VIOLACIÓN GAY

Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico......


VIOLACIÓN GAY
Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [CIRCUNCISIÓN] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Aaron Gover & DarkSoul





Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

Pero nunca le dije a nadie ni a mis padres sobre aquello que hoy creo fue un tremendo error, un día fui al colegio como de costumbre pero no había clase por alguna razón pero no me entere de ellos estaba por volver a casa cuando vi a Daniel, Mathew y Brandon los tres se me acercaron me tomaron de los brazos y me llevaron arrastrado hasta la casa de Daniel que era cerca pensé que solo me iban a golpear porque sus padres no estaban en casa, pero aquel iba a hacer un día que nunca voy a poder olvidar mientras viva, para ese momento ya contaba ya con 22 años y estaba por terminar la universidad aunque tenía el físico de un chico de prepa (instituto).

Entre empujones insultos por parte de los tres me llevaron a aquella casa no pudo desistirme era delgado y sin mucha fuerza física o sin la voluntad para hacerlo de todo modos, después de Amarrarme a una silla y golpearme muy fuerte (llore mucho y suplique que se detuviera) me quitaron toda la ropa, incluso mi trusa (slip) lo que me hizo sentir mucha pena y me sonroje, grite pero estaba amordazado para ese momento, me hicieron poner de pie para llevarme a una cama grande, que parecía ser una habitación no usada por alguien.

Para ese momento estaba aterrorizado, no sabía lo que querían hacerme pero de seguro no era nada bueno por lo menos para mí, en sus rostros se dibuja la maldad, sus ojos brillaban intensamente comiéndome con sus miradas lujuriosas que me hizo sentir aun más indefenso que antes de que estuviera desnudo, sentí un leve cosquilleo en mis huevos que se contrajeron contra mi pelvis como si la habitación quedase helada de repente.

Mathew trajo 3 grandes tarros de agua y jabón, Daniel me echo un balde y Mathew me empezó a lavar con el jabón por todo el cuerpo poniendo especial atención en mi pene, incluso corriendo mi prepucio para lavar mi glande, mientras él se desnudaba al igual que Brandon y Daniel, me excite al verlos desnudos eran los primeros hombres que veía desnudos en mi vida lo que hizo que mi pene quedase erecto por completo, lo que hizo que ellos me señalaran y Brandon dijera.

-“Miren a esta puto ya se le paro, en verdad quiere ser penetrado”. Dijo Brandon y todos los demás rieron al escucharlo.

Ya con ambos desnudos empezaron a mojarse entre ellos también y decirme perra, puta y prostituta, entre otras cosas mientras lloraba y gritaba, suplicándoles que me dejasen ir detrás de la mordaza pero a la vez tenía mucho morbo y placer de verlo desnudos tan cerca de mí, me opusieron una navaja en el cuello (Mathew) y dijo que me iba a quitar el trapo que tenía en la boca y si gritaba me mataba, por el miedo me quede en silencio y me lo quito, para luego decirme.

-“Ahora nos la vas a chupar mucho cuidado con los dientes, si nos lastimas te matamos”. Dijo Mathew mostrándome la navaja. 

Mathew acerco su endurecido pene y me hizo hacerle sexo oral pese a la violencia con la que movió mi cabeza tomándome de los cabellos para hacerme tragar su miembro debo decir que lo disfrute después que tener sexo oral con los tres aproximadamente por 30 minutos con la mandíbula adolorida me hicieron acostar boca abajo sobre la cama y me penetraron grite cuando lo hicieron por primera vez se sintió horrible y sentí poco placer era el actor principal en aquella orgia me hicieron eyacular las tres veces que me penetraron cuando los tres acabaron en mi boca Mathew coloco una navaja sobre las venas de mis muñecas y Brandon una en la garganta, Daniel me tomo de los huevos y me dijo

-“Deberíamos matar a un puto como tú, no merece vivir”. Dijo Daniel.

Luego lentamente bajo su navaja a mi pene, estiro mi prepucio hasta casi hacerme gritar de dolor y de un solo corte me corto mi prepucio circuncidándome, luego con mi pene sangrando tomo mi escroto, estirando mi huevos con fuerza hacia abajo, todo mi cuerpo se sacudía de dolor cuando Daniel de dos corte me corto mis huevos, castrándome, me desmaye de dolor de inmediato y para cuando me desperté estaba sobre una banca de un parque.

Trate de levantarme pero una gran punzada me lo impidió, mis manos se fueron a mi entrepierna, estaba vendada y curada de algún modo, me fue obvio que recibieron ayuda de alguien dudo aun que ellos me pudieran curar de aquel modo, como pude sintiendo mucho dolor llegue a casa, por suerte mis padres aun no llegaban, cuando revise mi mochila horas después me encontré con un frasco donde flotando en un liquido estaban los que fueron hasta ese día mis huevos.      

No les dije nada a mis padre, lloro contantemente en silencio, me siento solo y sucio... no sé que hacer es difícil verlos en clase a veces hasta en el baño me hacen tener sexo oral con ellos y cada vez disminuye el placer y pienso en el suicidio tengo miedo... quiero irme pero me da miedo decírselo a mis padres o a otras personas porque ellos sabrán que soy gay... tengo miedo... que la gente sepa que fui violado y castrado por aquellos tres.




Autor: Aaron Gover & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL

El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban......


LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL
El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [HUMILLACIÓN] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

Ana una mujer de 45 años, Raquel por su parte de 43 años, Ana la mujer de Tony y Raquel su amante de entre muchas otras, a las cuales les decía que era divorciado y las tenia completamente engañada. Ana y Raquel no se olvidaban de Tony, cada día pensaban en la venganza hacia él, hasta el día en que empezó a fraguarse la venganza.       

Raquel llamo a la puerta de Ana, al abrirla la puerta, entro rápidamente:  

-“Ya tengo la solución, se cual será nuestra venganza”. Dijo Raquel apresuradamente enseñando un libro a Ana.

-“La supremacía femenina, es un libro que por casualidad llego a mis manos comencé a leerle y me dio ideas”. Dijo Raquel entusiasmada.         

-“Explícame”. Dijo Ana mientras se sentaba para escucharla.         

Estuvieron hablando durante horas las dos, trazando un plan, secuestrarían a Tony y le someterían a las más inimaginables humillaciones y castigos, algo que nunca podría olvidar. Elaboraron una lista con todo lo necesario, en los siguientes días ambas estuvieron comprando todo lo necesario y alquilaron una casa un fin de semana a las afueras de la ciudad, todo estaba planeado, solo faltaba poner en marcha la ansiada venganza.     

Era viernes por la noche, Raquel llamo a Tony por teléfono, fingió estar llorando mientras le suplicaba que la perdonara, aunque por dentro solo tenía ganas de vengarse de aquel hombre que tanto daño le hizo, Raquel le dijo que quería verle, quedaron en un bar para charlar, Raquel se aguanto su ira y fingió todo lo que pudo al verle, Tony pensaba que había triunfado y se había salido con la suya una vez más, pero estaba muy equivocado, Estuvieron hablando tranquilamente, Raquel fingía muy bien su papel de arrepentida, En un momento de la conversación Raquel aprovecho el despiste para echar unos polvos en la bebida de Tony, el cual ni se dio cuenta y bebió su bebida tranquilamente sin saber que llevaba unos somníferos muy potentes, que le dejarían totalmente dormido y sin fuerzas.
           
Tony no tardo en comenzar a sentir realmente mal, Raquel le ayudo a llegar al coche con la excusa de que se le pasaría, pero el empeoro y se quedo completamente dormido, un sueño muy profundo debido a una gran cantidad de somníferos, ella arranco el coche y se dirigió a la casa donde se encontraría con Ana, tras un pequeño viaje llego a la casa, Ana la abrió la puerta de la cochera y entre las dos subieron a Tony a una habitación, la venganza de ambas estaba por comenzar.        

Por fin tenían delante al hombre que tanto odio les provocaba, sin mediar palabra entre ellas comenzaron a desnudarlo, le dejaron completamente desnudo durmiendo en el suelo, Ana y Raquel sacaron una mochila llena de objetos que habían comprado, Ana saco unas esposas , le puso las manos a la espalda y lo esposo apretando el metal a sus muñecas, era imposible que se liberara pero no querían correr riesgos y continuaron atándole las manos con una cuerda por las muñecas, ahora era imposible que se liberara.

Con los pies hicieron lo propio, le ataron los pies con fuerza con un buen manojo de cuerdas, se aseguraron que estuviese bien apretadas, ahora ya lo tenía como ellas querían, inmóvil y a su merced. Continuaron atándole, pasando una cuerda por los codos, una por las rodillas, todo lo habían leído del libro, lo tenían bien estudiado, acabaron inmovilizándole por completo. Una vez que estaba completamente atado le dejaron dormir, cuando despertara comenzaría la verdadera acción. 

Pasaron unas horas, Ana y Raquel entraron de nuevo a la habitación, cerraron con llave que guardaron en un lugar seguro, Tony estaba encerrado con ellas dentro e inmóvil, le esperaba algo que no olvidaría. Ana y Raquel se acercaron a él, Ambas comenzaron a darle pataditas para que despertara, ambas llevaban unas botas altas de tacón para la ocasión, al fin despertó, al hacerlo se llevo una gran sorpresa cuando vio a las dos mujeres juntas, primero hizo una sonrisa de burla y luego trato de ponerse de pie, para su sorpresa no podía moverse, ya que estaba muy bien atado, las cuerdas y esposas apretaban su piel fuertemente, no podía levantarse ni moverse.  

-“PERO QUE PRETENDEN, SUÉLTENME PARA DE PUTAS, O LAS MATARE” Empezó a gritarles, seguido de insulto tras insulto.    

-“Solo te lo voy a decir una única vez, cállate, no tienes nada que hacer ahora, lo haremos por las buenas o por las malas, tú eliges”. Raquel con tono muy amenazador y dominante le dejo en claro su situación.

-“PUTA SUÉLTAME O YA VERÁS”- le grito Tony.  
-“Bien será por las malas, te lo advertí”. Le recrimino Raquel.        
-“Dame algo para amordazarlo Ana”. Le pidió Raquel a su amiga. 

Ana saco de la mochila cinta de embalar, se la pasó a Raquel, cuando esta iba a empezar a amordazarlo, Ana la detuvo:        

-“Espera, méteselas en la boca” Ana dijo mientras se quito su calzón (braga) y se las dio a su amiga, Ambas se rieron,

Raquel se inclino sobre él y trato de metérselas, pero se resistía y no abría la boca, ella le tapo la nariz con fuerza, cuando abrió la boca para respirar ella comenzó a introducírselas, las forzó con muchas fuerza, presionaba la nariz y a la vez cada vez se las introducía más, al final entraron por completo, Alrededor de la boca empezó a amordazarle con la cinta de embalar, paso varias vueltas por su cabeza, ahora estaba bien amordazado, no podía emitir nada más que un leve gemido prácticamente inaudible.           

-“Hhhhhmmmmhhhh, hhhhhmmmmmhhhhmmm” Decía Tony.      

-“Ahora grita lo que quieras cerdo”. Raquel con odio le dijo y le soltó una terrible bofetada en la cara.

-“¿Bien que te apetece que le hagamos primero Raquel?” Le pregunto Ana.        

Ella se inclino sobre Tony de nuevo y pegando su cara a la de él dijo.      

-“Azotaremos su nalgas hasta que pida piedad, pero creo que no podrá hacerlo amordazado”, Raquel dijo y comenzó a reírse, estaba disfrutando mucho, era el momento que tanto tiempo deseaba.      

Ambas sacaron de la mochila dos pares de guantes para lavar trastes de goma d color amarillos que habían echado en la mochila, se colocaron bien los guantes a sus mano y sus dedos, cuando terminaron tomaron un cinturón, Raquel fue la primera, lo doblo por la mitad y se acerco a Tony, Ana se acerco también, entre las dos le dieron la vuelta y le pusieron bocabajo, Ana se sentó encima de Tony impidiendo que se moviera, Ana era más pesada y dejo su peso sobre él, ahora no podía moverse nada, Raquel se aproximo a Tony y de pronto descargo el primer azote sobre sus nalgas, se escucho un leve gemido de su boca amordazada, Raquel comenzó a reírse y comenzó a azotarlo una y otra vez, su brazo descargaba el cinturón una y otra vez con fuerza sobre las nalgas de Tony, que empezaron a ponerse rojas, cada vez dolían más los azotes y ella seguía sin ningún tipo de piedad, tenía las nalgas completamente rojas cuando paro.         

-“Toma Ana, dale su merecido a este cerdo” Dijo Raquel al entregar el cinturón a Ana y se cambiaron de posición,

Para continuar azotándolo sin piedad, Ana comenzó a descargar el cinturón en las nalgas de su marido, con cara de rabia azotaba una y otra vez a quien la engaño por completo, estuvo unos minutos azotándolo, cuando paro Tony tenía las nalgas completamente marcadas, ya había sufrido las primeras consecuencias, pero aun le esperaba demasiado de aquellas mujeres.       

-“Dale la vuelta, quiero verle la cara”, Dijo Ana.

Entre las dos le dieron la vuelta y Tony tenía cara de estar pasándolo realmente mal, ojos llorosos y sudado, Raquel se sentó sobre su pecho.          

-“MÍRAME A LA CARA CERDO”. Le dijo gritándole.

De pronto otra bofetada se estrello en la cara de Tony, con fuerza, Raquel se ajusto el guante y siguió mirándole fijamente, pronto le propino una nueva bofetada, empezó a darle bofetadas con su mano enguantada a Tony en la cara, sin apartar su mirada, bofetada tras bofetada, hacia una pequeña pausa mirándole con cara de odio y volvía a soltarle otra, como hicieron con los azotes luego continuo Ana, su guante de goma se estrellaba en la cara de Tony una y otra vez, estaba siendo castigado duramente y humillado ante las dos mujeres que buscaban venganza. La cara de Tony se volvió colorada, quedando adoloridas las nalgas y la cara.    

-“Se está haciendo tarde” Le dijo Ana a Raquel.         
-“Mañana continuaremos, ahora vamos a dormir” Ambas se miraron y rieron.    

Ambas con la mirada sabían que iban a hacer, Raquel se puso a la altura de Tony, se agacho poniéndose en cuclillas y aparto su calzón a un lado y comenzó a orinarle, lleno su rostro con su orina, cuando termino le miro riéndose y le soltó un nuevo bofetón, Ana hizo lo mismo, le orino la cara, ambas sintieron mucha satisfacción al hacer aquello. Ambas se quitaron sus guantes y se lo arrojaron a la cara.         

-“Mañana continuamos cerdo” Dijo Ana.

Ambas salieron de la habitación cerrándola con llave, Tony apenas pudo dormir en toda la noche, su situación no se lo permitía, la puerta se abrió a primera hora en la mañana, Ana y Raquel entraron en la habitación, Ambas iban vestidas con un camisón, se acababan de levantar y fueron a ver a su prisionero, se aproximaron a él.          

-“¿Que tal has dormido Cerdo?” Le pregunto Raquel.           

Raquel le piso la cara con su pie descalzo y apretó su pie contra la cara de Tony.          

-“Contéstame estúpido”. Le recrimino Raquel.

-“HmmmHmmmHHHmmm”. Fue lo único pudo salir de la boca de Tony.

-“Hueles mal Cerdo, habrá que lavarte”. Le recrimino Ana.

Ambas mujeres se echaron una mirada cómplice y dejaron asomar una sonrisa de su rostro, las dos mujeres volvieron con un cubo de agua en sus manos, ambas se pusieron al lado de Tony, levantaron el cubo y empezaron a echarle el agua por encima, comenzaron a lavarlo como a un animal, ambas comenzaron a reírse y burlarse, las dos mujeres se reían a carcajadas, estaban disfrutando, con su venganza.

La mañana trascurrió para Tony bajo la atenta mirada de las dos mujeres, entraban y salían de la habitación, no querían que nada saliera mal, pusieron mucho cuidado en todo. Pronto llegarían más humillaciones para él, Raquel entro en la habitación, tras ella Ana con un recipiente en la mano.

-“Hora de comer, vamos a quitarte la mordaza, ni una sola palabra o te azotamos de nuevo”. Le dijo con tono amenazador Raquel a Tony.

Le quitaron la mordaza de su boca, Tony en un tono muy sumiso pidió que le soltaran, Ambas no hicieron caso a sus palabras, Ana tomo sus guantes de goma del suelo y se los coloco nuevamente, inclinándose hacia la cara de Tony,       

-“Sin mi nunca has sido nada, siempre has comido de mi mano”, Le dijo Ana,

Acto seguido ella tomo un puñado de comida con su mano enguantada y se la puso en la boca a Tony, quien comenzó a comer del guante de Ana, ella lo estaba humillando y haciéndole saber quién mandaba, Tony tenía hambre y sin decir nada comía de la mano de su mujer, sin rechistar comía del repugnante guante de Ana, ella disfrutó viéndole en aquella situación, mostrándole su superioridad. Raquel quiso también humillarle, volcó el plato de comida en el suelo y con su bota lo piso.   

-“Vamos come”. Ella le piso su cara con su bota contra la comida, el continuo comiendo, Raquel estaba llena de orgullo, una sensación de satisfacción la recorría su cara. 

Las dos mujeres habían cumplido con creces su venganza, pero no habían terminado la llevarían hasta el final, le sometieron a crueles castigos y humillaciones a lo largo del día, su peor castigo llego por la noche, Tony había conseguido quedarse dormido, Raquel y Ana entraron en la habitación, cerraron con llave como hacían siempre, se dirigieron hacia Tony, una bofetada en su rostro le despertó.   

-“Vamos a dejarte marchar, pero antes deberás suplicar perdón por todo el daño que nos has hecho”. Con voz muy seria y tranquila se dirigió Raquel a Tony.   

-“Lo siento, lo siento, no lo haré mas”. Se apresuro a decir Tony.   

Ana conmovida por la rabia le soltó un terrible bofetón a Tony.     

-“Así no estúpido, hazlo bien si quieres irte”. Le recriminaron.      

Raquel se puso delante de Tony y se agacho sentándose en su cara, se subió la falda y dejo caer su culo en la cara de Tony. 

-“Suplica perdón mientras besas mi culo”. Raquel estaba muy seria esperando verle suplicar y hacer menor su dolor que tanto la había hecho ese hombre.

Tony suplico todo lo que pudo, se arrastro, se humillo, suplico, pidió perdón, se insulto a sí mismo, beso el culo de Ana y de Raquel, se humillo todo lo que pudo con tal de salir de ahí. Ana y Raquel sonreían, ahora tenían lo que tanto habían deseado, por fin se sentían bien, su venganza las había calmado.

-“Ahora dejarme ir”. Suplico Tony.       
-“NO”. Contestaron rotundamente ambas.        

-“Me lo prometieron, par de putas, zorras… son unas mmmmhhhhhhhmmmhmhm”. Decía Tony cuando fue amordazado de nuevo.

Volvieron a amordazarlo para no escuchar sus insultos y gritos, las dos mujeres se dirigieron tranquilamente a la bolsa, para sorpresa de Tony sacaron de ella unos arneses tipo Strap on, que son arnés con un pene falso, Ana había ido a un sex shop a comprarlos, lo tenían planeado y ahora iban a llevarlo a cabo, Ambas comenzaron a desnudarse, Raquel tuvo una cruel idea, se acerco a Tony con sus medias en la mano, le coloco su media en la cabeza, le tapo la cara con su media, Tony estaba amordazado y con la presión de la media en su cara, era un cruel castigo.  

Ana y Raquel se acercaron con el arnés ya bien ajustado, entre las dos le levantaron y le apoyaron en una silla, las dos mujeres se pusieron sus guantes y comenzaron a meterle sus dedos con vaselina por el ano, Tony gritaba pese a la mordaza, pero lo peor llego después, ambas fueron turnándose e introduciendo el gran pene falso por el ano de Tony, le sodomizaron una y otra vez, Tony solo podía gritar contra su mordaza, Tony sudaba a chorros por el calor, el sufrimiento que sentía, inmóvil, amordazado, una media en la cabeza y aquellas dos crueles mujeres sodomizándolo.           

-“Así aprenderás a tratar a las mujeres”. Le recriminaron a Tony mientras seguían metiendo y sacando el pene falso de su ano, violándolo cruelmente.  

Para cuando ambas terminaron de violarlo a Tony ya no le quedaba nada de orgullo, estaba humillado y castigado, nunca olvidaría todo lo sucedido, la venganza de ambas se había cumplido, dejaron a Tony en el suelo y se fueron, al día siguiente ambas bajaron de nuevo para despertarlo iban desnudas, con una expresión en su rostro extraña.

Raquel le alzo la cabeza a Tony tomándolo de los cabello, le escupió en la cara y le dijo mirándolo firmemente a los ojos.

-“Te vamos a hacer gozar y más vale que lo disfrutes porque será la última vez que te corras en tu patética vida cerdo”. Dijo Raquel mientras masturba a Tony.

Cuando el pene de Tony estuvo lo suficientemente endurecido, ella se lo llevo a su vagina y se dejo caer, los huevos de Tony rebotaron en las nalgas de Raquel del fuerte sentón que ella le dio, ella comenzó a cabalgarlo, con fuerza, apoyando sus manos sobre el pecho de Tony sus gemidos eran sonoros estaba gozando lo mismo que Tony, fue por eso que no vio a Ana sacar de la  bolsa un burdizzo, apenas y sintió como fueron tomados sus huevos para ser colocados entre ambas mandíbulas de acero.

-“MMMMMMMMhhhhh, AAAAAHHHHHH” Gemían Raquel y Tony.
-“Me VENGOOOOO” Grito Raquel.

Sus jugos rebosaron de su vagina mojando incluso los huevos de Tony pero no se detuvo siguió cabalgándolo hasta sentir que su pene comenzó a tener contracciones, le hizo una seña Raquel a Ana que Tony no vio, y cuando Raquel sintió el primer gran disparo de la leche de Tony en su interior se lo hizo saber a Ana por una seña.

Ana entonces imprimió en las manijas del burdizzo que sostenía con ambas manos toda la fuerza que pudo,  cerrando las mandíbulas sobre la parte alta del escroto de Tony cuyos ojos se abrieron grandes y su pene lanzo un chorro tremendo que hizo gritar a Raquel al sentirlo.

-“AAAAAAAHHGGGG” Grito Raquel.

Los ojos de Tony se pusieron en blanco y todo su cuerpo comenzó a convulsionar sin parar por varios minutos hasta que quedo sin sentido, cuando Raquel se desmonto de Tony una gran cantidad de semen que se escapo de su vagina cayó sobre su vientre, Ana tomo un poco de esa leche y se la llevo a la boca para luego decir.

-“Vaya debo decir que voy a extrañar el sabor de la leche de este cerdo”. Dijo Ana, y ambas rieron.

Tony no tardo en ser de nuevo drogado con somníferos, cuando despertó estaba en aquella habitación libre, sin rastro de Ana y Raquel, Tony se levanto sintiendo mucho dolor como pudo se marcho de aquella casa, Tony apenas podía caminar por los castigos que había sufrido, azotes, violación y castración… con su orgullo por los suelos por las humillaciones sufridas, Tony había recibido lo que se merecía, nunca dijo nada de hacerlo todo mundo sabría que era un eunuco algo que su mente de macho nunca podría soportar, simplemente desapareció. 




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CRISTINA

Los primeros meses de relación se limitaron a unos inocentes besos a escondidas y con la luz apagada, pero no pasó de ahí, ya que cada vez que intentaba tocar sus tetas o culo, me quitaba delicadamente la mano. A todo esto, cada vez que salíamos, tenía que venirme un par de veces, para evitar tener erecciones cuando nos abrazábamos, ya que me daba mucha vergüenza que ella lo notase. Aun así, había un montón de veces que no lo podía evitar......


CRISTINA
Los primeros meses de relación se limitaron a unos inocentes besos a escondidas y con la luz apagada, pero no pasó de ahí, ya que cada vez que intentaba tocar sus tetas o culo, me quitaba delicadamente la mano. A todo esto, cada vez que salíamos, tenía que venirme un par de veces, para evitar tener erecciones cuando nos abrazábamos, ya que me daba mucha vergüenza que ella lo notase. Aun así, había un montón de veces que no lo podía evitar.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [DOMINACION] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Capítulo 1. La sorpresa.     

Lo que  voy a contar es una historia real. Por ello no van a oír hablar de bellezas despampanantes, de preciosos cuerpos y grandes curvas. Se trata de chicas normales (que no significa feas) como pueda ser cualquiera de las chicas que conocemos todos. De hecho, puede ser que tú las conozcas, y no sepas nada de su vida sexual... ¿o sí? Con esto quiero decirte que no te imagines a chicas de esas que salen en el Playboy o en las pelis porno. Prefiero que te imagines a ese grupo de amigas que tienes y que nunca sospecharías que fueran así.        

Desde que llegue al grupo me gustó Cristina. Tenía el cabello castaño tirando a rubio y una cara muy dulce. De cuerpo no estaba mal, aunque tenía las tetas algo pequeñas para mi gusto (con 17 años, eso es muy importante). Pero lo que más me gustaba de ella era su culo. Solía vestir pantalones de mezclilla, los típicos Levi\'s 501 que tan bien sientan a las mujeres, pero a veces se ponía alguna cosa ajustada que me volvía loco. Podía ver su forma perfectamente dibujada a través de la ropa. No paré hasta conseguir que saliera conmigo, lo cual me costó un par de meses.    

