PORRISTA UNIVERSITARIA

Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos......


PORRISTA UNIVERSITARIA.
Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & Darksoul




Soy Sergio de 23 años moreno, alto y de buen cuerpo y hasta no mucho tiempo atrás bien dotado. Me apodan el alacrán por el tatuaje que tengo en uno en uno de mis hombros. Todo ocurrió cuando cursaba el primer semestre y otros chicos crearon un equipo de futbol y me preguntaron qué si quería jugar con ellos, a mí me gustaba desde chico ese deporte, así que acepte sin vacilación alguna.         

Al lado de la cancha donde nosotros entrenábamos... Practicaban las porristas de la universidad, con sus falditas bien cortas y con blusitas de escote y con esos culos y tetas que causan sensación. Pero la que más me llamo la atención fue una chica rubia llamada Ximena era una chica de 20 años de buen culo y buenas tetas y con una silueta bien cuidada, ojos azules y unos labios deliciosos. Me excite tanto de solo imaginar que esa boca me hiciera un buena mamada que tuve una erección, uno de mis compañeros dijo:

-“Veo que te gusta esa chica”. Dijo mi amigo.  
-“Si, de solo verla me ha excitado”, Le respondí.         
-“Eso se te nota, pero cálmate o las va a asustar”. Añadió mi amigo.

El tenía razón entrenaba con el típico short, de futbolista cortos, ajustados y blancos con mi pene que parecía un tubo de más de 20 cm ya queriéndose salir, tenía que calmarme. Ese día terminó y regresé a casa y corrí al baño a masturbarme imaginándome como seria penetrar a esa chica.     

Los días pasaron y no dejaba de entrenar y ver esa linda chica hasta que un día el balón salió de nuestra cancha y cayo donde ellas estaban, ufff me sentí en el paraíso, el balón quedo justo en la mitad donde estaban todas esas lindas chicas me comencé a excitar, pero recordé que tenía mí short por lo que me relajé hasta que una de ellas me dijo:   

-“Aquí está su balón y tengan cuidado que pueden llegar a pegarle a alguien”. Dijo la chica.

Era ella la vi ahí frente a mi ufff a propósito cuando me estaba entregando el balón le toque las manos, se me hizo la difícil hasta cuando algo paso y me dijo:   

-“Se te nota un buen equipo”. Dijo Ximena.     

Noté que estaba con media erección, pero sin apenarme le dije.       

-“No es nada, aun duerme jajajaja”. Dije con una sonrisa picará.
         
Ella soltó una media risa y se puso algo roja, antes de decirme.       

-“Mucho gusto soy Ximena, ¿eres el jugador al que le dicen alacrán cierto?”. Pregunto Ximena.       
-“Si, le respondí, soy Sergio” Le dije.    
-“Tienes buen cuerpo y se ve que eres lindo”. Dijo ella,        
-“Gracias tú no te quedas atrás eres hermosa, hace tiempo que te observo”. Le dije.        
-“Si lo he notado, hasta mis amigas y yo te hemos visto”. Me dijo ella.      

Jajajjaja todas sus compañeras se reían sonrojadas y con una mirada picara, resulto que mientras yo jugaba ellas también me observaban y me vieron con una erección en más de una ocasión. Pensé que esas chicas no eran tan ingenuas como los chicos creíamos. Le dije a Ximena que si quería ir a tomar algo después del partido. Ella me dijo que sí, pero luego añadió.

-“Ten cuidado que soy una amazona”. Dijo Ximena.  
-“Lo tendré”. Le dije.

Cuando termino el partido me dirigí hacia los vestidores para cambiarme pero en lugar de entrar a mi zona decidí ir a la zona de mujeres para saber si estaba Ximena, pero ella no estaba ahí, estaba mi buen amigo Samuel teniendo sexo con otra chica que gemía de lo rico, no dije nada así que salí para ducharme creyendo que ese día no pasaría nada, al entrar al vestidor de hombres se me hacía raro escuchar pasos pues ya era casi el ultimo, ingrese y estaba Ximena ahí de rodillas frente a un casillero, resultó que ella era la hermana de uno de mis compañeros de juego y estaba sacando algo que Daniel su hermano le había guardado. Aproveche y cerré la puerta, para que nadie nos molestara. 

-“¿Qué haces aquí este lugar es solo para hombres?” Dije en un tono de asombro y rudeza.         
-“Es que mi hermano se le olvido sacar mi ropa y entregármela y me toco venir hasta aquí por ella ya que mi casillero está dañado” Me Respondió.
         
-“Tu hermano no te dejaría entrar aquí con esa ropa y más si hay hombres te podría pasar algo”. Le dije.
-“¿Qué me puede pasar? Aun más quien dice que no quiero que pase algo”. Me respondió.
         
Me sorprendió su respuesta y sin dudarlo le agarre, sin camisa y todo sudado y solo en short poniéndola contra la pared nos comenzamos a besar mientras sentía como mi pene crecía debajo de mi bóxer y nuestras lenguas se entrelazan mis manos agarraba sus redondas nalgas con esa pequeña minifalda mientras ella gemía y me arañaba la espalda.   

Luego mientras nos besábamos decidí meter mi mano por debajo de su falda ufff que delicia, su vagina estaba toda mojada ella quería que la hiciera mía, ella tampoco dudo en agarrarme mi pene hasta que me la saco y dijo.      

-“Enserio solo he tenido dos novios y a ninguno con un pene tan grande como el tuyo, ¿te la puedo chupar?” Me pregunto.     
-“Claro mi pene es tuyo y quiere que tus labios la prueben”. Le dije excitado.
-“¡Solo deseo tus huevos!” Me dijo algo seria. 

Casi de inmediato ella se arrodillo y se puso a mamar como toda una profesional me chupaba mi glande como nunca antes, de arriba hacia abajo, lo lambia, lo chupaba hasta los huevos luego me daba lengüetazos en el glande ya estaba extasiado era lo que había soñado, ella se lo metía hasta la garganta aunque con dificultada pues por tener un pene tan grande y gruesa como la de un buen chaval moreno que era, me estaba no aguante mucho debo reconocer y me vine en primer chorro de semen, ella intento sacarse mi pene de la boca pero la agarre de la cabeza duro y la sujete a mi pene, hice que se tragara toda mi leche, ella me miraba con los ojos llenos de lágrimas.

Mientras limpiaba mi erección de todo mi semen, le dije.      

-“Veo que te gusta chupar, ¿te gusto mi leche?” Le Pregunte.
-”Ummmmmm, Síiii”. Me dijo.   

Para luego seguir chupando mi pene se pasó media hora chupando mi pene mientras ella me daba una gran mamada ella misma se daba dedito estaba mojadita y otra vez me corrí en su boca llenándole sus deliciosos labios de mi espeso y blanco semen, luego de esa segunda gran corrida busque rápido unas colchonetas que habían en los vestidores y la puse sobre el piso con las piernas abiertas le quite la faldita y pude ver que traía una tanga de hilo dental que rompí con brusquedad en mi desesperación por penetrarla.   

-“¿Qué te pasa eres un salvaje? Me dejaras sin ropa para ir a casa” Me dijo.         
-“Cállate puta y disfruta de todo lo que te hare”. Le dije.

Ella me miro con una extraña mirada pero no dijo nada solo de dejo hacer, la tome con más fuerza y le abrí las piernas tenía una rajita depilada y rosadita ya toda mojada, no pude evitar meter mi cara y darle lengua le chupaba su vagina mientras ella gemía y se retorcía de placer, parecía un maldito perro callejero bebiendo agua de su raja me excitaba tomar su liquido con mi lengua y mis dos dedos la estaban haciendo llegar a un gran orgasmo hasta que luego de unos minutos ella dijo.      

-“Meeeeee Veeengooooooooo ahhhhhhhhhhhhhh”. Gimió y dijo Ximena.

Ella descargo con fuerza un liquido orgásmico en mi boca mientras le chupaba su vagina, la cambie de posición para colocarla en cuatro patas ahora podía verle sus nalgas y vagina, me enloquecí dándole lengua en el ano mientras metía uno por uno de mis cinco dedos entre su estrecha vagina ella solo gemía sin control.      

Luego de eso ella me acostó para hacernos un delicioso 69 ella se tragaba toda mi pene mientras yo como un demente estaba perdido dándole lengua sobre su ano y vagina era la visión más estupenda de mi vida sus nalgas eran y siguen siendo hermosas, bien cuidadas como trabajadas, firmes, redondas y paraditas.  

-“Métemela quiero que me hagas tuya” Dijo Ximena luego de algunos minutos.  

Ella se me monto y sentí como mis 20 cm de gruesa y dura erección se abrieron paso entre los pliegues de su mojada vagina vi su cara de dolor y placer, se mordía los labios, y me miraba a los ojos como poseída por la lujuria.  

-“Vamos perro hazme gozar mientras aun tienes huevos” Dijo Ximena.    

Ella solo gemía y gritaba mientras la penetraba. Le levanté para chuparle sus pezones rosados de sus grandes pechos, sentía como mi pene entraba y salía llena de líquido vaginal, ella lo disfrutaba como pocas veces vi a una de mis amantes en turno hacerlo, tampoco había penetrado a una mujer como lo hice ese día, la tenía controlada sentía como su cuerpo se pegaba al mío como ya no se resistía al placer que estaba sintiendo.

La levanté con mis brazos para seguirla penetrado con su espalda pegada a los casilleros. Ella solo gemía “ahhhahaahahhaa siiiiii ahahahhaa”, luego de unos minutos de nuevo la puse en cuatro patas y la penetre desde atrás tomándola de las caderas, le di tan duro que se escuchaba el rebote de mi cuerpo contra sus nalgas, mientras le taladraba la vagina con mis dedos iba trabajando su ano, me eche buena saliva mientras ella gemía primero fue un dedo. Ella trataba apartarse, pero era imposible cada vez que lo hacía más duro lo clavaba y la pegaba a mí, sacaba todo mí pene y de un solo empujón se lo metía, ella gritaba y gemía de dolor y placer decía.

-“Vamos sigue, sigue ahahahahhahahahahhahahahha”. Decía Ximena.      

Cambiamos de posición la senté sobre mis piernas de frente hacia mí, nos besábamos mi lengua llegaba hasta lo más profundo de su garganta mientras ella solo gemía; saque mi pene de su vagina y la arrodille de nuevo la puse a mamar mi erección parecía un bebe chupando, pero si por Dios que forma de mamar buscaba leche y no se la iba a negar por tercera vez, me vine en su boca y ella toda obediente se tragó hasta la última gota.  

Descansamos unos minutos en que solo no besamos luego me escupí mi pene con mucha saliva, le abrió sus nalgas y coloco mi glande sobre su ano, para despacio introducirlo ella gemía, mientras con mis dedos le frotaba su clítoris para que se relajara más, el placer se fue apoderando y el dolor se mezcló con el deseo de ser penetrada mi pene no tardo en estar todo dentro de su ano me movía lento aun no la quería lastimar, le di tiempo hasta cuando ella comenzó a moverse y gemir sin parar supe que era el momento de  comenzar a romperle su ano, ella gemía y me besaba con muchas ganas hasta que sentí como soltaba un chorro de su liquido se había venido otra vez. 

Luego de eso ya no aguante por mucho y me vine dentro de sus entrañas, era mi cuarta eyaculación en menos de dos hora sudados y cansados me levante y la ayude a colocarse de pie y vi como por su aun abierto ano salía mí semen, me sentí con el ego crecido pues me había comido lo que quería, nos duchamos juntos y le di un beso en gratitud a su sumisión estaba por comenzar a vestirme cuando ella me dijo al oído. 

-“¡Es hora de pagar!” Escuche susurrarme a Ximena. 

Pensé por uno momento que ella se refería a dinero, pero de pronto sentí que algo que pincho en la nuca y en dos segundos todo mi cuerpo se engarroto, apenas podía respiras y mover mis ojos, estaba paralizado, me fui de espaldas, de no ser por Ximena hubiese azotado en el suelo sin meter las manos.

Ximena me arrastro hasta el largo banco entre los casilleros que habíamos estado usando para tener sexo, donde me recostó boca arriba mi pene estaba en erección apuntando al techo por alguna razón más duro que nunca antes, incluso podía sentir abundante liquido pre seminal resbalar por mi miembro, ella se mondo sobre mí, restregando sus labios vaginales sobre mi vientre, luego se inclinó aplastando sus grandes senos sobre mi pecho para decirme.

-“Tranquilo cariño te inyecte una algo de las toxinas butulinicas pero no temas no morirás solo no podrás moverte en una hora, tiempo más que suficiente para que obtenga mi pago”. Dijo Ximena.

Luego fue hasta el casillero de su hermano saco su bulto y de él extrajo un burdizzo de mangos pequeños todo plateado, me estremecí al verlo regresa a donde estaba paralizado con aquella herramienta, viendo la expresión de mis ojos que de seguro denotaban miedo, ella me dijo.

-“Veo que sabes para lo que sirve esta herramienta ¿verdad?” Dijo ella.
-“¡Si, estas en lo correcto la voy a usar contigo!” Añadio Ximena.
-“Como te dije soy una amazona, y te dije que tus huevos son míos, todo hombre que tiene sexo con una amazona ya no pude volver a tener sexo con otra, por lo menos siendo un hombre completo”. Dijo Ximena mientras acariciaba mis huevos.

Luego sentí como me apretó mis expuestos huevos para jalarlos hacia mis rodillas, sentí cuando coloco las frías mandíbulas del burdizzo en la parte alta de mi escroto, sentí cuando tomo mi pene y se lo llevo a su boca para de nuevo comenzar a darme una mamada, luego de unos minutos se sacó mi pene de su boca solo para hablar.

-“Mejor disfruta que será tu ultima eyaculación como hombre”. Dijo ella para continuar chupando mi pene.

Su mamada se prologo por varios minutos, traté de aguantar tratando de ganar tiempo para poder moverme para evitar ser castrado, pero ella era una experta mamadora y pese a ya haberme corrido cuatro veces luego de 15 minutos comencé a sentir que estaba próximo a correrme de nuevo, traté en vano de aguantas mis músculos no me respondían y de pronto, mi pene comenzó a disparar mi espeso semen, en el justo momento del segundo disparo sentir el terrible mordisco del burdizzo sobre mi escroto.

Mis ojos casi se me salen de mis orbitas del terrible dolor que sentí, mi pene sin embargo siguió lanzando chorro tras chorro de mi leche que Ximena lucho por beberse, aunque mucho se le escapó de su boca para bañar mi pene y huevos moribundos, aún estaba temblando de dolor cuando sentí un segundo fuerte apretón del burdizzo que hizo que mis ojos quedaran en blanco y me desmaye por el dolor.

Para cuando desperté Ximena ya estaba vestida, al ver que abrí los ojos me dijo luego de darme un dulce beso en los labios.

-“Bienvenido a tu nueva vida como eunuco”. Me dijo ella.

Llore en ese momento de impotencia y terror, ya medio podía moverme y antes de irse ella se dio la media vuelta y me dijo.

-“Ni se te ocurra contar algo a alguien o mostrare el video editado en donde se muestra como me violaste y luego te castre, iras a la cárcel y ahí los eunucos no la pasan muy bien, si no dices nada podrás seguir teniendo sexo no solo conmigo sigo con varias de las porristas todo depende de ti cariño”, Dijo Ximena para luego irse.


Han pasado ya varios años de aquello, no dije, por miedo a ser señalado, Ximena me entregaba dosis de testosterona que no sé de donde las sacaba, lo que mantuvo mi cuerpo masculino y mi pene con vida, cumplió lo dijo tuve mucho sexo con las porristas pero ya no era lo mismo, simplemente ya no sentía el mismo, placer ni la misma urgencias por correrme como antes aunque podía durar horas dándole placer a la chica en turno no que me creo una gran reputación en la universidad.



Autor: Anónimo & Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JANIS LA CAZADORA

Janis de 34 años hace 10 que es una reconocida caza recompensa en la segunda década del siglo XXI se decretó una nueva ley de libertad bajo fianza en el caso de las mujeres dejaban en prenda sus senos y clítoris en el caso de los hombres sus huevos y pene, en caso de huir los fiadores debían pagar el peso de sus genitales en platino lo que hacía de cada gramo de genitales masculinos muy valioso, dado que al huir perdían su fianza el estado era legalmente dueño de los órganos y a menos que se les diera junto con su dueño no devolvían el dinero de su costo......


JANIS LA CAZADORA.
Janis de 34 años hace 10 que es una reconocida caza recompensa en la segunda década del siglo XXI se decretó una nueva ley de libertad bajo fianza en el caso de las mujeres dejaban en prenda sus senos y clítoris en el caso de los hombres sus huevos y pene, en caso de huir los fiadores debían pagar el peso de sus genitales en platino lo que hacía de cada gramo de genitales masculinos muy valioso, dado que al huir perdían su fianza el estado era legalmente dueño de los órganos y a menos que se les diera junto con su dueño no devolvían el dinero de su costo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul




Janis de 34 años hace 10 que es una reconocida caza recompensa en la segunda década del siglo XXI se decretó una nueva ley de libertad bajo fianza en el caso de las mujeres dejaban en prenda sus senos y clítoris en el caso de los hombres sus huevos y pene, en caso de huir los fiadores debían pagar el peso de sus genitales en platino lo que hacía de cada gramo de genitales masculinos muy valioso, dado que al huir perdían su fianza el estado era legalmente dueño de los órganos y a menos que se les diera junto con su dueño no devolvían el dinero de su costo.

Por supuesto un hombre sabía lo que se jugaba si huía, pero también la posible sentencia a años o incluso a estar tras las rejas de por vida era peor que perder sus genitales eso si eran atrapados Janis se volvió una experta en encontrar fugitivos a esas alturas de su vida no tomaba cualquier trabajo, sino que seleccionaba a sus presas, por lo general siempre escogía las preas más jóvenes y mejor dotadas de las disponibles pues deseaba algo de diversión con los negocios.

Aquella tarde Janis estaba rumbo a su casa con su presa recién capturada en el maletero de su lujoso auto, le había costado cuatro meses de una laboriosa persecución capturarlo, pero por fin logro ubicarlo en un bar en un bar de un casino, atraerlo a sus garras no fue difícil, aunque si tardado le costó dos semanas para que se fijara en ella pero solo dos días para llevárselo a la cama, el físico de Janis hacia que cualquier hombre pudiera ser seducido sin mayores problemas como lo fue Eric quien era buscado por violación agravada y lesiones.

Eric era un hombre de 35 años en ese momento de piel ligeramente bronceada de cabello negro, ojos claros bastante bien parecido de cuerpo atlético, aunque sin músculos marcados poseía un abdomen plano, fuertes piernas y brazos, pero lo que motivo a Janis a tomar el caso fue ver sus grandes huevos en el video donde se mostraban junto con su pene de buen tamaño no muy largo pero si muy grueso, que de solo verlo se le antojo tenerlo dentro de su sexo, imaginando lo rico que la haría sentir cuando fuese penetrada por ese pene en erección.

** ** ** ** ** ** **

Aquella noche en el bar una vez que tuvo Janis la atención de Eric, lo sedujo expertamente, Eric no tardo en estar desnudo sentado en la cama de la habitación de Janis que para ese momento apenas portaba una mini tanga de color verde, ella le pidió mientras jugaba con sus pezones sentada frente a él que deseaba verlo jugar con sí mismo, lo que Eric acepto, tomo su ya erecto pene y comenzó a masturbarse frente a ella.

-“Me gusta cómo te tocas”. Le dijo Janis luego de unos minutos.     
-“Me gusta cómo se te marcan las venas en tu miembro”. Añadió ella.        
-“¡A mí también me agrada como te estás tocando!” Le dijo Eric.    
-“De solo verte, me dan ganas de masturbarme”. Dijo Janis. 

Janis abrió sus piernas para darse placer metiendo su mano debajo de su húmeda tela de su tanga, que hizo que el pene de Eric diera un respingo que hizo aun más humedecer el interior del sexo de ella.

-“Vamos descubre tú glande, quiero ver su cabeza rosada”. Dijo Janis a Eric.        

Eric sin pensarlo se corrió la piel, echando su prepucio hacia atrás de su glande, revelando la cabeza de su pene.        

-“¡Dios que rico lo tienes”. Dijo Janis.   

