Lisa Huber.

La Dra. Huber tenía treinta y cinco años, era alta, atlética y atractiva de una manera fría y clásica. Llevaba una bata blanca con sus de labios y tacones negros,  anteojos de modelo viejo. Tenía el cabello oscuro y estaba recogido en un moño apretado. Tenía la piel pálida, lo que hacía que su lápiz de labios brillante, brillara aun más. Ella era todo un asunto. No mostró ninguna personalidad durante la entrevista de una hora y no dio ninguna señal de cómo era. Una semana más tarde, Daniel recibió una oferta decente, y como no tenía ofertas competitivas -y ésta era local-, decidió tomarla.

Daniel entró en el vestíbulo de la oficina con atuendo de negocios: pantalones negros, zapatos de vestir, camisa de vestir azul claro y una corbata a rayas negra y azul. Sus zapatos resonaron en el vestíbulo de cristal mientras caminábamos sobre el piso de hormigón pulido. Se presentó ante el guardia de seguridad que lo condujo a una oficina donde fue tomada su foto y rápidamente le dieron una placa para acceder al edificio. Llegó temprano a su nueva oficina y pasó algún tiempo familiarizándose con su entorno.

La gente iba llegando lentamente. Pronto alguien de un cubículo vecino se detuvo para hacer presentaciones. "¡Debes ser Daniel!", Dijo un hombre tipo nerd, calvo, con gafas gruesas y una enorme sonrisa mientras le ofrecía su mano temblorosa. "Mi nombre es Patrick".

"¡Sí! Es un placer conocerte", contestó Daniel, estrechando la mano de Patrick. -¿Cómo supiste mi nombre?

-He visto el correo de la semana pasada -replicó Patrick-. -Entonces eres el nuevo que trabaja en el laboratorio de ensayos con animales.

-Supongo -dijo Daniel. "No estoy seguro de en qué voy a trabajar o con quién".

Patrick, todavía sonriendo ampliamente, dijo: "Oh, estoy bastante seguro de que planean que trabajes con la Dra. Huber. Su anterior ayudante dimitió solo unos pocos días antes al trabajo. De hecho, los temporales por alguna razón nunca duran más que unos pocos días o semanas. Debes ser el quinto en el último año. Eso no sonó muy alentador para Daniel. "¿En qué proyecto ha estado trabajando la Dra. Huber?", Preguntó.

-Bueno, podría decírtelo, pero veo a la Dra. Huber venir a tomarte bajo su ala ahora -dijo Patrick, asintiendo con la cabeza en dirección al hombro derecho de Daniel-.

Daniel se dio la vuelta y la vio, vestida como antes, caminando hacia su nuevo escritorio.

-Buenos días, Daniel -dijo-, ¿esperas que hayas encontrado esta oficina en la mañana sin ningún problema?

-Ningún problema, doctora Huber -respondió Daniel. "Estoy ansioso por averiguar en qué estaré trabajando".

"Yo puedo hacer eso. Sígame a mi oficina y puedo informarte sobre el proyecto que he estado presidiendo más o menos durante el último año".

Daniel notó que no la ofreció dejarla que él la llamara Lisa, así que se aferraría a llamarla Dra. Huber. En su gran oficina de la esquina había una pequeña mesa al lado con algunas sillas y una gran pantalla LCD. Le ofreció a Daniel un asiento y ella tomó el asiento frente a él y abrió su computadora portátil, que estaba conectado a la pantalla a través de un cable HDMI.

Apareció una presentación de diapositivas. La portada decía "EN-Gorj" en grandes letras mayúsculas.

La Dra. Huber comenzó, "encabezo nuestra división de mejoras sexual masculina. No tengo ninguna duda que has visto nuestros anuncios en la TV y la radio de nuestra medicación para la disfunción eréctil. "

"Oh sí. Hard-EN", dijo Daniel.

"Eso es correcto. Sin embargo, esa patente ha expirado hace tiempo y nuestra rentabilidad ha bajado precipitadamente desde que los genéricos entraron en el mercado. Ahora estamos investigando lo que se llama "mejora masculina" drogas. Solo si funcionará y pasará las pruebas de la FDA". Daniel encontró esta conversación incómoda. Ahí estaba esta mujer algo mayor que hablaba tan clínicamente sobre la mejora sexual masculina y él estaba agudamente consciente de su virilidad de repente.

La presentación resumió el año o más de la investigación que hasta ahora solo había llevado a callejones sin salida.

"Así que", continuó la Dra. Huber, "este será nuestro enfoque para el futuro previsible. Tú y yo y algunos técnicos de laboratorio estaremos identificando compuestos potenciales que muestran potencial, realizando pruebas en animales y lentos trabajos de pruebas clínicas. Con trabajo duro, encontraremos algo que funcione. El consejo de la compañía está respirando por nuestro cuello para encontrar algo que pasará pruebas de animales en el próximo año para mantener los gastos de I + D de correr fuera de control. Tú y yo le daremos actualizaciones mensuales al vicepresidente. Si no mostramos algún progreso, el proyecto puede ser cancelado y podríamos encontrarnos sin trabajo".

Daniel no era alguien que entrara en pánico y se enorgullecía de ser alguien que podía actuar bajo presión. Se sentía a la altura de la tarea. "Estoy listo para empezar."

-Muy bien -dijo la doctora Huber-. –Permítame llevarte al laboratorio. -Llegó por un largo pasillo con ventanas a los laboratorios adyacentes. "Este es nuestro laboratorio", dijo, con su insignia de seguridad en el lector de tarjetas, abriendo la puerta.

Era más grande que los laboratorios en la escuela, pero muy similar. Meticulosamente limpio y lleno de equipo familiar: centrífugas, microscopios, armarios llenos de productos químicos y cristalería, analizadores espectrales. Los refrigeradores almacenaban productos químicos y especímenes que debían mantenerse en ahí, a la temperatura típica del refrigerador doméstico hasta el criogénico. Una habitación adyacente albergaba a los sujetos de ensayo animales: ratones, ratas y conejos. Había dos puertas separando los animales del laboratorio para evitar escapes.

La Dra. Huber presentó a Daniel a los técnicos de laboratorio que sabían cómo usar el equipo y ejecutar las pruebas según las instrucciones. -Bueno, Daniel -dijo-, con esto concluye la gira. Aquí es donde empezamos de inmediato avanzando en el proyecto EN-Gorj. Mañana te enseñaré las muestras que hemos probado hasta ahora y los resultados para que puedas ver las pistas que estamos siguiendo". Daniel tuvo algunas preguntas al final de la orientación, pero la que obtuvo como respuesta más curiosa fue cuando se preguntó: "¿Alguno de los ensayos dio resultados positivos o todos fueron negativos?"

La doctora Huber lo miró en silencio por un segundo. "Bueno, hubo un compuesto que mostraba resultados sorprendentes en pruebas con animales, pero hubo complicaciones... efectos secundarios que nunca tuvimos que pasar por alto antes de avanzar más allá con las pruebas con animales. Si estás ansioso, puedo hacer que uno de los técnicos de laboratorio te los muestre. Con frecuencia trabajo largas horas en este proyecto y veras que pronto te encontrarás del mismo modo.

Le esperaban largas horas. Daniel quería impresionar a la Dra. Huber con su ética de trabajo, así que a pesar del extraño sentimiento que tenía acerca de toda esta investigación, dijo: "Estaría muy emocionado de aprender de inmediato".

"Excelente. Estamos cerca del final de las horas de oficina.

Más tarde, cuando todo el personal con horario se había ido, la Dra. Huber llevó a Daniel a una pesada puerta de acero en la parte trasera del laboratorio. Tenía etiquetas de riesgo biológico en ella y la palabra "PELIGRO" en negritas, con letras mayúsculas en ella.

"Aquí es donde guardamos los compuestos que se sabe son peligrosos o necesitan mantenerse muy secretos", dijo la Dra. Huber. Metió la mano en el bolsillo de una bata de laboratorio y sacó una llave y abrió la puerta sellada.  En el interior había estantes de acero que cubrían las paredes con varios contenedores etiquetados sobre ellos. La Dra. Huber caminó a lo largo de una hilera escudriñando lentamente las botellas hasta que se topó con una de ellas tan inusualmente genérica como las otras. Tenía una etiqueta manuscrita que decía "EN-Gorj Compuesto 33". Lo bajó y examinó la botella de vidrio de un litro conteniendo un líquido claro y espeso que se deslizaba lentamente en su interior.

"Esto no es lo que yo llamaría un éxito", dijo, "pero mejoró a los roedores machos. Sin embargo, solo funcionó unas cuantas veces después los sujetos de prueba... fueron inmunes a ella". El comportamiento de la doctora Huber parecía cambiar repentinamente. Miró por encima de sus lentes a Daniel. Con una sonrisa pícara dijo: -¿Puedes guardar un secreto, Daniel?

-Por supuesto, doctora Huber -dijo, tragando con fuerza-.

"Puedes llamarme Lisa cuando estamos trabajando solos. Fuera del registro, fue probado en un sujeto humano en secreto. "Ella sonreía maliciosamente.

"¡Oh!" Fue todo lo que Daniel pudo decir. Se sintió incomodo otra vez. Su cuello se sentía de repente demasiado apretado.

-Sí, y funcionó unas cuantas veces, igual que con los roedores. Dime... eres hombre... ¿quieres quizás probarlo, Danny?

Daniel estaba atónito. Cuando la Dra. Huber, o Lisa, estaba diciendo esto, se quitó las gafas y rápidamente miró a la entrepierna de Daniel. Ella se lamió los labios un poco, con avidez. Daniel se sintió muy caliente de repente. "Yo, er, no sé... probablemente no deberíamos... ¿no es peligroso?"

-Vamos, Danny -dijo Lisa mientras dejaba caer su cabello y luego desabotonaba su bata de laboratorio para revelar un escote que mostraba una buena parte de sus senos-. La doctora profesional se había convertido en una ninfa ante los ojos de Daniel. Ella llevo a Daniel hasta la puerta de acero, que él notó estaba cerrada. Sin previo aviso, Lisa se inclinó y besó a Daniel agresivamente y frotó su entrepierna.

"No sientes que necesitas ninguna mejora, pero ¿no sería divertido ver cómo esto te afecta?" Lisa ronroneó.

Daniel se convirtió en masilla en este punto con la hermosa médico que se encargaba de él. Lisa empezó a quitarle la camisa. Mientras todavía le besaba apasionadamente, empezó a desabrochar el cinturón de Daniel. Luego desabrochó su pantalón y en un movimiento rápido, tiró de su pantalón y ropa interior hasta las rodillas.

"Bien", dijo mientras juzgaba su hombría completamente erecta. Eres un buen ejemplar. Un poco por encima de la media. Tal vez seis pulgadas y media. -Se acercó a una estantería cercana y agarró un guante de goma y lo deslizó sobre su mano izquierda-. Luego sacó el tapón de la botella y vertió parte del líquido parecido a la glicerina en la mano enguantada. "¡Espera a que veas de lo que esto hace!" Dijo con evidente anticipación y emoción.

Lisa agarró el pene erecto de Daniel y le acarició esparciendo el líquido en su piel. Se sentía increíble. Se sentía al frio y ligeramente picante al mismo tiempo. Los efectos se produjeron rápidamente. El líquido pareció aumentar la sensación. El placer de su frotamiento ¡con solo una mano enguantada envió a Daniel a la estratosfera! Daniel también notó una sensación de erección extrema, como si su miembro se estuviera llenando hasta el punto de estallar. Él miró hacia abajo mientras era acariciando, y ciertamente, su pene parecía más grande. Parecía estar cada vez más y más grande cada segundo. Al principio, él pensó que era su imaginación, pero dentro de dos o tres minutos de frotar suavemente el líquido, no había duda. ¡Su virilidad se hacía enorme! Mientras que antes él era fácilmente promedio o un poco más grande, ahora era un tipo de ocho pulgadas de largo, ¡al menos! El ancho de su pene había crecido aún más, era ancho ¡desproporcionadamente más ancho que la longitud!

Su pene se sentía pesado e hinchado hasta el punto de estallar. Las venas se destacaban, grandes y palpitantes. De hecho, la piel casi parecía translúcida, exponiendo la brillante red azul de venas por todo el eje de su pene. Lisa frotó parte del líquido en los testículos de Daniel y de nuevo, ¡se sintió fantástico! Daniel trató de mantener enfocado, pero era casi demasiado y encontró sus ojos rodando en su cabeza con éxtasis. Pronto, también, sus testículos se agrandaron quedando pesados ​​y llenos de líquido.