Los primeros meses de relación se limitaron a unos inocentes besos a escondidas y con la luz apagada, pero no pasó de ahí, ya que cada vez que intentaba tocar sus tetas o culo, me quitaba delicadamente la mano. A todo esto, cada vez que salíamos, tenía que venirme un par de veces, para evitar tener erecciones cuando nos abrazábamos, ya que me daba mucha vergüenza que ella lo notase. Aun así, había un montón de veces que no lo podía evitar.  

Pero una noche, en la fiesta de cumpleaños de un amigo, aprovechando un cuarto libre en la casa de éste, nos metimos y nos tumbamos en la cama. Era la primera vez que estábamos juntos de ese modo y ella se puso encima mío para besarme más cómodamente. Y de pronto comencé a notar que se me ponía dura. ¡Dios!. Cuando estábamos de pié o sentados, con retirarme un poco lo arreglaba, pero ahora estaba encima y no me podía apartar. Traté de pensar en otra cosa, pero sus apasionados besos no me lo permitieron. 

Debía estar rojo como un tomate, ya que ella tenía que notar aquella dureza justo bajo su vagina. De repente, ante mi asombro, comenzó a deslizarse de arriba abajo, muy suavemente. Estaba a punto de explotar y no pude evitar levantarle la falda y agarrar aquel maravilloso trasero que tanto deseaba. Aquello, lejos de enfadarla, hizo que se excitara aun más y que comenzase a moverse frenéticamente.

No habían pasado ni dos minutos cuando, entre el roce de su cuerpo, mis inexpertas manos explorando su culo, y sus suaves gemidos, me corrí salvajemente mojando mi pantalón... y sus braguitas (calzón). 

-“Eres un chico muy malo” Me dijo cuando, tras encender una pequeña lámpara que había en la mesilla, vio nuestra ropa empapada.         

-“Vas a tener que compensarme”. Añadio.       

Acto seguido, se levanto y se quitó la camiseta, la falda y las bragas, quedando ante mí con un excitante sujetador de encaje. La vista se me perdió en su vagina, un perfecto triángulo en el que se podían ver unas gotitas de flujo vaginal.     

-“Ponte de rodillas y cómeme la raja”. Me ordenó.

Me arrodillé y comencé a besar su monte de Venus, mientras con la mano exploraba su agujero. Aquello era nuevo para mí y trate de meter un dedo.     

-“Ahí no”. Dijo, conduciendo mi boca a su clítoris.   

Separé sus labios con suavidad y comencé a lamber como había visto en las pelis porno.        

Al cabo de unos minutos ella comenzó a retorcerse y a gritar, mientras inundaba mi boca de deliciosos jugos vaginales.      

Con todo eso, mi pene estaba preparado de nuevo, pero antes de que dijera nada, noté como sus manos acariciaban mi aun húmeda bragueta. Pronto, me desabrochó los botones del pantalón y poco a poco me fue quitando todo hasta dejarme completamente desnudo. Me besó en la boca y me dijo:

-“Ahora verás”.      

Sacó de su bolso cuatro lazos de terciopelo negro. Después de pasármelos por mi pene varias veces, me agarró los brazos y me los ató a la cabecera de la cama. Lo mismo hizo con mis piernas y me inquirió:

-“Si quieres volver a disfrutar de mi vagina, tendrás que ser mi esclavo... para siempre”. Dijo ella.

Lo había preparado todo. Así atado y con el calentón que tenía encima, no dudé en asentir con la cabeza. Noté un gesto de satisfacción en su cara antes de que me vendara los ojos con una especie de pañuelo. Después me amordazó con una mordaza de bola de esas que venden en las sex-shops, dejándome totalmente a su merced. Pude escuchar con claridad como buscaba algo en su bolso. De pronto me sobresaltó el ruido de una especie de máquina de afeitar eléctrica mientras me decía que me iba a rapar mis genitales para luego poder afeitarlos más fácilmente.     

Intenté moverme, pero fue inútil. Me tenía bien atado. Tampoco pude decir nada a causa de la mordaza. Pronto sentí como aquel aparato avanzando por mis genitales dando buena cuenta de mi vello púbico. No lo podía creer. Estaba siendo humillado por la mujer de mis sueños, pero aquella situación lejos de disgustarme, me ponía aun más excitando.       

-“Ahora vamos a afeitar”. Dijo.   

Pronto noté lo fría que estaba la cuchilla de la máquina y un extraño picor por toda la zona. Al cabo de un rato, me corrió el prepucio, me besó mi glande y dijo:           

-“Vamos por el culito”.     

Me soltó las manos y los pies de la cama y me hizo darme la vuelta.         

-“Dobla las rodillas y levanta las nalgas”. Me ordeno.          

En esa postura, tumbado boca abajo y con las nalgas hacia arriba, volvió a atarme, esta vez las muñecas con los tobillos. Repitió la operación: primero recortó los vellos más largos y posteriormente, afeitó todo el contorno de mi ano. Recorrió la zona con sus dedos y exclamó:

-“Así me gusta”.     

Y así de pronto, sin avisar, me metió el mango de la maquinilla de afeitar por mi recién rasurado  ano, lo que me produjo un sobresalto y un ahogado grito de dolor.  

-“¿Te gusta?” Me pregunto
-“Más te vale, porque a partir de ahora soy tu ama, y puedo hacer contigo lo que me dé la gana”. Dijo.

No contesté, no solo por la mordaza, sino porque mi orgullo de macho me impedía reconocer que la nueva experiencia anal me había gustado. Con la maquinilla aun en mi ano, me soltó, me quitó la mordaza y el trapo de los ojos, me dio la vuelta y me hizo una mamada que inundo toda su boca de leche, de la que no desperdició ni una sola gota.  

Me besó tiernamente y me dijo que esa era la última concesión que me permitía, y que, desde ese momento, ella decidiría cuando me tenía que correr. 

Dejé a Cris en su casa con la moto y volví a la mía sin dejar de pensar lo que me había pasado. Mirando en el espejo mis huevos afeitados y acariciando mi desvirgado agujero, no dejaban de resonar en mis oídos las palabras que me dijo al despedirnos: "mañana la segunda lección".      


Capítulo 2. Mi primer castigo.     

A la mañana siguiente, cuando quedamos todo el grupo de amigos, apareció ella mientras yo me moría de vergüenza. Recordaba lo sucedido anoche y no podía olvidarme de que era mi Ama. Me dio un beso y me saludó como si nada hubiera pasado. Pero noté que a lo largo de la mañana me miraba de una forma especial, como diciéndome que ella conocía mi secreto.       

Mis padres se habían ido unos días de vacaciones, por lo que tenía la casa libre. Estaríamos solos, por lo que tenía la esperanza de que ella continuara con mis "lecciones". A las nueve en punto sonó el timbre. Era Cris. Venía con unos pantalones bastante sugerentes y una blusa muy amplia, lo que me hizo pensar que aquella noche nada de nada. Después de un rato hablando de temas de escasa trascendencia, por fin me dijo.        

-“Supongo que recuerdas que eres mi esclavo ¿no?” Contesté afirmativamente mientras ella iba a mi cuarto. Cerró la puerta y desde dentro me pidió que me desnudara completamente y que me tumbase en el sofá, cosa que obedecí inmediatamente.           

Cuando apareció por la puerta del salón no lo podía creer. Llevaba un traje de látex rojo totalmente ajustado que marcaba perfectamente su vagina y sus pezones. En su mano llevaba la famosa mochila de la que el día anterior sacó la máquina de afeitar y las tiras de terciopelo. Naturalmente, ya tendría mi pene a punto, pero lejos de complacerme, ella tenía unas intenciones totalmente distintas. Me hizo levantar del sofá y se sentó ella en el centro, con la mochila a su lado.    

-“Túmbate encima de mí y pon tu pene y huevos entre mis piernas”. Obedecí su orden.           
-“Eres mío” Dijo mientras cerraba las piernas y aprisionaba mis genitales entre ellas.

Pronto noté una de sus manos paseando por mis nalgas libremente mientras con la otra sacaba una especie de vibrador de la mochila.         

-“Esto es para ti”. Me dijo.
-“Como ves, la parte final se estrecha mucho y luego se ensancha”. Es para que no se mueva ni se salga.

Tenía también un bote de aceite de esos que se usan en la piscina, con el que me untó el ano. Después de lubricarlo, introdujo aquel artefacto, lo que me produjo al principio un intenso dolor pero que fue poco a poco transformándose en un delicioso placer.  De esta manera, inmovilizado por los huevos y penetrado por un aparato de unos 20 cm. Comenzó a pegarme con una pequeña fusta que tenía, una vez en un lado y otra en el otro, a la vez que soltaba barbaridades e insultos que me excitaban todavía más.     

Me estaba doliendo, ya que tenía las nalgas totalmente enrojecidas... a cada golpe que me dada, sentía más y más placer como dolor, tanto que llegué a correrme en sus piernas sin tocarme. Jamás me había interesado por temas como el masoquismo, es más, me resultaba bastante desagradable cuando algún amigo nos ponía alguna peli de esas. Pero desde el día que lo experimenté en mis propias carnes, no he podido dejarlo. No es que no practique otro tipo de sexo. Pero me gusta sentirme el esclavo sexual de alguien.         

Siguiendo con la historia, cuando Cristina notó mi semen resbalando por sus pantorrillas, se enfadó muchísimo y gritando me ordenó que me pusiera de pie. Al hacerlo, noté como el vibrador se apretaba contra las paredes de mi culo, haciéndome sentir más suyo que nunca.     

-“¡Te dije que sólo puedes correrte cuando yo lo decidiera! ¡Ahora tendré que castigarte!” Me ató a una silla que había en el salón impidiéndome cualquier tipo de movimiento mientras insistía.       

-“¡Te voy a enseñar a no desobedecer a tu Ama! ¡Eres un puto esclavo y no tienes derecho a nada!” Le supliqué que me perdonase, diciéndole que no volvería a pasar, pero fue inútil. Me puso la mordaza y la vi salir en dirección al baño. Al cabo de unos segundos, que a mí se me hicieron eternos, volvió con un bote de alcohol de 96 grados que vació en mis genitales.      

-“Esto por correrte a destiempo”. Dijo, mientras me retorcía de dolor.      

Como se imaginaran mi glande, que era especialmente sensible, y las miles de heriditas que me había dejado el afeitado del día anterior, el dolor fue insoportable. Pero lo peor de todo fue que en mi interior, pensé que me lo tenía merecido por no acatar las órdenes de mi Ama.    Aprovechando que tenía el pene encogida por causa del dolor, me colocó en ella una serie de aros metálicos unidos por unas tiras de cuero. El de mayor diámetro tenía una especie de cierre similar al de unas esposas y lo encajó por detrás de los huevos. A lo largo de todo mi pene, que ya empezaba a ponerse duro por el roce, iban los demás aros, coincidiendo el último de ellos con el frenillo. 


-“Tendrás que llevar esto puesto todo el día. Si tienes una erección, los anillos te apretarán y te dolerá. No podrás estar con otra, ni excitarte, ni masturbarte... Solo yo tengo la llave de tu placer”.     

Inmediatamente comencé a notar lo que decía. A medida que crecía mi pene, me dolía más. Pero no acabó todo allí. Todavía iba a continuar con su "venganza" por correrme. Se despojó del traje de látex lentamente dejando a la vista su vagina ahora perfectamente depilada, con una tira de vello justo encima del clítoris y el resto depilado. Sus labios se mostraban como los de una niña.    

Cuando los separó, pude ver claramente un pequeño anillo dorado en el interior. Como se imaginaran, mi excitación a esas alturas era tremenda. He de confesar que siempre había tenido debilidad por las vaginas afeitados, y entre eso y el anillo... A todo eso, los aros seguían castigándome más que nunca mi dilatado pene, que empezaba a enrojecerse.        

-“¿Te gusta?” Me preguntó.
-“Pues no vas a empezar por ahí”.          

Acto seguido, se dio la vuelta mostrándome su lindo trasero. Se inclinó y separó las nalgas, dejándome ver su agujerito también depilado.         

-“¡Cómetelo!” Me ordeno.           

Sin pensármelo dos veces, empecé a lamber aquel ano que tanto me gustaba y acabé metiéndole toda la lengua mientras ella se retorcía de placer. Cuando ya no podía aguantar los aros en mi pene, ella se retiró y me dijo que quería que la penetrara por detrás. Como pudo me quitó el aparato (con el empalme que tenía no fue nada fácil) y se puso a cuatro patas mientras gritaba que la rompiera el culo, cosa que hice de inmediato, no sin antes embadurnarme mi pene de aceite. Al principio, me costó un poco penetrar aquel agujero virgen, pero una vez que entro mi glande, todo fue más fácil.        

No habían pasado ni tres minutos desde que la penetre cuando sentí la irreprimible necesidad de correrme. Para evitar nuevos "castigos", paré y pedí permiso a mi Ama. Ella, al borde del orgasmo, me ordenó que siguiera y que lo hiciera dentro. Tras unos instantes, llené su culo de semen con la mejor eyaculación que había tenido en mi vida Al sentir mi semen caliente en sus entrañas, ella también se corrió entre gritos y gemidos. Después de eso, caímos los dos rendidos sobre la cama y nos quedamos dormidos.     

Me desperté a eso de las 12:00 AM de la mañana. Mi pene volvía estaba apresado por los aros de mi Ama. Ella ya no estaba, y me los había puesto mientras dormía. Sobre la mesilla había una nota que decía: “"Sácate el consolador del culo y lávalo. Volveré a las 8 en punto. Espérame desnudo. Cris". Hice lo que me ordenó, comí y dormí la siesta. A eso de las 7, me duché, repasé mi "afeitado" y me puse a ver la tele hasta que ella llegó.           

Capítulo 3. Las amigas.     

A las 8 en punto llegó. Encantado por la ausencia de mis padres, corrí a abrir la puerta. Antes de hacerlo, me aseguré de que era ella a través de la mirilla, ya que estaba desnudo. Venía vestida como una lolita. Dos trenzas, una blusa blanca un poco transparente, una faldita escocesa muy, muy corta, medias y zapatos de hebilla. Estaba preciosa. Arrodíllate ante tu Ama, me dijo. Lo hice, se levantó la falda y me hizo besar su vagina por encima de su calzón blanco, como las de las colegialas.          

Ya en el dormitorio, me ató a la cama, y se sentó encima de mí para que lamiese su culito. Para ello, apartó un poco su ropa calzón (braga) y buscó mi lengua. Así estuve unos 10 minutos, cada vez, como imaginaran, más excitado. De pronto, se retiró, vio mi pene completamente tieso, la acarició y se fue. Desde la puerta dijo.          

-“Voy a tomar algo”.         

Así que allí me dejó, atado y sin poder hacer nada, Tardó más o menos una hora. Pude oír como llegaba y automáticamente mi pene volvió a ponerse como un mástil. De pronto, en el dormitorio, entraron, además de mi novia, Esther y Cristina (dos de las chicas de la panda con la que nos juntábamos en verano). 

NOTA: Como una de las chicas también se llama Cristina, en adelante, me referiré a mi novia como Cristina y a nuestra amiga como Cris.    

Estaba atado en la cama, con los brazos y las piernas abiertas, con mi pene y huevos afeitados, con una erección tremenda. Me puse rojo como un tomate. ¡¡¡Eran mis amigas de toda la vida, con las que quedaba para ir a la piscina o al cine!!! 

Esther era morena, con el cabello rizado, de no mal cuerpo, más que guapa. Siempre me habían gustado sus tetas y era la más "cachonda" del grupo. Su vagina resultaba al contrario de lo que siempre había imaginado. Como tiene mucho cabello en la cabeza, pensaba que el pubis sería igual. No lo tenía depilado (excepto la llamada línea del bañador) pero tenía muy poco vello, lo que dejaba ver perfectamente sus labios.           

Cris también era morena tenía el cabello más largo que Esther, tetas pequeñitas pero lindas y un culo que, aunque un poco grande, que volvía locos a los hombres. Tenía la vagina con vello, sin arreglar, como el de cualquier chica.

Esther me hizo cosquillas en un pié y Cris deslizó una mano pierna arriba hasta mi depilada entrepierna y dijo, con una sonrisa.        

-“Vamos a divertirnos un rato”.  

Cristina mandó a las chicas al salón, mientras, como ella dijo, "me preparaba" Me desató, me puso un minúsculo taparrabos, un collar con una cadena en el cuello y me ordenó que cumpliera cualquier cosa que quisieran las amigas.  

Cris y Esther comenzaron a quitarse la ropa, pero cuando estaban en braguitas, les invitó a que pararan para que las desnudase yo.           

Pasó la correa a Esther e inmediatamente hizo que le chupase las tetas. Pero de pronto, Cris le quitó la correa a Esther y me obligó a que le quitara las bragas con los dientes. Lo fui haciendo y de nuevo, Esther le quitó la correa, con lo que empezaron una especie de lucha por hacerse conmigo. Para evitar esto, Cristina (mi novia) propuso un juego. La ganadora tendría el derecho de usarme primero.

Me quitó el taparrabos y me sentó en la cama, con ellas cada una a un lado.  Tendrían que masturbarme por turnos de 15 segundos. La que consiguiese la corrida, ganaría.

Esther utilizó una técnica firme y lenta, pero fueron las rápidas sacudidas de Cris las que liberaran el chorro. Unos minutos después ya estaba listo otra vez. Cris me ató boca arriba, se sentó en mi cara y comencé a chupetearle la vagina .

-“Así no”, dijo.       

Me puse entonces a meter la lengua en su vagina, pero eso tampoco parecía satisfacerla, y hasta que no empecé a darle largos lengüetazos desde el clítoris hasta su ano, no me regaló sus jugos vaginales. Se ensartó entonces mi pene y se corrió dos veces (o eso me pareció a mí) antes de que me vaciase en su interior, lo que dejó mi pene inservible por un rato.

Le tocó el turno a Esther, que me desató, me dio la vuelta violentamente y me ató las muñecas de nuevo. Cristina abrió la mochila y sacó de ella un tubo de vaselina y un arnés con dos penes, una interior, pequeña y otra exterior, de unos 22 ó 23 centímetros. Mi polla aún estaba flacido cuando Esther me hizo ponerme de perrito, pero quedo rígido rápidamente cuando comenzó a embadurnarme de crema por el culo. Por supuesto, para asegurarse de que el cacharro entrara sin problemas, metió antes dos o tres dedos (no puedo determinarlo) para lubricar también el interior.   
Intenté revolverme, pero Esther me agarró con fuerza por las caderas y en un rápido movimiento, me metió el vibrador entero.   En cada envestida el pene interior se le clavaba y la base del aparato le rozaba el clítoris, así que se puso a penetrarme como una desesperada, más rápido, más rápido, cada vez más rápido hasta que, por fin, tuvo un orgasmo.      

Al correrse, clavó el consolador de tal modo que incluso la base debió entrar en mi culo, lo que, sin que nadie me hubiese ni tan siquiera rozado mi pene, hizo que soltase una ración doble de semen sobre el edredón que Cristina me hizo luego limpiar con la lengua por descuidado.          

Capítulo 4. Experiencia Homosexual.    

Nada volvió a ser igual en la panda. Esther y Cris me usaban indistintamente cuando y para lo que se les antojaba, ya que contaban para ello con el permiso de mi novia.     Un par de semanas después de lo que pasó con mis amigas, y después de sesiones sado más o menos como las que he contado, un día Cristina me hizo ir a su casa. Mis padres ya habían vuelto, pero los de Cristina estaban de cena, así que tenía la casa vacía. Me hizo pasar al salón, donde me esperaba una silla cómoda pero rígida.

Me desnudó, me senté y me ató las piernas y las manos a la silla, dejándome una vez más inmovilizado. Me amordazó con una mordaza de bola, asegurándose de que quedara bien ajustada. Ella abrió una puerta y entraron en la habitación dos chicos altos y musculosos. Uno rubio y otro moreno.

-“Del gimnasio”. Me dijo. 

Antes de que me diese tiempo a pensar lo que estaba pasando, los dos se pusieron a manosearla y a besarla por todas partes. La muy puta se lo estaba montando con los dos delante de mí.            El rubio empezó a desnudarla mientras el otro le metía mano por todas partes. Ella me miraba con satisfacción. Estaba gozando como nunca. Cuando estuvo desnuda, ella hizo lo propio con los chicos, para al final, agacharse y empezar a chupar sus penes alternativamente.  

El rubio tenía un pene impresionante, que lo parecía más aún porque la tenía afeitada, dejando solo unos vellos encima de ella. El moreno no estaba tan bien dotado, pero eso a ella no parecía importarle. Mirándome a los ojos se metió aquellos dos penes a la boca. Un momento después, el rubio se tumbó en el suelo con los pies hacia mí y Cristina se tumbó encima de él. Pude ver con todo detalle como se la metía mientras escuchaba sus gemidos. 

El moreno se colocó encima de ambos y comenzó a metérsela por el culo a mi novia, que se retorcía de placer. Ya con las dos penes metidas, empezaron un frenético cabalgar que duró unos 5 minutos. Y una vez más, lo peor de todo no fue el acto en sí, sino mi reacción: lejos de sentir celos, estaba excitado. Dos tipos estaban penetrando a mi novia y yo con una erección increíble. Después de eso, Cristina se levantó y vino hacia mí con una mirada lasciva.

-“Los chicos ya están calientes”. Comentó.      

Me desató y me ordenó arrodillarme.    

-“Espera aquí”. Me dijo.   

Se fue y al instante volvió con un trípode y una cámara de vídeo. Lo preparó todo y pude ver como se encendía la luz roja que indica que estaba grabando. Se acercó a mí y retiró la mordaza. Hizo una señal a los tipos para que se acercaran. El moreno se plantó delante de mí, con su pene a escasos centímetro de mi cara.         

-“Chúpasela”. Ordenó Cristina.   

Intenté protestar, pero de repente sentí unas fuertes manos que me sujetaban y me acercaban la cabeza. Era el rubio, que se había colocado detrás. Mi cara llegó a su pene y me la restregó por ella. Luego Cristina, con un latigazo me obligó a abrir la boca. Primero chupé sus huevos, luego pasé mi lengua por todo pene y finalmente me la metí. Empecé a mamársela lo mejor que sabía y, no voy a mentirles, me empezó a gustar.     

Vista mi "colaboración", me hicieron ponerme a cuatro patas sobre el sofá y mientras se la chupaba al rubio (habían cambiado) el otro empezó a embadurnarme el culo con vaselina. A todo esto, Cristina había quitado la cámara del trípode y se afanaba en grabarlo con todo lujo de detalles. Pronto me metió su pene y empecé a penetrarme. Estaba gozando mucho. Así se fueron turnando el uno y el otro durante un rato mientras Cristina grababa.

De pronto, pararon y me tumbaron boca arriba. Se iban a correr, y no querían desperdiciar su semen. El moreno (con la ayuda de Cristina que había vuelto a dejar la cámara en el trípode) fue el primero en regar mi cara con su espeso semen. Un minuto más tarde, y a la vista del espectáculo, lo hizo el rubio.

Para rematar la faena, Cristina empezó a lamer todo el semen que había sobre mí y me lo fue metiendo en la boca con cálidos besos. Tragué hasta la última gota de aquel manjar y mientras lo saboreaba, Cristina hizo que me corriera con una espectacular mamada (que en menos de 30 segundos acabe) y también me hizo beber mi semen, que lo tenía en la boca. Quien iba a decir que aquella iba a hacer la última vez que me correría como un hombre de verdad.

Capitulo 05. Eunuco y Esclavo

Luego que los dos tipo y yo mismo nos corrimos ellos Cristina se puso de pie y con un apasionado beso mientras los masturbaba los despidió, luego que se marcharon, ella se me acerco me dio un largo beso en los labios y me dijo.

-“Ahora que eres toda una puta de verdad ya no vas a necesitar de tu miembro”. Dijo Cristina.

Dijo eso mientras me masturba, luego fue a la bolsa y saco un elastrador, un fierro plateado largo de unos 25 cm de 5 milímetros de diámetro y un cuchillo curvo. Cargo en el elastrador una liga castradora. Iba a decirle algo pero de nuevo me coloco la mordaza de bola, luego acciono el elastrador abriendo la liga, para luego pasar mi pene ya en erección de nuevo por en medio de la liga. Que ella se aseguro quedase lo mas en la base de mi pene posible.         

Luego quito el seguro y la liga se cerró abruptamente sobre mi pene. Mi cuerpo se arqueo de dolor. Aun retorciéndome de dolor, Cristina, tomo un poco de vaselina y la unto en el ojo de mi glande casi metiendo su dedo en mi pene, luego tomo el largo tubo y lo fue metiendo por mi pene, sacando y metiéndolo lo que me hizo sentir mucho dolor y placer al mismo tiempo.

El tubo descendió por el interior de mi pene hasta la base lentamente, quedando apenas unos pocos centímetros sobresaliendo de la punta, Cristina me dejo así por varios minutos. Hasta que mientras acariciaba mi pene que no dejaba de palpitar duro como nunca antes me dijo.

-“Bien es hora de hacer una puta de verdad, Cariño”. Dijo Cristina.

Moví la cabeza en señal de negación pero eso a ella poco le importo, antes de que lo supiera me estaba cortando mi pene por arriba de la liga puesta, mi cuerpo se arqueo de dolor, sentí la sangre bañar mis huevos y muslos, sentía la hoja del cuchillo cortar mi pene, Cristina cortaba hasta que la cuchilla tocaba el tubo de metal, aquello se prolongo por varios minutos que se me hicieron eternos hasta que por fin ella deslizo mi pene cercenado por el tubo de metal hasta sacarlo por completo y apartarlo para siempre de mi cuerpo.