Su glande era rosado y brillante por el líquido pre seminal que ya brotaba del ojo de su glande.

-“Levántate quiero verte de pie” Le ordeno Janis a Eric.         

Eric se levantó de la cama.

-“Ese líquido que sale de tu pene, extiéndelo por tu pene con tus dedos”. Le ordeno Janis.         

La forma de pedirle a Eric lo que quería que hiciese era directa, sabía lo que quería ver y estaba disfrutando con el juego, lo mismo que Eric. al pasar sus dedos por su glande me estremecí de placer debido que la zona ya estaba especialmente sensible.  

-“Tranquilo, veo que estas apunto de correrte”. Le dijo Janis.

Ahora piensa que esa mano es la mía que mis dedos recorren la humedad de tu pene, pronto te la voy a chupar quiero que te corras con mi mano, sentir como te palpita, la sensación de tener a lo hombre a su merced le producía mucho placer a Janis, ver su rostro de deseo intentando prolongar el placer, sentir su calor en la palma de su mano, ver como salían las gotitas y extenderlas con un dedo por su glande la excitaban mucho.    

-“¡Estoy que no puedo más!” Dijo Eric.

Janis rápidamente fue hacia Eric, aparto la mano de su pene y le apretó los huevos mientras se arrodillaba frente a él, el dolor que sintió corto toda posible eyaculación, su pene aun estaba duro, y de repente se la metió en su boca y la empezó a chuparla y a jugar con su lengua con su glande, los pezones de Janis ya estaban duros y tiesos de lo excitada que estaba.

Ella con cada chupada tragaba más y más del pene de Eric con deseo y este le agarraba por la nuca para que se la chupara a toda velocidad, Estaba cada vez más excitado y su pene más duro, pero ella paró de repente la mamada para ponerse de pie y le dijo:

-“Ahora métemela toda y cógeme, como si no hubiera un mañana”. Le dijo Janis a Eric.

Eric tomo a Janis y la empotro contra la pared, levanto su pelvis con sus manos y la penetro por su vagina fuertemente, ella ya estaba súper mojada y con cada embestida ella gemía más y más como una loca y la besaba por el cuello para ponerla más cachonda que nunca de pronto Eric se la saco de golpe mientras ella le pedía más.

Eric tomo sus piernas se las abrió todo lo que pudo para luego sumergir su rostro en su entrepierna y comenzar comer su caliente rajita que tenía fluidos por todos lados. Le sobaba el clítoris hasta que se puso bien duro y me lo metió en la boca hasta que se mojó toda.

Después, Eric la giró le abrió sus firmes nalgas y la penetro analmente, se la metió hasta que sus huevos chocaron contras sus nalgas, la embestía como un loco desesperado mientras que la sujetaba de su rubia melena y le marcaba el ritmo que era salvaje, Janis no tardó en volverse a correr, pero Eric seguía dándole fuertes por detrás.

Eric tampoco tardó mucho en correrse por supuesto dentro de sus entrañas, pero los dos estaban tan excitados que apenas cabo se la volvió a meter, pero esta vez por su vagina para penetrarla con más ganas que antes era increíble, su vagina de Janis se contraía y relajaba alrededor de su pene y eso lo volvía loco de placer, Eric no paraba de mover las caderas y no dejaba de bombear mientras le chupaba las tetas y se metía en la boca sus pezones que estaban otra vez muy duros mientras Janis no paraba de gemir y de jadear como una perra en celo.

Janis lo llevó hasta el borde del orgasmo y cuando estaba por correrse lo empujo para ella arrodillarse frente a Eric que se corrió sobre sus tetas como un toro, fueron varios chorros que brotaron del palpitante pene de Eric cuando acabo su pene quedo goteando semen con él con los ojos cerrados disfrutando de los últimos instantes de su orgasmo cuando de pronto sintió una terrible punzada en los huevos y tres segundos después estaba sin sentido en el piso.

** ** ** ** ** ** **

Eric se despertó amarrado en lo que parecía ser una choza de láminas de aluminio sostenidas por tablones de madera, estaba sentado sobre una silla con un gran agujero en el asiento, sus piernas estaban separadas y sujetas por una barra de metal en los tobillos que a su vez estaba sujeta a la patas de la silla, estaba amordazado con una mordaza de bola que se aseguraba por detrás y por arriba de su cabeza, la mordaza estaba sujeta a una cadena en la parte superior de su cabeza.

Dicha cadena estaba tensada y sujeta al techo de aquel lugar, sus brazos estaban echados hacia atrás amarrados firmemente con correas de color negro de cuero, que también rodeaban su pecho otra cadena sostenía sus brazos en alto que también estaba tensada y asegurada al techo, para termina un collar de cuero rodeaba su cuello, Eric estaba completamente inmóvil sin poder hacer nada para defenderse, pero aquello no era lo peor, su escroto había sido ligado en la parte superior y de sus huevos colgaban dos pesos que los estiraban hacia abajo de la silla.

Eric lucho por varios minutos tratando de liberarse, pero no pudo de pronto vio entrar a Janis enfundada en un minúsculo vestido de charol con sus lindas tetas al aire, con tacones altos negros ella se le acerco, cuando llego a donde Eric estaba se inclinó mostrando todas sus tetas, para comenzar a jugar con su pene que pronto estuvo en todo su esplendor, ella lo masturbaba bajando y subiendo su prepucio por su glande, lo que hizo que Eric se estremeciera.

-“¿En verdad pensabas huir por siempre Eric?” Le pregunto Janis mientras lo masturbaba.

En ese momento Eric aterrado comenzó a luchar desesperadamente, sabiendo lo que le esperaba, un destino qué por supuesto no deseaba, sus dos huevos estaba ya muy estirados de un color parduzco que denotaba la falta de irrigación sanguínea adecuada a su escroto, Janis mientras amarraba una delgada cuerda de nylon color amarrillo detrás del glande de Eric le dijo viendo su desesperación por soltarse.

-“Calma, Calma Eric no hagas las cosas más difíciles mejor acepta que pronto serás un eunuco”. Dijo Janis con una mueca de malicia en su rostro.

Janis también amaro con esa cuerda la base del pene en erección de Eric, luego se subió su minifalda para revelar su pelvis desnuda y se sentó sobre Eric, de frente a él, tomo su endurecido pene y comenzó a restregarlo por sus labios vaginales ya muy empapados de sus juegos, luego de unos minutos justo cuando Janis llego a un poderoso orgasmo bañando los huevos y pene de Eric de sus juegos, con ella casi dando un alarido de placer jaló con fuerza la cuerda amarilla que se tensó y cerro sobre los genitales de Eric, ahorcándolos, todo su cuerpo se tensó de dolor.

Janis tiro por segunda vez con más fuerza que antes apretando los dientes y la cuerda corto la sensible piel de los genitales de Eric, hundiéndose hondo en sus carnes, la sangre comenzó a brotar a raudales mientras Eric gruñía de dolor indescriptible un tercer tirón y el pene como los huevos de Eric cayeron al suelo por entre el agujero de la silla, en ese momento Janis llenos a un segundo gran orgasmo el más intenso de todos los sentidos hasta ese momento con Eric.


El nuevo eunuco se sacudió por unos segundos y se desmayó. Al día siguiente un Eric derrotado y abatido fue entregado a las autoridades con sus genitales en una caja refrigerada aparte, en la prisión seria violado infinidad de veces, pero eso a Janis ya no le importaba, ella había recibido su jugosa recompensa y estaba más que contenta, antes de salir de los juzgados tomo el cartel de su nueva presa que pronto estaría disfrutando de su pene dentro de ella antes de que fuese convertido en un eunuco por ella. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CHICO DEL AUTOBÚS

Le correspondí su beso y poco a poco comencé a desabrochar su cinturón y su pantalón hasta que él se bajó el pantalón quedando en bóxer, la adrenalina me mataba pero estaba seguro de lo que hacía, bajé lentamente y comencé a lamerlo por encima de su bóxer que ya se había humedecido con su líquido pre seminal, con los dientes le bajando su ajustado bóxer cuando de repente saltó frente a mí un delicioso pene de unos 20 cm aproximadamente, con el vello recortado y circuncidado, no lo podía creer, era perfecto incluso mejor que el de mi amor......


CHICO DEL AUTOBÚS.
Le correspondí su beso y poco a poco comencé a desabrochar su cinturón y su pantalón hasta que él se bajó el pantalón quedando en bóxer, la adrenalina me mataba pero estaba seguro de lo que hacía, bajé lentamente y comencé a lamerlo por encima de su bóxer que ya se había humedecido con su líquido pre seminal, con los dientes le bajando su ajustado bóxer cuando de repente saltó frente a mí un delicioso pene de unos 20 cm aproximadamente, con el vello recortado y circuncidado, no lo podía creer, era perfecto incluso mejor que el de mi amor.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Urigoenitz & Darksoul




Cierto día regresaba de unas vacaciones en la que nada me salió como pensé de hecho estaba algo enojado por todo lo sucedido, mi acompañante me dejo por un chico muy guapo por lo que me dirigía hacia mi lugar de residencia en autobús que iba con muchos lugares desocupados y me tocó sentarme solo, el viaje era por la noche así que era un poco aburrido, transcurridos dos horas de viaje me percaté de que atrás de mi venía un chico muy guapo medía 1.70 aproximadamente, piel clara, ojos cafés, complexión atlética y una barbita que le hacía ver muy sexy.

Por mi parte mido 1.69 metros, cuerpo delgado, tez clara, ojos cafés y cabello negro, aunque soy delgado no tengo un cuerpo atlético y marcado como el chico que mencione, fue uno exactamente de ese tipo que me hizo perder a mi amigo y al que deseaba confesarle mi amo en la playa a la que fuimos de vacaciones por lo que debo confesar que un cierto resentimiento me invadió mientras lo observaba

Lo observaba mucho debido a que en realidad era muy atractivo e imagina lo que le haría pensando que fue el quien me arrebato a mí amor, en una de esas cruzamos las miradas a lo poco que se alcanzaba a ver en la oscuridad y vi cómo se comenzó a agarrar el paquete, lo hacía de manera muy sugerente, lo veía más y más sin que él se imaginara lo que pasaba por mi mente en esos momentos, aunque también me sentía atraído por su gran paquete que era evidente en su apretado pantalón.   

Así pasaron cómo una hora aproximadamente y el me llamaba a sentarme con él, pero no me decidía, cuando por fin me convenció me pasé junto a él y comencé a tocar su bulto que se sentía muy rico y de pronto comenzó a besarme, aquel atrevimiento además de sorprenderme y agradarme termino por convencerme que debía hacerlo pagar, debía dejar claro que no por ser tan atractivo podían hacer lo que quisieran, con quien quisieran sin consecuencia alguna.  

Le correspondí su beso y poco a poco comencé a desabrochar su cinturón y su pantalón hasta que él se bajó el pantalón quedando en bóxer, la adrenalina me mataba pero estaba seguro de lo que hacía, bajé lentamente y comencé a lamberlo por encima de su bóxer que ya se había humedecido con su líquido pre seminal, con los dientes le bajando su ajustado bóxer cuando de repente saltó frente a mí un delicioso pene de unos 20 cm aproximadamente, con el vello recortado y circuncidado, no lo podía creer, era perfecto incluso mejor que el de mi amor.    

Comencé por lamber sus testículos y lamber su ingle lentamente mientras él se retorcía tanto como podía, así nos la pasamos un buen rato hasta que por fin introduje su endurecido pene en mi boca, el me empujaba la cabeza para que la metiera toda y me llegaba hasta la garganta que por cierto tengo bien profunda y amaestrada, lambía todo ese rico trozo de carne y con la lengua hacía masajitos en la punta cosa que hacía que se retorciera de placer aún más.      

De repente me levantó y volvió a besar y comenzó a tocarme las nalgas de manera suave y después salvaje, estaba ya muy excitado, de pronto se escuchó en el sonido del autobús que íbamos a parar para los que quisieran comprar, estirar las piernas o ir al baño, rápidamente nos separamos y me senté en otro asiento, cuando las luces se encendieron nadie de los pocos que iban en autobús noto nada.

Él apenas chofer abrió la puerta se bajó, haciéndome una seña discreta para que lo siguiera, lo que hice, pero no antes de tomar una navaja de mi equipaje, estaba por entrar al baño cuando él me llamo por de fuera y nos fuimos detrás de aquella tienda y gasolinera, unos grandes contenedores nos tapaban de miradas indiscretas, se sentó sobre unas cajas de plástico con su pene bien duro y chorreando liquido pre seminal. 

Me bajé mi pantalón y ropa interior para sentarme sobre su pene, pero sin que me penetrara y me movía muy rico y el me gemía en el oído desde atrás me lambía el cuello y se retorcía un poco, nuevamente volvía a bajar y seguí mamándosela por un rato más hasta que ya no pudo y terminó en mi boca... se vino a raudales tanto que no me cupo en la boca y se me escurrió.   

Comenzó a masturbarme hasta que también terminé igual abundantemente, pero quería sentir su pene, por lo que se la chupe hasta que la tuvo dura de nuevo, el empezó a gemir sonoramente pues se la mamaba como una autentica puta, por lo que tome mi ropa interior y se la metí en la boca, lo que soluciono el problema, además aquello era parte de mi plan.

Me senté sobre su pene, restregando su dura erección entre mis nalgas, el saco un condón y se lo puso, para casi enseguida sentir la punta de su pene ya enfundado en látex presionando mi ano, no tardó mucho en penetrarme, mi peso como la gravedad ayudaron a que me entrara toda, me estremecí al tenerlo todo dentro sus huevos casi chocaban con los míos cada que le daba un buen sentón, paso un de sus brazos por uno de mis costados, tomo mi pene para comenzar de nuevo a masturbarme.  

Vaya qué si sabía moverse el muy desgraciado, me estaba llevando a la gloria misma con su mano y pene bien dentro de mí, sin que se diera cuenta tome la navaja preparándome para mi clímax, unos 10 minutos después ambos estaban llegando al punto de no retorno sintiendo como su pene palpitaba en mi interior, así como el mío hacia lo mismo rodeada de su mano.

Sentí como comenzó a correrse el primero, gimió fuerte pero mi ropa interior en su boca impidió que se escuchar mucho, por mi parte no tarde en arrojar una segunda gran carga, cuando ambos quedamos sin fuerza conmigo sobre su cuerpo tome sus huevos y se lo jale con fuerza, lo que hizo que todo su cuerpo se tensara sin darle tiempo a reaccionar le clave la navaja entre sus huevos lo que lo hizo dar un salto que casi me derriba al suelo pero logre reaccionar para con tres rápidos movimientos de mi mano cortarle su escroto por completo con sus huevos aun dentro.

Cuando me levante de él todo su cuerpo se sacudió apenas alcanzo a ver cuándo le mostré su saco de piel todo ensangrentado con sus huevos aun dentro, temblando sosteniendo por una de mis manos, sus ojos se pusieron en blanco y se desmayó, le quite su pantalón para tomar su bóxer, con una cuerda que encontré le hice un rudimentario torniquete con lo que quedo de su escroto aun unido a su entrepierna usando su bóxer como vendaje.  

Luego con sus huevos aun en mi mano me fui al baño que no estaba muy lejos por suerte no había nadie, me lavé mis manos y el escroto lo mejor que pude los envolví con algo de papel higiénico y los envolví en mi ropa interior que extraje de su boca, para guardarlos en la bolsa de mi pantalón me arreglé la ropa, para luego subir al autobús, el chofer arranco minutos después luego de dar dos avisos a los pasajeros para que abordaran.

De aquel guapo hombre que convertí en eunuco aquella noche de despecho jamás volví a saber nada de él, aunque aún conservo sus huevos dentro de un frasco y cada que los veo me masturbo frenéticamente hasta correrme explosivamente, recordando al chico del autobús.





Autor: Urigoenitz & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

POR MI MEJOR AMIGA

Mi amiga se estaba duchando todavía, escuche como el agua caía de la ducha una sensación de morbo me entro al pensar como ella estaría desnuda bajo la regadera, me imagine su cuerpo con el agua cayendo por su cuerpo, estaba sentado en una pequeña salita cuando de pronto escuche como una puerta se abrió, desde luego era ella, pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su rajita y sus pechos era una toalla que apenas lograba cubrir sus nalgas......


POR MI MEJOR AMIGA.
Mi amiga se estaba duchando todavía, escuche como el agua caía de la ducha una sensación de morbo me entro al pensar como ella estaría desnuda bajo la regadera, me imagine su cuerpo con el agua cayendo por su cuerpo, estaba sentado en una pequeña salita cuando de pronto escuche como una puerta se abrió, desde luego era ella, pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su rajita y sus pechos era una toalla que apenas lograba cubrir sus nalgas.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [CBT] [DOMINACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Dimas & Darksoul




La historia que he decido a contarles, se puede decir que cambio mi vida, ya que esta historia se remonta cuando yo tenía 24 años, ahora en la actualidad tengo 27 y se puede decir que soy otra persona desde aquel día, en que no solo fue dominado por mi mejor amiga, perdí mi virginidad en una tarde-noche de verano junto con mi calificativo de hombre para ser transformado en un eunuco para el resto de mis días.    

Pues como les decía, todo paso en una tarde-noche de verano, en la cual como siempre me disponía a ir a buscar a mi mejor amiga a su casa, ya que siempre que salía con ella a tomar algo como era costumbre en nosotros, antes siempre pasaba a buscarla a su casa, una vez frente a su casa me dispuse a tocar el timbre para que supiera que ya había llegado ella me dijo desde la ventana de arriba que subiese ya que aún se estaba arreglando y me abrió la puerta de manera automática, por lo que hice lo que me dijo. 

Mi amiga se estaba duchando todavía, escuche como el agua caía de la ducha una sensación de morbo me entro al pensar como ella estaría desnuda bajo la regadera, me imagine su cuerpo con el agua cayendo por su cuerpo, estaba sentado en una pequeña salita cuando de pronto escuche como una puerta se abrió, desde luego era ella, pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su rajita y sus pechos era una toalla que apenas lograba cubrir sus nalgas.   

Algunos minutos más tarde pude verla por fin vestida, y la verdad que estaba radiante ya que su forma de vestir era de lo más provocativa, llevaba una faldita tipo minifalda muy corta, de lo corta se podía casi apreciar su tanguita que apenas alcanzaba a tapar su más divino tesoro, por encima de su cintura se podía apreciar bastante bien sus lindos pechos, y por la blusa clara que llevaba puesta, aunque sus pechos no eran ni muy grandes ni muy pequeños, más eran perfectos para poder tenerlos por completo en la palma de las manos y poder comérselos.  

Luego de platicar unos minutos salimos de su casa, la verdad que casi no preste atención a lo que me decía, ya que en mi mente estaba centrado mirando su precioso cuerpo, a lo que ella al darse cuenta de que casi no le prestaba atención a lo que me decía, ya que no paraba de dejar de mirar sus preciosos pechos y sus paraditas como lindas nalgas.       

En un principio creí que no se había enterado de que la estaba mirando, por lo menos no como me la estaba imaginado, pero ella se dio cuenta, ya que de una forma amigable con su mano me dio un toquecillo en la cabeza, diciéndome.

-"Parece que me quieres comer con los ojos", Dijo ella sonriendo con malicia.

Ante eso la verdad me apene ya que no pensaba que se estaba dando cuenta, no pensé que ella se pudiera dar cuenta de mis miradas de lujuria, al llegar al bar a dónde íbamos nos sentaros y un camarero que estaba al lado se dispuso a tomarnos nota de lo que queríamos de beber, mientras esperamos a que nos sirvan empiezo a notar como mi amiga de una forma muy provocativa, se coloca de forma que cuando el camarero pudiera ver su faldita ya que de lo corta se podía ver su tanga, entonces llego el camarero ,y mientras nos servía pude comprobar como observaba a mi linda amiga, sus lindas piernas y la entrada de su sexo, cuando se retiró mi amiga se empezó a reír, con picardía tire una moneda debajo de la mesa esperando que ella no se diera cuenta, por lo que me agache y pude observar como la entrada de su sexo era de lo más apetecible, desde luego cuando me levante, me levante medio asombrado de lo que había visto, pero la verdad que mi amiga no era tonta, a lo que me dijo.

