La primera vez de Ricky

Ricky estaba muy asustado cuando Maggie lo llamó aquella noche. No porque supiera que iban a pelear o porque hubiera hecho algo malo. No. Ricky estaba nervioso porque, esa noche, Maggie había decidido convertirlo en hombre. Esa iba a ser la primera vez de Ricky.

Recapituló antes de golpear la puerta:

Maggie le llevaba cinco años, era la hermana mayor de su mejor amigo y, ¡Dios! Él lo sabía muy bien: ¡La muchacha era una bomba!

De piel canela y piernas largas, llevaba el cabello castaño y largo y los ojos marrones cargados de placer. Sus pechos se dejaban imaginar grandes y turgentes, su vientre liso y bien marcado, y sus nalgas redondas y firmes. Completando lo que para él era una imagen divina.

Sí. Maggie era el sueño de todo chico y él estaba a punto de volverlo realidad la primera vez que iba a tener sexo. Tragó saliva.

Ya no recordaba cuántas veces se había masturbado viéndola. Pero si tenía grabado a fuego en su mente aquella vez que ella lo descubrió mientras tomaba sol tumbada de espaldas en el patio y, en lugar de escandalizarse y regañarle, se puso en cuatro patas levantando su culito y contoneándolo, como si se lo estuviera ofreciendo. Pero Rycky no pudo dejar de masturbarse y apuró el roce de su mano en su pene para largar su contenido. A partir de ese día, supo que solo era cuestión de tiempo. Por eso no se sintió para nada sorprendido cuando Maggie le escribió informándole de que sus padres y su hermano habían salido, que volverían tarde y que quería verlo cuanto antes. Al principio se sintió intrigado, pero su curiosidad se volvió una mezcla de miedo y excitación cuando le oyó decir:

-No te olvides de traer unos cuantos forros.

Así que ahí estaba él, el joven y virgen Ricky, a un golpe en la puerta de cambiar su vida y volverse hombre. Tocó tres veces.

Maggie lo recibió envuelta en una bata rosa clara y con una sonrisa por demás juguetona. Ricky entró tímidamente y fue conducido hasta la cocina.

-No tengas miedo, relájate. –le dijo Maggie al tiempo que le servía una copa de vino. –Créeme, nos vamos a divertir mucho.

La primera vez de Ricky, un sueño hecho realidad

Sin mayores preámbulos, Maggie tomó a Ricky de la mano y lo condujo hasta la habitación de sus padres. Rápidamente tiró al muchacho sobre la confortable y enorme cama. Se acostó a su lado y, sonriéndole abiertamente, comenzó a besarlo.

Sus labios y sus lenguas danzaban apasionadamente al tiempo que la muchacha lo tomaba por la espalda, acercándolo hacia su cuerpo. En su inexperiencia y desesperación, Ricky buscaba bruscamente acariciar cada centímetro de la muchacha, desde sus nalgas hasta su espalda y cabellos.

-Mmmmm, veo que alguien ya está preparado. –comentó grácilmente Maggie al tiempo que frotaba la pelvis de Rick por sobre su pantalón y notaba cómo su bulto iba creciendo y creciendo. –Abrí bien los ojos pendejo, que esto te va a encantar.- Añadió guiñándole un ojo.

Y ante la sorprendida y fogosa mirada de Ricky, Maggie se quitó la bata quedando completamente desnudo.

-¿Te gusta lo que ves? –le preguntó entre jadeos al tiempo que le acercaba los pechos a la cara y le tomaba las manos para que se los apretase. –Apriétalos y chúpalos, dale… Mmmm sí, así. –Comenzó a gemir cuando Ricky comenzó a apretar y masajear sus pechos mientras le daba largas lamidas y chupadas.

El éxtasis del joven comenzó a crecer cuando Maggie lo liberó de sus pantalones y dejó a la vista su pene totalmente duro y erguido.

-Mmmm qué grande es –comentó la joven tocándole la cabecita con la lengua y haciendo que se doblara de placer sobre la cama. Sonrió. –Despacito, que quiero saborearlo entero, entero.-Añadió dándole suaves lamidas y frotándolo con la mano lentamente.

Una fina capa de sudor comenzó a recorrer el cuerpo de Ricky mientras acariciaba a Maggie en las mejillas y esta se tragaba dispuesta y hambrienta todo su pene. No podía creer que se lo estaban chupando. Sentía el paladar de la muchacha en la punta de su miembro y una suave lengua recorriéndole por los costados. Sus huevitos duros y redondos, masajeados por finos y suaves dedos, amenazaban con descargarse.

-Llegó la hora de hacerte hombre. –Dijo Maggie a su oído, incorporándose y sentándose sobre él.

La muchacha comenzó a frotarle el pene mientras le ponía un preservativo y lentamente se sentó sobre él haciendo que su conchita se lo tragara por completo. Dejó escapar un gemido seco y comenzó a moverse lentamente.