Me desmaye viendo a Cristina besar la punta de mi pene cercenado con sus labios.      

Luego de aquello y gracias a la cinta de vídeo, ahora soy su esclavo definitivamente para el resto de mis días. Cada día me sorprenden con una cosa nueva... Ella y sus amigos tanto mujeres como hombres por igual, la única  manera que tengo ahora para correrme es por medio de estimulación prostática, y creo que no pasara mucho hasta que Cristina también me despoje de mi huevos, el ultimo rastro de mi masculinidad que aun me queda.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CIELO E INFIERNO

La joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda......


CIELO E INFIERNO
La joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [SOBRENATURAL] [SADO] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [CBT] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Lilith





-“¡Hazlo más suave! ¡Con más delicadeza!” -Ordenó de mal humor Akasha, al hombre que de rodillas ante el diván donde ella se encontraba se esmeraba en besarle los dedos de los pies.
-“¡No olvides que yo soy una Arcángel!” 

Y vaya si lo era, la joven poseía una belleza sobrenatural, alta y esbelta, con largas piernas torneadas, su larga y abundante cabellera rubia parecía una cascada de oro, sus ojos verdes esmeralda destellaban reflejos de fuego, su sensual boca de labios rojos esbozó una sonrisa mientras sorbía un trago de vino de la copa de cristal que sostenía en una mano. Estaba apenas vestida con un diminuto bikini, el cual era una joya maestra de orfebrería, entallado con finos anillos de aro entrecruzados, en la otra mano blandía una fusta de cuero negro. Un halo de luz brillaba alrededor de su cabeza, mientras sus alas blancas como las de una paloma se hallaban recogidas tras su espalda, su voluptuoso cuerpo estaba recostado a lo largo del diván tapizado de terciopelo rojo.

El hombre sostenía entre sus manos, por el tobillo, uno de los hermosos pies descalzos, su lengua recorría la planta del pie, lamiéndola y masajeándola con extrema adoración. El sumiso estaba desnudo por completo, su miembro desplegaba una erección total, como a punto de estallar, un hilo de líquido pre seminal iba desde el agujero de su glande hasta el piso de mármol, de cuadros blancos y negros. La estancia era un lujoso estudio, con paredes de piedra, y columnas que subían hasta unirse en cruceros, las ventanas ojivales daban paso a la luz a través de sus vitrales multicolores en los cuales el artista había recreado escenas fantásticas de la rebelión de los Ángeles en el cielo.

El hombre deslizó su mano por la pantorrilla de la joven, la piel cremosa y sonrosada, era como el más fino alabastro, inmaculada sin ninguna imperfección, era suave, tersa al tacto, era como tocar el paraíso, un ligero bronceado le daba un tono de oro.

La lengüeta de la fusta golpeó con furia el dorso de la mano del hombre.

-“¡Retira tu asquerosa mano, esclavo!” Sentenció Akasha, haciendo énfasis en la palabra esclavo.
-“¡Sabes que tienes prohibido tocar mi divino cuerpo, tu asquerosa lengua y tus sucias manos solo pueden tocar mis pies, por debajo de mis tobillos”.

-“¡Perdón, Diosa!” Se disculpó el esclavo.
-“¡No! ¡No voy a perdonarte! ¡Esta noche recibirás tu castigo!”

El esclavo asintió resignado. Continuó lamiendo y besando los pies de la joven belleza rubia. Un reloj de péndulo, junto a la pared sonó dando seis campanadas.

-“Es hora de que te retires, gusano, debes ir a hacer el aseo del templo”.
-“Diosa… Si, mi, Diosa…” Balbuceó el hombre con enorme respeto.

-“¡Y más te vale que lo dejes resplandeciente de limpio! ¡O te hago que limpies el piso con la lengua!”
-“Sí, mi Ama”.

Akasha hizo una mueca de desprecio con su lindo rostro y le despidió con un gesto de la mano, se acomodó sobre el diván y cogió de la mesa de café a su lado un libro de tapas de cuero negro, con un pentáculo de plata grabado en la portada. El hombre salió del estudio, fue a un armario de dónde sacó escobas e instrumentos de limpieza y salió por un pasillo a la nave central de la catedral para dar inicio a las tareas de limpieza.

Tres horas después el interior de la catedral relumbraba de limpio, sus grandes puertas de acero estaban cerradas, adentro ardían los cirios de cera negra montados en sus candelabros de plata, sus mortecinas lenguas de fuego creaban misteriosos claroscuros, el hombre estaba de rodillas ante el altar mayor, de espaldas a las bancas, con sus manos unidas en oración. La catedral gótica estaba adornada con efigies de mármol blanco, de voluptuosas amazonas aladas, enfundadas en sexys armaduras y botas, armadas con espadas y látigos, plantadas de pie sobre el cuerpo de hombres desnudos. Tras la mesa del altar mayor, contra la pared del ábside, se alzaba una cruz invertida de madera negra y bajó ella un trono hecho de huesos humanos, con un escabel de calaveras para reposar los pies de la Ama.

-“¡Asumo que tus suplicas son dirigidas hacia mí, gusano!” Escuchó decir a la voz de cristal, mientras los dedos de un hermoso pie descalzo se posaban sobre su frente y empujaban su cabeza hacía atrás. Akasha estaba sentada sobre el altar, desnuda por completo, sus alas blancas extendidas en toda su extensión tras su espalda, la perversa y retorcida sonrisa decoraba su hermoso rostro. En una mano sostenía el cáliz de oro que se había utilizado durante la ceremonia.

-“¡Sí, mi Diosa!” Respondió el hombre sumiso.

Akasha se puso de rodillas sobre el altar, con sus suaves muslos abiertos, posó el gran cáliz de oro bajo su entrepierna y comenzó a orinar dentro de él, su sagrado néctar de oro llenó la copa hasta el borde. Posó la copa sobre la mesa del altar y se puso en pie, alta e imponente, esbelta en toda su angelical hermosura, con un halo de luz recortando el borde de su figura, con sus inmaculadas alas blancas extendidas.

-“¡Bebe!” Ordenó Akasha.
-“¡Te concederé la inmerecida gracia de delectar mi preciado néctar”.

El hombre se apresuró a cumplir la orden, tomo el cáliz entre sus manos y lo apuro como si la vida le fuera en ello.

-“Estarás en ayunas hasta que yo diga, no beberás ni comerás ninguna otra cosa”.

Después de haber dado su ultimátum la preciosa Ángel dio media vuelta y levitando sobre el aire abandonó la nave central de la iglesia. A medianoche el hombre descendió los escalones de piedra que conducían a los sótanos de la catedral, se trataba de una enorme red de galerías subterráneas, antiguas mazmorras, pozos y catacumbas aún más arcaicas que la misma catedral y el castillo que habían sido asentados encima.

Era justo medianoche, la hora a la que Akasha le había citado, iba desnudo y descalzo por completo, como ella lo exigía. llegó al vestíbulo subterráneo, ella estaba de pie en medio de la sala, ataviada con su angelical armadura de combate, en la parte superior, un pectoral de oro esculpido que realzaba sus formas femeninas y acomodaba por arriba sus exquisitos pechos, por abajo llevaba un tanga hecho de oro, calzaba sus pies con botas altas que subían hasta arriba de la rodilla, las botas estaban recubiertas de placas de oro sólido como guardas, sus manos iban cubiertas por guanteletes de oro que subían hasta los codos.

El hombre supo al verla vestida así que esa noche iba a recibir una paliza tremenda. Su pene se irguió en una erección tremenda, apuntado anhelante a su verdugo.

-“Al menos tu saludo es halagador”. Dijo Akasha, con ambas manos en la cintura.

El hombre bajó la mirada en señal de respeto, su erección era bestial, resultado de la excitación de ver la figura de la hermosa y poderosa mujer alada, y también de la castidad forzada que esta le había impuesto, así era, Akasha le había prohibido por completo los orgasmos, la perversa Ángel se había asegurado de que aquello se cumpliera así, usando sus poderes de magia angelical, había hechizado al hombre para que este fuera incapaz de alcanzar el orgasmo y eyacular a menos que ella lo ordenase.

-“Ponte a gatas como el perro que eres”. Ordenó la voluptuosa rubia.
-“Y sígueme, administraré tu castigo en la cámara de torturas”.

Un escalofrío helado recorrió el cuerpo del hombre, la cámara de torturas significaba que ella tenía planeado algo muy severo, el castigo sería cruento e inmisericorde. Atravesaron un amplio corredor, iluminado por antorchas, ella andando de pie, haciendo resonar las suelas de sus botas contra el piso de piedra negra, él siguiéndola a gatas, sobre manos y rodillas, como un perro, la seguía como un borrego que iba al matadero, conforme con su destino, apreciando desde abajo el perfecto espectáculo del trasero de la Ángel, enmarcado por el tanga de oro.

Entraron a la cámara de torturas, era un siniestro salón enorme, estaba iluminado con candelabros donde ardían cirios de cera negra, el lugar poseía un área central despejada, con un circulo de plata engastado al suelo, dentro del círculo se dibujaba un pentagrama hecho con láminas de plata. Alrededor del círculo se hallaban repartidas diversas mesas de madera, sobre las que se desplegaban infinidad de instrumentos de tortura, escalpelos, cuchillas, dagas, ganchos. También podían verse distintas máquinas de tortura, hechas de madera, metal y cuero, empotradas al piso, potros, cruces, jaulas de acero, dentro de los braseros de bronce se calentaban herrajes al rojo vivo, de todas formas y diseños. De las paredes colgaba una colección infinita de látigos, de diversos estilos y tamaños.

Al hombre el corazón le latía con fuerza, recordaba haber entrado a la cámara de torturas solo una vez, la primera noche que había conocido a Akasha, la cruel beldad le había torturado con sadismo hasta el amanecer, ella se había detenido al ver que él había perdido la conciencia y ya no era divertido para ella el continuar golpeándole.

-“¡Anda, camina!” Ordenó, llevándole hasta el centro del pentagrama, en el medio del salón.

Él elevó la vista y observó, ahí en medio de la estrella de cinco puntas se hallaba de pie una misteriosa y esbelta figura femenina. Era una pelirroja de ensueño, ataviada con un bikini de cuero negro, con remaches de acero y cadenas, calzaba botas de caña alta, con suela de plataforma y tacones altos de acero, afilados como estiletes, cubría sus manos con guantes arriba de los codos, el cabello rojo intenso como llamas del infierno, con brillos naranjas, lo llevaba suelto y caía como una cascada de fuego tras su espalda, sus ojos azules eran fríos y refulgían con centelleos metálicos, a ambos lados de su cabeza salían un par de cuernos retorcidos como carneros, tras la espalda la chica desplegaba unas alas negras similares a la de los vampiros.

Era una Súcubo, una Demonio femenino.

La diabólica belleza sonrió, sus sensuales labios los llevaba pintados de carmín negro, todo su maquillaje era oscuro, con sombra gruesa alrededor de los ojos, al sonreír mostró dos blancos colmillos, largos y afilados.

-“¡Akasha, te ves hermosa vestida así, con tu armadura!” Dijo la pelirroja con las manos a la cintura.
-“¡Lilith, tu estas fulminante con esas botas!” Respondió la Arcángel rubia.

Las chicas se abrazaron y se dieron un apasionado y profundo beso en la boca, una a la otra.

-“¿Vamos a divertirnos esta noche con el cerdo del esclavo?” Preguntó Lilith, una vez se separó de los brazos y los labios de Akasha, la pelirroja observaba al tembloroso hombre con profundo desprecio.

 -“Si, aguarda aquí”. Ya vengo.

Akasha fue a examinar una de las colecciones de látigos desplegada en un mostrador de madera, tras examinarlos se decidió por dos y los descolgó de su percha. Regresó al centro del pentagrama, donde la aguardaba Lilith de pie, plantada junto al esclavo que a gatas se mantenía quieto y en silencio. Akasha entregó uno de los dos látigos a Lilith, los instrumentos de tortura estaban hechos de cuero negro endurecido, eran gruesos y sólidos, del tipo usado para azotar bestias. Las chicas caminaron alrededor del esclavo haciendo sonar los tacones de sus botas, sonreían de manera perversa, semejaban lobas salvajes listas para devorar a su presa indefensa. Akasha dio el primer golpe, hizo restallar el cuero contra las espaldas de su esclavo, el golpe fue contundente y arrancó un alarido de dolor al hombre, el desgraciado se agazapó pecho a tierra, el latigazo le había dejado una estela rojiza, gruesa e hinchada como salchicha, casi al borde de verter sangre.

-“¡Anda, ponte a gatas, como perro, sobre manos y rodillas! ¡Si te mueves de nuevo te va a ir peor!”
Lilith tomó impulso y le dio un duro latigazo.

Turnándose de esta manera, las crueles féminas le azotaron con furia, le flagelaron la espalda, en los riñones, glúteos y muslos, los gruesos y largos listones de hematomas recorrían el cuerpo del hombre dándole el aspecto de una cebra de rayas escarlatas. A pesar de arquear la espalda y no dejar de temblar el desgraciado logró mantenerse en su puesto. Después de terminada la paliza, Lilith ordenó al hombre que se acercase y le lamiese las botas, el hombre se acercó hacia la pelirroja a gatas, comenzó a deslizar su lengua por la superficie de cuero negro de las botas, haciendo un esfuerzo por sostenerse a gatas y no caer al piso. En tanto Akasha fue a inspeccionar su colección de látigos en busca de uno nuevo, había cañas de madera de varios largos, látigos cortos y largos, fustas con lengüetas de variadas formas, cogió algunas de las piezas, blandiéndolas y cortando el aire con ellas, haciéndolas silbar de forma ignominiosa, finalmente se decidió por un gato de nueve colas, el terrible instrumento tenía un mango de madera, al que iban sujetas nueve cordones de cuero entrelazados terminados cada uno en un garfio de metal. Tomo el objeto y además tomó una botella de cristal vacía, y regresó al centro del pentagrama.

Lilith abrió su boca al ver el arma que la rubia portaba.

-“¡De manera que si vamos a divertirnos en serio!”
-¡Por supuesto!

La rubia se plantó a un lado del esclavo, con sus piernas abiertas y blandiendo el gato de nueve colas.

-“¡Escucha gusano! voy a azotarte, y mientras lo hago, tú vas a continuar lamiendo las botas de Ama Lilith, te vas a mantener en tu posición de perro a cuatro patas, si no te mueves, ni te caes y si no paras de lamer, entonces se acabará el castigo y te dejaré descansar en tu celda, pero si fallas, entonces vamos a continuar sin parar y te juro que de verdad vas a lamentarlo”. ¡Vas a recibir cinco latigazos!
Akasha lanzó la botella contra el piso, quebrándola en varios pedazos, luego con sus botas de oro pisoteó los restos de los cristales, reduciéndolos más de tamaño. Lilith sonrió con maldad, plantándose tentadora, manos a la cintura, frente a los restos afilados de cristal que yacían en el piso. El hombre gateó hacia ella, teniendo que ubicarse sobre los trozos de cristal roto, lastimándose las palmas de las manos y las rodillas, sin embargo, sacó su lengua y comenzó a lamer las botas de cuero negro de la pelirroja.

En tanto Akasha se ubicó tras el esclavo, elevó su brazo y descargó sobre las espaldas desnudas el primer golpe con el látigo de nueve colas, el impacto hizo trastabillar al pobre al hombre, los gruesos cordones de cuero negro entrelazado le habían golpeado duro, además sentía el dolor de los garfios de acero que se habían clavado en su carne. Akasha tiró hacia atrás para recoger las colas, pero los garfios estaban incrustados oponiendo resistencia, la rubia cogió impulso y dio un poderoso tirón, liberó los garfios al tiempo que arrancaba jirones de piel y carne y hacía saltar la sangre en el aire. Los miembros del hombre vacilaron, pero haciendo un titánico esfuerzo logró sostenerse en su posición, el dolor era terrible, más, debajo de él se hallaban los restos afilados de cristal, si caía se los iba a clavar en la carne, además, lo más importante, sino resistía la golpiza, sabía que le iba a ir terrible, no podía ni imaginar los sádicos castigos que las féminas fueran a administrarle.

Akasha lanzó un nuevo latigazo, esta vez estirando suficiente su brazo para clavar las garras de acero en la parte alta de la espalda de su esclavo, luego con un diestro tirón las hizo descender desgarrando la piel en rayas sanguinolentas corriendo a lo largo de la espalda. La roja sangre brotó y comenzó a deslizarse por los costados del hombre, y de ahí empezó a caer en gotas al piso.

Al tercer latigazo, el hombre supo que no iba a soportarlo, las heridas abiertas de su espalda manaban abundante sangre, así como sus manos y rodillas, todo su cuerpo era presa de terribles espasmos, no podía concentrarse en continuar lamiendo las botas de Lilith. Akasha se aproximó por detrás del prisionero, y tomando impulso le descargó una tremenda patada de arriba abajo justo en los testículos, que colgaban libres entre los muslos del hombre, el hueso púbico del hombre crujió, al chocar con él, la placa metálica que cubría la puntera de la bota. Todo se tornó borroso para el esclavo que dio de bruces contra el piso, quedando acostado a lo largo de los fragmentos de vidrio quebrado.

-“¡Eres un perro inútil!” Dijo con despreció Akasha.
-“¡Esta sangrando mucho!” Exclamó Lilith excitada, sus ojos azules brillaban ante la vista del rojo líquido.

Akasha tiró a un lado el gato de nueve colas, e hizo señas a Lilith que le ayudase. Entre ambas pusieron sobre el piso de piedra negra un brasero encendido, repleto de herrajes al rojo vivo. Akasha se sentó sobre la nuca del hombre, y Lilith sobre sus muslos. De manera que lo tenían contraminado contra el piso. A continuación, las chicas comenzaron a cauterizar las heridas de la espalda empleando para ello los hierros al rojo vivo, cuando los herrajes besaban la piel salían despedidas pequeñas columnas de vapor de agua, pronto se pudo sentir el olor a carne quemada.

Le achicharraron la carne de las heridas hasta detener todas las hemorragias. Luego ambas se pusieron de pie, parándose con ambos pies sobre la espalda del hombre, cogidas de las manos, una con otra, comenzaron a saltar sobre la espalda del hombre, Akasha con sus botas planas de suelas gruesas y Lilith con sus botas de tacón de acero, los huesos de las espaldas del hombre crujían a cada salto, mientras que por delante se le incrustaban los filos de los cristales rotos que yacían sobre el suelo.

Las chicas bajaron al piso, cada una tomo uno de los brazos del hombre, levantándole para ponerlo de rodillas. Tenía algunas cortaduras sobre los pectorales, pero ninguna era profunda. Akasha se plantó frente a él y le descargó una dura bofetada con el dorso de su mano enfundada en el guantelete de metal. El golpe hizo al hombre expeler un escupitajo de sangre y le lanzó rodando por el piso.

A continuación, las chicas agarraron el cuerpo del hombre a patadas con sus botas, le dieron fuertes puntapiés en el pecho, en las costillas, en el abdomen, y en los testículos. Lilith le clavaba a talonazos los altos tacones de acero de sus botas, profundo en las carnes, Akasha le dio un pisotón sobre la mano, con la suela plana de su bota, fracturándole los huesos. Le cubrieron el cuerpo de moretones y verdugones.

Las chicas volvieron a tomarlo, cada una de un brazo, y le arrastraron fuera del pentagrama de plata, le colocaron de rodillas en el piso, justo ante una plataforma rectangular de lisa piedra negra sólida, de manera que sus testículos quedaran encima de la superficie de piedra. Primero fue el turno de Lilith, mientras Akasha sostenía al hombre con sus brazos tras la espalda, la pelirroja subió sobre la plataforma, plantada con un pie a cada lado de los testículos del hombre, y sin piedad comenzó a clavarle pisotones en los genitales, con los tacones de acero de sus botas, los tacones de acero perforaron el escroto y los testículos.

Luego Lilith intercambió posiciones con Akasha, la rubia dio pisotones con las gruesas suelas planas de sus botas, prensando los testículos contra la superficie de roca, hasta convertirlos en una masa sanguinolenta.

Las chicas le arrastraron luego hasta una mesa de madera, Lilith le obligó a ponerse de pie, sosteniéndole los brazos tras la espalda, mientras Akasha acomodaba sobre la mesa los restos sanguinolentos de los genitales, la rubia fue a por un hacha de acero que estaba al rojo vivo sobre uno de los braseros y con ella cercenó de un tajo lo que quedaba de los genitales del hombre.

-“¡Ni se te ocurra desmayarte!” Gritó abofeteando a su esclavo, mientras con la otra mano sostenía el hacha por el mango y presionaba el lado de la hoja contra la entrepierna para cauterizar la herida.

Akasha le tomo por la garganta con una mano, apretando sus dedos, Lilith le soltó y comenzó a recorrerle la piel con las garras de acero de sus guantes de cuero negro. El esclavo estaba nada más sostenido por la mano de Akasha, sus miembros estaban demasiado débiles, sus piernas aguadas no podían sostenerlo en pie.

-“¡Eres un inútil!” -Le increpó Akasha.

En tanto las garras de acero de la rubia abrían surcos sobre la piel, dibujando formas sanguinolentas, abriendo heridas anteriores ya cauterizadas.

Akasha, sin soltarle, acercó su rostro al rostro del hombre, el pobre desgraciado contempló de cerca la exquisita belleza de la rubia Arcángel, su rostro de Diosa, sus ojos verdes, sus deliciosos labios rojos y sus cabellos de oro, entre los esténtores de dolor de su demacrado cuerpo sintió una adoración que le embargaba.

-“¡Abre la boca!” Ordenó Akasha con su voz de Ángel.

El obedeció. Ella carraspeó y luego lanzó un escupitajo de su angelical flema dentro de la boca del hombre, quien saboreó el fluido como si fuese la más fina de las ambrosias. Akasha se acercó más y le cogió el labio inferior entre los dientes, apretó duro, hasta hacer fluir la sangre. Se retiró soltando al hombre, que cayó como un guiñapo sin vida sobre el duro piso de piedra negra. Las chicas le cogieron de nuevo a patadas, con más furia, las botas iban y venían, amoratando la piel, quebrando huesos, las botas armadas de puntas de metal de Akasha causaban estragos, Lilith incrustaba sus tacones de acero con duros pisotones por todo el cuerpo, clavó uno de los tacones en la cara del hombre, incrustándolo en el ojo izquierdo. La cruel lluvia de patadas se prolongó durante largo rato, aun ya cuando el hombre había perdido el sentido.

Despertó mucho después, sólo podía ver por su ojo derecho, tenía el cuerpo destrozado, en total agonía, la superficie de su piel quemaba por la fiebre. Estaba de pie, le habían atado a un poste de metal, en el centro de un círculo rodeado de piedras negras, a sus pies había acopiada una buena cantidad de leña. El círculo estaba delimitado por un aro de bronce engastado al piso, el cual poseía grabados signos cabalísticos, la habitación donde se hallaba era de planta circular, con piso y paredes de lisa roca negra, sin ventanas, daba la impresión de ser un estancia subterránea, la única apertura estaba sobre su cabeza, arriba de la hoguera, una tronera que ascendía metros y metros, como una torre, por la apertura superior se observaba una luna llena, cuyos rayos de plata caían iluminando el centro de la estancia. Frente a él vio un gran sillón de cuero negro.

Una puerta de metal se abrió y Akasha y Lilith entraron, la Arcángel y la Súcubo, iban desnudas y descalzas, por completo, la hermosura de sus cuerpos desnudos era deslumbrante, sus largos cabellos sueltos, dorado el de Akasha y rojo fuego el de Lilith, ondeaban libres al viento. Para estar más cómodas, ambas habían hecho desaparecer sus alas, el cual era uno de los poderes mágicos que poseían, también Akasha había desvanecido el halo de luz que circundaba su cuerpo y Lilith había hecho desaparecer los cuernos retorcidos que adornaban su cabeza, además que sus ojos azules ya no brillaban con luz propia. De manera que las féminas se veían ahora más naturales, más humanas, aunque la perfección de las formas de sus cuerpos y las facciones de sus rostros seguían delatando una belleza imposible, manifestando un atractivo sobrenatural. Las chicas se acercaron al borde de la hoguera, justo al inicio del anillo de bronce, Akasha llevaba una tea encendida en su mano.

El maltrecho esclavo las observó haciendo un titánico esfuerzo, habría sufrido una erección al verlas, de no ser porque las sádicas le habían cortado el pene en pedazos. Las chicas sonrieron de forma maligna, Akasha arrojó la tea encendida dentro del círculo, al pie de la leña cubierta en aceite, unas llamas surgieron, alimentándose de la leña seca. Ellas tomaron asiento en el sillón de cuero, una junto a la otra, observaban las lenguas de fuego crecer, el calor daba una confortable tibieza a la habitación. Ambas comenzaron a abrazarse y darse tiernos y profundos besos boca a boca, se comieron a besos, masajeando sus lenguas entre sí, devorándose, con pasión hicieron el amor al calor de la hoguera.

Las llamas crecían y crecían, delimitadas por el círculo de bronce, el humo escapaba arriba por la tronera, ascendiendo. Desde lejos, podía observarse el torreón de la alta chimenea de la catedral, lanzando nubes grises bajo la luz de la luna de plata de la negra noche. 




Historia Original Aquí.




Autor: Lilith       Adaptador: DarkSoul

CLUB CBT

Me encantó la sensación de tensado que me dio estirar mis huevos, y las sensaciones profundas que despertó en mí. Fue entonces cuando empecé a añadir electricidad. Un poco en mi pene, luego en mis huevos, finalmente una sonda para mi próstata. Las sensaciones eran intensas, y aunque al principio los orgasmos no parecían satisfacerme, pronto todo lo que parecía querer era el e-stim en mi próstata para forzarme a un orgasmo. Comencé a pegarme mi pene, negándome a tocarlo......