Lisa obviamente se estaba divirtiendo y, emocionadamente, echó un poco más de líquido resbaloso y procedió a frotarlo. ¡Mira a mi chico GRANDE!", Dijo en un estado obviamente muy excitado, con los ojos muy abiertos. Daniel no podía pensar. El placer y la hermeticidad de la enorme erección estaban más allá de la descripción, ¡pero era increíblemente fantástico! Su pene aparecía cada vez ¡más grande y grueso! Tenía que estar cerca de las diez pulgadas. ¡Y era tan grueso! ¡La masa de carne era increíble!

La doctora Huber se quitó el guante y, alternativamente, besó a Daniel apasionadamente y la quitó la ropa que le quedaba. Una vez que estaba desnudo, se quitó su propia ropa mientras lo besaba y acariciaba su miembro muy hinchado. Luego, lentamente, lo condujo hasta el suelo en la sala de almacenamiento y logró de alguna manera montarlo. Lentamente bajó descendiendo sobre su pene, su canal vaginal apretaba su enorme miembro muy fuertemente. Daniel estaba a punto de estallar, pero Lisa logró meterlo dentro de ella. Ella lo tomó todo y estaba teniendo un tiempo celestial ella misma, gimiendo en éxtasis.

"Con él EN-Gorj... podremos seguir durante mucho tiempo... ¡si puedes soportarlo!" Dijo la Dra. Huber en sus jadeos mientras ella rebotaba rápidamente hacia arriba y hacia abajo, la cabeza echada hacia atrás, con sus senos rebotando. Después de un tiempo inconmensurable, Lisa ordenó a Daniel que se lo hiciera estilo perrito. Daniel ya estaba sudoroso y respiraba con dificultad. No podía creer la visión de su enorme miembro penetrando en su vagina. Simplemente no podía ser real y sin embargo lo era. Daniel lo empujó con más fuerza y ​​más rápido a sus órdenes y estaba jadeando ambos, sudando por todo su cuerpo, con sus ojos cerrados.

Después de rodar en varias posiciones durante más de una hora, Daniel llegó como nunca había experimentado antes. Se lo dijo a Lisa y gimió en voz alta de éxtasis. Luego se desplomó, exhausto en los brazos de Lisa. Él Tuvo que recuperar el aliento durante varios minutos. Cuando por fin pudo pensar bien, miró hacia abajo a su pene. Su masivo pene colgaba sin fuerza y estaba muy rojo. La piel era casi transparente, estaba muy estirada.

Lisa se levantó y empezó a vestirse. -Bueno, deberíamos vestirnos y descansar un poco. Tenemos trabajo que hacer mañana. De repente, fue una cuestión de hecho. Se ajusto el cabello y se puso las gafas de nuevo. Daniel se vistió, su miembro pesado colgaba inmensamente dentro de su ropa interior, obviamente mostrándose a través de su pantalón.

No podía creer que ese fuera su primer día en el trabajo. Se estaba haciendo tarde, así que sin decir mucho más que un torpe "Adiós", se fue a casa para dormir. Daniel se estrelló una vez que llegó a su apartamento. Durmió sólidamente durante toda la noche y tuvo problemas para despertarse cuando sonó su alarma.

Se levantó y fue al baño a orinar. Se bajó la ropa interior para agarrar su pene. En realidad no lo encontró al principio, y cuando lo hizo, se sintió extraño. Él esperaba que todavía pudiera parecer un poco hinchado o rojo, pero al mirarlo, en realidad era muy pequeño. El enrojecimiento había desaparecido por completo y la piel se había endurecido. Era mucho más pequeño de lo habitual. Tal vez era debido al baño frío, pensó. Mentalmente jugando con su pene, él tiró de ella. No se estiró mucho. De repente, Daniel sintió una punzada de pánico. Él tiró más fuerte. ¡No podía conseguirlo mucho más allá del ancho de su palma, ni siquiera cuatro pulgadas! A pesar del pánico creciente, se puso duro y sólo cimentó la realidad de su situación. Se había despertado con un pene pequeño.

"¡Mierda!" Dijo en voz alta. Debían ser los efectos secundarios que la Dra. Huber, Lisa, le estuvo hablando. Gritó unos cuantos reproches, pero se dio cuenta de que iba a llegar tarde al trabajo, así que se apresuró en la ducha. El agua caliente no ayudó con las cuestiones. Se dio cuenta de que sus testículos también eran pequeños. La piel se tensó alrededor de ellos. ¡Todo era casi de la mitad  de su escala anterior! Se veía ridículo en el espejo del cuarto de baño mientras se observaba mientras se secaba. ¡Estaba enojado con Lisa por hacerle eso a él! ¡Él iría directamente a su oficina y se enfrentaría a ella! ¡Pero qué haría! No estaba seguro de lo que haría, pero estaba lleno de rabia y tenía que hacer algo.

Vestido, Daniel se sintió consciente de su bulto ahora apenas perceptible mientras se dirigía a la oficina. Era temprano así que él decidió entrar en las carpetas de la red para averiguar que era él EN-Gorj y leer sobre el compuesto 33. Había mucho para leer sobre la síntesis del compuesto pero no mucho sobre la prueba animal del sujeto. Conjeturó rápidamente que la falta principal era "encogimiento permanente en sujetos de prueba."

La Dra. Huber no apareció antes de que uno de los técnicos de laboratorio viniera a agarrar a Daniel. "La Dra. Huber quiere que yo te iniciara en pruebas de animales de la última ronda de compuestos", dijo. Todavía lleno de ira, Daniel regresó a los laboratorios para ir a trabajar. Fue muy difícil mantenerse enfocado porque logró sintetizar algunos compuestos, precipitarlos y luego extraerlos con una centrifugadora para pruebas adicionales con animales. Cada vez que Daniel iba al baño, estaba completamente enfurecido por la visión de su pequeño pene. El día se prolongaba con cada uno de sus pensamientos en encontrar a Lisa. Finalmente, Todo el personal por horario de marcho y él fue dejado solo para limpiar. Fue entonces cuando entró.

La Dra. Huber entró en la habitación con una sonrisa en su rostro mientras miraba directamente a los ojos de Daniel. Daniel apretó los dientes de ira y se tragó el impulso de gritarle.

"¿Qué me has hecho?", Prácticamente siseó.

"Oh, tener un poco de diversión con un juguete nuevo niño. ¿Cómo estás hoy?", Preguntó, obviamente divertida. Caminó hacia donde estaba sentado en un taburete junto a algún equipo de ensayo químico. Daniel podía sentir sus puños apretados, temblar mientras se ponía de pie sobre él. De repente se dio cuenta de lo alto y dominante que era y lo ligeramente construido que estaba en comparación. Sintiendo su rabia y desesperación, La Dra. Huber-Lisa-dijo, "Daniel, puedo ayudarte. Solo muéstrame el daño.

Daniel estaba desesperado por revertir lo que le había dicho era "encogimiento permanente" así que se detuvo para considerar lo que estaba diciendo. Un destello de esperanza lo hizo sentir más dispuesto a cumplir esa orden.

-Vamos a mi oficina y te examinaré -dijo con voz profesional-.

Sin hablar, se dio la vuelta y salió del laboratorio. Daniel se levantó y la siguió. Nadie más estaba en la oficina; Solo eran los dos. Cerró la puerta de su despacho y cerró las persianas.

-Daniel, por favor, bájate el pantalón y la ropa interior -dijo mientras se ponía unos guantes de examen-.

Sintiéndose muy consciente de sí mismo, Daniel cumplió. Estaba flácido su pene pequeño y delgado apenas asomara su cabeza por encima de su área púbica y casi se perdía en un bosque de vello púbico. La doctora Huber se acercó y levantó la cabeza y giró la cabeza entre sus dedos. Luego examinó sus testículos pequeños y apretados. Sacó una escala del bolsillo de la bata de laboratorio y la presionó en su área púbica mientras estiraba el pene por completo. Midiendo a lo largo de la parte superior dijo: "Sí, diría que es alrededor de 3,5 pulgadas".

El tono plano y profesional de su voz y la audición de la medida en voz alta dolieron. Daniel se encontró ardiendo de vergüenza, pero esperaba algún milagro, algo que arreglara por la mujer que le hizo eso. Sin indicación de que hubiera otra cosa que no fuera examen, la Dra. Huber metió la mano nuevamente en su bolsillo y sacó un pequeño frasco negro. En un movimiento continuo lo destapo y lo derramó sobre el miembro de Daniel.

-¡Mierda! -gritó Daniel. En pánico se dio cuenta de que era un líquido viscoso y claro que la doctora le frotaba en el pene y los testículos. ¡Era el compuesto 33! La picadura y el placer volvieron. Daniel trató de alejarse, pero el médico lo tenía con un fuerte agarre con su otra mano detrás de su espalda tirando de él hacia ella. Ella era tan fuerte. La voluntad de pelear de Daniel se desvaneció cuando se sintió atraído por el placer al sentir la hinchazón de su miembro una vez más.

"Shhhhh...", susurró el doctor. "¡Esto arreglará lo que está enfermo en ti!" Ella estaba emocionada observando cómo el proceso se desarrollaba. Daniel podía ver a su diminuto miembro hincharse a un tamaño normal, la piel se volvía casi transparente porque parecía que su pene iba a explotar con placer.

"Vas a necesitar un poco más", dijo. "No vas a llegar a la media", dijo mientras aplicaba más. La hinchazón continuó mientras frotaba su pene y testículos.

Los ojos de Daniel seguían rodando en la parte posterior de su cabeza. Cada vez que miraba a su miembro era notablemente más grande que antes. Con cada uno de los movimientos de Lisa la piel se estaba volviendo más delgada y más como un globo sobrellenado. A medida que su miembro crecía más de ocho pulgadas de largo podría empezar a ver las estructuras internas de su pene. Había vasos sanguíneos claramente visibles en todas partes, incluso profundamente. Su pene estaba muy rojo por la sangre y el líquido que lo engordaba. Tenía unas ocho pulgadas de largo y era demasiado grueso.

Con poca resistencia, permitió que Lisa, más alta y fuerte lo desnudara y lo obligara a quedar sobre la alfombra. Luego se quitó la bata de laboratorio, los tacones y el pantalón. Ella montó su miembro hinchado y lo cabalgó duro por un largo rato. Que pareció una eternidad. La mente de Daniel estaba nadando en una confusa mezcla de placer y rabia. Perdió la noción del tiempo. No pudo superar su fuerza, apretando los brazos.

Finalmente, ambos se vinieron, gritando de placer en su oficina. Jadeó en el suelo, recuperando el aliento, sintiendo el sudor que salía de su cuerpo. Sin mucho tiempo para recuperarse, la Dra. Huber lo ayudó a vestirse rápidamente y lo llevó a su coche para que se marchara antes de que su mente agotada fuera capaz de procesar lo que había sucedido. Había pasado una borrosa hora cuando llegó a su apartamento cuando empezó a entrar en pánico al darse cuenta de lo que le había hecho.

Daniel corrió al baño y se bajó el pantalón y la ropa interior. Estaba muy flácido y la piel estaba suelta como roja de inflamación. Efectivamente, con cada hora que pasaba, podía ver y sentir la piel levantándose y el miembro hinchado retrocediendo. Daniel se encontró sentado en el inodoro, desnudo, llorando en su regazo mientras intentaba mantenerse firme y mantener la cabeza alejada de la superficie de su área púbica. No sirvió. Pronto tuvo un pene enterrado. La piel se dibujaba apretada alrededor del eje y los testículos. Daniel sollozó durante horas mientras observaba su hombría desaparecer ante él. Finalmente se detuvo alrededor de la medianoche. Estaba exhausto por los sollozos. La cabeza era visible en una depresión superficial en su área púbica. Los testículos eran como dos canicas bajo la piel apretada, empujados contra su cuerpo. Estaba casi sin nada.

Daniel se tambaleó hasta su cama y lloró en su almohada. Finalmente se desmayó por agotamiento.

Daniel no puso su alarma y se despertó tarde. Inmediatamente se sentó en pánico y miró su entrepierna. Todo lo que vio fue vello hasta que lo separó con los dedos. Vio lo que parecía un ombligo "DIOS". Una pequeña cabeza era visible. Lo pellizcó entre el pulgar y el índice y lo extendió. No podría haber sido de dos pulgadas de largo, no importa lo duro que tiró. Las lágrimas corrían por su rostro. Se sintió tan víctima de la Dra. Huber. Estaba devastado y enfurecido. ¡Quería matarla por lo que le había hecho!