-¿"Te gusto lo que has visto?" Pregunto ella.    

Vi que tiraste la moneda a propósito, esas palabras me dejaron helado, a lo cual de una forma más bien tímida le dije que me perdonara, que no era lo que pretendía pero que fue una reacción que ni esperaba que me pasase, ella se reía ante mis palabras mientras en un momento que ceso su risa me dijo que por esa vez lo dejaría pasar, pero a la próxima vez lo iba a pagar muy caro.

Pero desde ese momento empezó a hacer todo lo posible, para que yo cayese en la tentación de mirarla como me había advertido que no lo hiciera, fue cuando de pronto me dijo que si la podía acompañar pues quería comprar algo para entretenerse, por lo que la acompañe ella se decide compra dos pares de esposas, dijo que deseaba realizar y someter a alguien a un tipo de dominación, en ese momento no pude ni imaginar que esas esposas serian usadas en mí y que ella se refería a mí con a ese “alguien”.

Después de eso todo fue de lo más normal, claro que yo no pude dejar de mirar sus pechos ya mientras caminábamos por la calle con cada auto que pasaba sus luces hacían notar sus pezones que estaban de lo más visibles, ya que aunque llevaba sujetador, la delgada tela de su blusita, como el sujetador los transparentaban, desde luego ella ya no me dijo nada, pero me di cuenta de que ella se había percatado de como la estaba mirando, pero como notaba que se dejaba y que a su vez ella hacía todo lo posible por provocarme con sus movimientos no cesaba de mirarla con auténtica lujuria. 

La noche avanzo y de pronto me pidió que la acompañara a casa, dado que sus padres se habían marchado a un viaje de última hora aquella misma tarde, sin pensarlo, le dije que la acompañaría, ya que no quería que le pasara nada, en ese momento note en su mirada una expresión que me hizo tener un escalofrío pero lo deje pasar, su mida fue como si hubiese planeando algo, no tardamos mucho en llegar a su casa, donde me pide si puedo pasar un momento, lo que hice puesto que teníamos que subir unas escaleras pude ver su tanga con el movimiento que realizaba sus nalgas al subir por ellas, lo que me encanto.

Cuando llegamos a la sale ella me pidió que cerrase los ojos, ya que según ella quería darme una sorpresa, cierro los ojos y siento que se acerca, con voz muy erótica me dice:       

-"Mantén cerrados los ojos y date la vuelta". Me dijo ella.

Como un manso cordero obedecí, sin más ya que no pensaba en lo que pasaría, noto como me agarra las manos para llevarlas hacia mi espalda y de una forma agresiva note como mis muñecas son aprisionadas con unas esposas, ante eso asombrado abrí los ojos y trate de liberarme, pero al no poder le dije.

-“¡Que has hacho suéltame!” Dije indignado.

Pero ella sin mediar palabra y a empujones me llevo hasta su habitación, en la cual de una forma agresiva me tiro en su cama, mientras me decía.

-“Ahora me toca mirar a mí, es hora pagar y más te vale dejarme hacerte lo que quiera, quieras o no quieras estas a mi merced”. Dijo ella en un tono severo.

Aquello me puso nervioso no sabía qué hacer, y para colmo de pronto pude observar como con las otras esposas hacia lo mismo con mis piernas, desde luego ya no podía hacer nada, ya que estaba indefenso y ella podía hacerme lo que quisiera conmigo.  

De la nada saco una tijera a lo que asustado le pregunto ¿"que piensas hacer con eso?" Ella solo sonrió y me ordena que me callar, que solo observara que era hora de pagar por mirarla de forma descarada y que como sabía que era virgen era hora de que perdiera mí virginidad. No quería perder mi virginidad así, entonces agresivamente agarro mi pene por encima de mi pantalón y con un aire de estar dominando la situación me dijo.

-"Hoy perderás tu virginidad como yo diga, y mejor disfruta porque además será la única vez que tendrás sexo como un hombre de verdad". Dijo ella amenazante.     

Mientras forcejeaba ella empezó a desabotonarme el botón del pantalón bajándolo estos hasta las rodillas, para después empezó a quitarme la camisa y una vez que ya me había quitado la camisa, se detuvo a acariciar todo mi cuerpo con sus manos y su lengua hasta llegar a mi pene, de pronto se apartó, no antes de haberme acariciado mi pene y sentirlo ella que se encontraba erecto de la excitación que sentía.

Ante mi completa sorpresa empezó a denudarse quitándose primero su faldita, mientras que hacia esto me dijo.

-“Como te gusta mirar este es tu momento” Dijo ella.

Estaba ya muy excitado cuando se quitó la faldita quedándose con su minúscula tanga, cuando de pronto pude observar que se quitaba su blusa diciéndome.

-“¿Te gustan mis tetas?” Pregunto ella juntándolas con sus manos.

hoy no dejaste de mirarlas, creo que es hora de que seas un hombre de verdad, aunque sea por una sola vez ¿no crees?

-“Por favor no me hagas eso no quiero dejar de ser virgen aun”, Le suplique.

Al oír eso se quitó su tanga y el sujetador, ella se quedó totalmente desnuda, y a mí todavía me quedaba mi trusa(slip) convertida en una carpa, el cual no tardó en hacer desaparecer, fue entonces cuando de una forma dominante tomo las tijeras y sin pensarlo dos veces empezó me destrozo mí trusa, dejando mi pene en completa erección a la vista de ella, de pronto agarro mi pene y después sentir que estaba completamente erecto, se lo llevo a su boca, produciéndome una serie de escalofríos como nunca antes sentidos ya que esa era mi primera experiencia sexual y por lo que para mí todo era demasiado excitante en ese momento se sentía tan rico tener mi pene dentro de su boca que casi me vine en ese momento.

Pero no tarde mucho en empezar a sentir que me corría a lo que ella dándose cuenta, me dijo que no lo haría en su boca en ese momento, con lo que acto seguido se sacó mi palpitante pene de su boca para montarse encima de mí, empezó a moverse lentamente con mi glande rosando su rajita mientras que sus pechos podía sentirlos muy cerca de mi boca, casi se los podía chupar mientras ella lentamente se introdujo mi pene en su interior.  

Ella movía si pelvis en círculos, estuvo de ese modo por varios minutos entonces luego de tanto placer empecé a gemir ya que estaba llegando al punto máximo de mi resistencia sexual, cuando de pronto de una forma exagerada, comencé a disparar mi leche dentro de ella, a lo que ella desmontándose rápido comenzó a masturbarme salvajemente de forma, que mi leche cayó sobre su cuerpo desnudo rociándonos enteramente a ambos, sobre todo sus pechos.     

-"Esta noche has perdido tú virginidad, espero que no lo olvides" Dijo ella a la vez que seguía acariciando mi pene.

De pronto de nuevo se llevó mi aun palpitante pene a su boca, simplemente fue algo genial, me estaba dando la segunda mamada de mi vida con mi semen y su saliva resbalando hasta mis huevos aquella mamada se prolongó por varios minutos hasta que de nuevo sentí que estaba por venirme de nuevo, cuando comencé a sentir como mi pene comenzó a palpitar, sentí como las afiladas cuchillas de la tijera con la que corto mi trusa se posaron a ambos lados de la base mi pene.

Estaba disfrutando tanto de la mamada que apenas y reaccione de pronto comencé de nuevo a disparar mi espesa leche, pero esta vez dentro de la boca de ella, que se bebió cada uno de mis disparos, justo cuando el último de los espasmos de mi pene seso, sentí como el enorme placer que estaba sintiendo, se transformo de pronto en un indescriptible dolor.

Todo mi cuerpo comenzó a sacudirse de cuando ella levanto su cabeza de mi entrepierna un gran chorro de sangre broto tanto de su boca como de mi entrepierna, en ese momento en medio del enorme dolor que estaba experimentando vi que ya no tenía un pene unido a mi cuerpo, había dejado de ser un hombre para convertirme en un eunuco por el resto de mis días.

Luego de eso me desmaye, ya no recuerdo cómo es que ella me curo, pero lo hizo, me mantuvo prisionero en su cuarto por varios días, antes de dejarme ir me dijo que si le decía a la policía o a alguien lo que hizo les mostraría el video de cómo me castro, de más está decir que nunca dije nada a nadie, ahora han pasado varios años, ella se casó y tiene tres hijos, cada tanto me cita en algún hotel para humillarme y penetrarme con mi propio pene que mando a conservar para que quedase como un dildo.


Aquellas noches en que me penetra con el que fue mi miembro en el pasado, son las mejores de mi vida ya que son la única manera que tengo de venirme desde aquella noche, dado que aún conservo mis huevos, venirme por estimulación prostática es muy placentero, aunque no tanto como lo era cuando aún tenía un pene y era un hombre de verdad.



Autor: Dimas & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

GEMELAS DEL ORFANATO

Genaro se estaba bañando bajo una de las regaderas del baño comunitario del orfanato completamente solo cuando Gaby apareció ante Genaro completamente desnuda cuando Genaro se percató de su presencia de inmediato se cubrió sus partes íntimas mientras el agua seguía mojando su joven cuerpo quedando con la boca abierta con la mirada fija en los firmes senos y aerolas grandes de Gaby a escasos centímetros de su rostro......



GEMELAS DEL ORFANATO.
Genaro se estaba bañando bajo una de las regaderas del baño comunitario del orfanato completamente solo cuando Gaby apareció ante Genaro completamente desnuda cuando Genaro se percató de su presencia de inmediato se cubrió sus partes íntimas mientras el agua seguía mojando su joven cuerpo quedando con la boca abierta con la mirada fija en los firmes senos y aerolas grandes de Gaby a escasos centímetros de su rostro.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [CBT] [DOMINACIÓN]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Gaby y Lana eran dos gemelas de 36 años, ambas eran empleadas en un orfanato para adolescentes masculino, todos aquellos chicos no tenían parientes vivos conocidos, todos iban desde los 13 a los 17 años ya que aquel lugar expulsaba a la vida a los chicos una vez cumplidos los 18 años, en aquel lugar habían unos 90 adolescente entre ellos Genaro de 15 años a quien ambas gemelas de muy buen ver le habían puesto el ojo, lo habían estado acosando desde los 13 años su cuerpo era delgado, de piel blanca y cabello castaño, con pene de buen tamaño con una ligera curva hacia abajo en erección.

Aquella tarde Genaro estaba jugando solo en el pateo del orfanato, cuando Lana salió al patio y le dijo que dejase de jugar con la pelota para que tomara un baño ya era casi de noche y debía hacerlo, las gemelas como Genaro eran los únicos en el orfanato, todos los demás chicos, directora, trabajadoras sociales y maestros se habían ido a un viaje, pero Genaro no fue por mal comportamiento una acusación falsa en la que ambas gemelas tenían mucho ver, Genaro de mala gana obedeció.

Genaro se estaba bañando bajo una de las regaderas del baño comunitario del orfanato completamente solo cuando Gaby apareció ante Genaro completamente desnuda cuando Genaro se percató de su presencia de inmediato se cubrió sus partes íntimas mientras el agua seguía mojando su joven cuerpo quedando con la boca abierta con la mirada fija en los firmes senos y aerolas grandes de Gaby a escasos centímetros de su rostro.

De pronto Lana apareció también desnudo para mirar a Genaro de arriba abajo, para luego hablar.

-“Gaby que bien acompañada estas”. Dijo Lana
-“Pobre de Genaro hermana, pensará que queremos abusar de él”. Dijo Lana maliciosamente.

La visión de aquellos dos cuerpazos femeninos al desnudo los primeros que veía Genaro de ese modo en su vida su pene empezó a despertar y pese a sus manos cubriendo sus genitales se le empezó a notar ambas mujeres de inmediato se dieron cuenta de aquello casi de inmediato.

-“¿Qué pasa hermana porque se tapa?” Pregunto Gaby.
-“No lo sé, ¡reo que no le gustan las mujeres!” Le contesto Lana.
-“Pues su excitación dice que es un hombre heterosexual que no está ciego”. Dijo Gaby.

“Genaro tenemos una propuesta muy simple, si nos enseñas tu excitación a nosotras te daremos el mayor placer de tu vida” dijo La enfatizando sus palabras con una lamida de sus labios.

-“¿Lo dices en serio Lana?. preguntó Genaro algo apenado.
-“Si hablamos en serio, pero será la última vez que tendrás placer igual en tu vida” Enfatizo de nuevo Lana.

Ambas mujeres estaban deseando comerse su pene bien dura desde hace unos momentos. Genaro estaba completamente alucinado, Tenía sospechas de que ambas mujeres querían con él desde hacía tiempo, pero aquello se lo confirmaba totalmente, pero no solo eso, sino que aquella situación excedía sus expectativas por mucho, además el adolescente estaba deseoso de que le comieran su endurecido pene por primera vez.

Genaro cerro la llave y descubrió sus genitales su pene ya en completa erección rebotó de arriba abajo, por sus movimientos que las dos gemelas acompañaron con la vista.

-“¡Maravilloso!” Dijo Gaby acercándose a Genaro

Tomo su rostro y para besarlo en la boca mientras le agarraba sus nalgas con las dos manos, Genaro nada despistado hizo lo propio con ella acariciando una de sus manos con una mano, cuando dejó de besarlo empezó a acariciarle las tetas con las dos manos que eran muy grandes y firmes de lo que creía, y sus pezones duros parecía decirle a Genaro "muérdeme" sin problemas Genaro hundió su cabeza entre aquellas joyas y empezó a lamer como apretar con todo lo que podía, hubiera dado sus dos piernas por tener dos brazos más, Gaby no paraba de gemir y de acariciar su cabeza. Lana no se había movido solo observaba lo que su hermana hacía con él adolescente.

-“Chúpaselo”. Dije completamente fuera de sí Lana.
-“A ver a que sabe este duro pene”. Dijo Gaby agachándose sin dejar de mirarlo rosando su pecho y abdomen con sus tetas y pezones.

Gaby admiró un segundo su pene antes de tragársela, Genaro notó su glande en su garganta casi de inmediato y como éste salía lentamente mientras ella se lo retiraba de la boca, estaba de rodillas delante Genaro con las manos entre las piernas juntándose las tetas con los brazos.

-“Mmmmm”. Fue lo único que dijo Gaby cuando se sacó su pene de su boca.

Ella hizo que Genaro la tomara de la cabeza y acompañaba sus movimientos lentos pero constante, su pene polla crecía y crecía dentro de su garganta, de pronto Gaby recordó que su hermana Lana seguía ahí, parecía haber desaparecido cuando empezó todo.

-“Lana no sabes de lo que te estás perdiendo”. Dijo Gaby al quitarse su pene de su boca y apoyársela en la mejilla.

-“No te hagas la estrecha que hemos hablado de esto muchas veces y sé que estas deseando probar este pene tanto como yo lo estaba”. dijo Gaby sin soltar su pene ni un momento.

Lana se les quedó mirando unos instantes eternos y luego bajó la mirada y se arrodilló al lado de Gaby. Pero ella se arrepintió a último momento se levanta para besar a Genaro mientras él, estrujaba sus tetas a dos manos, a diferencia de las de Gaby la suyas eran un poco más blandas y parecían más grandes volvió loco al adolescente haciéndolas temblar y apretando mi cara entre ellas, mientras Gaby no dejaba de tragarse su pene comiéndosela entera.

Lana estuvo besando con pasión al adolescente por largos minutos, hasta que también quedo de rodillas al lado de Gaby, Lana no quiso interrumpir la mamada que su hermana le estaba dando al adolescente por lo que ella agachándose un poco más se metió su testículo izquierdo en la boca, ella estuvo chupando sus huevos hasta que Gaby le cedió su pene.

Lada por su parte gemía cada vez que engullía su pene, a ella sí que le cabía entera y se estaba empezando a dar cuenta, entraba por sus labios y recorría su enorme boca hasta que su glande entraba en su garganta. Por su parte Gaby siguió succionando sus huevos mientras Lana no dejaba tragarse su pene hasta la garganta, Genaro no dejaba de gemir apretando las nalgas para no correrse el placer era algo que nunca imagino, por su parte ellas no paraban de gemir y de tocar sus húmedas rajas que ya chorreaban de lo inundadas que estaban sus rajas.

Aquella imagen era brutal para el adolescente, su pene estaba totalmente erecto atendido por dos mujeronas con sus labios y bocas llenas de sus babas y con sendos pares de tetas. Las tenía a las dos cogidas por la nuca, suavemente ellas se juntaron para que empezaran a besarse, al principio Genaro solo se les quedo mirando hasta que introdujo su pene en medio de su beso notando su pene entre sus lenguas y los labios de las dos, lenta y suavemente sus labios recorrían desde la base hasta el glande cada vez su pene estaba más duro, Genaro podía notar las dos lenguas recorrer cada centímetro de su pene, si seguía así mucho tiempo iba a correrse y eso no podía suceder sin disfrutar más de esas cuatro tetazas que tenía delante él, peso él adolescente.

-“¿Me puedo correr en sus tetas?” Pregunto Genaro.
-“No lo harás, pero tu pene está demasiado buena para dejar de mamarlo tan fácilmente”- dijo Lana volviendo como una posesa a su mamada.

Ni una de las dos dejaban ni un momento sin chupar, mientras una subía la otra bajaba lamiendo y succionando cada centímetro de su pene, de pronto lana la tomo por la base para mantenerla fija y las dos disfrutaban como quien comparte un helado en un día caluroso, llegaban hasta su glande y fundían sus lenguas en una para lamber y acariciar la punta de su glande. Lana empezó a acariciarse la mejilla con su parte de su pene que ya estaba muy mojada por su saliva y la deslizaba deliciosamente por su cara, a Gaby pareció darle envidia y copio a su hermana, aprovechando el momento Genaro las volví a tomar por la nuca, las dos gemían sin parar al notar como su duro pene se restregaba por sus caras las cuales se amoldaban perfectamente a su miembro. Más abajo sus tetas caían majestuosas y se rozaban entre sí. Definitivamente iba a correrme pronto.

Genaro estaba por correrse por lo que Gaby tomo su pene para empezar a restregarlo con su pezón a la vez que lo masturbaba, Lana se levantó tomándolo por la cabeza y aplastándole sus tetas en el rostro de Genaro, quien se las tomo con las dos manos y le juntaba aquellos pezones enorme y duros para comerlos los dos a la vez mientras para ese momento Gaby ya frotaba su pene en medio de aquellas dos maravillas de la naturaleza, se las juntaba solo por los lados dejándole ver, las veces que las tetas rebotaban como sus pezones rebotaban con cada embestida de su pene y como su glande asomaba con dificultad por encima y era rápidamente le daba una lambida con su viciosa lengua mientras miraba a Genaro fijamente a los ojos.

De pronto Gaby escupió entre su canalillo enorme que creaban sus tetas al juntarse, Genaro ya estaba fuera de sí y eso parecía encantarles a ellas, metiendo y sacando su pene en medio de sus lametazos hasta que vi que estaba bien lubricado Genaro comenzó a penetrar aquel canalillo como nunca antes pensó, sus tetas bien aprisionadas entre sus brazos parecían a punto de explotar al tener que aguantar las embestidas de mi pene, de vez en cuando le lambia su glande que sobresalía de su canalillo.

Genaro estaba cerca de eyacular viendo colgar aquellas tetas que lo llevaron al éxtasis, no las hizo esperar y el primer chorro le cerró un ojo a Gaby dejando su rastro por su nariz y su mejilla, el segundo le entró en la boca abierta y colgó desde su labio a su pezón derecho el resto lo repartí como buenamente pudo entre sus caras ya que Lana se arrodillo rápidamente para intentar tomar algo de ese semen entre sus tetas que pese a todo quedaron bien cubiertas del espesos semen de Genaro que ellas querían lamer como poseídas.

Genaro cayo de rodillas, su cabello aún estaba húmedo, fue una corrida enorme la mayor eyaculación de su vida en cantidad como en duración estaba agotado respirando con agitadamente, con su pene aun teniendo convulsiones como goteando algo de semen sobre el suelo del baño, de pronto sintió como Lana que estaba de pie detrás de ella, lo tomo del cuello con uno de sus brazos e hizo que se pusiera de pie, Gaby tomo su pene y le dijo.

-“Bueno un pene como el tuyo no podemos dejar que se marchite, deber ser parte de nuestra colección” Dijo Gaby.

