La primera vez de Ricky

Ricky estaba muy asustado cuando Maggie lo llamó aquella noche. No porque supiera que iban a pelear o porque hubiera hecho algo malo. No. Ricky estaba nervioso porque, esa noche, Maggie había decidido convertirlo en hombre. Esa iba a ser la primera vez de Ricky.

Recapituló antes de golpear la puerta:

Maggie le llevaba cinco años, era la hermana mayor de su mejor amigo y, ¡Dios! Él lo sabía muy bien: ¡La muchacha era una bomba!

De piel canela y piernas largas, llevaba el cabello castaño y largo y los ojos marrones cargados de placer. Sus pechos se dejaban imaginar grandes y turgentes, su vientre liso y bien marcado, y sus nalgas redondas y firmes. Completando lo que para él era una imagen divina.

Sí. Maggie era el sueño de todo chico y él estaba a punto de volverlo realidad la primera vez que iba a tener sexo. Tragó saliva.

Ya no recordaba cuántas veces se había masturbado viéndola. Pero si tenía grabado a fuego en su mente aquella vez que ella lo descubrió mientras tomaba sol tumbada de espaldas en el patio y, en lugar de escandalizarse y regañarle, se puso en cuatro patas levantando su culito y contoneándolo, como si se lo estuviera ofreciendo. Pero Rycky no pudo dejar de masturbarse y apuró el roce de su mano en su pene para largar su contenido. A partir de ese día, supo que solo era cuestión de tiempo. Por eso no se sintió para nada sorprendido cuando Maggie le escribió informándole de que sus padres y su hermano habían salido, que volverían tarde y que quería verlo cuanto antes. Al principio se sintió intrigado, pero su curiosidad se volvió una mezcla de miedo y excitación cuando le oyó decir:

-No te olvides de traer unos cuantos forros.

Así que ahí estaba él, el joven y virgen Ricky, a un golpe en la puerta de cambiar su vida y volverse hombre. Tocó tres veces.

Maggie lo recibió envuelta en una bata rosa clara y con una sonrisa por demás juguetona. Ricky entró tímidamente y fue conducido hasta la cocina.

-No tengas miedo, relájate. –le dijo Maggie al tiempo que le servía una copa de vino. –Créeme, nos vamos a divertir mucho.

La primera vez de Ricky, un sueño hecho realidad

Sin mayores preámbulos, Maggie tomó a Ricky de la mano y lo condujo hasta la habitación de sus padres. Rápidamente tiró al muchacho sobre la confortable y enorme cama. Se acostó a su lado y, sonriéndole abiertamente, comenzó a besarlo.

Sus labios y sus lenguas danzaban apasionadamente al tiempo que la muchacha lo tomaba por la espalda, acercándolo hacia su cuerpo. En su inexperiencia y desesperación, Ricky buscaba bruscamente acariciar cada centímetro de la muchacha, desde sus nalgas hasta su espalda y cabellos.

-Mmmmm, veo que alguien ya está preparado. –comentó grácilmente Maggie al tiempo que frotaba la pelvis de Rick por sobre su pantalón y notaba cómo su bulto iba creciendo y creciendo. –Abrí bien los ojos pendejo, que esto te va a encantar.- Añadió guiñándole un ojo.

Y ante la sorprendida y fogosa mirada de Ricky, Maggie se quitó la bata quedando completamente desnudo.

-¿Te gusta lo que ves? –le preguntó entre jadeos al tiempo que le acercaba los pechos a la cara y le tomaba las manos para que se los apretase. –Apriétalos y chúpalos, dale… Mmmm sí, así. –Comenzó a gemir cuando Ricky comenzó a apretar y masajear sus pechos mientras le daba largas lamidas y chupadas.

El éxtasis del joven comenzó a crecer cuando Maggie lo liberó de sus pantalones y dejó a la vista su pene totalmente duro y erguido.

-Mmmm qué grande es –comentó la joven tocándole la cabecita con la lengua y haciendo que se doblara de placer sobre la cama. Sonrió. –Despacito, que quiero saborearlo entero, entero.-Añadió dándole suaves lamidas y frotándolo con la mano lentamente.