Daniel finalmente se levantó de la cama y fue al baño para vaciar la vejiga. Trató de apuntar la corriente delgada, pero su hombría era demasiado corta para obtener un buen control y el intento tirarlo hacia fuera para apuntar y terminó haciendo un lío. Se dio cuenta de que ya no podría usar un urinario y ahora estaba relegado a sentarse a orinar. Eso solo lo hizo sentir más enojado y desesperado. No le importo que llegaría tarde al trabajo planeaba no volver jamás y volver a ser víctima.

Después de ducharse, incluso tomándose el esfuerzo de limpiar su nuevo micro pene, se vistió. Todos sus pantalones de mezclilla, eran más bien apretados y mostraban una protuberancia visiblemente ausente. Daniel se sentía demasiado consciente de sí mismo para salir y no tenía mucha hambre, así que hizo un bocadillo frío de lo que tenía a mano y se quedó en su apartamento. Su entrepierna se sentía extrañamente vacía, sin masa acumulada en su ropa interior o entre sus piernas. Daniel estaba muy deprimido y enojado. No podía procesar la injusticia de su situación, de cómo había sido víctima de la Dra. Huber. Habría una curva de aprendizaje para su nueva situación evidenciada por ir al baño y desabrochar como de costumbre solo para encontrar que no podía localizar su miembro fácilmente y cuando lo hacía, no podía extenderlo más allá de la cremallera lo suficiente para no hacer un desorden. El resto de las horas de luz del día se la pasó caminando alrededor del apartamento con la televisión encendida, pero no realmente viendo. La oficina ni una vez llamó para ver qué pasaba.

El resto de la semana restante fue más de lo mismo, pero Daniel tuvo que aventurarse fuera para comer. Se sentía avergonzado en público e imaginaba miradas penetrantes donde no había ninguna. Llegó el fin de semana y al final de la noche Daniel se había dormido en el sofá cuando llamaron a la puerta. Probablemente era uno de sus compañeros universitarios. Todavía vivía cerca del campus y frecuentemente tenía amigos que pasaban por rato. No se sentía sociable, por lo que iba a decir a quien fuera que se estaba sintiendo mal.

Abriendo la puerta, se sorprendió al ver a la Dra. Huber de pie frente a él en una figura que abrazaba el vestido negro y los tacones. Estaba demasiado atónito para decir o hacer algo por un momento. Empujó a Daniel mientras entraba y cerró la puerta detrás de ella. Mientras la rabia se elevaba en su mente y antes de que pudiera decir algo, la Dra. Huber, o Lisa, metió su mano en una bolsa y sacó una pistola semiautomática negra.

Se encontró aturdido cuando la rabia fue rápidamente reemplazada por el miedo. "Creo que deberíamos tener una última sesión, ¿no crees, Grandote?" Dijo Lisa en una voz de burla.

Daniel encontró su rabia empujando el miedo a un lado. "¡No!" Gritó. "¡No más! ¡Has arruinado mi vida! "Él simplemente no podía ser suyo para victimizar aquello de nuevo!

Gesticulando con la pistola, Lisa dijo: -¡Cállate! Vamos al dormitorio, ¡mi niño juguete! "Ordenó.

En el dormitorio, Daniel le suplicó lamentablemente: -¡Por favor, no!

Ella le ordenó una vez más, "desnúdate". Lo hizo y luego se puso de pie delante de ella. Lisa se acercó y se inclinó para mirar su entrepierna. Alzando la bolsa de hombro sacó una reglita de acero y se dispuso a "¡Medir!", Gritó ella. Daniel, empezando a llorar y arrugando su cara en una terrible contorsión de dolor hizo lo que le dijo. Se metió en el hueco donde estaba su pequeño pene y pellizcó la cabeza entre el pulgar y el dedo índice y lo extendió mientras la otra mano colocaba la regla en la parte superior. La cabeza apenas estaba por encima de la superficie de su entrepierna. No había casi ningún eje. El pene era proporcionalmente delgado. La cabeza parecía como si pudiera encajar en un dedal.

"¡Es tan adorable! ¡Es como un pene de bebé! No queda mucho. Solo uno y tres cuartos de pulgada, "Lisa dijo mientras se inclinaba y leía la medida. "Un mal caso de micro pene, pero creo que puedo arreglarlo. ¡Acuéstate!", Ordenó. Daniel se recostó lentamente en su cama mientras Lisa sostenía el arma apuntándole. Ella metió la mano en su bolsa y saco algunas restricciones como tipo para esclavitud. "¡Póntelos!"

Daniel, sollozando, se abrochó lentamente las correas de cuero alrededor de los tobillos y las muñecas mientras Lisa le instruía paso a paso. Luego fue a cada esquina de su cama y ató cada uno de sus miembros a los postes de la esquina. Estaba completamente indefenso.

Lisa comprobó las restricciones, puso la pistola en su mesita de noche, se subió a la cama y se arrodilló entre las piernas de Daniel. Se inclinó para besar la diminuta cabeza de su pene. Daniel trató de ignorar que se sentía increíble cuando deslizó el diminuto vástago entre sus labios y le hizo cosquillas en la cabeza con la lengua. Ella bajó totalmente sobre él, pero Danny podía sentir que apenas estaba consiguiendo su cabeza más allá de sus dientes, pero era bastante para un remolino delicioso de placer. Podía sentir su miembro diminuto pulsando cuando Lisa de repente dejo de hacer el trabajo principal.

Mantuvo los ojos fijos en su diminuto miembro mientras se ponía los guantes.

Daniel sabía lo que vendría. -¡Por favor, detente! -le suplicó patéticamente.

Luego sacó su pistola de la mesita de noche y la señaló la entrepierna de Daniel.

"¿QUÉ ESTAS HACIENDO?" Gritó.

Lisa tiró del gatillo y un espeso líquido claro salió del cañón hacia el pene y los testículos de Daniel. ¡Era un arma de agua!

El compuesto EN-Gorj 33 cubrió su pene y testículos mientras Lisa apretaba el gatillo varias veces más. Al principio utilizó las yemas de los dedos para darle masajes, pero pronto la conocida sensación de calor e hinchazón había regresado. Daniel podía sentirlo creciendo. Se sentía como si fuera a explotar cuando Lisa anunció, "Cuatro pulgadas, todavía insuficiente". Ella arrojó otra cantidad de líquido sobre su virilidad cada vez más translúcido. Ahora podía agarrarlo completamente y acariciar el líquido, deteniéndose para frotar suavemente los testículos también. Desmayado de placer, Daniel solo miraba de vez en cuando para ver su pene. Parecía un globo de agua rosa, en forma de pene. Los cuerpos cavernosos eran fácilmente visibles y transparentes. La piel estaba tan apretada, que se sentía más allá del punto de ruptura.

"Seis pulgadas. ¿Todavía insuficiente, no dirías, Danny? Creo que puedes hacerlo mejor", dijo con una expresión perversa en su rostro. Ella vació la pistola agua sobre el pene erecto y testículos. Daniel pensó que se desmayaría por la mezcla de placer y dolor mientras frotaba lo último del líquido.  Cuando la hinchazón se detuvo, el pene de Daniel parecía un invertebrado de mar translúcido con sus partes internas ligeramente visibles. Realmente parecía un globo de agua apenas rosado, pero en su mayor parte claro, en forma de pene. El escroto, también, era casi completamente visible mostrando una esfera con pequeñas esferas concéntricas apenas visibles en el interior, los testículos. Todo el paquete parecía estar bajo una presión tan intensa que empezaba a distorsionarse y no se veía más como un pene en forma, sino más como un ovoide.

"Bueno, siete pulgadas tendrán que ser suficiente. Espero que estés listo para tu último rodeo, Danny -dijo Lisa-. Luego montó a Daniel y empezó a subir y bajar. La tensión de su propio pene era suficiente para conducir a Daniel a la locura, pero con su rítmica montaba estaba indescriptiblemente sintiendo placer. El pene lleno de líquido también estaba mostrado su aprobación, creando una sensación desconocida, pero encantadora.

La relación continuó durante quizás media hora cuando empezó a sentir que estaba saliendo de la vagina de Lisa. Lisa estaba mostrando signos de luchar por mantenerlo dentro, pero logró acelerar y acortar sus movimientos para alcanzar el clímax. Daniel se vino como nunca. En cambio, empezó a sentir el adormecimiento reemplazando el placer. Un minuto después de que el entumecimiento comenzó, ya no podía sentir nada dentro de Lisa.

"¡Solo... un... momento más!" Lisa jadeó cuando llegó. -¡Estás a punto de romper el agua!

Lisa desmontó y Daniel pudo ver a su miembro caerse como una medusa limpia arrojada a una playa. "Has perdido toda integridad estructural. Ya terminaste, "Lisa jadeó, secándose el sudor de su frente. Daniel estaba sudoroso y respiraba pesadamente, aunque nunca se vino realmente. Miró el horror ante la bolsa transparente y sin forma de fluido que era su pene. La piel estaba tan delgada.

Lisa lo dejó atado mientras se sentaba en el lado de la cama y empujaba la burbuja clara e informe que alguna vez había sido un pene. -Espero que no te importe si lo miro. Me pongo encendida viendo el final. El tuyo es el sexto acto de un pene que he visto desaparecer. Daniel no respondió. Él solo lloró. No podía pensar en nada que decir de ninguna manera.

Lentamente recogió sus pensamientos. Finalmente, Daniel preguntó: "¿Por qué?"

La gota de líquido, una vez pesado, estaba drenando y encogiéndose y ahora era una gran cúpula de ampolla. No había pene, ni testículos.

Acariciando la cúpula sin pensarlo, Lisa contestó: "No lo sé, simplemente me gusta observar cómo los penes de los jóvenes se hinchan y luego desaparecen. Supongo que me gusta el poder.

¡Daniel fue víctima de un psicópata! Siguió llorando de compasión por sí mismo mientras lo mantenían prisionero durante las siguientes horas hasta que finalmente no había nada donde hubiera estado su pene, solo el vello púbico que cubría una entrepierna en blanco. Lisa masajeó y acarició la mancha vacía y plana. Ella sondeó su vello hasta que localizó su uretra. Un poco dolorosamente, le presionó la yema del dedo. "Aquí es desde donde orinaras desde ahora, para referencia".

Lisa se vistió y recogió sus cosas. Luego se apartó de la cama admirando a Daniel sin pene. "Espero que te hayas divertido, Danny... tal vez quieras pensar en cambiar tu nombre a Danielle", dijo disfrutando de su dominio sobre él. Se metió en el bolso y sacó un par de ropa interior de mujer. -¡Estos te van a servir ahora! -dijo, riéndose mientras los arrojaba sobre su pecho-.

Llorando, Danny gritó: "¡Te odio!" Y luego sollozó incontrolablemente.

Lisa se inclinó sobre su rostro y dijo: -No te molestes en decírselo a nadie. Tu emasculación es perfecta. Nadie te creerá. Con eso, desabrochó la muñeca izquierda y salió.

Había desaparecido hacía tiempo ella, cuando Daniel se desabrochó de las restricciones restantes para quedar de pie en medio de su dormitorio.




Historia Original Aquí.






Autor: Stealthy       Traductor: DarkSoul

EL SEMINARISTA.

Su nombre era Ben. Tenía casi 1.80 metros de alto, un poco delgado, llevaba gafas y parecía estar muy inseguro de sí mismo. Parecía un niño de 18 años, pero su documentación reveló que tenía 26 años. Tenía poco vello facial y rara vez me miraba a los ojos mientras revisaba su historia médica......


EL SEMINARISTA
Su nombre era Ben. Tenía casi 1.80 metros de alto, un poco delgado, llevaba gafas y parecía estar muy inseguro de sí mismo. Parecía un niño de 18 años, pero su documentación reveló que tenía 26 años. Tenía poco vello facial y rara vez me miraba a los ojos mientras revisaba su historia médica. El seria uno mis clientes más recordados

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: Gone





"Porque hay algunos eunucos que nacieron desde el vientre de su madre; y hay eunucos que fueron hechos eunucos por el hombres; hay eunucos que se han hecho eunucos por el reino de los cielos. Para recibirlo, que lo reciban".  Mateo. 19:12.

* * * * * * * * * * *

Era tarde en la tarde en mi clínica de castración. Solo tenía una cita más y planeaba llamarlo que entrara y hacerlo de una vez. Cuando el joven entró en la oficina, me di cuenta de que estaba pensativo, aprensivo y nervioso.

