Anuncio: actualización de mis redes sociales.

Hola a todas y todos y a todos y todas.
Aquí estoy, aparentemente de regreso a las andadas (entiéndase, mucho más activa —o tan activa como era antes—) en este asuntito de la interacción WEB, redes sociales sobre todo. Por un incidente acontecido hace un par de meses me quedé sin Facebook y yo dije: ¡a la M, nunca más! Claro que así como soy yo este «nunca más» se vería reducido a un par de semanas, meses, como mucho, y aquí estoy de regreso.
El pesar de haber perdido el Facebook es haber perdido todos los contactos, al igual que todos los likes en la página del blog. Pero bueno, a mal tiempo buena cara, dicen (y que no los inquiete este incomprensible arrebato de optimismo xD) y decidí empezar desde cero. Espero que con ayuda de todos ustedes podamos quedar al día, porque en serio, me he perdido de un montón de cosas.

Así que mi lisa de redes sociales queda más o menos así:
Página de Facebook de este blog (donde publico todo lo relacionado a mis trabajos, esos que comparto en wattpad y en el blog casi simultáneamente):
Google del blog:
Y tengo Twitter pero no lo uso, así que es como si no existiera.
Y ya, esta entrada sólo es para esto.
Dicho sea de paso, generalmente cumplo el «me sigues y te sigo» pero no por obligación, sino como cortesía. Al menos que haya algo que me descoloque, como por ejemplo, que sea un blog o un user de wattpad que glorifique la violencia en las relaciones, la violación en el yaoi y cosas así. Cualquier tipo de glorificación a cualquier tipo de cosa negativa es un gran NO para mí, por lo demás, respeto todos los gustos, reggaetón incluido (mentira xD).
Es todo por ahora.
Nos estamos leyendo.
Saludos.




Sobre el Superman de Henry Cavill

(Y por qué me gusta)

Esto no es una reseña de Batman vs Superman. Ya muchas se han hecho, y por muy malas que sean, y por mucho que yo las lea, no me han hecho cambiar de opinión. Yo disfruté la película (ya la he visto cuatro veces), no le encontré ni la mitad de fallas que muchos alegan, pero bueno, quizá es que con lo poco que conozco sobre el universo DC pude haber llenado, de manera inconsciente, ese montón de huecos que dicen que hay, y por eso no lo noto (aunque varias personas que no conocen este universo ni les gusta, me han dicho que lo entendieron todo muy bien). Pero yo vengo aquí a hablar del Superman que hizo que Superman por fin me gustara.

Y no vengo a hablar aquí como experta, no lo soy. Nunca he sido fanática de Superman, lo he leído, sí, simplemente nunca lo he favorecido. Me resulta soso. Reconozco su influencia, por supuesto, es lo obvio, pero siempre he sentido que le hace falta ese algo que hace que me derrita, así como lo hago por Wonder Woman pero que en él no lo noto.
Aclarando: sólo voy a hablar del Superman de las películas Man of Steel y Batman vs Superman.
(Puede contener spoilers también)
Pero, ¿por qué voy a hablar de Superman hasta ahora?
Navegando por el endemoniado Tumblr me encontré un post que decía que Spiderman tiene más líneas en Civil War que Superman en Batman vs Superman, y siendo él protagonista, les resulta más gracioso que interesante. (Obviemos el hecho de que Spiderman siempre ha sido un parlanchín sin remedio xD).
No disimulés, todo el mundo
sabe que sos Superman, y todo
el mundo también piensa
que la cagaste
xD
¿Nadie se ha puesto a pensar que este Clark Kent es un introvertido? Desde Man of Steel hemos visto que Clark es reservado, silencioso, ni siquiera con su madre es de mucho platicar. Este es un superhéroe callado, solitario (y con razón). Incluso cuando se enfrenta a un dilema, ¿qué hace? Apartarse. Vimos en Batman vs Superman, después de lo acontecido en el capitolio, que Superman se retira. Se despide de Lois, sin darle muchas razones, y se aleja de todos. Incluso cuando intenta convencer a Batman, no le salen muchas palabras de la boca. Bien, no es que Batman deje mucho espacio para una charla amena, seamos justos, pero incluso así, Superman no encuentra las palabras para explicarle a Batman lo que está sucediendo, e incluso cuando ya está totalmente acorralado, no le sale más que el nombre de su madre; (asunto escabroso este) «Martha. Va a matar a Martha» y para mí dice «Martha» y no madre porque quería que Batman la viera como una mujer aparte. Superman sabe que Batman lo odia por lo que es, y tal vez pudo llegar a creer que no se interesaría por alguien relacionado con él. Además, siendo el único extraterrestre con vida, ¿cómo Batman se iba a tomar en serio que le dijera Mamá si sabía que Superman no tiene padres biológicos en la tierra? —igual a la escena le faltó desarrollo, y tampoco vengo a explicar la interpretación que le di ni a defenderla, así que sigamos.
Pobre hombre
Incluso cuando Lois quiere hacerlo hablar luego del incidente que inició todo el rollo en la película, Clark sólo responde con oraciones cortas y sumergiéndose en la bañera. No hay discursos aquí de cómo él siente que está haciendo lo correcto, no hay monólogos de cómo duda, de cómo le afecta que haya tanta gente en su contra, canaliza ese descontento en ese rencor que le tiene a Batman, y trata de decir: oigan, ¿y con Batman qué onda, él hace las cosas peor? Su silencio y su distanciamiento hablan por él. Que no lo noten me duele, porque yo también soy introvertida. Por medio de la palabra escrita me comunico hasta por los codos, no estoy verdaderamente cerca de nadie, no doy la cara. Verbalmente… ahí no mucho. Ni siquiera con mi familia. Voy en viajes familiares con tíos y primos y siempre me molestan por ser tan poco platicadora, por estar siempre alejada leyendo. Mi madre quiere hablarme sobre algo y yo casi siempre respondo con monosílabos.  Esto noto en Superman, tal vez lo noto porque es algo común en mí (pero esto no va sobre mí xD) Él es un periodista. No verbaliza su descontento con Batman hablándolo, sino pidiendo que se le permita escribir un artículo sobre él. E incluso cuando lo pide es breve. Son pocos sus diálogos. Pero es parte de la esencia del personaje y a mí me gusta.
En esta escena está feliz no sólo porque
descubrió que puede volar.
¡Acaba de descubrir de dónde viene
que tiene padres, cultura, etc.!
Siento que sienten que Superman les falla porque no es sonricitas para todos, no es optimismo ciego, no es una palabra de aliento cuando se le necesita, no es torpeza nerd, ni se acomoda los lentes cada cinco minutos, para luego convertirse en Mr. Perfecto cuando se pone el traje (puedo estar equivocada, claro). Este es un Superman bastante humano, y no va a andar de buenas todos los días sin importar qué tan en serio se tome sus superpoderes y su papel de superhéroe. Es un Superman que se cansa, que le da por querer rendirse, por alejarse de todos aunque sea sólo un momento, con el peso siempre constante de su responsabilidad. Es un Superman que necesita encontrarse a sí mismo (toda la trama de Man of Steel va de esto) y comprenderse. Es un Superman que duda de sí mismo, ¿por qué se creen que Lex manipuló a toda esa gente e inició y alimentó ese circo mediático?, porque tenía que desbalancearlo, sabía que esas cosas le afectaban, porque no es un dios, es un humano incluso en su superioridad. Por eso también usa a su madre, usa al sujeto a quién le ayudado a odiar (Batman) y no sólo la fuerza física (aunque claro, es su plan B “Doomsday”). Pero, sobre todo, este es un Superman en crecimiento, no el Superman que la mayoría conoce que está por encima de todo lo que es bueno y poderoso.
Este Superman es bastante humano y de paso, es introvertido. Me gusta por eso. Me gustan sus silenciosas crisis existencialistas. Me gusta que diga tan poco pero igual se le note su determinación, su dolor, sus dudas.
Y de hecho toda esta expresividad verbal y física solo sale en momentos de máxima tensión. En Man of Steel, cuando el General y su gente encuentra a Martha. Ya habíamos visto en el pequeño Bar que incluso ante una injusticia (el tipo que nalguea a la camarera) aunque se le nota que es pasivo-agresivo, interviene fingiendo toda la calma del mundo y diciendo bien poco (pero igual no fue un buen boyscout, tuvo su venganza —el furgón destrozado). Cuando encuentran a su madre, estalla. Grita. Cuando mata a Zod grita, y su expresión se torna sombría, más de decepción hacia sí mismo, aun sabiendo que en ese momento no tenía tiempo para pensar en otra forma de detenerlo. Y sin embargo, vienen todos a criticar el que Superman haya matado, y dicen que no les gusta. Y para mí es un punto importantísimo tentar a los super héroes, más a los que tienen reputación de buenotes inquebrantables, y hacerlos tomar decisiones que ellos mismos siquiera consideraron. Porque son estos momentos los que en verdad sacan a relucir la bondad de Superman. De este Superman. Del Superman de Henry Cavill y Snyder. Y lo dicen en Batman vs Superman: ¿qué tal que este sólo es un hombre que trata de hacer lo correcto?
No tenés que dar un discurso
de cómo eres más fuerte
y no deberían hacerte enojar.
El traje azul y rojo habla
por sí solo xD
Y hay otro montón de momentos más, como cuando amenaza a Batman. No necesita más que una oración «If I wanted it, you’d be dead already»; o a Lex: «I'll take you in without breaking you, which is more than you deserve». Y estas pocas líneas cumplen su cometido. Habla Superman, habla el hombre, pero también hablan sus habilidades fuera de este mundo. Sus superpoderes. Quieren que diga mucho, cuando su sola existencia ya dice una barbaridad de cosas, por eso habla tan poco Superman; y Clark habla poco por su naturaleza introvertida, porque, si vieron Man of Steel, habrán notado que su padre siempre le decía que mantuviera un bajo perfil. ¿Cómo no va a marcar a alguien el que le digan que no debe ayudar a la gente aun pudiendo, o el que le digan que el mundo no está listo para él, cómo no va a ser introvertido después de esto, si en toda Man os Steel vimos a un Superman sin sentido de pertenencia, buscando incansablemente su origen para no sentirse tan a la deriva? Todas estas cosas están en ambas películas. No es necesario que se digan verbalmente (que las diga él o alguien más) para notarlas. Ahí están.
Para terminar, dicen que Henry Cavill no es muy expresivo, ni muy buen actor, y yo no sabría decir mucho al respecto, no sé mucho sobre sus otros trabajos, sólo sé que a mí me gusta como Superman. Como digo, quizá porque yo misma soy introvertida noto estos rasgos en su personaje, y a mí sí me resulta expresivo, expresivo en sus facciones moderadas (más exteriorizadas en ciertos momentos) expresivo en su silencio y en su necesidad de soledad. Si alguien no lo ve así está perfecto también. No culpo a nadie aquí, ni intento hacer que les guste el personaje o que lo comprendan. Sólo bosquejé las razones  por las que a mí me gusta. Y aunque no es una interpretación perfecta, ni un personaje perfecto, siento que su personalidad (en construcción constante) y sus motivaciones, su razón de ser, de actuar, son claras. Que no las exteriorice no significa que no se noten o que no existan. No todos los superhéroes tienen que andar gritando a los cuatro vientos su razón de ser, su filosofía de superhéroe, y todas estas cosas. Digo yo.
Para resumirlo: me encanta que Clark/Superman sea tan claramente introvertido. 
Y bueno, esto es todo. Esta publicación quedó más extensa de lo que había planeado. Quizá luego hable del Batman de Ben Affleck porque leí por ahí que en la película no plasmaron bien su «mente perturbada» o que al menos  «no dieron mucho indicio de ello»; y digo yo, ¿qué más prueba de perturbación mental necesitás en un tipo que no duerme bien, tiene pesadillas, no deja de revivir la muerte de sus padres, y de paso está obsesionado con un extraterrestre al que sólo quiere ver muerto? No. No sé qué falló aquí (nótese el sarcasmo).
Gracias por leer.