Los ojos de Genaro se abrieron grandes cuando vio que ella coloco las afiladas cuchillas de una tijera debajo de su aun palpitante pene, comenzó a luchar, pero ella de pronto retiro la tijera lo que fue un alivio para el adolescente.

-“Uuupps se me olvida algo escencial”. Dijo Gaby.

Ella se puso de pie para irse, pero regreso a los poco segundos con un elastrador ya cargado con dos ligas tomo el pene de Genaro que apenas había perdido algo de firmeza para comenzar a masturbarlo, incluso le dio una nueva mamada por unos segundos para que de nuevo estuviera tan firme que parecía de roca, Gaby hizo pasar su erección por entre las estiradas ligas para dejarlas lo más cerca posible de la base, todo el cuerpo de Genaro se tensó primero para luego convulsionar de dolor cuando su pene sintió la contracción de las ligas en la base de su erección.

Fue un dolor intenso como nunca antes sentido, Lana lo sostuvo agarrándole las manos con su fuerte brazo alrededor de su cuello mientras el adolescente se convulsionaba de dolor, cuando dejo de moverse, Gaby de nuevo coloco la tijera debajo de su pene, pero esta vez las cuchillas fueron colocadas entre ambas ligas, las miradas de Gaby y Genaro se cruzaron por unos segundos antes de que ella cerrara la tijera cercenando su pene.

Genaro, dio un alarido de dolor, puso los ojos en blanco y se desmayó.

Se despertó hasta el día siguiente, con toda su pelvis vendada y una sonda sobresaliendo de entre los vendajes, lloro mucho al comprender su perdida, pero se recuperó bastante rápido, el paso a ser parte del grupo llamado los especiales, que Gaby y Lana atendían, Genaro pronto descubrió que todos los chicos de ese grupo eran eunucos, a algunos les faltaban sus penes, como a él, a otros sus huevos y a los menos todo, cuando cumplían 18 y salían del orfanato, eran acogidos por ellas para formar parte en su harem exclusivo de eunucos.


Pero no solo eso sino también en su esclavo, Genaro como todos los de dicho harem eran obligados a darles placer con su lengua, muchas veces a usar el que fue su propio miembro viril para ese momento convertido en un juguete sexual a penetrarlas, torturándolos al pensar cómo se sentiría aquella sensación de su pene dentro de sus húmedas vaginas si aún estuviera unido a sus entrepiernas, una sensación que ninguno de ellos sabría jamás.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VIDA DE UNA REINA

El prisionero fue informado inmediatamente por las dos mujeres que tenía que contribuir a la felicidad de la reina sacrificando sus testículos. El jefe de los verdugos mismo explicó al hombre que, por desgracia, eso contribuirá muy poco a la felicidad de su alteza, aunque de menor importancia, esta ayuda valdría la pena el sacrificio. Al saber que estaba a punto de ser castrados, simplemente hizo que el hombre particularmente molesto comenzara a gritar y tratara de liberarse......


VIDA DE UNA REINA
El prisionero fue informado inmediatamente por las dos mujeres que tenía que contribuir a la felicidad de la reina sacrificando sus testículos. El jefe de los verdugos mismo explicó al hombre que, por desgracia, eso contribuirá muy poco a la felicidad de su alteza, aunque de menor importancia, esta ayuda valdría la pena el sacrificio. Al saber que estaba a punto de ser castrados, simplemente hizo que el hombre particularmente molesto comenzara a gritar y tratara de liberarse.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo




Un día de común...

-"Su Alteza esta algo deprimida esta mañana." dijo el primer ministro al ayudante.

-"Ella no quiere tener lo de costumbre. Pero, como los ejemplares de macho ya ha sido seleccionada, ella quiere que ellos puedan ser modificados. Ella espera algún alivio con eso".

La primer ministro y el jefe de los verdugos eran dos mujeres con mucha experiencia, el servicio de la reina durante muchos años. A pesar de su rivalidad, eran plenamente conscientes de la necesidad de cooperar estrechamente en el presente asunto. "Bueno, el prisionero está listo", dijo el jefe de los verdugos.

-"Han sido preparados de la forma habitual, se afeitaron, aceitados, perfumado y están asegurados en la en una habitación cerca de los aposentos de su Alteza. Por lo tanto, no tenemos ningún problema para cumplir con su petición en cualquier momento. Mi preocupación es que por lo general la castración desencadena su mejor orgasmo. Si ella no tiene intención y no está en un estado de ánimo para despegar, no estoy segura de que castrar a un semental la haga feliz".

-"Este es exactamente el punto: tenemos que pensar en la mejor manera de mejorar el espectáculo para que realmente sea un real alivio para ella. Hay una reunión con todos los embajadores esta tarde. Ella debe estar en su mejor momento". El jefe de los verdugos, había sido la Castradora Superior durante diez años, estaba consciente del reto.

-"El problema es que ella no es muy creativa en sus fantasías… Ella quiere que corte los testículos y sin sangre. Eso es de hecho bastante limitativo supongo que lo que más le gusta es la humillación infligida al hombre, pero, ya sabes, ella es la reina y por lo tanto bastante reservada de sus pensamientos reales". 

-"Me di cuenta de que ella también disfruta de tocar los testículos pesados, ​pálpalos antes de que se haga. Les gusta especialmente si están colgando en un largo saco". 

-"Sé que eso y esta es la razón por parte de la preparación es extender la piel del escroto al obligar al prisionero a usar anillos de acero pesados durante un par de semanas. Este tendrá muy grandes huevos, muy grande, a la vista. Estamos de suerte de tener esto hoy. Ahora, tenemos que llegar a una conclusión”.

-“¿Cuál es su opinión?" 

-"Bueno, normalmente, el prisionero es ignorante de su destino, de lo contrario, podría fallar en honrar adecuadamente a su alteza. La pérdida de sus huevos suele ser una sorpresa de última hora. Esta vez, no hay necesidad de dejarlo en la ilusión de que se ha seleccionado para dejar de ser su amante. Debemos hacer todo lo posible para maximizar su humillación. Espero que eso aliviará el dolor de su alteza".

-"Esta es una buena idea. Por mi parte, voy a seleccionar a mi castradora más perversa. Ahora, vamos a proceder. Sugiero que supervises todo para asegurarte de que todo está en orden". 

El prisionero fue informado inmediatamente por las dos mujeres que tenía que contribuir a la felicidad de la reina sacrificando sus testículos. El jefe de los verdugos mismo explicó al hombre que, por desgracia, eso contribuirá muy poco a la felicidad de su alteza, aunque de menor importancia, esta ayuda valdría la pena el sacrificio. Al saber que estaba a punto de ser castrados, simplemente hizo que el hombre particularmente molesto comenzara a gritar y tratara de liberarse.

Los cuatro guardias femeninos de inmediato lo amordazaron y ataron sus muñecas a sus codos opuestos. Luego fue llevado a la habitación de la Reina y atado a un sillón para la castración especialmente diseñado, con sus piernas ampliamente abiertas, los genitales bien presentados y el culo tapado para evitar que la mierda manchar la alfombra de la reina. Sus grandes testículos colgaban bajos en un saco muy suelto y los guardias mujeres notaron la belleza de su grueso pene.

La reina tuvo un momento con el prepucio y luego pesaría sus huevos con la mano. Ella se sonrojó y dijo nerviosa.

-"Este es un espécimen en su punto" Ella dijo.
-"Es desafortunado que no tengamos tan buen material cada mañana". Replico la reina.

El jefe de los verdugos explicó que se hizo un esfuerzo dentro de lo posible para mejorar el proceso de selección. Varios instrumentos inquietantes fueron colocados sobre una mesa delante del prisionero. El castrador una mujer joven dejó caer su ropa al suelo y comenzó a tomar una herramienta después de la otra para una inspección de cerca. Ella lentamente manipulaba un mecanismo de trinquete complejo destinado a apretar dos cintas de metal y liberar una hoja en el medio. Su vagina se puso visiblemente húmeda mientras estaba mirando con avidez los genitales expuestos mientras probaba el dispositivo.

La reina se sentó en una silla delante de la entrepierna ofrecida, tomo sus huevos y se rió con nerviosismo pronto serán cortados. Su voz sobaba impaciente y alta como si fuera una niña. Todos se rieron en la habitación. Ella tomó delicadamente su pene con su mano y empezó a frotarlos de arriba a abajo.

-"Alguien me dijo que hay un riesgo mucho menor de infección si los testículos están vacíos cuando se cortan". dijo la reina a la castradora.

-"Si eso es cierto, se trata de un acto de caridad para ayudarlo a su última eyaculación antes de que sea castrado".

La joven confirmó que la suposición era correcta y en el procedimiento de castración normal era incluida una explosión final, preferentemente intensa, para drenar sus huevos.

-"Entonces, no tenemos otra opción". dijo la Reina, que echó hacia atrás el prepucio para exponer el glande, que se puso en su boca. Ella no era muy buena en las artes orales no tuvo éxito a pesar de sus esfuerzos sin fin. 

La joven castradora sabía exactamente cómo proceder, había sido entrenada durante años para todos estos procesos, pero no dijo nada para no molestar a la reina. Por último, la soberana dejó el pene flácido todavía y le preguntó a la castradora como aplicar el llamado procedimiento estándar. 

La joven morena en un instante tomó con ternura el pene entre el pulgar y el índice para comenzará una obra espléndida sobre el pene. Se las arregló para hacerlo sólido como una roca en menos de medio minuto. Todo el mundo en la sala estaba fascinado por su excelente experiencia. Un minuto más y el hombre tuvo un espasmo súbito y violento. Sin embargo, se tardó varios segundos antes de que se arqueara hacia atrás y lanzara una larga corriente de jugoso semen. La joven le susurró unas palabras al oído al hombre y continuó a masturbarlo lentamente el pene permaneció erecto hasta que el hombre disfrutó de un segundo orgasmo. Lo miró intensamente, como si ella fuera la que buscara desde hacía décadas. Pero ella estaba de nuevo en una actitud profesional.

-"Ahora, él está vaciado correctamente". ella dijo
-"Puedo comenzar el siguiente paso del procedimiento inmediatamente a menos que su Majestad tenga otra idea".  Dijo la castradora.

La reina estaba tratando de ser proactiva, pero fue sorprendido por el gran profesionalismo de esa castradora recién ascendida. Sólo dijo "Adelante". La primera ministra tenía miedo de que la reina estuviera molesta o incómoda debido a su incapacidad para trabajar adecuadamente el órgano masculino, pero en lugar de la ira esperada, la reina parecía más excitado que cualquier otra cosa. La joven castradora tomo una herramienta, coloco a los huevos sueltos ligas y los apretó un poco.

-"¿Puede su alteza sostener los testículos en sus manos, para que pueda poner la herramienta de castración en su lugar?". Pregunto la castradora.

La reina agarró los testículos del hombre y se los apretó con firmeza. La joven coloca las ligas, no demasiado cerca de la entrepierna, cerró la herramienta alrededor del escroto y empezó a apretar los bucles de trinquete lentamente con las manijas de la herramienta. Ella comprobó que había alrededor de un cuarto de pulgada de la piel entre las dos ligas y continuó lentamente con el trinquete. Las ligas se fueron endureciendo progresivamente alrededor de la piel hasta que se alcanzó un tramo predefinido. En ese momento, el área que apriete de la herramienta se desacopla: el cierre de una sola vez liberaba brutalmente la hoja a través de la piel.

La reina había visto muchas castraciones durante su vida, de hecho, una cada día, como mínimo, utilizando una amplia serie de instrumentos diferentes. Ésta particularmente forma era tan familiar para ella pues ella era tomo parte de su diseño y ella sabía perfectamente que había llegado el momento de dar a la señal final.

Mirando al hombre vio que todavía estaba esperando algún milagro de último minuto. Ella se rió para que olvidara tal ilusión y emitió la orden. "Sólo tiene que esperar unos segundos para que podamos disfrutar". ella añadió. Todo el mundo se rió de su broma. La joven dio un retraso de diez segundos y luego cerró los mangos con extrema satisfacción: cada vez que ella estaba haciendo eso, todo su cuerpo brillaba con éxtasis.

En ese preciso instante, la hoja fue liberado y empujada por un resorte fuerte. El saco de piel fue cercenado con los testículos en el interior, quedando en las manos de la reina. Lo levantó en triunfo y todos los asistentes aplaudieron. La castradora trató de estimular su clítoris, pero sin éxito. Ya que no se le permitía a masturbarse delante de la Reina, todo el mundo en la sala estaba esperando ansiosamente el final de la sesión.

El hombre fue desatado y la joven castradora puso su mano en su hombro diciendo.

-"Hizo bien Todo esto es también para tu propio bien, lo sabes". El hombre reaccionó negativamente a las perversas palabras y todos sonrieron. 

La reina finalmente terminó la reunión y los asistentes, empujando el eunuco que tenía dificultades para caminar. Las siete mujeres tenían sus dedos en su entrepierna tan pronto como estaban en el pasillo fuera de la habitación de la reina, y tardaron solo unos pocos segundos para alcanzar el orgasmo, un verdadero gran orgasmo. Después de que se arrodillaron sucesivamente por encima del hombre tumbado en el suelo y lo cubrieron con mierda y orines. Toda la orgía duró no más de un par de minutos, pero fue muy intensa. Sirvientes fueron finalmente llamados para limpiar el desorden.

Acostado en la cama, la reina todavía estaba triste, no tuvo un orgasmo y estaba un poca frustrada, pero, en cierto modo, se sentía mejor.



Historia Original Aquí.





Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

VIAJE DE CAZA

Dylan, Dermott, y Bart todos esperaban con bolsas de lona en la mano a la furgoneta que los iba a recoger y llevarlos al rancho del señor Whitechapel en una zona rural. Habían sido todos empleados leales a su negocio de bienes raíces y todos esperan ansiosamente que les permitiera ser socios como su jefe. Había una cosa que mantenía sus sueños de ascender en la escala tan distante a ellos sin embargo. El Sr. Whitechapel les había dicho que, aunque todos eran iguales para tener éxito en su negocio, había una tradición en la familia que mantener......


VIAJE DE CAZA
Dylan, Dermott, y Bart todos esperaban con bolsas de lona en la mano a la furgoneta que los iba a recoger y llevarlos al rancho del señor Whitechapel en una zona rural. Habían sido todos empleados leales a su negocio de bienes raíces y todos esperan ansiosamente que les permitiera ser socios como su jefe. Había una cosa que mantenía sus sueños de ascender en la escala tan distante a ellos sin embargo. El Sr. Whitechapel les había dicho que, aunque todos eran iguales para tener éxito en su negocio, había una tradición en la familia que mantener.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [CBT] [SNUFF]



Categoria: Hetero      Autor: Mr. Nip




Dylan, Dermott, y Bart todos esperaban con bolsas de lona en la mano a la furgoneta que los iba a recoger y llevarlos al rancho del señor Whitechapel en una zona rural. Habían sido todos empleados leales a su negocio de bienes raíces y todos esperan ansiosamente que les permitiera ser socios como su jefe. Había una cosa que mantenía sus sueños de ascender en la escala tan distante a ellos sin embargo. El Sr. Whitechapel les había dicho que, aunque todos eran iguales para tener éxito en su negocio, había una tradición en la familia que mantener. Como habían hecho las generaciones anteriores de su familia, siempre había un viaje de caza; una competición que implica a los mejores y más brillante de sus empleados.

-"Si uno de ustedes tres se muestra como el más astuto, el más rápido con su cuerpo, el más apto físicamente, y el más inteligentes, tendrán éxito para ganar mi favor. Los otros dos tendrán que volver a casa con las manos vacías me temo". Les dijo.

Esto no era un problema para los tres empleados. Ellos se hubiesen cortadas sus gargantas para sacarse las lenguas de tener la oportunidad. Aunque ninguno de ellos sabía nada acerca de la caza, los tres podría encontrar su propia manera de complacer a su jefe máximo. Los tres hombres estaban en sus treinta años a principios de los años treinta. Los tres con cuerpos esculpidos, signo de pasar tiempo de manera obsesiva en los gimnasios públicos, el resto de su tiempo estaba dedicado al trabajo de la empresa.

-"Ustedes dos pueden darse por vencidos ahora", dijo Dylan.
-"Ustedes piensan que está a caza es un juego, ¿eh?" Bart le preguntó, tratando de antagonizar a Dylan.

Dermott era un poco más reservado.

-"Ninguno de los dos ni siquiera sabemos lo que estamos cazando aquí?" preguntó. 

Ninguno de los tres hombres, fueron instruidos para llevar cualquier tipo de arma de fuego o arma.

-"Hay un tipo especial de alces de pecho rojo que se supone que debemos cazar" Dylan mintió

-"A fin de mantener un ojo hacia fuera para él y disparar nada más. ¿Ok chicos grandes?" bromeó.

Minutos después una camioneta color beige llego y los recogió. El conductor era un chico sueco enorme con el cabello rubio y ojos azules. Ellos lo habían visto antes. Era el asistente personal del Sr. Whitechapel. Y por asistente, se entiende guardaespaldas. Su nombre era Sven. Sven los condujo sin decir una palabra durante la siguiente hora lejos de la ciudad donde las cosas eran familiares, a los bosques y a la propiedad privada.

La casa de verano del Sr. Whitechapel en la colina era bastante grande y lo suficientemente amplia como para cincuenta personas que vivían todo el año y nunca verse el uno al otro. Los tres hombres fueron acompañados a sus habitaciones temporales donde estarían durmiendo la noche antes de la gran caza, como diría el Sr. Whitechapel.

Esa noche fue la cena en un enorme salón comedor en compañía del Sr. Whitechapel. Era un hombre bajo, gordo, calvo con un cepillo como el bigote. Llevaba una chaqueta y fumaba mientras los tres comieron el mejor filete mignon con gambas al ajillo, patatas, ensalada y vino tinto. Solo habían hablado de negocios, y no se habló de la caza del día siguiente. Los tres hombres estaban perfectamente cómodos hablando de negocios con el jefe, en realidad preferían no mostrar su inexperiencia en cuanto a la naturaleza de una partida de caza.

Más tarde se sentaron en el salón y bebieron delante de una chimenea. Fue entonces cuando la hija del Sr. Whitechapel Lillith entró. Luego de la presentación, Lilith era un espectáculo impresionante para la vista en sus tempranos años veinte. Pasó la mayor parte de su tiempo en esta misma casa y trabajaba con los animales. Tenía un cuerpo fuerte, firme con la piel color oliva y cabello rubio arena.

-"Supermodelo" fue la palabra que Dylan, Dermot, y Bart pensaron al mismo tiempo diciéndose el uno al otro.

Lilith no estaba vestida para una ocasión social. Se estaba preparando para pasar la noche, acaba de bañarse, y llevaba una bata delgada tela. El Sr. Whitechapel le sonrió con cariño mientras lo besaba en la mejilla. Siendo el tipo independiente, se tomó la libertad de no convocar a los sirvientes, y avivó el fuego por sí mismo. A la luz del gran incendio, los tres hombres vieron el contorno de su cuerpo desnudo bajo la bata, con ella de pie ante las llamas. Dylan tuvo que mover su pantalón que le resulto incómodo cuando estaba brotando una erección y se aseguró de que el resto del tiempo que estuvo en la habitación estuviese sentado. 

Dermott no podía controlar su biología, pero se encontró respirando con dificultad a la vista de la joven. Bart se sentó y se quedó así. Encontró el enfoque honesto para ser virtuoso, aunque la mayoría de las mujeres simplemente la encontraban espeluznante. Lillith por el contrario, no creyó nada de él. Cuando se agachó para devolver el póquer a su lugar correcto, Bart vio la parte superior de uno de sus pezones, que era de un rosa dulce posado en el frente de su pecho perfecto. Cuando ella lo atrapó mirando, ella le dio el más mínimo indicio de una sonrisa retorcida. No como para que su padre la notara, pero suficiente para acelerar el corazón de Bart.

