VIOLACIÓN GAY

Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico......


VIOLACIÓN GAY
Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [CIRCUNCISIÓN] [CBT]


Categoria: Gay      Autor: Aaron Gover & DarkSoul





Para cuando tenía 14 años pese a mi edad estaba seguro de que era gay y pensaba salir del closet, todas las noches lo pensaba y soñaba con tener sexo con algún guapo y bien dotado compañero de la escuela, incluso a veces me despertaba a media noche y me masturbaba hasta eyacular para poder lograr dormirme como era nuevo en la ciudad me deprimí por perder a mis amigos y me volví muy solitario en los primeros días de clase sufría de bullyng por unos chicos Daniel, Mathew y Brandon eran guapos pero me hacían bullyng sicológico y físico.

Pero nunca le dije a nadie ni a mis padres sobre aquello que hoy creo fue un tremendo error, un día fui al colegio como de costumbre pero no había clase por alguna razón pero no me entere de ellos estaba por volver a casa cuando vi a Daniel, Mathew y Brandon los tres se me acercaron me tomaron de los brazos y me llevaron arrastrado hasta la casa de Daniel que era cerca pensé que solo me iban a golpear porque sus padres no estaban en casa, pero aquel iba a hacer un día que nunca voy a poder olvidar mientras viva, para ese momento ya contaba ya con 22 años y estaba por terminar la universidad aunque tenía el físico de un chico de prepa (instituto).

Entre empujones insultos por parte de los tres me llevaron a aquella casa no pudo desistirme era delgado y sin mucha fuerza física o sin la voluntad para hacerlo de todo modos, después de Amarrarme a una silla y golpearme muy fuerte (llore mucho y suplique que se detuviera) me quitaron toda la ropa, incluso mi trusa (slip) lo que me hizo sentir mucha pena y me sonroje, grite pero estaba amordazado para ese momento, me hicieron poner de pie para llevarme a una cama grande, que parecía ser una habitación no usada por alguien.

Para ese momento estaba aterrorizado, no sabía lo que querían hacerme pero de seguro no era nada bueno por lo menos para mí, en sus rostros se dibuja la maldad, sus ojos brillaban intensamente comiéndome con sus miradas lujuriosas que me hizo sentir aun más indefenso que antes de que estuviera desnudo, sentí un leve cosquilleo en mis huevos que se contrajeron contra mi pelvis como si la habitación quedase helada de repente.

Mathew trajo 3 grandes tarros de agua y jabón, Daniel me echo un balde y Mathew me empezó a lavar con el jabón por todo el cuerpo poniendo especial atención en mi pene, incluso corriendo mi prepucio para lavar mi glande, mientras él se desnudaba al igual que Brandon y Daniel, me excite al verlos desnudos eran los primeros hombres que veía desnudos en mi vida lo que hizo que mi pene quedase erecto por completo, lo que hizo que ellos me señalaran y Brandon dijera.

-“Miren a esta puto ya se le paro, en verdad quiere ser penetrado”. Dijo Brandon y todos los demás rieron al escucharlo.

Ya con ambos desnudos empezaron a mojarse entre ellos también y decirme perra, puta y prostituta, entre otras cosas mientras lloraba y gritaba, suplicándoles que me dejasen ir detrás de la mordaza pero a la vez tenía mucho morbo y placer de verlo desnudos tan cerca de mí, me opusieron una navaja en el cuello (Mathew) y dijo que me iba a quitar el trapo que tenía en la boca y si gritaba me mataba, por el miedo me quede en silencio y me lo quito, para luego decirme.

-“Ahora nos la vas a chupar mucho cuidado con los dientes, si nos lastimas te matamos”. Dijo Mathew mostrándome la navaja. 

Mathew acerco su endurecido pene y me hizo hacerle sexo oral pese a la violencia con la que movió mi cabeza tomándome de los cabellos para hacerme tragar su miembro debo decir que lo disfrute después que tener sexo oral con los tres aproximadamente por 30 minutos con la mandíbula adolorida me hicieron acostar boca abajo sobre la cama y me penetraron grite cuando lo hicieron por primera vez se sintió horrible y sentí poco placer era el actor principal en aquella orgia me hicieron eyacular las tres veces que me penetraron cuando los tres acabaron en mi boca Mathew coloco una navaja sobre las venas de mis muñecas y Brandon una en la garganta, Daniel me tomo de los huevos y me dijo

-“Deberíamos matar a un puto como tú, no merece vivir”. Dijo Daniel.

Luego lentamente bajo su navaja a mi pene, estiro mi prepucio hasta casi hacerme gritar de dolor y de un solo corte me corto mi prepucio circuncidándome, luego con mi pene sangrando tomo mi escroto, estirando mi huevos con fuerza hacia abajo, todo mi cuerpo se sacudía de dolor cuando Daniel de dos corte me corto mis huevos, castrándome, me desmaye de dolor de inmediato y para cuando me desperté estaba sobre una banca de un parque.

Trate de levantarme pero una gran punzada me lo impidió, mis manos se fueron a mi entrepierna, estaba vendada y curada de algún modo, me fue obvio que recibieron ayuda de alguien dudo aun que ellos me pudieran curar de aquel modo, como pude sintiendo mucho dolor llegue a casa, por suerte mis padres aun no llegaban, cuando revise mi mochila horas después me encontré con un frasco donde flotando en un liquido estaban los que fueron hasta ese día mis huevos.      

No les dije nada a mis padre, lloro contantemente en silencio, me siento solo y sucio... no sé que hacer es difícil verlos en clase a veces hasta en el baño me hacen tener sexo oral con ellos y cada vez disminuye el placer y pienso en el suicidio tengo miedo... quiero irme pero me da miedo decírselo a mis padres o a otras personas porque ellos sabrán que soy gay... tengo miedo... que la gente sepa que fui violado y castrado por aquellos tres.




Autor: Aaron Gover & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

RETANDO AL PELIGRO

Mi esposa aunque bella y en ocasiones muy ardiente en la cama, ya no me satisfacía por complete, ella siempre me había dicho que si me llegaba a descubrir siéndole infiel me castraría antes de dejarme en manos de otra mujer, cada que lo decía me agarraba de los huevos y me los apretaba, lo que hacía que mi pene saltaba a una dura erección de manera inmediata, por alguna razón que no entendía que disfrutaba de todas maneras, aquellos apretones se volvieron algo regular en nuestros encuentros sexuales......


RETANDO AL PELIGRO
Mi esposa aunque bella y en ocasiones muy ardiente en la cama, ya no me satisfacía por complete, ella siempre me había dicho que si me llegaba a descubrir siéndole infiel me castraría antes de dejarme en manos de otra mujer, cada que lo decía me agarraba de los huevos y me los apretaba, lo que hacía que mi pene saltaba a una dura erección de manera inmediata, por alguna razón que no entendía que disfrutaba de todas maneras, aquellos apretones se volvieron algo regular en nuestros encuentros sexuales.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INFIDELIDAD]


Categoria: Hetero      Autor: Lovelittlegirl & DarkSoul





Mi  esposa aunque bella y en ocasiones muy ardiente en la cama, ya no me satisfacía por complete, ella siempre me había dicho que si me llegaba a descubrir siéndole infiel me castraría antes de dejarme en manos de otra mujer, cada que lo decía me agarraba de los huevos y me los apretaba, lo que hacía que mi pene saltaba a una dura erección de manera inmediata, por alguna razón que no entendía que disfrutaba de todas maneras, aquellos apretones se volvieron algo regular en nuestros encuentros sexuales que poco a poco comenzaron a ser menos frecuentes.

Fue un sábado, cuando fui a celebrar junto a mi esposa el recién ascenso en mi trabajo; fuimos a una discoteca junto a sus amigas y nos divertíamos en grande. Mi esposa se pasó de tragos y estaba casi inconsciente cuando llegamos a la casa de su mamá, donde vivíamos en un anexo. Al entrar veo a Gaby, mi cuñada de 19 años que veía tv de brazos cruzados y notablemente molesta; le pido me ayude a llevar a su hermana al anexo y a regañadientes acepta susurrándome: ¿veo que no te importa qué día es hoy verdad? ¡Cumplimos un año!      

Llevamos a mi esposa entre ambos mientras nos decía cosas sin sentido, la acostamos boca abajo y señalando a Gaby le dije.

-“¡Eres insoportable, pero también eres su hermanita y te amo! Dijo mi esposa.

Acto seguido se queda dormida o por lo menos eso pensé, apague la luz y me abalanzo contra mi cuñadita quien esquivando mis besos susurro sentirse muy molesta. La agarre por sus ricas nalgas para atraerla contra mí cuerpo; camuflados en la oscuridad frotaba mi erección sobre su rajita la delgada tela de su pijama que portaba ayudaba a que ella sintiera mi pene por completo insistiendo en besarla, mi esposa se voltea y en silencio la miramos quitarse falda y panty para comenzar a masturbarse.

Abrazo a Gaby por la espalda apoyando mi erección en aquellas hermosas nalgas, meto una mano dentro de su pijama y acariciándole su linda vagina decido usar mi arma secreta infalible: retarla para despertar la rivalidad entre hermanas por lo que le susurro al oído.     

-“Mira lo que está haciendo tu hermana, ya que no quieres tendré que desquitarme con ella”. Le dije al oído.  

Gaby jadeante se me acerca al oído y me susurra un firme “NO” abriendo un poco las piernas, por lo que  mis dedos comienzan a estimularla mientras con la otra mano manoseo sus senos que si bien no son tan grandes como los de mis esposa tiene unos pezones supremos y le beso el cuello; mi esposa gemía frotando su vagina, dándose el mismo placer que a menos de 2 metros yo le daba a su hermanita, que mordiéndose los labios trataba de contener los gemidos para no llamar la atención de su hermana.   

Apoyando a Gaby sobre la pared de mi habitación deslizo mis manos hasta su cintura para bajarle el pantalón de su pijama, acaricio sus nalgas desnudas por unos segundos se las abro y la penetro hasta el fondo; la tomo firme de las caderas y ella se tapa la boca tratando de suprimir sus gemidos causados por mis fuertes embestidas.     

El silencio de la madrugada satinada por la deliciosa armonía de ambas hermanas gimiendo y el choque de las nalgas de mi cuñadita contra mí pelvis era muy rico. Entre sus ricos gemidos mi esposa balbuceo:           

-“Jorge… amor… chúpamela… anda hazme sentir rico…”- Dijo mi esposa.       

Detengo mi embestida y Gaby voltea hacia mí:           

–“Ni se te ocurra…” Dijo Gaby. 

-“Debo hacerlo, puede despertarse y no imagino el escándalo que armaría”. Dije.         
-“No pares, sigue penetrándome”. Dijo Gaby. 
-“Debo complacerla, no me queda de otra, a menos que…” Dije.   
-“¿A menos qué Jorge?” Pregunto intrigada Gaby.     

Sin darle tiempo a que reaccione, tomo a Gaby por las caderas para posicionarla justo frente a su hermana que con las piernas abiertas de par en par rogaba tiernamente que su raja fuese atendida. La penetro empujándola con fuerza y mi esposa suspira profundamente cuando siente la boca de su hermana; sin tener otra opción Gaby se entrega a la vagina de mi esposa mientras yo, su cuñado, la penetro con fuerza, hundiendo mi duro miembro por completo en ella.    

Estaba experimentando una de mis más anheladas fantasías: un trío con mis dos mujeres amadas quien me iba decir que esos iban a hacer los últimos momentos de placer de mi vida como un hombre de verdad,

Luego de unos minutos Gaby arquea la espalda y levanta su culito, aquella era su señal para pedirme algo que le encantaba y en la más perfecta sincronía mi dedo pulgar entra en el ano de Gaby y ella mete dos dedos en la húmeda vagina que saboreaba, haciendo gemir de placer a mi esposa.         

Las manos de mi esposa toman a Gaby por la cabeza apretándola contra su vagina y en un intenso alarido de ambas al tener el más rico y hermoso orgasmo, mi esposa lanza chorro de jugos y mi semen son recibidos por la apretada vagina de mi cuñada, fueron cuatro poderosos chorros los que arroje me tuve que morder mi labio inferior para no dar un alarido de placer en ese momento, que aun lamento, pues fue una contención innecesaria de mi parte.           

Sin terminar de disfrutar el plácido instante de quietud post orgasmo, nos levantamos cuidadosamente de la cama; Gaby no tardo en comenzar a reclamarme haberla sometido a tan perverso acto y al salir del cuarto le dije.

 -“Caya que la vas a despertar, además eres la culpable de que no la complazca como debería”. Le dije.

Con el semblante molesto me dio un apretón de huevos levemente me beso en los labios lo que me hizo probar los jugos de mi esposa y se marcho, agotado, apenas me subí mi trusa (slip), fui a la cocina bebí algo de agua, fui al baño y regrese a mi cuarto, apenas cerré la puerta sentí un fuerte golpe detrás de la cabeza que me dejo aturdido por unos segundos.

Sentí como dos manos me despojaron de mi trusa que quedo a la altura de mis rodillas, luego sentí como alguien tomo mi pene y se lo llevo a la boca, sentí como una mano estiro mis huevos dolorosamente, con mi pene palpitando dentro de aquella boca, que se lo saco de repente escuche decir.

-“Así que esto salen los jugos de mi hermanita, ¡maldito traidor!” Escuche decir  mi esposa.
-“No es lo que cre…” Intente decirle a mi esposa.

Pero no pude acabar de tratar de explicar sentí un largo como doloroso corte por detrás y por debajo de mi estirada piel escrotal, seguido de un punzante dolor como nunca antes había sentido, sentí algo caliente correr por mis piernas y sin poder contenerme di un gran alarido de dolor.

-“AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH” Grite.

Mi alarido hizo venir a Gaby corriendo a nuestra habitación, apenas encendió la luz para poder bien lo que sucedía mi esposa le arrojo mi escroto con mis huevos en su interior a su pecho, que rebotaron, manchando su pijama de esperma y sangre, para luego mi escroto caer al suelo y mis dos amados huevos salirse de la cercenado bolsa de piel que los había contenido desde que nací.

-“AHÍ LOS TIENES MALDITA PUTA DE MIERDA A VER SI AHORA TE SIRVEN DE ALGO”. Le grito mi esposa a Gaby.

Mi cuñada quien momentos antes había disfrutado de mi virilidad quedo en shock al verme revolcándome en el suelo con mis manos en mi entrepierna, toda llena de sangre con mis huevos en el suelo y mi bajo vientre lleno se la que fue mi última eyaculación que no pude disfrutar.

Continuaba gritando de dolor cuando mi esposa de un pisotón, acabo por completo con uno de mis testículos estallándolo bajo su talón, Gaby cayó de rodillas llorando desconsoladamente al ver aquello, mientras que por mi parte solo pude gritar de horror al ver como mi esposa acabo para siempre con mi testículo. 

-“¡NOOOOOOOOO!” Grite.

Luego creo que me desmaye, pues ya no recuerdo más, me desperté en un hospital solo, castrado para el resto de mis días, tarde dos meses en recuperarme, cuando regrese a mi casa extrañado por no recibir visita alguna me encontré con mi suegra quien me dijo que no podía entrar ya más a su casa, me entrego dos maletas con mis cosas y me dijo que mi esposa se había marchado sin decir a donde.

Gaby también se marcho, sin decir nada eso fue hace cuatro años, ahora vivo solo en un cuartito, sin esposa o amante alguna, mi pene ya no puede tener erecciones pues los médicos me explicaron que durante mi castración me cortaron uno de los nervios de mi pene que hace que tenga sensibilidad por lo que apenas y lo siento.

No he logrado tener una erección desde aquella noche y ni siquiera sé que fue de Gaby o de mi esposa ahora entiendo que mi destino es morir solo, sin sexo por el resto de mis días que espeso no sean muchos y todo por “Retar al Peligro”.





Autor: Lovelittlegirl & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

DESCONOCIDO ASALTANTE

Vivo en Nueva York en uno de esos apartamentos de gran altura, trabajando en un trabajo muy estresante, y no mucho más. Mi rutina diaria consiste en desayunar, ir al gimnasio durante una hora de entrenamiento, ducharme y luego ir al trabajo, donde estoy al día de 8 a 10 horas y luego regreso a casa y me desplomo. Tengo un metro ochenta y cuatro de estatura, un bigotito, un cuerpo musculoso sin vello, redondeado con un grueso pene circuncidado de ocho pulgadas y gruesos como redondos huevos. Mi pene tiene una bonita cabeza de champiñón, que parece desproporcionada a mi pene, especialmente cuando esta suave......


DESCONOCIDO ASALTANTE
Vivo en Nueva York en uno de esos apartamentos de gran altura, trabajando en un trabajo muy estresante, y no mucho más. Mi rutina diaria consiste en desayunar, ir al gimnasio durante una hora de entrenamiento, ducharme y luego ir al trabajo, donde estoy al día de 8 a 10 horas y luego regreso a casa y me desplomo. Tengo un metro ochenta y cuatro de estatura, un bigotito, un cuerpo musculoso sin vello, redondeado con un grueso pene circuncidado de ocho pulgadas y gruesos como redondos huevos. Mi pene tiene una bonita cabeza de champiñón, que parece desproporcionada a mi pene, especialmente cuando esta suave.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo





Vivo en Nueva York en uno de esos apartamentos de gran altura, trabajando en un trabajo muy estresante, y no mucho más. Mi rutina diaria consiste en desayunar, ir al gimnasio durante una hora de entrenamiento, ducharme y luego ir al trabajo, donde estoy al día de 8 a 10 horas y luego regreso a casa y me desplomo. Tengo un metro ochenta y cuatro de estatura, un bigotito, un cuerpo musculoso sin vello, redondeado con un grueso pene circuncidado de ocho pulgadas y gruesos como redondos huevos. Mi pene tiene una bonita cabeza de champiñón, que parece desproporcionada a mi pene, especialmente cuando esta suave. He tenido bastantes oportunidades para saber que una vez que se inicia es difícil detenerse, la mayoría de los muchachos no pueden atravesarla por la garganta, sin desmayarse por la falta de oxígeno. Eso sí, se vuelven una mierda una vez que está dentro de sus apretados culos.

Los fines de semana solían encontrarme en los baños y en varios bares populares, donde podía secar mis huevos. Después del susto del SIDA y los baños cerrados, mi acción se redujo a una mamada ocasional en el metro y mi mano derecha de confianza. Debido a mi trabajo estresante, y al no obtener la acción que necesitaba, siempre estaba en constante estado de calentura. Observé mucho la oficina, cuando caminaba por varios cubículos con una erección en mi pantalón. Quiero decir, incluso cuando era suave, mostraba un gran paquete abultado entre mis piernas.

Llegué a casa tarde una noche y recogí mi correo, notando una carta sin dirección de remitente. Una vez que subí al piso de arriba, lo abrí pensando que era solo otra pieza de correo basura, excepto que tenía un sello de primera clase.

Cuando lo abrí y comencé a leer tuve que sentarme, estaba tan sorprendido. Era una carta escrita a máquina, que detallaba mi rutina diaria y me decía lo bien que la persona que me escribió pensó que era. Se refirieron en detalle a las cosas obscenas que disfrutarían haciéndolo a mi pene y huevos si alguna vez se le daba la oportunidad. Me asuste muchísimo, pensar que alguien me había estado prestando tanta atención, pero al mismo tiempo era un poco excitante.

Entré al baño y me masturbe mientras volvía a leer la carta. Tuve problemas para dormir esa noche, y me desperté varias veces, mojado, con una erección furiosa.

Me sentí un tanto desconcertado a la mañana siguiente, y miré a todos durante todo el día, para ver si había reconocido a alguien que podría haber estado observando durante todo el día. No tenía ni idea, y luego la semana siguiente recibí otra carta por correo. Describía mi semana incluso hasta mis sesiones de masturbación. Realmente me asusté por eso. Busqué en el baño y el dormitorio, pero no encontré nada.

Comencé a saltar en las sombras y para el final de la semana estaba destrozado. Mi concentración en el trabajo se había ido y mi trabajo comenzó a sufrir. Mi jefe me llamó a la oficina y quería saber qué estaba pasando. Le dije que el estrés debía estar llegando y me sugirió que me tomara unas vacaciones. Eso sonó como una gran idea y le dije que haría reservas para vacaciones, si él podía encontrar a alguien que me reemplazara hasta que yo regresara. Dijo que no sería un problema, solo haz las reservas.