Saludos.



Avisos (?)

Bueno, o es más bien un anuncio tardío. No sé por qué no se me ocurrió avisarles antes. Lo siento.
ME HE QUEDADO SIN FACEBOOK.
No es nada grave, es sólo que me rehúso a dar mi brazo a torcer.

Perdí muchas cosas con Facebook, pero soy testaruda, ¡qué quieren! Y me he dicho que nade de Facebook y no me pienso a abrir una cuenta nueva en estos días. Ni en esta semana, probablemente meses.
Siento ser así, en serio.
Por lo demás, estoy bien, sigo fangirleando, como siempre, nada más que ahora más silenciosamente en la soledad (¡qué dramática!)
Siguiendo. Por lo mismo también perdí la página en la que promocionaba todas mis nuevas actualizaciones y publicaciones y esto me pesa. Bueno, todo me pesa. Pero aquí sigo, terca.
Por lo demás, sigo con el blog, con mi Tumblr y con mi cuenta en Wattpad. Sigo publicando y todo lo demás.
Es que en verdad no ha pasado nada, sólo me quedé sin Facebook xD
Y esto es todo con respecto a Facebook.
Por lo demás…
Este blog desapareció unos días pero este ya fue error mío porque estaba haciéndole limpia y terminé eliminándolo después de que hice el respaldo. Es que no leí bien y sólo hice «click, click, click» y ¡bam! Desaparecido. Por suerte me di cuenta a tiempo de mi error y lo hice regresar. Borré las cosas que quería borrar, ordené otras tantas. Cambié de plantillas a lo loco, como de costumbre, y al final, cuando me decido por una bonita (la azul) resulta que es demasiado vieja y da problemas así que ahora ando con una predeterminada de Blogger. A ver cuánto dura esta. Es que tengo una obsesión con las plantillas, con la comodidad de un blog que se supone es de lectura. La salud de los ojos ante todo (que yo voy más ciega con los días).
¿Qué más?
Sigo trabajando en mis historias de siempre. Creo que con algunos he conseguido cierta constancia y esto me alegra.
Por lo demás, mi vida es desordenada, mi vida académica inexistente, no me da la cabeza para cosas de la vida real, estoy atascada en el limbo de la falta de concentración y la desmotivación, pero como siempre, ya saldré de aquí. Algún día xD
Es todo por ahora.
Saludos a todas y todos mis contactos de Facebook a los que dejé sin un aviso siquiera. En serio que esto estuvo todo extraño, y no es que anduviera precisamente de buen humor en ese momento, con tantos años en Facebook. Te odio, Facebook xD
Saludos a todos.

Los quiero y los extraño, pero esta es una pelea entre Facebook y yo xD

Hablemos de Super Lovers (Manga BL de Miyuki Abe)

Hablemos de Super Lovers.
¿Por qué vamos a hablar de Super Lovers? Pues, no sé. Porque deberíamos (¿)
Super Lovers en un manga BL escrito y dibujado por Miyuki Abe que tiene ahora su adaptación anime, lo que ha generado prácticamente dos reacciones opuestas: es pedofilia vs no lo es. (Cuando el manga lleva bajo el sol un par de años ya, pero bueno, el anime mueve más gente).
Pero vamos, ¿de qué va la historia?
La historia comienza con Haru (el mayor) viajando a Alberta, Canadá, donde reside su madre. Al llegar, se encuentra con que su madre ha «adoptado» a un niño medio salvaje que se siente muchísimo más cómodo entre perros que con las personas. Haru es entonces el encargado de «domar» a esta criatura, cosa que consigue. Sin embargo, Haru tiene que regresar a Japón con su familia (su padre, su nueva esposa y sus dos hermanos —gemelos—). Antes de irse, no obstante, hace una promesa con Ren: cuando sea grande e independiente, quiere que viva con él. Dejando esta promesa detrás, Haru regresa a Japón. En el aeropuerto sus padres lo están esperando, y de camino a casa en coche, se ven envueltos en un accidente del que sólo Haru sobrevive.
Pasa el tiempo y luego vemos a Haru trabajando de Host, todo para ahorrar y así poder pagar la universidad de sus hermanos. Por alguna extraña razón, pese a que Aki y Shima tienen familiares por parte de su madre, han decidido (todos en el manga, de hecho, incluido el mismo Haru) que Haru tiene que ser el responsable de ellos. Cuando parece que todo sigue su curso normal, aparece Ren reclamando la promesa que habían hecho. Haru, debido al accidente, no recuerda casi nada, y recibe a Ren cuando se le informa que sus padres lo adoptaron legalmente tres meses antes de su muerte. Obviamente, la relación ya no es la misma. Ren quiere estar con Haru, porque lo quiere, pero, ¿y Haru? Una serie de eventos hacen que Ren decida regresar a Canadá, en donde un muy afectado Haru va a buscarlo para traerlo de vuelta y así vivir todos los hermanos juntos.
Es común que Haru le pregunte
a Ren qué quiere de él. Lo cual tiene
su lógica, porque es Haru quien
no sabe lo que quiere de Ren.
Esto de base. La trama sigue creciendo a partir de esta convivencia. La relación de Haru y Ren pasa de la simple hermandad a una más sentimentalmente romántica. Ren es el maduro (en el manga, por donde va –capítulo 24 en inglés—, ya tiene 16 años, pero esta convivencia comienza con sus 14-casi 15, —y si pongo su edad es porque es el meollo de todo este escabroso asunto xD). Ren tiene claro que quiere a Haru como hombre, romántica y sexualmente. Haru, por otro lado, está loco. Su necesidad de sentirse querido es ridícula y preocupante. Detesta la soledad. De ahí que quiera mantener a sus hermanos a su lado. Para él sólo existe la familia y todos los demás, pero incluso con su familia es cerrado. Haru tiene problemas, es algo que siempre he dicho, no he venido aquí a defenderlo. A medida sus hermanos crecen sabe que tendrán que dejarlo, pero entonces aparece este chico para decirle que siempre va a estar con él y Haru se siente en las nubes, pero ¿es amor lo que siente por Ren o sólo le da a Ren lo que quiere para así no perder su compañía?
Porque hay una cosa que generalmente se obvia cuando se tiene en cuenta los ocho años de diferencia que hay entre ambos. Y es que Ren es quien hace los avances románticos, y a partir de ciertos capítulos, también los sexuales. Ahora, con esto no estoy diciendo que Haru no haya tenido parte, en absoluto, están parejos en este asunto. Muchas veces es Haru quien busca a Ren, de paso hay varios «no» ignorados y malinterpretados (la verdad sea dicha) cosa demasiado común en el mundo del manga yaoi que me crispa los nervios y hace que no sea este mi manga favorito. Además, los dos se manipulan entre ellos.
Manipulación emocional se le llama a esto.
Ren, sabiendo que Haru necesita atenciones y compañía; Haru, amenazando a Ren con dejar de tocarlo y besarlo. Esto no es para nada sano. Pero es que nadie está diciendo que este sea un ejemplo de relación sana, pero tampoco se puede decir que es un atentado en contra del género cuando el YAOI está saturado de relaciones tóxicas a las que ni siquiera se le intenta dar un trasfondo, y creo que al menos Super Lovers intenta construir sus personajes y no los deja en el aire con el típico seme-uke abusivo-abusado masculino-femenino (¡Qué cáncer puede ser el yaoi casi siempre!) Por otro lado, a mí no me parece tan idealizado todo. En los primeros capítulos sí puede que la mangaka no tuviera claro el ritmo, la trama, los personajes mismos, pero a medida avanza el manga, aunque se ha alargado sin mucho avance últimamente, las situaciones y los caracteres de los personajes van más sombríos en un grado que aunque no resulte tan claro para algunos, está presente igual.
Haru es tan inseguro que constantemente prueba el amor de Ren. Haru tiene problemas de aceptación y dependencia. 















