Diario de la Doctora Miss Love: ¡A participar en el concurso de relato erótico de Dolce Love!

concurso-literario-2014-dolcelove¿Qué tal el día, Loves? Espero que bien y que lo estéis disfrutando mucho, tanto como yo. Hoy os quiero avisar, por si aún no lo sabéis, del concurso que los amigos de Dolce Love han lanzado y que están relacionados conmigo de alguna forma porque se trata de un concurso de relato erótico en el que podéis participar y ganar un premio en metálico junto con un lujazo como es el aparecer tu relato en el blog Eros de El País, ¿a que es suculento?

oharaMe avisaron el otro día pero sabéis, queridos, que no puedo participar porque, entre unas cosas y otras me considero parte de Dolce Love y no sería justo así que he pensado que lo mejor es avisaros a todos los que tenéis esas dotes de escribir un poco ocultas aún para que os animéis e intentéis hacer algo (cuanto antes mejor porque así tendréis más tiempo de promocionarlo y que os den muchos votos que la primera criba se hace así antes de pasar los relatos para que un jurado, que este año me he enterado que será Venus O’hara, se los lea y decida cuál es el vencedor).

Pero voy a ser mala… Os voy a dar algunos consejos para esos relatos que queráis presentar a Dolce Love para que sean más votados, que seguro eso os ayuda a obtener más oportunidades… A ver… os diré lo siguiente:

  • Tratad de escribir una historia que tenga principio, mitad y final. No es algo que puedas hacer en muchas páginas pero si cuentas una pequeña historia en pocas páginas llenará más que una simple escena. Esto os lo digo, queridos, porque no es lo mismo leer una historia que tiene pies y cabeza que una que no lo tiene.
  • No vayas a solo relatar lo que es un encuentro sexual, sexo puro y duro. Eso no es un relato erótico, es solo descripción sexual y con eso no ganarás. Tienes que intentar hacer un relato lo más sensual posible, que evoque eso que estás escribiendo (en definitiva, que al leerlo te haga pensar que eso se puede hacer realidad y que tu mente se lo esté imaginando conforme avances en la lectura).
  • Puedes personalizar, a veces los relatos con nombres hacen que sean más fáciles de seguir que si no los usas. El problema es que, a menudo, puede ocurrir que la gente no se identifique con ese nombre o que no le guste. Si eso pasa hay una solución: no dar descripciones o decir que ese es su nombre porque quiere ocultar el verdadero. Así os podéis librar de eso.
  • Nunca pienses en las páginas que tienes que escribir, piensa solo en la historia y escribe sin más. Si ves que te quedas corto, relee después de haberla escrito por si hay algo que puedas ampliar y si te quedó larga también habrá cosas que puedas quitar. Pero siempre escribirlo de un tirón y luego retocar, no pensar en nada más ni en lo que los demás relatos enviados a Dolce Love puedan decir (mejor escribir sin leer antes los otros).
  • Antes de enviarlo, comprueba que está bien escrito, sin faltas de ortografía, con todos los guiones donde deben estar, párrafos, etc. No es que vayas a ser corrector de tu texto pero debe quedarte bien para que la gente lo entienda y le guste. Las faltas de ortografía harán que la gente deje de leerlo si tiene muchas porque es una falta de respeto presentar un texto así.
  • Procura ser original. La originalidad hará que la gente se sorprenda más de tu relato y lo votarán más si está bien escrito y les gusta. Además, harás que nadie te copie ni se puedan presentar varios relatos con la misma trama…

Bueno, creo que con esos consejos tenéis de sobra y yo espero poder ir echándoles un vistazo a todos los relatos de Dolce Love que seguro habrá algunos que sean de mis favoritos… Y si queréis,… yo soy un bonito persona femenino del que escribir, ¿a que sí, queridos? Podríais pensar en escribir algo sobre mí, o con una pareja, o… Vaya, ya empecé a echar rienda suelta a mi imaginación y pensar varios relatos donde sería la protagonista y haría (y me harían) muchas cositas. ¿Qué cositas le haréis vosotros a vuestros protagonistas?

Recordad que el concurso de Dolce Love finaliza en 2 meses, pero no es para dormirse en los laureles, que necesitáis muchos votos para conseguir ser finalistas para el concurso Dolce Love. Os jugáis 150 euros y aparecer en el blog Eros de El País. ¡A por ellos!