Su nombre era Ben. Tenía casi 1.80 metros de alto, un poco delgado, llevaba gafas y parecía estar muy inseguro de sí mismo. Parecía un niño de 18 años, pero su documentación reveló que tenía 26 años. Tenía poco vello facial y rara vez me miraba a los ojos mientras revisaba su historia médica.

Durante la entrevista preliminar, Ben me dijo que estaba buscando ser castrado porque estaba en el seminario y preocupado de que sus desenfrenados deseos  sexuales descarrilaran sus posibilidades de entrar en el ministerio. Había llegado a la conclusión de que si renunciaba voluntariamente a sus testículos dejaría de ser alcanzado con horrendas fantasías sexuales. Me dijo que se sentía atraído tanto por hombres como por mujeres, y le preocupada por lo poco que podía hacer una cita descuidada con su reputación religiosa.

Antes de continuar, una nota sobre mí. He sido un castrador durante una docena de años. Es estrictamente la oferta y la demanda: algunos hombres por ahí exigen perder sus testículos, y yo proveo los servicios necesarios para hacerlos sin dolor. Pero he aprendido con los años a engranar mis servicios hacia los deseos y las fantasías de mis clientes, y ellos a su vez me han recompensado ricamente en dinero y recuerdos. Tan pronto como puedo recordar, he tenido un deseo de tomar los testículos de los hombres. Siempre que veía un juego de colgantes huevos en el gimnasio de la escuela, en las duchas de la universidad o en los cuarteles del servicio militar, he sentido la obligación de cortarlos. No puedo explicarlo, así que lo acepté y después de algún entrenamiento médico en el servicio y durante la escuela de enfermería, he convertido mi compulsión en un lucrativo negocio.

Tengo varios métodos de castración que permito a mis clientes elegir. Ellos pueden optar por la castración más barata durante la cual coloco una liga en sus testículos, los sujeto a una cortadora de panecillos modificados, y les doy la opción de que sean cortados por un cuchillo recto, un cuchillo eléctrico, o una hoja de afeitar. Este método es rápido, decisivo y brutal. Pero he aprendido que algunos de mis hombres desean la brutalidad. Sin cargo adicional, permito que mis clientes tomen un analgésico antes del procedimiento. Algunos lo toman, otros quieren sentir el dolor como cada detalle insoportable. Cada uno es un caso. Mantengo todos los testículos cortados, a menos que el cliente desee tomarlos "para sí". Por honorarios adicionales, broncearé sus testículos, o las cubriré con resina, o las enviaré a una joyería para que las coloquen en un collar. A algunos chicos les gusta esa idea, ya que mejora la vergüenza y la humillación que desean. A algunos les gusta mostrarlos en público para que todos puedan ver y comentar.

Otro método que tengo es un especie de dispositivo "pozo o péndulo". Lentamente mueve una cuchilla afilada a los testículos atados de un individuo, y él lo ve acercarse mientras está atado a una mesa. Él sabe el momento exacto en que perderá sus orbes masculinos porque son cortados con un golpe seco cuando finalmente alcanza su virilidad. Los chicos aquí a veces gruñen cuando ocurre la emasculación, pero otros, extrañamente, suspiran de alivio.

Otro método que tengo es una sierra para madera modificada. Tomo el escroto de mi cliente y las sujeto entre los rieles de metal en el camino de la sierra circular de madera que viaja a alta velocidad. La castración ha terminado en un nano-segundo, pero la acumulación es tremendamente excitante para el eminente eunuco. A menudo tengo que limpiar el esperma de los rieles cuando un cliente elige este dispositivo para su castración. Está atado en una posición inclinada hacia delante. Sus nalgas, ano y muslos están expuestos frente a la parte trasera del dispositivo. Desde mi punto de vista en el control, puedo ver fácilmente su colgando escroto colgando por debajo de los rieles justo antes de la liberación de la hoja.

También ofrezco un servicio de "dos por uno". De vez en cuando consigo a dos hombres que desean perder mutuamente sus testículos el uno al otro en un procedimiento. Para este servicio, tengo un dispositivo similar al de la sierra, excepto que mis dos clientes son atados, sujetados y atados  uno frente al otro. Cada uno de ellos tiene un interruptor de control que libera la hoja. Cuando un hombre empuja el botón, su compañero es castrado. Cuando el otro tipo libera su botón, los testículos de su compañero caen. A pesar de que a menudo tratan de liberar sus hojas al mismo tiempo, uno a menudo empuja su botón primero, castrando a su amigo. Hay a veces un retraso de un segundo antes que el otro corte los huevos de su amigo debido a la sacudida, al trauma y a la brusquedad del acto. Una o dos veces, he tenido que intervenir e incluso presionar el botón y cortar los testículos del otro.

Todo eso es un día de trabajo normal para mí.

Con frecuencia con este procedimiento, los dos hombres desean tomar posesión de los testículos del otro por cualquier razón.

Un dispositivo muy violento y brutal tiene mandíbulas circulares de metal en las que tengo a un hombre colgando con sus testículos bajos. Está en una posición de rodillas para este. Las mandíbulas son afiladas y, cuando se activan, se acercan lentamente al escroto y testículos, perforando la piel y cortando sus testículos en un procedimiento de cinco segundos. Mientras que esto sucede, el individuo tiene tiempo de sentir la mordedura de las quijadas, la perforación de los dientes, y la sensación de su escroto que es perforado y cae finalmente de su cuerpo. Me estremezco al pensar en usar ese, ¡pero a algunos chicos realmente les encanta! Quieren la emoción, la humillación, la finalidad y la lujuria, supongo. Una o dos veces he tenido un tipo cuyo intestinos se vacía cuando las mandíbulas cortar su virilidad de su entrepierna.

Para un costo adicional, puedo tener a una mujer o un hombre entrar y hacer el acto para un individuo que desea perder sus testículos. Un cliente había querido que una mujer mordiera sus testículos. Pero una vez que empezó a roer su escroto, él comenzó a dar de gritos que los cortó con un cuchillo de ginsu para pararlo. También he hecho que los chicos paguen por una "69 de castración", durante el cual chupan y practican sexo oral hasta que son penetrados, y luego se muerden mutuamente sus escroto uno al otro al mismo tiempo. Es brutal y doloroso, pero algunos hombres quieren esa sensación. Tener un par de testículos en sus bocas mientras que pierden los suyos de su entrepierna les resulta muy excitante.

He quemado testículos, los he cortado, las he arrancado, los he picado en dispositivos mecánicos, he usado batidoras para cortarlos de arriba a abajo, y simplemente cortarlos con un cuchillo que hace que entren en la clínica y exigen ser castrados de la manera más rápida y barata posible. Incluso he tenido un perro que entro, lambio y luego mordió un anillado, expuesto, vulnerable conjunto de testículos hay chicos que realmente quieren ser castrados de la manera más brutal y horrenda posible. He utilizado sierras manuales, sierras automáticas, sierras de verduras, enrutadores, lijadoras y sierras de banda para quitarles los testículos a los chicos. Trato de ofrecer métodos y máquinas para hacer frente a todos los posibles escenarios de fantasía y castración. Los depilo antes de cortarlos, y he aprendido la manera difícil de administrar un enema para limpiarlos antes de que yo los corte. Más de una vez, he tenido mierda volando en el mismo momento en que un hombre pierde sus testículos debido al trauma inesperado en sus mentes.

Por un cargo extra, grabo los procedimientos y doy a mis clientes una copia para que puedan disfrutar viendo la pérdida de sus testículos una y otra vez. A veces es la única emoción que reciben después de que han perdido sus testículos. Una vez que se es un eunuco, un hombre no puede  disfrutar del resplandor de venirse por el resto de su vida, ¡porque una vez que ha sido castrado, sus testículos ya no estarán allí para alimentar la fantasía! Las operaciones son irreversibles.

Así que cuando Ben llegó ese día, esperaba que fuera un procedimiento rápido. Siempre realizo un examen médico de rutina a mis clientes antes del corte porque si existe la posibilidad de que tengan un cáncer o condición médica que podría empeorar por su castración, necesito saberlo de antemano para que podamos cancelar, posponer o reprogramar la cita.

Hice a Ben desnudarse en la sala de examen. Cuando estaba totalmente desnudo, lo miré bien. ¡Él era absolutamente hermoso! Su pene tenía cuatro pulgadas de largo, pero su bolsa de piel era el escroto más hermoso y atractivo que jamás había visto. Colgaba más bajo que su pene, y estaba tan suelto, que podía detectar los tejidos, vasos sanguíneos e incluso los cables de esperma a través de la bolsa de piel. Su cabello era rubio oscuro, bordeando el marrón. Tenía una línea de vello desde el ombligo hasta el pubis, que no era muy espeso. Tenía un ligero vello en las piernas, un poco bajo los brazos y ninguno en el pecho. Hice un examen en sus testículos y no detecté bultos ni crecimiento excesivos. Entonces lo hice inclinarse y procedí a hacer un examen digital de su próstata. Cuando expuso su ano, lo juro, nunca he visto en mi vida uno tan encantador, y créeme, he visto muchos de ellos.

Saboreé insertar mi dedo en su pequeña ranura anal secreta y disfruté de la calidez de su tobogán tubular mientras se doblaba alrededor de mi dedo enguantado. Su agujero cedió a mi dedo sin resistencia. No encontré ningún crecimiento en su próstata, ni fue aumentado. Cuando lo puse de pie de nuevo, y le ofrecí algunos pañuelos para limpiar su ano del lubricante que usé, noté que su pene había crecido un poco pero no estaba erecto por completo.

Comprobé su ritmo cardíaco, la presión arterial y las funciones respiratorias, así como sus reflejos y concluí que Ben era un hombre sano, y era elegible para proceder con su emasculación.

Durante el examen, le pregunté porqué quería perder sus hermosos testículos y me explicó que era un estudiante del seminario que luchaba con pensamientos y deseos lujuriosos como pecaminosos desde que era un adolescente. Dijo que temía hacer algo sexualmente malo a alguien, tal vez incluso a un niño, y había llegado a la conclusión de que si estaba castrado, lo curaría de sus lujurias.

Le proporcioné algunos panfletos que explicaban todo lo que necesitaba saber sobre la castración, y leyó el material con seriedad. Ocasionalmente, cuando leía algo que le interesaba, su pene saltaba un poco.

Le expliqué que él era el último cliente del día, y le instó a elegir el método de su castración. Preguntó acerca de cambiar de opinión antes del hecho real, y le dije que puede cambiar de opinión en cualquier momento antes de la acción que se esté haciendo, pero que en los dispositivos donde a los testículos se les coloca ligas, el reloj estaba marcando y tenía que optar por abortar o proceder antes de que sus huevos comenzaron a morir, de lo contrario se convirtió en un eunuco por defecto aunque no fuesen cortadas.

Examinó mi inventario de dispositivos y escogió la rebanadora de sándalo, y pidió unas cuantas "pruebas" antes de la verdadera castración para poder disfrutar de la excitación de la emoción de la castración. Yo lo hice, le asegure sus testículos y encendí el cuchillo eléctrico. Cuando me acerqué a su vulnerabilidad vulnerable, él levantó la mano, "Espera", dijo emocionado. "¿Puedo venirme una última vez?" Asentí y lo apague. Miró la sierra para madera y me preguntó si lo usaría para castrarlo. Consentí y al poco rato estaba asegurado ahí.

Su pene creció y el sudor se derramó sobre su frente. Miré su trasero y su ano mientras contemplaba sus pendientes testículos. Vi sus testículos suspendidos en el carril esperando la hoja.

"¿Listo?" Pregunté.

"Está bien," dijo, y luego tan rápidamente, me rogó que me detuviera. "Todavía no me he corrido", dijo desesperado.

Pare todo y lo desbloqueé, decidí quitar las ligas porque parecía que Ben no podía decidir qué método de castración deseaba, y parecía excitado ante los diversos dispositivos disponibles, además quería "una último venida" que le era muy importante antes de que los perdiera. Estaba claro que no podía seguir jugando con el método con el que sería castrado. Mi clínica se adhiere a este tipo de cosas.

"Ben", dije finalmente. "Creo que no estás listo para esto. Tal vez te gustaría tener tiempo extra para pensarlo y reprogramarlo para una fecha posterior".

-No -dijo con decisión, fue la convicción más convincente que había visto de la tarde. "Necesito hacer esto porque me temo que lo haré yo mismo y tal vez incluso muera como resultado, no puedo esperar".

Al ver su situación, me ofrecí a dejar que Ben pasara la noche en un apartamento al lado de la clínica. Mientras hablábamos y nos conocíamos, confesó algunos deseos y deseos poderosos hacia el mismo sexo, y me preguntó si proporcionaba esos servicios. Lo hacía, por un precio, por supuesto.