Siempre digo que a lo mejor yo sobreinterpreto las cosas. Puede que sea el caso. Pero personalmente encuentro Super Lovers, aunque no el mejor manga, uno que al menos intenta construir sobre una base más o menos desarrollada. Y valoro eso.
Ahora, siguiendo…
En el manga, la edad de Ren es fuente de conflictos
y también sirve para entender su carácter.
Hablando de Ren, es un niño que sufrió negligencia y abuso hasta terminar en un orfanato con nadie sabiendo absolutamente nada de él. Por eso es tan pequeño (tal vez por eso a algunos les parezca de 12 cuando tiene 15). Incluso ya viviendo con sus hermanos, estos tienen que estar pendientes de su alimentación. Pasan pendientes de su crecimiento, y el mismo Ren pasa recriminándose el ser tan pequeño. Es parte de su carácter, de hecho. ¿Qué trato de decir con esto? Que no me parece que sea pequeño por el simple hecho de alimentar el morbo-shota, sino también con otra intención más clara que se vive recalcando en varios capítulos y que pesa sobre la personalidad de Ren. Y como típico adolescente, le pesa, porque se esfuerza tanto en convertirse en un adulto, y su cuerpo parece que simplemente no quiere cooperar haciendo que se frustre y cometa otras locuras. Aquí tenemos al típico adolescente que sabe que ya no es un niño pero que tampoco es un adulto, lo que hace que los adultos lo traten como niño, cosa que detesta. Ren quiere crecer y ser alguien de confianza para Haru, alguien de quien Haru pueda depender, y a quien pueda acudir cuando no se sienta bien. Creo que es una cosa que no suelen valorar en Ren, y es que él a menos tiene claro tener una relación de pareja con Haru con todo lo que esto significa, porque sabe que sólo besarse y tocarse no es lo que significa tener una relación.
Haru, como ya mencionaba, es más inmaduro en este aspecto. Es una parte del manga le grita a Ren: ¡qué eres tú para mí! Y Ren le contesta: ¡Y yo cómo voy a saber! Básicamente así se resume su relación romántica. Y Ren lo sabe. Por eso Ren se esfuerza tanto, al punto de a veces someterse al carácter infantil de Haru con tal de encontrar el camino para ser algo más para él. Es que Haru tiene problemas de dependencia, de soledad, de aceptación. Haru quiere sentirse amado incondicionalmente, y trata de esconder o minimizar todo esto detrás de su carácter infantil y complaciente con sus hermanos. Y se ve más en el hecho de que no puede dormir solo.
En cuanto a las escenas sexuales.
He llegado a pensar que la razón
por la que Haru no quiere que Ren
sea tan activo sexualmente es
porque inconscientemente ha de creer
que el crecimiento sexual y el
físico/mental van de la mano, y
no quiere que Ren crezca porque
entre más independiente más podrá
cuidarse solo, haciendo que Haru
se quede sin su labor. Si Ren ya
no depende de él, ¿qué otro motivo
tendría para quedarse a su lado?
Las hay. No ha habido sexo con penetración, pero sí sexo oral (de Haru a Ren), incluso ha llegado a penetrarlo con los dedos (un dedo) y a masturbarlo. Ha habido por aquí y por allá uno que otro «no» ignorado y malinterpretado (vicio del yaoi que en serio detesto), y sin tratar de justificar nada, que no lo hago, Ren, tal vez por su despertar tardío a veces busca estas atenciones. Él busca hacerle a Haru lo que Haru le hace a él pero éste no lo deja (porque está loco, es infantil, y está engañado en lo que respecta al sexo, y por otras cositas más. —En serio amo a Haru, ¡pero tiene problemas pues! XD). Es Ren quien le pide a Haru que tengan sexo (penetración y todos los mikis) pero también es cierto que Haru masturbó a Ren cuando Ren ni siquiera sabía que estaba excitado. ¿Qué trato de decir aquí? Que lastimosamente las escenas de sexo pueden incomodar porque siguen ciertos tópicos del yaoi que son lamentables. Con el tiempo la mangaka parecer haber caído en su error, y ha ido suavizándolos o desapareciéndolos, lo cual se agradece, porque no iban acorde con todo lo que intentaba construir con esta historia. Me parece acertada la curiosidad sexual de Ren, pero la manera en que esto es plasmado en estas escenas sexuales no. Necesita más desarrollo y una mejor perspectiva).
Porque hay que ser justos aquí. A mí me gusta el manga, me gusta el anime. Pero no voy a tomar ninguno de los dos extremos. El manga tiene sus cosas buenas y malas. No todo es bueno y no todo es malo. Y muchos de los que ataquen y defienden el manga se encasillan en sus extremos, y eso no le ayuda a nadie. (Podría ejemplificarlo pero no quiero poner imágenes explícitas).
Ren a veces toma la iniciativa.
Ahora, ¿es pedofilia, pederastia? Para mí no. No sólo por la edad (legalmente se considera en niños de 13 para abajo, en este caso sería Estupro hablando legalmente ---hasta dónde sé. Es una tema de discusión con un excompañero abogado). Con esto no quiere decir que la acepte como una relación sana o pareja, que no lo es, pero tampoco siento que incurra en el crimen de idealizarlo todo al punto de volverlo rosa extramo (este es asunto de las fujoshis, no del manga en sí, porque ellas generalmente sólo ven los brillitos y el amor y el sexo y no todos estos demás aspectos que he mencionado. Porque hay amor y sexo en este manga, pero no es su centro. Es más como un manga de madurez con toques familiares y desequilibrios emocionales (repito, no todo es bueno aquí). No consigue ser «el manga», sí, pero lo intenta. Y por como es el yaoi, pues eso ya es algo, la verdad). Porque este es el punto. No es que este tipo de relaciones no se deban o puedan plasmar, el asunto es cuando lo hacen de manera idealizada. Y tampoco digo que lo haga de manera realista o cruda (como debería ser el caso). Hay sus momentos rosas, sus momentos caricaturescos, y también hay esos pequeños momentos que te hacen dudar de todo lo anterior.  Por lo menos a mí no me interesa si Haru y Ren al fin van a tener sexo con toda la P presente. Si Ren va a crecer y a tomar la posición de seme, y demás tonterías. Me interesa más saber cuándo Haru va a encontrar el valor para enfrentar sus complejos. Cuando Ren va a descubrir que ser complaciente con Haru en todo no es la mejor forma de tratarlo, ni de conseguir su amor. O de cuando Haru va a ver que Ren es mucho más para él de lo que quiere aceptar, porque es cobarde. Quiero saber qué pasará con los demás cuando noten que la relación entre Haru y Ren van más allá de la simple dependencia nacida del temor a la soledad. Quiero que Haru enfrente su pasado y sus culpas, y que sea más abierto con quienes lo quieren. Quiero ver a Ren madurar más allá de la posesión con la que quiere reclamar a Haru para sí. «Quiero poseer a este hombre» dijo en un capítulo. Pero sigue sin saber cómo, o hasta dónde. Quiero que noten que su forma de actuar con el otro no es siempre buena. (Sé que espero mucho, pero se vale soñar).
Y así otro montón de cosas que son más interesantes que el simple sexo.
A veces las escenas de sexo se
convierten en un intento de comedia.
Los complejos de Ren y su estatura.
Creo que éste es el principal problema. Más culpa de la mangaka por no haber presentado el sexo acorde a la relación que ya estaba construyendo, y al haberlo introducido de mala manera, o al tener una mala perspectiva, o más bien una mala ejecución del interés sexual en un adolescente, todo tan lleno de tópicos (no saberse excitado, no saber sobre la masturbación, etc. Que aunque quiso «justificarlo» no lo consigue, y cae en el cliclé de todos los mangas yaoi hábidos y por haber. Tristemente). Está también el cliché del brother complex, del no es sexo si no te penetro, de la dependencia y la soledad. Y todo esto no siempre encaja como uno querría. Pero es que yo no me tomo el yaoi a la ligera y le exijo, pese a que siempre termino decepcionándome xD
El manga da para mucho más con todas las complejidades, traumas, y dependencias de los personajes. Pero igual me parece bueno. Bueno no a la manera de: ah, es tan romántico y sexi y ellos dos se aman por los siglos de los siglos, amén. Bueno a que noto una intención buena por parte de la mangaka. Una intención por construir personajes. Porque el manga es de personajes más que de trama. De hecho, a mí la parte del sexo con penetración, con espera, creo que va puesta para generar expectativa e impaciencia y tener amarrada a las lectoras, al menos no es un aspecto que me interese mucho.
En fin.
Perdón por toda esta perorata desordenada. Me puse a plasmar mis pensamientos a lo loco. Pero tengo que agregar que el manga bien lo he leído unos seis veces. Siempre tratando de encontrar estas cositas en los personajes, en los centrales sobre todos, más allá del romance y el sexo. Me gustan sus traumas, y en la manera en que uno tiene que buscarlos, porque no están plasmados tan explícitamente. (Y de ahí que yo siempre diga que lo más probable es que lo sobreinterprete todo) pero igual creo que ahí están.
Entiendo que el cliché de
que los extranjeros son bestias
besadoras es ridículo, pero los
besos de Haru a Ren cuando éste
es niño, no tienen una carga
sexual ni la malicia que le
atribuyen. Al menos no
para mí. 
Ya para terminar. La parte que sí me molesta sobre las malas críticas viene de cuando Ren es niño y Haru lo besa. Lo siento, si ven algo malo ahí está en sus cabecitas enfermas. Haru no tiene ninguna intención sexual en esta parte. Y esto sí se ve bien plasmado en los dibujos de la mangaka. Se nota cuando Haru besa como una simple muestra de cariño a cuando besa por despertar algo más en Ren. Y cuando estaba niño lo besaba por cariño. Es un tópico en sí mismo este asunto de que para los japoneses los extranjeros somos unas bestias besadoras xD Pero por más que posteen y escriban diciendo que es de enfermos besar así a un niño, lo siento. Repito: está en sus cabecitas. A estas alturas las intenciones de Haru con Ren eran cariñosas, familiares, hasta fraternales y paternales. Era Haru intentado que un niño abandonado, apartado y solo formara parte de su familia. Y hasta aquí, antes de que Ren fuera a buscarlo, antes de que Ren aceptara estar enamorado, antes de que Haru sucumbiera a algo más que besos, todo era inocente. Si ven pedofilia en esta muestra de cariño ya no es cosa del manga, porque al menos esto está bastante claro.
Y es todo.
Lo siento otra vez por tanta perorata desordenada, pero con todo y todo, creo que tenía que hablar de este manga mencionando las cosas que me parecen buenas y las que me parecen malas. No lo abordé todo, pero creo que dejo mi posición clara.
Nos estamos leyendo.
¡Saludos!

...

PD: Sí en verdad buscan una relación sana entre una pareja con diferencia de edad, lean Hana wa saku ka de Hidaka Shoko.Una joya en el yaoi. Me pone triste que este manga no sea más apreciado :’(

...

Hablemos de Super Lovers (Manga BL de Miyuki Abe)

Hablemos de Super Lovers.
¿Por qué vamos a hablar de Super Lovers? Pues, no sé. Porque deberíamos (¿)
Super Lovers en un manga BL escrito y dibujado por Miyuki Abe que tiene ahora su adaptación anime, lo que ha generado prácticamente dos reacciones opuestas: es pedofilia vs no lo es. (Cuando el manga lleva bajo el sol un par de años ya, pero bueno, el anime mueve más gente).
Pero vamos, ¿de qué va la historia?
La historia comienza con Haru (el mayor) viajando a Alberta, Canadá, donde reside su madre. Al llegar, se encuentra con que su madre ha «adoptado» a un niño medio salvaje que se siente muchísimo más cómodo entre perros que con las personas. Haru es entonces el encargado de «domar» a esta criatura, cosa que consigue. Sin embargo, Haru tiene que regresar a Japón con su familia (su padre, su nueva esposa y sus dos hermanos —gemelos—). Antes de irse, no obstante, hace una promesa con Ren: cuando sea grande e independiente, quiere que viva con él. Dejando esta promesa detrás, Haru regresa a Japón. En el aeropuerto sus padres lo están esperando, y de camino a casa en coche, se ven envueltos en un accidente del que sólo Haru sobrevive.
Pasa el tiempo y luego vemos a Haru trabajando de Host, todo para ahorrar y así poder pagar la universidad de sus hermanos. Por alguna extraña razón, pese a que Aki y Shima tienen familiares por parte de su madre, han decidido (todos en el manga, de hecho, incluido el mismo Haru) que Haru tiene que ser el responsable de ellos. Cuando parece que todo sigue su curso normal, aparece Ren reclamando la promesa que habían hecho. Haru, debido al accidente, no recuerda casi nada, y recibe a Ren cuando se le informa que sus padres lo adoptaron legalmente tres meses antes de su muerte. Obviamente, la relación ya no es la misma. Ren quiere estar con Haru, porque lo quiere, pero, ¿y Haru? Una serie de eventos hacen que Ren decida regresar a Canadá, en donde un muy afectado Haru va a buscarlo para traerlo de vuelta y así vivir todos los hermanos juntos.
Es común que Haru le pregunte
a Ren qué quiere de él. Lo cual tiene
su lógica, porque es Haru quien
no sabe lo que quiere de Ren.
Esto de base. La trama sigue creciendo a partir de esta convivencia. La relación de Haru y Ren pasa de la simple hermandad a una más sentimentalmente romántica. Ren es el maduro (en el manga, por donde va –capítulo 24 en inglés—, ya tiene 16 años, pero esta convivencia comienza con sus 14-casi 15, —y si pongo su edad es porque es el meollo de todo este escabroso asunto xD). Ren tiene claro que quiere a Haru como hombre, romántica y sexualmente. Haru, por otro lado, está loco. Su necesidad de sentirse querido es ridícula y preocupante. Detesta la soledad. De ahí que quiera mantener a sus hermanos a su lado. Para él sólo existe la familia y todos los demás, pero incluso con su familia es cerrado. Haru tiene problemas, es algo que siempre he dicho, no he venido aquí a defenderlo. A medida sus hermanos crecen sabe que tendrán que dejarlo, pero entonces aparece este chico para decirle que siempre va a estar con él y Haru se siente en las nubes, pero ¿es amor lo que siente por Ren o sólo le da a Ren lo que quiere para así no perder su compañía?
Porque hay una cosa que generalmente se obvia cuando se tiene en cuenta los ocho años de diferencia que hay entre ambos. Y es que Ren es quien hace los avances románticos, y a partir de ciertos capítulos, también los sexuales. Ahora, con esto no estoy diciendo que Haru no haya tenido parte, en absoluto, están parejos en este asunto. Muchas veces es Haru quien busca a Ren, de paso hay varios «no» ignorados y malinterpretados (la verdad sea dicha) cosa demasiado común en el mundo del manga yaoi que me crispa los nervios y hace que no sea este mi manga favorito. Además, los dos se manipulan entre ellos.
Manipulación emocional se le llama a esto.
Ren, sabiendo que Haru necesita atenciones y compañía; Haru, amenazando a Ren con dejar de tocarlo y besarlo. Esto no es para nada sano. Pero es que nadie está diciendo que este sea un ejemplo de relación sana, pero tampoco se puede decir que es un atentado en contra del género cuando el YAOI está saturado de relaciones tóxicas a las que ni siquiera se le intenta dar un trasfondo, y creo que al menos Super Lovers intenta construir sus personajes y no los deja en el aire con el típico seme-uke abusivo-abusado masculino-femenino (¡Qué cáncer puede ser el yaoi casi siempre!) Por otro lado, a mí no me parece tan idealizado todo. En los primeros capítulos sí puede que la mangaka no tuviera claro el ritmo, la trama, los personajes mismos, pero a medida avanza el manga, aunque se ha alargado sin mucho avance últimamente, las situaciones y los caracteres de los personajes van más sombríos en un grado que aunque no resulte tan claro para algunos, está presente igual.
Haru es tan inseguro que constantemente prueba el amor de Ren. Haru tiene problemas de aceptación y dependencia. 