Archivado en: Diario Secreto Tagged: concurso, concursos, doctora, love, miss, relato erótico, Relatos Eróticos

Diario de la Doctora Miss Love: Un experimento disparatado

camara-sexoAy, querid@s, qué día es el que llevo hoy… Acabo de llegar a casa después de una sesión un tanto disparatada, o mejor dicho, increíble, porque a quien se la cuente no se lo van a creer. Pero oye, que una esperaba dar una solución y vamos si la dio… Os lo explico.

Hace un par de meses me llegó una pareja que tenía problemas para intimar porque nunca les apetecía cuando ellos solían ser muy activos sexualmente, es decir, que les gustaba el sexo. No tienen hijos ni tampoco los están buscando, les va bien en el trabajo y además tienen un buen colchón económico. Así que no había una razón que pudiera pensar que no quisieran tener sexo con la pareja (salvo el hecho de que pensaba que quizás ya no se sentían atraídos el uno por el otro).

De hecho, lo primero que pensé fue eso, que hubieran perdido las ganas por la otra persona. Así que les propuse que hicieran un viaje a algún sitio que no conocieran y solo ellos dos, sin compras, sin nada más que quedarse en el hotel. De esa manera podía comprobar si ellos realmente se sentían atraídos y sí, funcionó, pero no llegaron a culminarlo y claro, no valía para devolverles la pasión que estaban buscado. ¡Y es que se veían más como amigos que como pareja!

Recuerdo que él un día me dijo que parecía que, de tanto usarlo, el amor se le había acabado porque, si bien quería a su mujer, las ganas de sexo parecían más un segundo o tercer plano, ya no pensaba en eso sino en llegar a casa y estar tranquilo al lado de ella, hacer cosas juntos, disfrutar de ese rato después del trabajo. Y ella igual, decía que no le importaba tanto el sexo. Claro, yo no sabía qué decirles porque, si bien eran felices, siempre les faltaba algo y el sexo por obligación ya sabéis, Loves, que no compensa.

Así que ideé un experimento muy muy raro pero que… tuvo resultado. Les pedí algo extraño, lo reconozco, porque les dije que se grabaran en vídeo teniendo sexo y olvidándose de la cámara. Lo hicieron, y les pedí que trajeran la cinta a la sesión. Así que hoy los dejé un momento a solas viendo su propio vídeo en el que ellos hacían “cositas”. Quería que vieran la forma que tenían de hacer el amor e intentar saber si es que hacían algún gesto que pudiera hacerles pensar que no tenían ganas de estar con la pareja. Pero no, lo que vi (lo poquito), parecía que estaba bien. No quise ver mucho más y salí del despacho para dejarles pidiéndoles que me avisaran cuando lo hubieron visto.

Lo hicieron, al final entré un rato después y hablamos sobre ese tipo de sexo que habían presenciado y les pedí que lo calificaran. Como esperaba, dijeron que era frío y parecía más algo que haces por obligación que disfrutándolo.

Al menos ya había conseguido algo. Les pedí que se miraran a los ojos y cada uno dijera una palabra del otro, algo que los definiera. Lo hicieron (no diré lo que dijeron…) y luego fui subiendo el tono de la conversación. Mirándose, sin apartarse el uno del otro nunca, les iba preguntando una y otra vez sobre su color favorito de ropa interior, la zona que querían que fuera besada en ese momento, la ropa que quitarían primero… Era un juego tonto y estúpido pero parecía que les llamaba la atención.

De hecho, llegó un momento en que las preguntas eran ya algo más subidas y ellos estaba muy receptivos, tanto que tuve que salir a por un vaso de agua para ellos a fin de continuar la sesión… Pero cuando volví…

¿Os imagináis recuperar las ganas de sexo de golpe? Pues ahora imaginad lo que pasó cuando abrí la puerta del despacho, dos personas en el sofá, medio desnudos y sin darse cuenta siquiera de que estaba allí.

¿Qué hice? Pues cerré la puerta lo más despacio posible y me senté con otro paciente en la sala de espera mientras “esperábamos”. Menos mal que mi despacho está insonorizado que si no…

Al cabo del rato, un largo rato por cierto, salieron y me buscaron, arrepentidos, pero con una sonrisa de oreja a oreja que me hizo echarme a reír. Al menos he conseguido a otra pareja feliz pero no sabéis la calentura que me dejaron y ahora no voy a ver el sofá como lo veía antes… A ver qué le digo yo a mi jefe ahora para que me lo cambie… ¡¡Que ya van 3 en este año!!