Las manos de Ricky iban de las piernas de la muchacha a sus dulces nalgas. Su respiración se agitaba y se entrecortada al tiempo que una electricidad recorría su espalda y un leve hormigueo invadía sus caderas al sentir cómo Maggie lo rozaba con cada pequeño saltito que daba sobre su pene. Sus ojos estaban hipnotizados por el bailecito que hacían esos rebosantes pechos con cada sacudida y solo quería tenerlos en su boca. Pensamiento que Maggie debió adivinar, pues se agachó y le colocó los pechos en el rostro, moviéndolos de lado, al tiempo que aumentaba la velocidad de su cabalgada.

Ricky comenzó a mover su pelvis también, automáticamente, al tiempo que comenzaba a ser consciente de la sensación tan plácida de calor y humedad que invadía a su pene y de cómo este se iba pelando en el interior de la muchacha.

-¡Sí, sí, así! –gimió Maggie, al tiempo que Ricky se llevaba uno de sus pezones a la boca y apretaba el otro con dedos un poco más expertos.

La joven se incorporó un poco y lo besó apasionadamente, introduciéndole la lengua hasta la garganta, al tiempo que aumentaba la velocidad de sus movimientos y roce. Los gemidos de ambos comenzaron a entremezclarse. La muchacha dejó escapar un agudo grito en el mismo momento en el que Ricky sentía cómo su semen abandonaba su pene y se desparramaba, caliente y espeso, en el interior del condón. Era la primera vez que Ricky experimentaba aquella inolvidable sensación.

La muchacha le dio un cálido beso y se recostó a su lado.

 -¿Te gustó volverte hombre? –le preguntó besándole una oreja.

 Ricky no pudo responderle con palabras, solo atinó a volver a besarla.

 

La entrada La primera vez de Ricky aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mamada increíble en la fiesta

Estamos en la fiesta, llevas ese bonito vestido rojo con un sensual escote que deja imaginar tus hermosas tetas, sabes que no puedo apartar la mirada de ti y que me encanta notar como se mueven cuando caminas con tus sandalias de tacón muy alto, conversas y alternas con los asistentes pero notas mi mirada permanente, y te gusta que te mire tu macho imaginando lo que llevas bajo el vestido.
Sales al exterior y caminas unos pasos, te apartas a un sitio tranquilo y notas mis pasos detrás siguiéndote, de pronto mis manos rodean tu cintura y te beso en el cuello, “estas para comerte amor” te digo con mi boca pegadita a tu oído, tu cuerpo se estremece cuando te atrapo y te apretó bien contra mi, mis manos suben hasta tus tetas y tu cara si gira ofreciéndome tus labios que de inmediato son atrapados por mis labios sin dejarte hablar, mi lengua se mete en tu boca enredándose con tu lengua y nos besamos apasionadamente abrazados al amparo de la oscuridad.

Una mamada en el momento perfecto

Deseo tu boca golosa, te digo, te giras y me rodeas con tus brazos de inmediato nos volvemos a besar mis manos atrapan esas nalgas provocadoras y sientes el tamaño de mi verga a través del vestido. Tu mano baja descarada a mi pantalón y atrapas tu verga tan deseada, la aprietas fuerte sintiendo el rigor de la erección y el tamaño de mi deseo. Mmm me haces decir, “es todita para ti amor, sácala a tomar el aire”, obedeces mirando a los lados para comprobar si hay alguien cerca, bajas la cremallera y con dificultad, por el tamaño, sacas mi verga del pantalón, la mueves subiendo y bajando la piel “mmm está bien calentita mi macho” me dices mientras siento tus uñas cuando agarras mis huevos, que acabas de sacar fuera también. Cogiéndome la verga me haces caminar a un sitio más oculto, nada más llegar te hincas y me das unas lametadas en la verga que me hacen suspirar de placer. Tus labios sensuales rodean la punta y poco a poco la mamada se va haciendo más profunda, hasta meterte mi verga en tu boca hasta no poder más… me muevo adelante y atrás cogiéndote la boca y con mi mano en tu cabeza, haciéndote tragar todito… tu mamada es increíble…”mmmm que bien la mamas… no te detengas ni un momento amor”…. tu mano rodea mi verga mientras la punta entra y sale de tus labios apretaditos… la saliva resbala por mi verga haciendo un sonido delicioso, “me vas a hacer llegar… con esas lametadas” te digo… “quiero tu leche” me dices con la boca llena con mi verga… mientras sigues con la mamada.
MMMM la sensación de tus labios recorriendo cada centímetro de mi verga es deliciosa y sientes mi verga estremecerse a cada lamentada a punto de correrme en tu boca. “No aguanto más mi vida… digo entre jadeos” y pongo mis dos manos en tu cabeza mientras meto mi verga aún más profundo al tiempo que gimo profundamente derramando toda mi leche en tu boca golosa mirando como resbala por las comisuras de tus labios… Te limpias apresuradamente y me besas con ese sabor delicioso a verga en tus labios…”tengo que alternar con los invitados” me dices mientras te alejas arreglándote el vestido…
Sabes que te buscaré pronto esta noche, mi verga no aguantará sin probar ese caliente coñito y sabes que estoy deseando clavártela varias veces esta noche. Va a ser una noche movidita, piensas, con una sonrisa perversa mientras sientes tu coñito mojado al caminar..

RICARDO

La entrada Mamada increíble en la fiesta aparece primero en SexoEscrito.com.