Siempre digo que a lo mejor yo sobreinterpreto las cosas. Puede que sea el caso. Pero personalmente encuentro Super Lovers, aunque no el mejor manga, uno que al menos intenta construir sobre una base más o menos desarrollada. Y valoro eso.
Ahora, siguiendo…
En el manga, la edad de Ren es fuente de conflictos
y también sirve para entender su carácter.
Hablando de Ren, es un niño que sufrió negligencia y abuso hasta terminar en un orfanato con nadie sabiendo absolutamente nada de él. Por eso es tan pequeño (tal vez por eso a algunos les parezca de 12 cuando tiene 15). Incluso ya viviendo con sus hermanos, estos tienen que estar pendientes de su alimentación. Pasan pendientes de su crecimiento, y el mismo Ren pasa recriminándose el ser tan pequeño. Es parte de su carácter, de hecho. ¿Qué trato de decir con esto? Que no me parece que sea pequeño por el simple hecho de alimentar el morbo-shota, sino también con otra intención más clara que se vive recalcando en varios capítulos y que pesa sobre la personalidad de Ren. Y como típico adolescente, le pesa, porque se esfuerza tanto en convertirse en un adulto, y su cuerpo parece que simplemente no quiere cooperar haciendo que se frustre y cometa otras locuras. Aquí tenemos al típico adolescente que sabe que ya no es un niño pero que tampoco es un adulto, lo que hace que los adultos lo traten como niño, cosa que detesta. Ren quiere crecer y ser alguien de confianza para Haru, alguien de quien Haru pueda depender, y a quien pueda acudir cuando no se sienta bien. Creo que es una cosa que no suelen valorar en Ren, y es que él a menos tiene claro tener una relación de pareja con Haru con todo lo que esto significa, porque sabe que sólo besarse y tocarse no es lo que significa tener una relación.
Haru, como ya mencionaba, es más inmaduro en este aspecto. Es una parte del manga le grita a Ren: ¡qué eres tú para mí! Y Ren le contesta: ¡Y yo cómo voy a saber! Básicamente así se resume su relación romántica. Y Ren lo sabe. Por eso Ren se esfuerza tanto, al punto de a veces someterse al carácter infantil de Haru con tal de encontrar el camino para ser algo más para él. Es que Haru tiene problemas de dependencia, de soledad, de aceptación. Haru quiere sentirse amado incondicionalmente, y trata de esconder o minimizar todo esto detrás de su carácter infantil y complaciente con sus hermanos. Y se ve más en el hecho de que no puede dormir solo.
En cuanto a las escenas sexuales.
He llegado a pensar que la razón
por la que Haru no quiere que Ren
sea tan activo sexualmente es
porque inconscientemente ha de creer
que el crecimiento sexual y el
físico/mental van de la mano, y
no quiere que Ren crezca porque
entre más independiente más podrá
cuidarse solo, haciendo que Haru
se quede sin su labor. Si Ren ya
no depende de él, ¿qué otro motivo
tendría para quedarse a su lado?
Las hay. No ha habido sexo con penetración, pero sí sexo oral (de Haru a Ren), incluso ha llegado a penetrarlo con los dedos (un dedo) y a masturbarlo. Ha habido por aquí y por allá uno que otro «no» ignorado y malinterpretado (vicio del yaoi que en serio detesto), y sin tratar de justificar nada, que no lo hago, Ren, tal vez por su despertar tardío a veces busca estas atenciones. Él busca hacerle a Haru lo que Haru le hace a él pero éste no lo deja (porque está loco, es infantil, y está engañado en lo que respecta al sexo, y por otras cositas más. —En serio amo a Haru, ¡pero tiene problemas pues! XD). Es Ren quien le pide a Haru que tengan sexo (penetración y todos los mikis) pero también es cierto que Haru masturbó a Ren cuando Ren ni siquiera sabía que estaba excitado. ¿Qué trato de decir aquí? Que lastimosamente las escenas de sexo pueden incomodar porque siguen ciertos tópicos del yaoi que son lamentables. Con el tiempo la mangaka parecer haber caído en su error, y ha ido suavizándolos o desapareciéndolos, lo cual se agradece, porque no iban acorde con todo lo que intentaba construir con esta historia. Me parece acertada la curiosidad sexual de Ren, pero la manera en que esto es plasmado en estas escenas sexuales no. Necesita más desarrollo y una mejor perspectiva).
Porque hay que ser justos aquí. A mí me gusta el manga, me gusta el anime. Pero no voy a tomar ninguno de los dos extremos. El manga tiene sus cosas buenas y malas. No todo es bueno y no todo es malo. Y muchos de los que ataquen y defienden el manga se encasillan en sus extremos, y eso no le ayuda a nadie. (Podría ejemplificarlo pero no quiero poner imágenes explícitas).
Ren a veces toma la iniciativa.
Ahora, ¿es pedofilia, pederastia? Para mí no. No sólo por la edad (legalmente se considera en niños de 13 para abajo, en este caso sería Estupro hablando legalmente ---hasta dónde sé. Es una tema de discusión con un excompañero abogado). Con esto no quiere decir que la acepte como una relación sana o pareja, que no lo es, pero tampoco siento que incurra en el crimen de idealizarlo todo al punto de volverlo rosa extramo (este es asunto de las fujoshis, no del manga en sí, porque ellas generalmente sólo ven los brillitos y el amor y el sexo y no todos estos demás aspectos que he mencionado. Porque hay amor y sexo en este manga, pero no es su centro. Es más como un manga de madurez con toques familiares y desequilibrios emocionales (repito, no todo es bueno aquí). No consigue ser «el manga», sí, pero lo intenta. Y por como es el yaoi, pues eso ya es algo, la verdad). Porque este es el punto. No es que este tipo de relaciones no se deban o puedan plasmar, el asunto es cuando lo hacen de manera idealizada. Y tampoco digo que lo haga de manera realista o cruda (como debería ser el caso). Hay sus momentos rosas, sus momentos caricaturescos, y también hay esos pequeños momentos que te hacen dudar de todo lo anterior.  Por lo menos a mí no me interesa si Haru y Ren al fin van a tener sexo con toda la P presente. Si Ren va a crecer y a tomar la posición de seme, y demás tonterías. Me interesa más saber cuándo Haru va a encontrar el valor para enfrentar sus complejos. Cuando Ren va a descubrir que ser complaciente con Haru en todo no es la mejor forma de tratarlo, ni de conseguir su amor. O de cuando Haru va a ver que Ren es mucho más para él de lo que quiere aceptar, porque es cobarde. Quiero saber qué pasará con los demás cuando noten que la relación entre Haru y Ren van más allá de la simple dependencia nacida del temor a la soledad. Quiero que Haru enfrente su pasado y sus culpas, y que sea más abierto con quienes lo quieren. Quiero ver a Ren madurar más allá de la posesión con la que quiere reclamar a Haru para sí. «Quiero poseer a este hombre» dijo en un capítulo. Pero sigue sin saber cómo, o hasta dónde. Quiero que noten que su forma de actuar con el otro no es siempre buena. (Sé que espero mucho, pero se vale soñar).
Y así otro montón de cosas que son más interesantes que el simple sexo.
A veces las escenas de sexo se
convierten en un intento de comedia.
Los complejos de Ren y su estatura.
Creo que éste es el principal problema. Más culpa de la mangaka por no haber presentado el sexo acorde a la relación que ya estaba construyendo, y al haberlo introducido de mala manera, o al tener una mala perspectiva, o más bien una mala ejecución del interés sexual en un adolescente, todo tan lleno de tópicos (no saberse excitado, no saber sobre la masturbación, etc. Que aunque quiso «justificarlo» no lo consigue, y cae en el cliclé de todos los mangas yaoi hábidos y por haber. Tristemente). Está también el cliché del brother complex, del no es sexo si no te penetro, de la dependencia y la soledad. Y todo esto no siempre encaja como uno querría. Pero es que yo no me tomo el yaoi a la ligera y le exijo, pese a que siempre termino decepcionándome xD
El manga da para mucho más con todas las complejidades, traumas, y dependencias de los personajes. Pero igual me parece bueno. Bueno no a la manera de: ah, es tan romántico y sexi y ellos dos se aman por los siglos de los siglos, amén. Bueno a que noto una intención buena por parte de la mangaka. Una intención por construir personajes. Porque el manga es de personajes más que de trama. De hecho, a mí la parte del sexo con penetración, con espera, creo que va puesta para generar expectativa e impaciencia y tener amarrada a las lectoras, al menos no es un aspecto que me interese mucho.
En fin.
Perdón por toda esta perorata desordenada. Me puse a plasmar mis pensamientos a lo loco. Pero tengo que agregar que el manga bien lo he leído unos seis veces. Siempre tratando de encontrar estas cositas en los personajes, en los centrales sobre todos, más allá del romance y el sexo. Me gustan sus traumas, y en la manera en que uno tiene que buscarlos, porque no están plasmados tan explícitamente. (Y de ahí que yo siempre diga que lo más probable es que lo sobreinterprete todo) pero igual creo que ahí están.
Entiendo que el cliché de
que los extranjeros son bestias
besadoras es ridículo, pero los
besos de Haru a Ren cuando éste
es niño, no tienen una carga
sexual ni la malicia que le
atribuyen. Al menos no
para mí. 
Ya para terminar. La parte que sí me molesta sobre las malas críticas viene de cuando Ren es niño y Haru lo besa. Lo siento, si ven algo malo ahí está en sus cabecitas enfermas. Haru no tiene ninguna intención sexual en esta parte. Y esto sí se ve bien plasmado en los dibujos de la mangaka. Se nota cuando Haru besa como una simple muestra de cariño a cuando besa por despertar algo más en Ren. Y cuando estaba niño lo besaba por cariño. Es un tópico en sí mismo este asunto de que para los japoneses los extranjeros somos unas bestias besadoras xD Pero por más que posteen y escriban diciendo que es de enfermos besar así a un niño, lo siento. Repito: está en sus cabecitas. A estas alturas las intenciones de Haru con Ren eran cariñosas, familiares, hasta fraternales y paternales. Era Haru intentado que un niño abandonado, apartado y solo formara parte de su familia. Y hasta aquí, antes de que Ren fuera a buscarlo, antes de que Ren aceptara estar enamorado, antes de que Haru sucumbiera a algo más que besos, todo era inocente. Si ven pedofilia en esta muestra de cariño ya no es cosa del manga, porque al menos esto está bastante claro.
Y es todo.
Lo siento otra vez por tanta perorata desordenada, pero con todo y todo, creo que tenía que hablar de este manga mencionando las cosas que me parecen buenas y las que me parecen malas. No lo abordé todo, pero creo que dejo mi posición clara.
Nos estamos leyendo.
¡Saludos!

...

PD: Sí en verdad buscan una relación sana entre una pareja con diferencia de edad, lean Hana wa saku ka de Hidaka Shoko.Una joya en el yaoi. Me pone triste que este manga no sea más apreciado :’(

...

Esto no es crítica: Los chicos de las taquillas de Ryu Murakami.

Esto no es crítica
Los chicos de las taquillas de Ryu Murakami

Los chicos de las taquillas es la cuarta novela que leo del escritor japonés Ryu Murakami (mis otras lecturas han sido: Piercing, Sopa de miso y Azul casi transparente); con esto, cualquiera supondría que estaría más o menos preparada para enfrenar cualquier cosa que el escritor me aventara. Y bueno, casi...


Los chicos de las taquillas nos presenta a Hashi y a Kiku, dos huérfanos que, curiosamente, no sólo fueron a parar al mismo orfanato sino que también fueron adoptados por la misma familia, creciendo como hermanos. Esto no es lo más curioso, sin embargo, dado que el lazo que más los une es otro: ambos fueron abandonados por sus madres, encajonados, un día de verano como cualquiera, en un par de taquillas. Esta circunstancia tan especial definiría el camino de ambos chicos, sumergiéndolos en una vida aparentemente absurda y sin sentido.

