TORTURA, SECUESTRO, DESVIRGUE Y CORTE

Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar ......


TORTURA, SECUESTRO, DESVIRGUE Y CORTE.
Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar .

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [TORTURA] [VIOLACIÓN] [VIRGEN] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & Darksoul




Empujaba despacio, su ano se defendía con avidez, volvió a intentarlo, no consiguió nada. El cuerpo de Alan se tensaba con cada embestida, la falta de humedad en aquella cavidad iba a costarle caro. Por su parte, su desvirgador le separaba lo más que podía las nalgas, él emitía gemidos preocupantes, no había placer en ellos, era dolor lo que transmitían. Mojó sus dedos con la lengua y fue hacia su ano rápidamente,

Siguió con su tarea, separó más sus piernas, tomó con su mano derecha su pene e intentó meterlo con fuerza, su ano por fin cedió, él soltó un quejido seco y su violador siguió entrando; mientras más rápido sucediera, más rápido terminaría todo. Después de unas suaves embestidas lo consiguió, entró por completo, era momento de embestirlo con dureza, pero él temblaba y no podía dañarlo más, ya había sido suficiente.        

—“Alan, ahora tus clientes no serán solo mujeres, olvida las consideraciones que te tenía”. Dijo su Amo cuando el pene se retiró de su recién desvirgado ano.

Me has hecho perder mucho dinero y será Virtz quien te haga pagar de la forma tradicional, Alan sabía a lo que iba a enfrentarse si le hacía perder dinero. Nos veremos dentro de unas semanas, cuando las cicatrices hayan desaparecido y puedan trabajar para pagarme. Luego de sentenciarlo salió con aire de grandeza. Virtz siempre le había dado miedo a pesar de ser un hombre de apariencia tranquila, nunca había cometido ningún error, pero sus compañeros le contaron que era un hombre cruel y no tenía miramientos a la hora de castigar.

Era el amante del jefe, sin embargo, disfrutaba la compañía de hombres y mujeres. A Alan le gustaba mucho, tenía ojos verdes y un largo cabello cobrizo, nunca se atrevió a dirigirle una mirada directa, realmente le atemorizaba su presencia en el burdel. Cuando entró en la habitación Alan se incorporó y se hincó junto a la cama, no se aventuró a mirar su rostro después de lo que había pasado entre los dos.           

Virtz entró con dos de los hombres que cuidaban la puerta del burdel por la noche, eran altos y fornidos; los dos se sentaron en un sillón situado frente a la cama, Virtz se quedó en medio de la habitación.     

—“Alan sal de la cama y Marco, quítate toda la ropa, acomódate boca arriba en la cama, Braulio va a amarrarlo”. Ordenó con su habitual calma Virtz.

Así sucedió, el orangután lo amarró con fuerza a los barrotes de la cama y desde ahí pudo ver cómo ataban a Alan de las manos para colgarlo en una estructura de metal a un costado del lecho. Virtz tomó una fusta de la mesita de centro y se acercó a él.

—“Nota que no te até los pies, debes portarte bien o sufrirá las consecuencias ¿lo entiendes?”  Dijo Virtz

Alan asintió despacio mirando a los hombres. Virtz tomó su miembro erecto, lo levantó con firmeza y dejando al descubierto sus testículos comenzó a golpearlos con la fusta. El ardor era insoportable, cada vez azotaba con mayor ímpetu, sin embargo, no era tanto la dolencia lo que le molestaba; el problema era que lo estuvieran mirando.     

Luego de un rato dejó de castigarle los testículos para continuar con el resto del cuerpo, flageló sus pies, piernas, muslos, brazos y abdomen, ahí hizo una pausa, colocó la fusta en la cama y se acercó a su rostro, lambió su cuello, Alan pudo sentir su largo cabello picarle la cara, su lengua era cálida y experta, recorrió su clavícula hacia el pecho, ahí empezó a succionar su tetilla izquierda, sentía placer a pesar de que el cuerpo entero le escocía. Como era de esperarse sus tetillas se endurecieron, erectos como estaban les colocó una especie de pinza metálica, al sentir la primera, sus piernas perdieron el control y dieron un empujón a Virtz, él se incorporó y dio un golpe a Alan con la fusta en el muslo derecho.

La otra pinza en su tetilla termino por arquearle la espalda sin consentirlo y Virtz asestó un golpe con la fusta en el miembro de Alan. Quien intento quedarse quieto, incluso cuando pasó una especie de garra metálica por su piel ya castigada por la fusta, y a pesar del dolor siguió impasible con tal de evitar más daño. Luego de un rato Virtz se apartó de la cama, fue hacia la oscuridad y no dude en echar un vistazo a Alan quien miraba hacia el infinito, parecía que el hecho no lo inmutaba. Virtz tardó un rato en volver, yo quería compartir un poco de intimidad con Alan, decirle algo, tal vez un “lo siento” por esos golpes no le era posible.       

Virtz regresó antes de que pudiera articular palabra, traía consigo una caja de toques, ésta tenía dos barras extensibles, las alargó a su cuerpo y comenzó a propinar descargas sobre las pinzas que tenía en las tetillas, sus piernas querían derribarlo, pero sabía que aquello traería serias consecuencias, así que solo atinó a enterrar los pies en la cama y apretar los dientes hasta que le fue imposible. Abandonó el castigo, le quitó las pinzas y se dirigió a su miembro nuevamente, lo levantó y golpeó sus testículos con una de las barras, sus piernas automáticamente lo derribaron de la cama, cuando Alan percibió su error ya era tarde. Virtz se incorporó normalmente, ni siquiera se enfadó, al contrario, tenía una sonrisa que le preocupó aún más.  

—“Lo que sigue es culpa tuya”. Le dijo Virtz mientras masturbaba el miembro de Alan violentamente.

Aunque éste tardó un poco en responder, finalmente se erecto, así como estaba, Virtz lo sujetó con fuerza y colocó una de las extensiones de la maquina en el glande; Alan se retorció en el aire, él los enredó para no provocarse problemas. Soltó algunos gritos ahogados y sus facciones se descompusieron completamente. Soltó algunos improperios, lo insultó de mil formas posibles y él sin molestarse le dijo:           

—“Tus palabras repercutirán en tu cuerpo”. Dijo Virtz.

Ya era tarde, seguramente Alan estaba deseando haber mantenido la boca cerrada. Pero pese a llevar ya seis meses secuestrado aún era algo rebelde no habiendo aprendido a callar.    

—“Haré lo que me pidas, sé que lo he hecho mal, pero no me hagas daño”. Dijo Alan despacio y con un tono amable.       

—“Lo sé, es tu culpa y pagarás más por ello, cada cicatriz y consecuencia, será culpa tuya, ¿aunque no sé si lo te hare se podrá curar fácilmente? Dijo Virtz.

Y sigue hablando, el castigo irá en aumento en proporción a tus palabras. Alan Calló entendiendo que no había nada que pudiera hacer y siguió expectante ante una oportunidad. Virtz abandonó los tormentos un tiempo considerable, se alejó hacia una mesa que estaba en el fondo y trajo un látigo, se colocó a un lado de Alan y comenzó a flagelarlo, él por su parte mordía su labio inferior cerrando los ojos y aferrando sus manos a las ataduras. Contó once azotes y cada uno causaba una herida profunda. Quería volver a rogar, pero tenía miedo de agregar más sufrimiento a su persona.

Virtz fue a la mesa nuevamente, dejó el látigo, tomó una navaja y observó la reacción de Alan con una sonrisa burlona.

—“Me gustas Alan, sabes que puedo disponer de quien me guste. El Jefe me lo permite, pero tú estabas en la lista Premium ¿Qué dices, te entregas?” dijo Virtz.

-“Sí”. Contesto a toda prisa Alan sin pensar.

No quería que utilizara la navaja en su cuerpo perfecto. Virtz se acercó hacia él con el arma en la mano, cortó las ataduras y se colocó encima de él. Lo besó en la boca, introdujo su lengua y dejó que su cuerpo sintiera su miembro erecto. Acercó su boca a mi oído y en un susurro le dijo

-“Quiero comprobar tu francés”. Dijo Virtz.

Acto seguido se recostó en la cama, desabrochó su pantalón y puso sus manos bajo su nuca diciéndole a Alan “adelante”.  

Intentó entrar en medio de sus piernas, pero su intención era otra.

—“Quiero que me hagas la felación con el culo en alto, quiero que los chicos tengan una fantástica vista desde su posición”. Ordeno Virtz.

Entonces Alan se colocó en cuatro patas y comenzó la felación despacio, primero con lametones recorría el pene de Virtz, justo después siguió con los testículos, posteriormente se tragó su miembro entero, lo sacaba y metía en mi boca rápidamente, esperando que sus movimientos le gustaran y lo distrajeran de sus intenciones.      

—“Basta”. Dijo Virtz al tiempo que alárgama su mano hacia las nalgas de Alan y las golpeaba.

Sin retirar la mano se las acarició y buscó con su dedo índice la entrada de mi ano, sin miramientos introdujo su dedo, lo introducía y separaba sus piernas acariciando sus testículos. Se apartó un momento y regresó con un consolador, lo introdujo en su ano y comenzó a moverlo con rapidez, luego lo dejó dentro y retrocedió nuevamente. Era un objeto extraño, el grosor no era demasiado, sin embargo, era bastante largo, tanto que una parte considerable se quedó fuera entre las nalgas de Alan.

—“Esto sucede por tu culpa Alan”. Dijo Virtz quien aún no terminaba la frase cuando Alan sintió una gran punzada.

El consolador era de metal, lo sabía porque estaba muy frío, pero lo confirmó cuando alargo las dos extensiones de la caja de toques al objeto y Alan sintió cómo le partía en dos sus entrañas. Dos lágrimas recorrieron el rostro de Alan aquello no lo esperaba. Tan rápido como comenzó Virtz retiró la electricidad y su cuerpo se tambaleó un rato. Alan, es mi turno de probar ese culo casi virgen. Ven aquí, voy a hacer que disfrutes una vez más, disfruta todo el tiempo que desees y recuerden que será tu última vez como un hombre intacto, para mañana serás un eunuco y nunca volverás a correrte. 

Virtz se quedó en la cama Alan se aproximó. Los dos se miraron cómo quien ve a su verdugo los otros hombres se sentaron en el sillón expectantes. Ante la amenaza de su torturador Alan no vaciló en llevar su mano a pene, pero éste se encogió e hizo una mueca de dolor.

-“Por favor permite que mi última noche intente gozar todo lo que pueda Virtz”. Suplico Alan.

Luego de eso puso una mano sobre su pecho e hizo que Virtz se recostara en la cama, se inclinó para hacerle una felación y Virtz se abandonó al placer. La lengua de Alan recorrió cada centímetro de su pene y testículos, quería acabar en su boca, pero Virtz se acordó que no podía soltar su semen hasta que él lo permitiera, entonces Alan le susurró al oído.

—“Poséeme, prepárame para lo que sigue”. Dijo Alan con voz quebradiza.

Alan se puso en cuatro nuevamente sobre la cama, pero Virtz tenía pensado algo mejor e hizo que se acostara boca abajo, sin darse cuenta del daño que le causaba su propio peso sobre su lastimado pene, sin embargo, luego de un momento pudo mantenerse en esa posición sin moverse; Virtz aprovechó para darle un beso negro, hundiendo su lengua en su ano y subir por su espalda, volví a descender y lubricar el lugar de la mejor manera posible.       

Esta vez no tuve que empujar mucho para meter su pene en su ano, la punta entró fácil; al escuchar sus gemidos entrecortados la excitación de Virtz llegó al tope, quería embestirlo con fuerza y saciar su hambre, porque sabía que Alan debía estar experimentando dolor. Lo que hizo fue acercarme a su oído, para preguntarle si el ritmo estaba bien, entonces Alan solo asintió con la cabeza. El miembro de Virtz entraba y salía de sus entrañas más rápido, Alan arqueó la espalda y gimió más alto, entonces Virtz intervino.

—“Córrete, para ti esto es todo”. Para Alan fue como una orden.

Unos segundos después, realmente quería aprovechar ese último momento por lo que se vino cuando sintió como el semen de Virtz inundó su cavidad, en gran cantidad, quedando tumbando sobre la cama respirando agitadamente no fue durante mucho tiempo, pues Braulio fue hacia él para amarrar literalmente, sus muñecas a los barrotes de la cama Virtz fue de nuevo hacia la oscuridad para regresar a donde estaba Alan ya bien amarrado.

Alan suplico sin efecto de pronto se escucharon gritos, la tensión iba en aumento, Virtz le introdujo una barra electrificada por el ojo de su glande para penetrarlo de nuevo para poseerlo a su antojo. Virtz lo miro a los ojos, él estaba derrotado desnudo boca abajo sobre la cama expulsando semen de su ano aun latiendo buscando cerrarse.          

De pronto Alan sintió de nuevo un primer latigazo impactando su pierna izquierda y parte del muslo, el segundo le dio en sus nalgas, otro más fue a parar en su espalda, sin embargo, los latigazos se aplicaron con cuido, porque la barra electrificada castigaba mejor, sus nalgas, espalda, hombros, pies, pantorrillas, piernas; parecía meterse en todas partes. No quería que Alan perdiera el conocimiento y terminara sin saber cómo fue castrado.

Fue entonces cuando Virtz tomo de nuevo la afilada navaja y de un rápido movimiento le abrió la blanca piel del escroto de Alan, la sangre broto de inmediato mientras Alan aterrado por aquello solo comenzó a gritar sin parar.            

—“NO… ALTO… NO POR FAVOR… HARE LO QUE SEA…” Alan suplicaba Gritando presa del pánico.

Virtz sin embargo no tardo en extraer sus sangrentes testículos de su bolso de piel, los tomo con una de sus manos, jalando y tensando los cables que los unían aun al cuerpo de Alan, quien continuaba suplicando mientras lloraba, Virtz coloco la afilada navaja debajo de los tensos cables y de un rápido movimiento los corto convirtiendo a Alan en un eunuco para el resto de sus días.

Alan se despertó en una celda pequeña, en aislamiento, esos cuartos eran los más costosos y eso era porque quien los alquilaba podría hacer lo que quisiera en su interior lo que gustara, mutilaciones, golpes, torturas interminables… lo que quieran, en este lugar se olvidaba a quien era puesto, hasta que algún cliente salía insatisfecho diciendo que el personal estaba muerto y quiere la devolución de su dinero.

Aún no llegaba la noche, Alan lo sabía porque la luz que entraba por debajo de la puerta era brillante, pero pudo ver con terror cómo esa luz se iba extinguiendo, esperaba que su primer cliente se compadeciera de sus heridas y no fuese muy cruel.

Para su terror cuando la puerta se abrió fue Virtz al que sus ojos vieron entrar, por unos segundos hubo un tenso silencio y luego él le dijo.


-“Estas listo para tu nueva vida como un esclavo eunuco hasta tu muerte”.



Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

DIABLILLA

Dianella de apenas 14 años era un pequeña adolescente que estaba acostumbrada a hacer su voluntad su madre era una dominatrix consumada y reconocida, para ella la supremacía femenina era su forma de vida, Dianella vivía rodeada de esclavos masculinos muchos de ellos castados por su propia madre, incluso uno de aquellos esclavos era su padre biológico aunque nunca supo quien con exactitud, su madre siempre le inculco su desdén hacia el sexo masculino enseñándole que los hombre estaban en la tierra para servir a las mujeres en todas las formas posibles sobre todo en el ámbito sexual.......


DIABLILLA
Dianella de apenas 14 años era un pequeña adolescente que estaba acostumbrada a hacer su voluntad su madre era una dominatrix consumada y reconocida, para ella la supremacía femenina era su forma de vida, Dianella vivía rodeada de esclavos masculinos muchos de ellos castados por su propia madre, incluso uno de aquellos esclavos era su padre biológico aunque nunca supo quien con exactitud, su madre siempre le inculco su desdén hacia el sexo masculino enseñándole que los hombre estaban en la tierra para servir a las mujeres en todas las formas posibles sobre todo en el ámbito sexual.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [CIRCUNCISION] [SECUESTRO] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Dianella de apenas 14 años era un pequeña adolescente que estaba acostumbrada a hacer su voluntad su madre era una dominatrix consumada y reconocida, para ella la supremacía femenina era su forma de vida, Dianella vivía rodeada de esclavos masculinos muchos de ellos castados por su propia madre, incluso uno de aquellos esclavos era su padre biológico aunque nunca supo quien con exactitud, su madre siempre le inculco su desdén hacia el sexo masculino enseñándole que los hombre estaban en la tierra para servir a las mujeres en todas las formas posibles sobre todo en el ámbito sexual.

La pequeña apenas adolescente estaba deseosa de experimentar lo que era causar dolor en un hombre como le había enseñado su madre, fue unos días luego de su cumpleaños número 14 que su madre la condujo hasta uno de los amplios calabozos debajo de su gran mansión donde un lindo chico rubio de 14 años testaba bien sujeto a una de las paredes con sus brazos esturados como si estuviera crucificado pero con las piernas apenas juntas su piel blanca contrastaba con su cabello dorado sus ojos azules lo hacían ver aun más atractivo, portaba apenas una trusita (slip) de color verde.

Aquel chico era delgado sin que su cuerpo tuviera aun definición de musculo alguno la madre Dianella o Di como su madre la llamaba le dijo que aquel chico era su regalo de cumpleaños, los ojos de Di, se abrieron y brillaron de felicidad se colgó del cuello de su madre y la beso mientras muy contenta le decía.

-“Gracias, Gracias… Mamá” Decía Dianella.
-¿Puedo hacer lo que desee con él? Pregunto Di.
-“¡Por supuesto Di, es tuyo solo tienes prohibido matarlo!” Dijo su Madre.

El rubio adolescente que estaba escuchando todo aquello no daba crédito a lo que escuchaba apenas un día atrás el era un chico normal que paseaba por un parque cercano a su casa de donde fue secuestrado, ni siquiera estaba seguro si continuaba en su país el acento de las Di como de su madre era muy distinto al que estaba acostumbrado.

Luego de la efusiva algarabía de Di, su madre le deseo que lo disfrutara y se marcho, Di se quedo viendo su obsequio por varios minutos que hicieron sentir al rubio adolescente mucha vergüenza, luego Di se marcho, ella era delgada, bajita, sin senos aun, aunque ya estaban por empezar a brotar, con par de nalguitas paraditas y apretadas.

El rubio se quedo ahí sin poder hacer nada, lucha contra sus retenciones pero nada pudo hacer para soltarse, tampoco podía gritar, algo le habían hecho a sus cuerdas vocales que apenas podía emitir unos cuantos sonidos entre ellos “sí, no y Ama”, pero lejos de esas tres palabras eran pocas las que podía pronunciar de manera entendible, dos horas después de marcharse Di regreso iba vestida con un vestidito de varios tonos de rojos y una diadema de la que sobresalían un par de cuernos rojos.

Di regreso con una tijera, con la que corto a ambos lados del cuerpo de adolescente para luego arrancar lo que quedo de su prenda interior para dejarlo completamente desnudo, lo que hizo sonrojar de sobre manera al pobre adolescente, los ojos de Di se abrieron grandes al ver el pene y huevos del chico de una piel tan blanca como el resto de su cuerpo.

El pene del adolescente no estaba circuncidado y su prepucio le cubría todo su glande, Di extendió su mano y lo toco, era la primera vez que tocaba un pene, le agrado la textura por lo que comenzó a jugar con aquel apéndice, pronto el pene del rubio comenzó a despertar por las atenciones manuales que estaba recibiendo.

Di vio surgir su glande que era de un color rosado tenue, conforme su pene comenzó a endurecerse, ella jalo la sensible piel hacia atrás de manera brusca que desgarro algo del frenillo del adolescente que por supuesto le causo mucho dolor y le hizo gritar como nunca antes al sentir un horrible punzada de dolor.

-“AAAHHGRRRR” Grito el adolescente.

Por supuesto aquel grito de alguna manera divirtió como agrado a Di que sintió unas extrañas cosquillas en el interior de su sexo por primera vez, que le grado mucho.

Buscando repetir la sensación Di dejo que la piel de nuevo cubriera el glande del chico para de nuevo correrlo hacia atrás con brusquedad, lo que de nuevo causo dolor que hizo que el pobre rubio gritada de nuevo aquello se repitió varias veces con casi las mismas consecuencias hasta que el pene del chico comenzó a acostumbrarse y ya no sentía tanto dolo que hizo que Di dejara su prepucio en paz, pero entonces se le antojo lamberlo, por lo que acerco su boca al pene en erección y le dio un tímido primer lengüetazo.

Todo el cuerpo del adolescente se estremeció ya no de dolor sino de placer al sentir por primera vez pasar una lengua femenina por la sensible piel de su pene, Di no tardo en correr la piel de nuevo para llevarse su glande entero dentro de su boca, el adolescente jadeo de placer al sentir como su glande era rodeado por la cálida cavidad bucal de la chica, sintiendo sus dientes rosar su glande, su lengua moviéndose por debajo de su glande que es la parte más sensible y la saliva lubricando todo.

El adolescente estaba en la gloria experimentando su primera mamada de su vida pero Di no tardo en poner su atención en otra parte de su entrepierna, sus testículos una de manos fue hasta ellos, los tomo los sintió, su saco de piel era lampiño apenas unos cuantos vellos rubios se podían sentir al tacto, de pronto el placer del adolescente se torno en dolor cuando ella apretó con fuerza uno de sus testículos, causando que el adolescente se moviera con brusquedad lo que causo que uno de los dientes de Di, le hiciera un ligero corte justo por detrás de su corona, que incremento su dolor.

Las lagrimas comenzaron a rodar por las sonrojadas mejillas del adolescente pero Di no se detuvo, lo estaba pasando muy bien, las cosquillas dentro de su virginal vagina se habían incrementado a un nivel que la tenía muy excitado, estaba experimentando un placer que nunca antes ni en sus mas locos sueños pensó que fuese posible.