Archivado en: Diario Secreto Tagged: amateur, cam, doctora, escena sexo, grabar video, love, miss, terapia sexual

Relato Erótico: En el avión…

avion2Estaba cansada de estar leyendo después de tantas horas sentada en el avión sin poder hacer mucho más. Añoraba su ordenador, su móvil, pero no podía sacarlo y trabajar con él porque le llamarían la atención o harían que tuviera problemas. La lectura le había hecho tener varias horas de disfrute pero, después de acabar un libro, no tenía ganas de empezar otro y empezaba a pensar que debería haberse pensado mucho más esas vacaciones para coger un avión de más de 10 horas de vuelo.

Echó un vistazo a su compañero de viaje. Estaba dormido pero se le veía atractivo. Llevaba un traje negro puesto y una camisa en la que tenía desabrochado el botón del cuello aunque no se le veía mucho más. Su rostro parecía angelical dormido como estaba. Y eso que no había echado el asiento hacia atrás. Temía que su cabeza acabara en el hombro de ella y al final tuviera que estar sosteniéndolo, o bien caer rendida ella del aburrimiento.

Había entablado algunas palabras, meras formalidades para pasar el tiempo que vivirían juntos pero no sabía mucho de él. Miró por la ventana intentando ver algo que la distrajera en plana noche que era y pronto sintió cómo él se movía girándose hacia ella, echándole el brazo por encima hasta alojarse entre sus piernas.

Aspiró con sorpresa ante ello y lo miró intentando retirar el brazo de ese lugar pero éste empezó a acariciarle los muslos y se perdió en las sensaciones. Estaba dormido, lo había verificado, y sin embargo, su mano había cobrado vida y la recorría por los muslos incitándola a que abriera las piernas para tocarla en un punto más íntimo. Lo malo era que estaba deseándolo.

A su alrededor, las luces estaban apagadas y solo la suya permanecía activa hasta que la quitó presa de pánico de que pudieran pillarla en esa situación. Al estirarse, la mano de él se coló hasta un punto más caliente y gimió por ello. El hombre se acercó más aún echándole el aliento en la oreja y provocándole oleadas de placer que iban directas hasta su centro que palpitaba de impaciencia.

Los dedos mágicos se movían de una a otra vez, siempre en pro de más profundidad, de más deseo. Sus bragas se habían mojado hacía ya y las manos las tenía ocupadas sobre sus pechos dándose el placer que le faltaba en ese momento.

Fue él quien retiró de su camino la parte de tela que separaba la piel con piel e introdujo un dedo en su feminidad abriéndole los labios, buscando esa perla dorada que lo esperaba con afán y quería explotar en su mano.

Éste siguió moviendo los dedos, cogiendo y dejando escapar su clítoris mientras ella se mordía los labios para evitar que los gemidos salieran y despertaran al que le estaba proporcionando un momento único… en un avión. No sabía si estaría casado o no, dónde iría al bajar del avión pero, si lograba hablar con él, iba a sacarle toda la información posible pues, si con las manos podía hacer eso, bien deseaba saber lo que haría lúcido por completo y con todo su cuerpo.

A punto estuvo de chillar en el momento en que su orgasmo le llegó, la mano del hombre mojada con su propio jugo. Quiso acercarse y tocarlo a él al ver la protuberancia que tenía pero se paró en el último segundo, no fuera a despertarlo. Tras eso, retiró la mano y volvió a moverse, sin apartarse, como si hubiera terminado pero no quisiera abandonarla. Mientras, intentando recuperar el aliento, no sabía si reír o llorar, chillar o callarse. Había sido toda una experiencia que, si el viaje duraba más, esperaba que se repitiera de nuevo un par de veces más pues así seguro que conseguiría pasarlo mucho mejor.

Se levantó con cuidado arreglándose la falda y esquivó al hombre para ir al baño. Atravesó el pasillo con paso silencioso para no despertar a nadie y entró por la puerta olvidándose de cerrar pues, al estar todos dormidos, nadie la molestaría.

Cinco minutos después, y antes de que pudiera evitarlo, la puerta se abrió empujándola hacia el interior. Apenas pudo ver quién había entrado sin esperar siquiera a que ella saliera, ni darle oportunidad a ella. Enfocó con la mirada. Su compañero de avión estaba ahí de pie ante ella, su cuerpo ajetreado y sensual, un aura poderosa a su alrededor que la hizo recordar todo lo que acababa de hacerle en su sueño. ¿Con quién habría soñado?