CLUB CBT
Me encantó la sensación de tensado que me dio estirar mis huevos, y las sensaciones profundas que despertó en mí. Fue entonces cuando empecé a añadir electricidad. Un poco en mi pene, luego en mis huevos, finalmente una sonda para mi próstata. Las sensaciones eran intensas, y aunque al principio los orgasmos no parecían satisfacerme, pronto todo lo que parecía querer era el e-stim en mi próstata para forzarme a un orgasmo. Comencé a pegarme mi pene, negándome a tocarlo.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: BullGator





Me estaba acercando rápidamente a mi 35 cumpleaños y sabía que estaba buscando más emoción en mi vida sexual. Mi pareja de largo tiempo y yo finalmente había roto, y finalmente estaba libre para disfrutar mis fantasías. Comenzó bastante simple, con una ballstrap de 1 pulgada. Seguí haciéndolo por mí mismo, estirando mis huevos con una correa de tres pulgadas, entonces empecé a añadir pesas.

Me encantó la sensación de tensado que me dio estirar mis huevos, y las sensaciones profundas que despertó en mí. Fue entonces cuando empecé a añadir electricidad. Un poco en mi pene, luego en mis huevos, finalmente una sonda para mi próstata. Las sensaciones eran intensas, y aunque al principio los orgasmos no parecían satisfacerme, pronto todo lo que parecía querer era el e-stim en mi próstata para forzarme a un orgasmo. Comencé a pegarme mi pene, negándome a tocarlo.

Fue entonces cuando conocí a Mark en el hotel gay local. Era un chico agradable, de unos 32 años, construido como un toro y con un enorme pene, rubio con largo cabello rubio. Estaba loco por él. Nos encontramos atraido, pero tan pronto como nos desnudamos en una habitación, él apretó mis huevos y forzó su dedo en mi culo. Me vine muy rápido. Pero no se detuvo, se mantuvo en mis huevos. Los golpeó, luego mordió con los labios. Era puro éxtasis y sabía que me encantaba.

Después me dijo que fuese al hotel el próximo miércoles, a una habitación específica que sabía que estaba en una parte trasera del hotel, tal vez una suite, dijo que me gustaría disfrutar lo que pasaba ahí.

Cuando llegué allí, la habitación era en realidad algún tipo de sala de conferencias, oscurecida y con bancos, sillas y eslingas de todo tipo. Los hombres estaban desnudos, y me desnudé al llegar, dejando mi ropa en un cubo. Todo lo que tenía era mi correa de tres pulgadas.

Miré a alrededor y vi que los chicos eran en su mayoría muy atractivos, en forma como lo era Mark y por supuesto yo mismo. Estaba buscando a Mark al principio, y realmente no noté lo que estaba pasando. Ahí es cuando vi que un tipo no tenía su pene, otro no tenía sus huevos. Un tercero tenía una sub-incisión. Sabía que algo estaba pasando.

Fue entonces cuando entró Mark, vestido con cuero por completo con un látigo en una mano. Dijo a todos los nuevos miembros que dieran un paso adelante. Subí al escenario, con otros tres. Los hombres se reunieron alrededor, luchando por quedar cerca de la escena.

"Nuevos miembros, ustedes están aquí para disfrutar de los placeres de la agonía, y hoy los traeremos a nuestro club, pero solo una vez que hayan pasado por el rito de la iniciación. Estoy seguro de que cada uno de ustedes notó que los muchos hombres aquí presentes han renunciado a algo por el placer de estar en este club, y lo harán también. "Él no me miró en absoluto, y sentí miedo. Fue entonces cuando tres hombres se acercaron detrás de mí, y me agarraron, me aseguraron a un banco. Los otros hombres fueron esposados y obligados a ver.

Un hombre salió de detrás de mí, vestido con vinilo blanco con máscara quirúrgica. Inmediatamente se puso a trabajar en mí. Se quitó mi correa, luego me inyectó la ingle con una jeringa con algo. El área se volvió casi completamente entumecida. Otro encargado me afeitó y luego aplicó una crema depilatoria a mi ingle. Empecé a ponerme muy nervioso, pero la emoción de estar expuesto, de ver a los hombres a mi alrededor, me dio una enorme erección.

Mark dijo: -Para este, algo especial, solo cortará el pene y la próstata, luego aprieta el saco -le ladró al hombre de blanco, que suponía que era médico. Yo no hablaba, el miedo me ahogaba, el pensamiento de estar sin nada más que mis huevos, torturándome constantemente sin alivio era enorme.

El doctor empezó con mi culo. Él forzó una sonda dentro, y estiró mi agujero abierto de par en par, bastante para meter su puño en mí, aunque no podía sentir mucho. Luego comenzó a cortar la pared anal, y sentí cierta presión sobre mi próstata. Luego sacó nada más que un e-stim, y lo aplicó directamente a mi parte expuesta, el semen voló de mi pene con fuerza. Pero él la sostuvo más tiempo, luego el cojín sangriento se derramó, y finalmente se detuvo. Me sentí totalmente vaciado. Hizo unos rápidos movimientos y extendió mi próstata hervida, quemada y ensangrentada para que la multitud la viera. Mark se acercó, se la quitó de las manos y se la comió. La multitud dejó escapar un rugido.

Después de sellar mi pared anal, el doctor se trasladó a mi pene. Limpió con cuidado mis genitales, me quitó el prepucio, luego el cuchillo quito lentamente la piel de mi miembro, la dejó a un lado. Parecía tiras de tocino. Sentí que la piel se despegaba, pero en lugar de dolor, se sentía como una felicidad entumecida, una sesión intensa, larga y estimulante. Luego me cortó profundamente en el medio de mi escroto y levantó la capa exterior de piel, dejándola unida a la base.

Con mi pene totalmente expuesto al aire, comenzó a cortar mi pene. Lo había deseado en secreto a lo largo del tiempo, y mientras pinchaba en mis ligamentos, sentía una sensación de alivio por lo que estaba pasando. La multitud estaba extática. Miré hacia fuera y vi a los chicos teniendo sexo y chupando, o golpeando los huevos del otro y penes. Un tipo, en una honda, tenía otro asistente exponiendo sus huevos, los chicos estaban jugando con los orbes expuestos, y el tipo se estaba volviendo loco de lujuria por ello. Parecía tan caliente, tan caliente, que me olvidé que estaba sintiendo algo tan similar. Mientras observaba eso, finalmente me di cuenta de que el doctor estaba deslizando mi polla fuera de mi ingle, y sentí una oleada de sensaciones en mi piel, como un orgasmo de algún tipo muy intenso.

Finalmente, el doctor consiguió endurecer mi escroto. De esa manera sería más fácil torturar mis huevos y exponerlas en el futuro, supongo. Cosió el escroto tan apretado que era como si no tuviera huevos en absoluto, luego quitó el exceso de piel, añadiéndolo a la pila de mis partes cortadas con mi pene. Levantó un espejo y me vi hermosa, como un ángel, por primera vez. Sabía que iba a estar muy contento con ese club.




Historia Original Aquí.





Autor: BullGator       Traductor: DarkSoul

XAVIER Y SU AMA

Xavier de 40 años recién firmo su divorcio, su ahora ex esposa nunca entendió porque a él, le gustaba el sexo rudo que lo dominara en la cama e incluso que lo humillara, al principio a ella le pareció algo excitante pero luego ya no le agrado cuando Xavier le pedía siempre toda clase de cosas SM o BDSM en la intimidad, con dos hijos ella decidió que ya no podía estar a su lado cuando lo encontró una tarde con una dominatrix que lo estaba penetrando con un arnés que tenia incorporado un enorme dlldo......


XAVIER Y SU AMA
Xavier de 40 años recién firmo su divorcio, su ahora ex esposa nunca entendió porque a él, le gustaba el sexo rudo que lo dominara en la cama e incluso que lo humillara, al principio a ella le pareció algo excitante pero luego ya no le agrado cuando Xavier le pedía siempre toda clase de cosas SM o BDSM en la intimidad, con dos hijos ella decidió que ya no podía estar a su lado cuando lo encontró una tarde con una dominatrix que lo estaba penetrando con un arnés que tenia incorporado un enorme dlldo.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Xavier de 40 años recién firmo su divorcio, su ahora ex esposa nunca entendió porque a él, le gustaba el sexo rudo que lo dominara en la cama e incluso que lo humillara, al principio a ella le pareció algo excitante pero luego ya no le agrado cuando Xavier le pedía siempre toda clase de cosas SM o BDSM en la intimidad, con dos hijos ella decidió que ya no podía estar a su lado cuando lo encontró una tarde con una dominatrix que lo estaba penetrando con un arnés que tenia incorporado un enorme dlldo.

Aquel dildo era enorme de casi 40 cm y Xavier lo acomodaba de alguna manera dentro de sus entrañas, aquello fue lo último poco meses después estaban divorciados, deprimido Xavier busco refugio en los brazos de mujeres que le ofrecían ser su Ama crueles pero ellas solo querían sexo fuerte con toques algo SM no era lo que deseaba, estuvo con muchas  auto denominadas “Dominatrix” pero solo eso, en realidad no siquiera llegaban a buenas amantes, no fue sino hasta que conoció a Vania, una mujer  de 36 años delgada de buen cuerpo y larga cabellera que todo cambio.

Vania era todo lo que Xavier deseaba que fuera, ella era cruel, sin compasión, fría, calculadora y muy sádica, Xavier simplemente amaba como era tratado por ella, adoraba el tiempo de sus sesiones que duraban por lo general durante todo el fin de semana, ella lo trataba como a un perro, un esclavo y basura, a Xavier le encantaba sentirse humillado como torturado de las más diversas formas, siempre deseando venirse pero que Vania siempre se lo negaba, terminaba por el resto de la semana siguiente con los huevos hinchados, adoloridos pero deseando regresar para una nueva sesión con ella.

Aquella noche se cumplían seis meses desde el inicio de las sesiones con Vania, por lo que Xavier la había estado esperando de rodillas por un buen rato antes de su llegada. Desnudo y de rodillas, inmóvil, había tomado la pastilla que ella le dio al llegar, de modo que su pene estaba duro como de piedra, erguido y casi adolorido por la tensión.

Xavier se pregunta cuál será su humor, siente un poco de frío, la ansiedad le produce una sensación de cosquilleo en el estómago Vania le ha ligado los testículos y pene con una liga castradora, y su pene se ve hinchado, con venas gruesas como lápices. Quisiera tocárselo… cubrir el glande con el prepucio para protegerlo y mantenerlo húmedo, pero teme que se moleste, ella le ordenó esperarla exactamente así, con el glande expuesto e hinchado como una ciruela, por si deseaba castigarlo.

Xavier porta un grueso collar de cuero ceñido al cuello, con una fría cadena que baja por mi pecho, de pronto Xavie oye las puertas abrirse seguido de un breve silencio, seguido del ruido pausado de sus tacones la puerta se abre lentamente, Xavier mantiene la vista fija en el piso, delante de ella, las manos atrás, dejando su cuerpo desnudo recto como una tabla, las piernas juntas, de rodillas, y con su pene hinchado que palpita de ansiedad y de temor, ofrecido para su inspección. Si no está absolutamente hinchado puede molestarse, le ha indicado repetidamente que no estar excitado en su presencia es una ofensa.

Percibo su ingreso aunque sólo sus finos pies portando los tacones negros, cuando ella le da la espalda para cerrar la puerta la observa furtivamente. Tiene un largo falda negra, con una blusa blanca, con un movimiento lento toma la fusta que cuelga de la pared, al lado de la puerta, gira hacia Xavier, quien bajo la vista a toda prisa para que no le sorprenda mirándola; se acerca para quedar delante de Xavier, quien ve sus altos tacones los cuales quisiera agacharse a lamer. Ella le da unos golpecitos pausados en la falda mientras lo observa.

Vania camina lentamente a su alrededor, en silencio, juzgando su postura, tal vez mirando sus nalgas detrás de él que le produce una creciente ansiedad hasta convertirse casi en un espasmo. El pene le late y piensa, con terror, que puede asomar una gota de pre semen de la punta de su glande. Ella debe suponer lo mismo porque se lo levanta con la fusta para inspeccionarlo… pero no dice nada.

De pronto de nuevo queda frente a Xavier, que observa el suelo, con la fusta Vania levanta su rostro para que vea como se levanta su larga falta hasta la cintura dejando el descubierto su sexo que no está cubierto por prenda alguna con unos golpecitos sobre su pubis le ordena a Xavier que se lo lama, sin perder tiempo Xavier se aproxima prestamente, en cuatro patas, y extendiendo su cuello de una manera forzada, comienzo a lamber lenta y pausadamente su exquisita vagina, mientras mira desde abajo su vientre y sus pechos entre los pliegues de su blusa.

Xavier se esfuerza por lamber como le ha enseñado: con pasadas de lengua pausadas y delicadas, primero alrededor de los labios carnosos de su sexo, después justo a lo largo de la hendidura que termina en su pequeño clítoris rosado, aquello dura varios minutos hasta que Vania le dice Finalmente.

-“Basta”. Apartando a Xavier de su sexo.

Vania se va dejando nuevamente a Xavier en la posición de espera, respirando con la nariz dilatada el perfume de su sexo que moja sus labios, Xavier baja la vista y nota con un sobresalto unas gotas en el piso que han salido de su palpitante glande. Por suerte no las ha visto. No importa si eyacula con un chorro incontenible o si sólo le sale una gota. Si es sin su permiso, el castigo es terrible.

Limpio rápidamente con la mano la humedad del piso rogando para que se seque ante de su regreso. Ha dejado la puerta entreabierta y la oigo deambular por la otra habitación, luego de un rato regreso se paro frente a él y de pronto ella le dijo a Xavier.

-¿has hecho algo que merezca castigo?- Pregunto Vania.  

Xabier lo intento no pudo contestar negativamente, deseaba sentir el castigo que ella le iba a imponer, dado que no contesto nada Vania asumió que Xavier respondía afirmativamente a su pregunta, debía ser castigado. Lo que le hizo tener una amplia sonrisa de satisfacción en el rosto al pensar con anticipación en lo que iba a hacerle esa noche a su sumiso esclavo, el pene de Xavier se sacudió como si supiera que pronto iba a sentir dolor sus venas se marcaron aun mas y una gran gota de liquido pre seminal cayó al suelo.

Aquello hizo enfurecer a Vania que le dio una fuerte cachetada a Xavier que se arrojo a sus pies implorando su perdón besando sus tacones.

-“Perdón Ama, no lo pude evitar, ¡Perdón; Perdón!” Suplico Xavier.

Vania sin contemplación alguna se llevo a Xavier a un rincón de la habitación hasta una base de madera en donde le hizo colocar las manos y pies sobre unas marcas luego los apreso con fuertes tablones su cuerpo quedo en cuatro patas con sus piernas y manos extendidas, con sus nalgas expuestas, piernas abiertas y huevos como pene colgando entre ellas.

Vania fue gasta una cómoda y tomo una gran cuchara de madera plana, para regresar a donde estaba en ansioso como temeroso Xavier, primero acaricio sus nalgas, lentamente, sintiendo como todo su cuerpo se estremecía, hasta deslizar su mano bajo de ellas, tomar sus ligados huevos que jalo hasta ella, los sostuvo con una mano y los miro por unos segundos antes de comenzar a golpearlos con su cuchara.

-“PACK, PACK” se escuchaba con cada golpe en los huevos de Xavier.

-“AAAGGGHHH. AAAGGGHHH”. Gruñía fuertemente Xavier con cada golpe en sus huevos.

Aquellos golpes leves al principio pero que aumentaron en intensidad como en frecuencia que Vania le daba en los huevos a Xavier, si bien le causaban mucho dolor también hicieron que se excitara de sobre manera, tanto que por más que se esforzó y pese a las ligas en su pene y huevos el pene de Xavier comenzó a palpitar luego de algunos minutos hasta que expulso tres fuertes chorros de su semen que golpearon su vientre para luego gotear sobre la base de manera, lo que hizo enfadar a un mas a Vania al ver como se corrió sin permiso.

-“Maldito cerdo como osas faltar al principio básico de tu educación”. Dijo fríamente Vania.
–“Te has atrevido a eyacular en mi presencia sin permiso”. Añadió duramente Vania.

Aprenderás a contenerte y a eyacular sólo cuando se te ordene, y en la forma que se te ordene. Aprenderás a detener la eyaculación, aprenderás a eyacular gota a gota, y soltarás cada gota cuando yo lo diga. Te di estas instrucciones antes. Parece que lo único que has aprendido es a soltar tu semen en silencio, sin que se note. Pero no lo soltarás más sin permiso. Eso te lo aseguro, ¡es más dudo que tengas mas semen para expulsar luego de hoy cerdo!

Vania casi de inmediato le dio otro duro golpe en los huevos tan fuerte que todo el cuerpo de Xavier se sacudió con fuerza, trato instintivamente de cerrar sus piernas pero no pudo, el dolor fue muy agudo como nunca antes había sentido.

-¡HHHUOOOU!- Grito gutural Xavier cuanto un aflojó corriente eléctrica recorrió su espalda.

Vania dejo los ya inflamados huevos de Xavier para ir por un cuchillo cuando regreso, tomo la fusta de nuevo y comenzó a azotar sus expuestas nalgas, fue una brutal e incontrolable azotaina, la piel de las nalgas de Xavier incluso se abrió en varios sitios.

Vania con las nalgas sangrando de Xavier de nuevo tomo sus huevos y coloco el filo el cuchillo en la parte alta de su estirado escroto justo debajo de la liga, para decirle.

-“Como eunuco nunca más volverás a eyacular cerdo”, Dijo Vania con un tono de odio en su voz.

Xavier que no esperaba algo como eso trato en vano de suplicar para no ser cortado pero antes de poder pronunciar cualquier palabra que evitara que Vania lo castrara, ella comenzó a cortar, la mente de Xavier inmediatamente se nublo por el dolor, con sus ojos poniéndose en blanco.

El pene de Xavier arrojo un último gran disparo justo cuando ella le arranco sus huevos para siempre, Xavier dio un alarido horrendo de dolor y se desmayo, simplemente fue algo que no pudo evitar y soportar.

Han pasado seis años y Xavier sigue frecuentando a Vania su pene se ha encogido y el ha aumentado de peso, ya no puede eyacular aunque lo desee y el único placer que aún le queda es cuando Vania le estimula su próstata como recompensa cada dos o tres meses aun así, Xaviar adora ser el cerdo sumiso y eunuco en que el entrenamiento como el dolor que Vania le ha causado lo han convertido para el resto de sus días.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WONDER DÍA DE CORTE

Wonder de 30 años era un esclavo a tiempo complete de un cruel amo, desde los 25 años, siempre sometido a toda clase de torturas, lo que le encantaba pero la llegada de un esclavo más joven como atractivo hizo tomar a su amo una cruel decisión, le dijo a Wonder aquella noche......


WONDER DÍA DE CORTE
Wonder de 30 años era un esclavo a tiempo complete de un cruel amo, desde los 25 años, siempre sometido a toda clase de torturas, lo que le encantaba pero la llegada de un esclavo más joven como atractivo hizo tomar a su amo una cruel decisión, le dijo a Wonder aquella noche.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACION] [TORTURA] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Wonder de 30 años era un esclavo a tiempo complete de un cruel amo, desde los 25 años, siempre sometido a toda clase de torturas, lo que le encantaba pero la llegada de un esclavo más joven como atractivo hizo tomar a su amo una cruel decisión, le dijo a Wonder aquella noche.

-“Si quieres permanecer a mi lado debo hacerte un eunuco perro, ¡sino aceptas bueno ahí está la puerta!” Dijo Su Amo.

Aquellas palabras hicieron helar la sangre a Wonder, lo había abandonado todo por su Amo, trabajo, amigos, familia, no deseaba irse de su lado, por lo que sin demora se arrodillo frente a su Amo y le dijo.

-“Amo, córteme, máteme o lo que quiera pero no me pida irme de su lado”. Dijo Wonder aterrado.

Su amo solo asintió con una gran sonrisa malévola en su rostro para luego llevárselo a gatas arrastrándolo de su collar hasta una de las habitaciones de la casa, Wonder estaba desnudo con todo el cuerpo completamente depilado, ni siquiera su cabello o cejas quedaban en su cuerpo, todo vellos, fue depilado con laser varias años atrás, por lo que cuerpo era lampiño por completo.

Wonder tenía buen cuerpo aun atlético de nalgas abultadas y culito aun cerradito pese a haber sido penetrado por el culo infinidad de veces, sus huevos eran grandes casi siempre en un estado permanente de hinchazón por las torturas a las que eran sometidos constantemente, pero al que Wonder termino por acostumbrarse, su pene grueso más que largo siempre respondía rápidamente a cualquier estimulo ya fuese placentero o doloroso, era una experto mamador lo que volvía muy feliz a su Amo, también era muy tolerante al dolor y la humillación a las que ya estaba habituado.

Su Amo le hizo arrodillar frente a él se saco su masivo pene de 27 cm ya duro y agarro la cabeza de Wonder inclino su pelvis hacía adelante, para hacer que su esclavo se tragase su enorme pene, una, dos, tres veces, cada vez con más intensidad se lo metía. A la tercera, Wonder tosió y se atragantó, echándose hacia atrás para sacar aquel trozo de carne de su boca.         

Su Amo algo enfadado le agarro su cabeza y le soltó una cachetada en la mejilla. Sujetándole, acercó su cara a la suya y le dijo “más vale que me des el placer que un macho se merece o juro que te echare de mi vida, ¡perro!”

-“Los putos están para dar placer a los machos... y tu era mi puto”. Añadió el Amo de Wonder.

Su Amo rió, le metió su pene de nuevo en la boca y empezó a bombear. Y mientras que disfrutaba de nuevo de la mamada que Wonder le deba le dijo.

-“¿Te acuerdas al principio cuando te resistías perro?… Pero ves como tenía razón, eres una puta… me vas a agradecer toda la vida que te corte tus inútiles huevos ya verás cómo me lo vas a agradecer”. Dijo su amo.         

Su amo lo miró con una sonrisa retorcida, Wonder se atragantaba pero no podía sacarse su pene ya que tenía la cabeza bien sujetada, sintiendo como el glande de su Amo le raspaba su garganta, cuando su pene daba indicios de quererse correr su Amo se la saco de su boca, lo que fue un verdadero alivio para Wonder.

Su amole hizo ponerse de pie, casi de inmediato, le ordeno inclinarse y colocar sus manos detrás de sus piernas, lo que Wonder hizo sin demora, su Amo le coloco grilletes de cuero negro en sus tobillos que quedaron bien sujetados unidos.

Lo mismo hizo con sus muñecas que quedaron cruzadas, luego coloco un apretado anillo negro en la base del pene en erección de Wonder como también den lo alto de su escroto, dejando sus dos huevos bien definidos en su enrojecido escroto, una cadena unía el anillo en sus huevos con las muñecas y tobillo lo que hacía que Wonder se pudiera incorporar sin que sintiera un enorme dolor, sus nalgas quedaron expuestas, abiertas dando una excelente vista de su limpio y blanco ano a su amo que fue por un látigo de tres puntas.

Wonder aun respiraba agitadamente cuando su Amo tomo la cadena que unía sus huevos a sus manos, tiró de la cadena hacia él, arrastrando el escroto de Wonder hacia atrás para quedar bajo sus nalgas, para de nuevo tirar hacia él, los huevos y pene de Wonder rebotaron libremente luego fueron atrapados de nuevo por su mano que tiro de ellos sucesivamente varias veces Wonder trató de permanecer estoico, gruñendo mientras sus huevos eran estirados y soltados, pero pronto comenzó a gemir de dolor.

Pronto el áspero látigo de tres puntas comenzó a azotar sus nalgas, los golpes llegaron a alcanzar los órganos genitales dañados de Wonder que se sacudía de dolor pero también de placer Su amo no era gentil para cada golpe era incluso más violente que el anterior, su amo no dejo de azotar sus nalgas hasta que quedaron completamente rojas, marcadas y ardiendo fuertemente, el rostro de Wonder estaba todo mojado de sus lagrimas y sudor, de pronto casi inmediatamente después que termino de azotarlo sintió como su Amo le metió un dedo por su ano provocando un grito por parte de Wonder.

Su amo extrajo su dedo para ir a tomar un soplete regreso y se inclinó para aplicar tranquilamente la llama a los huevos de Wonder, la llama quemo la piel hasta que la piel quedo súper enrojecida. El olor era atroz y los gritos que daba Wonder, con los ojos llenos de terror eran intensos, Su amo no solo pasaba la llama sobre sus testículos y lo alto del pene donde el escroto se unió al eje sino por todo su pene hasta su glande haciendo temblar y tener espasmos de dolor a Wonder, aquello era algo que su sumiso esclavo nunca antes había experimentado.

Dejando el soplete a un lado le abrió sus nalgas a Wonder que se sacudió de dolor, para comenzar a pasar su hinchado glande que era muy grande de arriba abajo entre sus nalgas humedeciendo su ano,  de su líquido pre seminal a modo de lubricante, para luego de unos minutos hacer presión sobre su esfínter que sin resistencia alguna dejo pasar al endurecido intruso, su glande se introdujo por completo sin mayor problema haciendo gemid de place a su Amo. 

-"AAAAAAHH". Salió de la boca de su Amo.