A continuación, les dijo a los hombres buenas noches, y dijo que esperaba con interés el viaje de caza por la mañana. Al salir los tres hombres se acordaron de porqué estaban allí y preguntaron en cuanto a la naturaleza de la caza. Por ahora el Sr. Whitechapel no estaba de humor para hablar de "caza" de mañana como se refería a ello. Su elección de palabras hizo que los hombres quedasen mucho más curiosos pero el señor Whitechapel cambió el tema a su hija. Les preguntó a los hombres si pensaban que era bonita. Los tres hombres no tuvieron ningún problema en absoluto en expresar su aprobación a las virtudes de la hija del señor de Whitechapel.

Con eso, el Sr. Whitechapel terminó la discusión con alegría y se fue a la cama sin decir nada más. Cuando los tres hombres estaban solos en la habitación, comentaron.

-"Dios". Dylan dijo.
-"Lo que no daría para poseer a ese bombón!" Había estado tratando de dominar su furiosa erección sin que los otros la notaran.

-"Ella es espectacular", dijo Bart,
-"vi sus tetas. Eran muy dulce".
-"Eres un bastardo con suerte". dijo Dylan.
-"Si pudiera tener una mujer como esa, la trataría bien, me gustaría asegurarme de que todas sus necesidades se cumplieran hasta el día de mi muerte". Dermott profeso. Siempre había sido el tipo de caballero blanco.

-"Ella no está aquí para ti zoquete", dijo Bart.
-"ella me dio una mirada como si quisiera mi puta salchicha".

No hubo más palabras intercambiadas entre los hombres, pero todos estuvieron de acuerdo que sería mejor mantener su energía para el viaje caza. Esa noche, mientras los otros dos dormían, Bart esperó en silencio caliente, esperando a Lillith viniera a su habitación en cualquier momento. Se encontró fantaseando con su cuerpo joven y casi estaba por masturbarse antes de oír la puerta de su habitación abrirse. Era la protagonista en la oscuridad, esperando ver que bata cubría su tierno cuerpo. En lugar de eso Sven lo ataco con un trapo húmedo en la mano, que puso en la boca y nariz. Bart no era lo suficientemente fuerte como para quitarse al gran hombre de encima y sucumbió a un olor químico que le puso rápidamente a dormir.

Bart se despertó sintiendo el frío de la mañana. Estaba completamente desnudo salvo por algo que tenía en su cabeza que no podía distinguir. Sus manos y pies estaban atados a la espalda y estaba amordazado. Vio como sol acaba de llegar sobre el horizonte y miró a su alrededor. A su derecha y su izquierda estaban Dylan y Dermott, también ambos desnudos y atados, una mirada de terror y confusión sobre sus caras. Bart vio que cada uno de ellos llevaba cuernos de venado unidos a una especie de capucha de piel montada sobre la cabeza y los hombros. Se dio cuenta de que llevaba uno también.

Los cascos de los caballos pudieron ser escuchadas por los tres hombres trataron de incorporarse, apoyándose en los demás cuerpos desnudos. Los caballos se acercaron a ellos. Eran tres de ellos. En uno de ellos el Sr. Whitechapel con una .44 Magnum intimidante en una funda a su lado, en el segundo Sven, y en el tercero estaba Lilith. Sosteniendo un rifle y tenía una faja de dardos tranquilizantes sobre su pecho bien proporcionado.

-"Oh, hermoso". Dijo Whitechapel, con malicia.
-"Hiciste un excelente trabajo Sven".
-"Sí". estuvo de acuerdo Lillith, sonriendo al hombre grande de Suecia.

Sven se limitó a sonreír para sí mismo, en silencio admirando su trabajo práctico. Desmontó del caballo con un cuchillo en la mano, y corto cada una de las tres cuerdas de los hombres. Quienes quedaron con, sus músculos contraídos. Querían hablar, pero no pudieron.

-"Bienvenido a la competencia chicos". dijo Whitechapel. 
-"Les dije que quería encontrar el mejor de ustedes tres y ha sido una tradición familiar por generaciones esta que es la única manera de decidir".

Lilith comenzó a cargar su pistola tranquilizante. El Sr. Whitechapel continuó su discurso. 

-"Ahora cada uno de ustedes tiene quince minutos para correr por estos bosques. En la marca de un cuarto de hora. Vamos a iniciar la persecución. El último de ustedes en ser capturado se convertirá en mi socio".

Lillith susurró algo al oído. Whitechapel añadió en su presentación,

-"Y uno de ustedes también tendrá la oportunidad de ser mí socio, si así lo desea, a juicio de mi hija".

Los tres hombres se animaron al instante.

-"Quince minutos caballeros".  El Sr. Whitechapel consultó su reloj.
-"A partir de... AHORA".

Con los pies dormidos y cabezas nublados, Dylan y Dermott trabados correr lo más rápido que pudieron. Tan pronto como Bart estuvo a seis pies, Lilith le disparó en la nalga con la pistola tranquilizante. Inmediatamente, Bart cayó al suelo, totalmente consciente, pero paralizado por completo.

El Sr. Whitechapel miró a su hija confundido.

-"¿Muy pronto?" preguntó.
-"Ese es un pervertido papá" Lillith dijo.
-"Le ha echado una mirada a mis tetas".

El Sr. Whitechapel bramó una tremenda risa cuando Lillith desmontó y se unió a Sven en el suelo delante de Bart. Sven entregó Lillith su cuchillo.

-"Lo siento Bart", dijo Lilith,
-"Esto es legal, lo sabemos, pero no vamos a matarte. Por otro lado, podemos darnos el lujo de evitar la ley con dinero solo te voy a castrar".

Bart parecía absolutamente en estado de pánico cuando Lillith deslizó el cuchillo de caza grande debajo de su escroto insignificante con sus guantes de cuero negro. Con un movimiento de vaivén, ella sin problemas corto a través de su virilidad, cortando el escroto, los testículos y el pene todo en un solo movimiento limpio. Bart gritó a través de su mordaza, pero no había nadie alrededor a millas que se preocupara por sus problemas.

De una alforja Sven sacó una bolsa de plástico grande, donde los genitales de Bart se dejaron caer. Sven atado a Bart para que pudieran encontrarlo más tarde cuando regresaran. Regreso la bolsa con el pene y los testículos a la silla de montar y los dos regresaron a sus caballos.

-"Yo diría que ya es hora", dijo Lilith.

El Sr. Whitechapel se encogió de hombros, "este será un viaje corto, supongo", para animar a sus caballos a un ritmo rápido. No pasó mucho en que Dylan se diera cuenta de qué con el fin de ser el último en ser capturado, iba a tener que deshacerse de Dermott. Abordó al otro hombre cuando llegaron a un claro entre los árboles. Mientras los dos hombres desnudos luchaban con las capuchas con astas, Dermott declaró algún pensamiento racional.

-"¡Tenemos que trabajar juntos si vamos a salir de esto!" Dermott gritó.
-"¿no ves que estas personas están locas?"

Dylan pensó Dermott solo quería engañarlo y tomo una enorme roca. 

-"Lo siento amigo". Dylan dijo,
-"ha sido un placer trabajar contigo".

Cuando Dermott trató de esquivar la enorme roca, que no vio la Whitechapels arriba en la colina por encima de ellos. El objetivo de Lilith era Dylan el cual impacto en la parte posterior del muslo, y lo dejó caer de rodillas. Dermott desapareció en la espesura cuando los caballos descendieron la colina y rodearon Dylan.

Lillith observó Dylan deseándola. Su pene era el de un espécimen guapo, bien dotado, y era un placer para la vista de sus ojos.

-"Oh, papá, quiero a este, pero no es el tipo de chico para mí".
-"Entonces usted sabes que hacer mi princesa", ordenó el señor Whitechapel. 

Ella se encogió de hombros y tomo su pene en la mano. rodó la cabeza entre sus dedos, y el Sr. Whitechapel y Sven se hicieron de la vista gorda cuando ella se llevó el glande del pene de Dylan en su boca y lo hizo rodar sobre la lengua juguetonamente.

-"Vamos a acabar de una vez con esto querida", dijo Whitechapel con un tono algo molesto.

Lilith suspiró y deslizó el cuchillo de Sven bajo el escroto de Dylan. Esta vez ella sólo corto sus huevos y el escroto. Sven sacó la bolsa con la virilidad de Bart en ella.

-"Lo castraste", el Sr. Whitechapel le dijo a su hija, "Por completo". Le respondio.

Lillith jugo con el pene de un pequeño Dylan, balanceándose hacia adelante y atrás en la base. No quería cortarlo. Pero luego de mala gana y con rebeldía, le cortó su cabeza primero y luego cortó a mitad de camino, y luego le cortó el muñón restante hasta la base. A la vez que Dylan observó, incapaz de moverse.

Lillith dejó caer las cuatro piezas de Dylan en la bolsa de plástico que Sven sostenia antes de que todos se subieron a sus caballos de nuevo.

Lamentablemente, a pesar de sus buenas intenciones, Dermott fue fácil de encontrar. Había encontrado el perímetro de la propiedad del Sr. Whitechapel y estaba tratando de pasar por encima de la cerca de ciclónica con los pies descalzos. Lilith le disparo con la pistola tranquilizante y cayó en la hierba suave.

-"Oh," Lillith parecía entusiasta cuando vio el pene de Dermott. 

Era aún más grande y más guapo que el que Dylan había sido. Dermott yacía inmóvil en el pasto, mirando hacia el cielo azul.

-"Bueno Dermott". Dijo el Sr. Whitechapel después de desmontar. 
-"Parece que has ganado la partida de caza. Una vez de vuelta a la ciudad, vas a ser mi nuevo socio de negocios. Felicidades".

Esperando que llegase a la parte donde mencionaba que la podía cortejar. Él continuó.

-"Y como un bono adicional, puede cortejar a mi hija". Dijo de mala gana.

Lilith sonrió y miró a Dermott,

-"Y por 'cortejar', que quiere decir 'Nada'. Eres un buen tipo Dermott, pero no me gustaría pasar mucho tiempo con usted, no es mi tipo". Con eso, Lilith se quitó las botas y la ropa interior, dejando al descubierto sus piernas suaves y vulva. Su vello púbico se mantenía en lo juste. El Sr. Whitechapel y Sven dejaron a los dos solos mientras Lilith hizo lo que más le gustaba en el viaje caza.

Ella tomó el pene de Dermott con la mano y lo bombea hasta que quedo duro. Dermott la miraba como si fuese un ángel pensó que lo era. Se quitó la camisa y el sujetador. Ahora ambos estaban desnudos. Ella le quitó la capucha tonta de ciervo y la tiró en la hierba al lado de ellos. Aunque no podía mover la boca, ella todavía cepilló los pezones suaves y jóvenes contra sus labios y empujó sus caderas hacia arriba y hacia abajo para obtener una buena pasada de su pene endurecido.

Cuando estaba en la cima de su circunferencia, tomo su montura, sentándose en su eje. Su vagina estaba húmedo y cálida. Dermott nunca había tenido nada tan dulce en su vida. Ella montó su pene delante y hacia atrás por lo que pareció una eternidad, sacándolo para frotarlo entre sus nalgas brevemente con la cabeza, y luego clavándolo de golpe en su vagina para continuar su monta. Observó a sus jóvenes pechos rebotan arriba y abajo mientras ella lo montaba, la recolección de sudor en su cuello, mojaba su cabello hasta los hombros.

Y entonces ella se vino. Su cuerpo se arqueó hacia atrás y se quedó mirando el cielo cuando el orgasmo sacudió todo su cuerpo. Al ver y sentir venirse a Lillith, Dermott se vino tambien. Su cuerpo se tensó por un segundo y luego su semen salió de él para inundar el de ella como un rayo. Mantuvo sus ojos en ella mientras le sonrió cuando llegaron al mismo tiempo.

Con su pene todavía en ella y aún corriéndose, ella tomo el cuchillo colocándolo en su virilidad y lo separó de su cuerpo, conservando sus huevos y escroto en su mano. Continuó sentada en el suelo en un estado de somnolencia, con semen todavía saliendo a borbotones desde el agujero donde había estado su sexo. Lilith se quedó con el pene y huevos cortada todavía en ella, y lo agarró con las manos y uso de nuevo los genitales cortados como un consolador vivo. Rápidamente se volvió y se puso de rodillas. Besó a Dermott delicadamente en la boca y los dos yacieron en la hierba juntos, mirando hacia el cielo.

Más tarde esa noche hubo una comida al aire libre. Alrededor de una fogata, se prepararon brochetas de pene y testículos. Los tres hombres todavía estaban atados por las muñecas y todavía desnudos, aunque sus cuernos de venado y mordazas se habían retirado. Se sentaron frente al fuego lado a lado. Sven tendió las partes cortadas de los dos hombres y los huevos a Bart y Dylan que se comieron sus propios genitales con ceños en sus rostros. Dylan miró a Dermott que no estaba comiendo. toda la noche Dermott tenía esta sonrisa soñadora en su rostro.

-"Hey, ¿cómo es que no estás comiendo?" Dylan gruñó despectivamente.

Dermott miraba hacia la noche estrellada. 

-"Tengo que asegurarme de que este bien cuidada". él sonrió.
-"¿Eh?" Dylan gruñó.

Pero Dermott no dijo nada después de eso.




Historia Original Aquí.





Autor: Mr. Nip       Traductor: DarkSoul

ESTUDIENTES Y SUS HUEVOS

Al llegar, me dieron instrucciones para desnudarme y entrar en una habitación contigua a la entrevista. Cuando llegué allí, había varios otros hombres ya en aquel lugar. El entrevistador entró y pidió a todos los hombres que se pusieran de pie y mostraran sus huevos. Lo hicieron entre ellos yo incluido. Había una gran variedad de tamaños y formas ahí. El entrevistador paso alrededor y sintió con sus dedos los huevos expuestos de todos los hombres ahí reunidos, me estremecí un poco cuando me las apretó levemente con sus dedos ya que estaban fríos......


ESTUDIENTES Y SUS HUEVOS.
Al llegar, me dieron instrucciones para desnudarme y entrar en una habitación contigua a la entrevista. Cuando llegué allí, había varios otros hombres ya en aquel lugar. El entrevistador entró y pidió a todos los hombres que se pusieran de pie y mostraran sus huevos. Lo hicieron entre ellos yo incluido. Había una gran variedad de tamaños y formas ahí. El entrevistador paso alrededor y sintió con sus dedos los huevos expuestos de todos los hombres ahí reunidos, me estremecí un poco cuando me las apretó levemente con sus dedos ya que estaban fríos.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Topdog




UNIVERSIDAD:

Un pequeño aviso en el tablón de anuncios del tablón de anuncios del club gay local anunció una reunión especial. También en el tablero estaba un pequeño anuncio que decía de la siguiente manera:

¿Necesitas dinero para la matrícula?

Varios hombres necesarios para una reunión especial.
Se pagará $ 5000.00 por testículo.
Teléfono ------------.

Desde que llegue estaba siempre con necesidad de dinero para pagar la matrícula mi próximo semestre, por lo que llame al número. Ahí me dieron instrucciones para llegar a una determinada dirección para una entrevista, a la que por supuesto acepte ir.

Al llegar, me dieron instrucciones para desnudarme y entrar en una habitación contigua a la entrevista. Cuando llegué allí, había varios otros hombres ya en aquel lugar. El entrevistador entró y pidió a todos los hombres que se pusieran de pie y mostraran sus huevos. Lo hicieron entre ellos yo incluido. Había una gran variedad de tamaños y formas ahí. El entrevistador paso alrededor y sintió con sus dedos los huevos expuestos de todos los hombres ahí reunidos, me estremecí un poco cuando me las apretó levemente con sus dedos ya que estaban fríos.

A continuación, explicó que la reunión especial era una reunión para la castración. Cada uno de los hombres escogidos se mostraría desnudo delante de la multitud y le cortarían ya sea uno o ambos testículos de acuerdo con lo que se decidió entre el entrevistador y el solicitante, llegando a una castración total dado el caso. Dijo que si no estaba de acuerdo con eso el solicitante podría irse en ese momento sin problema alguno.

Varios de los jóvenes hombres simplemente se fueron, pero hubo algunos doce a decir verdad que no lo hicieron, y el hombre los inspecciono de nuevo. Dos de ellos fueron rechazados debido al tamaño de los huevos, los cuales eran más bien pequeños por lo que pude ver.

Luego les pidió a los restantes que firmaran un documento que decía que si querían uno o ambos testículos les fueran removidos. El pago sería 1/2 ahora y el resto después de la reunión. Nos dieron instrucciones sobre la manera de estirar los escrotos para que estos colgaran bajos y sueltos. Nos enviaron a casa luego. También nos dieron la oportunidad de cambiar de opinión, que esa seria nuestra última oportunidad, claro devolviendo el dinero.

Necesitaba ese dinero mucho más de lo que necesitaba mis huevos ya que en verdad siempre los había odiado. ¡Yo era pasivo de todos modos! Cuando fui a casa pensé en ello y cuanto más lo pensaba, más excitado me ponía, mi erección estaba muy dura. Mi vine varias veces lanzando una gran carga tan solo pensando en ello.

Cuando llegamos al lugar de reunión había una gran multitud ya reunida en el lugar, con muy buen ambiente. Estaban todos excitados evidentemente. Todos los solicitantes fuimos conducidos desnudos entre ellos para luego ser alineados en el escenario. El primero de nosotros fue tomado e hicieron que se mostrara. Aquello continuó hasta que todos los solicitantes habían sido expuestos y sus huevos que colgaban bajos fueron manipulados para que todos los pudieran ver.

Se anunció que habría una variedad de maneras en que se podrían llevar a cabo las castraciones y que todas se llevarían a cabo. El primer hombre fue llevado hacia adelante y coloco sus huevos sobre un bloque frente a él. Un testículo fue atado en el bloque y se hizo una incisión en la parte de debajo de su saco de piel. En este punto, la presión fue puesto en la parte atada y el testículo dentro estallo con un globo. Fue cortado y castrado por completo enseguida la sangre que broto fue controlada de inmediato. Él fue enviado para que fuese suturado y el resto de su escroto fuese suturado en completo shock.

Había decidido que iba a tener dos testículos removidos desde hace mucho tiempo que había decidido tener un cambio de sexo de todos modos. Cuando fue mi turno, fui hacia adelante y tuve mi escroto cortado una herida rodeo la piel por arriba para luego ser retirada dejando al descubierto mis huevos que quedaron colgando en el aire. Hubo un enorme rugido de aprobación de la multitud, mientras luchaba por no perder el sentido dado el gran dolor que pese a los analgésicos sentía en ese momento. 

A uno de los de la multitud se le pidió que subiera para que chupara mis huevos desnudos una última vez. Mientras esto sucedía, había decenas de hombres acariciando sus duros penes en la multitud. Un hombre se ofreció a que me penetrara por el culo mientras que mis huevos al descubierto eran succionados sentí como sus grandes huevos me palmeaban las nalgas. Aquello era la gloria pese al dolor y cuando el hombre que me estaba penetrando se vino, saco su enorme falo de mi interior se me acercó y me cortó los huevos que estaban colgados entre mis piernas al desnudo.

Después que todos nosotros fuimos castrados y todo estaba hecho, se pasaron los huevos eliminados alrededor de la multitud. ¿No todos ellos se regresaron! Varios volvieron con mordeduras de ellos. Mientras esto sucedía, el último solicitante había sido colocado sobre la mesa y sus huevos se extendía hasta donde le fue posible, era evidente que estaba con mucho dolor.

Su enorme escroto fue abierto en dos y sus dos huevos en el interior brotaron sin mayor problema. Tomando un martillo y clavos, sus huevos fueron clavados en la mesa. Fue ayudado a ponerse de pie, con sus huevos aún clavados en la mesa y cuando se levantó, las cuerdas que aun unían sus huevos a su cuerpo fueron estirados al máximo hasta que una a una se rompieron aquellas cuerdas. Por fin estaba de pie, pero sus huevos que aún estaban todavía en la mesa clavados.

Él fue el último en ser castrados sus huevos fueron arrojados a la multitud, para nunca más regresar, los huevos que regresaron, fueron llevados a una cocina donde fueron cocinados para luego ser servidos entre los que aún quedaban en aquel lugar, masturbándose.





Autor: Topdog       Traductor: DarkSoul

POR CURIOSO TERMINE ASÍ

Cuando tenía 15 años por querer experimentar cosas de las que no tenía idea caí en las manos de un sádico que me usaría durante un fin de semana para satisfacer sus fantasías más sucias, y dolorosas. No voy a asegurar que esto es real, porque muchos lo creerían y otros no. Tampoco diré que es ficticio por qué probablemente no lo sea. Al final ustedes deciden que creer.......