Hice los arreglos esa tarde para unas bonitas vacaciones en el Caribe de dos semanas y me fui a casa sintiéndome genial. La semana siguiente, mi trabajo mejoró y dejé todo en muy buena forma. La noche antes de mi vuelo, había otra carta en mi buzón. Empecé a temblar, cuando lo abrí y comencé a leer. Quienquiera que me escribiera, me deseó unas vacaciones agradables y me dijo que me relajara y tomara un buen bronceado, especialmente de mi pene y huevos.


* * *

Llegué al hotel y mi equipaje fue llevado por un botones muy guapo. Quería saber si había algo más que pudiera hacer por mí y, por impulso, le pregunté qué estaba haciendo una vez que salió de servicio. Me sorprendió cuando no dijo nada especial, y estaría más que feliz de estar a mi servicio. Así que hicimos una cita para más tarde esa noche, y bajé, comí, me acosté junto a la piscina durante un par de horas y luego fui y tomé una breve siesta. Acababa de salir de la ducha y se estaba secando cuando llamaron a la puerta. Cuando abrí la puerta, me quedé sin aliento. De pie frente a mí había un galán guapo. Se había quitado la camisa y solo llevaba una tanga ajustada. Entró, cerró la puerta, agarró la toalla y la dejó caer al suelo, cayó de rodillas y chupó mi pene, antes de que pudiera decir una palabra. Era un cabrón de experiencia, pero todavía tenía problemas para ahogarme.

Finalmente, pude apartarlo de mi pene, y moverme a la cama, donde dejó caer su tanga, deleitándome con un buen y largo pene sin circuncidar y colgantes huevos bajos en un escroto sin vello. Caímos en la cama en una posición del sesenta y nueve y en un instante habíamos llegado al clímax juntos. Pasamos toda la tarde en la cama y tuve que admitir que cuando se fue por la mañana, tanto mi pene como mi trasero estaban agotados. Me dejó durmiendo y volvió al trabajo. Más tarde ese día, cuando bajé para comer algo, me encontré con él y le pregunté si estaba interesado en una actuación repetida. Él sonrió y puso mi mano sobre su entrepierna y me preguntó qué pensaba. Me sorprendió encontrar un bulto duro, esforzándose por salir de su pantalón.

Hicimos planes para más tarde esa noche. Y así pasaron las dos semanas completas. Nunca salí a recorrer la isla, pero ciertamente exploré cada curva y grieta de su cuerpo. Cuando finalmente abordé el avión, estaba más deprimido que antes. Nunca había tenido tanto sexo, y con la misma persona, alguna vez en mi vida. Creo que me enamoré

Cuando llegué a casa, subí a mi apartamento y me estrellé. A la mañana siguiente volví al trabajo y me mantuve ocupado hasta la hora del almuerzo, cuando decidí que necesitaba un descanso y fui a la oficina de correos para recoger mi correo. Para mi sorpresa, había otra carta, similar a las demás. Decidí no abrirlo hasta que llegara a casa. No necesitaba arruinar mi tarde.

Cuando llegué a casa, en realidad estaba temblando cuando abrí el sobre. Para mi sorpresa, fui recibido y me dijeron lo contentos que estaban de que me hubiera revolcado con el botones.

Dejé caer la carta con incredulidad. ¿Quién era esa persona y por qué me estaba siguiendo? Tenía que haberme seguido a la isla, ¿cómo podría haber sabido de mis hazañas? Estaba realmente conmocionado y asustado en ese momento. Decidí que era hora de llamar a la policía para ver qué podían hacer para encontrar a esta persona. Decidí pasar por la estación cerca de la oficina durante mi almuerzo del día siguiente y ver lo que sugirieron que haga.

Esa noche, necesitaba dormir un poco, así que tomé una pastilla para dormir y caí sobre la cama. Lo siguiente que recuerdo fue despertar a ese dolor en mis huevos. Traté de bajar la mano y ver qué causaba el dolor, cuando me di cuenta de que no podía mover los brazos y tampoco podía ver nada. Me habían atado, con los ojos vendados y amordazado. Sentí que algo caliente se aplicaba en mi entrepierna y luego algo afilado, deslizándose sobre mi abdomen y alrededor de mi entrepierna.

Por primera vez, escuché a alguien hablar, "Ahora no te muevas, de lo contrario es probable que pierdas algo".

Sentí que me aplicaban una toalla caliente en los genitales y luego sentí en lugar de ver una presencia a mi lado. Quien estaba inclinado y un aliento caliente contra mi oreja dijo: "Sabes que te he estado observando durante meses y no tienes idea de cuánto te envidio, tu buena apariencia, tu gran cuerpo y tus grandes huevos redondos y pesados. Es solo que no justo que lo tengas todo, mientras yo no tenga nada. Así que he decidido tomarte solo una pequeña parte. Estoy seguro de que no me envidiarás ahora, ¿quieres? "

Se alejó y luego sentí su presencia entre mis piernas, la toalla siendo eliminada y luego su boca caliente envolvió mi duro pene hasta llegar a la raíz. La succión que aplicó fue como estar enchufado a una aspiradora. Pensé que estaba a punto de arrancar mi pene de raíz, la succión era tan fuerte. En un segundo, estaba disparando una gran carga en su garganta. Se sostuvo hasta que me dreno y luego sentí algo cálido sobre mi pene y mis huevos otra vez, luego sentí una toalla secándome los genitales.

Levantó mi pene y la colocó sobre mi abdomen y luego sentí como si se pusiera un trozo de cinta adhesiva en la cabeza y lo pegara a mi abdomen. Lo sentí levantar mis huevos y ponerlas en una especie de bloque de madera. Luego hubo un dolor punzante cuando algo afilado cortó en la parte superior del saco. Sentí algo indagando dentro de mi saco y luego este dolor sordo cuando levantó el cordón izquierdo y luego sentí como una cuerda atada fuertemente alrededor del cordón. Lo mismo se hizo con mi cordón derecho, y luego con más dolor cuando presioné el cuchillo en el bloque y de una rebanada rápida, supe que mis bolas ya no estaban unidas a mí.

Lo siguiente que recuerdo fue despertar por la luz del sol que entraba por mi ventana, cegándome parcialmente cuando abrí los ojos. Inmediatamente, sentí dolor en mi ingle y me levanté sobre los codos y miré hacia abajo entre mis piernas. Mi pene todavía estaba pegado a mi abdomen, pero mis huevos se habían ido y la entrepierna estaba negra y azul.

No podía creer que la pesadilla hubiera resultado en eso. Si hubiera ido a la policía con la primera carta, imagine que nada de eso hubiera ocurrido. Finalmente alcancé el teléfono y llamé al trabajo, diciéndoles que había recibido una intoxicación alimentaria anoche, y que estaba en cama. Con suerte, estaría trabajando el lunes siguiente, ya que ya era viernes. Resultó ser un largo fin de semana, pero el que me había mutilado sabía cómo coserme. Pude caminar y el lunes, pude ir al trabajo, pensé que era todo ese día estaba a punto de regresar a casa, cuando mi jefe se detuvo.

Parecía preocupado de que aún me mirara mal, y me dijo que si necesitaba descansar unos días más, él lo entendería. Le agradecí su preocupación, pero le dije que estaba seguro de que estaba mejorando.

Esa noche, había otra carta en mi buzón, junto con una foto de mis huevos flotando en un contenedor. En la parte inferior de la carta, un mensaje que decía: "tus huevos flotan solos aquí, y seguro que les gustaría alguna compañías. Si desea proporcionar un compañero, simplemente deje encendida la luz de la cocina".

Monté en el ascensor hasta mi piso, abrí la puerta, encendí la luz de la cocina y tomé dos pastillas para dormir. Sabía que iba a ser otra larga noche.




Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

REINA CANÍBAL RAVENOUS

Las Amazonas de hoy en día son Majestuosas. Ella es la Reina de esa tierra lejana. Su piel es bronceada y tiene un aire de superioridad y delicias exóticas. Ella es escoltada por sus asistentes, y ella ya está desnuda, como corresponde a una fiesta así. Su piel oscura brilla a la tenue luz de las velas, pequeñas conchas de ostras decoran su tobillo en pequeñas bandas. Ambos pezones han sido perforados como es su tradición. Diminutas espinas atraviesan los botones erectos. Su cabello es oscuro y suave y está atado detrás de su cabeza. Ella es hermosa... con una cara angular, casi felina y una figura sensual y elegante......


REINA CANÍBAL RAVENOUS
Las Amazonas de hoy en día son Majestuosas. Ella es la Reina de esa tierra lejana. Su piel es bronceada y tiene un aire de superioridad y delicias exóticas. Ella es escoltada por sus asistentes, y ella ya está desnuda, como corresponde a una fiesta así. Su piel oscura brilla a la tenue luz de las velas, pequeñas conchas de ostras decoran su tobillo en pequeñas bandas. Ambos pezones han sido perforados como es su tradición. Diminutas espinas atraviesan los botones erectos. Su cabello es oscuro y suave y está atado detrás de su cabeza. Ella es hermosa... con una cara angular, casi felina y una figura sensual y elegante.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Aethean





Las Amazonas de hoy en día son Majestuosas. Ella es la Reina de esa tierra lejana. Su piel es bronceada y tiene un aire de superioridad y delicias exóticas. Ella es escoltada por sus asistentes, y ella ya está desnuda, como corresponde a una fiesta así. Su piel oscura brilla a la tenue luz de las velas, pequeñas conchas de ostras decoran su tobillo en pequeñas bandas. Ambos pezones han sido perforados como es su tradición. Diminutas espinas atraviesan los botones erectos. Su cabello es oscuro y suave y está atado detrás de su cabeza. Ella es hermosa... con una cara angular, casi felina y una figura sensual y elegante. Todo su cuerpo es suave y lampiño. Ella es una reina guerrera de elite, de las Amazonas orgullosa y elegante. Sus labios están llenos como enrojecidos con jugos de bayas, sus afilados dientes brillantes en la tenue luz. Sus ojos son oscuros y almendrados, de apariencia oriental.

Ella entra y mira alrededor. Ella está ahí para darle a nuestro pobre explorador su última lección por violar su reino. Ningún hombre blanco había llegado ahí antes, y ella siente curiosidad por su virilidad, el sabor de ella. Su lengua se mueve en sus labios con hambre silenciosa... ha estado ayunando por 3 días en preparación.

La habitación ha sido perfeccionada según sus especificaciones. La habitación está suavemente iluminada y el incienso se quema en pequeños trozos. El humo flota en una danza de seducción enredada. De eso, la habitación es de olor dulce. Un banco se instalo debajo del pene de nuestro pobre héroe y pequeños clips decoran la mesa.

Nuestro pobre héroe está cansado y a punto de desmayarse. Él ha sido alimentado y dejado dormir, por supuesto, pero nunca se le permitió recuperar toda su fuerza. Una vez más, está esposado a la delgada pared y sus genitales cuelgan de una abertura en él. Él tiene una erección una vez más, pero sin ninguna necesidad o razón. Ahora su pene se pone duro regularmente y es una señal de su sumisión, y también de la crema especial de hierbas que se le aplicó.

Ella se pavonea hacia él en su camino de realeza y se sienta en el banco. Ella está debajo de su miembro caliente y palpitante. Ella extiende la lengua y comienza a lamber rítmicamente la parte inferior de su pene. Nuestro pobre héroe cierra los ojos y comienza a disfrutar de esa concentración de placer en su sensible carne... incapaz de ver a su Señora. Ella lo lambe y lo chupa, ahondando más en su saco y comienza a chupar eso. Mientras su lengua está ocupada, sus manos se acercan y comienzan a jugar con sus pezones, tirando y retorciendo las delgadas espinas insertados en ellos.

Pronto el miembro nuestro pobre héroe está duro como de roca y la voraz reina caníbal comienza su fiesta. Su boca llega a la punta de su pene y la mueve de un lado a otro con su lengua. Nuestro pobre héroe comienza a temblar de placer, ya que esta área tan sensible recibe ese placer. Él grita por el contacto ácido-dulce. Nuestra voraz reina caníbal nota estos temblores y comienza su festín.

Ella toma centímetro a centímetro de ese largo pene en su boca. Cada vez más lejos, va como si ella realmente lo estuviera inhalando por la garganta. Nuestro pobre héroe puede sentir que su miembro se hunde más y se pierde en la sensación de ser tragado. Los músculos de su garganta se contraen alrededor de él mientras ella comienza a tragar su hinchado pene como si fuera una "gran salchicha viva", de sus machos nativos con las que ella se deleita. De un trago, él está en ella y ella comienza a chupar y llevarlo más profundo aún... aunque ya está casi completo en su interior. Él comienza a retroceder tratando desesperadamente de salvarse de su apetito mortal. Su pene se está sacudiendo tanto como en protesta, como por placer y miedo... ya que parece sentir su destino.

No tiene mucho espacio para retirarse ya que su cintura está asegurada a la pared, sin embargo lo intenta. Pero nuestra voraz reina caníbal está preparada para eso. Con una mano alcanza los clips en la mesa cercana. Son como los clips para un pezón porque son largos con bordes dentados. Cuando nuestro pobre héroe se aleja, su saco apretado queda aplastado con uno de esos clips. Grita en agonía cuando el metal duro se aferra a la fina cubierta de sus huevos, pero aun así encuentra algo de placer. Con cada extracción hacia atrás ella coloca otro clip, uno... dos... tres... finalmente cuatro clips adornan su apretado escroto. Ella aún lo chupa y lo toma más y más profundo con los músculos de su garganta contrayéndose a su alrededor, tirando de él cada vez más profundo, tratando de ordeñar su voluntad.

Pero nuestro pobre héroe todavía tiene voluntad y no cederá. Pero eso está bien, porque nuestra voraz reina caníbal sabe exactamente cómo vencerlo. Ella comienza a alejar su boca de él y por una fracción de segundo nuestro pobre héroe cree que ha ganado. No, hoy no... nunca. Ella clava sus dientes en su pene y comienza a masticarlo. Nuestro pobre héroe ni siquiera puede emitir un sonido porque está demasiado horrorizado por el dolor y la tortura increíble en la que se encuentra. Sus dientes raspan la parte exterior de su pene y muerden su carne como si fuera una fruta suave. Sus muelas comienzan a molerlo. Ella no hace ningún daño real... sin embargo, con la piel sensible junto en lo más alto de la excitación, hacen que sea muy difícil para él tener cualquier voluntad. Sin embargo, se aferra, pero por un simple hilo de su ser anterior.

Ella puede sentir su próxima liberación y mientras ella se burla lo devora, comienza a jugar y tuerce los clips en su carne. Torciéndolos por completo para que la piel se separe de sus huevos. Moliendo, masticando, retorciendo a su miembro, nuestra voraz reina caníbal espera su liberación. Ella no espera mucho.

Nuestro pobre héroe ya no puede sostenerse, finalmente se delata. No solo para un lanzamiento, sino porque su voluntad está rota. Él se ha venido. Con un grito furioso él suelta su semilla blanca caliente en su boca, brotando como un géiser abierto. Finalmente se ha entregado a sus ocultos placeres oscuros. Su carne es ahora para disfrutar y alimentar su voraz apetito.

Ella mueve el prepucio hacia atrás sobre su gran pene y gime con anticipación mientras sus labios se sujetan detrás de la hinchada corona. Sus incisivos afilados se cierran con una fuerza repentina similar a la de un cocodrilo y el placer se convierte en un dolor relámpago mientras sus dientes crueles cumplen su propósito y la tierna carne cede... una, dos y la última mordida corta el glande. Ella lo mueve alrededor de su lengua, saboreando la dulce suavidad y la forma madura antes de moverlo entre sus molares y comenzar a masticar. El sabor especial y la textura de la carne la hacen estar muy mojada debajo y una mano se mueve entre sus piernas con un propósito ansioso.

Ella rápidamente ata una fuerte ligadura alrededor de la base de la carne, la aprieta debajo del escroto y detiene el sangrado.

Ella come el árbol lentamente, tomándose su tiempo con cada mordisco, saboreando el sabor que es ligeramente más dulce que el de los machos de su tierra.

El cautivo blanco gime y siente cada exquisita toma de su pene, lentamente hasta el último bocado de su raíz. Cuando la Amazona retiró los clips y se lleva su escroto a los labios... solo tuvo tiempo de gritar antes de que el intenso dolor lo desmayara. Salvándose del rechinar de sus dientes mientras lo castraba y la cruel masticación de sus huevos.

Solo fue levemente consciente cuando le soltaron sus ataduras y lo llevaron con el resto de la tribu que lo esperaba... para alimentar al resto de las hambrientas amazonas que esperaban pacientemente su propia cena. La rápida oscilación del machete terminó con su sufrimiento de vida.

Debería pasar bastante tiempo antes de que los equipos de búsqueda y rescate lo busquen... pero la Reina Amazona estaría lista, y en realidad estaba buscando un futuro festín. Los hombres blancos sabían mucho mejor de lo que parecían.




Historia Original Aquí.




Autor: Aethean       Traductor: DarkSoul

NOCHE AMATEUR

El Blastoff Club parecía un bar normal con un escenario, y Tim pensó que tener que comprar una membresia de $ 20 para entrar era solo un truco. Jordy no dejó de decirle: "Tienes que ver lo que sucede en ese lugar", pero hasta el momento, no estaba tan impresionado. El lugar estaba escasamente decorado y tenuemente iluminado, a excepción de los focos rosados enfocados en el escenario, y todos los actos aparentemente se realizaban desnudos, incluso el cómic stand up que estaba encendido cuando llegaron un poco antes de las 10 p.m. La música era un corte por encima de una disco, mecánica enlatada, lugares generalmente favorecidos, rítmicos y oscuros......


NOCHE AMATEUR
El Blastoff Club parecía un bar normal con un escenario, y Tim pensó que tener que comprar una membresia de $ 20 para entrar era solo un truco. Jordy no dejó de decirle: "Tienes que ver lo que sucede en ese lugar", pero hasta el momento, no estaba tan impresionado. El lugar estaba escasamente decorado y tenuemente iluminado, a excepción de los focos rosados enfocados en el escenario, y todos los actos aparentemente se realizaban desnudos, incluso el cómic stand up que estaba encendido cuando llegaron un poco antes de las 10 p.m. La música era un corte por encima de una disco, mecánica enlatada, lugares generalmente favorecidos, rítmicos y oscuros.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ADVERTENCIA] [CANIBALISMO] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Rob-Cole





El Blastoff Club parecía un bar normal con un escenario, y Tim pensó que tener que comprar una membresia de $ 20 para entrar era solo un truco. Jordy no dejó de decirle: "Tienes que ver lo que sucede en ese lugar", pero hasta el momento, no estaba tan impresionado. El lugar estaba escasamente decorado y tenuemente iluminado, a excepción de los focos rosados ​​enfocados en el escenario, y todos los actos aparentemente se realizaban desnudos, incluso el cómic stand up que estaba encendido cuando llegaron un poco antes de las 10 p.m. La música era un corte por encima de una disco, mecánica enlatada, lugares generalmente favorecidos, rítmicos y oscuros. Pero la cerveza de barril que recibió en el bar fue una de $ 5,00.

Era la noche de "No Talento", que Tim interpretó como "noche de aficionados", y a juzgar por el cómic, que produjo algunas risas pero muchos silencios muertos, se suponía que la desnudez compensaría un montón. El cómic fue seguido por un chico go-go de cabello oscuro, que sin duda era decorativo, pero no podía bailar, valió la pena.

Sin embargo, el maestro de ceremonias era casi un espectáculo en sí mismo. Era sorprendentemente guapo, delgado y enérgico de unos 20 años con cabello castaño cortado a la moda y un conjunto que consistía en un chaleco de cuero negro abierto, cinturón de cuero negro, botas negras, anilla de polo cromada ancha y extremadamente apretada y una sonrisa infantil. Su zona de la ingle estaba completamente lampiña. Su impresionante pene con glande en forma de casco rosa se mantuvo rígido, los huevos se levantaron y se sujetaron a ambos lados de ella, aparentemente por una fina varilla o alambre que atravesaba ambos huevos y su pene.

Las cadenas ligeras entre el cinturón y los bucles en la parte exterior de ambos testículos mantenían todo el trabajo recto contra su desnudo vientre. Excepto tal vez por las cadenas, el arreglo parecía bastante permanente, por lo que bombear su pene era prácticamente imposible, por lo que Tim solo podía preguntarse por la durabilidad de la erección.