No paso mucho rato hasta que su Amo empezó a introducir y sacar su pene ligeramente, cada vez que la metía un gemido salía de su boca y no abría los ojos, haciendo contraer el cuerpo de Wonder con cada embestí, sintiendo como la pelvis de su Amo chocaba con sus enrojecida nalgas con violencia.

Sus acometidas se hicieron a cada instante más rápido y sus gemidos como gritos de dolor siguieron sincronizados con sus movimientos, era demasiado para Wonder que sentía como su Amo tomaba impulso para aumentar sus embestidas, el dolor había bajado y gritaba por gran rato hasta que Wonder empezó a sentir como se levantaba su pene con firmeza, eso excito aun más a su Amo que lo penetro como poseído por unos instantes hasta que se salió de mi culo.      

Dejando a Wonder con la respiración acelerada, con todo su cuerpo con una capa de sudor por todo su cuerpo y su ano palpitando como fruto del aguante y potencia de su Amo que se separo por un instante de Wonder, al cabo de unos segundos su Amo volvió al ataque pero con más calma, metía y sacaba por completo su pene de su adolorido culo y se mantuvo así por un rato hasta que se fastidio y comenzó a darle como al inicio corto y fuerte que hizo que Wonder empezara a gemir de nuevo al ritmo de sus movimientos.          

Wonder estaba agotado, sediento y aunque por instante pensó en suplicarle a su Amo que se detuviera, su pene erguido por completo parecía estallar, las gotas de líquido pre seminal goteaban  de su palpitante pene enrojecido los grandes gemidos de su amo hacían estremecer a Wonder, las gotas de sudor de su Amo bañaban sus piernas pero el ritmo nunca volvió a ser lento, el seguía como loco hasta que con su mano derecha tomo su pene y empezó a subir y a bajar muy rápido masturbando a Wonder, solo bastaron tres movimientos para terminar abundantemente sobre sus piernas y abdomen, sentía como su culo apretó el pene de su Amo deseando sentir la leche de su Amo en su culo. 

Su Amo acelero sus embistes que era brutales, los gritos se hicieron presentes, con Wonder sintiendo que estaba siendo destripado por la palpitante erección de su Amo hasta que de pronto sintió como se estremecía sobre él, lo escucho dar un gran alarido de placer al tiempo que sentía humedecer más de lo normal el interior de sus entrañas, su amo dejo de moverse y al cabo de unos segundos saco su pene aun chorreando semen de su culo que quedo abierto, Wonder sentía como si se hubiese cagado.
  
Su Amo se marcho dejando a Wonder en aquella incómoda posición con su Ano palpitando bien abierto que pronto comenzó a expulsa toda la leche que su Amo deposito en el interior de sus entrañas, pasaron varias horas en las que Wonder solo sentía el ardor de su nalgas, huevos, pene y ano, deseando que su amo volviera, lo que sucedió tres horas después pero lo hizo con un cuchillo curvo cuya hoja muy afilada brillaba de lo caliente que estaba.

Wonder se estremeció cuando su Amo tomo sus hinchados huevos, y coloco la ardiente hoja sobre su sensible piel, por unos segundos sintió como la afilada hoja quemaba su escroto hasta que su amo de un solo movimiento lo castro, todo el cuerpo de Wonder se estremeció cuando su escroto con sus huevos cayeron en la mano de su Amo cercenados de su cuerpo, su pene endurecido disparo los que serian los últimos dos chorros de semen de toda su vida restante, mientras todo su cuerpo se convulsionaba de dolor.

Wonder no había dejado de convulsionar cuando su Amo tomo su pene y se lo cerceno igualmente de rápido que su escroto, anulándolo por completo, la sangre y semen escurrían por su piernas y poco después su orina, al cabo de unos segundos Wonder se derrumbo al perder la fuerza en sus piernas y poco antes de perder el sentido escucho a su amo decirle.

-“Bienvenido de nuevo a mi servicio como eunuco Wonder”. Dijo Su Amo.

Han pasado dos años desde eso, Wonder sirve aun a su Amo pero no hay noche dentro de la jaula donde duerme que no recuerde aquella magnifico día en donde gozo como nunca antes y por última vez aun con sus genitales cuando fue anulado por su Amo. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com          
   




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WAM Y SONIA

Sonia de 37 años era una mujer Madura, soltera y rica, era una dominatrix, le gustaba tener el control de los hombres a su alrededor y también disfrutaba de una Buena castración, hasta ese día había despojado de su virilidad a seis hombres, siempre disfrutando de excelentes orgasmos al momento de cortarlos aquella tarde en su terraza elevada de su mansión junto al mar, en toples observaba a lo lejos los vellos cuerpos sobre la arena, uno en particular llamo su atención, era un joven de unos 25 o 27 años , de cuerpo atlético y buen paquete al frente de su ajustado bañador ......


WAM Y SONIA
Sonia de 37 años era una mujer Madura, soltera y rica, era una dominatrix, le gustaba tener el control de los hombres a su alrededor y también disfrutaba de una Buena castración, hasta ese día había despojado de su virilidad a seis hombres, siempre disfrutando de excelentes orgasmos al momento de cortarlos aquella tarde en su terraza elevada de su mansión junto al mar, en toples observaba a lo lejos los vellos cuerpos sobre la arena, uno en particular llamo su atención, era un joven de unos 25 o 27 años , de cuerpo atlético y buen paquete al frente de su ajustado bañador.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Sonia de 37 años era una mujer Madura, soltera y rica, era una dominatrix, le gustaba tener el control de los hombres a su alrededor y también disfrutaba de una Buena castración, hasta ese día había despojado de su virilidad a seis hombres, siempre disfrutando de excelentes orgasmos al momento de cortarlos aquella tarde en su terraza elevada de su mansión junto al mar, en toples observaba a lo lejos los vellos cuerpos sobre la arena, uno en particular llamo su atención, era un joven de unos 25 o 27 años , de cuerpo atlético y buen paquete al frente de su ajustado bañador tipo slip (trusa).

Sonia se mojo los labios al estremecerse con un orgasmo, el interior de su vagina se humedeció de solo pensar en despojar de ese buen espécimen de hombre de su virilidad, no lo dudo, llamo a Juana y le señalo al hombre, Sonia solo dijo.

-“¡Lo quiero!” Dijo Sonia.

Juana era su ama de llaves, confidente y cómplice en cualquier actividad nada licita que ella deseara llevar a cabo, Juana solo asintió con la cabeza y se marcho, ante una sonrisa de Sonia que ya estaba jugando con su empapado clítoris.

Esa misma noche luego de tomar un refrescante baño Sonia, llamo a Juana para preguntar por su encargo, Juana sumisamente le informo al respecto.

-“Esta en el sótano mi señora listo para lo que disponga”. Dijo Juana, en su diminuto traje de Maid.

Sonia solo sonrió con malicia al escuchar sus palabras, pero luego le dijo con tono de voz que denotaba su curiosidad.

-“Vamos Juana, solo los hechos cuéntame los detalles que de seguro me harán mojar” Dijo Sonia.
-“Si mi señora”. Respondió Juana.

¡Mi señora! Comenzó Juana su relato, luego de su mandato y que se fue de compras, me coloque el bikini blanco que me hizo el honor de regalar el verano pasado ese diminuto cuya parte de abajo se pierde entre mis nalgas.

-“A ya recuerdo ese que contrasta mucho con el color de tu piel y que no deja nada a la imaginación” Dijo Sonia interrumpiendo.

-“Ese mismo mi Señora”. Confirmo Juana.

Me tape con una toalla y fui en busca del joven que me señalo, al llegar a la playa aun estaba ahí, pero estaba por irse, sus amigos al parecer ya se habían ido unos minutos más y no lo encontraba de inmediato comencé mi coqueteo descarado que hizo que se fijara en mí.

-“¿Me imagino que no hubo problema alguno para seducirlo?” Pregunto Sonia.
-“Es correcto mi Señora”. Respondió Juana.

-“Él me agarro de la cintura y me metió toda su lengua en mi boca, mientras deslizaba su mano a mis nalgas”. Dijo Juana.

-“Me imagino estar en esa situación similar, disfrutando de las atenciones de ese semental” Dijo Sonia.

Juana continuó con su relato.

-“Me dijo al oído que me quería comerme completita mientras pasaba sus manos por mis nalgas y nos besábamos como si fuéramos novios, no tardamos en estar en mi habitación me desabrochó mi sujetador para dejar mis senos al descubierto mientras él se veía atónito frente a mí se quito su bañador su pene se veía cada vez más grande nos tumbamos en la cama ya completamente excitados y deje me hiciera lo que deseara seguíamos besándonos cuando de un pronto hizo a un lado mi bikini para masturbarme por un par de minutos hasta que sin más demora me la metió en mi rajita”.

-“Vaya si que te diviertes Juana”. Dijo Sonia.

Juana continuó con su relato.

-“Su pene era gruesa no tan largo se coloco encima de mí, se movía un montón mientras me mantenía mis piernas abiertas mientras recibía sus embestidas una tras otra mientras gemía y gemía porque me estaba penetrando como nadie, solo gemía ahhhhh ahhhhh ahhhhh siiiiiii siiiii asiiiiii asiiiiii papiiiii le decía a él, me siguió penetrando mi rajita”. 

-“Eres toda una puta Juana”. Dijo Sonia.

Juana continuó.

-“Estaba toda sudada y el encima mío penetrándome riquísimo, cambiamos de posición, nos movíamos de placer mientras sonaban nuestras piernas mientras seguía embistiéndome, gemía de placer, ¡debo confesar que el chico sabe cómo moverse!, luego me coloco boca abajo y me metió  dos dedos en mi vagina que comenzó a mover muy fuertemente estaba empapada enseguida me vine él se rio, de lo caliente solté algunos gemidos ¡ahhhh ahhhhh ahhhh¡ de nuevo me volvió a penetrar con más fuerza aún, sentía como sus huevos chocaban con mis nalgas”.

-“De oírte contar eso ya se me antojo probarlo, aunque creo que el chico ya no será capaz de volver a tener o dar tanto placer luego que acabe con él”. Dijo Sonia riendo malévolamente.

Juana continuó con su historia.

-“Por ultimo me hizo hacerle una mamada, tome su palpitante pene con su mano y me la empezó a meter, no podía parar de metérmela en mi boca, lamerla y chuparla, sus gemidos eran guturales en verdad gozo de mi lengua, se vino en mis tetas al final entre jadeos, lanzando cuatro poderoso chorros de su espesa leche, cuando acabo de venirse nos besamos como unos locos en la boca, para luego empezar a lamer mis pezones como loco, limpiando su propia leche que me hizo probar de nuevo me hizo gemir ahhhhh siiiiii ahhhhhhh siiiii”.

-“Estaba por penetrarme de nuevo cuando lo inyecte en el cuelo y se desplomo sobre mi”. Concluyo Juana.

-“¿Eso fue todo Juana?” Pregunto Sonia.
-“Si, mi Señora, eso fue todo”. Respondió Juana.
-“¡Muy buen trabajo como siempre!” Dijo Sonia sonriendo.
-“Gracias mi señora, fue un placer como siempre”. Dijo Sonia con una sonrisa picara en su rostro.

Una hora más tarde, Sonia vistiendo un pantalón de cuero color negro, una blusa ombliguera, también de cuero negro con un generoso escote y zapatos de tacón altos también negros, apareció donde estaba el chico que según Juana se llamaba Wam un nombre raro, según Juana significaba “gentil”, el cabello de Sonia teñido de pelirrojo estaba suelto, llegándola a media espalda, Wam se inquieto al oír acercarse a alguien, los zapatos de Sonia resonaban en el suelo de ladrillos cerámicos.

-“¿Quien está ahí?, ¡Suéltenme, no tengo dinero!, !Vamos responda¡” Dijo Wam.

Sonia se quedo admirando el bello cuerpo masculino de aquel joven hombre, completamente desnudo ante ella, no la podía ver, le colocaron un antifaz negro sobre los ojos que le tapaba la visión estaba contra una pared, grilletes en sus muñecas y tobillos sujetados a la pared con cadenas lo mantenían en aquel lugar, un collar también fue colocado en su cuello, que también estaba sujetado con cadenas a la pared.

Sonia dirigió su mirada, a su zona genital, su pene colgaba sin vida sobre sus dos huevos, el vello púbico era escaso, apenas un pequeño mechón que hacia lucir su cuerpo lampiño muy sexy, lo que hizo que el interior de la vagina de Sonia comenzara a humedecerse.

-“¡MALDITA SEA CONTESTEN! ¿QUÉ ES LO QUE QUIEREN DE MÍ?” Grito Wam.

Fue entonces que Sonia que lo tomo de su barbilla, la que apretó con fuerza, que hizo que el joven guardara silencio, por un par de segundos se hizo un silencio tenso para Wam aquello fue eterno, antes de escuchar la voz de Sonia decirle al oído.

-“¡Deseo tu virilidad!” Dijo Sonia.

Aquellas palabras, sorprendieron como alarmaron a Wam, cuyas piernas estaban ligeramente abiertas, Sonia llevaba con ella un rollo de una cuerda muy fina pero resistente, con la que de inmediato dio varias vueltas en la base de sus huevos y pene que antes de que terminara de dar las vueltas ya estaba en completa erección, Sonia solo sonrió al ver su pene hinchado al máximo, con sus venas bien saltonas y marcadas por su endurecido tronco, luego se retito uno pasos.

-“¿Qué pasa?, ¿qué me hacen?” Dijo Wam.

Instantes antes de que recibiera la primer brutal patada en sus huevos por parte de Sonia, que lo hicieron retorcerse de dolor, sus rodillas se doblaron e intento caer su cuerpo al suelo, paro el collar en su cuello se lo impidió, Wam tuvo que sacar fuerzas de flaqueza para no morir ahorcado, su cuerpo aun sentía los efectos de aquella dolorosa primer patada cuando una segunda se sucedió, seguida casi al instante de una tercera, cuarta, quinta… hasta que Wam perdió la cuenta, ya ni gritaba, solo se retorcía y trataba de no caer.

La serie de patadas, puñetazos, apretones, descargas eléctricas con un teaser, sobre sus huevos y pene duraron horas quizás tres pero para Wam parecieron muchas más, para cuando Sonia se detuvo, los huevos de Wam estaba visiblemente muy hinchados, fue entonces que lo dejo descansar unos minutos mientras ella iba por una de sus herramientas favoritas, una llave perica (de esas que tienen un engranaje para abrir y cerrar), la cual fue modificada para que pudiera hacerlo gracias a una pequeña manivela, con ella regreso a donde estaba Wam, se puso de cuclillas frente a él y coloco las mandíbulas de la herramienta sobre su testículo izquierdo. 

El cuerpo de Wam se sacudió cuando las mandíbulas, apresaron su testículo hinchado, Sonia comenzó a darle vuelta a la manivela hasta que la presión sobre el testículo por parte de las acanaladas mandíbulas planas de la herramienta ya ejercía, una gran presión sobre él, Wam comenzó a convulsionar y a suplicar.

-“No, NO, NO MAS, ¡POR FAVOR!” Gritaba suplicando Wam.

Sonia no tuve piedad estaba disfrutando de sobre manera todo aquello, sentir como la virilidad de ese hombre estaba siendo destruida por ella, ya le había provocado dos fuertes orgasmos, podía sentir los flujos de su vagina empapar su tanga.

Dejo descansar un momento a Wam para quitarse toda su ropa y quedar desnuda, los flujos comenzaron a resbalar por sus piernas mientras ella continuo apretando las mandíbulas sobre el testículo de Wam, pasaron 20 infernales minutos para Wan antes de que su testículo no soportara más dolor y estallara dentro de su escroto, aquello fue infernal, el dolor casi hizo que quebrara los dientes de lo fuerte que apretó la mandíbula dando posteriormente un gran alarido de dolor, Sonia sin compasión y sin esperar a que cuerpo dejase de sacudirse coloco las mandíbulas en su testículo restante.

-“¡NOOOOOO POR FAVOR NOOOOO!” Grito aterrado Wam cuando sintió a Sonia mover la herramienta a su otro testículo, sin percatarse que era el único que le quedaba aun entero y funciona.

-“¿Listo para ser un eunuco?” Dijo Sonia.
-“NOOOOO, POR FA…” Trato de decir Wam, pero fue interrumpido.

Sonia apretó su testículo con fuerza con la herramienta, dado que estaba muy hinchado aquel apretón le causo un terrible dolor a Wam que tuvo que lanzar un poderoso alarido de dolor, Sonia sin contemplación siguió girando la manivela hasta que el testículo restante de Wam exploto como su gemelo.

-“PLOP” Se escucho cuando exploto el testículo de Wam.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHGGWW” Grito Wam.

De su pene salieron disparados tres fuertes como grandes chorros de su semen que fueron a impactar en el rosto como entre las tetas de Sonia, que con un dedo recogió algo del semen y se lo llevo a la boca para luego exclamar.

-“¡Muy sabrosa leche!” Dijo Sonia.

Wam aun se convulsionaba de dolor cuando Sonia ya armada con una tijera tipo para podar arbustos de jardinería, coloco las afiladas hojas debajo del escroto deforme de Wam, que sintió las frías hojas, intento suplicar de nuevo.

-“AAAHGGG POOT POT, FAVVET”. Balbuceo Wam.

Pero Sonia simplemente, cerró con todas sus fuerzas las afiladas cuchillas y el pene con el escroto conteniendo los huevos hechos puré de Wam cayeron al suelo, Wam, se sacudió por unos minutos y se desmayo, a Sonia no le importo que se estuviera ahorcando por el collar en su cuello, simplemente tomo los genitales cortados y se los llevo ya en la casa le dijo a ama de llaves.

-“Juana encárgate del cuerpo y pon estos en mi sala personal de trofeos”. Dijo Sonia.

-“Si mi Señora”. Dijo Juana.

Quien tomo los genitales sangrando de fueron alguna vez de Wam y los coloco en un frasco con liquido conservante para colocarlos en un estante junto a los otros, luego Juana se llevo el cuerpo sin vida de Wam en su bote privado muy lejos mar adentro y lo arrojo dentro de una bolsa con varias rocas, nunca nadie encontraría su cuerpo ni sabría lo que fue de Wam.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VENGANZA DULCE VENGANZA.

Darla de 35 años, solo sentía un gran odio como desprecio hacia el atractivo adolescente que estaba arrastrado por aquel sucio piso de aquellos túneles abandonado, apenas un par de horas atrás aquel joven compartía su lecho e incluso la hizo gemir de placer ahora ella estaba gozando no solo de su desnudez sino de lo que estaba por venir, por fin iba a obtener la venganza largamente esperada que tanto esfuerzo y planeación le habían tomado para poder liberarse de todo el odio que sentía hacia Aldo que era el nombre de ese adolescente......


VENGANZA DULCE VENGANZA
Darla de 35 años, solo sentía un gran odio como desprecio hacia el atractivo adolescente que estaba arrastrado por aquel sucio piso de aquellos túneles abandonado, apenas un par de horas atrás aquel joven compartía su lecho e incluso la hizo gemir de placer ahora ella estaba gozando no solo de su desnudez sino de lo que estaba por venir, por fin iba a obtener la venganza largamente esperada que tanto esfuerzo y planeación le habían tomado para poder liberarse de todo el odio que sentía hacia Aldo que era el nombre de ese adolescente.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR] [CBT]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Darla de 35 años, solo sentía un gran odio y desprecio hacia el atractivo adolescente que estaba arrastrado por aquel sucio piso de aquellos túneles abandonados, apenas un par de horas atrás aquel joven compartía su lecho e incluso le hizo gemir de placer, ahora ella estaba gozando no solo de su desnudez sino de lo que estaba por venir, por fin iba a obtener la venganza largamente esperada que tanto esfuerzo y planeación le habían tomado para poder liberarse de todo el odio que sentía hacia Aldo, que era el nombre de ese adolescente.

Habían pasado casi tres años atrás cuando ella inscribió a su hijo Eric en aquella preparatoria, él era un chico muy atractivo y rápidamente se hizo novio de una bella chica que estaba siendo cortejada por Aldo por lo que los dos adolescentes de la misma edad se hicieron rivales de inmediato, en una jugada brutal, como baja, durante un partido de futbol Aldo le propino una tremenda patada en los huevos a Eric que paro en la enfermería, el dolor era intenso y no cesaba por lo que fue enviado a un hospital ahí se descubrió que sus huevos eran historia.

Aldo estaba usando un calzado especial aquel día que hizo estallar los dos testículos a Eric, los médicos poco pudieron hacer por salvarlos, tuvieron que ser removidos por completo lo que convirtió a Eric en un eunuco con 15 años, virgen aun, su novia y el resto de la escuela no tardaron en enterarse de su condición su novia trato de sobrellevarlo pero termino por cortar con Eric para hacerse novia de Aldo al que entrego también su virginidad, aquello sumió en una tremenda depresión a Eric que termino por suicidarse poco antes de cumplir los 16 años.

Para Darla la perdida de Eric fue un golpe devastador, era su único hijo del cual quedo embarazada de su primer novio muy joven lo adoraba con toda su alma, incluso algunos dicen que perdió la razón por un breve momento, pero que cuando leyó la nota que Eric dejo todos dijeron que algo cambio en ella como si su vida tuviese un nuevo propósito.

-“Mamá no puedo soportar vivir siendo un eunuco, Aldo me ha quitado todo perdóname, pero no pudo seguir viviendo sin ser un hombre de verdad…. ¡Perdóname, te amo mucho! Eric”. Decía la nota de suicidio.

Darla era maestra y buena, renuncio al colegio donde daba clases aunque tuvo que esperar seis meses para comenzar como maestra de tercero de prepa, luego un año para que Aldo ya de 17 años casi 18 terminara como su alumno, los primeros días que estuvo al frente del grupo Darla tuvo que esforzarse mucho para no irse encima de Aldo y clavarle un puñal en su cuello, ella deseaba que sintiera el mismo dolor que su hijo sufrió por lo que fue paciente y comenzó a vestir muy sexy siempre buscando provocarlo hasta lo excitaba pero discretamente.

La oportunidad de Darla llego cuando Aldo comenzó a ir mal en su materia por lo que dijo que ella podía ayudarlo sin costo con asesorías personales en su casa, Aldo acepto pues no deseaba reprobar ninguna materia, ya había sido aceptado en una buena universidad y estaba deseoso por ir a ella, fue así que un sábado Aldo llego a casa de Darla quien lo esperaba vestida con ropas de lo más sexy, pese a su edad aun conservaba un cuerpo de infarto, con un par de nalgas majestuoso y tetas firmes muy bien proporcionadas a su delgado cuerpo muy femenino.

Darla estaba tan hermosa que a Aldo le dieron ganas de penetrarla en ese mismo instante, ella se sentó a su lado y le dio un beso en la mejilla y pidió que le enseñara su cuaderno y comenzaron a hablar, a Aldo le atraía mucho ese escote que dejaba ver gran parte de sus ricas tetas, de pronto ella le dio un beso en la boca a lo cual Aldo correspondió mientras que con una mano le tocaba las piernas, así siguieron hablando hasta que en un descuido Aldo la besó en sus senos y ella me lanzó una sonrisa picara, coqueta de una mujer atrevida y sexy, se quitó sus gafas y su rostro mostraba un rostro entre ángel y demonio… era una mujer completamente diferente, Aldo lo noto enseguida.

Luego ella se puso de pie para dejar la mesa y sentarse en el sofá le hizo señas a Aldo para que se sentara a su lado, no pudo contenerse y fue hacia ella, no acabo de sentarse cuando ella lo abrazó en forma asfixiante y pegando su boca a la suya empezó a besarlo apasionadamente, su lengua fue lentamente haciendo arabescos dentro de su boca y sus labios de vez en cuando succionaban su lengua, las manos de ella empezaron a bajar por el fuerte dorso de Aldo y muy pronto fueron a parar a su entrepierna, como una poseída por el Dios de la lujuria le bajó su pantalón y su ajustado bóxer casi de un solo tirón, que sorprendieron al adolescente pero que no hizo nada para detenerla.

Aldo quedó ahí con su pene todavía adormilado frente a esa hembra de fuego, que se lanzó ávida con su boca a darle vida a su pene flácido, fue cuestión de segundos cuando lo convirtió en un cilindro de carne ansioso en buscar una vagina abierta, empezó a mamar su pene con desespero, se arrodilló tragándose toda la erección de Aldo con su boca mientras lo sujetaba por sus firmes nalgas, Aldo no aguantó mucho, aquella mamada de lejos era la mejor que alguna mujer le había hecho en su vida, acabo en su boca y ella se trago toda la espesa leche del adolescente deseando arrancarle ese palpitante pene con sus dientes ahí mismo, pero logro contenerse.

El miembro de Aldo pese a haberse corrido no aguantaba las ganas por penetrarla y la tenia bien parada aun babeando algo de semen de la punta Darla lo noto y aceptó inmediatamente dejar que ese miembro la penetrara, se incorporo y le dio un besó apasionado a Aldo, se quitaron lo que les quedaba de ropa ambos hasta quedar completamente desnudos, Aldo no pudo evitar la tentación de succionar sus tetas y de apretarle sus sabrosas nalgas, luego de esas caricias ella se lo llevó a la cama donde se puso en cuatro patas y le pidió que la penetrara por detrás.