POR CURIOSO TERMINE ASÍ
Cuando tenía 15 años por querer experimentar cosas de las que no tenía idea caí en las manos de un sádico que me usaría durante un fin de semana para satisfacer sus fantasías más sucias, y dolorosas. No voy a asegurar que esto es real, porque muchos lo creerían y otros no. Tampoco diré que es ficticio por qué probablemente no lo sea. Al final ustedes deciden que creer..

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACION] [VIOLACIÓN]



Categoria: Adolescente      Autor: Sumiso15100 & Darksoul




Cuando tenía 15 años por querer experimentar cosas de las que no tenía idea caí en las manos de un sádico que me usaría durante un fin de semana para satisfacer sus fantasías más sucias, y dolorosas. No voy a asegurar que esto es real, porque muchos lo creerían y otros no.  Tampoco diré que es ficticio por qué probablemente no lo sea. Al final ustedes deciden que creer. Primero que nada, me gustaría describirme, a como era en ese entonces, ya que esto sucedió hace 4 años. Tenía 15 años (Actualmente tengo 19), comenzaba la preparatoria y era un completo idiota e ignorante. Ya saben, creí que conocía como funcionaba el mundo.          

Físicamente medía menos de 1.70 metros. Mi piel es clara, cabello castaño oscuro tirando a negro. Mis ojos color miel y era muy delgado. No tenía cuadritos, solo estaba como plano de mi abdomen. Mi pene no era muy grande, aún sigue sin serlo, y acaso mediría unos 15 centímetros en erección y delgado. Y no mentiré diciendo que tenía un trasero de ensueño, pero plano no estaba.
Tenía lo mío.

Para dar muy poco trasfondo diré que perdí mi virginidad a los 14 con un vecino. Tuvimos sexo un par de veces más, pero consiguió pareja y me dejó no sin antes amenazarme con no decir nada. Desde entonces me la vivía caliente. El porno y los chats gays eran mi única vida sexual. Las pocas personas que lograba conocer cerca de donde vivía, no querían nada conmigo por ser menor. Y los que si querían vivían en otro país.

Así que me masturbaba a diario. Entonces conocí el porno sadomasoquista o BDSM y mi calentura explotó. Me masturbaba pensando en que era yo el pasivo que era violado en los videos. Al que golpeaban, al que azotaban, al que le causaban dolor. La lluvia dorada y el fisting se volvieron mi obsesión. Entonces conocí a mi verdugo, por así llamarle. En una página Web algo conocida llamada Manhunt.

Me hice un perfil falso, y después de mil rechazos di con un perfil perfecto. Su nombre era parecido a “MachoDominanteAlgo” y en sus gustos estaba prácticamente todo seleccionado. Le mandé un mensaje y realmente el tiempo se me hizo lento. Pensé que no le importaba porque nunca respondió hasta el otro día. Me preguntó si era el de la foto a lo que respondí que no. Le mandé fotos mías y entonces, para mi sorpresa, me pidió el número de mi celular (teléfono móvil).    

No quiero hacer el cuento largo así que todo eso se resumió en el llamándome. De puta y zorra nunca me bajó, pero me gustaba. Y tontamente le mandé mil fotos mías en tantas posiciones como él pidió. Me pidió que le asegurara que no iba a tener problemas legales y yo acepté. También me dijo que quería tenerme todo el sábado y domingo. Y gracias a mi mejor amiga que mintió por mí en mi casa le dije que pasaría con ella el fin de semana.     

El sábado a las 3:00 pm le vi en donde quedamos. Lo vi fuera de su auto fumando un cigarro y debo admitir que era mejor de lo que pensaba.

No sé su estatura exacta pero para mí medía 1.80 más o menos. Quizá menos ya que en ese entonces era demasiado enano y cualquiera era más alto que yo. Tenía 33 años pero yo le veía más joven.

Se veía grueso, grande. No gordo, ni relleno. Como si hubiera hecho mucho ejercicio y ahora hubiera dejado de hacerlo ya que no estaba ya marcado pero su cuerpo seguía viéndose sexy. La verdad no se mucho de gimnasio y eso así que no sabría decirles. Su cabello oscuro como el mío y sus ojos marrones. Y realmente no era muy agraciado, no era la persona más guapa que haya visto pero no me importó.

Lo saludé y me hizo un poco de platica sobre mis estudios, mi vida. Y otras cosas. Olvidé mencionar un pequeño detalle, le aseguré que tenía experiencia. Cosa que era mentira. Sin saber él solo hacía tiempo a que no hubiera carros ni gente en la calle para después abrir el maletero y pedirme amablemente que entrara. Cosa que hice. Fue el viaje más incómodo de mi vida. 

No supe cuánto tiempo pasó pero cuando por fin se detuvo y apagó el carro estaba en una cochera y no sabía dónde estaba. Bien pudo secuestrarme y yo hubiera cooperado sin saberlo. Me entregó una bolsa de plástico de un auto servicio y me ordenó que guarda mis pertenencias y ropa ahí. Inmediatamente obedecí y cuando estaba desnudo se burló de mi por el tamaño de mi pene.

—“Ahora entiendo porque eres una puta, mira esa cosita”. Fueron las palabras que usó.
Nunca las olvidare. 

Me tomó del cabello y tiró de él mientras me quejaba hasta que me llevó a su habitación. Esa parte creo que fue la mejor de toda mi larga estadía. Se tiró sobre mí y a pesar de que su peso era enorme comparado con el mío poco le importó. Nos besamos apasionadamente y me manoseó lo más que pudo. No se me olvida que pasó su lengua por mi mejilla de una manera tan morbosa que me sentí extraño. 

—“¿Tienes sed perrita?” Me preguntó y se sobó su pene.       
—“Si señor” Dije.   

Entonces de nuevo me llevó del cabello logrando que me quejara de nuevo y me llevó a su regadera ya que no quería manchar nada de su habitación. En ese momento el morbo llenó mi cuerpo, por fin iba a probar la lluvia dorada.  Cuando él retiró toda su ropa me quedé demasiado admirado por su gran cuerpo, me excité mucho.  

—“Abre la boca zorrita”. De nuevo me ordenó y me puse de rodillas para abrir la boca lo más que pude.

Ahí comenzó mi tortura. Cuando el chorro amarillo de orina salió de su miembro para caer en mi boca me di cuenta que aquello era muy diferente a masturbarme pensando en eso. El sabor era amargo, salado, horrible. De inmediato escupí y comencé a tener arcadas sintiendo como algo de su orina caía por mi rostro. El olor era tan fuerte que sentía que se me impregnaba a la piel y aquello ya no era placentero, me daba mucho asco.

—“Abre la puta boca” Me ordenó pero me negué.       

Le dije que no me gustaba y entonces fue cuando se molestó.

Tomó un vaso de plástico que tenía en el baño, no sé para qué, y lo colocó en su miembro para seguir orinando ahí mientras yo continuaba escupiendo saliva tratando de quitarme el mal sabor. Cuando terminó de orinar lo que sentí fue dolor y ardor por una fuerte cachetada que me pegó.
Tanto que mis ojos comenzaron a lagrimear.    

—“Eres una puta mentirosa” Dijo molesto.       
—“Dijiste que te encantaban la orina”.  

Intenté explicar que lo sentía, que quería probar y que no me gustó. Mi voz sonaba entrecortada, sabía que estaba a nada de llorar pero solo me gané otra cachetada y las lágrimas se hicieron presentes. A la mala me abrió la boca y dejó caer su orina en mi boca para con su mano libre tapándola. Intenté apartar su mano pero fue inútil. Intente escupir pero solo se filtraba muy poco de entre mis labios. Al final tuve que tragar todo y las arcadas me invadieron. El me soltó y traté de vomitar pero al estar en ayunas, otras cosa que él me pidió, no pude vomitar nada.     

—“Eso les pasa las putas mentirosas como tú” Y el resto de su orina cayó sobre mi cabello haciéndome sentir asqueroso y nauseabundo. 

Pensé que al verme llorar me iba a dejar ir, pero no fue así.  Había caído en las garras de un sádico, y en sus propias palabras pedófilo. 

Tuve la suerte de que me dejó bañarme, en teoría porque solo me cayó agua de la regadera, solo porque no quería apestar su colcha. Cuando me sacó del baño del cabello de nuevo aún seguía llorando. Tomó una cuerda, de esos que usan para colgar ropa, y amarró mis manos a la espalda algo apretado. Y déjenme decirles que esas cosas raspan y lastiman mucho.     

—“¿Querías probar? Ahora no te vas sin probar todo” Me amenazó y tomó de su escritorio una cuchara de madera, de esas grandes que suelen usar para cocinar.       

Con ella comenzó a azotar mis nalgas desnudas. Mi cuerpo luchaba por esquivarlos pero era inútil. Los primeros golpes logré aguantarlos. No supe en que numero de golpe iba cuando comencé a gritar con fuerza y a pedir piedad. Mis nalgas me ardían a más no poder, gritaba en cada golpe; sentía un horrible dolor acompañado de ardor. Pero él seguía azotando y maldiciéndome con cada golpe.   

—“Ahora tenemos que medir tu culo” Dijo para luego marcharse para regresar con una escoba de plástico.

Seguía llorando y pidiendo piedad pero parecía que eso lo enojaba más o le excitaba. Porque cuando se enojaba me metía dos cachetadas y tiraba de mi cabello. Le puso un condón al palo de plástico de la escoba y lo acercó a mi ano, a pesar de que luche por evitarlo. Cuando introdujo un poco de ese palo me quejé. Me sentía humillado y no sentía excitación como para disfrutarlo, pero no me lastimaba.

Solo me incomodaba. Mientras iba metiéndolo fue que la sensación de ir al baño creció y continué con mis quejidos. Hasta que empujó con tanta fuerza que no sé cuánto entró, solo sé que tocó algo dentro de mí que me hizo gritar desesperadamente. Por un segundo mi rostro se tornó rojo y me quedé sin habla.

—“Ahí está tu medida”. Dijo de la manera más burlona posible y comenzó a penetrarme con el palo de escoba de una manera ruda.          

Ya no lo metía a fondo como lo hizo anteriormente, pero aun así me dolía mucho y me lastimaba de tal manera que no podía parar de llorar. Y para mi sorpresa, esa solo era una de las tantas cosas que me iba a hacer esos días. Luego que termino con la escoba me violo a toda regla con su pene que era mucho más grueso que el palo de la escoba, me hizo acabar sin siquiera tocarme mi pene. El dolor que sentía cuando su pelvis chocaba con mis nalgas no me hizo posible disfrutar el que fue mi última eyaculación como hombre.

Cuando termino de correrse en mi interior, me dejo ahí con mi ano abierto palpitando, estaba agotado sintiendo como su semen se escurría de mi ano por entre mis nalgas. Lo sentí regresa a donde estaba un con las nalgas elevadas y mi ano abierto cuando me tomo de los testículos con una de sus fuertes manos, apretándolos con fuerza, tanto que me hizo gritar de dolor casi llegando al punto del desmayo.      

Fue un alivio cuando me soltó, respire pesadamente mientras continuaba llorando, de pronto sentí como me pateo en mis expuestos testículos, con tal fuerza que mis rodillas se levantaron del suelo, el dolor fue terrible y creo que me desmaye porque ya no supe más.   

Cuando me desperté ya era de noche y estaba amarrado boca arriba sobre una mesa en la cocina, sentí de inmediato al abrir los ojos una fuerte punzada proveniente de mi entrepierna. Trate de gritar, pero me percate que estaba amordazado. Vi a mi amo que estaba a un lado de donde estaba desnudo calentando algo en la estufa, sus nalgas eran impresionantes, que por alguna razón fue donde se clavó mi atención en ese momento.

Cuando luego de unos minutos mi Amo se dio la vuelta lo vi sosteniendo un cuchillo cuya hora estaba brillando de lo caliente que estaba, me asuste pensé que me iba a matar luche tratando de soltarme pero nada logre.

-“Ahora vas a hacer una perrita de verdad para el resto de tu vida ¡Esto te enseñara a no mentir nunca más zorrita!” Dijo en tono molesto mi Amo.    

Lloraba y movía la cabeza negando tratando de soltarme cuando tomo mi escroto con su mano apretando mis testículos en su interior muy fuerte todo mi cuerpo se tensó y arqueo por el dolor. Vi como en cámara lenta como acerco el ardiente cuchillo a mi escroto que hasta ese momento no me había percatado que estaba ligado con una liga castradora.    

Cuando comenzó a cortar el dolor fue horrible pensé que me iba desmayar en cualquier momento, pero para mí desgracia no sucedió tuve que soportar todo el proceso de perder mis testículos consciente, cuando termino alzo mi escroto todo ensangrentado con mis testículos en su interior aun y me dijo.     

-“Ahora si eres toda un puta”. Dijo mi Amo sonriendo.

El resto del fin de semana me humillo y torturo de muchas formas, mi pene expulso lo último de mi semen que había en mi cuerpo y el domingo en la noche me dejo abandonado en un paradero de autobuses todo adolorido con apenas poder caminar, sangraba levente por mi ano y por donde hizo el corte que me castro aun con la liga castradora en su lugar.     

Como pude llegue a casa, no dije y nada pero tuve fiebre por varios días, luego poco a poco fui mejorando, ahora a mis 19 años soy como bien dijo mi aun Amo una puta de verdad.      





Autor: Sumiso15100 & Darksoul       Adaptador: DarkSoul

GOTA A GOTA

Maya lo controlaba todo. La naturaleza, la inercia, y los actos de reflejos del esclavo es incompatible en su presencia. Maya lo trabaja a diario. Cualquier momento es aprovechado para su buen funcionamiento. Su esclavo Nelson no necesita ningún dispositivo de castidad cuando está solo en casa. Él se debe tanto a la obediencia, que ni siquiera osa estar excitado sin el consentimiento de su ama Maya......


GOTA A GOTA
Maya lo controlaba todo. La naturaleza, la inercia, y los actos de reflejos del esclavo es incompatible en su presencia. Maya lo trabaja a diario. Cualquier momento es aprovechado para su buen funcionamiento. Su esclavo Nelson no necesita ningún dispositivo de castidad cuando está solo en casa. Él se debe tanto a la obediencia, que ni siquiera osa estar excitado sin el consentimiento de su ama Maya.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [DOMINACIÓN] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & Darksoul




Maya lo controlaba todo. La naturaleza, la inercia, y los actos de reflejos del esclavo es incompatible en su presencia.  Maya lo trabaja a diario. Cualquier momento es aprovechado para su buen funcionamiento. Su esclavo Nelson no necesita ningún dispositivo de castidad cuando está solo en casa. Él se debe tanto a la obediencia, que ni siquiera osa estar excitado sin el consentimiento de su ama Maya. Tan solo se ocupaba de las tareas domésticas cuando su dueña trabajaba.

Bien sabe que no tiene ningún derecho al placer natural de su sexo. Simplemente es un objeto para el placer de Maya del cual sorprendentemente, siente hasta remordimientos por disfrutarlo también. Y es que Maya lo está entrenando a emitir su orgasmo al tiempo e intensidad de su capricho. No le agrada el vencimiento natural de su aguante. Tampoco los accidentes. Si ella quiere su pene erecto, debe de tenerlo a la orden de ya. Si cambia de opinión, pues debe de esforzarse a tenerlo blando. Pero aún no conforme, el esclavo debe emitir su semen a cuenta gota a su orden. Y ese un trabajo duro por lo cual lo entrena a diario.

Como casi todos los días Maya llego del trabajo a la 4:00 de la tarde. Nelson la esperaba de rodillas frente la puerta. Su refuerzo por mantener una plena erección en el momento justo, lo libra de los pensamientos domésticos. Ahora está en otra tarea. La más importante de su adiestramiento.

Y si…, tan puntual llega Maya. Abre su puerta y lo ve. Tal como lo quiere. Su pene en arco hacia arriba casi apuntando a su sonrisa. También hay una gota transparente para depositarla en la punta de unas bailarinas planas que calza Maya en ese momento.

Maya solo tiene que tocar la parte inferior del tallo erecto con la punta de su zapato. Con el toque suave la gota cae sobre el cuero negro, y rápidamente Nelson absorbe esa gota chupando y besando la punta del zapato y empeine al momento que ese pie vuelve al suelo.

Maya comprueba que su semental lo ha hecho bien y va a su silla. Se sienta dejando los sobres de cartas que había visto en su buzón. Como siempre Nelson no necesita que le diga sus obligaciones. Él se levanta del suelo del recibidor y sigue preparando la mesa para su dueña. Tan solo cuida el detalle de no emitir ninguna gota más de liquido pre seminal, pero mientras Maya esté en casa, él debe estar erecto.

Maya abre los sobres y lee los recibos. Y así pasaron minutos hasta que se fija en su esclavo. Mira el arco de su pene y estudia posibles errores para castigarlo. Y lo cierto es que se sorprende… Nelson aguanta bien la forma para su dueña. Y ni siquiera hay rastro de jugos pre seminales en su glande, que ella misma se encargo de circuncidar en su momento algunos años atrás. Entonces Maya chasquea sus dedos.

Nelson deja los platos y mira la mano de su ama señalando un espacio. No vacila y se pone de pie y firme al lado de Maya. Ella lo quiere volver a entrenar. Su dedo índice recorre la parte inferior del pene hasta su hinchado glande. Allí busca el error y no lo encuentra. Nelson se resiste y no emite gota de excitación alguna. La dura erección sigue igual. Pero ella se lo quiere poner más difícil… Ahora toca el glande con el índice y pulgar. Lo aprieta… Nada… Nelson aguanta. Maya lo ha convertido en algo poco menos que humano. Su voluntad de servir es más fuerte que su naturaleza de hombre viril.

Eso merece un premio, piensa Maya. Pero no lo expresa. Simplemente sonríe satisfecha, y de su voz sale las palabras mágicas….

“¡Dispara tu carga sobre estás malditas cartas!” Ordena Maya.

Simplemente Maya deja de tocarlo, y el semental dispara semen aunque es un orgasmo arruinado, sin embargo lo hace a su orden. ¡Increíble!, piensa ella.

Luego de la cena, ella va hacia su bolso y saca una jeringa ya preparada con un líquido en su interior, hace venir a su sumiso semental quien se para firmes en medio de la sala de estar, ahí con su erección a tope sin macula de líquido pre seminal ella destapa la jeringa exponiendo la afilada aguja, ella se acerca arrodillándose a su lado para tomar su endurecido pene, Maya siente como todo su cuerpo se estremece cuando cierra su delicada mano alrededor de su erección.

Ella lo masturba por unos segundos Nelson hace un gran esfuerzo para no correrse, su rostro denota el gran esfuerzo que está haciendo, Maya, entonces inyecta la mitad del contenido de ja jeringa en su testículo derecho, hace lo mismo con el resto del contenido de la jeringa con su testículo izquierdo Nelson se muerte su labio inferior para no gritar de dolor.

-“Con esto tus testículos morirán apenas te corras una vez más”. Dijo Maya.

Los testículos de Nelson ardían como si estuvieran en llamas, el terror lo invadió estaba por ser convertido en un eunuco, algo que no deseaba sin embargo su pene estaba más duro que nunca antes, Maya lo masturbo por uno segundos y hasta le dio un largo lengüetazo, que hizo que Nelson se estremeciera casi se corrió ahí mismo pero logro mantenerse.

Maya noto aquello y de nuevo lo masturbo por unos segundos para de nuevo rematar con un largo lengüetazo esta vez, su lengua paso lentamente por debajo de su glande, el lugar más sensible para cualquier hombre y Nelson no era la excepción, una gotita de líquido pre seminal broto de su erección lo que provoco una risa maliciosa en Maya.

Aquello merecía ser castigado lo que ella hizo agarro sus huevos y se los apretó con fuerza, sintió como todo el cuerpo de Nelson se tensó y se mordió de nuevo el labio inferior para no gritar. Nelson suplico.

-“Lo siento Ama no lo pude evitar” Suplico Nelson.

Maya soltó sus testículos se le quedo mirando su pene y ordeno.