Las cosas comenzaron a mejorar con otro chico go-go. Era un lindo negro cuyo truco estaba haciendo girar una serie de pesas de colores brillantes unidas a un pesado anillo a través de la cabeza de su larga y delgada erección. Balanceó los pesos en círculos verticales con él, alcanzando una velocidad respetable, y Tim se preguntó si el anillo de la cabeza no se habría soltado. Siguió aumentando el tamaño de los pesos hasta que llegó a lo que dijo que era dos libras, estirando su pene a más de un pie de largo. Se mantuvo bastante flojo y parecía una cuerda de chocolate unida a su entrepierna. Le dijo a su audiencia que su objetivo era conseguir al menos dos pies de largo, "Así que puedo atar un nudo en él", que nos hizo reír.

Durante la mayor parte de esto, la multitud había sido escasa, pero el lugar estaba lleno para cuando el niño negro terminó, y había un aire casi tangible de expectativa.

-"¿Ahora qué?" Tim miró a Jordy.
-"Espera y verás."

El maestro de ceremonias subió al escenario otra vez. "Ese atuendo es tan salvaje", comentó Tim. "¿Cómo lo mantiene?"

Jordy se encogió de hombros. "Pero las cosas están a punto de volverse más salvajes".

-"De acuerdo, muchachos", decía el maestro de ceremonias, "Sorpresa' y estoy feliz de decir que tenemos un voluntario. Jason, ¿estás listo?"

-"Aquí vamos", dijo Jordy.

Un rubio de piernas largas, tal vez de 19 años, fue casi literalmente expulsado de un grupo de hombres jóvenes con los que había estado parado. Subió los peldaños al escenario, sonriendo nerviosamente. Vestía pantalón de mezclilla ajustado y una camiseta azul, que procedió a quitarse con fuerte aliento de la audiencia, sonrojándose furiosamente todo el tiempo. Su pene se levantó de los pantalones y se quedó allí, sonriendo como un idiota y aparentemente paralizado por la vergüenza hasta que, cebado por el público, comenzó a jugar consigo mismo, tirando de sus huevos colgantes y golpeando su pene de lado a lado. Todo el paquete se había afeitado por completo.

-"¡Vamos, idiota, Jason!" gritó uno de los tipos con los que había estado parado.
-"¡Sí, vamos a verlo disparar!" alguien más en la multitud insistió en voz alta.

El chico se congeló por un momento. Obviamente estaba en una agonía de vergüenza. Tim supuso que estaba allí en un desafío. Pero su desconcierto no pareció afectar su pene. Continuó defendiéndose bastante bien. Él había estado parado un poco de lado. El maestro de ceremonias, sonriendo, le puso una mano en el hombro y lo giró suavemente para que mirara al público por completo.

Otros en la multitud recogieron el "¡Idiota!" estribillo. El maestro de ceremonias le susurró algo al oído y finalmente lo obligó a hacerlo. De pie con los pies bien separados y sosteniendo una mano detrás de su espalda, agarró su pene que sobresalía con la otra y comenzó un lento, deliberado bombeo, arriba y abajo a lo largo de todo el eje. Alrededor de medio minuto en eso, su mano ya no se movía tan despacio. Sus grandes y pesados huevos revoloteaban salvajemente mientras bombeaba. El maestro de ceremonias dio un paso atrás, no dejando el escenario como lo había hecho para los otros actos.

Aunque estaba un poco perplejo por esta actuación, Tim lo observó con interés, sintiendo que su propio pene se endurecía en la pernera de su pantalón. Se dio cuenta de que uno de los chicos que estaban cerca, en la multitud, desabrochó sus pantalón 501 y sacó su propia pene para jugar.

Jason estaba a punto de correrse, su mano se movía cada vez más rápido.

-"Probablemente sucederá cuando él dispare", dijo Jordy.
-"¿Qué?"

La pregunta de Tim fue respondida casi de inmediato por los eventos en el escenario. Una cuerda de semen blanco se arqueaba desde el pene del joven rubio hacia la multitud. Casi al mismo tiempo, hubo dos estallidos fuertes, como petardos, desde las proximidades de su entrepierna.

-"¡Jesús!" dijo Tim.

Jason palmeó su polla contra su estómago para mirar. Y miró fijamente.

Sus testículos literalmente habían explotado. Su escroto colgaba hecho jirones desde la base del pene. Sorprendentemente, había poca sangre, o al menos poco que pudiera verse por la iluminación del escenario.

La audiencia explotó de una manera diferente, en silbidos y aullidos de risa encantada.

El chico solo se quedó allí, mirándose a sí mismo.

-"¡Qué demonios!" dijo Tim, volteándose hacia su amigo. Pero Jordy también se estaba riendo. -"¿Qué te dije?", Cantó. "¡Eso es lo que llamo hacer estallar una nuez!"

El maestro de ceremonias le dio una palmada al rubio en el trasero y le cantó a la audiencia: "¿Qué tal eso, muchachos, fue eso o no fue una verdadera eyaculación?"

Esto trajo más ruidos de apreciación. Jason forzó una sonrisa incomoda. Todavía estaba sosteniendo su pene, como si no supiera qué otra cosa hacer.

-"La primera vez que sucedió", dijo tímidamente.

Por supuesto, esto trajo más risa.

-"Vamos a tener un buen deporte real", instó el maestro de ceremonias.
-"¿No te dije que este lugar era salvaje?"

Tim miró a Jordy. Los ojos grises de su colega masturbándose brillaban en su rostro juvenil de nariz respingona y su entrepierna estaba abultada.

-¿Pero cómo hicieron eso? ¿Lo sabía? El tiene que tener".

-"Sabía que su atuendo, o parte de él, probablemente se desperdiciara. Simplemente no sabía cómo".

-"Ya veo", dijo Tim, sin ver nada, excepto que Jordy estaba inmensamente excitado por todo eso.

-"Piden voluntarios antes del espectáculo", explicó pacientemente Jordy, "luego te llevan y verifican lo que tienes antes de regresarte. He oído que te dan una oportunidad para ayudar a mantener el ritmo".

-"Lo que explicaría cómo el maestro de ceremonias mantiene su erección".

-"¿Qué? Oh, seguro. No hay duda. De todos modos, alguien me dijo que le dieron a los voluntarios una inyección de analgésicos, luego le vendaron los ojos y le hicieron cosas a sus carnes, como si probablemente reemplazaran los huevos de este tipo con bombas de cereza. El maestro de ceremonias podría estallarlos cuando se viniera".

-"¿Y él no sabía que le habían sacado sus huevos?"
-"Supongo que no."
-"Pero lo vimos subir al escenario".
-"Sí, pero ya estaba arreglado".

Tim negó con la cabeza, sin saber si creía algo de esto o no.

-"Pero no pueden simplemente dejarlo así".

-"Oh, no lo harán. Lo llevarán de vuelta y recortarán lo que queda de su escroto agradable y limpio, y se colocaran una curita o algo así". Jordy se rió entre dientes como si la idea le hiciera las cosquillas. "No es gran cosa."

Efectivamente, apareció un tipo que tomó al rubio por el brazo y lo condujo hacia una puerta en la parte posterior del escenario.

Mientras tanto, el maestro de ceremonias llamaba a otro voluntario para ofrecer el premio de la puerta de la tarde. "Todos ustedes dicen lo que será. Todo lo que el voluntario tiene que hacer es venir aquí, quitarse los pantalones, y masturbarse. Vamos, chicos, desafíense a sí mismos. Es solo partes fungibles, es divertido y no lo es". 'duele un poco'

-"¿De qué se trata todo esto?"
-"Espera y verás. Mejor aún, ¿por qué no te ofreces?"
-"Tienes que estar bromeando.

La audiencia estaba nerviosa, con chicos por toda la habitación siendo instados por sonrientes compañeros a subir al escenario. El mismo hombre que había guiado a Jason salió de la puerta en la parte posterior del escenario llevando una pequeña mesa con varias cosas sobre ella.

"Vamos chicos, es su espectáculo. ¿Están nerviosas todas estas noches?" el maestro de ceremonias estaba diciendo.

Abajo cerca del frente, alguien parecía estar avanzando. Luego subió los escalones hasta el escenario y se volvió nerviosamente hacia el público: un pelirrojo pequeño, con pecas y ojos sorprendentemente azules. Como el rubio con las nueces que explotaron, estaba sonriendo y ruborizándose.

-"Córtaselos", alguien gritó.
-"¿Cuál es tu nombre, amigo?" el maestro de ceremonias preguntó.

El pelirrojo intentó decir algo, tuvo que aclararse la garganta, finalmente logró decir "Eric".

-"Escuchemos por Eric".
-"Quítelo", gritaron varios tipos, en medio del aplauso que siguió, provocando risas.

Eric vaciló, miró al sonriente maestro de ceremonias, luego se quitó la camisa de punto verde de manga corta y dejó al descubierto un pecho liso y sin vello. Miró al maestro de ceremonias de nuevo, quien hizo un gesto hacia abajo con una mano, luego se balanceó primero en una pierna y luego en la otra para desatarse y quitarse los zapatos.

-"¿Está arreglado esto también?" Tim preguntó.
-"No esta parte, no. Esta es la parte que me gusta, porque tienes que hacer lo que diga la multitud".

Eric se quitó su pantalón de color marrón claro para revelar un paquete desproporcionadamente grande para su esbelto cuerpo, afeitado pero con un arbusto de cabello rojizo oscuro sobre la base. El pene salió turgente y rígido casi de inmediato sin que el hombre lo tocara. Sus huevos no eran nada especial, pero la cabeza de su pene, era grande y bulboso, captó la atención de Tim de inmediato. Parecía una fruta exótica. El propio pene de Tim, que se había ablandado cuando las nueces de Jason habían reventado, comenzó a ponerse duro de nuevo.

-"Wow, esa pene tiene que ser al menos nueve pulgadas", comentó Jordy. "Seguramente se lo cortaran. Y probablemente sus huevos también".

La cara del chico era casi tan roja como su cabello, pero se enfrentó a su audiencia con valentía, agarrando sus muñecas detrás de su espalda y empujando sus caderas y su erección hacia adelante.

"Bueno, es obvio que Eric tiene mucho que ofrecer", blasfemó el maestro de ceremonias. "¿Qué va a ser, muchachos?"

La habitación estaba en un alboroto, con chicos gritando los nombres de varios elementos de la anatomía masculina. El maestro de ceremonias esperó, y después de un par de minutos, una especie de consenso se desarrolló en la multitud, con la mayoría de los chicos gritando: "¡PENE!" o "¡Hotdog!" Entonces alguien gritó: "¡TODO!" El resto rápidamente lo tomó, golpeando sus pies y cantando: "¡Todo! ¡Todo!"

La cara del pelirrojo se había convertido en un estudio consternado. Pero su enorme órgano masculino estaba, en todo caso, sobresaliendo aún más.

-"No lo entiendo", dijo Tim.

-"¿Qué es lo que piden?" Jordy respondió con una sonrisa traviesa. "Las salchichas y las cebollas del chico serán el premio de esta noche".

Tim negó con la cabeza, todavía no lo entendía. "¿Alguien lo chupa, o algo?"

-"Vamos, hay que poner su Pene y huevos a punto".
-"Uh, quieres decir, ¿cortado y entregado?"
-"Por supuesto."
"¿Pueden ellos hacer eso?" Tim estaba muy consciente de su propio pene y sus huevos.
-"Tiempo".

En el escenario, el pelirrojo y el maestro de ceremonias habían consultado. Eric estaba claramente molesto. Estaba discutiendo y sacudiendo la cabeza vigorosamente. Sonriendo, el maestro de ceremonias respondió con una paciente discusión que era casi inaudible por el ruido de la multitud, pero Tim escuchó algo acerca de ser un buen deporte y no decepcionar a "sus admiradores". Los jóvenes del público gritaban y pateaban con los pies. Alguien gritó algo acerca de no perder el conocimiento, lo que hizo que Eric alzara la vista. Negó con la cabeza lentamente un par de veces más, pero se mantuvo malhumorado cuando el maestro de ceremonias tomó lo que Tim reconoció como una pistola de hipo de la mesa y le dijo algo. La pelirroja vaciló, luego levantó sus huevos e hizo una mueca cuando el maestro de ceremonias lo golpeó en la entrepierna.

-"Espero que tengas tu talón de boleto", dijo Jordy. "Es un trozo de carne caliente".

Tim se palpó el talón en el bolsillo, todavía sin creer que eso estuviera sucediendo.

El maestro de ceremonias tomó un trozo corto y grueso de lo que parecía una manguera o tubería negra, incongruentemente arrastrando un largo cable eléctrico, desde la mesa y se dirigió al lateral del escenario para enchufarlo.

-"Oigan, usarán el lazo", dijo Jordy.
-"¿Qué es eso?"
-"Ya lo verás. Es realmente limpio".

Otros en el público aparentemente también reconocieron el artilugio. Hubo una lluvia de aplausos y un par de silbidos. El maestro de ceremonias respondió levantándolo y sonriendo. Ahora Tim vio que tenía un gran lazo de alambre, tan delgado que era casi invisible, sujeto al extremo opuesto al cable.

Mientras tanto, Eric se había agachado para hablar con un tipo algo mayor, alguien con quien había venido, arriba en la multitud, con el pene sobresaliendo entre sus piernas y sus huevos colgando. Estaban claramente discutiendo. Eric parecía enojado y asustado.

El maestro de ceremonias esperó un momento y Eric se puso de pie, obviamente molesto, pero ahora parecía un poco apaciguado. El hombre al que había estado llevando estaba sonriendo. El pene de Eric estuvo muy erecto siempre, la cabeza reluciendo con pre-semen. Se volvió hacia el maestro de ceremonias para ver a lo que la multitud había reaccionado, pero sí reconoció el artilugio que el maestro de ceremonias estaba sosteniendo, no reaccionó.

-"Él no sabe lo que es. Esto va a estar bien", se rió Jordy.
-"Entonces, ¿qué es lo que hace?"
-"Ya verás."

Los ojos del pelirrojo se agrandaron y miró el artilugio que el maestro de ceremonias estaba sosteniendo. Por un momento, pareció que se iba a negar nuevamente. Luego, torció una esquina de su boca, se encogió de hombros y asintió. Separo los pies de par en par y empujó sus caderas hacia adelante, poniendo una mano detrás de su espalda. El maestro de ceremonias inmediatamente se arrodilló y deslizó el lazo de alambre sobre el pene de Eric hasta la base del pene. Eric agarró su pene con fuerza con su mano libre y comenzó a bombear lentamente, luego más rápidamente. La multitud calló expectante. La manzana de Adam de Eric se balanceó.

-"Hombre, esto será algo genial", dijo Jordy.

Después de un par de minutos, el semen brotó de la cabeza del cucurucho entre los dedos de Eric. Instantáneamente, el lazo de alambre brilló al rojo vivo y el maestro de ceremonias lo bajó y volvió a colocarse entre las piernas del pelirrojo. Había un olorcillo de pelo chamuscado, pero nada más parecía suceder. El maestro de ceremonias se enderezó, sosteniendo el lazo, ahora oscuro otra vez. Eric se mantuvo inmóvil, con una expresión peculiar en su rostro. Luego levantó lentamente la mano que agarraba su pene. El pene y sus huevos se desprendieron de su entrepierna, que fueron cuidadosamente cortados de su entrepierna. Él los miró, pareciendo aturdido.

La multitud se volvió loca. Para su sorpresa, la pene de Tim bajó violentamente por la pernera de su pantalón.

-"¿Qué tal eso? ¿Qué tal eso?" Jordy estaba gritando.

El pelirrojo continuó mirando fijamente su pene y testículos liberados, hacia la sorprendentemente pequeña herida cauterizada donde habían estado y hace poco. Por el momento, parecía ajeno a la multitud. El último episodio del pequeño drama requería que Eric eligiera el boleto ganador de su pene. Todavía con aspecto aturdido, sin embargo, logró gritar con voz fuerte, "316".

-"Oye, ese soy yo", jadeó Tim.
-"Así se hace", dijo Jordy. "Sube aquí".

Tim se dirigió al escenario y subió los escalones, demasiado consciente del bulto que bajaba por la pernera de su pantalón y de la gran mancha húmeda al final. Pero sintiéndose llamado por algún tipo de gesto, se volvió y saludó tentativamente a la multitud y logró una sonrisa para Jordy. Eric miró a su erecto pene un momento más, luego se lo tendió a Tim. De cerca, Tim podía ver lágrimas en sus ojos. Pero también parecía un hombre que acababa de enfrentar un desafío y ganó.

-"Creo que estos son tuyos ahora", dijo. "Espero que los disfrutes tanto como yo".
-"Gracias, hombre", dijo Tim.

Luego, sorprendido por su propia audacia, agarró el gran pene justo por encima de sus huevos, estaban calientes y firmes en su mano y la piel estaba seca y lisa, Tim deslizó la piel hacia arriba y hacia abajo con la otra mano.

-"Si esa cosa dispara otra vez, me caigo de aquí", bromeó el maestro de ceremonias, sacando una risa de la multitud.

Tim le dio a Eric una amistosa palmada en el trasero, su mirada se detuvo brevemente en la sorprendentemente pequeña herida entre las piernas del pelirrojo, y abandonó el escenario.

Más tarde, en el automóvil, mientras examinaba nuevamente su trofeo en la bolsa de plástico, le dijo a Jordy.

-"Debo admitir que nunca imaginé que vería algo así. Y esa cosa del lazo simplemente lo quitó todo, como si no fuera nada".

-"Sí, lo sé. Eso también me pasó a mí cuando lo vi por primera vez".

-"¡Entonces te dan este pequeño folleto sobre maneras de cocinarlos, como si estuviera hecho todo el tiempo!" Lo hojeó, aunque estaba demasiado oscuro en el automóvil para leer las recetas.

-Jordy se rió. "Wow".

Tim guardó silencio por un momento, metiendo la mano en la bolsa para jugar con los testículos que habían sido de Eric.

-"¿Alguna vez piensas en ser voluntario?"

Jordy se detuvo por una luz roja. Miró a su amigo y sonrió de oreja a oreja.

-"¿Qué piensas?"

Tim se rió. Su polla estaba dura como de piedra en sus jeans otra vez.

-"Avísame cuando lo hagas".



Historia Original Aquí.




Autor: Rob-Cole      Traductor: Darksoul 

BAITER

"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades......


BAITER
"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [GUERRA] [TORTURA]



Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades. Para alistarse tempranamente.

Como el caso de Baiter que aun tenía 17 años como era mi caso propia ambos mentimos para poder enlistarnos.

Nuestra unidad de la Guardia había sido rodeada dos semanas después de nuestra llegada a la frontera y había sido entregada por nuestro oficial. Luego, nos registraron, interrogaron y luego nos transportaron a un campo de prisioneros en el interior, los cuarenta compartimos un gran semirremolque que estaba completamente oscurecido, por lo que no teníamos idea de dónde estábamos, lo que dificultaba la fuga. No hemos sido maltratados; los interrogadores eran intimidantes pero en realidad no eran amenazantes y en realidad sabían más que nosotros sobre los detalles de nuestra unidad. La comida que nos habían dado era básica pero adecuada y nos habían permitido bañarnos cuando llegamos al campamento, que ya albergaba a más de cien prisioneros de guerra.

Ahora estábamos reunidos junto a nuestro cuartel escuchando el discurso de bienvenida del Comandante.

"Solo hay unas pocas reglas", dijo, "y están enlistadas en las pequeñas tarjetas que les dieron cada uno, así como en las que se publicaron aquí y allá durante todo el campamento. No hay excusa alguna para romperlas. "La mayoría de nosotros ahora estábamos leyendo las tarjetas laminadas de plástico mientras recitaba las reglas.

"Uno, nunca debes intentar escapar". De acuerdo.

El campamento estaba rodeado de altas cercas cubiertas con alambre de púas y había torres de vigilancia en cada esquina. Además de eso, parecía que estábamos en el medio del desierto sin ningún lugar para escapar de todos modos.

-"Dos, debes mantener el orden y la disciplina". Lo entienden. No disturbios o peleas de comida.

-"Tres, deben obedecer todas las órdenes". Igual que la escuela secundaria.

-"Cuatro, nunca debes involucrarte en sodomía o relaciones sexuales de ningún tipo con otros prisionero". Eww. ¿De Verdad? No hay problema en eso.