Sin pensarlo dos veces Aldo lo hizo, clavo su endurecido pene en la vagina bien mojada, los movimientos del adolescente eran enérgicos y circunvalares que le hicieron tener un delicioso orgasmo a Darla, quien gemía como toda una puta de ahí pasaron a la posición del misionero para seguir disfrutando bien rico Aldo le mamaba las tetas y la besaba, era hermoso escucharla gemir de placer mientras su pene entraba y salía de su vagina al rato se puso de lado y Aldo de nuevo se la metió por la vagina, así estuvieron por un buen rato con Aldo penetrándola hasta que ella tuvo un gran orgasmo Aldo quería terminar adentro de ella, pero con su vagina le apretó su palpitante erección y no lo dejaba terminar hasta un momento en que ya no resistió más y ambos terminaron al mismo instante.

Luego ambos descansaron un rato de ahí fueron a la ducha y ella le dio una nueva mamaba mientras se duchaban le limpio su pene con su lengua y se dispuso a ducharse y ahí Aldo la penetro contra la pared y le volvió a meter su pene por la vagina hasta terminar y volver a dejarla llena de semen aquello fue la primera vez con una mujer mayor y cuando todo parecía ser un grandioso sueño hecho realidad Darla ataco.

-“¿Te acuerdas de Eric? Maldito desgraciado”. Dijo Darla.

Aldo volteo muy extrañado mientras se secaba el cabello, solo para escucharla decir, mientras observaba su rostro lleno de odio completamente desencajado.

-“¡Soy su madre y obtendré mi dulce venganza!” Dijo Darla.

Los ojos de Aldo quedaron en blanco casi de inmediato y sus pulmones quedaron sin aire cuando sintió una terrible patada en los huevos que hizo que cayera de rodillas en el suelo del baño, agarrándose sus huevos en ese momento recordó lo que le había hecho a Eric y temió sufrir el mismo destino pero Darla tenía otros planes le inyecto un fuerte calmante en el cuello que lo dejo fuera de combate inmediatamente.

Darla batallo mucho para poder mover el cuerpo de Aldo que pese a su edad ya medía 1.79 metros de altura y pesaba casi el doble de ella, Darla lo arrastro por aquello viejos túneles que su abuelo construyo para que sirvieran de refugio en caso de una guerra nuclear que nunca llego, Darla llevo a Aldo hasta una habitación donde pendía del techo un bidón todo oxidado del que sobresalía una manguera nueva que Darla coloco apenas unos cuantos días atrás.

Darla usando unas cuerdas que paso bajo los brazos de Aldo logro levantarlo una vieja tubería de 3 pulgadas sirvió para asegurar sus brazos, aquel tubo daba vuelta en “L” para incrustarse en la pared, lo que Darla aprovecho para amarrar su piernas las nalgas de Alto quedaron pegadas al tubo con sus piernas hacia atrás y sus brazos elevados también hacia atrás, el resto de su cuerpo se arqueo, pero no solo eso bastaba para Darla, aseguro un gran dildo de unos 25 cm de largo y muy grueso el cual introdujo por el ano de Aldo casi por completo.

Mientras aun estaba inconsciente, le coloco una mordaza especial, a la que unió la manguera que sobresalía del bidón por arriba de Aldo, luego ella, afeito toda su área genital hasta dejar toda la zona como la de un recién nacido lampiña por completa, tomo una abrazadera especial de metal y la aseguro en la parte alta del escroto de Alto, sus dos testículos quedaron bien marcado en el fondo de su saco de piel, a los costados de la abrazadera sobresalían dos aletas con dos agujeros, que fueron usados para que Darla fijara el asa de un viejo cubo metálico.

Usando un pegamento pega todo de acción rápida, pego el pene de Aldo que aun sin estar en erección era de buen tamaño a su escroto eso hizo que el ojo de su glande viera hacia el interior del cubo de metal. Darla coloco tres grandes piedras como de un kilo de peso y espero a que el adolescente despertara, cuando ella regreso a verlo dos horas más tarde Aldo ya estaba luchando por zafarse de aquella postura tan incómoda y estaba sufriendo mucho dolor pues sus testículos estaban siendo estirados por el pesado cubo que colgaba de ellos. 

Darla tomo de la barbilla Aldo que aterrado la miro cuando ella le dijo.

-“Ahora vas a sentir terror de verdad, quiero que sufras al saber que cada que alivies tus ganas de orinar estarás cada vez más cerca de ser un eunuco, ¡maldito!” Dijo Darla con un tono de voz cargado de odio.

Luego ella abrió la llave que dejo fluir el agua contenida en el bidón directo a la boca de Aldo que debió tomarla sino quería morir ahogado, Darla se marcho cuando comprobó que todo estaba como ella deseaba no sin antes coloca otra piedra de un kilo dentro del cubo que hizo retorcer a Aldo de dolor.

Las horas pasaron y Aldo con las piernas y brazos entumecidos ya no soportaba las ganas de orinar su rostro estaba rojo y su vejiga se sentía que estaba por reventar, un chorro de orina broto de su pene pese al intento que aquel liquido cayera fuera del cubo en su mayoría fue contenido por el recipiente de metal, durante las próximas doce horas la orina de Aldo lleno el cubo de metal hasta la mitad con su orina para ese momento sus huevos sostenían entre seis o siete kilos de peso.

Estaban visiblemente morados e hinchados, Aldo estaba sufriendo mucho dolor, Darla apareció hasta el día siguiente para notar como los huevos de Aldo aun seguían unido a su cuerpo pero ya la piel de su escroto estaba con rasgaduras, Darla de nueva cuenta lo tomo de la barbilla, el rostro de Aldo estaba rojo por completo, ella vestía una elegante traje sastre color caqui con unas largas botas color negro, con un bolso color rojo y le dijo.

-“Lo siendo maldito pero debo apresurar las cosas, no pensé que tus huevos duraron tanto”. Dijo Darla.

Acto seguido tomo un bloque de concreto de 3.5 kilos y dejo caer en el cubo de metal, los ojos de Aldo se abrieron grandes y todo su cuerpo se convulsiono, Darla casi de inmediato coloco más peso, hasta que noto como la piel del escroto se abría, desgarrándose, Aldo negaba con la cabeza, imploraba misericordia con los ojos mientras su cuerpo se convulsionaba, Darla como recompensa le dio una fuerte patada en sus aun huevos, que hizo que todo su cuerpo temblara le quito la manguera de su boca y se dio la media vuelta.

-“No, No Espera por favor, ¡Perdón, Perdón! No me dejes así, por favor, ¡No te VAYAS!”. Grito Aldo.

Pero Darla ni siquiera volteo, iba como a medio camino para subir y salir de aquellos túneles cuando escucho un desgarrador grito.

-“¡NOOOOOOOO, AAAAAAAAAAAHHHHHHGGG!”

Seguido de un sonido metálico fue el momento en que el cubo golpeo el piso, arrancándole los huevos a Aldo que grito de dolor y terror. 

Darla fue corriendo a ver al adolescente que colgaba aun ahí, inconsciente, con una pequeña hemorragia que brotaba debajo de su pene con su bolso de piel en el piso sin su contenido. La mirada de Darla busco los testículos hasta que los encontró, se habían salido de su contenedor uno estaba en una esquina y el otro en el interior del cubo.

Ella los tomo y se los llevo, los coloco en un frasco y lo relleno de liquido conservante, se marcho, antes de abandonar la ciudad llamo a emergencias y dijo donde podían encontrar a Aldo, ella simplemente desapareció, nadie sabe nada de ella, Aldo quedo convertido en un eunuco, no fue a la universidad y se volvió un alcohólico, todos le tenían lastima, no se suicido como Darla esperaba pero su vida se volvió un infierno que era aun mejor que la muerte.

Varias Años después, Aldo recibió una foto en donde se veía un frasco con los que fueron sus testículos flotando en su interior, con un mensaje que decía Venganza Dulce Venganza“.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SABROSA BARBACOA

Vietnam 1972 la Guerra ya llevaba tiempo cuando el teniente Sander arribo a ahí, aquella mañana tres compañías de la 11ª Brigada de Infantería iniciaron una operación de búsqueda y destrucción en el área de My Son. El objetivo de la Compañía C era el 48º Batallón del Vietcong, que según los servicios de inteligencia tenía su base en una aldea conocida en los mapas militares estadounidenses con el nombre de My Lai-4. Los estadounidenses comenzaron lanzando un ataque por aire......


SABROSA BARBACOA
Vietnam 1972 la Guerra ya llevaba tiempo cuando el teniente Sander arribo a ahí, aquella mañana tres compañías de la 11ª Brigada de Infantería iniciaron una operación de búsqueda y destrucción en el área de My Son. El objetivo de la Compañía C era el 48º Batallón del Vietcong, que según los servicios de inteligencia tenía su base en una aldea conocida en los mapas militares estadounidenses con el nombre de My Lai-4. Los estadounidenses comenzaron lanzando un ataque por aire.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NUIFICACIÓN] [HUMILLACIÓN] [TORTURA] [CBT] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Vietnam 1972 la Guerra ya llevaba tiempo cuando el teniente Sander arribo a ahí,   aquella mañana tres compañías de la 11ª Brigada de Infantería iniciaron una operación de búsqueda y destrucción en el área de My Son. El objetivo de la Compañía C era el 48º Batallón del Vietcong, que según los servicios de inteligencia tenía su base en una aldea conocida en los mapas militares estadounidenses con el nombre de My Lai-4. Los estadounidenses comenzaron lanzando un ataque por aire.

No encontraron resistencia en la zona de aterrizaje y, por lo tanto el teniente Sander desplego las secciones 1ª y 2ª en el poblado. Al ver la llegada de los soldados algunos aldeanos comenzaron a correr y fueron abatidos a tiros. La 2ª sección arrasó la mitad norte de My Lai-4, arrojando granadas dentro de las chozas y matando a todo lo que saliera de ellas. Violaron y asesinaron a las jóvenes del poblado, rodearon a los civiles y los mataron. Media hora después, las mujeres jóvenes capturadas fueron violadas fueron entre 10 y 20 mujeres y niñas para después asesinarlas. 

El teniendo Sander disfruto desvirgar a un linda vietnamita de 19 años a la que penetro sin compasión alguna pese a las suplicas de la joven, hundió su blanco pene sin circuncidar de una sola vez hasta el fondo, sintiendo como desgarro el himen de la joven a su paso, la penetro por media hora en la que Sander gozo a raudales escuchando como era animado por sus hombre, pellizcando los pezones de la joven que en todo momento no dejo de llorar hasta venirse en su interior de una forma descomunal dando un gran alarido de placer.

Pero pronto las cosas cambiaron con la guardia bajas las dos secciones fueron tomadas por sorpresa, cuando el vietcong ataco, los disparos se sucedieron por todos lados, los estadounidenses luchaban por sus vidas desesperadamente muchos murieron aun con una erección, sin haberse podido venir una última vez, Sander con algunos de sus hombre se vio acorralado en una péquela choza derruida, el operador de radio trataba de pedir ayuda aérea pero los helicópteros aun estaban descargando tropas en otro lugar de pronto una granada estallo matando a todo menos a Sander que quedo sin sentido pero vivi.

Sander fue llevado en calidad de prisionero inconsciente a una base del vietcong en lo profundo de la selva donde se despertó, ahí fue golpeado e interrogado de muchas formas durante la mayor parte de las horas del día, le encerraban en una especie de jaula en la que escasamente podía estirar las piernas, algunas veces lo metían dentro de un rio para que las sanguijuelas o algo peor dieran buena cuenta de él, en otras lo sumergían en una letrina llena de excremento y orina de cerdo y humano, Sander apenas conservaba su trusa (slip) sucia y rota pero era la única prenda que aun tenia, por las noches cuando hacia frio la pasaba mal sobre todo cuando estaba en el rio.

Los brutales interrogatorios a los que Sander se vio sometido duraron meses, Sander simplemente perdió la noción del tiempo bien podría haber pasado un año o más, sin esperanza a ser rescatado se resigno a morir a manos del enemigo, por varias semanas Sander fue dejado en su apretada celda sin ser molestado, hasta que una tarde fue sacado y llevado a unos baños donde fue bañado de pies a cabeza dejándolo muy limpio en especial las ancianas de lo bañaron poniendo especial atención en lavar su pene, sobre todo por debajo de su prepucio.

Luego Sander fue llevado a una habitación en donde una mesa de metal reluciente de las tipo usadas en las morgues estaba puesta con sus patas bien ancladas en el suelo de cemento, sus piernas fueron abiertas y amaradas a dos de las patas de la solida mesa, sus brazos amarrados juntos y fuertemente atados a la parte baja de la mesa. Auna que lo dejaron bien atado dejaron a Sander ahí por casi dos horas preguntándose qué nuevo tortura le iban a infligir para que confesara algo que no deseaba hacer o que no sabía.

Luego de ese tiempo ya las piernas y nalgas le duelen por estar tanto tiempo en aquella posición tan incómoda posición, he tratado de levantarme pero ha sido inútil, mis manos y pies se encuentran bien atados y es casi imposible tratar de hacer algo aquello era  algo desesperante pero tenía miedo de que alguien viniese y lo torturase, las ideas para escapar se le habían agotado ¡demonios ni siquiera puedo levantarme mi trasero de la mesa! Pensaba Sander para sí mismo.  

De pronto dos jóvenes mujeres una portando la insignia de coronel y otra la de mayor, ambas eras unas atractivas vietnamitas, que pronto comenzaron a despojarse de sus uniformes hasta quedar completamente desnudas ante la mirada atónita de Sander, la coronela tenía grandes senos mientras la mayor tenia senos pequeños pero ambas con vaginas muy apetitosas, de pronto la Coronela se monto encima de Sander, luego coloco cada una de sus piernas a cada lado de su cabeza para dejar su rajita frente a su cara, su mano se dirigió su sexo y se abrió los labio vaginales la nariz de Sander de inmediato capto el olor de su dulce aroma.  

Aquello hizo sentir humillado de inmediato a Sander y al mismo tiempo muy excitado el olor no era para nada repugnante, ella no se limito y la nariz de Sander paseaba con parsimonia por toda su vagina hasta que visito sus labios y jugó con ellos un rato hasta que ella le ordeno que abriera la boca. Sander se resistí no estaba preparado para eso pero fue su cara de demonio y una cachetada por parte de la Mayor que lo dejo aturdido lo que me hizo abrir la boca, tocando con ella su vagina abierta.

-“Pásale la lengua”. Dijo con toda tranquilidad.          

Sander saco su lengua y fui pasándola por toda su raja, primero donde un pequeño sabor salado llego a sus papilas gustativas y luego por los bordes donde un sabor levemente salado y amargo fueron arrastrados por su lengua mientras una gran lucha interna no era simplemente darle un oral con su boca a una mujer sino luchar con odio y miedo que sentía hacia el pueblo de esa mujer por todo lo hecho por ellos hasta ese momento.  

Sander introdujo su clítoris muy inflamado a su boca y empecé a chuparlo con ganas quería que se corriera rápido, sabía que tenía el poder de excitarla esperaba que al darle una buena mamada podía salvarse de cualquier cosa que tuvieran pensando hacerle además era algo que pese a todo deseaba hacer, su boca se fue llenando de saliva y la succión iba cada vez con más fuerza de pronto sintió como una boca se metió su trozo de carne ella, solo trato de apretar sus labios como pudo sobre su clítoris, la lengua de Sander hacia círculos como loco tal vez aquello le gustaba que se lo hicieran a muchas de las mujeres les encantaba mientas la boca que estaba chupando su pene se trago el resto de su erección que iba entrando hasta tragárselo todo.   

De pronto la Mayor empezó a mover su pelvis, apenas Sander podía respirar estuvo un largo tiempo torturándolo de esa forma hasta que comenzó a hacerlo un poco más lento y aunque igual le costaba respirar por lo menos había un mínimo alivio. 

Mientras tanto la mayor sacaba su pene de su boca pero cincos segundos más tarde se la volvía a meter completa y la sacaba para repetir una y otra vez la maniobra, mientras escuchaba la risa de la coronel de satisfacción que ahora se había convertida en su violadora, sin embargo Sander no estaba a salvo, la tranquilidad momentánea era el cielo porque la desesperación de no poder respirar con su vagina sobe su boca era lo peor que había sentido en toda su vida.    

De pronto Sander sintió algo viscoso que comenzó a ser aplicado sobre su ano, con sus nalgas abiertas, lo que lo alarmo, aparto su boca de la vagina y suplico. 

-“Por favor, no sigas suplicando eso”. Suplico Sander llorando una y otra vez pero sin efecto alguno.    
       
Sander sintió su frio dedo en la entrada de mi culo que todavía no comenzaba a hacer presión solo lo frotaba como haciéndole cosquillas cosa que ligeramente logro pero que no quiso que lo notaran, lo que no pude disimular fue cuando metió el dedo de un solo golpe que le hizo dar a Sander un gritito. El dedo fue dando vueltas una y otra vez por largo tiempo y su incomodidad era más que evidente, Sander no entendía porque razón no utilizo más lubricante se quedo con lo que agarro del comienzo.

Un segundo dedo fue introducido al juego, el dolor invadió su culo pero no era tan fuerte como otros dolores que había experimentado era más la falta de delicadeza y humillación lo que le dolía a Sander,.

Sentía aquello dedos tocar sus paredes intestinales una y otra vez mientras su cuerpo se iba adaptando cada vez más, su pensamiento en ese momento era que no le gustara nada de eso, pero cuando uno de los toco algo por un segundo hizo que su pene empezara a vibrar, la mayor sin que Sander lo viera tomo un pene plástico de la caja y lo embadurnó de la crema fría y lo introdujo lentamente pero sin parar por su ano, esa nueva sensación no le desagrado del todo y ellas lo notaron.

Viendo como Sander ya no lloraba ni suplicaba fue sacando y metiendo cada vez más rápido el pene hasta que se oyó de su boca un gemido bajo pero aun así un gemido que hizo reír a ambos lo que hizo aun más humillante la situación para Sander, su respiración iba en aumento y aunque trataba de evitarlo su pene se fue poniendo duro no podía ocultarlo ya se estaba entregando al placer eso hizo que la Mayor se entusiasmara para ir moviendo cada vez más rápido el ritmo del consolador y como nuevo juego empezó a sacarlo y meterlo completamente haciendo que el pene de Sander vibrara aquello forma no le gusto a Sander prefería cuando lo dejaba adentro casi todo y lo movía, cada vez que lo sacaba y lo metía de nuevo lo estremecía porque la sensación en si culo era demasiado intensa como al principio de todo esa violación.     

De pronto la mayor saco el falo de su ano pero solo para meterlo a paso firme esta vez Sander no pude resistir, grito como desfallecido, no se lo esperaba, le dolió ella no movió el consolador solo lo dejo ahí hasta el fondo.        

Luego de unos segundo la mayor comenzó de nuevo con los rápidos movimientos apuntando a diferentes sitios de mi culo que me ponían como loco, mi pene erguido por completo parecía estallar, las gotas de pre seminal bajaban por mi pene a raudales una de las manos de la Coronela cuya raja aun lambia Sander, tomo su pene para masturbarlo lentamente, ella gimió intensamente cuando por fin se vino en gran parte sobre su cara con grandes gemidos.       

La mayor seguía penetrando a Sander como una loca hasta que con su mano derecha tomo su pene y empezó a subir y a bajar muy rápido, solo bastaron tres movimientos para que Sander dando un gemido terminar abundantemente sobre el pecho y abdomen, de la coronela que recibió toda la potente descarga de Sander mientras que sentía como su ano de  apretaba sobre el pene de plástico y ya no quería más ese pene en su ano.       

-“Sácala por favor no puedo más”. Comenzó a suplica casi desfallecido Sander.

Pero los movimientos de la Mayor no pararon en ningún momento solo aumentaron a medida que sus gritos se hacían presentes, hasta que sintió como de nuevo la coronela se estremecía sobre él y sentía más húmedo de lo normal su raja y ano hasta que de nuevo se vino sobre su boca y barbilla.

-“Maldito Yanki, mira como me dejaste”. Dijo la Coronela.

La Mayor de inmediato fue a una mesa y regreso con un trapo con la que la coronela se limpio la gran carga de semen que Sander disparo también regreso con un pequeño soplete al verlo la coronela, tomo el pene de Sander aun palpitando para decirle.

-“Es hora de una rica barbacoa”. Dijo la coronela antes de ordenarle a la Mayor.

-“¡Vamos procede, quiere ese trozo bien cocido!” Ordeno la Coronela.

La Mayor prendió el soplete y una gran llama brotaba de la boquilla la Coronela aparto la mano del pene de Sander que sintió de pronto el doloroso abrazo de las candentes llamas sobre su pene directamente.

-“AAAAAAAAAAHHHH”, Grito Sander.

Pero su grito fue apagado cuando la Coronela de nuevo coloco su aun chorreante vagina sobre su boca, Sander casi se ahora, al tragar los fluidos que emanaba su vagina, el dolor era intenso sentía su pene ser quemado directamente, el dolor era tan intenso que ni siquiera podía gritar luego de unos segundos, todo su bien tonificado cuerpo se tenso y un aroma a carne asada inundo el lugar.

Aquella infernal agonía continuo hasta que la piel del escroto de Sander contraída por las terribles quemaduras termino por ceder y sus dos testículos quedaron colgando entre sus abiertas piernas, la mayor al verlos, apago la flama, los tomo con sus manos y se los arranco apenas tuvo que usar fuera ya que los conductos que los unían a su cuerpo estaban ya quemados ni quiera hubo sangre, aunque sí mucho dolor para Sander cuyos músculos de su cuerpo se tensaron por completo.

Luego la mayor trajo un cuchillo y se lo dio a la coronela que tomo el pene de Sander casi completamente carbonizado para ese momento y antes de cortarlo dijo.

-“Este es el castigo que todos los violadores de nuestra nación y mujeres deberían sufrir”.
-“Espero te guste la vida siendo un eunuco maldito bastardo”. Dijo la Coronela.

Para comenzar a cortar el pene de Sander que se retorció de dolor, incapaz de gritar por la intensa agonía que estaba sintiendo, apenas y recuerda si logro aguantar o no el corte simplemente Sander se desmayo, antes que todo terminara.

Se despertó vendado de su entrepierna viendo como las mujeres se comían los que fueron alguna vez sus amados genitales cuando lo vieron despertar, la coronela, corto el glande del resto de su amputado pene lo clavo con un tenedor y levantando como para llevárselo a la boca le dijo.

-“Gracias por esta Sabrosa Barbacoa”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VENGANZA MAL DIRIGIDA

Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth......


VENGANZA MAL DIRIGIDA
Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ZOOFILIA] [FEMDOM] [CBT]



Categoria: Adolescente      Autor: RavenWings





Heather había estado saliendo con Tim por tres meses. Heather era una hermosa, y bajita chica  1.65 metros, rubia con una gran actitud y sonrisa ganadora. Tim era un tipo grande con músculos marcaditos, pero, debido a su personalidad un tanto tímida y reservada, fue etiquetado como un friki o nerd por la mayoría. Cursaban ambos, segundo de prepa (instituto). Estaban muy enamorados, pero porque estaban en grupos sociales muy diferentes en la escuela, mantenían muy en secreto su relación. Fue una semana antes del último día de la escuela cuando Heather decidió ir con todo con Tim.

Más tarde esa noche, ambos pasaron un tiempo maravilloso expresando su amor al otro en el asiento trasero del coche de Tim. Pero, Heather todavía quería mantener su amor a los demás en secreto. Por lo menos hasta su último año.

-“Por favor. Tim”. Dijo Heather

Por supuesto, haría cualquier cosa por Heather, así que estuvo de acuerdo. Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth.

Beth era una morena de voluntad fuerte que aunque era un año más joven que Heather, era algo más grande que Heather y siempre había sido muy protectora con ella. Cuando Beth oyó que un bastardo había violado a su hermana, creyó cada palabra de ella e inmediatamente comenzó un plan para  vengarse.

Alrededor de una semana después, la escuela había terminado. Como hacían todos los veranos, las chicas pasaban la mayor parte del tiempo haciendo tareas ligeras en la pequeña granja lechera de sus padres. Era más bien una granja de pasatiempos, en realidad, ya que sus padres también eran agentes de bienes raíces de un país pequeño. De hecho, ambos padres iban a desaparecer durante los próximos dos días en una convención estatal de bienes raíces, y dejaron a Heather y a Beth a cargo de la granja como de sus dos hermanas gemelas de 8 años, Katie Y Annie.

Beth vio la oportunidad de vengar la violación brutal de su hermana con sus padres desaparecidos, ella le hizo una llamada a Tim. Le dejó claro a Tim que sus padres habían desaparecido y que le gustaría mucho que Tim viniera a pasar el día. Había asumido que Tim, siendo un bastardo violador caliente que él era, aprovecharía cualquier oportunidad para violar a otra chica indefensa. Tim, sorprendido al recibir una llamada de la hermana de Heather, supuso que Beth estaba llamando en nombre de Heather, probablemente porque Heather era demasiado tímida o algo para llamar en persona.

Así, al día siguiente, Tim llegó a su casa de la granja esperando ser recibido por su querida Heather. En lugar de eso, Beth respondió a la puerta rápidamente antes de que él pudiera tocar la puerta, se lo llevo al dormitorio y cerró la puerta detrás de ella. Tim estaba seguro de que sabía lo que estaba pasando. "La hermana de Heather debe haberle traído aquí como una sorpresa para Heather", pensó Tim. Pero justo cuando Tim se volvía para preguntarle a Beth por qué estaba haciendo eso, sintió un fuerte golpe en su cabeza y quedó inconsciente. Beth había traído una gran sartén de hierro fundido de la cocina para matarlo. Rápidamente comenzó a trabajar. Le quitó toda su ropa. Mientras se quitaba la ropa interior, y su pene broto, ella quedo impresionada con su longitud y circunferencia. -Así que este es el pendejo sucio que violó a mi hermana – se dijo ella, y no pudo evitar agarrarlo y darle un duro tirón de disgusto.