-“¡Tu pene sabe raro pero rico!” Dijo Di de pronto sacado el pene de su boca.

Continuo chupando y apretando los huevitos del chico que solo se retorcía y gritaba tanto de placer como de dolor sin que pudiera hacer algo para detenerla.

Luego algunos minutos Di, se saco el pene de su boca y le dijo.

-“Creo que vas a hacer un grandioso eunuco”. Dijo Di.
-“Pero antes quiero probar tu leche mamá dice que la leche de hombre es muy rica” Añadió Di.

Fue entonces que ella emulando lo visto ciento de veces hecho a otros hombres por su madre comenzó a succionar como masturbar el pene del joven rubio, que apenas pudo resistir unos cuantos minutos antes que desde su pene salieran disparados tres potentes chorros de su espesa leche que Di como pudo se bebió.

Todo el cuerpo del adolescente se sacudió como nunca antes no de dolor sino de absoluto placer, grazno mientras se corría, fue la sensación más placentera hasta ese momento de su joven vida, Di espero hasta que la última gota del espeso jugo dejo de brotar del palpitante miembro del adolescente y cuando por fin saco su pene de su boca, se lambio los labios con su lengua en señal de que le había gustado el sabor de la cremosa leche, luego fue hasta donde dejo la tijera con la que corto la prenda del rubio y regreso a donde estaba.

-“Ahora veremos cuanto resiste tu pene” Dijo Di.

Lo primero que corto fue su prepucio, que hizo tensar todo el cuerpo del adolescente de dolor, luego coloco la tijera justo por debajo de su aun erección, por la mitad, y comenzó a cerrar la tijera las afiladas cuchillas no tardaron en comenzar a cortar la sensible piel, las sangre comenzó a brotar lo mismo que el dolor que el adolescente sentía, “los mugidos, graznidos y no”, brotaban del rubio que estaba en el mismo infierno del dolor que estaba sintiendo.

Di hizo otros seis cortes a lo largo de su pene cual muy en la base que fue mucha más profundo que los anteriores, ella no detuvo su mano sino que continuo cortando, hasta que la sangre ya brotaba a raudales del pene del adolescente dos chorros de semen brotaron sorpresivamente, impactando en el rostro de Día que molesta, dejo la tijera y fue a la mesa para volver con un cuchillo.

Con dicho cuchillo comenzó a cortar donde se quedo con la tijera aserrando el pene del chico cada vez los cortes llegaban más profundo en el pene del rubio quien lloraba a raudales y todo su cuerpo estaba tensado al máximo, de pronto Di dejo de cortar tomo su pene con una mano y de un fuerte tirón se lo arranco de su entrepierna, el adolescente dio un fuerte graznido y se desmayo por el dolor que experimento en ese momento.

Esa noche Di le mostro a su madre el pene cercenado el primero de su vida y a su nuevo eunuco que aun lloraba y se quejaba al caminar con sus nalgas hechas añicos a latigazos con sangre aun chorreando por sus muslos, su madre le dio un beso en los labios a Di y le susurro a la oído es toda una “Diablilla”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JUVENTUD HITLERIANA

Hans tenía solo 15 años pero era uno de los pocos defensores de la capital de su tierra natal, ya que el avance inexorable del ejército ruso procedía implacablemente. El miembro rubio de ojos azules del movimiento de la Juventud Hitleriana, una personificación de la belleza masculina aria, ya había recibido la Cruz de Hierro de las manos temblorosas de su Führer, que ya parecía un cadáver caminando unos días antes de suicidarse en el búnker debajo del Reichstag. El adolescente y su familia no eran nazis, sus padres habían sido verdaderos socialistas de por vida, pero el muchacho se había visto obligado a unirse al movimiento juvenil por la expectativa de la presión social dentro de su comunidad local......


JUVENTUD HITLERIANA
Hans tenía solo 15 años pero era uno de los pocos defensores de la capital de su tierra natal, ya que el avance inexorable del ejército ruso procedía implacablemente. El miembro rubio de ojos azules del movimiento de la Juventud Hitleriana, una personificación de la belleza masculina aria, ya había recibido la Cruz de Hierro de las manos temblorosas de su Führer, que ya parecía un cadáver caminando unos días antes de suicidarse en el búnker debajo del Reichstag. El adolescente y su familia no eran nazis, sus padres habían sido verdaderos socialistas de por vida, pero el muchacho se había visto obligado a unirse al movimiento juvenil por la expectativa de la presión social dentro de su comunidad local.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [VIOLACIÓN] [GUERRA] [HISTÓRICO]


Categoria: Adolescente      Autor: Pueros





Berlín, 28 de abril de 1945.

El comisario político ruso no era un hombre cruel, pero un desesperado anhelo de venganza ahora descansaba en lo profundo de su corazón. Moshe había experimentado muchos horrores de guerra durante los últimos cuatro años perpetrados tanto en su nación como por sus colegas del ejército. Sin embargo, la pérdida de su único hijo en la batalla de Kursk y la visión de los campos de concentración liberados en Polonia y el este de Alemania lo amargaron y enfurecieron. Por lo tanto, el académico judío no era alguien con quien un alemán vivo debería enfrentarse, ya que los 2,5 millones de efectivos del Ejército Rojo, bajo los generales Zhukov y Koniev, se abrieron paso a través de las afueras de Berlín.

Hans tenía solo 15 años pero era uno de los pocos defensores de la capital de su tierra natal, ya que el avance inexorable del ejército ruso procedía implacablemente. El miembro rubio de ojos azules del movimiento de la Juventud Hitleriana, una personificación de la belleza masculina aria, ya había recibido la Cruz de Hierro de las manos temblorosas de su Führer, que ya parecía un cadáver caminando unos días antes de suicidarse en el búnker debajo del Reichstag. El adolescente y su familia no eran nazis, sus padres habían sido verdaderos socialistas de por vida, pero el muchacho se había visto obligado a unirse al movimiento juvenil por la expectativa de la presión social dentro de su comunidad local, el movimiento reacio hecho más inevitable por la vulnerabilidad familiar creada por su padre muerto en acción.

Hans había ayudado a defender a Berlín de la temida embestida roja valientemente a pesar de sus años tiernos y la falta de apoyo, habiendo adquirido una competencia rápida en el uso de un mortero, pero incluso se dio cuenta de que su medalla era más para la propaganda y las cámaras de noticiario que de verdad actuación heroica. El adolescente también sabía que su situación actual era insostenible.

Hans estaba ubicado con un compañero joven en una posición alejada y hacia adelante y una cantidad de la última variante del tanque T-34, mejor que cualquier cosa que los alemanes poseyeran, se acercaban a ellos. Los niños golpearon a uno de ellos con un proyectil de mortero, pero simplemente rebotó en la armadura antes de explotar inofensivamente. Fue entonces cuando el dúo juvenil concluyó que una retirada táctica era necesaria.

Los chicos se movían lentamente hacia atrás, abriéndose paso a través de las ruinas de su otrora próspero suburbio y tratando de evitar las balas y proyectiles volando por todos lados, cuando lo último que supieron, literalmente por la pareja de Hans, fue asesinado al instante. Por una explosión cercana.

Hans, que había quedado atónito, se despertó poco después y vio un rifle ruso apuntando a su rostro. El joven de 15 años estaba rodeado por la infantería enemiga, algunos de los cuales lo obligaron a levantarse y lo llevaron a su cuartel general local para interrogarlo sobre las disposiciones alemanas. Moshe estaba actualmente encargado de tales preguntas ya que hablaba alemán con fluidez.

El comisario político ruso se había instalado en el sótano de una casa en parte en ruinas para realizar sus tareas y fue asistido por otros dos judíos rusos a quienes había rescatado personalmente del trabajo esclavo y había hecho sus ayudantes. El trío se había vuelto muy hábil en su trabajo, después de lo cual no se molestaron en retener a los prisioneros. Sin embargo, se habían localizado en sectores donde sus camaradas del ejército enfrentaron la competencia de adultos. Esta era la primera vez que se encontraron con un miembro uniformado de la Juventud Hitleriana.

Moshe hizo sus preguntas y Hans intentó valientemente responder como si fuera un soldado, dando solo su nombre, su número y rango de la Juventud Hitleriana. Esto, naturalmente, no cumplía con lo que sus impacientes interrogadores querían y por lo tanto comenzó a aplicarse la presión física. Las palmadas en la cara se hicieron golpes en el estómago y luego las rodillas hasta la ingle, pero aún así el chico de 15 años no confesaría tener ningún conocimiento de las disposiciones o planes alemanes, no es que tuviera ninguno que fuera de mucho interés. Exasperado, el comisario político ruso finalmente ordenó "¡desnudarlo!"

El avergonzado Hans pronto fue despojado de su sucio uniforme y fue sostenido por sus brazos por los dos asistentes de Moshe. El académico ruso miró los lampiños genitales alemanes sin circuncidar y sin vello, con abundante prepucio rosado, y preguntó.

-"Bueno, joven ario, ¿te gustaría que tu pene se parezca al de un judío, o prefieres decirme lo que quiero? ¿Sabes?”. Dijo Moshe.

Los magníficos ojos azules del joven de 15 años, ya empapados como resultado de su paliza anterior, se llenaron de nuevo, pero él solo repitió su nombre, rango y número. El enfurecido comisario pateó al adolescente en los huevos, haciendo que el muchacho levantara las piernas del suelo hacia su agonizante ingle.

Para cuando Hans recuperó la compostura, vio que su interrogador ruso tenía un cuchillo en la mano. "¿Y bien?", Preguntó el enojado Moshe, solo para recibir la misma respuesta valiente, aunque interpretada con obvia inquietud. "Extiéndalo", ordenó el comisario y sus dos ayudantes que lo extendieron con firmeza boca arriba en el suelo sucio de la bodega.

Moshe pronto se arrodilló entre las piernas de Hans, sosteniendo el pene de 15 años con una inútil y rápido endurecimiento en su mano izquierda mientras presentaba su afilado cuchillo sobre la piel unos dos centímetros por debajo de la reveladora cabeza. "¡Última oportunidad!" Anunció el ruso, recibiendo solo el gesto negativo de la bella y joven cabeza alemana en respuesta. Por lo tanto, el cuchillo comenzó su tarea dolorosa, cortando la parte superior de la piel de la erección desde la parte inferior mientras el adolescente gritaba en humillación y dolor. Sin embargo, el semen todavía se unía vergonzosamente a la sangre que ahora goteaba por el miembro recién circuncidado del muchacho después le era extraído el prepucio de su pene.

Hans fue arrastrado a sus pies y el agonizante chico llorando miró hacia abajo para ver que su pene, manchada con sangre y esperma, ahora lucía una vívida cabeza roja.

-"El próximo eres tú", declaró Moshe. "Si todavía no quieres hablar. Mis amigos aquí no han disfrutado mucho del sexo donde estuvieron en los últimos años. Un recto alemán joven y virgen les agradaría parcialmente en este momento, a menos que por supuesto decidas decirme algunas cosas".

Las lágrimas de Hans se volvieron fulminantes al darse cuenta de que la violación era inminente porque estaría fallando en su deber patriótico si les contaba a los demonios rojos lo que querían. Sin embargo, el joven permaneció mudo de horror, en lugar de obstinarse en repetir su identificación, antes de comenzar a sollozar nuevamente mientras estaba inclinado sobre una mesa vieja y sostenido por un asistente mientras el otro dejaba caer su pantalón para presentar su erección al esfínter del chico.

-"¿Y bien?", Preguntó Moshe.
-"¡Vete al infierno!", Respondió desafiante Hans justo antes de chillar salvajemente cuando un gran intruso sin lubricación se llevó la virginidad anal.

Cada que lo embestía golpeaba el medio cuerpo del chico contra el duro borde de madera de la mesa mientras lo hacía. El muchacho creía que el pene de su violador lo atravesaría mientras la terrible agonía de su sodomía avanzaba hasta que el invasor pareció golpear las paredes de la joven cavidad anal antes de deshacerse de su abundante carga. El joven alemán sintió un brote después de una oleada de esperma judía inundar profundamente dentro de sus entrañas. Los dos asistentes del comisario intercambiaron lugares.

-"¿Y bien?", Preguntó Moshe mientras se introducía la segunda erección grande en el devastado esfínter de Hans del que manaba líquido residual de su desfloración.

El chico comenzó a dar su nombre, pero su voz fue cortada para ser reemplazada por un grito cuando comenzó la segunda incursión rusa.

Moshe estaba decidido a quebrar a Hans, negándose a permitir que uno de los llamados 'Master Race' lo derrotara. Miró el cuchillo sangriento que tenía en sus manos y pensó en los nietos que ahora nunca tendría y de repente se dio cuenta de que quería que el joven alemán viviera para soportar un terrible dolor similar. Por lo tanto, el comisario instruyó a sus asistentes, después de que se hubiesen saciado al máximo con los placeres del recto virgen, para sujetar de nuevo al chico en el suelo.

-"Voy a castrarte". Dijo Moshe con veneno, mientras se arrodillaba una vez más entre las piernas de Hans para descansar su cuchillo en los genitales del joven.

-"¡A menos que me respondas!" El chico, sintiendo la frialdad de la cuchilla contra la base inferior de su escroto, mientras su pene flácido estaba firmemente agarrado por la mano izquierda de su atormentador, inmediatamente rompió en lágrimas voluminosas mientras que al mismo tiempo relataba todo lo que sabía.

El comisario se dio cuenta de que Hans ahora le estaba proporcionando la información que conocía, y que la información era lamentablemente desactualizada e inútil. Sin embargo, después de que el chico de 15 años había terminado, la rabia profundamente arraigada del hombre era tal que, con un corte rápido y feroz, tenía el escroto seccionado del chico descansando en la palma de su mano izquierda mientras la sangre salía a borbotones por todas partes.

Exactamente al mismo tiempo, el Führer del 'Reich de los 1000 años' se pegó un tiro. Cuatro días después, la guarnición alemana que defendía Berlín se rindió.

Berlín, 28 de abril de 2001

El ministro de gabinete alemán de 70 años finalmente se retiró de la política. Había sido un partidario activo del Partido Socialdemócrata (SPD) desde su adolescencia, desempeñando un papel importante en el gobierno regional de su Lander occidental antes de pasar a la escena nacional. Sintió que era apropiado retirarse, habiendo concluido el tratado comercial con los rusos, que esperaba traería un nuevo acercamiento en las relaciones entre las dos grandes naciones, aunque continuaría trabajando por la armonía europea y mundial.

Hans estaba orgulloso de su propia contribución de posguerra a la recuperación de su país y al mantenimiento de buenas relaciones exteriores y paz, ya que el eunuco había experimentado de primera mano los tipos de atrocidades provocadas por el odio y la guerra.



Historia Original Aquí.




Autor: Pueros       Traductor: DarkSoul

AQUELLA MAÑANA

Mi historia comienza cuando tenía 17 años y mi novia 16, los dos éramos vírgenes hasta esa momento, aunque no nos faltaban ganas para dejar de serlo, simplemente no se había dado la oportunidad ni el momento oportuno, frecuentaba mucho su casa pero siempre estaba su mamá o sus hermanos los cuales la celaban mucho, incluso me llegaron a amenazar con hacerme daño si es que me propasaba con ella, nunca estábamos solos......


AQUELLA MAÑANA
Mi historia comienza cuando tenía 17 años y mi novia 16, los dos éramos vírgenes hasta esa momento, aunque no nos faltaban ganas para dejar de serlo, simplemente no se había dado la oportunidad ni el momento oportuno, frecuentaba mucho su casa pero siempre estaba su mamá o sus hermanos los cuales la celaban mucho, incluso me llegaron a amenazar con hacerme daño si es que me propasaba con ella, nunca estábamos solos.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [VIRGEN]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi historia comienza cuando tenía 17 años y mi novia 16, los dos éramos vírgenes hasta esa momento, aunque no nos faltaban ganas para dejar de serlo, simplemente no se había dado la oportunidad ni el momento oportuno, frecuentaba mucho su casa pero siempre estaba su mamá o sus hermanos los cuales la celaban mucho, incluso me llegaron a amenazar con hacerme daño si es que me propasaba con ella, nunca estábamos solos. Nos la pasábamos en su cuarto supuestamente escuchando música pero la verdad nos dábamos unos fajes buenos, nunca paso a más.

Un día viernes suspendieron las clases en la escuela de manera sorpresiva por una junta de maestros para discutir cosas sindicales, por lo que decidí ir a visitar a mi novia, sabiendo que sus hermanos estaban en la escuela y su mamá trabaja por las mañanas, no vivían con su padre, (es todo lo que sabía de él) llegué como por las 10 de la mañana y ella tenía puestos unos shorts chiquitos que le dejaban media nalga de fuera y una playera blanca que hacía que se le trasparentara todo su lindo brasier (sostén, corpiño).

Tenía uno senos grandes y jugosos muy redondos esperando a ser lambidos, por supuesto por mí que me moría de ganas de hacerlo, creo que sabía lo que iba a pasar por lo menos lo intuía. Eso hizo que se me pusiera duro como nunca antes mi pene pero resistí unos momentos, nos sentamos a ver la tele por un rato pero ya no aguantaba las ganas de meterle mano, de pronto como un llamado del cielo me dijo que la besara porque se sentía rara, no sé porque pero me ayudo bastante a dar el primer paso, la verdad ella tampoco se aguantaba las ganas de tener por primera vez sexo, eso supongo.

Nos besamos hasta que nos acostamos en el sillón, ella arriba de mí, y comencé a tocar sus lindas nalgas firmes, las tocaba debajo de su short y las amasaba con suavidad. Mientras nos besábamos con calma sintiendo mucho nerviosismo le baje su short para dejarla con su panti (braga) color rosa muy sexy, metí mi mano dentro de ella para que sus nalgas duritas quedasen a mi merced las cuales las seguí amasando, la voltee, y ella me quitó mi playera, debo decir que en ese momento mi corazón latía a mil por hora de lo excitado que ya estaba.

Luego de varios minutos en los que nos acariciamos y besamos muy apasionadamente le empecé a quitarle la playera para quitarle su brasier lentamente y de pronto explotaron frente a mí esos dos pechos deseosos de ser lambidos, eran impresionantes con sus pezones ya en erección lo que me hicieron tener un estremecimiento.

Jugué con sus pechos entre mis labios sintiendo como sus duritos pezones vibraban en mi boca, mi mano bajo hacia su pelvis, la tocaba dentro de su panti y podía sentir ese rico vello escaro que tenia sobre su vagina. Mi pene explotaba de emoción al sentir aquel pelambre que ya deseaba contemplar, de pronto ella bajo su mano y me toco mi dura y lista erección. Sentir su mano sobre mi miembro casi me hizo acabar en ese instante pero de algún modo logre contenerme.

Su mano me la acaricio con una suavidad demasiada rica para resistir, pero pude aguantar, bajé mi pantalón y mi bóxer para quedar desnudo por primera vez ante una mujer que no era mi madre y ella hizo lo propio con su panti. Mientras deslizaba la última prenda con suavidad de su cuerpo ella lanzaba pequeños gemidos de placer, para quedar ahí toda para mi, su rajita estaba húmeda y probé todo ese elixir de la vida mientras ella aumentaba sus gemidos.

No tarde en estar lambiendo toda su vagina, metía mi lengua, como podía pues no sabía cómo hacerlo, estaba temeroso, en todo momento esperaba que ella alcanzara el orgasmo antes de penetrarla, sin previo aviso me moví subiendo hacia ella y nos volteamos, quedando ella arriba de mí. Bajó hacia mi pene y le dio una mamada deliciosa por lo menos para mí lo fue, podía sentir su lengua que recorría todo mi pene, no pude resistir aquello fue muy delicioso, por lo que sin siquiera poder avisarle me vine, pero ella logro sacar mi pene de su boca por lo que me vine en el aire. Ella se rió pero seguimos besándonos. No podía quedarme así, no podía acabar así, decidí seguir masturbándola rico hasta que se vino ella también, aunque ella sí lo hizo en mi boca.

Para cuando ella se vino, de manera espectacular mi pene ya había alcanzado una nueva erección para que la penetrara, pero antes de todo, me coloque un condón que guardaba en mi mochila desde hacía varios meses, no sé porque no lo hice antes en ese momento de alguna manera me acordé que lo tenía, que viéndolo en retrospectiva creo que no fue nada bueno que me lo pusiera, pues nunca podre decir regresar en el tiempo para saber lo que era desvirgar a una mujer a pelo cuando aún era un hombre de verdad.

Pero bueno en ese momento estaba listo, la acomode, le abrí sus piernas, ella ya estaba demasiado lubricada o como luego de venirse, todo iba a ser fácil, por lo que había leído y visto en las películas porno y así fue, comencé a penetrarla lentamente hasta que todo mi pene llego hasta el fondo, ella lanzo un gemido de placer y dolor al mismo tiempo, la verdad si hubo dolor, pero el placer no se comparaba con el dolor que ella sintió, después de un constante en que nos quedamos besando y quietos comencé con el bombeo que duro más de lo que esperaba, lo cual me alegro, me vine como nunca antes acabando exhausto y ella también.

Nos abrazamos, sabía que nunca olvidaría aquella mañana, todo fue demasiado lindo. Además lo hacía con la persona que quería, teníamos un año de novios y una relación bonita, eso fue la culminación de aquel noviazgo delicioso, quede ahí sobre ella jugando con sus pezones con mis labios y lengua, sintiendo como una gran cantidad de semen colgaba de la punta de mi pene retenida por el condón que aun envolvía mi erección, ya por fuera de ella.

De pronto la puerta se abrió, habíamos estando tan entretenidos con nuestro placer que nos olvidamos de la hora, sus hermanos llegaron a casa y nos encontraron conmigo sobre su hermanita, desnudo y con sus piernas rodeando mi cadera, con mis huevos colgando entre mis piernas y una gran cantidad de espeso semen, colgando de la punta del condón.