-"Cinco. Mantendrás un alto nivel de limpieza. Duchado y afeitado todos los días y mantenga sus cuartos limpios. Ser cautivo no es razón para no ser civilizado". De acuerdo. No tenía que afeitarme todos los días de todos modos, y seguro como el infierno no vivir como un cerdo.

Luego miró cuidadosamente a la asamblea, haciendo una pausa para hacer contacto visual con cada uno de nosotros, como si ambos manejaran su punto sobre las reglas y también para recordar cada una de nuestras caras. O eso pensé, de todos modos.

-"Estás allí", señaló a uno de nuestro grupo. "Presentarse"

-"¿Quién es?" Susurró el tipo que estaba a mi lado.

"Baiter", respondí. John Master había sido uno de mis compañeros de clase en el octavo grado cuando alguien contaba una broma acerca de ir a trabajar en un barco de pesca, comenzando como un aprendiz de baiter y trabajando en su camino hacia el estado de maestro. El apodo fue colgado inmediatamente de Master y desde entonces se lo ha llamado Baiter. Había sido el payaso de la clase de cuando, e incluso los sádicos superiores no podían suprimirlo por completo.

"Maestro, John C. 04896742 a su servicio, señor", dijo, frente al comandante. De ninguna manera un tipo como Baiter no podría actuar como un listillo.

-"De rodillas, soldado", ordenó el Mayor.
-"¿Eh?" Dijo Baiter, desconcertado por la orden.
-"¡Dije que se ponga de rodillas, soldado!", Repitió el Mayor.

Baiter hizo una pausa y miró a su alrededor, como si esperara que viniéramos en su ayuda antes de finalmente arrodillarse y mirar hacia arriba al comandante. El comandante se bajó la cremallera de los pantalones para sacar un pene regordete rechoncho y grueso. "Chúpalo", dijo, arrastrando los pies hacia delante, de modo que estaba justo en la cara de Baiter, quien retrocedió como si le hubieran dado una descarga eléctrica. "Chúpalo o enfrenta las consecuencias por desobedecer la regla número tres", dijo el comandante. Los labios de Baiter permanecieron sellados y simplemente miró al Mayor y negó con la cabeza en señal de negativa.

"¡Guardias! ¡Prepara a este prisionero para el castigo! "El mayor gritó en voz alta, metiéndose su pene en el pantalón. Cuatro fornidos guardias agarraron a Baiter mientras seis carabinas más blandidas nos señalaban. "Regla dos. Mantener el orden. "Dijo el comandante, recordándonos con las armas que apuntaban hacia nosotros. Mi visión fue bloqueada por los muchachos antes que, pudiera escuchar claramente a Baiter mientras él maldecía y suplicaba, y también susurraba comentarios de los otros prisioneros. "¡Mierda!" "¡Hombre!" "¡Maldición!"

Baiter estaba desnudo cuando finalmente los guardias lo obligaron a ponerse de pie, y sus manos se habían asegurado a sus espaldas, pero era algo más que atraía la atención mía y de los demás. Se había asegurado un cordón o alambre alrededor de su escroto, comprimiendo sus huevos en un bulto duro y peludo que ahora estaba sujeto a una cuerda. Respondiendo a un asentimiento del mayor, uno de los guardias coloco un pequeño taburete. Otro guardia tiró la cuerda unida a los huevos de Baiter sobre una viga del techo que sobresalía y comenzó a tirar.

"Sube", ordenó el Mayor, y Baiter obedeció lentamente, un paso a la vez, hasta que se paró en la parte más estrecha del taburete tratando de mantener el equilibrio a un metro del suelo. El guardia aseguró la cuerda apretada a una cala en la pared y se echó hacia atrás. "Él permanecerá aquí hasta que lo vea apropiado para soltar la cuerda", anunció el comandante. "Cualquiera que interfiera se unirá a él". Luego se volvió hacia Baiter. "Espero que hayas aprendido tu lección", dijo, y luego le dio una patada al taburete.

Baiter estaba boca abajo en un instante, suspendido por sus estirados huevos, su cabeza a medio pie del suelo. Sus bolas estaban a medio camino de sus rodillas, y la piel estirada de su escroto oscureció completamente su pene. Se retorció y forcejeó mientras colgaba allí, tratando de obtener una cuerda delgada con los pies descalzos. "¡Ayuda! ¡Por favor! ¡Alguien! ", Suplicó. Cerré los ojos mientras él continuaba dando tumbos hasta que el comandante nos ordenó que fuéramos a nuestros aposentos.

Nadie dijo mucho el resto del día. No había una regla en contra de hablar; fue todo un shock para nosotros, y fueron solo los gritos y súplicas ocasionales de Baiter desde afuera de la puerta con barrotes lo que nos recordaba que todavía estaba colgado de sus huevos. A la mañana siguiente, se había ido, la cuerda aún estaba sujeta al listón, el pequeño lazo que había estado alrededor de sus huevos meciéndose con la brisa con el trozo de carne muerta que era prueba de su castración.

Me sentí especialmente mal; éramos los mejores amigos de octavo grado que habíamos estado caminando cuando una señora en un viejo autobús de VW se detuvo para ofrecernos un aventón. Bajó por una carretera solitaria junto al río y se sentó en el asiento trasero donde Baiter y yo estábamos sentados uno al lado del otro. Luego nos dio a cada uno de nosotros nuestras primeras mamadas seguidas de nuestros primeros cigarrillos, y hasta el día de hoy, Baiter es el único que me ha visto correrme. Nos separamos en la escuela secundaria, pero siempre tendremos esa tarde en el autobús de VW en común. Además, me sentí culpable de tener suerte. El comandante no tenía interés en una mamada de un prisionero; él solo quería demostrar su punto y podría habernos seleccionado a cualquiera de nosotros para colgarlo.

John Master regresó con nosotros dos semanas después, no estaba bien de ninguna manera, sino vivo. "Un guardia se apiadó de mí y me cortó. Literalmente", nos dijo, dejando caer su pantalón para mostrar la herida que todavía estaba fresca. Simplemente no parecía correcto llamarlo Baiter nunca más.

El armisticio se firmó cuatro meses después y fuimos repatriados. Esos cuatro meses habían sido tensos pero sin incidentes. No hubo intentos de fuga, disturbios o disputas, nos mantuvimos limpios y nos aseguramos de obedecer siempre las órdenes del Comandante.




Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

SOBRE ZAPATOS

Tengo muchos zapatos ¡Montones de ellos! ¡Creo que algunas personas podrían decir que tengo un fetiche hacia los zapatos, y que podrían tener razón! ¡De esos zapatos, mis tacones rojos con punta abierta son los que me encantan mucho! Para mí eso es lo máximo no sé si eso sea de gente normal.......


SOBRE ZAPATOS
Tengo muchos zapatos ¡Montones de ellos! ¡Creo que algunas personas podrían decir que tengo un fetiche hacia los zapatos, y que podrían tener razón! ¡De esos zapatos, mis tacones rojos con punta abierta son los que me encantan mucho! Para mí eso es lo máximo no sé si eso sea de gente normal..

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTINS] [DOMINACIÓN] [PIES]



Categoria: Hetero      Autor: Rachael





Tengo muchos zapatos ¡Montones de ellos! ¡Creo que algunas personas podrían decir que tengo un fetiche hacia los zapatos, y que podrían tener razón! ¡De esos zapatos, mis tacones rojos con punta abierta son los que me encantan mucho! Para mí eso es lo máximo no sé si eso sea de gente normal.

Cuando estoy jugando con mi falda negra corta y el corsé de cuero rojo, ¡tengo que llevar zapatos rojos! ¡Y esos en particular son cómodos! ¡Ojalá la foto hubiera salido mejor! ¡Voy a ver si puedo hacer que mi amigo me toma una mejor para mí! El ya piensa que soy rara, ¿por qué no presionarlo?

De todos modos, me encanta cuando estoy en un club y me encuentro con un chico que no puede quitarme los ojos de encima. La mayoría de los hombres solo quieren mirar mis tetas, o mi trasero. ¡A algunas les gustan mis piernas largas y tonificadas! Sin embargo,  todo eso es aburrido para mí. ¡Estoy buscando a un hombre que revise mis dedos antes que cualquier otra cosa! Sé que no necesariamente significa nada, pero es una buena pista de que tal vez querrán algo que me encantaría hacerle... ¡Una buena patada en los huevos!

Conocí a un hombre hace un par de semanas en una fiesta de barrio cerca de Venice Beach. Estaba sentado, bebiendo un trago y hablando con mis amigos cuando lo sorprendí mirándome. Era un poco mono, quizás demasiado serio, ¡pero tenía un gran potencial de diversión! Lentamente moví mis piernas y volteé un poco más hacia él y las cruzaba lentamente. Él no se movió. ¡Sus ojos estaban pegados a mis pies todo el tiempo! Sonreí para mi interior y me pregunté si tendría que dar el primer paso.

Resultó que no. Vino y me preguntó si quería bailar y lo dejé llevarme al borde de la multitud. Todo el mundo se movía en un frenesí, y me encontré bailando con tres o cuatro personas diferentes a la vez, ¡lo que no es inusual para un Rave! ¡Normal, en realidad! Pero también fue frustrante porque quería mantener a mi nuevo amigo cerca de mí hasta que descubriera exactamente en lo qué estaba metido.

Finalmente, por acuerdo silencioso, nos encontramos algo solos, o al menos lo más solos posible con un par de cientos de personas por toda la calle. Estábamos al lado de una taberna al aire libre, una carpa con un montón de barriles y muchachos de la fraternidad bebiéndola. Dejé que me tomara de la mano y nos metimos en las sombras, detrás de la tienda a un callejón. Incluso ahí podíamos ver a una docena de personas o más pasando una botella, un porro o simplemente besándose en la penumbra.

Ambos estábamos acalorados y sudados, y me sentí bien solo de relajarme y dejar que el aire fresco de la noche me rodeara. Él sacó un cigarrillo y me lo ofreció, pero negué con la cabeza porque no fumaba. Se encogió de hombros, lo encendió y luego dijo "Me encantan tus zapatos".

Era tan simple como eso. Sin nombres, sin tonterías acerca de dónde era. Solo mis zapatos. Le pregunté qué le gustaba de ellos.

"Los talones, los dedos abiertos. Me gustan las correas del tobillo. Me gusta la forma en que estás parado con las pantorrillas apretadas, equilibrándote tan fácilmente". Él habló en voz baja, con un tono sensual de hecho. Algunos chicos se atan la lengua, se avergüenzan o simplemente se avergüenzan de hablar de un interés específico. ¡Pero no ese tipo! Continuó, "Me gustan los dedos de tus pies también. La forma en que mueves y los arreglaste. ¿Lo hiciste o vas a algún lado?"

Le dije que lo hice yo mismo y que estaba muy orgulloso de mis pies. Me acerqué un poco para que pudiera sentir el calor de mi cuerpo en la noche y le dije que me gustaba un hombre que apreciaba cada parte de mí. Él solo sonrió y tomó otra calada de su cigarrillo, con cuidado de volar el humo lejos de mí. Le pregunté si quería tocar mis pies.

"¿Aquí?" preguntó. Y le pregunté si tenía un mejor lugar en mente. Por supuesto que sí... Su departamento.

Saludé a mis amigos mientras regresábamos entre la multitud. Resultó que vivía bastante cerca y caminamos juntos haciendo pequeñas charlas en el camino. Se llamaba Jeremy y tenía 20 años. Conocíamos a algunas de las mismas personas que aparecieron, Ravers y Goths, y fue muy divertido hablar sobre ellos.

Cuando llegamos a su apartamento, él hizo las excusas superficiales por el desastre y me ofreció una cerveza, o jugo, ¿o...? Tome un asiento en su sofá y él tomó una cerveza de su cocina para luego sentarse a mi lado. El incómodo silencio duró 6 segundos antes de inclinarse y nos besamos. Su boca sabía a cigarrillos y cerveza, pero no me importó. Mi cuerpo anhelaba atención y moví mis manos hacia su cabello espeso y arenoso, sosteniendo su cabeza mientras nos besábamos. Las propias manos de Jeremy estaban en mi espalda y luego se deslizaban hacia el frente, entre nosotros, deshaciendo la pequeña cuerda de encaje que sostenía el corsé. Gemí y chupé su lengua cuando sus manos encontraron mis firmes pechos, con sus pulgares presionando contra mis endurecidos pezones.

Cuando finalmente rompimos nuestro beso, lo hicimos para tomar aire que tanto necesitamos. Mi parte superior de cuero estaba en el sofá detrás de mí y Jeremy se inclinó para besar mis senos de a una por vez. Me recosté y lo vi ponerse de rodillas en el suelo frente a mí. Mis piernas estaban extendidas, dándole una amplia vista abierta entre mis muslos y mi calzón (braga) húmeda con mis jugos. Jeremy sonrió y comenzó a besar, lamber y mordisquear su camino por mis piernas, con sus manos masajeando mis muslos y pantorrillas a medida que avanzaba.

Cuando su boca llegó a uno de mis pies comenzó a lamber mis pies, bañándolos con su lengua. Me estaba haciendo cosquillas, pero se sentía demasiado bien para reír. Observé mientras él también lambía mi zapato, tomando el talón en su boca y chupando como si fuera un pene. ¡Eso me estaba mojando! Me habían hecho adorar un pie antes, pero nunca como el obviamente ¡Fue un placer darle a Jeremy mi pie! ¡Pasó unos buenos 10 minutos en mi pie izquierdo antes de moverse hacia el derecho y repetir su técnica!

Cuando pareció terminar, me incliné para tomar su barbilla en mi mano. Lo incliné hacia arriba para poder ver su rostro. Parecía casi asustado y supe que era un sumiso real cuando veo uno. Le dije que había hecho un buen trabajo... Pero quedaba un poco de suciedad en el talón izquierdo. Me dio una sonrisa de agradecimiento e inmediatamente inclinó su boca a la tarea, lamiendo y chupando la mancha imaginaria.

Utilicé mi otro pie para presionar suavemente contra su entrepierna, haciéndolo cambiar su peso de una rodilla a la otra mientras extiendo sus piernas con mi dedo del pie. Podía sentir su dureza filtrándose a través de su pantalón caqui y dejó escapar un pequeño gemido mientras movía el dedo del pie hacia abajo y hacia arriba, buscando sus huevos. "¿Te gusta eso?" Le pregunté. "¿Te gusta cuando toco tus huevos con mi pie?"

"¡Oh si!" él respiró, todavía sosteniendo mi otro pie en sus manos, masajeándolo.

Extendí la mano y aparté mi calzón para que pudiera ver la humedad de mi vagina. Me froté el clítoris con los dedos mientras lo veía mirarme. Le quité el pie de las manos y le dije que se enderezara y pusiera las manos a la espalda. Jeremy lo hizo de inmediato y no se movió cuando me incliné para desabotonar su pantalón. Tiré de la cremallera hacia abajo y metí la mano dentro de su bóxer. Su pene era largo y duro, tan gruesa como mi muñeca y líquido pre seminal rezumaban de la punta.

Saqué su pene y luego lo alcancé por debajo, agarrando sus pesados huevos en mi mano. Giré mi mano alrededor de ellos, dándoles un pequeño apretón para ver cómo reaccionaría Jeremy. Cerró los ojos y dio una pequeña inhalación. También saqué sus bolas de su ropa interior, así que colgaron del borde de su pantalón. Sus piernas abiertas evitaron que sus pantalones cayeran por sus muslos y se veía tan sexy así. Completamente vestido con su hermosa erección y grandes huevos peludos expuestos para que pudiera hacer lo que quiera.

Lo obligué a permanecer así mientras extendía mis piernas otra vez, echándome hacia atrás con un pie extendido para jugar con mis pies con sus huevos y pene. Mi vagina estaba muy mojada. Metí un dedo y luego otro, penetrándome mientras Jeremy miraba. Le di a sus huevos pequeñas patadas con los dedos de los pies. ¡Realmente no podían balancearse, pero se veían tan sexy!

Moví mis piernas para que los talones atraparan los huevos de Jeremy como unas tijeras debajo de su pene. Apreté las suelas de mis zapatos, atrapando el escroto entre las puntas de mis pies y los brillantes tacones rojos. ¡Fue incómodo para mí pero valió la pena! ¡La expresión de Jeremy no tenía precio! ¡Tenía miedo de que él se fuera a correr en ese momento, cuando comencé a juntar mis pies, amenazando con aplastar sus huevos entre los zapatos que adoraba!

Retrocedí y me toqueteé frenéticamente. Le dije a Jeremy que podría tener mis pies o mi vagina. ¡Pero él no podría tener ambas cosas! ¡Tendría que decidir ahora mismo y decirme lo que quería! ¡Su pene se movía arriba y abajo, amenazando con correrse en cualquier momento! Aparté completamente mis pies de él y me senté ahí.

"Quiero tus pies". Él dijo.
"¿Qué fue eso, Jeremy?" Bromeé, "No te escuché".

Con voz más alta, dijo: "¿Puedo ponerme de pie, señora?"

"Ahhh... ¡Eso es mejor!" Sonreí y toqué con la suela de mi zapato derecho hasta la punta de la pene de Jeremy. Lo froté untando su líquido pre seminal por todo el fondo de mi zapato recién lavado. Levanté mi pierna y le dije que me mostrara cuánto deseaba mi pie.

Jeremy inmediatamente comenzó a lamber su propio jugo del cuero. Lo vi cerrar los ojos y arrastrar la lengua por el fondo con movimientos largos y lentos. Tragando y haciendo un sonido de bajo zumbido mientras lo hacía. Me quedé impresionada y le pregunté a Jeremy qué le gustaría hacer, cuál era su fantasía ya que él era un esclavo tan bueno.

-'Ama... me gustaría, quiero decir, señora, ¿me patearías... allí... en mis huevos?', Preguntó en voz baja y real, como un niño pidiendo algo secreto de Papá Noel que nunca esperaba recibir.

¡No podía creer lo que oía! ¡Me moría de ganas de plantar el pie en sus hermosos huevos! ¡Pero una Amante Ama no puede parecer demasiado ansiosa por complacer a su esclavo! Le dije que lo haría, pero ¡solo si él entendía que lo haría tan duro como podría! ¡Lo haría más de una vez si sentía que el primer golpe no fue bueno! Y él tendría que satisfacerme después, ¡tendría que hacer que me corriera con la boca de inmediato! ¡No importaba cuánto dolor sintiera! Le dije que si no podía aceptar estos términos no lo haría.

Jeremy rápidamente asintió y parecía que acababa de ganar la lotería de California. ¡Apuesto a que había estado soñando con eso por mucho tiempo y que nunca había tenido los huevos para pedirlo antes, o que nunca había encontrado a alguien que aceptara hacerlo! Bueno, esa fue su noche de suerte!

Se desnudó e hice lo mismo, dejando solo mis zapatos. ¡Mi vagina estaba llena de jugos y el ardor me estaba volviendo loca! ¡Sabía que no tendría que hacer mucho para que me corriera después de que lo pateara! ¡También sabía que tendría que patearlo dos veces sin importar cuán buena o mala fuera la primer patada! ¡¡Sabía que lo amaría tanto como a mí!!

Él se paró frente a mí con sus manos entrelazadas detrás de su espalda. ¡Un delgado pero saludable hombre de 20 años de edad con un pene duro por la anticipación! Sus huevos finalmente estaban sueltos y me arrodillé frente a él para besarlos tiernamente antes de que los apretara con fuerza. Puse mis labios contra cada uno y luego los empujé con mi dedo índice, mirándolos balancearse ligeramente de un lado a otro... ¡Eso iba a estar muy bien!

Di un paso atrás y lo miré. Le di una última oportunidad para retroceder, quería que estuviera seguro antes de que fuera demasiado tarde. Él solo sonrió y me dijo que estaba listo. A algunos tipos les gusta cerrar los ojos. Tal vez por miedo, tal vez para que no involuntariamente trataran de bloquear o esquivar mi pie. Pero Jeremy quería mirar, casi podía verlo retorcerse por el dolor esperado.

Escogí mi lugar justo debajo de su pene y frente a sus huevos. Sabía que no iba a ser lo mejor, pero le dolería muchísimo y ¡tendría una buena razón para patearlo de nuevo! ¡Llevé mi pierna hacia atrás y luego hacia adelante lo más fuerte posible, ¡gruñendo con el esfuerzo! Mis brazos estaban afuera, ¡era poesía! ¡Un pequeño salto de mi pie izquierdo y mis dedos de los pies atraparon su saco de piel justo en el frente y justo debajo de su pene. Jeremy se estremeció en el último momento, pero no le sirvió de nada.