Le metió varios calcetines en la boca y luego cerró la boca con cinta adhesiva. A continuación, le ató las manos fuertemente a la espalda. Ella entonces fue al armario y consiguió una vieja bolsa de lona. Lo trajo a la cama junto con unas tijeras. Cortó tres agujeros cerca de la parte inferior de la bolsa de ropa - dos agujeros grandes con un agujero más pequeño entre ellos. Ella abrió la cremallera de la bolsa de prendas de vestir y, con mucho trabajo, fue capaz de poner las piernas de Tim a través de los grandes agujeros y tirar de él un pantalón hasta que estaba cubriendo su torso.

Lo levantó más hasta que toda su cabeza y su torso quedaron confinados dentro de la bolsa de ropa. Luego lo comprimió y cerró la cremallera firmemente en su lugar para que no pudiera ser abierta por accidente. Tim estaba ahora encerrado en la bolsa de prendas pesadas, con la excepción de que sus piernas sobresalían a través de los agujeros en la parte inferior. "OH, casi me olvido", gritó Beth, "¿cómo puedo torturar y mutilar a tu patético pequeño violador cuando está todavía dentro de la bolsa?" Su glande ya estaba contra el fondo de la bolsa cerca del agujero, Y no fue ningún problema para Beth agarrar su pene flácido para sacarlo por ese agujero.

Colgaba allí, colgando unos buenos 5 pulgadas. El agujero era apenas bastante grande para su pene flojo, pero Beth luchó hasta que ella podía también tirar de ambos testículos a través del agujero. Seguramente, si hubiera estado consciente, habría estado con un dolor insoportable por la forma en que había manejado sus huevos. -Puede que tenga alguna tortura en mente para estas ridículas nueces tuyas -dijo Beth mientras ella se tiraba furiosamente sobre ellos para atraparlos a través del agujero.

Beth tomo una cuerda de nylon y ató cada una de las piernas de Tim a los dos postes de su cama, de modo que los pies de Tim estuvieran en el suelo, su culo estaba en el borde de la cama y su pene y sus huevos colgaban a borde de la cama. Debido a que el agujero estaba tan apretado alrededor de su pene y huevos, y porque había comenzado a recuperar la conciencia, el pene de Tim comenzó a llenarse lentamente de sangre y lentamente a ponerse de pie. Sin darse cuenta de que era una respuesta involuntaria, Beth gritó ante lo que ella percibía como su increíble desprecio.

-"¿Qué carajo crees que estás haciendo, pequeño violador pervertido?" ¿Te estás poniendo duro? ¿Crees que voy a tener sexo o chupar esa cosa después de lo que le hizo a mi hermana? Oh, no, voy a hacer todo lo contrario. Voy a torturar la mierda hasta que sea apenas un pequeño de ornamento que se balancee entre tus piernas. ¡Desearías haber nacido niña! "Tim estaba ahora plenamente consciente y escuchaba cada palabra. Por pura rabia, agarró de nuevo la sartén de hierro fundido y se balanceó como un bate de béisbol hasta que entró en contacto con su pene erecto. Tim se encogió de dolor.

Justo en ese momento sonó el timbre de la puerta. Beth sabía que, como se suponía que debía estar limpiando las escaleras, todo el mundo esperaba que ella contestara la puerta. -Espera aquí violador, y es mejor que aproveches este momento para apreciar la sensación de tener un pene funcional, porque cuando vuelva, voy a mutilar ese pene más allá del reconocimiento. No cerró la puerta detrás de ella. Asumió que sólo sería unos segundos, así que no se molestó en cerrar la puerta. El visitante era un tío que la familia que no había visto en algún tiempo, y en su atención ocupó mucho más de lo que había previsto.

Mientras Beth trataba de deshacerse de su tío para poder volver a su tortura, sus dos hermanas gemelas de 8 años vinieron y llamaron a la puerta de su habitación. Cuando no hubo respuesta, abrieron la puerta y entraron. Aunque estuvieron sorprendidas ante la imagen que tenían delante, no tuvieron miedo y estaban abrumadas por la típica curiosidad de 8 años. "¿Qué es eso?", Comentó Katie. "Creo que es un niño", dijo Annie. "No, quiero decir ¿qué son esas cosas?" Caminaron rápidamente hasta la entrepierna de Tim para inspeccionar lo que habían descubierto.

Tim no podía perder su erección debido a la extrema constricción alrededor de la base de su pene. De hecho, debido a la tortura infligida, su pene se había hinchado aún más. Estaba completamente erecto, y palpitaba suavemente de un lado a otro con cada pulso de su corazón que palpitaba rápidamente. "OH, este es un niño", gritó Annie. "Y esta es su pene. Oí a un par de grandes chicas de quinto grado hablando de ella una vez. Dijeron que a los chicos les gusta que jueguen con sus penes.

 -¿Por qué? -preguntó Katie con incredulidad.

"Porque, les gusta escupir cosas de ellas a las chicas. Si juegas con él lo suficiente, arroja cosas", respondió Annie como si fuera una experta en niños.

"Y éstos son sus huevos" Ella los empujó con un dedo inocente. "No creo que hagan mucho de cualquier manera, excepto quedarse ahí y columpiar así." Los ojos de Katie eran tan anchos como los platos de la cena mientras ella se acercaba lentamente al gran pene palpitante. Ella involuntariamente extendió la mano y lo agarró como si fuera suyo. -¿Podemos hacer que nos salpique cosas? -preguntó Katie en un tono casi suplicante. "Claro". Respondió Annie, disfrutando del papel de maestra y de todo. "Sólo tenemos que frotarlo y jugar con él durante mucho tiempo". Ella comenzó a frotar su enorme glande hinchado, pero se dio cuenta de que necesitaba algo de lubricación. "Necesitamos algo que lo haga resbaladizo," ella dijo. "Voy a buscar un poco de mantequilla", gritó Katie, como ella cerró la puerta y se fue a la cocina. Volvió con la mantequilla en cuestión de segundos. Apresuradamente cerró la puerta del dormitorio detrás de ella, pero no cerró.

-¡Aquí está la mantequilla! -Perfecto, acabo de esparcirla por todas partes, y empezaremos a frotar -dijo Annie. Aplicaron la mantequilla blanda liberalmente al pene de Tim y comenzaron a acariciarla con sus diminutas manos. Para un apalancamiento completo, se acercaron. Ambas chicas estaban riendo de excitación y acariciando el enorme pene en todo su vigor. Ocasionalmente, una chica se deslizaba haciendo que la otra chica recibiera un golpe juguetón y con mantequilla en la cara con el pene de Tim.

Esto serviría para excitar a las chicas aún más y aumentar la risa. Pronto estaban teniendo peleas deliberadas por el pene de Tim, tratando de ver quién podía golpear a la otra en la cara más duro con el hinchado pene.

No pasó mucho tiempo antes de que el perro de la familia, King, oyera el chirrido de las chicas, y vino a investigar. Se acercó a la puerta y la abrió con su hocico. "¡Rey!" Gritaron las muchachas emocionadas. "¿Quieres jugar con nosotras?" King era un pastor alemán muy grande pero apacible. Caminó hasta donde las niñas jugaban, e inmediatamente comenzó a lamerse la mantequilla de sus rostros. Las chicas gritaron de alegría. King comenzó a lamerse la mantequilla del enorme órgano de Tim. Las chicas estaban doblemente intrigadas viendo la larga lengua de King lamer el pene grande.

De repente, gritó Katie. "Hey, King tiene un pene también" Y señaló hacia donde el eje rosado oscuro de King estaba lentamente pero constantemente emergiendo de su funda y cada vez más y más duro. "¡Vaya, tienes razón!" Gritó Annie. Ambas chicas giraron instintivamente y miraron entre las piernas de King para confirmar que King también tenía huevos, igual que el chico con el que habían estado jugando. Mientras King continuaba lamiendo el pene de Tim, las chicas volvieron su atención hacia su perro.

-¿Crees que podríamos conseguir que King nos arrojara sus cosas como las de un chico? -preguntó Katie. "No lo sé, sube bajo él para que puedas jugar con él", le dijo a Annie. Katie se puso de espaldas en el suelo, mientras Annie la ayudaba entre las piernas de Kings, así que se encontró cara a cara con su pene. "Es raro", dijo Katie. "Es muy puntiagudo y tiene una gran protuberancia en la base aquí." "Lambelo como King lame el pene del muchacho", instó Annie. -Parece muy salado -exclamó Katie. Con eso, Katie envolvió firmemente sus pequeñas manos alrededor del pene de King para aprovecharlo y comenzó a insertar todo el eje de King en su boca. Annie observó con asombro que su hermana gemela empujó el pene entero del perro en su boca y comenzó a chuparlo febrilmente.

"¿Cómo sabe eso?" Annie preguntó emocionada. Katie extrajo el largo pene de su boca y se volvió hacia su hermana. "Es realmente largo y va hasta el fondo de mi garganta. Es muy salado, también. El punto de que es muy flexible, pero se siente como si hubiera un hueso dentro de él. Y, cuando lo chupo... Katie cortó su oración en un estado de shock y sorpresa cuando sintió varios disparos impactaron con fuerza en su mejilla. "¡Él se está chorreando!" gritó Annie con placer incontrolado.

Katie, todavía estupefacta, se volvió al pene de King para ver qué estaba pasando, y recibió una ráfaga de semen aguado en su joven rostro. Los chorros de King continuaron implacablemente, de modo que Katie apenas podía hablar de los rápidos chorros de semen que le disparaban en la cara.

 "WOW, LO HICE" gritó Katie, y algunos de los disparos fueron disparados directamente en su boca mientras hablaba. "Mi turno, mi turno", gritó Annie mientras empujaba a su hermana de debajo del perro.

"HEY", gritó Katie.

Pero Annie ya se había posicionado debajo del perro y estaba siendo absolutamente recubierta con un chorro después de un incesante escupir de semen de perro. Mientras tanto, Katie se había acercado al espejo y sólo pudo pronunciar un "WOW" silencioso cuando vio que toda su cara estaba cubierta de semen de perro y que estaba goteando de su barbilla en la parte delantera de su blusa. Rápidamente regresó a ver las hazañas de su hermana bajo el perro. A veces parecía que Annie se ahogaría de las cantidades prolíficas de semen de perro que le disparaba. Pero ella nunca apartó su cara. En un par de ocasiones, incluso abrió la boca y dejó a King disparar varias explosiones de semen justo en su boca, tragando cada gota. Eventualmente, las niñas drenaron a King hasta la última gota de semen que sus huevos podían producir. Cuando esto sucedió, King rápidamente se dio la vuelta y salió trotando fuera de la habitación. Lo último que vieron ellas mientras King atravesaba la puerta fue su hinchado pene de un lado a otro entre sus piernas, todavía goteando un poco de semen residual.

Las chicas se miraron y se rieron. Cada uno estaba cubierto de fluido lechoso. Los frentes de sus blusas estaban empapadas y cada una tenía el cabello húmedo enmarañado en la frente. En el suelo había un charco de semen de perro. Aún no tenían suficiente diversión. Ambas chicas estaban pensando lo mismo, y se lanzaron hacia el duro pene de Tim. Lucharon durante un tiempo, cada uno tirando de ella con fuerza, pero finalmente decidieron tratar de hacerlo juntas. No tenían más mantequilla, por lo que se agacharon y cubrieron sus pequeñas manos con semen de perro y lo utilizaron para la lubricación. Acariciaron y acariciaron el duro pene de Tim sin resultados.

Tim, aunque muy confundido y desorientado, estaba amando cada minuto. Frustradas por su falta de resultados, se tomaron un descanso y lamentaron su incapacidad para hacer que ese muchacho se viniera. -¿Por qué no nos lo echa encima? -gimió Katie. "No lo sé", dijo Annie, "tenemos que chuparle como si fuera el de King". "Sí," dijo Katie, mientras agarraba el pene con un renovado vigor y empezó a lamberlo. Una vez más, Annie estaba absolutamente aturdida por la tenacidad de su hermana mientras veía a su hermana lentamente meter primero el glande, luego el resto de la enorme pene de Tim en su boca. El pene se extendió claramente hasta el fondo de la garganta de Katie, mientras Annie observaba que la respiración de Katie era exclusivamente a través de su nariz y apenas. Los labios de Katie estaban estirados, envueltos alrededor del enorme órgano, y parecía una serpiente tragando un conejo entero.

Ella chupó durante varios minutos, llevando a Tim más cerca del orgasmo, pero cedió en la desesperación justo antes de llevar a Tim al orgasmo. Tim no pudo evitar sentirse decepcionado cuando Katie extrajo el enorme órgano de su boca y lo soltó. "Simplemente no creo que podamos hacer que él nos de su leche" dijo Katie abatida. -Sí, tienes razón -dijo Annie-. "Es mucho más grande que el pene de King." Ella agarró el pene de Tim para sentir su tamaño una vez más. "Y es muy diferente, también".

"Mira al final, es tan redondeado". Ella movió su rostro más cerca e inspeccionó el gigante glande de Tim. "Probablemente, King logro darnos su leche porque su cosa tiene forma de cohete". "Y, él..." La frase de Annie fue cortada cuando su cabeza fue repentinamente fue golpeada de nuevo por la fuerza, por la fuerza de un tremendo chorro de grueso líquido pegajoso expulsado de la punta del pene de Tim. Annie recuperó su compostura justo a tiempo para ser golpeada por otro grueso disparo de semen expulsado con fuerza de la erección de Tim. "¡Le hiciste!" Gritó Katie mientras bailaba con entusiasmo.

Annie casi no la escuchaba mientras estaba ocupada recibiendo una explosión de gruesas cuerdas de semen. El semen llenaba cada orificio de su cara, y ella instintivamente apuntó su pene hacia arriba para que ya no le apuntara directamente a su cara. Tim siguió eyaculando con casi la misma implacabilidad que King había mostrado. Cada gruesa, cuerda de semen fue expulsada con fuerza del pene de Tim, disparaba al aire por lo menos a 60 o 90 cm y estaba literalmente bañando a Annie.

Katie rápidamente saltó bajo la ducha para unirse a la diversión. Las chicas bailaron y chillaron bajo esta ducha de eyaculación durante un minuto completo hasta que el torrente de esperma que emanaba de Tim frenó y finalmente se detuvo. Las muchachas se quedaron en silencio mirándose entre sí por un momento. Entre las duchas que habían recibido del perro y del muchacho, cada una estaba cubierta de espeso semen. Que  les  enmarañó el cabello, cubrió la cara, corría por sus mejillas, y se escurría de sus orejas, narices y mentones, sobre sus blusas.

Justo en ese momento, Heather vino a buscar a su hermana, Beth. Caminó directamente a la habitación de Beth y jadeó ante la escena frente a ella. Al principio se quedó estupefacta, pero cuando recobró sus sentidos, rápidamente observo el escenario. "¿Qué han hecho?" Gritó. Las chicas habían tenido miedo de que se les culpara por el desorden que hicieron, y se sintieron aliviados de que Heather estuviera culpando al muchacho. Al ver la oportunidad de negar toda responsabilidad, las muchachas señalaron tímidamente al muchacho que estaba acostado en la cama y dijeron "él nos hizo jugar con su cosa" Al igual que Beth, Heather era protectora on ellas, Heather siempre había sido muy protectora de las dos gemelas. -Dios mío, sabía que uno de los malditos novios de Beth iba a meternos en problemas algún día. El hijo de puta.

Beth acababa de decir adiós a su tío que visitaba abajo y regresó a su habitación. Ella también estaba horrorizada ante la escena antes aquí. -Dios mío, Beth -dijo Heather-, sabes que no deberías tener a ninguno de tus novios cuando mamá y papá no estén aquí. -¡Mire lo que este hijo de puta le hizo a nuestras hermanitas! Prácticamente las violó. ¡Él los hizo joder, y vino por todos ellos! "" ¿Quién es? ¿Es Rick?

Beth pensó rápidamente. -Sí, es Rick. Pensé que podía confiar en él. Dijo que esperaría aquí en mi cama mientras yo bajaba y respondía a la puerta.

"Vayan a limpiar ustedes y vayan a sus habitaciones, chicas. No es culpa suya -dijo Heather suavemente y reconfortante-.

Después de que las niñas gemelas se fueron, el tono de Heather era todo menos reconfortante. "Mierda. Siempre he odiado a Rick. Sabía que ese bastardo iba a causar problemas -dijo Heather, mirando con asco a los genitales expuestos y engrosados ​​de Tim, que ahora brillaban con su propio semen. "El hijo de puta no merece tener un pene, ¡Se merece que le arranquen su patética salchicha! »Y se lanzó contra el muchacho acostado en la cama, agarrando su pene y huevos, tirando y retorciéndolos con todas sus fuerzas. Apretó los genitales de Tim tan fuerte que empezaron a ponerse azules. Tim dejó escapar un pequeño chillido de dolor. ¡Cállate, hijo de puta! mereces tener tu podrida cosa arrancada de tu cuerpo. -¿Qué vamos a hacer al respecto, Beth? -preguntó Heather con cansancio.

-¿Por qué no? -preguntó Beth riéndose.
-¿Por qué no, qué? -dijo Heather-.

-Bueno, dijiste que merece que le arrancaran el pene de su cuerpo, así que ¿por qué no lo hacemos? Ya sabes, como una venganza por lo que le hizo a nuestras hermanitas. Beth no podía creer el giro de los acontecimientos. Había planeado torturar el pene de Tim y hacerle sentir muy triste por violar a su hermana. Ahora, vio la oportunidad de permitir que Heather vengara su propia violación (incluso si ella no era consciente de ello) torturando el pene de Tim.

-No lo sé, Beth. Tal vez deberíamos sacarlo de la bolsa y preguntarle a Rick qué pasó, así que no lo estamos acusando injustamente.

"No, dejemos la bolsa cerrada. Después de todo, tienes todas las pruebas que necesitas. Nuestras hermanitas están cubiertas de semen. ¿Quién más pudo haberlo hecho? Y, debe haberlas obligado a hacerlo. ¿Por qué más dos chicas de 8 años de edad, quedarían empapadas en semen? Y mira. Su pene sucia todavía esta duro. Incluso después de haberse corrido por todas nuestras hermanitas y de haber sido torturado por ti, es un bastardo que sigue estando duro. "Por supuesto, Tim no podía perder su erección debido a la hinchazón y la estrecha constricción en la base de su pene.

"Bien, hagámoslo", dijo Heather. -Pero ¿qué vamos a hacerle?
"No lo sé. Use tu imaginación."

Ambas chicas inmediatamente obtuvieron una enorme sonrisa en sus rostros. Rápidamente desataron sus piernas, le hicieron levantar y lo llevaron fuera; Su pene y huevos todavía expuestos a través del agujero estrecho en la bolsa se balanceaba hacia adelante y hacia atrás mientras caminaba.

"¿Te gusta correrte, Rick? Oh, te haremos venir. Tenemos un par de maneras realmente inusuales de hacer que un tipo como tú se venga creo que te resultará muy interesante. "Heather dijo en el oído del hombre aterrorizado que, sin que ella supiera era su inocente amante.

Lo condujeron a un patio de la granja lechera de sus padres. Mientras Beth iba a buscar leche del tanque, Heather llevó al cautivo a una gran cabaña parecida a un iglú. Beth rápidamente regresó con un poco de leche y sumergió el pene de Tim completamente en la leche. Había un pequeño agujero en el lado de la cabaña parecida a un iglú. Normalmente reservados para el largo y delgado pezón de un biberón, ahora obligaron el pene de Tim través de él. Así que Tim no pudo alejarse, las dos muchachas pusieron todo su peso en presionarlo contra la pared. De repente, Tim sintió algo que empujaba su pene. Pronto, su pene estaba siendo aspirado una vez más. Pero no era como antes de las niñas. Ahora, su pene estaba siendo aspirado por una garganta muy ancha y succionado con una lengua muy dura de papel de lija. ¡Tim pronto se dio cuenta de que un becerro joven estaba mamando en su pene!

-¿Te gusta eso, violador? -chilló Heather-.
-Has violado a un par de niñas. Podrías también violar a un bebe mientras estés en ello.

Por supuesto, le gusta al becerro. Y, siempre que mantenga rociar un poco de leche en la base de su pene para que el ternero chupe, ese ternero seguirá chupando todo el día. Estoy seguro de que se siente bien ahora mismo. Pero, no pasará mucho tiempo hasta que tu pene quede en carne vida y se extiende hasta el doble de su longitud normal por la garganta de ese becerro. ¡Podrías decir que el ternero te está violando! "Ambas chicas rieron alegremente al pensar en el chico estaba siendo violado por uno de los becerros de su padre.

Efectivamente, la succión constante del becerro pronto hizo que Tim se convulsionara involuntariamente mientras un orgasmo agitaba su cuerpo y disparaba varias cargas de semen por la garganta del ternero que le succionaba. "¿Cómo es ser chupado por el bebé de una vaca?" Preguntó Heather cuando notó que el cuerpo de Tim comenzó a tener espasmos. Las chicas rieron alegremente. -Mejor disfrutar de esa venida rick. Porque ninguna chica humana querrá hacerte correr cuando terminemos contigo. Beth se acercó a la abertura principal de la cabaña y miró adentro. Vio el ternero amamantando febrilmente del largo y estirado pene. También notó algo más. "Hey Rick," gritó ella. "No sabía que eras gay. Debes serlo porque estás siendo succionado por un toro. Las dos muchachas se echaron a reír.

Alrededor de treinta minutos más tarde, ellas acordaron poner fin a la tortura. Tuvieron que tirar de Tim con una buena dosis de fuerza para desalojar su estirado, hinchado y crudo pene de la garganta del becerro hambriento. Su pene era una pulgada o dos más larga de lo que había sido anteriormente.

Luego llevaron a Tim al salón de ordeño. "Vamos a ver, te has corrido en dos inocentes niñas, has arrojado semen por la garganta de una vaca bebé, ¿qué más quieres violar hoy, Rick?" Le hicieron ponerse en cuatro patas (Tres en realidad, ya que sus manos estaban atadas a la espalda) en una de las áreas de ordeña. Separaron las piernas por lo que tenían buen acceso a sus genitales.

-¿Qué me dices de violar una máquina, Rick? -preguntó Heather. "Hemos decidido darte leche. Parece que te gusta venirte en una variedad de formas, por lo que te va a gustar que te aspiremos su leche fuera de ti con una máquina. "

Con eso, Beth lanzó un interruptor que puso en marcha las tremendas y poderosas bombas que controlan las máquinas de ordeña. Beth entró en una habitación y regresó con un aparato de ordeño. Constaba de cuatro cilindros de caucho alineados que normalmente se colocan en las ubres de una vaca. Los cilindros recogen la leche, y la leche se extrae por un tubo largo y transparente donde entra en el tanque de almacenamiento de leche.

"Listo para ser ordeñado, Rick" aullaron las chicas mientras abrieron sus piernas. Colocaron uno de los cilindros de goma en la cabeza de su pene. No había suficiente succión para atraer su pene en el cilindro sin embargo, porque la succión estaba escapando de los tres cilindros no utilizados. Decidieron colocar las bolas de Tim en otro cilindro. Al hacer esto, la succión en su pene y los huevos aumentó, pero todavía era débil. Beth rápidamente se quitó la camisa y el sujetador, dejando que sus amplias tetas cayeran y se balancearan. Sorprendió a Heather cuando se inclinó y dijo "poned las otras dos en mis tetas."

Heather aplicó los dos últimos cilindros de ordeño a las tetas de Beth. Tan pronto como el último cilindro se aplicó a las tetas de Beth, el pene y los huevos de Tim fueron aspiradas violentamente y con fuerza hacia los cilindros de ordeña. Tim estaba en algún lugar entre el cielo y el infierno. La succión en su pene era fantástica, pero el dolor en sus huevos era insoportable. Las tetas de Beth eran demasiado grandes para ser succionadas hasta el fondo de los cilindros y ella disfrutó de una agradable sensación de succión. Durante veinte minutos, las chicas intercambiaron por lo que cada una consiguió tener sus tetas succionadas.

Fue alrededor de veinte minutos más tarde que las chicas notaron un fluido acuoso blanco siendo aspirado por las líneas de leche hacia el tanque de la leche de retención. Efectivamente, miraron hacia abajo para ver a Tim convulsionando con eyaculaciones salvajes otra vez.

"Vamos a dejarte enganchado por un tiempo, ¿de acuerdo Rick?", Dijo Heather. Las chicas decidieron conectar los dos cilindros de ordeño con algo mientras iban a hacer sus tareas diarias alrededor de la granja. Volvieron alrededor de una hora más tarde para encontrar a Tim inconsciente, a un lado, con su pene y huevos succionados hasta el momento en la máquina de ordeño, que comenzaron a tener miedo de que no pudieran sacarlos. Cerraron las bombas de ordeño y volvieron.

De alguna manera lograron sacar los cilindros de ordeño del pene de Tim y sus huevos. "¿Cómo se sienten ahora tus pequeños huevos y tu pequeño pene, Rick? ¿Te gustó ser ordeñado?", Dijo Heather.

Heather estaba claramente disfrutando de la tortura que estaba infligiendo a ese chico. Se estaba volviendo más salvaje y más inhibida a cada minuto. A Beth le gustaba también, y habría tomado un papel más activo, pero le gustaba la idea de dejar que Heather estuviera a cargo de la tortura de su violador (si ella lo sabía o no).