Una fina capa de sudor comenzó a recorrer el cuerpo de Ricky mientras acariciaba a Maggie en las mejillas y esta se tragaba dispuesta y hambrienta todo su pene. No podía creer que se lo estaban chupando. Sentía el paladar de la muchacha en la punta de su miembro y una suave lengua recorriéndole por los costados. Sus huevitos duros y redondos, masajeados por finos y suaves dedos, amenazaban con descargarse.

-Llegó la hora de hacerte hombre. –Dijo Maggie a su oído, incorporándose y sentándose sobre él.

La muchacha comenzó a frotarle el pene mientras le ponía un preservativo y lentamente se sentó sobre él haciendo que su conchita se lo tragara por completo. Dejó escapar un gemido seco y comenzó a moverse lentamente.

Las manos de Ricky iban de las piernas de la muchacha a sus dulces nalgas. Su respiración se agitaba y se entrecortada al tiempo que una electricidad recorría su espalda y un leve hormigueo invadía sus caderas al sentir cómo Maggie lo rozaba con cada pequeño saltito que daba sobre su pene. Sus ojos estaban hipnotizados por el bailecito que hacían esos rebosantes pechos con cada sacudida y solo quería tenerlos en su boca. Pensamiento que Maggie debió adivinar, pues se agachó y le colocó los pechos en el rostro, moviéndolos de lado, al tiempo que aumentaba la velocidad de su cabalgada.

Ricky comenzó a mover su pelvis también, automáticamente, al tiempo que comenzaba a ser consciente de la sensación tan plácida de calor y humedad que invadía a su pene y de cómo este se iba pelando en el interior de la muchacha.

-¡Sí, sí, así! –gimió Maggie, al tiempo que Ricky se llevaba uno de sus pezones a la boca y apretaba el otro con dedos un poco más expertos.

La joven se incorporó un poco y lo besó apasionadamente, introduciéndole la lengua hasta la garganta, al tiempo que aumentaba la velocidad de sus movimientos y roce. Los gemidos de ambos comenzaron a entremezclarse. La muchacha dejó escapar un agudo grito en el mismo momento en el que Ricky sentía cómo su semen abandonaba su pene y se desparramaba, caliente y espeso, en el interior del condón. Era la primera vez que Ricky experimentaba aquella inolvidable sensación.

La muchacha le dio un cálido beso y se recostó a su lado.

 -¿Te gustó volverte hombre? –le preguntó besándole una oreja.

 Ricky no pudo responderle con palabras, solo atinó a volver a besarla.

 

La entrada La primera vez de Ricky aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Follada vestida y sin bragas en un vehículo sin ser descubiertos

Hola a todos. ?

Soy nuevo en el foro… Este es mi primer relato erótico

Dedico este material a todos aquellos necesitados de un buen orgasmo. Si eres chico o chica, te puedo asegurar que con este relato porno conseguirás sacar todo eso que te tiene caliente ahora mismo. “Tienes mi garantía”.

Ok, medidas bajito, pelo castaño, ojos café claros de esos translucidos con el sol. Uso lentes, pero si hago el amor me los quito para que disfruten de mi mirada penetrante, tengo buenas piernas, piel clara, aunque un poco bronceada porque vivo en el caribe y siempre vivo tomando sol. Tengo una buena polla, no es grande, algunos buenos centímetros, pero nunca se muere, y es bien gordita, si me excitas solo la verás durita y bien rojita, y como verás si eres chica, vas a poder cogerme como quieras, hasta que quedes satisfecha. Tengo buenos récords, si te digo la verdad después de 4 eyaculaciones solo me canso, pero no se me baja, aunque me gusta que me violen. Las chicas que han estado conmigo suelen aprovecharse, porque como no se me baja se quedan hay bien tranquilitas subiendo y bajando, mientras yo aprovecho y me tomo una siesta boca arriba.

Viene el relato erótico…

y si eres chica y estás leyendo, sííí, tú….(espero que te frotes bien esa concha oísteee ? No me hagas perder mi tiempo 8-). Si no eres chica… Calma, no desesperes, para los chicos también deje unos buenos párrafos, para que se la jalen sin piedad, pensando en el culo de la chica que mencionaré más adelante. Jeje así que:

Enjoy…

Bueno, salimos a la playa, yo estaba con una chica de mi misma estatura. Culito bien redondito, pocas tetas, pero ya sabes, de esas que no tienen perdedera. El camino era largo, y ese era mi día para expresarme sexualmente. Estaba medio calentón, la verdad que sí, la tenía bien dura y parada y ya se tornaba incómodo, pues esta maldita poya, ya sabes… de esas que son como: ARRIBA LAS MANOS!! jajaja, es que se me para siempre para el frente, me delata muy fácilmente, tengo entonces que acomodarla, condenarla con el elástico de los boxer, porque como entenderás si no lo hago estoy perdido ? .