Sus manos se dirigieron inmediatamente a sus huevos, cubriéndolas mientras sus rodillas se doblaban. El aire salió volando de él y pensé que estaba por desmatarse. Pero Jeremy era fuerte, se mantuvo despierto y me acerqué, abrazándolo, entre sus brazos y sus costillas. Lo besé y le dije que todo estaría bien, que casi había terminado. Me miró con su cara de cenicienta e intentó susurrar algo sobre que no era tan malo como pensaba. Lo tuve de pie y levanté mis brazos debajo de los suyos, moviéndolos para que estuvieran sobre mis hombros. "Eso es todo", decía, "solo apóyate en mí..."

Cuando pareció que se estaba recuperando, lo besé nuevamente y cuando retiré mi boca, levanté la rodilla tan fuerte como pude directamente en sus huevos. ¡Sus ojos se abrieron y esta vez él cayó! Sentí que tenía los brazos flojos alrededor de mi cuello y él cayó en posición fetal a mis pies. ¡Mi vagina estaba empapada! ¡Mis pezones duros como diamantes! Lo dejé allí tumbado un momento, jadeando por el aire, con los ojos desgarrados, y haciendo que esos dulces muchachos de arcadas emitieran sonidos cuando dolían.

Me puse a su lado y lo volteé sobre su espalda. Me senté en su cara, empujando mi vagina empapada contra su boca. No sé porque me encantaba eso, pero tener a un hombre indefenso retorciéndose de dolor mientras me lambia mi vagina sobre su cara solo me hizo correrme y correrme. Estaba pellizcando mis tetas y rebotando en su cara mientras mis jugos llenaban mi vagina y corría entre mis piernas sobre la cara de Jeremy.

Cuando tuve lo que parecía un centenar de pequeños orgasmos combinados en un gran orgasmo largo, finalmente me calmé... Jeremy no se había movido mucho desde que le di la vuelta y me quedé en su boca, de cara a sus pies. Aparté sus manos de su pene y sus huevos y vi que todavía estaba duro. ¡Fue increíble! ¡Había visto chicos que se corrían antes cuando los pateé y los vi expulsar su semen en un abrir y cerrar de ojos! ¡Pero nunca esperé que un hombre pudiera permanecer duro después de ser pateado y luego acunando sus huevos!

Me incliné y comencé a masajear su pene. Sus huevos ya estaban hinchados y se ponían rojas casi violetas. Su pene también pude ver estaba magullado donde mi dedo del pie la había atrapado en la base y debe haberle dolido terriblemente cuando le estaba dando ese trabajo manual porque estaba gimiendo y llorando en mi vagina y sus manos intentaban hacer que me detuviera. !Pero solo me reí y le di una bofetada, ¡sabía lo que necesitaba! ¡Venirse!

Así que le di un masaje en su hinchado pene, moviendo mi mano hacia arriba y hacia abajo hasta que finalmente comenzó a escupir su caliente y espeso semen. ¡Su cuerpo estaba temblando y pude imaginar a sus pobres huevos magullados esforzándose por vaciar su carga. ¡Los agarré con mi otra mano y los apreté con fuerza, tratando de sacar cada gota de esperma de ellos! Pensé en tratar de aplastarlos, arreglarlo para que no tuviera que sufrir de correrse nunca más.

"¿Te sentiste bien?" Le pregunté y él, que solo gimió, así que lo tomé como un sí. "¡Entonces te encantará esto!" Sonreí, pensando en todo el dolor y la frustración que le estaría salvando más adelante en la vida.

Apreté sus huevos más fuerte, usando ambas manos ahora y entrelazando mis dedos para atrapar esos huevos maduros entre mis palmas. "¡Dime que me amas!" Susurré con urgencia, sintiendo que de mi sexo corrían mis jugos. "¡Dime!" ¡Apreté tan fuerte como pude! Aguantando la respiración y sintiendo cada músculo de mi cuerpo esforzándose contra sus preciosos testículos.

"¡¡No tan duro!! Su voz se quebró con un fuerte gemido estremecedor cuando su prime testículo pareció estallar bajo la presión, seguida una fracción de segundo más tarde por el otro.

¡No paré de exprimir! Me froté las palmas juntas, masajeando su saco y sintiendo la textura del pudín de sus huevos ahora irremediablemente aplastados que rezumaban hacia adentro y hacia atrás. Estaba delicioso y deseé poder verlo, lo que debe haber parecido ese grueso pegote dentro de su magullado y ahora hinchado escroto. Me levanto lentamente, viendo como mi recién descubierto amante se comba, sus párpados caídos, su respiración superficial y débil. Me preguntaba si un chico podría morir por eso, pero no lo creía. Sabía que se sentía terrible en este momento, pero más tarde, después de que se había acostumbrado a la idea de no tener que volver a correrse nunca más, me lo agradecería.




Historia Original Aquí.




Autor: Rachael       Traductor: DarkSoul

EL CHEF

Aquel lugar no muy lejos del centro de la ciudad de México efectivamente era muy bello, las fuentes, iglesias, centros culturales y por supuesto la comida. Pepe era de ahí, era un chef que sin duda alguna estaba más que bien, parecía un chico sacado de alguna revista, aunque claro era gay de closet, pero se las arreglaba para tener sus amoríos aunque negaba su homosexualismo......


EL CHEF
Aquel lugar no muy lejos del centro de la ciudad de México efectivamente era muy bello, las fuentes, iglesias, centros culturales y por supuesto la comida. Pepe era de ahí, era un chef que sin duda alguna estaba más que bien, parecía un chico sacado de alguna revista, aunque claro era gay de closet, pero se las arreglaba para tener sus amoríos aunque negaba su homosexualismo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ADVERTENCIA] [PADRES]


Categoria: Gay      Autor: Isra.Pleasure & DarkSoul





Aquel lugar no muy lejos del centro de la ciudad de México efectivamente era muy bello, las fuentes, iglesias, centros culturales y por supuesto la comida. Pepe era de ahí, era un chef que sin duda alguna estaba más que bien, parecía un chico sacado de alguna revista, aunque claro era gay de closet, pero se las arreglaba para tener sus amoríos aunque negaba su homosexualismo.  

Pepe era de esos chicos con tez blanca, ojos café oscuro, cabello castaño y una barbita que lo hacía ver muy lindo pero al mismo tiempo varonil. Era delgado, guapo y con un pene delicioso, cabe mencionar que con Pepe no fui a un hotel, ya que él me invitó a su casa. La cita fue un domingo por la tarde ya que sus papás no se encontraban en casa.    

Tomé un taxi y llegué alrededor de las 19:00 horas hasta la puerta de su vivienda. Él me recibió con un fuerte abrazo ya que llevábamos algunas semanas conversando por WhatsApp, pero debido a sus viajes no podíamos vernos, y una vez que me tuvo en sus brazos pude respirar el aroma de su colonia mesclado con su olor de hombre.

Al entrar a su casa él terminaba de comer y me ofreció una copa de vino y un poco de sushi, yo no lo acepté ya que no suelo aceptar algo sin saber la procedencia. Así que él se apresuró a comer y yo le hice compañía, él era un hombre solo a pesar de tener 27 años. Su casa era muy bella, grande y lujosa, pero sobre todo tenía un jardín bastante amplio y hermoso. 

En cuanto terminó de comer me tomó de la mano como a un niño pequeño y me llevó hasta su habitación que era inmensa. Pepe cepilló sus dientes mientras yo tímidamente lo esperaba sentado a los pies de su cama.  Cuando regresó me levantó y enseguida metió su lengua experta en mi boca, que esperaba con ansias y reaccionaba muy cortés a sus dulces labios. 

Por supuesto era más alto que yo, tomó mis nalgas entre sus manos y me atrajo hacia su cuerpo, besó mi cuello, mis orejas y bajó a mi pecho. Me quitó la camisa, desabrochó mi cinturón y trazó una línea de besos desde mi oreja hasta mi pelvis. Desabotonó mi pantalón, tiró con sus dientes de mi ropa interior y sacó mi abultado pene.      

Él lo miraba sorprendido, lo inspeccionaba y cerraba los ojos cuando lo olía, lo sentía en sus mejillas y le daba probaditas con la lengua hasta que de pronto lo absorbió todo, lo tragó con fuerza provocándole arcadas y con sus manos tiró de las mías para que las colocara detrás de su nuca y siguiera el movimiento. Al parecer le gustaba que lo asfixiara con mi mano y mi pene, le gustaba sentirlo en su garganta y yo por mi parte sentía su campanilla rozar el tronco de mi pene.     

No terminé en su boca a pesar de que me la chupó por mucho tiempo, pero después él me separó las nalgas y metió sus labios y su lengua caliente en mi trasero estrecho, al igual que metió su nariz en mi ano para provocarme un placer diferente mientras con otra mano alcanzó mi pene para poder masturbarlo era mi turno de brindarle placer y retribuirle lo que él había hecho por mí, así que lo tiré en la cama, lo monté y comencé a quitarle su ropa, toda, sin ropa interior y cuando vi su miembro estaba hinchado, largo y rosado, con un glande que lo hacía ver como un hongo grueso.       

Las venas se le marcaban y por un momento pensaba en lo tieso que podía estar y lo que me iba a doler. Así que lo tomé entre mis labios y acuné su miembro en mi boca, saliva y lengua.          Comencé a chuparlo, lamberlo y al igual que él había hecho, lo introduje todo en mi boca.  

–“Vaya así que te cabe todo pequeño”. Dijo él.          
–“¿Acaso no era lo que querías?” Le Contesté.           
–“Claro, pero por tu aspecto tímido pensé que no lo harías”. Contestó Pepe.       

–“Miembros como el tuyo no se ven a menudo, debo disfrutarlo y saborearlo tal como tú lo hiciste” Dije para seguir mamando su pene.     

Atraía sus caderas hacia mi boca y con sus manos atraía mi nuca hasta que me indicó que lambiera su ano, y yo deslicé mi lengua bajando por su perineo hasta llegar a él. Metí mi lengua suave y pude notar su respiración acelerada, metí uno y dos dedos en su cavidad y comencé a mamar su miembro, al parecer eso le gustó, hasta que me tomó por los brazos y me volteó hacia la cama, me empinó y me ofreció unas cuantas nalgadas, yo gemí de placer y comencé a sentir mi trasero caliente.        

Él por su parte se colocó un preservativo en su enorme miembro y comenzó a meterlo poco a poco. Debo decir que cada centímetro lo recibía con afición, ya que era muy grande y sus venitas las podía sentir en las paredes de mi ano. Escupió saliva en su pene para poder meterlo más hasta que estuvo dentro todo, así él tomó mis caderas y me penetro con  dulzura pero con rudeza, ambas mezcladas y solo se escuchaba el sonido de su pelvis y mis nalgas al chocar.      

– “¿Así te gusta pequeño?” Dijo.
–“Me encanta, sólo ve más rápido y azótame un poco más”. Dije  jadeando.       

Pepe hizo lo que le ordené y me comentó que no tardaría mucho en venirse. Así fue. A los 10 minutos de eso se vino en mi espalda, así es, depositó su dulce néctar de hombre por toda mi espalda para después lamberla. Me secó con una toalla y se limpió las comisuras de los labios, ya que tenía su propio semen escurriendo de ellos.     

Me volteó para ver y sonrió cuando se escuchó un claxon y él se asomó por la ventana. Evidentemente eran sus padres, él se acercó a mí, me besó y nos cambiamos rápido.Tomó dinero de su cajón y me lo dio para pagar un taxi de regreso a mi casa. Fue cuando me comentó que sus papás no sabían que él era gay y que probablemente lo echarían a la calle si se enteraban.         

Me besó como si fuéramos novios, la tarde nos miró encantada, sus manos y su cuerpo me pedían más pero infortunadamente tenía que irme aunque su carita me pedía más tiempo, por lo que le dije que se quería podíamos repetirlo a lo que estuvo de acuerdo.

Dos semanas más tarde me hablo sábado para decirme que si podía ir a su casa, por supuesto de inmediato acepte la invitación, llegue a su casa y de nuevo me recibió muy amablemente, me llevo a su cuarto para comenzar a gozar, me estaba penetrando con su gran miembro, sintiendo un gran placer cuando la puerta de su cuarto se abrió.

Era su padre que regreso a la casa sin que ninguno de los dos lo escuchara llegar. Simplemente se nos quedo mirando sorprendido al principio pero luego con cara de odio, se nos fue encima separándonos jalando de los cabellos a ambos.

– “Papá, Papá espero puedo explicarte”. Dijo él mientras nos separaba.

– “¡Explicarme!, ¿Qué me vas a Explicar? Qué eres un marida de mierda”. Dijo su padre.

Luego sentí un fuerte golpe en el rostro que me hizo caer en la cama dejándome aturdido y con el labio partido sobre la cama, escuche a su padre decir.

– “Si no sabes cómo ser un hombre entonces no necesitas tus huevos”. Dijo su padre.

Luego de aquello escuche una súplica por parte del guapo chef.

– “No Papá no lo hagas, por favor PAPÁ…” Suplico el chef.
–“AAAAAAAAHHHHHHYYYY”. Luego lo escuche gritar.

En ese momento me di la vuelta y mis ojos se abrieron en grande al ver al Chef en el suelo revolcándose de dolor con sus dos manos en la entrepierna, fue entonces que vi a su padre apretar el escroto cercenado para sacar lo que fueron los testículos de su hijo que quedaron en su mano.

Con los huevos chorreando sangre se me acerco y me ordeno que abriera la boca lo que me negué, entonces enfurecido aquel hombre, dejo los testículos en la cama para hacerme poner de pie tirando de mis cabellos, cuando estaba de pie, con un mano me apretó muy fuerte mis propios huevos lo que hizo que gritara.

-“AHHHHHHHYYYYY… GHGHGYG” Grite pero mi grito fue cortado.

Si mi grito de dolor fue silenciado cuando aquel hombre me metió los dos testículos de mi amante en la boca, impidiendo que pudiera escupirlos o gritar tapando mi boca con su mano, de algún modo alcanzo mi ropa interior que uso a modo de mordaza para impedirme que arrojara los huevos del Chef. Luego tomo mi pene que extrañamente estaba más duro que nunca antes, todo mi cuerpo temblaba de miedo en ese momento.

Sentí su mano cerrarse cerca de la base de mi pene mientras aquel hombre hecho una furia me dijo directamente al oído.

-“Mi pudo hijo ya no es más un hombre y tu pronto ya no lo seas podrán ser felices, como un par de putas”. Me dijo aquel hombre.

En ese justo momento no entendí lo que me quería decir pero cuando sentir la enorme punzada todo mi cuerpo experimento un segundo más tarde lo comprendí, de algún modo el hombre fracturo mi pene casi en la base, causándome un indescriptible dolor para luego usando el mismo cuchillo que siempre portaba en su cintura en su estuche aquel hombre me cerceno mi pene dejándome con un sangrante muñón de 3 cm, grite y me sacudí de dolor, con mis manos tratando de detener al sangre que comenzó a brotar a raudales de mi cercenado pene.

Eso es lo único que recuerdo, lo siguiente que recuerdo fue despertar en un hospital, convertido en un eunuco, sin mi pene, por supuesto denuncie a aquel hombre que fue a dar a la cárcel pero el daño que me hizo con nada podría repararlo.

Del chef ya no supe nada, desapareció y aun lo busco, deseo pedirle perdón y ver si aun puede penetrarme con su gran miembro si es que aun puede tener erecciones, pues ahora es el único modo que tengo de obtener placer, por medio de estimulación prostática, aquel hombre en algo tenía razón ahora son una verdadera puta que solo desea ser penetrado para sentir algo de placer.

Si alguien conoce a ese chef que le digan que lo estoy buscando, que extraño su pene, caricias, rostro y piel, lo deseo sin importarme que sea un eunuco como yo para el resto de nuestras vidas 




Autor: Isra.Pleasure & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

ULTIMO ENCUENTRO SEXUAL

Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana......


ULTIMO ENCUENTRO SEXUAL
Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana .

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: Lovelittlegirls & DarkSoul





Eran las vacaciones de primara estaba acostado en el sofá con su amada Sofía, veíamos una película erótica mientras la abrazaba besando su cuello y apretaba mi pene en erección entre sus bella nalgas, no pasó mucho tiempo para que Sofía respondiera moviendo sus caderas y soltando un suspiro se voltea y me besa apasionadamente, nuestras bocas fundidas entre sí, la desvisto lentamente hasta que su trémula desnudes me invita a probarla y de un salto voy de su boca al rico sabor de su ya húmeda vagina.

Sofía me rodea con sus piernas y gime en respuesta al dedicado frote de mi lengua, aquella era la vagina más deliciosa que había probado en mi vida, nuestros constantes encuentros me habían hecho lograr llevarla rápidamente al orgasmo y ese día no fue la excepción; acelerando sus gemidos y con gestos de descontrolado placer me mira fijamente susurrando.

-“¡Me Vengo! ¡Me Vengo! Ohhhhhh” dijo ella entregándose a un rico e intenso orgasmo.       

Sabiendo que no teníamos mucho tiempo disponible, me desnudo y sentado en el sofá ella sobre mi busca besarme mientras lentamente baja apuntando mi erección a su abierta vagina hasta lograr que la penetre por completo, Mis manos recorrían su cuerpo acariciándola mientras sus caderas en un lento y rico ritmo me hacían sentir que estaba en la gloria; sus brazos rodean mi cuello y aumentando la intensidad de su sensual danza me mira excitada, sus hermosos pezones son embestidos por mi boca, los chupo y muerdo suavemente como a ella le gustaba.        

Quita mi mano derecha de su nalga y chupando mis dedos hasta llenarlos de mucha saliva, ella misma busca meter mi dedo del medio por su ano; en cada ir y venir de sus caderas mi dedo entra hasta quedar totalmente apretado en su interior.         

Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana y verla como una mujer no como parte de mi sangre.       

Entregados al intenso sentir de nuestros cuerpos unidos en el divino acto del sexo, Sofía me cabalgaba hasta que jadeando me da libertad de poder hacer lo que yo quiera; sin perder tiempo pase mis brazos por debajo de sus piernas y sosteniendo firme su rico culo me levanto y de pie comienzo a embestirla con fuerza, abrazada a mi cuello y gimiendo intensamente, Sofía me besaba como si su vida dependiera de ello.   

Aquella era su posición preferida así que por varios minutos balanceándose contra mí, me besa gimiendo hasta tener otro rico orgasmo, sentí como sus jugos mojaban no solo mi pene sino también mis huevos, goteando de mis huevos y resbalando por mis muslos.          

La deje un momento para que recupere el aliento pero ella se arrodilla sobre el sofá y levantando las caderas voltea a mí y dulcemente me dijo.

-“Te toca”. Dijo Sofía.
           
Tomándola por las caderas mi pene entra en su vagina de nuevo de un solo golpe hasta el fondo y comienzo a penetrarla con fuerza; sus hermosas nalgas chocaban contra mi pelvis produciendo un rico sonido que era acompañado por intensos gemidos pidiéndome más. No pude resistir mucho y todo mi semen llena el interior de su rica vagina entre gemidos de ambos.  

Nos quedamos por unos minutos besándonos, acostados en el sofá deliciosamente, fuimos a ducharnos y como de costumbre me hizo el mejor sexo oral que un hombre pueda disfrutar, ella luego se quedo dormida y por mi parte me levante para ir por algo de comer a la cocina, estaba que moría de hambre y sed.    

Allí me encuentro de sorpresa con Mamá justo sentándose en la mesa y acompañada de un té.
Controlando mis nervios tomo algo del refrigerador y me siento frente a ella preguntándole.  

-“Mamá no te escuché, ¿acabas de llegar?” Le pregunte-      

Mamá enciende un cigarrillo, le da una fuerte bocanada, mirando al techo dice:

-“No, llegué hace rato, justo para ver lo que hacías con Sofía y que claramente no es la primera vez”- Dijo Mamá dejándome helado.

Mamá baja la mirada para clavarla en mí y en sereno tono interrogante me dice.

-“Carlos, hoy tuve un día de mierda, tanto así que decidí salir temprano del trabajo, ¿para qué? Pues la cereza del pastel de este día de mierda es llegar a casa y encontrarme con la sorprendente escena de ver a mi hijo teniendo sexo con su hermana”. Dijo Mamá.