-Ve a buscar una buena cuerda de nylon desde el garaje, y encuéntrame bajo la rampa del heno -dijo Heather con una mirada enloquecida en los ojos-. -Es el momento de enseñarle a este bastardo del violador del cerebro una lección. Beth estaba tan emocionada que se lanzó hacia el garaje y recuperó la cuerda de nylon lo más rápido posible. Cuando regresó, Heather había logrado llevar al cautivo de vuelta a la conciencia y lo había llevado por debajo de la rampa del heno. Heather tomó la cuerda de nylon de Beth, ató un extremo firmemente y sin piedad a la base del pone de Tim, y ató el otro extremo a una cuerda que ya colgaba de la rampa del heno.

Tim estaba emitiendo gritos ahogados y retorciéndose en agonía por la tensión del nudo que Heather había atado alrededor de su pene. Heather se acercó a la pared y desató el extremo de otra cuerda que había atado allí. Estos cables formaban parte de un sistema de poleas que normalmente se utiliza para levantar pacas de heno hasta el desván. Hoy planearon levantar algo más. Heather regresó a donde Beth estaba de pie y el tembloroso Tim estaba con un nudo atado firmemente alrededor de su pene. -¿Quieres hacer los honores? -preguntó Heather.

"Creo que esto puede ser un trabajo de dos personas", respondió Beth.

"Tus estupendos días de viriles venidas han terminado Rick. Prepárate para un verdadero dolor, ahora", dijo Heather. Todavía no tenía ni idea de que estaba a punto de mutilar el pene del hombre que amaba.

Las dos chicas se abalanzaron sobre la cuerda con todas sus fuerzas, y Tim comenzó a ser levantado lentamente en el aire de su pene. Tiraron y tiraron hasta que estaba completamente elevado del suelo. Gritó y se agitó durante un rato, pero rápidamente se desmayó. Pronto colgó al revés sin vida, todo su peso apoyado solo en su crudo y rojo pene ahora completamente estirado.

Ellas amarraron el extremo de la cuerda al soporte en la pared para que Tim se suspendiera justo encima del suelo sin que tuvieran la cuerda sujetada. Después de atar la cuerda, Heather corrió al garaje. Con lo que ella regresó dejo en shock, horrorizada, y también emocionó a Beth. Era un cuchillo para maíz, un gran cuchillo afilado muy parecido a un machetee. Beth había planeado simplemente torturar el pene de Tim para enseñarle una severa lección sobre la violación. Nunca había pensado en cortar el pene de Tim. La idea no sólo la intrigó, sino que le dio un orgasmo instantáneo, y ella podía sentir su entrepierna increíblemente húmeda.

-¿De verdad vas a hacer esto, Heather? -preguntó Beth.
-Maldita sea, lo hare. Este hijo de puta merece que su pene sin valor sea cortado de su cuerpo, y lo voy a hacer”.

Debido a que su cuerpo estaba izado sólo lo suficientemente alto como para que estuviera justo fuera del suelo, su pene crudo, mutilado y estirado fue fácil de cortar por ella.

El cuerpo de Tim cayó al suelo sin su pene ya unido a su cuerpo sangrando profusamente.

Dos días después, todo el pueblo hablaba de cómo Beth con engaños y pensando a base de un rumor llevo a Tim su granja y junto con su hermana Heather le corto su pene pensando que fue un violador y que había mancillado a sus hermanitas, Beth fue a prisión por 10 años y Heather por 8 mientras Tim convertido en un eunuco, tuvo que dejar el pueblo con sus padres, para evitar ser señalado y las habladurías.




Historia Original Aquí.





Autor: RavenWings       Traductor: DarkSoul

PLATO FRIO

James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida......


PLATO FRIO
James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ZOOFILIA] [VIOLACIÓN] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Hetero      Autor: RavenWings





James se despertó atontado, con un fuerte dolor de cabeza no sabía que había pasado. Lo último que recordaba estar bebiendo tranquilamente su whisky mientras veía a su esposa realizar su último acto de sumisión. La había atado al suelo. La intención, por supuesto, era que los perros, un par de enormes mastines, la violaran. Antes de que eso hubiera sucedido, se había sumido en un sueño profundo poco a poco hasta que ya no supo más de su vida.

Ahora, que se despertó para encontrarse atado a una mesa, con sus nalgas apoyadas sobre ella, las piernas abiertas, y una mordaza de bola en la boca que le impedía hablar. Sus ojos escudriñaron la habitación blanca que ocasionalmente había usado con su esposa como castigarla a placer.

-"Hola amor", escucho James la voz era de su esposa, pero de alguna manera cambiada.

Tenía una ventaja confiada que no había oído antes. James tuvo que mover su cabeza y su torso, que se elevaron lentamente mientras la mesa lo sostenía hacia arriba. Estaba lejos de estar en una posición cómoda.

Ahí estaba su esposa. Hacía tanto tiempo que no la había llamado por su nombre que lo había olvidado. Pero ahí estaba ella. Estaba casi desnuda excepto por lo que parecía un bikini de cuero que cubría su sexo. La luz remarcaba las varias cicatrices de sus numerosos castigos, eran un mapa de camino a su cuerpo. Tenía un bastón negro de algún tipo en sus manos.

Apuesto a que te estás preguntando de qué se trata, querido James, pero ya ves que estoy cansada de tus torturas, estoy cansada de que me uses como un animal. Dijo eso para "levantar el palo negro. "¿No lo reconoces? Espera, permíteme acercarla a ti". Dijo ella.

A medida que se acercaba, se horrorizó al darse cuenta de que era un enorme consolador lo que tenía en sus manos. "No es un consolador, querido, creo que la última vez que lo viste esta pequeña pieza de carne estaba en tu querido semental, ¿te acuerdas de él? Tú me hiciste tener sexo con él no hace tanto tiempo... Has estado fuera un rato. Ahora es tan largo que sólo planeamos esta pequeña reunión.

Ella se echó a reír, "Deberías ver a Roman ahora mismo... Lo último que le vi, él montaba a todas las yeguas que podía tratar de montar como si estuviera poseido.

James observó con horror cómo encajaba el pene cercenado del caballo en el bikini y se movía detrás de él. Ella entonces le abrió sus nalgas pera comenzar a humedecer su ano con lubricante. Para luego comenzar a penetrarlo con aquel pene cercenado. Ella sonrió mientras lo empujaba por su ano una pulgada a la vez. El dolor lo sacó de su estupor y comenzó a luchar y gritar, pero todo era en vano.

Después de casi diez minutos que para James fue toda una eternidad, todo su cuerpo se estremeció  al sentir un orgasmo mientras comenzó a venirse por la acción de masaje prostático que estaba sufriendo. Ella lo dejó venirse para luego dejar aquel pene a un lado cuando se lo saco. Luego se trasladó tras él a un lugar. Podía oírla hacer algo, pero no sabía exactamente qué era. Cuando regresó, estaba vestida con un traje de cuero escarlata, intrincado trenzado para mostrar su cuerpo, pero no revelar nada. Ya sabes, James, eres bastante malo, has sido un bastardo todos estos años, pero creo que lo peor que has hecho es tener a tu pequeña hilera de putas durante los años. Levantó un carro a su vista. En el carro había tres jarras, que al sacar la tapa tenían las cabezas de sus tres últimas amantes. Cada una claramente muertas.

"Oh, tú me enseñaste a no dejar que nada se desperdicie, así que solo piensa, esto", su mano barrió su atuendo. "Fue hecho de sus pieles y cuando hayamos terminado, podremos disfrutar de comer partes de sus cuerpos".

James oyó la puerta abierta detrás de él. Era lo maravilloso de la pequeña cárcel que había hecho. ¿Listo Cath? -dijo una voz detrás de él. Sonaba como la áspera voz de su veterinario. Su sospecha se confirmó cuando Sally entró a la vista con su equipo.

"Por supuesto querida," y con eso, Cath le dio a Sally un beso persistente en que sus lenguas se entrelazaron.

"Tal como lo planeamos, quiero que sus huevos queden tan adentro de su cuerpo que sean imposibles de alcanzar. Y quiero que su pene bueno ya sabes lo que quiero par su pene. Creo que va a ser divertido tenerlo para poder penetrarlo las veces que desee y sea mi puta desde ahora y para siempre él.

Luego ambas se fundieron en un beso apasionado de nuevo. Cuando sus labios se separaron Cath abrió su maletín y saco un elastrador y una sierra medica para cortar hueso.

James tembló al pensar lo que ella haría con esas cosas. De pronto su esposa le abrió sus nalgas para que Cath untara algo en su ano, tenía la consistencia de una crema cuando termino, Cath fue hasta la puerta y la abrió para dejar entrar a uno de los enormes mastines que de inmediato fue hasta James su hocico comenzó a olfatear entre sus nalgas y el pene del perro se torno erecto, no paso mucho hasta que estuvo montado sobre James con sus garras delanteras arañando su espalda.

Su esposa tomo el pene del perro que era enorme y lo coloco sobre el ano de James, que de nuevo sintió ser penetrado pero esta vez por el miembro de uno de sus perros, que comenzó a penetrarlo a un enorme ritmo, las dos mujeres miraban el grotesco espectáculo riendo.

Mientras el gran mastine violaba a James con su saliva cayendo sobre su ya muy arañada espalda Cath tomo el elastrador le coloco dos ligas y se agacho bajo la mesa. Para tomo el pene en erección de James, le coloco las ligas en la base de su pene, para liberar el seguro del elastrador.

Todo el cuerpo de James de tenso, y el pene del perro sintió como su ano se contraía, aullando se vino dentro de James que sintió el semen caliente del perro en sus entrañas mientras se contorsionaba de dolor. Cuando el perro termino de correrse, se bajo de encima de James y fue sacado por su esposa de la habitación, en ese momento Cath activo la sierra circular se escucho un siseo debajo de la mesa “ZZZZZZZZZZ” y James sintió como su pene fue tomado por una mano.

De pronto James sintió una terrible punzada proveniente de su entrepierna. Era la sierra que comenzó a cortar su pene aun erecto justo entre ambas ligas colocadas en su erección manejada hábilmente por Cath que apenas tardo unos cuantos segundos en amputar su pene. Para James eso fue todo el dolor fue más de lo que podía soportar y se desmayo.

Cuando despertó estaba un amarrado en su entrepierna ya no se notaba nada, solo un pequeño agujero, su esposa de nuevo estaba con su tanga negra de cuero pero esta vez el miembro que sobresalía de su entrepierna no era la de un animal sino el que fue alguna vez suyo, con el que lo penetro casi de inmediato.

-“¿Te gusta cómo se siente el que fue tu miembro en tu interior querido?” Pregunto ella.

James no dijo nada solo lloro en silencio hasta que del agujero que quedo en su entrepierna dos pequeños disparos de semen brotaron algunos minutos más tarde, James apenas y sintió algo de placer pero su esposa pareció tener un gran orgasmos al ver que se corrió sin su pene por primera vez mientras ella un lo estaba penetrando a un gran ritmo, disfrutando del sufrir de su esposo, disfrutando por fin de su venganza.




Historia Original Aquí.





Autor: RavenWings       Traductor: DarkSoul

PAQUEÑO ESCLAVO

Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más......


PAQUEÑO ESCLAVO
Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.

Pese a haber entrado en la pubertad a los 12 años, su amo de aquel entonces pago para que su cuerpo al que apenas le empezaba a brotar vello en la zona púbica, nalgas y axilas fuese depilado completamente con laser, por lo que ha permanecido su cuerpo lampiño por completo incluso su ano hasta la edad que posee, poseedor de un pene inusualmente grande cuando está en erección con dos huevos enormes que son inusuales incluso en un hombre de mayor edad siempre fue bien utilizado por sus Amas anteriores, aquella noche recibió la noticia que había sido vendido a una mujer madura que vendría a la mañana siguiente por él.

Su ama de nombre Samia estaba recostada en el cabezal de la cama, entre almohadones, cuando Onix que fue llamado a su presencia entro luego de decirle aquella noticia de su venta su Ama deseaba gozar del adolescente una última vez, ella retiró la colcha y sacó las piernas fuera de la cama, apoyando sus hermosos y bien cuidados pies sobre la alfombra,  Onix se arrodilló, dobló su cuerpo y rindió homenaje a la que desde hacía dos años era su dueña, besándole los pies, uno en cada pie.

Adriana dejó que su esclavo se quedara un rato postrado Onix no se movería de aquella postura hasta recibir permiso de ella, movió los dedos delante su cara y éste los besó con delicadeza. Samia levantó uno de los pies poniendo los dedos bajo el mentón de Onix, obligándole a levantar la cara ella terminó el movimiento colocando una pierna sobre la otra, balanceando el pie desnudo ante la mirada fija de su esclavo.        

―“¿Dime Onix, aún me deseas?” Pregunto Samia.     
―“Sí Ama, más que a nada en este mundo”. Respondió Onix, sumisamente.

Adriana sonrió valoraba la fidelidad y la devoción que su esclavo le profesaba, pobre muchacho había tardado meses en ganarse el reconocimiento de ella quien levantó un poco el pie y le ofreció la planta Onix besó su pie con amor.          

De pronto la mano de Samia salió disparada y abofeteó el rostro de Onix un hilillo de sangre se deslizó por el labio del adolescente momentos después quien bajó la mirada al suelo y musitó palabras de perdón, sin saber a ciencia cierta cuál había sido su falta, luego Samia hablo en un todo severo.        


―“Eso fue para que no olvides que eres más que un esclavo y siempre debes obedecer sea quien sea tu Ama”. Dijo Samia.  

Luego ella se le acercó y depositó un beso breve y fugaz en los labios del Onix, justo en el sitio donde momentos antes le había golpeado Onix pareció sufrir una descarga eléctrica al contacto de los dulces labios de su idolatrada dueña, mientras miraba la esbelta figura de su ama avanzar hacia el baño Samia 36 años pero no aparentaba más de 28.       

―“Ahora mismo, le preparo el baño Ama”. Dijo Onix mientras corría al baño.
           
Onix le lanzaba furtivas miradas a las torneadas piernas de Samia, observando discretamente cómo se movían mientras ella escogía lencería de los cajones, cinco minutos después salió del baño justo cuando Samia estaba terminando de desnudarse Onix quedo paralizado al ver el cuerpo de su Ama desnudo.

―“¡El baño está listo, Ama, cuando quiera usarlo!” Dijo Onix.      

Ella levanto la mirada que se cruzo con la del adolescente durante un corto espacio de tiempo antes de que Onix bajara rápidamente la mirada al suelo así se lo había enseñado ella cruzó la habitación y pasó delante de él con movimientos sinuosos.          

―“¿Quiere que le enjabone la espalda?”  Preguntó Onix.    
―”Sí claro”. Respondió Samia.
           
Ella se metió en la bañera y Onix se acercó para enjabonarla permanecieron en silencio un rato, mientras él la enjabonaba, Onix estaba desnudo todo el tiempo en el baño, tras el baño él le tendió la toalla y la ayudó a secarse.     

―“Bueno ahora toca el masaje”. Dijo Samia.  
―“Enseguida”. Le respondió Onix.       

Las manos de Onix relajaron el cuerpo de su Ama casi se durmió bajo sus reparadores efectos de pronto Onix se estremeció al notar el contacto de la cálida mano de su Ama en su palpitante entrepierna, luego ella separó bien las piernas para dejar su jugosa vagina que semejaban unos labios sonriéndole a los ojos de Onix.        

Onix se acercó lentamente hasta enterrar su rostro entre las escarchadas estrías que parecían tener vida propia y por las que empezaban a rezumar blanquecinas humedades producidas por el deseo, las manos de Micaela se posaron con suavidad sobre la cabeza del chico y arqueando ligeramente la espalda se entregó a las andanadas que le producían su lengua y labios.
           
Samia comenzó a gemir, casi de inmediato sus dedos se engarfiaron en el largo cabello de Onix le apretó la cabeza como si pretendiera engullirlo él apenas podía respirar pero no importaba su Ama le exigía que la hiciera gozar y eso era lo único que importaba para él en ese momento, se entregó con toda su alma a esa tarea, su lengua entraba y salía de los surcos jugosos, del agujero encharcado, se ayudó de la nariz y de toda la cara para apretar con fuerza los resortes de placer que tenía a su alcance, restregándose sin descanso contra el cada vez más húmeda y olorosa vagina de su ama.

Samia pasó de los gemidos a los jadeos, que era como estertores y finalmente comenzó a gritar de placer ella puso sus pies desnudos sobre la espalda de Onix y le engarfió el cuello para poseerlo con más fuerza,  sus caderas se movían frenéticamente ella solo gritaba y gritaba, apretó más sus piernas y aferró con sus manos el cabello del adolescente.        

Cuando ella sintió un maravilloso orgasmo, luego vino la lenta relajación, entre espasmos y pequeñas sacudidas cada vez más espaciadas,  sus piernas aflojaron su presión así como sus manos por lo que ella pudo retirar la cara lo suficiente para tomar aire, estaba agotado pero se sentía feliz su Ama parecía realmente satisfecha.         

Onix permaneció aún algún rato con la cara entre las piernas de su Ama, respirando el olor de sus fluidos, un olor fuerte pero a la vez excitante encantaba darle placer pero lo que acababa de hacer lo había excitado como nunca y ahora tenía una erección de las que si no hacía algo para remediarlo se mantendría en su máxima expresión toda la noche, impidiéndole dormir.

Su Ama no le permitía penetrarla, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, le autorizaba a eyacular masturbándose cuando eso sucedía debía hacerlo frotándose el pene entre las botas que previamente había tenido que calzarle y entonces era el ser más feliz del mundo de pronto Samia se incorporó de la cama estaba hermosa con el cabello, mojado de sudor, tenía los ojos brillantes, había quedado más que satisfecha.        

Samia tomo su pene con sus pies unos cuantos apretones por parte de ellos fue más que suficiente para que el pene de Onix comenzara a vomitar tremendos chorros de semen el rostro del adolescente era de máxima felicidad ella no tuvo que ordenarle nada lo primero que hizo al acabar de venirse fue lamerle los pies de los goterones de semen con que se los había salpicado, después hizo lo mismo con los que cayeron al suelo.    

Samia mandó a su esclavo a dormir en el suelo, en el lugar de siempre muy feliz.

A la mañana siguiente Onix con apenas una minúscula trusa (slip) casi transparente fue entregado a su nueva Ama una mujer de unos 45 años de grandes senos, bien vestida y algo pasada de peso, quien lo tomo de la cadena que pendía del collar en su cuello para llevárselo a su auto, ahí ella le dijo que podría llamarla Ama Sonia desde ese momento era su nueva ama.

Su nueva ama condujo su elegante auto hasta una gran casa de campo aunque Onix no pudo ver nada ya que sus ojos fueron vendados, al llegar ella le indico que se desnudara para que pudiera ver su cuerpo bien, Sonia quedo muy sorprendida de lo bien dotado que era Onix y quedo aun mas sorprendido cuando le ordeno que se masturbara hasta quedar con su miembro bien erguido, ella lo miro con luria mientras Onix miraba al suelo, luego la escucho decir.

― “Onix te he comprado para que seas el sirviente de mis hijas pero antes voy a tener que hacerte algunos arreglas no deseo que ellas queden embarazadas por un descuido cuando jueguen contigo, estoy más que segura que serás uno de sus juguetes preferidos”. Dijo Sonia con una sonrisa en sus labios.

Que dejo inquieto al adolescente, luego ella hizo que se acostara sobre un sillón con amarro sus piernas con una soga dejándolos levantados como si estuvieran sostenidos por dos estribos ginecológicos invisibles, luego le coloco un dispositivo de látex que deparaba su pene y huevos, coloco también una pequeña correa de cuero por debajo de su glande y aseguro su pene a su pierna derecha.

Luego le coloco dos pinzas una en cada uno de sus pezones a Onix que lo hicieron estremecer de dolor pero no dijo nada se mordió su labio para no dar una muestra de dolor como le habían enseñado, mientras Sonia se colocaba un arnés sobre su pelvis ya desnuda, le dijo al adolescente.

―“Hoy aprenderás como es que se trata a un verdadero esclavo y prepárate porque vas a ser desvirgado”. Dijo Ama Sonia.

Luego ella fue hasta un cajón del que extrajo un dildo muy grueso acanalado con protuberancias que coloco al frente de su arnés, quedando como un miembro en erección sobresaliendo de la entrepierna de su Ama, que apretó un botón y comenzó a vibrar.

El sonido “ZZZZZZZZ” que emitía aquel dildo de color negro se hizo más intenso conforme Ama Sonia se acerco a Onix, ella como su pene y lo masturbo por unos segundos antes de que comenzara a penetrarlo con aquel dildo, el cuerpo de Onix se tenso al sentir aquel falo de plástico vibrando entrar en sus entrañas, era la primera vez que era penetrado y estaba sintiendo mucho dolor, las lagrimas no tardaron en correr por sus mejillas.

Ama Sonia hundía aquel miembro en el interior de Onix hasta que su pelvis chocaba con sus nalgas, el adolescente trato de no gritar todo lo que pudo pero el dolor era intenso y no pudo contener jadear y gruñir de dolor lo que hizo gemir de placer a Sonia, el ano de Onix se contraía con fuertes espasmos dolorosos mientras los canales del dildo le estaban un masaje prostático único que hizo que su pene comenzara a palpitar a los pocos minutos de comenzar a ser penetrado por Sonia que al parecer estaba gozando el sufrir del adolescente.

De tanto en tanto jugaba con las pinzas colocadas en sus tetillas para provocarle más dolor a Onix que sentía que iba a venirse en cualquier momento aquella sensación de estar al borde del orgasmo duro como 15 minutos en los que su ano se sintió que ardía como si estuviera en llamas de pronto Onix lanzo un gruñido.

―“AGGYYRRRRRR”. Gruño Onix.

Al tiempo que tres fuertes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene que fueron a dar a su pierna derecha el semen comenzó a chorrear por su pierna, con dos dedos Sonia lo recogió para dárselo a probar a Onix que lambio sus dedos con gusto.

Sonia no dejo de penetrar al adolescente hasta que se vino por una segunda vez, fue en ese momento que extrajo el dildo de sus entrañas dejando su ano completamente dilatado con el chico llorando de dolor sintiendo como si esfínter anal se contraía en fuertes espasmos tratando de cerrar se nuevo, Sonia se quito el dildo y fue por un elastrador y un bisturí era hora de poner fin a la fábrica de esperma del Onix para siempre para convertirlo en un eunuco para el disfrute de sus hijas.

Sonia coloco una liga en elastrador la abrió, para luego pasar el testículo derecho de Onix, por el centro de la estirada liga castradora, luego la dejo cerrarse de golpe, el adolescente arqueo el cuerpo y casi dio un gran grito al sentir la opresión de la liga castradora en su escroto, con rapidez Sonia coloco otra liga en el elastrador para aplicar la liga esta vez en el testículo izquierdo de Onix, que no pudo evitar esta vez dar un gran grito de dolor, todo su cuerpo se sacudió por unos segundos para irse calmando poco a poco.

Su ano aun palpitaba bien abierto sintiendo las gotas de sudor entrar por él, Onix nunca antes sintió tanto dolor, ni siquiera cuando su anterior ama le pateaba sus huevos de forma brutal, pasados unos minutos Ama Sonia tomo el bisturí y sin el uso de cualquier anestésico para evitar el dolor hizo un largo corte en el escroto de Onix que horrorizado vio como su blanquecino testículos broto de escroto, quedando colgando de un conducto goteando sangre, Sonia hizo lo mismo con el otro testículo dejando ambos colgando entre las separadas piernas de Onix.

Luego libero el pene del adolescente en completa erección aun de su pierna para comenzar a masturbarlo, lambiendo la parte de abajo de su glande de tanto en tanto, entre lambida y lambida Sonia le dijo.

― “Más vale que disfrutes que esta será tu ultima venida como hombre de tu vida”. Dijo Ama Sonia para luego darle otra lambida.

Onix pese al dolor hizo lo que ella le indico, no paso mucho hasta que comenzó a gemir de placer pues Sonia se metió su pene a la boca, Onix sintió como su mano libre tomo sus dos expuestos testículos para juego con ellos en su palma de su mano.

El placer se incremento para el adolescente, pero solo por un momento de pronto Ama Sonia apretó sus dos expuestos testículos con la mano que momentos antes jugaba con ellos, lo hizo de manera brutal, Onix puso los ojos en blanco y su cuerpo se arqueo en ese justo momento su pene que estaba palpitando con fuertes contracciones lanzo tres potentes chorros directo a la boca de su Ama que se los bebió sin desperdiciar ni una sola gota, luego Onix dio un alarido de dolor.

― “AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito el adolescente.

Justo en el momento que Ama Sonia le arranco sus dos testículos de su cuerpo, con un fuerte tirón de su mano, todo el cuerpo de Onix se sacudió y él se desmayo unos pocos segundos después, sintiendo como la sangre corría por sus nalgas. 

Onix paso los siguientes tres días hirviendo en calentura estuvo al borde de la muerte pero de alguna manera logro reponerse, Ama Sonia hizo que se viniera en sus pies durante las dos semanas luego que se repuso, dos veces por días para luego hacer que Onix lambiera su propio semen de sus pies, cuando Ama Sonia estuvo segura que no quedaba ni un espermatozoide en el cuerpo de Onix lo llevo a su casa.

Ahí se lo entrego a sus hijas que eran incluso más sádicas que ella, Ama Sonia le suministraba la testosterona suficiente para que Onix mantuviera su cuerpo masculino y firmes erecciones, que eran aprovechas por sus hijas como por Ama Sonia mientras o durante sesiones de tortura y humillación a los que Onix se veía sometido dado que para ellas solo era un “Pequeño Esclavo”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com