En fin, estoy con esta chica muy guapa, que estamos teniendo relaciones desde hace UNOS BUENOS MESES  ya, camino a la playa: ella con un mini jean, donde podía admirar esas jugosas piernas que tiene, también con una blusita sin bra, debido al calor que había, jodiendo y jodiendo. Llegamos a la playa  y como de costumbre la misma rutina, comida, bla bla bla, YA YO NO QUERÍA PLAYA, QUERÍA SEXO!!!!!

ENTONCES LO PEOR: ella y yo siempre nos la pasábamos abrazaditos dentro del agua, pero como se fue a bañar con su pantaloncito jean, me era difícil metérsela, aunque podía ver cómo ella abría las piernas y se me posaba en mi polla, que estaba debajo del pantalón. Se me posaba como haciendo una llamada a los dioses para que mi polla rompiera mi bañador y ese pantaloncito jean, cosa que era imposible ? .

El día estaba cayendo, y como a las 3 de la tarde para adelante ella comenzó a tomar cerveza (yo no tomo cerveza, la verdad es que solo me gusta follar) ? Seguían los malditos jueguitos y ya al caer la tarde ella me dice que le ayude a cambiarse la ropa: veo que se despoja de toda su ropa LLENA DE TIERRA Y SAL, y yo agarrándole dos toallas y ella en el centro tapada por las mismas, desnudándose para mí. Me comienza a pedir una blusa, nunca pide bragas, luego me pide que le pase una mini y se la pone, ? Así que nos montamos en el vehículo y ella iba sin bragas.

Follada sin bragas…pero vestida

Un vehículo de 3 plazas, el último asiento era de nosotros, un vehículo americano bastante amplio. Quedábamos los dos como de cucharita, ella delante y yo detrás. El frío comenzó a menguar, yo tenía una sudadera de esas finas, un pantalón ancho con tela suave, el ziper que subía y bajaba fácil, y un boxer con compartimento para poder sacar el pipi jeje. Ella, en cambio solo tenía la faldita y una blusita, así que nos dormimos y yo aprovechaba y la abrazaba y al abarcarla con mi cuerpo ella quedaba dentro de mi sudadera, y como recompensa quedaba agarrándole los dos pechos bien duritos y redonditos. Nos arropamos con una toalla gigante de esas usadas para picnic, de modo que no quedaba nada al descubierto, PEEERFECTO!!!! Ella comenzó a menearse muy despacito con su faldita sin bragas, y yo sobándole las tetas aún con mi pantalón normal… ya la tenia BIEN DURAAA!!!!! Pero no podía metérsela, recordé que estaba ella muy borracha y que no teníamos condones ¡Qué maldita vaina! -_-, tuve que esperar casi una hora y esa tipa jodiendo, en fin.

Llegamos a un pueblito, ya era de noche, allí compré dos cajas de condones. Como la tenía bien parada decidí entrar al baño, me puse mi condón y salí con él bien puesto y ajustadito. La caja decía SENSITIVO ULTRA DELGADO.  Salí con mi condón puesto, allá me esperaba ella “durmiendo”. JAJAJA sí, cómo no, pues me le recosté de cucharita, esta vez con el zipper debajo, ojo no era un zipper metálico, era como plástico, ya que el pantalon era de tela, TU SABES DE ESO QUE NO TE MOLESTAN EN LA VAGINA, “PARA LAS CHICAS :-) “. Pues bien ella se pega más y puedo sentir que estaba ya bien babosa. Así como el que no sabe la cosa,  se la fui metiendo suave y al pasito.

En el segundo asiento iban dose doñas que desde que salimos de la playa comenzaron a dormir, nunca se dieron cuenta de nada. :mrgreen: En el que seguía iba un seño y ora doña, ella y yo quedábamos en el del final, en el tercer asiento “solos, solitos, solitos”, pero ojo, si ella gemía se iban a dar cuenta.