Iba a decir algo pero ella no me dio tiempo se me fue encima, me dio dos fuertes cachetadas que me dejaron aturdido por unos segundos, que para mi fueron vitales, apenas iba vestido con un pants sin ropa interior, Mamá no tuvo trabajo en bajarme mi única prenda para dejar al descubierto mi pene y huevos, mi pene aun presentaba rastros de la intensa actividad sufrida hacia unos minutos atrás, aunque ya no olía a sexo.

Mamá estaba convertida en una fiera jamás antes la había visto en ese estado, sentí que algo me golpeo en la cabeza no se que fue pero me dejo fuera de combate por algunos minutos, cuando recupero el sentido estaba sentado amarrado desnudo en una de las sillas de la cocina, sentí de inmediato que algo apretaba mi escroto, mire mi entrepierna y me había amarrado mi escroto muy fuerte con una cuerda muy fina, trate de hablar pero me habían amordazado también.

Fue cuando vi a Mamá frente a la estufa estaba calentando un cuchillo la hoja de acero ya brillaba intensamente cuando se me acerco sosteniéndolo, se puso de cuclillas frente a donde estaba tomo mi escroto con una mano y con la otra me miro, lagrimas corrían por su rostro que tenía una expresión de enfado como nunca antes había visto.

Acerco la ardiente hoja del cuchillo a mi escroto por el lado derecho mientras me estiraba mis huevos, tensando la piel de mi escroto, pude sentir el calor de la afilada hoja de acero incluso a varios centímetros de mi estirado escroto, movía mi cabeza, negando, llorando y suplicando a Mamá para que se detuviera.

-“MMMMMMHMHMHMHHHH”. Mugía por debajo de la mordaza.

Cuando de pronto sentí como mi madre me comenzó a cortar mi escroto, aquello fue el infierno una punzada muy fuerte de dolor recorrió mi cuerpo, que comenzó a sacudirse sin cesar, gritaba y todos los poros de mi cuerpo comenzaron a transpirar, en cuestión de unos pocos segundos estaba bañado en sudor, sintiendo como el cuchillo se abría paso por mi escroto separándolo de mi cuerpo a cada instante hasta que de un fuerte tirón mi madre me arranco el escroto con mis huevos en su interior, castrándome.

Sentí como mi pene lanzo la que fue mi última carga viril dos fuertes chorros de mi espeso semen, que mancharon mi abdomen y pecho aunque no sentí nada de placer en ese momento sentía como si estuviera siendo hervido vivo en una gran hoya de agua hirviendo.

Recuerdo que me sacudí de dolor por unos segundos hasta que me desmaye por fin lo que fue un verdadero alivio.

Me desperté con mi hermana a mi lado llorando mi madre le había cercenado los pezones y clítoris como castigo, ambos nos abrazamos y lloramos por horas, cuando cumplo 18 años abandone la casa para nunca regresar hasta ahora, Sofía hizo lo propio cuando llego a la mayoría de edad, se vino a vivir conmigo.

A duras penas logre terminar en la universidad, con el sueldo que junte de mi primer empleo, hice que me repusieran mi escroto y me colocaran prótesis testiculares, ahora Sofía y yo vivimos como si fuéramos marido y mujer, tenemos sexo, que es muy agradable aunque ya ninguno de los dos sentimos lo mismo antes de ser cortados, cuando fue nuestro Último Encuentro Sexual. 





Autor: Lovelittlegirls & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL

El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban......


LA VENGANZA DE ANA Y RAQUEL
El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [HUMILLACIÓN] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





El destino quiso unir a Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony un embaucador de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

Ana una mujer de 45 años, Raquel por su parte de 43 años, Ana la mujer de Tony y Raquel su amante de entre muchas otras, a las cuales les decía que era divorciado y las tenia completamente engañada. Ana y Raquel no se olvidaban de Tony, cada día pensaban en la venganza hacia él, hasta el día en que empezó a fraguarse la venganza.       

Raquel llamo a la puerta de Ana, al abrirla la puerta, entro rápidamente:  

-“Ya tengo la solución, se cual será nuestra venganza”. Dijo Raquel apresuradamente enseñando un libro a Ana.

-“La supremacía femenina, es un libro que por casualidad llego a mis manos comencé a leerle y me dio ideas”. Dijo Raquel entusiasmada.         

-“Explícame”. Dijo Ana mientras se sentaba para escucharla.         

Estuvieron hablando durante horas las dos, trazando un plan, secuestrarían a Tony y le someterían a las más inimaginables humillaciones y castigos, algo que nunca podría olvidar. Elaboraron una lista con todo lo necesario, en los siguientes días ambas estuvieron comprando todo lo necesario y alquilaron una casa un fin de semana a las afueras de la ciudad, todo estaba planeado, solo faltaba poner en marcha la ansiada venganza.     

Era viernes por la noche, Raquel llamo a Tony por teléfono, fingió estar llorando mientras le suplicaba que la perdonara, aunque por dentro solo tenía ganas de vengarse de aquel hombre que tanto daño le hizo, Raquel le dijo que quería verle, quedaron en un bar para charlar, Raquel se aguanto su ira y fingió todo lo que pudo al verle, Tony pensaba que había triunfado y se había salido con la suya una vez más, pero estaba muy equivocado, Estuvieron hablando tranquilamente, Raquel fingía muy bien su papel de arrepentida, En un momento de la conversación Raquel aprovecho el despiste para echar unos polvos en la bebida de Tony, el cual ni se dio cuenta y bebió su bebida tranquilamente sin saber que llevaba unos somníferos muy potentes, que le dejarían totalmente dormido y sin fuerzas.
           
Tony no tardo en comenzar a sentir realmente mal, Raquel le ayudo a llegar al coche con la excusa de que se le pasaría, pero el empeoro y se quedo completamente dormido, un sueño muy profundo debido a una gran cantidad de somníferos, ella arranco el coche y se dirigió a la casa donde se encontraría con Ana, tras un pequeño viaje llego a la casa, Ana la abrió la puerta de la cochera y entre las dos subieron a Tony a una habitación, la venganza de ambas estaba por comenzar.        

Por fin tenían delante al hombre que tanto odio les provocaba, sin mediar palabra entre ellas comenzaron a desnudarlo, le dejaron completamente desnudo durmiendo en el suelo, Ana y Raquel sacaron una mochila llena de objetos que habían comprado, Ana saco unas esposas , le puso las manos a la espalda y lo esposo apretando el metal a sus muñecas, era imposible que se liberara pero no querían correr riesgos y continuaron atándole las manos con una cuerda por las muñecas, ahora era imposible que se liberara.

Con los pies hicieron lo propio, le ataron los pies con fuerza con un buen manojo de cuerdas, se aseguraron que estuviese bien apretadas, ahora ya lo tenía como ellas querían, inmóvil y a su merced. Continuaron atándole, pasando una cuerda por los codos, una por las rodillas, todo lo habían leído del libro, lo tenían bien estudiado, acabaron inmovilizándole por completo. Una vez que estaba completamente atado le dejaron dormir, cuando despertara comenzaría la verdadera acción. 

Pasaron unas horas, Ana y Raquel entraron de nuevo a la habitación, cerraron con llave que guardaron en un lugar seguro, Tony estaba encerrado con ellas dentro e inmóvil, le esperaba algo que no olvidaría. Ana y Raquel se acercaron a él, Ambas comenzaron a darle pataditas para que despertara, ambas llevaban unas botas altas de tacón para la ocasión, al fin despertó, al hacerlo se llevo una gran sorpresa cuando vio a las dos mujeres juntas, primero hizo una sonrisa de burla y luego trato de ponerse de pie, para su sorpresa no podía moverse, ya que estaba muy bien atado, las cuerdas y esposas apretaban su piel fuertemente, no podía levantarse ni moverse.  

-“PERO QUE PRETENDEN, SUÉLTENME PARA DE PUTAS, O LAS MATARE” Empezó a gritarles, seguido de insulto tras insulto.    

-“Solo te lo voy a decir una única vez, cállate, no tienes nada que hacer ahora, lo haremos por las buenas o por las malas, tú eliges”. Raquel con tono muy amenazador y dominante le dejo en claro su situación.

-“PUTA SUÉLTAME O YA VERÁS”- le grito Tony.  
-“Bien será por las malas, te lo advertí”. Le recrimino Raquel.        
-“Dame algo para amordazarlo Ana”. Le pidió Raquel a su amiga. 

Ana saco de la mochila cinta de embalar, se la pasó a Raquel, cuando esta iba a empezar a amordazarlo, Ana la detuvo:        

-“Espera, méteselas en la boca” Ana dijo mientras se quito su calzón (braga) y se las dio a su amiga, Ambas se rieron,

Raquel se inclino sobre él y trato de metérselas, pero se resistía y no abría la boca, ella le tapo la nariz con fuerza, cuando abrió la boca para respirar ella comenzó a introducírselas, las forzó con muchas fuerza, presionaba la nariz y a la vez cada vez se las introducía más, al final entraron por completo, Alrededor de la boca empezó a amordazarle con la cinta de embalar, paso varias vueltas por su cabeza, ahora estaba bien amordazado, no podía emitir nada más que un leve gemido prácticamente inaudible.           

-“Hhhhhmmmmhhhh, hhhhhmmmmmhhhhmmm” Decía Tony.      

-“Ahora grita lo que quieras cerdo”. Raquel con odio le dijo y le soltó una terrible bofetada en la cara.

-“¿Bien que te apetece que le hagamos primero Raquel?” Le pregunto Ana.        

Ella se inclino sobre Tony de nuevo y pegando su cara a la de él dijo.      

-“Azotaremos su nalgas hasta que pida piedad, pero creo que no podrá hacerlo amordazado”, Raquel dijo y comenzó a reírse, estaba disfrutando mucho, era el momento que tanto tiempo deseaba.      

Ambas sacaron de la mochila dos pares de guantes para lavar trastes de goma d color amarillos que habían echado en la mochila, se colocaron bien los guantes a sus mano y sus dedos, cuando terminaron tomaron un cinturón, Raquel fue la primera, lo doblo por la mitad y se acerco a Tony, Ana se acerco también, entre las dos le dieron la vuelta y le pusieron bocabajo, Ana se sentó encima de Tony impidiendo que se moviera, Ana era más pesada y dejo su peso sobre él, ahora no podía moverse nada, Raquel se aproximo a Tony y de pronto descargo el primer azote sobre sus nalgas, se escucho un leve gemido de su boca amordazada, Raquel comenzó a reírse y comenzó a azotarlo una y otra vez, su brazo descargaba el cinturón una y otra vez con fuerza sobre las nalgas de Tony, que empezaron a ponerse rojas, cada vez dolían más los azotes y ella seguía sin ningún tipo de piedad, tenía las nalgas completamente rojas cuando paro.         

-“Toma Ana, dale su merecido a este cerdo” Dijo Raquel al entregar el cinturón a Ana y se cambiaron de posición,

Para continuar azotándolo sin piedad, Ana comenzó a descargar el cinturón en las nalgas de su marido, con cara de rabia azotaba una y otra vez a quien la engaño por completo, estuvo unos minutos azotándolo, cuando paro Tony tenía las nalgas completamente marcadas, ya había sufrido las primeras consecuencias, pero aun le esperaba demasiado de aquellas mujeres.       

-“Dale la vuelta, quiero verle la cara”, Dijo Ana.

Entre las dos le dieron la vuelta y Tony tenía cara de estar pasándolo realmente mal, ojos llorosos y sudado, Raquel se sentó sobre su pecho.          

-“MÍRAME A LA CARA CERDO”. Le dijo gritándole.

De pronto otra bofetada se estrello en la cara de Tony, con fuerza, Raquel se ajusto el guante y siguió mirándole fijamente, pronto le propino una nueva bofetada, empezó a darle bofetadas con su mano enguantada a Tony en la cara, sin apartar su mirada, bofetada tras bofetada, hacia una pequeña pausa mirándole con cara de odio y volvía a soltarle otra, como hicieron con los azotes luego continuo Ana, su guante de goma se estrellaba en la cara de Tony una y otra vez, estaba siendo castigado duramente y humillado ante las dos mujeres que buscaban venganza. La cara de Tony se volvió colorada, quedando adoloridas las nalgas y la cara.    

-“Se está haciendo tarde” Le dijo Ana a Raquel.         
-“Mañana continuaremos, ahora vamos a dormir” Ambas se miraron y rieron.    

Ambas con la mirada sabían que iban a hacer, Raquel se puso a la altura de Tony, se agacho poniéndose en cuclillas y aparto su calzón a un lado y comenzó a orinarle, lleno su rostro con su orina, cuando termino le miro riéndose y le soltó un nuevo bofetón, Ana hizo lo mismo, le orino la cara, ambas sintieron mucha satisfacción al hacer aquello. Ambas se quitaron sus guantes y se lo arrojaron a la cara.         

-“Mañana continuamos cerdo” Dijo Ana.

Ambas salieron de la habitación cerrándola con llave, Tony apenas pudo dormir en toda la noche, su situación no se lo permitía, la puerta se abrió a primera hora en la mañana, Ana y Raquel entraron en la habitación, Ambas iban vestidas con un camisón, se acababan de levantar y fueron a ver a su prisionero, se aproximaron a él.          

-“¿Que tal has dormido Cerdo?” Le pregunto Raquel.           

Raquel le piso la cara con su pie descalzo y apretó su pie contra la cara de Tony.          

-“Contéstame estúpido”. Le recrimino Raquel.

-“HmmmHmmmHHHmmm”. Fue lo único pudo salir de la boca de Tony.

-“Hueles mal Cerdo, habrá que lavarte”. Le recrimino Ana.

Ambas mujeres se echaron una mirada cómplice y dejaron asomar una sonrisa de su rostro, las dos mujeres volvieron con un cubo de agua en sus manos, ambas se pusieron al lado de Tony, levantaron el cubo y empezaron a echarle el agua por encima, comenzaron a lavarlo como a un animal, ambas comenzaron a reírse y burlarse, las dos mujeres se reían a carcajadas, estaban disfrutando, con su venganza.

La mañana trascurrió para Tony bajo la atenta mirada de las dos mujeres, entraban y salían de la habitación, no querían que nada saliera mal, pusieron mucho cuidado en todo. Pronto llegarían más humillaciones para él, Raquel entro en la habitación, tras ella Ana con un recipiente en la mano.

-“Hora de comer, vamos a quitarte la mordaza, ni una sola palabra o te azotamos de nuevo”. Le dijo con tono amenazador Raquel a Tony.

Le quitaron la mordaza de su boca, Tony en un tono muy sumiso pidió que le soltaran, Ambas no hicieron caso a sus palabras, Ana tomo sus guantes de goma del suelo y se los coloco nuevamente, inclinándose hacia la cara de Tony,       

-“Sin mi nunca has sido nada, siempre has comido de mi mano”, Le dijo Ana,

Acto seguido ella tomo un puñado de comida con su mano enguantada y se la puso en la boca a Tony, quien comenzó a comer del guante de Ana, ella lo estaba humillando y haciéndole saber quién mandaba, Tony tenía hambre y sin decir nada comía de la mano de su mujer, sin rechistar comía del repugnante guante de Ana, ella disfrutó viéndole en aquella situación, mostrándole su superioridad. Raquel quiso también humillarle, volcó el plato de comida en el suelo y con su bota lo piso.   

-“Vamos come”. Ella le piso su cara con su bota contra la comida, el continuo comiendo, Raquel estaba llena de orgullo, una sensación de satisfacción la recorría su cara. 

Las dos mujeres habían cumplido con creces su venganza, pero no habían terminado la llevarían hasta el final, le sometieron a crueles castigos y humillaciones a lo largo del día, su peor castigo llego por la noche, Tony había conseguido quedarse dormido, Raquel y Ana entraron en la habitación, cerraron con llave como hacían siempre, se dirigieron hacia Tony, una bofetada en su rostro le despertó.   

-“Vamos a dejarte marchar, pero antes deberás suplicar perdón por todo el daño que nos has hecho”. Con voz muy seria y tranquila se dirigió Raquel a Tony.   

-“Lo siento, lo siento, no lo haré mas”. Se apresuro a decir Tony.   

Ana conmovida por la rabia le soltó un terrible bofetón a Tony.     

-“Así no estúpido, hazlo bien si quieres irte”. Le recriminaron.      

Raquel se puso delante de Tony y se agacho sentándose en su cara, se subió la falda y dejo caer su culo en la cara de Tony. 

-“Suplica perdón mientras besas mi culo”. Raquel estaba muy seria esperando verle suplicar y hacer menor su dolor que tanto la había hecho ese hombre.

Tony suplico todo lo que pudo, se arrastro, se humillo, suplico, pidió perdón, se insulto a sí mismo, beso el culo de Ana y de Raquel, se humillo todo lo que pudo con tal de salir de ahí. Ana y Raquel sonreían, ahora tenían lo que tanto habían deseado, por fin se sentían bien, su venganza las había calmado.

-“Ahora dejarme ir”. Suplico Tony.       
-“NO”. Contestaron rotundamente ambas.        

-“Me lo prometieron, par de putas, zorras… son unas mmmmhhhhhhhmmmhmhm”. Decía Tony cuando fue amordazado de nuevo.

Volvieron a amordazarlo para no escuchar sus insultos y gritos, las dos mujeres se dirigieron tranquilamente a la bolsa, para sorpresa de Tony sacaron de ella unos arneses tipo Strap on, que son arnés con un pene falso, Ana había ido a un sex shop a comprarlos, lo tenían planeado y ahora iban a llevarlo a cabo, Ambas comenzaron a desnudarse, Raquel tuvo una cruel idea, se acerco a Tony con sus medias en la mano, le coloco su media en la cabeza, le tapo la cara con su media, Tony estaba amordazado y con la presión de la media en su cara, era un cruel castigo.  

Ana y Raquel se acercaron con el arnés ya bien ajustado, entre las dos le levantaron y le apoyaron en una silla, las dos mujeres se pusieron sus guantes y comenzaron a meterle sus dedos con vaselina por el ano, Tony gritaba pese a la mordaza, pero lo peor llego después, ambas fueron turnándose e introduciendo el gran pene falso por el ano de Tony, le sodomizaron una y otra vez, Tony solo podía gritar contra su mordaza, Tony sudaba a chorros por el calor, el sufrimiento que sentía, inmóvil, amordazado, una media en la cabeza y aquellas dos crueles mujeres sodomizándolo.           

-“Así aprenderás a tratar a las mujeres”. Le recriminaron a Tony mientras seguían metiendo y sacando el pene falso de su ano, violándolo cruelmente.  

Para cuando ambas terminaron de violarlo a Tony ya no le quedaba nada de orgullo, estaba humillado y castigado, nunca olvidaría todo lo sucedido, la venganza de ambas se había cumplido, dejaron a Tony en el suelo y se fueron, al día siguiente ambas bajaron de nuevo para despertarlo iban desnudas, con una expresión en su rostro extraña.

Raquel le alzo la cabeza a Tony tomándolo de los cabello, le escupió en la cara y le dijo mirándolo firmemente a los ojos.

-“Te vamos a hacer gozar y más vale que lo disfrutes porque será la última vez que te corras en tu patética vida cerdo”. Dijo Raquel mientras masturba a Tony.

Cuando el pene de Tony estuvo lo suficientemente endurecido, ella se lo llevo a su vagina y se dejo caer, los huevos de Tony rebotaron en las nalgas de Raquel del fuerte sentón que ella le dio, ella comenzó a cabalgarlo, con fuerza, apoyando sus manos sobre el pecho de Tony sus gemidos eran sonoros estaba gozando lo mismo que Tony, fue por eso que no vio a Ana sacar de la  bolsa un burdizzo, apenas y sintió como fueron tomados sus huevos para ser colocados entre ambas mandíbulas de acero.

-“MMMMMMMMhhhhh, AAAAAHHHHHH” Gemían Raquel y Tony.
-“Me VENGOOOOO” Grito Raquel.

Sus jugos rebosaron de su vagina mojando incluso los huevos de Tony pero no se detuvo siguió cabalgándolo hasta sentir que su pene comenzó a tener contracciones, le hizo una seña Raquel a Ana que Tony no vio, y cuando Raquel sintió el primer gran disparo de la leche de Tony en su interior se lo hizo saber a Ana por una seña.