“¡Dispara tu última carga ahora!” Ordena Maya.

Nelson sintió como su semen comenzó a brotar de su pene no con fuertes disparos sino con un pequeño torrente que chorreo de su pene, fue una gran descarga pese a todo, su cuerpo sintió el impacto de un gran orgasmo, y cuando termino de correrse, un dolor agudo lo golpeo, y se desmayó.

Cuando Nelson despertó Maya estaba terminando de cerrar la herida hecha en su escroto por donde extrajo los restos de sus testículos reventados ahora ya no era el semental entrenado y sumiso de su ama desde ese momento Nelson era el esclavo eunuco de su Ama hasta que ella quisiera o su muerte.



Historia Original Aquí.







Autor: Anónimo & Darksoul       Adaptadorr: DarkSoul

ESPECTÁCULO EN LA ARENA

Etarcu fue vendido al promotor de los juegos de la arena de la ciudad romana, que aunque no tan grandiosa como la de roma, trataba de mantener cierta reputación, por lo que tener a un esclavo de la talla de Etarcu le daría buenos puntos entre los asistentes al evento, ya que el esclavo casi parecía un gladiador, sin serlo, incluso con un cuerpo en algunos aspectos superior al de cualquier gladiador de la ciudad o cercanías, Etarcu fue llevado encadenado casi desnudo por las sucias calles de la ciudad romana hasta la Arena......


ESPECTÁCULO EN LA ARENA.
Etarcu fue vendido al promotor de los juegos de la arena de la ciudad romana, que aunque no tan grandiosa como la de roma, trataba de mantener cierta reputación, por lo que tener a un esclavo de la talla de Etarcu le daría buenos puntos entre los asistentes al evento, ya que el esclavo casi parecía un gladiador, sin serlo, incluso con un cuerpo en algunos aspectos superior al de cualquier gladiador de la ciudad o cercanías, Etarcu fue llevado encadenado casi desnudo por las sucias calles de la ciudad romana hasta la Arena.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Etarcu de origen galo, estaba rumbo a la Arena su Amo lo descubrió teniendo sexo con su esposa. Etarcu era un hombre alto, de piel bronceada, rostro masculino y músculos bien marcados como desarrollados por todo el trabajo físico pesado que desempeñaba, ya que era esclavo desde los 19 años, ahora con 30 era un hombre a plenitud, con grandes pectorales, abdomen marcado, con piernas y brazos fuertes, sin mencionar sus firmes nalgas con huevos y pene grandes que toda mujer deseaba al verlos, sin embargo su dueño no lo dudo y lo vendió al peor dueño posible.

Etarcu fue vendido al promotor de los juegos de la arena de la ciudad romana, que aunque no tan grandiosa como la de roma, trataba de mantener cierta reputación, por lo que tener a un esclavo de la talla de Etarcu le daría buenos puntos entre los asistentes al evento, ya que el esclavo casi parecía un gladiador, sin serlo, incluso con un cuerpo en algunos aspectos superior al de cualquier gladiador de la ciudad o cercanías, Etarcu fue llevado encadenado casi desnudo por las sucias calles de la ciudad romana hasta la Arena.

Etarcu sentado en un rincón rodeado de otros hombres condenados a ser parte de un espectáculo sangriento pronto en al que seguro morirían, muchos de ellos ancianos, enfermos y delincuentes recordaba los bellos momentos que vivió al lado con Drusila la esposa de su último Amo, quien era una mujer muy fogosa en la cama la cual le proporciono a Etarcu grandes momentos de placer como ninguna otra mujer en su vida le había proporcionado, su pene comenzó a endurecerse debajo de su taparrabos de solo recordar la sensación de su piel siendo recorrida por sus ásperas manos, piel no seguramente no volvería a sentir.

Etarcu recordó uno de sus mejores encuentros con Drusila de 47 años unos tres meses atrás, ella lo mando llamar, cuando entro en su habitación ella estaba desnuda con su cuidado gran pelambre púbico rubio completamente expuesto Etarcu se acerco a ella que cuando lo tuvo a su alcance puso su mano sobre su gran paquete en su entrepierna encima del elegante taparrabos que usaba acto seguido metió su mano, dentro de la tela y agarro su pene con facilidad ya que estaba en completa erección para ese momento como lo estaba esa noche en la celda.

Drusila no  tardo en quitarle su taparrabo para dejar su miembro endurecido completamente expuesto y comenzar a darle un perfecta mamada mientras ella le acariciaba sus firmes nalgas, que apretaba, acariciaba e incluso arañaba, lo que incrementaba significativamente el placer de Etarcu, cuyo pene casi ella se tragaba por completo sus huevos enorme y llenos de su semilla quedaban colgando balanceándose casi sobre su linda barbilla de ella, que hambrienta devoraba aquel esplendido falo masculino sin circuncidar. 

Etarcu no podía desaprovechar esa oportunidad, hace tres semanas que no tenía a una mujer como su Ama, así que la comenzó a besarla para que parara, sus manos se fueron a sus grandes tetas, las cuales apretó y comenzó a lamberle como succionar sus ya erectos pezones que hicieron que Drusila comenzara a gemir como una mujerzuela de un burdel barato, a ella le gustaba ser tratada de ese manera su esposo solo la montaba pero hasta venirse sin darle tiempo a correrse o atender a otras necesidades que pudiera tener, pero Etarcu era diferente a él le gustaba jugar con sus tetas, pezones y todo su cuerpo lentamente su boca se fue moviendo por su vientre hasta llegar a su peluda raja femenina.

El sexo de Drusila estaba todo ya empapado, de lo excitada que estaba, cuando Etarcu lambio sus labios vaginales abiertos desde abajo hasta llegar su clítoris todo su cuerpo se estremeció de placer, arqueando su cuerpo del fuerte espasmo que tuvo, sus labios vaginales eran gordos pero muy apetitosos para Etarcu, quien le dio la vuelta para ver sus aun bellas nalgas bien redondas  que ella  abrió un poco en forma muy provocativa con sus manos, mientras Etarcu le acariciaba su vagina, metiendo sus dedos dentro sintiendo lo empapada que estaba mientras escuchaba sus largos gemidos.

Etarcu no tardo en ponerla en cuatro patas su posición favorita con él detrás de ella, tomo su endurecido pene y lo coloco en la entrada de su vagina, el cual fácilmente entro, para comenzar a meterlo y sacarlo disfrutando de cada segundo de esa vagina caliente que podría ser de su madre ya que ella era de su edad, no apretaba mucho pero de la forma que se movía le hacía gozar mucho, le agarraba las nalgas con sus grandes manos que tenia, la besaba en el cuello, jugaba con su clítoris todo mojadito hasta que comenzó Drusila a temblar y gemir aun más. 

Lo que hizo que Etarcu comenzara a penetrarla aun más rápido, aquellas embestidas era rápidas con sus huevos chocando contra su clítoris. Aquello no podía durar mucho se vino, dando una gran gruñido de placer. Etarcu ni siquiera le pregunto se vino dentro de ella, necesitaba hacerlo, deseaba hacerlo para que aquella experiencia fuese única, fueron tres potentes chorros los que deposito dentro de ella, y con cada uno de ellos su vagina tuvo fuertes espasmos que hicieron gozar aun mas de su corrida a Etarcu.

Ambos terminaron agotados y bañados en sudor cuando él se la saco después de unos segundos ambos se quedaron quietos por un momento ella se agacho de nuevo y comenzó a darle una deliciosa mamada de nuevo, probando los restos de su leche como de sus juegos chupaba y lo masturbaba con sus manos y ponía su lengua en la punta de su glande esperando como si se viniera de nuevo lo que encantaba a Etarcu su pene que no había perdido firmeza finalmente luego de apenas unos cuantos minutos logro venirse de nuevo en su boca mientras Drusila se los chupaba, gimiendo como un toro ella se bebió hasta la última gota de su esencia masculina.

En paralelo, Etarcu también se vino esa noche en aquella húmeda como mal oliente celda, para luego caer dormido, por las próximas dos noches aquello se repitió se masturbaba recordando alguno de sus ardientes encuentros con Drusila, o con otra de las chicas esclavas de la casa de su amo, incluso con alguna mujer del burdel para esclavos que solía visitar cuando tenía algo de dinero, esto fue hasta que los juegos comenzaron, aunque durante el primer día, muchos de los que compartían celda con Etarcu salieron para no regresa, el no saldría de la celda hasta el tercer día.

Durante ese tiempo la tensión de estar ante una muerte horrible hicieron que Etarcu no sintiera ganas de desahogo sexual, de hecho ni siquiera tuvo una erección en todo ese tiempo y es que era difícil tener algo de excitación escuchando los gritos de terror, dolor y agonía de todos los que estaban muriendo en la arena, devorados por bestias o descuartizados por gladiadores o otros personajes que se dedicaban a la matanza que tanto regocijaba a la multitud que estaba presenciando aquella atrocidad, Etarcu no deseaba morir pero sentía que su fin estaba cerca.

Al tercer día ya con el sol bajando Etarcu fue sacado de su celda, pensó que iba a ser enviado para ser asesinado por los gladiadores temblando de miedo Etarcu emergió a la arena para escuchar un rígido del publico al verlo acompañado de otros tres hombre de cuerpo semejante al suyo, para la sorpresa de los tres no había gladiadores, ni jaulas, ni dada por el contrario sobre la arena estaban colocadas tres gruesas estacas solamente, por otra puerta tres mujeres encadenadas fueron sacadas a la arena para ser distribuidas a cada una cerca de cada una de las estacas.

Al llegar ahí, a cada una de aquellas mujeres fueron despojadas de sus harapos que portaban dejándolas completamente desnudas, luego fue el turno de los hombre, Etarcu fue llevado hasta una de ellas que fue obligada a quedar en cuatro patas cerca de la estaca en el suelo, con sus tetas colgando apuntando hacia abajo, al llegar hasta la mujer asignada a Etarcu uno de los guardias saco un puñal y Etarcu pensó que era su fin, pero con aquella arma le corto su taparrabo, dejándolo desnudo ante la concurrencia que rubio al ver a los tres hombres desnudos mostrando su virilidades.

El otro guardia hico arrollar a Etarcu detrás de las mujer, que tenia la mirada perdida, y pese a la tortura evidente a la que fue sometido no hacía mucho tiempo era muy atractiva quizás tenía 26 o 27 años, tenía el cabello oscuro y su sexo cubierto de abundante vello del mismo color, el segundo guardia corto las ataduras de las manos de Etarcu, que estaban sujetas a sus espaldas y el dijo al oído.

-“Vamos que esperas, posee a la perra, y ¡disfruta que es la última vez que gozaras!” Dijo el guardia.

El pene de Etarcu como el de los otros hombres que no se habían masturbado o venido en días, se elevo apuntando al cielo con sus 24 cm de carne dura como si fuera de bronce en todo su esplendor sin dudarlo tomo a la mujer de sus bellas nalgas, de las abrió y comenzó a restregar su pene por su raja, nalgas y ano, la mujer no dijo nada parecía indiferente a lo que pasaba, tenía la mirada perdida en la arena, sin embargo Etarcu dijo antes de comenzar a penetrarla.

-“Lo siento pero no puedo perder esta oportunidad, ¡lo siento!” Dijo justificándose Etarcu.

Entonces tomo su pene con una mano, con la otra le abrió las nalgas a la mujer para de un solo gran empujón embestirla, su pene se perdió en el sexo de la mujer por completo con sus huevos pegado a su pelvis, la mujer a penas y se inmuto pero Etarcu sintió una oleada de placer al sentir su miembro entero dentro de su apretado sexo, que le hizo gemir de placer, lo que valió un alarido del público, que comenzó a arrojarle cosas, insultos y hasta mierda pero en ese momento a él eso no le importaba, estaba gozando.

La mujer no tardo en comenzar a gemir y ambos comenzaron a gozar del momento sin importar nada de lo que estaba pasando a su alrededor, Etarcu fue el último de los tres hombre en venirse, lo hizo de una manera como nunca antes, todo su cuerpo se sacudió con el mayor orgasmos sentido en su vida, descargando una gran cantidad de su semilla en el interior de aquella mujer desconocida, cuya vagina para el momento de su venida estaba completamente inundada de sus jugos luego de venirse dos veces antes que Etarcu.

-“¡DIOSSSSESSSS!”Grito de placer Etarcu.

Cuando los guardias vieron que termino y solo estaba disfrutando de los últimos momento de placer metiendo y sacando su pene de la vagina de aquella mujer, fueron hasta donde estaba y lo apartaron de ella, le amarraron sus manos de nuevo a la espalda y se lo llevaron junto con ella hasta un cadalso, ahí la mujer fue tomada y ejecutada por decapitación sin mayor ceremonia, Etarcu pensó que iba ser ese mismo su destino cuando fue obligado a arrodillarse frente al cepo aun bañado en sangre de la mujer cuyo cuerpo sin cabeza yacía a un lado, aun con su semen brotando de su raja.

Pero Etarcu se sorprendió cuando el verdugo tomo un gran clavo y martillo coloco la filosa punta del clavo sobre su aun inflamado glande que goteaba semen de la punta para darle un gran golpe al clavo con un pesado martillo que hizo que el clavo atravesara su glande para clavarse en la madera del cepo, por supuesto esto le produjo un horrible dolor.

-“AAAAHHHHHHGGGGG” Grito Etarcu.

La multitud rugió de gusto al ver como se retorcía de dolor, el verdugo tomo una pesada hacha y de un solo golpe separo su pene y huevos de su cuerpo, el golpe fue tan certero y rápido que Etarcu tardo dos segundos en darse cuenta por el terrible dolor que su cuerpo sintió de golpe que ya no era más un hombre para el resto de sus días.

El resto de mujer y hombre tuvieron el mismo destino de Etarcu pero solo el logro sobrevivir a su terrible nulificación, los otros dos sucumbieron al infección que los ataco en los días posteriores, aunque hubiese sido mejor que muriera pues luego el fue vendido a un esclavista para que trabajara en las minas de sal, donde moriría, enfermo, decrepito, gordo y con terribles dolores 12 años después en un derrumbe de la mina de sal a donde fue enviado.

Pero aun hoy se habla de aquella tarde cuando aquella mujer y Etarcu, mostrando su gran envergadura dieron un gran Espectáculo en la Arena.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Traductor: DarkSoul

DIABLILLA

Dianella de apenas 14 años era un pequeña adolescente que estaba acostumbrada a hacer su voluntad su madre era una dominatrix consumada y reconocida, para ella la supremacía femenina era su forma de vida, Dianella vivía rodeada de esclavos masculinos muchos de ellos castados por su propia madre, incluso uno de aquellos esclavos era su padre biológico aunque nunca supo quien con exactitud, su madre siempre le inculco su desdén hacia el sexo masculino enseñándole que los hombre estaban en la tierra para servir a las mujeres en todas las formas posibles sobre todo en el ámbito sexual.......


DIABLILLA
Dianella de apenas 14 años era un pequeña adolescente que estaba acostumbrada a hacer su voluntad su madre era una dominatrix consumada y reconocida, para ella la supremacía femenina era su forma de vida, Dianella vivía rodeada de esclavos masculinos muchos de ellos castados por su propia madre, incluso uno de aquellos esclavos era su padre biológico aunque nunca supo quien con exactitud, su madre siempre le inculco su desdén hacia el sexo masculino enseñándole que los hombre estaban en la tierra para servir a las mujeres en todas las formas posibles sobre todo en el ámbito sexual.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [CIRCUNCISION] [SECUESTRO] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Dianella de apenas 14 años era un pequeña adolescente que estaba acostumbrada a hacer su voluntad su madre era una dominatrix consumada y reconocida, para ella la supremacía femenina era su forma de vida, Dianella vivía rodeada de esclavos masculinos muchos de ellos castados por su propia madre, incluso uno de aquellos esclavos era su padre biológico aunque nunca supo quien con exactitud, su madre siempre le inculco su desdén hacia el sexo masculino enseñándole que los hombre estaban en la tierra para servir a las mujeres en todas las formas posibles sobre todo en el ámbito sexual.

La pequeña apenas adolescente estaba deseosa de experimentar lo que era causar dolor en un hombre como le había enseñado su madre, fue unos días luego de su cumpleaños número 14 que su madre la condujo hasta uno de los amplios calabozos debajo de su gran mansión donde un lindo chico rubio de 14 años testaba bien sujeto a una de las paredes con sus brazos esturados como si estuviera crucificado pero con las piernas apenas juntas su piel blanca contrastaba con su cabello dorado sus ojos azules lo hacían ver aun más atractivo, portaba apenas una trusita (slip) de color verde.

Aquel chico era delgado sin que su cuerpo tuviera aun definición de musculo alguno la madre Dianella o Di como su madre la llamaba le dijo que aquel chico era su regalo de cumpleaños, los ojos de Di, se abrieron y brillaron de felicidad se colgó del cuello de su madre y la beso mientras muy contenta le decía.

-“Gracias, Gracias… Mamá” Decía Dianella.
-¿Puedo hacer lo que desee con él? Pregunto Di.
-“¡Por supuesto Di, es tuyo solo tienes prohibido matarlo!” Dijo su Madre.

El rubio adolescente que estaba escuchando todo aquello no daba crédito a lo que escuchaba apenas un día atrás el era un chico normal que paseaba por un parque cercano a su casa de donde fue secuestrado, ni siquiera estaba seguro si continuaba en su país el acento de las Di como de su madre era muy distinto al que estaba acostumbrado.

Luego de la efusiva algarabía de Di, su madre le deseo que lo disfrutara y se marcho, Di se quedo viendo su obsequio por varios minutos que hicieron sentir al rubio adolescente mucha vergüenza, luego Di se marcho, ella era delgada, bajita, sin senos aun, aunque ya estaban por empezar a brotar, con par de nalguitas paraditas y apretadas.

El rubio se quedo ahí sin poder hacer nada, lucha contra sus retenciones pero nada pudo hacer para soltarse, tampoco podía gritar, algo le habían hecho a sus cuerdas vocales que apenas podía emitir unos cuantos sonidos entre ellos “sí, no y Ama”, pero lejos de esas tres palabras eran pocas las que podía pronunciar de manera entendible, dos horas después de marcharse Di regreso iba vestida con un vestidito de varios tonos de rojos y una diadema de la que sobresalían un par de cuernos rojos.

Di regreso con una tijera, con la que corto a ambos lados del cuerpo de adolescente para luego arrancar lo que quedo de su prenda interior para dejarlo completamente desnudo, lo que hizo sonrojar de sobre manera al pobre adolescente, los ojos de Di se abrieron grandes al ver el pene y huevos del chico de una piel tan blanca como el resto de su cuerpo.

El pene del adolescente no estaba circuncidado y su prepucio le cubría todo su glande, Di extendió su mano y lo toco, era la primera vez que tocaba un pene, le agrado la textura por lo que comenzó a jugar con aquel apéndice, pronto el pene del rubio comenzó a despertar por las atenciones manuales que estaba recibiendo.

Di vio surgir su glande que era de un color rosado tenue, conforme su pene comenzó a endurecerse, ella jalo la sensible piel hacia atrás de manera brusca que desgarro algo del frenillo del adolescente que por supuesto le causo mucho dolor y le hizo gritar como nunca antes al sentir un horrible punzada de dolor.

-“AAAHHGRRRR” Grito el adolescente.

Por supuesto aquel grito de alguna manera divirtió como agrado a Di que sintió unas extrañas cosquillas en el interior de su sexo por primera vez, que le grado mucho.

Buscando repetir la sensación Di dejo que la piel de nuevo cubriera el glande del chico para de nuevo correrlo hacia atrás con brusquedad, lo que de nuevo causo dolor que hizo que el pobre rubio gritada de nuevo aquello se repitió varias veces con casi las mismas consecuencias hasta que el pene del chico comenzó a acostumbrarse y ya no sentía tanto dolo que hizo que Di dejara su prepucio en paz, pero entonces se le antojo lamberlo, por lo que acerco su boca al pene en erección y le dio un tímido primer lengüetazo.

Todo el cuerpo del adolescente se estremeció ya no de dolor sino de placer al sentir por primera vez pasar una lengua femenina por la sensible piel de su pene, Di no tardo en correr la piel de nuevo para llevarse su glande entero dentro de su boca, el adolescente jadeo de placer al sentir como su glande era rodeado por la cálida cavidad bucal de la chica, sintiendo sus dientes rosar su glande, su lengua moviéndose por debajo de su glande que es la parte más sensible y la saliva lubricando todo.