Sip, estas son las benditas taquillas xD


Otra circunstancia que destaca es el hecho de que, tan problemáticos como son ambos, las monjas deciden que reciban atención psiquiatra juntos, en donde uno de los tratamientos consistía en encerrarlos a oscuras acompañados únicamente por la grabación del sonido del latido de un corazón humano. Kiku, pero sobre todo Hashi, se verá sumamente influenciado por este sonido, al punto de buscarlo de las maneras más extrañas y ocurrentes.


La relación entre Hashi y Kiku es algo más clara al inicio tornándose un tanto ambigua en el momento en que Hashi decide dejar el hogar y viajar a Tokio en busca de su madre. Cuando Kiku lo encuentra, Hashi es todo un chapero consagrado a punto de iniciar su tan anhelada carrera musical, la cual inició precisamente debido a la búsqueda de ese sonido que ambos escucharon y qué tanto los tranquilizó en su momento. Por otro lado, la obsesión de Kiku es la datura, una sustancia altamente peligrosa capaz de generar en las personas una ira y un descontrol extremo. Kiku lo quiere para destruir Tokio, dejarlo en blanco, mudo. Así, cada uno de los hermanos toma su camino, el que se ve entrelazado en varios momentos de la historia aunque de una manera que no es precisamente fraternal.


Los dos se encontrarán con personajes igual de absurdos: Gazelle, el motero barbudo que conocen en la ciudad minera abandonada. Neva, la estilista a quien le removieron los senos. Anémona, la joven modelo con un cocodrilo como mascota. D, el productor musical. Yamano, Nakakura, Hayashi, entre otros. Todos son un punto de apoyo para los propósitos de ambos protagonistas y se puede decir que sólo aparecen para cumplir esta función: para recordarle algo a cada uno de ellos, ya sea bueno o malo.


El final llega a ser un tanto desconcertante y vago. Aunque, en intensidad, un poco más leve que el resto de la obra. Aunque esto no quiere decir que sea malo, simplemente es un final abierto a la interpretación.


Murakami logra con Los chicos de las taquillas una unión curiosa entre lo cotidiano y lo absurdo, tal vez de una manera no tan sutil, pero igual de efectiva. Ciertos sucesos resultan hilarantes y totalmente desproporcionados considerando la realidad circundante, hay cierta explosividad en ellos, como si se pisara una mina terrestre, no queda más que la resignación, ver cómo los sucesos se desencadenan a partir de ahí jamás tomando el rumbo que uno quisiera, pero que, una vez sucedidos, encontramos aceptablemente lógicos.  


Los chicos de las taquillas fue una lectura extensa, que decayó una o dos veces aunque no de manera tediosa, no fueron más que puntos intermedios para hilar la aguja y seguir tejiendo; se levantó y me atrapó de una manera un tanto vaga, pues en varias ocasiones me tomó más de un minuto asimilar lo que estaba sucediendo, sorprendiéndome y encantándome, haciéndome reír (el humor negro de Murakami está en su punto en esta novela), extrañándome; esta lectura fue como una montaña rusa (aunque nunca he subida en una) y podría señalar fácilmente cuatro o cinco acontecimientos que me elevaron hasta lo máximo, sumiéndome enseguida en una caída lenta, ideada únicamente para ir preparando el terreno para el próximo subidón.

Lectura entretenida, curiosa, y altamente contagiosa. No la recomendaría para aquel que quiere iniciar con este escritor (yo siempre recomiendo Piercing antes que otra cosa) pero si igual alguien quiere echarle una miradita no pierde nada. Tal vez lo atrape, tal vez no, de todas formas, no quedará indiferente.


Esto no es crítica: La puerta de Natsume Soseki.

Esto no es crítica:

La puerta de Natsume Soseki


A Soseki comencé a leerlo con Soy un gato (es casi obligación comenzar así) y a partir de ahí continué con lo primero de él que se me atravesara. Uno lo tiene un tanto difícil cuando se trata de los clásicos de la Literatura japonesa, e igual con la literatura contemporánea, así que es normal contentarse con lo que se encuentre. Fue por esto que, pese a que La puerta es la novela con la que termina esta trilogía, hasta donde sé, sin nombre (y es que en los prólogos y estudios previos de estas obras siempre lo mencionan así), yo comencé con la  segunda novela, Daisuke. Daisuke es un joven que se está adentrando en la vida en sociedad, sin éxito alguno, que se vuelve a encontrar con una mujer de su pasado; es una novela sentimental sobre la madurez emocional y social de las personas, así como de las decisiones personales: el yo contra la sociedad. Luego continué con Sanshiro, que es la primera. En esta novela se ve este choque cultural entre lo tradicional y la modernidad que trajo consigo la apertura al exterior (Soseki mismo vivió esta transición por lo que siempre resulta tema en sus novelas), aquí de paso Soseki aprovecha a hacer una crítica (y tiene una manera bastante simpática de hacerlo) de la sociedad intelectual de esa época.
Así que mi esquema fue 2-1-3, sin embargo, aunque a estas obras se les considera una trilogía, más que una continuidad regida por la trama nos encontramos una continuidad temática. Con Sanshiro vemos la etapa de juventud, cuando la persona comienza a formarse. En Daisukevemos la obligada integración a la sociedad, y con La puerta, entonces, nos encontramos en el periodo de madurez.
Me gustaría hablar de las tres novelas pero las primeras dos las leí hace tiempo, por lo que me centraré completamente en La puerta, que terminé de leer hace cosa de dos días.
En La puerta conocemos a Sōsuke, un hombre joven (aunque por su forma de comportarse y estilo de vida parece viejo, pese que al inicio de la novela declaran que apenas tiene 10 años más que su hermano menor, quien en ese entonces estaba por culminar sus estudios secundarios) que lleva un matrimonio tranquilo con Oyone. Esta relación resalta curiosamente en la novela por la armonía entre ambos personajes. Sōsuke acude a su trabajo diligentemente, y disfruta plenamente el domingo, el único día que puede descansar. Sōsuke no vive cómodamente, en varios momentos mencionan lo difícil que es llegar a fin de mes, y la situación empeora al morir su tío, ya que este estaba a cargo de la educación de su hermano menor, Koroku. Sōsuke, sabiendo que son pocas las soluciones que puede aportar (y en parte sintiendo culpa por dejar que su tío dispusiera de la herencia de su padre cuando este murió, perdiendo todo el dinero en inversiones dudosas) decide alojar a su hermano en su casa, al tiempo que entabla negociaciones con su primo ya que es indispensable que Koroku termine sus estudios (más por insistencia de Koroku, aunque no se vislumbra en la obra un verdadero interés académico-intelectual de su parte).  La relación de Sōsuke con su hermano es un tanto fría y apartada, y lo mismo con Oyone, ya que Koroku no la aprecia mucho.
Otra relación que surge en el desarrollo de la novela es la de Sōsuke con su casero, Sakai, un hombre aparentemente culto que disfruta de una vida tranquila en compañía de su familia. Al inicio Sōsuke escuchó varios rumores sobre las excentricidades del casero, pero al conocerlo se dio cuenta de que al final sólo había sido eso, rumores. A través de esta relación Sōsuke tiene un indeseado encuentro con su pasado, con ese gravísimo pecado que Oyone y él mencionan haber cometido y por el cual se aislaron de su familia y de la sociedad en general (y que sólo es aludido pero jamás especificado ni aclarado en la obra), lo que hace que se recluya, durante diez días, en un templo Zen. Este retiro, sin embargo, no da exactamente el resultado deseado, aunque tampoco puede considerarse del todo un fracaso. Sōsuke regresa a su casa, y al lado de su esposa, se dedica a observar el paso de las estaciones.
Lo que más me resultó curioso a mí fue la relación entre Sōsuke y Oyone ya que son retratados como un matrimonio sólido alejado de las conveniencias sociales y con una complicidad y una compenetración que no suele verse en la literatura japonesa (o al menos en la que yo he leído). Y aunque no se desvela del todo a lo largo de la obra se van notando los acontecimientos que hicieron que la complicidad entre ambos personajes resulte tan fuerte, teniendo su base en el «pecado» cometido. Resultó tan refrescante leer la preocupación de Sōsuke cuando Oyone cayó gravemente enferma, y al mismo tiempo notar como Oyone siempre quería estar sonriente y dispuesta para su esposo sin hacerlo parecer una obligación conyugal, quería ser así para él. El hecho de comprarle tela cara para un kimono, pensar en ella constantemente, como cuando salió y vio en las tiendas prendas que le hubiera gustado regalarle. O cuando tuvo ese encontronazo con el pasado, su interés ferviente por ocultarlo para no hacerla sufrir. A pesar de ser un matrimonio sin hijos (4 hijos muertos, dos antes de nacer siquiera) y aunque esto pese, sobre todo a Oyonen (quien lo ve como una especie de «purga» por el pecado cometido), funcionan perfectamente como un matrimonio, incluso sigue pareciendo así cuando se pone en contraste con la familia de Sakai.
Me gustaría hablar más al respecto pero los spoilers son malos y es mejor dejar una chispa de curiosidad para que se animen a leerla.
En La puerta, como en todas las obras de Soseki hay un enfrentamiento entre el yo y la colectividad. Hay que recordar que desde siempre Japón ha tenido una visión colectiva, pero con su apertura al mundo comenzaron a plantearse estas cuestiones, a considerar un poco más el yo, lo que, obviamente, desencadena muchos conflictos. Esto se nota específicamente en La puerta, en varios aspectos. En primer instancia, el lugar donde el matrimonio vive. Es una casita vieja que queda debajo en un barranco, haciendo alusión a que en cualquier momento su vida aislada puede caerles encima y destruirlos. Y el conflicto se ve en que, este aislamiento es una clase de castigo autoimpuesto por el pecado cometido. Se casaron y se alejaron de parientes y amigos y de todo lo relacionados con ellos. De esta misma manera aceptan el hecho de que no pueden tener hijos. Y sin embargo, la paz con la que viven no es falsa. La confianza y respeto mutuo no es falso. Y de hecho, todo estaba bien y de no haber sido por el problema con la manutención del hermano (un problema del exterior) su vida habría seguido desarrollándose sin contratiempos, ya que es el hermano quien de alguna manera la recuerda a Sōsuke que hay un mundo allá afuera, ya que fueron las preocupaciones monetarias las que hicieron que conociera mejor a Sakai, entre otras cosas, y así Sōsuke volvió a levantar su mirada hacia el mundo más allá de su vida matrimonial y su trabajo, lo que significaba, por supuesto, el inevitable encontronazo con su pasado. Entonces aquí se ven reacciones iguales y opuestas: ellos abandonaron la vida en sociedad, la sociedad los abandonó a ellos, y con todo y todo, ambas situaciones existen lado a lado,  por más que una quiera negar la existencia de la otra y viceversa.

En fin. La puerta ha sido una lectura bastante entretenida y enriquecedora. No es algo que sorprenda, si viene de la mano de Soseki. Lectura sutil, simbólica, sentimental a la manera japonesa, y bastante relajante. Deja con una sensación de paz (a pesar del cumulo de miedos e inseguridades en las que se ve envuelto el protagonista) y, tal como narra el párrafo final, con una sensación de continuidad, porque la vida no se detiene.


Esto no es crítica: Cumbres Borrascosas de Emily Brontë

Esto no es crítica
Divagando: Cumbres Borrascosas de Emily Brontë


Hace cuestión de un par de días releí (en un solo día debo decir) Cumbres Borrascosas. Desde la última vez que lo leí han pasado casi diez años, por lo que prácticamente fue como leerlo por primera vez. Lo releí porque últimamente me he topado bastante (y no de buena manera) con el apellido Brontë. Y lo leí, porque suelen catalogar Cumbres Borrascosas como novela romántica, y ciertamente no recordaba muchas cosas, pero sí que recordaba que éste no es el caso. Cumbres Borrascosas, para mí, tiene de romántico lo que un perro tiene de pesimista.