Aquello fue todo, sus hermanos se me fueron encima apenas tuve tiempo de quitarme de encima de mi novia antes que comenzaran a darme golpes entre los dos, ella trato de defenderme pero fue empuja con fuerza haciendo casi volar al otro lado del sillón mientras uno de sus hermanos me arranco el condón lo que me hizo sentir algo de color e hizo que me bebiera mi propio semen, ellos eran dos hombre de 21 y 22 años respectivamente muy altos y fornidos por lo que me dominaron con facilidad.

Trate de luchar de defenderme pero uno de ellos me dio un fuerte rodillazo en los huevos tan fuerte que de mi pene broto un gran chorro de semen, el dolor me hizo cubrirme mis huevos dejándome vulnerable a sus golpes que me propinaron en el rostro, pecho, brazos y abdomen, uno de sus golpes me dejo tan aturdido que casi perdí el conocimiento, lo que uno de ellos aprovecho para ir a la cocina regresando con un cuchillo bien afilado.

-“Maldito ahora pagaras por deshonrar a nuestra hermanita”. Dijo uno de ellos.

Sentí como una mano tomo mi prepucio y lo estiro, luego sentí una fuerte punzada que me hizo gritar de dolor cuando fue brutalmente circuncidado por uno de sus hermanos.

-“AAAAAAAAHHHHHHHHFGGGG”. Grite de dolor.

Aun continuaba gritando de dolor cuando sentí que otra mano tomo mis huevos apretándolos con fuerza para estirarlos, sentí la afilada hoja tocar la estirada piel de mi escroto en ese momento pese al dolor suplique.

-“No, por favor, lo siento, lo sien…” Suplica cuando sentí otra gran punzada de dolor.

-“AAAAAAAGGGHRRR” Grite aun más fuerte que antes.

Todo mi cuerpo se convulsiono sin control por algunos segundos antes de ya no saber nada de lo que pasaba pues perdí el conocimiento por el dolor que estaba sintiendo.

Me desperté dos días después en un hospital, no fue sino hasta una semana después con dos sicólogos el médico que me opero y mis padres presentes que me dieron la noticia que ya intuía pero que no me atrevía a aceptar, los hermanos de mi novia en prisión para ese momento me habían castrado, me habían convertido en un eunuco para el resto de mis días desde “Aquella Mañana”.
  




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

VIOLACIÓN GAY

Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico......


VIOLACIÓN GAY
Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [CIRCUNCISIÓN] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Aaron Gover & DarkSoul





Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

Pero nunca le dije a nadie ni a mis padres sobre aquello que hoy creo fue un tremendo error, un día fui al colegio como de costumbre pero no había clase por alguna razón pero no me entere de ellos estaba por volver a casa cuando vi a Daniel, Mathew y Brandon los tres se me acercaron me tomaron de los brazos y me llevaron arrastrado hasta la casa de Daniel que era cerca pensé que solo me iban a golpear porque sus padres no estaban en casa, pero aquel iba a hacer un día que nunca voy a poder olvidar mientras viva, para ese momento ya contaba ya con 22 años y estaba por terminar la universidad aunque tenía el físico de un chico de prepa (instituto).

Entre empujones insultos por parte de los tres me llevaron a aquella casa no pudo desistirme era delgado y sin mucha fuerza física o sin la voluntad para hacerlo de todo modos, después de Amarrarme a una silla y golpearme muy fuerte (llore mucho y suplique que se detuviera) me quitaron toda la ropa, incluso mi trusa (slip) lo que me hizo sentir mucha pena y me sonroje, grite pero estaba amordazado para ese momento, me hicieron poner de pie para llevarme a una cama grande, que parecía ser una habitación no usada por alguien.

Para ese momento estaba aterrorizado, no sabía lo que querían hacerme pero de seguro no era nada bueno por lo menos para mí, en sus rostros se dibuja la maldad, sus ojos brillaban intensamente comiéndome con sus miradas lujuriosas que me hizo sentir aun más indefenso que antes de que estuviera desnudo, sentí un leve cosquilleo en mis huevos que se contrajeron contra mi pelvis como si la habitación quedase helada de repente.

Mathew trajo 3 grandes tarros de agua y jabón, Daniel me echo un balde y Mathew me empezó a lavar con el jabón por todo el cuerpo poniendo especial atención en mi pene, incluso corriendo mi prepucio para lavar mi glande, mientras él se desnudaba al igual que Brandon y Daniel, me excite al verlos desnudos eran los primeros hombres que veía desnudos en mi vida lo que hizo que mi pene quedase erecto por completo, lo que hizo que ellos me señalaran y Brandon dijera.

-“Miren a esta puto ya se le paro, en verdad quiere ser penetrado”. Dijo Brandon y todos los demás rieron al escucharlo.

Ya con ambos desnudos empezaron a mojarse entre ellos también y decirme perra, puta y prostituta, entre otras cosas mientras lloraba y gritaba, suplicándoles que me dejasen ir detrás de la mordaza pero a la vez tenía mucho morbo y placer de verlo desnudos tan cerca de mí, me opusieron una navaja en el cuello (Mathew) y dijo que me iba a quitar el trapo que tenía en la boca y si gritaba me mataba, por el miedo me quede en silencio y me lo quito, para luego decirme.

-“Ahora nos la vas a chupar mucho cuidado con los dientes, si nos lastimas te matamos”. Dijo Mathew mostrándome la navaja. 

Mathew acerco su endurecido pene y me hizo hacerle sexo oral pese a la violencia con la que movió mi cabeza tomándome de los cabellos para hacerme tragar su miembro debo decir que lo disfrute después que tener sexo oral con los tres aproximadamente por 30 minutos con la mandíbula adolorida me hicieron acostar boca abajo sobre la cama y me penetraron grite cuando lo hicieron por primera vez se sintió horrible y sentí poco placer era el actor principal en aquella orgia me hicieron eyacular las tres veces que me penetraron cuando los tres acabaron en mi boca Mathew coloco una navaja sobre las venas de mis muñecas y Brandon una en la garganta, Daniel me tomo de los huevos y me dijo

-“Deberíamos matar a un puto como tú, no merece vivir”. Dijo Daniel.

Luego lentamente bajo su navaja a mi pene, estiro mi prepucio hasta casi hacerme gritar de dolor y de un solo corte me corto mi prepucio circuncidándome, luego con mi pene sangrando tomo mi escroto, estirando mi huevos con fuerza hacia abajo, todo mi cuerpo se sacudía de dolor cuando Daniel de dos corte me corto mis huevos, castrándome, me desmaye de dolor de inmediato y para cuando me desperté estaba sobre una banca de un parque.

Trate de levantarme pero una gran punzada me lo impidió, mis manos se fueron a mi entrepierna, estaba vendada y curada de algún modo, me fue obvio que recibieron ayuda de alguien dudo aun que ellos me pudieran curar de aquel modo, como pude sintiendo mucho dolor llegue a casa, por suerte mis padres aun no llegaban, cuando revise mi mochila horas después me encontré con un frasco donde flotando en un liquido estaban los que fueron hasta ese día mis huevos.      

No les dije nada a mis padre, lloro contantemente en silencio, me siento solo y sucio... no sé que hacer es difícil verlos en clase a veces hasta en el baño me hacen tener sexo oral con ellos y cada vez disminuye el placer y pienso en el suicidio tengo miedo... quiero irme pero me da miedo decírselo a mis padres o a otras personas porque ellos sabrán que soy gay... tengo miedo... que la gente sepa que fui violado y castrado por aquellos tres.




Autor: Aaron Gover & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CALLEJÓN SIN SALIDA

Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse......


CALLEJÓN SIN SALIDA
Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse.

Un grupo de mujeres hartas de la delincuencia de organizaron y formaron una organización denominada las vigilantes, en su mayoría eran mujeres jóvenes, bien entrenadas en artes marciales y en defensa personal, sin que Carlos lo supiera dejo de ser el cazador y se convirtió en la presa, Mara y Tania estaban en la zona donde operaba Carlos por lo regular esa tarde, estaban en busca de un carterista y golpeador de mujeres que no era Carlos pero que correspondía con la descripción, hombre alto, rubio y roba bolsos.

Tania que iba esa tarde con un top morado iba con un ostentoso bolso de diseñador la vista de Carlos de inmediato lo detecto y no iba a perder la oportunidad de apoderarse de ese bolso, ya que solo el bolso por si mismo podía aportarle una buena cantidad siempre que fuese original, Carlos siguió a Tania hasta la entrada de un callejón su callejón, en donde de inmediato la abordo, llevándola hasta el fondo del callejos que se abría en un patio la amenazo con una navaja para Tania en vez de lucir asustada sonrió y le dijo.

-“¡Creo que hoy no es tu día de suerte!”. Dijo Tania

Apenas termino de hablar y Carlos sintió como una mano lo tomo del cabello, para darle la vuelta, para sentir un fuerte puñetazo en el rostro, era Mara quien portando una chamarra (abrigo, chaquete) color azul fuerte con capucha le pego, Carlos cayó al suelo donde Malo lo tomo de los cabellos para obligarlo a levantarse, aun con sus cabellos tomados le dijo.

-“Vamos es hora de pagar bastardo”. Dijo Mara.

Las piernas de Carlos quedaron abiertas ideales para que Tania que estaba detrás de él procediera a darle una fuerte patada en la entrepierna, que hizo que Carlos pusiera los ojo en blancos sus manos se fueron a sus huevos justo cuando Mara, le dio un fuerte puñetazo que lo dejo inconsciente.

Mara saco su teléfono y llamo para que la camioneta viniera por ellas, entre cinco mujeres subieron al pesado Carlos inconsciente aun a la camioneta cerrada para marcharse, Carlos estaba por vivir la peor de las pesadillas que ni siquiera hubiese podido imaginar. La camioneta se detuvo en una gran casa a las afueras de la ciudad, Carlos fue bajado para ser conducido en calidad de bulto al sótano.

Una vez ahí, le amarraron las manos por las muñecas para luego alzarlo por medio de una polea bien fijada en el techo, los pies de Carlos apenas y tocaban el suelo, le quitaron su chaleco y pantalón de mezclilla que portaba, lo mismo que sus botas dejándolo solo en trusa (slip) de color blanco, que según notaron no se había cambiado en días, con manchas amarrillas al frente de su prenda lo que les causo de asco a Mara y Tania, luego le amarraron un palo de escoba en los tobillos lo que dejo bien abiertas sus piernas y se marcharon dejando colgándolo ahí.

Carlos se despertó una hora más tarde, sus gritos e insultos hicieron notar al par de mujeres que estaba bien despierto lo dejaron gritar un par de horas más antes de bajar a donde estaba, pero no lo hicieron vestidas como antes sino portando un antifaz que no dejaba ver sus rostros, iban casi desnudas, con sus senos descubiertos, con medias altas de color negro y un par de minúsculas tangas color rojo y altos tacones de charol color rojo, Carlos se quedo boca abierto viéndolas descender por las escaleras que daban al sótano.

Ambas se acercaron a donde estaba Carlos, Mara comenzó a pasar su mano por el plano vientre de Carlos, para por fin bajar hasta su entrepierna, el bulto en su trusa era prominente, sintió los pesados huevos y pene de Carlos sostenidos por la delgada tela, le movió un poco el paquete hasta que su manos se cerró sobre sus huevos y se lo apretó con fuerza al tiempo que decía.

-“Te vamos a enseñar a respetar a las mujeres maldito golpeador bastardo de mierda” Dijo Mara.

Carlos quiso decir algo pero apenas abrió la boca Tania le coloco una mordaza de bola que la apretó muy bien en la parte de atrás de su cabeza, dejando sin poder decir nada a Carlos, Tania entonces fue hasta una mesa y regreso con una tijera que le dio a Mara.

Mara paso la afilada tijera por el cuerpo de Carlos que nervioso se estremeció al sentir el frio metal sobre sus tetillas, el metal descendió hasta su trusa que Mara corto por los laterales para luego arrancar la tela y dejar a Carlos por fin completamente desnudo ante ellas, los ojos de Mara se iluminaron al ver la portentosa virilidad de Carlos.

No solo era alto sino también bien dotado, ambas mujeres se quedaron admirando la entrepierna de Carlos por unos segundos, observando cómo tenía el vello rubio púbico bien recortado y como su prepucio cubría hasta la mitad, su glande de un color purpura leve, un poco más abajo dos grandes huevos sin vello alguno quedaron colgando libres bastante bajos, Tania alargo su mano y los sopeso, con malicia dijo para que fuese escuchada por todos.

-“Firmes, pesados y grandes es una pena que para cuando terminemos ya no vayan a seguir así”. Dijo Tania.

Ambas mujeres rieron con malicia que hicieron temer lo peor a Carlos.

Cuando terminaron de ir Tania fue hasta la mesa de antes y tomo una pala de madera de unos 40 cm de largo por 20 en su punto más ancho, tenia pequeños agujeros, ella y Mara echaron suertes para ver quién empezaba primero, Mara gana por lo que Tania con la paleta de madera se coloco detrás de Carlos y Tania tomo el pene ya semí erecto para comenzar a masturbarlo, cubriendo y descubriendo el glande de Carlos con su prepucio de una forma que pronto le hizo tener una asombrosa erección de 25 cm.

Mara espero hasta que Tania dio el primer azote en las nalgas de Carlos para comenzar a darle una mamada con cada nuevo azote el pene de Carlos entraba un poco más en la boca de Mara, Carlos daba un gemido que era más un gruñido mezcla entre placer y dolor, aquello se prolongo por un buen rato hasta que las nalgas de Carlos quedaron morada y enrojecidas con pequeños cortes sangrantes, Carlos ya ni siquiera gemía simplemente su cuerpo por inercia con cada nuevo golpe de la pala, mientras continuaba siendo su pene succionado por el pene de Mara.

Cuando Tania paro sus golpes y Mara saco su pene de su boca Carlos se sintió aliviado pensó que todo había acabado pero estaba en un error estaba por venir lo peor, las dos mujeres intercambiaron lugares no sin antes Mara ir a la mera y tomar algo que Carlos no vio, Tania se inclino y tomo su pene para comenzar a masturbarlo, cuando Mara estaba en posición Tania dijo.

-“Es un lindo pene es una pena que será de maldito bastardo”. Dijo Tania.

En ese justo momento Carlos sintió como Mara le abrió sus nalgas y sintió como algo de plástico comenzó a hacer presión sobre su ano, Carlos apretó sus nalgas dio un gruñido pues era lo único que podía hacer pero pronto la resistencia de su ano fue vencido y el intruso entre sus nalgas lo penetro, los ojos de Carlos se abrieron grandes y casi parte la mordaza en dos de los fuerte que apretó los dientes, sintió un enorme dolor seguido de una punzada como si algo se desgarrara por detrás.

En ese momento Tania se metió su pene en su boca con su prepucio corrido, dejando libre a su glande pero lejos del placer que eso le podría proporcionar, paso a ser algo que le causo dolor cuando Tania usando sus molares le mordió con fuerza su sensible glande, el cuerpo de Carlos se sacudió con fuerza lo que hizo que el enorme dildo realista que le estaba siendo introducido por el ano entrara con mayor facilidad, Carlos estaba en una terrible agonía, para cuando Tania saco su pene de su boca su glande sangraba y palpitaba de dolor.

Mara comenzó a sacar el gran dildo del ano de Carlos, un rio de sangre comenzó a descender desde el interior de sus nalgas para pasar luego por sus piernas para gotear en el suelo, Tania comenzó a masturbarlo con una mano, cada que su prepucio cubría su glande, el cuerpo de Carlos temblaba de dolor, pues su sensible piel rosaba y no dejaba que cicatrizaran las heridas aun sangrantes en su glande, Tania continuo con su trabajo manual por 15 minutos hasta sentir que su pene comenzó a tener espasmo se hizo a un lado, justo cuando el primer gran chorro de semen salió disparado.

A aquel primer chorro le siguió un segundo y un tercero, enormes, copiosos, con mucha fuerza, el pene de Carlos quedo, de la punta goteando semen, cuando Tania se marcho a la mesa para tomar algo que de nuevo Carlos no pudo ver. Tania Regreso a donde estaba Carlos aun siendo penetrado a un gran ritmo por Mara, volvió a tomar su pene y continuo masturbándolo por unos segundos hasta que de repente de un sorpresivo lengüetazo, retiro una gran gota de semen de la punta de su erección, que hizo estremecer a Carlos.

-“La leche de esta bastardo sabe rica”. Dijo Tania luego de probar la leche de Carlos.

Ambas mujeres rieron maliciosamente, luego Tania agrego de manera lo más casual que pudo.

-“Parece que su precio lo lastima cada que cubre su glande”.
-“No te preocupes cariño ahorita arreglo eso”, Dijo Tania con malicia.

Tania tomo su prepucio y lo estiro todo lo que puco por encima de su glande, el cuerpo de Carlos se arqueo de lo fuerte que se lo jalo, luego de un rápido movimiento usando una tijera quirúrgica, de un solo como rápido corte le cerceno su prepucio, circuncidándolo en el acto.

El cuerpo de Carlos se convulsiono de dolor por unos segundos, mientras su pene chorreaba sangre al suelo, Carlos estaba en una agonía total, de pronto Mara extrajo el gran dildo de su culo para colocarse un guantes de látex negro, con el que lo penetro, Mara busco de inmediato su próstata que oprimió con fuerza, el pene de Carlos aun en erección arrojo un gran chorro de semen, el más grande y potente de toda su vida que iba a hacer el ultimo también.

Tania entonces se coloco unas botas con una punta metálica para comenzar a patear los colgantes huevos de Carlos, quien trato de cerrar sus piernas sin éxito alguno, Mara no tardo en sacar su mano de su interior para unirse a la orgia de patadas que sus huevos estaba teniendo, las patadas iban en aumento en frecuencia como en potencia, pero los huevos de Carlos pese a todo pronóstico resistían.

Ambos mujeres luego de casi una hora estaban agotadas y los huevos de Carlos pese a estar terriblemente hinchados aun estaban enteros, Mara harta de la resistencia de ese par de huevos, fue hasta la mesa de nuevo para regresar con un cuchillo curvo para sin ningún preámbulo, abrirle el escroto a Carlos que se sacudió como poseído por el dolor que eso le produjo, y de un rápido apretón Mara extrajo los dos orbes, por la gran herida del desgarrado bolso de piel.

Tania los tomo, jalándolos, para tensar los conductos que los unían aun al cuerpo de Carlos, quien negaba con la cabeza, suplicando con la mirada que dejase sus mal trechos huevos, pero Mara sin miramiento alguno corto los conductos castrando a Carlos en el acto, todo su cuerpo se sacudió por varios minutos hasta desmayarse por fin.

Carlos fue el tercer delincuente en ser castrado, tardo meses en recuperarse luego de ser encontrado en un basurero apenas con vida, como si fuese una ironía del destino, Carlos trabaja como recolector de basura, castrado, circuncidado y con la próstata dañada ni las drogas para la impotencia pudieron lograr que volviera a tener una erección, Carlos está viviendo para el resto de su vida como un eunuco sin sexo y sin mucho futuro, su vida se ha convertido en un Callejón sin Salida.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA CÁRCEL

Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido......


LA CÁRCEL
Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Luisiose1985ab





Unos altaneros, otros llorando, inexpresivos y hasta riéndose habían entrado a la cárcel en su primer desfile que resultó bastante alegre, Diego se vio reflejado en uno de los jóvenes que pasaba frente a su celda. Siempre pasaba lo mismo, cuando llegaba carne fresca, comenzaba el proceso de selección y la pesadillas para unos, la protección para otros, las semanas confirmaban este patrón, cada quien agarraba su parte del nuevo rebaño, los nuevos reclusos, quienes cambiarían su vida como ya a muchos nos había ocurrido.       

Y yo seguía aquí atrapado en la monotonía, hace un par de días me había mirado en un espejo, ya no era el mismo.  Unas grandes ojeras, bastante demacrado y estaba consciente de mi pérdida de peso. La blancura de mi piel resaltaba más todos esos rasgos. Lo único positivo de esos últimos días fue que el diablo, el jefe de la cárcel, había conseguido a otra víctima a la cual romperle el culo y se había olvidado de mí pero igual estaba a sus órdenes.   

La única persona que se preocupaba por mi era Chiquitín, mis viejos amigos habían desaparecido y mi madre abandonado así que estaba en manos de él. Nunca pensé que sería tan débil, hace unos meses atrás trataba a todos como una mierda y creía tener el control de todo pero ahora era al revés. Chiquitín se estaba haciendo cargo del dinero de mi pagos (un monto que todos los presos debíamos pagar para protección) sino podría correr con la putísima suerte de irme muchísimo peor de lo que ya me iba.  

En mi mente estaba algo bastante claro cuando llegue aquí y es que no me gustaban los hombres, después de que el diablo y su grupo me violaran se había remarcado esto pero el destino me estaba jugando sucio. Mi miedo era un presagio. Aunque Chiquitín quería entablar una relación conmigo, yo me negué. Le repetí una y otra vez que no me gustan los hombres y que no disfruto con ellos pero él fue claro al decirme “que así no quisiera terminaría teniendo sexo con él”.      

Todavía recuerdo cuando nos besamos en su cama y toda esa sensación de protección que genero ese momento que de una u otra forma hizo mella en mí pero aun así no podía, nunca había pensado que le tendría miedo al sexo. Una noche pasó lo que debía pasar, ese gigante me jalo de la cama y de un empujón me lanzo a la suya, se monto sobre mí y no venia por las buenas ya eso lo había intentado, reconozco que soy un cabeza dura. Si algo debo agradecerle a mi compañero de celda es que siempre fue sincero sino la situación en la que estoy ahora no sería tan buena dentro de lo que cabe.         