Quería averiguar cómo se sentía tener un pene en erección en su ano. Quería participar en el juego de castración. Me pidió que le cortara los huevos y se las metiera en su culo para que él pudiera cagarlas al día siguiente como chorros masculinos para ser arrojado por el inodoro. Quería chuparme el pene y probar mi esperma. Él quería que yo chupar sus huevos y luego arrancarlos con mi mano. Durante la noche, llegué a sospechar que Ben no estaba realmente deseando la castración tanto como él podría creer, para ser un prostituto masculino no debía quitarse sus huevos de forma permanente.

En un momento de la noche, me pidió que lo observara mientras él se tumbaba de espaldas en el suelo, y levantó sus caderas por encima de su pecho, luego colgó su pene y saco escrotal sobre su boca. Acarició su pene con fuerza, y luego de unos minutos, derramo su clímax por toda su cara. Su semen blanco, pegajoso, húmedo y caliente llenó su boca mientras me suplicaba que introdujera un dedo en su ano elevado. Lo vi probar y saborear su esperma, ​​me di cuenta de que este estudiante de seminario no era como los tipos sanos que usted esperaría encontrar estén estudiando para el ministerio.

Pero por la mañana, él era inflexible quería ser castrado. Para darle un poco más de tiempo para repensar sobre ellos, le afeite su pubis, administrado un enema en su ano (odio cuando los hombres se hacen mierda en el momento de su castración), y le preguntó si estaba seguro de que quería proceder antes de vaciar sus huevos una vez más antes que no pudiera de nuevo en su vida.

Él asintió con la cabeza, y dijo que quería que la sierra para madera lo hiciera. Pregunté acerca de un sedante suave, y él declinó, afirmando que quería castigar sus testículos porque le habían causado tanto tormento desde su adolescencia.

Cuando lo tuve atado con correas, le dejé tiempo suficiente para acariciar su pene hasta tener una erección. Lo observé desde atrás, contemplando su hermoso trasero, su sensual ano, sus bellas nalgas y sus testículos por debajo colgantes. Pensé para mí mismo que eso sería un gran sacrificio para este joven porque él tenía el escroto y testículos, más envidiable que había visto nunca. No podía decidir lo que iba a hacer con ellos, pero sabía que tenía que preservarlos de una manera especial para honrarlos y conmemorar su separación de su entrepierna.

Mientras pensaba en estas cosas, Ben acarició su pene. Le oí susurrar algo, así que le pregunté si necesitaba algo. Él simplemente dijo: "¿Podrías poner tu dedo en mi culo? Creo que algún estímulo anal me ayudará a venirme una última vez".

Ne negué al principio, pero lo escuché susurrar. Me incliné más cerca, revoloteando lujuriosamente sobre su trasero desnudo, y lo escuché en una oración. "Jesús, por favor, tómelos, yo los doy por ti, por favor ayúdame a ser un eunuco por el reino de los cielos, por favor quita mi maldición masculina, toma mis testículos".

En el momento en que sentí que su ano se apretaba poderosamente alrededor de mi dedo, y me di cuenta de que era lo pellizcaba, relajaba y flexionaba su cuerpo a punto de llegar a su clímax, empujé contra su postrada y esperé a la liberación de esperma que se disparara por los carriles delante de su pene.

Pero en vez de echarse para atrás, Ben gritó: -¡AHORA, CORTA MIS BOLAS, SUELTA LA HOJA, CASTRARME AHORA, SEPARALAS DE MÍ, LIBERA MIS TESTICULOS, POR FAVOR, TOMA MIS TESTÍCULOS!

Solté la hoja y la vi deslizarse a alta velocidad por las guías del carril. Se detuvo en el tope al otro extremo con un ruido sordo, pero cuando llegó a ese punto, los testículos de Ben estaban reposados sobre una bandeja colocada allí para ese propósito. Sus nalgas se relajaron, y Ben se derrumbó hacia adelante. Su entrepierna con ligas se sangro muy poco.

Retire lentamente el dedo de su ano y suspiró aliviado. Su agujero se cerró alrededor de sí mismo cuando mi dedo salió de él. Había deseado ser castrado sin poder llegar a su último clímax.

"Ben, ¿estás bien?" Le pregunté. -¿Por qué no querías una última vez?

-Anoche fue mi última vez -dijo-. -Eso fue por placer, por castigo.

Cuando un dolor sordo comenzó a superar su cuerpo, lo solté y lo acompañé a la clínica de recuperación, y atendí a sus heridas recién adquiridas y deseadas. Cuando estaba descansando cómodamente - finalmente consintió en tener algo de sedación - fui a la máquina para recuperar sus testículos cortados. Los puse en un frasco de conservante antes de decidir qué hacer con ellos.

Miré la sierra para madera, esperando ver un grupo involuntario de esperma en los rieles de guía donde había reposado su pene. Algunos chicos realmente disparan en el momento en que sus huevos son cortadas, pero el riel estaba seco, al igual que Ben ahora que había sido castrado. Había terminado con el acto, era ahora un eunuco y podía concentrarse completamente en sus estudios del seminario.

Permito que los clientes con altos salarios permanezcan en recuperación por aproximadamente tres días. Durante ese tiempo, Ben sanó muy bien, y antes de salir de mi clínica para siempre, se paró en la puerta y preguntó: "¿También cortas penes?"

Asentí. Luego dijo: -Puede que tenga que regresar en un mes o dos, entonces. Con eso, salió de mi clínica.

¿Qué hice con sus testículos? Los monte en mis aposentos privados y me masturbo mientras los miro y recuerdo lo que parecían aquellas hermosos huevos colgando de la entrepierna de Ben. También miro el video casi todos los días, mientras reflexiono sobre mi propia compulsión y lujuria: es decir, cortar testículos cada vez que tenía la oportunidad. Es estrictamente algo de oferta y la demanda, ¡o tal vez no!




Autor: Gone       Traductor: DarkSoul

EGIPTO

Optio asintió brevemente y luego dio a sus hombres instrucciones. Gayo se acercó a los grupos que se había agrupado por un total de cientos de legionarios en jaque. Se quedó cerca de los hombres adultos de pie y mirando. Ahora dos soldados llevaron a uno de los hombres hacia adelante y lo inmovilizó en el suelo. Tan fuerte como pudieron, el hombre no pudo hacer nada después de todo, no tuvo ninguna posibilidad. Luego vino un tercer legionario que estaba armado con un cuchillo largo......


EGIPTO
Optio asintió brevemente y luego dio a sus hombres instrucciones. Gayo se acercó a los grupos que se había agrupado por un total de cientos de legionarios en jaque. Se quedó cerca de los hombres adultos de pie y mirando. Ahora dos soldados llevaron a uno de los hombres hacia adelante y lo inmovilizó en el suelo. Tan fuerte como pudieron, el hombre no pudo hacer nada después de todo, no tuvo ninguna posibilidad. Luego vino un tercer legionario que estaba armado con un cuchillo largo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Mirror





A pesar de la gran bola de fuego, de color naranja en el horizonte parecía sumergirse lentamente quemado el desierto seco y polvoriento de Egipto que sigue siendo normal. Gayo Flavio dio un pequeño suspiro, antes de que tratara de dar un profundo trago a su cantimplora que le hizo sentir granos de arena de su lengua para variar. Se limpió la boca con la mano, antes de que él cerrara de nuevo la tapa y colgara la cantimplora a su cinturón de nuevo.

El centurión se apartó del sol y volvió su atención en su lugar al pueblo que estaba debajo de él. Desde la muerte de Cleopatra hacía más de un mes, la legión romana había empezado a tomar el resto de Egipto como provincia en sí misma. Algunos residentes habían opuesto resistencia y nunca dejaban de hostigar a la Legión, o incluso atacarla. Por lo tanto, a Flavio se le había ordenado no dejar pasar a esa ciudad, un bastión de los rebeldes para dar un ejemplo. Y - tan raro, que también elogió en sí - que tuvo que admitir que la acción había sido más que exitosa. El tiempo de entrenamiento había dado sus frutos y, finalmente, sus soldados habían colocado la ciudad en dos horas completamente bajo su control. Y fueron heridos levemente tres de ellos, ya que habían caído en una emboscada.

El soldado caminaba por la arena y se dirigió hacia Optio quien lo recibió a la vez con el saludo romano habitual.

"¡Ave César!"
"Ave", dijo Flavio con una palmada en su peto. "¿Qué pasa?"

"Hemos traído a todos los habitantes de la ciudad desde sus casas, Centurion. Como lo ha dispuesto".
"Muy bien"

Miró con ojos tranquilos, mientras sus soldados llevaron gradualmente a todos los residentes a sus hogares. Militarmente los habitantes se dividieron en tres grupos. Por un lado los hombres. Por otro lado estaban las mujeres y niñas, y el último grupo era de los niños.

"Los hombres pueden comenzar con ellos hizo una señal de salida, Centurion", dijo su Optio.
"Bien. ¿Puedo comenzar?"

Optio asintió brevemente y luego dio a sus hombres instrucciones. Gayo se acercó a los grupos que se había agrupado por un total de cientos de legionarios en jaque. Se quedó cerca de los hombres adultos de pie y mirando. Ahora dos soldados llevaron a uno de los hombres hacia adelante y lo inmovilizó en el suelo. Tan fuerte como pudieron, el hombre no pudo hacer nada después de todo, no tuvo ninguna posibilidad. Luego vino un tercer legionario que estaba armado con un cuchillo largo. Con un rápido movimiento le cortó la ropa a la víctima y luego tomó sus indefensos testículos.

Con un gesto aún más, el rápidamente los cortó con facilidad y lo lanzó como un residuo en una pila. Mientras que la víctima ahora, literalmente, gritaba en vista de la pérdida y forcejeaba, Un soldado llego en cuarto lugar, que estaba armado con un hierro especial para marcar. Esto era para los eunucos que eran quemados por aproximadamente un segundo a presión sobre la herida y el sangrado se detuvo tan rápido y dolorosamente en un instante. El hombre, o más bien, el eunuco fue llevado a otro lugar, mientras estaba curvada por el dolor o simplemente seguía impasible. Flavio sabía casi todo lo que tendría lugar en las ciudades romanas de ellos muy pronto, donde proseguiría como esclavo o trabajo de campo. Gayo arrugó la nariz cuando la carne quemada elevó su deseo antes de que él se volviera para señalar a Optio para el siguiente grupo.

Las mujeres y las niñas se defendieron menos, tratando en  su lugar de comportarse de forma pasiva como fuese posible, al parecer con la esperanza de que no iban a ser molestadas. Pero incluso eso no aporto nada. También con ellas los Legionarios se divertirían. Dos soldados trajeron a una mujer del grupo, que fue entonces también empujada al suelo.

Gayo observó en silencio mientras otro soldado se acercó con una plancha caliente. La mujer le pidió y se quejó, tratando de defenderse. A petición del soldado no fue además de uno, pero empujó la plancha en lugar de la barra de hierro entre sus piernas y la mitad de sus órganos sexuales. La mujer gritó, gimió y finalmente lloró cuando la plancha candente fue retirada y colocada de nuevo en el fuego. Todo, lo que alguna vez pudo haberle causado placer, ahora estaba destruido. Ella fue quitada y la siguiente fue sacada fuera del grupo.

El centurión se encendió. Las mujeres y las niñas se utilizaban para diversos trabajos. También con ellas no se hizo ninguna excepción.

Ahora venía la parte que Flavio juzgaba mucho más interesante. El grupo con los niños y adolescentes varones. Ellos no han sido tocados. En su lugar, habían sido colocados en una formación rectangular, de manera que los oficiales podrían examinarlas en reposo. Se sentaron los niños, ya sea después como una mano de obra esclava, los utilizaron como sirvientes o lo han utilizado para ser esclavos para el placer. Y era tradición que para tal ocasión los oficiales si querían podrían tomar de ellos algunos como sus esclavos personales. Los que fueron escogidos fueron marcados con una cinta y puestos aparte del grupo.

La mayor parte de los oficiales ya habían hecho uso de sus servicios, por lo que ahora sólo el centurión mismo quedaba por elegir. Dejó que sus ojos lentos y experimentados deambulan por el grupo mientras  caminaba entre filas en todas partes antes de elegir. La mayoría solo portaba una pequeña tela que ocultaba lo más necesario, otros estaban desnudos por completo. Y la mayoría de ellos temblado francamente de miedo.