Evitaré, tanto como me sea posible, no ser tan detallista, por si alguien no ha leído la novela y quiere hacerlo.

Cumbres Borrascosas cuenta la vida de Heathcliff y Catalina a través de los relatos de Elena, una mujer que ha llevado toda una vida de servidumbre y que ha tenido que soportar el carácter tan explosivo de todos sus amos. Las relaciones en esta novela son tormentosas, apasionadas y destructivas. Heathcliff y Catalina se llevan de encuentro a todo aquel que se interpone en su camino, sin percatarse de que son ellos mismos los únicos y verdaderos obstáculos en sus vidas.
El protagonista, Heathcliff, atraviesa una niñez desafortunada después de ser adoptado por el Sr. Earnshaw. Esto marca su carácter prácticamente para siempre. Lo único rescatable de esta infancia tan tormentosa llena de maltratos y abusos, es su relación con Catalina. Al punto que ambos se hacen inseparables, cosa que no fue bien vista por nadie más. A medida ambos fueron creciendo la relación se fue estrechando, pero todo cambia cuando, debido a un accidente, Catalina debe pasar tiempo en casa de los Linton. (Y cortaré aquí para no dar más spoilers).
El tema principal de la novela es la venganza. Una venganza visceral nacida del desprecio, del abuso, del maltrato y del rechazo. Esta venganza viene de manos de Heathcliff, y la lleva a cabo con especial maestría.
Heathcliff, como personaje, es lo más odioso que uno se puede encontrar en mucho tiempo. Sus únicas muestras de afecto, de algo parecido al cariño o a la simpatía, las recibe Catalina, pero incluso es severa con ella por su rechazo, porque no acepta de buena manera, y al mismo tiempo no puede alcanzar a odiarla, por ser la única que en realidad interfirió en su felicidad. Heathcliff no se corta a la hora de hacerle daño a los demás, de despojarlos de lo que más quieren, de apropiarse de todo cuanto ve para perfeccionar su venganza porque este es su motor, sin ella no es nada, no existiría. Heathcliff va por la vida odiando, golpeando, abusando, destruyendo, etc. Y no le importa. No enfrenta ni el más leve remordimiento, y sin embargo, a lo largo de la novela, tiene pequeñas señales de algo que puede caracterizarlo como humano, como cuando llora en la habitación de Catalina, o para el final, aunque más que arrepentimiento, fue resignación y entrega.
Catalina, por su parte, es caprichosa, molesta, mandona, melodramática, manipuladora, etc. Decide no unir su vida a Heathcliff, y sin embargo, prácticamente obliga a todas sus personas cercanas a que lo acepten (pese al horrible comportamiento de éste con todo aquel que no sea Catalina e incluso con ella) y que respeten su posición a su lado.
La relación entre ambos es tormentosa y autodestructiva. Se dicen amar pero su  forma de ser, consigo mismo y con los demás, impide que entre ellos las cosas se den bien. Ambos son orgullosos, pedantes, no están dispuestos a dar el brazo a torcer. De verdad que frustra (o al menos a mí me frustró) verlos interactuar. Frustra cómo tratan a los demás y cómo reaccionan ante las cosas. Yo pienso que Emily Brontë mientras escribía, pensó: ya hay demasiados personajes buenos, me toca a mí escribir un par de gente odiosa.

(Hace poco leí en una novelita de esas modernas, que utilizaban a Heathcliff y Catalina como ejemplo de relación, como tratando de justificar la permanencia en esas relaciones tormentosas. Bueno, pues que vaya a leer la novela -que parece que no lo hizo- para ver cómo se desarrolla la vida no sólo de los protagonistas, sino también de todos quienes los rodean).

Estas relaciones tormentosas con estos personajes tan insoportables (aunque ni Heathcliff ni Catalina son planos, no como los personajes de las novelas románticas modernas –juveniles y eróticas-) parece que han servido de pauta, porque esta dinámica está siendo bastante utilizada últimamente. Pero no nos engañemos, si hay alguien que catalogue Cumbres Borrascosas como novela romántica es que no la ha leído o no pasó de los primeros tres capítulos. La visión de los acontecimientos en esta novela no está idealizada. El carácter tan negativo de ambos personajes principales, tan dañino, no es adornado con buenas intenciones o mentirillas blancas en aras de los intereses de la persona amada. Lo hacen porque anhelan, más que todo, poseer eso que quieren. Lo hacen porque disfrutan de la venganza. Lo hacen porque no les importa nadie más. Es por eso que, aunque uno llega a aceptar que ambos personajes se quieren a su manera loca, con todos sus defectos (cualidades no vi por ningún lado), con su orgullo encarnado y su egoísmo, se sabe también que no hay manera de que esas dos por personas, amándose cómo dicen que se aman, terminen juntos con un final más o menos positivo.
Cumbres Borrascosas es una novela breve pero que desarrolla bastante bien la psicología de los personajes. Estos distan mucho de ser perfectos, incluso en su maldad incompleta. La dinámica en casi todas las relaciones es dañina. No idealiza nada: ni la vida matrimonial, ni en familia, tampoco la vida en el campo, ni la vida de una persona de clase acomodada.
En fin, que si alguien se acerca a Cumbres Borrascosas buscando leer una novela agradable para pasar el rato con una pizca de romanticismo, debería ir a buscar otra cosa. Ahora, si quieren relaciones tormentosas, personajes con caracteres dañinos, acomplejados, en donde impera el egoísmo y la venganza, ¡pues adelante!
Aunque, con todo y esto, Cumbres Borrascosas tuvo un final feliz.




Esto no es crítica: GREY (o de cómo me torturo a mí misma.)

Leí “Grey” a petición de mis chicas de Facebook (las amo aunque no lo parezca) y la verdad es que no pude llegar muy lejos. Sin embargo, dado que los primeros capítulos son un descarado Copy Page de la primera parte de 50 sombras (50M, como le digo yo) tampoco es que me perdí de la gran cosa. (Y, en general, digo ¿qué hay que perderse de esa saga? Felices aquellos que se mantuvieron y mantienen al margen). Por cierto, ya tengo una entrada en la que hablo de 50M. AQUÍ.
Pero antes, quiero hacer un par de aclaraciones.

Este post va exactamente cómo lo escribí en un estado en MI Facebook. Terminaba de leer lo último que pude de “Grey” y aparte del cansancio, estaba explotada, por eso van ciertas expresiones que pueden resultar ofensivas. No quise cambiarlas porque obedecieron a un estado de ánimo inmediato, lo que por sí mismo ya dice mucho de la lectura y lo que me produjo, y por eso hago esta aclaración. No creo, quiero agregar, que todas las lectoras que disfrutaron de esta novela, o que la leyeron completa sean mediocres (como digo más adelante) lo que me resulta mediocre es que se empeñen en defender algo que no existe. Que ignoren tan deliberadamente esos indicios tan claros en el comportamiento abusivo y controlador de Grey, o que escondan esto detrás de un BDSM que de BDSM no tiene nada; me parece una especie de autosugestión porque en el fondo comprenden que esto está mal, sólo no quieren aceptarlo. Pero esta es sólo una impresión mía, una impresión un tanto superficial, si cabe, pero es que no logro concebir tanta aceptación de comportamientos tan dañinos de ninguna otra manera. Cuando apelan a la típica “es ficción” me indigno todavía más, porque puede ser ficción, pero las ideas que trasmite no lo son. Y no hace faltar ser un genio del psicoanálisis para saber que no siempre tenemos control sobre las idas que absorbemos diariamente. Muchas se implantan en el inconsciente y ahí se quedan y nosotros ni cuenta nos damos de esto, ni siquiera cuando nos comportamos o juzgamos de acuerdo a estas ideas. Ejemplo típico: un comercial de televisión. ¿Por qué nos da ganas de beber CocaCola (o cualquier refresco) después de ver un bonito comercial? ¿Por qué el campo de la Publicidad ha crecido tanto últimamente? ¿Por qué compramos cosas que no necesitamos? No se engañen, gente. Las ideas nos sobreviven.
Y por último: leer cualquier cosa así por así no es bueno. Leer con criterio es lo aconsejable. Siempre.
Dicho esto, los dejo con el post en cuestión.

:::

Pues se acabó Grey para mí. ¿Recuerdan que cuando leí 50M vivía comentando lo cansada que me dejaba? Bueno, pero al menos esto comenzó a calarme en serio hasta más o menos la mitad del libro. Con Grey fue mucho antes. Quizás fue por lo repetitivo del asunto, que me remitía a esa primera experiencia, lo que le sumó peso a la ya agonizante carga que supone leer a esta mujer; o quizás fue porque Grey resulta muchísimo más insufrible que Anastasia, ¡quién lo diría! ¬¬
La escritora, por otro lado, además de abusar de la repetición (todo es un descarado copy page) ni siquiera se esmeró por cambiar el punto de vista de los acontecimientos, la carga moral, emocional de los mismos. Que sería lo obvio, por supuesto, tratándose de dos personas diferentes. Pero no. Resulta que Anastasia es buena leyendo a la gente (claro, claro xD). A lo que me refiero es que la impresión que queda es la misma, y de nada sirve que el narrador sea uno o sea el otro. Tampoco que esperara la gran cosa, claro (es James) pero resulta básico sopesar la idea porque, ¿no se supone que era esta la intención al publicar un libro narrado por Grey? Ah no, claro que no. Vender era lo que quería. Hay que explotar a la gallina de los huevos de oro. Hay que ir a destazar a la pobre.
Grey es la personificación del machismo puro, ese que de vez en cuando se disfraza de caballerosidad, de amor, de preocupación. Pero aparte de contadísimas ocasiones, todo en él resulta obvio, todo su abuso y control está plasmadito literalmente en cada página. Y es que uno creería que si hay tantas mujercitas suspirando por él era porque la escritora utilizaba un lenguaje un poco ambiguo, o que las situaciones en sí mismas resultaban ambiguas; pues ni una cosa ni la otra (y en serio, la James no da para nada más, es hueca) todo está clarito, clarito. Lo que me hace temer por la mujer promedio (la mujer disque lectora que sólo lee estas mierdas y todavía tiene el descaro de defenderlas y catalogarlas de Literatura). No concibo yo que una mujer, al planteársele una situación tan clara, tan directa, tergiverse los acontecimientos tan consientemente, al punto de que siempre le terminan pareciendo románticos. Porque los acontecimientos, el supuesto cortejo por parte de Grey resulta espeluznante, y esto suavizándolo un poco. Estamos hablando de acoso, rastreo, investigación detallada de su vida, su trabajo, sus estudios; control de lo que come, de lo que dice, de lo que hace y con quién. Y resulta exasperarte el recursito que utiliza la James para introducir siempre esto, porque al final de cada párrafo, después de líneas enteras de ese deseo por parte de Grey por controlar, por poseer, por dominar, por subyugar, humillar, etc. todo termina con un "a saber qué habría pasado si yo no hubiera intervenido? No podía dejarla sola, estaba en peligro. Etc.". Que una mujer se empeñe tanto en disfrazar su machismo resulta increíble, y más increíble resulta porque no lo consigue ni medianamente bien, e incluso con esto, las lectoras caen redonditas ante los supuestos encantos de seductor del Sr. Grey. Y yo de: WHAT.
Otra cosa, la facilidad con la que Grey reacciona ante avances sexuales por parte de Anastasia, esos que no son más que fantasías suyas, porque la tipa es un pan blanco, una tortilla sin sal, etc.; a algunas lectoras de esta saga le resultará romántico, a lo "mira, lo pone loquito, sólo se excita así de fuerte por ella" o no sé, algo así intuyo, porque yo no tiendo a relacionar la excitación sexual y el amor tan rápidamente, todo lo contrario. Pero parece que aquí este es el caso; pero retomando la idea inicial, al hacer que Grey sea tan fácilmente excitable, en lugar de conseguir lo que ya mencionaba, sólo lo hace parecer como un puberto, alguien inexperto en el sexo, con poco control sobre sus impulsos. Y no creo que esa sea una imagen beneficiosa para un disque dominador. Así que en lugar de fortalecer el carácter del personaje, lo debilita.
El cúmulo de incoherencias que es este personaje se debe a la mediocridad de la autora al querer atribuirle una complejidad que no existe en ningún lado. No la busquen, no la encontrarán. Su supuestos traumas de la infancia y adolescencia podrían servir para enriquecer un poco al personaje, pero dado que sólo están usados para apelar a la sensiblería barata de las lectora mediocres (pues, quién más leería esto tan religiosamente? Quién más lo catalogaría como le obra cumbre del erotismo moderno?) resulta insustancial. Soso. Un desperdicio enorme de letras y de papel. Y, por otro lado, no se debería usar como recurso cuando no se sabe manejar bien. Los traumas de alguien no le dan carta blanca para andar jodiendo libremente a quien se le antoje y luego salir asombrosamente aireado del asunto porque, ya saben, "pobrecito".
Podría seguir y seguir con esto, pero estoy, literalmente (no exagero) cansada de este tema. Lo poco que leí ayer hizo que durmiera casi doce horas, y sigo cansada y con sueño. Además, como notarán, no dije nada nuevo. xD
Seiren.