–¿Preparada para el segundo?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: avion, doctora, Erótico, eroticos, fotos, love, miss, Relato, relatos

Diario de la Doctora Miss Love: La moda de los selfies

selfieEl otro día de camino a casa me fijé en que un grupo de chicos estaba con el móvil sacándose un montón de fotos con sus amigos y riéndose de las caras que ponían. Después, supongo, las subirían a facebook o a cualquier red social para que los demás compartieran las risas y me vino a la cabeza la moda de los selfies… Francamente, algo con lo que hay que tener mucho cuidado.

Como psicóloga debo decir que no me gustan los selfies porque es una forma de darse más bombo y platillo como si necesitaras el beneplácito de otros para sentirte bien tú mismo. De hecho, muchos de mi profesión opinan igual,  no es algo que se deba hacer continuamente, no se puede estar fotografiando uno mismo una y otra y otra vez, como si quisieras contar en fotografías tus 24 horas (cosa que seguro existe). La autoestima cae, por ejemplo si no te comentan, si no le dan al me gusta, si no… ¿Qué pasa, que tenemos que estar a ver qué te dicen para cambiar o seguir igual?

Uff, lo siento querid@s, es que a veces esas modas hacen mucho daño. Se ven como algo divertido, simple, sencillo. Y no sabéis el daño que hacen. A ver, no es que esté en contra. Está bienn y se cogen algunas selfies que llaman mucho la atención pero como toda moda hay que tener muchísimo cuidado.

Ahora mismo me viene a la cabeza la de accidentes que se han tenido este verano y antes incluso, de personajes famosos y todo, por hacer una selfie. ¿Creéis que merece la pena eso? ¿Poner en peligro tu vida por una foto? ¿Estamos locos?

Sí, es bonito, original, atractivo… todo lo que quieras. Hacerlo una vez, o unas cuantas veces sin que sea demasiado repetitivo también está bien. Pero ojo, a veces ese narcisimo puede ser contraproducente. ¿Te imaginas que en mi trabajo, en mitad de una sesión con un paciente, me ponga a hacer fotos con la lengua fuera? ¿O que en una reunión te pongas encima de la mesa haciendo como que montas algo? Vamos, si no nos despiden es que están ciegos o ellos también saben de la tendencia de los selfies jajaja. Desde luego la imagen sería más que llamativa, imagina los periódicos: “Despedida por sacarse selfies sacando la lengua en plena sesión con un paciente”. De cine, vamos.

Perdón, había dejado esto a la mitad porque tuve que llamar a Mitsuki y al final hemos estado hablando mucho rato. Ella sí que suele hacer selfies muy seguidas, cosa que a mí no me gusta pero, en su caso, teniendo en cuenta que tiene una personalidad muy fuerte, que no lo hace para agradar ni tampoco para subir su ego, sino solo porque lo ve divertido y una forma de tentar a sus chicos, es hasta cómico porque nada más colgar una selfie tiene montones de comentarios de sus chicos pidiéndole que les diga dónde está para ir a verla. Jajaja, y sí podrías decir que es para ella sentirse popular, pero si los respondiera, o los mirara. Cuando hablaba conmigo se ha hecho una y la ha colgado. Me he puesto delante del ordenador a curiosear y ha tenido varios comentarios. He fisgado los anteriores y había algunos muy subiditos de tono u otros un poco más ofensivos… Le he preguntado y, ¿sabéis qué? Me ha dicho que no tiene ni idea porque es la cuenta que da a todos los chicos, no a “sus” chicos (entiéndase que tiene favoritos) y por tanto ahí van todos los que conoce pero no le importan y lo único que hace es ser mala malísima con ellos jajaja.

¿Veis cómo los selfies pueden ser divertidos? Todo puede tener un lado bueno y un lado malo. Yo os muestro los dos y cada cual que piense el que más le guste aunque no me gustaría que os hiciérais daño con los selfies…

Y ahora que lo pienso… ¿Quién me manda un selfie? ¡Que quiero conocer a mis seguidores! Jo, no es justo no poder veros, con lo mucho que yo os quiero, Loves y lo que os aprecio por estar siempre leyéndome y comentando en las redes sociales (el blog está hambriento de comentarios)… A ver quién es el primero o primera en hacerlo y sorprenderme de todos vosotros. Eso sí, que sean divertidas, no os paséis que sé por dónde tiráis algunos y algunas… ¿Vale?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: diario, doctora, love, miss, secreto, selfies