Después de unos minutos Gayo había tomado su decisión y dejo una cinta alrededor de la muñeca de uno de los chicos. El muchacho parecía inseguro. Él no sabía si sentirse aliviado o no.

Flavio se adelantó de nuevo y disfrutarlo solo del espectáculo que en ese momento se ofrecía. Era similar al anterior, solo que un niño se presentaba por un soldado. El niño era tumbado en el suelo de modo que el legionario podía castrarlo por sí mismo a continuación. Algunos lo tomaron con calma mientras eran cortados otros se defendían. Un niño huyo violentamente, tuvo que ser detenido por otros dos legionarios antes de que escapara, otro legionario presiono su estómago. Para que otro fuese capaz de tomar unas pinzas especiales, ya al rojo vivo y lentamente cortarle los testículos.

Este enfoque era mucho menos doloroso que con los hombres adultos, ya que la herida era sanada inmediatamente, pero esta vez los legionarios se tomaron su tiempo para corta la carne muy lentamente como una regla. El niño gritó cuando sintió claramente cómo se le hizo un eunuco. Aproximadamente un segundo antes de que los testículos se separaran completamente, todos vieron como el hico tuvo un orgasmo.

Una gran gota blanca cayó al suelo. Gayo se preguntó si ese último orgasmo fue quizás el primero de ese niño pero al mismo tiempo el último. Con una leve sonrisa, se dio la vuelta para irse a su tienda conde ya lo espera bien atado el chico de unos 15 años sobre su estera.

Boca abajo mostrando sus lindas nalgas, Gayo llego a donde estaba y sintió sus huevos que colgaban bajos entre sus piernas, que le hizo tener una erección inmediata al chico. Gayo se despojo de su uniforme y de cualquier otra prenda para quedar completamente desnudo, se acerco al chico para abrirle sus nalguitas con sus manos para comenzar a restregar su gran como dura erección entre ellas.

NO tardo mucho en penetrarlo desgarrando su ano, la sangre sirvió a modo de lubricante, cuando Gayo dando un gruñido alzando un tremendo orgasmo se vistió rápidamente y llamo a uno de los legionarios que apareció con las pinzas al rojo vivo, se coloco detrás del chico y con un sonrisa perversa al ver como del ano palpitante del chico brotaba sangre como semen por igual lo castro de forma rápida.

El chico dio un gran grito de dolor y se desmayo. Gayo solo alcanzo a decir.

Al Imperio Romano nadie se le opone.



Historia Original Aquí.




Autor: Mirror       Traductor: DarkSoul.

ESCLAVO SIN PENE

No estoy seguro de cuando comencé a darme cuenta de que eso no era solo un juego muy sofisticado. Los primeros indicios de que esto era más grande que cualquier cosa que había esperado, fue cuando él había conducido más allá de los límites de la ciudad de mi pueblo por más de una hora. Era cada vez más claro que había una seriedad a esa empresa que no había esperado. Curiosamente no me asusté en lo más mínimo. Por el contrario estaba cada vez más emocionado, lidiando con una constante dura erección en el interior del pantalón de cuero implacable que se ajusta más como un traje de baño......


ESCLAVO SIN PENE
No estoy seguro de cuando comencé a darme cuenta de que eso no era solo un juego muy sofisticado. Los primeros indicios de que esto era más grande que cualquier cosa que había esperado, fue cuando él había conducido más allá de los límites de la ciudad de mi pueblo por más de una hora. Era cada vez más claro que había una seriedad a esa empresa que no había esperado. Curiosamente no me asusté en lo más mínimo. Por el contrario estaba cada vez más emocionado, lidiando con una constante dura erección en el interior del pantalón de cuero implacable que se ajusta más como un traje de baño.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO] 


Categoria: Gay      Autor: Desconocido





Mantenía mi entrepierna sin vello rasurándola tres veces a la semana. Cada noche, antes de sentarme frente a la computadora para revisar el grupo de noticias "alt.eunuchs.questions", a veces para leer de nuevo mis historias favoritas en el archivo eunuco y luego cambiar al IRC para ver a mi amigo "Cutter". Me sentaba en silencio sin ningún estímulo, y esperaba a que mi pene creciera y comenzara sus retracciones hacia la pequeñez. Entonces, con mi dedo índice, sería el proceso de empujarlo dentro de su vaina y, en última instancia, dentro de mi vientre. Lo volvería a meter en la funda vacía hacia abajo a mi escroto y tirar del escroto encima de él. Con varios pedazos de cinta adhesiva sellaría todo para que tuviera una pseudo-penectomía.

Sin pene, o testículos colgando bajos que se suspendieran solos y solitarios, la marca del esclavo a la testosterona que quería ser. A medida que procedía a través de mi rutina de lugares de Internet jugaba con mis huevos, siempre consciente de la fantasía de que eran todo lo que tenía. Estar sin pene, me hacía sentir un hormigueo de deseo intenso. Un hormigueo que me era irrelevante - aunque esas tardes siempre terminaban en una sesión de masturbación porque toda la experiencia era muy excitante para mí. Una sesión de masturbación final que no sería posible si mi pseudo-penectomía alguna vez se hiciera realidad, algo que yo quería casi apasionadamente.

Cutter y yo jugábamos lo que yo pensaba que era simplemente parte de la fantasía, creando escenas cada vez más nuevas en las que lo retrataba a capturarme furtivamente a mí y luego me libraba de mi pene para siempre.

Como ocurre con muchas de estas relaciones en Internet, cualquiera de las dos partes puede no ser lo que parece, pero noche tras noche de construcción de excitación me había llevado a la conclusión demasiado fácil de que estaba disfrutando de las fantasías conmigo. Poco sabía yo que Cutter operaba su propia granja sexual de esclavos sin pene que atendían a sus clientes calientes con sus bocas hambrientas y culos. Ellos siempre estaban con hambre, ya que continuamente atendían a un flujo constante de duros pene. Sin pene con que aliviar su frustración, su deseo cada vez era más intenso. Todo lo que tenían eran sus huevos para aumentar constantemente el reóstato que controlaba el flujo de testosterona en sus sistemas. Utilizaba Internet como una forma de cultivar y reclutar nuevos esclavos.

Cutter había dicho que tenía un viaje de negocios que iba a llevarlo a Chicago y que pensó que podría hacer arreglos para una escala en mi ciudad, para una visita. Me alegró enormemente que él quisiera visitarme le di la bienvenida a la posibilidad de que él pudiera pasar una noche conmigo. Qué divertido sería jugar una escena con él donde me capturaba y eliminaba mi pene. Espere con grandes expectativas su llegada. Él alquilaría un coche, dijo así que no tendría que encontrarlo en el aeropuerto. Él conduciría directamente a mi casa. Tenía una fuerte erección cuando su coche llego.

Por inercia abrí la puerta del garaje para que pudiera conducir junto a mi propio vehículo, y luego  cerré la puerta. Nos abrazamos, cuando él llegó y él me buscó a tientas, cariñosamente, mirándome en lo que consideré un aspecto pseudo-masoquista, que conduce a la escena que había dicho que había planeado para nosotros esa noche. Así que, habiéndome abrazado, me abrazó por los hombros y me miró a los ojos profundamente y sombríamente. Entonces, rápidamente, antes de que pudiera resistirme, me dio la vuelta, tiró de mis brazos detrás de mi espalda y escuche como hizo click las esposas que había llevado en el bolsillo de su chaqueta, en mis muñecas. Jugué la escena y me resistí, gritando, lo suficientemente alto como para imitar el sonido de verdadero terror, en la casa, pero no lo suficiente como para ser escuchado por cualquiera de los vecinos. Y mi erección se puso rígida.

Tan rápidamente como él había sujetado mis manos juntas, mi espalda todavía apoyada en él, envolvió una bola de goma de alrededor de mi cara, acomodando el balón en mi boca. No volvería a gritar, audiblemente, de nuevo. Me despojó de mi ropa, reemplazándolos solo con un calzoncillo de cuero apretado. Poco sabía que nunca más usaría algo más que eso. Se convertirían en mi única posesión. E incluso entonces, solo rara vez estaría conmigo.

Luego me condujo hasta su coche, me ayudó a entrar en el asiento delantero donde me ató los tobillos y abrió la puerta de mi propio coche, metió la mano en el mando a distancia de la puerta del garaje. Regresó a la casa, me di cuenta más tarde, para apagar las luces, establecer los controles del termostato y, en general, cerrar la casa para una prolongada ausencia de mi parte. Yo no lo sabía entonces, pero pronto, con mucho gusto, firmaría la posesión de la propiedad para que pudiera venderse, muebles y todo, para que los ingresos fuesen añadidos a su propio fortuna.

Durante el viaje de 9 horas a su ciudad natal, el viaje de negocios había sido una artimaña, por la Interestatal, encontraría periódicamente un camino rural y me permitió orinar. Él no hizo provisiones para la comida para mí, aunque él paró varias veces, para comprarse comida.

No estoy seguro de cuando comencé a darme cuenta de que eso no era solo un juego muy sofisticado. Los primeros indicios de que esto era más grande que cualquier cosa que había esperado, fue cuando él había conducido más allá de los límites de la ciudad de mi pueblo por más de una hora. Era cada vez más claro que había una seriedad a esa empresa que no había esperado. Curiosamente no me asusté en lo más mínimo. Por el contrario estaba cada vez más emocionado, lidiando con una constante dura erección en el interior del pantalón de cuero implacable que se ajusta más como un traje de baño. Él, periódicamente alcanzaba mi calzoncillo de cuero para jugar con mi pene y hacerlo más duro. Y me explicaba que me estaba dando algunas últimas oportunidades para disfrutar del uso del mismo. Ahora, dijo, era su posesión y solo me permitía el continuo placer de su uso por su generosidad, explicó, que no duraría mucho más.

Él la acariciaba hasta casi el orgasmo, pero cuando mi respiración y gruñidos involuntarios le notificaban que estaba cerca del borde, se detenía. Unas cuantas veces traté de silenciar los gemidos, conteniendo mi aliento era toda la señal que necesitaba para detener el masaje. Riendo, dijo que eso era un anticipo de lo que sería estar sin pene: "Necesitaba de un orgasmos, quería, pedía, gemía, pero no se me permitía --- no era posible".

Cuando llegábamos a su ciudad, después del largo viaje, entramos en un camino de entrada y un garaje que tomé como su casa. Estaba equivocado. Cutter era dueño de una granja sexual. Eso era una residencia en el borde de la ciudad. Era el hogar / oficina de un veterinario que, resulto ser el cirujano para mi operación de ensueño.

Me llevaron a la sala de operaciones donde había una mesa con estribos y espejos dispuestos así, descubrí más tarde, podría tener vista completa de todo el procedimiento. Mi calzoncillo de cuero fue quitado, como los grilletes en mis pies. Mi pene me dolía, pues todo ese tiempo, estuvo en  constante estado de erección. Lo que me pasaba de lejos superaba cualquier fantasía que hubiera tenido jamás. Incluso los olores de la medicina presentes en la sala de operaciones excitaban mi estado de euforia. Aunque no tenía ningún deseo de resistir, sin embargo, mis manos fueron liberadas sólo el tiempo suficiente para sujetarme a la mesa. La mordaza fue removida. Había estado en mi boca durante el viaje. Lo había reemplazado solo cuando planeaba detenerse a buscar combustible, comida u orinar. En una gasolinera o en un restaurante de comida rápida, reclinaba mi asiento y me ponía un sombrero sobre la cara, de modo que cualquier transeúnte suponía que su pasajero dormía.

Ahora, en esta posición vulnerable, mi cuerpo desnudo y atado a la mesa, con las piernas sujetas en estribos, estaba libre de la mordaza. Su amigo, el veterinario, me limpió la entrepierna con algo frío. Mi pene se estaba poniendo más duro, si eso era posible. Le dolía la atención y el alivio. El frotamiento del doctor llegó a mis huevos. Con una mano --- pude ver en el espejo --- los sujetó firmemente y estiró el saco tenso, mientras él limpió. El olor a alcohol era penetrante. Porque regularmente me afeitaba toda la entrepierna, ya estaba sin vello y la navaja de afeitar recta en su mesa de instrumentos no fue necesaria.