PD: Tambíen creen en álbum con citas y anotaciones. Es de dominio público (?) xD


De todo aquello que no es un «conti plz!» (Originalmente publicado en La hora del desmadre).

Hola, gente hermosa. Esta vez les vengo a compartir un artículo que escribí para el Blog: La hora del desmadre. Blog creado por y para personas medio locas que están cansadas de la forma en que funcionan los fandom y el fanfiction en la actualidad (entre otras cosas). Quedan cordialmente invitados a visitarlo.
El artículo nació a partir de algo que me ha estado pasando bastante últimamente: mis comentarios le resultan ofensivos a las personas. Ahora bien, aunque es cierto que escribo comentarios dejando de lado cualquier tono afectivo, empático, ofensivo, etc., si tiendo a escribirlos con cierta seriedad, cuando se puede. Otros comentarios, en cambio, son producto del típico fangirleo, lo que tampoco tiene que ser algo malo, aunque a veces uno deje que la emoción por la historia gane. Uno como lector puede reaccionar de distintas maneras, las personas que escriben no tienen mucho poder sobre esto y creo que, en lugar de lamentarse, ofenderse o sufrir, lo mejor es aprender de estas experiencias tan variadas. (Me incluyo) Aunque sí es cierto que a veces resulta un poco difícil. 
Sin agregar más, espero que el artículo sea de su agrado. Me gustaría también saber su opinión al respecto.
De antemano, muchísimas gracias por leer. 
Saludos.

La entrada original la pueden encontrar en el blog La hora del desmadre AQUÍ (en serio, échenle una miradita al blog, es joven, pero tiene artículos muy interesantes).




De todo aquello que no es un «conti plz!»



Con tantas plataformas de publicación gratuita no resulta extraño que la escritura, como afición, se encuentre en uno de sus momentos más importantes. La atención que pueden llegar a alcanzar personas que publican en sitios como Wattpad, Fanfiction.net, Fictionpress, etc., puede resultar abrumadora y hasta un poco descabellada tomando en cuenta que la mayoría sólo ve en esto una suerte de pasatiempo (sin  mencionar a aquellos que han terminado siendo publicados). La escritura es una pasión que desean compartir con los demás. El alcance y el éxito varía, por supuesto, pero igual resulta ingenuo calificar de «escritor» o de «novela exitosa» a una persona/trabajo basándose únicamente en la cantidad de lecturas o comentarios que recibe. La Literatura como arte exige criterios mucho más maduros y estrictos que deben ser respetados, y aunque el facfiction es un fenómeno literario, hay ciertas licencias que lo hacen más accesible y menos escrupuloso; sin embargo, la mayoría del tiempo esto depende más de la persona que se dedica a escribir fanfiction, su grado de compromiso y seriedad, que de las bases que sustentan al género.
Pero una cosa en las que sí se suele coincidir es en la retroalimentación. No se debe olvidar que sin esta  la comunicación como tal no existe, y muchas veces la intención de la persona que escribe fanfiction es crear una conexión entre su trabajo, sus ideas y la de los demás, es decir, crear un puente que comunique a personas con gustos similares para compartir y ampliar horizontes. Y cuando se habla de fanfiction la forma de retroalimentación más común son los comentarios.
No resulta extraño encontrar, al final de cada capítulo, anotaciones por partes del autor tales como: «los comentarios son bienvenidos», «si les gustó, no olviden comentar», etc. Varían según la creatividad de la persona y el grado de atención que deseen despertar en el lector; pero, al final del día, todos significan lo mismo: escribe un comentario/opinión/crítica por favor.
Las personas que piden comentarios generalmente lo hacen porque esperan recibir el tipo de crítica que los ayudará a mejorar, o que al menos ayudará a formar un criterio  mucho más amplio en lo que respecta a su propio trabajo. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos el fanfiction es un simple pasatiempo, esto no significa, de ninguna manera, que no se tome con seriedad. Por otro lado, también hay personas que piden comentarios, más que para mejorar, para calcular el grado de aceptación que tiene su trabajo, y así decidir si seguirán esforzándose en ello o no.  Lo que se rescata aquí es que las personas que escriben fanfiction y piden comentarios lo hacen por motivos muy diversos. De la misma manera, las personas que comentan tienen sus propias razones.
Siempre se está hablando de los «lectores fantasmas», es decir, esas personas que leen pero que nunca comentan. Esto es claramente apreciable en los datos estadísticos proporcionados por los distintos sitios de publicación gratuita. La relación lectura-comentarios generalmente suele ser desproporcionada, lo que tiende a generar, en algunos casos, un sentimiento de  inseguridad en los autores puesto que no hay un claro indicador de que se esté  haciendo un buen trabajo, lo que tiende a orillar sus pensamientos hacia el extremo contrario. Aquí entra en juego la madurez del autor y su criterio personal. Si se ha estado en este mundillo del fanfiction lo suficiente es fácil reconocer  que una gran cantidad de comentarios rara vez suele ser sinónimo de calidad.
Sin embargo, así como se necesita madurez y criterio para comprender y aceptar la escasez de comentarios, se necesita lo mismo para comprender y aceptar la situación inversa. Cuando un autor recibe comentarios en cantidades considerables debe tener la sensatez suficiente para clasificarlos y calificarlos, y a partir de ahí determinar la utilidad de los mismos más allá de ese inconsciente soplo inflama egos tan buscado pero, a la larga, tan poco útil.
Es común ver en historias con aceptación masiva comentarios aparentemente clonados y sus diversas representaciones: «conti plz!» «Me ha encantado la historia, continúala» «Actualiza pronto» «Amo a X y a Y» «Asdasdsdasd» etc. Es más, de realizarse un estudio estadístico las probabilidades de que este tipo de comentarios impere sobre otros más críticos y elaborados sería altísima, por no decir total. Estos comentarios se han convertido prácticamente en lo único que una persona que publica su trabajo espera recibir, haciendo que se cierre o que adopte una postura defensiva cuando recibe opiniones mejor fundamentadas. Y es que se tiene la idea errónea de que aparte de estas expresiones de entusiasmo (válidas, a pesar de todo) la única forma de crítica aceptable son las observaciones sobre faltas ortográficas y/o gramaticales. De hecho, sólo falta una miradita en una historia popular para notar que, cuando hay críticas, estas sólo abarcan los criterios mencionados.
La verdad es que una crítica bien fundamentada versará no únicamente sobre la forma del texto que se acaba de leer, sino también sobre el fondo. No se hablará aquí sobre teorías literarias para no alargar el artículo, basta con dejar claro que una crítica abarca, entre otras cosas, las siguientes: ortografía y gramática (como ya se mencionó y que es prácticamente lo único que suele considerarse), tiempo, personajes, trama, espacio, estructura, manejo de otros recursos narrativos y estilísticos, conocimiento y dominio de la temática y del género, y un gran etcétera. Al ser el fanfiction un poco menos formal en este sentido, el lector prácticamente puede comentar sobre lo que quiera, y su comentario tendrá valor dependiendo de lo bien sustentado que esté.
Un ejemplo (grosso modo):
Me ha encantado la historia, me parece bastante interesante. Sólo me gustaría hacerte un par de observaciones: revisa el uso de qué y que, porque noté que tienes problemas al utilizarlos. También me percaté que tienes problemas con la acentuación de los verbos en pretérito, ejemplo: recibió, habló. Ah, y otra cosa, me pareció que X estaba algo fuera de personaje (OOC) la verdad me parece que hubiera actuado más así que así. El enamoramiento de Y se percibió bastante forzado, creo que fue porque apresuraste los acontecimientos al final, y eso le quitó credibilidad. Z me parece un personaje débil, que le falta carácter, comparado con X y Y ha tenido muy poca evolución, además la mayoría del tiempo parece estar de más, al menos por el momento no veo su aporte a la trama. Y qué bueno que has remontado, porque en los últimos capítulos la trama fue débil, hubo poco avance, los personajes se quedaron estancados, no parabas de redundar en lo mismo, como si lo hicieran sólo para rellenar y que el capítulo quedara largo. Y por último, no olvides documentarte mejor, porque tal y tal cosa no es de tal cultura, además cuidado con los arcaísmos, abusas del pleonasmo y del símil, y deberías variar un poco más los verbos de acción.  Muchos ánimos, la historia promete y espero la continuación con ansias.

Como se mencionaba con anterioridad, esta clase de críticas/opiniones/comentarios elaborados es cada vez menos común, lo que hace que los autores se cierren o los tomen como comentarios ofensivos o ataques (incluso llegan a considerarlos personales), descartando sin una segunda mirada, el aporte del mismo; todo lo que no sea un «conti plz!» inevitablemente despertará sospechas, lo cual  hará que automáticamente adopten una postura defensiva en lugar de una más abierta, cuando debería ser este último el caso dado que un comentario de este tipo muestra el más sincero de los intereses: quiero que mejores. Si alguien se ha tomado el tiempo, las ganas y la seriedad para redactar un comentario bien fundamentado, es porque vio potencial que debe ser explotado o porque, como compañeros con aficiones similares, lo normal es querer apoyarte de manera sincera y real y no con alabanzas vagas y poco útiles. Un comentario de este tipo es la mejor forma de halago que se puede recibir, y ponerse a la defensiva y/o jugar al ofendido sólo denota un alto grado de inmadurez.
Ahora bien, en el caso de que sea un comentario mal intencionado tampoco tiene que exagerarse la magnitud del mismo. Los comentarios malintencionados, estén bien fundamentados o no (es decir, cuando la crítica constructiva se ve empañada por lenguaje malsonante con la clara intención de humillar), sirven para formar el carácter, lo que a la larga resulta de utilidad si lo que se planea es entrar en el mundo editorial, mucho más crudo que cualquier sitio de publicación gratuita en boga. 
No se debe olvidar nunca que no se tiene control sobres los lectores, que estos comentarán o no, y cuando lo hagan, lo harán cómo se les de la regalada gana. Asimismo, se tiene que tener el criterio y la madurez necesaria para no dejar que la escasez de comentarios desanime a niveles preocupantes; lo que también se necesita para no permitir que una gran cantidad de comentarios les eleven el ego y los cierre a experiencias de crecimiento mucho más variadas y enriquecedoras.  Si bien esto último no es la norma (al menos hasta el momento), se  presentan casos así, lo que desmotiva a las personas que se esmeran en redactar buenos comentarios, y esto de alguna manera hace que la cifra «lectores fantasmas» crezca. Así que la próxima vez que alguien se queje por la falta de comentarios, que no sólo señale a los lectores (claro que la falta de comentarios se ve influenciada por otros factores no tratados en este artículo), sino también, la madurez de la persona que los pide.