Diario de la Doctora Miss Love: 4 de septiembre, día de la salud sexual

reunion-4-sepHoy es un día especial para mí Loves, es un día que me encanta y eso que lo descubrí hace poco. Y es que hoy 4 de septiembre es el día de la salud sexual y, como psicóloga sexual que soy, para mí es como día especial. Uff, todavía recuerdo lo que hice el año pasado. Se me ocurrió, por andaba un poquito de bajón, pedirles a mis pacientes, unas semanas antes, que, como se aproximaba el día especial y que lo consideraba como si fuera mi propio santo, tenían que traer para ese día algo especial, algo que les recordara la sexualidad, bien la suya o bien la de su pareja.

Claro, llegó el día y el quid de la cuestión es que, igual que ellos traían algo, yo también lleve. ¡Y menuda montamos! Menos mal que el jefe no estaba ese día porque se había cogido las vacaciones antes, que si no… Esa es la razón por la que este año no he hecho nada aunque Mitsuki ya me comentó unos días antes si lo había hecho porque quería participar. Sí, claro, como si la fuera a dejar. Ella seguro que se traía a sus hombres y empezaba a escenificar algo, si la veo venir…

En fin. Hablemos del día de la salud sexual. Es cierto que, a veces, considero que tantos días internacionales no es tan bueno como parece: el día de la salud sexual, el día de la salud, el día de la salud infantil, el día… Al final, si echas la mirada al calendario, todos los días es el “Día de…” y eso si tienes en cuenta un solo país, que si tienes en cuenta a todo el mundo te vuelves loca porque se repiten celebraciones en distintos días.

A pesar de que el Día de la Salud Sexual me gusta, porque está muy relacionado con mi profesión, creo que las personas pasan un poco de él. Al menos yo no. Este año me he propuesto (cosa que haré en un par de horas porque debo ir a la consulta) que mis pacientes hablen hoy sobre sexo y ver en qué se equivocan, qué conocimientos tienen sobre el sexo.

¿Y si hacemos un juego? Eso fue lo que les dice a todos ellos hace una semana (al menos a todos los que tengo programados para hoy, que son unos cuantos). Pues bien, resulta que voy a hacer una encuesta con ellos. Les propondré varias preguntas de tipo sexual para este día y quiero que me las respondan, no que me las escriban, sino que expongan la respuesta porque así veré qué tanta libertad se toman de hablar de sexo y, a la vez, fomentaré la comunicación con la pareja, si la tienen, o el hecho de que se abran a las personas que tienen a su lado. Es una dinámica que puede funcionar muy bien aunque a alguna que otra le va a dar un ataque de ansiedad, lo sé.

Pero es importante hablar de sexo sin que se piense que se está diciendo algo tan gordo que puedes ir al infierno derechita por ello. Vale, eso es la historia, que ha puesto que el sexo es el malo malísimo de la vida (con lo bien que hace).

¿Qué te recomiendo a ti, querid@? Pues que lo disfrutes pero, también, que intentes buscar algo relacionado con la sexualidad. Dicen que todos los días hay que aprender algo nuevo en la vida, ya sea una experiencia, un nuevo conocimiento, encontrar una amistad, etc. Hoy, en el Día de la Salud Sexual, hay que aprender algo nuevo sobre sexo y comunicarse con la otra persona. Seguro que así enriqueces tu mente pero también tu experiencia. Y, sobre todo, si no te has revisado desde hace tiempo, mejor que lo hagas. No cuesta mucho y podría salvarte si hubiera algo. ¿No crees que merece la pena, Love?

En fin… me voy retirando ya. Recuerda, el Día de la Salud Sexual es hoy, un día importante para aprender cosas nuevas sobre Salud Sexual. Quién sabe, a lo mejor en tu ciudad hay algún evento relacionado con esto y podrías preguntar. También en muchas tiendas eróticas hay promociones y ofertas este día (sobre todo en protección e higiene íntima), ¿te hace falta algo?

¿Os enseño algo yo? A ver… ¿Sabíais que… el sexo alivia los dolores crónicos que se pueden tener tales como artritis, migraña, etc.? Al menos de mí, ya has aprendido algo nuevo (que espero no supieras). Y si lo sabías, ¿qué esperas para dejarme un comentario e ilustrarme con tu conocimiento?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 4 de septiembre, doctora, love, miss, salud sexual