Me había inmovilizado con su peso y fuerza, rompió mi camiseta (franela) y me quito lo demás en segundos. Había tratado de escaparme pero él es una mole lo que facilito todo el trabajo. Aquel cincuentón ya no era mi amigo, ya no era mi protector su semblante había cambiado y desde hacía unos días sabia que se estaba cansado de mi fragilidad, de mis negaciones y egoísmo. Me volteo en la cama y con el pantalón a medio bajar dejo a su disposición lo que quería de mí. Mis lágrimas caían y yo estaba en silencio.        

-“Si grito será peor”. Pensé.         

Ese no era el pene del Diablo ni de cerca, trataba de apartarme pero yo sabía muy adentro que debía hacerlo aunque no podía imaginarme con ese pene dentro de mí. Sus dedos empezaron a entrar en mi culo llenos de saliva, primero uno hasta llegar a 4 lo que me provoco bastante dolor.
Pareció eterna mi preparación.

-“Esto lo hago por tu bien chiquito, yo te salvare de ti mismo”-Susurro Chiquitín quien estaba obstinado.

Puso su ene en mi ano y empezó a jugar con su glande sobre él, de un lado a otro pero no paso mucho hasta que de un intento entro el glande.

-“AAAYYYY”- Grite y luego mordí el colchón.         

No había dejado de entrar, en menos de un minuto ya estaban sus 25 cm hasta el fondo y no era lo largo sino lo grueso lo que realmente me estaba causando daño. Me sentía estallar, con el dolor y las paredes de mi culo estirándose a cada segundo y unas ganas de cagar me inundaron pero no podía hacer nada. Chiquitín estuvo aplastándome con su gran cuerpo mientras su pene estaba adentro de mi, hasta que unos minutos después empezó con el mete y saca que desataron mis gritos. Cada persona en la cárcel debió escucharme, la forma en la que ese pene abría mi culo no me dejo guardar nada para mí.         

Todavía recuerdo mis contracciones cada vez que ese pene abría mi culo de manera lenta pero concisa. Él no me dio descanso y aunque no fue tan brusco como Diablo me sentí morir. Chiquitín se corrió en mi culo, todo eso fue para mí una eternidad. Quedo dormido encima de mí con su pene adentro aunque yo no podía conciliar el sueño, me sentía como una puta. No podía acostumbrarme a sentir la humedad en mi culo y como se habían abierto las paredes. Me ardía pero era algo soportable nada comparado con el primer momento de la penetración.        

Después de 3 noches, se repitió la misma situación diariamente hasta que el dolor se fue borrando de esa manera tan maldita y hay algo que no puedo dejar de confesar, perdí todo placer al sexo. Más que un acto que se disfruta, el sexo paso a ser algo que solo debía hacerse. Hubo un día que desperté con la conmoción de los presos, algo se avecinaba y yo no sabía la razón. Había amanecido como dicen por allí con las sabanas pegadas a los cachetes aunque chiquitín no me había usado en la noche.

-“Buen día”-Me había sacado de mi letargo chiquitín- Levántate que el día de hoy será largo.


-“¿Más largo?”-dije totalmente contrariado-¿Qué se supone que se hará hoy? ¿Nos vamos para la playa?

-No Diego, no has tenido la dicha de conocer lo que pasa cuando llega un violador.

Dentro de la cárcel es día de fiesta cuando llega un violador, eso ya lo sabes y también todo el mundo. Hoy es la venganza de los presos a lo que a su criterio merecen un trato peor.

Estaba un poco agitado porque no sabía del todo como iba a resultar, empecé a reflexionar y como siempre caí en cuenta que mi vida estaba tan llena de caminos por alcanzar que no vi cuando agarre el camino equivocado y la convertí en una simple mierda. Por eso estoy aquí, porque algunos errores se pagan caros y aquí estoy con mis deudas.         

Un mes después del encuentro con Diablo ya no sabía quién era, me sentía sucio siempre tenía la sensación de que los demás sabían lo que pasaba aunque de hecho lo ignoraban porque era algo normal ahí. Me aislé casi del todo y digo casi porque chiquitín fue el único que pudo mantenerse conmigo. Hoy me hundiría en la miseria por estas leyes de la cárcel, si tuviese la oportunidad de apretar un botón para hacer estallar esta mierda, la volaría conmigo mismo adentro.        

-“Los guardias han avisado que hoy viene un violador, hoy debes ser fuerte porque lo que veras no será fácil” -Dijo Chiquitín con su cara seria-El violo a un familiar cercano a uno de los jefes.

-¿Entonces lo van a matar?- pregunte inocentemente.           
-Si, le llegará su hora pero todavía no.   

VIOLACIÓN

Los guardias habían desaparecido, no había ni uno a la vista, el patio estaba inundado de presos como nunca antes haciendo filas obedeciendo al que tiene el verdadero poder. 

El violador debía ser sodomizado por todos, eso es pan de cada día y no solo en las cárceles de Venezuela.

Un hombre blanco, de 40 años, bastante flaco y de cabello castaño yacía inmovilizado por una cuerda en su cintura, estaba boca abajo y sus manos amarradas descansaban en su espalda. Una mesa modificada estaba siendo utilizada para dejar su boca y culo a disposición de todos. Se notaban los moretones en sus costillas, piernas y cara de los muchos golpes, sus ojos rojos, la cara llena de líquidos viscosos y su culo abierto asemejaba un volcán de donde brotaba un líquido blancuzco.

Hace un par de horas era un culo virgen que ni siquiera había probado un dedo, a las 11 de la mañana ya lo habían utilizado más de 100 personas. La cámara de un teléfono grababa como un mulato con un enorme pene no dejaba ni respirar al violador, las babas habían hecho un charco en el suelo y se habían unido con la leche que había depositado hace segundos. Su cara roja y sus muecas reflejaban la desesperación pero no tenia manos para defenderse solo debía soportar. Cuando chiquitín se acerco al sujeto, todos empezaron a gritar elevando los ánimos de los que esperaban en la fila. El morbo y la perversión ya no era simplemente algo de las celdas sino de los pasillos y del patio interno.   

Ese hombre con cuerpo de aquellos que trabajan en el campo debido a su espalda ancha y unos brazos enormes, de apodo Chiquitín, sabía que él era el espectáculo y se notaba que lo disfrutaba. Con semblante relajado, casi inexpresivo y con paso seguro, desabrocho su pantalón y los dejo en el suelo, dejando ver una carpa monstruosa. Luego bajo un bóxers rojo y apareció un pedazo de carne de 25 centímetros y que no podía ser rodeado por sus propias manos. Se masturbo unos segundos, coloco un preservativo que estrangulaba su pene, lanzo un escupitajo y luego fue en busca de ese culo.

-“Chiquitín, chiquitín, chiquitín”-Todos gritaban.       .

Su glande se había colocado en el dilatado ano del hombre, empujo medio pene y se escucho al ahora violado gritar con toda sus fuerzas y bajaban lagrimas por sus cachetes, luego entro la mitad faltante y sus gritos fueron minimizados por la multitud de presos que disfrutaban. Ese enorme pene empezó a salir una y otra vez de ese culo que aunque ya había albergado decenas pero ninguna de la magnitud de Chiquitín por lo que la dilatación todavía no era suficiente para albergar tan monstruosa erección. Un maracucho coloco su pene en la boca para tapar los gritos, elevando el desespero del ahora violado que trataba de soltarse sin ningún resultado.      

Minutos después Chiquitín había tomado un ritmo bastante violento y de la nariz del violado salían mocos y otros flujos, volviéndose una pesadilla para aquel hombre que ya casi no reaccionaba, se había forzado tanto en obtener bocanadas de aire pero eran casi imposibles. Fueron 20 minutos con el monstruoso pene en su culo hasta que Chiquitín pego un grito y acelero las embestidas, luego se saco el preservativo lleno de líquidos blancos y descargo todo el contenido en la espalda de su víctima.

Fueron un par de horas las que espere para llegar a mi turno, yo estaba sorprendido con el espectáculo que había dado Chiquitín, nunca lo había visto de esa forma. Ahora no me preocupaba tanto aquel preso sino que yo también debía ser parte de todo eso, Chiquitín me había dado una pastilla de viagra porque si no lo hacía, podía meterme en más problemas. No sé cómo me atreví, ni como lo hice. Me había puesto un short previendo la situación, escogí su boca y sus babas asquerosas en contacto con mi pene que después me resultaron excitantes, utilice su boca como utilizaba a mis novias y como llevaba muchos días sin eyacular, acabe en su garganta dejándolo sin respiración.

Desde que había entrado en la cárcel no había podido ni siquiera gozar de una buena masturbación y ahora como una broma de Dios, sentía placer. Diablo y su grupo me veían como un pedazo de carne, se hablaban por lo bajo y reían pero no sé cómo logre no dejarme intimidar. Me largue con el corazón acelerado y fui a mi cama donde no pude aguantar más.       

Los gritos, su asfixia y su desesperación quedaron en mi cabeza. Recordé cada vez que Diablo y Chiquitín me habían hecho a quien estaba siendo utilizado por todos en la cárcel. Me hundí más…

Esa noche mi compañero no me bajo a su cama. El sabía el estado en el que estaba y agradecí a Dios que esa noche no me tocara. Últimamente me mantenía inexpresivo a todo aunque la amargura me fue dominando. Si hace unos meses atrás me hubiese dicho que iba a tener una pareja hombre e iba a estar en la cárcel iba a preferir un tiro en la sien pero cuando la vida te quiebra todo lo que era empieza a tambalearse.

Y como si la vida no me hubiese tratado lo suficientemente mal. Unos meses después, mi compañero de celda fue trasladado a Miranda donde residía su familia. Me había sumido en la impotencia cuando me entere de todo esto, sufría de ataques de pánico pero solo me quedo ser fuerte. El era lo más parecido a un amigo y sumado a eso, ya no tenía un protector que a cambio de favores sexuales me facilitará las cosas. Era una locura, el mismo que me violaba me ayudaba. Gracias a él, Diablo había dejado de buscarme y ahora gracias a mi mismo, estaba perdido en esa maldita cárcel sin nadie.

-“Espero que te vaya bien Diego, no te aconsejare porque nunca me escuchas así que adiós”-Dijo con la cara algo descompuestas y dejo en mis manos una cepillo de dientes con lo que parecía ser una hojilla, improvisando una navaja.

Como era de esperar mis miedos florecían de nuevo, sin protección y sin dinero quede a merced del grupo de Diablo. Pase a ser parte literalmente de las putas. Diablo era el jefe de esta cárcel y aunque tenía enemigos igual contaba con la mayor cantidad de aliados, armas y drogas. Muchos de los guardias estaban comprados por él, maldita sea el dinero. Y así fue como pensé que quede en la celda de “Caraca”, uno de los tantos súbditos. El mismo me había elegido cuando llegue con mis cosas y no sabía que carajos hacer.

Debía tener 23 años y para serles sincero no era agraciado, un flaco, de piel oscura, alto y cuando hablaba denotaba su poca educación pero la vida me había deparado eso. Sin llegar la noche me había puesto a mamársela, tenía un pene normal pero su dureza y una curva hacia arriba me dificultaban el trabajo. La rudeza con la que utilizaba mi boca me provocaban arcadas y con ellas un sinfín de babas. A diferencia de Chiquitín le gustaba jugar con su pene por mi cara. Lo bueno es que no pasaba mucho tiempo hasta que llegaba su leche directa a mi garganta y sentía alivio.

Ese mismo día en la noche me obligo a chupársela de nuevo y siguiendo sus órdenes tuve que probar un pene, el cual fue como un golpe en la cabeza, me perdí entre su pene hasta de nuevo hacerlo acabar. Por recompensa a mis servicios antes de irse dejo en mis manos dos porros y un encendedor. Todo esto había sido un paseo con lo que venía, esa celda se había convertido en un puticlub. Aunque la cárcel necesitaba más celda ya que en algunos lugares convivían más de 10 presos, yo tenía esa celda para mí.   

A todas horas venían los amigos de Diablo y aunque había pensado que esa celda era la de Caraca me equivoque, el solo se encargaba de la puta preferida de Diablo el cual nunca me volvió a tocar, para eso les pagaba a los guardias para pasar prepagos que le hacían todos los servicios y cuando se antojaba de un culo virgen buscaba entre la carne fresca. Debía pasar casi todo el día desnudo dispuesto a lo que me hicieran. Sé que todos tenemos una opción pero hacer resistencia solo era agravar la situación, cuando mi primera violación casi no podía dormir del dolor no solo en mi culo sino en todo mi cuerpo. Entre en un estado de depresión y eso sumado a las drogas que cada día me metía empeoraba todo.           

Era la puta especial para ellos y no lo digo por simplemente decirlo realmente era así, mi cara, mi contextura y hasta mis vellos, me hicieron el platillo más apetecible. Solo me dejaba hacer, cada vez necesitaba más de la anestesia que me provocaban las drogas. Fui convirtiéndome en un maestro del sexo ya que todos los días pasaban no menos de 20 personas por mi boca, culo o ambas. Debía cumplir un cronograma que incluían las comida, aseo y hasta hacer ejercicios. A diferencia de otros reclusos que los habían convertidos prácticamente en mujeres yo debía parecer, actuar y ser un hombre pero dispuesto a saciar la sed. De los demás hombres.     

Nunca volví a sentir una erección mientras tenia sexo a menos que me obligaran a tenerla como había pasado muy pocas veces o en las mañanas al despertar. La idea de todo era humillarme como el hombre que era aunque yo solo era un cuerpo dispuesto a todo, un espíritu partido. Su excitación se basaba en mi miseria, en mi dejadez en la rudeza de sus penes cuando me penetraban y yo no podía hacer más que gritar. Hubo una vez que más de 10 sujetos, no recuerdo bien, me rodearon.

Era un fin de semana y uno de ellos estaba cumpliendo años, entre whiskey, sexo y mucha droga se celebró.

Fue en el baño, yo estaba arrodillado en el piso bajo los efectos de una raya de cocaína esperando que la fiesta comenzara. Esos hombres me hicieron mamarles sus penes hasta el cansancio, mientras uno me penetraba otro me daba de comer y mis manos masturbaban a los otros por turnos. Había aprendido que mientras más placer le diera más rápido terminarían, esa era mi nueva ley. Acostado en un banco, hacían rayas de cocaína en mi cuerpo y las absorbían con sus narices.

A mí me hacían oler constantemente desde sus penes lo que me provocaba una sensación que he pensado que disfrute.

Entre alcohol, coca y marihuana transcurrió la fiesta. No sé cuantas veces hice acabar a esos hombres pero recuerdo la sensación de la leche pegada a mi piel y saliendo de mi culo. Luego que esos hombres me utilizaron, estaba demasiado drogado me habían hecho consumir mucho no recuerdo muy bien por esto mismo, tal vez haya sido mi imaginación pero me vienen imágenes de dos guardias que me utilizaron como favor por la fiesta, no recuerdo sus caras pero recuerdo dos personas en uniforme.        

Situaciones como estas se repitieron una y otra vez, era intocable pero a la vez estaba perdido. Me hice adicto a la cocaína y todos los días obtenía mi dosis, estaba acostumbrado al sexo y a donde quisieran que fuera iba para tenerlo. Las conversaciones que tenia con prácticamente mis dueños eran como “mamela”, “tomate la leche” o “abre ese culo” algunos travestis hablaban conmigo en descansos pero nada en profundidad.        

Como todos los excesos y la sed por poder nunca trae paz, mucho había durado esa tranquilidad. Había comenzado la guerra entre el grupo de Diablo y Paco, fueron dos días de tiroteo, puñaladas y peleas. Caraca murió y muchos de los que habían estado conmigo. Diablo había sido derrocado, murió de más de 50 tiros, su enemigo le pidió a los integrantes que trabajaran para él pero se negaron. Eso originó que la pelea siguiera por varios días más pero todo esto termino por fortalecer a Paco.

Mientras tanto yacía encerrado en la celda, pasando los efectos de la abstinencia a la coca. Gracias a Daniela una travesti que me ayudó a pasar todo este proceso no fui víctima de toda esa guerra. Todavía recuerdo que sudaba muchísimo, el malestar en el cuerpo era muy fuerte, todo yo estaba sumido en un mundo donde el nerviosismo, la paranoia y hasta los ataques de pánico me tenían descontrolado.           

Cuando la cárcel se tranquilizo, yo todavía estaba pasando todo esto. No sabía lo que me pasaba hasta después cuando Pacho, mi nuevo compañero de celda me explico todo tiempo después a veces tenía sexo con Pacho por gusto pero paso más de un año para que ocurriera. No es un bruto haciéndolo y con él empecé a sentir el verdadero placer. También continué intercambiando favores sexuales con algunos presos pero de mutuo acuerdo.    

Sin embargo cuando las cosas parecían mejorar, algunos de los antiguos secuaces de el Diablo me tomaron una tarde me llevaron al baño me desnudaron me amordazaron y me violaron hasta el cansancio. Aquello no era nada inusual pero cuando terminaron de saciar sus ansias de seco y de venirse varias veces en mi culo vino lo peor. Dos de ellos tomaron mis piernas y me las abrieron mis brazos fueron atados una regadera lo que dejo mis huevos expuestos y colgando. El jefe de ellos comenzó  darme patadas y puñetazos en los huevos tan fuerte que creí que era mi fin.

Luego de cómo 20 minutos de esos brutales golpes usando una navaja, me abrió mi bolso de piel lampiño desde hacia tiempo justo por la mitad. La sangre broto de inmediato y el hombre solo apretó mi abierto escroto para que mis dos testículos ya muy hinchados brotaran del interior de mi escroto sangrante. Ambos testículos quedaron colgando, el hombre los tomo los jalo y exprimió con fuera con su mano, mi pene palpito y expulse mi última carga viril de mi vida, fueron tres fuertes disparos de mi espesa leche que cayeron sobre mi pecho y abdomen, del ojo de mi glande aun brotaba semen cuando el hombre me corto los huevos con una navaja hecha con cepillo de dientes. Todo mi cuerpo se sacudió con violencia ni siquiera note cuando corto mi prepucio, circuncidándome pues creo que para ese momento estaba ya sin sentido.  

Luego de aquello pase mese inmerso en una terrible depresión nunca lo había confesado pero hubo un momento que pensé en suicidarme, en agarrar el arma de los amigos de Diablo y dispararme pero no sé porque razón no lo hice en su momento, quizás me faltaron huevos para hacerlo.          

Ahora soy uno más en estas paredes, lo acepto y sé que estas rejas te cambian por completo. Solo puedo aconsejarle esto a los que andan por malos caminos, cuiden sus vidas. También pensé que me estaba comiendo el mundo y nunca me pasaría nada, que haría lo que quisiera y después terminaría en una isla del Caribe gastando millones.      

Pero la realidad es otra y no saben cuánto me arrepiento de destruirme a mí mismo y a mi familia. Hoy en día ayudo a los nuevos reclusos en caso de violación y aunque es imposible evitarlas, los consejos y algunos trucos pueden cambiar su vida.

Aquí en esta cárcel he dejado parte de mi mismo, espero que sirva de algo mi sacrificio y experiencia.




Autor: Luisiose1985ab       Adaptador: DarkSoul

OBLIGADO POR MAMÁ

Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial......


OBLIGADO POR MAMÁ
Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES] [MEDICO] [CIRCUNCISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Si lo reconozco, era un masturbador compulsivo, pero que adolescente no lo fue en algún momento de su adolescencia cuando las hormonas que sus huevos producían a raudales inundan el cuerpo de todo joven hombre, llegue incluso a masturbarme hasta 12 veces en un día, por supuesto mis calificaciones se fueron a la mierda, no quería salir, engorde y me la pasaba viendo porno pensando como masturbarme todo el día, por su puesto mi madre que me crió sola pues mi padres nos abandono me descubrió con mi ropa interior abajo y mi mano bajando y subiendo de mi endurecido pene.

Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial, algunos de los orgasmo que más recuerdo fueron de esa forma pero mi madre me puso un ultimátum.

-“Orlando o controlas tu mano o tendré que tomar medidas drásticas”. Dijo mi madre una noche que me sorprendió masturbándome.

Por supuesto hice caso omiso de las advertencias de mi madre, una noche durante las vacaciones de invierno mi madre fue a una fiesta con unas amigas por lo que me quede solo en casa, decidí aprovechar el tiempo masturbándome a mis anchas en la sala, ahí estaba el televisor más grande de la casa en donde comencé a ver algunas de mis escenas favoritas porno que hizo que mi pene se pusiera rígido desde la primera imagen que vi.

Esta solo en trusa (slip), sentado sobre el amplio como cómodo sofá de la sala, comenzó por acariciarse tanto sus huevos como su endurecido pene por arriba de la delgada tela elástica de su trusa de color blanco, una mancha de humedad no tardo en aparecer justo donde el ojo de mi glande tocaba la tela, sentir como mi prepucio de corría por si solo hacia atrás de mi glande fue deliciosa, comencé a gemir bajito, mientras mis ojos no se apartaban de las imágenes que la pantalla del televisor mostraban, los gemidos como sonidos que escuchaba solo me hacían excitar aun mas al imaginar que el hombre en aquella escena porno era yo.

Unos dos o tres minutos más tarde ya jugaba con mis huevos por debajo de mi trusa por lo que decidí quitármela, por alguna razón sentí la necesidad de oler mi prenda olía mal, huele a sudor y a algo más, no sé que era, no se definir ese olor, una mezcla entre semen, sudor y liquido pre seminal, quizás olor a macho, como solía llamarlo, pero en mi pasa algo raro, empiezo a excitarme aun más de lo que ya estaba, mi erección es cada vez más firme, dejo mi trusa a un lado, mi miembro está durísimo y estoy jadeando de lo excitado que estaba.      