El adolescente estaba en la gloria experimentando su primera mamada de su vida pero Di no tardo en poner su atención en otra parte de su entrepierna, sus testículos una de manos fue hasta ellos, los tomo los sintió, su saco de piel era lampiño apenas unos cuantos vellos rubios se podían sentir al tacto, de pronto el placer del adolescente se torno en dolor cuando ella apretó con fuerza uno de sus testículos, causando que el adolescente se moviera con brusquedad lo que causo que uno de los dientes de Di, le hiciera un ligero corte justo por detrás de su corona, que incremento su dolor.

Las lagrimas comenzaron a rodar por las sonrojadas mejillas del adolescente pero Di no se detuvo, lo estaba pasando muy bien, las cosquillas dentro de su virginal vagina se habían incrementado a un nivel que la tenía muy excitado, estaba experimentando un placer que nunca antes ni en sus mas locos sueños pensó que fuese posible.

-“¡Tu pene sabe raro pero rico!” Dijo Di de pronto sacado el pene de su boca.

Continuo chupando y apretando los huevitos del chico que solo se retorcía y gritaba tanto de placer como de dolor sin que pudiera hacer algo para detenerla.

Luego algunos minutos Di, se saco el pene de su boca y le dijo.

-“Creo que vas a hacer un grandioso eunuco”. Dijo Di.
-“Pero antes quiero probar tu leche mamá dice que la leche de hombre es muy rica” Añadió Di.

Fue entonces que ella emulando lo visto ciento de veces hecho a otros hombres por su madre comenzó a succionar como masturbar el pene del joven rubio, que apenas pudo resistir unos cuantos minutos antes que desde su pene salieran disparados tres potentes chorros de su espesa leche que Di como pudo se bebió.

Todo el cuerpo del adolescente se sacudió como nunca antes no de dolor sino de absoluto placer, grazno mientras se corría, fue la sensación más placentera hasta ese momento de su joven vida, Di espero hasta que la última gota del espeso jugo dejo de brotar del palpitante miembro del adolescente y cuando por fin saco su pene de su boca, se lambio los labios con su lengua en señal de que le había gustado el sabor de la cremosa leche, luego fue hasta donde dejo la tijera con la que corto la prenda del rubio y regreso a donde estaba.

-“Ahora veremos cuanto resiste tu pene” Dijo Di.

Lo primero que corto fue su prepucio, que hizo tensar todo el cuerpo del adolescente de dolor, luego coloco la tijera justo por debajo de su aun erección, por la mitad, y comenzó a cerrar la tijera las afiladas cuchillas no tardaron en comenzar a cortar la sensible piel, las sangre comenzó a brotar lo mismo que el dolor que el adolescente sentía, “los mugidos, graznidos y no”, brotaban del rubio que estaba en el mismo infierno del dolor que estaba sintiendo.

Di hizo otros seis cortes a lo largo de su pene cual muy en la base que fue mucha más profundo que los anteriores, ella no detuvo su mano sino que continuo cortando, hasta que la sangre ya brotaba a raudales del pene del adolescente dos chorros de semen brotaron sorpresivamente, impactando en el rostro de Día que molesta, dejo la tijera y fue a la mesa para volver con un cuchillo.

Con dicho cuchillo comenzó a cortar donde se quedo con la tijera aserrando el pene del chico cada vez los cortes llegaban más profundo en el pene del rubio quien lloraba a raudales y todo su cuerpo estaba tensado al máximo, de pronto Di dejo de cortar tomo su pene con una mano y de un fuerte tirón se lo arranco de su entrepierna, el adolescente dio un fuerte graznido y se desmayo por el dolor que experimento en ese momento.

Esa noche Di le mostro a su madre el pene cercenado el primero de su vida y a su nuevo eunuco que aun lloraba y se quejaba al caminar con sus nalgas hechas añicos a latigazos con sangre aun chorreando por sus muslos, su madre le dio un beso en los labios a Di y le susurro a la oído es toda una “Diablilla”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DESLECHADOS Y CASTRADOS

La planta extraía el semen de los condenados por diferentes crímenes, que era usado para cremas, jabones, fertilizantes y los más selectos para procreación o investigación, también en los condenados eran usados como conejillos de indias para probar toda clase de drogas para la impotencia algunas de ellas con resultados nefastos para los pobres en que fue usada dicha droga, todo el proceso era automatizado y Dilian era una de las 30 enfermeras jefes......


DESLECHADOS Y CASTRADOS
La planta extraía el semen de los condenados por diferentes crímenes, que era usado para cremas, jabones, fertilizantes y los más selectos para procreación o investigación, también en los condenados eran usados como conejillos de indias para probar toda clase de drogas para la impotencia algunas de ellas con resultados nefastos para los pobres en que fue usada dicha droga, todo el proceso era automatizado y Dilian era una de las 30 enfermeras jefes.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [PRISIÓN] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Dilian de 32 años era la jefa enfermeras de la planta estatal al servicio del estado esta planta no era como otras fabricas comunes ya que era parte prisión, parte hospital y parte fabrica lechera, a esta planta eran enviados todos los hombres condenados por crímenes graves para que fueran tratados, su estancia en la planta oscilaba entre los 3 meses los menos afortunados y los 2 años que eran casos excepcionalmente afortunados ya que conservaban sus testículos y pene por dos años, siendo la media cinco meses antes de ser convertidos en eunucos nulos de por vida.

La planta extraía el semen de los condenados por diferentes crímenes, que era usado para cremas, jabones, fertilizantes y los más selectos para procreación o investigación, también en los condenados eran usados  como conejillos de indias para probar toda clase de drogas para la impotencia algunas de ellas con resultados nefastos para los pobres en que fue usada dicha droga, todo el proceso era automatizado y Dilian era una de las 30 enfermeras jefes, llegar a ese puesto requería de 10 años de estar laborando en la planta cosa que era raro pero a ella le gustaba mucho lo que hacía.

Era lunes y Dilian estaba feliz, más que nada porque todos los lunes llegaban los nuevos condenados así mismo era el día que los hombre cuyos testículos se habían agotados ya sea de manera natural o por alguna de las drogas usados en ellos eran castrados, a ella le encantaban los lunes, porque además de todo lo ya dicho podía tener algo de placer sexual directo usando a uno o varios de los condenados, que ella misma seleccionaba de entre todo el lote que en suerte le tocaba recibir cada lunes, no era algo ético pero no estaba prohibido y ella se aprovechaba de ello.

9:00 AM ella con resto de las enfermeras 29 enfermeras jefes estaban reunidas en la sala audiovisual de la planta para un ritual que se llevaba a cabo cada lunes. La supervisora en jefe, ya tenía preparada un gran recipiente de cristal transparente con 30 papelitos doblados con un número que designaba a un lote, las enfermeras jefes eran llamadas por su nombre según su antigüedad trabajando en la planta, Dilian era llamada siempre en el doceavo lugar, ella con prisa pero aparentando calma metía su mano en el recipiente y sacaba uno de los papelitos, lo abría y decía el numero en voz alta.

-“Número 8” Dijo ese lunes Dilian.

Lo que causo un mormullo entre sus compañeras mientras menos fuera el numero, mejor el lote que le tocaba en suerte por lo general los lotes del 1 al 10 eran los mejores pues incluían hombre jóvenes incluso de 18 años mientras los lotes del 11 al 20 eran hombre en su mayoría de 30 a 50 y los lotes del 21 en adelante eran hombre de más de 50 años que eran en si mismo malos lotes.

Dilian sintió humedecer su pequeño calzón (braga) al ver aquel numero hacía varios meses que no le tocaba un tan buen lote como ese, luego que a todas les fue asignado su lote cada una de ellas se dirigió a la puerta designada con el numero en suerte junto al equipo de enfermeras que cada uno de ellas comandaba en el caso de Dilian tenía a su cargo a 30 mujeres y 20 hombres, en su mayoría gay o eunuco que en algún momento fueron procesados en esa o entra de las plantas de ese mismo tipo que eran útiles para las tareas pesadas para una mujer. 

Todos incluida Dilian estaban impacientes como ansiosos para que la gran puerta de metal se abriera, un silencio sepulcral lleno toda la nave industrial cuando se escucho el retroceder del transporte de la corte y como este se acoplo con la puerta. Un guardia armado entro por una puerta lateral para entregar a Dilian el manifiesto de la carga, ello lo leyó antes de firmar el hombre dijo antes de irse.

-“Son todos suyos, ¡que Dios los ayude!”. Dijo el guardia.

Antes de salir, pasó una tarjeta por una ranura y la gran puerta de metal marcada con el numero 8 se abrió, uno 20 hombres todo ellos no mayores a los 30 años salieron del transporte iban apenas portando una trusa (slip) de color azul claro que transparentaba sus genitales, todos ellos habían sido despojados de todo el vello y cabello de sus cuerpos, portaban un collar que les obligaba a obedecer todas la ordenes que las enfermeras les daban, Dilian inspecciono uno a uno a cada uno de ellos eso era su deber pero además servía para elegir a uno o dos de ellos para su disfrute personal que era lo que ya deseaba.

De entre todos uno destaco un joven de unos 24 años, el numero que colgaba de su cuello indicaba A554453 busco en el manifiesto en sus manos, condenado a 25 años por robo a mano armada con agravantes, lo que le llamo la atención fue que era atractivo, de buen cuerpo y bien dotado, lo que hizo sentir a Dilian unas agradables cosquillas en el interior de su ya húmeda vagina, hizo llevar al joven a una habitación con las dos enfermeras que lo condujeron riendo en complicidad sabiendo que apenas ella fuese saciada ellas lo podrían usar también.

Era un día caluroso de agosto, el joven de nombre Danilo fue dejado en aquella habitación inmóvil de pie en posición de firmes sin poder mover más que la cabeza, Dilian se  desnudo en el vestuario adjunto a la habitación para luego aparecer ante Danilo para exponer su cuerpo casi desnudo, los ojos del joven se abrieron grandes, al verla portando una minúscula tanga blanco y un sujetador (corpiño) a juego que realzaban sus aun firmes pechos, que ella se coloco en el vestuario.

Dilian supo que acababa de otorgar a ese joven un momento que no olvidaría en su vida, ella aparento hacer algunas cosas dándole la espalda dejándole ver su minúsculo tanga que llevaba puesta dejaba a la vista sus hermosas nalgas que Danilo no pudo dejar de apreciar viendo el movimiento de sus glúteos que acompañaba a cada paso que ella daba.

Dilian giro su mirada hacía el joven y pudo comprobar que los ojos de este estaban clavados en sus nalgas, ella no se enfado, su reacción fue todo lo contrario, no sentía pudor ni vergüenza, después de todo no era la primera vez que hacia algo similar e incluso lo disfrutaba, sentía una extraña sensación que salía entre sus piernas, una calentura que le producía el sentirse deseada por los ojos de aquel hombre que no dejaba de comerle el culo con la mirada. Esa excitación que le producía la situación hizo acercarse a él muy lentamente dándole tiempo a visualizar cada centímetro de su cuerpo semidesnudo. Para ese entonces Danilo tenía una erección completa. Eso a ella le gustaba, ver como su pene estaba deseando salir de la única prenda que cubría su cuerpo en ese momento.

Ella se paró a escasos centímetros de Danilo, acerco sus labios al oído de este, metiendo su mano dentro de su trusa y agarrando bien fuerte su endurecido miembro le dijo.

-“MMMM creo que te gusta lo que estás viendo”. Dijo Dilian.

Mientras le hablaba con una de sus manos lo masturbaba, sin que Danilo pudiera hacer algo al respecto no podía moverse pasó su otra mano por detrás de su espalda y tras un movimiento rápido dejo caer su sujetador al suelo dejando sus senos libres a escasos centímetros de los ojos de Danilo. Lo que hizo que su pene se pusiera aun más dura lo que ella sintió de inmediato.

-“Vaya vaya... que dura se te está poniendo”. Dijo Dilian.

Ella con un comando de voz hizo que el joven se sentara sobre la cama en la habitación y acerco uno de sus senos a su boca, que de inmediato empezó a jugar con el pezón  provocándole un espasmo de placer a Dilian que cerró los ojos y se dejó llevar por la lujuria, ella estaba descontrolada y más cuando él empezó con su lengua a jugar con su pezón, de los lengüetazos pasó a los mordiscos, y la excitación era máxima.

Dilian con un rápido movimiento hizo mil pedazos su delgada trusa para poder liberar su miembro todo tieso, tras unos vaivenes por fin su pene se paró a escasos centímetros de su boca, toda grande y bien dura, fue cuando ella se dio cuenta del gran tamaño que tenia. No pudo esperar más y tras una gran Lambida desde la base hasta la punta, se la metió entera en la boca.

-“¡Dios que rico!” Jadeo Danilo.

Dilian se despojo de su tanga dejando a la vista una entrepierna bien depilada, ella se cocolo sobre él, para comenzar a hacer un 69 Danilo metió su cabeza en medio de sus piernas como pudo para empezar a mover su lengua muy suave, poco a poco fue acelerando el ritmo al compás de los suspiros que cada vez más rápido desprendía ella, Danilo pudo comprobar que sus nalgas eran firmes de primera mano, ella por su parte sujeto con sus manos su cabeza para atraerla a su entrepierna se iba a correr.

No podía aguantar lo excitada que la dejaba todo aquello con su vagina en su boca, Danilo no quería que ese momento acabara Danilo pudo contemplar sus endurecidos pezones y como apuntaban hacia abajo de pronto ella dio un gran gemido y se corrió, la boca de Danilo se lleno de su fluido que no pudo más que tragar, mientras ella gemía de placer, con su cuerpo temblando al ser tocado por un gran orgasmos.

-“¡DIOS OHH SI… SI… MÁS… MÁS…!” Pedía Dilian, jadeando.

Dilian aun con sus piernas temblando y sus juegos bajando por sus muslos se incorporo, hizo que Danilo quedase boca arriba sobre la cama con su imponente miembro todo babeado apuntando al techo, ella se monto sobre él para clavarse su dura erección de un solo sentón muy fuerte que hizo gemir a ambos, el placer de sentir aquel endurecido miembro entrando y saliendo de su mojadísima vagina le provocó una secuencia de gemidos cada vez más fuertes.

Le resultaba increíble a ella como las embestidas de aquel joven le estaban dando tanto placer, deseaba que aquel momento no terminara jamás, quería su pene dentro para siempre, desde fuera se empezaron a escuchar voces eran las otras enfermeras que estaban observando toda la acción desde rendijas en los muros, el sentirse observada le hizo sentir a Dilian aun más excitación y cada embestida iba acompañada por gemidos cada vez más rápidos y fuertes.

Los senos de Dilian oscilaban hacia arriba y abajo con cada nueva embestida aquello duro unos 20 minutos pero que a ambos les pareció una eternidad, de pronto la espalda de ella se fue arqueando a cada golpe se sus nalgas con la pelvis de Danilo, indicando que no podía esperar más iba a correrse, ella también notó que Danilo estaba igual con su pene palpitando ya con fuertes contracciones, Dilian levando la cabeza de Danilo con sus manos aplastando sus bellos senos sobre su pecho y dejo que todo sucediera, con ambos gimiendo de infinito placer.

Dilian empezó a correrse al mismo tiempo que noto como los primeros chorros de cálido semen empezaron a ser disparados dentro de su vagina. Llegaron al orgasmo a la vez, fue algo genial, ella sintió uno de los mayores orgasmos de toda su vida, cuando Danilo termino de vestirse y ella de temblar Dilian se desmonto y se coloco sus prendas rápidamente dejando a Danilo aun con una erección con su cuerpo todo sudado sobre la cama, cuando ella salía por la puerta dio un vistazo, al joven su mirada se cruzó por un instante sabiendo en ese momento no se volvería a repetir jamás.

Dos semanas más tarde Danilo había sido usado, montado y humillado por todas las enfermeras y algunos de los enfermeros a cargo de Dilian, aquella tarde viernes los condenados vagaban por la cinta transportadora, iban desnudos colgados hacia abajo de los pies, con los brazos cruzados a la espalda todos ellos con mordazas de bola en sus bocas y un aparato cilíndrico conectado a sus penes que los succionaba y masajeaba como si fuese una extraña mezcla entre una boca y mano humana, dicha maquina tenia la tarea de exprimir hasta la última gota del semen de sus hombres condenados a sufrir dicho castigo.

Dilian vistiendo su impecable uniforme de enfermera con sus altos tacones supervisaba a los hombres que iban pasando frente a ella, de pronto ella extiende su mano y tomo el tubo que sobre sale del cuerpo de uno de los hombre el cual está conectado a su pene, Dilian observa la cantidad que muestra el contador de semen, sonríe maliciosamente y dice.

-“Bueno numero 1586, creo que ha llegado tu hora de que salgas de aquí” Dije Dilian.

El hombre aterrado al comprender el significado de aquellas palabras se comienza sacudir, con desesperación tratando de soltarse de hacer algo para salvarse, pero no puede hacer nada, Dilian desconecta el tubo y apartar al hombre de la banda transportadora, lo lleva hasta quedar colgando cerca de una mesa de metal de donde ella toma un mango con un lazo metálico, que es de un filamento apenas perceptible pero muy resistente, tomo los huevos del hombre, siente como estos están hinchados, el hombre se sacude con violencia al sentir un terrible dolor cuando sus huevos con tomados por la mano de Dilian.

Dilian coloco el lazo alrededor del pene y huevos de hombre en la base, lo apretó con fuerza, que de nuevo le hizo daño, luego procedió a apretar un botón en de color rojo en el mango que sostenía al lazo en su mano al tiempo que decía.

-“¡Bueno dile adiós a tu hombría!” Dijo Dilian despectivamente.

El hombre no tardo en sacudirse de dolor el filamento firmemente apretado las partes más sensibles de su cuerpo, comenzó a brillar con intensidad, quemándole la piel al tiempo que la cortaba, a los pocos segundos tanto su pene como el escroto con el vital contenido aun en su interior quedaron separados del cuerpo del hombre en la mano de Dilian el cuerpo del recién eunuco nulo se sacudió por unos segundos antes de desmayarse.

Dilian tomo el paquete genital cortado y lo arrojo a un cubo de metal donde otros paquetes ya yacían cortados, carne inservible que sería molida al final del día para luego ser incluida como parte de la comida de los felinos en el zoológico de la ciudad, luego de esa anulación Dilian regreso a su lugar en la banda transportadora, Danilo no tardo en aparecer, los ojos de Dilian brillaron al verlo, cuando ella detuvo la banda y tomo el tubo que estaba conectado a su pene, el cuerpo del joven se estremeció.

-“Vaya parece que ya no te excita verme como antes” Dijo Dilian mientras desconectaba el tubo del pene de Danilo.

El cuerpo del joven que al igual que el otro hombre comenzó a sacudirse tratando de escapar pero antes de que pudiera aflojar aunque fuese mínimamente sus retenciones ya Dilian le había colocado el lazo alrededor de sus huevos y pene, Danilo negó con la cabeza, suplicándole con los ojos a Dilian quien lo miro, se inclino y le dijo al oído.

-“Lo siento pero es algo que debe pasar, pero te recordare como un gran amante”. Dijo Dilian.

Acto seguido presiono el botón rojo y el lazo comenzó a brillar, unos segundos después los grandes huevos como pene de Danilo estaban cercenados descansando en la mano de Dilian, ella tomo una tijera de la mesa y separo con ayuda de ellas el escroto con los que fueron los huevos de Danilo de su pene, para arrojarlos al cubo pero se quedo con el pene aun en erección.

Esa noche al llegar a casa saco de su bolso el pene ya plastificado y conservado, ya no era un pene sino un dildo realista con el que se masturbo una y otra vez, llegando a orgasmo increíbles, hasta que se quedo dormida muerta de cansancio, a la mañana siguiente se levanto aun con el dildo en su interior y dijo que Bueno que este pene ya esta deslechado para siempre.    

El lunes todo comenzó de nuevo, un nuevo lote estaba listo para ser recibido y nuevos hombres estaban por ser “Deslechado y Castrados. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com