Lo vi llenar una aguja hipodérmica con un líquido e introducirlo en la base de mi pene. El pinchazo fue doloroso. La picadura duró unos momentos. Luego volvió a llenar la aguja y disparó cinco dosis del líquido en la carne alrededor de mi pene. Cutter, de pie cerca y observando con atención, explicó que había visto esta cirugía a menudo, actuando sobre los otros esclavos que ahora residen en su granja sexual, y que realmente salía de la escena. Yo estaría en ella también, excepto que mi pene necesitaba ser retirado, mi pene estaña tan dudo literalmente, que rezumaba liquido pre seminal. Habrías pensado, por ahora, que había utilizado todo mi suministro de pre seminal en el viaje. Sin embargo, estaba saliendo de la ranura de mi pene duro, pronto sería inútil, sin pene. Él estaría conmigo a través de todo, dijo. Estaba empezando a tener una imagen de lo que mi futuro sería y me pareció tan emocionante y excitante que alimentó mi excitación.

Mi pene ya estaba entumecido, aunque vi en los espejos que conservaba heroicamente su erección. El veterinario me pellizcó fuerte mi pene.

Nada.

Luego me pellizcó la carne alrededor de mi pene. Nada. Luego tomó la aguja hipodérmica que había utilizado antes y deliberadamente perforó la piel alrededor de mi pene para ver si podía producir dolor. No sentí nada. Colocando una máscara de gasa sobre su nariz y boca, el veterinario recogió un bisturí y comenzó la cirugía. Él jalo mi pene firmemente con su mano izquierda y lo tiró duro, llevándolo a su longitud completa. Comenzando, primero en mi lado izquierdo comenzó con ese lado de mi pene erecto, haciendo una incisión profunda en la piel en la base y lo siguió hacia arriba justo debajo de la cabeza. Luego repitió la incisión perpendicular en el lado derecho de mi pene.

Por fin cortó la piel de la parte inferior de mi pene, justo debajo de la cabeza y como una cortina que se desprende del cortinero, fue capaz de poner la piel de la parte inferior de mi pene sobre mis huevos, Para uso posterior. Esto se convertiría en el borde del escroto, que sería suturado a la parte superior del agujero que quedaría cuando la penectomía estuviera completa. Ahora, con la piel separada de mi pene, aplicó su escalpelo a la base interior de mi pene, cortando, no en el mismo pene, sino en la suave carne inmediatamente que la rodeaba, comenzando en el lugar donde había iniciado La incisión en la piel. Cortó profundamente en la carne, que comenzó a sangrar. Periódicamente usaba un pequeño tubo conectado a un dispositivo de aspiración, que había visto a menudo cuando el dentista había retirado la saliva de recolección dentro de mi boca mientras trabajaba, para hacer la limpieza.

El corte profundo fue alrededor de la base de mi pene y cuando alcanzó la mitad superior de mi pene, incluyó con la piel - aún adjunta - con su corte. Eso se quedaría con mi pene. Todo el camino alrededor de mi pene que estaba liberando la carne adyacente a él desde el pene en sí. Deteniéndose periódicamente a la limpieza con su tubo, el cirujano continuó cortando en un círculo hasta que alcanzó el lugar donde había comenzado. Una vez que había hecho el corte circular completo, dejó el escalpelo y se acercó a mi entrepierna de pie de cerca, entre mis piernas. Con su mano derecha enguantada agarró mi pene y con suavidad, pero firmemente, lo tiró hacia arriba. Lo vi salir de su lugar de anclaje en el centro de mi entrepierna. Luego lentamente deslizó mi hombría a lo largo de la uretra interior - el tubo de orina - que permaneció unido a mí, en algún lugar dentro de mi abdomen.

Por fin, el pene quedó completamente libre y la uretra cayó, como un gran trozo de espagueti, imitando, en su solitaria a un espaguetis de 8 pulgadas de largo, mi ex pene muerto. Vi mi pene, flácida y sin vida, en la mano del veterinario. Era casi una escena humorística. Parecía como si lo hubiera estado sacudiendo demasiado energéticamente y simplemente se había desquiciado. "Esto irá al taxidermista", me dijo. "Lo montará maravillosamente en la caja del trofeo que Cutter guarda para sus esclavos como un recordatorio de su pasado y de su futuro ahora irrevocable..."

"¿Qué pasa con la piel que falta en la parte inferior", le pregunté.

"Los taxidermistas saben reemplazar eso con una réplica exacta, nunca sabrás la diferencia cuando la veas en exhibición".

Él estaba en lo correcto. La vería cada día que pasaba hacia y desde mi habitación. Fue montado erguido, derecho, un saludo de 8 pulgadas a la alegría que alguna vez me proporcionó y un recordatorio diario de que mi virilidad había sido un regalo irrecuperable para Cutter, el hombre que estaba a cargo de mi vida, de ahora en adelante.

El veterinario tomó de nuevo el bisturí e hizo una incisión en la carne justo por encima de mi culo. Era una incisión en forma de "V" que señalaba hacia adelante, lejos de mi culo. Al llegar dentro del hueco que dejó el pene extraído, utilizó una especie de varilla de metal con gasa en su extremo para empujar la carne en forma de "V" hacia fuera, proporcionando una abertura a través de la cual luego roscó la uretra. Hizo un bucle de la uretra para que pudiera serpentear a través de la carne, y tirando de la incisión lo que había estado dentro de una pene de 8 pulgadas extendió varias pulgadas, cinco o seis, más allá de su nueva apertura.

Suturó la carne en forma de "V" en su lugar ahora alrededor del tubo, recortándolo, con una tijera, la punta de la "V" dejando un agujero natural de tamaño de la uretra. Por fin, con el bisturí, cortó el tubo incluso con la carne y lo suturó allí. Yo, por el resto de mi vida, tendría que sentarme a orinar, limpiando el resto de los goteos con el tejido, ya que en mi infancia yo había visto a mi madre hacerlo con tanta frecuencia. Si hubiera tenido un pene, en ese momento, ¡habría estaba muy duro!

Ahora centró su atención en la abertura donde mi pene había residido anteriormente. Usando la piel de la parte inferior de mi pene, que había conservado, volviendo a colocarla sobre mis huevos antes, con una pinza sacó la piel por encima del agujero. Era un maestro en la cosmetología requerida. Su objetivo era dejarme sin evidencia alguna, de un pene y no habría cicatrices. Él simplemente colocó la piel a través del agujero - es difícil de decir, cuando se mira en la parte inferior de mi pene, donde la piel del escroto termina y la piel del pene comienza. Eso es porque es la misma piel, a veces cubriendo mi pene, a veces cubriendo huevos. A medida que el pene se endurece hasta convertirse en una erección, se alarga, absorbiendo la holgura de la piel del escroto y liberando esa piel de nuevo al escroto solo cuando el pene se vuelve flácido de nuevo.

Puso la piel libre a través del agujero, permitiéndole la misma clase de holgura, holgura, que el escroto ya no necesitaba, y recortó el remanente por encima del agujero, dejando exactamente lo suficiente para cubrir el agujero que suturó en su lugar. Ahora quedé como lo que había imaginado, a menudo, en las noches solitarias con cinta, excepto que eso era mucho más bonito... No había pene endureciéndose dentro de mi cuerpo que quisiera empujar para salir.

Cateterizando la uretra, el veterinario vendó su obra de arte firmemente. Al fin mis piernas se bajaron de los estribos y la mesa se extendió para proporcionarme un lugar para dormir. Cuando me desperté había un dolor sordo en mi entrepierna. No un gran dolor, solo dolor. Una aspirina lo alivió. El veterinario me ayudó a bajar de la mesa y me llevó a un dormitorio. Caminé con cautela, pero sin ningún dolor serio. Increíblemente solo necesite seis días para recuperarme. Las vendas y el catéter fueron quitados y yo era un hombre sin su virilidad que había fantaseado durante mucho tiempo. Me quedé, durante mucho tiempo, como a menudo hacia, frente al espejo, admirando lo que era. Quién soy ahora.

Solo había un escroto. El resto era carne lisa. Carne lisa.

A veces me afeito la zona --- el vello púbico sigue creciendo. A veces dejo crecer el vello, dando a mis testículos un aspecto misterioso... con el parche púbico donde estuvo una vez mi pene.

Ahora, siempre tengo un suministro abundante de testosterona. No necesito tratamiento hormonal después de la penectomía. De hecho, el suministro de testosterona parecía, a veces, demasiado abundante. A veces, cuando el servicio de hombre tras hombre tras hombre en la granja me volvía caliente y apasionado por un alivio que solo podía ser proporcionado por un masaje de próstata. Un masaje se me permitía solo como un regalo especial raro - cuando Cutter quería hacerme sentir placer.

Pero eso es otra historia.

Dado que debía, pagar el costo del taxidermista, el veterinario y yo mismo, los servicios que les prestaría en el futuro. Servicios proporcionados gratuitamente por la generosidad de Cutter a estos dos que mantuvieron siempre creciente negocio abastecido con esclavos ansiosos. Los esclavos tienen hambre en ambos extremos. Cada vez que mis agujeros eran utilizados en el servicio de uno de los clientes de Cutter mi deseo por chupar o que me penetraran crecía. A menudo me penetraban en ambos extremos al mismo tiempo por un par de hombres.

Mi puto culo siempre hizo más para aumentar mi pasión. El masaje de mi próstata por un duro y  apretando, pene me conduciría a un estado salvaje. Cuando he estado por largos períodos sin alivio, un pene muy duro de 9 pulgadas me puede poner por encima del borde y mi próstata finalmente conduce todo a la saturación a venirme, salpicando el esperma blanco grueso fuera de mi orificio de orina en grandes chorros. Eso nunca termina la pasión, ni nunca reduce mi deseo, porque al momento estoy listo para venirme de nuevo de esa manera, estoy listo para venirme, venirme y venirme. Solo un orgasmo nunca es suficiente, pero es lo máximo que recibo y solo rara vez.

Cuanto más crece el deseo, mayor es la pasión con la que ataco la carne dura de otro hombre que estoy atendiendo.

Al final del día, todos los días, estoy agotado y aún listo, incluso ansioso, apasionadamente ansioso, para atender a un cliente más. Nuestro comercio es cada vez mayor porque no hay lugar donde un hombre, heterosexual o gay, podría tener un tratamiento tan magnífico, apasionado, prestado a su pene. Si es gay y quiere más atención a su pene, por supuesto que estoy listo, apasionadamente listo para hacer una visita a mi cama vale la pena --- para él y para mí. A veces, con suerte, voy a servir a un cliente gay que disfruta de lamer mi liquido pre seminal que constantemente emana de mi agujero de orina. Me encanta eso.

Sin embargo, tener mis cosas internas acariciadas con una lengua caliente y húmeda normalmente sólo sirve para activar el reóstato de mi suministro de testosterona y mi pasión crece exponencialmente.

Durante mucho tiempo creí - y ahora sé que era cierto - que la mejor parte de la pasión es la de la anticipación. Como mi antiguo yo había ido a menudo varios días sin masturbarse, porque hizo que mi cuerpo se siente tan bien para ser tan apasionadamente en la necesidad de alivio. Ahora que es un estado permanente. La pasión permanente. Siempre disfrutando de la mejor parte de ello. Solo raramente termina conmigo arrojando mi semen pegajoso.

Siempre necesitando venirme.




Historia Original Aquí.




Autor: Desconocido       Traductor: DarkSoul

ESTALLIDO

Bueno, veras, cuando me cortaron mi pene, metieron un implante eléctrico. Nunca puedo eyacular. Me mantiene en forma permanente casi a punto de venirme. De esta manera, puedo acariciar el trozo, pero en el fondo sé que no sirve de nada. Si acabas teniendo una penectomía regular, todavía puede venirte jugando con tu trozo lo suficiente, pero pierdes mucho tiempo de esa manera......


ESTALLIDO
Bueno, veras, cuando me cortaron mi pene, metieron un implante eléctrico. Nunca puedo eyacular. Me mantiene en forma permanente casi a punto de venirme. De esta manera, puedo acariciar el trozo, pero en el fondo sé que no sirve de nada. Si acabas teniendo una penectomía regular, todavía puede venirte jugando con tu trozo lo suficiente, pero pierdes mucho tiempo de esa manera. Nunca pensé terminar como Evan y que me gustase tanto sentir el estallido.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: Jearns85





Más rápido. Más rápido. Más rápido. Estaba bombeando mi pene furiosamente en las duchas del gimnasio. Acababa de salir de trabajar con las pesas y me estaba masturbado con M mayúscula. Estaba en las duchas abiertas y todo estaba tranquilo. Maldita sea estaba caliente.

"Hola", oí, deteniéndome de inmediato. Me di la vuelta. Había un hombre lampiño y tonificado de cabello rubio largo. Llevaba una toalla alrededor de la cintura. "Soy Evan".

"Um hola. Lo siento, no quise decir, yo no estaba, ya sabes". Estaba tartamudeando, él me sorprendió masturbándome y me sentía como un idiota.