Ana entonces imprimió en las manijas del burdizzo que sostenía con ambas manos toda la fuerza que pudo,  cerrando las mandíbulas sobre la parte alta del escroto de Tony cuyos ojos se abrieron grandes y su pene lanzo un chorro tremendo que hizo gritar a Raquel al sentirlo.

-“AAAAAAAHHGGGG” Grito Raquel.

Los ojos de Tony se pusieron en blanco y todo su cuerpo comenzó a convulsionar sin parar por varios minutos hasta que quedo sin sentido, cuando Raquel se desmonto de Tony una gran cantidad de semen que se escapo de su vagina cayó sobre su vientre, Ana tomo un poco de esa leche y se la llevo a la boca para luego decir.

-“Vaya debo decir que voy a extrañar el sabor de la leche de este cerdo”. Dijo Ana, y ambas rieron.

Tony no tardo en ser de nuevo drogado con somníferos, cuando despertó estaba en aquella habitación libre, sin rastro de Ana y Raquel, Tony se levanto sintiendo mucho dolor como pudo se marcho de aquella casa, Tony apenas podía caminar por los castigos que había sufrido, azotes, violación y castración… con su orgullo por los suelos por las humillaciones sufridas, Tony había recibido lo que se merecía, nunca dijo nada de hacerlo todo mundo sabría que era un eunuco algo que su mente de macho nunca podría soportar, simplemente desapareció. 




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CASTIGO MUY EJEMPLAR

Cardo y Lian eran amantes desde los 17 años pareja estable, se conocían bien pero los cambios en la política dieron como resultado un gobierno ultra conservador que no tardo en emprender una cruzada contra la comunidad LGBT en especial contra la comunidad gay, leyes fueron pasadas para castigar a las parejas gay que mostraran sus amor o afecto en público, incluso se podía castigar a homosexual si alguien si alguno de sus vecinos se quejaba por cualquier razón, lo que dio como resultado la rebelión de la comunidad gay que lucho legal y extra legalmente contra esas medidas......


CASTIGO MUY EJEMPLAR
Cardo y Lian eran amantes desde los 17 años pareja estable, se conocían bien pero los cambios en la política dieron como resultado un gobierno ultra conservador que no tardo en emprender una cruzada contra la comunidad LGBT en especial contra la comunidad gay, leyes fueron pasadas para castigar a las parejas gay que mostraran sus amor o afecto en público, incluso se podía castigar a homosexual si alguien si alguno de sus vecinos se quejaba por cualquier razón, lo que dio como resultado la rebelión de la comunidad gay que lucho legal y extra legalmente contra esas medidas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENECTOMIA] [TORTURA] [PRISIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Cardo y Lian eran amantes desde los 17 años pareja estable, se conocían bien pero los cambios en la política dieron como resultado un gobierno ultra conservador que no tardo en emprender una cruzada contra la comunidad LGBT en especial contra la comunidad gay, leyes fueron pasadas para castigar a las parejas gay que mostraran sus amor o afecto en público, incluso se podía castigar a homosexual si alguien si alguno de sus vecinos se quejaba por cualquier razón, lo que dio como resultado la rebelión de la comunidad gay que lucho legal y extra legalmente contra esas medidas.

Cardo era rubio de piel muy blanca con músculos bien marcados por todo su cuerpo, practicaba natación a modo profesional y pasaba muchas horas en el gimnasio, Lian por su parte era moreno pero se teñía su cabello de rubio, al igual que cardo tenía un magnifico cuerpo, producto de horas de entrenamiento en el gimnasio, ambos eran poseedores de un gran par de huevos y un pene de buenas proporciones tanto de largo como de ancho que les daba mucho placer el uno al otro, ya que ambos gozaban de ser penetrados por el pene de su pareja.

La pena de la silla como era conocida se instauro varios años atrás pero nadie había sido sometido a dicha pene, casi todas las faltas se resolvían pagando una multa por lo que expresiones de afecto gay seguían dándose en la vía, publica el gobierno federal arto de esa situación giro orden al poder judicial para que se aplicara la ley, se debía dar un ejemplo, aquello fue apenas semanas antes de que Cardo cometiera un error fatal que llevaría no solo a él, sino a Lian a ser los primeros en sentir la silla.

Para ese momento Cardo tenía 27 y Lian estaba por cumplir 28, todo sucedió un sábado pero la verdad es todo comenzó un viernes, ambos tenia de vecino a un hombre mayor que era homofóbico a la tercera potencia, Cardo llego del entrenamiento de natación encontrándose a Lian viendo televisión en la sala este lo llamo a su lado y ambos se besaron con pasión pese a los años que llevaban juntos aun la llama de la pasión estaba muy viva en ambos sobre todo los fines de semana que era cuando mas fogosos se ponían.

Lian se hinco delante de Cardo para de un rápido movimiento bajarle su pantalón como speedo que aun llevaba, que dejo su pene al descubierto para comenzar a darle una mamada, el pene de Cardo media 24 cm más o menos 16 cm blanco con un glande prominente, olía muy rico una combinación entre sudor y cloro, que le encantaba a Lian, de inmediato se comenzaron a escuchaba los gemidos de Cardo que solo hicieron que Lian se excitara aun vez más.

Lian continuo así por un momento, hasta se saco el gran pene de Cardo de la boca le quito por completo su ropa, Lian también quedo desnudo y se puse un poco de lubricante en su culo, Cardo entendió lo que deseaba por lo que se coloco detrás para comenzar a penetrarlo al principio pese a todas la veces que lo había penetrado no entraba pero después de unos segundos Cardo lo logro, para empezar un vaivén un poco salvaje que era como a Lian le gustaba.

Las nalgadas por parte de Cardo a Lian no tardaron en producirse mientras jadeando le decía.           

-“Así vamos se que te gusta esto era lo que quería verdad”. Dejo Cardo.  
-“AAhhhhhh si dame rico así métemela toda”. Respondió Lian.     

Sin ningún pudor ambos se besaban Cardo le dio la vuelta a Lian para penetrarlo con las piernas abiertas, Cardo descendió para mordisquear las tetillas de Lian ahí en el sofá con las cortinas del ventanal que daba a la calle abiertas, Luego de unos minutos le Cardo le ordeno que me sentara sobre su gran erección, Lian sin dudarlo comenzó a cabalgar a Cardo por buen rato hasta en la que Lian no dejo de acariciarlo y besarlo.         

De pronto Cardo saco su pene de Lian a lo que este le dijo.
.
-“Nooo no por favor no me la saques, me encanta tu miembro”.
-“Haaa haaaa siiii me encanta, maaas maaas dame más”. Dijo Lian.

Lian con ansiedad como si fuera un adicto pero al pene de Cardo tomo su pene para metérselo a la boca y succiono como si fuera becerrito, sin dudar se trago todo su enorme falo hasta que los grandes huevos de Cardo quedaron colgando de su barbilla mientras miraba de reojo como Cardo se retorcía de placer mientras se devoraba su gran miembro, Cardo por su parte tenia tomado el pene de Lian, a quien seguía masturbándolo sintiendo su gran pene endurecido en su mano.

Cardo saco su pene de la boca de Lian para penetrarlo de nuevo por otros 10 minutos, antes de decirle a Lian con urgencia mientras su gran erección palpitaba sin dejar de entrar y salir del ano de Lian que también estaba a punto de venirse.

-“Ahí te va”. Dijo Cardo.

De pronto el pene de Cardo comenzó a eyacular mientras gemía como todo un semental en celo  derramando toda su leche dentro de Lian, que izo que también eyaculara con fuerza, Lian trato de beberse su propia leche pero sus disparos solo llegaron a su pecho, ambos se quedaron así jadeantes por un momento, mientras Lian sentía el pene de Cardo aun latiendo con fuerza dentro de él, Cardo saco su pene y Lian casi de inmediato se hinco para chupar su pene hasta dejarlo completamente limpia, luego fue el turno de Cardo que realizo también una gran mamada a Lian el resto de la tarde y noche se la pasaron teniendo sexo hasta quedar dormidos uno en brazos del otro, desnudo oliendo a semen, sudor y sexo.

A la mañana siguiente sábado ya tarde, Cardo, se despertó lo que también despertó a Lian, se coloco su ajustado speedo para salir por el periódico seguido de Lian apenas en trusa (slip), cuando tomo el periódico en Lian metió una de sus manos dentro de su speedo para tomar sus huevos a Cardo mientras lo besaba todo esto ante la vista inquisidora de su vecino que incluso grabo todo con su teléfono, que sirvió para su denuncia ante las autoridades, dos semanas más tarde ambos estaban compareciendo ante un juez, con ellos y su abogado esperando solucionar todo con una multa, pero los tres fueron sorprendidos cuando el Juez sentencio a ambos a la silla.

Cardo y Lian no sabían bien a bien que implicaba aquella sentencia, pero su abogado si, por lo que rápidamente interpuso un recurso de apelación pero le fue negada, un segundo recurso fue también rechazado,  pronto las puertas y salidas que ambos tenían para salir bien librados del castigo al fueron sentenciados se fueron cerrando una a una, el gobierno deseaba que ellos sirvieran como ejemplo, para inhibir a los infractores de la ley que cada vez eran más y más, el último recurso interpuesto por su abogado fallo por lo que tres meses después de ser sentenciados ambos fueron llevados a donde se iba realizar el castigo.

Ni cardo ni Lian se habían visto en los tres meses y al verse trataron de ir a los brazos del uno del otro pero los guardias de la prisión lo impidieron, ambos fueron desnudados rápidamente, para ser introducidos en una habitación, donde dos sillas algo extrañas fueron colocadas, ahí fueron obligados Cardo y Lian a Sentarse, colocando sus piernas sobre dos estribos donde sus tobillos fueron asegurados, sus muñecas fueron aseguradas en la parte alta del respaldo de la silla que era alto, lo que los dejo con las piernas abiertas y sus genitales expuestos por completo.

Un hombre que vestía como un enfermero, se acerco primero a Lian y tomo su pene que masturbo hasta que estuvo en completa erección, en ese momento aquel hombre le metió por la uretra una larga barra de metal de 7 milímetros de diámetro, que quedo sobresaliendo del ojo del glande de Lian, luego le colocaron una jaula de metal a su pene que se ajusto de alguna forma a su pene a la perfección para rematar el hombre le coloco dos electrodos uno sobre cada uno de sus huevos e hizo lo mismo con sus tetillas, finalmente el hombre inyecto a Lian en sus huevos algún tipo de sustancia que le hizo sentir muy excitado.

Repitió los mimo con Cardo luego varias guardias trajeron un carrito con un largo tubo sobresaliendo de uno de sus lados el hombre coloco en cada extremo de aquello tuvo un dildo en verdad largo como grueso, luego lubrico los anos de cada uno de ellos e introdujo el dildo casi por completo en el interior de sus entrañas, cuando todo estuvo listo, el director del centro de retención en donde estaban leyó la sentencia y cuando termino agrego.

-“¡Que Dios tenga piedad de sus cuerpos y almas!” Dijo el director.

Acto seguido vio su reloj y bajo una palanca ubicada a uno de sus lados lo que hizo que los dildos comenzaran entrar y salir de sus ano a un muy bien ritmo pese al tamaño aquello se sentía bien para ambos, el placer duro hasta que un descarga eléctrica fue dada a sus huevos como tetillas, haciendo que sus cuerpo se tensaran y dos chorros de semen buscaran la manera de salir por sus penes pese a la uretra estar bloqueada lo que les causo gran dolor a ambos.

Pero aquello no fue lo peor al dildo que los penetraba para ese momento de una manera salvaje le broto una protuberancia que comenzó a presionar sus próstatas de manera brutal, las inyecciones dadas a ambos hicieron que comenzaran a venirse una y otra vez, casi de manera continua al principio pese a las descargas eléctricas fue muy placentero pero al cabo de 10 eyaculaciones ya no era nada agradaba por el contrario comenzó a hacer una terrible tortura de la que ninguno de los dos podía escapar, su pene presionaba la jaula en la que estaba prisionero, palpitando con fuerza cuando su semen quería abandonar su miembro.

A la hora de haber comenzado su castigo ya ambos gritaban por clemencia sintiendo un terrible dolor proveniente de sus tetillas, huevos y pene por igual con semen saliendo disparado hacia todas direcciones, sus vientres, pechos, silla y suelo ya estaban manchados de grandes cantidades de semen que sin embargo no dejaba de brotar casi de manera continua de su obstruido uretra, ambos no dejaban de gritar.

-“Ahhhh Mi PENE AAAHHHH”. Gritaba Cardo.
-“AAAHHH MI PENE NO MÁS”. Gritaba Lian.

Aquello terrible tortura muy húmeda se prolongo para ambos por otras dos horas, deshidratados, sudados, cubiertos de sudor y aun gritando Cardo fue el primer en tener una enorme eyaculación que incluso arrojando fuera de su pene la barra de metal que estaba bien dentro de su erección por la fuerza con que se vino, pero no solo sino que fue tanta la fuerza con la que se vino que su glande literalmente exploto, convirtiendo en una masa sanguinolenta del que chorreaba sangre y semen a borbotones, con Cardo gritando y convulsionando por igual cuando de pronto su escroto estallo como si fuese un globo lleno de agua.

Los dos grandes huevos de Cardo salieron disparados hacia direcciones diferentes, cercenados de su cuerpo, Cardo dio un alarido aterrador ante la mirada de horror de Lian para luego desmayarse. El glande de Lian tardo algunos minutos mñás en estallar para luego su escroto hacer lo mismo, pero a diferencia de Cardo solo uno de sus dos grandes testículos salió disparado el otro quedo colgando de de los conductos que lo unían a su cuerpo, pero solo duro unos segundos hasta que exploto haciéndose añicos, el cuerpo de Lian se tenso con fuertes convulsiones sus ojos se pusieron en blanco y se desmayo.

Aquel primer empleo de la silla sobre Cardo y Lian hizo que las protestas como todo acto de exhibicionismo gay cesara de inmediato, nadie quería pasar por lo que ambos pasaron no luego de que el video de lo que les paso fue difundido en redes sociales y la Internet, Cardo y Lian se convirtieron en el símbolo de una resistencia que paso a la clandestinidad aunque ambos tuvieron que vivir por el resto de sus días atormentados luego de sufrir aquel “Castigo muy Ejemplar”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CASTIGADO PÚBLICAMENTE

2146, el mundo ha cambiado drásticamente, las mujeres dominan por complete luego de la tercera Guerra mundial y la Guerra de los Sexos en la que ellas salieron vencedoras, han sometido a los hombres por complete apenas los mantienen para reproducción, placer y trabajo aunque oficialmente los hombres no son esclavos y pueden tener propiedades, estudiar, trabajar e incluso casarse si la mujer quiere, los puestos que ocupan son siempre inferiores a las de las mujeres, así mismo hay leyes muy duras que protegen a las mujeres ante la menor falta que se puede cometer en su contra......


CASTIGADO PÚBLICAMENTE
2146, el mundo ha cambiado drásticamente, las mujeres dominan por complete luego de la tercera Guerra mundial y la Guerra de los Sexos en la que ellas salieron vencedoras, han sometido a los hombres por complete apenas los mantienen para reproducción, placer y trabajo aunque oficialmente los hombres no son esclavos y pueden tener propiedades, estudiar, trabajar e incluso casarse si la mujer quiere, los puestos que ocupan son siempre inferiores a las de las mujeres, así mismo hay leyes muy duras que protegen a las mujeres ante la menor falta que se puede cometer en su contra.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [HUMILLACION] [TORTURA]


Categoria: Asolescente      Autor: DarkSoul





2146, el mundo ha cambiado drásticamente, las mujeres dominan por complete luego de la tercera Guerra mundial y la Guerra de los Sexos en la que ellas salieron vencedoras, han sometido a los hombres por complete apenas los mantienen para reproducción, placer y trabajo aunque oficialmente los hombres no son esclavos y pueden tener propiedades, estudiar, trabajar e incluso casarse si la mujer quiere, los puestos que ocupan son siempre inferiores a las de las mujeres, así mismo hay leyes muy duras que protegen a las mujeres ante la menor falta que se puede cometer en su contra.

Como estaba por descubrirlo Ciro, un joven adolescente de 17 años, alto, de piel blanca rubio, atractivo, pero tímido, conocía muy bien las severas penas que un hombre podría afrontar por solo mirar de mala manera a una mujer estaba enamorado en secreto de Claudia, una chica rubia de muy buen ver de su misma edad, pero no se había atrevido a nada, ni siquiera a hablarse durante el almuerzo ya que iban en la misma escuela pero no en la misma clase, mujeres y hombres estaban divididos en grupos diferentes, Claudia era popular entre las chicas y capitana el equipo de futbol.

Sin embargo Ciro tenía un gran secreto que ni a su mejor amigo le había contado, por mera coincidencia una tarde que estaba limpiando una de las tres bodegas del gran campus escolar, se topo con una tela que cubría algo, curioso quito la tela lo que Ciro vio hizo que su juvenil pene quedase más duro que nunca antes, aquel trapo tapaba un espejo que daba a las duchas de mujeres, del lado de ellas era un espejo mas pero del lado donde estaba Ciro se podía ver todo sin ser visto

Ciro pudo observar a las chicas caminando por las duchas muchas de ellas en ropa interior o desnudas, de pronto vio a Claudia apenas con una tanga blanca casi transparente con sus senos al aire, sin poder contenerse extrajo su pene en erección de su pantalón, para comenzar a bajar y subir con su mano por endurecido pene, su mano comenzó a moverse con rapidez, Ciro no tardo en sentir como una muy agradable presión se acumulaba en la base de su pene y dando un pequeño gemido se corrió, lanzando cuatro poderosos chorros de su espeso semen, sobre el muro frente al que estaba a 25 cm.

Ciro cayó de rodillas apenas termino de correrse, había sido el mayor orgasmo de toda su vida, sus piernas no lo pudieron sostener, fue un orgasmo tremendo superior a cualquier otro sentido en toda su joven, aunque se masturbaba poco lo había estado haciendo desde los 14 años, cubrió el espejo y lo tapo con unas cajas altas, luego se dijo a si mismo que nunca revelaría a nadie ese secreto de saberse que él había visto a las chicas desnudas aunque fuese de manera accidental podría ser considerada una violación a la intimidad.

Lo que podría traerle nefastas consecuencias, Ciro resistió las ganas de volver a tener ante sí, aquel erótico espectáculo por varios días pero al final sus hormonas rebosantes en su cuerpo ganaron a la razón y se nuevo, espeso a que el equipo que Futbol terminara su práctica para descubrir el espejo, de nueva cuenta aquellos cuerpos femeninos adolescentes con firmes senos y piel tersa se presentaron ante el pero esa vez estaba dispuesto a disfrutar de aquella visión el mayor tiempo posible sin venirse tan rápido como lo hizo al primera vez, se bajo el pantalón hasta los tobillos para quitarse por completo y se dispuso a gozar.

Ciro comenzó a toquetearse, hasta que una de sus manos, llego a su entrepierna,  su pene ya luchaba por salir de su ajustado bóxer de color gris, no tardo mucho en despojarse de él, viendo aquellos cuerpo tomo su bóxer y se lo llevo a la nariz huelen mal, a sudor y a algo más, no podía definir ese olor, pero en su cabeza pasa algo raro, empezó a excitarse aun más de lo que ya estaba, su erección era cada vez más intensa, su pene estaba tan tenso que incluso comenzó a dolerle su miembro está durísimo mientras lo acaricia viendo la erótica escena antes sus ojos que supera a cualquier película porno que pudiera haber visto. 

No resistió por más tiempo, una de sus manos rodeo su durísimo pene para comenzar a jugar con su miembro su mano comenzó a bajar y subir, oliendo aun aquel olor que continuaba en el ambiente, tomo su bóxer todo sudado de nuevo y la huele, le gusta ese olor, en especial el que expide la parte delantera de su bóxer, no pienso en nada, solo contempla el espectáculo frente a él sus caricias son cada vez más fuertes, su menta divaga entre los senos al desnudos de sus compañeras pensando en lo que sería tener sexo con ellas, recuerda los senos y nalgas de Claudia, todo aquello lo estaba volviendo loco su mano se mueve a prisa masturbándose aun más fuerte, más rabioso, siente que no podrá contenerse por mucho tiempo.         

Sin embargo de algún modo el cuerpo de Ciro apretando sus nalgas logro aguantar las ganas de correrse, haciendo una pausa en un esfuerzo por no venirse aún, con su bóxer pegado a su cara, a su nariz más concretamente, paso su lengua por donde acomodaba la punta de su pene, para probar los rastros de su liquido pre seminal, sabia rico, su prenda quedo humedecida con su saliva antes de volver a su tarea manual.