No mucho tiempo atrás siempre que se bañaba me enjabonaba la espalda bajaba una mano hasta mis nalgas hasta pasar uno de mis dedos por entre mis nalgas tocándome el ano provocándome una sensación que me gustaba mucho,  por lo que continué haciéndolo desde ese momento un día no aguanto más y empecé a meter mi dedo mientras me masturbaba al mismo tiempo, provocándose un orgasmo fenomenal, con el tiempo comencé a meter un pequeño pote de plástico cilíndrico que sacaba y metía de mi ano sintiendo un gran placer al hacerlo.

Aquella ocasión no fue diferente tome el pote de plástico lo ensalive bien antes de metérmelo, el sillón actuaba de tope para que no se saliera de mi ano, aquello hizo que no me aguantase por más tiempo y comience a jugar con mi mano mi pene, el olor de mi trusa seguía en el ambiente, tomo la prenda sucia y la huelo de nuevo, me gusta el olor, en especial del que se desprende de la parte delantera, no pienso en nada, los movimientos de mi mano son cada vez más fuertes, mi mente divaga con las imágenes sexuales en la pantalla frente a mí, mi cuerpo se sacude con locura mi masturbación es más fuerte, más rabiosa, siento que no me puedo venirme en cualquier momento.       

Estaba al borde pero quería alargar el placer lo más posible por lo que me detengo, hago una pausa y un esfuerzo por no venirme aún, mi trusa está pegada a mi cara, a mi nariz, paso mi lengua por donde queda acomodada la punta de mi pene en la prenda, por donde queda, sabe rico, la humedezco con mi saliva y vuelvo a mi tarea manual, esta vez no creo aguantar, la sensación de mi prepucio subiendo y bajando de mi glande de nuevo hace que sienta un placer inmenso y cierro mis ojos, en ese momento siento como si mi cuerpo y mi alma se separaran no aguanto más, me vengo en un delicioso orgasmo lanzando mis chorros de espeso semen, mientras gemía liberando ese algo que no se puede explicar que me deja fatigado, todo sudado y muy agitado sobre el sofá,

Mi pene aun tenia contracciones rodeado por mi mano del que escurría semen, justo cuando estaba por limpiarlo con mi trusa lo huelo una vez más y paso mi lengua por donde hay manchas de semen, lo tomo con mi lengua para saber su sabor, no lo trago pero me siento satisfecho, en algo que nunca hubiera imaginado, masturbarme oliendo y probando mis propios jugos, en eso estaba cuando la puerta de la calle se abre y mi madre entra para encontrarme desnudo sobre el sofá con mi mano tomando mi erección del que escurría semen aun, trate de cubrirme como puede pero apenas pude cubrir mi erección con mi trusa, el rostro de Mamá se puso rojo de lo enfadada que quedo.

-“Maldito no conforme con que tu cuarto huela a hotel de paso ahora te la jalas también en la sala y viendo tus porquerías en la televisión”. Dijo Mamá agarrándome de los cabellos.

-“Pero esto se acabo Orlando, mañana mismo voy a poner fin a esto, ¡lo siento pero no me dejas otra opción!” dijo Mamá.

Luego ella se fue hacia su habitación dejando en la sala solo sin voltear a atrás la escuche cerrar la puerta de su habitación dando un fuerte portazo, que hizo vibrar toda la casa, esa noche me masturbe en mi habitación una vez más antes de dormir.

Al día siguiente fue despertado por Mamá muy temprano, quien me ordeno que me vistiera ya que íbamos a salir, extrañado pero tratando de evitar una pelea obedecí, Mamá condujo el auto sin decir una sola palabra hasta una pequeña clínica no muy lejos de donde vivíamos, me hizo bajar y acompañarla hasta el consultorio 413 donde una enfermera sentada detrás de un escritorio nos saludo e indico que tomáramos asiento que en un momento el Dr. Peralta nos recibiría, cabe señalar que para ese momento estaba muy nervioso no sabía lo que Mamá pretendía.

Unos minutos pasaran antes que la enfermera nos hiciera pasar al consultorio del Dr Peralta quien nos recibió muy amablemente y luego Mamá le dijo.

-“Dr. este es Orlando a quien deseo se le haga una circuncisión hoy mismo”. Dijo Mamá.

Me quede helado ante aquellas palabras de Mamá, la mire con expresión seria como diciéndole “¿Que carajos crees que haces?”, pero ella solo me miro con una expresión de enojo, el Dr. Peralta se puso de pie y me dijo que me bajara el pantalón como ropa interior para que me pudiera revisar.

Mi rostro se puso rojo de la pena pero la mirada fulminante de Mamá me hicieron obedecer, me baje el pantalón y trusa hasta los tobillos el Dr. tomo mi pene, jugó un poco con para hacer que quedara un poco erecto para correr mi prepucio hacia atrás, un escalofrió recorrió mi cuerpo, al sentir mi glande el fresco del aire acondicionado del consultorio, al cabo de unos minutos en que el medio reviso tanto mi pene como huevos dijo.

-“Si en erecto su prepucio y pene muestras signos de una masturbación compulsiva señora, pero nada anormal en un joven de su edad” Dijo el Dr.

Aquellas palabras me tranquilizaron pero mi madre insistió.

-“Dr. Por favor hágale la circuncisión espero que eso sea suficiente para que deje esa manía de estarse masturbando en todas partes”. Dijo Mamá.

-“MMMM, Señora entiende que al eliminar su prepucio afectara el placer que su hijo podría sentir más adelante que comience con su vida sexual”. Dijo el Dr.

-“Lo comprendo Dr. pero es preferible que pierda algo de sensibilidad a seguir con la situación actual”. Le respondió Mamá.

Bien en ese caso, lo hare, el Dr, regreso a su escritorio dejándome ahí de pie ya con una erección, saco unos papales los medio lleno y se los dio a mi madre, para luego decirle.

-“Por favor lea, rellene los datos que hagan falta y fírmelos” Dijo el Dr.

Mi madre firmo todo y le entrego los papeles al médico quien los reviso, luego nos pidió que fuéramos con él a una habitación contigua, iba subirme mi trusa como pantalón pero le doctor me detuvo dijo que me los iba a tener que quitar de nuevo, en la otra habitación ya la enfermera que estaba en recepción nos estaba esperando, el medio le dijo.

-“¡Por favor prepara al chico, le vamos hacer una circuncisión!” Dijo el Dr.
-“¡Si doctor con gusto!” Dijo la enfermera con una sonrisa en sus labios.

Apenas se marcho el médico le dije a mamá.

-“¡Ni creas que voy a dejar que me cortes mi prepucio lo adoro!” Le dije en un tono molesto a Mamá.

-“Me importa poco que lo adores, ¡Ahora acuéstate y deja que la enfermera haga su trabajo!” Me respondió Mamá enfadada.

-“No lo voy a hacer Mamá”. Le dije.
-“Orlando es mejor que obedezcas o te juro que lo hare yo misma sin anestesia”. Me dijo Mamá.

Me dijo Mamá tomándome de los cabellos, vi en su mirada que hablaba en serio, no quería sufrir dolor y me quede sin opciones por lo que termine acostado en la cama boca arriba desnudo de la cintura para abajo, la enfermera que había escuchado la discusión no dijo nada solo subió un poco mi camisa hasta dejar mi ombligo al descubierto, luego fue por un balde con agua, crema de afeitar y un rastrillo desechable nuevo, coloco una generosa porción de la crema para afeitar y comenzó a rasurarme primero el escroto, lo cual pese a todo se sintió, mi pene creció a mi pesar.

Luego me rasuro mi pene mismo y finalmente mi pubis, dejándome tan lampiño de mi entrepierna como la parte superior de mis piernas como el día que nací, justo terminaba cuando le Dr. Peralta regreso ya con guantes de látex, un gorro de los usados en los quirófanos, un cubre bocas y un mandil de papel, traía consigo una charola que estaba cubierta con un paño limpio, dejo la charola a un lado de la cama y la descubrió para dejarme ver una serie de instrumental quirúrgico que me hizo sentir algo de nervios.

El Dr. Peralta comenzó inyectando, un poderoso anestésico local en la base de mi pene, luego de unos segundos inyecto mi glande en varios lugares y finalmente por detrás de mi corona, pasado 5 o 6 segundos ya no sentía nada, mi pene estaba completamente sin sensibilidad alguna, el Dr. Peralta enseguida corto mi prepucio por arriba y por debajo de mi glande la piel cayo a los lados sangrante que luego el Dr, se encargo de cortar con un bisturí, luego usando un cauterizador eléctrico detuvo el sangrando y finalmente coloco algunos puntos y vendo todo.

Luego me dejaron sobre la cama solo la sensación de estar incomodo y no poder moverse demasiado o tocarme ahí me dio unas ganas literales de llorar y pedir ayuda, respiré hondo y trate de relajarme, sin éxito alguno, debieron pasar cerca de 20 minutos antes de que por fin la enfermera regresara para checar que todo estuviera bien en la habitación, estuvo acostado una más hasta que la anestesia paso, la enfermera me inyecto un analgésico para el dolor antes de irme a casa.    

Sinceramente no tuve problema alguno una vez que desapareció la anestesia. No me dolió absolutamente nada en ningún momento era como si nunca hubiese tenido un prepucio. Un poco de incomodidad si pero nada más, cuando fui a orinar tampoco sentí dolor, solo molestia y un poco de sangre en el ultimo chorro pero eso fue todo, sin embargo no pude dormir bien por el nerviosismo que aun tenia al pensar en todo lo que había perdido y como serian mis orgasmos desde ese día.

El Dr. Peralta me  dijo que me quitara la venda a los tres días, que no me pusiera otra y que me bañara con agua caliente, también me dijo que no me masturbar pese a sentirme bien hasta que el me quitara los punto y me autorizara a hacerlo.

Luego de dos semanas ya no tenía ninguna molestia, y mi pene constantemente estaba rígido los puntos me molestaban pero no era nada, sin embargo deseaba masturbarme con urgencia haciendo caso a las recomendaciones del Dr. Peralta me masturbe, no sentí tan rico como cuando tenía mi prepucio pero igual fue un brutal orgasmo con una abundante eyaculación, descargue todo lo que mis huevos habían acumulado en las semanas que no me había venido, lo que fue grandioso en verdad.

Se sintió tan rico venirse luego de tantos días de no hacerlo que desoyendo las recomendaciones medicas, esa misma noche me masturbe dos veces más en mi habitación y continué haciéndolo en los días consecutivos, pero al cuarto día comencé a sentir algo de dolor, pero no le di importancia, a los dos días antes de mi consulta el dolor e hinchazón en mi pene era tal que le suplique a Mamá que me llevara con el Dr. Peralta de inmediato, viendo que en verdad tenía mucho dolor llamo al docto para solicitar una cita de emergencia esa misma tarde para mí.

Apenas podía caminar e iba con las manos sujetando mi entrepierna, apenas llegamos el Dr. Peralta nos recibió me bajo el pantalón y ropa interior, los ojos del doctor se abrieron grandes al ver mi pene, llamo a la enfermera le ordeno algo que no escuche, también hablo con mi mamá, pero de nuevo no escuche lo que le dijo pero note su expresión y era la de una mujer asustada como preocupada, luego el doctor regreso y me inyecto algo en el pene que hizo desaparecer el dolor, tomo un bisturí y para mi horror corto mi glande.

Pero no salió sangre como espere sino un chorro de pus color marrón mal oliente que el doctor recolecto en un tazón de metal, de alguna manera sentí un alivio cuando la presión en mi pene poco a poco disminuyo, poco a poco fui entrando en un letargo hasta quedarme completamente dormido y ya no supe que fue de mi hasta que me desperté de nuevo varias horas más tarde en una habitación de la clínica. 

Me sentía mucho mejor y ya no sentía dolor alguno pero cuando me quise levantar para ir al baño sentí una fuerte punzada proveniente de mi entrepierna que me hizo caer en la cama me destape para ver que mi entrepierna estaba vendada y de entre los vendajes un tubo sobresalía, el doctor vino y me explico que me tuvieron que amputar el pene pues terrible infección que desarrolle también genero gangrena y fue inevitable que lo amputaran.

-“NOOOO MALDITOS CARNICEROS”. Grite en desesperación total.

Han pasado ya tres años de aquello ahora uso una prótesis de pene para poder orinar que es para lo único que sirve, bueno también la uso para penetrarme analmente con eso estimulo mi próstata lo suficiente como para venirme ya no es el mismo placer de antaño pero se siente agradable desfogar mi leche de tanto en tanto, aunque sea un eunuco para el resto de mis días y todo por aquella circuncisión a la que me vi “Obligado por Mamá”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PERDIDA PARA SIEMPRE

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme......


PERDIDA PARA SIEMPRE
La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.


[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [FEMINIZACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Hoy es 31 de diciembre pero ya para mi esta o cualquier otra fecha me da igual, puedo escuchar a gente celebrar sobre donde estoy,  aun si pudiera gritar cosa que no puedo hacer, ni siquiera hablar ya, podría hacer notar mi presencia, para pedir ayuda, simplemente estoy a merced de mi Ama u Amo según lo quieran ver, les explicare como es que comenzó mi cruel historia, no siempre estuve confinada al espacio en que estoy ahora ni tampoco tenía un cuerpo femenino, nací hombre e incluso vive mi niñez y adolescencia como hombre.

Mi primera relación sexual fue a los 17 años con mi segunda novia era preciosa y fui el primero que tuvo sexo con ella espero que aun me recuerde, se sintió tan rico desvirgarla que desde ese momento siempre quise mas, quizás ese fue el inicio de todo, no dure mucho con ella a los 18 años rompimos por serle infiel, para los 22 años varias mujeres habían probado mi duro miembro viril en el interior de sus vaginas.

No sabría decirles con cuantas mujeres tuve sexo de los 18 a los 22, dado que era bastante atractivo no tenia dificultad en conseguir chicas para el sexo, en la universidad mi libertinaje sexual llego a su pico incluso llegando a participar en tríos o orgias fue durante una de esas fiestas sexuales que contraje una enfermedad venérea que me llevo al consultorio de la Dra. Sandra.

No fue mi primera enfermedad venérea y pensé que con dos o tres inyecciones todo iba a solucionarse, en aquel momento mi pene no circuncidado era de 14 cm flácido y 25 cm en erección total, mi prepucio se corría por completo por si solo cuando mi pene se endurecía, dejando mi glande de color morado en forma de casco al descubierto.

La Dra Sandra era el remplazo de mi antiguo doctor un hombre ya mayor pero me agrado que la que me atendiera fuera aun mujer era menos penoso para mí en ese momento tener que mostrar mis partes intimas a una mujer que a un hombre y más si además iban a ser tocadas por sus manos, luego de entrar en su consultorio, y de hacerme las preguntas regulares, como nombre, edad, síntomas y demás cosas que los médicos por lo general preguntan cada que uno va a consulta me indico que me quitara el pantalón y me bajara mi ropa interior para poder revisarme.

Me quite el pantalón que llevaba para quedar con mi bóxer de esos pegaditos de color negro, donde mi buen paquete quedo sobresaliendo de mi entrepierna no pudo dejar de notar la mirada de reojo que la Dra. Sandra me dio en ese momento, lo que me hizo sentir muy orgulloso luego me di la media vuelta simulando una modestia falsa para bajarme mi bóxer hasta las rodillas dándole una buena vista de mis nalgas y huevos que colgaban bajos entre mis piernas a la Dra. Sandra.

Luego de unos segundos me di la media vuelta de nuevo para revelarle mi pene y huevos por completo a la Dra. Sandra que ajustándose sus lentes se puso de pie para ir hasta donde estaba, antes de comenzar con su examen médico se coloco un par de guantes de látex, para luego comenzar a palpar mis huevos que alzo con su mano derecha, luego apretó levemente cada uno de mis testículos pidiendo que hiciera mi rostro hacia el lado contrario del que estaba apretando en ese momento y tosiera, cuando termino con mis testículos tomo mi pene levantándolo con una mano.

La Dra. Sandra comenzó a masajear mi pene, lo que hizo que reaccionara sin que pudiera evitarlo, cuando estaba a medio camino de quedar completamente erecto, ella recorrió mi prepucio hacia atrás, para descubrir mi glande notando de inmediato una secreción acuosa de color amarilla de un olor penetrante, usando un palillo me volteo el prepucio para dejar expuestas algunas ámpulas de color blanco y otras de color rojo algunas reventadas que eran de donde venia esa secreción mal oliente, luego de verlas con detenimiento con una lupa me dejo, se quito los guantes y me dijo.

-“Bueno jovencito el caso es grave me temo que unas inyecciones no bastaran mucho me temo que deberemos practicar una circuncisión para poder resolver tu problema”. Dijo la Dra. Sandra.

-“¡Es absolutamente necesario, no deseo perder mi prepucio!”  Le conteste algo contrariado.

-“Mucho me temo que si, de lo contrario no sanaras adecuadamente, además me temo que deberé hacerlo ahora mismo, la infección amenaza con extenderse y eso podría poner en peligro tu glande”. Añadió Ella.

Por miedo a perder la fuente de mi placer acepte y firme los papeles que ella me puso en frente, una hora más tarde estaba acostado en una camilla con mi pene anestesiado con la Dra, Sandra, cortando mi prepucio, ella hizo dos cortes uno arriba y otra por debajo de mi glande, luego recorto las dos mitades, la intervención fue rápida, luego me suturo y vendo, me pidió que no me masturbara en tres semanas y que luego regresara para una revisión me mando algunas inyecciones y eso fue todo, me marche muy adolorido de la clínica prometiéndome a mi mismo que nunca volvería a tener sexo sin condón con una chica que no conociera, tres semanas después llame para hacer una cita y me la dieron ya tarde a eso de las 8:00 PM

Cuando llegue al consultorio de la Dra Sandra, ya la enfermera que atendía a los pacientes se estaba marchando me dijo que tomara asiento que ya pronto la Dra me recibiría, unos minutos después la Dra. Sandra abrió la puerta y despidió a una mujer,  luego me saludo y me hizo pasar a su consultorio, una vez dentro me hizo desnudar por completo cosa que me extraño pero accedí sin objetar nada al respecto, luego me hizo acostar sobre una cama para poderme según ella explorar mejor.   

Luego tomo mi pene y comenzó de nuevo a masturbarme pero cuando mi pene estaba por quedar completamente erecto sentí una fuerte punzada que me hizo gemir de dolor, la Dra. Sandra lo noto y me dijo que ese dolor era natural, que me iba a anestesiar de nuevo mis genitales para retirar los puntos, en mi pene, mientras la anestesia hacia efecto le dije, que había estado con dolor por las mañanas principalmente cuando tenía una erección involuntaria, la Dra. Sandra dijo entonces para mi asombro.

-“Eso es normal luego de una circuncisión tan apretada que realice dudo que puedas tener una erección de nuevo sin sentir dolor”. Dijo ella con una expresión de desdén.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella declaración trate de ponerme de pie pero mi cuerpo no me respondió, y poco a poco a poco todo se me volvió negro, perdiendo el conocimiento cuando me desperté estaba donde he estado desde que la Dra. Sandra me secuestro.

Al despertar me encontré sobre una mesa de operaciones desnudo amarrado a ella, en lo que parecía un quirófano, pronto apareció la Dra. Sandra portando ropas para realizar una operación sin decirme nada, se coloco un cubre bocas y aplico una mascarilla sobre mi boca como nariz que me hizo quedar inconsciente de nuevo.

Recuerdo vagamente recuperar la consciencia de tanto en tanto pero son mas como flashazos que un despertar, por fin luego de casi una semana de estar sedado desperté por completo de nuevo, de inmediato note que algo estaba mal con mi cuerpo, sentía una venda sobre mi pecho que ya no era plano, tampoco sentía nada por debajo de la venda que cubría mi entrepierna, tampoco había bulto alguno que fue lo que me alarmo de inmediato por más apretado que estuviera el vendaje debería haber un bulto en mi entrepierna dado el tamaño de mis genitales.

Trate de moverme pero estaba amarrado, trate de llamar para que alguien viniera pero de mi solo salieron graznidos y susurros apenas audibles por más que me esforcé en gritar, cese cuando el daño en mi garganta se hizo insoportable, la Dra. Sandra aparecía cada tanto para alimentarme y cambar la bolsa donde se acumulaba mi orina que salía del tubo que sobresalía del vendaje de mi entrepierna.

Debieron pasar varios días cuantos se sabría decirle en el lugar no había ventanas por lo que aun hoy no sé si es día o noche, no hay relojes o como medir el tiempo pero creo que tal vez debieron pasar varias semanas antes de que la Dra. Sandra removiera el vendaje de mi pecho.

El shock que recibió mi macho interior fue brutal al notar que mi pecho marcado masculino había desaparecido en su lugar dos bellos aunque no muy grandes senos femeninos adornaban mi pecho, eran redondos, firmes y con pezones muy bonitos, en haber estado en una mujer me hubiese abalanzado sobre ellos para succionarlos con mi boca pero ahora no eran de alguien más sino míos.

Pero aquel shock que tuve al ver mis dos nuevos senos no fue nada que algunos días más tarde recibí cuando la Dra. Sandra a la que aun consideraba una mujer retiro las vendas que cubrían mi entrepierna lo que vi no solo me aterro sino que me dejo en un estado de shock como nunca antes, mi pene, huevos con todo y mi bolso de piel que eran mi orgullo ya no estaban en su lugar una linda como pequeña vagina de labios rosados estaba ahora entre mis piernas, me habían feminizado por completo, había dejado de ser un hombre para siempre.

Viendo el estado casi catatónico en que quede al ver la desaparición de mis amados genitales la Dra. Sandra me mostro un frasco en donde flotaba mi pene y huevos aun dentro de mi escroto unido a mi pene, ya muertos, aquello me hizo comenzar a llorar me sumergí en una terrible depresión y me negué a comer quería comerme pero ella me sedo y obligo a ingerir alimento por medio de una sonda, con el correr de los días me di cuenta que resistirme era inútil, por lo que de nuevo volví a comer, la Dra. Sandra me hizo algunas operaciones mejores estéticas para hacer mi rostro más femenino.