Se la fui metiendo al pasito hasta que quedamos pegaditos. Como no podíamos movernos mucho, ella luchaba para frotarse el clítoris con el tallo de mi pene. Si no  tuviera la concha tan chiquita, se me hubiera tragado las bolas, pero al tener la concha tan chiquita, ya sabes, me quedaba esa concha apretadita, el más mínimo movimiento sentía cómo la misma diosa Ishtar se me clavaba hasta más no poder, pues hay movimientitos leves pero intensos, ella se masturbaba, frotaba su clítoris con la piernas juntas y yo ahí detrás de ella, de cucharita, tratando de sacarle mi polla por la misma boca, la verdad quería darle bien duro, pero no podía, TENÍAMOS QUE SER DISCRETOS. En una veo que me apretaba más, wow sííí, se me va saliendo pero sin dejarlo de apretar, y vuelve y se me la mete hasta el fondo. Yo le susurraba que no se moviera mucho, además, el condón de podía romper ? Se calmó, pero sin bajar la intensidad. Ella seguía al pasito, bien apretadita mmmmm sííí, apretadita. Ahí sentía cómo me apretaba la cabecita, ella de insistente y yo con mi pene debajo de esa minifalda sin bragas, metiéndosela sin piedad. La verdad no entiendo qué es lo que ella deseaba, porque con esa conchita lo único que podía era reposarse en  la base de mi pene, y frotarse bien duro su clítoris, con tremendo monstruo dentro de ella. Cuando creía que ella estaba apretándome, PUES NOO, es que era apretadita la maldita, siempre  fue, hasta que dicide apretármela bien, aún más duro. Tan solo un pequeño jaloncito y yo eyaculo aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, dentro de su conchita, tuve que taparle la boca, estaba casi gimiendo.

Saco rápidamente, me quito el condón lo amarro, me lo guardo en el bolsillo envuelto en una servilleta,  y ella desesperada, me agarra la polla y se la mete sin piedad de nuevo, esta vez sin condón ? , MI GENTEEEE!!  Si antes era bueno, pues ahora multiplíquenlo por 10^10, Dios qué delicia, sentía las paredes de su vagina. Ya no me importaba nada, con esta polla tan hinchada. Se la metí y se la metí. En una vi cómo nos llamaba el chófer, y yo haciendo bramidos como cuando uno está durmiendo. Nada más se escuchaban ellos diciendo esta gente se emborracharon, deben de estar bien dormiditos ? , PUES SÍ, se la estaba metiendo BIEN DURO!!!!  Y SIN PIEDAD!!! PEGADITOS Y APRETADITOS!!! Hasta que no aguanté más, estiré los brazos y mientras que con uno le sobaba sus tetitas tan ricas duritas y redonditas, con otro le tapaba la boca para que no gimiera, hasta que se la metí!!!!!!, durooo!!!!! hasta el fondo!!!!!! bien apretadito!!!!! ella, estaba a mil, y yo sentía esas dos nalgas redonditas chocándome sin piedad, PERO OJO, DISCRETO, JAJA, en una me voy a venir, y quiero salir, pero ella me APRIETA MÁS, no estaba decidida a dejarme escapar, trató de forzarme, pero si forzaba más “NOS DESCUBRIRÍAN”, y mientras jala y jala, apreita! Mmm, aprieta, me vengo AAAAAHHH, SÍÍÍÍ!! Riiiiicoooo!!! Dentro de su vagina, sin condón :roll: Dioooosss, cuánto semen hay, pero era tan rico, cuando se la eché en el fondo fue que me soltó. Con la misma toalla le limpié su concha, nos quedamos durmiendo y solo recuerdo cómo nos prendían la luz y nos despertaban. Al otro día ella se tomó una pastilla y no hubo problemas. Nooo, no quedó embarazada, jejeje.

ESPERO QUE LO HAYAN DISFRUTADO, PUEDEN VENIR MÁS RELATOS ERÓTICOS, SOLO PÍDANLO, VINE A ESTA COMUNIDAD PARA QUEDARME. BAY :-)

FIRMA: HIPSTER 777   ?

La entrada Follada vestida y sin bragas en un vehículo sin ser descubiertos aparece primero en SexoEscrito.com.