"Está bien, Solía masturbarme todo el tiempo", dijo Evan. Se inclinó y me besó. Me gustaba lo que sentía. "¡Lindos labios!", Me dijo. Me sonrojé un poco.

Hizo una buena conversación mientras terminábamos de ducharnos. Él era un estudiante universitario, de 20 años, y apenas se mudó por aquí. Eso explicaba porque nunca lo había visto antes. La plática estaba buena, ya fuera del gimnasio continuamos con una pizza. Ni siquiera tomé un momento para mirar su pene hasta que había terminado. En lugar de un pene, vi un pequeño muñón, un poco rígido, pero más pequeño que una uva o tomate cherry.

"Amigo, ¿qué paso con tu pene?" Le pregunté. Yo no quería ser un idiota (juego de palabras), pero me pareció extraño.

"Oh lo siento. Debí decirte. Que la hice estallar, conseguí que mi pene fuese cortado". Él respondió con indiferencia.

"Interesante, ¿por qué lo hiciste? ¿Y qué significa estallar?

-Bueno, supongo, que te lo debo explicar. Quería tratar mis estudios de una manera enfocada y mantener mi tono muscular. Tener tu pene estallado significa que usted consigue tu pene cortado, pero sus huevos se quedan allí. Se supone que te ayudará a concentrarte. En lugar de masturbarte, te sientes frustrado y lo utilizas".

"Interesante" le respondí. "He oído hablar de penectomías de algunos de mis amigos, pero ¿qué diablos es la diferencia entre eso y explotar?"

"Bueno, veras, cuando me cortaron mi pene, metieron un implante eléctrico. Nunca puedo eyacular. Me mantiene en forma permanente casi a punto de venirme. De esta manera, puedo acariciar el trozo, pero en el fondo sé que no sirve de nada. Si acabas teniendo una penectomía regular, todavía puede venirte jugando con tu trozo lo suficiente, pero pierdes mucho tiempo de esa manera.

Ahora era más extraño. "Pero, ¿cómo puedes, eso se supone que debe suceder naturalmente?"

"La única forma en que siempre me vengo es a través de sueños húmedos. Es la única forma. El implante se encarga para que solo permita la eyaculación cuando estoy inconsciente. Puede leer las señales de su cerebro y se asegura que solo pueda salir de esa manera".

"Oh, OK". Eso es un poco extraño, pero dime más.

"Oh, y esos sueños húmedos son la cosa más asombrosa que alguna vez tendrás, una vez al mes. Nunca se sabe cuándo va a suceder. La última vez que sucedió fue en el viaje en autobús de vuelta del campeonato de fútbol. Estaba tomando una siesta del paseo de ocho horas, y me desperté con mis pantalones empapados. ¡Eso fue una incómoda última hora!

Nos reímos y conseguimos una pizza. Evan era un tipo súper agradable, y teníamos mucho en común. Ambos jugamos fútbol (¡defensas!) Y ambos nadábamos para relajarnos. Evan y yo empezamos a salir más y más. A pesar de su falta de un pene, nos iba super bien. No me dolía tanto no penetrarlo, realmente no me gustaba oral o anal. Yo solo sentía maravillosamente mi mano. Evan y yo nos conocimos desnudos en una ducha, pero nunca nos vimos desnudos desde entonces, simplemente nos gustaba como estaban las cosas.

Evan siempre fue tan pensativo, que recuerdo cómo en la escuela se encontraba conmigo en las últimas noches en la biblioteca. También íbamos a fiestas, cine o a beber. Nos conocimos en octubre, pero para las vacaciones de Navidad, teníamos un gran romance. Él me invitó a estar en su liga de fútbol para ser más unidos, así que estaba muy entusiasmado con el segundo semestre.

El segundo semestre fue bastante bueno. Practicamos en el interior tres veces a la semana para nuestro equipo de fútbol rápido (sala), y algunos de sus amigos de fútbol estaban allí. Eran todos heteros, pero él y yo nos acariciábamos en las duchas. Me sorprendió que uno de los tipos Mark, que era hetero, se viniera viéndonos.

"Amigo, solo se siente mejor. Puedo estar con todas las chicas que quiero porque me vuelven locas cuando los chicos quieren follarla, pero ahora puedo amarlas en vez de convertirlas en un romance de una noche. Cada chica con la que he estado me encanta, y mi novia ahora tiene una gran relación. Por no mencionar, que me mantiene en forma para el fútbol "Mientras Mark me lo decía”. No pude evitar una erección dentro de mi suspensorio.

"Parece que eso es cosa que te emociona", bromeó Evan.

El resto del equipo se fue y solo Evan y yo nos fuimos a las duchas. Me empujó contra la pared. "He querido hacer esto por meses" susurró en mi oído. Lo que hizo que mi pene se pusiera duro.

Hicimos unos buenos diez minutos en las duchas, empapados. Mi pene estaba tan duro y Evan estaba sacudiéndola lentamente. Recorrí su cuerpo hasta que llegué a sus huevos. Los acaricié mientras gimió. Su lengua se metió más en mi boca. Podía sentir su calentura con cada contacto de nuestros labios.

Alcancé con mis dedos a tocar su muñón. Era pequeño, duro, y podía sentir un pequeño implante metálico. Era suficiente para frotar suavemente, pero no sentía nada. Evan me había dicho que cortaron todos los nervios al muñón, así que se sentía como si frotara eróticamente su antebrazo. Sin embargo, lo acaricié. Me separé y comencé a chupar su pequeño trozo. Podía probar sus jugos y sus huevos eran pesados cuando me los metí en mi boca.

Él me dio la vuelta y comenzó a restregar su muñón entre mis nalgas. Estaba caliente y por primera vez en mi vida, quería un pene en mi culo. Sabía que nunca podría darme eso, pero al mismo tiempo, amaba a Evan. Volvimos a mi casa esa noche y disfrutamos de más festividades. Terminó cuando Evan capturó mi semen en una jeringuilla y se la metió en su culo.

"Realmente no tengo una oportunidad, pero me encanta la sensación de que se vengan dentro- ¡extraño, lo sé!" Dijo mientras podía ver mi semen comenzar a salir un poco. No me importó, él me masturbo.

Esa noche dormí con Evan en mis brazos, en ropa interior, mientras acariciaba su pecho desnudo. Dormimos con cariño esa noche hasta que oí algunos gritos. Tuve miedo ya que Evan estaba gritando, así que lo desperté.

"¡Mierda, eso fue casi un sueño húmedo!" Exclamó medio despierto y sudando. "¡Me estaban haciendo un tatuaje en mi pene, y se sentía dolorosamente bien!"

Me reí y noté que sus calzoncillos todavía estaban secos- "Me despertaste y el implante cerró el proceso de eyaculación. ¡Podría pasar otro maldito mes hasta que tenga uno otra vez! "

Me sentí mal. Volvimos a dormir y fue una noche muy agitada. Seguí teniendo sueños eróticos sobre Evan y lo hermoso que era. Era un hombre tan bueno para mí, y esa noche de amor me demostró que teníamos lo que se necesitaba para una vida sin sexo.

Me desperté en la mañana con el cabello de Evan entre mi torso besándome. "¡Te amo!", que hizo eco cuando se inclinó para besarme. "Yo también te amo" le respondí.

Evan bajó a mi pene y comenzó a chuparlo. Se sentía muy bien aunque no lo disfrute realmente. Cerré los ojos y pensé en el hermoso y peludo Evan, su trocito de pene en la ducha, el cabelo tocado sobre el trozo como una uva. Pensé en nuestro amor, nuestras emociones. Yo estaba en la dicha total. Estaba cerca del clímax cuando grité detente. Evan se levantó de mi pene y me besó.

-¿Qué sucede?

"Quiero ser estallado". No podía creer que lo dijera, pero todo de los últimos meses se manifestó en cinco palabras cortas. Evan se inclinó y me la chupo unos buenos diez minutos más.

Luego se alejó. "Estoy orgulloso de ti. No te arrepentirás".

Miré sus bolas rellenas y su pequeño muñón. Sonreí y lo besé de nuevo. -¿hoy, esta tarde?

Él asintió y comenzó a hacer el desayuno. Me duché y me preparé para el día. Después del desayuno, Evan se duchó y se preparó. Salimos a la clínica alrededor del mediodía. Estaba asustado pero emocionado. Evan estaba totalmente relajado y me impedía asustarse.

"¡Buenas tardes! Bienvenido al Centro de Estallido", anunció el encargado cuando entré. -¿Tienen una cita?

"No", dije. "Solo lo deseo, ¿qué bueno?"

Él respondió y me dio una llave para luego llevarme a un vestuario. Fue entonces cuando noté que todos los otros chicos estaban en la sala de espera llenando papeles. El encargado también se encendió, y tenía un pequeño, pero atractivo conjunto colgando por debajo. Evan y yo compartimos un casillero y entramos en la sala de espera para llenar el papeleo. ¡Esa fue la última vez que mi bóxer toco mi pene!

Odiaba el papeleo pero Evan me ayudó a llenarlo rápidamente. No tomó mucho tiempo y fue relajante ver los otros dos chicos con penes decentes caminar cuando su nombre era dicho. Uno se pavoneaba con una enorme sonrisa en su rostro. Fue muy calmante.

-"¿Justin?" Escuché que mi nombre fue dicho. Evan se levantó y entramos en el consultorio.
-"Hola, soy el Dr. Louis. Estaré atendiéndolo hoy, ¿cómo te va?
-"Bien", le respondí. "Sólo un poco nervioso, pero tengo a mi novio conmigo".

El doctor Louis miró a Evan, "¿Lindo, lo que hicieron? ¿Local?"

"Nah", respondió Evan. -Lo he hecho en casa a unas pocas horas de distancia. Bastante bien, han pasado dos años increíbles. ¡Funciona de maravilla!".

"Bien, vamos a hacerlo", dijo el Dr. Louis. Me colocó en una mesa reclinable y extendió mis piernas en estribos. "Esto podría doler un poco" mientras pinchaba la base de mi pene y mis huevos con una aguja. Después de unos minutos, estaba totalmente entumecido. El doctor Louis puso un catéter en mí y me preguntó: "¿Estás listo?"

Sonreí y dije "¡Sí!". Evan se acercó y me tomó de la mano.

El doctor comenzó a cortar mi pene a ¼ de distancia de la base. No podía sentir nada. Una vez que el grueso del pene había desaparecido, comenzó a cavar "para deshacerse de los nervios es la parte difícil", murmuró. Siguió excavando y alrededor de allí durante unos buenos 3 - 4 minutos antes de que pareciera satisfecho. Sacó el implante de la bandeja y lo colocó dentro de mi cuerpo que formaba parte de la raíz de mi pene. Cosió todo y me vendó.

Me levanté lentamente y Evan me abrazó. No podía sentir nada allí, pero estaba feliz. Volvimos al vestuario nos vestimos. El regreso fue interesante, estaba empezando a sentir dolor.

La curación duró una semana. No dolía, pero era un dolor sordo. La cosa más rara era no ver ningún pene ahí, y solo mis huevos. ¡Parecía diferente! De alguna manera me olvidaba de orinar. Evan tuvo que enseñarme cómo inclinarse para poder orinar. ¡Era bastante erótico! Sentí ese resplandor cada vez que caminaba con mis huevos temblando pero mi pene no estaba ahí.

Después de dos semanas, Evan y yo volvimos a la acción. Esta vez, adoraba a mi pene. No estaba bromeando cuando me dijo que mataron todas las terminaciones nerviosas. Se sentía bien, pero cuando Evan tocó mi muñón, nunca sentí energía sexual, fue como si estuviera tocando mi pie o algo así. Mis huevos se revolvieron y dolían sin embargo. Yo quería más, pero en el fondo sabía que nunca podría venirme. Nunca me vine esa noche. Nunca he eyaculado mientras estoy despierto de nuevo.

Me tomó unos ocho meses antes de que tuviera mi primer sueño húmedo. Volviendo a la primera vez que conocí a Evan. Pero en el sueño, realmente terminé de masturbarme esa noche. No echo de menos mi pene, aunque le echo de menos un poco. Pero lo que lo compensa es el amor que tengo de Evan, y sabiendo que con cada noche duermo en sus tiernos brazos, él o yo podríamos tener un sueño erótico, la única manera de que obtenemos placer. Los implantes son geniales, ¿no quieres que se dispare?, ¡pero cuando lo hace nos hace estallar!



Historia Original Aquí.





Autor: Jearns85       Traductor: DarkSoul