Las pasaron ahí sin poder moverme de aquella cama donde estaba apresado incluso creo que olvide cuanto tiempo había pasado desde que camine por última vez, cuando la Dra. Sandra vino y me inyecto algo que me hizo dormir de nuevo, cuando desperté de nuevo quede de nuevo en shock me habían amputado ambos brazos a la altura de los hombros y mis piernas fueron también amputadas casi a la altura de la cadera apenas 20 cm de mis piernas quedaron aun unidas a mi cuerpo.

Llore durante horas y horas pensando que mi vida había terminado toda esperanza de escapar del la Dra. Sandra se desvaneció aun si podía escapar que iba a ser de mi vida siempre confinada a una silla de ruedas dependiendo de alguien incluso para alimentarme.

Debieron pasar quizás dos semanas luego de perder mis extremidades cuando la Dra. Sandra apareció, portando tan solo un bata, mirándome desnuda sobre la cama dijo.

-“Creo que llego la hora de gozar un poco pequeña”. Dijo la Doctora.

Ella me levanto con sus brazos y me beso en la boca ante mi sorpresa total, en lugar de molestarme y rechazarla, creo que me deje llevar hacia mucho que no besaba a nadie, y así estuvimos un breve momento jugando con nuestras lenguas, que a mí me pareció eterno, me excite intensamente debo decir.

Cuando ella se separo de mi, se despojo de su bata para dejar su cuerpo al desnudo dos senos grandes incluso más que los míos en ese momento, con aerolas grandes en cuyo centro dos carnosos pezones estaban erectos, su vientre era plano, un liguero que sostenía sus dos medias en sus muslos rodeaba su cintura aquella imagen me tomó realmente por sorpresa, dado que en ningún momento había sospechado, ni dudado de su femineidad hasta ese momento, pero lo que mis ojos vieran en su entrepierna no dejaba lugar a dudas era la primera vez que me encontraba en una situación similar.      

Rápidamente por mi mente pasaron infinidad de pensamientos, pero que fueron interrumpidos cuando ella de nuevo me beso con intensidad, sentí como la tensión en ella desaparecía y se fundió apasionadamente en el beso que me daba.        

Mientas me besaba sus manos recorrían todo su cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba su pene, que estaba a punto de saltar debajo de su pequeña tanga de color negro que portaba, entre los manoseos que sucedieron, en alguna ocasión rozo su pene, con mi cuerpo por lo que sentí que estaba duro, pero instintivamente como me apartaba de él, después de todo en ese momento aun me asumía como un hombre.    

Luego de varios minutos, suavemente, ella comenzó a recorrer mi cuerpo con su boca, siempre de manera lenta y sensual lentamente se quito su tanga hasta quedar ambos completamente desnudos, por alguna razón no podía quitar la vista de su pene erguido, aunque no me animé tratar de huir de su lado en ese momento.     

De un buró tomo un tubo de lubricante con sus dedo coloco una buena cantidad en el interior de mi vagina, que me hizo sentir un escalofrió de placer ella me alzo y me coloco en posición de perrito, lo que quedo de mi piernas hizo que mis nalgas quedasen levantadas y comenzó a masajear mis prominentes nalgas, haciendo movimientos circulares, acercándome cada vez más a mi hoyito, ella se contorneaba de una manera tan sensual, que me excitaba de alguna manera fue ella quien me iba guiando, pronto sentí un dedo y luego me introdujo dos, hasta que quede lista según ella para ser penetrada.

De pronto sentí como me introdujo su pene suavemente para no lastimarme y sentí como el calor de mi nuevo sexo lo envolvía comenzó con su mete saca con su miembro incluso más grande al que alguna vez tuve, mientras ella intensificaba sus jadeos, podía sentir sus enormes huevos chocar contra mi ahora inflamado clítoris, luego de varios minutos de acción, su cuerpo se estremeció en un orgasmo profundo.           

Se vino dentro de mí, por primera vez sentí la hermosa sensación de sentir una eyaculación en mi interior como alguna de las mujeres que tuve en mi vida sintieron cuando me corrí dentro de ellas, en un instante pasaron por mi mente tantos recuerdos de mis experiencias con mujeres, pero ninguna  igualaba a aquello, ya no era yo quien penetraba sino el que era penetrado y era una sensación tan placentera. 

Luego de algunos minutos ya ella recuperada de su orgasmo pero con su pene de nuevo en erección, me hizo dar la vuelta para quedar boca arriba, ella se arrodillo sobre mi cabeza, para dejar su enorme falo delante de mí boca con pene erguido y me dijo que le pasara la lengua, ella jugaba con él y me lo restregó en mi cara.   

En un momento tomó mi cabeza e introdujo la punta en mi boca y me dijo que lo chupara como si fuera un caramelo pensé en morderlo pero algo me hizo no hacerlo sentí una sensación extraña, lo comencé a chupar, primero con suavidad, luego jugando con mi lengua, lo fui introduciendo más y más, hasta que ya no me cabía en la boca desde abajo miraba su cara y veía cómo cerraba los ojos, disfrutando cada movimiento que hacía, jadeando.           

Así estuve un buen rato, jugando con la punta de su pene, hacía como que lo intentaba introducir y lo sacaba, luego me lo introdujo por completo varias veces hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de mi barbilla la ultima arremetida le hizo llegar al clímax.

-“Ahora sí ya eres toda una mujer”. Me dijo ella.

Un segundo antes de dar un grito y descargar toda su leche dentro de mí, le hizo limpiársela muy bien. Me la volvió a introducir en la boca haciendo que la lamiera todita, que le chupara todo el semen que quedaba y lo tragara, fue la primera vez que probé el sabor de su semen, muchos sentimientos extraños cruzaron por mi mente, que aun hoy cada que me bebo su descargar pasan por mi mente.

Sé que mis días terminaran aquí ya sea a manos de la Dra Sandra, por falta de comida o por mi misma si alguna vez tengo la oportunidad por ahora simplemente debo seguir soportando ser su esclava sexual, un simple objeto que le da placer sabiendo que estoy “Perdida para Siempre”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INSCRIPCIÓN

Era el primer día de Charlie de la escuela profesional de BPE. Semanas antes, durante el registro, se le informó de un examen médico inicial, que debería tener lugar en el primer día informado se fue al examen con una sensación extraña pero de todas maneras lo hizo, porque no sabía exactamente que esperar de una cosa así, ya que nunca antes había pasado por algo similar......


INSCRIPCIÓN
Era el primer día de Charlie de la escuela profesional de BPE. Semanas antes, durante el registro, se le informó de un examen médico inicial, que debería tener lugar en el primer día informado se fue al examen con una sensación extraña pero de todas maneras lo hizo, porque no sabía exactamente que esperar de una cosa así, ya que nunca antes había pasado por algo similar.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: Z. Irch





Era el primer día de Charlie de la escuela profesional de BPE. Semanas antes, durante el registro, se le informó de un examen médico inicial, que debería tener lugar en el primer día informado se fue al examen con una sensación extraña pero de todas maneras lo hizo, porque no sabía exactamente que esperar de una cosa así, ya que nunca antes había pasado por algo similar.

Se alistó lo mejor que pudo y al llegar se le instruyó a sentarse en la sala de espera antes de pasar a la sala de examen de la escuela y esperar. Después de un tiempo, fue llamado por una mujer a la sala de examen. Charlie entró y recorrió la primera mitad de la habitación, mientras que la mujer escribió un par de cosas en un PC sobre un escritorio.

Así que, ¿Charlie eres nuevo en la escuela verdad? ¿Charlie tu short es nuevo verdad?

Charlie asintió con su cabeza.

-"Por favor quítate todo menos tu ropa interior siéntate en la camilla, el doctor vendrá inmediatamente". Entonces ella desapareció de la habitación y Charlie se desvistió y se sentó como se le indico a esperar.

Después de un breve periodo de tiempo la puerta se abrió y una anciana entro seguida la enfermera  la recibió con frialdad.

A ello siguió un chequeo típico de salud y la enfermera observó diligentemente.

Después de la revisión de rutina se veía algo excitada el doctor mientras le decía a Charlie. Ahora tenemos que escanear los testículos e investigar más a profundidad. “¡Desnúdate así que por favor incluso quítate tu ropa interior!”

Charlie se quito lentamente su bóxer quedando en sus tobillos y estaba algo rojo. El médico miró con gran interés su área privada y también el asistente mirando sus genitales.

Charlie tenía un pene medio alemán con un prepucio largo, que se extendía sobre su glande, un tronco bastante común. Aunque esto era muy largo, pero todavía está presente. Ambas mujeres miraron el pene con interés profesional y de inmediato la doctora comenzó con la exploración de los testículos y luego dictaba algo a la mujer detrás del PC.

Parecía bien y el médico regresó a la mesa y dejo reposar Charlie desnudo. Ella abrió un cajón y sacó algo y regresó a donde estaba. Tenía una cinta métrica en la mano y agarró el pene flácido de Charlie y lo midió. Tomo nota: Largo, 10,3cm ancho, 8 cm. No circuncidado. El prepucio se extiende sobre el glande cubriéndole por completo. "Ella echó con su mano hacia atrás el prepucio.  No hay ninguna restricción, el frenillo no era visible". Luego dejo el prepucio, que inmediatamente volvió de nuevo a su estado original. Charlie estaba irritado un poco, pero pensó que era un procedimiento normal.

Charlie. De hecho, estábamos tomando las medidas para la investigación, sin embargo, necesitamos de tu pene medidas con mayor detalle en este punto para examinarlo porque tienen un muy largo prepucio es requerido por las instrucciones de la escuela. Por favor, intenta conseguir una erección completa sin tocar el pene con la mano. Que puedan falsear los resultados. "Esto irritó a Charlie mucho, sin embargo, la situación lo excitaba y por eso su pene comenzó ya a palpitar y se incorporó lentamente. Charlie notó la atenta mirada curiosa de su auxiliar y su pene comenzó a ponerse rígido rápido en ese momento. Después de un rato se quedó desnudo y con el pene erecto antes de que las dos mujeres evaluaran cuidadosamente los cambios.

Ahora el médico hizo algunas notas y luego se las mostró volviéndose a su paciente hacia su asistente.

Charlie, te gustaría estar circuncidado. "Que causo un afectó profundamente en él”. Charlie hizo una mueca. Él sabía lo que eso significaba. Tu pene no se corresponde con el ideal de esta escuela. Me explico. Tu prepucio es muy largo. Cubre el glande en estado flácido, y todavía incluso lo medio cubre en erección. Lo ideal sería que el pene en el estado flácido de hecho casi no estuviera cubierto, pero señaló el glande… Con tu agujero para orinar expuesto. Es decir, tu glande debería estar cubierto 3/4.

-“Esto es más higiénico que si siempre se orinas sobre el prepucio". Charlie palideció.

Su prepucio era largo, pero a su punto de vista completamente intacto era maravilloso. Además, "continuó la doctora, está con ello tu glande durante una erección todavía completamente cubierto y es a su vez forma el prepucio todavía un pequeño tronco frente al glande. Lo ideal sería así". Ella puso su mano derecha sobre Charlie todavía con el pene erecto y corrió el prepucio detrás del glande. Así que debe ser similar. ¡En el estado de erección, el pene ya no debe estar cubierto por el prepucio! Este no es el caso aquí absolutamente. Durante el endurecimiento el prepucio tiene que deslizarse de forma independiente por detrás del glande. Y puesto que este no es el caso, tu pene no es el ideal. Para poder aceptarte y que tu pene sea ideal, vamos a tener que cortarlo".

Ahora el joven ayudante informó por primera vez hablando: Hay dos posibilidades. Ya sea uno en el que se deja la piel o incluso la circuncisión radical. Una pregunta: ¿te masturbas? Si es así, ¿con qué frecuencia? "

Charlie se sonrojó y pareció avergonzado mientras miraba el suelo. Bueno... sí... así que de vez en cuando. 2-3 veces a la semana"... y probablemente más," el médico le interrumpió por lo que veo  claramente.

Aquí vamos a cortar radicalmente. Por completo. Al llegar al pene en el estado erecto muy cerca y la higiene en flácida también se da. Eliminamos completamente el prepucio. ¡El pene quedara suave. Por favor, prepara todo! ¡Y solo acuéstate ahí!"

Charlie se acostó con su pene todavía duro en la camilla y el lugar la enfermera le afeitado el vello púbico. Luego desinfecto toda el área púbica. Luego vino el médico e inmediatamente puso una jeringa en el pene. Eso hizo que inmediatamente quedase insensible y flojo. Se puso el prepucio largo y corto la mayor cantidad posible de prepucio. Tanto desde el interior, así como desde el prepucio exterior ellos eliminado mucho y colocado finalmente acercarse a 2 cm por debajo del glande. El resultado fue una pérdida de piel mayor y una circuncisión muy apretado. Incluso en el estado flácido nada quedo del prepucio de Charlie. De su largo prepucio no quedo nada apenas un pene circuncidado pero además el médico hizo algo más.

La doctora corto su escroto y extrajo sin que lo viera los dos testículos de Charlie, los cuales corto con rapidez asombrosa colocándole dos prótesis testiculares, suturo su escroto y lo pego con un pegante especial Charlie ni siquiera noto que fue castrado, cuando pregunto que era esa cicatriz la doctora le dijo que era para evitar que se masturbara tanto.

En ese día, fueron circuncidados otros 12 adolescentes. 8 de ellos muy fuerte, así como Charlie que además fueron castrados también y 4 solo parcialmente. Solo la punta del prepucio les fue eliminada porque llegaban a la imagen ideal de la escuela ya tan suficientemente cerca.




Historia Original Aquí.




Autor: Z. Irch       Traductor: DarkSoul

CORTE MUY APRETADO

Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos......


CORTE MUY APRETADO
Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: JohnKovack





Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos.     

También usé ligas para simular la circuncisión, poniendo la banda justo detrás del glande. Cuando era más joven siempre quise ser circuncidado; Sin embargo, nunca sucedió. Así que a la edad de 27 años, decidí cortarme, optando por un corte bajo y apretado. Me masturbe cinco veces la noche antes de mi circuncisión, ya que estaba muy emocionado de cambiar mi apariencia. Recuerdo muy bien la última mirada a mi pene sin cortar y sin usar antes de que tuviera que ponerme en la mesa de operaciones.

Realmente deseaba que el médico hubiera cortado mi pene una vez que el anestésico local hubiese tomando efecto. Era una increíble sensación tumbado en la mesa de operaciones, con mi pene y huevos expuestos, sabiendo que mi pene iba a ser mutilado, cortando casi todo el prepucio interior. Antes de la operación, el médico me pidió que marcara la línea del corte con una pluma, lo cual hice. Por supuesto, quería quitarme la piel lo más posible. Así que lo marque de acuerdo con mi fantasía más salvaje. Mirando la línea, se sorprendió y preguntó dónde está la marca del prepucio interior que quiero conservar. Respondí que no quería tener ningún prepucio interior.

-"Lo siento, eso es imposible ya que tengo que mantener al menos 5 milímetros de su prepucio interior. De lo contrario, la herida no cicatrizaría adecuadamente. Además, la circuncisión no puede ser revisada más tarde si no deja una cantidad suficiente de prepucio”. Dijo el Doctor:

-"Por favor, puede asegurarse de que el corte es lo más apretado posible". Le dije

Él miró mi pene y lo estiró a su longitud entera antes de responder: "Siento que su pene es aproximadamente 7 cm flácido; Sin embargo, debe ser cerca de 15 cm erecto basado en la piel actual y el tejido eréctil. Así que es imposible hacer el corte muy ajustado sin causar erecciones dolorosas".

- "Como he dicho, estoy feliz de firmar un formulario de consentimiento. Entiendo su preocupación y los riesgos asociados con un corte muy ajustado". Le dije.

-"Lo siento, no puedo hacerlo. Tuve un paciente con un deseo similar, e hice la circuncisión demasiado apretada. Después de la cirugía, el paciente se dio cuenta de que, cuando estaba erecto, una gran cantidad de piel de su escroto se estiraba, haciéndolo doloroso y también haciendo imposible el uso de condones". Dijo el Doctor.

-"Como he dicho antes, no me preocupa". Le dije

-"Lo siento pero no repetiré el mismo error. Si quieres, el corte puede ser revisado en una re-circuncisión". Dijo el Doctor.

Después de ese breve intercambio de opiniones, el médico procedió a cortar mi prepucio, que tomó unos 15 minutos. Luego dijo: "Ahora viene la parte aburrida, tengo que coser la herida".

Esto fue una broma pensé, respondiendo: "Aburrido, pero muy importante, ¿no cree?"

Después de otros 20 minutos, el procedimiento estaba hecho, y él puso un vendaje apretado en mi pene y me envió a casa con algunos analgésicos.

El período de recuperación, fue de alrededor de cuatro semanas, fue desagradable y sin incidentes. La primera vez que vi mi nuevo aspecto me sentí muy decepcionado, ya que en el estado flácido un pedacito de prepucio (unos 2-3 milímetros) cubrió mi glande. Cuando erecto, como sugirió el médico, el corte se sentía muy apretado, sin movimiento de la piel posible. Así que fue el corte más ajustado posible dado el hecho de que mi pene crece en más del 100% durante las erecciones.

Viví con este corte por bastante tiempo. Finalmente, mi fantasía de nuevo me pateó. ¿No sería genial tener el corte más ajustado. Tan apretado que las erecciones son muy restringidas. Una pene de un niño pequeño de no más de 8-9 cm cuando este erecto. Yo fantaseé durante años y usé cinta para simular un corte aún más apretado. Realmente me gustó el hecho de que ese corte extremo me haría sentir frustrado con un pene un poco patético incapaz de crecer más allá del pene de un niño pequeño.

Tengo que subrayar que después de algunas experiencias con mujeres y hombres realmente disfrute siendo el pasivo en una relación. Nunca me gustó penetrar a una mujer - pero realmente me gustaba chupar vaginas. Acabe por imaginar cómo sería usar mi pene minúsculo y penetrar a una mujer o ser penetrado por un hombre fuerte y musculoso.

Entonces me encontré con un nuevo dispositivo, el anillo de Shang, y pensé si podría ser utilizado para darme un corte más apretado. El anillo de Shang está disponible en línea y no requiere un cirujano entrenado. Una vez que el anillo está cerrado, el prepucio se corta, y el anillo sostiene la herida. No hay sangrado y no hay necesidad de puntadas. También sabía que este dispositivo conduce a un corte bajo y apretado, con todo el prepucio que se quita. Además, no debe usarse para la circuncisión porque es muy difícil juzgar si se quita demasiado prepucio. La razón es que una vez que el anillo se cierra justo detrás del glande, el prepucio se voltea sobre el anillo. Este método es bastante común en las circuncisiones tradicionales y religiosas, ya que no requiere mucho entrenamiento y conduce a un corte bajo y apretado, dejando muy poco para jugar.

Por lo tanto, busqué un circuncidador tradicional, fácil de encontrar en las principales ciudades. Fui a una consulta, y el explicó el método.

-"Sí, puedo hacerlo más apretado. Eso no es problema". Dijo el Circuncidador.

El Circuncidador era de Oriente Medio y tenía una ayudante, una joven que llevaba un hijab de unos veinte años. Fijamos una fecha para el procedimiento.

En el día, estaba emocionado. El Circuncidador habló a la Joven en árabe; Por supuesto, no lo entendí.

"Este tipo es un poco extraño, ¿no crees? Su circuncisión actual ya es apretada. Si cortamos más, las erecciones serán dolorosas". Dijo el Circuncidador en árabe.

-"Bueno, éste es su deseo. Creo que es muy religioso, no interesado en el placer. Creo que debemos cumplir con sus deseos". Le respondió la Joven en árabe.

-"Soy muy escéptico. Si eliminamos demasiada piel, la herida podría no cerrarse adecuadamente. Cualquier erección puede abrirla incluso cuando el anillo está en su lugar. Sólo quitaría otros 5 mm”. Dijo el Circuncidador en árabe.

-"¿Y si tiene pensamientos impuros? No sabes por qué está aquí”. Dijo la mujer joven en árabe.

-“No mi decisión es definitiva. 5mm y no más”. Dijo el Circuncidador en árabe.
- "¿Cuándo podemos iniciar el procedimiento? ¿Debo quitarme la ropa?” Dije.

-"Vamos a empezar ahora. Por favor, sólo quítese el pantalón y la ropa interior. Posicionarse en la mesa de operaciones. En realidad era una silla también utilizada por los dentistas". Dijo el Circuncidador

-"¿Debemos usar las restricciones? Por lo general usamos las restricciones cuando aplicamos el anillo". Dijo la mujer joven en árabe.

-"Solo utilizamos las restricciones cuando operamos en niños hasta la edad de 12 años, y solo si los padres están presentes. No se moverá durante el procedimiento”. Dijo el Circuncidador.

-"Será un rasguño agudo". Dijo el Circuncidador.

Sí, es agudo, muy fuerte cuando el Circuncidador inyectó el anestésico local. Él entonces esperó por cerca de 5 minutos y quitó el anillo de Shang de su empaquetado después de seleccionar el tamaño correcto. Mi pene se sentía totalmente entumecido en ese momento.

Alguien llamó a la puerta, una conversación comenzó en árabe y el Circuncidador salió de la habitación diciéndome:

Mi ayudante colocará el anillo. Volveré en un minuto para cortar el prepucio por cerca de 5 mm según lo discutido que le dará un corte apretado. Como hay poco prepucio interior, voy a cortar un poco el prepucio exterior. Lo siento estaré de vuelta en 5 minutos. "

El Circuncidador se fue y cerró la puerta.

-"John, ¿puedes por favor también quitarte la camisa y los calcetines? Es mejor así”. Dijo la joven.
-“Por supuesto" Le dije.

-"¿Realmente es necesario aplicar las restricciones para mis piernas? Prometo que no me moveré”. Le dije.