Esa vez no creía aguantar por mucho tiempo, siente un placer inmenso, la presión se acumular en la base de su pene, sus ojos dejan de ver los cuerpos desnudos, cierra sus ojos, en ese momento siente como si su cuerpo y su alma se separaran, Ciro ya no puede aguanta más, su pene exploto, Ciro se vino en un delicioso orgasmo que hizo que su pene lanzara tres poderosos chorros de semen con tanta fuerza que lo dejo completamente fatigado.

Por su mano que aun sujetaba su palpitante pene escurría semen, su respiración era agitada y su corazón casi parecía querer salirse de su pecho,  poco a poco Ciro se recupero de su gran orgasmo, tomo su bóxer para limpiarse su pene había semen por su vientre y piernas, se sentía satisfecho, como nunca hubiera imaginado, masturbarse de esa forma era lo mejor de esa forma y era algo que no estaba dispuesto a abandonar pese al peligro que eso significaba.

Por un par de meses Ciro asistía a aquella bodega, justo después del entrenamiento de alguno de los equipos femeninos, hasta una tarde fatídica. En aquella bodega se guardaban algunos implementos del equipo de futbol femenil, Ciro estaba gozando moviendo su mano por su erecto pene cuando escucho una voz femenina justo detrás de él.

-“¿Qué demonios crees que estás haciendo?”. Dijo la voz.

Ciro al verse descubierto sin pensar en que estaba desnudo de la cintura hacia abajo con su pantalón y bóxer en los tobillos, con su mano rodeando su pene se dio la vuelta para ver a Claudia a unos pocos pasos de donde estaba, los ojos de la bella rubia se fueron al  pene de Ciro era el primero que veía en vivo en erección, el rostro de Ciro quedo rojo y balbuceo.

-“Este… Yo… Bueno… Este…”. Balbuceo Ciro.
-“te estás masturbando maldito degenerado se lo voy a decir a la entrenadora”. Dijo Claudia.

Ciro comprendió que si alguna mujer adulta sabía lo que estaba haciendo estaría en serios problemas por lo que trato de detener a Claudia. Pero se olvido que estaba con su pantalón en los tobillos por la desesperación.

-“No. Claudia espera, Por Favor”. Dijo Ciro.

Pero apenas pudo dar dos pasos antes de caer, sin proponérselo, sus manos se sujetaron del Short de Claudia, bajándoselo con todo y tanga hasta los tobillos haciendo que ella cayera al suelo, con Ciro quedando sobre las piernas de Claudia, los ojos de Ciro se abrieron grandes al ver el sexo desnudo de la adolescente apenas con un minúsculo mechón de vello rubio, el rostro de Claudia estaba rojo no de la pena sino de furia.

-“Lo Siento, Lo Siento, No era mi intención… Lo Juro” Dijo Ciro con nervios.
-“Quítate de encima maldito depravado”. Dijo Claudia.
-“¡Por favor lo siento!” Repitió Ciro.

En su afán por demostrar que todo fue sin intensión Ciro se arrimo un poco para quedar su pecho sobre el de ella, lo que hizo que ambos se quedaran mirando fijamente como hipnotizados, aquel momento pareció durar horas hasta que Claudia sintió el pene de Ciro aun en erección goteando liquido pre seminal de la punta rosar sus labios vaginales, lo que rompió aquel momento cuando ella dio un tremendo grito.

-“VIOLACIOOOON”. Grito Claudia.
-“SHHHH, no es violación” Trato Ciro de hacerla entender.

Pero era tarde la entrenadora de futbol como varias de las compañeras de Claudia entraron a la bodega para encontrar a Ciro sobre Claudia desnudos de la cintura para abajo con Ciro forcejeando con Claudia lo que siguió fue terrible para Ciro, acusado de intento de violación, masturbación, voyerismo, conducto inmoral y faltas contra la moral femenina.

El resultado fue que Ciro fue condenado a ser castigado públicamente en el gran auditorio de la escuela a la vista de todos donde además de ser castigado con azotes iba a ser castrado, que fue lo peor de todo aquello.

Apenas tres dias después de lo sucedido entre Claudia y Ciro, el gran auditorio de la escuela estaba a reventar por todo el alumnado femenino portando sus uniformes rojos para la ocasión, Ciro fue llevado por dos guardias de la corte apenas con un pequeño pañuelo cubriendo sus entrepierna pegado al vientre con una cinta especial, al llegar al gimnasio las dos fuertes guardias despojaron de dicho pañuelo a Ciro de un tirón dejándolo completamente desnudo, lo que provoco un gran alarido de la concurrencia. 

Ciro fue llevado hasta una base de madera acolchada que servía para actividades de gimnasia, ahí fue colocado boca abajo sobre su vientre sobre la parte acolchada, sus manos fueron sujetadas a la parte de abajo de la pesada base dejando sus blancas como bien formadas nalgas a la vista de todos, lo que lo hizo sentirse muy humillado, todas las miradas estaban fijas en sus nalgas y huevos que colgaban un poco más abajo, para ese momento la ligas castradora ya estaba puesta y sus huevos estaban muriendo, causándole un gran dolor en el proceso, aunque en ese momento el pobre de Ciro estaba aterrado y todo era como estar en una pesadilla.

-“Vamos a comenzar que pasen las ejecutoras”. Dijo una voz en el sonido local.

Tres chicas adolescentes aparecieron una de ellas era Claudia un rugido de la multitud, las recibió gritos que decían “Acaben con ese maldito”, “Córtenle los huevos al perro”, etc. Entre otros gritos llenaron el recinto Ciro las vio caminar hacia él, temblando, quiso hablar pero no pudo olvido que le fue inyectado un relajante muscular en el cuello que le iba impedir hablar por las próximas 10 horas, las tres adolescentes llevaban tiras de cuero en cuyo extremo un afilado gancho de acero sobre salía bien afilado.

Apenas llegar a donde estaba Ciro las tres alzaron las manos animando a la multitud, Claudia fue la primera en golpear las nalgas de Ciro que se retorció de dolor, apenas un graznido broto de él pero que fue suficiente para alborotar a la concurrencia, otra de las adolescentes dio el segundo azote y así comenzó todo, Ciro no tardo en sentir como aquellos ganchos afilados al final de las tiras de cuero comenzaron a arrancarle trozos de sus bien formadas nalgas, convirtiéndolas en masas amorfas sanguinolentas,

Aquellos azotes continuaron por casi una hora para cuando terminaron Ciro estaba casi sin sentido sus alguna vez bellas nalgas eran una masa de carne molina sangrando con largos y profundos cortes, que dejarían marcas imposibles de quitar, para ese momento los huevos de Ciro eran historia habían muerto por falta de sangre fresca hacia ya varios minutos aunque en ese momento el no lo sabía su preocupación no era su castración durante los azotes sino rogar para que las adolescentes se detuvieran.

Un nuevo rugido minutos después que ellas dejaron de azotarlo, hizo medio reaccionar a Ciro, para ver de reojo a Claudia acercarse a donde estaba por detrás con unas tijeras, apenas podía moverse estaba agotado y devastado por la pérdida de sangre, Claudia se puso de cuclillas detrás de Ciro le abrió sus piernas y tomo sus huevos de un color morado nada saludable, lo que causo gran dolor en Ciro cuyo cuerpo comenzó a convulsionar, el publico rugió de nuevo y apenas escucho decir a Claudia cuando ella hablo.

-“Esto es lo que se merecen los pervertidos violadores como tú”. Dijo Claudia.

Claudia de un rápido tijeretazo le cerceno el escroto a Ciro con su preciado contenido por debajo de la liga castradora, el cuerpo de Ciro se tenso y sus ojos se pusieron en blanco mientras convulsionaba para por fin desmayarse por el dolor.

Ciro ya no pudo ver a Claudia levantarse para enseñar su escroto con sus huevos ser levantado en alto por Claudia y el rugir de la multitud al ver sus huevos separados de su cuerpo para siempre.

Ciro vive en desgracia siendo un eunuco solo pudo conseguir empleos degradantes y mal pagados, no hay día que no recuerda cuando fue Castigado Públicamente.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CALLEJÓN SIN SALIDA

Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse......


CALLEJÓN SIN SALIDA
Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CIRCUNCISIÓN] [SECUESTRO] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Carlos de 27 años era un delincuente de poca monta, carterista principalmente pero no de hombre sino exclusivamente de mujeres, aprendió que robar un bolso era más seguro y lucrativo que robar una cartera de hombre, además en la mayoría de los casos las mujeres preferían no presentar denuncia alguna, sin embargo las cosas en aquella ciudad eran cada vez más difíciles, el crimen era cada vez más elevado por lo que cada vez era más trabajo para Carlos conseguir su objetivo, pero la suerte que lo había acompañado desde los 17 años que fue cuando huyo de casa, estaba por terminarse.

Un grupo de mujeres hartas de la delincuencia de organizaron y formaron una organización denominada las vigilantes, en su mayoría eran mujeres jóvenes, bien entrenadas en artes marciales y en defensa personal, sin que Carlos lo supiera dejo de ser el cazador y se convirtió en la presa, Mara y Tania estaban en la zona donde operaba Carlos por lo regular esa tarde, estaban en busca de un carterista y golpeador de mujeres que no era Carlos pero que correspondía con la descripción, hombre alto, rubio y roba bolsos.

Tania que iba esa tarde con un top morado iba con un ostentoso bolso de diseñador la vista de Carlos de inmediato lo detecto y no iba a perder la oportunidad de apoderarse de ese bolso, ya que solo el bolso por si mismo podía aportarle una buena cantidad siempre que fuese original, Carlos siguió a Tania hasta la entrada de un callejón su callejón, en donde de inmediato la abordo, llevándola hasta el fondo del callejos que se abría en un patio la amenazo con una navaja para Tania en vez de lucir asustada sonrió y le dijo.

-“¡Creo que hoy no es tu día de suerte!”. Dijo Tania

Apenas termino de hablar y Carlos sintió como una mano lo tomo del cabello, para darle la vuelta, para sentir un fuerte puñetazo en el rostro, era Mara quien portando una chamarra (abrigo, chaquete) color azul fuerte con capucha le pego, Carlos cayó al suelo donde Malo lo tomo de los cabellos para obligarlo a levantarse, aun con sus cabellos tomados le dijo.

-“Vamos es hora de pagar bastardo”. Dijo Mara.

Las piernas de Carlos quedaron abiertas ideales para que Tania que estaba detrás de él procediera a darle una fuerte patada en la entrepierna, que hizo que Carlos pusiera los ojo en blancos sus manos se fueron a sus huevos justo cuando Mara, le dio un fuerte puñetazo que lo dejo inconsciente.

Mara saco su teléfono y llamo para que la camioneta viniera por ellas, entre cinco mujeres subieron al pesado Carlos inconsciente aun a la camioneta cerrada para marcharse, Carlos estaba por vivir la peor de las pesadillas que ni siquiera hubiese podido imaginar. La camioneta se detuvo en una gran casa a las afueras de la ciudad, Carlos fue bajado para ser conducido en calidad de bulto al sótano.

Una vez ahí, le amarraron las manos por las muñecas para luego alzarlo por medio de una polea bien fijada en el techo, los pies de Carlos apenas y tocaban el suelo, le quitaron su chaleco y pantalón de mezclilla que portaba, lo mismo que sus botas dejándolo solo en trusa (slip) de color blanco, que según notaron no se había cambiado en días, con manchas amarrillas al frente de su prenda lo que les causo de asco a Mara y Tania, luego le amarraron un palo de escoba en los tobillos lo que dejo bien abiertas sus piernas y se marcharon dejando colgándolo ahí.

Carlos se despertó una hora más tarde, sus gritos e insultos hicieron notar al par de mujeres que estaba bien despierto lo dejaron gritar un par de horas más antes de bajar a donde estaba, pero no lo hicieron vestidas como antes sino portando un antifaz que no dejaba ver sus rostros, iban casi desnudas, con sus senos descubiertos, con medias altas de color negro y un par de minúsculas tangas color rojo y altos tacones de charol color rojo, Carlos se quedo boca abierto viéndolas descender por las escaleras que daban al sótano.

Ambas se acercaron a donde estaba Carlos, Mara comenzó a pasar su mano por el plano vientre de Carlos, para por fin bajar hasta su entrepierna, el bulto en su trusa era prominente, sintió los pesados huevos y pene de Carlos sostenidos por la delgada tela, le movió un poco el paquete hasta que su manos se cerró sobre sus huevos y se lo apretó con fuerza al tiempo que decía.

-“Te vamos a enseñar a respetar a las mujeres maldito golpeador bastardo de mierda” Dijo Mara.

Carlos quiso decir algo pero apenas abrió la boca Tania le coloco una mordaza de bola que la apretó muy bien en la parte de atrás de su cabeza, dejando sin poder decir nada a Carlos, Tania entonces fue hasta una mesa y regreso con una tijera que le dio a Mara.

Mara paso la afilada tijera por el cuerpo de Carlos que nervioso se estremeció al sentir el frio metal sobre sus tetillas, el metal descendió hasta su trusa que Mara corto por los laterales para luego arrancar la tela y dejar a Carlos por fin completamente desnudo ante ellas, los ojos de Mara se iluminaron al ver la portentosa virilidad de Carlos.

No solo era alto sino también bien dotado, ambas mujeres se quedaron admirando la entrepierna de Carlos por unos segundos, observando cómo tenía el vello rubio púbico bien recortado y como su prepucio cubría hasta la mitad, su glande de un color purpura leve, un poco más abajo dos grandes huevos sin vello alguno quedaron colgando libres bastante bajos, Tania alargo su mano y los sopeso, con malicia dijo para que fuese escuchada por todos.

-“Firmes, pesados y grandes es una pena que para cuando terminemos ya no vayan a seguir así”. Dijo Tania.

Ambas mujeres rieron con malicia que hicieron temer lo peor a Carlos.

Cuando terminaron de ir Tania fue hasta la mesa de antes y tomo una pala de madera de unos 40 cm de largo por 20 en su punto más ancho, tenia pequeños agujeros, ella y Mara echaron suertes para ver quién empezaba primero, Mara gana por lo que Tania con la paleta de madera se coloco detrás de Carlos y Tania tomo el pene ya semí erecto para comenzar a masturbarlo, cubriendo y descubriendo el glande de Carlos con su prepucio de una forma que pronto le hizo tener una asombrosa erección de 25 cm.

Mara espero hasta que Tania dio el primer azote en las nalgas de Carlos para comenzar a darle una mamada con cada nuevo azote el pene de Carlos entraba un poco más en la boca de Mara, Carlos daba un gemido que era más un gruñido mezcla entre placer y dolor, aquello se prolongo por un buen rato hasta que las nalgas de Carlos quedaron morada y enrojecidas con pequeños cortes sangrantes, Carlos ya ni siquiera gemía simplemente su cuerpo por inercia con cada nuevo golpe de la pala, mientras continuaba siendo su pene succionado por el pene de Mara.

Cuando Tania paro sus golpes y Mara saco su pene de su boca Carlos se sintió aliviado pensó que todo había acabado pero estaba en un error estaba por venir lo peor, las dos mujeres intercambiaron lugares no sin antes Mara ir a la mera y tomar algo que Carlos no vio, Tania se inclino y tomo su pene para comenzar a masturbarlo, cuando Mara estaba en posición Tania dijo.

-“Es un lindo pene es una pena que será de maldito bastardo”. Dijo Tania.

En ese justo momento Carlos sintió como Mara le abrió sus nalgas y sintió como algo de plástico comenzó a hacer presión sobre su ano, Carlos apretó sus nalgas dio un gruñido pues era lo único que podía hacer pero pronto la resistencia de su ano fue vencido y el intruso entre sus nalgas lo penetro, los ojos de Carlos se abrieron grandes y casi parte la mordaza en dos de los fuerte que apretó los dientes, sintió un enorme dolor seguido de una punzada como si algo se desgarrara por detrás.

En ese momento Tania se metió su pene en su boca con su prepucio corrido, dejando libre a su glande pero lejos del placer que eso le podría proporcionar, paso a ser algo que le causo dolor cuando Tania usando sus molares le mordió con fuerza su sensible glande, el cuerpo de Carlos se sacudió con fuerza lo que hizo que el enorme dildo realista que le estaba siendo introducido por el ano entrara con mayor facilidad, Carlos estaba en una terrible agonía, para cuando Tania saco su pene de su boca su glande sangraba y palpitaba de dolor.

Mara comenzó a sacar el gran dildo del ano de Carlos, un rio de sangre comenzó a descender desde el interior de sus nalgas para pasar luego por sus piernas para gotear en el suelo, Tania comenzó a masturbarlo con una mano, cada que su prepucio cubría su glande, el cuerpo de Carlos temblaba de dolor, pues su sensible piel rosaba y no dejaba que cicatrizaran las heridas aun sangrantes en su glande, Tania continuo con su trabajo manual por 15 minutos hasta sentir que su pene comenzó a tener espasmo se hizo a un lado, justo cuando el primer gran chorro de semen salió disparado.

A aquel primer chorro le siguió un segundo y un tercero, enormes, copiosos, con mucha fuerza, el pene de Carlos quedo, de la punta goteando semen, cuando Tania se marcho a la mesa para tomar algo que de nuevo Carlos no pudo ver. Tania Regreso a donde estaba Carlos aun siendo penetrado a un gran ritmo por Mara, volvió a tomar su pene y continuo masturbándolo por unos segundos hasta que de repente de un sorpresivo lengüetazo, retiro una gran gota de semen de la punta de su erección, que hizo estremecer a Carlos.

-“La leche de esta bastardo sabe rica”. Dijo Tania luego de probar la leche de Carlos.

Ambas mujeres rieron maliciosamente, luego Tania agrego de manera lo más casual que pudo.

-“Parece que su precio lo lastima cada que cubre su glande”.
-“No te preocupes cariño ahorita arreglo eso”, Dijo Tania con malicia.

Tania tomo su prepucio y lo estiro todo lo que puco por encima de su glande, el cuerpo de Carlos se arqueo de lo fuerte que se lo jalo, luego de un rápido movimiento usando una tijera quirúrgica, de un solo como rápido corte le cerceno su prepucio, circuncidándolo en el acto.

El cuerpo de Carlos se convulsiono de dolor por unos segundos, mientras su pene chorreaba sangre al suelo, Carlos estaba en una agonía total, de pronto Mara extrajo el gran dildo de su culo para colocarse un guantes de látex negro, con el que lo penetro, Mara busco de inmediato su próstata que oprimió con fuerza, el pene de Carlos aun en erección arrojo un gran chorro de semen, el más grande y potente de toda su vida que iba a hacer el ultimo también.

Tania entonces se coloco unas botas con una punta metálica para comenzar a patear los colgantes huevos de Carlos, quien trato de cerrar sus piernas sin éxito alguno, Mara no tardo en sacar su mano de su interior para unirse a la orgia de patadas que sus huevos estaba teniendo, las patadas iban en aumento en frecuencia como en potencia, pero los huevos de Carlos pese a todo pronóstico resistían.

Ambos mujeres luego de casi una hora estaban agotadas y los huevos de Carlos pese a estar terriblemente hinchados aun estaban enteros, Mara harta de la resistencia de ese par de huevos, fue hasta la mesa de nuevo para regresar con un cuchillo curvo para sin ningún preámbulo, abrirle el escroto a Carlos que se sacudió como poseído por el dolor que eso le produjo, y de un rápido apretón Mara extrajo los dos orbes, por la gran herida del desgarrado bolso de piel.

Tania los tomo, jalándolos, para tensar los conductos que los unían aun al cuerpo de Carlos, quien negaba con la cabeza, suplicando con la mirada que dejase sus mal trechos huevos, pero Mara sin miramiento alguno corto los conductos castrando a Carlos en el acto, todo su cuerpo se sacudió por varios minutos hasta desmayarse por fin.

Carlos fue el tercer delincuente en ser castrado, tardo meses en recuperarse luego de ser encontrado en un basurero apenas con vida, como si fuese una ironía del destino, Carlos trabaja como recolector de basura, castrado, circuncidado y con la próstata dañada ni las drogas para la impotencia pudieron lograr que volviera a tener una erección, Carlos está viviendo para el resto de su vida como un eunuco sin sexo y sin mucho futuro, su vida se ha convertido en un Callejón sin Salida.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com