Seiren Nemuri.



___
Gracias Valeria Morales por las correcciones. 

Mi opinión sobre After de Anna Todd (y de cómo me enojé mucho).

He leído el primer libro de la Saga/Trilogía/No sé ni me interesa: After. Y publico esta entrada porque he quedado traumatizada. No sé qué tanta atención mediática ha tenido esta “novela”, sólo espero que no haya alcanzado los extremos de Cincuenta Sombras de Grey. Que AFTER es igual, incluso peor.
Wattpad molestaba tanto con el anuncio de la novela (la editada y vendida) que terminé cayendo y comencé a leerla. (Esto va para largo)
No tengo ni la menor idea de cómo alguien puede encontrar esto romántico.
He quedado tremendamente horrorizada, y me horrorizo más al leer comentarios tachando esto de romántico. Esto es abuso, violencia, manipulación, mentira. Es todo menos amor.
Y cuando al inicio decía que puede ser incluso peor que 50S, lo digo porque 50S se presenta como una fantasía un tanto alejada de la realidad de las lectoras. Nunca nadie va a conocer a un tipo así de rico y psicótico, porque los ricos sólo se llevan con ricos o pagan prostitutas finas, y los psicóticos están hospitalizados o presos. Con todo y las estupideces cometidas por las lectoras, y los casos en que lamentablemente si encontraron a un Christian Grey (ya saben, las noticias donde la mujer murió por imitar prácticas del libro), no es una realidad tan próxima a la de las lectoras (o al menos así me quiero engañar, porque no puedo creer que se acepte tanta estupidez, sin más). Las que tuvieron sentido común supieron desde el inicio que sólo era una fantasía estúpida y abusiva, pero no les planteó más influencia que esa, no como a otras más idiotas (perdón por el lenguaje, pero esto me enoja). Ahora bien, en AFTER, los dos protagonistas son universitarios comunes y corrientes, como tú, como yo, lo que crea una sensación de cercanía. Una sensación de “posibilidad” puede decirse.
Y viendo las noticias, y viendo la vida de amigas y amigos, incluso de familiares, no pueden venir a plantarme cara y decirme “sólo es ficción”. En primer lugar, es un argumento estúpido. Las ideas nunca son ficción, son reales. Son reales y se implantan en tu inconsciente y a ciegas comienzan a buscarse porque hay algo dentro, algo que no distingues que te es aparentemente ajeno, que te mueve. Porque eso es lo que es el inconsciente. No tienes poder sobre él.
Con esto tampoco se quiere decir que todo lo que se escribe tiene que ser ideal y sano. No. Para nada. No intenten tomarlo por ahí, conmigo no les funcionará. Suceden cosas muy feas en el mundo. Ahora bien, hay que replantearlo: digamos que nos presentan esta misma historia con un tono más noticioso (que ya abundan noticias de esto): chica se suicida (no es el caso de la novela, pero es un ejemplo) porque el novio apostó su virginidad con los amigos.  Se imaginan a la reportera, la cintita informativa abajo, y la cara de consternación de esa mujer mientras le dice a otras mujeres que hay que tener cuidado, y se precavidas. En las noticias hay cierto distanciamiento, y cierta objetivismo (depende del noticiero, claro). En estas novelas rosas cutres, no lo hay. De hecho, se busca lo contrario, se busca que las jóvenes y los jóvenes se sientan identificados con personajes, situaciones y sentimientos. Estas novelas buscan que la lectora o el lector diga: sí, es algo que me puede pasar.
Y efectivamente, es algo que pasa día a día, pero no de la manera rosa, romantizada e idealizada que presentan estas novelas. Esto es un absurdo inmenso que no sé cómo ha tenido cabida en tantas cabezas. Es algo que tiene que desaparecer. Porque mi problema no es el contenido, es cómo lo presentan. Esta idealización tiene que desaparecer porque es dañina. Porque las relaciones que tienen los jóvenes hoy en día ya son lo suficientemente tóxicas como venir a cagarse más en ellos. Porque no se les educa. Porque se les ve con un libro  y ya con eso creen que se está formando. Si existe la creencia que un buen libro nos educa, ¿por qué resulta tan inconcebible que un mal libro nos afecte de una manera negativa?
Pero, hablando un poco de la historia. Recuerden que sólo leí el primer libro (no pienso leer los demás) así que mis impresiones sólo están basadas en esto.
 Tessa es esta chica normal, con buenas notas, que se desvive por complacer a su madre. Tiene un novio, Noah, buena gente. Tessa llega a la residencia universitaria, donde conoce a Steph y compañía, dentro de esa compañía se encuentra Hardín, quien desde el inicio es grosero con Tessa. ¡Ah! Pero es “guapo” para chuparse los dedos y todas esas babosadas ridículas e inverosímiles.
Comienzan a frecuentarse porque en una fiesta, durante un verdad y reto, Tessa confiesa ser virgen. En este momento nadie se lo plantea, pero al final del primer libro Tessa se entera que Hardín sólo se le ha acercado por una apuesta. Apostó dinero con sus amigos para ver quién le quitaba la virginidad. Hermoso, ¿verdad? Ruedan lágrimas de cocodrilo por mis mejillas. Es que, a pesar de la humillación, mientras trataba de llevársela a la cama, ¡ha terminado enamorado de ella! Dios mío, ¡qué cosa más hermosa! A esto aspiro yo en la vida, a que me declaren su amor humillándome, manipulando mi vida sexual y todo eso. *Más lágrimas de cocodrilo*.
Claro, durante todo este proceso de “desvirgamiento” (en el buen léxico, claro) él no tuvo la decencia siquiera (digo, si iba a desflorar a la cipota para ganar dinero, por lo menos hacerlo con algo de clase, hay que ser badass con estilo, hombre) de ser amable con ella. No. El tipo es tan imbécil que por todo se enoja, y se muestra tan celoso y posesivo, que sólo le falta el taparrabo y el mazo y “¡hunga, hunga!”(sin ánimos de ofender a nuestros ancestros, que estos defendían su comida). Pero ella está enamorada de él. Y claro, lo comprendo, ¡es que es tan guapo! Y sus tatuajes, joder ¡dayum! Y su pasado oscuro y tormentoso (porque todo aquel que tenga un trauma de la infancia tiene permiso expreso para tratar a todo el mundo como una mierda, es normal y aceptable, es ley). Y la cereza del pastel: lee a Austen y a las Brontë. No, es el hombre perfecto.
¡Dónde estás, mi hombre perfecto!
Se deja influenciar tanto por él, se crea tan pronto esta relación enfermiza de dependencia, que Tessa rompe con su novio, que es lo sensato, después de haberle puesto los cuernos tantas veces; y con su madre. Que es cierto que la mujer es una controladora igual, pero si vas a escapar de una controladora no vayas a caer a las manos de un controlador. ¡Entonces en qué estamos, niña!
Se mudan a los casi tres meses de haberse conocido. Es amor, les digo, ¡ni se les ocurra decirme lo contrario! Pero la dinámica es la misma: están acaramelados, pelean, ella tiene miedo de decir lo que piensa, él pide perdón y dice que intentará ser mejor, que por ella quiere ser mejor persona, pero viene y vuelve a ser grosero y ofensivo, y acepta que es grosero y ofensivo porque quiere lastimarla, pero es que a veces así es él, sólo quiere lastimar a la gente. Y blablablá. Le cuenta su trauma de la infancia (que sí es pesado, pero nada justifica el que trates a las personas como mierda) y ella, cautivada, conmovida, y viendo despertar un sentimiento de sobreprotección tan absurdo como inaudito, exclama: ¡ahora lo conozco mejor!  Y el amor crece, y ahora ella sabe que tiene que tener más cuidado con él, porque él ha sufrido tanto, TANTO, que ya comprende por qué es tan agrío y mierdero (en el buen léxico) con todo el mundo. ¡El mundo al fin tiene sentido!
Pero entonces ocurre lo que tiene que ocurrir (y me salto tanto porque en realidad es una novela repetitiva y aburrida): Tessa se entera de la apuesta. Jesucristo, mi corazón se rompió en pedacitos. Casi entierro la cara en la almohada tratando de contener mis ¡POR QUÉ! Como si no hubiera sido claro desde el inicio la mierda de persona que es Hardín y lo ingenua y estúpida que había sido ella al creerle todito.
Es humillada. El único que medio medio la defiende es Tristán, novio de Steph, porque ni ella, a quien Tessa consideraba una amiga, le dijo nada del trato. Los demás chicos se están burlando. Hardín ha ganado y aparentemente se ha llevado un billetón. Claro que para comprobar el “desvirgamiento” tuvo que cumplir ciertos requerimientos protocolarios, claro, para demostrarlo. Lo lógico. Así que guardó el primer condón utilizado, para enseñárselo a los amigos, y de paso, anduvo paseando en su auto las sábanas manchadas de sangre sobre las que Tessa  y él tuvieron sexo. El poder del dinero, qué les digo. Claro que él como típico héroe de novela rosa cutre, estaba enamorado de ella, y sintió culpa. Pero habla de esto como si la primera vez que tuvieron sexo hubiera pasado hace mucho, mucho tiempo. Y recuerden: tres meses. Son 700+ páginas de pura mierda desarrollada en un lapso de tres meses. Terrible. Dice él que no sabía que se iba a enamorar de ella, que lo perdonara, que podían arreglarlo. Y etc. Ella llora y llora y se siente una mierda, claro, porque como mierda ha sido tratada todas las 700+ páginas y más sorprende que hasta ahorita se dé cuenta de ello. Se marcha con Zed (otro de los que había apostado su virginidad) y le pide que le cuente todo. Y así termina esta barrabasada inaudita destroza neuronas. Fin.
No se ofendan. Es mi impresión y nada más. Puede ser que sí me dice alguien por ahí que la ha gustado y la ha encontrado romántica, yo pierda un poquito la cabeza y cualquier buena idea o sentimiento que pudiera haber tenido o tener sobre esa persona. A estas alturas, ni me molesta ser ofensiva porque todo esto se está volviendo cada vez más ridículo. Y me enoja. Me enoja. ¿Qué quieren que les diga? Esto no es normal. No es simplemente “ficción”. Es la comercialización indiscriminada de una idea aberrante que implanta ciertos ideales en la mente de las personas aunque estos ni lo noten o se empeñen en negarlo. Si se empeñan tanto en negarlo, por algo será. Sólo digo.
Es todo.
Sean felices.
Lean con cuidado.

Saludos.

PD: Omití el decir que todo esto comenzó siendo un fanfic de 1D porque ni los fanfics son tan malos ni las fanfickers tan huecas y no hay que darle mala fama al género. 
PD: Pueden ser ofensivos en los comentarios si les he tocado algún nervio, sólo recuerden que de igual manera he de responder. 

¡Feliz año nuevo!

Quiero aprovechar este espacio no para hablar de mis resoluciones, que vienen siendo prácticamente las mismas de hace dos años. De hecho pensé que tendría terminado «Como hojas secas» para este tiempo, pero no, sigo atrapada en el último capítulo y en muchas correcciones, y porque mi fuerza es grande no he terminado eliminando capítulos enteros y eso. Es que así soy yo (XD) Pero como decía, quiero aprovecharlo para darle las gracias a todas y todos ustedes, por seguir conmigo, y por haber estado conmigo todo este año y los años anteriores, y en resumen, todo este tiempo, desde que comencé, en medio, más recientemente... ok. Divago.
¡En fin! Espero que la pasen bien, y la sigan pasando bien, y que piensen en ustedes, y en las cosas que quieren hacer, las relaciones que van a iniciar, etc. Todo con responsabilidad.
Cuidense mucho.

Saludos.