-"John, por favor no te preocupes. Esto es solo para tu protección, ya que posicionar el anillo equivocadamente conduce a problemas. Simplemente abre las piernas un poco más y muévelas a las restricciones. Sí, eso es muy bueno. Primero te hago los tobillos”. Dijo la joven.

-"Oh, hay más restricciones". Dije,
-"Sí, para tus muslos y tus muñecas. Así que, ahora estamos listos para colocar el anillo". Dijo la Joven.

No podía sentir y ver lo que estaba pasando.

-"Ahora posiciono el anillo detrás de tu glande. Eso está bien. Lo cierro ahora y tiro el prepucio”. Decía la mujer joven.

-"Lo siento bastante tirando. Usas mucha fuerza”. Le dije.
-"No te preocupes, solo un poco". Dijo la mujer joven:

-"OK. Puedo tirar un poco más. Tengo cerca de 1cm de prepucio. Eso será muy apretado. Vamos a tirar un poco más” Pensó la joven.

Se ve muy caliente, muy musculoso; Oh realmente me emociono y un poco hasta me mojo. No debería pensar en ello; Pare que estoy casado. ¿Por qué esto me excita tanto? Tal vez, esto es lo que debo hacer. Corte tanta piel de este hombre apto para asegurarme de que será puro después del procedimiento. OK, ahora tengo 2 cm. Pienso que dejaré solamente cerca de 3cm de la piel del eje en el lado más bajo de su pene y de cerca de 4 cm en la parte superior. Así que cuando su pene este erecto, la piel lo tirará hacia abajo entre sus piernas. Luchará para penetrar a cualquier mujer y será puro. Ahora está hecho. Toda la piel es tirada sobre el anillo. Ahora cierro el anillo y la piel morirá".

-"¿Está hecho?" Dije.
-"John, sí, el anillo está cerrado". Dijo la joven.
-"¿Por qué necesita una tijeras ahora? ¿Pensé que esperaríamos al Circuncidador? Le pregunte.

-"¿No te preocupes? He hecho esto antes (que era una mentira). Acabo de recortar los 5 mm de prepucio (que en realidad era alrededor de 4 cm de piel, sobre todo de mi eje)". Dijo la joven.

Después de decir eso tomó las tijeras quirúrgicas y comenzó a cortar. Sentí un poco de humedad, que creo que era mi sangre.

-"Estoy tan caliente ahora mismo. Corté toda la piel. Su prepucio de 5mm y mucha piel de su eje. Tendrá una pequeñísima pequeña patética pequeño pene. Tal vez, 5-6 cm cuando erguido en el mejor de los casos, y las erecciones le harán daño. Mirando sus huevos, realmente quiero tomarlas. Lo haría completo. No, necesito parar ahora. Toda la piel está cortada y su pene mutilado". Pensó la joven.

Después de que el corte se hizo, ella aplicó un vendaje y quitó las restricciones diciéndome que me vistiera. Entonces la puerta se abrió.

-"¿Qué está pasando? ¿Por qué no esperaste?” Dijo el circuncidador.

-"Lo siento, pero se puso un poco inquieto. Así que terminé el procedimiento como se discutió, la eliminación de 5 mm del prepucio restante. Lo medí con precisión”. Dijo la joven árabe.

-“Ya has hecho todo el trabajo. Eso es muy bueno. Solo tiene que hacer una cita con mi asistente en alrededor de una semana y se va a quitar el anillo. Esto solo tomará un minuto y es sencillo. La herida debe estar cerrada”.

El Circuncidador salió de la habitación.

-"Puedes venir la próxima semana para quitar el anillo. Solo mantén la herida limpia. Te doy mi teléfono por si acaso. También puedes enviar fotos de tu herida si te interesa.

- "Sí, está bien. Gracias". Le dije.

Dejé el lugar y me fui a casa a relajarme. Al día siguiente me quité el vendaje y me sorprendió mucho. La piel debajo del anillo parecía muy apretada incluso en estado flácido. Estaba con un montón de dolor, y las erecciones eran imposibles. Así que llamé a su celular (móvil) al día siguiente.

-"Es muy doloroso, ¿es normal?" Le pregunte.
-"Sí, eso es normal. Le voy a mandar algunos analgésicos más fuertes. Tómelos y relájese”. Dijo la joven.

Los próximos días fueron simplemente horrible. Increíble dolor incluso después de tomar muchos analgésicos. No podía dormir y no podía sentarme, caminar era difícil. Finalmente, volví para quitarme el anillo. Realmente esperaba que el dolor mejorara.

-"Hola, es bueno verte". Dijo la joven.
-"Ha sido muy doloroso. ¿Espero que esto sea normal?” Le dije.
-"Sí, eso está bien. Ahora retiraré el anillo y te sentirás mejor en breve". Dijo la joven.

El anillo salió muy rápido, y sentí un alivio. El dolor cedió, y me fui a casa. Finalmente, volví a sentirme normal. Sin embargo, me despertó un poco de dolor y noté bastante sangrado. ¡Quité el vendaje y vi que la herida se abrió! Había un agujero en la parte trasera de mi pene de unos 3 cm, y unos 2 cm de herida abierta en la parte delantera. Me entró el pánico y la llamé.

"Hola, no te preocupes. Gracias por enviar las fotos. Esto se ve muy bien, y la herida se cerrará”. Dijo la joven.

Bueno, diez semanas más tarde la herida todavía no estaba cerrada, y yo no podía aliviarme sexualmente. Fue un período muy difícil. Así que llamé de nuevo.

-"John, mientras esperabas bastante tiempo, sería mejor ponerte de pie, lo cual es un procedimiento muy fácil. Puedes venir al consultorio”. Dijo la joven.

Esto es lo que hice y llegué unas 3 horas más tarde.

"Hola John, solo entra y quítate la ropa". Dijo la joven.

Cumplí, y como antes estaba atado a la mesa de operaciones y me administró un anestésico local.

-"John, podría necesitar cortar un poco más de piel para mover los bordes de la herida juntos". Dijo ella.

-"Realmente me preocupa que esto sea demasiado apretado, y las erecciones durante la noche podrían abrir mi herida de nuevo".

-"John, no te preocupes. Hay dos opciones para prevenir erecciones en el largo plazo utilizando productos químicos o un procedimiento menor. Sin embargo, toma alrededor de cuatro semanas para ser eficaz. Usaré un dispositivo de castidad después de coser tu herida. Eso asegurará que tu pene permanezca flácido durante las próximas cuatro semanas hasta que la herida se cure".

Me sorprendió mucho escuchar eso.

-"John, si quieres, puedo realizar un tratamiento a largo plazo. No recomiendo el uso de medicamentos ya que esto no es una solución realmente permanente. Lo mejor es un procedimiento menor para aliviar la presión". Dijo la joven.

-"Bueno, no creo que eso sea necesario. Después de cuatro semanas, mi herida debe estar curada. Entonces, ¿por qué es necesario suprimir mis erecciones a largo plazo?" Dije.

-"John, sí, eso es correcto. Ahora estoy cortando un poco más de piel y cosiendo tu herida muy bien. Así que todo está hecho. Bueno, ya que ya está aquí, podríamos hacer este procedimiento menor también. Será muy beneficioso para usted. Solo necesito administrar un poco más de anestésico local". Dijo la joven.

-"¿Por qué necesitas algún anestésico local?" Dije.
-"John, solo necesito quitar algo del malestar alrededor de tu ingle". Dijo la Joven.
-"¿Pensé que acabas de coser la herida?" Dije.
-"John, esto es solo para asegurarse de que no sufran ningún dolor por los próximos días. Es una terapia para el dolor. No tienes que pagar por ella”. Dijo la Joven.

-”Esta bien". Le dije.

Luego inyectó en varios lados más anestesia local. Me sentí un poco extraño ya que no podía sentir nada en la zona de la ingle más incluyendo mis testículos.

-"Eso se siente un poco extraño. Es una zona bastante grande. ¿Podré volver a casa?" Le dije

-"John, no te preocupes, puedo llevarte a casa si quieres. Creo que te sientes un poco ansioso en este momento. ¿Quieres un tranquilizante?” Dijo la Joven.

-"No creo que esto sea necesario. ¿Has terminado el procedimiento?” Le dije.

-"John, tu pene está bien, la herida está cerrada. Solo basta el dispositivo de castidad, es mejor adormecer sus testículos ya que podría pellizcar tu piel". Dijo la Joven.

-"Sí, está bien". Le dije

-"John, ¿has pensado en el procedimiento menor para eliminar cualquier molestia a largo plazo causada por las erecciones?" Dijo la Joven.

-"Todavía no entiendo porque eso es necesario". Dije
-"John, hará que tu recuperación sea mucho más rápida. Estarás con mucho dolor durante semanas”. Dijo la joven

-"Sí, eso es verdad". Dije.
-"John, ¿significa eso que estás de acuerdo con el procedimiento menor?" Dijo la joven.

-"No, ¿cuál es ese procedimiento menor? ¿No entiendo?" Le pregunte.
-"John, se llama orquiectomía bilateral". Dijo la joven.
-"Lo siento, no entiendo eso. ¿Puedes explicarlo?" Le pregunte.
-"John, hay tres tipos principales: simple, subescapular e inguinal”. Dijo la Joven.
-“Bien. ¿Puedes explicar estos tres tipos?” Le dije.

- "John, los dos primeros tipos se hacen generalmente bajo anestesia local o epidural, y toman cerca de 30 minutos para realizar. Una orquiectomía inguinal se hace a veces bajo anestesia general, que no puedo realizar en esta cirugía tiene que estar en el hospital". Dijo la joven.

-"Bueno, no quiero ir al hospital", Dije

-"John, claro lo entiendo. Así podemos hacerlo bajo anestesia local o epidural. Como ya te di una anestesia local para el alivio del dolor, lo mejor es realizar la orquiectomía simple". Dijo la joven.

-“Bien". Dije.
-"John, ¿significa eso que aceptas tener una orquiectomía simple?" Pregunto la joven.
-"Bueno, no quiero ir al hospital". Dije.

-"John, sí está bien. Puedo hacerlo ahora, y tomará solamente 30 minutos y te llevaré a casa. Nada de qué preocuparse. Solo necesito que firme el formulario de consentimiento. Lo siento, me quito una de las restricciones de la muñeca. Aquí tienes". Dijo la joven.

-"Esta es una forma bastante complicada". Le dije,
-"John, ya lo llené por ti y marque la casilla para la orquiectomía simple. Solo tienes que firmar”.  Dijo la joven

-"¿Qué harás exactamente?" Le dije.

-"John, una orquiectomía simple es un procedimiento menor. El paciente descansa sobre una mesa de operaciones con el pene pegado contra el abdomen. Voy a afeitar un área pequeña para la incisión. Después de que se haya administrado la anestesia, lo que ya hice, haré una incisión en el punto medio del escroto y cortaré el tejido subyacente. Comprobaré si hay algún problema dentro del escroto que pueda causar incomodidad, y la incisión se cierra con dos capas de suturas y se cubre con un apósito quirúrgico".

-"¿Y eso será bueno en el largo plazo?" Le pregunte.
-"John, sí, por favor firme aquí y relájese. ¿Te doy un tranquilizante?”. Dijo la joven

Ella acabo por inyectar una sustancia en mi brazo y se sentía muy caliente. Me sentí muy relajado.

-"John, dormirás pronto; Solo firma aquí". Dijo la joven

Firmé y me desperté en unos 40 minutos.

Joven: "John, todo está hecho. Sólo echar un vistazo. Su pene ahora está en un dispositivo de la castidad, y lo quitaré en cuatro semanas. Después de que las erecciones no será un problema más, y la herida puede sanar normalmente. Usted ve esta incisión en el punto medio del escroto. Esta es la orquiectomía simple. Revisé el interior, y todo estaba bien. Vean aquí sus dos testículos, que son de buena salud.

Lo miré y sólo vi una pequeña incisión y mis testículos en mi escroto.

-"Muchas gracias". Le dije
-"John, no te preocupes, te llevaré a casa". Dijo la joven.

Me recuperé muy rápidamente con poco malestar y después de cuatro semanas regresé.

-"John, voy a quitar el dispositivo de castidad. Eso es muy rápido. OK, todo hecho. La herida está perfectamente curada.

-"¡Por fin! ¡Eso es excelente! ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales otra vez?" Le pregunte.
-"John, en cualquier momento; Todo está muy bien curado". Dijo la joven.

Fui a casa y me sentí aliviado. Al día siguiente traté de masturbarme después de meses por primera vez. Se sentía muy bien, pero no pude conseguir una erección adecuada. La piel estaba muy apretada, y solo me quedé semi-erecto. Después de un tiempo tuve mi primer orgasmo después de meses. Extraño pensé, mi esperma se veía muy diferente, solo un líquido claro. En las próximas semanas, no tenía ganas de ir al gimnasio o de tener relaciones sexuales. Intenté masturbarme varias veces, pero en la mejor de las veces sólo conseguía semi-erecciones. A veces podía tener orgasmos pero era una sensación muy débil y solo fluía claro. Me sentí extraño y la llamé de nuevo.

-"John, eso es perfectamente normal después de una orquiectomía simple. No hay nada de qué preocuparse". Dijo la joven.

-"Mis testículos también se sienten extraños. ¡Cuando los exprimo no hay dolor!” Le dije.

-"John, por supuesto que no. No puede haber dolor como te expliqué en el formulario de consentimiento que firmaste". Dijo la joven.

-"No lo leí correctamente". Dije.

-"John, tus testículos han sido reemplazados por implantes de silicona como ahí decía". Dijo la joven.

-“¡que! ¿QUÉ QUIERES DECIR CON? ¡REEMPLAZADO! ¡QUIERES DECIR QUE MIS TESTICOS FUERON REMOVIDOS CUANDO ABRISTE MI SCROTUM!" Le Grite.

-"John, por favor no grites, de lo contrario tendré que colgar el teléfono. Como te dije, abrí tu escroto y revisé tus testículos y cordones espermáticos con mucho cuidado. Todo estaba en muy buena salud como se esperaba para un hombre sano de 35 años".

-"¡NO ENTIENDO! ¿POR QUÉ CORTASTE MIS TESTÍCULOS?" Le pregunte gritando.

-"John, por favor no grites, voy a colgar el teléfono. Por supuesto, me quité tus testículos y las cuerdas espermáticas, ya que era una simple orquiectomía".

-"¡Me castraste! ¡SOY UN EUNUCH! ¡CONTRA MI VOLUNTAD!" Le grite

-"John, por favor deja de gritar. Aceptaste una orquiectomía simple, y el formulario de consentimiento explicaba el procedimiento detalladamente en la última página. Sí, en términos coloquiales puede llamar a este procedimiento una castración. Al firmar el formulario, tuve que aceptar tu deseo de ser castrado y eliminar tus testículos sanos y cordones espermáticos. No puedo discriminar a una persona extraña como tú; Que estaría en contra de la ley contra la discriminación". Dijo la joven.

-"¡OH MI DIOS! ¡FUI CASTRADO!" Grite.
-"John, sí, por supuesto". Dijo la joven.
-"¿Qué puedo hacer ahora?" Le pregunte.

-"John, bueno, ha pasado bastante tiempo después de tu castración. Así que no hay nada que puedas hacer. Las hormonas podrían ayudar un poco - pero no creo que recuperes la capacidad de tener erecciones de todos modos después de tu estrecha circuncisión.

Colgó el teléfono. Solo gritaba - ¡mi fantasía y más se convirtió en realidad!




Historia Original Aquí.





Autor: JohnKovack       Traductor: DarkSoul

GEMELOS SECUESTRADOS

Soy una secuestratrix uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años......


GEMELOS SECUESTRADOS
Soy una secuestratrix uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [VIRGEN]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Soy una secuestratrix aunque no sé si el término está bien empleado, uso mi poder económico para obtener más dinero pero al mismo tiempo divertirme mucho con mis secuestros, desde muy joven que se puede hacer mucho dolor deteniendo al ser querido de otro que estará dispuesta a pagar lo que sea por recuperarlo sin daño alguno en especial si ese ser querido en su hijo, pero soy muy selectiva con mis secuestro solo me gusta divertirme con gemelos idénticos pero además adolescentes que no sean mayores a 16 años y de preferencia vírgenes.

Por lo general pasaban de dos a tres años entre cada secuestro ya que debía elegir muy bien a mis victimas debía comprobar muy bien que los padres de mis victimas tuviera una buena capacidad económica, había pasado muchas semanas observando una escuela particular muy exclusiva mis objetivos eran un par de gemelos pelirrojos hijos unidos de un político en ascenso y una rica empresaria que tenían suficiente dinero para pagar por sus hijos lo que les pidiera, ambos chicos eran de 15 años y eran unos adolescentes despreocupados que iban por la vida gozando de la posición económica de sus padres.

Pero había un problema ambos chicos estaba siempre bien custodiados por cuatro guardaespaldas que los seguían a todos lados menos cuando iba a nadar, pues les prohibían la entrada a la piscina a menos que usaran traja de baño por lo que esperaban a fuera de las instalaciones acuáticas supe que ese era mi lugar para actuar me hice socia de ese club con identificaciones falsas y espere, luego cuando vi la oportunidad actué fue un miércoles los chicos acostumbraban a ir ese día al club para usar la amplia piscina como otras instalaciones porque era cuando menos gente asistía.

Aquella tarde estaba en la piscina portando un ajustadísimo traje de baño completo de esos que tienen un cierre al frente que se cierra desde el cuello hasta la entrepierna de pierna alta que ser perdía entre mis nalgas, el cierre estaba lo suficiente abierto como para dejar todo el canal que mis senos formaba entre ellos cuando los chicos llegaron a la piscina disimuladamente salí del agua, los dos se me quedaron mirando embobados pude ver como sus penes crecieron debajo de sus bañadores, solo sonreí pícaramente, me acerque a uno de ellos y sin decirle nada le planté un beso en los labios mientras una de mis manos le apretó sus huevos por encima de su balador.

-“¡Si quieren más de eso, ambos síganme!” Les dije a los gemelos con voz muy sensual.

Luego me aleje sin voltear a atrás no lo pude ver pero estoy segura que ambos clavaron sus ojos en mis firmes nalgas que se contoneaban alegremente a la vista mientras camine rumbo a los vestidores, no tarde en escuchar paso que seguían a los míos, debo decir que modestia aparte a mis 36 años un conservo un cuerpo que muchas de 20 años ya quisieran tener.

Cuando ambos chicos llegaron a donde estaba tome a uno al que se notaba más ansioso, seguramente el hermano al que no bese, al que le estampe un apasionado beso, hice que sus manos se posaran sobre mis nalgas, atraje a su hermano para los tres fundirnos en un beso en que nuestras lenguas juguetearon sin parar, aquello era rico y desee seguir pero debía actuar no tenía mucho tiempo, de entre mi traje de baño saque dos pequeñas jeringas, con las que inyecte a los desprevenidos adolescente en el cuelo dos segundos después estaban en el puso sin sentido.

Con la ayuda de un monta cargas (diablito) portátil que lleve en mi maleta simulando ser ropa, pude sacar los cuerpos inertes de ambos chicos hasta mi auto luego conduje, para cuando los guardaespaldas se percataran de la desaparición de los dos hermanos ya estaría en el lugar donde iba a estar con mis dos nuevas víctimas, ya en mi “guarida”, hice un video con los dos gemelos inconsciente tan solo vestidos con sus pequeños bañadores tipo speedo de color azul cielo, por supuesto modifique la voz por medios electrónicos para que pareciera la voz de hombre.

Luego que mande el video a sus padres usando un mensajero privado, solo me quedo esperar, un tiempo prudente calculando que dicho video llegase a manos de sus padres, hice la llamada y exigí una buena suma de dinero por ambos, por supuesto su padre se negó siendo uno de los políticos que mas estaba luchando contra el secuestro no esperaba otra respuesta por lo que me alegro al escuchar esta respuesta ya que me daba la oportunidad de mucha diversión algo que por supuesto deseaba desde hacía mucho tiempo, solo me resto esperar a que despertaran ambos.

Mientras tanto me a poner un traje de cuero con un cierre que iba desde mi escote hasta mi entrepierna una peluca pelirroja y unos lentes de sol oscuros, una vez preparada coloque a ambos chicos en la posición que deseaba que se encontraran cuando despertaran a uno de ellos luego de amarrarlos muy bien con sus piernas flexionadas hacia atrás de su cuerpo lo mismo que sus brazos, lo levante en el aire, dada la posición en la que quedo su bañador se perdió entre sus blancas como firmes nalgas, aquella visión hizo humedecer el interior de mi vagina. 

Por otro a su hermano lo senté sobre un cómodo sillón de piel de color amarrillo en donde por medio de correas de cuero lo deje totalmente inmovilizado, pero por precaución le amarre antes sus manos a la espalda, a él también lo amordace, luego fue por un carrito en cuya parte de arriba tenia puesto en orden un buen numero de juguetes sexuales entre otras cosas que iba a usar con ellos, coloque las cámaras en posición y cuando comenzaron a despertar las encendí para que grabaran lo que iba a pasar a continuación algo que sus padres debían disfrutar.

Los adolescentes no tardaron en darse cuenta de la situación en la que estaban lo que los hizo entrar en pánico casi de inmediato, el que no estaba amordazado que era el que estaba suspendido en el aire me dijo con un tono de lo más molesto y altanero que me hizo enojar mucho de solo escucharlo.

-“¡Maldita suéltanos o nuestro padre te matara!” Dijo uno de los gemelos.

Era obvio que dada la burbuja en la que estaba viviendo que no entendía la situación en la que estaba y mucho menos comprendía que la que mandaba era yo y ya no ellos como seguramente estaban acostumbrados.

Sin decir nada me acerque al gemelo en el sillón amarillo para darle no una sino tres fuertes cachetadas en su bello rostro que de inmediato me valieron una réplica grosera por parte de su hermano.

-“Maldita no le hagas daño, infeliz no sabes con quienes estas tratando”. Dijo el gemelo.

Me acerque a donde estaba colgado para tomar su paquete que se marcaba muy bien en su apretado bañador con una de mis manos para decirle mirándolo a los ojos.

-“La que manda ahora soy yo, malcriado, hare lo que me plazca con ustedes”. Le dije.

El adolescente apretó los dientes e intento no gritar por el dolor que le estaba provocando al apretarle sus huevitos con mi mano por encima de su bañador, pero por más que lo intento no pudo evitar que de él brotara una muestra de dolor.

-“AAAAAAAAAHHHYYYYY”. Grito el gemelo.

La expresión en su rostro fue de alivio cuando solté su entrepierna para ir hacia el carrito del que tomo un delicada pluma de ganso con la que me acerque a su hermano en el sillón pasándomela por todo mi cuerpo, al llegar en donde estaba comencé a pasar la pluma por su cuerpo especialmente sobre sus tetillas y bulto en su entrepierna, su pene no tardo en comenzar a crecer hasta quedar en completa erección que no solo fue evidente para sino también para su hermano.

Deje la pluma para tomar una pequeña tijera del carrito con la que corte las partes laterales de su bañador, que luego jale con fuerza con una de mis manos dejando desnudo al adolecente hice lo mismo con su hermano colgado, dejando a los dos desnudos, sus rostros estaban rojos intensamente de la vergüenza de verse al desnudo ante una mujer.

Pero sus ojos de ambos se abrieron grandes cuando me baje por completo el cierre al frente de mi prenda, para comenzar a despojarme de la misma, quede apenas portando una muy diminuta tanga de color azul, con mis senos al aire, mis pezones estaban duro en erección total de lo excitada que estaba, fue entonces que les pregunten.

-“¿Son vírgenes verdad?” Fue mi pregunta.

Aunque no obtuve respuesta era evidente que lo eran las tremendas erecciones que presentaban ambos incluso con sus prepucios corridos hacia atrás de sus glandes solo reí con malicia al ver su penes de 13 o 14 cm de largo.

Tome otra dijera de la mesita y les dije a ambos mientras abría y cerraba las cuchillas de la tijera frente a mí, de forma muy maliciosa.

-“Hoy los voy hacer hombre pero también eunucos” Les dije.

Ambos se miraron sin saber lo que era un eunuco, reí, al pensar que pronto lo sabrían, procedí primero con el chico en el sillón tome su pene para estirar su prepucio lo más que pude cubriendo su glande en el proceso, coloque las afiladas cuchillas de la tijera lo más cercano que pude a la punta de su glande y procedí a cortar, el cuerpo del adolescente se estremeció de dolor.

Gritaba pero la mordaza evito que sus gritos  se escuchan a toda potencia la sangre broto escurriendo por su pene hasta sus testículos el vello púbico en ambos era escaso casi eran totalmente lampiños, apenas acabe con el primero pase con el otro dejando al chico en el sillón retorciéndose de dolor, su hermano al ver aquello y ver que estaba por hacerle lo mismo comenzó a llorar sin control y para cuando tome su pene comenzó a suplicar.

-“NO, NO POR FAVOR NO LO HAGAS, JURO QUE SERE BUENO…” Decía.

Pero no deje que siguiera sus patéticas suplicas corte su prepucio incluso aun más ajustado que lo hizo con su gemelo, el grito desgarrador que dio fue notoriamente grande, las gotas de sangre comenzaron a gotear de su pene en erección casi de inmediato, ahora con ambos circuncidados era la hora de obtener algo de placer para mi, con mi vagina y tanga muy empapadas de mis jugos fue hasta el gemelo en el sillón.

Me monte a horcajadas sobre el adolescente coloque con la ayuda de una de mis manos su pene entre mis mojados labios vaginales lo restregué entre ellos unos segundos manchándome de su sangre, antes de colocarlo en la entrada de mi vagina, para luego solo dejarme caer, su pene entro en mi por completo sentí sus testículos revotar contras mis nalgas, gemí aunque el adolescente no estaba para nada gozando no con su reciente circuncisión.

Comencé a moverme sintiendo como su pene entraba y salía de mi vagina, mis juegos bañaros su pene descendiendo hasta sus testículos, aquello duro seis o siete minutos antes de comenzar a sentir como su pene comenzó a tener fuertes espasmos, por lo incremente el ritmo de mis sentones.

No tarde en sentir el gran choro se semen disparado desde su pene inundar mi vagina, fueron cinco, que salieron con gran fuerza, me causo gran placer pero no llegue al orgasmo, me desmonte del chico para ir hacia su hermano, hice que su cuerpo descendiera un poco para que su pene quedase a la altura de mi vagina.

Me incline un poco hacia adelante su pene quedo entre mis nalgas, moví cuerpo un poco tome su pene e hice que me penetrara de una sola vez, el adolescente cuyo pene aun sangraba no dio un alarido de placer sino de dolor, sin embargo sus gritos lejos de hacerme desistir me excitaron aun más de lo que ya estaba.

Con mis manos movía su cuerpo adelante y atrás sintiendo como sus testículos chocaban con mis labios vaginales de ven en cuando me masajeaba mi glande mi tanga solo la había ladeado un poco por mi nalga derecha pero su pene entraba sin dificultad alguna, me estuvo penetrando por espacio de 7 o 8 minutos creo yo que la posición ayudo a que el adolescente aguantara un poco más que su gemelo, pero también su pene comenzó a latir con fuerza.

Llegue a un fuerte orgasmo con las paredes de mi vagina contrayéndose con fuerza, sobre su pene que no dejaba de latir lo que hizo que seis potentes descargas fuesen expulsadas de su erección entre alaridos de su parte tanto de placer como de dolor por igual.

Luego con mis piernas temblando producto de mi orgasmo me separe de él, cuando su pene salió de mi interior un gran chorro de semen mezclado con mis jugos broto de mi vagina para caer al suelo l tiempo que se escucho un sonoro (PLOP), que me gusto.

Con mis piernas aun temblando fue hasta la mesita y tome un tijera grande con las cuchillas muy afiladas una tijera especial hecha con acero quirúrgico, con ella me dirigí al gemelo en el sillón, sin más tome su escroto coloque la tijera en lo alto y se lo corte de un solo tijeretazo los ojos del adolescente se pusieron en blanco con su pene lanzando un fuerte y gran chorro de semen, para luego desmayarse, con sangre bañando su muslos.

Coloco que escroto cercenado en la mesita y fui hacia su hermano, que en pánico total trato de soltarse lloraba y suplica para cuando tome su pene con una de mis manos, con la tijera ensangrentada como manchada por el semen de su hermano aun, se la puse en los labios al tiempo que dije.

-“SSSHHHHH, silencio será rápido” Le dije.

El se me quedo viendo en terror absoluto y sin darle tiempo a reaccionar le corte su pene semi desinflado, el adolescente puso los ojos en blanco al tiempo que dio un fuerte alarido, la sangre salió con fuer roció mezclándose con su semen antes de desmayarse.

Tome su pene recién cortado aun sangrante, el escroto con los testículos de su hermano aun dentro, para colocarlos en una caja que envié a sus padres con el video de todo aquello advirtiéndoles que de no recibir el pago en el plazo que ahí marcaba aquellos seria una insignificancia a lo que les iba a hacer a sus hijos.

Mientras esperaba me divertí torturando a ambos, despojándolos de sus virginidades anales, la única manera que tendrían desde ese momento de obtener placer por el resto de sus días, el pago llego y los libere, como prometí, ahora solo tengo que esperar a que llegue la hora de que de nuevo consiga un par de gemelos para mas diversión y ganancias.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JOVENCITO MI ESCLAVO

Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven......


JOVENCITO MI ESCLAVO
Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua  un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven. Han pasado por mi lecho de esta manera multitud de muchachos, la mayoría hermosos, desde querubines rubios de Germania, a morenos de Nubia, pasando por los de color café egipcios y tostados hindúes.

La empresa que los proporciona tiene siempre un rebaño de muchachos jóvenes, frescos, sanos y cariñosos hacia los clientes. La dirige un ciudadano libio, llamado Talem descendiente de una buena familia, que al quedar arruinado su padre por el juego, no heredó fortuna y buscó esa manera de ganarse la vida.

La entrada, por su linaje, en las principales casas de la ciudad y el acierto en la búsqueda y compra de esclavos jóvenes y bellos de sus agentes por todo el mundo, le permite presentar a sus pudientes clientes siempre un amplio grupo de jóvenes deliciosos.

Nuestras leyes nos permiten utilizar sexualmente a cualquier esclavo, del que tenemos poder de vida y muerte, pero solo pueden ser esclavos los extranjeros, nunca un ciudadano libio. Talem siempre, sigue esa norma, chicos extranjeros, esclavos que le pertenecen y que tengan trece años cumplidos
o hayan alcanzado el inicio de su pubertad.

Un chico de nuestra país puede trabajar idénticamente igual que un esclavo, pero su supeditación a un señor es necesario sellarla mediante un contrato firmado por ambas partes. Nunca se le permite tener comercio carnal con su dueño si es menor de dieciocho años, edad a la que se considera libre y dueño de sus actos. La ley es muy estricta en esta cuestión, lo considera violación. Si el muchacho mancillado es libio y tiene familia, esta puede conseguir que se castigue al infractor y a pagar una fuerte suma por compensación.

Desde que Alí está conmigo no he necesitado los servicios de ninguna empresa, ha cumplido satisfactoriamente con mis necesidades sexuales de tal forma que las ha avivado, encendido, elevado y después calmado sin embargo se acerca a su decimo sexto cumpleaños lo que es malo pues mis apetencias son de chicos bien dotados de menor edad con el menor vello posible y la frescura que solo la extrema juventud puede dar.

Ayer mismo le he vuelto a ofrecer su libertad que nuevamente ha rechazado, no deseo hacerle mal pero si no desea apartarse de mi lado deberé tomar medidas para que el no sufra y deje de ser una. Tentación constante para mi.

-“Señora contigo ya soy libre ¿Dónde puedo estar mejor que a su lado?” Me pregunto Ali.

Estaba echada en el triclinio romano de mi biblioteca, donde suelo descansar cuando me siento agotada principalmente mi vista, mirándome intensamente con sus negros ojos fijos en mí, mientras ordenaba y clasificaba unos papiros importantes que había recibido aquella mañana. Desde donde me encontraba notaba su fija y cariñosa mirada y veía su cara en la que creo se dibujaba una semi sonrisa.

Debe de haber comprobado que esa mueca en su cara me volvía loca, porque se le marcan unos hoyuelos al lado de sus carnosos labios y la suele dibujar a menudo cuando nota que le miraba de soslayo y estoy pendiente de él.

A la vez que repite la semisonrisa, con un movimiento casi imperceptible, ha levantado su túnica ya corta de por sí, de manera que me ofrece la vista de su impoluto suspensorio de color blanco, destacando entre aquellos muslos morenos, que siento me llaman a gritos los retire, para dejar sus genitales libres a la vista.

Intento mirar hacia otro lado porque tengo trabajos de la biblioteca muy atrasados, pero un nuevo gesto de sus piernas, que sabe me dejan ver algo más de su cuerpo al retirar algo que tapa sus secretas partes y un pequeño chasquido de sus labios, me atraen de tal manera, que dejo todo abandonado encima de la mesa, me despojo de mis ropas según me acerco, me la quito y la tiro en el suelo y me acuesto a su lado en el hueco que me hace para ello.

-“Alí, Alí mío, tengo que trabajar” - le digo quejumbrosa.

-“Lo sé mi ama y señora. Y quiero que lo hagas, pero es tanto mi deseo de ti, que debes de perdonarme el que te entretenga”. Me dije con su dulce voz

Enloquecida, mis manos levantan su túnica, mis labios buscan sus labios, y mi cuerpo libre de ropa, lo que tira al suelo, para restregarse contra su joven como bello cuerpo.

-“Alí mío, te amo, te deseo”. Le digo

-“Señora me haces muy feliz. Estoy deseoso de ti. Soy totalmente tuyo, no solo porque soy tu esclavo, sino porque lo desea mi corazón y mi alma. Soy tuyo, tómame, que tu savia me llene, que tu amor me proteja siempre y me de placer sin fin”. Dijo Ali muy serio.

Le acaricio, le abrazo y beso a la vez que le desnudo por completo, nunca me cansaré de admirar este maravilloso cuerpo que tiene ante mí, delgado, fibroso, que se va endureciendo cuando mis manos lo tocan, lo acarician y lo amasan.

Busco sus tetillas rojas e hinchadas como moras que están duros, porque acaban de recibir su caudal de virilidad que me indica que también aquel cuerpo se está desarrollando. Con mi boca le beso, con mi lengua los acaricio, con mis labios abiertos los succiono, mientras oigo quejidos de placer en mi pequeño esclavo, que mientras, busca y ayuda a mi misma a sentir placer al endurecer mis pezones.

-“Déjame engrasar tu espada”. Le digo mimosa.

Llevándome su pene a mi boca, que lo acoge golosamente, ensalivándolo, chupándolo, succionándolo y adorándolo.

Cada vez nuestros encuentros parecían iguales y a la vez totalmente diferentes, siempre encuentro en Alí en un rincón, en un lugar nuevo inexplorado para producirle placer. Tiene una piel tan suave, tan sensible a mis caricias los más recónditos lugares, le hacían enervarse por las sensaciones que recibe ante mis sensibles dedos.

Hasta ahora había buscado en el sexo solamente que me diera placer, nunca pensé lo que pudiera darle, Puede que intentara conseguir de él un grado de colaboración, que en algún caso, comparándolo con el noto en Alí tal vez estaba fingiendo   

En una forma de lo más natural, siento la manera de como se entrega de tal forma que me sobrecoge, goza con tal intensidad que me olvido de buscar mi placer para brindárselo a él. Sus gritos, sus gemidos, sus ronroneos de gato en celo, son tan espontáneos, tan reales, siento una alegría infinita de poderle hacer feliz, pese a saber que era hora de acabar con eso para siempre.

Y lo que antes era una búsqueda inmediata de la entrada de su pene mi cuerpo en mi sexo para obtener placer de la descarga de su semen, paso a ser casi secundario porque solo era la culminación de unos maravillosos momentos de disfrute sexual que son los verdaderamente importantes para mí.

Todo esto que explico es para poder describir lo que mi amado esclavo significa para mí. El era ahora lo mejor que tenía en mi vida. El era mi todo, dándome una razón para vivir que solo el trabajo y el sexo comprado con los que llenaba mi vida.

Mi abuelo con el que me eduqué llenó mi cabeza de deberes, de moralidad, de enseñanzas de cómo llevar y dirigir la finca de la que me haría cargo a su muerte. El sabía que no iba a estar siempre en este mundo para orientarme y aunque me dejó a Haleb para que me ayudara, me sentí perdida ante la nueva vida que se me presentó a su muerte, más aún porque noté desde siempre una
predisposición a amar los esclavos adolescentes.

No había podido encontrar, en mis 25 años de vida, alguien en quien confiar totalmente mi cuerpo, mis sentimientos, mi corazón. Pensaba que aquello iba a durar para siempre.

-“AAAAAhhhhhhhh”. Gimo de placer.

Mientras acariciaba su piel y él me lambia mi abierta vagina y cuando siento que el placer es tal que estoy por correrme comienzo a elevarla, le pido pare, cosa que obedece al instante.

Busco ahora su pene que está dura, turgente, roja de deseo y me lo llevo a la boca que era más que una acaricia con mi boca. Deseaba triturarlo con mis dientes y comerla entera, pero para no hacerle el menor daño, la acaricio con mis labios hasta que arranco de nuevo de él sus gemidos, que al oírlos me transportan a un estado de felicidad tal, que pierdo casi el sentido.

Cuando siente como yo anteriormente estoy por derramarse, me lo indica para que hagamos otra cosa distinta y alargar nuestro mutuo placer. Las caricias continúan y cambiados de sitio y postura, nos ponemos de manera que después de un pequeño descanso sean las dos bocas, las que trabajen en nuestros genitales. Así los cuatro labios y las dos lenguas ensalivan, lamen, chupan y mordisquean furiosas, sin descanso y al unísono nuestros sexos excitados.

Paramos para que mi joven esclavo me ofrezca esa parte tan maravillosa, dura, erguida y perfectamente conformada, que es su pene. Ensalivo su miembro, primero con un solo dedo, después con dos y finalmente con tres para poder ir consiguiendo que sus huevos se contraigan y se ofrezca a mi vagina bien lubrificada.

Cuando con un movimiento hago que me penetre mi cueva del placer, me la introduzco despacio, lentamente, para que mi amor vaya ayudándole y sienta el mayor placer posible, solo el gusto de comprobar que su pene me penetra, que me atraviesa, que busca mis zonas erógenas que hay también dentro de su cuerpo me hacen gemir de placer de nuevo.

Recibo su ayuda moviéndose como si bailara, contoneando su cuerpo, como si estuviese danzando, lo que hace que su pene entre y salga dando círculos en mi interior, deseo el roce de Alí lo deseo con locura pero se en mi mente que esa será la última vez.

Me masturbo con mi mano frotando mi clítoris buscando el mismo ritmo que nuestro baile erótico. Llega un momento en que gritamos los dos y nos abrazamos enloquecidos, porque hemos llegado a un estado que no podemos retener y aguantar su semen fluye dentro de mi cuerpo. Un chorro sale de su palpitante miembro hacia mi interior un gran torrente que producen sus juveniles testículos, que apenas retira tu me cae a mi mano la que lamo ansiosa.

Abrazados, felices y sonrientes reanudamos lo que estábamos haciendo desnudos, sintiendo como su semen fluía de mi vagina. Ordene mis documentos y él siguió mirándome embelesado mientras lo hacía, hasta que de nuevo sintamos un nuevo arrebato de amor, que nos hizo repetir la acción hasta quedarnos dormidos.

A la mañana siguiente partí rumbo a la ciudad no regrese hasta una semana después pero no sola, conmigo llego una anciana que además de matrona era una experta castradora, según sus referencias había castrado a más de 1,000 esclavos y que pocos habían muerto, fue la mejor que pude encontrar, según ella podía castrar a un esclavo con el mínimo de dolor o con el mayor de los dolores posibles.

Hago llamar a Haleb para ordenarle que busquen a Ali que lo lleven al cuarto negro y lo dejen bien sujeto.

Me quede hablando con la anciana explicándole lo que deseaba para Ali, como una hora luego que Haleb regreso para informarme que mi orden estaba cumplida. Hice esperar a Ali, deseaba que sintiera algo de miedo como ansiedad al estar solo ahí amarrado desnudo. En la habitación en donde se llevaban a cabo los castigos más severos contra los esclavos.

Cuando abrí la puerta de la habitación tuve el impulso de correr hacia Ali. Tomarlo entre mis brazos, tomar su pene, masturbarlo hasta la erección y hacer que me penetrara en aquella posición. Sus ojos me suplicaban piedad sin siquiera decirme nada.

Cuando me acerque a donde estaba con la anciana siguiéndome de cerca Ali me dijo.

-“Ama perdón por cualquier falta que haya cometido, ¡por favor imploro su misericordia Ama!”.  Dijo Ali.

Lo tome de su barbilla y le dije.

-“Lo siento querido pero así deben ser las cosas, ¡en verdad goce mucho de ti!” Le dije.

Iba a decir algo, intentar convencerme pero apenas abrió su boca le introduje un palo que tenia enrollado una cuerda. Para luego decirle.

-“¡Vamos muerde y se valiente!” Le dije rápidamente.

Me aparte de su lado para que la anciana trabajara a sus anchas. Lo que hizo de inmediato, de una bolsa de tela que llevaba saco un pequeño jarrón de barro, del que saco una tira de cuero de 35 cm más o menos de largo muy delgada mojada.

Aquella tira. La uso para amarrar el escroto de Ali, lo más arriba que pudo. Apretó el escroto con fuerza tanto que el cuerpo de Ali se sacudió de dolor, apretando sus dientes sobre el palo enrollado, luego tomo un péquela tijera que afilo levemente con una piedra, luego calentó las cuchillas un poco y cuando termino coloco un cuchillo curvo en el fuego.

Regreso a donde estaba Ali, tomo su prepucio mientras él me miraba con ojos suplicantes. La anciana me miro y solo asentí con la cabeza, sintiendo mi corazón latir a todo lo que daba. La anciana estiro el prepucio todo lo que pudo y lo corto, el cuerpo de Ali se sacudió de dolor, apenas hubo algo de sangre pero su glande quedo descubierto para siempre.

Dejo a Ali sacudiéndose para ir al fuego para tomar el cuchillo curvo, donde arrojo la piel que arranco de su pene. Ya con el cuchillo en su mano la anciana mujer regreso donde Ali aun estaba sacudiéndose, tomo su escroto, cuyos testículos estaban bien marcados en su apretado saco de piel. Su pene estaba en completa erección, coloco el cuchillo detrás de su estirado escroto.

La mujer esta vez no pidió mi aprobación simplemente movió su mano y el escroto con los testículos de Ali quedo cercenado en una de sus manos. El cuerpo de Ali se tenso su pene lancho la mayor carga de su semen jamás vista por mi antes de desmayarse por el dolor.

La anciana se puso de pie y me dio el saco de pie, aun estaba caliente y se sacudían sobre la palma de mi mano, casi del mismo modo cuando Ali llegaba al orgasmo cuando aun los tenía entre sus piernas. Mientras admiraba aquel saco de piel, la mujer trabajo en la entrepierna del recién nacido eunuco para curarlo.

Han pasado 2 años desde aquello Ali se ha vuelto uno de mis eunuco más queridos y aun me hace sentir increíble placer con su lengua, e incluso sabe que llevarme al orgasmo con sus dedos lo que en verdad aprecio de él.





Historia Original Aquí.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com